Trials & Tribulations

Página 1 de 4. 1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Trials & Tribulations

Mensaje por Admin el Jue Mar 02, 2017 3:48 am

Link Original: https://www.wattpad.com/story/10764650-trials-tribulations-traduccion-fanfic-camren

Autor: camrenofficial



Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 1

Mensaje por Admin el Jue Mar 02, 2017 3:49 am

Lauren suspiró mientras sacaba algunas cosas de su mochila. Es como si hubiese sido ayer cuando estaba terminando su segundo año de secundaria y esperando con impaciencia las vacaciones de verano. Ahora, semanas más tarde, Lauren se encuentra de vuelta en el mismo pasillo, bullicioso y caótico, con el cuál ha estado familiarizada desde hace dos años, preparándose para lo que será un retorno más a una monótona rutina. No es como si a Lauren no le gustara la escuela, ya que en realidad, le gustaba. Lauren amaba aprender y se enorgullecía de ser una excelente alumna. Ella disfrutaba la sensación de un nuevo libro en sus manos, sin importar si era de ficción o si era de un algún autor desconocido o simplemente un nuevo libro de historia. Ella se deleitaba con el reto de encuentres resolver problemas de matemáticas complejos, le gustaba aprender sobre la fisiología humana, perdiéndose en las vidas y las luchas de otras personas que han vivido antes que ella. El conocimiento es poder, o eso era lo que Lauren había escuchado constantemente y no podía negar la sensación de logro cuando aplicaba en su vida algo que había aprendido, incluso si solo era para estar segura de haber consumido la cantidad recomendada de agua para mantener sus riñones en buen estado.
A Lauren no le molestaba la rutina, ella pensaba que era bueno tener un día estructurado. Si no que a ella le molestaban profundamente los estúpidos personajes que asumían sus compañeros. Lauren nunca se describiría como alguien popular, pero al mismo tiempo, ella no era ignorada por el resto de los estudiantes. Ella estaba ubicada entre los populares y los que no lo eran. A Lauren le gustaba tener conversaciones con las pocas amigas que tenía en el equipo de porristas, pero también le gustaba tener conversaciones con los del coro de la escuela. Tal vez por eso a ella nunca le gustó esa segregación que ocurría inevitablemente al inicio del año escolar, ya que por su parte, Lauren no encajaba en ninguno de los grupos existentes. Ella estaba feliz con la forma en que sus padres la habían educado, alguien que no criticaba, alguien que era tolerante y de mente abierta. Lauren no eligió a sus amigos basándose en la posición social que ellos tenían; ella los eligió por la forma en que ellos podrían enriquecer su propia vida, por sus experiencias, su inteligencia, su talento y su amabilidad. Si había una cosa que Lauren odiaba sobre la escuela secundaria, era la ignorancia y crueldad de algunos adolescentes que asistían a ella.
Lauren suspiró de nuevo, cerrando su casillero mientras sintió el peso de alguien más abrazándola mientras gritaba de la emoción. Lauren sonrió al voltearse.
"¡Hola!" Normani saludó animadamente, dándole un abrazo de oso a Lauren. "¡Te extrañe mucho este verano!"
"Manibear..." Lauren logró decir, casi ni podía hablar debido a que Normani la abrazó muy fuerte, impidiéndole a sus pulmones contraer oxígeno.
Cuando Normani se dio cuenta de que casi asfixia a su mejor amiga, dejó de abrazarla y sonrió mientras se disculpaba. "Perdón" dijo ella, tomando la mano de Lauren. "Creo que me emocioné un poquito después de no haberte visto las últimas siete semanas."
Lauren se rio, dándole un pequeño codazo a Normani en el estómago mientras caminaban a través de los pasillos. "No es como si yo te hubiera abandonado por completo" Lauren protestó. "Hablamos por Skype al menos una vez por semana y te mandé mensajes de texto todos los días. Hablas como si yo hubiera estado en la Antártida sin ningún tipo de comunicación."
"Campamento de softbol, la Antártida... podrían ser la misma cosa" Normani suspiró dramáticamente. "Como sea. Mis vacaciones fueron muy aburridas comparadas con las tuyas, así que no me reproches por ser entusiasta sobre nuestro reencuentro. Te extrañé."
"Yo también te extrañé Manibear. Bueno, al menos tenías a Ally haciéndote compañía durante mi ausencia." Lauren recordó a la otra chica mientras seguían caminando por el pasillo. "¿Dónde está ella? Pensé que estaría contigo."
"Ally dijo que vendría para acá" Normani informó, "Ella vendrá con Troy." Dijo mientras levantaba su ceja sugestivamente.
"Oh, ¿en serio?" Lauren preguntó, intrigada. "Dime más."
"Bueno..." Normani comenzó, bajando el tono de su voz y acercándose más a Lauren para evitar que gente intrusa escuchara su conversación. "Digamos que su relación se puso sería durante este verano."
"Interesante... ¿qué tan serio?" la morena de ojos verdes preguntó bajando el tono de su voz al mismo nivel que el de la voz de Normani.
"Muy serio" Normani respondió. "Estoy sorprendida de que no te lo haya dicho."
"Ella ha estado visitando a su familia en Texas las últimas semanas, y yo he estado ocupada pasando tiempo con mi familia desde que volví del campamento de softbol." Lauren se encogió de hombros "No hemos tenido la oportunidad de hablar todavía. Estoy segura de que ella me dirá todo cuando la vea."
"Hablando de volver a verla..." Normani dijo señalando a Ally. Ella estaba caminando hacia ellas mientras hablaba con su novio, Troy. Lauren y Normani se acercaron a ellos.
"Hola chicas" Troy saludó, sonriendo alegremente cuando Normani y Lauren los alcanzaron.
"Hola" respondieron juntas, Lauren saludó tímidamente con la mano.
"¿Te veré en el almuerzo?" el chico le preguntó a Ally, mientras se agachaba para poder besar a la chica más pequeña. Ella asintió con la cabeza. "Las veré más tarde" dijo antes de ir con sus amigos, se detuvo un momento para mirar atrás y sonreír a Ally.
"Ugh" Normani dijo en tono de broma. "Ustedes dos son demasiado adorables, tan adorables que duele estar cerca de ustedes a veces."
"Oh, déjalo" Ally respondió, golpeando amigablemente a su amiga en el brazo. "Tú y Arin son igual de adorables."
"Al menos nosotros tenemos la decencia de mantener nuestras DPA (Demostraciones Públicas de Afecto) fuera del pasillo de la escuela." Normani le informó en broma antes de soltar la mano de Lauren, y abrazar a Ally fuertemente.
"Me aseguraré de recordarles eso la próxima vez que los vea besándose en el comedor." Dijo Ally mientras dejaba el abrazo, y ponía toda su atención sobre Lauren.
"Hola Lo" Saludó mientras abrazaba a la chica de ojos verdes.
"Allycat" Lauren respondió devolviéndole el abrazo a la chica más pequeña.
"¿Cómo estuvo tu viaje a Texas?"
"No hay mucho que contar, uh" Ally dijo, apoyándo su hombro derecho contra los casilleros mientras miraba a Lauren. "Quiero saber todo sobre el campamento de sofbol, específicamente, sobre esta chica de la cual hablaste todo el verano. Texas puede esperar."
"No hay nada que decir realmente" Lauren dijo sonriente.
"Podrías habernos mentido" Normani se incluyó en la conversación, acercándose a Ally. "Juro que en cada mensaje que recibí de ti, mencionabas a Clare"
"Digo lo mismo" Ally asintió "¿Cuál es el trato? ¿ustedes dos siguen en contacto? ¿se volverán a ver?"
"No." Lauren respondió con una pequeña sonrisa que apareció en sus labios al recordar a la chica que había conocido en el campamento. "Fue solo un amor de verano, eso es todo."
"Eso es una pena" declaró Normani con total naturalidad. "Ya es hora de que encuentres a alguien para que dejes de tocar el violín durante nuestras citas."
"Ugh, gracias por eso Mani." Lauren dijo fingiendo que había roto su corazón. "No me di cuenta que yo solo era la estúpida que tocaba el violín."
"Sabes a lo que me refiero Lo." Normani respondió a su declaración anterior. "Nunca haz salido con alguien en la escuela..."
"Tal vez es porque sorprendentemente hay pocas lesbianas fuera del closet y orgullosas, además de mi." Lauren objetó.
"¿Y que hay con la chica con la que saliste a finales del año pasado...? ¿cuál era su nombre?" La morena preguntó.
"¿Rachel?" Lauren cuestionó.
"Sí, ella." Normani confirmó. "Ella era linda."
"Y ella estaba completamente en el closet" Lauren le informó a sus amigas. "Yo no quiero ocultar quien soy. Ustedes lo saben."
"Sí, lo sabemos." Normani dijo tomando la mano de Lauren para tranquilizarla. "Es solo que mereces tener a alguien que te haga feliz y..."
Las palabras de Normani fueron interrumpidas con el sonido de cuadernos cayendo detrás de ella, mientras saltaba instintivamente al oír el ruido repentino.
"¡Mierda!" alguien maldijo en voz alta haciendo que Lauren y las otras dos chicas se voltearan en dirección a la persona que había gritado. Aunque estaban algo lejos de la escena, Lauren notó a la chica morena que se agachaba para recoger sus cuadernos y cayendo nuevamente durante el intento.
"Wow." Ally dijo sorprendida. "No esperaba verla de vuelta en la escuela hoy."
"¿A quién?" Lauren preguntó mientras seguía observando a la otra chica que finalmente recogía sus cuadernos, tratando de no ser pisada por los otros estudiantes que caminaban en el pasillo, ignorando sus dificultades.
"Camila" Ally le dijo.
"¿Cabello?" Normani preguntó atónita, observando a la chica desde su lugar.
"Sí" Ally respondió volviendo su mirada a Lauren que examinaba atentamente a la chica que se apresuraba en recoger sus cuadernos.
"¿No es la chica que vive al final de nuestra calle?" Lauren preguntó tratando de reconocerla. "Sus familias van a la iglesia juntos ¿no?"
"Sí." confirmó Ally.
"No lo entiendo." Lauren dijo confundida. "¿Por qué te sorprende que ella esté de vuelta en la escuela?"
"¿Lo dices en serio?" Normani preguntó asombrada. "¿No sabes lo que pasó con ella?"
"No" contestó Lauren. "¿Qué pasó?"
"Ella casi muere este verano" Ally le dijo. "Pensé que te lo había dicho cuando hablamos por Skype, pero al parecer no lo hice."
"¿Qué?" Lauren volvió a mirar a la chica que seguía tratando de levantar sus libros del suelo. "¿Estás segura de que era ella? Ella se ve bien."
"Segura" confirmó la chica de baja estatura. "Salió en todos los periodicos locales y la iglesia encendió velas y rezó por ella."
"¿Por qué? ¿Qué le pasó?" Lauren aún no podía creer la historia que Ally le estaba contando.
"No puedo creer que no lo sepas" declaró Normani. "Todo el mundo hablaba de ello. Me sorprende que tus padres no te informaron cuando volviste del campamento."
"Sí. Mis padres hablaron solo de eso durante semanas." Ally se detuvo un momento para echar un vistazo por encima del hombro para ver si Camila había conseguido recoger sus cuadernos, pero ella cayó nuevamente cuando alguien la golpeó por casualidad. Camila gruñó de frustración tratando de recoger sus cosas una vez más.
"Ella fue atropellada mientras cruzaba la calle al comienzo del verano" Ally continúo, mientras volvía su atención hacia Lauren que seguía viendo a Camila con interés. "Al parecer, el auto ni siquiera se detuvo. Simplemente ignoró la luz roja y la atropelló mientras ella cruzaba la calle."
"Voy a clases de baile con su amiga Dinah" Normani comentó. "Ella estaba literalmente devastada después del accidente. Aparentemente, Camila estuvo en estado de coma por tres semanas después del accidente y los médicos les dijeron a sus padres que era un milagro que Camila se hubiera despertado."
"Mis padres me dijeron que ellos hablaron con los padres de Camila en la iglesia y que los médicos le dijeron que, si no hubiera sido por los transeúntes que llamaron a la ambulancia, ella habría muerto inmediatamente." Ally confirmó. "Ella estuvo en el hospital por varias semanas. Creo que fue dada de alta el lunes pasado."
"Ella se ve bien ahora" Lauren dijo mirando a la chica que por fin había recogido sus cuadernos y estaba tratando de abrir su casillero.
"Dinah me dijo que ella sufrió una severa lesión en la cabeza" Normani le dijo a Lauren. "Ella tuvo que someterse a una operación cerebral y todo eso."
"Es verdad" confirmó Ally. "Ella tuvo una hemorragia masiva en el cerebro o algo así y tuvieron que retirar toda esa sangre."
"Yo no recuerdo haberla visto por aquí el año pasado" admitió Lauren. "¿Ella ha estado aquí siempre?"
"Sí" Normani asintió "Ella es algo tímida. Creo que Dinah es una de sus pocas amigas. Se conocen desde que nacieron. Sus padres fueron juntos a la escuela secundaria o algo así."
"Ella es realmente agradable. Estuvimos juntas en algunas clases de matemáticas el año pasado. Ella solía ayudarme con mis trabajos."
Todos se voltearon en dirección a Camila otra vez al oír el sonido de los cuadernos que chocaban contra el suelo nuevamente cuando Camila había logrado abrir su casillero, perdiendo el control de su equilibrio.
Camila maldijo en voz alta y se inclinó para recuperar sus cuadernos una vez más. Lauren notó que uno de sus cuadernos estaba a su alcance, ya que este había sido pateado por un estudiante y chocó ligeramente con el pie de Normani. Lauren lo recogió mientras las otras chicas la miraban fijamente. El cuaderno era pesado y el borde de las páginas estaba algo estropeado por el uso continuo. Lauren abrió el cuaderno y empezó a ver cada página.
"¿Qué es eso?" Preguntó Normani mientras miraba la página en la que Lauren se había detenido.
"Su escritura" Lauren dijo suspirando con culpabilidad al darse cuenta de que sin querer había invadido la privacidad de Camila.
"Ni siquiera puedo leer" Normani dijo entrecerrando los ojos.
"Esa no es la letra de Camila" Ally dijo después de que Lauren cerrara el cuaderno.
"Su letra era realmente ordenada y legible. Lo recuerdo de algunos de los trabajos de matemáticas que me mostró. Esta letra es apenas legible."
"Bueno..." Lauren dijo con tristeza. "Esta es su letra ahora."
"Oh..." Ally suspiró, comprendiendo lo que había querido decir la morena de ojos verdes. "Quieres decir que..."
"Creo que es un libro de ejercicios." Lauren dijo mientras caminaba hacia Camila, que estaba arrodillada en el suelo tratando de buscar el cuaderno que le faltaba, los otros ya estaban guardados en su casillero.
Normani y Ally vieron como Lauren se acercó a la chica y le tocó suavemente el hombro izquierdo.
"Hola" Lauren saludó y Camila levantó su mirada "Creo que..." las palabras de Lauren se quedaron atrapadas en su garganta mientras Camila se levantaba del suelo.
Lo primero que notó Lauren fueron los ojos de la otra chica. Profundas y oscuras piscinas de chocolate, en las cuales ella corría el peligro de ahogarse.
"Uhm..." Lauren intentó finalizar lo que iba a decir mientras le entregaba el cuaderno.
"Gracias" Camila respondió con gratitud mientras tomaba el cuaderno. La pérdida de contacto con los ojos le dio la oportunidad a Lauren de recuperar la compostura. Camila hojeaba las páginas del cuaderno y Lauren utilizó este tiempo para examinar atentamente las características de la chica que se encontraba frente a ella.
A esa distancia Lauren podía ver las cicatrices de Camila debido al accidente que había sufrido, y darse cuenta de la verdad en las palabras de Ally y Normani. El lado izquierdo de la cabeza de Camila estaba rapado, y podía ver una gruesa cicatriz rosa y circular que sobresalía de su cuero cabelludo, obviamente era la cicatriz que había dejado la cirugía. Desde lejos, esta no se podía apreciar ya que su cabello podía taparla, pero de cerca, era una cicatriz difícil de ocultar.
Camila levantó la vista para mirar a Lauren una vez más, cerrando su cuaderno. Lauren finalmente vio que Ally y Normani la miraban del otro lado del pasillo. Y a pesar de la evidente cicatriz que se extendía desde la frente y la ceja izquierda, no podía dejar de encontrar hermosa a Camila.
Lauren se preguntó como nunca le había prestado atención durante los últimos dos años juntos en la escuela, ahora ella estaba de pie, frente a Camila, sin palabras, y por primera vez en su vida, completamente paralizada, sintiendo mariposas en su estómago. Lauren se contuvo de mirar de Camila y rápidamente miró al cuaderno, notando la delicadez de las manos de Camila, y notó algo en su muñeca. Camila, obviamente siguiendo la mirada de Lauren y tiró de la manga de su suéter intentando cubrir su muñeca.
"Perdón" se disculpó Lauren, sintiendo la incomodidad de la otra chica.
"Está bien" respondió, volviendo a poner el cuaderno en su casillero. "Me estoy acostumbrando a esto."
"No, fue grosero de mi parte mirar" Lauren reiteró, mirando a Camila cerrar su casillero.
"Bueno..." Fue todo lo que Camila respondió, su voz se iba apagando, como si sus pensamientos se hubiesen perdido en la mitad de la frase.
Camila recogió su bolso del piso y lo puso sobre su hombro antes de hacer un movimiento para irse. Lauren la detuvo, tratando de alcanzar con cuidado su mano.
"Soy Lauren" dijo mientras Camila se daba vuelta para mirarla.
"Ok." fue todo lo que Camila respondió.
Lauren se sintió algo incómoda, ya que estaba segura de que Camila se presentaría. Después de un silencio incómodo, Lauren supo que ella no lo haría y preguntó "Tú
eres Camila ¿verdad?"
"Sí" respondió frunciendo el ceño con suspicacia.
"Oye, me preguntaba si..." Lauren comenzó, pero se vio interrumpida por alguien que gritaba el nombre de Camila. Lauren miró a la otra chica que se dirigía a ellas casi sin aliento.
"Mila" la otra chica dijo cuándo recuperó su aliento. "Te busqué en la sala del consejero y no estabas ahí. Te he buscado por todos lados."
"Estoy aquí." Camila respondió con total naturalidad.
"Bueno, puedo ver eso" la otra chica respondió. "Se suponía que tenías que esperarme ahí para poder asegurarme de que llegaras a tú clase."
"Necesitaba poner algunas cosas en mi casillero" Camila respondió como si fuera la cosa más obvia del mundo.
"Mila" la otra chica dijo, mirando a Lauren con confusión. "Tú... se supone que tú... no puedes. ¿No escuchaste lo que dijo el consejero?"
"No" Camila admitió. "Mi mamá lo hizo."
"¿Qué dijo su madre después de la reunión?" La otra chica preguntó algo frustrada.
"No lo sé" Camila dijo con honestidad.
"¿No te dijo nada?" Preguntó la otra chica.
"Sí, ella me dijo algunas cosas" Camila informó.
"¿Qué te dijo?" La otra chica cuestionó de nuevo, dirigiendo su mirada a los brazos de Camila para ver si tenía su cuaderno. "¿Dónde está tu cuaderno?"
"En mi casillero" respondió.
"Mila..." la otra chica gruñó ligeramente.
"Uhm... debería irme" Lauren interrumpió sintiendo que sobraba. "Las dejaré..."
Camila y su amiga miraron a Lauren, la otra chica finalmente notó su presencia.
"Lo siento" se disculpó. "Espero que no te molestes"
"En realidad, yo estaba molestando." Lauren respondió un poco confundida. "Ella dejó caer su cuaderno y yo solo se lo estaba devolviendo."
"Oh, gracias..." Dijo la otra chica inquisitivamente.
"Lauren" informó.
"Gracias Lauren" Dijo la chica más alta ahora que sabía su nombre. "Soy Dinah."
"Hola" Lauren saludó antes de mirar a Camila que estaba observando en silencio.
"Camila, quizás... ¿nos veremos después?"
"Quizás" Camila accedió causando una sonrisa en los labios de Lauren.
"Tú no hablas mucho ¿verdad?" Lauren preguntó.
"No puedo" respondió la chica más pequeña, señalando la cicatriz en su cabeza.
"Oh..." Lauren dijo sintiéndose mal por segunda vez en diez minutos "Perdón" Camila miró a Dinah expectante.
"A veces ella tiene problemas con sus palabras" Dinah le dijo a Lauren por Camila. "Ya sabes, desde el accidente. Pero ella está mejorando, ¿verdad Mila?"
Camila levantó su pulgar derecho señalando que era verdad. "Correcto" dijo en respuesta a las palabras de Dinah.
"Ella puede manejar un par de frases cortas, pero cuando se trata de hablar mucho, las palabras se revuelven en su cabeza o ella se queda atascada y prefiere no decir nada porque no quiere quedar como una idiota" Dinah siguió explicando.
Camila hizo un puchero mientras Dinah hablaba y Lauren no podía evitar la expresión adorable de la otra chica. Camila asintió cuando Dinah terminó de hablar y sonrió a Lauren.
"Bueno" Dinah continuó riéndose para sus adentros. "Un poco más idiota de lo que ella era."
Camila hizo una mueca chistosa e hizo girar su dedo alrededor de la cabeza para enfatizar las palabras de Dinah, provocando una amplia sonrisa en Lauren. La campana sonó para señalar que todos debían ir a sus respectivas clases, Lauren miró hacia atrás en dirección a Normani y Ally que habían estado observando toda la escena con gran interés desde el otro lado del pasillo.
"Debo irme" Lauren dijo volviendo a ver a Camila y Dinah.
"Gracias por tu ayuda" Dinah dijo sincera.
"Yo no hice nada realmente" Lauren respondió.
"Sí, pero, aun así... gracias" Dinah reiteró.
"De nada" Lauren respondió sonriendo a Camila que la miraba atentamente con una leve sonrisa. "Adiós Camila" ella dijo.
Camila agitó su mano derecha en señal de despedida.
"Adiós Lauren" Camila correspondió pronunciando cada palabra lentamente. "Quizás nos veremos más tarde."
Lauren sonrió mientras repetía las palabras de Camila "Quizás."
Camila rio fuertemente, aquella risa llenó profundamente el alma de Lauren e hizo que las mariposas revolotearan en su estómago aún más. Fue una de las risas más contagiosas que Lauren jamás había oído, y por la reacción de Dinah, ella podía decir que hace mucho tiempo Camila no se reía de esa forma. Lauren sonrió a ellas nuevamente antes de voltearse y volver con sus amigas, lanzando miradas rápidas a Camila y Dinah. Dinah estaba hurgando en el casillero de Camila en busca de su cuaderno mientras Camila miraba a Lauren alejarse, la curiosidad podía notarse en su rostro.
"Ok" dijo Normani cuando Lauren llegó a donde estaba. "¿Qué fue eso?" preguntó, mientras se dirigían a clase.
"¿Qué fue qué?" preguntó Lauren, tratando de reprimir la sonrisa que estaba pegada en su cara.
"Oh Dios mío" Ally dijo leyendo el rostro de su amiga "Te gusta Camila ¿verdad?"
"¿Qué?" Lauren preguntó sorprendida. "No seas ridícula Ally. Acabo de conocerla."
"Entonces ¿por qué te ves como si hubieras ganado un millón de dólares?" Preguntó Normani.
"Yo no me veo así" Lauren protestó, echando una mirada por encima de su hombro hacia Camila y sintiendo su estómago revolverse a causa de las mariposas mientras Camila trataba de explicarle a Dinah algo que estaba escrito en su cuaderno.
"No puedes mantener tu mirada lejos de ella" Observó Ally. "Te gusta."
"Solo estoy preocupada por ella" Lauren respondió.
"Ni siquiera la conocías hace dos minutos atrás" Normani repitió sus propias palabras.
"Ella es interesante" Lauren reconoció. "Quiero decir, si lo que dijeron es cierto, entonces ella ha pasado por muchas cosas durante este verano. Creo que el hecho de que ella esté de vuelta en la escuela después de todo lo que le ocurrió, es muy inspirador"
Normani y Ally compartieron una mirada misteriosa, que no pasó desapercibida por Lauren.
"No me gusta" Lauren repitió obstinada.
"Sí, claro" Normani dijo con sarcasmo mientras Lauren lanzó otra mirada hacia Camila antes de que ella doblara en la esquina del pasillo.
"Solo quiero conocer su historia, eso es todo" Lauren continuó hasta que llegaron al salón de clases.
Normani levantó una ceja ligeramente y Ally solo miró a Lauren.
"Mierda" Lauren dijo finalmente "Me gusta Camila."
"No me digas" Normani dijo, dejando a Lauren mientras ella se iba con Ally a sus respectivas clases.
"Mierda" Lauren pensó mientras se dirigía sola a su primera clase. "Realmente me gusta."

