Siempre fuiste tu por RebeMndez

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ir abajo

CAPITULO 24

Mensaje por Admin el Sáb Ene 14, 2017 8:32 pm

DULCE:
-¿Segura no quieres venir?- pregunta Paula por quinta vez consecutiva. El novio de ella organizo una salida a un bar, pero no me encontraba de ánimos para ir.
-Segura.
-¿Y que harás?, la idea es llevarte para que te distraigas. Para ver si recuerdas un poco.
-Puedo distraerme aquí y si fuera el caso recordar en mi casa, escuchare música.- Paula suspira.
-¿No cambiaras de decisión, no?.
-No.
-Esta bien, yo ya voy saliendo. Buenas noches.
-Diviértete- me despido de Paula, me acuesto en el sofá y escucho música que me brindaba el canal de televisión. Cierro los ojos y muevo los pies al ritmo de la canción. Me encontraba totalmente sumida en la música, dejando atrás todo tipo de pensamiento, disfrutaba de la voz de la chica, de la música, y de la letra de la canción. Pero todo cambio cuando el canal de música dio un cambio con su genero, luego de la canción festiva llego una canción melancólica y todo aquellos pensamientos que mi mente bloqueaba de la nada fueron apareciendo.
La música como todos sabemos se adapta a todo tipo de animo, puedes bailar locamente, o puedes sentarte y llorar al recordar a alguien. Abro los ojos y esta vez me dejo llevar por la canción que sonaba en estos momentos.
"Porque hay un millón de razones por las que debería renunciar a ti. Pero el corazón quiere lo que quiere". Es lo que dice su letra, y por alguna razón llega a mi, y al llegar a mi pienso en Anahí, renunciar a ella por muchas razones.

FLASHBACK:
Sonrío y la beso.- Te amo Any, quiero que sepas lo mucho que te amo.
Nos levantamos del sofá y nos dirigimos a mi habitación.
-Dul, te amo pero muero de la verguenza.
-¿Estas segura de esto?.
-Si, preciosa. Lo que pasa es que, no se siempre hemos sido amigas y ahora.. Me da pena, pero quiero esto, quiero hacer el amor.
-No tienes que avergonzarte, puedo apagar la luz si quieres- le ofrezco y asiente. Apago la luz de mi habitación y nos ilumina la leve luz lunar que se impregna desde la ventana. La escena perfecta para el momento perfecto.
Me acerco a Anahí y la abrazo, quiero que sepa lo mucho que la amo, y lo especial que es para mi. Nos separamos y nos regalamos una sonrisa feliz, segura, y sincera.
La beso y ella responde a mi beso de forma tranquila, vamos subiendo de a poco nos acercamos a mi cama. Entre besos y caricias mete su mano por debajo de mi blusa, ante su tacto mi piel se eriza. Hago lo mismo yo, sintiendo su piel es tan suave, tan perfecta, tan mía.
Le quito de a poco su pequeña blusa, luego me alejo para observarla, y pese a la leve oscuridad estoy segura que se sonroja. Luce perfecta con su sostén rosa pálido.
Luego ella hace lo mismo conmigo me quita la primera prenda y sonríe.
-Dul, ¿te das una idea de lo perfecta que eres?- me sonríe y me acerca a ella para besarme, y entre besos, Anahí me quita el sostén. Ahora ella se aleja para observarme, de un movimiento me coloca debajo de ella y acaricia mi abdomen desnudo sin dejar de sonreír. La amo y mucho.
Se quita el sostén y me detengo a observar sus movimientos, observo lo hermosa que es y como la luz de la luna brilla de forma única sobre su piel. Lleva mis manos a su cuerpo y la acaricio por donde me guía.
Entre besos, caricias, e incluso hasta risas porque parte de nuestras prendas se hicieron las difíciles para salir, ambas quedamos desnudas. No siento verguenza, de estar así con mi mejor amiga, mi novia y se que ella tampoco, lo puedo notar. La observo y ella me observa a mi, la amo y siento que ella también a mi.
FIN DEL FLASHBACK.

Me levanto de golpe del sofá, caminando como león enjaulado. Mis manos tiemblan, mis piernas se mueven de un lado a otro junto con un horrible temblor, un frío se apodero de mi.
-¿Eso será un recuerdo, o solo mi imaginación?.
-¡¿Que carajo fue eso?!, ella y yo hicimos el amor.- me tapo la cara con las manos, necesito aire necesito respirar.
Para cuando la canción termina de sonar, mis ojos están repletos de lágrimas. Las dejo salir y me las seco de forma inmediata. Me siento y apago la televisión, no quiero que otra canción sorprenda mi estado de animo y mucho menos el tipo de imágenes que se reprodujeron en mi cerebro sobre ella y yo.
El timbre suena, en cuanto la casa se encuentra en silencio.
¿Quien sera?, no espero a nadie. Me pongo de pie y camino hasta la puerta, cuando la abro un aroma familiar llega a mi, ¿Anahí?.
-Eres tu- es todo lo que digo, y un silencio algo incomodo nos abraza por unos segundos.
-Hola- contesta.
-¿Por que estás aquí?, creo que...
-Por que quiero estar aquí, esa respuesta es suficiente para mi. Y no me importa saber que ya lo hablamos, yo te escuche a ti, pero ahora tu me tienes que escuchar a mi.- suspiro frustrada, quiero que este con alguien mas y no con una amnesica como yo.
-No lo haré. No quiero hacerlo.
-¡Tuve que escucharte decirme cosas muy dolorosas!, y siempre te escucho yo a ti. Te toca a ti.
-Vete, Anahí... No quiero empezar con esto otra vez, solo te puedo dar mi amistad.
-Acaba con esto entonces, acaba con este dolor- niego con la cabeza.
-Vete...- estoy cerrando la puerta pero Anahí la detiene.
-No me iré a ninguna parte.... jamas.
-¿De que sirve estar aquí, si tengo amnesia?.
-No empieces con eso, no....
-Es la realidad.
-Me puedes escuchar, y lo harás aunque no quieras.- su voz se quiebra, no puedo soportar mas esto, no quiero mas estos momentos. No quiero que este aquí.... pero aunque diga que no la quiero, se que no es así. Se que mi corazón quiere otra cosa. "Pero el corazón quiere, lo que quiere".
-Anahí...
-No me iré, Dulce. ¿Por que nos haces esto?.
-¡Por que soy una jodida amnesica, por que no recuerdo nuestra relación!.- mi voz se quiebra- ¡Por que no puedo recordar nada, de hace dos años!. ¿Te crees que no me duele que todo esto pase?, me duele, por que nada me gustaría mas en el mundo que recordar nuestro primer beso, no nuestro segundo gran beso. Por que recuerdo muy bien el beso en la casa del árbol antes de irme. Quiero recordar, estos años que perdí pero simplemente no puedo. No te mereces esto.
-Y a mi me duele que no me quieras cerca antes me querías tener de amiga y ahora ni de eso. Dulce, no puedes recordar muchas cosas, pero eso no es un impedimento para amar y ser amada
-Yo no puedo amar y no puedo ser amada.
-¡Eso es una estupidez!, muchas personas te aman, todos merecemos ser amados.
-Anahí.... ¿por que no entiendes que me duele que estés aquí?.
-¿Por que tu no entiendes que me duele estar lejos de ti?.
-¿Te crees que a mi no?. Me duele, te necesito. Pero.... mas me duele tener un hueco vació en mi cerebro. Me duele tenerte cerca y no poder recordar.
-Tienes mi amor, tienes mi corazón.- cuando dice esto, su voz se termina por quebrar y la escucho sollozar.
Extiendo mis manos y acerco mi cuerpo hacia donde estaba ella, segundos después de mi primer paso Anahí se me adelanta y puedo sentir sus manos en mi cuerpo. Subo mis manos hasta su rostro y seco sus lágrimas, su piel delicada esta empapada.
-Por favor.... no llores.
-Entonces deja que me quede. Por favor.- posa su cabeza sobre mi hombro y me abraza, mis brazos tiemblan ante su tacto, pero de alguna forma los guío a su cuerpo y la abrazo. Anahí también estaba temblando, ella seguía llorando en mis brazos, y noto que mis ojos se llenan de lágrimas.
-Quiero que me escuches.... Luego haz lo que quieras. Pero escúchame, quiero acabar con este dolor por que no puedo vivir así ni estar lejos de ti... ya no mas.
-Esta bien.- Anahí cierra la puerta, y me siento en el sofá, para luego sentir verla que se sienta a mi lado.
-¿Te gusto?... quiero saberlo, porque yo nunca busque que me amaras excepto ahora, tu te enamoraste primero que yo y si te guste una vez, quiero saber si te gusto aun, con amnesia.
-No me gustas, me encantas. Anahí nunca creí que la niña mas linda de mi infancia se haría la mujer mas hermosa y preciosa de todas las mujeres. Si me gustas, me gustas tanto.
-Ok, ¿es verdad que no quieres estar conmigo?- pregunta luego de un minuto de silencio.
Suspiro y niego con la cabeza.- No. Mentí al decirte eso, te quería lejos de mí.
-¿Por que?.
-Ya lo dije.... no recuerdo nuestra relación y se me hacia algo raro andar contigo, porque eras mi mejor amiga y tu sabes, esas cosas.
-Esas cosas son boberías. Tienes tu presente.
-No es lo mismo, muero por recordar todo.
-Eso no hace falta por que yo te amo, la memoria no lo es todo.- lleva una de mis manos a su pecho, puedo sentir el latir de su corazón. Era algo hermoso- Aquí esta la verdadera memoria, la verdadera belleza y es aquí donde puedes sentir mi amor por ti- ahora lleva mi mano hasta mi pecho- Y es aquí donde esta tu memoria Dulce, es aquí donde puedes saber lo que sientes por mi, lo que quieres, tu corazón esta intacto el no olvida tan fácilmente.- agacho la cabeza mientras siento el latir de mi corazón y niego con la cabeza.
-Te mereces algo mejor, Any.
-Yo te amo a ti, debes entender eso.
-¿Por que yo?.
-Por que tu quieres la Anahí que soy. No a la Anahí que se ve linda hoy, me quieres por quien soy, no por como me veo, siempre ha sido así. Contigo me siento hermosa por lo que soy... en tan poco tiempo de relación te volviste parte de mi, y estar lejos de ti.... duele. Realmente duele y no puedo mas con esto, quiero estar contigo, y que me dejes estarlo, quiero que tu también quieras estar conmigo, preciosa.
-Yo quiero estar contigo, quiero todo contigo Anahí. Mentí porque quería algo mejor para ti, me dolieron estos días lejos de ti. Quería tenerte conmigo, y sentirte. Quería escuchar tu risa, oler tu aroma.... quería tocar tu rostro y sentir tu sonrisa. Cuanto mas quería alejarte, mas cerca quería tenerte. Anahí no recuerdo casi nada pero me siento totalmente enamorada de ti. No puedo negarle la palabra al corazón. Mi corazón te ama, y yo te amo-- sonrío- Ame que hayas venido a buscarme, amo que estés aquí, amé tus palabras. Te amo a ti, pulgarcita.... ¿recuerdas que así te decía cuando eramos niñas?- ella asiente y se ahoga en lágrimas.
Coloque nuevamente mi mano en su pecho, su corazón se había acelerado un poco. Subo esa mano a su rostro y siento sus lágrimas, para luego sentir cada parte de su rostro. Es tan hermosa.
-Any, tengo tanto miedo a fallarte, tanto miedo de no darte lo que necesitas, y mereces. Tengo mucho miedo. Pero.... te amo. Y siento que el amor que el amor que siento por ti podrá acabar con cada uno de mis miedos, siempre y cuando...... tu estés aquí.
-Y yo estaré Dul. Es lo que quiero, por eso estoy aquí. Si tu amor hacia mi no acaba por tus miedos, te prometo que mi amor hacia ti los matara a cada uno de ellos. Tu eres mi persona, y lo elegí, no me importa que seas mujer, no me importa que tengas amnesia, no me importa nada, solo sucedió y ya. Llegaste nuevamente a mi vida para quedarte, no te vayas mas, no te alejes, ni me alejes. No lo hagas mas.... por favor.
-Ya te he dicho lo que mi corazón dice. Y ahora que estas aquí...... no quiero dejarte ir. Lamento haberte hecho daño, no merezco tu perdón de forma inmediata.
-Dulce....
-No, Any. Es la verdad te he lastimado, tengo que ganarme tu perdón, no me lo hagas tan fácil.
-Esta bien- su mano acaricia mi mejilla- Entonces..... ¿comenzamos de nuevo?.
-¿Comenzamos de nuevo?, Any seguiremos escribiendo nuestro capitulo. No se que nos espera en el futuro, pero realmente espero que seas mi libro completo.
-¿Te das cuentas lo increíble que eres? ¡y dices que no mereces ser amada!- me empuja levemente y me río. Dios la echaba tanto de menos.
-Tu me haces sentir increíble.
-Te perdonaría de forma inmediata cualquier cosa Dulce- se ríe- ¿Quieres ser mi novia?.
Me río y la miro- Necesitas etiqueta para todo ¿cierto?.
-Sip, lo siento.
-¡Claro que quiero ser tu novia!, ¡te amo!... Pero ¿Y si mejor nos callamos y nos besamos?.
-Pero estoy enojada contigo- hace puchero.
-Lo se, he sido boba en alejarte. Supongo que entonces nos besaremos cuando me perdones.
-Puedo besarte como regalo de todas, esas palabras hermosas que me dijiste.
Sonrío.- ¿Cauntos puntos tengo por eso?.
-Mmmm.... 50.
-Bien, no es un número malo. Llegare a los cien cuando menos te des cuenta.
-Espero que lo hagas, porque estoy realmente molesta contigo.
-¿Cuando me vas a besar?.
-No lo se. Puedes esperar. Por todas las noches de insomnio que me hiciste pasar.
-Lo siento.
-Esta bien.
-¿Me besaras ahora?.
-No.
-¿Ahora?.
-Te dije que no.
Suspiro pesadamente y sonrío.
-¿Ahora si?.
-Preguntas de nuevo y te sumo mas tiempo a no ser besada.
-Esta bien...- sonrío- ¿Ahora?.- se ríe y sonrío ante ese sonido. Realmente la eche de menos.
-Te eche de menos- le digo.
-Y yo a ti Dul.- me abraza y yo le devuelvo el abrazo. Todo mi cuerpo la echo de menos. Quiero estar con ella siempre.
-¿Ahora?.- se vuelve a reír, y esta vez en vez de escuchar un no, siento sus labios sobre los míos. Mi cuerpo tiembla levemente ante el cosquilleo que siento con su tacto. Le sigo el beso sintiendo todo su amor hacia mi.
-Te amo- susurra entre besos, y sonrío para luego volver a besarla, y esta vez lo hago de forma mucho mas apasionada. Esto tiene que decirle que la amo mas de que ella a mi. Tiene que decir que lamento todo el daño que le cause. Tiene que decirle que quiero todo con ella. Este beso tiene que decirle que la elijo a ella hoy, mañana, pasado.... y siempre.
-Hola Anahí.... Hola al amor. Nos volvemos a encontrar.

Admin
Admin

Mensajes : 6135
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

CAPITULO 25

Mensaje por Admin el Sáb Ene 14, 2017 8:32 pm

ANAHÍ:
Mi escape, mi mejor momento, mis vacaciones favoritas, esa canción que tanto me gusta y no me canso de escuchar, mi película favorita, comida, libro.... todo lo que considero favorito, único, mágico y especial hoy se reduce en ella. Ella es mi persona favorita.
No me importan las noches de insomnio, los días en que mi apetito se cerraba porque la veía lejos de mi, hoy no me importan esos días en que me miraba como si fuera una extraña. Nada de lo que ayer estaba mal me importa porque ahora, en este momento, las cosas cambiaron. Y cuando estas en tu mejor momento, nada de lo que dolió importa. Todo lo que dolió pasa a ser nada cuando estás bien, y así como viviste tu dolor, ahora vives tu felicidad, tu mejor momento.
Lo mas gracioso de esto son las personas que están a tu alrededor. Cuando estas triste no quieren que estés así, no quieren que llores, no quieren que tengas ganas de nada, quieren tu bienestar. Pero cuando estás feliz, o idiotizada por alguien, tampoco te soportan. Están felices por ti, por supuesto, pero es gracioso cuando te dicen, "cállate porque voy a tener que golpearte" y al rato le agregan un "como sea, me pone bien que estes bien que estés así", es lo que últimamente estaba pasando con Paula, ella se convirtió en una gran amiga mía también.
En mis días tristes, no soportaba verme mal y ahora no soporta que no deje de hablar de Dulce, pero que esta feliz por nosotras. Los amigos, los verdaderos amigos, así son, comparten tu felicidad, tu dolor, cada estado de ánimo que tengas, aunque tengas ganas de asesinar, siempre están ahí.
-Any....- Paula se sienta a mi lado en el sofá, y es recién ahí cuando dejo de estar sumergida en mis pensamientos. Lleva en su rostro una mirada preocupada he interrogante.
-¿Que paso?.
-Eso te pregunto yo a ti.
-¿A mi?, ¿que hice?.
-Estás en modo estúpida hace días- me río- ¿Te estas drogando?.
-¿Que?- estallo en una risa.
+Estoy hablando en serio.
-Paula, ¿crees que con está cara sabré donde conseguir drogas?- me señalo el rostro- ¿En serio?.- se ríe y vuelve a observar, me hace sentir incomoda y nerviosa.
-¿Como estas con mi amiga, Dulce?- ante la mención de su nombre sonrío como una idiota. Paula abre los ojos sorprendida- ¡Tuviste sexo!
-Aun no- sonrío.
-¡Mi amor!- grita Dulce desde la entrada de mi casa.
Salgo corriendo a su encuentro, al verla salte sobre ella feliz y literalmente me la comí a besos, me la comí en intensos y apasionados besos.
PAU: ¡Recuerden que aquí estoy.
DUL: Hola Paulita, tu como que te pasas mucho tu tiempo con mi novia.
ANY: ¿No estarás celosa, verdad?.
PAU: Huy, no me digan que ahora los papeles se intercambian, se supone que la celosa loca es Anahí.
ANY: Celosa loca, tu abuela Paula.
DUL: Estoy bromeando, ya no se peleen, oye Paula, ¿ no tienes que ir a ver si ya puso la marrana?
PAU: ¡¿Me estás echando?!.
DUL: No, solo quiero estar sola con Any.
PAU: ¿Para tener sexo?.
DUL: ¡Eres una entrometida!
ANY: Pau, pasa al rato, trae a Ucker, a Cris y a Mai.
DUL: Pero mi amor, eso no es mucha gente.
ANY: Tu calladita te ves mas bonita.
DUL: ¡Oye!
PAU: Como te quedo el ojo, Dulce, preciosa...- se ríe- Me voy, regreso al rato- nos da un beso a cada una en la mejilla y antes de salir de la casa le cierra un ojo a Dulce.
DUL: ¡Ojala te secuestren los ovnis!
PAU: ¡Que miedo!- grito desde la parte de afuera de la casa.
Dul, vamos al jardín quiero mirar el cielo y besarte en el cesped.
-¿Como cuando eramos niñas?- dijo feliz con los ojos brillantes.
-Con la diferencia que cuando eramos niñas no nos besábamos.
-Tienes razón- se ríe- Tengo algo que contarte bebe.
-Esta bien Dul, salgamos.
Llegamos al jardín y nos acostamos en el cesped, viendo las nubes pasar y buscando figuras en ellas como cuando eramos pequeñas. Pero mis ojos se concentran en algo mas hermoso que el cielo y las nubes. Mis ojos se centran en el rostro tan perfecto de Dulce, me centro en ella nada mas.
-¿Podrías dejar de mirarme?- me pregunta Dulce, sin quitar los ojos de el cielo.
-No.- Dulce se ríe mientras se sonroja.
-Me pones nerviosa.
-Solo quiero admirarte.- frunce el ceño y cuando me observa le sonrío.
-No soy un arte.
-Lo eres para mi. Te tendría en mi habitación, eso sería mágico.
-Any, no digas estupideces.
-Estúpido es que tu no te des cuenta del poder que tiene tu belleza, y no hablo solo de tu parte exterior. Tu belleza va mas allá de eso.
Dulce sonríe observando el cielo que desde sus ojos luce mas perfecto que de los míos.
-A veces siento que no merezco tanto halago.
-Creo que no eres la única chica que piensa así- me observa y frunce el ceño- No quiero decir que estoy halagando a cualquier chica que se me cruce, pero se que tu eres del grupo de chicas a las cuales si les dicen un halago, tratan de locos a los pobres chicos. Creo que estuve un tiempo en esa categoría de chicas que no les gusta los halagos.- me río.
-Tu si que eres hermosa, demasiado.
-Te amo.
-Yo te amo, mas a ti.- sonrío.
-No me cansare de repetirte lo que te digo- Dulce me observa y le robo un beso, sonríe y le devuelvo la sonrisa.
-Gracias, amor
-¿Por que?.
-Por todo, Any...- Dulce se sienta y copio sus movimientos, me siento a su lado y la observo. Tiene algo para decir, solo está buscando la forma de hacerlo.- El día que me fuiste a buscar y que volvimos, creo que tuve un recuerdo.
-¡¿Un recuerdo?!- grite feliz.
-Antes de que tu llegaras, me encontraba escuchando música, una canción de esas super tristes que hay, comenzó a sonar en el canal de música. Cerré los ojos, sentía cada letra de esa canción hasta que de pronto vino a mi mente tu recuerdo, estaba contigo y estábamos haciendo por primera vez el amor juntas. Anahí lo sentí tan real, como si en verdad cada cosa que llego a mi mente las hubiera vivido. Aun no se si eso es un recuerdo o solo parte de mi imaginación. Porque si es un recuerdo a sido el único que a venido a mi mente.
-Interesante recuerdo- le sonrío- ¿Donde crees que fue?.
-No se, no logro saber bien donde era. Pero recuerdo todo, tus besos, tu.... cuerpo. ¿Tu y yo ya?.
-Si, dos veces hermosa. Estoy segura que eso fue un recuerdo, ya veras que juntas lograremos que recuerdes todo mi amor.
-Ya no me importa tanto si recupero o no la memoria, te amo, si estás conmigo soy feliz, es lo único que me importa, solo tu Any te amo tanto, quiero que mis momentos sean a tu lado, todo es mejor cuando estás cerca.- en mi cabeza una música romántica acompaña a sus palabras, seguido del awww del público. El mundo entero se paraliza, se detiene solo para observar este momento. No me sale decir nada, solo sonrío como una idiota y eso parece gustarle porque sonríe también mientras me observa.
-Dulce, te amo- es lo único que consigo decir- Quiero decirte tantas cosas que nada me sale.
-Me has dicho tantas cosas ya que no tiene importancia. Además, me basta con verte sonreír- la observo y acaricia mi mejilla.- Soy tu chica.
-Eres mi chica- repito sonriendo.
-Mi chica.... Desde que tengo memoria- sonríe sin pensarlo dos veces se lanza hacia mi y me besa, lo hace con delicadeza. Me besa con ternura, con cariño, con un te amo en cada roce que hace su lengua con la mía. Sus besos saben a te amo, y es el mejor sabor del mundo. Ella es lo mejor del mundo para mi, Dulce es mi mundo.
Esta chica que se encuentra en el jardín de su casa, abrazando a la chica que ama, es la persona mas feliz de todas. Ni siquiera aquel niño que se columpia riendo es tan feliz como yo.
Quiero que todo se detenga y que este momento se congele, quiero quedarme aquí con ella, con este momento, y no dejarla. Lo único que quiero hacer es besarla, abrazarla, y amarla, pero para eso tengo todos los días que se vienen en adelante.
Por mas que no sepa como sigue todo esto, tengo fe de que se vienen muchos días juntas, una eternidad junto a Dulce. Que alguien le saque una fotografía a este momento, y así la guardo en mis mejores recuerdos junto con ella.
La amo, oh mierda, la amo demasiado. La amo tanto que ni siquiera se como me llamo, solo se que tengo que hacerla feliz, porque su felicidad es la mía.
No tengo miedo al mañana, prefiero no pensar en el futuro. Voy a vivir este momento, mi presente, voy a sonreír y se que voy a tener su sonrisa de vuelta.
Sera lo que tenga que ser.... Pero ahora soy la felicidad en persona. Mucho mas feliz que el día en que su cuerpo se unió al mió.


Admin
Admin

Mensajes : 6135
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

CAPITULO 26.

