Pecado perfecto por Keylausagi

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[ Ch. 22 ] Vuelve a mi

Mensaje por Admin el Sáb Dic 17, 2016 2:53 am

Posiblemente pasaron alrededor de unos veinte minutos cuando la desesperación llego a mí. ¿Qué iba a ser? ¿A qué hora volvía? Podría desperdiciar el tiempo libre, que pasa si llega y no me encuentra. —Tranquila... no pasara nada, puedo pasar el tiempo descansando o preparando algo para comer… — Situé las manos sobre mi abdomen y solté un gran suspiro. Ahora no me quedaba más opción que preparar algo para cenar, tal vez pueda desenvolverme un poco en la cocina y no estaría nada mal que Lis coma un poco de lo que haré, que me imagino debe de llegar con hambre. Encendí mi teléfono para escuchar música mientras cocinaba.
No detallaré que tanto hice para llegar a mi objetivo pero ahora ya estaba horneando una rica lasaña, que vendría acompañada con un delicioso espagueti a la bolognesa; ¿Cómo aprendí a hacer todo esto? Como bien dije, luego de vivir sola he empleado algunos campos o hobbies que en mi casa no estaban muy aceptados y entre ellos se encontraba la cocina pero, tampoco no es una de mis mejores obsesiones sin embargo es algo que tengo que hacer por mi “bien”. Además de todo eso prepare unos ingredientes extras como ensalada italiana y de bebida… tal vez vino tinto o alguna bebida similar, sin embargo pretendo dejar eso como una opción, no tengo idea si Lis consume estas cosas durante la comida.
Las horas que se me habían hecho eternas pasaron tan rápido que apenas y logre darme cuenta de la hora; que no importaba en absoluto ya que no sabía exactamente la hora de su llegada pero eso no significaba que pueda arreglarme un poco, he estado todo el día ocupada y darme un baño no estaba mal, tal vez lo que estaba mal en ese momento era utilizar su casa como me diera la gana, ¿cocinar e incluso usar su baño? Eso no me hacía abusar de su “hospedaje”. En fin, nada me iba a ser cambiar de opinión y era mejor que me apresurara a ello.
Fui por todas las cosas a mi auto, tomé lo importante y me dirigí hasta su baño. Estado dentro del mismo pude percibir aquel aroma que le caracterizaba y que me hacía volver a recordar todos aquellos momentos que pase con ella. Podría volverme loca incluso si llego a pensar de mas así que mejor me detendré un poco en este tipo de pensamientos y concluiré lo que he venido a hacer, tengo que concentrarme también en mi objetivo y en por qué estoy aquí.
En los minutos siguientes el sonido del desbloqueo de la puerta me dio a entender que ella había llegado — ¡Imposible! — Halé mi toalla, seque mi cuerpo y enseguida comencé a colocarme la ropa necesaria.
— ¿Alexia? ¡Hey! Estas aquí — Escuché aquellos gritos provenientes de la sala.
— ¡SI! Espera un momento — Terminé de colocarme los jeans y salí; ya vestida completamente. — Lo siento, disculpa si te ha incomodado que utilicé tu regadera, pero estaba cansada… — Expresé con cierta inquietud mientras acomodaba mis hebras oscuras.
—No, no tienes por qué molestarte, adelante, eres libre de ocupar y de sentirte como en casa, bueno, mi objetivo es solo que te sientas cómoda, estas de visita y es lo mejor. Además, así tendremos mayor oportunidad de hablar — Asintió e inhalo un poco de aire, tratando de deleitar el olor de la comida. — ¿Has hecho algo? —
—Muy bien, entonces no tengo problema alguno. Ahora, creo que lo mejor será que tomes asiento y déjame agradecerte de cierta forma — Sonreí y me acerqué a ella para tomarle de su brazo diestro y conducirla hasta el comedor.
— ¿De cierta forma? Espero que sea algo bueno — Sus mejillas se ruborizaron un poco y simplemente tomó asiento.
—Lo es, o eso espero — Dije mientras me dirigía a la cocina para preparar lo necesario. Enseguida llegué con los platillos y las cosas necesarias — Tengo una duda ¿Tinto o prefieres agua? —
— ¡Se ve delicioso! Cuando es que aprendiste a cocinar, hay tantas cosas que seguramente deben de haberte pasado y me encantaría escucharlas. ¿Qué es de la Uni? ¿Hay nuevos amigos? ¿Sigues siendo igual de callada y seria? Ale, te has perdido mucho — Al terminar de decir eso sonrió y probó un poco de la comida — ¡Mmh! Como me lo imagine, en cuanto a tu pregunta, preferiría ambas cosas… —
O era yo la extraña, pero aquella conversación empezaba a sentirse como cuando éramos amigas, era extraño ya que si se hubiese tratado de nosotras las conversaciones de Lis serían sumamente cortantes, frías y por si fuera poco muchísimo más directas. — Sé que hay muchas cosas que contar, pero por ahora lo mejor es comer, me muero de hambre y será mejor antes de que esto se enfrié. — Serví las cosas necesarias y me dediqué a comer.
