Yellow por camrenofficial

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Veintiséis.

Mensaje por Admin el Vie Oct 07, 2016 4:46 am

"¿Qué hay ahí afuera?" Camilla murmuró, girando ligeramente su cara a Lauren. Habían pasado el día juntas, y justo ahora estaban tiradas sobre sus espaldas, mirando hacia el cielo. Lauren había extendido una manta en la esquina del parque para que pudieran ver el atardecer. Que con el tiempo se convirtió en observar las estrellas que lentamente llenaban el cielo.
"¿Afuera? ¿Dónde?" Preguntado Lauren, sin dejar de mirar al cielo. Camila señaló hacia arriba.
"En el cielo. Tiene que haber más, ¿no?" La niña más pequeña estudio la cara de Lauren una vez más. Encontraba a la chica mayor mucho más interesante que las estrellas.
"Nadie sabe", Lauren finalmente se volvió para mirar a Camila, ganando una suave sonrisa de la chica. "Creo que eso es lo que hace que mirar las estrellas sea tan mágico. Hay tantas cosas por ahí de las que no sabemos acerca todavía."
"Da miedo", Camila se acercó más a Lauren y apoyó la cabeza en su hombro.
"No," Lauren negó con la cabeza. "Estamos a salvo aquí abajo, Camz," ella deslizó un brazo alrededor de la cintura de Camila y devolvió la vista al cielo. "Las estrellas sólo nos recuerdan que no estamos solos."
"Yo no estoy sola," Camila asintió una vez. "Te tengo."
"Me tienes," Lauren confirmando, sonriendo suavemente a Camila.
"Y tú me tienes," Camila sonrió ampliamente y se volvió hacia un lado, apoyándose con el codo para que pudiera estudiar el rostro de Lauren. "Tú y yo, ¿no?"
"Tú y yo", Lauren asintió una vez y guiñó a Camila. La más pequeña rió y dejó que su cabello cayera suelto sobre su cara.
"Oye, no hagas eso," Lauren se rió suavemente y se acercó para meter el cabello de Camila detrás de su oreja. "No escondas tu hermoso rostro."
"¿Soy bonita?" Camila inclinó la cabeza hacia un lado, como si la belleza fuera un concepto extraño para ella. Lauren levantó una ceja y se volvió a un lado para verla también.
"Creo que todo el mundo es hermoso," ella comenzó, extendiendo la mano y jugando con un mechón de cabello de Camila alrededor de su dedo. "Pero hay algo en ti que te hace especial", Lauren sonrió suavemente. "Especial para mí."
"Estoy feliz aquí", Camilla suspiró suavemente, volviendo a recostarse sobre su espalda y mirando hacia el cielo. "Es una nueva sensación, pero sí me gusta."
"¿Una nueva sensación?" Lauren se mordió el labio, pensando en los escritos del diario viejo de Camila. La chica tenía constantemente deseos para tener felicidad, teniendo la esperanza de que algún día en el futuro la pudiera encontrar.
"Sí," Camila asintió, sin dejar de mirar a las estrellas. "Antes de que hubiera... cosas malas. Y malas personas. Era difícil ser feliz," ella se volvió a Lauren y frunció los labios. "Pero aquí esta la felicidad, la he encontrado."
La respiración de Lauren quedo atrapada en su garganta cuando Camila coloco su mano encima del corazón de Lauren. "Hay felicidad aquí. Contigo," Camila sonrió contenta. "Estoy en mi hogar."
"¿Hogar?" Pregunto Lauren, resultándole difícil formar una frase coherente. Estaba agradecida de que había oscurecido, por lo que la niña más pequeña no podría ver el rubor en sus mejillas.
"Sí, hogar," Camila asintió. "Busqué un hogar antes," se sentó y se volteo viendo a Lauren. "Pero yo no podía encontrarlo. Porque incluso en los hogares felices hay personas tristes, ¿sabías eso?"
Lauren asintió suavemente, comenzando a entender lo que Camila quería decir.
"No entiendo cómo en hogares felices puede haber personas tristes", continuó Camila. Lauren extendió la mano y tomó la mano de la pequeña. "Pensé que un hogar feliz podía ser un hogar. Pero si hay gente triste, no hubiera podido encontrar un hogar", Camila pensó por un momento y miró a sus manos. "Pero te encontré." Levanto sus ojos hasta el rostro de Lauren. "No eres una casa. Pero eres un hogar, Lolo. ¿Lo sabes?" Camila inclinó la cabeza hacia un lado e inocentemente deslizó sus dedos por el brazo de Lauren. "Mi hogar. Lo encontré aquí." Poco a poco, Camila se enderezo y nuevamente puso su mano arriba sobre el corazón de Lauren. "Mi hogar tiene un corazón. Lo puedo sentir, y lo he visto". Con la otra mano, ella se acercó y tomo la mejilla de Lauren, estudiando su rostro por unos momentos. "Mi hogar tiene un corazón y ojos de océano," Camila sonrió suavemente.
Era como si las mariposas en el estómago de Lauren nunca cesarán. La chica de pelo oscuro se estiró, colocando su mano sobre la de Camila, encima de su propio corazón.
"Si has encontrado tu hogar", Lauren comenzó, levantando la mano de Camila fuera de su pecho y colocando su mano sobre el corazón de Camila. "Entonces mi hogar me encontró."
Los labios de Camila se abrieron en una sonrisa, haciendo a Lauren reír en voz baja. La niña más pequeña se volvió al costado de Lauren y suspiró contenta.
"Estoy muy feliz, Lolo," murmuró en el hueco del cuello de Lauren.
"Y estoy tan feliz de que estés tan feliz," Lauren se rió, sintiendo que su corazón se hinchaba por el momento que estaban compartiendo. "Haz estado hablando mucho más últimamente, ¿has notado eso?"
Camila levantó la cabeza y frunció el ceño. "¿Qué quieres decir?"
"No sé cómo explicarlo... acabas de... que has estado haciendo un gran progreso desde la primera vez que llegaste. Estás aprendiendo mucho, ¿no?" Lauren se mordió el labio. Camila asintió suavemente. "Es una buena cosa, Camz," Lauren rió en voz baja y pasó los dedos de arriba a abajo en el brazo de Camilla. "Eso significa que estás comenzando a expresarse más. Eso es bueno. Quiero saber lo que estás pensando."
"Quiero besarte", susurró Camilla. Lauren se sobresaltó cuando Camila habló. "Eso es lo que estoy pensando."
"Nada te detiene," Lauren se rió. Camila arrugó la nariz y la miró con timidez. "No seas tímida," Lauren se rió suavemente y tomó la barbilla de Camila para que quedaran sus caras una frente a la otra una vez más. Inclinándose lentamente, Lauren conecto sus labios suavemente en un suave y gentil beso. Cuando se alejaban, Camila sonrió ampliamente y se volvió a acurrucar al lado de Lauren. Sus besos no duraron más que unos pocos segundos, nada demasiado profundo.
Lauren no permitiría eso. Ella no quería aprovecharse de Camila. Podía esperar. Tenían todo el tiempo del mundo. El silencio tomo a las chicas mientras miraban al cielo, explorando el infinito con los ojos por encima de ellas. Lauren volvió la cabeza lentamente, estudiando a Camila en lugar que al cielo. La chica más pequeña era mucho más encantadora.
"Canta", Camila atrapo a Lauren mirándola y sonrió. "¿Puedes cantar, Lolo?"
"Sólo para ti", Lauren se inclinó y besó la sien de Camilla.
Look at the stars,
(Mira las estrellas,)
Look how they shine for you,
(Mira cómo brillan por ti,)
And everything you do,
(Y todo lo que haces.)
Yeah, they were all yellow.
(Sí, eran todas amarillas.)
I came along,
(Yo vine,)
I wrote a song for you,
(Escribí una canción para ti,)
And all the things you do,
(Y todas las cosas que haces.)
And it was called "Yellow."
(Y fue llamada amarillo.)
So then I took my turn,
(Entonces después tome mi turno,)
Oh what a thing to've done,
(¡Oh, qué cosa para haber hecho.)
And it was all yellow.
(Y fue llamada amarillo.)
Your skin
(Tu piel,)
Oh yeah, your skin and bones,
(Oh si tu piel y huesos,)
Turn into something beautiful,
(Se convirtieron en algo hermoso.)
And you know You know I love you so,
(Y lo sabes, lo sabes te quiero así.)
You know I love you so.
(Sabes te quiero así.)
Lauren volvió la cabeza para mirar a Camila cuando la chica no respondió cuando a canción había terminado. Una suave sonrisa se extendió por su cara cuando vio que los ojos de la chica estaban cerrados y su pecho subía y bajaba lentamente. Se había quedado dormida.
"No sabía que era tan aburrida," Lauren rió en voz baja para sí misma, se desprendió de la pequeña y se puso de pie. Se sacudió sus vaqueros antes de doblarse hacia abajo y gentilmente recoger a Camila. La chica permaneció dormida mientras Lauren echaba la manta por encima del hombro y comenzaba a caminar de nuevo hacia el apartamento.
