If They Only Knew por camrenofficial

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

If They Only Knew por camrenofficial

Mensaje por Admin el Sáb Sep 10, 2016 7:33 pm

link original: https://www.wattpad.com/story/13332117-if-they-only-knew-camren-traducci%C3%B3n

autor camrenofficial

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 1. {Introducción}

Mensaje por Admin el Sáb Sep 10, 2016 7:34 pm

Dificultad para respirar. Pechos agitados de arriba hacia abajo. Las piernas y los dedos entrelazados. Sábanas revueltas. El olor del romance y el hambre en el aire. Ojos cerrados. Sonrisas anchas. ¿Por qué eran estos momentos tan fugaces? Todo estaba prohibido sobre esta relación, pero en este momento, nada las detuvo. Ellas apreciaban estos momentos entre ellas porque eran pocos y rápidos.
Para una de ellas, mañana era otro día de coquetear con los chicos en el pasillo, invitaciones a fiestas y notas perfectas. La vista desde la cima de la jerarquía social era realmente agradable, pero la presión que viene con ella a veces es demasiado para manejarla. La presión para que ella sea inteligente, la presión para que ella sea hermosa, la presión para que sea mejor que su hermana mayor en todo, la presión para que ella sea recta pesaba sobre ella como un ladrillo de 100 libras. Estas presiones se filtraron en diferentes aspectos de su vida y se transformaron en demonios que se escondieron como sus secretos mejor guardados. Las únicas veces que se sentía segura eran durante los 10, 15 ó 5 minutos que ella apreciaba con la chica a su lado.
Para la segunda chica, mañana era otro día de tormento. Padres peleando, burlas en la escuela y tener una vida social casi inexistente. Tomó a la creencia de que nada podría ser mejor para ella y que nada cambiaría. Ella miró a los ojos verdes penetrantes al frente de ella y se dio cuenta de que ella era la única persona en la que podía buscar consuelo. Pero sólo para estos próximos cinco minutos. Porque una vez que salieran de la habitación, su amor abierto y afecto por la otra, son sofocados. Besos apasionados se convierten en labios fruncidos. Miradas profundas, se convierten en miradas vacías rápidas. Las caras sonrientes que mostraban toda la felicidad del mundo se convierten en indiferentes rostros inexpresivos. Y todo el amor que sentían una por la otra se esconde lejos, a la espera de ser liberado en otra noche. Y en esta noche, por unos breves, pero momentos increíbles, ambas niñas podrían ser ellas mismas. Ambas niñas podían amar de nuevo.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 2.

Mensaje por Admin el Sáb Sep 10, 2016 7:35 pm

*Punto de vista de Lauren*
La primera vez que nos besamos nunca debió haber pasado. En absoluto. No debió haber sido incluso en esa fiesta. No debió haber estado usando ese vestido que abrazaba sus caderas como un niño ansioso abraza a su madre. No debió haberme sonreído, sus labios se recubrían con la cantidad perfecta de brillo de labios y humedecidos por una pizca de saliva. No debió haberme siquiera mirado, con los ojos llenos de emoción en lo que probablemente era su primera fiesta de la escuela secundaria. No debí haber estado intoxicada, y mis hormonas no debían haber estado furiosas tanto por el alcohol y por la falta de contacto que mis labios habían tenido en el último par de semanas. Todas estas cosas no debieron haber ocurrido. Solos, estos eventos individuales habrían significado algo. Pero juntos, todo pasando en la misma noche, resultó ser una combinación letal. Todas estas cosas no debieron haber ocurrido. Pero lo hicieron. Y todo cambió.

*Punto de vista de Camila*
En el momento en que hice clic a “asistir” a la invitación de la fiesta masiva en Facebook, me encontré perdiendo el control del destino. No estaba segura de por qué hice la mitad de las cosas que hice esta noche. Pero aprendí a no preguntar porqué me sucedían las cosas y sólo las dejaba pasar.
Pero, mi noche todavía estaba llena de preguntas y dudas. ¿Debo ir a la fiesta? ¿Debo llevar este vestido ajustado, negro que mi mamá me dijo que no debería usar hasta que tenga 18? ¿Dónde está mi brillo de labios? ¿Mi madre siquiera sabe cómo encender el auto nuevo? ¿Se supone que mi mamá sabe usar las direccionales? ¿Mi madre siquiera tiene licencia de conducir? ¿Dónde está el 18 Longmeadow Street?
Cuando entré en la casa, mi noche cambió de ser controlada por el destino a ser controlada por el licor, y como la noche pasó volando, los momentos comenzaron a borrarse juntos. ¿Cuál es Jose Cuervo? ¿Quién es Keystone? ¿Qué Burnett? ¿Estoy borracha? ¿Esa es Lauren Jauregui? ¿Debo mirarla? ¿Puedo hacer eso? ¿Me está buscando a mí? ¿Por qué está sonriéndome? ¿Cuántos dedos estoy sosteniendo arriba? ¿Puedo sentir mi cara? ¿Por qué Lauren está sintiendo mi cara? ¿Qué es el aire? ¿Qué diablos está sucediendo? Yo perdiendo el control de la noche fue la experiencia más confusa. Pero sucedió por una razón, y esa razón era que para que yo conociera a Lauren.
Esa noche
El bajo golpeó, las caderas se balanceaban, y las bebidas estaban en todas partes, la primera gran fiesta del año estaba en marcha. Debe haber sido un centenar de alumnos hacinados en una casa que sólo estaba destinada realmente para las cinco personas que vivían en ella, además de algunos invitados aquí y allá. El potente olor a marihuana entraba y salía de las diferentes habitaciones de la casa, y el aire se llenó de una fina capa de niebla que nadie parecía importarle a excepción de la niña inocente que acaba de entrar. Ella tosió, agitando la mano con rapidez delante de su rostro, y miró a su alrededor. Este ambiente era nuevo para ella, y ella no era consciente de lo que hizo al venir a esta fiesta, sola. Tal vez pensó que como era el comienzo del año, podría hacer algunos nuevos amigos, poner fin a la burla y la tomadura de pelo que estaba experimentando. Ella tenía dos amigas, pero estaban las dos sentadas en casa a través de Internet, desinteresadas del mundo exterior, normalmente hubieran venido si no estuvieran cansadas de ese tipo de vida. El tipo de vida en la que los minutos se vuelven horas, las horas se vuelven días, los días que se convierten en una semana de mirar fijamente una pantalla, en el mismo pijama, con la misma sonrisa plasmada en su rostro, con una bolsa Cheetos que nunca se acaba en frente de ella. Tal vez estaba cansada de encerrarse en su habitación y poner música a alto volumen para ahogar la débil, pero rápidamente ascendente voz de su padre gritándole a su madre. Tal vez estaba cansada de ver fotos de chicas en diferentes fiestas cada fin de semana, conmdiferentes grupos de amigos, posando con las caras de pato, caderas sobresalientes, tomadas entre sí al igual que sus amigos. Tal vez estaba cansada de dejar que la escuela secundaria pasara por ella, por lo que tomó un salto de fe y se fue a la fiesta.
Debido a que ella no estaba en condiciones de hacerse diferenciar de las otras chicas de secundaria en la fiesta, ella ya lo estaba haciendo, no negó las bebidas que le estaban pasando. Una, dos, tres, cuatro. Clara, oscura, rosa, rojo. Algunas dulces, algunas amargas, algunas casi demasiado fuertes para que ella las pudiera manejar. Pero ella tomó todas las copas que le llegaron, en un primer momento se obligó a fingir que le gustaba el sabor, pero luego de perder sensibilidad en la cara creyó que estaba bebiendo agua.
Para Lauren, esta era sólo otra fiesta. Sus ojos recorrieron la habitación mientras pensaba con cuál chica puede pasar esta noche. Ella lo ha hecho con algunas chicas, siempre en una fiesta, siempre borracha, siempre alegando que era sólo por diversión, o diciendo que no se acordaba a la mañana siguiente. Sus amigos pensaban que era un espíritu libre, y que hiciera eso con las niñas no era nada del otro mundo. En secreto, sin embargo, a Lauren le encantaba cómo sus caras lisas y suaves labios se sentían sobre su piel. Le encantaba el débil sabor de tequila en la lengua y la delicadeza de sus movimientos. Fue muy necesario, y muy esperado, cambiar la piel y el ligero olor a tabaco y cerveza barata que ella tuvo que soportar mientras estaba con algunos de los chicos de estas fiestas. Así, cuando sus ojos se dirigieron a Camila, que estaba claramente borracha, pero también claramente hermosa en su apretado vestido, negro, al instante se olvidó de que Camila estaba demasiado abajo en la jerarquía social para ella, estaban en rangos distintos.
Ella se dirigió a Camila y cuando hicieron contacto visual, Camila la miró desconcertada, como si hubiera visto un hermoso fantasma. El alcohol y el ambiente de fiesta caótica le dieron a Lauren la oportunidad de ser quien quería ser en ese mismo momento, y aunque el corazón de Lauren golpeó rápido y sus palmas comenzaron a sudar, se mantuvo en compostura y con una actitud familiar de confianza y control. Lauren, que anhelaba el sabor de los labios de Camila, decidió que había poca necesidad de una pequeña charla mientras agarraba la copa lejos de la joven y ligeramente le rozó la cara con la mano derecha.
–Hola soy Lauren, eres Camila. Estamos en una fiesta, y ahora tú eres la cosa más hermosa en la sala–.
Tanto Camila y Lauren sabían que si algún hombre se hubiera acercado a cualquiera de ellas y hubiera dicho eso, se habrían reído, ligeramente habrían echado hacia atrás su cabello, y se hubieran alejado del perdedor de la línea de recogida. Pero ésta era Lauren, y la forma en que se lo dijo a Camila, mientras sus ojos atravesaban su alma, hizo parecer que Lauren era una especie de profundo poeta que acababa de escribir la frase más hermosa que el mundo jamás haya leído. Para Camila, esto fue todo para que ella perdiera su último bit de control de la noche, primero el destino, luego el licor, y ahora Lauren.
Ellas hicieron su camino hacia arriba a una habitación en la parte izquierda del pasillo, zigzagueando entre chicos borrachos, apenas evitando las bebidas derramadas en múltiples ocasiones. Cuando Lauren cerró la puerta, echó el pelo sobre su hombro y se apoyó contra el armario, sonriendo y mirando a Camila. Camila se acercó a ella que estaba de pie a pocos centímetros del cuerpo de Lauren y luego comenzó a divagar acerca de sus intereses, como si Lauren quisiera pasar el rato y tener una noche de chicas. Pero esta era la última cosa en la mente de Lauren, ella suavemente agarró la camisa de Camila, cerrando el pequeño espacio entre ellas, y que engranaban sus labios. Un pequeño besito rápidamente se convirtió en una batalla entre lenguas, con Lauren, obviamente, ganando la guerra.
Al principio, Camila supuso que esto es lo que hacen las chicas borrachas en las fiestas, en base a las películas que ha visto, así que dejó que sucediera. Pero a medida que su cuerpo se hundió en Lauren, Lauren delicadamente abrazó a Camila, ya que sus labios se abrieron durante unos breves segundos antes usar su lengua de nuevo, Lauren sonrió entre los besos, Camila sintió que una burbuja la rodeaba y por una vez, se sintió mientrasY para Lauren, había algo tan puro e inocente sobre Camila que ella nunca había encontrado antes, casi se sentía como que desde ese momento, lentamente, un pequeño lugar de su mente le pertenecía a esta chica.
En esta noche, dos mundos chocaron, y fueron moldeados. En esta noche, todo cambió para Camila y Lauren. Pero, ¿quién sabe lo que pasará mañana? Porque esta noche, los sentimientos que experimentaron sólo se podían permitir por un tiempo, ya que la fiesta comenzó a decaer y el alcohol empezó a expulsarse de los cuerpos.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 3.

Mensaje por Admin el Sáb Sep 10, 2016 7:36 pm

El lunes por la mañana después de la fiesta
*Punto de vista de Lauren*
–Vas a tener que usar más de corrector para cubrir esos de arriba –mi hermana mayor, Megan se rió mientras pasaba por el baño. Mis dedos rozaron cada lado de mi cuello, me di cuenta de cómo se desvaneció el rojo en negro, que luego se desvaneció en azul y púrpura. Mi cuello parecía una pintura de arte moderno, pero cada marca contaba una historia completamente diferente. En el lado derecho, el hematoma me recordaba su indecisión durante la fiesta cuando de mala gana me besó en el cuello con fuerza vacilante. Ella no estaba segura de cómo manejar la situación y yo, y supuse que se trataba de su primera vez sea besando a una chica o su primera vez besando a alguien. Su inocencia e inmadurez fueron un punto más para encenderme, y sonreí mirando la marca que ella dejó.
Mientras que el chupetón en el lado derecho de mi cuello representa momentos de pasión, la marca en el lado izquierdo de mi cuello representa el poder, la dominación, y los bits de dolor no deseado. Después que Camila salió de la habitación, rápidamente busqué a Chase, que era mi amigo un poco, sin embargo, con importantes beneficios. Era popular en la escuela, con sus ojos azules, sonrisa encantadora y cuerpo atlético, y la mayoría de las chicas se vuelven locas por él. Pero para mí, él era un chico arrogante que llevaba demasiado Axe Body Spray y que se jactaba mucho de sus habilidades… si saben lo que quiero decir. También era un besador terriblemente descuidado cuyos labios funcionaban un poco como una aspiradora, que era demasiado abrumador. Besarlo era como comer un bocadillo que es demasiado grande para tu boca: difícil de manejar y agotador. Pero el beneficio que tiene besarse con Chase es que él habla después. Él les dice a todos en la escuela de sus conquistas, y eso es justo lo que necesitaba para distraer a la gente de que me pasé una hora en alguna habitación con Camila. Tenía la esperanza de que la gente que se percatara de mis chupones, asumieran que ambos eran de Chase.
Suspiré profundamente mientras me ponía más corrector, tratando de opacar a los colores del arco iris que tenía en el cuello.
– ¡Lauren, el desayuno está listo! –Mi mamá gritó desde la escalera, y de mala gana me dirigí a la cocina, donde mi mamá, papá y Megan ya estaban sentados. –Cariño, ¿vas a salir con el cabello así? No pareces tú –Mi mamá dijo con un dejo de disgusto
–Uh, sí, no sé qué está mal con él –le contesté.
– ¿Debo darle la respuesta corta o la larga? –resopló Megan. Rodé mis ojos y me senté en la mesa. A veces mi familia es demasiado “Leave it to Beaver" perfecta, y no puedo soportarla.
Las expectativas para ser perfecta y para lucir perfecta siempre son demasiado altas, y Megan siempre es la razón de por qué la barra sigue siendo más alta y más alta en todos los aspectos de mi vida. Comenzó a lucirse sobre cómo ella podía hacer un estiramiento de escorpión perfectamente, ahora animando y cómo obtuvo una A en su trabajo de inglés cuando todo el mundo tuvo una B. He intentado ahogarla en lo que más puedo.
Me puse a pensar en mi noche con Camila y puse una pequeña sonrisa al recordar la forma en que se hundió en mi cuerpo mientras nos besábamos, casi como si yo fuera su santuario. Empecé a pensar en la forma en que juguetonamente podía morderse el labio cuando nos separábamos brevemente para recuperar el aliento. Pensé en la forma en que a veces miraba a mis ojos y con nervioso metía su cabello detrás de su oreja, mientras esperaba que yo hiciera el siguiente movimiento. Fue sólo una noche, una experiencia, pero había algo acerca de Camila que hizo que mi corazón se acelerara y mi estómago se volviera un nudo.
–Sí, es porque es gay –se rió entre dientes Meg. Volví a la realidad cuando me di cuenta de que todos los ojos estaban puestos en mí.
–Q… ¿qué? –Miré a mi alrededor sorprendida.
– Mamá me preguntó por qué no has traído a ningún chico a cenar, y dije que era porque eres gay –ella sonrió. Sabía que Megan estaba tratando de ser inteligente, como de costumbre, pero mi mamá y mi papá no lo tomaron como broma ligera y ambos estaban disgustados… casi disgustados… lo veía en sus caras. Me comencé a sentir un poco mareada, pero sobre todo enojada con odiosidad de Meg y en las expresiones faciales que hacían mi mamá y papá que secretamente esperaban que no fuera cierto.
– ¿Qué diablos es esto, 1950? ¿Tengo que tener pretendientes por aquí todo el tiempo para pedir mi mano en matrimonio? –grité mientras tiraba mi servilleta y me iba de la mesa.
–Lauren, vuelve aquí ahora mismo y termina tu desayuno –mi padre gritó cuando agarré mi mochila y abrí la puerta. Pero antes de que yo cerrara la puerta detrás de mí, me di la vuelta para mirar por encima de mi hombro izquierdo y les grité:
–Por cierto, ¡yo no soy gay! –Y con eso, rápidamente me alejé de mi casa.

*Punto de vista de Camila*
Algunos días ni siquiera necesito un reloj con alarma para despertarme por la mañana. Mi padre gritándole a mi mamá era todo lo que necesitaba. Oí que un cristal se rompía y salté de la cama y corrí escaleras abajo. Mi padre estaba a centímetros de su cara y las lágrimas de mi mamá fluían de sus ojos. Corrí y me metí entre ellos, empujando a mi papá de mi mamá. La copa que yo escuché hacerse añicos hace unos momentos yacía en pedazos cerca de la pared a mi derecha, yo sabía que mi padre la había tirado con rabia.
Mis padres peleaban todo el tiempo, pero les gustaba fingir que no sabía que su matrimonio se había roto. Creo que creían que como pasaba mucho tiempo en mi habitación, no estaba al tanto de lo que estaba pasando fuera de ella, casi como si viviera protegida en algún mundo de fantasía. Pero siempre yo podía escuchar los gritos y el llanto, y hubo varias ocasiones en que tuve que separarlos antes de que las cosas se intensificaran demasiado.
–Ca… Camila, prepárate para ir a la escuela, bebé –mi mamá balbuceó mientras rápidamente salió corriendo de la habitación.
Mi padre permaneció en silencio, sus ojos contenían una pequeña cantidad de la culpa, no por gritarle a mi madre, sino por gritarle tan fuerte que tuve que venir de abajo y parar las cosas. Nos miramos a los ojos por un momento, y yo esperaba que mis ojos transmitieran lo que estaba pensando: no hagas esa mierda otra vez. Me alejé y me vestí rápidamente, antes de escapar del infierno que era mi casa.
Lo interesante de mi vida es que cuando salgo del infierno que es mi casa por la mañana, sólo tengo unos 10 minutos de paz antes de regresar de nuevo a otro tipo de infierno: la escuela. Estoy constantemente, no es una exageración, constantemente molestada por las cosas más pequeñas. Mi cabello, mi altura, mis intereses musicales, mi ropa, lo que sea. Todo lo que tiene que ver conmigo probablemente ha sido utilizado contra mí de alguna manera, en algún momento. A veces pienso que los chicos populares están tan obsesionados con el mantenimiento de esta jerarquía social, que harían cualquier cosa para asegurarse de que todos se sientan debajo de ellos. Yo estaba especialmente nerviosa hoy, aún después de lo que pasó con Lauren, el sábado pasado. Las dos estábamos borrachas, pero me acordaba de todos los detalles, y no estoy segura de que me arrepentía de lo que hice. “¿Chicas estando con otras chicas era lo que siempre pasaba en las fiestas, no?” Me decía a mí misma como excusa por si Lauren se pasó por más allá de un error, pero no podía negar que besarla fue un poco… bueno, y casi me sentí especial. Me preguntaba si ella sentía lo mismo. He pasado los diez minutos completos a pie a la escuela pensando de lo que haría cuando llegue en la escuela, y cómo iba a responder. Mientras caminaba a través de las puertas de la escuela, ella fue la primera persona donde mis ojos se posaron. Mi corazón empezó a latir más rápido, ya que traté de pensar qué iba a hacer. Los siguientes momentos fueron como una escena en cámara lenta de una película.
Caminé por el pasillo con la cabeza en alto mientras ella se pasaba la mano por el cabello y se volteó para mirarme. Hicimos contacto visual, y me pareció haber sonreído. Ella parpadeó un par de veces y me siguió mirando mientras me acercaba y comenzaba a cerrar el espacio entre nosotras. Sus labios se abrieron un poco y se veía como si estuviera a punto de decir algo. Le sonreí y cuando le iba a decir que
–Heeeeeyyyy –cuando un pie, literalmente, salió de la nada y me tumbó. Me caí de bruces y mi barbilla se estrelló contra el suelo.
Me mordí la lengua, duro, y un par de gotas de sangre comenzaron a gotear de mi boca. Lentamente me levanté del suelo y miré hacia arriba y supe qué pie fue el que me derrumbó.
–Buenos días Camila –sonrió mientras las chicas a su alrededor, como Lauren, echaron la cabeza hacia atrás y rieron. –No debes ser tan torpe, Camila, podrías lastimarte –dijo Cece, una chica delgada, rubia, ligeramente bronceada, el modelo de una niña, y ella me sonrió.
Chase y Cece luego miraron a Lauren, esperando algún tipo de aprobación o respaldo, y después de unos segundos que parecieron durar una eternidad para mí, ella se limitó a decir:
–Sí Camila, deja de ser tan torpe –había suficiente desdén en la voz para Chase y Cece, y parecía que esa respuesta les gustó bastante para poder seguir con sus vidas. Cece empezó a hablar sobre la fiesta de este viernes, a pesar de que era sólo lunes. Las palabras de Lauren me lastimaron mucho más que la caída, lo que Cece y Chase no captaron cuando ella me lo dijo: una leve ola de incertidumbre, y lo que parecía ser la culpa, en la mirada de Lauren cuando me habló.
Poco a poco me alejé del grupo, Lauren se aclaró la garganta y dijo, casi un poco demasiado fuerte
–Sí, la fiesta del viernes de Jennel debe ser muy divertida. Ella vive en la calle de Normani ¿no? –.
–Lauren, has estado allí antes, ¿por qué estás actuando como si no sabes dónde vive? –Cece preguntó con una mirada confusa en su rostro.
–Sí, por supuesto, yo lo estaba asegurando. Ya sabes cómo soy orientándome –se rió. Cece estaba tranquila, como una boba, pero yo supe desde el cambio en su voz y las miradas laterales rápidas, sabía lo que Lauren estaba tratando de lograr. No sé por qué estaba actuando tan sombría, pero necesitaba hablar con ella sobre la fiesta de hace dos noches. Creo que la única manera de hacerlo es verla este viernes en la fiesta de Jennel.


Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 4.

Mensaje por Admin el Sáb Sep 10, 2016 7:36 pm

*Punto de vista de Lauren*
Es una locura cómo los comentarios de una persona pueden cambiar cómo te sientes sobre ti mismo. Te pueden infectar el cerebro como un virus y alterar en todo lo que creías tan seguro. Puede disminuir tu autoestima y deshacerla hasta que se sienta como si nada. Puede reproducirse en tu mente miles de veces todos los días, hasta que empieces a convencerte de que puede ser cierto.
–Buen intento, Lauren –Megan sonrió mientras caminaba por mi habitación.
–¿Qué? –Me di la vuelta.
–Buen intento tratar de lucir bien en ese vestido. No funciona para ti. Lo siento –dijo ella, casi en cuestión de manera casual, ya que ella se echó el pelo hacia atrás y se alejó. Mi corazón se hundió mientras me miraba a mí misma en el espejo. Hace unos pocos segundos, pensé que lucía perfecta para la fiesta de Jennel. Mi pelo era la cantidad perfecta de ondulado y el vestido azul oscuro que llevaba parecía abrazar mis curvas en todas las formas correctas.
Me había puesto un poco de labial para hacer mis labios lucir y un toque de delineador de ojos para resaltar el verde de los míos. Hace unos segundos pensé que parecía perfecta, y ahora todo lo que veo en el espejo es algo horrible. Mi cabello está muy rizado y éste lápiz labial hace que me parezca a mi madre. ¿Eso es un grano lo que veo en mi frente? Creo que me puse demasiado delineador. Este vestido me hace ver como una ballena. Los pensamientos se agolpaban en mi mente, mi mamá asomó la cabeza en mi habitación y me preguntó por qué no cené
–Solamente no tengo hambre, mamá –le dije, ella suspiró y cerró la puerta. No comí mucho este día, sólo una barra de granola y unas galletas. Pero en realidad nunca como mucho porque me siento tan… gorda. Me agarré la piel bajo el brazo y sentí asco de mí misma. Las lágrimas se acumularon en mis ojos, mi teléfono sonó y me di cuenta de que tenía un mensaje de Cece.
“Trae tu trasero gordo para acá, es hora de fiestaaaaaaa!!! Wink
Cece y yo tenemos ése tipo de amistad dónde en forma de broma nos burlábamos una de la otra, pero esta noche simplemente afirmó lo que yo estaba pensando. Caminé de mala gana a su auto y me senté en el asiento del pasajero
– ¿Por qué frunces el ceño? No hay tiempo para fruncir el ceño en una noche como ésta. ¿Qué pasa hun? –Dijo.
–Nada, estoy bien… yo sólo… –Traté de pensar en una mentira convincente para ocultar mi dolor –Creo que perdí mi gorro favorito. El que compré en Nueva York el año pasado –le dije.
–Oh. Eso es una mierda –La preocupación que expresa Cece para la gente, es a veces tan fugaz…
Nos detuvimos en la calle de Jennel; una canción de David Guetta irradiaba fuera de las paredes. La casa de Jennel estaba más apartada de la carretera principal hacia el bosque, por lo que éramos capaces de hacer fiestas escandalosamente fuertes sin tener quejas por ruido. Caminamos por el largo camino de entrada hacia la puerta principal. Desde detrás de mí, podía oír un silbido, y cuando me di la vuelta, era un borracho Chase, mirándome como si yo fuera un pedazo de carne jugosa. Me agarró la mano y me atrajo hacia él antes de que pudiera entrar en la casa, sus amigos rieron entre dientes mientras lamía sus labios y me susurró al oído:
–Te ves sexy, y no puedo esperar a verte fuera de ese vestido –Él era un cerdo, pero no se lo podía permitir a nadie saberlo. Miré a mi derecha y Cece estaba sonriéndome mientras esperaba a que me uniera a ella. La mirada en sus ojos dijo, qué suerte, a punto de tener sexo esta noche. Le fingí una sonrisa a Chase y quité suavemente sus manos de encima, aunque yo quería nada más darle una bofetada.
Pero supongo que me puse en esta posición. Él me estaba usando por la misma razón que lo usé. Para un acoplamiento. Pero nuestras intenciones debajo de eso eran completamente diferentes. Entré en la habitación y Jennel caminó tropezado hacia mí con dos copas en la mano. Era evidente que estaba perdida, pues sus ojos estaban enrojecidos y vidriosos.
– ¡LAUREN! –Gritó, pasando sus brazos sobre mí y sus bebidas de ambas manos se derramaron detrás de mí. – ¡Me alegro de que estés aquí! Aquí hay algo de Jungle Juice. Normani lo hizo, así que toma con precaución. ¡En realidad, hay que olvidar eso, a beber! –Dijo empujando la bebida mi cara y vertiéndola en mi boca.
Agarré el vaso antes de que la bebida de Normani tocara mis labios.
–Gracias, Jennel –dije distraídamente mientras escaneaba la habitación. Tenía la esperanza de ver a Camila, pero lo único que veía eran cuerpos ebrios cayendo uno encima del otro.
Seguí mirando por la habitación hasta que me di cuenta de que Normani me estaba mirando.
– ¿Qué? ¿No te gusta mi bebida? –preguntó ella con un rostro severo.
–No, no, es genial Mani –dije tomando un sorbo. Sabía absolutamente horrible, como alcohol mezclado con jugo de frutas, yo esperaba que Normani nunca fuera a ser una bartender. Pasé los siguientes segundos tratando de controlar los músculos de la cara para que no revelara mi mentira.
–Si te gusta tanto como dices, debes beber más –dijo ella, con un “yo lo llamo mierda, ya que tenías que estar borracha desde hace cinco minutos" en el rostro. Suspiré y me bebí el resto de mi copa, preguntándome lo rápido que me golpeó, ya que probablemente había ocho tipos diferentes de alcohol en ella y apenas comí hoy. –Estamos jugando “Nunca he” en la cocina, vamos –dijo ella, agarrando mi mano y acercándose a la cocina. Odié este juego, ya que era un juego en el que todo lo que hice fue decir mentiras.
– Nunca he tenido relaciones sexuales –dijo nuestra amiga Ally, la mayoría de nosotros puso uno de los dedos hacia abajo, lo que indicaba que hemos tenido. Me acordé de aquella noche con Chase y casi vomité e involuntariamente me amordacé.
– ¡Yo nunca he besado a una chica! –Dinah gritó desde el otro lado del grupo. Normani me sonrió como nosotras, junto con Cece y Jennel, pusimos los dedos hacia abajo. Normani se encogió de hombros:
–Oye lo que pasa en las fiestas, se queda en las fiestas, ¿no? –Las chicas rieron y asintieron con la cabeza, mientras mi rostro se mantuvo neutral. Camila todavía no estaba aquí y yo estaba empezando a perder la fe en que iba a venir. Pero entonces, todo se fue a la vez. Mi visión se desenfocó cuando Jennel dijo arrastrando las palabras:
–Nunca he tenido un flechazo con una niña –y en el momento justo, la puerta se abrió y Camila entró.
Llevaba el mismo vestido apretado, negro que llevaba la semana pasada, y empecé a pensar que era el único vestido de fiesta que tenía. Pero no importaba, todavía tenía el mismo efecto en mí esta noche como lo hizo el sábado pasado. Distraídamente puse uno de mis dedos hacia abajo y Cece rió
–Wow Lauren, yo siempre supe que te gustaba –
– ¿Qué? –tartamudeé hasta que vi uno de mis dedos hacia abajo – ¡Oh, no, lo siento, no escuché lo que dijo! –mentí mientras seguía mirando a Camila.
Cada uno de los ojos de las chicas se viró lentamente a quien estaba mirando.
– ¿Quién demonios la invitó? –dijo Cece mientras tomaba un trago y se acercaba a Camila. –Camila, ¿qué coño estás haciendo aquí? nadie te invitó –.
–Yo… Lauren… –dijo ella débilmente, mirándome con ojos esperanzados. Empecé a caminar otra vez, sin saber lo que iba a hacer, pero antes de que pudiera alcanzarla, Cece tiró la bebida por todo su vestido negro. Camila se quedó allí, con una mirada de asombro en su rostro, y luego se volteó rápidamente y salió corriendo de la casa y Jennel comenzó a gritar detrás de nosotras.
–Ya era hora –Cece dijo mientras caminaba de vuelta al grupo, se reanuda el juego. – ¡Lauren, ven aquí! –Ella me gritó.
–Tengo que hacer pis –le dije rápidamente y comencé a caminar hacia la puerta principal.
– Lauren, ¡El baño no es por ahí! –Normani gritó detrás de mí mientras corría a buscar a Camila.
La vi corriendo por la calle y me dirigí hacia ella.
–Camil… –dije antes de que sintiera que agarraron mi brazo
– ¿Lista para mostrarme lo que tienes, Jauregui? – Sonrió Chase. Moví mi brazo de él y empecé a correr detrás de Camila.

*Punto de vista de Camila*
Mis ojos ardían, he tratado de parpadear el poco de alcohol que tenía mi cara de la bebida de Cece. ¿Cómo podía ser tan cruel? Y ¿por qué incluso decidí venir a esta fiesta?, pensando que Lauren quería verme. Empecé a llorar, a sentirme arrepentida y avergonzada de lo que acaba de suceder, cuando sentí una mano suavemente agarrar mi muñeca. Ella me dio vuelta y me miró directamente con sus brillantes ojos verdes.
–Camila…–susurró, tirándome a uno de los autos aparcados que nos mantenían ocultas de gente caminando por la carretera. –Camila, lo siento mucho –ella arrastró las palabras y su mano buscó a tientas mi vestido, tratando de limpiar el alcohol que ya se había hundido en la tela.
–Lauren, no deberías haber venido aquí… –Mi voz se apagó cuando sus labios se apretaron contra los míos. Yo estaba completamente sobria, pero este beso me dio la misma sensación que tuve el sábado pasado. Las mariposas salieron volando, mientras profundizaba el beso y con ambas manos a los lados de la cara. Sentí que mi cuerpo se debilitaba mientras movía sus manos a la parte baja de mi espalda y me atrajo hacia sí. Fue el sabor del alcohol en su lengua lo que me hizo volver a la realidad, la empujé y le grité: -- ¡Lauren, ni siquiera sabes lo que estás haciendo en este momento! –.
–Te quiero, Camila –susurró
–No, no lo haces. Estás borracha y quieres… quieres… ¡un juguete! ¡No puedes ir por ahí besando a alguien en partes y luego tratarlos como basura cuando estás cerca de tus amigos! –. Ambas sabíamos que golpeé bajo
–Camila, no entiendes –dijo con voz débil, mientras las lágrimas se formaban en sus ojos. –Te quiero –repitió, pero más tímidamente este momento.
–Lauren, estás borracha –, le contesté.
–Tengo que estarlo, Camila –.
– ¿Por qué? –.
–Porque yo no puedo ir por ahí besando chicas sobria. Eso no es lo que soy. Eso no es lo que yo quiero ser. –De repente me sentí mal por ella. Ella luchaba claramente contra algo más grande que esta situación de ebriedad.
–Lauren, vine a la fiesta con la esperanza de hablar contigo sobre el sábado pasado. No podemos hablar de esto ahora, esto tiene que suceder cuando estés sobria –, hice una pausa. –Estaré en casa todo el día de mañana. Yo vivo en la 21 Eastbrook Road… ve. Podemos hablar entonces. –Ella asintió con la cabeza y murmuró “bien” antes de comenzar a alejarse lentamente.
Estaba nerviosa al escuchar lo que tenía que decir, pero creo que estaba más nerviosa por el hecho de que esta es la primera persona que he invitado a mi casa. El agujero infernal. Sólo esperaba que mis padres encontraran una manera de estar en paz a lo largo del día.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 5.

Mensaje por Admin el Sáb Sep 10, 2016 7:37 pm

*Punto de vista de Lauren*
Me acosté en mi cama viendo los números cambiando lentamente en mi reloj digital. Minutos se convirtieron en horas, ya que sólo estaba allí, con la esperanza de que alguna fuerza me hiciera levantarme e ir a casa de Camila.
Una parte de mí quería pensar que lo que pasó la semana pasada fue un encuentro al azar. Yo quería seguir adelante con mi vida y no tener que enfrentarme a los muertos que había enterrado y encerrado en mi armario.
Quería que la vida fuera fácil. Ir a una fiesta el viernes, emborracharme, pasármela con una chica hétero que alegará en la mañana que no recuerda nada, utilizar a Chase para cubrir mis huellas, y luego despertar y hacerlo todo de nuevo el sábado. Camila y yo apenas nos conocíamos entre sí, ¿por qué debo abrirme a ella y hacerme vulnerable?
Pero otra parte de mí quería… necesitaba… a alguien con quien hablar. Mis otras amigas sólo se preocupaban por las fiestas y por chicos y no podía identificarme fuertemente con ellas. Ally era la única persona con la que realmente podía hablar, pero no creo que ella me entienda siendo ga-. No. No sigas Lauren. Tú no eres… no te gustan las chicas. No te etiquetes a ti misma.
Pero pensando en mis hábitos de fin de semana, y los sentimientos que me dio Camila cuando nos besamos, yo sabía que le estaba mintiendo a mi corazón. Así que decidí dejar que el destino elijiera lo que me pasaría. Me bajé de la cama y agarré una moneda de mi escritorio. Muy bien Lauren, cara significa que vas a ver a Camila, cruz significa que no. Aquí va, todo o nada. Pasé la moneda por el dedo índice y el pulgar, la agarré y le di la vuelta una vez en la palma de mi mano. Luego lentamente revelé qué lado de la moneda cayó, y miré hacia abajo.
Oh.

*Punto de vista de Camila*
Me senté en mi escritorio, viendo mi TL en Twitter y rápidamente miré la hora. Decían las 11pm y yo no sé por qué todavía tenía la esperanza de que ella iba a venir. Decidí buscar sus recientes actualizaciones de Twitter para ver lo que estaba haciendo. Debido a que no nos seguíamos, tenía que buscar su nombre, y por suerte tenía sus tweets sin protección. El tweet más reciente en la parte superior de la página hizo que mi corazón se hundiera.
Fogata con las chicas #FiestaFiestaFiesta
Había un enlace de Instagram debajo del tweet, y rápidamente le hice click. Estaba Lauren, con su amigas Dinah, Ally, Jennel, Cece y Normani, posando con caras de pato y con vasos rojos en sus manos. Chase estaba detrás de Lauren, tratando de arruinar la foto del grupo. No sé por qué esperaba mucho de Lauren, pero ella me defraudó otra vez. Tal vez fue sólo un encuentro al azar en la fiesta. Tal vez yo fui ingenua en pensar que las cosas serían diferentes este año y que esa fiesta iba a cambiar la escuela secundaria para mí.
Así que cuando mi papá empezó a gritarle a mi mamá abajo, metí los audífonos en mis oídos y subí el volumen, mientras abría la bolsa de Cheetos en frente de mí y seguía navegando en Internet, sentí una sensación de familiaridad en esta rutina. Mi vida volvió a la normalidad, me guste o no.

*Punto de vista de Lauren*
—Lauren, si vas a pasártela con Chase cada fin de semana, ustedes deberían tener una cita —me dijo Normani así que miré mi teléfono y revisé el TL de mi Twitter.
—O ella podría hacerlo conmigo… ya saben… tenemos historia juntas ahora —se rió Jennel. Traté de desconectarme de lo que mis amigos estaban diciendo, porque yo no quería volver a vivir la noche del viernes.
Mis arrepentimientos sobrios de la tarde del viernes se derramaron en la noche mientras intentaba ahogar todos los pensamientos de Camila con alcohol. Pero los lamentos sobrios se transformaron rápidamente en un deseo borracho con mayor comodidad. Pensé que podría encontrar consuelo en la familiaridad y la rutina, así que pensé que si me la pasaba con alguien, todo volvería a la normalidad. Por desgracia, esa persona terminó siendo Jennel, y rápidamente se convirtió en una broma entre nuestro grupo de amigos que Jennel y yo éramos la nueva pareja de poder.
Cece comenzó bromeando con Normani que necesitaba mejorar sus habilidades de mezcla de bebidas, cuando apenas vi a la chica que quería evitar, pero necesitaba estar tan desesperadamente a su lado. Cuando Camila rápidamente caminó por el pasillo hacia mí, fue entonces que Jennel decidió que era el momento perfecto para volver a nuestro beso de ebriedad.
—Sabes, Lauren, eres una buena besadora y todo eso, pero creo que voy a tener que romper contigo por Ryan. Él se veía tan sexy en la fogata. Valga la redundancia —se rió. Camila estaba a escasos centímetros de distancia de mí, e hicimos brevemente contacto visual antes de que ella tratara de pasar alrededor de mi grupo de amigos y continuar hacia su casillero.
En ese momento, vi el dolor en sus ojos y supe que no estaba solamente herida por el hecho de que Jennel y yo nos besamos, también estaba integrado por todo lo que pasó entre nosotras la última semana. Y, por desgracia, el daño se seguiría construyendo cuando Cece vio pasar a Camila cerca de nosotras.
—Oh, hablando de Camila —dijo con un rostro retorcido. Aunque ninguna de nosotras estábamos hablando de Camila, Cece quería hacer algo para llamar su atención. Camila se detuvo en seco y Cece continuó hablando. —Chicas, ¿adivinen lo que encontré el otro día cuando estaba en Twitter? —Nadie respondió, todas esperábamos que respondiera a su propia pregunta. — Encontré una pequeña cuenta de twitter de One Direction de Camila —se rió cuando la cara de Camila se volvió a pura vergüenza. Se dio cuenta de cuáles eran las intenciones de Cece y comenzó a alejarse. — ¡Oye, te estoy hablando a ti! —Dijo Cece, agarrando la camisa de Camila y empujándola suavemente contra la puerta de un casillero
—Cece, simplemente déjala en paz —le dije con enojo.
— ¿Qué, Laur? ¡No parecía importarte el viernes! —Mi mente volvió a Chase haciendo tropezar a Camila en el pasillo el pasado lunes y luego a Cece tirando su bebida en Camila en la fiesta del viernes y cómo no hice lo suficiente o un intento de detener o remediar el incidente. Y ahora, todavía no podía resignarme a empujar Cece lejos de Camila. Yo no podría dejar que sospecharan mis sentimientos hacia ella, así que oré por algún milagro que Cece la dejaría por sí misma. Pero no lo hizo. Ella continuó agarrándose de la camisa de Camila y se burlaba de ella.
—Así que, qué nos dices acerca de esa cuenta de Twitter, Camila…—

*Punto de vista de Camila*
Las lágrimas comenzaron a acumularse en mis ojos antes de derramarse como una cascada.
—Por favor, solo déjame en paz —le susurré, bajando los ojos porque sabía que Lauren no me ayudaría.
—Cece, creo que es suficiente. No pierdas tu tiempo… —Ally dijo tímidamente.
—Sí… —Lauren acordó débilmente. Cece miró a sus amigos, algunos de los cuales estaban sonriendo y algunos que se movieron incómodos mientras observaban. Cece luego de hacer contacto visual frunció el ceño, ella soltó mi camisa y me empujó suavemente hacia un lado.
—Tienes razón. Así que ¿dónde estábamos sobre las habilidades de coctelería de Normani? —dijo, cuando el veneno en su voz fue reemplazado por una risa despreocupada de desenfadado.
Yo troté ligeramente lejos del grupo de las niñas y di la vuelta a la esquina en un pasillo vacío, donde tiré mi mochila, hundida en el suelo y comencé a sollozar en mis manos. Yo era intimidada, pero desde mi primer encuentro con Lauren que, por alguna razón, se había vuelto mucho peor.
Luchas en casa y peleas en la escuela… yo no podía escapar de ellas. Apoyé mi cabeza contra uno de los casilleros y suspiré mientras las lágrimas continuaron rodando silenciosamente por mis mejillas. De repente, sentí que mi teléfono hizo un zumbido y me di cuenta de que tenía un nuevo mensaje de Facebook de Lauren.
"Tienes todo el derecho a odiarme. Tienes razón, te he tratado como mierda, pero es porque tengo miedo. Supongo que esa es una terrible excusa para todo lo que pasó, pero yo quiero hablar… si todavía me lo permites. Lo entenderé si no quieres. Sólo sé que lo siento por todo, y si pudiera devolver el tiempo, lo haría."
Volví a leer el mensaje tres veces, tratando de averiguar cómo debía responder. Ha pasado una semana y me he vuelto vulnerable tres veces en frente de ella. Cada vez, me ha decepcionado. No podía seguir dejando que me hagas esto. Pero por alguna razón, no podía dejar de esperar que las cosas mejorarían. Una oportunidad más, me prometí a mí misma. Ella tiene una oportunidad más.
K. 21 Eastbrook Road. Escribí, dando a entender que le estaba dando una oportunidad más para venir y hablar. Estaré en casa a las 3. Nos vemos entonces.


Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 6.