Me evité de comer en exceso, era imposible hacerlo con aquella mirada de Lis, que no sé si estaba observándome solo porque sí o alguna parte de su interior me decía “Te odio”. En fin, terminamos de comer, arreglamos la cocina, comedor y tiempo después todo quedo impecable.
—Bueno Alexia, entonces… ahora si me contaras de ti — Camino hasta la sala principal.
— ¿Qué es lo que quieres saber?, lo sabes casi todo y además no sé si sea yo o simplemente quieres evitar la plática. No tengo ningún interés de hablar contigo si es simplemente como amigas y espero que lo entiendas — Afirme mientras servía un poco de vino sobre la copa.
—No es que intente evitarlo, pero no le encuentro sentido. Ya estamos un poco grandes y creo que esto no va a ir por ningún lado, mucho menos cuando todavía dependes de tus padres y vives escondida en el estereotipo de chica que es lesbiana, tiene novia y anda haciendo lo que quiere fuera de casa, pero a la vista de tus padres y su sociedad solo eres heterosexual reprimida. Que simplemente no encuentra pareja porque no hay alguien que llegue a las cualidades de novio perfecto — Se dio media vuelta — Si no, atrévete a negarlo
No quise corresponder la mirada, eso que había dicho llevaba el 85% de verdad. ¿Qué iba a decir ahora? —Si, tal vez tengas toda la razón, pero esta vez te diré que lo fui, porque he dicho… sea cual sea nuestro destino o lo que vayamos a elegir a partir de ahora, no afectara en la decisión que he tomado y si, ha llegado el momento de decirle o confirmarles a mis padres de que todo aquello que temían era cierto. No puedo perder más de lo que perderé aquí
—Has perdido ya mucho Ale, ¿crees poder sola con eso? Sinceramente, te crees capaz de soportar todo eso. Yo sinceramente… creí que al verte mi corazón se llenaría de emociones, que a pesar de todo lo que había pasado te abrazaría sin importarme nada, pero no fue lo que me esperaba. Estoy muy lastimada por todo lo que ocurrió, tengo miedo de empezar algo que acabara en cuestión de meses, simplemente tengo miedo de que todo vuelva a ocurrir. — Escuché como se sentaba sobre uno de los sillones.
—No crees que es mucho culparme, porque no entiendes que parte de todo eso recayó en mí. Que esperabas que hiciera, los comentarios de mis padres, tu mamá, Leonardo, Galleli llenándome de cosas extrañas; que de hecho no he logrado olvidarme de ese último comentario que me hizo y que también me hace dudar de ti. No obstante, las cosas no pintaban color rosa como para esperar que llegara y te salvara, luego de eso vivir juntas y felices — Me di media vuelta y la observé — Si no sentiste lo que esperabas es porque ya no me amas… — Cuestione sentándome a su lado.
—Y ahora me sales que has dudado de mí… ¿Qué pasa contigo? Así es como habíamos vivido la relación — Se levantó de inmediato — No Alexia, ya no habrá más nosotras…
—Así es como tú has hecho que viva la relación, a base de engaños, porque me dijiste que no salías con Leonardo y lo peor de todo, que le hayas dicho a Gali que te seguían gustando los chicos. Está bien, si quería simplemente una aventura y llegar a tu descubrimiento simplemente me lo hubieras dicho y no hubiese tenido problema en acostarme contigo sin necesidad de involucrar sentimientos — Afirmé y enseguida sentí aquel empujón de Lis.
— ¡Eres una idiota, una tonta y todo lo peor que exista! Como te atreves a decirme algo así. Ahora resulta que soy yo Mira, yo no quiero estar buscando culpables ni tratando de salvar algo que ya paso. Simplemente te diré que si no lo hice fue por tu propio bien, esos días no habían sido nada agradables como para herirte con otras cosas. Ahora, si yo estuviera en mi lapso de descubrimiento, no crees que me hubiese importado un poco el acostarme con alguien, sea hombre o mujer. — Se acercó a mí y me tomó del mentón con cierta posesividad sin llegar a extremos. — Por desgracia sigues siendo la única persona con la que sueño y con la que quiero estar… Y justamente ahora es donde empiezo a sentir aquella emoción de querer besarte o de lanzarme contra ti, sin embargo, lo evito porque eres tú la que tiene que hacerlo
Desvié la mirada y enseguida mis ojos nuevamente hicieron contacto con ella —Entonces, simplemente dejemos ese pasado atrás; solo algunas cosas, y comencemos uno nuevo. — Pausé — Sabes, durante estos meses que pasaron, no había día en que no dejara de pensar en ti, de hecho, me pregunte que iba a ser de mi cuando eso sucediera. No sé, sinceramente le temo al olvido, al menos por ahora. — Quite con suavidad la mano sobre mi mentón y la acerque hasta mí — Yo no soy de esas chicas que se lanzan emocionadas, pero eso de querer besarme si te lo cumpliré — La tomé de las mejillas y acerque sus labios hacia los míos.