Mensaje por Admin el Sáb Ene 14, 2017 8:34 pm

ANAHÍ:
Es increíble el poder que tienen las palabras en nosotros. Hay palabras que te destruyen, te tienen mal, resuenan eco y en cada repetición duelen mas. Pero están las palabras que te alegran, que te hacen sonreír cuando las recuerdas, palabras que se instalan en tu alma, en tu corazón, aquellas palabras que te vuelven un ser idiotizado.
Desde que Dulce me dijo que ya no le importaba tanto el no recordar que lo que le importaba era estar conmigo, me sirvió para agregar mas ladrillos a este castillo de felicidad que voy construyendo. Un castillo donde ella es mi princesa, la protagonista de mi historia, mi chica. En este castillo no hay Dragones, ni villanos, solo estamos nosotras construyendo algo nuevo, y único a su manera.
Desde que conozco a Dulce todo se volvió único a su manera, mágico y especial. Aquella niña de ocho años que alegro mi vida con solo un hola, con un vamos a jugar o la niña de doce años que me dejo tarada con nuestro primer beso durante mucho tiempo.
Era muy pequeña como para entender el cambio brusco e increíble que hizo Dulce con ese beso en mi, pero basto a que creciera y volverla a ver para que me diera cuenta de que realmente su presencia cambio mi vida aun mas.
Hoy es mi novia y estoy orgullosa de ello, quiero ir por el mundo y presentarla como tal, sonreír y decir "Hola, ella es mi chica y la amo ¿saben?" supongo que las personas me van a mirar como si estuviera loca, y otras me sonreirán, y aquellas que sonreían sabrán el orgullo que siento por amarla, y por pertenecerle.
Estoy bastante estúpida ¿verdad? si, seguro que piensas que si. Seguro que me quieres dar una bofetada para que me calme, pero lo cierto es que estoy demasiado feliz, y no me averguenzo de decir que estoy en modo estúpida porque me siento bien, estoy bien, ella esta bien y estoy el doble de feliz.
Es casi de madrugada y nos estamos mandando mensajes. Es algo que se esta volviendo típico en nosotras. No me importa estar con cara de dormida al siguiente día.
-Te extraño Any.
-Ay Dul, nos vimos hace un rato, fuimos a cenar.
-¿Y?.
-¿Ya me extrañas?
-Si, ¿esta mal?.
-Para nada.
-Entonces cállate y dime que tu también me extrañas.
-¿Y si no es así?.
-Estarías mintiendo, ¡Ana!.
-¡No me digas Ana!, y ¿como sabes?.
-Simplemente lo se.
-Puede que te eche de menos. Puede que quiera que estés aquí, acostada a mi lado.
-Puede que lo haga.
-No lo harías.
-No me tientes.
-¿Como lo harías?.
-Subiría hasta tu ventana como en las películas.
-Dulce, tus padres tienen una copia de mi casa.
-¿Puedes dejarme ser romántica?.
-Ja ja ja lo siento.
-Entonces.... me concede esta noche?
-Quiero que estés aquí.
-Entonces allí estaré... siempre, Ana.
-Vas a venir en serio?.

DULCE:
No le respondo. Me levanto de la cama, y me coloco ropa para salir. Salgo de mi habitación, y bajo hacia la sala, allí esta papá viendo la televisión.
-¿A donde vas?- me pregunta.
-Salgo a caminar- no me cree, me frunce el ceño y luego sonríe.
-¿Anahí?.
-¿Que tiene que ver ella con salir a caminar?.
-Vas a ver a Anahí, Dulce. Seré viejo, pero no idiota, alguna vez fui joven.
-¿Cuando?.
-Si sigues bromeando así, no te irás a ninguna parte.
Me río- Me voy.
-Te cuidas, traviesa.
-¡Papá!- le regalo una sonrisa y salgo de la casa.
Conduzco hacia la casa de Any, sintiendo como mi celular vibra en el bolsillo de mi pantalón. Cuando llego a la casa, lo saco para encontrarme con mensajes de Anahí, claro.
-Te dormiste?
-Dulce, dime que no estás viniendo.
-Bueno, supongo que te dormiste. Te amo buenas noches.
-Any, mi amor. No me dormi, vine a dormir contigo. Puedes abrirme o subo por la ventana?.
-¿Que?.
-Me abres o quieres verme trepar?
-Pagaría por verte trepar, pero prefiero evitar dejarte mas amnesica de lo que ya estás.
-¡Eso no es gracioso!, ¿me estas llamando débil?.
-Para nada.
-Abreme y lo discutimos.
-A besos?.
-Anahí, abre la maldita puerta.
A los pocos minutos, Anahí abre la puerta principal sonriendo. Sin pensarlo dos veces me lanzo a ella, y la rodeo con mis brazos por el cuello, le doy mi amor. Cada vez que mis brazos la rodean quiero que se sienta única, porque eso es para mi, la única pese a la cantidad de personas que hay a nuestro alrededor.
-Estas loca al venir- dice abrazando mi cintura.
-Vives a pocas cuadras de mi. Si me vas a tratar de loca, que sea porque lo estoy por ti.
Anahí se separa un poco de mi, y me observa a los ojos. Amo como la luz de la luna brilla en su piel, lo amé desde que la ví desnuda en mi cama por primera vez. Porque estoy segura que lo que vi en mi mente la otra vez fue un hermoso recuerdo y no parte de mi imaginación.
-¿Sabes que?
-Dime.
-Te amo, Dul.
-¡Yo te amo mas!- grite feliz.
-Shh, despertaras a mis padres- se ríe.
Luego de que dijo eso la beso, Anahí me responde el beso y mi mundo se congela en ese momento, disfruto de su beso, de su sabor, de ella. Entre besos me adentro mas a la casa y cierro la puerta principal con cuidado de no hacer demasiado ruido para así no despertar a nadie.
Nos tropezamos en el camino hacia la escalera, y nos separamos del beso solo para reírnos, y para decirnos que nos callemos. Subimos a su habitación con risas silenciosas, y una vez que entramos suspiramos aliviadas, como si hubiéramos pasado la peor prueba de todas.
-Dul, espero que despiertes temprano me tienes que ayudar a botar cosas de mi habitación.- me dice.
-¿Y quien te dijo que te voy a dejar dormir?.- Any se ríe, y yo sonrío locamente enamorada.
-¿ah si?- me acerco lentamente.
-Pues si- le sonrío, me observa fijamente a los ojos y me pierdo en ellos, me pierdo y me encuentro en un lugar del cual no quiero salir. Me quiero quedar por siempre aquí, con ella.- Te mantendré despierta besandote toda la madrugada.-Anahí sonríe, y los latidos de mi corazón se aceleran.
-Te cansarías de hacerlo.
-Eso no es cierto. Si se trata de ti no me cansaría de nada en absoluto.- vuelve a sonreír, y como respuesta a lo que digo me besa, la mejor respuesta de todas, sin duda alguna. Le sigo el beso con intensidad, pero con sabor a ternura. Entre besos la guió hasta la cama y la recuesto con cuidado allí, como si fuera de cristal. Me acuesto a su lado, y la observo.
-Eres lo mejor de mi vida, ¿entiendes eso, Dul?- sonríe.
-Comienzo a entenderlo.
-Dulce, quiero que entiendas también lo mucho que te amo.
-Me basta con ver la forma en que me miras, Any- suspira.- Te hice sufrir mucho, perdón.
-Ya lo hablamos, eso ya paso.
-Any, tu también eres lo mejor de mi vida y te amo. Mereces mas que estas palabras, pero.... - me interrumpe poniendo un dedo en mis labios.
-Shhh.. mientras me beses, y te escuche decirme que me amas es suficiente. Y es aun mas suficiente si me dejas hacerte el amor.- sonrío, pero no estoy del todo segura de mi respuesta.
-Viéndolo desde mi lugar, mereces mucho mas que eso, y creo que aún no es el momento. Pero quiero besarte mucho, mucho, mucho.
-Dulce, eres todo lo que quiero en el mundo y te tengo a mi lado ¿crees que merezco mas que esto?. No pido nada mas porque si te tengo a ti, de esta manera, lo tengo todo.- la miro a los ojos por varios segundos, y deposito un corto beso en sus labios.- Y cuando suceda va a ser muy especial y mágico lo prometo, no hay prisa.
-Eres demasiado buena Any, incluso me atrevo a decir que eres perfecta.
-Quiero ser lo mejor para ti.
-Eres eso y mucho mas, Any.
-¿Podemos dejar de hablar y simplemente besarnos?.- sonrío como una idiota, soy una idiota enamorada, pero la amo.
Un nuevo momento favorito que se agrega a mi lista. Mis momentos con Anahí serán infinitos, desde ya. Quiero recuperar la memoria y que nuestra historia sea infinita, quiero que seamos infinitas.


Admin
Admin

Mensajes : 6135
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

CAPITULO 27

Mensaje por Admin el Sáb Ene 14, 2017 8:35 pm

ANAHÍ:
-Te hacia falta estar así- me dice Maite observándome detenidamente como si me tratara de un arte extraño.
-¿Es bueno o malo?- pregunto al no entender su mirada confusa.
¿En serio lo preguntas?- se ríe negando con la cabeza- Es realmente bueno, mi amiga. Después de haberte visto llorar, maldecir, y totalmente ebria, es jodidamente bueno verte en tal estado.
-¿No vas a decirme entonces que no me ilusione demasiado, Mai?.
-Por mas que alguien te diga que no lo hagas, siempre terminaras creando una ilusión. Todos somos así, todos queremos que se cumpla eso que imaginamos. La ilusión es como el tratar de no pensar en ciertas cosas cuando tu mente no te ayuda- asiento dándole la razón- Y tu estas viviendo tu ilusión, eso que imaginaste. Lo único que puedes hacer es disfrutar, vivir este momento y ..... que pase lo que tenga que pasar. No pienses en eso, solo disfrutarlo y entrega tu mejor parte......
Sonrío ante el apoyo de Maite, sonrío porque estoy entregando lo mejor de mi, y Dulce lo esta recibiendo con los brazos abiertos, con su corazón abierto.
-¿Escuchaste lo que te dije?- me pregunta Maite, y cuando la observo se ríe en una fuerte carcajada- Estas perdida.
-Creo que demasiado- sonrío y asiento.
-Me gusta verte así.
-Gracias Mai, te quiero ¿lo sabes verdad?- sonrío?
-Lo se Any, yo también te quiero boba.
Pase el resto de la tarde con Maite platicando de muchas cosas, de nuestras vidas, de planes a futuro, de nuestros sueños, de mi carrera de modelo que nuevamente esta pausada. A decir verdad no me quedo de otra que hacer eso, desprecie un contrato muy prometedor por cuidar de Dulce en el hospital, y la verdad que no me arrepiento en lo absoluto. Necesitaba estar con ella, cuidarla y si deje mi gran oportunidad ¿que cosas mas grandes podría hacer por Dulce?. Probablemente ni yo misma sepa hasta donde soy capaz de llegar por ella.

DULCE:
-¡Mama!- grite desde el sofá de la sala, con un plato lleno de palomitas.
-¿Que son esos gritos?- llega corriendo como asustada.
-Tranquila, tranquila..... Oye ma, el domingo es el cumple años de papá y los padres de Any quieren hacerle una fiesta sorpresa.
-La idea de seguro fue de Marcelo.- "Marcelo, el padre de Any".
-¿Crees que su viejo corazón resista, ma?- Mama se ríe y me sumo a su risa.
-No lo molestes hija, ya tuvo suficiente cuando le dije que tenía una cana, con eso de que no le salen.- me vuelvo a reír.
-Espera..... mamá ¿por eso se fue enojado contigo?- me río a carcajadas y miro a mi madre que se ríe pero mas educadamente.
-Si, y no me ha respondido ningún mensaje, ninguna llamada.
-¡Es un infantil!- digo entre risas.
-La vejez lo pone sensible.
Escuchamos como la puerta principal se abre, y a los pocos segundos papa entra a la sala. Trato de no reírme de el, pero se me hace casi imposible.
Papá saluda de forma distante a mi madre, y ella también intenta no reírse, por eso distrae su risa con el celular.
-¿Como te sientes Dulce?- me pregunta papa.
-Bien, no he tenido ni mareo, ni dolor en la cabeza... ¿Conseguiste tinte para el cabello?- papá me mira de mala manera y mamá estalla en la risa que estaba intentando ocultar. Mi padre quiere asesinarnos a las dos.
-¡No es gracioso!.- grita furioso-
-Claro que lo es- digo entre risas.
-Dulce María, controla tus comentarios desde ya.
-Tengo muchas bromas por hacerte.
-Será mejor que te las guardes.
-Deja de molestar a tu padre, Dulce- dice mamá tratando de no reír mas, ella acaricia su mejilla y se sienta a su lado.
-Oye pa, eres como un abuelito tierno.
-¡Dulce!- gruñe mirándome mal, mi madre y yo nos reímos hasta que finalmente papá termina riéndose con nosotras, bromeando, y asimilando a su manera que se esta volviendo viejo. A mi perfecta armonía se le suma este momento familiar. Me encuentro en mi mejor momento, no quiero que esta paz termine nunca. Quiero seguir danzando en esto que llaman felicidad.
Al llegar la noche, me aliste y cene antes de irme a ver a Anahí . Lo cierto es que perdí todas las esperanzas de recuperar mi memoria por completo y aunque no quiera admitirlo ,me aterra tener algo raro.
Iba a empezar un nuevo tratamiento, una nueva terapia estaban todos felices con la noticia que un importante medico estaría llegando a la ciudad. Pero yo me mantenía callada. No voy a negar que cuando papá me informo esto, me puse contenta. Aunque no lo demuestre, una parte de mi aun conservaba la esperanza, pero era mas grande la parte que prefería no hacerme ilusiones.
Por eso mientras todos estaban contentos, e ilusionados, yo no decía nada. Cuando les decía que no se hagan ilusiones con que recupere mi memoria del todo, me repetían una y otra vez que tenía que tener esperanza, y fe. Dicen que es lo único que se pierde.
Genial. Pero piénsalo de esta manera, ponte en mi lugar. ¿No te aterraría saber que ese nuevo tratamiento, ese gran medico no haría nada contigo?. ¿Preferirías ilusionarte y comerte luego el lamento? o ¿Preferirías dejar las esperanzas de lado y que sea lo que tenga que ser?.
No se tu, pero yo prefiero que sea lo que tenga que ser. No debo de ilusionarme demasiado con recordar todo y a todas esas personas que dicen ser mis amigos y que para mi son desconocidos. No debo ilusionarme porque si las cosas no salen como me gustaría, me sentiría devastada. Cuando llegue a la casa de Any, ella me recibió con una sonrisa en los labios y un beso fugaz.
-¡Hola, bebe!- grita emocionada en la puerta.
-¿Como estas?- pregunto mientras la abrazo.
-Genial y ¿tu?.
-Yo... pues, bien- sonrío.
-¿Estas preocupada?, tienes cara de que algo te traes.
-No amor, no estoy preocupada, solo..... no quiero pensar en lo que va ser de mi memoria.
-Ven entra bebe- me mira con comprensión y sonríe tierna mente. Entré a su casa y subimos hasta su habitación.- Dul, me dices que no quieres pensar, pero estas pensando.
-Si, pero no quiero decirlo en voz alta, ni hablar sobre eso.
-Esta bien- deja un beso en mi mejilla, y la rodeo con mis brazos mientras nos acostamos en la cama.
-Anahí, ¿porque carajo tienes una foto semidesnuda con el tipo ese?- la miro realmente mal y me pongo de pie.
-Dulce, esa foto esta ahí desde hace mucho... Ni siquiera me acuerdo de que esta ahí pegada.
-¿Aun lo quieres?
-¡Claro que no!.
-Entonces me imagino que no te molesta que haga esto...- sentía rabia, celos, enojo. Tome esa foto y la rompí en muchos pedazos. Anahí me miraba atónita, con la boca abierta y el ceño levemente fruncido.
Sin decir absolutamente nada ninguna de las dos volví a la cama y me acoste. Nos quedamos en silencio, mientras ella acariciaba mi espalda.
-Lo siento, Ana no debí.
-No te preocupes, estas en todo tu derecho de enojarte porque tu novia tenga una foto con el ex en la cama. Dulce, te juro que por el no siento nada yo te amo a ti, esa foto estaba ahí por....- la voltee para que me viera y la bese.
-Se que no lo quieres, ¿ok?.. te amo.... Estoy asustada eso es todo, no quiero estar sin memoria toda mi vida- no quería decir nada pero mi cabeza estaba diciendo muchas cosas, las cuales quería soltar, aunque intentara luchar contra eso, no podía evitarlo.- Tengo miedo de que los próximos exámenes que me harán salgan mal, y saber que no tengo posibilidades. Cometí el error de hacerme ilusiones con la recuperación y tengo miedo- mi voz se quiebra- Lo que mas quiero en estos momentos es recordar todo nuestra relación, como empezó todo, pero me asusta hacerme esos exámenes , me asustan los resultados.
Unas cuantas lágrimas comienzan a salir, y Any las seca con sus dedos.
-Lo siento- me siento en la cama alejándome de ella de forma suave, Any se sienta frente a mi y acaricia mi mejilla.
-No te disculpes mi amor, es mejor que saques todas estas cosas. Todos nos hicimos ilusiones contigo, y al igual que tu todos estamos asustados. Pero claro, eres tu la imagen principal y tal vez no entendamos el nivel de tu miedo de no recuperarte. Pero necesitas saber que pase lo que pase, todos estaremos ahí para ti, tu familia, amigos y yo, bebé pase lo que pase intentare que te duela menos. Estamos juntas en esto, en las buenas y en las malas, estamos juntas princesa.
No tengo respuesta alguna mas que un abrazo, así que la acerco a mi y la rodeo con mis brazos. Mas lágrimas comienzan a caer, y me doy cuenta de que no soy la única que esta llorando. Me alejo de ella un poco y seco sus lágrimas. Anahí se acerca a mi y posa sus labios sobre los míos, nos besamos mientras nuestras lágrimas se calman. De un cuidadoso movimiento, me coloco encima de Any sin dejar de besarla.
Nuestra respiración comienza a acelerarse, al igual que mi corazón. Bajo mis besos a su cuello, y escucho gemir de forma silenciosa. El deseo que tengo, recorre cada parte de mi cuerpo. Vuelvo a subir a sus labios y le dejo un beso corto, para luego apoyar mi frente sobre la suya. Nuestras respiraciones siguen totalmente aceleradas.
-Te amo Ana.
-Comienzo a amar que me digas Ana- sonríe- Yo también te amo, este momento es muy especial.
-Ana contigo todo es especial- agarro su rostro de forma sutil y la acerco a mi, embriagándome de su aroma dulce.-Te amo.
-Y yo te amo a ti.
Su voz se quiebra y puedo sentir sus lágrimas en mis manos, pero se que son lágrimas de felicidad. Nos volvemos a besar, pero esta vez es diferente, esta vez nos dejamos llevar por lo que sentimos, por lo que nuestros cuerpos quieren. Me vuelvo a acostar sobre ella y el beso se hace intenso. Anahí sigue llorando, comienzo a preocuparme, pero cuando me alejo del beso, puedo notar que sonríe.
Comienzo a quitarle la blusa, y ella hace lo mismo conmigo. Después de quitarle la blusa toco su piel, suave, delicada. Me levanto un poco para terminar de quitarme mi propia blusa, y para sorpresa mía cuando termino Anahí ya se había quitado el sostén. Sonrío ante la sensación y vuelvo a besarla.
-Esto es.... mágico- susurra entre besos.
-Tu lo estas haciendo mágico.
-Date un poco de crédito también.
Sonrío y vuelvo a besarla de forma intensa. Nos seguimos besando, y de esta forma nos vamos demostrando no solo el amor que tenemos hacia la otra, sino que también el deseo. Acaricio su cuerpo hasta llegar al botón de su pantalón y lo desabrocho, luego de eso lo deslizo sobre sus piernas mientras bajo mis besos a su delicado, suave cuello. Anahí dice mi nombre casi en un susurro, ella mueve sus piernas cuando me alejo y de esta forma termina de quitarse los pantalones.
Llevo mis manos al botón del mío, pero Anahí lo nota, y me detiene y lo hace ella misma, me lo quita, y ahora estamos iguales. En un rápido movimiento Anahí toma el poder y se apoya sobre mi y nos quedamos jadeando, escuchando solo eso, nuestra acelerada respiración.
-Estas en todas partes de mi cuerpo, Any. Lograste cosas increíbles en mi, y se que ese momento sera.... mágico, intenso, increíble, único he inolvidable.
-Lo sera para mi también.
Sonrío y dejo un beso corto en sus labios. No se que me pasa los nervios están en mi contra, mi cuerpo tiembla de deseo ante su tacto y ella lo nota.
-Dul, tranquila mi amor todo esta bien.
Anahí me acerca aún mas a ella, y ahora ambas estamos completamente desnudas. Pero la diferencia entre ella y yo es que yo estoy temblando, y me siento una idiota. No quiero arruinar este momento.
-Dulce bebe, tranquila.
-Any, es que la otra vez al final no lo hicimos. Y es la primera vez en estar contigo luego de..... ya sabes. No quiero que sea cualquier cosas.
-Lo se, pero tranquila, no harás cualquier cosa, nada de lo que pase ahora sera cualquier cosa, al contrario.... será increíblemente mágico, y hermoso ¿confías en mi?.
-Asiento- Siempre.
Anahí me besa, por lo cual le sigo el beso de una forma intensa. De forma temblorosa acaricio su cuerpo con los ojos cerrados sintiendo como ella deja besos por mi cuello, pechos y abdomen. Siento un placer infinito en el momento en que ella introduce en mi dos de sus dedos con movimientos lentos, haciendolo especial.
-Te amo, Dul.
-Te amo.
Le contesto y seguimos en nuestro acto de amor. Ambas sumidas en la oscuridad de su habitación , ambas sintiendo todo con nuestro amor de corazón. Hacer el amor con Anahí, se estaba llevando todos mis miedos, y nervios para los exámenes. Ella lo hace todo increíble, solo ella y no quiero perder jamas esta sensación. La sensación de volar sin alas, la sensación de sentirme amada.
A la mañana siguiente me levante sonriendo, sintiéndome feliz. Completamente feliz y también podía sentir y ver la felicidad de Anahí . El momento que habíamos vivido fue especial para ambas, y se convirtió en algo inolvidable.
Cuanto mas pasa el tiempo, mas la amo. Mas quiero estar con ella, mas quiero un futuro junto a ella. Aunque me levante feliz, ahora nuevamente me siento nerviosa se aproximan los nuevos exámenes y me aterran.


