Heliophilia por Camrenofficial

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Heliophilia por Camrenofficial

Mensaje por Admin el Sáb Jul 30, 2016 9:36 pm


Admin
Admin

Mensajes : 5816
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 1.

Mensaje por Admin el Sáb Jul 30, 2016 9:37 pm

Muchas personas sueñan con un momento como este; una carretera abierta con la puesta de sol besando mi piel, sentados en un destartalado Chevy con el motor rugiendo y con el brazo de mi novio alrededor de mi tocando mi hombro. Pero mi corazón no está latiendo rápido por sentir su tacto contra mi piel, si no por la velocidad en la que vamos. Lo que paso en nuestro pasado que hace ahora que huyamos de la tranquila ciudad en la que nos conocimos y la velocidad en la que vamos hace que apriete mi mandíbula y me ponga a temblar. Sé que nunca más volveré a ver esa ciudad, y mi futuro nunca lo había visto tan incierto como lo veo ahora. Hace una hora até mi cabello en una desordenada manera ya que el calor se estaba haciendo insoportable y me daba miedo que mi cuello se pusiera húmedo. Pero tenía que acostumbrarme a este clima ya que no habia ninguna otra opción.
Mac: “Que dice esa señal?” Su voz gruesa gruñó mientras yo volteaba a ver la señal para leer lo que decía.
Camila: “El Paso 78 millas” Le respondí cuando el comenzó a jugar con mi desordenada cola de caballo con sus dedos.
Mac: “JP dice que su casa está a 10 millas de la frontera, probablemente lleguemos alla antes de la madrugada” Dijo mas para si mismo mientras retiraba su mano y comenzaba a buscar un cigarrillo. “Hay alrededor de 8 hombres viviendo en esa casa, asi que cuando lleguemos quédate callada, entendido? No necesitamos a más gente en nuestro caso” Dijo mientras aspiraba un poco de su cigarro que se veía chico en sus grandes manos cubiertas por tatuajes. Pude ver que me observaba con sus ojos azules, pude sentir como me estudiaba. “Vamos Mila, estamos viviendo el sueño de todo America bebé.” Se rió mientras frotaba la parte de atrás de mi cuello con su mano. El tono bronceado de su piel hacia que sus dientes brillaran como perlas y su cabello negro brillaba a la luz del sol. El ya no era el chico que me molestaba a los 15 años para que saliera con él, la persona que yo tenía enfrente ya era todo un hombre lleno de muchos peligros. Pero nunca escuché lo que mis amigos me decían de él, no necesitaba amigos si lo tenía a él. No quise escuchar cuando mi mamá me dijo que él era como mi papá y que terminaría igual que ella con el corazón roto, pero nisiquiera lo conocía. “Tengo que ayudar al primo de JP con unos asuntos por un mes o dos, pero después de eso encontraremos un lugar en donde quedarnos con los chicos.” Dijo y yo levante mis cejas con confusión.
Camila: “Que clase de asuntos Mac?” Dije, desafortunadamente mi voz salió con un tono mas nervioso que con el que esperaba que saliera.
Mac: “Por Dios Mila tu sabes que tipo de asuntos, ahora si no puedes con esta mierda dime y me regreso inm-“
Camila: “No-no, estoy bien Mac, es solo que me preocupo por ti, eso es todo.” Dije con una voz calmada. Lo vi apretar la mandíbula de nuevo.
Mac: “Bueno pues no lo estés, no tienes razón para estarlo.” Dijo mientras exhalaba humo de su boca. “Tu solo mantén tu hermosa boca cerrada mientras yo hago el trabajo sucio”
Con esto dicho todo se quedó en silencio y yo me volteé hacia la ventana que estaba a mi lado. La selva se veía durante millas y millas por todos lados a nuestro alrededor, mientras yo esperaba encontrar un lugar en donde por fin me pueda sentir segura. Su fuerte voz me despertó de mi sueño profundo, sentía como si hubieran pasado apenas unos segundos después de que me quedé dormida.
Mac: “Mila levántate!”
**: “Pero que mierda Mac, que tan drogada traes a esta chica?” Escuche una voz gruesa riéndose.
Mac: “Solo está siendo una perra floja” Murmuró y tuve que esforzarme para por fin lograr sentarme.
Llegamos a una especie de mansión; cuando Mac dijo que era una casa estaba esperando dormir en el piso del garaje por los siguientes dos meses, pero esto, esto era increíble. Vi a mi alrededor y noté que no hay otra casa a la vista, tenia paredes altas y grandes jardines con unas puertas metálicas al final de la unidad con guardias en la entrada.
Mac: ”Amor, bájate tenemos que movernos.” Dijo desde afuera del auto asi que rápido salí de éste e intenté arreglarme un poco para mostrarme aunque sea un poco presentable, ya que Mac ni siquiera me dejo cambiarme para ponerme algo bien, de hecho ni siquiera empaqué bien, solo agarró ropa al azar y la metió en una bolsa y cuando menos me di cuenta ya estábamos en la carretera.
Me salí de mis pensamientos cuando el y la persona que estaba con el comenzaron a caminar hacia la casa. Los de seguridad nos abrieron las puertas y nos permitieron el pase, ingresándonos al interior de la casa, el vestíbulo era mas grande que mi casa completa. Todo estaba perfectamente acomodado e inmediatamente me sentí fuera de lugar. Los chicos comenzaron a decirse cosas en un tono muy bajo para que no escuchara y eso me hizo sentir aun mas fuera de lugar, yo solo era una parte del equipaje de Mac.
Mac: “Camila” Dijo y yo volteé a verlo. “JP y Hank necesitan mi ayuda por un rato, te podrías quedar aquí y desempacar en lo que regresamos?” Yo solo asentí en respuesta. Me aventó las llaves y puede notar como el tipo con el que entramos me veía como un pedazo de carne.
**: “La hermana de JP anda por aquí también” Dijo mientras sentía como me recorria con la mirada. El sonrió y después me guiñó un ojo. “Diviértanse” Dijo mientras el y Mac se daban vuelta para salir de la casa y dejarme ahí sola.
Salí a tomar las bolsas del carro para después regresar a la casa, pero al entrar tire las bolsas como reacción a la sorpresa que me dio cuando la vi a lo alto en las escaleras. Sus ojos verdes me estaban perforando a pesar de la distancia que nos separaba, su cabello estaba desacomodado, pero sin ninguna falla ya que caía sobre su frente con facilidad. Su piel estaba radiante por la exposición al sol y mas por la época del año que es, y su rostro finamente esculpido estaba blanco sin ninguna expresión. Ella era increíblemente hermosa.
Camila: “H-hola” Dije lo mas calmada posible. Ella no me respondió, después de un minuto de que se quedó ahí parada viéndome se dio media vuelta y se fue, perdiéndose en la inmensidad de esa casa.
Yo me quedé ahí parada intentando encontrarle sentido a lo que acababa de pasar; es obvio que no quiere tener nada de comunicación conmigo. Una chispa de decepción me golpeó cuando me di cuenta que la única posibilidad de amistad en esa casa acababa de desaparecer. Recogí las bolsas que tiré al piso, las cargué escaleras arriba y las puse en un cuarto que parecía que no estaba ocupado.
Una vez que terminé de desempacar me tiré en la cama enorme y relaje todo mi cuerpo ante la suavidad de la cama. Sabia que habría muchas noches como esta, en dónde me quedaría sola, pero no hay nada mejor para mi en este mundo que eso. No valgo lo suficiente como para ir al colegio, o tener familia o alguna clase de amigos. Así sería mi futuro, de una manera u otra.
Me quede dormida para evitar llegar a pensar en donde terminaré. Horas después me desperté por el alto sonido de tropezones y sonidos raros cuando abrí mis ojos y pude ver a Mac tropezándose entrando al cuarto.
Mac: “Maldita sea Mila, no pudiste haber elegido una habitación a la que fuera mas fácil llegar?” Solo empieza a insultar y se que es porque esta borracho. Se empezó a quitar la ropa hasta que quedó solo en boxers, sus tatuajes quedaron expuestos y se deslizo en la cama junto a mí. Se frotó la cara con las manos y dejó escapar un pequeño gruñido.
Camila: “Entonces, como te fue?”
Mac: “Bien, esos chicos son muy divertidos, aparte de que también son muy astutos, pero está bien. Me divertí mucho.” Murmuró intentando acomodarse.
Camila: “Yo eh- me encontré con una chica, creo que es la hermana de JP” Le susurre y finalmente dejo de moverse.
Mac: “Oh si estaban hablando de ella, ojos verdes?. Preguntó, yo asentí en respuesta. “Aparentemente es una physco, no habla nada con nadie, pero dicen que es más peligrosa de esa manera, ella te hace suya en su mente, con esos ojos espeluznantes. Yo no la veria dos veces, perra loca.” Murmuró antes de que cerrara los ojos.
No respondí ya que estaba intentando procesar todo lo que había dicho, peligrosa?, ella no se veía peligrosa, tal vez un poco intimidante pero no peligrosa.
Camila: “Como se llama?” Le pregunté en voz baja pero no tuve respuesta ya que lo único que sonó en la habitación fue el ronquido a mi lado. Bueno, supongo que lo averiguare después.

Admin
Admin

Mensajes : 5816
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 2.

Mensaje por Admin el Sáb Jul 30, 2016 9:38 pm

A medida que los días comenzaron a pasar me empecé a sentir como una prisionera en esta casa enorme. Hombres de dinero entraban y salían de la casa a diario y yo tenía que limpiar el desastre que ellos dejaban ya que era la única mujer cooperativa que vivía aquí. Yo limpiaba, cocinaba, lavaba; lo que sea, lo tenía que hacer yo. Sabia en el fondo que si me rehusaba a hacer cualquiera de las cosas que me pedían me echarían o igual me aburriría de cualquier otra cosa que pudiera estar haciendo y regresaría a hacer las labores domésticas ya que no había mucho que hacer aquí. La casa por si sola era cautivante pero no había nada que hacer; la TV y los video juegos no pueden entretener por mucho tiempo cuando estas sola.
Los libros parecían ser escasos en la casa, hasta que un día encontré una habitación llena de ellos. El plan inicialmente era colarme dentro de la habitación, agarrar el primer libro que viera y huir. Pero al parecer el destino tenía preparado otro plan. Abrí la puerta y vi fila tras fila de estantes con millones de historias en ellos. Los libros son como una pasión para mi, no dejaría que nadie mas supiera acerca de esto. Antes de dejar la escuela me quité de encima la fachada de “niña tonta”. Los maestros se dieron por vencidos ya que yo no tenía el apoyo de mi mamá, me quedé sola con mis propios recursos; a nadie le importaba lo suficiente para ayudarme. Para mí los libros siempre han sido diferentes a trabajos de escuela, ellos te meten en una historia y en un mundo totalmente nuevo. Cada libro es algo diferente y nuevo, algo que me gustaría tener en mi vida. Caminé columna por columna pasando mis dedos por el título de cada libro intentado escoger el indicado para meterme en él. Escogí uno rápido y quité el polvo antes de empezar a ver de lo que se trataba. El silencio era hermoso, y me pregunté si podía quedarme a aquí para leer.
No había nadie en la casa, que yo supiera. Tenia algunas horas antes de tener que empezar a preparar la cena y estaba conciente de que tan rápido podría leer, vi un sillón en la parte de atrás de la habitación, brinqué en él y empecé a leer. No estoy segura de canto tiempo paso cuando llegué al capítulo 25 y mis ojos empezaron a llenarse de lágrimas. Lagrima tras lagrima corría por mi mejilla, mientras mi corazón sangraba por la chica del libro, rechazada por su amado. Mis labios se movían mientras leía las palabras con la respiración inestable y los dedos temblorosos.
“Porqué estas llorando?” Me preguntó una voz ronca y yo salté. Cerré el libro y volteé hacia arriba para encontrarme con la dueña de esa voz, y me encontré cara a cara con los ojos verdes y labios color rosa.
“Oh yo-, yo solo estaba leyendo” Murmuré mientras limpiaba mis lágrimas. Decir que tenía vergüenza era poco. Esta chica que muy apenas conozco me encontró llorando por un libro, cuando intentaba probar que no era nada débil; seguramente me ve como un desastre.
“Solo estaba-“Continué mientras me avergonzaba más ante la ojiverde “solo estaba un poco triste por, tu sabes, la historia era algo triste.” Ella se me quedó viendo por un largo tiempo con el ceño fruncido, probablemente intentaba descifrar si yo era alguna amenaza para ella de alguna manera.
“Que haces aquí?” Preguntó y un escalofrío recorrió todo mi cuerpo. Su voz era lo más hermoso que había escuchado, quería que me leyera todos los libros que había en esa sala con esa voz.
“Emm…leyendo?” Dije interrogante.
“Quiero decir en mi casa”, dijo mientras cruzaba sus brazos.
“Estoy con Mac, soy su novia” Le dije con una sonrisa forzada. Tomé el libro abrazándolo con la esperanza de que no me lo quite. No sé cómo actúa normalmente, podría arrancar el libro de mis manos y golpearme con él por todo lo que sé.
“Cuanto tiempo llevas con el?” Pregunto con la misma expresión en su rostro. Cuando hablaba enseñaba sus dientes blancos y me preguntaba cómo se verían cuando ella sonreía.
“Cumpliremos tres años el mes que entra.” Dije en automático. Es normal que las personas nos pregunten acerca de nuestra relación, la mayoría piensa que soy solo soy una aventura para él pero ya hemos estado juntos por un tiempo, realmente no conozco nada más que no sea él. “Cual es tu nombre?” Pregunté en voz baja, pero antes de que pudiera detenerla, ella se había ido. Me doy cuenta que mi corazón esta acelerado y mis manos están temblando. Era por ella? Ella era intimidante pero no asustaba, además de sus ojos. No podía envolver mis pensamientos en ella.
Saqué mi celular para ver la hora, estaba en shock estuve sentada aquí por al menos tres horas. Me levanté, estiré mis piernas y empecé a caminar hacia la cocina para empezar a hacer la cena. Media hora mas tarde me las arreglé para cocinar la cena para alrededor de 20 hombres. Todos ellos en una fila a través de la puerta pasaron sentándose con un alto murmureo entre ellos. Me senté en la barra de la cocina picando mi comida mientras mi mente regresaba a ese chica de ojos verdes. Me pregunto si ella alguna vez sonríe, y que tendré que hacer o decir para que eso suceda. Mi estomago comenzó a girar ante la idea de escuchar su risa y una sonrisa se plantó en mi rostro.
“De que rayos estas tan feliz?” Mac me grito muy tomado mientras entraba a la cocina.
“Oh-em nada, solo estoy feliz, supongo” Dije con una sonrisa falsa, pude escuchar cómo se quejaba en voz baja.
“Como sea. A Paul se le rompió una botella alla afuera así que tendrás que limpiarlo porque nosotros ya nos vamos” Me dijo antes de verme a la cara. Me tomó de la barbilla y mejilla y las levantó para que lo volteara a ver. “Tu te quedarás aquí, entendido?” Dijo en un tono de aviso y solo asentí en respuesta. “Esa es mi chica” Dijo antes de juntar sus labios con los míos.
Siempre son agrietados y ásperos, y cuando está tomado hace su negocio a la fuerza introduciendo su lengua en mi boca en cuanto puede hacerlo. Despues de que termina de chupar mi cara me da una palmadita en la mejilla con dureza antes de girarse y salir sin decir nada más. Dejé escapar un suspiro y me pasé la mano por el cabello. La perspectiva de mi noche se veía sombría al tener que limpiar lo de la botella de vidrio y reacomodar el lugar de nuevo, esas parecían ser mis únicas actividades. Agarré la pala y el cepillo antes de hacer mi camino hacia el comedor para limpiar el desorden. Al segundo que entré sentí que unos ojos me miraban y ahí estaba ella, sentada en la esquina con un plato de comida en su regazo. Hice mi mejor esfuerzo para actuar normal y agacharme a limpiar el vidrio, pero fracasé miserablemente cuando me corté la mano con un pedazo de vidrio. La sangre empezó a salir a gran velocidad, me empecé a sentir mareada pero en lo que de repente me estaban llevando a la cocina colocándome en el mostrador. Una prenda húmeda fue colocada en mi mano y note que la presencia de la persona que me estaba ayudando había desaparecido, para después regresar con una gaza blanca.
Ella delicadamente tomó la prenda y comenzó a limpiar la sangre. Ella traía un pañuelo y lo puso encima de la herida con suavidad. Ella estaba distraída así que lo utilicé como ventaja para estudiarla. Su rostro era tan hermoso, su piel era tan suave y sus pestañas eran muy largas. Todo en ella era perfecto. Ella ató la gaza alrededor de mi mano y la pegó para que se quedará en su lugar, antes ella había colocado mi mano entre las de ella, siempre manteniendo la vista en la gaza. Ella pasó su pulgar con delicadeza y sentí que el aire se quedaba atorado en mi garganta. Pero así de rápido como me trajo aquí se fue, fuera de la cocina fuera de mi vista, y yo seguía sin siquiera saber su nombre.

Admin
Admin

Mensajes : 5816
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 3.

Mensaje por Admin el Sáb Jul 30, 2016 9:40 pm

Los días siguientes fueron iguales, con la excepción de que no vi a la ojiverde ni por error. Probablemente me estaba evitando; ella ha sido la persona mas amable que cualquiera aquí, incluyendo a Mac. No podía sacarla de mi mente por más que lo intentara, era en lo único que pensaba.
Mac: “Mila levántate vamos a salir” Me ordenó mientras yo intentaba obtener cinco minutos mas en la cama.
Camila: “A dónde vamos?” Dije con mi voz rasposa de en la mañana. Me senté en la cama tallándome los ojos para verlo corriendo por toda la habitación alistándose.
Mac: “Solo necesito que vengas conmigo, entendido? Hoy no te puedes quedar en la casa” Me contestó rápido y yo no tuve ninguna otra opción más que acceder.
Brinqué para bajar de la cama enorme y me estiré antes de empezar a ponerme presentable. Después de 20 minutos Mac me arrastró fuera de la mansión y nos subimos al carro siguiendo a los otros hombres que vendrían con nosotros.
Camila: “Así que, la hermana de JP vendrá?” Pregunté con voz baja mientras el prendía su cuarto cigarrillo.
Mac: “Siempre viene” me contestó y después paso una mano por su cabello.
Estábamos en la carretera, duramos alrededor de una hora antes de entrar a un pueblito. Hombres jóvenes se paraban en las orillas de las calles y se quedaban observándonos. Mac se veía despreocupado pero yo sentía como poco a poco un nudo se formaba en mi garganta. Sabía que si le preguntaba la razón por la cual estábamos aquí el me golpearía o algo parecido así que preferí guardar silencio. Llegamos a una planta industrial que parecía inactiva desde hace mucho tiempo hasta que nos detuvimos frente a una bodega enorme. Alrededor de 12 carros estaban ahí estacionados y los hombres nos esperaban recargados cada quien frente a su auto. Cuando los dos bajamos del auto Mac volteó a verme, me agarró del brazo y acercó su cara a la mía.
Mac: “Mila esto es serio, lo que estamos a punto de hacer. Tu no hablas, no te mueves a menos que yo te diga que lo hagas, entendiste? Y si te asustas y sales corriendo estarás del otro lado de la calle más rápido de lo que te imaginas” Yo gruñí mientras asentía rápido para indicarle que estaba de acuerdo con sus términos. "Buena chica” Dijo dándome una media sonrisa antes de darse la vuelta y empezar a caminar para integrarse al resto de los hombres.
Entraron a la bodega y yo los seguí. Llegamos a una habitación enorme pero todos siguieron caminando en dirección a la planta alta lo cual nos llevó a una tipo oficina. Entramos a la habitación la cual estaba muy poco aluzada, algunos hombres se sentaron pero yo me quedé parada junto con otros tantos, ya había personas esperándonos en la habitación.
Santo: “JP, un placer como siempre” un hombre con tez de color oscura y ojos grandes dijo. Sus ojos escanearon la habitación hasta que se detuvieron en alguien que yo no podía ver.
Santo: “Y tu hermana está aquí también, hermosa” Dijo viéndola sin vergüenza.
***: “Podemos hablar de negocios ya?” Dijo uno de los hombres que estaban ahí.
Santo: “si, supongo que debemos empezar ya.” Dijo el hombre con tez oscura con una voz calmada y eso solo provocó que yo me pusiera nerviosa.
JP: “Bueno, Aldro y Paul fueron a recoger los 30K que habias pedido al Gulf y los tipos dijeron que nos lo entregaron dijeron que no les habias pagado” Dijo empezando con la conversación. “Así que asumimos que solo era un malentendido y pagamos lo que debias pero queremos nuestro dinero de vuelta a mas tardar esta semana” Terminó y el tipo de tez oscura se inclinó hacia atrás en su asiento, obviamente pensando.
Santo: “Y que pasa si no les pago?” Preguntó después de un silencio profundo que se estableció en la habitación. Vi como Mac apretó la mandíbula,
JP: “Te matamos” contestó rápido y yo intenté relajar un poco mis manos ya que estaban temblando descontroladamente. Me sentía sofocada, no quería estar aquí. Deberia estar en la playa, o en mi cama o en cualquier otro lado que no fuera aquí.
Santo: “Okey, haré un trato con ustedes” empezó. “les pago hoy, pero a cambio la quiero a ella” dijo viéndome fijamente. Sentí todos los ojos de los presentes clavados en mi, quería que el piso se abriera y me tragara para no tener que pasar por esto.
JP: “Eso si no se puede.” Dijo y yo nunca me sentí mas agradecida con el.
Santo: “La quiero a ella, tan siquiera por un dia.” Dijo de nuevo como si JP no hubiera hablado. Sentí como me enfermaba poco a poco el sentir todas las miradas clavadas en mí viéndome de arriba abajo como si fuera un trozo de carne. “Alguien tiene algún problema con eso?” Dijo y la habitación se quedó en un silencio profundo. Volteé a ver a Mac desesperadamente y el ni siquiera me estaba viendo, actuando como si su novia no estuviera a punto de ser violada por un hombre de mediana edad. “Perfecto” Dijo con una sonrisa que me causó asco. Todos se empezaron a poner de pie cuando una voz rompió el silencio que había en la habitación.
Lauren: “De hecho, ella es mía.” Dijo una voz rasposa detrás de mí. “Yo la recogí de la calle dos ciudades más atrás, esta estúpida perra ni siquiera sabe andar en las calles” y con eso todos los ojos se clavaron en la ojiverde.
Santo: “Así que tu eres responsable de ella?” El hombre de tez oscura le preguntó mientras su cara no mostraba expresión alguna.
Lauren: “Ella tiene relaciones conmigo, mientras yo pongo un techo en el cual pueda vivir” dijo mientras sus ojos se clavaban en los ojos de aquel hombre.
Sentí como la atmosfera cambio por completo a un ambiente tenso mientras ellos se observaban fijamente.
Santo: “Y te importaría mucho si me adueño un rato de ella?” Preguntó con voz baja, hablando de mi como si no fuera una persona.
Lauren: “No te adueñaras de ella” Dijo con voz superior y mi corazón se empezó a acelerar.
Santo: “Okey” Dijo con frialdad pero pude notar que era solo una fachada. “Gracias a todos por su visita”
Fui una de las ultimas en salir de la oficina pero mientras caminaba fuera de ella sentí un brazo rodear mi cintura regresándome a la habitación. Choqué bruscamente en contra de la pared, mi cabeza rebotó contra ésta, todo me daba vueltas por el fuerte impacto. Cuando todo se aclaró me encontré cara a cara con él. Su aliento caliente chocaba contra mi cara.
Santo: “Hola chica bonita” Dijo en tono de burla, yo quería llorar cuando sus manos empezaron a recorrer mi cuerpo.
Quería gritar pero sabia que nadie me escucharía y solo lo haría enojar. El apretó mi brazo muy fuerte mientras con la otra mano desabrochaba su pantalón para después apretar mi cabello duramente. Intenté empujarlo pero el es mas fuerte y más grande que yo pero de la nada su cuerpo ya no estaba más sobre el mio, y después de eso escuché disparos retumbando fuertemente en mis odios. Levanté la vista para verla a ella parada frente al hombre de tez oscura, con la pistola en la mano,. Los orificios de las balas se veian en la suerficie de la mesa, reviviéndome dándome cuenta del hecho que no le disparó a el.
Lauren: “Te dije que ella era mia Santo” le gruñó con voz baja mientras le apuntaba con la pistola directamente a la cara. “No intentes sacar eso de nuevo” le dijo antes de pegarle con la pistola y agarrándome a mí por la cintura dirigiéndonos a la escaleras.
Santo: “TE ARREPENTIRAS DE ESTO JAUREGUI!” Gritó desde la habitación.
Sentí que me iba a desmayar cuando el calor intensó golpeó contra mi rostro. Todos los carros se habían ido excepto uno que era en el que ella y yo viajaríamos, incluso Mac me había dejado. Ella soltó mi cintura y guardó su pistola en su short antes de entrar al auto. Estaba muy confundida, no lograba asimilar todavía todo lo que estaba pasando, ella se paró enfrente de mí.
Lauren: “Entra al auto” dijo mientras abría la puerta del auto sin ninguna expresión en su rostro, rápido me senté en el asiento del copiloto. Ella empezó a manejar a gran velocidad arriba de los 140 km/hr.
Camila: “Gracias” por fin logré decir mientras íbamos por la carretera vacía y desolada.
El viento chocaba contra su cara y su cabello mientras su piel brillaba por la luz del sol; nunca quise tomarle una foto a alguien como lo quiero hacer ahorita con ella. Ella no me contestó pero está bien, ella no es exactamente una persona que hable mucho. Una hora después llegamos a la casa, nuestra piel estaba un poco bronceada por el tiempo que estuvimos expuestas al sol durante la carretera y estábamos muy cansadas ya que había sido un día agitado. Ella salió del carro con alivio y noté que todo lo que ella hace lo hace con mucha suavidad, como si ella se atormentara y estuviera llena de culpas. Me apuré para lograr alcanzarla sabiendo que no podía dejar ir esta oportunidad para acercarme a ella.
Camila: “Hey, escucha, me preguntaba si hay algo, que tu sabes, pueda hacer por ti para pagarte lo que hiciste hoy por mi?” Le pregunté con un tono bajo y vi que se detuvo frente a mí. Sus dedos jugaban con sus llaves, ella obviamente estaba pensando en que contestar.
Lauren: “Enséñame a leer” finalmente contesó y mi estómago se revolvió por completo al escuchar su voz.
Camila: “Okey, claro” Dije con algo de entusiasmo. Ella empezó a caminar en dirección a la casa de nuevo y yo la seguí, cuando estaba un poco mas arriba de la mitad de las escaleras había una cosa más que necesitaba saber. “Cómo te llamas?” Pregunté rápido y ella se volteó a verme desde el ultimo escalón.
Lauren: “Lauren” dijo viéndome directamente a los ojos, haciéndome temblar. “Nos vemos después Camila” dijo dandose la vuelta y marchándose.
Lauren. Lauren Jauregui. Quedaba a la perfección. Cómo sabía mi nombre? Porque me salvó? Millones de preguntas rondaban por mi cabeza pero solo de una cosa estaba segura; nunca tendré suficiente de ella, siempre voy a querer más y más.

Admin
Admin

Mensajes : 5816
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 4.

Mensaje por Admin el Sáb Jul 30, 2016 9:42 pm

Esa noche no podía dormir por estar pensando en ella. Sus ojos, su voz, todo de ella. Me pegunto que está haciendo en este momento, me pregunto si se está sintiendo feliz o triste o si estaba sintiendo algo, ya que nunca demuestra hacerlo.
Mac regresó borracho alrededor de las 4 a.m. y sabia que en ese estado no podía llegar y llamarlo cobarde, él se estaba irritando más día con día y no quería hartarlo. Era obvio que no quería avergonzarse enfrente de su nueva pandilla. Yo ahora simplemente era un objeto más y tenia que aceptarlo.
El siguiente día trajo un calor abrasador y más trabajos por realizar, pero para medio dia ya estaba ansiosa por verla. Quería empezar a enseñarle como leer, o al menos solo quería hablar con ella. Pensé que lo mejor era esperar en el cuarto de los libros hasta que ella viniera a encontrarse conmigo. Empecé a leer mi libro de nuevo, me perdi en las palabras hasta que su voz me distrajo.
Lauren: “Cuanto tiempo te tomó?” Preguntó mientras se paraba enfrente de mí.
Camila: “Perdón?” tartamudeé tratando de regresar al mundo real.
Lauren: “Aprender a leer” dijo de nuevo en voz baja y yo intenté juntar lo que había dicho para poder responderle.
Camila: “Oh, bueno, algunos meses supongo. La verdad no me acuerdo, era realmente joven” Vi en su cara que estaba buscando una respuesta pero no obtuve nada. “Bueno, que te parece si nos movemos a la mesa?” Pregunté mientras apuntaba a la pequeña mesa que se encontraba en medio de la sala con dos sillas que hacían juego con ella. Ella se deslizó hacia la mesa y se sentó en una de las sillas, yo hice lo mismo. "Sabes escribir?” pregunté con delicadeza y vi que movió sus ojos de lado a lado buscando como darme la respuesta.
Lauren: “No” Dijo en voz baja, supongo que estaba algo avergonzada.
Camila: “Bueno eso lo hace mas fácil de hecho, ya que podremos empezar desde cero” Dije con una sonrisa intentando relajar el ambiente que se había formado en la habitación.
Sus ojos parecían mostrar un poco de felicidad, mientras le sonreía, pero su rostro seguía sin mostrar sentimiento alguno. Saqué una hoja y una pluma. Le enseñé como agarrar la pluma en su mano derecha pero después de unos minutos ella rápido la cambió a su mano izquierda. Escribí el alfabeto en la hoja y le dije que lo copiara.
Camila: “Esta es la letra A. Y se pronuncia como ah” Dije apuntando con mi dedo la primera letra. Sus cejas estaban juntas demostrando que estaba concentrada en lo que estaba haciendo, yo intentaba no ver su cara pero fallé miserablemente.
Camila: “La siguiente es la letra B y se pronuncia be” dije apuntado hacia la siguiente letra. Llegamos haciendo lo mismo hasta la letra G y le dije que leyera las palabras que había escrito en una parte de la hoja.
Lauren: “Beh-buh-beh” tartamudeó y yo casi me derrito de lo tierna que se veía. “bebé” dijo y vi el fantasma de una sonrisa asomándose por su cara pero inmediatamente se esfumó como un flash. Ella volteó a verme y se dio cuenta que la estaba observando lo cual me hizo retirar la vista de ella, viendo a cualquier lado que no fuera a ella, sentía como su mirada danzaba por mi piel, la evitaba a toda costa pero no logré hacerlo por mucho tiempo. Finalmente me di por vencida y la vi, sus ojos estaba estudiando mi cuello. “Te arreglaste eso?” Preguntó en un susurro y yo pase mi mano sobre el rasguño que Santo me había hecho el día anterior.
Camila: “No- se-se me olvidó” Dije con suavidad y vi que su expresión cambió de relajada sin expresión a una preocupada mientras estudiaba la herida con su mirada.
Ella tomó mi mano y me llevó a la cocina sentándome en la barra como si fuera algún tipo de muñeca de trapo. Ella se fue por un segundo para después reaparecer con una botella y pañuelos. Empezó a limpiar los rasguños que se encontraban en mi cuello. Yo estudiaba su cara y notaba el pequeño puente de pecas que se encontraba por sus mejillas y la parte de arriba de su nariz, también pude notar de cerca las diferentes capas de colores que habían en sus ojos. Su tacto era la cosa mas suave que ha sentido en años, las yemas de sus dedos danzaban sobre mi piel tan suave que sentía que era el pétalo de una rosa. Gentilmente colocó crema para el dolor y cubrió mis heridas con una gasa, para mi sorpresa se fue inclinando lentamente dejando un beso sobre la gasa.
Lauren: “Mucho mejor” Susurró en mi oído y pude sentir la revolución de mariposas que se formaba en mi estómago.
Ella dejó otro beso sobre la gasa y empezó a besar mi barbilla en un ritmo dolorosamente lento yo cerré mis ojos mientras mordía mi labio inferior para evitar que un gemido saliera de mi boca por el placer que me estaba haciendo sentir. No muy segura de que hacer, puse mis manos sobre su cuello en el intento de indicarle que continúe con lo que estaba haciendo, ahorita me encuentro en el limbo, no sé que es lo que está pasando; en un momento ella estaba limpiando mi herida y en el otro está besando mi cuello con tanta delicadeza que siento que lloraré. Esto está mal, pensé para mi misma, no debería estar haciendo esto, pero tampoco pienso pararlo. Ella me agarró de la cintura con delicadeza y mi corazón se aceleró cuando empezó a trazar círculos en los huesos de mi cadera. Los besos se estaban volviendo más largos y con más cariño mientras yo la atraía más hacia mi. El ruido de la puerta delantera de la casa rompió con el silencio y más rápido que la luz ella ya se encontraba del otro lado de la cocina. Su cara estaba cubierta de shock puro mientras mantenía su mirada clavada en el piso, como si acabara de salir de un trance. Y de un momento para otro ella ya había dejado la cocina sin decir una palabra.
Escuché las voces de los hombres y yo me tensé; todavía no hacia la cena. Pegué un pequeño brinco para bajarme de la barra y vi a Mac entrando a la cocina con una gasa sobre su brazo.
Mac: “Hey nena!” Dijo dándome una nalgada para después ir al refrigerador y sacar una cerveza. Yo no le respondí, deseando que entendiera que estaba enojada por lo que paso anoche.
Mac: “Que perdiste la voz o algo así?” preguntó con voz áspera después de un minuto o dos de silencio. Sentí una mano fuerte y grande colocarse en mi hombro para que después ésta me girara para encararlo.
Mac: “No me ignores cuando te hablo perra” “Esto es por lo de ayer?” Preguntó con voz fría y yo asentí con mi cabeza ya que no confiaba en que mi voz saliera tan fuerte como necesitaba que lo hiciera. “Sabes que Mila? Tienes que crecer ya!” Dijo empujándome contra la barra para después marcharse de la cocina, pero antes de cruzar la puerta lo escuche murmurar. “Delicada y pequeña perra”
Una vez que salió de la cocina dejé salir todo el oxigeno que estuve guardando pero salió más como un sollozo. Intente calmarme un poco pero no funcionó y de la nada empecé a caminar al único lugar en el cual me sentía tranquila. La habitación de los libros estaba callada como siempre, corrí hacia el sillón y me acurruqué en el dejando salir todas las lágrimas y sollozos que había estado guardando. Lo único que sentía era un vacío, cuando lo veo, cuando me acuesto por las noches, todos los días que me levanto es para no sentir nada.
‘Sientes algo cuando estas con ella’ un frágil y débil pensamiento surgió en mi mente. No puedo negar que es cierto, me hace sentir cálida, como si hubiera algo en esta vida que todavía no encuentro y que hacía que todo valga la pena. Me empecé a sentir mejor mientras pensaba en ella, su suave y cuidadoso tacto, como si valiera mas que un simple cumplido o un trago de alcohol, como si valiera el dulce afecto que ella me da. Se que suena loco, pero en ese momento la extrañé, muy apenas la conozco y mi corazón dolía porque la extrañaba. Quería saber todo de ella, quería saber que le provoca pasión, quiero saber que la hace sonreir, llorar y reir, quiero saber los sueños que abundan por su cabeza en las noches y como se ve en las mañanas cuando la luz del sol besa su piel. Quería conocer todas sus cicatrices y quería contar todas sus pestañas, pecas y cada pelo de sus cejas. La quería a ella por completo.
Sabia que ya llevaba mucho tiempo aquí y tendré mas que un empujón contra la barra si no tengo la cena lista pronto, así que me puse de pie y me fui a la cocina de nuevo para empezar a preparar la cena.
Una vez que terminé empecé a limpiar el sink, mis ojos los sentía pesados por el estrés de hoy. Suspiré pero salió más como un sollozo en el intento de alejar todos los malos pensamientos de mi mente. “Las chicas hermosas como tú no deberían llorar” Escuché una voz rasposa decir detrás de mí. Me di la vuelta y ahí estaba ella, parada viéndome con su expresión en blanco en esos hermosos ojos verdes. Ella empezó a caminar lentamente hacia mí y mi respiración se volvió pesada mientras daba pasos hacia atrás hasta que choqué contra la barra del sink. Ella estaba invadiendo mi espacio personal, nuestras narices casi se tocaban y yo podía contar las pecas de su rostro.
Lauren: “Porqué sigues con él?” Preguntó con delicadeza y sentí como el aire que salía de su nariz chocaba contra mi labio superior. La pregunta me tomó por sorpresa, pero al pensar un poco la respuesta era clara.
Camila: “Porque es el tipo de amor que merezco” susurré mientras ella estudiaba detenidamente mi rostro. Sus ojos se suavizaron con mi respuesta, éstos se estaba volviendo mi cosa favorita para observar. Rápido bajé mi mirada a sus labios pero me arrepentí y desvié la mirada hacia un punto cualquiera.
Lauren:” Tu te mereces el mundo entero” susurró y antes de que pudiera contestarle ella se había ido de nuevo