Tal vez puede leerse cursi, pero esto había vuelto a encender una parte de mí que había estado apagada o en pausa, es como si aquel tiempo volviera a recorrer entre nosotras. Estoy con ella, sin importarme que o contra quien y esto es perfecto. Me encanta, la amo e inclusive empiezo a verme en un futuro más prometedor, de hecho, en ningún momento deje de ver mi futuro con ella, ahora sé que entre más desees algo se cumple, sin importar el tiempo o el esfuerzo que hagas para ello, ese sentimiento que sientes cuando es realizada es algo que no puedes comparar con esfuerzos simples.
Mis manos recorrían su espalda, nuestros labios se fundían en uno y nuestras lenguas se entrelazaban entre las mismas. Mi respiración se agitaba más con cada beso, que no se si era ella o yo, pero cada vez se hacían más intensos. — Creo que si esto sigue así no lograré controlarme… — Murmuré mientras me separaba un poco de ella.
— ¿Y quién te ha dicho que lo hagas? — Soltó una risa provocativa y me empujo un poco para dejarnos caer sobre el sillón.
—Pensé que… — Su dedo índice cubrió mis labios para callarme y enseguida darme un beso. Bien, si eso es lo que quería, no había razón para negarme, creo que las dos estábamos interesadas en ello.
Mis manos entraron por debajo de su blusa, mientras ella aprovechaba un poco para desabotonarla. Tan solo el tacto hacia la diferencia, podría sentir su cuerpo de mujer, su ahora bien desarrollado busto, sus caderas, espalda… todo lo que tocaba me excitaba. Ella como era de esperarse no se quedaba atrás, poco a poco comenzó a explorar mis zonas erógenas, mi cuello, pecho y abdomen, besándome con locura. Podría sentir que esto que hacíamos parecía el único día de nuestras vidas.
En seguida las dos nos ayudamos a despojar nuestra ropa, dejando simplemente nuestra ropa íntima; por lo menos la de la parte inferior.
—Eres hermosa… siempre lo he dicho. — Dijo, cubriendo con una de sus manos mis pechos — Alexia Villey… te declaro mía de ahora en adelante — Guiño y me dio un beso. Sus labios recorrieron mis pechos, besando y lamiendo por donde pasaban.
—Hm! Y porque lo dices a-as— Mi cuerpo se contrajo luego de sentir sus manos sobre mi zona intima. —Eso no es justo — Exclamé llevando de la misma forma una de mis manos sobre su intimidad, despojando con la misma sus prendas. Creo que era tiempo de disfrutar de la noche.
Aclararé que este encuentro fue excesivamente cansado, tan cansado que preferimos continuar en la habitación, la sala era incomoda y pequeña. No obstante, podría ser en cualquier lado si eso no me impedía dormir con ella.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

[ Ch. 23] Tú y Yo ¿Que más importa?

Mensaje por Admin el Sáb Dic 17, 2016 2:53 am

La luz que entraba por la ventana no era nada agradable cuando estas a punto de despertar. Mis ojos trataban de adaptarse al entorno donde ahora me encontraba. Pero de todas formas que importaba eso ahora, me di media vuelta con lentitud, no quería despertarla además se sentía tan bien estar abrazada por ella, su cercanía, su olor, su rostro, cada detalle que sentía me hacía enamorar más de ella. De hecho, no recuerdo cuando es que he dejado de hacerlo.1
Levante mi cuerpo para estar a centímetros de ella, una de mis manos jugaba con sus cabellos, podría matar el tiempo en esto mientras observo cuando despierte. Pero sinceramente es una mala idea verle dormida, al menos por ahora, ya que pienso tener más días de estos. Al poco tiempo mis labios empezaron a recorrer su mejilla, dando pequeños besos sobre las mismas hasta situarme sobre sus labios, donde empecé a besar de manera tranquila hasta que pude sentir su respiración agitada y aquellos besos ya correspondidos. —Buen día, dormiste bien — Dije sarcástica y me separe de ella para sonreír. En este momento empecé a sentirme fuera de mi “yo” habitual y volvía a aquel “romanticismo” que solo a ella mostraba y con dificultad había conseguido.
