Yellow por camrenofficial

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Yellow por camrenofficial

Mensaje por Admin el Vie Oct 07, 2016 4:26 am

link orginial https://www.wattpad.com/story/43380618-yellow-traducci%C3%B3n-camren-fanfic

por camrenofficial

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Uno.

Mensaje por Admin el Vie Oct 07, 2016 4:27 am

1º Capítulo:
Lauren nunca habia amado la ciudad. Todo necesitaba mucho tiempo y ella era solo una persona. Ella nunca podria mantenerse al día con toda conmoción pasando las 24 horas del día. Pero la academia de arte de Nueva York era su sueño, y cuando ella fue aceptada, decidió que podía hacer frente a vivir en la ciudad. Despues de todo ella vivia junto sus tres mejores amigas. Todo el mundo asumia que Lauren estaba viviendo un sueño. Lo que era sin duda. Despues de vivir en Miami por tanto tiempo, Lauren estaba deseando salir de esa ciudad. Es por eso que en cuanto se graduó, al atardecer se fue y llegó a Nueva York el día siguiente.
Mudarse a Nueva York era un sueño que compartia con sus tres amigas. Lauren, Ally, Dinah y Normani, todas ellas habían crecido juntas desde su primer año en la escuela despues de haber trabajado juntas en el backstage de la producción de la escuela llamada 'La Sirenita'. Cuando llegó su tercer año de escuela, recaudaron el dinero suficiente, enviaron sus solicitudes a la universidad, y se dieron cuenta de que su sueño se estaba haciendo realidad.
Y ahora alli estaban, a dos meses de iniciar el semestre de otoño de su primer año de universidad.
Lauren amaba como su vida se iba transformando, pero aun así no podía dejar de sentirse cada vez más solitaria. No es que ella no tuviera amigos, porque ella tenía un montón de ellos. Simplemente le faltaba algo. En su segundo año la noticia de que Lauren era lesbiana habia salido a la luz. Esperaba que sus tres amigas se alejaran de ella, pero sorprendentemente a ellas no les importaba. Ellas estuvieron con ella durante el periodo que ella recibió bullying constante. Lauren estaba eternamente agradecida por las compañeras que tenía. Sin ellas ahora mismo estaría muy lejos de ser lo feliz que es ahora.
Pero de alguna manera, su sexualidad la retuvo. No era especialmente dificil encontrar otra lesbiana en las calles de New York, pero Lauren era extremadamente inexperta cuando se trata de estar en cualquier tipo de relación. Asi que por miedo, ella se mantenía soltera. El momento en que ella empujó la puerta de su apartemento industrial compartido, fue recibida por sus tres compañeras de piso. Mejor dicho por dos considerando que Ally estaba durmiendo en el sofá. Normani y Dinah levantaron la vista de sus telefonos móviles y sonrieron al saludar a la chica de cabello oscuro.
"No adivinarás que pasó hoy" Dinah habló, olvidandose de su móvil y siguiendo a Lauren a la cocina.-"¿Recuerdas a aquella chica extranjera que había en mi clase de Hip-Hop?" ella preguntó pero no esperó a que Lauren contestase. "¡Ella me pidió el número de telefono!" la chica polinesia aplaudió. emocionada y Lauren no pudo aguantar la risa.
"No lo dudé ni un segundo cuando me dijiste que harías lo que fuese para que esto ocurra." Lauren bromeó dejando caer su mochila de sus hombros en el suelo junto la puerta.
Dinah chocó su nariz con su compañera de piso y saltó sobre el mostrador.
"Asi que.. ¿qué hay de cena, Lo?"
Rodando sus ojos, Lauren sonrió. "¿No podrías haberte hecho amiga de algún chef? Eso sería un favor para todas nosotras. Estoy harta de ser la única que sabe cocinar" ella abrió la despensa, explorando cada rincón para ver que alimentos juntar y hacer algo llamado comida.
"¡Voy yo!" Dinah habló, causando que Lauren se girara en confusión. Ni siquiera había oído nada. Olvidándose de la cena, ella siguió a la chica hacia la puerta. El rostro de Dinah tenía una expresión irreconocible cuando abrió la puerta, y Lauren instantaneamente estaba confusa. Muy rara vez tenian visitas, y cuando las tenian era un persona que se habia equivocado de departamento.
"¡Hola!" la voz alegre sonó de detrás de la puerta. A Lauren instantaneamente le empezó a doler el estómago. Ella corrió hacia el lado de Dinah para asegurarse de que no estaba alucinando, y efectivamente no lo estaba.
"¿Camila Cabello?" Dinah preguntó. Ella estaba igual de confusa que Lauren. Normani rapidamente se acercó a ellas al escuchar eso, mirando a Lauren a los ojos. Todas sabian lo que sentía Lauren respecto a Camila.
La verdad es, Lauren no había salido de la escuela de secundaria, ella había escapado de la chica que estaba en frente de ellas, Camila Cabello, tambien conocida como la chica más popular de su instituto. Ella era la capitana de las animadoras, la reina de la graduación, tenía el protagonismo en todas las funciones de la escuela. Lo que sea, todo lo había hecho ella. Todos la conocían.
"Si" la chica pequeña que estaba al otro lado de la puerta asintió una vez, confirmando que era ella. Cuando ella no dijo nada más, las tres compañeras intercambiamos miradas.
"Despertaré a Ally" Normani dijo. Las tres sabiamos que la chica más mayor era la más amigable. Lauren no podía creer que la chica que odiaba con cada fibra de su cuerpo estaba ahora en la puerta de su apartamento, aparentemente ajena a todo lo que le habia hecho. Dinah y Normani sabían cuanto odio tenía Lauren a esta chica. Ninguna de ellas esperaban volver a verla cuando dejaron atrás Florida.
Pero ahora aqui estaba, sonriendo como una idiota y tratando de estirar el cuello para ver el departamento. Lauren y Dinah se miraron dando un paso a un lado cuando Normani y Ally se acercaron a la puerta. Ally todavia parecia estar medio dormida pero rapidamente salió de su aturdimiento cuando vió a una chica en la puerta.
"¿Qué?" preguntó mirando a Camila y luego a sus amigas. "¿Qué está pasando?" Lauren se encogió de hombros. Dinah y Normani levantaron una ceja como si quisiesen decir silenciosamente que ellas estaban igual de confusas.
"¿Hay algo que necesites?" Ally preguntó volviendo la mirada a Camila quien todavia se encontraba en la puerta y con una sonrisa en su rostro. Lauren encontró esa situación extraña.
"Oh si, eso" la chica más pequeña rió y frunció los labios por un segundo. "Necesito una cama" se deslizó más allá de Ally y entró en el departamento, quedandose en la habitación gigante y girando en círculos para verlo todo. "¿Teneís una de esas?"
Dinah cerró la puerta mandandole a Lauren una mirada cuestionante. Todas las cuatro chicas se miraron, manteniendo la vista en su antigua compañera.
"¿Qué demonios?" Lauren fue la primera en hablar, manteniendo un tono bajo para que Camila no la pudiese oir. Camila parecía estar en su propio mundo. Parecía... diferente. Las cuatro amigas estaban muy confundidas. Camila paecía una persona completamente diferente.
"¿Camila?" Ally habló de nuevo, dándole a las chicas un guiño y tratando de decirles que podía manejar esto. La chica más baja caminó hacia Camila y dejó una mano en sus hombros. "¿Por qué necesitas una cama? ¿De dónde vienes?"
"Mi casa" Camila se encogió de hombros. Ella parecía completamente ajena a el terror y el miedo que les tenia estas chicas en el instituto. "¿Teneis una cama? Necesito una."
"¿No tienes tu propia cama?" Ally preguntó. Ella le lanzó a las chicas una mirada suplicante, dándose cuenta de que no podía manejar este asunto por su cuenta. Normani y Dinah dieron un paso adelante pero Lauren dió un paso acia atrás. Tenía demasiado resentimiento por la chica, prefería dejarla en el pasillo.
"Sip, pero tengo que caminar mucho para llegar hasta ella." Camila se alejó de Ally y caminó al sofá, sentándose en el y cogiendo el mando de la televisión. Normani se giró hacia Lauren y tenía cara de confusión.
"No juegues con eso" Dinah rapidamente le quitó el mando de las manos de Camila y lo dejó sobre la mesa. "Camila, necesitas ir a casa." la chica polinesia adoptó un tono serio, mientras estaba de pie, delante de la chica y cruzando sus brazos alrededor de su pecho. Después de que Camila se hubiese metido con Lauren, Dinah ha protegido mucho a la chica de ojos verdes. No sabía porque Camila habia vuelto y no le importaba saberlo.
"Pero somos amigas" Camila hizo un puchero mirando a Dinah con ojos suplicantes. Ella frunció los labios un momento antes de levantar un dedo al aire y hacer un tipo de revelación. "Teniamos química juntas, ¿recuerdas?"
"Camila de verdad, tienes que irte a casa" Dinah reitereó. Ella no esperó ni un segundo y cogió a la chica del brazo y la levantó del sofá. Camila solo reía mientras Dinah la sacaba hasta la puerta al pasillo.
"¿Tengo que ir a casa?"
"Si" Dinah asintió, apuntando hacia el ascensor al final del pasillo. Camila quitó la cara de vacilación que tenía pero Dinah no dejó que respondiera y le cerró la puerta en la cara. Se giró hacia sus amigas.
"¿Qué demonios ha sido eso?" Normani caminó hacia la puerta y se aseguró de que estubiese bien cerrada. Todas las chicas sabian lo que Camila le había hecho a Lauren y no se merecía ninguna hospitalidad por parte de ellas.
"Estaba actuando extraño" Lauren rió amargamente.
"Ella tiene razón" Ally asintió. "Estaba siendo extraña."
Lauren se encogió de hombros y dijo su pensamiento en voz alta.
"Probablemente esté bebida." ella rió y volvió a la cocina. "Se supone que va a llover esta noche" dijo intentando sacar a Camila de su cabeza. ¿Qué estaba haciendo aquí? ella pensó recordando cuando su vida en el instituto se tornó a lo peor.
Hace 4 años:
"Es gracioso porque es verdad, Lo" Dinah rió desde la mesa. Lauren miró su comida y le sacó la lengua a su amiga.
"No hay forma de que le guste." Lauren rodó los ojos. Ella volvió a mirar a su mesa y se mordió el labio. "Además ni si quiera es guapo, no me gusta ese tipo de chicos."
"O a lo mejor ningún chico te gusta, en general" La voz proveniente de detrás de Lauren hizo que las 4 chicas levantaran sus vistas de sus telefonos. Excepto por Lauren, quien se habia dado cuenta que su telefono no estaba al lado suyo en su mesa como solía estar.Tenía un mal presentimiento y se dió la vuelta para confirmar de quien era esa voz.
"Eso es interesante" Camila rió desplazando el móvil en sus manos. El móvil de Lauren. "Sabía que eras lesbiana, pero no sabia que eras esta lesbiana." Camila se mofó levantando una ceja y mirando a Lauren.
"No te atrevas, Cabello" Dinah se levantó de su asiento. La chica polinesia no estaba muy segura de que estaba hablando Camila. Pero habia visto la cara de pánico de Lauren y asumió que era algo importante. Las cuatro chicas de la mesa habian sido victima de Camila de una forma o de otra y sabian como se siente eso.
"¿Tú lo sabes, tambien?" Camila no parecia estar asustada del todo a pesar de que la chica más alta se movia sobre ella. Camila barajeó el movil de Lauren y se alejó de Dinah antes de que esta se lo quitase. Ahora mismo Camila, tenía la atención de todos en la cafetería.
"No lo sé Tori" Camila imitó la voz de Lauren. Lauren sintió como su corazón se le salia del pecho cuando supo lo que Camila habia encontrado. "Le dije que era lesbiana, y parecia que él estaba bien con eso, no se como se lo voy a decir a mi madre." Camila leyó el mensaje de Lauren en voz alta se rió y rodó los ojos. "Lo sabía" Camila se mofó. Ella tiró el móvil en dirección a Lauren. Normani tuvo que moverse de la silla para coger el movil antes de cayese al suelo. Lauren seguía congelada.
"¿Qué demonios, Cabello?" Dinah gritó despues de que la chica que acababa de leer el mensaje volviese a su mesa donde le esperaba las demás animadoras. Dinah estaba a punto de salir a por ella, pero una mancha azul la pasó rapido y se fue de la cafeteria.
Lauren salió al pasillo y se dirigió hacia los baños sabiendo que estarían vacios a estas horas del día. Las lagrimas le empezaron a salir en cuanto estuvo sola. Lauren le habia dicho a una persona que era lesbiana, sin contar su padre. Ella habia encontrado a Tori en un chat online y esa fue la persona que hizo que Lauren se quitase el corage y le dijese eso a su padre. Afortunadamente, este se lo tomó bien.
Lauren deseaba que lo mismo pudiese ser dicho al resto de la escuela. Exceptuando que ella nunca tuvo el corage, de ir y decirlo. Ahora Camila lo había dicho por ella y definitivamente Lauren no estaba preparada. La chica morena se dejó deslizar por la pared del baño y acurrucó su cabeza entre sus brazos. ¿Que iba a hacer ahora? Sen sentia enferma, no estaba preparada para todo lo que la gente diria de ella ahora. Ni si quiera estaba preparada para que sus amigas le abandonasen.
Lauren levantó la cabeza cuando sintió una mano en su hombro "¿Dinah?" ella susurró.
"Ven aquí" Dinah dijo tranquilizadoramente sujentando a Lauren de la mano para que se pudiese poner en pie. Instantaneamente Lauren se puso de pie. Segundos más tarde, fue envuelta en un gran abrazo. No pudo aguantar la presión y dejó que unas lagrimas silenciosas corriesen por su mejilla.
"Lo si-siento" Lauren susurró una vez que se alejó del abrazo. Observó que sus tres amigas estabas allí mirandola con cariño.
"Lo siento ¿por qué?" Dinah preguntó, dejando una mano en el hombro de Lauren de forma consoladora.
"Por eso." Lauren dijo refiriendose a lo de la cafeteria. "Yo."
"¿En serio creias que estariamos enfadadas contigo?" Ally preguntó muy confusa. Lauren asintió con la cabeza despacio y Ally no pudo contener la risa. "Lo, no nos importa si eres lesbiana, si tú eres feliz, nosotras somos felices"
Las otras dos chicas aasintieron para decir que estaban de acuerdo. Lauren se llevo las manos a la boca. "¿Estais seguras?"
"Dios, Lauren, por supuesto que no nos importa" Normani añadió "Sigues siendo la misma que eras antes Lo. Que le jodan a Cabello y todo lo que ella diga."
Lauren les dió una sonrisa triste "Gracias chicas." ella susurró y segundos más tarde fue atrapada en un abrazo grupal. "Y para que lo sepas...yo no... ya sabes... vosotras no me gustais chicas.. en ninguna forma"
"¿¡QUÉ!? " Dinah gritó y puso un puchero. "¿Por qué no? ¿Qué hay de malo en mi?"
Las chicas comenzaron a reir y Dinah cruzó sus brazos de broma. Lauren se rascó los ojos para que pareciese que no haya estado llorando y sintió como se entrelazaba un brazo con el de Dinah.
"Ahora salgamos fuera y mostremosles lo que se estan perdiendo, Jauregui."
-
"Chicas, ¿qué quereis para cenar?" Lauren se mordió el labio y se busco alimentos a través de la despensa, tratando de empujar los malos recuerdos a la parte posterior de su mente. Se giró para ver a las otras chicas y levantó una ceja al ver la expresión ilegible de Ally.
"Me pregunto si está bien," Ally finalmente habló y Lauren inmediatamente rodó los ojos.
"Ella está completamente drogada o borracha" Lauren pasó una mano por su pelo. "O ambos, quien sabe. Solo olvidate de ella, eso es lo que yo estoy haciendo." Lauren agarró un bol de pasta y lo levantó para que las chicas lo viesen. "¿Esto os sirve?"
"Solo si está cocinado" Dinah bromeó y Lauren le lanzó el bol de pasta.
"Cállate" ella rió apuntando al fogón. "Haz algo util y hierve un pdeagua agua." la otra chica levantó una ceja juguetonamente a Lauren y dejó el bol en el mostrador. Doblando la puerta para tomar un pote de los armarios inferiores.
Dinah y Lauren hicieron la cena mientras Normani y Ally se encargaron de poner música. Su apartamento era esencialmente una habitación enorme. El salón, la cocina, y la oficina donde para todos era el salón principal de la vivienda. Había 4 habitaciones subiendo las escaleras de espirales, y dos baños a través del pasillo.
"¡La cena está lista!" Lauren gritó golpeando una cuchara una y otra vez contra el bol de los espaguettis para que las demás chicas la escuchasen.
Normani y Ally rapidamente vinieron y Lauren les dió un plato a cada una. Las 4 chicas cogieron sus bebidas y se fueron a cenar al salón.
"Le toca escoger a Lauren." Dijo Dinah señalando el mando de la televisión. Lauren dejó su plato en la pequeña mesa del salón y cogió el mando de la televisión. Con el mando pasó Netflix, intentando ver algo en la tele.
"¿Os parece si vemos Fr-?" Lauren se pausó cuando vió que sus compañeras no le estaban prestando atención. Ella levantó una ceja. "¿Qué?"
"Shhh" Ally susurró llevando un dedo a sus labios y apuntando hacia la puerta. "¿Has oído eso?"
Lauren mantuvo silencio y escuchó junto con las otras chicas. Justo cuando ella iba a empezar a decirles que estaba cabreada porque no oia nada un silencioso ruido se escuchó desde la otra parte de la puerta. Sonaba como... ¿cantando? "¿Qué es eso?" ella susurró levantandose del asiento del sofá.
"No me digas que es-" Lauren fue interrumpida una vez más cuando Dinah ya habia ido a la puerta, agitando su mano para que Lauren se callase. Ella poco a poco abrió la puerta y echó un vistazo a al pasillo. Los ojos de la chica polinesia se ampliaron cuando vieron a Camila sentada en el pasillo apoyado en la pared al lado de su puerta y tarareando en voz baja para sí misma.
"¿Qué haces todavía aquí?" Dinah silbó a la chica pequeña. Camila saltó, obviamente del susto, no se esperaba que fue pillada.
"Necesito una cama" Camila se encogió de hombros. Antes de que Dinah pudiese responder, se arrastró bajo sus piernas y entró a la casa, se puso de pie, y miró a su alrededor felizmente. "¿Tienes una cama?"
Ally agarró el brazo de Dinah y la llevó a la cocina, las otras la siguieron. "Algo pasa." ella dijo mirando a la chica que ahora estaba jugando con el mando de la telvisión.
"Tiene que irse." Lauren dijo firmemente, lo suficientemente alto para que Camila la escuchase. A ella no le importaba si algo malo estaba pasando. Quería que se fuera. No quería ofrecer ninguna hospitalidad a la chica que habia hecho por si sola de su vida un infierno. "Podemos llamar a los policías de mierda o algo."
"Lo." Ally sacudió la cabeza. "Algo está obviamente mal si ella terminó aquí." ella miró a las otras dos chicas, pidiendo silenciosamente una ayuda.
"Al menos deberíamos tratar de averiguar por qué está aquí" Normani habló apoyando una mano en el brazo de Lauren. "Entonces la podremos sacar de aquí o algo."
Dinah y Lauren se miraron y Dinah suspiró pesadamente. "Vale la pena intentarlo, supongo" ella dijo levantando una ceja a Lauren quien se encogió de hombros.
"Me es lo mismo." murmuró. "Voy a ir a la cama, no tengo ganas de lidiar con ella." Lauren pasó junto a las otras chicas y agarró la mochila que estaba apoyada en la puerta. Momentos más tarde, sus pasos se escucharon, y la puerta de su dormitorio se cerró como con una explosión.
Camila paró lo que estaba haciendo para taparse sus oídos y mirar a su alrededor preocupada. Las tres compñaeras enseguida intercambiaron miradas antes de entrar al salón. Ally se sentó en el sofá al lado de Camila mientras que Dinah y Normani permanecieron de pie.
"¿Dónde vives Camila?" Ally preguntó girando y mirando a la confusa chica.
"Aquí." Camila sonrió orgullosamente señalando al sofá y dando palmaditas en él suavemente. "Esta es mi cama."
Dinah y Normani levantaron una ceja. Ally rapidamente sacudió su cabeza.
"Tú no vives aquí." miró a las dos chicas y de nuevo a Camila. "¿De dónde vienes?"
"Del avión." Camila asintió recordando lo que habia hecho antes. "¿Ves?" metió la mano en el bolsillo delantero y frunció el ceño cuando ella vino con las manos vacías. Rapidamente, la pequeña chica se levantó y metió la mano en su bolsillo trasero, riendo alegremente cuando encontró lo que estaba buscando.
Ally tomó la pieza arrugada de papel de Camila y la desarrugó, moviendola entre las manos porque estaba del revés. Observó las palabras y su quijada cayó. Notando el cambio de expresión, Dinah y Normani se acercaron a su amiga para ver el papel.
"¿Un billete de avión?" Normani preguntó mirando a Camila. La chica asintió practicamente emocionada rebotando en el asiento del sofá.
"He venido para ver a mis amigas." ella sonrió apuntando a las chicas con sus ambas manos. "Tenías química juntas, ¿recordais?"
"Claramente algo va mal." Ally susurró entre dientes a sus dos amigas. Ninguna de las tres tenía ni idea de lo que estaba pasando. "¿Cómo sabías donde vivíamos?"
Camila lo pensó por un momento, acariciando su mano en su rodilla y sintió el material de sus pantalones. "Esto." ella de repente se dió cuenta.Metió sus manos en su bolsillo sacando su móvil y dándoselo a Ally. La chica más mayor estudió el iPhone, debloqueandolo y vió una foto de Camila y dos animadoras.
"¿Estas son tus amigas?" ella preguntó sujetando el telefono y enseñandole la foto a Camila. Una vez que ella vió la foto la cara de Camila era de confusión.
"No." ella sacudió su cabeza. Sus cejas se surcaron y cogió el movil de vuelta. Cogió el movil a centimetros de su cara estudiando la foto. "Ellas no son mis amigas." ella confirmó dejando el telefono en el cojín que estaba al lado de ella.
Dinah se sentó al lado de Ally y Normani se sentó en la mesa de café asi que asi podia ver a todas las chicas. "Camila, dejate de rodeos." dijo Dinah firmemente. "¿Por qué estás aquí?"
Camila puso mala cara, sobresaliendo el labio inferior y mirando hacia el techo en el pensamiento. "Oh, si." ella asintió y levantó el dedo en señal de que habia recordado algo. "Vine aquí en avión, ¿viste?" ella se metió la mano en el bolsillo para querer buscar algo pero Ally la paró.
"Ya nos lo dijiste." Ally se lo recordó, enseñandole el billete arrugado.El vuelo habia sido ese mismo día, la cual le dijo que habia viajado hasta aquí con la intención de verlas a ellas. Su razón era aún desconocida, sin embargo.
"Oh." Camila tomó el billete de las manos de Ally y lo estudió, pasando los dedos por los bordes. "Necesito una cama." asintió y señaló una ventana. "Se está poniendo oscuro."
"Joder, dios." Dinah bufó y le dió un gesto de disculpa a Ally. La chica más mayor asintió y Dinah y ella cambiaron los lugares del sofá, asi que ahora ella estaba sentada y le puso una mano en el brazo. "¿Por qué estás aquí?" su tono sonaba desafiante e intimidante.
Camila levantó sus hombros acobardada debajo de el toque de la chica polinesia. Ella sacudió su cabeza y empujó a Dinah para que se alejase. "Por favor." ella murmuró, sacudiendo su cabeza y pasando rápidamente de nuevo al sofá.
"Por favor, ¿qué?" Normani preguntó aguantando la mano de Dinah para que se pausase un segundo.
"Por favor." Camila repitió sacudiendo su cabeza una vez más. Normani y Dinah se miraron, Dinah bufó.
"Camila, ¿qué sucede?" Dinah intentó una vez más conseguir una respuesta de la chica más pequeña.
"Se está poniendo oscuro." Camila señaló la ventana una vez más. "Y necesito una cama." añadió agachando la cabeza y mirando a sus pantalones.
Ally dejó una mano en el hombro de Dinah y la chica más alta se giró para verla. Nomani se levantó y se sentó en la esquina del sofá para que las 3 pudiesen hablar.
"¿Qué se supone que vamos a hacer con ella?" Normani fue la primera en hablar mirando a la chica que estaba en el otro lado del sofá, quien estaba jugando con los botones del mando una vez más.
Ally sacudió la cabeza y suspiró. "No lo sé, pero esto se siente como algo fuera de uno de esos estupidos reality shows." Pasó una mano por su pelo y miró en dirección a la habitación de Lauren, preguntandose como se sentiria la ojiverde en toda está situación.
"¿Teneis una cama?" Las 3 chicas se sobresaltaron cuando se dieron cuenta que Camila se habia levantado y se habia metido en la conversación. "Necesito una cama." La chica repitió tocando su pelo y alisandolo
Dinah rodó los ojos y se levantó. "Está bien Camila. Te podrás quedar una noche pero mañana te vas a tu casa ¿vale?" ella miró a Ally y Normani esperando algun tipo de aprobación.A lo mejor si le daban lo que quería, al día siguiente se marcharía.
"Si. Pero necesito una cama." Camila pusó sus manos juntas y aplaudió hasta rozar el extremo del cabello de Dinah. Dinah le pegó en la mano y Camila se quedó sin aliento mirando su mano y llevandola hasta el pecho. Ignorando la dramatica reacción de Camila, Dinah se mordió el labio.
"¿Esto está bien?" Susurró para Ally y Normani. Ally suspiró pesadamente.
"Sea lo que sea lo que está pasando... se ve diferente." Al menos podemos darle el beneficio por una noche, ¿verdad?" Ally dijo mirando a Normani para una aprobación. Normani frunció los labios un segundo antes de asentir.
"No veo porqué no." la chica de piel oscura dijo. "Sin embargo...¿ en donde va a dormir?"
Dinah resopló, olvidando ese factor importante. Dinah suspiró y se levantó.
"Puedes dormir conmigo hoy." dijo mirando a Camila. Ella asintió. Camila se pusó de puntillas y sonrió, tenia un expresión de emoción.
"Cama." ella asintió. Dinah miró a las otras 2 chicas quienes estaban completamente en shock.
"Mantén a tus amigos cerca pero a tus enemigos más cerca aún, ¿verdad?" ella levantó una ceja. Ally se rió y se encogió de hombros.
"Solo intenta ser amable." Ally dijo y Dinah asintió levemente.
"Está bien Cabello, vámonos a esa cama que deseas tanto." ella suspiró y se levantó, agarrando la mano de Camila. Antes de que ella pudiese responder, Dinah la estaba guiando por la escalera de espirales.Camila se pausó en la parte inferior de las escaleras y se metió el labio entre los dientes.
"No tengo todo el día, Cabello." Dinah bufó tirando de la mano de Camila. La latina inmediatamente empezó a subir las escaleras y se agarró a la barandilla con la otra mano.
"Ouch." Camila balbuceó mirando a sus pies. Dinah solo suspiró y le tiró de la mano una vez más. "Ouch. Ouch. Ouch." Camila balbuceaba con cada paso, pero rapidamente llegaron al fina lde la escalera. Camila aplaudió cuando vió la primera habitación.
Dinah rapidamente la agarró de los hombros y la alejó y de la habitación de Lauren. Esa era la última cosa que queria que hiciera Camila. "Esa no es mi habitación." Dinah apuntó a la siguiente habitación. "Esa es."
Camila aplaudió emocionadamente y empujó el pomo de la puerta hasta que se abrió. Entró despació a la habitación de Dinah observando cada poster que tenia en la pared. "Cama." ella señaló la cama de rey que había en una esquina.
"Una cama, sip." Dinah cerró la puerta detrás ellas. "¿Dónde está tu mochila?"Camila la miró. "¿Has traido una maleta o algo?" Dinah se dió cuenta de que Camila habia venido con las manos vacias cuando picó en la puerta.
"Vine en avión." Camila asintió metiendo la mano en su bolsillo. Dinah rodó los ojos y le agarró la mano antes de que le enseñase su billete por segunda vez.
"Lo sé. Nos lo dijiste." Dinah asintió un poco frustada al ver que ella actuaba así. Definitivamente, algo iba mal. "Toma." ella fue al vestidor y le dió una camiseta y unos pantalones de pijama que pensó que le valdria. "Puedes usar esto esta noche."
Camila rió emocionadamente, abrazando la ropa a su pecho. Llevó la camiseta su nariz para oler el detergente, "¿Me cambio?" preguntó levantado la camiseta para que Dinah la viese.
Dinah asintió, señalandole donde estaba el baño pero, Camila se le adelantó y cuando Dinah estaba apunto de conducir a Camila hasta el baño se dió la vuelta y la encontró en ropa interior, solo con la camiseta y los playeros. La chica se intentó poner los pantalones con todavia sus converse negras puestas. Dinah suspiró y cerró la puerta una vez más, caminando hacia Camila y agarrandole las manos.
"Tienes que quitarte el calzado." ella apuntó al calzado de Camila.
"Ouch." Camila sacudió la cabeza y se alejó de Dinah. "Ouch."
Dinah levantó una ceja. "¿Ouch?" preguntó señalando los playeros de Camila. Camila asintió.
"Sientate." Dinah ordenó señalando la cama. Camila hizo lo que se le mandó con una tímida sonrisa. Dinah se arrodilló delante de ella y tiró de los cordones para desatarlos.
"No, ouch" Camila protestó apartando el pie de Dinah. Dinah se frustó y le agarró el pie de nuevo, agarrandolo con fuerza a pesar de las protestas de esta.Deslizó el primer zapato del pie y se quedó sin aliento. "Ouch." Camila protestó, su labio inferior estaba temblando.Esta vez Dinah asintió en forma de estar de acuerdo. El calcetin de Camila estaba teñido de rojo ,con agujeros en la parte inferior donde pequeños fragmentos de vidrio estaban clavados en el pie. Dinah echó un vistazo al playero,pero parecía como si los zapatos se habían puesto después de que el cristal ya estaba en pie.
"¿Cómo sucedió esto?" Dinah preguntó cogiendo el otro tobillo de la chica y quitando el segundo playero.
"Ouch." Camila asintió como si eso fuese una buena explicación para la preguntá. Dinah resopló.
"Voy a intentar sacarte esto, ¿okay?" Ella afirmó observando los trozos de crital. Camila se puso frenetica.
"No. Duele." ella frunció las cejas.
"Si no te los saco, se te infectará y te pondrás mala." Dinah resopló y se levantó y fue hasta la mesita de noche.
"¿Moriré?"
"Si."Dinah mintió, demasiado cansada para tratar de razonar con la chica. Se arrepintió de lo que dijo inmediatamente, sin embargo. Camila chilló y Dinah se lanzó sobre la cama para tapar con una mano la boca de la chica. "No vas a morir." ella sacudió la cabeza. "Era broma"
Camila le frunció los labios a Dinah por la confusión. "Oh." murmuró cuando la otra chica retiró la mano. Lo pensó un poco antes de reir al 'chiste'. Dinah solo sacudió su cabeza y fue al pasillo, para ir a la estanteria de las medicinas para buscar lo que necesitaba. Camila estaba sentada en el mismo lugar cuando Dinah regresó, cosa que agradeció.
"Esto te va a doler un poco pero tengo que hacerlo, si no te va a doler más a largo plazo." Dinah explicó sentándose en el suelo y dejando un trozo de papel al lado de ella.
"No quiero correr." Camila sacudió la cabeza.
"No tienes que hacerlo." Dinah rodó sus ojos. Pensaba que estahablandocon con una niña pequeña en vez de con Camila. "Puede que te duela, pero cuando acabe, te dejaré jugar a un juego en mi movil ¿okay?"
"¿Un juego?"
"Sip." Dinah asintió. Camila aplaudió emocionada y Dinah tomó eso como una señal para continuar. Suavemente, quitó los calcetines de cada pie. La chica se quejó pero sorprendentemente siguió quieta.
"¿Por qué has venido aquí?" Dinah preguntó intentando conseguir más información de la chica. Usando un par de pinzas cogió el pie de Camila y poco a poco le iba quitando los trozos de cristal.
"Yo...ouch...necesitaba una cama." Camila susurró arrugando su nariz y mirando su pie.
"Lo sé." Dinah dijo mientras quitaba los trozos de cristal del pie de Camila y los dejaba en el papel que estaba a su lado. "Pero.. ¿no tenias una cama ya?"
Camila sacudió la cabeza. "Ouch." se quejó una vez más. Dinah suspiró y se rindió en el intentó de conseguir respuestas. Una vez que sacó todos los trozos de cristal, echó un poco de agua oxigenada en un poco de algodón y miró a Camila.
"Esto te va a escocer un poco." le advirtió. Pasó el algodón por el pie de Camila. Esta se removió un poco pero siguió en silencio. "¿Ves? Ya lo hice."
"¿Juego?" Camila preguntó recordando lo que le habia dicho Dinah antes.
"No aún, ahora tengo que vendartelo." agarró la gasa que habia traido del baño. Asegurandose de que la gasa tuviese un poco de medicamento para evitar que se le infectase.
Una vez que terminó de vendar, se levantó y le dió unos calcetines bastante amplios que habia sacado del armario para asegurarse de que cubriesen el vendaje. Camila frunció el ceño cuando Dinah le tapó el vendaje con los calcetines.
"Ouch." sacudió su cabeza.
"Esto va a doler por un tiempo." Dinah tomó un suspiro profundo intentando calmar las cosas. Ella se lamentó al haber dicho que subiese con ella a la habitación en vez de Normani o Ally.
"¿Juego?"
Dinah señaló al cambio de ropa de Camila. "Una vez que te cambies." asintió una vez y Camila rapidamente agarró las cosas. Se levantó de la cama despacio, por precaución a las heridas que tenía. Se alegró cuando se dió cuenta de que no le dolia tanto como lo hacia antes.
Camila se encogió de hombros por unos minutos, pero finalmente decidió pornerse los pantalones y la camiseta. Dinah se rió cuando se dió cuenta de que Camila llevaba los pantalones al revés pero prefierió no decir nada.
"Aqui tienes." le pasó el movil a Camila y se metió en su cama. Momentos más tarde, Camila rebotó en la cama y se acurrucó junto a Dinah. Ella aguantó el movil enfrente de su cara, tocando la pantalla sin rumbo.
Dinah bufó y empujó a la chica fuera de ella. "Este es mi lado de la cama." ella balbuceó poniendo una almohada entre ellas. Camila abrió su boca para protestar pero Dinah la fulminó con la mirada. Causando que la pequeña devolviese la mirada al movil y se metiese bajo las sabanas. Ignorando los ruidos de Camila, se dió la vuelta y cerró los ojos.
Las cuatro compañeras se durmieron con un millón de preguntas rondando por sus cabezas esa noche.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Dos.

Mensaje por Admin el Vie Oct 07, 2016 4:27 am

Lauren no pudo dormir sabiendo lo que había pasado antes. Asi que en vez de eso pasó la mayoría de la noche con la música a todo volumen en sus cascos, mientras miraba al techo e intentaba evadir sus pensamientos, eso no ayudó mucho sin embargo. No pudo evitar preguntarse lo que Camila habia estado pensando. Ella habia hecho de sus vidas un infierno los últimos cuatro años. ¿Cómo podia esperar que sean algo más que amargas con ella? Lauren tenía tantos acumulados sentimientos hacia la joven, que ella sorprendió que no había conectado primero con la cara tan pronto como la vio en la puerta.
Pero se había producido un cambio en Camila, también. Lauren se seguía diciendo que Camila estaba fuera de sí, pero eso no era una buena respuesta para todo lo que estaba pasando. Había algo más que estaba contibuyendo en el cambio de la chica, y Lauren deseaba poder adivinar que era para alimentar su curiosidad. De vuelta al instituto, todo el mundo conocia a Camila. Era la chica que tú amabas o odiabas, todo dependia de la forma en la que te tratase. Si a Camila le agradabas tu vida era facil, si tenia algo contra ti, estabas jodido. Camila tenia el poder de convertir la vida de la gente en un infierno, y eso es lo que le pasó a Lauren.
Las noticias se propagaron rapido despues del incidente en la cafeteria. Lauren pronto comenzó a recibir nombres desprectivos, insultos y a veces: violencia física. Y lo peor de todo era que Lauren no lo habia provocado, si no que lo habia hecho otra persona. Alguien que odiaba con cada fibra de su cuerpo.
A raiz del incidente, Lauren estuvo obligada a contarselo a sus padres antes de que otra persona lo hiciese. Su madre estuvo en shock al principio, pero tanto su padre como su madre la aceptaron. Lauren ha estado eternamente agradecida a sus padres ya que nunca hablaba de su sexualidad. Estaba muy agradecida de tener apoyo en casa.
Sus padres se cabrearon mucho cuando les contó lo que le habia hecho Camila. Sus padres informaron a la escuela pero Lauren sabia que eso no cambiaria las cosas. Camila vivía con su tío y siempre queria dar pena diciendo que este no se preocupaba de lo que hacia. La chica podia dejar escapar lo que quisiese y se aseguraba de que todo el mundo fuese consciente.
Lauren era prácticamente impotente. Pasó el resto de sus años del instituto almorzando fuera para evitar los insultos contra ella en la cafeteria. Ally, Normani y Dinah eran sus únicas amigas. Lauren sabia que sin ellas, esos años hubiesen sido 10 más dolorosos de lo que fueron.
Mudarse a Nueva York habia sido un gran cambio para Lauren. Decidió ser abierta con las personas respecto a su sexualidad ya que ahora tendría control sobre quién se lo dijo. Se sorprendió cuando a nadie le importó. Eso era reconfortante. Cuando hablaba con personas les decia que era lesbiana, ellas asentian en aprobación y cambiar a un tema de conversación diferente. Todo era totalmente distinto a lo que era en la secundaria.
Sus pensamientos fueron interrumpidos tarde aquella noche. Lauren se sobresaltó cuando vió algo moverse fuera de su alcance. Ella entrecerró los ojos para ver que su puerta habia sido abierta lentamente. La luz del pasillo era la unica iluminación que se veia en su habitación, y vió como una figura se movia a su habitación. Se quitó los auriculares.
"¿Mani?" preguntó sentandose en la cama y levantando una ceja. No hubo una respuesta y Lauren se ponia cada vez más confusa.
"Hola." la voz susurró. Lauren apretó los puños y suspiró profundamente. ¿Qué estaba haciendo Camila aquí?
"Estoy durmiendo. Vete." dijo firmemente dándose la vuelta sobre si misma para alejarse de la chica. Sus compañeras seguro que tendrian un montón de explicaciones para ella a la semana siguiente. Lauren apretó su cabeza contra las almohadas para convencerse de que eso era un tipo de un jodido sueño o pesadilla. No necesitaba que Camila la jodiese más de lo que ya lo habia hecho antes.
"¿Por qué?" La joven se frustó cuando vió a Camila sentandose en la cama de Lauren con las pernas cruzadas.
"Porque no te quiero aquí." Lauren dijo sin rodeos. No vio ningún punto en ocultar sus sentimientos hacia Camila. Se merecia saber todo el rencor que le tenia Lauren.
"¿Por qué?" Lauren bufó y se dió la vuelta. Sentadose y agarrando a Camila de los hombros.
"Porque no me caes bien." dijo alto, pero no demasiado ya que si no despertaria a sus amigas. "Vete de aquí." dijo entre dientes agarrando su movil y colocandose de nuevo los auriculares.
"¿Por qué no te caigo bien?" Lauren ignoró a la chica con la esperanza de que la chica se dejase de preguntas. ¿En qué estab pensando? llegar a la habitación de Lauren en el medio de la noche parecía una sentencia de muerte para Camila. Lauren rodó los ojos. Hubo un golpecito en el hombro de Lauren y ella se quitó los cascos.
"¿¡QUÉ!?" espetó sentandose y mirando a Camila. "Pensé que te habia dicho que te fueras."
Camila se echó hacia atrás, pasando rápidamente hasta el final contra el tablero de la cama y la celebración de sus manos en frente de ella. "Por favor." ella murmuró sacudiendo la cabeza. Lauren estaba confusa.
"¿Por favor?" preguntó ella tratando de mantener la compostura, a pesar de haber acabado de ver un destello de vulnerabilidad en la chica.
Camila asintió lentamente y dejó sus manos en su regazo. "Quería hablar." Lauren levantó una ceja.
"¿Qué?" se rió con amargura. " ¿Finalmente vas a pedirme disculpas por haber hecho mi vida miserable? Porque sinceramente, creo que es tarde para eso, Cabello."
Camila la miró totalmente confundia. "¿Eh?"
Lauren rodó los ojos. "¿Por qué sigues aquí?" preguntó intentando cambiar de tema. "Pense que ibas a casa."
"Esta es mi casa." Camila afirmó. Aplaudió con las dos manos mientras miraba la habitación oscura. "Vosotras sois mis amigas."
"No vives aquí Camila." reiteró. Ahora sabía que ni siquiera las drogas o el alcohol podrían hacer a alguien así. La estaba empezando a asustar. Estaba... ¿preocupada?
"¿Podemos hablar?" Camila preguntó como si no hubiese escuchado lo que dijo antes Lauren. La chica de ojos verdes rodó los ojos y se sentó, cruzando las piernas y mirando a Camila.
"¿Por qué quieres hablar?"preguntó pasando su mano por su pelo. Parecia que Camila estaba pensando la pregunta.
"Oh, si." levantó su dedo indice en el aire. "Somos amigas ¿no? Las amigas ayudan a amigas."
Lauren tuvo que aguantarse la risa. ¿Amigas? Eran lo más lejano a ser amigas. "¿Por qué?"
"Porque estoy asustada." ella asintió.
Lauren frunció el ceño. ¿Asustada? En todo caso Lauren debería ser la que estuviese asustada de Camila. Incluso fuera del instituto Lauren seguia sintiendo miedo hacia la otra chica, pero en este caso Camila parecia de todo menos intimidante.
"¿Por qué?" preguntó pareciendo desinteresada.
"No puedo dormir." Camila asintió una vez y miró alrededor de toda la habitación. "No puedo ver nada."
"Eso es porque es de noche." Lauren rodó los ojos. "Cierras los ojos y entonces duermes, es de sentido común." ella sacudió la cabeza.
"Pero estoy asustada." Camila juntó las manos depació y suspiró lentamente. "No me gustan las cosas nuevas."
"¿Cosas nuevas?" Lauren levantó una ceja.
"Si." asintió. "Esta casa."
Lauren estaba cada vez más confusa. Estaba empezandoa estar preocupada por la otra chica. Lauren sabia que tenia que poner fin a la conversación. "Sal de mi habitación." dijo firmemente apuntando a la puerta.
Camila miró la puerta y sacudió la cabeza. "Pero es tu turno." ella dijo mirando a Lauren,colocando su dedo índice en el punto anterior del corazón de Lauren. Lauren se acercó y empujó la mano de la chica fuera de ella.
"¿Mi turno?" dijo empujando la mano de Camila ya que ella intentaba hacer contacto otra vez.
"Si." asintió. "Los amigos hablan con sus amigos cuando están asustados. ¿Tú estás asustada?"
Lauren estaba muy frustada. "No Camila, no somos amigas." rodó los ojos y se alejó de la chica lo máximo posible.
"Pero teniamos química juntas..." ella dijo más suave, arrastrandose hasta donde Lauren. La otra chica apenas tenia espacio personal. "Asi que... somos amigas."
"¡No somos amigas Camila!" Lauren espetó, sentadose al lado de la chica y agarrandola por los hombros. " Aléjate Camila." dijo firmemente. "Saca ese pensamiento de tu mente. No soy tu amiga." su voz era más alta en su garganta.
Camila se estremció y levntó las manos. "Por favor." sacudió su cabeza muy rapido.
Lauren la ignoró, saliendo las dos de la cama y llevando a Camila de los hombros al pasillo. "Alejate, Camila" dijo firmemente empujando a la chica al pasillo y cerrando la puerta con coraje.
"Okay." la voz sonó detrás de la puerta. Despues de asegurarse de que la puerta estaba cerrada, se arrastró a la cama y se volvió a poner los auriculares. Sabia que no iba a domir mucho esa noche.
Y estaba en lo cierto. No pudo pegar ojo asi que estuvo viendo capítulos de Netflix y criticó a toda su biblioteca de música, tratando de alejar cualquier pensmiento sobre la chica que habia ido antes a su habitación. Fue sacada de su aturdimiento antes esa mañana cuando la puerta se abrió. Lauren retiró los auriculares contemplando a Ally con una mirada de confusión. La chica mayor parecia de todo menos contenta.
"¿Qué le has dicho a Camila?" Ally preguntó entrando y sentandose en el borde de la cama. Lauren rodó los ojos.
"Hay una pregunta más importante." Lauren levantó una ceja. "¿Qué hace Camila todavia aquí?"
Ally suspiró pesadamente y puso una mano en su hombro. "Sabes que no podemos..ya sabes mandarla afuera a la ciudad como..." dijo señalando la puerta. "Obviamente ella ha cambiado." Ally se mordió el labio.
"Espera... ¿con que estas considerando que se quede aquí?" Lauren se sentó notablemente tensa. Ally pasó la mano por el brazo de Lauren dejandolo en su regazo y tomó una respiración profunda.
Ally asintió estudiando la cara de su amiga. " Al menos hasta que averiguemos que está pasando con ella." dijo cautelosamente.
"Probablemente esté drogada." Lauren murmuró sacando su movil de debajo de las mantas. Cuando volvió la mirada a Ally esta la estaba mirando incriminadamente. "¿Qué?"
"Ambas sabemos que ese no es el motivo."
"Está bien." sacudió su cabeza, " Pero no me voy a hacer responsable si algo pasa con ella si entra a mi habitación de nuevo."
"Solo.. intenta darle una oportunidad, Laur." Ally dijo agarrando la mano de Lauren. "No tienes que olvidarla, no espero que lo hagas.Ahora mismo tienes que ser una persona más grande y tratar de entenderlo."
Lauren asintió despues de suspirar. "Si...como sea." se encogió de hombros.
"Dinah está haciendo panqueques, por si quieres alguno." Ally dijo despues de levantarse. Lauren levantó la cabeza dandose cuenta de lo enfadada que estaba.
"Estaré alli enseguida." dijo esperando a que Ally dejara la habitación. Bien.sesupone supone que iban a hacer con Camila ahora? Lauren no podia mostrar hospitalidad a la chica que odió durante muchos años.
Hurgando entré los cajones, Lauren se comenzaba a frustar porque no encontraba nada que ponerse. Finalmente se decidió por un par de leggings y un suéter de color melocotón, sabiendo que el tiempo empezaba a más frío.
"Caliente." ella oyó la voz de Camila cuando descendia por las escaleras de espiral y tuvo que pararse a rodar los ojos una vez más. Una vez que ya estaba en el piso de abajo se paró por un momento y vió a las chicas que estaban en la cocina.
"Hey, no." Dinah agarró la mano de Camila y la apartó de la plancha. "Está caliente."
"Caliente." Camila asintió una vez más pero, obviamente, no entendía porque ella fue a por la sartén una vez más. Dinah suspiró y dio un manotazo la mano. Camila se quedó sin aliento y sujetó la mano en frente cara de Dinah. "Ouch."
Normani dio la vuelta desde su lugar en el mostrador, al ver a Lauren en la parte inferior de las escaleras. "¡¡Está viva!!" Normani rió saltando al suelo y caminando hacia la chica de ojos verdes. "¿Cómo has dormido?"
"No lo hice." Lauren murmuró rasgando sus ojos lejos de la cocina. No esperó a que su amiga le contestase y se fue al salón cuando llegó se lanzó al sofá.
"No creo que ninguna lo haya hecho." Normani suspiró sentandose al lado de Lauren. "No se que la tiene tan molesta."
"¿Eh?" Lauren preguntó confusa ya que no sabia de que estaba hablando la otra chica.
"¿No escuchaste el jaleo de anoche?" Lauren sacudió su cabeza. Ella habia estado con los auriculares toda la noche despues de que Camila habia ido a su habitaciòn. "¿Por qué? ¿Qué pasó?"
Normani suspiró y se tiró en el sofá. "No lo sé. Ally dijo que Camila habia ido a su habitación a mitad de la noche y estaba molesta por algo, pero no le dijo nada." Normani miró a su amiga. "Seguia diciendo que si eramos sus amigas." Mani notó la mirada de su amiga y levantó una ceja. "¿No sabias que iba a pasar algo como esto verdad?"
"Ella vino a mi habitación ayer y no queria dejarme sola. Asi que le dije que no eramos amigas y le dije que se fuera."
"Ese debe de ser el motivo por el cual está asi." Normani dijo suavemente. Lauren la miró y se mmordió el labio preguntandose si sus amigas iban a estar molestas en la forma que trató a Camila. "La verdad, no te culpo." Normani se encogió de hombros y apoyó su cabeza en el respaldo del sofá.
"¿De verdad vamos a dejar que se quede aquí?" Lauren preguntó despues de momentos de silencio.
"No lo sé." Normani miró a Lauren. " Creo que la unica cosa que podemos hacer ahora es darle una oprtunidad ¿no?" Lauren simplemente se encogió de hombros.
La chica de ojos verdes se sobresaltó cuando vió a Camila sentada detrás de ella, sujetando un plato de panqueques. Llevando puesta su camiseta. La que estaba buscando esta mañana.
"¿Cómo la conseguiste?" Lauren preguntó apuntando a la camiseta. Camila miró a donde estaba apuntando y luego miró de nuevo a Lauren. Parecia casi asustada.
"La..la encontré." ella asintió.
"¿Dónde?" Camila se lo pensó por un momento. "En la habitación." ella finalmente habló apuntando a la escalera.
"¿Mi habitación?" Lauren preguntó y Camila se encogió de hombros.
"La encontré." ella repitió. Hubo un silencio durante un momento antes de que llevase el plato de panqueques a la cara de Lauren. "Felicidades."
Lauren empujó el plato fuera de su cara. "No es mi cumpleaños." ella rodó sus ojos.La expresión de cara de Camila fue de vacilación durante unos momentos y miró nerviosa y a la cocina.
Dinah vió la mirada de suplica de Camila y caminó hacia ella. "Ella queria darte panqueques." Dinah explicó a Lauren. "Cree que no eres su amiga."
Lauren ignoró la mirada de suplica de Dinah y se levantó. "No soy su amiga." dijo firmemente antes de agarrar su mochila y ponersela en sus hombros. "Voy a salir." murmuró antes de abrir la puerta y salir del apartamento tras cerrar la puerta detras de ella.
Dinah hizo un movimiento para salir detras de ella pero Normani la agarró del brazo. "Dale algo de espacio, D." la chica le dijo.Las tres amigas sabian que Lauren estaba cabreada y lo mejor era darle algo de espacio.
"¿Por qué?" Camila habló todavia aguantando el plato de panqueques. Caminó hacia la puerta y se quedó mirandola, como si estuviese esperando a que Lauren regresara. Despues de un rato levantó sus puños y tocó la puerta.
Dinah rapidamente trotó hacia Camila y le quitó el plato de las manos dejandolo en la cocina antes de agarrar la mano de Camila y hacer que se siente en el sofá.
"¿Camila?"
"Si." Camila asintió.
"¿Por qué has venido a aquí?" Dinah preguntó intentando no parecer muy frustada. "¿Te ha pasado algo?"
El rostro de Camila era pensativo . Se mordió el labio y miró al techo por un momento antes de mirar el rostro de Dinah. "Tenia que irme." ella dijo suavemente como si estuviese insegura de sus palabras. Entonces ella apludio y asintió. "Tenia que irme."
"¿Por qué te tenias que ir?" Ally habló caminando y sentandose al lado de Dinah. Camila se lo pensó por un momento antes de encogerse de hombros.
Ally suspiró y pasó una mano por su pelo. "Supongo que tendremos que creer que nos lo contará cuando llegue el momento." dijo tranquilamente mirando a Dinah quien se encogia de hombros.
"Oh mierda, Dinah." Dijo Normani levantandose y mirando el reloj. " Tenemos que prepararnos para ir a clase." ellá empezó a caminar y subió las escaleras.
"¿Quién tiene clase en Sábado?" Ally rió mirando a Dinah quien bufó alto.
"Alguien que está suficientemente loco como para ser alguien importante en el mundo del baile." Dinah rodó los ojos en tono de broma. " Era la unica vez que nuestra profesora podia pillar el auditorio vacio, tenemos un gran show pronto." Miró arriba, donde Normani tuvo que salir corriendo. "Mani, agarra mi mochila."
"Ahi va" Una voz resonó, y una bolsa de lona negro grande se arrojó sobre la barandilla. Aterrizó en el suelo con un ruido sordo.
"¡¡Por favor!!" Camila lloró tapando sus orejas y acurrucandose detrás de sofá. Ally y Dinah intercambiaron miradas antes de que Ally mirara detrás del sofa.
"¿Estás bien?" preguntó la chica más baja a la otra chica la cual seguia con los oidos tapados. Ella levantó la mirada lentamente a Ally e inmediatamente sonrio.
"Si." Ella asintió. Camila se levantó mirando a Dinah caminar hacia la puerta detras de Normani despues de haber agarrado su mochila.
"Adios Ally" Dinah gritó dandose cuenta de una Camila expectante al lado de ella.
"Eh...Adios, Camila." dijo tranquila sujentando la puerta para que saliese Normani y despues ella.
La cara de Camila se iluminó y agitó ambas manos en frente de ella. "¡Buenas Noches!" ella gritó a pesar de que la puerta ya se habia cerrado. Ally miró a la chica confusa preguntandose que le habia pasado. Era como si Camila fuera una persona completamente diferente.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Tres.