Admin
Admin

Mensajes : 5816
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 5.

Mensaje por Admin el Sáb Jul 30, 2016 9:48 pm

Los siguientes días no pasó nada importante más que dentro de mí iban creciendo una cantidad de sentimientos impresionantes. Lauren no dejaba mi mente, como mi sombra estaba siempre conmigo de alguna manera. su lectura y escritura ha mejorado mucho desde que empezamos y yo siento que me estoy volviendo muy cercana a esta chica. Un delicado contacto y miradas robadas era lo único que lográbamos, y cuando me sentía a mi misma ahogada en un mar de sentimientos mientras nos veíamos no podía evitar desviar la mirada. Deseaba por el día en que pudiera mirar sus ojos y besar sus suaves labios, paso noches enteras deseando y penando en ella, pero se que no me lo permitiría a mi misma. Sé que una chica como ella puede amarme, pero ella me amaría con todas sus fuerzas.
Ella me ha tratado mejor de lo que me imaginaba que lo haría, pero es algo que no merezco, a estoy bastante mancillada y sé que lo arruinaré de alguna forma u otra; por eso ella está mejor sin mi.
Como siempre nos sentamos en la mesa de la sala de libros, ella esta escribiendo mientras yo la observo. Me pregunto si ella esta involucrada en todo esto igual que JP y Mac; todo esto de las drogas y las peleas interminables. Ella no se ve como el tipo de personas que te encuentras en estas cosas.
Lauren: “En que piensas?” Me preguntó sin si quiera levantar la vista de la hoja. Junté mis cejas en muestra de confusión “Te muerdes el labio cuando piensas” dijo y me pregunté si así de fácil soy de leer.
Camila: “Estas involucrada en todo esto de las drogas con JP?” Dije sin poder evitarlo y vi de reojo como ella dejó de escribir. “Me refiero a, tu no te ves como el tipo de persona, que tu sabes, yo solo, estoy preocupada por ti” dije tartamudeando un poco. Era cierto; ella me preocupaba. Cuando ella no estaba a mi lado estaba consternada, esperando que ella no este peleándose con alguno de los hombres que andan por la casa con pistolas.
Lauren: “Gracias… por preocuparte” Dijo en voz baja y vi que tenia su mirada en nuestras manos que estaban casi tocándose, nuestros meñiques estaban separados por milímetros. Lentamente su dedo más pequeño se movió hacia el mío, y yo en respuesta lo enganche con su dedo entrelazándolos. Una chispa voló por toda mi mano y mi brazo cuando nuestra piel entró en contacto, mi piel se puso de gallina en la apreciación de su suave tacto, a pesar de que solamente eran nuestros meñiques entrelazados. "No lo estoy, no estoy involucrada en ese tipo de cosas” dijo y yo volteé a verla, pero ella mantenía la vista clavada en nuestros dedos. “Mientras JP y yo estábamos creciendo intenté alejarme de todo esto, pero es difícil huir de la familia” dijo con una voz de tristeza, y yo comencé a preguntarme si alguna vez le habrá contado esto a alguien. “Todo en esta casa fue comprado con dinero sucio. Cada libro en esta habitación probablemente fue tomado de una casa que JP robó, la cocina fue renovada con el dinero que obtuvieron de un contrabando que hicieron en Cuba. Nada de lo que está aquí fue ganado limpiamente.” Dijo casi en un susurró, como si estuviera en un trance. “Y yo nunca he estado de acuerdo con este estilo de vida”
Viéndola abrirse así conmigo, demostrándome que no es como Mac y JP y cualquier otra persona en esta casa hizo que me enamorara más de ella. No dejaba de sorprenderme con lo profunda que puede llegar a ser, todos los pensamientos, modales y morales que tiene es lo que la forma. Quiero conocerlos, aprenderlos y hacerlos míos. Tomé el coraje de acercar más mi mano a la de ella y entrelazar dos dedos más con los de ella, sintiendo chispa tras chispa a conforme nuestros dedos se entrelazaban, encajaban a la perfección. Era hermoso como sus manos no estaban cubiertas de tatuajes ni eran grandes y rasposas.
Lauren: “Confías en mí?” Dijo cuando nuestros tres dedos estaban juntos por completo. Yo asentí tan pronto como ella terminó de hacer la pregunta. Con mi respuesta ella lentamente deslizó su mano debajo de la mia y suavemente entrelazó sus dedos con los mios para estar agarradas propiamente de las manos. Una sonrisa se apoderó de mi rostro por su acción, y confirmó que yo no era la única que quería esto. “Tengo que decirte algo” susurró y yo levanté la mirada para encararla de nuevo. “Pero no ahora, después” dijo en mi oído y yo asentí con la cabeza mientras que mi estómago daba vueltas. Su aliento caliente chocando contra la piel de mi cuello hacia que la piel se me pusiera de gallina, era algo que no quería que terminara nunca. “Nos podemos ver afuera en la piscina a las 11 esta noche?” dijo dejando un beso después en mi lóbulo.
Camila: “Claro” susurré de vuelta y ella besó mi cuello delicadamente antes de alejarse de nuevo y verme a los ojos.
Lauren: “Me estoy enamorando de ti Camila” dijo mientras me veía fijamente a los ojos, sus palabras me hicieron sentir como si estuviera a punto de explotar. “Y pienso que eres increíblemente hermosa, más de lo que te imaginas” susurró juntando su nariz con la mía.
En ese momento quería besarla, quería plantar mis labios en los de ella y demostrarle todo lo que me había hecho sentir, me había hecho sentir que era hermosa, no como al hombre que le suelo llamar novio. La forma en la que ella me toca, con mucha delicadeza, de la forma más delicada que he sentido en toda mi vida.
Pero una voz en lo más profundo de mi cabeza me gritaba; me decía que no merecía esta clase de amor. Yo debo ser tratada como Mac me trata, porque eso es todo lo que valgo. Soy la hija de un drogadicto que me dejó, soy novia de un criminal que no le importó meterme en este estilo de vida, soy la chica de la preparatoria que nadie quería y la puta de mi pueblo. No merecía su delicado y hermoso amor.
Camila: “Podrías intentar leerme un poco?” Pregunté, intentando distraerme a mi misma de sus labios que estaban a centímetros de mi. La hacia leerme para practicar a diario, pero la verdad es que hacía que me leyera porque su voz es mi cosa favorita para escuchar. Ella agarró su libro con una mano, la otra estaba todavía entrelazada con la mía, tomó aire profundamente y empezó a leer.

Admin
Admin

Mensajes : 5816
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 6.

Mensaje por Admin el Sáb Jul 30, 2016 9:48 pm

“Porqué estas tan feliz?” Mac preguntó con un tono molesto mientras yo caminaba por la cocina. Me detuve rápido al escuchar su voz, ni siquiera lo escuche llegar.
“Es solo una bonita noche, eso es todo” Le contesté con una sonrisa en mi rostro, la cual no ha desaparecido desde que Lauren me dijo como se sentía, que se está enamorando de mi. Creo que no he estado tan feliz desde… no puedo siquiera recordarlo.
“Eres demasiado irritante así que deja de estarlo” ordenó viendo sobre mi hombro para ver lo que estaba haciendo. Él agarró el sandwish de mi plato que me habia hecho y lo metió a su boca, comiéndose casi la mitad de él con una mordida. Toda la felicidad desapareció de mi rostro mientras el se lo devoraba enfrente de mi, realmente me estaba molestando. Dejé escapar un suspiro y me di la vuelta para empezar a hacer otro pero el se paró enfrente de mi antes de que pudiera.
“Hey, eres bipolar o algo?” preguntó sosteniendo mi barbilla con sus manos enormes levantándola para que lo viera. “Dame un beso” dijo antes de jalar mi cara hacia la suya. Podía sentir las migajas de su sandwish en el bello de su cara mientras que el introducía su lengua en mi boca. No gastó tiempo y me empujó contra el refrigerador. La puerta chocando contra mi espalda sin simpatía.
“Mac” traté, deseando que el se quitara pero lo tomó como si yo hubiera gemido su nombre mientras movía su pierna entre las mias y empezaba a moverse sobre mi. Sus manos se enredaron en mi cabello y mientras yo me movía para liberarme sentí como él tomo mi brazo con fuerza y sentí como hacia más presión en mi. “Mac!” Grité empujándolo de arriba de mi. “No quiero” dije mientras limpiaba su baba de mi cara.
“Que carajos?” dijo arreglándose a si mismo, obviamente intentando ocultar lo excitado que estaba. “Al menos satisfáceme!” dijo apuntando hacia su pelvis, como si fuera algo a lo que estuviera obligada a hacer. Negué con mi cabeza y desvié mi mirada hacia el piso; normalmente el me controlaba, pero hoy no. “Desde cuando eres una maldita virgen?” preguntó “tu eras la que me rogaba para que te cogiera antes de que estuviéramos juntos” retrocedí ante la memoria.
Cuando tenia 15 años estaba desesperada por comprobarle a los demás lo que era capaz de hacer, así que le entregué a Mac algo que no podré recuperar solamente para restregárselo en la cara a mis amigos. Decir que fue horrible sería poco; tan siquiera ahora tenia una pista de lo que estaba haciendo, pero en ese entonces muy apenas sabia lo que el sexo significaba., como debería de ser un acto de amor y afecto de la forma mas profunda, no estar con alguien en la parte de atrás de un carro moviéndote de adelante hacia atrás.
“Porque siquiera te tengo alrededor de mi todavía?” Se rió, yo mantuve mi mirada en el piso deseando que solo se fuera. “Voltéame a ver cuando te estoy hablando con un carajo!” Me gritó y yo levanté la mirada peleando en contra de las lágrimas. “Ya es hora de que te encuentres Camila, porque me estoy hartando de toda esta mierda” dijo antes de aventar lo que quedaba de su sandwish al piso. Salió de la cocina, lo que quiere decir que yo tengo que limpiar el desastre que hizo.
Mientras mi inclinaba para recoger la comida del piso mi mente regresó a Lauren; me preguntaba si ella alguna vez seria capaz de hacerme algo así, si alguna vez me tocaría de una manera que no fuera suave y hermosa. Mientras mi mente se preguntaba por ella vi el reloj y vi que ya casi eran las 11 y que ya me tenía que ir de ahí si quería ver a Lauren. Rápido limpié y me arreglé deseando que me viera al menos presentable mientras mis pies se deslizaban por los corredores de la casa hasta llegar al patio trasero. Abrí la puerta y me senté al borde de la piscina intentando aclarar mi mente pero el calor de la noche estaba derritiendo mi cerebro. Después de esperar alrededor de 10 minutos me quité mi blusa y mis shorts y me metí en el agua dejando que el agua me moviera. Dejé salir un pequeño suspiro mientras nadaba en la piscina, olvidé lo divertido que era nadar de noche.
Deje que el peso de mi cuerpo fuera tomado por el agua mientras me recostaba con mis ojos cerrados. Escuché pasos y me congelé pero después levanté la vista y vi a la chica en la cual mi mente había estado pensando todo el día parada enfrente de la piscina viéndose tan hermosa como siempre. Ella me estaba viendo fijamente mientras se quitaba su blusa, tirándola en el piso a su costado. Mis ojos danzaron sobre su piel desnuda que había quedado descubierta y sentí como mi boca se secó al instante; ella era hermosa. Desabotonó su short y lentamente los deslizó por sus piernas pateándolo una vez que estaba en el piso, dejando descubierta sus bronceadas piernas en toda su gloria. No podía quitar mis ojos de su cuerpo mientras ella empezaba a agarrar su cabello con una liga mientras entraba lentamente en el agua. Hizo su camino hacia mi en un ritmo dolorosamente lento, y una vez que finalmente llegó se acercó a mi cuerpo, pero no lo suficiente para que se tocaran.
“Hola” susurré mientras ella me veía directamente a los ojos. De hecho ella me dio una pequeña sonrisa, era solamente una sombra de una en la orilla de sus labios pero era un honor saber que había logrado tal cosa en ella y mi propia sonrisa llenó toda mi cara.
“Eres adorable” susurró mientras quitaba un mechón de cabello mojado fuera de mi cara. Sus ojos bajaron hacia mi brazo donde Mac había hecho presión hace un rato y ella pasó sus dedos sobre las marcas moradas y rojas. “El te hizo esto?” susurró acercándose más, dejando que nuestras narices se rocen, dejándonos tan cerca que podía escuchar el latido de su corazón. Asentí con la cabeza ya que no confiaba en que mi voz la convenciera de que no me afectó. “No te mereces esto Camila” dijo viéndome a los ojos y casi me deshago enfrente de ella.
“Lo hago, y-yo no valgo nada más” dije con sinceridad lo que hizo que sus ojos se llenaran con una emoción con la cual no estaba familiarizada.
Ella gentilmente tomó mi brazo en sus manos y besó las marcas suavemente, con mi piel mojada por el agua.
“Quiero que vengas conmigo” susurró contra mi piel y estoy segura que mi expresión facial gritó ‘cunfundida’. “Puedo confiar en ti?” preguntó. Yo en un pequeño susurró le dije “claro” mientras ella me veía a los ojos.
“Me iré pronto” susurró en mi odio mientras jalaba mi cuerpo más hacia el de ella. “voy a huir.” Puse mis brazos alrededor de su cuello mientras ella susurraba en mi oído y trazaba círculos con sus pulgares en mi cintura. “Estos tipos vinieron a mí hace 4 meses, se hacen llamar PLND, son un tipo de policías de drogas. Quieren que les ayude” mi cuerpo se estaba volviendo loco por la electricidad que su piel me esta haciendo sentir. La jalé imposiblemente más cerca y sus manos se movieron de mi cintura hacia mis piernas, colocándolas alrededor de sus caderas, el agua tomando la mayor parte de mi peso. “he estado juntado pruebas en contra de JP. El está planeando este tratado enorme de cocaína en el Golfo en dos semanas aproximadamente. Si consigo evidencia suficiente y los traigo hacia ellos en su oficina en El Paso me prometieron protección, como cosas legales y eso” susurró contra la piel de mi cuello, yo agarré su cabello indicándole que continúe. “Yo seré capaz de alejarme de todo esto, de JP, pero no quiero dejarte a ti detrás. Tu eres mejor que esto, lo puedo ver en ti. Eres la primera persona que nota que no se leer, y aun mejor que intenta enseñarme. Y cada día me enamoro más de ti” terminó mientras se hacía hacia atrás para verme a los ojos. “Vendrías conmigo?” preguntó seria y no podía más; la forma en que ella me ve, la forma en la que me toca, la forma en la que habla con tanta delicadeza hace que me derrita así que hice lo que había estado soñando hacer las últimas dos semanas, la besé.
Durante el beso, intenté verlo como si fuera mi primer beso, por el hecho de que nunca había besado a nadie como la besé a ella esa noche. Al principio fue leve, nuestros labios se rozaron y nunca me había sentido más viva en toda mi vida. Pero después sus labios imposiblemente más suaves se movieron con los mios, demostrándome cuanto significo para ella mientras éstos se movían juntos. Mi cuerpo entero gimió cuando ella deslizó su lengua por mi labio inferior, cuando abrí mi boca mi lengua se encontró con la suya no pude evitar gemir. Ella se movían juntas en un movimiento flojo y ella me jaló imposiblemente más cerca, nuestros cuerpos flotando en la piscina. Me separé de ella, trayéndome su labio inferior entre mis dientes, cuando lo solté se escuchó un sonido y lentamente deje otro pequeño beso en sus labios.
“Claro que iré contigo” susurré contra sus labios y sentí como sonrió en el beso mientras mi corazón se aceleraba y las mariposas se rehusaban a detener su revoloteo


Admin
Admin

Mensajes : 5816
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 7

Mensaje por Admin el Sáb Jul 30, 2016 9:50 pm

Hasta este punto había ido por la vida sin estar atada a nada. Nunca me involucre en la bebida o en las drogas, la escuela y la familia nunca fueron algo que yo respetara, nunca he sido dependiente o adicta a algo; pero eso era antes de que experimentara un beso de Lauren Jauregui. Estaba enganchada, completamente loca por ella y sus labios. No podía apartarme a mi misma de ella en la piscina, todo relacionado con ella es embriagador. Ella me trajo a mi cuarto, sabiendo que Mac no estaría en casa hasta más tarde la metí en nuestra habitación y tomé otra prueba de sus increíbles labios que eran tan suaves y delicados que lo único que yo podía hacer era derretirme.
La forma en la que ella gemía mi nombre, la forma en que sus dedos pasaban sobre mi piel como si valiera montañas de oro me hacía brillar por dentro, me sentía caliente cuando estaba con ella. Es como la luz solar en mi bolsillo trasero del cual nunca tengo suficiente.
En el segundo que ella dejó mi habitación esa noche estaba sola de nuevo, me sentía vacía y en un hoyo y todo lo que desprecio sentir pero pensar en ella hacia que esos pensamientos se fueran. Como si ella limpiara las nubes negras que aparecían en mi cerebro, ella es la razón por la cual yo sonrío. Las lecciones durante el día nunca fueron las mismas; empezaban inocentes, ella empezaba practicando su escritura y yo la veía hasta que una de las dos empezaba a coquetear con la otra hasta que ninguna de las dos podía soportarlo. Aunque, los besos largos y suaves nunca fueron apresurados con ella. Sin importar que el riesgo de ser atrapadas en la librería era sumamente alto ella nunca cambiaba su ritmo suave ni hacia su tacto de ninguna otra forma que no fuera delicado, haciéndome derretir por dentro.
Pero hoy teníamos algo que hacer, una misión que nos ayudaría a salir de aquí. Este era el paso final; tomar la última pieza de evidencia de la oficina de JP y salir de aquí con ella. Ella me pidió que hiciera mi maleta esta mañana y que la llevara al garaje enorme para ponerla en al auto, después me dijo que me fuera a la cocina para encontrarnos ahí. Una vez que llegué a la cocina la vi y mi respiración se cortó en mi garganta; cada vez que la veo ella se vuelve más hermosa. No puedo creer que alguien como ella me querría, que de hecho, tuviera sentimientos hacia la chica que huyó con su novio criminal. Ella tenia una bolsa , pero antes de que pudiera siquiera preguntar ella me jaló para besarme.
“Perdón” murmuró contra mis labios. “Eres hermosa, no puedo evitarlo” dijo con una sonrisa y yo le di un pequeño beso en los labios antes de deslizar mis brazos alrededor de su cuello.
“Así que cual es el plan?” Pregunté en voz baja mientras ella quitaba un mechón de cabello de mi cara.
“JP estará en su oficina todo el día, haciendo un tipo plan para el negocio. Así que lo que tu tienes que hacer es entrar ahí y distraerlo mientras yo agarro los papeles. Después entramos en el auto y ya eres toda mia.” Dijo y no puede evitar sonreír al pensar de que ella sería mia, y yo sería de ella. “Que es lo que tengo que hacer para distraerlo?” pregunté y ella sonrió antes de soltar mi cintura para agarrar algo de su bolsa. Sacó el par de shorts más cortos que he visto en toda mi vida y una blusa tan corta que apenas cubre mi pecho.
“Lauren!” Mitad grité, mitad me reí mientras ella me veía con ojos grandes.
“Por favor bebé… realmente quiero verte con esto” susurró en mi oído y supe que no habría discusión sobre esto. “Esta bien” gruñí y tomé la ropa. “Pero no dejes que el te haga nada, okey? No quiero sus manos sucias sobre ti” dijo sobre la piel de mi cuello antes de empezar a besarlo suavemente, jalándola más a mí. “Lauren..” empecé cuando ella encontró mi punto débil y lo succiono suavemente. “…tenemos que irnos” dije y ella besó la parte que había estado succionando antes de hacerse para atrás y verme directamente a los ojos.
“Ya casi estamos ahí bebé” susurró y yo la besé suavemente antes de ir al baño a cambiarme. 10 minutos después estaba caminando de regreso a la cocina y sus ojos se clavaron en mi cuerpo.
“Wow” susurró, agarrando mi mano y levantándola indicándome que me diera una vuelta para ella, lo cual hice y ella dejó escapar un silencioso chiflido. “Su no tuviéramos que huir juntas te haría mía justo ahorita en la cocina” susurró en mi oído y yo dejé escapar una pequeña risita. “Vamos 007, tenemos trabajo que hacer”
Subí las escaleras con ella, con nuestros dedos entrelazados antes de llegar al corredor de la oficina de JP. “Buena suerte bebé, estarás perfecta” ella susurró antes de besarme rápido. Hice mi camino hacia la oscuridad, acercándome a la puerta, di unos golpes en ella y lo escuché gruñir desde el interior. Lo tomé como una señal para que pasara e intenté verme lo más sexy posible, pero sentía como si me fuera a desmayar.
“Hey chica bonita, que haces aquí tan sola?” preguntó desvistiéndome con los ojos claramente mientras yo caminaba hacia su escritorio.
“Estaba aburrida, tu sabes, Mac ya casi no me hace caso” dije con voz triste mientras pasaba mi dedo sobre su escritorio enorme, el olor de su cigarrillo llenaba en el ambiente.
“Creo que el está loco por hacer eso babe” dijo recargándose en su silla mientras yo rodeaba lentamente su escritorio para llegar enfrente de el. “Sabes, desearía haber hecho más por ti cuando Santo estaba diciendo toda esa mierda el otro día” empezó a decir mientras colocaba sus manos en mi cintura moviéndolas de arriba a bajo por los costados.
“te dejare a ti tenerme, si quieres” dije viéndolo directamente a los ojos y antes de que pueda reaccionar el ya estaba encima de mi, su cuerpo recargado en el mio mientras me empujaba sobre su escritorio. El esta literalmente tragando mi lengua en su boca. Sus manos estaban por todas partes y supe que no aguantaría esto por mucho tiempo más. “Bebé hay que ir a tu habitación” me hice hacia atrás y susurré eso, su cara estaba llena de una sonrisa burlona, el me jaló atrayéndome cerca, moldeando mi cuerpo con sus manos, me llevó hasta la puerta aún conectados por un beso. Me llevo por varios corredores hasta que llegamos a una habitación. Espero que Lauren sea rápida porque no estoy dispuesta a durar más con esto. El me empujó en la cama y se trepó arriba de mi dejando caer todo su cuerpo sobre el mio. Empezó a sacudirse dejando besos por todo mi cuerpo, empecé a sentir que me sofocaba. Empezó a desabrocharse los pantalones cuando se escuchó que un arma estaba siendo cargada, él detuvo sus movimientos inmediatamente.
“John Paul, quítate de arriba de ella” Gruñó Lauren, él se dio la vuelta para verla apuntándole a él con la pistola.
“Lauren estoy con un carajo en medio de algo” gritó y yo me levanté rápido parándome al lado de ella. El bajó la mirada para ver los papeles en su mano y su cara cambió a un tono pálido.
“Tu pequeña perra, sabía que eras una rata!” El dijo y ella movió la pistola hacia su frente. “Hey! No me hables así!” Ella gritó. “Tu eres el que me mantiene aquí, no eres más que pura mierda JP y lo sabes” vi como apretó la mandíbula, para después girar su mirada hacia mi.
“La pequeña perra de Mac también esta involucrada? Que maldita broma” dijo “ustedes dos van a arrepentirse” gruñó y el cuerpo de Lauren se tensó
“No voy a detenerme hasta que ustedes dos estén muertas” el dijo y yo me oculté detrás de Lauren.
“No matarías a tu propia sangre” ella le contestó fríamente y el se rió. “Tu vales una mierda para mi hermanita” dijo entre risas. Lauren rápido apuntó a su brazo y jaló el gatillo, el fuerte sonido lastimó mis oídos. Escuché a JP gritar de dolor mientras Lauren me sacaba de la habitación llevándome al garaje.
“Metete ya” dijo rápido y yo me metí al carro antes de que ella se subiera también y saliera del garaje. Escuché disparos y me di la vuelta viendo a JP y a otros hombres apuntando hacia el carro mientras nosotros volábamos por el camino.
“VOY A MATARLAS A LAS DOS CON MIS PROPIAS MANOS” JP gritó detrás de nosotros mientras ibamos a toda velocidad saliendo de ahí llegando por fin a la carretera.
Contuve mi respiración mientras íbamos a una velocidad peligrosa por la carretera. Me di la vuelta para verla y vi que la orilla de sus labios se estaba formando una sonrisa que después se convirtió en una risa descontrolada. Echando su cabeza hacia atrás riéndose el aire golpeaba su cabello, sus dientes blancos al descubierto, todo eso hacia que mi estómago se revolviera.
“Lo logramos bebé!” Ella gritó mientras me veía con una gran sonrisa. Agarró mi mano y le dio un beso susurrando “lo logramos” contra la piel de mi mano, nunca había estado más feliz

Admin
Admin

Mensajes : 5816
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 8.