— ¿Eso es una pregunta o afirmación? — Cuestiono mientras entrelazaba sus manos sobre mi cabello — No puedo creer que este otra vez contigo. Es muy… extraño, casi imposible de creer. — Acerco sus labios para besarme y volvió a acostarse.
—Tal vez tenga que hacerte a entender que esto es real… Más de lo que piensas. Lisbeth, prometí que iba a encontrarte y desde ese tiempo no he dejado de hacerlo. — Suspire y bese una de sus manos.
— Me había hecho una vida sin ti, más bien lo tenía ya en mis planes. Alguna vez pensé que esa relación no había sido más que una experiencia más en mi vida, de experiencias que son difícil de olvidar, pero al fin de todo terminas acostumbrándote a ella. — Sonrió. — Ahora estoy nuevamente con Alexia Villey, debería de sentirme afortunada
Fijé mi mirada en ella y a los pocos minutos me recosté sobre su hombro — Yo jamás perdí la esperanza, pero te diré algo, tenía miedo de encontrarme contigo y saber que tenías ya una relación o tal vez ya una familia. No sé, flaqueaba con el simple hecho de pensar en ello. Me asusta el solo pensarlo. Puede sonar muy egoísta, pero por desgracia no soy de las chicas que comparten
—Si claro, si te asusta esa idea ¿Por qué empezaste a salir con alguien? Yo estaba celosa, me sentí inservible o un cero a la izquierda cuando vi esas fotos en tu red social. Ahora, mejor no me hagas recordar eso o te odiare— Soltó aire molesto.
—Pero si tú también mencionaste que tenías citas, si empecé a salir con ella era para ver si de casualidad algo borraría mi memoria y desaparecieras de todo. Está bien, no hay que ir a exageraciones, pero quería intentarlo. — Me di media vuelta y mordí parte de su cuello.
— ¡Auch! Eso dolió. — Acaricio la zona afectada— No hay que entrar más en ese tema, he dicho. Tú estás, yo estoy, ¿Qué más importa?
—Sí, importa algo. Yo sé que estás librada de muchas preocupaciones, pero si mal no recuerdas, yo no estaré tranquila hasta que le diga esto a mis padres. No quiero seguir ocultando esto siempre — Me di media vuelta para quedar sobre ella — Imagina, cuando eso pase se darán cuenta que todo su esfuerzo fue en vano, por una parte, me siento mal, pero por otra sinceramente no
Sus manos recorrieron mi cintura y lentamente me acercaba hacia ella — Si eso significa estar contigo, te apoyaré en todo. Por más injusto que suene, creo que ya es tiempo que decidas lo que quieres y me imagino que entre esos planes estoy yo — Guiño y me dio un beso apasionado.
Debo de admitir que tenía muy pocas fuerzas por la noche anterior, además, no sé cómo es que terminamos sobre el piso de madera. Había sido una noche demasiado excitante y no conforme con ello, quería volver a hacerla mía. Porque eso es lo que quiero, quiero estar con ella este y más días. Tal vez suene extraño, pero no sería mal que por fin mis padres aceptaran nuestra relación, ¿Por qué no salir con toda la familia? Hablarles de ella, de lo que me enamoró y que no pude haber sido más feliz que ahora. Sinceramente eso es algo que sé que no va a suceder pero que no está mal soñarlo.
—No estás entre esos planes, estamos nosotras que es diferente — Solté una risa y mis manos empezaron a acariciar su cuerpo, sintiendo aquella suavidad que le caracterizaba. — Podría pasarme todo el día así. Abrazada a ti, acariciándote, sintiéndote… ¡demonios!, cuando es que me volví tan cursi. 5
—Que graciosa Alexia… — Al decir esto mordió cerca de mi abdomen — Oye, eso mismo es lo que me estaba preguntando, no se sea la emoción de que estemos juntas o qué, pero eres más tierna y, no puedo evitar decirlo, pero eres ahora más sexy, demasiado. Irresistiblemente sexy
—Tal vez, tal vez, no sé porque sea, pero se siente raro. Además, tú no te quedas atrás, creo que el distanciarnos nos sirvió de algo.
Se dio media vuelta para quedar sobre mí — Bien, basta de charlas. — Me dio un beso apasionado. — Me gustaría seguir más tiempo así contigo, pero debo de volver al trabajo.