Mensaje por Admin el Sáb Sep 10, 2016 7:37 pm

*Punto de vista de Lauren*
Todo el mundo tiene un secreto. Podría ser algo relativamente pequeño, algo que si la gente se enterara, luego podrías reírte como mal hábito. O podría ser algo mucho más grande. Algo que es parte de lo que eres, pero que nunca prometes revelar. Algo que se oculta tan desesperadamente, pero algo que tanto necesitas sacar del pecho. Algo que puedes esperar que la gente acepte, pero que aún te puede arruinar.
Eran las 2:30 pm y me senté en mi auto mirando la puerta de la casa de Camila. Ella dijo que iba a estar en casa a las 3, pero yo tenía que estar allí temprano. Tenía que demostrarle que yo hablaba en serio acerca de hablar con ella. Además, yo sabía que si no iba temprano, al final me diría a mí misma de no venir a su casa. Mis manos sudaban y mi corazón empezó a latir hasta el punto donde sentía como si estuviera teniendo un ataque cardíaco. Sentí cómo comenzaba a hiperventilarme y mi cabeza empezó a doler mientras luchaba por convencerme a no salir. Estaba a punto de decirle a Camila la única cosa que yo nunca quiero contárselo a nadie.
Estaba a punto de ser honesta conmigo misma y tenía miedo de lo que era, porque yo creo que nunca he sido capaz de desprenderme de las capas de mentiras que me rodeaban como un campo de fuerza. Estaba a punto de salir y volverme vulnerable, y traté de decidir si me aterraba la situación o estaba aliviada en esta oportunidad. Hoy el tiempo demostró ser mi peor enemigo y los minutos pasaban tan lentamente como un perezoso moviéndose a través de arenas movedizas. Por último, el reloj en mi auto marcó las 3, y el cielo se abrió ya que el padre de Camila se detuvo en el camino de entrada al lado de mi auto, con Camila en el asiento del pasajero. Ella me miró con cara de sorpresa, yo sabía que a pesar de que ella me había dado otra oportunidad de hablar, tenía tan poca fe en mí que creía que no vendría. Y ese sentimiento duele… saber que has dejado tanto a alguien que no puede confiar en ti. Tenía que arreglar esto.
–Hola Lauren –dijo con una pequeña sonrisa mientras salía del auto.
–Hola Camila – dije nerviosamente, jugando con la liga para el cabello en mí muñeca.
–Vamos a mi habitación y hablemos, ¿de acuerdo? –dijo, notó que estaba nerviosa y colocó suavemente su mano en mi hombro.
Tragué saliva y asentí lentamente mientras la seguía a su casa y subí las escaleras. Una vez que llegamos a su habitación, se dejó caer sobre la cama y dio unas palmaditas en el espacio a su lado, indicando que quería que me sentara allí. Poco a poco me acerqué a ella y me senté con vacilación, mientras seguía mirando mis manos, evitando el contacto visual con ella.
– ¿Lauren? –dijo ella, colocando su mano sobre la mía.
–S… sí –balbuceé.
–Sé que estás nerviosa para hablar, pero no deberías estarlo. No quiero que hables de algo que no quieres hablar, pero sólo quiero saber por qué me has estado tratando de cierta manera cuando estamos solas y de manera diferente cuando estás cerca de tus amigos. No sé si me odias o te gusto. No sé si estoy haciendo algo mal. Es sólo que no sé. –Al oírla preguntar si estaba haciendo algo mal me hizo sentir enferma. Sentí mis labios y mi lengua secarse mientras luchaba por sofocar cualquier palabra de mi boca.
–Necesito algo para beber –finalmente me las arreglé para decir.
–Está bien, así que vamos a abajo y veamos lo que tengo. ¿Tienes hambre? – Sacudí la cabeza con furia, era mi primera mentira del día. Tenía la esperanza de que fuera la última. No había comido nada ese día, pero no podría soportar cualquier alimento en estos momentos. Me hizo sentir enferma pensar acerca de lo que iba a admitirle pronto.
Mientras caminábamos escaleras abajo, podía oír a alguien murmurando airadamente de la cocina.
–Estoy harto de esto. Los dos sabemos que sin mí no serías nada. –Creo que Camila lo oyó también, porque incluso antes de poner un pie en la parte inferior de las escaleras, ella rápidamente me agarró la mano y empezó a llevarme al piso de arriba. Una vez que estábamos de vuelta en su habitación, la miré a la cara y vi lágrimas en sus ojos. Ella parpadeó rápidamente, y se le habían ido, pero su rostro siguió a ponerse rojo cuando ella se aclaró la garganta.
–Lo siento por eso, mi padre debe haber tenido un día difícil en el trabajo –La forma en que ahora evitaba mirarme a los ojos y la forma en que ella nerviosamente jugaba con su pelo me hizo sentir como si ella también hubiera dicho su primera mentira del día.
–Entiendo, está bien. Los padres se enojan y dicen cosas sin sentido, está bien–… –Supongo –ella respondió en voz baja. Me dolía verla tan molesta, por lo que pensé que podría cambiar la conversación.–Hey, ¿qué tipo de música te gusta escuchar? –La torpeza llenó la habitación, ya que las dos sabíamos que era cuestión superficial destinada a distraer a Camila de lo que estaba pasando abajo.
–Um, bueno, como probablemente sabes, me gusta One Direction –Una punzada de culpa llenó mi pecho al recordar cómo Cece bromeó acerca de su cuenta de Twitter de One Direction. –También me gusta Ed Sheeran. Para ser honesta, me gustan un montón de cosas diferentes. Mi biblioteca de iTunes es un gran desastre –sonrió.
–Muy bien, vamos a ver lo que tienes. Ponlo en aleatorio y veamos qué sale –le dije. Quería conocer a Camila, y parecía que la música era importante para ella.
Cuando habló de música, fue la primera vez que la vi sonreír desde la primera vez que nos besamos en la fiesta. Se acercó a su computadora, abrió iTunes y pulsó el botón de reproducción aleatoria. Yo estaba emocionada de escuchar lo que empezaría a escucharse hasta que la canción realmente comenzó a sonar. Los sentimientos nauseabundos salieron ya que Katy Perry comenzó a cantar las primeras líneas de “I Kissed a Girl”:
This was never the way I planned, not my intention. I got so brave, drink in hand, lost my discretion It’s not what I’m used to, just wanna try you on. I’m curious for you, caught my attention.
Las dos nos sentamos allí, con la boca abierta, mirando a su computadora. Ésta debe haber sido la manera en que Dios dijo, “Es hora de hablar, hijo mío” Mierda. Camila comenzó a enredarse con el ratón haciendo clic rápidamente hasta que la canción finalmente se detuvo justo antes del estribillo.
–Umm, sí, mi biblioteca es bastante… umm… –no pudo terminar la frase.
–Sí –fue todo lo que pude decir. Nos sentamos en silencio, esperando a que la otra dijera algo. Tomé una respiración profunda, sabiendo que tenía que encontrar el valor para hablar. –Creo que es una buena introducción a lo que tengo que decir –Cuando comencé a hablar, se me hizo más difícil respirar y mis manos comenzaron a temblar. Odiaba todo por estar en esta situación, pero en el fondo de mi corazón, yo sabía que iba a suceder en algún momento. Alcé la vista y vi sus ojos, esperando a ver un destello de juicio, ya que sabía que ella sabía lo que iba a decir. Pero no vi juicio. Vi paciencia. Vi comprensión. Vi bondad.
–Camila… esto es… esto es muy difícil para mí –…
–Lo sé –dijo en voz baja
–He estado actuando de manera diferente a tu alrededor en público porque no sé cómo ser honesta acerca de esto… No sé cómo ser honesta conmigo misma. Sé que tú te has estado preguntando cómo me siento acerca de ti, y para ser honesta, cuando estoy a tu alrededor, cuando tú y yo estamos solas, soy la verdadera yo –Hice una pausa. –Espera, no, eso no es todo lo que quiero decir. Sólo hemos estado juntas a solas cuando estoy ebria. Pero, sinceramente, el alcohol hace que sea más fácil ser abierta. Lo que estoy tratando de decir es… –Hice una pausa, tratando de recuperar la compostura. –Me gusta la gente… –Wow Lauren, qué manera de ser vaga. Ella sonrió,
–Bueno, a mí también me gusta la gente, así que tenemos algo en común. –Me reí ligeramente y volví hacia ella.
– ¿Entiendes lo que estoy tratando de decir, verdad? –Ella asintió con la cabeza y respiró hondo.
–Lauren, yo sé lo que estás tratando de decir, pero también sé que no lo quieres decir abiertamente. Sé que las palabras que quieres decir probablemente te aterrorizan. No es necesario fijar una etiqueta en ti misma, pero creo que es importante que seas honesta contigo misma acerca de lo que quieres… si soy yo o… o alguna otra persona… – dijo con cautela. – ¿Lauren, soy la primera persona con la que has hablado de esto? –Preguntó. Asentí con la cabeza. – ¿Has pensado en decirle a tus otros amigos? –…
–No –dije definitivamente. Ella estaba algo nerviosa.
– ¿Por qué? –…
–Porque no puedo –…
– Estoy segura de que sí, Lauren –…
–No, no puedo, no entiendes –…
–¿Por qué no entiendo? –Preguntó, con el ceño fruncido.
– ¡PORQUE NO TIENES AMIGOS! –Grité.
Luego, el silencio. Los bordes de los labios se volvieron hacia abajo, y de pronto miró hacia abajo.
–Mierda, Camila, no quise decir eso, lo siento mucho –,
–Entiendo. Pero yo siento que te empujé al respecto. Sé que esto es difícil para ti. – ¿Cómo puede esta chica sea tan comprensiva?
–Todavía no estuvo bien que lo dijera –le dije en tono de disculpa. Ella asintió con la cabeza, y continuó hablando. –Todavía estoy tratando de llegar a un acuerdo conmigo misma, y yo no puedo decirle a mis amigos o familiares porque ¿cómo puedo esperar a que entiendan algo que yo todavía no lo hago? –,
–Ya sabes, siempre puedes hablar conmigo. Yo nunca juzgaré –,
–Yo no sé por qué estás siendo tan amable conmigo cuando yo te he tratado como mierda –le dije rompiendo el contacto visual con ella.
–Es porque a veces sólo necesitas el apoyo de alguien que sabe por lo que estás pasando –. No sé por qué esto me sorprendió tanto.
– ¿qué quieres decir? ¿A ti… te gustó el beso? –Le pregunté lentamente.
–Supongo que sí, para ser honesta, nunca he besado a nadie, sin ofender, yo realmente no tengo mucho para comparar. Pero, no puedo mentir y decir que no siento algo. Supongo que soy como tú, tratando de resolver las cosas. – ¿Cuáles son las probabilidades? Pensé. Supongo que esperaba que fuera otra chica hétero con la que tuve un encuentro al azar, sólo otra chica en busca de una emoción, tratando de alimentar a un deseo de ebriedad. Ella me sonrió, y yo no podía dejar de devolverle la sonrisa.
And she said, How do you know me so well? After only one night… How do I love you? tell me, With all of my might… I’m indebted to you I’m indebted to you always
Mi teléfono comenzó a tocar mi tono, estoy I’m Indebted to You de Lana Del Rey, y yo no podía dejar de pensar, a veces una canción puede explicar tu vida muy bien y hablar las palabras que nunca pudimos. Vi que Normani me estaba llamando.
“Hey Normani” …
“Hey girl, vamos de compras?” …
“Estoy un poco ocupada ahora mismo Mani” …
“¿Haciendo qué?” Preguntó ella con curiosidad.
“Umm… Estoy haciendo la tarea.” Mi segunda mentira del día. Camila bajó la mirada y comenzó a morderse el labio.
“Está bien, termina rápidamente la tarea que estás haciendo. Te voy a dar treinta minutos, voy a pasar por tu casa” y con eso, Normani colgó con la intención de tener la última palabra antes de que pudiera protestar.
–Me tengo que ir –le dije en voz baja a Camila.
–Está bien –respondió, asintiendo con la cabeza, pero sin dejar de mirar hacia abajo.
–Hey, mírame –le dije, colocando suavemente el dedo índice por debajo de su barbilla y alzó la cabeza para que nuestros ojos se encontraran. –Gracias –le sonreí. –No puedo garantizar que todo va a estar bien y abriré la puerta mañana… o el mes que viene… o incluso años después. Necesito que todo sea lo más normal posible por ahí –le dije señalando por la ventana –Mientras trato de entender las cosas. Pero cuando estoy contigo, me comprometo a ser cien por ciento abierta y honesta. Lo que ves en este momento, ésta soy yo. No todo lo que ves por ahí. Sé que esto no es una petición fácil, pero por favor se paciente conmigo –,
–Está bien –murmuró. – Haré lo que pueda para hacer esto lo más fácil para ti. Pero Laur… –,
– ¿Sí, Camila?
–Me gusta ésta Lauren sobria –,
–A mi también –le sonreí.
Hablar con Camila hoy fue un logro para mí. Sentí que un peso se despegó de mí, no sólo porque fue la primera vez que he hablado con Camila, sobria, pero también fue la primera vez que no me siento tan cansada mentalmente. Fue la primera vez que no tengo que enfocar la energía en ocultar sentimientos o encubrir mis encuentros o simplemente mintiéndome a mí misma. Me sentí libre. Me sentí cierta. Y finalmente me sentí como yo. Camila era mi claridad y con ella, me sentí segura. Pero cuando me puse mi chaqueta y salí de la habitación, sentí el peso de una sábana de mil mentiras sobre mí una vez más. Yo no podía dejar de preocuparme de lo que el mañana podría traer.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 7.

Mensaje por Admin el Sáb Sep 10, 2016 7:38 pm

POV Camila
"Estoy harto de tu mierda!" 100 latidos por minuto. “Por favor, baja la voz, no quiero que Camila escuche!” 120 latidos por minuto. “No, escúchame! Me paso todo el día en el trabajo tratando de proveer para esta familia, sólo para volver a casa junto a una mujer ingrata! "140 latidos por minuto. ”Tienes suerte de que no presento una demanda de divorcio! En realidad, tu sabes lo que…"160 latidos por minuto. El corazón se acelera por una serie de razones. Podría ser el enojo. Podría ser la ansiedad. Podría ser tristeza. Podría ser culpa. El corazón se acelera por una serie de razones, y sentí el peso de todas mis emociones comenzando a rasgar a través de mi pecho. Traté de presionar mis auriculares en los oídos para ahogar la voz de mi padre, pero ninguna cantidad de música podía detener las lágrimas en mis ojos. Tengo que salir de aquí. Tengo que ir a algún lugar… en cualquier lugar. Pero, ¿dónde puedo ir?

POV Lauren
IF OUR LOVE IS TRAGEDY, WHY ARE YOU MY REMENDY?! IF OUR LOVE’S INSANITY, WHY ARE YOU MY CLARITY?!
Cece y Jennel bailaban alrededor de mi habitación cantando y gritando la canción Clarity de Zedd. Jennel saltó sobre mi cama y Cece rápidamente se unió a ella con mi cepillo de pelo en la mano, cantando las letras como algunas estrellas del rock en un concierto.
Una vez que la canción terminó, colapsamos en un ataque de risa. “Todo lo que canté me abrió el apetito. Laur, puedes tomar alguna cosa de abajo? Vi una bolsa de Doritos en el mostrador cuando entré, y no he podido dejar de pensar en ello” Cece rió.
“Claro, vuelvo enseguida”, dije cuando oí el timbre de la puerta.
Debe ser el tipo de UPS, pensé. He pedido un montón de ropa nueva de Forever 21, y estaba rezando para que finalmente hubieran llegado. Bajé corriendo las escaleras hasta la puerta, agarré el mango, y rápidamente la abrí.
"Camila?" Dije confundida.
"H-hey… Siento venir de esta manera es solo que…" la interrumpí rápidamente, bajando la voz hasta un susurro.
"Camila, ¿cómo conseguiste mi dirección?"
"Google", respondió, aparentemente avergonzada.
"No puedes estar aquí ahora mismo, tengo amigas dentro", dije en un tono que era más duro de lo que pensaba. Ella dio un paso atrás y una lágrima rodó por su rostro. Fue entonces cuando me di cuenta de que tenía la cara un poco hinchada. Esta definitivamente no era la primera lágrima que rodó por su rostro hoy.
“Lo siento,es sólo que no tengo otro lugar a donde ir”, susurró antes de darse la vuelta para marcharse. Sentí que mi corazón caía. Me mató verla tan adolorida. Rápidamente la agarré por la muñeca y tiré de ella dentro.
"Lauren, este es el peor servicio al cliente! ¿DÓNDE ESTÁN MIS DORITOS?" Escuché a Cece gritar desde mi habitación. La ignoré y miré directamente a los ojos de Camila.
"Mira, voy a hacer que se marchen, puedes darme unos minutos?" Ella asintió con la cabeza lentamente. "Está bien, ¿puedes esperar en la cocina? Espera, puedes… pararte más cerca de la pared para que no te vean cuando se vayan?", Le dije señalando el otro extremo de la cocina. Camila se mordió el labio y bajó la mirada avergonzada. Lauren, ¿por qué siempre te las arreglas para enredar las cosas?Puse mi dedo índice bajo su barbilla y con cuidado levanté su rostro. “Hey, lo siento. Es sólo que… Cece y Jennel están arriba, y yo no quiero que te digan nada. No quiero que te lastimen de nuevo” Ella asintió de nuevo y susurró:
“Está bien” antes de mirar hacia arriba y hacer contacto visual conmigo.
Anteriormente, esos grandes ojos marrones se llenaban de perdón, pero hoy en día, se llenaron con lo que parecía un destello de ira. No estaba segura de si estaba enojada con Cece y Jennel o enojada conmigo por ocultarla de esta manera, pero a pesar de su ira inconfundible. No sabía cómo podía remediar la situación, porque sabía que si yo la dejaba a la intemperie, por ejemplo en mi sala de estar, mientras que acompañaba a Cece y Jennel fuera de la casa, mis dos mundos habrían colisionado y explotado en mi cara.
Me acerqué a Camila y mi corazón comenzó a latir más rápido. Es cierto que su enojo me inquietaba, pero fue su sola presencia la que me había puesto nerviosa. Entrelacé mis dedos con los de ella y puse mi frente en la suya.
“Lo siento”, le susurré, y me sentí estremecer.
“Lauren! MIIIIS DORITOSSS!” Di un paso alejándome de Camila y rodé mis ojos
“Dame un segundo”, le dije a Camila antes de correr escaleras arriba.
"Umm… Lauren, se te olvidó de algo", Cece rió cuando entré en la habitación.
"Lo sé. Oigan, lo siento, pero todo lo del canto me dio un dolor de cabeza monstruoso. Creo que necesito una siesta o algo así. ¿Podemos salir mañana?"
"Ugh, bien" dijo Cece rodeando los ojos con una sonrisa en su rostro. "Vamos Jennel, veamos lo que Mani está haciendo" dijo agarrando la mano de Jennel.
Sentí apretarse mi garganta mientras esperaba que ellas vean a Camila en la planta baja y comiencen algún tipo de pelea de gatos. Pero afortunadamente no fue así. Una vez que llegaron al último escalón, caminaron por la puerta sin darse la vuelta hacia la cocina. Corrí escaleras abajo y agarré la mano de Camila, la llevé a mi habitación. Ella vacilante se sentó en el borde de mi cama.
"Entonces, ¿qué anda mal Camila?", Le dije con preocupación.

POV Camila
"Mis… mis padres. Estaban peleando de nuevo, pero esta vez…" Sentí las lágrimas empezar a correr por mis mejillas y mi voz quebrándose mientras luchaba por terminar la frase. "Esta vez mi padre amenazó con divorciarse de mi madre." Comencé a llorar.
"Oh, Dios mío Camila, lo siento mucho", dijo Lauren tiernamente mientras se deslizaba junto a mí.
Levanté mis rodillas y las apreté contra mi pecho agachando la cabeza en mis rodillas. Sentí los brazos de Lauren envolviéndome, y me incliné hacia ella mientras seguía sollozando. De repente, sentí el rostro de Lauren en mi cabello. Su aliento era cálido contra mi piel, y se debilitó. La forma en que ella me abrazaba, me sentía como si estuviera protegida de todo lo malo que podría pasarme. Me sentí segura por primera vez en semanas, y recé porque esa sensación nunca me dejara ir. Poco a poco dejé de llorar y volví la cabeza para mirarla. Ella sacó una mano para limpiar un par de lágrimas de mi cara y en los pocos segundos que nos miramos a los ojos, me encontré perdida en un mar de verde.
Su mano comenzó a acariciar lentamente mi espalda, y sentí una combinación de simpatía y hambre, cuando ella avanzaba poco a poco, se sentía como una eternidad antes de que sus labios suavemente se apretaran contra los míos.
“Tú no te mereces eso”, susurró antes de besarme de nuevo suavemente. Sentí que mi cuerpo se adormecía cuando me puse nerviosa acerca de lo que vendría después. Sólo había besado a Lauren cuando estaba borracha, y aunque yo le había dicho que ella era mi primer beso, no estaba segura de cómo iba a reaccionar a mi inexperiencia, ahora que estaba sobria, debió sentir mi miedo, probablemente porque me quedé rígida, mis labios se abrían mientras ella interrumpía con la lengua. Se inclinó un poco hacia atrás, rompiendo el beso. “Lo siento, eso fue raro… oh dios, eso fue raro ¿no? Tú estás aquí tratando de hablarme de tus padres, y yo te estoy besando” Me mordí el labio.
“No, está bien. Es la primera vez en el día que soy capaz de olvidarme de ellos”, le dije con una pequeña sonrisa.
“Está bien…” ella hizo una pausa. “¿Puedo…” dijo vacilante mientras se inclinaba hacia adelante, preguntándome si podría continuar. Asentí con la cabeza lentamente y encontré sus labios conectados a los míos poco después.
Sentí a su corazón latiendo más rápido mientras se apoyaba en mí. Su mano acarició el costado de mi mejilla mientras su lengua comenzó a explorar mi boca. Quería que ella tome el control, porque yo todavía no sabía cómo, pero no quería que me vea como un peso muerto, así que le tomé la espalda y la atraje más cerca. Con la frente y las narices apoyadas, sonrió brevemente y respiró pesadamente en mis labios antes de besarme de nuevo.
Comenzó a inclinarse en contra mía aún más hasta que me encontré cayendo suavemente en la almohada. Comenzó a colocar besos suaves sobre mi mandíbula antes de pasar a mi cuello. Sus manos se deslizaron bajo mi camisa y se quedaron en mi estómago. Recé para que sus manos vagaran por mí, pero al mismo tiempo, con la esperanza de que se queden Pero su hambre pudo más que ella, y su mano derecha comenzó a jugar con el cinturón de mis pantalones vaqueros. Su cuerpo apretado contra el mío aún más, ella desabrochó mis pantalones y comenzó a bajar la cremallera. Nuestros corazones latiendo en sincronía al sentir el calor.
“Eres tan hermosa, y no te mereces eso”, susurró en mi cuello de nuevo cuando su mano rozó la parte baja de mi cadera. Recordé diciéndome lo mismo muchas veces, que yo no merezco tener que lidiar con las interminables discusiones de mis padres, pero nunca pude convencerme de que era verdad. Pero cuando las palabras se escaparon de los labios de Lauren, sentí la sensación de seguridad que estaba buscando desesperadamente. No merezco vivir en un hogar roto. Yo valgo más que esto.Soy hermosa.
Empecé a perderme en los movimientos de Lauren, nuestros cuerpos hundiéndose en el uno al otro, el calor que irradiábamos la una con la otra. Pero antes de darme cuenta, sentí las palabras escaparse de mis labios donde sólo mi subconsciente tenia control.
“Lauren, por favor, detente” dije débilmente. Y así lo hizo se movió hacia atrás y lentamente se levantó de la cama.
“Oh, Dios, lo siento… otra vez.” Ella empezó a respirar pesadamente, mirando rápidamente alrededor de la habitación. “Sabía que me estaba moviendo demasiado rápido, oh dios,” dijo ella nerviosamente, mientras se pasaba la mano por el pelo. Hizo un breve contacto visual conmigo, probablemente con la esperanza de asegurarse de que yo estaba bien. Pero no conseguía encontrar las palabras adecuadas para decírselo. Me quedé en silencio porque no podía decidir si quería todo de ella, o si lo estábamos apresurando, y me pregunté si era mi necesidad de confortación la que conducía a mis decisiones físicas. Al darse cuenta de que yo no iba a decir nada, se aclaró la garganta antes de continuar, “no quiero que pienses que yo sólo te quiero de esta manera. Es sólo la costumbre, supongo. Siento como que podría ser la única parte de mí que ya conoces. Tú viniste aquí para hablar conmigo, y yo te convierto en eso”, dijo señalando a los vaqueros desabrochados. Me quedé en silencio. Ella continuó. “Lo siento, esto no es lo que pretendo”
“Lauren, me pones nerviosa”, finalmente me las arreglé para decir en voz baja mientras la interrumpía. Sus ojos se reunieron poco a poco junto los míos, y en voz baja respondió:
“Tú me pones demasiado nerviosa Camila.” No podía dejar de preguntarme cómo podría hacerla sentir de esta manera. Lauren parece fuerte, confiada, y popular, encontró alguna forma de romper las cadenas que la tenían envuelta y quedaba al aire… casi emocionalmente desnuda… frente a mí. Y en este momento me di cuenta de que esta era la primera vez en que las dos éramos vulnerables juntas.
La habitación se llenó de un silencio ensordecedor. Pasaron los minutos mientras tratábamos de averiguar qué decir y cómo decirlo. Me sentía muy cómoda con Lauren, y ella parecía sentirse muy a gusto conmigo, pero todo lo que realmente sabíamos la una de la otra comenzaba y terminaba con un beso. Sabíamos todo y nada la una de la otra, y me di cuenta de que tenía que aprender más acerca de la chica cuyos labios fueron los primeros en mezclarse con los míos. Y, al mismo tiempo, necesitaba desesperadamente que ella me ayude a subir por las paredes de ladrillo que se alzaban frente a mí, que me impedían encontrar mi propia felicidad. Un millón de preguntas pasaban por mi cabeza acerca de quién es la chica delante de mí, y luché por averiguar cuál de ellos podría preguntar primero. Podría preguntarle cuál era su película favorita, su cantante favorito, o su relleno favorito en una pizza.
Podría preguntarle miles de ese tipo de preguntas, los tipos de preguntas que llevarían meses para mí procesar quién era realmente. O podría ir directamente al corazón de su primer secreto.
“Lauren, ¿cuándo fue la primera vez que besaste a una chica?”

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 8.

Mensaje por Admin el Sáb Sep 10, 2016 7:38 pm

POV Lauren
“Lauren, ¿cuándo fue la primera vez que besaste a una chica?" Camila me preguntó, y de repente me sentí como si todo el aire fuera eliminado de mí. No había pensado en ella en un año y me opuse a recordar la noche en que todo cambió para mí. Me mordí el labio y bajé los ojos. Esperaba que Camila quisiera retractarse de su deseo de conocer esa parte de mi, pero ella sólo se sentó en silencio. Sentí sus ojos puestos en mi, y cuando por fin encontré el valor de mirarla, ella me miraba aun con una curiosidad persistente en su cara.
“Su nombre era Kat”. Quería darle la menor información como fuera posible, porque no quería abrir el agujero negro de mi pasado. Esperaba que mi respuesta minimalista fuera suficiente para responder su pregunta. Pero sabía en el fondo que Camila presionaría por mas.
“Como fue?… O sea, ¿Qué pasó?” preguntó ella, casi como si no supiera describir su curiosidad.
“Fue…” me detuve para pensar una palabra correctamente para describirlo. “Intoxicante”.

Flash back.
“Estás emocionada?” Megan se volvió y me miró desde el asiento del pasajero.
“Oh si. Por supuesto”. Reí nerviosamente y le devolví una sonrisa.
“Bien. Es mejor que estés jodidamente emocionada si te voy llevando a esto”, dijo sonriendo y girando de nuevo hacía la parte delantera del auto, mientras sus amigos se rieron.
Antes, cuando todavía nos llevábamos lo suficiente como para tolerarnos mutuamente, Megan me invitó a una fiesta superior del final de semestre… ella era principiante, pero estaba saliendo con el chico anfitrión de la fiesta, así que me dijo que podía acompañarla si quería. Siendo una estudiante de segundo año en ese momento, no quería dejar pasar la oportunidad de decirles a mis amigos que me fui a la fiesta. Pero, estaba nerviosa porque no sabía qué esperar. Megan me hizo una seña para avisarme que me pegara a ella, porque aunque muchos de los chicos eran mayores, siempre estaban tratando de conectar con jóvenes, vulnerables. Poco sabía que no era por los chicos por los que tenía que haber estado preocupada.
Una vez que el coche se detuvo junto a la acera en frente de la casa, mi corazón comenzó a correr sin control. Podía oír el bajo atronador de la casa, golpeando como un martillo, casi al ritmo de mi corazón. Estaba fascinada por el sonido y no podía salir del aturdimiento. De repente, sentí la mano de Megan alrededor de mimmuñeca y me sacó del coche, cuando tropecé con la acera.
”Lauren, acabas de cumplir 16, ¿no sabes cómo caminar todavía?”, dijo ella, rondando los ojos y arrastrándome hacia la puerta.
"Cinco dólares para los chicos, las señoritas gratis!" Un gran hombre alto y rubio gritó desde la parte delantera de la casa, mientras esperábamos al final de una fila corta.
"No tengo cinco dólares, ¿puedes dejarme entrar?" Dijo un tipo larguirucho en la parte delantera de la fila, muy borracho para hablar, y supuse que había venido de otra fiesta.
"¿Sabes quién vive aquí?"
"No…"
"ENTONCES SACA TU MALDITO ROSTRO DE AQUIIIII!", Dijo el chico rubio junto a uno de sus amigos en un acento de Boston falso. El chico larguirucho lentamente se alejó cuando Megan, sus amigas, y yo nos dirigíamos a la parte delantera de la fila.
"Megan… te ves bien. ¿Quién es tu amiga?" El rubio asintió hacía mí.
"Esta es mi hermana", dijo lentamente y casi condescendiente, "y ella no va a ligar contigo."
"Ahh, otra Jauregui ¿eh? Te ves caliente, chica, pero creo que me quedo con Megan esta noche", dijo el chico. Megan le dio una risa falsa e ingresó junto a los chicos en la casa.
En el momento en que entramos por la puerta, me estrellé con el aroma mezclado de la mala hierba, alcohol y sudor. Miré alrededor de la habitación, y me vi rodeada por el caos. En la cocina, dos chicos se encontraban sujetado a uno boca abajo sobre un barril mientras cantaban “Chug it you bitch.” En la sala, las chicas estaban coqueteando con los chicos, y los chicos estaban sonriendo y probando hasta donde podían llegar sus manos en los muslos de las chicas. En el comedor, un pequeño grupo de personas estaban jugando ‘pong de cerveza’ y de vez en cuando, a un lado de la mesa estallaban en aplausos y puños. Yo no estaba segura de qué hacer o dónde ir, así que me moví torpemente de una pierna a la otra, jugando nerviosamente con el pelo, Megan sonrió y recorrió la casa. Debió haber visto a alguien que conocía porque sutilmente saltó y comenzó a caminar rápidamente hacia el otro extremo de la sala de estar. No me pidió que la siguiera y no me había reconocido desde que estábamos en la casa, así que titubeante la seguí hasta un pequeño grupo de cinco chicas que celebraban con copas rojas y escuchaban atentamente a una chica con cabello lacio, marrón, largo hasta las caderas y unos penetrantes ojos azules.
“Y entonces él estaba algo como: ‘oh yo sólo quiero sentir tus pechos.’ Y yo estaba tipo ‘oh dios mio, estás hablando en serio ahora mismo? Tu serías un chico muy afortunado si yo lo hiciera contigo cuando luces igual a McLovin” Dijo la chica echando su cabeza hacía atrás como las demás chicas y riendo. “No puedo creer que el me haya dicho eso, es tan… Oh Meg!” Dijo ella, saludando a mi hermana.
Megan recorrió el circulo de chicas. Me puse de pie torpemente fuera del circulo unos segundos antes de que Meg se volviera hacía a mi y murmurara:
“Chicas, esta es mi hermana Lauren. Lauren, esta es Sam, Erin, Jaime, Becca y LaDasha.” Las chicas comenzaron a reírse. Yo me quedé ahí tratando de sacar una risa, pero sin saber de que se trataba la broma interna. La chica que estaba hablando antes dio un paso adelante, todavía riendo.
“Hey, mi nombre no es LaDasha. Ella sólo estaba bromeando. Es Kat.” Dijo con una sonrisa y extendiendo su mano hacía mi. Lleve mi mano hasta encontrar la suya, y de repente me puse ansiosa. Me di cuenta que ella era una persona segura de si misma por la forma en que no rompió el contacto visual conmigo cuando nos dimos la mano, y por la forma en la que ella sonrió como si supiera que tenía un poder sobre mi. Sentí como mis rodillas se debilitaban, pero traté de interpretarlo como nervios por conocer gente nueva.
"Así que, ¿podemos hablar de Liam por un segundo, y cómo él observó totalmente tu tracero cuando entraste, Sam?" Las chicas rápidamente dirigieron su atención de mí a Sam cuando ella empezó a hablar de Liam, y al mismo tiempo rompiendo su chicle. Miré a Sam y traté de llegar a estar interesada con su historia, pero no podía pasar por alto el hecho de que Kat todavía me miraba con una sonrisa en su rostro. Hicimos contacto visual, y de repente empezó a hacer su camino a través del círculo y hacia mí.
"Así que, primera fiesta eh?" Me dijo al oído con voz ronca.
Supuse que estaba hablando cerca de mí a causa de la música a todo volumen, pero cuando ella puso su mano en mi espalda, empecé a cuestionar sus acciones.
"Sí, quiero decir, he estado en fiestas, pero nada como esto… como en fiestas superiores", le dije, tratando todo lo posible para que coincida con su aura de confianza. Pero ella debe haber tenido un sexto sentido para olfatear los sentimientos de la gente, porque ella respondió con:
"Pareces nerviosa, ¿estás nerviosa?"
"No, no, estoy bien, tratando de disfrutar de todo lo que pasa," sonreí
"Bueno, ya te demoraste en la primera cosa que hay que hacer cuando se llega a estas fiestas"
. "¿Qué cosa?"
"Shots de tequila", dijo ella, mientras suavemente me agarraba la muñeca y me llevaba a la cocina. Miré hacia atrás a Megan, preguntándome si se habría dado cuenta de que me alejaba del grupo, pero ella parecía tan involucrada en la conversación con las chicas que me imaginé que no le importaría.
Kat zigzagueaba sin esfuerzo a través de la multitud de personas. A veces tocaba los hombros de algunas personas, les susurraba algo al oído, y se movían de inmediato fuera de nuestro camino. ¿Qué poder tiene esta chica sobre todo el mundo? , pensé. Una vez que llegamos a la cocina, cogió un par de vasos de shot de la vitrina, un limón, un salero, y una pequeña botella con etiqueta cuadrada que decía ‘Patron Tequila’
. ”¿Qué es todo eso?”, Le pregunté, un poco preocupada por el brebaje que esperaba que ella haría. Rápidamente cortó el limón por la mitad y suavemente agarró mi muñeca, poniendo unos cristales de sal en mi piel.
”Ok, esto es lo que haces”, dijo, mientras vertía el licor claro en los vasos de chupito. ”Lames la sal, tomas rápidamente el shot justo después, pones el limón en tu boca y…” Ella se humedeció los labios y quitó un poco de cabello de mi rostro ” chupas el jugo del limón. ¿De acuerdo?” Asentí rápidamente. ”Muy bien, ¿estás lista?”
“S-sí estoy lista, hagamos esto”, le dije, tratando una vez más de que suene al menos con un poco de confianza.
”Está bien, uno… dos… tres… a beber!” Gritó ella y ambas lamimos la sal de nuestras muñecas, devorado el primer trago de tequila, y metimos el limón en nuestras bocas. El tequila me quemaba la garganta, y traté de ahogar un reflejo nauseoso. “Sabe como el sexo no?” ella se rió, empujándome ligeramente. Me reí con nerviosismo y de repente empecé a sentir una sensación de hormigueo en el estómago. Mariposas? No, no, tiene que ser el alcohol, pensaba.
Kat comenzó a hacerme preguntas sobre mí, y con cada respuesta, me miraba directamente a los ojos, a veces jugando inocentemente con un mechón de mi cabello, otras veces riendo al azar en ciertas cosas que decía. Me imaginé que era una persona naturalmente agradable, o que ya estaba borracha, no podía evitar las insinuaciones coquetas que venían de ella. De cualquier manera, ella parecía tan segura de sus acciones, tan segura de que lo que estaba haciendo estaba bien conmigo.
”Está bien mini-Meg, es hora de tu segundo shot del tequila.”
“¡Oh, no, creo que estoy bien, la primera fue suficiente para mí”, le dije con un gesto con la mano.
”Tonterías, apenas estás comenzando”, dijo ella con desdén, comenzó poniendo dos shots más en las copas y la sal en nuestras muñecas. “Te sientes como para tomar el riesgo?”, preguntó ella con picardía.
”S-seguro”, balbuceé, de repente sintiéndome aún más nerviosa.
”Sin limites este momento”, sonrió mientras rápidamente se lamió la muñeca y bebió el tequila. Ninguna arcada, ningún seño fruncido en su rostro, sólo una sonrisa y un guiño. ”Tu turno, amor” dijo ella. Yo la seguí. Esta rutina pasó cuatro veces más para mí y tres veces más para Kat. No sé por qué quería impresionarla, pero sentí que en cada shot adicional, me sentía más cómoda a su alrededor, y me sentía más que aprobada por ella.
"Joder, estoy borracha," dije arrastrando las palabras mientras inclinaba mi cabeza sobre el hombro de Kat. Ella se rió y puso sus manos en mi cintura, sigilosamente moviéndome a un lado, tanto que estábamos una frente a la otra. .
"Yo también", me susurró al oído. "Vamos", dijo entonces, tirando de mí por las escaleras hasta que entramos en una de las habitaciones.
"Mira esta cama!" Grité, corriendo hasta una cama matrimonial y dejándome caer sobre ella. Me hundí en el edredón de seda y cerré los ojos, tratando de detener la rotación de la sala. No pasó mucho tiempo antes de que sintiera el peso de Kat en el espacio junto a mí. Abrí los ojos y la encontré tendida a mí de lado, con la mano en la cabeza.
"Eres muy hermosa, sabes?. Los chicos realmente deben amarte", dijo ella, retorciendo un mechón de mi cabello ondulado.
"Sí. Quiero decir, supongo," respondí con nerviosismo.
"¿Tienes novio?"
"No, nosotros rompimos el mes pasado." respondí
"No lo sentías?" Preguntó
. "No, en realidad, él era una especie de mal besador," me reí cuando las palabras salieron de mi boca.
"¿En serio? Eso es una pena. No se pueden desperdiciar estos labios" dijo, tocando mis labios con su dedo índice.
"Ssí…" Me callé cuando sus labios se conectaron con los míos. Rápidamente rompí el beso. "¿Qué estás haciendo?" Dije débilmente.
"Apreciar la belleza", ella sonrió mientras conectaba nuestros labios una vez más.
No pude detenerla. No pude evitarlo. Todo lo que pasaba conmigo era increíble y nada así me había pasado nunca antes con ninguno de mis novios. Había delicadeza en sus movimientos, pero era efecto de la inquietud sexual inconfundible debajo de todo. Ella colocó mis manos por detrás mi cabeza y se sentó a horcajadas sobre mi antes de atacar a mi cuello con suaves mordiscos. Con un sentido de urgencia, sus manos se deslizaron rápidamente por debajo de mi camisa y sin dudarlo, trasladó su camino hacia mi pecho. Me quedé sin aliento, sin saber lo que estaba ocurriendo, pero disfrutando cada minuto de ella. Su lengua comenzó a trazar círculos en mi garganta, mientras sus manos se movían lentamente hacia abajo hasta el botón de mis jeans. Ella rompió el beso y sin esfuerzo desabrochó mis pantalones vaqueros, ella seguí haciendo contacto visual directo y sonriéndome. No estaba segura de si estaba encendida por el aspecto físico de todo, o por su confianza inquebrantable.
Comenzó a jugar con la cremallera de mis pantalones vaqueros, y levantó sus cejas para medir mi reacción. Tragué saliva lentamente y cerré los ojos con fuerza, no quería tener que tomar una decisión sobre lo que vendría después. Ella debió haber sentido que no estaba lista para cualquier cosa más de lo que ya había hecho. Con los ojos todavía cerrados, sentí su pelo sobre mi cara mientras me susurró al oído:
“Ya he terminado la apreciación, puedes abrir los ojos.” No había hecho lo que pensaba que iba a hacer, pero yo aún estaba prácticamente temblando por todo lo que había sucedido. Incluso en mi estado de embriaguez, todavía estaba muy confundida por mi falta de voluntad para poner fin a lo que estaba pasando, y me hizo creer que yo realmente quería todo. "¿Estás bien?" Susurró ella, recostada a mi lado.
"Sí, creo que estoy bien", le dije con más precisión de lo que pensé que haría. "La primera vez que besas a una chica?"
"Sí…"
"Bueno, lo hiciste bien", se rió antes de levantarse de la cama y caminar lentamente hacia la puerta. "Hey Lauren?" Ella dijo antes de salir de la habitación. "Quienquiera que haya sido tu ex novio… es un perdedor", dijo sonriendo antes de desaparecer. Me recosté sobre la cama y reproduje los acontecimientos que acababan de suceder, una sonrisa formándose lentamente en mi rostro Entonces sentí que la habitación comenzaba a girar de nuevo. Mis ojos empezaron a cerrarse, y me sentí caer en un sueño ebrio.

POV Camila
Cuando Lauren terminó de contar su historia, inmediatamente sentí una sensación de deja Vu entre nuestras experiencias. Mi primer beso con ella era inquietantemente similar a su primer beso con Kat, y la confianza que Kat exhibió mientras que con Lauren era la misma confianza que Lauren mostró conmigo. El ajuste de las partes, el alcohol, la sensualidad de todo era demasiado similar. Es Kat la razón por la que Lauren es de la forma en que es ahora? Volví a mirar a Lauren y me pregunté si esa era la razón definitiva que la hizo darse cuenta de que ella le gustaban las chicas.
”Lauren, te diste cuenta de que te gustaban… ya sabes, que te gustó…” Sabía que ella todavía estaba sensible por lo que estaba diciendo actualmente “que te gustan las chicas?” dije en voz alta, entonces esperaba que ella entendiera lo que yo estaba tratando de decir.
”No… quiero decir cuando me desperté, me dije a mí misma que era sólo el alcohol. Me gustaba salir con los chicos después de eso, pero no sentía lo mismo. No se sentía… bien. Así que en cada fiesta después de esa, me sentía alejándome más de los chicos y más hacia .. ya sabes. Supongo que estaba tratando de repetir lo que sentí con Kat. Y era fácil. No era lo mismo, pero era fácil. Supongo que algunos besos en realidad no pueden ser igualados “, dijo, mirándome directamente a los ojos. Por alguna razón, por la forma en que me miraba en ese momento, sentí… o por lo menos yo esperaba… a que ella se refiriera a nuestro beso en lugar de su beso con Kat. Quería preguntarle tantas cosas más, pero, antes de que las palabras pudieran salir de mi boca, mi teléfono empezó a sonar.
”¿Hola?”, contesté.
”Camila, necesito que vengas a casa. Tenemos que hablar “, dijo mi madre, con la voz ligeramente quebrada.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 9.

Mensaje por Admin el Sáb Sep 10, 2016 7:40 pm

POV Camila
Oh what are we doing We are turning into dust Playing house in the ruins of us Running back through the fire When there’s nothing left to save It’s like chasing the very last train when it’s too late
Oh, qué estamos haciendo, convirtiéndonos en polvo, jugando a las casitas en nuestras ruinas. Corriendo de espaldas a través del fuego, cuando no queda nada más que decir. Es como perseguir el ultimísimo tren, cuando es demasiado tarde.
El viento azotaba contra mi cara mientras poco a poco hacia mi camino a casa. La música a todo volumen en los auriculares presagió lo que yo sabía que venía. Mi familia había estado cayendo a pedazos desde hace años, pero seguí tratando de ignorar el resultado final inminente. Mis padres trataban a su matrimonio como un suéter que se ha producido desde la infancia, el tipo de suéter, donde los pequeños agujeros aparecen y los ves crecer más y más grandes con el tiempo, pero se continúan usando porque te gustan . El tipo de suéter que te recordaba los buenos tiempos, el tipo de suéter que te mantiene caliente a través de los inviernos fríos. Pero a medida que los agujeros se hacen más grandes, te das cuenta que no lo puedes usar más, y en algún momento, tienes que decir adiós.
Llegué a mi casa y me quedé delante de la puerta, mirándola fijamente, con miedo a desbloquear el destino de mi familia. Analicé las grandes grietas a través de la pintura roja y me pregunté por qué no los había notado antes. Volví la cabeza hacia la derecha y miré el jardín que mi mamá había creado durante el verano. Las flores estaban marchitas, y los colores parecían más apagados de lo habitual. Miré al cielo y vi como las nubes grises pasaban lentamente por encima. Los gritos del bebé de mi vecino resonaban a través de las ventanas de al lado. Y de repente, me di cuenta que el ambiente miserable que me rodeaba coincide con los sentimientos que se propagan como una enfermedad por todo mi cuerpo. Habían pasado diez minutos desde que llegue frente a mi casa, y de esos diez minutos, traté de disfrutar de los recuerdos de mi familia. Traté de recordar los cumpleaños juntos, y cómo mi madre obsesivamente tomó fotos con mi papá y yo. Me acordé de unas vacaciones en familia a California, Cuba, y Orlando, los tiempos en que mi padre y mi madre podrían estar juntos sin discutir. Me acordé de cuando podía estar en mi habitación sin tener que preocuparme por la voz elevada de mi padre, o vasos rompiéndose contra las paredes o los sollozos de mi madre llorando. Me acordé de cómo era mi vida antes de que mis padres empiecen a discutir constantemente, pero esos recuerdos eran tan distantes ahora. Tan distantes que nunca podríamos recuperarlos. Trate de recobrar todas mis fuerzas para ponerme de acuerdo con esto, asentí con la cabeza ligeramente, respiré hondo y abrí la puerta. Estoy lista.
Cuando entré en la casa, mi mamá y papá se sentaron en sillones separados. Mi padre me miró, y mi madre miró hacia abajo, noté escaparse una pequeña lágrima de su ojo.
“Camila, siéntate por favor,” susurró mi mamá, mi padre seguía mirándome. Se veía tan frío, y me pregunté si mi madre lo sabía en el fondo, este era el hombre con quien se casó hace veinte años. Me senté en el mismo sofá de mi madre, pero mantuve mi distancia. Quería consolarla, pero sabía que en el momento en que nos abrazáramos, comenzaría a llorar. Necesitaba estar fuerte cuando todo a mi alrededor se caía a pedazos.
"Camila, tu padre y yo tenemos que hablar contigo sobre algo…" ella respiró hondo y miró a mi padre, esperando que terminaría sus pensamientos, pero se quedó en silencio. Y fue entonces cuando supe que nunca estarían en la misma página de nuevo.
"Mamá-" Empecé, ella comenzó a temblar.
"Camila, tu padre y yo nos estamos divorciando", dijo rápidamente. "Tratamos de hacer que funcione, pero creemos que es lo mejor para nuestra familia."
Pensé que me había preparado para este momento, pero al igual que Lauren tenía miedo de escuchar realmente las palabras que describen a su sexualidad, yo tenía miedo de oír la palabras que pudieran dar por acabado a mi familia. Mis ojos comenzaron a llenarse de lágrimas, y mis manos comenzaron a temblar.
"¿Qué familia?" Lloré. "No hemos sido una familia durante años!" Mi madre comenzó a llorar, y miró a mi padre, que seguía mirando como si fuera una piedra fría y sin emociones. "¿Por lo menos te preocupas por ella?" Le grité a él mientras señalaba a mi mamá. "¿Te preocupas por mí? Di algo!"
"Camila … lo siento, es lo mejor", fue todo lo que logró murmurar, finalmente mirando sus manos.
"Eso es todo lo que tienes que decir acerca de esto?" Lloré. "Después de todo, eso es todo lo que tienes que decir papá?" Grité más fuerte, con la esperanza de que mis gritos traerían a mi padre salir de su parálisis vocal. Pero no fue así, y sentí un ardor en mi pecho que nunca había sentido antes. "Adelante, vete! Sólo jodidamente vete! Nosotras no te necesitamos aquí!" Le grité antes de ponerse de pie y salir corriendo escaleras arriba a mi habitación.
Cerré la puerta, la cerré, y apoyé todo mi peso contra ella mientras me deslizaba lentamente hacia el suelo. Toda mi energía a partir de ese momento entró en llanto. Gemí, lloré y mi cuerpo comenzó a temblar. Estaba cegada por las lágrimas, y mi nariz comenzó a correrse sin control. Se sentía como si toda la tristeza en el mundo sólo invadiera mi cuerpo, que se manifestaba en un sinfín de lágrimas. Lloré. Y lloré. Y lloré. Pasó una hora y oí que llamaban a mi puerta. Los sonidos apagados de la voz de mi madre se filtraban a través de la puerta, pero no le hice caso. Una hora y media pasaron, y esperaba que mi cuerpo finalmente se tranquilizara, pero las lágrimas seguían llegando. Dos horas pasaron, y me preguntaba si mi cuerpo se cansaba del llanto, pero no lo hacia.
Eran las 20:07 cuando mi última lágrima cayó de mi ojo. Habia silencio en la planta baja, y miré por la ventana, sólo para darse cuenta de que el coche de mi padre no estaba en aparcada en la entrada. Me arrastré a mi escritorio y agarré mi teléfono para ver si tenía algunos textos, pero no tenía nada. No estoy segura de por qué esperaba que alguien instintivamente sepa acerca de mi tristeza y me envíe un texto. Me desplacé rápidamente a través de mi teléfono para ver el número de Lauren.
Lauren… te necesito en estos momentos. Realmente te necesito. - Camila
Esperé quince minutos una respuesta, y cuando por fin conseguí una, sentí una ola creciente de ira sobre mí.
Cmil, yo tbn t ncsto Wink - Lauren
¿Estaba borracha?
Lauren, ¿estás ebria? - Camila
Lol :X - Lauren
Lancé mi teléfono al suelo. Odiaba a Lauren ebria. Traté de recordarme a mí misma que la gente no cambia fácilmente y que debo ser paciente. Pero todo lo que necesitaba era que alguien esté ahí para mí, y ahora mismo, no había nadie en mi rincón. Me tragué mis lágrimas cuando la tristeza se calmó y dio paso a la pura rabia.
La sensación comenzó en mi estómago. Sentí que mi cuerpo se calentaba, y la adrenalina corría por mis venas. Mi cara comenzó a calentarse, y sentí la sangre de mis extremidades. Rápidamente me levanté, agarré mi chaqueta y corrí escaleras abajo hacia la puerta, y en el aire frío de la noche. No estaba segura de por dónde iba, pero acababa de avanzar con la esperanza de llegar a algún lugar… en cualquier lugar. Caminé durante unos treinta minutos, y todo a mi alrededor era borroso. Mis pensamientos corrían de Lauren, a mis padres, a Cece, a Jennel, y todo lo que sentía era rabia. El enojo con mi padre por arruinar nuestra familia, ira por Cece y Jennel por tratarme como si fuera nada, ira por Lauren por estar borracha y por estar avergonzada de quién es. Mi tolerancia previamente inquebrantable y toda mi paciencia se deslizaba a través de mis dedos, me di cuenta de que nada era justa en la vida.
Seguí caminando hasta que me di cuenta que estaba a unas dos millas de distancia de mi casa. No me había puesto una chaqueta lo suficientemente pesada como para manejar este viento, por lo que necesitaba encontrar un lugar en donde ir rápidamente. Miré a mi izquierda y vi a una estación de servicio, pero a mi derecha estaba el centro comunitario local. Nunca había estado allí, pensé que seguía abierto, incluso si se trataba de una noche de viernes.
Entré en el centro e inmediatamente me encontré cara a cara con un pequeño grupo de gente reunida en los sofás. La habitación estaba creada para parecerse a una sala de estar, y tenía un ambiente muy acogedor. Había una televisión de pantalla grande en una esquina, un par de sillones de cuero color beige, y algunas fotos en blanco y negro de varias ciudades y paisajes en las paredes. Unas grandes bolsas de patatas fritas y latas de refrescos estaban en el suelo, junto a algunas de las personas y una baraja de cartas se dispersaba sobre una mesa de café. Torpemente, sin embargo, habían 8 pares de ojos y todos me miraban, todos se detuvieron atónitos y preguntándose quien era yo. Finalmente una chica se levantó, se dirigió a mí, y me tendió la mano.
“Hola, ¿estás aquí para el grupo de apoyo?”
Antes de que pudiera reunir una respuesta, sentí a mi teléfono vibrar y rápidamente lo saqué de mi bolsillo.
Camila, ¿estás bien? - Lauren
Su texto había mejorado y ya habían pasado dos horas desde su último mensaje, supuse que se había serenado un poco. Una parte de mí quería responderle de vuelta, e ir a dondequiera que estuviese. Sólo quería estar con ella, y a Lauren, era tan fácil perdonarle sus errores de juicio. Pero teniendo en cuenta los acontecimientos que ocurrieron antes, con mis padres, no quería ponerme en otra situación de vulnerabilidad. Y lo más importante, no quería ser defraudada por otra persona esta noche.
La niña se puso de pie frente a mí, todavía extendiendo la mano, con una sonrisa en su cara, y por primera vez en lo que pareció una eternidad, me di cuenta de que tenía que tomar una decisión basada en lo que era mejor para mí.


Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 10.

Mensaje por Admin el Sáb Sep 10, 2016 7:40 pm

POV Camila
Cuando te encuentras enamorándote de alguien, tu racionalidad a veces va por la ventana. Crees que siempre tienen las mejores intenciones contigo y no puedes dejar de ver solo lo mejor de ellos. Las cosas más simples son las que tienen un impacto más grande, y estas cosas pueden hacerte feliz tan fácilmente. Y quieres estar con ellos, para ser confortados por ellos, y que te digan que “todo está bien” porque están ahí para ti. Cuando Lauren me envió un mensaje, solo quería dejar el centro comunitario al que vine y estar con ella. Quería decirle todo lo que pasó con mis padres y sentir sus suaves labios en los míos mientras me abrazaba y me aseguraba que yo soy hermosa y que no me merezco esto. Quería a Lauren y sólo a Lauren. Pero cuando miré hacia arriba a la chica frente a mí, con la mano extendida, con una cálida sonrisa en su rostro, algo me decía en el fondo de mi mente que me quedase. Todo sucede por una razón, y tenía que haber sido por una razón el que yo termine aquí.
“En realidad sólo vine aquí para entrar en calor. Hace bastante frío afuera, iba a dar un paseo, y supongo que realmente no pensé en cuan abrigada era mi chaqueta. Lamento interrumpir su grupo, así que voy a volver a casa ahora”, le dije rápidamente y algo nerviosa.
“Iras caminando a casa sola? Es muy oscuro, y como haz dicho, hace bastante frío fuera. Eres más que bienvenida a quedarte”, respondió la chica. Me detuve un poco y pensé en Lauren. Estaba tan segura de que quería irme, pero algo me mantuvo anclada al suelo. La chica debió de notar mi incertidumbre porque ella se apresuró a decir: “Lo sé, grupo de apoyo suena intimidante, pero honestamente solo pasamos el rato y jugando a las cartas. Si quieres pasar el rato por un momento con nosotros, puedo llevarte a casa en un rato”. Me preguntaba por qué esta chica estaba siendo tan amable y acogedora cuando ella ni siquiera me conocía. Por supuesto, ella era parte de un “grupo de apoyo”, así que supongo que era su responsabilidad de dar la bienvenida, pero aún así era algo que no experimentaba a menudo.
“Yo realmente no quiero entrometerme…” susurré, pero la chica descartó mis reservas
“Esta bien, en serio. Por cierto, soy Ellie.” “De apellido Goulding!” Gritó un hombre detrás de ella luego unas pocas personas se echaran a reír. “Hola, soy umm… Soy Camila,” le dije, tratando de calmar el temblor en mi voz. Conocer gente nueva aun me ponía un poco nerviosa, por lo que trato día a día en la escuela. Así que, naturalmente, me acerqué a esta situación con un poco de torpeza y vacilación. A pesar de que se trataba de un grupo de apoyo, parte de mí aún esperaba que empiecen a hacerme bromas. Supongo que estaba acostumbrada a esperar eso de la gente.
Comencé a mirar alrededor de la habitación para ver quién estaba allí. Todo el mundo parecía de la edad de la escuela secundaria, vi algunos rostros vagamente familiares. Nuestra secundaria tenía 3.200 estudiantes por lo que de ninguna manera era pequeña, pero era capaz de reconocer a dos chicas de mi clase de gimnasia con las que en realidad nunca había hablado antes y un chico al que vi en alguna ocasión durante mi hora de almuerzo. Observé rápidamente a Ellie, y no estaba segura de por qué me tomó tanto tiempo para darme cuenta de lo impresionante que eran sus rasgos. Era baja, más baja que yo. Tenía el pelo rubio y largo que llegaba por debajo de sus costillas, cautivadores ojos verdes que me recordaron a Lauren. Me estremecí al recordar Lauren, y el hecho de que aún tenía que responderle a ella. No quería ser grosera y sacar mi teléfono de nuevo, así que sólo metí la mano en el bolsillo de la chaqueta y agarré lo agarré, en parte para recordarme a mí misma que en algún momento que tenía que responder y parcialmente sentir algún tipo de conexión con Lauren, aunque fuera sólo a través de una señal de teléfono.
Ellie puso una mano cálida en la mía y asintió con la cabeza a dos chicas sentadas en la mesa de café
. “Estábamos jugando Apples to Apples, si quieres unirte,” dijo sonriendo. Había ternura en su voz, y de pronto me sentí a gusto en este nuevo entorno. Mientras caminábamos hacia la mesa de café, sutilmente deslicé mi teléfono de mi bolsillo, lo suficiente para ver la pantalla, y me di cuenta de que la batería estaba casi muerta. ¿Cuándo fue la última vez cargué el teléfono? Pensé rápidamente mientras veía el destello pantalla dos veces y luego decolorase a negro.
Cuando un teléfono se muere, sientes que ese extraño sentido del aislamiento del mundo virtual, y empiezas a pensar en todos los tweets, textos y llamadas telefónicas que podrías estar perdiendo. En cambio yo, sólo estaba preocupada por el hecho de que no pude responderle a Lauren de vuelta, y de repente sentí la necesidad de salir.
"Hey, Camila, vas a Miami High?", preguntó Ellie calurosamente, sacándome de mis pensamientos y volviéndome a la realidad.
"Sí, soy una estudiante de segundo año."
"Sabía que te había visto por ahí!" Sonrió. "Voy en segundo año también! Estás en mi clase de gimnasia, creo. ¿No es así?” Una chica alta pecosa morena con extremidades largas y una bulliciosa, pero ronca voz preguntó emocionada.
"Sí, eres Jordan ¿no?", le respondí.
"Sí," ella sonrió al igual que los demás quienes y asintieron con la cabeza en lo que parecía aceptación. Me encontré a mí misma sonriendo, pero mis músculos seguían estando tensos y mi corazón continuó latiendo rápido.
"Así que Camila", una chica con el pelo rubio oscuro y ojos marrones comenzó a decir mientras se distribuyó las tarjetas de Apples to Apples alrededor de la mesa. "Si tendrías que escuchar ‘ruido’ por el resto de tu vida", comenzó a reírse sin control, y parecía luchar para decir las siguientes palabras, "y siempre tienes que oírlo en segundo plano y no es posible apagarlo, que escucharías?" El grupo estalló en carcajadas, con ser la voz de Jordan la más ruidosa.
"Abby eres tan rara", dijo Jordan mientras ella suavemente le dio un codazo."Ella es tan rara", dijo Jordan de nuevo, pero de cara a mí esta vez.
"Chicos, esta es una pregunta legítima! Para mí, podría ser el sonido de un gato ronroneando… porque me tranquiliza…" continuó riendo "o el sonido de la voz de Justin Bieber en falsetto"
"Bueno, me gusta One Direction así que supongo que en lugar de Justin Bieber, escucharía la voz en falsetto de Harry. Por siempre y para siempre", le dije, mientras mis músculos empezaron a relajarse un poco. "Oh, o tal vez la voz de Ed Sheeran!" Añadí rápidamente. Jordan me señaló y asintió con la cabeza un par de veces,
"Predica! Ambos son hermosos seres humanos." Sonreí y me di cuenta de cómo eran las chicas peculiares que me rodeaban. Su extraño sentido del humor reflejaba la mía, y por primera vez en mucho tiempo, sentí como que podía ser yo misma.
Pasamos las dos horas siguientes, riendo y bromeando, con Abby a la cabeza.
“Chicos, alquilamos una historia de Cinderella en Amazon y ahora pienso que Amazon tiene un gusto de mierda en las películas” me agarré el estómago y comencé a reír en silencio, el tipo de verdadera risa cuando encuentras algo tan increíblemente divertido que tu cuerpo no puede producir el sonido real de la risa.
“¡Hey! Me gusta A Cinderella Story” logré decir entre risas.
“A mi también, era tan lindo! Y Chad Michael Murray… sí, por favor,”
Cuando la risa se calmó, de repente me acordé de por qué todas estas personas estaban aquí y comencé a preguntarme qué tipo de grupo de apoyo se trataba.
“Hey chicos…”
“Sip?”, dijo Jordan.
“Dijeron que se trataba de un grupo de apoyo. Les importa decirme qué tipo de grupo es?”, Le dije, volviendo a mi timidez.
“Sí, no hay problema! Es un grupo de apoyo para adolescentes, y nos encontramos aquí dos veces por semana los martes y jueves por la noche. Quiero decir, es viernes por la noche pero sólo queríamos estar juntos de todos modos. Hemos sido muy cercanos durante las últimas semanas así que a veces sólo tendríamos que reunirnos al azar. Pero de todos modos, es básicamente un momento para que todo el mundo hable de las diferentes cosas que pasan, y estamos aquí para apoyarnos unos a otros”, terminó con una sonrisa.
“¿Acerca de qué tipo de cosas hablan?” pregunté con curiosidad. “Bueno creo que nada está fuera de límites,” respondió Ellie observando a Abby y Jordan” No es así?” Ellos asintieron con la cabeza en afirmación, pero Ellie todavía parecía reacio a hablar por ellos.
“En realidad, chicos, ¿les importaría decirle por qué están aquí?”, Dijo ella con sensibilidad.
La voz de Jordan se hizo más suave y era casi un cambio impactante de su comportamiento natural fuerte y enérgico
. “Bueno, mis padres se divorciaron hace unos meses, me ha estado dando mucha ansiedad y esas cosas. He estado tratando con los ataques de ansiedad, a veces me impide ir a la escuela y sólo hacer las cosas que normalmente hago. Me tocó un momento muy bajo antes de venir aquí, pero está mejorando. Lento pero seguro” dijo con una sonrisa que revelaba tristeza y esperanza. Asentí con la cabeza queriendo hablarles de mis padres y lo que pasó antes, pero me quedé tranquila. A pesar de que Jordan estaba tratando con un problema similar, no me atrevía a verbalizar que mi familia estaba rota.
“Estoy aquí porque he estado luchando con un…” Abby hizo una pausa y se mordió el labio.
“Está bien Ab, usted no tiene que decir nada que no quieras”, dijo Ellie, colocando una mano sobre Abby.
“No, está bien. Estoy teniendo… umm… problemas alimenticios”, acabó rápidamente. La forma en que vaciló alrededor de lo que en realidad quería decir que me recordaba a mi conversación con Lauren, y me di cuenta de que Abby se sentía cómoda en hablar de lo que ella estaba tratando. Ellie respiró hondo e hizo contacto visual conmigo. Su voz era delicada y suave, pero había un toque de dureza en ellas
“En realidad comencé este grupo porque mi mamá está tratando con una enfermedad mental. Es duro y estoy tratando de ser su sistema de apoyo, a veces la responsabilidad recae sobre mí, estaba un poco indecisa a decirle a mis amigos porque no creí que ellos lo entenderían, y no quería dejar que mi mamá este tratando sola con eso. Quería hablar con personas que también se ocupan de la materia, en un lugar donde supiera que las cosas seguirían siendo confidenciales. Y honestamente venir aquí… fue como un pequeño santuario. Quiero decir, aquí nadie es un médico o terapeuta, eso no me gusta… el diagnosticar o intentar tratar esas cosas, pero hablando seriamente ayuda a cada uno de nosotros de diferentes maneras”.
Nos sentamos en silencio durante unos pocos segundos, pero en ese corto tiempo, mi mente se libró de una guerra contra sí mismo. Solo había conocido a estas chicas por un par de horas, pero me sentía cómoda con ellas… más cómodo de lo que me sentía en torno a la mayoría de la gente. Contemplé preguntándome si podía participar, pero, al mismo tiempo, no estaba segura de atreverme a hablar de la herida fresca que era inminente el divorcio de mis padres. Estaba triste, avergonzada, y apenada, y no sabía si quería hacerme vulnerable de nuevo. Pero otra parte de mí quería ver si era el “santuario” que Ellie afirmó que era. Volví a pensar en Lauren, y en cómo estar con ella me hizo sentirme segura. Pero también pensaba en los tiempos en que Lauren no hacia… no podía… ponerse de pie por mí en público. Pensé en cómo Lauren estaba enfrentando sus propias batallas internas. Pensé en cómo utiliza el alcohol para ocultar quién es en realidad, y cómo ella me dijo que podría tomar meses o incluso años para que ella haga cualquier tipo de progreso. Necesitaba a Lauren, y ella me necesitaba, pero era evidente que sólo podíamos hacer eso la una por la otra en este momento. Así que respiré hondo y miré a Ellie
“¿Te importa si vuelvo aquí el martes?

POV Lauren
22:11
Camila, ¿estás bien? - Lauren
22:42
Camila, ¿estás ahí? Lo siento, he quedado con Cece para esta fiesta y estaba ebria antes. Estoy tratando de recuperar la sobriedad para que podamos hablar sin embargo. ¿Me puedes llamar? - Lauren
23:03
Camz, por favor, lo siento mucho. Por favor, contéstame, así sabré que estás bien - Lauren.
23:07
Una llamada perdida de Lauren Jauregui
23:11
Camz… Por favor, quiero estar aquí para ti. - Lauren
23:13
Una llamada perdida de Lauren Jauregui
24:28
Camz, por favor, llamame de nuevo – Lauren


Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 11

Mensaje por Admin el Sáb Sep 10, 2016 7:41 pm

POV Lauren
"Lauren, estás bebiendo esta noche?" Dinah me preguntó mientras miraba las botellas de licor y bebidas en la mesa de la cocina de Cece. Me detuve un momento para decidir lo que quería hacer. A pesar de que no estaba con Camila esta noche, quería tratar de estar sobria para ella. No quería decepcionarla de nuevo, y lo más importante, no quería cometer el error de estar borracha y salir con alguien más.
"Umm no, no lo creo. No estoynsintiendo esta noche." Cece y Normani estaban envueltas en una conversación, pero volvieron rápidamente hacia mí.
"¿¡Qué!" Ambas dijeron al unísono. "Estas bromeando Lauren?. He oído que dijeras ‘no estoy sintiendo esta noche’ como dos veces en mi vida y cada vez terminas más borracha de lo que normalmente estás en los fines de semana" dijo Normani mientras levantaba la ceja izquierda. Estaba segura de que esto era una especie de prueba de mi fuerza de voluntad.
"Mani, hablo en serio", le dije con una risa ligera.
"Es porque ella no quiere hacerlo conmigo otra vez", dijo Jennel desde la cocina mientras abria una bolsa de papas fritas.
"Si chicas, definitivamente es eso. Jennel fue una mal besadora que no puedo someterme a eso nunca más", bromeé.
"Umm sí seguro, te encanto cada minuto de eso", dijo regresando de la cocina y luego saltando y aferrandose a mí como una niña pequeña. "Te encanto cada minuto de eso", me repeti en la mente, pero no pensé en Jennel. Pensé en Camila.
“Me niego a creer que no estás bebiendo esta noche, así que aquí,” dijo Normani mientras servía tres chupitos de whiskey Jack Daniels en un vaso de coca-cola.
“Mani, sabes que odio el whisky”, le dije un poco molesta ante su elección de bebidas y el hecho de que ella no tenía en cuenta mis deseos.
“Sí, y tú sabes que odio cuando finges que no vas a beber, así que vamos a detenernos a jugar un poco y terminar esta noche de la manera correcta,” dijo con una sonrisa mientras empujaba la copa hacia mí. Me quedé mirando la taza con disgusto. Realmente odiaba whisky.
Sintiendo mi disgusto por la situación, Cece agarró otra copa, se volvió hacia el mostrador de la cocina, y hizo una mezcla con de algún tipo de bebida.
“Aquí Laur, es tu bebida favorita, el vodka de arándano. Ahora, por favor no me hagas estar triste esta noche. No hago fiestas aquí muy a menudo, solo bebe Lauren, es divertido”, dijo con una mano en la cadera.
“¿Estás diciendo que no soy divertida cuando estoy sobria?”
“No, no estoy diciendo eso. Ya sabes lo que quiero decir “, dijo rodando los ojos mientras empujaba la bebida que Normani hizo para mí hacia Jennel y colocando la copa que ella acababa de hacer para mi en mi mano. “¿Por favor? Has estado actuando tensa últimamente, y creo que deberías descansar un poco. Sólo quiero que pases un buen rato esta noche”, me rogó, cuando comenzó a beber de su propia bebida. “MMMM, ves? su sabor es tan delicioso, porque no es la bebida de Normani”, Cece rió mientras Normani se volvió hacia ella, espetó, y le dijo:
“Umm disculpa, mis bebidas son fabulosas, ¿de acuerdo?” Las chicas empezaron a reír y, finalmente, volvieron su atención a mí. Tomé una respiración profunda. Si puedo controlarme a mí misma, esta noche va a estar bien. Sólo tengo que controlarme. Un trago no me hará daño. ¿Cierto?
1 hora más tarde
Lauren… te necesito en estos momentos. Realmente te necesito. - Camila
Leí el mensaje que Camila me envió unas tres veces, con una sonrisa pegada a mi cara.
“¿Quién te envió un texto a TI señorita sonriente?” dijo Cece poniendo su cabeza sobre mi hombro.
“¡Nadie!”, Le dije, tratando de ocultar mi teléfono.
“Deja de ser tímida, yo sé con a quien escribes”, dijo, y de repente sentí a mi cuerpo calentarse con la ansiedad.
“Q-¿qué? ¿En serio?” “Definitivamente los mensajes de texto son de Chase,”dijo sonriendo. “HEY TODOS, ELLA ESTA RECIBIENDO MENSAJES DE CHASE” gritó Cece mientras levantaba su copa en el aire y comenzó a seguir el ritmo de la música. La fiesta no había comenzado realmente, pero había una decena de personas que ya estaban aquí desde nuestro grupo de amigos prolongados. “AYYY!” Un ebrio gritó y todos levantaron sus copas en respuesta. “Ves, ellos lo aprueban. Vamos chica! “, dijo Cece con un guiño antes de perder repentinamente el equilibrio y tropezar hacia atrás. Rápidamente trató de agarrarse de mi brazo para estabilizarse, pero alguna fuerza de gravedad siguió llevandola abajo, y en el proceso, derramó un poco de su bebida de color rojo en mi vestido. Aterrizó en el sofá y comenzó a reírse. “Mierda, Laur, lo siento tanto!”, Dijo entre risas. Rodó los ojos y comenzó a reírse.
“Como sea. eres una jodida caliente, pero te quiero por ello” ,respondí. Me pregunté por qué estaba tan despreocupada en estos momentos. Ella derramó la bebida en mi vestido blanco favorito, ¿Es el alcohol? Me pregunté, pensando en lo que me tomé esta noche. Sólo tenía dos bebidas mezcladas. Pero a la vez sólo había comido un plátano hoy por lo que el alcohol podría haber tenido un efecto más fuerte en mí que lo habitual. O tal vez estoy muy feliz,pensé cuando comencé a tropezar hacia el baño para limpiar mi vestido. Así de feliz que no puedo caminar en línea recta. ¿Cierto? Si, eso es, pensé, tratando de asegurarme de que no estaba borracha. Pero, cuando entré en el cuarto de baño y me miré en el espejo, mi cara decía lo contrario.
Mis mejillas estaban muy sonrojadas, y mis ojos estaban vidriosos. Sentí un ligero entumecimiento en las manos y una sensación de hormigueo en el estómago, me di cuenta que no podía mentirme a mí misma nunca más.
“Mierda, estoy borracha”, dije mientras rodaba los ojos fastidiada conmigo misma. De repente, me acordé de lo que Camila me había enviado, y me inundó una ola de hambre sexual. Agarré el teléfono y parpadeé rápidamente para poder estabilizar mi visión borrosa.
“Camila… yo… también… te… necesito”, dije en voz alta mientras escribía mi respuesta, presione ENVIAR. Miré de vuelta lo que realmente había escrito, no podía dejar de reírme de lo mal que estaba mi mensaje.
Cmil, yo tb te necesito Wink - Lauren
Realmente esperaba que ella respondería pronto porque, para ser honesta, el alcohol me ponía demasiado frustrada sexualmente por mi propio bien, y yo la quería tanto.
Volví a mirarme la cara, y de repente, todo parecía un poco raro. Comencé a reírme de lo mal que me veía, antes de oír un golpe en la puerta.
“LAURENNNN ABREEE LA PUERTAAAA NECESITO HACER PISS AAAHHHH”
Cece comenzó a cantar desde fuera de la puerta, y no podía dejar de reírme con más fuerza esta vez. Antes de que pudiera abrir la puerta, mi teléfono sonó, y vi que Camila había respondido.
Lauren, ¿estás ebria? - Camila
Bueno, yo definitivamente estoy ebria ahora, pero tal vez si esquivo la respuesta, ella pensará lo contrario.
Lol :X - Lauren
Asentí con la cabeza mientras pensaba buen trabajo Lauren, buena respuesta. no podía dejar de chasquear los dedos, aplaudi mi propia timidez. Abrí la puerta y vi a una Cece tropezando al ingresar. Su rostro estaba pálido y su actitud cambió por completo desde hace un minuto.
“Lauren, sal de la -” dijo empujándome a un lado mientras caía al suelo y empezaba a vomitar en el inodoro.
“Cece Ugh!” dije mientras cerraba la puerta y me sentaba a su lado, sosteniendo su cabello mientras ella continuaba vaciando el contenido de lo que parecía un mar de alcohol.
Ver los efectos nocivos del alcohol realmente tenía una manera de volverte a la sobriedad, y en la media hora que pasé con Cece desplomada sobre la taza del baño, me parecía estar sobria en un tiempo récord.
“Lauren, joder. Soy lo peor. Me deberías despedir como tu amiga. Adiós” Cece murmuró mientras colgó el brazo sobre el asiento del inodoro y apoyó la cabeza.
“Cece detente, no te acuestes sobre el inodoro”, dije mientras la movía suavemente desde el inodoro y la ponía contra la pared.
“Hora de la siesta”, susurró, mientras sus ojos comenzaron a cerrarse.
Con Cece en su “siesta”, agarré rápidamente mi teléfono móvil para comprobar si Camila había respondido de vuelta, pero no lo había hecho. Empecé a leer nuestra conversación desde un punto de vista sobrio y estaba avergonzada por lo que previamente había escrito. ¿Qué pasa si significaba que Camila realmente me necesitaba como apoyo emocional y no de una manera física, como yo había pensado antes? Oh dios, escribí un mensaje lo más rápido que pude
22:11
Camila, ¿estás bien? - Lauren
Seguí revisando mi teléfono ansiosamente esperando una respuesta, cada minuto pasaba me sentía más y más impaciente.
“Cece ¿estás bien”, le dije suavemente empujando su hombro.
“Mm…”, dijo mientras sus ojos se abrían por un segundo y luego se cerraban rápidamente.
22:42
Camila, ¿estás ahí? Lo siento, he quedado con Cece para esta fiesta y estaba ebria antes. Estoy tratando de recuperar la sobriedad para que podamos hablar sin embargo. ¿Me puedes llamar? - Lauren
Los minutos continuaban pasando lentamente, y mi corazón empezaba a acelerarse. ¿Y si ella realmente me necesitaba en ese momento? Ella había dicho que sus padres estaban teniendo problemas, y dejó mi casa con bastante rapidez el día de hoy después de recibir la llamada telefónica de su madre. Un golpe en la puerta del baño me devolvió a la realidad.
“Quienquiera que seas, sal del cuarto de baño! haz estado allí por casi una hora!” Oí gritar airadamente a Normani desde el otro lado. Rápidamente me levanté y abrí la puerta.
“Oh Lauren eres tú. Es Chase el que está ahí contigo?” sonrió. Pero cuando sus ojos se posaron en Cece durmiendo en el suelo, dejó escapar un callado
“ugh” y se acercó a ella.
“¿Cuánto tiempo ha estado así?”
“Bueno, estaba vomitando como una hora y media. No sabía que alguien podría devolver tanto como ella lo hizo”, le dije distraídamente registrando mi teléfono de nuevo.
“Sí, ella bebíó demasiado de la bebida que le hice. A diferencia de ti, por lo menos a alguien le gusta mis bebidas “, dijo Normani con una carcajada. Forcé una sonrisa en respuesta a medida que continuaba mirando fijamente mi teléfono.
“¿Estás bien, Lauren?” preguntó con un poco de delicadeza en su voz.
“En realidad no. Creo que un amigo mío está teniendo una mala noche. ¿Te importaría cuidar de Cece mientras lo llamo?”
“No, está bien, haz lo que tengas que hacer”, dijo, y por un breve momento, Normani expuso su lado sensible.
23:03
Camz, por favor, lo siento mucho. Por favor, contéstame, así sabré que estás bien - Lauren.
No podía esperar más una respuesta, por lo que decidí llamar a Camila. Para mi desgracia, mi llamada fue directamente al correo de voz. Rápidamente terminé la llamada antes de que pudiera dejar un correo de voz, porque no quería que Camila escuche a los chicos en la cocina borrachos cantando “Call Me Maybe”.
Tampoco quiero que piense que soy arrogante, especialmente si ella estaba ignorando deliberadamente mis textos o estaba envuelta en algo y no podía responder, yo necesitaba que sepa que en realidad me importa.
23:11
Camz… Por favor, quiero estar aquí para ti. - Lauren
Todavía no había respuesta. Dejé mi teléfono en un costado y dejé escapar un gruñido enojado. Las lágrimas comenzaban a formarse en mis ojos, y lo único que quería era un poco de tranquilidad de que Camila estaba bien. Frenéticamente empecé a marcar su número de teléfono y decidí que tenía que llamarla de nuevo, con la esperanza de que esta vez iba a contestar.
23:13
"Hey es Camila, por favor deja un mensaje en el…"
Unas cuantas lágrimas se escaparon de mis ojos “¡Mierda!” grité. Me acerqué a la pared más cercana y puse mi frente contra ella. No creí haber sentido tanto pánico antes. Quería que ella esté bien. Necesitaba que ella estuviera bien.
De repente, sentí dos grandes manos secas y callosas, en mis caderas, y el hedor de ron flotaba en mi nariz.
“He estado buscándote hermosa,” Chase me susurró borracho al oído mientras sus manos comenzaban a vagar de mi cintura hasta mis muslos. Me di la vuelta para mirarlo de frente y tuve una idea.
“Chase, ¿tienes amigos sobrios aquí que me puedan dar un paseo en algún lugar. Por favor?” Le pregunté algo desesperada.
“Mmm, ¿qué hago para salir contigo sin embargo?” dijo con picardía.
“Chase, por favor, ahora no, realmente necesito saber quien me puede dar un paseo”, le dije mientras las lágrimas empezaban a salir de mis ojos. Pensé que Chase tendría algún corazón y que pondría fin a sus juegos, pero no sé por qué esperaba algo así de un tipo que sólo ha tenido relaciones sexuales en su mente.
“Vamos, me haz tomado el pelo demasiado últimamente, entonces…”, me atrajo hacia su cuerpo “… tranquila. Relájate. Tú sabes que te puedo hacer pasar un buen rato”, dijo mientras comenzaba a besar mi cuello.
"Chase, aleja tu mierda de mí. Estás tan borracho ahora y… ". Estaba tan enfadada con él que traté de pensar en algo que decir que podría dañar su ego "… Tus manos son tan jodidamente secas!" Grité mientras me enfurecí. ¿Por qué demonios acababa de decírselo? Ah, sí, porque es verdad. Traté de tranquilizarme rápidamente a mí misma antes de girar de inmediato mi atención a Camila.
Me acerqué a la cocina y empecé a preguntar a todos los que estuvieran sobrios si me podrían conducir a alguna parte. Traté de ser vaga acerca de dónde iba cuando le preguntaba a la gente, tenía que encontrar una manera de llegar a casa de Camila. La mayoría de la gente sólo se reían de mí. Otros decían comentarios sarcásticos como
“Qué tan sobrio estoy para ti?” Antes de girar de nuevo a sus amigos. Empecé a sentirme desesperada por no poder estar allí para Camila cuando ella me necesitaba. Una vez más, la había decepcionado.
DON’T STOP BEELIEEEEEEVIN! HOLD ON TO THAT FEEEELINGG” los chicos de la cocina comenzaron a cantar. Tenía que alejarme de ellos. Necesitaba alejarme de todo el mundo. Me dirigí a la habitación de Cece y me senté en su cama con la cabeza entre las manos mientras las lágrimas de frustración comenzaban a caer por mi cara. Odiaba ese sentimiento. Odiaba la sensación de cómo la tristeza puede hacerse cargo de tu cuerpo como una enfermedad cambiando toda tu noche. Odiaba la forma en que mi corazón latía rápido, la manera en que mis manos temblaban, La caída de las lágrimas podían drenar toda la energía de mi cuerpo. Traté de evitar este sentimiento por mucho tiempo, pero esta noche, me golpeó como una tonelada de ladrillos. No estoy segura de poder manejar esto.
Saqué la cabeza de mis manos y miré a la cómoda de Cece. Había cuatro trago de vodka prácticamente llamando mi nombre. Detente Lauren. Sólo detente. Pero este sentimiento va más lejos, no puedo lidiar con esto ahora mismo. Pero tú eres más fuerte que esto.
¿Lo soy sin embargo? ¿Soy más fuerte que esto? No soy lo suficientemente fuerte como para ser honesta conmigo misma. No soy lo suficientemente fuerte como para luchar por Camila delante de mis amigos. No soy lo suficientemente fuerte como para decirle algo a Megan cuando ella hace comentarios desagradables sobre mi apariencia. No soy fuerte. Me lo he demostrado a mi misma.
Desenrosqué el tapón del primero trago y rápidamente lo bebí. El licor quemó mi garganta, pero inmediatamente hice lo mismo con la segunda, con la esperanza de que cuanto más rápido me beba el alcohol, la tristeza se iría más rápido.
Media hora más tarde, la habitación empezó a dar vueltas. Mi visión regresó a un estado borroso, mi cuerpo comenzó a calentarse de nuevo, pero la tristeza seguía, ahora más ampliada que nunca.
Camz, por favor llmame de vuelta – Lauren.


Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 12

Mensaje por Admin el Sáb Sep 10, 2016 7:42 pm

And she said,
How do you know me so well?
After only one night…
How do I love you? tell me,
With all of my might…
I’m indebted to you
I’m indebted to you always

POV Lauren
Lentamente abrí los ojos y me sentí casi paralizada. Me sentía como si mis miembros estaban hechos de ladrillos de cien libras, luché por moverme a los pocos centímetros que me tomaban para revisar mi teléfono que estaba sonando al lado de mi cabeza en la cama de Cece. Mis ojos vagaron por la habitación mientras mi cuerpo continuó quedándose prácticamente inmóvil. Me di cuenta de que Cece se desplomó con su bolsa de frijoles en la silla en la esquina izquierda de la habitación, la taza roja todavía en la mano, y me pregunté si seguía bebiendo después de su noche en el baño. Jennel estaba acurrucada como una bola en el suelo junto a la silla
And she said,
How do you know me so well?
After only one night…
How do I love you? tell me,
With all of my might…
I’m indebted to you
I’m indebted to you always
Mi teléfono sonó de nuevo, pero aun no lograba levantarme a mí misma. Me dolía la cabeza por la combinación de alcohol que había bebido hacia el final de la noche y las lágrimas que lloré por Camila.
Camila.
Camila.
¡Camila! Mis pensamientos empezaron a hacer clic al recordar cuánto tiempo había estado esperando por una respuesta suya. El recordar mi ansiedad por su silencio me dio la fuerza que necesitaba para mover el brazo unos centímetros por encima para poder llegar a mi teléfono.
2 llamadas perdidas, 1 buzón de voz.
Rápidamente marqué el código de acceso al buzón de voz y espere atenta al escuchar su hermosa voz en el otro extremo.
"Lauren, es Camila. He leído tus mensajes esta mañana. Lo siento por no responderte, mi teléfono murió. Pero estoy bien. Quiero decir… tan bien como pudiera estar. Umm… me llamas de nuevo de acuerdo?" Hubo una pequeña pausa mientras ella respiraba profundo. "… Adiós Lauren." No estoy segura de por qué la despedida me asustó tanto como lo hizo. La forma en que dijo "Adiós Lauren", sonaba tan definitivo, como si fuera la última vez que iba a despedirse de mí. De repente empecé a sentir pánico. Me levanté rápidamente y salí corriendo de la habitación de Cece hacia la puerta principal de su casa. Mi adrenalina estaba bombeando, empecé a correr por la calle de la casa de Cece hacia la de Camila. Me tomó treinta segundos para recordar que Camila vivía al otro lado de la ciudad. Con tacones y mucha resaca, no había manera de que sea capaz de correr esa distancia en un tiempo razonable.
Dejé de correr y me apoyé en un coche cercano en una carretera secundaria. Miré a mi alrededor antes de tirar hacia atrás la cabeza y mirar al cielo, preguntándome cómo iba a llegar a donde necesitaba estar tan desesperadamente en estos momentos. No podía llamar a mis padres porque no me quería explicar que Cece hizo una fiesta anoche. No podía preguntarle a cualquiera de los amigos de Cece es porque conociéndolos, las posibilidades de que despierten aún borrachos eran extremadamente altos. Giré mi teléfono en mi mano un par de veces antes de darme cuenta de lo que tenía que hacer. Apreté los dientes y comencé a marcar el número de Meg.
“¿Hola?” Meg respondió aturdida.
"Meg! Hola, necesito que me recojas en este momento", le dije rápidamente. Hubo una pausa que duró agónicamente mucho antes de Meg respondiera.
“¿Quién demonios te crees para estar llamando a las nueve de la mañana de un maldito sábado para que te recoja? ¿Por qué no llamas a mamá o papá? No voy a recogerte, adiós “, dijo con enojo.
"No, no, no! Meg! No cuelgues, por favor! Meg! "
"Que pasa Lauren?"
"Meg", empecé a suplicar mientras mi voz comenzaba a quebrarse. "Meg, necesito que me recojas, por favor. Nunca te he pedido nada, pero necesito esto ahora mismo, por favor ", le rogué desesperada. Su voz de repente se suavizó y ella sonaba inusualmente cariñosa.
"Lauren, ¿estás bien?"
"No lo sé, realmente no lo sé. Tengo que ver a alguien en este momento. Estoy en la casa Cece. Por favor, Meg, yo nunca te he pedido nada ", repetí cuando mi voz continuaba agritándose.
"Está bien, voy a estar allí en 15", hizo una pausa. "Pero me debes una. ¿De acuerdo?"
"Está bien. Muchas gracias. Muchas gracias Meg".
"Está bien, te veré pronto. Ah, y Lauren… "
"¿Sí?"
"Suenas como el maldito Morgan Freeman cuando lloras", dijo antes de colgar.
El viaje a casa de Camila era algo torpe. Meg me preguntó varias veces sobre por qué estaba “volviéndome loca” sobre esta “amiga” tan temprano en la mañana.
“Suenas como si acababa de romper contigo,” sonrió, con los ojos puestos en el camino. A veces me preguntaba si ella sabía más de mí de lo que aparentaba, porque sus chistes sarcásticos siempre parecían revelar algo de verdad en mi vida.
“No, ella sólo… ella tuvo una mala noche.”
“Y porque ella tuviera una ‘mala noche’ estás aquí conteniendo las lágrimas, pidiéndome ser tu chofer alrededor de Miami a… ¿puedo repetirlo?, A LAS NUEVE DE LA MAÑANA”
“Sí “, le susurré, volviendo la cabeza para mirar por la ventana, con la esperanza de que se dé cuenta de que no quiero hablar más. Y por suerte lo hizo.
Finalmente nos detuvimos en la calzada de Camila, rápidamente salté del coche y empecé correr hacia su casa.
“HEY! Ni siquiera un ‘gracias’?” me gritó Meg luego de bajar la ventanilla.
“¡Gracias!” Grité con desdén cuando llegué a la puerta de Camila. Pensé en llamar, pero no estaba segura de si sus padres todavía estaban durmiendo, así que saqué mi teléfono y rápidamente marqué su número.
“Lauren?"
“Camila, estoy fuera, por favor ven abajo”, le dije.
“Lauren, ¿por qué estás aquí ahora?”, Dijo de nuevo, todavía en el teléfono. Por alguna razón, esa simple pregunta cortó a través de mí como un cuchillo, y recordé lo que pasó, cuando ella había venido a mi casa mientras Cece y Jennel estaban. Yo le había hecho la misma pregunta con dureza.
“Camila, estoy preocupada, no devolviste mis mensajes y llamadas, sé que tuviste una noche difícil y -” De repente, la puerta se abrió y Camila se paró frente a mí.
“No tenías que venir”, dijo ella en voz baja, su teléfono todavía contra su oído.
“Lo sé… pero yo quería hacerlo. Necesitaba ver si estás bien”, le susurré a través del teléfono. Nos miramos la una a la otra por lo que parecieron horas, y una pequeña sonrisa apareció lentamente en su rostro.
“¿Tienes hambre?” Le pregunté a través del teléfono.
“Siempre tengo hambre,” ella rió de nuevo.
“¿Puedo llevarte a desayunar en alguna parte? El lugar en el que estoy pensando… no es demasiado lejos aquí.”
“Sí, pero no puedo conducir. Sólo tengo mi permiso.”
“Podemos caminar “, le sonreí.
“En esos tacones? Umm… Voy a preguntarle a mi mamá si ella nos puede llevar… ella está bien entonces… “, dijo Camila, avanzando de nuevo a su casa y poniendo fin a nuestra llamada telefónica.
“Ya vuelvo.” Esperé unos minutos antes de que Camila abra la puerta de nuevo, salió fuera con su madre detrás de ella.
“Hola… Lauren, ¿no?”, Dijo su madre,levantando la mano para estrechar la mía. Nunca había visto a la madre de Camila antes, pero de inmediato me di cuenta de que ella parecía cansada. Y no sólo físicamente cansada, sino también emocionalmente cansada.
El tipo de cansancio que intentas enmascarar con una sonrisa, pero tus ojos aun revelan tus secretos. El tipo de cansancio que se manifiesta en los ojos anchos, y una vacilación sutil en los movimientos. El tipo de cansancio en el que te preguntas cómo has llegado a este punto y cuando va a terminar, cuando podrías empezar a vivir de nuevo. Sentí como si me diera cuenta tan fácilmente de su apariencia, ya que, por el momento, se trataba de una versión ampliada de lo que yo estaba sintiendo en estos momentos.
“Encantada de conocerla Sra. Cabello,” dije, extendiendo mi mano para satisfacer las suyas. Camila se aclaró la garganta y miró hacia abajo. Un silencio incómodo llenó el aire antes de que la mamá de Camila diga amablemente,
“Puedes llamarme Michelle.”
“Oh sí, lo siento… Michelle”, dije vacilante.
“Entonces, ¿dónde quieren ir hoy? ¿No es un poco temprano para el desayuno Camila?”, Dijo antes de dirigirse a mí “Camila por lo general no se despierta hasta el mediodía, al menos, los fines de semana”, dijo ella, dejando escapar una risa forzada. Sabía que ella estaba tratando de fingir que estaba bien.
Teníamos más en común de lo que nunca podría saber.
“¿Conoces el Seaside Shack? Es por el paseo marítimo.”
“No estoy muy segura de dónde está eso exactamente, pero si me puedes dirigir, eso sería genial “, respondió ella.
Mientras nos dirigíamos al restaurante, me di cuenta de que a pesar de que la mamá de Camila parecía emocionalmente agotada, era muy fácil hablar con ella. Me preguntó acerca de mis intereses, de los deportes que jugué en la escuela, y si ya estaba considerando a qué universidad ir. Me preguntó cómo nos conocimos Camila y yo, y rápidamente le dije que Camila y yo estábamos en la misma clase de pre-cálculo juntas. Era una mentira, pero estaba tan acostumbrada a decir mentiras convincentes, que debió de haber sonado tan fiel a la mamá de Camila. Me sentí culpable por mentirle, pero era más fácil que decirle la verdad. Finalmente nos detuvimos en el restaurante, que daba vista al mar, agradecimos a la mamá de Camila antes de salir del coche y caminar hacia el restaurante.
“Camila, ¿te importa si nos sentamos en las mesas al aire libre?”, Ledije señalando hacia el otro extremo del restaurante.
“Está bien”, dijo con un asentimiento de cabeza leve y una pequeña sonrisa. Cuando nos sentamos, rápidamente miró a su alrededor para asegurarse de que no había nadie que conozcamos aquí. Me imaginé que era lo suficientemente temprano en la mañana, así que la mayoría de la gente de nuestra edad todavía estaría durmiendo “oh, Dios mío, ¿te acuerdas de lo que hiciste anoche?” cotilleos. Por suerte, éramos sólo Camila yo, y un par de personas mayores en las demás mesas. Traté de hacer contacto visual con Camila. No quería dar más rodeos, sólo tenía que saber lo que pasó.
“Camila, ¿qué pasó ayer?” Dije con un sentido de urgencia en mi voz.
Ella respiró profundamente antes de mirar hacia el agua, abrió la boca lentamente, pero antes de cualquier palabra pudiera escapar de su boca, antes de que pudiera conseguir alguna sensación de alivio por su respuesta, el camarero se acercó y preguntó por nuestro pedido. Por lo general, habría estado muy contenta de que nos atienda después de sólo sentarnos, pero hoy, no creí que jamás hubiera estado tan molesta por la puntualidad de alguien. Antes de que pudiera preguntarme lo que quería, le dije rápidamente,
“Pancakes! Pancakes están bien. Con chispas de chocolate. Jugo de naranja. Eso es todo, gracias!” No estaba pensando en comer mucho de lo que me sirvieron, pero pensé que era el tipo de desayuno que podía cortar, mover las piezas alrededor de mi plato un poco, y hacer que parezca que estaba comiendo la mayor parte.
“Voy a querer lo mismo”, dijo Camila antes de mirar de nuevo al agua.
Una vez que se retiró, volví a mirar a Camila esperanzada de que a pesar de que esté evitando el contacto visual conmigo, mi mirada persistente sería suficiente para para darse cuenta de lo desesperada que estaba por averiguar acerca de lo que le pasó ayer.
“Lauren, mis padres… mis padres”, dijo ella, luchando por encontrar palabras que decir. Una parte de mí sabía lo que iba a decir. Yo podría poner dos y dos juntos con bastante facilidad, y con base al comportamiento de su madre y el argumento de que sus padres tenían que hablar con ella, pensé que se iban a separar.
Vi como ella luchaba por dar sentido a lo que estaba sucediendo. Miró a su alrededor, con las mejillas sonrojadas, con los ojos revelando abiertamente su tristeza, sus lágrimas formándose lentamente en sus ojos. No podía verla pasar por esto. No podía esperar una respuesta de ella cuando parecía traer tanto dolor.
Quería escuchar lo que estaba pasando directamente de ella para que pudiera ayudarla adecuadamente a través de lo que estaba sintiendo, pero ella no estaba lista. Y yo no podía obligarla a estar lista.
“Camila…” dije, haciendo una pausa mientras esperaba a que ella finalmente haga contacto visual conmigo. “Cuando yo estaba luchando para admitir algo no hace mucho tiempo, alguien me dijo que ella sabía lo que estaba tratando de decir, pero sabía que no quería decirlo francamente. Dijo que sabía que las palabras que quería decir, probablemente me aterraban. Camila, yo sé lo que estás tratando de decir, y sé que estas palabras probablemente te asustan, pero quiero que sepas que yo quiero estar aquí para ti. De la misma manera en que tú has estado allí para mí “, le dije, poniendo mi mano sobre la suya. Ella asintió lentamente y se mordió el labio, luchando contra las lágrimas mientras las comisuras de sus labios comenzaban a temblar.
Nos sentamos en silencio y miramos hacia el agua juntas. Cuando por fin habló, supe de inmediato que las palabras que salieran de su boca se quedaría para siempre conmigo.
“Lauren, tú sabes que eres más valiente de lo que crees y más fuerte de lo que piensas”, dijo en voz baja. Dejé escapar un suspiro.
“Las dos sabemos que no es cierto, y me gustaría poder creerlo Camila. En realidad, no te lo he probado a ti o a mí misma. Pero gracias”, le respondí.
"Es cierto", dijo.
"¿Por qué suenas tan segura de eso?", Le dije, mientras miraba hacia el agua.
"Debido a que Winnie the Pooh, lo dijo" Me fijé en ella, y por fin hizo contacto visual conmigo antes de estallar en carcajadas. Fue agradable ver que a pesar de que nuestros mundos fueron aparentemente quebrándose y quemándose alrededor de nosotras, aún podíamos encontrar consuelo en lo demás. "Laur… cambiar da miedo. El progreso requiere tiempo. Creo que tú encontrarás todo lo que estás huyendo simplemente en tu cabeza", dijo Camila. Me estremecí ante lo increíblemente sabia que esta joven era.
"Camila, vine aquí para ayudarle, y tú estas aquí tratando de ayudarme en algo más", suspiré.
"Honestamente Lauren, he estado tratando de convencerme a mí misma de las últimas doce horas que lo que dije era verdad. Decirlo en voz alta ayuda. Pero a veces me pregunto si yo estaba destinada a este tipo de problemas. Si también, lo merezco… eso no puedo cambiarlo. Supongo que suena como un hipócrita que da consejos y no es capaz de tomarlos…" hizo una pausa. "Lauren, no creo que podamos estar ahí la una a la otra en el tiempo que lo necesitamos. Sé que estás luchando con… ya sabes… y yo quiero ser fuerte para ti, pero con mis padres y todo, ahora es más difícil que nunca para mí. Necesito ayuda… como un apoyo abierto, porque es difícil para mí para conseguir eso en mi hogar en estos momentos. Mis padres están teniendo sus propias batallas que pelear y todo el mundo está teniendo sus propias batallas, cómo podemos esperar ser capaces de ayudarnos unos a otros cuando es tan difícil para nosotros incluso ayudamos a nosotros mismos", dijo mientras su voz comenzó a temblar. "Yo no puedo obligarte a hacer cosas que no estás lista para hacer. Estoy en una encrucijada, y no puedo esperar… " se calló cuando el camarero volvió con la comida.
"Disculpe, ¿me prestas un lápiz durante unos minutos? Voy a devolvértelo cuando paguemos la factura” le pregunté al camarero antes de que fuera a retirarse.
"Claro, aquí tienes," dijo, y me entregó un lápiz negro.
"Camila, dame tu brazo." Ella vacilante extendió su brazo izquierdo y comencé a escribir.
Puedes huir del amor Duda el llamado de los disparos desde arriba Puedes prepararte a ti misma desde el dolor que sentiste Tomar tu mundo a partir de las cartas que repartes O esta noche te puedes cambiar la luz
Miró las palabras garabateadas en la escritura a través de su brazo, y por la mirada confusa en su rostro, sabía que estaba tratando de descifrar lo que escribí.
“Camila, estoy tratando. Realmente estoy intentando. Sé que no me ocupo de mis problemas de la mejor manera, y tener que hacer frente al cambio, sobre todo este tipo de cambio, que sé que tiene que suceder, es difícil para mí. Aún no puedo decir lo que quiero decirle a la gente y ser quien quiero ser. Si le digo a todos lo que soy, cómo me siento, no podré retirar esas palabras de nuevo. Nunca podré esconder lo que soy de nuevo. No puedo esperar una vida fácil luego de eso. Estoy aterrorizada, absolutamente aterrorizada, porque una vez que se escapen las palabras de que soy…” Suspiré, aún luchando por expresar la verdad a través de mis palabras. “Una vez que esas palabras se escapen, todo estará a la intemperie. Y no sólo tendré que hacer frente a lo que piensen los demás, al final tengo que enfrentar quien realmente soy. Y eso me asusta como la mierda, he estado ocultándolo durante tanto tiempo que a veces no sé quién es el verdadero yo. Lo estoy intentando, por ti, pero en este momento me siento como una tortuga corriendo la carrera contra un conejo. Por mucho que me mata saber que no puedo estar allí para ti al cien por cien en la forma en que tu me necesitas, por favor, basta con ver lo que hay en tu brazo y recordar que yo sé que tu tienes la fuerza para luchar a través de esto. Deja que estas palabras hablan de mí para ti cuando no pueda decírtelo a la intemperie”, le dije en voz baja mientras ella miraba hacia abajo y asentía con la cabeza. “Y Camila…”
“Sí Lauren?”
“Yo no voy a ninguna parte. Quiero… necesito estar aquí para ti tanto como me sea posible. Sólo tengo que encontrar la manera. Creo que hay una razón más grande por la que viniste a la fiesta de la primera vez que nos vimos. Nunca fui una gran creyente en la suerte o la idea de que todo sucede por una razón. Pero hay una razón para esto” dije señalándome a mí y luego a ella. “Tiene que haber una razón para esto…”
Se detuvo un momento y miró hacia abajo. Esperé a que ella dijera algo, cualquier cosa, y los segundos se prolongaban lentamente. Pero, finalmente, ella susurró,
“Lauren, dame tu brazo.” Extendí mi brazo y no pude evitar sonreír mientras la pluma ligera rozaba mi piel. Cuando terminó de escribir, miré hacia abajo para leer las pequeñas letras que cubrían la longitud de mi brazo.
Si los deseos fueran caballos los mendigos montarían.
No camines en círculos o nades contra la corriente.
A veces las cosas pueden salirse de control,
Pero el amor tiene una manera de romper tu caída
La espera es inútil, sal de su envoltorio
Nadie te está pidiendo la sombra de tu alma
Dale todo lo que tienes sin condiciones,
Porque el amor tiene una manera de romper tu caída.
"Estoy aquí para ti también," susurró y luego hizo una pausa. "Vamos a salir de esto juntas… de una manera u otra." La miré y ella sonrió levemente, el tipo de sonrisa que intentas utilizar al convencerte de que puedes ser feliz y que puedes ser fuerte, pero el tipo de sonrisa que también sirve como un último recurso para tratar de detener las lágrimas que sabes que están llegando. Vi esa sonrisa, y no podía pasar por alto el hecho de que ella estaba triste y que ambas nos sentíamos rotas. Pero creía de todo corazón en lo que dijo. Yo creía que de una manera u otra nos gustaría salir de esto juntas, incluso si las cosas se pusieran difíciles. Tuve una fuerte sensación de que lo harían.
Pero lo más importante, cuando miré a Camila, me di cuenta de que es verdad lo que algunos dicen. Nada es tan hermoso como una sonrisa que ha luchado a través de las lágrimas.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 13.

