Mi mejor error por Camrenofficial

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mi mejor error por Camrenofficial

Mensaje por Admin el Dom Dic 04, 2016 5:04 pm

link original: https://www.wattpad.com/story/10244436-mi-mejor-error-camren-fan]fic
Autor: Camrenofficial


Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 1

Mensaje por Admin el Dom Dic 04, 2016 5:05 pm

Narra Lauren
-Mierda maldita lluvia – exclamé entrando al bar de Normani – ¿Cómo estas? – le pregunté sentándome en una de las sillas que daba a la barra.
-Mejor que tu eso está claro, para venir un día lunes a mi bar a beber.
-Quiero un vodka – Normani solo me quedo mirando y me lo sirvió, amaba este bar era uno de mis favoritos de Miami, era una de las pocas veces al día en donde podía ser yo, sin mascaras ni nada de esas cosas. A Normani la conocí el día en que termine con mi ex, Drew. Ese día no tenía a donde ir y camine por todos lados como una estúpida hasta que llegue acá, entre por inercia y me quede mirando el show de uno de los grupos que se presentaba esa noche. Después cuando fui a la barra ella me atendió y ahí comenzó nuestra amistad. Aunque tiene un par de años menos que yo digamos que es mucho mas madura que bastante gente que conozco de mi misma edad.
-Acá tiene – me lo coloco frente a mi.
-¿Por qué hoy no hay shows? – Normani me quedo mirando.
-Es lunes Lauren, que esperabas que ibas a encontrar acá.
-Lo siento, es que tuve un día de mierda, no se en que momento estaba pensando cuando decidí estudiar Derecho.
-De hecho tu no lo elegiste – nos miramos – fueron tus padres.
-O si, se me olvidaba ese detalle – tomé un sorbo de vodka – no estudies derecho.
-Lo siento lo haré y solo estoy esperando respuesta de la universidad que se suponía que llegaría hoy.
-No te estreses ya verás cómo te aceptan – tomé su mano – eres increíble.
-Dile eso a mis padres, para ellos siempre seré la típica niña pobre que tendrá que vivir toda su vida tras esta barra.
-No será así y lo sabes – ella me miró y le sonreí – hoy anduve en muchas reuniones de trabajo y creo que quede en una universidad.
-¿Trabajaras? – Levanté una ceja – lo siento es que esa palabra no estaba en tu vocabulario de hace mucho tiempo.
-Lo se me cansé de estar de vaga en la casa. Necesito pagar ese departamento de una maldita vez para que mi padre deje de amenazarme.
-Amenazarte – preguntó con cara de duda.
-Si, el compró el departamento pero lo tengo que pagar yo entero para que sea mío y me deje de obligar a hacer algo por mi vida.
-Tienes un buffet de abogados, ganas mucho dinero y ahora darás clases en una universidad.
-Pero no es lo que amo – la quede mirando – yo hubiera sido feliz con recorrer el mundo sola por mi cuenta, pero ni eso puedo hacer por venir de la familia que vengo. Mi papá no me da ni un peso para pagar ese departamento y realmente me gusta, me gusta donde esta ubicado la decoración si no fuera por eso no entraría a trabajar créeme.
-Lauren lo tienes todo.
-Estudie algo que no me gusta Normani, eso no es ser feliz.
-Hubiera dado la mitad de lo que tengo para ser como tu.
-Serás mejor – me quedo mirando – porque estudiaras lo que te gusta, con tu grupo de amigas y el buffet no es mío es de la familia y poco y nada de dinero me pasa mi papá así que necesito trabajar.
-Es mejor que cambiemos el tema – dijo Normani.
-Como quieras – a esa altura ya me había terminado el vodka cuando escuché gritos afuera del local. Eran dos niñas a una la conocía pero no tenía idea quien era la otra.
-En serio te irás – preguntó Lucy.
-Para que quieres que me quede, ya arruinaste todo como lo haces siempre – le respondía la otra niña.
-Oh vamos solo la salude no tiene nada de malo – respondía Lucy.
-¿Nada de malo? Crees que no se que te acostaste con ella – la cara de Lucy cambio de un segundo a otro y no pude evitar reírme – eres una perra.
-Ca… - antes que terminara la frase la otra niña salió corriendo y Lucy miró hacia dentro y me vio, ella entró y se sentó a mi lado – Dios que fastidio tu amiga – le dijo a Normani.
-Hey cálmate, es mi mejor amiga algo le debiste hacer para que reaccionara así.
-Créeme que llevo dos años hacerle algo y no me deja – cuando Lucy respondió eso no pude evitar reírme – no te rías Lauren es verdad, esa niña salió muy difícil.
-No quiero pensar que estas con ella solo por el sexo – dijo Normani.
-Claro que no es así, pro algo aun estoy con ella.
-Entonces que fue lo de afuera – pregunté.
-Cuando Camila se fue de vacaciones a México con su familia en una fiesta conocí a una tipa y la salude hoy pero creo que Camz se dio cuenta que en esa fiesta paso algo mas que un simple saludo.
-¿Le fuiste infiel? – preguntó Normani.
-Si pero no creí que ella se iba a enterar.
-Eres una idiota – dije.
-Si lo sé – dijo Lucy agarrando un vaso de wisky – soy estúpida, tengo a la niña mas hermosa de todo Miami y no puedo dejar de fijarme en perras – volvió a tomar wisky.
-Ese es tu problema – miré a Mani y creo que se dio cuenta de que esta charla tenía para un buen rato así que nos colocó una botella de Vodka frente a nosotras – tienes que respetar a tu pareja.
-Camila me ha aguantado todo – así que la niña se llamaba Camila – de hecho quería llevarla a la casa para que conociera a mis padres pero no quiere.
-¿Por qué no? – le pregunté.
-Porque ella es de una familia humilde y dice que no quiere pasar vergüenza – me quedo mirando.
-Eso es una estupidez.
-Lo sé pero ella es igual que Normani – las dos miramos a Normani – tiene prejuicios por todos y me carga.
-Lo siento nena y antes de estar acá sentada ahogándote en alcohol porque no vas a ver a tu novia.
-No, no iré aparte no creo que le pase nada por acá vive Dinah y Ally puede que se quede con ellas.
-¿Qué clase de pareja eres tu? – le pregunté con una sonrisa irónica en mi cara.
-Claramente tu no eres quien para darme clases de cómo tratar a una pareja cuando ni siquiera – Lucy se quedó callada.
-Ok vamos dilo.
-Lauren lo siento en serio – me agarró las manos – en serio.
-Eres tan básica, deberías aprender de tu hermana.
-Aush golpe bajo – dijo Normani secando los vasos.
-¿Cómo mi hermana? Ella ni siquiera estudió algo.
-Dios porque todo tiene que ser estudios, no lo hice pero hace algo que le encanta.
-Si como no te refieres a ser Dj verdad.
-A eso y ser persona – Lucy me quedo mirando – tus padres saben que te gustan las niñas, tu hermana hizo una disco alternativa solo por ti y lo único que haces es juzgar a todo el mundo – nos quedamos mirando – y tu novia anda por ahí sola como si nada, eres una pendeja – hubo un silencio horrible – creo que es mejor que me vaya ya se me hizo tarde, mañana tengo una reunión.
-¿De que? – me preguntó Lucy.
-A una universidad.
-Harás clases – se mostró impresionada.
-Si, creo que comenzaré a hacer algo por mi vida con algo que ni siquiera me gusta.
-Si te gusta – Normani y yo miramos a Lucy – no te puede no gustar, fuiste la mejor de tu clase, fui cuando defendiste tu tesis, te vi llorar por eso no me vengas con que no te gusta. A lo mejor si querías estudiar otra cosa pero eres buena en esto. Solo la quede mirando, saqué un billete de mi bolsillo y se lo pase a Normani y volví a mirar a Lucy – no te emborraches sola, ni menos si andas manejando – Lucy solo me sonrió.
Salí de ese bar pensando en todo lo que había pasado ahí dentro y en cierta parte Lucy tenía razón yo no era nadie para darle catedra de relaciones lésbicas cuando ni siquiera había sido capaz a los 25 años salir del armario con mi familia, solo lo sabían mis hermanos Taylor y Chris los cuales me dijeron que no me preocupara que nunca le dirían a nuestros padres, es horrible no poder ser quien realmente quiero delante de las personas que me rodean.
Mi hermana me pregunto muchas veces que como era besar a una chica y no tengo la menor idea como es besar a una chica, cuando me fui de vacaciones con Alexa a Brasil tuve muchas oportunidades pero nunca di el paso – eres tan tonta Jauregui – dije subiendo a mi coche, conecté mi celular para poder irme a mi departamento escuchando música, no había día en el que no pensara en todo esto, no había noche en que no me acostara pensando en esto. Cuando terminé con Drew le dije que era porque se me había acabado el amor, amor que claramente nunca existió.
Mi primera vez fue con él y si lo hice fue solo para dejar de pensar en mi maldita sexualidad, con el tiempo me gusto pero creo que ya no podía mas y lo terminé. Aparte de mis hermanos también sabían Vero, Lucy, Alexa y Normani a la cual le conté cuando me fui a emborrachar a su bar cuando terminé con Drew.
-Soy tan patética – dije en voz alta antes de comenzar a manejar, por un momento todos los pensamientos acerca de mi sexualidad se habían esfumado gracias a la voz de Lana del Rey, su voz me relajaba, me hacía sentir que no tenía que darle explicaciones a nadie de mi vida.
Cuando doble en una esquina para llegar a mi departamento tuve que frenar bruscamente – mierda – dije en voz alta, baje el vidrio y miré – que se supone que tienes en la cabeza – saqué el seguro y baje – te podía haber matado niña o podrías haber quedado con alguna secuela del accidente – la niña ni siquiera me miraba, tenía la vista hacia el suelo – te estoy hablando – ella no me hacía caso y por un momento la Lauren arribista se apodero de mi. La agarré de los brazos e hice que me mirara – me puedes decir en que mierda estabas pensando – levantó la vista y unos ojos marrones me penetraron, tenía la cara cubierta de lágrimas, su piel tiritaba y creo que era por el frío, noté que tenía un par de moretones en la boca y en los brazos, su ropa estaba completamente sucia y rota – que te pasa anda puedes hablar conmigo – le dije regalándole una sonrisa.
-¿Por qué me sonríes? – había hablado, su voz estaba completamente quebrada – porque mierda me sonríes cuando acabas de gritarme como si fueras la dueña del mundo – sus lágrimas no dejaban de caer.
-Ok, lo siento por eso pero realmente estas fatal.
-Gracias – levanté mi mano lentamente y le sequé las lágrimas y ella solo me miraba, sus ojos marrones eran increíbles – que haces – dijo alejándose.
-Deja que te ayude.
-¿Cómo? Pagaras el taxi por mi ¿verdad?
-No, no soy igual que todos los que viven acá ok soy diferente.
-Como no.
-Oh vamos por algo estas como estas, tu labio aun sangra mi departamento está a solo dos cuadras de acá – ella me quedo mirando miró como estaba.
-Estoy hecha un desastre.
-Eso es poco – ella solo me miró – dale ven súbete.
Me senté y ella se sentó a mi lado durante todo el camino ni siquiera me miró, no me preguntó absolutamente nada – llegamos – dije después de unos minutos y ella se asomó por la ventana.
-Woow – fue lo único que dijo.
Nos bajamos y entramos al edificio salude al conserje y subí por el ascensor con ella, no sabía ni su nombre – listo, bienvenida a mi hogar – ella entro algo tímida pero apenas prendí la luz quedo con la boca abierta. -Creo que es mejor que te duches – ella me quedo mirando – deja esa cara, no soy como todos los ricachones que crees conocer si hubiera sido así no te hubiera traído a mi casa.
-Solo lo hiciste porque te di pena.
-Puede ser – hubo un silencio – que te paso.
-Nada, iba camino a casa cuando intentaron asaltarme.
-Y te robaron algo.
-No – la quede mirando – de donde vengo uno sobrevive y no estoy para que unos ladrones ricachones me vengan a robar.
-Ok mami – sonreí pero ella solo movió su cara – toma – le pase un botiquín de primeros auxilios – cura tus heridas.
-¿Dónde está el baño?.
-Al fondo a la derecha - ella me quedo mirando – algo mas.
-Me prestarías una polera aunque sea – la quede mirando de pies a cabeza y me di cuenta de que era realmente hermosa – deja de mirarme así – la miré a los ojos y sentí mi cara quemarse.
-Lo… lo siento – me paré y fui a conseguirle una polera – toma – se la pase.
Ella entró al baño y yo comencé a hacer algo para comer, necesitaba comer algo había estado todo el día en reuniones de mierda. Estaba terminando de hacer la cena cuando sonó mi celular y era una mensaje de Normani – Hola quería que supieras que quede en la universidad de Miami, disculpa si te molesto. Ah! Otra cosa no se dónde se metió Lucy, que duermas bien – perfecto ahora Lucy andaba por la calle ebria.
-Listo – miré hacia atrás y ahí estaba esa niña – deja de mirarme así.
-¿Así como?
-Como si me estuvieras comiendo con la mirada – nos quedamos mirando y fue el silencio mas cómodo que he sentido en mucho tiempo – eres lesbiana verdad – al escuchar esa pregunta todo mi cuerpo tembló por completo – no es necesario que respondas – ella miró la mesa. -No me quedare a cenar – me dijo.
-oh! Claro como no me di cuenta de que te ibas a ir caminando a tu casa que supongo que tienes que cruzar toda la ciudad.
-Porque caminando, puedo irme en bus.
-A esta hora acá no pasan buses – nos quedamos mirando – es solo una noche.
-Mierda – sacó su celular de su bolsillo – no tengo batería.
-Te presto el mío – ella me quedo mirando – no muerdo ok.
-Ok – le presté mi celular y ella llamo a no se quién pero no me importaba – gracias – me devolvió el celular.
-Ahora siéntate a comer.
No sentamos y ella no dijo nada solo comió, y comía como nunca en mi vida había visto comer a alguien – estaba delicioso – era primera vez que la veía sonreír.
-Gracias.
-¿Cómo te llamas?
-Lauren Jauregui – ella me quedo mirando con cara de impresión – si, estás en la casa de uno de los Jauregui.
-Eres hija del abogado y la que también es abogada verdad.
-Esta informada – dije irónicamente tomando una copa de vino tinto.
-Soy una gran fans tuya – la quede mirando.
-¿Fans?
-He seguido todos tus casos.
-Y como es entonces que no me reconociste.
-Creo que tenía tanta rabia que no me fije de nada en realidad.
-Bueno – le estire la mano – Soy Lauren Jauregui tu ídola – ella hizo una mueca y por primera vez reímos y sonreímos juntas.
-Hola Soy Camila Cabello una gran admiradora tuya – cuando nos dimos las manos sentí que algo se prendió en mi y no tenía idea que era, nos quedamos algunos segundos con la mirada perdida hasta que nos soltamos – tengo demasiado sueño – miré hacia la terraza.
-Tengo una habitación para las visitas ven – deje la copa en la cocina y camine con ella hasta la pieza – acá es – cuando prendí la luz ella se deslumbro con lo que veía, su mirada era tan pura, tan tierna era como si estuviera en otro mundo.
-Esto es mas grande que mi comedor – no dije nada – gracias en serio.
-Despreocúpate, nos vemos mañana.
La deje en el cuarto y entre a mi pieza, estaba tan cansada que ni siquiera me coloqué pijama solo me tiré a la cama y no paso ni un minutos antes de que quedarme completamente dormida. Me desperté porque se me olvido cerrar las cortinas y la luz del sol me dio justo en la cara – mierda – exclamé tapándome los ojos, aun estaba despertando cuando sentí el timbre que sonaba como loco – YA VAN – grité – YA VAAAAAN – volví a gritar, cuando a era Lucy completamente abría a las 10 de la mañana – que mierda te pasa – ella cayó a mis pies – Lucy – la levanté y la senté en una silla.
-Sabes soy una estúpida – me decía y apenas podía estar a su lado, el olor a alcohol era increíble – amo a Camila pero no paro de cometer errores, soy una mierda.
-Deja de decir eso, ella te ama es cosa de que hablen.
-Dios estoy muy borracha.
-¿Dónde te metiste anoche Lucy?
-En serio quieres saber – se me acercó demasiado.
-S… s… si – dije después de unos segundos.
-Me fui a una fiesta.
-¿Qué pasó ahí? – ella solo me miró – no puedo creerlo.
-No te he dicho nada – me gritó en la cara.
-No es necesario que me digas algo, te conozco desde que eras una cabra chica, se cuándo mientes y también se cuándo le eres infiel a la persona que tienes al lado porque no es la primera novia que tienes y muchas han pasado por lo que está pasando tu pareja.
-Tienes razón – miré hacia atrás y estaba Camila – yo también conozco a Lucy – entonces me acordé de que la novia de Lucy se llamaba Camila – no sabía que eras amiga de ella – me dijo mirándome.
-Ni yo que ella era tu pareja.
-¿Qué haces acá? – Lucy me quedó mirando y se me lanzó encima – te odio Lauren te odio, te metiste con mi novia.
-¿Qué? – Dije desde el suelo – no, no hice nada solo la ayude.
-Eres una puta – entonces sentí un golpe en la cara y ella paró de golpeare y la quede mirando – mierda – exclamó – miró a Camila y de ahí a mi nuevamente y salió corriendo.
-LUCIA – gritó Camila, se acercó a mi para saber cómo estaba y estábamos tan cerca – Me quedaría para sanarte esa herida pero – miró hacia la puerta que estaba abierta – esta ebria y puede hacer cualquier tontera.
-Ve, apura – ella se acercó y me dio un beso en la mejilla – toma – le pase mi tarjeta – llámame cualquier cosa.
-Gracias por todo Lauren.
Entonces ahí quede tirada en el suelo de mi casa con sangre en la nariz y en el labios por ser buena persona – eres tan estúpida – miré hacia el techo.
-¿Qué mierda haces ahí? – miré a la puerta y era Alexa – mierda tu labio – ella se acercó y me ayudo a pararme.
-No te preocupes creo que me curare esto y te contaré muchas cosas.
-Eso veo – miró alrededor y estaba todo desordenado – quiero creer que esto fue porque tuviste una noche de sexo y alcohol con alguna niña pero creo que es mucho pedir.
-Si, es mucho pedir – la mire y sonreí y ella hizo lo mismo.
Después de todo el día comenzó mal pero no creó que terminé de la misma manera si mi mejor amiga volvió de Europa.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 2

Mensaje por Admin el Dom Dic 04, 2016 5:06 pm

Narra Camila
Corrí tras la estúpida de mi novia durante horas ni yo me podía explicar cómo podía correr tanto de lo ebria que estaba. No sé qué habrá pasado pero de la nada dejo de correr y se dio vuelta a mirarme. Nos miramos durante unos segundos sin decir absolutamente nada.
-Dios hasta que paras.
-¿Por qué lo hiciste? Es una venganza verdad.
-¿Venganza? No puedo creer que creas que soy ese tipo de persona, Lucy yo te amo – Lucy cambió su cara y solo me miraba o trataba de hacerlo – te amo tanto que te he perdonado cosas que nadie mas lo hubiera hecho y porque hago eso tu sigues cometiendo el mismo error siempre.
-El serte infiel ¿verdad?
-Si, no quiero estar con una persona que es incapaz de respetar eso. Somos pareja.
-Yo te amo Camila.
-Lucy no me amas.
-Si lo dices porque te vi en el departamento de Lauren tienes que entenderme…
-Entender que – la interrumpí – ayer cuando discutimos y salí corriendo me asaltaron unos tipos, me golpearon pero obviamente me defendí y tu que hacías dime – hubo un silencio que hizo que mi corazón se rompiera completamente – tu estabas bebiendo en un fiesta y acostándote con una o mas chicas.
-Camila…
-No solo para, para de hacernos esto. Deja de hacerme daño – sentía lágrimas en mis ojos – eres la persona que elegí para vivir mi vida y ni siquiera de eso eres capaz de darte cuenta – las lágrimas ya habían comenzado a caer – Mierda – me sequé las lágrimas – odio llorar frente a ti.
-Bebe – se acercó pero me aleje.
-Lauren solo me ayudo, paso por ahí justo y me llevo a su departamento, me ayudo a curarme las heridas, cenamos y como era muy tarde me quede en su casa solo eso paso y tu llegas y la golpeas se supone que es tu amiga.
-Si lo se ok, si lo sé – Lucy se agarraba la cabeza – Dios soy una estúpida te acabo de perder a ti y también a mi mejor amiga – se sentó en una banca.
-No creo que la pierdas ella se ve diferente a muchas personas – Lucy me quedo mirando – creo que ella también te perdonaría todo.
-Quiero que me perdones por favor.
-Estas perdonada desde que salí detrás de ti como una estúpida – Lucy comenzó a llorar – pero eso no quiere decir que estaremos juntas – la cara de Lucy cambió – necesito tiempo, necesito que cambies y que me demuestres que solo seré yo. No me andaré paseando por todo Miami con unos cuernos y que las muy estúpidas de las perras que saludas por la calle se rían de mi.
-No tengo que demostrarte nada ok, soy tu pareja con eso basta.
-Eres una mierda de persona no se en que estaba pensado cuando decidí ponerme de novia contigo.
-Por favor no todo ha sido tan malo.
-Oh claro cómo no.
-Te molestas porque beso a algunas tipas en una fiesta.
-Te acuestas con ellas Lucy.
-PORQUE TU ERES INCAPAZ DE ACOSTARTE CONMIGO, ESO ME TIENE ENFERMA – hubo un silencio y solo la miré, no podía creer lo que acababa de decir – mierda Camila lo siento, en serio.
-Sabes algo – le dije con lágrimas en mis mejilla – te puedes ir a la mierda y vuelve como puedas a tu casa – llevé una de mis manos al cuello y jalé de la cadena que tenía alrededor de esté y la tire al suelo – olvídate de que alguna vez fuimos pareja.
Salí corriendo de ahí y podía escuchar a Lucy gritando que volviera pero no lo haría, no quería mas todo se había vuelto tan raro a su lado. Creo que estiramos tanto el hilo que nos unía que simplemente se cortó. No paraba de llorar me sentía horrible, cada vez que la gente me preguntaba si estaba o no enamorada de Lucy siempre decía que no tenía idea, pero ahora que estoy soltera siento este vació de mierda, con este dolor que no me deja tranquila. Caminando llegue hasta el bar de Normani, no había nadie porque eran las 12 del día y aun no habrían, cuando me vio ella dejo de hacer todo lo que hacía y me abrazo fuerte
– pequeña que te paso, tienes moretones en la cara y estas llorando ¿quieres que llame a Lucy? – mis manos se fueron a su ropa y la apreté de la rabia que tenía – tomaré eso como un no – después de un tiempo en la misma posición nos sentamos en una mesa y ella me sirvió un vaso con agua y le conté todo lo que había pasado.
-No puedo creer que te hubiera dicho eso después de todo lo que pasaste.
-Es una puta – dije aun llorando – en serio la amo – miré a Normani – pero no puedo aguantar que me trate como si fuera la nana de su casa, yo sabía que no tenía que meterme con una ricachona.
-Sabes que ella no te dejara en paz.
-No me interesa, no pienso volver con ella.
-¿Cómo no te diste cuenta que era Lauren Jauregui?
-En serio no me di cuenta Mani, hasta que me lo dijo y te juro que quería salir corriendo.
-Ella estuvo acá cuando tu y Lucy discutieron afuera del bar.
-¿Qué? Entonces ella sabía quién era.
-No, no creo tu siempre estabas de espalda – Miré a Normani – y que paso en su departamento
-Nada solo me dio de cenar y dormí en una de las piezas para visita que tiene.
-Lauren no es como Lucy – la quede mirando –ella realmente es diferente a todo ese tipo de gente.
-No tengo la menor idea de cómo es o no, para mi solo es una abogada.
Cuando dije esas últimas palabras comencé a recordar a Lauren, de la manera en que se le hacia tan fácil sonreír aun sabiendo que estaba con una completa desconocida, como me miraba. Llegue a pensar que a lo mejor podría haber pasado algo pero ella solo se limitó a ser amable. Inconscientemente sonreí.
-Camila tengo que ir a atender te quedas o te vas.
-Me voy tengo que dar explicaciones.
-Ok – me paré de la mesa – Oh Camila espera – la quede mirando – ya mandaron las solicitudes de ingreso.
-¿Cómo te fue? – agarré sus manos.
-Quede – la abracé muy fuerte – Dinah también quedo y Ally llega hoy así que sabremos hoy.
-Espero haber quedado – ella me sonrió – nos vemos.
Camine hacia mi casa que quedaba a solo una cuadras del bar y cuando llegue gracias a Dios no había nadie, subí a mi habitación, abrí el computador y me metí a mi correo. Vi el mail y lo abrí, conté hasta 3 antes de abrirlo y cuando lo hice comencé a leer y me habían aceptados – LO HICE – comencé a saltar en la cama y gritaba como una niña chica hasta que llegaron mis padres
– que estás haciendo saltando de un lado a otro – me preguntó mi papá y me lancé a sus brazos.
-Quede papá quede – el me miró y me sonrió. Le contamos a mamá y se puso a llorar, estaba tan feliz esto era un gran paso para que mis sueño comenzaran a hacerse realidad. Subí a mi cuarto y lo primero que hice fue mandarle un mensaje a Mani, Dinah y Ally, de ahí comencé a sacarme la ropa y me di cuenta que aun andaba con la polera de que me había pasado Lauren, me la saqué y la deje en la cama tomé mi celular y le mande un mensaje como ella me había dicho y me fui a duchar.

Narra Lauren
-Y eso fue lo que paso.
-En serio Lucy está mal, deberíamos hablar con Vero.
-Ella llega hoy.
-¿Dónde andaba?
-Buscando auspiciadores para la fiesta de bienvenida del año universitario.
-Esa fiesta es grandiosa – me dijo mirándome – este año tienes que ir.
-¿Cuál es tu problema Alexa? Sabes que odio ese tipo de cosas
-Odias estar en todos lados, hasta odias salir a comer afuera.
-Tu misma lo viste, salude a mucha gente antes de poder sentarme a disfrutar un plato de comida.
-Eres tan aburrida pareces vieja.
-Cállate y cuéntame de tu viaje a Europa.
-Fue genial – hizo una pausa y me quedo mirando.
-Mentira conociste a alguien verdad.
-Odio que me conozcas tanto.
-Alexa vamos cuéntame todo.
-Te diré que me mintió – la quede mirando – me dijo que no vivía en estados unidos pero se que vive acá.
-No puedo creer que hayas mandado a investigarla estando con ella en Italia.
-Lo siento pero supe que me estaba mintiendo también me mintió en la edad.
No tenía 23 años tiene 19.
-Vaya no sabía que te gustaban las jovencitas.
-Yo tampoco – tomó un sorbo de vino – se llama Ally.
-y que paso con esa tal Ally.
-Nada del otro mundo nos conocimos en una fiesta, ella me sacó a bailar y bailamos toda la noche, nos besamos. Nos dimos nuestros números y salíamos juntas un par de veces a la semana.
-¿No te acostaste con ella?
-No. Lo cual es raro.
-Rarísimo – nos miramos y nos reímos – y tu cuéntame algo aparte de que trabajaremos juntas.
-La novia de Lucy tiene una polera mía.
-¿Por qué?
-Porque la asaltaron, por eso la lleve a la casa.
-y era linda.
-ALEXA!
-¿Qué? No hay nada de malo encontrar a alguien linda.
-Es la novia de una de mis mejores amigas.
-Yo soy tu mejor amiga ok – la miré y sonreí – te tengo una sorpresa.
-Oh no, tus sorpresas siempre terminan mal.
la quede mirando – y que harás.
-Nada – me miró – no la pienso buscar, nunca he buscado a nadie en mi vida.
-Eres tan semental – me acerqué y besé su cara.
El resto del camino nos fuimos hablando de trabajo, entonces me acorde de lo que me dijo Lucy a lo mejor si me gusta mi trabajo, algo tiene que tener para que quiera seguir en esto – llegamos –miré hacia afuera y solo había una mansión blanca.
-Es la casa de Ally – ella solo me miró – ok es broma.
-Te encantara este lugar.
Nos bajamos y Alexa le paso las llaves a un niño que cuidaba los autos y entramos, apenas abrieron la puerta note que era un lugar en donde había mucha gente de la clase alta y que solo estaba disfrutando. Vi a muchas chicas que son de las familias mas reconocidas de Miami y con las cuales mis padres se relacionaban simplemente siendo ellas por primera vez en su qvida.
-¿Qué es este lugar Alexa?
-Este lugar es el paraíso amiga, el paraíso.
Entramos y nos revisaron por completo y solo nos dejaron entrar con el celular, entonces fue cuando me di cuenta de que no tenía batería así que lo deje en la recepción. Entramos y el ambiente era increíble, la casa tenía su propio DJ, tragos que nunca antes en mi vida había visto, habían chicas y chicos conociendo gente
– esto es una casa para salir del closet o algo así – le pregunté a Alexa y esta sonrió dándome un trago color verde.
-En esta casa solo se hacen fiestas privadas para las personas que como tu no pueden salir del closet – la quede mirando – acá hay muchas personas como tu, te traje no para que encuentres el amor de tu vida si no para que hables con algunas de las personas que están acá y compartan experiencia a veces no es malo.
-Es tu manera de ayudarme, gracias es muy gentil – dije en tono irónico.
-Oh vamos entonces olvídate de eso y pasémoslo bien te parece.
-Prefiero la segunda opción.
El diseño de la casa hacía sentir que fuera de noche y eso era increíble, veía como chicas de mi misma edad coqueteaban con otras niñas sin miedo al que dirán pero estaba segura que saliendo de acá toda esa seguridad se iria a la mierda – iré al baño – me dijo Alexa y yo asentí.
Camine hasta la barra para pedir un wisky cuando noté que del otro extremos de la casa había una joven alta, de pelo castaño claro con una piel tostada hermosa, ella me quedo mirando y caminó hacia donde estaba yo – perfecto Lauren, perfecto – pesé.
-Hola – me tendió la mano, la miré de abajo hacia arriba aunque nunca en mi vida he besado a una chica, se cómo coquetear con ellas, se lo que produzco en las personas.
-Hola – extendí mi mano y por fin la miré a los ojos.
-¿Cómo te llamas chica bonita – esbocé una sonrisa.
-Lauren Jauregui – ella colocó cara de asombro.
-Sabía que eras tu pero no estaba tan segura.
-Entonces ahora llamaras a la prensa – ella me miró raro – era una broma ¿Cómo te llamas?
-Natalia Ponce.
-Oh la hija de los Ponce.
-Si creo que nuestros padres son socios.
-Crees bien – miré hacia un lado y noté que Alexa hablaba con una niña de pelo rojo – viniste solo a beber – volví a mirarla.
-De hecho me trajeron con mentiras.
-Entonces deja de perder el tiempo – me tomo la mano y me llevo a la pista de baile, ella comenzó a moverse como si no hubiera nadie en la casa y entonces para mi todas las otras personas desaparecieron, nunca había visto unos ojos tan encendidos, sus manos estaban pegadas a mis caderas y yo me movía a su mismo ritmo. Casi por inercia sonreí y me acerqué a su oído
– eres muy guapa – ella se alejó para mirarme a los ojos.
-Tienes los ojos mas hermosos que he visto – sonreí y me lamí los labios – he venido a este lugar durante un buen tiempo esperando que alguien que realmente me llame la atención entrara por esa puerta.
-Eso lo tomo como un cumplido.
-Como quieras – Natalia me agarró la mano y me llevo hacia la parte de atrás de la casa.
-Que hacemos acá.
-Solo disfrutar.
-Y ahí no estábamos disfrutando acaso.
-Nunca es bueno confiar en que la gente no te pueda grabar.
-Y que grabarían solo estábamos hablando.
-Esto.
Natalia tomó mi cara por los costados y le acercó a ella, unimos nuestros labios y entonces pasó. Mi primer beso con una chica, una chica que a la que realmente le gustaba. Sus labios eran suave y me encantaba como encajaban junto con los míos, sus manos estaban aferradas a mi cuello y las mías a sus caderas, apreté mas de una vez las de ella lo cual hizo que dejara escapar
leves gemidos en mi boca – Woow – dijo ella.
-Qué pasa.
-Besarte a ti es como, volver a dar mi primer beso.
-Lo que pasa es que fuiste mi primer beso – ella sonrió y me dio un rápido beso. -Creo que me tengo que ir, mañana tengo una reunión importante.
-Lauren – la miré – te puedo volver a ver – la quede mirando y sonreí.
-Obvio – saqué una tarjeta – ese es mi número, anotaría el tuyo pero me quede sin batería.
-Te llamo en la noche.
-Ok – tomé su cara entre mis manos y la besé – Adiós Natalia.
-Adiós Lauren.
Salimos de esa casa con Alexa y eran las 9 de la noche, nos subimos a su auto nos miramos y no paramos de reírnos. Le conté como fueron la cosas y ella estaba demasiado feliz.
-Por alguna extraña razón siento que estas mas feliz que yo.
-Es porque acabas de debutar con tu primer beso, estas mas grande – me tomo la mano.
-Eres una idiota.
Llegamos a mi departamento y ella se fue al suyo, entré y lo primero que hice fue conectar el celular y apenas prendió sonó, corrí como una estúpida pensando que era Natalia pero entonces era un número desconocido, lo abrí y decía: “Terminé con Lucy, no se dónde está la deje en un parque. Quede en la universidad – Camila” Al leer Camila sonreí y le respondí “Siempre supe que quedarías y no te preocupes por Lucy ella estará bien, siempre está bien”
Y entonces en vez de estar hablando con Natalia toda la noche me desvelé hablando con Camila por mensajes…

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 3

Mensaje por Admin el Dom Dic 04, 2016 5:08 pm

Narra Camila
No había sabido absolutamente nada de Lucy en estos días que habían pasado, tampoco la había llamado no era yo la que había cometido un error. Creo que los pensamientos hacia Lucy ya iban declinando y creo que eso pasaba gracias a que iba entrar a la universidad. Estaba demasiado contenta y ansiosa, le conté a Lauren por mensajes de que iba a entrar a estudiar derecho a una universidad y ella se emocionó mucho, después de eso tampoco he vuelto a saber de ella y creo que es mejor así, no quiero que se lleve otro combo por la loca de mi ex.
Ally había llegado hace unos días a Miami y nos juntaríamos todas a almorzar, Dinah me paso a buscar en su auto a mi casa y nos fuimos hacia el centro comercial
– como estamos para el lunes – me preguntó sin dejar de manejar.
-Nerviosa y tú.
-Igual, es increíble que hayamos quedado todas juntas.
-Eso quiere decir que es imposible que nos vaya mal – la miré y ella sonrió, cuando llegamos al centro comercial nos dimos cuenta de que Normani y Ally estaban sentadas en una de las pileta riendo la una con la otra.
-Hasta que llegaron – dijo Normani.
-Oh vamos llegamos justo a la hora –me lancé a los brazos de Ally – te extrañe enana.
-Yo también a ti cabra chica – me dio un beso en la cara – y obviamente a mi DJ también te extraño – corrió hacia Dinah y se subió encima de ella con las piernas abrazando las caderas de Dinah.
-Dios estás pesada Ally – ella se salió – que comeremos.
-Quiero pizza – dije y todas me miraron – está bien, elijan ustedes.
-Por favor, cada vez que almorzamos contigo terminamos comiendo pizza – dijo Normani.
-Está bien lo siento.
Entramos al centro comercial y nos fuimos al piso de comida y nos dimos unas cuantas vueltas hasta que decidimos donde íbamos a comer. Pedimos comida italiana, la cual era una de mis favoritas solo por la lasaña, nos fuimos a sentar a una de las terrazas para que Dinah pudiera fumarse un cigarro después de almorzar, era algo así como su cábala.
-Y como lo pasaste en Italia – pregunté.
-Excelente – Ally miró hacia el horizonte como tratando de acordare de algo.
-Ok esa mirada la conocemos – dijo Dinah – con quien te metiste en Italia – Ally nos colocó una cara de vergüenza y estaba completamente roja.
-¿Por qué creen eso? – preguntó nerviosa.
-Oh vamos te conocemos – dijo Normani – que fue lo que hiciste.
-¿En serio quieren saber?
-OBVIO – dijimos las tres al mismo tiempo.
-Conocí a una abogada – todas nos miramos – se llama Alexa, obviamente le mentí no le dije que tenía 19 años pero creo que ella supo que le mentí aunque no me lo haya dicho, salimos un par de veces y nos besamos.
-¿Se besaron? - dijo Dinah sorprendida – Ally la niña católica, la que iba 5 días de 7 de la semana a la iglesia salió con una mujer.
-Si, lo hice – nos quedó mirando – en serio pensé en eso demasiado y solo me lancé.
-Y como es ella – pregunté, era increíble que por lo menos alguien del grupo comparta mis gustos.
-Es hermosa – miró hacia el horizonte – es lo único que podría decir de ella.
-Vaya te enamoraste – dijo Normani.
-No sé pero lo pase genial y ayer me llamo – todas estábamos sorprendidas – quiere que vaya a una fiesta esta noche – me miró a mi.
-¿Por qué me estas mirando así? – le pregunté.
-Porque la fiesta es la que hace Vero todos los años, la hermana de Lucy.
-O sea que son amigas, todas. Perfecto – dijo tomando un poco de bebida.
-Oh vamos Camila tenemos que ir – me tomo las manos – necesito que la conozcan, aparte te servirá para demostrarle a la estúpida de tu ex que no estas encerrada en tu pieza llorando por ella.
Realmente no quería ir a esa fiesta pero de tan solo imaginarme la cara de Lucy cuando me vea pasar por esa puerta hacia que me cabeza me jugara malas pasadas
– ok – dije mirándolas – iremos, todas sin excepción alguna, pero tienen que ayudarme a comprar ropa – todas me sonrieron – esta noche Lucy conocerá a una Camila completamente distinta.
-así se habla – dijo Normani.
-Es nuestro último fin de semana así que hay que hacer todo lo que queramos esta noche – dijo Dinah.
-Solo espero que en esa fiesta no solo hayan lesbianas – dijo Normani y todas nos reímos.
Nos paramos y fuimos a las tiendas, me probé demasiadas cosas y me lleve un vestido celeste totalmente pegado al cuerpo con unos tacones blancos, todas las niñas también se compraron cosas y entonces nos dimos cuenta de que eran las 6 de la tarde y que la fiesta empezaba a las 10 – mierda que hacemos – dijo Ally.
-La casa que esta más cerca es la mía – dijo Dinah – vamos todas y allá nos arreglamos y nos vamos todas en mi auto.
-Gran idea – dijo Normani.
Partimos a la casa de Dinah, entramos y nos fuimos corriendo a su pieza, nos prestó la ducha a todas, fui la última en entrar al baño para arreglarme, me coloqué el vestido y los tacones. Deje mi cabello suelto, y me coloqué un lazo blanco en la cabeza – listo – salí del baño y todas me quedaron mirando de pies a cabeza.
-Mierda – dijo Ally y no pude evitar sonreír.

Narra Lauren
-Ok por fin terminamos – le dije a Vero quien me abrazo por la espalda.
-Dios extrañaba tu cuerpo Lauren – no pude evitar reírme.
-Deja de actuar como una tonta – saqué sus manos y la quede mirando – has hablado con Lucy.
-Si pero no mucho esta como devastada por haber terminado con esa niña – la manera despectiva que tenía Vero de referirse a las personas de bajo recurso me daba asco – puede tener a la chica que quiere.
-Pero se enamoró.
-Por favor Lauren tu misma escuchaste las veces que les fue infiel a esa pobre niña, eso no es amor.
-El día en que tu le seas infiel a mi hermano créeme que soy capaz de cortarte esas dos grandes razones por las que mi hermano se vuelve loco – no pudimos evitar la risa.
-Llegue – dijo Alexa que venía con Wess, Keaton, Drew y 3 chicas que no tenía idea de cómo se llamaban.
-Hola – salude a todos pero ni siquiera miré a Drew.
-¿Dónde dejamos el alcohol? – preguntó Keaton.
-Encima de las mesas de afuera, gracias lindo – dijo Vero.
-Lauren – gritó Alexa.
-Dios deja de gritar – fui hacia la cocina y estaba con esas 3 chicas - ¿Qué pasa?
-Te las presento, ellas son Cece, Jennel y Paige.
Cece era una rubia un poco mas alta que yo con unos ojos azules penetrantes, Jennel era una trigueña la cual se veía muy bien y Paige era una morena con ojos negros hermosos – Hola – les dije sonriéndole a las tres.
-Ellas entraran a la universidad en donde tu y yo daremos clases – miré a Alexa y después al grupo de chica.
-Me disculpan – les dije a las 3 chicas y pesque a Alexa del brazo y la saqué de la cocina – se puede saber que tienes en la cabeza.
-¿Qué te pasa?
-Serán nuestras alumnas y tu las traes a esta fiesta.
-Dios deja el drama.
-Encárgate de esto, porque no estaré lidiando con estas 3 el resto del año y sus amenazas – Alexa me quedo mirando y creo que entendió de lo que hablaba – haz algo ahora – la solté y me fui al patio con el resto de las personas que ya estaban llegando.
Ya eran casi las 10 y la casa de Vero estaba repleta de gente, Alexa no había podido hacer nada con las 3 estúpidas que había traído así que decidí no acercarme a esas a tres durante toda la noche. Agarré un vaso de Wisky y entonces vi a Lucy que venía entrando y los ojos de Cece se pegaron en ella – perra – dije en voz baja.
-Te escuché – dijo Alexa.
-No te lo dije a ti, lo siento si te sentiste identificada.
-Graciosa – nos quedamos mirando como Lucy hablaba con el grupo de tres chicas y como coqueteaba con ellas – Lucy realmente se tiene confianza con las chicas, deberías aprender.
-Ok solo por esta noche deja de hablar tanta estupidez junta.
-Ok – Alexa miró hacia el frente – Dios es hermosa – miré a Alexa y de ahí fije la vista en donde ella estaba mirando y era un grupo de 4 chicas. Las cuatro se veían muy hermosas y entonces mis ojos llegaron hasta una chica baja, de pelo negro con un lazo blanco en la cabeza y su vestido completamente ajustado a su cuerpo – si, es hermosa – dije en voz alta.
-¿Qué? – miré hacia el lado y Alexa em estaba mirando – que es lo que dijiste recién.
-Nada, olvídalo – me tomé lo que quedaba de Wisky de un solo sorbo.
-Ven te tengo que presentar a alguien – Alexa agarró mi brazo y me llevo obligada hasta el grupo de Camila
– mierda – era en lo único que podía pensar
– Hola – dijo Alexa cuando llegamos, mis ojos se encontraron con los de Camila y le sonreí.
-Hola – dijo una niña que era mas baja que Camila pero era muy linda.
-Lauren – Alexa colocó su brazo alrededor de mi cuello – ella es Ally, la niña de la que tanto te hable.
-Oh – exclamé y extendí mi mano – Hola soy Lauren Jauregui – las tres chicas se quedaron con la boca abierta, menos Camila que ya había pasado por esto días atrás.
-Eres real – dijo una chica de piel oscura.
-Si – dijo Alexa sonriendo.
-Hola – dijo Ally – ellas son Normani, Dinah y Camila.
-Un gusto – dije nuevamente – quieren un trago – todas asintieron menos Camila que tenía como la mirada perdida, se que andaba buscando a Lucy.
Nos fuimos a la barra y Alexa no se separaba de Ally, la agarraba de las caderas y le decía que la quería al oído, Ally solo se ruborizaba lo que encontraba muy lindo. Normani y Dinah hablaron con tipos de la fiesta que creo que eran parte de un equipo de la universidad de Miami y Camila seguía en su mundo.
-Si viniste a una fiesta y vestida así creo que es para pasarlo bien – ella me miró, era La primera vez en la noche que tenía su atención.
-¿A qué te refieres con vestida así?
-Así, linda – hubo un silencio – lo siento no quise incomodar – pedí otro Wisky.
-No incomodas gracias por el cumplido.
Dejamos de hablar y entonces me aburrí – ok, creo que iré a bailar – ella me quedo mirando – sigue pasándola bien en tu mundo de fantasías – me fui y la deje ahí en la barra con Alexa y Ally.
Me fui a la pista de Baile cuando sentí unas manos en mis caderas y era el estúpido de Wess – imbécil por un momento creí que era Drew y ya te iba a agarrar a combos – dije.
-Oh vamos ex cuñadita soy mas lindo que el tonto de mi hermano – los dos sonreímos y comencé a bailar con él. Wess era mi mejor amigo, aparte de ex cuñado nuestra relación siempre fue buena, siempre pude confiar en él pero aun así nunca le conté sobre mis preferencias hacia las chicas, me gusta su sonrisa y era muy buen bailarín – estas que ardes hoy – me dijo y yo solo me reí entonces comencé a sentir ele efecto del alcohol en mi cuerpo y comencé a moverme sin poder ser dueña de mis movimientos, me coloqué de espalda a Wess y comencé a bailarme así y mi mirada se clavó en Camila quien seguía en la barra pero esta vez me estaba mirando, así que decidí matar dos pájaros de un tiro y mientras podía sentir como Wess comenzaba a calentarse con mis movimientos comencé a bailar para Camila simultáneamente, noté como apretó la silla en donde estaba sentada y le sonreí.
Ella movió su cabeza de un lado a otro y se mordió el labio inferior, sentía como las manos de Wess me recorrían pero no me pasaba absolutamente nada y se que a el tampoco por la simple razón que es gay – se lo que estas haciendo – susurró Wess en mi oído – siempre he sabido que te gustan las chicas – entonces sentí que mi cuerpo se paralizó – pero no te preocupes, hablaremos de esto mañana ahora sigue haciendo lo que estas haciendo – sonreí y sentí como Wess sacó mi cabello lentamente dejando mi cuello a la vista y comenzó a darme pequeños besos – solo sígueme la corriente, esa nena terminará muerta – sonreí y cerré los ojos, me mordí el labio inferior y abrí los ojos para darme cuenta de que Camila realmente estaba ardiendo, podía notar desde esta distancia su respiración y entonces apareció Lucy hablaron unos 30 segundos y se fueron.
-Mierda – miré a Wess.
-Ella es la ex de Lucy – me quedo mirando – Dios no tenía idea.
-Debo controlarme ¿verdad?
-Son mejores amigas Lauren y tu… tu.
-Yo vivo encerrada en un closet lo sé.
Wess se acercó y me abrazó - creo que podríamos ir a comer mañana y hablar de esto, ahora sigamos pasándola bien - dijo.
Miré por última vez el sitio en donde había estado Camila y estaba vació, miré a Alexa que se estaba besando con Ally – a la mierda – salí de la pista de baile y fui a ver qué pasaba con Lucy y Camila.