— ¿Qué? Es en serio, pero… es sábado, creí que pasaríamos todo el día juntas — Bufé y agarrando la sabana me senté sobre el sofá. — Bien, yo pensaba recompensarte todo este tiempo perdido —
—Lo sé, pero solo iré por menos de tres horas. Linda, no me digas eso o harás que cambie de opinión. — Con cierta provocación se acercó a mí hasta susurrarme al oído — Tengo aproximadamente una hora antes de irme. Porque no vamos a la piscina, el día esta agradable
—Ya había olvidado que cuando se habla de estos temas, tienes más imaginación que yo — Me levanté y caminé hasta el patio.
—Pero no solo se trata de eso, siempre he tenido mejor imaginación que tú. — Llegando al sitio adecuado se abalanzo sobre mí y ambas caímos al agua. — No crees que es emocionante hacerlo al aire libre, más cuando no hay nadie que nos observe.
—Oye, siento que he tenido un deja vu. Si, lo es, pero no estamos completamente al aire libre, eso sería todavía más extraño. Por lo que creo que me conformaré con esto — Diciendo esto la tome posesiva y la arrincone sobre una de las paredes, empezando a besar su cuello y parte de su pecho que quedaba descubierto.
Por debajo del agua mis manos hacían su trabajo al recorrer cada parte de su espalda, cintura y abdomen, debo de admitir que de vez en cuando se aferraban a sus glúteos, cosa que notaba le agradaba y excitaba más. Era fácil percatarme cuando algo no iba bien, pero por fortuna hasta ahora todo lo que hago con ella es de su agrado.
Levante una de mis piernas para hacer contacto con su intimidad, haciendo fricción con las mismas. Tal vez en la cama esto hubiera sido mucho más fácil, pero, me gustaba experimentar y tener nuevos retos, así que me era imposible rechazarlo.
—Ale — Susurro mi nombre mientras su respiración se hacía más agitada, sus manos se aferraron a mi espalda tan fuerte que inclusive llegue a sentir “dolor”. Pero eso me daba a entender que necesitaba todavía más. Y porque no hacerlo, hacer esto no me volvía una pervertida, sé que en algún momento llegue a sentirme así, pero llegue a la conclusión de que era solo ella la que obtendría este lado mío. Además, el simple hecho de hacerla sentir bien me hacía feliz.
Poco a poco la lleve hasta donde se encontraban las escaleras para ingresar a la alberca. Tal vez solo aquí podría alcanzar mi objetivo.
—Tengo poco tiempo para… — Mordió su labio inferior tratando de evitar todo lo relacionado con gemidos — mm… para irme al… trabajo — Tragó saliva y volvió a besarme.
Mientras se dedicaba hablar coloque su cuerpo de una forma en que estuviese expuesto sobre mí, lo que era todavía más tentador. —Me parece es un excelente tiempo — Diciendo esto empecé a bajar mis besos por en medio de sus pechos, en unos segundos bese su abdomen y enseguida me dedique a darle placer en su intimidad.
Tanto mi lengua como una de mis manos se dedicaban a su trabajo, su cuerpo se contraía cada vez que uno de mis dedos estaba dentro de su intimidad.
Sus manos llegaban hasta mi nuca, sosteniendo parte de mi cabello para que no me molestara. Poco a poco comenzaba a soltar pequeños gemidos, sus manos se aferraban todavía de mi cabeza como diciendo “No te detengas” y claro está, que no me detenía, quería hacerla sentir bien.2
—Esp… ah — Fue lo único que alcanzo a decir cuando hice que llegara al “clímax”. Sentí como su cuerpo volvía a la normalidad de toda aquella fuerza que tenía hace un momento. — Te amo — Murmuró y me llevo hasta sus labios.
—Creo que se le está haciendo tarde para su trabajo — Sonreí ya que había utilizado un lenguaje formal hacia ella.
—Tienes razón… no quiero… pero tengo que hacerlo — Murmuró y tomándome de la mano salimos de ahí.
Se tomó el tiempo suficiente para arreglarse y darme un beso antes de despedirse — Me esperaras en casa ¿Verdad? — Preguntó.
—Claro, por cierto, ahí están las llaves del auto, si quieres puedes llevártelo. Yo me quedaré y dormiré un poco, estoy algo cansada — La abrace por la espalda. — Pide permiso para faltar dos días, quiero que el asunto de mis padres se termine cuanto antes.
—Aceptare ese ofrecimiento y enseguida que termine la reunión estaré aquí. Creo que lo mejor es que me prepares algo de ropa en alguna maleta, es mejor ya estar lista. — Diciendo esto salió de casa. — Te amo, volveré pronto.
—Cuídate, te amo — Despedirnos de esta manera empezaba a asentirse bien, de hecho, era agradable.