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 2

Mensaje por Admin el Jue Mar 02, 2017 3:57 am

La primera clase del nuevo año escolar, biología, pasó sin incidentes y con toda honestidad, dolorosamente lenta para Lauren quién se sentó sola, con sus pensamientos que estaban repletos de la interacción que había tenido con Camila en la mañana. Por suerte, al ser el primer día de clases después de las vacaciones, la mayoría de las clases serían sobre la asignación de asientos, los planes de estudio para el semestre y la distribución de libros, nada de gran importancia. Desde que ella había hablado con Camila esta mañana, la pequeña morena era todo lo que Lauren podía pensar. Ella consumía cada uno de sus pensamientos, sus ojos color chocolate oscuro, su risa contagiosa, todo esto causaba mariposas en el estómago de Lauren, algo que nunca había sentido antes. Camila intrigó a Lauren de una manera que nadie lo había hecho, su mera existencia presenta un sin fin de preguntas que Lauren, con mucho gusto, se encargaría de responder, si se le presentara la oportunidad. Lauren había hablado con Camila durante diez minutos aproximadamente esta mañana, pero ella ya la deseaba como un adicto desea a las drogas. Había algo sobre Camila que hacía que Lauren no dejara de pensar en ella. Era como si la pequeña morena se hubiera metido bajo su piel permanentemente y para ser totalmente honestos, los sentimientos que evocaba en su interior lograron asustar y emocionar a Lauren, ambas cosas al mismo tiempo.
Finalmente, la campana sonó señalando el término del primer periodo y Lauren tomó sus cosas y las guardó en su mochila. Ella rápidamente se dirigió a la puerta, escapando de sus compañeros de clase y uniéndose al resto de los estudiantes que caminaban en el pasillo. Lauren no podía dejar de buscar los ojos color chocolate entre la multitud, pero se decepcionó al no encontrarlos y se dirigió al salón de clases de la Señorita Lovato. La escuela de Lauren tenía algunas clases optativas programadas al comienzo del día.
Cuando Lauren entró al salón de clases, vio a Ally saludándola desde un asiento en el extremo derecho de la sala donde se encontraba una mesa vacía. Lauren dejó su bolso en el suelo y se sentó junto a Ally.
“Hola" ella dijo saludando a la niña de más baja estatura con una sonrisa.
"No sabía que estabas en la clase de la Señorita Lovato.”
“Sí" Ally respondió alegremente. "No tuvimos tiempo de comparar los horarios antes del primer periodo.
”¿Sabes si Normani estará aquí también?" Lauren preguntó esperanzada.
“No" Ally informó. "Normani y Troy tienen están en la clase del Señor Lopez.”
“Eso es una mierda" Lauren gruñó, mirando a su alrededor para asegurarse de que la Señorita Lovato no había llegado aún.
“Al menos nos tenemos la una a la otra" Ally dijo sintiéndose afortunada. "Podría haber sido peor”
“Verdad" Lauren dijo antes de hacer una pregunta. "¿Cómo estuvo el primer periodo? ¿pasó algo emocionante?”
“No…" Ally suspiró levemente. "Fue solo una vuelta a la rutina, nada más, nada menos.”
“¿Qué clase tuviste?" Lauren preguntó con curiosidad.
“Matemáticas" Ally le dijo.
“Oh…" Lauren respondió, pensando si debía decir la siguiente pregunta.
"Eres tan obvia que das pena" Ally dijo con simpatía, notando el drama interno de Lauren.
” ¿A qué te refieres?" preguntó Lauren.
” Quieres saber si Camila estaba en mi clase" Ally respondió riéndose.
“¿Soy tan obvia?" cuestionó Lauren.
“Sorprendentemente sí" Ally comenzó "Es realmente divertido. No recuerdo haberte visto así antes. ¿De qué hablaron que te gusta tanto?”
” ¡Ese es el punto!" Lauren respondió frustrada. "No hablamos de nada. Yo solo le di su cuaderno y luego llegó su amiga.”
Lauren hizo una pausa por un momento para sacar el mechón de pelo que cubría sus ojos y ponerlo detrás de su oreja.
“Bueno, en respuesta a tu pregunta" Ally dijo poniendo si mano sobre la de Lauren. "No, Camila no estaba en mi clase de matemáticas.”
” Mierda" maldijo Lauren.
Ally se rio. “¿Esperabas que pudiera conseguirte una cita con ella?” preguntó.
” No Ally" Lauren dijo volteando hacia la puerta cuando vio entrar a Camila junto a Dinah.
” Oh…" Ally suspiró siguiendo la mirada de Lauren. "Mierda.”
Lauren miró como Dinah y Camila se sentaban juntas en el medio del salón antes de volver su atención hacia Ally, quien la miraba entretenida.
“Wow" dijo Ally notando el nerviosismo de Lauren. "Realmente te has enamorado de ella. Normalmente eres tan segura, pacífica y confiada de ti misma. ¿Qué demonios te ha pasado? Estabas bien esta mañana.”
” No sé" Lauren admitió, tratando de mantener la voz baja. "Ese es el problema. Yo apenas conozco a Camila, pero he pensado en ella todo el día, desde que hablé con ella en la mañana.”
“Quizás es solo un crush" Ally aconsejó. "Todos tenemos un crushes. Estoy segura de que se te pasará en uno o dos días.”
” ¿Estás segura?" Lauren preguntó con incertidumbre. "Quiero decir, he tenido crushes antes, pero esta vez… esto no se compara con nada que haya sentido antes.”
” Lauren" Ally dijo con seriedad, tomando la mano de la otra chica. "Voy a decirte algo que puede que no te guste...”
Lauren frunció el ceño antes las palabras de su amiga. “¿Qué?" preguntó con inquietud.
” Te encantan las personas con historias" Ally dijo mientras notaba la confusión en el rostro de Lauren.
“Ok" Lauren dijo tratando de entender.
“Camila" Ally continuó, dirigiendo su mirada en dirección a la chica que estaba sentada unos metros más adelante, con la frente apoyada en sus brazos encima de la mesa "Tiene una muy buena historia.”
” Ally" dijo Lauren "¿Qué demonios estás hablando?”
” Piénsalo Lauren" Ally respondió. "Camila ha estado en esta escuela durante los últimos dos años y nunca te diste cuenta de su existencia. ¿Por qué? ¿Por qué solo ahora estás misteriosamente interesada en ella?”
Lauren levantó sus cejas mientras sacudía su cabeza ligeramente, y Ally tomó esto como una señal para seguir adelante.
“Es porque ella tiene una historia ahora" Ally le dijo como si fuera obvio. "Ella ha pasado por algo que mucha gente en esta escuela nunca va a entender o presenciar. Estuvo a punto de morir.”
Ally hizo una pausa.
” Eso es lo que te atrae de ella" finalizó. "Estás intrigada porque quieres saber que es estar cara a cara con la muerte.”
Lauren miró a Camila y meditó las palabras de Ally. De una manera extraña, esas palabras tenían mucho sentido, pero al mismo tiempo, Lauren no podía dejar de sentir que su atracción por Camila era más allá de un nivel intelectual y académico. Era algo físico también. Se sentía atraída por Camila, por su físico, su pelo largo y oscuro, sus ojos color chocolate y sus labios carnosos. No era solo por las historias que podía contar, o las experiencias que podía compartir con ella. Era Camila por sí misma, solo ella.
Lauren escuchó la puerta cerrarse y vio a la Señorita Lovato entrar al salón. Se dio vuelta en su asiento para mirar adelante mientras su maestra ponía su bolso en la silla y se paraba en frente de toda la clase. Lauren ha estado en la clase de Español de la Señorita Lovato desde el año pasado, pero aun así ella era su maestra favorita. Era la más joven de todos los maestros de la escuela, pero ella respetaba a los estudiantes, lo que la hizo merecer su respeto. Señorita Lovato tomó la asistencia y entregó algunos avisos de la escuela antes de dirigirse a los estudiantes en un nivel más personal.
“Ok" ella comenzó, observando a cada persona que se encontraba en su clase. "¿Cómo estuvieron sus vacaciones de verano? ¿Tuvieron un buen descanso?”
La Señorita Lovato comenzó a caminar alrededor de todo el salón, como si ella estuviera hablando con viejos amigos que no había visto hace un tiempo.
” Yo personalmente tuve unas vacaciones muy buenas" dijo mientras seguía paseándose. "Fui a África por un par de semanas para visitar los orfanatos de ahí e incluso, tuve la gran oportunidad de ir de safari.” Ella dejó de caminar una vez que llegó al centro del salón, pero luego volvió a su escritorio.
” David" ella se dirigió a un niño que estaba sentado en la primera fila. "¿Qué hiciste este verano?”
” Uh" David estaba realmente sorprendido de que la Señorita Lovato le estuviera hablando a él. "Fui a un campamento de baloncesto.”
” Excelente" respondió ella. "¿Y tú Ally?" Dijo poniéndose de pie para dirigirse a ella y Lauren.
” Yo me quedé en casa" respondió la chica de baja estatura.
“¿Solo eso?" preguntó la Señorita Lovato. "¿No hiciste nada más durante el verano?”
” Bueno… fui a Texas a visitar a mis abuelos." respondió.
” Genial" dijo la Señorita Lovato con entusiasmo mientras volvía a su escritorio una vez más.
Lauren miró a Camila, quien escuchaba con atención la conversación, pensando que a ella le preguntarían lo mismo. Para su suerte, la Señorita Lovato tocó delicadamente el hombro de Camila para tranquilizarla, sin hacer contacto visual.
“Muy bien" dijo ella. "Ustedes tienen veinte minutos antes de su siguiente clase. Quiero que se acerquen a la persona que tienen a la derecha y hablen con ellos sobre los temas que daré ahora.”
La Señorita Lovato comenzó a escribir en el pizarrón una lista de preguntas que incluían cosas triviales como “¿qué hiciste durante el verano?”, “¿banda favorita?”, etc.
” Al final de la clase, quiero que todos hayan aprendido algo nuevo sobre otra persona en este salón" ella informó. "No estoy diciendo que usted hará amigos ni nada, pero nunca se sabe.”
Todo el grupo estudiantil comenzó a hablar fuertemente, el salón se volvió en un lugar muy ruidoso y todos hablaban con entusiasmo. Lauren se volteó a su derecha, dándose cuenta de que la mesa estaba vacía y rápidamente miró a su alrededor para ver si alguien más estaba sin pareja.
” Lauren" escuchó a la Señorita Lovato a su lado. "¿Puedes ir con Dinah?" Ella preguntó.
“Uh, Señorita Lovato" Lauren dijo confundida. "Camila está sentada junto a Dinah.”
” Lo sé" aclaró. "Estoy pidiéndote que cambies de lugar con ella.”
Lauren miró hacia donde estaba Camila y se dio cuenta de que la otra chica estaba observando su conversación con Miss Lovato, como si estuviese esperando algo.
” Camila" la Señorita Lovato le hizo una seña a la morena mientras Lauren se levantaba de su silla mirando an Ally asombrada.
Lauren tomó su mochila y se dirigió al lugar donde estaba Camila, quien estaba de pie.
“Creo que nos vamos a ver seguido" Camila dijo lentamente mientras Lauren sonreía con timidez. Lauren no pudo evitar sonreír cuando Camila le hizo una seña para se sentara junto a ella.
”Creo que lo haremos" Lauren afirmó mientras se sentaba junto a Camila
"Hola de nuevo" saludó a Dinah, quien sonrió cálidamente.
“Hola" la otra chica respondió. "Así qué… ¿vacaciones de verano? dímelo todo.”
"Camila…" la Señorita Lovato llamó a la chica amablemente para que se sentara junto a ella.
Camila se dirigió hacia el escritorio de la maestra, preparada para tener una conversación confidencial con ella.
” En primer lugar" la maestra tomó la mano de Camila con cariño. "Es muy bueno volver a verte en la escuela, no estaba segura de que volverías tan pronto.”
” Yo tampoco" Camila respondió con honestidad.
” ¿Cómo te has sentido hasta ahora?” preguntó. “¿Algún problema que debería tener en cuenta?”
” ¿Además de mí?" Camila preguntó despectivamente.
“Camila, tú no eres un problema" la profesora le informó a la chica.
” Señorita Lovato" Camila comenzó a hablar, dando una pausa por un momento para pensar en sus siguientes palabras. "La escuela ha estado muy bien… pero…”
Camila bajó la mirada por un momento y la Señorita Lovato esperó pacientemente a que la chica continuara.
“No puedo escribir" Camila admitió, viendo a los ojos de su maestra. "Me cuesta leer a veces…”
” Lo mismo le ocurre a muchos estudiantes aquí Camila" animó la Señorita Lovato.
” No puedo hablar con seguridad.” Camila dijo avergonzada.
” Usted está hablando bien" Señorita Lovato elogió para tranquilizarla.
” Ya no puedo dormir" Camila confesó "Me duele la cabeza y no puedo concentrarme adecuadamente.”
” Hasta el momento" dijo sonriendo amablemente "Suenas como cualquier otro estudiante en mi clase. No quiero que pienses que estás sola en esto ¿ok?”
” Tuve que dejar mis clases de matemáticas" Camila dijo abatida "Yo… yo solía… ser una… excelente estudiante…" dijo con dificultad "Ahora… ni siquiera… su-puedo amarrar mis propios… cordones.” Señorita Lovato sonrió tristemente.
” Camila, has pasado por mucho durante este verano. Nadie espera que te pongas mejor de un día para otro. Tomará tiempo y trabajo. Por lo que he oído, ni siquiera estabas respirando por ti misma hace diez semanas…" la Señorita Lovato puso su mano sobre el hombro de Camila para tranquilizarla. "Mira lo lejos que has llegado desde entonces.”
” Probablemente reprobaré este año" Camila dijo con simpleza.
” Tú no sabes eso" respondió la maestra. "Va a ser difícil Camila, no voy a decir que no lo será, pero hay sistemas establecidos aquí para ayudarte. Todos tus profesores han hablado con la Señorita Spears, la consejera. Nos han dado estrategias de sus terapeutas para ayudarte a hacer la transición de vuelta a la escuela secundaria.”
” Lo sé" respondió Camila.
“Lo que necesito de ti es que me dejes saber si tienes algún problema y cuales son ¿sí? Cualquier cosa, sea grande o pequeña, pero no puedo ayudarte si no me dices que te sucede. Así que puedes hablarme si me necesitas ¿está bien? Mi puerta está siempre abierta para ti. Por favor, prométeme que vas a hablarme si lo necesitas.”
” Ok" dijo Camila. "Prometo que lo haré.”
” Muy bien" respondió sonriendo.
“¿Señorita Lovato?” Camila dijo mientras sostenía su mano.
” Camila, puedes decirme lo que sea. ¿Qué sucede?" dijo ella.
” Perdón" Camila respondió y la Señorita Lovato la miró con confusión.
” ¿Perdón por qué?" preguntó desconcertada.
“Por estar… enojada" Camila dijo apartando la mirada "Frustrada.”
” Ok" dijo la Señorita Lovato sin comprender aún la disculpa de Camila.
” Yo… golpeé a mi hermana la otra vez" Camila reconoció "Y rompí la puerta de mi habitación.” Camila miró a la Señorita Lovato buscando comprensión, pero no la encontró. ” No quiero que me odies" aclaró "Si… yo… ya sabe… hago algo… Soy diferente… desde el accidente… no puedo controlarme…” Camila tragó saliva “No me estoy explicando muy bien" dijo frustrada.
“Camila" la Señorita Lovato comenzó a comprender lo que quería decir. "Tenemos los informes de su terapeuta. Todos los profesores somos conscientes de sus dificultades y de sus cambios de personalidad. Vamos a tratar de prevenir cualquier problema, pero en caso de que algo suceda, serás tratada adecuadamente. Sabemos que no tienes intención de hacerlo, la desinhibición e inestabilidad emocional son comunes después de lo que te ha pasado.”
” ¿Qué pasa si golpeo a alguien?" Camila preguntó.
” Nos ocuparemos de eso juntas" la Señorita Lovato respondió honestamente.
"Eso es todo lo que te puedo prometer por ahora ¿está bien?”
” Ok" Camila asintió con la cabeza.
” ¿Estarás conmigo en el siguiente periodo?" la Señorita Lovato preguntó mientras se levantaba de su silla y miraba el reloj. Camila abrió su cuaderno para ver su horario y se quedó mirando el reloj.
” Sí" Camila asintió.
” Muy bien entonces" la maestra le proporcionó una sonrisa tranquilizadora.
"Quédate aquí ¿sí?”
” Ok" Camila aceptó, recostándose en su silla y mirando a Miss Lovato dirigirse al resto de la clase.
Camila se dio cuenta de que Dinah y Lauren detuvieron su conversación cuando la Señorita Lovato se levantó de su silla. Dinah levantó su ceja de forma interrogante, preguntándole a Camila silenciosamente si todo estaba bien. Camila hizo un esfuerzo para poner una sonrisa en su rostro a pesar de sus inseguridades e hizo un gesto con la mano para demostrar que todo estaba bien. Dinah le guiñó en señal de respuesta.
Camila sacó su cuaderno para ver cuál era su próxima clase, observando su letra garabateada e inelegible, y se preguntó por qué se molestaba en tomar apuntes si ni siquiera ella podía entenderlos. Se quedó en su asiento e inclinó la cabeza hacia atrás cerrando los ojos, cursó los brazos sobre su pecho.
Respiró hondo y exhaló lentamente, contando hasta diez en la cabeza tal cual como su terapeuta le había aconsejado. Camila sabía la razón por la cual ella debía tomar apuntes en clases. No era para tener una referencia. Todos sus profesores iban a proporcionarle todo lo necesario para estudiar en casa. La razón por la que debía hacerlo era porque necesitaba practicar su escritura a mano. Incluso su hermana pequeña tenía una letra más legible, y Sofí solo tenía seis años.
Escuchó la campana, pero se quedó como estaba, diciéndole adiós a la Señorita Lovato. Camila sintió la presencia de alguien atrás de ella, levantó la cabeza y abrió los ojos.
” ¿Este asiento está ocupado?" Lauren preguntó señalando la silla junto a Camila.
” No" respondió Camila.
” ¿Te molesta si me siento aquí" preguntó la chica de ojos verdes.
” No" dijo Camila y Lauren se sentó mientras Dinah terminaba de hablar con la Señorita Lovato y se acercaba a ella.
“Mila, tengo que ir al laboratorio de química, así que vendré a buscarte después ¿entendido?" dijo Dinah.
” Yo puedo llevar a Camila a su siguiente clase si quieres" ofreció Lauren.
” ¿En serio?" preguntó Dinah.
"Puedo caminar sola" acotó Camila "No fui a… rehabilitación por… nada… ya sabes" Camila maldijo interiormente ante la falta de fluidez en lo que había dicho.
” Lo sé" Dinah dijo con todo de disculpa. "Perdón, es solo qué… me preocupo por ti. Tú mamá me pidió asegurarme de que estuvieras bien…”
Camila suspiró “Lo sé, lo siento.”
” ¿Así que irás con Lauren a tu siguiente clase?" Dinah preguntó.
” Por supuesto" afirmó Camila "¿Te veo en el almuerzo?”
” Claro que sí" Dinah respondió alegremente mientras corrió por la puerta camino a su próxima clase.
” ¿Estás enojada con ella?" preguntó Lauren cuando por fin estaban solas, mientras esperaba que el resto de la clase dejara el salón.
“No" Camila respondió con honestidad.
” ¿Estás enojada contigo misma?" Lauren cuestionó intuitiva. Camila no respondió a la pregunta de Lauren. En cambio, le preguntó algo.
” ¿Aprendiste mucho?" Camila dijo.
” ¿Sobre Dinah?" preguntó riendo levemente. "Creo que ella aprendió más de mí que yo de ella.” Camila sonrió al imaginar a Dinah interrogando a Lauren. ” Sin embargo, igual aprendí de ella; ahora sé que tiene una obsesión enfermiza con Beyonce." Lauren siguió intentando mantener una conversación con la otra chica mientras otros estudiantes llegaban a tomar sus asientos.
” Eso es verdad" Camila respondió. "Es… eso… ugh… mierda…" Camila llevó una mano a la cabeza y se frotó la sien con su pulgar.
” ¿Estás bien?" Lauren preguntó con preocupación. "¿Debería hacer algo?”
” No" Camila respondió tratando de sonreír para tranquilizar a la otra chica. "Son mis… palabras…" se las arregló para seguir hablando "Vienen… y…”
” ¿Se van?" añadió Lauren. Camila levantó su pulgar y asintió.
” Mier…" Camila trató de decir.
” Vete a la mierda por cierto" Lauren dijo por ella, riendo.
Camila consiguió reír en respuesta a lo que había dicho la otra chica, y Lauren sintió aquella sensación en su estómago que se estaba convirtiendo en algo habitual.
“Mier…" Camila intentó nuevamente.
” Déjame hacerlo por ti" Lauren dijo, golpeando la mesa con su mano con dramatismo "Mierda. Mierda. Mierda. Mierda. Mierda.”
"¡Lauren!" Miss Lovato la regañó mientras cerraba la puerta.
“¿Sí profesora?” Lauren respondió avergonzada, dándose cuenta de que todos la miraban.
” ¿Hay algún problema?" la Señorita Lovato preguntó mirando a Camila con preocupación al notar su cabeza inclinada mientras frotaba su sien con el pulgar.
” Bueno, verá señorita…" Lauren comenzó a decir pero se vio interrumpida por el sonido de las risas ahogadas de Camila. "Bueno… uhm…" ella intentó encontrar una respuesta que pudiera excusar su comportamiento, pero no podía concentrarse con el dulce sonido de la risita de Camila.
“¿Camila?" la Señorita Lovato preguntó. "¿Algo que quieras añadir a la elocuente respuesta de Lauren?”
Camila levantó la cabeza y su risa se calmó. Podía ver el ligero toque de diversión en los ojos de su maestra, pero sabía que debía mantenerse sería ante la clase. Incapacitada para hablar, Camila negó con la cabeza.
“Hablaré con ustedes dos al final de la clase" la Señorita Lovato dijo volviendo a dirigirse al resto de la clase. Se detuvo en su escritorio y comenzó a buscar entre sus documentos el plan de estudio de este semestre.
” Gracias por eso" susurró Lauren, acercándose más a Camila que estaba escuchando a la Señorita Lovato. "Jesús, pensé que ella me enviaría a detención.” Camila dirigió su mirada a Lauren.
“Perdón" ella se disculpó en voz baja. "No me di cuenta… ella tenía razón…”
” Bueno, mierda" Lauren susurró. "Puedes hablar de nuevo”
” Casi" confirmó Camila.
” Eso debe ser muy molesto" dijo Lauren, mirando hacia el frente del salón solo para asegurarse de que no estaba en riesgo de ser atrapada hablando. Señorita Lovato estaba de espaldas a ella, ya que estaba escribiendo en la pizarra. "¿Volverá por completo?”
Camila se encogió de hombros “Quizás.”
“¿Estás harta de hablar conmigo ya?" Lauren preguntó en tono de broma tratando de hacer reír a Camila. Ella juraría que la simple risa de Camila podría llenarla de felicidad incluso en sus peores días.
” Tal vez" Camila respondió con una sonrisa juguetona.
”¿Tal vez?" dijo Lauren fingiendo asombro, bajando el tono de su voz para que la Señorita Lovato no descubriera su conversación secreta.” ¿Después de casi me asesinaron por ti hace un momento?”
” Tu dijiste una mala palabra" Camila dijo con total naturalidad. "No fui yo.”
” ¡Solo porque no podías!" Lauren dijo fingiendo incredulidad.
” Yo iba a decir miércoles" Camila acotó mientras sonreía ampliamente.
“¡Mentira!" Lauren protestó.
” Ye…" Camila dijo, suspirando profundamente ya que el resto de la frase no saldría de su boca.
” ¿Yeti?" Lauren completó, levantando su ceja divertidamente.
“Siiiiii" Camila logró pronunciar lentamente.
” Sí, un yeti." Lauren repitió asintiendo con la cabeza. "Estamos teniendo un giro muy interesante en nuestra conversación.”
Camila miró al resto de la clase y vio a la Señorita Lovato repartir libros y materiales de estudio para el semestre. Luego, miró a Lauren.
” Gracias" Camila dijo con sinceridad.
” ¿Por qué?" Lauren preguntó.
” Por no tratarme de manera diferente" Camila logró decir en voz baja.
Lauren sintió a las mariposas en su estómago de nuevo debido a las palabras de Camila, y su corazón comenzó a latir más rápido de lo normal cuando vio a Camila sonreírle tímidamente. Camila inclinó la cabeza y miró a Lauren otra vez “Es agradable sentirse normal" susurró.
Lauren se inclinó en su silla mientras Camila volvía a concentrarse en el resto de la clase. Usted nunca será normal. Lauren pensó, mirando atentamente a Camila.
” Creo que eres extraordinaria" Lauren dijo en voz alta sin querer.
“¿Qué?" Camila preguntó sorprendida, creyendo no haber escuchado correctamente.
“De nada" dijo Lauren y Camila le sonrió mientras la miraba con esos ojos color chocolate que tanto le gustaban.
” Ok" dijo la Señorita Lovato. "Todo el mundo abra su libro de Frankenstein” Se detuvo frente a la mesa de Camila y miró a Lauren que se encontraba en el proceso de abrir su libro. “Lauren, ¿podría empezar a leer?”
” Claro" Lauren aceptó. Se aclaró la garganta y notó que Camila aún no habría su libro, pero ella comenzó a leer independientemente. "Usted se alegrará de saber que ningún desastre ha acompañado el inicio de una empresa que se ha visto con tan malos presentimientos…”

