If They Only Knew por camrenofficial

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Capitulo 25

Mensaje por Admin el Sáb Sep 10, 2016 7:49 pm

Broken lover yes I made you
Believe that I would be the one to heal you
And if you go now
Out that doorway
I won’t say you’re wrong
But you know that I’ll worry about you

POV Camila
Con el corazón acelerado, sudor en las palmas, amplia sonrisa y toda la felicidad que pensé que nunca sentiría usualmente por consumir mi cuerpo hasta la médula. Y todo es gracias a ella. Cuando la vi, cuando oí su voz, mi mundo se detuvo. Es como si nada más importara. Ella era la razón de mi fuerza. Ella era la razón de mi cordura. Ella era mi roca cuando todo a mi alrededor empezó a desmoronarse. Ella era la razón por la que pude dormir por la noche y la razón por la que pude felizmente despertar en la mañana.
Ella era mi todo. Pero ahora no tengo nada. Ahora, no soy nada. Vacío. Eso es todo lo que puedo sentir ahora. No felicidad. No angustia. No hay preocupación. No hay dolor. Sólo el vacío. Es como si el viento haya eliminado de mí todas las emociones recordándome que yo era humana… que podía sentir algo real… La Inhalación y exhalación que una vez era proceso irreflexivo, que ahora es una lucha. Mis músculos se sienten débiles y el agarre de este lápiz a lo largo del documento, incluso crear sólo las letras que deletrean mi propio nombre, es ahora un proceso agonizante. Mi propio nombre. Es casi irreconocible. Estoy casi irreconocible.
Podía sentir mi teléfono vibrar, pero mis ojos se sentían demasiados cansados para mirar hacia abajo. Yo sabía quién era. Yo sabía lo que iba a decir. Pero, mi cuerpo había traicionado a mi mente, y cuando mi cabeza empezó a dolerme débilmente, mi cuello ya no pueden soportar su peso, me preguntaba si volvería a sentir de nuevo todo. Un mensaje de texto. Dos mensajes. Tres mensajes. Cuatro. Ella no se detuvo. Ella no se detendría. Y a medida que los pensamientos de Lauren infectaban cada centímetro de mi cerebro, ya no podía reprimir la náusea que superó a mi cuerpo. Mis músculos del estómago comenzaron a convulsionar y mis manos comenzaron a temblar. Tengo que irme. Pero ¿cómo puedo poner un pie delante del otro?
Un movimiento a la vez, traté de decirme a mí misma con el fin de restaurar algún tipo de funcionalidad física de mi vida. Lentamente me levanté de mi asiento, colocando mis manos débiles en mi escritorio para no perder el equilibrio.
“Camila, ¿a dónde vas?” Pude oír una voz autoritaria preguntar con firmeza. Abrí la boca, pero ningún sonido escapó, y rápidamente me di por vencida tratando de decir algo entendible. Me acerqué lentamente fuera del aula, utilizando toda mi fuerza para evitar que el contenido en mi estómago haga un escape rápido. “Camila, te pregunté a dónde ibas. Necesitas ir a-” empezó pero las palabras sonaban apagadas, casi ajenos a mis oídos.
“En cualquier lugar… pero… aquí”, murmuré, preguntándome si incluso podría descifrar lo que acabo de decir. Poco a poco giré el pomo de la puerta y podía sentir los ojos confusos quemando en mi espalda. Pero no me importaba. No estaba segura de que más me interesaba.
Cuando entré en el pasillo y poco a poco me dirigí al cuarto de baño cerca, finalmente me las arreglé para encontrar la fuerza para envolver los dedos alrededor del teléfono que sobresalía de mi bolsillo de los vaqueros. Dudé por iluminar la pantalla, por temor a lo que sucedería cuando viera su nombre en ella. Esperé hasta que había llegado a la puerta del baño, por fin abrí mi teléfono. Lauren. Una sacudida de la felicidad subconsciente recorrió mi cuerpo. Estaba tan acostumbrada a sentirme así cuando pensaba en ella.
Pero esta felicidad de repente me hizo sentir incómoda. Se sentía contradictoria. Se sentía mal. Y como lo predije, los músculos de mi estómago comenzaron a convulsionar y contraerse de nuevo, me concentré en correr los pocos centímetros al puesto más cercano, lanzándome a mi misma hacia abajo y cayendo sobre el inodoro cuando los últimos restos de energía salían fuera de mi cuerpo. Mi respiración se hizo fatigosa mientras cerraba los ojos. Estoy tan rota. Estoy tan perdida. Estoy tan cansada. Entonces, ¿cómo empiezo a recoger los pedazos de mí?
Miré a mi teléfono, acostada sin poder hacer nada a mi lado, y poco a poco llegué a recogerlo. Tomando una respiración profunda, me puse a leer lo que ella me envió.
Bebé lo siento mucho - Lauren
Bebé por favor - Lauren
Me siento mal en estos momentos. Me pone enferma saber que te he hecho daño. - Lauren
No significaba nada bebé, necesito que me respondas por favor. Necesito saber que estás bien. - Lauren
Camila, te juro con todo mi corazón que no significó absolutamente nada. Yo tenía miedo y él estaba bromeando sobre que soy… lesbiana. Y estaba tan preocupada de que fuera a decir algo sobre mí. - Lauren
Me hice una promesa a mí misma de que nunca te haría daño otra vez. Rompí esa promesa, y no sé qué hacer para arreglarlo. Te necesito. Junto a ti… Nunca he estado tan feliz en mi vida. Nunca me he sentido tan completa. Bebé, necesito que me creas. - Lauren
Camila… Te amo. - Lauren
Podía sentir la desesperación en sus textos, y esperaba que su amor por mí disminuyera cómo me sentía ahora. Pero los sentimientos de vacío persistieron, haciéndome sentir hueca por dentro. Con las manos aferradas al lado del inodoro, y la imperiosa necesidad de escapar llenando mi cuerpo. No estaba segura de donde tenía que ir, pero tenía que estar en otro lugar.
Poco a poco me puse de pie, una vez más, luchando por encontrar el equilibrio, me moví un poco fuera del baño de regreso al pasillo. El silencio era ensordecedor y lo único que quería hacer era escuchar la risa de Lauren rompiendo el silencio. Lauren. De repente sentí lágrimas ante mis ojos, y me preguntaba cómo el cuerpo podría producir esta representación de tristeza sin sentir absolutamente nada en mi corazón. Estos pensamientos se formaron lentamente en mi mente, pero se dispersaron rápidamente cuando consumía demasiada energía para pensar. Doblé la esquina y me dirigí a la oficina de la enfermera. Necesito una razón para salir. Tengo que estar en otro lugar. No puedo estar aquí. No puedo estar aquí. No puedo estar aquí.
Una vez que entré en su oficina, abrí la boca, con la esperanza de que alguna excusa válida para tener que salir cayera de mi boca. Pero antes de que dijera nada, me di cuenta de que ella sabía que algo andaba mal.
“Cariño, no te ves tan bien"
“Sí…” fue lo único que atiné a decir. Al presionar una mano a mi frente, ella murmuró:
“No pareces tener fiebre…”
“Lo sé”, le contesté en voz baja. De repente, sentí que mis piernas perdían fuerza y comencé a perder el equilibrio. La lucha por mantenerme en pie era más difícil que nunca. Rápidamente llegé a sus brazos y me tranquilizó antes de guiarme a la silla más cercana.
“Debería llamar a tus padres, no te ves como si estuvieras lo suficientemente bien como para estar aquí”, dijo consternada.
“Gracias,” dije en voz baja, pero fue amortiguada por el suspiro pesado que acompañó las palabras. Necesitaba irme. Tenía que estar en otro lugar. Cualquier lugar pero aquí, cualquier lugar pero aquí.

POV Lauren
Segundos se volvieron minutos. Minutos se volvieron horas. Horas recurrieron a un dolor que crecía dentro de mi pecho mientras agonizaba por Camila. Comencé a comprobar obsesivamente mis mensajes, con la esperanza de que ella respondiera, pero al igual que ella, mi teléfono permaneció en silencio. Sentí un nudo en la garganta formarse, lágrimas burlaban mis ojos, y traté de parpadear rápidamente el dolor.
Había hecho daño a la única persona que me importaba… me había prometido a mí misma que nunca volvería a hacerlo y el reconocimiento de esto solo me hizo sentir enferma. Moviéndome incómoda en mi asiento, tratando de concentrarme en las palabras que salieron de la boca de mi profesor, todos mis pensamientos se dirigieron a lo que tenía que hacer por ella. Pero por más que lo intenté, todavía me sentía perdida. No sabía a dónde ir desde aquí … cómo remediar la situación. Quería aliviar el dolor que he causado. Necesitaba aliviar el dolor que he causado. Sabiendo que ella me lo dio todo a mí, que ella confiaba en mí con su corazón, y yo había roto con tan poco esfuerzo su más preciada posesión, me preguntaba si alguna vez podría perdonarme a mí misma.
Sentí a mi corazón saltar cuando sonó el último timbre, lo que indicaba que la hora del almuerzo había llegado, y un sentimiento de temor consumía mi cuerpo. Jennel. Cece. Chase. Camila. Todas las personas a las que habría de ver y que tendría que enfrentar, y los sentimientos de agotamiento de repente llenaron mi cuerpo. ¿Tengo la fuerza para seguir adelante? ¿Tengo la capacidad para arreglar todo lo que está roto? No podía dejar de cuestionármelo, algo que no había hecho en mucho tiempo. Con Camila, todo estaba seguro. Todo se sentía seguro. Pero mi red de seguridad fue arrastrado debajo de mí… o mejor dicho, me había arrancado mi propia red de seguridad lejos de mí.
Poco a poco reuní mis libros y me dirigí a la cafetería. Haciendo nerviosamente mi camino a la habitación, los sonidos de risas, felicidad y la solidaridad se infiltraron en mis oídos. Sabía que iba a ser imposible, pero quería bloquear los ruidos que escapó de los labios de todos los demás y sólo escuchar la voz de Camila. Entrecerré los ojos y traté de concentrarme, ingenuamente, pensando que podía ignorar cientos de voces de los estudiantes y cero del que significaba más para mí. Pero yo no podía oírla. No podía sentir su presencia.
Miré a la mesa donde yo normalmente estaba, Jennel se sentó en silencio, moviendo lentamente la comida en su plato de lado a lado. Pude ver a Ally correr la mano por el pelo y luego, lentamente, girar un hilo, algo que sólo lo hace cuando estaba nerviosa. Dinah estaba hablando, pero para vaciar los oídos cuando Jennel siguió mirando hacia abajo y Ally miró a su alrededor, fingiendo una sonrisa para crear la ilusión de que estaba escuchando. Cece y Normani no estaban en ninguna parte.
Luego arrastré mis ojos hacia donde Camila solía sentarse, pero rápidamente me dí cuenta de que su asiento estaba vacío. Ellos deben haberse dado cuenta de que estaba mirando, porque los ojos de Jordan se reunieron rápidamente a los míos. Una pequeña sonrisa se formó en su rostro, y me pregunté si sabía lo que había pasado entre Camila y yo esta mañana. Con un movimiento rápido, ella hizo un gesto para que me acercara, y rápidamente me dirigí hacia donde Jordan, Abby, y Ellie se encontraban. En los segundos que tardé para que cierre la brecha entre nosotros, un pensamiento se filtró en mi mente. Si Camila no me respondía a mí, si ella ya no se sentía segura, si no podía soportar la idea de hablar conmigo, yo sabía que iba a hablar con las tres personas que habían prestado su comodidad durante los momentos en los que yo no podía. Antes, no me atrevería a confiar en ellos. No me atreví a creer que ellos podrían tener el mejor interés de Camila en el corazón. Nuestro interés en el corazón. Pero hoy en día, tuve que dar un salto de fe.
"Hey Laur-" Jordan comenzó cuando finalmente llegué a la mesa.
"Chicos… necesito su ayuda", les dije rápidamente, cortando a Jordan. "Yo… yo realmente… realmente los necesito", les dije con desesperación, y sus rostros pronto se pusieron serios, ya que asintieron y me hicieron señas para que me sentara

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 26

Mensaje por Admin el Sáb Sep 10, 2016 7:50 pm

POV Lauren
"¿Qué pasa Lauren?"
"No la hemos visto en todo el día y ella no respondió a nuestros textos."
"Espera… ¿Qué hiciste?"
"Wow… ummm… a ella probablemente le dolió mucho, Lauren…"
Estaba en lo cierto. Debería haber confiado en mi instinto. Yo sabía que ellos no tenían gran interés en escuchar. La mirada que me dieron cuando les conté sobre Chase… reflejaba puro shock y juzgamiento. Una mirada que decía “se merece a alguien mucho mejor que tu.” Yo les pedí ayuda, yo las necesitaba para ganar el corazón de Camila de nuevo, pero mis súplicas desesperadas fueron subsumidas por sus curiosidades de lo que pasó… de que yo podría incluso haber estado pensando en hacerle daño a Camila. Ellos no lo entienden. Ellos no entienden la situación. Sus criterios fueron empañados por asunciones de que yo la había lastimado intencionalmente. Ellos no lo entienden. Pues que se jodan. Me encogí como el barato, líquido caliente corría por mi esófago, quemando agujeros en el pecho y el estómago. He intentado suprimir una tos involuntaria, mi cuerpo ya no estaba acostumbrado a los sentimientos que solían consumir mis noches de fin de semana durante casi un año. Ligero, todavía en conflicto, los sentimientos de culpa se derramaron en mi mente frustrada.
*Haz ido tan lejos Lauren. Tu no necesitas esto. Eres más fuerte que esto. Eres… fuerte. Eres… Sólo un sorbo más. Tengo moderación. Sólo un trago para calmar mis nervios. Sólo una.*
He traído la botella transparente a los labios, echando la cabeza hacia atrás y frunciendo los labios ligeramente cuando el contenido llenaba mi cuerpo y sofocaba cualquier pensamiento no deseado. Fue mucho más que un sorbo.
Pasaron los minutos mientras miraba fijamente la pared de color beige frente a mí. No estaba segura de cuánto tiempo me quedé allí sentada, tratando de despejar mi mente de cualquier pensamiento. Esperé pacientemente a que los efectos llegaran y cuando lo hizo, sucedió una vez. Sentí que mi corazón fue a un ritmo más lento y mis movimientos eran cada vez más fáciles. Los músculos de mi cuerpo se aflojaron, pero mis ojos de repente se sintieron más pesados. Levanté una mano a mi pelo, mis dedos se sentían un poco adormecidos cuando peinaron a través de los pelos que ahora se sentían como seda contra mi piel. Me permití una sonrisa formarse en mi cara.
¿Por qué estoy sonriendo? Nada está bien. No estás aquí conmigo. Ya no estaba en control. Esta fue una experiencia fuera de mi cuerpo, una especie de alejamiento de la realidad. Echaba de menos esta sensación. Mi cuerpo empezó a balancearse, y me agarré en el borde de mi cama para no perder el equilibrio. El esfuerzo fue demasiado. Sólo relájate. Me caí de nuevo en las almohadas que se alineaban en mi cama. Volví la cabeza ligeramente, miré a los números rojos que iluminaban mi despertador, números que parecían cambiar más lentos que la realidad del tiempo. Realidad? ¿Qué es eso? El cuarto da vueltas. Todo va tan… rápido.

15:32.
¿Cómo he llegado hasta aquí? ¿Por qué estoy aquí? ¿Qué es lo que normalmente hago después de la escuela? ¿A quién normalmente veo después de la escuela. Oh…
Camila.
La calma que había absorbido a mi cuerpo fue devorado por la ira. Por qué no estás aquí conmigo? ¿Por qué no puedo oír tu risa sutil en mis oídos? La risa que podría calmar tan fácilmente mi ritmo cardíaco acelerado. Por qué no puedo mirarte a los ojos ahora mismo y sentir algo real. La realidad… ¿qué es eso? Un concepto extraño.
Sacudí la cabeza y apreté los ojos con fuerza, ahora tratando de volver a la realidad… volver a la sobriedad. Mis dedos se cerraron alrededor de mi edredón, mis frustraciones se escaparon y ya no podía pensar con claridad. Las lágrimas comenzaron a manchar mis ojos, y me mordí los labios para evitar que un grito escapara de ellos.
"Por qué no estás aquí conmigo?" Lloré en silencio, esperando algún tipo de respuesta, o algún tipo de alivio. "Por qué no estás aquí conmigo?" Repetí mientras las lágrimas comenzaron a caer en cascadas por mis mejillas sonrojadas. "¿Por qué no estás aquí?" Lloré, cerrando de golpe la mano abajo contra la cama. "¿Por qué no estás …"
Cece. Chase. Jennel.
Es por eso que no estás aquí. Es por eso que no estás aquí conmigo. De repente sentí como fuego arder dentro de mi pecho. Hoguera. Ahí es donde empezó todo… y ahí es donde todo terminó. Los recuerdos de esa noche comenzaron a tragar el último pedazo de la lógica que se aferraba desesperadamente a los bordes de mi mente. Alguien arruinó esto. Alguien nos arruinó.
Me di vuelta a un lado y poco a poco llegué a agarrar mi teléfono. Los nombres de los contactosparecían empañar juntos, y empecé a sentir una desconexión repentina entre mis pensamientos y acciones, un lapso de tiempo entre lo que yo quería que sucediera en mi mente y lo que realmente ocurrió.
Vete a la mierda!!!!!!!
Escribí, añadiendo irreflexivamente los signos de exclamación adicionales y con la esperanza de que pudieran transmitir ahora la rabia que ardía dentro de mí. Apoyé la cabeza en la comodidad de mi almohada y esperé. Segundos. No minutos. No estaba segura de cuánto tiempo pasó antes de recibir una respuesta.
Lauren, yo no sabía que iba a hacer eso. Lo siento, no tienes idea de lo mal que me siento ahora mismo. - Jennel
Jennel? ¿Por qué esta Jennel respondiéndome si he enviado ese mensaje a Cece? ¿Acaso no le he enviado ese texto a Cece? Supongo que no importa ahora. tú tienes la culpa también.
Tú te sentaste allí y no hiciste nada! Tú viste que todo fue arrancado de mí.
Comencé a proyectar toda mi rabia a través de mis textos.
La haz humillado. Me has humillado. Tú te quedaste en silencio y lo viste todo desmoronarse. Eres una cobarde! Ella era todo para mí!
Lauren, ella no te lo hizo a ti. Ella no es la razón por la que Camila no está. No pierdas tu razonamiento. La voz en el fondo de mi mente se declaró a la cordura, pero fue en vano. Había ido tan lejos. Tan perdida en mi propia amargura y la toxicidad que consumí que nada parecía correcto ya. No había nadie conmigo, y por lo tanto, todo el mundo era el enemigo.
Sentí que mi teléfono vibraba en mi mano, pero mi atención de inmediato se volvió hacia la puerta que se había abierto.
"Mierda… Lauren, ¿qué demonios estás haciendo?" dijo ella, deslizándose hacia mí con una mirada de preocupación que irradiaba de sus ojos verdes. Ella se parece a mí. Ella soy yo, o mejor dicho… la mejor mitad de mí en este momento. Ella es la lógica que me faltaba. Ella es la preocupación por mí misma que con tan buena voluntad despedí.
Sentí sus suaves dedos enroscándose alrededor de mi muñeca, descansó una cálida mano en mi espalda, que me llevó lentamente a una posición sentada. Sentí el cuarto girar mientras ella tomaba la botella de mi mano izquierda. Miré fijamente a sus ojos y comencé a centrarme en la dilatación de sus pupilas cuando mi cuerpo empezó a balancearse de nuevo.
"Lauren…" se fue apagando, metiendo un mechón de pelo suelto detrás de mi oreja. "¿Qué estás haciendo?"
Sentí la tristeza arrastrarse para arriba de mi estómago, mi pecho, y finalmente a mi garganta. Quería explicar mi tristeza. Quería expresar mi dolor. No quería nada más que sentir algún tipo de comodidad. Pero mi boca traicionaba a mis deseos más profundos, envenenados por el alcohol, que ahora controla cada centímetro de mí.
"Vete a la mierda Meg," dije arrastrando las palabras, y me preguntaba si yo estaba ahora proyectando mi ira sobre todo lo que tenía pulso.
"Lauren…" dijo de nuevo con delicadeza, colocando suavemente una mano en mi mejilla.
"Saca tu mierda fuera de mí", murmuré sin pensar, alejando con fuerza su mano y empujándome a mí misma hasta una posición de pie. Empecé a tropezar hacia la puerta, no muy segura de a dónde iba, pero sabiendo que no podría estar aquí. Sentí su mano agarrar mi muñeca desesperadamente, me balanceó vuelta para mirarla.
“Son casi las 4 de la tarde… en fin de semana… y estás borracha! Lauren esto no es normal! Habla conmigo”, suplicó.
"No me toques mierda", le dije, las palabras a borbotones de mi boca mientras yo la empujaba antes de perder el equilibrio y tropezarme en el mueble cerca. Me recuperé con rapidez, me di vuelta y salí por la puerta bajando las escaleras, me estrellé contra la barandilla de las escaleras a mi izquierda y la pared a mi derecha varias veces.
"Lauren, vuelve!" La oí gritar, pero yo ya estaba fuera. No había cerrado la puerta detrás de mí, así que me podría oír que corría por las escaleras, muy probablemente en búsqueda de mí, y ahí es cuando permití que mis piernas me guiaran… para huir de este lugar. No estoy muy segura de si ella me persiguió en cualquier momento, pero sí sé que, después de algún tiempo, yo estaba corriendo sola. El silencio de las calles abandonadas llenaban el aire.
Este camino… creo que he estado aquí antes. ¿Cierto? ¿Dónde estoy? Luché para poner un pie delante del otro cuando me tambaleaba de un lado de la calle al otro, tratando de mantener algún tipo de coordinación en mis movimientos. De repente, mis ojos se posaron en un jogging cara familiar en mi dirección, su cabello castaño balanceándose adelante y atrás, y las gotas de sudor brillando en su frente mientras simultáneamente corría a tientas con su iPod. Cuando levantó la vista e hicimos contacto visual, la rabia que tenía previamente se sintió fuera de mi cuerpo, la preocupación en sus ojos cada vez más obvios, ella frunció las cejas y corrió más rápido hacia mí.
De repente estallando en un sudor frío y una oleada de náuseas y mareos vencí mi cuerpo. Los puntos negros comenzaron a pimentar mi visión cuando mis rodillas comenzaron a doblarse. Podía sentir el dolor por mis rodillas raspadas contra el cemento y luego mi torso chocando contra el suelo.
Gracias a Dios por este vodka.
Mi último pensamiento antes de que mi frente golpeara contra el pavimento.

POV Camila
Necesitaba paz. Necesitaba consuelo. Necesitaba algo para distraerme… algo que pudiera opacar mi miseria. Todavía tenía que soportar un par de horas antes del atardecer, pero pensé que podría estar perdida en la tranquilidad de la atmósfera, las ondas lentas se formaban en el agua y deambulaba pacíficamente hacia el lago inhabitado. Caminé con dificultad a través de las malas hierbas que llevaban a la belleza de la naturaleza, y sentí una oleada de calma repentina, aún extraño sobre mí. Hasta que la vi tumbada en la hierba, en silencio mirando hacia el cielo, y el pánico se apoderó de mí.
¿Por qué ella está aquí? Este es mi lugar. Nadie más sabe de esto. ¿Por qué ella está aquí?!
Pensé en caminar lejos antes de que ella me viera, volviendo de mala gana a casa donde mi madre miraba distraídamente sus telenovelas. Pero la madre naturaleza me traicionó. Crack.
El sonido de una rama bajo mi zapato.
Se volvió rápidamente sentándose, volviendo la cabeza hacia atrás para mirar en mi dirección. Cuando me vio, sus ojos se abrieron y mi corazón se detuvo. Este debe ser el sentimiento de cuando dos mundos chocan.


Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 27

Mensaje por Admin el Sáb Sep 10, 2016 7:51 pm

"Baby don’t forget
You haven’t lost it all yet”

POV Lauren
Estaba convencida de que estaba alucinando. No podía confiar en mi visión de distinguir quién era ella, porque su cabello, teñido de color ámbar por la sobrecarga de luz atenuada, podría haber sido asociado con nadie. Su cuerpo delgado y estatura media hicieron poco para traerme de vuelta a la realidad de la situación. Traté de mover el brazo en un intento desesperado de obtener algún tipo de control físico sobre mi cuerpo, pero mi cuerpo permanecía obstinadamente quieto, mientras yacía seminconsciente en un sofá de cuero frío. Parpadeé varias veces, me esforcé para enfocar mi visión, de repente, me asusté de dónde estaba y con quién estaba.
Podía haber sido cualquiera, pero la forma en que ella encendió mis sentidos con tal facilidad dio su identidad lejos con bastante rapidez. Al inclinarse hacia abajo, la imagen borrosa de una bola de algodón empapada con el penetrante aroma de tequila en la mano, se acercaba poco a poco mi frente, mi corazón de repente empezó a coger velocidad. Casi podía saborear el rosa de sus labios, que se curvaba hacia arriba en una sonrisa satisfecha, y la piel de gallina, que ahora se alineaban en mi columna de repente se sintió muy familiar para mí. A medida que la bola de algodón se puso en contacto con la herida húmeda en mi cabeza, no podía dejar de temblar y reducir mis ojos. El olor del alcohol me amordazaba involuntariamente, y el dolor inmediato que infligió en mi piel crea una fuerte aversión a lo que una vez sirvió como mi seguridad líquida.
"Lo siento… yo no tenía nada de alcohol medicinal," dijo ella en voz baja, la pausa después del "lo siento" llevaba una onza de confianza evidente. Fue ese aura de confianza que sacó los recuerdos de nuestro primer y único encuentro, y me sorprendió ver cómo, después de una noche con ella, mi corazón ya estaba condicionada a golpear con la fuerza y rapidez de un caballo de carreras en el sonido de su voz.
Ella me apartó un mechón de pelo de la cara y acercó un vaso contra mis labios, el sabor de la cereza vaga llenando mi boca como agua saborizada corría por mi garganta. De repente, mi visión se hizo más específica y me tiré para arriba rápidamente en una posición sentada.
“Whoa, tranquila allí Lauren,” susurró, colocando una mano sobre mi hombro y aplicando un poco de fuerza para que poco a poco me acomodé hacia abajo contra el sofá.
“Ahora veo que el agua de cerezas podría traer de vuelta a la realidad”, dijo, y agregó una risita al final.
Abrí la boca en un intento de decir algo… cualquier cosa… pero todo lo que salió fue una exhalación exasperada. No estaba segura de si era la lesión en la cabeza o por su presencia, pero las lágrimas comenzaron a manchar mis ojos cuando me di cuenta de que no tenía control sobre las reacciones de mi cuerpo. Sentí una combinación de sobre-estimulación y flacidez, mientras yacía indefensa en su sofá mientras ella continuaba sonriéndome.
"Bebiendo en la tarde en un día de escuela… ¿qué pasó con la niña inocente que conocí el año pasado, la chica que iba a su primera fiesta y estaba nerviosa por tomar tragos de tequila?" Comencé a parpadear rápidamente, esperando que ella no note las lágrimas formándose en mis los ojos y la confianza que yo estaba tan acostumbrada a sentir ahora decaída lentamente. Ella levantó la mano y rozó los dedos lentamente por debajo de mi ojo izquierdo. "Hey, estoy bromeando. Simplemente ha sido un tiempo, y yo, obviamente, no te he visto desde aquella noche", dijo en voz baja.
Los recuerdos de esa noche rápidamente inundaron mi mente. El sentido de urgencia y la inquietud sexual que definía sus movimientos y la sombra de sus ojos. La forma en que salpicó mi cuello con suaves mordiscos. La forma en que su lengua trazó círculos en mi garganta, sus manos moviéndose lentamente a desabrochar mis jeans. Su confianza inquebrantable, el tipo de confianza que pronto adopté y manifestaba delante de Camila durante nuestro primer encuentro.
"Hey, regresa Lauren," dijo ella, chasqueando los dedos para traerme rápidamente fuera de mi aturdimiento. "¿Cuántos dedos tengo levantados?" Preguntó ella, con una sonrisa extendiéndose por su cara una vez más.
"Ttres", tartamudeé.
"Bueno. ¿Cuándo es tu cumpleaños?"
“27 de junio.”
“Bueno, no puedo confirmar o negarlo que ya no sabía la fecha de tu cumpleaños, para empezar pero confío en ti,” dijo con una risita suave. “Muy bien, pregunta con trampa… ¿cuál es mi nombre?” Hice una pausa, los nervios que consumían mi cuerpo me impidieron pronunciar la palabra. “Wow, eso es molesto. Pensé que hicimos un muy buen recuerdo Lauren”,dijo con picardía.
No podía detener la sonrisa que se formó en mi cara, ya que una vez más un refrito nuestro breve encuentro. “Kat…”, le dije, la confusión en mi voz contradiciendo lo segura que estaba de mi respuesta.
"Ahí tienes," dijo antes de la aplicar un pequeño vendaje en mi frente.
"¿Cómo te sientes?"
"Confundida", le respondí.
"A causa de tu caída?"
"No, por ti", le dije, un poco más duramente de lo que pretendía.
"Uhh… bueno… bueno yo estaba corriendo y tu estabas tropezando por todo el lugar como un zombi de The Walking Dead y entonces caíste y yo uhhh… corrí hacia ti y te recogí y -"
"No," dije en voz alta , interrumpiéndola. "Qué hubiera ocurrido esa noche… la noche en que me besaste? Me pusiste ebria y luego me llevaste arriba, me besaste y luego simplemente desapareciste de la faz de la tierra y vuelves a aparecer al azar ahora ", le dije, un poco más duramente de lo que pretendía.
"Whoa bien, en primer lugar, no te puse ebria, tú te lo hiciste y en segundo lugar, yo no desaparecí. Nunca fui a la escuela en primer lugar ", dijo con severidad.
"Lo siento, yo no quise decir eso…", le respondí tímidamente, sintiéndome como un perro que acababa de ser regañado por su dueño.
"Está bien", dijo, haciendo una pausa durante unos segundos antes de continuar. "Meg y yo sólo perdimos el contacto. Solía pensar que era porque ella descubrió que yo me puse en contacto contigo, pero probablemente me habría golpeado en la cara si ella se enterara de eso. Siempre pensé que a causa de tus padres, ella sería un poco intolerante con esas cosas y tú eres su hermana así que… "
"Ella no es intolerante… " dije tímidamente, sintiéndome de repente protectora de la chica que me había abrigado durante la última semana .
"¿Cómo lo sabes?" Kat cuestionaba.
"Porque… Sólo lo sé."
Nos sentamos en silencio durante varios minutos, ya que los ojos de Kat, llenos de preguntas, se clavaron en los míos.
“Creo que tenemos un montón de que ponernos al día”, dijo en voz baja, las líneas de su rostro repentinamente ablandándose.
“No, no”, le susurré de nuevo, recuperando de pronto la confianza que una vez había perdido. Kat avanzó un poco hacia atrás, ampliando la distancia entre nosotros.
“No eres la misma chica que conocí hace un año… Lo puedo ver en tus ojos. Sé que nos vimos como… una vez, pero había algo acerca de ti en esa fiesta… algo que me atrajo a ti… algo que me recordaba a mí misma cuando tenía tu edad”, dijo un poco más en silencio. El silencio llenó la sala, una vez más, y me moví incómoda en el sofá mientras esperaba a que continuara. “Escucha, si te sientes bien, yo sólo puedo llevarte de vuelta a tu casa y no necesitamos vernos otra vez. O, si quieres, te puedo llevar a una cena en el nuevo restaurante que se acaba de abrir en la calle principal. He oído que sirven buenos tacos”, dijo ella, con una sonrisa vacilante formándose en su rostro.
Me miré las manos, entrelazadas de modo que ella no sea capaz de notar mis dedos temblorosos. Yo inhalaba y exhalaba profundamente, deseando que algún tipo de respuesta pudiera simplemente caer de mi boca. Ella debe haber estado impaciente porque al mirar hacia arriba, pude ver su estrechar de ojos en mí.
"Así que… ¿qué va a ser?"

POV Camila
Mi cuerpo se puso rígido y sus ojos marrones, llenos de sorpresa y vacilación, entraron en contacto con los míos. Los recuerdos de las burlas, de las bebidas que se vertían sobre mí, de las miradas frías que he sufrido, mientras caminaba por el pasillo, todo se infiltró en mi mente, mis manos comenzaron a sudar y mi corazón comenzó a correr. Mi respiración se hizo dificultosa y tenía pánico, ya que sentí que todo el control que tenía sobre mi cuerpo se perdió en el choque que estaba sintiendo en ese momento.
"C-Camila…" tartamudeó mientras lentamente se puso de pie y me acerque.
Las lágrimas comenzaron a brotar y derramarse de mis ojos y ella levantó una mano. Apreté los ojos cerrados y me encogí, esperando que su mano entre en contacto con mi cara. Yo sabía que ella estaba enojada… que tenía que haberlo estado. Todos creían que yo había cambiado a Lauren, todos creían que yo la convertí en alguien diferente, pero solo Lauren y yo sabíamos que yo solo la ayudé a llegar a un acuerdo con la confusión que había sentido durante años acerca de quién realmente era.
"Por favor, no," Gemí suavemente, esperando el golpe inevitable. Pero nunca llegó. Pasaron unos segundos y el silencio llenó el aire mientras poco a poco abrí los ojos. Y allí estaba ella, sentimientos de dolor se manifestaron en lágrimas que cubrían sus párpados.
"Mierda…" susurró mientras lentamente negó con la cabeza.
"¿Esto es lo que te hemos hecho a ti?… esto es lo que piensas de nosotros… de mí?", dijo ella, con voz temblorosa mientras se llevó una mano a la mejilla y limpió una lágrima perdida.
Ella dio un paso atrás, con los ojos en forma de orbes mientras apretaba los dientes en lo que parecía ser un intento por evitar que sus labios temblaran más de lo que ya estaban. Girando lentamente, se volvió de nuevo al punto en el césped donde se había sentado antes de que yo interrumpiera su paz. Era el mismo lugar en que Lauren estaba sentada cuando la traje hasta el lago por primera vez.
"Yo no conocía a nadie más que supiera de este lugar", dijo en voz baja, con la voz temblando ligeramente mientras se sorbió la nariz y se llevó la mano a sus mejillas para eliminar rápidamente las lágrimas que ahora caían sobre su rostro. Me quedé en silencio, todavía en estado de shock en esta invasión de mi lugar. “Estoy asumiendo que sabes acerca de la puesta de sol…” dijo en voz baja. Abrí la boca para responder, el calor repentino llenando mi pecho al pensar en mi tiempo con Lauren y la idea de que alguien más ya conocía de la belleza de esta naturaleza. Pero mi respuesta no vino con la suficiente rapidez, mientras luchaba por encontrar las palabras por decir. “Está bien, no es necesario decir nada, yo comprend-” su voz finalmente dio paso a jadeos suaves. Mientras que yo no podía ver su rostro, pude ver su cuerpo temblar, y no pude evitar la sensación de empatía alcanzando mi mente. "Lo siento," ella empezó a sollozar. "Lo siento mucho…" Quería consolarla. Yo quería decir que estaba bien, pero no quería validar que todo lo que me habían hecho estaba bien.
Ella nunca había pronunciado una palabra. Ella nunca me había tomado el pelo. Ella nunca me había intimidado. Pero ella siempre estaba allí… siempre mirando… siempre permaneciendo en silencio mientras todos los demás se salían de la suya conmigo. Quería odiarla, pero nunca tuve la capacidad de odiar a nadie. Yo quería estar enojada con ella como si estuviera enojada con Cece… como si estuviera enojada con Chase… como si estuviera enojada con Lauren, pero no pude. Traté de reunir algún tipo de sentimiento de aversión, pero lo único que sentía era la necesidad de consolarla. La capacidad de perdonar era mi mayor defecto. O tal vez mi mayor fortaleza. Poco a poco me abrí paso hacia ella, sentándome no lo suficiente como para mantener el espacio personal, pero lo suficientemente cerca como para que pudiera sentir mi empatía.
"Es casi la hora", le dije, con la esperanza de que la suavidad de mi voz y la delicadeza de mis palabras pudieran calmarla.
"S-sí… He estado esperando todo el día", dijo con una risa suave. Nos sentamos en silencio, escuchando con atención mientras la maleza crujia detrás de nosotras y permitiendo que el viento nos roce suavemente la cara. Había tensión obvia entre nosotras, ninguna de las dos sabía qué decir a la otra. Pero a medida que el sol avanzaba lentamente hacia abajo, las aburridas aguas marrones se transformaron en un hermoso color ámbar, las dos nos lanzamos un suspiro de alivio cuando vimos la belleza desarrollándose.
"Yo la traje aquí… Me gustaría considerarla nuestra primera cita", le dije, la sonrisa en mi rostro en conflicto con los sentimientos de dolor, y el dolor se llenó en mi pecho ante la idea de Lauren.
"Estoy segura de que era realmente…"
"Romántico? Sí, supongo que lo era", suspiré.
"¿Cuánto tiempo ha estado ustedes dos… ¿sabes?" Pude sentir la incomodidad en sus palabras mientras trataba de digerir lo que fue nuestra relación… o lo que había sido." "Lo siento, sólo estoy tratando de llegar a un acuerdo con esto… de que ustedes dos son… ya sabes… "
"Está bien, lo entiendo. Estábamos saliendo durante un par de semanas, supongo."
"¿Y ahora?" Ella dijo, volviendo la cabeza y, finalmente, haciendo contacto visual conmigo.
"Ahora no estoy tan segura…" Me callé, tratando de reprimir el nudo que se estaba formando en mi garganta.
"¿Es por nosotros?", Dijo, la inestabilidad regresando rápidamente a su voz.
Tragué saliva lentamente, sin reconocer las palabras que salían de mi boca.
"Yo la amo… más de lo que jamás pensé que podría amar a alguien. Ella era la razón por la que podía despertar en la mañana e ir a la escuela y hacer frente a…" Hice una pausa, parando antes de que pudiera poner cualquier culpa a ella porque yo sabía que ella estaba haciendo eso por sí misma ya. "Ella era la razón por la que tendría esta estúpida sonrisa en mi cara todos los días. Ella era la razón por la que me sentía segura. Ella me hizo sentir que las relaciones podrían ser buenas… que las relaciones no siempre terminan rotas. Ella me hizo creer que podía amar y ser amada, y que ese amor puede superar cualquier obstáculo. Y eso es algo que nunca pensé que iba a creer. Es una locura cómo una persona podría hacer eso por mí…" Me callé. "Pero sólo hay tanto daño que alguien puede soportar antes de estallar," he terminado, las palabras que salieron de mi boca me asustaban.
"No sé con qué más ustedes dos han tenido que lidiar… Estoy segura de que ha sido mucho, y si estuviera en tu lugar, no sé si yo podría ser tan fuerte como ustedes dos probablemente lo han sido. Pero…"
"Pero, ¿qué?"
"Nada."
"¿Qué?"
"Creo que siempre supe que había alguien más. Ella comenzó a pasar menos tiempo con nosotros y cuando lo hacía, era con su teléfono, conuna sonrisa que nunca había visto en su rostro. Ella parecía estresada una gran parte del tiempo, pero también parecía feliz… un tipo de felicidad de,que yo sólo… No sé, era diferente. Con Chase, ella siempre estaba borracha, siempre acaba pasando por sus movimientos, pero sin emoción. Pensé que,eran sólo, ya sabes, amigos con beneficios, pero siempre le decían que él era,el hombre perfecto, y ella nunca iría a por él, ella simplemente se negó a salir,con él. Y voy a admitir que me sorprendió oír hablar de ustedes dos al principio, pero ella es una de mis mejores amigas… en realidad, ella es mi mejor amiga, que se ha estado conmigo a través de mis peores momentos. No estoy segura de cómo Cece va a estar, y, francamente, no lo ha recibido bien, pero si te sirve de consuelo, yo estoy ahí… ya sabes, para estar de acuerdo con esto. Quiero que sea feliz, y ella es feliz contigo”, terminó, y sentí a mis mejillas comenzar a temblar mientras trataba de reprimir las lágrimas que sabía que iban a venir. "Estoy segura de que esto es difícil, y mientras yo quiero que ustedes estén bien, no puedo hacer sugerencias acerca de algo que yo no sé en absoluto. Pero recuerdo que cuando yo estaba pasando por un mal momento con mi ex, Lauren dijo algo que nunca olvidaré. Ella dijo que ‘A veces cuando las cosas parecen como si estuvieran cayendo a pedazos, tal vez en realidad solo están cayendo en su lugar’."
Volví la cabeza para mirar a Jennel, y finalmente permití que las lágrimas cayeran de mis ojos. Ella me sonrió, sus ojos emitían una combinación de calor y la tristeza. Me mordí el labio, asentí con la cabeza hacia ella y miré de nuevo hacia el agua, viendo como las onzas finales de la luz del sol daban paso a la más radiante de las estrellas en lo que parecía ser una perfecta noche de otoño.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 28

Mensaje por Admin el Sáb Sep 10, 2016 7:51 pm

Every word is a curse let loose on me
Your mouth, it moves but fails to speak
And when you use your lips they better be on me

POV Lauren
Sus palabras tuvieron un efecto hipnótico sobre mí, tomando el control de mis pensamientos y emociones para que no tuviera otra opción… o pensara que no tenía otra opción… de unirme a ella para la cena. Me hundí en el asiento de peluche debajo de mí, apretando mis manos con torpeza y evitando la mirada para que mis ojos no se encuentren con los suyos. Pero ellos se clavaron en mí hasta que no pude resistir más.
"¿Por qué estás nerviosa a mi alrededor?", preguntó ella con una risita.
"Yo… yo no lo estoy" yo tartamudeaba de vuelta indicando claramente la falsedad de mis palabras.
"Bueno, no tienes que estarlo", respondió ella, con la lujuria llenando sus ojos. "¿No te gustan los tacos que pediste?" Cuestionó. Miré hacia abajo, asqueado ante la vista y el olor de lo que había delante de mí.
"Yo… yo no tengo mucha hambre", murmuré, un poco molesta de que el temblor de mi voz estaba traicionando la mentira que le había dicho muchas veces antes. De mala gana acurruqué mis dedos alrededor de la cáscara suave, lo acerqué poco a poco hasta mi boca y sin querer tomé un pequeño bocado del tamaño de un hámster.
"No vas a ser capaz de saborear lo bueno que es si tomas un bocado tan pequeño. Por Dios, cómelo, no te hará engordar", se rió, y yo empecé a odiar la forma en que, sin saberlo, expone uno de mis más grandes miedos.
Di otro mordisco un poco más grande, que era por suerte lo suficiente para satisfacer las necesidades de Kat, mi estómago gruñó cuando la comida se deslizaba por mi esófago a una velocidad extremadamente lenta. Los sentimientos familiares de náuseas llenaron mi cuerpo, alimentados por una combinación de nerviosismo de la situación y la ansiedad de los efectos de la comida sobre mi apariencia.
Me moví incómoda en mi asiento, preguntándome donde mis sentimientos por Kat se habían ido. Su presencia me volvió de nuevo a los días en los que no tenía ningún poder, ningún control sobre mis emociones. Su sola presencia probaba mi propia confianza hasta que mi autoestima lentamente comenzó a marchitarse. Ella no era nada como Camila. Camila me conocía… el verdadero yo… me ayudó a reconocer mi propio valor y abrazó mis defectos. Pensé que volver a ver a Kat inconscientemente provocaría intensos sentimientos que tenía por ella durante nuestra noche juntas, y por un momento, lo hice. Pero eso es todo lo que mis sentimientos eran… una simple chispa en comparación con el fuego en mi corazón que quema por Camila. De repente, quería estar en cualquier lugar menos aquí. Y ella también lo sabía.
"Vamos a salir de aquí, debo llevarte a casa… Cómo sabré si Meg o sus padres están en casa en este momento?" Preguntó.
"No lo sé. Sé que Meg tiene la práctica de animadora esta noche y mis padres suelen salir a cenar juntos por la noche", le dije, comprobando rápidamente mi teléfono y dándome cuenta de las cuatro llamadas perdidas y siete mensajes de texto frenéticos que mi hermana me había enviado en las últimas dos horas.
"Está bien… así que tal vez debería hacerte compañía, todavía pareces un poco aturdida y confusa", dijo con picardía, una sonrisa formándose lentamente por su rostro. Yo no quería estar con Kat pero tampoco quería estar al lado del plato de comida delante de mí, y no podía reunir la fuerza o la confianza para rechazarla. Así que, yo cumplí, escogí el menor de los dos males…
o eso creía yo.