Ahora no me quedaba más que terminar aquellas maletas y arreglar un poco del desorden que hicimos ayer.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

[Ch. 24] Pecado Perfecto

Mensaje por Admin el Sáb Dic 17, 2016 2:54 am

Aproveche el tiempo para terminar la casa y dejarla como estaba, así como también termine de hacer las maletas necesarias, que solamente constaba de cambios para tres o cuatro días, no tenía en mente quedarme más tiempo, no en ese lugar que a pesar de que tengo muchos bonitos recuerdos de mi infancia, en cierta forma siento que afecta cierta parte de mi vida.
En cierta forma ahora soy yo la que se encarga de crear su vida, de ver por mí y de concentrarme en lo que quiero, de mis objetivos y obstáculos, sé que tengo a mis padres y sé que sin ellos ahora no fuese tan fuerte. De ellos he aprendido muchas cosas, algunas buenas y otras no tanto, sin embargo, sé que para prevalecer en este mundo hay que luchar por lo que queremos y por lo que sentimos. En mi caso, mis sentimientos son igual a las de otras personas, lo único que cambia es el género, pero sinceramente, ¿Eso importa? Creo que mientras haya amor de por medio eso es lo de menos.6
Ahora no dejo de pensar en que les diré a mis padres, ¿Qué harán cuando me vean con ella? ¿Será buena idea llegar juntas a casa? ¿Si la dejo en otro lado, no será todavía como un rechazo? Una y mil preguntas se formulaban al concluir otra. Mi mente no descansaba ni un segundo y sé que no lo iba a hacer hasta que estuviera delante de ellos y todo esto que ahora estoy pensando en decirles quedaría en blanco.
Me dejé caer sobre la sala y cerré mis ojos, creo que me hacía falta descansar un poco más.
Al poco tiempo sus labios hicieron que despertara, tanto me había quedado dormida que no me percate del ruido del auto y mucho menos el de la cerradura. —Hola ¿Cómo te fue hoy? — Murmure sin abrir todavía mis ojos.
—Cansado, apenas y presté atención a la conferencia— Expresó soltando un suspiro — Por lo que veo te has tomado el tiempo en atender la casa. 1
Me levanté tan rápido al recordar mi objetivo del día — ¿Qué hora es? Debe de ser tarde y lo mejor será marcharnos ¿No crees? O quieres comer algo... —
—Llevemos cosas para comer, no sé, que sea algo sencillo. He comido en tiempo de reunión — Sonrió y tomo las maletas. — Vamos, quiero que te sientas bien lo más pronto posible — Me tomó del hombro y salimos de ahí.
El viaje estuvo agotador, maneje la mayor parte de recorrido y no obstante nos detuvimos más de tres veces, pero al menos llegamos a buena hora y así hospedarnos en uno de los hoteles, ya que lamentablemente llegar a nuestras casas iba a ser imposible.
No quedaba más que aceptar que estábamos en el condado, ya era más de un año y medio que no venía a este lugar, no sé si las cosas seguían como antes, si mis amigos seguían viviendo aquí o igual se han olvidado de este lugar. Me trae tantos recuerdos que lo mejor será pensar en el mañana.
—Hey, Alexa... Tranquila, no pasara nada, estaré apoyándote, así que cualquier cosa que ellos te llegue a decir mañana, no cambiara lo que siento por ti y además estaré aquí para ti... Lo entiendes — Me abrazo fuertemente.
—Gracias, pero no puedo evitar pensar el que va a suceder, ya sabes, soy algo paranoica — Solté una risa y me aferre a ella — Te amo... — Murmuré y le robe un beso.
—Hey! Que te parece si vamos a dar una vuelta. Y no quiero escuchar un no — Diciendo esto se levantó de la cama y sosteniendo una de mis manos me impulso para levantarme.
—P-pero... — Fue lo único que alcancé a decir antes de estar fuera de la habitación. — Bien, eso puede servir de algo — Suspiré y solté una risa, creo que lo mejor era disfrutar el tiempo que pasaba con mi novia.
Caminamos entre cada una de las calles que conocíamos, recordando el tiempo que pasábamos ahí y hasta eso, se nos vino a la mente el día en que todo comenzó, preguntándonos ¿Qué habría pasado sin ese beso? Y sobre todo, quien iba a pensar que esto iba a llegar tan lejos.
Al poco tiempo llegamos a la plaza principal y tomamos asiento en una de las bancas, la noche comenzaba y poco a poco las luces de la plaza nos iluminaban. Me recargue sobre su hombro y suspire entrecerrando la mirada por un momento.
— ¡Mira! Nada más y nada menos a quien me he encontrado aquí. A mi amor platónico — La voz llego hasta mis oídos y de inmediato abrí mis ojos para voltear y darme cuenta si se trataba de ella.3
—No puede ser posible, porque tenías que aparecer justo ahora — Exclamé acomodándome sobre la banca. La persona con la que ahora hablaba era Galleli, si, ella. Lo peor que pudo haber aparecido hasta ahora.