Mensaje por Admin el Sáb Jul 30, 2016 9:51 pm

El tiempo es algo que siempre encontré fluido, no fiable siempre fugaz. En retrospectiva de mi vida, 17 años no es tanto tiempo, pero es más que 4 semanas. Sin embargo, en los últimos días me he dado cuenta que algunos pedazos de tiempo valen más que algunos otros. Los años desperdiciados tomando con Mac y amigos que realmente no me conocían no valían nada a comparación de una semana con Lauren, sólo ella y yo. Ella no era lo que esperabas; su secreta disposición en llevar a las personas por mal camino. Ella de hecho llegaba a ser adorable cuando hablaba de cosas que le apasionaban y ella no tenía tiempo para cosas que no le interesaban. Ella sabía que la vida era muy corta para pequeñas platicas y formalidades con las leyes de la sociedad, ella disfrutaba y explotaba todos los placeres de la vida. Ella no tenía que hablar todo el tiempo, un silencio con ella era tan bueno como una conversación con millones de palabras en ella.
Lauren no es una persona violenta por naturaleza, nunca levanta su voz y su temperamento es el más paciente que he conocido. Ella es hermosa sin saberlo, de ese tipo de hermosura que sientes cuando sientes que estás en casa al caminar debajo de las luces de las calles en medio de la noche o cuando te ríes tanto hasta llorar. Ella es hermosa con dentro también, su mente y sus pensamientos deberían ser puestos en los museos para que las personas los vieran. Ella era perfecta, quedábamos tan bien que podía sentir en mi pecho que teníamos algo especial; y es por eso que no puedo estar con ella.
Nada en mi vida nunca había sido “perfecto”. Eso nunca estuvo en las cartas para mí, todo tenía que ser comprometido o arruinado por la dura realidad de mi posición en la escala de la sociedad. Yo no merecía cosas bonitas, los cuentos de hadas parecían ser arrebatados de mis manos en el segundo que me enamoraba porque es de la forma que siempre ha sido. No había diferencia con mis amigos, mis padres; cualquier persona que formara parte de mi vida estaba en la misma situación. Lauren es alguien llegó a mí por accidente, nuestros caminos se cruzaron por decisiones espontaneas y malas elecciones, aunque muy en el fondo de mi mente me gustaría creer que todo esto era falso. Pero no puedo pensar eso porque no hay algo tan irreal como el amor verdadero y el felices para siempre, así que decidí que no podía enamorarme de ella. No puedo dejarme a mi misma porque cuando estoy a punto de dejarme llevar algo pasa y el momento se arruina y eso me deja darle un vistazo a cómo sería mi vida con ella si me enamorara, mi vida sería una decepción.
“Estás bien?” Ella me preguntó mientras tomaba mi mano mientras conducía por la carretera.
“Hmm, sólo pensando” Respondí pero en el momento solté mi mano de la de ella. Quería quedarme ahí sosteniéndola, era suave y delicadas mariposas se volvían locas en mi estómago cuando lo hacía pero luces rojas aparecían en mi cabeza, mi mente gritándome que debo proteger a mi corazón.
Mientras veía por la ventana sentí sus ojos danzando sobre mi piel antes de que hablara.
“Sabes lo hermosa que realmente eres Camila?” Ella preguntó con sinceridad y me tomó un segundo recomponerme mientras mi corazón se apretaba.
“Deberías, porque personas como tú, merecen saberlo” ella continuó mientras sus ojos regresaban a la carretera. “Yo me aseguraré de que lo sepas” terminó con voz baja y yo no sabía cómo responder, así que no lo hice. Estuvimos en silencio por lo que parecía horas hasta que un enorme grupo de árboles apareció frente a nosotras, pero en lugar de pasar a un lado de ellos da un giro brusco y se va sobre ellos.
“Lauren qué estás haciendo?!” Grité mientras ella subía la velocidad pasando entre los árboles hasta que se detiene. Intenté recuperar mi aliento mientras ella se reía de mi.
“Eso no fue gracioso Lauren” Dije bajándome del carro, irritada por el hecho de que mi corazón se aceleró cuando escuché su risita.
“Nena, mira, lo siento” ella dijo corriendo para ponerse frente a mí. Crucé mis brazos frente a mí y fruncí mi ceño mientras ella me veía con cara de confusión.
“Estuvo mal?” Ella preguntó y no puedo superar lo tierna que se ve.
“Tenemos un trabajo que hacer Lauren. Ir a El Paso con los papeles, no jugar en los bosques” Contesté y la vi intentando entender todo.
“Hice algo mal? Yo pensé-yo pensé que yo…te gustaba” ella murmuró lo último y bajó la vista hacia el suelo. Esta no era la misma Lauren que le disparó a su hermano en el brazo y corre autos, esta es la Lauren que no puede leer y me encamina hacia mi habitación porque todo está oscuro. Todas sus capas son contrastables pero entrañables.
“No puedes gustarme, okey? Sólo…sólo acéptalo” Dije antes de verla. Tenía una expresión de dolor en su rostro, me veía como si acabara de patear a un cachorrito. “Podemos ser amigas supongo” Terminé y vi como intentó tragar el nudo visible que tenía en la garganta.
“Bueno nos quedaremos en el bosque esta noche, el tanque se está sobrecalentando y el motor no va a durar mucho, así que tenemos que descansar” ella murmuró antes de regresar al auto y sacar nuestras cosas de la cajuela del auto.
Ella las arrojó en su espalda antes de hacer su camino hacia mí. Ella iba a tomar mi mano pero yo me hice hacia atrás.
“Las amigas se pueden tomar de la mano Camila” ella dijo suavemente y no pude evitar acceder con sus ojos viéndome de la forma que lo hacían. Cuando ella entrelazó nuestros dedos mi estómago se revolvió y gruñí internamente por mis acciones involuntarias. Caminamos por lo que sentí que fueron horas bajo el candente Sol hasta que escuché agua. Ella siguió a través de un último grupo de arbustos hasta que llegamos a la boca de una cascada, estrellándose abajo en un pequeño lago.
“Cómo sabías siquiera que esto estaba aquí?” Pregunté desconcentrada mientras ella bajaba las cosas de su espalda poniéndolas en el suelo no muy lejos del lago.
“Estaba en el mapa” ella sonrió y me sentí un poco tonta que no pensé en eso cuando pasamos toda la mañana con el mapa arriba del tablero, intentado encontrar el camino más corto.
Me quedé viendo a la cascada que estaba frente a mí, lo hermosa que es y como es la primera vez que tengo la oportunidad de ver una. Volteé a ver a Lauren para verla sin blusa y sacando sus shorts. Antes de distraerme demasiado en ella cubrí mis ojos y me di la vuelta.
“Lauren qué estás haciendo?” Pregunté.
“Voy a entrar al agua, y tú también” ella dijo y sentí su calor corporal chocar detrás de mí. “Tienes treinta segundos, o te voy a aventar” ella susurró en mi oído y yo me estremecí, su voz era tan rasposa y delicada. Se registró en mi mente que ella si sería capaz de aventarme si no actuaba rápido, pero en el momento me di cuenta que tenía su vista trepada en mí.
“No veas” Dije pero no sentí que el calor de su cuerpo desapareciera.
“Por qué? No es como si no hubiéramos hecho esto antes” ella susurró antes de dejar pequeños besos sobre mi hombro.
“No Lauren” Dije mientras me daba la vuelta para encontrarme con sus ojos verdes.
“Amigas” dije advirtiéndole pero a ella no parecía importarle en lo absoluto. “Ahora date la vuelta” dije y la vi sonreír antes de que se diera la vuelta y no pude evitar dejar que mis ojos recorrieran la curva de su espalda, como su cabello caía por su columna en una manera hipnotizante. Bajando un poco más la vista estaba su increíble trasero que se veía muy bien con los pantalones que llevaba.
Me salí de mis pensamientos y me di la vuelta quitándome la blusa antes de desabrochar mis shorts y sacármelos, pero en un momento empecé a sentir ojos quemándome la espalda. Me di la vuelta lentamente para verla viéndome sobre su hombro, pero no con mirada lujuriosa; estaba llena de adoración, como si estuviera gritando un “eres hermosa” con sus ojos y por primera vez, no intervine. Le di una pequeña sonrisa y nerviosamente puse un mechón de cabello detrás de mi oído mientras ella se daba vuelta lentamente. No podía evitar no ponerme nerviosa por lo especial que ese momento se sentía, y cuando ella se empezó a acercar y acercar a mí, entre en pánico y hago la primera cosa que llega a mi mente; la empujé hacia el agua. Ella salió a la superficie después de un rato, salpicando agua con su largo cabello antes de gritar “entra aquí en este momento pequeña señorita” ella ordenó y yo dejé escapar una pequeña risita.
“Estás lista?!” Grité antes de correr hacia la orilla y brincar dentro del agua. Nadé hacia la superficie para salir y ver a Lauren hundida intentando quitar su cabello de su rostro.
“Te vez como un gatito mojado” me reí y ella me aventó agua. Yo le aventé agua de vuelta antes de sumergirme en el agua rápido. Sentí como ella se hundió junto conmigo, su cuerpo en ese momento muy cerca del mío. Abrí mis ojos y lo único que veía era su silueta, su cuerpo a centímetros del mío. Mis pulmones gritaban por aire y las dos regresamos a la superficie del agua, aún extremadamente cerca. Las dos intentando recuperar el aliento mientras ella se acercaba más a mí, su nariz rozando con la mía y sentí sus manos en mi cintura. Mi respiración se aceleró mientras sentía el aire caliente de ella chocando contra mis labios. Después de lo que parecían horas de solo vernos a los ojos ella habló.
“Por qué estás luchando contra esto Camila?” Ella susurró mientras yo me sentía a mi misma rindiéndome, mis paredes colapsándose mientras ella sobaba delicadamente mis muslos desnudos. Pero ella se merecía algo mejor, así que lentamente me alejé, tragando el nudo que había en mi garganta y nadé hasta la orilla del lago.
La noche llegó y nosotras seguíamos empapadas por el agua. Lauren hizo una fogata e intentamos hacer la cena y calentarnos un poco, todo en silencio. La encontré viéndome varias veces, pero yo siempre desviaba la mirada. Ella había regresado al auto mientras yo estaba recostada sobre mi espalda, viendo las estrellas. Siempre encontré triste como nunca tienes la oportunidad de verlas todas, como todas merecen ser admiradas. Escuché a Lauren regresar pero no me moví hasta que sentí que se recostó a mi lado. Mantuve mis ojos en las estrellas e intentaba dejar de preguntarme que era en lo que ella estaba pensando, intenté dejar de enfocarme en sus ojos quemando mi rostro y las mariposas que se formaban en mi estómago por tenerla tan cerca. Sentí un leve roce sobre mi meñique, y bajé la vista para ver su meñique entrelazándose con el mío. En contra de mi mejor juicio moví mi cabeza para verla a la cara y estaba un poco en shock al ver lo cerca que realmente estábamos.
“Estabas viendo las estrellas?” Ella preguntó en voz baja y yo asentí, no confiando en mi voz. Ella se arrastró para estar un poco más cerca, nuestras narices tocándose y podía notar el brillo de los colores de sus ojos. La luz de la fogata iluminaba su rostro de una forma hermosa, quería guardar ese momento en un frasco y esconderlo para sacarlo en los días lluviosos. Ella realmente era hermosa, esa hermosura que ni siquiera intentas serlo, era más como una hermosura del subconsciente. Ella ni siquiera lo intentaba y aquí estaba yo, con la respiración acelerada mientras veo profundamente sus ojos.
“Las quieres?” Ella preguntó de nuevo y mi rostro se tornó a uno con confusión. “Las traeré para ti, barreré el cielo, y atraparé cada una de ellas para después guardarlas en tu almohada mientras duermes” ella susurró y mientras hablaba podía sentir el choque de su aliento contra mi piel. “Mereces cada una de ellas” ella dijo finalmente. Pude ver como sus ojos bajaban hacia mis labios y después regresaron hacia mis ojos y pude notar hacia donde iba esto. Ella lentamente se inclinó hacia mi y me dio el beso más suave posible y las mariposas en mi estómago se volvieron locas, extrañaba mucho sus labios.
Dolía mucho tener que alejarme de ella constantemente y construir paredes para que ella las derrumbe siempre. Ella se inclinó más cerca, sus manos encontrándose con mi cintura mientras yo la besaba de vuelta. Mis manos se fueron hacia su cabello mientras inclinaba más su cabeza para profundizar el beso, podía escuchar los latidos de mi corazón en mis oídos y mi piel se quemaba al sentir su tacto. Ella pasó la lengua por mi labio inferior y esa fue la señal para despertarme de mi sueño.
Rápido me hice hacia atrás y me levanté rápido como si alguien me hubiera regañado. Me fui hacia el otro lado de la fogata y me senté ahí observándola sentarse y pasar su mano por su cabello aturdida.
“Soy-soy yo?” Ella preguntó después de un rato de silencio y abrí mi boca para hablar pero no podía encontrar las palabras correctas. “Porque no puedo- no sé… puedo cambiar. Si eso es lo que quieres” ella murmuró y yo intenté tragar el nudo de mi garganta.
“No eres tu Lauren” dije en voz baja “puedes simplemente olvidarlo?” Pregunté y vi como levantó su cabeza para verme directo sobre el fuego, sus ojos brillando por las flamas.
“Por qué Camila? No quiero, quiero que tengamos algo, mucho. Es en lo único que pienso últimamente y en lo perfectas que seríamos, pero tú sigues alejándome” ella dijo y yo desvié la mirada.
“Mereces algo mejor” murmuré antes de recostarme dándole la espalda. El silencio inundó mis oídos a parte del sonido de las flamas del fuego hasta que escuché pasos y la sentí acostándose a mí lado, su cuerpo sosteniendo el mío haciéndomesentir más a salvo de lo que me he sentido en toda mi vida.
“Yo te merezco” ella susurró contra mi cuello y yo no contesté mientras ella ponía sus brazos alrededor de mi cintura. Pretendí estar dormida para no tener que alejarla de mi, pero las dos sabíamos que no lo estaba, y yo me estaba enamorando cada vez más a cada latido que mi corazón daba.

Admin
Admin

Mensajes : 5816
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 9

Mensaje por Admin el Sáb Jul 30, 2016 9:52 pm

Lauren POV :
Me desperté con un brazo alrededor de mi cuello y un cuerpo caliente envuelto en mis brazos. Mi hombro estaba incómodamente doblado debajo de mí y yo necesitaba ir al baño, pero no me atrevía a moverme porque la tenia durmiendo profundamente en mis brazos. Ella se había dado la vuelta en su sueño por lo que su cabeza estaba en mi pecho, su brazo cubriendo mi cintura y nuestras piernas enredadas . Era tan hermoso escucharla y verla mientras respiraba. Miré hacia abajo para ver a su pequeña nariz y sus labios carnosos relajados mientras dormía y me pregunté si Mac se tomaba tiempo para apreciarla como lo estoy haciendo ahora. ¿Él mira como se agita aldormir, como frota sus ojos al despertar y cómo ella sonrie cuando intercambian los "buenos días"? ¿Alguna vez sintió él como las mariposas en su estomago se agolpaban cada vez que ella decia su nombre? ¿Alguna vez la dejo llorar en su hombro cuando ella necesitaba llorar por algo minimo?
Porque cuando agarro su mano siento como si todo lo que quiero en la vida estuviera sentado ahí, en la palma de mi mano, siento todo lo que más quiero de ella allí mismo enredado en mis dedos.
Ella es el tipo de chica que viene una vez en la vida. Se merece el mundo, ella se merece a alguien que se pase horas pensando en mil maneras de hacerla sonreir, ella se merece besos interminables y amor incondicional, nadie le va a dar eso en la vida como yo lo haré. Si ella me dejara yo juntaría todas las cosas que ella odia acerca de sí misma y las pondría en el cielo para demostrarle que todas sus inseguridades son perfectas y brillan más que las estrellas, le enseñaría que todos sus defectos son cosas con las que no podría vivir un día si no estuvieran ahí.
Pero ella no lo ve de esa manera. En sus ojos que ella se ve sucia y también cree que voy a dejar la idea de nosotras dos juntas escapar; ella está equivocada en ambas partes. Ella es como el bigote de leche que se te hace cuando bebes café espumoso y lo que sientes cuando apoyas tu cara en una almohada suave o cuando te dan un abrazo interminable; nadie aprecia lo increíble que realmente es. Sé que podría desperdiciar palabras tratando de convencerla, porque ella ha alimentado sus inseguridades toda su vida, cada cosa que diría serian simples palabras vacías. Necesito mostrarle que soy todo lo que nececesita, la llevaré con seguridad a El Paso y la ayudaré a empezar la vida que tanto merece, conmigo, si ella me dejara hacerlo, por supuesto.
Ella es tan hermosa, cuando ella se encuentra en si misma un defecto, yo puedo encontrar 100 contradicciones en él. Hizo que la amargura de mi vida se convierta en amor y espero que ella pueda hacer su propio mundo un lugar mejor también.
Mientras ella comienza a abrir sus ojos yo la espero, dejando que tome su tiempo en despertar. Sus ojos se ven perezosos y su pelo está desordenado, pero nunca he visto nada más hermoso que ella en este momento .
"Cuando pasó esto? " Me pregunta refiriéndose a nuestro enredo. Yo sólo la miro, y la acerco hacia mi de modo que su cara está a centímetros de la mía.
Puedo ver el brillo de sus ojos, tambien el brillo de su piel mientras poco a poco gravito en torno a ella, más y más hasta que ya casi estamos como cíclopes mirando a la derecha y tocamos nuestras narices y intercambiamos respiraciones.
"Buenos días preciosa" le digo y veo que veo sus ojos revolotean por mi cara, mirando primero mis labios y luego levanta la vista hasta mis ojos. Estos son los momentos que sé que no tengo que preocuparme si ella se aleja de mi, me parece que ella quiere esto tanto como yo lo quiero, pero ella está asustada ytengo que darle tiempo, para mi suerte todo lo que tengo es tiempo.
Ella se inclina sobre mí con una mirada en sus ojos que siento que con ella me grita que no renuncie a ella, y no lo haré. Muevo mi mano para rozar un mechón de pelo de su cara y la veo estremecerse con delicadeza , sus ojos perezosos están inundados de realización y de repente ella se sienta y pasa una mano temblorosa por su pelo.
"¿Qué hora es?" Ella pregunta con la mirada perdida en la distancia y no puedo evitar el hecho de que el corazón me duele por el rechazo repetitivo.
"¿Importa realmente?" Susurro tristemente mientras se levanta y da unos pasos para distanciarse de mi. "Yo no tengo una enfermedad Camila", le digo en voz baja cuando ella no me responde.
"Lo sé, es que las solo-amigas no duermen así, juntas" ella calla y yo suspiro.
"Pero no somos solo-amigas", le contesto y veo su postura a la defensiva, ella se cruza de brazos y veo el rostro fruncido en su rostro.
"Si lo somos, Lauren", me contesta y me levanto.
"Camila, esperaré por ti todo el tiempo que necesites, pero no veo por qué estás testificando a esto. Yo soy la que no te merece , ¿por qué tú no- "
"¡Cállate Lauren!" Ella grita y yo me pongo de espaldas. "¡No entiendes! " Ella me grita otra vez mientras yo me doy vuelta.
"Yo lo entiendo, lo entiendo más que tú. Yo soy la que quiere besar tus cicatrices hasta que mis labios se pongan azules, solamente que tú ni siquiera me miras", le digo en voz baja, sabiendo levantar mi voz no servirá de nada.
" ¿Podemos simplemente ir? " Dice después de este amargo silencio que se come al aire y suspiro antes de levantarme. Agarro todas mis cosas y las tiro lejos mientras ella camina lo más lejos posible de mí, pero noté que nunca fué capaz de escapar de mi mirada mientras decía todo lo relacionado a ella.
Una vez que llegamos de nuevo al coche cargué todo en él y caminé hacia el frente para verla sentada en el asiento del copiloto ya, con el ceño fruncido y los brazos cruzados , como si hubieran protegido su corazón de una amenaza inexistente. Me senté en el coche y puse las llaves en el contacto, el motor arrancó y luego cayó muerto. Lo intenté de nuevo , pero tuvo la misma reacción, el vehiculo siempre cayendo sin vida después de cada intento. Después de 5 minutos y un montón de maldiciones internas supe que no habían esperanzas con el auto.
"Creo que iremos caminando", le digo, salgo del coche y me dirijo al maletero..
"¿¡Qué!? ¿Qué quieres decir Eres una genia del coche Lauren arreglalo o algo" tartamudea Camila mientras camina rapidamente hacia mi.
"¿No confías en mí? " Le pregunto y miro a sus ojos y veo su mirada a suavizar. Ella me mira fijamente durante lo que parecieron horas antes de que ella bajara la mirada hacia el suelo. "No lo haces, ¿verdad? " Le digo y me encuentro con su silencio . "Mac es en quien no debes confiar, Camila, yo debería ser la unica persona que tuviera tu confianza" casi susurro mientras me acerco a ella.
Arreglar un corazon que yo ni siquiera rompí era algo que nunca pensé que iba a afrontar en mi vida, pero no voy a ceder. Ella no responde, y sé que no debo presionarla, esto es más difícil para ella que para mí, así que me dirijo al tronco y tiro las bolsas ahí y las sujeto por encima de mi hombro.
"¿Quieres ayuda?" Ella me pregunta a medida que comenzamos a caminar bajo el calor sofocante y la miro con una sonrisa y le doy una bolsa.
Caminamos durante horas a lo largo de la sucia carretera, las señales nos muestran que sólo estamos a unos pocos kilómetros de distancia de El Paso, estamos casi allí y yo nunca he sido más feliz. Ella se quedó en silencio, obviamente pensando mientras se mordía el labio y arrastraba los pies hacia mi. Desde la perspectiva en la que estoy se ve totalmente perfecta, su aro en la nariz y el contorno de sus labios parecen esculpidos como una obra de arte.
Yo tenía mi mano esperando a que un coche nos acercara los ultimos kilometros, cuando oí un motor que conocía demasiado bien. Abrí mis ojos intentando ver quien andaba tan rapido por la carretera y me volví para ver a Camila, obviamente.
"¿Camila?" Le dije en tono de pregunta y la ví levantar la mirada del suelo polvoriento para mirarme con esos ojos grandes hermosos.
" Pase lo que pase en los próximos minutos quiero que sepas que estoy muy enamorada de ti, de todo de ti, hasta del último centímetro y nunca pararé de estarlo " respiro y veo un flash de sorpresa mezclado con adoración en sus ojos mientras yo desahogo mi corazón hacia ella . " Y sé que piensas muy poco en ti misma, y no crees que mereces un amor tan bueno como este, pero yo sé que si lo haces. Mereces todo lo que sueño darte y quiero darte las gracias por darme el privilegio de amarte. " terminé ya que el coche se detuvo junto a nosotras y ella miró por encima de mi hombro para ver quién yo sabía que venía.
"Mira lo que tenemos aquí Mac , suciedad a un lado de la calle" JP ríe entre dientes y Mac cierra de golpe las puertas de sus coches y vienen hacia nosotros. Me vuelvo hacia ellos y llevo mi mano hacia mi bolsillo trasero para sacar el arma que tengo, pero JP me apunta con la suya, dejándome congelada.
"Ni siquiera lo pienses puta" se burla y oigo Camila gemido de mi lado mientras que él agita la pistola alrededor.
"¿Así que, ustedes dos piensan que nos pueden joder así de fácil? ¿eh? ¿Tomarnos de tontos y iros a jugar a las parejas felices una vez que estamos encerrados? " Él se ríe odiosamente mientras yo me mantengo de manera protectora frente a Camila.
Miro a mi izquierda, al horizonte de lo que puedo ver y veo un pequeño punto negro pero fuí interrumpida por el grito de JP.
"Mírame cuando te hablo a ti, puta." le grita y yo giro mi cabeza hacia atrás para mirarlo.
"Pon tu arma en el suelo", ordena y poco a poco la saco de mi bolsillo trasero y la tiro al suelo. Por el rabillo del ojo puedo ver el punto negro cada vez más grande y más grande y puedo ver que es un coche .
"Así es como lo vamos a hacer. Ambas se darán la vuelta y comenzarán a caminar. No van a saber cuando las mataré, pero lo haré. Así que cuando cuente hasta tres se dan vuelta y empiezan a caminar, ¿entendido?" Ordena JP y puedo sentir mi corazón golpeando fuerte en mi pecho.
"No la mates a ella, yo la hice venir hasta aqui.", le digo y él dirige toda su atención hacia mí.
"O la mato yo o lo haces tú Lauren", dice mirándome muerta, pero no voy a dar marcha atrás. "¿Crees que eres tan valiente ¿eh?" Él me desafia acercandose a mí. "Lo serás despues, mátala ahora mismo delante de mí", Me dice empujando la pistola hacia mi pecho. La agarro para que deje de presionar mi pecho y de casualidad hecho un vistazo a Camila que tiene lágrimas corriendo por su rostro y está temblando como loca.
"¿No puedes matarme a mi y dejarla a ella libre?" Le pregunto en voz baja y se ríe en mi cara. Mete la mano en el bolsillo y saca una navaja, me la muestra antes de voltear la cuchilla y la pone en mi cuello, presionando mi piel.
"Esto no es un juego de Lauren" susurra en mi cara y veo Mac caminando hacia una Camila, que seguía temblando.
"No la toques" Gruño mientras él tira de su pelo y lo tira en su cuerpo. "Te dije que no la toques, mierda asquerosa" Gruño de nuevo y siento la cuchilla más fuerte en mi cuello y detengo mi acción. De repente, el sonido de carne golpeando carne suena en el silencio y me vuelvo a ver a la chica que amo en lágrimas con una marca de una mano en su cara.
"Puta sin valor" Mac escupe en ella y es tan claro que él es la razón detrás de hasta la ultima de sus inseguridades.
"Hazlo" JP me ordena y pone la pistola en mi mano.
Tengo un nudo en la garganta mientras mis manos comienzan a temblar. Mac acerca a Camila hacia adelante y ella tropieza, empezando a dar pasos lentos hacia adelante y puedo ver que todo su cuerpo teblando. Yo juego con el arma en mi mano el rugido de un motor es claro como el día ahora.
" Mierda " Oigo JP maldicir a mi lado.
" ¡Hazlo ahora mismo! " él me grita y yo me quedo dura. No me muevo él agarra el arma de mi mano y su objetivo es disparar cuando suena una bala y cae al suelo.
"PLND, tiren sus armas ahora mismo" alguien grita mientras el cuerpo de JP se marchita de dolor en el suelo a mi lado. Mac deja caer su arma y sostiene sus manos sobre su cabeza y Camila sigue estando de espaldas a mí.
Camila. Mi pequeña y dulce Camila está temblando de miedo por culpa de mi hermano. Empiezo a mover los pies a su encuentro , pero lo que sucede a continuación es todo un borrón. Estoy aturdida cuando alguien aproximadamente me tira en la camioneta de la policía y cierra la puerta en mi cara. No entiendo lo que está pasando cuando nos empezamos a mover y estoy siendo controlada por oficiales.
" ¿Estás herida? ¿Puedes oírme? " Gritan pero en realidad me aturden más cuando la ausencia de la única persona que quiero aquí es evidente.
"¿Dónde está Camila? Quiero a Camila aquí", le digo y me muevo para abrir las puertas. Quiero que vuelva , ¿dónde se fue?
" Escucha nena, tenemos que hacerte desaparecer. Tienes que cortar todo lo de tu vida anterior asi podemos protegerte. Tienes que olvidarte de ella ¿Estamos de acuerdo? Ahora dime si te duele " un hombre me dice groseramente y lo empujo mientras trata de inspeccionar si tengo heridas."¡No! Ustedes no lo entienden, la quiero. Ella me necesita, usted ha dicho que estaríamos a salvo " Yo medio grito y veo sus rostros con expresiones frustradas.
"Ella va a estar a salvo, pero no contigo. Se la han llevado a otra persona y va a hacer lo mismo para ella como lo harán por ti, hacerla desaparecer.", dice con severidad, pero todavía voy a exceptuar eso.
"Pero yo la necesito" Grito y él se da vuelta y comienza a buscar una especie de dosis en la bolsa de primeros auxilios. "¡Esto es una puta broma! Estoy enamorada de ella, la necesito conmigo para hacerla feliz. No entienden como-"
"Esto va a pellizcar, nena." , dice mientras agarra mi brazo y desliza la aguja en mi piel.
"¿Qué estás haciendo? ¡Quiero a Camila!" Le grito con una voz ronca , pero me empiezo a sentir mareada mientras saca la aguja y la tira a la basura.
Toda la furgoneta comienza a girar y todo empieza a desvanecerse hasta que quedo en la oscuridad

Admin
Admin

Mensajes : 5816
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 10 .

Mensaje por Admin el Sáb Jul 30, 2016 9:54 pm

P.O.V CAMILA
Ruido, ruido de una sirena. Necesito moverme. ¿Qué duele? Sólo mi hombro y el raspón en mi pantorrilla. El olor a podrido me golpea y me estremezco a la cruda luz del sol que da en mi cara que no hace nada para calentar esta amarga frialdad.
Poco a poco me pongo de pie en la pared del callejón, estiro mi cuerpo dolorido y siento gruñidos estomacales proviniendo de mi misma; no he comido desde anoche. Necesito comida. Creo que hay un comedor de beneficencia a 7 cuadras de distancia , puedo probar allí. Levanto la bolsa que estaba debajo de mí y saco su jumper desgastado que aún vagamente huele a ella y lo deslizo sobre mi cabeza. La imagino abrazando cada parte de mi cuerpo en la que siento dolor, me haría sentir tan segura, me haría sentir tan feliz en esta maldita cueva. Dejé escapar un suspiro y marqué otro día en este apesto calendario desordenado que he robado. Día 457.
Mientras lanzo mi bolso sobre mi hombro y empiezo a hacer mi salida del callejón mi mente se pregunta por ella, dónde está y qué está haciendo en este momento. La PLND priorizó su protección, y me alegro de que lo hicieran. Fuí dejada después de una semana de estar viviendo en las calles, y dijeron que ya no iban a ser responsables de mi, yo no necesito protección. No seré buscada aquí en Chicago, aunque nadie realmente lo haría. No creo que pueda sentirme más sola de lo que me sentí en esa gran mansión. Sin embargo aquí estoy, preguntándole a las calles día y noche en busca de algo que ni siquiera sé si existe .
Mientras camino por las calles del barrio en ruinas en mi camino hacia el comedor veo como la gente sigue en su día. Me pregunto , ¿Realmente saben que estoy aqui?
" ¡Hey mamita! " Oigo un grito hacia mi en un acento áspero y sé que tengo que acelerar mi ritmo. " ¿Qué haces rondando en torno a un lugar como este, chica? " Él me pregunta de nuevo desde la ventana de su coche y mantengo la cabeza gacha, los brazos cruzados y mantengo el ritmo más rápido que podido hacer. "¿No vas a hablar conmigo, nena? Horriblemente grosero de tu parte", continúa con una voz dulce enfermiza y se mueve en su automóvil desvencijado junto a mí en el camino. "Hey nena, no seas así, sólo estoy tratando de ayudarte, tú necesitas el dinero tanto como yo necesito tu amor ¿eh? " Él se ríe y de ninguna manera me parece divertido el comentario que está diciendo. "¡Vete a la mierda entonces! ¿Piensas que me voy a poner de rodillas por tu jodido culo, eh? Estas mal" Escupe antes de tirar algo a mí y finalmente apreta el acelerador y se aleja.
Finalmente dejé que mi mirada se maravillara de la acera para ver que me había tirado el envoltorio de una hamburguesa. Dejé escapar un suspiro y segui caminando , sabiendo que no será la última vez que me degrade así, pero no puedo permitir que me afecte aunque ahora mismo quiero acurrucarme en una pelota y gritar .
Finalmente llegué al comedor social después de que se sintio como una caminata de kilómetros por mis pies doloridos y me puse en la fila para esperar por la comida, como la mayoría de la gente aquí lo hicieron. Levante mis ojos sobre el mar de gente sentados en la gran sala y mis ojos cayeron sobre un pelo ondulado castaño y unos ojos marrones. Le lancé una sonrisa que él devolvió con un pequeño movimiento. Me dieron mi comida y me dirigí hacia él.
"Hey Sam" le dije por lo bajo a mi amigo y me senté frente a él y siguió comiendo.
Era un muchacho de gran belleza a pesar de estar en la calle como yo. Él también tenía un corazón de oro. Él me había encontrado cerca de la muerte después de mi quinta semana aquí ya que estaba muy hambrienta. Él me trajo aquí y me alimentó, me enseñó cómo sobrevivir en esta ciudad y me siento en una deuda incondicional con él. Él es mi mejor amigo, a pesar de que sólo lo veo como mucho una vez a la semana. Fue expulsado de su casa por declararle a sus padres que es bisexual.
"Hay demasiadas personas para amar , ¿cómo se supone que debo limitarme a un género?" Él me dijo con una sonrisa, pero yo sabía que le dolió cuando tuvo que recordar esos recuerdos para mí. Por supuesto, siendo parte de una comunidad religiosa nadie iba a mirarlo, así que terminó como yo ; dejado atrás.
" ¿Cómo te va pequeña Mila? " Él le pregunta con una sonrisa perezosa mientras ingiere un poco de sopa con la cuchara .
"¡Bien! Bueno, aparte de mi hombro "dije rompiendo un poco de mi bollo de pan y comiendolo.
" ¿Sigue estando mal? " Me pregunta con el ceño fruncido y yo asiento con la cabeza .
" Yo no estoy haciendo nada hoy, ¿Qué tal si vamos al hospital y te hacemos atender? Es domingo de todos modos", dice en referencia al servicio que ofrecen en el hospital para las personas sin hogar.
" ¿Estás seguro? Yo no quiero ser una molestia"
"No hay ningún problema, pequeña. Además de que aún te debo por los zapatos", dice refiriéndose a los zapatos que vi en la basura y los recogí para él. Es repugnante pensar en lo bajo que he caido pero estaban completamente nuevos, su tamaño era perfecto y sus antiguos tenían agujeros del lado de su pulgar.
"Gracias Sammy", le digo con una sonrisa que luego me devolvió. Hablamos de todo y cualquier cosa por la siguiente hora , y es agradable sentirme menos sola aunque sea por un ratito. Realmente me hace reír, llena un poco el vacío que tengo dentro. Finalmente nos echan y perezosamente hacemos nuestro camino al centro, al hospital. Él me está contando acerca de que una vez se emborrachó con sus amigos y su padre los vió en el completo delirio, mientras que me sigue contando yo miro al otro lado de la calle para verla. Su cabello castaño fluye por su rostro mientras escribe en su telefono. Su cuerpo estaba vestido en ropas caras y sus manos estaban llenas de anillos y pulseras caros y sus tacones hicieron clic en el pavimento. Los hombres la rodearon, protegiéndola, guiándola a través de la multitud de personas. Ella estaba completamente diferente , pero tan familiar.
"¿Lauren?" Susurro y me detengo en seco en seco para mirar boquiabierta a ella.
"¿Pequeña, estas bien?" Sam preguntó a mi lado , pero estoy demasiado aturdida para responder.
"Es Lauren." tartamudeo y estoy hipnotizada mientras ella cruza por la calle de una manera predictorial . Se ve tan poderosa ; hombres y mujeres por igual apreciarian su belleza por la calle.
"Lauren", Grito y siento que mis pies comienzan a moverse hacia ella. "¡LAUREN! " Yo grito más fuerte sobre el rugido de los coches y de gente. Corri hacía la carretera y un auto freno y paró delante de mi.
"¿Que mierda estas haciendo, jodida vagabunda?" El taxista me gritó, pero no me importó, tengo que llegar a ella. Empujo a las últimas personas interminables desesperada por llegar a ella. Ella deja de escribir en el telefono y levanta la vista para activar y entrar en la puerta de un hotel, The James Chicago Hotel.
"¡LAUREN! " Le grito desesperadamente de nuevo pero ella no me escucho y cerraron la puerta en mi cara mientras uno de los hombres me agarró. "Tengo que ver LAUREN, LA CONOZCO, POR FAVOR" Lloro desesperadamente y mi corazon golpea como un martillo en mi pecho. Siento que empiezo a entrar en pánico , no puedo dejar que se me escape de nuevo.
" Sí, seguro que lo haces nena. Ve a molestar a otro lado", dice empujandome fuera y dándose la vuelta. Me lanzé de nuevo intentando ir por el, pero me atrapó y me empujo lejos con más potencia."¡Te dije que te fueras de aqui, ella no te conoce! " Grita antes empujándome de nuevo y empezar a caminar hacia dentro.
"¿Al menos le dirías que Camila está aquí y y que no se irá hasta poder verla?" Pido de manera rápida y se da la vuelta para mirarme de nuevo a los ojos.
"Ella no conoce a ninguna Camila, sal de aqui.", dice en un gruñido y finalmente me deja aturdida.
"Mila ¿qué fue eso? " Sam me pregunta en una voz sin aliento cuando finalmente me alcanza.
"Lauren está aquí Sam , ella está dentro de ese hotel y tengo que verla", le digo mirando el enorme edificio que había frente a mi.
"Espera, Lauren... Lauren.. ¿Tu Lauren? " Él le pregunta con incredulidad y yo asiento con la cabeza para mirarlo. Me mira, viendo cuán decidida y rota estoy al mismo tiempo y deja escapar un suspiro.
"Bien, buscaré los analgésicos en el hospital y podremos quedarnos en el callejón de enfrente hasta que salga ", Me dice y chillo antes de envolver mis manos alrededor de su cuello.
"¡Gracias , gracias, gracias! " Yo canto para él y él se ríe de mi respuesta .
"Está bien pequeña, no haría por nadie más. Por lo que me has dicho de ella, realmente la amas", dice agarrando su bolsa y sonriendo.
"Realmente lo hago Sam" le respondo sabiendo que no la dejaré ir otra vez