Narra Camila
No podía creer lo que estaba viendo, Lauren Jauregui estaba coqueteando conmigo entremedio del baile, apenas noté que bailaba con ese chico todo mi cuerpo se tensó, movía sus caderas tan bien que sentía que me hipnotizaban, me mordí el labio inferior casi por inercia, sentía que todo mi cuerpo se estaba encendiendo y aun mas cuando el chico comenzó a hablarle al oído y le beso el cuello – Camila – miré hacia un lado y era Lucy – tenemos que hablar – me tomó del brazo y me sacó de ahí.
Caminamos hasta la parte de la casa en donde había un pequeño bosque – mierda suéltame me estas haciendo daño – sacudí mi brazo para salir de sus manos – estúpida – le dije.
-¿Qué haces acá?
-Es una fiesta, nos invitó Alexa.
-Y porque tenías que venir dime, tu y yo somos ex sabes que no encontraríamos.
-Oh deja tu ego Vives – ella me quedo mirando, sabía que solo le decía así solo cuando estaba enojada – estaba entretenida en la fiesta y me sacaste para hablar de tu ego, no vine por ti me das lo mismo.
-Eres una – se acercó a mi – yo te amaba.
-Por favor tu no te amas ni a ti – nos quedamos mirando – tu por tu lado yo por el mío bueno, ahora regresaré necesito un trago después de este mal rato – me di vuelta pero entonces sentí sus manos frías sobre mi cuerpo que estaba caliente por el baile de Lauren y comenzó a apretarme.
-No te irás a ningún lado ok, eres mía y nadie mas te tendrá.
-Suéltame Lucy, suéltame estas completamente ebria. Me duele – comencé a llorar, nunca antes me había pegado – suéltame por favor – comencé a llorar con mas fuerza.
-SUELTALA – sentí como Lucy cayó al suelo y me di cuenta que era Lauren – que tienes en la cabeza, se supone que la amas o no, como la maltratas.
-¿Por qué siempre tienes que meterte en lo que no te importa Dios? Porque mejor no te vas a un psicólogo para que puedas salir del closet de una maldita vez – no podía creer lo que había escuchado, Lauren se quedó ahí parada sin hacer nada – dime algo.
-Me das pena – Lucy comenzó a retroceder y volvió para golpear a Lauren quien cayó al suelo y Lucy se fue corriendo.
-Lauren – me agaché y noté que tenía ahora la nariz con sangre – esa estúpida está loca.
-Da igual – se levantó y nos quedamos mirando, sacó un pañuelo de su bolsillo trasero y se lo colocó en la nariz – quieres regresar a la fiesta – la quede mirando.
-Es broma verdad.
-Entonces espérame acá.
Lauren se fue a la fiesta y volvió alrededor de 5 minutos después apareció con dos botellas de Wisky y una manta – vamos – lanzó el pañuelo bañado en sangre y caminamos hacia la playa colocamos la manta en la arena y no sentamos a ver el mar, ella no decía absolutamente nada, tenía ganas de preguntarle acerca de lo que había dicho Lucy pero sabía que no sacaría nada, que era algo personal.
-Mi nombre es Lauren Jauregui y soy parte de una de las familias mas emblemáticas de Miami, mis padres los dos son abogados y solo seguí el negocio familiar, aunque no lo creas ni siquiera me gusta mucho ser abogada, duré 2 años y medio con un tipo que se llama Drew y nunca nos acostamos porque me gustan las chicas y el día en que esto lo sepa alguien de la prensa o mis padres mi mundo se vendrá abajo, mi vida se desmoronará.
-Yo… yo no te pregunté nada – la miré y tenía un perfil hermoso.
-No es necesario, soy abogada se cuándo quieren preguntar algo – me quedo mirando – Lucy es la única que siempre me recuerda que vivo en una mentira.
-Lucy esta enferma, no le hagas caso – tomé su mano y tome la otra botella de Wisky, seguimos hablando toda la noche y bebiendo como si el mundo se fuera a acabar ella reía a carcajadas y sentí que era la risa mas hermosa que he escuchado acompañada de una sonrisa únicas.
-Lo siento por lo del baile – sabía que estaba hablando solamente de ebria – es que te vi ahí y no me aguante.
-Es mejor que te calles estas borracha.
-Tu también lo estas – las dos nos reímos.
-Ok eso estuvo – hice una pausa – hot, hot, hot – la quede mirando y ella mojo sus labios – eres sexy Lauren, siempre te encontré sexy cuando te veía en las revistas, tengo un muro lleno de fotos tuyas.
-NO LO PUEDO CREER – comenzó a reírse y a revolcarse en la arena, se agarraba el estómago sin dejar de reír y yo hacía lo mismo – Dios no me había reído así durante un buen tiempo – nos quedamos mirando – me gusta tu boca – sentí que mis mejillas se sonrojaban.
-Estamos ebrias lo sabes ¿verdad? – estábamos acercándonos, sentía su respiración pegada a la mía. Sus ojos verdes se acercaban cada vez mas y estaba completamente perpleja – no hagas algo de lo que mañana te puedes arrepentir.
-Deja de pensar en el mañana – le miré los labios – piensa en hoy.
La mano de Lauren se fue hacia la parte de atrás de mi cabeza y comenzó acércame hacia ella, nos mirábamos a los ojos y de ahí los labios. Era un juego tan tentador que creo que estoy completamente perdiendo. Nuestros labios se rozaron cuando la cabeza de Lauren cae completamente a mi regazo y sentí ronquidos.
-Esto no puede estar pasando – ni siquiera estaba molesta por lo que acaba de pasar, simplemente me reí y no lo pude evitar, todo me causaba mucha risa. La acomodé en la manta y yo también me acomodé, miré hacia el cielo que aún estaba repleto de estrellas pero no quedaba mas de una hora para que amaneciera, cerré los ojos para dormir y entonces sentí uno de sus brazos rodear mi tronco y su cabeza se acomodó en mi pecho y yo la abracé con el brazo que pasaba debajo de su cuello y me quede completamente dormida.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 4

Mensaje por Admin el Dom Dic 04, 2016 5:08 pm

Narra Lauren
Desperté porque sentí los pies mojados y por un momento creí que me había hecho encima de lo borracha que estaba, abrí los ojos y noté que la marea había subido me refregué los ojos y me di cuenta que me dolía la cabeza de una manera increíble, noté las dos botellas de Wisky en el suelo, miré hacía mi lado y Camila estaba durmiendo – mierda mi cabeza – noté que estaba despertando y que se tocó la cabeza, nos quedamos mirando.
-Hola – le dije sonriendo.
-Dios te ves horrible – la miré y me reí.
-Tu no lo haces nada mal – me paré y me estiré, saqué mi celular y tenía unas cuantas llamadas perdidas de Alexa y una foto, abrí la foto y era una imagen de Lucy con las 3 tipas que Alexa invitó a la fiesta.
-¿Qué estas mirando? – me preguntó Camila arreglándose el pelo y en ese momento sonó el celular.
-Contestaré –salvada por Alexa –Hola.
-Donde te metiste.
-Lo siento estoy en la playa iré a la casa ahora.
-Esta Camila contigo – me preguntó Alexa.
-Si – dije mirándola.
-Ok eso me lo tendrás que contar.
-Oh por Dios cállate enferma – le colgué.
-Alexa – dijo sonriendo.
-Si – tomé la manta y las botellas para tirarlas al basurero – quieres que te vaya a dejar.
-Te lo agradecería.
Nos subimos al auto y no hablamos absolutamente nada en todo el trayecto, era algo incomodo pero quería creer que era porque las dos teníamos un dolor de cabeza que iba mas allá de lo que imaginábamos – llegamos – le dije y ella me miró.
-Gracias por todo lo que hiciste ayer, en serio.
-De nada – le tomé la mano y ella sonrió – que te vaya excelente mañana en tu primer día de clases.
-Y a ti en tu primer día de profesora – me guiñó un ojo y se bajó del auto, me quede un rato hasta ver que entrara a su casa. Su casa era muy humilde, de hecho el barrio es muy humilde pero la casa de Camila era la única que tenía dos pisos en todo el sector. Antes de entrar se dio vuelta para mirarme y le sonreí por última vez.
Me fui a mi departamento y me di cuenta de que eran las 12 de la tarde y tengo que estar a las 1 en el centro comercial con Wess, entré a la velocidad de la luz a mi departamento, me duche, me sequé el cuerpo, busqué algo normal para ponerme y me vestí. Cuando me miré al espejo me di cuenta que tenía la nariz muy hinchada – perfecto Lucy – dije con algo de rabia, me desenrede el cabello y salí camino al centro comercial, sabía que iba a llegar tarde pero como era Wess sabía que me iba a esperar. Me estacioné y partí a juntarme con el cerca de un negocio de chocolates – siento la demora en serio – dije apenada.
-Dios a veces creo que todos ustedes llegan tarde porque saben que siempre espero hasta el final.
-En serio fue sin querer, vamos a comer y te explico todo – el entrelazó sus dedos con los míos y entramos al centro comercial, me gustaba tener un amigo gay, era muy chistoso ver como miraba a los hombres sin que ellos se dieran cuenta. Entramos a una tienda primero de ropa y él se fue a la de hombre y yo a la de mujer, camine un poco y aun sentía que se me daba vuelta la cabeza después de lo de anoche. Caminé un poco mas cuando me paré a ver unos lazos, habían de todos los tamaños y colores y fue inevitable no acordarme de Camila, casi de inmediato una sonrisa en mi rostro se dibujó por si sola – desea algo – me dijo una vendedora. Quería decirle que sí y no me aguanté – si, quiero ese lazo – era de color negro con pelotas blancas.
-Lo envuelvo.
-Si, gracias – la niña lo envolvió y me lo hizo pagar.
-¿Qué compraste? – de la nada Wess apareció y me hizo saltar del susto.
-Mierda casi me matas.
-Lo siento.
-Gracias – le dije a la vendedora y salimos de la tienda.
-Dime que es.
-No, no te diré.
-Oh vamos soy tu mejor amigo o no – y entonces paré y lo quede mirando – que paso anoche- colocó su cara de preocupación.
-Vamos a comer, muero de hambre.
Subimos al piso de comidas y almorzamos en un restaurante Italiano – porque siempre que tienes que elegir el lugar terminamos comiendo en un restaurante Italiano – me dijo bebiendo de su jugo natural.
-Porque es mi favorito deberías saberlo.
-Lo tengo presente todos los meses cada vez que me traes a este lugar – lo miré y sonreímos – entonces cuéntame que paso anoche.
-Nada no paso nada.
-Si como no y por eso tiene un moretón cerca del labio y la nariz hinchada, a esa niña le gusta el sadomasoquismo o algo por el estilo.
-Eres bobo – los dos nos reímos – Lucy me golpeo.
-¿De nuevo? En serio algún día piensas defenderte.
-No puedo ni menos con mis amigas.
-Claro, puedes no pegarle a tus amigas pero si irte toda la noche a la playa con una de sus ex – nos quedamos mirando y por un instante quería salir corriendo de ese lugar y dejar a Wess solo, pero me quedé – lo siento es solo que no te entiendo.
-Qué cosa no entiendes – solté en tenedor – me gustan las chicas – el sonrió – no te preocupes por Camila, ella tarde o temprano volverá con Lucy.
-Y tu quedaras con el corazón roto.
-¿Qué? Dios Wess sabes perfectamente que nunca en mi vida me ha gustado alguien – nos quedamos mirando – lo de tu hermano creo que sabes porque paso.
-Si lo sé, es solo que no quiero verte mal ni que sufras.
-No lo haré ok – le agarré su mano – no sufriré ni mucho menos por Camila porque ella y yo no tenemos nada – el me sonrió.
-No quiero que el grupo se vaya a la mierda por ella.
-No pasara nada – lo abracé, pero por dentro estaba completamente destruida.
Terminamos de comer y lo fui a dejar a su casa y de ahí me fui a la mía, cuando llegue me di cuenta de que Alexa estaba sentada en la puerta esperándome, tomé mi celular y me di cuenta de que se me había acabado la batería – mierda – estacioné el auto y me baje.
-Lo siento no me di cuenta cuando me quede sin batería.
-No importa no llegue hace mucho.
-¿En serio?
-Mentira estoy acá de hace unas dos horas – miró mi mano – que compraste – su mano iba hacia la bolsa pero la oculté detrás de mi.
-Nada que te importe.
-Claramente ahora me importa.
-Solo entremos de una vez – abrí la puerta y deje la bolsa en mi cuarto mientras Alexa esperaba en el living – que te trae por acá.
-Necesito saber de tu boca que paso con Camila.
-No pasó nada – me senté y la quede mirando – porque me miras así.
-Estuviste sola con una chica la cual es muy guapa porque es amiga de mi novia claro está.
-Oh para ahí – Alexa me quedo mirando - ¿Novia? Cuando paso esto.
-Ayer mientras tu te follabas a su amiga en la playa.
-Deja de ser tan morbosa solo esta vez, te lo agradecería.
-Ok virgen maría entonces dime que paso.
-Estaba bailando con Wess.
-¿Qué tiene que ver Wess acá? – me interrumpió.
-Te estoy tratando de explicar te quieres callar.
-Ok
-Estaba bailando con Wess – y entonces me acorde de que anoche la estaba seduciendo mientras bailaba.
-ALOOOO – miré a Alexa – que te pasa.
-Nada – mentí – estaba con Wess y entonces veo que Camila y Lucy están discutiendo y la muy estúpida de nuestra amiga la agarró de uno de sus brazos y se la llevo a la fuerza, fui a ver que pasaba solo para prevenir accidentes y entonces Lucy comenzó a apretarla con mas fuerza y Camila comenzó a gritar y entonces me metí y ella sacó lo de mi sexualidad delante de su ex y de la nada me golpeó.
-O sea que tienes los labios hinchados no por haber tenido sexo desenfrenado toda la noche y que te los hayan mordido o los hayas ocupado en otra cosa.
-En serio que tu eres impresionante – me paré a servir jugo – porque todo tiene que ser sexo – Alexa se paró.
-Porque somos animales amiga, y los animales son eso.
-Claramente tu lo eres – ella solo sonrió burlándose.
-Hace cuanto no tienes sexo.
-Hace algunos meses, te recuerdo que termine con Drew.
-Cambiaré la pregunta ¿Desde hace cuánto no te acuestas con Drew?
-Terminé con el hace 3 meses y creo que – hice una pausa – uno 6.
-Dios como sobrevives.
-Eres una ninfómana ¿Qué paso con Ally ayer? – Alexa me quedo mirando.
-A que te refieres con eso.
-A que si paso algo entre ustedes, supongo que durmieron juntas.
-Si dormimos juntas pero no pasó nada – noté como se enrojeció.
-Entonces no vengas a dar alardes de que eres un semental – le di el vaso con jugo – supongo que la fuiste a dejar a su casa.
-Obvio, de hecho almorzamos juntas. Esa mujer me tiene loca.
-Por eso aún no te acuestas con ella – Alexa me miró – quieres que sea perfecto, el momento ideal.
-Eso es para vírgenes como tu – escupí la bebida – porque a esta altura tienes claro que volviste a ser virgen.
-Desde cuanto te volviste tan insoportable – nos sentamos en mi terraza.
-Ally me contó que Camila…
-Cállate – Alexa me miró – no quiero que me cuentes nada de ella.
-¿Por qué no? – colocó cara de no entender ni una mierda de lo que decía.
-Por nada en especial, es solo que no necesito que alguien me cuente las cosas de ella.
-Oh claro se me olvidaba que ahora eres Romeo y la conquistaras con poesía y metáforas para que ella sola te cuente toda su vida.
-No se trata de eso, se trata de que la gente no tiene porque andar por la vida contando cosas que son personales a personas que no tienen porque saber – Alexa me quedo mirando – se lo que se siente.
-Lo dices por Lucy ¿Verdad?
-Si esa pendeja me tiene aburrida.
-Bueno te tengo una noticia que sin duda es la mejor que te darán en toda su vida – una parte de mi quería que fuera que los padres de Lucy la mandarían a estudiar lejos pero así de rápido como esa idea apareció en mi mente desapareció.
-Estudiará Derecho en la universidad de Miami y tu serás su profesora – volví a tirar el jugo – eres asquerosa deja de hacer eso.
-Es tu culpa.
-Si como quieras – dejo el vaso sobre la mesa – quien pasa a buscar a quien mañana.
-¿Qué?
-Si crees que llegaré sola a esa universidad esta equivocada.
-Ok, paso yo por ti a las 7:30
-Te espero mi amor – se acercó y me dio un beso en la mejilla – duerme bien.
-Tu también.
Alexa se fue y entonces quede nuevamente sola en ese departamento – debería vivir con alguien – dije en voz alta. No era un idea tan descabellada, después de todo había pensado muchas veces en vivir con alguien. Fui a mi cuarto y vi la bolsa sobre la cama, miré hacia la ventana y me di cuenta que ya era de noche, miré el reloj y eran las 8:30 – Vamos Lauren no pierdes nada – agarré la bolsa y salí en mi auto en dirección a la casa de Camila. Frené unas cuantas cuadras antes y me bajé del auto, camine y entonces me di cuenta de que Lucy estaba fuera de la casa de Camila y que estaban hablando, noté que Lucy le tomaba las manos y que Camila se derretía a su tacto. Sentía algo dentro de mi que nunca antes había sentido y creo que lo llamaban celos o algo así. También sentía un nudo en la garganta que se agudizó cuando Lucy besó a Camila y esta se lo respondió.
No podía seguir mirando así que me escondí detrás de unas ramas durante unos minutos, mis ojos tenían lágrimas. Lágrimas por alguien, lágrimas que nunca antes habían salido de mis ojos – que es esto – quería llorar, gritar. Levanté la cabeza y miré como el auto de Vero se alejaba, me levanté y me devolví a mi auto
– LAUREN – sentí un grito detrás de mi pero no quería darme vuelta, no quería que me viera con lágrimas en los ojos – estas bien – sentí su mano en mi hombro y entonces suspiré y me di vuelta – que te pasa porque estas llorando – ella me quería abrazar pero me aleje. La quede mirando y no podía creer como podía creer todas la mentiras que le decía Lucy, ella ni siquiera sabía que esta estúpida había pasado la noche con 3 chicas en una misma cama y que yo tenía la prueba en mi bolsillo.
-Nada lo siento.
-Te vi cuando llegaste ¿Por qué no te acercaste?
-Porque estaba Lucy – dije mirando hacia mi auto – y no quería otro golpe – trate de sonar graciosa.
-Bueno da lo mismo.
-¿Volvieron verdad? – Camila me miró.
-No sé realmente todo es raro.
-Bueno – la interrumpí – es cosa tuya solo venía a dejarte esto – le pasé la bolsa.
-Es algo que se me quedó en tu casa – me preguntó.
-No, solo quería desearte éxito para mañana en tu primer día – Camila me quedo mirando y sus ojos comenzaron a brillar – por favor no llores – ella me miró y sonrió. Abrió la bolsa y apenas notó lo que era una sonrisa enorme se dibujó en su cara.
-Es hermoso, me encanta – me quedo mirando
– sabía que te gustaría – miré hacia el auto – me iré mañana tengo que levantarme temprano.
-Puedes creer que Lucy ni siquiera me dijo algo por mañana.
-Creo que te gusta ese tipo de personas – Camila me miró raro – es mejor que me vaya adiós.
Ella agarró mi mano – no sé que te habrá pasado, ni porque andas tan rara pero en serio te lo agradezco mucho – Camila se acercó para darme un beso en la mejilla y apenas sentí la textura de sus labios en mi mejilla mi piel se erizó por completo, ella comenzó a alejarse y mis manos se fueron a sus caderas y la retuve pegada a mi cuerpo. Mi boca se fue a su oreja y le susurré
– eres hermosa y ni tu te das cuenta de eso, eres capaz de tener a al chica que quieras y estas con la que ni siquiera te valora… eres hermosa y ni siquiera te das cuenta de eso – mis manos comenzaron a temblar con el roce y la solté lentamente, noté como nuestras mejillas comenzaron a rozarse hasta que quedamos a centímetros de distancia, sus ojos marrones fijos en los míos – que tengas un buen lunes – me di media vuelta y subí a mi auto en dirección a mi casa, no quería pensar en nada, no quería mas Camila en mi mente. Desde mañana todo iba a cambiar, no nos veríamos nunca mas así que podré seguir con mi vida de incógnita de la cual ya estoy bastante acostumbrada – Adiós Camila – dije en voz alta, sola en mi auto. Yo y mi soledad.


Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 5

Mensaje por Admin el Dom Dic 04, 2016 5:09 pm

Narra Camila
Me quedé ahí parada mirando como el auto de Lauren desaparecía por el horizonte, tenía mi cuerpo completamente congelado, no sé si era por la pequeña brisa que caía sobre la ciudad o porque las palabras de Lolo hicieron efecto en mí. Después de unos segundos en shock miré la bolsa que tenía en mis manos y no entendía, yo y ella ni siquiera somos amigas. Solo compartimos dos botellas de Wisky y entonces me acordé que en la playa casi nos besamos, que si ella no se hubiera quedado dormida a lo mejor… a lo mejor – Oh! Para Camila – dije en voz alta.
-¿Qué te pasa? – miré hacia atrás y era Sofi.
-Nada – pase por el lado de ella y me agarró el brazo – en serio las personas últimamente tienen la mala costumbre de agarrarme el brazo – sacudí mi brazo para escapar de ella – me tienes harta, mis padres deberían internarte.
-Oh vamos hermanita – Ella sonrío irónicamente – sabes que me quieres.
-Adiós – la deje hablando sola y entré a la casa.
Sofi era la mayor de nosotras, tenía 23 años y nunca había hecho nada por su vida, nunca le trabajó un peso a alguien, todo se lo daban mis padres. Le pagaron dos carreras cortas y ninguna fue capaz de terminar, cuando mi mamá le pasaba el dinero para pagar la mensualidad ella se lo gastaba en drogas y alcohol. La primera vez que la vi drogándose fue en su cuarto, yo tenía 15 años y ella 19 creo que es una imagen que hasta el día de hoy me persigue. Con el tiempo deje de preocuparme por ella, de esperarla en el living hasta que llegara para que no se cayera de las escaleras de lo borracha que estaba, pero eso cambio, al igual que nuestra relación.
No hablamos nada de nada, ni siquiera sabe si estoy con Lucy o no, no sabe que entraré a la universidad o a lo mejor si lo sabe porque mis padres se lo dijeron. Creo que no queda absolutamente nada de la Sofi que me cuidaba cuando mis padres salían a trabajar, de la que me llevaba al parque y me contaba cuentos, creo que esa Sofi es solo un lindo y doloroso recuerdo.
Entre a la casa y subí a mi cuarto, me quede un rato sentada en una silla mirando el lazo que me había regalado Lauren, realmente era hermoso, es como si supiera mis gustos. Cosa que ni siquiera Lucy ha hecho, ella cree que todo se arregla con salidas a lugares lujosos y no sé cómo aún no se da cuenta de que eso me va y me viene, que no estoy con ella por el dinero, que ni siquiera quería estar con ella, pero fue ella la que me buscó a mi.
Deje el lazo sobre la mesa y me fui a duchar para irme a dormir, me metí a la ducha y sentí como el agua tibia recorría cada centímetro de mi cuerpo, era lo único que lograba relajarme en esta casa. Mis padres discutían día tras día por dinero, las cuentas, todo. No había algo por lo que no discutieran, mi hermana nunca está en la casa y cuando lo está es un lío, lo único que hace es escuchar esa maldita música satánica todo el día que no soporto, trae a sus amigos a su pieza y están ahí dentro por horas y no quiero ni imaginarme que hacen ahí dentro. He pensado varias veces en cambiarme, arrendar algo no sé. Pero no tengo dinero y realmente no sé si pueda estudiar y trabajar, creo que eso no es lo mío pero si quiero salir de acá tendré que hacerlo de una maldita vez. Terminé la ducha y me fui a colocar el pijama, prendí mi computador y me comencé a secar el pelo mientras escuchaba Lana del Rey. No soy una gran fan de ella pero creo que en mis momentos más tristes su voz logra calmarme, no sé si seré a la única tipa que le pase eso con su voz pero me da lo mismo en realidad.
Bajé a buscar un vaso de leche con unas galletas, me acomodé en la cama y comencé a vagar por internet. Lo último que hacia era meterme a Facebook pero está vez fue lo primero que hice y me di cuenta de que tenía una solicitud de amistad nueva, la abrí y era Alexa y sonreí, la acepte y comencé a ver su perfil. Ella realmente era muy bonita y me encantaba la pareja que hacía con Ally, le escribí en su muro un simple hola y en cuestión de segundos tenía otra publicación pero no era de Alexa era Lauren que le había colocado me gusta a mi publicación – que pasa – dije en un tono medio, actualicé la página y tenía otra solicitud y era de Lauren no sabía si aceptarla o no, a lo mejor esto traería problemas con Lucy con la cual se supone las cosas estaban bien, o eso creo.
Decidí aceptar la solicitud de amistad pero apenas lo hice apague el computador, no quería hablar con ella ni nada de eso. Me acomodé en mi cama y traté de dormir lo cual no se hizo muy difícil si pensamos que he tenido unos días muy locos. Me dormí en cuestión de minutos. AL otro día me desperté por mi alarma y comencé a arreglarme para mi primer día de universidad, me coloqué unos pantalones color negro pegados a mi cuerpo, una blusa blanca transparente y mis convers negras, encima de mi blusa un chaleco de los estados unidos, antes de salir de la pieza quede mirando el lazo que me había regalado Lauren y decidí utilizarlo, salí de mi cuarto a tomar desayuno y siento la bocina de Ally – Adiós mama – le di un beso en la cara.
-Suerte en tu primer día – la miré y le sonreí. Salí de la casa y caminé hasta el auto de Ally – buenos días – me dijo algo risueña.
-Buenos días – la salude con un beso en la cara.
-Entonces a donde vamos – la quede mirando – es una broma vamos a nuestro primer día de universidad. Oh! Se me olvidaba te ves linda hoy.
-Gracias tu también te ves hermosa.
Narra Lauren
Me desperté en la mañana con el ruido del timbre – mierda – exclamé en voz alta, abrí la puerta y era Alexa – que mierda haces acá – le dije estirándome en el pasillo.
-Son las 7 de la mañana – la quede mirando.
-Mierda – exclamé.
-Sabía que te iba a pasar eso, apúrate te preparo el desayuno.
Corrí a la ducha y me duche lo mas rápido que pude, de hecho creo que fue la ducha mas rápida que me he dado en la vida, me coloqué unos pantalones negros de tela ajustados al cuerpo, una blusa color crema un poco transparente con un terno negro encima, unos tacos muy altos. Desenrede mi cabello y lo deje suelto, me maquille un poco y salí de la pieza –listo como me veo – Alexa me miró de pies a cabeza.
-Woow – fue lo único que dijo.
-No seas estúpida dime como me veo.
-Si eso pudiste hacer en unos 15 minutos no me imagino como te verías con una hora de arreglo, te ves hermosa.
-Gracias – me acerqué y le di un beso en la mejilla.
-De hecho estoy pensando seriamente en terminar con Ally y jugármela por ti – dijo mirándome y tragándose un pedazo de pan.
-Idiota – tomamos desayuno, agarré mis cosas y nos fuimos en el auto de Alexa que estaba estacionado fuera del condominio y sería mas fácil y no perderíamos mucho tiempo, entramos al auto y nos dirigimos a la universidad – has hablado con Camila– no entendía porque me preguntaba eso.
-No, ayer la agregue a Facebook pero me acepto y se fue.
-Es un gran avance – la quede mirando – oh vamos no me mires así, me doy cuenta que te gusta esa niña.
-No, no me gusta. Esta con Lucy.
-¿Volvieron?
-Creo, ayer fui a dejarle algo que se le quedo en mi casa y vi que estaban juntas y se besaban – de tan solo acordarme me daban ganas de llorar nuevamente.
-Y eso te hizo sentir mal verdad – no respondí nada – vamos deja de lamentarte, pensé que le habías mostrado las fotos a Camila.
-¿Qué fotos?
-Donde sale Lucy con Cece y las otras dos perras.
-No me meteré mas en su relación, si a ella le gusta sufrir que lo haga lo que es yo quiero llegar luego a esa universidad.
-Yo igual, que tienes a la primera hora – vi mi horario y salía introducción junto con facultad de artes – tu – dije y ella sonrió.
-Es una introducción a esas dos clases, lo haremos en una sala grande – me quedo mirando – será divertido.
-De eso puedes estar segura.
El resto del camino hablábamos de ella y Ally y lo feliz que era a su lado lo que me gusta mucho, por primera vez en años veo a Alexa centrada en una persona y no haciendo estupideces. Cuando llegamos entramos a la sala de profesores y nos dieron los horarios actualizados cambio todo menos la primera hora, creo que los lunes veré a Alexa todo el maldito día.

Narra Camila
El campus era gigante, hermoso, habían muchas personas y de diferente tipo de personas, todos con un estilo muy diferente al otro y me gustaba, siempre me gusto conocer gente, era algo que tenía en mis venas y no podía ocultarlo. Camine con las chicas hasta la sala de clases la cual era una aula gigante – creo que harán una introducción combinada – dijo Dinah.
-Me gusta – y tomé la mano de Normani.
Nos quedamos un rato afuera hablando de nuestro fin de semana o mas bien ellas hablaron del suyo yo no quería entrar en detalles, ni con Lauren ni con lo que paso con Lucy ayer, no sabía porque había aceptado ese beso ahora ella a lo mejor creerá que volvimos.
-Mira quien viene ahí – me dijo Ally, miré y era Lucy se veía hermosa ella sabía como llamar la atención eso esta claro, se acercó a nosotras y cuando me tuve de frente me beso y yo cerré los ojos como una estúpida
– Hola chicas – saludó a las demás niñas – iré a comprar algo para comer vengo de inmediato – me volvió a dar otro beso.
-¿Es en serio? – me preguntó Normani en un tono irónico.
-¿Por qué volviste con ella? – me preguntó Dinah y yo seguía en silencio.
-No puedo creer que le hayas perdonado también lo de la fiesta.
-¿Qué paso en la fiesta? – todas miramos a Ally.
-¿En serio? Creí que Lauren te había dicho – ok acá vamos de nuevo con Lauren al medio de mi relación – bueno, cuando desapareciste en la noche con Lauren, Lucy se volvió como loca, comenzó a beber como nunca antes la había visto y se llevó a 3 tipas a la cama, Alexa la siguió y le saco algunas fotos, una se la mando a Lauren para que te la mostrara pero creo que no lo hizo.
-Tienes la foto – le pregunté a Ally.
-Si – sacó su celular y me la mostró, no podía creer lo que estaba viendo, sentía mi corazón hacerme añicos por dentro – Camila…
Salí con el celular en la mano hasta el casino a buscar a Lucy y me di cuenta de que estaba con tres tipas con una pinta de fáciles, estaban casi pidiendo que Lucy se las follara una por una frente a toda esta gente, seguí caminando y cuando llegue a ella Lucy se colocó nerviosa – a… am… amor – por fin pudo terminar una frase, subí el celular y se lo coloqué frente a sus ojos – mierda – fue lo único que dijo.
-Te puedes ir a la mierda, a la mierda – me di media vuelta pero ella me tomo el brazo.
-Camila en serio te lo puedo explicar, yo estaba borracha habíamos discutidos. Ellas para mi no significan nada – mire a las tres tipas y tenían cara de enfado – son de esas chicas fáciles, que sabes que te puedes llevar a al cama cuando quieres, solo eso en serio.
-Creo que te acabas de quedar sin fans y sin novia – me solté y caminé pero ella me volvió a tomar – suéltame – le di una cachetada, nunca antes le había pegado pero esto era mucho – nos vemos en clase – le dije y caminé hacia la puerta en donde aún me estaban esperando mis amigas, entramos juntas y nos sentamos en una de las filas de al medio, me di cuenta que las tres chicas con las que se me había acostado Lucy entraron a esta clase – genial, como si no fuera suficiente la humillación tengo que aguantar a estas 3 perras en mi clase – le dije a Normani con los ojos cubierto de lágrimas.
-Bebe no llores – me acomodé en su pecho y la abracé fuerte, me quede en esa posición durante unos segundo cuando sentimos que la puerta se cerró y toda el aula se paró pero yo me quede sentada, no quería que me vieran con los ojos llorosos ni menos por esa estúpida de Lucy, Lauren tenía razón me merezco a alguien que realmente me respete. Pero porque no me mostró la foto
– MIERDA – escuché a Ally y solo la miré – mierda, mierda, no – dijo de nuevo
– que te pasa estúpida – dije en voz baja y ella se sentó en estado de Shock – que pasa Ally – ella me quedo mirando con los ojos muy abiertos.
-No te diste cuenta verdad.
-¿De que? No me quise parar.
-Entonces hazlo ahora – me paré mirando a Ally y cuando puse la mirada hacia el frente y me quede congelada, de pies a cabeza mi profesora era Lauren Jauregui acompañada de Alexa Ferrer. No podía dejar de mirarla, por una extraña razón mi impresión no era tanto el que sea mi profesora si no lo bien que se veía de formal, siempre la vi con ropa común y corriente pero realmente se ve hermosa, podía sentir como todo el mundo susurraba que ella era realmente hermosa, que tenía uno ojos que daban envidia y que Alexa era demasiado Hot
– se quedara todo el día parada – me preguntó Lauren desde su escritorio, estaba sentada sobre su escritorio y Alexa en el suyo – le pregunté algo… señorita… - hizo una pausa como haciendo la que no se sabía mi nombre.
-Ca… cabe… Cabello – mierda soy una estúpida como se te ocurre tartamudear en estos momentos.
-Entonces señorita Cabello – me encanta como sonaba mi apellido de su boca – se quedara parada toda la tarde – miré a mi alrededor y todo el mundo estaba sentado.
-Lo siento – me senté lentamente y no podía sacar la vista de Lauren y ella tampoco a mí aunque no se muy bien si realmente me estaba mirando a mi. Esta aula está llena de alumnos, entonces Lauren colocó su mano sobre la cabeza como apuntando algo y de ahí me cerró un ojo. Entonces comprendí, se dio cuenta que estaba ocupando el lazo que ella me regaló ayer y me dijo que se me veía bien – Camila – no podía dejar de mirarla que mierda estaba pasando
– Camila – sus piernas tonificadas llamaban mucho mi atención
– AUUSH – dije en voz baja – porque me golpeas – le dije a Ally.
-Dios te estoy hablando hace una hora – la quede mirando – Alexa es mi profesora.
-Y Lauren también – nos quedamos mirando.
-Tu no estas saliendo con tu profesora – volví a mirar a Lauren y ella escribía algo en la pizarra.
-Tienes razón – miré a Ally – no estoy saliendo con una profesora – volví a mirar hacia delante y coloqué la mayor atención que pude a esta introducción era gracioso ver como Alexa y Lauren se turnaban para explicar porque derecho estaba tan involucrado con las artes y realmente hicieron un gran intento de explicarlo pero nadie entendió nada, esa clase solo era risas y bromas. Cuando la clase terminó fuimos uno de las primeras en salir era muy chistoso ver a Ally sudando de los nervios y hablando incoherencias todo el tiempo, me di vuelta para ver a la sala cuando venía saliendo Lauren con Alexa, Lauren me sonrío y yo lo hice de vuelta, caminé con mis amigas delante de ellas cuando de repente siento un calor por mi espalda – te queda muy lindo el lazo en tu cabello – paré de la nada y entonces me di cuenta de que era Lauren quien iba hacia la sala de profesores.
-¿Qué pasa?- Me preguntó Ally.
-Nada – seguí caminando con el aroma de su cuerpo en mis narices – que te pasa Camila – era en lo único que podía pensar.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 6

Mensaje por Admin el Dom Dic 04, 2016 5:09 pm

Narra Lauren
-En serio Vero parece que no fueras mi amiga, como vas a hacer una fiesta en la playa con la universidad de Miami – dijo Alexa.
-¿Qué tiene de malo Alexa?
-¿Cómo que, que tiene? Soy profesora de esa universidad, sabes que me encantan las mujeres y es maldita fiesta estará llena de universitarias y de Ally.
-Dios como jodes – dijo Vero agarrando sus cosas – te irás con Lauren a la fiesta o paso por las dos – nos preguntó Vero.
-Me iré con Lauren, no creo que aguante estar mas de 5 minutos contigo en un auto y querer matarte ahí mismo – dijo Alexa y no pude evitar reír.
-Eres una psicópata – Vero se despidió de nosotras y salió de mi casa.
-Deja el drama Alexa.
-¿Qué drama? Es verdad me sentiré tan incómoda en esa fiesta.
-Dios estas incomoda toda la semana y en los fin de semanas cuando puedes tener un rato a solas con Ally ni siquiera la llamas – Alexa me miraba – ella te extraña, lo noto en mis clases.
-Tu no entiendes Lauren.
-¿Qué cosa? – Alexa me quedo mirando.
-No entiendes lo que es estar enamorada de alguien y sabes que la tienes a tu alcance toda la semana, durante varias hora y no poder acercarte, no poder decirle que se ve hermosa, que extraño besarla, extraño poder dormir con ella, no poder decirle que me mata tenerla tan cerca y no poder hacer nada al respecto.
No quise agregar nada ante la declaración de sus sentimientos hacia Ally pero indirectamente si sabía lo que eso significaba, sabía lo que era tener a la persona que te gustaba a centímetros de ti y no poder absolutamente nada, sabía lo que era tener a una persona que te llama la atención todos los días de la semana y lo peor no era eso, lo peor era que ella ni siquiera lo sabía
– estas ahí – me dijo Alexa golpeándome la cabeza.
-Mierda me dolió – le dije.
-Estoy tratando de abrirte mis sentimientos y tu estas quizás en donde.
-Acá – le dije mirándola a la cara – estoy acá – Alexa me miró directamente a los ojos.
-Deja de mirarme así.
-Se que te pasa algo.
-Como sea – dije tratando de cambiar el tema – creo que deberías ir y hablara con Ally, llevarla a dar una vuelta por un cerro o lejos de la fiesta y arreglar las cosas, sabes que ella te ama.
-Lo sé y yo la amo a ella, pero si tan solo una de las dos hubiera dicho en que Universidad estudiaría o trabajaría no hubieras ahorrado estos malos ratos.
-Eso se llama mala comunicación. – Alexa me volvió a golpear en la cabeza.
-Me iré, me pasas a buscar.
-Si a las 8 – miré la hora y eran las 4 – gracias por venir a almorzar conmigo y Vero.
-De nada – Alexa se despidió de mi y salió de la casa. Estaba tan cansada, habían sido días muy agotadores en esa universidad así que decidí que iba a dormir hasta las 6 y de ahí haría todo lo que tengo que hacer. Ordene la cocina, el comedor y me fui a dormir.

