I cant change por Freedom19987

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Una mala idea

Mensaje por Admin el Jue Sep 01, 2016 8:02 pm

Cuatro o cinco cigarros no son malos. Ayer fumé mucho pero me ayuda. Ayuda a mantener la mente en silencio y a drogar los sentimientos. Estoy en mi cama, escuchando musica e intentado calmar mis nervios. El timbre suena y alborota todo mi ser. Sé que es ella. Vendrá para que la ayude a estudiar porque va a postular a una universidad. No sé porqué acepté ayudarla. Tampoco sé porqué regrese a este lugar.
Creo que últimamente, todo me vale mierda. Estoy en pijama, y no me importa. No tengo que verme "bien" para ella. Abro la puerta y Louise me sonríe incómoda. Su cabello suelto, sus nuevos lentes, sus audífonos... Todo la hace lucir perfecta. Ella pasa y se sienta en una de las sillas de la mesa del comedor. Era obvio que no iría a mi habitación. Me siento frente a ella y empezamos a estudiar. La ayudo en casi todas las áreas.
En química, nos pasamos dos horas repasando. Se le hace complicado nomenclaturas pero cuando las comprende, le gusta. De ahí matemáticas. Sé que las odia con todo su ser y eso dificulta todo. Les resta importancia y no se esfuerza en hacerlo bien. Termino discutiendo por eso y pasamos a letras. Por suerte es buena en eso y no nos toma mucho tiempo.
-¿Es todo?- le pregunto cerrando el libro.
-Sip
-¿Crees que tengamos que repasarlo otro día?
-Nop. Ya me voy.
Guarda sus cosas en su mochila, se la pone en la espalda. Se pone de pie y la observo caminar hasta mi puerta. Y no mentiré, veo su trasero, sus piernas, sus hombros. Y creo que es sexy.
Quisiera hablar de nosotras pero no sé como. Camino hacia ella y pienso que diez días han sido un infierno. Y que simplemente haber pasado la tarde viéndola, es el cielo. Aunque ver sus labios y no besarlos, ha sido una condena. Ella abre la puerta y yo la cierro. Voltea a verme y la arrincono en la pared. Mi cuerpo pegado al suyo. Nuestros ojos viéndose el uno al otro. Nuestras respiraciones chocando.
Ella confundida. Yo también.
-¿Qué te pas...
La interrumpo besándola. Callo sus palabras con un beso necesitado de ella. Louise se niega a besarme y me muerde. En mis manos tomo su rostro para que no se mueva y muerdo su labio. Haciendo que reaccione y me bese.
Un beso con locura y fuego helado. Ella pone sus manos en mi cuello y me tira hacia ella. Juega con mi corto cabello y gime en mis labios cuando mi lengua entra en su boca. Coloco mis manos en su cadera y posiciono una de mis piernas entre las suyas. Agarro su trasero y ella me muerde en respuesta. La cargo y ella enrozca sus piernas en mi cintura con fuerza. Acaricio sus piernas mientras nos besamos con necesidad de la otra, con ansias de ser una y con deseo de no parar.
Bajo mis labios a su cuello la beso, muerdo y succiono sin piedad. Mis manos juegan con sus muslos. Ella gime mi nombre mientras tira de mi cabello, haciéndome saber que la hago sentir mujer. Con fuerza toma mi rostro y me obliga a volver a sus labios. Con algo de temor ella juega con mi lengua, mordiéndola y acariciándola con la suya.
Louise me frustra dejándome de besar. Para morder mi cuello de a pocos. Una de sus manos va a mi seno derecho, mientras que con la otra acaricia mi cabello. Aprieta mi seno sin piedad y me encanta. Como estoy sin brasier, el contacto es mayor. Ella se desespera por la tela que nos separa e introduce su mano en el cuello del polo, que por suerte es ancho. Pellizca mi pezón mientras sigue besándome y gimo en sus labios. Masajes mi seno con paciencia, haciéndome enloquecer. El placer es poco para lo que siento. Juega con sus delgados dedos en mi pezón, tira de él, lo acaricia y masajea. Me vuelve loca.
Me empieza a pesar así que la cargo y la llevo al sofá. La recuesto y me coloco entre sus piernas. Ella las encoje y me aprisiona en ellas. Louise se ríe y me saca la lengua. La beso y poco a poco subo su polo. Desabrocho su sostén y sus senos son todos mios. Me separo de ella y los contemplo. Tan redondos, hermosos y deliciosos. La comida no es tan deliciosa comparado al sabor de sus pechos.
Muerdo y tiro de sus pezones con los dientes. Ella mueve sus caderas y siento un calor recorrerme el cuerpo. Sigo así por un buen rato. Escuchando como dice mi nombre y siento sus movimientos placenteros. Ella se mueve en el.sofá. quedando de lado. Me besa y me empuja, tirandome al suelo. Ella ríe con fuerza y se coloca sobre mí. Me besa y aprovecho para colocar una pierna entre las suyas. Ella se mueve un poco y yo levanto mis caderas.
-No... Hagas...eso- me dice gimiendo.
No le hago caso. Ella me besa y yo agarro sus caderas. Apegandola a mí y empiezo a moverme. Ella también se mueve, haciendo que el.roce entre su pierna y mi parte íntima se sienta plancentera. Y ella siente lo mismo.
Al principio nos movemos despacio pero luego queremos más e incrementamos la velocidad. Yo me muevo con fuerza y ella gime una y otra vez. Con una mano acaricio sus pechos mientras nos movemos. Me enloquece.
Ella aprieta sus piernas y sé que está por llegar al orgasmo. Y siento que yo también por el calor de mi vientre. Así que hago que giremos porque para ser sincera, no pude moverme tanto abajo, ni cómo quería. Quedo sobre ella y me muevo con más rapidez. Ella me abraza mientras me muevo y me araña un poco cuando llega al orgasmo. Unos dos movimientos más y yo también lo hago.
Digo su nombre y ella me besa con fuerza. -Louise, me tienes loca.
-Es un honor. Te quiero - dice y deja un beso en mi frente.
¿Cuándo dirá "te amo"? Me recuesto a su lado, en el piso y ella toma mi mano. Entrelaza nuestros dedos y la escucho suspirar.
-¿Y la culpa?- le pregunto.
-No importa. Sólo quiero estar contigo.
-¿Extrañarme fue más grande que el sentimiento de culpa?
-Si- aprieta mi mano y la suelta. Se pone sobre mí, dejando todo su peso caer. Por suerte no es mucho.
Cruza sus manos sobre mi pecho y recuesta su cabeza ahí. Intento pensar en algo sano.. Pero su manos ahí y su rostro cerca... Lou me conoce así que con ambas manos me peñizca los pezones y me dice " pervertida" Ambas reímos. Y no le duele tanto como me gusta. Así que decido no me vengarme.
-¿me amas?- susurro para ella.
-Sí- me dice segura.
-¿Segura? Soy odiosa.
-Así me gustas- se muerde el labio inferior.
La miro por un buen rato. Intento pensar qué hacer. Si es bueno regresar o no. Pero digamos que la lógica no se aplica aquí. Y con lo que acaba de pasar...
-¿Quieres ser mi enamorada?
-Shi- me responde con una sonrisa.
Yo sólo me inclino para darle un pequeño beso. Pues por la posición no puedo.La acompaño.a su casa y se despide de mí con un abrazo y susurrando que no debería de salir en pijama. La verdad no me importa.
Llego a casa y mi madre está sentada en el sofá. Creo que si supiera que pasó ahi, lo quemaría entero y enterraría las cenizas. Es tensa nuestra situación. No le hablo más de lo necesario y ella apenas y me mira.
Y en este momento creo que volver con Louise no ha sido buena idea.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Mierda

Mensaje por Admin el Jue Sep 01, 2016 8:02 pm

-¿Qué hacemos?
-No sé.
-Tenemos que ser responsables- me recuerda Louise.
-Lo sé amor. Te juro que usaré condón. - le susurro con seriedad.
-IDIOTA. COCHINA. PERVERTIDA- Me grita en risas mientras me peñizca el estomago.
Estamos en mi habitación. En el calor de mi cama. Acomodadas y acurrucadas. Se supone que debemos estudiar y no hemos podido. Nos hemos pasado la tarde besándonos y jugando Preguntados,y Lou- sorprendentemente- me gana en eso.
-Vamos a estudiar- le digo y me pongo de pie.
-Nou- me dice acomodándose en toda mi cama
-LOUISE PARATE VAGA DE MIERDA
-YA- me grita pero no se pone de pie.
Me quedo mirándola y ella después de cinco minutos sale. Se tira sobre mi de manera sorpresiva y me hace caer al sueño, con ella sobre mí.
-¿Qué tienes con el maltrato físico?
-Te extrañé mucho bebé- me dice mirando mis labios para segundos después besarlos.
Y creo que hoy no estudiaremos. definitivamente no podemos estudiar juntas. Ella es mi mayor distracción.
-¿Qué dices si vamos al cine?- le pregunto. Ambas estamos tiradas en el piso de mi habitación. Ella está a mi derecha, con la cabeza apoyada en mi pecho.
-No sé
-Hey, iríamos como amigas y yo no haría algo estúpido.
-¿Segura? No es que no quiera, solo que tengo miedo que alguien se de cuenta y nos separen.
-¿Tienes miedo de que nos separemos?
-Shi- me responde y me abraza.
-Tranquila amor. Estaremos juntas todo el tiempo que sea posible.
Ella queda en silencio un rato. Solo de escuchan nuestras respiraciones.
-¿Me prometes algo?- dice de repente y sé a qué se refiere.
-Prometo que ya no fumaré.
-¿Cómo sabías que iba a decir eso?
-Porque te amo. Y te conozco.
-Shi- me da un beso en la frente.
Nos quedamos una hora hablando de todo. Muchas cosas en poco tiempo. Tengo curiosidad de que si alguien antes de mi, le haya gustado. Pero no me atrevo a preguntar a diferencia de ella, que me pregunta todo.
Lou pregunta como si yo lo supiera todo. Qué es la glicerina, donde venden glucosa y para qué sirve esta, de dónde sacan el carbón, acerca de películas, libros. Todo. Y me agrada poder responderle.
-Creo que debes ir a tu casa- le digo en sueños- mi mamá no sabe que estás aquí.
-No te duermas- me peñizca el abdomen.
-Okay.
-Caca
-¿A qué vino eso?
-Caquitaaaa- grita y me besa con ternura.
Louise necesita un psiquiatra. Es mi loquita.
-Lou, estás loca.
-Así me pones- me muerde el labio inferior.
-Quedate a dormir- le pido.- mamá nunca sube a mi habitación. Le dices a tu mama que nos quedaremos donde Delia.
-No- dice de inmediato- no creo que sea seguro. Tu mama me mataría.
Al final se va. Lo cual es Doloroso. Con mayúscula. Mi madre me ve y no me dice nada. Yo no sé que hacer con ella. He hablado con mi padre pero él no es de mucha ayuda. Cuando intentó hablar con ella, terminaron sacándose en cara todo sobre todo mi madre.
Mi padre me llama y conversamos un buen rato. Cuando le conté todo, el no me preguntó si era lesbiana. Sólo me dijo que tenga paciencia a que mi madre entienda. Y me abrazó. Un abrazo a sabor de 17 años reparados.
-¿Has comido algo?
-Uh, no
-Alistate paso por ti a comer y de ahí te dejo en tu casa.
-No creo que mi mamá quiera.- le digo y no como excusa.
-Yo me las arreglo. En diez estoy ahí
Me cambio de pantalón, a uno de color rojo. Me dejo el polo negro puesto que huele a Louise. Espero diez minutos a que mi papá llegue. Luego lo escucho discutir con mi madre acerca de mi salida y unos seis minutos después escucho mi nombre. Bajo y mi madre está sentada viendo tv.
-Si llega muy tarde, mejor que se quede a dormir contigo.- es lo único que dice.
Y me siento como una mascota. O algo así. En fin.
Subo al auto y pongo "Stop crying your heart out" una canción que Lou me mandó a escuchar y ahora la amo. Mi padre me comenta acerca de su semana y yo acerca de la mía. Le comento que arregle las cosas con Lou, porque según lo que le conté fue una "pelea de amigas".
-Sabes, no deberías dejar que te hagan chupetón.- me comenta y señala mi cuello.
Mis manos van a mi cuello cubriéndolo e intentando sentir la piel hinchada. A la izquierda, cerca a la clavícula. Louise me mordió. Pero cuando ella muerde el cuello hace dos cosas: succiona y tira de mi piel.
-Papá, yo...
-Descuida, no soy idiota. Y no nací ayer. Sólo dile que no te haga eso, es vulgar.
-No me hizo un chupetón, me mordió jugando- digo defendiendo a Louise.
-Pasale el peine o una moneda. Secretos antiguos que sirven.
Qué vergüenza.
-Papá...
-Ya, está bien.
-¿Ordenamos?- le digo para bajar del coche y entrar al restaurante.
Yo pido Bondiola y mi padre no sé qué. Comemos conversando de política. Y a la vez envió mensajes por Whatsapp a Louise. Ella se hace la loca respecto al recuerdo que me dejó en el cuello. Y me dice que le guarde un poco de comida. Si claro.
Mi papá termina de comer y yo aún batallo con la jugosa carne de chancho. Siento su mirada en mí. Tiemblo ante la posibilidad de que le diga a mi madre de la marca. Aunque no creo, pero aún así.
-¿Cuánto tiempo llevan de enamoradas Louise y tú?
M.I.E.R.D.A


Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Abrir la boca, no siempre es bueno

Mensaje por Admin el Jue Sep 01, 2016 8:03 pm

-No sé a qué te refieres- le digo seria y enojada- debes de dejar de inventar idioteces.
-Hija, cuando hablas de ella, tienes la misma mirada que tu madre me daba cuando salíamos. Enamorada.
-No. - fue lo único que dije.
Él se río y cuando terminé de comer, pagó la cuenta y fuimos a su auto. Y tengo asegurado que seguirá con el tema hasta sacarme de mis casillas.
-¿ Vas a seguir diciéndome que no están juntas?
-No estoy con nadie.
-Bueno, Louise es hermosa así que no seria raro que te hayas enamorado de ella- me dice y yo sonrío, sabiendo que es verdad- SONREISTEEEE PILLINAAA
-PAPÁ- le grito y me río
-Sabes, sigues siendo mi hija. A pesar de eso y ten por seguro que yo cuidaré de que tu madre no se entere. Es más pueden ir a mi casa a ver películas o a la piscina, cuando yo no esté. No sé hija, yo te apoyaré en todo.
-¿Por qué? ¿no crees que es una decepción? ¿Que soy poca mujer?
-Eres mi hija. Y eso no cambiará, así te gusten los chicos o chicas. Es igual, no dejas de ser mi hija por tener gustos diferentes, como diría la gente. Sólo te digo que tengas cuidado y no entregues tu corazón. Si ella es la primera, es por algo y ha de ser especial. Solo ten cuidado de tu madre, que si se entera, te mata, la mata y me mata. Okay?con el tiempo ya lo comprenderá.
Me preguntó, porqué de todos las personas que conozco, de quien menos espero es de quién más estoy recibiendo. Unas lágrimas caen. Porque no me siento sola. Y siento que tengo menos miedo que antes. Ya no estoy sola batallando, ahora mi padre me apoya y es sorprendente pero cierto. Lo abrazo por sobre la palanca de cambios y lloro en su hombro diciéndole gracias. Después de que mis ojos queden rojos, esperamos un rato en el auto a que se me pare el post llanto y no levantar sospsospechas
Ingreso a casa y todo está oscuro. Supongo que mi madre duerme. Subo a mi habitación y encuentro un bulto en mi cama. Me asusto y prendo la luz. Es Lou. Está dormida en mi cama. Mi madre aparece tras de mi y hace que salte del susto.
-Vino llorando y decidió esperarte aquí, no me dijo nada. Solo lloró hasta quedarse dormida. - me dice como si de verdad le preocupara.
-Gracias ma. ¿Se quedará a dormir?
-¿Por algo vino, no? Es tu amiga y puede estar pasando por algo difícil.
Dice eso y se retira de mi cuarto. Yo me quito el pantalón y me libero del maldito brassier. Me cambio de polo y tiro mis zapatillas y medias al piso. Me recuesto a su lado y la muevo para que se despierte.
-Lou, amor- le digo en el oído y beso su cuello.
Ella se queja y se mueve un poco. Vuelvo a moverla y ella despierta dándome un golpe en el seno por estirar sus brazos.
-¿Qué pasó?
-Le dije a Diana lo nuestro.
-Sin ofender pero ¿le dijiste a la perra esa todo?
-Si... Bueno no las cositas que hacemos- me dice con su típica inocencia- sólo que estamos y eso.
-Ya...¿ Y por qué lloraste?
Me sorprende lo bajito que hablamos, como si nuestra vida dependiera de que nadie escuche.
-Porque me dijo cosas feas -ella empieza a llorar y la abrazo para que se calme
-Amor, tranquila ¿si? ¿Qué te dijo?
-Que lo nuestro nunca será, que terminaremos pronto. También que no deberíamos de estar porque es malo para quesolo solo me usas para descubrir cosas. Y que si nuestros padres se enteran, jamás te volvería a ver.
-Oh maldita perra mal parida hija de puta.
-¡Anna!- me grita en voz baja- eso no es lo peor. Mi hermano mayor- las lágrimas caen otra vez- él escucho todo.
-¿Miguel? ¿estas segura de eso?
-Si porque el sólo me miró con odio y se fue.
Ella llora en mi pecho y me siento inútil por primera vez en mi vida.
-Yo hablaré con el mañana. Yo le explicaré todo. Le diré que sólo nos confundimos y que ya lo superamos. Me Inventaré algo que se crea.
-Bebé, si le dice a mi mamá... Yo no sé.
-Tu mama me quiere. Soy la mejor nuera que pudo desear.
-Anna, no seas idiota.
-Yaya. -y decido preguntar algo que lleva tiempo en mi mente- Lou, si las cosas se ponen difíciles y tu mamá se entera... Y se interpone entre nosotras. Tú... ¿Seguirias conmigo?
-No sé.- es lo único que dice.
Yo solo termino la conversación y decido dormir. Espero a que ella duerma y cuando lo hace, susurro " si tu me hubieras preguntado eso, yo te hubiera dicho que sí. Sin dudar" Bueno yo... Ella, no sabe. Me quedo dormida después de un buen momento de pensar y torturar a mi corazón. Despierto y siento a Louise a mi lado. Una parte de mí se emociona de estar a su lado... Y la otra recuerda su "no sé" de ayer.
Ella tiene la boca entre abierta para respirar y los ojos cerrados. Nuestras piernas están enlazadas y mi mano está en su cadera. Se siente raro. La muevo un poco y no despierta. Sólo gruñe en sueños y se mueve un poco. Le robo unos cuantos besos y ella de despierta de a pocos. Cuando pone sus brazos en mi cuello y me obliga a estar sobre ella, sé que despertó.
Me besa con fuerza. Muerde mi labio y juega con mi lengua. Su mano recorre mi espalda y me da escalofríos calientes. Empiezo a tocar su cuerpo. Su abdomen, sus caderas, muslos y trasero. Sobre todo su perfecto trasero. Ella gime en mis labios y muerde mi labio inferior.
-Controlate- me dice cuando mi mano pasa por su zona V
-¿Quieres que lo haga? - le pregunto acariciándola por sobre sus pantalones.
-No- me dice en un casi grito- no lo hagas.
-¿No me controlo?- digo acariciándola en círculos.
-Por favor, no - me dice encerrandome con sus piernas.
-Lou... ¿Estas excitada?- le digo y subo mis manos a sus senos
-Dios, Anna, no empieces
-¿Te gusta? - Digo jalando ambos pezones lentamente.
-Si- dice con dificultad.
-¿Sigo?
-No pares. - me dice mirándome a los ojos y luego se sienta para besarme. Quedo en sus piernas y me incomoda un poco.
Ella me besa suave y lento. Disfrutando de mis labios y mis caricias. Con tiempo y seguridad. Ese tipo de beso es el que me enciende. Porque no es apresurado, sino se toma su tiempo para besarme y la siento a ella. Sus manos curiosas e impacientes van por mi espalda y ella llega mis senos. Como no tengo nada más que mi polo, siento
sus caricias.
-Lou
-¿Qué?- me dice separándose para verme a los ojos.
-Me siento incomoda. Estando sentada sobre ti.- le digo con algo de vergüenza.
-Es que eres más alta que yo, babosa- me dice en risas.
Me salgo y me siento en la cama, estiro mis piernas que habían sufrido por estar encogidas. Ella coloca sus rodillas a mis lados y se sienta sobre mis piernas. Mucho mejor.
-¿Cómoda?- me dice en burla.
Sus senos quedan a la altura de mis ojos. Los veo directamente, me muerdo el labio y le susurro un sí.
-Anna eres una pervertida- me reprocha
-Amor, son tan ricos, y el lunar que tienes es tan pero tan sexy- le respondo si apartar la vista de sus senos. Sabiendo que le incomodará.
Ella me jala del cabello, haciendo que mire su rostro y sin esperar, me besa. Su mano libre va a mi cuello, y va bajando hasta llegar a mis pechos. Maldita sea, quiero que me haga el amor. Me levanta el polo y yo me lo saco por completo. Es la primera vez que estamos así. Ella me observa y luego sonríe con ternura. Besa mi cuello, clavícula y mis senos. Agarra ambos con sus manos y me besa mientras los aprieta suavemente. Yo me deshago de su polo y sus brassier negro combina con su pálida piel
-Siempre es negro- le digo mi observación.
-Me gusta usar negro.
-Te ves sexy- digo mirando su brassier.
Ella me obliga a mirarla y a besarla con suavidad. Con delicadeza y ternura. Mi Lou es capaz de dar los besos más apasionados e inocentemente tiernos a la vez. Desabrocho su brassier y ella se lo saca. La observo detenidamente. Ella tiene ambas manos en mi cuello y me acaricia este de forma nerviosa. Veo que tiene vellitos en su abdomen, solo unos cuantos. Su ombligo se mueve por sus respiraciones agitadas por la excitación.
-Lou, amor- digo separándome de ella- creo que deberíamos calmarnos un poco.
-Si- dice agitada- ahorita me violas y eso no.
-Si te violo, te gustará así que no es violación. Es amor
-Shii
Río y la beso un poco antes de que ella se recueste a mi lado.
La cubro con la colcha y me hago un espacio a su lado. Jalo la colcha y las dos quedamos tapadas.
-Deberías ponerte algo- le digo.mirando sus pechos.
-Ay que flojera
-Lou, si sigo viéndolos será difícil controlarme.
-Pues no los veas- me dice y se cubre bien con la colcha.
-Lou... ¿Como vamos a hacer? Osea con Miguel y Diana
-A Diana le mentiré, le diré que terminamos pero somos amigas. Y Miguel pos no sé. Él es muy católico y esa mierda, así que no tengo idea de qué hará.
-No podré ir a tu casa
-Nop, ni yo venir por tu mamá.
Y la oferta de mi padre, toma valor.
-Podemos ir a casa de mi padre. Él tiene piscina y tengo una habitación ahí.
- Pero él sospecharía
-Amor él...
Pienso en decirle que nos apoya pero sé que ella se sentirá incómoda. Sólo decido guardar el secreto.
-Él no es tan inteligente y no se preocupa por mi.
-Bueno
Ambas nos quedamos dormidas. Sin nada en la parte superior de nuestro cuerpo. Dormimos de manera inocente. Ella de espaldas a mí, muy pegada. Y mi brazo abrazando su cintura. Ella tiene mi mano en su pecho, abrazándola. Y no siento la necesidad de tocarla con intención sexual.


Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

¿Activa o pasiva?

Mensaje por Admin el Jue Sep 01, 2016 8:04 pm

"Recuerdo que me preguntaste si era activa. Te dije que sí y me preguntaste cómo lo sabia si no había besado o estado con alguien. Te respondi que solo lo sabia y ya. Me besaste y yo no supe que hacer. Luego sí y te besé por todo el tiempo que te había esperado, y ese era mucho. Me susurraste que era activa pero para mi eso era lo de menos. Te había besado y eso, eso era todo" 25/09/14
Despierto y me doy cuenta que estamos semi desnudas. Con una gran gran pero gran pereza me pongo de pie y me coloco su polo. Quiero.sentir su olor. Porque sé que luego no podremos. Nuestro tiempo es limitado. Cojo mi polo dispuesta a ponerselo.
Como Lou tiene el sueño pesado, le coloco el polo sin que ella despierte. Solo se queja en sueños y se mueve. La.cubro con las sábanas y me pongo un short. Bajo al primer piso y mi madre está ahí. Puta madre. Ella esta de espaldas, así que no me ve y supongo que no me escuchó pues no volteo a ver quien era. Subo las escaleras silenciosamente. Sé que tengo marcas en el cuello y clavícula... ¿Qué dijo mi padre...?
MONEDA O PEINE.
En mi cómoda hay un peine. Voy al baño de mi cuarto y frente al espejo paso uno por uno de los pequeños chupones y mordidas que tengo. Duele pero por suerte las cuatro marcas casi no se notan. Lou me va a pagar esto. El timbre suena y por mi ventana me fijo quien es. Una amiga de trabajo de mi madre. Juntas salen para ir a trabajar. Me quedo sola. El timbre suena otra vez y supongo que es mi madre que olvidó algo. Me pongo una polera para que no note de que estoy con el polo de Louise. Bajo al primer piso y abro la puerta. Siento como si me hubiera ahogado con mi propia respiración. Es su hermano. Puta madre. Estoy cagada.
-Hola-me dice serio- ¿Puedo pasar?
Me hago a un lado indicándole que sí. Él avanza y con sus ojos recorre cada espacio de mi casa. Odio la gente así de.. Curiosa o mirona.
Se sienta en el sofá. Cierro la puerta y voy hacia la sala. Tomo asiento en el lugar frente a él. Lo miro a los ojos para que crea de que no le tengo miedo.
-¿Es cierto que Louise y tú son algo?
-Sí- respondo con sinceridad. Estoy segura que ya sabe la respuesta y solo lo preguntó por preguntar.
-No estoy a favor de eso. No creo que Louise encuentre felicidad en una relación homosexual. Creo que es absurdo todo. Pero sé que es feliz. Escuché la emoción con la que le contaba a su amiga de ti y sé que ella no se ilusiona con idioteces. La haces feliz pero no estoy de acuerdo. No diré nada - el hace una pausa y siento que recién respiro- pero quiero que me prometas que la relación terminará y serán amigas.
No jodas.
-Yo no...
-Yo lo prometo- escucho la voz de Louise desde las escaleras.
Su hermano gira a verla y asiente con la mirada. Ella viene a mi lado y se sienta en el brazo del sofá.
-No quiero preguntarles nada. Ni cómo pasó o qué pasó- dice con asco- sólo mantenganse al margen y no tendrán problemas. Lou vamos a casa, le dije a mamá que yo te di permiso de quedarte a dormir.
-¿Me puedo quedar un rato?
-No.
Ella no protesta no reclama, no lucha y eso me hace enojar mucho.
Se ponen de pie y yo quiero gritar, patear o golpear algo. Mi paciencia es mínima. Los sigo y Louise sólo se despide con la mano. Su hermano pasa de lado sin decir nada y la toma de la muñeca. Puto. Cierro la puerta y corro a mi cuarto. Me recuesto en mi cama que aún huele a ella. Me quito la polera y estoy con su polo. Me queda algo corto y me imagino que el mío le queda grande. Me hubiera gustado que Louise diga algo. No sé qué, solo decir que soy importante para ella o que quería quedarse un poco más a mi lado. No decir amén a todo lo que su hermano dijo. Tal vez luchar y arriesgarse, decir que no importa que le diga a su madre, que nosotras seguiremos juntas a pesar de todo. Bueno, eso es lo que Yo hubiera hecho. No debería de esperar a que ella lo haga.
Cojo mi celular que está debajo de mi almohada, como siempre. Pongo la contraseña y me encuentro con una imagen suya en pantalla. Ella sonriendo, aquí en mi cama. Y abajo de la imagen dice "te amo Smile". La niña lo puso de fondo de pantalla y no pienso sacarla. Me río, sabiendo que ella me conoce tan bien como para adivinar mi contraseña. Que ni siquiera es su nombre, sino el de un personaje de un libro, Alaska. Le envío un mensaje por costumbre.
" Llegaste bien?" y parece que sí pues automáticamente salen los dos √ de whatsapp.
"Sí"- me responde a los segundos.
" Todo bien?"
"No. Nada está bien"
No le respondo pues lloro. Porque todo iba bien, estábamos bien, sin pelear, sin celos y todo se cagó. Estábamos aprendiendo a superar nuestras diferencias y caprichos, como una pareja madura. Y todo se cagó.Le envío un mensaje pues sé que ella está como yo. Triste
"Te amo :3"
"Te amo \*-*/"- me responde y sonrío ante su mensaje.
Me pregunto si es que somos algo y sólo le mentiremos a los demás. O si de verdad terminamos. No quiero preguntarle. Tengo miedo de que la respuesta no sea la que yo quiero. Hace un día todo estaba bien. Y en 24 horas muchas cosas se pudren. Reviso mi celular. Tengo foto de ella. Le tomé fotos dormida o viendo tv sin que ella sepa. Aunque tal vez ya las vio. No importa pues no las borró.
Abro el chat para hablar con J y veo que hay una conversación que yo no hice.
Yo: Holaaaa
J:Hey
Yo:Soy Louise
J:La enamorada de Anna?
Yo: Shi :33
J:Ouh
Yo: Te puedo preguntar algo?
J:Que cosa?
Yo:Anna es activa o pasiva?
Gosh no.
J: No lo se. Por que preguntas?
Odio a J y su falta de tildes.
Yo:Es que no sé me da cosita ¿ como sé quien es activa?
J: Creo que eso no importa, solo son ustedes y ya
Yo: ahhh
J: Quieres saber no?
Yo: Shii
J: Ugh ya. Es activa
Yo: :/
J: Que?
Yo: Nada. Ya chau.
Louise y sus cosas raras ¿ Por qué preguntó eso?
Yo: So.. Soy activa
J: Hahahaha ya quisieras
Yo: Pos la maldita invadió mi celu sin mi permiso
J:Igual se lo hubieras dado. Duh
Yo: .l. Calla
J:Es linda, te quiere
Yo: Tu crees?
J: Obvio quien mas aguantaría a alguien como tu. O te quiere o está loca.
Yo: Idiota.
Me río y es lindo, que alguien más sepa de nosotras y que Louise lo hable con normalidad y cómoda. Bueno solo pasa con J y Delia. Sólo habla de nosotras cuando está segura de que la otra persona no hablará. Aún asi, odio que con sus amigas me trate como una más. Y no sé porqué recuerdo eso. Absurdo. Le envío un mensaje a Lou
Yo: Así que activa o pasiva?
Lou: Chicha, no lo borré?
Yo: Noooooo
Lou: que roche TnT
Yo: Hahaha amor, eso es estúpido.
Lou: si pero tenia curiosidad. Y sí eres activa
Yo: Como sabes?
Lou: Me dejaste un PUTO CHUPETÓN EN LA TETA BABOSA
Yo: Ups?
Lou: .lllllllllll.
Yo: tu me dejaste 4 marcas en el cuello
Lou: y?
Yo: nada :3
Con Lou no hay un activo o pasivo. Es solo ella y yo soy yo. Es absurdo ese titulo de activa, pues solo somos nosotras amándonos.
Es tonto que con lo de su hermano, estemos hablando de esto. Pero así somos. Y así nos amamos.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Terminamos.