Camila se movió ligeramente cuando Lauren se dio la vuelta y empujó la puerta de su apartamento. Murmurando algo inaudible, enterró su cabeza en el pecho de Lauren y suspiró profundamente.
"¿Quieres caminar por tu cuenta?" Lauren levantó una ceja. Camila volvió la cabeza y miró a Lauren soñolienta.
"No", ella se rió, escondiendo la cabeza en el cuello de Lauren.
"Tienes suerte de que eres linda," Lauren bromeó, deslizando la manta de su hombro y pateando para abrir la puerta. Entrando se quitó los zapatos, ajusto a Camila en sus brazos e hizo su camino con cuidado por las escaleras.
A juzgar por la falta de luz en el pasillo, todas las demás ya estaban dormidas. Lauren utilizo su cadera para empujar suavemente la puerta de la habitación y abriéndose pasó a través del cuarto oscuro. Acostando a Camila en su cama, la más pequeña Inmediatamente se acurrucó en una bola y se retorció debajo de las sábanas. Lauren se rió por lo que hacía.
"Vamos Lolo," Camila murmuró, levantando la cabeza y miró a Lauren somnolienta. La niña mayor se mordió el labio pensándolo por un momento.
"Tengo un poco de tarea para terminar primero," ella dijo, hurgando en sus cajones y sacando un gran lienzo. "Adelante, duerme un poco, me uniré a ti en un rato."
Camila extendió las manos y le indicó a Lauren que se acercara. Una vez que Lauren se había acercado, ella le tomó las mejillas y le dio un beso en la frente.
"Buenas noches, Lolo," dijo, volviendo otra vez a la cama y enterrándose bajo las sábanas. Sonrojada, Lauren susurró un 'buenas noches' antes de agarrar su lienzo y salir de la habitación.
Bostezando, Lauren coloco el caballete en el piso de abajo, agarrando una silla y colocando su lienzo. Ella nunca terminó yendo a la cama. Trabajó durante toda la noche, no se dio cuenta de lo rápido que paso el tiempo. Lauren estaba en su zona de concentración cuando oyó suaves pasos bajando las escaleras.
Frotándose los ojos, alzo su mirada rápidamente y miró alrededor. Fue sólo entonces cuando se dio cuenta que el sol brillaba a través de las ventanas, haciéndole saber que la noche había terminado completamente. Una Camila somnolienta lentamente hizo su camino hacia Lauren, estudiando con confusión a la chica mayor. "¿Dónde estabas?"
"Trabajando en algo para la clase," dijo Lauren con voz áspera. Se aclaró la garganta y le indicó a Camila que se acercara. La pequeña se obligó a caminar y se sentó en el regazo de Lauren.
"¿Cansada?" Lauren levantó una ceja cuando Camila suspiró y apoyó la cabeza en el hombro de Lauren. La pequeña asintió lentamente y murmuró algo inaudible. "¿Que?"
"Tengo hambre", Camila levantó la cabeza y arrugó la nariz. Lauren se rió y la besó en la frente.
"Creo que podemos arreglar eso," Lauren se incorporó y se dirigió a la cocina.
Seguida por una Camila ansiosa, sentándose en el mostrador y viendo como Lauren ponía pan en la tostadora.
"¿Cómo dormiste?" Pregunto Lauren, rompiendo dos huevos en la sartén y girando el pan. Camilla se encogió de hombros y extendió los brazos.
"Soñé contigo", admitió, sonriendo tímidamente. "Estábamos en las estrellas."
"Las estrellas, ¿eh?" Lauren se rió suavemente, luchando con los huevos en la sartén con una espátula. "Eso suena como un buen sueño."
"Fue bueno porque tu estabas allí, Lolo," Camilla se rió y bajó del mostrador, caminando hacia donde Lauren estaba de pie, mirándola mientras deslizaba los huevos fuera de la sartén en un plato. Cuando la tostadora a su lado sonó, Camila salto del susto y dos rebanadas de pan salieron.
Lauren se rió ante la reacción de Camila. Arrojó la tostada en el plato y untó jalea de fresa rápidamente en las dos rebanadas.
"Desayuno para ti, mi princesa," ella dijo en broma, entregando el plato a Camila. La pequeña niña bajó la mirada con timidez, pero no antes de que Lauren pudiera ver el color rosado de sus mejillas. "Vamos," Lauren se rió, agarrando una manzana del mostrador y conduciendo a Camila a la mesa de la cocina. Camilla se sentó, y estudió la comida que Lauren había hecho para ella antes de tomar un bocado de su tostada y moviéndose en señal de aprobación.
"¿Esta bueno?" Lauren levantó una ceja.
"Sí. Tú lo hiciste," Camila sonrió, dándole un pulgar hacia arriba. Lauren se rió, dándole una mordida a su manzana y devolviendo el gesto.
"Tengo que ir a la escuela," Lauren suspiró, mirando el reloj. "Ally no tiene la clase de hoy. Así que te puedes quedar aquí con ella."
"Vas a volver, ¿verdad?" Camila miró hacia arriba, golpeó el tenedor contra el plato.
"Por supuesto," Lauren asintió una vez y extendió su mano para apretar la mano de Camila. "Siempre lo hago."
Como si fuera una señal, los pasos suaves de Ally se podían escuchar bajando por las escaleras. Lauren tiró el centro de su manzana en la basura y le plantó un beso en la frente a Camila.
"Voy a vestirme," Lauren le dijo a Camila, dándole a Ally una sonrisa de agradecimiento antes de correr escaleras arriba. Rápidamente se vistió, tratando de encontrar una camisa amarilla pastel que había tirado en el fondo de su armario. Se colgó su mochila sobre su hombro, y apareció de nuevo por las escaleras diez minutos más tarde.
"Amarillo", Camila intervino, caminando hacia Lauren y pasando sus dedos por la manga de su camisa. "Tú eres bonita", ella sonrió, tomando la mano de Lauren.
"Tu también lo eres," Lauren dijo acariciando el cabello de Camila y haciendo que ésta arrugara la nariz. "Tengo que ir a clase, regresare, ¿de acuerdo?"
"Duh", Camilla se rió, levantando las cejas.
"¿Quién te enseñó eso?" Lauren se rió, acercándose y agarrando su lienzo del caballete en la parte posterior de la sala. Ella se aseguró de mantener el frente oculto a las otras chicas en la habitación.
"Dinah", Camila asintió una vez y le dio a Lauren un pulgar hacia arriba.
"Dinah es mala influencia, ¿verdad?" Lauren bromeó, poniéndose sus zapatos. Camila se encogió de hombros y se acercó a la puerta.
"Regresare", Lauren le dio Camilla un rápido beso en la mejilla.
"Ya sé. Ya lo dijiste," Camilla se rió y negó con la cabeza. Lauren hizo una mueca, se rió, y se deslizó por la puerta sin decir nada más.
El aire fresco de la mañana la despertó de inmediato, y pronto se encontró caminado hacia el edificio de la escuela. Por una vez, ella estaba a tiempo, y no había olvidado su proyecto. Coloco su lona boca abajo al fondo de la sala y se sentó.
La clase paso lentamente. Lauren se ocupó de hacer bocetos de flores en su cuaderno de dibujo. Por una vez, ella utilizo lápices de colores para darles vida. Camila le había ayudado a encontrar el color de las cosas. Ella estaba agradecida por eso.
"Se pueden retirar," su maestro junto sus manos y apagó el proyector. "Lauren, ¿puedo hablar contigo antes de que te vayas?"
Lauren respiró profundamente, levantando la vista de su cuaderno de dibujo. ¿La iba a regañar por faltar a clase la semana pasada? Se levantó de su asiento, y lentamente empezó a empacar sus cosas mientras que el resto de la clase que ya estaba saliendo de la habitación. Mordiendo su labio, ella se dirigió al escritorio. Su maestro miró hacia la puerta antes de correr la mano por su cabello.
"Perdone mi lenguaje, Srta. Jauregui," empezaba a voltear su pintura en frente de ellos. "Pero de ¿dónde demonios esto vino?"
Lauren inclinó la cabeza hacia un lado, mirando la pintura que había terminado la noche anterior. En la pintura, había una niña de pie junto a la orilla de un estanque, mirando hacia abajo en el agua a su reflejo. En su reflejo, sin embargo, ella fue pintada en colores oscuros, irradiando tristeza. Mostró los detalles más pequeños.
La chica en la reflexión vestía todo de negro, escondiendo su rostro detrás de su cabello, y sus hombros estaban desplomados hacia abajo. Por el contrario, la chica encima del estanque estaba de pie. Llevaba un vestido blanco, y en su mano sostenía una pequeña flor amarilla. Los árboles detrás eran brillantes y coloridos, y había nubes brillantes en el cielo por encima de ella.
"Yo, uh, lo pinté anoche", se mordió el labio.
"Esto esta increíblemente detallado," corriendo con sus dedos sobre el lienzo. "Normalmente no aprobaría esta mezcla de dos medios diferentes, pero de alguna manera el uso de acuarelas y pinturas de oleo realmente trabajaron a tu favor, Lauren."
"Yo, uh, wow," Lauren se aclaró la garganta. "Gracias", se mordió el labio.