POV Kat
Yo nunca le había preguntado si estaba viendo a alguien. El momento en que pregunté, fue casi como si todos sus pensamientos y remordimientos cayeron de su boca, encendiendo una tormenta de emociones que parecían escaparse de las profundidades de su alma y distrayéndola de sus pensamientos acerca de mí.
Camila esto. Camila aquello. Supuse que debía de ser algún capricho pero la forma en que ella dejaba de hablar de ella… rara vez tomando un respiro en medio de las oraciones. No estaba segura de si ella confiaba en mí lo suficiente como para hablar de sus problemas o si el nombre de Camila era simplemente una palabra de activación de esas emociones, pero cuando Lauren comenzó a quebrarse frente a mí, tuve una sensación inquietante de todo lo que Camila era y lo que estaba pasando entre ella y Lauren… no era sólo una aventura. Traté de ser simpática… para fingir que me importaba el dolor obvio que sus palabras reflejaban cuando ella habló acerca de algunas hogueras y Chase, pero lo único que podía pensar era en el aspecto que tenía frente a mí, la manera en que yo la quería, la forma en que debía tenerla.
Ella era diferente desde la primera vez que la vi. Parecía mayor… más impresionante. Me lamí los labios rápidamente y me mordí el labio inferior mientras mis ojos lentamente rozaron su cuerpo. Tenía más curvas de lo que recuerdo, y no podía dejar de pensar en cómo iba a reaccionar a mis manos explorando esas curvas. Me sentía hambrienta, y en el fondo de mi mente, mi lógica me decía que me calmara… me dijo que reconociera el dolor que la chica delante de mí estaba experimentando. Pero yo no podía reprimir los sentimientos de lujuria que tenía por ella. Nuestra primera vez juntas, yo tenía la fuerza de voluntad suficiente para pararme de ir más allá de sólo besarla. Empecé a cuestionar si podría convocar a esa misma fuerza de voluntad de este momento.
Ella no hacía contacto visual conmigo mientras hablaba, y no pude evitar sonreír ante el reconocimiento de que ella estaba nerviosa a mi alrededor. Supongo que tenía ese efecto en la gente.
Pero no siempre fui así, y en un momento dado, me acuerdo de estar en su lugar… tímida, insegura, y carecía de la confianza para abrazar mis propios sentimientos y deseos. Cuando Lauren admitió el impacto que nuestra noche juntas tenía realmente en ella, volvió a emerger recuerdos de la noche que cambió todo para mí… mi noche con esta chica Brenda, una chica unos años mayor que yo, que confirmó los sentimientos que siempre sabía que estaban allí, pero tenía miedo de admitirlo. Ellos eran los sentimientos que reflejaban mi propia sexualidad. Pero creo que nuestras vidas eran más que un ciclo. Brenda me hizo lo que le hice a Lauren. Por un breve momento, sus inseguridades sacaron mi cuenta, a la superficie de un lado de la vulnerabilidad que había intentado tan duro ir acumulando en el fondo de mi armario interior durante tanto tiempo. Pero me negué a volver a ese tiempo.
"Hey… hey, está bien", le dije, haciendo mi mejor esfuerzo para sonar como que me importaban sus problemas con Camila, mientras limpiaba una lágrima de su mejilla izquierda. "Sabes… todo sucede por una razón y tal vez ustedes dos no estaban destinadas a ser", dije en voz baja, inclinando la barbilla con el dedo índice para que ella me mirara, y con la esperanza de que ella creyera en las palabras que estaba ahora prácticamente predicando a ella.
"Tú no lo sabes…" ella gimió, los labios temblorosos… casi mendigando para conectarlos con los míos. Estaba tan perdida en el amor, tal vez si yo le recordaba cómo se sentía el besarme, volvería de nuevo a la realidad. Así que eso es lo que hice. En un rápido movimiento, acerqué su mejilla para que ella estuviera frente a mí por completo y luego llevé mis labios con los suyos. Podía sentir sus labios rápidamente tensos contra los míos. Ella debe estar nerviosa… al igual que la primera vez. Supongo que tengo que encontrar una manera de aliviar su miedo sin el tequila esta vez, me dije a mí misma, sonriendo ante la perspectiva del desafío. Pero antes de que pudiera intentar hacerlo, oí cuatro golpes rápidos contra la puerta principal.

POV Camila
Sólo habían pasado unas diez horas desde que me enteré de Chase y Lauren, y en esas diez horas, había pasado por una serie de emociones. Molestia. Traición. Los celos. Estas fueron las tres emociones que parecían tan ajenas a mí antes de mi tiempo con Lauren, y cuando el calor llenó mi pecho ante la idea de los dos besándose, no podía dejar de retorcerme de lo incómoda que me sentía con esta rabia inoportuna en el interior de mí. Pero pronto recibí consuelo en los sentimientos familiares de desesperanza que inundaron la totalidad de mi cuerpo para quitar el fuego que rugía dentro de mí.
Jennel me dijo que las experiencias de Lauren con Chase fueron sin emociones, que no eran más que una manera para que ella haga frente a la carga de su secreto. Sin embargo, yo había estado cansada de sentir mi corazón roto y reparado, destrozada y reparado.
El dolor por amor se había convertido en demasiado para lo que podía manejar, y pensé en la decisión de lo que me haría más daño - de continuar con Lauren o salir de ella. Yo estaba en conflicto, inclinándome hacia este último, pero todavía tenía que hablar con ella. Todavía tenía que darle la oportunidad de explicarse a sí misma y lo que pasó entre ella y Chase. Necesitaba escuchar lo que sea verdad o mentira saliendo de su boca porque de alguna manera, tenía que tomar una decisión acerca de nosotras, y yo necesitaba que ella fuera la de facilitar esa decisión porque yo sabía que no podía encontrar la manera de justificarlo yo misma. Necesitaba que me libere… porque sabía que al final, yo no sería capaz de liberarme.
Fue esta necesidad desesperada de respuestas que me trajeron a la puerta principal de su casa. No estaba segura si estaba. Nerviosamente llamé a la puerta y esperé hasta que escuché el arrastrar de los pies y el sonido de los dedos ante en el pomo de la puerta en el lado opuesto.
Cuando abrió la puerta, me quedé confundida ante los ojos azules que me miraban. Ella parecía tan confundida como yo, pero me di cuenta rápidamente de quién era. Me preguntaba si mis creencias eran correctas, pero era exactamente como Lauren la había descrito, su cabello oscuro, ojos penetrantes, y la confianza obvia en ella eran rasgos más definidos.
"Camila" Lauren gritó desde el sofá, una expresión de puro shock cubría su rostro.
"Oh… así que eres Camila?" Dijo ella, con una expresión decidida en su rostro. No estaba segura de por qué o cómo, pero ella parecía saber exactamente quién era yo. Le había Lauren hablado de mí? Cuestioné. Aunque Lauren lo hiciera, no parecía como que a Kat le importara mucho.
"Estamos un poco ocupadas ahora…", dijo, agarrando el dobladillo de sus pantalones vaqueros de una manera seductora. Había un aire de autoridad que irradiaba a través de sus ojos, ella dio un paso atrás y miró a Lauren, que estaba haciendo su camino hacia la puerta. Cuando Lauren llegó a la puerta, Kat la tomó de la mano rápidamente. Estaba claro que Kat estaba marcando su territorio… o lo que ella pensaba que era su territorio.
Me sorprendió que no me sentía celosa o enfurecida de que ella estuviera aquí con Lauren después de lo que había pasado con Chase. Tal vez fue la mirada de tristeza que sangraba por los ojos aturdidos de Lauren que pasaron de mí y luego al suelo.
Tal vez fue la forma en que poco a poco se esforzó por quitar su mano de Kat… del agarre que asumí que Kat tenía sobre ella. Tal vez fue la manera en que ella con nostalgia, pero con cansancio, susurró las palabras familiares,
“Camila no es lo que piensas…”, esperando que sus palabras reflejaran la verdad de sus sentimientos y me traigan de vuelta a ella. Tal vez fue el hecho de que podía leer sus emociones tan fácilmente, y que sólo yo sabía dónde estaba su corazón.
Yo la quería a ella y la quería de vuelta. La certeza de que el sentimiento era mutuo llenaba el aire mientras las palabras de Jennel resonaron en mis oídos: “Ella parecía estresada una gran parte del tiempo, pero también parecía feliz… un tipo de felicidad de que yo sólo… No sé, era diferente.Quiero que sea feliz, y ella es feliz contigo”
¿Por qué debes luchar por alguien que no ha luchado tan duro por ti? Fue el pensamiento de que se infiltró en mi subconsciente cuando recuerdos de las burlas de sus amigos, su consumo excesivo de alcohol, su desesperación por esconder su secreto, y su conexión con Chase llenó mi mente.
Pero ese pensamiento rápidamente se desplomó cuando un sentido de claridad llenó mi mente y mi corazón. Ella se resistió. Luchó todos los días contra lo que ella más temía… sus amigos, su familia, ella misma … pero no pude realmente verlo entonces porque nunca pensé que era suficiente. Pero cada combate tiene un peso diferente para cada persona, y los obstáculos en que se vio obligada a dar cara parecían, a veces, como si la tragaran. Buscó con intensidad en el núcleo de su ser para combatir sus demonios íntimos… los demonios qué ella juró que nunca serían desatados… ella dio un salto de fe por mí. Todo hasta este punto ha sido un desafío de su fuerza, pero cada vez, ella volvía a luchar por mí. Esta fue también una prueba de la fuerza de nuestro amor. Y nuestro amor era fuerte. Más fuerte que esto. De repente sentí esa necesidad de luchar de nuevo por lo que yo había estado tan acostumbrada a luchar.
Sobre la base de la expresión en el rostro de Kat, estaba segura de que no me tomó como una amenaza. Ella y Lauren tenían historia… o al menos una historia fugaz que tuvo un impacto significativo sobre Lauren para llegar a un acuerdo de quien era. Pero ella no me conocía ni lo que era capaz. No sabía cuánto Lauren y yo habíamos superado para llegar a este punto. Ella no era consciente de la capacidad de recuperación o la profundidad de nuestros sentimientos por la otra. Probablemente pensó que era sólo un romance fugaz. Probablemente ella vio mi pequeño y delgado cuerpo y pensó: “Yo podría manejarla” No sabía que mi pasión, mi terquedad y mi inquebrantable necesidad de luchar por el corazón que sabía que pertenecía a mí todo el tiempo.
Ella me subestimó… y ese fue su mayor error.


Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 29

Mensaje por Admin el Sáb Sep 10, 2016 7:52 pm

I’ve been beaten down, I’ve been kicked around,
But she takes it all for me.
And I lost my faith, in my darkest days,
But she makes me want to believe.
They call her love, love, love, love, love.
They call her love, love, love, love, love.
She is love, and she is all I need.

POV Camila
La sonrisa de suficiencia en su rostro y la creencia evidente de que Lauren era de ella hizo que mi corazón latiera al ritmo de una ametralladora de fuego rápido. Podía sentir la sangre por mis venas cuando cuerpo comenzó a vibrar.
Mis mejillas se volvieron enrojecidas, tratando desesperadamente de emitir el calor que inundó mi cuerpo y reflejar la rabia que sentí desde el centro de mi ser. Los celos… era una sensación de que me había ahogado e ignorado durante semanas cuando yo estúpidamente trataba de abrazar el papel de pacifica. Fue un papel que adopté a temprana edad la primera vez que mi padre explotó en ira contra mi madre. Alguien tenía que mantener un cierto sentido de la armonía… no importa cuán superficial o falsa pude haber sido.
Y he intentado tan duro por mantenerse ecuánime, para evitar la confrontación, por lo que no iba a ser un clon de mi padre. Pero ¿en qué momento se decide que ya es suficiente? ¿En qué momento te das cuenta de que algo vale la pena luchar? Desafortunadamente para Kat, ella sería objeto de mi ira proyectada contra Chase, Cece, mis padres y la sociedad.
"¿Sabes quién soy no es así?," le dije con los dientes apretados, mis manos empezaron a temblar, esperando por liberar la adrenalina que corría por mis venas.
"Camila ¿no? Sí, creo que Lauren te pudo haber mencionado de pasada," ella sonrió, añadiendo una risita engreída obviamente forzada al final. Mis ojos se dirigieron a Lauren, que estaba detrás de Kat, abriendo la boca y color rojo drenando lentamente su cara.
"C-Camila…" Lauren luchó por decir sin que las palabras queden atrapadas en el fondo de su garganta mientras las lágrimas comenzaron a formarse en sus ojos.
"Está bien Lauren, lo sé", le dije, poniendo un dedo hacia arriba y fijando mis ojos de nuevo a Kat.
"Guarda la mierda Kat. Tú sabes exactamente quién soy. Pero, si por alguna razón, tienes amnesia, soy la novia de Lauren", le dije, mi voz cada vez un poco menor en el tono, la ira en mi pecho ahora vibrando a través de mis palabras.
"Novia ¿eh?" Ella dijo, girando las comisuras de los labios ligeramente hacia abajo de una manera exagerada. "Lauren, me esperaba algo mejor…" se fue apagando.
Pude ver el trance de la incredulidad en que Lauren estaba mientras se esforzaba por anticipar la dirección que esta ‘discusión’ tomaría. Yo estaba igual de miedosa de donde mi propia ira me llevaría. Aspiré una respiración profunda y exhale en lo que terminó en una carcajada burlona.
“Tu sabes, tengo que agradecerte Kat. Tu ayudaste a Lauren a llegar a un acuerdo con quien era. Estoy segura de que infla tu ego el saber que pudiste hacer eso por darle algunos tragos de tequila y dejar al descubierto su vulnerabilidad de estar en un nuevo ambiente de fiesta. Pero que pasó después de ese momento, Kat? Ha sido hmmm… ¿cuánto tiempo desde que te ha visto?” Cuestioné, levantando las cejas y permitiendo una sonrisa natural formarse en mi cara mientras Kat comenzó a reducir sus cejas. "Felicitaciones por llevar a Lauren en este camino, estamos increíblemente taaaaaan en deuda contigo… estoy segura que alimenta tu ego", le dije, un aire de sarcasmo inesperado atando mis palabras. "No estoy muy segura de cuáles son nuestras intenciones, pero por desgracia para ti, tengo una cosa que nunca fuiste capaz… y nunca vas a ser capaz de obtener… El corazón de Lauren", llegué a la conclusión, lentamente arrastrando mis ojos de Kat asombrada a los ojos de Lauren. La sonrisa que iluminaba su rostro e irradiada a través de sus ojos era una que yo había dejado de ver. La satisfacción de saber que mi propia fuerza y convicción podrían causar que alimente mi fuego me dieron la confianza necesaria para hacer frente a lo que viniera después.
Los celos y la vergüenza pueden hacer que alguien haga cosas inesperadas. Esto se mantuvo con las palabras que acababan de salir fuera de mi propia boca. Pero también era cierto para Kat. Parecía como si hubiera ocurrido en cámara lenta. Su cuerpo se volvió hacia Lauren, cerrando la brecha entre las dos. Llevó una mano hasta el pálido cachete izquierdo de Lauren y la otra en su cadera derecha, tiró de Lauren en el más forzado de los besos. Pude ver los músculos en el cuello de Lauren y su rostro tenso mientras sus labios se conectaban con los de Kat. Ella se llevó las manos a la cara de Kat forma rápida para empujarla lejos. Yo estaba en shock puro mientras veía lo que se desarrollaba. Fue el gemido de Lauren lo que me trajo de vuelta a la realidad… la realidad de que tenía que proteger a mi novia.
Fuego y rabia infiltraron mi cuerpo cuando agarré la muñeca de Kat y ella se volvió hacia mí. Agarrando el tejido en el hombro de su camisa, la acerqué a mí para que ella se viera obligada a mirarme directamente a los ojos.
“No deberías haber hecho eso”, le escupí tirando de mi mano derecha de nuevo en un intento de hacer realidad se sienta el dolor emocional que ella había causado a Lauren. Pero antes de que mi mano pudiera hacer contacto con su rostro, sentí unos dedos fríos abrochar alrededor de mi muñeca.
Dándome la vuelta rápidamente, me encontré cara a cara con un par de ojos verdes familiares. Pero no eran de Lauren.
"Aléjate de Kat", dijo Megan lentamente mientras me tiró lejos de mi adversaria y llevó el resto de su cuerpo a través de la puerta principal, que había quedado entreabierta durante esta terrible experiencia.
"Meg! No es Cami-"
"Estate tranquila Lauren", dijo Megan, su ira dominando la mía mientras dejaba caer su bolso de animadora en la puerta. Ella avanzó hacia mi dirección, pero sus ojos no hicieron contacto con los míos. Y ellos no hacieron contacto con los de Lauren. Llevaban la vista en Kat.
"He oído los rumores. Y Sam me dijo más tarde esa noche porque no podías mantener tu culo borracho tranquilo. Aprovechándote de mi hermana? Tienes suerte de que Sam me tranquilizó, porque yo estaba lista para acabar con la mierda de ustedes esa noche. Y tienes mucha, mucha puta suerte de que no vas a mi escuela, Kat. Oré por tu bien que nunca te volviera a ver, pero aquí estás… en mi casa haciendo la misma maldita cosa que hiciste un año tras"
"Meg, relajate, no es lo que parece", dijo Kat con voz temblorosa, su confianza rompiendose en presencia de Megan.
"Relajarme?! No me digas que me relaje. ¡Fuera de mi casa!", Meg gritó, agarrando el brazo de Kat y sacándola por la puerta principal. Pasando rápidamente, se dirigió de nuevo a la puerta del frente, murmurando un casi inaudible "eres tan jodidamente afortunada de que tenga autocontrol." Pero cuando miró hacia arriba para ver la naturaleza frágil de Lauren y la ira que se manifestó en mis propias mejillas encendidas, ella debe haber cambiado de opinión. Volviéndose hacia Kat, rápidamente levantó una mano y la conectó con el lado derecho de la cara de Kat en una bofetada que reflejaba la fuerza con la que Lauren había abofeteado a Cece “Si te vuelvo a ver de nuevo, es mejor creer que la próxima vez será mi puño contra tu mandíbula. Ah… y eso iba por Camila”, terminó antes de caminar hacia la puerta principal y cerrándola de golpe. Con un suspiro de alivio, Meg me miró y luego a Lauren. “Estaba preocupada por ti Lauren! No vuelvas a hacer esa mierda de nuevo!” Dijo ella con voz temblorosa, tirando de Lauren en un abrazo desesperado. “No hagas esa mierda ¿vale?” Dijo ella en voz baja, con la voz quebrada mientras comenzaba a soltar lágrimas que nunca me esperaba que iba a ver poco después de su enfrentamiento con Kat.
"No lo haré…", dijo Lauren débilmente, mientras ella se separó de Meg, que todavía trataba desesperadamente de aferrarse a ella. "Camila…", dijo, luchando por abrirse paso hacia mí. "Chase… Kat… ellos no signi-"
"No tienes que decirlo. Lo sé", dije, mientras me dirigía hacia ella, colocando suavemente mis manos en sus caderas para mantener el equilibrio de su cuerpo tembloroso. Llevé mi mano hasta su cara y lentamente aparté un mechón de pelo y lo metí detrás de su oreja. "Yo sé dónde está tu corazón", le susurré mientras llevé mis labios con los suyos. La suavidad de sus labios envió una sacudida que me recorrió la espalda. La delicadeza de nuestro beso hizo que mi corazón se acelere de nuevo. Su respiración se hizo más audible mientras profundizaba el beso, agarrando mis caderas en lo que parecía un intento desesperado por mantenerme cerca de ella. Y yo no quería que ella me soltara nunca.
Fueron estos sentimientos de amar a alguien tan profundamente, tan infinitamente, que había querido y necesitado. Estos fueron los sentimientos que yo había decidido, a través de mi encuentro con Kat, que yo daría todo para mantener y proteger. Los pensamientos se agolpaban en mi cabeza con el impacto que Lauren ha tenido en mi vida, y de repente sentí leves punzadas de molestia mientras luchaba por encontrar las palabras para explicarle lo mucho que significaba para mí. Necesitaba que ella supiera lo que estaba en mi mente, pero necesitaba tiempo para poner mis pensamientos.
"Lauren, tengo que ir a casa muy rápido", le dije en voz baja, al ver cómo sus dedos agarraron mis caderas apretando después de que dije la palabra ‘Ir’.
"No me dejes", gimió ella, las lágrimas derramándose por sus mejillas mientras trataba de limpiarse las mejillas. "No puedo permitir que me dejes otra vez… No voy a dejar que te vayas," ella empezó a llorar, la desesperación, la vulnerabilidad y el dolor ataban sus palabras. Hice una pausa por un momento, apoyé la frente contra la de ella, y cerré los ojos.
"Entonces ven conmigo", le susurré.
"Está bien", dijo ella tímidamente.
"Nunca te dejaré ir", le dije, antes de colocar un beso en su frente.
20 minutos más tarde
Escuché a la inhalación y la exhalación constante de su respiración mientras ella descansaba junto a mí. La casa parecía un poco menos vacía con ella allí, y no pude evitar sonreír ante el efecto que su presencia tuvo en mí. Su cuerpo se estremeció y se puso tenso en ocasiones, y cada momento, yo había atado mis dedos con los de ella o pasado mis dedos por su pelo para asegurarle que yo todavía estaba aquí junto a ella.
Deslice mis dedos de su mano, abrí mi laptop y suspiré con un nudo en mi garganta. Estaba a punto de derramar mi alma en este ordenador con la esperanza de que pronto, Lauren pudiera despertar, leer, y entender exactamente lo que sentía por ella. Tomando una respiración profunda, pasé los dedos por el teclado y deje que guíe mi corazón a mis palabras.
Querida Lauren, Golpeado, maltratado, con moretones. Mi corazón estaba a una pulgada de su vida, bombeaba sólo para la supervivencia. Vi como todo el mundo a mi alrededor vivía y abracé este entusiasmo por el amor que nunca pude entender. Ellos amaban una vez… dos veces… tres veces, un ciclo sin fin de posibilidades, y yo oraba por que un día por lo menos pudiera sentir la chispa que encendía las llamas de la infinita pasión ardiente de los demás. Me resigné a la idea de que yo nunca podría sentir la verdadera profundidad del amor, un concepto indefinible que abarcó una amplia gama de sentimientos que nunca iba a llegar a experimentar. Euforia, el dolor, la pasión, el sufrimiento, la nostalgia, la tristeza, la alegría. No podría bromear sobre la profundidad de estos sentimientos, obligada a sacar mis emociones a la monotonía de la vida cotidiana. Pero entonces entraste a mi vida. Fue un inesperado giro del destino lo que nos unió. Desde el momento en que pusiste los ojos en mí, mi corazón te perteneció, sin embargo, traté de luchar contra esta toma de conciencia… traté de fortalecer frenéticamente las paredes que había puesto por años por temor a que yo, por primera vez, pudiera sentir algo real y perdería el control de amor. Fueron tus ojos, tu sonrisa, tu ternura, y el saber que tú también estuviste rota como yo que me sacaron de mi propia oscuridad. Y pude ver a través de las barricadas que se habían construido alrededor de tu corazón. Nadando a través de la fachada de la felicidad de haber salido a los demás, me encontré con el dolor y desesperación que tú también hubieras intentado desesperadamente esconder lejos en las profundidades de tu alma. Por alguna razón, esta solidaridad me hizo creer que a través de este dolor, podríamos encontrar una forma de repararnos la una a la otra. Y tenía razón. Por primera en mi vida, cuando se trataba de amor, yo tenía razón. Fueron las palabras que nunca pensé que iba a escuchar las que hicieron que mis paredes se derrumbaran. "Yo te voy a mostrar lo que es el verdadero amor," tú dijiste, la convicción en tu voz resonando en mis oídos mientras las lágrimas comenzaron a manchar mis ojos y mi corazón comenzó a latir un poco más rápido. En ese momento, di todo de mí misma para que saliera bien, pero resultaba difícil de creer que yo era merecedora de este amor. Podía verlo en tus ojos, a partir de ese día en adelante, hiciste tu misión para demostrar lo contrario. Y a pesar de que tu voluntad se puso a prueba continuamente… a pesar de que te dabas de baja tantas veces… siempre regresaste a luchar por mí. La sociedad dijo que nunca podríamos estar juntas. Los elementos de un romance prohibido y nuestro propio pasado, que se define por el dolor, la angustia, y aflicción, eran los obstáculos que se empujaron en nuestro camino para probar la fuerza de nuestra resistencia. Y como desenredar las telarañas que han pasado años formándose, las webs que se suponen que deben protegerte del dolor sin fin y la vergüenza que esperaba aguantar… se supone que debe enmascarar cualquier sentimiento de vulnerabilidad que se puede encontrar a partir de la base de tu ser, puedo ver el verdadero tú… y el verdadero tú es hermoso. Con cada obstáculo, luchamos sólo para avanzar en el agua, pero nos peleamos, no obstante, por el corazón frágil que prometimos… que juramos… podríamos cuidar y proteger. Y vamos a seguir luchando con la esperanza de que podamos, algún día, ser capaces de mostrar la gratitud infinita que sentimos desde que recibimos el regalo más preciado de todos: la capacidad de amar y ser amado. Lauren, estas dos palabras a menudo significan tan poco para las personas que lo toman por sentado. Lanzado alrededor tan casualmente, muchos no entienden el verdadero significado de lo que abarcan estas palabras. Muchos, van a usar esas palabras para hacer que suenen como una sensación más de lo que realmente lo son. Pero para mí, estas palabras nunca serán suficientes para explicar lo mucho que significas para mí y lo mucho que quiero luchar por tu corazón. Pero, independientemente, lo diré, a sabiendas de que serás capaz de ver que con cada centímetro de mi cuerpo, mi mente, mi alma, mi corazón… Te Amo. - Camila


Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 30

Mensaje por Admin el Sáb Sep 10, 2016 7:52 pm

I know you got your wall wrapped all the way around your heart
Don’t have to be scared at all, oh, my love
But you can’t fly unless you let yourself,
You can’t fly unless you let yourself fall

POV Camila
Apoyé la espalda contra la puerta fuera de mi habitación mientras esperaba que ella leyera mi carta. Me di cuenta por los estornudos cortos y respiración pesada que estaba luchando por contener las lágrimas… seguía luchando contra sus emociones que indicaban completa vulnerabilidad. Suspiré y cerré los ojos. Ella nunca fue de llorar mucho… o por lo menos delante de mí. En el fondo sabía que era porque se había condicionado a sí misma para reprimir las emociones de dolor y daño. Era un mecanismo de defensa, muy probablemente una manera para ella de hacer frente a la carga de esconder tantos secretos… de ocultar su verdadero yo. Era una pared que había estado construyendo durante años, pero esperé pacientemente a que la pared baje. Y cuando lo hizo, me permitió ver su verdadero “yo”. Era el lado vulnerable que sólo quería a alguien para levantarla cuando se caiga … sólo quería creer que, por una vez, ella podría amar y ser amada, y que ese amor podría servir como un amortiguador fuerte y lo suficientemente resistente como para protegerla de la crueldad del mundo exterior.
"Camila …" su voz se quebró cuando me llamó débilmente desde el interior de mi habitación. Rápidamente abrí la puerta y de inmediato hice contacto visual con ella. Le temblaban las manos mientras cerraba mi laptop y lo colocaba detrás de ella, un ligero temblor que reveló su lucha para contener los sentimientos. Ella rompió el contacto visual conmigo y bajó la mirada hacia su regazo mientras poco a poco me abrí paso hasta el borde de la cama donde estaba sentada. Coloque un dedo debajo de su barbilla, levantando su cabeza para que sus ojos se encontraran con los míos.
"¿Por qué te detienes?", Le pregunté en voz baja.
"No sé …", respondió ella, apagándose. Coloqué un suave, pero profundo, beso en los labios, temblando involuntariamente mientras llevó las manos a mi cara. Sus labios temblaron contra los míos. Esta traición del cuerpo desde la mente la llevó a romper el beso rápidamente.
"Lauren …" empecé a decir, mientras negaba con la cabeza ligeramente y mordía el labio. "Lauren … has tenido que lidiar con tanto … hemos tenido que lidiar con tanto. Y has sido tan increíblemente fuerte … pero ¿quién va a ser fuerte para ti cuando estés sufriendo? " Dije en voz baja. Permaneció en silencio, pero sus ojos se empezaron a ampliar al reconocer la familiaridad de mis palabras "Déjame estar aquí para ti. Por favor… " terminé. Ella respiró hondo y las lágrimas comenzaron a formarse en sus ojos. Inclinándose hacia mí para que su cara esté enterrada en mi hombro, su cuerpo empezó a temblar, lo que lleva al llanto suave, casi inaudible. "Déjate llevar … No voy a permitir que te caigas", le susurré, envolviendo mi brazo alrededor de ella y trayéndola más cerca de mí..
Era como la calma que tiene el océano después de un tsunami inesperado, cuando finalmente ella se libera de años de lágrimas, dolor y angustia. Sus gritos se convirtieron rápidamente en sollozos, mientras sus dedos se cerraron contra mi espalda y agarró desesperadamente a mi camisa. Podía sentir las lágrimas cayendo suavemente en mi cuello… primero una… luego dos… y luego un río de lágrimas humedeciendo mi piel. Fue entonces cuando me di cuenta de que ella realmente había dado todo de sí misma para mí. Había dejado al descubierto la parte de ella que estaba oculta y rota. Era la cara que yo sabía que ella había jurado no volver a mostrar a nadie … sólo dejando a la gente a asumir, o al menos la esperanza, de que ese lado de ella existía en algún lugar de las profundidades de su alma.
Apoyé la barbilla en la parte superior de su cabeza y traté de calmar mi corazón acelerado de modo que pudiera proporcionar una cierta sensación de calma cuando sus emociones se dispararon fuera de su cuerpo. Cinco minutos se volvieron diez, diez se volvieron quince, quince se volvieron veinte años, y todavía ella lloraba en mis brazos. Un nudo se formó en mi garganta y apreté los ojos con fuerza para evitar que mis propias lágrimas se formaran. Lo que hizo que mi corazón doliera más no era que ella estaba llorando, sino que había estado sin llorar por tanto tiempo; que se había obligado a sentir tan entumecida por dentro que no podía encontrar la manera de sentir la naturalidad de la herida, y que no tenía a nadie en su vida que podía asegurarle que, aun cuando mostró vulnerabilidad, ella era todavía fuerte.
No estoy segura de cuánto más tiempo pasó hasta que las lágrimas se detuvieron. Ella lanzó un profundo suspiro final y lentamente levantó la cabeza para que sus hinchados y vidriosos ojos se encontraran con los míos. Le limpié una lágrima perdida de su mejilla y metí los mechones de pelo detrás de la oreja, traté de forzar una sonrisa tranquilizadora en mi cara.
"Gracias," susurró ella, frunciendo los labios y la curva de los bordes de su boca ligeramente arriba.
"¿Por qué?" Le susurré, moviendo la mano para entrelazar mis dedos con los suyos.
"Por ayudarme a sentir de nuevo", terminó, un ligero temblor regresó a sus mejillas. Pero ella no lloraba de nuevo. Estaba sin lágrimas.

POV Lauren
Al mirar a los ojos a Camila, no podía evitar perderme aún más en ella. Ella era paciente mientras yo tropezaba a través de los acontecimientos de las últimas semanas. Cuidaba de mí mientras yo cometía errores y trataba de encontrar mi camino. Fue mi gracia salvadora cuando el mundo parecía derrumbarse a mí alrededor. Ya no creía que su existencia en mi vida … la forma en que nos conocimos, la forma en que me enamoré… fuese por casualidad. Ahora, sólo podía describir las circunstancias como el destino. Había una razón por la que llegó a mi vida… para mostrar y poner a prueba mi fortaleza y fuerza de voluntad. Pero lo más importante, para mostrarme que el amor existe para alguien como yo … alguien para quien las cartas se apilan en su contra por la sociedad y que cree que el amor nunca viene a mi manera, porque tenía demasiado miedo de mostrar mi verdadero yo. Pero ella insistió, y rompió esas barreras para llegar a mi corazón.
" Hey… " dijo con una sonrisa, su se elevó a un tono más alto y las palabras más simples parecían tan delicadamente dichas.
"Hey ", le respondí con un tono similar.
"Me gustas Lauren " dijo con una sonrisa tímida . No podía luchar contra la sonrisa que se formó en mi cara mientras inclinaba mi cabeza y respondía:
"Supongo que me gustas también, Camila." Se encogió de hombros y se rió con una tímida sonrisa formada en su cara.
"¿En serio?! Nunca supe"
"Oh, cállate", le dije , en broma empujándola antes rápidamente tirando de ella en un abrazo. "Te amo infinitamente Camila", le susurré en su cuello. "Y yo no puedo creer que ibas a darle una cachetada a Kat. ¿Sabes lo… lo caliente que era ?", Le dije , rompiendo el abrazo y colocando mis manos sobre sus hombros. Fruncí mis cejas y sonreí . "Nunca esperé que hagas eso"
"Sí, bueno… yo no me lo esperaba tampoco, pero ella lo habría merecido. Eres mía", dijo con convicción. Mi corazón empezó a correr cuando ella dijo estas últimas palabras . Eres mía .
"Y tú eres mía", le contesté con certeza. De repente Camila se echó a reír. “¿Qué? ¿Por qué te ríes?“, Le dije con irritación fingida.
“No lo sé… la imagen de panqueques con pedacitos de chocolate acaba de llenar mi mente y yo quería tratar de hacer un panqueque con cara sonriente para tí. Sé que es tarde, pero ¿has cenado ya?“ Antes de que pudiera llegar a una mentira, la verdad cayó de mi boca.
“No”, le respondí con honestidad, con el tiempo lamentando la forma en que mis momentos de vulnerabilidad me habían preparado para lo que vino después.
"Está bien, genial, voy a hacerte un panqueque sonriente. No he tenido esos desde… "se fue apagando, pero rápidamente negó con la cabeza y continuó. "¿Quieres uno o dos? En realidad nunca he hecho un panqueque sonriente antes, pero mi mamá solía-"
" Camila no tengo hambre ", le dije rápidamente, interrumpiéndola. Su boca se forma en un pequeño círculo mientras su mandíbula empezó a moverse un poco … pero las palabras no salieron. Era una mirada de ligera decepción, y de inmediato me sentí culpable de causar esos sentimientos, sobre todo después de lo que había sucedido el día de hoy. "Lo siento Camila… quizás otro día", le dije, sabiendo, o al menos con la esperanza, de que no habría otro momento.
"Umm… bien", dijo ella en voz baja. Ella respiró, y su boca se movía vacilante mientras levantaba su mano levemente y su dedo índice, pero una vez más, ninguna palabra salió. "Umm… Lauren…", dijo, y pude oír su respiración volverse más intensa. Ella tomó otra respiración profunda.
"Umm…"
Una parte de mí quería preguntarle qué pasaba por su mente, pero en el fondo , creo que ya lo sabía. Y en el fondo, yo había temido las palabras que ahora podía escaparse de su boca.
“Lauren… por favor no te enojes , pero… ¿por qué no comes cuando estás conmigo?” Sus ojos se dirigieron a diversos lugares a través de la sala, ahora evitando el contacto visual conmigo, finalmente su mirada cayó al suelo, mientras jugaba con el lazo del pelo alrededor de su muñeca . De repente me sentí molesta… no… asustada. ¿Cómo pudo siquiera darse cuenta de eso? Yo había sido tan buena en ocultar mis tendencias… o tal vez mis amigos y familiares simplemente no eran tan perceptivos… o no les importaba serlo.
“Camila , ¿qué estás tratando de decir?“, Le pregunté, una ira no deseada llenaba mi voz y de repente me puse instintivamente a la defensiva .
“No estoy tratando de decir nada Lauren… Es que… me di cuenta de que no has estado comiendo a mi alrededor y me estoy… Sólo estoy preocupada”, balbuceó .
“Bueno, necesitas sacar ese pensamiento fuera de tu cabeza” le solté de nuevo .
Vi sus ojos caer mientras torpemente cambiaba su peso de una pierna a la otra. En el fondo, una parte de mí quería decirle… quería compartir mis luchas. Ella era la única persona que sabía todo de mí… o casi todo. Ella era la única persona en la que realmente podía confiar. Pero admitir secretos que has intentado tanto tiempo y gastado tanta energía tratando de esconder… secretos que ahora se han convertido en una parte de quién eres… nunca es fácil. Yo quería decirle. Tenía que decírselo. Pero no me atrevía a hacerlo.

POV Camila
De repente me sentí culpable por preguntar a Lauren acerca de sus hábitos alimenticios, pero la idea había estado en el fondo de mi mente desde hace semanas. Su airada reacción inmediata a mi pregunta parecía confirmar mis temores , pero no me atreví a ser más directa de lo que pensé que ella estaba siendo. No quiero que me aleje. No quería molestarla. Pero más importante, no quiero que piense que voy a juzgarla.
Mi corazón empezó a correr mientras deseaba desesperadamente que pudiera retroceder el reloj a la simplicidad de nuestro tiempo juntas hace instantes. Pero la lógica sustituye la emoción, y me di cuenta de que si Lauren estaba tratando con el tema pensé que era, que tenía que hacer algo al respecto. Esta era su salud, ésta era su seguridad, ésta era su vida. Me prometí a mí misma que iba a protegerla… que iba a mantenerme fuerte para ella cuando no pueda encontrar su propia fuerza… que iba a luchar por ella cuando no pueda luchar por sí misma. Este momento fue otra prueba de esa promesa.
"Lauren… te quiero. Y quiero que seas capaz de hablar conmigo-"
"No Camila, yo no puedo creer que creas que tengo una… " se fue apagando y las palabras quedaron atrapadas en su garganta. El silencio llenó la sala y pensamientos nerviosos de cómo proceder llenaban mi mente. De repente, un recuerdo que una vez parecía tan distante inundó mi mente.
“Lauren… recuerdas cuando estábamos en mi habitación hace unas semanas… estabas sentada en el mismo lugar… tratando de encontrar una manera de decirme acerca de tu secreto? Y yo dije, ‘Lauren, yo sé lo que estás tratando de decir, pero también sé que no puedes decirlo francamente. Sé que las palabras que quieres decir probablemente te aterrorizan. No es necesario fijar una etiqueta, pero creo que es importante que seas honesta contigo misma…“ Hice una pausa, permitiendo que la memoria se hunda en la propia mente de Lauren. Ella permaneció en silencio, así que continué. "No quiero hacer suposiciones… y yo no quiero que nunca sientas que yo te juzgaré porque amo cada parte de ti. Cada… parte… de ti… " repetí lentamente. "Pero también hice una promesa que iba a mantenerte a salvo, que te proteger-"
"Camila, detente! ¡Estoy bien!" De repente ella respondió con enojo. Podía oír un ligero toque de pánico en su voz mientras caminaba furiosamente hacia la puerta de mi dormitorio, la abrió, y caminó por el pasillo hasta el cuarto de baño. Cuando la puerta se cerró de golpe, incliné la cabeza hacia atrás y cerré los ojos.
Yo estaba petrificada de perder su confianza… asustada de decir algo equivocado. Quería estar allí para ella, pero sabía que, aunque podría proporcionar apoyo, tal vez no era yo quien realmente podría ayudarla. Una idea apareció en mi cabeza, rápidamente saqué mi teléfono celular, hice clic en mi contacto arriba, y marqué su número. Contuve la respiración, rezando para que contestase.
"Camila? Oh, gracias a dios Camila! Estábamos preocupados por ti porque no estabas en el almuerzo, pero nos dimos cuenta de que tal vez estabas enferma o algo así y no queríamos molestarte y -" Sonreí mientras divagaba. "Pero mierda santa, también Jordan consiguió una D en uno de sus exámenes, y como nunca sucede, estaba tan enojada. Tendrías que haber visto la expresión de su cara. Se puso roja, como… de color rojo sangre. Fue muy divertido y… espera… Estoy divagando y estoy siendo grosera. Dejame empezar de nuevo. Hey Camila, ¿cómo fue tu día?", Me reí, pero mi risa era inestable y mi respiración era pesada. Era todo lo que necesitaba escuchar para saber que algo andaba mal. "Camila… ¿qué pasa?" Preguntó consternada.
"Abby, se trata de Lauren… necesito tu ayuda."

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 31

Mensaje por Admin el Sáb Sep 10, 2016 7:53 pm

And it’s dark in a cold December
But I’ve got you to keep me warm
If you’re broken I will mend you
And I’ll keep you sheltered from the storm that’s raging on now

POV Lauren
Apoyé la cabeza contra la pared, mientras estaba sentada en el frío, suelo de baldosas del cuarto de baño de Camila con mis rodillas tirado profundamente en mi pecho. El silencio llenó el aire y me pregunté qué estaba pensando Camila… lo que iba a terminar haciendo después de que salió de la habitación. Todo era tan perfecto antes. Bueno… al menos tan perfecto como podría haber sido. Ella me había concedido otra oportunidad para cuidar de su corazón. Ella me había sostenido en sus brazos mientras derramaba muchos años de lágrimas guardadas. Ella me había provisto de un sentido de seguridad y protección que había anhelado durante tanto tiempo. Pero ahora que mi secreto final quedó expuesto, Desesperadamente traté de luchar contra la rabia y el agotamiento mental que de repente abrumaba mi cuerpo.
Poco a poco levanté la mano derecha de modo que estuviera a la altura de mi pecho y miré con disgusto como se sacudía y temblaba. Cuanto más trataba de estabilizarla, más energía drenaba fuera de mi cuerpo. Suspiré con frustración al contemplar si el temblor era de mi falta de comer hoy… y ayer… y el día anterior, o si fue por miedo a que Camila fuera consciente de ello. Hice una mueca involuntariamente al sentir un dolor agudo llenar mi pecho mientras inhalaba una respiración profunda. Mi respiración se hizo más trabajosa mientras trataba de ahogar el dolor y calmar mi ansiedad.
Llevé mi temblorosa mano hasta mi corazón, podía sentir que corría con tal ferocidad que empecé a temer que estuviera teniendo un ataque de pánico. Mi visión de repente se convirtió borrosa y mi respiración se hizo más corta cuando un gemido escapó de mis labios.
Ella lo sabe.
Apreté los ojos cerrados y permití que el pánico se estableciera en mí. Estaba cansada de luchar contra mí misma, y el dolor emocional del mundo exterior se había infligido a mí, empecé a componer con el dolor físico que me había infligido a mí misma, y me empecé a sentir cada vez más mareada.
El olor de crepes de repente se filtraba a través de la puerta, y apreté los dientes en un intento de contener lo que ahora era la ira explosiva, con ansiedad a la espera de ser puesta en libertad.
¿Ella no me escuchó cuando le dije que no quería comer? ¿Ella no entendía lo que acababa de decir? ¿Ella no entiende una mierda?
Las lágrimas comenzaron a manchar mis ojos cuando mi última gota de energía restante fue en tratar de reprimir mi ira hacia Camila. Yo sabía que a ella le importaba. Yo sabía que ella estaba tratando de ayudar. Ella me conocía mejor que nadie, pero ella no entendía mi aflicción… mi lucha… nadie lo hacía. Un sentimiento de desesperanza venció mi cuerpo cuando el último de mis demonios comenzó a aparecer. Camila había estado a mi lado durante toda nuestra relación como llegué a un acuerdo con mi propia sexualidad, y he recibido consuelo en el hecho de que ella estaba de acuerdo con el suyo también. Pero esta batalla que yo estaba luchando ahora… que yo había estado en secreto luchando sola por años… nadie podía ayudarme.
Sentí un nudo en la garganta y el pecho se empezaba a calentar cuando yo había previsto lo que iba a decir… lo que nadie diría si supieran de mis hábitos alimenticios.
Lauren, eres tan hermosa, que no es necesario hacer esto para ti misma.
Lauren, sólo trata de comer algo, no vas a engordar.
Lauren, tienes que comer.
Lauren
Lauren
Lauren
Las voces llenaron mi cabeza como un sentido de soledad filtrando en mi corazón. Esta fue una sensación que era muy familiar para mí. Antes de Camila, yo podría estar en una habitación llena de gente que sabía mi nombre. Ellos saben qué tipo de alcohol prefería, el tipo de música que escuchaba, los tipos de personas que me gustaba. Sabrían las clases que tomé, las fiestas a las que fui los fines de semana, e incluso la cantidad de chupitos de vodka que me llevó a emborracharme. Ellos saben de mí… y no conocen el verdadero yo. Camila se filtraba a través de las capas de las fachadas por encontrar mis defectos, mis imperfecciones, mis secretos. Ella sabía de mi dolor. Sabía que mi dolor. Ella sabía lo que me hacía reír. Ella sabía lo que me hacía llorar. Ella podía ver el centro de mi alma. Ella era mi fuerza cuando yo no tenía ninguna. Pero esta noche, ella no entendía este dolor… ella no podía entender este dolor… y fue la realización de este que causó un aire de aislamiento que me rodeaba.

POV Camila
Espero que le guste estos panqueques. Ella necesita comer. Ella tiene que comer. No entiendo por qué se está haciendo esto a sí misma. Ella es tan hermosa. Ella es tan hermosa para mí. Tengo que demostrárselo. Tengo que mostrarle lo que parece que no puede ver. Espero que le guste estos panqueques.