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 3

Mensaje por Admin el Jue Mar 02, 2017 3:58 am

El resto de la clase de inglés pasó con facilidad, algunos estudiantes leyeron fragmentos de la famosa obra literaria de Mary Shelley. La Señorita Lovato elegía a los estudiantes al azar, dándoles la oportunidad de leer el párrafo que ellos quisieran. Lauren podía sentir la creciente inquietud de Camila mientras cada estudiante leía, pero por suerte, la Señorita Lovato no eligió a Camila para leer ya que conocía sus dificultades. Durante el resto de la clase, Camila ni siquiera se molestó en abrir su libro de ‘Frankenstein’, sino que, en lugar de concentrarse en la lectura de sus compañeros, tenía la cabeza apoyada en su mano derecha, con el codo firmemente en la mesa.
Finalmente, sonó el timbre y los estudiantes comenzaron a desocupar el salón, dejando solas a Camila y Lauren, quienes debía hablar con la Señorita Lovato respecto al uso excesivo de malas palabras al comienzo de la clase.
” Lauren" comenzó la Señorita Lovato, mirando fijamente a ambas chicas. "No voy a tolerar que nadie hable con ese lenguaje en mi clase, mucho menos que tú lo hagas. ¿Ha quedado claro?”
” Sí, profesora" respondió tímidamente la chica de ojos verdes. "Perdón, no volverá a suceder.”
” Estoy muy sorprendida de lo que pasó" señaló la Señorita Lovato. "Nunca he oído a nadie decir malas palabras en clases Lauren. No me importa cómo se compartan fuera de la escuela, pero...”
” Señorita Lovato" interrumpió Camila. "Fue mi culpa.”
” Camila…" dijo la Señorita Lovato.
” No, en serio" volvió a interrumpir. "Lauren… solo estaba tratando de… ayudarme.”
La Señorita Lovato levantó su ceja inquisitivamente y Camila miró a Lauren para obtener un poco de ayuda con su explicación.
” No, la escuche" dijo Lauren desestimando las palabras de Camila, ya que no quería que se metiera en problemas. "Ambas sabemos que fui yo y acepto la responsabilidad. Desde ahora me comportaré correctamente.”
” Lauren" protestó Camila. "Señorita… yo emp… emp… ¡ugh!" Camila golpeó la mesa con su mano en señal de frustración.
“Ok" dijo la Señorita Lovato, tomando la mano de Camila para que volviera a repetir lo que había querido decir. "Tómate tu tiempo.”
Camila hizo lo que le había pedido, sin dejar de mirar a Lauren. La chica de ojos verdes se sintió un poco incómoda, los ojos de Camila la estaban intimidando un poco, tanto que tuvo que apartar la mirada. Camila negó con la cabeza, un poco molesta, porque no quería que Lauren tomara la responsabilidad de algo que había ocurrido por su culpa. Lauren no le debía nada, la Señorita Lovato no debe pensar mal de ella, ya que solo quería hacerla sonreír.
” Yo… dije… ma…. las… palab….ras…pri…mmh….” dijo con dificultad. “Primero" repitió con dificultad. Camila volvió a mirar a Lauren “Por favor" ella rogó "P..or…f…” La Señorita Lovato miró a Lauren sintiendo la angustia de Camila al no poder hablar correctamente.
”Está bien" Lauren cedió "Camila empezó técnicamente, pero yo opté por seguir y no debería haberlo hecho.”
Camila se pasó una mano por su pelo, dejando a toda vista la cicatriz que tenía en el lado izquierdo de su cabeza. Se frotó ligeramente la sien y dio a Lauren una mirada de agradecimiento.
” Ella no podía hablar" continuó Lauren mientras la Señorita Lovato miraba a Camila con preocupación "Estaba frustrada y trato de decir esa mala palabra, pero no podía… así que la dije por ella.”
” El informe de su terapeuta dice que su capacidad para hablar empeora cuando estás cansada Camila. El director Michaels ha hecho todo lo posible para que tengas un buen año escolar. Si tienes que ir a casa, puedes hacerlo.” Camila negó con la cabeza.
” No" dijo tercamente.
” Camila, no es necesario que seas tan dura contigo misma. Es el primer día de clases. No sucederán muchas cosas" le informó la Señorita Lovato "Es mejor que tomes esta semana con calma para luego poder tener mejores días. No trates de hacer todo de una vez.”
” Por favor" rogó Camila con los ojos bien abiertos "Estoy bien.” La Señorita Lovato sonrió con tristeza.
” ¿A quién estás tratando de convencer?" la profesora preguntó tratando de comprenderla.
” Yo… no… quiero ir… a casa" dijo miserablemente. "Estoy…cansada…de estar… todo el… día… ahí…. ¿Por favor?”
Lauren miró a la Señorita Lovato esperando una respuesta, pero no había ninguna. En cambio, la profesora siguió observando a Camila con detención, debatiendo en su mente cuál sería la mejor decisión. Lauren miró a Camila y una ola de tristeza se apoderó de ella. Le dolía el pecho, pero no de la forma en la que le dolía durante la mañana, en clase de biología, cuando todos sus pensamientos estaban repletos de Camila, una mezcla de emoción y ansiedad, pero miserablemente. Todo en su cuerpo le estaba diciendo que debería acercarse más a Camila, que debía abrazarla y protegerla, proporcionándole la comodidad que ella necesitaba La Señorita Lovato suspiró derrotada.
” Quiero que vengas a verme después del almuerzo ¿ok?” propuso con seriedad “Si te sigues sintiendo mal, tendré que enviarte a casa.” Camila dejó escapar un suspiro de alivio y asintió felizmente, dándole un signo de “okay” con la mano a su profesora. ” No más insultos" la Señorita Lovato regañó a ambas chicas. "Ninguna de las dos, ¿de acuerdo?” Ambas asintieron.
”Gra… gracias" pronunció Camila con dificultad.
“Además…" la Señorita Lovato agregó de buen humor mientras miraba a Camila "No te rías de tu amiga cuando está en problemas por algo que tú empezaste.” Lauren no pudo evitar sonreír cuando la Señorita Lovato se había referido a ella como la amiga de Camila, y las mariposas volvieron a apoderarse de su estómago. A Lauren le encantaba la idea de ser amiga de Camila.
” Está bien" respondió Camila. Ambas tomaron sus cosas y salieron del salón rápidamente.
Camila tenía clase de Historia con el Señor López mientras Lauren debía ir a otra clase, ninguno de las dos hablaba en el pasillo. Cada uno cuantos minutos, Lauren miraba disimuladamente a Camila, queriendo desesperadamente romper el silencio que se había apoderado de ellas, pero tenía miedo de que Camila se incomodara. Su corazón comenzó a latir con fuerza. Lauren odiaba la idea de que alguien podía hacer sentir mal a Camila, ya que había surgido en ella un inexplicable deseo de protegerla.
Se detuvieron brevemente afuera del salón de Camila, Lauren esperaba ansiosa para que Camila dijera algo. Camila tenía dificultades al hablar, pero en este momento, Lauren se sentía incapaz de comunicarse, incapaz de decir una sola palabra, tenía la boca tan seca como el desierto del Sahara. Estaba paralizada, completamente asustada de molestar a la otra chica, o distanciarla.
Finalmente, Camila levantó la mirada para encontrarse con la de Lauren, abrió la boca para decir algo, pero no pudo, mostrando una gran frustración. No podía hablar, de nuevo, así que se acercó y abrazó a la chica de ojos verdes, apretando su cuerpo con gran gratitud. El abrazo fue tan inesperado que Lauren casi olvidó como respirar, algo que se agravó aún más cuando vio la sonrisa que se formaba en los labios de Camila cuando ella entró a clase.
Lauren se quedó parada atónita, en completo silencio, por un momento, su mente necesitaba procesar lo que había sucedido, para apreciar la calidez que había abarcado todo su cuerpo con el abrazo que Camila le había dado, un calor que hizo que sus ojos brillaran. Sonrió para sus adentros cuando finalmente le ordenó a su cuerpo que se moviera y se dirigió a toda prisa a su próxima clase, química. Llegó 10 minutos tarde, pero el Señor Stone no la regañó. Le dijo que tomara asiento y cuando sus ojos recorrieron el laboratorio, vio a Normani haciéndole señas para que se sentara con ella.
La sonrisa de Lauren creció aún más mientras caminaba hacia el lugar donde se encontraba su amiga y rápidamente se sentó a su lado, dejando su mochila debajo de la mesa una vez que había sacado su cuaderno y su estuche.
” Llegas tarde" regañó la morena. "Estaba empezando a pensar que no estabas en esta clase.”
” ¿Cómo sabías que estaría aquí?" preguntó Lauren.
” Me las arreglé para echar un vistazo a la lista de asistencia del Señor Stone." respondió Normani.
“Traviesa…" respondió Lauren con aprobación "Me gusta.”
” He estado guardándote un asiento desde entonces” dijo Normani con orgullo “Un tipo del equipo de baloncesto intentó sentarse aquí.”
” ¿No te gustan los chicos del equipo de baloncesto?" Lauren bromeo levantando una ceja.
” Más de lo que a ti te gustan" devolvió la broma.
” Bueno, me siento halagada de que me hayas guardado un asiento." bromeó Lauren. "Supongo que me quieres ¿no?”
” No tanto como te quieres tu misma Lauren" dijo Normani mientras el Señor Stone les entregaba sus respectivos libros. Mientras Lauren observaba su libro, Normani le preguntó “¿Por qué llegaste tarde?”
” Tuve que quedarme después de clases para hablar con la Señorita Lovato ya que dije una mala palabra en medio de su clase" admitió Lauren.
” Bueno, bueno, bueno" dijo Normani mirando a su amiga con incredulidad.
"Lauren Jauregui diciendo malas palabras en clase… ¿cuándo fue la última vez que esto pasó? pensé que eras la alumna favorita de la Señorita Lovato. Ni siquiera puedo recordad la última vez que te dieron detención.”
” Eso es porque nunca he ido a detención" respondió Lauren.
” ¿Es este el comienzo de lo rebelión adolescente?” preguntó Normani en tono de broma “¿Vas a comenzar a fumar también?”
” Cállate" dijo Lauren. "No fue una gran cosa.”
” No estoy de acuerdo" dijo riendo "¿Qué pasó?”
” Yo…" Lauren comenzó a hablar, pero fue interrumpida por el Señor Stone que se puso a hablar frente de la clase. Ella bajó la voz y continuó susurrando "Yo dije esa mala palabra para ayudar a Camila.”
” Oh…." susurró Normani. "¿Estás en clase de español con tu nuevo amor?”
” Sí" respondió Lauren en voz baja.
” ¿Camila estaba tocándote en lugares inapropiados bajo la mesa?" preguntó Normani, haciendo que Lauren se ahogara con su saliva, lo que hizo que estallara en un ataque de tos.
” ¿Está todo bien señorita Jauregui?" el Señor Stone preguntó notando la angustia de la joven.
Lauren levantó una mano en señal de que el profesor podía continuar con la clase. Una vez que su tos se había acabado, Lauren miró a Normani, quien la observaba con gracia, y para ser honestos, Lauren quería golpearla.
” Oh, Dios mío" murmuró Lauren. "No Normani. Eso no fue lo que pasó… ¡rayos!” Normani rio ante la incomodidad de Lauren. ” ¿Estas disfrutando de esto, verdad?" preguntó la chica de ojos verdes cuando Normani no podía dejar de reír.
” Perdón" se disculpó la morena mientras se acercaba a Lauren "Es solo que me molestaste demasiado cuando empecé a salir con Arin que ahora debo vengarme de eso.”
” Ah...” dijo Lauren, inclinando ligeramente la cabeza mientras recordaba las bromas inofensivas que había hecho respecto a Normani y Arin el año pasado. “Está bien entonces.”
” Entonces… ¿qué pasó realmente?" preguntó Normani en un tono más serio.
” Es una larga historia… pero te diré lo más importante.”
” Está bien.”
” Camila no podía hablar, se frustró, intentó decir ‘mierda’ y no pudo. Así que dije ‘mierda’ por ella.” acotó Lauren.
” Esto es probablemente la forma más rara de tratar de conquistar a alguien que he escuchado" dijo Normani mientras ponía su atención en el video que el Señor Stone había proyectado en la pizarra, algo sobre normas de seguridad en el laboratorio.
” Cállate" reprochó Lauren "No estuvo bien. Me siento muy mal por ella. Yo solo quería hacerla reír.”
” ¿Es tan difícil para ella poder hablar?" preguntó Normani.
” No todo el tiempo" añadió Lauren "A veces habla con fluidez.”
” ¿Y otras veces?" preguntó Normani interesada.
” Otras veces no puede hablar nada de nada" informó Lauren.
” Eso es terrible" dijo la morena.
” Sí" Lauren asintió "Cuando la llevé a su clase de historia ella no pudo decir nada… así que solo me abrazó.”
” ¿La llevaste a su clase de historia?" preguntó Normani mientras una sonrisa picarona se extendía en su rostro. "Wow, ya estás intentando conquistarla y solo han pasado un par de horas desde que la conociste.”
” Le dije a Dinah que yo la llevaría a su clase" reprendió Lauren.
” Claro que sí" respondió Normani riendo en voz baja "Porque Dinah te pidió que lo hicieras ¿verdad?”
” Bueno, no del todo. Yo me ofrecí" aclaró Lauren.
Normani levantó sus cejas en respuesta a las palabras de su amiga. “Eres tan caballerosa Lauren.”
” Dinah debía irse rápido a su siguiente clase" Lauren trató de justificar.
” Hey" dijo Normani, poniendo su mano sobre la de Lauren "Creo que eso fue muy tierno.” Lauren ignoró el comentario de su amiga. ” No, en serio Lo" dijo Normani "Eres muy adorable cuando estás enamorada de alguien. El amor te cambia totalmente.”
” Woah" protestó Lauren. "Espera un minuto… no estoy enamorada de ella.” Normani la miró con seriedad. ” No lo estoy" repitió "La acabo de conocer hoy, literalmente.”
” Por cierto, me gusta la pareja que hacen" declaró Normani ignorando los comentarios anteriores de Lauren. "Solo para que lo tengas en cuenta.”
” ¡Normani!" Lauren exclamó con desesperación.
” ¿Qué? Creo que se ven lindas juntas y ella puede hacerte feliz…" hizo una pausa para asegurarse de que Lauren la estaba escuchando "Y aunque solo se conocieron hoy, no puedes dejar de sonreír”
” ¿En serio?" preguntó Lauren.
” Sí, ya sabes, estás más animada de lo normal" aclaró Normani "Tú y la felicidad son mi OTP. Si Camila te hace sentir inquieta, nerviosa y por sobretodo feliz, ya sabes, con mucho gusto seré la capitana de tu ship.”
” Pasas demasiado tiempo en Tumblr" acotó Lauren "Recuérdame que tengo que hablar con tu madre sobre eso.”
” No te atreverías" respondió Normani segura, y Lauren sabía que tenía razón. El Señor Stone comenzó a hablarle a la clase de nuevo.
” Después de que me hablaste tanto sobre tu amor de verano" dijo la morena en voz baja "¿Qué paspo con Clare? Honestamente puedo decir que prefiero a Camila.”
” Nunca conociste a Clare" dijo Lauren.
” Exactamente" dijo Normani "Un punto para Camila”
” Eres una idiota" rio Lauren.
” Quizás…" aceptó "Pero te apuesto mis entradas para el concierto de Beyonce que no has pensando en Clare en ningún momento desde que hablaste con Camila esta mañana.” Lauren hizo un puchero y cruzó los brazos causando que Normani riera. ” ¿Ves? tengo razón.” respondió.
” Te odio" dijo Lauren mientras volvía su atención a la clase.
” No, no me odias" respondió Normani riendo.
Después de que habían visto el video del Señor Stone y escucharon su aburrido discurso sobre el programa del semestre, el resto de la clase comenzó a realizar algunos experimentos hasta que terminó la hora. Ambas chicas tomaron sus cosas y se dirigieron al bullicioso pasillo que estaba completamente repleto.
” Lolo, ¿no es esa tu enamorada que viene caminando hacia nosotras con Ally?" preguntó a Normani cuando vio a las otras chicas en el pasillo.
” Ugh, sí" respondió Lauren con nerviosismo "¿Qué están haciendo juntas?”
” Ellas se conocen desde el año pasado, ¿no?" preguntó la morena "Ally dijo que estaban juntas en clases de matemáticas ¿verdad?”
” Sí, pero no, Ally tuvo clases de matemáticas durante la primera hora" señaló Lauren. "Y Camila no estaba allí.” Normani le dio a Lauren una mirada inquisitiva.
” Creo que ahora tengo la misma clase que Ally, quizás viene por mi" acotó Normani mientras Ally y Camila se acercaban más.
” Hola" saludó Ally. "¿Irán a almorzar ahora?”
” Sí" respondió Normani. "¿Vamos a buscar algún lugar donde sentarnos?”
” Claro" dijo Ally. "¿Quieres venir con nosotras Camila?” preguntó amablemente.
” Gracias, pero le dije a Dinah que almorzaría con ella" respondió la chica de ojos marrones.
” Ella te verá en el comedor" dijo Normani "Deberías venir a pasar el rato con nosotras”
Lauren miró a Normani con cara de ‘¿qué diablos estás haciendo?’, y afortunadamente Camila no la notó.
” Okay" dijo Camila, mirando a Normani "Si no les molesta, claro”
” Para nada" respondió Normani y Lauren la pisó al notar lo que su amiga intentaba hacer. "Soy Normani" dijo presentándose.
” ¿Vas a clases de baile con Dinah?" preguntó Camila
” Sí" confirmó Normani sonriendo.
“Genial" eso fue todo lo que Camila dijo antes de que todas se dirigieran al comedor.
Encontraron una mesa vacía bajo la sombra de un árbol y se sentaron ahí, Camila junto a Ally y Normani junto a Lauren al otro lado.
” Así que...” dijo Lauren tratando de entablar una conversación. “¿Cómo es que ustedes se encontraron?" preguntó mirando a Camila y Ally.
” Camila y yo estamos juntas en clase de historia" aseguró Ally sonriendo ligeramente "Que pequeño es el mundo ¿no?”
” Muy pequeño" asintió Lauren.
” Teníamos que hacer una actividad en parejas, así que le pregunté a Camila si quería estar conmigo" continuó diciendo Ally mientras miraba a Lauren.
” Estábamos en clase de matemáticas juntas el año pasado" añadió Camila, sin saber que Lauren y Normani ya sabían.
” ¿Este año no?" preguntó Normani, a pesar de que ya conocía la respuesta. Miró de reojo a Lauren, disfrutando de su nerviosismo.
” No" admitió Camila "Tuve que dejar mis clases de matemáticas.”
” Oh" suspiró Normani "¿Por qué?”
” Normani" regañó Lauren.
” No, está bien" dijo Camila mientras miraba a la chica más morena "No creo ser capaz de estar en esa clase este año… con lo del… ya sabes”
” Lo siento" se disculpó Normani.
” Sí, bueno…" respondió Camila y Lauren le dio una patada a Normani por debajo de la mesa Normani logró aguantarse el dolor y saludó a Dinah que estaba atrás de Ally.
” Hola Dinah" saludó, golpeando a Lauren. Lauren miró a Normani mientras Dinah se sentaba al lado de Camila.
” Hola Normani" saludó Dina antes de mirar a Lauren. "Lauren" continuó. Ella miró con rareza a Ally.
” Hola" saludó Ally con una pequeña sonrisa "Soy Ally.”
” Hola Ally" respondió Dinah, devolviendo la sonrisa.
“¿Por qué no me saludas?" preguntó Camila bromeando, y Lauren no pudo evitar sonreír. Lauren era feliz al ver a Camila feliz. Era mucho mejor que ver a Camila frustrada, triste, como lo había hecho durante la clase de español.
“Te veo todo el tiempo” bromeó Dinah “No tengo tiempo de saludarte cada cinco minutos.”
” ¿Por qué soy amiga tuya?" preguntó Camila riendo, el corazón de Lauren comenzó a latir con rapidez ante el sonido de la risa de Camila.
” Uh, porque soy graciosa" respondió Dinah "Es por eso.”
” Eres muy graciosas" admitió Camila con un poco de sarcasmo, mientras miraba a las otras chicas y les guiñaba. Dinah golpeó a Camila en el brazo.
” Mierda, lo siento" se disculpó Dinah.
“Está bien" dijo Camila, frotándose el brazo.
” Soy una idiota. Siempre me olvido de…"
“Dinah, está bien" interrumpió Camila. "He pasado por cosas peores.” Nadie dijo nada y Camila las miró mientras decía “Wow, es difícil hacerlas hablar.” El resto de las chicas sonrieron al comentario de Camila “Creo que el accidente no me hizo más graciosa.”
” La buena noticia es que no hizo tus bromas más aburridas de lo que ya eran" agregó Dinah riendo.
” Oh, golpéame" dijo Camila apoyando sus manos en la mesa.
” ¿Qué?" preguntó Normani confundida. "¿Quieres que te golpee?”
” No" aclaró Camila "Me refería a que me preguntaran sobre el accidente, si quieren.” Normani miró a Lauren y Ally.
” Camila" Dinah comenzó a hablar pero Normani la interrumpió. "Entonces…”
” Bien" dijo Camila, relajando su cuerpo.
” ¿Es verdad que estuviste en coma por tres semanas?" preguntó Normani.
” Sí" respondió Camila.
” ¿Lo recuerdas?" preguntó Ally.
” No" dijo Camila frunciendo el ceño. "Era como estar dormida" hizo una pausa "Pero sin sueños" añadió.
” ¿Encontraron al conductor?" preguntó Lauren inclinándose hacia delante para escuchar mejor. Una ira inesperada se apoderó de ella al pensar que alguien casi mata a Camila.
” No" respondió Camila. "Creo que no. Todavía no.”
” ¿Extrañas como solía ser tu vida antes del accidente?" preguntó Dinah, bajando su mirada. Camila miró a su amiga con una expresión de tristeza en su rostro.
” ¿Tú extrañas como era mi vida antes del accidente?" preguntó. Dinah alzó la mirada.
” A veces" admitió.
Camila suspiró “Todo el tiempo.”
” ¿Qué es lo que más extrañas?" preguntó Lauren con interés.
” Sí… me refiero, te ves bastante bien" elogió Normani.
” Las cosas pequeñas" respondió Camila.
“Tocar la guitarra" agregó Dinah a la respuesta de su amiga, y Camila asintió con la cabeza. "Eras realmente buena tocando la guitarra Mila" la chica de ojos cafés sonrió ante las palabras de Dinah.
” Escribir" reconoció Camila.
” ¿Historias?" preguntó Ally.
” Canciones" aclaró Camila.
” ¿Cantar?" preguntó Dinah.
” Cantar" repitió Camila "Más que nada, poder hablar con fluidez.”
” Tú hablas bien" aseguró Normani.
” Por ahora" dijo Camila intercambiando miradas con Lauren "No hablaba bien hoy en la mañana, ¿verdad Lauren?”
” Sí, pero causo ese efecto en muchas chicas" coqueteó Lauren inconscientemente.
Y cuando se dio cuenta de lo que había dicho, sus mejillas se sonrojaron a más no poder, mientras Normani la miraba sorprendida. Camila y Dinah rieron y las otras chicas hicieron lo mismo.
'Soy una idiota' pensó Lauren.
“Extraño ser capaz de leer más de dos líneas de un libro sin distraerme" dijo Camila, volviendo su atención hacia Lauren.
” ¿No puedes leer?" preguntó Ally.
” Puedo, un poco" aclaró Camila "Pero no tengo la capacidad de concentrarme totalmente. Me distraigo como un pez.”
” Siempre has tenido la capacidad de concentración de un pez Mila" intervino Dinah sonriendo.
“Verdad" afirmó Camila "Pero ahora es peor.” Camila se perdió en sus pensamientos por un momento, un silencio incómodo cayó sobre el grupo.
” Me echo de menos a mí misma" Camila finalmente admitió "Extraño la vieja yo" miró a Dinah "Yo sé que tú también.”
” Camila…" dijo Dinah sacudiendo la cabeza ligeramente.
” No, yo te conozco Dinah" interrumpió Camila "Sientes como si fueras mi niñera ahora.”
” Eso no es verdad" respondió Dinah con determinación antes de tomar un tono de broma "Siempre me he sentido como tu niñera.” Camila se rio y le dio un abrazo a Dinah, ella besó a la chica más pequeña en la frente. ” No, me importa nada más" continuó Dinah "Solo tenerte a mi lado, aunque me molestes.” Camila empujó a Dinah con suavidad.
” ¿Alguna otra pregunta?" preguntó Camila aun riéndose.
” Tengo una más" dijo Ally "¿Que harán ustedes dos después de la escuela?" se dirigió a Camila y Dinah. Lauren miró sorprendida a Ally.
” Nada" respondió Dinah.
” Probablemente vamos a dormir" admitió Camila con honestidad.
“En ese caso…" continuó hablando Ally "Normalmente invito a estas dos a mi casa a comer BBQ después del primer día de clases, ya sabes, para hablar sobre las vacaciones… y ustedes son más que bienvenidas.”
” ¿Qué estás haciendo?" Lauren articuló mirando a Ally, mientras Dinah y Camila se ponían de acuerdo para responder. Ally le dio una pequeña sonrisa a la morena de ojos verdes, sintiendo que estaba haciendo algo por la vida amorosa de su amiga.
” ¡Suena genial! Yo iré" aceptó Dinah agradecida.
” ¿Camila?" preguntó Ally "¿Qué hay de ti?”
” No lo sé...” dijo con incertidumbre. “Mi mamá…”
” Ella también irá" interrumpió Dinah. Camila miró a Dinah y se encogió de hombros.
” Okey, entonces creo que también iré" respondió Camila "Gracias.”
” ¡Genial!" dijo Ally con mucha felicidad, aplaudiendo y mirando a Lauren y Normani
"Supongo que ustedes también irán, ¿verdad?" les preguntó.
” Claro que sí" respondió Normani, mientras Lauren intentaba hacer contacto visual con ella.
” ¿Lauren?" preguntó Ally intrigada.
” Suena bien" respondió mirando a Ally con incredulidad.
” Perfecto" Ally le guiñó a Lauren.
Lauren regañó internamente a sus amigas por ser tan entrometidas. ‘Genial’, pensó. ‘Esto es justo lo que necesito.’

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 4

Mensaje por Admin el Jue Mar 02, 2017 3:59 am

Las chicas pasaron el resto del almuerzo conversando, Normani y Ally se burlaron de Lauren por su amor por Camila en cada oportunidad que se les presentaba. Por suerte de Lauren, Camila no se dio cuenta de las bromas de las otras chicas o quizás solo las ignoró.
Lamentablemente, no se puede decir lo mismo de Dinah, quién si notó estas pequeñas bromas, levantando sus cejas ligeramente con una expresión llena de curiosidad en el rostro. En muchas oportunidades Dinah notó la forma en que Lauren miraba no tan sutilmente a su mejor amiga. Lauren se sonrojaba cada vez que alguien notaba sus miradas hacia Camila. Por su parte, Lauren trató de ocultar el rubor carmesí de sus mejillas, dejando descansar su cara en la palma de su mano, con los codos apoyados en la mesa. Estaba casi segura de que ese intento era inútil, su torpeza era evidente para todos los que estaban sentados en esa mesa. Bueno, todos a excepción de Camila.
Lauren no podía decidir si debía estar agradecido o no de la falta de atención de Camila, era la única cosa que le impedía querer correr del lugar y morir de vergüenza. Lauren no sabía que tenía Camila que la hacía tan atractiva, pero ella era totalmente incapaz de dejar de mirarla. Es como si Camila fuera lo más hermoso que sus ojos jamán hayan visto, como si estos no tolerarían mirar a alguien más. Cada vez que Lauren intentaba unirse a la conversación de las otras chicas, ella solo se encontraba mirando a Camila nuevamente, mientras su cerebro trataba de grabar una imagen permanente de la chica, para preservarla en su memoria eternamente. A pesar de la conversación enérgica que llevaban las demás, la mente de Lauren fue absorbida con pensamientos de pasar tiempo con Camila en la casa de Ally durante la tarde, las mariposas comenzaron a revolotear en su estómago con anticipación. Por mucho que Lauren agradeció la oportunidad de pasar más tiempo conociendo a Camila, no le gustaba la idea de tener que hacerlo frente a tres testigos que, con mucha probabilidad, la verían haciendo el ridículo debido a su crush. A pesar de este temor inicial que sintió Lauren cuando Ally invitó a Camila a unirse a ellas para el almuerzo, no podía dejar de estar agradecida con su amiga. Lauren nunca habría tenido el valor suficiente para invitar a Camila por su cuenta, y el pasar tiempo con ella valió totalmente la pena a pesar del ridículo que hizo. Lauren estaba contenta de que Dinah se haya unido al grupo. Después de haberla conocido más durante la clase de español en la mañana, a Lauren le agradaba Dinah. Esperaba convertirse en grandes amigas con ella a medida que avanzara el año, pero por, sobre todo, ella esperaba poder salir con Camila a causa de algún milagro.
Al final del almuerzo, Ally le dio a Dinah su número y dirección. Ella le dijo que vivía en la misma calle de Camila y que podían llegar a su casa a la hora que quisieran. Lauren se sintió desanimada, ya que todas se dispersaron para asistir a sus próximas clases, comparando horarios, ella no compartía clases con ninguna de ellas durante el siguiente periodo. Eso no solo significaba que Lauren tendría que dejar de ver a Camila por las siguientes horas, sino que también no tendría a nadie para distraerla de una clase que sería muy lenta y aburrida.
Lo prometido es deuda, Camila volvió a ver a la Señorita Lovato e hizo todo lo posible para que Lauren no la acompañara, aunque la chica le había rogado a más no poder. Camila parecía tener más energía desde el almuerzo ya que pudo hablar con mayor fluidez, pero Lauren estaba realmente preocupada de que la Señorita Lovato insistiera en que Camila debía irse a casa. Lauren se preocupó, ya que esto pondría en peligro la posibilidad de que ella asistiera a la casa de Ally en la tarde, y como consecuencia, la oportunidad de que ella pudiera verla una vez más antes de mañana.
Después de lo que pareció una eternidad, la campana sonó marcando el fin de las clases, Lauren prácticamente saltó de su silla ya que estaba ansiosa por irse. Puso su mochila en el hombro, casi golpeando a una cheerleader que estaba atrás de ella, y salió rápidamente al pasillo lleno de gente. Siguió la marea de estudiantes y se dirigió a su auto donde esperaría a Ally y Normani, quienes aparecieron cinco minutos más tarde.
” Solo para que lo sepan" Lauren las saludó, abriendo las puertas de su auto mientras se apoyaba con los brazos en el techo para mirarlas "Las odio a ambas.”
” No, no nos odias" desestimó Normani mientras se sentaba en la parte de atrás del auto. Lauren se sentó en el lugar del conductor mientras que Ally se sentaba atrás junto a Normani. Abrocharon sus cinturones de seguridad firmemente cuando Lauren puso en marcha el motor.
“Sí, las odio" dijo Lauren "Nunca me había sentido tan incómoda como lo hice hoy en el almuerzo…”
” ¿En serio?" preguntó sorprendida Ally. "¿Aún más que esa vez en la escuela primaria cuando…?”
” Oh, Dios mío" dijo Lauren interrumpiendo a Ally para que no dijera lo que iba a decir en voz alta. "Pensé que habíamos acordado no hablar de ese incidente nunca más.”
Lauren miró a Ally por el espejo, quien se reía histérica ante el recuerdo de ese pequeño incidente que había sufrido su amiga.
“Esperen" dijo Normani, incapaz de recordar aquel momento "¿De qué incidente estamos hablando?”
” ¿No lo recuerdas?" consiguió decir Ally entre risas "Esa vez que...”
” ¡Ally!" advirtió Lauren.
” ¡Oh!" respondió finalmente Normani al recordar "Ese incidente.”
La morena comenzó a reír histéricamente al igual que Ally y Lauren hizo todo lo posible por ignorarlas, mientras salían de la escuela.
” Ya sabes, Camila ni se dio cuenta de que la estabas mirando descaradamente" informó Normani mientras Lauren se detenía ante un semáforo "Estaba completamente inconsciente.”
” Gracias a Dios" dijo Lauren "Creo que me habría muerto si ella se hubiera dado cuenta de la gran cantidad de bromas que me hicieron.”
” Eres literalmente la persona menos sutil del mundo Lo" declaró Ally desde el asiento trasero "Todos los que estaban en el comedor notaron tu enamoramiento por Camila, menos ella.”
” Creo que hasta la NASA lo captó desde un satélite" agregó Normani.
” Tienes mucho trabajo que hacer" dijo Ally con seriedad "Será difícil que esta chica se enamore de ti cuando ni siquiera puede ver los signos más evidentes de tu enamoramiento.”
” ¿Pueden dejar de hablar de eso?" preguntó Lauren "Yo ni siquiera sé si ella es lesbiana y con la gran suerte que tengo, probablemente no lo es.”
” Ella lo es" respondió Normani con confianza "Puedo sentirlo.”
” Claro, tu gaydar es infalible" se burló Lauren.
” Oye, Scott Davidson del equipo de fútbol es gay" dijo Normani "Ally intentó salir con él, por si no lo recuerdas.”
” Oh, sí" dijo Ally "Scott Davidson… un desperdicio.”
” Él es sexy" agregó Normani.
” No lo creo" Lauren no estuvo de acuerdo.
” Claro que no" rio Normani.
” El hecho de que me gustan las chicas no significa que no pueda apreciar a un chico sexy cuando lo veo" protestó Lauren.
” Es cierto" aceptó Ally "Pero, con toda honestidad, tienes muy mal gusto.”