"En comparación con la última semana, esto se parece a la obra de un artista completamente diferente," se rio. "Tengo la sensación de que algo cambió desde que nos vimos por última vez. ¿Estoy en lo correcto?"
Lauren asintió lentamente.
"Bueno espero que te aferras a ella esta vez," Le dio una sonrisa de complicidad. Lauren sintió que sus mejillas se ponían rojas ante la idea de Camilla y miró con timidez.
Saco un papel fuera de su escritorio y comenzó a garabatear algo. "Te estoy transfiriendo a la clase avanzada," Doblo el papel por la mitad y se la dio. "Por lo general es sólo para los que van a la mitad o los que están por graduarse, pero tienes demasiado potencial, y no puedo permitir que continúes sentada para aprender cosas que ya sabes."
Lauren levantó las cejas y miró el papel en sus manos, lo que confirmaba su traslado. "Yo... wow," Ella sacudió la cabeza y respiró lentamente. "Gracias."
El Sr. Robertson recogió su pintura y se la devolvió. "La vida es demasiado corta como para amar con limitaciones, Lauren. Recuérdalo."
Lauren asintió suavemente. "... Muchas gracias", sostuvo el lienzo bajo el brazo y tomó una respiración profunda.
"Puedes retirarte ahora, Srta. Jauregui. Nos vemos luego."
Lauren le sonrió agradecida, lanzando su mochila sobre su hombro y en silencio salió del aula.
En su camino a casa, apagó la radio y se dio a sí misma un tiempo para pensar. Había cambiado tanto en un corto periodo de tiempo. Camila había llegado a su vida y completamente ésta se volvió al revés. Si le hubieran dicho a Lauren que esto sucedería hace un año, ella se hubiera golpeado en la cara. Pero ahora, era creíble. Y era real.
Sabía que no sería perfecto. Camila todavía tenía un montón de cosas para procesar, y un montón de cosas para trabajar. Lauren era consciente de ello. Ella era más que consciente. Pero lo más importante, es que ella estaba dispuesta a esperar.
Tal vez eso fue lo que cambió. Antes, Lauren quería una relación por todas las razones equivocadas. Ella quería una relación perfecta. Ningún conflicto, no problemas; simplemente felicidad. Comprobando, fue todo un deseo inalcanzable. Y ahora ella lo sabía.
Pero con Camila, quería todo. Ella quería estar a su lado en los tiempos buenos y los malos. Ella quería ser la que la sostuviera cuando llorara. Ella quería ser la que la hacía reír. Lauren quería ser parte de la vida de Camila, en todo. No era perfecta, pero eso es lo que la hacía perfecta. Para ella.
Se detuvo en el estacionamiento, estaciono su coche y miró hacia el edificio alto. Una amplia sonrisa apareció en su rostro cuando vio un movimiento que venía desde su ventana del apartamento. Saludando de vuelta a Camila, ella corrió hacia el edificio. Al segundo que tocó la llave en el pomo de la puerta, la puerta se abrió de golpe y Camila sonrió feliz hacia ella.
"Lolo", dijo, prácticamente saltando a los brazos de Lauren. Lauren dejó caer la mochila al suelo y le devolvió el abrazo, besando la parte superior de la cabeza de Camila y sintiendo mil mariposas en su estómago. La chica más pequeña suspiró contenta.
"Has vuelto," Camila sonrió suavemente, alejándose de la abrazo y mirando a Lauren.
Lauren asintió y puso una mano en la mejilla de Camila, pasando su pulgar sobre su piel suave.
"Siempre lo hare."

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Epílogo.

Mensaje por Admin el Vie Oct 07, 2016 4:47 am

"Sí, mamá", Lauren rodo los ojos, mirando a la chica en el asiento del pasajero. "Nosotros acabamos de salir del aeropuerto. Estaremos allí pronto".
"Ya verás, mamá, te lo dije," Lauren se mordió el labio y miró a Camila. La pequeña en el asiento del pasajero sonrió suavemente. "Está bien mamá, tengo que conducir. Nos vemos pronto. "
Lauren se rió en voz baja una vez que ella colgó, dejando su teléfono en el portavasos y entrelazando su mano libre con la de Camila.
"Te ves nerviosa", Camila inclinó la cabeza ligeramente, dejando que su cabello suelto cayera por encima del hombro. "¿Estás nerviosa?"
Lauren se encogió de hombros y volvió su atención de nuevo a la carretera, siguiendo la ruta familiar a su casa de la infancia. "Un poco, sí. No tengo ninguna razón de estarlo, sin embargo. "
"Va a ser divertido, ¿verdad?" Camila acarició con sus dedos la muñeca de Lauren distraídamente.
"Por supuesto," Lauren sonrió. "Vas a conocer a mi loca familia." Camila se rió y giro la mano de Lauren, trazando círculos en su palma.
Semanas habían pasado desde la absolución de Camila. Las estaciones habían cambiado, dejando una manta ligera de nieve en las calles de Nueva York. En Miami, sin embargo, era prácticamente la temperatura perfecta. Era cómodo fuera no importa lo que llevaran puesto.
Después de ser liberada, Camila estaba obligada a iniciar sesiones de terapia de rutina. Al principio, la chica había dudado. Pero con ayuda de Lauren, y el tiempo, las visitas quincenales comenzaron a mostrar progreso. Ella nunca estaría de vuelta al 100%. Pero cómo su médico le había dicho, siempre había espacio para mejorar.
Una de las principales preocupaciones de Lauren había sido la relación entre ella y Camila. Habló con el terapeuta de Camila directamente, disparando preguntas, una tras otra a la mujer de mediana edad.
Ella había estado saliendo con una lista interminable de términos médicos, que básicamente explicó a Lauren que sí, Camila era capaz de amar. Y una relación estaba bien, siempre y cuando tomaran las cosas a un ritmo lento, y que Camila fuera muy consciente de a dónde iban las cosas. Camila era consciente. Definitivamente consciente. Cuando Lauren había discutido el futuro con ella, ella se encontró con una Camila muy animada, hablando y hablando sobre lo cómo iban a nombrar a sus hijos, y de qué color pintarían su casa. (Amarillo, obviamente.)
La idea de pasar el resto de su vida con Camila le causaba mariposas a Lauren cada vez que pensaba en ello. Pero ella podía esperar. Cuanta más gente conocía diariamente, más se daba cuenta de lo mucho que necesitaba a Camila. Y ahora, aquí estaban. Semanas más tarde, de la mano en el coche de camino a casa de Lauren. La madre de Lauren había invitado a Lauren y a su 'misteriosa novia "para pasar la Navidad con ellos.
Así que sí, Lauren estaba nerviosa. Extremadamente nerviosa. No tenía idea de cómo sus padres reaccionarían cuando se enteraran de quien en realidad era la misteriosa chica. Porque hasta donde sabían, Lauren todavía odiaba Camila con todo su ser.
"Aquí estamos," Lauren sonrió nerviosamente. Ella apretó la mano de Camila y apunto con la cabeza hacia la casa en la esquina de la calle. Un grupo de niños pequeños se reunieron en el jardín delantero, pateando una pelota de playa inflable.
"Me gusta," Camila sonrió ampliamente, sentada más derecha para tener una mejor vista de la casa. Lauren aparcó el coche y respiró hondo, volviéndose a Camila.
"¿Estas lista?", Preguntó, mordiéndose el labio. Camila asintió.
"¿Tu lo estás?", Le preguntó de vuelta, con el hecho de que Lauren estaba más nerviosa de lo que ella había de admitido.
"Tan lista como yo nunca lo he estado," Lauren arrugó la nariz y besó la mano de Camila. "Vamos." Ella abrió el coche y se deslizó de su asiento.
"Lauren" Una pequeña niña rubia chilló, alejándose del grupo y corriendo hacia la niña mayor.
"Hola, pequeña," Lauren se rió, cogiendo a la niña que prácticamente saltó a sus brazos. "¡Estas mucho más alta!"
"¡Sí! Mamá dice que es porque "yo como mis 'bedgetales," la pequeña rió y envolvió sus manos alrededor del cuello de Lauren. "¿Sabías que Santa va a venir esta noche? Él me va a traer una b-"
La niña más pequeña rápidamente se calló y Lauren levantó una ceja. Se dio la vuelta, al darse cuenta que la niña había estado mirando a Camila, que estaba con timidez detrás de ellas.
"Mags" Lauren sonrió suavemente y le indicó a Camila que se acercara. "Esta es mi amiga Camila, ¿puedes decir hola?"
"Cameeeeeela," Maggie rió y arrugó la nariz. "Hola!"
"Hola," Camila sonrió tímidamente, agitando su mano. Lauren sonrió a su novia y volvió a mirar a la niña en sus brazos.
"Camila, esta es Maggie," asintió con la cabeza a la niña rubia. "Es mi hermana. Bueno, adoptada". "Su madre era uno de los clientes de mi mamá en el trabajo. Ella murió dando a luz, y mi mamá no permitió que la pusieran en el sistema de crianza ", dijo suavemente y alborotó el cabello de Maggie. "Ella tiene seis."