Narra Camila
La primera semana en la universidad fue un poco agotadora, tenía suficiente con la materia como para aguantar aún más la presencia de Lauren. Ella era como que no le importaba hacerme clases y creo que eso estaba bien. Ally andaba con la maldita depresión porque cree que Alexa terminará con ella, dice que no le contesta los mensajes ni las llamadas y que cuando lo hace lo cual son pocas veces es muy cortante. Le dije que no se preocupara tanto que se pusiera a pensar que ahora son profesora y alumna y que eso cambia muchas cosas inconscientemente.
-Entonces iremos todas a la fiesta – dijo Normani.
-Si – dijo Dinah y todas miramos a Ally.
-En serio que iré solo para estar mal, estará la estúpida de Alexa y todo será un caos.
-Por eso mismo tienes que ir – le dije y ella me quedo mirando – tienes que ir, pasarla bien, compartir con nosotras y que ella vea que no estas tan mal como ella cree. Basta de llorar por mujeres – Ally sonrió – a mi no me importa si va Lucy – la verdad era que solo quería que fuera Lauren – iré a pasarla bien.
-Tienes razón – dijo Ally tomándome las manos – iremos y nos veremos hermosas.
-Somos hermosas – dijo Dinah y todas reímos.
Como siempre hacíamos antes de las fiestas era buscar lo que nos podíamos poner, decidimos que todas iríamos con short y blusas transparente, me coloqué un short negro muy pegado al cuerpo y una blusa calipso transparente, debajo de la blusa traía ropa interior negra y me coloqué mis convers negras, las niñas se veían realmente bien y creo que todas nos veíamos hermosas
– Vaya Camila te ves muy bien – me dijo Normani.
-Tu también te ves excelente, Ira el chico que juega futbol a la fiesta ¿verdad?
-Si – todas comenzamos a molestarla, bajamos al primer piso de mi cama y nos hicimos algo para comer, moríamos de hambre. Nos sentamos a comer algo mientras hablábamos de nuestra semana en la Universidad, ninguna de ellas había nombrado el hecho de que Lauren era nuestra profesora de casi todas las clases que teníamos y que Lucy no había ido mucho en la semana, que ni siquiera me miraba. Quería creer que era porque no aguantaba la vergüenza de mirarme a la cara pero sabía que era porque realmente no le importaba lo que yo pensara de ella, simplemente nunca le importa. A ella lo único que le importaba era que me entregara completamente y gracias a Dios no lo hice.
-Es hora de irnos – la voz de Dinah me sacó de mi transe.
-Ok, iré a buscar mi chaqueta y bajo – subí a buscar mi chaqueta de cuero y bajé, me despedí de mis padres y nos fuimos en el auto de Dinah, durante el camino nos fuimos escuchando a beyonce hasta que llegamos a al fiesta, cuando estacionamos el auto y caminamos hasta donde era la fiesta nos dimos cuenta de que había un escenario enorme, habían luces por todos lados y aunque la fiesta recién estaba empezando ya habían personas tiradas en la arena completamente ebrias.
-Dios, Vero si que sabe hacer fiestas – dijo Normani.
-De eso vive, supongo que tiene que ser la mejor en lo que hace. Nos acercamos mas y saludamos a algunas personas que conocíamos de la universidad, nos fuimos a la barra y pedimos nuestros tragos
– vamos a bailar – me dijo Normani y baile con ella durante un buen tiempo, bailábamos como si nadie nos estuviera mirando pero sabía que lo hacían. Normani era una de las mejores bailarinas que había visto en mi vida, sus manos se quedaron en mi cadera y nosotras simplemente nos mirábamos, aunque ella sabía que yo era lesbiana para ella nunca fue un problema bailar conmigo de esta manera
– porque pierdes el tiempo bailando con chicas cuando puedes bailar conmigo – me di vuelta al darme cuenta de que una voz ronca me estaba hablando, me di cuenta de que era un chico alto, pelo castaño claro, ojos de colores, una sonrisa perfecta, tenía el cuerpo marcado. Me di cuenta de eso porque el muy humilde se paseaba por la fiesta sin polera al igual que mucho de los que están acá – quieres bailar conmigo – me dijo sonriéndome.
-No estas mirando que esta bailando conmigo – Normani me abrazo por al espalda y me dio un beso en el cuello, siempre hacía eso cuando sabía que se me acercaban hombres como estos.
-Oh ya veo eres lesbiana – la manera en que dijo lesbiana hizo que me dieran ganas de golpearlo – no tengo problema en eso – comenzó a acercarse hasta quedar a centímetros de mi boca – podemos hacer un trío, se que me la puedo con las dos – volvió con su sonrisa estúpida.
-Hey Drew – entonces apareció una voz que reconocía, el tipo que estaba frente a mi se dio vuelta a mirar y me di cuenta de que era Lauren que estaba con un short y solo con la parte del bikini de arriba, el color era rojo y en su mano tenía una polera – déjalas en paz – Drew nos miró y volvió a mirarla.
-Vaya que tenga que pasar esto para que me vuelvas hablar.
-Ellas son mis alumnas, tu estas acá solo porque eres amigo de Vero ahora vete a hacer lo que estabas haciendo y déjalas en paz – Drew volvió a mirarme y me volvió a sonreír.
-Adiós ex – dijo mirando a Lauren y Lauren nos quedó mirando a nosotras.
-¿Ex? – pregunté por inercia, Lauren hizo como si no hubiera escuchado mi pregunta.
-¿Están bien? – nos preguntó.
-Si gracias profe – dijo Normani – iré a buscar a las chicas – me dijo Mani soltándome por fin las caderas.
-Es increíble que ella sea heterosexual y el papel de lesbiana le sale a al perfección – me sonrió.
-No me respondiste – Lauren me quedo mirando – él es tu ex.
-Si, Drew es mi ex no es que me sienta orgullosa de eso pero ese cabeza de músculos es mi ex.
-En que estabas pensando – las dos nos reímos – tu amiga sabe cómo hacer fiestas.
-Vero es genial en todo lo que hace ¿quieres conocerla?
-Lauren – la quede mirando – la conozco, es hermana de Lucy.
-Oh claro, se me olvidaba lo siento mucho – sentía mis mejillas ruborizadas.
-Hey cálmate – me acaricio una mejilla acá, frente a todos y me tiré hacia a tras – lo siento – Lauren sacó la mano.
-No, no importa en serio – agarré su mano – gracias por aparecer en el momento justo.
-Lauren – miré hacia atrás de Lauren y era Vero – Oh! Camila hola – se acercó y me dio un beso en la cara – ¿Cómo has estado? – Vero siendo gentil eso era nuevo.
-Ehh bien gracias y tu – le pregunté de vuelta.
-Bien también, supe lo que paso con Lucy – hice un gesto con mi cara – realmente esa perra tiene que cambiar y tu te hiciste respetar así que ya no me caes tan mal – eso me hizo sonreír.
-Gracias tu fiesta es genial.
-Como todas amor, como todas – Vero miró a Lauren – me acabo de enamorar – no entendía que hacía ahí, debería irme pero simplemente me quede – es una morena hermosa Lauren, baila genial la acabo de ver bailando con otras dos chicas, creo que una es la novia de Alexa eh… ¿Ally?.
-Si así se llama su novia, bueno ella es – entonces hizo una pausa y me quedo mirando – tu sabes de quien hablo verdad, porque tu eres amiga de Ally así que la morenaza tiene que ser tu amiga también.
-Vaya si piensas – Vero sonrió – se llama Normani y es heterosexual –Vero miró a Lauren y se rieron – de que se ríen.
-Que a Vero nunca le ha importado la condición sexual, simplemente hace lo que quiere con quien quiere.
-Eso es muy amigas tuyas no – Vero hizo un sonido con su boca, como haciendo entender que había tirado una buena.
-Eso fue un golpe bajo amiga – dijo Vero agarrando por el cuello a Lauren – volveré al escenario – Vero me quedo mirando – Normani será mía y si no es esta noche será mas adelante, te apostaría mi vida y se que perdería.
-Perderás – Vero sonrío y se fue – tu amiga se tiene mucha confianza no.
-Tiene porque créeme – Lauren me quedo mirando – un trago.
-Me parece perfecto.
Nos acercamos a la barra y ella pidió Wisky, la había visto tomar solo Wisky las veces que habíamos bebido juntas, yo me pedí mi vodka y nos sentamos en unas piedras que habían por la playa – como lo estás pasando – me preguntó mirándome.
-Muy bien.
-Te ves muy guapa hoy – nunca creí que me diría algo así, moví la cabeza para poder mirarla a los ojos – en serio – tomó de su baso sin dejar de mirarme.
-Gracias y tu en esa facha creo que andas alborotando hormonas por la fiesta – miramos hacia la multitud y nos dimos cuenta de que muchas personas nos estaban mirando.
-Odio no poder tomar un trago tranquila, antes no podía por ser Lauren Jauregui y ahora no puedo porque soy Lauren Jauregui y profesora de la universidad.
-Que eso no te importe – ella me miró, agarré su mano – ven.
En cuestión de segundos desaparecimos de la fiesta y llegamos al otro lado de la playa, aun se podía escuchar la música a esta altura, caminamos a pies descalzos en la arena con una botella de Wisky que Lauren pasó a buscar al bar – tus amigas te deben estar buscando – ella paró frente a mi y la quede mirando.
-No creo a la fiesta vienen todas sus conquistas de la semana así que dudo que estén precisamente pensando en mi.
-Y tu – la quede mirando – tienes alguna conquista – sus ojos verdes en la oscuridad eran increíble, mi vista bajo hasta sus torso que solo estaba con la parte de arriba del bikini, me di cuenta de que tenía un cuerpo envidiable. Sentí como sus manos se fueron a mi barbilla e hizo que la mirara directamente a los ojos – mis ojos están acá arriba – sonreí.
-No, no tengo conquistas – ella alejó su mano.
-Eso es raro, eres linda – nos quedamos mirando – deberías tener a alguien. -Ahora que lo pienso si hay alguien – Lauren me miró fijamente – tu ex ella no no pudo evitar reír.
-El es un estúpido, trata de no entrar a jugar ahí.
-No te preocupes los hombres no son lo mío – ella me miró.
-No estarías con uno aunque te hiciera sentir bien, querida, respetada.
-No – dije firme – soy lesbiana, espero a mi princesa de color rosa.
-Eso fue demasiado cursi.
-Lo sé, pero es verdad se que una mujer también puede llevarme a la luna idea y vuelta.
-Como Lucy – nos quedamos mirando.
-Ella solía llevarme a la luna – miré la arena.
-Es una tonta – la miré y estaba tomando de la botella.
-Te vas a emborrachar de nuevo si sigues tomando así – Lauren ni siquiera me escuchó y siguió tomando.
-Te estoy hablando – le saqué la botella de la boca y cayó un poco de Wisky.
-Mierda Camila dame la botella.
-¿Qué te pasa? Porque de la nada reaccionaste así.
-Pasa la botella Cabello.
-¿Cabello? Que te pasa.
-Nada olvídalo.
-Dime.
-Camila – ella solo me miraba, sus ojos era tan expresivos – porque Lucy – no entendía nada de lo que estaba diciendo – porque te enamoraste de una persona que nunca te respeto, que solo me importaba llevarte a la cama cuando tu – hizo una pausa – cuando tu eres tan linda – se acercó y sus manos se fueron a los costados de mi cara, acaricio mis mejillas con su dedo pulgar – cuando tienes una piel tan suave, cuando tienes esos ojos marrones tan hermoso, cuando tienes el mejor sentido del humor que he conocido en mi vida, tus labios – noté como su mirada bajo a mis labios y ella se mordió su labio inferior llevándome a la locura, todo mi cuerpo reaccionó y se erizó por completo, noté que ella se dio cuenta porque sonrió – tus labios son lindos – hablaba sin dejar de mirar mis labios – y creo que deben ser suaves.
Solo la podía mirar no sabía si estaba ebria o no pero lo dudo, la botella estaba muy llena para estar ebria, mis ojos estaban pegados en lo suyo pero entonces reaccione – como se que esto no es una broma para acercarte y robar al botella para seguir bebiendo – Lauren hizo una cara.
-Mataste el momento – ella me soltó y siguió caminando.
-Acaso querías un momento – le grité pero ella siguió caminando sin mirar hacia atrás – Lauren – ella elevo la mano y siguió caminando.
Entonces corrí y me subí a su espalda y ella comenzó a dar vueltas sobre su cuerpo y yo encima de ella – Mierda Lolo me vas a botar, para Lolo – entonces. paró y me di cuenta que estaba cargada sobre sus brazos y que mis piernas rodeaban sus caderas.
-¿Lolo? – me quedo mirando.
-Es un apodo, no se si te gusta.
-Pensaste mucho para ese apodo verdad – ella comenzó a reírse.
-Hey no te rías – comencé a hacerle cosquilla en el cuello.
-Mierda Camila no – ella comenzó a caminar hacia atrás y caímos a la arena – Aush – dijo en mi oído – levanté la vista lentamente y la quede mirando, realmente era hermosa.
-¿Peso? – Lauren sonrió.
-Mucho, deberías hacer dieta que se supone que comes.
-Te odio – me iba a parar pero ella me agarró con fuerza de la espalda – tengo que pararme.
-¿Tienes? – sus ojos, sus malditos ojos me estaban enloqueciendo – no quiero que te vayas.
-¿Qué? – estaba perdiendo la compostura completamente, ya no tenía el control de mi cuerpo, ella simplemente me miraba y yo… yo me derretía.
Una de mis manos se posó en su estómago y me di cuenta lo trabajado que estaba, comencé a arañar lentamente sus estómago y mis ojos miraban sus labios, quería besarla pero era mi profesora, la vería todo los días durante los últimos 5 años, sentí como sus manos estaba en mi espalda y subió lentamente mi blusa y al sentir el contacto de mi piel con la suya sentí que iba a morir en ese momento – mierda – dije a centímetros de sus labios, abrí los ojos y la quede mirando – te quiero besar – ya no lo aguantaba, no podía mas. Nunca había deseado los labios de otra persona tanto como los de Lauren, ni siquiera los de Lucy – ya no aguanto Lauren – Lolo sonrió y comenzó a acercar mi cara a la de ella para que nuestros labios se unieran, estaba a centímetros de ella, sentía su respiración, sus uñas en mi espalda me arañaban despacio y eso me hacía volar, podía sentir la textura de sus labios, nuestros labios se rozaban…
-Lauren – entonces escuché una voz, abrí los ojos y la quede mirando – Lauren donde estas – era Verónica, me paré lo mas rápido que pude y ella también solo nos mirábamos, no podía creer lo que estaba a punto de pasar ahí en la arena – hasta que aparecen ¿Qué estaban haciendo? – nos preguntó Vero sin dejar de mirarnos.
-Nada, Camz me hablaba de Lucy – miré a Lauren porque eso era mentira.
-¿Camz? – dijo Vero – bueno como sea, te necesito en la fiesta paso algo.
-Ok vamos, solo quería estar un poco tranquila sin tantos ojos sobre mí.
-Vas Camila – me preguntó Vero.
-Si, no me quedaré acá sola – Caminamos de vuelta hasta la fiesta y Lauren no me dijo absolutamente nada durante todo el camino, acaso soñé que estábamos a punto de besarnos, soñé que sus manos me rozaban la espalada de una manera única. No, eso no podía ser un sueño, eso fue real.
Llegamos a la fiesta y Vero necesitaba a Lauren porque la estúpida de Lucy estaba completamente ebria en un rincón de la playa – no puedo creerlo – cuando lo dije en voz alta Lauren me quedo mirando – me iré con mis amigas, suerte con eso – me di media vuelta pero en cuestión de segundos sentí unas manos que me tomaron un brazo y me dio vuelta para que la mirara – que pasa – Lauren no dijo nada solo me miró – tanto te cuesta hablar, no hicimos nada quédate tranquila esto no volverá a pasar – sentía que Lauren quería decir tantas cosas y no podía, sentía que estaba tan reprimida por sé quién es que solo estaba perdiendo el tiempo – me gusta Camz – ella esbozó una sonrisa – no creo que hayas pensado mucho para ese apodo – soltó mi brazo y me fui a buscar a mis amigas, estaba claro que estar ahí no ayudaría mucho, ni siquiera hablar con Lauren porque está claro que no podré hablar con ella de esto hasta que ella se dé cuenta de lo que quiere en la vida, iba caminando cuando sentí que mi celular sonaba saqué el celular y era un mensaje de Lauren "Perdón por ser tan tonta, por quedarme callada cuando tengo que decir muchas cosas, gracias por ser como eres. Por decir siempre lo que piensas espero algún día ser como tu. PD: me gusta tu olor y creo que si, si nos hubiéramos besado…" Sonreí como una boba.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 7

Mensaje por Admin el Dom Dic 04, 2016 5:10 pm

Narra Camila
-Camila despierta, despierta, DESPIERTA.
-Dios solo cállate – dije sentándome en la cama - ¿Qué te paso ahora Sofía?
-Necesito que hablemos.
-Dios tu y yo no hablamos hace años y no creas que ahora quiero hablar contigo. Me acabas de despertar sabes que odio eso.
-Camila son las 3:30 de la tarde.
-¿En serio?
-Si ahora me puedes escuchar.
-Que quieres – la quede mirando Sofi nunca viene a pedirme nada, de hecho ya ni hablamos.
-Tengo una entrevista de trabajo – la quede mirando – no pongas esa cara de estúpida por favor, necesito dinero.
-Para más drogas – nos quedamos mirando y sabía que quería saltar encima de mi y golpearme pero no lo hizo – lo siento, es solo que.
-Es solo que nada, me ayudaras o no.
-A que – dije ya un poco mas despierta.
-Quiero saber como me puedo ir vestida a la entrevista.
-¿Cuándo es?
-Mañana y no le quiero pedir dinero a nuestros padres ¿Por qué me miras así?
-¿Quién eres y que hiciste con mi hermana?
-Imbécil vamos ayúdame, la reunión es mañana.
-Ok te puedes poner unos pantalones negros ajustados que se que tienes, claro unos que no estén rotos en las rodillas ni con tajos en el trasero – Sofi sonrió – la blusa calipso que tienes del colegio que es obvio que aun te queda, estas muy flaca – la sonrisa de Sofi desaparecio ella y yo sabíamos que era por la droga – tus tacones y ponte un terno encima, quedaras de inmediato como secretaria.
-Crees que es eso lo que tengo que ocupar.
-Ah no ser que quieras ir con bikini – ella me tiró un cojín en el cabeza.
-Gracias idiota adiós – salió de mi cuarto y yo me quede ahí en estado de shock tratando de entender a que se viene este cambio tan de la nada, miré la hora y ya eran casi las 4 de la tarde. Me acorde de que no había comido absolutamente nada desde ayer así que me levanté y había una nota de mis padres que decía que habían ido a comprar las cosas del mes y que me habían dejado almuerzo en la nevera.
Calenté mi almuerzo y me fui a almorzar frente a la televisión para ver alguna película que estuvieran dando, como era domingo no tenía intención alguna de ducharme, terminé de comer y deje mi plato encima de la mesa del living y me acosté en el sofá para mirar televisión cuando sonó el timbre de la casa – mierda tiene que ser una broma – sabía que Sofi no hablaría así que me paré con el ánimo que tenía.
-Espero que sea importante porque… - apenas noté quien era me quede callada.
-Supongo que aun soy importante – Era Lucy, me miró de pies a cabeza – aun con pijama.
-Tu no deberías estar en un hospital con suero por la intoxicación de alcohol que tuviste – ella hizo una mueca.
-Gracias yo también estoy bien ¿puedo pasar? – la quede mirando un buen rato.
-Está bien pero solo un rato, pasa – le di la pasada y cerré la puerta tras de mi – que haces acá – ella se dio vuelta a mirarme.
-Quería saber cómo estabas.
-Lucy – nos quedamos mirando a una distancia normal – en serio ya deja de bromas, esto terminó te lo dije en la universidad. Terminó.
-No, no quiero que termine. Dime que quieres que haga y lo hago
-En serio quieres eso.
-Si
-Déjame en paz – ella quedó sorprendida – lo nuestro ya fue, gracias por unos lindos dos años de novias pero en serio, ya fue. Yo no volveré contigo porque no me respetas y no lo harás nunca. Porque tú no crecerás nunca y no puedo tener a alguien a mi lado que no quiera crecer como persona y profesional – creo que eso le dolió – lo siento pero es la verdad.
-Camila yo no te quería ser infiel en serio es solo que – miró directamente a mis ojos – tu, tu nunca quisiste que te tocara, cuando lo hacía salías corriendo como si te diera asco.
-Creo que una parte de mi sabía que esas manos habían pasado por muchas partes cada vez que llegabas a mi casa en la noche, cada vez que llegabas con regalos o chocolates para remediar tu culpa. Por eso nunca me acosté contigo y si tanto te importa el sexo Dios, Lucy acuéstate con toda la maldita universidad pero a mi déjame tranquila.
-Te quiero a ti.
-A mi y a todas las que te puedan satisfacer – abrí la puerta – en serio ándate y trata de no volver en un buen tiempo si es que no es para siempre.
-¿Cómo puede ser tan fácil para ti terminar conmigo?
-Dios tu echaste todo a perder, no yo.
-Porque no te vas y dejas de molestar a mi hermana – miré hacia la escalera y era Sofi – en serio deja de dar lastima, no creas que porque tienes dinero puedes hacer lo que quieras con mi hermana, ya hiciste bastante y si no quieres que te mate a golpes te doy 5 segundos para salir por esa puerta – Lucy me quedo mirando y salió casi trotando por la puerta, la cerré y me quede mirando a Sofi
– en serio que te paso.
-Nada, ya no quiero cometer los mismos errores de siempre solo eso. No vuelvas con esa tarada o juro que te golpearé.
-No te preocupes ella ya no es mas mi preocupación.
-Eso quiere decir que hay alguien mas.
-Deja de hablar tonteras, me iré a acostar quiero dormir hasta mañana.
-Adiós enamorada – pasé por su lado en dirección a mi pieza, entré y tomé mi celular y tenía un mensaje de Ally que decía que me pasaría a buscar mañana temprano, deje el celular sobre la mesa y me acosté.

Narra Lauren
-¿Por qué nos hacen tener secretaria dime? – dijo Alexa terminando de tomar su café.
-Porque la necesitamos, no daremos a basto con tantas cosas. Hoy llega una a entrevistarse conmigo a la primera hora así que tendrás que hacer la clase sola durante unos minutos, no lo estropees.
-No te preocupes trataré de hacer todo bien – me dio una sonrisa irónica, quería ver a Camila antes de empezar a clase a sí que le dije a Alexa que fuera sola
mientras a la sala de profesores, me quede en el auto y cuando vi por uno de los espejos que venía con su grupo de amigas me baje a saludarlas – Hola – les dije a todas y todas me quedaron mirando.
-Buenos días señorita Jauregui – me dijo Dinah, se me había olvidado que estábamos en la universidad.
-Puedo hablar con usted señorita Cabello - Camila miró a sus amigas y asintió – hasta luego.
Caminamos por los pasillos de la universidad como alumna y profesora – ¿Cómo estás? – le pregunté y ella me quedó mirando.
-Quieres que llegue tarde a una clase que la das tu y Alexa solo para preguntarme que como estoy – la quede mirando y paré en un pasillo donde no había nadie.
-Lo siento no sabía como empezar la conversación.
-Estoy bien gracias, como llegaste esa noche.
-Vomitada – me quedo mirando – la estúpida de tu ex vomito todo lo que había por el pasillo y creo que estaba incluida.
-Que asco – notaba algo rara a Camz – creo que me iré a clases, nos vemos.
-Como quieras – ella me dio un mirada de no estar entendiendo muy bien porque dije eso pero no me preguntó, simplemente se fue. Camine a la sala de profesores cuando la secretaria de la universidad me dijo que había llegado la señorita para la entrevista
– hágala pasar por favor – me senté en uno de los escritorios y entró, era una chica alta morena, tenía los ojos negros, el pelo amarrado con una cola y un muy lindo cuerpo, pero se me hacía conocía de no se dónde – Hola – extendí mi mano – soy Lauren Jauregui – ella se quedó embobada mirándome – todo bien – pregunté.
-Lo siento es que no creí que era usted para la persona que iba a trabajar.
-Aun no te contrato.
-Oh claro, lo siento son los nervios – me pareció tan adorable.
-Así que estudiaste secretariado y fuiste una de las mejores en tu promoción – la quede mirando – eso me gusta.
-En serio quiero trabajar – la quede mirando nuevamente – necesito esto.
-Todos necesitamos trabajar, de hecho dije que si el anuncio no iba con mi apellido no se iba a presentar nadie pero si lo hacia la iba a contratar de inmediato porque es obvio que esa persona si quiere trabajar.
-Eso quiere decir que…
-Quiere decir que eres la secretaria estudiantil de Lauren Jauregui – ella me abrazo demasiado fuerte y sentí un olor que reconocía fácilmente, era la misma loción de Camila, me aleje lentamente y la miré a los ojos – que pasa.
-¿Cómo me dijiste que te llamabas?
-Sofía, Sofía Cabello – sonreí al escuchar su apellido – creo que usted le hace clases a mi hermana pequeña.
-Te diré dos cosas, no me trates de usted a no ser que sea delante de otros profesores, del rector o de los alumnos, cuando estemos así como ahora dime Lauren, simplemente Lauren.
-Bueno… Lauren – hizo una pausa – le hace clase a mi hermana.
-Si, de hecho ahora tienes que acompañarme – salimos de la oficina y nos fuimos a la sala, durante el camino el expliqué algunas cosas de su trabajo que será netamente infórmame de la reuniones y tener abierta mi pagina hasta la hora de entrega de algunos trabajo, cuando ese plazo termine cerrar la plataforma – listo – le dije y ella asintió. entramos y todos los ojos nos quedaron mirando, me coloqué frente a los alumnos y noté la cara de sorpresa de Camila – Bueno ella es mi secretaria –hubieron algunos silbidos y cosas por el estilo – a ella solo le hablaran cuando sea netamente necesario, no quiero que la acosen en la oficina, ni que le pidan número de teléfono o esas cosas ¿Quedó claro? – todos dijeron que si – su nombre es Sofía y ella estará encargada de mi página web en donde me tienen que hacer llegar los trabajos, habrá plazos y horarios si no se cumplen simplemente la plataforma se cierra y ustedes tendrán un uno – les sonreí irónicamente – ahora están libres. Pero la siguiente hora no, así que quédense por acá cerca.

Narra Camila
No podía creer lo que había visto y escuchado, ahora mi hermana sería la secretaria de Lauren, de mi Lauren. Apenas salí la espere en la puerta y la jalé hasta una sala vacía – mierda Camila que te pasa – ella me vio la cara – porque estas enojada – me preguntó.
-¿Por qué no me dijiste que tu reunión era en mi universidad?
-Porque no sabía.
-Es imposible que no supieras Sofía.
-Dios solo salía la dirección, cuando llegue supe quién era la persona. En serio Camila te hubiera dicho – le creí – porque reaccionas así.
-Por nada olvídalo – le dije dándole la espalda.
-¿Qué pasa Camila? Estas rara de hace unos días y no es por Lucy porque me quedo claro que ella te importa un pepino. Me di media vuelta con los ojos lleno de lágrimas – Oh no ¿porque estas llorando ahora? Odio que llores pendeja lo sabes – me lancé a sus brazos y la abracé muy fuerte – que te paso – me volví a preguntar, me quede unos minutos ahí y me sequé las lágrimas – me contaras – la quede mirando.
-Puedo confiar en ti.
-Claro que puedes – le dije.
-Me gusta alguien – Sofía solo me miraba – me gusta Lauren, me gusta desde hace algunos días atrás. Ayer casi nos besamos pero gracias a Dios no pasó. Te juro que yo no sabía que iba a ser mi profesora.
-Mierda Camila eso es grave.
-Si sé, me di cuenta ayer cuando estábamos solas pero te juro que no haré nada, absolutamente nada.
-El corazón no se maneja Camila – Sofía se acercó y me abrazo, esta vez no lloré solo me quedé ahí dándome cuenta de cómo extrañaba a mi hermana mayor – trata de no cometer un error – me dijo al oído.
-Creo que ya lo hice – le dije aun apoyada en su pecho – me encanta Lauren Jauregui, eso, ya es una locura – hubo un silencio, solo sentía como Sofía me acariciaba el pelo – Que haré Sofía, que haré – le pregunté.
-No tengo la menor idea, la menor idea Camila

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 8

Mensaje por Admin el Dom Dic 04, 2016 5:10 pm

Narra Lauren
Por alguna extraña razón que desconozco Camila se alejó completamente de mi durante la semana, ni siquiera iba a mi oficina a hablarme de la materia como solía hacerlo semanas antes, cuando nos cruzábamos por los pasillos simplemente ni siquiera me miraba, pasaba de largo. Solo lo dejé estar tampoco la iba acosar para que me dijera que era lo que le pasaba, yo era su profesora no su psicóloga.
Con su hermana, Sofía las cosas también estaba un poco raras. No me refiero al trabajo porque lo hace excelente es como si hubiera nacido para ser secretaria, si no a nuestra relación. Los primeros días eran muy buenos, llenos de risas y bromas pero después se fue apagando, tampoco quise preguntarle el porqué de su cambio al fin y al cabo no somos amigas ella es mi asistente.
Durante la semana en el horario de almuerzo que teníamos los profesores Alexa no paraba hablar de su fiesta de cumpleaños que será esté fin de semana y obviamente la DJ será Verónica, que hará su último show antes de irse a una gira por el mundo con otros DJ así que había que aprovechar.
Hable con Wess y Keaton para que nos ayudaran a traer algunas cosas que necesitaba la flaca desde la casa de Alexa hasta la playa. Si, su fiesta iba a ser en la playa.
-Supongo que no solo irán lesbianas a esa fiesta – dijo Keaton y yo con Alexa nos reímos – ustedes siempre terminan disfrutando o por lo menos Alexa – sabía que Keaton siempre había sospechado de mi sexualidad pero también sabía que Wess nunca diría nada.
-Deja el drama, supongo que algún día encontraras a alguien – dijo Wess.
-Claro como tu tienes tu príncipe… Aush – Wess le dio un codazo a Keaton.
-¿Por qué lo golpeas? – Dijo Alexa – Hay algo que no nos contaste verdad.
-No, o sea no sé se los diré en la fiesta no ahora.
-Lo siento – dijo Keaton.
Keaton y Wess se encargaron de llevar las cajas con alcohol, algunas cosas para comer, luces, mástiles – Dios Alexa cumples 25 años y tienes mas cosas que un cumpleaños de niña de 6 años – exclamó Wess.
-Lo siento querido mis cumpleaños seguirán siendo así hasta el día en que me muera.
-Ojala no te mueras nunca – la abracé por detrás.
-A veces eres tan tierna, ahora suéltame – se soltó de la nada y fruncí el ceño – tenemos que terminar esto para la noche. Colocamos todas las cosas en la camioneta y Wess con Keaton se fueron hacia la playa a supervisar absolutamente todo mientras que nosotras nos fuimos a almorzar a un restaurante del centro – Dios estoy muy ansiosa – dijo Alexa.
-Lo sé, no todos los años se cumplen 25 – nos quedamos mirando – mierda en unos meses mas también tendré 25
-Si es lo peor siento que ya estoy llena de arrugas de hecho creo que hasta tengo problemas a la vista y que tengo cataratas y hasta que me llego la menopausia – la quede mirando y no pude evitar reírme – de que te ríes te estoy hablando en serio.
-Dios como puedes decir tantas tonteras juntas.
-Mi sentido del humor – tomó un sorbo de agua - ¿Cómo estas con Camila?
-¿Tengo que estar bien o mal con ella? Es solo una alumna.
-Si como no solo una alumna – dijo comiendo – en serio basta con mentirme.
-No te estoy mintiendo ok – me coloqué sería y creo que Alexa entendió la indirecta – somos profesoras y alumnas, ella es la ex de una de mis mejores amigas o creo que aun seguimos siendo amigas, no sé en realidad. Soy mayor que ella por 5 años, 5 putos años si eso a ti no te importa esta bien y lo entiendo porque tu situación con Ally es completamente diferente a la mía – Alexa dejo los cubierto sobre la mesa y ahora tenía toda su atención – ustedes dos son rebeldes, serían capaz de andar por la mano frente a toda la universidad si pudiera, les importa una mierda lo que opine su familia porque simplemente son las una para la otra y cada una tiene el apoyo de la otra. Yo no Alexa, no soy tu. Soy una cobarde que la única vez que se siente bien consigo misma es cuando estoy dando clases, cuando veo esas caras llenas de asombro porque están aprendiendo. Creo que después de todo Lucy tiene razón, no puedo ser tan buena en lo que hago si no me gustara al menos un poco.
-Vaya – dijo Alexa mirando hacia la calle.
-Si tengo que vivir toda mi vida como una reprimida sexual lo haré – Alexa me quedo mirando.
-Te diré una sola cosa amiga – me tomó las manos – llegará el día en que vas a estar en esta misma posición con una persona que te vuelva loca con solo mirarla, que te guste hasta el mas mínimo detalle de su cara, de la comisura de sus labios, de su sonrisa, de la profundidad de sus ojos, el tono de voz, estarás en esta posición con alguien que romperá todas esas barreras que tienes y cuando ese día llegue te darás cuenta de que no es tan malo amar, que no es tan malo darse una oportunidad con alguien, que no es tan malo salir del closet y que la diferencia de edad realmente importa un rábano cuando se trata de estos temas y cuando ese día llegue tendrás frente a ti a la persona con la cual te darán ganas de pasear por la universidad de la mano, decirle a tus padres que es el amor de tu vida y mandarlos a la misma mierda si es que no te entienden – solo podía mirarla, a veces no entendía cómo Alexa había estudiado algo con humanidades cuando muy pocas veces lo pone a prueba, pero cuando pasan estas cosas es que entiendo por qué estudio lo que estudio y porque es como es.
-Gracias.
-No me des las gracias es mejor que nos vayamos – miró hacia un lado y me di cuenta de que venía Camila con 2 Chicos.

Narra Camila
Hoy quería dejar todo el maldito drama que tenía en mi cabeza con Lauren así que decidí llamar a Louis y Harry para que saliéramos a comer. Harry y Louis son mis dos mejores amigos, con Harry éramos muy unidos pero como al estúpido se le ocurrió ser novio de mi hermana y durar unos cuantos años y de ahí dejarla con el corazón roto nos alejamos un tiempo pero de ahí me di cuenta de que no tenía por qué alejarme de él y de los demás niños. Louis era parte de ese grupo de amigos, el fue el primer amigo gay que tuve por ende el primero que supo de mi sexualidad, el también era amigo de Lucy así que nos presentó un día y bueno acá estoy, soltera.
-Hace cuando no salíamos – Dijo Harry.
-De hace unos meses creo – afirmó Louis sentándose – creí que no nos llamarías mas.
-Estaban de gira, como los iba a molestar.
-No es una molestia – Harry me agarró las manos, siempre creí que Harry andaba de tras de mi pero nunca se lo pregunté, de hecho creo que si alguna vez llegase a estar con un hombre sería con él, pero es mi mejor amigo y ex de mi hermana así que esa posibilidad esta descartada – cómo va la facultad – me preguntó pidiendo la comida por los tres, nos conocia bastante así que no era necesario que pidiéramos nuestra propia comida.
-Bien – mentira iba todo mal Lauren estaba en mi cabeza todo le maldito día y como si fuera poco su maldito cuerpo perfecto me está matando – entramos todas juntas y somos todas compañeras.
-Qué lindo – dijo Louis – bueno lo único que tendría que contarles es que estoy con alguien, no es formal ni nada de eso, de hecho nos vemos solo cuando la banda está en Miami.
-Eso es muy tierno – dije.
-Uno que tenga buena suerte – exclamó Harry riendo.
-No seas tonto, tu eres hermoso podrías tener a la chica que quieras.
-¿Segura? – preguntó sin dejar de mirarme.
-Yo no soy esa opción y lo sabes.
-Ok, es broma solo te estaba probando – dijo mirando hacia Louis – a veces creo que debería haber sido gay y así estaría con este estúpido – le dio un beso en la mejilla – sería feliz por lo menos.
-Porque no intentas con una fan – pregunté y los dos se rieron – que fue lo tan chistoso.
-Ya lo intente y fue un fracaso, creo que tu hermana me tiró alguna maldición o algo por el estilo.
-Deja las bromas, ella por lo menos te quería de verdad – le dije con algo de enfado.
-Lo sé, pero éramos muy chicos eso era un loco amor de juventud. Aun me acuerdo de cosas, ella fue muy linda siempre conmigo.
-Y tú siempre fuiste un perro con ella – dijo Louis y yo me reí.
-¿Dónde están los demás chicos? – la banda que tenían eran puros hombres, de hecho al principio eran 5 y querían que yo fuera la vocalista. Una banda de 5 chicos con una chica realmente me llamo la atención pero no tanto como para dejar mi sueño de ser abogada. Ahora en la banda cantaba Harry y Zayn y los demás chicos tocaban los instrumentos, una vez fui a uno de sus conciertos y fue genial, les tengo mucha fe para el futuro.
-Zayn quería pasar tiempo con su novia y su familia al igual que los demás y cómo viven en Inglaterra se fueron para allá y como yo y Harry nos cambiamos a Miami estamos acá – dijo Louis.
-¿Por cuánto se quedan? – pregunté.
-Por un mes – dijo Harry – hay que volver a la gira, será en Inglaterra.
-Camila conoces a esas dos – me di vuelta y me di cuenta que eran Alexa y Lauren que venían caminando justo hacia donde estaba yo, esto debe ser una broma que ni siquiera almorzar pueda estar tranquila un día sábado sin encontrarme con ella.
-Si – dije parándome para saludar – Hola – me acerqué a Alexa – Feliz cumpleaños flaca – cuando la abracé abrí los ojos y me encontré con los ojos de Lauren y está me sonrío a lo que le devolví la sonrisa.
-¿Quiénes son estos chicos tan guapo? – dijo Alexa mirándolos.
-Oh claro, ellos son Harry y Louis – los dos saludaron con la mano.
-Hola chicos, soy Alexa Ferrer y ella es Lauren Jauregui.
-Hola –dijo Lauren, era estúpido que mi corazón comenzara a acelerarse solo con un Hola – es mejor que nos vayamos creo que estamos estropeando su almuerzo
- ¿Qué? No, no estropean nada solo quédate, quédate un segundo mas.-Era en todo lo que podía pensar.
-Oh si claro pero espera, Camila hablaste con Ally ¿verdad?
-De tu fiesta? – pregunté.
-Si, supongo que irán todas. Son las únicas alumnas que están invitadas. Será en la playa pero la fiesta es privada y sus nombres ya están en la lista – noté como Lauren sacaba su celular y comenzaba a hacer cualquier otra cosa menos ponerme atención y eso me puso brava.
-Si, creo que iré también – Lauren me quedo mirando – a que hora es.
-A las 9 – Alexa no dejaba de mirar a mis amigos – creo que los conozco de algún lado.
-Alexa por favor, tenemos que irnos – dijo Lauren.
-Ya se ustedes son de una banda verdad.
-Si – dijeron Harry y Louis al mismo tiempo – pero solo estamos nosotros dos en Miami.
-No importa ¿quieren venir a mi fiesta?
-No podemos gracias, tenemos un compromiso esta noche – dijo Louis.
-Oh bueno no importa, ¿nos vamos? – preguntó Alexa mirando a Lauren.
-Ya era hora.
-Adiós Camila nos vemos en la noche – me despedí de Alexa.
-Adiós, nos vemos – Lauren se agachó un poco y me beso en la mejilla y se fue con Alexa. Ese encuentro había sido el encuentro mas terrible que he tenido con ella. Volví a la mesa para tratar de terminar de almorzar, se me había ido todo el apetito pero terminé igual. Después de eso Louis me fue a dejar a la casa porque Harry tenía una cita con una chica – Gracias – le di un beso en la mejilla.
-De nada, nos vemos.
Entre a la casa en donde no había nadie y me di cuenta que era tarde, que no tenía ganas de fiesta ni de nada por el estilo y ahora que lo pensaba la estúpida de Lucy estaría también en la fiesta por ser amiga de Alexa. Mi vida se estaba poniendo de cuadritos, ya no era tan entretenida como antes, ya ni siquiera podía dormir tranquila sin que esa maldita imagen de Lauren apareciera en mi cabeza durante las noches. Todo era tan raro.
Solo quedaban 4 horas para esa fiesta y yo no contestaba llamadas ni nada ya no tenía ganas de ir a verle la cara a Lauren, quería dormir toda la vida si fuera necesario. Estaba a punto de dormirme cuando abren la puerta de la nada de mi pieza – mierda – salté de la cama y me di cuenta que eran las chicas – como entran así podrían haberme matado – dije agarrándome el corazón.
-Oh vamos no te paso nada – dijo Dinah.
-¿Cómo entraron? – les pregunté.
-Tu nos diste llaves a todas – dijo Ally mirando con confusión – y como no contestabas nos obligaste a usarlas.
-¿Qué te pasa? – me preguntó Normani.
-Acuérdenme de que tengo que quitarle esas llaves.
-Te hice una pregunta – dijo nuevamente Normani.
-Nada ok, no quiero ir a esa estúpida fiesta. O sea es en serio esas chicas solo van de fiesta en fiesta todos los fin de semana.
-¿Y que tiene? – dijo Ally.
-¿No se cansan? – Dina se río.
-Oh vamos deja de ser tan cascarrabias, se que te pasa algo y que no lo quieres contar pero vamos – dijo Dinah.
-En serio no quiero ir.
-¿Es por Lauren? – Normani había hecho la pregunta del millón y todos los ojos estaban puestos en mí.
-¿Qué? No ¿Por qué tendría que ser por ella? – Ninguna dejaba de mirarme – está bien iré a la fiesta.
-Ok – Ally sacó un bolso repleto de ropa y accesorio, comenzamos a arreglarnos y yo solo me dejaba querer, odiaba tener que ir a esa fiesta solo para que dejaran de preguntarme por Lauren, y odiaba tener que ir a ver su maldita cara. A eso de las 8 estábamos todas listas, las chicas se veían hermosas.
-Camila en serio, cada vez que salimos te ves hermosa – me dijo Normani.
Llevaba puesto unos pantalones negros ajustados con una polera de los estados unidos pegada al cuerpo, mis convers, algo de maquillaje que hizo Ally y mi pelo completamente liso.
-Normani te conto Ally, acerca de Vero – le preguntó Dinah a Normani cuando íbamos en el auto.
-Si, me dijo que era una amiga de Alexa que me había visto bailar con Arin creo y después contigo – me apuntó – me dijo que me había encontrado guapa y es un elogio así que lo acepto.
-Hoy ella estará de DJ – dijo Dinah y Mani solo la miro.
-¿Estas insinuando algo? – preguntó Mani algo ruborizada.
-Nada, solo que espero que después de unos 6 vasos de vodka te acuerdes de que tienes novio ¿escuchaste? NOVIO.
-Eres insoportable – dijo Mani y todas nos mirábamos.
-¿Qué harás si ves a Lucy? – que mierda pasa hoy, primero Lauren y ahora Lucy.
-En serio dejen sus preguntas, me hacen pensar y no quiero – miré a Ally vinimos a pasarla bien y eso es lo que haremos.
Cuando llegamos nos dimos cuenta que ya estaba todo muy prendido y que para ser una fiesta privada había demasiada gente, eran las 10 y ya había gente ebria y drogada por todos lados – Woow – dijo Normani.
-Tu novia si que sabe hacer fiestas – dijo Dinah.
-Lo sé – dijo Ally mirando todo a su lado impresionada – vamos a bailar.
Bajamos todas juntas hasta donde estaba toda la gente y habían algunas chicas que nos quedaban mirando o nos decían cosas y creo que era pura envidia, realmente nos veíamos hermosas hoy, fuimos a la barra y nos dijeron que esta noche había solo tragos afrodisiacos y mire a Ally y esta solo se río
– creo que es una manera muy sutil de decirte que te quiere en su cama hoy –susurré en el oído de Ally y esta se ruborizó – es adorable cuando te ruborizas – miramos hacia atrás y era Alexa.
-Hey cumpleañera – Dinah y Normani le dieron un abrazo grupal.
-Gracias chicas.
-Feliz cumpleaños por segunda vez – volví a abrazarla.
-Gracias Camila.
-¿Quieres bailar? – le preguntó a Ally y esta asintió.
Nos quedamos con las chicas en la barra hablando de algunas cosas y Normani nos contó que Arin la había invitado a salir pero que no sabía si hacerlo o no, ella creía que era típico chico popular que quiere salir con una chica humilde para humillarla y claramente Arin era de ese tipo de chico así que nos dijo que no lo haría. Dinah nos dijo que Siope llega en 2 días más del ejército y eso la tenía muy feliz
–Hola – levanté la vista y me di cuenta de que era Verónica.
-Hola – la salude y las chicas hicieron lo mismo.
-¿Quieres bailar conmigo? – es una broma, Vero me esta pidiendo que baile con ella cuando tiene a Normani al lado mío.
-Si… si, vamos – me levanté de la silla y nos fuimos a la pista de baile – estas loca verdad – le dije en su oído, apenas se podía escuchar la voz de la otra persona son la pista de música que hizo Vero.
-Si, por tu amiga – yo le sonreí – en serio es muy guapa.
-Es heterosexual entiéndelo – ella me dio un trago – que es.
-Vodka con algo – nos miramos y nos reímos – Hey espera, mi cábala.
-¿Cuál?
-Primer baso de la noche hasta el fondo.
-Me parece buena idea.
-A la cuenta de uno, dos y tres – cuando Vero terminó de contar me lleve el vaso a la boca y sentía como el líquido quemaba mi garganta – mierda esto esta muy fuerte.
-Es increíble.
-Pregúntale si quiere bailar conmigo, solo una canción por favor Camila.
-¿Cuántos años tienes? ¿10?
-Hey – las dos nos reímos – por favor.
-Ok lo haré, espérala acá.
Deje a Vero en la pistas de baile y me acerqué a las niñas pero solo estaba Normani hablando con el tipo del bar – donde esta Dinah – le pregunté.
-Fue a bailar con un chico – miré hacia donde estaba y bailaba con un tipo rubio, algo nerd pero Dinah se llevaba muy bien con la gente siempre así que no me preocupé por eso.
-Tengo que hablar contigo – le dije a Mani y obtuve toda su atención, me acerqué a su oído para poder hablar mejor – Vero quiere bailar contigo y te encuentra tan linda que es incapaz de venir a preguntártelo la muy tarada.
-Eso es muy tierno ¿Dónde está?
-¿Irás?.
-Si porque no.
-Está por ahí – apunté a Vero y ella ya tenía dos vasos en la mano – no me la hagas sufrir Mani Bear.
-No te preocupes, no te preocupes.
Me quede observando cómo se saludaban y como Vero le paso el vaso tiritando eso era demasiado gracioso, estaba concentrada en lo torpe que era Vero con Mani cuando una imagen me desconcentró. Era Lauren con un tipo.