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 5

Mensaje por Admin el Jue Mar 02, 2017 3:59 am

Después a ir a dejar a Camila a su casa con Dinah, Lauren regresó a la casa de Ally para ayudarla a ella y a Normani a lavar los platos y hablar sobre la tarde que habían pasado con sus nuevas amigas. Las chicas molestaron a Lauren a más no poder, debido a su amor platónico, Camila, pero Ally reconoció que su constante preocupación por la otra chica era “demasiado adorable”. Normani no tuvo mucho tiempo de contarle a Lauren sobre su breve conversación con Dinah respecto a la indeterminada orientación sexual de Camila y su misión de reunir pruebas e investigar sobre lo que pensaba la chica de Lauren. Normani estaba muy metida en la conversación de sus dos mejores amigas, incluso le dijo a Lauren que ella con mucho gusto podría dedicar cada momento de su vida de ahora en adelante en ayudarla con Camila.
Lauren se rio ante el entusiasmo de Normani, pero ya le había dicho a ella y a Ally que, aunque terminara enamorándose de Camila, ella felizmente se conformaría con ser su amiga, por el momento, o incluso por el resto de su vida, siempre y cuando eso significara que de alguna manera podía ser parte de su vida. Ally y Normani habían compartido risas ante los comentarios cursis de Lauren, pero ambas estaban totalmente sorprendidas por lo sincera e inocente que era la intención de Lauren con Camila.
“Ella ha pasado por mucho" dijo Lauren, articulando las palabras con facilidad "La última cosa en la que ella probablemente está pensando es con quién desea salir. Ella tiene muchas otras preocupaciones más importantes que esto.” Lauren se detuvo un momento para tomar un plato del fregadero para secarlo con un paño. ” Ni siquiera puedo imaginar en lo difícil que será este año escolar para ella" continuó Lauren mientras le entregaba el plato a Normani para que lo guardara en el mueble. "No sé si yo sería capaz de ir a la escuela sin poder leer ni escribir correctamente. Ella estará muy preocupada de mantener sus trabajos escolares al día que probablemente ni siquiera tendrá tiempo para salir con alguien.” Ally le pasó a Lauren otro plato mientras seguían hablando. ” Yo solo quiero estar ahí pada poder ayudarla lo más que pueda" dijo Lauren con sinceridad "Si puedo hacer su vida un poco más fácil, incluso si no puedo ser más que su amiga, entonces puedo vivir con eso. Todo valdrá la pena con tan solo ver la sonrisa de Camila. Con tan solo saber que ella es feliz, que su día no fue tan malo gracias a mí, eso será suficiente.” Ally apretó las mejillas de Lauren suavemente con sus manos húmedas, dejando un poco de espuma es su rostro.
” Eres muy tierna" dijo Ally, mientras volvía a realizar lo que estaba haciendo mientras Lauren se limpiaba la cara con el paño que sostenía "Yo me siento de la misma forma" continuó, cogiendo un vaso para lavar "Es casi imposible que no te agrade Camila, o Dinah, una vez que empiezas a hablar con ellas.”
” ¿Tú quieres salir con Camila también?" bromeó Normani.
” No" rio Ally "Quiero ayudarla mientras pueda hacerlo. Realmente espero que nosotras cinco lleguemos a ser buenas amigas. Me gustó mucho pasar la tarde con todas ustedes. Fue genial, sentí como si las conociera desde siempre.”
”Eso es verdad" Normani estuvo de acuerdo, guardando algunos cubiertos en el mueble "Me sorprende que no hayamos pasado tiempo con ellas antes de hoy.”
”En ese caso" dijo Lauren mientras secaba el último plato "Vamos a tener que asegurarnos de que esto ocurra más seguido.”
Ally y Normani estuvieron de acuerdo mientras todas se dirigían hacia el pasillo. Estaba empezando a hacerse tarde y debían ir a la escuela mañana, así que Normani y Lauren decidieron que era hora de volver a casa. Se despidieron y cuando Lauren llegó a su casa, se puso sus shorts favoritos y una camiseta como pijama. Ella se acostó, con una pequeña sonrisa en los labios, recordando los acontecimientos del día, su mente evocó imagenes de los hermosos ojos de Camila, color café chocolate, su pelo oscuro y sus labios color rosa suave. Lauren oyó ecos de la voz de Camila y ese tartamudeo que tenía cuando le costaba hablar, que a ella le causaba frustración, pero para Lauren era la perfección. Lauren por primera vez se quedó dormida con muchas ganas de ir a la escuela el día siguiente, con mucha alegría y entusiasmo, y todo por culpa de Camila.
Al día siguiente, y durante las siguientes cuatro semanas, las cinco chicas cayeron en una rutina constante de clases compartidas mientras su amistad crecía. Todos los días, se reunian en el comedor en la misma mesa en la que se sentaron juntas por primera vez. Muchas veces Troy, Arin y Siope se unieron al grupo, y la conversación siempre era fácil y cómoda. Camila, ya que debía tener ayuda extra, asistió a clases particulares con la Señorita Lovato después de la escuela todos los días, así como tenía terapía para mejorar su comunicación y terapía fisica los lunes y jueves por la noche. Tanto Normani como Dinah tenían clase de baile juntas después de la escuela los martes, Lauren iba a sus prácticas de softbol los jueves y todos iban a ver jugar fútbol a Arin los viernes. Por lo tanto, ya que era el único día libre para todos, las chicas decidieron dejar el miércoles para reunirse en la casa de alguna para ver películas, comer comida chatarra y hablar. Hoy sería la primera vez que pasan su noche de chicas en la casa de Camila, ya que Ally ofreció la de ella el primer día, luego se ofreció Lauren y la semana pasada se ofreció Dinah.
”¿Necesitas que lleve algo esta noche?" le preguntó Lauren a Camila, tenía su hombro derecho apoyado en el casillero, mientras esperaba una respuesta. Acababan de terminar la clase de matemáticas a la que asistían juntas y ella siempre acompaña a Camila a su casillero para ayudarla con sus libros.
”No, solo a ti misma. Normani llevará la película y Dinah la comida chatarra” respondió Camila mientras buscaba algo en su bolso que luego cayó al piso. “Mierda" dijo agachándose para recogerlo. Lauren se inclinó rápidamente para recoger el bolso antes de que Camila pudiera y se lo entregó.
”Es la sexta vez que se te ha caído algo hoy" dijo Lauren "¿Está todo bien? La última vez que pasó esto tuviste que ir a casa temprano.”
”Solo estoy cansanda" dijo Camila, sacándo su libro de francés del casillero y guardándolo en su bolso. "No te preocupes.” Lauren observó el rostro de Camila con cuidado, habían círculos negros bajo sus ojos y su tez estaba pálida.
”¿Te duele la cabeza?" preguntó Lauren, poniendo a prueba su instinto. Camila no miró a Lauren, estaba concentrada acomodando su casillero, escondiendo su cara detrás de la puerta de este. ”¿Camila?" dijo Lauren, abriendo aún más la puerta del casillero de Camila para revelar el rostro que frecuentaba sus sueños. Camila siguió ignorando a Lauren, lo que hizo que la otra chica tomara su brazo derecho. ”Oye" dijo Lauren con tono severo y persistente.
Camila suspiró profundamente, mirando a Lauren de una vez por todas, su brazo todavía estaba en poder de la otra chica.
”No es nada" dijo Camila "Solo el estrés.”
”Si no es nada" empezó a decir Lauren con seriedad "Dime algo que consista en algo más que un par de palabras simples.”
”Eso no es justo" dijo Camila tirando de su brazo fuera de las manos de Lauren.
”Ok, lo siento, tienes razón en que no es justo, pero, Camila.. nos hemos llegado a conocer muy bien este último mes" dijo Lauren, acercándose más a la chica para obtener su atención "Puedo leer tu comportamiento y sé que algo no está bien" hizo una pausa para que su voz adoptara un tono más suave "Por favor, dime que está mal.”
Camila se frotó el ojo derecho antes de tomar un frasco de analgésicos que había en su casillero y se lo pasó a Lauren. Cerró la puerta de este y miró a la chica que estaba mirando los medicamentos con confusión.
”Asi que te duele la cabeza ¿verdad?" preguntó insegura.
”Sí" respondió Camila señalando el pequeño frasco "Necesito una.”
”Ok" respondió Lauren dándole el frasco de nuevo a Camila. Ella negó con la cabeza.
”No puedo abrirlo…" le dijo a Lauren, su voz apenas se escuchaba y la vergüenza era evidente en su rostro.
”Oh" dijo Lauren, abriendo el frasco y depositando una pequeña píldora en la mano de Camila.
”Gracias" dijo la chica de ojos cafés mientras tragaba la píldora con un poco de agua, Lauren cerró el envase y lo guardó en el bolso de Camila.
”De nada" respondió Lauren, la mirada de Camila estaba fija en el suelo.
”Perdón" dijo Camila, evitando la penetrante mirada de Lauren.
”¿Por qué siempre te disculpas?" preguntó Lauren "Está bien tener un mal día Camila.”
Camila levantó la cabeza para encontrarse con los ojos verdes de la morena, y pasó la mano derecha por su pelo para acomodarlo. Lauren reprimió el impulso de querer acariciar la mejilla de la otra chica. En cambio, decidió frotar el brazo derecho de Camila para tranquilizarla.
”No es solo hoy" respondió Camila, mientras Lauren dejaba caer un silencio entre ellas. Había aprendido que a veces Camila necesitaba tiempo para encontrar palabras y formular sus pensamientos "Todos los días son un mal día.”
Lauren sintió que algo la golpeaba a través de las palabras de desesperación de Camila. Odiaba la idea de que ella estaba sufriendo, y que esto era un problema constante.
”¿Qué puedo hacer yo?" preguntó Lauren afligida.
”Nada" respondió Camila con una frialdad que golpeó el corazón de Lauren y provocó que este vacilara en su pecho.
Esta vez Lauren no luchó contra la necesidad de querer abrazar a Camila y se inclinó hacia adelante, envolviendo a la otra chica entre sus brazos con fuerza. Sintió que Camila la abrazaba por la cintura y se relajó durante este pequeño encuentro, apoyando su frente en el hombro de Lauren. La chica de ojos verdes pudo escuchar la ingesta de aire de Camila para poder respirar, y también sintió que su mano izquierda agarraba su camisa con fuerza. Cuando Camila comenzó a sollozar en su pecho, Lauren hizo todo lo posible para no llorar, tratando de darle fuerzas a la chica que se encontraba entre sus brazos, besándo suavemente su frente. Captó el olor a shampoo de coco de Camila, quien dijo en un susurró ahogado contra su pecho “Por favor, ayúdame."
Lauren no perdió tiempo en responder, liberó a Camila de su dominio para mirarla. Secó una de sus lágrimas con el pulgar mientras Camila mantenía sus brazos alrededor de su cintura.
”Vamos" dijo Lauren, agarrándo la mano de Camila mientras la guiaba por el pasillo.
”¿A dónde vamos?" preguntó Camila mientras se limpiaba las lágrimas con la manga de su polerón, sintiéndose avergonzada por las miradas interrogantes de los demás estudiantes que pasaban.
”Aquí" dijo Lauren abriendo la puerta del salón de la Señorita Lovato, haciendo que Camila entrara junto a ella.
La Señorita Lovato levantó la vista y la expresión de su rostro cambió completamente al ver a Camila. Lauren cerró la puerta mientras la Señorita Lovato se levantaba de su asiento a toda prisa dirigiéndose hacia las chicas.
”Perdón por entrar así como si nada" se disculpó Lauren.
”¿Que pasa?" preguntó la profesora mientras Lauren acomodaba una silla para que Camila pudiera sentarse y colocó una mano en su hombro. Camila dejó caer su bolso y lo acomodó entre sus pies.
”Yo no sabía que más hacer" afirmó Lauren mirando a la profesora y a Camila "¿Puede ayudarnos, por favor?" pidió Lauren.
“Claro que si" respondió la Señorita Lovato mientras se dirigía a Camila tomándola de la mano "¿Qué pasa?”
”No es nada serio" dijo Camila con una mirada de preocupación, sus ojos todavía estaban húmedos debido a las lágrimas derramadas anteriormente "Es una estupidez.”
La Señorita Lovato dirigió su mirada a Lauren, quién observaba a Camila expectante.
”Estoy segura de que no es una estupidez" respondió ella mientras acercaba una silla y se sentaba frente a Camila. "Recuerda que me prometiste que me dirías si algo estaba mal. Te quedarás aquí por un momento ¿ok?”
“Estoy muy cansada" dijo Camila.
”Te ves exhausta" dijo la Señorita Lovato mientras observaba el rostro de la chica. "¿Haz dormido bien?” Camila movió la cabeza en sentido de negación.
”Ella tiene pesadillas" dijo Lauren.
“¿Sobre el accidente?" preguntó la profesora con cuidado.
”Sí" respondió Camila. Lauren acarició el hombro de Camila para alentarla y ella la miró con una silenciosa pregunta que transmitían sus ojos.
“Ella sueña que está en el hospital otra vez, y que no se puede mover…" le dijo Lauren a la Señorita Lovato por Camila.
”Me duele todo" añadió Camila "Escucho a alguien llorar… pero no sé de donde viene ese llanto.” Respiró hondo y se frotó la sien.”No puedo hablar" continuó Camila después de un momento.
”Ella dice que hay algo en su boca por lo que se le es dificil hasta tragar su propia saliva" explicó Lauren "Esto le raspa la garganta cuando ella respira.”
”Me despierto cubierta de sudor" dijo Camila "Siento como si realmente estuviera allí…”
”Camila" dijo la Señorita Lovato con tristeza "Esto no suena como una pesadilla, suena más bien como un recuerdo.” Camila miró a Lauren, quién la estaba mirando de vuelta, y ambas se voltearon para ver a la Señorita Lovato.
”¿Has hablado con tu terapeuta sobre esto?" preguntó la profesora con interés. "¿Qué te ha dicho?”
”Ella dice que pronto pasará" respondió Camila "Pero no es así.”
”Se está poniendo peor" coincidió Lauren. La Señorita Lovato frotó la mano de Camila para calmarla.
”Se pondrá mejor" dijo la maestra con sinceridad "Hay que seguir trabajando sobre esto Camila, se pondrá mejor. Solo hace falta tiempo.”
”Han pasado meses" dijo Camila rotundamente.
”Cuatro meses" dijo la Señorita Lovato con sinceridad "Solo han pasado cuatro meses Camila. Eso es todo.”
”Quiero volver a ser normal" respondió la chica.
”Eres normal" intercedió Lauren antes de que la Señorita Lovato pudiera decir lo mismo.
”No lo soy" dijo Camila abatida "Yo no soy normal.”
”Camila…" dijo Lauren, su voz era desgarradora y estaba llena de preocupación.
”No" dijo Camila con dureza "Por favor, no mientas.”
”No estoy mintiendo" protestó Lauren "Eres tan normal como yo o cualquier otra persona en esta escuela.” Camila se burló de las palabras de Lauren.
“Escúcha a Lauren" persistió la Señorita Lovato "Ella tiene razón, eres…”
”Ayer" interrumpió Camila "Mi hermana de seis años logró amarrar los cordones de sus propios zapatos.” Camila rio, pero esta risa no era la que alegraba a Lauren, estaba llena de sarcasmo. ”Mi hermana puede atar sus propios cordones y yo no puedo" continuó Camila "Mi hermana de seis años tiene mejor coordinación que yo.”
”No seas tan mala contigo misma Camila" dijo la Señorita Lovato "Puede que no seas capaz de atar tus cordones, pero has hecho grandes progresos desde el primer día de escuela. Tu letra es mucho más legible, estás mejorando al hablar, a pesar de que tienes algunos contratiempos de vez en cuando, pero es porque estás cansada o estresada y eso se entiende.”
”Mi letra es apenas legible" dijo Camila "Aún no puedo leer con facilidad.”
”Es legible, sin embargo" señaló la Señorita Lovato "¿Podrías haber dicho eso el primer día de clases?”
”Estoy cansada de todo" dijo Camila desalentada "Ojalá hubiera muerto en ese accidente.”
”No digas eso" dijo Lauren miserablemente "No vuelvas a decir eso.”
”Es verdad" afirmó Camila sin mirar a ninguna de las otras dos chicas. "Desearía haber muerto. Habría sido más fácil.”
”Podría haber sido más fácil" dijo la Señorita Lovato "¿Pero habría sido mejor? ¿realmente?” Camila no dijo nada al principio, y comenzó a morder las cuticulas de su mano izquierda.
”Sería mejor para todos si yo no estuviera aquí" dijo Camila, mirando a la Señorita Lovato.
”No, ¡no lo sería!" dijo Lauren sintiendo su pecho contraerse ante las palabras de Camila.
”Sí, todo sería mejor" dijo Camila firmemente "Mis padres, Sofi, Dinah, tú… todo el mundo podría seguir con sus vidas si yo no estuviera aquí preocupándolos a todos.”
”Tal vez nos gusta tenerte cerca" dijo Lauren enojada "Tal vez te extrañaríamos si no estuvieras aquí. ¿Alguna vez pensaste en eso?”
”Ni siquiera me conocías hace un mes" respondió Camila.
Las palabras de Camila golpearon a Lauren fuertemente e hicieron que el corazón de la chica de ojos verdes se rompiera.
”Dinah te conocía" dijo Lauren "Dinah te conocía. Ella es tu amiga, aunque yo no lo soy ¿y sabes qué? Ella estaría devastada si no estuvieras aquí. ¿De verdad crees que tu muerte no la habría afectado? ¿De verdad crees que ella te cambiaría por alguien más y te dejaría morir? ¿No lo has pensado?” Lauren hizo una pausa para recuperar el aliento, le dolía dejar escapar esas palabras. ”Yo sé que ella no te cambiaría" continuó Lauren rápidamente "Porque yo he hablado con ella y me dijo que ella solía sentarse junto a tu cama y rezaba diariamente para que llegara un milagro que le dijeron que nunca llegaría.”
”Lauren" dijo la Señorita Lovato agarrándo su brazo. Lauren se soltó con fácilidad.
”Se que te conozco desde hace muy poco" continuó Lauren ignorándo los intentos de la Señorita Lovato para calmarla "Entiendo que solo te conozco hace un par de semanas, pero no puedo imaginar volver a mi vida anterior cuando no te conocía. Y sé que Ally y Normani se sienten de la misma manera.” Camila solo miraba a Lauren atónita.
”Honestamente no sé nada de lo que estás pasando, no podía ni siquiera entender lo dificil que es para ti pensar que eres una carga para los demás cuando en realidad no lo eres.”
”Lauren" advirtió la Señorita Lovato nuevamente, pero la chica continuó hablando independientemente.
“Queremos ayudarte" dijo Lauren con firmeza. "Nosotros no lo hacemos porque sentimos que es una obligación ayudarte, sobre todo yo, después de haberte conocido por solo un mes" Lauren casi se ahoga en sus propias palabras, que sabían tan amargas. "Tal vez es gratificante hacer algo por un cambio. Te vemos luchar todos los días sabiendo que no podemos hacer nada para ayudarte, que solo necesitas tiempo, y es frustrante para nosotros también.”
”Lauren es suficiente" reprochó la Señorita Lovato.
”Puede que te sientas inútil la mayor parte del tiempo, pero ¿sabes algo? yo también me siento inútil a menudo. La única razón por la que Dinah y tus padres y todos los que te aman siguen adelante es porque tú lo haces. Piensa en eso la próxima vez que desees haber muerto" terminó Lauren antes de girar sobre sus talones y salir del aula, sin detenerse para mirar a Camila.
Lauren sabía que estaba mal. Ella lamentó sus palabras en el instante en que las dijo. Lamentó dejar el salón cuando escuchó la puerta cerrarse con fuerza detrás de ella y se había encontrado sola en el pasillo. Luchó por reprimir las lágrimas que amenazaban con escapar de sus ojos, pero no tuvo éxito, estas comenzaron a derramarse por sus mejillas. Se sentía culpable de lo que le habia dicho a Camila, ella la hirio, ella realmente lo hizo, pero estaba tan enojada y dolida de que Camila se odiaba tanto a si misma que deseaba estar muerta, por lo que ella solo reaccionó, sin pensar, sin considerar la forma en que sus palabras afectarían a la otra chica. Por primera vez, Lauren dejo que sus emociones tomaran control sobre ella. Ellas habían crecido tan cerca en un corto periodo de tiempo, pero Lauren sentía como si hubiera conocido a Camila durante años. Ella pensó que Camila había sentido lo mismo, pero sus palabras le contaron una historia diferente y Lauren finalmente pudo sentir la agonía de la cual la gente habla cuando se tiene el corazón roto.
“Mierda" murmuró Lauren para si misma, tomó una respiración para tratar de recuperar la compostura. Se pasó una mano por el pelo rápidamente. "Mierda, mierda, ¡mierda!" maldijo, golpeando su puño contra el casillero con fuerza mientras pateaba con furia.
”Por la mierda" dijo Lauren, dándose vuelta y caminando de regreso al salón de la Señorita Lovato. Se detuvo un momento en la puerta antes de abrirla y entrar.
La Señorita Lovato miró a quien entró, pero Camila, pensando que era un extraño, había cubrido su rostro con sus manos para ocultarse, sus hombros temblaban ligeramente mientras trataba de contener su llanto.
”Lauren" dijo la Señorita Lovato compasivamente "Realmente no creo que debas…”
”Por favor" rogó Lauren interrumpiéndola, un sollozo triste escapó de su boca y su labio inferior temblaba. "Perdón, lo siento mucho Camila" dijo mientras se dirigía a la otra chica.
Camila quitó las manos de su rostro para mirar a Lauren disculparse. Se paró y cerró la distancia que existía entre ella y la chica de ojos verdes. Camila puso sus brazos alrededor de la cintura de Lauren y enterró su cara en el pecho de la chica tal como lo había hecho antes. Lauren abrazó fuertemente a Camila, pero aflojó su agarre cuando pensó que podía romper a la chica que ya estaba rota y frágil frente a ella.
”Por favor, no me odies" susurró Lauren. "Por favor, no creo que pueda soportar que me odies."
“No te odio" murmuró Camila en su pecho y Lauren sintió una ola de alivio por todo su cuerpo "Estoy muy agradecida" dijo Camila "De ti, de Dinah y de mi familia" continuo "Nunca te he odiado. Nunca.”
Camila agarró la camisa de Lauren desesperadamente con su mano derecha, ya que su mano izquierda tenía menos fuerza y coordinación.
”Por favor, no te odies a ti misma tampoco" dijo Lauren perceptivamente "Por favor…" hizo una pausa para tragar saliva, su garganta estaba llena de emoción. "Eres increíble. Eres una de las personas más increíbles que he conocido. Eres tan fuerte y valiente e… increíble. No hay suficientes palabras positivas en el diccionario para describir lo increíble que eres.”
Camila sacó la cabeza del pecho de Lauren para poder mirala, mientras la otra chica ponía el mechón de cabello que cubría sus ojos detrás de su oreja. Camila sonrió ante el gesto, sintió un hormigueo en su piel, donde los dedos de Lauren la habían rozado.
”Te respeto mucho Camila" dijo Lauren con sinceridad "No tienes idea de cuanto.”
”Necesito ayuda" dijo Camila con honestidad. "No me gusta sentirme así. Lo odio.”
”Lo sé" la Señorita Lovato puso una mano sobre el hombro de Camila, separando a las chicas. Pero Lauren se opuso a la idea de soltar a Camila por completo, así que entralazó sus dedos con los de la otra chica, apretándo su mano firmemente.
”Por favor, ayúdenme" pidió Camila.
”Ok" dijo la Señorita Lovato "Pero creo que necesitas hablar con alguien que realmente pueda ayudarte. Yo no soy la persona adecuada, aunque me gustaría serlo.” Camila miró a Lauren, quien tenía una sonrisa triste en sus labios.
”Tampoco lo es Lauren, o Dinah o ninguno de tus amigos Camila. Lauren lo sabe, es por eso que te trajo aquí.”
“¿Vas a enviarme a ver a mi terapeuta?" le preguntó Camila.
”Sí" confirmó la Señorita Lovato, asintiendo con la cabeza. "Yo no estaría haciendo mi deber si no lo hago. Yo sé que la depresión es algo común después de un trauma físico, o al menos eso dice tu informe. Necesitas a alguien que tenga experiencia en tratar con esto y yo no creo poder esperar hasta mañana o hasta esta tarde.”
”¿Me enviará a casa?" preguntó Camila.
”Sí" dijo la Señorita Lovato "Sé que no te gusta ir a casa o ser tratada diferente, pero esto es importante Camila. Usted sabe que yo no lo haría si no fuera así.” Camila hizo un gesto de comprensión.
”Creo que debería ir" aceptó Camila "Yo no quiero estar así nunca más.”
”Okay" dijo la Señorita Lovato, feliz con la decisión de Camila "Vamos.”
Ella sostuvo el brazo de Camila que miró a Lauren por un momento antes de soltar la mano de la otra chica. Camila dio un paso hacia la señorita Lovato.
”Por favor, dile a los demás que me fui a casa" le pidió a Lauren.
”Ok, lo haré" prometió Lauren.
”¿Te veré más tarde?" preguntó Camila esperanzada, su cara mostraba el miedo que tenía al rechazo de Lauren.
“Te llamaré" Lauren no respondió segura, ya que no sabía si Camila sería capaz de ver a alguien esta noche.
”Por favor" dijo Camila "Es miércoles.”
”Ya veremos" dijo Lauren, sin querer darle falsas esperanzas a Camila "Hablaré con tu madre ¿ok? Si ella dice que estás bien, entonces estaremos allí...”
”Vamos Camila" insistió la Señorita Lovato "Vamos a llevarte a casa. Cuanto antes estés allí, más rápido sabrás si podrás ver a Lauren de nuevo ¿ok?" Camila asintió.
"Lauren, vuelve a verme después del almuerzo ¿bien?" pidió la Señorita Lovato mientras Camila se digirio hacia la puerta. Antes de esto, Camila le dió a Lauren una sonrisa de aliento y movió su mano para despedirse mientras se iba.
Lauren se quedó sola por un momento, pensando en como ellas habían hechos planes para esta noche, que quizás no se podrían realizar. Le tomó un poco de tiempo calmarse completamente antes de ir al comedor para encontrarse con Dinah y los demás. Le había hecho una promesa a Camila, y ella haría todo lo posible para que la otra chica se sintiera mejor.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 6