Mensaje por Admin el Sáb Sep 10, 2016 7:42 pm

POV Lauren
“Lauren, ¿por qué no te comes tu desayuno? Pensé que amabas tortitas con trocitos de chocolate”, dijo mi mamá consternada.
“No tengo hambre”, murmuré mientras movía unos trozos de una torta alrededor de mi plato.
"Siempre tienes hambre,” Megan dijo mientras rodaba los ojos. “¿Y qué demonios es eso en tu brazo? Hey mamá, Lauren consiguió un tattoo,” Meg dijo cantando, me agarró del brazo y la sostuvo por encima de la mesa de la cena.
“Megan, aleja tu mierda de mí”, le dije, casando mi brazo de su agarre.
“Lauren, cuida tu boca!” dijo mi padre con dureza.
“Lo que sea, no tendré esta discusión ahora mismo”, le dije mientras me excusé de la mesa y me fui arriba. Miré hacia abajo a mi brazo, los restos de tinta de la pluma de la mañana del domingo todavía visibles. La mayor parte de lo que Camila había escrito sobre mí estaba manchada, pero tres líneas se mantuvieron, y esas líneas significaban todo para mí.
La espera es inútil, sal de su envoltorio Nadie te está pidiendo la sombra de tu alma Porque el amor tiene una manera de romper tu caída.
Me quedé mirando distraídamente mi armario, averiguando qué ponerme, pero sobre todo tratando de calmar mis nervios de ir a la escuela hoy. Había hecho una promesa a Camila de estar ahí para ella, que iba a hacer algún tipo de cambio, que podría ser lo suficientemente fuerte para ser de apoyo para ella. Pero en el fondo de mi mente, los recuerdos de mis amigos atormentando a la chica que tanto significaba para mi infectó mi cerebro, la infección se extendió por todo mi cuerpo a mi corazón, a los pulmones, a los nervios, de modo que se hizo más difícil de calmar mi ritmo acelerado, la respiración más dificultosa, más difícil de calmar mis manos temblorosas.
Hoy sería una prueba de que no estaba preparada, de que yo no estaba segura de estar dispuesta a enfrentarlo. Pero a veces, la vida no espera por nadie. Mi teléfono comenzó a sonar, sacándome de mi aturdimiento, pero al mismo tiempo aumentando de mi pánico.
“Lauren!… Lauren? ¿Por qué estás respirando pesadamente? ¿Tuviste una mañana sexy?” Cece reído en la otra línea.
“No… no, mi tono de llamada me sorprendió.”
“Sorprendió… esa es una palabra del vocabulario agradable Lauren, sigue así. De todas formas, sal afuera, Ally está conduciendo y me pidió que te llame a ti, ya sabes, ‘sin manos en el teléfono mientras estás en la zona de manejo’ como dice ella.”
“Cállate Cece,” Ally rieron en el fondo.
“Está bien, voy a estar fuera, sólo dame un minuto.” Colgué el teléfono y examiné la habitación por un pedazo de papel en blanco y un bolígrafo. Una vez que encontré uno, rápidamente escribí un mensaje y doblé la hoja varias veces para que pudiera caber en la palma de una mano pequeña.

POV Camila
Salí de mi clase de química, ya desgraciada por tener que soportar horas de conferencia leyendo un material, sabía que tendría que pasar tres horas extras volviendo a hacerlo en casa. Lleve mis libros en mi mano izquierda, saqué mi teléfono móvil y me desplace por Tumblr distraídamente, evitando estudiantes mientras me dirigía a mi casillero. Estaba a centímetros de llegar a mi casillero, cuando oí un agudo, “Oh hey allí esta Camila.” Me detuve por un breve instante, luego decidí hacer caso omiso de la voz y seguí caminando, finalmente cerré la distancia entre mí y mi casillero .
12-32 -
Traté de concentrarme en mi combinación cuando la voz regresó, pero ahora más cerca y detrás de mí. “Camila, ¿por qué me odias? Pensé que éramos amigas “
12-32 -
"Camila, eres tan grosera. Iba a invitarte a una hoguera el viernes, pero ya sabes, eres solo taaaaan cruel", dijo la voz con sarcasmo.
Me volví lentamente alrededor para ver a Cece y Normani apoyadas en las taquillas justo enfrente de mi con sonrisas en sus rostros. Cece comenzó a avanzar poco a poco hacia mí, y rápidamente me puse tensa, anticipando más tormento. De repente, el sonido apresurado de tacones llenó mis oídos.
"Cece, Normani!" Lauren corrió hacia ellas antes de mirar rápidamente hacia mí. "Hey, los he estado buscando por todos lados", dijo a través de respiraciones pesadas lanzándo una mirada de reojo hacia mí. "Vengan conmigo a mi casillero para que podamos hablar de la hoguera del viernes", dijo ella, suavemente agarrando el brazo de Cece y tratando de tirar de ella en la dirección opuesta.
"Umm Lauren, estoy un poco ocupada ahora mismo," dijo Cece mirándome.
"Si bien, lo que sea, vamos. Sólo tenemos un par de minutos hasta que terminen las vacaciones"
"Que…? tú no quieres invitar a Camila a la hoguera? Me sentiría mal si todo el mundo en la escuela se va y ella es la única que no", dijo Cece con un tono melodramático. Lauren miró desconcertada, y su boca se abrió lentamente para responder. Casi podía ver las tuercas girando en su cabeza, tratando de encontrar la manera de evitar la situación.
“Cece, necesitas encontrar un nuevo hobby además de molestarla”, dijo mientras inclinaba la cabeza hacia un lado en mi dirección. “¿No preferirías gastar tiempo pensando cómo vamos a conseguir que Garrett salte de la fiesta de Miami al fue invitado y venga a la hoguera en su lugar?”, Dijo Lauren mientras Cece arqueaba una ceja.
“Ohhh… Lauren tienes un punto muy válido. Gracias por recordármelo. Garrett me debe un lap dance” Cece rio antes de tirar el pelo hacia atrás y empezar a caminar hacia el casillero de Lauren. Normani arrugó la cara y le susurró:
“Un lap dance?” Mientras se arrastraba detrás de Cece. Lauren vaciló y me miró cuando sus amigas se alejaron. Rápidamente se dirigió hacia mí, y su mano rozó brevemente la mía, transfiriendo un pequeño pedazo de papel de su mano a la mía. A continuación, se pasó una mano por el pelo y se fue sin decir una palabra. Poco a poco abrí el primer pliegue del papel.
Y llegará un momento, verás, que se acabarán las lágrimas
Una pequeña sonrisa natural comenzó a formarse en mi cara. Entonces desplegué cuidadosamente otra cara del papel.
Y el amor no te romperá el corazón,
Desdoblé el otro lado.
sino que descartará tus miedos Sonríe hermosa, y levanta esa barbilla un poco más arriba. Despliega la última parte, durante la hora del almuerzo cuando estés sola Smile
Cerré la nota y lo metí en el bolsillo. La espera me estaba matando, y me moría de ganas de leer el resto de lo que escribió Lauren, pero decidí esperar hasta el almuerzo para calmar mi ansiedad.

POV Lauren
Mi pierna rebotaba de arriba abajo, golpeé mi pluma con furia sobre el escritorio mientras miraba el reloj. Cinco minutos para la hora del almuerzo. Cinco minutos para que Camila lea el resto de mi nota.
“Mierda chica, debes estar emocionada por palitos de mozzarella en el almuerzo,” Dinah susurró mientras colocaba una mano sobre mi rodilla para detener mi pierna inquieta. Dirigí una sonrisa hacia ella, luego continué mirando el reloj. La espera de que esta clase llegue al final era como esperar una tormenta en el desierto. El minutero del reloj se movía lentamente para indicar un minuto más que pasaba, me pregunté si el Padre Tiempo me estaba torturando. Otro minuto pasó, otro latido cardiaco omitido. Sentí que mis manos sudaban y mi pierna comenzó a rebotar de nuevo, me pasé la mano por el pelo. Necesitaba que fuera la hora de comer como hace media hora.
“Y ahí es cuando los diplomáticos chinos decidieron…” Mi profesor seguía hablando, arrastré mis manos por mi cara en agonía. Miré el reloj de nuevo. Otro minuto pasó, otro latido cardiaco omitido. 2 minutos y 59 segundos. 2 minutos y 58 segundos. Empecé a contar minuto a segundo y me preguntaba si es así como Jack y Rose se sentían cuando el Titanic comenzó a hundirse lentamente. 1 minuto y 22 segundos. Respiré profundamente en señal de frustración. 59 segundos.
32 segundos.
18 segundos.
5 segundos.
La campana sonó por fin, agarré mis libros rápidamente y empecé a caminar enérgicamente fuera de la habitación y hacia la cafetería.
“Será mejor que me guardes un lugar en la fila para esos palitos de mozzarella LAUR!” Gritó Dinah, poniendo mayor énfasis en su apodo para mí.


POV Camila
"Bueno, entonces vas nadando en un océano, ¿verdad? Y estás amando a tu vida y chapoteando en el agua, cuando de repente una enorme ola de mierda se derrumba en ti. Así que estas nadando bajo el agua, tratando de llegar a la superficie, y el agua se convierte de repente en su comida favorita. ¿Cuál es tu comida preferida?", Dijo Abby entre risas cuando Jordan y Ellie ladeaban la cabeza y arqueaban las cejas.
"A veces, sacas lo extraño de ti misma Ab", dijo
Jordan mientras empezaba a acariciar su barbilla. "Bueno elegiré burritos", Jordan decidió.
"Eso es grave porque sabes, los burritos tendrían un montón de salsa, así que ¿qué pasa si las conchas suaves se desarrollan y la salsa se vuelca en su cabeza. ¿De verdad vas a ser feliz con la natación en salsa?" Abby respondió con los ojos entrecerrados.
"Está bien bicho raro, ¿qué elegirías?" preguntó Jordan en un tono descarado mientras metía su sándwich de pavo en su boca.
"Cheetos", Abby respondió con un gesto de la cabeza.
"Ni siquiera comes Cheetos."
"Esto es cierto, pero imagina un OCEANO ENTERO de Cheetos. Eso sería divertido. Probablemente estaría muy disgustada". Jordan se rió un poco y rodó los ojos. "No me sorprende incluso que hayas dicho algo así. Ah, y Ab, por favor, trata de comer algo hoy, ¿de acuerdo? Toma la mitad de mi sándwich, al menos, por favor" dijo ella, su voz de repente haciendo alusión a preocupación. Abby tomó a regañadientes parte del sándwich que Jordan dividido por ella y lo dejó caer sobre la mesa. Comenzó a dividir el sándwich por la mitad y luego en cuartos, y se comió un bocado que era del tamaño de un gran semilla de Hámster.
No estoy segura de por qué, pero por alguna razón, la forma en que ella pedazó su comida y comió con tanta delicadeza y con tanto pensamiento, me recordó a los hábitos alimenticios de Lauren cuando fuimos a desayunar ayer. Me di cuenta de cómo ella cortó sus panqueques y los movía alrededor del plato, pero en realidad nunca comía mucho de su comida. Pero tal vez ella había perdido el apetito, teniendo en cuenta lo que estábamos hablando. Empujé el pensamiento de mi cabeza tan rápidamente como recordé la nota que había puesto en mi mano anteriormente.
Saqué la nota y rápidamente miré hacia la mesa en la que estaba sentada. Ella estaba mirando hacia mí, tomando una Coca-Cola light. Creo que ella se dio cuenta de que había sacado la nota y poco a poco, aunque sutilmente, negó con la cabeza hacia mí antes de sacar su teléfono. No lo leas aquí, léelo en el baño que está en pasillo de la sala de ciencias. No quiero que nadie más lo vea.
"Chicos, vuelvo en un momento, realmente tengo que hacer pis!", Dije rápidamente y salí de la cafetería.
Me pregunté por qué Lauren me había pedido ir al baño del pasillo de ciencias, teniendo en cuenta que se encuentra en el extremo más alejado de la escuela. Teniendo en cuenta su ubicación y la pequeña cantidad de aulas en esa sección, era el cuarto de baño menos utilizado en la escuela, y por lo tanto era más propenso a estar vacío. Mi corazonada era correcta, y cuando entré en el cuarto de baño, rápidamente comprobé los puestos y me aseguré de estar sola. Entonces desplegué lentamente el último pliegue del papel y leí su contenido.
A veces la música tiene una forma de expresar todos los sentimientos, emociones y pensamientos que nunca podré verbalizar por mi cuenta. Así que espero que entiendas lo que estoy tratando de decir aquí.
Hay una tienda calle abajo,
donde venden anillos de plástico,
a un cuarto de pieza, lo juro.
Sí, sé que es barato,
no como el de oro de tus sueños,
pero espero que lo sigas usando.
Sí, la tinta puede manchar mi piel,
y mis jeans pueden estar gastados,
no soy perfecta, pero juro,
que soy perfecta para ti.
Y no hay garantía,
de que esto será fácil.
Lo que tú necesitas no es un milagro,
créeme…
Sí, no soy un ángel, sólo soy yo,
pero voy a amarte infinitamente.
Las alas no son lo que necesitas,
me necesitas a mí.

POV Lauren
Me encontré mirando a Camila desde el otro lado de la cafetería la forma en que Abby hablaba emocionada y Camila siguía echando hacia atrás la cabeza y riendo. ¿Desde cuándo ha sido amiga de Abby, Jordan y Ellie? ¿Cómo están aún conectados?
Jordan es la hermana menor de Garrett y Garrett es el mejor amigo de Chase, por lo que lo usaba para asistir a una gran cantidad de fiestas a donde yo también fui. Sólo he hablado con ella en una ocasión, pero creo que podría haber considerado que ella sea parte de nuestro grupo de amigos debido a su asociación con Garrett. Ella parecía agradable y relajada, pero recientemente dejó de ir a cualquier parte. Realmente nunca pensé mucho en ello y simplemente imaginé que ella se cansó de ir tras su hermano.
Abby solía ser parte del equipo de voleibol del equipo universitario con Ally, y he oído a Ally hablar de ella un par de veces los días después de que tenían los juegos importantes. Ella solía ser la mejor bateadora fuera del equipo, y me acordé de lo confusa que estaba Ally fue cuando Abby repentinamente abandonó el equipo. El entrenador había dicho al equipo que fue debido a razones de salud, y recordé a Ally mencionar que había perdido un montón de peso durante las primeras semanas de la temporada.
Ellie tiene una personalidad burbujeante y parece estar involucrada en todo lo que la escuela tiene que ofrecer. El consejo estudiantil, equipo de simulacro de juicio, Estudiantes Contra Decisiones Destructivas, lo que sea,. Yo solía estar en ECDD hasta que me di cuenta de lo hipócrita que era, pensando en mis hábitos de los fines de semana, pero recuerdo haber preguntado a Ellie el año pasado por qué estaba tan involucrada en todo. Su respuesta fue un poco críptico, pero dijo que la ayudó siendo como una distracción para ella. Nunca me enteré de lo que estaba tratando de distraerse.
Jordan, Abby, y Ellie son un equipo tan heterogéneo, y no estoy siquiera segura de cómo están conectados, para empezar. Yo no podía dejar de construir escenarios en mi mente sobre cómo se conocieron y cómo conocían a Camila. Ninguno de mis escenarios eran lógicos, pero cada uno me provocó una punzada grande de celos.
Quiero estar junto a Camila. Quería ser la razón por la que ría por primera vez en lo que parecieron siglos. Yo quería ser la que le podría dar algún tipo de felicidad. Pero estaba sentada al otro lado de la sala, escuchando cómo Cece quería ponerse en contacto con Garrett, y viendo a alguien más hacer todo lo que yo no pude. De repente observé a Camila sacar mi nota y me di cuenta de que Jordan no dejaba de mirar hacia ella. Tenía que decirle que lo lea en privado.
Rápidamente le envié un mensaje de texto y en pocos minutos, ella brotó de su mesa y salió por la puerta. Mi corazón empezó a correr mientras luchaba por permanecer sentada en mi mesa. Quería darle a Camila tiempo suficiente para leer la nota que le había escrito, el tiempo suficiente para absorber el contenido, el tiempo suficiente para darse cuenta de lo mucho que me preocupaba por ella y lo mucho que iba a tratar de estar ahí para ella. Pero mi ansiedad tiene lo mejor de mí.
"Tengo que ir al baño, voy a estar de vuelta en un momento."
"Oh, buena llamada!, también tengo que ir!" Dinah dijo a mi lado.
"¡No!" Grité antes de que pudiera controlar el pánico en mi voz. Miré alrededor de la mesa, y un manto de confusión parecía cubrir la cara de todos.
"Lo siento, sólo… problemas de estómago… ¿sabes?" Una respuesta difícil para una situación aún más difícil. "Oh sí, cierto chica. Quita todo lo tóxico fuera de tu sistema."
"Eww Dinah, ¿en serio?" dijo Normani, mientras poco a poco me alejé de la mesa.
Un enérgica caminata se convirtió en un trote ligero, que luego se convirtió en una carrera tan pronto doblé la esquina y me dirigí al baño del pasillo de ciencias. Cuando llegué a la puerta, ajusté rápidamente mi camisa, subí los pantalones vaqueros un poco, y arreglé mi pelo. Entonces abrí la puerta y posé los ojos en Camila y con mi carta en sus manos.
"H-hey…" dije en voz baja. Se dio la vuelta y se produjo un ligero brillo en sus ojos.
"Hey Lauren," dijo en voz baja, haciendo coincidir mi tono.
"¿Lo has leído?"
"Sí, lo hice… gracias," dijo, mientras una pequeña sonrisa se formó.
Mi corazón latía, mi respiración era pesada, mis manos empezaron a temblar de nuevo sutilmente. Solía tener estos síntomas físicos cuando me acercaba a otras chicas en las fiestas, pero por lo general tenía alcohol en mi sistema para elevar mi nivel de confianza. Hoy, sin embargo, había algo honesto acerca de mis emociones. Mi visión era clara, y mis sentimientos hacia Camila eran puros. Por primera vez en la historia, me acerqué a una chica y me sentí sin cadenas. Sentía como si sólo una mirada de ella fuera suficiente para desentrañar las capas y capas de duda, miedo y la falta de honradez. Frente a Camila, era yo misma. Fue una increíble y aterradora sensación. Mis dedos entrelazados lentamente con los de ella, empecé cuestionándome lo que estaba haciendo, pero un ligero apretón de su mano me aseguró que todo iba a estar bien.
La primera vez que nos besamos, yo estaba ebria. La segunda vez que nos besamos, yo estaba ebria. La tercera vez, nos besamos, y estaba sobria, pero impulsada por una combinación de apetito sexual insaciable y una fuerte necesidad de lo físico para distraerme de mi confusión y vulnerabilidad. Pero la cuarta vez que nos besamos, en este mismo momento, fue por amor. Era delicado y lento, pero todavía lleno de pasión.
Se apoderó de mí el deseo inquebrantable de sentir cada centímetro de su cuerpo, pero no de una manera sexual. Quería sentir la comodidad de su calor con nuestros cuerpos conectados. Quería sentir el latido de su corazón contra mi pecho mientras nuestros corazones empezaban a latir como uno solo. Quería sentir la suavidad de las puntas de los dedos, ya que rozaron mi mejilla. Quería sentir la adrenalina a través de su cuerpo, que se manifestaría en la respiración irregular y el ligero temblor de su cuerpo. Nuestras manos temblaban, pero a medida que apretamos el agarre en los dedos de la otra, el temblor se calmó y dio paso a la calma inmediata. Es extraño que el amor puede hacer eso contigo. Era como una representación física de la fuerza de nuestro vínculo emocional.
Nuestros labios se movían en sincronía y nuestras manos nunca se separaron el uno del otro. No hubo mordidas de labio, sin aferramiento desesperado de partes del cuerpo, ninguna fuerza usado o un deseo de apresurar las cosas. Nos besamos como si tuviéramos todo el tiempo del mundo, como si pudiéramos disfrutar de este momento para siempre. De repente, escuché forcejeos de los tacones contra el suelo del pasillo fuera del cuarto de baño, lo que indicaba que nuestro tiempo juntas tenía que llegar a su fin.
"Necesito verte de nuevo tan pronto como sea posible", le dije rápidamente cuando lamentablemente rompí el beso. "¿Qué vas a hacer mañana por la noche?" Los talones de la persona que se acercaba resonaban contra el suelo, como el sonido de un bate de madera golpeando contra una pelota de béisbol.
"Mañana no puedo, he… tengo que ir a alguna parte."
"¿Y esta noche?", Dijo Camila con una mirada de esperanza en sus ojos.
"No puedo, Dinah me pidió que la ayude a escribir su ensayo de Historia." Hice una pausa, con una sensación de hundimiento por tener que esperar más de un día para estar con ella otra vez.
"Por favor, di que estas libre la noche del miércoles", le susurré. Ella sonrió, asintió y dio un paso hacia mí, sus labios a centímetros de los míos. Un beso de despedida final hasta el miércoles.
Pero nuestros labios no conectaron. La puerta se abrió y un maestro ingresó. Camila saltó hacia atrás, rápidamente reunió la compostura y comenzó a salir. Pero antes de desaparecer, ella dirigió una sonrisa hermosa hacia mí. Le devolví la sonrisa, pero mi corazón se detuvo y luego se hundió. 48 horas era mucho tiempo para tener que ver eso de nuevo.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 14

Mensaje por Admin el Sáb Sep 10, 2016 7:43 pm

POV Ellie
En retrospectiva, debería haber sabido que había algo diferente. Ella había estado limpiando la casa mucho más de lo habitual. A veces iba a aspirar a las tres de la mañana. A veces iba a lavar los platos, barrer el piso, limpiar el garaje, y se repetía. Ella era inusualmente enérgica e hiperactiva, rara vez más de cuatro horas de sueño por noche. Recuerdo que le pregunté a su vez por qué nunca dormía, y ella solo respondió con “quién necesita dormir!” Era agradable estar a su lado, pero ella parecía estar sintiendo este cambio prolongarse mucho durante semanas. De vez en cuando, pareciera ser capaz de morderme a causa de su ira, esas reacciones no sucedían con frecuencia. Y entonces, de repente, cambió. Ella empezó a dormir más y salir menos. Me pedía que consiguiera los víveres para ella y que recogiera a mi hermano y hermana de la escuela. Esto continuaba durante unas pocas semanas, pero ella lo hacía pasar como gripe o un fuerte resfriado. Debería haber sabido que algo ocurría, pero no lo hice, y cuando me enteré de por qué había actuado así, me cambió la vida.
Estaba comiendo mi almuerzo, un Big Mac, papas fritas medianas, y medio Sprite para ser más exactos, al tratar de responder a un correo electrónico en mi teléfono de otro miembro del Consejo de Estudiantes. Ella estaba lavando los platos. Cogió cada plato lentamente, frotando a la misma velocidad en un movimiento. Su rostro revelaba una extraña combinación de concentración y la indiferencia, y ella se mordía el labio, como si estuviera preocupada por algo.
“Querida, necesito hablar contigo de algo…” dijo lentamente.
“Un segundo mamá, estoy terminando un correo electrónico a alguien”, le contesté, sin apartar los ojos de mi teléfono.
“¿Puedes por favor dejar el teléfono lejos?, esto es importante.”
“Sí, pero este correo… sólo dame un segundo, por favor.”
“Querida…” se fue apagando. Fue la preocupación inmediata y el nerviosismo en su voz lo que me hizo dejar el teléfono.
“¿Qué pasa?” Dije casualmente, metiendo otra patata francesa en mi boca.
“Tengo que decirte algo… acerca de mí. Quiero que se quede entre nosotras porque siento que eres lo suficientemente mayor para entender, ¿de acuerdo?” dijo, con el ceño fruncido
. “Mamá, me estás preocupando en este momento”, le dije, empezando a temer lo peor. ¿Tenía una enfermedad terminal? ¿Tenía cáncer? Oh, Dios mío, y si mi mamá tiene cáncer? No sabía qué pensar, pero la pausa antes de que ella comience a hablar de nuevo, era una agonía.
"Fui a ver a un médico esta mañana…" se fue apagando.
"Está bien, mamá acaba de decirlo, por favor, me estás asustando."
"Me diagnosticaron bipolaridad II" Incliné la cabeza hacia un lado y levanté mis cejas.
¿Qué quiere decir esto? Bipolaridad II… no era el personaje principal de la serie Homeland bipolar? Actuaba muy maníaco, lleno de pánico, e impulsivo y muchos de los personajes se esforzaba por confiar en sus juicios. ¿No era el trastorno bipolar una enfermedad mental? Oh, Dios mío, mi madre tiene una enfermedad mental.
“Pero mamá… no estás … no estás loca. Tú no eres… una enfermo mental. Tú no eres como esas personas en la televisión”, le dije con vacilación, inmediatamente preocupada de estar equivocada, y que si la gente se enterara, la juzgarían, o me juzgarían a mi.
“Querida, ¿sabes que millones de personas tienen una enfermedad mental? Y la mayoría de ellos no están locos. Los medios de comunicación suelen retractar a las enfermedades mentales siendo imprecisos. El trastorno bipolar sólo significa que a veces tengo episodios de… hmm… déjame ponerlo simple… a veces me voy a sentir muy feliz por un par de semanas y luego otras veces me voy a sentir muy triste. No siempre, sólo a veces.” Mi boca formó en un pequeño Oh, y asentí con la cabeza lentamente.
“Mamá…” Hice una pausa, “gracias por decírmelo. Tengo que serte honesta, no sé mucho acerca de lo que está pasando, además de lo que veo en la televisión, pero no me veas de manera diferente. Todavía te quiero. Voy a tratar de entender lo que está pasando para poder ayudar, lo prometo. “
Hasta el día hoy, sostuve lo que le dije. Yo amo a mi mamá sin condiciones, y mediante la lectura de libros y artículos de Internet, empecé a aprender más acerca de su trastorno. Pero siempre he estado nerviosa acerca de que otras personas se enteren. Mucha gente aún no entiende completamente estos trastornos, y no quería que otras personas la traten de manera diferente. Es difícil a veces. Mi mamá dijo que millones de personas lidian con eso, pero a nadie le gusta hablar de ello, incluyéndome a mí a veces. Se nos ha enseñado a guardar silencio al respecto, y por lo tanto la gente a menudo se siente avergonzado de sí mismo. Pero, sinceramente, es algo por el que nadie debería sentirse avergonzado.

POV Abby
Recuerdo la malicia en sus ojos. Recuerdo la forma en que sus cejas se arquearon y sus labios se curvaron en una sonrisa taimada. Recuerdo que yo era más alta que ella, pero tan fácilmente me hizo sentir como si ella tuviera dos metros de altura. Había pasado 15 años desarrollando confianza en mi misma, y recuerdo cómo una simple frase cambió todo. No la odio. Me compadezco de ella por sentir la necesidad de menospreciarme. Pero odio la forma en que me hizo sentir. Odio el hecho de que ella va a una escuela diferente y que no la he visto en meses, pero que todavía tiene este poder sobre mí. Me pregunto si alguna vez se arrepiente de lo que me dijo. Me pregunto si en el fondo, ella no lo decía en serio… que todo era sólo en el espíritu de la competencia. Me pregunto si es consciente de lo que me ha hecho con sus palabras, si alguna vez sentiría remordimiento. Me pregunto todas estas cosas durante cada comida todos los días, mientras trato de recoger los pedazos de mí que ella hizo añicos.
“Abby ‘muslos de trueno’ Mclaughlin! Estado MVP (jugador más valioso) del Volleyball All Star, con el culo más gordo en la cancha”, una chica del equipo contrario rió mientras mi compañera de equipo, Erin, y yo caminamos hacia el banco de su equipo. “Oh, eso es divertido, ¿recuerdas quien ganó el campeonato estatal el año pasado? Ah, sí, fuimos nosotros, mientras tu probablemente estabas sentada sobre tu culo perezoso en casa mirándonos en la televisión” Erin replicó. Yo me quedé tranquila, interiorizando involuntariamente lo que la chica me había dicho. “No le hagas caso, me encanta tu culo,” Erin sonrió mientras juguetonamente me dio un codazo.
Le dirigí una sonrisa de vuelta, pero era una sonrisa que ocultaba lo herida que estaba. Cuando hicimos nuestro camino a los vestuarios para una charla previa al partido, recuerdo haber pasado por un espejo de cuerpo entero y detenerme a observarme a mí misma. Mis muslos son un poco más grandes de lo normal. Pero nunca pensé que eran… estruendosos. Y mi trasero… ¿es realmente tan gordo? Meditaba cuando mi corazón se hundió.
“De acuerdo equipo, reúnanse a mi alrededor!” Mi entrenador gritó. “Tenemos que empezar este juego de la derecha…” empecé distraida, pensando en mis características físicas.
Recuerdo que desde ese momento, nunca fui capaz de volver a la zona, y no estoy hablando sólo sobre el juego. Un mes más tarde, aún me sentía fuera de si. Realmente no tengo la confianza en mí misma que usualmente tenía. Es difícil para mí mirar los alimentos y sentir hambre. Supongo que he entrenado mi cuerpo a responder de esa manera. Si como una comida entera, me siento hinchada. Me siento gorda. Me siento miserable. Y no puedo dejar de reproducir sus palabras en mi cabeza una y otra vez. Intento con todas mis fuerzas evitar esos sentimientos. La gente me ha dicho que he perdido mucho peso y que mis hábitos alimenticios, o falta de ella, no son saludables. Me dicen que soy hermosa de la manera que soy y que no debo dejar que las palabras de otras personas me afecten de esta manera. La gente dice que palos y piedras pueden romper mis huesos pero las palabras nunca me harán daño. Pero, sinceramente, prefiero tener palos y piedras lanzadas contra mí que escuchar otra opinión sobre mi cuerpo. Ellos simplemente no entienden lo doloroso que es dudar de sí mismo y su autoestima.
Estoy tratando fuertemente de encontrar la confianza que he perdido en los últimos meses. Venir aquí me ha ayudado y sus apoyos significan todo para mí. Estoy tratando de cambiar, de ser mejor, de estar saludable, por ustedes y por mí misma. Pero los viejos hábitos tardan en morir… y estoy aprendiendo de la manera difícil.

POV Jordan
La primera vez que él la golpeó, yo tenía siete años, era joven, pero tenía lucha dentro mío, y no tenía miedo de alejarlo. Tal vez era porque sabía que no me iba a tocar. La segunda vez que la golpeó, yo tenía catorce años. La tercera vez fue este año. Yo no lo vi, pero vi su hematoma en el brazo. Yo no lo odio. No creo que alguna vez lo puedo odiar. Odiaba cuando estaban juntos a casa. Odiaba tener que preocuparme todo el tiempo de que uno de ellos, con su temperamento corto, pudiera explotar y provocar una discusión. Recuerdo estar siempre tensa, siempre poniendo el oído a la puerta de mi cuarto para escuchar sus conversaciones, para asegurarme de que sus voces estaban en calma, de que esta noche no tuviera que experimentar otro episodio de Fight Club. Si sus voces se intensificaran, mi hermano me decía que escuchara mi iPod, y que simplemente los ignore. Lo intenté, pero ninguna cantidad de música podía parar a mi corazón latiendo fuera de mi pecho. Hasta el día de hoy, realmente odio esa sensación. La sensación de que el corazón late fuera del pecho. Esa sensación de perder el control, cuando las funciones de tu cuerpo tienen un tipo de agarre sobre ti que no puedes pensar con claridad. ¿Sabes lo que se siente? Estar todo el día a la espera de que tu cuerpo se haga cargo de tu mente? ¿O es al revés? ¿He acabado de perder el control de mi propia mente? ¿Mi mente tiene una mente propia?

POV Camila
No había dicho mucho. Fue mi primera sesión de grupo de apoyo, y aun era demasiado tímida para verbalizar mis propios problemas. Pero, en cierto modo, la vida familiar de Jordan se hizo eco a la mía, admiraba su capacidad para hablar de algo que yo aún estaba asustada de hablar.
Así que, yo sólo escuché y observé. Escuché el sonido del dolor vocalizándose. Vi la energía de sus personalidades, burbujeantes, peculiares, y confiados fueron absorbidos en seco cuando se enfrentaban a sus demonios internos, sus núcleos emocionales de la vulnerabilidad, la frustración y la desesperanza de ser desenterrado y expuesto a un grupo de personas. Observé las fachadas de la fuerzamy la felicidad disminuía como la luz de una vela que pierde poco a poco su llama hasta que la habitación se desvanece a negro. Me preguntaba cómo podían reír tan fácilmente y bromear en la escuela, sabiendo que en un par de horas, serían devueltos al tornado que era su vida en el hogar. O peor aún, el tornado que era su yo interior. No podía dejar de pensar en Lauren, y cómo todos los días, ella estaba atormentada por sus propios demonios. Pensé en cómo ella parecía tan fresca, tranquila y comoda en la escuela, rodeada de un popular grupo de amigos, invitados a las mejores fiestas cada fin de semana, pero aún no estaba contenta. Pero tal vez las personas que parecen los más felices son los que dan a las más duras batallas.
No he dicho mucho durante esta sesión, pero he aprendido más de lo que nunca pensé que haría. Me enteré de que hay personas que se enfrentan a los mismos, o similares obstáculos que yo, y que no soy la única. Me enteré de que la superación de estos obstáculos es un proceso, y que a veces tarda más de lo que esperamos. Pero también aprendí que es durante estos largos y arduos viajes, los tipos de viajes con obstáculos aparentemente ilimitados y retrocesos constantes, que nos encontramos con nuestra propia fuerza verdadera, y nos encontralaspersonas personas que pueden ver nuestra belleza interior.
Una vez que la sesión de grupo terminó, abracé a Jordan, Abby, y Ellie y les dije adiós a las otras cinco personas allí. Rápidamente saqué mi teléfono y busquéel número de Lauren. Con una sonrisa, escribí un mensaje a ella y pulse enviar.
Lauren, sé dónde quiero llevarte mañana por la noche :) - Camila

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 15

Mensaje por Admin el Sáb Sep 10, 2016 7:43 pm

POV Camila
“Entonces… ¿quién es este exactamente?” Abby dijo mientras se envolvió en alambres y bailó alrededor
. “Alguien que me gusta”, le dije con timidez.
“Bueno, obviamente. No estarías haciendo esto para alguien que odias” Jordan se echó a reír.
“Así que dinos Mila, quien es el afortunado?” dijo Abby mientras levantaba las cejas de arriba hacia abajo. Me aclaré la garganta y abrí la boca lentamente. No estaba segura de si estaría bien que les diga a las chicas sobre Lauren. Todos vamos a la misma escuela, y ella aun quería mantener su vida personal en privado. Mi teléfono debió sentir mi situación, lo dejé sonar dos veces. Lo saqué y le sonreí, notando que era de Lauren.
“Oh Dios mío, estás sonriendo! ¿Es de él? Déjame ver!” Abby y Jordan corrieron hacia mí, tropezando y empujándose entre sí con el fin de obtener el primer vistazo de quién me envió el mensaje. Pegué mi teléfono en mi estómago con una mano y levanté la otra parte a la defensiva cuando Abby y Jordan chocaron contra mí. “No puedes ocultar este secreto para siempre Camila! somos dos contra uno!” gritó Jordan entre risas.
“Chicos paren por favor, sólo déjenlo”, me reí. Abby comenzó a quitar mis dedos fuera de mi teléfono. El dedo meñique, el dedo anular, el dedo medio. Y de repente, sólo dos dedos entre Abby y secreto de Lauren. Me agarré con más fuerza, negándome a dejarlo ir.
“Es perfecto!” Ellie gritó desde la otra habitación. “Es jodidamente perfecto! Soy una genio. De nada”, dijo antes de siquiera ser agradecida.
Jordan y Abby se alejaron de mí y corrieron a la otra habitación. Poco a poco me abrí paso para unirme a ellas, cuando vi lo que Ellie había hecho, no creí que ninguna cantidad de agradecimientos habría sido suficiente.