Narra Lauren
-Así que tú eres el amigo de Alexa que hace clase de filosofía en la Universidad ¿Cómo es que nunca antes te había visto?
-Lo que pasa es que fui la última adquisición de la Universidad – el sonrió y creo que tiene una de las sonrisas mas hermosas que he visto en mi vida – me llamo Logan Lerman – extendió su mano y me di cuenta que tenía los ojos claros.
-Lauren Jauregui.
-La famosa.
-Algo así – nos fuimos a bailar en medio de la pista y el realmente se movía genial, no había estado tan cómoda con un chico desde… bueno desde los primeros meses que estuve con Drew al cual me alegro mucho que no esté por acá si no esto sería la tercera guerra mundial, mientras bailábamos tomábamos alcohol y me di cuenta de que algunos metros mas allá estaba Vero con Mani bailando y riendo, Vero estaba siendo muy torpe, como nunca antes lo había visto y Normani se reía con todas sus tonteras – ellas son adorables ¿son tus amigas? – me dijo Logan y lo quede mirando.
-La mas chica es mi amiga la otra es amiga de una… - entonces paré, que se supone que es Camila de mi ¿Amiga, alumna, conocida, desconocida? – es amiga de una chica que conocemos – dije mirándolo.
-Eso te costó.
-Lo siento.
Después de bailar un tiempo nos fuimos a sentar a una mesa para conversar mejor. Me dijo que había estudiado en New York y que se especializó en Alemania y en ese momento quede con la boca abierta – porque esa expresión – me preguntó.
-Tu curriculum es increíble, podrías dar clases en cualquier lugar ¿Por qué elegiste este?
-Porque este no es cualquier lugar – nos quedamos mirando – esta universidad es genial, vi el campus y quede completamente enamorado.
-Eres algo sensible Logan.
-Lo sé es algo que no puedo evitar – él acercó su silla más hacía mí – tengo que aprovechar que no está Alexa cerca para decirte una cosa – me acerqué a él y lo miré directamente a los ojos.
-¿Qué cosa?
-Aparte de que si fuéramos pareja nuestros hijos saldrían con los ojos perfectos – no pude evitar reírme ante eso, me reía a carcajadas – es verdad, no te rías.
-Lo siento es algo que no esperaba
-¿Entonces puedo seguir?
-Si, sigue.
-Eres la profesora mas hermosa que he visto de esa facultad – lo miré directamente a los ojos y el hizo lo mismo – en serio y si Alexa me escucha diciendo esto es capaz de matarme.
-Gracias por el cumplido.
-Eso no es todo – cada vez estábamos mas cerca.
-¿Ah no? ¿Qué mas falta?
-Me muero por besarte – apenas salieron esas palabras de su mente mi cerebro me entregó la imagen de Camila cuando estábamos tiradas en la arena la semana pasada en la fiesta de bienvenida de la universidad, mis ojos la buscaron inconscientemente hasta que la encontré, no dejaba de mirarme y entonces dije e hizo algo de lo que creo que me arrepentiré mas adelante.
Saqué la vista de Camila y volví a mirar a Logan – Bésame entonces – el se lamió el labio inferior y me besó. Su labios eran fríos pero con el paso del tiempo comenzaron a calentarse, realmente era un gran besador, su lengua entró sin pedir permiso y yo solo seguía con el beso. Quería acostumbrarme a sus labios, a sus manos, a su lengua pero no podía.
-MMM – sentí que hicieron detrás de nosotros y eran Alexa con Ally – interrumpo algo.
-Si – dijo Logan mirándome y sonriendo y yo solo le devolví la sonrisa.
-Te la quitaré unos segundos mejor amigo – dijo Alexa en un tono irónico y me alejo de la mesa unos cuantos muchos metros – que mierda estas haciendo.
-¿Qué? Tu lo viste.
-Dios Lauren que estas haciendo, en serio ¿Cómo te besas con Logan?
-Que tiene, es el guapo y yo también.
-Te diste cuenta por lo menos como te miraba Camila – Alexa me miró fijo.
-Si – dije en voz baja.
-La viste y lo hiciste igual – en ese momento Camila paso corriendo tras de nosotros hacia el otro lado de la playa.
-Camil… - Alexa me paró -¿Qué te pasa?
-Te quedas, tienes un novio al cual entretener yo iré a verla – Alexa me empujo lentamente y me quede mirando como iba tras Camila y yo acá parada como una estúpida estaba segura de que salió llorando – eres una idiota Jauregui, una idiota – me quede mirando el mar cuando siento unas manos frías en mi hombro, me di vuelta y era Vero – realmente te gusta esa chica – solo la miré y comencé a llorar, lloré tan fuerte, lloré como no lo hacía de hace bastante tiempo.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 9

Mensaje por Admin el Dom Dic 04, 2016 5:11 pm

Narra Camila
No me iba a quedar como estúpida mirando esa imagen de ellos dos besándose hasta los sesos, pero mi cuerpo no respondía. NO podía creer que antes de besarlo la estúpida de Lauren me mirara directamente a los ojos esto era una mierda, me estaba sintiendo muy mal, tenía ganas de ir hacia donde estaba ella y golpearla hasta dejarla inconsciente pero creo que Alexa leyó mi mente porque llego y paró el beso, noté como se alejaban para hablar y también me di cuenta de que Ally venía caminando hacia mi con esa cara de todo estará bien y entonces no lo soporté, salí corriendo hacia el otro lado de la playa, pase por el lado de Alexa y Lauren sin mirar a ninguna de las dos. Corrí durante unos 15 minutos hasta que unos brazos me alcanzaron – Suéltame, suéltame – comencé a tratar de salirme de esos brazos que me tenían aferrada a su cuerpo.
-Camila soy Alexa, solo cálmate por favor – cuando escuche la voz de Alexa comencé a calmarme de a poco, ella nunca dejo de abrazarme, nunca dejó de acariciar mi cabello ni de decirme que todo iba a estar bien cuando ella sabía que las cosas no estarían bien durante un buen tiempo – mejor – me dijo al oído.
-Si – susurré despacio, noté como ella comenzó a soltar sus brazos y nos quedamos mirando.
-Se te corrió todo el maquillaje pareces mapache – la miré y le di una leve sonrisa.
-¿Por qué viniste?
-Es mi fiesta.
-¿Qué tiene que ver eso? – le pregunté secándome las lágrimas.
-Este lado es malo Camila, y tu sales corriendo como si nada. NO sabes lo que te puedes encontrar por estos lugares.
-Cualquier persona es mejor que tu amiga – mierda lo dije, por fin estoy hablando todo lo que tengo en el corazón.
-En eso tienes razón – ella se sentó en la arena y me hizo un gesto para que la acompañara – sabía que terminarían gustándose, lo supe desde que me dijo que te quedaste en su departamento la primera vez, aunque haya sido por accidente las cosas no pasan porque si Camila – nos miramos – cuando ella hablaba de ti se le iluminaba la cara y ella ni siquiera se daba cuenta.
-Deja de decir esas cosas porque no estas ayudando – Alexa me miraba directamente a los ojos – porque me miras así.
-¿De verdad te gusta?
-En serio se nota.
-Si se nota.
-Se que lo nota todo el mundo menos ella – miré hacia el mar – y es lo mas frustrante de todo esto.
-Lo siento, en serio.
-Tienes que dejar de pedir perdón por los errores de tus amigas – nos miramos.
-Tienes razón.
-Sabes que a las dos fiestas que he ido y ha estado ella inconscientemente me visto para ella, me maquillo para ella, me arreglo solo para llamar su puta atención, para que se de cuenta de que existo – miré a Alexa – realmente me gusta tu amiga, pero entonces pienso en que es mi profesora y eso me da miedo, me aterra que eso pase. Pero entonces la veo sonreír y se que soy capaz de todo por ella – hubo un silencio – se que la has visto sonreír millones de veces pero sabes como anhelo algún día ser la razón de esa sonrisa, ser yo el sonido de su risa. Deseo tantas cosas que se que no pasaran.
-Camila – dijo mirando hacia el mar – Lauren no cambiara su estilo de vida ni por ti ni por nadie – cuando salieron esas palabras de su boca mi corazón comenzó a quebrarse de a poco – tuve esta conversación con ella hoy cuando almorzábamos. Ella nunca se la jugará por salir del closet, tiene mucho miedo al que dirán.
-Crees que lo que estás diciendo ahora me ayuda en algo – Alexa me miró y se dio cuenta de que estaba llorando, de nuevo – me estas matando con lo que me estas diciendo.
-Te estoy siendo sincera, te estoy diciendo lo que ella nunca te dirá a la cara porque es una maldita cobarde – me secó las lágrimas – eres increíble Camila y esa estúpida de Lolo no merece que llores por ella.
-Dios quiero emborracharme – miré hacia el mar y me paré.
-¿Eres bipolar o algo ási? – no pude aguantar la risa – no te rías te estoy hablando en serio.
-Solo párate y vamos a beber – nos quedamos mirando – iré a tu fiesta y besaré a la primera idiota que se me cruce.
-Esa idiota podría ser Lucy.
-Me da lo mismo, por lo menos besa bien.
Alexa me sonrió y volvimos a la fiesta, cuando íbamos llegando nos dimos cuenta de que Lauren no estaba donde la había dejado Alexa lo que era obvio, porque habían pasado algunos minutos de eso – regresaste Camzi – dijo Dinah – tus ojos están muy hinchados – volvió a hablar.
-Ok, dejemos el drama – dije suspirando – quiero un trago, es lo único que quiero.
-Entonces ven – Normani me agarró del brazo y me llevo a la barra – tenemos que hablar.
-Dios quiero beber, no hablar – vi al niño de la barra y le pedí dos vasos de vodka de esos que había tomado con Vero.
-Camila es importante
-Solo déjame beber esto – me tomé los dos vasos de un sorbo.
-Woow – dijo Normani mirándome – ¿estás bien?
-¿Qué paso?
-Ok, Vero me besó – La quede mirando.
-Me puede traer la botella de vodka – le pedí al niño – gracias – la abrí serví un vaso para mí y otro para Normani – cuéntame todo – nos sentamos en la barra a hablar.
-Nada, o sea estábamos bailando y me dijo que si quería seguir bailando con ella o si quería bailar con otra persona que ella no tenía problema.
-Vero es un amor – dije tomando de mi vaso.
-El problema es que le dije que quería seguir bailando con ella, porque Dios ¿Has visto bailar a esa mujer alguna vez?
-No – dije sería.
-Camila es la mujer mas sexy sobre el planeta tierra – iba a decir que eso era mentira, que la mujer mas sexy era Lauren, pero que se pudra esa perra – movía sus caderas de una manera única en el mundo y a eso súmale que todo el maldito tiempo me hacía reír.
-Y tu, amas reírte.
-Amo que me hagan reír.
-O sea que la amas.
-Dios ya estas borracha verdad.
-No, creo que no – sentía que todo me daba vuelta y veía a Normani doble pero no dije nada.
-Después de eso me dijo que si quería aprender a mezclar música.
-¿Dedos?
-CAMILA PRESTA ATENCIÓN – mierda realmente estaba mal – la cosa es que me llevo al escenario y pusimos música juntas y fue la mejor sensación que he tenido Camila, después nos bajamos de escenario y nos fuimos atrás de él porque Vero tenía que buscar unos CD para seguir mezclando y cuando encontró el CD me dijo que tenía que volver y que gracias por aceptar bailar con ella.
-Te dije que era un amor – Dios que alguien me quite el vodka – y que paso después – sentía que mis labios estaban dormidos y mi lengua se trababa.
-Cuando se iba a despedir de mi ella me iba a dar un beso en la cara y yo agarré su cara y la bese, simplemente lo hice. Si besé a una chica yo Normani Kordei la niña que sale solo con los chicos guapos, la que no es popular pero salé solo con chicos besé a una chica – Normani me quedo mirando y yo comencé a reírme, no podía controlarme – Dios deja de reírte – juro por Dios que no podía – Camila – hizo que la mirara – Dios estas tan ebria – ahora ella comenzó a reírse.
-Sabes – le dije entre risas – besaré a la primera chica que se me crucé en este mismo momento, dejando afuera a la estúpida de Lauren.
-Ok.
-Ahora miremos lo que tenemos – quede de frente al público de la fiesta esperando que se me cruzara una chica, sabía que no tenía por qué hacer esto. Que esta no era yo pero mi cerebro estaba bastante intoxicado a esta altura. Seguía mirando cuando la persona que se me cruzó no era otra mas que Lucy, me quedo mirando y me sonrió.
-Ahora que no está tu hermana cerca supongo que te puedo saludar – me quede callada – Camila.
-Oh! Lo siento estoy algo borracha.
- si veo – Lucy miró a Normani – hola cuñada – miré a Normani y estaba completamente ruborizada y no pude evitar reírme.
-Dios, creo que te dejare con tu ex, te veo después – Normani se fue.
-Nunca creí que Normani besaría a una chica.
-Ni yo – dijo aun tratando de mantener la compostura.
-Me puedo sentar – dijo apuntando el asiento que estaba al lado mio.
-Obvio - se sentó y me quedo mirando – deja de mirarme así.
-Así como.
-Con esa mirada de que me extrañas, de que te perdone porque sabes que aunque este ebria no te perdonaría.
-Se que no lo harás, solo quiero que nos llevemos bien.
-¿Bien? Asi como bien o bien, bien.
-¿Qué? ¿Eso no es lo mismo Camila?
-Lo siento – miré nuevamente y me di cuenta de que Lauren estaba con Logan y seguía hablando como si nada, noté como le sonreía como el podía besarla cuando le diera la regalada gana.
-Me estas escuchado Camila – miré a Lucy.
-Perdón ¿Qué?
-Ni siquiera me estas tomando atención.
-Hablas mucho, te lo había dicho verdad.
-Si un par de bese.
-Entonces cállate – agarré a Lucy de las caderas, separé mis piernas para hacer que su cuerpo cupiera con el mío, ella dejo escapar un leve gemido cuando la pegue a mi cuerpo, mis manos subieron hasta su cuello y comencé a acercarla hasta mi boca, cuando estábamos a centímetros de distancia ella cerró el espacio que había entre nosotras y nos comenzamos a besar. Al principio nuestro beso fue rápido, lleno de pasión, era como si la extrañaba pero después todo se calmó.
Simplemente disfrutamos de este momento, creo que las dos sabíamos que nuestra relación no tenia futuro pero que unos besos de vez en cuando no le hacia mal a nadie.
La química que tenía con Lucy después de dos años era innegable, mis manos volvieron a sus caderas y las de ellas atrás de mi cuello, mi lengua entraba y salía de su boca y jugaba con su lengua. Estaba disfrutando besarla, no lo hacía hace mucho. Cuando la falta de aire se hizo presente nos separamos de a poco y nos quedamos mirando, cuando por fin nos miramos completamente nos reímos.
-Eso fue bueno – dijo Lucy tocándose los labios – se que no volveremos a ser parejas.
-Que bueno que lo tengas claro.
-Pero no me molesta poder besarnos de vez en cuando – la quede mirando – realmente fui una tarada contigo, lo siento.
-Te perdono boba – nos abrazamos, aun me gustaba su olor, aun me hacía reír con sus estupideces.
-Besas bien Camila, siempre has sido una buena besadora.
-Aprendí de la mejor – nos volvimos a reír y ella se sentó a terminar la botella de vodka que había pedido hace unos minutos atrás.

Narra Lauren
A diferencia mía Camila no me miró cuando besó a Lucy, creo que ni siquiera se dio cuenta de que estaba mirando. Cuando noté que se estaban besando sentí la sensación mas horrible que he tenido en mi vida, un vació se apoderó de mi estomago y las ganas de tirarme de un puente eran increíbles – estas ahí – miré hacia delante y era Logan.
-Lo siento solo miraba algo – Logan miró hacia donde estaba Camila con Lucy ahora bebiendo.
-Hay muchas lesbianas acá verdad, te molesta eso.
-No, no me molesta mi mejor amiga es lesbiana.
-La mía también – sonreí – que te pasa.
-Nada, creo que el beso fue apresurado – mierda Lauren que estás haciendo – no estoy diciendo que no me haya gustado ni nada de eso, solo que fue muy rápido.
-No te preocupes yo te iba a decir lo mismo – lo miré y sonreímos – me tengo que ir.
-¿Por qué?
-Mañana tengo que salir con el rector de la universidad a las 10.
-Oh vaya, que te vaya bien.
-Gracias – hubo una pausa – Lauren, te molesta que nos sigamos conociendo.
-No, no me molesta – me acerqué y le di un leve beso en los labios – cuídate, nos vemos el lunes.
-Antes de eso – me pasó una tarjeta con su número – cuídate.
-Adiós.
Me quede en la pista de baile sola y miré de nuevo hacia donde estaba Camila que ahora no estaba – perfecto – dije en voz alta. Camine hacia el bar y me senté en una silla con una cerveza en las manos, miré hacia la pista de baile y encontré a Camila bailando con Lucy la miré durante unos minutos cuando ella se dio cuenta de que la estaba mirando y entonces comenzó a bailar como yo le bailé a ella en la fiesta de la universidad. Sus movimientos eran mas provocadores que los míos, ya que bailaba con Lucy y podía hacer muchas cosas bailando. Camila le movía el trasero a Lucy y está se mordía los labios – que rayos – Camila se dio vuelta para volver a mirar la cara de Lucy y está comenzó a acercarse para besarla pero Camz se volvió a poner de espalda y no dejaba de mirarme, quería sacarla de ahí pero no podía hacer eso, no después de lo que le hice. Fuera de todo pronóstico Camz levantó una de sus manos y me hizo un gesto con su mano para que viera o tomara atención de lo que iba a hacer, entonces se dio vuelta para quedar frente a Lucy nuevamente y lo hizo. Hizo lo que hice yo hace unas horas atrás, ahora ella sabía que yo si la estaba mirando y la besó, me di cuenta de que sus labios se movían con una sincronización única, Lucy elevo a Camila desde su trasero para que está abrazara sus caderas con las piernas y toda la pista de baile comenzó a silbar y a gritarle cosas, Lucy y Camila se reían mientras se besaban, era una escena asquerosa, por lo menos para mi.
-Bonito lo que ves no crees – miré hacia el lado y era Vero
-No es bonito – respondí mirándola, Vero me abrazó – espero alguna vez tener el valor que tiene tu hermana de ser quien es sin importar el que dirán.
-Algún día bo, algún día – me incline y coloqué mi cabeza en su hombro – sabes que besé a Normani – cuando lo dijo simplemente sonreí.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 10

Mensaje por Admin el Dom Dic 04, 2016 5:11 pm

Narra Camila
Mi semana iba tranquila, a esta altura ya sin alcohol en mi cuerpo. La noche de la fiesta Lucy me fue a dejar a mi casa junto con Normani y Dinah. Ally decidió quedarse con Alexa.
Cuando la semana comenzó hubo una sola cosa que me llamo la atención y era que Lauren iba a todas las clases con lentes de sol, aunque no hubiera sol ella los tenía puesto, ya después de dos días deje de preocuparme por eso y simplemente me enfoqué en mis clases, Alexa seguía siendo una muy buena concejera cuando me veía con la mirada perdida durante los receso, a veces llegaba con jugo o cosas para comer. Se estaba transformando en una buena amiga.
El miércoles que pasó Lucy vino a la universidad después de unos días que estuvo pérdida y almorzamos juntas, dijo que tenía que hablar conmigo a solas así que nos fuimos a una de las mesas del casino a comer solas. Me contó que no sabía si quería seguir estudiado esto, que prefería ser cantante y que se quería cambiar a la facultad de artes. Le dije que me parecía una muy buena idea y ella sonrió. Nunca hablamos del beso de la fiesta, creo que las dos lo superamos muy bien, aunque no niego que me gusto, o a lo mejor solo me gusto porque estaba borracha y enojada con Lauren pero al fin y al cabo solo lo hice.
-Dios por fin es viernes – dijo Ally.
-Si, esta semana fue algo dura – dijo Dinah mirando todos los libros que llevábamos para leer.
-Es una mierda, que alguien me recuerde porque estoy estudiando esto – dijo Normani.
-Para ayudar a Vero cuando la lleven presa por ruidos molestos – respondió Ally y todas reíamos.
-Hey! Paren, en serio – Normani estaba completamente ruborizada.
-Ally mira – dijo Dinah y apuntó hacia la salida de la universidad, estaban Lauren, Alexa y Vero hablando, bueno creo que era Alexa y Vero hablando con Lauren. La conversación se veía un poco subida de tono, no podía entender nada de lo que decían pero entonces Alexa le sacó los lentes a Lauren y estos cayeron al suelo. La cara de Alexa era de un completo asombro y yo quería correr a ver que era lo que pasaba pero no podía.
Vero se dio cuenta de que estábamos mirando y de un movimiento recogió los lentes de Lauren y se los colocó, de ahí le dijo algo al oído y las tres nos quedaron mirando y salieron de la universidad.
-Ok, eso fue raro – dijo Normani.
-¿Qué fue todo eso? – le pregunté a Ally.
-No tengo idea, no he hablado con Alexa de los lentes de Lauren – me respondió.
-Es mejor que nos vayamos, tenemos que estudiar – dijo Dinah.
-Si… vamos – respondí sin ganas de nada.
Cuando llegue a casa lo primero que hice fue comer y sentarme a ver televisión, después de unos minutos llego Sofi llena de papeles y no pude evitar reírme.
-De que mierda te estas riendo.
-De ti creo que eso está claro.
-Odio a Lauren, lo juro me mando todo este papeleo para el martes y tengo que terminarlo antes del lunes para que ella lo alcance a revisar – dijo ofuscada y dejando los papeles encima de la mesa.
-Oh vamos supongo que eso vale la pena, te paga bien o no.
-Mejor que en cualquier otro lado, pero me explota.
Sofi se sirvió comida y se sentó a ver televisión conmigo, nos reíamos de las mismas estupideces y entonces sentí como si volviera atrás y tuviera a mi hermana nuevamente – Sofi te puedo preguntar algo – le pregunté mirando la televisión.
-Lo acabas de hacer tonta.
-Oh vamos, ponte sería – me acomodé en el sillón y la miré – es en serio.
-Ok – dijo colocando su plato sobre la mesa y apagando la televisión – que pasa, es acerca de Lauren ¿verdad?
-Si, pero no con lo que crees es otra cosa.
-¿Qué pasó?
-Lauren ha ocupado esos lentes de sol toda la semana siendo que ha estado nublado toda la semana – Sofi no dijo nada – no sabes que le pasa, a lo mejor se golpeó con algo, no sé.
-La verdad es que ni siquiera la he visto. La vi el lunes, el miércoles y hoy cuando me paso todo esos papeles y no le pregunté nada respecto a sus lentes ¿Por qué?
-Creo que debajo de esos lentes hay algo.
-Si, unos ojazos verdes que te vuelven loca.
-Oh cállate – le tiré el cojín en la cara.
-Ahora que lo pienso lo único raro fue una llamada de un tal Logan – aquí vamos – pero discutieron porque Lauren no quería hablar nada con él. Me dijo que no le pasara ninguna llamada que viniera de él.
-¿Y qué hiciste?
-Eso, no le pase ninguna llamada, de hecho antes de venirme fue la última vez que llamo y le dije que no estaba y que el buffet estaba cerrando.
-Ese imbécil le hizo algo – me paré de inmediato – se que le hizo algo – comencé a moverme por toda la casa, con movimientos muy torpes.
-Te quieres calmar, dejaras un hoyo en el suelo de la casa y terminaras quebrando algo.
-Tengo que ir a su casa – Sofi levanto una ceja – no, no me mires así tengo que saber si esta bien.
-Dios que te pasa, estas como loca. Solo fue una llamada.
-No, no es solo eso. Se que hay algo más.
-Estás loca.
-Puede ser – agarré mi chaqueta y mi llave – si llegan nuestros padres, diles que estoy en casa de Ally.
-¿Qué? No Camila vuelve, Camila… CAMILA!
Hice caso omiso a los gritos de mi hermana y me fui hacia la casa de Lauren

Narra Lauren
No era nada agradable hacer el papel de estúpida por toda la universidad, durante toda la semana con unos lentes para el sol cuando el sol no sale ni aunque me amanezca rezando. Para mas remate Camila y sus amigas no vieron en la salida, solo pedía que no hubieran visto nada. Alexa y Lucy se acaban de ir de la casa y quede sola, odiaba estar sola después de lo que paso pero no podía seguir viviendo con miedo toda la vida.
El domingo en la noche Logan vino a mi casa a cenar porque nos llamamos y en eso quedamos, la cena estuvo muy buena, nos sentamos en mi terraza a ver la noche estrellada y nos tomamos una botella de vino. Lo único que quería era que ese estúpido se fuera pero no se iba, le tiré indirectas toda la noche para que se fuera y no saqué nada.
Después de unas horas le dije que quería descansar y que por favor se fuera pero el solo me agarró y comenzó a besarme, al principio se lo respondí porque creí que así el muy idiota se iría pero no, se quedó y comenzó a tocarme todo el cuerpo, comencé a llorar y a rogarle que me soltara pero no lo hizo así que tuve que golpearlo entre sus piernas y cuando lo hice el me pego dos combos en el pómulo derecho, al verme tirada en el suelo llorando el solo se fue y me dejó ahí. Lo primero que hice después de eso fue llamar a Alexa y Vero. Las dos me ayudaron bastante y Alexa me sacó unas fotos y se las mando por Email al decano de la universidad y lo último que supe de él es que lo habían sacado de la universidad. No contestaba llamadas desconocidas y Sofía ya sabía que no me tenía que pasar llamadas de ese estúpido, ni mucho menos dejarlo pasar si es que llegase a ir al buffet que tenía libertad de golpearlo.

Todas las noches me colocaba hielo en la cara y me tomaba un antinflamatorio, fui al médico para ver si tenía fractura de algún hueso de la cara pero no tenía nada. Esta noche no era la excepción estaba con el hielo en la cara tratando de ver televisión cuando sonó el timbre – mierda – todo mi cuerpo se congelo, no quería abrir, aunque el timbré sonó solo una vez no quería abrir. Me paré lentamente y caminé hacia la puerta -¿Quién es? – pregunté.
-Soy Sofía – era una voz de mujer así que abrí y la persona entró rápidamente
– Hola – la chica se sacó la capucha de la cara y me di cuenta que era Camila.
-¿Qué haces acá? – entonces me di cuenta que estaba sin los lentes y con el hielo en la cara – mierda – exclamé.
-Así que eso era lo que ocultabas.
-Te pregunté que hacías acá Camila.
-Estaba preocupada ok, solo eso.
-¿Preocupada? Dios no hablamos hace semanas.
-Y crees que es porque yo quiero no hablarte – la miré y me saqué el Hielo de la cara.
-Mierda – colocó su mano en la boca - ¿Quién te hizo eso Lauren? – me miraba con esa mirada llena de ternura, noté como una de sus manos comenzó a elevarse y quería tocarme la cara – juro que si llego a saber quien te hizo esto lo matare con mis mano – me estaba hablando directamente a los ojos.
-Camila – uno de sus dedos se posó en mi boca y mi cuerpo reaccionó a ese mínimo contacto, tragué saliva.
-Fue Logan verdad – yo no sabía que hacer, tenía su dedo en mi boca y me estaba muriendo con el contacto, creo que Camila se dio cuenta porque su pregunta cambio - ¿quieres que saqué mi dedo? – Camila tenía una mirada llena de fuego, no podía controlarme. Esto no era lo mismo que sentí cuando me besé con Natalia esto era mas fuerte, sin pensarlo le di un pequeño beso a su dedo y ella sonrió y lo sacó lentamente.
-Si, fue Logan.
-¿Por qué lo dejaste?
-¿Crees que lo deje? Me defendí pero no sé de dónde sacó tanta fuerza.
-Es un estúpido – dijo tomando mis manos junto a las suyas – ahora te ves fea – no pude evitar reír – en serio, te ves horrible.
-Lo siento, en un par de semanas volveré a ser hermosa – elle me entregó una sonrisa - ¿Qué haces acá?
-Tendría que odiarte por la estupidez que hiciste en la fiesta pero cuando te vi hoy en la salida con las niñas sabía que algo pasaba y no me quedaría tranquila hasta saber.
-Gracias por ser tan linda – acaricie una de sus mejillas – gracias por venir.
-Mira cómo te dejo ese imbécil – subió su mano lentamente hasta mi pómulo hinchado y morado, sus manos frías servían para disminuir un poco el dolor que sentía, sus manos acariciaban cada rincón de la herida.
-Eso es asqueroso no sé porque lo estás haciendo – dije algo nerviosa.
-No tienes idea de lo hermosa que eres – quede perpleja antes las palabras de Camila lo peor es que me lo estaba diciendo directamente a la cara – eres hermosa hasta con un ojo morado – ella sonrió y yo también – si no tuvieras tanto miedo, si me dejaras tomar tu mano y esquivar todas esas barreras, superar todos tus miedos juntas, si tan solo…
-Camila eso es imposible.
-No hay imposibles para mí –hizo una pausa – hasta ahora.
-¿Por qué?
-Tu eres lo mas imposible que he tenido frente a mi – sus dos manos se fueron cada una a los costados de mi cara – me estoy muriendo por ti Lauren, desde que te conocí, no hay un minuto en el día en que no piense en ti, en que no quiera tomarte la mano, en que no quiera decirte que me encantas, me gustas, me fascinas, que amo tu manera de bailar, de mirarme, de hacerme sentir única, quiero agarrarte la mano y romper tus miedos y matar todos tus monstruos – hizo una pausa – yo mataría monstruos por ti.
-Y si ese monstruo es mi familia completa – mis manos por inercia se fueron a sus caderas.
-No te dejare sola nunca Lauren, no puedo es como si te hubiera conocido de toda la vida, te siento mía aunque no lo seas. Estaré contigo cuando ellos te rechacen o te digan alguna estupidez. De eso se trata esto no crees.
-¿De que se trata esto?
-De estar con la persona que quieres a pesar de todo lo que aparezca frente a la relación.
-¿Me quieres? – ella sonrió.
-Mas que a nadie en este mundo Lauren, te quiero tanto que duele – se tocó el corazón – te quiero tanto que soy capaz de abrir esa puerta e irme y dejar que hagas tu vida como quieras y con quien quieras si no quieres estar conmigo.
Me quede callada observando a la persona que tenía frente a mis ojos, nunca había conocido a alguien que se la jugara por mi, que no sintiera miedo de las personas que me rodean, que me quisieran de verdad. Camila era la primera en eso y en muchas cosas mas, no puedo dejarla ir. Si lo hago ahora no la volveré a tener nunca, nunca – dime algo por favor – me suplico.
-Has escuchado esa frase que de una acción vale mas que mil palabras.
-Si – me respondió.
Me aferré de sus caderas y la pegue a mi cuerpo, los ojos de Camila nunca dejaron de mirarme y entonces por primera vez en mi vida tome la iniciativa en algo y la besé. Besé a Camila como nunca antes había besado a alguien en mi vida. Su labios a diferencia de los de Logan eran suaves, sabor a frutilla y los sabía mover a la perfección, sus manos subieron hasta mi cuello lo que hizo que el beso se profundizará mas de lo que ya estaba, ella abrió su boca dejando que nuestras lenguas se sintieran por primera vez, se podía notar la experiencia en sus movimientos y me estaba volviendo loca, sus manos bajaron hasta mis caderas y me las apretó, sonreí en medio del beso y nos separamos. Sus ojos brillaban como nunca antes los había visto brillar
– quédate conmigo esta noche – ella sonrió – llama y dile que estas en la casa de Ally o algo – volví a besarla – me encantas – la besé – me vuelves loca – la volví a besar – quédate – la miré – quédate conmigo ahora y siempre – miré sus labios y la envestí con un beso, agarré sus caderas y la senté encima de una mesa y me coloqué entre sus piernas, nuestros besos estaban completamente sincronizados, ella dejo escapar un leve gemido en mi boca y me separé de ella – te quiero Camila, yo también te quiero – ella sonrió y pego su frente a la mía.
-Eres increíble en todo lo que haces – nos estábamos mirando con tanta ternura que sentía que iba a morir en ese mismo momento.
-Gracias por hacer que abra los ojos.
-De nada, solo te pido que no lo vuelvas a cerrar.
-Si te quedas a mi lado, te juro que no los volveré a cerrar.
-Eso lo puedes tener firmado, ahora préstame el celular tengo que hacer unas llamadas.
Le pase mi celular para que hiciera lo que tuviera que hacer y me senté en un sillón repitiendo en mi cabeza paso a paso nuestro beso. Todo fue tan perfecto, nunca creí que me volvería loca por unos labios. Sus labios son mágicos – listo – sentí unas manos sobre mis hombros creo que tendras una visita nocturna – besó mi cuello y mi piel se erizó. Me levanté y la agarré por sus caderas.
-¿Quieres comer? – le pregunté besando la punta de nariz.
-Es mi hobby preferido – le di un último beso y fuimos a cocinar juntas, era primera vez que cocinaba para alguien y que cenaría con la persona a la cual le cociné. Camila hace que todo en mi vida se vea tan fácil aunque sean unos segundos, unos malditos segundos.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 11

Mensaje por Admin el Dom Dic 04, 2016 5:12 pm

Narra Lauren
Cuando desperté en la mañana gracias a la luz del sol que entraba por la cortina del cuarto, me di vuelta para abrazar a Camila y entonces me di cuenta de que no estaba, abrí los ojos de inmediato y como por arte de magia el sueño que estaba sintiendo desapareció e inmediato. Busqué por toda la pieza y los baños y nada – Mierda – busqué en el segundo piso y cuando llegue al último cuarto y no estaba entonces me di cuenta de que todo había sido un sueño, que todo había sido muy perfecto para que fuera real. Sentía como mi pecho se apretaba y un nudo en mi garganta comenzó a formarse. Como todo podía haber sido un sueño, fue todo tan real. Su sonrisa, sus caricias, sus besos, su aroma.
-Lauren – cuando ya no podía controlar mas mis lágrimas y estas comenzaron a caer escuché un voz que venía de mi pieza – Lauren donde estas – salí corriendo y cuando llegue al cuarto me encontré con el ser humano mas hermoso del mundo.
Como era posible que se viera tan hermosa a las 9 de la mañana si solo lleva puesta encima una camisa que no sé de dónde la saco. Mi imaginación se elevó a niveles a los que nunca había llegado por tener esta imagen frente a mi – porque tus ojos están llorosos – no dije nada solo miré al piso, sentí como ella comenzó a acercarse y una de sus manos se fue a mi barbilla, la elevó lentamente y nos quedamos mirando.
No se cómo describir lo que siento, no tengo palabras para describir lo que Camila me hace sentir porque simplemente nunca antes había sentido que alguien me hiciera sentir tan vulnerable frente a su presencia. Si las personas miraran a Camila solo verían el exterior de ella, que tiene una sonrisa hermosa, unos labios que a cualquiera darían ganas de besar, un cuerpo único para su edad y sus ojos… pero yo veo mas allá. Camila es una persona llena de sueños, llena de virtudes que cada vez que me mira siento que me traspasara todo eso y mas. Creo que ella tampoco tiene las palabras adecuadas para describir esto que nos está pasando así que solamente me mira, me mira con esos ojos marrones que para el común de la gente no tendrían nada en especial pero para mi eran todo, eran mi salvación, mi salida de un túnel que yo creía que no tenía salida alguna, eran mi esperanza, mis sueños, mis anhelos. Camila en una noche hizo mas que cualquier otra persona en meses
– me diras porque estabas llorando – me preguntó y la quede mirando.
-Cuando me desperté y noté que no estabas me desespere – ella solo me miraba – si, se que es tonto, estúpido, de cabra chica pero fue raro. Sentí que había sido todo un sueño, que la noche mas hermosa y perfecta había sido un sueño y de tan solo imaginármelo me quería matar te lo juro – sus brazos rodearon mi cuello y mi cabeza se posó entre el espacio que había de su cabeza con su hombro – de tan solo pensar que no te volvería a abrazar me estaba matando – dije en su oído.
-No seas boba – me dio un beso en la cabeza – no me iría de la nada sin despedirme, solo quería recompensarte. Tu anoche hiciste la cena sola y bueno, yo no seré igual de buena cocinera que tú pero abajo te espera un delicioso desayuno – salí de su hombro para mirarla a los ojos – te haré una promesa.
-No crees que es muy pronto para comenzar a prometernos cosas.
-Te haré una promesa que se que cumpliré – nos miramos directamente a los ojos.
-Ok, dila la quiero escuchar.
-Prometo que el día en que vea que ese brillo tan hermoso que tienen tus ojos verdes cuando me miras desaparezca y que a mí ya no me tiemble el cuerpo ni comience a sudar helado cuando estoy a tu lado, ni que se me trabe mas la lengua cuando estoy hablando contigo porque me pones demasiado nerviosa – hizo una pausa y yo sonreí – cuando ese día pase prometo ponerle fin a esto y terminar bien. Como las personas adultas que somos y no alargar nuestra relación hasta a un punto en donde después ni siquiera nos podamos ver en alguna junta de amigas porque no nos soportamos.
-Dudo que el brillo de mis ojos se vayan – Camila se quedó callada, solo sonrió.
-Dudo que quiera dejar de ponerme nerviosa – Camila se acercó y sus brazos abrazaron mi cuello y me comenzó a acercar lentamente hacía ella, mis manos bajaron hasta sus caderas y me di cuenta que tenía el short con el que vino anoche puesto lo que hizo que mi imaginación se tranquilizara. Posé mis labios en los de ella y estaban cálidos, al primer roce de nuestros labios sentí como una corriente se apoderaba de mi, mi piel comenzaba a erizarse y comencé a temblar. Camila abrió lentamente sus labios dejando entrar a mi lengua para entrar en contacto con la suya, cuando se encontraron dejé escapar un suspiro y las manos de Camz comenzaron a enredarse en mi cabello al sentir esa presión, mis manos que estaban a cada costado de sus caderas apretaron el sector haciendo que Camila dejara escapar un leve gemido en mi boca lo cuál hizo que no me aguantara y succioné su labio inferior pasando mi lengua lentamente por cada contornó de esté, me di cuenta como Camila estaba disfrutando el momento y volví a succionar sus labios estaba vez acompañado de pequeñas caricias que eran aplicadas por mis pulgares en su piel desnuda.
Cuando mis manos hicieron contacto con la piel de su estómago creí que moriría de un infarto ahí mismo, nunca había tocado una piel tan suave. De hecho había estado solo con hombres por ende ninguno de ellos tenía la piel como la de Camila, las manos de Camz bajaron hasta la altura de mis hombros y se quedaron ahí un buen tiempo, acercó sus manos hasta mis mejillas y me las comenzó a acariciar con sus pulgares. El beso nunca se cortó, hacíamos pequeñas pausas acompañadas de pequeños besos para tomar aire pero de ahí retomábamos la profundidad del beso.
Quería recorrer cada centímetro de su boca, de su lengua. Nunca nadie me había besado como ella, nunca nadie me había hecho sentir tantas cosas como Camila, quería conocerla en todas sus facetas, quería volver a tener 19 años a su lado y que ella se sintiera más grande y madura al mío.
El maldito roce de mis manos con la piel de su estómago me estaba matando, comencé a subir mis manos lentamente por su espalda que era igual de suave. Mis manos recorrieron su espalda lentamente, disfrutando cada rincón de esta, apreciando cada detalle. Quería hacerme una imagen en mi cabeza de como podía ser la espalda de Camila solo con tocarla, seguí subiendo y entonces me di cuenta de que no llevaba ropa interior. Que la mujer que me volvía loca de amor y ahora de lujuria paseaba por mi casa con un short pegado a su cuerpo, con una camisa gigante y sin ropa interior superior, mis uñas se aferraron a su piel y ella dejo escapar un gemido un poco mas fuerte que el anterior, abrimos los ojos la mismo tiempo y no quedamos mirando, tragué saliva y comencé a bajar mis manos hasta que volvieron a llegar a sus caderas – Dios eres completamente sexy – dije sin dejar de mirarla.
-Me encanta como me tocan tus manos – sacó sus manos de mi hombro y agarró mis manos – eres muy tierna – me volvió a mirar.
-¿Eso es bueno o malo?
-No tengo idea – la miré algo desconcertada – Oh no pienses mal – sus manos volvieron a mis mejillas – nadie se había tomado tantos detalles conmigo, siempre todo el mundo me hizo creer que solo era una tipa bonita, con un gran trasero a que chicas y chicos deseaban. Nunca me sentí querida realmente, ni siquiera por Lucy.
-Los chicos y las chicas que pasaron a tu lado solo mirándote como un pedazo de carne un día te verán en la televisión como una de las mejores abogadas de este país y estarán celosas y celosos, pero no solo por tu carrera y porque ganaras dinero sino porque te verán acompañada con una de las mejores abogadas que hubo en sus tiempos – ella sonrió – en cierto modo, agradezco que te miraran como pedazo de carne, ahora eres mía – la pegué a mi cuerpo – me haces un favor – le dije mirándola.
-Dime.
-¿Te puedes poner los sostenes? – sentí toda mi cara roja de vergüenza.
-Linda – Camila se acercó y me besó – ve bajando al comedor mientras me pongo la ropa.
-Bueno – me acerqué y la besé – te espero abajo.
Cuando bajé la mesa estaba repleta de comida, había pan tostado, mermelada, manjar, queso, jamón, leche, jugo, te, café – Mierda – exclamé, ni yo sabía que tenía todas esas cosas en la nevera, de hecho creo que ni siquiera me he alimentado como la gente durante esta semana, sentí como unos brazos me rodearon – te gusta verdad – me preguntó Camila en uno de mis oídos.
-Si – me di vuelta para mirarla – gracias, no era necesario.
-Si lo era – me tomó la cara por los costados – tu vales la pena – esa última frase me hizo sonreír como estúpida.

Narra Camila
Encontré tan tierno que Lauren me pidiera que me colocara la ropa interior, podía notar cuando me acariciaba la espalda lo nerviosa que estaba, con ella me sentía grande. Sentía que podía lograr cualquiera cosa a su lado y eso realmente me gustaba. El desayuno salió bien, Lauren comió demasiado como nunca creí que comía una celebridad – Dios siento que explotaré – dijo sentándose en uno de los sillones.
-Nunca creí que comías tanto.
-Como de esta forma solo cuando tengo mucha hambre.
Recogimos las cosas de las mesas y las guardamos, Lauren no me dejo lavar la loza así que lo hizo ella, me fui a sentar a un sillón gigante que tenía y al minuto después llego ella, se sentó tras de mi y sus brazos, abrazaron mi cuerpo – Hola – me dijo dándome un beso en una de mis mejillas.
-Hola – entrelacé mis dedos con los de ella.
-¿Quédate? – No entendí muy bien a que se refería con su pregunta – quédate este fin de semana entero – me volvió a besar la mejilla.
-¿Acá? – me di vuelta para mirarla.
-No, vámonos a la playa – la quede mirando – a mi playa favorita de Miami.
-Es una broma ¿verdad?
-No, te estoy hablando en serio, hagamos una locura. Las dos.
-Lauren, vivo con mis padres – la cara de Lauren cambio de inmediato – les dije que estaba donde Ally y tengo que llegar a almorzar a la casa.
-No quiero que te vayas, te irás y quedare sola de nuevo en este inmenso departamento, tu olor esta por todos lados, ni siquiera podré dormir tranquila ahora que se que estuviste acá conmigo – maldita sea, como podía ser tan tierna.
-Me encanta que seas tan tierna – le sonreí.
-Te extrañaré y recién es sábado, para mañana ya estaré agonizando en mi cama por extrañarte tanto.
-No seas trágica – me levanté y le di varios besos cortos rápidos en sus labios – te extrañaré también.
-Es solo un fin de semana.
-No puedo entiéndeme.
-¿Por qué no? – me colocó una cara de gato con botas que no me pude resistir.
-Porque ellos querrán saber quien eres, odio mentirle a mis padres Lauren, lo odio.
-Pero lo hiciste ayer.
-Solo por ti – nos quedamos mirando – y eso no quiere decir que lo haré siempre.
-Haré algo, lo juro pero este fin de semana será nuestro.
-¿Qué harás? Oh no Lauren Jauregui no se te ocurra hacer una locura.
-Relájate, de todas formas no puedo hacer ni una locura – hubo un silencio – somos profesora y alumna – me lo decía con tanta naturalidad, era como si a ella no le importara que algún día el mundo supiera que estamos saliendo y ella perdería todo lo que tiene – deja de mirarme así, se lo que estas pensando.
-¿Si? En que – pregunté.
-En que si acaso no me molesta o no pienso en el hecho de que somos profesora y alumna – no dije nada – si lo pienso, y me aterra la idea de que me separen de tu lado por eso haré las cosas con cuidado así que con permiso – Lauren salió de mis brazos.
-Hey eso no se hace, no puedes llegar e irte de mi lado sin dejar un beso en mis labios.
-Eres tan tierna – Lauren se acercó y nos besamos – vuelvo en unos minutos.
Mientras Lauren estaba haciendo quizás que cosa aproveche de prender el televisión y comencé a ver un programa de música y me quede un buen rato pegada mirando videos cuando veo que Lauren regresa – Listo – la miré.
-¿Qué cosa esta listo? – le pregunté con intriga.
-Que nos vamos a playa – se sentó al lado mío sin dejar de mirare.
-¿Qué? Te acabo de decir que no puedo, que no les mentiré a mis padres.
-No tienes porque hacerlo – ok ya no estaba atendiendo nada – llamé a Alexa y le dije que porque no hacíamos una fogata en la casa de la playa nuestra.
-Stop – dije antes de que terminara la historia – tu y Alexa tienen una casa en la playa.
-Si la compramos entre las dos con nuestro primer sueldo – quedé en shock – puedo seguir o me seguirás interrumpiendo.
-Sigue… - le dije.
-Haremos una fogata en la playa en nuestra casa de la playa e iremos todos.
-¿Todos? – pregunté algo desconcertada.
-Si, mis amigos y los tuyos.
-Te has puesto a pensar en Lucy por lo menos – Lauren me quedo mirando.
-Si pero…
-Pero nada, no lo hare.
-Camila vamos.
-No, no lo haré es una locura.
-Es la mejor locura que he hecho en mi vida – me quede callada – si hay algo que no quiero esconder es lo que siento por ti a las únicas personas que me conocen realmente. Ni siquiera mis padres me conocen tanto como lo hace ese grupo de estúpidos que son mis amigos – noté como sus ojos se llenaron de lágrima – me gustaría poder haber nacido en otra familia, la cual fuera un poco mas tolerante con ciertos temas, me gustaría poder haber tenido una vida normal y no una creada solo por ser hija de un gran abogado, me gustaría poder llevarte de la mano en la calle sin que nadie nos diga nada porque no seríamos profesora y alumna pero no puedo Camila no puedo – se paró y sentí sollozos, después de unos segundos ella se dio vuelta a mirarme – y cuando tengo la oportunidad de ser yo contigo a mi lado, con las personas mas importante en mi vida no puedo porque te niegas. Si he pensado en Lucy y yo hablaré con ella, solo dame esta oportunidad.
-Lauren…
-Si no te quisiera de la manera que lo hago no te daría tanta problema – se secó las lágrimas, me paré y me coloqué frente a ella, agarré su cara y la besé.
-Me iré.
-¿Qué? ¿Por qué?
-No pensaras que iré asi a la playa – ella esbozó una sonrisa – me tengo que duchar, hablar con mis padres, con mis amigas, me tienes que decir el lugar en donde nos juntamos.
-Haremos otra cosa – ella se acercó a mi – te pasaré a buscar a ti y a tus amigas.
-Tu auto es reconocido en todo Miami.
-No iré en mi auto, es algo mucho mejor.
-Bueno.
-A las 8 de la tarde las quiero a todas listas en tu casa.
-A su orden profesora – las dos sonreímos – espero que valga la pena todo esto.
-Lo será, a tu lado todo vale la pena – no pude evitar sonreír y la besé nuevamente – Adiós, nos vemos en la noche.
-Llámame cuando llegues a la casa.
-Lo haré – nos dimos un últimos beso y me fui todo el camino pensando en cómo podía ser tan tierna, inteligente, oler bien, sonreír perfectamente, tener una dentadura perfecta, un humor único, ser hermosa, abogada… creí que esas personas ya no existían, claro. Hasta que conocí a Lauren.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 12

Mensaje por Admin el Dom Dic 04, 2016 5:13 pm

Narra Camila
Hablé con mis padres de irme a la playa durante el fin de semana con mis amigas, como les dije que iría con Ally la cual ante los ojos de mis padres es la más madura de todas y la mas razonable de todas. No tuve problema, comencé a hacer un pequeño bolso y me fui a duchar, hacía tanto calor. Me coloqué un short pegado a la piel de color crema con una polera ancha de color roja, tenía las mangas cortadas así que se podía ver el color de mi ropa interior el cuál era blanco, me deje el pelo suelto y húmedo. Revisé por última vez las cosas que llevaba para asegurarme de que no me faltara nada cuando sonó mi celular y era Lauren – estoy estacionada a una cuadra debajo de tu casa, te esperamos no demores – apenas terminé de leer el mensaje sonreí como estúpida.
Baje las escaleras, me despedí de mis padres y de Sofí, salí a la calle y caminé hacia la cuadra que esta antes de llegar a mi casa y me di cuenta de que era algo así como una casa rodante, era gigante – Dios – dije en voz alta. Me subí atrás junto con todas las niñas y Lauren iba delante con Alexa.
-¿Qué les dijiste a tus padres? – me preguntó Dinah.
-Nada que vendría a la playa con ustedes y apenas dije el nombre de Ally me dijeron que si.
-Odio que te amen – dijo Normani – todo eso es porque creen que eres algo así como la segunda virgen maría en la tierra.
-Un tipo de reencarnación que claramente no lo eres – dijo Vero que había vuelto de un viaje a la velocidad de la luz que hizo hacía Europa para firmas unos contratos de su siguiente concierto masivo en Irlanda.
-Dejen de reírse de mí – dijo Ally y todas nos reímos.
-Hola bonita – miré hacía atrás y era Lucy.
-Hola sonrisitas – nos abrazamos muy fuerte, sentí como respiraba en mi cuello y eso hacía que me relajara. Había que ser idiota para que no se dieran cuenta de la química que teníamos ella y yo. Nos separamos y nos quedamos mirando.
-Creí que no vendrías – nos fuimos a sentar a la parte trasera de la casa rodante y cerramos las cortinas.
-Tenía que hacerlo – la quede mirando, Lucy ante mis ojos siempre será una de las mujeres mas lindas que he conocido.
-Conozco esa mirada – me dijo agarrando mis manos – creí que nunca la vería nuevamente.
-¿Qué mirada?
-Esa mirada de cuando te gusta otra persona, de cuando los ojos ya no brillan por mi – solo la miré – eso paso la primera vez que terminamos y tuve que esforzarme para que esos ojos volvieran a brillar.
-¿Quieres hablar de esto acá? – nos quedamos mirando.
-No, lo haremos cuando lleguemos a la playa – Lucy se asomó por una de las ventanas – que por lo visto no queda mucho.
-Ordenemos nuestras cosas y salgamos a caminar para hablar te parece.
-Me parece – le sonreí y me fui hacia donde estaban las chicas, cuando salí detrás de la cortina noté que Lauren me miraba por el retrovisor y le sonreí y ella hace lo mismo.
-Y los chicos – preguntó Normani.
-Porque preguntas por los chicos cuando tienes a Vero a centímetros de ti – dijo Alexa desde adelante y todas reímos, noté como Normani se ruborizaba al igual que Vero, nunca había visto a Vero ruborizarse. El resto del camino solo me quede mirando el paisaje por la ventana, Lucy salió después de unos minutos de la pieza y me miró, yo la miré de vuelta y sonreímos al mismo tiempo.
-Llegamos – sentí la voz de Vero.
Nos bajamos a ordenar la casa con las cosas que habíamos traído cuando me di cuenta que habían 4 chicos esperándonos en la terraza de la casa – quienes son ellos – le pregunté a Ally.
-El mas enano es Keaton, el que le sigue es Wess que es el mejor amigo de Lauren, el otro es Drew que lo conoces – él era el que quería que bailáramos en la fiesta de la universidad – y el otro es –miramos al mismo tiempo con Ally y nos dimos cuenta que era Louis – Louis – dijimos al mismo tiempo.
Cuando llegamos Louis nos quedo mirando y se nos acercó – juro que les quería contar – nos dijo y no pudimos evitar reírnos.
-Da lo mismo mientras tu seas feliz – el me miró y me abrazo.
-Dios en serio la única persona heterosexual de nuestro grupo esta siendo Dinah – dijo Ally.
-Hey te escuche – dijo Normani – yo también soy heterosexual y todo el mundo miró a Vero.
-Dejen de mirarme – dijo Vero ruborizada entera.
-Hola nena – me dijo Drew y ni siquiera me detuve a devolverle el saludo.
Entramos a la casa y dejamos todos los bolsos en una pieza y de ahí comenzamos a limpiar la casa, rincón por rincón. Había pasado una media hora cuando sentí que me toman el brazo y era Lucy – podemos hablar o no – me dijo con sus ojos cristalinos.
-Si claro – deje lo que estaba haciendo y salimos de la casa a caminar por la playa, caminamos durante unos 30 minutos hablando de cualquier otra cosa de lo que realmente teníamos que hablar – creo que salimos de la casa porque teníamos que hablar algo – Lucy me miró.
-Quiero saber quién es – la quede mirando – quiero saber quién es la persona que te hace tener esa sonrisa, esos ojos brillando a cada momento, hasta hueles diferentes, tu aspecto cambió. Cuando tu y yo estuvimos juntas eso nunca paso.
-Eso no quiere decir que nunca te haya querido, puede ser que tu siempre estuviste preocupada de las otras chicas que te rodeaban antes que yo.
-Ese fue mi error – nos quedamos calladas.
-Tu eres mi primera pareja en serio que tuve, a la que realmente quise y me enamoré. NO sé si me enamoré como loca pero lo hice.
-Tu siempre serás la persona que mas me querrá en la vida.
-No pienses así, no sabes lo que puede pasar.
-Puede ser – nos sentamos en una roca – me dirás su nombre o no.
-Es Lauren – ni siquiera lo pensé, ni siquiera respire cuando lo dije, solo lo dije y ya está.
-¿Lauren? – nos quedamos mirando.
-Si, Lolo.
-Me creerías si te dijera que ya lo sabía.
-¿Cómo? Ni siquiera mis amigas saben.
-Te conozco – la miré – se que para Lauren será muy difícil hablarme del tema pero lo hiciste tu y lo valoro.
-¿No estas enojada?
-¿Por qué debería estar enojada? Porque la persona que mas feliz me hizo en mi vida ahora es feliz con otra y esa persona es una de mis mejores amigas – no podía creer lo que estaba diciendo – conozco a Lauren, es una buena chica y ella sería incapaz de hacerte algo.
-O simplemente no haría nada – Lucy entendió lo que quise decir.
-Se que tu creciste sabiendo tu sexualidad y tuviste la suerte de nacer en una familia en donde nunca te juzgaron pero a Lauren, para ella todo es difícil.
-Lo sé – miré hacia el mar.
-Y digamos que el cuento profesora alumna tampoco les ayuda mucho – nos miramos y nos reímos.
-Por alguna extraña razón me gustan las personas complicadas – Lucy me abrazó – gracias por ser una gran persona – le dije en su oído.
-Gracias a ti por ser sincera.
Nos devolvimos a la casa abrazada y hablamos de algunos recuerdos que teníamos juntas, era hermoso poder tener esta relación con ella, era increíble que tu ex sea una de las personas en las que más confías.