"Oh," Camila asintió, pensando en lo que acababa de decir Lauren. "Su cabello es amarillo," susurró ella, señalando los rizos rubios ondulados en la cabeza de Maggie.
Lauren se rió y asintió con la cabeza. Dejó Maggie en el suelo, pensando que iba a reunirse con sus primos en el jardín delantero. En lugar de ello, Maggie agarró de la mano de Lauren y tiró de ella hacia la entrada.
"Tienes que ver el dibujo de tiza que hice 'yer!" Lauren miró a Camila, dándole una sonrisa de disculpa antes de que ella estaba siendo prácticamente arrastrada por la niña.
Unos minutos más tarde, Lauren fue finalmente capaz de zafarse de la gran cantidad de dibujos de tiza y hacer su camino de regreso hacia donde Camila estaba. Maggie saltó tras ella contenta.
Lauren se preocupó cuando Camila no estaba donde la había dejó. Ella miró frenéticamente alrededor del patio, suspirando de alivio cuando vio a su novia rodeada de niños, teniendo una amplia sonrisa en su rostro.
"No las maten", Camila negó con la cabeza y suavemente movió una de las manos del niño lejos de las flores. "No serán bonitas si las matas."
"Hey Cameeeela, atrapa!" Maggie lanzó una pelota de playa en dirección a Camila. Esta se rió y golpeó el balón hacia atrás. Los niños chillaban con entusiasmo y corrieron tras el juguete. La pelota iba de nuevo en dirección de Camila, y pronto el juego de atrapar la pelota estaba en pleno apogeo.
Riendo suavemente para sí, Lauren trotó hasta los escalones de la entrada y vacilante tocó el timbre. Debía de enfrentarlo. Miró a Camila, quien se encontraba actualmente en el suelo con un montón de niños riendo animadamente sobre ella. Ella tuvo que contener su risa cuando oyó pasos que se acercaban. La puerta se abrió momentos después.
"¡Oh mira! Es Lauren y..." La voz de su madre se desvaneció cuando se dio cuenta que Lauren estaba sola. O al menos eso pensó. Lauren miró a Camila, que acababa de liberarse, poniéndose de pie y arrojando la pelota de playa al otro lado del patio.
"Oh, Dios mío," su madre jadeó en voz baja. La respiración de Lauren se quedó atorada en su garganta cuando ella sintió estar siendo arrastrada adentro, sobresaltándose cuando la puerta se cerró detrás de ellas.
"¿Trajiste a una asesina a cenar?!" su madre prácticamente gritó, señalando a la puerta principal. "¿Y dónde está tu novia?"
Lauren se mordió el labio. "Ella no es una asesina," dijo en voz baja, mirando por la ventana con preocupación. "Y ella es eso. Camila es mi novia".
"Lauren, hay artículos por toda la ciudad sobre la muerte de su tío! Estás bromeando, ¿verdad?" Lauren negó con la cabeza lentamente.
"Mamá, puedo explicarlo, ella es b-"
"¡¿Lolo?!"
Los ojos de Lauren se abrieron e hizo un movimiento para agarrar el picaporte. Sintió los ojos de su madre haciendo un agujero en la parte posterior de la cabeza y respiró hondo, abriendo la puerta.
"Camz, estoy aquí", ella agitó su brazo, captando la atención de Camila. La pequeña chica suspiro de alivio y corrió a su novia, agarrándole el antebrazo y manteniéndose a su lado.
"Uh, mamá," Lauren se aclaró la garganta y jalo a Camila dentro de la casa. "Me gustaría que conocieras a Camila. Camila, esta es mi madre".
"Hola," Camila sonrió suavemente, ofreciendo un pequeño gesto con sus manos. Lauren contuvo el aliento cuando su madre no respondió. Después de unos segundos de incómodo silencio, se volvió a Camila y le apretó la mano.
"Puedes volver a jugar, tengo que hablar con mi mamá. ¿Esta bien? "
"Okay," Camila dijo, dando a Lauren una suave sonrisa. La mayor besó la mejilla de Camila inocentemente y la observó mientras regresaba de nuevo al jardín delantero. Ella fue inmediatamente rodeada por niños una vez más, rogándole que jugara con ellos. Lauren se rió en voz baja, pero su risa se desvaneció rápidamente cuando ella se volvió hacia su madre y vio la expresión de su cara.
"Yo no apruebo esto en absoluto, Lauren," su madre se cruzó de brazos y negó con la cabeza.
"Sólo déjame explicarte," Lauren negó con la cabeza. Su madre la miró expectante.
"Sabe sobre el accidente de coche," Lauren se aclaró la garganta y con ansiedad pasó una mano por el cabello. "Ella ni siquiera se acuerda mucho de la escuela secundaria, y... su tío no era... era abusivo. Todo el asunto del "asesinato"... ella estaba tratando de protegerse a sí misma. Ellos piensan que se disparó solo cuando ella estaba luchando para quitarle el arma... y..."
Lauren miró los zapatos y respiró hondo.
"Esto es ridículo, Lauren," su madre suspiró y sacudió la cabeza. "Ella es una psicótica".
"No te atrevas," la cabeza de Lauren se alzó violentamente, mirando a su madre. "Ni siquiera la conoces."
"Sigo sin aprobar esto", su madre se cruzó de brazos y levantó una ceja a Lauren.
"Bueno es mejor que lidies con ello," Lauren dijo. Ella nunca había sido de las que contestan de esa manera, por lo que las palabras que había dicho le sorprendieron. Su madre no respondió. Lauren no la dejó. La puerta se cerró de golpe detrás de ella antes de que su madre tuviera la oportunidad de protestar.
Lauren suspiró pesadamente, pasándose una mano por el cabello y escaneando el patio. Centro los ojos en Camila, y la pequeña de inmediato supo que algo andaba mal.
"¿Lo?" Ella inclinó la cabeza hacia un lado y corrió hacia su novia. "¿Estás bien? Pareces triste. "
"Estoy bien," Lauren negó con la cabeza. "Sólo nerviosa."
"¿Necesitas un abrazo?" Camila sonrió tímidamente con los brazos extendidos. Lauren se rió y abrazó a Camila. La niña tarareaba contenta y besó la mejilla de Lauren cuando se alejaban.
"¿Son mejores amigas?" Ambas chicas se sobresaltaron, mirando a la rubia más pequeña al lado de ellas. Maggie inclinó la cabeza hacia un lado, esperando una respuesta.
"Camila es mi novia", dijo Lauren suavemente, arrodillándose junto a Maggie.
"¿Novia?" Maggie miró a Camila y luego de vuelta a Lauren. "Sí..." Lauren se mordió el labio, tratando de pensar en una explicación.
"Sí," Camila habló. "Algunas chicas les gustan las chicas y algunos chicos les gustan otros chicos. Eso está bien. Si te hace feliz, está bien. ¿Verdad? "Miró a Lauren, que se sonrojaba ligeramente.
"Correcto", Lauren asintió una vez.
Maggie miró hacia atrás y hacia adelante entre ellas por un momento, pensando en lo que acababan de decir. "¡Está bien!", Sonrió, agarrando la mano de Lauren. "¡Ven a jugar conmigo!" Ella extendió la mano y tomó la mano de Camila también. "Tú también, Cameeeeela."
"Eso fue más fácil de lo que pensaba," Lauren se mordió el labio, mirando hacia la puerta. Siguió a Camila y a Maggie hacia el grupo de niños, saludando a sus primos.
-
"¡Encantada!" Camila se rió, saltando desde detrás de un árbol y tocando el hombro de Lauren. La niña mayor salto, dándose la vuelta y juntando las manos sobre su corazón.
"¡Me asustaste!" Ella arqueó las cejas a la chica riendo. "¡Eso no es justo!"
"¡Atrapas!" Camila arrugó la nariz. Lauren negó con la cabeza y dio un paso hacia Camila.
"Entonces será mejor que corras," ella sonrió. Camila chilló y se fue por el patio, siguiendo el grupo de niños que corrían en la misma dirección.
"¡Camz, mira!" Lauren llamó. Camila se dio la vuelta, mirando de un lado a otro para tratar de ver lo que Lauren estaba señalando. Momentos más tarde, ella estaba prácticamente en el suelo.
"Encantada", Lauren sonrió, sosteniendo a la niña en su regazo y tumbándose en la hierba para recuperar el aliento.
"¡Eso no fue justo!" Camila se rió, rodando sobre su espalda junto a Lauren. "¡Me engañaste!"
"Estamos justas", Lauren se rió.
"¡Atrápenlas!"
Lauren y Camila se miraron cuando escucharon una estampida de pasos en su dirección. Antes de que pudieran reaccionar, el grupo de niños estaban amontonados en la parte superior de ellas, riendo sin parar.
"¡Me ahogo, no respiro!" Lauren se rió, tratando de empujarse en una posición sentada. Ella peleó sacando a Maggie fuera de Camila y haciéndole cosquillas a la niña pequeña hasta que se rindiera.
"¡Ustedes son despiadados!" Lauren agarro la nariz de su hermana, por lo que Maggie se hecho a reír y se sentó en la hierba junto a los otros niños.