Mensaje por Admin el Jue Sep 01, 2016 8:04 pm

Louise viene a mi casa. Lo cual no negaré que me emociona como fan alborotada. No la he visto en una semana. Su hermano la ha tenido controlada y hoy, por suerte, no está. Toca la puerta y mi sonrisa se va cuando la veo. Está seria.
-¿Todo bien?
-Debemos terminar- me dice y mi mente se demora en procesar la información
-¿ah?
-No podemos seguir. Si mi hermano se da cuenta...
-Le dice a tu mamá. Y qué? ¿Piensas esconderle toda la vida que te gustan las mujeres y hombres?
Ella mira al suelo y pasa. Creo que no es conveniente discutir en la puerta de mi casa.
-Tu no te quedas atrás.- me dice como peleando por quien es peor.
-Yo lo haría sabes. Pero no por ti- le digo con dolor- no me Arriesgaré por alguien que no lo hará por mí. Porque seamos sinceras Louise, si yo doy un pie adelante, tu retrocedes dos. Prefieres perder nuestra relación a aceptar frente a los demás que me amas.
-No es eso- me dice al borde de las lágrimas- aún dependo de mi madre y tu no sabes cómo es ella. Si supiera, me mataría.
-¿Segura? - le digo con sarcasmo-
-Anna, esto es difícil para mí. No es fácil decirte esto, me duele.
-Yo te amo y eso no lo entiendes. Si pudiera te lo daría todo. Pero mi duda es que si tu lo harías por mí, y parece que no.- ella llora un poco y yo estoy tan enojada que no puedo botar una sola lágrima.
-No hables por mi acerca de mi que siento. Yo también siento lo mismo por ti sólo que ahora no podemos estar. Quiero que esperemos hasta poder estar juntas- pasa sus manos por su rostro, tratando se calmarse.
-¿ Y eso cuándo será? ¿Cuando tu madre muera? ¿O cuando no haya nadie que nos juzgue?
-Sólo quiero estar contigo. Vivir juntas y eso, solo que aún no podemos.
-¿Y cuándo podremos? - le digo desesperada por saber.
-No lo sé- casi se ahoga en la mentira de sus palabras.
-NADA sabes. Sólo vete ¿sí?
Camino hacia la puerta y la abro
-¿Me echas de tu casa? - me mira a los ojos y me duele
-Te pido que te vayas porque verte duele. Y tú mas que nadie, sabe que soy pésima lidiando con el dolor.
Ella se acerca a mí y se queda parada un rato. Agarra mi mano que sujeta la puerta y la entrecierra un poco. Yo solo estoy mirando el piso. No quiero verla. Siento sus labios en los míos de manera fugaz. Y la agarro de la cintura y la beso suavemente. Un beso corto en comparación a los que siempre nos damos. Siento dolor en ese beso pues presiento que será el último de todos. Ella también lo sabe. Me lo dice con su mirada cuando se separa de mí. Ella sale y cierro la puerta.
Mi tiro al piso y saco el celular. Necesito hablar con J. Porque si hablo con alguien más, lo mando a la mierda. Para mi suerte ella no responde. Lo que hace que no pueda distraer mi mente del dolor. Así que lloro. Lloro por todo. Y porque aún siento sus labios en los míos. Quiero hablarle para discutir y desahogar mi enojo. Sé que la cagaré peor y una parte de mi me dice que da igual. Que ya que no estoy con ella, todo da igual. No puedo creer lo corto que fue. Tres meses. Tres putos meses que se sintieron como una eternidad divina.
Y a pesar de que ella no tiene los huevos para decirle al mundo que es feliz al lado de una mujer y prefiere terminar todo por miedo, yo la amo. Y tal vez ella también me ama pero no está lista. Sería más simple si yo fuera hombre. Pero no podría ser lo mismo. Yo no quiero ni quise ser hombre al estar con ella. Y ella me quiso como mujer. Desgraciadamente ella no pudo aceptar que el amor entre mujeres es real y vale la pena luchar por ello. Entiendo lo difícil que ha de ser que estemos juntas con la oposición de sus padres. Solo que creo que valía la pena luchar por ello. Pelear por lo nuestro.
Le hablo al whatsapp para saber si está bien. Y ella responde un "shí :3" como si no hubiera pasado nada. No le contesto. Sólo quería saber si estaba bien. Me preocupo demasiado por ella. Voy a mi habitación y busco entre mis cajones la cajetilla de cigarrillos. La encuentro y saco uno inmediatamente. Mi encendedor está en mi escritorio, lo tomo y enciendo el cigarro. Inhalo todo lo que puedo. Luego lo boto por la quemazón. Fumo uno rápido. Mi mano tiembla un poco y mis ojos arden por lágrimas.
Yo estaba bien. Bien con mis sentimientos mudos, sin dramas, enamoramientos. Estaba bien sin ella. Había decidido estar sola. Y ella llegó y lo cambió todo. Y yo estuve feliz con eso. Ahora, ya no sé que sentir. Apago el cigarro en una lata que tengo para la colilla. Saco otro de la cajetilla, lo miro y digo "no serás el último de hoy". Sé que fumaré mucho. Y probablemente mi madre me saque la mierda pero ningún dolor superará al de un corazón roto. Fumo, fumo y fumo.
Cuando voy acabando el cuarto. Mi celular suena. Le doy una ultima bocanada y lo apago. Veo la pantalla y es Delia.
-¿Qué?- le digo de mala gana
-Me contó todo. Estas bien?
-¿Tú que crees?- OBVIO VOY A ESTAR SALTANDO EN UN PUTO PIE.
-Lo siento mucho. Ella... Lloró mucho.
-¿Te llamó?
-No, vino a mi casa. Se acaba de ir. Fuiste cruel con ella, no debiste votarla así o decir que ella no te ama. Ella lo hace sólo tiene miedo.
Me quedo en silencio, escuchando lo que dice.
-No seas egoísta, ella también sufre. ¿Tu crees que fue fácil darse cuenta que le gusta una mujer? ¿Entregarse físicamente como lo ha hecho? Y eso que tu sabes lo tímida y cuidadosa que es con su cuerpo. No es fácil estar con alguien y mentirle al mundo y que su relación esté en riesgo. Tiene miedo y no está lista para afrontar todo lo que implica estar contigo. No es su culpa.
-Ok- es lo único que dice. Pues tal vez tiene razón
-Tu debes de estar a su lado para que madure y acepte esto contigo. Claro si es que ustedes dos son para una relación a la larga. El tiempo dirá. Dios, tienes diecisiete años, no es la única relación que vas a tener y sabes que aún están muy jóvenes. No seas estúpida y precipitada. Tienen tiempo.
-Me tengo que ir. Hablamos luego.
Cuelgo la llamada y tiro el celular contra la pared, ocasionando que la batería, el chip y la tarjeta de memoria salgan. Apuesto que no prenderá. Decido no pensar. Solo fumar. En el sexto cigarro, me doy cuenta que haga lo que haga, el hecho de que estemos separadas... No se irá de mi mente. Lo nuestro se acabó. Lo sé pero no puedo aceptarlo.
No sé cómo se describe el dolor. La felicidad es fácil y uno busca transmitir lo que siente. Al contrario del dolor, uno no quiere que los demás sepan que sufre. Siento que debería de ser yo, y que todo me valga mierda como siempre lo he hecho. Pero no puedo. Es demasiado importante como para que no me importe. También tengo sentimientos encontrados. Quiero herirla. Quiero que le duela tanto como me duele a mí su ausencia en mis días.
¿Cómo puede soportar un mes sin hablarme? Yo estoy muriendo lentamente. Es un mes sin ver sus ojos. Sin escuchar su voz. Sin sentir su olor. Delia dice que ella está bien. Que la ve bien. Bien. Bien. Bien. Como no tengo celular, puesto que se jodió y no volvió a encender no tengo cómo comunicarme con ella. Y Louise, no lo ha intentado, por lo que supongo que no la debo buscar.
Salgo a la calle. Es raro. Tanto tiempo en mi habitación se hace costumbre estar ahí. Mi madre me ha pedido que vaya a casa de mis abuelos. Harán parrillada por el cumpleaños de mi abuelo. Es marzo, casi abril Tan rápido pasó febrero y marzo. Voy a casa de mis abuelos caminando. Estoy algo aburrida y el tiempo lo matará.. Supongo. Por eso tomo el camino largo. No porque pase por donde Louise estudia. No por eso.
Cruzo la calle y mi corazón se detiene. Estoy cerca a su academia. Tengo miedo de verla pero aún más de no verla.
-¿Anna?- escucho su voz.
Estoy frente a la puerta. Caminando casualemente... Si claro.
-Lou- le digo y giro a verla. Está con el cabello un poco más largo, tiene un polo azul y un pantalón a flores. Fuera de eso, sigue igual... Y es más hermosa.
Mi duda se va. Está sola. Tenia miedo de verla con alguien más.
-¿Cómo estás?
-¿Importa?- le digo de impulso.
-Anna...- empieza a decir y yo me voy. La dejo hablando sola.
Un mes.
Yo quise correr a abrazarla y decir que la amo. Ella se quedó a tres pasos de mí. Lejos. Lejos. Lejos.
-¡Anna!- la escucho gritar agitada. Giro y ella está frente a mí
-¿Qué?
-¿Por qué me dejaste? - dijo refiriéndose a lo de hace unos segundos.
-Porque tú lo hiciste primero. Me tengo que ir. Cuidate - giro y siento que todos mis pedazos, se rompen aún más. ¿Es eso posible?
¿Que cuando estés rota... Puedas estarlo aún más? Parece que sí. Camino sin mirar atrás. No debo hacerlo. Lo sé.
Llego a casa de mis abuelos e intento tener una buena actitud. Estar bien con ellos y ayudarlos. Pero se me es imposible. Puedes cubrir una tristeza con una sonrisa, pero un corazón roto, es más complicado de lo que puedes imaginar. Mi día pasa así. En casa de mis abuelos. Fingiendo. Y doliendo fingir. Llego a casa con mi madre. Ella habla de cosas y yo sólo hago como si la escuchara. Realmente es molestoso.
-¿Viste al enamorado de tu prima?
-.Sí- digo frívolamente.
-Espero que algún día tú me presentes a algún enamorado. Seria lindo. Pero eso sí, no metas a hacer cosas de grandes.
Mi madre es tan cerrada de mente que no puede decir Sexo.
-No te preocupes. Igual jamás tendré enamorado- le digo sonriendo.
Ella me mira confundida y quiere preguntar pero tiene miedo a la respuesta y lo deja pasar Subo a mi habitación y pienso en todo. ¿De verdad jamás tendré enamorado?
Parece que sí. Nunca he gustado de un chico como lo hago con las chicas. Jamás he visto a un chico en la calle y seguido con la mirada como lo hago con las chicas. O fijarme si tiene buen trasero. Nunca. Y de hecho me sentiría incómoda haciéndolo.
Definitivamente soy Homosexual. Y no hay nada que hacerle. Asi como un gato no puede volverse perro. Yo no podré ser heterosexual. Me gustan las chicas. Louise. Me gusta ella. Y no sólo eso, la amo. La amo tanto como la odio. Mi celular suena,uno nuevo que conseguí de suerte. Y lo desbloqueo para ver quién es. Es ella.
Louise: Hola \*-*/
Decido ignorarla y no responderle. No veo sentido a hablarle. Extraño sus abrazos. La manera en la que me besaba. La forma en la que me miraba antes y después de cada beso. Como sus labios quedaban rojos después de mis besos y mordidas. Como mordía mi labio inferior. La manera en la que se acercaba a mí cuando dormía. Las idioteces que me decía. Sus "te quiero". Su voz diciendo mi nombre. La extraño demasiado.
Me pregunto si ella me extraña de la misma manera en la que yo lo hago. Me gustaría que ella me buscara. Que me diga que me extraña. Que esté dispuesta a luchar por lo nuestro. Que se arriesgue porque crea que valgo la pena. No lo sé. Tal vez espero mucho de ella.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Engaño

Mensaje por Admin el Jue Sep 01, 2016 8:05 pm

-La extraño- le digo a J
-Me lo has dicho... Unas... CIEN PUTAS VECES. Dios mío, Anna, ya basta - me responde algo cansada de mis quejas.
-Es que la amo y no sé. La extraño.
-Ciento y una veces
-Asi no se dice imbécil.
-Me da igual. No soy yo la idiota que ama a la que la dejó porque sí.
Cuelgo la llamada. Maldita J y sus ganas de hacerme sentir mal. Me baño y me quedo desnuda. Tengo una fiesta. Una boda y esa mierda. Realmente odio usar vestido pero es mi prima así que iré. Además las mujeres se ponen hormonales en las bodas y puede que consiga a una chica.
Me pongo un vestido gris, apretado en el pecho hasta la cintura y de ahí suelto. Como es straple o como se llame, no uso sostén. Y me pongo unos boxers. Me coloco unos simuladores y arreglo mi cabello. Está largo... La parte rapada sobre todo. Debería cortarlo, sólo que ya no da tiempo.
Uso tacos porque odio usar balerinas. Llevo mis vans en una bolsa, la cual meteré en la cartera de mi madre. Me pongo algo de rimmel para pestañas y rocío perfume. Me siento rara, no completamente a gusto pero me veo bien.
Bajo al primer piso y le entrego la bolsa a mi madre. Ella reniega pero la acepta porque sabe que si no uso vans, ando sin zapatos y ya. Ella está maquillada, peinada y re perfumada. Tiene un vestido largo y negro. Muy conservador y elegante. Ella se arregla demasiado a veces. Y se queja de porqué no lo hago. Después de discutir por mis simuladores, salgo de casa y cerca a esta se encuentra Louise. Caminando hacia aquí. Me ve y se queda extrañada. Yo me acerco a ella y me llega al hombro y menos.
-¿A dónde vas?- me pregunta con excesiva curiosidad.
-¿Ahorita o después?
-Ahorita- dice secamente.
-A recoger a mi pareja. Es su fiesta de graduación- le miento.
-Ah.
-¿A que viniste?
-Nada- me mira de pies a cabeza y sonríe -estás horrible maquillada y en esas cosas asesinas- bromea señalando los tacos
.-Bueno no me importa como Tú me veas.
Me despido y mi madre la saluda desde el taxi.
Ugh.
***
La boda es normal. Nada extraordinario. La novia lloró y junto con ella, todas las mujeres despechadas. Incluida mi madre. Yo lagrimee. Porque jamás me casaría. Y realmente me gustaría hacerlo. La fiesta está algo divertida. Buena musica y eso. Mi madre conversa con las tías chismosas de la familia. Y yo... Como buena yo, como.
-Hola... ¿Está ocupado?- me dice una chica.
Giro a verla y me sorprendo de no haberla visto antes. Es hermosa. Cero maquillaje. Un peinado en moño alto. Ojos celestes. Piel clara. Boca... Besable. Estura no tengo idea pues usa tacones. Tiene un vestido pegado a ese deseable cuerpo que tiene. Es rojo y hace que se vea irresistible.
-Claro que no hermosa- le digo y ella se sonroja.
-¿Eres familiar?- me pregunta tomando asiento y cruzando sus piernas. El vestido le llega al muslo y me pierdo en sus piernas.
Ella lo nota y suelta una risita.
-Sí. ¿tú? -digo regresando a su rostro.
-Amiga. ¿Que dices si bailamos?
-Me gustaría pero con lo sexy que eres, no me resistiré y terminaré besándote- ¿de donde salió eso?
-No si antes yo lo hago primero.
Me toma la mano y se pone de pie.
La sigo a la pista de baile y veo si mi madre está cerca. Parece que no y tengo luz verde. Suena una bachata y la chica hace lo suyo. Baila moviendo las caderas con elegancia y sensualidad. Mis manos pasan casualmente por su trasero una y otra vez.
Cuando decido que me gusta lo suficiente, le digo para ir a otro lugar. Ella acepta y la guío a la casa de mi prima. La recepción la.hizo en su casa. En su gran jardín, un todo con las mesas y la pista de baile. Y su casa, solo mozos y quienes usen el baño. La llevo a la cochera. Esta vacía y oscura, por lo que enciendo la luz.
-Marie. Así me llamo- me dice acercándose a mí.
Veo el escote de su vestido. Tiene unos senos grandes. Muy tentandor
-Anna- le digo y me apoyo en una mesa pequeña que hay ahí.
Ella viene a mí y coloca sus manos en mi cuello. Yo pongo las mías en sus caderas y la atraigo hacia mí.
-¿Puedo besarte?- le pregunto como inocente idiota.
Ella sonríe y me besa. Besa de una manera intensa, con seguridad y lujuria. Sabe como mover la lengua y hacerme excitar más. No cómo Lou. No puede ser que esté besando a una chica y piense en Louise.
La chica recorre mi cuerpo con sus manos sin ningún limite. Me toca a su gusto y sin censuras. Me sorprende su confianza. Yo toco sus pechos. Son grandes y firmes. Los masajeo sobre el vestido y poco a poco bajo el escote, y ella por suerte no tiene brasier. Siento sus pezones duros de la excitación. Me separo de sus labios para besar sus senos. Sus pezones no son rosa. Son marrones claros. No sé porqué esperaba que sean rosados. Tal vez la costumbre.
Los beso sin ganas. No es lo mismo. Siento excitación pero no al nivel que quería tener algo con ella. Es algo vacío y distante. No me siento cómoda con que ella me toque. No me siento cómoda tocándola. No es lo mismo besar por excitación que por amor. Me separo de ella y le pregunto la edad. Me susurra 23 y yo dejo de besarla. ¿Me acabo de enredar con una de 23 años? Gosh, debo de ser irresistible a todas las edades.
Me besa y yo solo me alejo con la excusa de que me pueden estar buscando. Ella sale primero, no sin antes besarme húmedamente. Y yo espero un momento. Mi Lou... ¿Qué idiotez he hecho? No se lo puedo contar. Jamás me lo perdonaría. Si se entera me odiará hasta el resto de mis días. La engañé. Aunque no estamos, para mi fue un engaño. Y lo peor es que yo sabía que iba a pasar algo con esa chica... O mujer, y lo busqué porque quería dejar de sentir dolor por la ausencia de Louise.
Salgo de la cochera y voy hacia el patio. Todo está lleno de flores y es molestoso para mi, el polen me da alergia. En fin, me siento. en la mesa en la que estaba ubicada alrededor de la pista de baile y busco mi celular en la cartera de mi madre.
Tengo mensajes de Louise. Culpa alejate de mí. Desbloqueo el teléfono con dificultad pues es viejo y no sé usarlo bien. Es de mi tía que tan caritativamente me lo dio en casa de mis abuelos.
Lou: Osheee ... Hola \*-*/ qué haces? Yo como, no sabia que podía comer atún con mayonesa.
12.50 p.m
Lou:Holaaaaaaaa. Estás? Estás? Estás?
12.59 p.m
Lou:Y ahora? Estaaaas? :c me llegas .l.
1.20 p.m
Yo: hola amor
Lou: :3
Yo: lo siento es la costumbre, Louise.
Lou: No, me gusta que me llames así. Que haces?
Yo: Nada, tú?
Lou:No estas en una fiesta? (Limpio mu cuarto)
Yo: Nah es boda de mi prima. No tenía ganas de responderte.
Lou: .llllllllllllllllllllll.
Yo:También te amo.
Lou: Anna, te puedo decir algo?
Yo: Claro
Lou: También te amo y te extraño mucho
Y me siento una mierda por haber besado y tocado a otra.


Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

En la salud y enfermedad

Mensaje por Admin el Jue Sep 01, 2016 8:05 pm

Asi que... Estoy aquí en mi casa, esperando a Louise. Vendrá para ver Avengers 2, que por suerte mi padre me compró la original y no tenemos necesidad de ir al cine. Ha pasado una semana desde mi "infidelidad" y ha sido terrible. Quiero decirle, contarle la verdad pero sé que ella no comprendería. Me odiaría a muerte. Maldita calentura de ese momento. Me siento totalemente incómoda. Fuera de lugar y desubicada. Me siento culpable y mentirosa. J me dice que no debería de pensar que la engañé pues hemos terminado y no somos Nada. Con mayúscula, Nada. Y que debería empezar a aceptarlo. Y creo que tiene razón. Por eso hoy no la besaré.
Me da risa como soy tan patética en creer que no lo haré. Sé que lo haré y perderé a lo que se le denomina "dignidad". Toca la puerta y mi corazón late a mil. ¿Hace cuánto no siento esta emoción? ¿por qué el simple sonido de la puerta hace que mis hormonas se alboroten y no deje de sonreír? Abro la puerta y la veo.
Tiene puesto un gorrito negro. Un polo verde (su color favorito), un pantalón azul casi negro y vans. Tiene su mochila a la espalda y de una de las asas cuelga su casaca. Y usa sus lentes, lo cuál es raro ya que no los necesita tanto. Le hago un espacio para que entre y después de que lo haga, cierro la puerta. Estoy nerviosa y emocionada a la vez. La extrañé demasiado.
Ella se sienta en el sofá y se saca la mochila. La tira en el piso y la patea para que quede lejos. Me río en silencio y observo como acomoda los cojines para recostarse. De la cocina llevo un tazón con palomitas de maíz y lo pongo sobre su estomago. Ella levanta su cabeza para que yo pueda sentarme y ella apoyarse sobre mis piernas. Me gusta que a pesar de no estar juntas, aún haga eso.
-¿Cómo has estado?- me pregunta
-Viva- le digo en una risa. Sé que odia cuando le respondo así.
-Idiota
-Amas a esta idiota- la observo y ella está mirando la pantalla de la tv( que está apagada). Tiene una sonrisa pequeña y se relame los labios antes de hablar.
-¿Quién dice?
-Tú- me acerco a su cuello y respiro en su piel. Me duele pues me doblo mucho pero sentir su cuerpo temblar, no tiene recompensa.
-Nunca he dicho eso- me dice entrecortadamente
Beso su cuello suavemente, provocándola y jugando con las sensaciones. Muerdo su oreja y le susurro " Señorita Louise, usted es una mentirosa y merece un castigo"
-Anna- ella gime mi nombre...
Despierto algo sobresaltada. Veo mi oscura habitación y busco a mi lado a Lou. Ella no está. Ha sido un maldito sueño.
Se sintió tan real, el sabor de su piel, los nervios al escuchar su voz. Realmente estoy jodida. Ella vendrá, en pocas horas y yo estoy soñando vagamente con el momento en que mis ojos puedan verla otra vez. Una lágrima cae. Luego otra y otra. Así hasta que quedo dormida. Despierto a las 12 de la mañana... Tarde. Me duele la cabeza y me arden los ojos. ¡Qué maravillosa forma de recibir el día!
Salgo de mi cama y mi habitación esta desordenada. Mi ropa de días anteriores está tirada en el piso, mis zapatos de un lado a otro y todos mis CD's desordenados sobre mi escritorio. Prendo la computadora y abro Spotify. Pongo Uptown Funk y le subo el volumen. Estoy en pijama, Mi pijama (ropa interior y un polo grande) y hace algo de frío pero decido ignorarlo. Recojo mi ropa, ordeno mis zapatos y luegos mis CD's. Mi ropa limpia la pongo los espacios de mi armario y en el colgador coloco mis casacas de cuero que andaban regadas por ahí.
Termino algo rápido, lo cual me decepciona pues quería pasar más tiempo ocupada para así no pensarla. Me baño y pensamientos oscuros vienen a mí. ¿Qué sería bañarme con Lou? No respondo a la tentadora pregunta pues mi respuesta sería una lista inimaginable de cosas pervertidas. Me enjuago bien y me enrollo en la toalla. Me tiro en mi cama así. Me da flojera cambiarme. Me da pereza el simple hecho de levantar mi trasero de la cama y elegir qué usar. No entiendo, ¿por qué usar ropa? Antes andaban desnudos ¿no? Bueno aunque mis celos no dejarían que Lou ande desnuda. A veces pienso idioteces.
Mi madre me llama al celular y me grita que soy una dormilona, vaga de mierda y que no hago nada. Me manda a comprar unas cosas y que pase por su trabajo a recojer el dinero. Le respondo que iré con Louise pues ella vendrá y no le cancelaré por ningún vago motivo que el universo me ponga. Cuelgo la llamada y me quedo tirada en mi cama. Cuando mi cabello está casi seco y siento frío, sé que es el momento adecuado para pararme. Me coloco unos pantalones pitillos color guinda. Una camiseta blanca suelta y sobre esta una camisa negra sin abotonar. Complemento con mis vans y una casaca de cuero. Como siempre, uso mis pulseras, una de la bandera de la comunidad LGTBI y una con un dije. Siento mis muñecas vacías, así que me pongo mis pulseras que compro a los rastas que venden en la calle. Son artesanales y tengo un vicio con comprarlas y usarlas.
Mi cabello está desordenado. Tengo que cortarlo, sobre todo la parte rapada pero últimamente mis ganas de hacer algo son las mismas que mis posibilidades de tener sexo. Cero. Bajo al primer piso y me sirvo lo que hay para almorzar. Tallarines con salsa blanca. Como un considerable plato, que me sirva de desayuno y almuerzo. Como mientras miro el celular, parece que la hora se ha detenido o avanza condenadamente lenta. De todas maneras mensajeo con J, quien me repite muchas veces que no es buena idea ver a Lou. Que sólo sufriré y que verla es puro masoquismo. No me importa. Si es masoquismo pues será el más bello de todos.
Louise es la clase de persona que hace quiera sonreír mientras camino sobre fuego. Tal vez lo que siento por ella es demasiado fuerte. Es la tres de la tarde y falta una hora. Una fucking hora para que ella venga. Veo tv para distraerme. Logro mi objetivo con The big bang theory que me hace olvidar todo para reír por tonterías inteligentes. El timbre suena y no tengo ganas de abrir. Tengo un presentimiento que algo va a salir mal.
-ANNAAAA-me grita a través de la puerta
Me pongo de pie y abro la puerta. Louise me empuja y pasa corriendo a mi casa. Tira su mochila en el piso y sube las escaleras.
¿Qué carajos fue eso?
Cierro la puerta, recojo su mochila -que pesa mucho- y subo a buscar a Lou. Ella está en el baño de mi habitación. La escucho llorar y cuando intento abrir la puerta, ella se queja de que no lo haga. Respeto su privacidad.
-¿Que pasó?
-Comí demasiada nutella- me dice con asco.
-¿Vomitaste?
Ella se queda callada un buen rato. Encuentro la respuesta cuando escucho que vomita. Voy corriendo al primer piso y de los cajones saco una botella de agua. Subo y sin importar sus quejas, entro al baño. Ella se pone de pie y se enjuaga la boca con agua del caño. Se ve mal. Le tiendo la botella y ella la toma. Bebe un poco y su cuerpo le produce una arcada. Me da la botella y se arrodilla para vomitar. Yo dejo la botella sobre el lavado y agarro su cabello mientras acaricio su espalda. Ella vomita mucho. Y llora. Yo solo intento acompañarla a pesar de que me mande a la mierda o me diga puta. Es típico de ella, cuando algo le va mal o está mal o simplemente bromea.
-¿Crees que tengas algo que vomitar?
-No, ¿no ves que hasta la dignidad vomité?
No le respondo y la guío hasta mi cama. Hago que se recueste y le quito las zapatillas. Voy al cuarto de mi madre y saco una colcha polar para abrigar a mi Lou. Ella se molesta un poco y me insiste en irse pero yo se lo impido.
-¿Por qué no me dejas ir? - se queja por milésima vez
Yo estoy a su lado. Sentada y ella recostada. Le acaricio el cabello suavemente para relajar la y tratar de hacerla sentir mejor.
-Porque quiero cuidarte.
-Pero vomité y tengo aliento a caca
-Pero yo te amo a pesar de todo.
-¿Por qué?- me mira con sus grandes ojos marrones.
-Porque eres hermosa y eres mi Louise. Mi mejor amiga por cuatro años o más. Mi primer beso, mi primera enamorada y mi primer amor.
-Si no hubiera vomitado tal vez te hubiera besado.
-Sino hubieras roto mi corazón, tal vez te hubiera besado.
Ella no me responde y abraza mis piernas. Acomoda su cabeza en la almohada y cierra los ojos. La amo a pesar de todo. Y si pudiera, volvería a elegirla una y otra vez, por esos días de felicidad eterna a su lado.
-Lou
-Anna
-En la salud y enfermedad. - le digo con tonta cursi
-En la Riqueza y pobre... No no sólo riqueza- me bromea y se sienta a mi lado. Paso mi brazo por su hombro y ella se mueve y toco su espalda.
-Te quiero mucho - me mira con ternura y sus ojos van a mis labios y sonríe - eres mi primer amor y mi primer beso. Eres especial. Siempre te amaré.
Me da un suave beso en los labios. A pesar de haber vomitado. Y no me importa en lo absoluto. En realidad sabe a dentífrico pues trago mucho antes de salir del baño.
-Duerme. Estás cansada amor.
Ella se recuesta y yo también. Ella me da la espalda y yo la abrazo. Louise entrelaza nuestros dedos y me aprieta un poco la mano. Me quedo dormida a su lado. Amándola y queriéndola como nunca antes.


Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Porno

Mensaje por Admin el Jue Sep 01, 2016 8:06 pm

 Ella despierta y se da la vuelta para abrazarme fuertemente. Me muerde el cuello y sonríe en mi oreja. Es tan irresistible. Louise se quedó dormida al instante en el que nos acomodamos. Mi mama me llamó a gritarme porqué no fui, le expliqué todo y exagere (dije que no había nadie en casa de Louise para cuidarla), así que se le pasó el enojo y me explicó que pastillas darle y hacerle sopa.
Lo cual hice desastrosamente. Mientras ella dormía, hice dos sopas. Una horrible y la otra decente. Luego subí a recostarme con ella otra vez.
-Lou, hice sopa. ¿Te la subo o bajas a la cocina?
-¿Me hiciste sopa?
-Sí- me acomodo para estar a la altura de su rostro y mirarla a los ojos.
-Anna, eres demasiado buena y tierna- roza nuestras narices y me abraza más fuerte- ¿me la subes?
Me separo de ella y corro hacia la cocina. Hice sopa de cabello de ángel con pocas verduras y pollo. Le sirvo un poco en un plato hondo. Sé que no comerá mucho y que probablemente sólo haya aceptado comer porque yo la hice. Subo con el plato y chuchara en manos. Ella está en mi computadora, viendo vídeos de Germán Garmendia. Le doy la.sopa y ella se la come sin quejarse. Y luego las dos pastillas que mi madre me dijo que le diera.
-Estaba rica
-Lou, yo la probé, no tienes que mentirme.
-Hey- me golpea la frente- a mí me gustó.
-Lou... ¿Y si vemos porno?
Ella explota en risas y yo lo hago con ella. Reímos por un rato hasta que ella derrepente suelta un sí.
-¿En serio?
-Nunca he visto- me dice algo avergonzada
-No jodas
-Mira Anna, no todas somos porneras como tú.
-Calla. - abro el buscador y pongo el modo incógnito.- quieres ver porno hetero u homo
-¿Cuál ves tú?
Puta madre.
-Lou...- no le diré.
-Anna, confía en mí.
-Homo- en serio la odio.
-Yap pero de chicas no hombres ewww- me dice con cara de asco y luego ríe
Busco "Lesbian Porn" y me salen varias páginas. Elijo la primera y Lou grita de la nada como la loca que es y se pone de pie. Camina por todo mi cuarto buscando algo. Abre mi armario y de uno de los cajones saca una media. Y estoy segura que también vio mi ropa interior. La pone en la cámara y me dice "prevención".
Está demente.
Le traduzco los títulos a Lou y ella se ríe de lo incoherentes que son. Después de buscar uno decente, escojemos un vídeo de 30 minutos de duración. Le pongo play y espero nerviosa. Lou también lo está, es su primera vez viendo porno. Aunque tal vez haya visto una vez y no me lo quiera decir por vergüenza pero sé que esta si es la primera viendo porno homosexual.
Las chicas empiezan conversando un poco y de ahí se besan y se tocan. Me da algo de hm asco, como una succiona la lengua de la otra. Mientras yo siento asco, Louise se ríe. Luego las chicaw se desvisten apresuradamente. Observo como mi Lou ve el vídeo con curiosidad y me provoca celos, de que vea otros cuerpos pero fue mi idea. Regreso la vista al vídeo y las chicas están tocándose los pechos. Demasiado grandes y de silicona para mi gusto.
Las chicas se hacen sexo oral mutuamente. Y Lou hace cara de asco. Me pregunto como se sentirá hacerle eso pero obviamente con cuidado no como si su vagina fuera carne y morder sin compasión. Es ... Ugh Después la que parece activa, masturba y penetra con los dedos a la otra chica. Mueve los dedos a una velocidad increíble y la golpea el trasero pidiéndole que grite su nombre y que le de un orgasmos
-Anna, la va a partir en dos
-No lo va a hacer amor
-Pero... La va a dejar sin vagina
-Si creo que sí- le digo riendo.
Continuamos viendo hasta que hacen tijera y eso se ve un poco más normal hasta que llega el momento en que se golpean las nalgas y gritan como animales. No creo que el sexo sea así en la vida real. Terminamos de ver y cierro la ventana. Me voy a la cama y Lou me sigue. Ella esta riendo por el vídeo pero mueve sus pies cuando se recuesta a mi lado, lo que me indica que está merviosa
-Anna,¿es así en la vida real?
-No sé Lou yo nunca lo he hecho
-Pos yo menos. Da cosita
-El vídeo es demasiado hm fuerte - le digo para tranquilizarla, no quiero que piense que el sexo es así.
-Pero... No nada- se que quiere preguntar algo
-Dime
-Su hm parte... ¿Le duele cuando le hm... Mete los dedos?
Sé por testimonio de la propia Louise que nadie nunca le habló de sexualidad y ella no quiso preguntar. Sabe lo básico por educación sexual en el colegio pero no lo suficiente... Como yo.
-No porque la vagina, suena raro decírtelo, bueno ya es un conducto (por así decirlo) flexible y elástico. Se dilata para que se pueda penetrar.
-Ahh y ¿qué es sexo anal?
-Es cuando penetran por el recto- ella me hace una mueca de incomprensión- osea el ano
-¿Por dónde hacen caca? ¡QUE ASCO!
La acompaño en la risa y ella entrelaza nuestros dedos. Me siento en las nubes, feliz a su lado y olvidando al mundo por completo.
-Anna, te quiero mucho, ¿sabes? Gracias por cuidarme fue muy lindo de tu parte. Y por el porno aunque fue traumante
-Sabes que es diferente. Eso es sólo sexo,trabajo y cámaras. Yo creo que el sexo y hacer el amor es diferente. Y sólo pasa con quien tú amas de verdad.
Ella me abraza y mete su mano a mi polo para acariciar abdomen lentamente y haciendo que su toque me estremezca. Tengo unas malditas ganas de besarla ahora mismo y decirle en besos que la amo pero no, no puedo. Así que solo la abrazo hasta que ella dice que es tarde para que se vaya. La acompaño al paradero y regreso a casa con la idea de ella y yo separadas pero juntas.
Subo a mi habitación sin cenar o hacer algo antes de dormir. Solo quiero dormir para olvidar en sueños lo mucho que sufro por su ausencia. Hoy fue hermoso. Se enfermó y estuve a su lado, demostrándole que la amo sin limites o condiciones. Y luego vimos porno, lo cual fue extraño pero entretenido junto a ella Se me hace extraño todo. Pensar en amar a alguien, hacer feliz a esa persona, querer que todo esté bien con ese alguien. Ese deseo interminable de estar a su lado y verla sonreír que no logro satisfacer me vuelve loca al extremo de querer verla cuando aún está partiendo.
Sé que esto me hará daño y que posiblemente seré quien sufra más. Solo decido ignorarlo por hoy.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

El amor duele

Mensaje por Admin el Jue Sep 01, 2016 8:06 pm

Tengo que ir a la universidad. Lo sé, quiero pero no puedo. Algo que nunca le dije a Lou era que conseguí la beca en una universidad en el extranjero. Tenia miedo de decirle y luego se me olvidó por completo hasta ahora que mi padre lo menciona. Me quedan unos dos meses.
-¿irás? Sabes que yo puedo pagarte la universidad aquí, y una buena, la que quieras.
-No, voy a ir- le digo sabiendo que no debo basar mis desiciones en mi situación amorosa. Y que es mi futuro. O tal vez, queriendo estar lejos de Louise para dejar de sufrir por sus excesivos dias de indiferencia.
Sé que necesito estar lejos de ella. Necesito tiempo para dejar de sufrir. Con ella todo ha estado relativamente bien. Solo que la extraño. Pero ella no quiere tener una relación, siempre me pone las mismas excusas o me dice "si vas a hablarme de eso, mejor no hablamos".
-¿Louise?
-Papá, ella es una parte de mi vida. No toda mi vida.
-¿Cuando le dirás a tu madre?- me pregunta- sabes que ha estado mal, me cuenta cuando pelean que es casi todos los días. Si no le vas a decir por lo menos no la Tortures con el tema.
-Está bien- le digo de mala gana.
He estado discutiendo con mi madre por todo. La ropa, el cabello, el caminar, cómo me siento... Ella considera que no es de " señoritas". También el hecho que me identifico mucho con los maltratos a homosexuales o transexuales, o el simple hecho de defenderlos y a la unión civil. Es patético que se enoje porque soy justa.
-¿Te vas a quedar a dormir?
-Hm... Tengo una amiga que me invitó a salir. ¿Puedo ir?
-Claro, solo no llegues tarde. Yo diré que estas aquí.
He tenido una magnífica noticia. Veré a J o mejor dicho, la conoceré. Ella vive lejos pero por cuestiones familiares estará aquí. La conocí por facebook hace unos tres años y ahora la veré en persona. No puedo olvidar mencionar lo raro que se siente. Subo a la habitación que es mía pero no. Y me veo frente al espejo. Estoy bien... Botas negras tipo militares que mi padre me acaba de comprar, un pantalón pitillo negro, un polo turqueza y una campera ploma. Soy sexy, sin duda alguna. Bajo corriendo las escaleras y mi padre me da excesivo dinero, el cual acepto sin dudar.
Salgo del lugar y cojo un taxi hasta el mall. Este va rápido y me da algo de miedo, morir en un accidente de trafico no es una buena forma de perder la vida. Llego al mall y voy directo a starbucks. Veo a J sentada en una de las mesas. Con un cappuccino en manos y muy abrigada. Tiene un pantalón azul, converse, una camisa y casaca de cuero. Su cabello es corto, más que el mio y de atrás parece un chico. Pero a ella no le importa, eso es lo que me gusta de ella.
-Boo- le grito en su oído. Ella es tan distraída que no me sintió llegar.
Ella grito y cuando me ve, se pone de pie y me abraza con fuerza. "Perra me diste un susto" me grita y es molestoso. Nos abrazamos por un largo tiempo y tengo ganas de llorar. Ella fue quien me ayudó cuando me di cuenta que era lesbiana y empecé con las dudas. J estuvo para mí a través de una pantalla y ahora la puedo abrazar. La suelto y ella esta lagrimeando
-Gosh, tanto tiempo- me dice secándose los ojos- ¿y que tal? Eres alta, y te ves bien
-Soy lo máximo. - le digo y ella coje su café. Caminamos por los pasillos y conversamos de todo.
La gente que pasa nos ve mal. Creo que las dos juntas parecemos pareja. Ella se da cuenta y me toma la mano -Solo para joder a los idiotas.
- No creas que quiero algo contigo, antes que tener algo me vuelvo hetero- me bromea.
-Si claro, solo porque conmigo serías pasiva- respondo y ella se ríe.
Veo las tiendas de ropa y J entra a algunas para ver que hay. Nada bueno, lamentablemente. Toda la ropa es rosa, pequeña y apretada.
-Anna... No sé si estoy bien o mal pero esa chica de ahí parece tu Lou- me señala con la mirada al frente.
Está saliendo del cine con un chico. Agarrados de la mano y él la mira como si fuera importante. Ella le sonríe ampliamente y se sonroja. Y lo que me duele es que nunca quiso ir al cine conmigo.
-Vámonos- le digo a J
-No. Ella se jodió. Eres mi amiga y nadie jugará contigo.
Ella toma mi mano y sale de la tienda de libros en la que estábamos. Camina muy apegada a mí. Louise va hacia nosotras pero parece que se da cuenta de mí y se va, la veo de reojo. Yo solo hago como si J fuera lo único que ven mis ojos pues si veo a Lou, me derrumbaré por dentro. J me guía hasta el patio de comidas. Ahí se sienta conmigo, muy cerca que si no fuera mi mejor amiga,estaría incomoda.
-Anna, sube tus piernas en las mías.
Yo no tengo ánimos ni autoestima para negarme así que lo hago y quedamos más cerca.
-¿Que están haciendo?
Veo sus ojos dirigirse a la derecha
-Él acaricia su rostro y ella le sonríe contándole algo. También comen pero ella come como señorita, me dijiste que con la comida sacaba su lado primitivo.
-Solía hacerlo. No sé
-Deja tu cara de mierda. No reniegues
No puedo. No puedo. No puedo.
-Está mirando aquí- me dice sonriendome y poniendo sus manos en mi cuello- te odio porque parezco pasiva tu lado.
-Saca tus manos, va a pensar que somos...
-Algo, sí lo sé. Esa es la idea imbécil. Pon tus manos en mi cadera o piernas -me dice sonriendome como si estuviera enamorada de mí. J es una maldita.
-No puedo.
-¿Quieres sufrir o qué? Osea que mientras ella se puede meter con otros, ¿ tú no?
Saco mis piernas de sobre las suyas. Y ella velozmente pone las suyas sobre las mías.. Coloco mi mano izquierda de su cadera y la otra en su pierna.
-No tienes cuerpo. - le digo tocando su pierna- eres un palo
-Bueno, mi novia es la del cuerpo - me dice riendo.
-Pobre.
-Anna, confía en mí. Sé que pensarás que está mal pero no- me dice con algo de rabia en su voz.
-¿Qué pasa?- ella mira directamente donde está Louise. Yo quiero verla, así que giro un poco la cabeza y J me agarra fuerte y hace que no voltee.
Me besa sin avisarme y lo hace con fuerza. Se siente raro, es mi amiga y jamás pensé besarla. Quiero separarme pero me dijo que confiara en ella.
La beso y ella hace lo posible para que no nos detengamos. Besa bien, siendo sincera, pero no es lo mismo que cuando amas a alguien , sus besos son diferentes. J me muerde un poco y se ríe, sé que lo hizo para joderme y yo le hago lo mismo. Nos besamos por un largo largo rato hasta que escucho "vayanse a un hotel, machonas de mierda" J se separa de mí y sonríe
-Bien que te excita vernos, cabrón- le grita a quien nos insultó.
-Se estaban besando- le afirmo. Conozco a J, no me hubiera besado sino fuese realmente necesario.
-Sí- me dice y vuelve a besarme.
Esta vez no lo dudo. Louise no me quiere y yo no debo de hacerlo. No debo amarla o sufrirla. Beso a J con todo lo que siento. Amor, decepción, dolor, miedo y tristeza. La beso pensando que es Louise y no me detengo por nada. No importa, ya nada importa ahora. De todas maneras, J es mi amiga y sólo quiere que Louise sufra como yo lo hago. Y ahora yo también quiero eso. Me separo de J y ella suelta un "wao". Da una mirada alrededor y baja la mirada.
-Ella está con la cara cuadrada- me sonríe maliciosamente. - parece que quiere llorar- dice con pena.
-Bueno. Ellos se besaron.
-Sí pero no en frente de ti.
-Aún así.
-No voltees. - me pide y es en vano.
Ella lo está besando. Agarra su cabeza como lo hacia conmigo, acaricia su cabello de la manera en la que me lo hacia. Lo besa y me pregunto si es como me besaba a mí. Definitivamente nunca estaría lista para verla besando a alguien más.
-No llores- me pide J
-Yo la amo.- le digo en voz baja, pues no me dan fuerzas para hablar.
-Tal vez tú. Pero ella no te ama
-Vámonos- le ruego
-No. Si nos vamos sabrá que te dolió verla y no vas mostrar debilidad- me dice como una orden.
Yo solo tengo los ojos cerrados para no llorar. Siento los labios de J y la beso por reflejo. La beso suavemente y con dolor, mucho dolor. El beso no dura mucho pues ella se separa. Junta nuestras frentes y se queda así un buen rato.
-Ya se fueron- saca sus piernas de sobre las mías y se pone de pie. Me toma la mano y me obliga a ponerme de pie. - ahora sonríe y sé una perra.
Río por su consejo y salimos del mall sin toparnos con Louise. J me compaña a la casa de mi padre y se despide de mi con un abrazo.
-Besarte fue lo más raro que he hecho
-Obvio que sí- le digo abrazándola. - Gracias, eres la mejor
-Obvio, que si, soy una diosa.
Entro a casa de mi padre y subo a "mi" habitación. Ahi, tirada en la cama, con la ropa puesta y en oscuridad lloro. Lloro como si pudiera irse mi vida con las lágrimas. Como si el dolor me consumiera por dentro y tal vez lo hace, solo que duele tanto que no sé.
Me molesta y destruye que haya besado a alguien más. Que sus labios ya no sean míos, no ser la única que conozca la forma como besa.Y la idea de que él toque su cuerpo me causa nauseas. J tiene razón. Ella no me ama, nunca lo hizo. Yo fui su momento de experimentación y me usó a su gusto. Me hizo amarla para luego dejarme como cualquier cosa.
Sé que yo besé a alguien antes pero no fue nada para mí. Me dio asco y no se lo dije porque para mí fue como si fuera un error que se olvida. No quise decirle para que no suframos ambas. Y ella solo besó a alguien mientras yo estaba ahí presente. Y sí, besé a J solo por rabia y ganas de olvidar que Louise había besado a alguien más y sobre todo, besé a J deseando a Louise le duela tanto como me duele a mí su amor. Yo quería que ella fuera el amor de mi vida y yo el de ella.
Ahora sólo somos piedras en el camino de la otra, con las cuales tropezamos para golpearnos fuertemente.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Borracha

Mensaje por Admin el Jue Sep 01, 2016 8:07 pm

 Recuerdo que la semana pasada hablé con Delia y me decía que deje de sufrir por Louise, pues posiblemente ella ya esté conociendo otras personas. Yo, como idiota, le dije que eso no era posible, pensaba que su amor duraría más. Después de los besos entre J y yo todo fue normal. Salimos juntas los días que podía y de hecho, aún está aquí, no se quiere ir. Dice que sólo conmigo se la pasa bien pues nos ponemos a ver chicas, coquetear con ellas y hablar de chicas. A ella le divierte y yo me siento libre.
Es genial estar con ella, es una buena amiga y muy madura. Después de besarnos no lo volvimos a hacer y ni tocamos el tema. Estoy en casa de mi padre. Ando muy deprimida como para estar con mi madre peleando. Y ella ha aceptado que esté un mes con mi padre, además que estamos tramitando mis papeles y pasaporte para mi viaje.
Me tocan la puerta y es mi padre. Quien me avisa que J está abajo. A él le agrada J, la adora pues hablan de fútbol juntos. Su imagen no le importa o que sea lesbiana, ni siquiera ha mostrado incomodidad o me ha comentado algo cuando se quedó a dormir. Él la trata igual y me gusta.
Bajo al primer piso y J esta con una torta de chocolate en las manos. Me la tiende y dice "regalo de mi abuela, aparentemente te ama más que a mí". Recibo el pastel y lo pongo en la mesa de la cocina. J me sigue y yo la abrazo.
-¿Sabes que estás apestosa?
-Sí
-¿Y que tenemos que ir a una fiesta?
-No tengo ganas.
-Prometiste ir.
-Si, prometiste ir- dice mi padre entrando en la cocina- y deja de tirarte sobre Jay, la pobre y apenas puede con su cuerpo.
Me salgo de encima de ella y J suelta un " Gracias" ahogado.
-Sabes, mi primera borrachera fue con mi familia. Mi padre me invitó una cerveza y luego otra y otra. Me gustaría que tu primera borrachera fuera conmigo pero no creo que tengas confianza, así que haremos un trato: tu no llegas a casa a no ser que estés borracha y yo no digo nada, y si tu madre se entera, diremos que fue mi culpa; no creo que pueda odiarme más.
-Señor, yo lo amo. Adopteme- le dice J
-Y tú avisa que te quedas a dormir.
-Sí, señor.- ella coje el celular y manda un texto.
-Anda bañate y preparate para salir- me dice mi padre y yo lo miro por un rato, buscando qué decir para no ir pero sé como es y no me dejará salirme con mi gusto deprimido.
Camino al baño y me doy una ducha larga. De ahí voy a mi cuarto donde encuentro a J sentada en mi computadora, revisando mi FB. No me enojo pues confío en ella.
-Ponte sexy- me aconseja
-¿Y si borrachas nos acostamos juntas porque soy demasiado sexy?
-No me acostaría con webadas. Sin ofender- bromea y yo le tiro mi toalla.
-No voltees que me estoy cambiando.
Me cambio rápidamente para que J no me mire. Y me coloco un jean pegado, converse, una camisa que se ajusta en mis pechos, me coloco una corbata michi y uso un saco negro.
-Dios, así te violaría- me dice J al verme.
-Lo sé bebé.
Me coloco algo de perfume, mis simuladores y unas pulseras. Pongo mi billetera en mi bolsillo junto con mi celular. J tiene puesto algo similar a lo que yo uso. Solo que tiene botas, casaca de cuero y sin corbata. Y sus collares raros y largos Bajamos juntas al primer piso y mi padre me dice que me veo bien y me silva. Me da dinero para emborracharme y salimos de casa.
Buscamos un taxi que nos lleve a la discoteca. Es una disco gay, así que será genial. Lo presiento. Llegamos al gran lugar. Todo esta de luces, y veo gente bailando. Y eso que es sólo la entrada. Los guardias no piden identificación e ingresamos. Pagamos nuestra entrada y bajamos unas escaleras que nos llevan hasta el lugar principal. Las dos nos sorprendemos por el lugar. Todos están bailando y divirtiéndose. Puedes distinguir a los homosexuales fácilmente y ellos se ven libres y felices. Vamos al bar y pedimos dos Coronas.
-Seco volteado- me advierte
Asiento y ambas nos bebemos la botella sin parar. Siento el sabor amargo y sigo hasta que no queda.liquido.
-Parece que vinieron a emborracharse- nos dice el bartender.
-Eso es obvio- le dice J.
Una copa de algo, un vaso de otro licor... Tomamos de todo, hasta tequila que es con lo que explota todo. Conocimos a tres chicas que también habían ido a emborracharse, una tenía lo mismo que yo: decepción amorosa, y sus amigas querían subirle el animo. J, como buena zorra, empezó a coquetear con una de ellas y luego las vi en la pista de baile besándose.
Una de las chicas se llama Leila y es simpática, me hace beber cuando digo que no quiero. Tiene un vestido que es conservador y sexy a la vez. Es muy linda, lástima que estoy enamorada de Louise. La chica que está en las mismas que yo, se llama Paula, y un chico la invito a bailar. Y nosotras, La obligamos a ir. A pesar de estar con desconocidas y ver a J coquetear con otras descaradamente mientras se supone que tiene que emborracharme, me siento bien.
-Anna... ¿No quieres bailar?- me insiste Leila otra vez.
Me jala del brazo y yo me pongo de pie. Estoy demasiado borracha como para argumentar un no. Y lo compruebo cuando empiezo a sonreír sin parar y luego a bailar. Yo solía odiar bailar. Leila se mueve bien, es genial y tímida para bailar conmigo. Yo poco a poco tomo confianza y hago pasos estúpidos que hacen que muchos giren a verme para reirse. Y no me importa. Soy libre. Suena regueton y es el genero que más odio. Salvo estando borracha. Aprovecho para apegar a Leila hacia mí de a pocos y mi movernos juntas. Bailamos un buen rato hasta que empieza otra ronda de tragos.
-Saben, yo la quería. - dice Paula llorando. Yo río ante sus lágrimas. Me da risa lo tonta que se ve
-¿Donde está J?- pregunto al darme cuenta de su ausencia
-Con Maria, en el baño, haciendo cositas- me responde Leila
-Metiéndose dedo. Se habla con propiedad- le digo sabiendo que ella se sentirá incomoda. Leila es Heterosexual y tal vez demasiado genial como para serlo.
-Bueno, tú sabrás de eso.
Veo mi celular y aún tengo la foto de Lou como fondo de pantalla. Lloro un poco antes de ver sus fotos de facebook. Tiene nuevas y se ha cortado el cabello hasta el hombro. Se ve diferente y tal vez es diferente. Quisiera restregarle que me divierto sin ella. Que soy feliz, aunque sea con alcohol. Mierda, maldito alcohol que trae coraje e idiotez.
-Chicas, tengo que ir con la que me rompió el corazón. Si ven a J le dicen que fui donde Louise a perder la dignidad con una sonrisa.
-No te dejaré sola- me dice Paula y Leila también la acompaña.
Salimos de la discoteca y tengo ataques de risa. Caminamos juntas por las cuadras, gritando y mal diciendo a nuestras ex. Leila solo se ríe y nos hace tomarnos selfies
Estamos a una cuadra de la casa de Lou y empiezo a llorar mientras río.
-Yo la amo, a pesar de todo. Siento que ella es mía, y yo soy de ella y aunque deje de ser mía, yo siempre le Perteneceré.
Ella es mi todo aunque yo sea su nada. La amo y odio amarla. Corro para acercarme a su casa. La luz de su habitación está encendida. Supongo que está despierta. Una parte de mi cerebro razona que es quincena y sus padres nunca están en esa fecha. Pero sé que si estuvieran, igual habría venido a gritar su nombre.
-¡LOUUUUUISEEEEEEEE!
-LOOOOOU- me acompaña Paula y después Leila
Y así las tres gritamos su nombre. Nos callamos cuando la puerta se abre y sale Louise. Acabo de invocar al demonio gritando su nombre. Y este me acaba de abrir la puerta.


Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Let her go

Mensaje por Admin el Jue Sep 01, 2016 8:07 pm

-Sabes, te odio- le digo en risas y con miedo- ERES UNA ... Ah quiero odiarte pero no puedo. Yo te amo y tu sólo jugaste conmigo. Solo me usaste a tu gusto, nunca me amaste, uno no deja a quien ama. Yo jamás te hubiera dejado. NUNCA - grito y ella camina hacia mí.
Tiene puesto su pijama y me mira enojada. Se ve graciosa, tan pequeña y con tanto enojo.
-¿Estás borracha?- parece que a los cinco pasos de distancia se nota. Creo que a un kilometro se sabría cuan ebria estoy.
-Sí. Porrrr tu culpa. Tenias que besar a ese idiota. Me dijiste que siempre me Amarías y que estaríamos juntas cuando podamos estar pero la verdad es que MENTISTE, YO SOLO FUI TU JUEGO DE EXPERIMENTACION, solo me usaste y cuando no me necesitaste me dejaste abandonada. ¿Por qué hiciste que te ame si luego me ibas a dejar?¿Por qué me besaste cuando me ibas a causar daño?
-Anna, callate por favor. Estas haciendo un escándalo. Son las tres de la madrugada. Hablamos después- me dice muy bajo y con miedo
-¿Tienes miedo que la gente se entere que estuviste con una mujer? ¿Que la besaste y le mentías que la amabas? ¿Te avergüenzas de haber tenido una relación conmigo?
-En este momento si. Viéndote ebria y armando escándalo sí
Duele pero el alcohol lo cubre un poco.
-Yo te amé hasta cuando estabas enferma y de mal humor. - siento que lloro un poco y la miro con odio- te amé por años, fui tu amiga y te ayudé en todo. Tu sólo... Jodiste todo. ¡¿No entiendes que te amo?! ¿Cómo puedes salir con alguien más mientras aún me tienes en espera? Mientras me das esperanzas. Te gusta verme sufrir.Eres lo peor que me ha pasado.en la vida. Desearía no haberte conocido.
-Yo también deseo eso- me mira a los ojos y se da la vuelta.
Voy hacia ella, le doy la vuelta y la abrazo. Ella intenta zafarse pero la sujeto con fuerza. Después de un momento ella llora en mi pecho y yo también lo hago.
-Lou, me haces daño. Te amo tanto pero me duele que tu no me ames
-Tu la besaste. La besaste
-Tu también lo besaste
-Lo sé- me dice llorando aún más fuerte.
-Ella es J, mi mejor amiga. Y me besó porque me Rompiste el corazón y quería que tu sufrieras.
-Puta. Yo solo quería olvidarte. Dejar de quererte. ¿Cómo te atreves a decir que fuiste mi juego, cuando eres mi vida?
-Louise, duele y sabes que no soy buena con el dolor.
-Te amo- me susurra. Y es la primera vez que lo hace
-Pero no lo suficiente como para arriesgarte por mí.
-Tengo miedo- llora un poco mas y me rompe el corazón.
Y yo también tengo miedo de estar sin ella pero no puedo dejar que eso no me deje vivir junto a quien amo. El miedo es un gran hijo puta y no podemos vivir con eso. No puedo tener una relación que se alimente de miedo. Por más que nos amemos, el miedo puede ser más fuerte que nosotras. Y yo necesito a Louise para que me ame con locura y sin miedo. Tal como yo la amo.
Y estando borracha, tomo una buena decisión. Tal vez la mejor de todas
-Lou
-Anna
-Adios-me separo de ella y la veo asentir.- te amo pero aún vives con miedo. El día que decidas amarme sin mirar atrás, búscame, siempre estaré disponible para ti. Solo, no demores mucho. Te amo como no tienes idea. Siento que daría la vida por ti. Haría de todo con tal de tenerte a mi lado y ahora es siendo amigas porque sino nos destruiremos mutuamente. Te amo lo suficiente como para darte espacio.
-Adiós- me susurra y acuna mi rostro entre sus manos - Te amo y tal vez no sé como demostratelo. Lo siento mucho.
Se acerca a mi poniéndose de puntillas y me besa. Es un beso corto y con mucho dolor y sentimientos encontrados. Ambas lloramos y siento sus lágrimas caer. La abrazo un poco y ella no deja de besarme. Me separo un poco y ella busca mis labios.
-Lou, sino me voy ahora, no lo haré nunca.
Me abraza y me da un ultimo beso antes de entrar a su casa. Escucho a J gritar mi nombre. Yo sólo me río entre mis lágrimas y luego todo se vuelve oscuro.
***
-Dios pesas como mierda- escucho a Leila.
-Ser sexy pesa-respondo a medias.
Siento que me arrastran pero tal vez es la borrachera. Aún siento los labios de Louise. Y realmente me odio. ¿Tenía que besarla borracha? Siento que me desvisten varias manos... ¿Estoy en un trío? Abro los ojos y veo como J se despide de Paula y Leila. Sale y al rato regresa. Le sonrío y ella está enojada. Lo puedo ver.
-¿Por qué?
-Porque la amo
-Te humillaste a ella. Sé que la amas pero tienes que amarte más a ti misma.
-Ella me dijo que me ama- empiezo a llorar y ella me abraza- me dijo Te amo, dos veces. Lo dijo J, me lo dijo y se sintió bonito escucharla.
-Lo sé bebé- acaricia mi cabello y yo solo lloro más.
-Gracias por estar aquí.
-No podría estar en otro lugar. Somos amigas, ¿no?
-Te quiero mucho.
-Ya duerme. Estas muy borracha.
Me recuesto y caigo rendida.
***
Vomito y vomito. Lo primero que hice al abrir los ojos fue correr al retrete a vomitar. Y llevo 30 minutos así. J esta en la puerta, mirando cómo sufro y burlándose de mí. Ella tiene la maldita y eterna suerte de no emborracharse fácilmente ni vomitar. Su resaca es dolor de cabeza y sueño. Me lavo la boca y salgo del baño. Ella me sigue a mi habitación y se recuesta en mi cama.
-Ayer, ¿fue real?
-¿Tú corriendo ebria donde Louise, de ahí gritando su nombre, luego gritarle muchas cosas, después hacerla llorar, abrazarla, dejarla ir y besarla? No, para nada.
-Quiero llorar pero tengo resaca.
-Ella llamó, yo respondí y me dijo que si volvía a verme besándote, me arrancaba las tetas. Manda saludos, espera que pases bien la resaca.
-La amo
-Ya lo sé. Sólo duerme. Tu padre esta orgulloso de saber que estabas tan borracha que ni podías caminar.
-J, me iré pronto. Falta poco y creo que ayer no debi decirle adios.
-Hiciste lo correcto, porque es un cierre para ti. El tiempo dirá si son la una para la otra.
- Espero que sea así- le digo y cierro los ojos para dormir pero mi celular suena y J me lo tiende. Lo cojo con los ojos cerrados y atiendo sin saber quien es
-¿Si?
-¿Cómo va la resaca? - me dice Louise burlandose de mi
-De la puta madre. No tienes idea
-Eres una idiota
-Amas a esta idiota
-Si, y no se que hacer.
-No deberíamos de hablar.
-Lo sé pero no quiero estar sin ti - me cubro el rostro para que J no vea mis nacientes lagrimas.
-Tenemos qué. Yo me iré
-Lo sé. Revisé tu correo por casualidad.
-¿Casualidad?
-De chismosa. Quería ver si veías revistas porno
-Para eso te tengo a ti- le bromeo
-Shii- se queda en silencio un largo tiempo- Sabes que esperaré por ti. Y espero que tu me esperes.
-Sabes que sí. Me tengo que ir, la cabeza me mata.
-Te amo.
-Te amo- le digo y cuelgo la llamada. Siempre lo haré.
Es difícil asimilar todo. Amarse y no estar juntas. Y el hecho de que no la vere en un largo tiempo, es una tortura. Pero sé que no puedo depender de ella, tengo que seguir con mi vida y ella con la suya. Posiblemente me enamore de alguien pero estoy segura que Louise siempre tendra mi corazon. No sé, tal vez no estamos destinadas a ser enamoradas pero si amigas.
En este momento, el acohol no me deja sentir o pensar completamente.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Sí.

Mensaje por Admin el Jue Sep 01, 2016 8:08 pm

No sé qué es más difícil. El hecho de no hablarle como antes o verla y no poder besarla, abrazarla y decirle cuánto la amo. Louise y yo hemos intentado ser amigas. Hemos discutido miles de veces por idioteces y también por J, a Lou se le hace difícil aceptar que J este cerca de mí o que salgamos juntas. Está celosa y obsesionada desde que nos vio besarnos. Y yo, por mi parte, no la dejo ver al bastardo con el que salió. Y ella no se ha quejado, por suerte.
Louise me trae loca. Su cabello corto hace que se vea mayor y me da miedo que alguien la enamore. Pero no puedo privarla de eso, ella debe de armarse de valor para estar conmigo o encontrar felicidad con alguien más. Tengo los días contados aquí. Son quince. Y quiero pasar cada uno de ellos al lado de Louise. Espero que pueda, porque no siempre querer es poder. Estoy tirada en mi habitación con J. Ella esta en la computadora hablando con su "enamorada" quien tiene más cuernos que venado.
Me causa algo de gracia que J conquiste fácilmente pues es timida. Está sentada a espaldas de mi, y la silla se ve enorme, es demasiado delgada y traga como batallón. No sé a donde se va la comida porque también es pequeña. Ella se cuenta que la estoy viendo y gira a observarme con sus ojos color pardo. Le saco el dedo medio y articulo "puta" con los labios. Ella asiente y sigue hablando por skype con su chica. Cuando termina se recuesta a mi lado y se saca las zapatillas . Se estira y se acomoda en el espacio que le queda.
-¿Por qué la engañas?
-Porque quiero y puedo
-¿No te gusta?
-Si pero no la quiero- me dice con normalidad.
-¿Cual es la diferencia?
-Una vez me enamoré y ella solo estuvo confundida conmigo, era heterosexual. Y bueno, no pasaré por esa mierda otra vez.
-Ouh- sólo digo
-Piensas asi porque crees que estarás con Louise pero no. Lo siento pero ella no te quiere como tú a ella, eso es obvio.
Me duele escucharla, porque sé que es así. Y nunca cambiará. Nos quedamos hablando de otras cosas. Yo quiero evitar pensar en Louise y ella solo pasar un buen tiempo. Asi que decidimos salir a una cafetería. Con pereza salimos de la casa de mi padre y caminamos hasta el mall. Ahí ubicamos la cafetería y pedimos dos frappuccinos de caramel. Cuando tenemos nuestros cafés, tomamos asiento en una de mas mesas. Tomo mi bebida con paciencia y lentitud mientras J habla. No tengo muchos ánimos para nada. Hoy no he hablado con Louise y ella no me ha hablado y aún no logro acostumbrarme al tamaño de su ausencia.
Sé que debo de hacerlo pero no quiero. No quiero estar sin ella o saber estar sin ella. Es demasiado importante para mi. Siento demasiado por ella como para dejar que muera.
-Deja de pensar en eso- me dice J
-No puedo.
-Entonces haré que Louise te odie, así pueden olvidarse
-No lo hagas. Solo deja que el tiempo pase
-Idiota
Ella ríe y me patea por debajo de la mesa. J me ha ayudado mucho en todo. Con Delia es diferente, ella tiene sus propios problemas y cree que dependo emocionalmente de Louise y por eso me ignora cuando estoy triste. J solo me bromea y jode. Será que ella ha pasado por algo así. Decir adiós a algo tan hermoso.
Nos encontramos con Paula y Leila. Desde aquella noche ebria, nos hicimos algo como amigas Paula tiene el cabello largo hasta la cintura y pintado de diferentes colores, sus ojos azules son hermosos y sus labios carnosos me hacen preguntarme, quién dejaría a chica tan hermosa. Claro, sin mencionar sus senos y traseros bien definidos.
Leila es alta, cabello corto y ojos verdes. Viste muy recatadamente, lo cual no sé porqué me gusta. Es agradable y muy considerada. Y veo tierno que cuide tanto de Pau. Con ellas nos vamos al cine y vemos Rápidos y Furiosos 7. Como buenas niñas hormonales, lloramos al final y J, confiesa que su platónico es Paul Walker, que sólo con él y Justin Bieber, tendría sexo. Rara.
Paseamos un poco y trato de no pensar en Louise pero cada cosa me hace recordar a ella. No puedo huir de su recuerdo, es demasiado fuerte.
-No la llames- me advierte J cuando ve que saco mi teléfono- aprende a estar sin ella
-No puedo
-Si puedes sólo que no quieres idiota.
Guardo el teléfono y me quedo ansiosa e impaciente por llamar.
-Solo te diré algo- J me mira a los ojos y sé que me dirá, ella lo ve, es demasiado obvio- Si ella sintiera lo mismo que tú por ella, te habría llamado. Pero no lo hace, piensa porqué.
Se va con las chicas y yo no la sigo. Sé lo dependiente que estoy siendo pero no me importa porque se trata de Louise, la.chica que amo con locura y me ha robado el corazón. ¿Por qué es tan difícil?
Salgo del lugar y camino hasta no casa, la de mi madre, hoy regreso y prefiero llegar temprano. Ella no me ha hablado en días y me preocupa un poco pero sé que lo hace porque yo no le respondo los mensajes. Me da pereza y me aburre. Llego a casa y mi madre está sentada en el sofá. La saludo y ella solo me responde seriamente. Me asusta su actitud y mi miedo explota cuando me dice la puta típica frase:
-Tenemos que hablar- me indica que me siente frente a ella y lo hago.
Ella me mira por un rato y veo odio en su mirada. Sonríe sarcásticamente y se relame los labios para hablar.
-Eres lesbiana-afirma.
Tengo miedo. Sé que si le digo todo se complicará para mi. Ella no lo aceptará, me llevara al psicólogo y luego a la iglesia para exorcizar a su hija del demonio de la homosexualidad. Sé que me gritará y sacará todo en cara. Que me tratará mal, que me dirá que soy un fenómeno y que en una relación homosexual. Sé todo eso. Y sé que si me oculto, no viviré libremente. Y que no debo de ocultar algo que es normal. No he matado o violado a alguien, estoy bien. No he hecho nada malo.
-RESPONDE
-Sí- le digo mirándola a los ojos.
-Me das vergüenza. ¿Crees que eso te llevará a algo bueno? Es algo anormal, tú no eres así, tu quieres ser así porque crees que es bueno pero no lo es.
-No. Yo soy así desde que tengo uso de razón.
-Te vieron besando a una chica en el mall. ¿NO PUEDES SIQUIERA ESCONDERTE? ¿NO TE DA ASCO BESAR A UNA MUJER? ¿NO TE DA ASCO SER TÚ?
Yo intento contener las lágrimas pero no puedo. Recuerdo las veces en las que mi madre me decía que a pesar de todo, yo era una buena hija y que estaba orgullosa de mí. Todas aquellas ocasiones en las que me defendió cuando me hacían bullying de pequeña. Todos los momentos buenos con ellas. Y los malos, como afrontamos la perdida de mi padre y como nos repusimos frente a eso.
Y sé que ella no piensa en eso. Porque soy lesbiana y dejé de ser quien supuestamente era.
-Mamá, por favor- le pido que se calle y ella me golpea. Me agarra del cabello y me jalonea con fuerza.
-No quiero una hija lesbiana. Irás al psicólogo y te sanarás. Tu no eres así. ¿Ya te has acostado con una mujer?- suelta con asco
Y aunque no ha pasado en sí, sé a qué quiere llegar con esto.
-Sí- le digo en un tono demasiado bajo.
-Si te preguntan porqué estás goleada, dices que tu mamá te pegó por ser lesbiana- me sonríe y empieza a golpearme.
Me jala el cabello diciendo cosas dolorosas, demasiado. Me tira cachetadas mientras llora y me repite que me odia. Me tira al sofá como si fuera basura y se encarga de decirme que lo soy. Yo intento cubrirme pero no puedo. Soy incapaz de defenderme contra ella, contra la persona que me dio la vida y me vio crecer. Duele mucho. Siempre esperé que me golpeen en la calle por toda la homofobia del mundo, no en mi casa, por mi propia madre. Ella repite que yo quiero ser lesbiana y que sólo lo sigo por moda.
Yo me pregunto entre sus golpes, ¿quién elegiría esto?¿quién querría este dolor? Cuando se cansa yo me quedo tirada en el piso. Sé que debí defenderme pero no quise. No tenía fuerza para hacerlo. Sólo dejé que mi madre igualara el dolor físico al dolor que siento por dentro. Me quedo llorando por un rato. Siento que mi nariz sangra y cuando la toco me duele. Me pongo de pie mareada y la cabeza me duele a morir. Siento que me voy a desmayar en cualquier momento y una parte de mí, quiere que eso pase, pero no ocurre.
Cojo mi teléfono horrible y debato a quién llamar. Sé que Delia me cuidara en su casa, J me verá porque no puedo ir a casa de sus abuelos a esta hora o así y aunque su abuela de ame, no podré explicar el porqué. Sé a quién quiero llamar, a quién necesito en este momento para que todo esté relativamente bien. Marco su numero y timbra 3 veces antes de mandarme a la casilla de voz. Llamo otra vez y a la segunda timbrada me cuelgan. Y luego, cuando llamo, está apagado.
Suspiro frustrada y llamo a Delia, le pido que venga por mí porque no creo poder caminar tanto. Ella me hace miles de preguntas y solo le digo que venga a mi casa urgente, no quiero hablarlo no quiero decir en voz alta que mi madre me golpeó por ser lesbiana. Ella me cuelga, prometiendo que llegará pronto. Abro la puerta y salgo. La luz de la luna hace que mi cabeza estalle en un millón de diferentes tipos de dolor. Pero nada se compara a la decepción que tengo. Louise me apagó el celular cuando más la necesito.
Tan vez J tenga razón. Debo de dejar de buscarla. Me llega un mensaje de Lou y quiero ignorarlo pero no puedo.
"¿Estoy en pijamada con Diana, pasó algo?" Me río un poco antes de responder.
Yo: ¿Si te diría que estoy realmente mal y necesito que vengas por mí, lo harías?
Louise: Que pasó??
Yo: Lo harías?
Louise: No puedo. ¿cómo le explico a Diana que me voy a medio de la noche?
Yo: Y si estuvieras en tu casa?
Louise:No lo sé.
Eso es lo que recibo de la peronsa que más quiero, de quién más espero y por quién más daría. Delia viene por mí y llora al verme. De seguro estoy mal. Con cuidado me ayuda a pararme y caminamos despacio.
-Gracias por venir por mi- le digo cuando ya estamos cerca a su casa- a pesar que no te expliqué el porqué.
-No necesito saber. Me llamaste, me dijiste que necesitabas que vaya por ti, eso es todo. Eres mi hermana, tenía que ir por ti.
-Bueno, al menos tú si sabes.
Ella me mira curiosa y yo solo lloro más. Realmente odio con todo mi ser a Louise.


Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Al infierno juntas.

Mensaje por Admin el Jue Sep 01, 2016 8:08 pm

-Deberías responderle- me dice Delia cuando mi celular suana por cuarta vez en la mañana.
-No quiero.
Estoy en su cama y apenas puedo moverme. Cuando llegué a casa, la mamá de Delia sobre reaccionó, o se preocupó, supongo. Empezó a hacer preguntas y no respondí muchas, sólo me dejé limpiar la sangre y que me ayude a subir al cuarto de Delia. Ya ahí, me sacó la ropa y me vistió con cuidado. Parecía una madre con su bebé, fue cuidadosa. Se sorprendió mucho al ver los moretones de mi abdomen, lloró un poco mientras me cambiaba y me decía que yo era la mejor persona del mundo.
Luego me acurrucó en la cama y al rato llegó Delia para recostarse a mi lado y abrazarme un poco. Ahora me duele todo, mas que ayer. Tengo la nariz hinchada y tuve que tomar pastillas para el dolor de cabeza y cuerpo. Me imagino que todo eso es equivalente al odio que mi madre siente por mí. Pienso en lo malo que es ser homosexual. La forma en la que duele y te hieren por eso. Soy una persona normal, no merezco ser golpeada. No sé cuales fueron los motivos de mi madre pero ninguno llegará a ser suficiente. Nada reparará el hecho que me golpeó por ser quién soy, por amar libremente. Porque aún asi me golpee por años, y diga lo que diga, yo seguiré siendo lesbiana y eso nadie me lo quita pues es algo que llevo dentro, como el corazón
Son las 11 de la mañana, no he podido dormir mucho y no tengo sueño o ganas de dormir. Es lo mismo. Me siento mentalmente agotada para todo, hasta para responder las llamadas de Louise. Delia sale y me deja en su habitación. Ella tiene que estudiar a diferencia de mí, que no tengo nada que hacer. Su mamá pasa a despedirse de mí y me dice que ya viene la compañía. Yo sonrío sin entender y le agradezco por todo.
Veo mi celular y me distraigo en instagram por un gran rato luego en vine hasta que la puerta de la habitación se abre. Busco algún objeto para golpear si es que es un ladron pero no hay nada. Y es Louise quién ingresa.
-¿Qué MIERDA quieres? - es lo primero que le digo.
Ella esta frente a mí. Me mira asustada y camina hacia mi, se sienta en la cama e intenta tocar mi mano. Yo no lo permito y la muevo bruscamente, evitando su contacto.
-Realmente lo siento. Yo no sabía, lo siento mucho- me dice con algo de lágrimas.
-Bueno, vete- le digo tratando de mantenerme al margen de la situación
-No, yo te cuidaré hoy hasta que venga Delia. ¿Quieres algo?
-Que te largues, no te necesito- le digo con todo el odio que tengo dentro de mí.
-Amor...
-No me llames así. No somos nada.
-¡Anna! No soy perfecta, ¿okay? No puedo. Aunque quisiera ser perfecta para ti, no puedo. Lo siento.
-Olvidado.- sé como aprovechar el hecho que Lou me cuide y lo haré- tengo hambre. ¿Me haces un jugo?
-No sé cómo
-Googlealo- le digo y ella se va enojada de la habitación.
Sigo molesta y dolida. Pero si discuto con ella, sólo será peor, yo diciéndole mierda acerca de ella y Louise callada, asimilando todo.
Quiero llorar y tengo muchas ganas. Pero no quiero contarle nada a Lou. Sé que ella llorará conmigo y no necesito eso. No lo quiero. De todas maneras, tengo tiempo para sufrir después. Sólo me queda guardar todo lo que siento hasta que algún día explote y arrase conmigo misma.
Escucho unos cuantos sonidos que provienen de la cocina y sonrío imaginando a Louise haciendo un desastre. Tal vez haya buscado como hacer un jugo de lo que sea que haya pero sé que ella es pésima para la cocina. Lo único que hace bien, es arroz y a olla arrocera así que no cuenta. Siento que debo odiar a Louise, dejar de amarla y desearla pero no puedo. A pesar del daño que me ha hecho, yo la quiero y no me importa porque sé que ella tiene errores al igual que yo y que es nuestra primera relación y no podemos saber como actuar con nuestra pareja. Estamos aprendiendo juntas. Solo que realmente duele cuando me doy cuenta que yo doy más que ella.
Aunque sí, no voy a negar que he hecho mal muchas veces. No sé cuantas son las veces en las que la mande a la mierda. O en las que no le hablaba porque yo estaba molesta o con problemas. Me desquitaba con Louise y no era justo. Ambas hicimos mal. Por eso terminamos. No porque no nos amáramos.
-¡ANNA! LA PUTA MADRE NO SÉ QUE HE HECHO. LA COSA ESTA NO DEJA DE DAR VUELTAS.- escucho su grito y me río
-ECHALE LA FRUTA IMBÉCIL.- respondo tratando de no reírme. Intento pararme para ir a verla pero el dolor de abdomen es terriblemente matador.
-YA LO HICE IDIOTA.
-APAGALAAA- grito y me duele
-NOOOO SE ME HABIA OCURRIDO ERES UNA MALDITA GENIA. NO SÉ COMO MIERDA SE HACE
-DESCONECTALA Y YA- se queda en silencio y supongo que lo hizo.
Al rato sube con un vaso lleno de líquido rosa y me lo entrega para luego dar la vuelta a la cama y recostarse a mí lado. Ella tiene puesto un short hasta la rodilla. Un polo blanco y sus vans. Está usando sus lentes y lleva el cabello suelto. Se ve tan... Hermosa. Me mira esperando a que tome el jugo y yo dudo en hacerlo. No estoy segura que sea saludable. Pero al ver a Louise con su sonrisa de niña, esperando a que pruebe lo que ha hecho para mí, hace que lo beba. Y lo encuentre agradable. Es fresa y tiene un punto bajo de azúcar pero está rico. Me bebo rápido el líquido, en silencio, sin hablar o decir algo.
-¿Rico?- me pregunta cuando dejo el vaso en sus manos para que ella lo ponga por ahí
-Si- le respondo fríamente.
-¿Vas a seguir molesta?
-No- le digo en el mismo tono neutro
-Si sigues así, te beso.
-No, no lo harías, eres cobarde.- digo a sabiendas de que ella reaccionará fuerte.
-¿Qué?- me dice en un tono retador
Me río de ella y me cubro con las mantas pues hace frío. La observo como me mira y se muerde el labio. Murmura un "te jodiste" y sin darme cuenta ella está sobre mí. Con cuidado toma mis manos y las coloca sobre mí cabeza. Busca con qué sujetarme y encuentra la chalina que Delia siempre deja al lado de su cama. Me amarra ambas manos al cabezal de la cama y yo no puedo evitar sentirme nerviosa y excitada.
-No juegues conmigo- le pido
-Yo no juego contigo- me dice de forma inocente
-Sí lo haces- juegas con mis ilusiones.
Ella me besa con fuerza, pasión y lujuria. No es un beso tranquilo, para nada. Lo hace de golpe sin avisarme o pedirme permiso pues sabe que soy suya. Siento su lengua entrar de a pocos y luego moverse con confianza. Gimo del placer por su roce entre sus manos y mi pecho. ¿Cómo llegamos así tan rápido?
Ella se separa de mí y sonríe
-Esta soy yo jugando.
Me muerde el labio inferior con fuerza y cuando abro un poco la boca para gemir, ella me besa ahogando mi gemido en sus labios. Muerde mi labio inferior con fuerza y cuando abro un poco la boca para gemir, ella me besa ahogando mi gemido en sus labios. Me besa con fuerza. Haciendo mis labios suyos y los de ella, totalmente míos. Me toca con cuidado el cuerpo y se toma su tiempo, hecho que hace crecer mi desesperación por tocarla. ¿Por qué dejé que me atara las manos? Maldita niña pervertida
Deja de besarme y saca las mantas con las que yo estaba tapada y con cuidado levanta mi polo. Veo su mirada de miedo y dolor cuando ve mis moretones. Sé cómo lucen, son cuadro. Uno debajo del seno izquierdo. Otro cerca a mí cadera en la parte derecha. El tercero es en el centro del adbomen y el último al costado de mí seno izquierdo. Estoy sin brassier pues me dolía usarlo y estoy semi desnuda para Lou. Ella puede ver los moretones y me da miedo su reacción
Ella toca con suavidad cada espacio de mí piel. Me mira a los ojos y me sonríe mientras pasa sus manos por mi abdomen. Y llega hasta mis pechos pero no siento excitación, sino ternura y amor por ella. Bota unas lágrimas y me besa lentamente.
-Te amo y tú no mereces esto. Lo siento tanto. Me arrepiento, realmente lo hago. No puedo cuidarte ni estar a tu lado cuando me necesitas, no soy buena para ti. Lo siento por todo.
-Hey, amor. Tu no eres buena para mí. Eres perfecta- termino mi última palabra y ella me besa con desesperación y en lágrimas.
-Te amo- me susurra en el oído para luego besarme otra vez
-Amor, ¿me desatas?- le digo y ella lo hace después de besarme a su puto antojo y provocarme.
-Se supone que no debemos besarnos
-Sólo somos amigas- le afirmo
-Si bueno... Eras mi amiga cuando te besé así que normal- me sonríe ampliamente y yo ruedo los ojos.
-Espero que no andes besando a tus amigas
-Nop, tu eres - me muerde el labio inferior- a la única- acaricia mis senos con ambas manos y yo me arqueo del placer- a quién deseo.
La beso y me permito tocarla todo lo que quiera. Hasta lo que no debo por el lugar en el que estamos. Sólo que no puedo pensar, sólo quiero sentirla y hacerla mía, pero sé que no es el momento y yo.estoy adolorida. Ella baja mi polo con cuidado pues creo que imagina cuánto duele.
Escuchamos la puerta abrirse y ella me sigue besando a pesar de que intento separla.
-ESPERO QUE NO ESTÉN HACIENDO TIJERITA EN MI HABITACIÓN- Grita Delia antes de abrir la puerta y encontrar a Louise sobre mí y yo con ambas manos en su trasero.
Lou me da un último beso y se recuesta a mí lado. Es la primera vez que me besa frente a alguien.
-Eww cochinas fornicadoras. Irán al infierno
-Tal vez- le digo
-Pero juntas- dice Lou y me mira antesde darme un pequeño beso.
- me dan cáncer en el cáncer. Se me cae una teta con su cursilada.
-Delia, no jodas- le digo y me cubro con las mantas.
Lou se va dos horas después. Y no puedo evitar sentirme mejor. Después de todo el dolor, yo sabía a quien necesitaba para sentirme mejor. Y lo hago. Olvido un poco el día anterior y sonrío como adolescente enamorada cursi que soy. Pienso en qué haré ahora. Dónde vivir, con quién y si presentar una denuncia o no. No me creo capaz de ver a mí madre en una celda o en un tribunal siendo juzgada. Sé que tiene miedo y sumado a sus crisis nerviosas, no se le fue fácil manejar el tema. Sólo esperaré a que pase el tiempo.
Me quedan 13 días aquí. Y aunque quiero irme para ser libre de ser quien realmente soy, me apena dejar a Louise. Pero sé que debo de hacerlo, porque ambas necesitamos crecer para poder amarnos. Lo sé. Sólo que no quiero. No quiero tener que dejarla porque siento que viviré un infierno sin ella. Pero son consecuencias de decisiones que tomé para mí futuro.
Lo único cierto en mi futuro es que regresaré por Louise. La llevaré a París, donde siempre quiso vivir y le daré todo lo que ella desee. Y todo el amor que pueda darle. Pero si está con alguien, la apoyaré aunque muera por dentro. Porque eso es amor, ¿no? A pesar de todo, ser incondicional para la otra persona, no importa cómo.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Back to New Year