Narra Lauren
Deje que Alexa y Ally se encargaran de la cocina y fui a hablar con Wess para que me presentara a Louis, realmente se veía un buen tipo. Si lo hacía feliz no me importaba nada más en realidad, me fui hacia la terraza que daba frente al mar y disfruté de la brisa marina, necesitaba esto tanto. No me había dado cuenta de cómo extrañaba estar en la playa. Estaba concentrada cuando sentí unas manos abrazar mi torso desnudo, había salido solo con la parte de arriba del Bikini y mi short.
-Que hace la mujer mas hermosa del mundo – su voz podría reconocerla siempre, era la voz mas hermosa que había escuchado acompañada de un olor único.
-Esperando que llegara la segunda mujer mas hermosa del mundo – me di vuelta para quedar de frente, las manos de Camila se fueron hacia el fierro de la terraza y nos quedamos mirando – quieres caminar – le pregunté.
-Vengo de caminar con Lucy – la miré directamente a los ojos – no pasó nada de hecho lo único que hicimos fue hablar de nosotras – ese nosotras hizo que mi estómago diera vuelta – no pongas esa cara.
-¿Qué cara?
-Esa cara de celosa – esquivé su mirada – cuando dije nosotras me refería a ti y a mi – volví a mirarla sin dejar de creer lo que había dicho.
-¿Qué tu hiciste qué?
-Le conté que estaba contigo, que nos estábamos conociendo.
-No lo puedo creer que te dijo.
-O sea me dijo que se había dado cuenta porque mis ojos brillaban mucho, que mi aspecto había cambiado, que ahora se me veía mas feliz y me preguntó que quien era la responsable de que ahora anduviera sonriendo de la nada o por cosas sin importancia y dije tu nombre, cunado lo dije ella me dijo que ya lo sabía y que no encontraría a ni una otra persona mas buena y hermosa que tu.
-¿Lo de hermosa lo agregaste tu verdad?
-Si recién – la agarré de su cintura y acerqué su cuerpo al mío. Como era mas grande que Camila, la cabeza de Camila quedo sobre mis pechos y yo le acariciaba el cabello – hueles tan bien Lauren – sus manos jugaban con el nudo de mi bikini.
-Tu también hueles bien – besé su frente – quiero darte un beso – las manos de Camila apretaron mi espalda.
-Dámelo – Camila se acomodó de tal manera que nuestras miradas chocaron, trague saliva. Sus ojos me volvían loca, me hacían ser tan vulnerable. Quería darle un beso, quería hacerlo pero de repente todos mis miedos volvieron, el miedo a besarla frente a toda esta gente aun mas sabiendo que Drew está ahí dentro y que el es capaz de hacer cualquier cosa para hacer mi vida imposible, el nunca me perdonará haberlo dejado. Nunca.
-No… no… yo no, mierda – exclamé mirando hacia otro lado.
-Hey – Camila agarró mi cara e hizo que la mirara nuevamente – no importa, no estas lista a lo mejor hoy en la noche cuando le cuentes a tus amigos todo cambié.
-Me muero por besarte – se lo dije a centímetros de su boca – por favor no dudes de eso, me encantas. Me encantas de pies a cabeza, eres increíble, te tengo en mis brazos y no hay parte de mi cuerpo que no reaccione al contacto.
-Lauren – ella colocó uno de sus dedos en mi boca – lo sé, me doy cuenta de las cosas ok – seguía con su dedo en mi boca y por mi cabeza paso una imagen y no me aguanté. Abrí mi boca lentamente y lamí el dedo de Camila de la manera mas sexy que podía existir. No deje de mirarla a la cara nunca, noté como se mordió el labio inferior y dejo escapar un leve gemido – mierda – dijo en voz alta sin dejar de mirare.
-Lo siento no me aguante.
-Ahora que hago con las ganas que tengo de besarte – como podía ser tan sexy esta niña.
-Creo que a mi eso tampoco me ayudo mucho.
-Te quiero besar.
-Camila…
-Te quiero besar y lo haré ahora.
-Camz…
-De hecho creo que lo haré en este mismo instante.
Sentí como las manos de Camila agarraron los costados de mi cara y comenzó a acercar mi rostro al suyo. Podía sentir su respiración chocar con mi rostro, sentí como nuestros labios se rozaban, me di cuenta de que Camila abrió la boca lentamente y se seguía acercando. Sentí sus labios sobre los míos – Hola– sentí una voz en la sala que conocía.
-Dime que es mentira – solté a Camila y la quede mirando.
-¿Qué cosa es mentira? – no podía creer que esto estuviera pasando.
-Oh Lauren hola – Camila miró hacia atrás y de ahí volvió a mirarme.
-Hola – conteste seca, sin ganas de nada. Esto paso a ser oficialmente el sueño de mi vida a mi peor pesadilla

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 13

Mensaje por Admin el Dom Dic 04, 2016 5:14 pm

Narra Lauren
No podía creer lo que estaba pasando, se supone que este sería mi fin de semana con mis amigos y la chica que me gusta pero estaba oficialmente arruinado por la estúpida de mi hermana que no sé quién la habrá invitado – esos son modales hermanita – no la soportaba, había pasado toda su vida restregándome en la cara que era la hija perfecta y realmente lo era. Para mi padre no había nadie mas apta para quedarse con el buffet de la familia que Taylor esa fue una de las razones por las cuales abrí mi propio buffet y me atrevería a decir que es igual o mas famoso que el de mi propio padre – Que se supone que tenga que hacer ¿darte un abrazo? – pregunté irónicamente.
-Eres insoportable cuando quieres – la vista de Taylor se desvió en Camila – y ella quien es – me preguntó a los ojos. Su manera de referirse a las otras personas me ponía mal, histérica. No entendía como podíamos ser hermanas y tan diferentes.
-Hola soy Camila cabello y soy amiga de la novia de Alexa – Camila le tendió la mano pero Taylor no hizo absolutamente nada.
-Nos vemos adentro – Taylor se dio medio vuelta y se fue.
-Lo siento por eso en serio, es insoportable no sé quién la habrá invitado.
-Hey ya cálmate, da lo mismo.
-No da lo mismo Camila, hice esto para estar contigo y ahora ni siquiera podré hablar contigo sin que esa este mirando raro.
-¿Por qué miraría raro?
-Por algo no te saludo. Taylor es la persona mas homofóbica que existe – Camila me miró directamente a los ojos – ni siquiera a Alexa la saluda, odia todo esto.
-Cálmate quieres – me miró a los ojos – no pasara nada, yo mantendré distancia – hubo un silencio – lo que sea necesario para no levantar sospechas.
-¿Por qué eres tan comprensible? No cualquier persona haría lo que haces tu por mi.
-No es por ti – me quede callada – es por nosotras – eso hizo que una sonrisa apareciera en mi cara – iré a hablar con mis amigas, les diré quién es Taylor y que no hablen nada de la universidad, así nos evitamos problemas.
-Bueno – acaricie su mejilla – iré a ver cómo va todo con Alexa y Ally.
-Bueno – Camila me sonrió y subió al segundo piso, entré a la casa y me fui directamente hacia la cocina si había algo que no quería hacer en todo el día era verle la cara a mi querida hermana, entré a la cocina y Alexa me quedo mirando.
-Ally me contó que tu hermana está acá.
-Si ¿Quién la invitó? – le pregunté a Alexa.
-A mi ni me mires, sabes que la odio tanto como tu a ella.
-No la odio imbécil es solo que – hubo un silencio – todo se arruinó – Ally me quedo mirando.
-¿Por qué dices eso? – me preguntó.
-Porque mi hermana es la mujer mas homofóbica que existe en el mundo, ha rechazado casos de personas homosexuales solo porque según ella no va con sus convicciones.
-Eso es una estupidez – dijo Ally – pero no te preocupes, Camila después de todo no se irá a ni un lado.
-Es verdad – dijo Alexa – pueden encontrar como estar juntas, la playa es enorme y esta casa también.
-No es la idea –dije – por primera vez en mi vida odio esconder esto – Alexa me quedo mirando sorprendida – pero se que no puedo hacer mucho.
-Puedes – interrumpió Ally – tienes que arriesgarte ¿no crees?
-Creo que es muy temprano para hablar de eso – salí de la cocina y me senté entre medio de Wess y Louis.
-Esa cara – dijo Wess.
-La odio – lo quede mirando – quien la invitó.
-No tengo idea – dijo Wess.
-Dios esto no se supone que tiene que ser así, les iba a contar a todos que estaba saliendo con Camila.
-¿Qué? – dijo Louis – tu eres la chica con la que sale Camz – miré a Louis y el tenía una sonrisa de oreja a oreja.
-Si ¿Por qué?
-Esa niña si que sabe elegir, ha estado con las dos mujeres mas guapas de Miami – eso me hizo sonreír.
-Es necesario que seas tan afeminado para expresarte – miramos hacia el frente y era Taylor con una cerveza en la mano.
-¿Qué dijiste? – preguntó Wess enojado.
-Lo que escuchaste maricón – no podía creer que lo había dicho.
-Sabes nenita de papi – Taylor frunció el ceño – si tanto te molesta porque no te vas, acá la única persona que te quiere es Drew porque es igual de infeliz que tu – esto no está pasando, esto no está pasando.
-¿Qué dijiste? – Drew se acercó a Wess y sabía que lo iba a golpear y me puse delante de Wess.
-Ni lo pienses – le dije mirando a sus ojos – es tu hermano ¿Qué te pasa?
-Pero es gay, explícame eso como puede ser gay, es repugnante – miré a Wess y me di cuenta que tenía lágrimas en los ojos.
-Tu eres repugnante – Keaton había entrado a la sala – no vuelvas a hablarle así, es nuestro hermano – Drew solo miraba a Keaton – el es feliz, cosa que claramente tu no lo eres no eres mas que un pobre estúpido infeliz que se entretiene haciendo infelices a otras personas – Keaton miró a Taylor – deja tranquilo a mi hermano y a su pareja ¿te quedo claro? – Taylor no dice nada – y si tienes algún otro problema habla con mi abogada. Oh! Que claro se me olvidaba es tu hermana – Taylor no daba mas, sabía que estaba enojada. Ella nunca se imaginó que la gente de esta casa se le iría en su contra, pero ella llegó sola nadie le pidió que viniera.
-Ven – Wess tomó la mano de Louis – vamos a afuera acá apesta a mierda – salieron tomados de la mano y Louis paró justo frente a Taylor.
-¿Qué me miras? – le dijo Taylor.
-Tienes la cara horrible, grasienta, con puntos negros. Dios hasta yo que soy gay tengo la piel mas linda que tu – Louis le regalo una sonrisa irónica y salió con Wess a la playa. Dentro de la casa nadie se pudo aguantar la risa y todos explotamos.
Noté la cara de Taylor, estaba ruborizada completa no se si de rabia o vergüenza. Salí del living para ir al segundo piso y Camila estaba con Dinah y Normani – Hola – me dijeron las dos niñas.
-Hola – las saludé con una sonrisa en la cara – les molesta si hablo unos minutos con su amiga – dije mirando a Camila y está me sonrió.
-No –dijo Normani – nos vemos abajo – salieron y yo cerré la puerta con llave.
Caminé hasta la cama en donde estaba sentada Camila – Hola – dije mirándola.
-Hola, escuchamos todo lo que paso ahí abajo.
-El ambiente será muy tenso todo el día.
-Crees que se quede todo el fin de semana.
-No tengo idea – dije sacándole un mechón de pelo que tenía en la cara y colocándoselo detrás de su oreja.
-Creo que Taylor no es una de mis favoritas de tu familia.
-No te preocupes, dudo que alguien de mi familia te pueda caer bien.
-Tu me caes bien.
-Eso es porque soy diferente.
-Me gusta lo diferente – nuestros ojos no dejaban de mirarse.
-Creo que es primera vez que siento que ser diferente no está mal.
-Contigo no hay nada malo – Camila se acercó – puedo terminar lo que deje pendiente en la terraza.
-¿Qué cosa dejaste pendiente? No me acuerdo – dije son una sonrisa irónica.
-Esto.

Narra Camila
Lauren estaba sentada en la cama con los pies en el suelo y yo estaba sentada en la cama con los pies encima de la cama, comencé a acercarme, una de mis piernas se colocó sobre las piernas de Lauren y la otra piernas detrás del cuerpo de Lauren, una de las manos de Lolo se posó sobre mi pierna que estaba sobre las suyas.
Comencé a acercarme a sus labios hasta que la distancia desapareció por completo. Nuestros labios comenzaron a rosarse lentamente, ninguna de las dos quería profundizar el beso, quería saber hasta dónde éramos capaces de llegar con esta tortura. Si, era una tortura tener sus labios a centímetros de los míos y solo estar rozándolos.
-A la mierda Jauregui.
Envestí sus labios con los míos, apenas los toqué Lolo dejo escapar un pequeño gemido acompañado de un suspiro, sus labios estaban secos así que pasé mi lengua delicadamente sobre ellos y de ahí Lauren abrió su boca lentamente dándole el paso a mi lengua, nuestro beso comenzó a subir el ritmo, era obvio que las dos extrañábamos esto o por lo menos yo lo echaba mucho de menos. Nuestros movimientos eran sincronizados, el sabor y textura de su lengua me volvía loca, sus manos temblorosas se posaron en mis caderas y las apretó lentamente haciéndome estremecer por completo, comencé a tirarme hacia atrás y Lauren quedo completamente sobre mi cuerpo y al medio de mis piernas.
Mis piernas abrazaron sus caderas y mis manos se fueron a su espalda descubierta ya que estaba solo con el bikini, su piel estaba caliente y creo que era por el momento que estábamos teniendo, sus labios no se separaban de los míos y yo no quería que eso pasara, recorría su espalda con mis uñas, hasta que llegue al nudo de su bikini, quería pasarlo por alto pero no podía esto no lo podía controlar nunca antes me había pasado, ni siquiera con Lucy aunque nos conocíamos desnudas.
Nunca había deseado tanto ver a alguien completamente desnuda, nunca había deseado tanto a una persona, en su casa me había controlado pero ahora era todo tan raro. Sus besos me hacían temblar sus caricias quemaban cada parte de mi piel.
Lauren dejo de besarme para irse en dirección a mi cuello, sentí como mordía y lamía delicadamente cada rincón de mi cuello, no quería dejar marcas. Sus labios en mi piel hacían un efecto que no conocía en mi – Lauren – dije entre respiraciones agitadas.
-Camila – dijo en mi oído y me succionó lentamente el lóbulo de la oreja, no aguanté y deje escapar un gemido y mis uñas se enterraron en su espalda y escuché un leve jadeo de Lauren lo que me hizo saltar de la cama y comencé a tiritar.
-Hey que pasa – Lauren estaba en la cama completamente en shock, podía notar que le costaba respirar y que su cuerpo estaba algo sudado, se paró de la cama y comenzó a caminar hacia donde estaba yo – que te paso amor – noté como elevó su mano para abrazarme pero me alejé – Camz hice algo mal, te hice daño solo dímelo por favor – sus ojos comenzaron a llenarse de lágrimas.
-Podemos ir a caminar lo necesito – dije cruzando mis brazos en mi pechos y comenzar a llorar.
-Ok saldremos por la puerta de atrás para que nadie vea.
Salimos de la pieza y caminamos hasta la última puerta de la casa, ella salió y simplemente la seguí. Se había colocado una polera lo que me hacía pensar que a lo mejor cree que me sentí mal o mi reacción fue por su cuerpo y Dios, su cuerpo no tiene nada malo.
Caminamos unos minutos en silencio y ella no hacía nada más que mirar hacia el mar – ya estoy mejor – dije y ella paró, me coloqué frente a sus ojos – podemos volver si quieres – ella se lamió los labios.
-¿En serio? Quieres que volvamos como si nada hubiera pasado ahí arriba.
-Lauren lo siento solo fue un mal entendido.
-Tengo que creerte eso, porque te informo que eres muy mala mintiendo.
-Si paso algo pero no te lo diré ok, no puedo aun no.
-Camila si creíste que me iba a propasar contigo está equivocada. Yo jamás haría algo que tu no quisieras, jamás te obligaría a nada Dios – se llevó sus manos a su pelo y me dio al espalda, sabía que estaba llorando porque la estaba haciendo sentir mal.
-Lauren mírame – ella se dio vuelta a mirarme – no haya nada malo contigo, esto es un problema mío.
-Ok lo entiendo volvamos.
-Lauren – ella se dio vuelta.
-¿Qué? ¿no puedo sentirme mal? ¿no puedo llorar? Dios somos pareja, estamos saliendo Camila.
-Lo sé pero esto ni siquiera lo sabe Lucy.
-Bueno entonces cuéntaselo a ella y de ahí me lo cuentas a mí – la quede mirando – en serio no te quise incomodar, volvamos la comida debe estar lista.
-Lauren, Lauren, Lauren para – ella ni siquiera me escucho simplemente siguió caminando, miré hacia el mar y entonces los recuerdos volvieron, mis fantasmas no se habían ido seguían ahí. Caminé hasta la casa y entré después de Lauren, ella se sentó en la mesa sin siquiera mirarme o decirme que me sentara con ella, la había hecho sentir horrible y ella tiene razón. Debería confiar en ella.
-Bueno antes de comenzar a comer – Taylor comenzó a hablar – quería contarles algo.
-Que te hace pensar que te queremos escuchar – dijo Lauren y todo el mundo la miró, ella no era de responderle a su hermana, toda la vida había sido la sombra de ella pero ahora lo hizo.
-Dios relájate nena, como decía les tengo que contar algo.
-¿Por qué? – ahí seguía Lauren – estos son mis amigos, crees que les importa algo que tenga que ver contigo – la quede mirando y noté la mirada de odio que tenía hacia su hermana – consíguete tus propios amigos, vida, casa en la playa y déjame en paz.
-Estoy saliendo con Drew – en ese momento hubo un silencio incomodo, noté como la mirada de Lauren cambió, era de decepción – Hola – dijo Taylor burlándose de Lauren.
-Eres una… Eres una – Lauren salto sobre Taylor y cayeron al suelo, noté como Lauren golpeaba a Taylor y esta hizo lo mismo, escuchaba como se trataban, las cosas que decían y el estúpido de Drew solo estaba mirando disfrutando de esto porque podría jurar que el muy cabeza de músculo solo podía pensar en que estas dos hermanas se estaban peleando por él.
-Vamos Lauren para – Alexa logro separarlas – mierda – dijo mirando su cara.
- Púdrete hija de puta – le gritó Lauren a Taylor y salió corriendo hacia la playa, me quede un minuto en estado de shock, noté que la cara de Tay estaba completamente ensangrentada y entonces pensé que a lo mejor Lauren estaría peor. Salí corriendo hacia la playa y noté que estaba sentada en la arena, me senté al lado de ella, noté que tenía los brazos con sangre y las manos también, saqué el pelo de su cara y me di cuenta que la nariz le sangraba demasiado y tenía un pequeño tajo en la ceja que no paraba de sangrar – sigues siendo igual de linda – le dije y ella solo me quedo mirando. Me paré y me saqué la camisa negra que tenía y quedé solo en sostenes frente a ella – espérame acá le dije – camine hacia el mar y empapé la camisa con agua y se la pase cuidadosamente por la nariz para limpiar la sangre, en los brazos, las manos y le dije que dolería la herida de la ceja porque estaba abierta y esta agua era salada – te vas a enfermar – dijo mirando mi cuerpo, noté como sus mejillas se ruborizaron.
-No soy virgen Lauren – en ese momento ella elevó su mirada y nos quedamos mirando.
-¿Qué? Pero si Lucy nos dijo a todas que eras virgen y que por eso no te acostabas con ella.
-Eso le dije yo – Lauren me miraba raro.
-No entiendo nada – se tocó la cabeza, sabía que le dolía.
-Cuando estábamos en la cama – sentí como mis mejillas se ruborizaban al acordarme del momento que tuvimos en la pieza – estaba completamente plena, nunca me sentí tan cómoda con alguien, nunca sentí tanta confianza en mi cuerpo estando con otra persona pero entonces tu gemiste en mi oído y me trajo algunos recuerdos.
-¿Lucy?
-No Lauren, deja afuera a Lucy de esto
-Entonces no entiendo que pasa.
-Me violaron – hubo un silencio, solo podía escuchar las olas y el sonido de algunos pájaros – fue hace mucho, de hecho tenía unos 10 años cuando pasó. Él está preso pero eso me ha seguido de por vida, he soñado con esa maldita escena los últimos 9 años de mi existencia Lauren, con Lucy creí que lo había superado pero no podía dejar que me tocara ni mucho menos terminar teniendo relaciones con ella, nadie sabe esto solo tu, Lucy y las tres locas que están en tu casa.
-Camila… - ella no dijo nada mas solo me quedo mirando – siento reaccionar como lo hice en serio, si yo hubiera sabido eso todo…
-Todo hubiera sido igual – terminé la frase por ella – no es que tu tengas algo mal porque créeme que eres perfecta, no es que beses mal porque besas espectacular, no es que no me guste tu cuerpo porque me vuelve loca, solo soy yo.
Lauren se paró e hizo que me parara, con una mano tenía la blusa haciendo presión en la herida y con la otra me tomó de la mano, la soltó para colocar su mano detrás de mi espalda y nos abrazamos, estuve unos minutos en sus brazos y me desahogue bastante, ella no dijo nada simplemente me abrazo, ese gesto a veces valía mucho mas que palabras al viento.
-Te quiero Camila – me lo dijo cerca de mi oído.
-Yo a ti también te quiero – nos quedamos mirando y no me dio tiempo de reaccionar antes de tener los labios de Lauren sobre los míos, me hizo sonreír porque por primera vez sentí que no le importaba el lugar ni quien estuviera mirando. Simplemente hizo lo que ella quería hacer.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 14

Mensaje por Admin el Dom Dic 04, 2016 5:14 pm

Narra Lauren
Caminamos abrazadas hasta llegar a la casa, por primera vez me importaba un rábano lo que pensara mi querida hermana mayor, durante el camino tampoco hable el tema de lo que me había confesado Camila aunque de tan solo pensarlo me daban ganas de buscar al tipo en todas las cárceles del mundo y matarlo con mis propias manos. Cuando entramos a la casa todo el mundo estaba en el living menos Tay y Drew que seguían en la mesa coqueteando, llegamos con Camila las dos con el torso semi desnudo ya que tenía su blusa en mi ceja – Tan mal quedaste hermanita – escuché la maldita voz de Tay, solté a Camila y deje la blusa ensangrentada en el piso para después lavarla – vaya eso se ve mal – dijo Tay con un tono irónico.
Subí al segundo piso, coloqué todas las cosas de Tay en el bolso que había traído y lo tiré hacia el primer piso – que te pasa imbécil – escuche gritar a Tay y baje las escaleras. Cuando baje la agarré del cuello de su blusa y la azoté contra la pared.
-Pasa que te vas ahora, no me importa cómo ni con quién pero te vas – Taylor solo me miraba, nunca antes le había respondido, siempre me había quedado callada pero ahora no. Ahora era diferente no me siento sola – agarra tu bolso y a tu noviecito – le dije.
-Oh es eso esta celosa.
-¿CELOSA? De Drew? – dije en tono irónico – Dios el ni siquiera sabe satisfacer a una mujer – todo el mundo se reía y Drew estaba completamente rojo de vergüenza – no quiero a alguien como tu en mi casa, ni siquiera te quería como hermana – mierda, no sabía que podía decir todas estas cosas –vuelve a tu mansión y a mi déjame en paz.
-Lauren…
-Si, así me llamo – solté su cuello – ahora vete.
Ella miro a cada una de las personas que estaban en la casa, agarró su bolso y salió miré a Drew – porque no aprovechas y te vas, no creo que seas tan estúpido como para no darte cuenta de que nadie te quiere acá – sentí los ojos de Drew penetrar los míos y el comenzó a acercarse y entonces mis tres mosqueteras se cruzaron. Alexa, Vero y Lucy.
-Piénsalo antes de tocarle un pelo – dijo Lucy.
-Es mejor que te vayas – dijo Vero.
-Y si no lo haces te echaremos a patadas – dijo Alexa en un tono irónico.
-Creo que aun estas a tiempo para alcanzar a tu novia – le dije sonriendo.
-Púdranse – fue lo último que dijo antes de salir de la casa y todos comenzamos a aplaudir.
-Creo que te curare esa herida – dijo Ally.
-¿Sabes hacerlo? – pregunté sorprendida.
-Obvio, te dolerá pero valdrá la pena. - Ally me sentó en una silla y comenzó a limpiar la herida con alcohol lo que me hizo gritara de dolor – Oh vamos Lauren no es para tanto – dijo Ally.
-Dios como que no es para tanto es horrible Ally.
-Ya ahora aprieta algo – en ese momento sentí la mano de Camila tomar la mía.
-Puedes apretar la mía, no hay problema.
Ally comenzó a cocer mi ceja y creí que iba a morir en ese mismo momento, sentía como pasaba la aguja de lado a lado y creo que la mano de Camila ya no tenía circulación de tanto apretarla – es la última – me dijo Ally y entonces terminamos.
-Mierda, mierda, me duele – dije colocando mi cara en el espacio que hay entre el cuello y el hombro de Camz.
-Mi amor eres como un bebe – dijo en mi oído.
-Es horrible Camz – levanté la vista para mirarla – me duele horrores.
-Porque no vas a descansar, traje pastillas para dormir.
-¿Las tomas? – pregunté.
-Si, te conté porque las tomaba
-Oh eso – me quede callada mirándola – porque no vamos a tomar una siesta juntas.
-¿En serio quieres dormir? – miré su cuerpo aun descubierto, era hermoso como alguien podría haberle hecho tanto daño.
-Si – respondí.
Le dije a Alexa que iríamos a descansar y que preparara todo para la noche, entramos al cuarto y Camila cerró las cortinas y quedamos a oscuras, solo entraba un poco de luz por una las ventanas de la pieza, me acosté con la frente mirando hacia el techo y me di cuenta de que Camila estaba buscando algo – que buscas – le pregunté.
-Nada solo estaba tratando de buscar una polera.
-¿Por qué? – le pregunté.
-Para dormir.
-Ven – me corrí para que se acostara.
-Lauren…
-No te hare absolutamente nada, confía en mi – Note que Camila tardo en venir a la cama pero al final acepto, ella se acostó igual que yo mirando hacia el techo entonces decidí hacer algo. Me moví rápidamente para quedar sobre su cuerpo, la mitad de mi cuerpo estaba sobre el suyo y la otra mitad sobre la cama –Hola – le sonreí.
-¿Qué haces? – me preguntó algo nerviosa.
-¿Por qué tan nerviosa?
-Creo que sabes la respuesta – nos quedamos mirando.
-Gracias – le dije.
-¿Por qué?
-Por confiar en mí – besé su frente y me quede un rato ahí, noté que sus manos se posaron en mi espalda y comenzó a acariciarla, lo que era un signo de que se estaba calmando, baje la vista hasta sus ojos – yo nunca te haré daño, nunca te voy a obligar a nada, nunca dejaré que te toquen ni un pelo Camila – ella sonrió – no quiero ver que esa sonrisa sea opacada por personas enfermas. Se que no sirve de mucho que te diga esto pero te lo diré igual.
-Te escucho – respondió.
-Se que no puedo borrar los recuerdos de tu pasado, que no puedo quitarte los fantasmas, ni mucho menos ser tu pastilla para dormir, que no puedo decirle a tu cerebro que deje de pensar en ese asqueroso. Si yo pudiera – la miré fijamente – si pudiera hacer algo para que no recuerdes eso, eso tan feo lo haría Camila, si pudiera saber en qué cárcel está e ir a matarlo a golpes lo haría Camila.
-El era el hermano de mi papá – me quede callada – mi papá lo encontró justo cuando… bueno… cuando.
-Entiendo – terminé la frase por ella cuando vi ese dolor aparecer en sus ojos.
-Fue todo muy fuerte, no solo para mi. Mi familia quedó destrozada.
-Lo sé.
-Me costó mucho tener vida social como las personas normales después de eso y entonces con el tiempo entendí que yo no era una persona normal, que tenía que estar con las personas que eran iguales que yo y entonces conocí a esas tres locas que están abajo.
-Ellas son iguales de locas que tu – acaricié su mejilla.
-Tu eres igual de loca que yo –sacó un mechón de mi cara.
-No tienes idea alguna de lo hermosa que eres ¿verdad? – Camila solo me quedo mirando – eres hermosa.
-Cállate, estás hablando de mas.
-No, es verdad eres hermosa. Tienes la sonrisa más linda que he visto en alguien, me gusta cuando sonríes y te muerdes la lengua, que sean tan hiperactiva para tus cosas, que ilumines todo a tu alrededor con tu presencia, me gusta que ocupes lazos en la cabeza, me gusta seas tan maduramente infantil.
-¿Eso existe?
-No tengo idea puede ser que gracias a tu belleza acabe de inventar una nueva palabra. Eres como mi musa inspiradora.
-Me gustan tus ojos, tus labios, tus hoyuelos cuando sonríes, como arrugas tu nariz, tus dientes, tu piel blanca, tus manos, tus brazos fornidos, tu estómago, tu espalda. Dios si hay algo que realmente me gusta es tu espalda.
Coloqué mi mano sobre su barriga y comencé a acariciar su estómago con un dedo, hice círculos y una que otra figura en su estómago, de ahí subí lentamente hasta donde empezaba de su ropa interior, moví mi mano lentamente acariciando cada rincón de su piel descubierta – eres muy suave – dije mirando mi dedo moverse sobre su piel.
-¿En serio? – en ese momento toda la piel de Camila se erizó y la miré a los ojos – lo siento no pude evitar…
Antes de que terminara la frase selle mis labios con los de ella, el movimiento comenzó de inmediato y nuestras lenguas se encontraron casi por inercia al medio de un beso lleno de amor y ternura, mis manos volvieron a bajar al estómago de Camila y se quedaron ahí acariciándola, después de unos minutos el beso terminó y nos quedamos mirando – gracias por aparecer en mi vida – le dije dejando un pequeño beso en sus labios.
-Gracias por acogerme en tu casa esa noche – me devolvió el beso – creo que me pegaste el sueño.
-Eso fue culpa de lo besos – nos volvimos a besar.
Ella se acomodó en la cara e hizo que colocara mi cabeza sobre su pecho y me quede dormida con las caricias de su sus manos.

Narra Camila
Cuando desperté de la siesta me di cuenta de que ya estaba de noche – mierda – dije en voz alta, miré hacia el lado y tenía al ángel mas hermoso creado por Dios acostada a mi lado, su belleza era increíble aun teniendo algunos moretones después de la pelea con Taylor seguía siendo el ser humano mas perfecto sobre la tierra. Saqué su cabeza y su brazo lentamente y deje que siguiera durmiendo, saqué una polera y un poleron y baje al primer piso, cuando llegue estaban todos preparando la fogata – Hola – dije a todo el mundo.
-Vaya despertaste – dijo Vero.
-Creo que estaba bastante cansada – respondí abrazando a Dinah.
-¿Dónde está Lolo? ¿Cómo está? – me preguntó Wess.
-Esta bien sigue durmiendo – contesté.
Me senté en una de las piedras que habían y llego Lucy con una cerveza – Hola odiosa – me dijo besando mi frente.
-Hola – le recibí la cerveza
-Todo bien con Lolo – me preguntó.
-Si – al quede mirando – tenemos que hablar Lucy.
-¿De qué?
-Me refiero a que quiero que sepas algo.
-Bueno – estábamos solas así que solo se lo dije y ya – es una broma verdad.
-No, paso cuando tenía 10 años y nunca te lo conté porque realmente nunca creí que una persona como tu se fijara en alguien como yo, siempre creí que era poca cosa, alguien que debió haber muerto hace mucho, nunca fui popular, simplemente tenía esas 3 amigas que lo eran todo y lo siguen siendo todo – le dije mirándola a los ojos – no te dije porque creí que te irías de mi lado.
-Camila eso es estúpido, a lo mejor si me lo hubieras contado antes nosotras.
-No – interrumpí – nosotras hubiéramos terminado tarde o temprano y lo sabes.
-Yo te quiero – me dijo – no te amo, pero te quiero y podría volver a enamorarme de ti cualquier día de estos.
-Lo nuestro ya fue, solo te pido que no le cuentes a nadie lo que te conté y que respetes mi relación con Lauren.
-Lo haré, descuida – Lucy me abrazó y yo me escondí en su cuello – te quiero enana – me dijo.
-También te quiero.
-Vaya miren quien despertó – dijo Keaton y todas miramos hacia la puerta y era Lauren quien se había colocado un poleron gigante encima de su cuerpo.
-Hola – dijo refregándose los ojos lo cual encontré muy tierno.
-¿Cómo dormiste? – le preguntó Lucy.
-Bien lo necesitaba – se tocó la frente – ahora no me duele mucho – sonrió.
-Iré a hacer el fuego por lo visto Wess y Louis no pueden prenderlo – Lucy se fue y me dejo con Lauren.
-¿Por qué no me despertaste? – me preguntó.
-Porque se notaba que estabas cansada después de la pelea con tu hermana.
-Ni me la nombres – me robo la cerveza y comenzó a beber – dios extrañaba esto – me miró – porque me miras así.
-Esa es mi cerveza – le dije haciendo puchero.
-Dios no me hagas esa cara – me agarró de los costados de la cara y me beso y en eso sentimos algunos silbidos y gritos obscenos por parte de Alexa y Vero.
-Te hiciste mujer amiga – dijo Vero y todas rieron.
-Se me había olvidado que estábamos con ella – me dijo mirándome a los ojos – creo que se me olvida hasta como respirar cuando te tengo cerca – tomó otro sorbo de cerveza sin dejar de mirarme.
-Eres adorable Jauregui.
-Porque mejor no me cuentas que se siente salir con tu amor platónico – eso era verdad, Lauren siempre me gusto, desde que la veía en la televisión.
-Es raro pero creo que está bien mientras no me de él síndrome post amor platónico esta todo bien.
-Eso nunca lo había escuchado antes, de que se trata.
-De esas personas que consiguen estar con su amor platónico y después todo lo que sentían desaparecía de la noche a la mañana.
-Me estas asustando – me dijo.
-No te preocupes, creo que no me aburriré de ti en un mucho tiempo.
-Qué tal si ese tiempo es para siempre – nos quedamos mirando.
-¿Quieres estar conmigo para siempre? – ella me miró con sus oj s brillantes.
-A veces un para siempre sería un acto – la quede mirando – una caricia, un beso, palabras. Si pudiera detener el tiempo en cada vez que nos besamos, nos decimos cosas o dormimos sería genial. Nunca creí que dormir con alguien sería tan lindo, nunca creí que me gustaría tanto dormir con alguien.
-Quiero fin de semanas como estos, a tu lado, con nuestra gente.
-Te quiero a ti Camila, a ti por siempre – no podía creer que lo había dicho – es loco lo sé, es nuestro 3° día como pareja oficial o sea ni siquiera somos oficiales solo salimos, solo nos queremos, solo nos besamos, solo… solo somos tu y yo.
-Como lo haremos el lunes, cuando te vea. Lauren yo te veo y me quiero tirar a tus brazos – ella tomó mis manos – quiero poder decirte que te quiero, lo gritaría si fuera necesario.
-Nadie nos dijo que esto sería fácil – ella me sonrió y me calmó por completo – eres hermosa – tenía una cara de boba, Lauren realmente era especial. Su cara decía mucho igual que su boca – Dios creo que mi cara me esta delatando – dijo ruborizándose.
-Me encanta tu cara de boba, me gustas que esa cara sea por mi.
-Me tienes babosa – no pude evitar reírme – de que te ríes.
-Después de todas las cosas lindas que me dijiste ahora me dices que te tengo babosa.
-Es porque es verdad, eres hermosa Camila
-No lo soy.
-SI lo eres, no tienes idea de lo hermosa que eres si te pudieras ver con mis ojos tu solo… - se quedó callada.
-¿Yo solo qué?
-Verías perfección – no pude evitar sonreír – Dios siento como si mi corazón explotara de tanto amor.
-Lauren dime que no estamos haciendo una locura.
-Creo que es la mejor locura que he hecho en mi vida – entonces ella nuevamente no me dejo terminar y me envistió con un beso, cuando se alejó de mi sentí mis labios húmedos por su beso y todo mi cuerpo reaccionó la quede mirando. Sus facciones son asombrosas, sus ojos increíbles, su sonrisa me vuelve loca, su manera desesperada que tiene de mirar mis labios, sus manos heladas sobre mi piel tibia, la manera que tiene de morderse los labios
– te quiero, te quiero – repitió dos veces.
-Te quiero también – me acerqué a ella y quedamos frente a frente – te quiero tanto que duele – a ella le brillaron sus ojos y en ese momento supe que esto era real, que no era un sueño, que estaba saliendo con una de las personas mas hermosa que pisa la tierra.
-Ustedes dos vendrán a la fogata o no – gritó Normani.
-Porque no la controlas Vero – gritó Lauren y en eso vimos que Vero se paro, colocó sus manos sobre las caderas de Mani y la besó. Al principio el beso fue forzado pero después Mani se dejo llevar.
-Ven vamos a compartir – dijo tomándome mi mano.
-Lauren mi cerveza – le dije mirándola.
-Ups – alzó sus hombros y me volvió a besar, le perdonaría todo. Todo si me besara solo ella el resto de mis días.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 15

Mensaje por Admin el Dom Dic 04, 2016 5:15 pm

Narra Lauren
La noche de la fogata fue demasiado entretenida, nos acostamos al amanecer y con Camila subimos un pequeño cerro para ver como salía el sol creo que es lo mas romántico que he hecho con alguien, después de eso nos fuimos a dormir y nos quedamos dormidas en cuestión de segundos. Al otro día teníamos que volver temprano, todas teníamos cosas que hacer. Los primeros en irse fueron Louis con Wess y Keaton. Tenían que dejar a Louis en el aeropuerto temprano para encontrarse con Harry.
Nos despertamos todas temprano, Ally se encargó de hacer cosas para comer para el camino, arreglamos la casa y de ahí nos subimos a la casa rodante, todas las chicas que iban atrás iban durmiendo o sea todas menos yo porque la estúpida de mi amiga se quiso ir con la novia atrás. Miraba por el retrovisor un par de veces y notaba como Camila estaba plácidamente dormida, había pasado una gran noche a su lado en realidad todo el maldito día de ayer fu perfecto. MI vista se desvió a Normani y Vero ellas realmente se veían tan tiernas juntas son tan diferentes, es como si no estuvieran juntas pero si lo están.
Traté todo el camino de no quedarme dormida lo cual me costó bastante, era horrible ver como todas dormían y roncaban mientras que yo estaba muriendo de sueño. Fui a dejar a cada una a su casa y obviamente la última sería Camila, paré una cuadra antes de su casa como lo hice cuando la vine a buscar, me bajé y abrí la puerta de atrás para entrar a donde estaba ella – ya llegamos – me preguntó aun dormida.
-Si, ya llegamos – ella se acomodó en el piso de la casa rodante que tenía colchones.
-Esto es mas cómodo que mi cama – dijo en tono de broma y las dos sonreímos.
-Creo que es mejor que te vayas antes de que te reten – Camila miró su reloj – si Camz son las 4 de la tarde.
-Dios muero de hambre – se agarró el estómago – nos vemos mañana.
-Mañana y toda la semana – dije sin dejar de mirarla – te ves linda cuando estas recién despierta.
-Me veo horrible Lauren con la cara toda hinchada y con los ojos casi pegados.
-Eres muy mata pasiones Camila – estiré mi mano para abrir la puerta pero ella me detuvo – que pasa le pregunté.
-No me quiero ir sin antes darte esto – Camila pegó mi cuerpo hacia una de las paredes de la casa rodante y se sentó en mis piernas de frente colocando cada una de sus piernas a los costados de las mías. Mis manos casi por inercia se posaron en sus caderas, ella levantó con una de sus manos mi barbilla y me besó. AL primer contacto de nuestros labios sentí como toda mi piel se erizó y mi corazón comenzó a latir mas rápido de lo normal, mis manos solo apretaban sus caderas mientras que nuestras lenguas jugaban entre sí. No me pude aguantar y succioné su labio inferior haciendo que Camila soltará un pequeño gemido, mis manos subieron lentamente por la polera ancha que andaba trayendo hasta sentir la piel desnuda de Camila. Sentía que el contacto de mis manos con su piel desnuda de su estómago me estaba matando, Camila comenzó a mover eróticamente encima de mí y en ese momento creí que sería mi fin, que no viviría para contarlo. Bajé mis manos lentamente, tenía miedo de hacer algo que hiciera que Camila se asustara, cuando baje mis manos hasta sus caderas ella agarró mis manos y abrió los ojos para mirarme.
Sus ojos eran pura pasión, estaban encendidos, su cuerpo agitado y sus labios algo hinchados por nuestros besos me estaban volviendo loca – Camila… - la quede mirando.
-No tengas miedo.
-No quiero hacer algo de lo que después me pueda arrepentir o hacer sentirte incomoda.
-Estas hablando mucho – Camila soltó mis manos para sacar su polera ancha y me di cuenta de que llevaba ropa interior con encaje, tragué saliva al notar la piel descubierta de sus pechos y volví a mirarla – no tenemos por qué acostarnos, solo… solo quiero que me sientas y yo a ti – las manos de Camila se fueron hacia mi blusa y desabrochó botón por botón y la paré – que pasa – me preguntó.
-No me coloqué ropa interior – Camila bajo la vista y se dio cuenta que hasta donde tenía los bonotes desabrochados no se veía nada abajo – hace mucho calor solo por eso no hay segundas intenciones en esto en serio – ella volvió a colocar su dedo en mi labio.
-Disfrutemos de esto solo un rato mas – la quede mirando – solo disfrutemos.
Sacó su dedo de mi boca y me volvió a besar sentía como sus manos terminaban de desabrochar mi blusa mientras no parábamos de besarnos, ella bajo lentamente mi blusa hasta que estaba con el torso completamente desnudo. Una corriente de calor se apodero de mí y extendí a Camila por el piso de la casa rodante y me posé despacio sobre su cuerpo. Su cuerpo era tan pequeño, tan tierno que tenía miedo de hacerle daño con algún movimiento que no pudiera controlar, las manos de Camila comenzaron a vagar por mi espalda y de un movimiento rápido me dejo debajo de su cuerpo. Nos quedamos mirando y noté que ella comenzó a bajar su mirada, empezó con mis ojos, de ahí con mis labios, mi cuello y termino en mis pechos. Los miraba como si nunca antes hubiera mirado unos pechos, Camila se mordía los labios y se acercó a mi oído – dime que quieres que pare – esto tiene que ser una broma, como me pregunta eso
– Camila… - dije apenas porque su respiración en mi oído me hizo enloquecer.
-Puedo dominarte un poco – me quede callada – es que tu cuerpo.
-Camila cállate y hazlo – dije mirándola, ella me besó en los labios y sentí como su mano subió hasta uno de mis pechos y comenzó a masajearlo, el roce hizo que elevara mis caderas y llevara mi cabeza hacia atrás lo que dio paso a que Camila comenzara una serie de besos, mordiscos, succiones en mi cuello que me estaban volviendo loca. Camila dejo mi cuello para bajar hasta mis pechos y entonces me paré y la quede mirando – No, así no – dije mirándola. Su cara estaba completamente roja, su cuerpo estaba temblorosos y sudado al igual que el mío – no pienses mal, no es que no me guste de hecho me encantó – ella se ruborizó – pero no será así ok – Camila se quedó sentada.
-No entiendo. Es por lo que te conté
-No, no es por eso
-Entonces.
-Tu no eres una mas y quiero creer que yo tampoco soy una mas para ti – ella solo me miró – cuando lo hagamos no será en una casa rodante Camila, tu… tu eres especial – ella se lanzó encima mío y volvimos a caer al suelo – Aush me dolió – hice un puchero y ella se apodero de mi labio inferior.
-Como te puedo querer tanto, como puedes ser tan detallista, tan tierna, me haces sentir mujer, niña, per adolescente, todo eso con unas palabras.
-Te haré feliz hasta el final de mis días Camila – la besé – ahora deja vestirme
Camila se paró y busco sus cosas, se colocó su polera y me quedo mirando – tienes un cuerpo hermoso – me dijo y yo sonreí.
-El tuyo es mas hermoso – nos dimos un ultimo beso y le abrí la puerta – cuídate bebe, nos vemos mañana – le cerré un ojo.
-Cuídate mi amor – me dio otro beso y salió de la casa rodante para entrar a la suya.