Mensaje por Admin el Vie Oct 07, 2016 4:30 am

Lauren se alegró de que ninguna de sus compañeras había intentado seguirla. Ella había cruzado la calle al pequeño parque. Lauren siempre vino aquí cuando necesitaba pensar. Y chico, tenia mucho en que pensar.
Sabia que debia darle una oportunidad a Camila, pero eso era demasiado dificil. Cuando miraba a la chica, veia la misma cara que habia sus mensajes de textos privados delante de toda la cafeteria. Eso es una razón para estar asi con ella ¿cierto?
Pero al mismo tiempo, la Camila que habia aparecido de pie delante de su puerta parecia completamente otra persona. Las cuatro amigas sabian que algo iba mal pero no tenian ni idea de que era.
Lauren gimió, se sentó en un banco del parque, llevando las manos hacia arriba para peinar su pelo. Levantó la cabeza pausando un momento de peinarse. Un puñado de margaritas a lo largo del camino captaron su atención. Era un milagro que siguiesen sobreviviendo, considerando como se habian cerrado cuando llegó el invierno. Inmediatamente inspiró, Lauren saco su cuaderno de dibujo de la mochila y sujetó el lapicero en medio de sus dientes mientras buscaba una hoja limpia.
La razón por la cual Lauren amaba dibujar era porque podia capturar la esencia de cualquier momento. Ella disfrutaba tomandose su tiempo para observar el sujeto que iba a dibujar, queria saber cada curva, cada sombra, cada parte luminosa, cada pequeña imperfección. Así era como encontraba la belleza en las cosas.
Empezó con el tallo curvo de las margaritas, asegurandose de que los puntos de luz provinientes del sol estuviesen rodeando las flores. Su lapiz que rasgó contra aquel papel grueso, trabajando a una velocidad impresionante. Su pelo colgaba delante de su cara y te tomó el labio inferior entre los dientes en forma de concentración.
Su mano se congeló cuando miró hacia arriba. Su vista de las flores habia sido tapada por una figura. Lauren instantaneamente reconoció su camisa.
"Camila, ¿que estás-?" La voz de Lauren se apagó cuando Camila se dió la vuelta agarrando un ramo de flores. Las flores que Lauren estaba dibujando ahora estaban recogidas en la mano de Camila. La chica más pequeña parecía más que satisfecha de sí misma y alzó las flores para que Lauren las viese.
"Las encontré." Camila sonrió ampliamente, caminando hacia Lauren y practicamente llevandole las flores a la cara. Lauren espetó empujando las manos de Camila fuera de su cara, lo que causó que las flores cayeran al suelo.
"Ouch." Camila murmuró agachandose y recogiendo cada flor una a una, levantandolas al sol como si estuviese comprobando que estuviesen bien. Lauren cruzó los brazos y se colocó delante de la chica.
"¿Por qué elegiste esas?" Lauren resopló cerrando su cuaderno de dibujo y llevandolo de nuevo a su mochila.Camila se puso de pie y se llevó las flores al pecho, abrazandolas.
"Eran bonitas." dijo mirando las margaritas y riendose.
"Si, ¿sabes qué?" Lauren preguntó sin esperar ninguna respuesta. "Las has matado." la chica de ojos verdes señaló el trozo de cesped en el cual habian estado las flores.
"¿Qué?" Camila murmuró. "Oh." murmuró de nuevo sacudiendo su cabeza.
"Algunas veces necesitas mirar las cosas bonitas desde lejos." Lauren suspiró.
Como si no estuviese ya frustrada, esto hacia las cosas peor. Camila levantó la mirada del cesped y miró a los ojos de Lauren por un momento. "¿Cómo tú?" Camila preguntó inclinando la cabeza como un cachorro confuso.
Lauren simplemente rodó los ojos. "Adiós, Camila." murmuró. Agarró su mochila y alejandose sin que la chica pudiese responder. Camila miró a Lauren alejarse hasta que la chica no era más que un punto en la distancia. La joven se giró hacia las margaritas pasando las manos por el cesped donde antes estaban las margaritas que habia arrancado.
"idiota." murmuró golpeandose la frente. "idiota." volvió a repetir agarrando una margarita e intentando volver a conectarla con el tallo. "Mal." Gruñó volviendo a intentar conectar la flor con el tallo una vez más. "No, mal." y siguió intentando arreglar la flor.
Una gota de agua hizo que Camila saltara, miró al cielo tratando de determinar de donde venia, luego hubo otra gota..y otra y otra.. asi hasta que perdió la cuenta
"Ouch." murmuró. Se levantó agarró las flores y corió hacia un lugar donde estuviese a salvo de la lluvia ese lugar que vio fue el bosque.
-
Lauren acababa de quedarse dormida. Cuando llegó a casa lo que hizo fue caminar directa a su dormitorio y quedarse dormida para intentar evadir el pensamiento de Camila fuera de su cabeza. Gruñó y se levantó mirando a la figura que estaba en la puerta. "¿Qué quieres?" le preguntó a Ally.
"¿Dónde está Camila?"
"¿Cómo se supone que iba a saberlo?"
"La dejé en la habitación de Dinah hace 20 minutos porque tenia que hacer tareas y cuando volví se habia ido Lauren, ido."
"La última vez que la vi fue en el parque." Lauren se encogió de hombros pasando su mano por el pelo. "Habia arrancado las flores que estaba dibujando."
Ally suspiró. "Okay, está bien... ¿dónde estaba?"
"En el borde del bosque, donde hay un banco." Lauren se rascó los ojos. "¿A caso eso importa?"
"Podria estar perdida." Ally miró a Lauren. "Sin mencionar que hay una lluvia torrencial." Lauren levantó una ceja y se asomó a la ventana para apreciar en lo mal que se habia convertido el tiempo.
"Ella se puede cuidar a si misma." Lauren se encogió de hombros. Por un lado Lauren se sentia mal de como estaba tratando a la otra chica pero...ella sabia lo que esta chica le habia hecho..y la seguia odiando.
"Eso es debatible." Dijo Ally apoyandose en la ventana. "¿Te contó Dinah sobre la noche pasada?" Lauren sacudió la cabeza. "Coge las llaves." Lauren miró a Ally. "Te contaré en el camino."
Gruñó pero por alguna razón hizo lo que Ally le dijo y le siguió. Se sentaron el coche y arrancaron el vehiculo. "Asi que...que se suponia que tenia que decirme Dinah."
"Gira a la izquierda," Ally mandó. "Rodearemos el parque." Ally miró a la ventana. "No estoy muy segura, todo lo que se es que Dinah le encontró cristal en los pies de Camila."
"¿Qué?" Los ojos de Lauren se abrieron en sorpresa. "¿Cristal?"
"Sip." Ally contestó haciendo notar la p. "Se lo tuvo que limpiar y esas cosas." Ally volvió a mirar el parque al que estaba llegando. "Lo extraño es que Dinah dijo que parecia que ella se hubiese puesto el calzado encima del cristal."
"¿Qué demonios?" Lauren sacudió su cabeza en confusión. "Eso es muy extraño."
Ally asintió. "Bueno, pero aqui esta y no hay mucho que podamos hacer excepto asegurarnos de que no prenda fuego al piso."
"Ally, no la veo." Lauren exclamó.Habian recorrido todo el parque sin señales de Camila. Ally miró a Lauren y esta levantó una ceja.
"¿Por qué yo?"
"Porque tú fuiste quien la dejó ahí, para empezar."
"Ella no es mi responsabilidad." Lauren dejó claro.Esta situación no le agradaba nada. "Camila merece estar ahi bajo la lluvia..o algo peor."
"Laur, no pretendes eso." Ally dejó una mano en el hombro de Lauren. "Está...diferente...ambas sabemos que nos es la misma persona que años atras.."
"Si..." Lauren miró a Ally. "Está bien, iré." miró el asiento de atrás. "¿Dónde está mi paraguas?"
"Creo que Mani lo tomó prestado la semana pasada."
"Ah, que bien." exclamó Lauren con ironia. "Me debes una por esto, Hernandez." Ally le sonrió y Lauren salió del vehiculo estando ya empapada nada más pisar el asfalto.
Ally le dió luz verde a Lauren para que fuese a bucar a Camila. Lauren decidó ir al ultimo lugar donde la habia visto. Fue corriendo. Lauren queria convencerse a si misma de que estaba corriendo porque intentaba escapar de la lluvia y no porque estaba preocupada por Camila. Cuando llegó al banco donde estuvo antes no habia ninguna señal de Camila.
"¿Camila?" llamó poniendo las manos donde la boca para aumentar el sonido.Estuvo escuchando durante varios segundos pero no consiguió una respuesta, la lluvia lo complicaba todo más. Empezó a escanear el area en busca de la chica.
¿Dónde podria haber ido? El estomago de Lauren empezó a hacerse un puño pensando en la posibilidad de que Camila estuviese en peligro. Cuando estaba ya desesperada sus ojos se fijaron en una maleza que habia sido pisoteada antes.
"¿Camila?" dijo pasando esa maleza y adentrandose más en aquel bosque. La lluvia pesada seguia cayendo sobre el cuerpo de Lauren. Las puntas de su cabello caian en su cara y ahora su calzado estaba manchado del barro que habia en el bosque.
Miró hacia sus manos las cuales ahora estaban con rayas negras del maquillaje de sus ojos que se habia corrido. Cogió su manga de su sueter y se limpió el resto del maquillaje de la cara, todavia escuchando alguna señal de donde podia estar Camila. Caminando más adentro del bosque Lauren miraba hacia todos los lados y la lluvia no parecia cesar. Lauren solo podia reirse de la situación en la que se habia metido. Paró de caminar cuando notó algo blanco en el suelo, sobresaltando la oscuridad. Se acercó y se dió cuenta que era una de las margaritas que Camila habia arrancado. Una mezcla de ira y de preocupación se creó en su estomago.
"¿Camila? ¿Dónde estás?" llamó sujetando la margarita y adentrandose mas en el bosque. La maleza comenzaba a ser mas gruesa y tenia que mirar atras cada poco para asegurarse de que sabia el camino de vuelta. Un trueno la estremeció, minutos despues escuchó un gemido. Esa tenia que ser Camila. "¿Camila?" gritó mas alto mirando a todos los lugares más rapido. Un destello blanco detrás de un arbol captó su atención, caminó hacia el arbol dandose cuenta que eso blanco era un par de converse. "¿Camila?" rodeó el arbol y sus suposiciones fueron confirmadas. La joven chica estaba sentada acurrucada en una bola acurrucando su cabeza en sus rodillas a la vez que tapaba sus oidos. Lauren tuvo que recordarse que esta era la chica que habia hecho de su vida un infierno durante 3 años. "¿Camila?" dijo más alto que antes. Camila levntó la cabeza con una expresión de terror inmediatamente replazada por una cara de alivio al ver amLauren ahi.
Lauren casi se cayó hacia atrás cuando Camila rodeó su cuello con sus brazos. ¿Camila Cabello la estaba abrazando? Esto era nuevo. "Lolo." tarareó.
"Ese no es mi nombre." Lauren dijo firmemente alejando a la chica de ella.
"¿Qué estas haciendo aquí?" Camila lo pensó por un momento. Momentos más tarde se agachó y cogió las flores que habia arrancado y estaban ahora masgulladas. "Las maté." susurró sacudiendo su cabeza.
Camila se inclinó y trató de mantener erguida una de las flores pero no pudo.
"Idiota, idiota, idiota." espetó.
"No hay nada que puedas hacer ." Lauren levantó una ceja despues de observar las acciones de la chica. La lluvia continuaba, incluso más fuerte aunque parecia que eso no le importaba a Camila. Ella continuaba intentando volver a colocar las flores en su sitio.
"Camila." Lauren resopló agarrando el brazo de la chica y levantandola de golpe, Camila inmediatamente se tambaleó hacia atrás.
"Ouch."
"Estás bien." Lauren sacudió la cabeza y comenzó a caminar en dirección por donde habia venido. " Vamos a volver a casa, vamos."
"¿A casa?" Camila se animó nada mas escuchar las palabras de Lauren.
Rapidamente agarró las flores y se las llevó al pecho. Lauren hizo una mueca al ver como estaba Camila untada de barro con su camiseta favorita puesta. Se mordió el labio tratando de alejar cualquier cosa que tuviese que ver con ella y siguió caminando.
"¿A casa con amigos?" Camila preguntó unos metros mas atras de Lauren.
"No soy tu amiga." Lauren murmuró, marcando el camino. Estaba desesperada por llegar a casa y cambiar esa ropa sudorosa, llena de barro, y totalmente mojada.
"Pero teniamos química juntas...asi que somos ami-"
"¡No somos amigas!" Lauren espetó dandose la vuelta y poniendo sus manos a ambos lados de su cadera. " No soy tu amiga, y ¡no deberias esperar eso de mi despues de toda la mierda que me metiste! Asi que.. simplemente... solo.. deja de hablar." masculló.
"Oh." Camila dijo suavemente manteniendose cabizbaja mientras caminaba detrás de Lauren. El resto del camino fue muy silencioso exceptuando que Camila no paraba de decir 'idiota' para ella misma cada cierto tiempo.Lauren se veia obligada a ignorar eso.
Finalmente llegaron al borde del bosque y Camila miró atrás recordando el lugar en el que habia arrancado aquellas margaritas. "Lo siento mucho flores." dijo dejando las flores suavemente sobre el cesped. "Buenas noches."
Lauren esperó hay unos minutos con los brazos cruzados mirando los movimientos de Camila. La chica de ojos verdes seguia obligandose a olvidar el hecho de que una trompa de agua estaba cayendose encima de ella. Camila se levantó despacio y se giró hacia Lauren y volvió a bajar la cabeza cuando Lauren se quedó mirandola.
Lauren suspiró y siguió caminando, entrando en alivio cuando vió el coche y a Ally a unos pocos metros de distancia de ellas. Camila se apresuró a ponerse detrás de Lauren sin saber muy bien a donde estaba yendo.
"Entra." Lauren señaló el asiento trasero del coche. Camila asintió e hizo lo que le mandó. Lauren bufó al saber lo sucio que se iba a poner el coche. Cerró la puerta de Camila y se dirigió a su asiento.
"¿Dónde estaba?" preguntó Ally mientras Lauren se sentaba.
"En medio del bosque como una idiota." Lauren resopló. Ella arrancó el coche y se alejó de la orilla de la carretera.
"Idiota." Camila murmuró desde el asiento de atrás, reafirmando lo que Lauren habia dicho.
"¿Estás bien? ¿Estás herida?" Ally preguntó consternada. Camila giró la cabeza y levantó sus manos enfrente de la cara moviendolas hacia delante y hacia atrás.
"Hace frío." era lo que Camila dijo poniendo sus manos alrededor de su torso.
Miró a su regazo y sacudió su cabeza. Lauren la vió por el retrovisor. Estaba enfadada. Estaba enfadada con Camila por lo que le habia hecho. Estaba enfadada con Camila por haber vuelto. Estaba enfadada con Camila por cambiar, como si ella ni siquiera recordara el daño que le habia hecho a Lauren.
Pero lo más importante, estaba más enfadada consigo misma por no odiar a la chica que estaba en el asiento trasero de sus coche. Porque la Camila de ahora. no era la Camila que habia conocido en el instituto.
"En la casa se está bien. Llegaremos enseguida." Ally intentó tranquilizar a la chica, insegura de que más hacer. Ella y Lauren intercambiaron miradas y Lauren suspiró pesadamente. Esto ya estaba empezando a ser señal de un día muy largo. Condujo hasta el aparcamiento del piso y aparcó y salió del coche, sin preocuparse de esperar a las otras chicas.
Subió las escaleras, suspirando una vez que llegó a la planta que queria. Ellas accidentalmente habian dejado la puerta abierta asi que Lauren se deslizó dentro del piso rapidamente, dejando su calzado cerca de la puerta y yendo directamente a su cuarto.
La chica morena se cambió la ropa por unos pantalones deportivos y una de sus camisetas favoritas. Se recogió el pelo en un moño desordenado y se quitó cualquier resto de maquillaje de su cara. Se miró durante un tiempo en el espejo para mirar su apariencia antes de bajar las escaleras. Ally y Camila no daban señal de donde podian estar, pero Lauren sabia que estaban en casa ya que vió sus calzados cerca de la puerta. Se dijo a si misma que no le importaba lo que estuviesen haciendo y se dirigió a la cocina.
"Nooooo."
Lauren dejó de mirar el refrigerador cuando oyó la voz de Camila proveniente del piso de arriba. Por mucho que queria ver que estaba pasando se forzó a ignorarlo y agarró dos pedazos de queso de la estanteria antes de cerrar la puerta de la nevera. Hubo un jaleo en el piso de arriba, junto a puertas que se abrian y se cerraban y Lauren zumbó para ella para intentar aliviar el escandalo que habia. Puso una sartén en la vitroceramica y esperó a que se calentase. Justamente cuando sacó el pan de la despensa escuchó pasos provenientes de la escalera.
"Hola." Camila sonrió quedandose de pie en la cocina, en frente de Lauren. La ojiverde se giró a ella. El aliento se le quedó atrapado en la garganta cuando vió a la chica que estaba en frente de ella. Camila estaba llevando otra de las camisetas de Lauren que le llegaba hasta la zona media de los muslos. No llevaba puestos ningunos pantalones o calcetines o zapatos. Lauren notó el vendaje en sus pies, el cual asumió que Ally habia cambiado.
El pelo de la chica latina estaba mojado y puesto en un intento triste de un moño. Todavia habia algunos mechones de pelo sueltos que le colgaban y le caian por la cara. De alguna manera se hacia ver adorable. Adorable. Lauren se maldijo por usar esa palabra.
Antes de que Lauren pudiese decir nada, Ally apareció corriendo bajando las escaleras con unos pantalones de pijama de Lauren. "Has olvidado esto." se los entregó a Camila, quien los estudió por unos momentos. Ally vió la mirada cuestionante que Lauren le estaba dando y se mordió el labio. "Insistió en llevar tu ropa, no sé." Ally se encogió de hombros.
"Oh." balbuceó. Camila se puso la prenda de ropa y dió unas palmaditas en aquel material blando. "¿Qué te tomó tanto tiempo?" La ojiverde preguntó intentando ignorar el sentimiento que era derivado en su estomago al ver a Camila con su ropa.
"Bueno, descubrí que se puede duchar por su cuenta." Ally asintió y miró hacia Camila quien todavia seguia acariciando el material peludo de sus pantalones de pijama. "Lo que es una cosa buena, supongo." se mordió el labio y estudió la cara de Lauren.
"Agradecele a Dios por eso." Lauren sacudió su cabeza. Ella todavia seguia completamente confusa con todo lo que estaba pasando en los últimos dos días. Un ruido las sacó de sus pensamientos y ambas, Lauren y Ally giraron sus cabezas. Camila estaba en frente de la vitroceramica con la sartén volcada ahora en el suelo.
"Bueno, diviertete con eso." Ally guiñó un ojo a Lauren. "Las chicas tienen que hacer deberes y no se pueden ocupar de esto." Lauren la fulminó con la mirada, pero Ally ya se habia ido por las escaleras antes de que esta pudiese responder.
Lauren bufó y camino hasta Camila. "Por suspuesto que quema." rodó los ojos y tomó la sarten. Una vez que dejó la sarten en la vitroceramica, roció la superficie con aceite y comprobó que los fogones seguian encendidos. "No lo toques." advirtió a Camila señalando el fuego.
Camila asintió. Lauren saltó hasta sentarte en la 'isla' hasta que la sarten estuviese lo suficentemente caliente. Comenzó a entretenerse con un hilo que sobresalia de su camiseta. Un silbido la hizo mirar hacia arriba rapidamente.
"¡No!" resopló saltando del mostrador y agarrando el recipiente que contenia aceita de la mano de Camila. Miró al mostrador el cual tenia una capa de grasa sobre él. "Oh, Dios." dijo agarrando un trapo y secandolo como si eso pudiese limpiar el mostrador.
"No huele." Camila notó apuntando al recipiente que estaba en la mano de Lauren. La ojiverde puso de vuelta el spray en la estanteria y sacudió su cabeza.
"No es un ambientador, es aceite en spray." ella limpiaba el mostrador en el cual Camila habia rociado el aceite. Camila caminó hacia Lauren y observó lo que hacia.
"Aceite en spray." repitió. Lauren la ignoró y arrojó el trapo al fregadero una vez que comprobó que estuviese suficientemente limpio. La chica morena tomó dos rebanadas de pan y las echó en la sarten, sacando la espatula del cajón.
"¿Qué estás preparando?" Camila la siguió hasta los fogones y se puso en puntillas para ver por encima de su hombro que estaba haciendo. Una vez que vió que era comida, aplaudió animadamente. "Estoy hambrienta."
"No te estaba preparando na-" Lauren se dió la vuelta y vió la cara de alegria de la chica. Ella suspiró en derrota, agarrando dos rebanadas más de pan y posicionandolas en la sartén. Se preguntó cual era la última vez que Camila habia comido. "¿Quieres algo para beber?" preguntó despacio.
Camila asintió. "¿Amarillo?"
"¿Amarillo?" Lauren levantó una ceja y caminó hacia el refrigerador. Se trató de meterse en la mente de Camila y sus ojos se lanzaron hacia una jarra medio llena de limonada en una de las esquinas de los estantes. "¿Esto?"
Camila asintió furiosamente y Lauren se rio suavemente, algun tanto orgullosa de haber adivinado a lo que se referia Camila. Agarró un vaso de la estanteria pero miró de vuelta a Camila y lo cambió por un vaso de plastico. Una vez que sirvió la limonada le pasó el vaso a Camila y guardó la jarra en la nevera. Camila tomó un sorbo del vaso y rió emocionadamente. Lo apoyó contra el mostrador y siguió mirando como Lauren envolvia las rebanadas de pan en la parte superior con queso. "¿Qué estas haciendo?"
"Queso a la parrilla." Lauren respondió volteando las rodajas a las que tienen queso y despues mover de un tiro todo el sándwich . Camila se acomodo y observa lo que Lauren acababa de hacer.
"¿Puedo probar?"
Lauren sacudió la cabeza. "Quizás en otra ocasión." se encogió de hombros y presionó los sandwiches con la parte trasera de la espatula.
"Quiero hacer algo." Camila se apoyó contra el mostrador y Lauren apagó el fuego. Lauren se giró a ella y pensó por un momento.
"¿Ves esa puerta? ¿Podrías traerme dos platos de papel de detrás de ella?" Lauren apuntó la despensa y Camila asintió. Se acercó de puntillas sobre las puertas, y Lauren notó cómo ella no estaba poniendo el peso en sus vendajes.
Camila abrió la despensa y estudió los estantes que habia. Cuando finalmente encontró los platos que le habia pedido, aplaudió emocionadamente. Camila agarró la vajilla entera y se la llevó a Lauren. Lauren no pudo evitar reirse cuando Camila tenia en sus manos todos los platos. Lauren se acercó a ella y agarró dos de arriba.
"¿Puedes volver a colocar todos estos de vuelta?" Lauren apuntó a la estanteria. Camila asintió una vez más y empujó los platos a la cima de la estanteria, llevandole varios instantes cerrar las puertas del armario porque queria asegurarse de que ninguna plato cayese al suelo. "Buen trabajo." Lauren levantó una ceja. Lauren cortó los sandwiches en 4 y puso uno en cada plato. "Este es tuyo." ella asintió pasandole a Camila uno de los platos.
La chica sonrió muy feliz y caminó al salón, sentandose en medio del suelo. Lauren tuvo que dejar de preguntarse para que habian sido creados los sofás. Se sentó en una silla mas alejada de Camila y sujetó el plato en su regazo.
"Tenedor." Camila apuntó a su comida moviendo sus dedos como si quisiese decir que faltaba algo en sus manos.
"No necesitas un tenedor." Lauren levantó su mano para enseñarle a Camila que podia tomar la comida con las manos.
"Tenedor." Camila sacudió su cabeza entrelazando sus manos como una cremallera. Lauren suspiró, dejando su plato y levantandose para traer un tenedor de la cocina. Una vez que la latina tenia tenia el tenedor en sus manos, pinchó un trozo de comida y la levantó en frente de su cara.
Lauren se sentó de vuelta, mirando a Camila estudiar su comida. Unos momentos más tarde, Camila tomó un mordisco y sonrió extensamente mientras masticaba su comida.
"Queso a la parrila." asintió una vez y jugó con el tenedor en sus manos. "¿Lo hiciste tú?"
"Sip." Lauren asintió, despues de haber tomado un mordisco de su comida. Laure miró las escaleras preguntandose durante cuanto tiempo tenia que seguir 'cuidando' a Camila. Necesitaba volver a su habitación, y olvidarse de todo. Se suponia que tenia que odiar a Camila, no hacerle queso a la parilla en sandwiches y pasar el tiempo con ella.
"Mi salvadora." Camila tarareó tomando otro trozo de comida. Lauren levantó una ceja por las palabras que habia dicho pero decidió no preguntar nada acerca de eso. Todo lo que tenia que hacer era sobrevivir hasta que Ally bajase las escaleras entonces asi podria volver a su habitación y seguir odiando a Camila. La cosa que asustaba a Lauren era, sin embargo, era que ella odiaba la antigüa Camila. La nueva Camila que estaba sentada delante de ella era un poco más dificil de odiar. Lauren la encontraba entrañable.
Cuando Lauren volvia a mirar a Camila, su plato estaba vacio. "¿Has acabado?" Lauren le preguntó, intentando adivinar como habia acabado de comer tan rapido. Algo le llamó la atención, se levantó y levantó la revista que estaba en la mesilla de cafe, revelando los trozos del sanwich.
"¿Por qué lo has escondido?" Lauren preguntó agarrando el plato de Camila y recogiendo los restos de comida, llevando el plato hasta la cocina y dejandolo ahi. Cuando regresó Camila estaba con la cabeza gacha y los brazos en su regazo.
"¿Qué?" Lauren ppreguntó confusa.
"Estaba llena." Camila finalmente la miró. Se veia...asustada. A Lauren no le gustaba eso.
"Está bien." Lauren se encogió de hombros. "No tienes que esconder lo que no comes..solo tiralo. O siempre se puede mantener para las sobras." trató de explicar. Camila giró la cabeza para un lado. "¿Prometido?"
Lauren comenzaba a estar más y más intrigada por estar chica según el tiempo que pasaba. Camila la miró expectante sujetando su mano y estirando el dedo meñique. Lauren le dió su dedo y entrelazaron los dedos. "Prometido."
Camila rió energicamente y la última cosa que sabia era que un beso fue planatado en la mano de Lauren. Lauren juntó sus manos y le dió a Camila un leve gesto. Unos pasos hicieron que ambas chicas se giirasen.
"¡Ally!" Camila se agarró al brazo de Lauren para levantarse. Lauren levantó una ceja cuando vió a Camila dando un abrazo a Ally. Incluso Ally parecia sorprendida. "Lauren me hizo queso a la parrilla." Camila sonrió y señaló a Lauren, quien seguia congelada en el salón.
"¿Lo hizo?" Ally rió levantando una ceja hacia Lauren. "No sabia que tenia un corazón." Ally se burló. Lauren rodó los ojos.
"Oh, si lo tiene." Camila asintió ferozmente. "Lo he visto."
Lauren no podia encontrar las palabras y Ally le mandó una mirada cuestionante. Todo lo que Lauren podia hacer era encogerse de hombros. ¿A qué se referia Camila? Lauren no se iba a permitir preguntar y en vez de eso, se levantó, tiró los restos de comida a la basura y se dirigió a su habitación si ninguna palabra más. En el momento en que la puerta de su habitación se cerró puso la almohada entre su cabeza y comenzo a preguntarse cosas entre ellas cuanto tiempo pasaria aqui Camila, para ella esto era una broma, pesada.
La verdad era que Lauren estaba asustada. Estaba asustada por permitir que Camila se acercara a ella. Lauren rodó y fue hasta su estanteria y agarró el libro 'Buscando a Alaska' y siguió leyendo por donde lo habia dejado. Lauren siempre se metia de lleno en las cosas. Amaba algo, u odiaba algo. Ella era extramadamente extrovertida o era laboriosamente timida. No habia punto intermedio. La palabra para ella era o blanco o negro, no habia grises. Si hacia algo, lo haria con el 100% de su ser. Era por eso por lo que estaba tan metida en su libro favorito, tanto que leyó sin parar en ningun momento hasta la hora de la cena. Normani y Dinah habian venido de sus clases llevando una bolsa de papel marrón llena de comida para llevar. Sus compañeras de piso sabian como molestarla, sin embargo siempre le daban a Lauren el espacio que necesitase, por lo que se sentia agradecida.
Mientras tanto, Camila seguia sentada en el lugar de antes mientras las 3 chicas la miraban con curiosidad. Camila intentaba coger un poco de arroz con el tenedor, frustrandose cuando no lo podia tomar.
"Camila, tienes que arrastrar el tenedor." Dinah caminó hacia Camila con su propio plato entre las manos y se sentó a su lado. Enseño a Camila como usar el tenedor, y ella rapidamente la copió. Aplaudió cuando por fin lo logró.
Dinah, Ally y Normani se miraron. Tenian un montón de preguntas. Normani fue la primera en hablar.
"Camila, ¿por qué viniste a vernos?" preguntó dejando su plato vacio en la mesilla y apoyandose en la silla.
Camila las miró cuando escuchó su nombre, apretando sus labios cuando escuchó la pregunta. "Yo..." llevó los dedos a la parte de la cabeza y los hacia sonar. "Creo que queria ver a mis amigas."
"¿Somos amigas?" Dinah preguntó intentando darse cuenta de que se referia la chica.
La cara de la chica se congeló como si no se esperase esa pregunta. "¿Lo quereis ser?" preguntó olvidandose de la comida y sentandose enfrente de Dinah. "Teniamos quimica juntas, si recuerdo."
Dinah y Normani se miraron. Ally se sentó en una parte del sofá. intentando encajar lo que Camila decia, y como no, no lo conseguia.
"Yo quiero que seais mis amigas." Camila siguió, señalandolas a cada una individualmente. "¿Lo sois?"
Las tres chcias intercambiaron miradas antes de que Ally sonriera y le contestase. "Por supuesto que lo somos." Las otras dos chicas asintieron en forma de estar de acuerdo. Sabian que no lo eran, pero Camila habia cambiado , era una persona completamente dieferte a quien era en la escuela.
La cara de Camila de iluminó y aplaudió. Pero se deprimió un poco. "¿Lolo lo es?" Las chicas se miraron.
"¿Lolo?" las 3 chicas preguntaron al mismo tiempo. Camila las miró como si eso fuese una pregunta estupida.
"Si. Lolo." asintió y señaló las escaleras. "La chica de los ojos de color esmeralda."
"Su nombre es Lauren." Dinah dijo rapidamente. Camila aplastó los labios.
"Si, Lolo." asintió. "¿Es ella mi amiga?"
Ally se giró a Camila. "No lo sé." miró a la habitación de Lauren y volvió la vista a Camila. "Solo ella lo sabe."
"Tendré que preguntarselo entonces." Camila asintió intentando dirigirse a la habitación de Lauren. Pero Normani la agarró del brazo. "¿Qué?"
"Ella... está ocupada." Ally se le ocurrió. Las otras dos chicas confirmaron y Camila se encogió de hombros.
"Oh...entonces...¿que hago ahora?"
Dinah tuvo una idea, agarró el mando de la Tv de la mesita. Eligió el primer show que encontró, el cual fue 'Friends' Normani le levantó una ceja y Dinah, simplemente se encogió de hombros.
Camila instantaneamente se fue hacia la TV y tocó la pantalla con la mano. "Me gusta esta serie." asintió y se sentó delante del televisor.
"¿Veis?" Dinah rió, sonriendo a sus compañeras. Normani sonrió y alzó su mochila de baile de la puerta.
"Eso fue más facil de lo que me esperaba." la chica de piel morena rió posando la mochila en uno de sus hombros. "Tengo demasiado sueño, como para seguir aquí, os veo por la mañana." Normani sonrió a ambas de sus amigas antes de subir las escaleras.
Dinah y Ally, amabas se miraron y despues miraron a Camila. La latina estaba metida de lleno en la serie.Muy concentrada en la television Yawnning que tenian.,Ambas chicas miraron en silencio , Camila reia y aplaudia ocasionalmente. A veces Dinah se preguntaba sin Camila entendia la serie.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Cuatro

Mensaje por Admin el Vie Oct 07, 2016 4:31 am

Cuando el primer capítulo acabó, Camila suplicaba por ver otro.
"¿Por favor? Más." Camila señalaba al televisor y asentia levemente. "Si, más."
Dinah se encogia de hombros y eligió otro episodio, no viendo ningun inconveniente en ver otro más antes de irse a la cama. Casi se había quedó dormida.
"Más." Camila sonrió, señalando la televisión. Dinah entrecerró los ojos y miró la hora que hora en su móvil, bufando cuando se dió cuenta de que estaban despiertas más tiempo del que tenian planeado. Se sentó y sacudió su cabeza apagando la tv con el mando que estaba al lado de ella. Camila giró la cabeza a un lado.
"Es hora de irse a la cama." Dinah bostezó y se levantó caminando hacia las escaleras. Camila la siguió muy despacio, caminando de puntillas.
"¿Dormir?" Camila le preguntó una vez que llegaron a la cima de las escaleras. Dinah asintió y abrió la puerta del dormitorio. Camila se quedó vacilante en el pasillo.
"Frio." Camila sacudió su cabeza.
Dinah suspiró y agarró el brazo de Camila y la metió dentro de la habitación evitando asi despertar a alguien más. "Tengo ropa calentita que puedes llevar." dijo caminando a su armario buscando entre los estantes. "Toma." le dió a la chica una camiseta de manga larga.
Camila miró la camiseta que tenia en sus manos, abriendo su boca para decir algo, pero en cuanto vió la mirada de molestia en la cara de Dinah, calló inmediatamente.
"Recuerda, este es tu lado de la cama." Dinah balbuceó, señalando el lado en el que Camila habia dormido. La chica polinesia no esperó respuesta y se metió en la cama, bajo las sábanas y dándose la vuelta para no estar mirando a Camila.
Camila se quedó en silencio, sujetando la camisa en sus manos. Despacio se quitó la camiseta de Lauren que tenia puesta y se puso la de Dinah. Con el ceño fruncido, se dió cuenta de que no olia igual que la de Lauren. Asi que instantaneamente, Camila abrazó la camiseta de Lauren y la alcochó a la cama.
"¿Dinah?" ella susurró, quedándose en el borde de la cama mirando a la otra chica. No hubo una respuesta. Dinah ya se habia dormido. Camila sonrió, abrazando la camiseta cada vez más fuerte contra su pecho y riendo bajo las sábanas. Se mordió el labio, no muy feliz de que Dinah pusiese una almohada en el medio de la cama que separase.
Con un suspiro profundo, Camila se hizo una bola, trajo la camisa dejandola en el hueco de su cuello, inalando la esencia con la que habia estado tan cómoda este tiempo. Se quedó en silencio durante un tiempo, con la mirada pérdida en la oscuridad que tenia delante de ella. Despues de entretenerse con sus pensamientos por lo que parecieron horas, sus párpados era más pesados y suavemente se cerraron.
El sueño acababa de pillar a la pequeña chica cuando de repente su respiración se intensificó. Los recuerdos volvieron en destellos blancos y rojos, y una gota de sudor goteaba de su frente. Camila jadeó en busca de aire, haciendo que se despertase. Su corazón estaba latiendo ferozmente y se sentó rapidamente, abrazando la camiseta de Lauren debajo de la barbilla y escaneando la habitación ansiosa.
Cada sombra, cada pequeño rincón de luz, de repente adoptaba la posibilidad de peligro. Camila sacudió la cabeza y cerró los ojos muy fuertes. No le gustaba esto. La pequeña chica limpió freneticamente el sudor de su frente, intentando tomar el aire que no sabia que habia perdido. Cautelosamente, miró hacia la chica que estaba en la cama al lado de ella. Dinah estaba profundamente dormida. Camila consideró despertarla pero, sabia que en la habitación de al lado habia alguien con quien preferia estar. Asi que en silencio abrazó la camiseta de Lauren contra su pecho y fue de puntillas hasta la puerta, comprobando todo una vez más para asegurarse de que nada fuese dañino. Echó un vistazo al pasillo para asegurarse de que estaba a salvo antes de abandonar la habitación de Dinah.
Lauren no podía dormir esa noche. Estaba demasiado ocupada reviviendo sus días en el instituto, tratando de hacer una lista de todas las cosas que Camila habia hecho para herirla. La única cosa que habia hecho directamente Camila era leer los mensajes de texto. El resto de la ofensas de Camila habian sido provocadas por sus amigas animadoras. Esto confundia a Lauren aun más.
Y la Camila que conocia en el instituto era completamente diferente a la Camila que estaba en su departamento desde hace dos días. Se atrevia a decir que queria conocer a la nueva Camila. Continuaba empujando ese pensamiento fuera de su mente, maldiciendose por pensar en ser agradable con la chica.
Habia estado mirando el techo por algo más de una hora, cuando un parpadeo de luz la sacó de sus pensamientos. Se sentó rapidamente observando la rendija de la puerta. "¿Qué...?" ella bostezó, pasando una mano a través de su pelo desordenado y estrechando los ojos para tratar de ver quien era.
La puerta se abrió silenciosamente y una pequeña figura entró en la habitación. Lo debería haber sabido. Camila.
"¿Qué quieres?" Lauren suspiró. Cuando no obtuvo una respuesta rodó los ojos y alcanzó a encender la lamparita que estaba en la mesita. Su corazón saltó cuando por fin pudo ver a aquella chica.
El pelo de Camila todavia estaba en el mismo moño que antes, pero la mitad de este estaba cayendo en un lado de la cara. Pequeñas partes del pelo estaban sobre su frente, que relucia con una pequeña capa de sudor. La pequeña chica se veia molesta. Lauren podria decir del dolorido color de sus ojos y la respiración irregular.
"¿Qué sucede?" Lauren preguntó moviendo su cabeza a un lado y sentandose en la cama. Camila movió la cabeza al mismo lado que Lauren, estudiando la cara de la ojiverde en la luz tenue de la habitación.
"¿Lolo?" Camila susurró, dando un pequeño paso adelante y abrazando la camiseta contra su pecho.
Lauren decidió ignorar el sobrenombre que la chica le habia dado. En realidad le parecia algo bonito. Algo. Pero la verdad...Lauren lo odiaba....no, no lo hacia. La ojiverde suspiró y asintió. "¿Si?"
Camila respiró hondo y miró nerviosa toda la habitación, como si tuviese miedo de que alguien la observara. "¿Eres mi amiga?" habia un tono suplicante en su voz y Lauren podia decir que Camila estaba a punto de algun tipo de depresión nerviosa.
Lauren suspiró pesadamente. "Si, soy tu amiga." asintió suavemente. De repente se sintió contenta de que hubiese dicho esas palabras. La cara de Camila se iluminó por un segundo, pero luego recordó porque estaba aqui y su expresión rapidamente desfalleció.
"¿Prometido?" Camila balbúceó. Su voz era un susurro. Su ansiedad estaba matando a Lauren y rapidamente la ojiverde levantó el dedo meñique en el aire.
"Prometido." ella asintió una vez. Camila suspiró en alivio, despació entrelazó los meñiques. Lauren sintió como de calientes estaban las manos de Camila y estaba más preocupada. "Ahora..¿qué sucede?" ella preguntó adoptando un tono más suave y dando palmaditas en la cama al lado de ella.
Camila se veia sorprendia por el cambio repentino en el caracter de Lauren, pero la chica no lo cuestionó. Y practicamente saltó a la cama al lado de Lauren, aterrizando en sus rodillas y rapidamente metiendo sus pies bajo ella. Miró alrededor otra vez más.
La chica se apoyó más cerca de Lauren, como si fuese a contarle un secreto.
"Hay malas cosas, aquí." susurró antes de alejar la cara de Lauren y mirar alrededor por si alguien más la habia escuchado.
"¿cosas malas?" Lauren cuestionó estando más preocupada por la chica de lo que ya estaba. Camila tomó su labio inferior entre los dientes y asintió rapido. "¿Qué cosas malas?"
Camila sacudió la cabeza violentamente y cerró sus ojos muy fuerte, practicamente haciendo que la cama temblase. Lauren rapidamente agarró los hombros de la chica e hizo que se calmase. Los ojos de Camila se abrieron y casi se estremece pero recordó a quien pertenecia esas manos y quedó tranquila.
"No hay cosas malas aquí." Lauren indicó y señaló la habitación. "¿Ves? Es solo mi habitación, duermo aquí todas las noches." Camila respiró hondo.
Lauren poco a poco alejó sus manos de los hombros de Camila y la otra chica miró a todos los lados nerviosa.
"Hay cosas malas." Camila repitió. Abrazó la camiseta más fuerte contra el pecho. Lauren suspiró y pensó durante un momento como calmar a la chica.
"Ven." Lauren se deslizó en la cama y levantó su edredón. "Es una fortaleza. Estaremos seguras debajo de esto. Vamos." se deslizó debajo de las sábanas e indicó a Camila a hacer lo mismo. Confusa pero curiosa, Camila se deslizó hasta donde Lauren. La ojiverde se cubrió con las mantas sobre sus cabezas, con las rodillas empujando un poco las mantas para que no se sofocasen.
Camila instantaneamente gimió cuando la oscuridad las alcanzó y rapidamente tomó su movil. Segundos más tarde la luz que salia del movil las estaba iluminando.
"Estaremos a salvo bajo." Lauren dijo calmadamente. Camila estaba de espaldas junto a Lauren. Todavia respirando pesadamente. "¿Por qué viniste a aquí?"
"Cosas malas." dijo señalando su cabeza.
"¿Cosas malas en tu cabeza?" Lauren intentó adivinar a que se referia Camila. Esta asintió en confirmación. "¿Tuviste una pesadilla?" la ojiverde preguntó. Camila inclinó su cabeza. "¿Viste cosas malas en tu sueño?" Lauren reformuló la pregunta. Esta tuvo un pequeño 'si' de Camila, y Lauren notó que el labio de la latina estaba temblando.
"Hey, hey no llores." Lauren sacudió la cabeza y se sentó apartando las mantas de ellas. "Todo el mundo ve cosas malas en sus sueños, incluso yo."
"¿Incluso Lolo?" Camila preguntó sentandose despacio al lado de Lauren.
La ojiverde suspiró y asintió. "Se hacen llamar pesadillas." explicó. "A veces pueden llegar a asustar mucho pero... ¿quieres saber un secreto?" Camila asintió. "No pueden herirte." Lauren le dió una sonrisa tranquilizadora. "Solo están en tu cabeza." dijo.
"¿Prometido?" Camila susurró aguantando en el aire su meñique. Lauren asintió y entrelazaron sus dedos, ya dándose cuenta que estaba demasiado cerca de la chica pero se encontró con la imperiosa necesidad de protegerla.
Camila seguia respirando pesadamente y Lauren la observó como ella tiraba de las mangas de su camiseta.
"¿Tienes calor?" preguntó Lauren señalando la pesada camiseta de Dinah que Camila tenia puesta. La de ojos marrones asintió suplicante. "Y supongo que tú quieres llevar una de mis camisetas ¿verdad?" Lauren levantó una ceja y suspiró sabiendo cual iba a ser la respuesta de Camila. La joven instantaneamente asintió.
Lauren rió. Sorprendentemente ella rió. Honestamente ella estaba aliviada de poder mantener a Camila de alguna forma calmada. Se deslizó fuera de la sábanas y fue al cajón donde guardaba las camisetas. Agarró una camiseta negra con el nombre de la marca en ella, se la lanzó a Camila. Afortunadamente, la joven no tenia problemas para alcanzarla. Camila se levantó, quitandose la camiseta. Lauren se dió la vuelta y jadeó. No esperaba que la chica se cambiase en su habitación. Pero lo más importante, no esperaba lo que habia debajo de la camiseta que Camila estaba llevando.
"¿Qué ha pasado?" preguntó cruzando su habitación y parando a Camila antes de que pudiese ponerse la camiseta. Su torso estaba cubierto de moretones, algunos morados oscuros, otros verdes claros, algunos grandes, otros pequeños. No habia un patrón solo estaban esparcidos por todo su cuerpo. Lauren tuvo que concentrarse en no tocarlos para asegurarse que no estaba alucinando.
"Ouch." Camila susurró agachando su cabeza. Parecia avergonzada.
Lauren se mordió el labio. Sabia que era mejor no interrogarla a preguntas esta noche. Ambas estaban exhaustas.
"Está bien." Lauren dijo tranquilizadoramente, sacudiendo su cabeza. Quitó la camiseta de las manos de Camila y ayudó a la joven a pasarla por su cabeza. Camila miró la camiseta y sonrió muy contenta a Lauren.
"Tenemos que volver a la cama." Lauren asintió caminando hacia la puerta.
Se paró cuando no vió a Camila siguiendola a la habitación de Dinah. Se dió la vuelta para encontrarse a Camila sentada en la cama de Lauren felizmente. Suspirando, cerró la puerta detrás de ella y volvió a la cama.
"Tu pelo es un desastre." apuntó, cediendo a la tentación para cepillar el pelo enmarañado de la cara de Camila. Camila sonrió. Lauren suspiró y agarró el cepillo de la mesita de noche. "Lo arreglaré por ti."
Camila no respondió asi que simplemente se colocó detrás de ella y empezó a cepillarlo. Pelo largo, moreno, con tiras de pelo cayendo en sus hombros. En el instituto Camila solia llevar el pelo negro en una cola de caballo.
"Ouch." Camila se quejó en cuanto Lauren lo desenredó. "Ouch, ouch." repitió.
"Ya casi terminé." dijo Lauren pacientemente. Cepilló una parte del pelo y la separó para comenzar con otro nudo. Camila tenia más pelo del que parecia tener.
Afortunadamente, Camila se mantuvo quieta mientras Lauren trabajaba en su pelo. Una vez que habia terminado Lauren habló. "Ahora te voy a hacer una trenza." pasó sus dedos por el pelo de Camila, encantada por la textura que tenia. Olia a su champú, asumió que Camila lo habia utilizado cuando se duchó antes. Agarró una sección del pelo de Camila y empezó a hacer una trenza...sin darse cuenta empezó a tararear una canción.
"Música." Camila notó mirando a Lauren. Lauren la miró y con la mano que tenia libre giró su cabeza para que pudiese acabar de hacer la trenza.
"Estaba tarareando, si." Lauren se encogió de hombros, rapido acabó la trenza y la aseguró con una goma para el pelo. "Listo." giró a Camila para que pudiese verse.
"¿Guapa?" Camila preguntó. La ojiverde asintió. Camila apludió con una sonrisa suave en su cara.
"¿Cansada?" Lauren levantó una ceja. Camila mordió su labio titubeantemente y Lauren giró la cabeza. "¿Qué?"
"Asustada."
Lauren suspiró y apuntó a las mantas. "Este es nuestro fuerte, ¿recuerdas? Nada nos puede hacer daño debajo de eso. Ademas, recuerda lo que dije. Los sueños no son reales. Te lo prometí."
Camila pensó por un momento antes de asentir, recordando lo que Lauren le habia dicho. Rapidamente se metió debajo de las sábanas. Lauren suspuró pesadamente ¿en qué se habia metido?
Demasiado cansada de luchar contra ella misma, Lauren se arrastró hacia la cama y se cubrieron con las sábanas. Camila se acercó más a ella. Lauren lo notó. Era como si Camila quisiese estar lo más cerca posible de Lauren sin tocarla. Lauren sabia que discutir no sria bueno. Su télefono vibró y la sacó de sus pensamientos. Miró a Camila, quien no notó el sonido del movil. Ella entrecerró los ojos y leyó el mensaje que habia en la pantalla.
[1:23 Dinah] Chicas, ¿alguna de vosotras ha visto a Camila? No está en la cama.
Lauren suspiró leyendo el mensaje de Dinah en el chat del grupo. Iba a tener que dar un montón de explicaciones. Sus dedos empezaron a teclear despacio y miró a la chica que estaba a su lado.
[1:24 Lauren] La tengo yo.
No podia imaginar la reacción de Dinah cuando leyese el mensaje.
[1:24 Dinah] Me estás tomando el pelo, ¿verdad?
Lauren suspiró y se mordió el labio intentado pensar que responder. Su iPhone antes de pudiese.
[1:25 Normani] Dinah Jane, creo recordar que tienes clase en... ¿menos de 9 horas? Mueve tu culo a la cama. Hablaremos de la situación de Camila en la cama mañana.
Lauren rió suave para si misma, gracias a Normani y a su tendencia a ser una gran dormilona. Dejó su telefono al lado de su almohada y rodó sobre su espalda para intentar dormir. Lauren finalmente quedó dormida despues de revivir el día entero en su mente, hasta que finalmente el sueño se apoderó de ella.
Camila abria su ojos cada poco tiempo, comprobando si Lauren seguian despierta. Una vez que se habia asegurado que la chica más mayor estaba dormida, no quiso molestarla. Cerró los ojos y se durmió rapidamente. Contenta de que no hubiese hecho como Dinah y hubiese puesto una almohada entre ellas.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

cinco

Mensaje por Admin el Vie Oct 07, 2016 4:31 am

Lauren se despertó a la mañana siguiente en una cama vacia. Le tomó unos segundos recordar lo que pasó la noche pasada, y cuando lo hizo se levantó rapidamente y escaneó la habitación. Camila no daba señales de estar en ningún lado.
"¿Camila?" Llamó levantandose y caminando hacia la puerta de su habitación. Hubo un sonido detrás de ella cuando abrió la puerta. Se pausó un segundo y siguió el sonido acabando en frente de su armario. Cautelosamente abrió la puerta de su armario y se encontró con Camila, ampliando sus ojos cuando la vio. "¿¡Qué estás haciendo?!" gritó sin aliento. Se agachó y la encontró revisando su libro de dibujos . "¿Dónde has encontrado esto?"
"Lo encontré." ella dijo levantándose y sonriendo extensamente. Lauren frunció las cejas cuando vió las marcas de rotuladores en las manos de Camila. Ella agarraba el cuaderno de dibujo muy fuerte.
"Es mio." Lauren bufó. Caminó de vuelta a la habitación sentandose en el suelo e instantaneamente abriendo la primera página. Su ira era más fuerte cuando se dió cuenta que Camila habia cubierto cada uno de sus dibujos con garabatos sin sentido. Horas y horas de trabajo duro y ahora estaban arruinadas.
"¿En qué demonios estabas pensando?" Lauren gritó, levantandose y lanzando el cuaderno de dibujos, este pegó en la pared, esparciendose los papeles alrededor de toda la habitación. Camila al instante se tapó las orejas. "¿Tú sabes cuanto tiempo gasté en esto?" Lauren continuó con los brazos cruzados y mirando a Camila en la otra punta de la habitación.
"Son bonitos." Camila asintió levantansose y recogiendo un papel de los que Lauren habia tirado.
"Eran bonitos Camila, hasta que los arruinaste." Lauren espetó. "Justo como las flores. ¿Qué te dije de mantenerte alejada de las cosas bonitas?"
Camila la miró inespresivamente antes de caminar hacia Lauren con un dibujo en la mano.Lauren gruño y apartó el dibujo de la cara. Confusa, Camila inclinó la cabeza. "¿Lolo?"
"Ese no es mi nombre." La voz de Lauren era de enfadada. "No quiero hablar contigo, vete de mi habitación." gruñó señalando la puerta.
Camila dió un paso hacia atrás todavia con el dibujo en la mano. "Yo... lo siento." miró a la Lauren suplicante.
"¡No me importa!" dijo agarrando a Camila por los hombros y sacandola al pasillo. "Déjame sola." dijo dando un portazo en la cara de Camila y asegurandose de que estuviese bien cerrada. Esperó hasta escuchó pisadas alejarse de su habitación antes de colapsarse en su cama.
El cuaderno de dibujo era el tesoro más preciado de Lauren. Nunca dejó que nadie lo tocase. Tenia que estar sola para abrirlo y dibujar en él. Meses y meses de trabajo duro ahora a la basura. La ojiverde se sentó y observo los papeles esparcidos por el suelo. Tenia que haber sabido que pasaria esto cuando dejo entrar a Camila a su cuarto.
Con un gesto de frustación se levantó y recogió cada hoja que habia en el suelo, iban revisandolos pero todos los dibujos estaban llenos de garabatos. Rezaba porque hubiese uno o dos sin impecable. Obviamente no lo habia. Cada página tenia marcas de rotulador. Un dibujo en particular cazó su atención,sin embargo. El dibujo a medio acabar de las margaritas de ayer. Parecia como si Camila hubiese intentado terminarlo, añadiendo flores encima de los tallos que Lauren habia dibujado con lapiz. Cerró sus ojos y suspiró, dejando los dibujos de vuelta en el cuaderno y guardandolo.
Lauren acabó durmiendose una vez más, solo durmió por unos minutos sin embargo. Dinah tocó la puerta.
"¿Dónde está Camila?" gritó a través de la puerta. Lauren cerró los ojos se levantó y abrió la puerta. Dinah miró dentro y se dio cuenta de que Camila no estaba alli dentro. "Pensé que habias dicho que estaba contigo."
"Estaba." se encogió de hombros. "Hasta que que arruinó mi cuaderno de dibujo y le grite y le dije que se fuera."
La cara de Dinah era de expresiones varias. Si simpatizaba con Lauren porque sabia lo que le habia hecho pero..al mismo tiempo le daba pena Camila.
"Bueno, que bien..." Dinah llevó las manos al aire. "Es la segunda vez que perdemos a Camila en 2 días."
"No es nuestra responsabilidad." Lauren murmuró apoyandose contra el marco de la puerta.Dinah inclinó la cabeza y miró a la otra chica.
"Mira Laur," suspiró. " Sé que todavia sigues enfadada con lo que hizo.. yo tambien." miró al suelo y luego a Lauren. "Pero algo ha cambiado y no quiero que ella vague por ahi por su cuenta y que le paso malo como herirse o algo peor. Debes admitir que esta Camila es completamente diferente a la que conociamos en el instituto."
Lauren rodó los ojos. "Si, si, como sea." iba a cerrar la puerta pero Dinah puso el pie para evitarlo.
"Tienes que encontrarla." Dinah dijo firmemente.
Lauren iba a decir algo pero Dinah la miró con aire amenazante. Bufando Lauren se giró sobre sus talones y agarró las llaves de su coche.
"¿no podemos simplemente dejarla en la perrera o algo así?" dijo bajando las escaleras detrás de Dinah.
"Oh, vamos Laur, no pretendes eso." Lauren calló porque sabia que la otra chica tenia razón. Dinah la siguió escaleras abajo solo para asegurarse de que salia de casa.
"¡Ni siquiera se por donde buscar!" bufó "Por todo lo que se es que podria estar caminando a través del trafico."
"Pues date prisa entonces." Dinah exclamó. Lauren exclamó y salió. El pensamiento de que Camila estuviese perdida le empezaba a asustar más de lo que pensaba. Decidió buscar primero cerca de su piso, habia unos pocos trabajadores sociales y decidió preguntarles. "Hola, ¿habeis visto a una chica, más o menos de mi peso, con una trenza y llevaba pijama?"
"Hace un buen rato de eso.." el obrero aseñaló la otra parte de la calle con el dedo, Lauren asintió en un rapido 'gracias' y rapidamente montó en su vehiculo. Momentos despues estaba conduciendo en la dirección que el hombre le habia indicado.
Condució unos minutos sin señal de Camila. Justo cuando estaba a punto de dar media vuelta un destello le hizo ver algo en el suelo. Camila estaba sentada de piernas cruzdas en el medio de una calle ocupada, rodeada de solo un poco de hierba a los lados. Lauren se estremció al preguntarse como habia cruzado la calle sin peligro.
Camila miró a Lauren durante unos instantes sin decir nada, en cambio la miró. Lauren frunció las cejas y rodeó la chica quedandose en frente y Camila en ese instante levantó una mano par hacer que Lauren regresase.
"Cuidado." dijo asegurandose de que Lauren no diese un paso más adelante. La ojiverde miró al suelo para ver que estaba mirando Camila. Dos tulipanes estaban creciendo en medio de ese trozo de prado.
"¿Qué estás haciendo?" repitió cruzando sus brazos tratando ser intimidante. Camila la miró y luego miró las flores.
"Lo que me dijiste que hiciese." Camila señaló las flores. "Estoy mirando las cosas bonitas y no las estoy matando." tocó las flores suavemente.
"No me referia a eso."
"¿Entonces a que te referias?" Camila preguntó mirando a Lauren. "Te hice gritar." añadió mordiendose el labio. Lauren estaba confundida cuando vió miedo en sus ojos.
"Simplemente no me gusta que la gente toque mis dibujos." Lauren asintió. "A veces tienes que admirar las cosas bonitas a distancia, en vez de intentar guardarlas. Amar no es una posesión es admiración."
Camila miró a Lauren frunciendo las cejas.
"No importa." Lauren suspiró levantandose y quitando la hierba de sus pantalones. "Vamos, esto no es seguro. Vamos a casa." Dijo estirando la mano para que Camila se levantase.
"¿Casa?" Camila preguntó curiosa. Estudió la mano de Lauren antes de tomarla y permitir que le ayudase a levantarse.
Lauren iba a retirar la mano pero Camila no le dejó. En vez de eso, la joven entrelazó los dedos con los de la otra chica y saltó hacia delante. Lauren la agarró y la tiró por la espalda ya que venia un coche a mucha velocidad.
"Tienes que mirar a ambos lados para asegurarte de que no viene ningún coche." Dijo despues de recuperar el aliento. Camila casi pasa a través de una carretera llena de trafico. Quizás... tener las manos juntas puede servir de precaución.
Lauren sujetó a Camila muy fuerte mientras esperaban a que el trafico se despejase. Una vez que lo hizo tomo la mano de Camila y cruzaron la calle. A mitad de camino, Camila se agachó y observó algo que habia en la carretera.
"No, Camila." Lauren dijo con seriedad levantando a Camila del suelo y conduciendola rápido hacia el coche. Camila miró fijamente al centavo que habia cogido hace un segundo y lo puso en frente de su cara.
Lauren muy frustrada, tomó el centavo de la mano de Camila y lo tiró al suelo, arrastrando a Camila hacia el asiento del copiloto. Camila abrió la boca mirando a Lauren, como si quisiese murmurar algo.
"¡Le has hecho daño!" dijo saliendo del agarre de Lauren y volviendo a por el centavo. Lauren suspiró en rendición, se cruzó de brazos y esperó a que Camila volviese. "Di lo siento." Camila sostuvo el centavo en frente de la cara de Lauren y esta rió.
Lauren levantó una ceja a Camila. "Perdón." dijo señalando a Camila que entrase al coche. La joven la ignoró y volvió a ponerle el centavo en frente de su cara.
"Dilo de corazón." ella asintió una vez.
"Lo siento por haberte lanzado al suelo, señor centavo." Lauren rió a su situación.
Camila satisfecha con la disculpa de Lauren volvió al asiento de copiloto. Lauren rapidamente corrió a su asiento y bloqueó las puertas para asegurarse de que Camila no saliese del vehiculo.
"Lo siento por haberte hecho gritar." Camila susurró. Lauren la miró confusa. "Idiota, idiota, idiota." dijo tocando su frente y sacudiendo su cabeza.
Lauren la miró y apartó la mano de Camila de su frente. "Hey, está bien." susurró mirando la cara de Camila. "Son solo dibujos... puedo hacer otros, ¿vale?"
Camila asintió y bajó la cabeza. "¿Estás enfadada?"
"No, está bien. Te dije que te perdonaba." Lauren reafirmó, Camila sonrió ensanchamente y aplaudió.
"Tengo hambre." Camila anunció dejando sus manos en el torso. Lauren suspiró y pensó durante unos instantes.
"¿Qué quieres comer?" Lauren preguntó apartando la vista de la carretera y mirando a Camila, quien suspiró.
"Helado." Camila se sonrojó. La joven aplaudió animadamente. Lauren iba a decirle que helado no era realmente una comida pero calló cuando vió la mirada de suplica de la joven.
"Helado, entonces." ella rió pasando su edificio y conduciendo hacia la tienda de yogures y helados que estaba en la otra punta de la calle. Camila rió felizmente. Lauren se dió cuenta de que realmente amaba ese sonido.


Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Seis

Mensaje por Admin el Vie Oct 07, 2016 4:31 am

Minutos más tarde Lauren abrió la puerta para Camila la cual llevaba una sonrisa increible y comenzaba a caminar a la tienda en la dirección equivocada, Lauren sacudió la cabeza y la tomó de la mano.
"Por aquí." Lauren rió. Camila se agarró a la mano con fuerza saltando detrás de Lauren con entusiasmo. Ambas entraron en la tienda, ignorando las miradas confusas de los otros clientes cuando Camila entró a la tienda saltando.
Lauren tomó dos tazones de una despensa y le pasó uno a Camila. "¿Sabes hacer esto?" Camila la miró inespresivamente y Lauren suspiró. "Ven, te enseñaré." Lauren dejó a Camila la cual todavia estaba sujetada a su mano a lado del autoservicio para echarse yogur.
"Estos son los sabores." ella asintió mirando un cartel donde ponia los sabores. Camila asintió y miró cada uno detenidamente. Lauren se alejó un poco de Camila para poner su bol debajo de la máquina del sabor
'Cookies&Cream'
"Ves, solo tienes que presionar esta palanca y-" Lauren paró cuando se giró y vió a Camila que ya estaba rellenando su tazón de yougur helado con sabor plátano. Ella corrió a su lado y pausó la palanca antes de que se le derramase todo.
"Es suficiente por ahora." Lauren rió. Camila puso una mueca.
"Otra vez." dijo señalando la máquina acercandose a rellenar de nuevo su tazón. Lauren sacudió su cabeza y condujo a Camila hacia la máquina de 'Cookies&Cream'
"Toma." dijo dandole aCamila su tazón vacio. "Puedes rellenar el mio con este sabor." Camila asintió alegremente, pero cogió el vaso de Lauren y lo llevó a otra máquina diferente. Antes de que Lauren pudiese detenerla Camila ya habia rellenado el tazón de sabor frambuesa. Lauren sacudió la cabeza pero acepto para sastisfacer a Camila.
"Tienes coberturas aquí." señaló apuntando una mesa que habia a su lado. "No uses demasiados."
Camila asintió agachandose y estudiando las diferentes posibilidades. Lauren estaba añadiendo trozos de fresa en su tazón cuando Camila le tocó el hombros y le enseñó su copa que estaba cubierta de trozos de plátano.
"¿Te gustan mucho los plátanos verdad?" Lauren preguntó, riendo suave.
"Sip. Amarillo." Camila asintió sonriendo orgullosamente y despues Lauren fue al cajero.Dejaron sus helados en una mesa y Lauren pagó. Ella le mandó una mirada amenazante al cajero que comenzaba a mirar como Camila aplaudia. Rapidamente recogió el cambio y se alejó de alli.
Lauren le dió una cuchara a Camila de la mesa que tenia al lado. Caminaron a una mesa. Camila se sentó cruzando sus piernas en esa pequeña silla. Lauren rió sentandose delante de ella y probando su helado. No le gustaba el sabor frambuesa pero este estaba muy rico.
Camila comenzó a comerlo apartandolas del helado y comiendolas de una en una. Lauren miraba como Camila masticaba feliz. Esta levantó su mirada del tazón y sonrió extensamente.
"¿Sabe bien?" Lauren preguntó levantando una ceja.
"Amarillo." Camila contestó como si eso fuese una respuesta totalmente normal, Lauren sabia que para Camila lo era.
"Rosa." Lauren señaló su copa. Camila asintió muy feliz, sonriendo a Lauren como si ella acabase de descubrir un nuevo secreto de ella. A ella le gustaba esa sensación.
Camila terminó la mitad de su helado antes de mirar a Lauren nerviosa.
Lauren notó eso. "¿Estás llena?"
Asintió despació. Lauren miró ambos tazones y los tiró a la basura. Sonrió a la joven en alivio, preguntandose porque le importaba tanto cuando le dijo que estaba llena.
"No tienes que tenerme miedo, ya sabes." Lauren rompió el silencio de camino al coche. Camila estaba caminando detras de ella mirando directamente al cielo observando las nubes.
"Lo sé." Camila miró a Lauren. "Tú eres Lolo. Tú tienes un gran corazón."tocó el pecho de Lauren para señalar que el corazón estaba ahí. Lo único que pudo hacer Lauren era asentir.
Una vez que llegaron al departamento Camila saltó al interio y sonrió. Lauren comprobó que hora era, comprobando que habian tardado más de lo previsto. Apresurados pasos provenian de la escalera y Lauren se giró para encontrarse a Dinah, observandolas.
"¿La encontraste?" dijo mirando a Camila quien estaba sentada en el suelo mirando una revista que habia en la mesilla. Lauren asintió. "¿Qué os tomó tanto tiempo?"preguntó la polinesia.
"Lolo me dió helado." Camila habló sonriendo extensamente y enseñandole la cuchara amarilla que se habia llevado de la tienda. Dinah levantó una ceja y Lauren sonrió.
"¿Qué?" Lauren se encogió de hombros sentándose en el sofá al lado de la otra chica. Estaba empezando a disfrutar de la compañia de la joven.
"Nada." Dinah le dió a Lauren una falsa sonrisa. La ojiverde rodó los ojos sacando su movil de su bolsillo y comprobando la fecha, tenia clases mañana.
"Mierda." Lauren sacudió su cabeza. Se suponia que debia entregar 3 dibujos para la primera clase de mañana. Ya los habia acabado todos, pero Camila llegó con un rotulador... Dinah levantó la ceja en busca de una explicación. "Tengo algunos...deberes...necesito hacerlos." Lauren dijo tratando de que Camila no supiese que se referia a su cuaderno de dibujo. Dinah la miró interrogante y la siguió con la vista hasta que subió las escaleras, dejando a Camila bajo el 'cuidado' de Dinah.
El resto de la noche de Lauren fue: ella echada en el suelo intentando realizar cada dibujo correctamente. Despues de múltiples horas de esfuerzo, Lauren realizó 3 dibujos que le parecieron mediocres pero no queria repararlos ya que estaba muy cansada. Despues de decirse que estaban lo suficientemente bien, se cambio la ropa por una camiseta vieja y holgada que llevaria para ir a dormir. Justamente cuando estaba a punto de apagar la luz, un ruido en el pasillo llamó su atención.
"No, Camila." Una voz sonó. Oyó pasos y un ruido en su pomo pero luego paró. "Camila, mi habitación es por aquí." Dinah resopló intentando llevar a la chica a esa dirección.
"Noooooooo." Camila se quejó, sacudiendo su cabeza y yendo hacia el pomo de la puerta de Lauren una vez más. "Lolo."
"No te quiere en su habitación, Camila." Dinah suspiró en frustración. Incapaz de oir esas voces gritando una vez más, Lauren se levantó de la cama y abrio la puerta silenciosamente.
"¡Lolo!" Camila sonrió extensamente soltandose del agarre de Dinah y caminando en frente de la puerta "Toc Toc."
Lauren levantó una ceja. "¿Quíen es?" Camila la miró inexpresivamente. Lauren y Dinah intercambiaron miradas. Y la polinesia agarró a Camila de la muñeca para alejarla de la puerta.
"Noooooooooooooooo." Camila murmuró. Sacudió su cabeza e intentó alejarse.
"Camila, te prometo qu-" Dinah comenzó.
"Está bien." Lauren suspiró, abriendo su puerta para que Camila entrase. Dinah la miró en shock. Lauren se encogió de hombros. "Si quieres dormir, esta es la única solución."
Obviamente sin preguntar porque, Dinah sonrió a Lauren. Aplaudiendo, Camila entró corriendo a la habitación de Lauren. y se metió en la cama. Lauren rapidamente agarró los dibujos de antes y los guardó en una parte del armario donde estaba segura que Camila no los encontraria. Cuando se dió la vuelta Camila estaba hurgando en su vestidor.
La joven sujetaba una camiseta amarilla que Lauren habia conseguido cuando iba al instituto. La movió a su lado. "¿Amarilla?"
"Te la puedes poner si quieres, si." Lauren suspiró caminando hacia la cama y sentándose. Y asi lo hizo, los moretones que habian visto la noches pasada ahi estaban. A Lauren se le hacia un nudo en estomago ver eso.
"¿Te duelen?" preguntó. Camila la miró inclinando la cabeza. Lauren se levantó y tocó un moretón de su hombro. "Los moretones... ¿te duelen?"
Camila miró su brazo y se mordió el labio. Se pellizco varias veces para comprobar si dolian. "Una vez si lo hicieron." volvió a mirar a Lauren, intentando explicarse lo mejor que sabia.
Lauren asintió suave. "¿Alguien te hizo esto?" preguntó estando preocupada por la otra chica. Vió el rostro de Camila palidecer e inmediatamente se arrepintió de haberle preguntado eso.
"Hora de dormir." Camila dijo manteniendo su voz calmada. Lauren decidió no interrogarla más y ayudó a Camila aponerse la camiseta. Ambas se echaron en la cama en la misma posición de ayer, estando lo más cerca posible de Lauren pero sin tocarla. Era como si hubiese una barrera invisible entre ellas. Lauren se durmió rapidamente cansada de haber estado buscando a Camila todo el dia.
Lauren rompió esa barrera.
Ella se despertó un poco más tarde de media noche tras oir quejidos de pánico. Miró a todos los lados y vió a la chica que estaba a su lado temblando. Camila estaba en el mismo estado en el que habia estado la noche anterior cuando fue a la habitación de Lauren.
"¿Camila?" susurró Lauren, tocandole el hombro. No hubo respuesta. "Camila, despiertate." dijo más alto, agarrando la cara de la chica entre sus manos. Los ojos de Camila se abrieron instantaneamente y su mirada era de pánico. Lauren se alejó de ella, para no asustarla más. La joven se relajó al ver con quien estaba, sin embargo.
"Lolo." su voz temblaba. Se sentó y abrazó la almohada contra su pecho y mirando a todos los lados confusa. "Lolo, hay cosas malas." susurró. Lauren se sentó rapidamente y sacudió su cabeza.
"No hay cosas malas." Lauren dejó la mano en la rodilla de Camila. Camila miró la mano de Lauren y gentilmente la metió entre sus dos manos y llevandosela a su cara. Ella presionó la mano de Lauren contra su pecho, causandole un escalofrio a la ojiverde.
"No hay nada de lo que debas tener miedo." Lauren dijo despues de unos momentos en silencio. Camila seguia sujetando la mano de Lauren en una parte de su cara y Lauren corrió su pulgar sobre la mejilla de Camila. "No hay cosas malas aquí, te lo prometo."
"¿Mantendrás la cosas malas alejadas?" Camila preguntó cautelosamente como si estuviese estudiando cada palabra. Lauren se moridó el labio. "¿Me lo prometes?"
"Prometido." Lauren susurró. Vio un intento de Camila en sonreir pero este era fingido. Podia ver que la latina todavia estaba asustada, y eso la estaba matando. Todo lo que queria era era descubrir que estaba hiriendo a Camila y alejarlo de ella para siempre. La joven empezó a mirar todo ansiosa.
"Camila." Lauren susurró sintiendose horrible por no saber que estaba asustando tanto a Camila. La joven seguia sujetando la mano de Lauren en su mejilla, como si estaba tuviese poderes mágicos.
"Lolo." Camila espetó manteniendo sus ojos cerrados con fuerza. Lauren vió como ella estaba a punto de llorar.
"Ven aquí." Lauren dijo suave, usando su mano libre para empujar a Camila más cerca de ella. Camila la miró en shock pero se aferró al agarre de Lauren aunque seguia mirando todo titubeantemente.
"Estás a salvo aquí ¿vale?" Lauren asintió suave. Camila asintió trantando de creer a la chica más mayor pero seguia teniendo pánico. La primera lágrima corrió por su mejilla.
"Hey hey, no lágrimas." Lauren quitó la mano de la mejilla de Camila, Camila estaba confusa pero en ese instante Lauren atrapado sus manos en su cintura y Camila fue empujada a su regazo. La ojiverde abrazó a Camila muy cerca de su pecho sintiendo como el corazón de la joven estaba latiendo.
Camila se derritió por Lauren unos segundos, sabiendo que acababan de romper la barrera invisible que las distanciaban cuando dormian. Camila puso su barbilla en el hueco del cuello de Lauren.
"No se que te está asuntando tanto, Camila... pero si te sirve de ayuda trataré de alejarte de las cosa malas." suspiró dibujando circulos en la espalda de Camila.
Camila levantó la vista. El corazón de Lauren se rompió cuando vio la cara de la chica. Miles de lágrimas recorrian las mejillas de la joven, pero estas no hacian ningún ruido.Era como si quisiese llorar en silencio para no molestar a nadie. Esto rompió el corazón de Lauren del todo.
"Lolo." Camila susurró presionando su propia mano contra la mejilla de Lauren.
"Lolo está bien." ella asintió reafirmando lo dicho. Lauren se encontró sin respiración y con la mejillas rojas. Lauren se dió cuenta de que habia utilizado la manga de su camiseta para quitarse las lágrimas. "¿Quieres acostarte e intentar dormir?"
Camila asintió y ambas se echaron el cama, Lauren puso música con la esperanza de que eso ayudase a Camila a dormir. Cuando Lauren se dió cuenta Camila estaba enrollada a su lado, la piernas entrelazadas con las suyas. Era como si Camila no pudiese estar lo suficientemente cerca de Lauren. Lauren sabia que de alguna forma esto era demasiado profundo. Ambas se durmieron rapidamente al saber que estaban cómodas al compartir cama con aquella chica que estaba a lado de ambas.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Siete y Ocho

Mensaje por Admin el Vie Oct 07, 2016 4:32 am

"Lolo," Camila se quejó, moviéndose fuera de los brazos de Lauren y picando a la mayor en el hombro. "Levántate, Lolo, levántate." Ella sacudió a Lauren y resoplo. Camila se ilumino tan pronto como los ojos de Lauren se abrieron. "Lolo! Hay una luz, Lolo!" Señalaba la ventana con felicidad, mostrando a la mayor el recipuestosol sol haciendo camino por encima de los edificios alrededor de ellas.
Bostezando, Lauren se sentó y tratando de recordar que había pasado la noche anterior. ¿Qué día es hoy? Mierda. Tenía clase en menos de una hora.
"Gracias," asintió a Camila y rodo fuera de la cama, frenéticamente examinando en sus cajones buscando algo presentable para ponerse. Camila se sentó tranquilamente en la cama, observando como Lauren se cambiaba a un par de jeans y un ligero suéter.
"Ally?!" Lauren llamo, corriendo en el pasillo y después dentro de su baño. Camila la seguía de cerca, parándose en el marco de la puerta mirando como Lauren de ponía una ligera capa de maquillaje, tratando de que se viera un poco más despierta.
"Huh?" Ally asomo su cabeza por su puerta, Normani y Dinah ya estaban en clase, y Ally no tenía clases has más tarde esa noche. Lauren regresaría a casa de sus clases alrededor del mediodía.
"Tengo clase, "Lauren movió la cabeza en dirección a Ally antes de pasar el corredor y agarrar su mochila de su habitación. Camila seguía siguiéndola mientras ella metía apresuradamente sus pertenencias dentro de la mochila. "Así que tienes que cuidar a Camila."
Ally solo asintió, pasándose la mano por el cabello y siguiendo a las otras dos chicas al piso de abajo. Lauren tomo sus llaves pero paro justo cuando estaba a punto de abrir la puerta e irse. Camila estaba justo atrás de ella, mirándola expectante.
"No puedes venir conmigo, "Lauren levantando una ceja hacia Camila. "Tú tienes que quedarte aquí con Ally"
"No, "Camila sacudió su cabeza.
"Si, Camila tengo clase, "Lauren movía su pie impacientemente
"Sí," Camila asintió una vez, causando que Lauren gruñera. Ella le hizo una mirada suplicante a Ally, y la mayor tomo del brazo de Camila.
"Mila, podemos hacer panqueques para Lauren cuando vuelva," ella ofreció, asintiendo a Lauren para que se fuera mientras que Camila estaba distraída. Lauren murmuró un "gracias" y se deslizó por la puerta, justo a tiempo para oír a Camila quejándose cuando la puerta se cerraba.
Tratando de deshacerse de cualquier culpa que tenía por irse, Lauren echó la mochila en el asiento del pasajero y salió a toda velocidad por la calle. La corta distancia de su escuela le dio tiempo para pensar en todo lo que estaba pasando con Camila. Ella no comprendía cómo se estaba convirtiendo tan apegada a la chica.
Eventualmente, llegó al exterior del edificio. Se dio cuenta de que iba cinco minutos tarde, maldiciéndose mentalmente a sí misma por haber olvidado poner su alarma la noche anterior. Lauren había estado demasiado distraída por Camila. Tomó su mochila y corrió al interior del edificio, dándose cuenta de que su clase ya había comenzado. Suspirando, ella abrió la puerta lentamente y sintió los ojos de todos en ella. Su maestro dejó lo que estaba haciendo y se volvió para mirarla. Ella hizo una mueca, sabiendo que él era uno de los profesores más estrictos en la escuela.
"Parece que por fin ha decidido unirse a nosotros señorita Jauregui," asintió una vez a Lauren, que estaba de pie en silencio en la puerta. "Ya recogí los trabajos que habíamos dejado, así que por favor pon los tuyos en tu carpeta y agarra otro juego de pinceles para ti."
Lauren asintió rápidamente, agradeciendo que no se había metido en problemas. Rara vez llegaba tarde a clase. Ella camino hacia el fondo de la clase, deslizando su mochila en sus manos y busco los bocetos que había hecho la noche anterior. Ellos no estaban a la vista.
"Mierda," resopló, agachándose y cavando aún más en su bolso.
"¿Esta algo mal, Srta. Jauregui?" Lauren sacudió rápidamente la cabeza y miró a su maestro el Sr. Robertson, disculpándose. "No señor, yo no podía encontrar mis bocetos por un segundo," mintió. Debió de ponerlos en su mochila con el resto de sus cosas en lugar de ponerlos en el armario después de que Camila llegó a su cuarto.
Insegura de qué hacer, sus ojos se posaron en los papeles que salían de su cuaderno de dibujo. Los bocetos que Camila había garabateado eran lo único que tenía. Cualquier cosa sería mejor que un cero, decidió. Tomó tres de los dibujos que Camila había intentado hasta el final y se las puso en su carpeta, mordiéndose el labio y lanzando su bolso sobre su hombro. Una vez que los dejo, tomó un conjunto de pinceles y fue a un asiento libre.
A mitad de la clase, el maestro de Lauren permitió a los estudiantes el resto del tiempo para trabajar en sus tareas para la semana. Lauren sacó su cuaderno de bocetos, abrió una página en blanco y se puso a dibujar sin rumbo. Todos los otros estudiantes estaban utilizando diferentes medios. La chica al lado de ella estaba usando la pintura y el chico frente a ella estaba usando arcilla. Lauren, sin embargo, siempre con lápiz. Era con lo que se sentía cómoda.
Echó un vistazo a la mesa del señor Robertson, notando que había recogido todas sus carpetas desde el fondo de la clase. Contuvo el aliento. Esto significaba que estaba calificando sus tareas durante la clase. Ella continuó dibujando, pero siguió mirando por encima para tratar de ver si él estaba respondiendo negativamente a algo de lo que estaba viendo.
Al final de la clase, no había dibujado nada especial. Su cuaderno de dibujo estaba más que nada lleno de diversas formas que había garabateado distraídamente. El maestro los dejó irse, y Lauren recogió rápidamente sus cosas. Antes de que pudiera salir por la puerta, el maestro se encontró con sus ojos.
"¿Puedo hablar contigo unos minutos, Lauren?", Preguntó, empujando sus gafas por la nariz y mirando a algo en sus manos. Lauren tragó saliva, mirando como los demás estudiantes desalojaban el aula. Vacilante, ella se paró frente al escritorio y miró hacia sus zapatos.
"Estoy impresionado, Srta. Jauregui."
La cabeza de Lauren se impresiono. "¿Q-qué?" Que casi se echó a reír, sabiendo exactamente lo que ella acababa de entregar.
"Sus trabajos," extendió las tres imágenes en la mesa entre ellos. "Esperaba otro de tus bocetos monótonos, pero estos... estos son increíblemente atentos, equilibrando las sombras de sus bocetos con los colores brillantes y formas infantiles. Capturan la esencia de la imaginación a la perfección".
Lauren se mordió el labio, un poco ofendida que él había llamado a sus bocetos monótonos.
"No sé lo que le pasa, Lauren, pero creo que usted debe seguir trabajando con diferentes medios", deslizó los papeles de nuevo en su carpeta. "Siempre ha sido una de mis estudiantes más serias, siempre tomando los mismos bocetos semana tras semana. Esta es una agradable sorpresa".
"Yo... Gracias," Lauren tuvo que pararse para no reírse. Al parecer Camila acababa de salvarla de ser un dibujante 'gris' a los ojos de su maestro. Y todo lo que era digno de su aprobación era una gran cosa.
"Tienes algún potencial que no me había dado cuenta que estaba allí, Lauren. Puedes retirarte", señalo con la cabeza hacia la puerta y sonrió. Sonrió. Esta fue la primera vez que Lauren lo había visto sonreír.
"Uh, Sr. Robertson, ¿puedo pedir prestado un caballete? Tengo una idea para mi próximo trabajo," Lauren se mordió el labio, arriesgándose por una vez.
"Tome lo que necesites", asintió con la cabeza, señalando la parte de atrás del salón de clases donde se estaban todos los materiales.
"Gracias, muchas gracias," ella agarró su bolso, escogiendo uno de los caballetes apilados en la parte trasera del salón de clases y tomarlo para llevarlo hasta su carro. Silenciosamente agradeció a las fuerzas que habían causado que se haya olvidado de empacar los bocetos originales en la mañana.
Sus siguientes dos clases pasaron lentamente. En historia del Arte se encontró constantemente mirando el reloj contando los minutos que restaban para volver a casa. Volver a Camila.
Lauren estaba preocupada de que Camila se hubiera metido en problemas, mientras que ella no estaba. Camila podría haberse roto algo, o lastimado algo, o haberse hecho daño, o se escapó. Lauren se mordió el labio, cada vez más ansiosa por llegar a casa y asegurarse de que todo estaba bien. Después de una larga y aburrida conferencia sobre el movimiento impresionista, el maestro de Lauren finalmente los dejo ir. Ella fue la primera en salir por la puerta. De camino a casa, se detuvo por la tienda y compró comestibles para la semana. Lauren pudo haber prestado especial atención a los alimentos de color amarillo, también.
Eventualmente, ella se detuvo en el estacionamiento del apartamento y se aseguró de llevar todas las bolsas de comestibles en un solo viaje, así que no tendría que dejar a Camila dos veces. Llamó a la puerta del apartamento con el pie, ya que sus brazos estaban llenos de bolsas.
"Knock Knock!" La voz de Camila sonó desde el otro lado de la puerta. Lauren se mordió el labio para parar de sonreír.
"¿Quién está ahí?", Respondió ella, inclinando la cabeza hacia un lado y soplando un mechón de pelo de la cara. Segundos después, la puerta se abrió de golpe y Camila se quedó allí con una amplia sonrisa en su rostro.
"Lolo", dijo contentamente. Lauren se deslizó rápidamente en el interior para que pudiera poner las bolsas en la mesa antes de que estas se cayeran de sus brazos. Ally apareció a su lado momentos más tarde.
"Tenemos un problema", le susurró a Ally. Camila ya estaba distraída por las bolsas que Lauren había traído. La pequeña estaba cavando en las bolsas mientras aplaudía con entusiasmo con cada nuevo comestible. Lauren levantó una ceja y se volvió hacia Ally.
"¿Qué pasa?" La chica de ojos verdes le preguntó, con creciente preocupación. Ally llevó a Lauren a la sala de estar. Las dos chicas se sentaron en el sofá y Ally tomó una respiración profunda. "Camila tiene moretones como... en todas partes," ella se mordió el labio.
"Lo sé," Lauren admitió. "Los vi la otra noche... Me olvidé de decirles." Justo cuando terminó, la puerta del apartamento se abrió y Dinah y Normani llegaron de sus clases.
"Chicas," Ally hizo señas para que se unieran a la conversación. Las cuatro compañeras se reunieron en un pequeño círculo, mientras que Camila seguía observando la comida que Lauren había comprado.
"¿Qué está pasando?", Preguntó Dinah. Normani asintió con acuerdo. Las dos chicas se miraban preocupadas.
"Camila tiene moretones por todas partes," Ally repitió lo que acababa de decir a Lauren. Las otras dos chicas se miraron sorprendidas.
"¿Qué? ¿Por qué? "Normani habló. Ally y Lauren se encogieron de hombros.
"Le pregunté sobre ellos la noche anterior," Lauren admitió. "Ella no dijo nada, no creo que vayamos a ser capaces de sacar nada de ella hasta que ella quiera decirnos." Se miró las manos sobre el regazo.
"Hablando de la noche anterior, Jauregui, ¿qué es lo que te pasa?" Dinah levantó una ceja y Lauren se quejó, encorvándose en su silla. Las otras tres chicas se miraron y luego dirigieron su atención hacia Lauren.
"¿Qué?", Preguntó Lauren, poniendo los ojos en blanco y tratando de evadir sus miradas.
"Ve la forma en que te mira," Ally elevó la voz. Lauren frunció las cejas y miró a Camila en la cocina, con un crecimiento de confusión de lo que estaban hablando.
"¿Camila? Ella mira a todos igual," Lauren se encogió de hombros. "Además, ella apenas puede cepillar su cabello, por lo que dudo que ella sepa por lo que está pasando."
"Entonces, ¿cómo es que ella sólo quiere dormir en su habitación?", Preguntó Dinah, tratando de llegar a alguna respuesta de Lauren.
"Y ¿cómo es que dejas que te llame Lolo?", Agregó Normani.
Ally asintió. "¿Y por qué ella sólo lleva tu ropa?"
"¡No sé!" Lauren resopló y levantó las manos en el aire. "No tengo nada que ver con eso."
"¿En serio?" Ally levantó una ceja. "Entonces, ¿cómo es que se pasaba todo el día de hoy diciéndome acerca de cómo se acurrucaron anoche? ¿Y cómo le ayudaste a deshacerse de las 'cosas malas'?"
Dinah y Normani pusieron caras de asombro ante las palabras de Ally, sabiendo que difícilmente Lauren mostraba afecto por alguien. El rostro de Lauren ardía en rojo y se dejó caer en su silla.
"No lo sé", murmuró, evitando el contacto visual con todas las otras chicas. Ellas tomaron eso como una respuesta suficiente, no queriendo presionarla más más lejos.
"Así que supongo que nuestro plan de acción es simplemente esperar hasta que Camila se abra a una de nosotros" Ally se volvió hacia las otras dos chicas, apuntando con la cabeza en dirección a Lauren, sabiendo que ella sería la primera en saber algo importante de Camila.
"Eso es todo lo que podemos hacer, ¿no?", Preguntó Normani, manteniendo un ojo en la chica en la cocina, que ahora estaba estudiando los imanes en su refrigerador. Ally y Dinah asintieron.
"Loloooooo," La voz de Camila sonó fuera de la cocina. Dinah, Normani, y Ally todos se volvieron a Lauren y sonrieron, haciendo que el rostro de la chica de ojos verdes se encendiera de color rojo brillante. Se mordió el labio, obligándose a ignorar Camila. No quería darles a sus compañeras la satisfacción. "¿Lolo?" Camila inclinó la cabeza hacia un lado, preguntándose por qué no estaba respondiendo a ella. "Lolooo."
"Bien, bien, voy," Lauren suspiró en derrota. Se levantó de la silla e hizo caso omiso de las miradas que recibía de las otras chicas en la sala de estar. Por alguna razón, le resultaba imposible ignorar a Camila


Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Nueve.

Mensaje por Admin el Vie Oct 07, 2016 4:32 am

"Lolo!" Camila dijo felizmente a la vez que Lauren entró en la cocina. Ella jaló a la chica de ojos verdes y levantó un plátano. "Te echamos de menos."
Lauren miró a sus compañeras, que estaban viendo toda la interacción desde el sofá. Ella levantó una ceja hacia ellas, y todas se dieron la vuelta, sabiendo que habían sido atrapadas.
"¿Me necesitas para pelar eso?" -preguntó Lauren, mirando el plátano que Camila estaba sosteniendo.
"No," Negó Camila con la cabeza. Ella se quedó mirando el banano por unos momentos antes de llevarlo a la boca y tratando de morderlo. Rápidamente sacó el plátano de su boca y lo miró con disgusto. "Lo rompí", jadeó.
Lauren se río y negó con la cabeza. "No lo rompiste," tomó el plátano de las manos de Camila y lo pelo hasta la mitad, y se lo devolvió. "Sólo hay que pelarlo primero."
"Mi salvadora," Camila cantaba alegremente, mirando hacia el plátano y luego a Lauren. "¿Quieres?" inclinó la cabeza hacia un lado y puso la fruta enfrente de la cara de Lauren.
Lauren encogió los hombros y se inclinó a darle un mordisco. Camila se rio emocionada.
"Gracias," Lauren se rio por la emoción de Camila.
"Gracias", repitió Camila. Ella asintió con la cabeza y le dio un mordisco a la banana, balanceándose en señal de aprobación.
"No, se supone que debes decir 'de nada'", señaló Lauren en explicación a Camila. "Si alguien te da las gracias, tú dices 'de nada'."
"De nada, gracias," Camila asintió feliz y se dio la vuelta, caminando hacia el mostrador y se siento en uno de los bancos. Lauren se rio ante el intento de Camila, apoyada en el mostrador y mirando hacia la sala de estar. Sus compañeras desviaron la mirada rápidamente, pero Lauren sabía que todavía la estaban observando.
"Tienes una risa bonita", Camila apunto. Ella se inclinó sobre el mostrador y colocó sus dedos sobre los labios de Lauren, como si pudiera oír su risa con un toque. "Me gusta cuando te ríes," Camila reafirmó con un movimiento de cabeza.
Las mejillas de Lauren se pusieron rojas y sabía que las otras chicas estaban sorprendidas por la facilidad con que ella y Camila se estaban llevando bien.
"Supongo que debería hacerlo más a seguido, entonces," y se encogió de hombros, sonriendo al ver que Dinah le decia sin sonido un 'Oh, Dios mío' a Normani por el rabillo del ojo.
"Sí, de nada", Camila sonrió con la boca llena de plátano. Lauren se rio, lo que causó que Camila sonriera más ampliamente.
"¿Que hay para cenar?" Dinah entró en la cocina, fingiendo como si no hubiera visto todo el suceso entre Lauren y Camila. La chica de ojos verdes se encogió de hombros y empezó a poner la comida que había llevado sobre la mesa.
"Esta es la cena," Camila anunció, sosteniendo una caja de macarrones con queso para que Dinah la viera.
"Buena elección, Chancho", Dinah rio, extendiendo el puño a Camila. La chica más pequeña la miró confusa. "Se supone que debes chocar tu puño, algo así", Dinah rio, y levanto su puño a Lauren, que le devolvió el gesto.
"Oh," Camila asintió, chocando sus dos puños juntos. Lauren y Dinah se rieron, y Dinah negó con la cabeza.
"No, choca mi puño", Dinah explicó, sosteniendo su puño frente a Camila. Camila asintió y extendió su puño para chocar el de Dinah. Una vez que lo hizo, Dinah empujo su puño hacia atrás e hizo un ruido con la explosión de su boca. Camila se rio con entusiasmo y luego hizo lo mismo.
"Hazle a la chica su cena, Laur," Dinah bromeó, lanzando la caja de macarrones con queso a Lauren. La chica de ojos verdes le hizo una mueca a Dinah antes de agarrar una olla y llenarla de agua para así luego ponerla en la estufa a hervir.
Normani y Ally se levantaron a unírseles en la cocina. Mientras Camila les dedica una animada conversación sobre su plátano. Lauren se miró hacia las chicas y observó, al darse cuenta del efecto que Camila tenía en la gente. La sonrisa de Camila era contagiosa.
Lauren saltó cuando la olla comenzó a hervir, y rápidamente ahuyento el humo para poder añadir los fideos. Revolvió la mezcla en la olla hirviendo, y se dispuso a colocar el temporizador en la estufa. Cuando ella se dio vuelta, Camila estaba justo detrás de ella, tratando de mirar por encima del hombro.
"¿Qué estás haciendo?"
"Estoy haciendo la cena," Lauren señaló a la caja de macarrones con queso. Camila juntó sus manos con entusiasmo.
"Amarillo", ella se rio y le tendió su puño. Lauren rodó los ojos y choco el puño de Camila, haciendo que la chica más pequeña hiciera un ruido de explosión con la boca y se diera la vuelta para mirar a Dinah en busca de su aprobación.
"Mira lo que le has enseñado," Lauren se rio, levantando una ceja a Dinah.
Camila fue arrastrando los pies hacia Ally y Normani y alzó ambos sus puños con entusiasmo. Las otras dos chicas rieron y los chocaron, y Camila continúo haciendo los ruidos de estallido.
Lauren estaba disfrutando esto. Normalmente, ella y sus compañeras pasaban su tiempo en su habitación, o fuera haciendo cada quien lo suyo. Era bueno tener algo de tiempo con sus amigas y bromear. Ella extrañaba eso. Todas ellas quedaron tan atrapadas en su vida cotidiana que a veces se olvidaban de ver si estaban bien sus compañeras. Tal vez tener Camila aquí era bueno para todas.
Una vez que la cena estaba lista, Lauren repartió la pasta en cinco tazones y los puso sobre el mostrador. Camila aplaudió y tomo el tazón amarillo, como Lauren había sospechado que lo haría. La chica más pequeña felizmente las siguió hasta el salón, donde Camila asumió su posición habitual en el centro del piso.
Dinah, Normani, y Ally se sentaron en los asientos disponibles antes de Lauren pudiera hacerlo. La chica de ojos verdes las miró, y ellas sonrieron con complicidad. Lauren sabía exactamente lo que estaban haciendo. Suspirando, Lauren se sentó en el suelo a poca distancia de Camila y acomodo su tazón. Camila termino prácticamente su tazón entero incluso antes de que Lauren pudiera tomar un bocado del suyo.
"¿Todavía tienes hambre?", Preguntó Lauren, apuntando con su tazón a Camila. Camila asintió rápidamente, y Lauren entregó la pequeña chica su tazón. Ella no era la hambrienta en primer lugar.
"De nada," Camila sonrió, tomando el tazón de Lauren. "Gracias, de nada", repitió, tomando un bocado del nuevo tazón y sonriendo inocentemente.
Lauren ignorado Dinah, que estaba susurrando "gobernada" a su espalda.
[6:58 – Ally] Necesita una ducha.
Lauren miró a Camila y se mordió el labio.
[6:59 – Dinah] Ofrezco a Lauren
[6:59 – Lauren] No le voy a dar una ducha!!
Lauren se dio la vuelta y miró a Dinah, que sólo le sacó la lengua.
[7:00 – Ally] Tú no tienes que dársela. Todo lo que tienes que hacer es sentarte y así ella no se asustara.
[7:00 – Normani] Dinah y yo podemos llevarla de compras mañana. No tenemos clase y como sabrás necesitara ropa.
[7:01 – Ally] Esa es una gran idea.
[7:01 – Lauren] Bien. Lo hare. Pero esto significa que Dinah tendrá que cocinar por el resto de la semana. Y lavar los trastos.
[7:02 –Dinah] Grosera
Lauren se rio en voz baja, dando la vuelta y sacando la lengua a Dinah. Camila dejó el tazón delante de ella, captando la atención de Lauren.
"¿Te acabaste todo?", Preguntó Lauren, poniéndose de pie y llevando los platos sucios al fregadero. Camila asintió, poniéndose de pie y siguiendo de cerca a Lauren. "Hay que ducharse esta noche, ¿no?"
Camila inclinó la cabeza hacia un lado por un momento antes de darse cuenta lo que Lauren estaba hablando. "Sí", asintió con la cabeza una vez con una suave sonrisa. "¿Te unes a mí?"
Lauren casi se atragantó. Oyó a las otras tres chicas riendo detrás de ella, y no les hizo caso. "No tonta. Aunque si me sentaré allí mientras te duchas", explicó. Camila asintió y tomó las manos de Lauren.
"Vamos Lolo", dijo, tirando de la chica de pelo oscuro hacia las escaleras. Lauren tuvo que correr para evitar ser arrastrada por la chica emocionada.
"¡Que se diviertan!" Normani gritó detrás de ellas. Lauren le dio una mirada antes de que desaparecieran por las escaleras. Sus tres compañeras se echaron a reír una vez que Lauren se perdió de vista.
"Sabes cómo ducharse, ¿verdad?", Preguntó Lauren una vez que estaban en el baño en el corredor de su dormitorio. Camila estudió la habitación por unos momentos antes de asentir.
"Sí. Tom me enseñó, "Camila dijo casualmente, caminando y girando la llave de la ducha. Agua salía a chorros de la regadera y ella tomó un poco en su mano. "Fría", murmuró, girando la llave levemente y sosteniendo su mano en el agua una vez más. "Tibia," ella asintió alegremente.
Creció la confusión de Lauren cuando Camila mencionó a 'Tom', pero ella decidió preguntar más tarde, teniendo en cuenta que Camila estaba de buen humor y dispuesta a tomar una ducha.
"Está bien, quítate la ropa y dámela por detrás de la cortina, y yo estaré de vuelta, ¿de acuerdo? Tengo que conseguirle una toalla y una pijama," Lauren hizo un gesto a la ducha.
"¿La camisa de Lolo?" Camila preguntó con una sonrisa tímida. Lauren suspiró y asintió.
"Si eso es lo que quieres, está bien", dijo. "Regresaré."
"¡Buenas noches!" Camila despidió a Lauren cuando esta salió de la habitación. Un minuto más tarde, Lauren volvió con toallas y un cambio de ropa limpia para la chica. Camila ya estaba en la ducha, y Lauren se sentó en el inodoro.
"Feliz cumpleaños a ti, Feliz cumpleaños a ti," Camila cantaba contentamente, lavando con la espuma de jabón su pelo como le habían enseñado. Lauren levantó una ceja desde el otro lado de la cortina de la ducha.
"¿Es la única canción que te sabes?" Lauren rio.
"Es una buena canción," respondió Camila. Ella se movió bajo el chorro de agua y se frotó la cara con las manos, para enjuagar todo el jabón extra que había corrido por los lados de la cara. Ally había dado Camila su propia botella de champú 2-en-1 para que le sea más fácil.
"Pero es repetitiva," Lauren se pasó una mano por el pelo.
"Sí," Camila asintió una vez. Ella sintió su cabeza, asegurándose de que había conseguido quitar todo el champú antes de cerrar el agua. "Ya he terminado, Lolo".
"Muy bien," Lauren se puso de pie y le entregó a Camila la toalla por encima de la cortina de la ducha. "Tu ropa está en el inodoro, te secas y temcambias, yo voy a estar al otro lado del corredor, ¿de acuerdo?"
"Está bien", Camila asintió una vez. Lauren salió de la habitación hacia su dormitorio. Y sintió que zumbaba su teléfono en su bolsillo.
[7:32 –Dinah] Gobernada
Lauren rodó los ojos y se echó el teléfono sobre la cama. Unos minutos después, oyó la puerta del baño abriéndose y cerrándose, y los pasos de unos pies arrastrándose por el pasillo.
"Knock Knock", Camila estaba en el marco de la puerta con una sonrisa en su rostro somnoliento. Bostezó, secándose los ojos y mirando a Lauren contentamente.
"¿Quién está ahí?", Preguntó Lauren. Camila se encogió de hombros y se dirigió a la habitación. Lauren se dio cuenta de su pelo no estaba cepillado, y estaba enredado.
"¿Quieres que trence tu cabello otra vez?", Preguntó la chica mayor, agarrando su cepillo de la mesita de noche. Camila asintió y saltó sobre la cama, recordando cómo se había sentado la última vez que Lauren había hecho su pelo.
"Sí. Me haces bonita ", sonrió.
"Ya lo eres bastante," Lauren dijo en voz baja, sentándose rápidamente detrás de la chica y empezar a cepillar el cabello mojado.
"¿Igual que tú?", Preguntó Camila, dándose la vuelta para mirar a Lauren. La chica mayor se mordió el labio.
"Mantén tu cabeza fija," ella evadió la pregunta y Camila movió la cabeza de vuelta para que Lauren pudiera continuar cepillándole el cabello.
Camila no volvió a repetir la pregunta, y Lauren estaba agradecida. La chica mayor, finalmente, quito todos los nudos del cabello de Camila y comenzó a trenzar de abajo hacia la parte posterior de la cabeza.
"¿Música?", Preguntó Camila, manteniendo la cabeza hacia adelante, pero inclinándola un poco. Lauren tomó su teléfono, pero Camila agarró de su muñeca para detenerla antes de que ella pudiera. "No, la música de Lolo".
Lauren se dio cuenta de Camila quería cantara y se mordió el labio. Pero no importa lo mucho que quería decir que no, porque simplemente no podía decir que no a Camila.
"Bien, pero me pondré a cantar algo mejor que feliz cumpleaños", bromeó.
"De nada," Camila asintió una vez. Lauren se rio, preguntándose por qué Camila creyó que Lauren le había dado las gracias. Poco a poco se dio cuenta de que ella tenía mucho que agradecer a la chica más pequeña. En realidad, le debía a Camila un número infinito de agradecimientos.
"Veamos," Lauren pensó por unos momentos antes de que ella empezara a cantar.
And how would you know?
(¿Cómo lo sabes?)
When everything around you's bruised and battered
(Cuando todo lo que te rodea está magullado y maltratadas)
Like the cold night storm.
(Al igual que la tormenta de la noche fría.)
And who would you turn to?
(Y ¿dónde acudir?)
Or hide a ghost, a shadow at the most, would you tell me so?
(O esconder un fantasma, una sombra a lo sumo, ¿me lo dicen?)
Cause I, I adore you so
(Porque yo, yo te adoro)
When it all comes clear, the wind is settled, I'll be here, you know.
(Cuando todo se claro, el viento se resuelva, voy a estar aquí, sabes.)
Cause you said ours were the lighthouse towers
(Porque usted ha dicho nuestra era las torres del faro)
The sand upon that place
(La arena en ese lugar)
Darling I'll grow weary, happy still
(Querida voy a crecer cansado, feliz todavía)
With just the memory of your face
(Con tan sólo el recuerdo de tu rostro)
Gracious goes the ghost of you
(Clemente va el fantasma de usted)
And I will never forget the plans and the
(Y nunca olvidaré los planes y las)
Silhouettes you drew here and
(Siluetas que dibujaste aquí y)
Gracious goes the ghost of you
(Clemente va el fantasma de usted )
My dear
(Mi querido )
Lauren terminó de trenzar el cabello de Camila mientras ella cantaba. Una vez que terminó la canción, Camila se movió rápidamente alrededor de la cama para que ella quedara de frente a Lauren. La pequeña niña se acercó y apretó los dedos contra los labios de Lauren.
"Bonita", dijo Camila en voz baja, balanceándose adelante y atrás de manera sutil. "Lolo," Ella susurró. Retiró la mano y se besó los dedos antes de colocar de nuevo sus dedos en la mejilla de Lauren. El gesto hizo un vuelco en el estómago de Lauren.
Camila sonrió, bostezando ruidosamente y frotándose los ojos.
"¿Estás lista para ir a la cama?", Preguntó Lauren, incluso pensó que era mucho más temprano de la hora que ella acostumbraba ir a la cama. Camila asintió, y sin alguna otra palabra, se arrastró a su lugar habitual en la cama de Lauren y se acurrucó dentro de las mantas.
"Entonces... creo que la cama de Dinah es una cosa del pasado, uh?" Lauren dijo con una ceja levantada.
"Me gusta la cama de Lolo," Camila asintió y tomó la mano de Lauren, para que se acostara también. Lauren cedió y se recostó. Tan pronto como lo hizo, las piernas de Camila se enredaron con las de ella y la niña más pequeña se fue acurrucando justo al lado de torso de Lauren.
"De nada, Lolo. Buenas noches, Lolo, "Camila suspiró suavemente y le rozo su cabeza en el hueco del cuello de Lauren.
"Buenas noches," susurró Lauren, alcanzando a apagar la luz junto a su cama. Una vez que la habitación estaba a oscuras, ella se recostó y coloco las mantas sobre ellas. "Gracias, Camila."

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Diez.

Mensaje por Admin el Vie Oct 07, 2016 4:34 am

Dejar a Camila por segunda vez no fue nada fácil. En todo caso, esto se convirtió en algo mucho más difícil ya que ahora Camila sabía lo que estaba pasando.
"Me voy con Lolo," Camila se quejaba mientras que la chica Polinesia la sostenía detrás de la puerta. Lauren estaba en la puerta que daba hacia el corredor, mordiéndose el labio y dudando en salir.
"Vas a venir de compras con nosotros hoy, Camila," Normani elevó la voz. "Lauren va a volver pronto. "Dinah agitó su mano hacia Lauren, con un gesto para que se fuera. Lauren suspiró y se fue por la puerta, mientras que Camila estaba distraída.
"Loloooo !," gritó Camila, tratando de zafarse de las garras de Dinah. Dinah se aferraba fuertemente a la pequeña chica. Echando una mirada de ayuda a
Normani.
"Es como si estuviéramos criando a una niña," Normani murmuró. Camila todavía estaba tratando de correr hacia la puerta, y Dinah luchaba por aferrarse a ella.
"Lauren se ha ido, Camila", dijo Dinah firmeza. Se estaba frustrando cada vez más con el hecho de que Camila era tan persistente en estar al lado de Lauren 24/7. La pequeña chica se dio la vuelta y miró a Dinah con rabia.
Las manos de Dinah aún seguían firmemente agarrando las muñecas de Camila, por lo que se decidió por patalear y golpear la pierna de la pequeña mesa junto a la puerta. La madera se agrieto fácilmente bajo la fuerza de su patada, haciendo que la tabla se cayera y el florero de cristal que estaba en la parte superior de la misma se estrellara contra el suelo. Normani y Dinah se quedaron boquiabiertas mientras el cristal se esparcía por todas partes. Camila de inmediato gritó y se tapó los oídos con sus manos, que Dinah había dejado libres con la sorpresa de la caída del florero.
"¿Por qué demonios hiciste eso?!", gritó Dinah, dando la vuelta y mirando a Camila. La chica más pequeña dio unos pasos hacia atrás y se llevó las manos delante de su cara.
"Por favor", ella negó con la cabeza violentamente. Dinah y Normani intercambiaron miradas confusas de como Camila seguía tomando pasos lentos lejos de ellas. "Mala", Camila murmuró, golpeándose la cabeza con el puño. "Mala, estúpida", ella negó la cabeza y se seguía golpeando la cabeza. Dinah levantó una ceja Normani, que estaba tan perdida como ella. "Estúpida", Camila pronunció en voz baja. "Estúpida, estúpida, estúpida", su voz se hizo más fuerte y ella comenzó violentamente a golpearse su cabeza con ambos puños. Su espalda se deslizó hacia abajo contra la pared y ella continuó golpeándose a sí misma con sus puños.
"Camila, no hagas eso", Dinah rápidamente corrió hacia la chica y se deslizó a su lado. "Hey, hey, no eres estúpida", le agarró las manos de Camila y los mantuvo lejos de su cara.
Camila miró a Dinah, su labio inferior temblaba. La Polinesia se sentía extremadamente culpable por gritarle. Ella miró a Normani, que ya estaba barriendo el vidrio roto.
"Estúpida", Camila negó con la cabeza y trató de poner sus puños de nuevo en su cabeza. Dinah mantuvo un firme control sobre sus muñecas, y Camila se quejó de frustración. "Estúpida, Mala, Mala, Camila".
Dinah se mordió el labio y se sentó al lado de la chica. "No eres mala o estúpida", dijo Dinah en voz baja, sin saber cómo reconfortar a Camila.
"Yo lo maté", Camila gimió, señalando el florero y mesa junto a la puerta. Comenzó a llorar en voz baja, mientras las lágrimas fluían por sus mejillas manchado la camisa.
"Está bien, Camila, es sólo un florero. Podemos comprar uno nuevo," Dinah movió la cabeza. "Está bien, te lo prometo. ¿Quieres algo de comer?" Ella trató de distraer a la más pequeña, esperando que la comida despejara su mente de lo que había hecho.
Camila sacudió su cabeza violentamente, sollozando más que antes. Ella dejó caer la cabeza sobre sus rodillas y se cubrió la cara con las manos mientras que los sollozos se volvían incontrolables.
"Camila, no tienes que llorar," Normani dijo, uniéndose junto a Dinah en el suelo. "Todo está limpio, ¿ves?" Señaló hacia la puerta. Camila no respondió a sus intentos de consolarla, ella sólo siguió llorando en sus manos.
Dinah y Normani intercambiaron miradas. Ninguna de ellas sabía lo que tenían que hacer. Suspirando suavemente, Dinah apunto hacia la puerta.
"Adelante, ella no necesita estar allí cuando le compres ropa", dijo Dinah. "Compra lo que pienses que necesita, me quedaré aquí con ella".
Normani asintió en silencio. Dinah se acercó a Camila y lentamente acercó su mano colocándosela en la espalda. Camila siguió llorando, y las dos chicas se sentían completamente impotentes. Suspirando, Normani agarró su bolso y le dio un último vistazo a Dinah antes de irse por la puerta.
Durante la siguiente hora, no importaba lo que Dinah dijera, Camila siguió llorando. Dinah solo se sentó en silencio a su lado, incluso considero mandarle mensajes a Lauren para pedir ayuda un par de veces. Pero ella se abstuvo, sabiendo que esta era una mala idea.
"Mi Lolo," susurró Camila, mirando hacia arriba lentamente y escaneando el apartamento. Dinah miró a la chica, cuyas mejillas que ahora estaban manchadas de lágrimas. Camila la miró suplicante.
"Lauren está en la escuela ahora mismo, Camila," Dinah suspiró. No había manera de que pudiera arreglar ese problema para la otra chica. Vio la mirada de decepción en el rostro de Camila. Sin decir una palabra, Camila se arrastró sobre sus pies y arrastrándolos subió por las escaleras. Confundida, Dinah la seguía de cerca.
Camila entró de puntillas en la habitación de Lauren y fue directo a la cama. Dinah asomó la cabeza por la puerta, buscando a la niña más pequeña que estaba situada debajo de las sábanas. Suspirando fuertemente, Dinah cerró la puerta del dormitorio de Lauren para tratar de darle un poco de paz y tranquilidad a Camila. Mientras tanto, Lauren estaba desplazándose sin rumbo la pantalla de su teléfono en la biblioteca de su Universidad. Tenía una pausa de 20 minutos entre clases y nunca supo cómo ocupar su tiempo. Mientras se desplazaba a través de Facebook, vio una cara familiar en su Lista de 'Amigos recomendados'.
Rápidamente hizo clic en el perfil del usuario, reconociendo a Sydney Marx como una de las porristas que era amiga de Camila en la escuela secundaria. Lauren nunca había pensado en contactar con ellas antes.
Por alguna extraña razón, se sentía culpable por mirar la vida pasada de Camila. Pero ella decidió que necesitaba algún tipo de explicación de cómo Camila había terminado en su puerta. El perfil de Sydney era público, por lo que Lauren comenzó a desplazarse a través de sus fotos.
Camila no fue etiquetada en nada reciente, pero Lauren finalmente reconoció la cara de la menor en un álbum de fotos de la primera fiesta del verano, celebrando la graduación de la secundaria. Donde Lauren y sus compañeras no fueron. Ellas estaban ya en camino a Nueva York.
Era obvio que todos en la fiesta estaban borrachos o drogados. O ambos. Lauren se mordía el labio mientras se desplazaba por las imágenes, que eran incluso más antiguas. Encontró fotos de Camila con el equipo de animadoras, sonriendo alegremente. Lauren tuvo escalofríos con solo mirar esas fotos y pensar lo diferente Camila lucía, en comparación con la forma en que ella era en la escuela secundaria. Sin embargo se detuvo en una determinada imagen, alzando las cejas. Era una imagen de todas las porristas y sus novios, Camila incluida. Lauren había olvidado por completo que Camila estaba saliendo con alguien en el momento de que se graduaron. Ella le frunció ceño, pensando por un momento. ¿Cuál era su nombre? Scott.
Su nombre había sido Scott, Lauren recordaba. Ella arrugó la nariz ante la mención del nombre, preguntándose cuando él y Camila habían terminado. Llegó al final de las fotos de Sydney, y se dejó caer en la silla. Moría por saber más información. Comprobó el tiempo, y se dio cuenta de que tenía diez minutos para ir a su siguiente clase. Acomodo sus cosas, y se dirigió a las computadoras en la esquina de la biblioteca.
Tomando una respiración profunda, convenciéndose a sí misma que esto era lo correcto de hacer, Lauren abrió una nueva pestaña y vacilantemente vio la pantalla. Unos momentos más tarde, ella tecleo 'Camila Cabello' en la barra de búsqueda y pulso enter antes de que pudiera cambiar de opinión.
Segundos después, los resultados aparecieron y esta ansiosamente miraba los resultados. La primera noticia que apareció la hizo respirar con dificultad. Rápidamente miró a su alrededor para ver si nadie la había oído, y por suerte no había llamado la atención.
Accidente automovilístico deja a estudiante Miami en condición fatal, las autoridades todavía están en la búsqueda de los estudiantes involucrados. Lauren tuvo que recordarse a sí misma respirar y rápidamente desplazo hacia abajo. Estuvo a punto de jadear de nuevo cuando vio la foto del coche completamente. Tras más inspección, Lauren se dio cuenta de que el coche estaba boca abajo en el fondo de una zanja. Por sorprendente que parezca, ella sabía exactamente donde se había tomado la foto.
Vaciló antes de desplazarse hacia abajo al artículo completo. ¿Quería saber? Por supuesto que quería. No era más que miedo. Sacudiéndose eso, Lauren se desplazó hacia abajo y se inclinó más cerca de la pantalla.
'Anoche, un coche patrulla de Miami pidió refuerzos por un coche volcado en el fondo de una zanja estorbando en la calle Grove. La policía cree que el coche fue abandonado, pero con la inspección a fondo se encontraron con el cuerpo de Camila Cabello, una estudiante de Miami de 18 años.
Cabello fue revivida en el lugar y trasladado de urgencia al hospital, donde permanece en estado crítico. Los otros ocupantes del coche están por verse. Cualquier información sobre el accidente debe ser reportado a la Policía de Miami. '
Lauren llevó la mano a la cara, secándose los ojos que se le llenaron de lágrimas. Las cosas estaban empezando a tener sentido poco a poco, pero todavía se quedó con millones de preguntas sin respuesta. Recorrió los artículos relacionados por curiosidad y rápidamente clickeo en el primero que le llamó la atención.
ACTUALIZACIÓN: estudiantes Miami involucrados en el grave accidente de tráfico proporcionan información crítica
Tomando una respiración profunda, ella se preparó para lo que estaba por venir. 'El accidente de coche que dejó a Camila Cabello, de 18 años en estado crítico el pasado martes todavía está en investigación. Los estudiantes involucrados en la colisión han sido presentados y cuestionados. La policía reveló que dos coches habían estado involucrados en un incidente, mientras que volvían a casa de una fiesta de la escuela. Ambos estudiantes que manejaban estaban bajo la influencia del alcohol en el momento de la colisión. Los vehículos estaban corriendo por la esquina cuando el coche que Cabello ocupaba perdido el control y rodó hacia una zanja en el lado de la carretera. El otro coche implicado en el accidente aún no se ha encontrado.
El conductor del coche, presunto novio de Cabello, salió ileso. Afirmó que no se había dado cuenta que Camila estaba en el coche, debido a su estado de embriaguez. En lugar de pedir ayuda, el novio de Cabello simplemente huyó de la escena. Cabello se encontró una hora más tarde por un coche patrulla y se revivió en el camino al hospital. Se dice que Cabello había estado totalmente sobria en a su llegada al hospital.
Cabello sigue en estado crítico. Fuentes revelaron que sufría de una fractura en su pierna, un corte severo que requiere más de 100 puntos de sutura, y una fractura de cráneo. Los doctores también creen que el accidente fue tan violento que causó una lesión cerebral traumática. La familia Cabello aún tiene que declarar sobre el accidente.'
La sangre de Lauren estaba hirviendo cuando se dio cuenta de quien había estado conduciendo durante el accidente. Camila había estado sobria. Todo el mundo en la escuela sabía que Camila no bebía. Sin embargo ella nunca había dicho por qué. Lauren comprobó el tiempo, y se quejó.
Ella colgó su bolso sobre su hombro, cerro las pestañas y caminó a su siguiente clase. Ahora, un millón de nuevas preguntas comenzaron a circular su cabeza. Ya quería llegar a casa. No podía mantener esto para sí misma por mucho más tiempo, y sabía que tenía que mostrarles a sus compañeras lo que había encontrado. Más importante aún, tenía que hablar con Camila.
Mientras Lauren tomaba su última clase, Normani fue de compras para Camila mientras Dinah se quedaba en casa con la chica angustiada. Entrando al estacionamiento del centro comercial, Normani corrió dentro ya que comenzaba a llover.
No estaba muy segura de que comprarle a Camila. Toda lo que había usado desde que había estado allí eran las camisetas de Lauren. Asi que Normani entró en Urban Outfitters y compró unas camisetas holgadas, con la esperanza de que le gustarían. Mientras continuaba las compras, terminó en Forever 21. En donde había un estante de adorables vestidos veraniegos contra la pared, y ella inmediatamente pensó en Camila. Con la tentación, compró un par de vestidos y un par de converse cómodos.
Hizo su camino a través de las tiendas, y en el camino terminó comprando unos cuantos pares de leggings y pantalones de pijama. Una vez que hubo terminado, ella tenía un puñado de bolsas y una larga lista de recibos. Normani se dirigió a su coche, con la esperanza de que había hecho un buen trabajo.
Una vez que volvió al apartamento, se encontró con Dinah en la cocina, comiendo en una rebanada sobrante de pizza. La chica se veía exhausta así también como Normani lo estaba.
"Hey," Normani suspiró, colocando las bolsas de compras en la sala. "¿Dónde está Camila?"
"¿Dónde crees?" Dinah levantó una ceja. Normani rio en voz baja, no respondiendo ya que ella sabía exactamente donde la chica más pequeña estaba. "Lloró por más de una hora, Mani," Dinah suspiró y se apoyó en el mostrador. "No pude conseguir que se calmara".
"¿Estás segura de que esto es una buena idea?", Preguntó Normani, mordiéndose el labio y saltando sobre el mostrador para que pudiera hacer frente a Dinah. "Dejar que este tan cerca de Lauren y todo ... Quiero decir, ya sabes como es Lauren".
Dinah asintió, sabiendo lo que quería decir su compañera de cuarto. "Podemos hablar con Lo una vez que ella llegue. "
"Lo?" Normani sonrió.
Dinah levantó una ceja. "¿Qué? Queda ", se rio, sabiendo que ella había usado accidentalmente el apodo de Camila para Lauren. Hubo una larga pausa de silencio, y luego el sonido de las llaves abriendo la puerta principal.
"Hablando del diablo," Normani murmuró, haciendo a Dinah reír. Lauren apareció momentos después, lanzando su mochila en el sofá.
"¿Dónde está Camila?", Preguntó ella, corriendo a la cocina y mirando a su alrededor con ansiedad.
"Arriba", Dinah asintió una vez y agarró el brazo de Lauren antes de que pudiera huir. "Nosotros queremos hablar contigo acerca de algo, Laur".
"Yo también, en realidad," Lauren exhaló con una risa nerviosa y le indicó a las chicas seguirla a la sala.


Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Once

Mensaje por Admin el Vie Oct 07, 2016 4:35 am

Una vez que todas las chicas se sentaron, Lauren tomó la iniciativa de hablar ella primero, sabiendo que las demás chicas tenian que escuchar lo que recien habia descubierto.
"He hecho algo... de... investigación hoy." Lauren dijo cautelosamente. Las dos otras dos compañeras la miraron confusas y Lauren suspiró. Buscó en su mochila hasta que encontró unos archivos que habia fotocopiado antes. "Queriamos una explicación." dijo suave , pasandole los papeles a las chicas.
Ambas chicas pusieron una mueca tan pronto como vieron las fotografias del coche volcado.
"Camila estaba alli?" Normani preguntó en schock. Lauren asintió y se sentó cerca de ellas en el sofá.
"Sip." señaló el lado del copiloto "Justamente ahi, ¿ves esa sección? Esa fue la parte que tuvieron que serrar para sacarla de ahí. " Vió como las otras chicas se estremecieron, juto como le pasó a ella.
"Sabia que ese tal Scott era un estupido." Dinah murmuró. Su control sobre los papeles era tan fuerte que Lauren tuvó que alejarse sus dedos del papel.
"¿Cómo pudo haberla dejado ahí?"
"Tu conocimiento es igual que el mio" Lauren suspiró. Normani le dió la vuelta al papel y siguió leyendo, su mandibula seguia abierta.
"¿Lesión cerebral traumatica?" La chica de piel morena inclinó la cabeza a un lado.
"¿Qué significa eso?" Dinah añadió levantando las cejas.
Lauren ya habia acabado de enseñarles los papeles cuando sacó otro de su mochila que habia imprimido antes. Ambas chicas leyeron el papel, Dinah levantó la cabeza.
"Esto no me parece español Laur,... ¿cómo voy a saber que es el daño axonal difuso?"
Dinah suspiró y Normani miró a Lauren.
"Se supone que ese es el tipo de daño cerebral que tiene...supongo." Lauren señaló la hoja ."No entiendo mucho la verdad...me confunde." ambas chicas asintieron.
Lauren suspiró y se acomodó en el respaldo del sofá. "¿Qué teniais que decirme?" preguntó recordando que las chicas le habian dicho antes.
Dinah y Normani intercambiaron miradas. Ambas se dieron cuenta de cuanto se estaba esforzando Lauren en descubrir cosas sobre Camila. Seria muy incomodo si dijesen algo, asi que se mantuvieron calladas.
"Nada." habló Dinah. "Por cierto... Camila está en tu habitación.. ella está...estuvo llorando durante un tiempo despues de que te fueras." la polinesia dijo. Lauren se mordió el labio y se levantó del sofá.
"Coge esas bolsas contigo." Dijo Normani , apuntando a las bolsas que están en la cocina. " Son de Camila."
Lauren asintió cogiendo las bolsas de la estanteria y miró a las chicas.
"¿Podriais decirle a Ally todo esto cuando venga?" preguntó cuando estaba donde las escaleras. No queria dar la misma explicación otra vez. Ambas chicas asintieron.
Mientras subia las escaleras, Lauren no podia parar de preguntarse como Camila habia llegado a su departamento. ¿Cómo pudo coger un avión y llegar hasta su casa? ¿por qué tenia cristales en su pie? ¿y por qué tenia tantos moretones?
Supirando, Lauren abrió la puerta de su cuarto. Encontró a Camila dormida en su cama y decidió no despertarla. Dejó las bolsas en el suelo y buscó un lugar donde ponerlas.
Se dió cuenta de cuanto esfuerzo estaba gastando en acomadar la ropa de la joven en su armario. Era una sensación nueva para ella y no sabia como sentirse al respecto. Lauren rió cuando vió los vestido que Normani habia comprado a Camila, no pudo evitar pensar lo adorable que iba a verse Camila en esos vestidos. En el momento que colgó la última prenda de ropa, una mancha de color negro la agarró e hizo que perdiera el equilibrio. Se agarró a la pared para no caer.
"Lolooooo." Camila habló, abrazando a Lauren fuerte y apoyando su cabeza en el pecho de Lauren.
"Bueno...hola a ti tambien." Lauren rió por el saludo inesperado de Camila.
Ya que Camila no iba a soltarla, Lauren la apartó y la alejó. Vió a Camila con los ojos rojos e hinchados y sus mejillas un poco hinchadas, se sintió culpable al saber que era por ella.
"Lo siento, Lolo." Camila susurró, mirando a Lauren con inseguridad. Lauren la miró con confusión.
"Lo maté." la joven murmuró caminando hacia la cama. Lauren la siguió. "Idiota." Camila dijo cubriendose con las sábanas para asi no ver a la otra chica.
Lauren se sentó en la orilla de la cama, y en ese momento su móvil sonó.
[4:39- Dinah] Ah, y también Camila rompió la mesa y el jarrón que estaban en la entrada, despues de que te fuiste.
Supongo que eso es lo que le alteró tanto. Suspirando Lauren dejo su movil y se acercó a Camila.
"Camila, no estoy enfadada contigo." dijo suavemente. Hace 1 dia o 2 hubiese estado enfadada, pero el jarrón y la mesa eran remplazables, pero Camila no. Se dieron cuenta de eso con el poco tiempo que estaba con la chica.
La joven se asomó, bajando un poco las sábanas que la cubrian. Estudió la cara de Lauren antes de sentarse.
"¿Prometido?" Camila inclinó la cabeza a un lado.
"Prometido." la ojiverde asintió. Lauren rió y entrelazaron sus meñiques. Camila miró las manos y se veia triste.
"Camila, ¿quieres hablar sobre ello?" Lauren colocó su mano en la rodilla de la joven.
Lauren estaba 100% consciente de que se habia encariñado demasiado, pero por alguna razón su compasión era mayor que el miedo que sentia.
"¿Hablar?" Camila preguntó. Miró la mano de Lauren y jugó con ella, Lauren vió como hizo eso. Ese pequeño gesto hizo que Lauren sintiese mariposas en el estomago.
"Si, hablar." Lauren dijo intentando pensar en alguna forma de explicarle a Camila. " Los amigos hablan a sus amigos de problemas ¿te acuerdas?"
"Oh, si." Camila asintió. Lauren le dió una pequeña sonrisa antes de apoyarse en el cabecero de la cama.
"Asi que... ¿que te puso tan triste esta mañana?" dijo y dió una palmadita sobre el lugar que estaba para que Camila se acercara. "¿Te enfadó que me fuera?" Camila fue hasta ella.
"Me dió miedo que no volvieras." Mordió el labio y miró a Lauren. "Me gusta que estés aquí."
Lauren no pudo evitar sentirse culpable, pero sabia que no podia hacer nada al respecto. Tenia que ir a clases, y llevar a Camila era mala idea. Supiró y miró al techo.
"Tú sabes que voy a regresar, Camz. Siempre lo haré." Camila sonrió por el apodo que Lauren le habia dado, se acercó más a ella y le volvió a tomar la mano. "No quería matarlo." susurró. Lauren apenas escuchó.
"No lo mataste, Camila." sonrió y le agarró la mano. "Necesitas encontrar algo que calme tus emociones la siguiente vez...como..golpear una almohada o algo así ¿vale?" Lauren cogió la almohada de su lado y le dió un puñetazo haciendo a Camila reir. "Hay diferentes maneras de controlar tu enfado, tambien." Lauren dijó. "Yo cuando me enfado, dibujo. Solo tienes que encontrar algo que te calme."
"¿Como comer?" Camila preguntó. Lauren negó y rio suavemente.
"Otra cosa, a parte de comer." hizo una mueca con sus labios. "¿Qué te gusta hacer?"
Camila se encogió de hombros. "No soy buena haciendo cosas." suspiró. Lauren negó, no queria que Camila creyese eso.
"Claro que lo eres." dijo sonriendo. "Solo que, no hemos encontrado algo que te guste, pero lo haremos."
"¿Tú crees?" Camila mordió el labio.
"Completamente." Dijo con una sonrisa. Suspiró cuando recordó la razón por la cual queria hablar con Camila. Respiró y apretó la mano de Camila. "¿Puedo hacerte una pregunta?" Camila asintió insegura. "Bueno..yo.. encontré algo sobre ti." paró. Camila seguia igual de confundida. "¿Tu estás consciente de que tuviste un accidente de coche?"
Los ojos de Camila se abrieron y miró a Lauren intentando descubrir sus intenciones. Tras 1 minuto de silencio, Camila asintió. "Me hice daño." murmuró.
Lauren vió miedo en la cara de la joven, y se arrepintio de hablar del tema pero ya no podia dar marcha atrás. "¿Qué pasó Camila?"
"Ouch." Camila respondió como si eso fuese una respuesta bastante buena. Se alejó un poco de Lauren y se levantó un poco el pantalón para revelar una gran cicatriz. "¿Ves? Ouch."
"Joder..." Lauren murmuró. Camila se volvió a bajar el pantalón y asintió.
"Tú eh...¿recuerdas a Scott?" Lauren se mordió el labio y Camila fruncio el ceño.
"Scott se fue." murmuró. " Se fue. Idiota. Enfadada."
"¿Estás enfadada?" preguntó. Camila asintió "¿Por que estás enfadada?"
"Scott." Camila cerró los puños y miró hacia la nada, Lauren esperó. "Scott se fue, amigos se fueron." gruñó y puso las manos en su cara.
"Hey, hey, está bien." Lauren apartó las manos de Camila. "No hablemos de este tema si no quieres ¿okay?" Camila la miró con algo de pena antes que se acercara a ella y se acurrucase en su cuello.
Lauren sorprendida por el gesto de la joven, se acercó y la abrazó más fuerte. Sabia que estaba llorando en silencio porque tenia el hombro empapado. Asi que continuo abrazandola y acariciando su espalda. Lauren daria lo que fuese por entrar en la mente de Camila. Queria saber como era, que recordaba, o que pensaba del accidente. Tambien, que pasó con Scott y como vino hasta Nueva York.
Habia preguntas sin respuesta, pero no era justo pedirle a Camila tanto ahora. Estuvieron acostadas un rato, e inconscientemente Lauren comenzó a cantar.
Lie here till you world stops spinning around
(Acuestate aquí hasta que tu mundo deje de girar)
Lie near me till the birds start singing out
(Acuestate cerca de mi hasta que los pájaros empiecen a cantar)
Come, show what it is to be warm
(Ven, enseñame lo que es estar calido)
Be my shelter and my strom
(Se mi refugio y mi tormenta)
And we'll show the fire
(Y le mostraremos al fuego)
Yeah, we'll show the fire how to burn
(Si, le enseñaremos al fuego como quemar)
Yeah, we'll show the fire
(Si, le enseñaremos al fuego)
Yeah, we'll show the fire how to burn
(Si, le enseñaremos al fuego como quemar)
I don't know, I don't know where you came from
(No sé, no se de donde vienes)
but God's been smiling
(Pero Dios ha estado sonriendo)
I don't know, I don't know where the rain's gone.
(No sé, no se ha ido la lluvia)
But it's been a while, been a while now.
(Pero a pasado un tiempo, un tiempo ahora)
"Bonita."
Lauren saltó cuando terminó la canción dandose cuenta de que Camila la estaba mirando.
"¿Lo sabes?" Camila inclinó la cabeza. "Lolo, ¿lo sabes?" tomó la cara de Lauren para que girase a verla. Se alejó de la joven pero Camila no entendió la indirecta y se acercó más.
"Eres bonita, Lolo." Camila dijo. Cuando Lauren no respondió, Camila habló. "Quiero que lo sepas."
Lauren dejó de respirar un momento. "Yo..eh.."
"¿Lo sabes?" Camila inclinó su cabeza, sorprendida de que Lauren no supiese lo guapa que era. La joven tomó la cara de Lauren entre sus manos. "Tienes ojos de color oceano." Camila murmuró como si fuese un secreto. Lauren no recordaba un momento en el que se sintiese tan nerviosa por alguien.
Camila tenia ese efecto en ella.
"Tu corazón es bonito tambien." Camila asintió colocando la mano en su pecho. "Yo lo he visto

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Doce

Mensaje por Admin el Vie Oct 07, 2016 4:35 am

Antes de que Lauren pudiera responder, la puerta del dormitorio se abrió de golpe, haciendo que la chica mayor inmediatamente se alejara de Camila. Desafortunadamente, esto le causó que cayera de espaldas en el suelo, gimiendo por el golpe.
"La cena está lista," Dinah sonrió desde la puerta. Lauren la miró, sólo para que la Polinesia le guiñara. Ante la mención de la cena, Camila aplaudió emocionada. Sin decir una palabra, la pequeña saltó de la cama y se fue arrastrando los pies hacia abajo.
Dinah se acercó, extendiendo una mano a Lauren para ayudarla a pararse del suelo. Lauren le dio a su compañera de cuarto una mirada molesta, aceptó la ayuda, y se sacudió sus pantalones una vez que ella se puso de pie. Camila ya se había ido. Dinah tendió la mano a Lauren para esperarla antes de ir abajo.
"¿Qué interrumpí??" Dinah levantó una ceja.
"Nada", espetó Lauren, sacudiendo la cabeza. "¿De qué estás hablando?"
Dinah suspiró, cruzando los brazos y dándole a Lauren una mirada de complicidad.
"¿Qué?" Lauren resopló.
"Obviamente algo está pasando entre ustedes dos," Dinah señalo en la dirección que Camila se había ido. "Es bastante obvio."
El rostro de Lauren vaciló por un momento pero rápidamente se recompuso. "No estaba pasando nada ", dijo con firmeza, asintiendo una vez antes de caminar pasando a Dinah fuera de la habitación.
"Si tú lo dices," Dinah suspiró. Siguió a Lauren por las escaleras, pero le agarró la mano antes de que llegara a la cocina. "Pero si algo estuviera pasando, me aseguraría de decirte que tengas cuidado", susurró.
El estómago de Lauren se volvió, y miro a Dinah. "Bueno, buenas noticias no pasa nada" dijo antes de desaparecer en la cocina. Dinah suspiró ante la terquedad de su amiga.
"¡Lolo, mira!" Camila saltó delante de Lauren y levantó el tazón amarillo con macarrones con queso dentro. Lauren levantó una ceja a Dinah, quien se encogió de hombros.
"Fue todo lo que teníamos", Normani le paso a Lauren su tazón por el mostrador.
La chica suspiró, agarrando un tenedor y después siguiendo a sus compañeras a la sala de estar. Antes de que Camila llegara, normalmente las cuatro compañeras cenaban en separadas en lugares diferentes. Ahora, comían todas juntas. Lauren no se había dado cuenta cuanto extrañaba pasar tiempo con ellas.
Como de costumbre, Dinah, Normani, y Ally se sentaron en todos los lugares libres del sofá, a propósito, sin dejar espacio para Lauren. No es que le importara, sin embargo. La chica de ojos verdes se sentó en el suelo a poca distancia de Camila, quien le sonrió ampliamente con la boca llena de comida.
"Alguien está de mejor humor", comentó Normani, apuntando hacia Camila. Dinah y Ally asintieron con la cabeza.
"Es porque Lauren está en casa," Dinah sonrió. Lauren la miró, pero obviamente no le afecto a la chica más joven. "Es bastante obvio lo mucho que Camila quiere a Lauren."
"Sí," Camila asintió, como si estuviera confirmando lo que Dinah había dicho. "Quiero a Lolo. Quiero besar Lolo ", dijo casualmente, tomando otro bocado de su comida. Lauren, sin embargo, casi se ahogó con su propia comida. Miró a sus compañeras, que parecían igual de conmocionadas que ella.
"¿Qué dijiste Camila?" Dinah miró a la otra chica. Camila miró y ladeó su cabeza.
"¿Qué?"
Suspirando, Dinah echo a Lauren una mirada de confusión, la cual esta regresó rápidamente. El corazón de Lauren estaba golpeando fuertemente contra su pecho, y juraba que todos en la habitación eran capaces de escucharlo. ¿En verdad Camila había dicho eso? Ella no podía tenerlos. Lauren miró a la chica más joven, que estaba felizmente comiendo su cena.
En silencio, Lauren llevo su tazón al fregadero. Y sin decir una palabra, se desplazó hacia arriba encerrándose en su dormitorio. Tan pronto se encontró sola, se pasó las manos por el cabello y comenzó a pasearse de un lado a otro de la habitación. ¿Qué estaba haciendo? ¿Realmente tenia... sentimientos? ¿Por Camila? Ella no podía.
Ella podía.
Lauren se quejó y cayó de espaldas sobre la cama. Esto era malo. Esto era más que malo. Estaba condenada. ¿Por qué se permitió a si misma acercarse a la chica más joven? ¿Desde cuándo se volvió tan vulnerable?
Desde Camila.
La chica de ojos verdes se dio la vuelta y hundió su cabeza en una almohada, gimiendo de frustración. Lauren odiaba tener sentimientos más que a nada. Pero ahora allí estaba, teniéndolos por Camila.
¡Camila! De todas las personas. Lauren estaba enamorada de la chica que se había jurado como su enemiga durante todos estos años. Pero no importaba lo mucho que lo intentara, no había manera de que pudiera encontrar un rastro de Camila, la chica que una vez había odiado. Esto tenía que parar. Necesitaba bloquearlo. Esto no podía ir más lejos de lo que ya estaba. De repente, la imagen de besar los suaves labios rosados de Camila pasó por su mente y Lauren sintió un aleteo en su corazón.
Tenía que parar esto. Ella no podía enamorarse de Camila. Por lo que sabía, Camila ni siquiera tenía idea alguna de lo que era el amor. Lauren saco su teléfono, y sus dedos se desplazaron rápidamente a través del teclado.
[07:32 - Lauren] ¿Puede una de ustedes hacer que Camila duerma en su habitación esta noche? Yo no quiero que este en la mía.
Lauren se mordió el labio. Ella sabía que era difícil, pero no podía arriesgarse a hacerse daño. No podía permitir que sus sentimientos hacia la otra chica se desarrollar aún más.
[07:34 - Dinah] Yo me ocuparé de ello. ¿Estás bien?
Se levantó rápidamente, cerrando la puerta en caso de Camila tuviera alguna idea. Y se sentó en el suelo en medio de su habitación para después sacar su cuaderno de bocetos de su bolso, mirándolo fijamente.
[07:39 - Lauren] Lo estaré.
Cerró su teléfono y giró su lápiz por su mano un par de veces. Nada interesante vino a su mente mientras trataba de pensar en algo para dibujar. Necesitaba distraerse de Camila. Lauren se recostó, apoyando su cabeza en su mano cuando ella empezó a garabatear sin rumbo en el papel. Unos minutos más tarde, apareció un ojo, Lauren lo estudió por un momento antes de encontrarse y aventar su lápiz. Los ojos de Camila.
Los ojos de Camila. El rostro de Camila. Camila.
Eso era todo en lo que podía pensar Lauren. Rápidamente arrancó la hoja del cuaderno de bocetos y la envió volando por la habitación. Obligando a sus ojos centrarse de nuevo a su pedazo de papel, Lauren se mordió el labio mientras comenzaba a dibujar una vez más. Labios.
Los labios de Camila. Camila.
Camila. Camila. Camila.
Lauren resopló, renunciando y tirando su cuaderno de dibujo por el suelo. Ella rodó sobre su espalda y miró hacia el techo agrietado. Esto no era bueno. Estos eran nuevos sentimientos para ella, y no importaba que tan eufóricos se sentían, ella no podía permitirse llevarlos más lejos. No saldría lastimada. Ella no lo haría.
Después de mirar el techo por Dios sabe cuánto tiempo, se arrastró por el piso hacia su cama. Se colocó los auriculares, con el volumen alto para que no tuviera que escuchar la decepción de Camila cuando Dinah no la dejara ir a la habitación de Lauren.
Finalmente se quedó dormida. Por supuesto Camila estaba en sus sueños. Por supuesto. Lauren no podía controlar sus sentimientos en sus sueños. Fue despertada por un zumbido. Primero pensó que estaba delirando y lo ignoró. Pero unos minutos más tarde sucedió de nuevo, y levantó la cabeza lentamente. Dos mensajes nuevos brillaron por la pantalla de su teléfono.
[01:02 - Dinah] Tenemos un problema.
[01:04 - Dinah] Laur, por favor.
Confundida, la chica mayor se sentó, se quitó los auriculares. El sonido de su música fue instantáneamente reemplazado con el sonido del sollozo desde el otro lado de la pared. Camila.
Todas sus defensas se cayeron y rápidamente se puso de pie, salió de su habitación y lentamente empujo abriendo la puerta del cuarto de Dinah. Camila estaba acurrucada en la esquina con la cabeza entre las piernas. Dinah estaba un par de centímetros detrás de ella, sin saber qué hacer. Cuando la polinesia vio a Lauren entrar en la habitación, suspiro de alivio.
"Cuando finalmente conseguí que durmiera, ni siquiera pasaron diez minutos y se despertó gritando," Dinah negó con la cabeza y se sentó en el extremo de la cama. "Fuiste mi último recurso."
Lauren asintió. Ella vaciló en la puerta por un momento, pero al final la vista de una angustiada Camila fue demasiado para ella. Poco a poco, caminó hacia la chica más pequeña y se arrodilló a su lado.
"Recuerda que las cosas malas no son reales," susurró Lauren. La cabeza de Camila se levantó lentamente y el corazón de Lauren se hizo añicos cuando vio cuan miserable parecía estar la chica. Tan pronto como Camila vio a Lauren detrás de ella, se abalanzo y se aferró a la chica mayor como si su vida dependiera de ello.
Lauren rápidamente se deslizó hacia atrás contra la pared y jaló de Camila en su regazo, balanceando a la pequeña. Olvidándose por completo de la presencia de Dinah en la habitación. Asegurarse de que Camila se sentía segura era su única prioridad.
Los brazos de Camila colgaban sobre los hombros de Lauren y su rostro estaba enterrado en su hueco del cuello. Mientras continuaba sollozando en la camisa de Lauren, y la chica mayor se preguntó cuánto tiempo había estado llorando.
"Shhh," susurró Lauren, frotando círculos en la espalda de Camila. "Estás bien, te tengo." Apoyó la barbilla en la parte superior de la cabeza de la más pequeña, y mirando a la pared continuando con el ligero balanceo hacia adelante y atrás.
Laying near you, swear you can feel them
(Recostarse cerca de ti, juro que puedes sentirlos)
Reach your hand and try to touch this skin
(Alcanzar tu mano y tratar de tocar su piel)
But it's just you breathing
(Pero es solo tu respiración)
Torn fabric, wrapped around you
(Tela desgarrada alrededor de ti)
Hands shaking, as you're reaching out
(Manos temblorosas, cuando lo estas alcanzando)
To cover that mirror now
(Para cubrir ahora ese espejo)
No one can take this from you
(Nadie puede quitarte esto)
No we can't carry this for you
(No, no podemos llevarlo por ti)
But you can stand if you want to
(Pero tu puedes soportarlo si quieres)
Or fall if you want to
(O caer también)
I do feel same as you
(Me siento igual que tu)
You can dance if you want to
(Puedes bailar si lo deseas)
Or break if you want to
(O caer si lo quieres)
I do feel same as you
(Me siento igual que tu)
The same as you
(Igual que tu)
La voz de Lauren se desvaneció lentamente al final de la canción, y miró a La chica en sus brazos sólo para darse cuenta de que se había quedado dormida. La niña mayor suspiro de alivio. De repente, se dio cuenta de que tenía un par de ojos puestos en ella y se maldijo por no recordar que estaban en la habitación de Dinah.
"Nada pasa, mi culo Jauregui," Dinah sonrió. Lauren se limitó a sacudir la cabeza, liberando una de sus manos y se puso de pie con cuidado con Camila todavía en sus brazos. Cuando se puso de pie, algo le llamó la atención en la tenue luz de la habitación.
"¿Qué pasó?", Preguntó Lauren, apuntando con la cabeza a los arañazos en las piernas expuestas de Camila, con la sangre salpicada aquí y allá. Ella inmediatamente se preocupó. "Ella seguía arañándose", Dinah se encogió de hombros y se mordió el labio.
"Finalmente la tuve que parar." Lauren rápidamente se dio cuenta lo que Camila había estado arañando. La cicatriz del accidente justo en el mismo lugar. Se estremeció ante la idea.
"La próxima vez, ven a buscarme de inmediato", Lauren le dijo a Dinah, sin esperar a una respuesta antes de desplazarse fuera de la habitación y llevando con cuidado a Camila de nuevo a su cuarto. Dios, esta chica era como su debilidad.
Lauren colocó la pequeña en la cama antes de que ella se arrastra sobre ella y acostándose del otro lado de la cama. Miró la hora, agradecido que no tenía clases mañana. En el momento en que su cabeza toco la almohada, sintió una pequeña figura acurrucarse junto a ella. Lauren no pudo evitar sonreír.
"Gracias, Lolo," Camila murmuró en el hombro de Lauren. Lauren estaba agradecida de que las luces estaban apagadas, de lo contrario Camila hubiera sido capaz de ver el brillo rojizo que se habían tornado sus mejillas.
"Buenas noches, Camz," Lauren susurró antes de cerrar los ojos y quedarse dormida con la respiración constante de la pequeña chica a su lado.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Trece

Mensaje por Admin el Vie Oct 07, 2016 4:35 am

Lauren se sintió aliviada de que no tenía ninguna clase cuando se despertó. Todas sus compañeras estaban en clases, por lo tanto sólo era ella y Camila en el apartamento. Se dio cuenta de que la chica más joven amaba las puestas de Sol cuando fue despertada por una voz suave.
"Lolo", susurró Camila, tocando el brazo de Lauren suavemente. "Lolo, mira."
Lauren se quejó, frotándose los ojos y abriéndolos a tiempo. Antes de lo que estaba acostumbrada. Ella bostezó, sentándose y mirando a Camila. La pequeña estaba sentada en el borde de la cama de Lauren mirando por la ventana a poca distancia. Se dio la vuelta con una amplia sonrisa en su rostro cuando oyó a Lauren sentarse.
"Mira, Lolo, mira el cielo", que intervino, señalando la ventana. Lauren no pudo evitar sonreír ante el entusiasmo de Camila tan temprano en la mañana. Se sentó junto a la chica y amplio sus ojos cuando vio justo lo Camila estaba mirando.
"Es bastante", susurró Lauren. El amanecer era increíble esa mañana. Era un brillante naranja, iluminando el cielo e incluso dejando teñidas rayas naranjas de luz a través del piso de la habitación de Lauren. Había manchas de color rosa salpicado por todas partes, también. Si el cielo estaba así de hermoso cada mañana, a Lauren no le importaría despertarse tan temprano.
Camila asintió suavemente. "Colorido", añadió, dirigiéndose a Lauren con una sonrisa sincera. Lauren se rio en voz baja y se pasó una mano por el pelo sucio de la mañana. El comentario de Camila de repente le dio una idea y se puso de pie.
"Voy a conseguir algo, ¿de acuerdo? Vuelvo enseguida".
Camila volvió la mirarla, preocupada. Ella levantó su dedo meñique y se mordió el labio. "¿Promesa?", Preguntó, inclinando la cabeza hacia un lado.
"Por supuesto," Lauren sonrió y cerró sus dedos juntos. Señaló a la ventana.
"¿Ves ese coche negro, justo ahí?", Preguntó. Camila asintió. "Tengo que conseguir algo de su interior, pero luego regresare".
"Está bien", Camila sonrió suavemente. Se levantó y presionó sus palmas contra la ventana. "Voy a saludarte."
Riendo, Lauren asintió. "Y yo voy a regresarte el saludo", se rio. Camila la observó mientras Lauren salió de la habitación, y la chica de ojos verdes estaba pronto en su camino por las escaleras de su edificio de apartamentos.
Normalmente, ella no dejaba el apartamento en pijama. Pero Camila la hacía hacer cosas locas, y por alguna razón a ella no le importaba. Una vez que estaba en el estacionamiento, ella miró hacia arriba, tratando de ver si podía encontrar donde estaba la ventana de su apartamento. Ella noto un destello de blanco y se rio, saludando a Camila desde abajo.
Ella probablemente se veía como una idiota en el momento, pero a Lauren no le importaba. Finalmente llegó a su coche y abrió su baúl, reuniendo el caballete y las pinturas que había tomado de su profesor. Cerró su coche, y corrió de nuevo al edificio. Antes de que pudiera poner la llave en la puerta, se abrió de golpe. Lauren se rio cuando vio a Camila sonriendo ampliamente del otro lado.
"¡Te vi! ¡Me saludaste!" Camila hablo. Lauren asintió y se metió dentro del apartamento. Se dirigió hacia la pared de ventanas en el fondo de la sala y comenzó a acomodar sus cosas. Mientras Camila la seguía de cerca.
"¿Qué es esto?", Preguntó Camila. Se agachó y cogió un pincel, agitándolo de nuevo delante de la cara de Lauren. La chica de ojos verdes rápidamente tomó y rio.
"Mi pincel," que coloco en el hueco que tenía el caballete. Comenzó a abrir los tubos de pintura y a mezclar pequeñas gotas juntas para crear los colores que necesitaba. Mientras que Camila la veía con asombro.
"¿Estas pintando?", Preguntó, inclinando la cabeza hacia un lado. Lauren asintió.
"Estoy pintando el cielo", señaló a la ventana y, después, a los colores de su paleta. "De esa manera no se me olvidara."
Camila aplaudió con entusiasmo. Se puso de pie mirando sobre el hombro de Lauren, observando como la chica mayor comenzaba a revolver con rapidez una mezcla de naranjas, rosas y amarillos juntos en el lienzo delante de ella.
"Hermoso," Camila murmuró, hipnotizada por lo que Lauren podía hacer con un pincel. La chica de los ojos verdes se rio suavemente y puso en su pincel un tono más oscuro de color naranja. Deslizándose a través del material rápidamente, añadió rayas en la parte inferior de la tela.
Cuando volvió a mirar hacia la ventana, había una figura en el camino que le recordó el tiempo cuando estaban en el parque, cuando Camila había recogido las margaritas que Lauren había estado dibujando. Sin pensarlo, se agachó y cogió un par de nuevos tubos de pintura. Pronto, la pequeña silueta de Camila estaba apareciendo en el centro del lienzo, con sus palmas extendidas. En la vida real, Camila tenía las manos apretadas contra el cristal. Pero en la pintura, ella estaba tratando de llegar y tocar la puesta del sol.
"Feliz cumpleaños a ti, Feliz cumpleaños a ti," Camila tarareaba en voz baja. Lauren miró su pintura y sonrió.
"¿No te sabes otras canciones?" Camila se dio la vuelta para mirar a Lauren y ladeó la cabeza. Lauren se rio en voz baja y le indicó a Camila que fuera hacia ella. La pequeña niña sonrió ampliamente y vio como Lauren se desplazaba a través de su teléfono. Se acercó para conectar su teléfono en la bocina, y presiono el botón de play.
Los ojos de Camila se abrieron cuando la música empezó a sonar por todo el apartamento.
Screen falling off the door door hanging off the hinges
(Pantalla caída de la puerta que está colgando de las bisagras)
My feet are still sore my back is on the fringes
(Mis pies están todavía adoloridos la espalda está en la periferia)
We tore up the walls we slept on couches
(Nos rompió los muros que dormían en los sofás)
We lifted this house we lifted this house
(Hemos levantado esta casa)
Lauren cantó junto a la canción, haciendo que Camila se riera. La chica de
ojos verdes agarró el pincel y comenzó a usarlo como un micrófono.
Fire-crackers in the east my car parked south
(Petardos en mi auto estacionado al sur)
Your hands on my cheeks your shoulder in my mouth
(Tus manos sobre mis mejillas)
I was up against the wall on the west mezzanine
(Yo estaba contra la pared en el mezanine del oeste)
We rattle this town we rattle this scene
(Nos recita esta ciudad que sacudamos la escena)
Camila rio fuertemente cuando Lauren accidentalmente se pintó la nariz. La chica mayor cruzó sus ojos para tratar de ver la pintura, haciendo que las dos se rieran aún más. Lauren se encogió de hombros y siguió cantando.
O, Ana Sol!
O, Ana Sol!
Camila aún estaba junto al caballete, Lauren le tendió la mano y le indicó que se acercara hacia ella. La chica más joven inclinó la cabeza hacia un lado mientras ella caminó más. Lauren la agarró de la mano y la empujo hacia ella, puso su pincel abajo y le empezó a dar vueltas a Camila.
What do you know? this house is falling apart
(¿Qué sabe usted? esta casa se cae a pedazos)
What can I say? this house is falling apart
(¿Qué puedo decir? esta casa se cae a pedazos)
We got no money, but we got heart
(No tenemos dinero, pero tenemos el corazón)
We're gonna rattle this ghost town
(Vamos a sacudir este pueblo fantasma)
This house is falling apart
(Esta casa se cae a pedazos)
Las dos chicas se rieron mientras la canción seguía. Camila tomó el pincel y coloco un punto en la frente de Lauren. La chica de ojos verdes, a cambio, coloco un punto de color amarillo en la punta de la nariz de Camila. La pequeña se quedó sin aliento, causando que ambas estallaran en risas momentos después.
Screen falling off the door door hanging off the hinges
(Pantalla de la caída de la puerta de la puerta colgando de las bisagras)
My feet are still sore my back is on the fringes
(Mis pies están todavía dolorida espalda está en la periferia)
We were up against the wall on the west mezzanine
(Estábamos contra la pared en el mezanine del oeste)
We rattle this town we rattle this scene
(Nos recitar esta ciudad que sacudir la escena)
O, Ana Sol! O, Ana Sol!
What do you know? this house is falling apart
(¿Qué sabe usted? esta casa se cae a pedazos)
What can I say? this house is falling apart
(¿Qué puedo decir? esta casa se cae a pedazos)
We got no money, but we got heart
(No tenemos dinero, pero tenemos el corazón)
We're gonna rattle this ghost town
(Vamos a sacudir este pueblo fantasma)
This house is falling apart
(Esta casa se cae a pedazos)
La canción terminó y ambas chicas se derrumbaron en el sofá, sin aliento por estar bailando durante tanto tiempo. Camila miró a Lauren y se rio, arrugando su nariz cuando sonreía. Lauren no podía recordar la última vez que había tenido tanta diversión, diversión pura e inocente. Ella había perdido eso. Camila sacó un lado de ella que nunca supo que tenía.
"Ves, ¿Eso no estuvo mejor que feliz cumpleaños?" Lauren levantó una ceja ante la chica más joven. Camila se rio aún más, agarrando una almohada y enterrando su cara en ella. "Me lo tomaré como un sí," Lauren bromeó.
"Eres divertida", Camila se rio, mirando a la mayor. El corazón de Lauren revoloteó y tuvo que apartarse para ocultar cómo el rojo de sus mejillas crecía. Camila tenía ese efecto en ella que no podía explicar.
"Lo mismo va para ti," Lauren sonrió, levantándose del sofá. "¿Tienes hambre?" Camila asintió energéticamente.
"Entonces nos hare waffles," Lauren asintió y se dirigió a la cocina. Recogió los ingredientes que se necesitaban y los coloco en el mostrador. Camila no lamsiguió, Lauren supuso que seguía mirando la puesta de sol. Ella hizo la mezcla de la masa y vertió la primera cantidad en la plancha de waffles, girando y ajustando el temporizador.
"Se están cocinando justo ah--," Lauren se congeló cuando ella volvió a entrar en la sala de estar y vio a Camila de pie delante del caballete con un pincel en la mano. "¿Qué estás haciendo? ", preguntó ella, corriendo hacia la pequeña niña.
Camila se dio la vuelta y señaló el lienzo. "Más de color rosa," contestó y se giró de nuevo al cielo de la pintura. Lauren entrecerró los ojos, mirando donde Camila había añadido unas cuantas rayas extra de color rosa. En realidad, no se veía tan mal. Había estado esperando un tornado de colores.
"No está mal", Lauren sonrió suavemente, tomando el pincel de Camila y bajándolo. "Pero la próxima vez, me preguntas antes de agregar algo, ¿de acuerdo?" Camila asintió suavemente.
"¿Waffles?", Preguntó la pequeña, vagando por la cocina. Lauren se rio de
cómo fácilmente saltaba de un tema a otro. Y rápidamente la siguió.
"Éste está casi hecho," comprobó el temporizador en la plancha de waffles, dándole la vuelta y agarrando un plato. Usó un tenedor para agarrar el waffle y lo dejó sobre el plato. Deslizando el plato por encima del mostrador hacia Camila, también agarró el jarabe y se lo paso.
Camila aplaudió con entusiasmo y abrió la botella de jarabe. Lauren fue a verter más mezcla en la máquina y a ajustar el temporizador. Cuando volvió la vista, Camila había llenado completamente su plato en jarabe, y estaba comiendo su waffle con las manos, mordiendo en trozos pequeños y masticándolos estruendosamente.
"Así que supongo que no has comido waffles en un tiempo, ¿eh?" Lauren suspiró, sacudiendo su cabeza a la chica, que ahora tenía jarabe en todas las manos y goteando por la barbilla. Camila sólo se rio y sonrió ampliamente, con la boca llena de comida.
El temporizador sonó, lo que significaba que el waffle de Lauren estaba hecho. Ella lo arrojó sobre un plato y derramó un pequeño charco de jarabe en un lado.
"¿Quién necesita tenedores, verdad?" Lauren se encogió de hombros, despegando un pedazo de su waffle y sumergiéndolo en el jarabe. Camila la miró y se rio. Ella trató de hacer lo mismo, pero el suyo ya estaba empapado en jarabe, lo que causó que Lauren riera con un bocado de comida.
Terminaron su desayuno y Lauren puso sus platos en el lavavajillas. Comprobado el tiempo se echó a reír cuando se dio cuenta de que si Camila no la hubiera despertado, ella probablemente aun seguiría durmiendo.
"Aquí", ella se rio, acercándose a Camila y ayudando a limpiar sus manos con una toalla húmeda. Y quitando el jarabe de la barbilla de la más pequeña, lo que hizo que ambas rieran.
"Hermosa," Camila murmuró, llevando su mano hacia arriba y pasando los dedos hacia la línea de la mandíbula de Lauren. La chica mayor se estremeció ante el contacto y respiró hondo. Camila sonrió ampliamente y fue saltando a la sala. Lauren se dio un minuto para recomponerse antes de seguir a Camila. Se dejó caer en el sofá y sacó su teléfono del bolsillo.
[09:38 Dinah] ¿Cómo está todo? Wink
[09:43 Lauren] No sé por qué es ese guiño.
[09:44 Dinah] Silencio. La tienes mal, Jauregui.
[09:45 Lauren] Lástima, me tengo que ir. Camila acaba de destrozar tu dormitorio Wink
[09:45 Dinah] ¡¿Qué?!
Lauren sonrió y deslizó su teléfono en el bolsillo, haciendo caso omiso de los múltiples zumbidos que siguieron. Camila se deslizó más cerca a Lauren y estudió a la niña mayor.
"¿Lolo?"
Lauren inclinó la cabeza hacia un lado. "¿Sí?"
Camila frunció los labios en sus pensamientos. La chica más pequeña también aprovechó la oportunidad para deslizarse no tan disimuladamente aún más cerca de Lauren. "Yo no quiero salir lastimada," Camila murmuró. Lauren estaba intentando todo lo posible para mantener la calma.
"¿Lastimada?" Lauren cuestionó, preocupándose. "¿Quién te haría daño?"
Todo el cuerpo de la pequeña se quedó inmóvil, como si estuviera congelado. Lauren podía decir que le había dado nervios, y ella sabía que tenía que seguir con lo que dijo si quería obtener una respuesta de Camila.
"Camila, ¿de qué estás hablando?"
Jugando con sus manos nerviosamente, Camila negó con la cabeza. "No. Malo. "
"¿Qué está mal?" Lauren se mordió el labio.
"Yo", Camila se señalaba a sí misma, golpeando con su puño su pecho. "Estúpida".
"Oye, no te llames así," dijo Lauren suavemente. Su instinto se hizo cargo y puso a Camila más cerca de ella, dejándola a su lado. "Puedes hablar conmigo, Camila."
Camila tragó saliva y bajó el cuello de su camisa un poco. Sus dedos contornearon uno de los muchos moretones que cubrían su torso y se estremeció. "Yo no quiero salir lastimada otra vez" murmuró.
"¿Otra vez?" Lauren contuvo el aliento cuando una posibilidad cruzó por su mente. "Camila, ¿alguien te hizo daño?" Ella vio como las manos de Camila se congelaron y los ojos de la pequeña chica bailaban de un lado a otro por la habitación, como si estuviera asustada de que alguien pudiera oírlas.
"Sí," Camila asintió una vez, pero no mirando directamente a Lauren. La chica mayor le acarició de arriba a abajo el brazo, en un intento de mantener la calma. Ella tomó un profundo respiro y trató de elegir sus siguientes palabras con mucho cuidado.
"¿La persona que te lastimo te... hizo esto?", Preguntó Lauren, señalando a los moretones en el estómago de Camila subiendo su camisa. La pequeña niña rápidamente tiró la camisa hacia abajo para cubrir los moretones y procedió a asentir con la cabeza, vacilante.
La idea de que alguien pudiera lastimar a Camila hizo que a Lauren le hirviera la sangre, pero ella se obligó a mantener la calma por el bien de la chica joven. Le tomo unos momentos para calmarse a sí misma antes de hablar de nuevo.
"¿Me puedes decir quién?" Lauren preguntó suavemente. Vio como la respiración de Camila se aceleraba y en secreto cruzó los dedos para que no asustara a la niña más pequeña. Unos pocos momentos de silencio pasaron.
"Malo Tommy," susurró Camila. Lauren casi no entendió lo que había dicho. Tommy. El nombre sonaba familiar. Tommy. Tom. Tom Maverick. Uno de los compañeros de negocio de su padre. El tío de Camila. Lauren se enderezó y tomó las ambas manos de Camila en las de ella.
"Camila, ¿puedes tratar de decirme lo que recuerdas?"
"Malo. Estúpido" Camila negó con la cabeza y sacó las manos de Lauren. "Yo estaba mal. Duele. El herido" La voz de Camila se suavizó y ella miró a la niña mayor con lágrimas en sus ojos. Lauren inmediatamente decidió que había hecho suficiente "investigación" este día.
"Está bien, está bien, ven aquí," susurró Lauren, sin esperar tomo a Camila en su brazos. "Nosotras no tenemos que hablar de eso ahora." Camila ya no estaba llorando, pero Lauren podía decir que estaba asustada por la forma en que la niña más pequeña temblaba en sus brazos.
"No voy a dejar que te hagan daño de nuevo, ¿de acuerdo?" Lauren dio un beso suave en el cabello de Camila, frotando suavemente círculos en la espalda. "Te tengo. Estás a salvo aquí".
"¿Cantar?" Camila levantó la cabeza y miró a Lauren con esperanza. La chica mayor alcanzo para limpiar las lágrimas de la cara de Camila y se mordió el labio.
"Sólo para ti", Lauren suspiró. Odiaba cantar alrededor de la gente, sobre todo porque cuando era pequeña sus padres la habían obligado a clases de canto cuando ella prefería más el dibujo. Pero ahora, ella estaba agradecida por las clases, ya que su forma de cantar de alguna manera ayudó a calmar a Camila.
What day is it and in what month
(Qué día es hoy y de qué mes)
This clock never seemed so alive
(Este reloj nunca pareció tan vivo)
I can't keep up and I can't back down
(No puedo continuar y no puedo echarme atrás)
I've been losing so much time
(He estado perdiendo mucho tiempo)
Cause it's you and me and all of the people
(Porque somos tú y yo y toda la gente)
Nothing to do, nothing to lose
(Nada que hacer, nada que perder)
And it's you and me and all of the people and
(Y somos tú y yo y toda la gente y)
I don't know why I can't keep my eyes off of you
(No sé por qué no puedo mantener mis ojos fuera de ti)
All of the things that I want to say
(Todas las cosas que deseo decir)
Just aren't coming out right
(Justo no están saliendo bien)
I'm tripping on words,
(Estoy trabándome en mis palabras)
you got my head spinning
(Tienes mi cabeza dando vueltas)
I don't know where to go from here
(Y no sé adónde ir desde aquí)
Cause it's you and me and all of the people
(Porque somos tú y yo y toda la gente)
Nothing to do, nothing to lose
(Nada que hacer, nada que perder)
And it's you and me and all of the people and
(Y somos tú y yo y toda la gente y)
I don't know why I can't keep my eyes off of you
(No sé porqué no puedo mantener mis ojos fuera de ti)
Lauren suspiró suavemente cuando terminó de cantar, notando que Camila se había calmado de manera significativa. La chica más pequeña levantó la cabeza del hombro de Lauren y sonrió suavemente.
"Hermosa, Lolo," murmuró. Camila puso tres dedos contra los labios de Lauren y estudió sus ojos verdes con atención. "Ojos de océano," susurró ella, inclinándose aún más cerca mirándola a los ojos. El corazón de Lauren se aceleró.
Camila simplemente se rio y se acurrucó de nuevo al lado de Lauren. La niña mayor se preguntó si Camila sabía el efecto que tenía sobre ella. Lauren recordó lo que había dicho la noche anterior, sobre el deseo de besarla.
¿Qué pasa si Camila tratara de besarla? ¿Lauren la dejaría? La chica de ojos verdes suspiró y miró hacia el techo. Bien, podía admitirlo. Ella tenía sentimientos por Camila. Oh Dios.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Catorce.

Mensaje por Admin el Vie Oct 07, 2016 4:38 am

Ella tenía sentimientos por Camila.
Lauren miró a la pequeña chica a su lado y se mordió el labio. ¡Por supuesto! no podía haberse enamorado de la chica amigable que siempre le sonríe en Starbucks o la chica de cabello rubio en su clase de Historia del Arte.
No, ella tenía que enamorarse de Camila. El desordenado tornado humano excéntrico, que había aparecido en su puerta.
Pero Camila era tantas otras cosas para Lauren. Adorable, cariñosa, simpática, genuina, graciosa, torpe, encantadora, y amarillo. Amarillo. Lauren entendió por qué Camila le gustaba tanto ese color. Camila era la equivalencia humana del color amarillo. Brillante, alegre y gozosa. Amarillo era también el color del Sol, lo cual Lauren consideró irónico.
Así que para responder a su propia pregunta, sí. Lauren dejaría que Camila la besara. Sólo había un problema, y eso fue el hecho de que Lauren no tenía ni idea de que si Camila sabía lo que besar significaba. ¿Qué pasa si Camila sólo quería besar a todos los que conocía?
Era obvio que Camila era capaz de amar. Lauren lo podía decir por la forma en que la chica más pequeña le dio la más gentil de la atención a algo tan trivial como una flor. Camila amaba. Camila amaba todo.
Pero, ¿Camila sabia amar?
El hecho de que Lauren pudiera verse amando a Camila la sorprendió incluso. Ella nunca se había visto a sí misma enamorarse. De hecho, Lauren básicamente había renunciado a cualquier tipo de relación antes de conocer a Camila. A Lauren no le gustaba la gente. La mayoría de la gente. Le gustaba su familia, sus amigas, y ahora Camila. Eso era todo.
Ella siempre tenía miedo de que alguien estuviera tratando de hacer amistad con ella por razones equivocadas. O que alguien estuviera siendo amable con ella por una broma. Odiaba los secretos, las mentiras, y todo lo demás que la mayoría de la gente consideraba una parte normal.
Pero ahora estaba Camila. Camila era pura, Camila era inocente. No había ni siquiera una palabra para describir a Camila. Ella era tan genuinamente Camila. No había manera de saber si Camila de verdad tenía sentimientos hacia ella. Lauren suspiró pesadamente, al darse cuenta de que tendría que esperar y ver qué pasaba. Camila levantó la cabeza y frunció las cejas cuando sintió el suspiro de Lauren.
"¿Lolo?" Ella inclinó la cabeza hacia un lado. "¿Estas triste?"
Lauren se rio suavemente y sacudió la cabeza. "No, tonta," ella arrugó la nariz.
"Estoy cansada." Se dio cuenta de que Camila bostezaba y se dio cuenta de que la niña más pequeña probablemente estaba todavía agotada por la noche anterior. Ambas no habían dormido mucho.
"Buenas noches, Lolo," Camila murmuró, antes de colocar su cabeza en el hombro de Lauren.
Lauren se mordió el labio para evitar sonreír. Miró hacia el techo por un tiempo, continuando con sus pensamientos acerca de Camila. La mano de Camila se cayó suavemente y Lauren se rio cuando se dio cuenta de que estaba dormida. Ella se acomodó un poco sobre el sofá para que pudieran caber bien ambas. Ella apoyó la cabeza hacia atrás y suspiró suavemente, invitando al sueño para que la alcanzara. Eventualmente sus párpados se volvieron pesados y se quedó dormida.
Mientras tanto, Dinah y Normani estaban saliendo de su única clase ese día. La niña polinesia se secó el sudor de la frente y tomó un gran trago de su botella de agua.
"Estoy derrotada", Dinah resopló mientras Normani agarraba su bolso y se lo colgaba al hombro.
"Yo igual. Y me muero de hambre ", Normani agarro su estómago para dar énfasis. Dinah asintió en señal de acuerdo.
"Oye, ¿por qué no nos encontramos con Ally en DiClaudio para el almuerzo y discutimos toda esta... situación?". Preguntó Dinah, siguiendo a su compañera por el pasillo de la escuela y al estacionamiento.
"Voy a llamarla y le pregunto:" Normani asintió, echando sus bolsas al coche y deslizando su teléfono de su bolsillo.
Diez minutos más tarde estaban conduciendo al estacionamiento de la parte trasera del restaurante, donde Ally ya estaba sentada esperando por ellas. Saludó a las niñas con una suave sonrisa. Dinah y Normani se deslizaron en la cabina.
"Entonces, ¿qué pasa?", Preguntó a Ally. Ella era un poco ajena a toda la situación con Camila. Y la de Lauren y Camila. Sus dos compañeras se miraron y Dinah suspiro.
"Camila", Dinah asintió una vez. "Ella y Lauren son cada vez... están más unidas."
Ally sonrió y asintió con la cabeza. "Lo sé, ¿no es genial? Ellas van mucho mejor de lo que yo pensé que lo harían". La chica mayor bajó a la pajilla de su bebida y bebió un sorbo. Noto la mirada de preocupación en el rostro de Dinah. "¿Hay algo de malo en eso?"
"Escuchaste lo que dijo Camila, el otro día," Normani habló. "Acerca de querer besar a Lauren y todo... creo... pensamos que Lauren está empezando... está teniendo sentimientos por ella. "
Ally levantó una ceja. "Espera, ¿hablas en serio?" Las dos chicas asintieron.
"Camila, obviamente... la idolatra," Dinah dibujó patrones en la condensación del vidrio. "Pero es de Lauren de quien estamos hablando, ¿sabes?"
Ally asintió. Las tres compañeras sabían muy bien que Lauren no era de las que tenían sentimientos. O emociones en general. La chica de ojos verdes ni siquiera dejaba que las otras chicas la vieran llorar la mayor parte del tiempo. El camarero se acercó y tomó sus órdenes, y pronto llegó a entregarlas. Ally tomo una cucharada de su sopa y frunció el entrecejo.
"¿Vamos a hablar con Lauren acerca de esto?", Preguntó. "Quiero decir, esto puede que no vaya bien con ella... "
"Ella niega que esté sucediendo algo cada vez que trato de sacar el tema," Dinah suspiró y negó con la cabeza. "Culo Terco", se rio.
"¿Qué hacemos, entonces?", Preguntó a Ally. Dinah y Normani intercambiaron miradas antes de volverse a Ally.
"Bueno no queremos que Camila salga herida" Normani asintió suavemente y pensó por un momento. "Creo que todo lo que podemos hacer ahora es mantener un ojo sobre ellas y asegurarnos de que no se acerquen demasiado, ¿no? Podríamos conseguir que Camila duerma en otra habitación".
"Creo que eso es un poco extremo, Mani," Ally suspiró y negó con la cabeza. "Quiero decir, espero que Lauren sea lo suficientemente inteligente como para saber que si se involucra... va a ser...diferente".
Dinah suspiró. "Ally está en lo correcto. Ya sabes que conseguiríamos que nos pateara los culos si Lauren siquiera se enterara de que estábamos hablando de esto ahora". Sus dos compañeras se rieron suavemente. "Yo digo que simplemente dejemos caer algunas pistas para que Lauren se dé cuenta...de la intensidad de la situación con Camila".
Las otras dos chicas asintieron, terminando su conversación cuando la cuenta llegó a la mesa. Pagaron, dieron las gracias al camarero, y se fueron.
"Las veré cuando llegue a casa," Ally se despidió desde el estacionamiento. Aún tenía más clases ese día, mientras que Normani y Dinah se dirigían directamente al apartamento. Las tres chicas se despidieron y se fueron por caminos separados.
"¿Qué crees que estén haciendo en este momento?" Normani bromeó mientras subían las escaleras hasta su apartamento. Dinah se rio y apretó los labios momento.
"Apuesto a Camila hizo un lío gigante y Lauren sigue durmiendo," Dinah sonrió, y ambas chicas estallaron en carcajadas. Ambas sabían que tan exacto era lo que Dinah había dicho. Por eso, cuando se abrió la puerta de su apartamento, sus mandíbulas cayeron abiertas en estado de shock.
Lauren y Camila estaban durmiendo en el sofá. Camila estaba completamente en la parte superior Lauren, con la cabeza metida en el hueco del cuello de la chica. Sus manos se apretaron en las mangas de la sudadera de Lauren, como si se estuviera sosteniendo sobre ella para asegurarse de que estaba aún allí. Mientras tanto, los brazos de Lauren se envolvían alrededor del torso de Camila mientras la acercaba cerca de su pecho.
"Eso es algo adorable," Normani admitió, mordiéndose el labio y volviéndose a Dinah. La pollinesia rio suavemente y se dirigió a la cocina. Normani la siguió y se sentó en el mostrador.
"No creerás que Lauren realmente siente algo por ella, ¿verdad?" Dinah preguntó de repente, viendo directamente a Normani. La chica de cabello oscuro se encogió de hombros y miró a la pareja en la sala.
"Pues parece que sí". Normani se mordió el labio.
"Yo solo..." Dinah suspiro. "Lauren la odiaba, y ahora," ella hizo un gesto a las chicas en el sofá. "Es difícil para mí ver como ella la perdona cuando Camila ni siquiera le había pedido una disculpa. Y sé que es horrible porque ni siquiera sabemos si Camila aún recuerda que le hizo eso... "
Normani asintió comprendiendo, sabiendo cuanto Dinah podía ser protectora con Lauren. La polinesia prácticamente había sido la guardaespaldas de Lauren después de que ella fuera expuesta en la escuela.
"Creo que cualquiera que pueda convertir a Lauren de odiar a abrazarse con ella en un sofá debe ser muy especial ", Normani bromeó. Dinah sonrió y suavemente asintió.
"Sí, supongo que tienes razón," se pasó una mano por el cabello. "Voy a darme una ducha, tengo mal olor después de clase".
Normani rio y asintió con la cabeza. "Me avisas cuando hayas terminado," mientras observó como Dinah trotó escaleras arriba. Cuando volvió a caminar para la sala de estar, la puerta del baño se cerró con un gran estruendo. Vio a Camila moviéndose en el sofá y rápidamente se regresó de nuevo a la cocina.
Camila bostezó, empujando sus palmas en el sofá y mirando a su alrededor. Cuando vio a Lauren debajo de ella, ella se rio alegremente. Normani observaba desde detrás de la pared mientras Camila estudiaba la cara de Lauren por unos momentos. Cuando Normani iba a darse la vuelta e irse, Camila se inclinó y le dio un beso en los labios a la chica dormida.
Normani tuvo que poner sus manos sobre su boca para detener su jadeo de sorpresa. ¿Realmente Camila besó a Lauren? La chica de ojos verdes aun dormía, mientras que Camila cuidadosamente dejo el sofá y se dirigió hacia la cocina. Normani actuó con rapidez como si estuviera ocupada, sacando su teléfono y desplazándose sin rumbo a través de él.
Camila saltó cuando ella entró en la cocina y vio Normani, pero sonrió ampliamente y saludó con la mano a la otra chica. Normani rio nerviosamente y miró como Camila saltaba para agarrar un plátano.
"¿Dormiste bien?" Normani mordió los labios para ocultar su sonrisa. Camila se dio la vuelta y asintió felizmente.
"Si, Lolo es cálida", ella sonrió y extendió el plátano a Normani. "¿Ayuda?"
Normani peló el plátano y se lo devolvió a Camila. La pequeña niña sonrió feliz y se sentó con las piernas cruzadas en el centro del piso.
"¿Cómo estuvo tu día?", Preguntó Normani, dejando su teléfono y ladeando su cabeza. Quizás Camila revelaría algo sin la necesidad de preguntar. Camila miró hacia el techo y pensó por un momento.
"Lolo pintó", Camila señaló a la ventana en la parte trasera de la vivienda. Normani dio unos pasos hacia su lado y lo estudio, dándose cuenta de que la silueta en la pintura de Lauren parecía familiar. Ella sonrió. A Lauren la tenían mal.
"¿Cómo estuvo tu día?" Camila repitió la pregunta anterior de Normani.
"Bien," Normani sonrió suavemente. Camila le dio un mordisco a la banana y se rio. "Dinah también está en casa, está en la ducha, " Normani añadió y señaló arriba. Como si fuera una señal, la voz de Dinah llenó el apartamento.
"Maniiii! ¡La ducha está abierta!". Dinah corrió por las escaleras y maldijo cuando se dio cuenta que Lauren seguía durmiendo en el sofá. La chica de cabello oscuro no se movió, así que ella se encogió de hombros y volvió a la cocina. En el momento en que ella estaba en la cocina, ya estaba siendo arrastrada a la otra habitación por Normani.
"Camila besó a Lauren," Normani susurró cuando estaban fuera del alcance de que las llegaran a escuchar. Los ojos de Dinah se abrieron.
"¿Qué?"
"Sí, Camila se despertó y besó a Lauren, y luego simplemente se acercó y comió un plátano como si nada hubiera pasado ", Normani apunto hacia la chica que dormía en el sofá.
"Bueno, mierda," Dinah rio, pasando una mano por el cabello y pensando por un momento. "¿Crees que se hayan besado antes?" Normani se encogió de hombros.
Lauren se quejó, moviéndose en el sofá y girando. Se dio cuenta de que no estaba en su cama tan pronto como ella cayó al suelo. Gimiendo, la chica de ojos verdes se sentó y se froto los ojos. Dinah y Normani regresaron a la cocina tan pronto como oyeron que Lauren estaba levantada. Atontada, Lauren se paró. Cuando se dio cuenta de que Camila no estaba allí, ella empezó a preocuparse.
"¿Camz?", Gritó, frotándose los ojos y mirando a su alrededor. El rostro de Camila se iluminó cuando ella escucho a Lauren, y saltó del mostrador.
"Lolo", dijo, encontrando a la chica de ojos verdes en la sala. "Mira, plátano," ella sonrió y levantó su comida para que Lauren lo pudiera ver.
"¿Camz?" Dinah susurró desde la cocina. Normani levantó una ceja ante el apodo.
"Probablemente deberíamos hacer notar que estamos aquí," Normani murmuró. Antes de que Dinah pudiera argumentar, entró en la sala.
"Oh, H- Hey Mani," Lauren sonrió, tomando un paso lejos de Camila para tratar de alejar las sospechas de la muchacha. Camila sólo se dio otro paso más cerca de Lauren y ofreció a la chica una mordida de su plátano.
"No, gracias", Lauren no podía dejar de reír por lo feliz que la pequeña parecía ahora que tenía la fruta. "Yo no sabía que estabas en casa," Lauren se mordió el labio cuando Dinah pronto siguió a Normani fuera de la cocina.
"¿Tuvieron una buena siesta?" Dinah se burló, empujando a Lauren juguetonamente.
"¡Hey!" Camila se quejó, tirando a Lauren lejos de Dinah y abrazándola protectoramente. "Sé amable con Lolo," dijo con firmeza, palmeando el hombro de Lauren.
Lauren se rio suavemente y sacudió la cabeza. "Está bien, Camz, sólo están bromeando," ella arrugó la nariz ante la chica más pequeña, que parecía estar pensando en lo que Lauren le había dicho.
"¿Camz?" Dinah cuestionó, aprovechando la oportunidad. Normani se mordió el labio para tratar de no reír. El rostro de Lauren se volvió rojo, pero ella se compuso rápidamente.
"Sí, Camz. Es más fácil que decir Cam – mee -luh ", subrayó las sílabas antes de encogerse de hombros suavemente.
"Mhm, seguro", Dinah sonrió, dejándose caer en el sofá. Normani no pudo evitar reírse de lo contundente que la polinesia estaba siendo. Lauren vio a Normani con cara de cuestionamiento.
"¿Podemos decirle?" Susurró Normani, inclinándose en la oreja de Dinah. La chica frunció los labios y se encogió de hombros.
"Supongo que sí", Dinah miró a Lauren. "Adelante. Vigilare a la princesa del plátano" ella señalo con la cabeza hacia Camila, que estaba sentada en el centro del piso sonriendo felizmente. Normani asintió y le indicó a Lauren que la siguiera.
Ella dirigió a la oji-verde al piso de arriba, por si acaso reaccionaba de una manera que no había esperado.
"¿Qué está pasando?", Preguntó Lauren, creciendo su preocupación cada segundo. Normani suspiró y se sentó en su cama, acariciando el espacio a su lado para que Lauren se sentara. Lauren negó con la cabeza y se quedó de pie.
Suspirando, Normani eligió cuidadosamente sus palabras. "Llegamos a casa justo antes de que Camila despertara ", explicó, pasándose una mano por el cabello. "Y cuando lo hizo... ella más o menos te besó".
La mano de Lauren inmediatamente se disparó a sus labios. "¿Qué?", Preguntó en voz baja, sintiendo a su corazón acelerarse. ¿Cómo ella no se despertó?
"Sí," Normani asintió, sin saber qué más decir. Vio rubor en la las mejillas de la otra chica y no podía dejar de sonreír. "Apuesto a que deseas haber estado despierta cuando paso ", sonrió.
Los ojos de Lauren se abrieron y ella rápidamente trasladó la mano fuera de sus labios. "Yo... yo... yo no sé de lo que estás hablando".
"Lauren, todos sabemos," Normani rio suavemente. "Está bien."
Suspirando, Lauren se sentó en la cama y se pasó una mano por el cabello. "¿Qué se supone que debo de hacer?", preguntó, finalmente renunciando ya a negar sus sentimientos por la chica de la planta baja.
Normani se deslizó y se volvió hacia Lauren. "¿Qué quieres decir?"
"Acerca de Camila," Lauren se mordió el labio y miró hacia abajo a sus manos en su regazo. "Quiero decir, tengo estos... sentimientos o lo que sean, por ella... pero ella sólo... Camila. Como supuestamente debo de saber si ella... ¿ya sabes? "
Normani levantó las cejas con sorpresa. No había esperado eso. "¿Así que tienes miedo que ella no... tenga los mismos sentimientos?". La chica de piel oscura preguntó cuidadosamente. Lauren asintió con la cabeza y suspiró pesadamente.
"¡¿Lolo ?!" una voz de pánico vino de abajo. Lauren se levantó rápidamente, mordiéndose el labio y mirando a Normani.
"Adelante", la otra chica se echó a reír, y Lauren corrió escaleras abajo.
"¿Sí?", Preguntó ella, deslizándose hacia la sala de estar. Camila giró la cabeza cuando oyó la voz de Lauren. Ella corrió a los brazos de la chica de ojos verdes y se aferró a ella "Te perdí", Camila murmuró en la camisa de Lauren. La chica de ojos verdes se mordió el labio cuando vio a Dinah levantarse del sofá. La polinesia articuló '¿Ella te lo dijo?". Y señaló arriba. Lauren asintió lentamente.
"Les voy a dar un poco de privacidad," Dinah sonrió y desapareció por las escaleras antes de que Lauren pudiera discutir. Suspirando, la chica de ojos verdes colocó sus manos sobre los hombros de Camila y dio un paso hacia atrás.
"Hey, yo sólo estaba en el piso de arriba", dijo Lauren suavemente, sintiéndosmalde de que había asustado a Camila. La pequeña niña asintió y se mordió el labio.
"Vamos," Lauren llevó a Camila al sofá y se sentó a su lado.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Quince.