Admin
Admin

Mensajes : 5816
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 11

Mensaje por Admin el Sáb Jul 30, 2016 9:55 pm

Esperamos y esperamos y esperamos. Me senté cuando que mis piernas se entumecideron y mi estómago me gruñó. Me quedé en la puerta hasta que me dolieron los ojos, luego se cerraron y descansaron. No hablaba, estaba muy centrada en mi objetivo, la esperanza de ver su hermosa cara mientras ella salía de las puertas del hotel era inmensa. He creado la imagen de lo que pasará cuando ella salga; nuestro ojos se focalizaran sobre la cantidad de gente que hay en la calle, vamos a encontrar nuestro camino hacia nosotras mismas y cada una va a caer en la otra, mi corazón va a correr, pero no voy a dejar espacio para las lágrimas en ese momento por todo el tiempo que he estado extrañandola. Voy a respirar en su cara para compensar todas las veces que no tuve la oportunidad, voy a decirle que finalmente estoy lista, lista para amarla y estar con ella . Ella va a estar tan feliz como lo voy a estar yo, vamos a salir rapidamemente y podremos por fin ser felices.
Estos pensamientos son los que me mantuvieron viva a pasar por el frío de la noche y de la madrugada. Pensando en su tacto suave, como ella dice mi nombre como si se tratara de un hermoso soneto, cómo sus labios son tan suaves como pétalos de rosa y cómo ella realmente me conocía, ella sabía que yo no era inutil, y yo también debería haberlo sabido. Pensar de que ella estuvo enamorada de mi me deslumbra. En el segundo día Sam dijo que no podía quedarse más tiempo, pero que volvería para ver como estoy. Comprendí, pues no él el que estaba enamorado de Lauren. Pero me hubiera gustado qe se quedara, porque cuando un hombre borracho (que nunca había visto antes) se acercó a mí, no tenía nadie quien me proporcione ayuda. Cuando rechace sus proposciciones de que nos fueramos de su lugar, no tenía nadie más con quien defenderme, fue ahí cuando su mano me golpeo fuerte y rapido en la cara. No tenía un hombro donde llorar cuando me escupió duras palabras y me empujo hacia el suelo, dejándome limpiar la sangre de mi labio en silencio. Pero eso no importa, siempre y cuando la tenga a ella otra vez conmigo.
Una hora más tarde estaba borracha en cansancio, apoyada contra una pared de ladrillo, mi vista estaba borrosa y mi labio me latía, pero lo que pasó a continuación no fue una ilusión en absoluto. El hombre que me empujó la noche anterior en la puerta miró alrededor con rapidez antes de girar de nuevo a la entrada y movió la cabeza en señal de "pase" , yo sabía que esta era mi oportunidad. Me levanté rápidamente, mi cuerpo me gritaba mientras mis articulaciones adolorias se movian rapidamente. Corro hacia donde veo su cara hermosa saliendo del hotel, su maquillaje, su perfecto cabello y cómo ella miraba las calles distraídamente.
"LAUREN" Grito desesperadamente mientras me acerco a ella. Veo que mira a todos lados, todos sus sentidos se activan tratando de ver de dónde venian los gritos. El ogro de su seguridad seguía tratando de empujarla dentro de la limusina, pero ella no lo dejaba, empujándolo hacia atrás y dirigiendole miradas severas haciendo que se detenga. "LAUREN" Grito de nuevo y mis voz se quiebra a causa de mi cansancio, la fatiga me está afectando completamente. Ella me está buscando frenéticamente ahora, reconoció mi voz.
Finalmente me acerco lo suficiente para que ella me reconozca, pero de la forma en que me mira es de lo que no quisiera hablar. Primero fué horrorizada, luego shockeada y luego puso una suave cara de pena cuando vió mi aparencia. Ella arrastra sus ojos hacia arriba y abajo en mi cuerpo antes dar un paso hacia mí, pero su seguridad para en frente de ella. Ella lo mira y grita algo que incluso me dio miedo antes de que lentamente retrocede y se abre paso hacia mí. Ella está finalmente frente a mí, el sonido de los coches y la gente lentamente se va devaneciendo y estoy cubierta de ella, me tomo el tiempo de apreciarla mientras ella me mira como si estuviera loca. Es casi como brillante, ella es tan hermosa como la última vez que la vi. Un abismo de emociones me golpearon cuando me di cuenta de lo mucho que la extrañé.
"¿Camila?" Ella pregunta con cara de que no lo puede creer y no me doy cuenta de que hay lagrimas en mis ojos hasta que caen encima de mi piel fria.
"Hola Laur", le digo con una voz temblorosa pero trato de cubrirlo con una risita. No estaba triste, así que, ¿por qué estaba llorando? Yo estaba feliz , tan jodidamente feliz que podría haber gritado. Sentí la felicidad extenderse desde el pecho hasta la punta de mis dedos.
Me pregunté si para ella luzco tan horrorosa como yo me siento. Probablemente ella estaba asustada, yo también estaba asustada en algún punto, sin embargo ella no me da miedo.
"Sígueme", Me dice en voz baja antes de girar sobre sus talones y se dirige al grupo de hombres que esperaban por ella. Ella va directamente hacia el hombre que yo había llegado a despreciar y le susurró algo al oído y una chispa de celos corre por mis venas , ella no debería estar tan cerca de él, ella es mía .
Ella termina y hace contacto visual conmigo antes de mover su cabeza indicando que la siga al hotel. El vestíbulo era el más grande que he visto en mi vida, lujosos sofás, alfombras esparcidas en la habitacion y pisos lustrados. Seguí a Lauren pasado la recepción hasta que me detuvieron.
"Perdone, ¿A dónde cree que va?" El hombre detrás del mostrador pregunta y yo abro y cierro mi boca intentando modular una respuesta.
"Ella está conmigo" Lauren dice mirando impaciente.
"Oh, perdone Ms. Jauregui lo siento, no lo sabía", dice con una sonrisa falsa que ella ignora y comienza a caminar de nuevo y yo sigo detrás de ella.
Llegamos al evalador y pulsa el botón mientras esperamos en silencio. Mis ojos están pegados a su perfil lateral. Es hermosa mientras se muerde los labios y mira al frente. El elevador llega y las puertas se abren para dejarnos entrar en la pequeña habitación. Ella nos distancia por lo que puede ser mi olor y una oleada de dolor me dispara. ¿Huelo? Probablemente sí, pero creo que es algo más que simplemente mi olor lo que la mantiene lejos de mí ; aqui hay un tipo diferente de distancia que nos separa lejos una a la otra.
Subimos piso tras piso en silencio hasta que las puertas se abren en el piso 46 y la salida nos conduce a través de pasillos interminables antes de llegar a un conjunto de puertas dobles. Ella saca su tarjeta y las puertas se abren para revelar un departamento que no parecía de hotel, este es el lugar más elegante en el que he estado. Ella lanza su bolso en el sofá y me mira mientras pasa sus manos por el pelo .
"Um, hay un dormitorio de huespedes en la última puerta a la derecha con un baño por si quieres bañarte. Puedes lamar al servicio de habitaciones si tienes hambre y debe haber ropa allí también. " Ella dice en voz baja y sólo la miro fijamente con incredulidad. "Volvere en poco tiempo", continúa mientras se dirige rectamente a la puerta. " Hasta luego ", dice y cierra la puerta mientras yo me quedo en silencio.
Yo realmente no puedo creerlo, no me ha dado ni un beso, ni un abrazo, ni incluso un "Te extrañé". Nada. Sentí las lágrimas en mis ojos de nuevo, pero no las dejé caer todavía. Corrí al baño y rápidamente me quite la ropa, encendí la ducha y me metí bajo el agua increiblemente caliente. La ducha a presión caía sobre mi piel sucia, y entonces me permití llorar. Los sollozos sacudían mi cuerpo y sentía el agujero en mi pecho crecer más grande y más grande.
"Ella no te quiere más" voces gritaban a mí en mi cabeza. "Por supuesto que ella no te espero, no eres lo suficientemente especial como para ser esperada"
Finalmente me arrastré fuera de la ducha y me envolví en una toalla antes de ir a la habitación. La enorme cama estaba puesta orgullosamente en el centro de la habitación junto a la pared y me pregunté cómo pasó todo esto.
Me seco el pelo y luego encuentro la ropa de la que ella me hablaba en el armario. Saco un par de pantalones cortos de pijama y un enorme oleada de su aroma que inhalé salió, soy completamente adicta a su olor . Voy a la cocina y miro en todos los cajones, no había nada. Suspiré y tomé el teléfono , llamando al servicio de habitaciones y pidiendo mi primera comida adecuada en meses. Llegó un poco tarde y me acomodé en el sofá con mi comida a ver alguna película de la que no estoy tan concentrada por pensar en ella. ¿Por qué estaba actuando de esa manera? ¿Hay algo malo en mi? ¿Ya no me quiere? Miles de pensamientos corren por mi mente mientras me siento caer en un inquieto sueño.
Me despertó el sonido de la puerta al cerrarse y miro hacia arriba para verla mirándome desde el otro lado de la habitación. La tenue luz de la habitación la hace ver tan hermosa, como algo que llena tus sueños. Todavía no puedo creer que sea ella la persona que está en frente de mí, todo se siente surrealista.
"Hola" Empiezo a hablarle mientras me pongo en una mejor posición.
"¿Te sientes mejor?" Ella le pregunta tibuteando mientras se sienta en el extremo del sofá.
"Sí, gracias. Y gracias también por dejar que me quede." Digo y veo su mirada dirigirse profundamente en la alfombra debajo de nosotras, evitando mi mirada. "¿Estás bien? " Le pregunto y ella no responde.
" Oh , sí , estoy bien ... estoy bien ", dice lentamente y yo todavía sé que se siente incómoda.
"¿Qué estás haciendo? Quiero decir, ¿qué haces para ganarte la vida? " Le pregunto tratando de no parecer grosera.
"Soy dueña de un club nocturno. Tengo unos pocos aquí, otros en Cali y uno en Nueva York ", dice débilmente y mi boca se abre, ahora se explica que el dinero que tiene. "Conocía las sogras, así que ¿por qué no? " Ella sigue y yo asiento con la cabeza . " ¿Y tú? " Ella me pregunta por cortesía, obviamente.
"He estado en la calle durante el año pasado", le digo con una voz igual de aburrida y veo que sus ojos parpadean con algo.
"Bueno , no voy a dejar que eso suceda de nuevo." Ella aún susurra mirando su alfombra en deslumbramiento y un silencio se cuelga en el aire.
"Entonces, ¿quién era ese ogro que no me dejaba verte? " Pregunto tratando de aligerar el ambiente.
"Mi guardaespaldas y mi eh .. " Ella empieza pero se desvanece sin terminar la frase.
" Y ... ? " Empujo y la veo tragar un nudo en la garganta.
" Y eh-el hermano de mi n-ovia" , susurra y siento mi pecho destruirse.
Me dolió físicamente oírla decir esas palabras, saber que ella llama a otra persona de la forma en la que me encantaría que me llamara a mi. Ondas de dolor sacuden mi cuerpo mientras el silencio se pone sobre nosotras una vez más y yo sé que tenía que cambiar de tema, pero no puedo. Ella finalmente me miró y sus ojos se combinaron con tristeza.
"¿Qué le pasó a tu labio?" Ella susurra y estoy a punto e responder pero un pequeño chillido sale de mi boca porque estoy en un tal estado de shock emocional. Pero lo que sucede a continuación me toma por sorpresa .
Coge mi mano y me lleva a la cocina y me sienta en el mostrador, la familiaridad de la escena inunda mis sentimientos. Ella reúne todo lo que necesita antes de empezar a limpiar mi labio con una hermosa delicadeza.
"Esto puede picar un poco" , susurra antes de frotar y algo se sintio ácido en mi labio haciendo que haga una mueca de dolor. Terminó lentamente y llevó la mano lentamente hasta mis labios, trazando mi labio inferior lentamente pero con cuidado. Ella todavía tenía algunas pecas salpicadas en su nariz y sus ojos se iluminaron con color y en ese momento ella no tenía una novia y yo no estaba sin hogar ni era patetica y estábamos enamoradas, en un amor que ambas merecemos . "Te he extrañado tanto", susurró y su aliento hizo que tenga cosquillas mis labios por lo cerca que estabamos una de la otra.
"¿Qué nos pasó Laur?", Le pregunté en voz baja después de un silencio que comió el aire. "Pensé que me amabas" , le susurro y mi dolor ata mis labios, ella inconscientemente se acerca, mis manos encontraron su cuello y su cinturamientras nos movíamos tan cerca nuestras frentes se tocaban y nuestros ojos estaban clavados unos a otros.
"Lo hago" , susurra y mi corazón comienza a martillar en mi pecho.
"Y te amo" , le susurro para responderle y la veo mordiéndose el labio mientras me pone aún mas cerca de ella.
"Entonces, ¿por qué estás con alguien más? " Le pregunto en voz baja y ella deja escapar un suspiro.
"No puedo Camila" dice ella, y ella se aparta de mí , mi cuerpo grita que ella vuelva a estar enredada conmigo.
"¿Lauren? " Le pregunto y mi voz se quiebra mientras ella hace su camino para llegar afuera de la habitación.
"Lo siento" susurra mirando al suelo antes de salir de la habitación, dejándome más sola de lo que nunca he estado en mi vida .

Admin
Admin

Mensajes : 5816
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 12

Mensaje por Admin el Sáb Jul 30, 2016 9:58 pm

Me desperté a la mañana siguiente en la cama más cómoda en la que probablemente haya dormido, me sentí como una princesa. Pero entonces me acordé de que la chica que tenía en mi corazón estaba con otra persona y mi pecho se llenó de emociones crudas ; dolor, ira y tristeza. Me froté los ojos, obligando a las lágrimas a no salir, no las iba a perder en ella. No puedo salir de mi habitación con ojos rojos que le muestren lo que estoy sintiendo, es evidente que ambas escondemos secretos pero no voy a ser la primera en ceder. Por el costado de mi vista veo algo que se movía en el armario y estiro el cuello para tratar de ver mejor, pero después de un minuto o dos de silencio lo dejé pasar.
Poco a poco me deslizo fuera de la cama y me estiro antes de que mi estómago gruña, realmente tengo que empezar a comer correctamente de nuevo. Abro la puerta y asomo la cabeza, notando que el lugar estaba en silencio, ella probablemente no estaba todavía. Estoy algo contenta ya que me dará tiempo para arreglar las cosas y comer por mi cuenta. Camino lentamente por el pasillo y me dirijo a la cocina, pero me detengo en seco cuando veo a alguien que estaba ahí. Ella estaba de espaldas a mí mientras cocinaba algo. Yo realmente no sabía qué hacer o quién era hasta que se dio la vuelta y me vio.
"Oh, hola, no te había visto" , dice con una sonrisa brillante que contrastaba con su piel morena. Ella era impresionante, su largo pelo negro estaba fluyendo por su frente y su ropa era claramente de un diseñador
"Eh-Hola, soy Camila ", le digo y tiendo mi mano para saludarla. Ella lo hace y la sacude y yo siento la suavidad de su piel.
"Soy Normani, la novia de Lauren" ella me sonríe y todo mi rostro se cae. Esta chica, esta hermosa chica que parece sacada de una revista es la persona que me la quitó. Me duele el corazón de nuevo y todo me golpea, ya no tengo ni una maldita oportunidad.
"¿Y tú eres..? " Ella me pregunta luego de dejar lo que estaba haciendo.
" Oh, soy eh-Soy amiga de Lauren desde hace un tiempo", le digo en voz baja y no me atreví a mirarla más.
"Eso es tan lindo, me alegro que los viejos amigos de Laur se encuentren en la ciudad. Estaba tan preocupada de mudarse aquí, ya que no conocía a nadie más que a mi.. pero parece que ella tiene a alguien después de todo" dice mirándome, pero no le dí ni siquiera una sonrisa. Sólo yo tengo permiso a llamarla Laur. Sólo yo estoy permitida a estar preocupada por ella, ella es mía. Nos envolvemos en un incómodo silencio hasta que el sonido de la puerta rompe el silencio.
"Hola bebé" Normani le dice a la persona detrás de mí y sé automáticamente quién es.
"Hola preciosa", dice en una voz soñolienta que hace que mi estómago se voltee; ella todavía no sabe que estoy aqui, obviamente.
"Me encontré con Camila aquí, ¿Por que dejas a los huespedes aquí sin comer? ¿No te he enseñado nada?" Ella se ríe antes de Lauren pare de repente. Se da vuelta, me mira con timidez y sigo con mi rostro inexpresivo mientras trato de ocultar que me estoy muriendo por dentro.
"Buenos días" me susurra y miro al suelo, limitándome a responder. Siento su mirada en mí por un tiempo más hasta que se dio cuenta de que no estoy bromeando y empieza de nuevo a caminar hacia Normani y las oigo hablar en voz baja.
Me ocupo de hacerme el café y tomo una manzana, pero cuando levanto la mirada siento ganas de vomitar. Normani pone sus manos enterradas en el pelo de Lauren, luego las envuelve en su cintura y transan sus lenguas encima de la encimera. Siento que las lágrimas comienzan a formarse en mis ojos y sé que no puedo soportar estar aquí por más tiempo, así que voy rápidamente a la terraza para limpiar mis lágrimas. Me siento en el sofá acomodándome para mirar la ciudad por encima y me doy cuenta que no puedo seguir así, no voy a ser la tercera entre ella y su novia barbie. Después de unos 10 minutos oí la puerta abrirse y sé que es Lauren sin siquiera mirar.
" ¿Has comido bien? " Ella me pregunta rompiendo el silencio y yo solo asiento con la cabeza . El silencio come en el aire y me siento asfixiada por todas las cosas que quiero gritarle. ¿No soy lo suficientemente buena?
"No creo que pueda quedarme por mucho tiempo" dejo escapar mis palabras sin saber lo que estaba diciendo.
"¿Qu-qué?" Ella tartamudea y respiro profundamente antes de darme vuelta para mirarla. Ella estaba ahí en camiseta, pantalones cortos holgados y nunca ha lucido tan tierna. Su expresión daba el aspecto de un pequeño perrito apaleado y tengo ganas de besar cada centímetro de ella.
"No quiero interponerme entre tu novia y tú. Y tengo cosas que hacer, también.", le digo en voz baja.
"Camila estabas sin hogar cuando te encontré, ¿a dónde vas a ir? " Ella pregunta y sé que ha visto a través de mí.
"Tengo que volver a ver a mi novio" dejé escapar. Oh, dios mío ¿Qué estaba diciendo? Todo lo que estaba haciendo estaba funcionando porque vi un destello de lo que parecían ser celos en su cara.
"¿Tienes novio?" Ella pregunta y yo asiento lentamente.
"Sam... su nombre es Sam. Y él me estaba buscando ayer también, así que tengo que ir a verlo" me tropiezo demasiado.
"Bueno ..." Ella comienza y puedo ver que ella está tratando de razonar interiormente.
"¿Por qué no lo.. traes aquí? " Ella pregunta y mi mandíbula se abre de golpe .
"Sólo te tengo a ti en esta ciudad" , susurra y la confusión cubre mi cara. "No te voy a dejar fuera en las calles para que hagas frente a estar sin casa otra vez" ella termina, pero puedo ver que hay algo más que no está diciendo. Ella tiene miedo a no volverme a ver.
"Voy a pensarlo" digo finalmente y ella asiente tímidamente antes de jugar con sus manos torpemente .
"Si quieres, podemos ir a cenar. Normani, tú, Sean y yo" murmura .
"Sam" la corrijo sabiendo muy bien que ella sabe que era Sam .
" Sí. .. lo que sea" me bufa en voz baja y casi puedo ver el celo que salía de ella.
"Le preguntaré" Le digo y ella asiente de nuevo antes de darse vuelta y volver a la puerta lentamente antes de volverse para mirarme de nuevo.
"Eres hermosa por la mañana, Camila", susurra antes de salir. Murmuro maldiciones en voz baja, debido a la forma en que mi cuerpo reaccionó ante su comentario, mi corazón martilleaba y sentí golpes de pulso por la emoción. ¿Cómo sabe como me veo por la mañana? Di un grito ahogado cuando me doy cuenta de que era probablemente ella entro en mi habitación esta mañana.
Dejé escapar un suspiro tembloroso y me pregunté si ella sabe con lo que esta jugando. Ella tiene novia, normalmente cuando las personas están en una relación no llaman a otras chicas hermosas. Pero Lauren no es normal, y nunca será normal para mi.
____________________
"No"
"Pero Sam porfaaaaaaavor " me quejo tomando su mano sobre la mesa. "Mira, no le pediría esto a otra persona. Te puedo dar un techo, comida y ropa si solo haces esta pequeña cosa para mí"
"Mila no se pequeña , me estás pidiendo que sea un puntal en tu juego de celos que es completamente excesivo. Sólo tienes que decirle cómo te sientes realmente" , dice mientras da un mordisco a su sándwich.
"Oh Hola Lauren , sólo quería decirte que me encantaría que dejes a tu novia que obviamente has estado todo este tiempo y te quedes conmigo", le digo en voz exagerada y lo veo suspirar .
"Un poco menos sutil quizás" , suspira pasando una mano por su pelo Ondulado . "Bueno mira, voy a hacerlo. ¿Podría funcionar, sabes? Voy a bañarme, buscaré un empleo y, finalmente, conseguiré mi propio lugar.. y si las cosas no salen bien contigo y Lauren, puedes venir a vivir conmigo" , dijo con una pequeña sonrisa y yo no puedo dejar de sonreír a su declaración.
"¿En serio?" Le pregunto con una risita en mi voz y él asiente .
"Va a ser divertido. Pero realmente no puedo cocinar, por lo que tendrás que encargarte de ello", se ríe antes de terminar su sandwich.
"Pues vamos entonces , será mejor que nos preparamos para esta noche", le digo y agarro su mano mientras salimos del lugar.
"¿Qué hay esta noche?" Él me pregunta mientras salimos a las calles frías. "La cena con Lauren y su estúpida novia Normani "
"Espera, ¿Te refieres a Normani Kordei? ¿La modelo Normani? He estado literalmente enamorado de ella desde que tenía 15 ", dice sin creerlo. "Espera, ¿Voy a cenar con ella? ¿Esta noche? Oh mi dios necesito un traje y una afeitada en este momento " , dijo arrastrándome al hotel lo más rápido que pudimos.
"Sam, ella está en una relación con Lauren", le digo mientras subimos al ascensor y él se asusta por tener una cena con su "esposa " esta noche.
"Y tú estás 'conmigo', no estoy preocupado por eso. Lauren estará babeandose por ti y yo ahí haré mi movimiento de seduccióon" , dice con una sonrisa y mi boca se abre .
" ¡Sam! Sé profesional, estamos en enaaaaamorados." Yo digo en broma mientras salimos del elevador y lo veo correr detrás de mí con una sonrisa en su rostro.
Una hora más tarde Sam salió del baño limpio y afeitado. Gracias a la cortesía del personal del hotel que todo lo hacia por lamerle el culo a Lauren le cortaron el cabello, le lustraron los zapatos y él lucía increíble.
"Mierda Sam ¿De donde saliste?, te ves como un modelo", le digo mientras lo miro en todos los angulos haciendo un circulo. Casi me tropiezo con mis tacones y se ríe mientras se ajusta la corbata.
"Bueno, ya sabes, solo saco la artillería pesada para conquistar a mi futura señora" se ríe , pero se detiene cuando ve lo preocupada que me veo. "Perdoname pequeña, estoy nervioso. Juro por esta segunda que estaremos profunda y locamente enamorados", dice tocando mi nariz con su enorme dedo.
"Gracias Sammy " le digo y me separo un poco de él. " ¿Cómo me veo? " Le pregunto dando una vuelta en el vestido blanco que llevaba puesto.
"Te ves tan adorable que no me sorprendería si Lauren te folla en la mesa del restaurante", dice y frunzo el seño.
"¡No quiero ser adorable Sam! Quiero ser hot. Tengo que ser hot para ponerla celosa" le digo y lo oigo reír .
"Cariño, si actuamos como tengo planeado actuar esta noche Lauren va a estar verde de celos", dice dándome un abrazo rápido. "No te defraudaré, sé lo mucho que esto significa para ti, lo mucho que ella significa para ti", dice y me mira hacia abajo sonrojándose. "¿Ahora, vamos, nena?" Él me pregunta con voz tonta y me ofrece una mano que tomo .
"Vamos, mono de azúcar", le contesto con una risita y veo su cara de inundada con una mirada horrorizada.
"Llámame mono de azúcar frente a Normani y les contaré sobre la vez en la que Bert estornudó encima de ti", dice con cara de malo y me ahogo en una risita .
"Sólo vamos", le digo arrastrando hacia la puerta.