Narra Camila
Cuando entré a la casa mis padres estaban sentados en el living mirando una película, los saludé y me preguntaron que como me había ido y en lo único que pensaba era en Lauren. Que se supone que les diría. Lo pasé increíble con la mujer mas hermosa del mundo y con un cuerpo que me estaba volviendo loca.
Solo les dije que lo había pasado bien y que ahora me iría a duchar porque lo necesitaba y realmente lo necesitaba después de ese encuentro con Lauren en el piso de su casa rodante, tenía la imagen de sus pechos en mi cabeza, de sus besos, su manera de tocarme era tan frágil, tan tierna que me ponía nerviosa. Nunca nadie me toco como ella y creo que es porque todos me miraban como un pedazo de carne el cual podían ocupar para desahogar sus necesidades, incluyendo a Lucy. Me metí a la ducha y me di cuenta de lo hot que me tenía Lauren, trate de calmarme hasta que logré tener mis cinco sentidos nuevamente en todo su esplendor.
Terminé la ducha y me coloqué otro short con una polera roja ancha que tenía una figura de un chancho, esta polera la mandamos a hacer con Dinah hace algunos días atrás y es una de mis favoritas, me acosté en la cama y miraba el techo y miles de recuerdos se me venían a la mente de los días anteriores, Lauren fue realmente tierna conmigo, realmente me quería lo podía ver en sus ojos y en sus besos.
Después de un tiempo me quede dormida pensando en Lauren.
Me desperté 5 horas después a eso de las 9 de la noche con el sonido de mi celular, lo contesté sin mirar la pantalla – Halo – respondí con una voz ronca.
-¿Estas durmiendo?
-Si ¿Quién es?
-Normani-
-Oh ¿Qué pasa?
-Tenemos que hablar.
-¿Por qué? – ya era inútil me habían terminado de despertar.
-Me acosté con Vero.
-¿Qué? – en ese instante ya estaba completamente despierta – que tu qué.
-Eso ok.
-Dios en que momento.
-Me vino a dejar a la casa y no había nadie y paso.
-¿Paso? Así como si nada
-Si pero necesito hablar esto contigo en persona, mañana te pasare a buscar.
-Que quieres que le diga a Ally.
-Que te pasaré a buscar yo.
-Me preguntará porque
-Oh vamos Camila se te ocurrirá algo, ahora me iré a dormir nos vemos mañana un beso.
-Normani no, no me cuelgues NORMANI – sentí el tono de corté – puta – dije al celular aunque se que ya no me estaba escuchando.
Me levanté a buscar algo para comer y cuando volví a subir noté que mi celular estaba brillando, corrí y me di cuenta de que era un mensaje de Lauren
– Durmiendo – me preguntó.
-No, de hecho acabo de despertar por una llamada de Normani.
-¿Vero?
-Si ¿te contó?
-Si también me despertó para contarme eso.
-Son unas locas… oye.
-Dime.
-¿Me extrañas?
-Eso no lo preguntes nunca, te extraño desde que me dejaste de besar en la tarde.

-Será raro no dormir sin ti.
-No creo que aguanté un minuto mas sin ti.
-Es mejor que durmamos así las horas pasan mas rápido.
-Camila, mira por tu ventana.
-¿Es una broma cierto?
-Tu solo mira.
Me levanté para asomarme por la ventana y vi a la perfección hecha mujer. Tenía unos jeans pegados a su cuerpo y tenía encima una chaqueta de cuero, en ese momento sonó mi celular – baja – me dijo.
-Lauren es una locura.
-Vamos baja, te prometo devolver antes de las 12 como las princesas.
-¿Soy una princesa?
-Y mía – me estaba derritiendo de amor – anda baja.
Le colgué y salí por mi ventana, había una escalera que daba justo a mi cuarto así que no era tan difícil escaparse, cuando ya estaba afuera corrí a los brazos de Lauren. Su olor era increíble.
-Anda vamos – nos subimos en su auto.
-A dónde vamos Lolo.
-Es una sorpresa.
-Eso no se vale.
-Deja de ser tan impaciente – me agarró la mano – te encantará.
El resto del camino solo cantábamos canciones y a veces nos dábamos pequeños besos – llegamos – la quede mirando –mira hacia allá – miré hacia la ventana y Lauren me vendo los ojos.
-Lauren eso es trampa.
-Solo serán unos minutos, confía en mi.
-En estos momentos te odio mucho.
-Ok haré que no escuché eso.
Caminamos unos 2 minutos cuando Lauren me sacó la venda. Al abrir los ojos me di cuenta que estábamos en uno de los cerros de Miami y se podía ver toda la ciudad –mira el cielo – me dijo Lauren y fue lo que hice. Uno podía ver las estrellas de cerca, era como si pudiera tocarla con las manos, era un lugar mágico.
-Es hermoso Lauren – la quede mirando.
-Creo que es el lugar mas hermoso que se asemeja a tu perfección.
-Deja de ser tan tierna juro que me estas matando – Lauren se apoyó en una roca y yo la abracé – te quiero Lauren.
-También te quiero Camila.
-Te quiero setenta veces siete – Lauren me sacó de su cuerpo y me quedo mirando – no entiendes verdad.
-No – las dos reímos.
-Se supone que alguien dijo una vez que uno tenía que perdonar setenta veces siete
-y que vendría siendo eso.
-Infinito – Lauren me quedo mirando y sonrió – no soy buena en abrir mi corazón pero contigo ha sido todo tan fácil Lauren que no tengo miedo en decírtelo.
-¿Qué cosa?
-Que te quiero, te quiero setenta veces siete.
-Eso es mucho – dijo agarrándome de la cintura y llevándome hacia ella.
-Es que no encuentro las palabras para decir lo que siento por ti Lolo – nos quedamos mirando – y esta frase no la inventé yo pero es linda.
-Yo conozco una mejor – miré sus ojos.
-¿Cuál? – le pregunté.
-Te amo – solo la miré y la besé, no sabía que mas hacer que besarla porque fue un impulso de mi corazón. Cuando terminó el beso la quede mirando – te amo – lo dijo de nuevo y me estaba derritiendo ante sus ojos.
-Yo también te amo – nos besamos por última vez y Lauren me fue a dejar a la casa. Es noche dormí plácidamente, como no había dormido en meses.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 16

Mensaje por Admin el Dom Dic 04, 2016 5:16 pm

Narra Lauren
La semana después de que nos fuimos a la playa con nuestros amigos fue muy complicada, en la universidad me metieron mas clases para impartir en otros cursos, así que cuando no había nadie alrededor simplemente le mandaba mensajes a Camila, se que me extrañaba porque yo me estaba muriendo por un día a sola con ella pero era imposible. Cuando hablábamos en las noches ella me decía que era capaz de escaparse con tal de dormir conmigo, era tan tierna. Después de decirnos te amo ahora lo decíamos a cada instante.
Para el día viernes cuando tenía pensado en simplemente cocinar algo rico y ver películas toda la noche con Camila al estúpido de mi padre se le metió la idea de una cena familiar, lo cual no era gran idea si me pongo a pensar en que casi me maté a golpes con Taylor pero extrañaba a Chris y a mamá así que iría igual. Le mandé un mensaje a Camila preguntándole si podía salir unos minutos que la esperaba en la cuadra de debajo de su casa como siempre. Me quede un buen tiempo esperando hasta que apareció. Toqué la bocina para que me viera – es necesario venir a buscarme siempre en un auto diferente – me preguntó sentándose en el asiento de al lado.
-Lo siento, pero es para no levantar sospechas ¿Dónde esta mi beso? – le pregunté poniendo una voz graciosa.
-Acá – ella se acercó y nos besamos – que paso porque me pediste que saliera.
-Para verte, te extraño.
-Se supone que nos vemos en la noche.
-Si, eso se suponía – nos quedamos mirando – a mi papá se le ocurrió hacer cena familiar porque en las noticias salieron rumores de que la familia estaba distanciada.
-¿En serio?
-Si, vieron a Taylor con un parche en su cara y yo con uno en la ceja así que supongo que mi padre querrá hablar de eso.
-¿Y que le dirás?
-La verdad – Camila me quedo mirando – que defendí a mis amigos gay de su maldita homofobia – ella sonrió.
-Me gusta saber que de a poco estas dejando tus miedos atrás.
-Eso es gracias a ti – le tomé la mano – en serio quería estar esta noche a tu lado Camila.
-Lo sé te extrañe demasiado en la semana, es estresante tenerte toda la semana y no poder ni siquiera darte un beso.
-Tanto así me extrañas – la miré directamente a los ojos.
-No tienes idea como.
-Si se – respondí.
-A ver dime entonces ¿Cómo te extraño?
-Setenta veces siete – cuando dije la frase Camila sonrió.
-Te puedo besar como la gente.
-Eso no se pregunta.
Camila se acercó a mis labios y comenzó a jugar con ellos, rozaba sus labios en los míos hasta que por fin los sellos, extrañaba tanto el contacto de nuestros labios, ella sabía realmente lo que hacía y eso me encantaba. Me gustaba sentir las manos de Camila enredadas en mi cabello mientras yo acariciaba su rostro con mis pulgares – te amo – dijo entremedio del beso y sentí que mi corazón iba a explotar. Deje de besarla para mirarla a los ojos – dije algo malo – noté como estaba sonrojada.
-No, tu nunca dices algo malo – le sonreí – es solo que estaba pensando.
-¿En que?
-Creo que te lo diré en otra ocasión ahora tengo que ir a la casa de mis padres llegaré tarde.
-Te odio lo sabes.
-No, no me odias me amas – me acerqué y la besé – te llamo en la noche.
-Bueno – Camila salió del auto y me dirigí a la casa de mis padres. Le mande un mensaje a Alexa diciéndole que me informara si pasaba algo interesante en el buffet.
Llegué a la casa de mis padres, estacioné en auto y baje con la botella de vino blanco para cenar que pase a comprar mientras venía camino a casa. No venía de ya hace bastante meses, mientras me iba acercando a la reja principal de la casa noté que estaba repleto de paparazis – es una broma – pensé. Obviamente me vieron y corrieron hacia donde estaba yo, me preguntaron cosas tan estúpidas acerca de mi familia, pero cuando me preguntaron si yo y mi hermana habíamos tenido algún altercado porque las dos teníamos la cara herida, simplemente miré al periodista y el se alejó. La reja se abrió y caminé hasta la casa – Dios como molestan – le dije a la niña del servicio que estaba en la entrada – Como está señorita Lauren – me preguntó la señora de dada. Su nombré era Ana, ella me había criado prácticamente.
-Hola – la abracé muy fuerte – le traje un regalo – saqué un chocolate que era su favorito con un chaleco que compré en una tienda para ella – esto es porque no pude estar para su cumpleaños – ella me miró con los ojos llenos de lágrimas.
-Gracias señorita Lauren.
Me acerqué y besé su mejilla, entré a la casa y pude sentir el olor a la barbacoa de papá, ese olor era único e inigualable, deje el vino sobre la mesa que ya estaba puesta y caminé hasta el patio en donde estaba todo el mundo.
-Lauren – Chris era el primero que me vio entrar – te extrañe hermana – Chris tenía 17 años pero era muy niño aún, era como si no quisiera crecer nunca y lo entiendo bastante viniendo de la familia que viene.
-Hola – le sonreí - ¿Cómo has estado?
-Bien y tu.
-Muy bien también – le di un beso en sus mejillas y fui a saludar a mamá – Hola Clara – odiaba que le dijera así solo por eso lo hacía.
-Sabes que odio que no me digas mamá – nos abrazamos – estas muy linda.
-Gracias tu también estas hermosa – dije mirándola de pies a cabeza – creo que papá se ha estado portando bien.
-Mas que bien – me cerró un ojo.
-Oh cállense, no quiero saber detalles – me tapé los oído y camine hacia donde estaba mi padre – Hola – el se me acercó y besó mi mejilla.
-Tienes un muy buen olor bebe – me dijo mirándome – ¿Cómo va el trabajo? – es en serio, llego y lo primero que hace es preguntarme por el trabajo.
-Bien gracias – respondí agarrando una cerveza.
-Hola hermanita – era Taylor que había llegado a hacer acto de presencia, se había sacado el parche y se puso demasiado base para la cara.
-Te crees fantasma ahora – dije tomando un sorbo de mi botella y noté como frunció el ceño – Hola – salude a secas.
-Ok esto esta listo vamos a la mesa, muero de hambre.
Nos sentamos todos y yo me senté al lado de mi padre, al lado mío Chris y frente a mí estaba mamá y a su lado Taylor. La cena iba bien, no había preguntas incomodas ni nada por el estilo, hasta nos reímos lo cual era muy difícil. Las cenas suelen ser solo para hablar de trabajos, de hecho todo en esta casa es trabajo creo que por eso deje de venir.
-Como van las clases en la universidad – me preguntó mi padre.
-Bien, son algo cansadoras pero creo que no tenía idea de cuanto me gustaba enseñar hasta que lo hice.
-Uno no se da cuenta de muchas cosas que les gusta hasta que lo hace – quede mirando a mi padre y por alguna extraña razón creí que me había tirado una indirecta pero la deje pasar – y que te pareció que tu hermana este saliendo con Drew.
-¿En serio quieres mi opinión? – mi padre me miró.
-Si, la quiero.
-Bueno – deje los servicios en la mesa – es horrible saber que tu hermana esta con tu ex, aunque hayamos terminado hace meses es mi hermana, pero esta estúpida esta claro que no tiene códigos y si no los tiene conmigo menos los tendrá con sus amigos y por eso está como está. Sola – mi padre y mi madre solo me miraban mientras que Chris se estaba aguantando la risa – es cosa de ella con quien quiera pasar su vida o meter a la cama.
-Celosa – me preguntó mi padre.
-No, gracias a Dios me di cuenta de que Drew es muy poca cosa para mi.
-Nunca lo supiste valorar – dijo Taylor.
-Bueno ahora hazlo tu y avísame como te va – sonreí irónicamente.
-Sigo pensando que es una tontería que estés en otro buffet y no trabajando con tu familia.
-Oh vamos papá me invitaste para tener una buena velada o para hablar de tonteras.
-No son tonteras – golpeo la mesa – te quiero en el buffet.
-No, no estaré en ese buffet – miré a Taylor – ni menos con esa publicidad absurda que leí en un periódico.
-¿Qué publicidad?
-Que es esa mierda de que no defenderán a personas homosexuales, transexuales, travestis en el buffet.
-¿Qué tiene eso de malo? – se metió Taylor.
-¿Cómo que, que tiene de malo? Por algo estudiamos esta carrera o no papá.
-Si, pero hay muchos abogados en el mundo que pueden defender a esas personas, si es que se les puede llamar así.
-Por favor esas personas son mucho mas felices de lo que nosotros lo somos – todos me miraron – como pueden hablar de personas que son iguales que ustedes de esta manera.
-No somos iguales Lauren, no te confundas.
-Oh lo siento tienes razón – me paré de la mesa – ellos son mucho mas personas que tu.
-A dónde vas – volvió a golpear la mesa – no hemos terminado de cenar.
-Creo que se me acabo el apetito.
-Siéntate.
-No – el me quedo mirando – no soy el títere de mi hermana si crees que me controlarás.
-Déjala padre, son esos amigos homosexuales que tiene que mataron su última neurona que le quedaba.
-Creo que gracias a ellos tienes la cara como la tienes – Taylor me quedo mirando.
-O sea que ustedes dos si se pelearon – dijo Mamá.
-Si porque empezó a ofender a mis amigos y no dejaré que eso pase.
-Dios esa gente esta enferma Lauren entiende – sentía que mi corazón se estaba quebrando de a poco – entra al buffet y toma el nuevo caso.
-No lo haré papá ustedes… ustedes me dan vergüenza – el tiró unos papeles en la mesa
– lee – me dijo.
Comencé a leer y el caso se trataba de un niño de 15 años que había denunciado a su padrastro por abuso sexual, según lo que leía el niño dice que comenzó a ser abusado muy pequeño, no tiene noción de la edad en la podría haber empezado esto pero que toda su vida había sido lo mismo. Decidió contárselo a su madre y está no le creyó así que denunciar a su madre y al padrastro fue la única solución que encontró – que es esto – pregunté mirando a mi padre.
-Es el nuevo caso en el que estoy involucrado no crees.
-Si – dije mirando la última línea – eres el abogado defensor de padrastro y la madre – pregunté completamente en shock.
-Si, demostraré que ese niño esta mintiendo y que solo quiere sacarle dinero a sus padres para poder irse a vivir su homosexualidad tranquilo. El también declaró que era gay así que dudo que si eso hubiera pasado no le hubiera gustado.
-Papá es un niño – grité.
-Bájame la voz Jauregui.
-En que mundo viven – miré a mi mamá la cual nunca dice nada, es una sometida a las órdenes de mi padre – Dios – tiré la carpeta – creo que me iré fue mucho para mi en dos horas.
-Te juntaras al buffet verdad – me preguntó mi padre.
-No papá no lo haré – miré la mesa por última vez y solo me despedí de Chris. Salí dela casa y los paparazis seguían afuera, volvieron a preguntarme tantas estupideces hasta que uno preguntó algo que valía la pena
– Señorita Lauren que opina de la nueva ley que hizo dar a la luz su padre ayer por la tarde – quería decir que era una mierda, que eso estaba en contra de la moral pero solo dije
– pregúntenselo a él, yo no responderé sus tonteras por él – me subí a la camioneta y me fui hacia mi casa cuando llame a Alexa – Alexa estas en el buffet – la flaca dijo que si – ok iré para allá, tengo que contarte algo – llegue en menos de 20 minutos, entré y ella estaba tomándose un café
– Hola – me saludo.
-Hola – me tiré a la silla.
-¿Qué te paso? – me preguntó colocándome una taza de café encima. Y le conté todo – es una broma cierto.
-No Alexa, ya quisiera yo que fuera una broma.
-Ese pobre niño esta solo – la quede mirando.
-Si – abrí mi computador – tenemos que hacer algo – miré a Alexa y esta me leyó la mente.
-Ni se te ocurra, una vez prometiste que nunca nos enfrentaríamos a tu padre y a tu hermana en una corte, que saldríamos perdiendo. No Lauren no lo haré, lo siento.
-Esto no es por nosotras es por el niño, si el niño no consigue un abogado mañana perderá el juicio.
-Sabes que tu padre esta a cargo de que el no consiga uno ¿verdad?
-Lo tengo claro pero el no lo sabe, ayúdame Alexa – nos quedamos mirando.
-Dios juro que si perdemos soy capaz de matarte.
-¿Eso es un si?
-Si, lo haremos llamemos al niño y digámosle que ahora no solo tiene abogado, si no que dos hermosas abogadas, sexys, lesbianas salvará su vida.
-Eres una idiota.
Alexa empezó a recopilar toda la información que encontraba del caso y llamamos a la casa de acogida en donde se estaba quedando el niño, le contamos lo que había pasado y el se colocó a llorar de inmediato, sabía que el estaba diciendo la verdad – ahora hay que comenzar a dejar un desorden en la prensa – miré a Alexa.
-De que estas hablando – le pregunté.
-De esto – Alexa levantó el teléfono y llamo a un canal de noticias el cual era el mas visto por todo estados unidos y les informó que el buffet JaureguiFerrer serían las abogas defensoras del niño que había sido abusado por su padrastro el cual era defendido por el buffet Jauregui S.A, apenas Alexa cortó la noticia salió al aire y una sonrisa de lado a lado se apodero de mi cara y entonces sonó el celular, miré y era Camila “Ese niño tiene suerte, tendrá a la mejor abogada del planeta. Se que puedes, eres mejor persona que tu padre y tu hermana así que ganaras ese caso y pasaras a la historia. Te amo mi amor” . Camila si sabía cómo hacerme sentir especial, después de un rato volvió a sonar el celular y era un mensaje de mi padre.
-Te arrepentirás – era lo único que decía el mensaje y yo se lo respondí.
-Duerme bien papá, buenas noche
Deje el celular de un lado y Alexa sacó una botella de Wisky y brindamos – brindaremos porque somos buenas en lo que hacemos – la miré a los ojos – ganaremos Lauren, ganaremos por el chico y por nosotras – nos dimos un abrazo.
-Gracias por ser mi amiga – le dije a su oído.
-Gracias por dejarme ser tu amiga – ella me besó la mejilla – ahora a trabajar.
Esa noche fue una de mis noches mas largas de todas, encontramos mucha información, muchos videos de sus entrevistas anteriores, historias familiares del padrastro y la madre. Estábamos lista para que en dos días mas tengamos nuestra primera visita como abogadas defensoras antes el juez. Estaba tan feliz, en estos momentos mi vida es perfecta, no podría pedir mas.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 17

Mensaje por Admin el Dom Dic 04, 2016 5:16 pm

Narra Camila
Creí que vería a Lauren el fin de semana después de la comida que tuvo con su familia pero no paso, de hecho ni siquiera fue a darnos algunas clases. Había pedido algo así como una licencia junto con Alexa para tener toda su mente en el caso del niño que no sabía su nombre. También me enteré ahí que Alexa era abogada pero que nunca ejerció y que decidió estudiar una carrera corta y por eso es profesora de artes. Ally ya lo sabía pero nunca lo contó.
-O sea que este es el primer caso de Alexa – dije mirando a Ally.
-Si está muy contenta pero a la vzs ansiosa, preocupada. No quiere hacer el ridículo.
-No lo harán ellas son muy buenas – me quede callada, realmente extrañaba a Lauren y Ally se notaba que también extrañaba a Alexa – no doy mas – paré y quede mirando a Ally – la extraño horrible te lo juro, es viernes por la tarde y no se nada de ella. Me tuve que conformar con verla minutos en la universidad porque ni siquiera nos fue hacer clases, me manda mensajes cada vez que se acuerda que tiene pareja. Dios – nos sentamos en una banca.
-Me siento igual que tu pero creo que ni nosotras sabíamos muy bien en lo que nos estábamos metiendo al aceptar estar con esas dos locas – me tomó la mano y me la acarició – ellas aman lo que hacen.
-Lo sé y se que suena egoísta pero la extraño Ally – me apoyé en su hombro – estaba acostumbrada a su ternura que ahora no hay nada de eso.
-Ella piensa en ti créeme – me besó la frente.
-¿Cómo sabes?
-No creo que nadie se olvide tan fácil de ese trasero que tienes – no pudimos contener la risa – Oh lo siento es Alexa tengo que contestar.
-Contesta no te preocupes.
Me alejé para no oír la conversación ya que no lo puedo negar, me dio un poco de celos saber que Alexa por lo menos se da un segundo de su tiempo para poder hablar con ella y Lauren nada – mierda – miré hacia el océano y sentía como las lágrimas se adueñaban de mis ojos cuando me vibró el celular y era Lauren.
Contesté.
-Hola – contesté seca.
-Esas son maneras de contestar el celular a tu pareja – esbocé una sonrisa que claramente ella no vería.
-Lo siento solo estaba pensando.
-¿Puedo adivinar? – me quede callada – tomaré eso como un si.
-Ok, adivina.
-Estabas pensando en que me olvidé de ti ¿verdad? – no dije nada – que ahora el trabajo lo es todo y que te estoy descuidando – seguía en silencio – es imposible que me olvide de la única persona en el mundo con la que me siento yo, sin cadenas.
-Cómo puedes hacerme olvidar las rabietas solo con palabras – sentí ella se reía.
-Son años de experiencias bebe años.
-¿Qué pasa? ¿Cómo va todo con el caso?
-Oh no, no te llame para que hablemos del caso.
-Entonces.
-Quiero que vengas hoy a mi casa – sonreí – ven con Ally, con Alexa las estaremos esperando.
-Oh ya veo recompensa 2x1
-Dos cabezas siempre piensan mejor que una mi amor, siempre.
-¿A que hora nos quieres en tu casa?
-A las 8 ¿hay algún problema con la hora?
-No, ahí me tendrás – miré el reloj y eran las 5 – creo que me iré a arreglar.
-Espero que te pongas linda.
-Hey soy linda como sea.
-Ok, nos vemos amor adiós te amo.
-Adiós Lauren también te amo.
Colgué y volví a mirar a Ally que me estaba esperando sentada en la banca - tengo la impresión de que nos llamaron para decirnos lo mismo – dijo Ally mirándome.
-¿Cena doble? – las dos sonreímos.
-Es mejor que nos vayamos a arreglar – dijo Ally – paso por ti a las 8.
-Ally la cena es a las 8.
-Bueno ellas nos dejaron casi tiradas como un papel de helado en la calle – le sonreí – tienen que esperar.
-Me encantas – la abracé – nos vemos dentro de unas horas.
Caminé hasta mi casa que quedaba solo a pocas cuadras y noté que Sofi estaba jugando con la hermanita de Dinah, ellas dos se llevaban muy bien. Saludé a las dos y subí a mi cuarto cuando después de unos minutos apareció mama en mi habitación – Hola – la miré y estaba poyada en el marco de la puerta.
-Hola – me senté en la cama.
-¿Quiero hablar contigo? Puedo.
-Mamá eso no se pregunta – ella se sentó en la cama mirándome directamente a los ojos - ¿Qué pasa?
-Te he notado diferente desde que terminaste con Lucy, lo cual fue lo mejor que podías haber hecho.
-Ahora somos muy buenas amigas.
-Lo sé a veces hay que saber decir basta – la quede mirando – ahora me gustaría saber quién es la que hace que mi hija sonría día a día y tenga ganas de verse bonita todos los días – le sonreí y ella hizo lo mismo, amaba que me conociera tanto.
-No hay nadie – negué, sabía que era una mentira. Si por mi fuera lo gritaría a los 4 vientos, si las cosas fueran diferentes. Si ella no fuera hija del abogado Jauregui, si no fuera mi profesora.
-Quieres que te crea eso.
-Mamá – tomé sus manos – estoy feliz ¿Qué importa? – ella me besó una mejilla.
-Tienes razón ¿Qué importa verdad? Solo quiero que te haga feliz.
-Lo hace completamente.
Mi madre salió de la pieza y me metí a la ducha, me duche algo rápido porque aún no tenía idea de que ponerme para la cena, no quería que fuera algo tan formal ni tan informal, así que me coloqué unos pantalones negros pegados a la piel que estaban rotos en las rodillas, me coloqué una blusa blanca transparente, mi ropa interior era negra así que se podía ver desde el lugar que fuera, me coloqué una chaqueta de cuero con unos tacos alto negro, deje mi pelo suelto. Me maquille solo un poco y miré la hora. Ya eran las 8 cuando sentí al bocina baje las escaleras para despedirme
– Woow – dijo mi papá mirándome de pies a cabeza – sea quien sea la persona por la que te vestiste así, cuando te vea quedara con la boca abierta – me abrazó.
-Gracias – me despedí de mis padres, de Sofi y salí.
-Mierda Camila te ves hermosa – dijo Ally.
-Tu también – nos quedamos mirando y nos reímos, ahora íbamos camino a casa de Lolo.

Narra Lauren
-Dios, sabes cómo odio que me hagan esperar – decía Alexa – se que esto es un castigo lo sé.
-¿Castigo de qué? Acaso hiciste algo.
-No estúpida, castigo por tenerlas tiradas en la semana.
-No, no creo – dije mirando por la ventana cuando vi parar un auto que reconocía – ahí vienen – le grité a Alexa cuando me di cuenta de que Camila se veía hermosa, Dios esa chica era como un sueño hecho realidad, su manera de caminar, el movimientos de sus labios, el de sus manos, su sonrisa. Todo era perfecto – se te cae la baba – me dijo Alexa al lado mío.
-Lo siento – dije volviendo en sí después de ese lapsus de pensamientos en mi cerebro. Sentí que tocaron el timbre y Alexa fue a abrir la puerta.
-Buenas noches princesas – noté como Camila me miro y abría mi boca. Me había quedado sin palabras para poder describir a la perfección que tenía frente a mis ojos. Sentí mis labios secos y claramente mi autocontrol se fue a la mierda cuando sentí sus labios sobre los míos, ni siquiera fui capaz de responder el beso porque estaba en un maldito estado de shock – creí que no podías ser mas perfecta hasta hoy – dije mirándola de pies a cabeza – creo que me equivoqué.
-Acá la perfecta eres tu – volvió a besarme – extrañe tus labios.
-Hueles muy bien – dije mirándola – debí colocarme algo mas presentable – llevaba solo unos pantalones anchos pegados a las caderas, una polera que con suerte me tapaba el estómago, por ende se podía ver mi estómago al aire.
-Me gusta ese estilo urbano que a veces traes puesto – le sonreí.
-¿Tienes hambre? – dije abrazándola y trayendo su cuerpo hacía le mío, necesitaba sentirla.
-Si… si – dijo después de pensarlo.
-Entonces siéntate con Ally, yo y Alexa les vamos a servir.
Le di un pequeño beso en los labios y me fui a la cocina con Alexa- Dios esa mujer me va a matar – le dije casi susurrando a Alexa.
-Ally me esta volviendo loca – las dos nos quedamos mirando – no sé que pase esta noche.
-Dejemos de pensar en eso.
Saqué el pollo que había hecho en la tarde y lo lleve a la mesa, en la mesa había puesto las ensaladas, puré y arroz para acompañar al pollo. Cuando me senté al lado de Alexa y frente a Camila me di cuenta de que se había sacado la chaqueta de cuero y trague saliva. Camila era la perfección hecha mujer, cada curva de su cuerpo me estaba volviendo loca. Nunca había conocido a alguien que no tuviera conciencia de lo hermosa que era, que ni siquiera se imaginara de lo perfecta que podía ser ante mis ojos – te pasa algo – me preguntó Ally, la cual también se había sacado su abrigo y me di cuenta que traía un escote que tenía babeando en la mesa a Alexa.
-No, nada – me acerqué al oído de Alexa – ahora quien es al que babea – ella me golpeo por debajo de la mesa.
Miré a Camila y le sonreí, no tengo idea cómo lo hice pero traté de mantener la compostura en la mesa, después de unos minutos el ambiente dejo de estar tan caliente o mejor dicho yo deje de estar caliente y comencé a reírme de las historia que contaba Ally de Camila de cuando eran mas pequeñas. Estas dos se conocían de toda la vida, eran algo así como yo y Alexa lo cual hacia aún mas raro todo esto. Nunca creí que iba a tener una cita doble ni mucho menos con mi mejor amiga y que las chicas con las que saldríamos eran mejores amigas al igual que nosotras.
-Creo que es hora de irnos Ally – le dijo Alexa y Ally me quedo mirando – esto era solo la cena compartida, te tengo una sorpresa – Alexa le sonrió y noté como la cara de Ally se iluminó.
-Bueno te quedo delicioso Lauren.
-De nada le sonreí.
-Hey yo también ayude – dijo Alexa.
-Amor se que no sabes cocinar y si algo hiciste fue poner la mesa, eso lo puedo jurar – ninguna aguantó al risa – ok adiós Camz paso por ti mañana por la mañana.
-Ok – dijo Camz despidiéndose de su mejor amiga y de Alexa. Las fui a dejar a la puerta y cuando se cerré me di cuenta de que Camila estaba sacando la mesa.
-Hey deja eso ahí – dije abrazándola por detrás y noté como sonreía.
-Realmente sabes cocinar muy bien – comencé a dejar pequeños rastros de besos en su cuello.
-Gracias – me alejé – espérame acá. Volví después de uno minutos y abría la ventana de la terraza – ven Camila – ella se acercó a mi y nos pusimos a ver el paisaje.
-Esto es hermoso – abrí una botella de vino y serví dos copas, me senté sobre una silla que tenía en la terraza – donde se supone que me sentaré yo – dijo Camz.
-Acá – hice un gesto para que se sentara en mis piernas, ella se acomodó y nos miramos – gracias por darme la mejor cita que he tenido en mi vida.
-Gracias por ser tan jodidamente perfecta Lauren – brindamos.
-Hey – tomé su brazo – no puedes brindar sin mirar a los ojos.
-¿En serio? – preguntó incrédula.
-Si, salud nuevamente princesa – acercamos nuestras copas sin dejar de mirarnos, sus ojos me volvían loca. Para muchas personas a lo mejor eran un color normal pero en mi hacían mucho estrago. Hacían que me imaginación volara, que mi corazón comenzara a latir a mil por hora, hacían que me colocara nerviosa.
-En que piensas – preguntó mirándome.
-En ti – ella sonrió.
-Pero estoy acá.
-¿Qué tiene eso? Pienso en ti mas de lo que pienso en mis problemas diariamente.
-Eso es muy dulce – beso mi mejilla acariciándola con su nariz – no sabes cómo te extrañe.
-Tu no tienes idea de lo que es extrañar Camila – ella frunció el ceño.
-No me crees ¿verdad?
-Pero yo si te extrañe.
-No estoy diciendo eso – acaricie su cara suave y con un olor que me volvía loca – sabes que cada vez que iba por la calle y sentía alguien con este perfume mi corazón se aceleraba tanto que creía que en cualquier momento iba a terminar tirada en el piso – ella esbozó una sonrisa – cada vez que te veía en la universidad con tus amigas o haciendo algunos trabajos quería raptarte. Se que no es fácil Camila – Camz dejo la copa sobre una mesa que había en al terraza – no es fácil ser la pareja de tu profesora, no es fácil ocultarte cuando tu ya pasaste por esto, no es fácil no poder tomarte la mano cuando te tengo tan cerca, no es fácil no querer besar tus labios todos los días de la semana, no es fácil no querer tocarte por completo cuando te vistes así – eso hizo que las dos riéramos – no es fácil estar enamorada de mi alumna – Camila solo me miraba – pero me gusta la sensación de que no salgas de mi cabeza durante todo el día, que sea lo primero y lo último en que pienso, que quiera ser mejor por ti. Creí que no tendría que demostrarle nada a nadie hasta que llegaste tu.
-A mi no me tienes que demostrar nada Lauren.
-Te tengo que demostrar que soy apta para estar a tu lado – ella sonrió – tu no eres una cobarde, tu saliste delante de cosas que para cualquier otra persona hubieran sido imposible hacerlo. Tu me enseñaste a que contigo de la mano todo es posible Camila.
-¿A que viene tanto romanticismo mi amor? – ella entrelazó nuestros dedos.
-A que me vuelves loca – deje la copa en la mesa – me tienes completamente loca por ti Camila. Y si contigo puedo ser lo que siempre quise ser.
-y que sería eso.
-Feliz – hubo un silencio, realmente no pensé ninguna de las cosas que le dije a Camila simplemente lo dije y ya. Creo que había sido mi corazón el que quiso hablar por mi y lo hizo perfecto. Podía ver en los ojos de Camila que estaba orgullosa, nunca creí que me alegraría tanto saber que una persona estaba orgullosa de mi.
-Hoy mi mamá me preguntó que quien era la persona que me hacia tener una sonrisa todo el maldito día – yo sonreí – quise decir que eras tu, quise decir tu nombre, gritarlo por mi ventana pero me contuve.
-Lo siento.
-No pidas perdón – colocó su dedo en mi boca nuevamente y sonreí – se que no somos como las parejas normales que pueden ir tomadas de las manos por la calle e ir almorzar a un centro comercial pero no me molesta – acaricie sus facciones, era tan perfecta – nunca me molestó ser diferente a las demás niñas, porque me iba a molestar tener una relación diferente a todas las otras, solo me desespera no poder hacer nada contigo en la universidad.
-Y que me quieres hacer – ella se ruborizó – amo verte ser tan niña a pesar de tu edad.
-Te amo a ti – agarro los costados de mi cara – te amo Lauren Jauregui.
-Te amo Camila Cabello.
-¿Te puedo besar?
-Eso no se pregunta.
Nuestros labios chocaron de inmediato y después de un solo movimiento de cabeza yo tenía mi lengua dentro de su boca, era la sensación mas hermosa que he sentido. Saber que la persona que tantos sentimientos te hace sentir te corresponde de la misma forma , hace que te sientas completa que nada en este mundo pueda con ese amor, hace que los miedos que puedas tener acerca del que dirán se vayan por el tacho de la basura, hace que la opinión de tu familia realmente no importa aunque debería, te hace flotar aunque tengas los pies sobre un suelo firme, te hace soñar, hace que tu cerebro se imagine mundos paralelos en donde todo es de color rosado y no existe nada que dañe su amor, conoces el cielo con solo rozar los labios de la persona que amas, sientes esas mariposas que tantas veces escuchaste en cuentos de hadas, comienzas a creer en los para siempre y entonces te das cuenta de que estas completamente enamorada.
-Me encantas – dijo Camila sobre mis labios.
-Te ves hermosa hoy – ella sonrió y escondió su cara en el espacio que había entre mi cuello y cara – eres tan vergonzosa bebe.
-Solo me visto así por ti – la quede mirando – nunca me importo verme bien para alguien porque simplemente me veían como pedazo de carne.
-Hey – acaricie su cabello – deja de tratarte así ¿ok? Para mi no eres un pedazo de carne y si te queda alguna duda – tragué saliva – esperaría toda una vida para poder tenerte en mis brazos completamente desnuda – no dejaba de mirar sus ojos y ellas los míos, estaba siendo completamente sincera en este punto de la conversación.
-O sea que no te pasa nada con la ropa que me puse.
-¿Te vestiste así porque quieres que nos acostemos? – las mejillas de Camz estaba ruborizadas y se quedó callada.
-Lo siento hablo muchas tonteras juntas – se paró de mis piernas y entró al departamento y se sentó con su copa de vino en uno de los sillones.
-¿Qué paso? ¿Qué fue eso?
-Nada – respondió a secas.
-Ok – me coloqué frente a ella y me arrodille un poco para quedar a su altura – si crees que no me paso absolutamente nada cuando te vi vestida así estas equivocada – ella volvió a mirarme – y no creas que te lo estoy diciendo para que no te enojes, es solo la verdad. Cuando te vi bajar del auto de Ally mi corazón comenzó a latir muy rápido y cuando te vi en la puerta vestida como estas quería hacerte el amor en es mismo momento – Camila estaba roja nuevamente – me controlé y solo podía besarte porque no sabia que mas hacer con la mujer que tenía frente a mis ojos. No eres una niña, tu cuerpo es el de una mujer y me vuelve loca Camila no quiero que nos acostemos y que después te arrepientas de lo que paso, de hecho no tengo apuro alguno en tener relaciones contigo.
-Fui una tonta.
-Creíste que si nos acostábamos hoy te iba a pensar mas durante la semana – le pregunté.
-Creí que si lo hacia te podría retener mas tiempo – sus ojos estaban con lágrimas – soy una estúpida – se llevo las manos a la cara.
-Hey – me senté a su lado y la cargué para que se sentara en mis piernas – no sé qué te habrán hecho en el pasado, o sea lo sé. Pero si eso te hizo sentir que si no te acuestas con alguien simplemente tu pareja te deja por otra o busca placer en otros lados eso no es lo correcto Camila – acariciaba su cabello – esas personas no sabían lo que tenían al frente de sus ojos, para mi tu eres como una sirena – ella elevó la cara y noté que se le había corrido un poco la pintura.
-¿Sirena? ¿Por qué una sirena?
-Ellas ya no existen mejor dicho, existe solo una y es mía – ella sonrió – te dije que ese día sería especial te acuerdas.
-Tú no me facilitas las cosas Lauren.
-¿A que te refieres con eso?
-No me hagas decirlo porque me pondré roja por enésima vez en esta noche.
-Anda dilo, tenemos confianza.
-Eres la chica mas sexy que conozco, haces que hasta un pijama sea sexy con ese cuerpo, cuando te vi semi desnuda casi tuve un orgasmo con solo mirarte. Eso no es sano para nadie – yo reí – no te rías.
-No es sano para mi salud mental que te andes paseando por mi casa con una blusa transparente, con ropa interior negra y encajes. Eso no es sano.
Después de ese pequeño desliz que tuvimos en la cita todo volvió a la normalidad, ella volvía a sonreír y yo era completamente feliz. Hablamos toda la noche de cosas que nos gustaban, me hablo acerca de su familia y de su infancia. Creo que nunca me había gustado tanto escuchar a alguien como a Camila, cada vez que hablaba de su familia se le iluminaba el rostro y por una fracción de segundos sentía celos, celos de no poder decir lo mismo. Mi familia al comparación con la de Camz dejaba mucho que desear, todos menos Chris que es el único que vale la pena.
Le pregunté si tenía sueño a eso de las 3 de la mañana y me dijo que sí, nos fuimos a dormir ya que la princesa tenía sueño y mañana Ally la pasaría a buscar a las 10 de la mañana, mientras nos quedábamos dormidas comenzamos a decir lo que nos gustaba la una de la otra. Creo que nunca me había quedado dormida tan feliz y contenta como está noche, aunque creo que podría dormir eternamente a su lado y no me molestaría para nada. Ella era mía, era mi princesa, era la reina de mi castillo, era mi sirena… ella era el amor de mi vida. Espero poder decirle algún día en la cara que es la persona que quiero hasta la eternidad a mi lado. Algún día…

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 18

Mensaje por Admin el Dom Dic 04, 2016 5:17 pm

Narra Lauren
Había puesto la alarma una media hora antes de que Ally llegara para que Camila pudiera arreglarse un poco, como era de esperar ella ni siquiera sintió la alarma y sinceramente no sé cómo lo hace para llegar siempre temprano a la universidad.
Dormir a su lado se ha vuelto una de las cosas favoritas de mi vida, poder verla dormir, verla despertar es increíble. Ese brillo que tiene en sus ojos cuando despierta es único. Me levanté de la cama lentamente para no despertar a Camz, me coloqué una bata y fui a preparar el desayuno, miré la mesa en donde habíamos cenado ayer y estaba toda desordenada. Tendría que ordenar todo este desastre.
Lleve la bandeja hasta la pieza y la coloque en el lado vacio que deje cuando me levante, le di la vuelta a la cama para ir a despertar a Camz – princesa despierta – dije rozando mi nariz en una de sus mejillas y noté como ella comenzaba a quejarse para poder dormir unos minutos mas.
-Solo 2 minutos mas.
-Camila acuérdate que vendrá Ally por ti – en ese momento ella saltó de la cama – vaya que energía.
-Dios me paré muy rápido me duele la cabeza – ella se agarró la cabeza con sus manos.
-Antes de irte tienes que tomar el desayuno así que te preparé eso – Camila miró hacia el otro lado de la cama y sonrió.
-Que hice para merecer una chica tan atenta y tierna como tu – caminó hacia donde estaba sentada y se sentó encima de mis piernas, quedamos frente a frente en una pose que no ayudaba mucho a mi imaginación – dime que hice – volvió a preguntarme.
-bueno – mis ojos bajaron hacia sus pechos y ella no aguantó la risa –lo siento en serio, es que tu – mis manos se fueron hacia su espalda y la pegue a mi cuerpo y ella dejo escapar un leve gemido - no me lo haces fácil.
-¿Quién dijo que esto sería fácil? – antes de poder responderle Camila tenía sus labios sobre los míos, podría despertar todas la mañanas así, no tendría problema. Nunca me había gustado tanto besar a alguien por las mañana como a Camila. Sus labios eran deseables todo el maldito día, era casi una tortura no poder besarlos en la semana, me volvía loca con su presencia en mis clases.
Camila succiono mi labio inferior y se alejó lentamente dejándome con una cara de boba – me encanta cuando me miras así – me dijo saliendo de mis piernas y dirigiéndose a la bandeja con el desayuno.
-No te acostumbres – le dije y me di vuelta para tomara desayuno con ella, era increíble que le gustara todo lo que hacía. Creo que le daba solo pan solo también se lo comería y lo amaría porque se lo di yo – que harás hoy – le pregunte mientras lavaba la loza de ayer y la del desayuno.
-Normani quiere que nos juntemos dijo que tenia algo que contarnos – me di vuelta para ver como Camila se colocaba su chaqueta de cuero y creo que tuve mi orgasmo número 200 con tan solo verla – que pasa – me preguntó.
-Oh… yo… no, nada olvídalo – volví a lavar la loza – Vero también quería que nos juntáramos hoy, pero el dije que vinieran en la noche porque en la tarde tengo pensado seguir con el caso del niño.
-¿Cómo se llama? No me gusta decir el caso del niño que su padre abusaba de él – la quede mirando.
-Se llama David igual que el padrastro.
-¿Coincidencia?
-Si – dije.
Camila se acercó a mi y sus brazos abrazaron mi cintura – me encanta la pasión que le pones a las cosas – sonreí – se que te irá bien con ese caso, se que eres mejor que tu hermana y tu padre juntos – me acerqué para dejar un pequeño beso en sus labios.
-Gracias por venir Camila.
-¿Alguna vez dudaste que vendría? – las dos sonreímos.
-No – juntamos nuestras frentes y abrimos nuestros ojos – tienes una idea de cuánto me encantan tus ojos marrones.
-Y tu no tienes idea de lo que hacen tus ojos verdes con mi autocontrol – ella sonrió y besé su frente en se sentimos la bocina de Ally – creo que el cuento de hadas terminó por hoy – dijo Camila.
-No, esto no terminará. Solo es un descanso.
-No quiero descansar de ti – se aferró a mi cuerpo y me deje embriagar por su olor – te extrañaré, por favor no desaparezcas tanto.
-Te lo prometo pequeña – me alejé para besarla por última vez – pásala bien con tus amigas.
-Y tu también – Camila me volvió a besar, abrió la puerta y me quedo mirando – mierda – dijo en voz alta y corrió hacia mis brazos dejándome besos por todas partes – te amo te amo te amo –repetía sin cansarse – ahora si – dijo mirándome – te amo adiós – me volvió a besar y se fue.