— ¿Yo? Pero si tú eres la que ha aparecido, tus padres no comentaron nada acerca de que volvías y, además, no sabía que ya habían aceptado tu relación. Entonces ahora si es oficial, la hija de los Villey ha aceptado su lesbianismo... Interesante, pero ¿Qué hay de ella? — Señalo a Lisbeth — ¿Ya no eres la heteroflexible? Ahora si te has decidido por completo o nuevamente le querrás ver la cara a Ale
¡Demonios! Esto había sido una mala idea, seguramente para mañana mis padres se habrán enterado con quien estoy y sobretodo que estoy aquí. —Bueno, si lo soy o no ¿Qué te importa? Digo, no tienes ningún derecho en venir y decirme si soy o no lesbiana, como puedes ver no hay nada en este lugar que tenga que ver contigo... así que por favor haz el honor de marcharte — Expresé molesta.
—Bueno linda, no hay nada que se pueda hacer. Espero que ninguna de las dos termine mal. — Al decir esto camino hacia otra dirección.
Yo me levanté de la banca y empecé a caminar. — Será mejor dormir, mañana será otro día —. Debo de afirmar que me molesta, es más odio el comentario de la bisexualidad de Lis, desde que años atrás Gali me lo ha dicho, no he podido borrarlo de mi mente, sin embargo, omitiré esto para no atormentarme más.
Llegó el día siguiente y me desperté a primera hora, tenía que alcanzar a mis padres antes de que salieran al trabajo, así que colocándome una ropa cómoda me dedique a desayunar. Lis para ese entonces ya estaba lista y en poco tiempo me alcanzo para terminar el desayuno.
—Creo que es tiempo, es ahora o nunca — Estiré mis brazos tratando de retirar todo ese estrés.
— ¿Estás segura de eso? Bueno, no quiero que te sientas obligada por mi o por nosotras. — Me abrazo nuevamente y me dio un beso en la mejilla.
—Sí, creo que es mejor... así que mejor vámonos antes de que me arrepienta — Tomé las llaves del auto y salimos de ahí.
Tiempo después llegamos a casa, dejé el coche afuera y toque el timbre, la ama de llaves se dedicó a abrirme y ahora estaba caminando por entre el jardín, —"Creo que todavía es tiempo de correr" — Pensé mientras me sujetaba fuerte de la mano ajena.1
— ¿Quiere que la anuncie con sus padres? — Preguntó la señora del servicio, por lo que afirmé y caminé hasta la casa a esperarlos.
No paso ni un segundo cuando escuche la voz de mi madre.
— ¡Hija! Me alegra saber que estés aquí, tanto tiempo sin verte... A qué se debe la visita — El ángulo de donde venía le impedía ver mi lado diestro; justamente donde se encontraba Lisbeth. Cuando se acercó a mi extendió sus brazos, no obstante, cuando vio con quien me encontraba todo ese ánimo e inclusive aquel abrazo se desvaneció en instantes. — ¿Qué está haciendo aquí? ¡Qué haces con ella Alexa! — Extendió uno de sus brazos hasta mí para sujetarme y jalarme hasta donde ella se encontraba.
Nuevamente tuve aquella sensación de sentirme sumisa ante ella, que por segundos me quedé a su lado. — No, no.… neo tengo porque hacerte caso. — Me solté de ella y volví a incorporarme hasta donde se encontraba mi novia.
—Tú padre no aceptara eso... ¡MATTHEW! — Grito entre toda la sala y de inmediato escuche aquella voz masculina responderle.
¿Era él? No sé porque, pero mi cuerpo comenzó a temblar, no quiera verlo, pero una parte de mi me obligaba a enfrentar todo.
—Ale, tranquila... estoy aquí — Sentí su mano ajena rozar uno de mis dedos y sujetarlo fuertemente. —Tranquila, no pasara nada.
— ¿Qué está pasando aquí Danielle? No te ha alegrado ver a nuest... — Arqueo su entrecejo luego de observarnos — ¡Qué demonios estás haciendo en mi casa! Lárgate de una vez, si no quieres que te saque a patadas — La mirada profunda de mi padre se fijaron simplemente en Lis que a mí me paso por desapercibida.
—¡HEY! Ya basta... No vengo a quedarme y mucho menos he venido a verlos porque realmente lo haya querido, simplemente vengo a decirles que tengo novia y es Lisbeth, y sí, soy lesbiana, pero eso no va a evitar que sean abuelos, ni mucho menos que en un futuro me vean feliz, aunque ya lo estoy. Quieran o no aceptarlo, yo simplemente vengo a cumplir parte de mi trato como hija he avisarles que desde ahora en adelante compartiré mi vida con ella — Al decir esto los dos se quedaron serios y me observaron con aquella cara de angustia.