Admin
Admin

Mensajes : 5816
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 13

Mensaje por Admin el Sáb Jul 30, 2016 9:59 pm

En el segundo en que salimos de las puertas del hotel nos recibió una limusina y un conductor para llevarnos al hotel. Nos deslizamos en el asiento trasero del coche y nos quedamos mirando lo que nos rodeaba, completamente en shock.
"Esto es un poco mejor que el comedor de beneficencia " Sam dice después de que ambos finalmente hayamos salido de nuestra conmoción. A medida que el viaje avanzaba me ponía más y más nerviosa ante lo que parecía que iba a ser la noche. Sam y yo tendríamos que ser la pareja perfecta y al mismo tiempo poner a Lauren celosa hasta que explote, esto sonaba bastante simple hasta antes de hacer el acto. "¿Estás lista, pequeña?", Me pregunta mientras salimos del coche dirigiendonos a la entrada del restaurante más bonito que he visto en mi vida.
"No, pero no tenemos otra opción", le digo con una sonrisa nerviosa que él me regresa.
Sam desliza mi mano en la enorme suya y hacemos nuestro camino hacia las puertas del restaurante de primera categoría que teniamos al frente.
"Hola amigo, creo que la reserva está bajo Jauregui" Sam le pregunta con un acento suave y me esfuerzo para mantener bajo la risa que quiero dejar salir.
"Oh, sí , por supuesto, señor, por aquí" el hombre corpulento respondió antes de conducirnos por el restaurante a la enorme terraza que daba a la ciudad.
La vista era hermosa, pero no era nada comparado a lo que era ella. Nuestros ojos se encontraron en las mesas de la gente sentada a la luz de las velas y sentí que empezaba a tener mareos por su belleza. Llevaba el pelo recogido y estaba maquillada para que sus ojos brillaran a la luz de la vela. Sam me cogió la mano mientras su otra mano estaba en la base de mi espalda y me guió a la mesa, Normani le susurra algo en el oído a Lauren, éramos las unicas dos parejas en el balcón y nunca he estado más enamorada de ella.
Finalmente llegamos a ellas y nos sentamos, las sillas rasparon el suelo para llenar el silencio .
"Bueno, Lauren, Normani, este es mi novio Sam" Les presento y él cortésmente toma la mano de Lauren y la sacude, y Normani le tendió la mano, él tomó a la ligera la suya y besó la parte posterior de la misma.
"El placer es todo mío", dice mirando directamente a los ojos de Normani y lo pateo rápidamente bajo la mesa. Funcionó entonces dejo caer la mano y se inclinó hacia atrás, poniendo su brazo alrededor de la parte de atrás de mi asiento.
"Es un placer conocerte Sam. ¿Cómo Camila y tú se conocieron? " Lauren le pregunta, sus ojos nunca dejaron de ver los míos a través de la mesa.
"Bueno, yo estuve estudiando el año pasado y ella estaba trabajando en la cafetería. Su cara me llamó la atención de inmediato y sabía que tenía que hacerla mía, ella no es para nada lo que esperaba." Él dice sin problemas y me pregunto ¿dónde va con esta historia de mierda?
"No, en absoluto" Lauren dice en voz baja y sus ojos verdes se clavaron en los míos. Me digo a mí misma que debo realmente mirar hacia otro lado, tratar de calmarme, pero su mirada me estaba asfixiando y mi corazón se estaba acelerado.
"Así que le pedí que salgamos de la manera más amable posible. Una docena de rosas y le prometí una noche llena de diversión que ella rápidamente acepto. Nos enamoramos desde la primera cita, no lo hicimos, princesa? ", Me preguntó mirándome. Lo miré a los ojos y no pude contener una sonrisa fresca por como él me miró .
"Sí lo hicimos, bebé " respondí antes de que nuestros labios chocaran.
En toda honestidad, amo a Sam . Él es el mejor chico que he conocido, pero él es el polo opuesto de lo que me parece atractivo. Sus labios no eran los de Lauren y eso es todo lo que podía pensar cuando nos besamos. Hice risitas, tratando de parecer perdidamente enamorada y me volví para ver a la chica a la que estaba tratando de impresionar. Parece que es una persona celosa por naturaleza, sus nudillos blancos agarraban la mesa y tenía la mandíbula apretada mientras miraba nuestra actuación con casi un dolor psiquico.
"Nos mudamos a vivir juntos después de un mes, no nos podíamos alejar, literalmente. Ese verano volamos a África a pasar tres meses allí, construimos un orfanato en un pequeño pueblo cerca de la costa. Pero cuando tuvimos que irnos, nuestros corazones se habían encariñado con los niños de alli, sentíamos como si esos 100 chicos fueran hijos nuestros" , dice riendo suavemente mientras lo miro, riéndome tontamente de su broma . "Así que nos quedamos, sin pensar en las consecuencias. Nuestro departamento fue embargado, faltamos mucho a trabajar y nos despidieron, pero no nos importó mientras estuvimos en el pueblo. Sin embargo, todos los sueños llegan a su fin" , dice con una voz triste y trato de duplicar su estado de ánimo. "Nuestras visas expiraron y fuimos deportados de vuelta aquí, sin ningún dinero y terminamos en la calle" Terminó y pude ver la cara de Normani en shock.
"Esa es una historia tan increíble" ella respiró con admiración, mirando a Sam como si fuera un superhéroe.
"Bueno, ya sabes , eso fue todo de los niños", Él dice clavando la vista en ella y quiero estallar en carcajadas ante lo estúpido que es, pero no puedo, así que miro a Lauren.
Ella estaba mirándome con esos ojos verdes en silencio, pero yo sabía lo que estaba diciendo. Ella nunca fue una de esas chicas que usa sus palabras en exceso, pero sus ojos son los que hablaban lo necesario. "No eres feliz." gritaban sus ojos en mí, pero ¿quién era ella para tirarme esas miradas? Mis ojos parpadean de ella a Normani que ahora estaba en una acalorada discusión con Sam sobre algo que tenía que ver con la semana de la moda en Milán y de nuevo a ella, volví con mi mirada a Lauren con la esperanza de que entendiera mi mensaje.
"Tú tampoco, pero ella sigue aquí" le grité en mi cabeza y la veo mordiendo su labio mirandome a los ojos y luego bajando la mirada. Me sentí triunfante mientras la miraba pero duró poco ya que ella me dio otra mirada. Una que ya he visto antes, una llena de adoración y de amor. Como si ella estuviera diciendo "no sabes lo hermosa que eres", y no puedo evitar que se me haga una grieta en el corazon por como sus ojos bailan sobre la piel de mi cara.
Miro hacia abajo a su lado, la mano que estaba enlazada con la de su novia en la mesa y eso estalló la burbuja en la que estabamos. Levanté la vista de sus dedos entrelazados con una mirada triste, y ella sabía lo que sentía en ese momento.
La cena pasó de la misma manera como lo hizo antes de que nos miraramos; Sam inventarndo increíbles historias sobre cómo nos pasamos los fines de semana de descanso a las afueras de Dockland y cómo exploramos las calles de los pueblos felizmente enamorados. Las entretuvo con mentira tras mentira, convirtiendo a Normani en una papilla y a Lauren en una reprimida muriendo celos imaginandonos a Sam y a mi enamorados tomando helado juntos en algún muelle un Domingo soleado. Ella se retorcia visiblemente en su silla cada vez que lo besaba en la mejilla o le decía un apodo que ella anhelaba que se lo dijera a ella. Así fué hasta las 11:00pm que Normani le dijo a Lauren.
"Laur estaba pensando en que podríamos ir a tu club ya que es el unico por la calle, ¿Que piensas? " Normani le pregunta mientras todos habíamos terminamos nuestras comidas.
"¡Esa es una idea brillante! Camila realmente es una buena bailarina, ¿verdad cariño? " Sam me pregunta con ojos suplicantes, obviamente encantado con la idea de emborrachar un poco a Normani para aproximarla un poco a él.
"Me encantaría", le digo mirando a la derecha donde estaba Lauren y ella mira hacia atrás antes de hablar.
"Bueno , ¿qué estamos esperando? "
___________________
Había demasiada gente, demasiado cargado pero el oxígeno era la última cosa en la mente de todos. Sentía el ritmo de la música en mi caja torácica mientras me tambaleaba en la ola de gente sudorosa. Bebida tras bebida se derramaron en mi garganta tratando de olvidar la sensación de dolor que tuve cuando ella le dio un beso en frente de mi cara. Esos labios no eran de Normani, maldita sea. Ella era mía, de nadie más. Sentí que un cuerpo me presionó detras de mi .
"Sólo soy yo " Sam me susurró al oído mientras me coloca de espaldas a su frente. La miré a los ojos mientras bailaba con Normani, sus cuerpos estaban enredados juntos mientras se movían al ritmo de la canción. Mantuve contacto con sus ojos, sin atreverme a dejar de mirarla sin que supiera lo que se estaba perdiendo.
"Actúa" , le susurré al oído a Sam y puso mis brazos alrededor de su cuello, tirando de su parte delantera a mi trasero imposiblemente más cerca, manteniendo al mismo tiempo su feroz mirada. Pude ver como sus ojos se hacían desafiantes mientras Normani comenzó a besarle el cuello, pero toda su atención estaba en mí.
Empecé a oscilar mis caderas hacia atrás en las de Sam, tirando de su pelo mientras sus manos guiaron mis caderas en las suya. Me mordí el labio, mirandola otra vez.
"Esto es lo que te pierdes" Yo le grito con mis ojos mientras Sam empieza salpicando mi cuello con besos y ella entierra sus manos en el pelo de Normani.
Yo respondo con lo mismo, con más fuerza contra Sam y yo tiro mi cabeza hacia atrás chupa donde siento mi pulso. La miro de nuevo, pero ella no estaba y Normani estaba bailando sola. Dentengo mis movimientos preguntandome dónde se ha ido antes de que una mano me arranca del brazo de Sam entre la multitud de personas. Me acercó a una escalera, subimos y entro a una oficina, cerró la puerta de un golpe y sus ojos verdes perforaron los míos.
" ¿A que demonios estás jugando Camila? " Ella gruñó a mí mientras empuja su cuerpo contra el mío. Mis manos se encuentran con su pelo al instante y lo tiran haciéndola gruñir escapando un gemido mientras acerca sus caderas contra las mías. "Eres mía, ¿entiendes? " Ella susurra en mi oído posesivamente mientras mis manos atraviesan su espalda y ella aprieta mi trasero tirándome aún más con cada golpe de sus caderas. "Sus manos por todo tu cuerpo, sus labios en tu cuello, eso no está jodidamente permitido ¿me oyes? " Susurra en mi oído y me tira hacia ella para mirar sus ojos.
"¿Desde cuándo tienes derecho a decirme algo sobre como él me toca?" Le pregunto y sus ojos clavan en los míos, estamos tan cerca que su aliento caliente sopla sobre mi piel y nuestros cuerpos estan uno contra otro. "Tu tienes novia y yo tengo novio, no somos más que amigas" le digo mientras veo la envidia e ira rondar sus ojos, y luego se funden en una mirada familiar de amor, pasión y adoración .
"No digas eso" , susurra en voz baja mientras sus manos se encuentran con las mías.
"Vamos a ir a casa, tú dormirás en una cama con ella y yo dormiré en una con él. Vas a despertar viendo su cara y yo despertaré viendo la de él porque esta es la forma en la que estuvo destinado a que fuera", le susurro respondiendole.
"Pero yo quiero despertar contigo. Quiero llevarte a casa, dormir contigo y despertarme contigo. Siempre ha sido así ", dice en voz baja y baja la mirada, pero nuestras frentes quedan presionadas juntas y nuestros dedos todavía enredados.
"Pero todavía estás con ella"
" Y todavía estás con él " Ella grita y nos quedamos en silencio hasta que se calmó. "Yo no quería estar tan enojada, lo siento. Perdonáme por hacerte daño de todas las maneras posibles en estos últimos 3 días." Dice en voz baja antes de trazar mi pómulo con su dedo delicadamente.
"¿Todavía me amas?" Le pregunté y ella me mira profundamente.
"Amo cada centimetro de ti", susurra y trago por las emociones que giran por mi interior. " Rompe con ella y demuestralo", le digo antes de salir de sus brazos, mi cuerpo me grita para volver a mi posición en la que estabamos pero mi cerebro me dice que siga adelante. " Pero te amo .. eso tiene que significar algo" , susurra y me doy vuelta a ver su mirada en el suelo, su voz estaba quebrada haciendola ver vulnerable.
"Significa todo Lauren, pero la forma en la que te amo no es digna de ser escondida. No soy una segunda opción, no soy una alternativa. Estoy enamorada de ti, pero no me compremeteré . Quiero todo de ti, y no hay una jodida forma en la que te pueda compartir." Le digo y nuestra mirada no se rompe. "Esperaré por ti" termine por fin, saliendo de la su oficina y bajando por las escaleras a donde toda la gente seguía bailando.

Admin
Admin

Mensajes : 5816
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 14

Mensaje por Admin el Sáb Jul 30, 2016 10:00 pm

Los celos son una emoción que ha desconcertado a los científicos por años. Todavía no encuentran la razón por la que nos sentimos mal cuando algo de nuestro afecto es poseído por alguien más. Lo han atribuido a una hormona llamada oxitocina, que inunda tu cerebro, impulsada por lujuria y deseo. También encaja con la dopamina y otros neurotransmisores relacionados al cerebro. Dopamina es el químico que creamos al inhalar cocaína, provoca un efecto adictivo y toma control de nuestras mentes.
La estamina y adrenalina actúan cuando se dispara la oxitocina, casi poniendo tu cuerpo en un modo de hiperactividad estilo superhéroe, haciendo cosas que desafían quien eres tú. ¿Quedarte toda la noche hablando con la chica que te gusta? mantienes los ojos abiertos porque estás enamorado. ¿Querer gritar a todo pulmón cuando la ves con alguien más? sientes eso por las hormonas, la lujuria y el instinto territorial. Y después de dos meses viviendo en el mismo departamento que la chica que amo y su novia, era una bomba de químicos y hormonas a punto de explotar.
“¿Sabes, Sam?” murmuré después de tragar mi enesimo trago de la noche. “¡Que se joda! ¡Sí! Estoy harta de su mierda” dije moviéndome un poco en mi asiento.
“Tú lo dijiste, Mila. Ella y su hermosa novia” dijo él torpemente antes de beber también.
“No la ha dejado. No lo… ” Tuve que detenerme porque tenía hipo y empezar otra vez. “¿No lo hará jamás, verdad? es como una broma. Siempre se mete en mi cama en la noche pero nunca está en la mañana” dije hablando mal, juntando toda mi ira. “No he dejado que me bese, pero mierda, muero por hacerlo. Quiero besarla en la cocina, y en el baño, y en la sala de estar. Quiero follarla también” mencioné pero me corregí. “Quiero hacerle el amor, pero ella se folla a Normani, y yo no soy Normani así que nadie me folla a mí” canté, noté como Sam me miraba fijamente.
“¿Sabes qué necesitas?” susurró con los ojos brillantes
“¿Qué?” Pregunté inclinandome hacia él.
“Más tragos” dijo con una sonrisa maliciosa. “Camarero, 4 más del tequila más fino, por favor” dijo con acento británico haciéndome reír.
“¿Ya debería haberla dejado, verdad? ¿Estoy siendo muy amable?” cuestioné escondiendo mi cabeza en su hombro.
“Mierda, sí estás siendo muy amable” respondió pasándome otro vaso, que tomé inmediatamente. “Necesitas ir a su pieza y follarla sin parar” murmuró “y yo iré a la de Normani, y la follaré también.” dijo pero frunció el ceño. “Bueno no seré tan violento, pero sí le diré lo que siento”
“¡También lo haré!” dije antes de tragar el último. Mi visión estaba borrosa, y me corazón no dejaba de latir pero estaba decidida. Mi mente gritaba su nombre cuando me levanté. “La iré a ver” repetí mientras me ponía mi chaqueta.
“Está bien, este es el plan” Sam comenzó y me miró a los ojos. “Iremos a sus departamentos”
“sí” dije incitándolo a seguir.
“Les diremos de frente ‘estoy harto de esta mierda de juego, estemos juntos y seamos felices’ bam, listo” artículo mal, yo solo asentí.
Nos subimos a un taxi y fuimos al departamento de Normani primero, riendo pensando en lo que íbamos a hacer. Emborracharnos no era parte del plan hoy, se suponía que era una cena con Sam, así Lauren se quedaría sola pensando en lo mucho que me extraña, pero no salió de esa manera.
“¿Estás listo?” pregunté cuando el auto se detuvo.
“Se lo diré, le diré que la amo”
“Espera, ¿la amas?” él giro los ojos.
“Por supuesto que la amo, Mila” murmuró y yo asentí.
“Bien, buena suerte” dije antes de que saliera del auto y me lanzó una sonrisa rápidamente. Fui sola hasta el de Lauren, pensando en todas las cosas malas que le diré. “Me mentiste” “Nunca me amaste” “Estoy harta de tu mierda”
Finalmente me baje, y una fuerte lluvia golpeaba mi piel. Truenos y relámpagos llenaban el cielo y miré las luces. No supe cuando tiempo estuve parada, hasta que un escalofrío recorrió mi cuerpo. Crucé el vestíbulo y subí con determinación. Ni siquiera golpeé, abrí la puerta y casi caí, la vi sentaba en el sofá viendo televisión.
“¿Eres tú, hermosa?” preguntó, una ola de furia lleno mi cuerpo.
“No me llames así, Lauren” escupí, su cuerpo se paralizó al verme.
“¿Qué pasó? No te ves bien, y estás… empapada” dijo levantándose del sofá caminando hacia mí.
“No, estoy aquí para decirte que te jodas. Estoy cansada de todo” movía mis brazos que se sentían como gelatina.
“¿Estás borracha?” preguntó y asentí.
“¿No puede una chica con el corazón roto emborracharse?” cuestioné. “Estoy herida por tu culpa. Todo es tu culpa” sentía las lágrimas formándose en mis ojos. “Eres tan jodidamente perfecta, y estoy tan enamorada de ti. Confié en ti después de que Mac me destruyó, te he esperado pero sigues con ella”
“¡Porque tú sigues con él!” gritó de la nada, un silencio se instaló entre nosotras. “También estás enamorada de él, ¿qué es de mi entonces? ¿Dejo a Normani y me siento a verlos hasta que decidas quererme?” “Claro que estoy asustada, nunca me he sentido así. No puedo comer, no puedo dormir si no estoy a tu lado. Hay veces donde solo te veo, tratando de encontrar una pista de que eres solo un espejismo, pero no puedo encontrar un solo defecto. No hay nada que no adore de ti, y eso me aterra” Se acercó y tomo mi mano, posándola en el lado izquierdo de su corazón. Me sentía como un pequeño animal tratando de salir de su jaula. “¿Sientes eso? No es porque esté enojada o molesta, es porque estás en la misma habitación que yo. Me sorprende que no lo escuches en la noche, porque es todo lo que yo oigo, golpeando mis oídos, mi cuero se eriza cuando te escucho respirar. Todo de ti me pone en marcha, y no sé qué haré al respecto” dijo, su voz se transformó a una calmada, su mano se posó sobre la mía en su pecho. “Estoy con ella porque es la opción segura” respondió finalmente y la mire con confusión. “Ella es segura, no me hace sentir como una lunática, no me afecta como tú lo haces, y así es como me protejo, me escondo en una relación que puedo controlar.” susurró, sentí que estaba a punto de hacer algo de lo que me arrepentiría.
“Sam y yo no estamos juntos” solté, el silencio lleno la pieza, veía su rostro sorprendido. “Es mi mejor amigo, solo dije que estábamos juntos porque no quería estar sola cuando tú la tienes a ella”
“¿Así que puedo besarte ahora?” susurró y sacudí mi cabeza.
“Aún tienes novia” dije y me alejé. Mi cabeza palpitaba, y un trueno resonó en el fondo. “¿Estás enojada?” pregunté, ella soltó un suspiro.
“Estoy triste porque soy un desastre, pero no enojada” respondió.
La observe pasar la mano por su cabello mientras miraba el piso, la luz de la luna iluminaba su rostro, haciéndome amarla aún más.
“¿Puedo abrazarte?” pregunté tímidamente notando como sus ojos se suavizaron.
“Ven acá” dijo abriendo envolviendo mi cintura con sus brazos, los míos se posaron en su cuello, atrayéndonos mucho, puse mi cabeza en su cuello.
“Te amo” la oí susurrar sobre mi hombro, solté un suspiro.
“Y yo a ti” respondí. Nos quedamos en un como silencio, solo abrazándonos. “Perdón” dije soltándola, y juntando nuestras frentes.
“Yo también lo siento, no quería gritarte”
“¿Estaremos bien, verdad Laur?” pregunté entrelazando nuestros dedos. La intimidad del momento me derretía, pero solo lo deje pasar con la lluvia golpeando la ventana como música de fondo, y nuestros cuerpos juntos, culpemos al alcohol. No debería haber cedido pero no podía evitarlo.
“Prometo que pronto lo estaremos, cariño. Pronto” dijo besando mi frente suavemente. Estornudé cuando mi cabeza comenzó a doler, ella se alejó un poco para mirarme. “Oh dios, estás enferma” movió el cabello de mi rostro. “Ven, princesa” dijo suavemente tomando mi mano, guiándome hasta su pieza. Me sentó en su cama, y secó mi cabello, mis ojos se cerraban lentamente por la fatiga y el alcohol.
Se levantó y me miró a los ojos buscando por el permiso para levantar mi camiseta.
“¿Puedo?” murmuró y de pronto me sentí avergonzada. “Eres hermosa, por favor no tengas miedo” suplico suavemente y me derretí con sus palabras, así que asentí y tomo mi camisa. Levantó el suéter que uso generalmente para dormir, y lo paso por mi cabeza antes de desabotonar cuidadosamente mis pantalones, bajándolos lentamente. Agarró mi mano y se recostó a mi lado, nuestros cuerpos estaban entrelazados y nuestros rostros tan cerca que compartíamos respiración.
“¿Podemos quedarnos así por siempre, Laur?” pregunté mirándola a los ojos.
Obviamente sabía que no podíamos, la mañana inevitablemente vendría y tendríamos que volver a la realidad. Probablemente no seríamos así de cercanas por un tiempo, nuestras inseguridades vencerán mientras tratamos de cubrir nuestro amor. Pero era bonito imaginar que nos quedamos acá por el resto de la vida.
“Tendremos nuestro por siempre, lo prometo” respondió suavemente antes de cerrar sus ojos, y frotar su nariz contra la mía.
En ese momento quería moverme un poco y besarla, o tan solo trazar sus labios con la punta de mis dedos, para así memorizarlos en mi cabeza y recordarlos cuando los extrañé. Quería besarla con predilección y sentimiento, quería trazar su piel bajo la luz de luna con ligereza y pureza, y quería besarla como si nuestras bocas estuviesen llenas de flores, o nubes con suaves fragancias y suaves toques. Y si tuviera que morir ahora sería hermoso. Y si le dijera que la amaba jamás terminaría. Pero solo me quedé despierta hasta que salió el sol, la luz iluminaba ese rostro que tanto amaba.
_____________________
Desperté por el vibrador en el bolsillo de mis pantalones, al otro lado de la pieza. Mi cabeza dolía, y estaba sola en la cama como siempre. Solté un leve suspiro y me levanté para tomar el teléfono.
“Más te vale sea bueno, Sam” murmuré y lo escuché gruñir. Obviamente estaba en el mismo estado que yo.
“Obviamente no has escuchado, ¿verdad?” noté que no podía oírlo sobre el sonido de la insistente lluvia.
“¿De qué hablas?” pregunté y me acosté otra vez.
“Advertencia de temporal, nadie tiene permitido salir de sus hogares por las próximas 72 horas” dijo y mi boca se abrió.
“Sam, ¿qué voy a hacer?” casi grité por teléfono. 72 horas encerrada con Lauren estaba destinado a terminar mal.
“qué harás no es la pregunta” comenzó a hablar cansado. “Le gusto, diría que me ama pero está ‘comprometida con Lauren’. Le dije que no me rendiría tan fácilmente, y me dijo que no lo hiciera. Puedo decir que mi ego está tan herido como cuello porque dormí en el sofá, pero ahora estoy atrapado aquí. ¡Podemos sacar provecho de esto, Mila!” dijo emocionado.
“¿Cómo haremos eso?”
“72 horas de emoción domestica para mostrarles lo que se pierden, y no tendrán suficiente de nosotros” respondió feliz.
“Es muy temprano para tu mierda, Sam. Te escribo después” suspiré, escuchando un leve ‘buena suerte’ antes de colgar. 72 horas era mucho tiempo, quién sabe que pasará.

Admin
Admin

Mensajes : 5816
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 15

Mensaje por Admin el Sáb Jul 30, 2016 10:06 pm

Me quedé en la cama mirando los muros blancos mientras pensaba en lo que pasará durante los próximos días. ¿Intentará algo? probablemente lo hará, pero no puedo dejarla hasta que ella esté soltera y yo también. No tendré otra relación tóxica. Apresuré mucho las cosas con Mac, ¿y cómo terminé con él? aunque ella no se parecía a Mac en lo absoluto. Un fuerte ruido al otro lado del departamento me sacó de mis pensamientos. Suspiré y me levanté antes de recorrer el pasillo que llevaba a la cocina. Lauren está parada en el medio sujetando su cabello en frustración, con ollas y sartenes esparcidas por el piso.
“¿Laur?” pregunté suavemente y ella levantó su mirada. Su rostro se ensombreció aún más.
“Solo quería prepararte desayuno” murmuró soltando un suspiro. Me derretí al verla tan desanimada por no poder hacer un desayudo en la cama.
Comenzó a recoger las cosas, poniéndolas en la cocina.
“¿Puedes hacer panqueques?” le dije suavemente al descruzar sus brazos que había juntado defensivamente, levanté su mentón para que me mirara.
“Mhm” musitó molesta y sonreí.
“Podemos hacerlo juntas” susurré entrelazando nuestros dedos. Sonrió y llevó mi mano a sus labios para dejar un suave beso ahí.
“Buenos días, preciosa” exhaló cuando no nos movíamos de nuestra posición.
“¿Qué tal?” respondí mirándola a los ojos. Sus ojos se posaron en mis labios y luego volvieron a los míos, sabía que quería besarme, y yo quería besarla también. Pero ella sabía lo que necesitaba antes de que lo hiciera, el hecho de que respetara eso me hacía amarla aún más.
El tiempo parecía detenerse cuando nos mirábamos, los truenos y la lluvia afuera eran silenciosos, el reloj ya no sonaba, y la radio que sonaba en el fondo se desvanecía cuando estábamos cerca en el centro de la cocina. Pero un relámpago repentino me hizo saltar, rompiendo así nuestra burbuja. Me giré para hacer la mezcla. Sentía sus ojos fijos en mi espalda mientras me movía, no quería girar y perderme en ellos. 15 minutos después estaba haciendo el cuarto panqueque y ella seguía mirándome. No sabía si eso me incomodaba o me hacía sentir adorada, de cualquier forma ella no se detendría.
“¿Es necesario observar fijamente?” pregunté rompiendo el silencio, oí que se movía y sentí su calor detrás de mí.
“Esto es lindo” dijo suavemente, evitando mi pregunta. Envolvió sus brazos en mi cintura y descansó su mentón en mi hombro, provocando mariposas en mi estómago.
“¿Qué cosa?”
“Tú y yo, cocinando en nuestra cocina” respondió sobre mi hombro.
“No es nuestra cocina” respondí y ella solo me acercó más.
“¿Quieres que lo sea?” preguntó gentilmente y suspiré. Claro que quería.
Quería que fuera nuestra cocina y quería que su cama fuera nuestra cama. Quería que la canción que sonaba fuera nuestra canción, y que el amor que sentía por ella fuera nuestro amor. Pero tenía que compartirla con Normani, y Sam y todos los que estaban atrapados.
“Muchísimo” respondí finalmente contra mi voluntad.
“Entonces es nuestra” dijo feliz después de un minuto de silencio, y levanté una de sus manos de mi estómago para tomarla. Captó la idea y terminamos cocinando juntas, mientras la lluvia rellenaba un cómodo silencio.
____________________
“¿En serio nunca has visto La Dama y el Vagabundo?” pregunte incrédula. Ella estaba parada lado de la televisión tratando de hacer funcionar netflix, yo estaba sentada entre un montón de mantas esperando que volviera.
“Nunca estuvo en mi lista, supongo” respondió vagamente, ocupada con todas las cosas que estaba conectando.
“La vamos a ver, sin reclamos” exclamé emociona por ver mi película favorita. Noté la sonrisa que se instaló en su rostro mientras seguía en lo suyo.
Finalmente lo hizo funcionar y se sentó en el sofá junto a mí. Las luces estaban apagadas, y el cielo no molestaba ya que estaba nublado, así que a pesar de que eran las 4 de la tarde, parecía de noche. La luz de la pantalla iluminaba su rostro y hacía que el aire que yo inhalaba se quedara en mi garganta. Era tan increíblemente hermosa. Se removía tratando de estar cómoda hasta que soltó un suspiro y se levantó.
“Ven” dijo estirando ambas manos para que las tomara.
“¿Qué haces?” pregunté sujetándola, el contacto me daba cosquillas.
“Construir un fuerte” respondió frunciendo el ceño en señal de concentración. Tomó mi mano y me dirigió hasta el sillón, me sentó antes de besar mi frente y susurrar “quédate acá” y girarse. 20 minutos después había hecho un fuerte de cojines y mantas, yo solo me reía cada vez que hablaba con si misma. “Está bien, creo que terminé” mencionó y yo caminé hacia ella, envolviendo mis brazos en su cuello.
“Es adorable” murmuré mirándola a los ojos.
“Tú eres adorable” susurró y me esforcé por contener la sonrisa pero fallé miserablemente. Sus manos lentamente llego a mi labio inferior, contorneando mi labio inferior suavemente. “Te deseo tanto” dijo, sus ojos estaban pegados a donde estaba tocando.
Finalmente me miró a los ojos y llevó sus labios a mi frente, plantando un largo beso ahí seguido de otros más cortos. Tomé su mano y la lleve hacia el fuerte, ambas nos caímos al intentar entrar. No podía aguantar la risa al no poder verla por la oscuridad. Mi mano llegó a su rostro y me reí aún más por los sonidos que emitía. Sujetó mis brazos y nos acercó, de manera que las dos estamos acostados mirando el techo. Sacó su teléfono y jugo con el un rato hasta que me dejo sin palabras. Millones de estrellas brillaban en el techo y las paredes, donde sea que su celular alumbraba. Pestañaban como las que vimos esa noche que pasamos en El Paso, la noche en que supe que estaba enamorada de ella. Las observaba con asombro y sentía sus ojos sobre mí. Finalmente devolví la mirada, su cabello estaba por toda la almohada, su piel lucía suave y sus ojos aún más. Mi mano involuntariamente acariciaba su mandíbula, unía las pecas de su nariz con invisibles trazos, jamás apartando nuestros ojos.
“Te prometí las estrellas” susurró cuando planté mi palma en su delicada mejilla.
“Estoy tan enamorada de ti” murmuré ya que no sabía que otra cosa decir.
Todo lo que estaba sintiendo me abrumaba, debería querer correr lo más rápido posible, y estar con alguien que si pudiera tener, pero el amor de mi vida estaba acostada frente a mí y sabía que era todo lo que quería. Quería que esta tormenta fuera el fin del mundo, deseaba que el piso se abriera y tragara todo a su alrededor para que este fuera mi último momento, y en este momento siempre estaré enamorada y feliz. “¿Por qué solo tenemos tres días?” solté un suspiro atrayéndola aún más, apoyé mi cabeza en su cuello, y entrelacé nuestras piernas y dedos.
“Tendremos nuestro por siempre, amor, solo tenemos que esperar un poco más” susurró sobre mi cabello, la lluvia acompañaba este cómodo silencio. Sentí que me iba quedando dormida, pero la oí decir: “Pero no creo que pueda esperar más.

Admin
Admin

Mensajes : 5816
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 16

Mensaje por Admin el Sáb Jul 30, 2016 10:07 pm

(POV Lauren)
Algunos períodos de tiempo pasan más lentos que otros, a veces sentimos que estamos congelados, otras veces pasa tan rápido que no podemos pestañar. Pero la lluvia se había transformado en una leve llovizna, y ambas estábamos sentadas frente a la ventana mirando la ciudad en el tercer día. No nos tocábamos de ninguna manera ya que ella pensaba que distanciarse era lo mejor, emocional y físicamente. Podía sentirla escaparse de entre mis dedos otra vez porque mañana volveré a ver a Normani, pero había más de esto que ella no sabía. Necesitaba protegerla, mantenerla a salvo o volverá a las calles, si eso significaba mantenerla a cierta distancia entonces que así sea. Me sentía mal por mentirle, sin embargo valía la pena al ver esa maravillosa sonrisa en su rostro. Se acercó más y su nariz casi tocaba el vidrio, de pronto tuve una idea.
“¿Quieres hacer una carrera?” pregunté suavemente, ella se giró y me dio una adorable mirada confundida.
“¿Qué?” preguntó por lo bajo, yo me acerqué para su molestia.
“Elige una gota de agua” dije y ella se volteó hacia la ventana. “Esta es la mía”, apunté a una que iba cayendo por el vidrio.
“La primera en llegar abajo gana” ella asintió antes de mostrarme su gota. Ambas iban lento, pero luego tomaron velocidad y competían muy parejamente. En un punto sus caminos se cruzaron, y terminaron por juntarse en una sola gota, llegando al final juntas.
“Creo que estamos mejor juntas” susurré con una sonrisa, ella solo me dio una mirada vacía antes de girarse y dirigirse a la cocina. Esta no era la primera vez que se alejaba y no me hablaba cuando estaba asustada. Lo hacía porque era insegura, necesitaba proteger su frágil corazón, así que se sometía a un estado de reflexión, pero no me preocupaba porque sabía cómo manejarlo.
Troté hasta alcanzarla y tomé su muñeca por detrás para poder girarla, eso hizo que perdiera el equilibrio y cayera hacia mí. Se dio vuelta y me empujó.
“¡Vete a la mierda, Lauren!” Me gritó en la cara poco antes de entrar a nuestra pieza y cerrar la puerta. No esperaba eso. Después de calmarme me iba a disculpar, pero el teléfono sonó y suspiré, sabía quién era.
Caminé y lo tomé, antes de saludarme él ya me estaba dando órdenes.
“Espero que no estés intentando nada con ella” me gritó, solo pude tragar ante la ira.
“¿Brian, puedes calmarte? Tenemos un trato y no lo voy a romper” suspiré, lo oí callarse un segundo.
“Más te vale, necesitas esto más que yo, pequeña analfabeta de mierda. ¿Has hablado con mi hermana?” preguntó.
“No, está encerrada en el departamento con el tal Sam, novio de Camila” Me tragué mi orgullo al nombrarlo de esa forma.
“¿Y no la has llamado? ¡Vaya novia eres! el trato es simple, Lauren, te quedas con ella, te alejas de Camila, nosotros pagamos por todo y te protegemos. Firmaste un contrato con la PLND por si no te acuerdas mier-“
“¡Claro que recuerdo, Brian!” le grité para que se callara. “No ha pasado nada, ¿entiendes? Llamaré a Normani ahora, además ese contrato solo dura hasta el otro mes.
“Pero por el resto del mes, saldrás con mi hermana, fingirás ser una inteligente dueña de clubs y te quedarás lejos de esa puta, ¿me escuchas?” remarcó.
“No te atrevas a llamarla puta” dije furiosa, lo escuchaba reírse.
“Por cierto, arregla lo que sea que le hiciste a las cámaras en tu pieza, no montamos todo esto para que lo arruines al final” explicó pero no respondí. “¿Me necesitas mañana?”
“No, Brian, puedo ir a comprar comida sin un montón de guardaespaldas” chasquee y él murmuraba insultos por lo bajo.
“Adiós, pequeña mierda” ladró antes de colgar, dejándome con un nudo en el estómago y un dolor de cabeza formándose.
Sé que él heriría a Camila si es que rompía con Normani, pero solo tenía que aguantar un mes y después podría seguir con mi plan; llevarla de viaje a dónde quisiéramos con el dinero que la PLND me prometió por ayudarlos con lo de JP. Finalmente podré tener un hogar y no el estúpido hotel que ellos manejan, finalmente podré amar a la chica en mi habitación sin problemas. Con eso recordé que quizás está llorando en nuestra habitación, necesitaba arreglar eso. Tome un poco de aire antes de correr a la pieza para encontrarme con la puerta cerrada
“Camila, cariño por favor” dije suavemente al escucharla sollozar al otro lado de la puerta.
“¡No! ¡Vete Lauren, te odio!” me gritó desordenamente, yo solo suspiré y volví a golpear.
“Lo siento, En serio lo hago. Te extraño” digo, ella se calmó un poco.
“¿A qué te refieres? Estaba sentada a tu lado” murmuró, yo cambié mi peso de un pie a otro.
“Sabes a lo que me refiero, siempre te alejas cuando te asustas y está bien porque sé que siempre volverás. Pero odio verte triste” hable sin escuchar una respuesta, así que continué. “¿Puedes abrir para que hablemos mejor, por favor?” le pedí, aún no respondía pero escuché pasos y luego la puerta se abrió, encontrándome con unos brillantes, hermosos ojos marrones y una nariz enrojecida. Le di una pequeña sonrisa antes de envolverla en un abrazo que ella devolvió. “Perdón” murmuré sobre su cabello, ella soltó un suspiro.
“yo también” susurró contra mi cuello, yo la guíe hasta la cama y la acosté suavemente, envolviendo mis brazos a su alrededor otra vez. “Solo… rompe con ella por favor, ya no lo soporto más. Cada día dudo más de lo que tenemos. Si me amas lo harás. No puedo seguir esperando, no sé cuánto más podré aguantar” sollozo, yo solo la acerque más, había un nudo en mi garganta solo de pensar que mi estúpido contrato le provocaba tanto dolor.
“Te amo con todo mi corazón, Camila. Prometo que te haré feliz” susurré y me limpié una lágrima que amenazaba con salir. No puedo llorar, este es su momento. Ella necesitaba ser cuidada, no yo.
Sus sollozos pasaron a leves quejidos, y luego a pequeños ronquidos hasta que se quedó completamente dormida en mis brazos. Sabía que mañana rompería su corazón una vez más. Tendría que salir con Normani y tratarla como una princesa, tal como desearía tratar a la chica que tenía en mis brazos. Tendría que acurrarme con Normani en el sofá frente a ella, y probablemente hacerla llorar como lo hacía hace unos minutos. Pero debía darle falsas esperanzas, solo espero que me ame lo suficiente como para esperar otro mes.