Narra Camila
Durante el camino con Ally decidimos no hablar nada de nuestras cenas para hablarlo todo cuando estuviéramos con Dinah y Normani – que crees que nos quiere contar Normani – le pregunté a Ally.
-No sé a lo mejor se acostó con Vero – las dos nos miramos – no creo o si – tambaleó en su respuesta.
-Eso sería muy raro – no dijimos nada mas.
Cuando llegue a eso de las 11 de la mañana mis padres iban saliendo al mercado con Sofi y nos dijeron que Dinah y Normani estaban en mi habitación, subimos y las dos estaban acostadas en mi cama – hasta que llegan – dijo Normani.
-Lo siento como nunca un día sábado había mucho tráfico – dijo Ally sacándose los tacos y la chaqueta.
-Mierda – dijo Dinah mirando a Ally – no quiero imaginar cómo quedo Alexa cuando miró ese escote – todas nos reímos.
-No paso nada – contestó Ally sentándose en la cama – y no es que no quiera que pase pero siempre que estamos en ese momento pasa algo, siento como si ella tuviera miedo de algo.
-¿De quitarte la virginidad? Dios dile que la perdiste hace bastante – dijo Dinah y Ally le tiró un cojín.
-No sé que pasara por su cabeza, no tengo ni la mas mínima idea de lo que piensa cuando estamos a punto de hacerlo.
-O sea que si has estado desnuda con ella – pregunto Normani y Ally se ruborizó – oh vamos no me vengas con ponerte roja después de todo lo que haz hecho.
-Si, si la he visto completamente desnuda – la quede mirando – pero nunca concretamos. No sé que pasa.
-Es como Lauren – pensé en voz alta y todas me miraron – Dios – exclamé.
-No metas a Dios en esto, dime que pasa con Lauren – preguntó Dinah.
-Me dijo que quería que fuera especial – todas se miraron – y encuentro que está bien, pero juro que me cuesta tanto mantener la compostura cuando estoy a su lado, es como una olla a presión que explotará en cualquier momento – dije mirándolas.
-Oh de la nada las amiguitas abogadas se volvieron vírgenes o son muy cursis – dijo Dinah mirando a Normani – aunque si las dos quieren que sea especial para ustedes lo encuentro muy lindo.
-Si, igual no sé – dijo Ally acostándose sobre las piernas de Dinah.
-Bueno les tengo que contar algo – dijo Normani y todas la miramos.
-¿Qué hiciste? – pregunté.
-Se trata de Vero – todas nos sentamos y miramos directamente a Normani – dejen de mirarme así.
-¿Están saliendo? – preguntó Ally.
-No me molesta ser la única heterosexual del grupo pero en serio estas saliendo con ella – preguntó Dinah.
-¿Qué te hizo? ¿Te hizo pagar la cuenta verdad? – pregunté.
-Oh cállense – nos gritó – déjenme hablar.
-Ok, te escuchamos – dije mirándola.

Flashback Normani
Cuando hicimos la fiesta con todos los amigos en la playa en donde Lauren se agarró a golpes con su hermana, en la noche cuando estábamos en la fogata todo el mundo vio que Vero me beso y que bueno yo se lo respondí.
-Vero me acompañas – le pregunté al oído.
-Si – respondió ella.
Entramos a la casa que estaba vacía y nos sentamos en un sillón gigante una al lado de la otra y nos quedamos mirando, realmente Vero era hermosa y nunca había encontrado hermosa a ninguna chica. Creo que si esto paso fue porque me deje llevar por los rumores de que Vero me encontraba guapa cosa que no tendría que haber hecho, nunca hablamos de eso, simplemente pasó.
-¿Qué pasa? – me preguntó Vero.
-Tengo miedo – le dije.
-¿De qué?
-De esto – ella solo me miró.
-Oh ya entiendo – noté como sus ojos se ponían tristes – lo que pasa es que no eres lesbiana y estas confundida ¿verdad?
-¿Por qué para ti todo es tan fácil?
-¿Fácil? Me gusta una chica heterosexual – cuando dijo me gusta sentí ganas de besarla ahí mimos pero me contuve.
-Lo siento, en serio yo no te quería confundir.
-No me confundiste- la quede mirando – se que eres heterosexual y que semanas antes de conocerme salías con un jugador del equipo de rugby de la universidad que terminaron por una estupidez, celos creo que era – estaba impresionada, como sabía tanto si ni siquiera iba en el universidad – y ahora te sientes agobiada porque te llamo la atención – sus ojos penetrantes hacían estrago con mis pensamientos – pero si quieres puedes ir de nuevo corriendo a su lado, no tengo problema Normani.
-¿No te importa si estoy con él? – pregunté sorprendida.
-No, o sea yo no paso mucho tiempo en esta ciudad y no me permito enamorarme de nadie – la quede mirando – si no te alejas tu a lo mejor lo terminaré haciendo yo. MI vida es ir de país en país, presentarle al mundo mi música, no tengo relaciones serias. Si en una fiesta en la que estoy encuentro alguien linda voy y la beso si eso pasa a algo mas voy y lo hago, esa es mi vida Normani.
-¿Por qué no te has acostado conmigo entonces? – ella me quedo mirando – porque fuiste y me besaste, fuiste y salimos juntas, fuiste y cenamos juntas, fuiste y nos volvimos a besar.
-Se con quién acostarme y con quien no – la miré raro – eso no quiere decir que yo crea que tu seas mala en la cama, creo que debe ser genial poder estar en una cama contigo – sentí como mis mejillas se ruborizaron – me gusta que las chicas heterosexuales se fijen en mi y pierdan la cabeza por uno minutos y si en esos minutos terminamos en la cama yo me voy apenas termino el acto – no podía creer lo que estaba escuchando.
-Creo que agradezco no haberme acostado contigo.
-No te preocupes no lo haría – nos miramos fijo.
-Creo que volveré a la fogata – me levanté y sentí que ella hizo lo mismo y me agarró el brazo para que la mirara – que pasa ahora.
-No mal interpretes – sus ojos tenía un brillo especial – no me acuesto contigo no porque no quiera, sino porque contigo ha sido diferente. Dije que no me permitía tener nada serio pero sin querer contigo fue algo serio. Nunca había salido a comer con una chica mientras estaba de gira, nunca dormí con alguien mientras estaba de gira. Se que si me acuesto contigo terminaré enamorándome de ti – en ese instante sentí que mis piernas temblaban – y tu no te mereces un amor a distancia.
-Crees que porque tú te enamores de mi yo lo haré de ti – pregunté en un tono irónico.
-Se que no podrías sacarme de tu cabeza pero no te mereces eso, mereces ser feliz con alguien que esté acá, que te abracé, te bese, te diga lo linda que eres, lo tímida que eres y que eso en ti no es un defecto – ella me sonrió – te besé hoy porque no se cuando vuelva a Miami y quería tener un poco de ti.
-Entonces esto queda hasta acá ¿verdad?
-Creo que si, me voy mañana en la noche así que es lo mas sano.
Esa noche fue la última vez que la vi y la disfruté, nos besamos toda la noche pero nunca paso nada, creo que las dos estábamos consiente de que esto terminaría tarde o temprano.
Final del Flashback.

-Entonces no sabes nada de ella – pregunté.
-No, nada, se de ella por lo que publica en sus cuentas pero nada.
-¿Qué harás? ¿Porque te gusta verdad? – preguntó Ally.
-Que puedo hacer – nos miró a todas con cara de tristeza – ella tiene razón nuestras vidas son muy diferentes.
-y por eso volverás con Arin – dijo Dinah irónicamente – es una estupidez ese estúpido ni siquiera te valora.
-Es verdad – dije agarrándole sus manos – te mereces a alguien que te valore, se que no estas acostumbrada a estar sola pero a veces hace bien.
-Lo sé, necesito estar sola – noté como le caían algunas lágrimas – solo quiero que esto pase luego, que el dolor que siento acá se vaya.
-¿Nunca antes lo habías sentido? – preguntó Ally.
-No, nunca. Nunca extrañe a alguien tanto como ahora.
-No crees que eso se llama amor – dijo Dinah y todas miramos a Normani.
-No tengo idea, creo que es mejor que nos vayamos – dijo Normani – antes que lleguen tus padres.
-Si es verdad, las iré a dejar a la puerta.
Bajé las escaleras para ir a dejarlas y me despedí de ellas, me quede un rato en el jardín tomando aire y tratando de entender a Normani y creo que no lo haré nunca, a ella le gusta vero se le nota en la cara, cuando está con ella todo el mundo lo nota menos ella. Miré mi celular y decidí llamar a Lauren.
-Ya me extrañas – preguntó de inmediato.
-Boba, pero si te extraño demasiado - no podía negarlo.
-¿Qué te pasa? – me preguntó.
-No me dejes nunca – era lo único que tenía que decirle, creo que la conversación con Normani nos dejó a todas sentimentales – por favor.
-¿Qué te hace pensar que haré eso?
-solo te lo pido, no lo hagas nunca.
-Hey escúchame, te amo. Te amo demasiado no lo haré.
-Gracias por amarme, yo a ti también te amo mi amor.
-Hola Camila
Seguía hablando con Lauren cuando sentí una voz que hizo que me congelara por completo, que me quedara sentada en el pasto y tener un miedo de mirar esos ojos, miles de flashback se venían a mi cabeza, comencé a sentir un dolor en el pecho – que pasa mi amor no me piensas saludar – se me cayó el celular y las lágrimas comenzaron a caer por si sola – hija en serio no saludarás a tu tío – en ese momento hice lo único que podía hacer agarré el celular y salí corriendo sin dirección alguna y sin mirar hacia atrás. Mi peor pesadilla había vuelto.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 19

Mensaje por Admin el Dom Dic 04, 2016 5:18 pm

Narra Lauren
No esperaba tener visitas hoy ni mucho menos que fuera Camila, cuando tocó a mi puerta y la vi con su cara cubierta de lágrimas sentí que mi corazón se hacía trizas. Lo primero que hice fue hacerla pasar, le di un vaso con agua pero ella no quería nada solo quería llorar y creo que eso le haría bien. Después de unos minutos lo único que hacía era mirarme, era como si estuviera buscando algo en mis ojos y creo que no lo encontró.
-Lo siento – dijo después de unos minutos.
-¿Lo sientes? ¿Qué cosa sientes? – pregunté.
-Haber venido a tu casa como si nada, sin avisar. Se que tengo que hacerlo…
-Camila – interrumpí – no tienes que avisar, eres mi pareja pero no esperaba que volvieras si te soy sincera, ni mucho menos verte como te encontré.
-No quiero volver a mi casa Lauren – Camila jugaba con sus dedos de las manos y no me miraba – no quiero volver – levantó la cabeza y noté que seguía llorando me paré y me fui a sentar a su lado, agarré una de sus manos y entrelacé nuestros dedos – esto es una mierda – colocó su cabeza en mi hombro – no puedo vivir con miedo toda la vida Lauren así no se puede vivir – seguía llorando.
-Porque no tratas de explicarme de una forma en que yo pueda entender amor – besé su frente.
-Estaba hablando contigo por celular afuera en el jardín cuando sentí que me llamaban por mi nombre, al principio ni siquiera miré porque el tono de su voz me hizo sentir muy incómoda, cuando me volvió a nombrar supe quién era – Camila me miró a los ojos y yo hice lo mismo – no tuve ni que darme vuelta para mirarlo para verificar que era él – en sus ojos realmente había mucho dolor, nunca la había visto así – no sé qué habrá hecho ahí dentro para que lo dejaran salir antes de los 20 años de cárcel, pero está fuera de ella y lo primero que hizo fue ir a buscarme a mi casa.
-Era tu tío – ella asintió con la cabeza – dime que eso es una broma.
-No Lauren no es una broma, yo quisiera que lo fuera – me miro directamente a los ojos – yo mas que nadie quisiera que fuera una broma – se llevó sus manos a la cara y comenzó a llorar, me paré y me arrodillé para quedar frente a ella, saqué sus manos de su cara y la miré, esbocé una pequeña sonrisa y junto a eso sequé sus lágrimas – lo odio tanto – verla así realmente me rompía el corazón, nunca me había dolido tanto ver a alguien sufriendo. En esta carrera ves caso como estos todo el maldito tiempo y te dan rabia, impotencia. Pero, no puedo hacer nada mas que llevarlos a cabo pero ahora era diferente, se trataba de Camila de la persona que es capaz de hacer desaparecer todos mis miedos con una mirada – no quiero pasar lo mismo Lauren no lo aguantaría – en ese momento me imagine a ese cerdo tratando de forzarla a hacer algo que ella no quiere y sentía rabia por dentro.
-Haremos algo bueno pequeña – dije agarrando su cara.
-¿Qué? – respondió.
-Iras a mi cuarto y descansaras una o dos horas – elle me miró – se que tienes sueño porque anoche nos acostamos tarde y ahora con lo que acaba de pesar debes estar cansada de tan solo pensar en lo que va a pasar.
-Es verdad estoy muy cansada.
-Anda a descansar – desordené su cabello.
-Lauren no – se me tiró a los brazos – júrame que no me dejaras sola en esto, que me apoyaras, que serás mi hombro en el cual voy a poder llorar. Júramelo.
-Te lo juro Camz, nadie te tocara un pelo – ella se alejó y selló nuestros labios con un pequeño beso – ahora anda a dormir – le di una palmadita en el trasero y ella se fue a acostar.
Me quede un buen rato pensando en lo que me había contado Camila no puedo creer que hayan dejado libre a una persona así cuando claramente es un peligro para la sociedad. Iba de un lado a otro por el departamento de mi casa cuando decidí prender la computadora y buscar información. Este caso al principio lo llevo mi padre, lo cual no tenía idea hasta ahora de ahí la investigación paso a manos de otro abogado. Siempre supe que a mi padre no les gustaban estos casos, así que creo que por eso lo dejo.
Su sentencia era de 20 años y solo hizo 10. Me paré y decidí llamar a mi padre al cual no veo ni hablo con él desde el altercado en su casa. Le pregunté si podía mandarle un mail con algo que encontré, que era importante y que necesitaba toda la verdad y me dijo que no había problema. El mail fue respondido a los 20 minutos después con mucha información, también me dijo que decidió salirse del caso porque era abogado defensor y el nunca defendería algo así y en ese mismo momento me di cuenta que 20 años después el estaba haciendo lo mismo solo que ahora estaba el tema de preferencia sexual de por medio. Mi mensaje de vuelta solo decía gracias.
Ahora necesitaba hacer algo.

Narra Camila
Creo que Lauren tenía razón estaba muy cansada y necesitaba descansar, me desperté y no porque quisiera si no porque el olor de Lauren que emanaba de sus sábanas y almohada me estaba volviendo loca, me quede acostada un buen rato solamente para abrazar su almohada. Su olor me encantaba, todo de esa mujer me encantaba. Estaba tan concentrada en su olor que ni siquiera me di cuenta cuando me abrazaron por la espalda e inconscientemente di un salto.
-Hey – me di vuelta y era Lauren – soy yo bebe – me sonrió y en ese momento supe que iba a estar bien.
-Lo siento, es solo que con todo lo que paso hoy me cuesta mucho aun poder estar tranquila.
-Lo sé – Lauren me abrazó y nos quedamos mirando, sus ojos realmente podían hacer dos cosas con mi persona o volverme completamente loca o calmarme.
-Que hora es Lolo.
-Son las 9 de la noche.
-¿Qué? – Salté de a cama de Lauren – tengo que volver a mi casa, mis padres deben estar preguntándome que pasa, porque no estoy en la casa ¿sabes dónde deje mi ropa? No la encuentro, siempre soy desordenada mierda.
-Camila – Lauren me agarró de los brazos – no te irás a ni un lado
-¿Qué? ¿de que hablas? Tengo que volver a la casa Lolo.
-No, no irás yo ya me encargue de eso.
-¿Qué hiciste?
-Llamé a tus padres
-¿Qué? En que momento fue eso.
-Estabas durmiendo no te iba a despertar Camila.
-Que dijiste y que te dijeron.
-Les dije que era tu profesora y les conté lo que te paso, también les dije que habíamos hablado de este tema antes y que me vieran en estos momentos no como tu profesora si no como una profesional del tema que quiere ayudar a su hija. Me explicaron también que ellos no tenían idea de que el hermano de tu papá había salido de la cárcel y que tu te podrías quedar el tiempo que quisieras acá.
-Es una broma, eso no pasa ni en mis sueños.
-No se que clase de sueños tienes tu pero pasó, es real.
-Que quiere decir eso de que me puedo quedar acá el tiempo que sea necesario.
-Lo que pasa es que llego un mail que dice que suspenderán las clases hasta el miércoles.
-¿Por qué?
-remodelación.
-Oh ya veo – hice una pausa – Lauren ni siquiera tengo ropa, nada. No me puedo quedar.
-También me encargué de eso – Lauren se fue de al pieza y volvió con un bolso que conocía.
-¿Qué haces con mi bolso?
-Le di al dirección a tu papá y el lo vino a dejar, de hecho vinieron los dos. Tu mamá no quería quedarse sola en la casa al saber que tu tío anda rondando.
-O sea que conociste a tus suegros y yo ni cuenta me di – hubo risas.
-Me gusta saber que por lo menos ahora te ríes.
-¿Por qué quieres que me quede hasta el martes?
-Porque te quiero tener cerca y podemos trabajar y hacer muchas cosas mas – Lauren se acercó a mi y colocó sus manos por debajo de mi polera haciendo que sus manos frías me hicieran estremecer – preparé la cena bebe – le sonreí.
-Creo que tu eres el mejor sueño que he tenido.
-Esto no es un sueño Camila – Lauren me besó la punta de la nariz.
-¿No?
-No, me vuelves loca Camila.
-Tu amí también.
-Haremos algo bueno.
-Lo que quieras.
-Esta noche dejaremos de lado el tema de tu tío y lo hablaremos mañana.
-¿Por qué?
-Esta noche será nuestra bebe – se acercó y me besó – ahora vamos que se enfría la cena.
-¿Qué hiciste? – le pregunté saliendo de su cuarto tomadas de las manos.
-De hecho no hice nada – miré hacia la mesa y era pizza, de hecho eran dos pizzas familiares.
-Sabes que amo la pizza verdad.
-De hecho llame a Ally y me dijo que era tu comida favorita.
-Amor – me lancé a sus brazos y ella me cargo y me dio vuelta por los aires – te amo Lauren – la quede mirando directamente a sus ojos que ahora estaban mas verdes que nunca – te amo demasiado – pegué mi frente a la de ella.
-Yo a ti también te amo – sonreímos y nos sentamos a comer. La pizza la acompañamos con un jugo natural de naranja que eso si lo había hecho Lauren, a veces se reía de como yo disfrutaba un pedazo de pizza, me dijo que no había conocido nunca a alguien que le gustara comer tanto.
Después de cenar nos fuimos a la terraza creo que ese lugar podría ser perfectamente uno de mis lugares favoritos en el mundo. Lauren llego con dos vasos de Wisky.
-Sabes que la última vez que tomé Wisky fue cuando te vi discutir con Lucy fuera del bar de Normani
-¿En serio?
-Si – dijo sentándose en una de las dos sillas que había ahora.
-Crees que lo de nosotras es el destino – le pregunté sentándome en la otra silla.
-No creo en esas cosas Camila – nos quedamos mirando – pero por algo te cruzaste en mi camino esa noche – acaricio una de mis mejillas – creo que todo pasa por algo pero no se si llamarlo destino.
-Creo que me gustó demasiado conocerte, de hecho creo que te conozco en muchas facetas.
-¿Cuáles serían esas facetas? – preguntó sonriendo, amaba esa sonrisa.
-Cocinera, abogada, profesora, hija, hermana, buena samaritana y mi pareja.
-Suena lindo decir pareja.
-Lauren ¿Cómo te diste cuenta que te gustaban las chicas?
-¿Por qué esa pregunta?
-Porque siempre has dicho que nunca saliste con ninguna chica, que soy la primera.
-Es verdad, eres la primera con la que salgo en serio.
-¿En serio? Eso quiere decir que si saliste con chicas.
-Cuando tenía 15 años Camila, pero nunca las besé nunca nada. Siempre encontré muy lindo el cuerpo de la mujer. Lo sigo encontrado las mujeres son hermosas.
-¿Todas? – elevé una ceja.
-Tu le ganas a todas – las nos sonreímos – pasé mi juventud esperando que llegara esa mujer que me hiciera tocar el cielo con solo sentir su presencia y nunca llego. Ahora si a eso le sumamos que mis padre es homofóbico todo se hizo aún mas difícil.
-Nunca hablaste de esto con tu hermana – Lauren me quedo mirando.
-Taylor es como la versión enana y femenina de mi padre.
-Y tu mamá.
-Mi mamá –hubo silencio – ella, ella simplemente esta como muerta en vida – no puedo creer lo que acabo de escuchar – no tiene ni voz ni voto en esa casa y si no se separa de mi padre es porque simplemente no tiene nada mas que eso, a él y nosotras.
-No has pensando en traerla a vivir acá – Lauren me miró.
-Se lo propuse una vez y no quiso.
-Vaya, siento si el tema te incómodo.
-No, no me incomoda eres mi pareja y tenías dudas es válido que quisieras saber cosas mías.
-Eres tan tierna Lauren – la quede mirando – nunca en mi vida imaginé que estaría con una persona como tu.
-Lucy no es muy diferente a mi.
-Son completamente diferentes no sé como son mejores amigas – reímos.
-Gracias Camila – nos quedamos mirando.
-¿Por qué me estas dando las gracias? – pregunté algo confundida.
-Por dejar que te ayudara la noche en que trataron de asaltarte – la quede mirando – si eso no hubiera pasado y te hubieras ido solamente nada de esto estaría pasando, gracias a ti soy mas feliz, libre… bueno libre solo cuando estoy contigo.
No me aguanté y me senté en sus piernas, le quité el vaso de Wisky y lo deje sobre la mesa junto con el mío, ella me abrazó y deje mi cabeza entre el espacio que había entre su cabeza y su hombro, cerré los ojos y me quede quieta sintiendo su olor, si había algo que realmente me encantaba era su maldito olor. Pase mi nariz lentamente por la piel suave de cuello, la acariciaba de arriba hacia abajo, me di cuenta de que le estaba causando efecto cuando apretó una de mis piernas eso hizo que sonriera – Camz – dijo en mi oído y me acomodé para mirarla a la cara.
-¿Qué pasa? – Lauren solo me miraba, tenía esa mirada perdida sus ojos penetraban los míos sin permiso alguno y hacia que bajara todas mis defensas, una de sus manos acaricio mis rostro y el contacto de su piel con la mía quemaba.
-Te amo – me lo dijo sin dejar de mirarme en ningún momento.
-Yo a ti también te amo.
La mano de Lauren sobre mi rostro hizo que mi cara se acercara a la suya y que en cuestión de segundos ya estuviéramos besándonos, amaba sus besos. Cada vez que nos besábamos sentía que nuestros labios se hacían el amor los uno con los otros, Lauren sabía tan bien, sus labios con sabor a fresa me volvían completamente loca, perdía la noción del tiempo, se me olvidaba el día en el que estábamos y si pudiera olvidarme de respirar creo que también se me olvidaría.
Sentí como sus manos se fueron por debajo de mi polera, el clima era cálido a sí que solo estaba con una polera y un buzo que Lauren me había prestado para hacer la siesta. Sus pulgares comenzaron a hacer círculos en mi piel haciendo que me erizara por completo, no parábamos de besarnos, ella succionaba mi labio inferior y lo mordía como si mañana nos deportáramos y esto sea un maldito sueno.
Sus manos se fueron hacía mi espalda y comenzó a subir lentamente junto con sus manos también subió mi polera, sentí la pequeña brisa sobre mi espalda y deje escapar un leve gemido que al parecer a Lauren le encantó porque sonrió. A esas alturas mi autocontrol ya no lo podía controlar. Me paré de las piernas de Lauren sin dejar de besarla, ella se paró junto conmigo y caminamos abrazadas y besándonos hacia el living de su casa, ella me acostó sobre uno de los sillones y ella se colocó sobre mi cuerpo, sus labios salieron de los míos para hacer estragos en mi cuello. Cuando sentí sus labios húmedos sobre la piel de mi cuello sentí una explosión de mariposas en mi estómago. Sentía como dejaba pequeños rastros de besos, succiones y lamía despacio. Me estaba volviendo loca.
Mis manos se fueron hacia su espalda y comencé a lera lentamente, logré sacársela y la miré – que miras – su voz había cambiado, era una voz placentera que hacía elevar mi imaginación.
-Eres perfecta, hermosa – ella volvió a acostarse sobre mi cuerpo y quedamos a centímetros de distancia.
-¿Qué pasa? – pregunté temblorosa.
-¿Quieres esto tanto como yo? – sentí mis mejillas ruborizarse – yo… - era increíble verla tartamudear, era el ser mas tierno sobre el planeta tierra – yo te quiero – dejo caer su cuerpo sobre el mío, pegamos nuestras frentes y nos miramos directamente a los ojos – te quiero tener – sonreí, Lauren era demasiado sincera y tierna cuando se trataba de sexo – juro que lo haré especial – coloqué un dedo en sus labios.
-Si lo que me estas preguntando es si quiero hacer el amor contigo la respuesta es sí y con el solo hecho de que seas tu eso ya lo hace especial – Lauren se paró y cuando lo hizo me di cuenta de que tenía un cuerpo demasiado marcado, la miré de pies a cabeza y paré en sus pechos. Eran perfectos.
-Deja de mirarme así – la miré a los ojos – y vamos a la cama.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 20

Mensaje por Admin el Dom Dic 04, 2016 6:09 pm

Narra Camila
El solo sentir su cuerpo sobre el mío, la forma en que me tocaba, me hacía sentir tan suya, tan única.
Su boca no dejaba la mía y sus manos acariciaban cada parte descubierta de mi piel lo que me hacía estremecer hasta el más mínimo contacto en este momento me hacía delirar, podía notar por la manera en que Lauren se movía sobre mi cuerpo que esto le gustaba tanto como a mí. Nunca había visto sus ojos con tanto deseo como ahora, comencé a notar que nuestros cuerpos comenzaron a sudar y que su cabello comenzó a pegarse en su piel sudada lo que a lo mejor para cualquier otra persona podría ser un poco incómodo para mí era la imagen más perfecta que he visto en mi vida.
Lauren besaba mis labios como si no existiera mañana, como si esta noche fuera la última noche de nuestras vidas, sus manos me tocaban como si me fuera a escapar a algún lado cuando lo único que quiero es quedarme con ella toda esta noche, su boca salió de la mía para irse a mi cuello mientras que sus manos se aferraban de mis caderas, podía sentir como mordí y succionaba la piel de mi cuello deje de aguantarme los gemidos, enredé mis manos en su cabello sudado y sentí como subió su boca hasta el lóbulo de mi oreja – me encantas Camila – no podía ni siquiera responderle, mi cabeza no podía juntar una frase en estos momentos.
Lauren comenzó a bajar sus besos hasta llegar a mis pechos que seguían cubiertos por el sostén, ella rozaba su nariz con la piel descubierta de mis pechos. Para suerte de ella y la mía mi ropa interior se desabrochaba por delante así que con un solo movimiento mis pechos quedaron al descubierto, miré como Lauren me miraba y sentía como mis mejillas comenzaba a ruborizarse. Lauren se acostó sobre mi cuerpo y me miró a los ojos – no tienes idea de lo hermosa que eres – dejo un pequeño beso en mis labios – me encantas – su boca se fue nuevamente hacia mi cuello y sentí que todo mi cuerpo explotaba en el contacto, sus manos bajaron temblando hasta mis pechos, sabía que estaba nerviosa, sabía que para las dos era la primera vez que hacíamos esto con una mujer.
-Quiero esto mas que a nada en este preciso momento – le dije en su oído y Lauren levantó la cara para mirarme – haz que sea perfecto.
-¿Si lo hago mal? – noté preocupación en su mirada.
-Serías incapaz de hacer algo mal Lauren eres perfecta.
Lauren sonrió y comenzó a bajar hasta llegar a mis pechos, al principio no hacía nada solo los miraba, era una escena muy tierna. Era como si estuviera tratando de plasmar esa imagen en su cabeza. Después de unos minutos Lauren envistió mi boca con la suya mientras que sus manos masajeaban uno de mis pechos, sus caricias eran suaves, llenas de amor y con miedo a hacerme daño. SU manos me estaban volviendo loca, casi por inercia arañaba su espalda, estaba desesperada por sentirla, por hacerla mía, porque me haga suya. Tenerla era un sueño desde que la conocí. Lauren dejo mis labios y bajo hasta mis pechos, no sé si se dejó llevar por la pasión del momento pero se llevó uno a la boca mientras que con una de sus manos acariciaba el otro, eso me hizo delirar, mi cuerpo temblaba por completo. Es imposible que sea la primera vez que hace esto con una mujer. Había hecho esto con Lucy pero nunca sentí tanto placer como ahora.
Los labios de Lolo bajaron hasta mi estómago y yo enredé mis manos en su cabello, estaba muriendo a esa altura, sentí como sus manos se posaron en el dobladillo del buzo que me había prestado para hacer la siesta y comenzó a bajarlo lentamente hasta que solo quedé con la ropa interior lo cual me hacía estar en desventaja así que de un movimiento rápido saqué el sostén de Lauren dejando sus pechos al descubierto, era segunda vez que los veía y tenían el mismo efecto hipnotizador en mi cuerpo. Ella era perfecta, no había nada malo en su cuerpo ni en nada de lo que la rodeaba.
Tiré a Lauren hacía mi cuerpo quedando debajo del suyo, sentía el roce de nuestros pechos y era una sensación única, la besé de inmediato, quería sentirla a cada segundo. Mis manos bajaron por su torso desnudo hasta llegar al botón de su short, no parábamos de besarnos, me deshice de su short y ahora estábamos en la misma sintonía, sus labios me hacían temblar era increíble sentir como ella a veces era tan inmadura para tocarme y a la vez yo soy igual. Quiero hacerla sentir cómoda, que este es nuestro momento que nada ni nadie nos va a separar. Quiero hacerle entender que mientras estemos en nuestra burbuja de amor la cual sepamos cuidar nadie la podrá reventar. Con mis caricias quiero que entienda que no habrá nunca nadie como ella en mi vida, una persona tan única, perfecta, apasionada en todo lo que hace. Quiero que se de cuenta de que no hay piel como la suya, que no hay labios que desee mas en mi vida que los de ella, quiero que entienda que es el amor de mi vida con solo tocarla porque no creo que se lo pueda decir a la cara sabiendo que esos ojos verdes ni siquiera me dejan hablar bien cuando los tengo frente a frente.
De un momento a otro mi cabeza ya no respondía nada, me deje llevar por el cuerpo, la boca y las manos de Lauren. Solo quería disfrutar este momento – te amo – susurró sobre mis labios y la quede mirando – te amo demasiado – noté que se le hacía difícil hablar – y ya no aguanto – me besó con pasión, sentí como succionaba mi labio inferior y su mano bajo por mis pechos, mi estómago, hasta llegar a mi ropa interior sentí como se deshizo de ella lentamente y ahora estaba completamente desnuda, sentí una pequeña brisa sobre mi cuerpo desnudo lo que hizo que mi cuerpo se erizara. Realmente no sabía si era la brisa o las caricias de Lauren.

Narra Lauren
Estaba completamente en shock con el cuerpo de Camila, nunca creí que sería tan perfecta, nunca creí que me haría sentir tantas cosas con solo tocarla. Se estaba entregando como nunca antes lo había hecho, de eso estaba segura. He tratado toda la noche de no perder el control con su cuerpo, de no hacer una tontera, de no obligarla a nada pero ya no aguantaba mas. Quería sentirla, quería que se sintiera plena al igual a como yo me sentía en estos momentos con solo tocarla.
Deje sus labios por unos minutos y decidí hacer un recorrido de besos desde sus labios hasta su piernas. Baje por su cuello, de ahí a sus pechos que creo que me habían vuelto loca toda la maldita noche, baje por su estómago hasta llegar a su centro. Trague saliva, nunca me había sentido tan nerviosa. Besé sus muslos por el interior haciendo que Camila comenzara a sacar pequeños gemidos que mandaban a la mierda mi autocontrol, volví a subir hasta sus labios para besarlos y mi mano se quedó en su estómago haciendo pequeños círculos – mierda Lauren – dejo de besarme y nos quedamos mirando.
-Qué paso? ¿Hice algo mal verdad? Lo sabía Camila perdón – ella agarró mi cara.
-No, no has hecho nada malo – la miré confundida – solo que ya no aguanto más – sentí como su mano tomó la mía y la llevo hasta su centro – me estas volviendo loca – sus gestos me hicieron delirar en ese momento.
-Camz…
-Hazlo, soy tuya.
Es palabras me dejaron en blanco, solo podía ver su cara y lo hermosa que era. Era completamente perfecta no entiendo como alguien alguna vez pudo hacerle tanto daño, no sé cómo hubo gente que nunca la respeto, volví a besarla lentamente, quería que su mente estuviera concentrada en mis labios. Cuando sentí que Camila estaba completamente lista lo hice, introduje con cuidado un dedo y noté que la cara de Camila se transformaba lentamente, era placer puro. Sentí como se aferraba de mi cuerpo y ya en ese momento perdí el autocontrol de mi mente y mi cuerpo, comencé a aplicar mas velocidad y los gemidos de Camila se adueñaron de la pieza. Era primera vez que hacia esto y me sentía una experta en estos momentos.
Seguí envistiéndola con mis dedos sin dejar de mirarla, era imposible no mirar a esa perfección que tenía debajo de mi cuerpo, como se mordía los labios, como se sacaba el cabello de la cara, ella me volvía loca – La… La… - apenas podía hablar y eso me hacía sentir mas caliente de lo que ya estaba. Introduje otro dedo lo cual hizo que Camila arqueara su espalda y elevara sus caderas haciendo que los movimientos sean mas profundos
– te amo – dije en su oído y ella enterró sus uñas en mi espalda – te amo Camila te amo – ella solo podía jadear del placer y yo no podía parar de hacérselo sentir, era como una obsesión, me encanta verla disfrutar.
-Te amo Lauren – no sé cómo lo hizo pero logró formar un frase, sentí como su cuerpo comenzó a tensarse y entonces comprendí que estaba a punto de llegar y decidí aplicar mas velocidad las caderas de Camila se movían en la misma sincronía que la mía, no pasaron ni 5 minutos cuando Camila estaba completamente exhausta en la cama. Me quede con la cabeza en su estómago tratando de recuperar aire, fuerzas, que los latidos de mi corazón volvieran a la normalidad. Miré hacia abajo y me di cuenta como las piernas de Camila aun tiritaban por el orgasmo que obtuvo hace poco, llevé una mano hasta una de sus piernas y comencé a hacerle cariños y sentí la mano de Camila sobre mi cabeza, elevé la mirada y le regale una sonrisa.
-Hola – le dije desde su estómago
-Hola – dijo devolviéndome la sonrisa y me acomodé para mirarla de frente pero aun sobre su estómago, todo mi cuerpo estaba entre sus piernas - ¿cómoda? – me lo preguntó en tono de broma.
-Si, muy cómoda
-Ven boba – Camila agarró mi cara y junto con ella todo mi cuerpo quedó a su lado, a la misma altura, nos quedamos mirando sin saber que decir ni que hacer, mis manos vagaban por su piel sudada, su cabello completamente desordenado hacía que la escena fuera mas sexy de lo normal – que te pasa – me preguntó.
-Nada – le sonreí – es como si estuviera en un sueño y no tengo intención alguna de querer despertar si te soy sincera.
-Pero esto no es un sueño – Camila se acercó y quedamos a centímetros – esto realmente pasó Lauren.
-Se que paso y me encantó – acaricie su mejilla – eres increíble Camila.
-¿Increíble? No hice nada, todo lo hiciste tu.
-A mi no me importaría pasar mi vida haciéndote el amor – noté como se ruborizó – no sabes cómo me haces sentir solo con mirarte, tocarte, sentirte.
-En serio es primera vez que hiciste esto – nos quedamos mirando.
-Es primera vez Camz ¿Por qué? Lo hice mal ¿verdad? Lo sabía.
-No, cálmate bebe – la quede mirando.
-¿Entonces?
-Fue genial – sonreí – me hiciste sentir como muchas veces me lo imaginé en mi cabeza, como muchas veces lo soñé.
-¿En serio?
-Si – se acercó y me dio un beso en los labios – gracias por ser tan tierna, hasta en estos momentos.
-Cuesta, cuesta mucho no dejarse llevar solo por la pasión teniendo a semejante mujer en mi cama – las mejillas de Camila se volvieron a ruborizar – eres hermosa, no sé como lo haces.
-¿Qué cosa?
-A veces te veo y es como si estuviera mirando a una joven de 15 años que necesita que la cuiden, que le digan que todo estará bien, que nadie le hará daño o a veces eres la mujer de 19 años que tengo ahora entre mis brazos, decidida, que sabe lo que quiere, que me hace a mi sentirme como una adolescente de 15 años.
-¿Eso es malo? – preguntó con preocupación.
-No, lo único que hace en mi es sentir que no te voy a terminar de conocer nunca lo cual me gusta.
-¿porque?
-Porque podría pasar toda mi vida a tu lado tratando de resolver algunos misterios que hay en tu cabecita – acaricie su cabello – eres como una caja de sorpresas y eso me encanta.
-Eres hermosa Lauren.
-Eso es porque no te has visto con mis ojos – ella sintió.
-¿Y cómo me ves?
-Desnuda – no pudimos aguantar la risa.
-Eres una estúpida – se acomodó el pelo y sujetaba su cabeza con uno de sus brazos – eres la estúpida mas hermosa – sus ojos tenían lágrimas.
-Acabamos de hacer el amor y estas llorando en serio Camila ¿tan mal estuve? – ella sonrió.
-¿Cómo lo haces?
-¿Qué cosa?
-Como haces para ser la única persona que me puede hacer reír y llorar a la misma vez.
-Creo que es un defecto muy bueno.
-No es un defecto – Camila se acomodó sobre mi cuerpo completamente desnudo y me gustaba verla así, con confianza de su cuerpo, que no le tenga miedo a mostrarse tal cual es – eres mi ángel sabes.
-¿Cómo es eso de ser un ángel? – mis manos acariciaban su espalda desnuda.
-Los ángeles están para cuidar, para decirte lo que está mal o está bien, ellos nunca te hacen daño – hizo una pausa – y tu a mi nunca me harás daño ¿verdad?
-No creo en las promesas Camila – ella hizo una cara de pena – pero creo que contigo – hice una pausa – o sea, me refiero a que desde que estoy contigo siento que puedo romper todas las barreras que yo misma me he puesto y eso es por tu personalidad que me cautiva tanto, cada vez que te tomo la mano, te beso y te digo que te quiero y que te amo siento que no hay nada que nos detenga.
-Si hay algo.
-¿Qué cosa?
-Nosotras – nos quedamos mirando.
-Te prometo que no te haré daño, te prometo que te voy a amar hasta que por mis venas ya no corra sangre.
-Siempre y nunca ¿ok?
-¿Cómo es eso?
-Siempre estaremos juntas y nunca nos haremos daño.
-Estas son las cosas que me hacen sentir que estoy con una nena de 15 años – yo sonreí y ella también – pero creo que contigo si puedo creer en los cuentos de hadas, en los finales felices.
-¿Entonces?
-Entonces ahora vamos a dormir mañana es un día largo.
-¿Por qué? – preguntó confundida.
-Porque hay una sorpresa.
-Entonces creo que dormiré para que las horas pasen rápidos – nos besamos – te amo Lauren.
-Yo a ti también te amo.
Camila se acomodó en la cama y esa noche fue la primera noche que dormimos completamente desnudas, fue una de las noches que tenía prohibido olvidar.
-Buenas noches mi ángel – dijo Camila y yo besé su espalda.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 21

Mensaje por Admin el Dom Dic 04, 2016 6:09 pm

Narra Lauren
En la mañana me desperté por costumbre, solía despertarme a las 8 toda la semana para las clases así que esta vez no fue la excepción ni menos por haber gastado un poco de energía la noche anterior. Me levanté sin hacer ruido para que Camila siguiera durmiendo, me fui hacia la cocina y le mande un mensaje a Alexa pidiéndole un inmenso favor que se que lo hará.
Después de hablar con Alexa por mail me di cuenta de que ni siquiera llevaba ropa interior y que me había levantado completamente desnuda. Fui hasta la pieza de mis padres y me coloqué una camisa que obviamente me quedaba gigante y me coloqué la parte inferior de mi ropa interior. Volví a la cocina a hacer una bandeja de desayuno. Era café caliente, algunas tostadas, queso, dulce y jugo natural de manzana. Subí despacio hacia mi habitación y deposité la bandeja sobre un mueble que tenía en el cuarto, al lado de ese mueble había una silla que daba justo frente a mi cama, saqué mi taza de café y comencé a beberla sin dejar de mirar el cuerpo de Camila.
Camz seguía durmiendo boca abajo, la sabana la tapaba solo hasta las caderas lo que dejaba descubierta su espalda, noté algunos arañazos que había dado la noche anterior – sonreí al recordar lo hermoso que había sido todo – no podía creer que lo hubiera hecho, no podía creer que había disfrutado tanto tener a una persona entre mis brazos, ver que la persona que mas amaba en este mundo vibraba con mis caricias, besos, palabras. Me acordé de todas las veces que nos decíamos que nos amábamos, de la promesa de nunca dejarnos. La amaba tanto que hasta acordarme de estas cosas hacían que quisiera llorar de la emoción.
La figura de Camila sobre mi cama era la de un ángel, su cara brillaba por un pequeño rayo de luz que entraba por una de las ventanas de mi cuarto, su cabello desordenado sobre su piel, era la imagen perfecta. Entonces se me ocurrió algo. Caminé hasta mi closet y busqué la cámara, no la ocupada de hace muchos años y digamos que gracias a ella fueron mis mas grandes discusiones con mi padres.
Quería ser fotógrafa, toda la vida lo quise ser. Nunca creí que pudiera juntar la fotografía con el derecho pero creo que por primera vez en mi vida entiendo la razón de porque creía eso. Nunca tuve una musa inspiradora, nunca tuve a quien sacarles fotos, bueno, realmente uno le pude sacar fotos a muchas cosas, de hecho a todo pero lo mío iba mas allá. Quería plasmar momentos, instantes perfectos y creo que encontré mi primer instante.
Me coloqué a unos pocos metros de distancia de Camila y comencé a fotografiarla de diferentes ángulos, la cámara la amaba. Después de unos minutos decidí despertarla ya serían las 10, me acosté a su lado y comencé a besar y acariciar su espalda, sentí como comenzó a moverse por la cama hasta que quedó boca arriba mis ojos por unos segundos se desviaron hacia sus pechos y tragué saliva.
-Buenos días – como podía ser tan hermosa, como tenía un cuerpo tan hermoso ¿es que acaso aún no se entera de lo perfecta que es? – no me dirás buenos días – mis ojos chocaron con los suyos.
-Buenos días – las manos de Camz se posaron por debajo de la camisa que estaba usando.
-¿En que momento te vestiste?
-Aun seguías durmiendo y no te quise despertar – mis dedos vagaban por su estómago desnudo, su cuerpo me tenía hipnotizada – me encanta tu cuerpo – nos volvimos a mirar – me vuelve loca – ella sonrió.
-Hueles a café.
-Y tu hueles a sueño – las dos sonreímos – mira – le apunté hacia donde tenía que mirar y notó la bandeja.
-¿Todo eso es para mi?
-Si, yo ya tomé mientras te miraba dormir – se acercó y me besó.
-Gracias – de un movimiento Camila alejó las sábanas de su cuerpo y se paro a buscar su ropa, mis ojos no paraban de mirarla, todas sus curvas eran perfectas y casi sin poder controlarlo las imágenes de la noche anterior se venían a mi cabeza – listo – solo se puso la ropa interior inferior y una polera. Comenzó a comer – entonces que haremos hoy – me preguntó mientras comía.
-Es sorpresa Camila te lo dije, pero si te apuraras llegaríamos mas temprano a la sorpresa.
-O sea que me tengo que duchar y levantarme.
-Yes – ella frunció el ceño.
-Hey – la abracé por detrás y caímos a la cama nuevamente - ¿Por qué esa cara?
-Quería quedarme contigo toda la tarde en la cama – le sonreí.
-¿Quién dijo que no podíamos hacerlo?
-Pero tenemos que ver lo de mi tío – su cara cambió – o ya no me quieres ayudar.
-De hecho eso esta casi terminado solo quiero que estos días te olvides de todo lo que te hace estresarte en estos momentos.
-Lauren – la miré – eso es algo que llevaré de por vida, no sé si me pueda des estresar de eso.
-Ayer cuando hacíamos el amor ¿te acordaste de él? – Camz solo me quedo mirando.
-No – tambaleó – por alguna extraña razón no me acordé de él. Cada vez que lo quería hacer con Lucy su maldita imagen venía y arruinaba el momento.
-¿Por qué conmigo no?
-Porque contigo es puro amor – nos besamos – me tengo que duchar.
-Haz lo que tengas que hacer, iré al baño de abajo – la volví a besar – te espero amor.
Saqué lo que me iba a colocar este día y bajé a ducharme en el baño de abajo, sentir caer el agua tibia sobre mi cuerpo ayudo a relajarme un poco, no sabía como se tomaría Camila la noticia pero no le diría nada hasta que estuviéramos allá.
Terminé de ducharme y comencé a vestirme solo me coloqué un short negro con una polera blanca ancha transparente y unas vans, me desenrede el cabello, lo deje suelto ya que aún seguía húmedo. Espere a Camila en el living al lado de un bolso que había hecho mientras ella dormía en la mañana con algunas cosas para ella y para mi mientras estábamos ahí – Camz baja, vamos – ella bajo después de unos minutos y llevaba puesto un vestido blanco suelto pero aun así se moldeaba perfectamente a sus curvas, traía el cabello suelto con un lazo en su cabeza lo que la hacía verse mas hermosa de lo que era.
-¿Qué te pasa? ¿Por qué me miras así? – noté sus mejillas ruborizadas.
-¿En serio? Te ves hermosa Camz – me acerqué a ella y la abracé, como ella estaba unos escalones mas arriba que yo esta vez ella era mas alta.
-¿En serio?
-Si me gusta mucho como te ves.
-Tu no lo haces nada de mal – me miró de pies a cabeza - ¿transparencia? – la quede mirando – nada mal amor, nada mal – Sus brazos abrazaron mi cuello y mis manos se fueron hacia sus caderas, pegué su cuerpo al mío y nos besamos en la escalera, noté como lentamente abrió su boca para darle paso a mi lengua, saboree cada rincón de su boca y a veces ella succionaba mi labio inferior haciendo que una corriente atravesara toda mi columna vertebral. Nos separamos después de unos minutos – eso fue perfecto – dijo mirándome a los ojos.
-Tu eres perfecta – le di un último beso antes de salir.