Admin
Admin

Mensajes : 6135
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

CAPITULO 28

Mensaje por Admin el Sáb Ene 14, 2017 8:36 pm

UN AÑO DESPUÉS:
DULCE:
-Hola, no se como reaccionaras ante mi mensaje, realmente espero no molestar o causar un malestar. Han pasado meses que, bueno o mejor dicho ya un año que no se de ti, ni tu de mi. Año que me sirvió para conectarme, y espero que tu lo hayas hecho igual. Me gustaría verte, me gustaría saber de ti, saber como estas, como están todos, que ha sido de ti este ultimo año. Si crees que ya no es adecuado, o que lo mejor es no hacerlo.... Lo entenderé, en serio. Pero espero que aceptes mi propuesta, no pretendo nada, solo quiero verte y desearte lo mejor mirándote a los ojos. Espero tu respuesta. CHRISTOPHER.-
Leo el mail de Ucker y sonrío. Su mensaje no me molesto, y mucho menos me causo malestar. Al contrario, me puso realmente contenta recibir un mensaje de el. Sigue siendo alguien importante para mi, fue parte de mi vida y fui feliz o al menos es lo poco que recuerdo. No puedo reaccionar de otra manera cuando me encuentro con esto, en verdad quiero saber de el, como está, como estuvo, que fue de el todo este año que tengo sin verlo.
Cojo mi celular, y le escribo a Ucker. Le digo que quiero verlo, que me gustaría saber de el. A los pocos minutos me responde, me dice que agradece mi respuesta y acordamos un punto de encuentro.
Llego al lugar de encuentro con Ucker,una de las tantas cafeterías de aquí, una de sus favoritas, lugar donde fue nuestra primera cita. Buen lugar para saber de el.
El aun no llega, así que me ubico en un lugar donde al llegar me encuentre fácilmente. La camarera se acerca para tomar mi pedido, pero le digo que estoy esperando a alguien, y tras una sonrisa cansada, me deja esperando.
Mi celular vibra con la llegada de dos mensajes. Uno de ellos es de Ucker, me dice que se retraso un poco pero que está en camino. El otro mensaje es de Anahí, no le dije que venía a verme con Ucker, y se que ese es un gran error, y mas con lo celosa que ella es. A decir verdad nadie sabe que vine a verlo, solo lo sabe Paula que me llamo para ir de compras y le dije que no podía porque quede con Ucker.
Pero el hecho de que no lo sepa Anahí es un gran problema. No quise que ahogue su mente con escenas que no van a pasar, se que esa no es una excusa ni razón para no haberle dicho. Cuando termine de ver a Ucker, iré a verla a ella, le contare y manejare la situación lo mejor que pueda.
Le respondo el mensaje a Anahí, le digo que estoy haciendo algo, que al terminar pasare por su casa, me pregunta que estoy haciendo, pero no le contesto. Me va a matar, lo se.
La campanilla de la puerta suena, y trae con ella la presencia de Ucker. No cambió en nada, solo esta luciendo un nuevo corte de cabello. Recorre el lugar buscándome, y cuando me encuentra, me sonríe. Con esa sonrisa se que esta bien, y eso es mas que suficiente.
Me pongo de pie para recibirlo, y cuando esta frente a mi, ninguno sabe como saludar al otro. Ucker se ríe nervioso, y yo también.
-Hola- dice.
-Hola- le digo sonriendo, y como saludo nos estrechamos la mano. Nos reímos de nosotros mismos, y nos sentamos. La cansada camarera vuelve a la mesa, y apunta nuestro pedido. Cuando se retira, nos inunda el silencio. Ninguno sabe que hacer, o decir.
-Te ves bien- rompo el silencio- Me gusta verte así.
Asiente sonriendo.
-Estoy bien- me observa- Yo también te veo bien.
-Lo estoy Ucker- sonríe.
-De tu amnesia... ¿como estas?.
-Se puede decir que he tenido avances positivos- sonrío- He recordado varias cosas entre ellas, mis momentos contigo, es curioso que cuando todo esto me paso tu eras la única persona que recordaba de esos dos años que se borraron de mi mente, te recordaba pero igual había olvidado muchas cosas sobre nosotros.
Asiente y suspira- Me da mucho gusto que estés mejorando.
-Gracias- le sonrío y el me devuelve la sonrisa.
La camarera interrumpe nuestro momento para entregar nuestros pedidos. Nuevamente el silencio vuelve a rodearnos, solo escuchamos las voces de las personas a nuestro al alrededor, los ruidos de la cocina, y la tranquila música que se escucha por los parlantes.
-¿Y Anahí?- me pregunta y lo miro- Tenerla a tu lado ha de ser un gran apoyo. Te veo realmente bien, y eso me gusta. Si es Anahí la razón, que es lo mas seguro, quiero que cuides lo que tienen, que cuides esa relación como solo tu sabes. Serán felices, y no habrá de que preocuparse.
Observo a Ucker, y me siento bien. Sus ojos son sinceros, sus ojos en verdad me están deseando lo mejor. Me está observando sin rencor, sin miedo, sin nada negativo. Me esta observando con respeto, con cariño, y con felicidad. Está feliz por mi, está feliz con el mismo, está simplemente feliz. Saber que Ucker está bien, me hace bien.
-Dime que alguien descubrió ya lo increíble que eres Ucker- se ríe y se sonroja- ¿Alguien te descubrió?- sonrío.
-Hay alguien, pero no pasa nada. Evito cada uno de sus acercamientos, y sigue insistiendo, no quiero ninguna relación. Pero a su manera, sin molestar y respetando mis tiempos, me acompaña.
-Mereces ser feliz, Ucker- me sonríe- Lo digo en serio.
-Lo se.
-Si esa chica te hace bien, no evites sus acercamientos. No tengas miedo a ser feliz.
-Bueno, comparten ese pensamiento.
-Ya me cae bien- se ríe- Si te lo dice, por algo es. Se feliz, disfruta de cada momento sin miedo al que pasará.
-Lo mismo digo para ti. No pienses en el mañana, disfruta el hoy, se feliz por eso y pase lo que pase, siempre conseguirás la forma de levantarte.
Sonrío y lo observo. Ambos nos estamos mirando con sinceridad, con bondad, y felicidad. Después de su última mirada, hace un año atrás, esta la reemplaza por completo. El resto de la tarde, nos basamos en ponernos al día sobre todo. Me río de sus anécdotas, y el se ríe de mis locuras con Paula. Hablamos sobre que vamos hacer con nuestras vidas, hablamos con paz, con felicidad, con todas las buenas sensaciones.
-Desearía quedarme, pero debo ir a ver a Bianca, la chica que te conté.
-Fue lindo verte, Ucker.
-Lo mismo digo, Dulce.
Dejamos el dinero correspondiente de nuestros pedidos, junto a una propina para la camarera. Salimos de la confitería, y al observarnos, sonreímos.
-Quiero que sigas conservando esa sonrisa- le digo- Me hace bien verte así, saber que estas bien.- asiente.
Nos regalamos una sonrisa sincera, y nuevamente no sabemos como despedirnos.
-Ven aquí de una vez- le digo y cuando lo abrazo se ríe. Nos abrazamos durante largos segundos. Cuando nos separamos, los ojos de Ucker se encuentran cristalinos, sus ojos indican felicidad.
-Si necesitas un amigo, sabes que estoy.
-Demás esta decir que yo también estoy. No sientas jamás que vas a molestar, o algo así.
-Te quiero, Dulce.
-Y yo te quiero a ti, Christopher.
Nos volvemos a abrazar, y este abrazo es mucho mas duradero. Nos despedimos con un adiós con un poco de aroma a hasta luego. Nos deseamos lo mejor una vez mas, y nos damos la espalda. El va en su dirección, y yo en la mía.
Detengo mi caminata para escribirle a Anahí, le digo que estoy yendo a su casa y me responde con un cortante Okey. Ahora se viene el momento donde Anahí se enoja conmigo. Cuando llegué a su casa, me recibió sería, molesta y sin un solo beso de saludo.
-¿Estás molesta?- le digo una vez que nos encontramos en su habitación.
-No quiero preguntarte que estabas haciendo, o dónde estabas, porque no quiero que me mientas.
-No voy a mentirte, Any.
-Si, bueno.... no me dijiste que estarías con Christopher- me observa- Me entere por Paula, ya sabes ella no sabe cerrar la boca.
-An....
-¿Porque no me lo dijiste?, no hubiera dicho nada, después de todo el se comporto muy bien conmigo Dulce. Pero ahora estoy enojada.
-Y tienes todos los motivos para estarlo.
-Cuando supe que estabas con el y no me dijiste nada... me sentí enferma. Y no de celos, si es lo que piensas. Solo.... no se- suspira.
-No paso nada, Anahí, lo juro.
-Lo se, es decir... te creo.
-¿Entonces?.
Se encoge de hombros- Cosas mías.
-Pues me gustaría saber, quiero entenderte, quiero cambiar ese pensamiento horrible que de seguro está cruzando tu mente- me observa- Te conozco amor, y se que algo así estás pensando.
-Solo tuve miedo, Dulce. Se que entre tu y el no hay, ni habrá nada, y también se que el es una buena persona, pero no puedo evitar enfermarme cada vez que el esta contigo y a mis espaldas mucho mas coraje me da. Tu piensas que no me doy cuenta que el es increíble, siento miedo de que vuelvas a sentir algo por el, miedo que al estar con el te des cuenta que yo no soy así.... y me dejes. Tuve el estúpido miedo de que me camb...
-¿Te puedes callar?- la interrumpo- No quiero que sigas hablando. Si vas a hablar solo para decir que eres menos, quiero que te calles y me dejes hablar, no vas a decir nada. Y si para cuando termino de hablar, aun sientes ganas de decir tarugadas, puedo callarte a besos, porque no voy a permitir que pienses que te voy a cambiar y que digas que no eres increíble ¿entendido?- asiente y baja la mirada, así que me encargo de levantar su cabeza y hacer que me mire. Sus ojos están ya repletos de lágrimas, y sonrío negando con la cabeza.
-Any, las personas deberíamos de dejar de compararnos con alguien mas, porque cada persona a su manera es especial. Tu a tu manera lo eres mi amor, no quiero que pienses que hay alguien mejor que tu, porque eso es algo que nos pasa a todos. Siempre hay alguien mejor que nosotros, es así, es la realidad, es la vida. Pero tu...- le doy un breve beso en los labios y seco sus lágrimas- Tu eres lo mejor de mi mundo, y eso tiene que ser suficiente para ti. No hay nadie mejor que tu en mi mundo. Bueno..... digamos que eres mi mundo, y es el mejor lugar al que quiero pertenecer- sonrío y ella llora sonriendo- ¿Como te voy a cambiar?, ¿como voy a tan si quiera pensarlo, si soy tan feliz a tu lado?.
-Dul...
-Quiero que dejes de sentir miedo, quiero que seas feliz junto a mi, quiero que dejes de compararte, quiero que te sientas mi mundo, porque como dije eso es lo que eres. Eres mi mundo, fuiste mi mejor comienzo y quiero que seas mi mejor final....Quiero amarte todos los días de mi vida.
-Y yo a ti- me mira a los ojos y seco sus últimas lágrimas- Quiero seguir siendo tu mundo, quiero que sigas siendo el mío, quiero que esto sea algo de un para siempre. Soy feliz contigo, me siento bien, puedo ser yo y tu siempre lo vas a recibir bien pase lo que pase. Quiero un tu y yo eterno.- Y para sellar sus palabras me besa. Su beso indica seguridad, felicidad, y amor, sello sus hermosas palabras con este increíble beso. Sus ojos azules se posan en mi y me regala una sonrisa.
-Que cursis que somos de verdad, si alguien nos ve juro que puede vomitar- me río y ella también lo hace pero de una forma coqueta.
-Dul, ese jean te hace un trasero espectacular- me río y la tomo de la cintura.
-¿ah si?- sonrío y beso su cuello a la vez.
-Ni lo sueñes- me dice mientras meto mis manos por dentro de su ropa para acariciar su espalda- Deja tus manitas- sacó mis manos y las coloco en su cintura. Pero insistí y volví a meter las menos junto con besos que le repartía por todas partes.
-Any, ¿hacemos el amor?- le sonrío y me muerdo el labio viéndola a los ojos.
-No puedo, no insistas- suspira.
-¿Ya estas en tus días?.
-No, pero estoy algo cansada para hacer el amor.
-Uff de lo que me salve- suspiro y sonrío.
-¿porque?- me mira mal.
-Cuando estás en tus días, te dura como cinco días. Cinco días en los cuales no puedo ni hablarte, ni verte.
-¿Porque no puedes?.
-Te pones de un humor terrible.
-¡Eso no es cierto!.
-Si, si es cierto. La últimas vez que te hable en tus días, me arrojaste jugo de naranja.
-Porque tu me hiciste enojar.
-Solo te dije que el corte de cabello que te hicieron no era lindo como el que andas siempre.- me río y ella niega con la cabeza.
-Eres de lo peor.
-Puedo ser de lo mejor- me acerco a ella y pongo mis manos en su cintura.
-El sexo no te hará ser la mejor.
-¿Eso crees?- se muerde el labio inferior en cuanto la miro con deseo- No, no lo crees ya veo- bajo mis manos hasta su trasero y la acerco aun mas a mi- Tengo que hacerte muchas cosas hoy.
-Vuelve a morderse el labio y la beso. La beso con intensidad y con deseo, Anahí gime en mis labios cuando mis manos acarician su trasero. Con pasos lentos la hago caminar hasta la cama sin dejar de besarla. Me separo para quitarle la blusa y bajo mis besos a su cuello, mientras que sus manos acarician mi espalda he intenta quitarme la blusa. Así que dejo que me la quite. Y ahora mientras beso su cuello una vez mas, ella hunde sus dedos en mi espalda.
-Vuelvo a besarla, y mientras lo hago, acaricio sus pechos, haciendo que sus pezones se endurezcan. Anahí arquea su espalda cuando mi boca esta besando, succionando y mordiendo uno de sus pechos, gime y hunde mas sus dedos en mi espalda. Hago lo mismo con el otro y gime aun mas fuerte.
Se agarra del respaldo de la cama y bajo mis besos a su abdomen plano y perfecto. Al llegar mas abajo Anahí abre aun mas sus piernas, beso y muerdo sus muslos haciéndola gemir del placer. Me ayuda a terminar de quitarle su tanga y sonrío cuando noto que esta mojada, y solo para mi. Introduzco un dedo, mientras arquea su espalda y gime. Introduzco otro dedo y observo sus caras de placer.
-Dulce.... ahhh....- me enloquece tanto- Pongo mi cabeza en su entre sus piernas, y beso su sexo. Ella gime aun mas fuerte y eso me da ganas de hacerlo aun mas intenso, así que introduzco dos dedos en su interior, mientras que con mi lengua juego sin parar. Sigo haciendo lo mismo, hasta que llega a su rico orgasmo.
Anahí se relaja y se deja caer un poco mas en la cama, me río de ello y dejo que se recupere. Cuando me observa sus ojos azules están aun mas oscuros, le sonrío y me devuelve la sonrisa.
-¿Estas lista?- me dice entre suspiros.
-¿Para que?.
-Oh... preciosa no sabes lo que te espera.
Me sonríe y nos volvemos a besar, y un rato después fui yo quien llego a un fuerte y placentero orgasmo.


Admin
Admin

Mensajes : 6135
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

CAPITULO 29

Mensaje por Admin el Sáb Ene 14, 2017 8:36 pm

ANAHÍ.

Hoy es sábado de fiesta, de antro, de disco como quieran llamarle. Realmente he esperado este día, ha pasado un año realmente feliz y lleno de amor, me siento la mujer mas feliz del mundo, junto con Dulce, mis amigos, mi familia. Y doblemente feliz porque hace aproximadamente tres meses reanude mi carrera como modelo, la universidad la termine y me gradué pero a quien engaño, el modelaje es mi pasión y ya no tengo nada que me detenga para ejercerla al cien.
La próxima semana, osea el lunes, tengo que viajar a Texas, luego a otras cuantas partes mas junto con la agencia de modelos para la que trabajo. Sera algo difícil separarme de Dulce, pasaran quince días los cuales estaré sin ella y se que serán realmente una tortura. Así que por eso decidimos ella y yo salir junto con Paula, Maite y unas chicas mas.
Manejaba rápidamente junto con Maite de copiloto, en cuanto llego veo a un grupo de personas entrando y por un momento suspiro por la flojera que me dan las colas. Maite y yo nos bajamos del auto y esperamos unos quince minutos en la cola para poder pasar a dentro.
Cuando logramos entrar, habían muchas personas bailando al ritmo, con cervezas en las manos. Mis ojos se detienen en Dulce, quien bailaba de forma alocada con un grupo de chicas. Me paro detrás de ella y la observo de pies a cabeza y luce como el infierno en ese corto vestido rojo, el cual se añade de forma perfecta a las curvas de su cuerpo. Su cabello caía por su espalda, y por un momento solo quiero apartarlo de mi camino y besar su cuello.
-Pero que preciosa te ves- le susurro cuando la tomo por la cintura, su cuerpo responde de forma inmediata a mi tacto y sonrío. Sus amigas me observan con ojos interrogantes, y cuando Dulce me observa la veo sonrojada.- Te traje algo.
-¿Que cosa?- me dice sorprendida.
Hace unos días mientras caminábamos por el centro comercial, Dulce se quedo enamorada de unos zapatos que vio, y son esos zapatos los que le compre esta mañana. Maite me acompaño a comprarlos y me enseño una cartera "Any tu novia tiene que combinar esos zapatos con está hermosa cartera", y bueno.... deje que me manipulara. En cuanto se da cuenta de la bolsa que pongo frente a su rostro con mis manos con el logo de la tienda, sus ojos se agrandan de emoción y me abraza,
-¡Gracias mi amor, no era necesario pero gracias!- me encojo de hombros sonriendo, y observo al grupo de chicas. Una de ellas me observaba detenidamente de pies a cabeza, y cuando sus ojos se encuentran con los míos, me sonríe.- Lo siento olvide presentarte- me presenta con su grupo de amigas, y a la chica que me observaba se llama Alice. Dulce lo nota y me aleja de ellas- Aléjate de Alice.
-¿Que?- me río.
-Que te alejes de Alice.
-¿Y eso porque?.
-¿No has visto como te miraba?.
-¿Le gustan las chicas, Dulce?.
-No se, ni me interesa. Y si quiere experimentar que se busque a otra, ¿no?- se cruza de brazos y yo me río.
-Dulce, no alucines ella me miraba normal.
-He visto a Alice mirando así a los hombres y siempre terminan a sus pies.
-Pues eso es con los hombres, yo soy mujer- le sonrío y la acerco hacia mi tomándola de la cintura. Pero ella me sonríe y me aparta. Le frunzo el ceño ante eso- ¿Que ha sido eso?.
-Es que mis amigas no saben lo nuestro.
-Mmmm- la suelto y me alejo buscando a Maite con los ojos.
-Any... son mis compañeras de trabajo, no saben nada y .....- la interrumpo.
-No me des explicaciones, ¡amiga!- esto último lo grite prácticamente.
Me voltee y la deje ahí con sus amigas, me fui en dirección a Maite que para entonces se encontraba bailando nada mas ni nada menos que con Ucker muy abrazaditos y Paula a un lado bailando sola.
-Hola- digo algo molesta cuando llego- Ven a bailar conmigo Paula.
MAI: ¿Donde esta Dulce, porque no está contigo?.
ANY: Ni me la menciones.
PAU: ¿Donde esta Dulce?.
ANY: Esta con sus amiguitas nuevas bailando, cerca de la barra.- sonrío sarcásticamente y Ucker me mira como con ganas de decirme algo.- Hola, Christopher.
UCKER: Hola, Anahí- sonríe.
PAU: Voy a traerme a esa tarada de las greñas- gruñe Paula algo molesta.
ANY: No hace falta, quiero que se divierta aunque sea por aparte.
MAI: Anahí, te vas el Lunes, pasaras quince días sin ver a Dulce, en serio no harás nada.
ANY: Deja que se divierta, no me importa que seamos amigas por un día- sonrío- Lo fuimos durante mucho tiempo, se como ser su amiga.
MAI: Bueno, Any yo te conté que me volvía loca un chico.
ANY: Si- sonrío.
MAI: Es Ucker- abro los ojos y lo miro con una sonrisa- Estoy muy feliz ahora que el se decidió a estar conmigo.
ANY: Felicidades, hacen linda pareja.... Les deseo lo mejor- sonrío.
MAI: Gracias, amiga.
UCKER: Gracias, Anahí... Espero que nos llevemos tan bien como antes.
ANY: Dalo por hecho.- me sonríe y le devuelvo la sonrisa.
Luego de eso me puse a la par de ellos y comencé a beber. Me encontraba bailando con Paula en la pista, haciendo que Maite y Ucker se rieran de nuestros pasos. Paula bailaba muy pegada a mi y Maite miraba hacia todas partes asustada de que Dulce nos viera bailar de esa forma tan provocadora, lo cierto es que no lo hacemos en mal sentido, solo nos divertimos.
Pero al parecer mis bailes con Paula llamaron la atención de Dulce desde donde estaba ella cerca de la barra, me miro mal y se acerco junto a sus nuevas amigas a donde estaban Maite y Ucker. Si le hubieran visto la cara al ver a Ucker con Maite, fue de película se le notaba lo feliz que estaba por ellos. Aunque a mi y a Paula estaba apunto de estrangularnos.
Un momento después Dulce se une al baile y se coloca en el medio de Paula y mío. Teníamos ya bastantes cervezas en la cabeza y eso nos hizo bailar las tres muy, muy pegadas. El rostro de Maite, Ucker y de las amigas de Dulce eran de asombro y de risa a la vez. Al terminar la canción Paula nos mira y se sonroja.
PAU: Ok, ¿que fue eso?.
DUL: El efecto de la cerveza- se ríe.
ANY: Tus celos.
DUL: ¿Mis celos?.
ANY: No, los de Paula, obvio que los tuyos. Yo bailaba con ella y tu te metiste.
DUL: Lo siento pero tenía que hacerlo, parecía......- se queda callada y me mira- Disculpa lo de hace rato.
PAU: Iré por cerveza- Dul y yo le asentimos.
ANY: No pasa nada, hoy soy tu amiga. Respetare que tus amigas aun no lo saben.
La música comenzó nuevamente y volvimos a bailar. Me encontraba alegre a pesar de la situación, me comienzo a divertir con Dulce en la pista, bailando de forma animada. La voltee y en el momento olvide lo que dije de ser amigas por hoy y casi la abrazo. Ella nuevamente se alejo de mi y esta vez si me dolió. Me miro como pidiéndome disculpas y se acerco a esas chicas que de seguro son homofobicas porque por algo Dulce esta reaccionando así.
Maite y Ucker se dan cuenta de ello, y Ucker posa una de sus manos en mi hombro y me pone un vaso lleno de licor en la mano.
-Anahí.....
-Estoy bien- intento sonreír- No, en serio. Estoy bien, no esta pasando nada que no esperaba de hoy.
-En realidad, si. No esperabas que se alejara tan así de esa manera tan brusca- Ucker y Maite me miran con preocupación, y mas allá de ellos esta Paula, mirándome de la misma forma mientras un chico le habla.
-¡Quiten esas caras, esta es mi despedida de ustedes y hay que hacerlo a lo grande!- me río y empiezo a bailar mientras tomo la bebida que Ucker me dio, la bebo de forma inmediata, logrando que mi garganta ardiera.
Para ignorar lo que me esta pasando, voy a molestar a Paula y el chico que esta con ella. Paula es mucho mejor que Maite y Ucker en este aspecto y sabe que no quiero que me pregunte nada, y solo se suma a mis bromas.
Luego a nuestros alocados bailes se suman, Maite y Ucker, que extrañamente desaparecieron unos largos minutos, y volvieron aun mas felices y alcoholizados. Olvidaron lo que sucedió y lo agradezco, bailo con ellos, me río con ellos y logro apartar el hecho de que Dulce me dejo tirada.
Me siento terriblemente sedienta, me sienta, así que me alejo de mi grupo, los dejo bailando y me acerco a la barra. Mientras espero mi bebida, me siento enferma por escuchar de cerca su risa. Cuando el chico encargado de las bebidas me entrega mi vaso, Dulce se da cuenta que estoy allí, me sonríe y vuelve a escuchar lo que dicen sus amigas.
Quiero beber de mi bebida cuando me siento aun mas ignorada y dejada de lado, pero noto que no esta en mis manos. Observo el suelo y mi ron esta allí. No recuerdo en que momento lo arroje al suelo.
-Vi lo que sucedió- me habla el chico de la barra, y al juzgar por su tono de voz puedo notar que es gay. Y lo confirmo cuando veo un brazalete con los colores de la bandera gay.
-¿De que hablas?.
-Arrojaste la bebida al suelo cuando ella no te dio mucha atención que digamos- mientras me habla, veo que me esta preparando otra bebida. Vuelvo a ver hacia la dirección en donde estaba Dulce, pero no esta allí.
-Toma niña bonita.- me dice el chico cuando me entrega el vaso, y tomo de el como si fuera el primer vaso de agua helada que bebo luego de haber llegado del desierto- Si necesitas algo mas, solo grita Dean- Le asiento y Dean se va a encargar de preparar las bebidas de otras personas.
-Con que al fin te encuentro- me giro a ver, y veo a Alice la amiga de Dulce, observándome como antes.
-Hola- le sonrío débilmente.
-Anahí, ¿verdad?- asiento- Soy Alice.
-Hola, Alice- la saludo sin animo alguno y observo por encima de sus hombros.
-¿Tu eres una modelo muy reconocida verdad?- sonríe.
-Ni tanto, apenas empiezo a serlo.
-Cuando te vi, no podía creer que fueras tu y menos que fueras la mejor amiga de Dulce.
-¿Eso te dijo?- la miro.
-Si, ¿quieres algo de beber? yo invito, veo que ya se te acabo- me sonríe y asiento. Y mientras espero que Dean le prepare las bebidas, me detengo a observarla detenidamente. Es bastante atractiva, luce un corto vestido negro, su cabello castaño y lacio, estaba en estos momentos recogido en un despeinado moño.
Mantengo una larga platica con ella y por último bailamos pero separadas.
-¿Quieres salir de aquí?- me pregunta Alice, y asiento. Una sonrisa juguetona se dibuja en su rostro, pero al ver mi mueca se detiene.
-Quiero salir de aquí, pero.... sola- suspira y asiente- Eres una chica atractiva, Alice. De seguro habrás obtenido mas de una atención aquí- me sonríe, y veo como un chico detrás de ella la observa- El chico de allá no deja de mirarte- ella se voltea y se ríe de forma nerviosa- ¿Lo conoces?.
-Si- sonríe.
-Ve hablar con el.
-¿Tu crees?.
-¿Te gusta?- asiente sonriendo.
-¿No te gustan las chicas cierto?.
-¿Porque?
-Porque yo soy bisexual, y tu mi me encantas, pero ya que tu no quieres le hablare a el.
-Ve hablar con el, no deja de mirarte y eso esta bien. Si yo no estuviera en mi situación.....- me callo al ver que ella me sonríe y sus ojos caen en Dulce. Como si se hubiera dado cuenta de que ella es mi situación.
Le asiento y luego la observo irse con el chico que la miraba, y el parece totalmente feliz por ello. Dulce ahora se encuentra con Paula, Ucker y Maite. Me acerco hasta donde están, y siento como cada paso me vuelvo mas y mas débil. Dulce deja de bailar en cuanto me ve, cuando llego allí le frunzo el ceño.
-Me voy- le digo a los chicos menos a ella, nuevamente le frunzo el ceño y me me despido de todos menos de ella- Los quiero chicos nos vemos en un par de semanas.
-¿Te vas?, Any ¿estas bien?- me dice Dulce, un poco ebria.
-¿Mas allá del hecho de que me ignoraste y me dejaste tirada?. Podría decir que estoy bien.- me doy vuelta y me agarra del brazo.
-¿No me darás un beso?, ¿ni te quedaras conmigo esta noche?- me sonríe, y le devuelvo la sonrisa de una forma apagada. La beso y no como lo haría normalmente. La beso sin animo alguno, pero ella lo nota de inmediato- Te amo, Ana. Mañana sera el domingo perfecto lo prometo.
Asiento y sin responderle salgo, y corro hacia el auto. Necesito salir de aquí, necesito estar lejos de ella. No quiero ni siquiera hablar con ella, estoy muy molesta. Conduzco hasta mi casa, y no es hasta que llego que noto que conduje a una velocidad elevada.
Entro a mi casa, y me siento molesta, realmente molesta. Molesta porque Dulce me dejo de un lado, y luego me observaba como si nada hubiera pasado. Diablos me siento muy molesta, me tengo que ir y ella me da un sábado realmente feo y triste. Esto ya va pasar y me reire de ello algún día. Es lo que me repito una y otra vez, mientras me obligo a cerrar los ojos para dormirme.