"Me salvaste", Camila se rió, poniéndose de pie y sacudiéndose la hierba de sus pantalones. Lauren saltó sobre sus pies y, pasándose una mano por el cabello.
"Creo que he ganado", bromeó Lauren, dando un paso más cerca de Camila y entrelazando sus dedos juntos. "Creo que la ganadora se merece un beso," ella sonrió, volviéndose y señalando su mejilla. Sin embargo antes de que Camila pudiera corresponder, los ojos de Lauren aterrizaron en la persona de pie en el camino de entrada.
"¿Papá?" Ella respiró, apretando la mano de Camila que significaba que se detuviera. La niña más pequeña se apartó y siguió la mirada de Lauren al hombre en el camino de entrada.
"Ahora vuelvo", Lauren se mordió el labio, dando Camila una sonrisa de disculpa antes de correr hacia su padre.
"Puedo explicarlo", ella resoplo, estudiando su rostro con nerviosismo. "Lo siento si me-"
"He hablado con tu madre", dijo, mirando a Camila. Lauren asintió, mordiéndose el labio. Esto no iba a terminar bien.
"Lo siento," ella negó con la cabeza y miró hacia abajo.
"Ya sabes, que iba a venir aquí y hablar contigo acerca de esto", dijo, acariciando la parte posterior de su cuello con la mano. "Pero entonces te vi..." asintió en dirección a Camila. "Con ella. Y supongo que lo que estoy tratando de decir es... Creo que eres perfectamente capaz de tomar sus propias decisiones ".
Lauren miró en estado de shock. "¿Q-qué?"
"A tu madre... dale tiempo. Ella no está acostumbrada a que estés tan crecida", continuó. "No puedo decir que estoy completamente cómodo con esto, pero creo que todo el mundo merece una oportunidad, ¿verdad?"
"Gracias," Lauren dejó escapar el aliento que había estado conteniendo. "La amaras, te lo prometo", sonrió con timidez antes tomarlo en un fuerte abrazo.
"Confío en ti", se rió entre dientes, apretando su hombro cuando se alejaban del abrazo. Lauren tomó su labio inferior en medio de los dientes y miró detrás de ella.
"Camz," ella hizo un gesto a la chica. Camila miró, sonriendo suavemente y corrió hacia las dos figuras en el camino de la entrada. Lauren deslizó un brazo alrededor de la cintura de su novia y la atrajo a su lado.
"Papá, esta es Camila," ella asintió con la cabeza hacia la chica más joven. "Mi novia."
"Es un placer conocerte, Camila," su padre sonrió cálidamente, extendiendo su mano a Camila. La pequeña sonrió, extendiendo su puño y mirando con expectación. Lauren contuvo la risa.
"Se supone que tiene que chocar," susurró Camila, moviendo su puño hacia atrás y hacia adelante. Lauren asintió a su padre, lo que significa que le siguiera el juego.
Él golpeó su puño contra Camila, y la chica hizo un ruido con la explosión con su boca, mirando a Lauren con orgullo. Lauren se mordió el labio, mirando hacia a su padre y estudiando su rostro. Ella dejó escapar un suspiro de alivio cuando él se rió en voz baja.
"Tu madre hizo una gran cena de Nochebuena," su papá se rió, apuntando con la cabeza hacia la puerta principal. "Yo ni siquiera sabía que era una cosa, la verdad." Se dio cuenta de la mirada nerviosa en el rostro de Lauren. "Vamos chicas, las llevaré al comedor," guiño a Lauren en apoyo. Ella suspiró suavemente, manteniendo su brazo alrededor de la cintura de Camila y siguiendo a su padre en la casa.
"Espérenos, Cameeeela!" Uno de los niños más jóvenes llamo, olvidándose de su juego de atrapar siguiendo a los otros niños dentro de la casa.
"El comedor esta por este lado," Lauren se rió cuando Camila comenzó a subir las escaleras. "Tienes que conocer a todos."
"Oh," Camila sonrió y saltó de nuevo al lado de Lauren, entrelazando sus manos y siguiéndola por el pasillo. "¿Conocer a quién?"
"La familia de mi madre siempre viene y se queda en nuestra casa la noche antes de Navidad para poder despertar y abrir los regalos juntos", explicó Lauren, girando en la esquina y entrado al comedor.
"Laur!" Su hermano saltó de su lugar en la mesa y envolvió sus brazos alrededor de su hermana. "Te ves diferente."
"Minis el extra humano se ha unido a mí, no cree que he cambiado mucho", Lauren se rió, levantando los dedos entrelazados con Camila. Chris levantó una ceja, estudio a la chica que Lauren había traído con ella.
"Hola," Camila sonrió tímidamente, levantando su puño entre ellos. Chris miró inquisitivamente a Lauren, pero chocó su puño con Camila. Ella hizo un ruido con la explosión de su boca antes de reír en voz baja.
Chris intercambió miradas con Lauren. "Me gusta esta", asintió con la cabeza en señal de aprobación. Lauren se rió, arrugando la nariz desordenando el cabello de su hermano.
"A mí también, chico," se volvió a Camila y le dio un beso en la mejilla, justo en el tiempo que su madre entraba en la habitación con un plato de comida.
Ella ni siquiera miró en dirección a Lauren. Lauren tragó nerviosamente.
"¿Tienes hambre?" Lauren levantó una ceja a Camila, que estaba mirando la comida en la mesa. Camila asintió y tiró de la mano de Lauren, tirando de ella para sentarse.
"Quiero sentarme junto a Cameeeela!" Maggie rió, corriendo al comedor y luchando para sentarse encima de la silla al lado de Camila.
"Parece que alguien ha hecho una nueva amiga," Un hombre sentado en la mesa sonrió a Maggie. Camila miró a Lauren nerviosamente.
"Ese es mi tío Gregorio", explicó Lauren con una suave risa. Vio la cara helada de Camila y rápidamente le agarró la mano. "Él no es un tío malo, Camz."
"Oh," Camila respiró hondo. Lauren pasó su pulgar sobre el dorso de la mano para tratar de consolarla. "¿Él es bueno?"
"Sí, ¿ves?" Lauren se volvió hacia él. "Tío Greg, esta es Camila. Mi novia."
Camila sonrió tímidamente.
"Así que esto es de lo que Dylan estaba hablando," el hombre se echó a reír, extendiendo su mano. "Él hablaba y hablaba sobre 'Cameeeela', quien era la chica más cool que conocía," se rió entre dientes. Camila sonrió ampliamente y le tendió su puño.
"Se supone que tiene que golpear," Lauren se rió, dándose cuenta de su confusión. Él asintió con la cabeza en la comprensión y chocó el puño de Camila, haciendo que la chica hiciera un ruido de explosión con la boca y una sonrisa orgullosa.
"Dylan! Ven siéntate a mi lado y Cameeeeeela! "Maggie saludó al niño más pequeño que acababa de entrar en el comedor. Pronto, los familiares de Lauren comenzaron a llenar las sillas vacías alrededor de la mesa y participar entre sí en la conversación.
Sorprendentemente, todo el mundo parecía más que a gusto con Camila. A excepción de la madre de Lauren. A lo largo de toda la comida, ella apenas y miraba en su dirección. Lauren estaba agradecida de que Camila no se diera cuenta de eso.
"¿Cómo va la escuela, Laur?" Su padre habló a mitad de la comida. Lauren tomó un sorbo de su bebida y se encogió de hombros.
"Mi profesor me subió a clase avanzada," ella sonrió tímidamente. Camila miró a Lauren felizmente.
"Ella cree que es mala, pero ella es muy buena," Camila habló, girando su tenedor alrededor de sus dedos. "La he visto."
"Creo que es un rasgo común entre la mayoría de los artistas", su papá se rió entre dientes. Lauren arrugó la nariz ante Camila, quien se rió y miró hacia otro lado.
"Es mejor que estés centrada en tu educación, Lauren," su madre habló por primera vez desde que se sentaron. Ella miró a Lauren y a Camila y levantó una ceja.
"Oh, ella lo esta," Camila habló antes de que Lauren pudiera. "Ella no se deja abrazar hasta que hace su tarea, yo se lo dije." La cara de Lauren creció con un rojo brillante.
La madre de Lauren guardo silencio durante el resto de la comida, y Lauren tuvo que contener su risa sobre el hecho de que Camila había destrozado todo de las sospechas de su madre.
"Mamá, yo y Dylan podemos ir al arroyo?" Maggie habló, señalando su plato vacío y luego al niño sentado a su lado. "¿Por favor?"
"No pueden ir por ustedes mismos, y no creo que a-"
"Yo puedo ir," Chris se puso de pie, limpiándose las manos. Maggie y Dylan chillaron con entusiasmo, saltando de sus sillas y corriendo hacia la puerta de atrás.
"¡Margaret Jauregui, escucha a tu hermano!" Su madre la llamó. La pequeña niña chillo en acuerdo, y momentos después los tres pares de pisadas desaparecieron en el exterior. Lauren se rió en voz baja por su emoción.
Pronto, todo el mundo terminó su comida y la madre de Lauren comenzó llevando platos a la cocina. Camila se levantó en silencio, vagando a la otra habitación. Lauren rápidamente la siguió y se detuvo en el marco.