Admin
Admin

Mensajes : 5816
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 17

Mensaje por Admin el Sáb Jul 30, 2016 10:08 pm

Por supuesto mis pensamientos fueron confirmados al día siguiente cuando Normani corrió a los brazos de mi amada, estuvieron todo el día en el departamento como si yo no estuviera ahí. Para las 3 en punto estaba tan enojada que fui al asqueroso departamento de Sam y pasé la noche ahí, obviamente ella ni siquiera llamó. Pensé que sería diferente tras nuestros días juntas. Se daría cuenta de lo mucho que quería esto y dejaría a Normani atrás, pero estaba equivocada.
Dos semanas después de nuestro paraíso de tres días y ya estaba a punto de estallar. Estaban pegadas la una a la otra, justo frente a mi nariz haciéndome querer sacar mi cabello. Lauren me habló de una cena importante a la que una amiga la había invitado, todos de alta sociedad. Del tipo de vestidos largos y champagne, algo para lo que realmente tienes que vestirte. Mi corazón me gritaba porque tal vez esto era una señal. Quizás me invitaría a mí en vez de Normani para alardearme en esta sofisticada cena, para decirles a todos lo enamorada que estaba de mí. Eso me mantenía despierta, me causaba mariposas de tanta emoción. Para el día del evento estaba saltando, esperando el momento en que me invitara.
“Quizás lo hará durante la cena, o me preguntará y me besara… o me pedirá ser su novia y después me preguntará” hablé efusivamente antes de tomar un sorbo de mi café, Sam saco un gran bocado de su sándwich. “¡Sam! ¿Estás siquiera escuchando?” Pregunté fingiendo molestia.
“¡Claro que sí! Solo estoy un poco preocupado por el amor de mi vida que sostengo en mis manos” contestó mirando el sándwich de pollo que tenía en las manos.
“No se parece a Normani” mencioné sonriendo, su rostro cayó y dejo la comida abajo.
“Ni siquiera digas su nombre” gruñó llevando las manos a la cabeza.
Él y yo estábamos en la misma página cuando se trataba de satisfacción con nuestros estados de relación. Él paso unos agradables días con Normani, parecidos a los míos con Lauren, entibiando su corazón y enamorándose. Pero al momento de salir las cosas cambiaron exactamente como me pasó a mí. Ella se alejó, dejándolo con el corazón roto y un “no eres tú, soy yo”, además de promesas vacías de que cuando esté soltera, lo encontrará. Como si no tuviéramos sentimientos, o vidas y todo lo que hacemos es esperar a que cambien de idea. Estaba molesta, al igual que él, así que era lindo encontrar a alguien que entendía.
“¿Mila?” Preguntó rompiendo el silencio.
“¿Si, Sammy?” pregunté. Él tomó mi mano por sobre la mesa y me miró a los ojos. Sabía que lo que diría sería serio.
“Sé que no conozco a Lauren como tú. Pero sé que ha roto tu corazón todos los días por cuatro meses, te llena de promesas y odio ver tu hermoso rostro entristecerse cuando volvemos y las ves juntas. El hecho de que mi mejor amiga sufre tanto como yo hace todo peor. Solo quiero que seas feliz, así que debo asegurarme de que no tienes muchas expectativas en caso de que no te invite, ¿está bien?” terminó de hablar suavemente y sentí una ola de ira, pero me tranquilice cuando vi sus ojos. Normani y yo somos las únicas personas por las que se preocupa, cuando una está herida y la otro lo hiere él solo debe querer detenerlo. Lo entiendo, sé que no trata de destruir mis sueños, solo intenta protegerme y lo amo por eso.
“Lo sé, tal vez estoy un poco muy emocionada… está bien, me calmaré. Gracias, Sam” dije finalmente y él me sonrió radiantemente. Terminamos
nuestra comida y note que deje mi teléfono en casa.
“Oye, ¿antes de volver a tu casa podemos pasar a la mía a buscar mi teléfono?” Pregunté mirando el pavimento. Él puso sus manos en sus bolsillos y asintió sonriéndome. Caminamos en la fría primavera hasta llegar al hotel.
Le digo que me espere, él besa mi mejilla y me pide que le enviara un mensaje cuando me vaya. Me subí al ascensor y caminé por el pasillo hasta llegar a nuestro departamento, abrí la puerta y me encontré con velas por todo el piso y todas las superficies posibles. El aire se quedó atrapado en mi garganta mientras caminaba por el camino que dejo hasta el balcón, una sonrisa se posó en mi rostro, ella hizo todo esto para mí. Todo valió la pena, las noches en que lloré hasta quedarme dormida, cada segundo en que dude su amor no se comparaba a esto. Caminé y vi una caja encima de una mesa, la abrí para encontrarme con un hermoso vestido de seda azul adentro. Sentía que mi cara se iba a partir de tanto sonreír, puse la tapa de nuevo y comencé a girar en círculos, mis pies movían los pétalos esparcidos por el suelo. Mi corazón gritaba de felicidad, no podía estar más contenta.De pronto me pregunté dónde estaba. Quería verla, abrazarla, decirle cuando la amaba y finalmente besarla. Volví a la sala de estar, luego a la cocina buscándola. La escuche hablando por teléfono en la cocina, y decidí esperar a que terminara.
“¿Cuánto crees que te tardarás, amor?” preguntó y mi estómago dio un vuelco. “Excelente, estaré lista entonces” “Sí, lo sé” dijo con una sonrisa en la voz, pensé que vomitaría. “Mani, sabes que lo hago…. sí, lo haré. Te veo en un rato”
Sentí que mi corazón colapsaba, todo mi mundo temblaba mientras ella hablaba con voz delicada, pero nada me preparó para lo que venía después.
“Yo también te amo, cariño”
Sentí la furia correr a través de mi cuerpo. Todo lo que salía de su boca cuando me hablaba era mentira. Pensé que podía confiar en ella, al fin podría enamorarme completamente pero obviamente no lo merecía. No merecía nada. Era un desperdicio, ¿por qué sería mejor que su novia supermodelo? ella tiene todo lo que merece, yo solo soy una distracción. Soy la destruye hogares, un poco de emoción cuando su vida se vuelve aburrida, no era lo suficientemente estable. No era lo suficientemente buena.
No noté las lágrimas hasta que llegaron a mi mandíbula y cuello. Estaba temblando y tuve suficiente. Estaba aburrida de esperarla, aburrida de aguantar toda su mierda. Rápidamente corrí a mi habitación, saque un bolso y comencé a echar la ropa, mis jeans, mis shorts, mis camisas, su suéter… Lo sostuve y me pregunté si alguna vez podré vivir sin él, en el fondo sé que hoy no dormiré si no lo tengo.
“Te protegerá mejor de lo que ella hizo” me dije a mi misma sombríamente al cerrar el bolso.
“Amor, ¿Eres tú?” preguntó caminando hacia la pieza. “Hola, ¿cuándo llegaste?” preguntó un poco asustada pero lo ocultó con una sonrisa. Una sonrisa que podría detener guerras, pero podría iniciarlas también.
“Me harté” dije fríamente tomando mi bolso y caminando hacia la puerta.
“Camila, por favor. No tenías que ver todo esto” mencionó suavemente cuando la empuje y salí al pasillo.
“Pero lo hice, ¿verdad? La ibas a invitar a la cena, mierda, porque la amas Lauren” escupí y me dí vuelta. Su piel se veía muy pálida, había bolsas bajo sus ojos y se ve más pequeña. Parece débil, perdida incluso
“No la amo” susurró y desvió su mirada al piso.
“¡Te escuche decirlo por teléfono! ¡Estas jodidamente enamora de alguien que no soy yo! Amas a tu novia, lo cual es completamente normal, felicidades. Yo… me voy, ¿está bien? Y jamás me volverás a ver. No me llames, no me visites, no hagas nada porque no te quiero volver a ver” al decir esto sus ojos subieron para encontrarse con los míos, estaban llenos de pánico.
“No, no digas eso. No te vayas” su voz se rompió con miedo. Quería besarla. Tenía tantas ganas de sostenerla que me daban ganas de llorar.
“¿Qué quieres que haga? ¿Qué me siente y vea como la amas? ¡Estoy cansada de ser la persona con la que duermes cuando te sientes sola, Lauren! Estoy cansada de ser la segunda opción. Quiero sostener tu mano fuera de estas paredes, quiero que estés orgullosa de mí, de nosotras y de nuestro amor, pero no lo estás. Tienes miedo. Podías conducir autos a gran velocidad y sostener armas, pero no le puedes decir a las personas que me amas. Eres una cobarde, Lauren” dije caminando hacia la puerta.
“Pero te amo, estoy tan enamorada de ti que duele” comenzó a llorar, yo aguanté la respiración para evitar el dolor. La amo, amo su voz, su risa, su sonrisa. “Duele mucho, por favor Camila, no me dejes” Amo su aroma, amo su piel, amo su gran corazón, amo la manera en la que dice mi nombre.
“Has roto mi corazón muchas veces, Lauren. Te odio. No me vuelvas hablar jamás.” La amo.
Di un portazo y corrí por el pasillo, me limpié las lágrimas en el ascensor. No me iba a desperdiciar más lágrimas por ella, a pesar de que mi corazón duele como si lo hubieran sacado de mi pecho, y sentía los latidos en mis oídos. Comencé a caminar automáticamente por las calles hasta irrumpir en el departamento de Sam, y encontrarlo en la cocina.
“Mila, ¿cómo te f…?”
Lo interrumpí sellando nuestros labios, empujándolo hasta el mostrador. Él estaba sorprendido, así que lo bese más fuerte, empujando mi cuerpo contra el suyo. Sentí sus manos en mis caderas, empujándome suavemente.
“Mila, ¿Qué estás haciendo?” preguntó, su voz estaba llena de confusión.
“Por favor, Sam. En serio necesito esto ahora” le rogué mirándolo fijamente, entrelace mis dedos detrás de su cuello atrayéndolo más cerca, reconecté nuestros labios y esta vez si me beso. Forcé la entrada de mi lengua en su boca, y comenzaron a moverse rítmicamente. Él me empujo contra el mueble, levantándome hasta envolver mis piernas alrededor de su cintura, sus fuertes brazos me sostenían.
“Pieza” murmuré contra sus labios, el me llevó torpemente hasta la habitación, posándome en la cama y se quedó parado ahí. Rápidamente me levanto y tomé sus jeans, desabrochándolo hasta que sus manos me interrumpieron.
“No creo que sepas lo que estás haciendo ahora. Estás molesta” aún me estaba deteniendo.
“Sam, mi corazón fue destruido en miles de pedazos, estoy muy molesta. No me hagas preguntas, y solo hazme un favor ¿está bien?” pregunté, noté como él lo estaba pensando, pero no le di la oportunidad de responder, porque lo atraje hacía mí, conectando nuestros labios y sintiendo absolutamente nada.


Admin
Admin

Mensajes : 5816
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 18

Mensaje por Admin el Sáb Jul 30, 2016 10:09 pm

Me desperté gracias a unos fuertes ronquidos y al aire congelando mi cuerpo. Abrí mis ojos para notar que la mitad de las sábanas habían sido robadas por la persona que se encontraba a mi lado. También noté que estaba desnuda. Lentamente me giré y ahí estaba él, roncando. Revisé bajo las sábanas y obviamente él estaba también desnudo. Solté un suspiro y lleve mis manos hasta mi rostro, sabía que lo de anoche fue un gran error. Era todo tan triste, cuando me tocaba solo podía pensar que no era Lauren. Su cabello no era largo como el de ella, sus ojos no brillaban como los de ella. Sus manos, fuertes brazos, cuerpo pesado, cuello marcado era todo lo que ella no era. Solo podía imaginar lo que ella haría. Habría jugado con mi pelo después y trazaría mi piel con sus dedos, me habría llamado hermosa y me recordaría que me amaba, y que no era solo sexo sino que hacíamos el amor. En ese momento la extrañé más que nunca, quería que ella estuviera a mi lado, pero no estaba. Escuché a Sam gruñir a mi lado, rápidamente sequé mis lágrimas y seguí mirando el techo cuando sentí su vista puesta en mí.
“Hola Mila” saludo acercándose a mí. Finalmente lo miré y su rostro se suavizó. Él entiende. Me envolvió con sus grandes brazos, y me contuvo cuando comencé a llorar.
“Es que… tú no eres ella” tartamudeé entre lágrimas
“Oye, no llores” dijo suavemente, yo me alejé para mirarlo a los ojos.
“Traté de fingir que eras ella” susurré, él asintió como respuesta.
“Ya que estamos siendo honestos, creo que debo confesarte que fingía que tú eras Normani” murmuró y secó mis lágrimas.
“Si no hubieras fingido estaría más preocupada” ambos nos reímos.
“Somos dos desastres, ¿verdad?” preguntó al cabo de un momento, acercándome más a su cuerpo.
“Sé que nos pasó, Mila. Tú necesitabas sentirte querida y yo también. Eres mi mejor amiga y nada va a cambiar” continuó, yo solté el aire que no sabía que aguantaba.
“Gracias Sam” susurré y caímos en un cómodo silencio.
“Te quiero” dije antes de dormirme.
“Yo también, pequeña” respondió él.
________________
Ella llamó. Me mandó mensajes. Apareció en la puerta de Sam, y ni siquiera se rindió cuando Sam salió solo en bóxer pidiéndole que se fuera. Esperó todo el día afuera pero la ignoré. Los días pasaban y Sam iba a trabajar, yo limpiaba o leía hasta que él volvía. A veces ella me llamaba en esos momentos, sabiendo que Sam no estaba para protegerme. Llamaba en la puerta pero yo no respondía, escribía cartas que quemaba en la chimenea, mandaba menajes o emails, pero mi estaba muy molesta como para siquiera mirarlos. A este punto ya no me importaba como se sentía, quizás me esta auto compadeciendo mucho pero me dolía menos, eso era todo lo que importaba.
Volví a leer. Sam volvía a casa con un nuevo libro de segunda mano cada noche, que yo terminaba a las 2 de la mañana el día siguiente. Se sentía bien perderme en un mundo donde ella no estaba. Para la segunda semana Sam pensó que estaba bien. Me reía y actuaba como si todo estuviera bien, que finalmente estaba sanando, pero esa noche caí y recordé lo mucho que aún la amaba y que siempre lo haría. No creía poder extrañar tanto algo. Es como si alguien hubiera sacado una parte de mí. Cuando leía escuchaba su voz. Cuando cocinaba la imaginaba a mi lado, cavando un hoyo en mi espalda con su mirada. Su risa hacía eco en mis oídos, sus ojos verdes me enviaban a un estado de depresión, así que volví a lo que hacía en mis años de adolescencia.
Necesitaba adrenalina. Necesitaba pasión, vanidad, y algo que se pareciera a lo que ella me dio. Necesitaba luces, música fuerte y toda la bebida que pudiera aguantar. Sam no sabía que salía cuando él dormía, pero era lo mejor. Estaba preocupado, lo veía en sus ojos cuando me quedaba mirando a la nada y no recordaba de que hablaba. Así que esperaba a durmiera.
Las luces golpeaban los cuerpos de la gente que me rodeaba. Azules, amarillos, rojos y verdes. Verde profundo como los campos de césped. Cerré mis ojos cuando todo se iluminó de ese color. No lo soportaba. Moví mi cuerpo al ritmo de la música. Los cuerpos me empujaban pero me gustaba sentirme perdida. Movía mis caderas y empujaba mi cabeza hacia atrás, de pronto sentí unas manos jalándome.
“¿Cuál es tu nombre, hermosa?” Él pregunto en mi oído. Hermosa. Lauren me llamaba así. Pero lo decía con amor, no con un deseo sexual.
“Camila” me giré hacia él. Cabello rubio oscuro, ojos azules y una sonrisa que debería debilitar mis rodillas, pero no sentía nada.
“James” sonrió maliciosamente, yo pase mis manos por mi cabello. “Eres tan caliente” él masculló contra mi oído y mi estómago se revolvió, pero me merecía esto.
Merecía tener sus grandes manos masajeando mi cuerpo. Merecía caliente por sobre hermosa. Pero muy en el fondo de mi mente sabía que no quería ser descrita como “caliente” a las 2am producto de la adrenalina. Quería “hermosa” a las 10am acompañado de un café, con el cabello levantado y todo el día por delante. Pensé que ella podría darme eso, pero estaba equivocada.
“¿Puedo comprarte un trago?” preguntó y yo asentí, sabiendo que no debía. Ya bebí mucho. No podía caminar, no podía pensar. Pero lo deje y me pidió algo. Sus palabras se convirtieron en un inaudible murmullo cuando me di vuelta y me encontré unos ojos verdes. Mi cabeza giraba, tratando de encontrarla otra vez, pero el centenar de personas presente me lo impedía. Tal vez era solo el alcohol. Sentí su mano en mi muslo y su aliento contra mi cuello. Me pasó el vaso y tomé un sorbo, un desconocido sabor amargo.
“¿Le pusiste algo a esto?” balbuceé, su rostro se iluminó gracias a las luces verdes. Verde
“No cariño, no podría” respondió con una sonrisa y yo empezaba a sentirme mal. Seguí bebiendo mientras las luces parpadeaban. Moría por olvidar. El salón entero comenzó a girar, yo ni siquiera podía sostener mi cabeza así que la apoyé en su hombro. Sus manos estaban un poco muy abajo en mi espalda pero estaba muy débil como para quejarme. De pronto mis rodillas se debilitaron y todo se fue nublando.
“Ven” dijo y me guio a la salida.
“¿A dónde vamos?” hablé lentamente, incapaz de moverme. Él no responde y sé que esto es malo, obviamente puso algo en mi bebida porque no siento mis brazos.
Trato de gritar pero mi mandíbula se siente como una gran carga, y ya no tengo voz. Quiero a Lauren. La quiero acá ahora, ella me salvaría. ¿Lo haría verdad? Ya no la conozco, estaba llena de falsas promesas. Todo lo que sé ahora es que estoy siendo arrastrada por un tipo que me drogó. No me importa, no valgo nada de todos modos. Las chicas como yo merecen esta tipo de cosas. Cerré los ojos cuando ya no podía más y deje que la oscuridad ganara.
_____________________
Me desperté por la luz solar, estaba sobre una montaña de almohadas y cojines. El aroma de las almohadas era familiar y me levanté en cuanto recordé donde había olido eso antes, ahí estaba, al final de la cama. Con las piernas flexionadas, un tazón con café en sus manos, el pelo tomado, sin maquillaje y mirándome fijamente. La escaneé con mi mirada, sus ojos se veían más claros igual que su piel, su cabello casi negro brillaba, la luz tocaba su piel tan delicadamente como yo quería hacerlo. Me pregunto cuántas personas la habrán llamado hermosa o lo han pensado. Después me pregunté cuántas personas, como yo, se dieron cuenta de que la palabra “hermosa” no le hacía justicia. Me pregunto si soy la única que se siente desesperada buscando las palabras o la manera de explicar lo maravillosa que es. Como no es solo sus ojos, y sonrisa, y todo lo físico de ella. Había hermosura en su forma de ser al igual que el viento movía el cabello de las personas, o como el océano cubría los pies de alguien lentamente. Era una belleza que no podías mirar, solo sucumbías ante ella. No puedes alcanzar esa bella, solo corre por las venas antes de lo notes.
La habitación en la que estaba era una que nunca había visto. Era pequeña, deteriorada y con aspecto rudo, con toques de comodidad como las almohadas y la gran cama en la que estaba. Mis ojos volvieron a ella y solo la miraba con la boca abierta mientras ella me estudiaba a mí.
“Buenos días, hermosa” dijo finalmente con suavidad, rompiendo el silencio.
“¿Dónde mierda estoy?” dije ignorando las mariposas en mi estómago.
“Mi nuevo departamento” susurró antes de llevar la taza a sus labios, sin preocuparse por mi tono violento. “Está al frente del de Sam” continuó y me perdí. Salté de la cama y noté que estaba usando uno de sus suéteres.
“¿Cómo llegué acá?” crucé mis brazos, ella me miraba con cariño.
“Golpeé al tipo que te estaba llevando, y te traje acá” respondió suavemente haciéndome enojar.
“¡Lauren no necesito tu puta ayuda! No soy nada para ti, no quiero volverte a ver, por qué no respetas eso y me dejas sola” grité tratando de tragar el nudo en mi garganta, mentirle era la única forma de hacerlo. Necesitaba salir de acá. Quería besarla. Necesito a Sam, él sabrá que hacer.
“¿Por qué no vuelves a la cama y hablamos?” pidió suavemente, yo negaba furiosa.
“No te debo nada” escupí.
“Pero yo te debo todo, necesito explicarme” continuó hablando con el mismo tono, yo quería que me gritara. Que mostrara que está molesta y enojada al igual que yo, pero seguía igual de amable que siempre.
“No quiero más excusas de mierda, Lauren. Todo lo que haces es mentirme” dije y ella solo suspiro.
“Dame 10 minutos, si no te hago cambiar de idea te dejaré sola” aseguró calmadamente, yo solo la observaba. Esta decisión descifraría si aún siento algompor ella o no, pero ambas sabemos que al amor sigue ahí. Nos amábamos tanto que dolía, pero no estábamos enamoradas. Sé que si no le doy la oportunidad esto se acaba, saldría de la pieza y jamás volvería. Nunca escucharía su voz o vería su rostro otra vez, y no sé si puedo soportar eso, así que me senté.
“10 minutos” dije severamente y ella sonrió.
“Rompí con Normani. Solo estaba con ella porque estaba siendo sobornada por la PLND. No estoy enamorada de ella. Tenía que reunir dinero para reconstruir mi vida ya que no soy empresaria ni una socialité. No soy quien pensabas que era, perdón por haberte ocultado esto pero te habrían herido si te contaba. Ahora me dejaron sola, corté todos mis lazos porque el contrato se acabó. Me mudé a este departamento para mantenerte a salvo ahora que tal vez te perdí. Sé que sales cada noche y haces cosas que no deberías, pero me aseguro de que llegues sana siempre. No duermo o como sin pensar en ti. Tú eres todo para mí, todo lo quiero. Me haces… no puedo ni describir lo mucho que me afectas. Eres como mi sombra, estás dentro de mí y no quiero deshacerme de ti. Te amo, te amo muchísimo y me está matando, no puedo con ello” susurró con la voz quebrada y el silencio quedo en el aire como el humo. Estaba en shock, ella me ocultó esto durante todo el tiempo que pasaba llorando esperando que me escogiera.
La miré, con sus brillantes y húmedos ojos verdes, y su labio inferior que temblaba porque trataba de aguantar las lágrimas, y jamás he estado tan sorprendida en mi vida. Sorprendida porque me mintió, sorprendida por lo traicionada que me sentía, sorprendida por lo mucho que la amo. El tiempo pasaba y yo solo la miraba e hice algo para liberar toda la amargura e irá que aguante durante el último mes. La abofeteé, el sonido de piel contra piel lleno el aire. Pero antes de que pudiera responder, tomé el cuello de su camiseta y la atraje hacia mí, hundiéndonos entre los cojines enterré mis dedos en su cabello. Mantuve el contacto visual mientras nos giraba, yo sobre ella mirándola fijamente. Llevé mis labios donde mi mano golpeó unos segundos atrás y la besé millones de veces, curando la piel rojiza con amor. Me alejé y la miré antes de hablar.
“Joder, te odio Lauren Jauregui” susurré contra sus labios antes de juntarlos finalmente, haciendo que todo mi mundo explotara.
Mi piel se erizó, corrientes de electricidad llegaban hasta las puntas de mis dedos cuando nuestros labios se movían, ella suavemente tocaba la piel de mis caderas, atrayéndome más cerca. La extrañé tanto, casi lloriqueé al darme cuenta de eso. Mis manos masajeaban su nuca mientras nos juntábamos más, y gemí en su boca cuando profundizamos el beso. Me acercaba más y más, hundiéndome en ella cuando nuestras lenguas se juntaron y sentía sus manos viajando a través de mi espalda. Pero la amargura y la irá golpearon mi garganta y recordé lo mucho que me hirió, lo mucho que debería odiarla, todo el dolor que sentí en mi pecho por su culpa. Me alejé abruptamente y me levanté, tomé mis cosas y me dirigí a la puerta, salí al pasillo a llamar en la puerta de Sam.
“¡Camila, por favor!” La oigo rogar desesperada. En eso Sam abre la puerta y se para ahí con cabello desordenado y cada adormilada.
“¿Qué-” comienza pero lo empujé hacia el departamento y cerré la puerta, mi espalda choco con ella y yo tragué fuertemente.
“Te amo” la escucho decir desde el otro lado de la puerta. “En serio lo siento, solo… no te rindas conmigo” dice, su voz se quebró pero no respondí, Sam aún estaba muy sorprendido como para hablar.
Después de 10 minutos de silencio se fue, dejándonos a Sam y a mí en silencio.
“¿Qué fue eso?” preguntó, yo suspiré.
“No preguntes” respondí antes de que ir a la pieza y lanzarme a la cama.
“¿Quieres hablarlo?” cuestionó desde la puerta.
“Nop” él solo suspiro.
“¿Café?” me ofreció.
“Finalmente algo que puedo aceptar” suspiré contra la almohada y lo oí reírse de camino a la cocina, dejándome sola y confundida como siempre.