Admin
Admin

Mensajes : 6135
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

CAPITULO 30

Mensaje por Admin el Sáb Ene 14, 2017 8:37 pm

ANAHI
Logre calmarme esa noche un poco, cuando algo no va bien en tu mente, es mejor ocupar tu tiempo en otra cosa que no sea pensando.
Dulce me hablo por supuesto, y no le dije como me sentí en ese lugar. Preferí no hacerlo, hablamos bien, no le di a saber que algo me pasaba.
A la mañana siguiente me desperté muy temprano, por desgracia nuevamente pensando en la noche tan fea que me dio Dulce, esta vez trate de distraerme poniendo música a todo volumen en mi casa y bailando al ritmo. Me río de mi misma cuando me encuentro bailando y ordenando mis maletas en la sala. El timbre suena por encima de la música, y la bajo. Abro sin antes ver de quien se trataba, y me encuentro con la persona que tal vez no quería ver en estos momentos, y a la vez.... echaba demasiado de menos. Ella se ríe cuando escucha la música de fondo, y yo sonrío encogiéndome de hombros.
-¿Que haces aquí?- pregunto algo sería.
-¿Como que, que hago aquí?, mi amor mañana te vas a tu gira de quince horribles días. Y anoche no me dejaste ni acompañarte.
La miro aun mas sería de lo que ya estaba con ella, y su forma de responder a mi gesto de molestia, fue mostrando una caja de pizza que trae con ella, y también el pack de la cerveza que nos gusta a ambas.
Sonríe- Any, te amo- vuelve a sonreír y se encoge de hombros.
-Solo me convences con lo que traes en tus manos.- le sonrío y la dejo pasar. Cuando lo hace su aroma llega a mi nariz, y me siento débil. Juro que odio que me debilite tanto, definitivamente hace lo que quiera conmigo. Apago la música, y me siento junto a ella en el sofá. Comenzamos a devorar las pizzas, y a beber de las cervezas.
-Dulce, júrame que no me pondrás los cuernos- la miro y ella sonríe- ¿Que?, ¿porque sonríes?.
-Estas un poquito paranoica princesa- levanta la mano- Pero lo juro, me portare como la mejor novia del mundo en estos días que no estaré contigo.
No se en que momento, o como sucedió, pero luego de las pizzas, termine sentada encima de ella y besándola como si no existiera un mañana. Mientras mas la beso mas siento como se mete debajo de mi piel, y eso no me importa en absoluto. Nos vamos a mi habitación, hacemos el amor, y llegamos al orgasmo al mismo tiempo. Solo que esta vez me siento diferente. Me recuesto a un lado de Dulce y estoy sonriendo, pero ella me esta mirando con ojos interrogantes.
-¿Que?- le pregunto- ¿No te gustó?.
-Oh, no es eso. Si que me gustó, me encantó.
Sonrío y le doy un beso fugaz- ¿Entonces que es, hermosa?.
-Es que.... me siento mal por lo que te hice en el bar, y te siento diferente.
-Tu sabes que respeto tus cosas, y si no les quieres contar a tus nuevas amigas, esta bien.
-Yo les contaré, pero no por el momento... Any, te amo, te amo mucho y te juro que no me da pena.
-Si no te da pena, ¿porque no les dices que tienes novia?.
-Entiende Anahí, ellas son algo especiales con el tema y pues.....- la interrumpo y me siento en la cama.
-Y pues para mi eso es verguenza aquí, y en China. Ademas, si de verdad son tus amigas te aceptan de la manera que seas.
-Any, te amo.
-Yo también te amo, pero piensa mejor tus acciones. Además yo no me moleste porque no me presentaras como tu novia.
-¿Entonces, porque?.
-Me ignoraste toda la maldita noche.
-Lo siento, Any.
-Ya olvídalo- me recuesto nuevamente y la beso de forma suave.

DULCE:
UN MES DESPUÉS:
Estaba demasiado enojada con Anahí, aun no regresa de su maldita gira de modelaje, siempre una excusa nueva, siempre un pero nuevo, siempre un "amor lo siento, aun no puedo regresar".
¡Maldición!.
Está teniendo mucho éxito y al parecer le llueven los contratos tanto que ya se olvido de su novia, amigos, padres. Para ella no hay nada mas importante que sobre salir entre las demás modelos y ganar costosos contratos con agencias nuevas.
-¡Quince días, dijiste que quince días!..... ¡Maldición Anahí!.
Estoy tan enojada con ella, pero mas lo estoy conmigo misma, por estar pensando en ella incluso cuando no quiero. Pero bueno, tu mente siempre te hace la mala jugada de hacerte pensar aun mas en algo que no quieres. Me agarro la cabeza con las manos y respiro profundamente, contando hasta diez tantas veces que puedo decir que llegue al numero mil. Unos golpes en la puerta logran que me relaje un poco.
-¡Adelante!- digo y Alice entra con una sonrisa, la cual se apaga al verme.
-¿Todo esta bien?.
-Si.
-Te traje los colores que te faltaban para tus cuadros, y un nuevo lienzo.
-Gracias.
-¡Casi lo olvido!.... toma, mira esta revista, tu mejor amiga esta saliendo casi en todos lados. Va llegar muy lejos, ¡esta como para comérsela!....
-¡Cállate tarada!....No quiero ver esa revista....
-¿Es por ella que estas con este humor tan hermoso?.... verdad.
La fulmino con la mirada- ¿De que hablas?.
-Es que te escuche maldecirla.- larga una fuerte carcajada ante mi. No solo somos compañeras de trabajo, también somos amigas, pero eso no quiere decir que no sienta ganas de asesinarla.
-Tienes cinco segundos para desaparecer de mi vista- sigue riendo- ¡Cuatro!.
-¡Me encanta hacerte enojar!.
-Tres.
-Anahí es tu debilidad, ¿verdad?... ya no lo ocultes mas.
-¡Dos!.
-¡Te quiero!- grita entre risas y sale del despacho.
Cierro los ojos y calmo a mi mente, y para ayudarme a hacerlo pongo música y por suerte eso funciona. Tenía mucho trabajo por hacer, hace un mes que empece a trabajar para una galería siempre me a encantado el arte. Así que me di la oportunidad de abrirme campo en esto.
Cuando finaliza mi horario de trabajo, me dirijo a la casa de Paula. Llevaba tiempo sin verla, cuando llegue me recibió con un fuerte y enorme abrazo, sonrío muerta de ternura al verla con harina en su rostro.
-Hice galletas, ¿quieres?.
-¡Claro Pau!- sonrío- Huele muy bien.
-¿Como van las cosas con Anahí?- me pregunta cuando nos sentamos en la sala, compartiendo una taza de te, acompañada de las deliciosas galletas. Todo marchaba bien, hasta que la menciono. Paula nota lo que eso genera y hace una mueca.
-Siento si te molesto que la haya nombrado. No pensé que las cosas anduvieran mal.-
No, no es eso. Solo que.... no se- suspiro- Hemos hablado, pero nada. Me dijo que tardaría mas en su viaje.
Paula me frunce el ceño y me mira con ojos interrogantes- ¡¿Mas tiempo?!.
-Si, mas tiempo.
-¿Que se cree Anahí?, tiene novia, familia...
-Bueno, puedo decir que me enferma esta situación pero ella está viviendo su sueño, está teniendo muchísimo exito y yo no soy nadie para impedir que triunfe.
-Eres la novia de la nueva Top Model del momento, ¿te parece poco?.
Sonrío y decido cambiar de tema. Ya no quiero hablar de Anahí. Cuanto mas hablo de ella, o mas escucho sobre ella. Mas me ahogo en una laguna profunda. Cuando iba a cambiar de tema suena mi celular una y otra vez.
-¿Hola?.
-Hola- me responde una voz llorosa desde el otro lado de la línea.- Me dejaste hablando sola antes que te llame.
-¿Que es lo que quieres ahora, Anahí?.
-¿Quieres huir de mi?,
-¿Te importa?.
-¿Porque me respondes con otra pregunta?.
-¿Porque tu haces lo mismo Anahí?.
-¿Dejaras de responderme con otra pregunta?.
-¡Eres una idiota!, mentirosa además.
-Solo quiero que me respondas algo.
-¡No quiero hablar contigo hoy!, ¡eres una mentirosa!.
-No te alteres.
-¡Tu me alteras!.
-¡Deja de gritarme!.
-Ana....
-Te extraño, te juro que no a sido intención mía fallarte. No he podido regresar- suspiro fastidiada.
-Bien.
-¿Bien?, solo ¿bien?.
-Si, bien.
-Me haces doler la cabeza Dulce.
-¡Y tu a mi!.
-Te amo.
-Ya no se si creerte eso, de seguro ya tienes a alguien mas.
-¡Dulce, que cosas dices!... te llamo luego porque estás paranoica.
No se si me reacción a sido la correcta con la llamada de Anahí, no se si me estoy molestando mas de lo debido, realmente no se si estoy haciendo mal en tratarla así. La amo tanto pero, me hace tanta falta que no me puedo controlar. No quiero que me la roben, no la quiero perder, no quiero que otra persona entre en su vida. Desde hace unos días estoy enferma de celos y lo acepto esto es una tortura.
Me gustaría gritar todo esto que siento, y desahogarme, decir todo lo que siento, todo lo que me pasa, todo lo que mi cabeza esta diciendo. Pero me frena el miedo, me frena un sentimiento silencioso y desgarrador. Quizás si dejo de callarme me entienda, total es mas fácil señalar que escuchar, es más fácil mostrar el error de la otra persona que decir "te entiendo", es mas fácil culpar que abrazar a alguien y decirle que todo va estar bien.
-¿Dulce, no te estás pasando con Any?- Paula me analiza con la mirada y niega con la cabeza.
-No lo se Paula, debo irme no me siento bien.
Salí de casa de Paula, camine sin rumbo fijo solo pensando en mas tonterías, en mi dolor y en lo mucho que la extraño. Siento deseo de llamarla, y decirle que me perdone. Pero como siempre mi orgullo es mas grande. Seguía caminando mirando el paisaje a mi al rededor cuando siento un abrazo fuerte y brusco.
-¡Suéltame!- grite furiosa al voltearme para ver al tipo que lo hacia.
-Hola, Dul- es el tal Poncho- Tienes cara de pocos amigos- sonríe y me besa la frente.
-¡Y a ti que más te da!- me suelto y sigo caminando.
-¿Problemas en el paraíso?- me sigue rápidamente metiéndose en mi camino y riéndose fuertemente.
-No estoy para estupideces.
-¿Ya recuperaste la memoria?.
-Que te importa- seguíamos caminando y el a mi lado sonriendo con triunfo.
-Tu y yo eramos buenos amigos, hasta que te metiste con Any.
En cuanto el dijo eso mi mente vuela a un pasado cercano. Recuerdo todo con respecto a Poncho desde las estupideces que hizo Anahí por el, hasta esa vez de la salida en la universidad. Esa vez que me daño tanto física como mental.

flashback:
-¡Suéltame!.
-¡Cállate!.
-Me estás lastimando, Poncho.
-Eso te sacas por meterte con mi novia.- me llevaba agarrada del brazo y forcejeaba lastimándome.- Hasta aquí llegaste estúpida!.
Unos hombres llegaron al lugar donde Poncho me había llevado, eran cuatro exactamente estaban armados y tenían caras de pocos amigos, no se veían para nada buenas personas. Me miraban y se reían, decían cosas y me insinuaban cosas obscenas. Lo cierto es que Poncho y esos hombres me llevaron a una montaña a un lugar donde era evidente que nadie me podría escuchar si gritaba, donde nadie me buscaría, donde sería solo una chica apunto de morir en las manos de unos salvajes.
-No... no... Alfonso- me tomo del cabello y me golpeo como si yo fuera un saco de boxeo me pego tan fuerte que veía sangre caer al suelo que provenía de mi cara, o de alguna parte de mi cuerpo- Pa....pa...ra.
-Esto lo mereces por zorra, aprovechada- y nuevamente se sumió a darme golpes, hasta que caía al suelo sin poder levantarme.
-¡Alfonso te estás pasando ya recibió su merecido!.- le grito uno de los hombros y el solo sonreía mirándolo con sus manos repletas de sangre y sacudiéndolas riéndose a carcajadas.- ¡Estas enfermo, hermano!.
-¡WUUUJU!- se rie como un loco- ¡Está zorra aun no tiene su merecido!.... ¡mátala que para eso te pago!.
-Déjala ir, Poncho esta llena de heridas en la cabeza, eres un animal.
-Si, llena de heridas como me quedo el corazón a mi gracias a ella. Solo le devuelvo lo que ella me hizo.
-¡Ella es una mujer, jamás aguantaría otra tunda de tu parte!.
-¡Pues que se muera!- se ría y me miraba como un degenerado. Para ese entonces yo no sabía ni que pasaba, ni en que momento había acabado ahí. La sangre recorría por mi cabeza y cara.- Mira las bebes que utilice- decía orgulloso mostrando sus manos.
-¡Viejo, ¿con una manopla?, ¿en serio?!.....Pues con razón la dejaste así a la pobre.
-Pobre mi corazón.... ¡me robo a mi vieja!- decía llorando- Deberías comprar un par igual y darle a tu vieja.. Solo a golpes aprenden... Aunque esta estúpida ni así.
-El otro tipo solo negaba con la cabeza- Iré, por agua.
No sentía nada, y a la vez sentía todo. No sabía que me dolía mas si mis profundas heridas o el saber que Anahí había estado tres años con semejante animal.
-Preciosa- se agacha y me contempla- Quiero ver que fue lo que ella vio en ti- en mi estado no me podía ni mover, solo sentí sus manos en mi cuerpo y su sádica mirada que recorría todo mi ser.- Si, no te niego que estás bien buena.... definitivamente Anahí no tiene para nada mal gusto. ¿Que hare contigo?, ¿te despido de este mundo o te dejo aquí a que mueras poco a poco desangrada?- se ríe- Aunque puedo divertirme contigo un rato...
-Das..as..co..., Pu..pudre...te.
¡Vete al infierno!- nuevamente me golpeo, seguido de eso sus manos recorrieron mi cuerpo nuevamente y escuche como se empezaba a quitar el cinturón de su pantalón- Definitivamente quiero probar el motivo por el cual Anahi me dejo. El calló sobre mi, besándome y tocándome con sus asquerosas manos.
-¡Que haces!.... ¡Poncho!.
-¡Largo de aquí, no ves que estoy ocupado!.
-No me iré, ella ya recibió su merecido no la dañes de esta manera.
-Por favor mírala, esta mas muerta que viva.
-¡Y tu eres un asqueroso enfermo, estas mal, estas loco!
-Poncho déjala, o yo mismo llamo a la policía.
En cuanto escucho la palabra policía el se separo de mi, se puso de pie y se acomodo el pantalón. Sin decir nada salió del lugar donde me tenían. El tipo que al parecer me ayudo, se quedo cuidándome un par de minutos. Hasta que me dejo irme, el me ayudo a huir unos metros hasta que después dependió de mi salir de ahí viva.
Lo cierto es que antes de los golpes, de la humillación y de todo lo que el me hizo. Antes de eso ya tenía días encerrada allí hasta que el se decidió acabar conmigo. Creí que moriría y que no la contaría, el es un alma despiadada y sin amor para dar ni mucho menos recibir.
Fin flashback:

Me quedo unos segundos en silencio, recordando todas las cosas que había olvidado de mi vida, recordando palabras, vivencias, trayendo momentos buenos y malos una vez mas a mi. Imágenes de Poncho ese día se vienen una y otra vez en mi mente. Lo observo y mi cuerpo entra en un temblor y en un impulso lo golpee en la nariz y salgo corriendo. Corrí de el no se si por cobardía o por esos recuerdos.
Estos recuerdos son tan feos, momentos tan duros que si hubiera sabido que eran así mejor hubiera prefiero la perdida total de memoria.
Quiero respirar, y sentirme bien realmente bien, sin preocupaciones, sin miedos, sin heridas. Quiero empezar de nuevo, dar finalmente un paso hacia adelante, dejar de retroceder.... simplemente avanzar.
Quiero ser feliz, alegre, y divertida. En fin ser esa chica con metas, sueños y llena de vida como siempre lo he sido. Para volver a ser esa persona, debo dejar esta ciudad, correr lo mas lejos que pueda. No quiero que el problema con Poncho me persiga, me va encerrar y no necesito eso.
Me dirigí a mi casa, guarde mis pertenencias en un bolso, y en una mochila roja. Salí de mi casa y me subí al viejo auto blanco de mi padre. Rogué que funcionara bien, que no falle como lo venía haciendo. Ya no quiero estar aquí.
Conduje lejos de esa casa, lejos de mis problemas, lejos de todo y de todos. Las lágrimas corrían por mi rostro con fuería, no podía dejar de llorar. Tenía una mezcla de emociones. Cuanto mas me alejaba de la ciudad , mas me sentía aliviada y a la vez llena de miedo. Cualquier lugar sera perfecto, cualquiera menos este.


Admin
Admin

Mensajes : 6135
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

CAPITULO 31.

Mensaje por Admin el Sáb Ene 14, 2017 8:37 pm

ANAHÍ:
Como poder ser feliz, tener todo lo que deseo, si Dulce está tan molesta conmigo. Lo acepto la he descuidado por mi carrera, pero ¿porque no contesta mis llamados?, ¿porque me trata así?.
-Creo que deberías ordenar tus prioridades, Any.
-¿Como me dices eso, Maite?.
-Lo digo porque tu en este momento no tienes tiempo para una relación. Tu estás muy ocupada con tu trabajo y no tienes tiempo para ella. O sigues con Dul, o de plano la dejas.
-Antes que deje a Dulce, primero dejo mi carrera votada.
-¿Te estás escuchando?, no puedes dejar de lado por lo que siempre has luchado y estás en tu mejor momento.
-Pero es que Maite, entiende yo a ella no la voy a dejar.
-Pues creo que ella te dejo a ti.
-¡¿Que?!.
-Nadie sabe de ella solo sus padres y no nos han querido decir nada.
-¡¿Porque no lo dijiste antes!?, ahora mismo salgo para allá.
-Anahí, no te van a decir nada.
-Eso lo veremos, yo soy como de la familia para ellos y saben lo mucho que la amo, me lo van a tener que decir.
-Suerte con eso.
-Si, si...
Dejé a Maite con la palabra en la boca y salí de su casa con rabia, enojo, dolor. Tengo poco mas de un mes de no estar aquí, había decidido no llamar a Dulce para darle la sorpresa de que había regresado. Pero a mi regreso la busco y no la encuentro la llamo y solo suena la contestadora. Así que por eso decidí visitar a Maite para ver si ella sabía algo de Dulce y me encuentro con la noticia que nadie sabe nada de ella salvo sus padres.
-¡Ellos me tendrán que decir donde están y el porque se fue de esta manera!. ¡Soy una jodida completa idiota, Anahí!- es lo que me repito mientras me dirijo en mi auto hasta la casa de Dulce.
Siento como lágrima sale de mis ojos, de mis más profundos sentimientos. Ella pensara que no me importa, cuando es lo mas importante que tengo en mi vida, no puedo solo seguir y hacerme la de la vista gorda. No puedo dejar de pensar en el si estará bien, o no.
Cuando llego a la casa de Dulce, me recibe su madre con una cara de angustia mas que otra cosa. Me mira y niega con la cabeza invitándome a pasar con la mano.
-Hola tía.
-¿Anahí, que paso con Dulce y contigo?- me mira a los ojos con dolor en ellos y con los brazos cruzados.
-Solo me tarde mas de un mes en regresar cuando se suponía que eran quince días. Entiendo que me odie por eso, pero porque desaparecer de mi.
-Ustedes son como dos niñitas se la pasan peleando todo el tiempo, y a la vez no he visto a nadie amar tanto como lo hacen ustedes. Siempre me preocupo esta relación con mi hija y contigo, siempre quise un hombre para ella, alguien que la cuide y la proteja.
-¿Me estás queriendo decir que yo no la cuido, ni la protejo?.
-Al parecer no, estabas lejos y supongo que estás aquí porque no sabes en donde está, ¿o me equivoco?.
Asentí y baje la mirada un tanto mas que apenada.
-Anahí, yo no estoy para juzgar en como llevas tus relaciones. Pero a mi hija quiero que la respetes y le des el lugar que ella merece y si no puedes tener una relación en este momento deberías reconsiderar el estar con mi hija.
-Osea tu también piensas, que debo dejarla- me puse de pie controlando mis ganas de gritarle y maldecir a todos a mi alrededor.
-No es eso, solo que Dulce se fue de aquí muy afectada yo no la vi, porque no estábamos en casa pero ella llamo luego y supe que esta realmente destrozada.
-Dime donde está por favor.
-Tu deberías saber en donde está.
-No se, no tengo ni la menor idea.
-Pues yo no seré quien te lo diga. Estoy muy molesta contigo Anahí, quiero que salgas de mi casa.
-Pero...
-Pero nada- me tomo del brazo y literalmente me echo a patadas como a un perro.
La mire y le negué con la cabeza. Subí a mi auto, lo arranque y me fui con el corazón en la mano. Me siento tan débil, con tantas ganas de llorar como de salir corriendo.
-¿Donde estás mi amor?, ¿donde?.- hasta que se me vino a la cabeza California, y ¿si está ahí?... Su madre dijo que yo tenía que saber donde estaba ella. Tiene que estar ahí.
Sin pensarlo me dirigí a California a toda velocidad, recordando cada pelea, cada escena de celos, cada sonrisa, cada risa, y la primera vez que nos dijimos "te amo". Sueño con llegar a California y ver sus hermosos ojos, su hermosa sonrisa, su hermoso rostro. Muero por ver a Dulce que me ama y me hace sentir única y especial aunque este furiosa conmigo.
Pueden haber millones de personas en el mundo, puedo tener el mejor empleo del mundo, mi mejor oportunidad en la vida, pero cuando encuentras a la persona correcta, ese millón y esas oportunidades pasan a ser nulas. Ese millón se reducen en una sonrisa, y esas oportunidades en unos pares de ojos que te invitan a soñar en una vida con ella, en una risa contagiosa, en una voz que te brinda paz.... En una persona que simplemente hace que te sientas parte del mundo, parte de su mundo, esa persona que logra hacerte sentir que tienes un corazón.
Cuando la tormenta aparece es muy difícil que veas mas allá de las nubes grises, es muy difícil que sepas que detrás de ese paisaje triste y oscuro se esconde un cielo azul. Quiero una nueva etapa con Dulce, quiero una nueva vida con ella, simplemente quiero encontrarla para terminar con esta etapa he iniciar una nueva.
Pasaron horas de horas, para cuando llegue a nuestras casas en California. Y ni un solo rastro de Dulce, saque las llaves y abrí el gran portón que las protegía de intrusos.
-¡Dulceeeee!- grite tan fuerte mente que me raspe la garganta- ¡Dulceeeeeeeee, estás aquí!!!- grite una vez mas. Camine despacio. Subí a la casa del árbol y no había nada, ni nadie, suspire profundo y baje de ahí de inmediato. Mire a la casa de Dulce y se que está también vacía o al menos eso parece, suspiro nuevamente y busco las llaves para entrar en ella.
Camino por la sala, y no se ve rastro de que allá estado aquí. Miro de un lado a otro y no se ve absolutamente nada fuera de lo normal la casa esta como la dejamos la última vez que vine con ella. Seguido entre en el baño y tampoco había rastro de que hubiera estado aquí, salgo observando todo y me dirijo a las habitaciones donde tampoco había nadie.
-Carajo Dulce, ¿donde te metiste?.
Respiro profundo y me siento en el suelo con las manos en la cabeza, comencé a llorar sin poder evitarlo. Trato de tranquilizarme pero se me hace imposible, porque huir así de mi, porque dejarme sin decir nada. Me pongo de pie y me dirijo nuevamente al baño, me lavo la cara y salgo de esa casa desmotivada, y sintiendo mi cuerpo mas débil de lo normal.
Solo me queda buscarte en mi casa, Dul, si no estás ahí juro que muero.
Salí de su casa y camine despacio, pateando las hojas del suelo con mis zapatos, mirando al cielo y pidiendole en silencio al universo que Dulce este en mi casa. Llego a ella y nuevamente saco las llaves, abro y entro pero se ve igual que la otra casa sin rastro alguno de que Dulce allá estado aquí.
Comienzo a desesperarme y a inundarme nuevamente las ganas de llorar, reviso la sala, la cocina, el baño, la que era la habitación de mis padres y nada absolutamente nada. Entro en mi habitación y la encuentro tal cual estaba, definitivamente Dulce no esta aquí tampoco.
-¡¿Porque me haces esto, Dulce?!, ¿¡Donde carajo te metiste!?- grite fastidiada, enojada y muy dolida. Me siento en la cama a pensar una vez mas en donde puede estar, en que debo hacer hablar a su madre. Me pongo de pie y entro en el baño de mi habitación donde tampoco había ninguna anomalía, hasta que escucho algo extraño justo dentro donde esta la ducha, abro las puertas corredizas y la encuentro ahí.
Estaba desnuda, sentada en una esquina, totalmente mojada por el agua y sumida en lágrimas desgarradoras. La miro y no soy capaz de reaccionar ante la imagen que tengo al verla de esa manera, se ve perdida en un mundo donde solo ella y sus demonios existen.
-Dulce...- digo con la voz entre cortada y un poco asustada, jamas la vi de esa manera.- Dulce, Dul.- entro y me agacho justo donde esta ella con la mirada perdida llorando, como si no supiera de lo que esta pasando. Le toco la mejilla y aleja su rostro....- Dulce, dime que te pasa, ¡ responde, carajo !.
-¡Déjame, Poncho!.- grita y comienza a moverse de manera desesperada- ¡No me pegues!.
-Dios mío- es lo único que sale de mi boca- Mirame, preciosa soy Any, soy tu Ana mirame por favor...- la tomo con las dos manos del rostro pero la quita de la misma manera de antes.
-¡Dejame en paz!- grita nuevamente y llorando un tanto mas desesperada que antes.
-¡No soy Poncho!, mirame, soy mujer y soy Anahí, mirame, soy Anahí.... no el... Dulce- la tomo de nuevo y esta vez la hago mirarme a la fuerza.- Estoy aquí contigo, ven sal de ahí... ¿Donde esta tu ropa?.
-Poncho....poncho..
-Dios, ¿que te pasa, mi amor?..... ¿que te hizo el?- ella se niega a mirarme una vez mas, sigue perdida en su infierno y yo sigo perdida en mi dolor por verla de esa manera.
Salgo del baño y me siento en la cama, saco mi celular y llamo a el medico de la familia. Lo llamo y le cuento lo que pasa con Dulce. Para cuando termino de hablar con el, cierro los ojos y empiezo a sentir como lágrimas salen de ellos.
-Aaana- vuelvo mi vista hasta el marco de la puerta del baño y la encuentro ahí mirándome con lágrimas en sus ojos. Mi corazón da un vuelco, me pongo de pie de inmediato cojo la sabana de la cama y la envuelvo en ella.
-Ven- la lleve a la cama, saque ropa del bolso que andaba en la espalda y la ayude a vestirse- ¿Que te paso?.
-Any, me volví loca por un momento.... Poncho.
-Estabas como en otro mundo, ¿que te hizo ese imbécil?.
-Recordé, toda la memoria que me faltaba.
-¿En serio?- dije feliz, pero claro mi sonrisa se desapareció en cuanto la vi negando con la cabeza.
-Si en serio y hubiera preferido no recordar absolutamente nada, viví un infierno, estuve días encerrada en la oscuridad absoluta, unos tipos me iban a matar y no lo hicieron, luego decidió hacerlo el mismo y me golpeo tantas veces en la cara, en el cuerpo, en la cabeza- comienza a llorar y yo siento que tiemblo no precisamente en el buen sentido quiero matarlo- Estaba sangrando tanto que perdí todas las fuerzas de mi cuerpo, tenía un herida muy grave en la cabeza y salía demasiado, no se como estoy viva.
-¡Es un maldito animal, loco, desgraciado!.
-Any, el no solo me golpeo.
-¿Que mas te hizo ese degenerado?.
-Me encontraba tirada en el suelo, no me podía ni mover de los golpes y por la cantidad de sangre perdida.... y el..... el comenzó a tocarme, lo hizo una y otra vez diciendo que "quería probar por lo que tu lo habías dejado a el". Anahí el, es, es un monstruo, se abrió la faja de su pantalón, se lo desabrocho y... y.
-¡Para!, Dulce no sigas que me estoy muriendo del dolor en el alma.... ¿Como pude estar con un tipo como el?, ¡¿dime como?!. Quisiera poder matarlo con mis propias manos a ese infeliz, ¡abuso de ti! y yo no sabía nada.
-Ana, el no abuso de mi.
-Pero dijiste que el te toco, que se iba a quitar los pantalones.
-Lo iba hacer, pero, pero llego un tipo de esos que estaba ahí y no lo dejo.......Poncho se fue y el tipo se quedo cuidando, yo caí en un sueño profundo supongo que por la falta de sangre y de inmediato abrí los ojos el me estaba diciendo que debía salir de ahí antes de que los otros tipos y Poncho me mataran. El me ayudo a salir de ahí, me dio la oportunidad, me ayudo a salir con vida aunque muy mal herida pero con vida. Era como un bosque o algo así, cuando llegue al pueblo vi un señor y de ahí no recuerdo mas... Hasta que abrí los ojos en el hospital y sin memoria.
-¿Te das cuenta, de lo grave de la situación?.... el debe pagar por todo lo que te hizo, es un asco de persona.
-Se que debe pagar, pero no se y si intenta volverme a dañar a mi, o peor ¿a ti?.
-Eso no va pasar, debes ir y denunciarlo el no puede quedarse sin un castigo, el debe pagar por lo que hizo, por el crimen que cometió, esto simplemente no se puede quedar así.
-Ana, te pido que por favor llames al medico y le digas que no venga.... estoy bien, de verdad.
-¿Lo juras?.
-Lo juro.
-¿Con el corazón?.
-Con el corazón, Ana.- sonríe y la abrazo fuertemente .
-Te amo, Dul... esto no se va quedar así, eres lo mas importante y lo que mas amo en el mundo.
-Te extrañe- me mira y besa mi frente.
-¿Estas furiosa verdad?.- bajo la mirada.
-Mirame- con su mano me levanta el rostro y me hace mirarla- Te amo mas, cada segundo de mi vida, y no estoy furiosa contigo, a decir verdad si lo estaba pero al verte todo eso se reemplaza con amor, tu eres mi debilidad Anahí, solo tu.
-Perdóname, juro que nunca mas te vuelvo a dejar sola tanto tiempo.... siempre te llevare conmigo a donde sea que vaya.
-Si te perdono, pero no tiene que ser así tampoco- sonríe- puedes ir a donde quieras solita, solo no me mientas con el tiempo que te tardaras en el viaje.
-Es que yo te juro que no lo sabía, que iba a tardar tanto yo solo m.......
-Shhh, olvidemos todo ¿si?.... te amo y me amas, eso es lo único que importa.
-¡Si, te amooo!- grito feliz y con tono bobo.
Se ríe- Perdona mi locura en el baño- se vuelve a reír y me besa.