POV Lauren
Me paré en la esquina de alguna calle que nunca había estado y miré a su alrededor. La zona estaba bastante vacía, aparte de unas cuantas casas con pintura desconchada y persianas colgando de las bisagras. Miré al cielo y miré a la sobrecarga de sol, esperando ansiosamente tomar su descanso por la noche.
“Camz, ¿dónde estás?”, Me susurré a mí misma, metiendo las manos en el bolsillo y sacando mi teléfono. Empecé a navegar en Twitter, y reí más reciente tweet de Cece.
Para el chico que monta el monociclo por mi casa, lo quiero hacer contigo. Justo donde estás parado. - @CeCeMissXtotheO
"Lauren…" una pequeña voz detrás de mí dijo en voz baja. Me di la vuelta, y allí estaba ella.
Mi corazón saltó, y respiré profundamente, tratando de no perder el equilibrio y mantener la calma. No me di cuenta cómo dos días alejada de alguien realmente puede cambiarte la forma de verla. Extrañe tanto a Camila y teniéndola delante de mí con camisa de color salmón, pantalones cortos de color azul claro, y converses grises, me acordé de lo hermosa que era en realidad.
"Heyyyyy," dije lentamente, extendiendo mi exhalación de la respiración y acercándome más a ella.
"¿Has tenido problemas para encontrar el camino hasta aquí?" Me preguntó consternada.
"Umm, en cierto modo. He utilizado el GPS en mi teléfono, pero seguía perdiendo la señal debido a la zona. ¿Dónde estamos de todos modos?"
"Ya verás", sonrió.
Caminamos hacia un gran parche de malezas imponentes, y empecé a preguntarme donde me estaba llevando realmente
“Camila, este es el tipo de lugares donde la gente va como en las películas de miedo, y entonces alguien les agarra por detrás y los mata”, le dije, casi de manera casual.
“Bueno, si alguien me atrapa, me protegerás ¿no?”, Se rió. “Quiero decir, tu eres es más alta… y más… así que supongo que es tu responsabilidad. Espero que estés lista”, dijo con una sonrisa. Yo en broma rodé los ojos y doblé mis rodillas para estar en una posición en cuclillas.
“Adelante, pequeña damisela en apuros”, le dije mientras rápidamente saltó sobre mi espalda. “Sólo dime dónde ir desde aquí.”
“Está bien, sólo tienes que ir recto”, se rió.
“No estamos tan lejos de donde necesitamos estar.” Caminamos durante otros cinco minutos ante las malas hierbas, finalmente se abrieron y dieron paso a un gran terreno de hierba.
"Camila?" Le dije interrogante, mientras saltaba fuera de mi espalda.
"Estamos aquí", dijo, juntando las manos en frente de ella como si estuviera a punto de empezar a rezar. No quería decir nada, pero el lugar donde me indicó era impresionante.
Nos pusimos de pie en frente de un pequeño lago con turbia, agua marrón y hojas de nenúfar verde embotado que flotaban en la superficie. Alcancé a ver unos de pequeños peces debajo del agua, que tranquilamente nadaban juntos y luego se dispersaban rápidamente en todas direcciones cuando Camila tiró una piedra en su dirección.
"Camila, ¿por qué estamos aquí?" Le dije, tratando lo mejor de no sonar demasiada confundida o disgustada. Sacó su teléfono y echó un vistazo a su reloj.
"Siéntate conmigo, te darás cuenta en pocos minutos", ella sonrió. Con cautela me senté a su lado en un parche de color marrón de la hierba y ella se deslizó más cerca de mí, cerrando el pequeño espacio entre nosotras y entrelazando nuestros dedos. "Cuando viste el lago, cuál tu primera impresión?" Ella dijo, mirándome con grandes y marrones ojos de gacela. "Sé honesta", se rió. Hice una pausa.
"¿Quieres que sea honesta?", Le pregunté, tratando de confirmar que eso era lo que realmente quería.
"Sí," dijo ella con un profundo movimiento de cabeza.
"Bueno… Es un poco … Lo siento, pero es un poco feo. Al igual que el tipo de lago que se encuentra fuera de una fábrica y obtiene residuos vertidos en él cada mañana", le dije, vacilante.
"Pero a los peces parece que les gusta", respondió ella con una pequeña sonrisa.
"Tal vez eso es porque no conocen nada mejor", le dije, cuando los bordes de la boca de Camila se curvaron ligeramente hacia arriba
"Tal vez lo hacen. O tal vez hay algo te estas perdiendo del lago, algo hermoso, que el pez puede ver", dijo antes de mirar al sol. "Mi padre me trajo aquí una vez con mi mamá… fue hace un tiempo, obviamente, ya que…" ella hizo una pausa y sacudió ligeramente la cabeza antes de continuar. "Nos dijo que nos íbamos a la playa, se suponía que era uno de esos viajes a la playa donde la gente va muy tarde en el día cuando es menos concurrido, pero nos trajo aquí en vez. Y recuerdo estar preguntándome por qué mi papá nos llevó a un lago tan feo en lugar de a la playa. Recuerdo haber estado tan enojada con él porque lo único que quería era nadar en el agua clara, azul y hacer castillos de arena, y él nos llevó a un lugar con césped marrón y el agua. Recuerdo que le decía que el agua parecía caca", dijo Camila con una sonrisa. "Recuerdo correr hacia el coche y tratar de abrir la puerta para que él nos llevara a la playa, pero él me agarró con suavidad y me trajo de vuelta al lago. Él y mi mamá me pidieron que me sentara, y de mala gana lo hice, él nos dijo que estábamos a punto de ver algo realmente hermoso. Recuerdo que pensé: ‘¿cómo puede cualquier cosa aquí ser bella, sólo quiero ir a la playa’". Ella señaló hacia el cielo con la mano izquierda y me miró. "Cuando el sol se puso ese día, me acuerdo de darme cuenta exactamente de lo que mi padre estaba hablando. Vi exactamente lo que él pensaba que era tan hermoso… "se fue apagando, y con el tiempo adecuado, el sol delante de nosotros empezó a ponerse.
No pasó mucho tiempo para que yo viera lo que el estaba anticipando. Los rayos anaranjados del sol se reflejaban abajo y rebotan del lago, así que el color del agua se volvió de un color marrón feo a un hermoso color amarillo dorado. El color de unas aburridas hojas de nenúfar se convirtieron en animadas y verdes, miré como surgieron decenas de pequeños peces, deslizándose al unísono cuando toda la zona se transformó en una hermosa y pintoresca escena. Una sonrisa natural se formaba en mi cara. Podía sentir los ojos de Camila en mí, pero no podía volver la cabeza para mirarla de vuelta. Mis ojos estaban completamente fijos en lo que yo estaba viendo. Demrepente sentí una ola de calma sobre mí.
“¿Qué piensas ahora?”, Susurró.
Abri la boca y traté de hablar, pero sabía que cualquier combinación de palabras que he creado nunca podrían describir adecuadamente la belleza de lo que estaba viendo. Y Camila debía de saberlo que también, porque ella aceptó mi silencio y volvió a mirar el lago.
“A veces, sólo queremos ver la belleza en las cosas obvias. Vamos a un concesionario de coches, y elegimos el coche más llamativo. Vamos a una nueva ciudad, y lo primero que queremos ver es la más famosa arquitectura. Pero a veces, las cosas más sutiles, la más pura belleza, son el tipo de belleza que no te das cuenta en un primer momento, cosas con las que solo te tropiezas, esas son las más memorables.” Asentí con la cabeza, todavía sorprendida por lo que estaba viendo, pero aún más impactada por lo que dijo.
“Como tú”, le susurré sin pensar, como las dos palabras sin esfuerzo cayeron de mi boca. Ella suspiró y apoyó la cabeza en mi hombro, pasamos los próximos minutos simplemente contemplando el lago en silencio.
Una vez que el sol se había puesto completamente, estábamos inmersas en la oscuridad. No había farolas o luces cerca, y la belleza que vimos dieron paso a un ambiente misterioso. Camila se levantó lentamente, tirando suavemente mi brazo para que yo haga lo mismo. Una vez que ambas estábamos arriba, ella soltó mi mano, y oí el crujido de sus zapatos contra la hierba mientras comenzaba a alejarse.
“Camila, no puedo verte”, le dije, preocupada cuando busqué mi teléfono para tratar de producir algún tipo de luz.
“Quédate ahí”, dijo con calma. “Y no utilices el teléfono”, terminó.
“Camila, ¿qué estás haciendo? Esto es espeluznante,” dije débilmente.
“Deja de hablar, quédate ahí,” dijo suavemente. Sus pies dejaron de moverse, y yo estaba una vez más rodeada de silencio. Sentí como si estuviera de pie allí durante mucho tiempo, y empecé a sentir que Camila me había dejado. Saludé con una mano delante de mi cara, pero apenas podía distinguir la forma de mis dedos. Sé que ella me dijo que me quedara tranquila, pero estaba demasiada ansiosa, y la sensación de estar envuelta en la oscuridad causó que se me erizara la línea de la espalda.
“Cami-” empecé, antes de sentir los suaves labios familiares presionarse contra los míos.
Una mano delicada se trasladó a la pequeña cantidad de piel expuesta en mi cadera, mientras que la otra corrió suavemente por mi pelo. Me estremecí, cuando ella me atrajo hacia sí y profundizó el beso. Sus manos se movieron a la parte baja de mi espalda y estaban frías, pero reconfortantes. Me sorprendí por el control que Camila estaba tomando, cuando me sentí algo tensa, todavía sorprendida por lo ocurrido. Profundizó el beso aún más lejos, nuestros labios se abrieron y nuestras lenguas bailaban suavemente alrededor de la otra. Respiró profundamente por la nariz y me agarró la espalda firmemente antes de romper el beso repentinamente. Nuestra respiración jadeante interrumpió el silencio de la noche. Abrí los ojos para ver a la chica delante de mí.
“¿Qué…” Luché decir, sin saber exactamente lo que quería preguntarle.
“He leído en Tumblr anoche que nuestro cerebro tiene neuronas especiales que nos ayudan a encontrar los labios del otro en la oscuridad. Mi mamá me dijo que no debo creer todo lo que leo en Internet, así que quería ver si era verdad. Y supongo que lo es”, dijo, y casi podía notar la sonrisa en su voz. “Di algo Lauren…”, dijo, de repente sonaba preocupada.
Me reí con nerviosismo, pasándome una mano por el pelo,
“Yo no sé qué…”, le dije mientras ella repentinamente colocó la luz de su teléfono en mi cara. “Camila…”, le dije, fingiendo molestia, presionando mis párpados juntos firmemente para evitar las molestias de la luz de su teléfono contra mis ojos.
Moví suavemente su brazo hacia abajo, alejando la luz de mi cara hasta que su teléfono estaba en medio de nosotras, iluminándonos lo suficiente para que yo pudiera ver sus labios de color rosa, suave, su piel ligeramente pálida, y la inocencia detrás de esos ojos marrones. Di un paso adelante y conecte nuestros labios una vez más, con la esperanza de que este acto hablara más de lo que yo estaba sintiendo. Su mano se movió hasta mi pecho, y ella gentilmente la colocó en mi seno izquierdo.
“Tu corazón está latiendo rápido… ¿estás nerviosa?” Dijo en voz baja. Me reí ligeramente y tiré mi cabeza hacia atrás.
“Camila, siempre estoy nerviosa a tu alrededor”, le dije definitivamente.
“No lo estés”, dijo antes de tirar de mi mano y caminar lejos del lago, usando la luz de su teléfono como guía.
No le pregunté a dónde íbamos, y no hablamos durante los pocos minutos que pasamos caminando. Supongo que así es como sabes que estás a gusto con alguien, cuando puedes sentarte en silencio y no sentir la necesidad de anular la torpeza con una conversación superficial. En cambio, me concentré en la inhalación y exhalación de su respiración, el arrastrar de los pies mientras pisábamos sobre la hierba, y el pulso constante que podía sentir a través de sus dedos.
"Bien, estamos aquí", dijo en voz baja mientras miraba hacia arriba a una pequeña casa blanca que parecía haber sido abandonada durante años.
"Camila… esto se parece a una versión minimizada de la casa en Texas Chainsaw Massacre", le dije, levantando una ceja.
"¿Crees que es feo?" Dijo ella con curiosidad.
"Bueno, sí, lo veo. ¿Tú no?", Le dije, antes de predecir lo que iba a decir a continuación.
"Bueno, imaginé que dirías eso," respondió ella, esquivando mi pregunta y tirando mi mano para que la siguiera a través de la puerta principal. La casa era de tono negro y el olor a polvo flotó hasta mi nariz. Podía sentir que la casa estaba completamente vacía y sin amueblar, y me pareció oír el correteo de un ratón en el techo. Camila soltó lentamente mi mano y me susurró, "Ya vuelvo", al oído. Oí un clic, clic, clic venir desde el otro lado de la habitación, y me pregunté qué estaba haciendo Camila. De repente, la habitación se iluminó.
“Oh… mi… Dios”, dije mientras dejaba escapar un profundo suspiro y me di vuelta en un círculo. Todo el salón estaba iluminado con lo que parecía docenas de juegos de luces blancas de Navidad. “Me encanta… ¡Oh Dios mío esto es hermoso”, le susurré cuando un bulto empezó a formarse en mi garganta. “Camila…” Le dije, dando un paso hacia ella. “Esto es… esto es tan hermoso.”

POV Camila
Tenía dificultades para formar las palabras, pero la expresión de su cara lo decía todo. Era una mirada de incredulidad y alegría. Era una mirada de felicidad pura y honesta, la clase de felicidad que yo había estado orando por ver, que había estado esperando para compartirlo con ella. Ella siguió girando en círculos lentos, observando las luces que la rodeaban, y poco a poco di un paso atrás hasta que mi mano se topó con un pequeño altavoz que Abby había traído a la casa para mí. Todo tenía que estar alimentado por batería porque nadie había pagado la factura de la luz en esta casa desde hace años. Ni siquiera estaba segura de cómo Ellie consiguió que todas estas luces funcionaran, ella trató de explicarnos que un día el año pasado en diciembre, fue a la escuela llevando un suéter de Navidad y un juego de luces de envueltas alrededor de su torso. Su padre, un ingeniero, le había mostrado cómo conectar las luces en un pequeño artilugio, alimentado por batería que podría caber en su bolsillo trasero para que pudiera iluminar sin tener que estar conectado a una toma de corriente. Explicó que las luces en esta casa podrían funcionar como eso, pero en una escala más grande. Yo sólo rezaba para que el altavoz pudiera funcionar también. Y cuando apreté play, y el piano empezó a sonar, no pude evitar sonreír ante lo bien que mi noche planificada iba.
Some people live for the fortune
Some people live just for the fame
Some people live for the power yeah
Some people live just to play the game
Some people think that the physical things
Define what’s within
And I’ve been there before
But that life’s a bore
So full of the superficial
(Algunas personas viven por la fortuna
Algunas personas viven solo por la fama
Algunas personas viven por el poder, sí
Algunas personas viven solo por seguir el juego
Algunas personas creen que las cosas físicas
Definen lo que está adentro
Y yo he sido así
Pero esa vida es una lata
Tan llena superficialidad)
"Camila…", dijo Lauren con una mirada de asombro en su rostro cuando se volvió hacia mí. "Camila, me encanta esta canción," dijo sonriendo, mientras suavemente comenzó a cantarla.
Some people want it all
But I don’t want nothing at all
If it ain’t you baby
If I ain’t got you baby
Some people want diamond rings
Some just want everything
But everything means nothing
If I ain’t got…
(Algunas personas lo quieren todo
Pero yo no quiero nada
Si no estoy contigo nene
Si no te tengo a ti nene
Algunas personas quieren anillos de diamantes
Algunos simplemente quieren todo
Pero todo significa nada
Si yo no te tengo a…)
Se interrumpió y se acercó a mí, envolviendo sus brazos alrededor de mi cintura y hundiendo su cuerpo contra el mío.
Some people search for a fountain
The promises forever young
Some people need three dozen roses
And that’s the only way to prove you love them
Hand me a world on a silver platter
And what good would it be?
With no one to share,
With no one who truly cares for me
(Algunas personas buscan una fuente
La promesa de la eterna juventud
Algunos necesitaban tres docenas de rosas
Y esa es la única manera de probarles que los amas
Entrégame el mundo en una charola de plata
Y que tendría eso de bueno?
Sin nadie con quien compartirlo
Sin nadie que se preocupe en realidad por mi)
Ella cantó en voz baja contra mi cuello antes de dar un paso atrás y mirarme a los ojos.
“¿Quién eres tú?”, Dijo con una sonrisa. “Debo haber hecho algo realmente espectacular en mi vida pasada para merecer esto… incluso para merecerte,” dijo ella, luchando por contener las lágrimas. Sonreí y moví mi mano para enjuagar una lágrima que se escapó de su ojo izquierdo.
Sus manos se movieron de repente hasta mis muslos, y ella me recogió cuando envolví mis piernas alrededor de su cintura. Sus piernas temblaron un poco tratando de apoyar mi peso, así que me llevó lentamente hacia la pared más cercana, para que mi espalda estuviera contra la pared y ella me estuviera frente a mí.
“Cierra los ojos”, dijo, y obedecí rápidamente. “Está bien. Ahora dime la lista de cinco cosas que te gustan de ti misma”, dijo. Hice una pausa y fruncí las cejas. “¿Por qué es tan difícil para ti?”, Susurró.
“No sé…”, le dije en voz baja.
“Está bien, déjame ayudarte… Me encanta la forma en que inocentemente te muerdes el labio cuando estás nerviosa o estás tratando de averiguar qué decir. Me encanta la forma en que me miras, como si yo fuera especial… como si fuera hermosa, y cómo me puedes aceptar a pesar de todos mis defectos. Me encanta como cuando te ríes, hay veces que miras hacia abajo y sonríes para a ti misma. Me encanta lo amable y puro de tu corazón.” Sonreí, sin abrir los ojos, y le susurré:
“Esos son cuatro.”
“¿De verdad quieres escuchar lo último? “, Dijo tímidamente. Asentí con la cabeza.
Ella llevó su boca hasta mi oreja y dijo en voz baja, con una voz ligeramente rasposa: “Realmente … realmente … realmente me encanta tu trasero”, antes de colocar un suave beso en mi cuello. "Bien, ahora enumerar cuatro personas que te gustarían ver en concierto. Mantén tus ojos cerrados Camila", dijo con severidad mientras mis ojos lo hacían.
"Umm… bien, de One Direction, Ed Sheeran, Demi Lovato, y umm … Justin Bieber?" dije cuando mi voz se hizo más aguda. Ella se echó a reír, colocó un pequeño beso al otro lado de mi cuello.
"Muy bien, y ahora cuales son tres palabras que te vienen a la mente cuando piensas en mí", dijo riendo.
"Lana… Del Rey…", dije lentamente antes de estallar en carcajadas. Una vez que mi risa se calmó, pensé en esa pregunta más seria. "Tú eres hermosa", le dije, segura de mi respuesta, y ella colocó un suave beso en mi mandíbula.
"Bueno, si alguien fuera a darte dos billetes de avión para ir a cualquier parte del mundo, ¿A cuáles dos lugares te gustaría ir", preguntó.
"Hmm… Me gustaría ir a París."
"Está bien y en segundo lugar?"
"Sólo quiero ir a París."
"Está bien, pero no puedes perder el último billete de avión," dijo con una pequeña sonrisa.
"No voy a desperdiciarla. Lo utilizaría para traerte conmigo" Podía oír su sonrisa, y ella fortaleció el control sobre mis piernas.
"Me gustaría eso", dijo en voz baja. "Ahora… dame una razón por nodebería debería besarte en este momento…", susurró. Me mordí el labio y negué con la cabeza ligeramente. "Está bien, entonces…", dijo antes de conectar nuestros labios en un beso lento, chupando el labio inferior suavemente.
Poco a poco aflojó su agarre en mis piernas hasta que yo estuviera parada sobre mis propios pies, entrelazó sus dedos en mi cinturón para que pudiera tirarme hacia ella.
"¿Podemos quedarnos aquí para siempre?", preguntó, rompiendo el beso y colocando su frente en la mía. "Sólo tú y yo. Estaremos lejos de todo lo que hay, no tendremos que ocultar nada ni pelear cualquier batalla… podríamos vivir en paz con nuestro lago feo-bonito en el exterior y nuestros pequeños peces bebes", dijo rápidamente, y ambas comenzamos a reír.
"Está bien", dije en voz baja mientras ponía un suave beso en sus labios. Las dos sabíamos que nunca podría suceder, y ambas sabíamos que la vida nunca es tan fácil. Pero esta noche, en silencio estuvo de acuerdo en que al menos podríamos intentar apreciar estos momentos. Estos momentos de hermoso aislamiento.


Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 16

Mensaje por Admin el Sáb Sep 10, 2016 7:44 pm

“Cada tentación representa la conquista de un nuevo fondo de energía moral. Cada prueba soportada y resistida en el espíritu correcto hace que un alma sea más noble y más fuerte de lo que era antes." - William Butler Yeats

POV Lauren
Miré hacia abajo y fruncí las cejas mientras miraba el líquido fluir tranquilamente de un lado de la taza a la otra. Burbujas flotaban desde las profundidades de la copa a la superficie y el amargo olor de recuerdos sin fin y la comodidad invadieron mi nariz. Sentí que mis dedos involuntariamente agarraban los lados de la taza.
La música palpitaba a mi alrededor y el fuego delante de mí se rió y le lamió la vista al cielo, luchando por sobrevivir contra la suave brisa de la noche fría. No podía dejar de pensar que esta batalla entre los elementos servía como una manifestación de la batalla interna que libró en mi interior permitiendo resistir a la tentación o ceder a mi debilidad.
Some people like the way it feels
Some people wanna kill their sorrows
Some people wanna fit in with the popular
That was my problem
I was in the dark room
Loud tunes, looking to make a vow soon
That I’mma get fucked up, filling up my cup
I see the crowd mood
Changing by the minute and the record on repeat
Took a sip then another sip then somebody said to me
Miré a mi grupo de amigos que estaban girando y lanzando sus manos para cantar junto a la canción que parecía glorificar a mis problemas. Cece, Jennel, Normani, Ally, y Dinah se deslizaron hacia mí, todavía moviendo sus caderas, derramando gotas de licor en la arena, y en círculos a mi alrededor, comenzando a gritar la letra del coro.
Why you babysitting only two or three shots
I’mma show you how to turn it up a notch
First you get a swimming pool full of liquor then you dive in it
Pool full of liquor then you dive in it
Cece comenzó a retroceder frente a mí, moviendo sus caderas en las mías, mientras Normani comenzaba a moverse detrás de mí. Me quedé allí tiesa mientras la embriaguez bailaba a mi alrededor.
“Ugh, LAUREN, que está mal contigo?”, Dijo Normani con un acento de molestia en su voz cuando llegó a mi alrededor, levantando mi copa, y inclinándola hacia mis labios.
“Detente Mani,” dije con dureza, y Cece y Normani rápidamente se separaron de mí.
“Whoaaaa, alguien tiene un mal carácter,” dijo Normani mientras Cece tenía las cejas levantadas y arqueadas.
“Lauren, en serio, ¿qué pasa contigo últimamente? Estamos tratando de ayudarte a que te diviertas, y tú nos alejas. Todo lo que digamos ahora… es que… has estado actuando tan rara, y que ya ni siquiera hablas con nosotras”, dijo Cece con un poco de preocupación.
“Cece, hablo con ustedes todos los días”, le respondí.
“No, quiero decir como realmente hablar. ¿Cuándo fue la última vez que hablamos de cosas importantes? Como que es lo que está pasando en nuestras vidas. Me siento como si no supiera nada de ti, como si fueras una persona diferente. ¿Dónde está mi mejor amiga?” dijo ella avanzando poco a poco hacia mí.
“Tiene razón, siento como que te estamos perdiendo,” Ally estuvo de acuerdo.
“Estoy pasando por algunas cosas…” murmuré.
“Bueno, entonces habla con nosotras,” dijo Ally poniendo una mano sobre mi hombro.
Me mordí el labio, pero permanecí en silencio.
“Lauren… esto tiene que ver con Chase? Creo que tú debes saber que él es .. él ha estado diciendo algunas cosas sobre ti…” dijo Ally vacilante.
“¿Qué ha estado diciendo?”, Le pregunté con enojo.
“Bueno… sólo sabemos que no le creemos en absoluto, él ha estado bromeando de que eres … bueno que eres… Mani ayuda” Miró a Normani, esperando que ella termine la frase.
“Chicas, sólo diganlo!”, Exclamé.
“Lauren, él ha estado diciendo que eres lesbiana”, dijo Normani. Me quedé mirando Normani con incredulidad.
“¿Por qué demonios iba a decir eso?” Le grité.
“No lo sé. Quiero decir, como Ally dijo, es obvio que no le creemos. Sin embargo, dijo que te provocó el pasado fin de semana y que ha estado distanciada, y él es así, solo son cosas que dice. Es probable que esté tratando de amamantar a su ego, pero… “, le corté con un gesto de la mano.
“Estaba siendo un puto gilipollas, y todavía lo es. No puedo creer que él diga eso,” dije cuando sentí un fuego comenzar a arder en mi pecho. Empecé a caminar, y sentí una repentina necesidad de proyectar mi enojo en algo… o alguien.
“Lauren, ¿a dónde vas?” dijo Ally con preocupación.
“¿Dónde carajo te crees que voy, Ally?” Grité, y ella dio un salto atrás.
“Por Dios Lauren, no tienes que enojarte con Ally, ella está tratando de ayudar”, dijo Jennel en voz baja
“Yo… lo siento Ally, lo siento mucho”, le dije en voz baja.
“Lauren, no nos alejes…”, dijo Jennel suavemente, tocando ligeramente mi muñeca. Yo sabía que ellos querían ayudar, pero no me atreví a exponer voluntariamente los esqueletos en mi armario.
“No puedo…”, le dije en voz baja mientras mi voz se quebraba. Me aparté de su agarre suave y comencé a caminar lentamente hacia la casa. Miré de nuevo a mis amigas susurrando entre sí, de vez en cuando mirando hacia atrás de mí. Sabía que ellas querían ayudar, pero no creo que ellas estuvieran anticipando el tipo de cuestión que yo estaba tratando.
Aunque sus ojos estaban vidriosos y sus palabras fueron infundidos con una leve insulto, todavía podía oír toques de dolor en sus voces, y me pregunté si, en secreto o no, podríamos ser normales con Camila en mi vida.
A medida que empecé a caminar hacia la hoguera, vi a Garrett, el mejor amigo de Chase.
“Garrett, ¿dónde está Chase?” le dije con dureza.
“Whoaaa Jauregui, relajate.”
“No, necesito verlo ahora”, le dije con fuerza.
“¿Vas a matarlo o…”
“Sólo necesito hablar con él.”
“Está bien, él acaba de ir al baño”, dijo Garrett, y comencé a correr hacia la casa de la playa que estaba lleno de pared a pared con gente borracha. Me empujé a través de grupo tras grupo de personas y, finalmente, me dirigí al baño, irrumpí sin siquiera molestarme en llamar
“¿Qué coño Lauren?!” Chase exclamó mientras subía la cremallera de sus pantalones.
“¿Qué demonios te pasa?”, Le dije, señalándolo con el dedo, y acercándome a él.
“No tengo idea de lo que estás hablando”, dijo, alzando sus manos y sonriendo.
“Sabes exactamente lo que estoy hablando. Me llamas lesbiana porque rechacé tu culo borracho? ¿Hablas en serio en este momento? ¿Estamos en el maldito séptimo grado?” Escupí, y su sonrisa se hizo más amplia, alimentando la llama interna de rabia en mi pecho.
“No sé por qué te pones tan loca. Sólo estaba bromeando… a menos que lo que dije era verdad”
“No es cierto”, le dije débilmente, y sentí que estaba perdiendo el control de la situación.
“Entonces demuéstralo”, dijo con picardía, dando un paso más cerca de mí y cerrando la brecha entre nosotros.
Sus manos se deslizaron alrededor de mi cintura, y acercó lentamente su cara a la mía hasta que nuestras narices se tocaban.
“Chase…” comencé, pero sus labios rápidamente me cortaron. Apreté mis labios mientras el trataba de abrir paso. Respiró hondo y dio un paso hacia atrás.
“Así que supongo que es cierto, entonces…”
“No, no, no lo es Chase,” protesté.
“Está bien, entonces…”, dijo, dando un paso hacia mí.
Nuestros labios se encontraron de nuevo, y yo vacilante abrí mis labios dando cabida a los suyos. Apreté mis ojos cerrados, tratando fuertemente para evitar que las lágrimas vinieran. Su lengua se cargó en mi boca y su agarre en mi cintura fue apretando. Recuerdos de besos con Camila me pasaron,por la mente, y juro en que en ese momento, era el único que evitaban mi sollozo. La suavidad de sus labios, la delicadeza de su toque, no era nada en comparación con la fuerza y la dominación que Chase estaba exhibiendo en estos momentos.
"Echaba de menos tus labios Lauren," murmuró Chase mientras se desabrochaba,los vaqueros.
No.
"Y me pierdo en la forma en que dices mi nombre cuando…"
No.
"¿Te acuerdas de aquella vez que…"
No.
Dije la palabra una y mil veces en mi cabeza, pero no me atrevía a pronunciarlas en voz alta. Eso es hasta que la imagen de lo que Camila escribió en mi brazo la semana pasada apareció lentamente en mi mente.
Si los deseos fueran caballos los mendigos montarían. No camines en círculos o nades contra la corriente. A veces las cosas pueden salirse de control, Pero el amor tiene una manera de romper tu caída
"¡No!" Grité empujando a Chase lejos de mí. "No vuelvas a tocarme!. Eres un mujeriego manipulador y una triste excusa para un hombre. Si necesitas llamarme lesbiana para amamantar a tu pequeño ego, entonces está bien, eso demuestra lo patético que realmente eres", le dije con lágrimas formándose en mis ojos, mientras caminaba hacia la puerta y salí.
Sollocé y una lágrima se deslizó fuera de mi ojo. Pero me negué a llorar más. Me negué a llorar gracias a él. Me negué a llorar por la situación. Por primera vez en lo que parecía una eternidad, finalmente había tomado el control, y por primera vez, me sentí empoderada. Respiré profundamente y pensé en lo mucho que quería estar con Camila en este momento, y como si el destino había puesto la mano en el momento perfecto, mi teléfono sonó una vez. Encontré mi salvación en poco más de una palabra.
Hey :) - Camila
Entré a una pequeña habitación vacía en la casa de la playa, cerré la puerta y respiré un completo pero cansado aliento mientras inclinaba mi cabeza contra la puerta. Rápidamente marqué el número de Camila porque quería oír su voz Necesitaba escuchar su voz.
"Hey… hey Lauren… mierda!", Dijo mientras oí un ruido hueco y los sonidos apagados de su mano agarrando el teléfono. "Lo siento, se me cayó el teléfono", se rió, pero sonó forzada.
"Eres tan torpe", le dije, tratando de calmar mi voz.
"Lo sé. ¿Cómo está la hoguera?" Hice una pausa por un segundo, pero fue suficiente para que Camila supiera que estaba contemplando una mentira.
"¿Qué pasa?"
"Nada… no pasa nada. Te lo prometo"
"No te creo… "dijo en voz baja.
"Estoy bien, lo prometo. ¿Cómo estás? ¿Qué vas a hacer?", Le dije rápidamente.
"Estoy bien," dijo ella siendo breve, y sabía que no estaba siendo completamente honesta conmigo tampoco.
"Camila… ¿por qué nos mentimos la una a la otra de esta manera cuando sabemos la verdad?"
"Porque quiero que estés feliz… sé que estás con tus amigos, y yo no quiero que te preocupes. Ya lo hacemos bastante preocupante", dijo en voz baja. Sabiendo que ella estaba molesta inmediatamente me distraje de mi propio dolor.
"¿Dónde estás?", Le dije rápidamente.
"Lauren…"
"Camila, ¿dónde estás?"
"Estoy en casa."
"Está bien, nos vemos, voy para allá a recogerte"
"Lauren, no…"
"Camila, sí. Voy para allá. No lo estoy pasando bien en estos momentos, y honestamente, sólo quiero estar contigo. Estaré ahí en quince minutos, así que asegúrate de que estar lista para salir," dije antes de colgar rápidamente para que ella no pudiera protestar.
Lauren, no dejes la fiesta por mí - Camila
Rápidamente me envió un mensaje justo después de que había colgado.
Camila, estoy rodeada de alcohol, mala hierba, y la gente borracha. Tal vez hace un mes me hubiera quedado, pero ahora mismo no puedo. No puedo mirar a todos con estas cosas sin tener la tentación de volver a caer en el agujero negro, no puedo ver esto y no pensar en lo mucho que quiero estar contigo. Estoy luchando, yo no tengo la energía para hacer esto ahora mismo. Tengo que estar en algún lugar donde sólo pueda… respirar. - Lauren
Ok… voy a estar lista en 15 - Camila
Me dirigí a la playa porque me imaginé que sería un elemento disuasorio de los que bebian. Subí a mi coche y rápidamente salí del aparcamiento. Mi ansiedad de ver a Camila se convirtió en una necesidad para ir veloz, y me encontré conduciendo 50km/h por las calles residenciales para que pudiera cerrar la brecha entre ella y yo lo más rápido posible. Diez minutos más tarde, salté de mi coche y rápidamente llamé a la puerta de Camila.
"Oye", le dije mientras ella abría y al mismo tiempo miraba tras ella hacia atrás por las escaleras. Ella permaneció en silencio, cerró los ojos y se mordió el labio. Y ahí fue cuando lo escuché. Era débil, pero todavía increíblemente poderoso. Años de dolor y daño se manifestaron en sollozos incontrolables.
"Vamos", dijo Camila, a la ligera alejándome de la puerta y hacia el coche.
Cuando nos metimos en el coche, no encendí el motor. Me quedé mirando directamente por la ventana en silencio. Y ella no me preguntó por qué me senté allí tampoco, mientras miraba por la ventanilla del asiento del pasajero hacia su casa
“Estoy bien”, dijo ella con voz temblorosa, y yo sabía que era más como una manera de convencerse a sí misma que para convencerme a mí.
"Camila, eres tan fuerte. Eres una de las personas más fuertes que he conocido. Y tratas de ser fuerte para todos los demás. Pero, ¿quién va a ser fuerte para ti cuando estas sufriendo?" Dije en voz baja. Ella permaneció en silencio, y me di cuenta de que sus manos temblaban ligeramente. "Déjame estar aquí para ti. Por favor," le rogué suavemente, y con eso, ella comenzó a llorar.
"Ella no para de llorar, llora todas las noches. No he visto a mi padre en días. Ella llora. No sé cómo ayudarla. Yo no sé cómo ayudarla", repitió entre sollozos. Se desplomó y se tapó la cara con las manos, lejos de mí, lejos del mundo. Moví suavemente sus manos hacia abajo y volvió la cara hacia mí.
"No te escondas de mí… no me alejes", le dije, cuando recordé la petición de Jennel. Ella asintió con la cabeza un poco, y sin decir una palabra, se inclinó y acarició su cabeza en mi cuello.
Su llanto se calmó rápidamente con sólo estar allí. La calidez de su aliento le hizo cosquillas a la piel de mi cuello y sus manos me agarraron de nuevo, tal vez para sentir una sensación de seguridad.
"¿Cuáles son las cinco cosas que te gustan de ti misma?" Dije en voz baja, mientras limpiaba suavemente las lágrimas de sus ojos. Recé para que esta vez, ella tenga una respuesta, pero negó con la cabeza y miró hacia abajo. "Camila, ¿cuáles son las cinco cosas que te gustan de ti misma?", le pedí con un poco más de duereza. "Camila, mírame!", Le dije levantándole la barbilla. "¿Cuáles son las cinco cosas que te gustan de ti misma?" Ella permaneció en silencio. "Porque yo puedo enumerar más de diez! Puedo sentarme y hacer una lista de cincuenta cosas que me gustan de ti, así que ¿por qué no puedes verlo, Camila?" Ella bajó la cabeza otra vez. "No, no bajes la mirada. No mires hacia abajo e ignores mi pregunta. No te atrevas a pensar que no hay cinco cosas sobre tí que son perfectas". Pero aún así, no dijo nada. "Camila, me encanta la forma en que se sienten tus labios contra los míos, y cómo tus besos son suaves, como puedes romper mis labios si eres demasiado contundente. Me encanta la forma en que intentas mantenerte fuerte para todo el mundo, mientras que todo a tu alrededor se va a la mierda. Me encanta la forma en que me besaste en la oscuridad antes de nombrar al azar algo que leíste en Tumblr. Me encanta la forma en que sutilmente me miras en la escuela, y cuando miro hacia atrás, miras hacia otro lado con timidez, y yo sólo espero y espero que vuelvas a mirarme, porque eso es todo lo que quiero", le dije con un toque de desesperación en mi voz.
“Esos son cuatro…” chilló, y de repente sentí una sensación de déjà vu.
“Camila, ¿realmente quieres oír lo último?”, Le dije mientras asentía ligeramente.
“Amo la…” Empecé a respirar con dificultad y las palabras fluyeron de mi boca. “Camila, Te amo”, le dije definitivamente. Ella finalmente me miró y sus labios empezaron a temblar de nuevo.
“Yo también Te Amo Lauren,” dijo suavemente con una sonrisa mientras presionaba su frente contra la mía. Enlazó sus dedos con los míos y le di un suave beso en los labios. Nos sentamos en silencio, dejando que esas palabras se ciernen sobre nosotras, nos abrace, nos llene hasta la médula.
"Entonces, ¿dónde vamos?" Dijo en voz baja. Sin decir una palabra, le dediqué una pequeña sonrisa y encendí el coche, permitiendo que el suave sonido del motor llene el silencio.
***
Sentí a mi cuerpo temblar mientras ella descansaba entre mis piernas, usando mi cuerpo como soporte y entrelazando sus dedos con los míos. Sentí el aleteo del latido de un corazón, y no estaba segura de si era la suya o la mía. Su respiración era irregular, pero se estabilizó rápidamente mientras nuestros labios se encontraron.
El olor a incienso de vainilla llenó el aire, y la suave luz de las velas cercanas teñían el color de su piel a un color dorado e iluminaban las gotas de sudor que cubrían su cuerpo. Sentí la desnudez de su cuerpo contra el mío, y la acerqué dejando escapar un ligero suspiro.
“¿Estás bien?” Me preguntó en voz baja, una sonrisa natural fue formándose en mi rostro mientras me mordía el labio y asentía con la cabeza. Pasé la mano suavemente por su espalda mientras ella cerraba los ojos e inclinaba la cabeza hacia un lado, dejando al descubierto el lado izquierdo de su cuello. Sentí mis ojos se llenarse de lágrimas. Esta noche fue la primera noche en que me había desnudado por completa a mí misma libremente, y estaba debajo de ella, emocionalmente desnuda, lo que le permitía ver y sentir todo lo que soy.
“Te amo”, le dije cuando mi voz se quebró, rápidamente noté la humedad de mis pestañas.
“Oh, Dios mío, he hecho algo mal?”, Dijo con preocupación.
“No, no. Estoy muy… feliz… contigo”, le dije con una respiración profunda escapando de mis pulmones. Ella sonrió y pasó la mano por mi estómago, deteniéndose justo debajo de mi ombligo.
“Yo nunca he…” dijo ella vacilante mientras se inclinaba hacia arriba y disminuía sus reservas con un beso.
“¿Estás nerviosa?”, Le pregunté.
Ella asintió con la cabeza, y se pasó una mano por el pelo. “No lo estés”, respondí, recordando cómo, hace apenas unos días, ella alivió mis temores con esas simples palabras.
Su cuerpo se enrollaba con la mía, y arqueé la espalda mientras su amor se expresaba en la sensualidad del momento. La respiración se convirtió en más de un esfuerzo y solté un suave gemido mientras ella se hundía aún más en mí. La adrenalina corría por mis venas y mi corazón empezó a correr como el golpe de un tambor.
“Eres hermosa”, le susurré al oído, y los recuerdos de los “primer” inundó mi mente. Nuestro primer encuentro. Nuestro primer beso. Nuestra primera…
De repente, la puerta se abrió, y miré a la sombra que había aparecido en la puerta. Agarramos desesperadamente la sábana que nos rodeaba, cubriéndonos a nosotras mismas de esos ojos deslumbrados. La figura se adelantó y dejó escapar un suave “oh dios mío”, y sentí que mi corazón estallaba con la verdad de Camila y yo, la verdad de todo lo que he intentado de ocultar difícilmente, siendo expuesta.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 17

Mensaje por Admin el Sáb Sep 10, 2016 7:45 pm

"How did this night become the enemy?
It’s over. it’s over. it’s over.”
(“Cómo esta noche se convirtió en el enemigo?
Se ha acabado. se acabó. se acabó”. )
|The Cab – Take My Hand|
POV Lauren
Parpadeé una vez, dos veces, tres veces, con la esperanza de que la figura en la puerta no sea real. Pero rápidamente me di cuenta de que todas mis pesadillas se habían convertido en la realidad de pie frente a mí. Sus ojos verdes, inquietantemente similares a los míos, se clavaron en mí, su boca estaba ligeramente abierta, sus cejas se fruncieron, y su rostro se proyectó en shock. Abracé la sábana envuelta alrededor de mí con más fuerza, con la esperanza de que me protegería de mi piel desnuda.
“No es lo que parece,” dije débilmente, y yo sabía que no podía ni convencerme de esa mentira. Ella tomó una respiración corta y exhaló un poco sarcástica, pero obviamente forzada, rió.
“No es lo que parece, Lauren? ¿Crees que estoy ciega?”
“Querida esta Lauren en casa? Su coche está aquí…” Escuché a mi madre gritar desde abajo de las escaleras.
“Mierda…” murmuró Megan, mientras agarraba la pila de ropa en el piso y los arrojó hacia el borde de la cama donde Camila estaba sentada, temblando como una niña asustada.
“Vístete. Ahora. Mismo,” dijo ella lentamente a través de los dientes apretados.
“Megan? ¿Me has oído?” Mi mamá gritó de nuevo, su voz viajaba a una distancia un poco más corta esta vez. Megan miró rápidamente hacia la puerta cerrada y luego de nuevo a mí mientras me esforzaba por vestirme.
“Date prisa de una puta vez”, susurró. “Y arregla tu cabello”, añadió, cuando el pomo de la puerta comenzó lentamente a girar. Mi madre entró en mi habitación mientras me ponía mi camisa sobre mi cabeza.
“Lauren! Pensé que dormirías esta noche en casa de Cece” Dijo mi mamá cuando ella me miró a mí a Megan y finalmente a Camila. “¿Quién es tu amiga?” Preguntó cortésmente, expresando más interés en mi respuesta a la última pregunta que a la primera.
“Su… su nombre es -” Luché para decir antes de que Megan me cortara.
“Está bien, Lauren, lista para ir? Mamá, llevaremos a su amiga a su casa, y tenemos que ir ahora porque no puede faltar al toque de queda”, dijo Megan rápidamente. Para mi mamá, esto habría parecido una mentira convincente, pero yo era capaz de notar los cambios sutiles en los gestos de Megan que revelaban una historia diferente. Eché un vistazo a sus puños apretados y las piernas ligeramente inquietas mientras cambiaba su peso de un pie al otro, no podía dejar de preguntarme por qué estaba tan desesperada por ocultar mi secreto.
Megan se volvió hacia mí y los bordes de su boca se curvaron hacia abajo, mientras sus cejas se arquearon en puntas de lanza, sus ojos se abrieron, esperando que siga si juego
“S-sí, tenemos que irnos”, tartamudeé, agarrando la muñeca de Camila, haciendo paso por Megan y mi mamá, y caminando rápidamente hacia la puerta para el coche de Meg. Deje ir de la muñeca de Camila, caminé hacia el lado del pasajero del coche y forcé la manija de la puerta. Sabía que iba a estar cerrada, pero lo forcé una y otra vez, cada vez más fuerte, hasta que las lágrimas comenzaron a brotar de mis ojos, nublando mi visión.
“Lauren…” susurró Camila, caminando hacia mí y alcanzándome para entrelazar nuestros dedos juntos.
“Ahora no”, le susurré en voz baja, moviendo mi mano un poco y echando un vistazo a mi puerta rápidamente, con la esperanza de que ni mi madre ni Megan hubieran visto este intento de expresión de incomodidad.
De repente, Megan salió de la casa y abrió las puertas del coche con su mando. Rápidamente me metí en el asiento del pasajero, cuando Megan deslizó en el asiento del conductor. Camila estaba claramente reacia a abrir la puerta de atrás, y de repente empezó a moverse desesperadamente lento. Oí su sollozo, y no quería nada más que la abrazara, pero mantuve mis ojos pegados a la ventana frontal como Megan salió de la calzada.
“¿Dónde vive?” Preguntó Megan silenciosamente, su expresión facial estaba en blanco, sus ojos no emitían nada.
“21 Eastbrook Road”, dije en voz baja, y ella asintió, confirmando que estaba familiarizada con la calle. Mientras nos dirigíamos a la casa de Camila en silencio, saqué mi teléfono celular y rápidamente escribí un mensaje, con la esperanza de distraerla de la torpeza del paseo del coche y de la situación en su conjunto.
"Nombra cuatro cosas con las que no puedes dejar de vivir” - Lauren
La oí desplazar el peso del cuerpo un poco para que pudiera meter la mano en su bolsillo cogiendo su teléfono.
"Musica" - Camila
"Está bien, tres más…" - Lauren
"Pizza" - Camila
"¿En serio? De todas las cosas haha”- Lauren
"No juzgues Smile” - Camila
Me encontré sonriendo a las respuestas de Camila, y luché contra el impulso de mirar hacia ella.
"Trataré :p Entonces, dos más" - Lauren
"Tumblr" - Camila
Me mordí el labio en un intento de reprimir la risa.
"Razón #11 del por qué te amo… tu capacidad de hacerme sonreír sin ni siquiera intentarlo" - Lauren
"Ver tu sonrisa es siempre la mejor parte de mi día" - Camila
Sentí un nudo en la garganta mientras mis labios comenzaron a temblar ligeramente. Tomé cada energía restante que me quedaba para luchar contra las lágrimas que estaban empujando por salir.
"Por favor, no llores" - Camila
Miré a Megan y me pregunté si era obvio que estaba a punto de llorar. Pero sus ojos seguían enfocados en la carretera, sus labios apretados, las manos crispadas sobre el volante.
"¿Es tan obvio?" - Lauren
"Sólo para mí" - Camila
Respiré hondo y miré hacia la ventana, sólo para darme cuenta de que habíamos llegado a la calle de Camila.
"G-gracias…" Camila susurró mientras abría la puerta del coche. Ella dio un, paso fuera de la puerta y me miró, forzando los músculos de su cara para aflojar y las comisuras de la boca para sonreír.
"Buenas noches," Megan dijo sin emoción antes de retroceder rápidamente fuera de la calzada de Camila.
"Megan…" dije tímidamente.
"Shh," dijo ella, poniendo una mano desdeñosa hacia arriba y luego volviendo a centrarse en la carretera. Me di cuenta de que Megan no estaba conduciendo de vuelta a nuestra casa, y mientras mi curiosidad alcanzaba su punto máximo en cuanto a dónde íbamos, me quedé en silencio por temor a provocar el enojo innecesario en mi hermana. Miré por la ventanilla del pasajero y vi como los árboles se balanceaban suavemente, con el tiempo borrándose mientras Megan tomaba velocidad.
Farolas parpadearon y lucharon para iluminar las casas que se alineaban en las calles. Me imaginaba la sencillez que llenaba estos hogares. Dos padres cariñosos, algunos pueden ser médicos o abogados o profesores. Hijos perfectos que practican deportes, sacan buenas notas, y pueden obtener la aprobación de sus padres con tan poco esfuerzo. Los niños que no lo hacen constantemente temen que un error podría dar lugar a castigo de sus padres o de sus hermanos. Las familias que no están cegados y asfixiados por la mentira y el juicio duro. Dejaría esta familia utópica, queriendo tener esta fantasía de una vida que sólo es experimentada por los afortunados.
"Vamos", dijo Megan en silencio, mientras ella se desabrochó el cinturón de seguridad y abrió la puerta del coche, sacándome de mis ensoñaciones.
Estaba tan perdida en mis propios pensamientos que no me di cuenta de que habíamos llegado al estacionamiento de nuestra escuela secundaria.
"Meg, son las doce de la noche, ¿por qué estamos aquí?"
"Sólo vamos", dijo ella, asintiendo con la cabeza y caminando lejos del coche. Rápidamente me hice juego con su ritmo, y nos encontramos a un lado de la escuela, por una puerta que yo no había sabido previamente que existía. Megan abrió la puerta sin esfuerzo y me llevó dentro, así que estábamos dentro de la escuela. Había una luz tenue única que iluminó el pasillo en donde nos encontrábamos, no pude evitar sentir como si fuera un actriz en escena, de nuevo en el teatro donde, día tras día, entraba en personaje para mi audiencia de amigos. Un personaje que amaba a los ojos azules de su Romeo, un personaje que fue muy popular entre su elenco de reparto, un personaje que no estaba secretamente enamorada de una dama en apuros. Pero eso es todo lo que era en esta escuela, un personaje.
Una vez más, me encontré envuelta por mi propia mente, sin pensar vagabundeando con Megan como mi guía, hasta que finalmente llegamos al gimnasio. Ella subió las gradas, y yo la seguí, tomando en silencio mi lugar junto a ella mientras se sentaba en la fila superior. El gimnasio estaba oscuro, aparte de algunos rayos de luz blanca de la luna en el exterior y por las ventanas, rebotando en parches por el piso de madera. Me quedé mirando esos parches, sin apenas parpadear, hasta que parezcan manchas blancas formadas en mis ojos, imitando las estrellas afuera.
"Lauren, tenemos que hablar de lo que ha pasado"
“No tenemos que hablar de eso", dije en voz baja.
"Lauren, lo siento pero no puedes esperar… que lo deje pasar cuando te encontré.. Lauren, estabas en la cama con una chica. He oído que estabas como… gimiendo y había velas encendidas y… mierda, Lauren, ¿qué esperas que haga?" Hice una mueca, al sentirme violada mientras ella luchaba por volver a contar los detalles íntimos de antes.
"Lauren, eres… eres gay? O solo, se trata de una etapa? ¿Esto ha sido solo una etapa?", Dijo, girando su cuerpo ligeramente hacia mí.
"Detente", le dije, dándole la espalda, tratando de crear no sólo el espacio físico entre Megan y yo, sino también crear una barrera entre ella y la vida que tan desesperadamente necesitaba para mantener oculta de ella.
"Lauren, sólo habla conmigo", dijo ella, colocando suavemente una mano en mi muñeca. Me estremecí, sintiendo la extrañeza de su piel contra la mía y tratando de recordar la última vez que Megan había expresado ningún tipo de afecto hacia mí. "Lauren ella es tu novia? ¿Cómo la conociste? ¿Cuánto hace que -"
" Megan, solo déjalo mierda!" Grité antes de levantarme rápidamente y hacer mi camino por las filas de las gradas. Sentí su mano sosteniendo mi muñeca y volteándome antes de que pudiera escapar por completo.
"Lo siento… Lo siento. Yo sólo… estoy tratando de entender ", dijo ella, tirando de mi brazo para que tome asiendo a su lado.
"No, no lo estas. Solo estas tratando de encontrar una manera de tener algo en mi contra. Estás tratando de encontrar una maldita debilidad para que puedas usarlo en mi contra, por lo que puedes mantener esto por encima de mi cabeza," escupí.
"Lauren, ¿qué te hace pensar que estoy tratando de usar esto contra ti?" preguntó en voz baja.
"Me tratas como una mierda todos los días, y honestamente, no recuerdo la última vez que incluso trataste de tener una conversación real conmigo. Así que deja de fingir que te importa. No me conoces y que ni siquiera sabes la mitad de la mierda en al que vivo. Pero, yo te conozco, y sé lo que va a hacer cuando salgamos de este gimnasio. Vas a despertar mañana por la mañana y empezar a hacer chistes sutiles alrededor de mamá y papá que soy gay y… " Me callé mientras mi mente traicionaba a mi boca, y la única palabra que he intentado fuertemente de mantener fuera de mi vocabulario lo llevé a cabo. Mis labios se abrieron lentamente y mi boca formaba una pequeña O. Megan miró a la izquierda y luego hacia sus manos, moviéndose incómoda cuando nos dimos cuenta de lo que acababa de suceder.
Nos sentamos en silencio por un montón agonizante de tiempo. Parecían horas hasta que Megan finalmente habló, pero cuando lo hizo, su voz era extrañamente suave y delicada.
“Recuerdo cuando tenías doce años y querías ser porrista. Tendrías la práctica todos los lunes, miércoles y viernes en este gimnasio. Mamá siempre te traía aquí a las 5, y me gustaba sentarme en estas gradas aquí arriba con ella cada práctica y ver arruinar completamente la coreografía. Me sentí tan molesta cuando no sonreías mientras practicabas tus rutinas, y me pasé la mitad de tu práctica tratando de convencer a mamá que tú eras una vergüenza para las animadoras.”
"No me sorprende", murmuré, sin dejar de mirar las manchas iluminadas en el piso de madera.
"Nunca hablé de esto, sobre todo porque nunca he querido que sepas esto, pero en realidad me encantaba verte practicar. Cuando tenían los juegos, mi corazón estaba en mi garganta durante tu rutina, y me sentaba allí, orando en mi todo mi corazón que te vaya perfectamente. ¿Te acuerdas de aquella vez en que aterrizaste mal con los pies después de un salto, justo en ese punto?", dijo señalando hacia el lado izquierdo de atrás de la cancha", y que sufriste un esguince en el tobillo? Me burlaba de ti todos los días. Pero todas las mañanas, me levantaba temprano y cocinaba panqueques con chispas de chocolate para ti y los dejaba en tu habitación para que puedas comerlos cuando despertaras. E hice que mamá te dijera que era ella quien los hizo", dijo ella, dejando escapar una risa suave.
"Siempre me he preguntado por qué los panqueques de mamá no saben tan bien entonces", le repliqué, permitiendo que una pequeña sonrisa se formara en mi cara.
"Bueno, la comida que ella cocina sabe a mierda así que tranquila," dijo ella, volteando su pelo, con un ligero toque de veneno atando sus palabras.
"Ahí está la Megan que conozco", le susurré, volviendo la cabeza a un lado de ella y hacia la puerta del gimnasio.
"Mira, yo sé que no lo parezco, pero lo que yo estaba tratando de decir es que… me preocupo por ti. Eres molesta como el infierno, y siempre estás en mi camino, te quedas en la ducha eternamente, y eres fea cuando lloras. Y, en verdad, estoy un poco desilusionada por todo esto… de lo que he visto esta noche. Pero eres mi hermana. Y siempre lo serás. Es por eso que te traje aquí. Sabía que ella te estaba enviando mensajes de texto cuando estábamos en el coche. Pude ver por el rabillo de mi ojo la manera en que sonreíste al teléfono cuando se iluminó. Ella debe hacerte feliz para que ustedes dos… ya sabes… hagan lo que hicieron. O al menos espero que esa es la razón… no lo sé, hay gente que hace esas cosas por diversión", dijo ella, sonando aturdida. "Pero tengo que ser honesta, estoy un poco preocupada. Si esto es lo que realmente eres, mamá y papá… van a estar molestos. Ya sabes cómo son. Quiero decir, ¿y si mamá era la que te viera en esa escena esta noche?", Dijo, abriendo los ojos ligeramente.
"Lo sé", respondí en voz baja.
"Lauren, quiero decir, que no van a dejar que estés con ella. Y yo no quiero ser la te diga lo que puedes y no puedes hacer, pero ¿cuánto tiempo crees que esto pueda durar?" De repente, sentí que mi teléfono vibraba, y el nombre que apareció en la pantalla me dio felicidad y comodidad envuelta en una capa de la ansiedad.
"Se me olvidó mencionar la última cosa…" - Camila
"Eres tú." - Camila
Sentí que mi corazón dejaba de latir mientras leía el texto de Camila, pero las palabras que acaba de decir Megan se sofocaron con estos sentimientos de felicidad y comodidad. Miré hacia abajo y me mordí los labios en señal de frustración, reconociendo la validez de lo que estaba diciendo, reconociendo los obstáculos que Camila y yo tuvimos que afrontar, me pregunté cuánta energía teníamos… cuanto yo tenía… para tratar de superar todo. ¿Cuánto tiempo puedo ocultar esto a mis padres? A mis amigos? En la escuela? Al mundo? Estos pensamientos me consumen, y empecé a preocuparme si estaban dañando la claridad de mi visión de lo que da forma a mi propia felicidad. Porque por cada que trato de empujar y luchar por ella, sé que siempre habrá alguien que me tire en la dirección opuesta. Y no pude evitar preguntarme, ¿es esto lo que sucede cuando una fuerza imparable se topa con un objeto inmovible?