Mensaje por Admin el Jue Mar 02, 2017 4:19 am

Lauren se apresuró para encontrar a Dinah, Ally y Normani en la mesa en la que siempre se sentaban para almorzar. Ellas estaban solas hoy, sin sus novios y Lauren se sintió agradecida. Será mucho más fácil contarles lo que acaba de ocurrir. Era principios de octubre y el clima comenzaba a refrescarse, las hojas caían de los árboles. Lauren se deslizó rápidamente en un asiento vacío junto a Ally que la miraba con ligera preocupación.
”Llegas tarde" comentó Ally, tomando un momento para echar un vistazo alrededor en busca de Camila "Y sola" ella continuó "¿Dónde está Camila? ¿No acaban de tener matemáticas juntas?” Lauren bajó la cabeza, sintiéndose incómoda ante las miradas de sus amigas.
”¿Lauren?" preguntó Dinah preocupada "¿Qué pasa?”
Lauren levantó la mirada para ver a Dinah, el nerviosismo se apoderó de ella. Sabía que tenía que decirles todo lo que había pasado, Camila le había pedido hacerlo, pero eso no significaba que sería más fácil para Lauren. Se sintió enferma de tan solo pensar en lo mal que Camila se estaba sintiendo. Sus palabras volvieron a la mente de Lauren. “Ojalá hubiera muerto en ese accidente.”
”¿Lauren?" preguntó Dinah nerviosa "¿Qué pasó?”
Lauren miró las caras temerosas de sus amigas, cada una de ellas. Todas estaban preocupadas por Camila; Lauren podía notarlo.
”No sé por donde empezar" admitió Lauren con honestidad.
”¿Camila está bien?" preguntó Normani mirando a Dinah que estaba cada vez más inquieta.
”Físicamente" dijo Lauren "Emocionalmente, ella es un desastre.”
”¿Dónde está?" preguntó Dinah mientras hacia un movimiento para levantarse.
Lauren extendió su mano y tomó la de Dinah rápidamente para que no se fuera. “Ella se irá a casa" respondió Lauren. "La Señorita Lovato llamó a su mamá para que viniera a buscarla.”
”Debo ir a verla" dijo Dinah poniéndose de pie una vez más.
”No creo que sea una buena idea" admitió Lauren, tirando de la mano de Dinah una vez más.
Dinah se detuvo en frente de Lauren y la miró, esperando una explicación. Lauren no dijo nada inmediato, un gran silenció se apoderó del ambiente cuando Dinah captó la indirecta y volvió a su asiento. Una vez que ella estaba sentada junto a Normani, Lauren continuó explicando todo lo que habia sucedido. Antes de que pudiera terminar, Dinah salió disparada de su asiento pero Lauren reaccionó a tiempo.
”Dinah" dijo apresurada, mientras seguía a la otra chica. Puso una mano firmemente sobre el hombro de Dinah, quien se dio vuelta para mirar a Lauren, obviamente irritada. "Déjala. Nosotras no le podemos dar la ayuda que necesita en este momento.”
”Yo no puedo dejarla" dijo Dinah mientras lágrimas amenazaban con caer, sus palabras quedaron atrapadas en su garganta "Ella es mi mejor amiga.”
”Lo sé" respondió Lauren con comprensión. Abrazó a Dinah reconfortantemente y la otra chica le correspondió, envolviendo sus brazos alrededor de Lauren. "Sé exactamente como te sientes y me está matando el hecho de que debemos mantenernos alejadas de ella, pero la Señorita Lovato tiene razón. Camila tiene que hablar con alguien que esté capacitado para tratar situaciones como esta.” Dinah se relajó y dejó el abrazo para mirar a la otra chica.
”No puedo perderla" dijo miserablemente. "No lo haré. Yo apenas he vuelto a tenerla conmigo de nuevo.”
Lauren la abrazó nuevamente intentando aliviar sus temores, pero fue un completo fraude.
“No creo que ella pueda hacer algo" dijo Lauren, tratando de poner convicción en su voz. "Ella solo estaba…” Dinah la miró expectante. “Desahogándose" finalizó Lauren. "Fueron solo palabras. Eso es todo. No creo que ella realmente piense en eso. Ella no… ya sabes…. No creo que ella haría algo para…. ella nunca lo haría….”
”¿Suicidarse?" agregó Dinah en voz baja cuando se dió cuenta de que Lauren no podía decirlo.
”Correcto" respondió Lauren, asintiendo con la cabeza y frotando la espalda de Dinah para tranquilizarla. "Además, ella está con la Señorita Lovato y luego estará con su mamá, quien la llevará a ver a su terapeuta… no es como si ella estuviera sola o algo así.”
Dinah asintió, la lógica de Lauren le dió un poco de consuelo. Ambas volvieron a sus asientos, Normani puso una mano en el hombro de Dinah para consolarla y limpió algunas de sus lágrimas. Ally sonrió tristemente a Lauren, sosteniéndo su mano, entralazando los dedos.
Se sentaron en relativo silencio por el resto del almuerzo, el ambiente era sombrio y pensativo. Finalmente, la hora del almuerzo terminó, Lauren y el resto de las chicas se separaron para ir a sus respectivas clases, acordando reunirse en el auto de Lauren al final del día para contactar a la mamá de Camila y saber si podrían ir a verla. Lauren se dirigió de nuevo al salón de la Señorita Lovato, ansiosa de saber el por qué la maestra quería verla. Temía de que la retara por el arrebato que había tenido con Camila. Ya se sentía bastante culpable por sus palabras, era suficiente como para que la Señorita Lovato la hiciera sentir diez veces más culpable.
Abrio la puerta con cuidado, esperando una respuesta para poder entrar por completo. Ella avanzó con timidez cuando la Señorita Lovato dijo “Entra.” La profesora miró y sonrió amablemente a la otra chica.
”Lauren" saludó la Señorita Lovato, haciendo un gesto para que se sentara frente a ella.
Lauren se sentó insegura mientras la Señorita Lovato se inclinaba hacia adelante apoyando sus codos sobre la mesa mientras se acercaba a su estudiante. Lauren bajó la mirada nerviosa, esperando ser regañada.
”¿Estás bien?" preguntó la profesora, con la voz llena de preocupación "Solo quería saber si estabas bien después de todo lo que pasó.” Lauren levantó la mirada y la miró sorprendida.
”¿En serio?" preguntó Lauren "¿No va a retarme por lo que le dije a Camila?”
”Conociéndote, creo que es probable que ya te castigaste lo suficiente a ti misma por eso" dijo la profesora con simpatía. Lauren asintío.
”Mira Lauren" dijo la Señorita Lovato con seriedad "Esta situación no es fácil para nadie, especialmente para el resto de los amigos de Camila. Todo el mundo está haciendo todo lo posible para ayudarla. Todos ustedes la cuidan mucho.” Se detuvo un momento antes de continuar.
”Pero no debí haberme enojado tanto" dijo Lauren.
”Estoy de acuerdo en eso, la forma en que te expresaste no fue la mejor" dijo la profesora riéndo con suavidad "Pero creo que dadas las circunstancias es comprensible, así que no te castigues mucho por eso.”
”¿Ella estará bien?" preguntó Lauren esperanzada. "Quiero decir ¿ella obtendrá ayuda?”
”Su madre ya consiguió una hora con su terapeuta" dijo la Señorita Lovato "Creo que es importante para Camila hablar sobre sus pensamientos y sentimientos. Ella habla sobre el accidente, de lo que pasó, de lo que hizo y no pudo hacer, pero ella nunca habla de como se sintió y como se siente. A veces tenemos que vislumbrar su cabeza, como hoy, por ejemplo, pero no a menudo. Ella no dirá mucha información voluntariamente, por lo que hay que sacarla de ella de alguna forma.”
”Ella disminuye la importancia de sus dificultades" dijo Lauren.
”¿Te has dado cuenta de eso también?" coincidió la Señorita Lovato.
”Es porque no le gusta depender de los demás" señaló Lauren "Ella no quiere admitir que no puede hacer las mismas cosas que hacía antes. Que ella necesita ayuda. Ella siempre se avergüenza cuando me pide que haga algo por ella.”
”Creo que parte del problema es que Camila no ha aceptado todo lo que le pasó. Ella aún niega la gravedad del accidente, estuvo a punto de morir. Ella piensa que porque está de vuelta en la escuela debería estar de vuelta a la normalidad y le frustra que no sea así. Es comprensible que le moleste esto, realmente lo es.”
”Ella no lo ve de esa forma" dijo Lauren "Es comprensible, quiero decir… ella piensa que eso significa que es débil y patétita.”
”Ese es precisamente el problema" dijo la Señorita Lovato.
Se sentaron en silencio por un momento, antes de que la Señorita Lovato le diera una nota a Lauren que explicaba el por qué había llegado tarde a su próxima clase. Se levantó de la mesa y se dirigió hacia donde Lauren estaba de pie.
”Eres una chica muy inteligente Lauren" dijo la Señorita Lovato entregándole la nota y sonriendo "Es bueno ver que tú y Camila se han convertido en muy buenas amigas. Ella tiene suerte de tenerte cerca para apoyarla.”
Lauren tomó la nota, pero no dijo nada, no sabía como responder a las amables palabras de la Señorita Lovato.
”Mi consejo" continuó la profesora "Es que solo continues junto a Camila. Aún cuando las cosas sean difíciles para ella y trate de alejarte. Debes estar ahí con ella especialmente, porque será cuando más te necesite.”
”Lo haré" respondió Lauren con sinceridad.
“Si alguna vez necesitas hablar, estoy aquí ¿bien?”
”Okay" dijo Lauren "Gracias.”
”Mantente fuerte" dijo la Señorita Lovato sonriendo "Camila estará mejor.”
”Eso espero" dijo Lauren mientras cogía su mochila y la ponía sobre su hombro.
”Ya verás" comentó la profesora "Camila es fuerte" sonrió.
Lauren le devolvió la sonrisa a la Señorita Lovato, dándole las gracias una vez más antes de irse a su próxima clase. Se sentó, con la mente preocupada debido a Camila y todo lo que había ocurrido hoy, y estuvo así por el resto de sus clases hasta que la escuela terminó. Lauren se apresuró en ir al estacionamiento para reunirse con Ally, Dinah y Normani, y se puso feliz cuando las vio allí, Normani estaba apoyada sobre el auto, Dinah se mordía las uñas nerviosamente mientras tenía su celular presionado en su oreja.
”Hola" saludó Lauren "¿Dinah está llamando a Camila?" le preguntó a Normani.
”Ella esta tratando" respondió Normani "Pero ella no contesta. Es la quinta vez que escucha el correo de voz de Camila.”
“¡Camila!" dijo Dinah, obviamente, siendo invitada a dejar un mensaje después del tono "¿Podrías contestar tu celular? Estoy preocupada por ti. Todas lo estamos. Iré a tu casa si no me devuelves la llamada. ¡Camila! ¡contesta el celular! Ugh, si no tienes una buena razón por no contestarme, te voy a patear el trasero ¿ok? ¿Me oíste Cabello? ¡Prepárate para un Poly beat down!”
”¿Qué?" preguntó Dinah cuando se dio cuenta de que todas la miraban con una expresión divertida en el rostro.
”¿Le patearás el trasero?" preguntó Normani riendo suavemente. "Es muy poco rudo de tu parte ¿no te parece?"
“Nah" respondió Dinah "Ella sabe que solo estoy bromeando… bueno, algo así.”
”Entonces, ¿qué haremos?" preguntó Ally. "¿Iremos a verla?”
”¿Haz intentado llamar a su mamá?" le preguntó Lauren a Dinah.
”No" respondió la chica más alta "Quería llamar a Camila primero, pero ahora llamaré a su mamá.” Dinah seleccionó el contacto en su celular y lo puso en su oreja una vez más.
”¿Lograste poder concentrarte en tus clases?" le preguntó Normani a Lauren.
”No" admitió "¿Y tú?”
”No" dijo Normani acercándose más a Lauren "Siento que tenemos que hacer algo para Camila. Ya sabes, para levantarle el ánimo.”
”¿Cómo qué?" preguntó Ally.
”No lo sé" respondió Normani con sinceridad.
”Hola Sinu" escucharon a Dinah hablar con la mamá de Camila "Es Dinah… ella está…. ok… si… debo…. es que…. ok… sí…. adiós….” Dinah cortó la llamada y guardó su celular en el bolsillo mientras las demás esperaban expectantes.
”Camila está en casa" comentó Dinah "Su mamá dijo que ha sido un desastre esta tarde, pero su terapeuta piensa que sería bueno para ella que algunos de sus amigos la visitaran.”
”¿Eso es un si?" preguntó ansiosamente Ally.
”Definitivamente" confirmó Dinah.
”Tengo que volver a mi casa para recoger algunas películas" dijo Normani "Me olvidé por completo de echarlas a mi bolso esta mañana.”
”Yo te llevo" ofreció Ally con generosidad.
”Ok, bueno, entonces iremos a la casa de Camila" dijo Lauren "¿Las vemos ahí?”
”No nos demoraremos mucho" dijo Normani mientras se iba con Ally.
Lauren abrio las puertas de su auto y se metió dentro, Dinah hizo lo mismo. Fueron juntas a la casa de Camila, Lauren apagó el motor y salió de su auto, pero antes miró a Dinah que no había hecho ningún movimiento para salir.
”¿Crees que ella este bien?" preguntó Lauren con nerviosismo.
”Creo que hay solo una manera de averiguarlo" dijo Dinah, abriendo la puerta del auto para salir.
Lauren hizo lo mismo, cerró el coche mientras se dirigían a la puerta de la casa de Camila. Lauren recordó cuando había hecho este mismo recorrido después de la barbacoa en la casa de Ally, cuando había ayudado a traer a Camila a casa. Lauren sonrió ante el recuerdo.
Dinah tocó la puerta y poco después la abrio una mujer bajita de pelo rubio, Lauren asumió que era la madre de Camila. Sus ojos estaban hinchados y rojos, tenía el rostro desgastado, Lauren sonrió con simpatía.
”Hola Dinah" saludó la señora Cabello, abrazando a la chica más alta.
Conocía a Dinah desde que nació y Camila había dicho que era como un miembro más de la familia.
”Hola" respondió Dinah devolviendo el abrazo "¿Está bien?” Se separaron y Lauren vio la sonrisa que le dio la señora Cabello a Dinah agradecida por la preocupación.
”Sí, estoy bien" dijo palmeando el hombro de Dinah "Simplemente… ha sido un día difícil… para todos" miró a Lauren "Hola" saludo extendiendo la mano.
”Hola" respondió Lauren, tomando su mano torpemente.
”Ella es Lauren" dijo Dinah.
”Oh" dijo la señora Cabello reconociéndola. "Es un placer conocerte al fin Lauren. Camila habla de ti todo el tiempo.”
”Un gusto conocerla señora Cabello" respondió Lauren.
”Por favor" dijo la mamá de Camila "Dime Sinu.”
”Toda la gente genial lo hace" comentó Dinah y Sinu rio "¿Dónde está Camila?" preguntó la chica alta.
”Ella está en su habitación" respondió la mujer rubia. "Conociendo a Camila, ella está probablemente escuchando música" hizo una pausa para que las chicas entraran a la casa "Vayan arriba. Dinah, tú sabes donde está su habitación.”
”Gracias" dijo Dinah, llevándo a Lauren hacia las escaleras.
Lauren miró a su alrededor mientras subían las escaleras. Ella no había estado antes en la casa de Camila, pero esta se adaptaba perfectamente a lo que ella había imaginado. Fue la definición de una casa familiar; habían fotos de la familia en todas partes, fotos de Camila y su hermana pequeña jugando en la playa, una foto de la familia que había sido tomada junto al árbol de Navidad. A Lauren le gustó.
La chica de ojos verdes observó las imágenes que cubrían la pared, y casi tropezó con un escalon cuando finalmente llegó a la puerta de la habitación de Camila. Ambas esperaron para que Camila les dijera que podían entrar, pero cuando no encontraron una respuesta, Dinah abrio cuidadosamente la puerta y entró a la habitación. Lauren la siguió y vió a Camila recostada en su cama, con sus audífonos puestos, y la música se podía escuchar desde donde estaba parada. Su cuaderno estaba junto a ella y un lápiz sobre este.
”Camila" dijo Dinah acercándose a la cama. Se sentó en el borde de está Camila abrio los ojos ante el peso que sintió sobre su colchón y parpadeo un par de veces antes de ver a Dinah. Se sacó los audifonos y se sentó en la cama.
”Hola" saludó a Dinah y la abrazó.
”¿Hola?" preguntó Dinah riéndo "¿Eso es todo lo que tienes que decir?… Me asustaste mucho hoy Chancho.”
”Perdón" se disculpó Camila, abrazando a Dinah una vez más "No fue mi intención.”
”Está bien" respondió Dinah separándose de su amiga "No lo hagas de nuevo ¿si?”
”Lo intentaré" dijo Camila con dificultad.
”¿Quieres hablar de lo que pasó?" preguntó Dinah.
”Quizás" admitió Camila mirando a Lauren, le sonrió en forma de saludo. Lauren le sonrió de vuelta. "¿Lauren te dijo todo?”
”Sí" le informó Dinah.
”¿Todo?" preguntó Camila con seriedad.
”Sí, todo" confirmó Dinah "¿De verdad dijiste eso?”
”¿Decir qué?" preguntó Camila.
”Tú sabes…" dijo Dinah.
”Que me hubiera gustado morir" dijo Camila sin demostrar emociones.
“Sí, eso" dijo Dinah. Camila asintió con la cabeza. "¿De verdad deseas eso Mila?" preguntó Dinah con tristeza. "¿Alguna vez intentarías… ya sabes, hacer algo?" preguntó con un poco de desesperación en su voz. Camila negó con la cabeza.
”¿Entonces por qué lo dijiste?" preguntó Dinah. "He estado preocupada por ti toda la tarde, imaginando cosas horribles" se detuvo por un momento para tomar una respiración profunda en un intento de no llorar "No quiero sentarme junto a tu cama en el hospital de nuevo Camila. No puedo hacerlo de nuevo. Yo no quiero volver a sentirme como lo hice durante ese tiempo… nunca más.” Dinah limpió algunas lágrimas que habían derramado sus ojos. ”No tienes ni idea de como me sentía al verte allí… esperando y esperando y esperando…Escuchar a tu mamá llorar… y a Sofi… ella no dejaba de preguntar cosas… ella no entendía porque todos estabamos tan tristes.” Lauren sintió como sus propios ojos se humedecían al escuchar a Dinah y por primera vez durante el último mes, estaba agradecida de no haber conocido a Camila durante el tiempo del accidente. No creía haber podido estar en la posición de Dinah, ella sentía que le estaban rasgando el corazón de tan solo pensarlo. Camila comenzó a llorar y besó a Dinah en la frente.
”No lo haré" dijo en voz baja entre sollozos "Te lo prometo. Perdón. Por favor, no llores Dinah.” Dinah abrazó a Camila con todas sus fuerzas mientras intentaba parar de llorar.
”Te quiero Chancho" dijo Dinah "Mucho.”
”Yo también te quiero" respondió Camila, besándo a Dinah en la mejilla y apoyando su cabeza en el hombro de su amiga.
Se quedaron así por un momento y Lauren se secó las lágrimas con las mangas de su poleron. Después de un minuto, Dinah se aclaró la garganta y ambas se separaron. ”Entonces" dijo Dinah, haciéndole gestos a Lauren para que se sentara junto a ellas "¿Cómo te fue con tu terapeuta?”
”Estuvo bien" dijo Camila mirando entre sus amigas "Me dió algunos antidepresivos y debo ir a verla todas las semanas.”
“¿Qué te dijo?" preguntó Lauren interesada.
Camila le acarició el brazo antes de responder.
”Ella dice que tengo que lidiar sobre como me siento respecto al accidente" dijo Camila "Tengo que dejar de centrarme en lo que no puedo hacer y centrarme en lo que si puedo hacer.”
”Como el hecho de que estás teniendo una conversación coherente y fluida con nosotras" dijo Dinah sonriendo.
”Exacto" dijo Camila sonriendo también, no se había dado cuenta de que estaba hablando con fluidez "Tengo que ser más positiva.”
”Yo ya te había dicho eso" habló Dinah "Siempre eres tan dura contigo misma.”
”Ella me dijo que debería escribir mis sentimientos para desahogarme. Escribirlos en un diario o algo así para que pueda sacarlos de mi.” Camila cogió su cuaderno y se lo mostró a Dinah y Lauren.
”¿Que dice ahí?" preguntó Dinah confundida, sin querer ofender a su amiga.
Camila rio y el corazón de Lauren se aceleró ante el sonido. Parecía una eternidad desde la última vez que había oido la risa de Camila y era agradable tener esa dulce música de vuelta.
”Bueno…" respondió Camila "Empecé a escribir y no pude, así que terminé rayando toda la página.”
”Creo que es una perfecta representación de como te sientes" sonrió Lauren.
”¿Verdad que sí?" una amplia sonrisa se extendió por el rostro de Camila. Lauren sintió como su propia sonrisa se agrandaba. "Pienso lo mismo.”
”Deberíamos hacer algo…" dijo Dinah arrancándo la página del cuaderno y poniéndose de pie.
”¿Qué?" dijo Camila.
”Ya sabes, por razones terapéuticas" respondió Dinah mientras tomaba una tachuela azul y ponía la hoja en el mural de Camila "Ahora puedes mirar a esa hoja y golpearla o algo cuando te sientas mal por lo del accidente de nuevo.”
”Eres una idiota" rio Camila.
”¿Qué más dijo tu terapeuta?" preguntó Lauren mientras Dinah volvía a sentarse en la cama. "Además de que te convertirás en la siguiente Banksy por tus increíbles dotes artísticos.”
”Me dijo que debería tratar de hacer las cosas que solía disfrutar antes del accidente" los ojos de Camila se iluminaron "Sin embargo, es más fácil decirlo que hacerlo.”
”¿Por qué?" preguntó Lauren.
”Porque…" dijo Camila "Las cosas que solía disfrutar eran tocar la guitarra, leer y escribir. Y yo no puedo hacer nada de eso muy bien.”
”Pero la práctica hace al maestro" dijo Lauren mientras se levantaba para tomar la guitarra que estaba apoyada en la pared en la esquina de la habitación.
Camila la miró dudosa, pero tomó la guitarra entre sus manos cuando la morena de ojos verdes se la entregó. Se sentía ajena a ella. Trató de curvar su mano izquierda en el cuello de la guitarra, pero tuvo problemas para maniobrar debido a que su mano estaba lesionada, sus dedos no respondían a las ordenes de su cerebro. Camila hizo una ligera mueca de dolor, sus musculos se negaban a estirarse más de lo que lo habían dicho durante los últimos meses.
”Aquí" señaló Lauren tomando la muñeca de Camila mientras ella abría y cerraba los dedos rápidamente para acostumbrarlos a esa acción.
Lauren quitó suavemente la férula que protegía el brazo de Camila, observando el evidente daño que había en el. Una gruesa cicatriz corría a lo largo del antebrazo de Camila, y a través de la palma de su mano. Lauren la examinó de cerca, acariciando con su pulgar la cicatriz hasta que Camila apartó su brazo.
”Es fea, lo sé" dijo Camila, cubriendo la cicatriz con la manga.
”No, no lo es" dijo Lauren señalando la cicatriz que la otra chica tenía en la frente. "Esa tampoco lo es.”
”Creo que son geniales" dijo Dinah con seriedad "No tengo ninguna cicatriz… soy un poco aburrida.”
”Que pena por ti" respondió Camila burlonamente.
”Una cicatriz significa que eres más fuerte que lo que intentó hacerte daño" dijo Lauren pensativa "O… matarte, en tu caso.”
Camila rio.
”Me encantó lo que dijiste" comentó Dinah "¿Acabas de inventarlo?”
”No" admitió Lauren "Lo leí en Tumblr.”
”Debería haberlo sabido" respondió Dinah riéndo "Tumblr está lleno de sabiduría.”
”Hablando en serio Camila" dijo Lauren extendiendo su mano para tomar el brazo de la otra chica y enrollar la manga que cubría su cicatriz "No vuelvas a avergonzarte de tus cicatrices. Al igual que Demi Lovato dijo, ellas son hermosas de alguna manera. Las cicatrices muestran por lo que has pasado y lo fuerte que eres por haberlo superado.”
”¿Te gusta Demi Lovato?" preguntó Camila emocionada.
”¿Es una broma? ¡Me encanta!" respondió Lauren entusiasta.
”¡A mi también!" respondió Camila alegremente.
”¿Sabes como tocar alguna de sus canciones?" preguntó Lauren.
”Claro que si, las sé todas" respondió Camila.
”¿Heart attack?" preguntó Lauren.
”¿Hmm?" preguntó la chica de ojos cafés con incertidumbre.
”Intenta tocarla" aclaró.
”Oh" dijo Camila, frunciendo el ceño en concentración. Ella sacó la lengua mientras trataba de envolver su mano en la guitarra una vez más. Se las arregló para acomodar sus dedos en las cuerdas, pero era incapaz de coordinarlos como para hacer un acorde. "Mierda. No puedo poner mis dedos en la posición correcta. Están adormecidos.” Lauren se acercó más a Camila para ayudarla.
”Okay… ¿Qué tal esto?… yo haré los acordes y el patrón de rasgueo.”
Lauren puso su brazo alrededor del toso de Camila.
”¿En serio?" preguntó Camila.
”Sí" dijo Lauren "¿Por qué no? Toco la guitarra desde que mi padre me enseñó cuando era pequeña.” Camila miró a Dinah, quien sonreía alentadoramente.
“Está bien" dijo Camila y miró a Lauren para que hiciera el primer acorde. Lentamente, ambas lograron coordinarse a través de la canción, Lauren movía su mano instintivamente para formar las notas mientras Camila tocaba la melodía.
”¿Ves?" dijo Lauren llena de felicidad una vez que habían terminado "Fácil. Ahora, esta vez, no te preocupes por los acordes, solo toca como si lo estuvieras haciendo tu misma. Voy a ayudarte.”
Tocaron la canción una vez más, esta vez ambas tocaron al unísono, por lo que era casi perfecto. Dinah cantó junto a la música, su voz llenó la habitación mientras Camila sonreía alegremente.
”Lo hicimos" exclamó Camila "¿Viste eso? ¡Lo hice!”
”¿Así que seguirás practicando?" preguntó Lauren "Si lo haces, en un par de días más serás capaz de tocar los acordes tu misma. Esa es tu misión.” La risa de Camila llenó la habitación y Lauren compartió miradas con Dinah.
”Okay" prometió Camila "Bien, lo haré.”
”Aww yay" dijo Dinah complacida "Extrañaba que tocaras la guitarra. Eras muy buena haciéndolo.”
”¿Quieres ayudarme a practicar?" le preguntó Camila a Lauren con una gran esperanza de que aceptara "Si lo hago bien, quizás podríamos tocar la guitarra juntas ¿no?”
”Me encantaría eso" dijo Lauren con honestidad.
”A mi también" sonrió Camila "Gracias.”
”No necesitas agradecerme" dijo Lauren sincera "Tu mirada y sonrisa es todo lo que necesito. Es tan lindo verte sonreír de nuevo.”
”Amén" coincidió Dinah.
La sonrisa de Camila se amplió a más no poder, y luego soltó una adorable risa, una luz, ese simple sonido hizo que el corazón de Lauren se volviera eufórico. Lauren estaba muy contenta en ese momento, ella no podría haberse sentido más feliz, era mucho mejor que haber ganado la lotería. Sin embargo, Lauren se dió cuenta de que estaba equivocada cuando Camila se inclinó y le dio un beso en la mejilla antes de decir “gracias” una vez más.
La sonrisa de Lauren creció más y más y con su mano tocó su mejilla. Se sentía mareada y su corazón empezó a latir diez veces más rápido de lo normal, su ritmo golpeaba en sus oídos. Lauren pensaba que si fuera posible morir de felicidad, ella moriría en ese momento.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 7