POV Abby
Llamé rápidamente a la puerta de Camila. Mi corazón latía cuando empecé a anticipar mi conversación con Lauren. Ayudar a ella, que estaba frente a mis propios demonios, y sabiendo esto me asustaba. Traté de reunir ideas para hacerme reír. La idea de un perezoso cruzando lentamente una carretera. El pensamiento de la cara de Jordan cuando recibió una D en su papel. La idea de lo mal que baila Ellie. Traté de encontrar algo… cualquier cosa… que aliviara mi mente. Fue mi mecanismo de defensa para luchar contra mi propia vulnerabilidad. Era más fácil hacerme reír… que hacer reír a los demás… porque me distraería de ellos, y yo misma, de mis defectos. Es mejor reír conmigo que de mí. Pero esta noche, yo no era capaz de encontrar una manera de protegerme de la ansiedad abrumadora que sentía al hablar con Lauren.
Después de lo que parecieron minutos, la puerta se abrió de golpe de repente, y me encontré mirando a una Camila con los ojos bien abiertos. Manchas de harina tiñeron su camisa cuando ella comenzó a agitar una espátula alrededor frenéticamente.
"No sé qué hacer! Estoy haciendole panqueques porque necesita comer. Abby, ella tiene que comer. No sé por qué está haciendo esto para sí misma… ella es perfecta. Por qué no puede ver que ella es perfecta…" Camila se fue apagando, ampliando el frenesí en su rostro. Mi corazón se hundió mientras veía a Camila tratar desesperadamente de dar sentido a la situación. Ella simplificó lo que Lauren estaba pasando por la idea de que sus hábitos alimenticios estaban alimentadas por el deseo de lucir perfecta. Si sólo fuera así de simple.
Di un paso adelante y lentamente tiré a Camila en un abrazo. “Respira Camila. Ella es muy afortunada de tenerte en su vida, pero hay mucho más en juego… hay mucho más detrás de lo que está pasando. Confía en mí. Eres tan dulce por hacer panqueques, pero probablemente no va a comer ahora mismo…” dije en voz baja, tratando de tranquilizar a Camila porque lo que estaba haciendo no era exactamente malo, pero eso simplemente no era lo que Lauren necesaria en estos momentos.
"B-bien," murmuró en voz baja, la palabra luchando por escapar de su boca.
"Q-quieres uno?" Ella preguntó, alejándose del abrazo y mirándome con ojos esperanzados. Le devolví la sonrisa, la tristeza llenaba mi pecho. Ella era tan cariñosa. Ella era muy amable. Ella tenía las mejores intenciones, tanto para Lauren y yo, pero ella no entendía. No mucha gente podía.
"Tal vez más tarde", le dije, poniendo una mano tranquilizadora en el hombro, pero sabiendo que no iba a aceptar más adelante tampoco. Todavía era demasiado duro. "¿Dónde está?" Le pregunté consternada, ya que mi atención se desvió a Lauren.
"Ella esta… ella está en el baño todavía creo… espero", respondió ella, tristeza entrelazando su voz.
"Está bien", le dije, dando vuelta hacia las escaleras y haciendo mi camino a Lauren.
"¿Debo ir contigo?" Preguntó Camila, su voz cada vez más aguda, muy probablemente con la esperanza de que yo diría que sí. Pero ella no podía. Necesitaba hablar con Lauren sola.
"No, está bien Camila. Creo que es mejor si hablo con ella a solas ", le contesté en voz baja, negándome a mirarla a los ojos porque tenía la sensación de que las lágrimas se formaban en ellas.
Lentamente subí las escaleras y la puerta que asumí era el cuarto de baño. Estaba cerrada, y pensé que estaba trancada también, pude ver que una tenue luz se filtraba de debajo de la puerta. Me acerqué más, me senté, traje mis rodillas a mi pecho, y apoyé la espalda contra la puerta. Suspirando, rápidamente me puse a pensar en qué decir. Volví a pensar en cómo empezó todo, lo que perpetúa, y cuando mi compañero de equipo de voleibol me reprochaba acerca de mis hábitos alimenticios. A medida que estos recuerdos inundaron mi mente, permití que las palabras fluyan de mi boca, a través de la puerta y en los oídos de Lauren.
"Lauren… es Abby. Sé que no hemos hablado mucho… sé que no puedes confiar en mí para entender lo que está pasando. Pero yo sí. Estoy viviendo todos los días. Camila me llamó porque estaba preocupada por ti, pero sabía en el fondo que ella no sería capaz de comprender realmente lo que estás tratando… lo que estamos tratando.” Me detuve y esperé una respuesta a través de la puerta. Pero ella se mantuvo en silencio. "Tenía 14 años cuando empecé a ver lo que comía. Fue durante ese tiempo que comencé a ser más consciente de mis curvas… y cuando empecé a sentirme más consciente de ellos. Mi cuerpo no era el mismo que todos los demás, y yo no me sentía bien. Empecé a comer menos comida chatarra… Me imaginé que era la manera sana de hacerlo. Empecé a sentirme mejor conmigo misma… empecé a sentirme con más energía, con más confianza en mí misma, e incluso empecé a perder un poco de peso. Yo estaba haciéndolo bien hasta el pasado semestre durante el voleibol cuando alguien me llamó "Muslos de trueno." Sé que lo decía como una forma de obtener que me afectara en el juego, pero esa palabra era como un gatillo para mí. Se volvió a allanar todas mis inseguridades y de repente sentí que con mi dieta saludable no estaba haciendo lo suficiente. Comencé a restringir lo que comía. Tres comidas al día se convirtieron en dos comidas al día… que luego se convirtió eventualmente en una comida al día. En un momento dado, sólo me estaba comiendo una fruta de aquí para allá… tal vez un puñado de cereal para hacerme pasar el día. He perdido peso muy rápidamente, y creo que fue una muy pequeña parte de mí que me decía que parara… que estaba perdiendo demasiado y demasiado rápido. Pero yo no podía detenerme. Me sentía demasiado bien… demasiado en control. En control. Eso es lo que más anhelaba. Tener el control de lo que comía, tener control sobre lo que mi cuerpo parecía. Fue esa sensación de control que necesitaba. Me impedía ser vulnerable. Me protegió de comentarios como “muslos de trueno” o la inseguridad de no mirar a las chicas delgadas que me rodeaban. Necesitaba ese control, pero en ese momento, no me di cuenta de que estaba fuera de control”. Respiré profundamente mientras vocalizaba los sentimientos que he intentado tan desesperadamente ignorar antes de que yo empezara a ir a apoyar a las sesiones de grupo. Sólo había hablado acerca de estos sentimientos en las sesiones de grupo, y de repente me sentí incómoda discutiendo mis inseguridades. Pero necesitaba continuar… necesitaba que Lauren sepa que yo la entiendo. Pegué la oreja a la puerta y pude oír su respiración con dificultad. Creo que había llegado hasta ella. Espero haber llegado hasta ella. Así que continué hablando. "Recuerdo cuando mi compañera de equipo de voleibol se acercó a mí al respecto. En ese momento, fue el peor día de mi vida. Ella era mi mejor amiga en ese entonces, y recuerdo la preocupación en su rostro cuando ella se acercó a mí en el vestuario un día después de la práctica y dijo: "Abby, me di cuenta de que no has estado comiendo mucho últimamente." Fueron las palabras que temía oír, ya que significaban que había metido la pata… que yo no había sido lo suficientemente secreta… que estaba imponiendo a mi lucha. Recuerdo inmediatamente haberme apartado de ella. Recuerdo que le gritaba que ella no sabía nada… que tenía que ocuparse de sus propios asuntos. Recuerdo que ese día fue el último día que yo había hablado con ella porque era el día en que le dijo a mi entrenador al respecto. Recuerdo que este secreto que tanto resguardé afectó a mi mente tanto que no pude ver que mi amiga estaba tratando de ayudar. Y en ese momento, no quería su ayuda. Yo no quería la ayuda de nadie. Yo sólo quería que me dejaran sola.La odiaba en ese momento… y los meses previos a mi primera sesión de grupo de apoyo. Yo odiaba el sentimiento de ira que, naturalmente, surgía cuando hablaba de cómo ella sacó el tema… la punzada de molestia llenó mi cuerpo cuando la gente empezaba a cuestionar… cuando yo sólo quería que la gente me dejara ser. Pero ahora, también sé de los peligros que venían de lo que estaba haciéndole a mi cuerpo. La fatiga. La ansiedad. La aceleración del ritmo cardíaco. Los temblores. Poco a poco estoy llegando a la conclusión de que su preocupación es lo que me salvó. Lauren, las dos estamos peleando la misma lucha, pero a veces todo lo que necesitamos es a alguien que entienda… que alguien que está pasando por lo mismo esté ahí para nosotras. No me gusta hablar de esto… lo odio con cada fibra de mi ser. Se me da náuseas. Me hace sentir mal, literalmente, porque me hace sentir vulnerable. Pero quiero que sepas mi historia, para saber de mi dolor, para conocer los obstáculos que aún me defiendo hasta este día, porque sé que tú pasas a través de esto también. Mi esperanza es que no te sientas sola y que veas que el viaje hacia la recuperación es larga, con muchos pasos en falso y recaídas, pero que todavía hay esperanza… todavía hay lucha en ti. No puedo decirle cuántas veces me preguntan por mi propia fuerza… lo sigo haciendo hasta hoy. Han pasado meses desde que empecé a ir a apoyar a las sesiones de grupo y ver a un terapeuta y especialista en nutrición… idea de mi madre… pero todavía siento estos impulsos cuando veo a los alimentos. Todavía siento repulsión cuando veo ciertos alimentos… Todavía siento la necesidad de restringir lo que como… todavía siento esta ansia de control que parece que no puedo encontrar en ningún otro lugar sino en los hábitos con los que había estado tan acostumbrada, siento como si estuviera tratando de cavar fuera del agujero y cada vez que salgo, alguien me empuja hacia atrás de vuelta. Pero lo estoy logrando… lenta pero segura”. Me detuve y esperé que ella diga algo… dijera algo… pero no lo hizo. Entendí por qué. Probablemente fue abrumador oír todo esto desde otra perspectiva. "Lauren, no pasa nada si no dices nada. Lo entiendo, yo estaba en su posición… sola en el lado opuesto de la puerta y deseando que la gente me dejara en paz. No hablé de esto con nadie durante meses. Odiaba a todos los que lo mencionaban. Los odiaba tanto. Pero más que nada… Me odiaba a mí misma… probablemente más de lo que odiaba a nadie más. Hasta el día de hoy, sigo luchando por recordarme a mí mismo que mi peso no determina el valor de mi… mi valor… pero es difícil luchar contra la inseguridad que se ha vuelto tan arraigado en mi mente. Supongo que tú necesitabas escuchar mis experiencias y saber que estoy aquí para ti… que peleamos la misma batalla, pero no tenemos que luchar solas. Lauren…" mi voz comenzó a resquebrajarse cuando las lágrimas se formaron en mis ojos. Mis labios comenzaron a temblar, y luché para decir las últimas palabras que yo necesitaba que oyera. "Lauren… prométeme que siempre recordarás… eres más valiente de lo que puedes creer y más fuerte de lo que puedes pensar. Nunca lo olvides".

POV Lauren
Sus palabras me golpearon como una tonelada de ladrillos. Ellofiltrabanhasta hasta el núcleo de mi alma y verbalizan todo lo que no había podido encontrar una manera de explicar. Respiré profundamente, y en ese aliento, sentí una pequeña pieza de una carga que nunca pensé que se iba a levantar, de pronto se volvió compartida entre Abby y yo. Los sentimientos de inseguridad y vulnerabilidad seguían allí. Los recuerdos de mis padres de presionarme a mirar de cierta manera… ser perfecta, la competencia que sentía con Meg, las luchas que tuve en llegar a un acuerdo con mi sexualidad y ocultárselo a los demás inundaron mi mente. Estas fueron las experiencias que me llevaron a mi búsqueda desesperada de control sobre algunos aspectos de mi vida… y yo sabía que no iban a desaparecer en el corto plazo. Pero la falta de esperanza que una vez había consumido mi mente estaba ya disminuyendo lentamente. A medida que el mundo parecía derrumbarse a mí alrededor, la gente que nunca esperaba estuvieran ahí para mí… Camila, Abby, y Megan… me dieron la fuerza que necesitaba para salir adelante. Y a veces, así es como funciona la vida.
A veces, esa gente que vienen de la más inesperada de las circunstancias terminan por tener el mayor impacto en su vida.


Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 32

Mensaje por Admin el Sáb Sep 10, 2016 7:53 pm

POV Lauren
Escuché su respiración suave y constante en mi oído antes de abrir los ojos. Me estremecí involuntariamente, dándome cuenta de lo fría que su habitación se había vuelto. Ella debió sentir mi cuerpo temblar porque ella movió su cuerpo ligeramente, cerrando la poca distancia que había entre nosotras. Su cuerpo, entonces, cambió de modo que sus rodillas se posaron suavemente contra la parte trasera de la mía. Sus dedos se mantuvieron ligeramente entrelazados con los míos, pero su agarre con el tiempo llegó a ser más estricto al respirar en una bocanada de aire y luego exhalarlo lentamente. Las dos estábamos despiertas ahora, pero todavía permanecíamos en silencio. Mi cuerpo empezó a calentarse lentamente mientras me atrajo hacia sí.
Volví a pensar en la ira que sentía hacia ella hace unas horas y apreté los dientes en la tristeza al pensar que yo podría cosechar esos sentimientos hacia ella. El pensamiento de su familiaridad con la inseguridad que traté de ocultar la mayor parte me hizo sentir instintivamente expuesta, vulnerable y débil. Pero cuando ella acarició su rostro en el hueco de mi cuello, todavía no podía dejar de sonreír por lo segura que me sentía en sus brazos y el alivio que sentí en que ya no hubiera secretos entre nosotras. Lentamente abrí mis ojos y separé mis labios ligeramente, finalmente me preguntaba cómo incluso me metió en su cama.
“Camila…” murmuré.
“Sí bebé?”
“¿Cómo llegué aquí?”
“Una vez que Abby había terminado de hablar contigo ella bajó las escaleras y me habló un poco. Ella dijo que no hiciste nada y pensé que te debía dejar sola por un tiempo hasta que estuvieras lista para salir. Te dejamos sola durante una hora y quince minutos y luego me preocupé por que te hayas encerrado. Estabas dormida en el suelo… que es un poco lamentable, porque ese piso no ha sido barrido en semanas”, Camila terminó con una risita. Su risa fue interrumpida cuando el silencio rápidamente llenó el aire. “¿Estás enojada conmigo… por decirle a Abby? No sabía cómo ayudarte Lauren y yo estaba preocupada…” preguntó ella con solemnidad. Aspiré profundamente y luego exhale rápidamente.
“Al principio, yo estaba enojada. Me tomó por sorpresa y me sentía incómoda saber que tú serías capaz de hurgar en… esas cosas…” dije lentamente, mis palabras apagándose. “Pero lo que dijo Abby… realmente resonó en mí. Al oírla hablar de sus experiencias… significó mucho… así que gracias”, le dije, girando mi cuerpo de manera que ahora estaba frente a ella.
Sus ojos se encontraron con los míos, y aunque podía ver un rastro de culpabilidad en su rostro, todavía había un aire de confianza que la rodeaba… un aire de confianza que había estado creciendo durante las últimas semanas. No estoy muy segura de si se trataba de una creciente confianza en sí misma, la confianza en la fuerza de nuestro amor, o la confianza en nuestra capacidad para seguir superando los obstáculos que surgieron en nuestro camino, pero cuando sus labios tocaron los míos, mientras su mano me agarró de nuevo y me atrajo aún más cerca, yo sabía que no era la misma chica con los labios ansiosos hace algunas semanas cuando nos habíamos conocido.
Su mano rozó mi brazo suavemente y poco a poco, haciendo su camino hasta mi cara mientras acariciaba mi mejilla brevemente y luego se la pasó por el pelo. Ella movió su cuerpo y se dio la vuelta ligeramente, usando sus brazos para empujarse a sí misma en una posición sentada encima de mí. Levanté aturdida mi cuerpo para encontrarme con el suyo, y ella rápidamente envolvió sus piernas contra mi cintura y sus brazos alrededor de mi cuello. Ella primero colocó besos de mariposa suaves en mi cuello y luego apoyó la cabeza en mi hombro. Llevé mis manos a su cara para que ella me mirara. Levantando su barbilla ligeramente, llevé a mis labios junto a los suyos. Pasó la lengua a lo largo de la parte inferior de mi labio, y yo no podía dejar de sonreír por lo que ella había aprendido en mis tendencias. Abrimos la boca al mismo tiempo, la pasión ahora llenando la atmósfera mientras lentamente levantó mi camisa y puso sus manos en mi estómago. Sentí que mi corazón se aceleraba, y di la bienvenida a la ansiedad agradable de la situación. Yo ciertamente extrañaba sus labios y su piel contra la mía, pero lo que más echaba de menos era el amor que alimentó nuestros movimientos cuando estábamos juntas.
No hay pensamientos extraños, no hay dudas ni reservas, sólo amor. Cuando estábamos juntas, éramos la única cosa que importaba.
Rompimos el beso levemente, por lo que nuestros labios se separaron, pero nuestra nariz y frente seguían tocándose, susurró las palabras que envió escalofríos por mi espina dorsal cuando leí su carta hace 12 horas.
“Te amo Lauren… y yo siempre te amaré. Eres hermosa para mí. Puede que no seas perfecta, pero tú eres perfecta para mí, y me das todo lo que quería en la vida. Tú me das amor”, terminó, y sentí a mi labio inferior temblar involuntariamente.
"Yo también Te amo Camila", le dije con voz temblorosa, coloque rápidamente mis labios junto a los suyos para que la presión calmara mi boca temblorosa. Sonriendo en el beso, nos convertimos en una sola mientras su cuerpo se hundía en la mía.
"Tenemos que ir a la escuela", murmuró, sus labios en los míos alejándose.
"No arruines el momento", murmuré de nuevo, coloque mi mano en la parte posterior de su cabeza y profundice el beso. Pasaron los minutos antes de que ella se echara hacia atrás lentamente. No podía dejar de gemir mientras me daba cuenta de que inmediatamente después de que nos desconectamos, echaba de menos la suavidad de sus labios y la seguridad que sentía con ella cerca mío.
"Tenemos que…", repitió.
"¿Por qué?", Le dije, sorprendida por cómo mi voz se volvió dura de repente cuando mi mente reprodujo rápidamente los acontecimientos de ayer. Cece, Chase, alcohol, Kat. Estas fueron las manifestaciones de mi pasado… de mis demonios… y Camila estaba pidiendo que me enfrente a algunos de ellos de nuevo. No estaba segura de que estaba lista. Ella debió haber leído mi mente mientras levantaba mi barbilla y dijo con certeza:
“Sé que tienes miedo, y para ser honesta, me gustaría sólo poder protegerte del mundo de dolor que has estado experimentando. Podríamos quedarnos en esta habitación por siempre y evitar el mundo exterior… evitar los desafíos que sabemos que vamos a seguir enfrentando… y simplemente quedarnos en dulce aislamiento. Pero somos fuertes. Si hemos llegado hasta aquí, podemos hacer todo el camino, y cada reto hasta este punto ha hecho que nuestro amor crezca de forma exponencial. Quiero enfrentar lo que está disponible, porque sé que al final, lo enfrentaremos juntas, y puedo demostrarte que no importa qué pase, voy a estar a tu lado.” La convicción y la certeza en sus palabras hicieron temblar mi espina dorsal. Fue en este punto que un pensamiento desagradable infiltró mi mente, y parpadeé varias veces en un intento ingenuo de vaciar la basura. Era una sensación de deja vu que me temía.
Sacudiendo la cabeza un poco, he intentado volver a centrarme mis pensamientos en la solicitud que Camila estaba haciendo. Tomé una respiración profunda, descansé mi frente en su hombro.
“Está bien”, dije, volviendo la cabeza hacia un lado para echar un vistazo a su reloj de alarma.10:37 am Ya habíamos perdido nuestras dos primeras clases, pero yo sabía que no íbamos a volver sólo para aprender clases de lectura. Nos vamos a aprender a enfrentar nuestros miedos.
Me di cuenta de que yo llevaba la misma ropa de ayer, así que rápidamente me levantase hacia el armario de Camila hasta que encontré una negra camisa de Forever 21, que se parecía a mi vestuario típico. Eché un vistazo a Camila mientras se lanzaba en una apretada camiseta gris con cuello en V, pantalones vaqueros azules que ceñían sus curvas y converses negros.
“Bebé, tenemos que llevarte de compras,” Sonreí. “No seas celosa porque me siento cómoda Lauren”, respondió ella, sus palabras atando sarcasmo. Me encantó este nuevo lado de ella.
En cuestión de minutos, estábamos en el coche, la mamá de Camila acordó en dejarnos en la escuela. Ella ni siquiera preguntó por qué íbamos tarde… estoy segura de que todavía era la última cosa en su mente. Mientras conducíamos en silencio, con la cabeza de Camila descansado sobre mi hombro y su mano en la mía, me preguntaba si su madre hubiera sabido acerca de nosotras en el fondo. Y si lo hacía, me pregunté si le importaba. Empecé a cuestionar la forma en que mis padres reaccionarían y tenía una sensación de hundimiento en que la respuesta sería muy diferente.
Apretando los ojos cerrados durante el resto del trayecto, traté de empujar los pensamientos de mis padres de mi cabeza. Empecé a centrarme en la serenidad del momento… el sonido del motor funcionando suavemente, el sonido de incluso la respiración de Camila, la comodidad de su cercanía.
El coche se detuvo y pronto, antes de abrir los ojos, los sentimientos de temor abrumaron mi mente. Estábamos aquí. Sintiendo mis preocupaciones, Camila levantó la cabeza de mi hombro y llevó sus labios a mi oído.
“Vamos a estar bien, te lo prometo. No voy a dejar que te pase nada”, susurró, antes de colocarme un suave beso en la sien. Forcé una sonrisa, en parte para mostrarle a Camila que yo podía ser fuerte y en parte también para convencerme de esto.
Tras agradecer a la mamá de Camila, poco a poco me deslicé fuera del coche y luché para poner un pie delante del otro hasta que llegamos a la puerta principal. Sentí mi respiración intensificarse cuando el fuerte sonido de la campana de la hora del almuerzo llenó mis oídos. Yo inconscientemente me llevó una mano hasta mi corazón, con la esperanza de que cuanto más la apreté contra mi pecho, más lentos latidos de mi corazón estarían.
"Lauren eres más valiente de lo que puedes creer y más fuerte de lo que puedes pensar", dijo Camila, sonriendo, pero manteniendo sus ojos fijos en la puerta. "Abby me lo dijo una vez. Con lo peculiar que puede ser, ella todavía puede hablar con sabiduría," Camila añadió, ensanchando su sonrisa. "¿Estás lista?" Preguntó ella, finalmente volviendo la cabeza para mirarme. Asentí con la cabeza, vacilante mientras inhalaba profundamente. "Está bien", respondió ella con un suspiro mientras se adelantaba y abría la puerta principal.
Un grupo disperso de estudiantes estaban haciendo lentamente su camino desde sus taquillas para el almuerzo cuando Camila y yo caminamos por el pasillo. Anticipé miradas de asco cuando el pensamiento catastrófico de Cece y Chase difundiendo mi secreto inundó mi mente. Pero lo único que recibí fueron miradas indiferentes. Cuando hicimos nuestro camino por el pasillo, miré a mi alrededor y rememoré los acontecimientos que habían sucedido aquí durante las últimas semanas.
Cece burlándose de Camila. Fugaces momentos sutiles de afecto con Camila. Mi camino en la medianoche pasada con Megan. La bofetada. La exposición de mi secreto. Han pasado tantas cosas en este pasillo mientras recordaba cómo la historia de mi vida se ha desarrollado. Tanto ha cambiado dentro de este entorno. Mis pensamientos me consumen, pero el parloteo ruidoso y las bromas entre los estudiantes me trajeron de vuelta a la realidad mientras Camila y yo entrabamos en la cafetería. Aparté los ojos para que no se encontraran en la mesa donde normalmente me sentaba, dirigí la mirada hacia abajo a los zapatos de Camila y permití que me guiara a su mesa, donde Jordan, Abby, y Ellie estaban.
"Hola chicos, les importa si Lauren se sienta con nosotras?" Preguntó ella, llevé mis ojos hacia arriba para mirar a Abby. Mi corazón empezó a latir con más fuerza al recordar cómo ella reveló su secreto para mí. Podía sentir mis mejillas ruborizarse con una ligera vergüenza al darme cuenta de que ella sabía de mi historia… ella sabía de este tipo de dolor que sólo podía ser compartida entre ella y yo, pero cuando mis ojos se encontraron con los de ella, pude sentir este nuevo nivel de confianza que sólo podía desarrollarse con un amigo… un amigo de verdad. Ella sonrió y asintió con la cabeza, inclinando la cabeza hacia un asiento vacío entre ella y donde Camila estaba ahora sentada.
"Hey," dijo en voz baja.
"Hey", le respondí tímidamente.
"Hey Lauren," Ellie y Jordan añadieron con sonrisas cálidas formándose a través de sus rostros. Son capaces de hacerme sentir bienvenida, nada superó con creces lo que había experimentado con mis otros amigos.
"Voy a ir a buscar el almuerzo, ¿Alguien quiere algo?" Preguntó Camila, mirándome mí, pero rápidamente cambio de su mirada a Jordan y Ellie. Supuse que no quería poner presión sobre mí teniendo en cuenta lo que pasó.
"Estoy bien", respondió Jordan y Ellie.
"Sí yo también", dije, metiendo un mechón de pelo detrás de mi oreja y jugueteando con el lazo del pelo alrededor de mi muñeca.
"Está bien, voy a estar de vuelta en un momento", respondió animadamente.
Respiré profundamente cuando el silencio llenó la mesa. Quería decir tantas cosas con ellas, pero todavía tenía tan poco valor para verbalizar los pensamientos en mi cabeza. Mirando hacia arriba, los ojos de Jordan se reunieron rápidamente con los míos. Cambié mis ojos para encontrarme con Ellie y luego volvió ligeramente la cabeza para cumplir con Abby. Decidí a dejar que cualquier palabra que yo estuviera pensando salga.
"G-gracias," tartamudeé, apartando los ojos de nuevo a mi lazo del pelo. "Por… por todo. Por ser tan acogedoras y aceptarme", añadí con torpeza, con la esperanza de que de alguna manera, sean capaces de captar la cantidad de gratitud que quería expresarles. "Por ser tan abiertas para mí… y para Camila. Por ayudarme a ser finalmente… yo." terminé, formando un bulto en la garganta y lágrimas en los ojos. Me senté con asombro cuando expresé abiertamente la mezcla de emociones que había pasado años suprimiendo.
"Lauren, no te hemos conocido por mucho tiempo, pero podemos ver que tienes un papel importante en la vida de Camila. Ella se ha convertido en una de nuestras amigas más cercanas, y verdaderamente puedo decir que ella tiene uno de los más puros corazones amables que he encontrado. Ella ve algo increíble en ti y se merece estar rodeada de gente que la apoya. Estamos contentas de haberte conocido y queremos estar aquí para las dos de a través de todo lo que estén pasando," Jordan respondió con una sonrisa mientras asentían Ellie y Abby.
"Gracias", le contesté, cerrando los ojos brevemente adicionando un profundo gesto de gratitud.
Una vez que Camila volvió, Jordan y Ellie comenzaron discutiendo sobre el odio de Jordan por la película National Treasure.
“Nicholas Cage tiene el rostro más apto para pellizcar en toda la historia del cine Ellie, ni siquiera entiendes!”
“Bueno, eso puede ser cierto, pero yo en realidad creo que National Treasure. No es digno de un Oscar, pero no todas las películas que vemos tienen que ser dignos de un Oscar, Jordan”.
Sonreí y miré hacia abajo a medida que continuaba escuchando sus argumentos juguetones, pero fruncí el ceño rápidamente una vez que me volví más a tono con las quejas de mi estómago. No podía dejar pasar el incómodo momento en mi asiento.
“Hey Lauren…”, dijo Abby en silencio, y cambié mi enfoque a la chica a mi lado. “Umm… realmente no puedo comer todo esto”, dijo levantando la mantequilla de maní y jalea ligeramente. “¿Quieres… quieres compartirlo… tal vez…”
Una ligera sensación de mareo superó a mi estómago, y cerré los ojos por un segundo para controlar la sensación. ¡No lo hagas Lauren, era la idea que de inmediato se infiltró en mi mente… la idea de que ahora era una respuesta a una oferta condicionada de los alimentos. Pero al mirar de vuelta a Abby, me di cuenta de que el mismo pensamiento se ejecutaba a través de su propia mente. Mirándola a sus ojos expectantes, inmediatamente comprendí lo que estaba tratando de transmitir. Ella estaba tratando de expresar su incomodidad de la situación… la incomodidad de tener este sándwich completo en frente de ella. Pero ella también estaba tratando de transmitir su lucha por seguir adelante… los pasos de bebé que estaba dispuesta a tomar para luchar contra sus propios demonios. Quería compartir la carga… quería que siguiéramos adelante juntas.
"S-seguro", le dije, vacilante, preguntándome cómo reuní la voluntad de levantar la mano y llegar a ella para tomar la mitad de su sándwich.
"Gracias," dijo ella, con un suspiro. Me di cuenta de que había estado en silencio rezando para que la ayudara a aliviar esta experiencia con ella.
"No… gracias a ti Abby", le contesté, moviendo mi mano sobre la suya y apretándola tranquilizadoramente cuando una sonrisa natural se formaba en nuestras caras.
Mordisqueaba el bocadillo y me pregunté cómo Camila, Jordan y Ellie podrían consumir tan fácilmente sus propios alimentos sin la culpa abrumadora que Abby y yo estábamos tan acostumbradas a sentir. No pude reprimir los sentimientos de envidia que llenaban mi mente, pero traté de recordarme a mí misma que lo que estaba haciendo ahora era también un progreso… seguía siendo un gran paso para seguir adelante. Una vez que estaba a mitad de camino a través de mi mitad del sandwich, mi teléfono sonó de repente. Temía el nombre que iba a ver en la pantalla, anticipando que sería de alguien que estaba sentada cerca de mí en de la cafetería. Y tenía razón.
1 nuevo mensaje de Cece Frey
Me volví lentamente y miré a la mesa donde estaba sentada. Sus ojos se encontraron con los míos y yo esperaba que manifestaran odio, pero en su lugar vi algo que yo no había visto en los ojos de Cece durante años. Remordimiento.
¿Podemos hablar? Tengo algo que necesito decirte. - Cece