Mensaje por Admin el Vie Oct 07, 2016 4:38 am

Mientras tanto, en el momento en que Dinah apareció arriba, Normani la arrastró hasta el dormitorio y cerró la puerta detrás de ellas.
"Lauren lo admitió," Normani sonrió. Dinah inclinó la cabeza hacia un lado. "Bueno, no exactamente, pero lo suficientemente cerca. Ella definitivamente tiene sentimientos por ella ", explicó Normani. "Y estábamos completamente equivocadas."
"¿Equivocadas?", Preguntó Dinah, sentándose en la cama. "¿En que nos equivocamos?"
"Todas estábamos preocupadas porque los sentimientos no fueran devueltos por Lauren, ¿verdad?", Preguntó Normani, ganando un asentimiento de la otra chica. "Bueno, eso no es el caso. Lauren tiene miedo de que Camila no le devuelva sus sentimientos". Normani rio y se sentó. "Ella la tiene mal, Dinah."
"¿Qué? Eso es una locura ", Dinah negó con la cabeza y se rio en voz baja. "Es obvio que Camila la adora, ¿Has visto la forma en que la miraba?" Normani asintió con la cabeza.
"De todas las personas, Lauren elige a Camila", Dinah se rio y se pasó una mano por el cabello. "No veo por qué, sin embargo, ahora que lo pienso." Normani levantó una ceja en confusión.
"Lauren odia a la gente falsa, Mani," Dinah explicó, señalando las escaleras.
"Camila es todo lo contrario de falsa."
"Maldita sea," Normani rio, dándose cuenta de cuanto estaba en lo correcto Dinah. "Tenemos que decirle a Ally." Dinah asintió con la cabeza. "De hecho, ahora tal vez Lauren hable realmente con nosotras," se puso de pie y se pasó una mano por el pelo. "Vamos, vamos a ver lo que las tortolitas están haciendo."
Las dos chicas se rieron cuando llegaron a la parte inferior de las escaleras y vieron a Camila acurrucada al lado de Lauren en el sofá. Lauren levantó la mirada y sintió que sus mejillas se ponían rojas cuando vio a sus dos compañeras de habitación mirándolas.
"¿Ella está bien?", Preguntó Normani, tratando de no hacer que Lauren se sintiera incómoda. La chica de ojos verdes asintió lentamente.
"Ella no sabía dónde estaba," Lauren respondió honestamente. Dinah y Normani intercambiaron miradas y ambas sonrieron.
"Eso es adorable", comentó Dinah, dejándose caer en el otro lado del sofá y levantando una ceja a Lauren. La chica de ojos verdes miró, pero Dinah sabía que no era grave. Camila miró a las otras chicas y sonrió tímidamente.
"¿Qué haremos para la cena?", Preguntó Dinah, levantando una ceja a Lauren.
"No sé, Dinah, pensé que tu tenías que estar a cargo de la cena de esta noche" La otra chica sonrió y Normani chocó con ella la mano.
"¿Pizza?" Dinah se encogió de hombros. Los ojos de Camila se agrandaron.
"Sí, pizza, sí por favor", Camila juntó las manos, haciendo que las otras tres chicas se doblaran de la risa.
"Pizza entonces," Dinah asintió una vez. Camila se rio con entusiasmo y le sonrió más a Lauren.
"Demasiado linda," Dinah murmuró entre dientes y sacudió la cabeza. Lauren la empujó juguetonamente y Camila se rio.
"Oh, ¿Así que la defiendes, pero a mí no?" Dinah arrugó la nariz ante Camila.
"Ya veo cómo es", bromeó. Camila se rio y escondió su cabeza en el hombro de Lauren.
"Hey Mila, ¿quieres venir conmigo a conseguir la pizza?", Preguntó Dinah, empujando a Normani. Camila miró a Lauren interrogante.
"Adelante", la chica de ojos verdes le indicó a Camila que siguiera a Dinah. "Estaré aquí cuando regreses." Camila asintió con una sonrisa suave y saltó sobre sus pies, participando con Dinah en una animada conversación sobre la pizza mientras salían del apartamento.
"Así que..." comenzó Normani, volviendo a caer en el sofá junto a Lauren. "Continuando con nuestra conversación de antes... ¿realmente tienes miedo de que Camila no sienta lo mismo?"
Lauren levantó una ceja. "Sí, quiero decir, ¿por qué no habría de estarlo?"
"Para ser honesta, estábamos más preocupadas de que tú no le devolvieras sus sentimientos," Normani admitió. Lauren la miró sorprendida.
"¿Sus sentimientos?", Preguntó la chica de ojos verdes. Normani asintió inmediatamente, sorprendida de que Lauren parecía ser esta ajena.
"Ella está completamente unida a ti, Laur," la otra chica dijo con una sonrisa.
"Esa chica absolutamente te adora, que no entiendo cómo no lo ves." Las mejillas de Lauren se pusieron rojas y rápidamente desvió la mirada.
"Pero ella no es... bueno, al menos en la escuela secundaria, ella no se sentía atraída por las niñas", Lauren se mordió el labio y miró hacia arriba. "¿Y si no es?"
"¿Quién dice que no lo era? De cualquier manera, ella lo es ahora, porque créeme - la forma en que te mira lo dice todo ", dijo con firmeza Normani, queriendo hacer que Lauren creyera en sus palabras. "Además, ¿no fue ella la que dijo que quería besarte?"
"Sí..." La cara de Lauren se tornó aún más roja. "Pero ¿qué pasa si los besos no significan nada para ella? ¿Y si ella no entien- "
"Lauren, deja de pensarlo mucho," Normani rio y negó con la cabeza. "Necesitas dejar de pensar en todo lo que podría salir mal y tratar de centrarte en algo bueno que pueda salir de esto, ¿de acuerdo?" Suspirando, la chica de ojos verdes asintió lentamente. "Supongo que lo haré, sí."
Normani sonrió y empujó su amiga juguetonamente en el hombro. "Sólo dale tiempo, Laur," se puso de pie y se pasó una mano por el pelo. "Tomaré una ducha muy rápida antes de que vuelvan con la cena." Lauren asintió y vio cómo su compañera de cuarto desapareció por las escaleras, dejándola sola en la sala de estar.
Suspirando, Lauren se acercó al caballete en la parte posterior de la vivienda y comenzó a añadir los detalles más pequeños en su pintura. Mientras tanto, Dinah y Camila acababan de dejar la pizzería, y estaban ahora en el camino de regreso al apartamento. Camila sonrió feliz, sosteniendo la caja caliente de comida en su regazo y viendo los edificios.
"Entonces, Camila," Dinah mordió el labio y miró a la otra chica. "Tú y Lauren parecen ir bastante bien."
"Sí," Camila asintió una vez. Ella sonrió y se volvió hacia Dinah. "Lolo es mi amiga."
Dinah se rio en voz baja. "¿Crees tú que, tal vez... ella te gusta como algo más que una amiga?" Camila inclinó la cabeza hacia un lado y Dinah continuó. "Como... románticamente. Como si quisieras besarla y abrazarla y ser su novia y la mierda. "
Los ojos de Camila se abrieron y ella negó con la cabeza rápidamente. "No, por favor," ella levanto las manos como si se estuviera rindiendo. "Malo. Camila estúpida".
"Camila, no eres estúpida" Dinah levantó una ceja con incredulidad. Vio cómo la angustia de Camila había crecido y salió rápidamente a un lado del camino, dirigiéndose a la niña más pequeña. "¿Que está mal?"
"Por favor," Camila negó con la cabeza, acurrucándose contra la puerta del coche, tan lejos de Dinah como fuera posible. "Estúpida", murmuró en voz baja.
"No eres estúpida, Mila," repitió Dinah, extendiendo la mano y tomando una de las manos de Camila. La niña más pequeña se estremeció, pero permitió que lo hiciera. "La razón por la que pregunté, bueno... Normani te vio besando a Lauren cuando despertaste y-"
"¡Por favor!", Exclamó Camila, tapándose la cara con las manos y metiendo la cabeza abajo. "Lo siento, lo siento, malo, lo siento", murmuró, sacudiendo la cabeza.
"Camila", dijo Dinah en voz baja, tratando de conseguir que la chica más pequeña se calmara. "Camila, no estás en problemas o algo", se mordió el labio, preguntándose qué es exactamente lo que estaba pasando en la cabeza de la niña más pequeña.
"Lo siento," la pequeña voz de Camila se quebró y ella miró hacia arriba lentamente. Dinah se maldijo a sí misma por sacar el tema, porque ahora ella tendría que decirle a Lauren acerca de la pequeña ruptura de Camila, que también significaba admitir que había cuestionado a la niña más pequeña de su relación con Lauren.
"Camila, no hay nada de malo en que te guste Lauren así" Dinah extendió la mano y apretó la mano de la niña más pequeña. "Ama a quien amas, nadie tiene el control sobre eso. Acaso... ¿alguien te hizo pensar que era malo? "
Camila asintió lentamente. Dinah decidió no presionarla más.
"Okay, así que quienquiera que te lo dijo estaba mal, ¿de acuerdo? Lo prometo. Tú no puedes decirle a tus papilas gustativas que amen el brócoli, ¿verdad? ", Preguntó Dinah, tratando de utilizar los alimentos como una referencia para la niña más pequeña. Camila asintió. "Bueno, ¿ves? Es lo mismo. No puede decirte a ti misma que ames a alguien que no quieres amar. Al igual que no puedes controlar lo mucho que amas plátanos, no se puede controlar si te sientes atraída por las niñas en lugar de los niños. Es simplemente lo que eres ", Dinah dijo con firmeza, empujando la nariz de Camila y haciendo que a la niña más pequeña le saliera una risita
"¿Promesa?" Susurró Camila, extendiendo su dedo meñique vacilante.
"Duh," Dinah quitó su cabello de la cara y cerró sus dedos juntos. "Tampocomnecesitas alguna estúpida promesa para decirte eso. Tu cuerpo te dice cuando ves a alguien que te gusta, ¿verdad? " Camila inclinó la cabeza hacia un lado en la confusión.
"Como... cuando miras a Lauren, ¿cómo te sientes?"
Camila pensó por un momento. "Feliz," ella asintió una vez.
"¿Tienes mariposas en el estómago?" Dinah preguntó con una pequeña sonrisa. Vio a Camila pensar en lo que dijo y luego asentir rápidamente.
"Sí, así," Camila movió los dedos delante de su cara. "Cuando ella está feliz, mis mejillas..." Ella apretó las manos a su cara "Se ponen felices."
Dinah se rio de la inocencia de la niña. "Y entonces... ¿ella te gusta? ¿En la forma en la que deseas besarla, sostener su mano y ese tipo de cosas?". Ella se sintió ridícula de explicarlo así, pero sabía que Camila entendería. Se dio cuenta de la vacilación de la pequeña niña y le apretó su mano. "Hey, ¿recuerdas lo que acabamos de hablar? No hay nada malo con eso, Mila, lo prometo".
"Me gusta", dijo Camila suavemente, saboreando las palabras en su lengua por primera vez.
"Ahí tenemos", Dinah se rio, dándole Camila un pulgar hacia arriba y poniendo de nuevo el coche en marcha. Camila estaba sonriendo como un idiota mientras se ponían de nuevo en la calle y se metían de nuevo en el curso para su camino a casa.
"Me gustan sus ojos de océano", Camila siguió, mirando hacia abajo a sus manos en su regazo.
"¿Sí?" Dinah sonrió.
"Sí," Camila asintió una vez. "Me gustan sus ojos de océano. Y sus labios. Son rosas". Ella miró por la ventana. "Rosas como... las flores, en el parque." Dinah se rio. "Y me gusta su sonrisa. Ella sonríe con sus labios". Camila siguió, y Dinah se dio cuenta de que no tenía intención de parar pronto. "Y eso me hace feliz. Y ella se ríe, y eso me hace feliz".
"Suena li-" Dinah fue interrumpida.
"Y su nariz es linda. Ella se ríe, y su nariz se ríe también. Se arruga". Camila arrugo su propia nariz, riendo en voz baja para sí misma. "Lolo también canta. Es bonito. "
"He creado un monstruo", Dinah murmuró en voz baja, mirando a la niña más pequeña que seguía hablando, sobre todo para sí misma.
"Lolo es como un ángel," Camila llevó las palmas de las manos contra el frío cristal de la ventanilla del coche. "Y ella es linda. Lolo es linda, divertida y amarillo. Lolo es muy amarillo".
"¿Amarillo?" Dinah habló.
"Sí, amarillo," Camila asintió con la cabeza, como si eso fuera suficiente para una explicación. "Y me gusta Lolo".
"Bueno c-" la niña polinesia gimió a medias cuando Camila siguió hablando sobre ella.
"Lolo es... como una flor," Camila asintió, orgullosa de sí misma por la referencia. "Ella huele bien. Como una flor. Y... y ella es bonita. Las flores también son bonitas".
Dinah asintió suavemente mientras se detuvieron en el estacionamiento del apartamento. "Odio romper tu burbuja, Chancho, pero estamos en casa."
"¡Lolo está en casa!" El rostro de Camila se iluminó y ella salió a gatas del coche. Dinah se mordió el labio al darse cuenta de la niña más pequeña ahora sostenía la caja de pizza al revés. Suspirando, ella siguió Camila a través de las dos puertas de cristal hacia el ascensor.
"Me encanta la pizza," Camila sonrió, sacudiendo la caja delante de Dinah mientras el ascensor hacía su camino hacia arriba. Dinah cedió y tomó la caja de sus manos, sosteniéndola ella con fuerza. A Camila no pareció importarle, ella se acercó y trazó patrones en la pared metálica del ascensor.
El ascensor sonó y las puertas se abrieron lentamente. Camila saltó por el pasillo, golpeando en cada puerta. Dinah maldijo, abriendo rápidamente su propio apartamento y tirando de la niña al interior antes de que los vecinos molestos respondieran sus puertas.
"¡Lolo! ¡Pizza!". Camila llamó, mirando alrededor del apartamento buscando a la chica de ojos verdes.
"¡Ya voy!" Lauren dijo, corriendo por las escaleras y pasando la mano por su largo cabello. Camila sonrió ampliamente cuando vio a Lauren, y caminó hacia ella.
"Lolo", tarareó, arrugando la nariz y riendo.
"¡La pizza no va a estar más caliente!" Dinah llamó desde la cocina. Lauren se rio cuando Camila corrió a la otra habitación, y ella la siguió de cerca. Ella levantó una ceja cuando vio cuan revuelta estaba la pizza. Justo cuando estaba a punto de preguntarle a Dinah lo que pasó, Camila se volvió hacia ella.
"Yo la cargué", dijo Camila con orgullo. Lauren asintió, su pregunta ya contestada.
Dinah se los entregó los platos y ellas le dieron las gracias, tomaron una rebanada y se dirigieron a la sala de estar. Normani se unió a ellas un par de minutos más tarde, y luego el tintineo familiar de llaves significaba que Ally estaba en casa.
"Dos de nuestros vecinos están en el pasillo discutiendo sobre un fantasma tocando puertas," Ally rio, cerrando la puerta detrás de ella. Dinah miró a Camila, que parecía completamente ajena.
"La pizza está en la cocina," Normani murmuró con un bocado de comida, por lo que Camila se rio salvajemente.
"¿Qué es tan gracioso?" Lauren bromeó, también con la boca llena de comida. Camila se volvió hacia ella y se rio aún más fuerte. "M" sólo trato de comer m' pizza". Lauren murmuró antes de tomar otro bocado. Camila se rio y se cubrió la cara con las manos.
Ally pronto se unió a ellas y Camila rogó ver un episodio de 'Friends', el que se había convertido rápidamente en su programa de televisión favorito.
"Soy Rachel, Rachel es yo" Normani rio, tirada en el sofá". Ella siempre piensa que está haciendo lo correcto y termina por arruinar las cosas aún más." Los otros compañeros se rieron, asintiendo.
"Creo que Dinah es Joey," Lauren habló, apuntando a la pantalla. Dinah jadeó en un shock falso.
"¿Por qué soy Joey?" Resopló, haciendo reír a Lauren.
"Porque él come mucho y siempre hace el ridículo de sí mismo frente al sexo opuesto," Lauren bromeó. Dinah la empujó juguetonamente. Camila miró desde su lugar en el suelo.
"Si yo soy Joey, entonces tú eres obviamente Chandler," Dinah refutó.
"Siempre haciendo chistes que nadie más entiende." Lauren se rio, levantando las manos como si se rindiera. "No voy a discutir con eso."
"Ally es totalmente Mónica," Normani habló. "Ella es la responsable, y también una completa maniática del orden". Todo el mundo se echó a reír, menos Ally, y todas ellas recibieron una mirada juguetona por parte de la muchacha.
"¿Qué hay de mí?" Camila se dio la vuelta y miró a sus amigas. A cambio, todas miraron a Lauren en respuesta. La chica de ojos verdes se mordió el labio.
"Eres como Phoebe," Lauren señaló la actriz rubia que acababa de aparecer en la pantalla. "Ella no vivió realmente con ellos al principio, pero ella se hizo su amiga de todos modos. Y es divertida, pero a veces la gente no entiende sus chistes. Pero eso está bien, porque ella es muy buena para hacer reír a la gente a pesar de eso. Y ella ve la belleza en todo, no tiene miedo de ser ella misma". Cuando terminó, ella recibió sonrisas de Dinah y Normani, y giro los ojos.
"Está bien", Camila tarareo alegremente, volviendo a la pantalla.
"Ten por seguro que eres el encantador, Jáuregui," Dinah bromeó. Lauren le lanzó una almohada a su compañera de piso y se levantó del sofá.
"Voy a tomar una ducha rápida," Lauren anunció, asegurándose de que sus compañeras la oyeran antes de deslizarse por la escalera de caracol. Ella tarareaba en voz baja para sí misma mientras entraba en la ducha, dejando que el agua caliente relajara sus músculos.
Quince minutos más tarde, Lauren se secó los ojos y extendió la mano detrás de la cortina de agarrar una toalla. Ella envolvió la toalla mullida alrededor de su cuerpo antes de salir de la ducha. Ella jadeó momentos después.
"Hola," Camila sonrió, sentada en el mostrador pateando las piernas hacia atrás y hacia adelante sin rumbo.
"Uh, hola," Lauren tartamudeó, sosteniendo la toalla apretada alrededor de sí misma. "¿Qué estás haciendo aquí?", Preguntó, inclinando la cabeza hacia un lado.
"Estaba esperándote", Camila sonrió. Lauren giró los ojos cuando vio a Dinah sonriendo desde la rendija de la puerta en el pasillo. Ella suspiró y agarró su cepillo para el cabello en el mostrador antes de entrar a su dormitorio. Como siempre, Camila la seguía de cerca. Lauren la detuvo en la puerta.
"¿Puedes esperar aquí? Tengo que cambiarme ", se mordió el labio. Camila asintió lentamente y se sentó en el medio del pasillo. Lauren levantó un dedo, indicando que ella esperara. Cogió una de sus sudaderas y un par de pantalones de pijama y se los arrojó a Camila. "Ve a cambiarte al baño."
Camila se llevó la sudadera con capucha a la cara y sonrió con entusiasmo. Le encantaba la ropa de Lauren. Asintiendo, ella entró de puntillas al cuarto de baño y cerró la puerta.
Lauren rápidamente se cambió con una sudadera con capucha y boxers. Momentos después, alguien llamó a su puerta. Camila no se molestó en esperar una respuesta, ella sólo sonrió y entró en la habitación.
"Hey," Lauren se rio, sentándose en el borde de la cama. Ella oyó su teléfono vibrar en la mesita de noche y lo agarró. Camila se sentó a su lado y abrazó una almohada contra su pecho.
[8:21 - Dinah] Se me olvidó decirte - Camila enloqueció en el coche cuando empezamos a hablar de que a ella... 'le gustas' (no me odies tenía que). Al parecer, alguien no quiere exactamente que le gusten las chicas.
[08:22 - Dinah] Pero sin duda le gustas, ojos de océano Wink
[08:22 - Dinah] Puede darme las gracias más tarde.
Lauren frunció las cejas y dejó su teléfono.
"Hey Camila, ¿podemos hablar?", Preguntó, pasando rápidamente de vuelta en la cama y acariciando el espacio al lado de ella. Camila se arrastró y se sentó con las piernas cruzadas, inclinando la cabeza hacia un lado.
"¿Tu tío nunca te hizo daño a causa de que alguien te gustara?" Lauren se mordió en silencio el labio, esperando no asustar a la niña más pequeña. Camila se miró las manos y respiró hondo antes de asentir. "¿Por qué?"
Camila se mordió el labio. "No me gustan los chicos", murmuró y miró a Lauren. "Los niños no son bonitos."
Lauren no podía dejar de reír en voz baja. "Tu tío tiene un alma fea, ¿lo sabías? Porque no hay nada de malo en que te gusten las niñas". Ella respiró hondo y pensó por un momento. No podía imaginar a alguien haciéndole daño por lo que a ella le gustaba. Si sus padres no hubieran sido un apoyo cuando salió, no tenía ni idea de dónde estaría.
"Cuando le dije a mi papá que me gustaba chicas, estaba confundido cuando me puse a llorar", Lauren comenzó, compartiendo una parte de su vida que no compartía con muchas personas. "Él me dijo que no había razón para llorar. Dijo que lo vio como que acababa de descubrir algo nuevo acerca de su hija. Eso no era diferente de que yo le hablara de una nueva banda que me gustaba, o mostrándole un nuevo proyecto que hice en clase de arte. Era una parte de quién era yo, y no había de que avergonzarse. Me dijo que no pensaba que era un gran problema, ya que no me define. Yo todavía era su hija, no importa a quién amara".
"¿Él es bueno?", Preguntó Camila, inclinando la cabeza hacia un lado. Lauren se rio y asintió con la cabeza.
"Sí, él es increíble."
"A ti..." La chica más pequeña miró las manos. "¿A ti te gustan...también las chicas?"
Lauren asintió una vez más. "Sip", se rio en voz baja, al darse cuenta de que Camila no tenía ni idea de que ella había sido la que sacó a Lauren. Eso era reconfortante, en cierto modo. Vio bostezar a la niña más pequeña. "¿Cansada?"
Camila miró vacilante, pero asintió con la cabeza de todos modos. Lauren se inclinó y apagó la luz, arrastrándose bajo las sábanas y palmeando la cama, lo que significaba para Camila que hiciera lo mismo. Una vez que la niña estaba acurrucada a su lado, Lauren bajo su cabeza.
"Buenas noches, Camz," susurró.
"Espera," Camila espetó. Lauren, confundida, levantó la cabeza y miró a la niña más pequeña. La única luz que tenían era la tenue luz de la Luna que entraba por la ventana. Camila parecía casi angelical.
"¿Qué?", Preguntó Lauren, mordiéndose el labio por la falta de espacio entre ellas.
"Me gustas, Lolo," susurró Camila. Antes de que Lauren pudiera responder, Camila se inclinó y le dio un beso rápido en los labios a la niña mayor. Sin decir una palabra, Camila puso su cabeza sobre la almohada y cerró los ojos. Lauren sintió una oleada de adrenalina en aumento, y rápidamente se llevó las manos a la boca para asegurarse de lo que acababa de suceder. Ella miró a Camila, que parecía completamente ajena. Sus mejillas se enrojecieron y poco a poco se tumbó de espaldas con la niña más pequeña. Camila simplemente la había besado.
Unos minutos de silencio pasaron y Lauren asumió que Camila se había quedado dormida. Ella, por otro lado, también fue a dormir. Incluso el beso, más pequeño de Camila dibujó los más intensos sentimientos de ella.
"Por favor, no te molestes," Camila se sentó rápidamente, incapaz de contenerse. Ella se mordió el labio y apartó la mirada de Lauren. La chica de ojos verdes se incorporó lentamente, inclinando la cabeza hacia un lado.
"No estoy molesta", Alzó una ceja. "¿Crees que estaría molesta contigo por besarme?" Camila asintió lentamente.
Lauren se rio y negó con la cabeza, extendiendo la mano y presionando sus dedos con los labios de Camila, imitando una acción que la niña más pequeña había hecho varias veces antes. "A mí también me gustas, Camz," dijo con una suave sonrisa. Y vio un destello de esperanza en los ojos de la niña.
"¿Promesa?", Preguntó Camila, tendiéndole meñique con impaciencia.
Lauren se rio y cerró sus dedos juntos, mirando de sus dedos entrelazados a sus labios y plantando un suave beso en donde se reunían sus manos.
"Promesa".
"Gracias," Camila sonrió ampliamente, arrastrándose y haciendo frente a Lauren en un abrazo. Sorprendida, Lauren se recostó en la cama, sin soltar a Camila. Las dos chicas se rieron.
"No, gracias Camila," susurró Lauren. Ella besó la frente de Camila, sintiendo el alivio sobre ella. No se había dado cuenta de lo que costaba sostener esos sentimientos tanto tiempo.
Ella se deslizó un poco para que pudiera tirar las mantas sobre ellas. Las pequeñas manos de Camila empezaron a peinar sin rumbo el cabello de Lauren, dándole escalofríos.
"Y la próxima vez, puedes despertarme cada vez que quieras besarme," Lauren sonrió. Camila levantó la cabeza y sus ojos se abrieron. "Dinah me dijo," explicó rápidamente la chica de ojos verdes.
"Lo siento," Camila negó rápidamente con la cabeza y trató de sentarse, pero Lauren apretó en la chica.
"Nunca te disculpes por besarme," susurró Lauren, frotando la espalda de Camila para calmarla. La niña más pequeña suspiró y apoyó la cabeza sobre el pecho de Lauren.
"¿Cantar?" Camila susurró esperanzada. Lauren suspiró y asintió.
"Sólo para ti", arrastró sus dedos de arriba a abajo en la columna vertebral de Camila.
Cuando era más joven,
Vi llorar a mi papá,
Y maldecí al viento.
Rompió su propio corazón,
Y yo miraba,
Mientras él trataba de volver a ensamblarlo.
Y mi mamá juró,
Que nunca dejaría que se le olvidara.
Y aquel fue el día que prometí,
Que nunca cantaría sobre el amor,
Si no existe, pero cariño,
Eres la única excepción.
Eres la única excepción.
Eres la única excepción.
Eres la única excepción.
Eres la única excepción
Eres la única excepción
Eres la única excepción
Eres la única excepción
Hizo una pausa por un momento, sintiendo la respiración lenta de Camila en su cuello. Lauren sonrió suavemente, besando la frente de la niña dormida y poniendo su cabeza en la almohada. Podría acostumbrarme a esto.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Dieciséis.

Mensaje por Admin el Vie Oct 07, 2016 4:40 am

Lauren se despertó a la mañana siguiente para encontrar a Camila aún dormida. Ella se rio en voz baja, al darse cuenta de que la niña más pequeña había bajado las mangas de la sudadera de Lauren para mantener sus manos calientes. Los acontecimientos de la noche anterior se reprodujeron en su cabeza como una escena de una película y no pudo evitar una sonrisa que se extendió por su cara.
"Camz," susurró ella, empujando a la niña más pequeña en voz baja. "Camz, tengo que levantarme," ella se rio, mirando el reloj y recordando que tenía clase esa mañana.
"Hmmm," la niña más pequeña se quejaba, abriendo un poco los ojos y sonriendo ampliamente en el momento en que vio a Lauren a su lado. "Hola", ella sonrió.
"Buenos días," Lauren se rio, deslizándose hacia fuera por debajo de la niña y sentándose.
"Hoy tengo clase", dijo Lauren, caminando hacia su armario y buscando a través de su ropa. "Lo que significa que te quedas en casa con Ally hasta que regrese, ¿de acuerdo?"
Camila asintió suavemente. Ella había ido mejorando en darse cuenta de que Lauren, de hecho, volvía a casa después de que salía por las mañanas. Sin embargo eso no significaba que a ella le gustara.
Lauren se metió en el baño y se puso un atuendo cómodo para la clase, usó una vieja camiseta porque sabía que estaría pintando ese día. Camila esperó pacientemente en la puerta y sonrió como una idiota cuando reapareció Lauren.
"Alguien está de buen humor," Lauren se rio. Camila se limitó a asentir.
"Sí, te besé," ella intervino, recordando a Lauren la noche anterior.
Las mejillas de Lauren se hicieron rojas. "Eso hiciste", se rio y se pasó una mano por el pelo. "Siempre puedes volver a hacerlo, ya sabes" ella levantó una ceja. El rostro de Camila se iluminó, como si ni siquiera hubiera considerado la idea.
"Está bien", ella asintió con la cabeza. Sin decir una palabra, Camila agarró la cara de Lauren suavemente y le plantó besos por toda la cara, finalmente besando sus labios una vez antes de dar un paso atrás y sonreír ampliamente. El rostro de Lauren ya era rojo sangre para cuando ella termino. "Tu turno", Camila sonrió.
"¿Mi turno?" Lauren sonrió. Camila se limitó a asentir, y Lauren tomo a Camila más cerca de ella. La niña más pequeña río con entusiasmo, lo que hizo un aleteo en el estómago de Lauren. Ella puso una mano en la nuca de Camila y cerró la brecha entre ellas, y por lo tanto poco a poco sus labios.
Este beso duró más tiempo que los que habían compartido antes, aunque sólo fue por unos segundos. Besar a Camila era diferente a cualquier otra persona que Lauren hubiera besado. La niña más pequeña era suave y gentil, e hizo que el corazón de Lauren saltara. Ellas se separaron y minutos después se vieron interrumpidas por el flash de una cámara.
"¿Qué...?" Lauren giró la cabeza, viendo a Ally mirando afuera de su puerta. "Oh, Dios mío," Las mejillas de Lauren se tornaron rojas y se cubrió el rostro. Camila se río.
"Normani y Dinah nunca van a creer esto," Ally sonrió, acercándose a ellas y metiendo su teléfono en el bolsillo. Camila aplaudió con entusiasmo. "Vamos Laur, es lindo," Ally se río y le dio un codazo a su compañera de cuarto. Lauren le quito las manos de su cara y frunció el ceño a la niña mayor, pero no pudo contener su sonrisa.
"Odio tener que interferir, pero vas a llegar tarde a clase si no mueves tu culo". Ally señaló el reloj y Lauren maldijo en voz baja. Las tres chicas bajaron las escaleras, y Camila entró en la cocina.
"Así que ustedes dos..." Ally sonrió una vez que ella y Lauren estaban solas. "¿Cómo sucedió?"
Lauren se encogió de hombros, agarrando su mochila del sofá. "Ella me dio un beso y sólo pasó", se mordió el labio para ocultar su sonrisa cuando Ally aplaudió felizmente. Justo en ese momento, Camila apareció de nuevo en la habitación y le entregó a Lauren un plátano.
"Desayuno", sonrió suavemente. Lauren se río, encontrando el pequeño gesto muy adorable.
"Gracias," Lauren se echó la mochila al hombro. "Vuelvo después de la hora de comer, ¿de acuerdo?" Camila asintió suavemente. Lauren se inclinó y le dio un beso en la mejilla a la chica joven. "Nos vemos pronto", ella sonrió suavemente, mientras se deslizaba por la puerta. Una vez que ella se había ido, Camila suspiró y se sentó en el sofá.
"Te gusta mucho, ¿eh?" Ally río. Camila la miró y asintió alegremente. "Me alegro", la niña mayor añadió, entrando en la cocina. "¿Tienes hambre?"
El par hizo el desayuno juntas y Camila iba a pasar al piso de arriba cuando ella notó algo fuera de lugar en la sala de estar, rápidamente encontró a Ally en la cocina y le tiró la manga.
"La pintura de Lolo", Camila señaló la sala de estar. Ally inclinó la cabeza pensando por un momento antes de darse cuenta de lo que Camila hablaba.
"Ella la necesita para su clase, ¿no es así?" Camila asintió. Ally agarró sus llaves en el mostrador y le indicó a Camila que fuera a tomar la pintura. "Entonces vamos a ir a hacerle una visita," ella sonrió. El rostro de Camila se iluminó y siguió a Ally fuera de la vivienda, con la pintura en la mano.

Mientras tanto, Lauren se sentó en clase, maldiciéndose por olvidar el proyecto requerido por segunda vez en dos semanas. Sabía que no iba a conseguirlo. Ella apoyó la cabeza sobre su escritorio mientras su profesor seguía hablando sobre la diferencia entre pinturas de aceite y las acrílicas. Ella casi se había quedado dormida cuando oyó que la clase se calló. Alzó la cabeza y miró a su alrededor para ver lo que había causado que su maestro dejara de hablar.
"Uh, hola, yo sólo necesito dejarle esto a Lauren." Lauren miró a la puerta cuando oyó la voz de Ally. Ella suspiro de alivio cuando vio a la niña pequeña sosteniendo su pintura, en silencio dándole las gracias.
"La puedes dejar en el fondo de la clase por allá", su profesor señaló detrás de él. Ally asintió y se apresuró a colocar el cuadro en la parte posterior del salón de clases. Lauren la miró a los ojos y pronunció un 'gracias', Ally sonrió y le dio un pulgar hacia arriba.
"¿Lolo?" Las cabezas de todos se volvieron hacia la puerta, incluyendo la de Lauren. Camila la reconoció y saludó efusivamente. La pequeña niña miró a Ally antes de deslizarse en el interior del aula y correr hacia Lauren. El corazón de la chica mayor se aceleró y sintió los ojos de todos en ella.
"Hola," Camila sonrió, corriendo hacia la mesa donde Lauren estaba sentada y sonrió ampliamente. Lauren se mordió el labio para ocultar su sonrisa ante el entusiasmo de Camila.
"Hey", dijo Lauren suavemente. Ally se dio la vuelta y vio a Camila, maldiciéndose por no haber hecho esperar a la chica en el coche.
"Camila, vamos," dijo Ally entre dientes, haciendo un gesto rápido a Camila para dejar de interrumpir la clase.
"Ve," Lauren se río y asintió con la cabeza hacia Ally. Camila puso mala cara, pero asintió con la cabeza lentamente.
"Adiós Lolo", murmuró, dando la vuelta para irse, pero haciendo una pausa por un momento. Camila se dio la vuelta, tomó las mejillas de Lauren, y le dio un rápido beso en los labios. El rostro de Lauren se puso rojo brillante y oyó a Camila riendo mientras corría de nuevo hacia Ally, que acababa de disculparse con el profesor.
Ambas chicas estaban pronto fuera de su vista y Lauren escucho los susurros de sus compañeros de clase.
Lauren se mordió el interior de su mejilla en un intento de ocultar una sonrisa en su rostro. Ella miró su cuaderno de dibujo cuando su profesor comenzó su conferencia una vez más, pero la única cosa en que podía concentrarse era en el sabor de Camila en sus labios.
Finalmente, después de lo que pareció una eternidad, la clase terminó. Lauren trató de escapar por la puerta primero, pero su profesor le indicó que se acercara a su mesa. Mordiendo su labio, Lauren se preparó para lo peor. Con el tiempo, todos sus demás compañeros de clase estaban fuera de la habitación y ella era la única que quedaba.
"Eres a una caja de sorpresas, ¿verdad Lauren?" Su maestro se río y puso su pintura sobre la mesa frente a él, estudiándola de cerca. "Has ido con un medio diferente, por primera vez, y tengo que decir que estoy impresionado."
"Wow... Yo, eh, gracias," Lauren se río en voz baja para sí misma, halagada por el cumplido.
"Sin embargo no puedo decir que ya no estoy más sorprendido," el señor Robertson sacó sus bocetos de la semana pasada y los colocó junto a su pintura.
"Después de ver tu interacción con la visitante de hoy." Lauren se mordió el labio, preguntándose si estaba en problemas. "Parece que te has encontrado una musa, señorita Jáuregui," se río y asintió con la obra de arte en la mesa.
"¿Una qué?", Preguntó Lauren, inclinando la cabeza hacia un lado.
"Una musa", él apuntó a la silueta de la chica en la pintura. "Alguien que utilizas como fuente de inspiración para tu arte. Ella parece familiar, ¿no? ", Preguntó, asintiendo para que Lauren mirara donde él señalaba. Las mejillas de Lauren se sonrojaron.
"Yo... yo..."
"Pablo Picasso tuvo muchas musas, de sus muchos intereses románticos", continuó, ignorando el creciente nerviosismo de su alumna. "Manet encontró a su musa en una extraña en la calle, y tiene más de ocho pinturas de ella."
"No quise que ella lo interrumpie-"
"¿Ella te hace feliz?"
Lauren tragó saliva. "Sí," dijo ella en voz baja.
"Entonces todo está perdonado", su profesor sonrió y se colocó sus bocetos de nuevo en la carpeta. "No digo esto a menudo, Lauren, pero tienes potencial. Sólo necesitas a alguien para que venga a ti".
Lauren miró hacia el suelo para tratar de ocultar su sonrisa. Camila parecía estar ayudando a ella en todos los aspectos de su vida. "Gracias", dijo en voz baja, volviendo a mirar arriba y se pasándose una mano por el pelo.
"Ya puedes irte", asintió con la cabeza hacia la puerta. "Sigue con el buen trabajo."
"Gracias, una vez más, gracias," Lauren ajustó su mochila en el hombro y miró el reloj, dándose cuenta de que tenía que estar en su próxima clase pronto. Ella salió del salón sin decir una palabra y rápidamente se apresuró a su clase de Historia del Arte.
El tiempo se prolongó y, finalmente, Lauren se encontró lanzando su mochila al asiento trasero de su coche y regresando al apartamento. Cuando estaba a la mitad del camino, hizo una decisión apresurada y rápidamente se puso por un camino diferente. Diez minutos más tarde, terminó en el centro comercial y fue al interior justo en el momento que empezó a llover.
Unos veinte minutos más tarde, ella corrió de nuevo a su coche con unas cuantas bolsas de compra en sus manos. Estaba lloviendo a cántaros, y cuando ella se retiró de la zona de aparcamiento, un fuerte trueno la sobresaltó. Segundos después, un rayo cruzó el cielo.
Le tomó Lauren un poco más de lo habitual para llegar a casa debido a la tormenta. Finalmente, aparco en el estacionamiento del apartamento y se puso la capucha sobre su cabeza para tratar de protegerse de la lluvia. Sin embargo no ayudó mucho, porque estaba lloviendo tan fuerte que estaba empapada en el momento en que se metió al interior del ascensor.
Oyó un trueno retumbante en la distancia mientras caminaba por el pasillo de su apartamento. Inmediatamente después, oyó a alguien gritar, alguien que sonaba exactamente como Camila. Rápidamente corrió hacia la puerta y buscó sus llaves. Cuando ella finalmente abrió la puerta, ella entro y escaneó el apartamento.
"Lauren, gracias a Dios," Ally suspiro de alivio. Lauren se volvió para mirar en la esquina del apartamento, sintiendo caer su corazón cuando vio a Camila acurrucada en la esquina con su cabeza entre las rodillas. "Ella comenzó a enloquecer cuando la tormenta comenzó," Ally explicó, levantándose de donde había estado sentada junto a Camila.
Lauren asintió, dejando caer su mochila en el suelo y corriendo hacia Camila.
"Camz, Camz soy yo", dijo en voz baja mientras se arrodillaba junto a la chica que temblaba. Camila levantó la cabeza lentamente.
"¿Lolo?", Murmuró, alcanzando y colocando una mano en la mejilla de la chica, como si ella se estuviera asegurando de que fuera real. Lauren se dio cuenta de lo asustada que estaba la niña más pequeña por la forma en que ella estaba temblando, y le rompió el corazón.
"Sí, estoy aquí", susurró Lauren, pasando rápidamente junto a Camila y tirando de ella en sus brazos. "¿No te gustan las tormentas?", Preguntó con cuidado, mordiéndose el labio. Camila asintió lentamente y no dudó de enterrar la cabeza en el cuello de Lauren.
"Ni a mí, pero te tengo, estamos a salvo aquí, ¿de acuerdo?" dijo Lauren frotando pequeños círculos en la espalda de Camila, tratando de calmarla. "Te lo prometo, nada te va a hacer daño", susurró ella, apoyando su barbilla en la cabeza de la niña más pequeña y viendo la lluvia caer afuera.
Otro trueno envió las manos de Camila a sujetarse de la camisa de Lauren, aferrándose a ella para salvar su vida. Ally envió a Lauren una mirada comprensiva, que Lauren devolvió. Ella suspiró y siguió haciendo círculos en la espalda de Camila.
"¿Quieres que cante?", Preguntó Lauren, mordiéndose los labios y mirando a Camila. La pequeña niña no la miro, pero ella asintió con la cabeza metida en el hombro de Lauren. "Sólo por ti", Lauren suspiró.
Si vas a ser mi estrella
Voy a ser tu cielo
Puedes ocultarte debajo de mí y salir por la noche
Cuando todo se vuelva oscuro
Y muestres tu luz
Vivo para dejarte brillar
Vivo para dejarte brillar
Pero tú te puedes disparar lejos de mí
Y nunca volver si encuentras otra galaxia
Lejos de aquí con más espacio para volar
Sólo déjame tu polvo de estrellas para recordarte
Si quieres ser mi barco
Voy seré tu mar
Una profundidad de azul puro sólo para probar curiosidad
Flujo y reflujo
Y empujados por una brisa
Vivo para hacerte libre
Vivo para hacerte libre
Pero puedes navegar hacia el oeste si lo deseas
Y más allá del horizonte, hasta que no pueda verte
Lejos de aquí
Donde las playas son anchas
Sólo déjame tu estela para recordarte
Si vas a ser mi estrella
Voy a ser tu cielo
Puedes ocultarte debajo de mí y salir por la noche
Cuando todo se vuelva oscuro
Y muestres tu luz
Vivo para dejarte brillar
Vivo para dejarte brillar
Pero tú te puedes disparar lejos de mí
Y nunca volver si encuentras otra galaxia
Lejos de aquí con más espacio para volar
Sólo déjame tu polvo de estrellas para recordarte.
Lauren terminó de cantar y respiró hondo. Ally se había escabullido arriba para dar a las niñas un poco de intimidad. Camila miró lentamente arriba justo cuando otro trueno las sobresaltó a ambas. La niña más pequeña de inmediato escondió la cara una vez más.
"Más," Camila murmuró en la sudadera de Lauren. La niña mayor suspiró suavemente y comenzó a cantar de nuevo.
Una hora, y un montón de canciones después, Camila se quedó dormida en los brazos de Lauren al igual que la tormenta se estaba parando. Ally bajó unos minutos más tarde y se río emocionada al ver a las dos niñas. Lauren miró juguetonamente antes de que lentamente se pusiera de pie, manteniendo a Camila en sus brazos y caminando hacia el sofá. Ally puso un episodio de Friends, a la serie que todas se habían vuelto adictas a gracias a Camila. A mitad de su segundo episodio, la puerta se abrió para revelar a Dinah y Normani.
"¿Cómo están mis pequeños tortolitos?" Dinah arrulló, acercándose a Lauren con una amplia sonrisa en su rostro. Lauren rodó los ojos y asintió con la cabeza a la niña durmiendo en su regazo, mirando a Dinah significando que no la despertara.
"Ella tenía miedo de la tormenta y Lauren le cantó todo el tiempo hasta que se quedó dormida," Ally se desplomo en su lugar en el sofá, haciendo que Normani y Dinah aplaudieran alegremente. Lauren sintió que sus mejillas se ponían rojas y ella rápidamente miró hacia abajo.
"Ustedes son adorables," Ally río. Las otras dos compañeras asintieron con la cabeza.
"Compramos cosas para la cena," Normani añadió, sosteniendo una bolsa de compras. "Nos tenemos que duchar porque nos partimos el culo en la clase de hip hop, después podemos comer y ver una película o algo para poner en marcha el fin de semana". Dinah golpeó el puño de la otra chica en acuerdo.
"Bueno, entonces date prisa porque sabes que cuando Mila despierta ella va a estar muriendo de hambre," Ally hizo señas hacia Lauren, quien asintió con la cabeza. Todas se habían hecho rápidamente conscientes del apetito interminable de Camila.
Normani y Dinah desaparecieron en piso de arriba, y después de otro episodio de Friends, las cinco compañeras se dirigieron a la cocina donde Dinah había extendido todos los ingredientes que había comprado para hacer sándwiches.
"¡Lolo, mira!" Camila sonrió, levantando su sándwich. Lauren volteo y se echó a reír.
"Camila, sólo pusiste plátanos allí" Dinah río desde el otro lado del mostrador.
Camila inclinó la cabeza hacia un lado, sin saber cuál era el problema. Lauren se río, dándose la vuelta y agarrando un tarro de mantequilla de maní de la despensa y desenroscando la tapa.
"Vamos a añadir algo más que plátanos," Lauren tomó la tapa superior del pan del sándwich de Camila y le extendió una capa fina de mantequilla de maní antes de colocarlo de nuevo en su sándwich. "Así, pruébalo, te gustará", ella se río.
Camila miró el sándwich en sus manos por unos momentos, estudiándolo antes de tomar un bocado. Ella inmediatamente sonrió ampliamente y puso su puño en dirección a Lauren. La chica de ojos verdes se río y golpeó su puño, lo que hizo Camila riera feliz con la boca llena de comida.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Diecisiete.