Mensaje por Admin el Jue Mar 02, 2017 4:19 am

Camila dejó su guitarra en el suelo y se bajó de la cama. Giró sobre sus talones rápidamente para estar frente a frente con Lauren y Dinah, mientras su sonrisa persistía y sus ojos brillaban de alegría. “¿Quieren tomar algo?”
“Claro" aceptó Dinah "¿Tienes Coca Cola?”
”No estoy segura" admitió Camila. "Veré lo que tengo" se volteó para mirar a Lauren que estaba perdida en el espacio, con una expresión aturdida en su rostro "¿Lauren?" preguntó Camila. Lauren miró a la chica rápidamente cuando se dió cuenta de que le estaba hablando.
”Perdón, ¿qué?" preguntó, evidentemente no había escuchado la pregunta de Camila, en su mente repetía el momento en que ella la había besado en la mejilla una y otra vez.
“¿Quieres algo de beber?" preguntó Camila de nuevo.
”Sí, eso estaría bien, gracias" respondió Lauren casi tartamudeando.
”Okay, ya vuelvo" dijo Camila cuando dejó la habitación Lauren puso su mano en el lugar en el que Camila la había besado.
”Solo respira Lauren" dijo Dinah, riéndose para sus adentros. Se había cambiado de posición en la cama, ahora estaba acostada sobre su estómago, mirando hacia la puerta. "Toma un momento, respira, y vuelve a articular tus palabras correctamente.”
”¿Viste eso?" preguntó Lauren, acariciándo su mejilla suavemente, todavía en estado de shock.
”Si lo vi" rio Dinah. "Incluso si no lo hubiera visto, probablemente me habría imaginado que algo había sucedido. Estás actuando como un tierno cachorrito enamorado y tu cara es la cosa más roja que he visto.”
”Oh Dios" dijo Lauren "¿En serio?”
”En serio" confirmó Dinah "Si te sonrojaras un poco más, podrías reemplazar a Rodolfo y guiarías el trineo de Santa en Navidad… Quiero decir, no me malinterpretes, es súper adorable. Pero no sabes mantener tus sentimientos fuera de tu cara, por así decirlo.”
”¿Crees que Camila se haya dado cuenta?" preguntó Lauren nerviosamente. Dinah agitó la mano con indiferencia “No seas ridícula. Camila es literalmente, ajena a todo lo que sucede a su alrededor.”
“Que bueno" suspiró Lauren aliviada.
”¿Bueno?" preguntó Dinah sorprendida por la reacción de Lauren "Pensé que realmente te gustaba.”
”Me gusta" dijo Lauren "Es solo que… ella me necesita en estos momentos como una amiga. Y yo no quiero poner en peligro esa amistad que estamos construyendo.”
”Aw" dijo Dinah "Eres tan tierna" extendió sus manos y pellizcó las mejillas de la chica de ojos verdes antes de tomar un tono más serio. "Gracias por lo que has hecho por ella Lauren. No he visto a Camila tan feliz desde antes del accidente" dijo con gratitud. Lauren sonrió al comentario de Dinah. “Confio totalmente en ti. Y eso es bastante raro porque no confio en nadie cuando se trata de Camila. No quiero que nadie le haga daño.”
”Yo tampoco" dijo Lauren.
”¿Sabes algo?" dijo Dinah en voz baja, como si estuviera a punto de revelar el secreto más grande. "Tengo mis dedos cruzados para que algún día tú y Camila esten juntas, y para que ella se sienta de la misma forma en que tu lo haces.”
”¿En serio?" preguntó Lauren sorprendida.
”Sí. Eres tan buena con ella, debes obtener algo a cambio" dijo Dinah. Lauren sintió que su rostro se enrojecía aún más, sus mejillas ardían. Dinah se rio en voz alta. “Oh Dios mío. No de esa forma. Me refiero a que… ya sabes, una relación… novias, así como… eww… nada sexual. No quiero pensar en esas cosas… menos sobre mi mejor amiga… quiero decir, sí… nada en contra de eso… háganlo… yo les doy ship, solo… por favor… no quiero que me cuenten sobre eso… eww…”
Lauren se sintió un poco incómoda al pensar en ella y Camila juntas. Se aclaró la garganta saltando de la cama a toda prisa.
”Uhm… sí, okay. ¿Cambiemos el tema?" sugirió Lauren.
”Por favor" pidió Dinah. Un incómodo silencio cayó en la habitación luego de la inesperada conversación que habían tenido.
Por suerte, antes de que alguna de ellas dijera algo, Camila apareció en la puerta con una bandeja con vasos. Ally y Normani estaban con ellas sosteniendo algunos refrescos, DVDs y una bolsa de palomitas de maíz.
”Miren quienes aparecieron mientras estaba en la cocina" dijo Camila mientras ponía la bandeja en el suelo. Normani miró a Lauren, notando sus mejillas color carmesí.
”¿Todo bien?" le preguntó a Lauren, entrecerrando los ojos ligeramente.
”Sí" dijo Lauren con algo de nerviosismo.
”Entonces ¿por qué estás actuando tan extraño?" preguntó Normani mientras todas miraron a Lauren, incluyendo Camila.
”No estoy actuando raro" dijo Lauren "Estoy bien… de hecho, me siento muy bien.”
Normani inclinó la cabeza ligeramente y miró a Dinah, quien murmuró “Te diré más tarde.”
”¡Ni te atrevas!" exclamó Lauren al escuchar a Dinah.
”¿Qué pasa?" preguntó Camila, sin entender nada.
”Nada" respondió Lauren rápidamente "Nada importante.”
”O…ka…y…" dijo Camila alargando la palabra. "Hasta yo creo que estás actuando un poco raro ahora.” Lauren le lanzó a Dinah una mirada de odio y ella el dió una mirada de disculpa en respuesta. ”¿Me perdí de algo?" preguntó Camila cuando nadie dijo nada "¿Qué está pasando?”
”Ehm…" dijo Ally, llamando la atención de Camila mientras Lauren amenazaba a Dinah y Normani pasando su dedo por el cuello en señal de que las iba a asesinar.
"Uf, ya ves, la cosa es que…”
”Pensamos que necesitabas subir el ánimo" interrumpió Normani "Ya sabes, por lo de hoy… así que planeamos algo así como una sorpresa para ti.”
”Oh Dios" susurró Lauren.
”¿En serio?" preguntó Camila con impaciencia "No era necesario.”
”Sabemos que no era necesario" dijo Normani, haciendo hincapié en la palabra y poniendo su brazo alrededor de los hombros de Camila para abrazarla. "Lo hicimos porque eres nuestra amiga y has tenido un día de mierda.”
”Solo para que conste" dijo Ally "Siempre puedes hablar con nosotras. Sabes que siempre estaremos aquí para ti.” Camila sonrió ante las palabras de Ally y extendió la mano para tomar las de la chica de menor estatura.
“Así qué…" dijo Dinah intrigada. "¿Cuál es la sorpresa?”
”¡Oh!" exclamó Normani "Okay, cierra tus ojos Camila.”
”¿En serio?" preguntó Camila nerviosamente.
”Sí" dijo Normani riendo. "No te preocupes, no te voy a bajar los pantalones ni nada" le guiño a Lauren, quien quería morir de vergüenza. Por suerte, Camila no notó nada. Lauren estaba empezando a apreciar la incapacidad de la otra chica para darse cuenta de lo que pasaba a su alrededor Camila se rio, cerrando los ojos.
”Okay, extiende tu mano" ordenó Normani, volteándose hacia Ally que sacó un sobre de su bolso.
Lauren miró a sus amigas con confusión mientras Normani ponía el sobre en las manos de Camila.
”Ahora, abre los ojos" dijo emocionada.
”Oh genial" dijo Camila, mirando el sobre sin entender. "Un sobre.”
”Sí, ábrelo" impulsó Ally.
”Por Dios Mila" murmuró Dinah "¿No recuerdas para que sirven los sobres? Tienen algo dentro, duh.”
”Verdad" respondió Camila, abriendo el sobre "Por supuesto que lo sabía.”
Camila sacó el contenido del sobre, dejando caer una de las pequeñas tarjetas rectangulares en el suelo, debido a la poca destreza de su mano izquierda. Cayó boca arriba y Lauren notó inmediatamente lo que le habían dado.
”¡Oh Dios mío!" exclamó Lauren incredula "¡¿Le diste tus entradas para el concierto de Beyoncé?!”
”Espera ¿qué?" preguntó Camila mientras se agachaba para recoger la entrada que había caído "¿Es una broma? ¡No puedo aceptar esto! ¡Has estado tan emocionada por ir a verla!”
”Lo sé" dijo Normani cruzando los brazos "Pero yo quiero dartelas a ti, por lo que tienes que aceptarlas.”
Camila le devolvió las entradas “Ugh, de ninguna manera. Quiero decir, es un gesto increíble de tu parte, de verdad, muchas gracias, pero yo no puedo aceptarlas.”
”Bueno, yo no las aceptaré de vuelta" respondió Normani decidida. "Así que debes ir.”
”Yo iré" interrumpió Dinah bromeando.
Camila miró a su mejor amiga y frunció el ceño “Dinah, no estás ayudando.”
”Claro que está ayudando" dijo Normani "Ves, todo es perfecto. Yo te di dos entradas, entonces tú y Dinah pueden ir juntas.”
”¿Y tú?" preguntó Camila "Mueres por ir a ver a Beyoncé en vivo. Es todo de lo que has hablado durante el último mes todos los días desde que las entradas salieron a la venta.”
”Sí, bueno…" dijo Normani "Yo iré a verla en otra oportunidad.”
”¿Ally?" dijo Camila.
"Hey" respondió Ally levantándo las manos "Esto no tiene nada que ver conmigo. Son las entradas de Normani y fue su idea."
”Estás haciéndome un favor enorme" dijo Normani "Yo solo pude comprar dos entradas y no podía dedicar si ir con Lauren o Ally. Ahora no tengo que elegir. Todas ganamos.”
Camila insistió en devolverle las entradas a Normani, tratando de forzarla a que las tomara.
"Camila, por favor, tómalas" dijo Normani "Yo quiero que tú vayas, de verdad. Te mereces algo bueno después de toda la mierda por la que has pasado.”
Camila miró a Dinah, haciendo una pregunta silenciosa. Dinah asintió, sabiendo exactamente lo que Camila estaba pensando.
”Las aceptaré solo si vienes conmigo" dijo Camila, volviendo a mirar a Normani "¿Por favor?”
Camila hizo pucheros y Lauren sintió que casi moría debido a lo adorable que era.
”Ugh, está bien" cedió Normani riendo "¿Cómo haces esa cara?”
Los labios de Camila estallaron en una amplia sonrisa “Es un talento" admitió antes de abrazar a Normani con entusiasmo. Ally aplaudió de alegría mientras miraba a sus amigas.
”Gracias" dijo Camila feliz "Esto es realmente increíble. ¿Qué hice para merecerlas chicas?”
”Casi mueres después de ser atropellada por un auto" dijo Dinah bromeando "Creo que el universo te debe una.”
”O cinco" agregó Lauren.
”Prepárate para booty pop Camila. He oído que su concierto será inolvidable" dijo Normani.
”Oh, si… no" respondió Camila "Yo no puedo bailar.”
”Oh…" suspiró Normani "Perdón, no sabía. Supongo que debería haberlo sabido...”
Dinah comenzó a reír descontroladamente ante las palabras de Normani.
”¿Qué es tan gracioso?" preguntó Ally riendo junto a Dinah.
”No es por el accidente Normani" dijo Dinah, su cuerpo temblaba ante tanta risa "Ella no puede bailar simplemente porque no tiene ritmo. ¿Por qué crees que nunca va a clases de baile conmigo? Ella es, literalmente, la bailarina más torpe que he conocido.”
”Oh" respondió Normani riendo igual que Dinah.
”No puedo hacer nada para mejorar" protestó Camila "Nunca he sido buena bailando.”
”Está bien" respondió Normani "Te voy a enseñar.”
”Me duele el estómago de tanto reír" dijo Dinah mientras agarraba su abdomen, luego cayó de la cama directo al suelo.
El resto de las chicas comenzó a reír ante la situación y Dinah siguió riendo a pesar del golpe que había recibido al caer.
Una vez que Dinah había logrado recomponerse lo suficiente para volver a sentarse en la cama, las cinco chicas eligieron una película para ver. Ally y Normani se sentaron en el suelo a los pies de la cama, frente a la TV. Lauren yacía boca abajo, con la cabeza en el extremo de la cama, descansando en las palmas de sus manos, apoyada en los codos. Dinah y Camila se sentaron juntas con la espalda contra el cabecero, Camila apoyó su cabeza en el hombro de Dinah mientras veían “Easy A.”
”Ugh, amo a Emma Stone” dijo Lauren cuando la actriz apareció en la pantalla luciendo un corsé “Ella es tan atractiva y divertida. Es mi celebrity crush.”
”Pensé que Lana Del Rey era tu celebrity crush" dijo Normani.
”Ella es mi celebrity music crush” dijo Lauren “Además, ella es mi ídola.”
”Espera, ¿hay diferentes tipos de crush?" preguntó Normani.
”Sí" respondió Lauren "Por supuesto que si.”
”Okay, así que ¿cuáles son los otros tipos?" preguntó Normani.
”Hay un montón" informó Lauren "Además de que puedes tener varios en cada categoría" levantó la cabeza para comenzar a contar con los dedos "A ver… puedes tener un crush con cantantes, estrellas de cine, de televisión, con deportistas, vloggers...”
”Ok, ok" dijo Normani riendo "Ya entendí.”
”¿Tienes algún crush con alguna celebridad masculina?" preguntó Camila con inocencia.
”Solía tener un crush con Nick Jonas antes de darme cuenta que soy lesbiana" dijo Lauren con total naturalidad "Y con Logan Lerman también.”
”Espera, ¿eres lesbiana?" preguntó Camila sorprendida.
”Sí" respondió Lauren riendo "¿En serio no sabías?”
”No" dijo Camila con honestidad. Ally y Normani miraron a Camila con incredulidad en sus rostros.
”¿Estás bromeando?" preguntó Ally.
”Lauren es… no sutil" dijo Normani riendo "El otro día estaba casi babeando por la Señorita Lovato en la escuela.”
”Oh Dios mio" dijo Lauren "Mentira.”
”Verdad" refutó Normani "Ella es tu teacher crush.”
”Realmente me gusta la Señorita Lovato" comentó Camila "Ha sido muy buena conmigo desde que volví a la escuela.”
”Sí, pero no te gusta la forma en la que le gusta a Lauren" dijo Dinah "¿O sí?”
”Bueno, no" respondió Camila "Creo que no.”
”Escuché un rumor de que la Señorita Lovato es familiar de Demi" añadió Dinah "Al parecer, ella es su prima o algo así.”
”Espera, ¿qué?" preguntó Normani "¿Dónde escuchaste eso?”
”Alguien lo dijo en el almuerzo el otro día. Pero no sé si es verdad.”
”Bueno, definitivamente investigaré sobre eso" comentó Normani. "Tal vez ella le puede decir a Demi que me siga en Twitter.”
”¿Quén es tu celebrity crush Camila?" preguntó Ally volviéndo al tema.
”¿El mió?" Camila devolvió la respuesta.
”Sí, el tuyo" confirmó Ally.
“No lo sé" respondió con sinceridad "No he pensando en eso.”
”¿No has pensando en ninguna persona?" preguntó Normani. Camila se tomó un momento para pensar en sus siguientes palabras.
”Bueno, no me imagino en una relación con ellos pero me gusta Ed Sheeran, One Direction, Taylor Swift y Demi Lovato" respondió Camila.
”No son considerados celebrity crushes si no te imaginas en una relación con ellos" dijo Dinah "Son solo personas que idolatras.”
”¿No hay ninguna persona famosa a la que te gustaría besar?" preguntó Lauren con interés.
”No" dijo Camila "¿Es raro?”
”Un poco" respondió Dinah.
”Uhu" dijo Camila, pensativa.
”¿Pasa algo?" preguntó Ally.
”Estoy tratando de pensar si lo hice antes del accidente" respondió Camila.
”¿Crees que esto está relacionado con tu lesión en la cabeza?" preguntó Normani.
”No lo sé" admitió Camila "Yo no pienso en otras personas en esa forma. No recuerdo si lo hice antes.”
”Nunca me mencionaste haber querido besar a algun famoso" dijo Dinah.
”Oh bien. ¿Y alguien de la escuela?" preguntó Normani mirando a Lauren. Lauren miró hacia ella en silencio pidiéndole que no siguiera con el tema. ”¿Te gusta alguien de la escuela?" continuó Normani.
”Me agradan ustedes" respondió Camila sonriendo.
”Sí, pero nosotras somos tus amigas" dijo Dinah riendo "Obvio que te agradamos.”
”Románticamente, ¿hay alguien que te llame la atención? Quizás… podríamos ver que sucede con esa persona, si es que hay alguien que te gusta" preguntó Normani ansiosa.
”Hm… ¿qué hay sobre Lauren?" replicó Camila "Ella no está con nadie ¿o si?”
”¿Qué?" preguntó Lauren, sintiendo que su corazón dejaba de latir.
”¿No tratarás de ayudarla a ella con la persona que le gusta?" aclaró Camila.
Las otras chicas se miraron con inquietud e incredulidad al malinterpretar lo que Camila había dicho.
”He estado tratando de que Lauren tenga una relación por años" dijo Normani "Ella solo tiene ojos para una persona. Aunque eso suene desesperado.”
”¿Quién?" preguntó Camila.
”Nadie que conozcas" dijo Lauren con nerviosismo, incómoda ante la conversación. Camila se cambió de posición para acostarse junto a Lauren y mirarla.
”¿Amas a esa persona?" preguntó Camila con seriedad.
”Bueno, no lo sé" respondió Lauren, sintiendo muy expuesta al estar tan cerca de Camila.
”Ella lo hace" dijo Normani, mirándo a su amiga.
”¿Qué se siente? Me refiero a, ¿qué se siente amar?" preguntó Camila con entusiasmo.
”No sé Camila" respondió Lauren "Es solo un crush.”
“Bueno, entonces ¿cómo se siente eso?" volvió a preguntar Camila.
”Soy como la única persona soltera además de ti" comentó Lauren "Sin duda, las otras chicas están en mejores condiciones de responder esa pregunta.”
”Cualquiera puede responder" dijo Camila mirando a su alrededor. Lauren se tomó un momento para recuperar el aliento.
”No lo sé" respondió Normani. "Supongo que piensas en esa persona todo el tiempo.”
”Siempre quiero hablar con Troy cuando no estamos juntos" concordó Ally "Segundos después de que se va, ya quiero volver a verlo.”
”Crees que algunas actitudes de esa persona son algo molestas" dijo Dinah "Pero en el fondo, te gustan mucho esas actitudes.”
”Crees que todo en esa persona es perfecto" agregó Lauren "Incluso aquellas cosas que no le gustan de si misma a aquella persona.”
”Quieres compartir todo con esa persona" dijo Normani "Ya sabes, como… si veo algo que creo que es divertido, siempre quiero contárselo a Arin, incluso si es algo realmente ridículo.”
”Miras a esa persona todo el tiempo" comentó Dinah "Incluso si es solo un vistazo rápido, porque crees que es la persona más atractiva que haz conocido.”
”Me gusta la forma en la que Troy me hace sentir especial" dijo Ally "Como que no le gustaría estar con nadie más. El siempre está tratando de hacerme reír y me dice cosas lindas.”
”No puedes evitar sonreír cuando estás cerca de esa persona o cuando piensas en ella" añadió Lauren "Sonries tanto que tu rostro duele a veces, pero en el buen sentido.”
Camila estaba tumbada en la cama, con la cabeza apoyada sobre el codo escuchando atentamente los comentarios de sus amigas, con una expresión pensativa en el rostro. Miró a Lauren y sonrió cuando sus miradas se encontraron. Lauren le devolvió la sonrisa.
”Ahora si me gustaría estar enamorada de alguien" dijo Camila esperanzada "Suena muy lindo.”
”Suena lindo" coincidió Lauren "Pero en realidad, es una de las cosas más dolorosas que he experimentado en mi vida.”
”¿Lo es?" preguntó Camila bajando un poco el tono de su voz.
Lauren miró los suaves labios de Camila, que estaban literalmente a centímetros de su cara, y tragó saliva antes de contestar.
”No tienes idea" respondió.
”Especialmente cuando la otra persona no se siente de la misma manera" dijo Normani, mirando a Lauren comprensivamente.
”¿No le dices a la otra persona?" preguntó Camila.
”No, si se lo dices" dijo Dinah riendo "Desde el accidente tu cerebro no tiene filtro y dices literalmente todo lo que piensas, aunque estoy 100% segura de hacías lo mismo antes del accidente.”
”Sin duda, es bueno saber que le gustas a alguien ¿no?" preguntó Camila
”Lo es" dijo Normani "Es realmente lindo.”
”Entonces ¿por qué no decirle a alguien que te gusta?" preguntó Camila de nuevo.
”Porque…" comenzó a decir Lauren "Sería muy doloroso saber que no se siente de la misma forma, así que te proteges a ti misma. Aunque mantienes la esperanza de que se dara cuenta de que le gustas.”
”Eso es estúpido" dijo Camila.
”Tal vez" respondió Lauren.
”Me encantaría saber si le gusto a alguien" dijo Camila "Sobre todo ahora.”
”¿A qué te refieres con “sobre todo ahora”?" preguntó Ally.
”Ya sabes, con mis cicatrices y todo" dijo Camila.
”¿De qué estás hablando?" preguntó Dinah "Sigues siendo hermosa idiota.”
”Además" dijo Lauren "Las personas pueden sentirse atraídos por alguien por su apariencia al principio, pero nos enamoramos de todas esas pequeñas características y peculiaridades que los hacen… ellos.”
”Si realmente te gusta alguien, te gusta todo sobre esa persona" comentó Ally.
”Bien" dijo Camila, volviendo a mirar a Lauren "Creo que deberías decirle a tu enamorada como te sientes. Tal vez se siente de la misma forma, pero simplemente no se ha dado cuenta todavía.”
Lauren miró a Camila con cautela, sus miradas se encontraron por un momento. Podía sentir a las otras chicas mirándolas, esperando a que confesara sus sentimientos por Camila. No podía dejar de pensar en ella, solo quería estar con Camila todo el tiempo, para ver su sonrisa y escucharla reír. Lauren trató de leer la mirada de la chica que estaba frente a ella, para saber si había alguna señal que pudiera decirle como se sentía ella, para averiguar si podía confesarle sus sentimientos. Lauren sintió que su corazón dejó de latir al darse cuenta de que Camila no tenía idea de su atracción por ella. Después de todo lo que dijo, Camila sería la primera en admitir sus sentimientos si sintiera algo por Lauren o alguien más. Ella trató de no mostrarse decepcionada cuando dijo “Quizás, algún día.”
”¿Hoy no?" preguntó Camila.
”No" confirmó Lauren "Hoy no.”

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

capitulo 8

Mensaje por Admin el Jue Mar 02, 2017 4:23 am

”Ugh" murmuró Lauren cuando se dejó caer en el asiento vació junto a Camila en la clase del Lunes.
Habían pasado cuatro días desde que se habían reunido en la casa de Camila para su noche de maratón de películas. Cuatro días y Lauren aún no podía librar sus pensamientos de la conversación que habían tenido. No podía olvidar las palabras de Camila: “Me encantaría saber si le gusto a alguien"
¿Hubo alguna vez una oportunidad más perfecta para que Lauren admitiera sus sentimientos? Al parecer no. De hecho, Lauren había vivido en un constante estado de arrepentimiento desde aquella noche. Formulaba en su cabeza respuestas ficticias que le hubiera encantado decir. En cambio, Camila seguía totalmente inconsciente del enamoramiento de Lauren, esto se sentía como echarle sal a la herida constantemente, aumentado el dolor. Todos los días Lauren aprendía algo nuevo sobre Camila. Quería saber todo acerca de esta chica, aunque la hubiera conocido solo hace unos pocos meses, ya no podía imaginar su vida sin ella.
”Ugh para ti también" dijo Dinah bromeando. Ella estaba sentada en la mesa frente a Camila, Ally a su lado, frente a Lauren.
”¿Qué pasa?" preguntó Ally.
”Estoy un poco cansada hoy" respondió Lauren, tenía los brazos sobre la mesa y su cabeza apoyada en ellos.
”¿Por qué?" volvió a preguntar Ally "¿Qué pasó?”
”En primer lugar…" dijo Lauren, levantando la cabeza para mirar a su amiga. "Me desperté tarde y no pude tomar desayuno, así que muero de hambre, y después me encontré en el pasillo con Rachel Murphy.”
”¿Rachel? ¿Tú ex-novia que sigue en el closet?" preguntó Ally sorprendida.
”La única Rachel Murphy" dijo Lauren suspirando profundamente. Fue entonces cuando se dio cuenta de que Camila tenía su mano estirada ofreciéndole una barra de cereal mientras leía "To kill a Mockingbird" de Harper Lee.
”Gracias" dijo Lauren tomando la barra de cereal con gratitud.
Camila no respondió, su atención volvió a centrarse en el libro en sus manos. Antes de responderle a Ally, Dinah preguntó en broma “¿Te empujó en contra de los casilleros?”
”¿Qué? No" contestó Lauren "Ella me invitó a salir, así como en una cita.”
”¿Y?" preguntó Ally "¿Cuál es el problema? Pensé que habías roto con ella solo porque no estaba lista para salir del closet…”
”Sí" confirmó Lauren "Pero eso fue hace tiempo, ya sabes, antes de…"
Lauren dirigió su mirada hacia Camila, quien estaba cautivada con su libro. Ella se mordía el labio inferior y tenía el ceño ligeramente fruncido.
”¿Así que vas a dejar pasar una relación real por una inexistente?” preguntó Ally “Lauren…”
”Nada de Lauren" comentó, reclinándose en su silla un poco "Yo ya no siento lo mismo por ella. Ni siquiera he pensando en Rachel desde que, bueno, ya sabes.”
Ally miró a Camila rápidamente antes de volver su atención a Lauren.
”¿Qué hay de malo en ir a una cita con ella?" preguntó Ally con seriedad "No es como si fueras a salir con la chica de la cual estás realmente enamorada. Podría ser divertido. Quizás te ayudaría a superar eso.”
”No quiero superarlo" dijo Lauren con seguridad.
”Sí, pero Lauren…" comentó Dinah "¿Esperarás por algo que puede que nunca suceda?"
Lauren miró a Camila y la observó con detención. Ella estaba mordiendo las cutículas de su mano izquierda nerviosamente mientras leía, Lauren había notado que hacía esto cuando estaba estresada. Por debajo de la mesa, la pierna derecha de Camila estaba saltando arriba y abajo con ansiedad y no había dicho ni una sola palabra desde que Lauren había llegado.
”Ok" dijo Lauren con preocupación "¿Te pasa algo Camila?”
Camila no le hizo caso y Lauren volvió a mirar inquisitivamente a Dinah y Ally, quienes se encogieron de hombros ante la pregunta.
”Oye" dijo Lauren, colocando su mano sobre el hombro de Camila, haciendo que la otra chica saltara en su asiento y se golpeara la rodilla con la mesa.
”¡Mierda!" exclamó Camila, frotando su rodilla para calmar el dolor.
”¿Estás bien?" preguntó Lauren con preocupación.
”Sí" respondió finalmente Camila, levantando su cabeza para mirar a Lauren.
Lauren volvió a observar a Camila cuidadosamente.
”No te creo" dijo Lauren con sinceridad.
Camila se limitó a mirarla por un momento y no dijo nada.
”Estoy bien" dijo Camila, pero Lauren sabía que estaba mintiendo; Lauren estaba acostumbrada a leer el lenguaje corporal de la otra chica, que muchas veces decía más que mil palabras.
”Estás mintiendo" dijo Lauren sin rodeos.
”No" respondió Camila.
”¿No?" cuestionó Lauren levantando una ceja ligeramente en señal de desafio.
Camila bajó la mirada hacia el libro ahora cerrado en sus manos.
”No" dijo Camila simplemente.
”Ok, incluso yo podría decir que estabas mintiendo" comentó Dinah.
"Léeme una frase del libro" retó Lauren a Camila.
”El puñado…" comenzó "El puñado…. de… gente… gente…. de gente…. en…. es…. est…. est… esta… ciudad.”
”Bien" dijo Lauren colocando una mano sobre el libro para tomarlo y luego dejarlo sobre la mesa "No te hagas daño."
Camila le dió a Lauren una mirada de agradecimiento y cerró el libro, dejándolo a un lado.
”¿Es tan dificil para ti admitir que no estás bien?" le preguntó Lauren "Pensé que habíamos hablado de esto la semana pasada.”
”Has mejorado mucho" comentó Dinah "Tu estado de ánimo no ha estado tan bajo desde que hablaste con tu terapeuta y empezaste a tomar antidepresivos. Quiero decir que, prácticamente has estado rebotando en las paredes de felicidad todo el fin de semana.”
Camila se frotó la sien.
”¿Otro dolor de cabeza? preguntó Lauren intuitiva y Camila asintió. "¿Dónde están tus remedios?”
”En mi casillero" respondió Camila.
”¿Quieres que los traiga?" preguntó Lauren.
Camila asintió con la cabeza.
”Okay, espera" dijo Lauren alzando la mano en el aire para llamar la atención de la profesora.
La Señorita Lovato había estado hablando con Benjamin Daniels, un estudiante miembro de la banda de la escuela. Luego se acercó a las chicas.
”¿Está todo bien?" preguntó la profesora mientras Lauren contemplaba a Camila.
”A Camila le duele la cabeza y su medicina está en su casillero" informó Lauren "¿Puedo ir a buscarla?”
La Señorita Lovato miró a Camila que tenia una pequeña expresión de dolor en su rostro.
”Sí, por supuesto" dijo la Señorita Lovato "Déjame escribirte un pase para que puedas ir.”
La Señorita Lovato se dirigió a su escritorio antes de regresar con un pequeño papel que le entregó a Lauren, la joven estaba de pie para salir del salón.
”Gracias" dijo Lauren apresuradamente antes de salir hacia el pasillo.
La profesora tomó asiento junto a Camila.
”Ya sabes, no te ves muy bien Camila…" observó la Señorita Lovato con preocupación, mientras posaba su mano en la frente de Camila. Se sorprendió al darse cuenta de que su estudiante no tenía la temperatura ni muy alta ni muy baja, pero su rostro lucía ligeramente pálido.
“Gracias" murmuró Camila suavemente.
“¿Dormiste anoche?" preguntó la maestra.
”No realmente" respondió Camila.
Lauren volvió a aparecer con los remedios de Camila en su mano. Ella abrio el contenedor. Lauren se inclinó cerca de Camila para colocar una pastilla en su mano. Camila se la tragó rápidamente mientras Lauren cerraba el recipiente, luego lo guardó en el bolso de Camila que estaba bajo su silla.
”¿Mejor?" preguntó Dinah.
”Espera…" respondió levantando un dedo de su mano derecha.
”Hay que darle unos minutos para que haga efecto" reiteró Lauren.
”Camila ya sabes lo que te diré ¿verdad?" preguntó la Señorita Lovato con seriedad. Camila levantó la cabeza y asintió.
”Tu próxima clase es conmigo, y si no te sientes mejor te enviaré a la enfermería" informó la profesora.
”Ok" dijo Camila.
”Ok" repitió la Señorita Lovato, dirigiendose al frente del salón para volver a su conversación con Benjamin Daniels.
”Deberías habernos dicho" comentó Dinah "Pensé que finalmente estabas confiando más en nosotras para decirnos sobre estas cosas.” Camila levantó sus pulgares mientras apoyaba su cabeza sobre la mesa.
”Camila ¿me estás escuchando?" preguntó Dinah.
”Shh…" respondió la otra chica cerrando los ojos.
”Okay" dijo Lauren preocupada, acomodando un mechón de pelo de Camila "Creo que todas estamos de acuerdo en que esto no es normal ¿verdad?”
”De acuerdo" respondieron Ally y Dinah al unísono.
”Hey" dijo Lauren sacudiendo ligeramente el hombro de Camila "Camila, abre los ojos… Camila…”
Camila le dió un manotazo a Lauren.
”Déjame" dijo irritada.
”¡Señorita Lovato!" gritó Lauren.
Todos en el salón centraron su atención en la parte trasera donde estaba Lauren y el resto de las chicas. En cualquier otro momento se habría sentido avergonzada por haber llamado la atención, pero en esta ocasión su preocupación por Camila era mayor. La Señorita Lovato se acercó a toda prisa, sintiendo el miedo en la voz de Lauren.
”Algo no está bien" le dijo Lauren con inquietud "Nunca había estado asi antes. Al menos no en mi presencia.” Lauren miró a Dinah que estaba acariciando la mejilla de Camila.
”Yo tampoco la he visto así" confirmó Dinah.
La Señorita Lovato posó una mano en el hombro de Camila, como lo había hecho Lauren anteriormente, y la sacudió con suavidad.
”Camila" dijo con firmeza, pero todo lo que consiguio fue un gruñido como respuesta "Camila.”
Camila hizo un intento para alejar a la profesora, como lo había hecho con Lauren, pero la Señorita Lovato se las arregló para coger la muñeca de Camila. Ella intentó alejarla de nuevo, sintiéndose frustrada. Finalmente, Camila lenvató la cabeza y tiró de su muñeca con fuerza para soltarse.
La Señorita Lovato examinó a Camila antes de mirar a Ally para pedirle que fuera a buscar a la enfermera. Ally voló de su asiento y desapareció en el pasillo sin siquiera tener un pase.
”Camila" dijo la Señorita Lovato, en cunclillas frente a ella, puso una mano en su cara para que la joven la mirara. Ella trató de librar su muñeca una vez más, pero la profesora no la dejó. "Oye, mírame" instruyó con dulzura.
Lauren solo observaba la situación, una extraña sensación de temor se extendió por todo su cuerpo. Ella era muy consciente de que todos en el salón la estaban mirando, memorizando cada detalle para contarselo a sus amigos. Camila finalmente miró a la Señorita Lovato y relajó un poco el brazo, por lo que su profesora la soltó.
”¿Puedes decirme donde estás?" le preguntó la Señorita Lovato.
”Déjame… so…" dijo Camila, ignorando la pregunta anterior. Camila intentó levantarse pero no pudo.
La Señorita Lovato miró a Dinah “Necesito que tú lo intentes ¿si?" dijo alentadoramente.
”Mila" dijo Dinah, su voz era temblorosa "Mila, es Dinah.”
”¿Dinah?" preguntó Camila mirándola, pero aparentemente no podía reconocerla. Levantó su mano hacia el rostro de Dinah. La chica más alta tomó la mano de su amiga para que pudiera tocar su cara.
”Mila" dijo Dinah acariciando a Camila "¿Puedes decirme donde estás?”
”No me siento bien" comentó Camila.
”Lo sé" dijo Dinah mirando a la Señorita Lovato, se sentia completamente perdida, no sabía que hacer, todo lo que estaba sucediendo le daba bastante miedo. "Háblame…" dijo con cuidado "¿Qué está pasando?” Camila comenzó a golpear su cabeza contra la mesa.
” Me duele la cabeza…" dijo Camila mientras Dinah ponía una mano bajo su frente para que dejara de hacerse daño. Camila levantó la cabeza y Dinah notó que sus ojos estaban llorosos.
” ¿Lauren?" preguntó Camila frotando su ojo derecho.
” Estoy aquí" dijo Lauren, acercándose a Camila, colocándose frente a ella. Camila le dio una pequeña sonrisa antes de comenzar a hablar “Mi cara…" dijo con lentitud "Se sien… siente… r…. rara.”
Camila se frotó la cara con la mano, sentía sus párpados pesados. Fue en ese momento cuando Ally volvió con la enfermera que se apresuró cuando la Señorita Lovato le hizo un gesto para que se acercara a Camila.
“¿Cuánto tiempo ha estado así?" preguntó la enfermera, con un tono profesional y tranquilo en su voz.
” Como 10 minutos" informó la Señorita Lovato "Ella se ha estado quejando de un dolor de cabeza. La enfermera estudió las cicatrices en la frente de Camila.
” Necesito que me ayudes a acostarla en el suelo" dijo la enfermera con seriedad.
La Señorita Lovato les indicó a los alumnos que estaban alrededor que se alejaran para hacer un poco de espacio.
” Todos afuera" dijo la profesora. "Ahora" recalcó con seriedad cuando nadie se movió.
Hubo una explosión de ruido cuando todos salieron del salón, Ally siguió a la multitud, cerrando la puerta cuando salió el último alumno.
” Dinah mueve estos escritorios por favor" dijo la Señorita Lovato mientras la enfermera seguía examinando a Camila. Dinah hizo lo que me pidieron y Ally la ayudó.
” ¿Qué pasa con ella?" preguntó la profesora.
” Creo que está teniendo una convulsión parcial” dijo la enfermera colocando sus manos firmemente en los hombros de Camila. Le hizo un gesto a la Señorita Lovato para que tomara sus piernas y la recostaron en el suelo.
La Señorita Lovato se quitó la chaqueta y la colocó bajo la cabeza de Camila antes de mirar las caras de Dinah, Ally y Lauren que estaban observando.
” ¿Debo llamar una ambulancia?" preguntó la profesora.
La enfermera asintió. “Sí" dijo mientras trataba de despertar a Camila que estaba acostada con los ojos cerrados murmurando palabras incoherentes.
” ¿Va a estar bien?" preguntó Lauren, el miedo se había apoderado de sus entrañas y podía sentirlo. Quería hacer algo para ayudar, pero no podía, su cuerpo estaba paralizado.
” ¿Ha tenido convulsiones antes?" preguntó la enfermera mientras la Señorita Lovato llamaba a la ambulancia.
” No" contestó Lauren, mirando a Dinah, quien confirmó la información.
” No" verificó Dinah "Nunca.”
” ¿Ella no se ha caído hoy o golpeado en la cabeza?" preguntó la enfermera.
” No" dijeron al unísono.
” Esto es importante chicas" dijo la enfermera con seriedad "¿Están seguras?”
” Seguras" dijo Dinah "Me quedé en su casa ayer por la noche y he estado con ella toda la mañana.”
” ¿Estás segura de que nunca ha convulsionado?" preguntó la enfermera nuevamente.
” Sí" respondió Dinah "Ella no es epiléptica.”
Todo el cuerpo de Camila comenzó a retorcerse en el suelo y la enfermera la puso de lado, apoyando todo el cuerpo de Camila en su lado derecho mientras se contorsionaba, sus brazos, sus piernas, todo su cuerpo convulsionaba.
” Ally" dijo la Señorita Lovato mirando a todas las niñas de su alrededor, notando que Ally era la más centrada. "Necesito que vayas donde el Señor López, pídele que venga y al alumnado a otro lugar para el siguiente periodo.”
Ally asintió en respuesta, echando una última mirada a Camila, que aún se retorcía en el suelo, antes de que abriera la puerta para encontrarse con dos paramédicos vestidos con un uniforme azul marino oscuro y con una bolsa grande de color rojo, también traían una camilla.
Ellos se apresuraron a llegar al lugar donde estaba Camila, Ally se quedó paralizada.
” Ally" dijo la Señorita Lovato, señalando a la masa de estudiantes que veían desde el pasillo.
Ally se dio la vuelta y corrió por la puerta, la recepcionista entró en el salón, cerrando la puerta ligeramente para evitar miradas indiscretas.
” Señorita Lovato" saludó a la profesora "¿Hay algo que pueda hacer?”
” Sí" respondió la Señorita Lovato con gratitud "Necesito que me traigas los archivos de Camila Cabello tan rápido como puedas ¿ok?”
” Por supuesto" dijo la recepcionista antes de salir del salón, cerrando firmemente la puerta.
” Dinah" dijo la profesora, levantándose para colocar una mano reconfortante en su hombro. Dinah no respondió, estaba en estado de shock mirando fijamente a su amiga. "Dinah…" dijo la profesora una vez más y esta vez la estudiante la miró y tragó saliva.
” ¿Si?" dijo ella.
” Necesito que llames a la mamá de Camila por mi ¿ok?" pidió con un tono de voz calmado "Solo tienes que marcar el número y después me pasas el celular.”
” Ok" dijo Dinah mirando a Camila una vez más, que ahora había dejado de convulsionar, pero seguía nerviosa, los paramédicos le habían puesto una inyección. Tenía una máscara de oxígeno, pero sus ojos estaban cerrados. Dinah metió la mano en su bolsillo y sacó su teléfono, marcó el número y luego se lo entregó a la Señorita Lovato.
La Señorita Lovato gruñó ligeramente cuando fue redirigida al buzón de voz, pero dejó un mensaje para informarle a la mamá de Camila que se la llevarían al hospital. Le entregó a Dinah su teléfono de nuevo mientras los paramédicos trasladaban a Camila en la camilla.
” Necesitaremos a un tutor para que venga con nosotros al hospital" dijo el paramédico.
” Yo iré" dijo la Señorita Lovato mientras Ally aparecía por la puerta nuevamente con el Señor López y la recepcionista que tenía los archivos de Camila en sus manos.
” Ángelo" dijo la Señorita Lovato en forma de saludo "Tendré que ir al hospital con Camila hasta que su mamá llegue.”
” No te preocupes, yo ocuparé tu lugar" respondió de inmediato.
” Gracias.” respondió con gratitud.
El Señor López se dio la vuelta y desapareció en el pasillo, diciéndole a los estudiantes que hicieran espacio para que Camila pudiera pasar.
” Aquí está su carpeta con todos sus archivos" dijo la recepcionista mientras le entregaba los documentos a la profesora.
” Gracias Sheila" dijo agradecida antes de salir.
” ¿Podemos ir con usted?" le preguntó Dinah a los paramédicos.
Lauren esperó una respuesta, tenía la esperanza de que dijera que sí, en ningún momento apartó la mirada de Camila.
” Lo siento chicas" dijo sinceramente "Hay espacio para solo una persona en la ambulancia.” Dinah se tapó la boca con la mano, conteniendo un sollozo.
” ¿Por favor?" ella rogó.
” Desearía poder decirte que si" les dijo mientras se iba con Camila. ” ¿Puedes cuidar a las chicas?” le pidió la Señorita Lovato a la enfermera mientras seguía a los paramédicos.
” Por supuesto" respondió mientras trataba de reconfortar a Dinah.
” No, espera" dijo Lauren siguiendo a la Señorita Lovato por el pasillo. "Por favor, déjenos ir.”
” Sé que estás preocupada" dijo la Señorita Lovato "Pero debes quedarte aquí.”
Lauren ni siquiera tuvo tiempo de protestar antes de que la Señorita Lovato saliera de la escuela. Volvió al salón junto a Ally y Dinah. Ally estaba de pie junto a la chica más alta, acariciando sus brazos con dulzura, con la barbilla presionada en su hombro. Lauren se dirigió hacia ellas, su cuerpo estaba entumecido, estaba totalmente en shock.
Si pensaban que ella iba a permanecer en la escuela el resto del día, estaban muy equivocados. Lauren planeaba dirigirse al hospital tan pronto como pudiera. Compartió una mirada con Dinah y pudo ver que ella no se negaba. Se escaparían de la escuela. Lauren pensó para sí misma mientras le enfermera guio a todos hacia la enfermería. Hay cosas que no pueden esperar, y Camila era una de ella