DULCE:
-Dul, mi amor ya sabes si quieres hablar de eso, aquí estoy.- me abraza y le niego con la cabeza.
-No, es un tema cerrado.... supongo hasta que haga la denuncia- hago que me mire- No quiero hablar de el, o de lo que paso.
-Esta bien- me sonríe- Muero de hambre- elevo ambas cejas, y le sonrío picaramente señalandome a mi misma con mis manos, me río y me lanza un cojín de la cama- ¡Pues que rápido te recuperas!, pero me gusta verte así bromeando y riendo- le sonrío.
-Bueno, tu cambias mi humor- deja un beso en mi frente, para luego ir a pedir pizza, llamando al express. Mientras cenamos, hablamos de todo lo que nos perdimos la una de la otra en todo el mes sin verla.
Cuando terminamos, Anahí se dirige al baño para darse una ducha, y obviamente yo no me puedo perder de esto. Así que entro en silencio al baño, y sonrío cuando la escucho cantar. Probablemente sea mejor que haga notar mi presencia, no quiero ganarme un golpe o algo así.
-¿Dulce?- dice cuando dejo caer el cepillo de dientes al propósito, y corre la puerta. Para su sorpresa, ya me encontraba desnuda. Sus ojos recorren mi cuerpo, y cuando se encuentra con mis ojos le sonrío.
-Solo vengo a asegurarme de que no te pase nada mientras te bañas, debo protegerte ehhh.
Se ríe y vuelve a cerrar la puerta. Por la cual, la vuelvo a correr y me meto junto con ella. Una sonrisa divertida se dibuja en su rostro, y se me hace contagiosa. Agarro el cabello de su cuello y dejo una serie de besos en el lugar libre, Anahí me deja mas espacio al mover su cabeza a un lado y la muerdo, para después pasar la punta de mi lengua por la zona que mordí.
Ella gime despacio y sonrío. Dejo el jabón a un lado y acaricio su abdomen, luego subo lentamente hasta sus pechos y los acuno en mis manos. Any se muerde el labio inferior, y se da vuelta para besarme. Me besa de una forma lujuriosa, y cuando se aparta de mi para recuperar su aire, me muerde el labio inferior. Le sonrío y a vuelvo a besar, solo que esta vez la beso lento, gime en mi boca y yo la sigo.
Any pone su mano sin pensarlo dos veces en mi entrepierna, y comienza a torturarme de una forma deliciosa. Sonríe ante mis movimientos de caderas, sonríe aun mas ante los pequeños gemidos que salen de mi boca, y cierro el grifo del agua.
Salimos del baño besándonos, con nuestros cuerpos desnudos y mojados. La recuesto en la cama, sin importarme que la cama se moje. Ahora soy yo quien la tortura, me coloco sobre ella y comienzo a besarla y a jugar con mi lengua, muevo mis caderas rozando mi sexo con el suyo, nos movemos de un lado a otro ella se sujeta de mis caderas y me aprieta con fuerza pero sin dañarme.
Beso su cuello, y sus labios así durante un rato, las dos gemimos, y nos nombramos, decimos cuanto nos amamos pero ninguna es capaz de abrir los ojos.
-Dul, Dul.... te ... necesito- introduzco dos dedos en su interior, y Anahí arquea su espalda gimiendo- Dulce, Dulce...ahh- mi nombre en sus gemidos sonaba jodidamente perfecto.
-Ya.... yo..... ya no aguanto- le sonrío- Mas, mas... fuerte- verla de esta manera se siente tan bien que ninguna explicación podría dar para que se entienda que tan bien se siente, verla de este modo, su rostro.
-Mirame- le digo mientras muevo mis dedos en ella- Mirame- le digo nuevamente- Abre los ojos. -Y lo hace, sus pupilas están dilatadas, y sus ojos están mas azules que nunca.
Cuando me mira le sonrío, y ella me devuelve la sonrisa mas feliz de todas. Y es la sonrisa que necesito, quiero y amo. Es la sonrisa que me dice que mientras ella este conmigo yo voy a estar bien. Es la sonrisa que me hace querer ser suya, y solo suya. Con esa sonrisa, se con seguridad que Anahí es mi corazón. Convirtió mi corazón para hacerlo suyo, para hacerlo uno.
-Te amo- le digo cuando ella llega al punto máximo, y al cabo de unos segundos ella me responde.
-Te amo- sonríe y se deja caer, me ve que se siente satisfecha y feliz.
Me recuesto a su lado, Anahí se encontraba con los ojos cerrados, y el rostro relajado. Cuando abre los ojos, me mira y sonríe.
-Eso fue caliente, y tierno- dice sonriendo.
-Gracias, Any.
-¿Porque?.
-Por darme vida, y paz- Anahí sonríe a un mas y como respuesta, me besa.
-Te quiero hacer mía ahora mismo Dulce, ya mismo- me vuelve a besar y se torna un tanto lujurioso. Mi cuerpo responde ante la sensación, y cuando gimo provoco una sonrisa de satisfacción de su parte.
Así que entre besos, caricias, y sonrisas nos dejamos llevar. Y hacemos el amor, llegando a nuestro punto máximo una y otra vez, ¡gracias por ser mujeres!!. Solo que la última vez fue mas caliente que tierno.

Admin
Admin

Mensajes : 6135
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

CAPITULO 32

Mensaje por Admin el Sáb Ene 14, 2017 8:38 pm

ANAHÍ:
-¡Duuuuuuul!- grite desde la casa del árbol.
-¡Aquí abajo!- sonrío ante el sonido de su voz, y me asomo con una sonrisa en mi rostro.
-¡¿Puedes subir?!.
-¡Que, flojera!, baja de ahí.
-¡Ven amargada!.
-Que me queda- dice entre dientes y sube al árbol.- ¿Que paso?.
-Ocupo que me saques de una duda....- asiente y me mira con una sonrisa interrogante- ¿Maite, y Ucker... se van a casar?.
-Pos no se, la verdad la vida amorosa de Ucker me confunde.
-Pero, ¿porque?.
-Porque la última vez que platique con el, hace ya un tiempo me dijo que una chica llamada Bianca quería con el, pero no se decidía. Y luego cuando fuimos al antro estaba de novio de Maite.
-¿En serio?, no pues no desaprovecha ni una el muchacho ¿no?.
-Esa historia no me la se muy bien, así que mejor ni digo nada.
-Pero la tal Bianca esa, ¿no era la mejor amiga de Ucker?, digo, si recuerdas que su mejor amiga se llamaba así.
-Claro que recuerdo que su mejor amiga se llamaba así, pero no se si de la Bianca que el me comento en un principio se trata de la misma que conocemos tu y yo.
-¡Ay no que horror!,ya parecemos esas viejas chismosas- me mira- ¿Esta chistoso no?.
-¡Oye!, vieja chismosa seras tu, ¿quien habrá sido la que me llamo?.
-Ok, ok... oye.
-¿Que?.
-Es que Paula, me puso un mensaje de que Maite anda estresada con lo de la boda.
-Anahí, Maite es tu amiga, ¿como es posible que Paula sea la que te de la noticia?, ¿que clase de amiga eres?.
-¡Mira, Dulcecita!- me mira con una sonrisa por como dije su nombre- ¡Punto numero uno!, fui a ver a Maite cuando te busque y no te encontré y ella no me dijo nada, ¡Punto numero dos!, no tiene nada de tiempo de estar con Christopher como para casarse y ¡punto numero tres!, tengo cosas mas importantes en que pensar, como para todavía pensar en la vida amorosa de Maite.
-No dije nada entonces, no dije nada- se ríe y me abraza- Señorita, ¿no me va a dar un beso usted?, me hizo subir hasta aquí arriba.
-No me chantajees con eso, ehh.... porque no te doy nada.

-Eres una pesada, ¡Ana!.
-¡Ana!- imite su voz he hice gestos con mi rostro.
-Ni quería besos tuyos- sonríe y levanta una ceja- esta señorita que vez Anaaaa, va a salir para ver si alguien le quiere dar un beso, ya que la pesada de su novia no quiere.
-ay, aja- la miro mal y sonrío.- Ve, ve.
-Babosa- dice mientras baja del árbol.
Me río y la sigo, cuando llegamos abajo ella molesta se va para su casa y yo la observo detenidamente desde las escaleras del árbol sonriendo como boba.
-¡Mi amor!- grite y corrí detrás de ella- Dame todos los besitos que quieras, solo bromeaba.
-No, ya no quiero tus besos.
-Dulce, no actúes como niña chiquita.
-Vete para tu casa- dice molesta- Yo veré la tele.
-Comienzo a creer que no es buena idea tener dos casas en este lote.
-¿Porque lo dices?.
-Tu aquí y yo allá cuando estamos molestas. En lugar de estar molestas y felices en el mismo sitio, ¿no crees?.
-No, no creo.
-Dulce, ya si- ella se sienta en un pequeño sofá y yo me siento sobre ella- ¿No me vas a dar besitos?.
-No.
-Dul- le hago un puchero y ella sonríe rodando los ojos a la vez y me besa- Te amo.
-Te amo, babosa.
-Dul, mi amor.... ¿te gustaría tener hijos?.
-¡¿Que?!- se ríe y me mira incrédula.
-¿Que si quieres hijos?.
-¿Tu quieres hijos Anahí?- me sigue mirando un poco mas que asustada y yo sonrió.
-Si, pero no me respondas con otra pregunta, dime si quieres.
-Yo, si.... si me gustaría. Pero eso vale mucho dinero y no lo tenemos.
-Tu sabes que el dinero no importa, amor soy modelo y gano muy bien. Pero no me refería a tener hijos propios bueno al menos no por el momento.
-¿Entonces?
-¿Mañana podemos ir a un lugar?.
-¿A que lugar princesa?- me mira a los ojos.
-Tal vez es demasiado pronto, pero quiero ver como es todo.
-¿De que lugar estamos hablando?
-Es que mientras hacía mi gira de trabajo, conocí varios lugares donde hay muchos niños solos, sin padres y sin nadie que los proteja y sentí como mi corazón se me partía en mil viendo a esos angelitos tan indefensos sin el amor de una familia. Hablo de un centro de adopción.
-Oh....
-¿Crees que es muy pronto?.
-Contigo nada es apresurado, disfruto cada momento- me sonríe.
-Quiero ver si estaré lista para ese paso, por si acaso- me encojo de hombros- ¿Es muy loco, verdad?.
-Para nada.
-Si, no estás de acuerdo con esto....
-Calla- me besa la frente- Estoy de acuerdo. No tengo problema en ir a un centro de adopción- le sonrío- Ahora... sabes que me gustan los niños, si quiero llevarme a todos sera tu culpa.- se ríe y me abraza- Te amo.
-Te amo- le contesto sonriendo, y nos quedamos en silencio un momento.
Me tomo por sorpresa la aceptación de Dulce en adoptar ya que ni a vivir juntas llegamos aun. Pero realmente me gustaría ir a un centro de adopción y conocer como es todo, conocer a niños que quizás podamos salvar. Estoy ansiosa, y algo nerviosa.

DULCE:
Al otro día, nos dirigimos aun centro de adopción en California. Una señora de mediana edad nos recibe con una enorme sonrisa. Su cabello que alguna vez fue de un rojo intenso, se ve opacado por unas cuantas canas.
Nos hace pasar a un despacho, y cuando nos sentamos frente a ella, escuchamos el sonido de unas risas de niños que se encuentran jugando en el patio.
La señora, nos hace algunas preguntas y nos informa sobre el lugar, sobre como funciona todo aquí, y sobre como sería todo si decidimos adoptar.
-¿Puedo saber porque quieren adoptar?- pregunta con amabilidad, y miro a Anahí quien suspiraba.
-No es nada del otro mundo- contesta ella sonriendo- solo me gustaría adoptar a un niño para darle el amor y la familia que merecen.
La señora asiente, y mira sus papeles.
+Está pregunta es la mas importante entre los requisitos....- nos mira- Miro que son pareja, ¿están casadas?.
Miro a Anahí y ella a mi. ¡Maldición, habíamos olvidado ese detalle!.
-Es algo complicado y costoso dar en adopción a un niño a parejas homosexuales, o lesbicas. Pero si de verdad quieren adoptar es necesario que estén casadas, pero.... es algo realmente difícil. Veo que se aman, lo noto- nos sonríe- Pero eso no es suficiente para la ley.
-Podemos solucionarlo- digo de pronto, Anahí me mira, y yo a ella- Uhm..... no quiero asustarte.
La señora se ríe, y Anahí sonríe negando con la cabeza.
-Any, ok esto es extraño dado a el lugar en donde estamos y que no prepare nada. Pero, ¿podrías casarte conmigo si salimos de aquí enamoradas de un niño?.
-Podría casarme contigo ahora, mañana, dentro de cinco años. Te amo, Dulce.- y por momentos la señora deja de estar presente- De todas formas ya me veía casada contigo- sonríe, y cuando la señora suspira caigo en la cuenta de que esta aquí. Y le sonrío encogiéndome de hombros.
-¿Tenemos que llevar un tiempo en el matrimonio?- pregunta Any.
-Siempre y cuando sea un acuerdo legal, y la ley lo apruebe todo ira bien.
Anahí me mira un tanto asustada.
-¿Que?- le digo mientras frunzo el ceño.
-Solo.... esto es un paso enorme. Lo sabes ¿verdad?.
-¿Y?.
-No quiero que te arrepientas.
-Estoy enamorada de ti, maldición- miro a la señora que me sonríe- Lo siento.
Anahí se ríe.
-De lo único que me arrepentiría es de no poder hacerte feliz.
Nuevamente la señora suspira, y Any me sonríe susurrandome que me amaba.
-¿Podemos ver a los niños?- le pregunto a la señora.
-Claro- dice la señora y se pone de pie. La seguimos por un segundo pasillo, y salimos al patio. Una pequeña cantidad de niños se encontraban jugando allí, corriendo, gritando, y riendo. Sonrío al verlos divertidos, y de como disfrutaban de su juego en grupo.- Las dejo solas- dice la señora sonriendo.
-Gracias- le dice Any, y ella se retira. Miro a Anahí quien observaba a los niños con atención- Ana, ¿todo va bien?.
+Si- me mira sonriendo- Solo.... es un poco fuerte estar aquí.
Asiento dándole la razón, y la abrazo por detrás mientras seguimos observando a los niños que seguían jugando sin notar nuestra presencia.
Un niño pequeño de rizos negros se cae cuando pasa por nuestro lado, me separo de Anahí de forma inmediata, y tanto ella como yo nos agachamos para ver como estaba.
-¿Estas bien?- le pregunto, y me mira con sus ojos color miel.
-Siempre me golpeo en el mismo lugar- me dice, y sonrío es de una edad pequeña de unos cuatro si acaso, su rostro esta acompañado por unas pecas- La tía Beth, la que nos cuida dice que mi rodilla es de acero, me golpeo pero nunca me duele.
-¿Nunca te paso mas que un golpe?- Anahí me mira al ver que estaba sacando a lucir mi satisfacción con los niños.
-¿Como se llaman?- nos pregunta.
-Ella es Anahí, y yo soy Dulce.
-Hola- le dice Anahí y le sonríe al mismo tiempo- ¿y tu?.
-Jason- sonrío y me da ternura cuando veo la ausencia de un diente- ¿Puedo volver a jugar con mis amigos?.- nos pregunta y vuelvo a sonreír.
-¿Seguro que no te duele la rodilla?.
-Seguro, nunca digo mentiras- me frunce el ceño- Aunque una vez le mentí a beth de que ya no me había comido las galletas de chocolate- me río- No le digan nada.
-Tu secreto esta a salvo con nosotras- le dice Anahí, y Jason le sonríe encantado.
-Puedes volver a jugar con tus amigos- le digo.
Jason se pone de pie, y para sorpresa mía y de Anahí nos abraza antes de irse a jugar con sus amigos, y nos regala una sonrisa agradable. Jason corre como si nunca se hubiera caído de mala manera, y mas allá de que su rodilla no le duela, me preocupa.
-Creo que acabo de tener un pequeño enamoramiento- dice Anahí y la miro- ¿Que?.
-No quería decirlo por miedo a asustarte. Pero en el momento en que me miro.... también tuve ese enamoramiento- me sonríe, y me abraza.
La señora Beth se aparece nuevamente, y nos dirigimos a su despacho. Nos pregunta como nos fue, y le contamos sobre Jason. Y ella nos contó sobre el, su madre se encontraba muy enferma cuando lo dejo aquí siendo un bebe, al parecer era una enfermedad de la cual no podía sanar, su padre se encontraba ausente desde hace tiempo y no tenía a nadie mas en el mundo. Y por eso decidió traerlo aquí, lo último que supieron de ella era que había fallecido cuando Jason cumplió un año de edad.
Ella nos dijo que Jason es un gran niño, y al decirme esto me recordó a la pequeña mentira que le dijo, y eso me hizo sonreír. Nos despedimos de la señora con un hasta luego, y nos subimos al auto.
Nos encontrábamos en silencio, mirando hacia adelante, aun no podía encender el motor del auto por encontrarme sumida en mis pensamientos, y en toda la información de Jason. Y la regla principal de casamiento no dejaba mi cabeza ni un solo momento.
Anahí se encontraba en la misma situación que yo, sumida en sus pensamientos y tal vez pensando lo mismo que yo. Creí que venir a este lugar nos iba a afectar un poco, pero creo que nos acaba de cambiar la vida.
-No podemos dejarlo aquí- digo al fin y la miro.
-Es como su hubiera caído en nuestras vidas, y no en el suelo- agrega y con lágrimas en los ojos.
-¿Estás pensando en lo mismo que yo?.
-Dulce, adoptemos a ese niño.
-Hay mucho de lo que hablar- le respondo sonriendo.
-Tendría que encontrarme asustada, ya que esto significa un gran cambio en nuestras vidas. Nos teníamos que casar antes de adoptar. Adoptar.... ¡Si todo sale bien adoptaremos a Jason!.
Tendría que estar asustada, pero no lo estoy. Me encuentro feliz, podrán llamarnos apresuradas, pero los demás no saben lo que Anahí y yo sentimos. Los espectadores no saben lo que las protagonistas viven, y sienten. Siempre opinan desde su punto de vista, pero no saben lo que las protagonistas piensan de todo.
Nos tomaremos esto con calma, mas allá de haberlo prácticamente decidido. Quiero a Jason con nosotras, realmente lo quiero.
Y realmente no tengo problema en casarme con Anahí, la amo que eso es lo menos que importa lucharemos por conseguir este nuevo sueño. Amo a Anahí, ame su sonrisa en el momento en que Jason nos sonrío, la amo, y se que la amare siempre. Lo siento, y quiero sentirlo todos los días. Quiero casarme con ella por Jason, quiero casarme con ella por nosotras, por su felicidad y porque la amo.
Nunca pensé que diría esto, pero Dulce creo que te vas a casar muy pronto.