Admin
Admin

Mensajes : 5816
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 19

Mensaje por Admin el Sáb Jul 30, 2016 10:10 pm

El autodescubrimiento es algo para lo que nunca he tenido tiempo en mi vida. Si no me estaba emborrachando con amigos falsos, me encontraba corriendo muy lejos de algo inevitable con la persona incorrecta en el lugar equivocado. No dejaba tiempo para las emociones ni para descubrir como manejo mi ser; así que, naturalmente crecí rechazando cosas que debería apreciar, era más fácil de hacer. Debí traumatizarme por el hecho de que fui arrancada de mi familia y mi hogar para huir por todo el país con un hombre que ni siquiera podía comprender que era el cuidar de otro; pero no lo estoy, he rechazado esa idea también. Y ahora, Lauren ha cruzado por mi mente por milésima vez esta noche y yo la rechazo igual, porque es así como me ocupo de las cosas.
El hecho de que ella me haya salvado noches atrás en el club, no cambia mi actitud en nuestra situación actual. Yo seguía amargada sobre cómo su amor me había conquistado y aunque yo sabía que mis problemas de confianza estaban en el camino de cuan perfectas podríamos ser juntas, acabé cayendo en un pozo sin fondo de la autocompasión dándome cuenta que ella podría aplastarme si yo le daba otra oportunidad. Yo no quiero que mi corazón sea herido de nuevo, no creo que pudiese levantarme. Nunca entendí como manejar un amor tan poderoso como el que ella me ofreció, estaba completamente desorientada y francamente asustada. Así que continué como si no hubiésemos tenido nuestra extraña interacción la otra mañana y seguí a escondidas; algunas veces viéndola, otras veces no la veía en toda la noche pero sabía que estaba ahí, siempre viéndome como si fuera de su posesión.
Normalmente yo me había compuesto, hasta que sentía como bebida tras bebida rodaba en mi garganta y siempre dejaba a mis lágrimas caer en silencio en el frío camino a casa por el hecho de que ninguna de las personas con las que he hablado hoy, están aquí. Cada par de ojos que miré no eran suyos, cada toque que no fue suave y cada voz que arrastró palabras en mi oído me dio escalofríos como la de ella sin pensarlo hacía. Yo me había tropezado al iniciar cada mañana y había caminado como un zombie hasta el día que Sam se rompió.
-Necesitas un trabajo- Dice duramente mientras corre las cortinas y deja a la luz golpear mi cara soñolienta.
-Vete- Murmuro contra la almohada y me vuelvo en un intento fallido de esconderme de la luz del sol.
-No Mila, hablo en serio- Dice con severidad, reconozco su tono de estar hablando en serio y me siento en la cama para encararlo. –Vienes a las 5 y a las 6 cada mañana después de hacerte mierda cada noche y esto se está volviendo cansado. No pagas renta o algo, así que vas a conseguir un trabajo y punto- Termina de decir y yo suspiro.
-¿Cómo sabes siquiera que me voy todas las noches?- Murmuro entre mis manos y él sonríe.
-Hablas contigo misma cuando estás ebria, por supuesto que voy a escucharte- Dice y yo vuelvo a suspirar.
-Ok, escucha: Iré a conseguir un trabajo mañana…estoy muy cansada ahora - Digo de vuelta y me arrastro de vuelta a la cama.
-Bueno, tendrás que levantarte ahora mismo, no tienes otra opción. Hablé con mi amigo y su tío te consiguió un trabajo. Empiezas en una hora- Dice lanzándome un uniforme a mi cuerpo inmóvil. Gruño en respuesta, no lista para levantarme todavía. Oigo sus pasos y la puerta cerrarse. Una oleada de culpabilidad voló a través de mí ante el pensamiento de él sabiendo que me iba a beber todas las noches.
Pero esto podría ser un nuevo comienzo para mí, podría limpiarme y por fin poder meditar correctamente si tuviera algún tipo de pensamiento que atravesara mi mente durante el día. Poco a poco me levanté y tomé las pastillas que Sam me dejó en la mesita de noche, llevé mi cuerpo a la regadera. 40 minutos y ya estaba bañada, vestida y caminando calle abajo hacia la cafetería situada a 15 minutos de nuestro apartamento.
-John me dijo que su tío es genial en todo excepto por la puntualidad, tienes que estar aquí temprano o estarás fuera, ¿Ok? Eso significa que no más salidas, incluso si Lauren te cuida toda la noche- Él murmura y mi mandíbula cae cando escucha lo último.
-¿Cómo sabes que ella me sigue?- Le grito cuando nos detenemos afuera del pequeño establecimiento.
-Bueno, he estado hablando con ella- Dice mirando a los autos, me pongo enfrente de él para que me mire directamente.
-¿Desde cuándo tu y Lauren son amigos?- Exijo, irritándome de que él ha estado escondiendo mucho de mí.
-¡Hey, no te enojes conmigo! No soy el único que ha estado ocultando secretos aquí…- Muerde de regreso formándose las nubes de silencio en el ambiente. –Mira, lo siento por decirte eso ¿Ok?, Yo sólo…sé lo que Lauren hace en ti. Eres más feliz cuando estás con ella y francamente pienso que ahora que tiene su cabeza fuera de todo su lío ella podría ser lo suficientemente buena para ti- Dice tierno, tomándome de la mano y viéndome fijamente. –Pero ahora has tenido tu cabeza en tu culo, así que estoy conduciéndote para que puedas tener tu “Felices para siempre”- El dice y ríe mientras yo suspiro.
-Yo no sé nada de eso Sammy- Frunzo el ceño.
-Mientras seas feliz, yo soy feliz- Él dice y le sonrío mientras me envuelve en sus enormes brazos.
-Te recogeré más tarde ¿Ok?- Murmura contra mi cabello y besa mi cabeza antes de que me separe. –Estoy orgulloso de ti princesa- Dice mientras me despido con la mano.
-Lindo novio- Escucho a alguien decir detrás de mí y salto antes de girar a ver cara a cara a una guapísima chica en un traje similar al mío.
-Oh…no, él no es…- Tartamudeo y ella eleva su ceja, casi cuestionándome.
-Entonces, ¿No hay novio?- Ella pregunta con una sonrisa asomándose en sus labios y yo no puedo hacer otra cosa que sacudir mi cabeza. Ella desliza sus ojos de arriba hacia abajo por todo mi cuerpo antes de encontrarse con mis ojos de nuevo. – Perfecto- Ella dice. –Soy Grace- Dice y extiende su mano para que yo la tome.
-Camila- Contesto rápidamente y tomo su mano.
-Eres linda- Afirma mirando hacia abajo a nuestras manos unidas. –Manos suaves- Ríe para después agitar su largo cabello ondulado fuera de su rostro y yo tomo este momento para ahogarme en ella.
Tengo que admitir que es innegablemente bella, con su piel bronceada y sus ojos marrones brillantes. Ella era alta y aunque traía un uniforme puesto era obvio que tenía un cuerpo asombroso. La punta de su nariz y sus labios color ciruela contribuyeron al “factor ternura” de su persona, mientras que sus ojos y su cuerpo despedían un ambiente completamente diferente.
-Por mucho que me gustaría quedarme aquí afuera y dejarte mirarme todo el día, tenemos que trabajar- Ella ríe en una voz algo ronca y se da la vuelta para caminar hacia el café.
-¡Ah Grace! Ya veo que has conocido a Camila- Un pequeño hombre dice detrás del mostrador en un espeso acento italiano.
(En italiano)-Si tío, ella es hermosa, ¿No?- Dice y camina detrás del mostrador. La forma en que suena ese idioma en su lengua me hace temblar.
-Si pequeña Grace- Ríe de vuelta para después mirarme. –Ella es, ¿Cómo se dice?… ¿Fan de las cosas hermosas?- Me dice con una amplia sonrisa a lo cual yo solo puedo forzar otra de vuelta.
-Si…Grace te ayudará con tre…- Se queda callado, probablemente tratando de encontrar las palabras correctas. – ¿El aprendizaje de las cuerdas?- Pregunta con suerte y no puedo dejar de reír por su equívoca comunicación.
-Eso es perfecto, ¿Gracias por el trabajo…?- Digo de vuelta tratando de que coja la indirecta.
-¡Oh! Soy Paolo, es un placer- Dice con una sonrisa que yo devuelvo y doy la vuelta para ir a encontrarme a la otra chica que ha ido detrás de la trastienda.
——————————
7 horas más tarde estoy colgando al fin mi delantal y siento una satisfacción establecerse en mis huesos. He hablado con más gente hoy de lo que he hecho en meses y realmente lo disfruté, una sonrisa apareció en mi cara ante la perspectiva de regresar y hacerlo de nuevo.
-¡Buen día el de hoy Camila! Eres muy, ¿Cómo se dice? Una niña de trabajo duro, ¿No?- Paolo me sonríe y yo asiento con la cabeza.
-Te veré mañana Paolo, gracias de nuevo- Digo antes de lanzar mi abrigo sobre mi espalda y caminar hacia la puerta.
-¡Hey, espera ahí!- Grace grita detrás de mí y me volteo a verla metiendo sus manos a los bolsillos de su abrigo corriendo hacia la puerta.
-Bonita noche- Le digo a medida que caminamos sobre el pavimento y miramos hacia la noche estrellada.
-Justo como tu- Me dice de vuelta y yo no sé cómo responder de manera que sólo camino en silencio. -¿Camila?- Pregunta y veo a sus ojos marrones. –Esto podría ser un poco raro pero me preguntaba si…- Fue interrumpida por Sam saliendo de un taxi mientras el conductor tocaba la bocina. –Eh… ¿Tal vez quisieras ir a comer o ir por ahí algún día? – Ella pregunta y mi cara se ruboriza. Ella me estaba pidiendo salir, en una cita, como más que amigos.
-Oh…Grace, eso es muy dulce, pero ¿Puedo pensar en ello? No es un no, sólo tengo mucha cosas que están pasando en este momento- Contesto y veo el brillo que sus ojos adquieren con emoción.
-¡Si, por supuesto! Tómate todo el tiempo que necesites- Ella dice con una sonrisa. –Te veo mañana- Dice mientras me subo al auto. –Bye-
-¿Quién era ella?- Sam pregunta al segundo de cerrar la puerta. -Grace- Contesto simple y abrocho mi cinturón de seguridad cuando él voltea a verme desde el asiento del copiloto.
-No me gusta- Me dice mirándome a los ojos.
-¡Ni siquiera la conoces!- Me quejo y se da la vuelta para hacer frente a las calles.
-No necesito hacerlo, ella no es Lauren- Dice con calma y yo bufo en respuesta.
-Ella es linda- Digo.
-Ella se está poniendo en el camino- Dispara de vuelta.
-¿Podemos hablar de otra cosa?- Pregunto cuando me doy cuenta que no vamos en dirección a nuestro apartamento. – ¿A dónde vamos?- Pregunto mientras la luces pasan sobre el vidrio del auto.
-Al super, Lauren viene a cenar- Contesta cortante, evidentemente aún irritado por lo de Grace.
-¿Cuándo podré opinar acerca de esto?- Grito y él se da la vuelta para verme.
-Tú pierdes el poder a la opinión en cuánto ella me tuvo que decir que te destruías cada noche. Es un “Gracias-por-salvar-a-Camila-de-su-vida-fiesteradestructiva” y tú vas a reírte y a pasar un buen rato esta noche, ¿Entendido?-
Pregunta y suelta un suspiro.
-Bien…- Murmuro sabiendo que mi noche apenas comienza.

Admin
Admin

Mensajes : 5816
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 20

Mensaje por Admin el Sáb Jul 30, 2016 10:10 pm

-¿Consigues la pasta por mi? No puedo alcanzarla- Murmuro mientras mi atención se centra tratando de descifrar la horrible caligrafía de Sam en la lista de compras mientras empujo el carrito.
-¿Estabas siquiera escuchándome?- Sam pregunta detrás de mi mientras trota para ponerse a mi paso y arroja la pasta dentro del carrito.
-No, no realmente- Digo monótamente mientras tomo tomates de un estante inferior.
-Ella ha cambiado Camila, lo puedo ver. Ella ha crecido- Él divaga mientras camino por delante, ignorándolo. -¿Por qué no sólo sacas tu cabeza de la arena Camila?- Él medio me grita y siento como se va rompiendo mi límite.
-Sam, estoy herida ahora mismo y mucho. En la única persona en la que confío ahora eres tú, pero se está acabando desde que eres un obsesivo acerca de todo esto; no quiero tener nada que ver con ella en este momento, ¿Ok? Sólo respeta eso- Digo con calma antes de seguir caminando.
-No vas a conseguir superarla ignorando todo. Y esa chica Grace no es buena para ti- Dice devuelta.
-Este trabajo me está ayudando a seguir adelante y puedo verla ayudándome a seguir adelante también…Sigo sin saber si invitarla a cenar o no; no he decidido - Digo tratando de convencerlo de cómo me estoy sintiendo.
-¿Te invitó a salir?- Grita y yo suspiro. -En realidad tuvo el descaro de pedirte que salieran, sabía que era ella una broma- Termina bufando.
-Ella es bonita- Digo a la ligera y él gruñe.
-Lauren es bonita- Tira de nuevo.
-Ya no pienso en Lauren- Digo mientras sigo caminando.
-Estás delirando- Dice con recelo y suspiro otra vez, dejándonos continuar nuestras compras en silencio.
…………………
El camino a casa estaba tan lleno de tensión como el camino en auto al supermercado, ninguno de nosotros soltó una palabra hasta que llegamos a la unidad de departamentos; Sam decide romper el hielo.
-Lo siento- Murmura.
-Lo siento también- Dije acercándome y tomando su mano, tiré de su brazo hacia mi cuerpo mientras lo abrazaba y caminamos al mismo tiempo.
-Vamos a pasar un buen rato esta noche, ¿Ok? Pero por favor, deja tu mente abierta acerca de Lauren, sólo dale una oportunidad antes de que ésta chica Grace te infecte- Dice en voz baja y yo asiento.
-Ok, sólo por esta noche- Suspiro. No sabía lo que iba a suceder, ya que era sólo Sam, Lauren y yo pero estaba; mejor dicho, más cómoda sabiendo que no íbamos a ser sólo Lauren y yo.
Entramos al apartamento de Sam un rato más tarde y el empezó con la cena mientras yo trataba de limpiar, pero me rendí después de los primeros dos cuartos; no es como su hogar, no está tan desordenado de todas formas. Me encontré mirando hacia el espacio pensando en cómo saldrá esta noche. ¿Qué estará vistiendo? ¿Coqueteará conmigo? ¿Están ella y Sam trabajando juntos ahora? No estaba segura, pero estaba muy, muy nerviosa. No supe cuanto tiempo había estado soñando despierta hasta que el timbre de la puerta sonó a través del tenue silencio de las habitaciones, mi corazón empezó a latir como martillo contra mi pecho.
-¡Tu novia está aquí!- Grita desde la cocina, yo ruedo los ojos.
-¡Ella no es mi novia!- Grito de nuevo y hago mi camino a la puerta. Respiro profundo y agarro la manija de la puerta, mi corazón golpeando mi pecho. Al fin tomo el coraje de abrir la puerta sólo para tener mi aliento de vuelta.
Ella estaba vistiendo un vestido blanco, corto y sencillo; tenía la mitad de su cabello recogido, su maquillaje hizo que incluso sus perfectos ojos lucieran aún más verdes, yo podía ver el puente de pecas que cruzaba su nariz. Sostenía nerviosamente un pequeño ramo de rosas en su mano y me hubiese burlado de ella sobre cuán ansiosa se veía, si tan solo pudiera apartar mis ojos de ella. Nos quedamos en silencio en el marco lúgubre de la puerta, bebiéndonos una a la otra y se sintió como si fuera la primera vez que la viera.
-Hola- Exhalo rompiendo el silencio con una voz tan frágil como un ratón.
-Hola- Responde con una pequeña sonrisa formándose en su rostro y siento como estoy empezando a ruborizarme.
-¡Ah Lauren, que gusto verte! Pero estoy seguro que Camila está un poquito más emocionada de verte- Dice mientras se pone su chaqueta.
-Saquen la comida del horno en 20 minutos, yo estaré de vuelta en seguida, terminen sus divertidos asuntos para ese entonces- Indica. La confusión y el pánico empiezan a invadirme.
-¿A dónde vas?- Pregunto con voz tensa, él intercambia lugares con Lauren así que él está ahora al otro lado del marco de la puerta abierta.
-Cita con Normani- Dice sonriendo. –Que se diviertan chicas- Él dice con un guiño y con eso camina por el pasillo hacia la salida, pero no se da la vuelta a darme pulgares arriba u otra seña, nada.
-¿Pero qué mierda?- Murmuro mientras cierro la puerta y volteo a ver a una Lauren nerviosa. -¿Sabías acerca de esto?- Digo y me cruzo de brazos.
-Te juro, no lo sabía- Dice con rapidez. La estudio, tratando de leerla y sólo puedo concluir que no estaba mintiendo. –Éstas son para ti- Dice suave, sosteniendo el pequeño ramo con una sonrisa tímida. No puedo evitarlo y también sonrío suavemente a las flores lindas que me entrega, las tomo en mis brazos acercándolas a mí.
-Iré a buscar un poco de agua para ellas- Digo con tranquilidad, sin dejar de mirarlas camino hacia la cocina con ella detrás de mi.
-Esto es muy lindo- Dice mientras termino de preparar la lasaña y claro, ella sólo me ve trabajar. Tengo un flashback de aquel tiempo que hicimos panqueques en su antiguo apartamento y un escalofrío recorre mi espina dorsal. No hemos hablado una sola palabra desde que entramos a la cocina y el silencio es la línea incómoda mientras siento sus ojos fijos en mí.
-No realmente- Contesto, tratando de no caer en la trampa que hice antes.
-Lo extrañé- Dice en voz baja, yo llevo la comida a la pequeña mesa con velas y me siento, esperando a que ella me acompañe.
-Eso es lindo- Digo para morder mi labio sumida en mis pensamientos. El silencio nos invade de nuevo, siendo roto por el sonido de los platos y los cubiertos sobre de ellos.
-¿Camila?- Ella pregunta y yo elevo la mirada para poder verla, con sus profundos ojos verdes y su cabello ondulado poco iluminado por la luz de las velas. Tengo que apartar mi mirada por el latido de mi corazón que se acelera y mis manos que comienzan a sudar. -¿Estoy poniéndote nerviosa?- Pregunta con timidez, no en una forma sarcástica, sino en una forma más preocupada.
-Es que tu…Estás tratando de empezar las cosas donde las dejamos antes de todo este asunto pero no estoy bien con ello- Finalmente logro decir, tratando de no dejar a la frustración domarme. La escucho suspirar y levanto la mirada para ver sus tristes ojos observarme.
-¿Qué es lo que quieres entonces?- Dice en voz baja.
-Quiero empezar de nuevo; como conocidas, después quizá amigas- Digo despacio, tratando de convencerme que eso es lo que realmente quiero.
-Así que estamos de nuevo en esta cosa de “Sólo amigas”…- Dice casi herida y yo pongo mi tenedor abajo y suspiro.
-Bueno, ¿Qué esperabas Lauren? Rompiste mi corazón, ¿Arrojo todo y corro a ti cuando se te ocurra quererme?- Respondo con cierto tono severo y me arrepiento al segundo que abandona mi boca. –Lo siento, yo…-
-Está bien- Dice con calma y el silencio se extiende. –Si tú quieres ser “amigas”, estoy bien con ello. No voy a rechazar nada de ti- Dice finalmente y yo suelto un suspiro de alivio. –Pero eso no significa que no siga enamorada de ti- Susurra, en seguida la volteo a ver en shock.
-Lauren, no…- Empiezo de nuevo pero ella me interrumpe.
-Esta es mi segunda oportunidad, no voy a desperdiciarla- Dice en voz baja con una sonrisa y yo no puedo evitar sentir un cálido resplandor en mi pecho cuando ella me mira de esa manera, pero los amigos no se sienten de esa forma cuando otro amigo los mira, así que me metí hasta el fondo de mis pensamientos y miré hacia otro lado. –Así que, ¿Con cuántos de tus amigos tienes cenas románticas?- Pregunta con una sonrisa y me alegro por su tono juguetón.
-Esta no es una cena romántica- Digo tomando mi comida con un tenedor.
-Camila, hay velas, vino y “La Vie en Rose” como fondo musical; si ésta no es una cena romántica entonces no sé que es- Sonríe y yo llevo un poco de comida a mi boca.
-Muy bien, entonces esto es “Dos amigas compartiendo una cena íntima”- Respondo desafiante y ella suspira con una risa.
-Lo que quieras bebé-
…………………………………………
-¿Por qué debes de tener la última gota de helado?- Me quejo desde mi posición bajo su brazo. Después de la cena, nos sentamos a ver una película con helado, pero por costumbre nos sentamos muy cerca una de la otra y comienzo a creer que ninguna de nosotras está dispuesta a admitir que estamos demasiado muy lejos de lo que las amistades estándar son.
-Desde que tu pierna lo ha hecho mío- Dice señalando mis piernas sobre su regazo.
Mordí mi labio mientras pensaba en cómo probablemente estoy dejándola entrar, en cómo ella está elevando sus esperanzas y en cómo necesito pararlo ya.
-Lo siento- Digo con calma, bajando mis piernas de ella y sentándome al otro extremo del sofá.
-¡Hey, regresa!- Dice suave mientras suspiro.
-Las amigas no se acurrucan así- Digo con calma y veo como me mira.
-Algunas amigas lo hacen- Responde.
-Pero nosotras no-
-Pero sólo estábamos…-
-Pero ya no lo estamos- Digo finalmente. –Tal vez sea hora de que te vayas Laur - Digo, el lindo apodo que le había puesto saliéndose de mí antes de que pudiera detenerlo. Ella pasa una mano por su cabello para después suspirar, de mala gana está de acuerdo y se pone de pie caminando hacia la puerta mientras la sigo. -Tuve un tiempo encantador esta noche, gracias- Dice con una hermosa sonrisa mientras me detenía en la puerta.
-Yo también- Digo con una sonrisa perezosa formándose en mi cara mientras veo el brillo de sus ojos. –Deberíamos hacerlo de nuevo- Continúo y su sonrisa se hace imposiblemente más grande.
-Definitivamente- Ella dice un poco muy entusiasmada y yo rio de su ternura.
-Buenas noches Laur- Digo suavemente y la jalo para que me abrace. Mi cabeza automáticamente ubicándose en su cuello para permitirme respirarla; pero no era sólo su olor, son sus brazos que me envolvieron a la altura de mis caderas con delicadeza pero al mismo tiempo con una fuerza que me hacía sentir segura, es el cómo su espalda se infla y se desliza con cada respiración que toma, es su cabello ondulado en cascada por su espalda y es el cómo sus manos rozan suavemente mi espalda.
-Buenas noches Camz- Dice dulce en mi oído para después tirarse hacia atrás pero sólo hasta el punto donde ella pode verme a los ojos y que nuestras narices se rocen. No puedo evitar cuando mis ojos buscan por todo su rostro para luego posarse en sus labios, esos hermosos labios suyos que sonríen para luego sembrar el más suave de los besos que he sentido en mi vida. Finalmente logro regresar la mirada a sus ojos y veo un brillo en ellos que me indica que he ido demasiado lejos.
Doy un paso hacia atrás y le doy una mirada tímida mientras ella camina hacia su puerta cruzando el pasillo, su mirada nunca deja a la mía.
-Buenas noches- Dice con una sonrisa y una pequeña risa.
-Buenas noches- Digo de vuelta. Ella abre la puerta.
-Buenas noches- Dice de nuevo mordiendo su labio y dando una risita más fuerte.
-Buenas noches- Contesto mientras ella se detiene y sólo me mira a los ojos fijamente.
-Buenas noches- Ella susurra finalmente. Le doy una mirada tímida de nuevo mientras nuestros ojos siguen conectados a medida que las puertas se van cerrando. Mi espalda recargándose sobre mi puerta ya cerrada, miro el techo mientras me muerdo el labio, tratando de luchar contra la horda de mariposas corriendo salvajemente en mi estomago.

Admin
Admin

Mensajes : 5816
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 21

Mensaje por Admin el Sáb Jul 30, 2016 10:12 pm

-¡Cariño, estoy en casa!- Sam grita sarcástico y yo ruedo mis ojos. – ¿Es seguro entrar? ¿Están desnudas?- Pregunta detrás de mi permaneciendo en el marco de la puerta con las manos sobre sus ojos.
-Ella no está aquí y yo no veo la Televisión desnuda- Respondo con calma mientras pienso en ella por millonésima vez en la noche.
-¿A dónde fue? ¿Fue al baño? ¿Fue al cuarto para prepararse para una larga noche de sexo pasional?- Pregunta cuando se deja caer a mi lado quitándome la barra de chocolate que estaba comiendo; no podría importarme menos.
-Se fue hace como una hora- Contesto y él voltea a verme.
-Bueno, al menos dime que ya están comprometidas o algo- Se burla. Yo suspiro.
-Sam, somos amigas ahora- Digo mientras me levanto del sofá. –Voy a irme a la cama, te veo mañana- Digo y beso su frente. –Gracias por preocuparte, pero deja de ser la madre insistente que nunca tuve- Digo con una sonrisa.
-¡Normani manda saludos!- Grita mientras camino a mi habitación.
-Ni siquiera digas su nombre- Gruño para cerrar la puerta del dormitorio, el estrés desbordando mis sentidos. Sólo quería dormir, quería un montón de cosas pero dormir encabezaba mi lista de prioridades.
Me trepé a la cama después de cambiarme y apagar la luz, dejándome en la oscuridad total aparte de la luz de la luna que entraba por las cortinas de lino. Sostuve mi mano de modo que esa bella luz bailara sobre mi mano y la imaginé a ella deslizándose sobre mi piel; me pregunté si acaso ella estaba tumbada en su cama pensando de la misma forma en que yo lo hago. Me preguntaba si ella realmente estaba bien con la proposición de “sólo amigas” en la que tanto insistí. Una parte de mi quería que estuviese en desacuerdo, quería evocar una intensa reacción en ella, así sabría lo que ella siente por mí. Pero no lo hizo, ella mantuvo un actitud algo relajada como siempre lo hace, nunca alzando la voz y tercamente pasiva.
Dejé salir un suspiro al pensar en ella tejiendo una red de confusión sobre mi mente así que decidí que no iba a pensar de más. Claro, tal vez sigo sintiendo algo por ella; es decir, el amor no desaparece en un abrir y cerrar de ojos. Pero también sabía que no debía confiar en ella, nuestro pasado estaba nublado y yo necesitaba algo estable, convencional y algo un poco aburrido.
Lauren no era aburrida. Abrazar a Lauren hace que los latidos de tu corazón aumenten, sube tu presión sanguínea como a un nadador olímpico; ella era rápida e impresionante, yo no necesitaba eso. Yo quería una cita tranquila, con movimientos lentos, quería ser normal.
Me di la vuelta, tratando de callar mi mente de mis pensamientos obstructivos, tomé una almohada entre mis brazos y la acerqué lo más cerca que pude a mí. Metí mi nariz en ella y me di cuenta que no olía del todo como ella, cerré mis ojos sabiendo que esta sería la última vez que podría pensar en ella en tal delicada forma. Ella era mi amiga. “Necesito mantenerme protegida” repetí mientras caía en un sueño inquieto.
———————
-Buenos días- Escucho detrás de mi mientras cierro la puerta delapartamento.
-Hola tu- Digo con una sonrisa mientras me doy la vuelta y la veo en su perezoso aspecto; llevaba pantalones de chándal y una sudadera con capucha, su cabello estaba recogido desordenadamente y acuñaba una taza en sus manos, ella se recargó en el marco de la puerta. No llevaba calcetines y podía ver sus uñas pintadas de rosa por debajo de su pantalón holgado, no pude evitar sentir como mi corazón se rompía al ver lo hermosa que era así, sin maquillaje en ella, con sus ojos aún brillando y con una sonrisa que parecía más genuina; ella casi lucía vulnerable, pero sobre todo, adorable.
-¿Me estaba preguntando si podía recogerte cuando salgas de trabajar?- Pregunta, tomando un sorbo de la taza que sostenía. Reflexioné sobre ello en mi mente y solté un suspiro. –Sam va a salir con Normani esta noche y él me dijo que si yo no iba por ti él dejaría una bomba de olor en mi apartamento a través del buzón- Ella continua y yo me rio.
-Suena como Sam- Digo a medias, mi mente muy enfocada en cuán hondo estoy en todo este asunto de “voy superándola”.
-Como amigas; te recogeré como una amiga recoge a otra en su trabajo- Dice poco a poco pero puedo ver como sus ojos cuentan una historia diferente.
-Está bien- Digo finalmente con una sonrisa, sabiendo que realmente no tenía otra opción.
-Bien- Dice dirigiéndome una suave sonrisa haciendo eructar a las mariposas de mi estómago.
-Te veo al rato- Le digo justo por encima de un susurro; sus ojos nunca me dejan, haciéndome un agujero en la espalda mientras camino por el pasillo mordiéndome el labio.
———————————————
(En italiano)-¡Usted es muy amable! Regrese pronto, ¿Si?- Paolo dice a los últimos clientes que dejan el café, cuelgo mi delantal mientras Grace se sienta en el mostrador junto a mí.
-¿Tienes planes para esta noche princesa?- Pregunta antes de jugar con un mechón de mi cabello, trato de ocultar mi enrojecimiento.
-En realidad no- Digo antes de que ella levante mi barbilla.
-¿Te importaría si te llevo a cenar?- Pregunta con dulzura, termino mordiéndome el labio.
-Claro que me gustaría ir- Digo suave y veo la sonrisa crecer en su labio.
-¡Perfecto! Dame tu teléfono ciccino- Dice mostrando su acento italiano. Escribe rápidamente su número y se manda a sí misma un texto desde mi teléfono, así puede tener también mi número. Me devuelve mi móvil con una sonrisa. –Te veo esta noche- Susurra antes de tomar mi mano entre las suyas y llevarla ante sus labios, besando suavemente para después dedicarme una sonrisa.
-Uh…- Escucho murmurar detrás de mí y me giro para ver a Lauren con una mirada sorprendida envuelta en una bufanda y con una rosa en su mano.
-Em…Grace, ella es mi…-
-Amiga, como etiqueta social…pero estoy muy enamorada de ella y eso es todo lo que necesitas saber-Lauren termina por mí con una fría mirada que podría partir una piedra, siento la tensión crecer.
-Ok, veo que has hecho amigos interesantes bambino- Ríe mientras me ve. – Te veré esta noche ¿Eh?- Dice con una sonrisa que devuelvo. –Y a ti amiga, Vaffanculo- Ella dice con una sonrisa descarada a Lauren, se da la vuelta y comienza a caminar a distancia.
No puedo ni siquiera mirar a Lauren a los ojos. Empezamos a caminar en silencio y casi puedo sentir la tensión emanar de ella.
-¿Quién era ella?- Al fin dice.
-Grace- Contesto con simpleza.
-¿Y estás confiando en ella con tu corazón y no en mi? ¿Sólo porque es radiante y tiene ese acento?- Pregunta ligera pero puedo sentir la tensión en su voz. –Ella no es lo suficientemente buena para ti- Termina diciendo.
-Ella es linda- Digo calmadamente.
-Ella no es yo, eso es por lo que estás haciendo esto- Dice de vuelta y solo ruedo los ojos, frustrada.
-No todo es acerca de ti Lauren, estoy saliendo adelante- Digo firme mientras caminamos por la calle casi vacía.
-Eres mía; cuando quieras darte cuenta, ahora o más tarde- Bufa a mi lado y yo me detengo.
-¡Vete a la mierda!- Grito y ella ni siquiera se inmutó en respuesta. -¡Sólo déjame en paz! ¡Esto es obviamente un error!- Digo para caminar por delante de ella, con ganas de llegar a casa y estar lejos de ella.
-No quise molestarte- Dice detrás de mí después de minutos de silencio. – Sólo quiero que seas feliz- Dice, yo suspiro.
-Las amigas no se ponen celosas, las amigas dejan salir a sus amigas con quienes ellas quieran- Le digo a modo de advertencia.
-Lo sé, lo siento. Me controlaré la próxima vez- Dice en voz baja mirando el suelo dándole vueltas a la rosa con sus dedos. Ella tímidamente me la extiende y yo la tomo, pasando mis dedos por los pétalos suaves -¿Eres feliz?- Pregunta cuando llegamos afuera de las puertas de los apartamentos.
-Estoy consiguiéndolo- Digo con falso entusiasmo y con una sonrisa similar.
-Sólo no lo entiendo, podrías ser feliz conmigo- Murmura y yo suspiro.
-Gastaste tu oportunidad Laur- Digo con tristeza y me mira con ojos tristes.
-Ella no va a tratarte bien- Susurra y yo tengo que apartar mi mirada de ella.
-Te veo luego- Digo para darme la vuelta dispuesta a abrir mi puerta.
-Te amo hermosa- Dice a mi espalda, se mete en su apartamento mientras mi frente se recarga en la puerta.
-Te amo también Laur-Susurro para mí conteniendo las lágrimas mientras entro a mi apartamento a prepararme para esta noche.