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 18

Mensaje por Admin el Sáb Sep 10, 2016 7:46 pm

POV Camila
Jordan Paganelli, 14:52
CAMZILLA! ELLIE GOULDING! ABIGAY! OYE!
Ellie Galesso, 14:53
Jordan estás borracha?
Jordan Paganelli, 14:53
No… Solo estoy feliz …
Camila Cabello, 14:53
Lol hey chicos
Jordan Paganelli, 14:54
Abby?
Abby Mclaughlin, 14:54
Estoy jugando Plague Inc. Además, no voy a responderte si me llamas Abigay
Jordan Paganelli, 14:55
Abi G, ese es el juego en el que tratas de infectar el mundo con un virus?
Abby Mclaughlin, 14:56
Sí, pero acabo de perder porque ellos encontraron la cura a mi virus así que… YA HE TERMINADO CON ESTA MIERDA!
Jordan Mclaughlin, 14:56
Genial porque necesitamos saber de la cita de Camila :* ESCUPELO CAMILA!
Abby Mclaughlin, 14:57
Omg antes de decir nada, ¿sabían que el nombre científico de la morsa es
‘Odobenus rosmarus’, que en latín significa ‘tooth-walking-seahorse’ (dienteandante-caballito de mar). ¿Cuánto aspiran a ser conocidos como un diente de caballito de mar andante? Me alegro de que no soy una morsa…
Ellie Galesso, 14:57
Abby wtf?
Jordan Paganelli, 14:57
POR QUÉ SOY AMIGA DE USTEDES?!!!
Abby Mclaughlin, 14:57
Estoy feliz de que ahora pueden seguir adelante con sus vidas con ese pequeño conocimiento fascinante Smile de todos modos, Camila, cuéntanos acerca de tu cita! ¿Lo tuviste a tus pies? ¿Funcionaron las luces? ¿Funcionó el altavoz?
Hjfhcjshdfjhlajshdf
Camila Cabello, 14:58
Lol estuvo bien, las luces y altavoces funcionaron a la perfección, gracias chicos Smile
Ellie Galesso, 14:58
YAY! Smile
Abby Mclaughlin, 14:59
YAYAYAYAYAYAYAY
Jordan Paganelli, 14:58
WOOO! Entonces, ¿cuándo llegamos a conocerlo?
Ellie Galesso, 15:02
Camila?
Camila Cabello, 15:05
Yo no creo que lo hagan pronto…
Abby Mclaughlin, 15:06
¿Por qué? ¿Es feo?
Jordan Paganelli, 15:06
ABBY! Estoy seguro de que con ella no lo haría. No estaría atraída por chicos feos me has oído?
Camila Cabello, 15:07
Lol
Ellie Galesso, 15:08
¿Lo veras de nuevo pronto Camila?
Camila Cabello, 15:08
No lo sé…
Jordan Paganelli, 15:09
Algo malo sucedió?
Camila Cabello, 15:10
Creo que sí.
Abby Mclaughlin, 15:10
Estás siendo muy críptica en este momento Sad
Ellie Galesso, 15:10
Oh Dios… sabes que puedes hablar con nosotras sobre esto
Jordan Paganelli, 15:11
Sí, sólo queremos ayudarte.
Ellie Galesso, 15:20
Camila?
Camila Cabello, 15:25
¿Sí?
Ellie Galesso, 15:26
Nada, es que estás tardando en responder. Sólo quería asegurarme de que estabas aquí todavía.
Camila Cabello, 15:27
Es sólo que no sé qué decir
Ellie Galesso, 15:28
Sólo te diré que, no tienes que preocuparte acerca de nosotros o lo que decimos Smile
Camila Cabello, 15:29
Bueno… no era un chico con el que tuve una cita…
Ellie Galesso, 15:30
Veo
Abby Mclaughlin, 15:30
¿Fue un diente de caballito de mar caminante?
Jordan Paganelli, 15:31
Abby! Eres un troll total, lo juro
Jordan Paganelli, 15:31
Camila, era una chica?
Abby Mclaughlin, 15:32
Era sólo una broma y lo que estoy tratando de decir es que no me importa con quien sales Camila. Si se trata de un diente de caballito de mar caminante, entonces genial! Con tal de que estés feliz.
Camila Cabello, 15:32
Gracias chicos
Ellie Galesso, 15:33
¿Estás bien pequeña pepita?
Camila Cabello, 15:35
En realidad no… todo es tan complicado.
Jordan Paganelli, 15:35
Me imagino. ¿Son sólo cosas con ella o es algo más?
Camila Cabello, 15:37
Algo más también
Jordan Paganelli, 15:45
Estas en tu casa?
Camila Cabello, 15:46

Jordan Paganelli, 15:47
Bueno. Acabo de llamar Goulding y Abi G y estamos llegando… con la pizza
Camila Cabello, 15:47
No está bien, no creo que sea una buena idea en este momento
Jordan Paganelli ha dejado la conversación
Ellie Galesso ha dejado la conversación
Abby Mclaughlin, 15:47
TE VEMOS PRONTO PEPITAS!
Abby Mclaughlin ha dejado la conversación
Levanté la vista de la pantalla del ordenador en dirección a la puerta. Oí a mi madre lavar los platos en la planta baja. No lloraba por la tarde, y asumí que era porque su cuerpo se secó a causa de la noche anterior. Pero por el sonido de los platos que chocan unos contra otros y el sonido de un par de tazas de vidrio que caen y estallan en pedazos, sabía que su mente estaba en otra parte. Ella fue consumida por el pensamiento de su mundo derrumbándose a su alrededor, el dolor sin fin que no se iría, el vacío de su cama mientras el lado derecho estaba frío y desnudo. Ella fue superada por la comprensión de que esta soledad no era fugaz y por la incertidumbre de no saber cuando las cosas iban a mejorar, cuando las cosas se sentirían mejor. Sólo quería decirle que las cosas iban a salir bien al final, pero ¿cómo iba a decirle eso si yo no lo sabía? ¿Las cosas realmente irían bien al final?

POV Lauren
"Eres hermosa", susurró en mi oído cuando su mano rozó mi cadera. Nos miramos a los ojos, pero los cálidos ojos inocentes, marrones, que normalmente me dejaban sin aliento ahora estaban grises y distantes.
"Camila?", Le dije, con mi voz temblorosa mientras la sentía explorar cada centímetro de mí.
"Te amo", dijo monótonamente, acariciando mi mejilla, y el toque que alguna vez me podía calmar al instante ahora estaba fría y molesta. El incienso de vainilla que llenaba el aire ahora olía a carne quemada, y mi corazón empezó a correr y mi respiración se hizo forzosa como todo lo relacionado con Camila se convertía lejano.
"Detente", dije en voz baja, pero mi voz se perdió enterrada por el sonido de la puerta lentamente chirriando abierta. Mi estómago se acurrucó cuando vi dos pares de ojos oscuros entrando a la habitación y luego se formaron lentamente en dos figuras sombrías.
"Lauren, ¿cómo pudiste?" La primera voz con tono más alto preguntó monótonamente.
"Tú no eres mi hija, que me pones enferma", dijo la segunda vos sin emoción.
"No es lo que parece", pensé, las palabras se quedaron pegadas en mi garganta cuando el cuerpo que una vez me cubría y protegía desaparecía lentamente.
"Camila! Cam-"
“Lauren despierta de una puta vez!” Se puso encima mío, con los ojos verdes que revelaban preocupación y empatía, mientras mi cuerpo se estremecía bajo una manta de lana fina. “Mierda, yo literalmente acabo de presenciar un exorcismo. Haré una película llamada ‘El exorcismo de Lauren Jauregui’. Santa mierda que era espeluznante”, dijo ella, sentándose junto a mí y cepillando un mechón de pelo de mi cara. Su toque era todavía ajeno a mí, y me encontré temblando aún más cuando su piel se puso en contacto con la mía. Miré a mi alrededor, desorientada de mi siesta, y limpié un poco de sudor de mi frente con el dorso de mi mano.
“Es que…” Me callé, poniendo una mano sobre mi pecho, que latía como un ejército en marcha de un millar de hombres.
“Por lo tanto, su nombre es Camila?”, Dijo Megan lentamente, y frunció las cejas.
“¿Qué?”
“Estabas murmurando sobre ella… sólo estoy suponiendo que es la chica de la noche anterior.” Sentí náuseas al recordar que Megan había entrado, presenciando ese momento íntimo, y me preguntaba cómo ella, una chica que pensé que nunca podría confiar ahora estaba delante de mí como el guardián de mi secreto más profundo.
"Sí, su nombre es Camila", le dije, elevando mi voz a un susurro cuando las imágenes de las figuras sombrías de mi sueño regresaban a mi mente.
"Ese es un nombre muy bonito… puedo llegar a conocerla?," Megan preguntó con una voz suave.
"Absolutamente no", le dije, lentamente levantándose de la cama.
"Me siento insultada!" Dijo ella, con una mano al pecho en fingida tristeza.
"Meg, esto no es normal. No puedo ir por ahí presentándola a la gente, invitarla para la cena, salir con mis padres. Tú misma lo dijiste anoche."
"No, Lauren, yo no dije eso. Te pregunté cuánto tiempo pensabas que esto duraría. Pero sólo porque no puedes traerla alrededor de mamá o papá de esa manera, no significa que tiene que ser tu pequeño secreto sucio. Podrías fingir que es como… tu nueva mejor amiga o algo así. No es como que estás saliendo con un hombre de 30 años de edad, o tu profesor de secundaria." me quedé en silencio, digiriendo las palabras que salieron de la boca de Megan.
"¿Fui yo la primera en enterarse? ¿saben tus amigos?"
"No y no van a saber", le dije con dureza.
"Whoa, ¿por qué no?", Dijo Megan
"Debido a que no les gusta Camila. Ellos la tratan como una mierda en la escuela. Y por no hablar de que es una chica, así que ¿de verdad crees que serían como ‘Oh Lauren, felicidades por tu nueva relación! No puedo esperar para celebrar su fiesta de presentación". Megan echó hacia atrás la cabeza y rió.
"Bueno Cece lanzaría una épica fiesta de presentación si tuviera la oportunidad" dijo ella, suavemente empujándome. Y no pude evitar reír.
“Escucha, ¿recuerdas hace un par de años cuando Cece salía con ese Superior, Tristan, y todo lo que tú y Normani hacían en nuestra sala de estar era charlar sobre lo tan inconformista y raro era y que pensaba que ella podía hacerlo mejor? Pero cada vez que Cece se acercaba, sólo la escuchaban hablando sobre él y todo en el amor y lo que sea?” Asentí con la cabeza, recordando las grandes gafas de montura negra y camisa de franela roja que Tristán usaba casi todos los días. “Bueno, ¿por qué has hecho eso si que no te gusta? ¿Por qué no sólo le dijeron que ella podía hacerlo mejor?” Pensé por un momento, y me di cuenta poco a poco de lo que Megan estaba tratando de decir. “Porque sabías que era feliz con él”, dijo, respondiendo a su propia pregunta. Asentí con la cabeza para afirmar que yo estaba de acuerdo. “Está bien así, no todos van a estar de acuerdo con quién estás. Francamente, tu último novio era asqueroso, y juro, cada vez que se acercaba, yo trataba tan duro de no burlarme de él y decirle ‘Hey amigo, acostumbrándote a los nuevos labios?”, porque él siempre derramaba comida por todo el cuerpo y ugh. Lauren, eso era asqueroso.”
“Tus expresiones faciales cuando él venía eran suficientes. Sabía exactamente que no te agradaba”, repliqué.
“Sí, pero aún así, no dije nada, porque yo sabía que te gustaba… por la razón que sea… todavía estoy tratando de averiguarlo. Tal vez era su barba, no lo sé. Y confía en mí, yo podría haberme burlado como la mierda de ustedes dos, pero no lo hice. Básicamente, lo que estoy tratando de decirte es que puedes estar sorprendida en cómo reaccionan tus amigos. Es posible que no estén de acuerdo, pero si ellos son realmente tus amigos de confianza, por lo menos deberían estar contentos de que tu seas feliz. Y si no lo son, entonces ellos no eran realmente tus amigos, para empezar. Si no pueden aceptar todo de ti, si no pueden aceptar la verdad, entonces está claro que sólo querían ser amigos de la versión ideal de ti. Tu no necesitas estar cerca de gente así, eso no es una amistad sincera.” Incliné mi cabeza hacia un lado, preguntándome por qué Megan nunca presentó este lado de ella antes.
“¿Por qué no pudiste ser siempre así conmigo?”
“¿Dónde está la diversión en eso, perdedora?”, Se rió antes de levantarse.
"Hey Meg?"
"¿Qué pasa?"
"¿Me puedes dar un paseo a casa Camila? Creo que mamá se llevó mi coche al taller para un cambio de aceite, pero no he hablado con Camila desde ayer, y quiero ver cómo lo está haciendo… y mostrarle que no me mataste."
" No hay servicio de taxi."
"¿Y si te doy dinero para la gasolina?"
"Trato. Pero también, una cosa más."
"¿Si?"
“Cuando estés lista, quiero conocerla adecuadamente… y completamente vestida," ella sonrió, y yo rodé mis ojos.
"Bien," suspiré.
"Bueno, tienes diez minutos para prepararte. No voy a esperar por siempre."

POV Camila
"Tu madre se ve muy bien," dijo Jordan con una sonrisa, agarrando su cuarta rebanada de pizza de queso.
"De acuerdo. Se ve un poco enferma sin embargo, está enferma? Acabo de deshacerme de un resfriado así que… también, ¿dónde está tu papá?, ¿cuándo llegamos a conocerlo?” Dijo Abby rápidamente. Apreté los ojos cerrados y miré mis las manos, mordiéndome el labio para evitar que temblaran.
Cualquier mención de mi padre era un disparo, y mis emociones estaban colgando en mi manga, esperando a que alguien tire el gatillo. La habitación se llenó de un silencio que parecía hablar más que mil palabras.
"Oh… ¿dije algo malo?", Dijo Abby en voz baja.
"Chicos, ¿sabéis cualquier tiendas que venden filtros? Voy a comprar uno de dieciocho años para Abby,"dijo Jordan cuando Ellie colocó una mano sobre mi rodilla.
"No tienes que hablar de ello si no quieres." Dijo Ellie con suavidad.
Me moví incómoda en mi asiento, contemplando si y cómo podría contarles sobre el inminente divorcio de mis padres. Abby miró a su alrededor, y se aclaró la garganta,
“¿Sabían que los perezosos duermen hasta 20 hor-”
“Mis padres se van a divorciar”, dije rápidamente, pero en voz baja, interrumpiendo a Abby. Y cuando las palabras salieron de mi boca, también lo hicieron las lágrimas que comenzaron a caer al instante de mis ojos. Jordan se acercó desde el otro extremo del sofá y con un suave “perdón,” ella apretó su camino entre Ellie y yo, calentando rápidamente mi cuerpo tembloroso en un abrazo. Me acarició la cabeza con la suya, con la esperanza de que su pelo pudiera ahogar mis sollozos para que mi mamá no me pueda oír hablar de ellos.
“Va a estar bien Camila”, dijo Ellie tranquilamente. Jordan rompió nuestro abrazo pero entrelazó sus dedos con los míos.
“No, no lo estará”, dijo en voz baja, moviendo la cabeza. “Eso es lo que mis amigos trataron de decirme cuando mis padres se divorciaron. Yo sabía que ellos estaban tratando de hacerme sentir mejor, pero estaban equivocados. Mis padres se divorciaron hace tres meses, y todavía estoy lidiando con ese dolor. Todavía estoy tratando con el hecho de que mi padre se mudó a DC, y que mi hermano va y fuma marihuana ahora con sus amigos cuando debería estar cuidando de mi madre. Todo el mundo me dijo que iba a estar bien, pero todavía me estoy preguntando si este agujero en mi pecho se va a sellar por sí mismo. No sé nada de mi padre, él nunca llama, y mi mamá intenta fingir que ella está bien. Nadie está bien”, dijo ella, y pude escuchar una leve mezcla de ira y tristeza en su voz. "Escucha, sólo estoy tratando de ser honesta. Sé que puede no ser lo que quieres oír, pero a veces las mentiras que nos decimos unos a otros, las mentiras que nos contamos a nosotros mismos, pueden comernos vivos. Son tres meses más tarde, y las cosas no han llegado al cien por cien de mejoría. A veces, va empeorando. No ha dejado de doler, y probablemente no va a dejar de doler hasta que mi padre vuelva a casa, que yo sé en el fondo de mi corazón que no va a pasar. Pero cada día, me duele un poco menos. Y, honestamente, todos los días, he crecido más fuerte. Me he dado cuenta de lo resistente que puedo ser. Tu aprenderás cómo hacer frente, aprenderás a manejarlo, intentaras aprender a sanar, aprenderás a vivir de nuevo. Y tienes a gente que realmente te apoya y cuida, que siempre ayudaran", dijo, mirando a Ellie.
"Aun cuando son raras y ellas te dicen hechos al azar acerca de las morsas," Jordan se echó a reír, empujando Abby. Asentí con la cabeza y me hundí más profundamente en Jordan cuando ella envolvió su brazo alrededor de mí y me atrajo hacia sí. Al enterarme de que no iba a mejorar rápidamente fue doloroso, como un corte profundo de cuchillo en mi corazón. Pero tenerla aquí conmigo, comprender exactamente lo que estaba pasando y ser honesta acerca de que las emociones no se irían, es lo que necesitaba.
“Eres como la pequeña hermana que nunca tuve”, se rió.
“No soy sólo un par de meses más joven que tú?”, Le dije, mi voz todavía temblorosa, las últimas lágrimas vacilantes llenando mis ojos. “Sí, pero todavía eres joven, pequeña pepita”, se rió, con la cabeza apoyada en la barbilla.
“Toma un poco de pizza, tengo Hawaiana sólo para ti”, dijo Jordan, moviéndose hacia la segunda caja de pizza abriendo la tapa.
El olor flotó hasta mi nariz y mis sentimientos heridos y de dolor disminuyeron ligeramente para hacer espacio al hambre inmediata.
“Gracias,” dije en voz baja, cogiendo la primera rebanada y sonriendo.

POV Lauren
Cerré la puerta del coche rápidamente y caminé hasta la calzada de Camila. Mi corazón bombeaba más fuerte en lugar de rápido, y sentí la angustia del momento corriendo por mis venas. Necesitaba sentir el calor de Camila, tenía que mirarla a los ojos y ver el amor, porque los pensamientos fríos y sin emociones de Camila que llenaban mis sueños seguian rondando. Llamé rápidamente a la puerta y cambié mi peso de un pie al otro, pasando una mano nerviosa por el pelo y respirando profundamente para calmar mi voz que sabía que temblaría cuando la viera. Y cuando abrió la puerta, con una mirada de sorpresa en su rostro y sus suaves labios formando un pequeño oh, no pude reprimir la tentación inmediata que inundó mi mente. Di un paso adelante y suavemente agarré la parte posterior de su cabeza, dándole un beso desesperado e impaciente. Quería que supiera que no iba a renunciar a ella y que todo lo que tuvimos fue más fuerte que el miedo que tenía de que mi secreto se revelara. Pero a medida que mi cuerpo se hundía en gran medida en el de ella, volvió a entrar en la casa tratando de encontrar el equilibrio, sus labios aún conectados con los míos, y cuando escuché los gritos de asombro provenientes de la sala de estar, me pregunte si todo lo que tenía sólo trataba de convencerme a mi misma que era cierto. Y en ese entonces, me di una patada a mí misma por haber creído que iba a estar sola en ese momento, por haber estado tan segura de que yo era el único apoyo que tenía en su vida. Y una vez más, yo estaba cayendo en un agujero negro, luchando por encontrar aire mientras mi secreto me asfixiaba.
Yo quería… necesitaba… tiempo para llegar a un acuerdo conmigo misma, para averiguar si cómo podría revelar mi verdadero yo a la gente. Pero la vida no espera a nadie, y me quedé allí, paralizada, preguntándome si las caras mirándome podrían jamás ser mis guardianes como Meg o si iban a ser los primeros en traicionar el secreto de la situación.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 19

Mensaje por Admin el Sáb Sep 10, 2016 7:46 pm

Yes, of course
I remember, how could I forget?
How you feel?
And though you were my first time
A new feel
It won’t ever get old, not in my soul
Not in my spirit, keep it alive
We’ll go down this road
'Til it turns from color to black and white

POV Camila
Lo pude ver en su rostro. Lo he visto dos veces, pero han pasado menos de 24 horas desde la primera vez. Era una mirada de incredulidad, de desconfianza, de miedo, de escepticismo, de incertidumbre. Ninguna palabra escapaba de su boca, pero pude leer todo en su cara como un libro.
“H-hola… Lauren. Ha pasado un tiempo, ¿cómo has estado?”, Preguntó Jordan, sus palabras con vacilación obvia.
“Bien”, respondió con dureza Lauren, con los ojos cada vez más oscuros.
“¿Cómo le va a Ally? No he hablado con ella desde hace tiempo”, dijo Abby, tratando de romper la tensión incómoda que empañó la habitación.
“¿Por qué no se lo preguntas?” Lauren preguntó con veneno en su voz.
“Lauren”, le susurré, sorprendida por su actitud y disconformidad, recordándome como Cece me trataba.
“Umm… quizás deberíamos irnos?”, Dijo Ellie suavemente, levantándose del sofá.

“No, pueden quedarse”, les dije, la fuerza de mi voz sonaba muy extraño para mí. “Lauren, ellas son Jordan, Abby, y Ellie… mis amigas,” dije, señalando a cada una de ellas.
“Ok, yo sé quiénes son”, murmuró, y podía sentir la ira en aumento dentro de mí.
“Camila, vamos a ir a ver una película en mi casa, tal vez puedas unirse a nosotras después”, Dijo Ellie antes de agarrar las muñecas de Jordan y Abby caminando hacia la puerta.
“No, no, no tienen que irse!” Grité, pero por la expresión del rostro de Lauren y mirando la cara de mis amigas, sabía que en este momento, Lauren y yo teníamos que hablar.
Una vez que la puerta se cerró, agarré a Lauren del brazo y tiré de ella al piso de arriba a mi habitación. A través de las fiestas, la humillación en la escuela, y las súplicas de Lauren para mantenernos en secreto, me he mantenido paciente con ella. Pero la falta de respeto que le mostró mis amigos, que me mostró, en ese momento, invocó una rabia en mí que nunca había sentido antes.
“¿QUÉ…PASA…CONTIGO?” Le grité, mi voz sobresaltó tanto al punto de que ella saltó hacia atrás ligeramente.
“Camila-”
“¡No! Tú no tienes que hablar ahora. Todo hasta este punto ha sido sombre TI. Cuando quieres verme, cuando quieres reconocerme, cuando sientes que puedes estar cerca de mí, cuando tienes ganas de hablar, cuando tienes ganas de besarme. Todo ha sido sobre ti. He sido paciente y comprensiva acerca de lo que estás tratando… acerca de lo que estamos tratando juntas… pero no puedes solo aparecerte en mi casa, SIN PREVIO AVISO, y ser grosera con mis amigas!”
“Camila, ¿cuánto tiempo llevas incluso conociéndolas?” gritó ella, y me pregunté si había oído una palabra que acababa de decir.
“Ni siquiera importa, ellos me han ayudado más en estas dos semanas de lo que tú sabrás nunca!” Y con eso, una ola de dolor llenó sus ojos. En ese momento, supe que todo lo que le había dicho a ella le había pegado como una tonelada de ladrillos.
“Ok,” dijo en voz baja, asintiendo con la cabeza ligeramente e inhalando profundamente. Al oír el dolor en su voz, instintivamente quería abrazarla, consolarla, incluso a retirar todo lo que había dicho. Pero, mientras la voz de Jordan resonó en mis oídos, “las mentiras que nos decimos unos a otros, las mentiras que nos contamos a nosotros mismos, pueden comernos vivos”, sabía que necesitaba que mis palabras se hundan en la mente de Lauren… en su corazón… hasta que realmente se diera cuenta de la plena verdad de nuestra situación.
"Lauren, no puedo luchar contra esta sensación de que esto va a terminar antes de que yo quiera. Que cada vez que alguien nuevo se entera de nosotros, es como si estuviéramos presionando el botón de reinicio de nosotras, de lo que tenemos. Estamos discutiendo por el hecho de que tu hermana y mis amigas se enteraran, pero que sucederá cuando tus padres se enteren? O tus amigos? ¿Qué pasa si la gente empieza a hacernos bromas en la escuela?, que pasa si la gente empieza a hacerte dudar de ti misma aún más? ¿Qué sucederá cuando una persona logre llenarte de nervios, por lo que te gustaría poder retroceder el tiempo, incluso antes de conocerme, o incluso desear que yo sólo… sólo… desapareciera? ¿Qué sucederá entonces, Lauren? ¿Qué pasara con nosotras? Yo no puedo hacer esto. No puedo ponerme por ahí, con alguien tan perfecto, alguien que nunca pensé que tendría este gran impacto en mi vida, y simplemente tirar todo por la borda.,Tú… tú fuiste mi primera… mi primer… TODO! ¿Lo entiendes, Lauren? ¿Entiendes lo importante que eres? Y lo asustada que estoy de lo que tu estés pensando todos los días? Estoy dudando CONSTANTEMENTE de lo mucho que aún significo para ti… de cuanto estas dispuesta a luchar por lo nuestro… si anoche aún importaba para ti de la manera en que lo hizo por mí…” Me callé, y mi voz de repente se mostró temblorosa.

POV Lauren
Pude ver todos sus miedos, todas sus dudas comenzando a tragarla en su totalidad, el dolor en su corazón rasgado.
“Cami-” empecé, sin saber muy bien cómo iba a responder, pero con la esperanza de poder tener la oportunidad de demostrarle lo mucho que significaba para mí, lo mucho que ella también me cambió la vida. Pero rápidamente me interrumpió antes de que pudiera decir nada más.
“Lauren, era incluso tu primera vez? No fue que incluso especial para ti?”, Dijo, con lágrimas en sus ojos mientras mi corazón empezó a acelerarse.
“No, no lo fue,” murmuré, pasando una mano por el pelo. “No fue mi primera vez”, le aclaré rápidamente, dándome cuenta de cómo se podrían haber malinterpretado mis palabras.
“¿Quién fue?” Preguntó ella, tragando lentamente para que el nudo en su garganta se balancee ligeramente. “¿Fue Kat?”, preguntó ella, con sus ojos haciendo contacto visual poco a poco con los míos..
“No, yo nunca vi a Kat de nuevo después de ese primer beso…”
“Oh…” dijo, el tono de su voz implicaba que quería que se lo explique más. Y creo que después de todo lo que hemos pasado en los últimos meses, después de todo lo que ha tenido que hacer frente a cuando se trataba de mí y todo lo que fuimos, yo por lo menos le debía eso.

POV Lauren: Flashback
Fresa. Así es como la llamé en este día. Sé que no es su verdadero nombre, y en el momento, nunca me preocupé de averiguar de qué se trataba, pero es la palabra que inundaba y se arremolinaba en mi mente cuando ella usó sus labios para pintar los mío con su brillo de labial. El olor era vigorizante y aumentó la energía y el calor del momento en el que estábamos cuando nos hundimos en la cama de matrimonio de Chase, vestidas con sábanas de seda y el amargo recuerdo de mi primera y única vez con el dueño de la cama. Era un recuerdo del placer de un solo lado, de la piel manchada de sudor desagradable rozaba contra la mía, del licor que bebí desesperadamente de antemano con el fin de tolerarlo todo, a fin de reforzar la mentira que era la conexión superficial entre Chase y yo. Pero esta noche, mi memoria se perdía temporalmente en un campo de fresas, un poco de retribución por todos los momentos que me amordazaron en el pensamiento de mi tiempo con el “caballero con clase”, es decir Chase.
El bajo y las letras sucias de Get Low golpearon en la planta baja, ocultando cualquier sonido que descuidadamente se escapaban de nuestras bocas. Recuerdo la forma en que su cabello largo y rubio caía en cascada sobre su hombro y suavemente rozaba mi cara y cuello, proporcionando un pedazo adicional de calidez que yo ya estaba sintiendo por los efectos del alcohol en mi sistema. Recuerdo la sonrisa plasmada en su rostro y la forma en que sus fríos ojos azules, ligeramente apagados y brillantes por la vodka, mirando a los míos, en silencio hablaba más que el pensamiento que corría a través de nuestras dos mentes. Somos jóvenes, estamos borrachos, y tu estás aquí conmigo ahora mismo. Al igual que las chicas que vinieron antes que ella, la emoción física de la situación y de mi propia hambre sexual enmascaraban la falta de emoción que ninguno de los dos estaba mostrando o la sensación en ese momento. Sin embargo, a diferencia de las chicas de mi pasado, ella estaba dispuesta a tomar más de un riesgo, y no podía dejar de preguntarme si, como yo, un pequeño pedazo de ella estaba tratando de alimentar a un tipo específico de deseo.
Ella dio una calada del cigarrillo que encendió hace pocos minutos y suavemente agarró la parte posterior de mi cuello, coloqué mis labios con los de ella. Ella exhaló cuando nuestras bocas se tocaron, y el humo rozó mis labios antes de invadir mi boca y garganta. Mis músculos del estómago comenzaron a convulsionar mientras trataba de sofocar una tos, pero la tensión en mi cara revelaba mi malestar, y ella rápidamente apagó el cigarrillo en la mesita de noche cercana.
Su dedo índice a continuación, comenzó a explorar mis curvas, burlando lentamente mi piel hasta que la piel de gallina superaba a mi cuerpo. Mi corazón se sentía entumecido, pero cuando la adrenalina bombeada a través de mis venas y me mordía el labio con más fuerza, ya no podía ocultar el deseo incontrolable con los ojos, el deseo que pedía más, el deseo de que se convirtió en una forma voraz de lujuria.
Cerré los ojos y esperé impaciente a que ella haga algún tipo de decisión sobre dónde su mano viajaría. Sus movimientos expresaban una combinación letal de engreimiento y la creencia de que ella no podía ser domada, y después de minutos de bromas agonizantes, ella finalmente tomó una decisión. De repente sentí una mezcla externa de dolor y placer, y sentí un grito ahogado escapando de mis labios cuando mi espalda se arqueaba involuntariamente y mis músculos empezaban a apretar.
La música cambió la planta baja de Get Low a tiros a We No Speak Americano a CalabriaaBlack and Yellow, y aunque las letras empezaron a mezclarse entre sí, era mi única indicación del tiempo que pasaba mientras daba paso a una ligera capa de sudor que humedecía mi piel mientras su mano guiaba mis movimientos de cadera, guiaba la forma en que mis músculos de las piernas se relajaban y luego rápidamente se tensaran de nuevo, me guiaba a la estabilidad (o falta de ella) de mi respiración. Y, cuando nuestros cuerpos finalmente se desconectaron, dejé escapar un largo suspiro de satisfacción, lo cual compensó por los momentos que había celebrado involuntariamente mi respiración, y en voz baja le susurré “oh dios”, las dos únicas palabras que pude decir cuando mi cuerpo temblaba, imitando la réplica de un terremoto.

POV Lauren: Presente
No recuerdo su nombre. Pero me acuerdo de lo que me hizo sentir físicamente. En retrospectiva, fue una experiencia monumental para mí, pero para ser honesta, ha sido eclipsado por algo reciente. Algo nuevo. Algo más que un cambio de vida. Alguien que se puso de pie justo en frente de mi cara, mirándose las manos, las emociones demasiado ambiguas para que pueda leerlas.
"Camila?" Dije en voz baja, levantándole la barbilla con el dedo. "¿Qué pasa?"
"Nada…" dijo en voz baja. Sabía que estaba mintiendo y que tenía un ligero presentimiento, basado en nuestra conversación de antemano, era lo que estaba carcomiéndola en este mismo momento.
"Camila, yo sé que mi primer beso no fue contigo, y físicamente, mi primera vez tampoco lo fue. Pero, sinceramente, eres la primera persona a la que me entregue emocionalmente, y eso es más especial para mí… es más importante que cualquier otra cosa… que he tenido jamás. Todo lo que me dijiste antes, tenías todo el derecho a decirlo. Tengo miedo de mí misma, de nosotras, de cómo me siento cuando estoy contigo, de como lo tome la gente, de que no lo acepten, y siento que me estoy volviendo loca por la preocupación. No sé lo que va a suceder, porque sé que no podemos mantener esto en secreto para siempre… Me refiero a viendo lo que pasó en las últimas 24 horas… ¿quién sabe si tus amigos van a decir-"
"Ellos no dirán nada Lauren"
"Camila, ¿cómo lo sabes?"
"Porque no todo el mundo va a por nosotros."
"Es ingenuo de tu parte pensar eso "
" No, sólo tienes esta visión del mundo en que las personas son inherentemente malos. Eso de que posiblemente nadie podría aceptarte por lo que eres y que no hay ninguna razón para que la gente te apoye, incluso cuando no te conocen."
"Eso no es cierto… "
"¿En serio?"
"Yo usualmente pensaba de esa manera… hasta que te conocí", le dije mientras las lágrimas comenzaron a formarse en mis ojos. Poco a poco me limpié la primera lágrima que se me escapaba "Camila, ¿por qué no pueden las cosas ser fáciles para nosotras? ¿Por qué todos los demás por ahí llegan a tener una vida normal y relaciones normales, y nosotras tenemos que luchar por lo nuestro?" Ella parpadeó dos veces y se miró las manos.
"Porque a veces las mejores relaciones… son las que terminan siendo los más fuertes… son los que tienes que luchar al máximo" dijo ella en voz baja. "¿Crees que vale la pena?", Agregó. Tiré hacia atrás la cabeza y suspiré. Recuerdos de la semana pasada inundaron mi mente.
“ No debes ser tan torpe, Camila, podrías lastimarte”
“Camila, ¿qué coño estás haciendo aquí? nadie te invitó”
“Encontré una pequeña cuenta de twitter de One Direction de Camila”
"Lauren, él ha estado diciendo que eres lesbiana."
"Lauren?" Chilló, traerme de vuelta a la realidad. "¿Yo valgo la pena para ti?" Sentí que mis rodillas y mi corazón se debilitaban. Todo lo que quería era que las cosas sean fáciles de nuevo.
Pero no pude conseguir sacar sus palabras fuera de mi mente. “ Porque a veces las mejores relaciones… son las que terminan siendo los más fuertes… son los que tienes que luchar al máximo”
"Más de lo que nunca sabrás, Camila," finalmente le respondí, sorprendida por la convicción en mi voz. Enlace mis dedos con los de ella y nos recostamos en la cama mientras ella sonreía y apoyaba su cabeza en mi hombro. De repente, un pensamiento surgió en mi cabeza que hubiera deseado no tener. Y sabía que llegado el lunes iba a cambiar todo para mí, todo para nosotras.
"Tu corazón se acelera…", dijo Camila en voz baja. Pero me quedé en silencio, temiendo lo que inevitablemente vendría.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 20

Mensaje por Admin el Sáb Sep 10, 2016 7:47 pm

Heart beats fast
Colors and promises
How to be brave
How can I love when I’m afraid to fall
But watching you stand alone
All of my doubt
Suddenly goes away somehow
One step closer

POV Lauren
A medida que los músculos de su cuello y cara se aflojaban, ella hundió su peso en mí, su respiración se niveló y se hizo lenta y rítmica, traté de imitar la calma que mostraba cuando ella dormía. Durante dos horas, sólo estaba allí, con los dedos entrelazados, una sonrisa natural en su rostro, una fingida en la mía. Le pedí que me contara una historia, con la esperanza de que me distrajera de mis pensamientos, y lo hizo por un momento. Su ligeramente rasposa voz sola atrajo a mi ritmo cardíaco, sólo para coger velocidad, una vez que sus palabras se extinguieron y fueron sustituidos por el silencio.
Me deslicé de debajo de ella y rápidamente reemplace mi peso corporal con una almohada, esperando que no se diera cuenta de la diferencia. Y aún así, ella dormía, no alterada por el universo. La miré fijamente durante un momento, viendo la forma en que el sol se asomó por la ventana y encendió su piel de una forma que la hacía parecer angelical, casi… inmortal. Tenía una leve sonrisa mientras dormía, inquietantemente similar a la Mona Lisa. Era el tipo de sonrisa que se ve tan sereno, pero uno se pregunta qué se esconde debajo de ella y cómo alguien puede describir tan fácilmente esos sentimientos ambiguos con una pequeña curva de la boca. Respiré profundamente y sentí las lágrimas lentamente brotan de mis ojos.
Volviéndome sobre mis talones, me dirigí al cuarto de baño en su pasillo. La luz estaba encendida en la habitación de su madre, pero la casa irradiaba de silencio, un silencio que fue tan abrumador que me empecé a preguntar si yo era la única cosa viviente en el mundo.
En silencio abrí la puerta del baño y rápidamente la volví a cerrar. Me dejé caer al suelo. Me llevé mis rodillas cerca de mi cuerpo y dejé que mi cabeza cuelgue. Podía sentir la tristeza influenciando a través de cada centímetro de mi cuerpo hasta invadir mi pecho. El cansancio que sentía oculto recientemente se reveló haciendo que me duelan los músculos, esperaba a que mis ojos burlones decidan cuando iban a liberar las compuertas y permitan que mis lágrimas cayeran. Me mordí el labio y dejé que mi cuerpo tome el control de las emociones que sentía, revocando cualquier pensamiento que intentara entrar en mi cerebro. Incluso antes de que mi visión empezara a desdibujarse, mis ojos se sintieron tan cansados como mi mente, y podía sentir los músculos hincharse y decaer, agotados por su trabajo durante las últimas semanas emocionales, por la falsa felicidad y fuerza derramando un mar infinito de lágrimas. Sentí lástima por mi cuerpo y mi mente por tener que soportar esto, y traté de convencerme de que todos estos obstáculos, todas estas pruebas, podrían hacer a mi mente y cuerpo más fuertes. Pero con toda la honestidad que se abrió camino en mi vida recientemente, mis mentiras se habían vuelto más débiles y más transparentes, y ya no podía convencerme a mí misma con certeza de que había una luz al final del túnel.
Renuncié a cualquier control que tenía sobre mi cuerpo y dejé que los sollozos vengan. Llevé mis manos a la cara. Odiaba tener que escuchar los sonidos de mi propia tristeza y quería ahogar mis gritos, pero estaba cansada de luchar contra mí misma. Una ola se estrelló sobre mí mientras me preguntaba cuántas lágrimas se derramaron en este cuarto de baño. ¿Cuántas veces había Camila experimentado una sensación de desesperanza en esta habitación? ¿Cuántas veces había llorado la mamá de Camila en este mismo piso? El cuarto de baño de repente se sintió confortable debido a la soledad, a la tristeza que estoy segura que habíamos sentido aquí juntas, pero en momentos diferentes, también era claustrofóbica, y de repente sentí como si las paredes se cerraran lentamente sobre mí. En cierto modo, así es como se sentía mi mente, confortada por la presencia de Camila, pero sofocado por mis propios secretos, los secretos que se acercaban a mí, cuando les rogué que me dejen libre. De repente oí un ligero tap tap en la puerta, me sobresalté un poco.
“Lauren?”, Dijo una familiar y suave, pero aturdida, voz. “Lauren, ¿puedes abrir la puerta?”
“Estoy bien, Camila, no te preocupes”, mentí cuando sollocé y rápidamente sequé las lágrimas de mis ojos.
“Lauren, ¿puedes abrir la puerta?”
Cada vez que ella decía mi nombre, mi corazón empezaba a acelerarse. Sentí como si cada vez, ella reconocía quién era yo, como realmente estaba, sólo con la simple mención de mi nombre. Di un paso hacia el espejo que colgaba de la pared y de inmediato supe que no iba a ser capaz de ocultar el enrojecimiento de mis ojos o el hecho de que parecía que haber envejecido unos diez años. Suspirando, abrí la puerta y me senté de nuevo en el suelo. Ella vacilante entró y se sentó en el asiento del inodoro cerca de mí. No quería tener que explicar por qué estaba llorando, pero ella me podía leer tan bien, teniendo la carga de la explicación fuera de mis hombros.
“Estás cansada. Lo puedo ver en tu cara… en tus ojos. Y sé que es por nuestra culpa… ” se fue apagando.
“Camila, no -” Traté de protestar, pero ella rápidamente agitó la mano con desdén.
“Yo también estoy cansada,” dijo ella, mirando hacia abajo. “Estoy cansada, y no dejo de pensar en tan sólo poder dormir tranquila, que cada mañana, va a mejorar. Pero sintiéndote mentalmente cansada, eso es algo que no puedes curar con dormir. Cuando duermo, o al menos intento, todos los problemas del día sencillamente escurren en mis sueños, y no voy a mentirte y decir que no he tenido noches llenas de inquietud o ansiedad desde que nos besamos. Pero me gustaría dejar de dormir todas las noches, me gustaría ayudarte a llevar esta carga de un secreto que sólo puedo imaginar que te está matando, porque Te amo y porque me haces tan feliz. Quiero quitarte el dolor , pero no puedo hacerlo porque que todavía estoy tratando de averiguar cómo deshacerme del mío. Sólo quiero recordarte que no tienes que luchar sola. No tienes que venir aquí, esconderte y llorar, cuando podrías hacerlo en mi habitación. Por lo menos mi habitación huele mejor”, dijo con una sonrisa, no podía dejar de reír entre lágrimas. “Y estando aquí no puedo abrazarte. No tienes que esconderte de mí Lauren”, dijo ella en voz baja, deslizándose hacia el suelo a mi lado. Asentí con la cabeza y me hundí en su hombro. “Es un proceso de aprendizaje… personalmente. Todavía estoy tratando de averiguarlo… que yo no tengo que ser fuerte todo el tiempo, que puedo dejar que otras personas desinteresadas quieran ayudarme a aliviar mi dolor.” Ella pasó un brazo alrededor de mi hombro y me llevó más cerca de ella, hubiera jurado que nuestros cuerpos se habían moldeado en uno solo.
“Te amo”, fue todo lo que conseguí responder, porque sentía que eso era suficiente.
“Yo también te amo,” dijo con una sonrisa y un suspiro.
Después de sentarnos en tranquilidad durante minutos, rompí el silencio cuando la culpa finalmente enveneno mi mente.
“Lo siento acerca de cómo traté a tus amigas antes. Honestamente, me sentí amenazada. Fue la segunda vez en 24 horas que alguien se enteró de mí. Meg me tomó por sorpresa por ser tan comprensiva. Nunca pensé que diría ‘Meg’ y ‘comprensión’ en la misma frase. Resulta que ella no es Satanás”, le dije, mi boca formando en una pequeña sonrisa. “Tuve suerte con Meg, pero con tus amigas, no sabía cómo iban a reaccionar. No confío en la gente muy fácilmente, sobre todo con algo que tengo tanto miedo de sacar, sólo reaccioné muy mal. Francamente, fui una perra con ellos, y lo siento. No estaba bien. No te merecías eso ni ellas.” Ella asintió y entrelazó sus dedos con los míos.
“Lo entiendo,” dijo en voz baja, lo que indicaba que está de acuerdo de que no estaba bien, pero que, de alguna manera, mis temores eran justificables.
“Sabes, están viendo una película en casa de Ellie ahora. Tal vez podríamos ir, y puede encontrarte con ellos… llegar a conocerlos. Son muy agradables y torpes. Algo así como yo”, se rió.
“Bueno, si son como tu, entonces probablemente estaré a gusto de ellos. Yo ya conocía a Jordán, ella es la hermana de Garrett, lo utilizo para asistir en una gran cantidad de fiestas. Por cierto, ¿cómo te hiciste amiga de ellas Camila?”, Le pregunté con curiosidad.