Admin
Admin

Mensajes : 6135
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

CAPITULO 33

Mensaje por Admin el Sáb Ene 14, 2017 8:38 pm

DULCE:
-¿Van a adoptar?- me pregunta Paula, un tanto sorprendida pero alegre- ¿Y se van a casar?.
-Así parece, amiga.
-Demasiadas noticias para un solo día. De las cosas que una se pierde mientras se van a California.
-Bueno, no te perdiste nada. Tuve la idea loca de irnos a Las Vegas a casarnos, si lo hubiéramos hecho si te hubieras perdido algo. Pero Anahí no me siguió en esa locura.- sonrío negando con la cabeza.
-Guau- suspira y se relaja en la silla de la cafetería en la que nos encontrábamos. Se cruza de brazos y me mira atentamente como si fuera un cuadro de pintura- Solo... guau.
-¿Del bueno o del malo?.
-Del sorpresivo, jamas pensé que te iba a escuchar hablar de casamiento, o de formar una familia tan pronto.
-Si, yo tampoco- sonrío por el hecho de este cambio en mi vida.
-Te tiene atrapada Anahí.
-Creo que me atrapo desde el momento en que la conocí, solo que.... al pasar de los años no quise verla de esa forma.
-Siempre pensé que estuviste algo enamorada de ella, aun cuando eran amigas, cuando no se habían encontrado y tu me contabas de tu amiga de infancia.
-Y al parecer así fue- sonrío y se sienta de mejor forma.
-Debo confesar que me gusta escucharte hablar de ella, es agradable verte enamorada, y bueno... se me ocurren miles de bromas para hacerte- se ríe- El karma.
-El amor- sonrío y me encojo de hombros.
-Las apoyo en esto.
-Necesitamos el apoyo de ustedes, y bueno de todos.
-¿Alguien dijo algo malo?.
-No, solo nos dijeron que lo llevemos con calma. Creen que no estamos seguras de lo que estamos por hacer, pero yo me siento segura con ella, quitando de lado el que cuesta que los den a personas ya sabes, del mismo sexo.
Paula y yo pasamos platicando toda la tarde. Anahí y yo habíamos regresado por nuestras pertenencias, para ir a vivir juntas a California. Me despido de Paula, y me dirijo a la agencia para la que trabaja Anahí, me había encargado de pasarla a buscar, y como sorpresa la iba a llevar a cenar.
Cuando sale del trabajo, se despide de una chica muy bonita, y se encamina con pasos apresurados hacia donde me encuentro estacionada. Se sube al auto, y luego de un beso fugaz, me regala una gran sonrisa.
-¿Que me cocinaste hoy?- pregunta cuando enciendo el auto.
-Nada, iremos a un restaurante- me mira con el ceño fruncido.
-¿Y eso porque? si no tienes ganas de cocinar, podemos pedir algo rápido- sonrío- ¡Oh por Dios! ¿es tu cumpleaños?.
Me río a carcajadas mientras conduzco hacia el restaurante.
-No, no lo es Any.- su rostro se relaja en un enorme suspiro, y sonrío- Hoy cumplimos meses del día en que me fuiste a buscar y volvimos.- le sonrío y estaciono frente al restaurante. Anahí lo mira y luego a mi.
-Dulce, bebe...- su rostro me demuestra que lo siente.
-Tranquila, no pasa nada.... no te diré que eres una bastarda por no acordarte- se ríe- De hecho, yo tampoco soy de prestarle atención a esto. Pero.... necesito celebrarlo- me encojo de hombros.
-Es un lindo detalle- me sonríe, y le devuelvo la sonrisa.
Nos bajamos del auto y cruzamos al restaurante. Anahí se sorprende otro poco cuando nota que ya había reservado nuestras mesa, y cuando nos ubican, me regala la sonrisa mas sincera de todas. Ambas ojeamos la carta y elegimos nuestro plato.
Me sonríe, y se pierde en sus pensamientos. Luego parece que vuelve a la realidad, se ríe y niega con la cabeza.
-¿Que es tan gracioso?.
-Tu.- le frunzo el ceño.
-¿Te doy risa, Anahí?.
-No, no quise que sonara así. Solo que....- me mira a los ojos- Solo que recuerdo todas las noches en que me desvelaba porque no sabía lo que sentía por ti, o por el muy imbécil de Alfonso.
-Tu, "gatito"- le digo en tono burlón y ella rueda los ojos.
-Fui muy masoquista al estar con el y pensar y sentir todo por ti. Me dolía verte con Paula porque creía que andabas con ella, y aun así no dejaba al imbécil. Si, un tanto masoquista ahora que lo pienso. Pero creo que en la vida de toda persona existe el masoquismo, soportamos cosas que nos duelen. No nos hace bien porque perdemos una gran parte de nosotros al permitirlo, pero somos humanos y creo que nos gusta un poco el drama.- se detiene al ver la panera por largos segundos, luego me mira y sonríe- Fui masoquista, y fui una estúpida.
Me pierdo en sus increíbles ojos azules, me pierdo en mis pensamientos, y en lo que siento por ella. O en lo que sentí cuando la vi por primera vez después de tantos años. Las vueltas que da la vida que nos trajo hasta aquí, hasta este magnifico momento. Tuvimos que ser dos idiotas para darnos cuentas de lo que siempre sentimos.
-Desde el primer momento en que te vi, después de doce años Any, lo sentí- comienzo a hablar- No sabes como me costo aceptar el hecho de que estaba totalmente enamorada de ti, simplemente me aferraba a Ucker para no dar el brazo a torcer- la miro a los ojos y me sonríe- ¿Puedo confesarte algo?.
-Creo que es el momento ideal- asiento.
-La primera vez que te bese, sabía que te estabas metiendo en mi corazón, pero tan solo tenía doce años.... yo que iba saber eso. Anahí preciosa, princesa no sabes lo agradecida que estoy que estés en mi vida. No tienes la mas mínima idea de todo lo que siento por ti. Las palabras no son suficientes para hacerte entender todo lo que siento por ti, todo lo que significas para mi, y todo lo que me importas.
Sus hermosos ojos azules se llenan de lágrimas, y sonrío. Ella se las seca y de inmediato me sonríe. Nuestro momento se ve interrumpido por la llegada de nuestros platos. Una vez que logramos calmar nuestro momento cursi, pero realmente agradable, disfrutamos de una cena llena de risas al recordar ciertos momentos que vivimos.
El restaurante había contratado un show para esta noche, y se trataba de una pareja que cantaba canciones de otros artistas, o bandas. En estos momentos estaban cantando a dúo una canción de Queen.
Luego de esa increíble versión, y de recibir todos los aplausos. La joven pareja sonríe, y ahora es el chico el que se ubica frente al micrófono mientras que la chica va a tocar el piano. Una hermosa y tranquila melodía comienza a sonar, y muchos hombres sacaron a su mujer a bailar. El chico comienza a cantar una canción que resulta bastante conocida, de seguro la abre escuchado en la radio. Anahí sonríe al escucharlo, y al escuchar lo que la letra dice.
Me pongo de pie, y le extiendo la mano. Ella se sorprende, pero aun así me da la suya y se pone de pie. Nos dirigimos al centro de la pista, entre todas las parejas. Comenzamos a bailar al ritmo de la tranquila música, inundando nuestros oídos con la increíble canción que sonaba de fondo.
Repito la letra de la canción, y cuando la miro me sonríe. Como respuesta me besa, y seguimos bailando al ritmo de la música mientras nos embriagamos del sabor del otro.
Cuando nos separamos me sonríe, y le devuelvo la sonrisa.
-¿Te das cuenta de algo?.
-¿Que?.
-Supongo que la próxima vez que bailemos así sera en nuestra boda- sonrío, y me sorprendo de mi misma- Me siento idiota.- se ríe- Y te ríes porque sabes que es así. Este es tu plan, ¿cierto? convertirme en una idiota, para luego dejarme.
-Cierra la maldita boca Espinosa, eres mi idiota favorita.
-¿Tan favorita que no me dejaras nunca?.
-No lo se, el rubio que esta allá me esta mirando, y es ardiente.
Sigo la dirección de su mirada, y veo como el rubio que ella dice la esta mirando de una forma babosa.
-Eso no es gracioso- se ríe a carcajadas.
-Es gracioso verte así.
-Eres una pesada, ¿te das cuenta?.
-¿En serio crees que te dejare?- me encojo de hombros- ¿Y que pasa si tu lo haces?.
-Nadie me va a amar de la forma en que tu lo haces. Jamas te dejaría.
-No puedo imaginarme lejos de ti.
-Yo tampoco.
-Entonces deja de pensar en que te dejare, o en esas cosas raras.
-De acuerdo- la canción llega a su final, y las luces se encienden- Cuanta ternura hubo hoy.
Le sonrío elevando ambas cejas.
-Dulce, no lo hagas.
-¿Que cosa?.
-Se lo que estas a punto de hacer.
-¿Si?.
-Si.
-Bueno, entonces vayamos a casa a hacer el amor- me río a carcajadas y me pega en el estomago intentando ahogar su risa.
-¡Deja de arruinar los mejores momentos!.
-Me dijiste que soy tu idiota favorita.- le regalo mi mejor sonrisa angelical, y se ríe negando con la cabeza.
Volvemos a la mesa, y pedimos la cuenta. Una vez que pague por nuestros platos, y nuestro postre, nos dirigimos a mi casa. Y lo que hicimos en mi habitación, fue algo mas que hacer el amor.

ANAHÍ:
TRES MESES DESPUÉS.

-¿Cuando se lo dirás?.
-Cuando sea el momento indicado.
Me encontraba con Maite buscando casas por California. Está búsqueda comenzó hace un mes. Había pasado ya tres meses desde que habíamos decidido casarnos y adoptar a Jason. Ya se que tenemos dos casas perfectas para nosotras aquí en California, y la del árbol es perfecta para que juegue jason, pero extrañamente no quiero vivir ahí, quiero mi propio hogar con Dulce en una casa que nunca haya sido de nadie, donde construyamos una historia en ella.
Los únicos que saben de este secreto son Maite y Ucker. Maite fue quien mas me acompaño en la búsqueda, o me tiraba la información sobre algo nuevo. Ahora nos estábamos dirigiendo a una reunión con un propietario, y no supe que la casa era la indicada hasta que la vi.
De dos pisos, ventanas grandes. Había una pequeña escalera en la entrada, por una razón me imagine trayendo a Dulce aquí, y viendo su enorme sonrisa. Aun no la había visto por dentro, pero sentía que era la indicada.
El propietario de la casa, luego de la presentación nos acompaña a conocer la casa. No me equivoque, es la casa indicada, grande, espaciosa, iluminada, colorida, y alegre, con un hermoso patio trasero . Una sonrisa se me dibuja en el rostro cuando la visión de Jason jugando allí, llega a mi mente.
-¿Que te parece, amiga?.
-Es perfecta, Maite. Con las demás me sentía insegura, pero con estas.... no- le sonrío y me devuelve la sonrisa.
-Es una casa soñada, puedo verte aquí viviendo con Dulce, y mis sobrinos. Si quiero muchos sobrinos.
Ambas nos reímos, y dejamos de hacerlo cuando el propietario se presenta.
-Quiero negociar con usted- sus ojos se iluminan y su sonrisa es enormemente sincera.
-¿De verdad?.
-Es una hermosa casa, señor. Me convenció a simple vista, y creo que ninguna otra me hará sentir así.
-¡No sabes cuanto me alegro al oírlo!.
Maite nos deja a solas para negociar, así que me siento con el señor y comenzamos a hablar de la casa, su presupuesto y demás, hasta que logramos negociar. A un precio aceptado por el, y accesible para mi, Cuando planeas tu futuro, siempre consigues la forma de ahorrar. Y mi futuro es Dulce y Jason.
Salgo de la casa feliz por el negocio, me despido des señor y me encamino hacía donde Maite estaciono el auto. Me río de ella cuando a lo lejos la observo cantar con sentimiento. Entro al auto, y le baja el volumen a la música romántica.
-¿Y bien?.
-Tenemos casa- le sonrío.
-¿Tenemos?, ¿vendré a vivir con ustedes?.
-¿Que?.
-¡Te amo, amiga!- me abraza feliz y estallo en una risa.
-Lamento decepcionarte, pero tu no vendrás.
-Claro, encuentras a tu chica soñada y abandonas a tu amiga- se cruza de brazos y vuelvo a reír.
-Maite, yo no.....
-Solo bromeo- me sonríe- Estoy feliz por ti, lo sabes ¿verdad?- asiento. Maite enciende el motor, pero antes de emprender viaje, le sonríe a la pantalla y contesta a quien sea que le haya hablado.
Maite y yo nos dirigimos a buscar todas las cosas para nuestra casa, quiero que cuando lleve a Dulce todo este tan lindo y perfecto para ella.
No todas las personas que conozcas a lo largo de tu vida tienen el poder en ti, no todas pueden lograr que te sientas de una manera única, tan única que no hay forma de explicarlo. Bueno, si la hay.... y es esa estúpida sonrisa que se dibuja en tu rostro cuando la ves, cuando escuchas su nombre, su voz. Esa estúpida sonrisa que indica felicidad, ya que lo único que te brinda esa persona es felicidad, ese sentimiento que quieres que sea eterno, que quieres que el mundo entero se contagie de esa sensación. El mundo estaría perfecto si todos sintieran lo que tu sientes cuando estás feliz.


Admin
Admin

Mensajes : 6135
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

CAPITULO 34.

Mensaje por Admin el Sáb Ene 14, 2017 8:39 pm

DULCE:
-Dulce, ese vestido es horrible- me dice Paula, nos encontramos en una tienda buscando un vestido para mi boda pero lo cierto es, que busque vestidos por todas partes pero no encontré nada.- ¿Acaso odias a Anahí?, o ¿no te quieres casar?.
-¡A esa mujer la amo, Paula!, pero me encanta este vestido, es perfecto.
-El vestido está lindo, no lo niego... ¿pero para una boda?, es horrible para una boda, ¡estás loca!.- se cruza de brazos.
-Es precioso, míralo- me mire en el espejo y gire con el vestido puesto- Este será mi vestido.
-¡Es negro, Dulce!- niega con la cabeza y saca el celular- Llamaré a Anahí, ella tiene que enterarse que te piensas casar con un vestido negro.
-haz lo que quieras me quedare con el y punto.... además el vestido no es lo que importa.
-Si, si es lo que importa... Las personas se casan una sola vez en la vida, como para que te cases de negro.... ¡Dulce, Anahí va pegar el grito en el cielo en cuanto te vea con el.
-¡Basta con tus sermones!.
-¿Que pasa aquí?- dice Anahí llegando hasta la parte en donde me encuentro con Paula mirándome el vestido.
-Tu novia se quiere casar de negro.- le dice Paula cruzada de brazos.
-¿Es broma cierto?.- me mira frunciendo el ceño.
-No mi amor, ¿que tal luzco?.- la miro y le sonrío.
-Preciosa- dice mirándome de arriba a abajo.
-Ves Paula, a mi Ana no le importa el color del vestido.
-Creo que conozco mas a tu Ana yo que tu.- contesta Paula desafiante.
-Dulce María, ese vestido es horrible para una boda.- dice Anahí con un tono algo alterado.
-¡Diez puntos para mi!.... ¡toma eso Dulce!.- Paula se ríe a carcajadas, y la fulmino con la mirada.
-Esta precioso princesa.... me quiero casar con el- hago un puchero digno y ella niega con la cabeza realmente molesta o al menos eso parece.
-Yo no me caso contigo y ese vestido, ¡ni loca!.
-Lo dices porque eres una seguidora de la moda.
-Ese no es el punto. El punto es que las novias son de blanco no de negro.
-Pero esta boda es de mujeres.
-¿Y?.
-Que en las bodas hetero casi siempre el novio se casa de negro y nadie dice nada... ¿Porque no puede una novia casarse vestida de negro?.
PAU: Y estas necia, saben que ya me harte de discutir y verlas discutir por ese vestido. Cuando terminen las compras me llaman iré por un cafe.
Paula salio muy molesta de la tienda dejándome con una muy molesta Anahí.
-Any, deja que me case con este vestido.- Anahí suspira y me observa a través del espejo. Noto como sus ojos se llenan de lágrimas, y se lo que se aproxima cuando se lleva una de sus manos a su rostro.
-Dulce, ya no tienes doce años..... parece que fue ayer cuando te despediste de mi en aquel árbol y hoy.... hoy estamos a nada de casarnos.
La miro y frunzo el ceño, esta claro que la mente de Anahí andaba en cualquier parte menos en la suplica que le hice, me acerco a ella y seco sus lágrimas.
-Ya no tenemos doce años, pero para mi no hay mejor bendición que la de casarme con mi pequeña Ana.... ¿Porque estas pensando en eso?.
-Porque realmente no me importa el color del vestido con el que te cases. Cuando Paula dijo que te querías casar con el casi me desmayo de la molestia que me causo eso, pero te ves hermosa, el vestido es hermoso aunque no para una boda, pero si te quieres casar con el, hazlo.
-¡Gracias!- me lance a sus brazos y la bese rápidamente.
Realmente no importa el color de un vestido, o lo que uses para un momento especial. Simplemente es eso un momento especial y si lo haces con amor, con entrega, entusiasmo lo demás no importa, realmente no importa si te casas desnuda, con poca ropa, con ropa de hojas, con ropa rasgada, como indigente lo importante es lo que estas apunto de hacer no el vestido o la ropa con la que te presentes a lo que vallas a hacer.
Anahí y yo compramos el vestido y un par de cosas mas. Pasamos a la cafetería en donde se encontraba Paula y nos quedamos ahí platicando y bebiendo un delicioso café helado. En cuanto Anahí le contó que siempre si usaría yo el vestido negro, Paula le dijo de todo estaba furiosa, realmente parece como si fuera ella la que se va casar conmigo.
DOS SEMANAS DESPUÉS:
-Hija ven quiero hablar contigo, dame un segundo antes de que seas una mujer casada debo decirte un par de cosas importantes.
Asiento y miro a mi padre- ¿Ahora te pondrás sentimental?.
-Para nada, no me veras llorar- lo miro alzando ambas cejas- Por ahora.
Me río- Eso queda mas creíble.- sonríe y luego suspira.
-¿Te das cuenta del paso que vas a dar?.
-Si, papá lo se.
-La vida en matrimonio es muy dura, y difícil. Mira todo lo que pasamos tu madre y yo para poder estar juntos, nos divorciamos, ella se vino contigo cuando estabas pequeña para acá, por culpa de mi maldita infidelidad. Me costo trabajo conquistar a tu madre de nuevo, pero aquí estamos juntos de nuevo. Dulce, no quiero que te pase lo que me paso a mi y a tu madre, respeta a Anahí, amala y hazla muy feliz.... El casarse es una nueva vida, es algo muy diferente al noviazgo y claro es algo muy hermoso cuando amas a una persona.
Me quedo unos segundos en silencio, recordando sus palabras de hace un instante, recordando sus palabras, trayéndolas una vez mas a mi. Las repito una y otra, y otra vez en mi mente. Observo a papá, y asiento.
-Quiero que nunca olvides esas palabras, Dulce.
-Dudo que lo haga.
-Hija estas apunto de terminar una etapa, e iniciar otra. En esta nueva etapa habrán muchos altibajos a decir verdad, es lo que viene con el combo de casarse. Tuviste tus días difíciles, y mírate ahora.... eres feliz. Tendrás otros días difíciles, pero recuerda siempre esto, "solo sera un momento". No quiero que lo tomes mas que eso, toma cada momento como aprendizaje, como lección de vida. No hagas de ningún momento doloroso algo eterno ¿me oíste?. Siempre puedes salir de cada momento, solo tienes que encontrar las fuerzas y el valor para hacerlo, no es imposible. Te queda mucho por vivir, mucho por lo que pasar, mucho de lo que aprender. Incluso yo sigo aprendiendo, y creciendo. Quiero que vivas tu vida como corresponde, de la mejor manera. Si te vas a equivocar, quiero que aprendas de ese error, de cada error que cometas. Si vas a llorar, sécate las lágrimas, respira profundo y convéncete de que todo va a pasar, porque va a pasar. Y así eres feliz, quiero que vivas ese momento, lo disfrutes, y no te preocupes por el mañana, solo disfruta.- los ojos de mi padre se llenan de lágrimas y los míos también- Siempre me imaginé el momento en el que te diría esto, y no se porque.... pero siempre imagine que serias diferente a lo que eres hoy, y a decir verdad, estoy orgulloso de ti.
-Siento que te estas despidiendo, no quiero que me asustes papá.
-Tendrás que soportarme por mucho tiempo mas- nos reímos. Espero que así sea- No es una despedida, es el momento justo para decirte esto. Tal vez no llegue a ver todas tus fallas, ni todos tus logros, pero estoy seguro de que te convertirás en una gran mujer.
-¿Quieres hacerme llorar?, se me va correr todo el maquillaje.- se ríe.
-Solo quiero decirte a escondidas de cada una de estas palabras que te amo. No lo digo seguido como tu madre, pero eso no quiere decir que no lo haga.
-Lo se, papá. Somos dos idiotas que se dicen te amo a escondidas.- se vuelve a reír y me abraza.
-Lo que si espero es irme de este mundo siendo abuelo.- me río y alargamos el abrazo, felices. ¿Porque los padres no pueden ser simplemente eternos?. La vida me regalo unos padres increíbles, me regaló una familia única.
Estoy esperando a Ana en un lugar hermoso que alquilamos para casarnos donde están mi familia, la suya y nuestros amigos mas cercanos es una ceremonia muy, muy intima.
Nuestros amigos y familiares están saludándose unos con otros, riendo, las parejas abrazadas, y otros sacándose fotos con caras locas, o sonriendo. Muchos de ellos me saludan, y yo a ellos.
Entre todos ellos veo como se acercan Ucker y Maite tomados de la mano, ambos se ríen de algo que de seguro solo ellos entienden. Se acercan a mi sonriendo, y es ahí cuando me doy cuenta lo feliz que me hace ver a Ucker con Maite, nunca lo vi de esa manera. El siempre dijo que ninguna chica que no fuera yo lograría atraparlo, y llegué a creérmelo al ver que evidentemente después de mi no quería estar con nadie mas, pero se equivocó y hoy se le ve muy feliz.
No hay que decir que nunca te va a pasar tal cosa, porque no sabes que sorpresa puede darte la vida, y sobre todo me parece absurdo decir "nunca me voy a enamorar mas, o solamente nunca me voy a enamorar", porque quieras o no, siempre alguien logra ese sentimiento en ti, es humano, es normal.
-¿Quien lo diría? el famoso Ucker usando traje- se burla de si mismo y me río.
-Se ven muy bien los dos- les digo- Estas muy bonita Maite.- ella me sonríe.
-Gracias, Dul.... como que Any se esta tardando mucho, ¿no?.
-¡Mujeres!- dice Ucker divertido.
Maite empuja a Ucker por su broma, y este le sonríe. Luego de compartir una breve conversación con ellos, se despiden de mi diciéndome que me verán dentro.
Cuando caminan hacia la puerta principal, Ucker se da vuelta y me sonríe, reconozco esa sonrisa, esta feliz de haber caído en el mundo de Maite. Le devuelvo la sonrisa, seguida de mi pulgar hacia arriba, pero el momento se ve interrumpido cuando Ucker hace una de sus caras locas y me río a carcajadas.
El auto enorme de los padres de Anahí se estaciona frente al lugar y mis nervios comienzan a ser notorios. Soy mas una gelatina que persona, y me siento una idiota. Una idiota feliz.
Paula es la primera en bajar ya que ella fue a ayudar a Anahí a peinarse, y al verme a la distancia me saluda de forma exagerada y me río cuando me posa cual modelo publicitaria para dejar ver como luce en su vestido azul oscuro.
Mi mundo se detiene cuando del auto baja Anahí, mi Anahí. Luce hermosa, perfecta, y única en su vestido color blanco. Su vestido deja lucir sus piernas sin ser demasiado corto, y mi cabeza comienza a tener pensamientos extraños en donde quiero llevarla lejos de aquí y hacer con ella las cosas que hacemos cuando estamos solas. Tranquila, Dulce.
Cuando me observa, me sonríe y no hay nadie a mi alrededor, solo estamos ella y yo, su mundo y el mío. Camina con pasos lentos hacia mi, riéndose de algo que le esta diciendo Paula al oído. Cuanto mas se acerca, mas hermosa luce en su vestido, y cuan perfecta puede llegar a ser. El delicado escote que lleva, hace que nuevamente esos locos pensamientos se enciendan. Estoy loca por ella, amo estar loca por ella.
-Hola- saluda tímida, y se sonroja. Me encanta provocar esto en ella.
-Esta hermosa ¿cierto?-- pregunta Paula, pero mis ojos no dejan de observar a Anahí.
-Mucho mas que eso, y dudo que exista una palabra para describirlo.- Any sonríe y se vuelve a sonrojar.
-Es muy temprano para vomitar colores, Dulce- dice Paula y nos reímos.
-Dul, estás preciosa no tienes una idea, ahora que te veo así... simplemente no te puedo imaginar con un vestido que no sea ese.- dice Anahí mirándome con los ojos cristalizados.
-Eres hermosa y ese vestido te sienta realmente bien... la novia vestida de negro mas linda del mundo cierto Any.- dice Paula feliz.
-Cierto- sonríe Any feliz sin quitarme los ojos de encima.- La mas hermosa de todas.
Anahí me extiende su mano, y la entrelazo con la mía. La miro a los ojos y le sonrío porque me doy cuenta que es ella quien me hace sentir los pies sobre la tierra, me doy cuenta que por ella se que tengo un corazón, por ella me siento viva, feliz y quiero que cada uno de estos sentimientos, y sensaciones sean algo eterno.
Finalmente entramos al lugar donde sería la boda, y nos reunimos con todos nuestros familiares, y amigos. Ahí adentro nos decimos el si, juramos amor eterno, juramos estar siempre juntas en las buenas y en las manas. Y se que así va a ser, siempre juntas. A sido el día mas feliz, he importante de mi vida y se que el de ella también.
Cuando terminamos de casarnos, sigue la gran fiesta. Todos están eufóricos, con ganas de bailar, y celebrar. Paula tiene un amigo DJ al que contrato, ese fue su regalo de bodas, comienza la música del momento seguida de unos cuantos gritos para luego ver como todos mueven sus cuerpos al ritmo de la música.
Any y yo nos sumamos entre besos al centro de la pista, y dudo que alguno tenga idea de que paso hacer, solo imitamos a la gente que esta bailando a nuestro alrededor y nos reímos de ello.
Comienzo a sentirme sedienta después de tanto baile, y también comienzo a sentirme con calor, esto de estar con muchas personas bailando a mi alrededor definitivamente no es lo mío.
-Amor iré por algo de beber- le digo lo suficientemente fuerte como para que me escuche.
-Te acompaño- me dice en el mismo tono.
-¡Si!- le contesto y con pasos costosos logramos salir de donde están todos bailando.
Mi cuerpo me agradece de inmediato cuando logramos salir, y puedo respirar mi propio aire. Anahí y yo nos acercamos a la mini barra que colocaron nuestros padres, todo sin alcohol. Bebemos un poco de jugo de naranja ambas, y observamos la pista de baile.
-Preciosa, no parecían tantas personas cuando los invitamos- me dice Any riéndose a mi lado.
-Eso es cierto.... Amor ¿quieres ir afuera?- le pregunto y me observa por unos segundos para luego asentir.
Salimos a un pequeño jardín, y obviamente no somos las únicas que nos encontramos allí. Después de varios abrazos y felicitaciones de algunas personas nos sentamos en una de las bancas que están alrededor. La leve brisa de la noche logra que mi cuerpo me agradezca una vez mas por esta idea. Observo con atención a Anahí, y ella logra darse cuenta de ello.
-¿Que?- se ríe.
-Nada, solo te observo ¿no puedo?, recuerda que ahora eres mi esposa.
-Claro que puedes. Solo tienes una manera particular de verme.
-¿Como se explica eso?.
Se encoge de hombros.- Me miras como si fuera todo.
-Es lo que eres- Anahí sonríe y niega con la cabeza- Es cierto Ana, eres mi todo... ¿es difícil notarlo, o creerlo?.
No....
-¿Entonces?.
-Sucede que tu también eres mi todo- me observa, quiero que el mundo se detenga en este momento, quiero que esa mirada sea eterna- Nuestros caminos se separaron por mucho tiempo, pero al final sucedió lo que tenía que suceder, siempre es así. Si alguien te pertenece, volverá a ti. Yo te pertenezco, y tu me perteneces- acaricia mi mejilla y me mira a los ojos por unos segundos- Jamás pensé que iba a sentir esto por alguien, y se que por fin conocí el amor y no las historias que viví. Al fin nos casamos y estaremos realmente unidas de ahora en adelante....- sonríe- Te amo, Dulce- me mira a los ojos- Te amo.
Lo repite en un susurro, lo repite solo para nosotras, lo repite y en mi mente suena como eco. Me lo dijo con sus palabras, me lo esta diciendo con sus ojos y me lo asegura con el beso que me roba, me besa y puedo sentir el sabor de su te amo, la sinceridad de sus palabras, y la felicidad de su interior. Le respondo el beso haciéndole notar que también la amo.
-Te amo, Ana- le digo entre besos, sonriendo, siendo feliz, siendo suya.
-Te amo infinitamente, Dul- me sonríe.
-Recuerdo que de niña siempre me lo decía, "te amo infinitamente" y viendo todo desde ahora, viendo por todo lo que pasamos, y viendo todo lo que crecimos.... Se que es así, me ama infinitamente y yo la amo de la misma manera.
-Infinitamente mi Ana....
-Infinitamente nosotras....