Admin
Admin

Mensajes : 5816
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 22

Mensaje por Admin el Sáb Jul 30, 2016 10:13 pm

Una cita se convirtió en dos y luego en tres, poco a poco evolucionando de fines de semana a pasar la noche juntas, tratando de cavar más y más acerca una de la otra pero ella parece alejarse una vez que me he acercado lo suficiente. He aprendido que ella es una persona cerrada pero es lo suficientemente dulce para derretirme, abriendo puertas y agarrando mi mano, haciéndome sonreír. Rendí mi camino hacia su falsa fachada, pero es difícil encontrar a la “Grace real”; por así decirlo, pero eso sólo me ha encaprichado más con ella. Nuestra relación va calmada y lenta; exactamente lo que necesitaba. Pero en el fondo de mi mente una segunda voz comenta cada sentimiento y cada acción con la misma cosa: “Ella no es Lauren” y eso era cierto. Ella no era Lauren, ella no hacía que mi corazón bombeara a mayor velocidad y eso está bien. Es por eso por lo que estoy con ella, ¿No?
Lauren persistió en sus aventuras tratando de convencerme que la elección que había hecho era equivocada, yo sabía que lo era. Sabía que mi corazón siempre sería de Lauren pero una parte de mi seguía amargada y dolida por todo lo que me hizo pasar antes. Día a día se hizo más fácil mirarla a los ojos y olvidar; pero hasta el momento en que ya no sintiera dolor, seguiría siendo de Grace.
Grace ha notado esto, mucho, y se ha vuelto muy posesiva. Cuando le dije que iba a tener una noche de películas con Sam y Lauren se volvió loca, no me quería cerca de Lauren. Solo lo atribuyo a sus crecientes sentimientos por mí pero a veces es muy irritante y todo llegó a su punto crítico cuando Lauren me encaminó a mi trabajo.
-Entonces, ¿Te veo esta noche?- Pregunta con una hermosa sonrisa que hace a mi corazón doler.
-Si, te mandaré un mensaje cuando me desocupe- Le contesto, veo como juega con sus manos.
-Bien…adiós- Dice con un poco de estilo y me rio de su natural timidez. La jalo hacia mí para un abrazo.
Desde el primer día que me acompañó al apartamento guardó su distancia, respetándome en cada manera posible, asegurándose que mi felicidad fuese antes que la suya. Ella ha sido la mejor amiga y ahora estamos más unidas que nunca, tanto así que las líneas entre mejores amigas y amantes comienzan a desdibujarse.
Claro, no nos hemos besado desde la vez que me sacó del club pero compartimos una felicidad doméstica que solo las parejas enamoradas entenderían. Somos inseparables, haciendo de todo desde comprar los víveres hasta tomar una siesta juntas. Miradas robadas y toques amorosos han estado implícitos, pero nunca olvidando lo que presuntamente compartimos, una amistad.
-Te extrañaré- Susurra en mi cuello, yo recorro su cabello con mis dedos.
-Te extrañaré más- Le digo honestamente antes de soltar un suspiro.
-Eh ehm…- Escucho detrás de mí y me pongo rígida porque sé exactamente a quien pertenece esa voz. – (En italiano) ¿Qué está pasando?- Grace tira en aquel acento. Trago fuerte.
-Sabes que éste es un estado que habla inglés, ¿Cierto?- Lauren se burla y la atmósfera adquiere tensión en un milisegundo.
-Por lo menos soy legal- Grace sonríe y Lauren frunce el ceño.
-Dudo eso- Lauren tira de vuelta.
- ¿Cuándo sacarás esa idea de tu y mi topolino fuera de tu cabeza eh?- Grace suelta mientras su acento se va haciendo más y más prominente como su enojo que crece. –Ella no te quiere chica, supéralo- Continua mientras me toma por la cintura y me acerca a ella. –Ella es mía; mientras más pronto te des cuenta, mejor- Grace dice tomándome por sorpresa cuando me besa, rápidamente forzando la entrada de su lengua a mi boca. Quedo sorprendida por un minuto entero y antes de que tenga la oportunidad para empujarla fuera de mi, otra persona lo ha hecho ya.
-¡No la trates como si fuera un pedazo de carne!- Grita Lauren empujando a Grace hacia el muro de la cafetería.
-No te metas en algo que no puedas manejar- Grace gruñe empujando los hombros de Lauren de manera similar a como ella lo hizo segundos antes.
-Te jodería más allá de lo que puedas soportar- Lauren gruñe hasta quedar tan cerca de Grace que sus narices casi se tocan, cara a cara.
-Puesto que ya has hecho eso con ella, ¿Por qué no?- Grace sonríe y Lauren pierde la razón, es un ir y venir de puños y gritos, yo estoy parada ahí llena de pánico, congelada, viendo a dos chicas pelear por mí. Paolo irrumpe a través de las puertas de la cafetería y agarra a Grace mientras yo agarro rápidamente a Lauren hacia atrás, ambas intentan volver a agarrarse a golpes.
-¡GRACE SMETTILA!- Paolo ordena y Grace detiene el forcejeo de sus brazos.
-¡No vuelvas aquí de nuevo!- Grace le grita a Lauren para meterse al café seguida por su tío Paolo.
La durmiente calle está de nuevo en silencio, poco a poco desenvuelvo mis brazos alrededor de la cintura de Lauren y ella gira a verme para encararme.
-Laur- Digo simpáticamente cuando veo sangre gotear de su labio y un corte por encima de sus cejas. Su labio inflamado comienza a temblar y sus ojos se llenan de agua, yo rápidamente pero suave comienzo a limpiar la sangre con mi manga.
-Lo sien…lo siento- Ella solloza, la tiro hacia mí. Su cabeza automáticamente buscando el hueco de mi cuello mientras detecto el olor a frutas de su cabello. –Es sólo que…nunca nadie…debe tocarte así…nunca…mereces algo mejor…- Solloza suave sobre mi cuello, siento un escalofrío recorrer mi cuerpo cuando me doy cuenta del significado de sus palabras.
-Está bien, ya se acabó, ¿Ok?- Susurro en su cabello para levantar su barbilla con mis dedos. –Hey, las niñas bonitas no deben llorar- Le digo para después obtener una sonrisa acuosa de vuelta. –Gracias por ponerte de pie por mi- Susurro mientras la veo a los ojos. Sus ojos fueron de verde a gris de un momento a otro, enviándome a soñar despierta para pensar en cuantos días se puede pasar una persona tratando de recoger todos los colores que se derraman fuera de ellos. Sus ojos realmente son las cosas más expresivas que jamás he visto. Cuando le enseñé a leer en esa habitación llena de libros meses atrás, ellos eran la única cosa en ese cuarto que quería leer por siempre.
Gravitamos cada vez más cerca, mis ojos cruzándose mientras me enfoco en ella haciéndome sentir como un cíclope, nuestras narices rozándose, nuestras frentes tocándose y nuestros dedos enredados; las respiraciones compartiéndose mientras estamos en la acera de una calle sucia a las 6:22 am. El silencio ensordece mis oídos aparte del sonido que hace su respiración, lo puedo sentir en la piel de mi cara, mi pecho se mueve conforme mi corazón se acelera con el tiempo y me parece que estamos teniendo un “momento”.
Hemos tenido muchos momentos desde que se mudó al apartamento de enfrente, pero ninguno ha hecho a mi lenguaje corporal gritar a altos volúmenes. Si mis rodillas pudiesen hablar ellas gritarían “Me haces débil”, y si mis labios pudieran responder ellos pronunciarían “Te extrañamos”, y si mi cuerpo tuviera una voz gritaría “Me duele la unión que solíamos tener”, y si cada fibra que me ha creado pudiera articular una palabra declararía “Lo siento tanto por alejarte de mí, te extraño tanto que creo voy a morir”.
Pero los cuerpos no pueden hablar y la anatomía se supone que no fuese así de compleja así que solo nos quedamos en silencio, mirándonos una a la otra como si fuese la última vez que nos fuéramos a ver. “Voy a besarla”, pienso mientras mis ojos rompen el contacto con su mirada y viajan a sus labios que han llenado mis pensamientos interminablemente. Serpenteo mi mirada hacia la suya que grita por mí. Por favor, sus ojos gritan, no puedo esperar más.
Pero cuando un camión retumbó por la calle y rompió nuestra burbuja de silencio me di cuenta de que tengo una novia ahí dentro y lo que estaba a punto de hacer iba en contra de mi mejor juicio, así que desenredo nuestros cuerpos de ajuste perfecto y doy un paso hacia atrás, suelto una profunda respiración y me acomodo.
-Te veo esta noche Laur- Digo con una triste sonrisa, sin siquiera molestarme en ocultar mi corazón roto por dejarla, con la boca ligeramente inflamada y sus grandes ojos bonitos, su corazón latiendo por mi del lado solitario de la calle.
-¿Qué te tomó tanto tiempo?- Grace se queja en cuanto entro a la sala de almacenamiento en la que ella se encuentra, con una bolsa de hielo apretando contra su pómulo y un ceño fruncido nublando sus características.
-Estaba herida Grace, no podía solo dejarla- Contesto con tristeza, no teniendo suficiente energía para defenderme. Me coloco mi mandil.
-¡Esto es una broma Camila! ¡Ella está demente!- Me grita y yo me estremezco. –… Vente a vivir conmigo- Dice suave mientras el silencio se hunde.
-¡¿Qué?!- Pregunto al no creer en sus ridículos cambios de humor.
-¿Cómo se supone que podré dormir esta noche sabiendo que ella está solo cruzando el pasillo de donde tu duermes?- Pregunta, levantándose de donde está para mirarme a los ojos. –Por favor- Ella pide sosteniendo mis manos. –Será precioso, ¿No crees eso bambino?- Desvaneciéndose en mi, acariciando su nariz por mi cuello, susurrando en mi oído. –Levantarme cada mañana junto a ti- Susurra besando mi cuello.
-¿En serio?- Me pregunto, un poco aturdida por su repentina proposición.
-Si- Contesta viéndome a los ojos. Reflexiono acerca de ello, viendo fijamente a sus ojos marrones y en contra de lo que mi corazón desea, tomo una decisión.
–Ok, me mudare contigo- Una sonrisa descarada cruza su rostro y sus ojos se vuelven locos en algo que espero sea emoción, pero parece ser que es otra cosa que nunca he visto.
-Perfecto.


Admin
Admin

Mensajes : 5816
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 23

Mensaje por Admin el Sáb Jul 30, 2016 10:14 pm

Arrastré mis pesados pies a casa después de un día de trabajo que prefiero no revivir. Me tiré al sofá y me hice bolita tratando de ordenar los pensamientos que nublan mi mente. Sam entra pero yo no me muevo, muy encajada en mi propia mente como para darme cuenta de su llegada. Él se sienta a mi lado, toma mis pies para ponerlos sobre su regazo y quita los zapatos para empezar a masajear mis pies.
-Lauren me llamó- Dice suave pero no reacciono. –No la culpes…- Dice con calma mientras yo suspiro.
-Yo no… Solo estoy confundida- Murmuro, me acomodo en mi asiento un poco. –¿Alguna vez has tenido como, un momento con Normani? ¿Y es tan perfecto incluso si es en la parte posterior de un malviviente bar o en una sala de cine o en la cama a las 4am cuando ambos están ebrios y puedes sentir en tu pecho que eso es especial, y sólo quieres llorar y lamentarte pero también deseas sólo quedarte quieto para no romper la delicadeza? ¿Lo has sentido?- Termino de preguntar cautelosamente viendo como asiente.
-He tenido de hecho, los mejores momentos de mi vida- Dice con una sonrisa mientras lo veo perderse en sus pensamientos.
-Tuve uno con una chica que no es mi novia- Susurro para que él me mire con sorpresa.
-¡Bien!- Ríe.
-¡Sam! Te necesito ahora mismo como mi mejor amigo, no como “Capitán del Club de Fans de Lauren”- Le pido suplicante y veo la seriedad invadir su cuerpo. –Me pidió que me fuera a vivir con ella- Al fin digo y lo veo sonreír.
-¡Bueno, eso es genial! Ella está al cruzar el pasillo así que puedo ir a visitarte cuando qui…-
-Grace me pidió que me fuera a vivir con ella- Lo interrumpo para ver su boca abrirse en asombro.
-¡NO!- Grita enojado. -¡NO, NO, NO! ¡¿ME ESCUCHASTE?! ELLA NO VA A… SÓLO, ¡NO!- Termina su rabieta. Paso mi mano por mi cabello.
-Le dije que si- Le digo justo por encima de un susurro. Él me dirige una mirada de disgusto y se levanta abruptamente, tirando fuera mis piernas de su regazo.
-Estoy harto de tu mierda Camila- Dice enérgico mientras se dirige a su habitación. –¡Crece! Maldita sea y para de llevarte a la pobre niña contigo - Escupe para cerrar con fuerza la puerta haciéndome temblar. Me siento correctamente y paso de nuevo la mano por mi cabello, sin saber que hacer ahora. Todo era un desastre, pero no lo quería solucionar en este momento, no podía.
Me fijo en la hora y me doy cuenta que solo tenía unos minutos para ir con Lauren que me esperaría en su apartamento. Me levanto y voy al baño para limpiar mi cara y retocar mi maquillaje, arreglo mi cabello lo mejor que puedo y suspiro al final de todo. Camino fuera del baño y permanezco fuera de la puerta de la habitación de Sam, sin saber si debería ir o no.
-Sam, voy a ir con Lauren un rato- Digo en voz baja pero no tengo respuesta. - …Te amo…- Trato diciendo para sólo encontrarme con el silencio.
Camino fuera del apartamento, cerrando la puerta detrás de mí para ir a tocar la puerta de Lauren.
-Hey- Dice feliz tan pronto la puerta abre, su cabello recogido, sus pantalones de chándal y las marcas que recibió esta mañana mostrándose más en su rostro.
-¡Oh Dios mío! Lauren, tu cara- Digo y camino más cerca de ella mientras arruga su cara muy tierna.
-Estoy bien ahora, en serio. Luce peor de lo que es- Dice con calma.
-Lo siento- Susurro. Ella me sonríe.
-Lo haría un millón de veces más- Susurra de vuelta feliz y yo me derrito ante la verdad que despiden sus ojos inocentes, pero una ola de culpa aparece ante mi diciendo que tengo que contarle las nuevas noticias y tener que romperle de nuevo el corazón esta noche.
Toma mi mano y me dirige dentro de su apartamento que ha sido vaciado casi a no ser de un viejo sofá roto encontrado ahí, dos sillas y una pequeña mesa sucia adornada con velas y un mantel. Miro alrededor para ver unas cuantas cajas con cosas dentro que parecen contener cada posesión de Lauren, la confusión se va cruzando en mi cara. Casi dejo salir las preguntas que mi mente estaba haciendo; pero me contuve, conociendo ya las respuestas y que probablemente sería algo a lo que aún no estoy preparada. Quería tener una última noche, solo ella y yo, sin el rugido de la realidad asustándonos.
-Eh…¿Camila?- Pregunta vacilante desde la cocina, hago mi camino hacia ella que me dedica una mirada tímida. –Me quedé sin gas- Dice avergonzada, suelto una risita antes de envolver mis brazos alrededor de su cintura si apretar.
-¿Comida china o pizza?- Pregunto y su rostro entero se ilumina.
-Hmmm, tú eliges- Dice alegre mientras gira un mechón de mi cabello que ha caído fuera de mi cola de caballo.
Media hora más tarde estábamos en la mesa con la pizza en medio de nosotras, yo jalaba aire para respirar a causa de nuestras risas.
-¿Alguna vez te he dicho cuanto amo tu risa?- Dice una vez que nos hemos calmado. La risa sigue jugando en sus ojos y en sus labios desde que ha soltado esa pregunta, me encuentro ruborizándome ante ella.
-Creo que no lo has hecho- Murmuro y casi puedo sentir su sonrisa satisfecha.
-Bueno…- Empieza y yo volteo a mirarla para encontrarme a ella, sonriéndome. –Me gusta- Termina suave, nuestra mirada clavándose una a otra.
-¿Sabes que es lo que amo?- Pregunto y ella sonríe.
-¿Qué?
-El último pedazo de pizza- Respondo y ella rueda los ojos mientras empuja la caja hacia mí.
-Tómala, pequeño pedazo de basura- Ríe mientras yo chillo y me llevo la comida a la boca.
-¿Sabes que no hemos hecho en un muy largo tiempo?- Pregunto con la boca llena de pizza. Ella niega con la cabeza con una sonrisa. –Leer- Su rostro se ilumina y rápidamente se levanta para tomar de mi mano mientras me meto a la boca la última rebanada de pizza.
Ella me lleva al destartalado sofá y me sienta, empieza a buscar en una caja y saca un libro negro con estampado de color naranja e inmediatamente sé de que libro se trata, ella se sienta al lado mío.
-“Matar a un ruiseñor” (To Kill a Mockingbird) es un libro algo difícil para ti Lauren- Digo para que ella me pase el libro.
-Bueno, no puedo leer todas las palabras. Las que están subrayadas en rojo son las que no entiendo- Ella dice mientras hojeo el libro desgastado que tiene bordes maltratados y las esquinas manoseadas, tiene las hojas salpicadas con marcas de pluma color rojo y pequeños apuntes de lápiz.
-¿Qué significan las marcas en lápiz?- Pregunto mientras me doy cuenta que me mira fijamente.
-Son las líneas que me han gustado- Dice en voz baja, haciendo a mi corazón doler por lo peligrosamente hermosa que ha sonado.
-Estoy muy orgullosa- Digo finalmente con adoración para colocar el libro en medio de nosotras en el sofá. –Y es un muy buen libro también- Le digo mientras sus ojos se iluminan.
-No sé mucho acerca de libros, así que le pregunté a la señorita de la librería y ella me dijo que tratara con éste y no pude dejarlo…supongo que es mi favorito.- Dice emocionada, su mirada brillando mientras habla de algo en lo que está realmente interesada. En serio que quisiera quedarme aquí por siempre y hablar de libros y películas y música y cosas que hagan parar su corazón pero el reloj sonó marcando las 12am y yo tenía trabajo la mañana siguiente, así supe que no podía.
-Laur, ¿Aún tienes esa aplicación en tu teléfono?- Pregunto y ella asiente y sonríe antes de obligarme a levantarme con ella.
-Quédate aquí- Me susurra antes de besar mi mejilla y correr hacia su habitación.
Permanecí ahí y escuché el ruido de una sirena resonando probablemente desde el otro lado de la ciudad, la luz que emite el anuncio barato de fuera se cuela por todo el cuarto iluminándolo y el lugar entero huele a ella, no puedo evitarlo pero pienso que sería muy feliz viviendo aquí con ella por siempre. Incluso si durmiéramos en un colchón o si tuviéramos que quedarnos sin gas cada noche usando velas para iluminarnos, yo estaría contenta siempre y cuando estuviese con ella, si estuviésemos juntas y este lugar fuese nuestro.
Reaparece con los brazos llenos de su edredón y almohadas mientras una sonrisa juega en mis labios porque supe que haría algo así. Rápidamente tira el edredón y las almohadas al suelo y me jala hacia abajo para caer en aquella masa de suavidad, dejo escapar un chillido y termino al lado de ella. Ella besa mi mejilla de nuevo antes de apagar las luces, cerrar las cortinas y soplar las velas para tomar su celular y poner el brillo familiar de las luces artificiales resplandeciendo la habitación; ella regresa a mi lado, cerca pero no lo suficiente.
-Sabes…- Comienza susurrando en mi oído mientras sonrío pero aun así manteniendo la vista en el techo lleno de estrellas que brillan y parpadean. – Si yo hiciera esto con alguien más, asumiría que fuese la mejor cita en la que he estado- Termina y yo me muerdo el labio.
-Yo asumo que si hicieras esto con alguien más, no sería ni la mitad de divertido de lo que es ahora- Le susurro con descaro, mis ojos siguen fijos en el techo pero siento su mirada clavarse en la piel de mi rostro.
-Asumo que estás en lo correcto- Susurra de vuelta y siento un ligero toque en mi dedo meñique que ya he sentido antes muchas veces. Ella mueve su dedo meñique para rozarlo con el mío y yo muerdo mi labio más fuerte tratando de contener a las mariposas que retumban en mi estómago. Poco a poco, su dedo más pequeño envuelve al mío y siento a mi respiración alborotarse mientras más luces estallan debajo de mi piel en su contacto.
La delicadeza del momento duele en mi pecho sólo por dos meñiques que se enredaron, convirtiéndose a cuatro, a seis; antes de que ella valientemente deslice su mano bajo la mía haciendo que nuestras palmas se junten y nuestros dedos corriendo a establecer sus posiciones anteriores en medio de los espacios de sus demás compañeros. Resbalo mi pulgar sobre el dorso de su mano y me derrito al sentir lo suave que su mano es, escucho como suspira en respuesta a la acción. Finalmente giro mi cabeza para encontrarme con su mirada, las estrellas ficticias danzando sobre su piel, sus ojos con un verde claro y su labio inferior en medio de sus dientes; nunca he sentido tanto por una persona como lo hago ahora mismo, en este momento.
-Te amo- Le susurro con valentía, sin tomar en cuenta a mi mejor juicio.
-Te amo más- Responde mientras sus ojos se hunden en los míos, más y más profundo, cerca y más cerca cada vez hasta que nuestras narices se tocan y nuestros corazones corren. –Necesito mostrarte algo- Dice en voz baja pero ninguna de nosotras se mueve mientras seguimos en nuestra batalla de miradas profundas.
No sé cuánto tiempo hemos estado aquí, no queriendo movernos en caso de que yo salga huyendo o de que ella no sea capaz de dejarlo ir todavía, no capaces de movernos en caso de que no tengamos de nuevo un momento como este, porque todo acerca de nosotras es incierto. Pero sabía que la amaba. Y cuando tu amas a alguien, pudieras estar mirando el cañón de un arma frente a ti pero te seguirías sintiendo segura; podrías irte a vivir al apartamento de otra chica pero seguirías sintiendo que tal vez esta noche es diferente, que tal vez el sol no se asome por la ventana y el ruido de las aves y los autos no llenen mis oídos, y quizá solo podremos acostarnos aquí hasta que nuestros corazones paren de latir y nuestros labios se tornen azules.
Cuando amas a alguien la bofetada de la realidad no parece tan grave, la noche no parece tan oscura y la muerte no parece tan profunda. Pero entonces el reloj marcó las tres de la mañana y mi espalda estaba rígida y su mano estaba temblando por el frio y ambas sabíamos que tenía que acabar. Ella se inclina y planta el más suave de los besos en mi cuello antes de decirme que nunca parará de amarme. Y claro, me derretí, las mariposas en mi estómago me hicieron sentir casi enferma y por una vez en mi vida creí que alguien me amaba en tal inmensa magnitud. Ella me ayuda a levantarme para después arrastrar el edredón hacia su habitación, yo le ayudo con los cojines pero antes de que pudiera salir de ahí, toma mi muñeca y ruega con sus ojos para que le de cinco minutos más, yo asiento.
Ella enreda nuestros dedos y me guía a la puerta a la que supongo es su clóset. Se da la vuelta para mirarme y luego toma la manija de la puerta, sosteniéndola antes de girarla y empujar para abrir las puertas revelando un mini cuarto con mapas, fotografías y fragmentos de papel que cubren las paredes. Me quedo mirando con asombro mientras ella me guía y volteo a ver todo lo que ha hecho.
-He estado planeando por un tiempo- Ella dice detrás de mí y me giro para encontrarme con su mirada.
-¿Es por eso que tus cosas están en esas cajas?- Pregunto delicadamente y ella asienta.
-Voy a irme; he conseguido un auto y una ruta que he planeado el último mes. Supongo que me detendré cuando esté bien- Ella dice sólo por arriba de un susurro. –Por favor, ven conmigo- Pide desesperadamente, su voz casi sonando como sollozo.
-Lauren…-Empiezo pero ella se acerca a mí un paso más.
-No lo entiendo Camila, te amo y tú me amas. Estamos enamoradas pero tú no quieres que ocurra- Ella habla mientras toma mis manos entre las suyas. – Lo que acabamos de hacer en la sala podría ser de lo que tus noches se llenen, y los días podrían estar llenos de aventuras con viajes y vistas que no puedes imaginar. Y nosotras podríamos estar al fin…al fin juntas- Su voz comienza a romperse y yo retiro mi mirada al suelo mientras caigo más y más a la idea. –Quiero esto, contigo- Termina con la impotencia saliendo a relucir.
-Me voy…me voy a ir a vivir con Grace- Digo como un susurro y después de que el silencio reine en el aire levanto la mirada para ver salir lágrimas de mi par de ojos favoritos.
-… ¿Qué?…- Ella pregunta aún con incredulidad. –Pero tú me amas…- Dice mirándome a los ojos. –Tu perteneces al lado mío Camila- Tartamudea mientras una lágrima cae por su rostro. -¿Te está obligando?- Pregunta de repente y me pongo tensa.
-Ella sugirió que yo…-
-No le debes nada, no la dejes presionarte- Ella se altera y yo suspiro. –Debí golpearla más fuerte, esa estúpida perra- Murmura.
-Laur…por favor no…-
-Sigues teniendo la opción- Dice abruptamente. –Quédate conmigo esta noche. Después ve a trabajar y pasa tiempo con ella pero cuando vengas a casa esta noche, si no caminas hacia mi puerta yo desapareceré y tu puedes vivir con ella y olvidarme y yo nunca regresaré- Termina diciendo y mi boca se abre en protesta pero la mirada que me dedica es una de las que no puedo contradecir, así que me callo de nuevo y dejo a mis pensamientos ser silenciados en mi mente; así que me quedo sólo con ella.
Dejo escapar un bostezo y ella lo toma como una señal para llevarnos a la cama. Envuelve sus brazos alrededor de mi cintura y me lleva de nuevo a la habitación, la delicadeza en todo lo que hace. Ella ha hecho esto antes, pienso mientras empieza a quitarme la ropa de encima y comienza a darme besos por la piel que va dejando descubierta. Pero yo no lo he hecho con ella. Detengo sus acciones después de que tire de la camisa holgada que consiguió para mí por mi cabeza, veo sus ojos mientras la perplejidad los nubla.
Lentamente tomo su playera entre mis manos y tiro de ella suavemente por su cabeza, una vez que está fuera beso su antebrazo, su torso y su clavícula ligeramente y siento como su respiración comienza a profundizarse. Luego me agacho delante de ella, volteo a verla para pedir un permiso silencioso a desabrochar sus pantalones, ella asiente. Lentamente los bajo y los quito completamente, poco a poco subo dando besos ligeros y profundos. Finalmente llego a su rostro y suspiro para besar su frente gentilmente. Tomo una playera de su cajón y la paso por su cabeza como lo hizo con la mía, enlazo nuestros dedos juntos y nos llevo a la cama. Nos deslizamos dentro y nuestros cuerpos no se tocan pero ambas nos vemos fijamente, nuestras narices a pulgadas de distancia y la oscuridad rodeándonos.
-¿Vas a dormir?- Pregunto y ella suspira.
-Si lo hago, te despertarás y ya no estarás aquí- Ella susurra. –Pensaré que todo ha sido un sueño-
-Lo siento- Digo suave no sabiendo ni siquiera porque lo dije, pero sabiendo que era debido.
-Yo también bebé- Ella contesta. –Nunca amaré a alguien como te amo a ti Camila Cabello- Dice finalmente en un susurro y se enrosca a mi cuerpo, su cabeza buscando el hueco de mi cuello, sus piernas enredadas con las mías y sus brazos alrededor de mi cintura.
Sabía que iba a hacer mañana, tal vez no sea lo que quiere mi corazón pero sería lo mejor para ambas; y yo siempre tendría esta noche con ella.
-Y yo estoy excesivamente enamorada de ti Lauren Jauregui- Susurro en su cabello mientras su respiración se equilibra, trato de recordar tanto como pueda de ella antes de caer dormida

Admin
Admin

Mensajes : 5816
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 24

Mensaje por Admin el Sáb Jul 30, 2016 10:14 pm

Escucho la incesante alarma antes de levantarme por completo; sé bien que nuestro tiempo juntas ha llegado a su fin. Abro mis ojos y rápidamente me arrastro para tomar mi teléfono y apagar la alarma, dejo escapar un suspiro sabiendo que sólo dormí 3 horas. Mis ojos están completamente abiertos en alerta mientras exploran la cama, mi vista recorre la suave piel de una pierna que se encuentra debajo de la cobija, un brazo que antes de levantarme se encontraba debajo de mi, un cuello largo y una fuerte mandíbula que se ve tan delicada como nunca antes siendo golpeada a su vez por los rayos de sol naciente. No puedo evitarlo; me pregunto, ¿Soy la única persona que la ha apreciado de esta forma? ¿Soy la única persona quien ella amará o podrá amar? ¿Ella ha sostenido la mano de alguien más de una forma tan delicada como sostiene la mía?
Se da la vuelta dejando escapar un pequeño murmuro de algo incoherente en su sueño mientras sostiene con fuerza el edredón. Realmente no me importa si la gente la ha visto así antes, porque sé que nadie se toma el tiempo para apreciarla. Francamente, me sentaría aquí todo el día a darle vueltas a su cuerpo como un globo terráqueo, a recorrer mis dedos por todo su cuerpo y explorar los lugares sin descubrir que haya encontrado. Amaría verla despertar y ver las mariposas revolotear en su estómago, ver su pulgar en su pecho y los atascos regresar a su mente porque sé que nadie se tomaría el tiempo para apreciarla de la forma en que yo lo hago, ella me prometió aventuras y vistas si yo iba con ella, pero sentarme aquí con ella y explorarla sería suficiente para mí por el resto de mi vida.
Me encuentro muy encerrada en ella como para irme, así que me voy a los pies de la cama y me siento en posición india para verla dormir. Sabía que había pequeñas piezas de felicidad en ella como el lado que vi anoche, cuando sus ojos se iluminaron cuando habló sobre el libro. Quería embotellar esos momentos y dárselos cuando ella necesite recordar lo hermosa que es. Sé también que hay pedazos tristes de ella que aún tengo que descubrir, cicatrices que marcan las paredes de su interior y posiblemente a su corazón también, pero mientras veo su pecho subir y bajar lentamente y sus labios moverse mientras habla en su sueño, sé que una vez que los encuentre, yo cuidaré de ellos. Los tomaré y los colgaré en la nevera para mostrarle lo orgullosa que estoy de ella y para decirle que amo esas piezas también. Los enterraré en el jardín para que nadie que ella no quiera que los vea, no pueda saber que alguna vez existieron. Los arrojaré desde la cima de una montaña esperando que ella no los extrañe mientras trato de repararla.
Ahora mismo estoy viéndola descaradamente mientras ella duerme, yo solía pensar que sólo la gente de las películas y libros hacían este tipo de cosas, también pensaba que un amor tan poderoso como el que yo le tengo sólo ocurría en las pantallas de cine. Pero creo que me equivoqué; sigo pensando esto mientras mantengo mi mirada en ella, asegurándome de no perder un solo lugar de su pecho, algún pequeño murmullo o cualquier movimiento mínimo. “Realmente no quiero dejarla”, pienso para mí. Seguía con pensamientos paradójicos por como mi mente tomaba una decisión diferente por millonésima vez esta noche. Iré a trabajar, hablaré con Grace y vendré a casa con esta chica, esta hermosa chica acostada en su cama. Espero que siga aquí, que siga dormida para que yo siga haciendo lo que estoy haciendo por el resto de la noche, por la mañana y tal vez por toda la semana si ella me deja; porque he gastado mucho tiempo tratando de apartarla lejos de mi cuando en realidad he perdido todo lo que siempre he querido.
Tenía que salir pronto, sabía que iba a llegar tarde. Así que me arrastré fuera de la cama y me incliné hacia ella; nuestras caras a unas cuantas pulgadas, conté todas sus 19 pecas para después llevar mis labios a los suyos y plantar un beso muy suave, no hice movimiento alguno, sólo era un recordatorio de que vendría a casa esta noche, iba a recoger todo lo que una vez dejé; ella sería mía y yo sería suya. Me vestí rápido y supe que no tendría tiempo para nada más así que la miré por última vez y abrí la puerta antes de escuchar una voz ronca a través del silencio.
-Te extrañaré- Mordí mi labio y detuve mi lengua sabiendo que no podía regresar porque correría a sus brazos y nunca iría a trabajar, así que le respondí con algo de
lo que nunca me cansaría de decir.
-Te amo- Dije antes de empezar a caminar fuera de la habitación.
-Te amo más- Dijo en voz baja. Una sonrisa irrumpió en mi cara mientras caminaba fuera del apartamento y a través del pasillo.
………..
-¿Podemos hablar?- Le pregunto a Grace mientras comenzaba nuestra hora de descanso. Ella me mira con cierto pánico en sus ojos y yo me estremezco. La llevo a la trastienda, cierro la puerta detrás de nosotras y antes de que yo pudiese hablar siento sus labios sobre los míos, besándome con pasión mientras sus manos se enredan en mi cabello. –Grace- Digo empujándola lejos de mi.
-¿Ya no me quieres más?- Termina preguntando y yo suspiro.
-Yo creo que…quizá esto va muy rápido- Digo con calma y su lenguaje corporal inmediatamente se pone a la defensiva.
-Quieres tener una de esas charlas, ¿Eh?- Pregunta, mi mirada cae al suelo. –Déjame llevarte a cenar, podemos hablar ahí y no en la trastienda de un café- Dice con una bonita sonrisa en su rostro. No puedo cambiarlo así que sólo asiento y beso su mejilla.
-Gracias- Susurro y ella sonríe. –No puedo esperar
Tendría tiempo suficiente para salir a cenar con ella y después ir a casa con Lauren. Por supuesto tendré que terminar con Grace, pero la perspectiva de volver a casa con mi chica vestida con pantalones de chándal y su sonrisa me hacen olvidar lo horrible que será el rompimiento.
El día pasó mucho más lento de lo que esperé, la mayoría de la gente fue grosera y cuando buscaba por algo de ayuda al servir, sólo encontraba a Grace ya sea en el teléfono o en ningún lugar. Cuando colgué el delantal a las 7:00pm yo estaba dispuesta a llegar con Lauren y caer dormida pero tenía que seguir con esto. “El último paso” pensé para mi feliz; llegué a la entrada del café y vi que Grace escribía en su teléfono.
-¿Lista?- Pregunto y ella levanta la mirada y sonríe.
(En Italiano) –Si- Responde para tomar mi mano, guiándome a su auto y abriendo la puerta para que yo me siente dentro. Ella enciende el motor y yo juego con el radio.
Media hora después ella sigue manejando por las afueras de la ciudad y comienzo a ponerme nerviosa por llegar a tiempo a casa con Lauren.
-¿A dónde vamos?- Pregunto pero ella no responde, en su lugar ella presiona más fuerte el acelerador y avanzamos más rápido mientras llegamos a un camino abierto muy solitario. –Grace, baja la velocidad- Le digo, ya que va a 100 millas por hora…120…140… Mi corazón late más rápido a medida que ella sigue acelerando, veo un fuego en sus ojos que nunca antes había visto en ella. Continúa ignorándome. -¡Grace!- Grito cuando veo sus nudillos blancos de tan fuerte que está sosteniendo el volante, de repente gira el mismo haciéndonos deslizar al lado de la calle. -¡¿Qué te pasa?!- Le grito y veo su mandíbula apretarse.
-¡Estoy harta de tu lloriqueo!- Ella grita de vuelta y yo me inmuto al no ver antes ese lado en ella. Comienza a buscar algo en el compartimento de su puerta, le pregunto qué está haciendo pero vuelve a gritarme algo en italiano a lo que yo solo puedo rodar los ojos. Ella saca un paño y una botella, mis cejas se juntan en confusión mientras la veo contener su respiración y verter líquido en esa tela.
-Grace- Advierto pero ella me mira con ese algo que jamás había visto.
-Debí haber hecho esto hace mucho tiempo- Dice antes de acercar el paño a mi cara.
-¡Grace, detente!- Digo desesperada mientras me sostiene contra ella con fuerza manteniendo el paño en mi rostro, pero con cada respiro que doy me siento más y más débil, hasta que me encuentro incapaz de defenderme. Aproxima el material cerca de mi boca y mi nariz e inevitablemente respiro más de los químicos, haciéndome perder toda fuerza.
-Buena chica- Dice con maldad al lado mío pero ni siquiera puedo mover mi cabeza para verla. –Buenas noches- Dice finalmente antes de deslizarme en una oscuridad que me es completamente desconocida


Admin
Admin

Mensajes : 5816
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Heliophilia por Camrenofficial

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.