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 33

Mensaje por Admin el Sáb Sep 10, 2016 7:54 pm

POV Lauren
¿Podemos hablar? Tengo algo que necesito decirte - Cece
Me quedé mirando la pantalla y trate de resolver la multitud de emociones que pasaban por mi mente. El remordimiento que vi en sus ojos fomentó un ligero toque de perdón, pero los recuerdos de lo que ella nos había hecho pasar a Camila y a mí a través de la última semana todavía daba vueltas en mi cerebro. La burla, insultar a Camila, contando a Chase mi secreto… esos recuerdos eran parásitos que alimentaron la ira dentro de mí y mi odio hacia Cece .
” Lauren… ” Camila dijo en voz baja, inclinándose hacia un lado para ver lo que ahora estaba causando que mis manos temblaran levemente. ”Lauren… respira“, añadió, mientras me sentía más en sintonía con la forma irregular que mi respiración estaba tomando. Apreté los labios y los dientes en un intento de ahogar el grito que tan desesperadamente quería liberar . “Respira bebé”, repitió en voz baja, poniendo una mano en mi muñeca.
”Voy a matarla“, murmuré, mi voz tan baja que parecía un gruñido.
“Mírame “, dijo suavemente, su comportamiento ahora más tranquilo de lo habitual, muy probablemente para contrarrestar el aumento de mi temperamento. Suspiró lentamente y movió su mano a mi rodilla izquierda. “Creo que sería bueno para ustedes dos que hablen.”
”Camila no voy a hablarle a esa puta“, le dije rápidamente, mi cara de repente enrojecida ”¿Tú… ¿te acuerdas de lo que te dijo ?” Añadí, deteniéndome a mitad de la frase para bajar mi voz y reprimir mis emociones.
”Oh, yo recuerdo, pero sigo pensando que hay mucho por decir aún entre ustedes dos“, respondió ella . Su inyección de la lógica en la conversación era un poco molesta ya que mis pensamientos estaban ahora exclusivamente alimentados por la ira, pero al mismo tiempo, se hacía cada vez más necesaria cuando empecé a pensar en todas las maneras en que podría dañar Cece .
”Ven conmigo “, le dije , un ligero toque de desesperación en mis palabras. Tenía una capacidad increíble para calmarme durante la más emotivo de las situaciones, y yo sabía que su sola presencia me ayudaría a controlar mi ira. Ella inhaló lentamente y se detuvo brevemente antes de exhalar al mismo ritmo, parpadeando varias veces mientras evaluaba la situación. Después de varios segundos angustiosamente lentos , ella finalmente respondió:
”Está bien”, con una profunda inclinación de cabeza, apretando mi mano para tranquilizarla antes de empujar la silla hacia atrás y tomar la iniciativa para salir de la cafetería .
”¿El baño? ” Cuestionó .
“Sí… el baño”, me confirmó , antes de escribir rápidamente la contraseña de mi teléfono y la respuesta al texto de Cece.
Nos vemos en el cuarto de baño - Lauren.
Mientras Camila y yo caminábamos por el pasillo, no podía dejar de imaginar los posibles escenarios que podrían venir de mi reunión con Cece . Empecé a pensar en una solución pacífica, pero rápidamente sacudí el pensamiento de mi cabeza mientras una vez más recordé lo que le había dicho a Camila. La idea de una pelea luego inundó mi mente, y no pude evitar sonreír al saber que después del encuentro de Camila con Kat y mi arrebato contra Cece ayer, ella no tendría ninguna oportunidad en contra de cualquiera de nosotras. Fue entonces que la ira dio paso a la tristeza, cuando comencé a recordar el pasado sobre cómo habíamos llegado a este punto.
Una vez habíamos sido amigas , pero por otra parte , ¿Había ella estado alguna vez como un apoyo en los últimos diez años, como Abby , Jordan y Ellie habían sido durante los últimos diez días? ¿Hubo alguna vez una sustancia de nuestra amistad además del licor que llenaba nuestras copas cada fin de semana?
“Bebé, ¿qué estás pensando?” Camila susurró, y de repente me di cuenta de que estábamos ahora de pie en medio del vacío baño de las chicas.
“Nada,” dije en voz baja, tratando de organizar mis pensamientos para que yo pudiera verbalizar correctamente lo que estaba pensando realmente.
” Lauren… Sé que estás pensando en algo, por favor dime” me rogó, sus ojos marrones se hacían más amplios y con forma de orbe. Suspiré profundamente y fruncí las cejas, separando mis labios ligeramente, pero permitiendo el silencio para llenar el aire por un breve momento antes de empezar a hablar.
“Me estoy preguntando si hay algo para salvar entre Cece y yo… si alguna vez fui capaz o voy a ser capaz de confiar en ella en la misma forma en que puedo confiar en ti, Jordan, Abby, y Ellie. Me pregunto… ¿Qué perdí yo alguna vez? ¿Hay incluso algo que ganar con esto..? ” cuestioné, mis palabras se apagaban cuando mis pensamientos una vez más comenzaron a cautivar a mi mente.
”Nunca lo sabrás hasta que las dos hablen, Lauren“, respondió ella .
Justo como mi nombre salió de la boca demCamila, la puerta se abrió lentamente. Su rostro estaba más pálido que de costumbre. Sus ojos se abrieron, y aterrizaron en mí y luego en Camila , apretó los labios ligeramente mientras metía las manos con torpeza en los pequeños bolsillos de su vestimenta informal, con estampados florales. Sacando una de sus manos rápidamente para quitar un mechón de pelo de su cara, respiró hondo y contuvo la respiración por unos segundos. Exhaló un tranquilo
“hey” y luego apartó la mirada primero a la pared de la izquierda, luego hacia abajo en el suelo, y, finalmente, poco a poco de nuevo a mí . Sus ojos parecían vidriosos, pero no lo suficientemente vidriosos para insinuar la aparición de las lágrimas, y me pregunté qué pasaba por su mente en ese momento.
Esperamos en silencio, como si alguien que no sea nosotras mismas dijese la primera palabra. En esencia, nos preguntamos quién sería esa persona. No debería haberme sorprendido cuando Camila comenzó..
“Sé que hay mucha tensión en este momento, pero yo creo que es importante para nosotras decir lo que realmente sentimos… decir las palabras que están en nuestras mentes en este momento” dijo, al principio despacio, pero luego forzando más confianza en sus palabras. Cece y yo nos quedamos en silencio, y elegí ese momento para poner mis ojos en los de ella. Echó un vistazo alrededor de la habitación, evitando el contacto visual, y encontré consuelo en la idea de que nunca la había visto tan insegura antes .
“Dijiste que querías hablar así que habla”, le dije con los dientes apretados. Se pasó una mano nerviosa por el pelo y tragó lentamente antes de finalmente hablar.
“No puedo creer que no me lo dijiste…“, dijo, una onza de la ira llenando su voz. Exhalé exageradamente por la nariz, y Camila instintivamente tomó mi mano y cerró los dedos alrededor de mi muñeca, muy probablemente para impedir que me tome decisiones precipitadas. Cece, notando mi enojo, dio un paso hacia atrás ligeramente. ”¿Cuánto tiempo hemos sido amigas? Me has estado mintiendo, no sé cuánto tiempo y vengo a descubrir que eres… ” sus palabras se desvanecieron mientras las mías ahora fluían de mi boca
“¿Fuimos amigas alguna vez Cece? Y ¿de verdad crees que podría haberte solo dicho esto? ¿Cuándo has hecho algo que bueno por mí? ¿Cuándo me has cubierto verdaderamente la espalda? Y no te atrevas siquiera llamarme lo que llamaste a Camila porque sabes lo que va a ocurrir, de nuevo, si lo haces”. Yo inconscientemente me adelanté en un intento de intimidar a Cece, pero Camila tiró suavemente mi brazo para que no siga .
”No es justo que digas eso, yo siempre te he apoyado… pero esto, Lauren… esto es sólo… no puedo creerlo ahora mismo“, exclamó . “No pudiste siquiera decírmelo en la cara. Tuviste que ir y hacer alarde de ella delante de mí, diciéndole que la quieres… obligándome a mí a entender por qué habías estado tan ausente últimamente… por qué, incluso cuando estabas con nosotros, tu mente estaba en otra parte. Ahora sé que siempre estuviste con ella“, Cece terminó.
Tristeza era ahora lo que llenaba sus ojos, y yo sabía que, en cierto modo, tenía razón. Había estado demasiado asustada para verbalizar mis sentimientos por Camila a alguien fuera de nuestra relación, sobre todo a Cece, así que dejé que mis acciones hablasen por sí mismas. Pero yo simplemente había estado jugando un papel en nuestra amistad durante el tiempo que la había conocido… jugando a la falta de conexión emocional más profunda que entre nosotras. De repente me sentí más relajada, más lógica, y me preguntaba si era debido a el sonido de la respiración constante de Camila entre mis propias respiraciones frenéticas .
”Cece, la forma en que te enteraste no fue la mejor. Debería habértelo dicho, pero tienes que que entender que no es fácil. ¿Cómo se supone que debo decir que estoy saliendo… que estoy saliendo con una chica… por no hablar de la chica que atormentabas en todas partes incluyendo el pasillo?”
”Tú la elegiste sobre nosotros, Lauren” ella respondió airadamente.
”Yo no la elegí a ella sobre ti, me he elegido a mí misma por una vez. Elegí ser feliz.”
”Así que ¿tú no eras feliz con nosotros?”
”Cece, no podía ser yo. Nunca podría haber sido realmente feliz si no era yo misma“, le contesté, mis palabras ahora dando a entender mi punto de vista . Una sonrisa sarcástica se formó en el rostro de Cece cuando ella exhaló un breve suspiro y sacudió la cabeza varias veces. Pasó su mano por su pelo otra vez, murmuró algo inaudible a sí misma y dirigió sus ojos hacia el suelo.
”Es bueno saber que te sentiste de esta manera sobre nosotros todo este tiempo”, dijo rápidamente mientras inhalaba .
”No te hagas la víctima Cece“, le contesté, enojada con la forma en que ella no podía ver el cuadro completo de lo que estaba pasando… de lo que yo estaba pasando.
La tensión y el silencio se intensificaron ya que ninguna de nosotras sabía qué decir a la otra . Estábamos en dos páginas distintas… había dos puntos de vista diferentes. Pero yo no debería haberme sorprendido. Siempre habíamos sido así. Y ella debió darse cuenta también mientras decía sus siguientes palabras .
”Lauren, claramente hay mucho de nosotras que no sabíamos. Aunque yo no lo entiendo, claramente hay una razón por la que no sentías que podías confiar en mí. Me siento ingenua al pensar que una vez fuimos las mejores amigas”. No podía dejar de asentir ante sus palabras . ”No sé qué va a pasar entre nosotras, porque en este momento, no vamos a ser lo mismo que solíamos ser… o al menos lo que yo pensaba que solíamos ser. Pero tal vez con el tiempo, entenderé lo que salió mal con nosotras… y tal vez en algún momento, voy a ser capaz de entenderlas a los dos” , dijo, y agregó lo que parecía ser un suspiro desanimado al final de la última frase. Me quedé en silencio y dejé que sus palabras se asimilaran en mi mente. Fue fácil para mí disminuir nuestra ‘amistad’ a través de mis propias palabras, pero oírla verbalizar cómo ella veía nuestra amistad ahora, infligió una punzada de culpa en mi corazón. Me hubiera gustado reconciliarnos, pero yo sabía que no era el momento.
”Supongo que eso es todo lo que puedo pedir en este momento, Cece El tiempo cura todas las heridas“, le respondí con tristeza.
“Sí… espero que así sea, Lauren“, dijo con firmeza . Con eso se formó una sonrisa a medias en su cara y se volvió lentamente sobre sus talones. Oí a Camila dejar escapar un profundo suspiro, y me pregunté cuánto tiempo había estado conteniendo el aliento. Aflojó su agarre en mi muñeca . Cuando Cece llegó a la puerta del baño,envolvió sus dedos alrededor de la manija de la puerta y la tiró lentamente. Antes de salir de la puerta, volvió la cabeza para mirarnos
”Camila, lo siento por lo que te dije… no te mereces eso”, dijo en voz baja . ”Nadie lo hace“, terminó, mirándome antes de volverse de nuevo hacia delante y salir por la puerta.
Camila y yo nos quedamos en silencio por unos momentos, para digerir lo que acababa de ocurrir entre Cece y yo.
”¿Estás bien Lauren?” Camila preguntó finalmente con delicadeza.
“Sí… creo que lo estoy,” dije solemnemente, al darme cuenta de que tendría que acostumbrarme a este sentimiento con rapidez debido a lo que estaba ahora pensando en hacer más tarde esa noche . ”Camila, ¿puedes venir a cenar esta noche?” Le pregunté nerviosamente, haciendo una breve pausa, pero rápidamente reanudando antes de que ella respondiera . “Quiero decirles a mis padres acerca de nosotras.”

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 34

Mensaje por Admin el Sáb Sep 10, 2016 7:55 pm

POV Camila
"Quiero decirles a mis padres acerca de nosotras."
En el minuto en que Lauren pronunció estas palabras, una oleada de náusea se apoderó de mí y mi latido comenzó a doblar la velocidad. Mis músculos empezaron a convulsionarse ligeramente hasta el punto en que tuve que sacar mi respiración en un intento de calmar mis temblores. Era la clásica respuesta de lucha o huida, pero no era un efecto de mi propio miedo de la situación. Era un miedo natural que una compensación excesiva por la tranquilidad misteriosa de Lauren. Tenía miedo… pero yo no tenía miedo por mí misma. Tenía miedo por ella.
"L-Lauren… le quieres decir a tus padres? ¿Por qué?", Le pregunté en voz baja. Ella suspiró y miró brevemente, mordiéndose los labios mientras contemplaba su respuesta.
"No quiero ocultar algo que me hace tan feliz. Piensa en todo lo que hemos pasado Camila… piensa en todos los obstáculos que hemos tenido que superar para llegar a este punto. Todo nos ha hecho más fuertes, nos ha hecho más resistentes. Siento que esto es lo último que tenemos que hacer", respondió ella con una confianza inesperada.
"Pero Lauren, tus padres… ¿cómo crees que van a reaccionar?" Me seguí cuestionando, preguntándome cuánto tiempo le tomaría a retractarse de este deseo, el tiempo que se tardaría en romper esta confianza en la situación. Sentí una punzada de culpa en mi razonamiento por hacer estas preguntas, pero no podía dejar de preguntarme si sabía el impacto que podría resultar de lo que ella quería que sucediera. Y su respuesta me sorprendió.
"Tú y yo, no somos más que un poco de aventura. Tú sabes todo sobre mí, hasta la médula, todo lo que yo traté de ocultar al mundo exterior. Tú me conoces, y es el sentimiento más espantoso, pero más maravilloso del mundo. Mis padres… ellos probablemente estarán molestos, tal vez enfadados, decepcionados o triste tal vez… pero así es como me he sentido en mi incapacidad para encontrar el verdadero amor… mi incapacidad para encontrarme a mí misma a medida que continuaba la construcción de muros para que nadie pudiera ver el verdadero mí. Me sentía desesperada por años, pero al final, estoy feliz. Ellos sentirán una muestra de lo que he sentido durante años, y van a tratar de cambiarnos. Pueden tratar de romper lo que tenemos, pero estarán tan desilusionados gracias a lo fuerte que nuestro amor realmente esta. Ellos quieren lo mejor para mí, y ellos asumen que es con un chico. Pero esta no es su vida, esta es mi vida, y tú es lo mejor para mí." Tragué saliva lentamente y sentí las comisuras de mis labios contrayéndose cuando se detuvo y luego siguió demostrando su fuerza para mí. "Cuando uno nace, los padres desarrollan esta imagen en su cabeza de esta vida ideal para ti. Uno crece y tus padres te imaginan ir a través de la escuela, con suerte ganar atletismos, hacer amigos, hacer deporte y sobresaliendo en ellos. Entras a la escuela secundaria y tus padres esperan que tengas una serie de novios hasta la fecha y para tomar las fotos de promoción cliché para que puedan imprimirlas, enmarcarlas y ponerlas en la pared, junto a una foto en familia que se ha tomado hace años, cuando eras joven. Y al igual que la foto, todo tiene que ser perfecto. Todo tiene que ser esculpido en tu vida para que se ajuste la imagen ideal. La mayor parte del tiempo, van a querer que tu vida sea todo lo que no podían experimentar en la suya. Ellos quieren que vayas a una buena universidad, encuentres algo importante que te guste, conocer al hombre de sus sueños, con el tiempo se casen, tengan hijos y un matrimonio feliz al envejecer juntos. Sí quieren que encontremos el amor, pero sólo tienen una visión estrecha de lo que es el amor. El amor entre un hombre y una mujer, y eso es lo que hace el amor bueno. Los matrimonios se ven afectados por los celos, la infidelidad, en algunos casos… el abuso… “ Lo último de sus palabras me hizo estremecer, y alargué la mano para atar sus dedos con los míos. "Los matrimonios se ven afectados por mucho, pero está por alto debido a que el matrimonio está dentro de los límites de lo que la sociedad piensa que está bien. Pero mira tú y yo. Estamos por lo otra, nos apoyamos la una a la otra. Tú me da todo lo que mis padres esperaban que fuera a encontrar en una persona… el amor, la felicidad, el apoyo, la paciencia, la fortaleza, la confianza, y una habilidad para ver todo de mí, conocer cada parte de mí y de mis defectos, y todavía me amas por lo que soy. La única diferencia es que eres una chica… y para ellos, que es el elemento que anulará todo lo demás… hacer que todo inaceptable. Y es triste que algo que debería ser tan trivial eclipsa todo lo bueno de nosotras sólo porque nuestro amor no se ajusta a la trayectoria ideal que pasaron años con la esperanza de que iba a viajar. Pero al final, tendrán que tomar tiempo para reevaluar lo quensignifica el amor. El amor no es blanco y negro, el amor no es sólo el hombre y la mujer, el amor es la sensación que tienes cuando sientes que puedes conseguir más allá de todos tus miedos porque tienes alguien en quien apoyarte. El amor te da esta extraña sensación de invencibilidad en el que te hace sentir fácilmente capaz de hacer algo como esto y hacer frente a los obstáculos que surgirán a causa de ello. El amor… somos tú y yo".
Me paré frente a Lauren y sabía que esta no era la misma chica que conocí antes de… la chica que había consumido alcohol como una muleta, la chica que tenía una visión turbia de lo que realmente era y lo que quería para sí misma. Pero ahora, ella encontró la felicidad a causa de mí, y estaba dispuesta a liberarse de las cadenas aparentemente inquebrantables que la sociedad había envuelto alrededor de ella.
Tirando de la mano un poco, la acerqué a mí hasta que nuestras narices se tocaban. Sonreí, cerré los ojos lentamente, y me mordí el labio. Ella envolvió sus brazos alrededor de mi cintura, pero enseguida levantó a mis mejillas y apretó mi cara hacia adelante muy ligeramente para que nuestros labios apenas rozaran entre sí. Alzó la barbilla y poniéndose de puntillas, ella apretó los labios en mi frente y dejó que permanecen allí durante unos segundos. Después de colocar un segundo beso, más profundo en la frente, ella se trasladó de nuevo a mi cara y los labios conectándolos con los míos. Nuestras bocas se abrieron y lentamente se movían en hermosa sincronía, con las manos todavía presionando suavemente en el lado de mi cara, negándose a dejarme ir. Deslicé mis manos a su cintura y la atraje más cerca. Fue en ese momento que una lágrima inesperada cayó de mi ojo y en la mejilla de Lauren. Pero no era una lágrima de tristeza. Era un reflejo de la felicidad que sentí al saber que habíamos llegado tan lejos.
Y como si hubiéramos sido un solo cuerpo, un alma, una lágrima salió de su ojo y caía en cascada por su rostro. Abrimos las puertas de nuestras emociones juntas, y yo ya no podía distinguir entre sus lágrimas y las mías. Nuestros labios comenzaron a temblar unos contra otros y se hizo más difícil de respirar, pero en lugar de detenernos, continuamos hacia adelante, permitiendo que la pasión aumente rápidamente.
Ella me levantó un poco para que yo estuviera sentada en el borde de la pileta. Una vez más, poniéndose de puntillas, ella agarró la tela de mi camiseta y profundizó el beso. En ese momento, la puerta se abrió y dos niñas irreconocibles caminaron hacia nosotras y Lauren rompió el beso, pero no aflojó su agarre en mí. Apoyó la frente en mi hombro, y miré como la confusión cruzaba la cara de la mujer y luego hizo una mueca, y supuse que había descubierto lo que estaba pasando. Pero yo sólo sonreí cuando Lauren soltó una risita suave en mi hombro. Una vez que se fueron, Lauren levantó la cara y me miró a los ojos. El contacto envió escalofríos por mi columna vertebral, y me mordí el labio mientras pensaba en lo impresionante que eran esos ojos.
“Camila…” dijo en voz baja.
“Sí Lauren?”
“Tengo miedo. Sé que no lo parece, pero lo tengo. Estos son mis padres… mi familia, y aunque no tengo la claridad de la situación, la imagen que tengo en mi cabeza de cómo reaccionarán me asusta hasta la mierda. No quiero decepcionarlos… Yo siempre quise ser la hija perfecta para ellos…” Se interrumpió y tuve una idea de la sensación que ella estaba aludiendo sobre esta decisión tendrá un impacto en las luchas que tratamos ayer por la noche. "Tengo miedo", repitió, y luego hizo una pausa para soltar un profundo suspiro. "Pero siempre y cuando te tenga a ti, todo va a estar bien", terminó, llevando sus labios a los míos en un beso tranquilizador.