Admin
Admin

Mensajes : 6135
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

CAPITULO 35.

Mensaje por Admin el Sáb Ene 14, 2017 8:39 pm

ANAHÍ.
-Es que simplemente no lo puedo creer amiga, están casadas ya, ¿porque no la quieres llevar a la casa que compraste?.
-Mai, porque aun no esta preparada como lo deseo. Quiero que la vea con todo adentro y que haga los cambios que quiera pero no quiero que la encuentre vacía.
-Te entiendo, simplemente le quieres dar esa sorpresa. Lo que no entiendo es, ¿porque carajo no se fueron de luna de miel?.
-Maite, como que estas muy curiosa tu.
-Ya sabes como soy, dime porque no se fueron de luna de miel.
-Por la adopción, tenemos que estar al tanto de todo.
-Ustedes dos me dan mucho miedo en serio, eso de adoptar es un compromiso muy grande y ademas están muy jóvenes.
-No te comportes como mi madre, Maite, te recuerdo que ahora soy una mujer casada.- le sonrío y ella me mira alzando ambas cejas.
-Recuerdo cuando decías que te morías por ir al altar con Alfonso, que el era tu príncipe azul- se ríe- Que tendrías diez hijos con el.
-¡Cállate!....no menciones a ese engendro. Fui tan estúpida, sabes Maite, ¿para que me hablas de el?.
-Lo siento solo recordé y me dio mucha risa.... Y con Dulce ¿cuantos hijos quieres?- se ríe.
-Quiero.....- me río- ¡Quiero veinte hijos iguales a ella!.
-Dios nos libre de veinte niños iguales a Dulce- dice mirándome raro.
Me río- Es que es preciosa, así con su carita toda... tierna- sonrío como boba y Maite me golpea la cabeza- ¡Auch!, ¡oye que te pasa!.
-Deja de vomitar colores frente a mi por favor, mucha miel, mucha miel..
-Habla la que pasa derramando miel con Ucker por todas partes.
-¡Cállate, Anahí!- se cruza de brazos y me mira mal.
-Tu te la pasas molestandome y no aguantas ni una, Maite.
-¡¿Pero porque se pelean estás guapuras?!- dice Dulce entrando a la casa de mis padres.
-¡Dul!- me levanto del sofá y corro hasta ella para saludarla- Hola, preciosa- la beso- Te extrañe- la beso nueva mente- ¿Porque le dices guapura a Maite?... ella no lo merece.
-¡Claro que lo merezco, Any!- Dulce se ríe y niega con la cabeza, mientras Maite y yo nos miramos desafiantes- Dulce, ve mas allá, ella tiene buen ojo.
-Si, buen ojo- digo entre dientes- Maite, ¿porque no te vas a buscar a tu novio y tienen sexo unos veinte años?.
-¡¿Me estás echando?!- me mira sorprendida- ¡Claro, solo porque llego tu novia me echas!.
-¡Esposa, Maite!, esposa.- sonrío orgullosa y Dulce se rasca la cabeza mientras ve nuestra discusión.
-Si, si tu esposa... Esposa que vive por separado.- se cruza de brazos y me mira fijamente.
-No, por mucho tiempo.... Tu no llegas ni a compromiso aun con tu Ucker.- la desafío y ella me fulmina con la mirada- Uhhh, creo que Ucker se tardara.
-¡Basta las dos!....¡están peleando por puras tonterías!, Ana, Maite y Ucker ya están comprometidos- dice Dulce mirandome raro.
-¿Estás con ella o conmigo?- la fulmino con la mirada y la dejo de abrazar.
-¡Dios!- dice Dulce agarrando su cabeza- Me iré para tu habitación, cuando terminen de discutir regreso.
-Pero si Maite ya se va, ¿verdad Mai?- le digo a Maite casi en una suplica.
-Quisiera torturarte mas, pero no. Ya me voy, tengo que ir a ver a mi bebe.... Es mas lindo que tu, por cierto, ya no quiero estar aquí.
-Si, mas lindo que yo, Dulce... ¿quien es mas lindo, Ucker o yo?.
-¡No puedo con ustedes dos!, ya van a sacar una nueva discusión.
-¡Solo dilo!- decimos Maite y yo al mismo tiempo.
-Maite, tu ves a Ucker mas lindo que Ana, porque es tu novio y lo amas.
-Es Any, Dulce... Any- dice Maite corrigiendo a Dulce.
-¡Yo le digo Ana!- la mira y sonríe- Para mi es evidente que no hay belleza mas hermosa y perfecta que la de mi Anahí, mi Any, mi Ana... Como le quieras llamar, ella es la mujer perfecta. ¡Y mas linda del mundo!.
-¿Mas linda del mundo?- dice Maite mirando raro a Dulce, con una ceja arqueada- Bueno me voy, las dejo solitas, las quiero chicas.
Maite se despide de nosotras y sale por la puerta feliz. Realmente todos estamos muy felices, Dulce y yo nos casamos hace dos días pero aun no vivimos juntas, Dulce cree que nos iremos a nuestras casas de California el fin de semana. Pero no, la llevare a vivir a nuestra nueva casa que espero y le guste. Quiero que formemos nuestra nueva vida y familia allí, quiero que sea la mujer mas feliz del mundo en esa casa.
Miro a Dulce y quiero decirle que la amo, que es mi mejor momento, mi esposa, mi mundo, mi todo. Pero decido hacerlo sin decírselo. Me acerco lentamente a ella y la beso, mis labios tocan los suyos y mi cuerpo enamorado responde al contacto erizandose. Cuando su lengua toca la mía, una chispa me recorre de pies a cabeza.
El sabor de sus labios me enloquece, me hace amarla mas, y lo único que quiero es hacerla mía aquí, ahora, sin importarme el hecho de que nos encontramos en la sala de mi casa. No me importa lo externo cuando estoy con Dul. La acerco a mi, y puedo pasar mis manos por su cuerpo de mejor manera. La acaricio y ella gime en mis labios, me enloquezco.....
-Sera mejor que calmen sus hormonas- dice la voz de mi padre, que interrumpe nuestro momento.
Cuando lo observo se está riendo, ni siquiera lo había escuchado entrar. Dulce se sonroja de inmediato preguntándose lo mismo que yo, ¿hace cuanto está mi padre ahí?.
-¿Hace cuanto estás ahí?- le pregunto.
Entre justo cuando escuche cierto sonido viniendo de Dulce.
Dulce se agarra la cabeza con ambas manos, y está tan roja como un tomate. Papá estalla en una fuerte carcajada y por mas que no quiera reírme, lo hago y Dulce me golpea.
-¿Que es tan gracioso?- pregunta el padre de Dulce, entrando por la puerta principal junto con su esposa.
-No querrás saberlo- dice mi papá riendo y los ojos de el padre de Dul, caen en ella.
-¿Y a está que le pasa?- dice mirando a Dulce.
-¡Tengo hambre, papá!, que bueno que ya llegaron... para poder cenar.- mi padre y yo nos reímos, pero dejo de reír para besarle la frente a mi nerviosa esposa.
Teníamos una cena familiar ya que Dulce y yo nos iremos pronto a California y no nos veremos en mucho tiempo todos juntos. En el noticiero informaron que la noche de hoy iba estar mucho mas estrellada que las noches normales, y estaban en lo cierto, el cielo nocturno se encuentra repleto de estrellas brillantes. Es algo hermoso de ver, y mas aún si lo disfrutas con la persona que amas.
Dulce insistió en que llevaramos unas mantas a su patio trasero para observarlas luego de la cena familiar que tuvimos. Nos encontramos en silencio observando la noche, disfrutando de este increíble cielo nocturno.
-¿No le tienes miedo al futuro?- me pregunta sin dejar de observar la noche- ¿A que las cosas no salgan como las esperas?.
-No pienso en eso. Pensar en que las cosas posiblemente no salgan como las esperas te quita un poco las ganas de seguir. Tener miedo al futuro no te deja soñar, y si puedes soñar ese futuro, he imaginarlo, ¿porque tener miedo?. Si nada sale como lo esperas, aun tienes las fuerzas de soñar, o de imaginar ese mañana, lo único que puedes hacer es seguir, buscar otras formas de llegar a lo que quieres.
-Ana, no todos tienen el poder de ver mas allá del obstáculo.
-Todos lo tenemos, Dul. Solo que hay muchas personas que se dejan cegar por ese obstáculo y se rinden fácilmente. Si tienes un sueño harás hasta lo imposible por cumplirlo, si no lo haces es porque ese no es tu verdadero sueño o meta- la observo- ¿A que viene todo esto?.- suspira y se encoge de hombros.
-A veces pienso que las cosas no se van a dar como las quiero.
-Debes saber desde ya que algunas cosas serán así. Pero como te dije, que eso no te permita rendirte, eso no tiene que hacerte quedar en el camino. Quiero que siempre busques una salida, y si no la encuentras.... estaré para buscarla por ti.
-Siempre me has ayudado a encontrar una salida para cada encierro, empezando con mi estúpida amnesia.
-Y seguirá siendo así- me mira y le sonrío.
-¿Porque eres tan increíblemente buena?, ¡parece que no eres real!.
Me río- Pero soy real. Y lo mucho que te amo me hace querer ser buena para ti.
-Aun cuando no sabíamos lo que era amar y eramos niñas, eras buena para mi.- me sonríe y sus ojos se dirigen al cielo de forma inmediata cuando estoy a nada de besarla- ¿Viste eso? ¡era una estrella fugaz! ¡pide un deseo!- Dulce cierra los ojos, y sonríe mientras mentalmente pide su deseo. Yo solo la observo, ¿para que pedir un deseo si ya lo estoy observando?, abre los ojos y me mira- ¿Pediste un deseo?.
-No.
-¿Porque?, ¡no todas las noches ves una estrella fugaz!.
-Tengo todo lo que deseo, Dul, ¿que mas puedo pedir?. Te tengo a mi lado, te tendré a mi lado en cada paso de mi vida, podré verte triunfar o podré sostenerte cuando caigas. Tengo la felicidad de amarte, de poder decir que eres mía, de poder ser parte de tu mundo. Eres mi deseo desde que te conocí y me dijiste hola, así bien pequeñitas las dos- me río sin poderlo evitar- Desde entonces te convertiste en mi mundo, en mi todo. Solo que tuve que crecer para darme cuenta lo que sentía estando a tu lado y era la niña mas feliz jugando contigo. Deje que esa estrella cumpla el deseo de alguien mas, porque la vida ya cumplió el mío. Eres mi estrella fugaz, solo que no tienes nada de fugaz, sino que eres algo eterno.
Los ojos de Dulce se llenan de lágrimas ante mis palabras y sonríe de felicidad, llora de felicidad y ese es el regalo mas increíble que puedo recibir.
-¿Como lo haces?.
-¿El que?.
-El que te ame mas de lo que ya te amo.
-Soy su felicidad, y ella la mía. Me tiene como una idiota cuando me dice que me ama, o mas bien cuando solo me mira.
-No hago nada- sonrío.
-Lo haces, haces que me sienta increíblemente bien y feliz.
-Si me dejas, lo seguiré haciendo hasta que te canses de mi.
-Nunca me cansare de ti. Lo que tu me haces sentir no tiene nombre, Any.
-¡Me dijiste Any!.... Te esta afectando nuestra platica- me río.
-Eres una babosa- se ríe- Te decía que, bueno es muy difícil de explicar con palabras, y solo tu puedes lograr que me sienta de tal manera. No quiero que nadie mas sea mi felicidad.
-Pues mejor, porque no soportaría la idea de verte con otra persona.
-Ni yo a ti.
-Te pertenezco y tu me perteneces.
-Infinitamente- sonríe- Te amo con todo lo que soy y puedo llegar a ser, Anahí Puente.
Y nos besamos, sellamos nuestras palabras con un increíble beso digno de libro, de película, digno de ser apreciado, visto, vivido, sentido. Un beso de felicidad, de amor, de sinceridad. Siento el sabor de su felicidad, de sus te amo, de su infinito amor.


Admin
Admin

Mensajes : 6135
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

CAPITULO 36

Mensaje por Admin el Sáb Ene 14, 2017 8:40 pm

DULCE:
Anahí y yo nos encontramos ya viviendo en California, ¡vaya sorpresa me lleve!. Cuando no era en las casas de nuestros padres en donde viviríamos. Compro una casa preciosa y espaciosa para nosotras, me enamore de la casa en cuanto puse un pie dentro, estaba todo en su lugar y perfecta ya estaba amueblada, ahí me di cuenta que me conoce como nadie, esta amueblada con sus gustos y los míos sin yo tener que elegir nada. Estoy segura que de tener que elegir sin dudarlo hubiera elegido exactamente lo mismo, es preciosa.
El momento esperado había llegado luego de unos días, ahora todo quedaba en manos de la ley. Ahora teníamos que pasar infinitas entrevistas para que se aseguraran de que no tenemos problemas psicológicos, y también supieran mas de nosotras, como a que nos dedicamos, de que trabajamos y cuanto cobramos por ello. Así como también vinieron a visitar la casa, para que vieran que el lugar en donde vendría Jason estuviera en buenas condiciones.
Sabia que teníamos que pasar por todo esto a la hora de poner en acción nuestro plan de adopción. Pero una cosa es saberlo, y otra totalmente diferente es vivirlo, siento mis nervios a flor de piel, pienso las peores cosas y eso me entristece, me asusta. Intento tranquilizarme, pero cuanto mas lo intento peor se me hace.
-Que sea lo que tenga que ser. Buenas o malas noticias, encontraremos la forma de salir adelante y si Anahí no puede. La ayudare con eso incluso aunque este peor que ella.
-¡¿Ana?!- salgo de nuestra habitación buscándola.
-Estoy aquí...
Su voz proviene de la habitación que se supone sera de Jason, me dirijo allí y la encuentro observando con atención las paredes.
-Puedo imaginármelo aquí- dice y me mira por primera vez desde que entre- Y eso me asusta. Me asusta imaginarme algo que tal vez no sea posible. Desde que te vi pintando estás paredes para el, no puedo dejar de imaginarlo aquí.
-Todo irá bien.
-Deja de decirme eso- suspira- Siempre me lo dices, ¿y si nada va bien?, ¿no estas asustada?- se cruza de brazos- Es molesto que quieras ser siempre así.
-Tengo que tratar de ser fuerte, y tu también- me quedo parada en la puerta , observándola detenidamente- Digo que todo va a ir bien porque realmente quiero que todo vaya bien. Perdona si eso es molesto para ti, perdona si quiero ser positiva, perdona mi intento de ser fuerte- niego con la cabeza- Estoy llena de miedos, Anahí. Solo que prefiero tapar esos sentimientos con algo positivo.- Me mira a los ojos y suspira profundamente mientras se acerca con pasos lentos a mi.
-Lo siento. No quise hablarte así, se que ambas estamos en el mismo bote, el mismo mar, solo.... no se que hacer con todo esto. Enserio lo siento.
Asiento y pongo mis manos en su cintura- Estás abrumada, pasamos por demasiadas cosas.... entiendo que estés así.
-Deja de ser tan buena conmigo y enojate.- me río y le niego con la cabeza.
-Tu lo dijiste, estamos en el mismo bote, en el mismo mar. ¿De que servirá enojarme?.- le sonrío, y me devuelve la sonrisa. Tapo esa sonrisa con un beso fugaz, y luego de regalarnos una sonrisa tranquilizadora, y sincera nos abrazamos.
El teléfono de la casa comienza a sonar, y nos hace sobresaltar. Nos miramos por unos segundos, preguntándonos si sera lo que pensamos.
-Atiende tu, por favor...- me dice y asiento. Me acerco al teléfono y suspiro profundamente antes de contestar.
-¿Hola?.
-¿Puente?, habla victoria- trago saliva. Victoria fue la encargada de hacernos cada una, y todas las pruebas junto a su equipo.
-No, soy Dulce Espinoza... ¿Hay noticias?.
-Las hay- contesta de una forma fría y dura. Todas mis esperanzas se vieron derrotadas.
-A juzgar por el tono de su voz....
-No le haga caso a eso, suelo hablar así incluso en las buenas noticias. Es algo que nació en este empleo.- miro a Anahí, quien me observa con ojos impacientes.
-¿Buenas noticias?- Anahí ahoga un grito, y se lleva ambas manos a su boca y le sonrío.
-Los resultados fueron excelentes, y la ley aprobó la adopción- creo que Victoria ahora está sonriendo- Felicitaciones, tienen la custodia de Jason- y no es hasta ese momento en que me doy cuenta de que mis ojos están al borde de las lágrimas- ¿Sigue ahí?.
-Si, solo.... solo....
-Entiendo- medio que se ríe- Ahora solo queda preparar a Jason para esto, y las volveremos a llamar.
-Gracias, muchas gracias. Nos hace muy felices.
-Y ustedes harán feliz a ese niño. Hasta pronto.
Termino mi conversación con Victoria, y Anahí se encuentra llorando a pocos pasos de mi.
-¡Jason vendrá!- Anahí deja de ahogar su grito,y grita feliz haciéndome sonreír. Viene corriendo hacia mi, y me abraza tan fuerte como si nunca quisiera soltarme.- Dulce, eso es..... es..... es.....- me mira a los ojos y seco sus lágrimas- Estoy tan feliz que no puedo explicarlo con palabras.
-Te apoyo en eso- sonrío- Seremos una familia.
-Estoy tan feliz.
-Lo veo....- acaricio su mejilla y me sonríe- Estamos felices, y te amo.
Su respuesta es besarme. Anahí me besa y puedo notar su felicidad, así como también noto lo mucho que me ama. Jason será parte de esta historia, creo que estoy apunto de saltar como una adolescente a punto de ver a su artista favorito.