Mensaje por Admin el Jue Sep 01, 2016 8:09 pm

Me desperté temprano. A las cinco de la mañana para poder terminar de alistar mis cosas e ir a recojer a Louise. A pesar de haber coordinado esto toda la semana, no puedo terminar de creer que pasaremos año nuevo juntas. Veo mi maleta y tengo ropa hasta de más. Mi madre me aconseja poner mi ropa de baño y lo hago, estamos en días calurosos y realmente quiero un chapuzón. También pongo zapatillas y sandalias. Y lo que necesite para cuatro días. Le envío un mensaje a Louise y le digo que lleve ropa de baño. Ella me dice que ya, y que no joda tan temprano . Río ante su mensaje y le envío un " .l."
Me cambio a un vestido, a pedido y obligación de mí madre. Este es blanco y me llega sobre las rodillas. Es un poco jodido pues no estoy acostumbrada, así que me pongo un short para poder sentarme como quiera y no vean de más. Bajo con mi maleta y salgo con esta hasta dejarla en la camioneta. Mi mamá está en la cocina y prepara comida para el camino. También cosas que no hay allá. La ayudo un poco mientras mi papá mete maletas y cosas a la camioneta Desde que nací tenemos esta tradición y después de la separación, acordamos seguir con ello pues de cierta manera nos une como familia. La primera vez fue difícil, con ellos discutiendo, yo con depresión y toda la familia de mi madre juzgando su matrimonio... o el fin de este. Luego superamos todo y pudimos llevarnos mejor.
Terminamos en la comida y colocamos todo en un -no sé el puto nombre- especial para comida. Lo llevamos entre las dos y lo ponemos en la camioneta con ayuda de mí papá. Mi madre cierra la casa con llave después de poner la alarma. Subimos al vehículo y le aviso a Lou que estamos en camino. Fue difícil convencer a mis padres de que vaya. Pues con mis primos ahí y tíos y tías, no les prestaría atención y sí, ese es el punto. Sólo quiero pasar año nuevo con ella.
Lou está parada en la entrada de su casa y a su lado, su mamá. Ella saluda gustosamente a mi madre y a mí. Lou y yo ponemos su maleta en la parte de atrás y subimos al asiento trasero. Nuestras madres conversan por un rato y luego se despiden. Mi mamá se sienta al lado del conductor e intercambia palabras con Louise. Mi padre me mira por el espejo y me levanta las cejas, yo le ruedo los ojos sin comprender qué quiere decir. Sólo espero que no sea lo que creo.
Viajamos unas tres horas. Lou y yo no podemos hablar bien así que nos comunicamos por mensajes o comentamos de cosas vagas en voz alta como canciones, artistas y programas de tv.Mi madre nos entrega sanguches de pollo y los devoramos en un segundo. A Louise le da otro y a mi no. "Tengo que cuidar la figura" Gran mierda.
Lou.. Como buena amiga, come frente a mí y no me invita nada. Sé que me vengaré. Llegamos a la casa de playa. Es de dos pisos, de madera y hm algo grande. Bajamos las cosas con cuidado y las dejamos en la sala. Luego mi padre ordena no se qué, mi madre va a la cocina y me dice que suba a una habitación y escoja la que tenga cama de dos plazas. Ahí dormiré con Lou. Juntas. Subimos nuestras maletas y abro puerta por puerta hasta encontrar la cama de dos plazas. Es la última habitación del pasillo. Lejos.
Louise pasa primero tirándose en la cama y luego yo, cerrando la puerta tras de mí. Tiro mi maleta al piso y me subo a horcajadas sobre mí enamorada.
-Anna, tus padres están abajo.
-Shh, no escuchan
-Iguaal- me dice en voz baja.
Me río de su miedo y la beso. Ella no me corresponde al principio y se niega a besarme. Pero luego me besa lenta y profundamente. Siento mi corazón acelerarse por sus besos, aún no me acostumbro a la sensación de sus labios.
-Anna, detente. - me dice cuando beso su cuello. Lo dejo de hacer de mala gana
-Como jodes
-Shi... Te ves bonita en vestido. Aunque rara pero me gustaaaa- dice despacito y me abraza.
-Si bueno.. Si quieres tocar, tienes mejor acceso ahí abajo- le digo en el oído.
Ella en bota y me dice mil veces "cochina pervertida". Yo me río y luego ella lo hace conmigo. Ordenamos nuestras cosas y bajamos al primer piso. Ayudamos a mi madre a cocinar un poco y luego salimos a la playa corriendo, tratando de ganarle a la otra. Louise, a pesar de tener piernas más pequeñas, me gana por mucho. Es demasiado rápida para mi.
-Eres una gorda lenta- me dice muy agitada.
-Pero así me amas- le digo acercándome a ella y agarrándola por la cintura para acercarla a mí.
-Nos van a ver- me dice separándose rudamente de mí.
-Realmente odio esto.
-Yo también- se sienta y yo la sigo. A una distancia moderada de ella.
La observo como ella mira el mar. Está concentrada y sonríe cuando revienta una ola. Abraza sus piernas y cierra los ojos para respirar la brisa del mar y oír el sonido del agua. Se ve perfecta. Dejo de mirarla y decido prestarle atención al mar. Es tan grande,profundo y misterioso.
-¿No quieres meterte al agua?
-No sé nadar- me dice con vergüenza
-Yo te cuidaré mi amor- poso mi mano sobre una de las suyas y ella le da un beso.
Nos ponemos de pie y caminamos hacia la casa de playa. Ahí encuentro a mis primos y primas. 5 en total, viven en la casa de al lado. Les presento a Louise con recelo, pues dos de ellos tienen nuestra edad y son simpáticos. Louise es mía y desgraciadamente no puedo presentarla como mi enamorada Ella saluda a Jordan de 17 años, y a Miguel, ambos son mellizos y tienen el cabello castaño claro, ojos claros, altos, y pálidos. Los odio.
Después a la pequeña Mía, de dos años, que es hermana de Juan de 10 años. Y por último mi prima de 15 años, Lucía. Los cinco la saludan con alegría y familiaridad. Pero Jordan le da una mirada de cuerpo entero y se relame los labios. Le hace preguntas y muestra demasiado interés en ella. Sin importarme lo que piensen, tomó a mi enamorada de la mano y la arrastro hasta el segundo piso. Llegamos a nuestra habitación y ella se ríe por mi actitud.
-Odio a ese maldito hijo de su madre, mal nacido, pendejo de mierda- Digo y Lou me mira asombrada.- La puta madre, pinche cojudo.
-Anna, es sólo un chico. Es tu primo- trata de calmarme
-Quiere contigo. Y tu eres mi enamorada.
-Lo sé, sólo tuya- se acerca a mí y me besa suavemente.
La beso por un largo tiempo hasta que sus labios están rojos por mis mordidas y nuestra ropa desacomodada por las caricias. Realmente la amo. Asi con su inocencia y preocupación. Su ternura e inmadurez. Es hermosa en todos los malditos sentidos
Y tengo la dicha de que esté enamorada de mi.
-No quiero que te le acerques- la abrazo con fuerza y ella murmura un sí.
-No desconfies. Yo te quiero solo a ti- me dice poniéndose de puntitas para besarme por última vez antes de ir hacia su maleta.
-No, no no no no. No te pondrás ropa de baño. No
Ella saca su ropa de baño y es un bikini... Louise nunca lo usaría. La miro confundida por la prenda y ella mira sus manos y sonríe tímidamente.
-Yo... Quería ponerme algo que te gustara y sorprenderte- me dice mirando al piso.
Camino hacia ella y levanto su rostro, besándola sin previo aviso. Tomo sus labios como míos y los acaricio con pasión. Mi Louise quería verse bien para mí. Mi chica tímida, poniéndose algo sólo para mí. Me separo de ella y pongo mis manos en sus caderas. Respiro un poco para calmar el calor que siento dentro de mi y le digo que se cambie en el baño mientras yo lo hago afuera.
Ella lo hace y yo busco mi bikini. Por suerte no es pequeño en la parte del trasero y me cubre bien, y el pecho... Bueno no tengo demasiado como para que se vea mal, ni tampoco soy plana. Me pongo sandalias y busco un short qué ponerme. Escucho la puerta abrirse y giro para ver como luce mi Lou. Dios mío.
El traje es negro. Y ella es pálida. Sus pechos se ven perfectos en la prenda de arriba y puedo ver su abdomen plano. Sus piernas con cicatrices de sus miles de caídas se ven bellas. No tiene el cuerpo de una súper modelo, pero es sexy y perfecta. Ella está sonrojada por como la veo y camina lentamente hacia mi.
-¿Como me veo?- me pregunta en voz baja.
-Estás perfecta- le digo después de recobrar el aire.
La beso y ella coloca sus brazos en mi cuello. Recorro su cuerpo con mis manos, pasando por sus senos y terminando en su trasero, donde siento que la prenda es considerablemente pequeña para su gusto. Aprieto su trasero y ella gime en respuesta.
-No vas a bajar así. Ponte un polo- le pido
-Y tu tampoco- dice mirando mis senos sin darse cuenta.
-Deja de mirarme las tetas- le digo sabiendo que se sonrojará. Cosa que hace luego de mirarme a los ojos.
No me dice nada y busca un polo que usar. Se coloca uno de manga cero que se pega muy bien a su cuerpo. Yo uso uno suelto y antes de salir, la obligó a dar una vuelta entera para mí.
Me deja sin respiración. Tengo que cuidar su trasero a toda costa. Y no me importa si sospechan. Tengo que cuidar lo mío Vamos a la playa y ella de queda de pie, dejando que sus pies se mojen. En cambio, yo como buena descuidada, me zambullo por completo y me adentro más que ella.
Le pido que venga a mi y ella con algo de miedo lo hace. La abrazo y ella roda mi cintura con sus piernas. Me muevo para quede a mi espalda pues si la veo de frente, la beso. Camino un poco y flotamos un poco mientras me adentro mas.
Ella disfruta pero me agarra con fuerza del cuello y me quita la respiración en ocasiones. Me quedó a una distancia prudente y veo como mi primo busca Louise de un lado para otro, cuando nos ve, levanta la mano antes de entrar al mar. Espero que se ahogue por puto.
-Hey, ¿no sabes nadar?- le dice a Louise cuando él esta cerca.
Lou se apego más a mi y me abraza por el cuello antes de negar con la cabeza.
-Si quieres yo te puedo cargar. Anna es media débil y se pueden ahogar.
-Ay mira que puto- le digo sin pensar.
-Anna está bien. Confío en ella- le responde Louise
-Pero yo soy más fuerte
-Pero yo quiero estar con Anna.
-Ouch eso dolió primito- le digo con una enorme sonrisa.
-¿Y tienes enamorado?- le pregunta ignorando lo anterior
-No, tiene enamorada y soy yo- le sonrío maliciosamente
-Anna- me dice Lou en tono de advertencia- no tengo enamorada pero sí enamorado.
-Oh- es lo único que sale de la boca de Jordan
Mi chica sabe quitarse a putos de encima.
***
-Anna, ya no me entra más- me dice después de haber cenado.
-Lo sé- le respondo y me tiro en la cama. Ella va al baño para enjugarse en la ducha.
Me quedo observando la pequeña habitación. Es de madera, y andar sin zapatos es tu sentencia de muerte porque se te meten astillas en el pie. Hay una tv antigua, una ventana grande que da hacia la casa del lado la tengo cerrada pues no quiero curiosos.
Una cómoda, un armario y un pequeño librero. Es acogedora.
Louise sale y se sienta en la cama mientras se seca el cuerpo. Tiene la ropa de baño puesta y realmente no parece ella. Me acercó a ella por su espalda y beso su cuello mientras acaricio sus brazos. Louise se da la vuelta inmediatamente y me besa.
Es tan extraño, besarla de esta manera: apasionada. Siento que hago mal porque mi Lou es tímida e inocente y yo la estoy corrompiendo pero es nuestra forma de besarnos. Ella me saca el polo con el que estaba y ambas quedamos sólo en las piezas del bikini.Yo sé lo que quiero a partir de esto: A ella. Ella me besa con fuerza y yo acaricio su cuerpo. La abrazo por la espalda y la recuesto en la cama. Mi cuerpo pide más de ella
Desciendo mis manos por su cuello y clavícula y me detengo en sus senos. Los acaricio con suavidad y algo de temor. Es la segunda vez que lo hago y se siente como la primera. Con mucho cuidado desato la tira del bikini en su cuello, sin dejar de mirarla a los ojos, buscando alguna señal de que me detenga. No la hay y le quito la prenda. Beso su cuello y luego cada uno de sus senos. Ella gime descontroladamente y agradezco que esta habitación esté alejada.
Ella me jala del cabello, haciendo que regrese a sus labios y aprovecha para quitarme la prenda de arriba. No desperdicia ni un segundo y se da la vuelta para quedar sobre mi. Me besa, muerde y succiona los senos. Los masajes con fuerza y me vuelve loca con cada toque. Cuando toco su trasero y meto mi mano por debajo de su ropa, su cuerpo tiembla y yo sé que debo detenerme. Ella tiene una promesa.
-Lou, Lou, detente- le digo y ella deja de besar mi cuello y me mira directamente a los ojos.
-¿Por qué?- me pregunta confundida.
-Porque te amo- le doy un beso en la frente y ella se quita de mi encima.
No me dice nada y se va a dar una ducha. Después de quince minutos sale con su pijama puesto. Yo entro a la ducha con mi ropa en mano para dormir y espero que el agua fría baje mi temperatura corporal y hormonal. Me pongo un short pequeño y un polo suelto para dormir. Y salgo del baño. Louise ya esta en la cama y abrigada entre las colchas. Apago la luz antes de echarme a su lado y ella me abraza con fuerza, haciendo que mi cuerpo entre en calor. Su cabello esta mojado, y me da escalofríos calientes, al tenerla cerca, en una cama, con solo dos capas de ropa separando nuestros cuerpos.
-Gracias por acordarte. Yo...no lo hice
-Duerme bien
-Lo haré porque estaré contigo- me susurra tímidamente y la siento suspirar.
Cierro los ojos para dormir y poder estar con toda mi energía mañana. Es año nuevo. Y estaré con Louise. ¿Qué mas puedo pedir?
Si el mundo ardiera, no me importaría si es a ella a quien sostengo de la mano.
***
Son las 11.55 de la noche.
Todo el día lo pasamos en la playa. Louise disfrutando la vista del mar, yo disfrutando verla admirar la belleza natural. Aunque en realidad ella debió verse a si misma en vez de el mar. Louise estaba concentrada en las olas, el cielo, las nubes, las personas que pasaban. Tenia una mirada de infinitez y una sonrisa de paz. Era digna de retratar por el mejor de los artistas, ser inspiración de la mejor canción de amor y ser protagonista de la poesía que más desnuda al alma.
Mi primo estuvo jodiendo todo el día y mi enamorada lo rechazó con elegancia y una patada en las bolas (literalmente). Fue todo un espectáculo para mi. Ademas que me sentí segura de Louise y creí que realmente gustaba de mi.
-¿En qué piensas? - Louise se acerca a mí y se sienta a mi lado.
El mar esta frente a nosotras y el sonido de las aves me hacen sentir relajada.
-En todo este día. Ha sido bueno
-Sí, estar juntas me gustó mucho
Veo a una familia caminar a orillas del mar. La pareja es joven, y el niño tendrá unos dos años. Ambos miran a su hijo con amor y preocupación a que no se caiga. Ríen tras el pequeño y se mantienen a su lento paso. Pienso en Lou y en mí. Me gustaría algun dia llegar con ella a formar una familia. Con ella puedo imaginar y hasta ver un futuro a su lado. Pero la privaría de tantas cosas. Ella siempre ha querido tener gemelos, y conmigo jamas podría. Jamas podríamos tener un hijo con sus ojos y mis labios. No seria una vida plena para ella, yo estaría dispuesta a sacrificar eso pero no dejaría que ella pierda eso. El sueño de tener un hijo, casarse en una iglesia, vestida de blanco y decir el "hasta que la muerte nos separe"
-No llores- me pide Lou cuando escondo mi cabeza entre mis manos y luego encojo mis piernas - Me harás llorar.
-Deberías salir con un chico, que sea capaz de besarte en la calle, llevarte al cine, ser tu pareja del baile de graduación, que pueda hablar con tu padre y tenga miedo de no tener su aceptación, que pueda tomarte de la mano frente a los demás, presentarte a su familia como su enamorada y no su amiga- le suelto llorando- deberías de enamorarte de alguien libremente y no tener miedo a ser descubiertos y andar besándose a escondidas.
La siento respirar pesadamente y luego sus brazos me rodean. Me da un beso en la cabeza y me dice las palabras que jamás pensé escuchar de ella.
-Ya callate. No me importa todo eso, en realidad yo soy feliz contigo. Me haces muy muy muy pero muuy feliz. No tienes idea de cuánto. Y estar con chico y hacer cosas supuestamente normales, no me asegurará tener la felicidad que siento contigo. En realidad, me enamoré de ti sabiendo todo eso y no me importó.
Escucho fuegos artificiales y muchos gritos de alegría.
Son las 12.00
Levanto el rostro y la veo a los ojos. Ella mira hacia la casa y luego me besa suavemente, susurrando "feliz año nuevo" al separarse de mí. Sonrío y la abrazo con fuerza, deseando que este nuevo año termine junto a ella y queriendo empezar otro a su lado.
Aún sabiendo que eso no ocurrirá. Sabiendo que nuestro tiempo juntas será poco.


Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Nuevo comienzo

Mensaje por Admin el Jue Sep 01, 2016 8:10 pm

Son 13 los días que han pasado como una dulce tortura. 13 días de emoción y miedo a lo nuevo, a irme, a olvidar todo lo que viví y a cambiar quien soy actualmente. Ha pasado de todo. Mi padre defendiéndome frente a mi madre y pidiendo mi custodia o en caso contrario la denunciaría.
Yo mudando mis cosas a casa de mi padre.
Yo sacando mi pasaporte.
Yo comprando el pasaje de avión
Yo comprando las maletas.
Yo haciendo maletas.
Yo extrañando a Louise.
Mi padre irá conmigo. Se mudará y conseguirá un nuevo trabajo. Por suerte tiene buenas recomendaciones de una prestigiosa empresa y duda que esté desempleado tanto tiempo. J está conmigo todo el tiempo. Desde que ocurrió lo de mi madre, no me deja sola, ni con Louise. Porque cada vez que Louise se va, yo término llorando. Ya sea porque discutimos o porque pienso en el tiempo que me quedaba con ella. Delia ha ayudado mucho en todo. Me ayudó a hacer mis maletas y fue muy madura pues no lloró o me dijo que me extrañaría como J.
Louise pues fue ella. Me habló, me ignoró, me ignoró, me visitó, luego me olvidó y no me habló. Soy terca porque a pesar de todo eso, yo aún la quiero. Los últimos días no he tenido tiempo para sufrir por mi madre. Es doloroso hasta el fin del mundo el estar así con ella. Yo ya la perdoné, es mi madre y no es perfecta. Y sé que es difícil para ella, tiene miedo a lo nuevo y no sabe cómo lidiar con ello. Sólo quisiera que por lo menos haya intentado disculparse conmigo.
-¿Lista?
-Dios, sí.
He estado desesperada por irme. Por querer salir de este lugar donde me enamoré y sufrí. Donde obtuve mi primer amor y primer corazón roto. Donde di mi primer beso y tuve mi primera enamorada. Donde recibí odio y críticas por parte de mi familia. Donde me sentí constantemente juzgada.
Ir a un nuevo lugar, un nuevo comienzo. Donde no hayan lugares que guarden recuerdos, objetos que recuerde, tampoco personas que me conozcan, o tal vez tampoco podré recordar si no tengo a nadie con quién recordar. Estaré sola y eso es lo que necesito.
Bajamos del auto y el hermano de mi padre, mi tío Arturo, nos ayuda con las maletas. Son 8 en total, cinco mias y las demás de mi padre. Los ponemos en dos de los carros que hay en el aeropuerto para llevar maletas. Mi padre le da la llave de su camioneta a mi tío y le pide que la cuide bien.
Delia me conversa animadamente y J me distrae señalándome chicas buenas, ambas llevaban días pidiendome venir a despedirse de mí, yo me negaba pues sé lo doloroso que será pero al final de todo, ellas son mis amigas reales y verdaderas, el dolor valdría la pena al igual que todas las lágrimas. En cambio Leila y Paula no pudieron venir, y se despidieron ayer en mi casa, fueron muy lindas conmigo; una corta pero gran amistad.
Hago el chek-in en el counter y regresamos junto con mi padre, con nuestras maletas de mano. Las chicas y mi tío nos esperan en el segundo piso, tomaremos un café antes de ir a la sala de espera.
-Anna... ¿Y Louise?- me pregunta mi padre mientras subimos por el ascensor.
-No lo sé. No quiero saber.
Él no pregunta mas y se lo agradezco.
Salimos del ascensor y caminamos hasta la cafetería. Ahí conversamos entre todos y hay ciertos silencios incómodos. Pido permiso para pasear por las tiendas con J y Delia y mi padre me dice que no demore mucho. Le dejó mi maleta de mano antes de salir corriendo con las chicas
-No puedo creer que esto esté pasando- dice J por milésima vez
-Ya callate, me estresas - responde Delia mientras entra a una tienda de perfumes. J y yo la seguimos.
-¿No te ha llamado o buscado?- me pregunta Delia
-Nope
-Qué estúpida- asegura J
-Hey- le reclamo y ella me mira con una mirada de "¿en serio la defiendes?"
-Deja de buscar la felicidad donde la perdiste- cita Delia- es lo único que te puedo decir porque sé que la llamarás antes de abordar.
Me quedo en silencio y decido ignorar eso y el sentimiento de dolor. Nos pasamos una hora yando tienda tras tienda sin comprar algo. Luego vamos donde mi padre y tío. Las despedidas no son lo mío. Así que no lo alargo e intento hacerlo rápido. Abrazo a Delia con fuerza y luego a J. Les agradezco por su amistad y todo. Me despido del único tío que siento que tengo y el me abraza con fuerza y me dice que está orgulloso de la persona que soy.
Luego entramos a la sala de espera, luego de pasar migraciones y me esmero en no mirar atrás. Sólo hacia adelante. No veré más a J, ni a Delia. No Correré a buscar a Delia cuando la necesite, ni me quedaré en su casa cuando tenga miedo. J no me hará sentir mejor con sus idioteces o llevará a emborracharme. No las abrazaré o golpearé más. Delia es mi amiga de años. Y hemos pasado tanto juntas que me es imposible no sentir dolor. Igual su madre quien me acogió en su casa como su propia hija y no me juzgó o trató diferente. Nunca lo hizo.
J... Es J. Una gran amiga en los momentos importantes. Y ella entendía que se sentia ser lesbiana, tener el corazón roto y negarse a dejar ir. Las demás "Amigas" no me importó despedirme. Sólo un mensaje por whatsapp y listo. Ellas nunca me conocieron realmente y no merecen que las extrañe.
Mi familia... No creo que extrañe sus críticas y mentalidad cerrada.
Mi madre... No lo sé. Solo no sé que esperar de ella.
Sabía que Louise no vendría. Ella me dijo que sí venía, me iba a pedir que me quede y yo lo hubiera hecho. Pero ella me convenció que es lo mejor para mí futuro y que hay que sacrificar cosas para obtener la felicidad. Supongo que tenía razón.
Sé que la extrañaré porque la amo y de eso no tengo dudas. Sólo quiero dejar de hacerlo para poder estar bien y no extrañarla. No quiero sentir su falta en mi vida. Anuncian que tenemos que abordar y siento un nudo en mi garganta y mi corazón acelerarse. Me iré. Me estoy yendo. Y dejaré muchas cosas en este lugar. Muchos recuerdos, sonrisas y lágrimas. A ella. Lloro un poco antes de ponerme de pie y caminar hacia el abordaje. Presento mi pasaje y camino por el pasillo de metal hacia el avión.
Ubico mi asiento y pongo la maleta de mano donde me indican. Me siento a la ventana y a mi lado mi padre se abrocha el cinturón nervioso. Tengo tiempo para llamarla pero si ella quisiera hablar conmigo, me hubiera llamado. Pasan unos minutos y veo como deslizan el pasillo y cierran la puerta. Quiero gritar que no lo hagan, que quiero bajarme pero no puedo porque necesito verla. Y sé que no debo. Cuando el avión empieza el taxeo me siento nerviosa y emocionada. Me voy a un nuevo comienzo a empezar de cero y dejando todo atrás.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Ha pasado un año y seis meses.