POV Lauren
Mi corazón se aceleró mientras repetí lo que le había dicho a Camila en el baño hace una hora. La confianza que tenía en mis propias palabras parecía eclipsar el miedo abrumador, naturalmente sentí que era justo decirle a mis padres. Megan había descubierto nuestra relación durante la noche de la hoguera, y utilizó las señales visuales de las velas, y la cama. Cece había descubierto nuestra relación en el sencillo “Te amo”, que le susurré al oído de Camila, y ella fue capaz de encajar las piezas del rompecabezas y sin ninguna otra explicación de mi parte. Pero ahora, por primera vez, me gustaría admitir abiertamente el amor entre Camila y yo con mis padres, y me preguntaba cómo iba a encontrar las palabras adecuadas para expresar lo que sentía por ella a dos personas que asumí que no lo entenderían en lo más mínimo.
Mi mano empezó a temblar y se hizo más difícil para mí concentrarme en las palabras que mi maestro estaba diciendo y más difícil para que sostenga el lápiz de entre mis dedos. Tomé varias respiraciones profundas y miré el reloj. 13:37 La cena sería en cuatro horas. La confesión sería en cuatro horas. Imágenes de mi mamá llorando y mi padre gritando inundaron mi mente. ¿Estaba realmente preparada para hacer frente a esto?
Poco a poco saqué mi teléfono y lo escondí debajo de mi escritorio mientras escribía el número de Megan en un nuevo texto.
Le estaré diciendo a mamá y papá sobre Camila y yo esta noche - Lauren
Pasaron los minutos, a una velocidad agonizante mientras esperaba la respuesta de Meg.
13:42
13:45
13:55
Y en ese momento, finalmente recibí un nuevo mensaje de texto… pero no fue de la persona que esperaba.
745-320-4598
iMessage
El número era irreconocible, y cuando lo abrí, me di cuenta de que se trataba de un mensaje de grupo con otro número y Camila. Cuando mis ojos recorrieron a la imagen que se había enviado a mí, rápidamente sofoqué una risita y luché por reprimir la sonrisa que se extendió por mi cara. Era una foto de Abby y Jordan en la parte trasera de un salón de clases en la que sostiene una hoja de papel que decía:
“Tú puedes hacerlo!” Con marcador de color púrpura y tenían caras sonrientes y corazones alrededor de los bordes. El título del texto decía: “Creemos en ti… Y siento que Abby dibuje corazones deformes!” la cara de Abby se arrugó en una sonrisa exagerada y Jordan fue sacando la lengua y apuntando a su maestra, cuya espalda se observaba cuando escribió en la pizarra.
Rápidamente recibí otro mensaje de texto de Ellie, sosteniendo una hoja de papel de cuaderno forrado de blanco. Ella sonreía, mientras señalaba el mensaje que había escrito: “#TeamCamren” el asunto de su mensaje decía: “Soy tan rebelde, la señora Delucia casi me atrapó por tomar esta foto. Merece la pena. E hice un nombre de ship para ustedes! ¿Te ha gustado? Smile
Y finalmente, un último mensaje de la chica que me robó el corazón. Camila, con grandes ojos de la gama de color marrón y una sonrisa que podría derretir mi corazón envió una imagen simple de una nota adhesiva que decía: “Razón #1 de por qué Te amo: tu coraje y tu capacidad de luchar contra todas las probabilidades. Eso es lo que te hace bella”
Me recosté en mi asiento y suspiré. Hace un mes, apenas había conocido a esta gente. No eran más caras conocidas que me cruzaban en el pasillo, sin dar un segundo pensamiento a lo que realmente eran. Y ahora, estas personas, que tenían poca importancia en mi vida antes, ahora se pusieron junto a mí en mi momento de necesidad. Ellos conocían el verdadero yo, y voluntariamente se convirtieron en mi sostén cuando llegué hasta el último par de semanas en un intento desesperado de encontrar la luz al final del túnel.
Muchas gracias chicas… no saben cuanto sus mensajes significan para mí. Son increíbles - Lauren
Te cuidamos la espalda chica, #MantenteFuerte - Abby
#PorquéusashashtagsenlosmensajesdetextoAbigay - Jordan
#Nomellamesabygayovoyacortarte - Abby
#Deténganseestanarruinandoelmomento - Ellie
#Losodiochicos - Camila
#Falsotunosamas - Abby
#Nopuedomas - Jordan
#Creoquepuedes - Abby
Me reí cuando la ridícula conversación entre mis amigos me tranquilizó. Fue en ese momento cuando finalmente recibí un texto de Megan, justo antes de que sonara la campana.
Yo sólo fallé mi cuestionario lol - Megan
Espera, ¿QUÉ? Le estarás diciendo a mamá y papá? ¿Cómo vas a hacer eso? - Megan
Camila viene a cenar esta noche, voy a contarles a continuación - Lauren
Eso sera… interesante. Sólo recuerda, no puedes abofetear a mamá si a ella no le gusta Smile - Megan
Yo no podía dejar de reír por el texto de Megan. Ella siempre encuentra una manera de inyectar humor en la situación.
Lo sé… estoy nerviosa, creo - Lauren
No lo estés, estoy aquí para ti - Megan
Gracias Meg - Lauren
Te quiero hermanita Smile - Megan
Leí el texto de Meg y ladeé la cabeza hacia un lado. Es la primera vez que he oído esas palabras de ella. Poco a poco escribí mi respuesta de nuevo.
Tú no eres la hermana que conocí antes de que todo esto pasara. Te quiero demasiado Meg - Lauren
Ni lo eres tú. Has cambiado, pero lo digo en el buen sentido Lauren. Eres muy fuerte, me siento orgullosa de que seas mi hermana. Pase lo que pase esta noche, voy a estar contigo y Camila. Lo prometo - Megan
Su texto envió escalofríos por mi espina dorsal. La ansiedad del momento fue intensificado a medida que la última campana sonó, lo que significa el final de mi jornada escolar, pero el comienzo de uno de los mayores obstáculos que aún tenía que enfrentar.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 35

Mensaje por Admin el Sáb Sep 10, 2016 7:55 pm

Lauren pov.
El aire fresco de otoño acariciaba mi piel y el sonido de una risa llenó mis oídos mientras miro hacia las nubes que pasan por encima. Cambié mi brazo ligeramente bajo la cabeza de Camila y lo envolví alrededor de su hombro para acercarla. Estaba agradecida por la serenidad del momento, ya que proporciona una tranquilidad que necesitaba antes de afrontar la tormenta
"Esa parece un pato".Se río apuntando una nube sobre su cabeza.
"Camila, ¿Como puedes siquiera ver eso? se parece a una gota gigante". Suspire, volviendo mi cabeza para verla.Una pequeña sonrisa se formó lentamente en mi cara mientras observaba su cambio de expresión mientras continuaba para mirar las nubes por diversión.
"Por eso me gusta mirar las nubes tanto, se puede ver diferentes cosas que otros no pueden". Ella sonrió.
"Es algo así como el lago … y supongo que nuestra relación también. Algunas personas simplemente no ven lo que vemos. Babe mira esa nube… ¿qué ves? "
"Una gota" Dije con un profundo gesto de cabeza y una breve risita.
"Ni siquiera estás mirando, me estás mirando mí" ella se rió, manteniendo sus ojos enfocados en las nubes.
"Ugh bien" Yo dije, de mala gana cambiando mi cabeza para mirar a la nube que ahora estaba señalando. Realmente parecía una gota. Entrecerré mis ojos y traté de construir una forma de la imagen en frente de mí. “¿Es … una flor?” Le pregunté, la incertidumbre lazada a mi voz.
“Sí, eso es lo que estaba pensando,” , dijo sonriendo. Mi corazón se agitó como absorbí la felicidad que ahora la consumía. Su capacidad de ver la belleza en todo es lo que me hace enamorarme de ella aún más.
"¿Qué tal aquel Lauren?" ella dijo, señalando una nube diferente. Entrecerré mis ojos, pero no podía formular una imagen en mi mente de lo que podría ser.
"Camila, que sólo se ve como una nube esponjosa" Suspiré.
"Bueno … yo pensaba lo mismo," ella se rió, y luego giró su cuerpo hacia mí. Me incline y susurré:
"Pensé que ibas a decir algo más," y luego conectamos nuestros labios en un beso profundo. Rompiendo el beso por un breve momento, ella echó la cabeza hacia atrás y soltó una carcajada.
"No puedo ser profunda y perspicaz todo el tiempo," ella sonrió, antes de colocar un rápido beso en los labios.
Entonces me levanté a una posición sentada. “Ven aquí Camila” Dije en voz baja, ampliando mis piernas para que pudiera posicionarse entre ellas. Levanto su cuerpo levemente, y luego ella misma se sentó, así, pudo apoyar su espalda en mi pecho. Envolví mis brazos alrededor de sus hombros y le dio un suave beso en el cuello.
Sus ojos se posaron en un Golden Retriever juguetón que estaba delante de nosotras tratando de alcanzar un frisbee con un hombre que parecía tener la edad de mi padre.
Mis ojos en cambio, estaban en una pareja sentada en una banca cerca de los arboles en diagonal a nosotras. Era un hombre de mas o menos 20 años, y la que parecía ser su novia, me recordaba un poco a mi, pelo castaño que le caía en cascada por los hombros, jeans ajustados,y botas de jinete de color marrón oscuro para complementar con el verde bosque, camisa al hombro. Ella y su novio hicieron contacto visual y una sonrisa se formó en sus caras al mismo tiempo. Vi como ella avanzó lentamente hacia adelante y puso un dedo suavemente sobre la barbilla para traerlo más cerca. Cuando sus labios se conectan, sus sonrisas se ensancharon. No pude evitar sonreír con ellos, sabiendo que el amor que parece que tienen el uno al otro era lo mismo que yo sentía por Camila.
Pero a medida que continué observarlos tan fácilmente expresar su amor por el otro en público, una sensación de hundimiento llenó mi pecho. Empecé a preguntarme qué obstáculos enfrentaron que hicieron su amor más fuerte, y cómo esos obstáculos contrastado con lo que Camila y yo tuvimos que enfrentar en las últimas semanas. ¿Qué tan similar estábamos? ¿Cuánto más duro tuvimos que luchar por el amor que nos teníamos la una a la otra? Entonces empecé a sentir envidia a sabiendas de que nunca tendrían que enfrentar el obstáculo de salir del clóset con sus padres.Nunca tendría que decir: “Mamá, papá, somos heterosexuales”, y lidiar con los juicios y las consecuencias que se derivarían de lo que Camila y yo le diga a mis padres.
Mis celos por ellos comenzó a su pico, pero rápidamente me sacudí la cabeza y suspire, recordando a mí misma que cada relación tiene sus propias luchas únicas. Tal vez su personalidad no era atractiva para los padres, tal vez él fumaba, tal vez ella no iba a la iglesia, tal vez él no iba a una escuela de primera categoría, tal vez sus padres no les gustaba el suyo. Cada una de estas cosas podrían llevar a un peso significativo para la relación, de la misma manera que Camila y mi sexualidad parecía definir nuestra relación. Mis pensamientos me empezaron a consumir, pero como si fuera una señal, Camila se dio la vuelta para mirarme y sonrió.
“Te amo” -susurró y se inclinó hacia atrás de modo que sus labios tocaron los míos. Me sorprendí con mi falta de preocupación con respecto a nuestro afecto en público, pero en ese momento, todo lo que quería … lo único que necesitaba eran los labios de Camila contra los mios como una representación física de cómo emocionalmente segura me sentía con ella.
Rompiendo lentamente el beso, la suavidad de sus labios se quedó en los míos mientras ella se apartó.
“Es casi 5:30,” -susurró ella, un elemento de ansiedad llenando su voz. Mi corazón saltó al recordar lo que tenía que hacer esta noche.
El parque donde estábamos estaba a cinco minutos a pie de mi casa, pero me hubiera gustado que hubiera sido más tiempo. Yo quería algo … cualquier cosa para prolongar lo inevitable. Como Camila y yo comenzamos a caminar a mi casa, mi visión de repente se volvió borrosa. La adrenalina corría por mis venas como me aturdí y maree por el pánico. Yo quería hacer esto … necesitaba hacer esto, pero me aterraba cuando el momento se acercaba. Al llegar a mi puerta, yo negué con la cabeza y miré a Camila.
"No puedo seguir con esto" Gemí, mi respiración cada vez más rápida y mi pecho apretando mientras me preparaba para el inicio de un ataque de pánico.
"Nosotras no tenemos que hacerlo en estos momentos Lauren …no tenemos que, si no estas lista" , respondió ella en voz baja, entrelazando sus dedos con los míos, pero mirando rápidamente alrededor para asegurarse de que mis padres no serían capaces de ver si miraban por la ventana.
"No, tengo que hacer esto … pero no puedo … yo solo no puedo" Grité en voz baja, en conflicto en cuanto a lo que debía hacer y en silencio pidiendo algo que podría influir en mi decisión. Mirarla a ojos era todo lo que necesitaba.
Era ver eso “yo creo en ti … incluso cuando no puedes encontrar una manera de creer en ti misma.” Ella reforzó su agarre en mi mano y agregó una cálida sonrisa. No necesitaba decirlo. Todo lo que ella pensaba, todo lo que ella quería que yo supiera, fue escrito en su cara y en su corazón.
"bueno" Suspiré mirando hacia la puerta principal.
"estás lista?" -preguntó ella, su voz tornándose ligeramente aguda, mientras trataba de calmar sus propios nervios.
"Tan lista como puedo estarlo" Le respondí en voz baja. Hicimos una pausa y dejamos que el silencio nos hunda.
"Lauren?"
"Sí Camila" Yo le respondí con voz temblorosa.
"No te voy a dejar. No importa lo que pase, yo no te dejaré. Cuando todo lo demás se desmorona y cuando el polvo finalmente se asienta, todavía voy a estar de pie aquí … juntas. "
Me apretó la mano tranquilizadoramente y de mala gana agarré el pomo de la puerta delantera. Inhale una última respiración completa, empujé la puerta y solté mi agarre de la mano de Camila. El insoportable olor a salmón y arroz basmati flotaba en mi nariz, y tosí involuntariamente. Mis nervios ya eran incontrolables debido a la anticipación de mi confesión, pero la idea de comer la cena aumentaron mi pánico. Camila debió sentirlo también por lo que ella se inclinó y me susurró al oído:
“Eres más fuerte de lo que piensa.” Asentí con la cabeza un poco y tomé el primer paso por la puerta.
“Lauren! ¿Ella es tu amiga? Camila ¿verdad? “Mi mamá dijo con entusiasmo sobre exagerado. La forma en que pronunció el nombre de Camila me hizo temblar. -Cam mail a.
“Mamá se pronuncia Camee-la” Dije aun temblando, y Camila solto una risita modesta, muy probablemente con la esperanza de aliviar mi preocupación.
"Bueno, Cam-ee-la" mi mamá dijo, sacando las sílabas: "Estamos felices de tenerte aquí. La cena está casi lista ". Puse los ojos con disgusto por la forma que mi familia trata de parecer perfecta al mundo exterior … e incluso entre nosotros mismos. Camila y yo caminamos hacia la mesa, donde Meg ya estaba sentada. Ella produjo una mueca con los labios fruncidos y rápidamente sacó su teléfono.
Estas bien colega? - Megan
Sentí como mi teléfono vibraba, ya sabia que era ella.
Cagada de miedo - Lauren
Eso es asqueroso Lauren. Dile Camila que dije que me gusta su cara Smile - Megan
Me reí en voz baja y me incliné para mostrar Camila lo que Meg había dicho. Ella se llevó la mano a la boca y se rió. Su rostro se convirtió enrojecida, y mientras se quitaba su mano, reveló la más tímida de las sonrisas. Nos deslizamos en nuestros asientos conmigo sentada a mi lado mi madre, Megan sentada frente a mí, Camila a mi derecha, y mi padre sentado en la mesa frente a mi mamá. Megan fue la primera en agarrar el plato de arroz delante de ella y empezar a servirse cucharadas sobre su plato.
“Megan, por favor, guardar algunos para Lauren y Cam-ee-la” mi madre me dijo, obviamente orgullosa de sí misma que era capaz de seguir pronunciando el nombre de Camila correctamente mientras ella le guiñó un ojo. Un pozo formado en el estómago sabiendo que esta alegría sería siempre tan fugaz.
"Así que Cam-ee-la, ¿cómo tu y Lauren se conocieron?" le preguntó a mi papá como Megan le pasó el arroz. Hice una mueca y estreché mis temblorosas manos.
"Oh umm bueno …" Camila comenzó, antes de aclararse la garganta rápidamente. Miré a Meg, quien tenía su mano sobre su boca mientras trataba de sofocar la risa y el control de su cuerpo temblaba.
Deja tu puta risa, esto no es ni remotamente divertido - Lauren
rápidamente le envió un mensaje debajo de la mesa.
Me río cuando estoy nerviosa, lo siento - Megan
"Lauren está en mi … mi clase de Historia. Nos emparejamos para un proyecto, así que empezamos a salir … y esas cosas, "Camila terminó.
"Oh, eso es bueno,de que era este proyecto?" preguntó mi padre.
Yo no podía dejar de suspirar con disgusto por esta pequeña charla. Tenía que decirles acerca de Camila y el impulso se estaba construyendo dentro de mí, pero no quería solo soltarlo y ya , sabiendo muy bien el nivel de choque que resultaría. Mi mamá y mi papá están desconectados realizandole a Camila una serie de preguntas. “¿Practica deportes?” “¿Cómo te va en la escuela?” “Ha estado en el nuevo restaurante mexicano en la calle principal?” Todo el tiempo, traté de respirar profundamente y calmar mis nervios por lo que cuando llegó el momento en que tenía que hablar las palabras que yo más temía, me gustaría hablar con convicción y confianza.
"Lauren, ¿por qué no comes?" Mi mamá le preguntó constermientrasmovía movía un trozo de salmón a través de mi plato.
"Simplemente no estoy hambrienta …" Murmuré mientras miraba Camila por el rabillo de mi ojo torpemente meter un mechón de pelo detrás de su oreja. Era la pregunta con la cual me constaba mas trabajo respirar, pero la que vino después destrozó por completo cualquier control que tenía sobre mi cuerpo.
"Camila, ¿tienes novio?" Preguntó mi madre, batiendo sus pestañas dos veces como sonrisa en su rostro. Mis ojos se posaron en Meg, cuya boca se separaro ligeramente mientras sus ojos se abrieron como platos. Me volví hacia Camila, que se quedó sin expresión, sin embargo, debajo de la mesa, pude ver sus dedos temblando ligeramente. Ella miró hacia mí, con los ojos dando a entender la desesperación y el miedo de responder a esa pregunta. Yo no podía someterla a esa carga. Tuve que hablar por ella … Tenía que hablar por mí misma.
"S-si ella está saliendo con alguien …" Dije en voz baja.
"Oh, eso es genial! Estoy seguro de que él es un joven muy afortunado! Lauren no ha tenido novio por un tiempo, tal vez tu novio tiene algunos amigos que ella puede -
""¡Mamá!" Interrumpí, levantando la voz. La mentira era demasiado para mí de manejar , la verdad comenzó a filtrarse fuera de mí.
"Ella no tiene novio," Dije, evitando el contacto visual con ella y mirando hacia abajo en mi plato.
"Lauren, sólo dijo que estaba viendo a alguien …" mi mamá respondió.
"Ella es … pero no es … no es …" Tragué saliva lentamente y apreté los dientes mientras las lágrimas rápidamente llenaron mis ojos.
Traté de pestañear para alejarlas en un intento de mostrar mi fuerza ante mis padres, pero varias se escaparon de los bordes de las pestañas y hacia el plato delante de mí.
"Lauren … ¿qué está pasando …" mi papá preguntó lentamente. "Estamos …" Luché para conseguir la última palabra. "Estamos …" Intenté de nuevo, pero aún no podía decir nada más.
"Juntas" Camila terminó en voz baja. La miré en estado de shock. Ella era mi muleta … mi roca … y cuando íbamos hacia adelante, íbamos hacia adelante como una sola.
Volví a mirar hacia abajo en mi plato. A medida que tragaba saliva una vez más, el sonido era casi ensordecedor, ya que rompió el extraño silencio que cayó sobre la sala. De pronto, una risita nerviosa escapó de la boca de mi madre.
“Eso es … eso es gracioso” tartamudeó como la confusión se apoderó de su rostro. Era una mirada que expresaba su más grande esperanza de que todo esto era sólo una broma. Me miró directamente a los ojos y me quedé con cara de piedra. En cuestión de segundos, la sonrisa en la cara de mi madre se volvió lentamente en una mueca mientras sus ojos se volvieron ligeramente vidriosos. "¿Es una broma Lauren …" dijo en voz baja. "Por favor, dime que esto es sólo una broma … y si lo es … no es divertido …" añadió, sus palabras de repente suena suplicante.
"No estoy bromeando," Le respondí lentamente, mi voz quebrada mientras las lágrimas rodaban lentamente por mis mejillas.
"Ustedes no están saliendo" mi papá dijo. "Ni siquiera bromees con nosotros Lauren, no vas a salir con una chica" terminó. Me volví hacia él y pude ver que sus mejillas se habían sonrojado a un tono más oscuro de rojo. No recuerdo la última vez que había visto a mi padre enojado. "Tú no eres … no eres gay, Lauren. No te crié … "mi padre cortó sus propias palabras como él apretó los dientes y dio forma a su mano en un puño contra la mesa.
"Ella me hace feliz …" Gemí. Fue entonces cuando mi madre dejó escapar un grito de asombro.
"Oh dios no … por favor, no" -gritó ella, mientras ella se llevó las manos a la cara.
"Esto no está bien" mi padre dijo a sí mismo, sacudiendo la cabeza.
"Papá …" Meg se inició pero fue rápidamente cortada por la onda de la mano.
"No empieces Megan" dijo mi padre con severidad-. "¿Cuánto tiempo ha estado sucediendo esto, esto debe ser una de esas fases confusas que los adolescentes atraviesan" mi padre me preguntó en voz baja. Podía sentir mi cuerpo temblar aún más, pero Camila descansado rápidamente su mano en mi rodilla para tranquilizarme que iba a estar bien.
"Esto no es una fase. Esto es … esto es real. Yo … yo la amo, "Lloré.
"Usted no sabe qué es el amor todavía" mi papá respondió fríamente como mi madre siguió sollozando en el otro extremo de la mesa. Fue esta la negación que Camila y yo tuvimos que me envió sobre el borde. Rápidamente me puse de pie y tiré de la mano de Camila para indicar que iba a salir. No podría estar más aquí. Yo no podía someterme a escuchar a esta ignorancia.
"Lauren Michelle Jauregui, es mejor que vuelva a sentarse en estos momentos. Camila se puede ir "dijo mi padre,la ira ahora inyectada en sus palabras.
"No, papá, nos vamos. Ya he terminado con esta mierda "Respondí, igualando mi tono y mi ira con la suya en un intento por hacer que me tome en serio.
Mientras irrumpí por la puerta, con Camila trotando para mantenerse conmigo, pude oír suaves gritos de mi madre.
“Mira lo que esa chica Camila ha hecho a nuestra hija.” Una punzada de tristeza llenó mi corazón en la similitud de la respuesta con Cece. La culpa nunca debió haber sido lanzado sobre Camila, porque ella había sido la que puso fin a mi dolor.
"Lauren, ¿a dónde vamos" Camila se quejó, y me di cuenta que había apretado sin saberlo, mi agarre en su brazo.
"A cualquier lugar menos aquí" Murmuré con ira mientras las lágrimas seguían fluyendo de mis ojos. De repente, mi teléfono sonó.
Lauren.. por favor vuelve - Megan.
No puedo Meg.- Lauren
le escribí con lagrimas en mi rostro.
Sabes te aman, simplemente están teniendo un tiempo difícil creeme - Megan
Tú los escuchaste están disgustados. Ellos nunca me van a mirar como la misma hija a pesar de que nada ha cambiado en mí - Lauren
Sólo están conmocionados. Lauren, tu has tenido tiempo para entender todo esto, y sé que fue muy difícil para ti. Ellos necesitan el mismo tiempo para procesarlo también. Dónde estás? - Megan
En la esquina de la calle-Lauren
En cuestión de momentos, Megan salió corriendo de la casa y corrió hacia nosotras
“Hey …” Luché para decir que mi voz temblaba.
“Hey,” , respondió ella en voz baja. Rápidamente nos agarró los brazos y nos dio un abrazo.
“Ustedes chicas son increíblemente fuertes” susurró en nuestros cabello, envolviendo sus brazos alrededor de los hombros para acercarnos más.
“Gracias Meg,” Camila le respondió. Rompiendo el abrazo, Meg miró a Camila y luego a mí y me preguntó, “¿Quieres ir a dar una vuelta?” Inmediatamente
Asentí en silencio dándole las gracias por ofrecerme este escape muy necesario. A medida que caminaba de regreso a su coche, luego nos deslizó en el asiento de atrás, Megan suspiró profundamente.
“Lauren, estoy a punto de decir mucho, así que sólo me liberarte conmigo, de acuerdo?”
“okay” Me respondió en voz baja, preguntándose si ella sólo había querido dar una vuelta para que pudiera hablar sin mí sobresaltarme.
"Los padres nunca realmente espera de escuchar este tipo de cosas de su hijo. Ellos se preparan para hacerle frente a que los adolescentes beban, fumen marihuana, a la intimidación … incluso al embarazo adolescente. Ellos se preparan para todo lo que han visto a otros padres enfrentan cuando sus hijos están creciendo. Pero nadie realmente se prepara para esto. y eso no quiere decir que sea malo, Lauren, no me malinterpreten. Simplemente entiende que mamá y papá le están haciendo frente lo mejor que pueden. probablemente van a estar triste y enojado en un primer momento. empezarán a culparse a sí mismos. probablemente se cuestionen su paternidad e incluso se preguntaran dónde se equivocaron. Pero con el tiempo van a ver lo que tú y yo vemos. finalmente, a través de todos los conceptos erróneos y temores que tendrán sobre este tipo de relaciones, van a ver que eres feliz. verán que has encontrado el amor. verán que sigues siendo la misma persona que eras antes de que se enteraran. ellos te van a mirar y pensar de nuevo a cuando naciste y recordarse a sí mismos de lo mucho que realmente te quieren … lo mucho que han pasado por plantear que, cuanto amor y sacrificio han dado para asegurarse de que puedas ser una mejor persona. Ellos te miran y piensan que sí, tal vez tu vida no fue en la dirección que habían esperado, pero que todavía eres la hija que aman con todo su corazón. Ten paciencia. Prepárate para responder a sus preguntas, sin importar lo ignorante que parezcan. Entender que esto es nuevo para ellos, y que ellos están pasando por la misma confusión que una vez pasaste. Pero nunca hay que olvidar que te aman, Laur. Nunca olvides eso, está bien? "
Miré a Camila, que miraba por la ventana. Yo no podía dejar de preguntarme qué estaba pensando.
“Sí …” Suspiré en respuesta a Meg. “Yo sabía que iban a estar locos … Supongo que había estado preparándome mentalmente para ello, pero en el calor del momento, es que … no sé. La forma en que disminuyen nuestro amor mutuo, yo no podía soportarlo. Hemos pasado por muchas cosas. Estoy cansada de la gente cuestione lo que tenemos, ¿sabes? “Añadí un toque de ira entrelazando mis palabras.
“Lo sé Laur … sólo dales tiempo” ella dijo, volviendo brevemente a parpadear una sonrisa en mí. “Camila … Colega estas bien?” -preguntó ella. Camila se quedó en silencio, así que puse mi dedo índice suavemente por debajo de su barbilla ymlentamente volvió la cabeza para mirarme.
“Oye, ¿qué estás pensando?,” Le pregunté en voz baja. Cerró los ojos y se inclinó hacia adelante para quemnuestras frentes se tocaban. Sus labios comenzaron a temblar mientras una sola lágrima rodó por su mejilla.
"Tengo que decirle a mi mamá" ella gimió. "Y ella ha pasado por tanto. Lo único que hace es llorar, y al ver a tu madre de esa manera, no quiero hacermdaño a mi mamá ya. Pero tengo que decirle, Lauren, sólo necesito. Está comiendo por dentro ".
Miré a Megan, quien hizo contacto visual conmigo a través del espejo retrovisor. Asentí con la cabeza una vez, Meg comprendió de inmediato lo que yo estaba tratando de decirle. Teníamos que ir a la casa de Camila.