—Eso si yo lo permito... — Al decir esto mi padre tomó de un hombro a Lis que con tanta fuerza y camino con ella hasta la puerta. — Lamentablemente eso no va a suceder y lo que digo lo cumplo, tal vez baje un poco la guardia al confiar en tu madre y en Alexa, pero veo que no entienden
—Pero cuál es su problema, no quiera hacer a su hija como usted, porque eso no va a ocurrir. Así que suélteme. — Los empujones y patadas evitaban que Lis llegara hasta la puerta.
—Sabes que a pesar de todo contaran conmigo, me voy a superar, así como lo desean, pero no más que eso, mi felicidad ahora depende de otras cosas y si, entre ellas ustedes, pero no más. — Observé a mi madre y corrí hasta la puerta. — Matthew, yo me voy con ella. Ya no habrá más prisión ni más reglas. Lo siento... — Al decir esto Lisbeth aprovecho para darle un pequeño golpe y así liberarse de él.
Teniendo la oportunidad en nuestras manos salimos de ahí tan rápido que no nos dimos cuenta cuando llegamos al auto.
—No fue tan malo como creí... — Solté una risa.
—¿NO? Casi nos matan, como puedes estar tan tranquila— Expresó agitada.
—La verdad si lo fue, pero... es un peso menos, por eso es que ahora ya me siento así... libre — Me acerque a ella para darle un beso.
—Sí, y a mí, casi me da un paro cardiaco. Ahora, por venganza te llevare a casa de tu suegra — Guiño y arrancando el auto fuimos hasta nuestro siguiente destino.
Ese lugar también había cambiado, al menos su casa ya no era la de antes. El antes y ahora podría resaltar que tanto ella como su madre habían trabajado muy bien en ello. Aparco el auto en su cochera y entramos.
—"Que debería de hacer aquí" — Al estar dentro mi corazón estaba latiendo tan fuerte, ya esperaba venir aquellas palabras feas hacia mi persona; como en aquel tiempo.
— ¡Mamá! Estoy en casa... — Lis expresó entusiasmada.
—¡Lisbeth! Eres tú... — Su madre; con ese semblante serio que tenía, salió a saludarla amablemente y de la misma forma lo hizo conmigo.
—¡Mira! Como puedes ver, la he encontrado, mi esfuerzo valió la pena — Me señalo y de inmediato se aferró a mí para abrazarme. Acciones que me hacían sentir con cierta pena delante de la señora.2
—Espero que se acuerde de mí... y no vengo con ninguna intención de pelear — Sonreír.
—No tranquila, sabes, desde que paso ese accidente, me quería disculpar contigo, me imagino que te encontraste en una situación todavía peor que la de mi hija, si supieras lo que me costó para que volviera a tomar la energía que le caracterizaba. Así que si tú le haces feliz, no tengo ningún problema en ello, de todas formas, me gustaría disculparme — Su mamá se acercó a mí y me tomo de una de las manos — Sé que la cuidaras bien. —17
En ese momento sentí morirme de la vergüenza, sigo diciendo que se siente extraño esto, muy, muy extraño, pero deberé de acostumbrarme. —Sí, claro... y no deberá de disculparse, eso ya quedo en el pasado. —
—Está bien... ahora ¿Piensan quedarse? Así voy pensando que haré para la cena. —
—Posiblemente, si, tal vez lo hagamos. — Ambas afirmamos.
Nos quedamos un par de días en casa de Lis, creo que ya estoy tomando cierta confianza en ella, además sus hermanos se han portado muy bien conmigo lo que me facilita esa convivencia. Ahora lo único que seguía era continuar con nuestra vida, no sabía que había pasado con mis padres, pero seguramente nada bueno, mis tarjetas de crédito estaban congeladas y no conforme con ello me enviaron una nota donde pedían que desalojara la casa donde estaba ahora viviendo. En fin, creo que podré valerme por mi misma, por esa razón me mude con ella, ahora estoy en una nueva universidad y estoy pensando en tramitar alguna beca universitaria, depende como vayan mis cosas de ahora en adelante.
No obstante, no me queda más que decir que estoy con la chica que amo y que cada día que pasa nos enamoramos más. Espero poder seguir con ella más y más tiempo.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Pecado perfecto por Keylausagi

Mensaje por Admin el Sáb Dic 17, 2016 3:05 am

envia tu historia en formato word a wnlesb@gmail.com

descargar PDF gratis http://ditusepilo.jimdo.com/app/download/6442342264/Pecado+perfecto+por+Keylausagi.pdf?t=1481940146

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Pecado perfecto por Keylausagi

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.