ANAHÍ:
Camino de un lado al otro en la sala de espera del centro de adopción. Jason ya había sido informado de la adopción, estuvieron una semana preparándolo para esto y aquí nos encontramos, esperándolo. Lo fueron a buscar para tener una última conversación con el, para darle el último empujón. Los nervios de ahora reemplazan a los que sentí cuando creía que no nos darían la custodia.
Dulce está sentada en uno de los bancos de madera, observando sus manos como si fuera la cosa mas interesante de todas. Y yo no podía dejar de caminar de un lado a otro.
El tiempo se había pasado más rápido de lo esperado. Meses de esperar esto, las infinitas pruebas, semanas de nervios y ahora estamos aquí, esperando a nuestro hijo. ¡Oh, nuestro hijo!, que perfecto suena eso.
La puerta de madera se abre en un sonido un tanto terrorífico, y Jason entra con la mirada en el suelo y una pequeña mochila colgando del hombro. Beth la encargada de cuidarlos está detrás de el sonriendo.
Dulce se pone de pie de inmediato, y Jason levanta la mirada del suelo. Sus ojos nos observan con felicidad, y a la vez con algo de miedo. Espero que pronto deje de tener esa mirada de terror.
-Las dejo a solas con el niño- dice Beth y nos deja a solas con Jason.
Dulce y yo nos damos una mirada fugaz, y luego ella le sonríe. Esto parece tranquilizar a Jason, ya que no noto el terror en sus ojos. La sonrisa de Dulce puede con todo, siempre lo dije. Puede contra la tristeza, contra el miedo, contra un mal día. Siempre que me sonríe me siento en paz. Creo que Jason ya noto ese efecto.
-Hola- lo saluda Dulce sonriendo. Jason medio que sonríe, y luego me mira a mi.
-Tu me mentiste- me dice Jason y Dulce me mira interrogante.
-Le dije que iba a reemplazar a su profesora de arte- Dulce asiente y mira a Jason al igual que yo- No quise hacerlo, pero tuve que. No quería ilusionarte, y que luego las cosas salgan mal.
-Es lo que me dijo la tía Beth- le sonrío- Creo que puedo perdonarte. Pero no hay que decir mentiras, es malo.
"¿Es posible que ya lo ame?", bueno lo ame desde el primer momento en que lo vi.
-Es verdad, prometo no mentirte más- asiente, y le sonrío.
-¿No me mentiste cuando dijiste que a ella le gusta Iron Man verdad?- dice señalando a Dulce quien me mira con sorpresa. Me río y niego con la cabeza.
-Me gusta Iron Man- dice Dulce, me sonríe, y mira Jason.
-¿A ti quien te gusta?- me pregunta con una sonrisa.
-Mmm.... no lo se, ¿Capitán América?- me río ante el gesto de Jason como si hubiera dicho algo horrible. Creo que tuvieron que informarme que el Capitán América no era su favorito.- ¿Hay algo de malo en ello?- pregunto sonriendo.
-Creo que puedo perdonarte por eso- dice Jason, y me sonríe- Tía Beth dice que los gustos de los demás se respetan.- ¿puedo llenarlo de besos?- Entonces..... ¿ustedes van a ser mi mamá?.
Dulce le sonríe con los ojos repletos de lágrimas, y le asiente. Jason la observa con ternura, y le sonríe para luego correr hacía ella y abrazarla. Dulce se llena de sorpresa y me regala una sonrisa feliz antes de envolver sus brazos en Jason. Los observo sonriendo, como si estuviera viendo la escena mas perfecta de todas. Y de hecho.... lo es.
Jason se aleja de Dulce y le sonríe.- No llores....- le dice, y Dulce llora aun más- Prometo ser un buen hijo, en serio.- Dulce sonríe mientras seca sus lágrimas y se agacha para quedar a la altura de Jason.
-Lloro porque estoy feliz de que seas parte de nuestra vida....- Jason le sonríe, y la abraza una vez más. Cuando se separan Jason me mira, y es ahí cuando me doy cuenta que también estoy llorando. Sonrío negando con la cabeza, y seco mis lágrimas.
-También estoy feliz de que seas parte de nosotras- digo- Hola, hijo.
Guau, esa palabra suena tan desconocida, pero tan perfecta. Los ojos de Jason brillan, y me sonríe feliz. Corre hacia mi y me agacho a su altura para abrazarlo.
"Jason Puente Espinoza", nuestro hijo, mi hijo. Le daremos un sentido maravilloso a ese apellido y así comienza a escribirse nuestra primer pagina siendo ya una familia.
Ese niño nos cambio desde el momento en que lo conocimos. En el momento en que me miro y ni hablar de cuando me sonrío. Desde que lo conocí se instalo en mi mente y estuvo presente todos los días, y ahora esta aquí con nosotras. Cambiando nuestras mañanas, tardes, y noches. Esta aquí cambiando nuestra vida.
Aun recuerdo su sonrisa tímida cuando vio su habitación, recuerdo su emoción al ver su nuevo hogar, recuerdo lo feliz que estuvo el día en que conoció a nuestros amigos, a su nueva familia. Son esos momentos los que se que voy a conservar por siempre en mi mente.
Deje el modelaje y está vez sera por completo, me estoy dedicando a mi carrera de periodismo. Ahora me siento realmente agradecida de no haber dejado la carrera tirada cuando solo pensaba en modelar, me encanta el modelaje y lo amaba, pero ahora amo mas a mi familia y no puedo dejarla para andar en diferentes partes del mundo o del país modelando. Fue mi sueño pero mi sueño ahora es estar siempre con mi familia y ser felices juntos.
Ahora cuando llego a la casa, no solo me encuentro con la agradable sonrisa de Dulce, si no que también siempre me sorprende un abrazo de Jason. Salvo las veces que estaba enojado conmigo por no quedarme con el a ver las películas de sus súper héroes, hasta que le hice entender que tenía que trabajar, y estaba muy cansada.
Ya hasta una amiguita encontró que vive justo al lado. En este momento se encuentra de visita, Jason y ella se llevaron bien desde el primer momento. El al principio fue un poco tímido, y lo que menos tiene Clara es timidez, así que lo hizo sentir cómodo y pudo sacarle esa timidez. Ahora que los observo dibujar y reírse, puedo asegurarme de que van a ser grandes amigos.
-¿Quien quiere merendar?- pregunto.
-¡Yo!- gritan ambos al unisono. Los observo desde la cocina y sonrío, ambos acostados en suelo con muchas hojas a su alrededor, y los colores desparramados. Clara disfrazada de Rapunzel, y Jason de Iron Man obviamente.
-Yo quiero cereal, Anahí- me dice la pequeña Clara.
-Yo quiero chocolate, mami- cuando estoy sacando el pequeño recipiente para los cereales, el mismo se cae al suelo.
"Mami".... es la primera vez que Jason me llama así. Desde que llegó me dice Anahí, es la primera vez que no me llama por mi nombre, y me siento.... Guau, ¡me siento feliz, maldición!. Miro a Jason, y cuando se da cuenta de que lo miro me sonríe. Como si supiera lo feliz que me hace que me llame así. ¡Maldición quiero saltar y bailar!.
Le preparo el chocolate a Jason, y le sirvo el cereal a Clara. Cuando todo esta listo, ambos corren hacia la mesa y me siento junto a ellos, observándolos reír, sonreír y hablar de temas de una forma inocente.
-¿Anahí?- pregunta la pequeña Clara.
-Dime pequeña- le contesto sin dejar de observar a Jason.
-¿Porque miras a Jason así?.- Jason no se había dado cuenta de esto hasta que Clara lo dijo.
-Lo miro de la misma forma que tu mamá te mira a ti.
-Mi mamá dice que me mira así porque me ama mucho.
-Exacto- le sonrío a Jason, y tras una mirada tímida me sonríe.
Luego de ese pequeño momento, ambos vuelven a hablar sobre sus inocentes temas. Y creo que olvide decirle Jason que Clara es una persona muy divertida, aunque teniendo en cuenta que escupió su chocolate para reírse de una cosa que Clara dijo, supongo que ya lo sabe.
-¡Me escupiste!- dice Clara riendo.
-¡Tu me hiciste reír!- le contesta Jason. Ambos se ríen uno del otro, y le sonrío feliz al observarlos.
La puerta principal se abre, y entra Dulce con el rostro cansado, pero al observarnos sonríe. Clara corre a sus brazos y la saluda. Jason se pone de pie y se acerca con pasos lentos a ellas. Clara como si supiera lo que Jason esta apunto de hacer, los deja a solas y Dulce se agacha para saludar a Jason.
El da un beso en la mejilla de Dulce y le susurra algo en el oído, y al juzgar por el rostro de Dulce creo que se lo dijo. Habré puesto la misma cara.
-Ya le dijo mamá- me susurra Clara cuando Dulce abraza a Jason.
-¿Como lo sabes?.
-Hoy le pregunte porque las llamaba por su nombre y me dijo que tenía verguenza de decirles mamá o mami.- Clara me mira- Le dije que no tuviera verguenza, que son lindas palabras, ¿verdad?.
Sonrío, y sonrío aun mas cuando observo el rostro feliz de Dulce. Abrazo a Clara mucho mas fuerte de lo normal, y la lleno de besos para hacerla reír histericamente. Clara sera una buena compañia para Jason, y ya lo se con mas exactitud.
-¡Basta, Any!- se queja Clara riendo y la suelto- ¡Jason!.
-¿Que?.
-¿Vamos a seguir dibujando?.
-¡Si!.
Jason corre hacia el lugar en donde estaban anteriormente. Dulce se queda de pie a pocos pasos de la puerta, totalmente anonadada. Me acerco a ella, y cuando me nota cerca, me sonríe.
-Te lo dijo ¿verdad?- le pregunto.
-Si..... ¿a ti también?- asiento- Guau....
-Exacto.
-Me siento...- Dulce sonríe negando con la cabeza.
-¿Feliz?.
-Creo que feliz es poco.
-Entiendo tu sensación.- Dulce me mira y sonríe.
-Gracias por hacer esto posible.
-Tu también lo hiciste posible- le sonrío, y me acerco para besarla. Con ese beso puedo entender su felicidad, y ella la mía.
Luego de ese increíble beso feliz, nos sentamos en el sofá y cada tanto observábamos a Jason y Clara.
-Fue la pequeña Clara- digo.
-¿De que hablas, princesa?.
-Clara le dio la confianza a Jason para que nos llamara así.- Dulce se sorprende y le sonreía a Clara.
-Esa niña va a ser increíble cuando crezca- sonríe- Y tal vez llame la atención de Jason- ahora sonríe como si se estuviera imaginando algo.
-¿Que significa eso?.
-Nada.
-Dulce.....
-Miralos- me dice y los observo. Ambos mostrándose sus dibujos y sonriendo, seguido de un abrazo.
-¿Que tiene?.
-Se parecen a nosotras cuando eramos niñas- se ríe- Con la diferencia que Jason es hombre- se vuelve a reír- ¿No se te cruzo la idea en que al crecer se enamoren uno del otro?.
-¡¿Que?!- Dulce se ríe al ver mi rostro de asombro.
-Bueno, eso lo pensé junto con la madre de Clara el otro día que vino por ella.
-Dul, estas loca.... eso no va ser.
-¿Porque no?.
Observo a Clara y Jason una vez mas, ahora Clara estaba dibujando algo en la hoja de Jason y este la observaba sonriendo, para luego reírse de lo que Clara dibujo.
-¿Porque me haces esto?.- pregunto.
-¿El que?.
-Pensar en algo que no se me había ocurrido- se ríe- Te odio.... no quiero que Jason crezca.
-Pero lo hará.
-No quiero pensar en eso ahora.
-Lo estas pensando.
-Voy a llevar a esa mocosa a su casa.- digo fastidiada, Dulce estalla en una risa contagiosa.
-Jamás pensé que ibas a llamar a Clara de esa manera- me encojo de hombros, y le sonrío- Déjala en paz, déjalos a ambos tranquilos que aun no se dan cuenta de estas cosas, esperemos a que crezcan- me sonríe- A mi me gustaría que Jason se enamore de alguien como Clarita.
-Cállate. Por mas lindo que sea, te callas.- se ríe.
-Ok, ok me callo- la miro y me sonríe- Te amo.
-Te amo.- la beso y ella me sigue el beso.

Admin
Admin

Mensajes : 6135
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

CAPITULO 37.

Mensaje por Admin el Sáb Ene 14, 2017 8:41 pm

DULCE:
Hoy sería el primer día de jardín de Jason. Lo habíamos inscrito en el mismo que el de Clara para que se sienta mas cómodo, y por suerte lo aceptaron. Mas allá de encontrarnos en la mitad del año.
Tanto Anahí como yo, nos habíamos pedido el día libre en el trabajo para así acompañarlo. Suena la campana, y todos los niños se despiden de sus padres para luego seguir a sus respectivas maestras. Jason nos mira con algo de timidez, y nos sonríe.
-Todo va a estar bien- le asegura Anahí, y el asiente.
-Ve a hacer amigos- agrego, y vuelve a asentir.
-¿Vendrán a buscarme?.
-Por supuesto- dice Anahí,
-¿Jason Puente?- lo llama una chica de cabello castaño. Jason se gira a verla, y la chica le sonríe- Soy Olivia, tu maestra. ¿Estas listo?.
-Creo que si.- Olivia se ríe de forma amigable.
-Tranquilo, los niños serán buenos contigo. Ya les hable de ti, y quieren conocerte. Además Clarita les advirtió que sean buenos contigo- Olivia nos mira a Anahí y a mi sonriendo- Cuidaremos de el, y cualquier cosa las llamamos- ambas asentimos- Despídete de ellas, Jason.
-Adiós mamá, Adiós mami - Olivia sonríe de la misma forma que nosotras. Jason tiene la capacidad de generarte amor de forma inmediata. Observamos como Jason entra al colorido jardín de la mano de Olivia, y cuando lo perdemos de vista ambas nos miramos.
-¿Te das cuenta de hasta donde llegamos?- pregunta Anahí- Acabamos de dejar a nuestro hijo en el Jardín- sonríe.
-Me doy cuenta hasta donde llegamos, y se que llegaremos a mas. Al menos yo confío en eso.
-Si tu confías, yo confío.
-Llegaremos a mucho más entonces.
-Que la vida nos sorprenda.
-De la misma forma que tu hiciste conmigo.- le sonrío y la abrazo.
-Pero que linda familia.- dice una voz detrás de nosotras. Y claro esa voz fastidiosa por desgracia la reconocería en cualquier parte. Anahí se voltea y yo también para encontrarnos a un Alfolso mas delgado, lleno de barba y el cabello mas largo.
-Mira Poncho, porque no te desapareces y nos dejas en paz, agradece que no te denuncie pedazo de loco.- le digo algo mas que molesta con su presencia.
-Es que aun me cuesta creer como en tan poco tiempo, ya se casaron y hasta un hijo tienen.
-¡Porque nos amamos, Ponchito ya superalo !- le dice Anahí empujandolo con la mano.
-Nunca te podre superar, Anahí.... No crees que tendrías una familia mas normal conmigo que soy hombre yo si te podría dar hijos propios no escuincles recogidos.- dice mirándome a mi, mis puños los tengo cerrados por el coraje que me dan sus palabras. Cuando veo la mano de Anahí en el rostro de Poncho y seguido de esto miro como el se lanza y la besa de forma forzada. Sin pensarlo dos veces la furia y mi enojo se adueño de mi, lo separe de ella y le di un golpe a puño cerrado en la cara seguido de una patada en sus delicados y estúpidos genitales.
Al verlo caer en el suelo gritando y llorando del dolor. Anahí y yo nos damos por satisfechas, pero es ahí cuando nos damos cuenta que nos anda siguiendo, el no tiene nada que hacer en California. Así que decidí por mi bien y el de ahora mi familia ir y denunciar lo que el me hizo hace un tiempo y claro por el acoso que tenemos Ana y yo cada vez que el esta presente. Ahora es cuestión de tiempo para que a ese imbécil lo encierren de una vez por todas por lo que me hizo a mi. Pero al parecer ya estaba denunciado por trafico de drogas, así que el muy idiota esta mas que hundido y a decir verdad eso me hace muy feliz y me satisface. No quiero que lo volvamos a ver en nuestra vida y mucho menos que se acerque a Anahí o a Jason que no se sabe defender.
Jason me sigue pareciendo irreal. Lo pienso y digo "es imposible" pero cuando me mira con sus profundos ojos marrones, y me sonríe se que es lo mas real que tengo después de Anahí. Así como una persona no te genera ningún cambio en tu vida, llega otra y vuelve de tu mundo un lugar mejor.
-Y hablando de Jason ¿que estará haciendo?. ¡Encima está con Clara encerrado en su habitación!. Se que son niños, pero ¿que demonios?.
Me levanto del sofá y me dirijo a la habitación de Jason. Abro la puerta y me encuentro con el desastre. Las paredes azules ahora se encontraban con algunas manchas de tempera, rojas, amarillas, y verdes. Observo la habitación como si estuviera viendo una escena de horror ¡me tomo mucho tiempo pintar esta maldita habitación!.
Ahora mis ojos se detienen en Jason y Clara, ambos con manchas de colores en el rostro, cabello, y ropa. Clara se encuentra más pintada que Jason. Los dos me miran como si no hubieran hecho nada. Sonrío negando con la cabeza, y luego los miro fijamente.
-¿Que demo....- me detengo y suspiro- ¿Quien empezó?.
-Clara.
-Jason.
Contestan ambos al unisono mientras se señalan.
-Yo no fui- se defiende Clara.
-Tu tuviste la idea- contesta Jason.
-¿Ustedes saben el tiempo que me tomo pintar esta habitación?- ambos miran el suelo.- ¿Quien fue?.
-Ella- la señala Jason, y Clara lo mira con mala cara.
-¡Tu empezaste!- cuando Clara grita, Jason baja de forma inmediata la mirada.
-No, hijo. No le des el poder.
-Dulce, Jason tiene la culpa de todo.
-¡No digas mentiras!.
-¡No me grites!.
-¡Tu empezaste a gritarme!.
-¡Se callan los dos!- grito he intento no reírme de la forma que Clara mira a Jason.
-Mamá, yo no fui- aun muero de amor ante su forma de llamarme- Clara me dijo que le demos color a mi habitación, y después me pinto la cara- Jason mira a Clara- ¡No me mires así, tu empezaste!.
-¡Me dijiste que no te iban a regañar!.
- o sea que fuiste tu, Clara.- ella me mira y agacha la cabeza.
-Lo siento
-Bien, ahora discúlpate con Jason por haberlo culpado.
-No, el me gritó.
-Jason, pídele disculpas a Clara.
-¿Porque?, ¡ella empezó!.
-Jason......- el suspira y se cruza de brazos enojado.
-Lo siento, Clara.- ella lo mira, y le asiente sonriendo.
-Lo siento, Jason.

-Lo siento, mamá.
-Si, lo sentimos.- Ambos me miran con cara de perro arrepentido, y esa mirada me puede mucho. Tengo que mantenerme firme.
-Jason, ve a bañarte. Y en un rato te llevaremos a tu casa Clara para que te bañes también, mira como estás..... A bañarse, Jason. Clara tu guarda las temperas.
La puerta principal se abre, y entra Anahí sonriendo pese a su notable cansancio.
-Hola tu- me abraza y me besa.
-Fea- beso su frente.
-Idiota- me contesta sonriendo.
-Mentira, eres preciosa.
-Ya lo se- dice orgullosa y ruedo los ojos- ¿Y Jason?.
-Tu hijo está castigado.
-¡¿Que?!, ¿que hizo?.
-Ve a ver..... no verá Iron Man en un buen rato.......- le señalo la habitación de Jason con la cabeza, y Anahí me frunce el ceño antes de dirigirse allí.
-Oh, mald..... oh no- dice Anahí asombrada y yo me río.
-Fue Clara- dice Jason.
-Hijo.....- digo y me pongo sería al lado de Anahí.
-Bueno, fuimos los dos mami, lo siento.- la mirada de Anahí se suaviza.
-No te dejes manipular- le susurro y se ríe negando con la cabeza.
Cuando Jason está bañado y clara un poco limpia, nos sentamos a comer pizza sentados en el sofá, mirando una película que no es para nada el gusto de los chicos.
-Yo no entiendo- dice Clara- ¿Ese es el asesino?.
-No, el asesino es el vecino- le contesta Jason.
-No, el vecino es bueno.
-No, es malo.
-Bueno.
-Malo.
-¡Déjame en paz!- Clara se agarra la cabeza como si Jason la hartara y nosotras nos reímos- Hombre tenías que ser, Jason.
Estallo en una fuerte carcajada por su forma inocente de decirlo.
-¿Que tiene de malo?- le pregunta a Jason.-Los hombres Siempre piensan con las dos cabezas- tanto Anahí, como yo nos ahogamos con el jugo.
-Pero yo tengo una.....- le dice Jason y Clara se queda pensando.
-Jason, mi papá también, pero mamá siempre le dice eso cuando se enoja y papá la besa.
Me vuelvo a reír, y ambos me miran como si estuviera loca.
-Suficiente por hoy- dice Anahí negando con la cabeza- Hora de irte a dejar, Clara.... Dulce iré a dejar a Clara ve y acuesta a Jason.
-Ya oíste enano, a dormir- le digo alzandolo y besando su mejilla- Pero primero a cepillar los dientes.
Anahí fue a dejar a Clara a su casa, cuando regreso tomo un baño, se cepillo los dientes y se acostó a mi lado.
Me despierto en mitad de la noche, y noto la ausencia de Anahí. Su lugar en la cama esta frío, así que me siento frotando mis ojos y preguntándome donde esta. Me pongo de pie y me dirijo a la habitación de Jason, no sería la primera vez que la encuentro aquí observándolo dormir.
Y no me equivoco, Anahí esta sentada en la cama de Jason, acariciandole sus rizos oscuros.
-Se acaba de dormir- me dice al notar mi presencia, y me mira sonriendo.- Se despertó asustado.
-¿Que paso?.
-Solo tuvo una pesadilla- asiento- Me pidió que me quedara aquí hasta que se duerma.
-Y cumpliste- sonrío.
-Podría quedarme aquí toda la noche- sonríe y se encoge de hombros.
-Si, pero yo te echare de menos.- Se ríe y me mira.
-¿Celosa?.
-Un poco- se vuelve a reír- Anda, vamos a dormir. Jason estará bien.
Anahí suspira y se pone de pie, la abrazo por detrás y ahora las dos observamos Jason dormir.
-¿Crees que es feliz?- pregunta.
-Claro que lo es. Su sonrisa de todos los días lo demuestra, ¿crees que no es feliz?.
-Me preocupa que no lo sea.
-Pero lo es, las mismas Beth y Victoria nos lo dijo- me mira y le sonrío- Haremos todo lo posible para que sea feliz. Solo que.... le debo el viaje a la luna.- Anahí se ríe, y sonrío al recordar como Jason me pidió que lo llevara a la luna. Recuerdo su mirada atenta cuando le explique el porque no podía llevarlo a la luna.
-Todos lo aman- dice Anahí sonriendo.
-Jason se hace amar de tan solo verlo- Any asiente y besa mi mejilla- Además.... tiene el encanto Espinoza.- me río y Anahí golpea mi brazo.
-Vayamos a dormir, encanto- sonrío y salimos de la habitación de Jason.
Nos metemos en la cama y nos abrazamos. Anahí apoya su cabeza en mi hombro y nos quedamos en silencio un largo rato.
-¿Estas dormida?- le pregunto.
-No, ¿que sucede?.
-¿Podemos hacer lo nuestro?- levanta la cabeza y me mira con el ceño fruncido.
-¿Lo nuestro?.
-Si, tener sexo, hacer el amor.... lo nuestro.
-¡Dulce!- me río- ¿aunque este Jason en la casa?.
-Pero Jason estará por siempre en nuestras vidas. Amo a Jason, pero no me hagas odiarlo.- se ríe y niega con la cabeza.
-¿Que sería de mi sin mi idiota favorita?.
-¿Eso fue un "si, Dulce tengamos sexo"?.
-Eres única- niega con la cabeza otra vez, y le sonrío.
-Lo se.
Dicho esto beso sus labios carnosos, y con caricias y besos lujuriosos llegamos a mas. Solo que esta vez tuvimos que ahogar los gemidos y algunos gritos.
No tengo miedo, ya no pienso en el que puede pasar mañana. Prefiero no pensar en el que va a pasar..... lo único que quiero es disfrutar de esta sensación, de este momento. Cuando menos lo esperas, alguien llega a tu vida para contagiarte de buenas sensaciones, y lo mejor que puedes hacer es disfrutar, ser feliz.
Quiero disfrutar de ella, de su sonrisa, del sonido de su voz, de su risa, de la forma en que me mira a los ojos y me dice te amo. Quiero vivir el hoy soñando con la idea de un para siempre, quiero que ella sea mi para siempre, y realmente siento que lo es, basta con tan solo verla a los ojos y darme cuenta de que es ella y solo ella.
Muchos me dirán que estamos muy jovenes para tener esta familia que tenemos pero, no necesitas experiencia en la vida. Cuando el amor llega a tu vida no importa la edad que tengas, simplemente llega, quieras o no. No tengo gran experiencia en la vida, me falta mucho por aprender, pero me atrevo a decir que conozco lo que es el amor. Antes lo conocía al verlo en mis padres, ahora lo conozco en carne propia y es fantástico.
Si alguien me pregunta sobre el amor verdadero, podre hablarle por horas de Anahí. Todo lo que da es verdadero, y único. Compartir la felicidad de alguien a quien amas, es increíble. Si esa persona especial es feliz, tu lo eres también. La vida se trata de seguir pese a todas las piedras, y obstáculos. Hay que alcanzar la meta por mas lejana que parezca.
He pasado por días difíciles con Anahí, por momentos duros, y aun así la sigo eligiendo a ella. La elegí como tal aunque sus sentimientos no eran correspondidos en un principio, pero ahora lo son, ella me ama y yo la amo mucho más por eso.
Abrazo a Anahí compartiendo su felicidad, y Jason nos mira sonriendo mientras se toma un jugo , para luego saltar del taburete y sumarse a nuestro abrazo. Nos separamos sonriendo y sonrió aun mas al darme cuenta lo mucho que amo a mi nueva familia, lo feliz que me hacen y los momentos que comparto con ellos son únicos y especiales.
-Los amo- les digo sonriendo, alzo a Jason y lo sostengo en mi brazo, mientras con el otro abrazo a Anahí y ella a mi- Son mi felicidad completa.
-Te amo, mamá- dice Jason mientras reparte un beso en mi mejilla, seguido a darle otro beso a Anahí- Te amo, mami.... ¡Quiero ir a jugar!.
Lo bajo y mi Ana y yo lo observamos como corre para ir a su habitación a jugar, ambas sonreímos y abrazamos nuevamente.
-Te amo, Dul- me sonríe- Me haces la mujer mas feliz de este mundo, te amo, te amo, te amo.....- me besa apasionadamente y siento deseos de hacerle el amor hasta el cansancio.
-Yo te amo, a ti....- la beso y le sonrío- ¿Vamos a tomar un baño?- sonrío.
-Si- me besa- Pero rápido no podemos dejar mucho tiempo solito a Jason....
-¡Te Amo Ana!- grito mientras la persigo hasta el baño.
-¡Y yo te amare mas a ti, si me alcanzas!- dice entrando al baño, cuando llego entro y la beso desesperadamente, quiero hacerle el amor, quiero que me haga el amor. Quiero que seamos una sola, amo que seamos una sola.
-Te amo, Ana- sonrío mientras le beso el cuello.
-Y yo te amo a ti- dice entre un gemido de placer.

ANAHÍ:
El amor tiene sus etapas difíciles, claro. Tienes esos días duros, esos momentos en que quieres estar sola.... esos horribles momentos de querer abandonar todo. Pero si el amor es verdadero , siempre algo los vuelve a unir. Si ese sentimiento que sientes hacia la otra persona es mucho mas fuerte que un enojo, o un duro momento, tienes ahí una razón para no dejarte ir.
Si pese a cada cosa que pase, sigues eligiendo a una persona de una forma sana y no obsesiva llegando al punto de lastimarte, va a estar todo bien. Si esa persona corresponde a tu elección, y te hace sentir segura de quedarte quédate, pero no te quedes al lado de una persona solo porque crees que debe ser así, no confundas amor con obsesión, como me paso con Poncho.
Si realmente lo sientes, lo vas a saber, y si no es así, ese es tu pie para retirarte antes de terminar herida por balas que puedes evitar.
Después de pasar por todo lo que pase, desde que la separaron de mi cuando eramos niñas, luego cuando no sabía que sentía por ella, cuando Poncho la secuestro y ella perdió la memoria y no me recordaba del todo. Pese a todas esos obstáculos, siempre fue ella, siempre será ella.....
INFINITAMENTE SIEMPRE FUISTE TU, DUL.

FIN.


Admin
Admin

Mensajes : 6135
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Siempre fuiste tu por RebeMndez

Mensaje por Admin el Sáb Ene 14, 2017 8:47 pm


Admin
Admin

Mensajes : 6135
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Siempre fuiste tu por RebeMndez

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.