Mensaje por Admin el Vie Oct 07, 2016 4:40 am

Las cinco chicas se sentaron en la alfombra de la sala de estar, tomaron la decisión de hablar en lugar de ver la televisión durante la cena. Lauren recordó algo y se levantó, corrió hacia la puerta y se sentó de nuevo con una pequeña sonrisa en su rostro dejando la bolsa en el suelo delante de Camila.
"Te tengo algo", Lauren sonrió suavemente.
Dinah, Ally y Normani todas colectivamente suspiraron un 'awwww'.
"¿Para mí?", Preguntó Camila, una pequeña sonrisa apareció en su rostro. Lauren asintió y Camila aplaudió con entusiasmo. "¿Abrirlo?"
"Vamos," Lauren hizo un gesto a la bolsa. Camila se rio y tiró la bolsa en su regazo, para ver en el interior y poder sacar la sudadera con capucha de color amarillo brillante que Lauren le había comprado.
"Amarillo" Camila chilló. Ella inmediatamente abrazó la sudadera contra su pecho y sonrió ampliamente. "Gracias, de nada", se arrastró y fue hacia Lauren dándole un abrazo aplastante.
Lauren se rio, casi cayendo hacia atrás cuando Camila envolvió sus brazos alrededor de ella. "De nada", se rio. Camila se apartó y miró la sudadera con capucha, riendo animadamente antes de inclinarse, y tomar la cara de Lauren, para plantarle un beso en los labios. Esto valió varios gritos y alaridos de sus tres amigas.
"Maldita sea," Dinah levantó las cejas a Lauren cuando Camila se apartó. Las mejillas de Lauren se tornaron a un rojo brillante cuando vio que todas la miraban.
Camila se levantó con la sudadera con capucha en sus manos, quitándose su camisa sin vergüenza y cambiándosela por la sudadera de color amarillo brillante.
"Así que... ¿qué son?", Preguntó Normani, volviéndose a Lauren mientras Camila se cambiaba. Lauren se mordió el labio, sin saber cómo responder a la pregunta. Antes de que pudiera decir algo, Camila se le adelantó.
"Mia", Camila asintió una vez.
Todas las otras chicas miraron con cara de confusión. Camila tiró la sudadera sobre su cabeza y se dirigió de nuevo hacia Lauren, sentándose en su regazo contenta.
"Mia", repitió Camila, envolviendo sus brazos alrededor del cuello de Lauren y sonriendo ampliamente. "Mi Lolo".
El corazón de Lauren revoloteó y en silencio envolvió sus brazos alrededor de Camila para mantenerla en su regazo. "La has oído," Lauren asintió hacia sus compañeras.
"Ella es mi Camz." Camila se rio con entusiasmo y escondió su cabeza en el hueco del cuello de Lauren.
Dinah y Normani hicieron ruidos de asco mientras Ally sonrió ampliamente, sacando su teléfono para tomar una foto de los dos.
"Son demasiado lindas, voy a vomitar", Normani gimió, enviando una mirada juguetona a Lauren. Las tres compañeras no estaban acostumbradas a que Lauren fuera cariñosa con nadie. Fue un gran cambio, pero que ellas lo consideraban monumental para la chica.
"Cállate," Lauren murmuró, tratando, pero no logrando ocultar su sonrisa. Dinah se paró para tirar su basura. Camila lo tomó como una señal de que la cena había terminado, y ella agarró el control remoto del sofá.
"¿De verdad vamos a ver Friends otra vez?" Lauren se rio, levantando una ceja a la chica en su regazo. Camila asintió con entusiasmo y puso otro episodio, centrando sus ojos fijamente en la pantalla. Cuatro episodios de Friends y una bolsa de palomitas más tarde, las cinco chicas estaban agotadas. Lauren y Camila eran las únicas que todavía estaban despiertas.
Camila bostezó, girando para ver a Lauren sonriendo somnolientamente. La chica de ojos verdes no pudo evitar inclinarse y besar la frente de la niña más pequeña.
"¿Estas lista para ir a la cama?" Lauren dijo en voz baja, para no despertar a sus otras compañeras. Camila asintió y salto del regazo de la mayor, arrastrando los pies hacia las escaleras. Mientras Lauren la seguía de cerca.
En el momento en que la puerta de la habitación estaba cerrada, Camila puso sus manos sobre los hombros de Lauren y se puso de puntillas, capturando los labios de la chica mayor en el camino. Lauren se sorprendió, pero rápidamente lo siguió.
"Eres buena en eso", susurró cuando el beso se rompió. Camila se rio y saltó sobre la cama, cayendo de espaldas y mirando hacia el techo. Lauren se cambió a una gran camiseta y pantalones cortos para dormir y se unió a Camila en la cama.
Piernas entrelazadas, corazones latiendo, pechos subiendo y bajando; ambas durmieron casi al instante en los brazos de la otra. Un grito atravesó el silencio, sacando a Lauren de sus sueños. La chica de ojos verdes se sentó rápidamente, escaneando la habitación tratando de averiguar lo que estaba pasando. Rápidamente se dio cuenta de la figura que estaba temblando junto a ella.
"Camz," susurró Lauren, sacudiendo el hombro de Camila para tratar de despertarla. No sirvió de nada. Sin saber qué más hacer, la chica de ojos verdes atrajo el cuerpo dormido. Tan pronto como lo hizo, la niña más pequeña comenzó a sacudirse violentamente, golpeando con sus puños el pecho de Lauren.
"Hey, hey, shhh", dijo Lauren suavemente, abrazando a Camila contra su pecho y haciendo caso omiso de los golpes que estaba recibiendo. Momentos después, un grito salió de la boca de la chica joven y su cuerpo quedó inmóvil.
Al darse cuenta de dónde estaba, Camila se echó a llorar y hundió la cabeza en el cuello de Lauren.
"Por favor..." la pequeña voz quebrada de Camila. "Por favor", ella negó y se aferró al material de la camisa de Lauren.
"Te tengo, Camz," susurró Lauren, acariciándole el cabello. "Voy a mantenerte a salvo."
"¿Promesa?" Camila miró a Lauren, que extendió la mano y le secó los ojos con la yema de sus pulgares antes de unir sus meñiques juntos.
"Promesa".
Camila suspiró profundamente y apoyó la cabeza en el hombro de Lauren. La niña mayor se estremeció ante la sensación del aliento cálido de Camila contra su cuello, dejándole la piel de gallina.
"¿Cantas?" Susurró Camila, mirando a Lauren con un rayo de esperanza en sus ojos.
"I remember tears streaming down your face when I said "I'll never let you go"
(Recuerdo las lágrimas cayendo por tu rostro cuando te dije que nunca que te
soltaría.)
When all those shadows almost killed your light
(Cuando todas las sombras casi matan tu luz)
I remember you said "don't leave me here alone"
(recuerdo que dijiste "no me dejes aquí solo")
But all that's dead and gone and passed tonight
(Pero todo eso está muerto, está ido, es pasado)
Just close your eyes, the sun is going down
(Esta noche solo cierra tus ojos. El sol está cayendo,)
You'll be alright, no one can hurt you now
(estarás bien, nadie te herirá ahora.)
Come morning light, you and I'll be safe and sound.
(Ven, luz de la mañana, tú y yo estaremos sanos y salvos.)
Don't you dare look out your window, darling everything's on fire
(No te atrevas a mirar por tu ventana, cielo. Todo está en llamas.)
The war outside our door keeps raging on
(La guerra sigue atroz, tras nuestra puerta.)
Hold onto this lullaby even when the music's gone, gone
(Espera en esta canción de cuna; Incluso cuando la música se haya ido.)
Just close your eyes, the sun is going down
(Solo cierra tus ojos, el sol está cayendo.)
You'll be alright, no one can hurt you now
(Estarás bien, nadie puede herirte ahora.)
Come morning light, you and I'll be safe and sound
(La luz de la mañana, tú y yo estaremos sanos y salvos.)
Just close your eyes, you'll be alright
(Solo cierra tus ojos, estarás bien.)
Come morning light, you and I'll be safe and s-,"
(Ven, luz de la mañana, tú y yo estaremos sanos y s-)
Lauren se detuvo cuando oyó un pequeño ruido abajo. Camila levantó la cabeza, preguntándose por qué la niña mayor de repente había parado.
"Lolo?", Susurró.
"Shh," Lauren levantó la mano para indicar a la chica que se callara. Unos momentos más tarde, se produjo un fuerte golpe en la puerta principal. Lauren levantó una ceja en confusión. ¿Quién podría estar en buscándolas a las 2 am?
Hubo un ruido de quejidos en la habitación de al lado y Lauren oyó los pasos pesados de Dinah saliendo de la habitación.
"Sí, Dinah, tú no tienes por qué abrir la puerta," la polinesia murmuró malhumorada. Lauren la oyó bajar por las escaleras y miró a Camila interrogante.
"¿Quién es?", Preguntó Camila, deslizándose de la cama y caminando hacia la puerta del dormitorio de Lauren. Lauren corrió rápidamente atrás de ella agarrándole la mano, tirando hacia atrás y presionando su oreja a la puerta para tratar de espiar lo que estaba pasando.
"Escucha, no sé quién eres, pero son las 2 de la puta m-," La voz de Dinah lentamente se desvaneció cuando Lauren oyó que la puerta se abría. "¿Uh, hola?" Dinah adoptó repentinamente un tono más amable, pero aún incriminatorio.
"¿Esta Karla Cabello en casa?" dijo casi susurrando la voz. Lauren se tensó. Un millón de peores escenarios corrían por su mente.
"Yo... no conozco a Karla," Dinah respondió rápidamente.
"Yo", susurro Camila, tirando de la manga de Lauren. "Soy yo."
"Lo sé, shh," Lauren le advirtió, jalando a Camila más cerca de ella y presionando su oreja contra la puerta, ahuecando la mano para tratar de escuchar con más claridad.
"¡Oye, no puedes hacer eso!" La voz de Dinah se hizo más fuerte y Lauren oyó múltiples pasos fuertes que entraban en el apartamento. "¿Qué demonios estás haciendo ?!"
"Tenemos una orden de registro, señora", una de las voces respondió. El corazón de Lauren comenzó a latir rápidamente en su pecho y se volvió a Camila, colocando sus manos sobre los hombros de la niña más pequeña y mirándola fijamente a los ojos.
"Camila, necesito que te quedes aquí, ¿de acuerdo? Volveré. No dejes la habitación. ¿Me entendiste? ", Le dijo con firmeza, tratando de subrayar la importancia de sus palabras. Camila asintió lentamente, con preocupación en sus ojos.
Lauren le dio un beso rápido en la frente de Camila antes de que silenciosamente saliera de la habitación. Corrió escaleras abajo, casi se quedó sin aliento cuando vio a los tres hombres de uniforme prácticamente tirando cada rincón del apartamento.
Dinah y Lauren hicieron contacto visual y los ojos de Dinah se agrandaron. Lauren miró rápidamente alrededor del apartamento, viendo que uno de los oficiales hurgaba dentro de su mochila.
"¡Hey!", Gritó ella, corriendo hacia él arrebatándole la mochila. "¿Qué demonios estás haciendo?!"
"Señora, voy a tener que pedirle que se aleje", otro de los agentes puso una mano en su hombro. Lauren giró la cabeza y empujó el brazo de encima.
"No pongas una mano sobre mí", dijo entre dientes, agarrando su mochila contra su pecho. "¿Qué están haciendo aquí?"
"Por casualidad usted sabe dónde Karla Cabello esta, ¿o sí?"
Dinah sacudió la cabeza furiosamente desde detrás del oficial, y Lauren hizo lo mismo. El oficial que había estado buscando su mochila apareció a su lado y trató de tomar la mochila de sus brazos.
"¡No me toques!" Gritó Lauren, tirando de su mochila y mirando a Dinah pidiendo ayuda.
"¿Lolo?!" la voz llena de pánico de Camila sonó desde arriba. Dinah y Lauren maldecían en voz baja.
"¡Vuelve a la cama!" Lauren dijo, tratando de actuar casual.
"Lolo?" La voz de Camila volvió a aparecer en la parte superior de las escaleras. En ese momento, los tres oficiales ya se dirigían piso arriba, Lauren entro en pánico.
"¡Alto!" Lauren echó la mochila al suelo y corrió hacia ellos, parada frente a la escalera y bloqueándolos de ir más lejos. "Son las 3 de la mañana, ¿qué creen que están haciendo aquí?"
Lauren maldijo internamente cuando escucho los pasos suaves bajando las escaleras.
"Lolo?" Camila susurró justo detrás de Lauren.
"Es ella, es Karla," uno de los policías señalaron a Camila y de repente Lauren se hizo a un lado, a punto de caer al suelo. Ella se agarró a la pared para recuperar el equilibrio justo cuando Camila empezó a gritar.
"Déjenla," Lauren gruñó, mirando como los oficiales aparecieron en la escalera, sujetando a Camila con firmeza por los hombros. La chica más pequeña se sacudía y gruñía, luchando por escapar de su agarre.
"Karla Cabello," uno de los agentes sacó un par de esposas de su bolsillo y se las pasó al hombre que sostenía a Camila. "Está bajo arresto por el delito de asesinato en segundo grado."
El corazón de Lauren dio un vuelco en su pecho mientras Dinah corría hacia la chica de ojos verdes para sostenerla en posición vertical.
"¿Asesinato?" Dinah habló por Lauren, que todavía no podía encontrar sus palabras. "Usted tiene a la persona equivocada, Camila no lastimaría ni a una p-"
Fue interrumpida por un grito muy fuerte de Camila cuado las esposas se cerraron alrededor de sus muñecas. La chica más pequeña negaba con la cabeza, tratando desesperadamente de sacar las manos fuera de su alcance.
"¡Lolo!", Exclamó Camila, mirando directamente a Lauren, sus ojos suplicando por ayuda. Lauren regreso de nuevo a la realidad y coloco una mano en la pared para no caerse.
"¡No pueden hacer eso!", Gritó Lauren, señalando a las esposas alrededor de las muñecas de Camila. Los oficiales ignoraron los gritos de Camila y la empujaron hacia la puerta, prácticamente arrastrándola por el cuello.
"Lolo" Camila volvió a llorar. Las manos de Lauren comenzaron a temblar.
"¿Qué estás haciendo?!", gritó Lauren al tercer oficial que estaba de pie frente a ellas. "¡No se la pueden llevar así!"
El hombre suspiro y sacó una tarjeta de su bolsillo, entregándosela a Dinah porque sabía que Lauren no la tomaría.
"Sólo estoy haciendo mi trabajo, señoras. Llame al número que aparece en la tarjeta mañana y usted pueden saber información sobre su amiga. Por ahora, no hay nada que podamos hacer".
Las rodillas de Lauren se sintieron débiles y Dinah rápidamente la agarro para mantenerla en posición vertical.
"Salgan de nuestro apartamento," Dinah gruñó, mirando el oficial directamente a los ojos. Momentos más tarde, la puerta del apartamento se cerró de golpe y Lauren cayó de rodillas en el suelo llorando. Los gritos de Camila aún se podían escuchar por el pasillo y cada uno de ellos se hundieron como una daga en el pecho de Lauren.
Los otros dos conjuntos de pisadas llegaron por las escaleras.
"¿Qué demonios está pasando?", Preguntó con preocupación Normani, agachándose de rodillas en el suelo, junto a Lauren y tratando de consolar a la chica angustiada. "¿Dónde está Camila?"
La pregunta de Normani solamente envió a Lauren en otra ronda de histeria, haciendo que la chica golpeara con su puño contra la pared y violentamente sollozara en sus manos. Ally quedó helada al final de la escalera, asimilándolo todo.
"No lo sé", Dinah respiraba, deslizándose por la pared mientras se sentaba junto a Lauren. "Vinieron en busca de Camila - tres oficiales - y me dijeron... la esposaron... y dijo algo acerca de un asesinato."
"¿Asesinato?" Ally se quedó sin aliento, finalmente uniéndose al grupo que rodeaba a Lauren en el suelo. "¡Camila no le haría daño ni a una mosca!"
"Eso es lo que dije..." Dinah dijo en voz baja, moviendo la cabeza con incredulidad y tratando de contener sus propias lágrimas. Las cuatro amigas, no sólo Lauren, tenían un acercamiento excepcional con Camila en el tiempo que habían pasado juntas.
"Ellos simplemente no pueden... no pueden... es Camila!" Lauren gritó, levantando la cabeza recostándose en la pared junto a Dinah, dejándose hundir y acurrucándose en una bola, apoyando la cabeza en las rodillas.
"Es.... es Camila... ".
"Todo lo que podemos hacer es llamar por la mañana y ver lo que dicen," Dinah suspiró, tratando todo lo posible para ser la voz de la razón. "Al diablo con la policía... no van a llegar muy lejos."
"Asesinato..." Ally susurró en voz baja, todavía tratando de entender por sí misma. "Tú crees-,"
"¡Camila nunca haría eso!" Lauren dijo bruscamente, levantando la cabeza. Tenía los ojos inyectados en sangre y el maquillaje corría por su rostro. Ella se llevó las manos, agarrando puñados de pelo y dejando escapar un ruido de frustración. "Ella no lo haría..." susurró Lauren, dejando caer la cabeza entre las manos.
Todas las chicas quedaron en silencio después del súbito arrebato de Lauren. Normani frotó en círculos la espalda de Lauren para tratar de calmarla. Dinah y Ally intercambiaron miradas, no tenían palabras. Ninguna de ellos sabía qué hacer. Los pensamientos de Lauren corrían. Camila la había necesitado. Ella había prometido proteger a Camila y ella había fallado. La chica había estado gritando su nombre, y ella no había sido capaz de hacer nada al respecto.
"Oh, Dios mío...." Susurró Lauren, levantando la cabeza y mirando fijamente delante de ella. "Tal vez... ¡oh Dios mío!", ella negó con la cabeza y sintió que su respiración aumentaba.
"¿Qué?" Normani miró a la chica angustiada. Lauren respiró hondo, tratando de contener sus sollozos lo mejor que pudo.
"Los moratones, su... su tío... él..." Lauren llevó las manos a su boca mientras ella lentamente conectando los puntos. "Tengo que ir a Miami", dijo ella, poniéndose de pie y recogiendo las cosas regadas de su mochila del suelo. Sus otras tres compañeras se miraron, confundidas ante la repentina explosión de Lauren. Normani rápidamente se levantó, después de ella y poniendo una mano sobre el hombro de la chica de ojos verdes.
"¿Miami?" La chica de piel oscura pregunto cautelosamente.
Lauren asintió, agarrando su billetera y frenéticamente contando su dinero.
"Necesito... mierda... setenta y cinco... ochenta," ella maldijo en voz baja y volvió a contar los billetes. "Ellos no saben... sobre Camila. Necesitan saber... necesito... necesito saber, "Lauren tartamudeó, curvando su labio en la concentración. "Esto no es suficiente", resopló, apretando su agarre en los billetes arrugados en su mano. Ella se puso de rodillas, buscando a través de su bolsa desesperadamente. Dinah intercambió miradas con sus dos compañeras antes de dar un paso adelante y metiendo la mano en su bolsillo trasero. Ella sacó una colección de billetes y los desarrugo antes de entregar a Lauren todo lo que tenía.
"¿Qué...?" Lauren se puso de pie, mirando los billetes en la mano. Normani y Ally tanto hicieron lo mismo, añadiendo dinero en la mano de Lauren.
"Ve," susurró Dinah, tirando a Lauren en un abrazo antes de que la niña pudiera ver las lágrimas que se formaban en sus ojos. "Te llamaré tan pronto como encontramos algo." Ally y Normani asintieron con la cabeza.
"Ustedes..." La voz de Lauren se quebró y ella rápidamente se secó los ojos con la manga de su sudadera. "Muchas gracias", ella sacudió su cabeza y abrazó a sus otras dos amigas antes de dejar el dinero en su billetera. "Se los debo."
"No nos debes nada," Normani habló. "Vamos a resolver esto, ¿de acuerdo? Es de Camila de quien estamos hablando. Encontraremos una manera".
"Eso espero," susurró Lauren, mordiéndose el labio y mirando alrededor de la habitación, vacilante.
"Pon tu culo en un avión, Jauregui," Dinah rio tristemente, empujando el hombro de su amiga. Lauren tragó saliva, asintiendo con la cabeza y agarrando su mochila.
"Si no contesto mi teléfono, me llaman hasta que lo haga," Lauren asintió, lanzando su mochila sobre su hombro en dirección a la puerta. "Las amo chicas, ¿de acuerdo? Gracias... "
Todas las otras chicas asintieron. Dinah se volvió para ocultar sus lágrimas y Lauren decidió no decirle nada, sólo por esta vez. Se deslizó por la puerta del apartamento sin decir nada más.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Dieciocho.

Mensaje por Admin el Vie Oct 07, 2016 4:41 am

Lauren se cruzó de brazos, dando golpecitos con el pie con impaciencia mientras esperaba por el reclamo de equipaje. Su avión acababa de aterrizar. Estaba exhausta. No, ella estaba más que agotada. Sin embargo ella no había sido capaz de conseguir un momento de sueño. Su mente estaba demasiado preocupada con pensamientos de Camila. Asesinato en segundo grado.
En un primer momento, Lauren había pensado que la idea era completamente ridícula. Pero ella sabía que tenía que hacer esto. Había demasiadas preguntas sin respuesta y tal vez tomando un viaje de regreso al pasado de Camila ella podía entender lo que estaba pasando.
Eventualmente, consiguió su mochila, lanzándola por encima del hombro y corriendo por las grandes puertas de cristal. Fue entonces cuando se dio cuenta que no tenía ni idea de a dónde diablos iba. Aun así, Lauren estaba ignorando sus sentimientos acerca de toda la situación. Ella tenía una pista. Tenía que averiguar qué le había pasado a Camila. Necesitaba respuestas a esas preguntas.
Ella paró un taxi, deslizándose en el asiento de atrás y dándole al conductor la dirección de su antigua casa. Si no recordaba mal, Camila solamente había vivido unas cuantas calles más allá de ella.
Su cabeza descansaba contra la ventana mientras conducían, dándole tiempo para volver a reproducir la totalidad de los hechos anteriores en su cabeza. El sonido de Camila gritando su nombre no dejaría su mente, y Lauren no se había dado cuenta de lo doloroso que se sentía.
Esos oficiales... no sabían cómo tratar a Camila. Ella era Camila. A decir verdad, solamente Lauren realmente sabía cómo pensaba Camila, cómo funcionaba su cerebro. Ella hizo una mueca ante la idea de que Camila estuviera a solas con todos esos extraños. De repente, una casa le llamó la atención. Ella conocía a la propietaria. Sydney. Una de las antiguas amigas animadoras de Camila. Una decisión apresurada empujó a Lauren a detener el taxi, dando las gracias al hombre y entregándole un fajo de billetes, sin molestarse en contarlos. Ella esperó a que el coche se fuera antes de girar a la casa.
Momentos más tarde, se encontró en el porche, golpeando suavemente la puerta. Se mordió los labios cuando oyó pasos que se acercaban, y la puerta se abrió lentamente para revelar una versión mayor de la chica que había conocido en la escuela secundaria. En pijama. Mierda. Lauren rápidamente miró la hora, sólo para darse cuenta que eran pasadas las 8 de la mañana de un sábado.
"¿Lauren?" La chica parecía confundida.
"Uh, hola," Lauren respiró hondo. ¿Por qué estaba siendo intimidada? Estaban fuera de la escuela secundaria, no existía la popularidad.
"¿Lauren la lesbiana?" Oh Dios. Lauren apretó los puños y decidió ignorar el comentario.
"¿Podemos... hablar? Se trata de Camila". Ella vio caer la cara de la chica y se preocupó. Sydney colocó el pequeño perro de sus brazos en el suelo y dio un paso a un lado, abriendo la puerta y permitiendo Lauren entrar.
"Lo siento sobre todo el comentario de lesbiana," Sydney rio nerviosamente. Lauren simplemente se encogió de hombros, de pie con torpeza en el vestíbulo de la casa grande y mirando alrededor. Los padres de Sydney siempre habían sido inmensamente ricos.
"Podemos ir a sentarnos a la sala de estar", la rubia hizo un gesto a Lauren para que la siguiera por el pasillo, la llevó a una habitación grande llena de ventanas. Era tan limpia que Lauren tenía miedo de tocar algo. Se sentó en el borde de un sofá de cuero negro, pasándose una mano por el pelo nerviosamente.
"¿Quieres agua o algo? También tenemos limonada, y té, si t-, "Sydney comenzó, pero Lauren interrumpió rápidamente.
"Estoy bien, sólo..." Lauren negó con la cabeza. Sydney se sentó, asintiendo con la cabeza para que ella continuara. "¿Qué sabes de Camila?"
Lauren observó como el rostro de Sydney se sometió a una serie de diferentes emociones antes de que sus labios se curvaran en una ligera mueca.
"Ella era mi amiga", la rubia se encogió de hombros. Lauren sabía que ella estaba tratando de hacerse la tonta e inmediatamente puso fin a la misma.
"Sabes lo que estoy hablando," Lauren levantó una ceja incriminatoria contra ella. De hecho, funcionó. Estaba orgullosa de sí misma, sintiendo que tenía el poder para intimidar a la chica que una vez hizo su vida un infierno en el instituto.
Sydney suspiró y se relajó de nuevo en el sofá, sabiendo que estarían allí por un tiempo. "¿Qué quieres saber?", Preguntó ella, dejando caer todas las esperanzas de hacer que Lauren dejara el tema.
"Todo. Desde el día en que nos graduamos".
"Está bien", Sydney suspiró y pensó por un momento.
-
Flashback - Primer día de verano
"No voy a beber, Scott," Camila estaba de pie junto a la mesa llena de diversas bebidas, sintiéndose ya incómoda. Incluso el olor a alcohol podía ponerla en el borde. Su novio se burló, ya en medio camino de su primera copa. Sólo habían estado allí diez minutos y ella ya quería irse.
"No seas un cobarde, Karla", su novio se rio entre dientes, empujando una bebida en su dirección. Ella lo dejó sobre la mesa y sacudió la cabeza.
"Te dije que no me llames así," murmuró.
"Vamos, Karla. Es lindo cuando te frustras".
"No deberías tener una maldita novia si lo único que le quieres hacer es recogerla y molestarla," Camila resopló, pasándose una mano por el pelo. Su corazón ya golpeaba.
Ella nunca había sido una fiestera. Claro, ella era popular. Pero sólo porque ella era bonita y podía salirse con lo que quería. La mayor parte del tiempo, al menos. Camila se frotó el brazo, sintiendo los golpes que habían aparecido allí esa noche. Ella le había pedido a su tío ir a la fiesta. Pero, por desgracia, él ya estaba borracho. No tomó su "falta de respeto" muy bien, y termino poniendo hielo en sus moretones mientras se escondía en el baño. El último lugar en el que querría estar era ese, pero Scott la había convencido a escabullirse.
"Mila, vamos."
La pequeña niña sintió un tirón en su brazo y se dio la vuelta para encontrar a una de sus mejores amigas, Sydney, de pie detrás de ella.
"Te estoy ofreciendo una distracción, vamos," susurró Sydney, asintiendo con la cabeza hacia Scott. Camila sonrió agradecida, siguiendo a la chica rubia fuera y sentándose en una pared de piedra del patio.
Camila le gustaba considerar a Sydney su mejor amiga. Por supuesto, si Camila no era una animadora sabía que Sydney no le daría un segundo vistazo. Pero desde que ella lo era, Camila trató de dar lo mejor de ella.
"¿Estás bien?", Preguntó Sydney, notando la mirada distante de Camila. La niña más pequeña se mordió el labio, mirando a la otra chica y asintiendo con la cabeza.
"Me escapé", Camila suspiró, sacudiendo la cabeza.
"¿Y?" Sydney rio, tomando un sorbo de su copa. "A tu tío no le importará. Él no se preocupa por lo que haces, ¿verdad? "
Camila asintió a regañadientes. "Cierto," murmuró. Porque, en realidad, no importa lo que ella hiciera, él siempre encontraba una excusa para golpearla. Especialmente cuando estaba borracho. Camila estaba aterrorizada de ir a casa esa noche y, posiblemente, ser atrapada.
"¿Todavía bebe mucho?", Preguntó Sydney con cuidado. Ella sabía sobre el tío de Camila después de presenciarlo arremetiendo contra su sobrina en una fiesta de pijamas. Camila tragó saliva y asintió.
"Él te lasti-?" Ella fue interrumpida.
"Sydney!"
Las dos chicas se giraron hacia la puerta, donde el novio de Sydney la llamaba. Ella miró a Camila, quien asintió con la cabeza para que fuera, con ganas de no tener que responder a su pregunta. La rubia se rio, tropezando con sus pies cuando el alcohol la golpeo. Camila suspiró, mirando como ella desaparecía en la casa.
-
"Nadie sabe lo que hizo durante el resto de esa fiesta", explicó Sydney, pasandose una mano por el pelo y mirando hacia abajo a sus manos en su regazo.
"¿Así que sabías acerca de su tío?" Lauren preguntó, le resultaba difícil la imagen de Camila en esa situación. La muchacha que conocía ahora era tan diferente a la chica que Sydney había descrito.
Sydney asintió. "Dormí en su casa una noche y él llegó a casa borracho y la golpeó. Ella... ella me rogó que no lo dijera. Así que no lo hice".
Lauren apretó los puños, pero trató de mantener la calma. "¿Qué hay de Scott?" Sydney suspiró y se deslizó hacia atrás en el sofá.
-
Flashback - Más tarde esa noche
"Milaaaa," Scott se quejó, tirando del brazo de su novia.
"No, Scott, yo manejo", dijo Camila con firmeza, manteniendo sus pies plantados para bloquear que su novio ingresara al lado del conductor en la camioneta. Ella era la única en la fiesta que no se había emborrachado esa noche. Ni siquiera había tenido un sorbo de nada.
"Sí, bueno, es mi coche."
Ella gimió cuando sintió una mano agarrándola del brazo y tirando de ella a la calle. Camila se encogió de nuevo mientras miraba a Scott deslizándose hacia el lado del conductor en el coche, cerrando la puerta detrás de él. La ventana se bajó momentos después.
"¿Vas a venir, o qué?"
"Estás borracho," Camila reiteró, mordiéndose el labio y tomando un paso adelante. Miró a su alrededor el jardín, viendo a todos los demás ingresando en sus coches. No había otra manera de que pudiera llegar a casa.
"Relájate, Mila," una de las chicas en el otro coche dijo. Camila suspiró, dándose cuenta de que era su único camino a casa, y su única posibilidad de no ser atrapada por su tío. A regañadientes cruzó hacia el lado del pasajero, asegurándose su cinturón de seguridad.
Scott salió a la calle, inclinándose hacia delante y entrecerrando los ojos para ver el camino a través de su visión borrosa. Camila respiró hondo, diciéndose a sí misma que se calmara.
"Hey Scott!" Un camión se detuvo junto a ellos y aceleró el motor. Camila inmediatamente puso una mano sobre el brazo de Scott.
"No lo hagas", advirtió.
"Ya has oído lo que decían, Karla," Scott se rio entre dientes, acelerando el motor y mirando desafiante a la camioneta junto a ellos. Camila se dio cuenta de que Sydney estaba en el asiento de atrás del coche, sacando la cabeza por la ventana y riendo. "Relájate."
Antes de Camila pudiera responder, el coche al lado de ellos arranco.
"Esos bastardos," Scott resopló, pisando el acelerador y haciendo que Camila se sacudiera hacia atrás en su asiento. Ella agarró el mango por encima de la puerta del lado del pasajero y se sacudió violentamente cuando el coche arrancó por la carretera.
Ellos corrieron alrededor de la manzana por un tiempo, y cuando nada malo sucedió, Camila se calmó un poco. Un pensamiento cruzando su mente.
"¿Fueron esas chicas de nuestra clase de química a la fiesta?", Preguntó ella, mordiéndose el labio.
"No, se fueron a Nueva York con la lesbiana, tan pronto como tuvieron sus diplomas," Scott se burló, doblaron una esquina y Camila cayó en la pared. Ella gimió y se aferró a su lado. "Te garantizo que van a estar de vuelta en un mes."
"Nunca se sabe", Camila murmuró, agarrando el mango una vez más cuando el coche aceleró hacia adelante una vez más.
"Lo tengo'," quito una mano del volante y señaló el coche delante de ellos. Camila vio el pelo rubio ondeando en el viento, dándose cuenta de que la cabeza de Sydney sobresalía por el techo.
Cuando estaban a punto de alcanzar al auto a toda velocidad, el coche lleno de adolescentes delante de ellos hizo un giro de última hora, haciendo un giro completo de 180 grados, ahora corriendo en la dirección opuesta... los ojos de Camila se abrieron y vio la determinación en el rostro de Scott.
"No te atre-," ella comenzó, pero su voz se cortó cuando Scott tiró el volante a la izquierda, haciendo que la parte de atrás de su coche perdiera completamente el control.
Camila fue arrojada a la puerta del lado del pasajero. La parte trasera de su coche continuó girando, y Scott hizo girar la rueda con violencia para tratar de ganar su control de nuevo.
Sin embargo no sirvió de nada. La parte trasera del coche voló fuera de la carretera, volteando el vehículo entero y tirándolo hacia abajo en el hoyo. Lo último que recordaba Camila es que estaba siendo empujada hacia el parabrisas delantero.
-
"Oh, Dios mío," susurró Lauren, incapaz de comprender lo que debió haber sido para Camila. Miró a Sydney, que estaba a punto de llorar, y de repente se llenó de ira. "¿Sólo la dejaste allí?" Sintió que su voz crecía profundamente en la parte posterior de su garganta.
"Yo... yo no sabía... ninguno de nosotros los vio volcarse" Sydney dijo y respiró hondo.
"Nosotros asumimos que se dieron por vencidos y se fueron a casa." Lauren apretó los dientes y se obligó a tomar un largo y profundo suspiro para tratar de controlar su ira. "¿Qué pasó con Scott?"
-
Flashback - Casa de Scott - 1 día después del accidente
Sydney golpeó con impaciencia en la puerta, mirando hacia atrás a su coche y tomando una respiración profunda. Ella acababa de recibir la noticia de que una de sus mejores amigas estaba en el hospital después de un accidente de coche. El conductor del coche aún no se había presentado, pero Sydney sabía exactamente a quién acudir. Scott abrió la puerta, frunciendo las cejas al ver a la animadora en su puerta. Antes de que tuviera la oportunidad de hablar, Sydney se abrió paso en su casa y cerró la puerta tras él.
"¡¿Tienes alguna idea de lo que has hecho?!", gritó ella, sintiendo hervir la ira en su estómago. Se sentía cada vez más culpable por permitir que Camila fuera con él. Se sintió aún más culpable por no estar allí cuando ocurrió el accidente. La parte más aterradora, era que Sydney no tenía ni idea de cuál era la condición de Camila.
Todo lo que sabía era que su amiga estaba en el hospital después de un accidente de coche.
"¿Qué?" Scott murmuró, frotándose los ojos. Era evidente que acababa de despertar.
"¡Tú, maldito idiota!", Gritó Sydney, empujando a Scott hacia atrás. Eso lo despertó rápidamente, y él levantó la mano delante de él a la defensiva.
"Woah, woah, ¿qué hice esta vez?", Se rio entre dientes, pasándose una mano por el pelo.
Sydney tuvo que obligarse a quedarse quieta, en vez golpear al chico mayor en el suelo. "¿De verdad no sabes lo que has hecho?" Scott sacudió la cabeza, todavía completamente desorientado.
Decidiendo no decir nada más, Sydney sacó su teléfono y le mostró el texto de su escuela, pidiéndoles mantener a Camila en sus pensamientos. Los ojos de Scott se agrandaron.
"¿Te acuerdas?" Sydney silbó.
"Pensé que camine a casa," Scott se encogió de hombros, dándole la espalda al teléfono. Sydney se enfureció por lo casual que estaba actuando sobre esto.
"Eres un idiota, Scott, ¿lo sabías?" Sydney gruñó, empujándolo hacia atrás una vez más. "¿Por lo menos te importa lo que le hiciste? ¿Y si ella murió? Debiste haber sido tú. Tu ni siquiera tienes un puto rasguño".
"Mi brazo me duele un poco," Scott se encogió de hombros. Eso fue todo. Sydney le dio un puñetazo directo a la mandíbula, haciendo que se tambaleara hacia atrás.
"Cuando la policía te atrape, vas a estar en un montón de mierda," Sydney resopló, abriendo y cerrando el puño antes de irrumpir fuera de su casa y cerrando la puerta detrás de ella. Su siguiente parada fue en la estación de policía, donde ella les contó todo lo que sabía.
Cuando la policía fue a la casa de Scott. Él se había ido. Por la apariencia de su dormitorio, había empacado una maleta y huyó. Nadie tenía la menor idea de dónde estaba.
Sydney se enfureció. Pero ahora, su preocupación por Camila estaba creciendo. Ella sólo había asumido que había sido un choque de autos, y que su amiga tenía unos puntos de sutura, en el peor de los casos. Pero poco sabía ella.
"¿Cuando está Camila para ser dada de alta?", Preguntó a uno de los oficiales, mientras se sentaba en la comisaría, a la espera de un informe de nuevo a ver si habían encontrado a Scott.
El oficial se rio entre dientes, como si hubiera hecho una broma.
"¿Qué?", Preguntó Sydney, colocando una de sus manos sobre el escritorio. Sus ojos se posaron en una carpeta con las palabras "Informe Médico ', impreso en letras negras. Antes de que pudiera pensar, cogió la carpeta y la abrió. El oficial se lo arrebató de las manos momentos después, pero el daño ya estaba hecho. Ella ya había visto las fotos del coche completamente destrozado, y la pequeña niña acostada casi sin vida en una cama de hospital, conectada a todo tipo de cables y máquinas. Se sentía físicamente enferma.
"Oh, Dios mío," su voz salió apenas en un susurro y tuvo que sentarse. Esto era un millón de veces peor de lo que pensaba que sería. "Tengo que ir a verla", ella negó con la cabeza y se puso de pie, corriendo de la comisaría antes de que alguien pudiera convencerla de lo contrario.
Veinte minutos más tarde, ella entró por la puerta principal del hospital y corrió hacia la recepción.
"¿Camila Cabello?", Preguntó ella, sin aliento. "¿Dónde está su habitación? Tengo que verla".
La enfermera escribió algo en la computadora, frunciendo las cejas a la pantalla y escribiendo algo más. Sydney golpeaba con su pie con ansiedad.
"Su tutor no le permitirá tener visitantes en este momento," la enfermera continuó mirando algo en la pantalla. "De hecho, él ni siquiera permite que alguna persona tenga contacto con ella, además de él mismo."
Sydney colocó sus palmas hacia abajo sobre el mostrador, sintiéndose completamente impotente. Oyó pasos detrás de ella y se congeló cuando se dio cuenta de quién era. Tom Maverick, también conocido como el tío de Camila.
"Sr. Tom, tiene que dejarme ver a Camila ", dijo ella sin aliento, dando la vuelta y juntando las manos. Él se le quedó mirando fijamente.
"¿Quién eres tú?", Él dijo arrastrando las palabras. Sydney olió el alcohol en su aliento y cada vez estaba más más furiosa.
"Sydney Marx, soy amiga de Camila," ella hizo todo lo posible por mantener la calma.
"Oh, bien, yo estaba buscando a uno de ustedes", escupió, inclinándose y mirando fijamente a sus ojos. "Aléjate de mi sobrina, ¿me oyes? Tú y todos sus pequeños amigos también. O te arrepentirás. "
Sydney dio un paso hacia atrás, dándose cuenta de que estaba temblando ligeramente.
"Pero-", empezó.
"Sabes lo que soy capaz", la fulminó con la mirada. "Fuera, y no te atrevas a tener ideas."
Sin saber qué más hacer, Sydney salió corriendo por la puerta del hospital y se derrumbó en lágrimas en el asiento delantero de su coche.
-
"Por favor, dime que alguien fue a verla," Dijo la voz áspera de Lauren mientras trataba de contener su ira. "¿Alguna vez le dijiste a alguien lo que su tío le hizo?".
Sydney sacudió la cabeza y suspiró. "Cuando salió del hospital yo y algunos de sus compañeros de equipo tratamos de ir a su casa a verla, pero él atendió la puerta y amenazó con llamar a la policía si regresábamos."
Lauren se puso de pie con sus puños cerrados a los costados. "¿Y sólo dejaste que se quedara allí? ¡¿Sabiendo lo que le hizo antes de que tuviera daño cerebral?!".
Sydney rápidamente se puso de pie y levantó las manos como si se rendía. "Lo sé, lo sé", suspiró, sacudiendo la cabeza. "Yo sólo... escucha yo ya me culpo todos los días, no tienes que decirme lo estúpida que soy. Ya lo sé".
"Bien," Lauren resopló, pasándose una mano por el cabello y pensando por un momento. "Así que... ¿De verdad..?"
"Lo mato?" Sydney terminó su frase. Lauren asintió lentamente. Las dos chicas se sentaron una vez más y la rubia se pasó una mano por el pelo y tomó una respiración profunda.
"Honestamente, eso creo", Sydney se mordió el labio. "No sé... cómo está, ahora, pero podría ser bastante violenta. ¿Y si ella le disparó en defensa propia?"
"¿Ella le disparó?" Lauren levantó una ceja. Todo lo que ella sabía era que Camila había sido acusada por asesinato y que la víctima principal era su tío. Sydney sacó su teléfono, escribiendo algo y luego leyendo el reportaje. "Herido de bala en el pecho, disparo hecho desde una distancia menor de 12 pulgadas", se mordió el labio y puso su teléfono hacia abajo.
"Oh, Dios mío," Lauren levantó las manos y bajó la cabeza. "¿Qué van a hacer con ella?"
"No crees que se la llevaran a la cárcel, ¿verdad?", Dijo Sydney después de unos minutos de silencio tenso.
Lauren suspiró, levantándose y sacudiendo la cabeza. Ella tenía que contenerse por ahora. "No si yo tengo algo que decir al respecto", dijo, mirando a su alrededor y se mordió el labio. "¿No te importa darme un aventón a su casa?"
"No sirve de nada, ellos tienen el lugar cubierto de cinta de precaución y de señales de advertencia."
"Entonces me das un aventón al bosque detrás de su casa para que pueda meterme," Lauren asintió con la cabeza, agarrando su mochila y caminando hacia la puerta. Ella no iba a aceptar un no por respuesta.
"Bien," Sydney suspiró, buscando alrededor las llaves y corriendo para alcanzar a Lauren. Mientras caminaban hacia su coche, las preguntas le comenzaron a circular en la cabeza.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Diecinueve.

Mensaje por Admin el Vie Oct 07, 2016 4:42 am

"¿Cómo sabes de Camila?" Preguntó la rubia una vez que estaban en camino. Lauren se movió incómoda en su asiento.
"Ella es mi... uh," Lauren se aclaró la garganta y miró por la ventana. "Mi novia."
El coche casi se salió de la carretera cuando Sydney oyó las palabras de Lauren. "¿Tu qué?"
"Novia", Lauren se mordió el labio.
"Espera, pero ella no... leyó tus textos para toda la escuela y te saco del closet?"
Lauren asintió. Se detuvieron junto al bosque detrás de la casa de Camila y Sydney aparcó el coche, y señalo a Lauren para que esperara un momento.
"¿Y estás segura de que no sólo está siguiendo la corriente porque no entiende...?" Preguntó la rubia con cuidado. Lauren se confundió. "Es como... ella tenía un novio antes, no una novia, ¿sabes?"
Lauren se mordió el labio cuando el pensamiento cruzó su mente. No tenía una respuesta. Suspirando, la chica de cabello oscuro negó con la cabeza y salió del coche. "No estoy preocupada por eso en este momento", dijo ella, inclinándose para que pudiera ver a la otra chica. "Mi principal preocupación es que este de vuelta en casa a salvo. Gracias por el paseo, ahora te puedes ir".
Cerró la puerta y salió corriendo sin decir nada más. Lauren se acordó de por qué se fue de esta ciudad. Todo el mundo estaba tan cerrado de la mente. Oyó el coche de Sydney justo cuando llegó al principio del bosque. La parte posterior de la pequeña casa de ladrillo de Camila podía ser vista a través de los árboles, y Lauren no perdió tiempo abriéndose paso entre la maleza.
Había cinta de precaución envuelta en toda la puerta de atrás, así como las ventanas. Ellos realmente no habían dejado nada sin la cinta. Entonces, algo llamó la atención de Lauren. La bodega subterránea. Echando un vistazo a ambos lados para asegurarse de que nadie la observaba, cruzó el patio y tiró de la manija de la bodega. Mierda. Bloqueado. Ahora estaba desesperada. Desesperada por respuestas. Pateó la puerta en frustración, a punto de darse la vuelta cuando oyó un crujido. Las bisagras.
Lauren rápidamente pateó la puerta de nuevo. Y otra vez. Y otra vez, hasta que la bisagra de la puerta se desprendió y las puertas se abrieron. Rápidamente se arrastró hacia abajo en el sótano, sacando su teléfono para iluminar con la linterna. Por suerte, el sótano parecía estar conectado a la casa. Lauren subió la pequeña escalera de metal, empujando la puerta de la trampa por encima de ella para que se abriera. Ella se irguió, mientras que la linterna brillaba alrededor y se dio cuenta de que estaba en el garaje. Misión cumplida.
En silencio, ella entró en la casa. De inmediato, fue recibida con una escena que la hizo jadear. El suelo de baldosas blancas de la cocina estaban manchadas de sangre. Había cristal hecho añicos por todas partes, y Lauren agradeció que llevara botas con suelas gruesas. Vidrio.
Dinah había mencionado algo acerca de cómo se había encontrado con el vidrio en los pies de Camila cuando ella apareció en su apartamento. Ella no pudo haber huido directamente a su apartamento después de que esto sucediera, ¿podría? Lauren se mordió el labio.
Todo lo que sabía, y de lo único que estaba segura era que Camila no mataría a alguien a menos que fuera absolutamente necesario. La cocina olía a sangre seca, y Lauren se dirigió hacia la escalera de madera desgastada. Cada paso se sentía como si el suelo se pudiera caer en cualquier segundo. La casa era un desastre. Nadie sospecharía que la animadora mega popular Camila Cabello vivió aquí.
Ella encontró la habitación de Camila de inmediato. Amarillo brillante. Lauren se mordió el labio para ocultar la sonrisa, dándose cuenta de que hay cosas que realmente no habían cambiado. Abrió la puerta completamente con la cadera, y se tomó un momento para estudiar el antiguo dormitorio de Camila. Las paredes eran de color amarillo, el mismo amarillo que Camila todavía adoraba. El mismo color de la sudadera con capucha que Lauren le había dado.
Su cama era un desastre, y libros se alineaban ordenadamente a lo largo de sus estantes. Lauren se preguntó cuánto tiempo Camila había vivido aquí después del accidente. Poniéndose de rodillas, algo le llamó la atención por debajo de la cama. Se acostó y agarró una caja, tirando de ella y la examinándola. Las palabras
"Recuerdos de la Escuela Secundaria' fueron escritos en la parte superior con un marcador negro, y estaba fechada el día de la graduación. La fecha del accidente de Camila. El día que Lauren se había ido a Nueva York.
Hizo que el corazón de Lauren diera un vuelco. Camila debió de haber hecho esto antes de la fiesta. De repente, una parte de ella se sentía muy culpable por espiar sus cosas. Pero trató de decirse a sí misma que Camila habría querido que hiciera esto. Camila le gustaría que ella entendiera. Poco a poco, Lauren levantó la tapa de la caja y se rio cuando vio lo que había dentro. Un mono de peluche amarillo pequeño. Un moño de las porristas, rayado en sus colores de la escuela. Un puñado de pulseras de la amistad. Un boletín de calificaciones.
Lauren desdobló la boleta de calificaciones, la observo con cuidado. Todo aprobatorio excelente todo el año. Maldita Sea. Lauren había asumido que Camila era una animadora sin educación, típica chica que sólo se preocupaba por pintarse las uñas.
Deslizó la tarjeta de calificaciones en la caja justo cuando ella sintió que su teléfono vibro en su bolsillo. Ella respondió rápidamente, esperando que fuera Dinah con buenas noticias.
"¿Hola?" Se mordió el labio, se paró y se sentó en la cama de Camila.
"¿Lauren? Es Dinah".
"¿Qué está pasando?" Lauren respondió rápidamente, sacudiendo su pie, nerviosa.
"Camila tiene un juicio en una semana, están diciendo que ella... mato a su tío..."
"Lo sé," Lauren suspiró. "Creo que ella lo hizo."
"¡¿Tú que?!"
"Sí," la chica de ojos verdes respiró hondo y compuso sus palabras. "Él fue un alcohólico, era abusivo, y cuando llegó en el accidente... Pienso, que si él fue malo con ella antes, las cosas sólo empeoraron después de que ella tuviera la lesión cerebral."
Se hizo el silencio en la otra línea y luego de un largo suspiro de aceptación de Dinah. "Ellos la retendrán allí hasta su juicio... N- no sé qué va a pasar con ella."
Lauren se estremeció con el pensamiento de Camila en una celda de la prisión. Era completamente ridículo. "Sólo tenemos que demostrar que fue en defensa propia, ¿no?"
"Hablaremos con su abogado el lunes", explicó Dinah. "Ahí es cuando tendremos que darles la mayor cantidad de información posible que le ayudará."
"¿Qué pasa con la evidencia?" Lauren miró la caja de zapatos.
"¿La evidencia?"
"Como prueba de que él era abusivo o algo así", explicó Lauren. En la parte inferior de la caja de zapatos había un diario de cuero atado, y ella se agachó para recogerlo, dándole vueltas en sus manos.
"Quiero decir, sí, eso ayudaría," Dinah finalmente habló. Lauren asintió y colocó el diario en su regazo.
"Bien", se mordió el labio. "Llámame si saben algo más, ¿de acuerdo?"
"Claro, cuídate, ¿de acuerdo?" La voz de Dinah estaba con un poco de preocupación. Lauren podía decir que la chica estaba tan preocupada como ella.
"Sí, señora", se rió, tratando de aligerar el ambiente. "Tú también, ¿de acuerdo? Estaré en casa tan pronto como encuentre lo que necesito".
Las chicas se despidieron y Lauren puso su teléfono en la cama. Miró el diario de cuero en sus manos, pasando los dedos sobre los bordes desgastados. Una vez que se abrió este, ella sabía que no había vuelta atrás. Después de tomar una respiración profunda, leyó a la primera página de su diario.
<Es Camila. Otra Vez.
Tío Tom tomó mi viejo diario en Navidad porque estaba escribiendo en la sala de estar, y él lo tiró a la chimenea. Quiero decir, supongo que eso es mejor a que él lo tomara y lo leyera. Estoy segura de que hubiera conseguido una buena paliza por toda la mierda que he dicho sobre él allí. No entiendo por qué me odia tanto. Quiero decir, ¿lo qué pasó con mis padres no fue culpa mía. No pregunté para que ellos salieran esa noche. Yo no pedí que el camino estuviera helado. Lo último que quería era perderlos. Pero al parecer, es más fácil para él culpar a una niña de seis años en lugar de llegar a un acuerdo con el hecho de que su hermana está muerta. Me golpeó de nuevo hoy. Fui una idiota y accidentalmente se me olvidó encender el lavavajillas anoche, así que él me golpeó y luego me hizo lavar todos a mano. La escuela está bien, supongo. Scott es Scott. Yo sé que hemos estado saliendo durante un tiempo, pero sigo sintiéndome presionada para sentir algo por él. Pero... yo no puedo. Él es como un buen amigo. Sin embargo a veces ni siquiera es eso. Escribiré mañana. Es el primer día en la escuela después de las vacaciones de invierno. Deséame suerte. - Camila>
Lauren trazó sus dedos sobre la letra de Camila, tratando de grabarla en su cerebro. Se dio cuenta que los padres de Camila deben haber muerto en un accidente de coche. Tragando el nudo en la garganta, cambio a la página siguiente.
<¿Alguna vez ves a alguien que está triste y se te sientes más atraída por ellos? Eso probablemente suena muy retorcido, oh Dios mío, déjame explicarte. Escribí sobre esto en mi viejo diario, pero ya que ahora es sólo cenizas en la chimenea, voy a explicar de nuevo en caso de que la futura Camila no recuerde. Hay una chica en mi grado, Lauren.>
Las manos de Lauren se congelaron y sintió su corazón acelerarse. Ella se deslizó en la cama y siguió leyendo.
< Su padre y el tío Tom trabajan en el mismo lugar, y sus negocios tienen relación. Se suponía que iban a ser socios, pero el tío Tom odia a todas las personas, por lo que querían deshacerse de su padre de alguna manera. Supongo que es donde entré. Llegué a casa de la escuela un día y él me llevó aparte y me dijo que le tenía que hacer algo a su hija. Lauren. Se suponía que debía empezar un rumor o algo para hacer que me aborreciera, por lo que en cambio, su padre odiaría a Tío Tom. Y conociendo a su padre, ya no le gustaría trabajar con mi tío. De alguna manera retorcida, mi tío iba a terminar el trabajo por él mismo y que le pagaran aún más a causa de esto. Yo no conocía realmente a esta chica Lauren demasiado bien. Quiero decir, ella es muy bonita. Y yo no tenía nada en contra de ella, ¿sabes? Pero si no le hacía caso a él ... Dios que ni siquiera sé lo hubiera hecho. Así que lo hice. Ni siquiera sé lo que pasó. Cogí el teléfono y estos mensajes estaban allí acerca de ella siendo gay... así que los leí. Es todo borroso porque después me sentía tan enferma que me fui al baño y vomité. Me odio. Me odio por hacerle eso a alguien. Ahora, es nuestro último año, y todavía me odia. Yo no la culpo. Hay un pequeño problema ahora y eso es el hecho de que creo que tengo sentimientos por ella.>
El diario se cayó de las manos de Lauren y ella tuvo que inclinarse hacia delante para agarrarlo antes de que perdiera la página. Respiró hondo, al no ser capaz de creer las palabras que acababa de leer. Poco a poco se inclinó y siguió leyendo.
<Sólo déjame explicarte, ¿de acuerdo? La veo caminar por los pasillos... y ella sólo se ve tan vulnerable. Como he dicho antes, de alguna manera hizo que me sintiera más atraída por ella. Al igual que al ver que ella era humana y ella tenía emociones la había hecho más real. Y yo ni siquiera sé, porque ella es una chica. Pero cuando pienso en ella, cuando la miro a ella, las cosas que siento son totalmente diferentes a cuando miro a Scott. Y tampoco ni siquiera los sentimientos sexuales. Al igual que yo sólo quiero abrazarla. O sostener su mano. O besarla. Dios mío. ¿Qué voy a hacer? Necesito un amigo. Uno verdadero. Sólo necesito alguien con quien hablar, alguien que escuche.>
"Yo hubiera sido ese amigo," susurró Lauren, trazando sus dedos a través de las letras rizadas.
< Ni siquiera sé si soy gay, o si es sólo Lauren, o qué. Pero tu sabes, el universo hace un gran trabajo de mierda de las cosas para mí porque la chica que quiero es también la chica que me odia más que a nada en el mundo. No la culpo, sin embargo, lo que le hice es imperdonable. Mierda. Tío Tom acaba de llegar a casa. Voy a escribir más tarde. - Camila>
Lauren se sentó en la cama en estado de shock total. Camila... la vieja Camila, había desarrollado sentimientos por ella. Se preguntó si Camila todavía recordaba algo de eso. Esto cambió todo para ella. Lo que dijo Sydney seguramente no podría ser cierto, porque Camila se había sentido atraída por una chica antes del accidente. Una chica que da la casualidad de que era Lauren. Ella respiró hondo y cambio la página.
<Soy gay.Soy gay. Camila es gay. Camila Cabello es gay. Creo. Oh, Dios mío, no lo sé. Vi a Lauren en el pasillo hoy. Llevaba puesto amarillo. Mi color favorito. Dios, se ve aún mejor en ella. Tal vez es mi color favorito, porque ella es la única persona que puede hacer un suéter amarillo atractivo. Ella está en mi clase de química. Es la única clase que tenemos juntas. También estamos en el mismo grupo de laboratorio. Trato de ser amable con ella, de verdad. Una parte de mí quiere decirle por qué hice lo que hice, pero ¿si le dice a su padre? No puedo correr el riesgo. Ojalá pudiera, pero yo no puedo. Sin embargo ella apesta en Química.>
Lauren levantó una ceja interrogante.
<Quiero decir, creo que ella trata. Pero en realidad apesta. Tenemos que poner nuestros papeles en nuestras carpetas grupales al final de la clase y es mi trabajo entregarlos a la profesora. Así que puede o no puede que cambiara sus respuestas para que ella no tuviera mala nota. Quiero decir, es lo menos que puedo hacer.>
La chica de ojos verdes se mordió el labio, pasándose una mano por el cabello. Y todo este tiempo ella había creído que era realmente buena en Química. Lo bueno es que ella no fue a la universidad por ciencia.
<Tío Tommy me golpeó hoy. Bueno, después de que me lanzó una botella de cerveza vacía. Por suerte, fallo darle a mi cabeza por una milla porque su brazo es una mierda cuando esta borracho. Le pregunté si podía tomar prestado su coche para que yo pudiera salir a comprar los materiales que necesitaba para un proyecto que teníamos que entregar al día siguiente. Obviamente fue una mala idea. Me grito, y tiró la botella de cerveza, me llamó irresponsable, y luego me inmovilizó contra la pared y me dio un puñetazo en la cara. Divertido, ¿verdad? bueno, no. No sé qué mas escribir, así que supongo que te veré más tarde. - Camila>
El corazón de Lauren se estaba rompiendo lentamente. Sabiendo que ella podría haber ayudado mucho a Camila con todo esto en lugar de tener a lidiar por su cuenta. Ella podría haber estado allí para ella. Todavía había más páginas llenas de escritura, y Lauren continuo leyendo.
<Tío Tom odia a Scott. Siempre trata de presentarme con los estudiantes practicantes de su trabajo. Mi pregunta es, ¿cómo él todavía tiene un trabajo? ¿No se han dado cuenta lo cabrón que es? De todos modos, él trajo dos de los practicantes a casa anoche a trabajar en uno de sus proyectos. Él me hizo ir abajo y hablar con ellos, no era tan malo, hasta que uno de ellos empezó a tratar de conseguir pedirme una cita. Estaba literalmente como - "Puedes tenerla! Haz lo que te de la gana con ella, no me importa". Ninguno de ellos hizo nada al respecto. Tal vez si uno de ellos me hubiera defendido las cosas habrían resultado diferentes. Cuando se fueron, iba de camino para volver a subir a mi habitación y esconderme como siempre lo hago, pero él me agarró y me inmovilizó contra la pared y comenzó a gritar acerca de cómo yo no "puse de mi parte" y que elijo horribles novios. Ni siquiera recuerdo. Pero recuerdo que yo estaba tan cansada y agotada que acabé gritándole y de alguna manera las palabras "soy gay" salieron de mi boca. Larga corta historia, el me cago a palos. Cuando traté de correr escaleras arriba, me atrapó en la oficina, y agarró su arma de uno de los cajones. (La que yo no sabía que estaba allí, para ser honesta) Comenzó a moverla y amenazarme con ella. Estaba muerta de miedo. Con el tiempo me dejó ir, y me aseguré de tomar las balas de la pistola una vez se quedó dormido. Y ahora estoy aquí. Y estoy pensando en todo lo que él me dijo. Acerca de cómo era una abominación. Una vergüenza. Un error. Podría enumerarlos y seguir. Ya no sé lo que es lo que voy a hacer. - Camila>
Lauren llevó su mano hasta la cara y sintió las lágrimas calientes correr por sus mejillas. Se secó los ojos y respiró hondo. Tenía que soportar el resto de este diario. Esperando que esto fuera más que suficiente para demostrar que el acto de Camila había sido en defensa propia.
<Mañana es el último día de escuela. >
El corazón de Lauren dio un vuelco en su pecho tan pronto como leyó la primera línea. De inmediato supo que sería el último recuerdo de Camila. La idea de que Camila escribió esto sin tener idea de lo que estaba por venir la hacía sentirse mal del estómago.
<Quiero pedirle disculpas a Lauren. Ojalá pudiera. Pero estoy muy asustada. Oí a Tío Tom cargar su arma de nuevo ayer por la noche. Si tomo las balas de nuevo, él se asegurara de comprar nuevas. No debería de estar aterrorizada a vivir en mi propia casa, ¿tendría que hacerlo? De todos modos, me siento muy nostálgica hoy. Un día más, y entonces yo seré libre del sistema de educación pública. Libre para iniciar el resto de mi vida. Libre para salir. Una parte de mí esperaba que Lauren se quedará aquí y fuera a la Universidad de la comunidad, al igual que yo. Tal vez podamos ser amigas o algo. Realmente me gustaría eso. Me gusta mucho. Pero dudo que quiera quedarse aquí. Le he hecho la vida imposible, ella probablemente querrá irse lo más lejos posible de mí. Sin embargo eso no es todo. Yo sé que ella no va a estar aquí, en este pequeño pueblo de mierda, porque ella no pertenece aquí. Yo pude mirar algunas de sus obras de arte, mientras que yo y el equipo de animadoras estaban colgando carteles en la sala de arte. Ella es increíblemente talentosa. Si tan sólo Tío Tom hubiera elegido trabajar con otra persona... que tuviera una hija menos atractiva. Entonces tal vez podría llegar a conocer a Lauren. Todos sabemos que esto nunca va a suceder. - Camila>
Pensando en lo que acababa de leer fue su última entrada, Lauren iba a cerrar el libro, pero entonces se dio cuenta de la escritura rara en la página siguiente. Se mordió el labio cuando vio a la fecha en la siguiente entrada. La fecha del accidente.
<Son las 4 de la mañana. Me gradué hoy. Todo va a cambiar, y espero que para mejor. >
"Seguro que todo cambió bien," susurró Lauren, luchando contra otro conjunto de lágrimas.
<Tal vez realmente pueda acomodar mi vida después de esto. Quiero decir, todo el mundo piensa que la tengo, pero realmente no. Si tan sólo verían a través de toda la imagen de 'la perfecta animadora" que parece que tienen de mí. Pero a nadie le importa lo suficiente. ¿Sabes lo que hace que mi día sea aún mejor? Nuestros vestidos de graduación son de color azul y amarillo. Lo que significa, Lauren estará vestida en color amarillo. Mi chica favorita de mi color favorito. Scott quiere que vaya a una fiesta esta noche. Ni siquiera quiero ir, porque todo el mundo va a beber. Pero supongo que tengo que hacerlo. Tengo que relajarme, ¿verdad? Además, es la última fiesta a la que voy a ir por un tiempo. Tengo que romper con Scott, lo sé. Solo que no he encontrado el momento adecuado. Además también estoy un poco aterrorizada de lo que puede ser de mí si lo hago. Él no tiene una buena reputación con sus ex novias. Si estoy leyendo esto en el futuro, espero que este feliz. Espero tener un hogar cálido, una cama cómoda, buenos amigos que den la cara por mí. Espero estar a salvo. Lejos de las personas tóxicas como mi tío. Espero que pueda ser yo misma. Espero que no tenga que ocultar quien soy sólo para encajar. Y tal vez, espero que este enamorada. Y tal vez si tengo mucha suerte, voy a estar enamorada de Lauren. Pero carajo, no memmerezco a alguien tan buena como ella. Ella merece el mundo, y yo no le puedo dar eso.>
"Lo has hecho," la chica en la cama susurró. Lauren ni siquiera trató de luchar más contra las lágrimas que cayeron libremente. Quizás Camila era feliz.
Lauren leyó la lista de nuevo. Camila tenía un hogar cálido, una cama cómoda, y buenos amigos. Ella estaba a salvo. Estaba lejos de su tío. Y ella definitivamente no trató de ocultar lo que ella era. Y tal vez, sólo tal vez, estaba enamorada.
Pero todas esas cosas estarían arrojadas a la mierda si Lauren no podía hacer regresar a Camila. Cerró el diario, deslizándolo en su mochila. Usando su teléfono, tomo un par de fotos de la habitación de Camila, para poder recordarlo. Justo cuando ella se volvió para marcharse, algo le llamó la atención. Un pequeño bulto debajo de las mantas de la cama.
Lentamente, levanto de las mantas y se rió cuando vio lo que había debajo. Un amarillento (por supuesto) perrito de peluche. Estaba desgastado y parcheado en algunos lugares. Seguramente había tenido mejores días, pero Lauren podía decir que era amado por su dueña. Sintió una sonrisa que se extendió por su cara cuando ella imagino dándole el peluche a Camila. Si alguna vez tenía la oportunidad.
Lauren respiró hondo, metiendo el juguete en su mochila junto con el diario. Esto tendría que ser suficiente evidencia, ¿verdad? Ella corrió escaleras abajo, haciendo una mueca por la mancha de sangre en el suelo. Su teléfono sonó justo cuando ella salió de la bodega, poniéndose de pie y sacudiendo la suciedad de las rodillas. Rápidamente respondió, corriendo hacia el bosque para cubrirse.
"Hey, ¿qué pasa?", Dijo, recuperando el aliento e inclinándose contra un árbol.
"Dinah quería que te llamara para comprobar como estas," Ally respondió del otro lado de la línea. Lauren alisó su camisa y comenzó a caminar por el bosque.
"Acabo de salir de la casa de Camila," Lauren respondió con sinceridad. "Tengo lo que necesitaba, así que me voy a casa."
"Eso fue rápido," contestó la otra chica.
"No quiero quedarme aquí más del tiempo de lo que yo necesito," Lauren comenzó a caminar por la acera, con la esperanza de que pudiera tomar algún autobús de vuelta al aeropuerto si caminaba lo suficientemente rápido. "Demasiados malos recuerdos".
"¿Qué pasa con tu familia?"
"No quiero tener que explicar todo esto en este momento," Lauren suspiró. Por suerte, su amiga entendió. No sería la cosa más fácil para Lauren tener que explicar su relación con Camila a sus padres, que sabían exactamente lo que Camila le había hecho en la secundaria.
Lauren y Ally hablaron un rato más hasta que Lauren finalmente llegó a la parada de autobús. Ella se sentó una vez que ella y Ally terminaron de hablar. Millones de preguntas seguían zumbando alrededor de su cabeza a la velocidad de la luz. La más importante, ¿qué le iba a suceder a Camila?

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Veinte.