"¿Necesita ayuda?" Preguntó con timidez Camila, tocando el hombro de la madre de Lauren. La mujer se volvió y le levantó una ceja a Camila.
"Lo tengo", dijo con frialdad, dando la vuelta y dejando a Camila allí de pie en silencio. Lauren saltó rápidamente.
"Vamos afuera, Camz," dijo en voz baja, agarrando el brazo de su novia. "Está muy agradable como para permanecer aquí dentro." Camila asintió y permitió que Lauren la conduciera por la puerta trasera.
"No le agrado", dijo Camila en voz baja una vez que la puerta se cerró detrás de ellas. "¿He hecho algo malo?"
"Por supuesto que no," Lauren suspiró y sacudió la cabeza. Entrelazó sus dedos y llevo a Camila hacia el viejo columpio en su patio trasero. "Ella sólo necesita un poco de tiempo."
"Le podemos dar eso", Camila asintió una vez, sentada en uno de los columpios junto a Lauren. Ella se acercó y encontró su mano una vez más, oscilando lentamente. "Yo sólo estaba tratando de ayudarla."
"Lo sé, Camz," Lauren suspiró. "A mi papá realmente parece que le agradas. Y a Chris. Y a Maggie. Y a todos los demás," ella apretó la mano de Camila, haciendo a la otra chica sonreír.
"Nunca te di tu premio," Camila se dio cuenta, se puso de pie y camino delante de Lauren con una suave sonrisa en su rostro.
"¿Mi premio?"
Camila asintió, colocando sus manos sobre las rodillas de Lauren e inclinándose. "Sí. Has ganado las atrapadas, por lo que ganaste un beso, "Ella se rió en voz baja antes de inclinarse y capturar sus labios de la chica de ojos verdes dentro de los suyos.
Mientras tanto, dos pares de ojos los observaban en silencio desde la ventana de la cocina.
"Ella la ama."
La madre de Lauren, Clara, giró la cabeza para mirar a su marido. "¿Qué?" Ella levantó una ceja, con preocupación en su voz.
"Lauren", asintió con la cabeza, señalando a las dos chicas en los columpios. Camila había vuelto a sentarse y se tomaron de la mano, riendo por algo. "Ella la ama."
"¿Y cómo lo sabes?" Clara puso una mano en la cadera, estirando el cuello para tener una mejor vista de su hija.
"Yo sólo hago" Mike se encogió de hombros. "Cuando la vi por primera vez, había algo en la forma en que la miró. No podía apostar eso al principio. Pero nunca la he visto así con nadie más".
"¿Estás seguro?"
"Positivo", asintió con la cabeza una vez y se apoyó en el mostrador. Suspirando, Clara se volvió hacia él y se pasó una mano por el cabello.
"Es sólo que no quiero que salga lastimada."
"Ella es lo suficientemente mayor como para tomar sus propias decisiones", el padre de Lauren se encogió de hombros. "No estoy muy preocupado. Camila parece una buena chica. Confío en el juicio de mi hija".
Clara sólo suspiró y se volvió hacia los platos, mirando a las chicas fuera una vez más.
"¿Sabes lo que es hoy?" Lauren sacó su labio inferior entre sus dientes, recordando que la Nochebuena también pasó a ser el día en que Camila había perdido a sus padres. No podía imaginar tener un trágico accidente como el que le sucedió a sus padres el día antes de lo que se suponía que era un día de fiesta feliz.
Camila inclinó la cabeza hacia un lado un poco y pensó por un momento.
"¿Mañana es Navidad?", Dijo interrogante.
"Sí, pero..." Lauren respiró hondo. "Es el aniversario de tus padres... su accidente..." ella se mordió el labio. Camila pensó por unos momentos.
"¿Crees que... que les agradaría?", Preguntó en voz baja. Lauren se acercó, metiendo un mechón de cabello detrás de la oreja y asintiendo con la cabeza de Camila.
"Por supuesto que lo harían, tonta," ella le dio una suave sonrisa. "Tú eres su hija. Y también eres una persona bastante impresionante. "
"Pero yo estoy..." Camila se miró los zapatos y los arrastró en la hierba mientras ella formaba sus siguientes palabras. "Estoy rota."

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Yellow por camrenofficial

Mensaje por Admin el Vie Oct 07, 2016 4:47 am

El corazón de Lauren dio un vuelco en su pecho y rápidamente negó con la cabeza. "Estás muy lejos de estar rota, Camila," se volvió un poco y tomó el rostro de la niña en sus manos. "Escúchame, ¿de acuerdo?" Camila asintió suavemente. "Tú no estás rota, ¿de acuerdo? Eres Camila. Eso es todo lo que eres. No se puede definir a sí mismo con una palabra que otra persona compone," Lauren pasó su pulgar por la mejilla de la chica. "Todo depende de ti para definir quién es Camila. Y ella no está rota".
"Lolo", Camila miró hacia el cielo.
"No he terminado", Lauren agarró la mano de Camila para tratar de llamar su atención, pero la niña más pequeña estaba mirando hacia el cielo. Un momento después, sintió una gota de lluvia en el brazo. Luego otro, y luego otro, y otro.
Pronto estaba lloviznando ligeramente. Camila se rió y se volvió hacia Lauren, secándose los ojos.
"¡Lauren!" Ambas chicas saltaron cuando oyeron un grito detrás de ellos. Dos figuras se aparecieron por el bosque, corriendo hacia ellos.
"¿Chris?" Lauren se puso de pie rápidamente. La lluvia comenzó ganando velocidad. Camila camino en silencio detrás de Lauren al igual que Chris y Dylan se les reunía.
"Maggie se ha ido," Chris jadeó, inclinándose y poniendo sus manos sobre sus rodillas.
"¿Qué?" Lauren levantó sus cejas, escaneando el patio para ver si estaban jugando una broma.
"No sé, dimos una vuelta y se había ido. La llamamos por su nombre y mire a mi alrededor pero no pudimos encontrarla en ningún lugar, "Chris negó con la cabeza y se limpió la boca con el dorso de la mano. "Tienes que ayudarnos."
"Tengo que decirle a mamá", Lauren negó con la cabeza, corriendo dentro y limpiando las gotas de lluvia de la frente.
"¿Mamá? ¿Papá? ", Gritó una vez que ella estaba en la cocina. Oyó pasos detrás de ella significando que la habían seguido.
"Lauren, ¿qué pasa?" Su madre corrió a la habitación, tomando nota de la preocupación en la voz de su hija.
"Maggie se perdió en el bosque en algún lugar," Lauren se mordió el labio. Su padre apareció en la habitación momentos más tarde. Después de explicarles lo que Chris le había dicho, su padre marcó la policía en su teléfono.
Lauren podía oír la lluvia constante en el exterior y se mordió el labio. Un trueno la hizo saltar y de inmediato se dio la vuelta para consolar a Camila. Pero no estaba allí.
El estómago de Lauren insanamente cayó y se volvió hacia Chris. "¿Dónde está Camila?", Preguntó, sosteniéndose sus manos y mirándolo con desesperación.
"No lo sé", sacudió la cabeza y miró afuera, donde el cielo se estaba oscureciendo." Ella no entro con nosotros."
"Mierda," Lauren negó con la cabeza y pasó junto a él. "Mierda, mierda, mierda," ella salió corriendo, haciendo caso omiso de la lluvia torrencial.
¿Dónde Camila se podría haber ido? Estaba a su lado hace un segundo. Esto no era bueno.
"¿¡Camila!?" Lauren llamo, de pie en medio de su jardín y rodeando el perímetro. Al no obtener una respuesta, ella respiró hondo y corrió hacia el bosque.
"¡¿Camz?!", gritó, tratando de hacer oír su voz sobre el ruido de la lluvia. "¡¿Maggie?!" Se abrió paso a través del bosque, tratando de re hacer el camino Chris y los niños habían caminado.
Esto le recordaba demasiado del primer día que Camila se había quedado con ellas, donde Lauren la había encontrado en el bosque en el parque. Sólo que ahora, había más que perder para ella. Ella continuó diciendo en voz alta su nombre, tratando de cubrir cada pulgada del bosque detrás de su casa. Otro trueno la envió hacia atrás, casi cayendo. Ella se agarró a un árbol para recuperar el equilibrio.
"¡Lauren Michelle!" Oyó un auge de voz a través de la tormenta y se mordió el labio.
"¡¿Sí?!", gritó, ahuecando las manos sobre su boca.
"¡Necesitas volver dentro!", Gritó su padre. Lauren corrió fuera del bosque, abrazando sus brazos alrededor de su torso cuando vio a su padre esperándola.
"No puedo, tengo que ir f-," ella fue interrumpido.
"No es seguro estar allí, Lauren, la policía está en camino," él la agarró del brazo y comenzó a llevarla al interior. Lauren miró hacia el bosque, sintiendo su estómago hirviendo en la ansiedad.
Una toalla se envolvió de inmediato por los hombros cuando regreso de nuevo dentro de la casa. Se estremeció y se dirigió de nuevo hacia la puerta, mirando la lluvia caer y gotear por las ventanas de cristal.