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 9

Mensaje por Admin el Jue Mar 02, 2017 4:25 am

Después de dejar el salón de la Señorita Lovato, Dinah, Ally y Lauren fueron a la enfermería donde les dieron un poco de agua con azúcar para calmar los nervios. De hecho, era tan dulce, que Lauren pensó que, si tomaba un poco más, comenzaría a alucinar con arcos iris y unicornios. La enfermera de la escuela, que Lauren había tratado de ignorar, les dijo que el agua con azúcar era para salir de ese estado de shock y les había dicho que debían sentarse por unos minutos para retomar la compostura. Lauren resopló con desdén ante el comentario, la idea de recuperar la compostura era imposible sabiendo que Camila estaba en el hospital. Una vez que terminaron de beber el agua que seguramente les provocaría diabetes, la enfermera les dio pases a cada una para que pudieran entrar a clases. Las tres chicas se fueron a toda prisa, ansiosas por escapar de la enfermería y hablar de sus planes secretos.
Estaban solas en el pasillo, inquietantemente tranquilo, las chicas se dirigieron a uno de los baños más cercanos. Dinah comprobó que no había nadie en el mirando por abajo de las puertas, mientras que Lauren se apoyó sobre la puerta principal para que nadie entrara y escuchara sus planes.
” Iré al hospital" dijo Lauren "No me importa que sea la primera vez que hago esto. Necesito saber si Camila está bien.”
” ¿Qué pasa si nos atrapan?" preguntó Ally con nerviosismo.
” ¿A quién le importa si nos atrapan?" replicó Lauren "Yo no sé lo que piensas Ally, pero ver a Camila así me asustó más que la mierda. Yo no seré capaz de concentrarme el resto de las clases después de verla así.”
” Yo tampoco" coincidió Dinah, tenía los ojos aún hinchados y enrojecidos por las lágrimas que había derramado al ver a su mejor amiga convulsionando. "No pueden esperar que nos quedemos aquí y finjamos que no ha pasado nada.”
” Exactamente" dijo Lauren "Así que iré" hizo una pausa para mirar a Dinah, "Asumo que irás conmigo también ¿verdad?”
” Por supuesto" respondió Dinah "No hay nada en este mundo que pueda mantenerme aquí mientras ella está en el hospital.”
” ¿Ally?" Lauren miró a la chica más baja. Ally parecía estar indecisa, pero aun así dio una respuesta rápida.
” Al diablo con todo" dijo asintiendo con la cabeza "Vamos a salir de aquí.”
” Yo conduciré" dijo Lauren mientras salía cuidadosamente del baño. Con mucho cuidado, las tres caminaron a través del pasillo, cada una de ellas estaba en estado de alerta para que nadie las atrapara. Lauren sintió que su corazón se detuvo, por el nerviosismo ante su rebeldía, pero sobre todo por lo que iba a saber cuándo llegara al hospital.
Después de un rato, las chicas lograron salir de la escuela, camino al estacionamiento, los sonidos de las hojas crujían ante sus pisadas y una brisa suave las envolvía.
” ¿Qué haremos con Normani?" preguntó Ally cuando llegaron al auto de Lauren.
” Ella está en clase en este momento" dijo Lauren razonablemente mientras se sentaba en el asiento del conductor. "No hay mucho que podamos hacer.” Lauren encendió el auto mientras Ally y Dinah se ponían los cinturones de seguridad.
” Le mandaré un mensaje diciéndole lo que pasó" dijo Ally "La llamaremos durante la hora del almuerzo.”
Lauren puso en marcha el auto cuando Ally sacó el celular de su bolsillo. Ella salió del estacionamiento y momentos más tarde ya estaban camino al hospital que había dicho la Señorita Lovato cuando llamó a la mamá de Camila.
” Esperen un momento" comentó Lauren, mirando por el espejo retrovisor a Dinah que estaba totalmente inmóvil "¿Quieres hablar de lo que pasó?” Dinah le devolvió la mirada a Lauren y sonrió agradecida.
” No" respondió con honestidad.
” No, ¿sabes qué?" dijo Dinah después de unos minutos alzando la voz con enojo "Esto es una mierda. Es una cosa tras otra y no es justo.” Ally puso una mano sobre la rodilla de Dinah.
” Ella estará bien" dijo Ally con optimismo "Ya lo verás.”
” Sí, pero ¿por cuánto tiempo?" preguntó Dinah, realmente no esperaba ni quería una respuesta. "Esta semana es la convulsión, la semana pasada fue su bajo estado de ánimo. Ella da un paso hacia adelante solo para tomar dos pasos hacia atrás" hizo una pausa y golpeó la ventana con el puño en señal de frustración "No es justo.” Lauren miró a Dinah de nuevo mientras seguía hablando.
” En algún lugar allí afuera, probablemente viviendo en el mismo vecindario que Camila, está ese idiota que la atropelló" dijo Dinah furiosa "Quizás está siguiendo con su vida normalmente, como si nada hubiese pasado, sin siquiera preocuparse del hecho de que casi mató a alguien.” Dinah miró por la ventana, cruzando los brazos. ” En un instante esa persona cambió toda la vida de Camila" dijo en voz baja y abatida, la ira iba disipando. "Esa persona no sabe por lo que ha pasado, por lo que hemos pasado nosotras y su familia, ya que para él nada ha cambiado, nada.”
” Encontrarán al conductor en algún momento" dijo Ally "Lo encontrarán.”
” Sí" dijo Dinah con desdén "Probablemente después de que haya atropellado a otra persona inocente.” Dinah se pasó una mano por el pelo. ” Espero que cuando la policía finalmente lo encuentre lo metan en la cárcel por el resto de su vida" la chica más alta volvió a hacer una pausa "Entonces tal vez por fin entenderá lo que se siente que destruyan su vida, y tener que volver a empezar todo desde cero.”
” Pienso lo mismo" concordó Lauren, mirando a Dinah una vez más mientras giraba a la derecha.
” También yo" dijo Ally mientras Lauren se estacionaba en el hospital.
Salieron del auto y Lauren cerró con llave, miró el edificio blanco que estaba frente a ella. Juntas, se dirigieron a la entrada del hospital, viendo a gente pasar de un lugar a otro en silla de ruedas, con vendajes en varias partes de sus cuerpos.
” Creo que no puedo hacer esto" dijo Dinah, paralizada, sus ojos estaban fijos en el hombre que estaba en silla de ruedas frente al ascensor.
Uno de los lados de su cabeza estaba cubierto con grandes vendajes blancos manchados con sangre, su pierna derecha elevada en un reposapiés, la totalidad de esta cubierta de yeso, desde el muslo hasta la rodilla. Lauren tomó la mano de Dinah y la apretó para tranquilizarla.
“Dinah, está bien" comentó Lauren tratando de calmarla, dándole la confianza que ni ella misma tenía.
” No, no puedo" respondió la chica más alta "No quiero volver a vivir esto.” Dinah soltó la mano de Lauren y se tomó la cabeza con ambas manos, se agachó un poco para tomar una respiración profunda.
” Solo respira ¿ok?" aconsejó Ally, acariciando a Dinah suavemente en el hombro "Puedes hacer esto.”
” No, realmente no puedo" dijo Dinah, poniéndose de pie y dándose la vuelta para salir. Ella se puso en cuclillas otra vez.
“¿Te sientes mal?" preguntó Lauren, poniéndose en cuclillas a su lado.
” Solo tengo un poco de náuseas" admitió Dinah.
” Tal vez deberías esperar aquí" sugirió Lauren "Ally y yo iremos a ver a Camila y luego volveremos para hacerte saber cómo está.”
Dinah se dirigió a la silla más cercana y se sentó, respirando con dificultad tratando de disminuir el pánico que sentía.
” Okay" respondió Dinah asintiendo con la cabeza, sintiéndose un poco más estable ya que no se sentía tan presionada para entrar. "Sí, creo que eso sería mejor.”
” Muy bien" dijo Lauren dándole palmaditas en el hombro mientras miraba an Ally que se había sentado junto a Dinah, abrazándola. "¿Ally?”
” Ve tú" le dijo a Lauren, mirándola a los ojos "Yo me quedaré aquí con Dinah.”
” ¿Estás segura?" preguntó Lauren.
”Sí" confirmó Lauren, cogiendo las manos de Dinah, entrelazando sus dedos en gesto de unidad.
”Okay" dijo Lauren "No me demoraré mucho ¿de acuerdo?”
Lauren giró sobre sus talones rápidamente y se dirigió a la recepción, pidiéndole a la mujer detrás del mostraror si la podía dirigir a la habitación de Camila Cabello. La recepcionista buscó en el computador antes de informarle a Lauren donde debía ir. La chica de ojos verdes siguió las instrucciones a la perfección, deteniendose cuando vió a la madre de Camila a unos metros de distancia delante de ella, hablando de lo que supuso que era un doctor. Lauren esperó a que la conversación terminara para poder acercarse, la mujer mayor la vio justo antes de entrar a la habitación privada.
” ¿Lauren?" preguntó Sinú al ver a la joven.
” Hola" saludó nerviosamente.
” ¿Qué estás haciendo aquí?" preguntó Sinu "¿No deberías estar en la escuela?”
” Estábamos con Camila cuando sucedió todo" comenzó a decir Lauren tratando de explicar el por qué estaba en el hospital "Estábamos preocupadas por ella, así que… como que nos escapamos de la escuela.”
” ¿Estábamos?" preguntó Sinu confundida.
” Ally, Dinah y yo" clarificó Lauren "Dinah no pudo entrar después de todo lo que…. bueno, la última vez que estuvo aquí, así que está esperando abajo con Ally.”
” Deberían haber llamado" dijo Sinu con seriedad "Podrían tener problemas en la escuela por hacer esto.”
” No nos importa" comentó Lauren "Solo queríamos saber si Camila estaba bien.”
” Ella está bien" Sinu ofreció una pequeña sonrisa mientras acariciaba el brazo de Lauren "Está un poco fuera de razón todavía, pero estará bien. Esperamos que la envíen pronto a casa.”
” ¿Podríamos haber hecho algo para que nada hubiera pasado?" preguntó Lauren.
” No" respondió sincera la mujer rubia. "Por desgracia, es una de esas cosas que no se puede evitar. ¿Viste al hombre con el que estaba hablando?” Lauren asintió con la cabeza en respuesta. ” Bueno, él es el neurólogo de Camila. Le hicieron otra radiografía en la cabeza después de que ella llegó aquí, solo para comprobar que no había sangrado interiormente. Dijo que todo estaba bien. Su interior se presenta igual que en la última radiografía.” Lauren sonrió ante la noticia.
” Por lo tanto, ¿no hay nuevos daños ni nada?" preguntó.
” Nada" informó Sinu "Él dijo que la epilepsia puede desarrollarse a veces en personas que han tenido lesiones en la cabeza. Desafortunadamente, no hay manera de saber quién podría tenerla o cuando va a suceder algo como esto. A veces puede tomar un tiempo para desarrollarse. Ahora que saben que Camila lo tiene, pueden empezar a darle algunos medicamentos para tratarla y prevenir los ataques en el futuro.”
” ¿Las convulsiones no se detendrán por completo?" preguntó Lauren.
” No, del todo" dijo Sinu "Pero los medicamentos evitarán que estos ataques sucedan con frecuencia.” Lauren suspiró.
” ¿Así que ella va a estar bien?" preguntó Lauren nuevamente.
” En un día o dos" explicó Sinu "Probablemente no irá a la escuela los próximos días mientras se recupera.”
” ¿Puedo verla?" preguntó la chica de ojos verdes esperanzada.
” Claro" respondió Sinu, sonriendo "Es lo menos que puedo hacer ya que corriste el riesgo de ir a detención solo para venir aquí. Simplemente, no tomes en serio nada de lo que dice. Ella está desorientada por el momento debido a la anestesia y esas cosas.”
Sinu empujó la puerta de la habitación de Camila y le hizo una seña a Lauren para que entrara. Ella sintió que la madre de Camila colocaba una mano en su hombro para darle fuerzas.
” ¿Dinah está esperando afuera?" preguntó Sinu.
” Sí" confirmó Lauren "Creo que está un poco asustada de estar aquí de nuevo.”
Sinu asintió tristemente. “Iré a verla, no será más de un minuto ¿ok?”
” Ok" aceptó Lauren.
” Haga lo que haga" dijo Sinu riendo un poco "No dejes que salga de su cama. Ha estado tratando de levantarse desde que llegó.”
” No, la dejaré" prometió Lauren.
” Si hay algún problema, llama a la enfermera" le aconsejó Sinu.
Lauren sonrió a la madre de Camila antes de que se fuera en busca de Dinah. Lauren se dio vuelta y entró a la habitación, la puerta blanca se cerró detrás de ella. Lo primero que notó fue la cama de Camila, situada en el centro de la sala, había una silla a su lado. También había una gran ventana que daba al estacionamiento del hospital y Lauren podía ver el reflejo del sol en la parte superior de su auto. Lauren vio a Camila acostada en la orilla de la cama, con los ojos abiertos, el rostro cubierto con una máscara de oxígeno. Ella estaba jugando con la esquina de la almohada, aparentemente, no había notado la presencia de Lauren.
” Hola" saludó la chica de ojos verdes, acercándose a la cama para luego sentarse junto a ella. Camila se apoyó ligeramente en el codo para mirar a Lauren. ” ¿Cómo te sientes?" preguntó, tomando su mano.
” Cansada" respondió Camila.
” No, me sorprende" comentó Lauren apretando ligeramente la mano de Camila. El miedo que se había apoderado de su cuerpo desapareció casi por completo ahora que vio a Camila. La observó con atención, tomando nota de cada detalle, tenía un traje que cubría parte de su espalda, pero no del todo, dejando un poco de su suave piel a la vista, al igual que su sostén negro.
Camila tenía una expresión algo confusa en el rostro, sus ojos estaban algo encandilados con la luz proveniente de la ventana. Lauren tuvo que luchar con el impulso de querer inclinarse y besarla suavemente en la frente. El cuerpo de Camila estaba totalmente sumergido en la cama, incluso la hacía ver pequeña.
” ¿Por qué?" preguntó Camila, apoyando la cabeza sobre la almohada.
” Porque tuviste un ataque de epilepsia o algo así" respondió Lauren.
” Oh, claro" dijo Camila mirando a Lauren con atención, haciendo que la otra chica se sonrojara. "¿Dónde estoy?" preguntó después de un momento.
” Estás en el hospital" afirmó Lauren, ella acercó su mano libre y acarició la parte superior de su cabeza con dulzura.
” Oh" dijo Camila sorprendida "¿Por qué? ¿qué pasó?” Lauren sonrió a lo adorable que era Camila cuando estaba confundida.
” Tuviste una convulsión" reiteró Lauren, apoyando los codos sobre la cama.
” ¿En serio?" preguntó Camila.
” Me temo que si" le dijo Lauren.
” Yo te conozco" comentó Camila.
” Eso espero" Lauren rio antes de presentarse "Soy Lauren.”
” Lauren…" dijo Camila como si estuviera escuchando aquel nombre por primera vez. "Lau… ren…”
” Tu mamá dijo que quizás te darán de alta pronto" Lauren intentó entablar una conversación.
” ¿Quién?" preguntó Camila.
” El doctor" respondió la chica de ojos verdes.
” ¿Doctor?" preguntó Camila "¿Estoy en el hospital?”
” Si" confirmó Lauren. Su conversación comenzó a dar vueltas y vueltas.
” ¿Por qué? ¿qué pasó?" preguntó Camila preocupada.
” Tuviste una convulsión" dijo Lauren con calma.
” Oh" respondió Camila con sencillez "Basura.”
” ¿Me dices a mí?" preguntó Lauren confusa.
” Tú eres Lauren" dijo Camila.
” Eso es correcto" confirmó la chica mayor.
” ¿Eres una doctora?" le preguntó la chica de ojos cafés.
” No" respondió Lauren luchando por contener su sonrisa "Soy tu amiga.”
” Oh, ok" dijo Camila. Ella iba a rascarse la nariz, pero se dio cuenta de que su dedo chocó con la máscara de oxígeno de plástico que cubría parte de su rostro. Arrugó la nariz en señal de confusión antes de tirar de la máscara para sacársela.
” Deberías dejar eso en su lugar" informó Lauren, soltando la mano de Camila para ayudarla a ponerse la máscara de nuevo. Camila negó con la cabeza, tomando la mano de Lauren nuevamente.
” No, siento que me ahogo con ella" dijo Camila con seriedad.
” Se supone que debe hacer lo contrario" comentó Lauren alzando la ceja.
” No, la necesito" respondió Camila.
“Creo que los doctores no estarían de acuerdo contigo" argumentó Lauren.
” ¿Doctores?" preguntó Camila.
” Sí" reiteró Lauren "Estás en el hospital Camila.”
” ¿En el hospital? ¿Qué pasó?" preguntó una vez más.
Lauren sonrió colocando su frente contra la de Camila por un momento mientras se reía antes de volver a sentarse.
” Tuviste un ataque de convulsiones" le informó "¿No te acuerdas?”
” No" respondió Camila con sinceridad.
Camila movió la cabeza para acomodar la almohada y mirar a Lauren desde una mejor perspectiva, ambas se sonrojaron. La chica de ojos verdes podía sentir el aumento de calor en sus mejillas cuando Camila le dijo “Tienes unos ojos muy bonitos.”
Sabiendo que había pocas probabilidades de que Camila recordara ese momento más tarde aun lamentando la decisión de no compartir sus sentimientos con ella cuando había surgido la semana pasada Lauren se perdió en sus pensamientos preguntándose cómo responder a aquel comentario. “Si, bueno, tú tienes una sonrisa increíble.”
Una sonrisa se extendió en el rostro de Camila, lo que hizo que Lauren también sonriera.
” Exacto" dijo Lauren "Esa sonrisa. Deberías sonreír más seguido.”
” Eres muy bonita" dijo Camila levantando una de sus manos para acariciar la nariz de Lauren con su pulgar.
” Eres la persona más fuerte que he conocido" dijo Lauren con seriedad.
” ¿Por qué?" preguntó Camila con confusión "¿Qué pasó?”
Lauren no quería hablar sobre el accidente, ya que no sabía que cosas recordaba y cuales no en este momento, así que se tomó un momento para formular una respuesta.
” Tuviste una convulsión" le informó Lauren "Estás en el hospital.”
” Oh" dijo Camila "Okay.”
Lauren frunció el ceño por un momento, preguntándose cuanto tiempo duraría este bucle de preguntas sin fin. Pero estos pensamientos fueron interrumpidos cuando Camila tomó la barbilla de Lauren, sosteniéndola para que sus ojos se encontraran una vez más.
” Tienes unos ojos muy bonitos" dijo Camila nuevamente y Lauren sentó como su cuerpo reaccionaba ante la forma en la que Camila se mordió el labio inferior, además del prolongado tiempo en el cual la había estado mirando a los ojos. Lauren sintió subir la temperatura de su rostro cuando Camila se acercó más a ella. ” Son muy verdes" señaló Camila, viéndolos desde cerca. Lauren puso una mano sobre la de Camila y la guio de vuelta a la cama, lejos de su cara. ” Eres muy bonita" continuó Camila, diciendo lo mismo que había dicho hace unos minutos atrás "¿Quién eres tú?" Lauren suspiró, con una pequeña sonrisa en los labios.
” Soy Lauren" reiteró por milésima vez.
Camila acarició la cara de Lauren otra vez, con una expresión curiosa, como si estuviera tratando de razonar algo. Lauren alejó la mano de Camila una vez más, su cuerpo ansiaba el contacto con la otra chica, pero su cerebro le decía que eso no era correcto, que Camila era vulnerable y estaba confundida. No debía aprovecharse de eso.
” Lauren" dijo Camila, disfrutando del sonido de aquel nombre en sus labios. "Lauren… Lauren… Lau… ren.”
Camila soltó su mano del agarre de Lauren y la acercó a su rostro para rozar suavemente los labios de la otra chica con sus dedos.
” Tienes unos ojos muy bonitos" comentó Camila, fascinada con el color esmeralda de las orbes de Lauren.
” Los tuyos también son bonitos" respondió Lauren, haciendo a Camila sonreír ante el cumplido. Los nervios se apoderaron de su cuerpo, sentía como si estuviera en ellas y su respiración se detuvo. Lauren apartó la mirada, aclarándose la garganta mientras trataba de pensar en cómo distraer a Camila de nuevo.
Volvió a centrar su atención en la otra chica, que una vez más había apoyado el codo sobre la cama y estaba mirando fijamente a Lauren.
” Camila…" comenzó a decir Lauren, pero sus palabras fueron interrumpidas cuando los labios de Camila se estrellaron contra los suyos en un suave beso.
El poco aire que tenía Lauren en sus pulmones escapó cuando de sus labios salió un leve gemido y su piel, que se había sentido como si estuviera en llamas hace unos momentos, seguía ardiendo, como lo haría probablemente en el infierno por besar a alguien que tenía muy poca conciencia de lo que estaba haciendo. El labio de Camila era cálidos y suaves, Lauren cerró los ojos por reflejo, ni siquiera movió sus manos para evitar separarse. En su defensa. el beso la había tomado por sorpresa, pero, aun así, ella no quiso alejar a Camila, ni siquiera lo intentó, su corazón le ganó a su cabeza en esta batalla. Después de lo que pareció una eternidad, pero en realidad fueron probablemente solo unos segundos, Camila se alejó con una gran sonrisa en su rostro, y Lauren levantó la mano para tocar sus labios, y comprobar que todo era realidad, la sensación de los labios de Camila permanecía en su boca.
” Wow" dijo Lauren sintiéndose un poco desorientada.
Camila frunció el ceño mientras miraba a Lauren.
” ¿Quién eres tú?" preguntó apoyando la cabeza sobre la almohada.
” Soy tuya" dijo Lauren sin pensar, cada parte de ella sabía que esas palabras eran verdad en el momento en que dejó escaparlas de su boca.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 10