Mensaje por Admin el Vie Oct 07, 2016 4:42 am

Lauren sacó el diario de Camila de su mochila. Trazó la cubierta de cuero gastado, preguntándose cuántas veces Camila había sostenido este diario en sus manos. Fue difícil para ella comprender el hecho de que la misma chica que había escrito en este diario fue la que Lauren había besado hace sólo unos días.
Su teléfono sonó un par de minutos más tarde, y Lauren frunció las cejas cuando se dio cuenta que era un mensaje de Facebook de Sydney. Sydney Marx: Hola, acabo de recordar algo. Todo el equipo de porristas tuvo que volver al gimnasio de la escuela al día siguiente de la graduación para limpiar nuestros lockers. Camila nunca las recogió. Si no recuerdo mal, todavía deben estar en una caja al lado de los Objetos Perdidos en la biblioteca. Sólo pensé que te gustaría saberlo.
Valía la pena intentarlo, Lauren decidió. Se levantó de su lugar en la acera y comenzó a caminar en la dirección de la escuela. Sería un largo camino, pero ella no se sentía como para esperar al autobús. Necesitaba algo para ocupar su tiempo. Después de una hora y media más tarde, su antigua escuela secundaria finalmente, quedó a la vista. Lauren se encogió ante la vista, recordando todos los malos recuerdos que había asociado con el edificio. Tragándose su orgullo, lentamente se dio cuenta de que no había nadie en la escuela. Era un sábado. Al recordar algo, Lauren trotó alrededor de la parte posterior de la escuela y encontró los muelles de carga. La comida era entregada a la cafetería en camiones, por lo que descendían en el muelle de carga y era llevada a la cocina. Por suerte para Lauren, había conseguido ir a detención en su segundo año y tuvo que ayudar a llevar cajas de un lado a otro. Y ahora, recordaba el código que habían utilizado para abrir la puerta.
6022.
Tocó los números en el teclado y pulso enter. Momentos más tarde, hubo un pequeño pitido y el clic de la cerradura. Lauren miró a su alrededor por última vez antes de abrir la puerta y deslizarse dentro. La biblioteca estaba en el lado opuesto de la escuela de la cocina. Ella corrió en su camino hasta alli, sin aliento en el momento en que llegó a las filas y filas de estanterías. Y con un gran cartel que decía "Objetos perdidos" en la esquina. Una vez que Lauren llego, se encontró con la caja que Sydney había estado hablando. Se arrodilló junto a ella, mordiéndose el labio y dudando por un momento. ¿Realmente queria hacer esto? ¿Y si se encuentra algo aún peor que lo que ya había encontrado?
Haciendo todo lo posible para quitar sus preocupaciones, Lauren levantó lentamente las solapas de la caja y miró dentro. Sacó un paquete de papeles engrapados juntos, mirando con curiosidad.
"Si fueras a escribir la historia de tu vida hasta ahora, como lo titularías y por qué?" Lauren frunció las cejas cuando leyó el título del documento. Tras una inspección más detallada, se dio cuenta de que era un ensayo de admisión a la universidad.
Esto debería ser interesante. Lauren respiró hondo, preparándose para lo que estaba por venir.
<Mis padres murieron cuando yo tenía seis años. Siempre le digo a la gente que todavía puedo recordarlo como si fuera ayer, me miran como si estuviera loca. Pero sí. Todavía recuerdo las pequeñas cosas acerca de ellos. Recuerdo que mi papá siempre tenía pintura en sus manos, y recuerdo que mi madre siempre lo regañaba por manchar su ropa nueva. Él fue un pintor, y ella era contadora. Es curioso, porque nadie habría esperado que ellos se enamoraran. La mujer que amaba los números, y el hombre que apenas podía decir el tiempo. Pero al parecer lo hicieron. No sé mucho acerca de su pasado. Yo no tengo ningún familiar para hacerle preguntas, además de mi tío. Pero puede ser muy evasivo cuando intento descubrir información sobre mis padres, así que me he dado por vencida.
Sin embargo, la única cosa que más recuerdo de ellos, era lo mucho que amaban el color. Sobre todo a mi padre. Yo siempre me sentaba en un taburete en su estudio y lo veía mezclar sus pinturas. Los mejores días son los días que el ponía un caballete más pequeño para mí, y me ponía a pintar con los dedos. Siempre he tratado de pintar como él, pero nunca pude hacerlo bien. Así que me gustaría empezar de nuevo, y manchar un nuevo pedazo de papel con amarillo.
En ese momento, el amarillo era mi color favorito porque era el color del sol, y de los macarrones con queso. Mi mamá tomó clases de costura sólo para que ella me pudiera coser un perro amarillo de peluche para mi cumpleaños. Lo nombre Soleado. Todavía lo tengo. El significado del color cambió para mí una noche en pleno invierno. El día antes de Navidad, en realidad. Mis padres nos habían llevado hasta Colorado para pasar las vacaciones en un resort de esquí. Recuerdo haber visto la nieve por primera vez, y tener miedo de ella. Sin embargo y obviamente, aprendí a amarla.
Era la víspera de Navidad. Lo recuerdo porque mis padres me dijeron que tenía que ir a la cama temprano ya que Santa venía. Había una guardería en el complejo, y mis padres me dejaron allí justo después de la cena. Yo estaba confundida en el momento, nunca me dijeron a dónde iban. Más tarde descubrir que se habían olvidado de uno de los elementos más importantes en mi lista de Navidad - un vestido de princesa de color amarillo. Recuerdo que una de las trabajadoras en el complejo que entro en la habitación con aspecto muy angustiado, tomándome llevándome a su coche. Ella me llevó al hospital, y luego me entrego a una enfermera. Ella me dijo que mis padres habían tenido un accidente, y que mis tíos vendrían a recogerme.
Yo no paraba de hacerle preguntas, y, finalmente, otra mujer llegó y se sentó conmigo en una habitación pequeña. Era de color amarillo, lo recuerdo. Y recuerdo la sensación incómoda, porque la habitación estaba pintada de un color tan feliz, pero todo se sentía tan triste. En esa misma habitación amarilla, la mujer me explicó que mis padres habían estado en un accidente de coche, y que mi madre había muerto al instante. No recuerdo haber llorado. Creo que no entendí. Al parecer yo lo estaba 'manejando bien' , y se me permitió volver a ver a mi padre. Todas sus lesiones habían sido internas, por lo que parecía perfectamente bien para mí. Recuerdo correr de los brazos de la enfermera y sacudiendo a mi padre en la cama del hospital, tratando de despertarlo. Tuvieron que arrastrarme fuera de la habitación. Se suponía que debía esperar en una silla en un rincón de la sala de espera mientras mi tía y tío volaban en camino a Colorado para recogerme. No tenía otra familia.
Recuerdo haber visto a la hija del otro conductor del accidente reunirse con sus padres. La vi correr y saltar a los brazos de su padre, riendo feliz. Observé a su madre, que tenía un enyesado de color rosa en el brazo, llorando y hablando de lo agradecida que estaba de que estaban bien. Y recuerdo estar tan brutalmente celosa de ellos. Debido a que estaban hablando de cómo iban a salir y conseguir chocolate caliente y volver a casa y esperar a que Santa llegara. Todo ello mientras yo me sentaba en la esquina, preguntándome por qué su madre tenía que vivir, y por qué su padre no fue herido. En ese momento, me hubiera gustado cambiar de lugar con ella. Llevaba botas de nieve de color amarillo brillante.
Finalmente, mis tíos vinieron a recogerme. Tía Susie era mi persona favorita además de mis padres. Mi padre siempre le llamaba 'Belleza sureña. "Ella había crecido en un rancho en Montana, y todo la hacía sonreír. Ella siempre estaba recogiendo flores y teniéndolas en su cocina. Cuando era pequeña, mi mamá y mi papá siempre me dijeron que el tío Tommy no le gustaban demasiado los niños. De igual manera pasé la mayor parte de mi tiempo con la tía Susie, así que no me importaba.
Me llevaron a casa, y recuerdo que me enseñó los alrededores de la casa y me decía dónde estaba todo. Pensé que era gracioso en el momento, porque había estado en sus casa millones de veces. Pero entonces me mostraron mi nuevo dormitorio, que la tía Susie dijo que podíamos pintar de amarillo. Y recuerdo ponerme a llorar porque me di cuenta que no iba a regresar a casa. El día del funeral de mi padre, tomé la decisión de que yo odiaba los funerales con todo mi corazón. En primer lugar, porque su funeral fue a ser el día de mi séptimo cumpleaños. Y segundo, porque odiaba el color negro, y yo tenía que llevar un vestido negro. Lloré cuando tuve que ponérmelo. Tío Tom empezó a gritarme, pero la tía Susie le hizo detenerse, y le dijo que se me permitía estar triste, porque era un día triste. En el camino al funeral, cogió una margarita y me dejó colgármela en mi vestido por lo que no le daría un triste aspecto. No me gustaba tener que ir a una nueva escuela. Tuve que hacer amigos nuevos, y yo no era muy buena para hacer amigos. Nunca lo fui. Cuando me presenté a la clase, mi profesor me preguntó cuál era mi color favorito. Mentí y dije rosa, porque eso es lo que todas las otras chicas habían dicho. Además, me moría de ganas de odiar el color amarillo. Pero no lo hice.
En quinto grado, conocí a mi maestra favorita hasta la fecha. La señora Browne siempre llevaba vestidos de colores brillantes, y siempre se aseguró de contarle a toda nuestra clase lo importante que éramos para ella. Estoy agradecida de que tenía un sistema de apoyo en la escuela, porque en casa, las cosas se estaban poniendo difíciles.
En el segundo mes del año escolar, la tía Susie se puso muy enferma. Al principio, todo el mundo pensó que era la gripe. Ella fue al médico, tomo su medicina, y en unos pocos días, ella volvió a la normalidad. Ella se enfermó de nuevo una semana más tarde. Esta vez, el medicamento no funcionó. Era media noche, y se puso muy mal. Tío Tommy quería llevarla al hospital, pero ella se negó. Ella le dijo que podía esperar hasta la mañana. No podía esperar hasta la mañana. Recuerdo saltar a su habitación para despertarla. Yo estaba emocionada porque estaba en una obra de la escuela ese día, y ella había prometido que me ayudaría con mi maquillaje. Sólo iba a ser un árbol, pero aun así estaba emocionada.
Al lado de su cama, ella tenía una pequeña colección de botones de oro y dientes de león que había elegido ese verano para ella. Estaban marchitas y podridas, pero ella nunca se había molestado en sacarlos de su habitación. Me hizo sentir especial. Cuando no se despertaba, empecé a gritar por mi tío. Seguia sacudiendo, tratando de conseguir que ella abriera los ojos. Para ese tiempo, entendía muy bien como la muerte lucía. Pero por alguna razón, tuve la imperiosa necesidad de hacer algo para tratar de salvarla.
Esa fue la primera vez que mi tío me golpeó. Trató de alejarme de ella, pero yo no la soltaba. Yo la seguía sacudiendo y gritando para que se despertara. Y entonces él me dio una bofetada. Dura. En la cara. Me puse a llorar aún más fuerte, pero no me hizo caso, la recogió y la llevo a su coche. En el hospital nos dijeron que había muerto mucho antes de que yo tratara de despertarla. Yo no fui a la escuela durante una semana. La señora Browne y mi clase entera firmaron una tarjeta para mí, y recuerdo que tenía un pájaro de color amarillo brillante en el frente. Lo guardé en mi habitación para la buena suerte.
Tío Tom me golpeó por segunda vez el domingo por la noche antes de ir a la escuela. No pude encontrar mi mochila, y empecé a entrar en pánico porque la tía Susie siempre había empacado mis comidas, y ella siempre me había ayudado a poner mis zapatos, y me acuerdo de haber hecho una lista de todas las cosas que no podía hacer sin ella en mi cabeza.
Yo estaba corriendo alrededor de la casa en busca de mi mochila y mi tío seguía gritándome para que me callara. Pero, yo estaba más centrada en la búsqueda de mi mochila. Corrí a su oficina y empecé a buscar por todos los gabinetes, y debo haber desordenado un montón de papeles sobre su escritorio. Lo siguiente que sé, él me agarró del brazo y me dio una bofetada en toda la cara. Recuerdo haber visto una botella de cerveza sobre la mesa, y le pregunte si él era un alcohólico. Acabábamos de aprender sobre el alcoholismo en la escuela, por lo que le pregunte. Lo que hizo que enloqueciera, y me amenazó con pegarme de nuevo. Por suerte, corrí al piso de arriba. Sin embargo no se detuvo allí. Continuó a lo largo de la escuela secundaria, y sólo empeoró. Por suerte, me voy de la casa pronto.
Así que si tuviera que ponerle título a la historia de mi vida, sería 'amarillo'. Porque por alguna razón, ese color sobresale en todos mis recuerdos. Mi uniforme de animadoras de la escuela secundaria era amarillo. Mi vestido de fiesta era amarillo. Cuando mi primer novio me invitó a salir, yo llevaba una diadema de color amarillo y blanco. La única Navidad que mi tio me regalo algo eran un par de aretes de color amarillo, cuando tenía trece años. No son las cosas más bonitas de la historia, pero los mantengo cerca de mi corazón porque me las dio.
Conseguí mi primer beso de un niño con cadenas amarillas en sus muñecas. Bebí mi primera cerveza en un sofá desgastado, amarillo en el sótano de mi vecina. Me di cuenta de que era gay cuando vi a la chica de mis sueños que llevaba un vestido de verano amarillo. Para mí, el amarillo es un color feliz. No se puede mirar el color amarillo y estar triste por mucho tiempo. Supongo que es mi dicho en la vida. Trato de llevar una sonrisa no importa lo mucho que este herida, porque con el tiempo las cosas deberían mejorar.
[CAMILA - PON UNA CONCLUSIÓN AQUÍ ANTES DE ENVIARLO, TONTA. OH Y TAMBIÉN HAY SOBRA DE CHIPOTLE EN LA NEVERA NO LO OLVIDES]
Lauren se rió cuando leyó la nota Camila había puesto en su ensayo sin terminar, mientras se limpiaba las lágrimas de sus ojos. De repente tenía mucho más conocimiento de la infancia de Camila. Se sentó allí durante unos minutos, leyendo el papel una y otra vez. Se le rompió el corazón al saber por todo lo que Camila había pasado. Ella no se lo merecía. Lauren deseaba que hubiera sabido esto en la escuela secundaria. Tal vez podría haberla ayudado y se hubiera asegurado que el accidente nunca ocurriera.
Suspirando, Lauren dobló los papeles por en medio y los metió en su bolso. Ella rebuscó en la caja, solamente para encontrar una colección de cintas para el pelo, hojas del trabajo de matemáticas, y un par de tenis. Decidiendo que ninguna otra cosa era lo suficientemente importante como para llevar con ella, ella regresó y salió por la misma puerta del muelle de carga. Se aseguró de bloquearlo antes de usar su teléfono para llamar a un taxi. Arrastró sus pies con ansiedad al frente de la escuela mientras esperaba.
Un poco más de una hora más tarde, se encontraba a la espera de su avión. Entregando su boleto a la mujer en uniforme, rápidamente encontró su asiento en el avión y se sentó. Se quedó dormida casi al instante, agotada de apenas poder dormir en los últimos dos días.
Ella se sobresaltó despertándose por una pesadilla. Mirando a su alrededor para asegurarse de que nadie había visto su mini ataque, ella respiró hondo y contuvo la mano al pecho. El corazón le latía rápidamente. En su sueño, Camila había estado en la cárcel, y había conseguido meterse con un grupo de reclusas. Lauren estaba allí, pero no podía hablar ni moverse, sólo podía mirar. Camila siguió llamándola en busca de ayuda, pero Lauren no podía moverse. La idea de que Camila podría terminar en una cárcel asustó Lauren.
Se obligó a tomar una respiración profunda, secándose las lágrimas de frustración que se habían formado en sus ojos. Todo lo que Lauren quería conseguir era a Camila de vuelta, para liberar a la más pequeña de su pasado y demostrarle que no todas las personas eran tan crueles como su tío. Camila había pasado por el infierno y de regreso, y no lo merecía ni un segundo. Eso desconcertó a Lauren que de alguna manera Camila aún conservaba su misma inocencia infantil.
El resto de su vuelo se pasó mirando con nostalgia por la ventana. ¿Qué estaba haciendo Camila en este mismo segundo? Ella debe de tener miedo a su mente. Lauren se preguntó si tenía una muda de ropa, o incluso si había tenido algo de comer ese día. Su preocupación la condujo a la locura, hasta que finalmente la sacudida del aterrizaje la sacó de sus pensamientos.
Ella esperó con impaciencia mientras los pasajeros comenzaron a salir fuera del avión. Envío a sus compañeras un texto rápido para hacerles saber que ella había aterrizado, hizo su camino a la cinta de equipaje y recogió sus cosas. Mucho tiempo después de estar agitando sus manos, por fin logro parar un taxi. Ella regreso de nuevo al apartamento alrededor de la hora de cenar, agradeciendo al taxista y caminando en el vestíbulo con su mochila. El ascensor subió hasta su piso que se sintió como una eternidad, pero finalmente giro la llave en la puerta y entró en el apartamento. Las tres chicas estaban sentadas en el sofá, y Dinah fue la primera en levantarse.
Al minuto los brazos de Dinah estaban alrededor Lauren en un fuerte abrazo, Lauren se echó a llorar. Pronto se vio rodeada con abrazos por todos los lados por todas sus compañeras, que parecían agotadas también. "Ella no se merece nada de esto," susurró Lauren. El abrazo grupal finalmente se rompió y ella las llevó hasta el sofá.
"¿Encontraste algo?", Preguntó a Ally, dando Lauren un apretón tranquilizador en su hombro. Suspirando, Lauren asintió y rebuscó en su mochila. Sacó el diario y el paquete de papeles, sosteniéndolos de cerca.
"Su tío era abusivo," Lauren se mordió el labio y parpadeó para contener las lágrimas. Pasó por las páginas del diario, recordando las palabras que Camila había garabateado en el papel desgastado. "Sólo debe haber empeorado después del accidente."
"Pero ¿qué pasa con el arma?" Normani habló, tratando de pensar lógicamente. Lauren asintió y examinó algunas de las páginas en el diario hasta que encontró lo que estaba buscando.
"Él solía amenazarla con ella," Lauren tragó saliva y trazó sus dedos sobre la escritura rara. "Ella dijo que tomó las balas, pero él sólo había puesto nuevas."
"Si alguien me amenazara con un arma, yo le disiparía a quemarropa," Dinah dijo bruscamente, apretando los puños en señal de frustración.
"Si no me equivoco, es su culpa por tener un arma desbloqueada y accesible a un menor de edad, ¿no?" Ally pensó por un momento. "En la clase teníamos que estudiar un guion para un espectáculo de investigación criminal, y recuerdo que discutimos un caso así."
"Eso espero," Lauren cerró el diario y lo puso en su regazo. "Si él se puede salir con la suya con tantos años de abuso, y ella es culpable por defenderse, no sé lo que voy a hacer." Su voz se quebró y ella se secó los ojos con rapidez para tratar de evitar la siguiente serie de las lágrimas que salían.
"Sólo tenemos que esperar que no vaya a ser así" Normani suspiró y se pasó una mano por el cabello.
"Camila nunca le haría daño a nadie a propósito" Lauren resopló y se puso de pie, empezando a caminar de un lado a otro de la sala de estar para tratar de aliviar algo de su acumulada frustración.
"Mejor que ellos se den cuenta de eso," Dinah acordó, caminando hacia Lauren y bloqueando su camino por el que había estado paseando. La polinesia colocó sus manos sobre los hombros de Lauren para tratar de hacer que la mirara. "Laur, te ves como la mierda, tienes que dormir."
"Lo sé," Lauren suspiró y sacudió la cabeza. "Pero no puedo."
"Lauren..."
"Estoy bien, Dinah," Lauren se sentó en el sofá y tiró de sus piernas hacia ella.
"¿Podemos ver la televisión? No quiero pensar... o hablar más de esto". Ninguna de las chicas dijo nada más, Dinah agarró el control remoto y se volcó a un canal al azar, a sabiendas de que ninguna de las chicas querría ver Friends sin Camila. Lauren trató lo mas que pudo quedarse despierta, pero comenzó a cabecear y, finalmente, sus párpados se hicieron demasiado pesados. El sueño se apoderó de ella dentro de los primeros diez minutos del show en la televisión

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Veintiuno.

Mensaje por Admin el Vie Oct 07, 2016 4:43 am

Los siguientes días pasaron en agonía para las cuatro compañeras. Lauren, sin embargo, lo estaba tomándolo peor que las otras tres chicas. Ella se abrió y se permitió acercarse a Camila, sólo para que la más pequeña se fuera lejos de ella. El pensamiento inminente que Camila pudiera terminar en la cárcel y nunca más pudiera ser capaz de volver a casa aterrorizaba a Lauren. En todos sus años en la Tierra, Lauren nunca había sufrido una pérdida tan grande como ésta. Claro, ella había perdido a su tía abuela cuando tenía 7 años de edad, pero no recordaba nada de la mujer. Su madre la había regañado por estar recogiendo las flores en el funeral en lugar de estar de luto, junto con su familia, pero Lauren simplemente no se atrevía a sentirse triste por la pérdida de alguien que apenas y conocía.
Ahora Camila era otra historia. Lauren se preocupaba enormemente sobre la chica más joven. Por supuesto, ella solía odiarla. Pero le resultaba imposible ahora, después de aprender sobre ella. Lauren le resultaba imposible odiar a alguien una vez que descubría lo suficiente sobre ellos. Una vez que se enteraba de los verdaderos motivos de alguien, se hacía más fácil para ella simpatizar con ellos. Había pasado el resto del fin de semana en cama. Sus compañeras iban a su habitación a ver cómo estaba de vez en cuando, pero después de que ella las corriera varias veces, decidieron que lo mejor era darle a la chica de ojos verdes su espacio.
Fue sólo a las 11 pm el domingo que Lauren se dio cuenta que tenía clases al día siguiente. Lo que significaba que tenía que hacer otro de sus proyectos de artes independientes. Después de considerar simplemente saltárselo, pero Lauren fue finalmente capaz de salir de la cama.
Encendió las luces de su habitación y buscó en su mochila sus materiales. Sus ojos recorrieron los colores de pintura que tenía para elegir, haciendo una mueca en todos los brillantes colores vivos que había traído a casa. Eventualmente, ella tiro todos menos dos tubos de pintura dentro de la mochila.
Utilizando las pinturas blanca y negra, mezclo una variedad de grises en su paleta. Gris. Porque sin Camila, todo pareció perder su color. Los colores brillantes solamente le recordaban lo que posiblemente podría perder. Ella comenzó a buscar en su armario un lienzo, jurando que había uno escondido en alguna parte. Su corazón se detuvo cuando vio lo que había estado buscando. Sin embargo se veía un poco diferente de lo que había esperado.
En lugar de encontrar un lienzo blanco liso, Lauren encontró un lienzo en blanco liso - cubierto de garabatos infantiles de Camila. Ella debió haber hecho eso la mañana que había coloreado en su cuaderno de dibujo también. Sintió lágrimas en sus ojos, Lauren colocó la pintura en su caballete y empezó a salpicar ciegamente pintura sobre los dibujos de colores, con ganas de sacarlos de su vista lo más rápido posible.
A los pocos minutos y un ataque de llanto mas tarde, Lauren miró su paleta sólo para darse cuenta que había usado toda su pintura. Mirando hacia al lienzo, se mordió el labio cuando se dio cuenta cuán densamente había coloreado. La pintura goteaba por la parte inferior de la lona, por el caballete, y dejando pequeñas manchas en el suelo.
Creciendo cada vez más su frustración, Lauren lanzó su pincel hacia el suelo y se quejó. Caminó de regreso a su cama y se metió bajo las sábanas, acurrucándose en el mismo lugar donde había pasado todo el fin de semana. Alguien llamó a la puerta unos momentos después. Cuando Lauren no contesto, Dinah entro a la habitación. Ella levantó una ceja ante la pintura antes de caminar y sentarse en el borde de la cama.
"¿Cómo te sientes?"
Lauren suspiró, sentándose y limpiándose los ojos. "¿Por qué no podemos simplemente... No sé, robarla y salir del país?"
"Porque entonces todas terminamos en la cárcel, idiota," Dinah se rió en voz baja. "Se está haciendo tarde..."
"Lo sé," Lauren miró el reloj. "Tengo clase mañana."
"¿Vas a ir?"
La chica de ojos verdes asintió. No importa lo mucho que quería faltar a clase, sabía que necesitaba algún tipo de distracción. Sentándose sin hacer nada y permitiendo que sus pensamientos corrieran libremente sólo la estaban haciéndola sentir peor.
"¿Qué crees que está haciendo en este momento?", Dijo Lauren después de unos momentos de silencio. Vio la cara de Dinah caer ligeramente y suspiró. A ninguna de los dos les gustaba la idea de Camila en la cárcel.
"Por lo que sé, ellos la están reteniendo en una celda hasta el juicio", Dinah se pasó una mano por el cabello y miró por la ventana. "Y entonces... dependiendo de lo que suceda en el juicio, ya sabes..."
Lauren apretó la mandíbula y asintió. Ella lo sabía. Había pensado en ello durante horas. "Será mejor que duerma un poco," dijo finalmente, decidiendo no continuar la conversación y no pensar más en eso. Dinah asintió comprendiendo.
"Nos reunimos con el abogado mañana," Dinah le recordó, levantándose de la cama. "¿Vamos a recogerte después de la clase y podemos ir juntas?"
"Claro", Lauren suspiró. "Buenas Noches".
"Todo va a funcionar de alguna manera", dijo Dinah, dando a Lauren una sonrisa triste. La chica de ojos verdes sólo suspiró y tiró de las mantas sobre sí misma. Dinah se fue en silencio de la habitación.
Lauren daba vueltas, pero finalmente terminó por quedarse dormida, sólo para ser despertada unas horas más tarde por el ruido estridente de su alarma. Gimiendo, se sentó y miró fijamente la pared, poniendo mucha fuerza de voluntad para salir de la cama. Mientras ella se estaba lavando la cara, Normani apareció detrás de ella en el espejo. Miró hacia arriba, inclinando su cabeza.
"¿Estás bien?", Su compañera de cuarto le preguntó en voz baja. Lauren se echó agua fría en la cara y asintió.
"Cansada", se encogió de hombros, secándose la cara y salpicándose corrector debajo de los ojos.
"Gracias a Dios por el maquillaje, ¿verdad?" Normani rio suavemente. "Sí, gracias", se mordió el labio. "¿Segura que estás bien? Nos reuniremos con el abogado hoy y pensé que podría ser difícil para ti".
"Estoy bien, Mani", dijo Lauren con firmeza, queriendo que su compañera no insistiera en el tema más. Estaba tratando todo lo posible para alejar todas las emociones fuera de su cabeza. Por suerte, Normani captó la indirecta, dándole una sonrisa triste antes de dejarla sola.
Una vez que Lauren estaba vestida, escaneó su dormitorio por última vez. Cuando vio la pintura, ella se encogió. Sin embargo tendría que entregarlo. No tenía tiempo para hacer algo más. Metiéndolo bajo su brazo, corrió a su coche y lo arrojó en el asiento trasero sin cuidado.
Condujo lentamente a clase, esperando quedarse fuera tanto tiempo como fuera posible. Lauren no se había dado cuenta de lo mucho que necesitaba a Camila en su vida hasta que ella se había ido. Camila había traído color a su apagado cielo. Y ahora, el azul del cielo se desvanecía lentamente con cada día de ausencia de Camila.
Finalmente, terminó en el estacionamiento frente a su escuela. Aparcó, rodeando su coche para que pudiera tomar su pintura.
"Mierda", murmuró, dándose cuenta de que algunas partes la pintura se habían frotado contra el respaldo de su asiento. Cogió el lienzo, dándole vueltas y gimiendo cuando vio los pequeños espacios en blanco donde las secciones gruesas de pintura seca se habían desprendido. Ahora, algunos de los garabatos infantiles de Camila estaban mirando a través de la capa de negro y gris.
Estaba demasiado cansada para tratar de pensar en una solución, por lo que en lugar de eso se metió la pintura bajo el brazo y corrió dentro de su salón de clases. Por supuesto, llegaba tarde, una vez más, y tras disculparse un millón de veces, ella dejó la lona en el fondo de la clase y en silencio se sentó. Mientras tanto, en el apartamento, Dinah y Normani estaban encerradas en el dormitorio de Dinah, navegando en su portátil.
"¿Cómo no puede tener ningun familiar?" Normani frunció las cejas. Habían estado tratando de encontrar a alguien que tuviera conexiones con Camila durante la última hora, pero se habían quedado con las manos vacías cada vez.
"No tengo idea", Dinah suspiró, empujando el portátil fuera de su regazo. "Me doy por vencida"
"Hey, espera," Normani se recostó en la cama y pensó por un momento. "¿No ella siempre hablaba de cómo ella era cubana?"
"Recuerdo eso," Dinah asintió y se recostó en la cama para unirse Normani.
"Lo que significa que podría tener familia allí, pero..."
"No van a saber de ella," Normani terminó su frase por ella. "Y no van a hablar Inglés." Las dos chicas suspiraron en derrota.
"No me puedo imaginar no tener a nadie", dijo Normani después de unos minutos de silencio entre ellas. "Eso sería... aterrador. Quiero decir, la única persona que tenía era un completo idiota".
"Ella nos tenía" Dinah levantó la cabeza y se sentó. "Y a Lauren."
"Lauren", Normani levantó las cejas sugestivamente.
Dinah puso los ojos en blanco ante la alegría de Normani y se puso de pie, caminando hacia la ventana y mirando a la ciudad. "Ella no lo está tomando bien. Si Camila tiene que irse... ya sabes... Ella va a estar derrotada ".
"Ella no sabía en lo que se estaba metiendo," Normani estuvo de acuerdo.
Al otro lado de la ciudad, Lauren estaba terminando su clase. Ella prácticamente corrió hacia la puerta, pero uno de sus compañeros de clase tocó su hombro antes de que pudiera salir y señaló a su maestro, que había estado tratando de llamar su atención. Lauren hizo una mueca, dejando caer sus hombros en derrota y caminando hacia el escritorio.
"Tu trabajo esta semana es verdaderamente... diferente", comenzó el Sr. Robertson, fijando su pintura en la mesa. Lauren arrugó la nariz, maldiciéndose por convertirlo en "Pones mucha emoción en esto, ¿no?"
Lauren se mordió el labio y se encogió de hombros. "Supongo."
"Para mí, esto parece una obra de dolor puro, señorita Jauregui," se inclinó sobre la pintura y remarcando el marcador colorido debajo de la pintura, donde Camila había dibujado.
Lauren apretó los puños. "No es asunto suyo, en realidad. Todo lo que tienes que hacer calificarlo", le dijo, sintiendo su sangre hirviendo. Ella no pudo evitarlo.
Su maestro levantó la cabeza para mirarla, sorprendido por su repentina explosión. Lauren contuvo el aliento. Él asintió con la cabeza hacia la puerta, lo que indica que ella podía salir. Lauren prácticamente corrió fuera del salón, no quería meterse en más problemas.
Cuando ella llegó al estacionamiento, miró a su alrededor buscando el coche de Normani y Dinah. Las cuatro compañeras habían acordado conducir para reunirse con el abogado todas juntas. En su mochila, Lauren apretó el diario de Camila cerca de su pecho.
Cuando no pudo detectar su coche, se sentó en la acera y esperó. Cada vez que estaba sola, la mente de Lauren siempre parecía vagar a Camila. ¿Qué estará haciendo la pequeña chica en ese momento? ¿Y si estaba herida? O ¿enferma? O ¿asustada? Lauren se mordió el labio y cerró los ojos.
El ruido familiar de la camioneta de Dinah hizo señas en la distancia. Lauren levantó la cabeza, notando a sus amigas esperándola en la parte posterior del estacionamiento. Suspirando, corrió y se deslizó en el asiento trasero junto a Ally, que le apretó la mano en señal de apoyo.
"Normani, es una puta vuelta a la izquierda, mira el folleto," Dinah se inclinó desde el asiento del conductor y sacó un pedazo de papel de la guantera, desplegándolo y señalando el pequeño mapa.
"Hey idiota, es un giro a la izquierda si lo sostienes boca abajo", Normani giro el papel para probar que Dinah estaba equivocada. La polinesia resopló y giro a la derecha el coche, acelerando.
"¡Cálmense!" Ally resopló, volviéndose a Lauren y poniendo los ojos en blanco. "Han estado asi de impacientes durante todo el día."
"No lo estamos " Normani murmuró. "Estamos nerviosas, eso es todo."
Lauren se mantuvo en silencio mientras las chicas bromeaban. Su mente estaba todavía en Camila. Sólo unos pocos días se interponían entre ellas y el juicio. Y todo iba a ser aún más real en el momento en que pusiera un pie en la sala del tribunal.
"¿Laur...?", Dijo en voz baja a Ally. Lauren subió la mirada.
"¿Qué?", Le contesto.
"¿Estas llorando...?"
"Oh," susurró Lauren, secándose los ojos y volteando la cabeza lejos de las otras chicas. "Estoy bien."
Ninguna de los demás pasajeras le preguntó, sabiendo que sólo empeorarían las cosas. Normani y Dinah continuaron discutiendo sobre las direcciones hasta que finalmente se detuvieron frente al edificio grande. Caminaron en silencio al interior, y unos minutos más tarde se encontraban sentadas en una pequeña habitación alrededor de una mesa de madera, sentadas frente a un hombre pequeño con un maletín. Lauren se sintió mal del estómago. La realidad se acercaba.
"Creo que podemos empezar entonces", asintió con la cabeza, tirando de una pila de papeles de su maletín y hojeando a través de ellos. "Camila tuvo que someterse a una evaluación psiquiátrica, así como una evaluación médica," él comenzó.
Lauren tragó saliva.
"Por desgracia, no estaba muy obediente", continuó, haciendo que el corazón de Lauren cayera en su pecho. "Parece que tenemos suficiente información, sin embargo, si combinamos todo con sus registros médicos anteriores. ¿Asumo que ustedes saben sobre el accidente en que la señorita Cabello estuvo involucrada? "
Todas ellas asintieron con excepción de Lauren, que acaba de congelarse. Hojeo los papeles y sacó una hoja de color amarillo pálido, deslizándolo sobre la mesa para que la miraran.
"Este es el informe oficial del accidente", explicó, colocando dos fotografías en la mesa delante de ellas. Lauren sintió que su estómago dio un vuelco y tuvo que alejarse un momento para regresar a su compostura. "Estas son las que se tomaron el día después del accidente. Pueden ver dónde se fracturó el cráneo, que es donde se hizo la gran mayoría de daños en su cerebro".
Volviendo lentamente, Lauren estudió la imagen. Camila estaba conectada a una multitud de cables y máquinas. Ella era tan pequeña y vulnerable en la gran sala del hospital. Las manos de Lauren empezaron a temblar y tuvo que dejar las fotos de nuevo sobre la mesa para su propio bien. Las otras chicas entendieron, estaban conmocionadas al igual que ella.
"El trauma en la cabeza era bastante grave", continuó, deslizando las fotos de nuevo en su maletín. "Por lo general, una lesión cerebral traumática tiene afectaciones cognitivas, perceptivas, físicas y de comportamiento. Todo lo cual la señorita Cabello parece estar presentando". "La pérdida de memoria es evidente, aunque parece ser irregular en algunos casos. Es difícil identificar las cosas que ella se acuerda, y las cosas que ella no. Ella tiene problemas para entender a los demás y el procesamiento de su propia información, así como la expresión de sus propios pensamientos, lo cual es frustrante para ella". "Pero en su caso, que no parece darse cuenta de algunos de sus... problemas, por decirlo suavemente," suspiró y buscó entre sus papeles una vez más, leyendo uno de ellos por unos momentos. "Una historia de abuso es evidente, ¿sí?", Se volvió hacia ellas y las cuatro chicas asintieron.
"Su tío," Lauren habló por primera vez. "Comenzó en quinto grado."
Él asintió y anotó algo. Las otras tres chicas la miraron, preguntándose cómo sabía la información. Lauren ignoró sus miradas y respiró hondo.
"Al principio pensamos que su lesión cerebral puedo haber provocado algo que se llama afasia no fluente, lo que explicaría su dificultad para hablar en oraciones completas", se aclaró la garganta y escaneo los documentos una vez más. "El cuál podría ser el caso, pero parece que hay más". "Es un largo período de recuperación después de algo tan traumático como una lesión cerebral. Especialmente en el caso de Camila, ella tendría que volver a aprender un montón de cosas que hubiera olvidado en el accidente ", explicó. "Desafortunadamente, la persona que vivía con ella no sólo era abusivo, era descuidado". "Su tío no era un buen apoyo. Camila no tenía ningún tipo de ayuda en su recuperación, por lo que explica su... peculiar forma de ver las cosas. Todo lo que ella sabe es porque probablemente lo descubrió por su cuenta. Sin socializar, es lo que pudo impedir su recuperación. ¿Me siguen? "
Lauren apretó sus manos en puños. Su sangre hervía de ira hacia el tío de Camila. Decidió asentir lentamente y se obligó a respirar profundamente.
"Ahora, su evaluación psicológica", dijo y el corazón de Lauren comenzó a latir rápidamente. Como si lo que ya estaba pasando no fuera suficiente, tenía que ser aún más. Camila no se merecía nada de esto. El hombre deslizó otro papel de su carpeta y lo puso sobre la mesa. "Ella mostró signos de trastorno por estrés postraumático, probablemente desde el abuso que continuó una vez que llegó a casa desde el hospital." "Básicamente, su cerebro se está aplastando a sí mismo. Ella ya lo tenía dañado, por lo que ahora tener que procesar el abuso y las memorias reprimidas son aún más difícil para ella de lo que sería para ti o para mí".
"¡Esto es tan estúpido!" Lauren dijo bruscamente, golpeando sus manos en la mesa parándose. "Yo no entiendo por qué tenemos que sentarnos aquí, mientras que Camila esta por ahí, y ni siquiera puedo ayudarla!"
Ella sintió una mano en su brazo y miró a Dinah, dándole una mirada comprensiva. Nadie parecía estar enojado con ella por estar molesta, Dinah tiró de su brazo para que se volviera a sentar. Lauren suspiró y se sentó encorvándose en su asiento.
"No eres a la que ella llama 'Lolo', ¿o si?" El hombre miro a Lauren. En el momento en que escuchó el apodo familiar, la chica de ojos verdes se echó a llorar. Sus compañeras de inmediato se unieron alrededor de ella para calmarla.
"Estoy bien, chicas, estoy bien," Lauren murmuró, secándose los ojos e inhalando. La verdad es que ella no estaba bien, pero podía fingir por ahora. "Tengo que hablar con él a solas, tengo..." ella señaló con la cabeza su mochila. Las chicas entendieron, dándole a Lauren sonrisas de apoyo y salieron de la habitación.
Una vez que la puerta se cerró, Lauren se agachó y sacó el viejo diario de Camila de su mochila, abriéndolo y sentándose frente el escritorio. Lauren se mordió el labio y pensó por un momento. "Ella trajo esto con ella cuando ella apareció en nuestra puerta", mintió. Ella no podía confesar que entro a la casa.
"Ella escribió acerca de su tío aquí", dijo Lauren después de tomar una respiración profunda. El abogado asintió, lo que significa que podía seguir. "Ella habla de cómo él... la golpeó, y en un momento dice que él la amenazó con su arma, que creo que podría explicar cómo ella... ya sabe." Lauren pasó el diario sobre la mesa para que él lo checara. Y después se miró las manos en su regazo, su ansiedad iba creciendo a cada segundo.
"¿Puedo tomar fotografías de esto?", Preguntó el abogado, tomando una pequeña cámara digital. "Esto serviría como prueba sólida en la sala del tribunal." Lauren asintió suavemente, viendo como le tomaba un par de fotos a las páginas, antes de pasar el diario al otro lado de la mesa.
"Sólo quería que usted y sus compañeras tuvieran información sobre lo que hemos concluido hasta el momento con Camila", explicó, comenzando a guardar los papeles en su maletín. "Tenemos un argumento sólido, fuerte evidencia y prueba de abuso. Creo que tenemos una muy buena oportunidad".
Lauren respiró hondo y asintió. "Gracias", dijo, sosteniendo el diario de Camila apretado contra su pecho y saliendo para encontrarse con las otras chicas en el vestíbulo.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Veintidós.

Mensaje por Admin el Vie Oct 07, 2016 4:43 am

Después de su reunión con el abogado, Lauren fue a casa y se fue directamente a la cama. Ella daba vueltas, pero finalmente terminó por quedarse dormida. Se despertó con un sobresalto alrededor de las 21:00, respirando con dificultad y llevándose las manos a la cara. Otra pesadilla sobre Camila en la cárcel. Esta vez, Lauren y Camila se habían separado por una cerca de alambre, sosteniéndose las manos a través de los pequeños agujeros en la barrera. De repente, Lauren había sentido una fuerza tirando de ella hacia atrás, y no importaba lo mucho que se esforzara, no podía liberarse. Camila también era alejada por dos guardias de la prisión detrás de ella.
Camila estaba llamando a Lauren para ayudarla, pero Lauren no podía responder. Trató, pero cada vez que abría la boca, no salía sonido. Entonces, de repente, todo se volvió oscuro, y sentía como si estuviera cayendo. Y fue entonces cuando ella se despertó de golpe.
Lauren respiró hondo, luchando para encender la luz y convencerse de que todo había sido un sueño. Una vez que ella se calmó y se aseguró a sí misma que estaba a salvo, llegó a la conclusión de que ella nunca sería capaz de dormir tranquila esa noche.
Así que se fue a dar un paseo. Por supuesto, salir a caminar, probablemente no era la mejor idea en medio de la noche, en la ciudad de Nueva York, por sí misma. Pero ella era Lauren, y ella actuó por sus impulsos. Así que se puso los zapatos y en silencio se dirigió fuera de la vivienda y fuera al aire fresco.
Sin embargo, su paseo tomó un giro dramático, cuando ella miró con nostalgia el parque al otro lado de la calle. Ese parque había sido donde había regañado a Camila por recoger las flores, y donde había encontrado a Camila en el bosque bajo la lluvia torrencial. Ella respiró hondo, lentamente formándosele una idea. Caminó por la calle. Afortunadamente, ella sabía exactamente donde podía encontrar lo que necesitaba, y si ella caminaba a paso rápido, podía lograrlo justo a tiempo. Sus converse desgastadas la llevaron rápidamente por el bloque, y, finalmente, terminó justo donde tenía que estar.
Después de comprar más de lo que debería, Lauren decidió coger un taxi de vuelta al parque en lugar de tener que cargar todo. Diez minutos más tarde, se encontró en la esquina trasera del parque donde Camila había recogido las margaritas. Cavó. Ella cavó en la zona donde las margaritas habían crecido. Usando la colección de flores que había comprado, las plantó con cuidado a lo largo de la curva en la acera, asegurándose de que las amarillas estuvieran orgullosas en el medio.
Antes de Camila, si a Lauren le hubieran dicho que estaría plantando flores a medianoche, ella se reiría y pensaría que era una broma. Pero ahora, aquí estaba. Camila había traído la espontaneidad en su vida, y ahora Lauren se encontraba a sí misma haciendo cosas que ella nunca pensó que haría. Y disfrutándolas.
Una hora más tarde, todas las flores que había comprado estaban plantadas de forma ordenada en el pequeño rincón del parque. Tal vez esta era una forma retorcida de compensar el gritarle a Camila por las margaritas, pero de cualquier manera, había mantenido su mente ocupada por una buena cantidad de tiempo. Ella dio un paso atrás y admiró el pequeño jardín que había creado, deseando que Camila pudiera haber estado allí para verlo. Lauren pensó en el día en que le había dicho a Camila que el amor no era acerca de la posesión, y que se trataba de apreciación.
Mirando hacia atrás ahora, Lauren odiaba el hecho de que esa declaración era verdad. Porque demonios, ella podía apreciar a Camila no importara lo lejos que la chica estuviera. Pero ella quería a Camila aquí. Con ella. Y en este momento, eso no era posible.
Se sentó en el banquillo por un tiempo, simplemente admirando su obra. No se dio cuenta de cuánto tiempo había estado fuera hasta que un rayo de sol se asomó por encima de los árboles y casi la cegó. Suspirando, tomó la decisión de que a pesar de que tenía la clase ese día, ella merecía un día de descanso. En el momento en que entró por la puerta del apartamento, sus tres compañeras de cuarto corrieron a su alrededor.
"¿Dónde diablos estabas?" Dinah miró a la chica de arriba a abajo para asegurarse de que estuviera bien.
"Fui a dar un paseo," Lauren se encogió de hombros, sin querer revelar lo que en realidad había estado haciendo. Ella ya había conseguido suficientes comentarios de sus amigas, y no estaba de humor para ninguno más.
"Estás demente," Dinah negó con la cabeza. "Pensamos que estabas secuestrada o algo así. Avisa la próxima vez, ¿quieres? "
Lauren simplemente rio para sí misma y se pasó una mano por el pelo. Ella entró en la cocina, agarrando una caja de cereal de la despensa y haciéndose el desayuno. Todas sus compañeras la miraron inquisitivamente.
"Llegas tarde a clase," Ally habló. Lauren levantó una ceja por un momento antes de encogerse.
"No iré", murmuró con la boca llena de comida.
"Eso es nuevo," Normani susurró a Dinah, quien asintió con la cabeza. Sin embargo decidieron no cuestionar a Lauren aún más. Quedando sólo unos pocos días hasta el juicio de Camila, querían mantener a Lauren en el mejor estado de ánimo que pudieran.
Sin embargo el estado de ánimo de Lauren se desplomó alrededor de la hora de cenar, cuando su teléfono sonó en su bolsillo y se excusó a su dormitorio.
"¿Hola?", Preguntó ella, sentada en el borde de su cama y mordiéndose el labio.
"¿Laur? Es mamá, tu padre me consiguió un nuevo teléfono. ¿Cómo estás? "
Los ojos de Lauren se abrieron. Su madre siempre había sido buena en saber cuándo Lauren estaba molesta, incluso por teléfono. Ella respiró hondo.
"Estoy bien, mamá, ¿cómo estás?", Preguntó, pasando rápidamente de nuevo a su cama y cruzando las piernas. No es que no fuera cerrada con su madre, porque lo era, pero ella no tenía exactamente una explicación creíble de por qué estaba tan miserable. Por suerte, su madre no pareció darse cuenta.
"Todos estamos bien aquí, cariño, ¿qué hay de nuevo contigo? He estado tan ocupada que no he tenido tiempo de llamar, "su madre explicó en el otro extremo de la línea. Lauren acumuló en su cerebro algo nuevo en su vida, además de Camila.
"Yo, uh, me va bien en la escuela," Lauren ofreció una mentira a medias, mordiéndose el labio.
"¿Eso es todo?" Cuestionó su madre, y Lauren podría decir que ella sabía que algo estaba pasando. "¿Cómo están las otras chicas?"
"Están bien" Lauren asintió una vez y miró por la ventana, viendo como el Sol comenzaba lentamente su descenso tras el horizonte.
"Todo "bien" contigo, entonces, ¿eh?"
"Supongo," Lauren se encogió de hombros. Ella no sabía qué más decir para tratar de llevar la conversación en otra dirección. Ella nunca había sido buena en hablar de sí misma.
"¿Qué pasa con tu vida amorosa? ¿Alguna chica sexy en la ciudad? "Su madre se burló.
"¡Mamá!" Lauren sintió que sus mejillas se volvían rojas y de repente no pudo sacar su mente fuera de Camila. "Yo... yo... no lo sé."
"¡Así que hay alguien!" Su madre levantó la voz. "¡Mike, tenías razón!" Ella llamó al padre de Lauren en el fondo. La mandíbula de Lauren se dejó caer y de repente se puso cada vez más ansiosa. Ahora la iban a bombardear con preguntas, y ella no sabría cómo responder a ellas.
"¿Quién es ella? ¿Cuál es su nombre? "Su madre regresó al otro lado del teléfono. Lauren se puso tensa y no podía encontrar las palabras.
"Yo... ella es... no lo sé", tropezó con sus palabras.
"¿No sabes su nombre?" Su madre se echó a reír. Lauren levantó la cabeza cuando oyó un suave golpe en la puerta, revelando a Dinah mirándola inquisitivamente en su habitación. Cuando vio la mirada nerviosa en el rostro de Lauren, se unió de inmediato a la chica en la cama y tiró su brazo alrededor de su hombro. Lauren respiró hondo.
"Yo no sé qué... que somos, aún, yo realmente no quiero que te hagas ilusiones por nada," Lauren se mordió el labio. No era técnicamente una mentira.
Dinah levantó una ceja y articuló '¿Camila?' a Lauren, quien asintió con la cabeza y le indicó a Dinah que guardara silencio. Afortunadamente, la niña captó el mensaje.
"Oh, bueno, eso es comprensible cariño", su madre suspiró en el otro extremo de la línea. Lauren se mordió el labio, sabiendo que sus padres estaban ansiosos por escuchar sobre quien había conocido su hija. Si sólo ellos supieran.
"Ustedes serán los primeros en saberlo", Lauren trató de tranquilizarlos. Dinah palmeó la espalda de Lauren en apoyo y la chica de ojos verdes le envió una sonrisa agradecida. Afortunadamente, su madre abandonó el tema, y Lauren dijo que tenía que ir a ayudar con la cena. Una vez que la llamada terminó, Dinah inclinó la cabeza hacia un lado ligeramente.
"¿No vas a hablarles de Camila?" La chica le preguntó, cruzando las piernas debajo de ella. Lauren se mordió el labio pensando.
"Ellos saben quién es," Lauren suspiró y sacudió la cabeza. "Ellos saben lo que me hizo en la escuela secundaria, y no quiero sacar eso en este momento. Además, sin ningún contexto, diciéndoles que ella está siendo acusada por asesinato no es exactamente la forma ideal para presentarla".
"Es cierto," Dinah estuvo de acuerdo y le dio un codazo Lauren juguetonamente. "Deja de preocuparte tanto. Todo saldrá bien".
"¿De verdad crees eso?" cuestionó Lauren. Dinah se encogió de hombros y se acostó en la cama.
"Estoy haciendo mi mejor esfuerzo", admitió.
"Yo también", Lauren murmuro, mirando por la ventana la puesta de Sol. Todos los diferentes colores le recordaban a Camila y ella de repente se levantó, cerrando y azotando sus cortinas. Dinah saltó al repentino estallido de la niña, viendo como Lauren se dio la vuelta con lágrimas en los ojos. Inmediatamente, Dinah le tendió los brazos. Lauren voluntariamente cayó en ellos, dejando que los sollozos la superaran.
"Yo... yo sólo la quiero de vuelta," Lauren logró decir entre sollozos. Dinah simplemente asintió con la cabeza. Las cuatro compañeras sintieron un vacío cuando Camila las había dejado.
"Hay una frase muy cursi acerca de amar algo y dejarlo ir", dijo Dinah después de unos minutos de silencio entre ellas. Lauren se secó los ojos y miró a la otra chica.
"Y si regresa, es que estaba destinado a ser. Lo sé" susurró Lauren. "¿Sin embargo, es realmente cierto?" Se sentó y se secó los ojos, su mente estaba corriendo de repente. "¿Y si te gusta algo y no vuelve? ¿Qué haces entonces? "
"Nadie tiene todas las respuestas", dijo Dinah con sinceridad. "Sólo tienes que esperar que el universo sepa lo que está haciendo."
Lauren se mordió el labio para detener que la próxima ronda de lágrimas cayeran.
"¿Por qué duele tanto?" Gimió y se recostó en la cama, mirando al techo sin comprender. "Es por esto que no tengo compromisos. Porque entonces algo viene y amenaza con arruinar todo".
Ella apretó los puños, creciendo su furia más y más por todo el que se interponía entre ella y Camila. Ella saltó cuando sintió una mano en su brazo.
"Entonces tenemos que luchar por ella, ¿no?", Dijo Dinah suavemente, apretando la mano de Lauren. "Si perdemos, perderemos luchando."
Lauren asintió suavemente, obligándose a creer en las palabras que pronunció Dinah. Camila era suya, y ella iba a asegurarse de que se quedara de esa manera. Demonios, el amor si era doloroso, a ella no le importaba. El dolor valía la pena. Oh dios, el dolor valía jodidamente la pena.
Dos días de infierno absoluto pasaron tan lentamente como pudieron. Lauren pasó la mayor parte de su tiempo en su habitación, sentada en el borde de su cama y mirando por la ventana. Su habitación estaba colocada de modo que tenía una vista perfecta del parque al otro lado de la calle.
Toda la semana había estado observando las reacciones de la gente al ver la abundancia de flores que había plantado un par de noches atrás. Esperaba que tal vez alguna parte de su felicidad se le contagiara.
Lauren encontró gracioso cómo cuando Camila se presentó en su puerta, no tenía idea de que una niña pequeña pudiera causarle tanto dolor sólo por estar ausente en su vida. Ella no se dio cuenta de lo doloroso que era perder a alguien. La gente habla del dolor emocional, pero parecía que nunca mencionaban el dolor físico de la distancia. Lauren siempre había pensado que la gente estaba exagerando cuando decían que su corazón 'dolía', pero ahora, ella entendía. Fue, literalmente, como si alguien hubiera llegado directamente a su pecho y se apoderara de su corazón, no permitiéndole latir más.
Estaba suspendida en un mundo en la nada. Era como si el tiempo se hubiera detenido, y ella estuviera atrapada viendo a todos los demás siguiendo adelante con sus vidas, mientras ella luchaba por liberarse. Camila se había ido y tomado todo lo que Lauren había valorado con ella.
Y no tenía sentido para ella en absoluto. Debido a que había conocido Camila durante un corto período de tiempo, y sin embargo, el tiempo que pasaron juntas se sentía tan completo. Y Dios, ella usaba a la chica como una manta de seguridad. Camila llevó la luz de nuevo a la vida de Lauren y ahora, no dejó nada más que sombras.
Había llegado a la vida de Lauren, volvió todo al revés, y desapareció una vez más. Y Lauren no quería nada más que conseguirla de vuelta. Ahora era el día antes del juicio, y Lauren no podía dormir. Casi a la medianoche, la Luna era la única cosa que ilumina su habitación oscura. Ella rodó sobre su espalda, mirando hacia el techo y rastreo las constelaciones en las grietas. Quizás Camila podía ver la Luna desde donde estaba. Tal vez la traería de vuelta a casa.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Veintitrés.