"Tenemos que ir a buscarlas!" Lauren tiró la toalla y se dio la vuelta, frente a su familia, que se habían reunido en la cocina. "¿Qué pasa si alguien los tiene? O .... O ....? "
Ella sacudió la cabeza, apretando los ojos cerrados y cayendo de rodillas. No podía perder de nuevo Camila. Camila odiaba las tormentas. No iba a estar en una de forma voluntaria. El silbido del viento fuerte afuera no ayudó a calmar sus nervios.
"Cariño, realmente deberías sentarte," su madre acompañó a su hija en la sala de estar, haciéndola sentarse en el sofá. Lauren tomó una respiración profunda temblorosa, mirando por la ventana una vez más.
Observó a sus otros miembros de la familia haciendo lo mismo que ella estaba haciendo, mirando por las ventanas por cualquier señal de vida. Las manos de Lauren temblaban, y las apretó en puños para tratar de calmarse.
De repente, las luces parpadearon, haciendo que los niños más pequeños chillaran. Unos segundos más tarde, toda la casa estaba encerrado en la oscuridad. Lauren inhaló bruscamente, parpadeando un par de veces y mirando alrededor del cuarto oscuro.
"¡Está bien!", Uno de sus tíos dijo, mientras hacía brillar su linterna del teléfono alrededor de la habitación. "Es sólo un corte de energía. No es gran cosa. "
Lauren tragó saliva y hundió la cabeza entre las rodillas, pensando en que Camila estaba bien. Un ruido la hizo alzar su cabeza.
"¡Son ellas!" Alguien chillo. Lauren de inmediato se puso de pie, corriendo a la cocina justo cuando alguien abrió la puerta de cristal. Segundos más tarde, Camila entrando en la cocina con Maggie en sus brazos, cayendo de rodillas tan pronto como todo el mundo las rodeaba.
Maggie fue tomada casi al instante por los adultos. Lauren corrió al lado de Camila, deslizándose de rodillas al lado de su novia.
"Oh, Dios mío, ¿Camila? ¿Estás bien? "Lauren le apartó el cabello mojado de la cara a su novia. Camila estaba empapada de pies a cabeza, temblando violentamente.
"S-sí," Camila asintió lentamente, secándose los ojos. "Esta f-f-f-frío", se estremeció, castañeteo de dientes.
Sin decir una palabra, Lauren se levantó, colocando a Camila en sus brazos. La niña más pequeña envolvió sus brazos alrededor del cuello de Lauren y se estremeció.
"¿Qué estabas pensando?", Preguntó Lauren, llevándola por el pasillo y las escaleras. Con cuidado, se la llevó a su antiguo dormitorio, acostado Camila en la cama matrimonial. La habitación estaba en penumbra por la poca luz que quedaba afuera.
"Tuve que ayudar", Camila se secó los ojos. Se incorporó lentamente, envolviendo sus brazos alrededor de su torso y mordiéndose el labio.
Lauren suspiró, acercándose a su tocador y sacando un cambio de ropa. Ella los puso en la cama junto a Camila y le indicó a la chica levantar los brazos.
"Podrías haberte hecho daño", dijo Lauren, quitando la camisa mojada de Camila fuera de su torso y ayudándola a ponerse una sudadera seca.
"Lo sé," Camila jugo con las mangas de la sudadera, pensando por un momento. "Pero yo no quiero que se lastime, tampoco. Tenía que ayudar".
"¿Dónde la encontraste?", Preguntó Lauren, mordiéndose el labio y lentamente tirando de Camila para ponerla de pie.
"Ella estaba herida", señaló Camila la cabeza. "Pero se despertó cuando la llevaba."
"¿Su cabeza?", Preguntó Lauren. Camila asintió.
"Ella estaba sangrando. Pero sólo un poco ", Camila hizo un movimiento con los dedos y se estremeció ligeramente.
"¿Frio?" Lauren levantó una ceja.
"Sí", Camila se rió en voz baja. "Mucho".
Lauren le dio una suave sonrisa, abrumadoramente agradecida de que tanto Camila y su hermana estaban bien.
Un trueno hizo que ambas saltaran. Camila gimió, mirando alrededor de la habitación oscura, nerviosa. Lauren corrió a su cuarto de baño, buscando alrededor en sus armarios hasta que encontró lo que necesitaba. Dejó la vela en la mesita junto a la cama, encendiendo un fósforo y sosteniéndolo por encima de la mecha. Una vez que la vela se prendió, ella apago la cerilla y la tiró a la basura. Ahora la habitación estaba un poco iluminada.
Al segundo Lauren se sentó en la cama, ella se acercó más a Camila, quien prácticamente se metió en su regazo. Riendo suavemente, Lauren se recostó y Camila inmediatamente apoyó la cabeza en su pecho, acurrucándose junto a ella.
"¿Todavía hace frío?", Preguntó Lauren, sintiendo la pequeña niña temblando a su lado. Camila asintió lentamente, y segundos después Lauren tiró una manta sobre ambas.
"Gracias, Lolo," Camila suspiró suavemente, enterrando su cabeza en el cuello de Lauren. La niña mayor pasó los dedos de arriba a abajo de la espalda de Camila distraídamente.
"Voy a tenerme que acostumbrar de tu siendo más independiente, ¿no?" Lauren se rio suavemente.
"Sí", Camila se rió, moviendo su pelo mojado de la cara. "Pero voy a seguir siendo tuya", levantó la cabeza, besando la mejilla de Lauren suavemente. La mayor se sonrojó.
"Eso es todo lo que pido," Lauren agarro la nariz de Camila y se echó a reír. Camila arrugó la nariz, dando vueltas y escondiendo la cabeza en la almohada. Lauren se dio cuenta de que ella no temblaba más, y suspiró agradecida.
Un zumbido apareció, al igual que las luces parpadearon de nuevo. Lauren se sentó y parpadeó un par de veces para ajustar a la luz brillante.
"¿Ella está bien?", Preguntó la madre de Lauren, apareciendo en la habitación y apuntando con la cabeza en dirección a Camila. Lauren estaba completamente sorprendida.
"Sí, sólo un poco conmocionada," Lauren sonrió suavemente, tomando la mano de Camila para consolar a la joven. "¿Esta Maggie bien? ¿Qué pasó? "
"Ella dijo que estaba jugando donde no debía y se deslizó, supongo que se golpeó la cabeza y cayó," la madre de Lauren se sentó en el lado opuesto de la cama." Camila debió encontrarla desmayada en alguna parte."
Lauren miró a Camila y le dio una sonrisa reconfortante. La chica más joven le devolvió el gesto, arrugando la nariz juguetonamente.
"Gracias, Camila," Clara volvió a mirar a la novia de Lauren. "Creo que te debo una disculpa."
"Esta bien", Camila se encogió de hombros "Gracias, de nada."
Clara miró a Lauren, que se encogió de hombros y se rió. Lauren se sorprendió cuando su madre se volvió a Camila y le tendió su puño. Camila inclinó la cabeza hacia un lado.
"Pensé que se suponía que tenías que chocarlo" La madre de Lauren sonrió.
El rostro de Camila se iluminó y miró a Lauren antes de chocar su puño con Clara y haciendo su firma de la explosión con la boca.
'Gracias,' Lauren articuló a su madre, y ella sólo hizo un gesto comprensivo. "Supongo que las veré en la mañana," Clara asintió, poniéndose de pie. "Descansen ahora, Santa viene", se rió, inclinándose y besando la frente de Lauren.
"Buenas noches, Camila," Clara sonrió, besando la parte superior de la cabeza de Camila y dando un apretón en su hombro reconfortante. La mandíbula de Lauren casi se abrió, ella y Camila se miraron cuando estuvieron solas una vez más.
"Tú sí que sabes cómo ganarte a las mujeres Jauregui", Lauren bromeó, guiñándole un ojo a Camilla. La niña más pequeña rió tímidamente.
Lauren volvió a caer sobre la cama, tirando del brazo de Camila para que hiciera lo mismo. Acababan de acurrucarse cuando oyeron pasos que se acercaban a la puerta. Lauren se quejó y se incorporó rápidamente.
"Shhh," la niña más pequeña asomó la cabeza por la puerta y la cerró silenciosamente detrás de ella. "Estaba segura de que estaban durmiendo," Maggie rió, mirando a las dos chicas en la cama.
"Hey munchkin," Lauren dio unas palmaditas en el espacio en la cama entre ellas para la niña más pequeña. Maggie sonrió feliz, arrastrándose junto a ellas y se sentó con las piernas cruzadas. "¿Cómo te sientes?"
"Bien! Todo está mejor, ¿ves? "Maggie señaló la bandita de color rosa en la frente. "Cameeeeela me salvó", sonrió, señalando a la otra chica en la cama.
"Sé que lo hizo," Lauren sonrió, apretando la mano de Camila. "¿Le agradeciste?"
"Oh, sí!" Maggie prácticamente tacleo a Camila en un abrazo, riendo en voz baja. "Gracias, Cameeeeeela"
"De nada", Camila se rió. Lauren la atrajo de nuevo en una posición sentada y la besó en la mejilla.