Camila Pov.
Finalmente entendí el temor de que Lauren había sentido previo a su confesión. Como nos detuvimos en entrada de mi casa, empecé a entrar en pánico. Yo no quería decirle a mi mamá, pero yo sabía que tenía que hacerlo. Lauren se había convertido en una parte tan importante de mi vida que yo necesitaba que mi madre lo supiera. Pero también quería mostrar Lauren que podía ser tan fuerte y valiente como ella. Mi mano temblaba mientras abrí la puerta del coche. Megan se deslizó rápidamente del asiento del conductor y se paró frente a mí, de inmediato tirando de mí en un abrazo profundo.
“Siempre aquí para ti Colega” -murmuró-.
“Gracias Meg … por todo” Le susurré al hombro.
Mientras me ponía fuera del abrazo, levanté mi brazo ligeramente para atar mis dedos con Lauren. No podía sentarme a través de otra hora de charla. Tenía que decirle a mi mamá, y yo tenía que decirle ahora. Llevé la mano de Lauren a mis labios, apreté un rápido beso en su piel, y esbocé una breve sonrisa a Meg, antes de hacer nuestra camino a mi puerta. Rápidamente giré el pomo y entré in Mi madre, como era de esperar, estaba acurrucada en el sofá bajo una manta de lana fina, observando en silencio sus telenovelas.
"Hola mamá" Dije en voz baja, forzando una sonrisa en mi cara. Amiagarre agarre en los dedos de Lauren como mi madre se dio la vuelta.
"Hola Mila … oh hola Lauren" ella respondió, con una sonrisa natural en su rostro. Sus ojos se dirigieron a nuestras manos, pero rápidamente se dirigieron de vuelta a mi cara. "¿Quieren ver esto conmigo?" -preguntó con ojos esperanzados.
"Claro mamá" Sonreí, preguntándome por qué su comportamiento no había cambiado todavía.
Me senté en el sofá justo entre mi madre y Lauren, y respiré profundamente. Mi confesión era como que rasga una Curita pegada a la piel. Se puede esperar y dudar o se puede dar un salto de fe y seguir adelante. Para Lauren, fue el primero, pero para mí tenía que suceder rápidamente y tenía que suceder ahora.
"Mamá, tengo que decirte algo …" Dije en voz baja. Podía oír Lauren inhalar bruscamente en anticipación.
"Adelante Mila" ella respondió en voz baja, manteniendo sus ojos fijos en el televisor.
"Yo …" Empecé, tragando profundamente, cerrando los ojos por un breve momento, y respirar "Estoy … estoy saliendo con alguien. Al igual que … salir con alguien "Admití al exhalar. Pude ver a mi madre frunce los labios y los músculos de su rostro se hizo más tensa.
"Yo lo supe todo el tiempo," , respondió ella lentamente.
"¿Qué?" Le pregunté confundida, mirando brevemente a Lauren como ella se movió incómoda, la ansiedad emitida desde sus grandes ojos.
"Quería preguntarte pero pensé que sería mejor esperar a que me digas, me empecé a cuestionar desde esa noche ella que vino y nos preparo la cena. La forma en que se hizo cargo de ti, la cantidad de veces que se quedó por aquí en las últimas semanas … me dije a mí mismo ‘quizá Mila ha finalmente encontró un mejor amigo’, pero en el fondo de mi mente, yo sólo sabía. No puedo describirlo, tal vez el instinto maternal, pero sólo tenía una sensación"dijo en voz baja, sus ojos ahora, cambiaron al suelo. "Pero tal vez fue la manera en que la mirabas que te delató … era la forma en que solía mirar tu padre hace diez años. Era la mirada de estar enamorado ". Fue entonces cuando por fin se volvió hacia mí, con los ojos llorosos. “Estoy en lo cierto acerca de esto? Sobre ti y Lauren? “cuestionó. Hice una pausa y luego asentí con la cabeza lentamente. “bueno” -susurró, volviendo de nuevo a la televisión. Ella permaneció en silencio durante cuatro minutos de agonía.
Yo quería presionar para que continuara, pero las palabras que Meg había hablado anteriormente sonó en mis oídos. Tiempo … Sólo necesitaba darle tiempo. Y cuando por fin habló, las palabras que salieron de su boca se hundieron profundamente en mi corazón.
"A veces te sientes como que has encontrado que una sola persona, y que oren para que sea todo lo que necesita. Pero a veces … a veces los cuentos de hadas no tienen finales felices. A veces las relaciones no salen de la manera que esperaba que lo hicieran. Y yo estaba tan asustada de que mi matrimonio con tu padre te haría creer que las relaciones no funcionan … que no pueden trabajar. Lloré todos los días después de que tu padre se fue, no porque no podía funcionar para mí, sino porque no podía funcionar para ti … porque mi matrimonio no podría ofrecerte un ejemplo que no es el amor que hay en el mundo. Eres joven, pero parece que hay algo especial que Lauren te da ". Ella movió sus ojos de mí a Lauren. "No he estado tan presente en las últimas semanas como debería haberlomhecho, pero ella parece encontrar que la seguridad en ti. Ella ha crecido a una joven con confianza y madura y me gustaría pensar que tenías una mano que ver en eso, pero desde que has entrado en su vida, se ha convertido mucho más fuerte. Mila me ha dado la fuerza para seguir adelante a través de este divorcio, y tengo que darte las gracias por eso. Tengo que admitir que cuando empecé a creer que ustedes dos eran más que amigas, me asustó un poco. Pero le has dado todo lo que yo esperaba que obtendría de mi propia relación. Amor. Siempre quise que mi hija, y aunque pensé que iba a estar con un chico, tuve que recordarme a mí misma que el amor viene en diferentes formas. " No pude evitar sonreír ante lo que dijo mi madre, como ella le había hecho eco de las palabras que fluían de la boca de Lauren esta tarde. Movió su mano ligeramente y sin apretar sostuvo mi mano libre. “Mila, quiero que seas feliz … y si es Lauren lo que te hace feliz, yo estoy bien con eso.”
Miré a los ojos de mi madre, y por primera vez en semanas, vi la felicidad. Me incliné y presioné mis labios contra su frente .
“Estaremos bien mamá ” Susurré, antes de retroceder lentamente.
"Lauren?" -le preguntó en voz baja.
"¿Sí?"Le respondió nerviosamente.
"Por favor, muestrale a Mila lo que el amor verdadero es." Mi corazón se agitó mientras me volvía a Lauren, quien permitió una sonrisa de confianza formarse en su rostro.
"Lo haré. Le puedo prometer eso. "

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 36 (Final)

Mensaje por Admin el Sáb Sep 10, 2016 7:56 pm

But things just get so crazy living life gets hard to do
And I would gladly hit the road get up and go if I knew
That someday it would lead me back to you
That may be all I need
In darkness she is all I see
Come and rest your bones with me
Driving slow on Sunday morning
And I never want to leave
Fingers trace your every outline
Paint a picture with my hands
Back and forth we sway like branches in a storm
Change the weather still together when it ends
Los dedos entrelazados. Las manos envueltas alrededor de la otra con fuerza, nunca deseando dejar a la otra marchar. Respiraciones temblorosas y labios temblorosos. Ojos manchados de lagrimas que no representan a la tristeza, sólo la alegría más pura que se puede sentir. La piel desnuda forrada con piel de gallina, la desnudez como símbolo de que todo había sido despojado de distancia … secretos, mentiras y dolor. Ahora lo único que quedaba era el amor.
Las dos chicas al mismo tiempo se movieron una a la otra más cerca, con la esperanza de eliminar cualquier espacio que quedaba entre sus cuerpos. A través de este viaje, se habían convertido en una. La adrenalina corría por sus venas como sus impulsos sincronizados. Se estabilizaron sus respiraciones para que ahora sus pechos suban y se hundan al unísono y sus inhalaciones y exhalaciones continuaron en bella armonía.
“¿Qué son las cinco cosas que te gustan de ti misma?” la chica con la voz ronca susurró. La otra chica suspiró y cerró los ojos.
Pensó de nuevo en las noches en las que sus padres solían pelear. Pensó de nuevo en sus intentos desesperados por escapar de su propio mundo a través de la música que escuchaba como el aumento de la voz de su padre comenzó a competir con ritmos de guitarra que llenaban sus oídos. Pensó de nuevo en los tiempos en que ella cuestionaba lo que ejemplifica el verdadero amor, porque ella había olvidado cómo se veía con el débil sonido de sollozos de su madre filtradose a través de los auriculares que recurrieron a sus oídos. Ella recordó la noche en que algo muy profundo dentro de ella la llevó a la pantalla de su ordenador para comprobar en Facebook la última invitación a una fiesta. Ella comenzó a preguntarse qué la convenció para dar el salto de la fe y en realidad ir.
Pensó de nuevo en cuando sus ojos se posaron en una chica que sólo era un mero rostro en la multitud hace unos meses, que fue evitando cuidadosamente cuando ella experimentó el tormento de Cece y las palabras de Chase.. Pensó de nuevo en los momentos en los que la otra chica le había hecho daño, y los momentos en los que se convenció de que ese dolor sólo se manifestaría en un amor más fuerte al final. Pensó de nuevo en su propio viaje de aprender a ser vulnerable … saber que ella puede permitirse ser atendida. Pensó de nuevo en los momentos en los que encontró la fuerza en lo profundo de sí misma y aprendió a luchar, y no en contra, la persona que más amaba.
Si ella supiera que la niña frente a ella se convertiría en una parte tan integral de su vida. Si ella supiera que esa chica se convertiría en su todo. Ella suspiró, abriendo los ojos poco a poco a medida que entraron en contacto con los ojos penetrantes que continuaba enviando escalofríos por su espina dorsal.
“Yo amo mi capacidad de encontrar belleza en todo” ella sonrió, mirando a la chica que le robó el corazón. “Me encanta mi nueva habilidad de permitirme enamorarme… para entender que mis padres no eran un modelo de lo que el verdadero amor puede ser… y saber que nosotras no tenemos que convertirnos en ellos” tragó lentamente, tratando de quitar el nudo que ahora se formó en su garganta. “Me encanta mi fuerza y mi capacidad de recuperación… mi capacidad para seguir luchando incluso cuando toda esperanza parece perdida. Y amo a mi capacidad de perdonar, incluso cuando me han herido. Yo odiaba eso de mí. Yo solía pensar que yo era débil a causa de eso… pero ahora veo con paciencia y comprensión de que todo el mundo tiene defectos “. Hizo una pausa por un momento y se mantuvo en silencio.
“Esos son cuatro…” la otra chica dijo en voz baja, y ella le sonrió a la sensación de déjà vu que superó el momento. Ella frunció los labios y contempló la última respuesta. Varios momentos pasado antes de que finalmente hablaron.
“¿Sabes lo que más me gusta de mí misma?”
“¿Qué?” la otra chica le preguntó confusa.
“Tú”
. “Pero Camila…”
“Tú eres una parte de mí ahora” aclaró, sonriendo.
Ella dio un beso suave en los labios de la otra chica antes de lentamente tirarla hacia atrás para mirarla a los ojos. Mientras se miraban la una a la otra, ella podría decir que los pensamientos de la otra chica vagaban, y ella frunció el entrecejo mientras se preguntaba qué pasaba por su mente.
La chica de los ojos verdes penetrantes comenzó a pensar de nuevo en las fiestas, el alcohol, las mentiras, la infelicidad que infectó el centro de su corazón antes de que todo esto sucedió. Pensó de nuevo en el vacío que se instaló en su corazón y el hundimiento, la omnipresente sensación que había a sabiendas de que ese vacío no se podría llenar. Ella pensó en la idea de que ella misma había plantado en su propia mente que este sería su vida para siempre y que nada cambiaría. La idea se manifestó en un parásito que le dijo que se le dio esta vida por una razón y que ella no se merecía a sentir el amor que todo el mundo alrededor de ella podría sentir tan fácilmente. Se había conformado con el vacío en su alma.
Pero entonces, no habría dicha fiesta. La fiesta que cambió todo. La segunda chica de pie en la sala, la desesperación en sus ojos. La primera chica supuso que era el alcohol y las hormonas que la atrajo, pero en retrospectiva, que la desesperación era una atracción magnética. A solas, eran débiles… en silencio pidiendo ayuda a gritos… para el alivio de este dolor que se había hundido profundamente en su núcleo. Pero a medida que las piezas del rompecabezas empezaron a encajar justo en frente de sus ojos, poco a poco se convirtieron en una. Juntas, podrían superar cualquier obstáculo. Juntas, podían curar sus heridas más profundas. Juntas, podrían finalmente llenar el vacío en sus corazones. Juntas, podrían finalmente aprender a amar.
Pensó de nuevo en su primer beso. Pensó de nuevo en su primer argumento… el argumento donde sabía que el amor era por fin a su alcance, pero ella todavía no podía empujar más allá de sus demonios más arraigadas a dejar que el amor llegue. Ella pensó en la primera vez que contó su secreto y cómo la segunda chica entendio su miedo de inmediato. Pensó de nuevo en las noches que pasaron juntas, la primera vez que ella dio todo de sí misma a la chica que estaba frente a ella ahora. Pensó de nuevo en las lágrimas, la tristeza, el dolor de tener que enfrentarse a sus,demonios íntimos.
Si ella supiera que a pesar de todo, a través de todo lo que ella pensó sería quebrarse, a través de todas las dificultades y los dolores de cabeza, a través de todas las dudas, la miseria, y los destellos de lo que sería la vida sin la chica frente a ella, que iba a salir de la tierra más fuerte. Si ella supiera que todos los caminos que había recorrido para llegar a este punto siempre la llevarían de nuevo a la chica que ahora se había comprometido a proteger su corazón. Ella miró a los grandes y marrones ojos y encontró consuelo. Se llevó la mano al corazón de la chica y escuchó el latido constante que hacía juego con el suyo. En ese momento, sentía que era libre… se sentía pura felicidad… se sentía como si estuviera en casa.
Sólo estas dos chicas supieron acerca de las pruebas y tribulaciones de su amor. Nadie más podría entender la increíble profundidad de su relación. Nadie más podría entender los eventos aleatorios que ocurrieron para reunirlas, y los obstáculos que enfrentaron en el último mes que puso a prueba su amor, pero en última instancia, los mantuvo juntas. La gente podía ver el amor en sus ojos, pero nadie podría verdaderamente entender.
La niña mayor cerró los ojos y respiró profundamente, mientras se acerco a la chica más joven y presionó sus frentes juntas. Ella sabía que la otra chica estaba pensando y se preguntó si estaban pensando lo mismo. No estoy segura de donde este viaje nos llevará, pero sé que a pesar de todo, estábamos destinadas a estar juntas. Estamos destinadas a estar juntas. Tantas cosas han sucedido hasta este punto para asegurar que el destino quiso seguir su curso. Me pregunto lo que la gente podría pensar si supieran nuestra historia. Me pregunto lo que la gente pensaría si supiera lo que hemos pasado juntas. Me pregunto lo que la gente pensaría si supiera lo que había pasado para llegar a este punto.
Podía sentirse a la deriva en el sueño, con una sonrisa natural formada en su cara como un último pensamiento deslizado en su mente y permanecía allí.



Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: If They Only Knew por camrenofficial

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.