Mensaje por Admin el Vie Oct 07, 2016 4:44 am

"Laur."
"Lauren".
"Jauregui!"
Lauren se despertó sobresaltada cuando la manta fue jalada, lo que hizo que ella que estaba enredada en ella volara fuera de la cama y cayera al suelo con un fuerte ruido. Se quejó, todavía medio dormida, y miró a Dinah y Normani de pie encima de ella.
"Tú tienes la culpa que te cayeras," Dinah tiró la manta en el suelo. "Hoy es el día, vístete y lleva tu culo abajo para el desayuno."
La chica de ojos verdes esperó hasta que sus compañeras se fueran para desenredarse a sí misma de las mantas tropezando sobre sus pies. Hoy era el día. El juicio de Camila. El día en que las cosas podrían llegar a ser 100% más reales.
Diciéndose a sí misma en no pensar en ello, Lauren coloco música en sus altavoces para mantener su mente ocupada. Ella se cambió en unos leggins y una camiseta de una banda, poniéndose su chaqueta de cuero encima ya que la temperatura decrecía. Se miró en el espejo, dándose cuenta de lo agotada que estaba. Coincidía con la forma en que se sentía. Suspirando, se echó agua fría en la cara para tratar de despertar. Pero no ayudó de mucho.
En el momento en que puso un pie en la cocina, un tazón de cereales se posó en sus manos. Ally le dio una suave sonrisa y apunto con la cabeza hacia sus otras compañeras en la sala de estar. Lauren se sentó en la alfombra ya que el sofá estaba lleno, dándose cuenta de que estaba sentada en el lugar habitual de Camila. Se tragó el nudo en la garganta y miró a sus compañeras.
"¿Nerviosa?" Normani le preguntó. Lauren asintió, tomando un bocado de su comida y jugando nerviosamente con un mechón de la alfombra.
"No eres la única," la chica de piel oscura respondió, señalando a las otras dos chicas en el sofá y a ella misma. "Ninguna de nosotras sabe qué esperar." Lauren se mordió el labio. Al menos ella no estaba sola en esto. No sabía qué hubiera hecho si hubiera manejando todo esto sola.
"Gracias chicas," susurró, asintiendo con la cabeza una vez. "No sé que haría sin ustedes."
"Nos metimos en esto juntas, es justo que lo resolvamos juntas," Ally asintió, dando a la chica en el suelo una suave sonrisa. Lauren le devolvió el gesto y terminó el resto de su desayuno en silencio. Sin embargo esto fue una mala idea, ya que sólo permitía que sus pensamientos empezaran a correr.
Independientemente de lo que pasara ese día, ella estaría en la misma habitación que Camila. Ella iba a ver su cara, y seguiría tratando de aferrarse a esa simple bendición. Y tal vez, sólo tal vez, ella conseguiría abrazarla. El viaje hasta el tribunal fue en total silencio, aparte de las quejas ocasionales de Dinah sobre el tráfico. Las cuatro chicas estaban extremadamente nerviosas. Lauren empezó a morder ansiosamente sus uñas, un hábito que había tenido desde que era un niña.
"Aquí estamos," Dinah exhaló. Aparcando el coche, la polinesia contempló el edificio en frente de ellas y respiró hondo. Al minuto de que Lauren vio el nombre del edificio, se sintió mal del estómago. Esto realmente estaba sucediendo, no era sólo un sueño.
Las otras tres chicas se salieron del coche, pero Lauren permaneció congelada en su asiento, teniendo toda clase de pensamientos en su mente. Esto era real. Se sobresaltó cuando sintió una mano en su hombro, volviéndose y encontrándose con la mano tendida de Dinah para ayudarla a salir del coche. Tragándose el nudo en la garganta, Lauren permitió que la otra chica la llevara fuera del coche para así subir las escaleras de la corte.
Diez minutos más tarde, las cuatro amigas estaban sentadas en un banco de madera incómodo, escaneando la habitación nerviosamente. Lauren se mordió el labio.
"Me siento mal del estómago", murmuró. Ally, que estaba sentada a su lado, le puso una mano en su rodilla y le dio una sonrisa de apoyo. Lauren sólo suspiró y se miró las manos que estaban sobre el regazo.
El sonido de los pasos atrajo su atención a la parte delantera de la sala, y su corazón dio un vuelco en su pecho al segundo que vio la sudadera amarilla. La misma que le había dado a Camila. La misma que Camila llevaba la noche en la que se la llevaron.
Lo que hizo aún más el impacto fue la chica que llevaba la sudadera. Lauren sintió inmediatamente a Dinah y a Normani agarrando sus manos para tratar de consolarla, pero ella ya sentía un nudo formándose en su garganta. Camila todavía no la había visto. De hecho, la chica más pequeña mantuvo sus ojos fijos en el suelo todo el tiempo. Estaba sin habla cuando uno de los agentes la llevo a la parte delantera de la sala para sentarse. Fue sólo entonces cuando Camila levantó la cabeza y miró con timidez por la habitación.
Los ojos marrones se encontraron con los verdes y Lauren juro que su corazón dejó de latir. El agarre de Dinah en su mano se apretó. Camila estudió la cara de Lauren por un segundo, como si ella estuviera asegurándose de que fuera ella. Momentos después, el caos se desató.
"¿Lolo?" Camila se levantó, comenzando a caminar hacia Lauren. La chica de ojos verdes estaba a punto de levantarse también, pero un hombre agarró Camila antes de que pudiera caminar más.
Eso hizo que Camila entrara en pánico, y empezó a quejarse, tratando de alejar el agarre de sus brazos. Esto sólo hizo que el hombre la mantuviera apretada en el, pero ella continuó tratar de correr hacia Lauren.
"¡Lolo!", Gritó, agitando y golpeando sus brazos hacia los costados y luchando tratando de plantar sus pies en frente de la otra. Otro oficial apareció para evitar que Camila corriera. Lauren se sentó congelada. Esto no era real. Todo esto era solo un sueño.
"Lauren".
"¿Qu..?" Lauren quito su mirada hipnótica de Camila se estremeció cuando vio que uno de los oficiales ahora estaba de pie frente a ella. Miró a sus compañeros sin poder hacer nada.
"Van a necesitar salir de la habitación, señora, parece que usted es algún tipo de distracción para ella," el hombre apunto a Camila, quien la estaba mirando directamente a ella suplicante. Lauren tuvo que apartar los ojos.
"Puedo ir contigo," Dinah ofreció. Lauren volvió a mirar a la chica a su lado y negó con la cabeza lentamente. Necesitaba estar sola. Dinah asintió en entendimiento, lo cual Lauren estaba agradecida. Decir otra palabra más probablemente hubiera explotado.
Sin decir una palabra, Lauren se puso de pie y rápidamente salió de la sala de audiencias. A decir verdad, ella se alegró de salir de allí. No creía poder manejar revivir el pasado de Camila de nuevo. Una vez había sido más que suficiente para ella.
Camila comenzó a gritar a Lauren cuando vio que la chica de ojos verdes se alejaba, y Lauren se obligó a seguir caminando. Si ella se daba la vuelta, sabía que no sería capaz de salir. Y eso sólo causaría más problemas para ambas. Sin embargo esto no impidió que su corazón le doliera más de que nunca.
No estaba segura de dónde ir, Lauren bajó las escaleras del juzgado y se sentó en la parte inferior, pateando una piedra en su camino hacia abajo. Fue un día bastante frío en la ciudad, pero podía importar menos. Necesitaba todo el aire fresco que podía conseguir.
En el momento en que ella pensó en lo que había sucedido en la corte, Lauren se sintió enferma de nuevo. La imagen de Camila gritando su nombre y luchando para correr hacia ella fue todo lo que tomó para que Lauren estallara en lágrimas. La chica de ojos verdes dejó caer la cabeza en sus manos y lloriqueos salían de sus labios.
Mientras tanto, Dinah, Ally y Normani estaban sentadas ansiosamente mientras que comenzaba el juicio. Las fotos de Camila en el hospital después del accidente de coche se presentaron ante el jurado, junto con extractos de su diario, en donde habló sobre el abuso de su tío. Una vez que Lauren se había ido, los oficiales habían obligado a Camila que volviera a sentarse. Tuvieron que esposarla a la mesa para evitar que se levantara. La imagen hizo que Dinah temblara. Camila no se merecía nada de esto. Y Lauren no merecía verla pasando por esto.
La sangre de Dinah ya estaba hirviendo a la mitad del juicio. Al escuchar todas las cosas horribles que Camila tuvo que pasar estaba mas enojada a cada segundo pero algo capturo su atención.
"¿No deberíamos estar preocupados por la amenaza a alguien como ella por su carácter ante la sociedad?" El fiscal volvió hacia el abogado de Camila y levantó una ceja. La combinación de su lenguaje corporal y el tono de su voz establecieron que Dinah estaba nerviosa, y saltó sobre sus pies antes de que el hombre pudiera responder.
"¿Puedo decir algo?" Dinah gritó, apretando los puños y tratando de mantenerse en calma. Ella entró en el pasillo y las cabezas de todos se volvieron hacia ella. Incluyendo Camila, cuyos ojos suplicantes se encontraron con los de ella.
"¿quién es usted?", El juez se dirigió a ella. Dinah dio un paso adelante.
"Soy su compañera de cuarto," señaló a Camila.
El juez miró a Dinah y Camila por unos momentos antes de asentir una vez.
"Adelante."
Dinah tomó esto como una señal para seguir adelante, se dirigió directamente a la parte delantera de la sala y se enfrentó al jurado. Ella respiró hondo antes de empezar a hablar.
"Cuando Camila apareció por primera vez en casa, mis tres compañeras de habitación y yo la odiábamos," comenzó a Dinah, manteniendo la voz firme. Vio a Ally y Normani boquiabiertas por sus acciones, pero no les hizo caso. "Podríamos haber sido algo en la escuela secundaria, y no teníamos ni idea de por qué llego a nosotros en lugar que a otras personas." "Mi amiga Lauren, la chica que han visto antes, tenía un resentimiento hacia ella. Camila... le hizo algunas cosas en la escuela secundaria. Aunque ella no se acuerda de eso ", Dinah apunto hacia Camila, que estaba observando confundida. "Lauren empezó a odiarla por completo. Pero entonces de alguna manera, Camila empezó a conquistarla. Dios, fueron jodidamente inseparables hasta que tuvieron que venir y llevársela" Dinah apunto con sus dedos y le hizo señas a los dos agentes de la policía de pie a unos pasos detrás de Camila. "Y si usted no conoce a Lauren, usted debe saber que ella es la persona más terca que he conocido en toda mi vida. Es verdaderamente difícil para hacerla cambiar de opinión acerca de alguien. Pero de alguna manera Camila hizo eso," Dinah señaló Camila una vez más. "Así que creo que eso es un juicio de su carácter." "Y si ..." Dinah miró el fiscal. "Si usted piensa que Camila es una amenaza para la sociedad, no podía estar más que equivocado." Ella respiró hondo y trató de contener su ira. Todo el mundo estaba escuchando atentamente, curioso sobre lo que tenía que decir. "Camila no le haría daño a una mosca. Ella es, literalmente, la definición de inocencia ", Dinah se pasó una mano por el cabello. "Ella es la misma chica que lloró durante horas porque rompió un jarrón y pensó que lo 'mató'. Y si usted piensa que eso es un peligro para la sociedad, necesita replantearse toda su vida ".
Dinah terminó sin rodeos, asintiendo con la cabeza una vez y sin esperar que le fuera permitido retirarse, se paro y fue a tomar su asiento. Ella estaba furiosa por toda la situación. Normani extendió la mano y le apretó el hombro, mirándola a los ojos y en silencio diciéndole que lo hizo bien.
"Bueno", el juez examinó la sala de audiencias. "Con esto dicho, vamos a tener un breve descanso mientras el jurado trata su veredicto, y nos reuniremos de nuevo aquí en diez minutos después de que tomen su decisión."
Las tres chicas se miraron, y luego a Camila, quien las estaba mirando con nostalgia. Ellas sabían que si dejaban la habitación solo causaría una escena con una chica más pequeña, así que en su lugar Normani tiró a ambas en la esquina trasera donde no podían ser escuchadas.
"Tienes pelotas, Dinah", dijo una vez que estaban fuera del alcance de que escucharan. Dinah simplemente asintió y se llevó la mano al pecho.
"Mi corazón está latiendo como loco", confesó, mirando hacia atrás en la parte delantera de la sala donde se había sentado. "¿No crees que cague todo allá arriba, ¿verdad?"
Normani y Ally se miraron antes de sacudir la cabeza. "Estuvo bien. Lo hiciste bien. "
"¿Creen que Lauren este bien?" Dinah se mordió el labio y miró alrededor de la habitación. "Debo ir a verla." Asintió con la cabeza, decidiéndolo. "Estaré de vuelta en unos minutos."
Las otras chicas asintieron comprendiendo. Dinah corrió fuera de la habitación, tratando de pensar en donde su amiga de ojos verdes había metido. Conociendo a Lauren, ella estaría afuera, así que ahí es donde Dinah verifico primero. Efectivamente, ella vio a la chica de pelo oscuro en la parte inferior de los escalones. Hizo su camino hacia abajo lentamente, entrecerrando los ojos para ver lo que estaba haciendo Lauren.
"Hey perdedora, ¿estás bien?"
Lauren cerró su cuaderno de bocetos al minuto de escuchar la voz de Dinah. Una vez que se había calmado, se había dado cuenta que tenía que recordar como Camila lucia si eso había sido la última vez que la vería. La chica de ojos verdes había cambiado a una página limpia en su cuaderno de bocetos e intento traer a la vida a Camila en el papel. Lo último que quería hacer era olvidar como lucía. Miró a Dinah, mordiéndose el labio y encogiéndose de hombros.
"Estoy Bien. ¿Cómo fue? Esta ella...? ", De repente, empezó a preocuparse y se puso de pie. Dinah puso una mano para detenerla.
"No han tomado una decisión todavía. Tenemos diez minutos de descanso, "Dinah explico, sentándose al lado de Lauren, que suspiró pesadamente. "En cierto modo dije... algo."
"¿Qué?" Lauren levantó sus cejas.
"Pensaban que Camila era un 'peligro para la sociedad' ". Dinah se burló, haciendo comillas en el aire con los dedos. "Qué es una mierda, y me asegure de que supieran eso."
"Por favor, no me digas que le diste un puñetazo a alguien," Lauren se mordió el labio.
"Sólo con mis palabras," Dinah rió entre dientes, tratando de aligerar el ambiente. Lauren rodó los ojos y dejó caer la cabeza entre sus manos.
"No sé lo que voy a hacer cuando..." ella negó con la cabeza.
"No te enfoques en el peor resultado posible", Dinah se pasó una mano por el cabello y miró hacia el edificio. "Todo saldrá de la manera que se supone que, ¿de acuerdo?"
Lauren se limitó a asentir, manteniendo los ojos fijos en el suelo. Dinah comprobó su teléfono y maldijo cuando vio el momento.
"Tengo que volver allí", se puso de pie y le dio un apretón suave del hombro de Lauren. "No te metas en problemas mientras estoy fuera!", Gritó mientras corría escaleras arriba. Lauren la volvió a ver desaparecer de nuevo en el edificio.
Una vez que estaba sola de nuevo, Lauren volvió a abrir lentamente su cuaderno de dibujo. Usando el lápiz, empezó dibujar los detalles más pequeños. La pequeña marca de nacimiento de Camila en el lado de su cara, sus hoyuelos, la curva perfecta de sus labios. Lauren cerró los ojos y respiró hondo.
Tal vez queriendo recordar qué aspecto tenía superficialmente, pero Lauren no lo veía de esa manera. Camila le recordaba otras cosas. Mirando a los ojos le recordó la forma en que Camila sonreía con toda su cara. En cuanto a los labios le recordó la incesante risa de Camila, y lo bien que se sentía besarla y sentir su risa en los labios. Mirando a los ojos le recordó la forma en que Camila estudiaba a Lauren tan intensamente, totalmente sin vergüenza de la manera en la manea que miraba.
Camila era algo. Tampoco no era sólo la nueva Camila. Después de leer sus entradas del diario viejo y conocer a la vieja Camila, Lauren se había enamorado poco a poco con las dos versiones de la chica. Pero ahora, ella no podría conocer a ninguna de las dos.
Suspirando pesadamente, Lauren se secó las lágrimas que se habían escapado los ojos y cerró su cuaderno de dibujo, lo metió en su mochila. Ella apoyó los codos en las rodillas y dejó caer su cabeza entre las manos. El sueño estaba exigiendo su atención, y ella estaba perdiendo lentamente la lucha. Se quedó mirando los coches en el aparcamiento, contando distraídamente sus colores.
Pasó algún tiempo, y la chica de ojos verdes ahora estaba casi dormida en las escaleras. Ella estaba en un estado medio dormida, medio soñando. Sus párpados se estaban volviéndo más pesados por segundos. Mientras tanto, cuatro chicas hicieron lentamente su camino fuera del Palacio de Justicia. Tres de las chicas señalaron a Lauren, empujando a la más pequeña en su dirección con amplias sonrisas en sus rostros. Cuando la chica vio hacia donde estaban apuntando, su rostro se iluminó, y sus pies fueron por los escalones.
Al minuto Lauren sintió un cuerpo que la tacleaba en la hierba, ella juró que estaba soñando. Abrió los ojos, creciendo cada vez más su estado de confusión.
"Lolo", la voz zumbaba contentamente. Los ojos de Lauren se abrieron y ella sintió que su corazón latía más rápido de lo que ella pensaba que era humanamente posible. Tenía que estar soñando.
"¿Camz?" Susurró ella, levantando la cabeza y secándose los ojos. La pequeña niña se aferraba a ella, acercando su rostro en el hueco del cuello. Al momento que Camila levantó la vista y se encontró con los ojos de Lauren, la chica mayor se dio cuenta de que no era un sueño. Esto era real. "Oh, Dios mío," Lauren echó los brazos alrededor de Camila y la abrazó más cerca de lo que nunca había hecho antes. Ella estaba de vuelta. Ella estaba a salvo. Ella estaba con ella.
"Lolo prometió" Camila murmuró, con la cabeza todavía acostada en el hombro de Lauren. Ambas chicas estaban prácticamente echadas en el césped delante del palacio de justicia, pero no importaba en absoluto.
"¿Qué?", Preguntó Lauren, apartándola del abrazo prolongado y limpiándose las lágrimas de sus ojos. En el momento que Camila vio esto, su preocupación aumentaba. La niña más pequeña se acercó y apretó la palma contra el lado de la cara de Lauren, inclinando la cabeza.
"¿Por qué lloras?", Preguntó Camila, la preocupación atravesaba sus ojos. Alargó su otra mano y usó su pulgar para limpiar tan suavemente cada lágrima de las mejillas de Lauren. "¿Estas triste?"
Lauren sacudió la cabeza. "No, por supuesto que no", se rió en voz baja. "Estoy muy feliz", explicó, usando las mangas de su chaqueta para limpiar sus propios ojos. "A veces las personas lloran cuando están muy contentos."
"Estoy feliz también, Lolo," Camila sonrió ampliamente, tirando a Lauren en otro abrazo y suspirando contenta. Y a la vez, Lauren sintió todo nuevo.
"¿Qué fue lo que prometí?", Preguntó Lauren, por lo que Camila había dicho antes. La niña más pequeña sonrió y extendió la mano para trazar sus dedos sobre la mandíbula de Lauren.
"Prometiste mantenerme a salvo," Camila asintió una vez. "Lo hiciste. Estoy segura, "ella sonrió ampliamente.
Lauren sintió que sus ojos se llenaban de lágrimas de nuevo y ella sostuvo a Camila cerca de ella. "Yo siempre cumplo mis promesas", susurró ella, dándose cuenta de que no podía recordar la última vez que había sentido esa felicidad tan inocente.
Después de prolongar el abrazo todo el tiempo que pudo, Lauren se apartó y ayudó a la chica más pequeña ponerse de pie. Tan pronto como las dos estaban de pie, Camila se aferró a Lauren de nuevo, porque no quería arriesgarse a perderla una vez más.
La sonrisa de Lauren creció aún más cuando vio a sus tres compañeras de pie en la parte superior de la escalera, teniendo una vista perfecta de las otras dos chicas. En el momento en que hicieron contacto visual con Lauren, todas vinieron corriendo por las escaleras y casi derribando a Camila y a Lauren en un abrazo grupal. Lo único que se oía era sus risas, el aire lleno de alivio del todo el estrés de esa semana. Todo parecía estar bien en el mundo.
"Juntas", la voz apagada de Camila resonó desde el centro del círculo. "Tengo a mis amigas de nuevo."

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Veinticuatro.

Mensaje por Admin el Vie Oct 07, 2016 4:45 am

"Así que ella básicamente es libre. Quiero decir, no va a la cárcel ", Dinah le explicó a Lauren mientras caminaban de regreso a la camioneta. "Está obligada a empezar a ver a un terapeuta y unos pocos médicos especialistas, pero eso es todo. Dijeron de la autopsia de su tío que era obvio que el arma había sido disparada por accidente. Ella debió haber estado tratando de quitársela y apretó el gatillo por accidente".
"Maldita sea," Lauren se mordió el labio, deslizándose en la parte trasera de la camioneta.
"Lolo", Camila decía alegremente, metiéndose en la parte trasera de la camioneta de Dinah y deslizándose rápidamente justo al lado de Lauren. Las cinco chicas habían decidido ir a cenar para celebrar la absolución de Camila. Lauren estaba en el séptimo cielo.
Normani se deslizó en la parte posterior del coche junto a Camila, Ally y Dinah en la parte delantera. Dinah hizo un guiño a Lauren en el espejo retrovisor, por lo que las mejillas de la chica de ojos verdes se ruborizaron cuando se dio cuenta Camila que estaba prácticamente sentada en su regazo.
"Hola," Camila sonrió ampliamente, su cara a poca distancia de la de Lauren. No parecía importarle que había otras tres personas en el coche viéndolas.
"Hola," Lauren se rió, sintiendo la sensación ya familiar de las mariposas en el estómago. Camila abruptamente se inclinó, besando a Lauren rápidamente volteándose para asegurarse de que todo el mundo las había visto.
"Mi Lolo", anunció con orgullo. Lauren fue sorprendida por el beso, y momentos después los labios de Camila estaban en contra de ella otra vez. Esta vez Lauren la atrapo, y la besó suavemente de regreso. Sintió a Camila sonreír contra sus labios y no pudo evitar hacer lo mismo. Cuando el beso se rompió, la cara de Lauren se puso roja cuando sintió que todos los ojos estaban puestos en ella.
"Asqueroso", Normani murmuró en voz baja, enviándole a Lauren una sonrisa juguetona a través del espejo. Lauren la empujó juguetonamente, lo que causó que Camila se riera. Normani se movió para poder empujar a Lauren, pero Camila se arrojó entre ambas para detenerla.
"Sé buena," Camila asintió una vez, tomando las manos de Normani y alejándolas. La chica de piel oscura levantó una ceja.
"¿Así que Lauren me puede golpear, pero no puedo golpearla de vuelta?" Ella y Lauren intercambiaron miradas. La chica de ojos verdes se echó a reír.
"Sí. Se buena, "Camila soltó las manos de Normani y se escabulló a la lado de Lauren. Normani puso los ojos en blanco juguetonamente. Una vez que llegaron a la pizzería, Camila tiró de Lauren para salir del coche y prácticamente la arrastró dentro del restaurante. Fueron llevadas a una gran mesa en la parte de atrás, donde Camila insistió en que ella se sentaría junto a Lauren. Como si las chicas les permitieran sentarse alejadas.
"¿Qué vamos a pedir?", Preguntó Ally, volteando el menú para seguir leyéndolo. Camila frunció las cejas y se inclinó sobre la mesa, tomando el menú que Ally sostenía y viéndolo.
"Pizza", asintió con la cabeza una vez, apuntando a la foto en el menú y sonriendo con orgullo. Las otras cuatro chicas se miraron y se encogieron de hombros, pensando que pizza sería todo lo que necesitaban. La camarera se acercó y tomó su orden, prestando especial atención a Lauren todo el tiempo.
Ahora Camila podía ser bastante especial, pero ella no era estúpida. Ella vio el guiño de la camarera a Lauren y de inmediato se acercó más a la chica. Al momento en que la camarera recogió sus menús y abandonó la mesa, Camila estaba prácticamente en el regazo de Lauren.
"¿Qué estás haciendo?" Lauren se rió, envolviendo un brazo alrededor de Camila. La pequeña miró a la camarera moverse por el restaurante y Lauren siguió su mirada, dándose cuenta a quien estaba viendo.
"¿Ella?", Preguntó Lauren, levantando una ceja. Camila la miró, con preocupación evidente en sus facciones. Esto sólo hizo reír a Lauren y agitar la cabeza.
"¿Por qué la querría a ella cuando te tengo a ti?" Camila sonrió tímidamente. Mientras Dinah y Normani estaban haciendo ruidos de asco y Ally miraba a las otras dos chicas cariñosamente. Lauren les sacó la lengua, que sólo hizo que Dinah le salpicara agua con su pajilla.
"¡Hey!" Camila se cruzó de brazos y miró a Dinah encima de la mesa. "Se buena."
"Espera, Camila, ¿Qué no traes la ropa que traías cuando te fuiste del apartamento?" Ally habló, interrumpiendo su conversación. Camila se miró las mangas, pensando por un momento antes de asentir lentamente. Lauren levantó una ceja.
"¿Haz estado usando esta ropa por todo este tiempo?", Preguntó, volviéndose a mirar a la chica a su lado. Camila pareció avergonzada, pero asintió con la cabeza.
"¿No te dieron un cambio de ropa?" Lauren se mordió el labio, luchando contra el impulso de levantarse y darles a las personas que habían estado cuidado de Camila un pedazo de su mente.
"Malos", Camila negó con la cabeza, apoyándose en Lauren. La mayor miró a sus compañeras inquisitivamente, envolviendo un brazo protector alrededor de Camila y abrazándola.
"¿Cómo es que lo fueron?", Preguntó Lauren, pasándose una mano por el cabello de Camila jugando con él. Camila pensó por un momento.
"Ellos no me entendían", respondió ella lentamente, trazando círculos en sus vaqueros. Lauren respiró hondo para calmarse. Camila se dio cuenta de la agitación de Lauren y se volvió hacia la otra chica. "Pero estoy aquí ahora, ¿verdad?"
"Exactamente" Dinah habló, alcanzando la mano de Camila por encima de la mesa y apretando. "Y no creo que te vayas en ningún momento pronto."
Camila asintió con confianza, volviendo a Lauren y besando su mejilla. "Me quedo con ustedes, ¿no?" Lauren se sintió reconfortada por el toque de Camila y asintió lentamente.
"Por supuesto," sonrió, besando la frente de Camila y ganar más ruidos de asco del lado de Dinah. Pateó a la muchacha polinesia debajo de la mesa, haciendo que Dinah empujara su pie hacia atrás, inclinando su silla y aterrizando en el suelo con un fuerte ruido.
"Ouch", Camila se rió de su lado de la mesa, a sabiendas de lo que Lauren había hecho. Dinah se quejó, se levantó sacudiéndo su trasero.
"Buena esa, Jauregui," bromeó, sentándose de nuevo. Normani y Ally estaban luchando por contener su risa, pero en el momento que Dinah las miró inquisitivamente, ambas se echaron a reír.
Dinah estaba a punto de rechazar sus risas con un comentario sarcástico, pero la pizza había llegado a la mesa antes de que ella pudiera hablar. Camila gritó con entusiasmo, que le valió unas cuantas miradas inquisitivas de las mesas a su alrededor. Al momento Lauren los miro, e hizo que voltearan la mirada a otro lado.
"Woah," Lauren agarró la mano de Camila cuando la chica estaba por agarrar toda la pizza. Ella se rió y negó con la cabeza, agarrando un cuchillo y comenzando a cortar la pizza. "Compartir es cuidar, Camz."
"Oh," Camila observó con atención mientras Lauren le cortó una rebanada, sosteniendo su plato cuando Lauren se lo pidió. Ella se rió en anticipación cuando Lauren deslizó la pizza en el plato, y de inmediato le dio un mordisco.
"Me gusta la pizza," Camila sonrió ampliamente. Lauren se rió y cortó una rebanada, pasando el cuchillo sobre la mesa para las otras chicas.
"¿No me digas?," Lauren levantó una ceja a Camila, que ya estaba a mitad de su rebanada antes que Lauren siquiera tomara un bocado.
"Pero Lolo me gusta más", Camila agregó, dejando su comida y alcanzando hasta presionar sus dedos a la mejilla de Lauren. Lauren se estremeció. Riendo, Camila retiró sus dedos y se inclinó para besar el mismo lugar en la mejilla de Lauren.
"Maldita sea, Laur, te eligió sobre la pizza," Dinah sonrió desde el otro lado de la mesa. Lauren se mordió el interior de la mejilla para ocultar su sonrisa. Camila volvió su atención a su pizza, tomando otro bocado y dándole a Normani un pulgar hacia arriba desde el otro lado de la mesa.
Un poco más de una hora más tarde, las chicas regresaron al apartamento. Camila se quedó vacilante en el pasillo, mordiéndose el labio cuando todo el mundo entró. Al darse cuenta de esto, Lauren se dio la vuelta y se detuvo en el marco de la puerta.
"¿Vienes?", Se preguntó en voz baja, inclinando la cabeza hacia un lado. Camila dio un paso adelante, pero aún se mantuvo en silencio. Preocupada, Lauren dio un paso hacia el pasillo y tomó la mano de Camila. "¿Qué pasa?"
La chica más pequeña se aferró a la mano de Lauren con fuerza, mirando en el apartamento y mirando hacia sus pies. "Da miedo", ella señaló la puerta.
"¿Miedo?" Lauren volvió para mirar hacia el apartamento, tratando de averiguar lo que podría asustar a la chica más joven. "¿Que da miedo?"
"Yo no quiero irme de nuevo", Camila libero sus manos, colocando sus manos en la espalda y mirando a Lauren suplicante. El corazón de Lauren se cayó cuando se dio cuenta de lo que la chica más pequeña se estaba refiriendo a las esposas que habían sido puestas en ella cuando fue llevada del apartamento.
"Hey, no, eso no va a suceder de nuevo", Lauren negó con la cabeza, haciendo hincapié en sus palabras para asegurarse de que Camila le creyera. Ella dio un paso adelante, sujetando ambas manos de Camila en las suyas y mirándola a los ojos.
"No hay más chicos malos", dijo, metiendo un mechón de pelo detrás de la oreja de Camila. "Voy a asegurarme de eso." Camila abrió la boca para hablar, pero Lauren ya sabía lo que iba a decir. Ella se le adelantó, levantando su dedo meñique. "Lo prometo, Camz," se rió suavemente.
Camila arrugó la nariz cuando salieron esas palabras de la boca de Lauren, pero procedió a juntar sus dedos.
"¿Puedo preguntarte algo?" Lauren cuestionó, pensando ahora que era un buen momento. Camila asintió suavemente, permitiendo a Lauren continuar. "¿Cómo llegaste a Nueva York? ¿Cómo nos encontraste? ", Preguntó, pasándose una mano por el cabello nerviosamente. Ella observó cómo Camila frunció las cejas, mordiéndose el labio de la concentración y mirando hacia el suelo. Lauren le dio tiempo para pensar.
"Yo..." Camila miro a Lauren nerviosamente. "Me acordé de ti."
Lauren llevó su mano hasta su labio, jugando con él con nerviosismo. "¿Tu qué?"
"Me acordé de ti", dijo Camila con más confianza, alcanzando y agarrando la mejilla de Lauren con la mano. "Lolo estaba en Nueva York. Necesitaba un amigo".
Mordiendo su labio, Lauren asintió y bajó la mirada hacia el suelo. "¿Eres feliz aquí, Camila?", Preguntó, cuestionándose si tal vez ella no era suficiente para la chica.
"¡Sí!" Camila sonrió ampliamente, tomando las manos de Lauren y balanceándose suavemente. "Te tengo. Estoy feliz." Ella pensó por un momento antes de ver a los ojos de Lauren. "¿Lo eres tú?"
Lauren se rió, sintiéndose aliviada de la respuesta de Camila. "Por supuesto que lo soy", arrugó la nariz juguetonamente. "Te tengo, estoy feliz," ella repitió lo que Camila acababa de decir. Camila se dio cuenta de esto y se rió.
"Gracias por ser mi amiga, Lolo," Camila alcanzo a Lauren en un fuerte abrazo, tomando a la chica mayor por sorpresa. Lauren sintió que su corazón se derretía en ese mismo momento, y envolvió sus brazos alrededor de Camila con suavidad.
"Gracias por ser mi amiga, Camz," Lauren sonrió mientras se alejaban del abrazo.
"¿Vas a entrar ahora?"
Camila asintió suavemente. "Vamos a ver a amigas", declaró, arrastrando los pies pasando a Lauren y entrando al apartamento. Riendo, Lauren la siguió a la sala, donde Camila ya estaba escogiendo un episodio.
Las otras chicas se unieron a ellas a la mitad del primer episodio. A la mitad de su tercer episodio, Ally se quedó dormida. Al momento de su que su sexto episodio terminara, Lauren y Camila eran las únicas despiertas.
"Camz," Lauren se rió en voz baja cuando vio a Camila agarrar el control remoto para escoger otro episodio. "Ya hemos visto seis episodios, creo que es hora de dormir."
Camila frunció las cejas y dejó el control remoto.
"¿Crees que puedas tomar una ducha primero?", Preguntó Lauren, dándose cuenta de que Camila no se había cambiado de ropa, tampoco es que hubiera tenido la oportunidad de ducharse. Camila asintió suavemente.
"¿La pijama de Lolo?", Preguntó, inclinando su cabeza con una sonrisa de esperanza en su rostro. Lauren se rió.
"Claro", Lauren se levantó en silencio y le tendió la mano a Camila, que la tomó suavemente y llevo a Lauren por las escaleras. Una vez que llegaron al cuarto de baño, Lauren le entregó a Camila una toalla y un cambio de ropa en el lavabo.
"Voy a estar al otro lado de la habitación, ¿de acuerdo?", Dijo ella, apretando la mano de Camila. La niña más pequeña asintió comprendiendo, y Lauren cerró la puerta del baño antes de entrar a su dormitorio.
Oyó el sonido chirriante que indicaba que la ducha estaba encendida justo cuando ella se recostó en su cama. Tener un momento a solas le hizo darse cuenta de lo aliviada que realmente estaba. Y lo doloroso había sido perder a Camila. Se asustó muchísimo, sabiendo la cantidad de control que una persona podría tener sobre sus emociones. Pero ella confiaba en Camila.
Antes de Camila, Lauren había estado tan metida en su mundo. Sus padres siempre le habían dicho que tenía demasiada prisa en crecer. Quizás Camila eramexactamente lo que necesitaba. La niña le hizo hacer cosas que nunca imaginó que ella jamás haría. Y, sorprendentemente, a ella le gustaba. Unos quince minutos más tarde, se salió de sus pensamientos cuando su puerta crujió lentamente.
"Knock Knock", susurró Camila, de pie en la puerta. Lauren levantó la cabeza, sintiendo su respiración en la garganta cuando vio Camila. La chica más pequeña tenía una de las camisas de gran tamaño de una banda de Lauren, y un par de calzoncillos debajo.
"¿Quién está ahí?" Lauren se rió. Camila sonrió ampliamente, pasando a la habitación y cerrando la puerta silenciosamente para no despertar a las otras chicas. Caminando hacia la cama, Camila entregó a Lauren un cepillo, lo que causó que la niña mayor levantara una ceja.
"Me lo cepillas, ¿por favor?" Camila se arrastró a la cama, sentándose con las piernas cruzadas. Lauren no pudo evitar sonreír y asintió suavemente.
Acariciándole el cabello, Lauren comenzó cepillárselo suavemente una vez que ella se deslizó hacia atrás.
"¿Lolo?", Dijo Camila en voz baja, manteniendo la cabeza inmóvil como Lauren tomaba una sección de su cabello.
"¿Sí?", Preguntó la chica de ojos verdes.
"¿Soy mala?"
Lauren se enderezó y detuvo lo que estaba haciendo inclinando la cabeza hacia un lado. "¿Qué?"
Mordiendo su labio, Camila se dio la vuelta para mirar a Lauren y se miró las manos.
"Ellos creen que soy mala," dijo en voz baja, entrelazando sus dedos juntos.
"¿Quién lo hace?", Preguntó Lauren, extendiendo la mano y colocando sus manos alrededor de Camila. Podía ver que la chica más joven se sentía avergonzada de algo, y ella dispuesta a averiguar por qué.
"Todos."
"Yo no lo hago", dijo Lauren suavemente. Ella sacudió la cabeza y entrelazó sus dedos. "De todas las personas que he conocido en toda mi vida, tu eres lo más alejado de malo. Te lo prometo. "Ella le tendió la meñique, pero Camila no se movió.
"Yo lo maté", Camila negó con la cabeza, enviando las gotas de agua que caían alrededor de ella. "Soy mala."
"¿Tu tío?", Preguntó Lauren cuidadosamente. Ella nunca había abordado exactamente el tema con Camila. La niña más pequeña levantó la vista y se encontró con los ojos de Lauren, asintiendo con la cabeza, vacilante. "Ven aquí," susurró Lauren, tirando de Camila en su lado y haciendo caso omiso de su pelo mojado. "¿Quieres decirme qué pasó?", Preguntó con cautela. Sintió a Camila tomar una respiración profunda.
"Me lastimaba, Lolo," dijo en voz baja, mirando a Lauren con una mirada en sus ojos que pedían perdón.
"Lo sé, bebé," Lauren asintió suavemente y paseo sus dedos hacia arriba y hacia abajo en el brazo de Camila para calmarla. "¿Qué pasó?"
"Estaba mal. Entonces se enojó, "Camila apretó sus puños y los presiono en la cama. "Había un arma. Yo tenía miedo, y traté de detenerlo." La niña más pequeña respiró hondo y Lauren le apretó el hombro para tranquilizarla. "No era mi intención hacerle daño. No me gusta lastimar, "Camila sacudió la cabeza rápidamente, y Lauren se acercó, acariciando sus mejillas para detenerla.
"No es tu culpa, Camila, ¿me oyes?" Presionó su frente contra la niña más pequeña y la miró fijamente a los ojos. Camila asintió lentamente, sorprendida por la reacción de Lauren. "Todas esas cosas que te han pasado, no son tu culpa. Lo prometo. Te lo prometeré un millón de veces si esto te ayuda a darte cuenta de eso, "Lauren negó con la cabeza, tirando de Camila en un abrazo sujetándola con fuerza. "Y lo siento yo no podía hacer nada para que no pasaras por todo eso. Pero voy a hacer todo lo posible para mantenerte a salvo a partir de ahora, te lo juro, "Lauren respiró hondo, tratando de calmarse.
"Gracias", susurró Camila, apoyando la cabeza en el hombro de Lauren. Por alguna razón, las palabras de Camila le recordaban a Lauren a la Camila que había conocido en la escuela secundaria, y se estremeció.
"Tengo algo para ti", Lauren recordado, corrió por la habitación para tomar su mochila. Camila miró inquisitivamente desde la cama.
Al momento que Lauren sacó el perro de peluche de su mochila, la cara de Camila se iluminó. Se arrastró fuera de la cama, tomando el juguete amarillo en sus propias manos y sonriendo ampliamente.
"Soleado" abrazó contra su pecho y miró a Lauren. "Lo salvaste."
Lauren se rió y volvió a la cama. Camila se arrastró también, sentándose al lado de Lauren y sosteniendo el animal de peluche en su regazo.
"¿Te acuerdas de él?", Preguntó Lauren, señalando el juguete. Camila asintió.
"Sí. Él era el mío, "ella levanto al perro para que Lauren lo pudiera ver, antes de sentarse en la orilla de la cama. "¿Cómo lo encontraste?"
"Yo, uh," Lauren trago saliva y tiro la mochila de la cama. "Tuve que volver a tu casa... mientras estabas fuera." Sacó el viejo diario de Camila y se sentó en frente de ella. Camila lo miró sin comprender.
"¿Qué es esto?", Preguntó ella, pasando los dedos sobre la cubierta de cuero.
"¿No te acuerdas de esto?", Preguntó Lauren, hojeándolo y apuntando a una de las muchas páginas con la escritura en él. "Este fue tu diario. Por lo menos, antes del accidente de coche".
"No me acuerdo", Camila bajó la cabeza.
"Hey, no tienes de qué avergonzarte," Lauren extendió la mano y sujetó la barbilla de Camila para que ella no mirara hacia abajo. "No espero que recuerdes nada. Lo pasado es pasado, ¿verdad? No importa." Tiró el diario fuera de la cama. Camila miró a Lauren y sonrió suavemente antes de bostezar. Lauren se rió y levantó una ceja. "¿Cansada?"
Camila asintió, y se acurrucó bajo las mantas, sin otras palabras. Riendo, Lauren se inclinó para apagar las luces y tiró de las mantas sobre ambas. Como siempre, al momento en que su cabeza toco la almohada, Camila se acurrucó a su lado. "Buenas noches, Camz," susurró Lauren. En respuesta, Camila bostezó y asintió con la cabeza antes de sujetar a Lauren más cerca de ella. Riendo suavemente, Lauren apoyó la cabeza en la almohada, para conciliar el sueño poco después. Esta fue la primera vez que había conseguido dormir un poco durante la semana. Ahora ella estaba aliviada con el hecho de que Camila estaba segura, pronto se enfrentó a la realidad de su agotamiento.
Dormía profundamente, pero fue despertada por unas uñas sujetándole fuertemente el brazo. Ella rodó atontada, levantando la cabeza para ver lo que estaba pasando. Los pequeños gemidos a su lado le hicieron rápidamente darse cuenta de que Camila estaba teniendo otra pesadilla.
"Camz," susurró, tocando a la chica dormida. No obtuvo respuesta. "Camila", dijo ella más fuerte, esta vez sentada y sacudiendo sus hombros de Camila. La niña seguía llorando, pero estaba totalmente dormida. Sin saber qué hacer, Lauren se recostó y tomó a Camila junto a ella. Las manos de la pequeña niña de inmediato se aferraban a su camisa.
Steal my heart and hold my tongue
(Róbame el Corazón y hazme callar.)
I feel my time, my time has come.
(Creo que mi momento, mi momento ha llegado.)
Let me in, unlock the door.
(Déjame entrar, abre la puerta.)
I've never felt this way before.
(Nunca me sentí así antes.)
The wheels just keep on turning,
(Las ruedas siguen girando,)
The drummer begins to drum,
(El tambor empieza a tocar,)
I don't know which way I'm going,
(No se hacia donde me dirijo,)
I don't know which way I've come.
(No se de dónde vengo.)
Hold my head inside your hands,
(Toma mi cabeza entre tus manos,)
I need someone who understands.
(Necesito a alguien que entienda,)
I need someone, someone who hears,
(Necesito a alguien, a alguien que escuche,)
For you, I've waited all these years.
(Por ti, he esperado todos estos años.)
For you, I'd wait 'til kingdom come.
(Por ti esperaría hasta que el reino llegue.)
Until my day, my day is done.
(Hasta el día en que me muera.)
And say you'll come, and set me free,
(Y dime que vendrás y me liberaras,)
Just say you'll wait, you'll wait for me
(Solo dime que esperaras, que me esperaras.)
Lauren contuvo la respiración cuando sintió a Camila moverse. Los ojos de la niña más pequeña se abrieron y ella alzó la mirada hacia Lauren, con una mirada de preocupación en su rostro. Al instante, Lauren se agachó y limpió las lágrimas de sus ojos.
"¿Estás bien?", Preguntó en voz baja, tirando a Camila más cerca de ella. La niña más pequeña asintió y buscó a tientas debajo de las sábanas hasta que encontró las manos de Lauren, entrelazando sus dedos.
"Más", susurró ella, apoyando la cabeza en el pecho de Lauren. Una suave sonrisa se extendió por el rostro de Lauren y asintió suavemente.
In your tears and in your blood,
(En tus lágrimas y tú sangre,)
In your fire and in your flood,
(En tu fuego y tu inundación,)
I hear you laugh, I heard you sing,
(Escucho tu risa, te escuche cantar,)
"I wouldn't change a single thing."
("No cambiaría nada de ti.")
The wheels just keep on turning,
(Las ruedas siguen girando,)
The drummers begin to drum,
(El tambor empieza a tocar,)
I don't know which way I'm going,
(No se hacia dónde me dirijo,)
I don't know what I've become.
(No sé de dónde vengo.)
For you, I'd wait 'til kingdom come,
(Por ti esperaría hasta que el reino llegue,)
Until my days, my days are done.
(Hasta el día en que me muera.)
Say you'll come and set me free,
(Y dime que vendrás y me liberaras,)
Just say you'll wait, you'll wait for me.
(Solo dime que esperaras, que me esperaras.)
Lauren se mordió el labio para ocultar su sonrisa cuando se dio cuenta que Camila había caído dormida. Tomando una respiración profunda, coloco las mantas sobre ellas y permitió que el sueño le ganara por segunda vez esa noche.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Veinticinco.

Mensaje por Admin el Vie Oct 07, 2016 4:45 am

"Lolo, mira el cielo," Camila movía a la otra chica, tratando de despertarla. Lauren gimió y se dio la vuelta. Esto sólo animó a la joven. Se arrastró por encima de Lauren por lo que tenía una pierna en cada lado de su torso.
"Despierta", Camila se rio, tomando la mejilla de Lauren y apuntando a la ventana. "Te lo vas a perder, Lolo".
"¿Perder qué?" La voz ronca por la mañana de Lauren finalmente llenó el silencio. Ella abrió los ojos para encontrarse cara a cara con la sonrisa de Camila, tratando de sentarse. Lauren gimió, pero se levantó.
"El cielo", Camila volvió la cabeza de Lauren y señaló la ventana. "Es bonito. Como tú. Tenemos que apreciarlo, ¿verdad? "Se volvió hacia la otra chica y ladeó la cabeza hacia un lado.
A pesar de que acaba de despertar, Lauren consiguió esbozar una sonrisa suave. Se secó los ojos y se sentó con las piernas cruzadas, mirando por la ventana por unos momentos.
"Supongo que es bastante bonito, ¿eh?", Se rio en voz baja. Camila asintió, arrastrándose hacia el lado de Lauren y apoyándose en su hombro.
"¿Entonces por qué no vamos a tener una mejor vista de ella?" Lauren sonrió suavemente y se levantó. Camila miró, confundida, como Lauren rebuscaba en sus cajones. La chica de ojos verdes le entregó a Camila un par de leggings y un suéter. Camila inclinó la cabeza hacia un lado.
"Ve a vestirte y vámonos a ver el amanecer," Lauren le dio un codazo a la puerta. El rostro de Camila se iluminó y ella asintió con entusiasmo, corriendo por el pasillo y en el baño. Lauren rápidamente se cambió en pantalones vaqueros y una sudadera con capucha, tirando de un gorro de encima de su despeinado cabello de la mañana.
"Knock Knock", Camila se rio, de pie en la puerta. Lauren arrugó la nariz y se metió en sus botas antes de conducir a Camila fuera de la habitación.
"Tengo una sorpresa para ti, también," dijo Lauren recordando. Señaló los converse de Camila, señalizando a la niña para que se los pusiera.
"¿Sorpresa?" Camila se sentó y tiró de sus zapatos. Ella miró inquisitivamente los cordones y luego miró a Lauren. Inclinándose, Lauren se rio cuando ella comenzó a atar los zapatos de Camila. "Sí, una sorpresa. Es en el parque, "ella anudado doble los cordones y luego ayudó a Camila a ponerse de pie. "Vamos, te va a gustar."
"Me gustas", Camila sonrió con orgullo, agarrando el picaporte. Ella sorprendió a Lauren girando alrededor y colocando sus manos sobre sus hombros. "Hay océanos en sus ojos, Lolo. Los veo. "
El aliento de Lauren se atascó en su garganta cuando Camila cerró los ojos con los de ella. Esta chica tenía una manera de evocar las emociones más profundas fuera de ella. Para alguien tan inocente, Camila ciertamente sabía lo que estaba haciendo.
Las dos chicas se inclinaron a la vez. Lauren envolvió sus manos alrededor de la cintura de Camila y la atrajo hacia sí. Sintió la sonrisa de la niña pequeña contra sus labios. Era suave, era dulce, era delicada. Pero fue perfecto. Cuando el beso se rompió, Camila sonrió ampliamente.
"Quiero ver la sorpresa," ella miró esperanzadamente hacia Lauren, que todavía se estaba recuperando del beso. La chica de ojos verdes podría haber jurado que Camilq podía oír su corazón golpeando contra su pecho.
"Yo, sí, la sorpresa," Lauren se aclaró la garganta. "Vamos, vamos al parque."
Camila sonrió con emoción y agarró la mano de Lauren, tirando de ella hacia la puerta. Riendo, Lauren siguió a la niña pequeña, asegurándose de cerrar la puerta del apartamento detrás de ellas.
"Baja la velocidad, Camz", se rio, apretando la mano de Camila y desacelerando su ritmo. "No va a ir a ninguna parte."
"¿Qué es?" Preguntó Camila cuando entraron en el ascensor. Lauren agarró la mano de Camila justo cuando estaba a punto de presionar el botón equivocado en el ascensor.
"Pulse este", Lauren tocó el botón correcto, y Camila obedeció. "Y no puedes saber todavía. Eso sería arruinar la sorpresa".
"Oh," Camila se rio. El ascensor se tambaleó hacia abajo y la niña al instante se aferró a Lauren.
"A veces hace eso," Lauren pasó un brazo alrededor de Camila para consolarla. "No te preocupes. ¿Ves? ", Le hizo un gesto a las puertas, que se abrieron para revelar la planta baja del edificio. Camila suspiro de alivio y tiro a Lauren fuera del ascensor, a través del vestíbulo y al aire frío de la mañana.
"Frío", Camila se estremeció al instante. Al darse cuenta de esto, Lauren se rio y tiró de la niña pequeña a su lado, manteniendo un brazo envuelto alrededor de su cintura. Camila tarareó contenta.
"Vamos. Vamos a caminar por todo el parque, "Lauren la condujo hacia la entrada del parque, a sabiendas que la sorpresa sería al final. Camila sonrió a Lauren y arrugó la nariz.
"El mundo entero está dormido," Camila observó, mirando alrededor el parque vacío. Lauren se rio y se pasó una mano por el cabello.
"Bueno sí. Yo también lo estaría si alguien no me había despertado, "bromeó. Camila levantó una ceja e inclinó la cabeza hacia un lado. "Fuiste tú", explicó Lauren, asomando la nariz de Camila. La niña más pequeña se rio y escondió la cara en el hombro de Lauren.
"Lolo, tengo una pregunta," Camila se detuvo de repente. Lauren empezó a preocuparse, dándose la vuelta para hacer frente a Camila agarrando sus dos manos entre las suyas.
"Estoy escuchando", Lauren asintió, diciendo a Camila que estaba bien seguir adelante. Los ojos de la niña más pequeña parpadearon hasta el suelo, y luego de vuelta a Lauren. Camila se mordió el labio.
"¿Qué hice que te asusto?" Ella inclinó la cabeza hacia un lado lentamente. La confusión de Lauren creció aún más.
"Nunca me asustaste", se rio nerviosamente y apretó la mano de Camila. Camila negó con la cabeza y arrastró sus pies en el camino de grava, frustrada consigo misma por no ser capaz de obtener palabras.
"No, no Lolo", ella negó con la cabeza y respiró hondo. "Quiero decir... que estabas asustada, de mí. Cuando vine aquí ", se volvió y señaló hacia el edificio de apartamentos en la calle.
"Camila, yo no tenía miedo de ti, y no estoy asustada de ti ahora," Lauren se mordió el labio. "¿De qué estás hablando?"
"Tú..." Camila suspiró y dejó caer sus manos a los costados. "Tu no... me hablabas o... o no me sonreías" señaló a los labios de Lauren. "¿Por qué?"
La boca de Lauren formó una forma 'O'. Ella bajó la mirada hacia el suelo nerviosamente y regreso a Camila, quien la estaba mirando con esperanza.
"¿De verdad quieres saber?", Preguntó Lauren, mordiéndose el labio y con la esperanza que Camila se retractara de su pregunta. Ella asintió con la cabeza, y Lauren suspiró. Dirigiéndose a un banco a unos pasos de distancia, se sentó y respiró hondo. Decirle a Camila la verdad no había sido su plan ideal, pero tampoco quería ocultarlo. Además, parte de ella estaba ansiosa por ver si Camila recordaba algo de lo que había hecho.
"Yo no tenía miedo de ti", confesó Lauren, llegando y tomando una de las manos de Camila entre las suyas. "Estaba enojada contigo."
Los ojos de Camila se agrandaron y se incorporó ligeramente. "¿Enojada? ¿Era mala? "
Lauren no respondió, en lugar de eso se miró las manos y continuó hablando.
"¿Te acuerdas de mí en la escuela secundaria?"
Camila inclinó la cabeza hacia un lado y miró hacia el cielo, como si estuviera tratando de recordar. Después de pensar por unos momentos, miró de nuevo a Lauren y negó con la cabeza lentamente.
"Ok, bueno," Lauren respiró hondo. "Tu hiciste... algo. Me hiciste algo. Y fue cruel".
"¿Cruel?" Camila se mordió el labio.
"Sí," Lauren miró a Camila, notando la preocupación en sus ojos marrones. "Tú me expusiste en frente de toda la escuela."
Camila miró sin comprender.
"Le dijiste a todos en la escuela que me gustaban las chicas. Antes de que yo estuviera lista para decirlo" Lauren trató de explicarlo de una manera que Camila lo entendiera. Vio la comprensión cayendo sobre las expresiones de Camila.
"Oh," Camila se levantó y sacudió la cabeza. "Estúpida," ella apretó sus manos en puños y los llevó hasta la frente, sin dejar de sacudir la cabeza. Lauren rápidamente se puso de pie y aparto las manos de Camila de su cara.
"Hey, Camz, mírame", dijo una vez que Camila cerró los ojos.
Poco a poco, Camila miró a Lauren. "Soy mala," susurró ella, dando un paso hacia atrás y sacudiendo la cabeza.
"No lo eres," Lauren mantuvo a Camila más cerca de ella a pesar del intento de la muchacha para moverse hacia atrás. "Escúchame tú no eres mala, ¿de acuerdo? Mírame a los ojos. " "Tu tío es malo. Él hizo que lo hicieras, ¿de acuerdo? Tu no tenías otra opción", Lauren dio lentamente un paso hacia el banco, una vez más, tirando de Camila con ella. "Yo no lo sabía en ese momento. Si lo hubiera sabido, no habría estado enojada contigo. Me hubiera enojado con él".
Se sentó lentamente, insistiendo a Camila para que hiciera lo mismo.
"Lo siento," Camila tragó saliva y bajó la cabeza. "Lo siento, Lolo".
El corazón de Lauren se dejó caer en su pecho. Las palabras que había querido oír que Camila dijera todos esos años, finalmente habían sido dichas, pero ella se sentía completamente horrible. Sacudiendo la cabeza hacia delante tomó la cara de Camila en sus manos.
"No tienes nada de qué disculparte, ¿de acuerdo?", Dijo ella en voz baja, pero con firmeza en su voz. "Todo lo malo que nos ha sucedido a nosotras sólo nos ha traído hasta aquí." Señaló entre ellas. "Y estamos bien ahora, ¿verdad?"
Camila asintió lentamente. Lauren sintió que se le partía el corazón al ver una lágrima por la mejilla de Camila.
"Por cierto, te perdono," susurró Lauren, doblando sus piernas en el banco debajo de ella y tirando de Camila a su lado. "Yo te perdoné mucho antes que esto, en realidad. Creo que te perdoné el día en que te arrastraste a la cama conmigo después de haber tenido una pesadilla".
"Lo siento, Lolo, lo siento mucho," murmuró Camila, enterrando su cabeza en el hueco del cuello de Lauren.
"Camila, no tienes que pedir disculpas", Lauren se mordió el labio y miró a la niña más pequeña. Tal vez decirle la verdad había sido una mala idea.
"Tu tienes un buen corazón," susurró Camila, mirando hacia arriba a Lauren y estudiando su rostro con atención. Unos momentos de silencio pasaron entre ellas. Camila luego extendió la mano y apretó la punta de sus dedos contra los labios de Lauren. "Y ojos de océano", susurró ella, moviendo la mano e inclinándose para besar a Lauren suavemente. Cuando Camila se apartó del beso, Lauren sólo deslizó sus brazos alrededor de la cintura de la chica y la atrajo de nuevo en otro beso.
"Tú..." Lauren susurró una vez que se apartó del beso, mirando a los ojos de Camila. "Tienes una alma hermosa", terminó, extendiendo la mano y metiendo un mechón de pelo detrás de la oreja de la joven.
"¿Yo?" Camila señaló a sí misma. Lauren se rio y asintió con la cabeza.
"Sí, tú. ¿De quién más podría estar hablando? "Ella levantó una ceja. Camila miró alrededor del parque y se encogió de hombros, lo que hizo reír a Lauren aún más fuerte.
"¿Quieres seguir caminando?", Preguntó Lauren, mirando hacia Camila. "Todavía hay una sorpresa esperando."
Camila miró lentamente arriba y una pequeña sonrisa se extendió por su cara. Eso fue suficiente respuesta para Lauren, que se puso en pie y tendió la mano para Camila.
"Gracias, Lolo", dijo Camila en silencio, tomando la mano de la niña, continuando su paseo por el parque.
"¿Por qué?" dijo Lauren pateando una piedra en el asfalto. Camila se rio e hizo lo mismo, observando el pequeño rebote de la piedra delante de ellas.
"Por ser mi Lolo," Camila tarareó, pateando otra piedra y casi tropezando con sus propios pies. Lauren rápidamente la agarró para evitar que se cayera, y las dos chicas se rieron.
"¿Qué quieres decir con tu Lolo?", Preguntó Lauren curiosamente, mordiéndose el labio.
"Mi Lolo," Camila levantó una ceja a Lauren. Su respuesta solo era suficiente para ella, no entendía a qué se refería Lauren.
"¿Sabes lo que es una novia?", Preguntó Lauren.
"Sí," Camila asintió una vez. "Tu."
El corazón de Lauren dio un vuelco y ella asintió con la cabeza lentamente.
"Bueno, está bien entonces", se rio en voz baja. "Así tan fácil?"
"Sí," Camila sonrió ampliamente. "Tú y yo, ¿no?"
Lauren sonrió, apretando la mano de Camila. "Tú y yo", asintió con la cabeza una vez. Camila aplaudió con entusiasmo. Lauren se dio cuenta de lo cerca que estaban y dejó de caminar.
"¿Confías en mí?", Preguntó ella, caminando detrás de Camila y cubriendo sus ojos. Camila inclinó la cabeza hacia un lado ligeramente, pero asintió conmla cabeza.
"Camina lentamente hacia adelante," Lauren mantuvo los ojos de Camila cubiertos, llevándola de vuelta a la esquina del parque y colocándola delante de las flores. "¿Lista para tu sorpresa?"
"Sí, ¿ahora?" Camila juntó las manos.
"Ahora," Lauren confirmó, dejando caer las manos lejos de la cara de Camila.
La pequeña niña se quedó sin aliento al momento en que vio las flores de colores que se alineaban en la pequeña esquina de la acera. Camila se giró y sonrió ampliamente a Lauren. Sin decir una palabra, ella caminó hacia las flores y se arrodilló delante de ellas. Lauren observó mientras ella miró con atención. Dándose la vuelta, Camila cogió la botella de agua en la mochila de Lauren y la condujo de regreso a las flores.
"¿Qué estás haciendo?", Preguntó Lauren, mirando como Camila abría la botella de agua y llenaba la tapa con unas gotas de agua.
"Alimentándolas," Camila asintió una vez, girando la tapa y rociando el agua en la parte superior de las flores. "Alimentarlas y no matarlas."
Lauren no pudo evitar sonreír, y ella se sentó en el banquillo para ver como Camila seguía regando las flores, una tapa a la vez. Mientras Lauren la veía, tan inmersa en su propio mundo, se dio cuenta de por qué estaba tan atraída por la chica. Camila era sin pensar inocente. Ella era genuina. No había motivos ocultos en sus acciones; hacía lo que quería hacer sin cuestionarse a sí misma. Al hacerlo, Camila se hizo fácil de amar. Lauren podía reconocer fácilmente el funcionamiento interno de la mente de Camila porque ella era tan abierta.
Camila amaba infinitamente. Lauren se dio cuenta de que Camila no puso paredes para evitar que amara. Camila perdonaba eternamente, que le dolía pensar a Lauren que alguien pudiera tomar ventaja de eso. Ella decidió en ese momento que ella haría todo lo posible para asegurarse de que no sucediera.
El amor de la chica menor hacia las flores era bastante irónico, en realidad. Lauren consideró a Camila como un humano equivalente a una flor. De hecho, si no hubiera sabido de dónde venía Camila, habría asumido que Camila nació de una flor floreciendo en el jardín. De la misma manera que las flores se elevan lentamente, incluso después de ser pisadas, Lauren se dio cuenta de que Camila amaría continuamente a pesar de las cosas que había atravesado. Camila era sin esfuerzo hermosa, Lauren lo sabía a ciencia cierta.
Sin embargo lo que asustó a Lauren en la mayoría, fue el temor de que Camila no era consciente de su propia fragilidad. Vio cómo Camila dio y le dio sin pedir nada a cambio. Temía que alguien viniera y dañara a la chica más joven debido a eso.
"Gracias."
La voz de Camila trajo Lauren de sus pensamientos. La niña más pequeña estaba de pie frente a ella, con la botella de agua vacía en sus manos.
"Son lindas, Lolo," Camila sonrió y giró un mechón del cabello de Lauren alrededor de su dedo. "Como tú."
"Como tú," Lauren se rio, poniéndose de pie y tirando de Camila a su lado. "Son de color amarillo, ¿ves?"
"Sí," Camila señaló las flores. "Yo las amo." Se volvió hacia Lauren, de puntillas y besando su mejilla. "Gracias."
"De nada," Lauren sonrió suavemente, envolviendo un brazo alrededor de Camila y besando su frente. "¿Qué te parece si vamos a desayunar ahora?"

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Yellow por camrenofficial

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.