Mensaje por Admin el Jue Sep 01, 2016 8:10 pm

Aquí en estados unidos todo es genial. En realidad me ha ido bien, sin mencionar la rivalidad, competencia e individualismo que gobierna aquí. No es como en casa, no hay amigos verdaderos, me tocó conocer a 10 para que 7 me decepcionen y sólo tres valgan como mil. Es difícil destacar y hacerlo limpiamente, la universidad es sucia, los chicos te traicionan, te usan y muchos profesores te reprueban si no les agradas. Me paso con un curso, por ser lesbiana, ahora el profesor está en la cárcel.
Mi papá consiguió trabajo en dos meses y vivimos bien. Él ha conocido a una mujer que es agradable. Al principio le hice la vida imposible, sólo para distraerme y luego ya los dejé. Mi padre ese veía realmente feliz. Y me gustaba eso. Verlo feliz y enamorado de alguien que también lo está de él y se preocupa. Ambos se ven terriblemente enamorados y me irritan con su mierda de amor pero es bueno.
Mi madre se ha comunicado conmigo de a pocos. Primero por mensajes y ahora por llamadas. Ha sido algo áspera nuestra relación y yo no me preocupo por mejorarla. Me duele demasiado su rechazo hacía mí y el hecho que me recuerde que no soy "normal", no ayuda en nada. Mi papa dice que ella sufre mucho y que debería hablarle más pero se me hace imposible, con todo el daño que me hizo.
Louise...
Ella ha sido lo difícil. Los primeros meses lloraba en las noches por ella, la extrañaba tanto y se me era difícil no pensar en ella todo el día. Me preguntaba qué estaba haciendo, qué sentía, si estaba bien o mal. Si me extrañaba o pensaba como yo a ella.
Luego de llegar, me envió un mensaje, deseando que todo me vaya bien y diciendo que me iba a extrañar mucho. Fue pequeño y sé porqué fue eso. A ella le dolía demasiado. Delia me dijo que Lou no era la misma y que se veía triste a donde iba, perdida en su mente y distraída
Fue difícil acostumbrarme a la idea de que no la vería en mucho tiempo y hablarnos cada vez que podíamos era la única relación que tendríamos. Ella ingresó a la universidad y desde ahí no tenemos mucha comunicación. En realidad ya no me afecta tanto como antes. Yo tengo una vida que seguir y no se detendrá por alguien que sólo fue pasajero.
Tengo tres amigos, con toda la definición de la palabra. Un chico de 20 años, Kyle; Paola de 19 y su enamorado, Sebastiano de 20.
Con el último me llevo mejor. Salimos y me hace sentir cómoda. Él es quien, usualmente, me hace salir con chicas que terminan en desastrosas rupturas. Paola dice que es porque soy una rompecorazones que no se enamora pero yo sé que no es por eso.
A quién extraño y mucho es a J. Aún seguimos en contacto y ella está trabajando para venir. Tiene familia aquí y podría quedarse ahí. Ella realmente quiere vivir aquí y para mí es una buena idea. Si ella se muda aquí, con lo que yo tengo ahorrado, nos iríamos a vivir juntas. Eso si mi padre aún me apoyaría con la universidad. Espero que eso pase. Quiero mudarme a New York y trabajar. Aún me quedan dos años y medio de carrera y ya estoy trabajando de practicante en un periódico local.
Todo va bien, supongo. Sólo que aún no puedo sacármela de la cabeza. Aún pienso en ella y la extraño. El único que sabe de ella es Sebastiano e intenta hacerme olvidar, pero no es posible. Camino hacia mi facultad y unas cuantas chicas me saludan, soy algo conocida porque una vez me agarré a golpes con un chico. El idiota me dijo que con su pene en mi vagina se me iban los gustos por las chicas y yo sólo reaccioné. Realmente odio a esos imbéciles que se creen machitos por tener pene.
Kyle se me une con un golpe en el brazo y me invita su cigarro sin que yo se lo pida, supongo que es costumbre. El es alto, muy alto y tiene el cuerpo por el cual cualquier chica moriría tener en la cama. Tiene unos ojos verdes y cabello castaño, sus pestañas rizadas, labios delgados. Es guapo. Sólo que soy lesbiana.
-Pérdida en tu mente como siempre, te estuve llamando- me dice y gira a ver el trasero de una chica que pasa por su lado.
-Idiota, eso es desagradable, es una mujer respeta- le digo golpeando su cabeza.
-Como si tu no lo hicieras
-Claro que si pero disimulo
El hace un gesto de desaprobación y me rodea en un abrazo, se mantiene así mientras caminamos a nuestra siguiente clase. Él y yo actuamos como pareja a veces, y sólo ocurre cuando el quiere alejar la antención de alguna chica. Es algo efectivo, yo lo usé al principio, cuando no era abiertamente lesbiana. Kyle ayudó mucho, me enseñó que aquí no debo de tener miedo ni en ningún lugar. Y lo hizo de la peor manera. Sólo que es una historia aparte.
-¿Cuando saldrás con alguien?- me pregunta Kyle mientras nos sentamos en nuestras sillas.
El salón tiene capacidad para 40 alumnos, es amplio y con grandes ventanales. Es muy cómodo supongo, no hace calor en verano y en invierno se enciende la calefacción.
-Salgo con chicas- le digo indignada pues es cierto, él y Sebastiano me obligan.
-Te acuestas con chicas, no sales con ellas- aclara su punto.
-No me acuesto con ellas, soy virgen- le digo en voz baja.
-Bueno, les haces cosas con los dedos y lengua- me dice con una mueca de gusto.
-Dime que no estas imaginándolo
-Lo estoy y creo que tendré una erección
-Asqueroso de mierda- cojo mi cuaderno y golpeo su cabeza.
-La última estaba buena y era muy agradable, ¿que pasó?
-No lo sé no era... - me quedo a mitad de la frase
-No se sentía como tu primer amor. Lo sé - me mira y siento su comprensión- pero llegará el día en el que decidas que tuviste suficiente y encontrarás a alguien. Por ahora sólo folla sin compromiso.- me bromea
Yo sólo río con él y nos preparamos para la clase.
***
Llego a casa y tiro mis cosas en el sofá. Tengo que limpiar todo pues es lo único deber que tengo. Mi padre cocina y yo limpio, cada uno lava su ropa y es por eso que a veces no encuentro nada limpio para vestirme. Llamo a mí papá para avisarle que llegué a casa. Él, sorprendentemente, se preocupa mucho y debo de llamarlo para asegurar que sigo con vida. Me gusta nuestra relación, me siento libre pero al mismo tiempo con reglas. No se me hizo difícil acostumbrarme a vivir con él, supo hacerlo sencillo. Por suerte.
Mensajeo con algunas "amigas" de esas que tengo para pasar un buen rato, besar y jugar. Lo sé, no debería pero me distrae la mayoría del tiempo. Al principio sólo quería sentir a Louise otra vez pero luego de fallar, dejé de hacerlo. Louise se ha ido de mí vida y no la encontraré en otra persona.

Narración de Louise.
Siempre recuerdo la ultima vez que la vi. Fue en su casa, ella ya estaba mejor, sin moretones pero aún tenía dolor interno, lo veía cuando me miraba a los ojos y me decía "estoy bien".
Ese día fue el peor de todos. Hablamos por horas, la besé como quise y me permití llorar un poco en su hombro. Decirle que la extrañaría mucho, porque era mi mejor amiga a pesar de todo lo que nos había ocurrido. Ella fue tan Anna como siempre, con esas frases sacadas de libros, que hacían mi cuerpo estremecerse y mi corazón acelerarse. Antes de irme la besé y mordí, no sé pero tenía una manía con morder esos labios tan exquisitos. Fue la última vez que lo hice.
Dolió mucho, no poder decirle que la amaba, que no quería que se vaya nunca y que tenía miedo de estar sin ella. Anna siempre había estado conmigo, o así lo he sentido y no sabia como estar sin ella. Tuve que aprender de la peor manera. En la universidad, no estaba ella que me dijera de quién cuidarme porque sentía que era mala persona. Tampoco qué creer y qué no. Mucho menos cuidarme de aquellos hombres que iban detrás de mí, acosándome. Tampoco de las peleas que tuve, ella no estaba a mí lado defendiéndome y puteando a los demás.
Se ha ido y no volverá. Porque cuando venga será otra Anna, no la chica de la que me enamoré y le fallé. El mundo la habrá cambiado. Quisiera haber ido a despedirme, darle un beso sin que me importe el mundo pero dolía tanto. El dolor que sentía por su viaje, era mayor a lo que podía entender y lidiar. No sabía que algo podía dolerme tanto hasta que se fue. Hasta que dejé de sentir sus abrazos, besos y caricias; o escuchar su voz, respirar su perfume, ese que sólo usaba cuando me veía pues era mi favorito.
Ha pasado mucho. Demasiado sin ella. Pero a pesar de que han sido 18 meses, yo aún pienso en ella como el primer día en que me di cuenta que la amaba.


Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Una Boda

Mensaje por Admin el Jue Sep 01, 2016 8:11 pm

Cuatro malditos años.
Ha sido demasiado exprimir mi cerebro a manos de los profesores. Los trabajos de universidad, exposiciones e investigaciones hicieron que mi perspectiva de fiestas en la universidad se perdiera por completo. ¿Por qué en las películas, los estudiantes salen de fiesta cada fin de semana? Es una vil mentira para quienes soñamos con eso.
Kyle me insiste en salir pero estoy extremadamente agotada, hasta la ultima célula de mi ser aclama quedarse en cama todo el día, ademas quedé con Valentina. Es el primer día de vacaciones en cuatro años. Pues como quise ser la mejor en todo, llevé cursos aparte que me ayudarían, cursos de diplomados y otras cosas útiles. Y al fin estoy graduada, gracias al adelanto de cursos y quemarme las pestañas, puedo decir misión cumplida.
Con 21 años, vivo con J. Ella vino hace un año y nos mudamos juntas a New York. Mi padre se casó y tengo un hermano pequeño, lo cual es terriblemente agradable, ser hija única y luego ser la mayor, no era algo que desee pero fue una alegría.
Conseguí trabajo como asistente de un gran ejecutivo. Y estoy que me saco la mierda para subir de puesto, probablemente tome el suyo pero no importa, así son las cosas. Estoy bien pagada, y hace dos meses mi contrato cambió con un notable aumento. Eso nos permite a J y a mi, vivir en un buen apartamento. Ella también trabaja, es fotógrafa y con mucho esfuerzo ya va por su tercera galería. Vende a un alto precio su trabajo, y con dos ventas puede vivir cómodamente un mes, es buena en lo que hace.
En lo que respecta a lo sentimental. Estoy con Valentina hace un año. La conocí en una librería en la que ella trabajaba, me recomendó un libro y cuando terminé de leerlo fui con ella a que me diga otro para leer y ella solo hacia su trabajo, luego se dio cuenta de lo que quería y empezó a evitarme pues estaba con alguien más. Quedamos como "amigas" pero luego fuimos de viaje a un bosque con mi grupo de universidad y viendo las estrellas, bajo la luz de la luna, la besé. Fue muy romántico para mi gusto, pero para ella fue lo suficiente para terminar con su enamorada y pedirme una cita. Luego le pedí que sea mi enamorada, ella acepto con un grito y al mes me llevo a conocer a sus padres.
Ellos no estuvieron de acuerdo, pues yo era la primera chica que les presentaba y fue incomodo. Al tiempo se acostumbraron a la idea. Yo la presente a mi padre cuando teníamos seis meses y me sentía segura con ella. La amo, es perfecta en todos los sentidos. Ha visto lo peor de mí y decidió quedarse conmigo a pesar de eso. Me ha apoyado mucho, a pesar de que a veces no tenia tiempo para ella, Vale me decía que no importaba porque sabia que mi carrera y futuro era primero y que ella estaría bien con mi triunfo y saber que ayudo en eso, en vez de ser un obstáculo. Con ella fue mi primera vez en sí. La dejé hacer de mi cuerpo su deseo y someterme a sus actos. Nunca lo había hecho pero esa vez, valió el tiempo que tomo y la delicadeza que tenia en las manos y palabras. Todo ha ido bien.
-No sé si quiero ir- siento algo de temor en su voz y la miro para encontrarla mordiendo su labio en un estado de nerviosismo.
-Es donde crecí, y es la boda de alguien muy especial- miro a mi alrededor por alguna tienda de pasajes aéreos y no encuentro alguna.
-Si pero ahí esta tu madre, me odiará. Soy la chica que se tira a su hija, y te estoy condenando al infierno como Sodoma y Gomorra, creo que así se llamaban.
-Valentina, eres adorable, no lo hará. Además ya sabe de ti y no me recito el antiguo testamento, solo dijo "me alegro por ti"
-No lo hace.
La miro por un momento. Su mirada verte es impaciente, y sus pestañas están más rizadas que de costumbre. Muerde su delgado labio inferior y sus mejillas están sonrojadas. El cabello castaño claro que tiene, está hacia atrás por una vincha rosa. Ella es alta, me llega a la frente y es malditamente delgada; traga como una obesa y no engorda, le envidio eso. Le beso la frente y la abrazo.
-No dejaré que te haga daño.
-No quiero ir- me dice en un susurro, como si hubiera estado esperando por decírmelo
-Yo tengo que ir
-Lo sé amor- me mira a los ojos y sonríe- me traes algo, de lo contrario la pagarás muy duro.
Sonrío y seguimos caminando en búsqueda de una agencia de viajes. Encontramos una y compro mi boleto, en tres días. Valentina no luce feliz con la idea de que vaya pero sabe que es alguien especial por quien voy, se va a casar y soy su dama de honor. Me quedare dos semanas ahí, no tengo inconveniente por el trabajo pues tengo un mes de trabajo y cuando regrese, tendré dos semanas para estar con Valentina. Quisiera que vaya pues así no tendré que extrañarla pero ella toma sus decisiones y yo debo respetar.
Llego a casa después de haber dejado a Vale en la suya y me encuentro con gemidos. UGH. Realmente J necesita controlarse un poco, a nadie le gusta llegar a casa y escuchar a personas follando. Al menos yo lo hago cuando sé que J no estará en un buen tiempo. Ella solo lo hace y ya. J cree que me molesta porque Vale y yo no lo hacemos con frecuencia, pero no es por eso, Vale es muy tranquila sexualmente hablando.
Me voy a mi habitación y preparo mis maletas. Llevaré una grande y la de mano, no necesito mucha ropa pero me gusta que me sobre a que falte, ademas no pienso lavar. Meto mis camisas, pantalones, zapatillas, botas, ropa interior, casacas de cueros... empaco para todo menos una boda. Allá conseguiré el vestido de dama de honor y si necesito más, compraré pues aquí tengo ropa de salir y trabajo.
Valentina me dio su kit de cosméticos para usar. Dijo explicitamente "no dejare que maquillen a mi enamorada con cualquier mierda" y me dio todo lo que cree que necesitare. También empaco eso y unos tacos que compre hace poco a petición de mi señorita enamorada, dijo que eran matadores y que me vería sexy en ellos. Son unos negros de taco 12 cerrados como botines, no sé como decribirlos pues no es lo mio.
Dejo la maleta en el piso y me recuesto en la cama. Volveré después de cuatro años y de cierta manera, me alegra de Valentina no vaya, regresar es algo que debo afrontar sola y por mí misma. Aún no sé como reaccionaré al verla, después de tanto tiempo sin hablar o saber algo de ella. Hace siete meses hablé con ella por ultima vez, estaba embarazada y me dolió a pesar de estar con Valentina; le deje de hablar, la elimine y bloquee de facebook. No supe porqué hice eso, fue inmaduro, lo sé, pero simplemente lo hice y no intenté remediarlo.
No sé si tuvo a su bebé o no. Solo sé que dolió demasiado a pesar de tanto tiempo y eso me dio miedo.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

La pequeña Anna

Mensaje por Admin el Jue Sep 01, 2016 8:11 pm

-Te voy a extrañar demasiado- me dice Vale mientras me abraza para luego besarme.
Ella nunca tuvo problema con besarme en publico, a veces hasta lo hacia adrede para molestar a los demás. Y ahora no fue una excepción, me beso con pasión en el aeropuerto, sin que le importe lo que digan las personas. Me gusta esa seguridad de ella, su confianza y libertad.
-Amor, regresaré- le digo por milésima vez.
- Lo sé, solo que no sé. - Valentina baja la mirada y suspira- Ahí estará ella.
-No importa eso- Siento un dolor en el pecho. Valentina sabe de Louise y le tomó tiempo acostumbrarse a la idea de que manteníamos comunicación, luego cuando dejamos de hablarnos, a Valentina pareció no importarle y olvido el tema.
- Si bueno, da igual- ella siempre dice "da igual" a lo que le importa, solo para hacerse la fuerte y no verse débil.
-Te amo- susurro cerca de sus labios y la beso. Ella tiene una manera de besar exquisita, con suavidad y transmitiendo todo lo que siente, hace que me excite en pocos segundos con sus labios.
-Chicas, seria cool que tengan sexo frente a mi pero hay niños- Kyle nos hace separar con sus palabras y me despido de él con un abrazo. Le pido que cuide de mi enamorada y les prometo llevar algo, le pido a Valentina que vaya conmigo y se niega, otra vez.
Camino hacia el abordaje y miro por ultima vez a Valentina. Siento un dolor y emoción al mismo tiempo, no quiero descubrir porqué. Realmente no quiero.
***
Ocho horas en un maldito avión para salir del aeropuerto y sentarme una hora y en auto. En ocasiones como esta, odio el hecho de que mi casa esté algo lejos. No iré a casa pero el lugar se siente como casa, estaré con Delia porque tanto ella como yo, sabemos lo incomodo que sera quedarme con mi madre. Ademas no quiero.
Aun no asimilo que Delia se case. Tiene 21 años, es muy joven para comprometerse y jurar fidelidad a alguien. Conoce a Lucian hace un año y lo ama como si fuera su propia vida, desde mi punto de vista es muy intenso y tierno pero casarse es muy pronto. No estoy de acuerdo pero es mi hermana, me apoyo cuando mas la necesité y aquí estoy para ella.
Bajo del taxi y el conductor baja mis maletas hasta la puerta, le pago y toco el timbre dos veces. Escucho el auto irse y siento ganas de correr hacia el para que se detenga y me lleve a otra parte, pero la puerta se abre.
-SANTA MIERDA- escucho a Delia y acto seguido se tira sobre mi, haciendo que caiga
-Maldita hija de tu madre, eso dolió.
-Te extrañé- se pone de pie y me tiende la mano para ayudarme. La tomo y me impulso para pararme.
Un chico alto, de cabello negro y ojos marrones viene a ver qué ocurre y la mirada que le dedica a Delia es tan obvia. Es Luke. Nos ayuda con las maletas después de que Delia nos presente y haga que nos abracemos como cien veces. Se siente extraño volver. La ultima vez que estuve aquí fue por una paliza de mi madre. Ahora me siento diferente, mas fuerte, exitosa y libre; nada me atacara. Delia ha crecido, desarrollo mas su cuerpo y ha hecho ejercicios, se nota en cada musculo de su cuerpo trabajado, se ve adulta. A diferencia de mi que me sigo vistiendo y luciendo igual, bueno el cabello lo tuve que dejar largo por el trabajo.
-¿Quién es?
Fueron cuatro años y unos cuantos meses y aun así, reconozco esa voz y sé, que aunque pasen mil años, también la reconocería. Me quedo quieta, sin saber que hacer o decir. Sabia que la iba a ver pero esperaba tener tiempo para acostumbrarme a la idea de que somos diferentes y que ella no me afecta, porque no lo hace. Creo que se porque Valentina tenia miedo, y odio eso.
Delia me mira preocupada y le dedico una sonrisa, va a ser su boda, no necesita mi mierda. No lo merece después de lo gran amiga que ha sido conmigo. Camino a la sala y la veo ahí, sentada en la sala que sigue igual, todo luce como lo deje y ella tiene el mismo corte de cabello pero el bebe que tiene en brazos, me hace caer en la realidad. Ha cambiado.
Ella da la vuelta y sus ojos se clavan en los míos. Esta hermosa, y no lo voy a negar, su rostro mas alargado, ojeras y usa maquillaje pero es Louise aun. Camino con cuidado hacia ella y un bebe vestido de rosa esta con los ojos abiertos, mirando a su Quiero Quiero decir algo, mi mente tiene las palabras precisas para decir pero siento que no puedo hablar, me siento mentalmente bloqueada de hacer o decir algo. Es impactante que la imagen que tenia de Louise, se este rompiendo poco a poco y siendo reemplazada por quien esta frente a mis ojos.
-Hola- digo después de lo que parece una eternidad.
-Hola- me dice con una sonrisa. Y a pesar de que me sentía inmune a ella y la había superado, pienso : Dios esa sonrisa.
-¿Es mujer?- le pregunto señalando al bebé que tiene en sus brazos. Ella le da una mirada tierna y sonrie.
-No, es hombre solo que quiero que sea gay y lo visto de rosa- me dice burlándose.
-Hey, no empieces- le digo un poco mas relajada y me siento en el sofá frente a ella.
- Es mujer- me mira y duda con la mirada- se llama Anna
La miro y mi sonrisa desaparece. ¿Le puso Mi nombre? Veo a la pequeña criatura en sus brazos y quiero odiarla porque si, porque es producto de alguien mas y no puedo. Es un milagro del vientre de Louise y ella decidió llamarla como yo. Es chocante, llegar, verla con un bebe y que se llame igual que yo, o tal vez fue coincidencia que al padre le guste ese nombre y yo solo me estoy atribuyendo atención innecesaria.
-¿Por qué la llamaste así?
Veo a nuestro alrededor y pareciera como si Delia y su novio, nos estuvieran dando nuestro tiempo para ponernos al día. Es una maldita, me conoce bien pues si estuviera alguien mas en esta habitación, evitaría el tema. Incluso a la misma Louise.
-No lo sé, siempre me gustó ese nombre.
Ouh.
-¿Quieres cargarla?- me pregunta poniéndose de pie y viniendo hacia mi con la bebe, no me da opción a negarme.
La pone en mis brazos y el roce entre los suyos y los míos, hace que me sienta incomoda. La pequeña me mira con algo de miedo, supongo que es normal, no me conoce. Tiene los ojos enormes de mi Lou, su nariz, su color de piel, solo cambia los labios y la forma del rostro. ¿Dije mi Lou?
-Háblale- me dice Louise y se sienta a mi lado. Muy cerca a mi.
-Hmm, Hola niña rara, soy tu tía leca Anna, y tengo el mismo nombre que tu, casualmente, supongo- miro a la bebe y le sonrió, la siento cercana a mi, esa cosa pequeña que lleva mi nombre, tan hermosa, débil y desprotegida. - Yo soy la tía cool que te dará marihuana
-ANNA- grita Louise y me jala el cabello.
-¿Prefieres que tu hija fume marihuana de cualquier lugar? Yo se la ofrezco de primera calidad.
Veo a Lou a los ojos y ella quiere reírse pero se hace la seria. Me da un instinto o impulso de besarla, solía hacerlo cuando pasaba eso, pero fue hace mucho tiempo. Descarto la idea y solo le sonrió.
-No lo haría
-Si lo se, confío en ti- ugh odio esa frase.
- Se parece a ti- le digo como cumplido- es hermosa
-Si- tiene un tono orgulloso y prometedor.
-¿Su padre?- era la pregunta que tenia hace tiempo en cabeza, desde que me dijo que tenia tres meses de embarazo pero no lo hice. Desde que la vi quise preguntarle, pedir explicaciones pero no las necesito. Supongo.
-No tiene- baja la mirada y mi corazón se rompe.
-¿Me vas a contar?
-No- dice de manera cortante. Quiere que deje el tema, pero no lo haré y ella debería saberlo.
-Dime o ¿acaso nació del espíritu santo y eres la nueva virgen María?- me rueda los ojos.
-Si te digo, lo buscarás e iras a matarlo.
- Ni que me importaras tanto- digo antes de procesar y ella se pone de pie, me quita a Anna de los brazos y se sienta en el otro sofá.- Lou lo siento, solo que me molesta que no me digas.
-A mi no me molesta que no me hayas dicho que tienes enamorada- se "defiende"
-No empieces a joder, por lo menos no quedé embarazada y luego no quiero dar explicaciones a quien considero mi amiga. Si te pregunté es porque quiero saber, porque me importas lo suficiente.
Ella rie y la miro sin comprender la gracia del momento.
-Haz llegado hace veinte minutos y ya estamos discutiendo como niñas.
-Si- digo sin querer agregar algo más.
-Anna
-Lou
-Si te importa tanto, mi bebé o yo, deberías de saber que le puse Anna por ti.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Explicaciones