POV Camila
Todo el mundo tiene un secreto que ocultar. Todo el mundo tiene algo que ES tan querido por ellos, que confían en muy pocos para contarlo. Ellie, Jordan y Abby todos tenían secretos, y no estaba segura de que era mi lugar revelarlos a Lauren. Así que mentí. Le mentí a Lauren. Una mentira blanca que servía para proteger y engañar.
“Yo… umm… Jordan se encuentra en una de mis clases, así que me acabe de llegar a conocerla y ella es buena amiga de Abby y Ellie, así que llegué a conocerlas a ellas también”, le dije, las palabras torpemente tropezando de mi boca.
“Oh… interesante”, dijo lentamente, y me pregunté si ella sabía que estaba mintiendo.
“Bueno, la verdad, ustedes son un grupo variopinto pero me alegro de que sean amigas. Y dijiste que te han ayudado mucho en el último par de semanas… es difícil saber que no podía estar allí para ti de lo que fuera… pero ya sabes… eso es justo que sea egoísta. Quiero que seas feliz. Quiero que estés bien. Así que no puedo sentir ninguna animosidad hacia ellos si son capaces de ayudarte a llegar a ese punto”, dijo, y no pude evitar sonreír. “¿Ya te he dicho que Te amo? Porque Te amo”, le dije, poniendo un pequeño beso en la frente.
“Se podría decir que una y mil veces, y nunca pasa de moda”, dijo ella, acariciando su cabeza en mi cuello.
“Bueno, estoy segura de que lo vas a escuchar mucho.”
“Genial”.
“Bien.”
“Muy bien”, terminó, y se echó a reír. Luego de las risas, saqué mi teléfono celular.
“Así que está bien si vamos a casa de Ellie?”, Le pregunté, haciendo contacvisualcon con ella. “Sí, eso está bien, tengo una disculpa que hacer de todos modos”, dijo con un suspiro.
1 hora más tarde
"Abby, te has superado a ti misma con esta película, de verdad. Estaré revocando tus privilegios de elegir películas para nosotras", podía oír a Jordan decir en voz alta mientras Lauren y yo entramos por la puerta.
"¡Está bien, te equivocas, esta película es … oh eh Camila", dijo Abby, sonriéndome. Ella rápidamente se aclaró la garganta. "Hey Lauren," dijo, un poco vacilante, pero siguiendo con la misma sonrisa inquebrantable.
"Hey," dijo en voz baja, con una pequeña sonrisa se dibujándose en su rostro y la ansiedad obvia causando que sus músculos faciales se tensen. Recientemente, me di cuenta de que el muro que rodeaba a Lauren, la fachada de la confianza y mentira, se estaba desmoronando lentamente sus emociones en la manga para que el mundo vea.
Enlacé mis dedos con Lauren y empecé a caminar hacia el asiento libre que se colocaba al lado del sofá donde Ellie, Abby, y Jordan estaban. Sentí sus dedos soltar los míos rápidamente y ella cruzó sus manos juntas.
“Está bien, Lauren,” susurré, negándome a dejarla tímida lejos de mí. Me relacioné con suavidad de sus manos otra vez, puso sus ojos hacia abajo y luego a mis amigos, asumiendo la espera de alguna confirmación de sus temores iniciales de que mis amigos serían rechazados por ella y yo.
"Lauren, lo siento que tengas que estar aquí para esto. Estamos viendo la peor película de la historia del cine ", dijo Jordan casualmente, como si hubieran sido amigas durante años, como si hace cuatro horas Lauren no los había desestimado implícitamente de mi casa."
"¿Qué están viendo?" preguntó en voz baja.
"Se llama Thankskilling. Se trata de un pavo homicida que trata de matar a los estudiantes universitarios. Y hay una escena de boobies interesante “, Abby se echó a reír. Lauren se movió incómoda de un pie al otro, probablemente sorprendida por la amabilidad… o rareza de Abby… o su mención de una escena de boobies. Me senté en el asiento y suavemente traté de tirar a Lauren abajo en una posición sentada. Sus músculos se tensaron, y podía sentir algo de resistencia por parte de ella, pero la tiré con más fuerza, hasta que finalmente se sentó en mi regazo.
“Está bien”, le susurré de nuevo, con la esperanza de que la fuerza en mi voz pudiera convencerla de la verdad detrás de mis palabras. Pero ella se mantuvo rígida, manteniendo las manos en su regazo y negándose a inclinarse de nuevo en mí. Sus ojos permanecieron en Ellie, Jordan, y Abby, podía sentir su miedo, su necesidad de permanecer en guardia de los posibles fallos en su comportamiento. Me recordó lo que sentía en torno a los amigos de Lauren y alrededor de mis padres.
Atraje una de sus manos hacia mí y entrelazó nuestros dedos una vez más. Quería facilitarle algún tipo de consuelo, pero sabía que ella sólo ganaría algo de alivio una vez que la tensión desapareciera de la habitación. Sutilmente saqué mi teléfono y comencé a escribir un texto para Ellie, con una sola mano, a espaldas de Lauren.
Lauren está un poco nerviosa. Estoy segura de que puedes adivinar por qué. No sé qué hacer. Ella se siente mal por lo que pasó antes y creo que ella tiene miedo de que la gente esté en contra de lo nuestro y que ustedes piensen de manera diferente acerca de ella :/ - Camila
Vi como Ellie rápidamente sacó su teléfono y se concentró en su respuesta.
Ella no tiene nada de qué preocuparse! Tengo que admitir que estoy un poco sorprendida, pero estoy muy feliz por ti. Y no vamos a decir nada! Puedo entender por qué ella reaccionó como lo hizo antes. He hablado con Jordan y Abby de ello una vez que nos fuimos y nosotros entendemos totalmente Smile - Ellie
Dirigí una sonrisa a Ellie cuando hicimos contacto visual. De repente, sentí que mi teléfono zumbaba de nuevo.
¿Qué digo? Me siento incómoda. - Lauren
Sé que no están enojadas contigo y que están felices por nosotras. Tal vez sólo deberías pedir una disculpa rápida y luego podemos seguir viendo esta mala película lol - Camila
Después de recibir mi texto, respiró profundamente y se aclaró la garganta.
“Hey chicos…?”
“Sí Lauren?” Ellie preguntó con una sonrisa.
“Realmente lo siento por lo que pasó antes. Eso fue muy grosero de mi parte. Sólo estaba… atrapada con la guardia baja. Estoy pasando una especie de mal momento ahora mismo y ustedes vieron lo que yo quería que nadie vea. Eso, realmente no hay excusa para tratarlas como lo hice, yo sólo… no sé… es difícil”, murmuró, mirando hacia abajo a sus manos
“Lauren, no tienes nada de qué preocuparte. No vamos a decir nada a nadie. Sabíamos que Camila estaba viendo a alguien pero no sabíamos a quién, y ella siempre estaba tan feliz cuando leía tus mensajes. Puedo entender por qué estás nerviosa acerca de todo, pero estamos felices por ustedes” Ellie aseguró.
“Gracias, se los agradezco”, Lauren respondió tímidamente. Llevé a mis brazos alrededor de su cintura y la atraje más cerca, y, finalmente, se rindió, hundiendo su peso en mí.
“Te lo dije”, le susurré, plantando un beso rápido. No dijo nada en respuesta, pero cuando ella me apretó la mano, fortaleciendo del control sobre mis dedos, pude sentir todo lo que ella quería decirme, pero no podía verbalizar.
"Así que… un pavo homicida eh?" Lauren preguntó con una sonrisa. Su voz seguía siendo inestable, y sabía que se estaba recuperando de su angustia.
"Oh Dios, ni siquiera sabes la mitad de ello chica," dijo Ellie lanzando sus manos y riendo. El rostro de Lauren se rompió en una sonrisa plena, y no pude evitar sonreír con ella mientras sacaba mi teléfono de nuevo.
Esta película es mala. Abby me hizo ver los primeros cinco minutos con ella la semana pasada y todavía estoy preguntándome cómo ella incluso descubrió que existía - Camila
Bueno, tal vez voy a conseguir una risa muy necesaria de ello Smile y Camila… tenías razón acerca de sus amigas. 2 de 2 en las últimas 24 horas jaja. - Lauren
Esperemos una racha de invicto. Hacemos un buen equipo, tú y yo Smile - Camila
Sí lo hacemos <3 - Lauren
Lunes por la mañana

POV Lauren
No había dormido nada la noche anterior ya que pasé las siete horas anticipando cómo iba a ser mi día. Miré a mi desayuno y sentí la imperiosa necesidad de vomitar.
“Estas bien perdedora?”, Dijo Meg ligeramente empujándome.
“Sí, estoy bien”, murmuré rápidamente, mis palabras entremezclándose de modo que eran casi incomprensibles.
“Son los huevos de mamá no es así? Mamá, mira lo que tus huevos le hicieron a Lauren”, dijo Meg en tono de broma. Miré a mi mamá y con sus ceños fruncidos.
“Megan, eso no es gracioso”, dijo secamente.
“Estoy bromeando. Vamos Lauren, te llevaré a la escuela hoy”, dijo ella, agarrando suavemente mi muñeca y tirando de mí fuera de la mesa.
“Así que, que es lo que realmente está mal? Preguntó consternada cuando se deslizó en su coche.
“Nada”, le dije, mi voz temblorosa por los nervios.
“¿Pasó algo con Camila?”
“No…”
“¿Estás embarazada?”
“¿Cómo es eso posible?”, Le pregunté, dejando escapar una pequeña risa.
“Sé que no lo es, sólo quería hacerte reír idiota”, respondió ella con una sonrisa. “Si no tienes ganas de hablar de eso, eso está bien, pero ya sabes que estoy aquí para ti. Estoy dispuesta a tirar a todos abajo por ti. No hay nadie que se meta conmigo y mi pandilla,” dijo en tono de matona.
“Es posible que tengas que estar de guardia y luego…” Me callé.
“¿En serio? ¿Alguien se está metiendo contigo?” Preguntó de manera protectora.
“Todavía no.”
“Lauren, ¿alguien lo averiguó?”
“No, pero lo harán.”
“Mierda…” dijo en voz baja. “Umm… bueno… como he dicho, me tienes a mí. Mierda, esto va a suceder. Esto realmente va a suceder. Será como un episodio de Pretty Little Liars”
“Meg, realmente no estás ayudando en absoluto.”
“Lo siento, estaba bromeando, y además Emily termina bien al final… excepto su novia quien muere y -”
“MEGAN!” Grité, algo molesta por sus chistes, pero un poco agradecida de cómo ella estaba tratando de hacerme reír.
“Lo siento, tú sabes que sólo estoy tratando de aligerar el ambiente. Pero, en serio. Me puedes mandar un texto durante la clase si es necesario. No es como si yo prestara atención en clase de todos modos. Nunca he tratado con algo como esto, así que no sé cómo van las cosas, pero tú eres dura, y tú eres una Jauregui, así que saldras de esto. Te lo prometo,” dijo dandome una sonrisa honesta cuando nos detuvimos en el estacionamiento de la escuela.
“Gracias Meg,” dije, tirando de ella en un abrazo rápido antes de conseguir poco a poco salir del coche y caminar hacia las puertas delanteras.
Inmediatamente después de entrar, vi a Cece, Jennel, Normani, Ally, y Dinah en un pequeño semicírculo alrededor de la taquilla de Cece. Tomé una inhalación profunda, y rápidamente me acerqué a ellas.
“Lauren… hey,” Ally dijo en voz baja.
“Hey Allycat,” dije apoyando una mano en su hombro.
“Chicos… siento mucho lo de este fin de semana… y sobre todo últimamente. Como he dicho antes, sólo estoy pasando por mucho y estoy muy estresada y- “
” Lauren, está bien “, dijo Jennel con una sonrisa. “Sólo queriamos saber si estás bien.”
“Y por qué eres un peso ligero hoy en día,” Cece añadió con una sonrisa.
“Está bien señorita, voy a dormir en el inodoro porque estoy perdida”, repliqué, riendo y agitando un dedo en la cara de Cece.
“Esa fue una vez!”, Respondió ella, imitando a la niña de Mean Girls.
Mi grupo de amigos estalló en carcajadas cuando la campana sonó. Todo parecía estar cayendo en su lugar de alguna manera, y esperaba sin fin que esta unidad, que este apoyo, que esta felicidad entre mis amigos, no sea una experiencia fugaz. Pero todavía había una cosa que tenía que hacer. Algo simple, pero es algo que tenía que hacer de todos modos. Y no podía dejar de agonizar sobre lo que había previsto de las reacciones de mis amigas al saber.
A medida que nuestros amigos empezaron a separarse, dejando a Cece y a mi camino a nuestra primera clase juntas, Camila, Abby, Jordan, y Ellie se hicieron visibles al final del pasillo. Abby parecía estar contando una historia y pude oír carcajear a Jordan y a la linda risa de Camila sobre el sonido de pies que arrastrándose y los casilleros cerrándose. Cece y yo empezamos a caminar más cerca de ellas, porque nuestra puerta del aula estaba justo al lado de la taquilla de Ellie, mi corazón empezó a acelerarse. Mi respiración se convirtió en una lucha, sentí a mi pecho comenzar a apretar y a mis manos comenzar a sudar. Era la típica respuesta de “lucha o huida”, pero para mí, el huir no era una opción.
“Cece, dame un minuto”, le susurré, cuando estábamos a pocos centímetros de su grupo.
Camila, dandose cuenta de lo cerca que estaba, hizo contacto visual conmigo, pero retuvo una sonrisa mientras miraba a Cece y luego llevó sus ojos de nuevo hacia Abby. Y como en cámara lenta, renuncié a cualquier control que tenía sobre mi mente y dejé que mis acciones puedan ser controladas por mi corazón. Llegue a Camila, tiré de ella en un abrazo, y podía oír un jadeo de sorpresa repentina escapar de su boca. Se quedó rígida por un momento, y suponía que estaba procesando todo lo que estaba sucediendo.
“Te amo y espero que tengas un gran día”, le dije al oído, lo suficientemente alto para Cece, que estaba justo detrás de mí, pudiera escuchar. Por el rabillo de mi ojo, pude ver su boca abierta, su ceño fruncido y su rostro rigido mientras retrocedía ligeramente en shock. Camila finalmente apretó el abrazo y susurró
“Yo también te amo” en mi oído.
La deje ir, exhalé un profundo aliento y miré a Cece. Traté de leer su expresión, traté de reconstruir lo que yo esperaba que ella estuviera pensando, pero su rostro era ilegible. De repente, se volvió sobre sus talones y se dirigió directamente a la clase sin decir nada a mí ni a Camila, y no podía dejar de pensar en algo que había leído en mi libro de texto hace tres semanas en la clase de Historia. Al final, no recordaremos las palabras de nuestros enemigos, sino el silencio de nuestros amigos.


Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 21

Mensaje por Admin el Sáb Sep 10, 2016 7:47 pm

Just find me back at the beginning
Don’t break
Just find me back at the beginning
Before you take the best of me
Cold hands heart beat and
You were like the summer warm but fleeting
How you’ve changed to me
How you change me

POV Lauren
Flashback: hace 6 meses
Se sentó en el suelo junto a mi cama, cavando a través de mi caja de color rosa llena de películas antes de descansar sus dedos alrededor de una película, una sonrisa lenta cruzó su rostro.
“EW Lauren, no ves Crepúsculo o sí? Osea, en realidad te gustan ese tipo de películas?” Dijo ella tirando de Luna Nueva fuera de la caja acercándose hasta mi nariz logrando que mi visión se nublara y parpadeara ligeramente en un intento de enfocar la imagen en frente de mí.
"Sí, realmente lo hago. Júzgame. Disculpa no lo siento", le dije con confianza sacándole rápidamente la película de las manos y protegiendo mi pequeño placer culpable.
"Lauren, pensé que te conocía mejor. Pensé que tenías buen gusto en las películas, pero supongo… supongo que todo era una mentira," ella se rió con un ligero tartamudeo forzado en sus palabras.
"Oh relájate Cece, todavía tengo buen gusto en las películas", repliqué, rodando los ojos.
"No sé Laur, esto realmente llega a mi corazón. No sé si puedo mirarte de la misma forma", dijo llevando una mano al pecho burlándose
"Ja, ja. Muy divertido."
"Lo sé, estoy bromeando. Sólo un poco sin embargo. ¿Qué harías si yo realmente no pudiera soportar la idea de ser amiga tuya debido a tu pequeña obsesión con Crepúsculo?"
"Bueno, yo probablemente estaría juzgándote más de lo que me estás juzgando si no pudieras ver más allá de eso"
"Bueno, afortunadamente para ti, nosotras hemos sido amigas por mucho tiempo para que yo simplemente deje de volverte loca, amante idiota de Crepúsculo. Aunque si comienzas a leer Fifty Shades of Grey no creo que pudiéramos continuar con esto."
"Entonces creo que no debemos hablar sobre el libro que empecé a leer la semana pasada."
"No… Lauren… no lo hiciste."
“Oh, pero lo hice."
"Probablemente no voy a mirarte la misma forma, sólo digo."
"Creo que vamos a superar esto Cece. Un día a la vez", me reí, dándole un codazo a la ligera.

POV LAUREN: Presente
Los recuerdos de mi pasado inundaron mi mente al mirar en el asiento de al lado en clase, que estaba frío, desnudo y sin dueño por primera vez todo el semestre. Mudé mis ojos a través de la habitación en el enigma que era mi mejor amiga. Pude ver claramente que los músculos de su cuello se tensaban, y me pregunté si ella estaba más concentrada en reprimir su ira o dejar de mirar hacia atrás a mi. Los nudillos de su mano derecha estaban blancos y prominentes mientras apretaba su pluma negra, su mano izquierda cavada en su cabello mientras descansaba su cabeza sobre ella.
Mi cuerpo estaba inquieto por la preocupación, y en ocasiones me arrepentía de mi acto de valor no hace menos de cuarenta minutos. El recuerdo reciente de Camila susurrando “Te amo” en voz baja a mi oído y nuestro abrazo, flotaba casualmente a través de mi mente, pero fue bombardeado y atacado rápidamente por mi miedo a los propios pensamientos de Cece. La expectación me estaba comiendo en vida, no podía controlar mi latido irregular del corazón, y el sudor que se formaba lentamente bajo mis brazos y en mis palmas. Sentía como el latido de mi pulso se había extendido a todo el cuerpo hasta que cada centímetro de mí palpitaba con ansiedad. Traté de concentrarme en las palabras de mi maestro, pero toda mi energía se ocupaba convenciéndome involuntariamente en formar pensamientos catastróficos de lo que Cece iba a decir o hacer. Tenía que poner fin a esta miseria, y el comprender que sólo Cece me podría proporcionar algún alivio era aterrador. Poco a poco saqué mi teléfono celular de mi bolsillo y sutilmente empecé a escribirle un texto. No estaba segura exactamente de qué decirle para empezar la conversación que yo temía tener, así que empecé con un simple texto.
Hey - Lauren
Miré y la vi sacar su teléfono, levantando las cejas, y empujando a su teléfono en el bolsillo de vuelta. El acto de rechazo a veces puede picar como una picadura de insecto venenoso, un bocado que se hace más grande y comienza a infectar a todas las partes del cuerpo, lo que afecta lentamente el ritmo cardíaco, la respiración, la capacidad para funcionar, la capacidad de pensar con claridad. Tenía una pequeña esperanza de que ella pudiera tener la capacidad de ser comprensiva. Pero ahora, comencé a cuestionar mi propia cordura cuando empecé a entrar en pánico, sabiendo ahora que Cece tenía que estar enfadada conmigo. Cuando sonó la campana, rápidamente, todavía temblando, me levanté de mi asiento, recogí mis libros, y traté de hacer mi camino a Cece, con la esperanza de poder hablar con ella antes de nuestra próxima clase. Pero mantuvo sus ojos desviados, negándose a entrar en contacto con los míos mientras ella inmediatamente abandonó del salón de clases, obligándome a volver a la prisión de mi propia mente, obstruida por mis propios miedos y pensamientos.

POV Camila
Sonó la campana, lo que indicaba que pasaron cincuenta minutos desde que Lauren había dado un salto de fe delante de Cece. Saqué mi teléfono celular y comencé a escribirle un mensaje mientras caminaba de regreso a mi casillero.
Gracias por ser valiente. Significa más
Pero antes de que pudiera terminar mi mensaje, sentí una mano fría agarrar mi muñeca. Miré hacia arriba, mi corazón dio un salto mientras observaba fijamente a esos ojos amenazadores, sus labios encrespados hacia atrás para poder enseñar los dientes.
“Tenemos que hablar”, gruñó ella, y antes de que pudiera protestar, me sentí atraída hacia el cuarto de baño cercano. Me quedé en estado de shock cuando Cece comprobaba rápidamente los puestos de baño por cualquier ocupante. Pensamientos de, tienes que salir de aquí Camila, se agolpaban en mi mente, pero no pude encontrar la voluntad para moverme. Fui encarcelada por el miedo y el aura amenazante que rodeaba permanentemente Cece. Cuando empezó a hablar, sus palabras sonaron casi maníacas, y entre las cuatro paredes claras del baño me sentía más como en un asilo, donde me quedaba atrapada con un paciente volátil e inestable.
"Tú sabes, yo soy capaz de sumar dos y dos con bastante facilidad", dijo con una sonrisa fingida y una risa burlona. "Ella ha estado saliendo con nosotras cada vez menos, siendo todo reservada y mierda, desapareciendo de las fiestas, actuando ante todos de mal humor", dijo, avanzando poco a poco hacia mí, como una pitón listo para comer su presa. "Y al principio pensé que era porque estaba solo atascada con la escuela y la vida. Pero entonces TÚ acababas de empezar a aparecer en momentos aleatorios, en fiestas donde no te invitaron… Y luego están estos RUMORES", dijo señalando con el dedo a mí. "Y todos pensamos que era una completa mierda porque Lauren puede conseguir fácilmente a cualquier tipo en esta escuela. Pero hoy fue hacia TI y te dijo ‘Te amo’! Ahora por favor, mírame a los ojos y dime que eso fue sólo un gesto de amistad… que ella es sólo una buena persona que por algún milagro para ti, se hizo amiga tuya porque, oh No sé, la ayudas con la tarea de Cálculo o algo RACIONAL como eso".
Me quedé mirando Cece, con los ojos muy abiertos, la boca abierta, tratando de digerir y comprender sus palabras. Pensamientos en estampida venían a través de mi mente sobre proteger el secreto de Lauren, de protegerme de la ira de Cece, pero estos pensamientos nunca vinieron con un manual de instrucciones, y me quedé sin idea de lo que podría decir para poner remedio a esta situación. Ella debió haber entendido mi silencio como una confirmación de la validez de sus teorías, porque su comportamiento sarcástico pronto dio paso a una ira aterradora al respirar entrecortadamente y paso aún más cerca de mí.
"He conocido a Lauren desde hace diez años," dijo ella lentamente a través de los dientes apretados. "No sé qué MIERDA realmente le hiciste, pero como infiernos voy a quedarme aquí y verte volverla gay?", terminó, empujándome suavemente hacia atrás.
"Yo no la volví gay," chillé.
"¿En serio? Así que estoy mal aquí?" Dijo ella, volviendo a sus gestos sarcásticos.
"¿Qué importa Cece? Se supone que eres su mejor amiga! ¿Lo que hace siquiera te importa?", Le dije un poco más fuerte, tratando de evitar dar a Cece una respuesta directa a sus preguntas. Mi fuerza venía en oleadas como mi voz temblaba, mi actitud tímida se convertía en un poco más dura.
"No es de tus malditos asuntos, porque sé que a diferencia de ti ella no es una -"
Hace menos de 48 horas, había cuestionado la capacidad de Lauren para superar la adversidad. Me había preguntado si ella todavía iba a luchar por mí, incluso si misma, por alguna casualidad, tuve que enfrentarse a las bromas de odio y calumnias. Yo había probado su fuerza de voluntad porque me sentía tan segura con la mía. Yo había esperado que las amigas de Lauren puedan haber estado confusas una vez que se enteraran de ella… de nosotras. Pero lo que había esperado, con optimismo pero un poco irreal, la actitud que por algún milagro, pudieran llegar a un acuerdo con ella, estar en paz con la situación y encontrar una manera de pasar por alto lo que probablemente no entendían debido a la fuerza de su amistad. Pero a medida que la siguiente palabra escapó de la boca de Cece, apuñalando a mi ya frágil corazón y asfixiándome con una etiqueta de odio hizo que la fuerza que tenía temporalmente fuera succionada fuera de mí hasta quedarme débil en las rodillas y en mi espíritu.
Un bulto grande comenzó a formarse en mi garganta. Cece se paró frente a mí, sorprendida por el deslizamiento descuidado de su propia lengua. Sus mejillas, una vez de estar calientes y rojos de ira, se volvieron ahora con una palidez fantasmal y podía oír su respiración convertirse ligeramente irregular. Su boca se movió, pero ninguna palabra salió posteriormente, y nos quedamos en el más torpe de los silencios. Como si el destino percibiera la tensión de la situación, la campana sonó por fin, lo que indicaba que la próxima clase estaba a punto de comenzar, enérgicamente Cece tuvo la fuerza suficiente para salir de su propio deslumbramiento y rápidamente barajeó más allá de mí, dejándome sola, tratando de llegar a un acuerdo con lo que acaba de suceder.

POV Lauren
Me senté en la clase, golpeando mi lápiz con furia contra mi rodilla, mi pierna inquieta al mismo tiempo rebotaba hacia arriba y abajo. Me encontré respirando más pesado de lo habitual, sobre todo molesta de tener que estar en clase cuando lo único que quería hacer era hablar con Cece. Apreté los dientes y traje mis manos a la cara, apoyando el peso de mi cabeza, mientras respiraba profundamente por la nariz, mi nariz involuntariamente quemaba de frustración. De repente, sentí que mi teléfono vibraba y rápidamente lo saqué, esperando que sea la respuesta de Cece.
¿Puedes escribirme en clase? - Camila
Normalmente, la mera visión de un texto de Camila podría traerme un confort inmediato, pero hoy, sólo aumentó mi ansiedad.
Sí que pasó? - Lauren
No quiero que te asustes, pero Cece se me acercó en la taquilla durante el descanso - Camila
Sentí que mis ojos se ampliaban cuando respiré nerviosa y frenéticamente escribí un texto de respuesta.
QUÉ?? Qué pasó Camila?? ¿Qué te ha dicho? - Lauren
Creo que lo que pasó entre nosotras el día de hoy… Creo que ella sabe de nosotras… de ti. - Camila
¿Qué dijo? - Lauren
Lauren… no quiero que te alteres - Camila
De repente me convertí impaciente con Camila, sólo quería saber lo que había pasado cuando Cece se enfrentó a ella.
Umm… bueno ella mencionó que habían rumores… y ella piensa que soy la razón por la que has estado actuando diferente… y ella me llamó algo - Camila
Exhalé un profundo aliento, apreté los dientes una vez más, y rodé mis ojos por la imprecisión de los textos de Camila.
Camila, ¿qué te ha dicho a ti? - Lauren
Lauren, necesito que no te asustes bien? - Camila
Bien Camila! Sólo dime! - Lauren
Camila, por lo general respondía rápidamente, pero ahora me dejó en agonía mientras los minutos pasaban y mi teléfono se quedaba quieto. Me pasé la mano por el pelo rápidamente, mientras que continuamente echaba un vistazo a mi teléfono. Después de cinco largos y agotadores minutos, mi teléfono por fin se iluminó.
Un nuevo mensaje de Camila Cabello
Rápidamente escribí mi contraseña para desbloquear el teléfono, pero cuando las palabras salieron por la pantalla, contuve la respiración, dejando que cada palabra se hundiera en mi corazón, en mi alma. Volví a leer una vez. Dos veces. Tres veces. Al principio, estaba llena de sentimientos de incredulidad. Pero esos sentimientos fueron rápidamente descartados y reemplazados primero con una sensación nauseabunda de disgusto y, finalmente, con una rabia incontrolable que ardía en mi pecho. Tal vez fue el estrés de las últimas semanas que se estrellaban sobre mí. Tal vez fue la tristeza de que finalmente, mis peores temores se habían hecho realidad. Tal vez fue el hecho de que la amenaza a Camila… la amenaza hacia mí… estaba tan cerca de mi corazón. Fue la realización de la traición. La realización de la ignorancia. La realización de odio que se cayó en mi puerta.
ude ver pequeñas manchas blancas que se formaban en mis pupilas, empecé a apretar los puños y un calor inoportuno llenó mi pecho. Mi inquietud, una vez manejable, ahora era incontrolable, y rápidamente miré el reloj esperando con impaciencia los próximos cinco minutos pasar y que suene la campana. No estaba segura exactamente lo que iba a hacer una vez que la próxima hora de descanso llegue, pero sabía que mis acciones serían impulsadas por la emoción en lugar de la racionalidad.

POV Camila
En el fondo sabía que no iba a escuchar. Había hecho caso omiso a mis súplicas para quedarse tranquila. Pero había orado para que ella pudiera manejar y controlar sus emociones y tal vez hablar conmigo primero para pudiera calmarla. Llamé a su nombre cuando ella irrumpió pasando mi casillero y traté de agarrar su muñeca para detenerla, pero ella sin esfuerzo me sacudió a la distancia, con los ojos fijos en su objetivo. Sus pupilas estaban oscuras y dilatadas, sus cejas se arquearon en un ángulo áspero, y su rostro era tan sonrojado que parecía que sus mejillas estaban pintadas de un color granate.
“Lauren”, le grité de nuevo, pero mi voz se perdió en el mar de los estudiantes que caminaban a clase. Sabía que no podía detenerla. Sabía que probablemente no quería ser detenida. Y a medida que la brecha se cerró me quedé allí mirando desde lejos, sin poder hacer nada, ocurrió lo inevitable
y mi corazón se hundió. La bofetada se oyó en todo el mundo


Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 22

Mensaje por Admin el Sáb Sep 10, 2016 7:48 pm

"Fight fear for the selfish pain
It was worth it every time”
POV Lauren
Casi podía ver su mejilla pulsar de dolor cuando la huella de mi mano quedó al lado derecho de su cara volviéndose en un color carmesí prominente. Sus ojos se abrieron con incredulidad mientras respiraba fuertemente, apretando los puños en señal de lo que vendrá después. Pero ella se quedó allí, paralizada por la confusión.
Era casi como si el mundo se había detenido y el silencio que llenaba el pasillo era ensordecedor. Poco a poco aparté los ojos del rostro de Cece como digiriendo las expresiones de mis amigos. Incredulidad. Preocupación. Enojo. Y de repente, me di cuenta de lo que había hecho, pero me hubiera estado mintiendo a mí misma si dijera que me arrepentí.
“¿Qué carajo Lauren?” Normani dijo finalmente a través de respiraciones pesadas, el sonido de su ansiedad y palpitaciones se manifestaba en su voz temblorosa.
“Lauren, ¿estás loca?” Ally vacilante susurro. Dinah se quedó allí, con los labios entreabiertos, casi preparándose para decir lo que pensaba, pero en realidad nunca dejó que ninguna palabra se escapara de su boca. Y, por último, Jennel, quien negó con la cabeza dos veces con incredulidad, apretando los hombros de Cece, con la esperanza de que el temperamento de su amiga no obtenga lo mejor de ella.
Cece y yo finalmente reanudamos el contacto visual y lentamente asintió una vez con la cabeza, probablemente en el reconocimiento de la mutua comprensión implícita en la que acabábamos de llegar.
“Así que es así?” Dijo ella en voz baja. “Lo único que quieres es tirar todo por la borda? Porque lo acabas de cambiar todo, Lauren.”
“No Cece, TÚ lo has cambiado todo. ¿Cómo puedes ser tan… tan… ignorante? ¿Cómo podría esa palabra siquiera salir de tu boca?”, Le dije, mis emociones de repente pasaban de la ira al dolor
“Me mentiste Lauren. Nos mentiste… Dios sabe cuánto tiempo”, dijo ella, desviando mi pregunta y transfiriendo la culpa a mí. Sacudí la cabeza con disgusto antes de sentir una pequeña mano agarrar mi muñeca. Giré la cabeza rápidamente, miré a temerosos ojos cafés de Camila.
“Lauren, vamos”, declaró en voz baja, tratando de alejarme de la escena.
“Amigas durante diez años y lo tiras todo por la borda por ella. Por cualquier sentimiento confuso que está teniendo. Por alguna crisis temporal que piensas que está pasando en tu cabeza…” dijo Cece con una respiración profunda y formando en su rostro una sonrisa levemente sarcástica.
“Simplemente no lo entiendes ¿verdad?”, Le dije con rabia, levanté la voz y mis mejillas quedaron enrojecidas una vez más. El agarre de Camila se hizo más contundente cuando miré alrededor y me di cuenta de un pequeño grupo, disperso de los estudiantes viendo la catástrofe desarrollándose.
Me encontré a un lado, dejando que finalmente Camila me arrastre por el pasillo hacia la entrada lateral de la escuela, empujando rápidamente la puerta y permitiendo que el calor del sol del final de la mañana ilumine mi cara. Aspiré el aire de otoño fresco cuando Camila habló en voz baja.
“Lauren, ¿por qué has hecho eso? No deberías haber hecho eso…”
“Se lo merecía.”
“Tal vez… pero no tenías que acercarte a ella de esa manera”, respondió ella, su nivel restante de voz, representando una fuente de la lógica la razón por la que yo necesitaba desesperadamente en estos momentos.
“¿Cómo puedes ser tan… compasiva?”, Le dije con una respiración profunda, lanzando mis manos en pequeña molestia. “¿Por lo menos te diste cuenta de cómo te llamó? ¿Te das cuenta de lo jodidamente odiosa que esa palabra es? Me hace temblar cada vez que pienso en ello”, le dije con los dientes apretados.
“Lo sé. Es una cosa muy ignorante para decir, pero lo creas o no, ella me ha llamado peor antes.”
“¿Qué?”
“Ella me dijo algo con la palabra C una vez porque accidentalmente me topé con ella en la cafetería,” ella se rió.
“Eso no es gracioso Camila”, le dije con firmeza con mis cejas fruncidas.
"No me gusta esa palabra también, pero no es ni por mucho lo mismo que te dijo hoy."
"Lo sé."
"Entonces por qué no estás enfadada? No te entiendo en absoluto en estos momentos."
"Supongo que como que lo esperaba. Esperaba ser llamada así en algún momento. Supongo que después de darme cuenta de lo mucho que me gustas… como mutuo y serio eran nuestros sentimientos la una por la otra, que tenía que inyectarme con el conocimiento de que hay gente que no nos entiende, no importa cuánto nos esforcemos. Hay gente que simplemente no entienden cómo diversos o puros tipos diferentes de amor pueden haber, y están atrapados en su propio mundo en blanco y negro. No sé… No estoy tratando de decir que perdono Cece, o que lo que dijo estaba bien, sólo estoy tratando de decir que me lo esperaba." Negué con la cabeza rápidamente.
"No creo que pueda verlo de esa forma. Ella es mi mejor amiga… era mi mejor amiga. Lo que te dijo es un reflejo de lo que siente por este tipo de cosas… acerca de cómo ella probablemente siente sobre mí. Sus palabras, en cierto modo, fueron un ataque contra ti… un ataque contra nosotras… y es un tipo de bofetada en la cara para mí ", le dije, de pronto riéndome de la ironía en mis palabras. "Así que, sólo le di una bofetada de vuelta” le dije, confiada en mis acciones, y aún así deseando de que el dolor de mi bofetada hubiera dejado una cicatriz permanente, tan permanente como lo que las palabras de Cece habían dejado en mí.
Camila suspiró y metió un mechón de pelo detrás de la oreja, dando un paso adelante y plantando un beso en mi mejilla.
“Respira, por favor,” dijo, apretando una mano a mi corazón. Tiré de ella en un abrazo, envolviendo mis brazos alrededor de su torso mientras enterraba su cabeza en mi hombro.
“Te dije que lucharé por ti”, le dije, sonriendo a su pelo.
“Lauren, yo no creía que lo entenderías literalmente,” dijo entre risas suaves, con la voz ahogada cuando sus palabras se hundían en la tela de mi camisa de algodón.
Después de momentos de silencio, suspiré y rompí el abrazo.
“No voy a quedarme aquí hoy.”
“Yo tengo que hacerlo”, dijo en voz baja.
“¿Por qué?”
“Estaremos repasando para mi examen del viernes.”
“Está bien entonces, voy a ayudarte a estudiar o que puedes conseguir las notas de alguien. No voy a quedarme aquí hoy, y no te voy a dejar aquí sola.”
“No voy a estar sola. Tengo Jordan y Ab-”
” No,” dije con un gesto de desdeñoso en la mano. “No hay manera de que te deje quedarte aquí. Lo digo en serio, Camila,” le dije con firmeza, mirando a sus ojos en un intento de romper su terquedad. Sus ojos se abrieron y empezó a tartamudear, “B-bien”.
Asentí con la cabeza y dejé una pequeña sonrisa formarse en mi cara, reconociendo mi segunda victoria, rápidamente saqué mi teléfono y escribí un mensaje honesto y directo.
Le di una bofetada a Cece en la cara y no puedo quedarme aquí el resto del día - Lauren
Aún recelosa de la lealtad del destinatario, una parte de mí no esperaba una respuesta, pero ella me demostró que estaba equivocada, una vez más.
LOL! - Megan
Espera ¿hablas en serio? - Megan
Lol, me estoy riendo imaginándote abofetear a alguien. Recuerdas el tiempo en que pensabas que me podías superar en un combate de lucha libre y te vencía para dejarte la mierda clara? - Megan
Lol, realmente me estoy riendo. Mi profesor me miró y me dijo que guardara mi teléfono. Pídeme lo que quieras. Espera, ¿qué te dijo Cece para que le des una bofetada? - Megan
Sus textos llegaron en rápida sucesión, y luche para mantener el ritmo.
Insultó a Camila. No quiero ni escribirlo. Estaba enfurecida Meg. No recuerdo la última vez que estuve así - Lauren
"¿A quien le escribes", preguntó Camila suavemente.
"Meg", respondí, mirando brevemente hacia arriba y sonriendo.
¿En serio? Eso fue inapropiado. Me gustaba Cece, pero maldita sea. ¿Qué tan fuerte le diste la bofetada? - Megan
Lo suficiente como para dejar una marca Smile - Lauren
Estoy tan orgullosa de ti - Megan
Su último texto fue llenado con emojis de puños, palmas abiertas, y un pulgar hacia arriba, mi cuerpo comenzó a temblar mientras trataba de sofocar mi risa.
Entonces, ¿dónde estás ahora? - Megan
Afuera en la entrada este - Lauren
¿Vas a volver a clase? - Megan
Por supuesto que no - Lauren
Bueno, saltémoslo. Me quedé dormida dos veces hoy, y creo que Sam me atrapó babeando en mi mano. Ugh -. Megan
Está bien, esperaré por tu coche. También… Camila está conmigo - Lauren
Así que tengo la oportunidad de conocerla >Smile ¿Está completamente vestida esta vez??? - Megan
Eres tan molesta. Y sí, lo esta. Por favor, se amable - Lauren
Siempre lo soy, idiota - Megan
Por supuesto, ¿cómo podría olvidarlo? - Lauren
Wink - Megan
Miré a Camila que estaba mirándome.
“Hemos quedado con Meg en su coche. Ella estará saltando su clase como nosotras.” Su boca formó lentamente en una pequeña o.
“Oh… está bien.”
“¿Qué?”
“Nada.”
“Sabes que cuando me respondes con ‘nada’ sé que estás mintiendo.”
“Lo sé.”
“Está bien, entonces que está mal?”
“No lo sé, yo sólo estoy… nerviosa… y me siento incómoda. Tu hermana nos atrapó como…” se fue apagando y luego se aclaró la garganta.
“Sí, estoy consciente. Vas a estar bien. Confía en mí. Si yo digo eso teniendo en cuenta lo mucho que usualmente odiaba a mi hermana, lo digo en serio”, le dije, colocando un beso en su frente y enlazando mis dedos con los de ella a medida que empezamos a caminar alrededor del edificio hacia el estacionamiento Sur. Creía que estaríamos esperando a Meg por varios minutos mientras ella descubría la manera de salir de su clase, pero a medida que nos acercamos a la playa del estacionamiento, la vi inclinada contra su coche, balanceando la cuerda que sostenía las llaves del coche.
"Tomaste suficiente tiempo," dijo con una sonrisa.
"Meg, han sido como dos minutos."
"Exactamente. He dominado oficialmente el arte de saltarme clases", sonrió antes de volver sus ojos a Camila. "Camila, es tan agradable conocerte… otra vez. Nunca llegué a decirte esto antes, pero realmente me gusta tu pelo."
“Gracias ", dijo Camila en voz baja.
"¡Hey! No te pongas nerviosa. Todas somos amigas. No es así Lauren?" Dijo ella, tirando de mí en un abrazo lateral exagerado. "Entonces, ¿qué vamos a hacer hoy?", Añadió antes de que pudiera llegar a una respuesta sarcástica. Camila y yo hicimos contacto visual, pero se mantuvo en silencio. "Por Dios, cálmense! no hablen todas a la vez ", dijo Meg, lanzando sus manos en el aire en disgusto fingido. “Estaba pensando que podríamos fumar un poco de hierba, ir al campo de tiro, recoger chicos calientes en el centro comercial. Y por recoger a chicos calientes, quiero decir que yo voy a recoger a los chicos calientes y las dos pueden sentarse en el patio de comidas y verme como atraer a los chicos"
"Eso suena como una idea terrible," dije rodando los ojos y riendo.
"Está bien, así que ignoren las últimos dos cosas, vamos a fumar hierba y relajarnos."
Miré a Camila, cuyos ojos se habían ensanchado, un orbe de la torpeza la rodeaba. Al darse cuenta de cómo Camila se sentía incómoda, Megan anuló lo que había dicho anteriormente.
“Está bien nada de hierba. No tengo suficiente para todas de todos modos. Ustedes tienen que darme algunas ideas o de lo contrario vamos a terminar sentadas en mi sofá viendo repeticiones de Jersey Shore y Hoarders…” Me encogí ante ese pensamiento. Aclarando su garganta, Camila finalmente habló en voz baja.
“Podríamos ir a patinar en la pista de las cercanías…”
“No es una mala idea.” Miré a Meg quien había dado un paso atrás.
"Patinar… mierda."
1 hora más tarde
“Megan, retira las manos de la barandilla”, le grité mientras Megan se agarraba al lado de la pista para salvar su vida. Sus rodillas apuntaban hacia el
centro, y con cada paso que intentaba tomar, sus piernas y brazos se agitaban
antes de que ella chocara con el suelo. “NO HAY UNA MALDITA MANERA!” Gritó ella,
gotas de sudor formándose en su frente. Dos de las pocas personas en la pista, una
pareja de ancianos que aparentaba unos setenta años, sin esfuerzo se deslizaban
pasado a Megan, lanzando una mirada de desaprobación hacia ella. “Viejos de
mierda,” murmuró. “Exhibicionistas!”, Añadió un poco más fuerte.
"Meg, ¿quieres que te ayude?", Preguntó Camila en voz baja, ofreciendo la mano a mi hermana. Vacilante acepto el gesto, Meg y Camila se tomaron de las manos cuando Meg dejó poco a poco de lado la barandilla. Dio dos pasos tambaleantes y casi perdió el equilibrio, pero Camila rápidamente la apoyó. Pude ver los músculos en los brazos de Camila tensos mientras ella luchaba por mantener el equilibrio de Meg, y no pude evitar sonreír viéndola ante la vulnerabilidad de Meg. Patinando las dos, agarré la mano libre de Meg y entrelacé mis dedos con los de ella, y que poco a poco empezamos a hacer nuestro camino por la pista. Después de diez minutos de agonía, finalmente hicimos el camino de regreso al punto de partida.
"¡Uf! Qué sesión de ejercicio! Bueno chicas, esto había sido grande, pero estoy agotada y -"
"Meg, has ido solo alrededor de la pista una vez," dije con incredulidad.
"Vete a la mierda. Esto es difícil. Lo siento, no soy una reina de la música disco y no puedo patinar. No firmé para ser torturada hoy!"
"Lo hiciste muy bien", dijo Camila con una sonrisa. "Gracias pequeña pepita. Lauren, ¿por qué no puedes ser así de buena conmigo?" Preguntó Meg sarcásticamente.
"Porque sé que Camila lo hace mejor", respondí con una sonrisa falsa.
"Touche Morgan. De todas formas, ordenaré una gran pizza porque he comido hoy y me muero de hambre. Les voy a guardar algunas rebanadas… si tienes suerte," dijo con una sonrisa mientras se echaba hacia atrás su cabello y se tambaleaba hacia fuera de la pista.
"Patinas conmigo?", Le pregunté, volviéndome a Camila y entrelazando mis dedos con ella.
"Sería un honor", dijo con una risa. Nos deslizamos juntas al unísono, de vez en cuando usándola la una a la otra como apoyo si una de nosotras se tropezaba, y no pude dejar de pensar en todo. Mirando hacia Camila, cuando ella serenamente sonreía y miraba alrededor de la pista, sentí una ola de calma por encima de mí, y alejé los pensamientos de lo que pasó esta mañana. "Lauren… ¿por qué Meg te llamó Morgan hace unos minutos?" Camila preguntó con una mirada confusa en su rostro. Tiré mi cabeza hacia atrás y reí, antes de perder el equilibrio y caer rápidamente en el suelo, con lo que Camila conmigo.
"Mierda", alcancé a decir entre risas mientras veía a Camila tomarse de su estómago, riendo tan intensamente que ningún sonido escapó de su boca y las lágrimas comenzaron a formarse en sus ojos. "Mi trasero amortiguó mi caída", me quedé sin aliento cuando empecé a reír aún más fuerte.
Una vez que la risa se apagó, nos arrastramos a la pared más cercana y nos apoyamos en ella. Entonces yo finalmente era capaz de formar frases coherentes.
“Me llama Morgan a veces porque dice que sueno como Morgan Freeman cuando lloro.” Camila me observó con una mirada en blanco antes de estallar en carcajadas una vez más.
“¡Es cierto!” Gimió levantando las manos y inclinándose hacia un lado, dejando que su cabeza descansara en el suelo de la pista mientras trataba de sofocar sus risitas.
“¡Hey! No, no lo es!” Me reí antes de tirar de ella hacia arriba de modo que ella tomara una posición sentada. Respirando pesadamente, ambas tratamos de calmarnos, pero a medida que nos miramos, nuestros labios y cuerpos temblorosos, una vez más rompimos en un ataque risa. Temblorosa tomé sus mejillas y la atraje a un beso, dejando que mi risa se escape de mis labios, ella lindamente arrugó la nariz y profundizó el beso.
"Nosotros no necesitamos ver nada de eso aquí", dijo el hombre de edad avanzada con rudeza mientras patinaba pasado cerca Camila y yo rompiendo el beso, fruncí las cejas y Camila se mordió el labio por la vergüenza. Yo no podía dejar de preguntarme si hubieran dicho lo mismo si estuviera besando a un chico.
"OHH LOS SUPERA A USTEDES MISMOS!" Oí una voz apagada gritar en señal de protesta. "OBTENLO LAUREN!" Miré hacia arriba hacia el patio de comidas para ver Megan, la boca llena de pizza, dándome un pulgar hacia arriba. Miré a Camila y ella sonrió, pero la sonrisa parecía forzada y pude ver una ligera tristeza desarrollarse en sus ojos.
"Están celosos de nuestra juventud", le susurré al oído de Camila antes de colocar un suave beso en la sien. Llevé mi cara más cerca de la suya, tocando la punta de mi nariz en el lóbulo de su oreja, mientras mantenía su mirada concentrada delante de ella hacia el extremo opuesto de la pista,. Ella los siguió con la mirada con una sonrisa natural formada finalmente en su rostro.
"No," ella se rió.
"Sí", le dije con un acento indio falso.
"¡No!", Se rió, todavía negándose a volver la cabeza para mirarme.
"¡Sí! Mírame Camila", me reí, aplastando la nariz en el lado de su cara hasta que ella gritó y giró la cabeza para que finalmente hagamos contacto visual.
Nos miramos la una a la otra, dándonos cuenta de que nos habíamos puesto de acuerdo en silencio a un concurso de miradas. Tensé los músculos de mi cara y me concentré en la profundización de mi mirada. Camila frunció los labios, en un valiente intento de contener su risa. En menos de quince segundos ella se echó a reír de nuevo, inclinándose hacia mí, así que se estaba riendo en mi hombro.
“Eres una broma”, le dije, levantando la barbilla y metiendo un mechón de pelo detrás de la oreja antes de volver a seguir nuestro beso.
“Quiero pizza”, murmuró en mis labios, todavía con el beso.
“No me sorprende”, murmuré de vuelta, negándome a separar nuestros labios. Y como si fuera una señal, sentí mi teléfono vibrar. De mala gana me aparté de Camila y vi un mensaje nuevo de Megan. Levanté la vista hacia ella, y ella me devolvió la mirada sonriendo tontamente.
El mensaje no llevaba ninguna palabra, sólo diez emojis de pizza en una fila, y pude oír Meg riendo de lejos mientras sostenía una porción de pizza y me señalaba.
“Camila, al parecer mi hermana es una psíquica ahora. Tomemos un poco de pizza,” dije, tirando de mí hacia arriba y luego llevando mis brazos hacia Camila para ayudarla a llevarla a una posición de pie.
Una vez que llegamos a la mesa en la que Meg se sentó, Camila se dejó caer al otro lado de Meg y de inmediato tomó un pedazo de pizza.
“Hawaiano es mi favorito”, ella sonrió en entre bocado y bocado.
“Chica, el mío también!”, Dijo Meg, colocando su mano para un cinco de alto.
“Lauren, Camila es automáticamente diez veces mejor que cualquier otra persona que nunca has salido.” Mi corazón dio un vuelco ante la mención de las citas, Camila y yo aún teníamos que discutir incluso nuestro estado de la relación. Miré a Camila, quien sonreía con alegría.
“Morgan, no quieres cualquier pizza?” Preguntó Meg, ladeando la cabeza hacia un lado.
“No… estoy… no tengo hambre”, mentí, mi corazón comenzaba a correr cuando sentía el peso de otro secreto sobre mis hombros.
“¿Cómo es que no estas hambrienta, si ni siquiera comiste el desayuno?,” Meg empujó.
“Simplemente no lo estoy, ¿de acuerdo?”, Le respondí frustrada ante las investigaciones de Meg.
“Haz lo que quieras, más para mí y Mila”, se encogió de hombros. “¿Puedo llamarte Mila?” Sonrió, mirando a Camila.
“Claro”, Camila le respondió con una pequeña risita.
Forcé una pequeña sonrisa en mis labios al sentir mi teléfono VIBRAR otra vez. Mi corazón se detuvo mientras miraba hacia abajo al ver quién era.
No sé lo que pasó esta mañana, pero tenemos que hablar. Cece es esta realmente molesta y dice todo tipo de cosas que son totalmente impropios de ella decir. No sé dónde te encuentras en este momento, pero cuando acabe el colegio, tenemos que reunirnos. – Jennel


Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 23

Mensaje por Admin el Sáb Sep 10, 2016 7:49 pm

POV Lauren
Miré hacia abajo en el texto de Jennel, mi cuerpo de repente se puso rígido por el miedo. Las cosas que Cece podría haber dicho a las chicas o a otros estudiantes en la escuela inundaron mi mente y de repente sentí náuseas ante las posibilidades.
Bueno voy a estar allí pronto
Empecé a escribir mi respuesta, sintiendo una sensación de urgencia en escuchar lo que Jennel tenía que decir, pero antes de que pudiera presionar enviar, el suave sonido de la risa de Camila flotaba a través de mis oídos. Miré arriba para ver la mirada llena de calor, mejillas salientes con la pizza, la formación de una sonrisa alegre en su rostro mientras hablaba con Megan. Mi corazón bombeaba con más fuerza, y podía sentir la sangre corriendo por mi cuerpo. Pero ya no era por la ansiedad del mensaje de Jennel. Sentí esta increíble atracción magnética a la chica sentada frente a mí, tanto así, que mi mente, mi corazón, todo mi ser se vio envuelta en la incredulidad de lo afortunada que era de tenerla en mi vida. Sentí que mi miedo de perderla y mi agarre emocional en nuestra relación estaba apretando cada día que pasaba, y ya no podía comprender la idea de salir de ella, de dejar atrás lo que teníamos. Me encontré perdida en un mar de pensamientos cuando el recuerdo de la voz llena de ira de Camila se infiltró en mi mente. “Todo hasta este punto ha sido sobre TI. Cuando quieres verme, cuando quieres reconocerme, cuando sientes que puedes estar cerca de mí, cuando tienes ganas de hablar, cuando tienes ganas de besarme. Todo ha sido sobre ti." Imágenes del lago y la casa abandonada donde Camila había puesto mucho pensamiento en nuestra primera cita, sutilmente flotaban en mi mente consciente y de pronto se hizo evidente que mi reciprocidad, mi manera de demostrar en realidad a Camila lo mucho que significaba para mí, eran mucho menos.
No puedo en este momento, estoy ocupada. Finalmente, le contesté a Jennel.
Bien bien más tarde? Realmente tenemos que hablar Lauren - Jennel
No sé cuando voy a estar libre de hoy - Lauren
¿Qué estás haciendo? - Jennel
Algo importante. ¿Puedo responderte más adelante? - Lauren
Okay. Y Lauren… quise decir lo que dije antes. No sé lo que pasó hoy, pero yo estoy aquí para ti. - Jennel
Gracias Jennel, pero no creo que te des cuenta de lo confusas que las cosas van a ser - Lauren
Oh créeme, tengo una idea. Yo he tratado con lo peor. Voy a hablar contigo pronto Laur - Jennel
Aspiré una respiración profunda y necesaria, me preguntó cómo, en este momento, podría estar feliz y preocupada al mismo tiempo.
“Lauren?” Susurró Camila, alcanzando una mano debajo de la mesa y descansándola en el borde de mi rodilla. Rápidamente sacudí la cabeza dos veces, cerrando los ojos y forzando una sonrisa en mi cara, tratando de volver a centrarme mis pensamientos.
“Estoy bien,” dije en voz baja antes de mirar hacia abajo en mi teléfono y escribir un mensaje.
¿Puedes hacerme un gran favor? - Lauren
¿Por qué me estás enviando mensajes de texto cuando estoy a tu lado? - Meg
Porque se trata de Camila - Lauren
Continué mirando a mi teléfono, esperando una respuesta cuando Meg contuvo un suspiro exagerado. Mi teléfono sonó, pero el remitente no era quien yo esperaba que sería.
No estás bien. Sabes que lo puedo ver en tu cara, y odio que no me puedas decir cuando estás molesta. - Camila
Miré hacia arriba para ver a Camila mordiéndose los labios, los ojos llenos de
preocupación mientras ella me devolvía la mirada. Mi teléfono sonó dos veces y rápidamente miré hacia abajo.
Bien, ¿qué es? - Meg
Te necesito para obtener a mamá y papá fuera de casa por unas horas. Puedes ofrecerte a llevarlos al cine, a cenar o algo así - Lauren
¿Puedes por favor hablar conmigo? - Camila
Miré hacia arriba de nuevo para ver los ojos de todos pegados a sus teléfonosy y no pude evitar sonreír mientras enviaba un mensaje secreto tanto a Meg como a Camila, mientras que ninguna de las dos se daba cuenta de lo que estaba pasando.
¿QUÉ? EWW quieres decir que he de pasar más tiempo con ellos, es necesario?¿Sabes cómo de tensos que son?? Mamá va a querer ver alguna película clasificada y papá se va a pretender que eso es lo que quiere ver también. ¿De verdad vas a hacer que vea Winnie the Pooh con mamá y papá?! - Meg
Yo sé, lo sé, pero por favor. Es por una buena causa. Tengo muchas ganas de hacer algo especial para Camila - Lauren
Lauren, por favor… ¿Tiene que ver con Cece? - Camila
Camila, estoy bien te lo prometo. Jennel me envió un mensaje, porque ella quiere hablar, pero estoy bien :) - Lauren
¿Quieres hacer algo especial para Camila o hacer algo especial CON Camila ;) eh eh, ves lo que hice allí? - Meg
Meg, para. Realmente sólo necesito la casa por unas horas. - Lauren
Hablarías conmigo si algo esta pasando? - Camila
Sí Camz lo prometo <3 - Lauren
Bueno, confío en ti. Te amo Lauren - Camila
Me debes una tonelada de mierda de caramelos y arco iris. Y podría necesitar que seas el conductor sobrio para una fiesta este fin de semana. Trato? - Meg
Bien! trato! Gracias gracias gracias! - Lauren
Y no tengas sexo duro - Meg
Meg, te juro por Dios que voy a golpearte - Lauren
Sigue con eso, he practicado bastante hoy. Pero recuerda, eso sería muy contraproducente para lo que necesites de mí :) - Meg
Es por eso que no voy a hacerlo. Adiós. - Lauren
Adiós perra ;) - Meg
Yo también Te amo Camila - Lauren
Suspiré y miré hacia arriba para ver a Meg metiendo su teléfono en el bolsillo y a Camila sonriéndole al teléfono. Meg miró a mí y articuló “ahora?” Y rápidamente asentí con la cabeza antes de que Camila levante la vista.
"Heeyyyyy", dijo Meg, mientras ella sacaba cada sílaba, descansó de nuevo en su silla, una dejó las manos sobre la mesa, y cruzó su pierna derecha sobre su izquierda. "Bien niñas, ha sido realmente divertido, pero creo que es hora de que nos vayamos. Tengo una cita con mamá y papá que tengo que estar lista. Deberían aprovechar de la noche", dijo, guiñándome un ojo a mí y empujándome a la ligera. Camila se rió entre dientes, pero frunció el entrecejo, probablemente confundida por el comportamiento de Meg.
"Bien, gracias por traernos aquí, Meg", dijo Camila en voz baja y con educación, con un gesto con la cabeza y destellando una sonrisa linda.
"Déjame quererte, eres tierna, pequeña pepita de pollo", dijo Meg mientras se deslizaba fuera de su asiento y se dirigía hacia Camila, con los brazos bien abiertos. Se abrazaron y se mecía ligeramente, cuando Meg le susurró algo al oído de Camila y ella le respondió con una risita.
"¿Qué ha dicho?", Le susurré a Camila cuando empezamos a caminar hacia la salida.
"Nada," dijo ella, volteando su pelo y sonriendo.
"No puedes tener secretos con mi hermana."
"No es un secreto, sólo un comentario", se rió.
"No vas a decirme verdad?"
"No, probablemente no.
" "Voy a deshacerme de ti."
"Buena suerte," dijo con un guiño y un rápido apretón de manos.
Al salir de la puerta hacia la pista de patinaje y el coche de Meg, rápidamente miré alrededor y observé el estacionamiento desierto. Tiré suavemente la muñeca de Camila para que dejara de caminar mientras Meg siguió avanzando hacia su coche. Camila se dio la vuelta con una mirada confusa en su rostro.
“¿Qué-” empezó, y yo rápidamente le di un abrazo. Puse mi cabeza sobre su hombro y dejé que su pelo me cepille de la cara. Podía sentir su corazón acelerando el latido lentamente mientras que la mía aumentaba. Ella vacilante apoyó las manos en las caderas delante de mí tirando poco a poco más cerca, sus confusiones finalmente disiparon ya que nos quedamos en silencio.
"¿Estás libre esta noche?" Murmuré en su cuello, mi cuerpo todavía obstinadamente pegada con la de ella.
"Mmm", respondió ella en voz baja, sus palabras siendo amortiguadas por mi propio pelo.
"Bueno, voy a decirle a Meg que te deje en casa si te parece bien y luego te recogeré a las 6. ¿De acuerdo?", Le pregunté, rompiendo nuestro abrazo y descansando mis manos suavemente sobre sus mejillas mientras nos miramos a los ojos.
"Está bien", susurró ella, asintiendo con la cabeza una vez y permitiendo una sonrisa natural formarse en su rostro.

POV Camila
18:00
Hey hermosa :) Su coche aguarda ♥ - Lauren
Sentí que mi corazón dejó latir, rápidamente cogí mi abrigo y corrí escaleras abajo. Mi mano alcanzó el pomo de la puerta delantera y no pude evitar sonreír a la espera de ver la cara de Lauren detrás de la ventana de cristal de su coche. Pero la expresión más sutil de tristeza, una inhalación rápida a través de respiraciones temblando, me detuve en seco, me di vuelta lentamente alrededor para ver a mi madre inclinada sobre el mostrador de la cocina. Con el corazón encogido, vi como poco a poco agitaba el contenido de la taza frente a ella.
“¿Mamá?” Le pregunté en voz baja, pero ella se mantuvo cautivada por su sopa, ajena al mundo a su alrededor, con los ojos hinchados por la angustia. La Sopa Campbell yacía volcada en el suelo por el borde del mostrador, y cuando yo apoyé la mano en el cuenco delante de ella, me di cuenta de que estaba frío. “Mamá, ¿es esta la cena?” Le pregunté preocupada, pero ella permaneció en silencio, su mandíbula tensada ligeramente. Se aclaró la garganta y murmuró algo inaudible. “Mamá…” La interrumpí, colocando suavemente una mano sobre su hombro. Ella se estremeció ante mi tacto, y sentí los músculos de mis mejillas comenzar a temblar con un nudo en mi garganta.
De repente, sonó el timbre, y aunque yo sabía de quién se trataba, no podía evitar la sensación de que lo que se aproximaba sería emocionalmente agotador. Poco a poco me fui del lado de mi madre y abrí la puerta a una Lauren radiante.
“Hey amor”, dijo antes de mirarme a los ojos. “¿Qué pasa?” Preguntó en voz baja mientras fruncí los labios.
“Es mi madre… no puedo… no puedo dejarla así,” dije, tratando de controlar el temblor repentino de mi voz. Los ojos de Lauren parpadearon de mí a mi madre, mientras se mordía el labio y miró hacia abajo. Pasaron unos segundos antes de volver a hablar.
“Eso está bien, no tenemos que salir y dejarla. Iba a cocinar esta nochperotal tal vez pueda cocinar la cena para ustedes dos aquí”, dijo ella con una pequeña sonrisa.
“No tienes que hacer eso Laur…”
“Está bien, no quiero que tengas que dejarla sola. Estoy segura de que ella lo ha hecho suficiente por sí sola durante estas últimas semanas.”
“No sé la cantidad de comida que tengo aquí”, dije en voz baja, con la esperanza de que mi mamá no escuchara nuestra conversación.
“Eso está bien, podemos resolverlo”, respondió ella con una sonrisa. Tiré de ella en un abrazo rápido antes de susurrar:
“Te amo” al oído.
Observar a Lauren cocinar era fascinante. Se deslizó por la cocina, con gracia, añadiendo especias a la salsa que estaba cocinando cuando una pequeña cantidad de humo blanco se levantaba lentamente de la bandeja donde estaba cocinando. Era casi como si sintiera una cierta familiaridad en mi casa. Mi mamá se quedó en silencio, pero estaba tan hipnotizada por Lauren como yo, apoyé la cabeza en el hombro de mi madre, sentí su respiración más lenta, la inhalación y exhalación de su aliento se calmaba y volvía uniforme.
"Yo llamo a este plato especial… Lasagna de Lauren", sonrió, coloqué tres dedos en sus labios y los bese a ellos antes de colocar dos platos frente a mi mamá y yo
"trajiste uno para ti?", le pregunté, notando que el espacio delante de ella estaba vacía.
"Umm… bueno… yo no tengo mucha hambre", respondió ella en voz baja. Una respuesta que yo había escuchado a lo largo de los últimos días.
"¿Puedes compartirlo conmigo? Sólo un par de bocados? Ya puedo decir que va a ser delicioso", le dije, colocando los dedos alrededor de su muñeca y tirando suavemente de ella hacia el asiento de al lado.
"Bbien," dijo ella, cogiendo un tenedor y cortando un pequeño trozo de mi lasaña. Ella masticó lentamente, vacilante, y me di cuenta de la mueca ligera en su cara. No podía dejar de sospechar de sus acciones, pero fue el shock de escuchar la voz de mi madre lo que me distrajo de Lauren.
"Esto esta realmente bueno, Lauren, gracias", le susurró con una sonrisa.
"Me alegro de que te guste," Lauren sonrió. Aunque esas fueron las únicas palabras que mi mamá habló durante la cena, me di cuenta por el sutil brillo de la luz que apareció en sus ojos que ella fue consolada por nuestra compañía.
Después de cenar, Lauren insistió en permanecer en mi casa, posponiendo el resto de nuestra cita por unas horas para poder quedarnos con mi madre. Durante dos horas, nos sentamos en el sofá con mi madre viendo telenovelas españolas. A veces, Lauren y no reíamos de la actuación sobre dramática, y me di cuenta que los labios de mi madre se curvaban en una pequeña sonrisa de vez en cuando. Era una mirada que había llegado a ser tan rara, tan extraña para mí, que envió escalofríos por mi columna vertebral. Finalmente, alrededor de las 9, mi madre se había quedado dormida. Al darse cuenta de la subida y bajada del pecho de mi madre, Lauren se puso de pie, cogió una manta cerca, y la puso sobre mi madre.
“Tú no tienes que hacer todo esto,” dije en voz baja, pero ella simplemente sonrió y entrelazó sus dedos con los míos, guíandome a la puerta principal.
Mientras caminábamos hacia el coche, y ella abrió la puerta del lado del pasajero para mí, pude ver la sonrisa en su cara ampliándose
“¿Qué?” Le pregunté nerviosamente, mientras se mordía el labio y trató de reprimir una risita.
“Mira el amigo que traje junto a nosotras”, dijo, señalando el asiento del pasajero. Mis ojos se dirigieron a la sede y se posaron sobre un objeto pequeño y marrón. Envolviendo mis dedos alrededor de él, lo saqué del asiento hacia mi. Mis dedos rozaron la suave la melena y “piel” sedosa del caballo de peluche en mis manos.
“Su nombre es Camila, Camila… Caballo,” ella se rió. Sacudí la cabeza y miré a ella, los músculos de mis mejillas luchando por contener la sonrisa que obligaba su camino en mi cara.
“En serio Lauren? Camila Caballo?” Me reí antes de colocar un suave beso en sus labios ansiosos. “Me encanta”, le susurré. Pasé el viaje en coche de diez minutos a su casa sosteniendo a “Camila Caballo” en mi pecho, sin dejar de salir una sonrisa de mi cara. Cuando llegamos a su casa, me di cuenta que el camino de entrada estaba vacío, y recuerdos de nuestra primera noche juntas invadió mi mente, una repentina ansiedad corría por mis venas. “Lauren, estamos aquí solas?”, Le pregunté nerviosamente.
“Sí… no te preocupes, le pedí a Meg que distraiga a mis padres por unas horas. Le envié un mensaje mientras estábamos viendo la televisión con tu madre y le pedí que los mantenga fuera por un par de horas”
“¿Qué están haciendo?”
“No sé, Meg dijo que acababan de terminar de ver una película por lo que va a tratar de llevarlos a cenar y luego al boliche. Ella dijo que mi mamá piensa que es raro que Meg quiere estar con ellos durante tanto tiempo y que ella piensa que mi padre está molesto de que van a los bolos porque él no sabe jugar”
“No puedo creer que ella esté haciendo eso por ti…”
“Sí, lo sé, yo tampoco. Le debo un brazo y una pierna después de esta noche,” Lauren suspiró antes de empezar a caminar hacia la puerta.
“Abre la puerta”, dijo Lauren, dando un paso detrás de mí.
“Umm… es algo que va a saltar hacia mi?”, Le pregunté, vacilante.
“Ahora ya sabes cómo me sentí en el lago antes de que me besaste en la oscuridad. Ábrelo, con un salto de fe”, se rió mientras poco a poco abrí la puerta. Podía sentir su mano deslizarse por la pared hacia un interruptor de luz cuando las luces de los pasillos iluminaba suavemente la habitación. Di un grito ahogado mientras mis ojos pasaron por alto las notas adhesivas de color rosa que cubrían cada centímetro de su sala de estar y paredes de la cocina.
“¿Qué… haz… hecho?”, le pregunté, caminando lentamente hacia la nota adhesiva más cercana. Ella permaneció en silencio mientras leía la primera nota.
Razón # 12 de por qué Te amo: La forma de ver la pizza como si fuera tu alma gemela.
"Lauren…" Me callé mientras caminaba por la sala de estar y cocina, permitiendo que mis dedos pasen por cada nota adhesiva. Razón # 21. Razón # 33. Razón # 49. Razón # 87. Razón # 100.
Lauren esperó pacientemente mientras leía cada uno hasta que me encontré a mí misma en silencio llorando, envolvió sus brazos alrededor de mí mientras descansaba la barbilla en mi hombro.
“Tienes suerte de que me quedé sin espacio en la pared,” susurró, colocando un pequeño beso en mi cuello.
“Oh, Dios mío”, le susurré, desconcertada por mi entorno.
“Vamos”, dijo en voz baja, entrelazando sus dedos con los míos y tirando de mí hacia la escalera.
“Jesús Lauren…” Dije temblando, conteniendo un mar de lágrimas cuando mis zapatos crujieron contra los pequeños, pétalos de rosas rojas debajo de mis pies que recubrían las escaleras.
“Abre la puerta”, dijo de nuevo, haciéndose a un lado a fin de eliminarse a sí misma como una barrera entre la puerta y yo. Lo único que iluminaba la habitación era la pantalla del ordenador de Lauren, y me volví hacia ella, esperando algún tipo de instrucción en cuanto a lo que ella quería que yo hiciera. “Haz clic en el archivo llamado ‘Amor’ en mi escritorio y míralo antes de encender la luz, ¿de acuerdo?”, Dijo con una leve sonrisa. Asentí con la cabeza y entré en la habitación, sólo para escucharla cerrar la puerta detrás de mí, dejándome sola. Rápidamente me acerqué a su ordenador e hice clic en el archivo ‘Amor’, viendo como su rostro aparecía lentamente en la pantalla. Presioné play y escuchaba como ella comenzaba a cantar en voz baja.
Wandering the streets, in a world underneath it all
Nothing seems to be, nothing tastes as sweet
As what I can’t have
Like you and the way that you’re twisting your hair
round your finger
Tonight I’m not afraid to tell you
What I feel about you.
(Vagando por las calles, en un mundo por debajo de todo
Pero nada parece ser. Nada probado es tan dulce
como lo que no puedo tener
Como tú y la forma como enrollas tu cabello
al rededor de tu dedo
Pero esta noche, no estoy temerosa de decirte
Lo que siento sobre ti)
I’m gonna muster every ounce of confidence I have
And cannon ball into the water
I’m gonna muster every ounce of confidence I have
For you I will
For you I will
(Oh, voy reunir cada onza de confianza que tengo
Y las balas de cañón del fondo del agua
Voy a reunir cada onza de confianza que tengo
Por ti lo haré
Por ti lo haré)
Forgive me if I st-stutter
From all of the clutter in my head
Cause I could fall asleep in those eyes
Like a water bed
Do I seem familiar, I’ve crossed you in hallways a thousand times
No more camouflage, I want to be exposed, and not be afraid to fall.
(Perdóname si tar-tartamudeo
Por todo el desorden de mi cabeza
Pues podría caer dormida en esos ojos
Como en una cama de agua
¿Te parezco familiar? Me he cruzado contigo unas cuantas mil veces
No más camuflaje, quiero estar expuesta. Y no estar temerosa de caer)
You always want what you can’t have,
But I’ve got to try, muster every ounce of confidence I have
For you I will, for you I will, for you I will
(Siempre quieres lo que no puedes tener
Pero tengo que tratar reunir cada onza de confianza que tengo
Por ti lo haré, por ti lo haré, por ti lo haré)
Dejé el video y corrí hacia la puerta, abriéndola y arrojándome a mí misma en los brazos de Lauren. Las lágrimas caían libremente de mis ojos, y podía sentir su cuerpo temblar mientras apretaba su agarre en mí.
“Ángel mío”, susurró, rozando lentamente mechones de cabello de mi rostro y llevando sus labios a los míos. Llevando sus manos a mis muslos, lentamente me recogió y volvió a entrar en la habitación, colocándome en su cama antes de caminar hacia atrás a través del cuarto y encender el interruptor de la luz.
Miré hacia abajo y vi que en la cama, habían pétalos de rosa colocados en la forma de un corazón.
"La primera vez que estuvimos aquí juntas, estábamos rodeados de una mezcla de sentimientos de felicidad y la duda. Esta noche, espero que no haya miedo, hay incertidumbre, no te preocupes. Sólo tú y yo, y el entendimiento de que Te amo con todo mi corazón, con cada fibra de mi ser. Tengo 100 razones para luchar por ti, y voy a luchar cada día, porque tu vales más de lo que jamás hubiera esperado", dijo ella, la convicción en su voz radiaba en toda la habitación mientras lentamente se colocó en mi regazo frente a mí. Nuestras bocas se conectaron y permití a las lágrimas suaves y cálidas se deslizarse por mi cara, la bese los labios mientras ella pasaba los dedos por mi pelo. En ese momento, dejé a mi mente en blanco, permitiendo que mis emociones y mi corazón guíen mis acciones, sentí perder el control por amor.

POV Lauren
Levanté la vista hacia el techo, apenas capaz de contener la felicidad que circulaba a través de todo mi cuerpo. Sus piernas estaban enredadas con las mías y mis sábanas estaban cubiertas desordenadamente sobre la cama. Ella había envuelto sus brazos alrededor de mí y descansó su piel desnuda en la mía, respirando suavemente, mientras sus ojos se cerraron lentamente y ella se quedó dormida. Si hubiera sabido que se trataba de la última vez que me llevaría a cabo… si hubiera sabido que esta sería la última noche que ella querría estar en mis brazos, me habría mantenido despierta. Hubiera saboreado el momento. Yo nunca la dejaría ir.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 24

Mensaje por Admin el Sáb Sep 10, 2016 7:49 pm

POV Lauren
Cuando el auge y caída de la respiración de una persona es todo lo que se necesita para mantener la calma, sabes que haz tropezado con algo especial… algo puro. Corrí mi dedo índice por la curva de su espalda, y ella dejó escapar un suspiro involuntario y exhalé un suspiro lento.
“Bebé”, le susurré. Busqué su rostro aún más en mi cuello, apretando el agarre que sus dedos tenían en mi cintura y acercándome a ella.
“No lo digas,” ella gimió.
“Bebé tenemos que…” Me callé, odiando las palabras que salían de mi boca.
“Quédate aquí, cinco minutos más, por favor”, rogó, finalmente, abriendo los ojos y revelando una pizca de dolor. Apreté la mandíbula y entrelacé mis dedos con los de ella, exhalando mis frustraciones cuando ella se acercó más a mi oído y susurró, “¿Qué estás pensando?” Los pensamientos se agolpaban en mi mente mientras contemplaba cómo quería contestarle, pero lo único que podía pensar en decir era que yo la quería. Quería detener el tiempo para que los minutos pasaran a una velocidad extremadamente lenta, permitiendo que nuestro tiempo juntas sea menos fugaz. Quería experimentar la sencillez de simplemente tumbarme allí con ella en perfecto silencio, la calma de nuestro tiempo juntas bloqueando el caos del mundo exterior. Sentí mis labios comenzar a temblar al mirar el reloj y agarré un puñado de sábanas.
“Camila, tengo que llevarte a casa”, le dije en voz baja, lo que permitió que las lágrimas llenen mis ojos.
“Lo sé.”
“¿Puedes vestirte?”
“No…”, respondió ella en voz baja mientras obstinadamente escondía su cara en mi almohada y se alejaba de mí. Alcanzando mis brazos alrededor de su cintura, la acerqué a mí, colocando un suave beso en su hombro izquierdo.
“Bebé tengo que hacerlo.”
“No.”
“Deja de ser tan terca.”
“Sabes que no quieres que deje de ser terca, porque significa que tengo que ir a casa.”
“Lo sé, pero sabes que tienes que hacerlo. Sabe la situación.”
“No lo hace más fácil, aunque… ” se fue apagando.
“Mírame”, le susurré en su cabello. Poco a poco se volvió hacia mí de nuevo, y sentí un dolor inoportuno en mi corazón mientras me miraba a los ojos. “Camila”, comencé, coloqué un rápido beso su frente. “Esto es una mierda”, le dije, poniendo otro beso en la mejilla. “Pero yo prefiero tener que hacerlo de esta manera que no hacerlo en absoluto”, le dije, poniendo finalmente un beso determinado en los labios. Ella asintió con la cabeza dos veces y se mordió el labio, respondiendo silenciosamente estar de acuerdo, pero deseando que pudiera ser diferente. “Sabes que Te amo ¿no?”
“Lo sé”, respondió ella, pegando su cara a la mía para que nuestras narices se tocaran, pero nuestros labios aún estaban evadiéndose el uno al otro.
“Dame un beso”, le susurré.
“No, estoy siendo obstinada ¿recuerdas?” Ella sonrió, alejándose, deslizándose lentamente de la cama, y cogiendo la pieza más cercana de su ropa que pudo encontrar.
“Te arrepentirás de esto,” me reí.
“Ya lo estoy”, respondió ella, girando su cuerpo hacia mí y permitiendo una sonrisa a medias formarse en su rostro.
Aparte de los sonidos apenas audibles de Ed Sheeran que fluían en mi radio, permanecimos en silencio mientras conducía a su casa. Sus dedos estaban entrelazados con los míos durante lo que duraba el viaje, pero a medida que poco a poco me acercaba a su casa, su agarre comenzó a apretar, como una protesta de tener que dejarme ir. Cuando aparcabamos lentamente hacia su entrada, estaba agradecida de que la luna no haya iluminado su rostro. No quería ver el dolor en sus ojos.
“Gracias por esta noche”, susurró ella, negándose a mirarme y manteniendo sus ojos enfocados por delante.
“Por favor, no estés triste”, le supliqué, girando lentamente su barbilla para que me miraba.
“Lauren… no estoy completamente triste. Yo sólo… ¿cómo lo explico? Soy una rara combinación de felicidad y tristeza y no puedo saber por qué”.
“Yo también bebé “, le susurré, tirando de ella en unabrazo. Sentí que mi teléfono vibraba, y poco a poco lo saqué de mi bolsillo.
Uhh… seguimos con lo de reunirnos esta noche? Sé que es tarde, pero incluso si es sólo por un rato. Tenemos que hablar antes de la escuela mañana. - Jennel
Suspirando pesadamente, Volví a mirar a Camila. “Hey,” dije en voz baja, esperando que sus ojos se reúnan voluntariamente hacia los míos. “Mañana por la mañana está a sólo unas horas de distancia.”
“No sabes cuánto tiempo se puede sentir un par de horas”, dijo ella, alejándose de mí y abriendo la puerta del pasajero. “Nos vemos mañana”, susurró ella, paseando su mirada hacia abajo mientras caminaba hacia su casa. Rápidamente abrí la puerta y corrí hacia ella, agarrando su muñeca con suavidad para que ella dé la vuelta. “Laur-” empezó adecir, antes de que yo rápidamente la cortara con la presión de mis labios en los de ella.
“No me dejes así de nuevo”, le rogué, presionando mis labios a los suyos una vez más. “No me dejes así, ¿de acuerdo?”, Le supliqué, mirando directamente a sus ojos.
“Está bien”, respondió ella con voz temblorosa antes de hacer un último beso en la mejilla y apartarse para abrir la puerta principal. Poco a poco me fui a mi coche, sacando mi teléfono para poder responder a Jennel.
Sí, lo siento, estoy libre ahora. ¿Dónde quieres que nos veamos? - Lauren
Mi casa. Hasta pronto - Jennel
15 minutos más tarde
"Sé que es tarde, pero pensé que te gustaría un poco de café…" dijo Jennel vacilante, mientras yo evitaba el contacto visual "Es descafeinado", añadió rápidamente con una pequeña sonrisa.
"Gracias", le respondí, tomando a regañadientes un sorbo de la taza que ella me dio.
"Entonces, ¿es verdad?"
"¿Qué es verdad?"
"¿Es verdad que tú y Camila…" Pasé una mano nerviosa por el pelo, deseando desesperadamente permitir que la verdad me libre, pero me aferraba a las cuerdas de las mentiras. "¿Es justo decir que tu silencio lo confirma?", preguntó, contacto visual. "¿Eres feliz, Lauren?" Preguntó suavemente, revelando el cuidado y la preocupación de que yo he rogado en silencio de mis amigos durante años.
"Más feliz de lo que he estado nunca", le respondí, lo que permitió que la primera lágrima se escape de mis ojos.
"¿Cuánto tiempo ha estado sucediendo esto…"
"Un mes."
"Y esto no es más que una fase no es así?"
"No", le contesté, ya que mi respiración se hizo más difícil de controlar.
"Escucha, Lauren, estoy feliz de que estés feliz. Tú has sido mi roca durante tanto tiempo. Sabes la mierda que estaba tratando con mi ex… cuando me perdí completamente a mi misma y cualquier idea de quién era yo, por esa relación. Yo era una persona totalmente diferente, completamente perdida en el amor, y atrapada por mí a través de todo. Quiero que seas feliz, y me mata que no hayas querido decirme… que no quieras decirnos… y que tengas que salir de la manera que lo hiciste."
"Sabes por qué no podría decirte, Jennel. Tu sabes exactamente por qué ", le dije, sorprendida por la sugerencia inesperada de ira que ataba a mi voz cuando apretaba mi agarre en la taza que sostenía.
“Cece esta molesta ya sabes.”
“No me importa.”
“Debe importarte, ella es tu mejor amigo.”
“No, no lo es”, dije con firmeza.
“Lauren, yo no quiero ver a nuestras amistades desmoronarse. Todo era tan bueno antes. El tercer año se supone que debe ser NUESTRO año”, declaró.
“No Jennel, todo era una mierda antes. ¿Sabes lo infeliz que he sido? ¿Sabes lo mucho que tenía que aparentar? ¿Sabes lo agotador que era eso? Todo podría haber sido bueno para ustedes, pero era miserable para mí. Y estoy feliz por fin, y por alguna razón, una vez más tengo que poner a un lado mi felicidad por otras personas. Y es POR ESO que no le dije a alguno de ustedes… porque sabía que esto iba a pasar.”
“Lauren, no es justo que digas eso”
“Justo?! Cuando algo ha sido alguna vez JUSTO?” Grité de repente, permitiendo la ira verterse fuera de mi cuerpo
“Lauren…”
“No, Jennel, tengo que irme. Sé que tienes las mejores intenciones, pero no puedo hablar contigo acerca de esto cuando ya estoy emocional,” dije, poniendo mi taza en la mesa de café y agarrando mi chaqueta.
“Lauren, joder detente!” dijo ella, agarrando mi muñeca.
“No nos -”
“No nos alejes lo sé”, le dije, frustrada, interrumpiéndola. “No me puedes ayudar en este momento.”
“Tenemos que hablar de Cece,” rogó, agarrando mi muñeca de nuevo.
“Ya había terminado de hablar sobre Cece en el momento en que empezamos,” contesté antes de hacer ir hacia la puerta principal y subir a mi coche. Ella no me siguió, pero yo podía sentir sus ojos en mí, y no estaba segura de si esta familiar sensación de desesperanza que empezaba a asfixiarse venía Jennel o de mí misma.
A la mañana siguiente
"Estás muy callada," susurró Meg, bajando el volumen de la radio del coche
"No tengo nada que hablar", respondí con frialdad, mientras miraba hacia abajo y jugaba con el lazo del pelo que se aferraba a mi muñeca.
"¿Estás nerviosa… Y tus amigos?" La preocupación obvia que fue absorbida en su voz enviaba escalofríos por mi columna instantáneamente.
"Sólo estoy esperando lo peor, ¿sabes?"
"Sí…" se fue apagando.
"Quise decir lo que dije antes acerca de que cuidarte las espaldas. Sé que suena como una broma, pero yo hablaba en serio. No quiero que te metas en peleas, pero si se trata de eso, todo lo que tienes que hacer es llamarme. Estaré allí en un santiamén. Lo mismo va para Camila."
"Se siente bien tener a alguien de mi lado, Meg. No sabes lo mucho que significa para mí."
"La vida es una mierda, realmente lo es, pero en algún momento, alguien va a tener que levantarse y estar allí para ti. No me puedo imaginar la mierda que está pasando. Pero honestamente, puedo verlo en tu cara… puedo ver lo feliz que estás. Al infierno, no me voy a permitir que nadie te quite eso "dijo ella, volviéndose hacia mí, ya que finalmente nos detuvimos en el estacionamiento de la escuela.
"Gracias Meg", le dije, lanzando un profundo suspiro. "Este es un déjà vu no es así?" Le pregunté con una sonrisa.
"Saldré clase de nuevo si se trata de repetir lo de ayer."
"No… no puedo seguir huyendo", le respondí, llegando a agarrar el tirador de la puerta.
"Bien hecho. La segunda ronda. Vamos," dijo con una sonrisa antes de deslizarse fuera del coche.
Esta vez, Meg caminó conmigo a la escuela, se quedó a mi lado cuando entramos en tándem. Inmediatamente después de entrar a la escuela, los latidos de mi corazón empezaron a correr cuando mis ojos se posaron en mi grupo de amigos riendo alrededor de la taquilla de Chase. Jennel me vio de inmediato, y pude ver que el nudo en su garganta mientras tragaba nerviosamente y miraba a Cece, que estaba cacareando algo por lo que Chase estaba diciendo. Nos acercamos un poco más al grupo, y Meg me susurró:
“Creo que podemos con todos ellos.” Sonreí y traté de inhalar una respiración profunda para calmar mis nervios, pero mi intento fue cortado rápidamente cuando vi a Camila caminando hacia mi dirección desde el extremo opuesto del pasillo. Ella levantó la mano vacilante, moviendo sutilmente sus dedos en reconocimiento de que ella me vio también. Mis ojos se apresuraron a regresar a mi grupo de amigos y mi corazón comenzó a hundirse cuando me di cuenta de que tanto Cece y Chase no sólo me habían visto, sino ahora también estaban mirando a Camila. La sensación de pánico inundó mi cuerpo.
“Meg, necesito que lleves a Camila lejos de ellos en este momento,” dije con firmeza.
“Espera, ¿qué?” Ella dijo confusamente, mientras veía la boca de Chase lentamente abierta y la cara de Cece en una sonrisa taimada.
"Camila Hey. Lo siento por ti ", dijo Chase crípticamente, levantando un poco la voz para que pudiera robar su atención. Ella se detuvo en seco y me miró con preocupación.
"Me siento mal de que tengas que competir por Lauren", continuó.
"Chase" dije acercándome a mis amigos que estaban viendo en silencio, esperando a que la tormenta golpeara.
"Luchadora, luchadora Lauren ¿Sabe Camila lo que pasó en la hoguera?"
"Chase…" Escuché decir a Jennel intentando detenerlo cuando Meg se puso delante de mí.
"Es mejor que cortes la mierda ahora mismo o te juro por Dios-"
"¡Oh, qué? Espera, ¿soy el malo aquí? ¿No debería Camila saber lo que pasó en la hoguera? Ustedes chicas están juntas… no Cece? ", Dijo Chase con un toque de sarcasmo en su voz cuando se volvió para Cece. La sonrisa que una vez fue plasmada en su rostro había desaparecido, dejando a su rostro ahora sin emoción, pero sus ojos… había algo que sus ojos sostenían que no había visto en mucho tiempo. Pesar.
“Así que dinos Lauren… ¿quién besa mejor? Yo… o Camila?” Fue la estocada final a mi corazón. Miré a Camila, y pude ver la felicidad, la esperanza, la perdida de energía en sus ojos. Ella me miró y negó con la cabeza mientras las lágrimas comenzaron a formarse en sus ojos.
“Dime que no es verdad”, susurró. Me quedé en estado de shock, moviendo la boca y esperando desesperadamente que las palabras adecuadas salgan. Pero sólo había silencio. Ella asintió con la cabeza una vez y miró hacia abajo. Una lágrima caía sobre su rostro, y sus labios comenzaron a temblar. Ella no dijo nada, sólo dio la vuelta. Por la expresión de su rostro, esperaba que corriera… Yo esperaba que ella se derrumbe, que se rompa a llorar. Pero ella sólo se alejó lentamente, y podía ver la forma en que ella luchaba por poner un paso por delante del otro.
"Eres una perra de mierda, Cece", dijo Meg maliciosamente con los dientes apretados. "Y tú… eres absolutamente patético", añadió con rabia, señalando a Chase. Permití que Meg hable por mí porque no pude encontrar la voluntad de apartar la mirada de Camila. La vi sacar su teléfono, e instintivamente moví mi mano para tomar la mía, y que segundos después, sentí el zumbido de lo yo había previsto.
Te di todo. Te di todo de mí. Tú fuiste la persona que me dio fuerza y ahora tú eres la persona que me ha roto. – Camila

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: If They Only Knew por camrenofficial

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.