"¿Sabías que mañana es Navidad? Yo pedí una bicicleta, y un castillo, y un perro, y un caballo ", comenzó Maggie, contando a su lista de regalos en sus dedos. Lauren bostezo y Camila lo noto.
"Entonces hay que ir a dormir," Camila miró a la niña más pequeña. "Santa va a venir pronto, ¿verdad?", Se volvió y guiñó un ojo a Lauren, que tuvo que reprimir la risa.
"¡Verdad!" Maggie asintió una vez. "Es mejor que vuelva a la cama" dijo y se arrastró fuera de la cama. "Buenas noches Laaaaaaaaauren. Buenas noches, Cameeeeela. "Ella les dio a ambas un beso en la mejilla, haciendo una pausa por la cara de Lauren por un momento.
"Pienso que deberías de casarte con ella," susurro, sonriendo cuando la cara de Lauren se tornó en un brillante rojo. Sin decir una palabra, Maggie corrió fuera de la habitación al pasillo.
"Estoy cansada," Camila bostezó, por lo que se dio la vuelta y miró a Lauren con esperanza "¿Cantas?"
"Sólo para ti", dijo Lauren suavemente, inclinándose para apagar la luz antes de acostarse en la cama junto a Camila.
Take my hand and let go
(Toma mi mano y déjalo ir,)
I just want you to know
(Solo quiero que sepas)
You're the only one that pulls me in
(que tú eres la única que me empuja dentro,)
You changed everything
(Tú cambiaste todo)
Like one small shaft of light
(Como un pequeño rayo de luz,)
Flooding into my eyes
(Entrando en mis ojos como una inundación.)
I will never see things just the same
(Nunca veré las cosas igual)
But I'm not afraid
(Pero no estoy asustado.)
And all I have doesn't seem so significant
(Y todo lo que tengo, no parece tan importante,)
And at the drop of a hat
(y a la mínima provocación)
I could leave almost everything
(podría abandonar casi todo)
That I've ever known, so here we go
(lo que he conocido, así que allá vamos.)
Step out into the wild
(Da un paso hacia lo salvaje)
There's a beautiful storm in your eyes
(hay una hermosa tormenta en tus ojos,)
We're perfectly intertwined
(estamos perfectamente entrelazados,)
And if it's quite alright
(y si está bastante bien,)
You could be my way of life
(tú podrías ser mi forma de vida.)
Lauren terminó la canción sabiendo que Camila ya se había quedado dormida. La respiración de la pequeña estaba reducida en la velocidad y sus manos tomaban lentamente su camino debajo de las mangas de la sudadera de Lauren.
Algo sobre esta hora de la noche hizo a Lauren sentirse nostálgica. Todo estaba tranquilo y silencioso, y ella pudo sostener a Camila en sus brazos sin ninguna interrupción. En estos momentos, podía olvidarse de las cosas que habían sufrido en los últimos meses.
Ella suspiró suavemente, presionando un beso suave en la parte superior de la cabeza de Camila. La niña más pequeña olía a una mezcla de lluvia y del champú de Lauren. Con una sonrisa suave, Lauren permitió que el sueño la alcanzara.
-
Lauren fue despertada por el sonido de risas suaves. Antes de que tuviera tiempo de reaccionar, ella oyó una estampida de pasos acercarse a la cama. Momentos más tarde, fue abordada por una multitud de niños risueños.
"¡Lolo, despierta!"
Y Camila.
Quejándose, Lauren se dio la vuelta, sólo para encontrarse con Camila, sonriendo ampliamente. Maggie y Dylan se rieron, saltando sobre la cama.
"¿Qué estás haciendo tan temprano?" Lauren se volvió hacia su hermana menor, acomodando su cabello. Maggie se rió y negó con la cabeza.
"Yo no fui. Fue Cameeeeela, "Maggie señaló la chica de ojos marrón que estaba sentada al lado de Lauren.
"Santa vino," Camila se inclinó, susurrando al oído de Lauren. Sentándose, Lauren se frotó los ojos y vio el reloj. "¡¿A las seis de la mañana?!" se quedó boquiabierta, ampliando sus ojos a Camila. La pequeña asintió contenta.
Antes de Lauren pudiera decir nada más, la puerta de su habitación se abrió lentamente.
"Ah bueno," la madre de Lauren sonrió. "Pensé que iba a tener que arrastrarte fuera de la cama. Todo el mundo está despierto ya, gracias a estos tres. "apuntando con la cabeza hacia Camila y los dos niños, que se miraron tímidamente. "Bien podría conseguir una ventaja en esos regalos, ¿no?" Clara sonrió. Maggie y Dylan chillaron con entusiasmo, luchando fuera de la cama y por el pasillo. Camila saltó a seguirlos, pero Lauren la agarró de la muñeca antes de que ella pudiera.
"Estaremos abajo en un segundo," Lauren dio a su madre una suave sonrisa.
Afortunadamente, Clara no las cuestionó. Una vez que la puerta del dormitorio de Lauren se cerró, Camila se dio la vuelta, haciendo pucheros.
"¿Por qué me detuviste?" Camila inclinó la cabeza hacia un lado y se sentó en el borde de la cama. Lauren sonrió y se puso de pie, tomando las manos de Camila en las suyas.
"Quería darte tu regalo primero," ella le apretó las manos. El rostro de Camila se iluminó y se puso de puntillas.
"¿Dónde está?", Preguntó ella con entusiasmo, mirando alrededor de la habitación. Lauren se rió y negó con la cabeza, soltando las manos de Camila y dando un paso hacia atrás.
Camila se confundio cuando Lauren se quitó la sudadera, dejándola sólo en una camiseta sin mangas. Sus ojos se abrieron cuando Lauren deslizó el tirante de su camiseta hacia abajo.
"Ouch", Camila negó con la cabeza, dando un paso adelante y presionando sus dedos por debajo de la clavícula de Lauren. "No lo entiendo", dijo en voz baja, mirando hacia Lauren.
"Es un tatuaje," Lauren se rió suavemente y movió los dedos de Camila fuera de su hombro. "¿Recuerdas el día que recogiste las flores y me enoje contigo?"
Camila pensó por un momento antes de asentir con suavidad. "Dijiste que yo maté a las cosas bonitas."
"Era bastante grosera," Lauren admitió, mordiéndose el labio y mirando hacia abajo en el tatuaje. "Pero esto es diferente." Ella extendió la mano, tomando la mano de Camila y colocarlo de nuevo en la parte superior del tatuaje.
"¿Sientes eso?", Preguntó, sonriendo suavemente. Camila asintió.
"Es tu corazón," ella dio unos golpecitos en el pecho de Lauren. "¿Por Qué?"
"Son dos margaritas, Camila," Lauren señaló su tatuaje. "Soy yo y eres tú. De esa manera puedes tener tus cosas bonitas".
"Oh," Los labios de Camila curvas lentamente en una amplia sonrisa, y ella trazaron el contorno del tatuaje. "Me encanta", ella se rió, mirando a Lauren lentamente.
"¿En serio?" Lauren se mordió el labio para ocultar su sonrisa. Camila asintió de inmediato, siguiendo el contorno de las flores una vez más.
"Sí," Camila puso sus manos sobre los hombros de Lauren y le dio un beso suave en los labios.
"Pensé que podría ser como un anillo de promesa," Lauren se encogió de hombros. "Porque sé que el uso de joyas te molesta, así que pensé que sería algo más significativo si tengo algo permanente".
"¿Un anillo de promesa?" Camila inclinó la cabeza hacia un lado y levantó su dedo meñique, recordando su versión de una promesa.
"Sí," Lauren se rió, juntando sus meñiques y manteniéndolos entrelazados. Ella colocó
sus manos hacia atrás y hacia adelante con suavidad y estudió el rostro de Camila. "Básicamente significa que me comprometo a estar a tu lado pase lo que pase." "Es una promesa de ser siempre paciente contigo, incluso si a veces es difícil para mí entender. Es una promesa de cantar para ti no importa lo cansada que este. Es una promesa que te compre tantas cosas amarillas como tu corazón desee. Es una promesa de sostenerte a través de la mayor cantidad de tormentas eléctricas que se nos presenten. Es una promesa de que funcionemos".
Camila estaba sonriendo como una idiota por ese punto. Ella miró con timidez. "¿En serio?"
"Por supuesto," Lauren besó la frente de Camila y presionó sus frentes juntas. "Somos nosotras, chica. Siempre".
"¿Tú y yo?" Camila se encontró con los ojos de Lauren.
"Sí," susurró Lauren. Se encontró perdida en los ojos de Camila por un momento antes de que ella se inclinara y suavemente conectara sus labios.
Sintió chispas estallar en el momento de que sus labios se encontraron, y no pudo evitar las mariposas en el estómago cuando sintió a Camila sonreír en el beso. Ella se apartó, manteniendo sus frentes presionadas juntas y mirando a los ojos de Camila. Fue en ese momento que Lauren se dio cuenta de que esto era lo más feliz que se había sentido en mucho tiempo.
"Yo y tú."

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Yellow por camrenofficial

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.