Mensaje por Admin el Jue Sep 01, 2016 8:12 pm

 -¿Qué?- le digo después de un largo e incomodo silencio.
Ella observa a su hija y sonríe para ella. Se ve madura, adulta y como una madre. No sé pero siempre tuve la idea de que Louise demoraría en tener hijos, solo que no lo pensé bien. Supongo que algún idiota le habrá hecho mucho daño como para decir que su hija no tiene padre. Es mi amiga y por eso me duele mucho el que sea madre soltera, aunque veo que está bien... Veo pero no puedo llegar a saber la verdad con solo ver. Necesito saber.
-No lo sé. Llego a mi vida como tu, sin avisar y cambiando mi mundo entero
-Anna no es un lindo nombre, ¿y si te sale lesbiana igual que yo?- trato de bromear para no pensar,analizar e ilusionar por idioteces.
-La apoyaría, porque la amo y es mi vida.
¿Dónde carajos está Delia? Fue a subir mi maleta pero no sabía que el segundo piso quedaba a 30 minutos de distancia. La bebé comienza a llorar y Lou la arrulla y le da leche... De su pecho. Intento no ver, realmente lo hago porque no sería correcto, tengo enamorada y ella es madre. Sería muy irrespetuoso e inmaduro de mi parte. Me quedo mirando mi celular, que está sin batería, hasta que la pequeña Anna deja de llorar. Alzo la vista y Lou la está recostando en su coche rosa. Y me doy cuenta lo distraída que estoy, pues no me percaté del cochesito ese.
-Al fin- se tira en el sofá con los brazos extendidos y cierra los ojos por un momento. No sé qué decir o hacer, así que me quedo en silencio. Me esta pasando mucho desde que llegue, y fue hace poco Veo la sala y hay un bolso de bebe...supongo que se llama así y dos colchas rosas. Hay un olor a bebe y pañal en el ambiente y un silencio atormentador pues tengo mucho que expresar, solo que ese mucho se queda en nada y se ahoga en mi.
-¿Cómo es ella?- la escucho formular las palabras entre grandes suspiros.
-No sé.- por raro que sea, me siento incomoda hablarle de Vale- es linda, supongo
-Anna, dime. Sé cuando quieres evitar un tema, fui tu mejor amiga, ¿recuerdas?- Y, además, mi enamorada.
-Ella es hermosa, me tiene paciencia, trata de comprenderme, me da mi espacio y libertad. Le gusta leer y darme la contra en debates. Se preocupa mucho por mi, demasiado- mientras hablo no la miro a los ojos, solo cierro mi mirada y me imagino a Valentina y su amor. Su forma de despertarme cuando dormimos juntas, con un beso y café cargado. La manera en la que me ayuda a desvestirme por la mañana, para ducharme, luego de que me haga el amor. O tal vez como disfruto estar con ella en los días de lluvia y ambas leemos en silencio y cuando encontramos una cita que nos gusta, se lo leemos en voz alta a la otra.- es maravillosa- le digo a Louise después de recordar todo y guardarlo para mi.
-La amas- susurra
No respondo, en vez de eso, solo pregunto -¿El padre biológico?
Ella se mira las manos y mueve su pie, impaciente y nerviosa. Me pongo de pie para sentarme a su lado y apoyar una de mis manos en las suyas. Quiero que sepa que yo estoy aquí, y a pesar de todo , siempre lo estaré.
-Lo conocí en la universidad, fue muy rápido. Tuvo detalles conmigo, era tierno e inocente- menciona con ironía- me enamoró con paciencia y engaño con facilidad. Estuvimos catorce meses juntos y cuando paso eso... El dijo que no quería un hijo y que lo abortara. Mi madre me dijo lo mismo, pero no pude, lo pensé tanto, en deshacerme del problema. Pero mi bebe no es un problema y la tuve. Fue doloroso, pasear por los pasillos de la universidad con una panza enorme y todos te miren mal y sientan que tienen derecho a juzgarte. Y todo ese tiempo - se le quiebra la voz un poco y tengo temor de lo que vaya a decir - pensaba en mi mejor amiga y que me diría " a la mierda la gente y lo que piensan. Que no jodan y se metan su juicio por el orto, tu eres valiente por tenerlo" y no paso, me dejo en visto y luego desapareció - ella se muerde el labio y cierra los ojos con fuerza para no llorar
Todo este tiempo pensé que Louise estaba bien sin mí y que ignorarnos era lo mejor para ambas. No imaginé lo importante que era yo para ella, y es que tal vez ella nunca me lo dijo y solo me enfoque en mi misma. No solo yo había sufrido con su embarazo, sino también ella. Caminar sola con una barriga enorme, ir a las ecografías sola, soportar los malestares sola, pasar nueve meses sin la ayuda de la persona que te "amaba" y dar a luz sin compañía del padre de tu bebé. Mi Lou de la pasó muy mal y no pude hacer nada para evitárselo.
-¿Sabes lo que es sentirse señalada todos los días? ¿Tener un embarazo sola? Dios, fue horrible pero ya estoy bien - se encoge hombros y no puedo resistir mas.
La abrazo con fuerza y ella llora en mi hombro. Siento que con sus lagrimas deja ir todo el dolor que siente. Me hago fuerte pues ella necesita apoyo y no alguien que llore mas que ella. El calor de su cuerpo se siente familiar y cercano. Sus brazos presionando mi abdomen me transmiten calma, a pesar de que llora. Siento su cuerpo tan bien junto al mío. Como si todo este tiempo hubiera estado muerta y ella me estuviera reviviendo en un abrazo.
Esperaba solucionar lo nuestro después de todo o no hacerlo. Pero ahora que lo pienso, hubiéramos estado peleando durante la víspera de la boda. Espero que no pase y poder arreglar todo entre nosotras... Y dentro de mi. Se supone que tengo enamorada. No debería sentir mi corazón latir como si quisiera escapar de mi pecho e ir directo a ella.
-Lo siento mucho, Lou. Realmente me duele todo esto. Yo fui una estúpida
-No fue tu culpa. Yo hubiera reaccionado peor- se separa de mi y secó sus lágrimas con mis dedos. Ella cierra los ojos, como si disfrutara del momento.
-¿mejor?
-Si, había guardado eso por mucho tiempo. No se lo había dicho a nadie.- me sonríe tímidamente y recuesta su cabeza en mi hombro.
-Así que... Estamos bien?
-Siempre lo estuvimos- afirma con una radiante sonrisa y siento que todas mis piezas rotas, se unen.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Sentimientos viejos de nuevo

Mensaje por Admin el Jue Sep 01, 2016 8:12 pm

Después de la conversación que tuve con Lou, no hemos vuelto a hablar seriamente. Solo nos vemos cuando Delia nos reúne y charlamos cosas referentes a la boda. Estoy bien, el solucionar las cosas con ella ayudo mucho pues de una manera retorcida, sentía que me faltaba una amiga y esa era Louise.
Estoy en mi día "libre". Delia se ha ido con Luke a no se donde y yo estoy en su casa. Su madre esta de viaje y llega dos días antes de la boda, así que estoy completamente sola. Hablo con Valentina por Facebook y no puedo evitar el sentimiento de culpabilidad. Los momentos que paso con Louise, me olvido de Valentina por completo y disfruto que estemos juntas, siendo solo nosotras y sin resentimientos. Yo la amo, estoy segura de eso, sin embargo mis emociones me traicionan constantemente. Que jodido es ser yo.
Decido salir. Ir a ver a mi madre no es una opción, ayer fui y no resulto bien, solo un saludo cariñoso por su parte, y luego a atacarme por estar con Valentina. Cojo mi billetera, celular y mi saco de cuero para salir de una vez y no morirme de aburrimiento. Cierro la puerta con llave y el clima temperado del exterior me recibe. Mi pantalón jean, camisa y vans están bien, supongo.
Camino sin rumbo, pensando en los lugares y los recuerdos que tengo de y con ellos. Paso por una tienda de bebes y me detengo ahí por una inexplicable razón, Louise. Entro al lugar y veo muchos juguetes, ropa y biberones. Camino por los pasillos solo viendo cosa por cosa y pensando en que no le he regalado nada a Anna, y que debería hacerlo. Observo tantas cosas que no se cual seria mejor llevar, así que busco un coche y meto todo lo que a mi juicio, esta bien.
Encuentro un biberón de batman, un peluche de un panda, unas cuantas sonajas, un gorrito adorable de una vaquita, también una alfombra que tiene peluches en ella los cuales son musicales y el bebe se recuesta ahí y lo patea. Encuentro unos cuentos vestidos y ropa de adulto para bebé, también los llevo.
En total, pago mucho y salgo con unas cinco bolsas en las manos. Tomo un taxi a casa de Lou y me siento emocionada por ver su rostro cuando le lleve las cosas, espero que le guste. En todo el camino pienso en que pueda necesitar la bebe, se que Louise trabaja y estudia a la vez, su madre la ayuda con la pequeña y Lou hace lo que puede para cubrir sus gastos por si misma. Saber lo que ella hace, me hace desear moler a golpes las bolas del padre biológico.
Llego a la casa y su madre me abre con una sonrisa y un abrazo seguidos. Me hace muchas preguntas antes de indicarme que suba al cuarto de Louise, ahí esta con la bebe. Recorro las escaleras y me trae tantos recuerdos, las veces que subía corriendo detrás de Louise, para llegar a su cuarto y tirarme sobre ella para besarla. La puerta de la habitación esta cerrada y me da pánico abrirla. Tengo una idea del lugar, como era antes, no puedo imaginar cuanto ha cambiado.
Me encuentro con una habitación rosa, una cuna al lado de la cama de Louise, dos roperos color rosa, estantes de ropa y juguetes, el piso con una alfombra alcochonada, la cómoda de Louise con paquetes ordenados de pañales. Hay mas cosas y se ve pequeño el lugar, pero esta perfectamente ordenado, lo cual es nuevo. Louise esta tomando una pastilla mientras la bebe duerme en su cuna. Cuando me ve, sonríe y indica con la cabeza que pase. Dejo las bolsas en su cama y mi siento en esta, Lou se acomoda a mi lado y paso un brazo por su espalda, atrayendola a mi.
-Todo es diferente- menciono mientras mis ojos recorren por los cuadros de fotografías. Hay cinco de diferentes tamaños, hay fotos de Louise en la universidad, con sus amigas, con nuestras amigas, su familia y algunas conmigo. Me da algo de remordimiento, que ella me haya mantenido en fotos, mientras que yo la encerré en una caja debajo de mi cama
-Si
-Te traje cosas- le paso las bolsas una por una y me siento a una distancia de ella.
Veo como abre una por una y se sorprende con lo que compré. Mira la ropa con una ternura y los juguetes con curiosidad, como si fueran para ella y no para su hija. Cuando termina de ver todo, lo acomoda en sus roperos, lo hace en silencio y paciencia. Se queda de pie frente a mí y me sonríe. Me paro y quedo muy cerca a ella, peligrosamente cerca a sus labios.
-Gracias- mira mis ojos por un momento y luego baja la vista.
-Hey- agarro su rostro con ambas manos y lo levanto. Mirar sus ojos a pocos centímetros es algo totalmente divino.- De nada. Quiero a esa pequeña criatura que caga más que lo que come.
-Gracias- me abraza y en ese segundo la bebé empieza a llorar.
-Yo voy- le digo antes que ella se mueva.
Para empezar, tengo mucha experiencia de haber cuidado a mi pequeño hermano, así que no me da miedo que se me caiga o no deje de llorar. La cargo y ella sigue llorando, lleva puesto un bebecrés amarillo y un gorro de lana blanca. La mezo un poco y Louise me alcanza un biberón. Con cuidado se lo pongo en la boca y la bebé succiona con fuerza y en pocos segundos se termina el biberón. La mezo un poco antes de que se duerma y la pongo en su cuna.
-Jamás pensé verte así - me dice Louise
-Yo no me imaginé verte a ti siendo madre- le digo con algo de dolor.
Me recuesto en la cama y ella yace a mi lado. Toma mi mano y yo entrelazo nuestros dedos. Ambas miramos el techo, sin decir nada, solo nosotras estando juntas.Siento cierta satisfacción estando a su lado y nervios de hacer algo mal. Tengo miedo de perderla de nuevo aunque no sea mía y no seamos nada.
-Te extrañé mucho - le confieso en un susurro
-Y yo a ti
Y a pesar de que sé que la cagaré, le digo lo siguiente:
-Te amo
-¿Sabes? A pesar de todo, yo también te amo - ambas nos miramos por un largo tiempo antes de que caigamos en cuenta de lo que hemos dicho.
Ella baja su mirada y una lagrima amarga cae por mi rostro. Odio que sea tan complicado y que tenga que amarla. Mi corazón esta partido en dos y no sé cual de las partes gana o a cual amo realmente y con quien me estoy engañando a mi misma. O tal vez solo ame los recuerdos con Louise y no a ella. O tal vez solo ame a Valentina porque con ella todo es tan fácil como respirar.
-Louise, no sé que hacer.
-Anna, tranquila, lo descubrirás sola. Date un tiempo para pensar en todo. Si me prometes pensarlo realmente, yo te prometo esperarte y respetar tu decisión, que pase lo que pase, seré tu amiga- me sonríe con una tranquilidad y paz, como si supiera que es lo que exactamente necesito.
-¿Cuándo maduraste tanto?
-Cuando tuve que afrontar al mundo sola - ella se sienta sobre mi, con sus piernas cada una al lado de mi cadera. Apoya su codo cerca a mi cabeza, en el colchón, y coloca su mano libre en mi mejilla - No soy la misma, ya me importa una mierda todo menos tú, te había superado pero llegaste y fue como si nunca te hubieras ido. Fui una tonta hace algun tiempo y tuve miedo, pero ya no.
Ella mira mis labios y el tiempo se detiene cuando los suyos me besan con pasión.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Confundida.

Mensaje por Admin el Jue Sep 01, 2016 8:13 pm

Hay momentos en los que mi mente deja de procesar la información y los hechos. Es como un pequeño vacío, siento lo que ocurre pero mi mente no reacciona, sólo se queda en blanco.
-Di algo - me dice Louise después de besarme.
No sé que decir o qué quiere escuchar de mí. Ni siquiera sé lo que siento o pienso.
-No sé qué decirte. Yo no esperaba que eso pase, digo somos amigas y sólo eso
-Si tienes razón - se queda en silencio.
Me siento y ella queda sobre mis piernas, sonrío sabiendo cuantas veces pasó esto y sé que sigue, es instinto. La beso con fuerza y ella coloca sus brazos alrededor de mi cuello, mis manos descienden por su espalda y estoy perdida en sus labios y lengua.
Ella me muerde como solía hacerlo y hasta tiene un poco más de control. Se mueve contra mí y sus manos van a mis senos con una seguridad sorprendente. Masajea mis senos con ambas manos y yo gimo en su boca por placer y sorpresa, no me había dado cuenta la tensión que teníamos. Con solo dos besos y estamos así. No puedo estar haciendo esto, no puede estar ocurriendo... no puedo besarla. Valentina. Me separo abruptamente de ella y agacho la cabeza. Yo tengo una relacion qué respetar, una mujer que me ama y debo serle fiel, por más que esté lejos, sé que no debo hacerlo. No quiero fallarle, romperle el corazón por un momento de locura y pasion. Es una chica que me ha amado de manera incondicional y sin esperar nada a cambio. No merece esto
-Tengo enamorada- le digo entre dientes.
Ella se queda en silencio, como siempre, y se pone de pie. Una parte de mi, me maldice por haberla separado de mí pero sé que es lo correcto.
-Me dijiste que el día que decida amarte sin miedo y sin mirar atrás, te busque, siempre estarías disponible para mí. Eso es lo que estoy haciendo.
No le digo nada y solo salgo de la habitación, me voy de su casa y llamo a Valentina. Ella siempre me tranquiliza, con su forma de hablar, reír a través de la línea telefónica.
-MI VIDAAA- Me grita ni bien atiende el teléfono.
-Amor, ¿cómo estás? - camino sin saber hacia dónde me dirijo. Sólo no me detengo.
-Bien, estoy con J, estamos en la peluquería
-¿Con J?- eso es nuevo y sorprendente.
- Sí, tiene un cita y me pidio consejos. En fin, ¿como estás tú? ¿estás descansando bien?
-Si Vale, no te preocupes. Solo llamaba porque te extraño mucho.
-Yo tambieeeen. No creo poder soportar más y solo han pasado unos días - suenan secadoras y ella ríe, le da risa cuando le secan el cabello -Amor, sólo no te veas tan sexy en el matrimonio
-Amor, eso es imposible.
Ella ríe y nos despedimos. Aunque hablemos cosas banales, su simple presencia me hace sentir segura. Pero es ... no sé. Decido visitar a mi madre. No quiero estar mal con ella toda la vida. Y a pesar de todo, es la persona que me dio la vida.
Camino por un buen tiempo o los minutos que termine de fumar tres cigarros. Llegaré con el olor a humo, lo sé pero no voy a fingir frente a ella. Quedo frente a la puerta, indecisa, temerosa e insegura. Toco el timbre y espero un rato hasta que abra la puerta.
-Anna-dice mi nombre con una sonrisa y me abraza.
-Mamá- respondo estando muy incómoda por la situación.
-Cociné algo ¿quieres comer?
-Si- no lo pienso pues muero de hambre.
Mi casa está como siempre, creo. Lo único que ha cambiado es la TV y la mesa de comedor. Luego pequeñas cosas como la forma de los focos pero no les tomo importancia. Para mí se ve igual. Mi madre hace que me siente en la mesa y no me permite ayudarla. Se ve algo emocionada de que yo esté aquí y para mí es una sorpresa.
- ¿QUIERES QUE TE SIRVA POCO O REGULAR? - sonrío por esa frase, siempre, en cada almuerzo, me preguntaba lo mismo.
-REGULAR- y yo respondía lo mismo.
Se siente diferente todo. La manera en la que yo me veo frente a este lugar, la forma en la que estoy aquí. Es todo diferente porque me siento y soy diferente. No soy la misma. Pienso en Louise y en Valentina. Un beso de Lou hizo que mande todo a la mierda y la bese otra vez. Ella me hace sentir demasiado que no sé cómo diantres definirlo, tengo 21 años y me siento como cuando tenía 16. Como una idiota enamorada que siente mariposas absurdas. Pero con ella no funcionó en el pasado, sus temores nos impidieron estar juntas, pero las cosas cambiaron. Cuatro años, yo tengo enamorada y ella una hija. Aunque eso no sería impedimento, amo a esa niña como si fuera mía y estaría dispuesta a darle todo. Es un pequeño ser humano que es inocente y merece ser feliz. Valentina es una chica maravillosa, la amo y ella me ama, todo es tan fácil y simple; nos comprendemos a totalidad y es como si fuéramos perfectas juntas.
Pero no comprendo porqué Louise me afecta tanto después de todo. ¿Por qué siento que debo hacerla feliz y protegerla? ¿Por qué me hace feliz que me haya besado? ¿Por qué siento algo más que amistad cuando tengo enamorada? ¿Por qué siento tanto por quién me dio tan poco y siento poco por quien me da todo?
-Anna, la comida está lista- me dice mi madre quién ya está sentada a mi lado y con los platos sobre la mesa.
Un estofado de carne está frente a mis ojos y tiene un olor familiar y delicioso. Lo devoro con ansias y con ganas de más pero mi estómago se siente a punto de explotar. Durante la comida, hablamos un poco, ella me pregunta de la universidad y el trabajo. También acerca de mi padre y su nuevo matrimonio, ella asegura estar feliz por él pero sé que le duele.
-¿Y Valentina? - su pregunta me toma por sorpresa puesto que no pensé que le importaría o recordaría su nombre.
-Ella no quiso venir
-¿Fue por mi? - es consternante, pues suena preocupada.
-No del todo. Solo ella es así.
-¿La quieres? - pregunta en un tono bajo.
-Si- digo y me río dentro de mí. Ni siquiera yo me la creo en este momento.
-No suenas segura.
-Mamá, sé que no te gusta que sea lesbiana pero asi como tú, tengo problemas sentimentales.
-Cuéntame. Tal vez pueda ayudarte.
Ya estoy jodida. Ya qué.
-He vuelto a sentir algo por mi primer amor...
-Louise- me interrumpe
-¿Qué? - ¿cómo sabe?
-Ella me lo dijo - sus labios forman una sonrisa y niega con la cabeza como si fuera un recuerdo gracioso- una semana después de que te fueras, ella vino a mi puerta, pasó a la sala y me hizo un alboroto. Estaba molesta, hecha una furia y gritaba como nunca pensé escucharla - se detiene por un momento y mira sus manos - me dijo " usted es lo peor que pude haber conocido en mi vida, le pegó a su hija y no le importó una mierda". Yo como buena terca le dije que ese era nuestro problema, no de ella y me gritó aún más fuerte: " la amo y ese es mi problema, si ella está mal me importa porque es mi primer amor y fue lo más hermoso que tuve". Con esas palabras, las mismas. Esa pequeña niña me dijo muchas cosas que no me atrevería a repetir y por ella he ido al psicólogo. Algo que me propuse fue no hablarte tanto hasta que esté segura de no herirte.
¿Por qué no puedo tener un día tranquilo?
-Si sientes algo por ella no es coincidencia. Y puedes conocer a miles de personas - evita decir chicas - pero si alguien es para ti, siempre te hará sentir como la primera vez que la amaste.
-Valentina es perfecta, me ama y me hace feliz. Con ella todo es fácil y simple. Con Louise todo fue difícil, siempre discutíamos y a pesar de todo, la pasábamos bien. Con peleas y todo yo era feliz.
-Solo tú y nadie más que tú sabes a quién amas realmente y con quién te estas engañando.


Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Vestido y sexo oral.

Mensaje por Admin el Jue Sep 01, 2016 8:13 pm

Pensé que esta cosa del amor era simple. Te enamoras, terminan y tu la superas y continúas con tu vida. Y así hasta que encontrabas a la persona indicada. También creía que la persona que más se parece a ti y con quién te llevas mejor, es la indicada para pasar toda tu vida a su lado. Supuse que una relación tranquila era la perfecta para toda una vida, tal vez fue porque no quería sufrir y quería a alguien que sea segura para mí, no pasar lo mismo que la primera vez. El quedar destrozada por dentro y aún seguir amando como si nada hubiera ocurrido.
Es fácil para otros pensar que solo estoy encaprichada con Louise porque es mi primer amor y que Valentina es perfecta para mi, pero sentir lo que siento, es difícil de entender. Quiero a Valentina, ella es todo lo que quiero, la seguridad, facilidad en una relación y nos comunicamos bien pero Louise, es totalmente diferente. Con ella no sé qué ocurrirá al día siguiente o al segundo, jamás pude adivinar sus pasos o palabras, siempre me sorprendió con cada acción y palabra, cada día con ella era diferente, descubría algo nuevo a su lado y me sacaba de la rutina de mis días. Con Valentina, es tranquilo y aburrido. Con Louise, es loco y novedoso.
No sé cómo debe de ser el amor. No tengo la más mínima idea pero lo que siento con Ella, creo que se acerca porque me hace sentir en infierno y cielo. Es como si todo girara en torno a su sonrisa, su felicidad y ahora la de la pequeña Anna. Han pasado dos días en los que no he hablado con nadie mas que con Delia para las cosas de la boda. Me queda una semana aquí y no crea que sea suficiente para solucionar o tomar una decision. Louise me ha llamado a todas horas, y luego ha venido a casa de Delia para verme, tuve que escaparme por la ventana. Valentina también llamó pero no tanto como Lou, ella me dejó mensajes que solo me hacían sentir peor.
Ya sé con quien "debo" quedarme, a quien amo y quien es la indicada pero no quiero hacer sufrir a nadie. No quiero romper un corazón, así como me lo hicieron a mí. Cuando llegué a Estados Unidos, salí con muchas chicas, las besaba, tocaba y jugaba con sus sentimientos, no me importaba que se sientan mal o me odien pero ahora es diferente. Me importa demasiado, tanto que preferiría no decidir y solo quedarme encerrada en esta habitación, que por cierto es la de Delia.
-Anna- Escucho a Delia tocar la puerta y me seco los ojos, los cuales me arden y están muy rojos gracias a todas las lágrimas derramadas.
-¿Qué?- mi voz está débil y algo ronca.
-Louise está aquí, otra vez.
-Dile que se vaya- sé que viene después del trabajo, cada día a las seis de la tarde. Trae consigo un café que bebe mientras camina hacia aquí y ternina mientras espera, que es 30 minutos.
-No- abre la puerta y luce más que enfadada- levanta tu trasero de la cama y afronta tu problema
-Que se vaya- repito ignorando lo que me dice.
-No me voy a ir - la voz de Louise hace que cierre los ojos y me cubra con las colchas, sin mostrar mi rostro.
-Vete
Escucho la puerta cerrarse y siento un alivio. Se fue
-No me fui -siento que le causa gracia todo esto.
-Mierda
-¿Por qué me ignoras? Vengo a buscarte porque me preocupas y tú solo te escapas de mí.- la cama se hunde a mi lado y siento su calor corporal.
-Mañana voy a comprar mi vestido de estúpida dama de honor. ¿vamos juntas?
-Si
-Mañana nos vemos entonces- le digo como despedida, invitandola a irse
Ella no dice nada y suspira. Siento su mano en mi espalda y luego se va. Dejándome sola con mi miedos y dolores.
+++
Le dije a Delia que saldría a comprar mi estúpido vestido de dama de honor. Quiso acompañarme pero se calló cuando dije que iría con Louise. Lo único que me dijo fue que sea color perla, y que escoja cualquiera pues era la única dama de honor y no necesitaba coordinar con otras.
-Sabes, podrías ser algo puntual- le digo a Louise cuando la veo entrar a la tienda.
-Anna no se dormía. Lo siento
-Esta bien- me limito a responder.
Una asesora de la tienda nos atiende y me pide que le explique la clase de vestido que busco. Le pido uno largo y perla, no tan apretado ni corsel estupido. Ella nos deja en una de las habitaciones de la tienda y promete regresar con algunas propuestas.
-Así que usarás vestido- Lou decide romper el silencio incómodo y se sienta en el pequeño sofá. Me acomodo a su lado y ella me sonríe
-Pues no puedo usar smoking.
-Te quedaría bien. De hecho deberías hacerlo
-Delia me asesinará si lo hago.
-Estarías muy sexy con vestido o smoking - ella se sonroja cuando la veo a los ojos.
Me acerco a ella para besarla, porque siento el deseo de hacerlo, de sentirla en mis labios y sólo ser nosotras.
-Señoritas- nos interrumpe la puta asesora.
No nos separamos, y Louise me sonríe y da un pequeño beso. Me pongo de pie para ver los vestidos colgados en los pecheros. Ninguno me gusta pues son escotados y muy largos.
-El de el medio- me dice Lou.
Es uno largo-obviamente- que tiene escote y toda la parte de la espalda es de encaje. Según la asesora, quedaría muy bien con mi cuerpo pues mis pechos no son tan grandes como para que se vea vulgar en mí. La señorita dice que me puede ayudar a ponerme el vestido pero Louise se niega, alegando que ella puede ayudarme.
-¿Usted sabe cómo se coloca?- dice en un tono exceptico la asesora
-Si lo sé- responde Louise con un tono de voz que da miedo.
-Bueno, la dejo con su...- hace una mueca- amig
-Novia- Louise interrumpe con una sonrisa y la asesora se va.
-Eso no era necesario- tomo el vestido en mis manos y lo examino.
-Me da igual.- le entrego el vestido y ella lo cuelga en el perchero y lo saca de su bolsa con sumo cuidado.
-Hm no veas- le pido antes de empezar a desvestirme.
Me saco la camisa y maldigo no usar brasier la mayoría del tiempo. Mis pantalones caen y saco mis botas y las tiro por ahí. Quedo solo en boxers, lo cual es incómodo. Me cubro el pecho cruzando mis brazos y me doy vuelta para que Louise me coloqué el vestido.
-Levanta los brazos- me pide y no lo hago- sabes que ya te he visto y no sé cuál es tu problema.
Algo nerviosa levanto los brazos y ella me coloca el vestido. Lo acomoda por mi cintura y lo cierra a en mi espalda. No tiene mangas y me siento algo desnuda por el escote. Al verme en el espejo, observo que me queda bien, pegado al cuerpo y largo, así no tendré que usar panties y me gusta.
-Falta algo, quedate quieta.
Introduce su mano por el escote hacia mi seno derecho y lo coloca en donde se supone que va pues el vestido tiene como que una pequeña copa para mantenerlos juntos. Hace eso con mi otro seno mientras mi respiración se entrecorta y jadeo un poco por su demora.
-Te ves perfecta
Antes de que pueda responderle, tocan la puerta y es la asesora. Le indico que puede pasar pues ya estoy vestida. La mujer me pregunta si me siento cómoda y no apretada, luego de que le asegure que sí, me pregunta si lo voy a llevar y Lou responde que sí. La asesora sale y le pido a Lou que me ayude a quitarme el vestido. Ella lo hace con tranquilidad y deja la prenda sobre el sofá.
Yo me estoy colocando la camisa y veo cada cosa que hace. Camina hacia mí y coloca sus manos sobre las mías, haciendo no pueda terminar de vestirme. Me besa y muerde los labios con fuerza antes de dirijirse a la puerta y echar seguro. Con rapidez regresa a mí y vuelve a besarme. Yo sólo me dejo llevar y no la detengo. Cuando me besa, todo vuelve a la normalidad para mi, no tengo dudas.
Se separa de mí y besa mi cuello por un rato para luego- de la nada- agacharse y sin previo aviso, bajar mi ropa interior. No me deja hablar pues cuando digo su nombre, siento su lengua en mi clitoris. Mis ojos se cierra involuntariamente y mi cabeza cae hacia atrás por el placer.
-Loou- digo jadeando.
Abro un poco más las piernas y ella tiene más acceso. Me lame, succiona y muerde haciendo que las piernas me tiemblen de la excitación. Mis manos van a su cabeza y me atrevo a abrir los ojos para verla. Mi pequeña gran pervertida me está haciendo sentir el cielo. El espejo está frente a nosotras y no puedo evitar vernos. Es una vista más extendida y me sonrojo por cómo nos vemos, como ella está agachada y besando mi zona íntima.
-Lou, detente - le digo al sentir los inicios de un orgasmo. Ella sólo succiona y muerde, haciendo que diga su nombre mientras llego al orgasmo y me contengo de no gritar.
Ella se pone de pie y la beso sientiendo mi propio sabor. Me separo un poco de ella y miro sus ojos. Sus ojos marrón hermoso están dilatatos y puedo ver la excitación en su rostro.
-¿Por qué lo hiciste?
-No lo sé. Solo quería- se muerde el labio y me parece tierna.
-Lou, no sé qué hacer- le confieso con dolor.
-Dejame demostrarte que podemos estar juntas y de que te amo.
Y a pesar de nuestros antecedentes y la gran diferencia de caracteres que tengo en mente, le respondo que sí. Aunque sé que puede ser un gran error, será uno que haga feliz.


Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Amor

Mensaje por Admin el Jue Sep 01, 2016 8:14 pm

-No sé cómo hacer esto- le digo vistiendo a Anna con un pantalón rosa y un polo de avengers que acabo de comprarle. Ella pasa y no se percata que la estoy viendo.
Estamos en casa de Lou, sólo las tres pues la madre de Lou tuvo que salir a ver a su hermano. Mientras Louise se baña para salir a cenar, yo me encargo de la bebé. No estoy segura que sea un estilo adecuado pero me gusta así que la dejo así y le agrego una casaca para abrigarla. Sus pequeños deditos agarran mi dedo indice y yo lo muevo para que lo suelte, ella solo ríe y me enseña su sonrisa sin dientes.
Ayer, después de lo que pasó decidimos darnos una oportunidad para descubrir qué sentimos de verdad. Por el tema de Valentina, no he hablado mucho con ella, excusándome con la boda. No me siento culpable por una extraña razócreoque que Louise y yo merecemos esta oportunidad. Las dos ya maduras y con una vida desarrollada, sin depender de alguien.
-Anna ¿puedes cerrar los ojos? - escucho el agua dejar de correr y su voz cerca.
-Si- respondo rodando los ojos. Es absurdo, de todas maneras miraré. Dejo a la bebé en su cuna y le coloco el chupón para que no llore, por suerte se queda tranquila
Louise entra a la habitación usando sólo una toalla. Su cabello mojado luce un tono más oscuro y cae sobre su espalda. Ella está de espaldas a mí y no se percata que la veo. Yo recostada en su cama disfruto la vista cuando deja caer la toalla. Desde su cabeza a sus hombros. Su espalda cubre parte de su espalda, su cintura y caderas hermosas. Su trasero... por el ángel su trasero hermoso y firme. Sus piernas, sus pantorrillas. Todo ella es hermosa y sexy. Ella tiene el equilibrio perfecto entre la inocencia y lujuria en su cuerpo.
-Louise - mi voz apena es audible por la excitación. Ella se da la vuelta sobre saltada y sus ojos se encuentran con los míos.
No quiero bajar la vista para ofenderla pero es algo inevitable. Su rostro, su cuello, sus clavículas, hombros, senos más grandes... su zona depilada con delicadeza. Sus rodillas, piernas... Es la primera vez que veo a Louise desnuda y es toda una obra de arte. Quiero decirle algo, besarla o tocarla. Sólo hacer algo pero me siento incapaz de moverme o pensar. Fijo mi mirada en su rostro, esperando a que haga algo pero ella solo me sonríe y se da la vuelta para cambiarse. Mi corazón está latiendo como loco y mi mente está desconectada. Cierro los ojos y la escucho cambiarse. Me concentro en cosas de la boda porque si pienso en Louise desnuda, la violo.
-Ya estoy lista- anuncia Lou después de unos minutos.
Abro los ojos y la veo por un largo tiempo. Tiene un vestido rojo de manga corta. Es pegado de la cintura y luego suelto, como acampanado. Usa unas panties negras y tacos negros. Me deja sin aliento, ver a Louise vestida como nunca imaginé verla.
-Eres hermosa- respiro un poco y continúo- tanto desnuda como vestida- le doy una sonrisa traviesa.
Ella se sonroja y baja la mirada. Murmura un "gracias" y busca una cartera en su armario y elije una muy grande. Cuando mete ropa de la bebé, un biberón y termo, comprendo su elección.
-¿En serio la vistes así?- reclama Louise cuando ve a su bebé. La carga y se ríe al ver mi mala combinación -vamos abajo para ponerla en el coche.
-¿Cuantos meses tiene Anna?
-Cinco meses- responde saliendo de la habitación.
La sigo sin saber qué hacer, si cargar el bolso o a Anna. Louise lee mi mente y me tira el bolso en la cara antes de bajar las escaleras. Ya abajo, colocamos a la pequeña en el coche. Lou la asegura y le pone un gorro de lana. Empuja el coche y yo le abro la puerta.
-Me siento gay llevando tu bolso- le digo después de caminar una cuadra.
Ella no me dice nada y sólo sonríe. Nos veo a nosotras caminando. Yo a su lado y ella empujando el coche, como una familia y sí, se siente bien creer en la idea de que podamos ser una familia. Tal vez podríamos vivir en una casa grande, con muchas habitaciones y tal vez una piscina, los domingo haría parrillada mientras Louise disfruta descansar con la pequeña Anna; o tal vez nos dedicaríamos a buscar cosas nuevas que hacer, lugares que conocer, comidas que probar. Juntas como una familia. Louise sería más responsable que yo, pues ha madurado mucho, yo sería la mamá permisiva que dejaría a Anna ir a fiestas pero siempre la vigilaría en secreto. También me gustaría ir a las marchas de orgullo juntas, marchar por nuestro amor y familia
-¿En qué piensas?- Louise me saca de mi mente y dudo un poco antes de responder
-En nosotras, siendo una familia.
-Nuestro árbol de navidad sería azul- menciona con esperanza y me sorprende que recuerde eso
-¿Hasta ahora te acuerdas?
-Recuerdo cada momento a tu lado- sonríe con ternura y siento que me sonrojo como una adolescente estúpida - es algo que simplemente no se olvida.
Seguimos caminando hasta que llegamos al restaurante y el mozo nos sonríe, como si realmente nos viera como una familia y está complacido de vernos. Tomamos asiento en una mesa cerca a una ventanta. El lugar es hermoso, tiene decoraciones de cuadros vintage, algunos vinillos y lamparas antiguas. Louise acomoda a la bebé en su coche, me sorprende que no sea llorona y que joda a cada rato, Anna es tranquila y paciente, como Lou cuando la conocí. Creo que yo la corrompí. Ambas pedimos lo mismo, carne a la parrilla, y a la pequeña Anna, nada lo cual me parece cruel. Louise dice que recién a los seis meses come, por el momento solo cosas suaves como sopas de pollo. De todas maneras, considero que debería probar un poco, obvio que se antoja pero la responsable de Louise dice que no como mil veces antes de mandarme a la mierda.
-Cuentame como fue todo allá- me pide en medio de la comida
-Hm, no creo que quieras saber- digo sin mirarla a los ojos
-Dime, estamos intentando algo y deberías de confiar en mi
-Confío en ti, solo que hay cosas que prefiero no decirte- como que jugué con muchas chicas para olvidarla.
- Anna, igual te querré a pesar de todo.
- Diablos. Cuando llegué todo estuvo bien, dentro de lo normal supongo, extrañaba todo de aquí y no tenía amigos allá. Encontré unas cuantas amistades que me hicieron daño y luego conocí a Kyle, quién me enseñó a ir de fiestas y hacer idioteces, la mayoría de personas pensaban que eramos enamorados y nosotros lo usabamos como excusa - bebo un poco de agua y tengo temor de continuar - era nuestra mentira para poder librarnos de chicas, tanto las que querían algo con nosotros o las que habían tenido algo pero querían más.
-¿Algo como qué?- me interrumpe
-Sexo o algo así, yo no dejaba que ninguna chica me toque, se sentía incorrecto e incomodo. Después de un año mi padre conoció a su actual esposa y empezaron a salir hasta que se casaron, no fue fácil para ellos pues yo jodia demasiado su relación, inventaba cosas para que peleen - me rió un poco al recordar mis idioteces - pero al final lo acepté y luego vino mi hermano
-¿HERMANO?- Pensé que lo sabía pero por lo visto no.
-Sip, una webadita que come, caga y llora. Es lindo ser hermana mayor, no me siento tan sola. En fin, conocí a Valentina en una librería, ella tenía enamorada en ese entonces pero a mí no me importó. Le hablaba, la invitaba a salir hasta que acepto ir de viaje conmigo y supongo que las cosas se dieron. No sé.
-¿Por qué cuando hablas de ella, nunca terminas de hablar? Siempre dejas algo al aire con tu no sé - ella me toma la mano y la acaricia con sus suaves dedos - no deberías de ocultarlo. Me dan celos como no tienes idea, pero es algo de tu vida que quiero conocer.
-Tenemos un año por ahí, en realidad no contamos mucho el tiempo. Ella es muy parecida a mi en el aspecto de hablar, le gusta debatir y leer libros pero somos diferentes, es muy extraño como me conoce y sabe lo que necesito sin decirlo. No es como si nos complementáramos, solo estamos juntas y ya.
No lo entendí hasta que me besaste porque sentí todo moverse dentro de mí y el equilibrio de mi vida perderse, supongo que eso es amor
-Cuando estuve con el chico- se refiere al padre biológico de Anna- siempre pensaba en ti. Era horrible porque me sentía mal, como si te engañara, y todo el tiempo trataba de que él sea como tú. Cuando te vi, hecha una mujer y a la vez siendo tú misma, pensé "¿Cómo carajos la dejé ir?", desde el segundo que te vi en esa sala quise saltar hacia ti y besarte. Fue muy duro controlarme, no sabía como reaccionarías
-No puedo creer que después de tanto tiempo estemos aquí, de cierta manera juntas- bebo un poco de agua y espero a que ella continúe.
-Lo que pasa, es que es amor - me acaricia la mano sobre la mesa y sonríe- y es del que nunca se acaba.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Hacer el amor es cosa de dos

Mensaje por Admin el Jue Sep 01, 2016 8:14 pm

-Louise, yo no estoy segura de esto
-No puedo creer que ahora seas tú la insegura
Me río un poco y subo con delicadeza su camisa. Ambas estamos lejos de todo, decidimos irnos solas a ver que pasaba entre nosotras, alquilé una cabaña por dos días y dejamos a la pequeña Anna con la madre de Louise. Llegamos hace cuatro horas y yo no hice más que evitar tener contacto físico, me sentía nerviosa respecto a tener relaciones con Louise, pero es algo inevitable con lo que hay entre nosotras.
-Sabes, podrías hacerlo más rápido- se burla de mí y yo termino rompiendo la camisa
-¿Así de rápido?- se la quito y ella asiente para después besarme con pasión.
Estamos de pie frente a la cama, no sé como terminamos aquí, solo que sé que no hay vuelta hacia atrás. Ella me quita mi polo y procede con desabrochar mi brassier. Yo quito el suyo, que aún sigue siendo negro, como siempre y la recuesto con suavidad en la cama. Louise no deja de besarme por ningún segundo, tiene sus brazos rodeando mi cuello, dejándome sin escapatoria a sus labios cálidos.
Acaricio sus senos con ambas manos, lo hago con suavidad y muy lento, tengo todo el tiempo que desee para tomar todo lo que desee de ella. Ya tengo su corazón, solo me falta su cuerpo pero lo quiero tomar con amor, como ella lo merece.
-Anna, por favor bésalos- dice sin separarse de mí.
Bajo mis labios por su cuello, besándolo y mordiéndolo con suavidad. Beso sus clavículas, sus hombros y luego sus senos, uno por uno, tomando el tiempo de disfrutar su sabor, la suavidad de su piel, la textura de sus pezones mientras escucho sus palabras que me piden que siga, sus gemidos cuando muerdo sus pezones. Intento no succionar pues ella tiene leche materna pero me resulta imposible y termino probando un poco de leche.
Ella me levanta el rostro con ambas manos y me besa con una paciencia maldita. Con algo de temor una de mis manos va a su pantalón y desabrocho el botón, desciendo el cierre y se lo saco de a pocos, ella se termina de sacar la prenda con las piernas y me atrapa entre sus extremidades inferiores. Acaricio sus muslos mientras me besa y gime en mis labios, me siento nerviosa, aunque ya lo haya hecho, se siente como si fuera la primera vez para ambas, como si fuéramos esas niñas de 17 años, inocentes e inexpertas. Me susurra cosas dulces y tiernas que parecen fuera de lugar con todo pero sé que son aquellas frases que se guardó todo este tiempo, todas las palabras que calló y tanto quise escuchar, una por una, diciéndolas con amor mientras beso su cuerpo y llego a su monte v y beso suavemente al ritmo de sus palabras que se entrecortan y aceleran cuando llego a su clítoris.
Tiene un sabor delicioso, una suavidad y está muy pero muy excitada. Sus gemidos entrecortados, su forma de mencionar mi nombre en gritos, la manera en la que agarra mi cabeza acercándome a ella, el ritmo de sus caderas que se mueven dándome un mejor acceso. Muerdo y succiono a mi gusto, ella reacciona diciendo mi nombre en un grito mientras llega al deseado orgasmo. Con la respiración entrecortada regreso a sus labios, besándolos suavemente, con tiempo... todo el tiempo que quiera ella es mía.
Desabrocha mis pantalones y los tira hacia abajo, me los quito y ella se muerde el labio, me sonríe y nos quedamos así por un tiempo: yo sobre ella, sus brazos en mi espalda, sus piernas abrazándome, mis ojos en los suyos, los suyos en los míos, nuestras respiraciones agitadas, corazones reuniéndose para ser uno y mentes libres a causa de la pasión que llevaba 4 años encerrada.
Ella cierra los ojos cuando mis manos se apoyan en sus caderas, dispuestas a quitarle esa prenda. Lo hago y siento que su cuerpo se acelera, nervioso, tímido y a la vez impaciente. Louise me mira con ese marrón intenso debido a la excitación, coloca sus delgados dedos en el inicio de la última prenda que nos separa y la baja con tranquilidad hasta que con sus pies la termina de sacar.
Sé lo que viene, lo que ella quiere, lo que ambas deseamos. La beso con fuerza y me permito dejarla sin respiración y morderla a mi gusto. Acomodo mi pierna derecha entre la suya y siento la humedad de su cuerpo en mi piel. Louise levanta un poco su pierna que está entre las mías y me hace sentirla contra mí. Me muevo contra ella, apoyando mis manos al borde del colchón y mi rostro en su cuello. Ella acaricia mi espalda y se mueve a mi ritmo, haciendo que el encuentro sea mayor. Me muevo más rápido contra ella y sus gemidos se convierten en gritos de excitación pura, sus manos van a mis senos y los acaricia al ritmo de mis movidas.
Me levanto un poco y quedo sentada sobre ella, aprovecho el hecho de que sea flexible y hago que abra más las piernas para mejor acceso. Me muevo, ella se mueve. Gimo, ella gime. La miro a los ojos con amor y ella me sonríe con ternura. Ambas nos estremecemos cuando el orgasmo invade nuestro cuerpo. Louise agarra mi cabeza con fuerza y me jala hacia sus labios para besarla. En el beso siento sus gemidos ahogados, el calor de su cuerpo y la explosión de su placer. Me recuesto a su lado y ella me abraza. Nos quedamos un momento mirándonos, ella tiene las mejillas sonrosadas, los ojos cristalinos y los labios rojos en una sonrisa. Me besa y aprovecha para colocarse sobre mí. No sé pero tengo la sensación que seremos imparables en la cama.
Cuando ella se coloca entre mí para empezar a moverse con fuerza me retuerzo del placer y la sorpresa. La dejo tener el control, moverse a su gusto contra mí y sentir su clítoris contra la mía. Ella separa mis piernas para ponerse en cuclillas y frotarse en mí. De mis labios sale su nombre en un grito al acelerar sus movimientos y ver la imagen de ella sobre mí, el desorden de su cabello y el rebote de sus senos. Ella sonríe mientras mantiene los ojos cerrados y luce hermosa.
No puedo dejar de observarla, su forma de morderse el labio, como aferra sus brazos a mis caderas y la manera en la que se mueve como si realmente haya deseado esto por años al igual que yo. Ambas recibimos el orgasmo en medio de un grito y seguido de un beso.
-Te amo tanto que no sé cómo hacerlo- ella acaricia mi rostro y se recuesta a mi lado, apoyando su cabeza en mi pecho.
-Eres mi vida, no sé cómo es que otra vez estamos aquí pero estoy feliz de esto. De estar a tu lado - le digo y cierro los ojos dispuesta a dormir.
Hoy será la primera vez que duerma al lado de la persona que amo, será la primera vez que despierte abrazando a mi amor, la primera vez que el amanecer no será lo más bello, sino Louise. Nos entregamos mutuamente y, a pesar de que ninguna era virgen, se sintió como si fuera la primera vez para ambas, tal vez si lo fue. Tal vez las veces anteriores solo fue sexo y ahora ambas hicimos el amor. Louise era lo que me faltó todo este tiempo para sentirme completa. Ella es mi complemento imperfecto. Ella no es lo que quiero pero todo lo que necesito y eso hace que quiera todo lo que es ella, la esencia de su ser, no su cuerpo, sino lo que está dentro de ella, su alma y su corazón que ahora son míos y pretendo cuidar con mi vida. Cuidar nuestro amor como si fuera lo más delicado, y es que puede que lo sea pero estoy dispuesta a todo por ella y ahora, estoy segura, que ella también lo está.


Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Toda una vida.

Mensaje por Admin el Jue Sep 01, 2016 8:15 pm

Estoy sentada en el aula, es el primer día de colegio y todos hablan entre sí, emocionados por un nuevo comienzo. Me aburro un poco por los típicos chismes y temas de conversación : chicos. Soy algo diferente y prefiero no hablar con nadie a hacerlo de chicos, si son lindos o no, tiernos o groseros y quién es para cual chica, así haciendo parejas imaginarias. Es patético.
Pasa que hay momentos que uno nunca olvida, que siempre recuerdas y sabes que nunca olvidarás. Ese momento lo es aunque cuando pasó, yo no creía que fuera a cambiar mi vida. Vi a una chica ingresar al aula, tenía el rostro agachado y estaba acompañada por la directora, esta la presentó ante nosotros con el nombre de Louise, ella tenía los ojos grandes y unos cachetes tiernos que tenían caminos de lágrimas, tenia el cabello en una cola desordenada y su nariz y cejas estaban rojas por el llanto. La chica solo saludó con la mano y se sentó en el primer asiento de la fila más cercana a la ventana.
Dejó su mochila negra con bordes amarillos en el piso y escondió su cabeza sobre sus brazos. Estaba llorando. En ese momento quise correr a abrazarla y decirle que estaba bien llorar, que solo los valientes lo hacía. Y sobre todo, protegerla, sentía que yo debía hacerlo. Cuando realmente la conocí, supe que ella siempre sonreía con sinceridad y evitaba tener problemas con alguien. También era distraída como sólo ella podía serlo, le gustaba perderse en su mente por horas y divagar. Louise era constantemente atacada por los profesores, a ella no le gustaba hacer tareas ni responder en clase, decían que nunca llegaría a algo bueno y que si sacaba buena nota era porque se copiaba de alguien. Me costaba controlarme de responder y cuando no podía, terminaba en problemas aunque nunca se lo dije a Lou o a alguien.
Louise y yo nos hicimos amigas en aquellas tardes de tareas en las que nos sobraba el tiempo y bastaba la curiosidad para saber de la otra. Nos conocimos de a pocos y tomando confianza con cada relato y secreto revelado. Descubrí que sufría mucho pero se las arreglaba para ocultar lo que sentía. Aprendí a saber cómo decifrar su estado de ánimo, una pequeña mueca, alguna palabra, una mirada o actitud para saber cómo estaba detrás de sus palabras.
Y así con pequeñas cosas me fui enamorando sin saberlo. Primero fueron los celos sin sentido por cosas absurdas, luego las ganas inmensas de abrazarla, despúes el observala sonreír y por último el querer probar sus labios. Ella me enamoró y cai con los ojos cerrados.
-Te ves hermosa- me susurra Louise en el oído.
Giro a verla y ella se encuentra en un rojo seductor. El vestido le llega a las rodillas y tiene un amplio escote que me provoca celos el sólo pensar que la ven tan hermosa. Su cabello está suelto y lacio, su rostro ligeramente maquillado, sus labios tienen un rojo ahora suave... se encontrba muy fuerte el color y se lo quité con algunos besos escondidos en el baño.
La boda fue hermosa, el sí emotivo de ambos y todos llorando. Delia estuvo radiante y perfecta, se veia feliz, decidida del amor que tiene y sin duda alguna en sus ojos. Ella sabía lo que estaba haciendo y quería hacerlo, su determinación al caminar hacia él no dejaba duda alguna de que le diría que sí y seria hasta la muerte. Yo estuve a su lado en toda la ceremonia, sientiendo celos del valor para decir un sí tan fuerte y comprometerse a toda una vida siendo tan joven. Ahí sentía la mirada de Louise, ella me sonría desde la tercera fila con Anna en brazos.
-Odio ese puto vestido- comento mirando sus senos - es demasiado seductor
Lou sonríe y se sienta a mi lado en la mesa. La pequeña está en su casa siendo cuidada por su abuela para que así Louise pueda disfrutar de la boda junto a mí. Muchos están bailando y comiendo, los respectivos brindis fueron hechos y me tomaron por sorpresa pues no sabia que yo tenía que hablar. Dije lo que sentí y pensaba respecto a este nuevo matrimonio y desee lo mejor para ellos; supongo que salió bien porque todos me sonrieron y nadie dio algún comentario.
La recepción ha sido en un lujoso club. El lugar es enorme y tiene piscina e inclusive lago. Nosotros ocupamos. Sólo un espacio que es el alquilado, son unos 300 metros cuadrados de césped con mesas, toldo, luces y música. A pesar de que es al aire libre, la decoración del lugar te hace sentir acogida en alguna casa.
-Anna, hay unos chicos que te están viendo desde que entraste a la iglesia- Louise me señala a dos chicos que están frente a mi, ellos ven que los observamos y nos sonríen- ¿no hay manera de que sepan que eres mía?
-Noup- respondo intentando provocarla.
-Sí la hay- Ella agarra mi rostro entre sus manos y me besa frente a todos los invitados. Escucho un gran "aww" de parte de Delia y muchos murmullos pero nada me impide separarme de la mujer que amo.
-Creo que muchos hombres tendrán una erección de solo vernos- comento al separarme de Lou
Ella sonríe con los labios húmedos y rojos, haciéndome desear volver a besarla. Louise coloca su mano sobre la mía y se la lleva a los labios, besa mi mano y juega uno por uno con mis dedos.
-Este es para indicar que algo está bien o mal- menciona levantando mi pulgar- el índice es para indicar o señalar - deja mi dedo índice y pasa al de el medio- y este es para mandar a la mierda- se ríe un poco y continúa con el otro dedo- este es para un compromiso de toda la vida y el último para hacer promesas.
Suelta mi mano y se muerde el labio nerviosa. Sus ojos están impacientes, mirando de un lugar a otro y sin detenerse en mi rostro. Se pone de pie y me pide que la siga, yo lo hago sin preguntar.
Me guía a la parte del lago entre maldiciones porque el al tacón se hunde en el césped. Une su mano con la mía y la aprieta con suavidad y ternura, haciéndome sentir tranquila. Se siente bonito alejarse de todo y estar con ella, la única persona con la que quisiera estar.
Louise hace que nos detengamos a la orilla del lago. La luz de la luna llena se refleja en la verdosa agua del lago y hay un olor a flores y patos. Escucho el sonido de los insectos que se combina con el de nuestras respiraciones agitadas. Hace un poco de frío pero con la proximidad de su cuerpo, no lo siento tanto.
-Anna
-Lou
-Hm, yo quiero hablar de algo contigo- su voz es seria y me preocupa más de lo debido. ¿Hice algo mal? -Es algo difícil para mí hablar de mis sentimientos y decir lo que pienso- Ella se muerde el labio entre algunas cuantas palabras, está nerviosa- pero no sé - rueda sus ojos y sé que se está enojando consigo misma- ha pasado mucho para que hoy podamos estar aquí juntas y parte de eso ha sido mi culpa por ser cobarde pero no más. Eres la chica que más amo en todo el universo, sé que crees que Delia es muy joven para decidir con quién estará toda su vida pero creo que cuando encuentras a la persona indicada, lo sabes y no importa nada más.
Louise se pone de rodillas y me parece que todo es una maldita broma.
-No me importa si aurrino el puto vestido, tengo que hacerlo de la forma correcta. Sé que crees que no puedes darme una vida plena si estamos juntas pero te equivocas, no hay nada que desee más que estar contigo y nada me falta cuando me miras a los ojos. Despertar y dormir junto a ti es lo que quiero toda mi vida hasta que muera y si voy al infierno por ti, lo haré gustosa si tu estás esperándome al otro lado para hacer de ese lugar nuestro paraíso. Te amo y quiero mirar tus ojos todos los días, besar tus labios todas las noches y oír tu voz todas las mañanas que viva. Eres mi principio y fin, no sé cómo pasó y no importa ahora. Anna, amor mío, ¿me darías el honor de ser tu esposa?
Todas sus palabras me llegan como si salieran de cañones, con fuerza y me rompen lentamente por dentro. Toda una vida a su lado es lo que más deseo en este momento pero tengo miedo de todo lo que implica, es algo nuevo para mí, no estoy segura de que sea buena. Sin embargo, sé que si no lo hago, me arrepentiré toda mi maldita existencia y no seré feliz con nadie más.
-Sí - me arrodillo frente a ella y veo sus lagrimas- Louise, te amo y perdóname por no haberte pedirtelo yo y tú hayas tenido que hacerlo
-No no, estoy feliz de haberlo hecho. -Mira mis labios y no es necesario nada más.
La beso, me besa, nos besamos. Y así será por toda una vida juntas.


Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: I cant change por Freedom19987

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.