Narra Camila
Nos subimos al auto de Lauren a eso como las 11;30, realmente tenía bastante sueño si no fuera porque tengo que ir a la universidad me levantaría todo los días a eso de las 12 o 1 de la tarde, no le quise decir nada a Lauren porque fue demasiado tierna en la mañana, la manera como me mira me mata literalmente. Sus caricias son increíbles ella entera en increíble – la miré mientras manejaba – su perfil era perfecto, me encantaban los hoyuelos que se le hacían en sus mejillas cuando sonreía.
-¿Qué miras? – me preguntó sin dejar de mirar hacia adelante.
-¿A dónde vamos?
-Te dije que sería sorpresa
-Ok – coloqué música – Lauren te gusto estar conmigo anoche – ella me miró.
-¿Es en serio? Te hice sentir acaso que no quería estar contigo.
-No, no me refería a eso.
-¿Entonces?
-Para las dos fue nuestra primera vez con una mujer.
-A mi no me importa eso – la quede mirando – me importa que fue contigo – tomé su mano – nuestro momento es ahora Camila.
-Nuestro momento será siempre – me acerqué y besé su mejilla – te molesta si me voy para el asiento de atrás.
-¿Por qué?
-Muero de sueño Lauren, en serio no te lo quería decir pero si no fuera por la universidad no me despertaría hasta las 1 de la tarde.
-¿En serio? – ella sonrió y en ese momento terminé por derretirme como podía existir una persona que con tan solo una sonrisa hiciera que mi mundo diera vueltas a su alrededor, que me hiciera sentir tan de ella sin siquiera tocarme. Ella paró la camioneta – ve anda – me acerqué para besarla y mordí su labio inferior – AUSH CAMZ – se quejó.
-Prefiero que te quejes de otra manera – ella se ruborizó, creo que era primera vez que la veía ruborizarse y un calor se apoderó de mi cuerpo – despiértame cuando lleguemos – me bajé para cambiarme de asiento y me recosté en el asiento trasero.
-Toma – Lolo me paso una manta – te despierto cuando lleguemos. -Camila, Camila vamos despierta. CAMILA!!! – ese maldito gritó hizo que saltara del asiento y me pegara con el techo de la camioneta – lo siento – abrí los ojos y tenía a Lauren frente a mi con sus ojos verdes que me hacían olvidar todo – lo siento pero es que no despiertas con nada – ella sonrió.
-Con tus besos y caricias despierto – nos quedamos mirando – supongo que llegamos ¿verdad?
-Si – ella me beso la punta de la nariz – anda ven – Lauren salió de la camioneta para que pudiera salir y cuando salí un olor a naturaleza entro por mi nariz, era olor a tierra un poco húmeda, mar, plantas. Eran mezclas muy ricas.
-¿Qué es esto? – miré hacia todos los lados y estábamos sobre un cerro que por donde veia había áreas verdes, frente a mis ojos tenía una vista perfecta de Miami con el mar, me di vuelta para mirar a Lauren – esto es hermoso Lolo.
-Lo sé, bienvenida a mi 2° lugar favorito en todo el mundo.
-El segundo ¿Cuál es el primero entonces? Porque no creo que haya algo tan hermoso como esto Lolo.
-Si lo hay – se acercó y nos abrazamos, hundí mi cabeza en su cuello, su olor era increíble me relajaba tanto, mis manos subieron hasta su cabello y me enredé en él, saque la cabeza de su cuello para poder mirar esos ojo verdes tan hermosos que tiene, miré su cara completamente, cada rincón, traté de buscarle algún defecto pero juró por Dios que no tiene ni uno solo, ni un maldito defecto. Sonreí al darme cuenta de que la perfección si existía y que la tenía frente a mis ojos. Mis manos recorrieron su cara y Lolo cerró sus ojos para llevarse por mi tacto, su piel estaba fría y suave. Fría, porque estábamos en altura y la brisa hacía que nuestros cuerpos estuvieran helados, las manos de Lauren estaban en mis caderas y entonces ella me sonrió, esa maldita sonrisa fue hecha para subirme al cielo y bajarme al infierno todo a la misma vez, tomé sus manos y las entrelacé con las mías me acerqué y acaricie su nariz con la mía ella cerro sus ojos quería decirle que no lo hiciera que sus ojos siempre serían mi mayor atracción, que sus ojos son hermosos.
-¿Por qué haces todo esto por mi? – ella abrió sus ojos.
-¿Hacer que?
-Traerme acá cuando sabes que el imbécil de mi tío anda vagando por la ciudad.
-¿Crees que el vendría a este lugar?
-No se dime tu.
-No puede venir Camila – la quede Camila – este lugar es propiedad de mi familia – en ese instante creo que mi mandíbula cayó al suelo – cierra la boca te entrará una mosca.
-¿El cerro? ¿El cerro completo es de tu familia?
-Si, creo que mi papá lo compró antes de que yo y Chris naciéramos – comencé a alejarme de a poco - ¿Qué te pasa? ¿Por qué te alejas?
-Lauren te das cuenta de lo diferentes que somos – ella solo me miraba – tu eres dueña de este cerro – miré hacia todos los lados – y yo, y yo simplemente a tu lado no soy nada.
-Camila no entiendo a lo que vas.
-Voy a que no soy digna de estar contigo.
-¿Qué?
-Si pudieras serías dueña del mundo – ella me quedo mirando – y aunque me lleves de la mano delante del mundo siempre seré menor que tu, siempre será la estúpida niña que trato de quedarse con el dinero de los Jauregui, nunca seré suficiente ante los ojos de la prensa, de tus amigos, de tus familiares.
-Camila deja de hablar tonteras – me agarró los brazos y me obligo a mirarla – a mi no me importa el dinero, este lugar es de mi padre. No tengo la culpa de haber nacido en la familia que nací, nunca me he jactado del dinero ni mucho menos lo ando refregando en la cara a las personas, no te haría eso a ti, a ti ni a nadie Camila. Soy totalmente diferente a todo lo que me rodea a y lo sabes deberías saberlo cuando te conocí dijiste que sabias muchas cosas mías porque eras algo así como una “fan”. Te traje a este lugar para que te sintieras cómoda, para que pudiéramos estar juntas, para que nada nos molestara, quería estar a solas contigo. No en mi departamento si no acá – ella extendió sus brazos – acá donde tantas veces venía a llorar sola, donde mi consuelo era esta brisa y mi amigo que escuchaba mis problemas era el mar – noté lágrimas en sus ojos – odio estar en la familia que estoy, odio no poder decirle a mi padre que soy lesbiana y que soy feliz contigo, odio no poder caminar por la calle tomada de la mano contigo. A lo mejor algún día podré y ahí nos sentiremos plenas las dos, pero deja de decir que no eres suficiente Camila, eres suficiente para mi y para cualquier persona en el mundo.
-Lauren…
-hay un lugar que es mas lindo que este – Lauren miró hacia el océano – hay un lugar que me hace sentir las mismas sensaciones que siento cada vez que vengo para acá, hay un lugar que conocí hace poco y que se convirtió en mi lugar favorito en todo el mundo, hay un lugar en que si pudiera elegir donde morir sería ese – se dio vuelta a mirarme - ¿no me preguntarás cual?
-¿Cuál? – pregunté.
-Tus brazos – sus lágrimas comenzaron a correr por sus mejillas – tu eres mi lugar favorito sobre el planeta tierra Camila – en ese momento la abracé y comencé a llorar con ella, en ese momento entendí que esto no sería fácil que no empezó fácil y no tenía porque seguir siendo fácil. Me aferré a su espalda al darme cuenta de la hermosa mujer que tenía frente a mis ojos. Me alejé lentamente de ella – te amo Camila – secó mis lágrimas.
-Te amo también Lauren – juntamos nuestras frentes – lo siento.
-No pidas perdón – besó mis labios – ahora vamos a la casa y a ponernos algo que esto no ha terminado.
-¿Qué hay mas sorpresas?
-Iremos a cambiarnos de ropa y saldremos – entrelazó sus dedos a los míos.
-¿A dónde?
-Sorpresa Camila – antes de empezar a caminar paré en seco - ¿Qué pasa?
-No se si te lo dije Lolo pero estoy completamente enamorada de ti – sentí como si todo a mi alrededor se silenciara, solo podía escuchar los latidos de mi corazón y tenía ganas de correr y saltar por un precipicio – vaya – susurré.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 22

Mensaje por Admin el Dom Dic 04, 2016 6:12 pm

Narra Lauren
Llegamos a la cabaña de dos pisos y 4 piezas con dos baño, apenas entramos Camila me quedo mirando no quería que le importara mi dinero, ni de donde venía con ella a mi eso no me importaba, no me importaba realmente por primera vez en mi vida – entonces a donde iremos – se apoyó en una de las mesas.
-Es una sorpresa Camz.
-Lauren ya estamos acá vamos dime – se acercó a mi y comenzó a besar mi cuello.
-Eso… eso – mierda – eso es jugar… oh Fuck – sus besos me estaban matando, traté de contenerme y lo logré – Eso es jugar sucio Camila – no sé cómo lo hice pero mi voz sonó convincente.
-¿En serio? – Camila se separó y me quedo mirando.
-Te juro que valdrá la pena – agarré sus manos – te juro que valdrá la pena.
-Contigo todo vale la pena – me dio un beso rápidos en los labios – me iré a cambiar.
-Oh no – ella me quedo mirando – o sea sí pero tienes que ponerte esto – abrí el bolso que traíamos con nuestra ropa y le pase un short blanco con una polera blanca – si puedes ocupa tu traje de baño blanco para que tengas ropa interior cómoda – Camila me quedo mirando.
-Ok – hizo una cara rara y subió a cambiarse de ropa, yo me cambié abajo y me coloqué un traje de baño blanco y lo mismo que le pase a Camila cuando bajo ella me quedo mirando – nos vestimos iguales, ahora parecemos hermanas.
-No seas tonta las hermanas no hacen esto – atraje su cuerpo hacia el mío con una mano y la besé mi lengua no pidió permiso para entrar a su boca pero ella tampoco lo impidió, nuestros labios se movían en sincronización entonces succioné su labio inferior y cuando lo deje ir pase mi lengua lentamente sobre ellos y me alejé – ¿En serio? Lauren debe ser una broma – la miré y le sonreí.
-Es mejor que nos vayamos, llegaremos tarde.
-Oh ya entiendo es una venganza por el beso en el cuello ¿verdad? – la miré y le sonreí – te juro que esto no se quedará así – me di cuenta de que Camila tomó una chaqueta negra.
-Hey – se la arrebaté de las manos – que crees que haces.
-Hay viento afuera no quiero creer que quieres que me enferme.
-No, claro que no – deje la chaqueta en el sillón – ponte la blanca que tienes.
-¿En serio? Vamos a una fiesta especie sensation – no pude evitar reírme – de que te ries.
-Solo póntela amor te espero afuera – besé su frente.
Espere unos minutos afuera cuando Camila salió se veía hermosa, agarré su mano y bajamos a la playa desde lejos se podían ver varias fogatas, música algo Reggae, se podía sentir olor a marihuana pero no era molestoso al lado de una mujer que olía de maravilla, noté que a Camila le brillaban los ojos y era para estarlo todo era tan hermoso. Cuando llegamos dos niñas nos colocaron algo así como una corona de flores en la cabeza a las dos miré a Camila y sonreímos – te ves hermosa – me dijo.
-Tu no lo haces nada mal – le di un pequeño beso en la boca.
-¿No te molesta que te vean acá conmigo?
-No conozco a nadie de acá.
-¿Por qué? Se supone que tu familia es casi dueña de todo esto.
-Digamos que estas son una de las tantas cosas que mi padre adquirió y nunca le importo – nos quedamos mirando – a mí si me importa por eso te traje – volví a besarla – ahora disfrutemos.
Nos fuimos hacia el bar tomadas de las manos y pedimos unos tragos que se hacían ahí mismo, según los de la barra eran tragos afrodisiaco, cuando oí eso miré a Camz y realmente no necesitaba tragos afrodisiacos cuando la tenía a ella frente a mi, esa corona de flores hacía que se viera realmente linda, tierna, era como si tuviera 15 años – ven – nos sentamos alrededor de una fogata con mas gente nunca había andado de la mano con alguien, o sea Drew pero no era lo mismo. Esto era diferente era completamente verdadero y era una chica.
No podía dejar de mirar a Camila tenía una facilidad de llevarse con las personas, de hacerlas reír, de jugar con los niños pequeños por alguna extrañaba razón me imaginé a mi y a ella mas grandes y con nuestros bebes. Con ella no tenía miedo a nada pero no se ni si quiera me quiero imaginar que pase si mi papá se llegara a enterar – que pasa soñadora – la voz de Camila me sacó de mi transe.
-Nada estaba pensando.
-¿En que? – noté sus mejillas rojas por el fuego y eso hacía que se viera aún mas tierna.
-En ti – su mirada se clavó en la mía – en lo hermosa que eres, en como todo lo que está a tu lado brilla, en como interactúas con las personas, en lo mucho que te amo y en lo mucho que quiero estar contigo durante un buen tiempo.
-Ese tiempo podría ser ¿siempre? – Camz estiró su labio inferior.
-Camila si el para siempre existiera créeme que tu serías el mío – ella sonrió.
-Te propongo algo – tomo mis manos.
-Dime – le respondí sin dejar de mirar a la perfección que tenía frente a mis ojos.
-Se que el para siempre no existe pero inventémoslo nosotras.
-¿Cómo? Explícame.
-Amándonos, respetándonos, diciéndonos todos los días que estemos juntas de aquí en adelante que nos amamos, acariciándonos, celebrando los triunfos de cada una, y apoyándonos en las derrotas – no podía creer todo lo que había dicho – dudo mucho que algún día llegue a sentir esto por otra persona Lauren.
-¿Por qué lo dudas?
-Porque tu eres todo – su mano acaricio mi mejilla – tu eres todo lo que quería desde hace bastante tiempo.
-Creo que en eso concordamos – me paré.
-¿Por qué te paras? Lauren matas el momento romántico odio que hagan eso.
-Ven – tomé su mano y la pare para que caminemos hacia el otro lado de la playa – ahora te diré porque estamos acá – Camila me quedo mirando.
Caminamos unos cuantos metros hablando de la gente que veíamos, realmente había todo tipo de gente. Camila no tenía muy claro qué clase de fiesta era esta y porque no había tantas personas como en otras fiestas.
Cuando llegamos el lugar decidí caminar hasta la orilla de la playa con ella aun de la mano, no la quería soltar – me dirás de una vez o no – nos sentamos en la arena.
-Bueno hay una razón por la que esta fiesta no es tan conocida, de hecho yo sabía de ella hace uno 5 años atrás y vine solo una vez antes.
-O sea que no soy la primera.
-Vine con Alexa – Camila sonrió – Dios que celosa saliste.
-Oh Jauregui anda al grano – me empujó despacio.
-Ok en esta especie de cerro isla, antes de que fuera civilizada y construyeran todas esas casas que ves allá arriba – apunté hacia un lado del cerro – se decía que era virgen, nadie la habitaba, según imágenes la isla cerro sigue siendo igual de hermosa que ahora. La primera vez que fue habitada según la leyenda fue por una pareja de exploradores que llegaron a este lugar por el mar – miré hacia el océano – se dice porque aún no está comprobado nada que esa noche había una tormenta horrible y su barca simplemente se hizo añicos y ellos lograron llegar nadando hasta acá, intentaron durante años salir de este lugar, hicieron de todo. Señales de humo, tenía un S.O.S hecho con plantas de este cerro gigante y nunca nadie los vio, nunca nadie supo de ellos. Un día se quedaron sin fuerzas, perdieron la fe de todo. Como no tenían fuerza tampoco tenían las ganas de salir a recolectar cosas para comer así que se dieron por vencidos, se miraron a los ojos – miré a Camila – y decidieron que morirían acá, en este cerro que daba a una playa, pero ellos no se irían así como así quisieron dejar un rastro, algo que cuando la gente viniera se diera cuenta de que alguna vez fueron los primeros en pisar estas tierras e hicieron algo – seguía mirando a Camila quien estaba concentrada escuchándome y mirándome como una niña de 5 años – en un árbol tallaron las iniciales de cada uno y las encerraron en un corazón, debajo de ese corazón colocaron que los amantes que escribieran sus iniciales en ese árbol estarían juntos por siempre que nunca nada ni nadie lograrían separarlos, que la eternidad caería sobre su amor y que la única manera de que ese vínculo se rompiera sería que uno de los dos muriera – Camz comenzó a llorar – el primer pueblerino que llego a este cerro isla o como lo quieran llamar fue mi papá – nos miramos nuevamente – el nunca encontró los cuerpo de ellos y realmente no me impresiona no creo que haya quedado nada de ellos pero si encontró el árbol – a Camz le brillaban los ojos – y es el árbol mas famoso del cerro – las dos nos reímos - ¿quieres ir a verlo conmigo? – ella asintió.
Nos paramos de la orilla de la playa y caminamos hasta el árbol que como era de esperar tenía algo de fila para visitarlos, muchos se sacaban fotos con él u otros simplemente para ver si la leyenda era cierta, muchos profesionales habían estudiado las marcas que estaban en el árbol para tratar de sacar cuentas de hace cuanto eran pero nunca supieron lo que era claro es que estaba tallado ahí desde hace mucho tiempo. Cuando nos tocó a mí y a Camila lo quedamos mirando, el árbol era realmente hermoso. No era primera vez que lo veía pero si era la primera vez que lo veían tan de cerca nunca antes me llamo la atención venir a verlo, siempre dije que si me acercaría a este árbol sería porque vendría con una persona especial y esa era Camila.
Miré a Camz y noté sus ojos brillantes – que pasa – la abracé por detrás.
-Ellos nunca pudieron salir de acá y aun así se dieron el tiempo para hacerle saber a las personas que algún día llegaran que ellos se amaron hasta el último suspiro – nos miramos – es hermoso Lauren.
-Ellos se amaron demasiado – hice una pausa antes de decir lo que quería decir – creo que de la misma manera en que te estoy amando en estos momentos – Camila se zafó de mis brazos para mirarme directamente a los ojos – lo siento no quería asustarte, olvida lo que dije y creo que ya terminamos, salgamos debe haber fila afuera – me di media vuelta cuando Camila me agarró del brazo y nos quedamos mirando.
-Es lo más hermoso que me han dicho – le sonreí - crees que nuestra historia será igual que está, así como inolvidable.
-No creo que algún día hagan una fiesta en nuestro nombre pero si, nuestro amor será único – las dos sonreímos.
-Hagamos algo – Camila me agarro una mano y sacó un cuchillo que había sobre la mesa que quedaba cerca del árbol muy pocas personas sacaban uno de hecho no se quien habrá sido la última pareja quien habrá escrito su nombre. Camila agarró el cuchillo y comenzó a tallar en el árbol un corazón al igual que como esa pareja de náufragos lo hizo alguna vez, yo solo sonreía al ver como se esforzaba para que el corazón le saliera perfecto y de hecho le salió perfecto, tan perfecto que ni ella misma se lo imaginaba – ahora toma taya tu inicial – coloqué una L la cual me costó hacer algo así como 20 minutos.
-Este árbol esta demasiado duro – alegué.
-Si debe ser por los años – cuando terminé le pase el cuchillo a Camz – listo – hizo su letra en menos de 10 minutos me sentí la persona mas débil de esta playa.
Cuando salimos del árbol todo el mundo nos empezó a aplaudir y a silbar miré a Camila y comenzamos a caminar hacia la fiesta. Esa noche bailamos alrededor del fuego, nos besamos sin miedo al qué dirán alrededor de nosotras, esa noche la miré a los ojos y supe que esa niña a la que tanto miraba y me encantaba cada día mas sería lo mejor que me pasará en la vida, besé cada parte de su cara toda la noche, le dije cada vez que podía que la amaba, que era lo mejor que me había pasado en mucho tiempo, la abrazaba y le decía que era hermosa, que era mi princesa, que quería verla dormir nuevamente, le dije que sin ella yo no era nada, que gracias por ayudarme a superar mis miedos. Esa noche nos entramos a las 6 de la mañana, no fue necesario emborracharme ni drogarme para sentir que estaba viviendo en una burbuja o que estaba en la luna caminando de la mano con mi princesa.
Si ella era mí princesa

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 23

Mensaje por Admin el Dom Dic 04, 2016 6:13 pm

Narra Camila
Desperté con el sonido de las olas del océano cuando reventaban en la orilla de la playa y por rayo de sol que entraba y pegaba directamente a mi cara, me quejé un par de veces pero desperté. Abrí los ojos y me di cuenta que seguía en la casa de Lauren y que estaba durmiendo con bikini, miré hacia mi lado y el amor de mi vida seguía durmiendo plácidamente, me acerqué y deje un pequeño beso en su frente y me fui hacia la cocina. Desde que habíamos llegado Lauren siempre era la que cocinaba y preparaba el desayuno pero esta vez quería hacer algo yo por ella, sabía cocinar muy bien ya que tuve que aprender a hacerlo si o si desde que era pequeña.
Mi madre y mi padre trabajaban mucho cuando era pequeña y cocinar fue una de las primeras cosas que aprendí a hacer para sobrevivir. Miré mi celular y eran las 3 de la tarde así que supongo que un desayuno a esta hora no era lo correcto, cociné una variedad de diferentes pastas, tenían diferentes sabores y textura. Prepararé carne picada para esparcir sobre las pastas, pique queso bien finito para poner encima de la salsa e hice un jugo natural de frutos rojos – listo – dije en voz alta. Me lavé las manos y subí corriendo a buscar a Lauren cuando llegue a la pieza ella seguía durmiendo, me lancé sobre su cuerpo con mucha velocidad así que era imposible que no despertara.
-Mierda Camz están son formas de despertarme – dijo con una voz aun ronca por el sueño.
-Mi amor anda ya despierta son las 3 de la tarde.
-¿Y que tiene? Siento que podría dormir hasta las 9 de la noche sin ni un problema – sus brazos me abrazaron y comenzó a besarme el hombro – hueles bien ¿te duchaste?
-No, pero nos podemos duchar e ir a comer – besé una de sus mejillas y ella se alejó para mirarme a la cara.
-¿Ducharnos? ¿Juntas? ¿Las dos? – comenzó a tartamudear y la besé.
-Si amor, juntas – volví a besarla – las dos.
Me paré de la cama y me saqué la parte superior del bikini y se lo tiré en la cara – si no te apuras te ducharas sola – caminé hasta el baño, me saqué la parte inferior del bikini y lo deje en el piso del baño, puse a correr el agua, me metí sin esperar a Lauren que creo que realmente no vendrá. Comencé a enjabonarme el cuerpo cuando sentí unas manos sobre mi estómago me di vuelta y Lauren estaba completamente desnuda sonriéndome, su sonrisa era perfecta – Hola – le dije.
-Hola.
-Te demoraste.
-Es que me quede en shock – su vista recorrió mi cuerpo – al igual que ahora – coloqué una de mis manos en su barbilla e hice que me mirara.
-Te acuerdas de nuestra primera vez juntas ¿verdad?
-Si, no lo olvidaré nunca – me dio un rápido beso.
-Esa noche tu te llevaste todo el desgaste – nos quedamos mirando.
-¿Acaso puse cara de que me molestó? – sonreí.
-No, no es eso – posé mis manos sobre sus hombros desnudos – es solo que ahora llego la hora de la recompensa.
-¿Recompensa?
Antes de que siguiera hablando me acerqué y la besé, la pegué contra una la pared de la ducha sentí sus manos recorrer mi espalada que estaba resbalosa por el jabón, sus manos recorrían en extensión mi espalda, me pegaba a su cuerpo mojado por el agua y nuestro beso no paraba, ella abrió su boca lentamente e introduje mi lengua en su boca haciendo que mi cuerpo explotará en se mismo momento, comencé a hacer una especie de juego con su labio inferior, lo succionaba, lo mordía y a veces hasta pasaba mi lengua sobre su labios haciendo que Lolo apretara mis caderas con sus manos o suspirara de vez en cuando – te amo – le susurré al oído y succioné lentamente el lóbulo de su oreja haciendo que Lauren gimiera de placer, era increíble sentir que la persona que amas esta sintiendo placer con tus caricias, besos, palabras.
No deje que me respondiera porque volví a besarla con pasión, sin perder la sincronización de nuestros movimientos. Mis manos por primera vez comenzaron a recorrer su cuerpo con ganas de poseerlo, de hacerlo mío, de ganas de hacerle sentir que ella también podía disfrutar de mi experiencia. Una de mis manos llegó hasta uno de sus pechos y sentí un aire caliente que recorría mi estómago. Sus pechos eran firmes, masajee sin dejar de besarla y noté que los movimientos que le estaba aplicando a su pecho estaba haciendo estragos en su respiración y le era casi imposible mantener el ritmo del beso lo que me encantaba después de unos minutos claramente se mantenía en pie con dificultad. Sonreí al mirar su cara, al notar como se mordía el labio inferior, como cerraba los ojos de placer, como su boca se abría para gemir y decir mi nombre. Aunque mi boca no estuviera en la suya empecé a besar su cuello y a dejar pequeños besos en él, las uñas de Lauren arañaron mi espalda haciendo que nuestras vistas se encontraran, las dos estábamos con la respiración cortada, su mirada era puro amor y eso me encantaba.
Besé sus labios con ternura y una de mis manos bajó hasta su estómago muy bien trabajado haciendo que mi cuerpo temblara, ninguna persona había logrado que temblara con solo tocar su estómago es estúpido pero con Lauren todo es extraño, todo es hermoso, todo es nuevo.
Nuestros labios no dejaban de besarse, nuestros cuerpos no dejaban de rozarse, nuestras manos no paraban de acariciarse, mis ojos no podían dejar de mirarla. Era el ser mas hermoso sobre el planeta tierra, eso era cierto.

Narra Lauren
Realmente nunca sabía que podía sentir tanto placer hasta ahora, si compraba esto con la experiencia que había tenido con Drew claramente era una mierda, Camila era tan diferente a él, a ella le importaba que me sintiera cómoda, segura.
Camila besaba mis labios y yo moría, Camila me besaba el cuello y sentía que me desvanecía, Camila acariciaba cada parte de mi cuerpo y era como tener un orgasmo. No se cuanto tiempo mas duraría en esta posición, no sé si Camila aún no se da cuenta pero estoy lista para que haga lo que quiera conmigo, no sé si lo esta haciendo de juego o que.
-Te amo – sus palabras me sacaron de mis pensamientos, nos miramos directamente a los ojos y ella sonrió.
-YO a ti también te amo.
Camila me besó en los labios nuevamente pero esta vez fue mas lento, se salió de mis labios para bajar hasta mi cuello, siguió con mis pechos, con mi estómago y entonces miré hacia abajo – no creo que haga lo que estoy pensando – pensé para mi. Pero entonces Camila lo hizo, se arrodilló en la ducha y comenzó a hacerlo, al primer rocé todo mi cuerpo se erizó no podía creer que estuviera sintiendo tanto placer ni mucho menos que ella supiera hacer esto tan bien, me estaba volviendo loca, sentía como su lengua podía abarcar todo el lugar y como eso hacía estragos en mi cuerpo, tuve que colocar mis manos en su cabello porque no aguantaba, tenía que hacer algo no podía estar ahí parada esperando a que solamente llegara.
Los movimientos de su lengua me estaban volviendo loca, no podía dejar de gemir ni de decir su nombre en voz alta, no podía parar de morderme el labio inferior por placer – te gusta – sentí un susurro que venía desde abajo. Como me pregunta si me gusta, acaso está ciega – te gusta – volvió a preguntar y en ese momento saqué fuerzas de no sé donde y respondí.
-No se te ocurra parar. - Apenas dije la frase Camila comenzó con mas velocidad y mis piernas comenzaron temblar – mierda – dije en voz alta, presioné la cabeza de Camila haciendo que ella profundizará mas sus movimientos llevándome a la locura, sentí que mis piernas iban a flaquear en cualquier momento, mi cuerpo se tensó por completo y entonces llegué. Llegué al mejor orgasmo de mi vida, en una ducha, con la mujer que amo, que me sorprende cada día mas.
Mis piernas flaquearon y sentí como Camila se paro rápidamente para que no cayera en la ducha, nos quedamos abrazadas durante unos minutos, sin decirnos nada, solamente abrazadas. Me costó un tiempo poder retomar el aire, sentir que podía caminar sin que me cayera al suelo. Me aleje lentamente de Camila sin dejar de mirarla – te espero en la pieza – deje un beso en sus labios y salí.
Me coloqué un vestido verde suelto y unas sandalias, deje mi cabello suelto. Me paré en la terraza sin dejar de pensar en lo que había pasado - ¿esto realmente paso? – era lo único que podía preguntarme.
-Hola – miré hacia atrás y Camila estaba con un short negro y la parte de arriba de su bikini - ¿Qué te pasa? – Camila se acercó y me abrazó.
-Nada, es solo que no puedo creer lo que acabas de hacer ahí adentro – Camz se alejó para mirarme – no digo que no me haya gustado de hecho, fue genial Camila – ella sonrió – es solo que tengo una duda.
-Dime.
-¿Cómo sabias que era lo que tenías que hacer?
-¿Quieres que te responda eso?
-Si
-Yo nunca deje que Lucy me tocara por todo lo que pasó con mi tío pero yo a Lucy si la tocaba, lo hacía solo porque no quería que pensara que no la amaba o que no la deseaba.
-Pero no lo hacías.
-No, o sea si la amé pero no me enamoré nunca de ella y Lucy – hizo una pausa – vamos Lucy es deseable.
-Si se – miré hacia el océano.
-Y lo hacía, con ella fue la primera vez que lo hice – volví a mirarla.
-¿Qué se siente? – Camila me miró raro – me refiero a si es asqueroso, huele mal, sabe mal no sé – Camz solos se reía – Oh no te rías Camila.
-En serio quieres que te diga a que sabe ahí abajo – sentí mis mejillas rojas.
-Oh cállate – nos abrazamos – tengo hambre.
-No te preocupes ven.
Camila me tomó la mano y bajamos al primera piso, cuando llegue me di cuenta de que habían muchas variedades de pastas – lo hiciste tu – pregunté.
-Si – me acerqué y la besé – espero que te guste.
-Hasta el momento no hay nada que no me guste de ti – nos volvimos a besar.
Camila me sirvió un poco de cada plato, estaba delicioso, la salsa era increíble. No sé como lo hizo le pregunté y me dijo que no me diría nunca, pero no importa el almuerzo estaba delicioso – que quieres haces hoy princesa – agarré su mano.
-Estaría contigo todo el día en esa cama – la miré y se mordió los labios.
-Deja de morderte los labios de esa manera.
-¿Por qué? – su mirada me volvía loca.
-No sé – la imagen de la ducha se vino a mi cabeza.
-¿Aun pensando en eso? – Miré – te conozco, no llevamos muchos pero se cuando tienes algo en tu cabeza Jauregui.
-Si aún eso – dijo un poco apenada – es que yo no sé si podría y tu llegaste y lo hiciste, era primera vez que me hacías algo y decidiste hacer eso.
-¿Qué tiene?
-No sé.
Camila me tomó la mano – eres tan linda cuando te ruborizas, es como si estuviera viendo a la Lauren de 15 años que nunca conocí – la miré.
-Me encantas Camila – Sus ojos comenzaron a brillar – ven vamos a dar una vuelta a la playa.
-¿Qué paso con la idea de estar todo el día en la cama? – me estiró el labio inferior.
-Eso puede ser después, necesito estirar las piernas.
-¿Haces deporte?
-Cada vez que puedo.
-Yo no podría te lo juro.
-Bueno para ser una sedentaria te ves muy bien.
Bajamos a la playa y caminamos por está, nos fuimos a una feria artesanal que quedaba por ahí y vimos hartas cosas lindas, paré en una tienda de tatuajes – que ves – me dijo Camz.
-Oh no nada vamos – quería caminar pero ella me paró - ¿Qué pasa?
-¿Te gustan los tatuajes?
-Hay hartas cosas que me gustan Camila y que no me puedo hacer – nos miramos.
-Acá somos libres o no –le sonreí – eso me dijiste.
-Aun no me lo haré pero algún día a lo mejor lo haga.
-Lauren no seas miedosa – Camila me agarró de la mano y me llevo hasta el chico que tatuaba.
-Oh ustedes son las del árbol – con Camila nos miramos – que desean tatuarse.
-¿Puede ser una letra? – miré a Camila.
-¿Te tatuaras?
-Si – ella me regalo una sonrisa.
Camila pasó primero y se sacó la polera, andaba con bikini así que no me importo mucho – que quieres tatuarte – le preguntó el chico guapo – Camila se acercó a su oído y no supe que fue lo que le dijo – bueno – el cerró la cortina.
-¿Qué? ¿Es en serio Camz?
-Lolo cállate me desconcentras – dijo Camila.
-Ni que fueras tú la que esta tatuando.
Camila no respondió mas y después de unos 30 minutos en los cuales compré ropa algo así como hippie Camz salió con polera – y entonces que te tatuaste – le pregunté y ella solo me miraba – no me digas que te tendré que desnudarte para saber que te hiciste – ella sonrió.
-Ok mira – Camila se subió su polera y noté a un costado de su estomagó en donde a los hombres se les marca el oblicuo se había tatuado L.J, no podía creerlo. NO sabía si llorar o reír.
-¿Es una broma?
-No
Deje las bolsas en el suelo y entre a tatuarme, no sé si fue adrenalina u otra cosa pero tenía que aprovechar, me hice el mismo tatuaje que Camila solo que el mío decía C.C, nos miramos y nos abrazamos.
-Hola hermana – sentí un frío en mi espalda, me aleje lentamente de Camila sin dejar de mirarla, comencé a tragar saliva, a sudar helado. Solo daba gracias a Dios de que alcancé a colocarme la polera, me di vuelta y la quede mirando.
-Hola – miré a Tay y noté su cara de muchas preguntas.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 24

Mensaje por Admin el Dom Dic 04, 2016 6:14 pm

Narra Lauren
De todas las playas de Miami, de todos los cerros existentes en esta ciudad, de todos los malditos lugares que existen ella tenía que venir hacía acá, tenía que aparecer justo cuando estábamos tan bien con Camila.
-No me hablaras, te comieron la lengua los ratones hermanita – noté como Tay miraba de arriba hacia abajo a Camila, odiaba esa maldita mirada.
-¿Qué haces acá?
-Vine a pasear con mi novio – abrazó a Drew y se besaron – y tú que haces acá.
-Nada, también paseando – miré a Camila – con una – no sabía que decir – con una alumna – miré la cara de Camila que fue un estado de shock recurrente y de ahí la de Tay.
-¿Qué? ¿Estas enferma o algo por el estilo?
-¿Qué te pasa Taylor?
-Creo que tenemos que hablar – me agarró del brazo sin antes mirar a Camila
– Hey tu – Camila la miró – te la traigo de inmediato anda a dar una vuelta o algo, no sé.
Caminamos hasta casi en final de la playa y no me decía absolutamente nada no se que se suponía que quería que le dijera, aparte es mi vida puedo hacer con ella lo que quiera – me dirás que hacías con esa tipa acá o no – deje de caminar y nos quedamos mirando - ¿Qué? – preguntó.
-¿Por qué te importa tanto? En serio, o sea es mi vida puedo salir con amigas.
-Y eso que.
-Sabes que pasaría si se enteraran que sales a pasear – hizo el signo de comillas con sus manos – con tu alumna.
-Nada, porque no salí con ella por el hecho de que estuviera aburrida todo tiene un porque.
-Entonces explícamelo.
-No – le grité – estoy harta de tener que estar dándote explicaciones.
-Soy tu hermana mayor Lauren.
-Tenemos 25 y 28 años Taylor – ella solo me miraba – no soy la nena pequeña que corría a tus brazos cuando tenía un problema y tu desde hace mucho no eres la hermana que espanta mis miedos y a las persona que me quieren hacer daño – hubo un silencio, eso era verdad nuestra relación había cambiado demasiado desde que decidí “revelarme” ante la familia. Cuando creí que ella la primera en apoyarme no hizo nada mas que irse en contra mía. Taylor una vez escucho una conversación que tenía con Alexa por teléfono y desde ahí todo cambió. Se que cree que soy lesbiana aunque no me lo pregunté y eso hace que sienta odio hacía mí o realmente no sé pero claramente ya no éramos las hermanas mas unidas de la tierra.
-No sabía que pensabas así.
-Ese es el problema ni tu ni nadie de esta familia sabe como pienso, nadie me pregunta como estoy, si me falta algo o si simplemente soy feliz Tay – mis ojos comenzaban a empañarse – porque para ustedes todo es prestigio, todo es fama, todo es dinero y yo no soy así.
-Eres un Jauregui si no eres así ¿Qué eres?
-Persona – Tay me quedo mirando – respeto a las personas que me rodean cosa que ni uno de ustedes hace.
-Deja de hablar tanta tontera.
-No son tonteras Tay –una lágrima cayó – tu crees que me sentí bien al saber que mi hermana, mi sangre, la que era mi ejemplo a seguir cuando era pequeña salía con mi ex – Tay no dijo nada – ni siquiera lloré por él porque Drew me da lo mismo, eres tu. Me dolió Taylor, me dolió que mi propia sangre no tuviera respeto hacia mi persona, que se burlara delante de todos mis amigos, que siempre buscara la excusa para hacerme sentir inferior no sé si eso te dará placer o alguna otra cosa pero creo que esta mal.
-¿Qué hacías con esa niña? – era como si no hubiera prestado atención a nada de lo que le dije.
-Nada – se lo dije mirándola a los ojos – ella tiene un problema legal muy fuerte y decidí traérmela para darle unos días de descanso a su mente que no deja de procesar cosas.
-¿Es la del mail?
-¿Qué mail?
-El que le mandaste a papá.
-¿Lo viste?
-Si
-Dios tu al menos sabes que hay algo que se llama privacidad.
-Déjate de tonterías – miró hacía el mar – que harás con ella.
-¿Cómo que, que haré con ella?
-Vamos Lauren es viernes pensaras estar con ella todo el fin de semana – esa era la idea.
-¿Por qué te importa?
-Deja de ser buena samaritana – comenzó a acercarse hasta que quedamos tan cerca que podía sentir su respiración chocar con mi cara – algún día te darás cuenta de que eres igual o peor que yo.
-No, ese día no llegará nunca – Taylor no dejaba de mirarme – un día te darás cuenta de que la persona que mas rechazaste en tu vida será la que un día necesites.
-Deja tu estupidez, espero que desocupes la casa hoy
-¿Qué? ¿Por qué?
-Porque vine para estar con Drew.
-Y no puedes simplemente irte a un motel – en ese momento sentí la mano de Taylor en mi cara, el pelo me cubrió el rostro y mi cuerpo temblaba por completo, tenía ganas de saltar sobre ella y matarla a golpes, tenía ganas de gritar, de decirle todo lo que sentía pero solo levanté la cara con mi mano en mi mejilla.
-Lauren… yo – la empujé y mis lágrimas comenzaron a caer – Lauren tranquila, Lolo – ella me sujetaba de los brazos pero yo me zafaba, la empuje y cayó a la arena y salí corriendo, no quería mirar atrás, solo quería correr.
Llegue hasta el lugar en donde se suponía que tenía que estar Camila pero no estaba solo estaba Drew – donde está – le pregunté y el me quedo mirando.
-Hey nena cálmate.
-¿Dónde está? – lo agarré de su camisa.
-No sé, se fue unos minutos después que ustedes se fueron.
Lo solté y comencé a buscarla por toda la playa y nada, me estaba desesperando, me dolían los ojos, la cabeza, la mejilla. Decidí llamarla y nada estaba completamente desesperada nunca había sentido miedo a perder a alguien, nunca había sentido terror al saber que estaba viviendo un maldito sueño y que nada de lo que ha pasado hasta ahora era real – que haces ahí – miré hacía arriba y era Camila con dos vasos de jugos naturales, cuando la vi me pare de inmediato y la abracé – Hey amor que pasa –me dijo mientras me abrazaba con los vasos aun en sus manos, yo me alejé lentamente, junté mi frente con la de ella y abrí los ojos – porque lloras – me preguntó.
-Me desesperé al no verte, creí que te habías ido, que había hecho algo mal que esto era solo un maldito sueño que tu no existías.
-Amor cálmate – dejo los vasos en un rincón – soy real – ella sonrió – muy real y lo sabes.
-Tenemos que irnos.
-Vámonos – ella sonrió – puedo irme a mi casa no hay problema.
-No, quédate conmigo – la abracé y ella me abrazó de vuelta – dijimos que estaríamos juntas ¿te acuerdas? Estos días serían nuestros.
-Lo sé amor – sentí como besó mi frente – entonces me quedaré contigo.
Nos fuimos a la casa y cuando llegamos la estúpida de mi hermana estaba instalada en la casa y Drew estaba tomando cerveza por todo el lugar dejando un desastre, subí con Camila a ordenar las cosas y bajamos ni siquiera la miré, no le dije nada solo nos fuimos. El camino a casa fue silencioso yo realmente no tenía muchos ánimos de hablar y creo que Camz se dio cuenta pero solo me respeto, no sé si ella tendrá una mínima idea de como son las cosas con mi hermana o mi familia, no sé si algún día podré contarle todo lo que siento o pienso, pero mientras ella pueda saber con solo mirarme que estoy mal y que necesito mi espació esta bien.
-¿Puedes parar? – miré a Camila.
-Ok – estacioné la camioneta a un rincón de la calle – que pasa – la quede mirando.
-¿Qué haremos con mi caso?
-¿Qué? – pregunté sin entender mucho de que se trataba.
-De mi tío – la quede mirando y ella también me miró – que haremos.
-No tengo idea, el salió de la cárcel por buena conducta tendría que cometer nuevamente un error para volver a la cárcel.
-Y si hacemos que lo cometa – la quede mirando – o sea yo no puedo ni siquiera caminar por la calle sola porque tengo miedo de que aparezca, ni siquiera puedo dormir tranquila si no es a tu lado sin que la imagen de ese estúpido aparezca en mi cabeza.
-Mi amor – tomé sus manos – si yo pudiera llegar y meterlo a la cárcel lo haría – nos quedamos mirando a los ojos – pero él hasta el momento no ha hecho nada.
-Me violo Lauren – sentí que mi corazón se hacía pedacitos – me violo durante 2 años ¿eso es no hacer nada?
-Se lo que hizo ok pero no te desquites conmigo, yo no soy la que lo dejo libre, no soy la que dicto condena.
-Tienes razón – me miró.
-Reitero si pudiera hacer algo lo haría.
-Podemos hacerle caer en una trampa no sé.
-Deja de pensar en eso – agarré su cara por los costados – el pagará tarde o temprano lo que te hizo Camz te lo juro.
-No me jures – la miré.
-¿Qué te pasa?
-No se me siento rara han sido días muy lindos a tu lado Lauren, fue todo como un cuento de hadas, lleno de palabras lindas, sueños juntas pero a quien queremos engañar tu y yo juntas es imposible.
-¿Qué? Te das cuenta de lo que estás diciendo.
-Lauren lo único que conseguirás conmigo es que te saquen de tu trabajo.
-¿Por qué? Nadie sabe nada.
-Crees que tu hermana no sabe.
-Ella ni siquiera sabe que soy lesbiana.
-Ese es el problema tu das por hecho que las personas que te rodean no saben, das por hecho que podrás vivir en tu burbuja por siempre y que nadie te la reventará.
-Camila…
-Lauren te amo.
-¿En serio? Entonces dime porque siento como si me estuvieras terminando, porque siento que me duele tanto todo lo que me estas diciendo.
-¿Por qué es la verdad? No puedes vivir toda tu vida en esta burbuja, no quiero ser presentada siempre como tu alumna y que tu mundo me miré como si no fuera lo bastante buena para ti.
-A mi me da lo mismo ellos Camz, yo quiero estar contigo.
-Yo también, han sido días hermoso Lolo, hermosos – acaricio mi cara – pero creo que necesito pensar un par de cosas.
-¿Pensar? ¿Qué tienes que pensar? Camila si es por tu tío, Dios no puedo llegar y meterlo a la cárcel entiende.
-Son muchas cosas que tengo en la cabeza Lauren, son demasiadas.
-Y esperaste irte conmigo a la playa, pasar noches entera juntas, amándonos, prometiéndonos que nadie ni nada nos separaría para esto – sentía que no podía aguantarme mas las lágrimas, sentía que me dolía el pecho como nunca antes me había dolido, por primera vez en mi vida realmente tenía ganas de morirme.
-Solo dame tiempo, tengo muchas cosas en la cabeza – no dije absolutamente nada, tampoco tenía que decirme que quería irse a su casa así que lo di por obvio, manejé hasta su casa en silencio, mis lágrimas no dejaban de caer, me sentía patética, horrible. Sabía que ella también estaba llorando pero entonces porque nos estaba haciendo esto, porque no estaba separando si nos amábamos tanto.
-Llegamos – le dije sin mirarla.
-Sacaré el bolso de atrás.
Nos bajamos juntas y le abrí la puerta trasera para que sacara sus cosas, por primera vez en todo el viaje nos quedamos mirando – no estoy terminando con esto Lauren – ella estaba llorando.
-Solo entra de un puta vez y deja de seguir arruinando un día que iba perfecto – ella miró al suelo – lo siento si no he salido del closet y eso te molesta, dime inmadura lo que quieras Camila pero nunca dejaría que problemas externos a nuestra relación la arruine como lo estas haciendo tu ahora.
-No estoy terminando Lauren – me gritó – te dije que quería estos dos días para pensar, tengo a mi tío acá – se apuntó la cabeza – quiero estar tranquila unos días solo eso.
-Haz lo que quieras, llámame si necesitas algo o cualquier cosa no sé. Adiós.
-Lauren, Lauren… Lolo espera.
Hice caso omiso a sus gritos y me subí en la camioneta y partí, no sabía a donde ir no tenía idea de que hacer, me sentía horrible así que busqué a al única persona que podría levantarme el ánimo… Alexa.
-Hey como estas no he sabido nada de ti – comencé a llorar – Lolo que te pasa.
-¿Puedo ir a tu casa? – le pregunté entre sollozos.
-Claro, pero con cuidado si estas manejando y llorando.
-No te preocupes.
Me estacioné y me metí a mi perfil de Facebook y escribí: “I’m broken” guardé el celular y manejé hasta la casa de Alexa

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Mi mejor error por Camrenofficial

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.