Mensaje por Admin el Jue Mar 02, 2017 4:28 am

Postica: Estado alterado de conciencia en el que entra una persona después de tener una crisis convulsiva.
Durante los siguientes minutos, Lauren repitió el ciclo de informarle a Camila donde estaba y por qué estaba ahí. Por otra parte, Camila continuó con los elogios sobre los ojos de Lauren y otras de sus características, intentando besarla de nuevo en más de una ocasión. Aparte del primer intento, que había tomado a Lauren con la guardia baja, Camila solo consiguió besar a Lauren una vez más, cuando torpemente, le estaba preguntando si era su médico. La lógica y la razón de Lauren le ganaron a su corazón y logró correr la cara ante los otros intentos de Camila, pero con una gran cantidad de auto
control y dificultad.
Después de un tiempo, Ally y Dinah entraron en la habitación después de que Sinu convenció a Dinah de que Camila estaba bien. Después de estar todas juntas en la habitación, Dinah se precipitó a la cama de Camila, abrazando a la niña con fuerza, tenía los ojos húmedos, llenos de lágrimas. La mamá de Camila observó la interacción desde la puerta con una sonrisa en su rostro.
” ¿Qué fue lo que hablamos la semana pasada?" le preguntó Dinah a Camila mientras seguía abrazándola.
” No lo recuerdo" respondió Camila con sinceridad. Dinah le dio un beso en la frente y se rio un poco por su respuesta.
” Te dije que no quería volver a sentarme junto a tu cama en un hospital" respondió Dinah, liberando a Camila de su agarre mientras se limpiaba una lágrima con la mano izquierda.
” ¿Estoy en el hospital?" le preguntó Camila.
” Si Mila" confirmó Dinah "Tuviste un ataque de epilepsia.”
” Oh…" respondió Camila "Ok.”
Dinah miró inquisitivamente a Lauren y a Sinu, levantando una ceja en señal de confusión.
” Ella aún está en estado postica" explicó Sinu "Ella estará confundida por un rato, mientras su cerebro vuelve a establecerse.”
” Ha estado haciendo las mismas preguntas una y otra y otra y otra vez desde que llegué" comentó Lauren. "Ella pregunta dónde está, yo le respondo y después de un minuto ella me pregunta lo mismo como si fuera la primera vez.”
” Oh" dijo Dinah, con un brillo travieso en los ojos "¿Así que podemos decirle cualquier cosa y ella no recordará nada?”
” Más o menos" dijo Lauren.
” Interesante" dijo Dinah con una pequeña sonrisa traviesa en sus labios "Muy interesante.”
Dinah le dio a Lauren una mirada de complicidad y ella no pudo evitar el rubor que se extendió por su cara. Veinte minutos después, Ally, Dinah y Lauren seguían sentadas junto a Camila y su mamá, Sinu le preguntó a Lauren si Camila le había dado algún problema mientras estaba hablando con Dinah abajo.
” Nada que no pueda manejar” respondió Lauren, sonriendo al recordar cuando Camila la besó.
” Gracias a Dios" rio Sinu "Ella me estaba causando un gran dolor de cabeza justo antes de que llegaras. Estaba tratando de escapar de su cama para conseguir pizza y cualquier otro tipo de comida. Te lo juro, mi hija piensa con el estómago.”
Lauren miró a Camila que se había quedado dormida, con la cara casi completamente tapada por la almohada. Los otras cuatro ocupantes de la sala seguían hablando entre si hasta que Camila despertó, sentándose cuidadosamente en la cama para mirar a su alrededor. Extendió su mano izquierda hasta los ojos y se los fortó adormilada antes de colocarla en su frente, cerrando los ojos.
”¿Dónde estoy?" preguntó abriendo los ojos de nuevo para mirar alrededor de la habitación.
”Estás en el hospital Camila" le dijo Sinu con paciencia "Tuviste un ataque de epilepsia.”
Camila miró los rostros a su alrededor una vez más, sus ojos se entrecerraron.
”¿Cuándo?" preguntó "No me acuerdo.”
”Durante la clase de la Señorita Lovato" dijo Dinah, por cuarta vez desde que había entrado en la habitación.
”Nos asustaste mucho" dijo Lauren casualmente. "Buen trabajo" añadió en broma.
”Me duele mucho la cabeza" comentó Camila, cerrando los ojos mientras se frotaba la sien.
”Eso es porque tuviste convulsiones" dijo Sinu de nuevo.
”Ya lo sé" dijo Camila un poco molesta. Ella abrio los ojos para mirar a su madre.
”¿En serio?" preguntó Sinu sorprendida.
”Sí" respondió Camila "Por supuesto que sí, me lo dijiste hace dos minutos." Miró a su alrededor y observó las expresiones de asombro en la cara de todas. "Sé que mi memoria es mala desde el accidente, pero no es tan mala.”
”Huh" dijo Sinu "Creo que debería llamar a tu médico para que venga a verte.” Se puso de pie y salió al pasillo.
Unos minutos más tarde, Sinu volvió con el médico que Lauren había visto cuando llegó. Él examinó a Camila, haciéndole preguntas sobre su nombre, fecha de nacimiento, si sabía que día y hora era. Informó que Camila estaba saliendo del estado posticas y que una vez que sus remedios estuvieran establecidos, podría ir a casa.
”Gracias a Dios" dijo Camila en respuesta "Solo quiero dormir en mi propia cama. Estoy cansada.”
El médico sonrió momentáneamente antes de salir de la habitación para ir a ver a otro paciente.
Lauren volvió a mirar a Camila después de que el médico se fue y se dio cuenta de que estaba sacando la lengua, haciendo una mueca. Ella aguantó su respiración, haciendo un gran esfuerzo para no mirar, pero no lo logró.
”Me duele la lengua" dijo Camila.
”Te dolerá por un tiempo" le dijo Sinu "Al parecer te la mordiste bastante fuerte durante… bueno, ya sabes.”
”Ouch" dijo Camila "Soy un poco estúpida.” Sus amigas se rieron, y Dinah le dio un codazo suavemente en la costilla.
”Bueno, sí, eres un poco estúpida" dijo Dinah sin dejar de reír.
”¿Por qué están todas riendo?" preguntó Camila.
”Eh…" comenzó a decir Dinah "Es agradable tener una conversación estable y real contigo.” Camila miró a Dinah confundida.
”Has estado repitiendo siempre lo mismo desde que llegué" le informó Dinah.
”¿Qué te dije?" preguntó Camila con pánico. "¿Dije algo vergonzoso? ¿algo grosero?”
”Extremadamente" se burló Dinah.
”Oh Dios" dijo Camila mirando a las demás. "Lo siento mucho. Yo no sabía lo que estaba diciendo… espero no haberlas ofendido.”
”No te preocupes Camila" dijo Lauren golpeando a Dinah en el brazo "Ella está bromeando.”
”¿En serio?" preguntó Camila "¿Lo prometes?”
”Lo prometo" le dijo Lauren "Dinah acaba de llegar.”
Camila se relajó ante las palabras de Lauren, por lo que la otra chica sonrió ampliamente. Las cinco esperaron a que llegaran los documentos y medicamentos de Camila. Una vez que la enfermera se los pasó a la mamá de Camila, ella se vistió en el baño y las chicas le ayudaron con la silla de ruedas. Juntas la llevaron a la entrada del hospital, Lauren empujaba la silla de ruedas mientras que Ally y Dinah caminaban junto a ellas hablando animadamente. Ayudaron a Camila a subirse al auto de su madre para llevarla a casa. Antes de salir, Sinu le pidió amablemente a Ally, Dinah y Lauren que dejaran a Camila sola durante el día para que se recuperara, pero ellas eran más que bienvenidas a llamarla más tarde para comprobar si estaba mejor.
Después de que vieron desaparecer el auto de Sinu al doblar en la esquina, las chicas caminaron hacia el auto de Lauren y entraron para debatir lo que harían a continuación. Ally sugirió que si se apresuraban, podrían llegar a la escuela durante el quinto periodo, Dinah y Lauren concordaron con esto, ya era bastante rebelión adolescente por el día y ya que sabían que Camila estaba bien, podrían concentrarse en sus clases. Ally llamó a Normani durante el camino, que estaba en su hora de almuerzo, le explicó todo lo que había sucedido y pudo oír el alivio en la voz de la otra chica cuando le dijo que Camila estaba bien. Unos minutos más tarde, llegaron a la escuela y se separaron rápidamente para llegar a sus clases.
El resto de la jornada escolar pasó lentamente, y Lauren se sintió agradecida cuando escuchó la campana sonar, lo que marcaba el final del día. Se sentía emocional y físicamente agotada, el día parecía ser interminable y agotador. Más tarde esa noche, Lauren estaba en su cama, pensando en Camila y en los besos inocentes que habían compartido. Su corazón comenzó a latir con rápidez ante el recuerdo de los suaves labios de Camila presionados con los de ella, Lauren levantó su mano para tocarse los labios. Ella tomó su celular y llamó a Camila, pero no contestó, por lo que supuso que estaba dormida.
Finalmente, Lauren se metió en su cama, su cuerpo se relajó bajo las sábanas casi de inmediato. Mientras yacía allí, sus pensamientos permanecieron repletos de Camila, al igual que las noches anteriores. Lauren pensó en la preguntas de Camila y sus caritas de confusión durante su periodo postictal, hasta que se quedó dormida.
El día siguiente pasó con más lentitud que el anterior, debido a que Camila no estaba en la escuela y Lauren la extrañaba mucho. Se había acostumbrado a compartir algunas clases con ella y verla en el almuerzo, por lo que era extraño mirar alrededor y encontrar el asiento que normalmente ocupaba vació. A medida que avanzaba el día, Lauren se puso más y más ansiosa por el final de la jornada escolar, su pierna saltaba de arriba a abajo durante todas las clases, golpeaba su lápiz impacientemente sobre la mesa. Esta tarde, Lauren iba a visitar a Camila en casa, le llevaría unas cartas de Ally en donde se disculpaba por no haber podido ir, ya que debía asistir a una cena con la familia de Troy, mientras que Dinah y Normani tenían clases de baile durante la noche, por lo que no podían asisitir. Para ser completamente honestos, Lauren moría por pasar tiempo a solas con Camila.
Cuando finalmente terminó la escuela, Lauren corrio hacia su auto y logró salir rápidamente de la escuela, logrando escapar de la congestión vehicular que se formaba en la entrada del estacionamiento. Lauren hizo una breve parada en algunas tiendas locales durante el camino a la casa de Camila, compró algunos bocadillos y revistas en un tiempo record.
Sinu saludó a Lauren con entusiasmo cuando abrio la puerta. Le dijo que Camila estaba arriba, pero le advirtió que estaba de mal humor, por lo que quizás no quería compañía. Lauren le agradeció a Sinu mientras subía las escaleras. Se detuvo en la puerta de Camila y sonrió al ver que estaba sentada en su cama, tapada con una manta y tenía puesto su pijama, Sofi, su hermana menor, estaba abrazándola y Camila le acariciaba la espalda mientras veían un episodio de Powerpuff Girls.
Lauren saludó a Camila cuando entró y la otra chica sonrió en respuesta.
”No esperaba a ver alguien por aquí hoy" dijo Camila mientras Lauren se dirigía a su cama "Pensé que todos estaban ocupados.”
”Todos menos yo" dijo Lauren, poniendo la bolsa que tenía junto a la cama de Camila en el suelo, luego se sentó al lado derecho de la otra niña.
”¿Así que te vas a quedar?" preguntó Camila con incertidumbre.
”Bueno, tu mamá dijo que quizás no querías tener visitantes hoy" respondió Lauren.
”No, por favor, quédate" suplicó Camila.
”¿Estás segura?" le preguntó Lauren.
”Sí" le respondió segura. "Es tan aburrido estar atrapada en casa todo el día. Ahora recuerdo por qué tenia tantas ganas de volver a la escuela después del accidente.”
”Okay" dijo Lauren, con una pequeña sonrisa en sus labios "Pero quiero que me digas si te sientes cansada en algun momento, así podré irme.”
”Está bien" prometió Camila. Dió unas palmaditas al costado de su cama para que Lauren se acercara más a ella. La chica de ojos verdes se sentó junto a Camila con la espalda apoyada en la cabecera. Lauren se dió cuenta de que Sofi la miraba con curiosidad.
”Hola" saludó Lauren sonriente. "Soy Lauren" le dijo a la niña más pequeña. Sofi se sintió avergonzada y escondió su cara detrás de Camila con timidez.
”Sofi" la regañó Camila "No seas grosera.”
”Está bien" dijo Lauren riéndose ante la timidez de Sofi, luego puso atención en la TV.
“Entonces" preguntó Camila nerviosamente "¿Cómo estuvo la escuela?”
”Lo mismo de siempre" respondió Lauren rotundamente, porque no quería decirle que todo el alumnado había estado hablando sobre lo que habia sucedido ayer.
”¿Lauren?" dijo Camila, levantando la cabeza para mirar a los penetrantes ojos de Lauren.
”Bien, bien. Quizás algunas personas estuvieron hablando sobre ti. No es una gran cosa sin embargo… eres un poco famosa" Lauren trató de bromear, pero a Camila no le pareció gracioso.
”¿Fue tan malo?" preguntó Camila.
”No, no tan malo" dijo Lauren "Quiero decir, podría haber sido peor.”
”¿Cómo?" preguntó Camila con seriedad.
”Eh, podrías haberte hecho pis en frente de todos" respondió Lauren.
Camila se rio recordando la historia que Normani le había contado de como Lauren se hizo pis en la escuela primaria.
”Tienes suerte de tener control de tu vejiga" dijo Lauren en broma "Por desgracia, yo no lo tengo, todavía tengo el premio al momento más embarazoso en la escuela.”
”No es una competencia" dijo Camila.
”No estoy de acuerdo con eso" desafió Lauren "Es el único galardón que tengo así que tendras que hacer grandes esfuerzos para quitarmelo.”
”Bueno, dame una semana" dijo Camila riendo, lo que hizo que el corazón de Lauren comenzara a revolotear "Estoy segura de que puedo ganarte.”
”Cambiando el tema… ¿cómo te sientes?" preguntó Lauren con preocupación, su voz adquirio un tono más serio "Dinah me dijo que no estabas muy bien cuando habló contigo en la mañana.”
”Solo como una referencia para el futuro" comentó Camila con seriedad "Si alguna vez consideras la epilepsia como una condición médica. No lo hagas. Literalmente me duele todo, me siento cansada y todavía tengo dolor de cabeza" Camila tomó un respiro "Ah, y me falta un trozo de mi lengua después del gran mordisco que me di" concluyó.
”Es por eso que ella necesita estar tranquila" le dijo Sofi a Lauren, observando la interacción de las chicas mayores con atención.
”Verdad" dijo Camila mirando a Lauren.
”Perdón, siento que estés mal" le dijo Lauren, tomando la bolsa que había dejado en el suelo "Te compré algunas revistas y esas cosas. Pensé que podrían animarte.”
”No tenías que hacerlo" comentó Camila conmovida por el gesto.
”Lo sé, pero yo quería hacerlo" añadió Lauren.
”Gracias" dijo Camila, colocando la bolsa sobre la cama junto a ella, sacando un paquete de Red Vines, el cual abrio rápidamente "Son mis favoritos" señaló emocionada ofreciendole un poco a Lauren.
”No, gracias" dijo "Estoy bien.”
Se sentaron juntas durante un tiempo, las tres vieron la televisión hasta que Sinu entró para llevar a Sofi a su clase de ballet. Lauren se despidió de Sofi mientras la chica más pequeña ocultaba su cara entre sus manos.
”¿Irás a la escuela mañana?" preguntó Lauren una vez que estaban solas "Te extrañamos hoy.”
”No lo sé" respondió Camila con honestidad "Depende de como me sienta. Si todavía me siento como ahora, tendré que quedarme aquí. Por mucho que me encantaría volver a la escuela, yo no creo que pueda hasta que este en un cien por cien…" hizo una pausa para reconsiderar sus palabras "Bueno, en realidad, hasta que me haya recuperado en un ochenta por ciento de las convulsiones.”
”¿Hay algo que pueda hacer para ayudar?" preguntó Lauren con interés.
”Puedes hacer una cosa" le dijo Camila mirándola a los ojos.
”Okay" dijo Lauren con sus mejillas sonrijadas ante la intensa mirada de Camila "Lo que sea.”
”Estoy harta de hablar de mi misma" dijo Camila "Hablemos de ti.”
”Hmm, déjame pensar" dijo Lauren, poniendo una mano en su mentón.
"Bueno, mi padre acaba de ser contratado en un nuevo trabajo. Él no lo esperaba así que ha estado muy feliz porque eso significa más dinero y un mejor seguro. Saldremos todos el jueves a celebrar.” Lauren se detuvo para pensar un poco más. “¡Oh!" dijo ella al recordar algo "Compré una membresía en Club Penguin" informó a Camila, con una gran sonrisa en su rostro.
”No es cierto" comentó Camila.
”Sí, lo hice" rio Lauren.
”Eres una idiota" rio Camila.
”Lo soy" admitió Lauren con orgullo, pasándose una mano por el pelo. "Ok… ¿qué más puedo contarte? Oh… ya sé" dijo Lauren con entusiasmo "La gran noticia que te perdiste ayer cuando estabas demasiado ocupada para escuchar mis quejas teniendo un ataque, mi ex-novia, que ya salió del closet, me invitó a salir.”
”Eso es bueno ¿no?" preguntó Camila "Quiero decir, terminaste con ella solo porque no quería admitir que era lesbiana ¿no?”
”Bueno, sí" confirmó Lauren "Pero eso fue antes, no ahora.”
”Así que ¿no vas a volver a salir con ella?" preguntó Camila con incertidumbre.
”No" contestó Lauren "No me malinterpretes, Rachel es muy bonita y todo, pero ya no siento lo mismo.” Lauren bajó la mirada por un momento, jugando con sus dedos nerviosamente.
”Estoy interesada en alguien más" Lauren miró a Camila, quien la observaba atentamente. "No sería justo para mi ni para Rachel si hubiera aceptado la cita.”
”Oh" dijo Camila sonriendo "¿Tu amor secreto?”
”Sí" respondió Lauren devolviéndole la sonrisa.
”¿No crees que es un poco estúpido decirle no a alguien que realmente quiere salir contigo cuando no estás haciendo nada para ganar el corazón de la persona con la cual realmente deseas estar?" pregutó Camila.
”¿Qué te hace pensar que no estoy haciendo nada para conseguir su corazón?" preguntó Lauren a la ligera, una profunda risa se escapó de sus labios "Tal vez estoy siendo muy sutil, ya sabes, no es nada fácil. Quizás…" dijo ella poniendo un dedo sobre los labios de Camila para que no la interrumpiera "Quizás" repitió "Estoy tratando de enamorarla poco a poco, sin que se de cuenta. Sé que es arriesgado, pero si funciona, seré digna de tener su amor.”
”Pensé que el amor era algo instantáneo que se consumía con rapidez" comentó Camila "Ya sabes, como encender una cerilla cubierta de gasolina.”
”Solo en las películas" le dijo Lauren, notando la mirada decepcionada en su rostro. "Eso es la atracción" continuó "La atracción es inmediata, pero el amor… el amor es una combustión lenta. Te sientes atraída por una persona por su apariencia, pero te enamoras de lo que esa persona es, por las pequeñas cosas que la hacen única. Tú te sientes atraída por el exterior, pero tu amas por lo que está en el interior.”
”Desearía poder saber como se siente eso" comentó Camila con voz melancólica.
”Lo sabrás algún día" le dijo Lauren, con la esperanza de que ella sería quien provocaría esos sentimientos en ella.
”¿Cómo lo sabes?" interrogó Camila "Quiero decir, yo no pienso en los demás de esa forma en absoluto. ¿Y si el accidente dañó esa parte de mi cerebro? ¿Qué pasa si nunca me enamoro?” Lauren sonrió con tristeza, poniendo una mano en el hombro de Camila.
”Tú amas con el corazón Camila" dijo Lauren con segurar "No con la cabeza.”
”No, pero…" comenzó a hablar Camila.
”Confía en mí" interrumpió Lauren. "Tú amas a pesar de lo que dice tu cabeza, no gracias a ella.”
Camila miró a Lauren dubitativa, pero no puso en duda sus palabras. Sacó un cuaderno y un lápiz de su escritorio. Luego volvió a la cama, se acostó sobre su estómago mientras sus pies descanzaban contra la pared, con la cabeza a los pies de la cama. Lauren imitó su posición, acostándose a su lado.
”¿Qué estás haciendo?" preguntó la chica de ojos verdes confundida.
”Le vamos a escribir una nota a tu amor secreto" le informó Camila, abriendo su cuaderno en una página en blanco.
”¿Qué?" volvió a preguntar Lauren con incredulidad "Te dije que tenía un plan. No te metas en el. Vas a echar a perder mi juego.”
”No lo voy a publicar ni nada" aseguró Camila "Ni siquiera sé quien es, pero va a ser una buena práctica para poder mejorar mi letra" le dijo a Lauren
"Además, te ayudará a apreciar más tus sentimientos por ella, ya sabes, para decidirte a invitarla a salir o algo.” Camila sonrió al decir esto, creyendo verdaderamente que su método podría ayudar a Lauren para poder conquistar a su amor plátonico, sin saber que era ella. ”También" añadió Camila riendo para sus adentros "De esta forma, quizás pueda vivir a través de ti. Creo que ambas sabemos que estoy destinada a envejecer sola, con gatos, veinte gatos. Soy muy anti-social y rara para estar en una relación.”
”No eres anti-social" le aseguró Lauren, mirandola con atención por un momento. "Pero eres un poco extraña" bromeó, riendo. Camila se rio, pero no dijo nada, por lo que miró a Lauren hasta que finalmente cedió. Lauren se sintió ligeramente cohibida al hablar de sus sentimientos por Camila, con Camila, pero ella vio la sonrisa que produjo en la otra chica. El hablar esto con Camila, le proporcionó una distracción de sus propios problemas, lo que hizo que ella se sintiera útil de alguna manera, algo que no había sentido en mucho tiempo.
”Ok" dijo Lauren suspirando ligeramente "¿Qué haremos Cupido?”
Camila sonrió sacando la lengua, su cara mostraba concentración, comenzó a escribir en una página de su cuaderno. Lauren la observó tratando de leer lo que había escrito la otra chica.
”¿Puedes leerlo?" preguntó Camila esperanzada.
”Un poco" dijo Lauren mirando de más cerca.
”Dice…" Camila comenzó a leer su propio trabajo "Para mi amor secreto: Soy demasiado tímida para decirte quien soy, así que pensé en escribirte esta nota. He hecho una lista de las razones por las cuales me gustas, porque, aunque yo no me atrevo a decirte esto cara a cara, creo que es importante que sepas que eres especial para alguien, y las razones del por qué.”
Lauren sonrió ante las adorables palabras de Camila, mientras la otra chica escribía el número uno al margen, esperando expectante a que Lauren dijiera algo.
”Wow, bien" dijo Lauren acercándose más a Camila "Número uno" hizo una pausa para observar a la chica a su lado. Su lengua se asomaba ligeramente entre sus labios mientras esperaba a que Lauren dijiera algo. "Eres una de las personas más dulces que he conocido.” Camila garabateó la frase en la página y luego escribió el número dos. ”Eres hermosa por dentro y por fuera, aunque tú no creas que lo eres" dijo Lauren, con la cabeza apoyada en su mano derecha, su atención se centró por completo en Camila que sonreia con furor.
”Tienes un gusto genial en cuanto a música" continuó Lauren una vez que Camila había escrito el número tres "Y trabajas arduamente cada día sin quejarte.” Lauren se calló por un momento para permitirle a Camila terminar de escribir.
”Eres apasionada por las cosas que te gustan, y no te acomplejas de estas. Tu risa es contagiosa" dijo Lauren, siguiendo el ritmo de Camila "Y tus ojos son cautivadores, cuando te miro, siento que podría perderme en ellos durante horas sin aburrirme.” Camila dejó de escribir para mirar a Lauren, que desvió la mirada de ella rápidamente.
”¿Qué más?" preguntó Camila cuando Lauren no continuó.
”Número ocho" comenzó a hablar nuevamente Lauren después de un momento de reflexión "Tu sonrisa puede cambiar mi estado de ánimo al más feliz de una forma en la que ni las drogas podrían.”
”Algunas personas no somos tan afortunadas" comentó Camila mientras seguía escribiendo "Aunque tengo que admitir que las drogas ayudan a veces.” Lauren le sonrió, concentrándose una vez más en la página a medio escribir.
”Nunca te das por vencida, sin importar lo difíciles que sean las cosas" le dijo Lauren "Eres inteligente y creativa.” Camila escribió cada palabra que le dijo Lauren del por qué le gustaba esta chica, que irónicamente, estaba sentada en la cama junto a ella, pero era completamente ajena a la situación. Lauren había enumerado alrededor de unas cincuenta cosas que le gustaba de Camila y sentía que podia continuar para siempre, teniendo en cuenta todas las pequeñas rarezas de la otra chica que adoraba. Sin embargo, ella decidió terminar con el pensamiento más prominente en su cabeza, mientras Camila estaba a su lado. ”Finalmente" dijo Lauren "Número cincuenta y dos: Tienes los labios más suaves que he besado.” Camila la miró y sonrió.
”¿La besaste?" preguntó sorprendida.
”Sí" respondió Lauren, decepcionada de que Camila no se acordaba de su beso durante el día anterior.
”No me lo habías dicho, ¿cuándo?" le preguntó con interés.
“No es asunto tuyo" dijo Lauren en broma, guiñándole a Camila.
”Sí" admitió Lauren, observando a Camila quien leía su cuaderno una vez mas, arrancándo la página para entregarsela a la chica de ojos verdes.
”Debes darle esto" dijo Camila "A ella le gustará tenerlo. Dices cosas muy lindas sobre ella.” Lauren la miró un momento indecisa.
”Bueno, quizás deberías volver a escribirlo, porque yo apenas puedo leerlo y yo misma lo escribí" rio Camila "Debes escribirlo más lindo… no creo que quieras que piense que eres analfabeta.”
”Camila" murmuró Lauren ante el autodesprecio de la otra chica "No digas cosas como esa.”
”Okay bien" dijo agitando su mano con desdén "Pero en serio, ¿se la darás a ella?”
“No sé Camila" respondió Lauren.
”Por favor" pidió Camila "Hazlo por mí. Dijiste que querías hacerme sentir mejor.”
”Ugh, está bien" aceptó lauren, tomando la hoja para guardarla en su bolsillo "Y para que lo tengas presente, el chantaje emocional no es bueno.”
”No lo volveré a hacer" prometó Camila alegremente.
”Bien entonces, le daré la nota" prometió Lauren "Pero será anónimo.”
”Bueno" dijo Camila "Algo es algo.”
”Así que ahora que hemos pasado mucho tiempo hablando de mi enamoramiento. Vamos a hablar de ti. ¿Haz estado practicanado con la guitarra como lo habíamos acordado?”
”Si" respondió Camila "Pero no estoy mejorando rápido.” Camila se apoyó en los codos. ”Incluso le pedí a mi fisioterapeuta si me podía dar algunos ejercicios para ayudar a mejorar la destreza de mi mano.”
”¿Y que te dijo?" preguntó Lauren.
”Me dio algunos ejercicios" dijo Camila con entusiasmo "Espero que ayuden.”
”¿Me puedes mostrar?”
”¿Mis ejercicios?"
“No, lo que puedes tocar con la guitarra" clarificó Lauren. Camila la miró indecisa por un minuto, bajando la mirada hacia la cama.
”Uhm…" dijo Camila "Mi brazo aún me duele por lo de ayer. No creo poder tocar. ¿Está bien?”
”Claro que sí" le dijo Lauren "Será para la próxima vez ¿sí?”
”Okay" prometió Camila antes de preguntar "¿Puedes tocar alguna canción para mi? Realmente quiero verte tocar la guitarra.”
”Bueno" aceptó Lauren de mala gana mientras tomaba la guitarra de Camila. Se sentó frente a la otra chica en la silla del escritorio tocando las cuerdas de la guitarra un par de veces pensando en una canción.
”No suelo tocar la guitarra frente a otras personas" dijo Lauren en serio "Por lo que debes considerarte afortunada. Normalmente mantengo la música para mi misma, ya sabes, es algo personal para mi.”
Camila sonrió ante las palabras de Lauren “Te entiendo" admitió.
Lauren rasgueo unos cuantos acordes mientras Camila la miraba desde la cama. Estaba tumbada boca abajo con la cabeza apoyada en sus manos.
”Okay" dijo Lauren tomando una decisión finalmente, empezando a tocar la melodía de la canción.
“Amo esta canción" comentó Camila reconociéndola de inmediato. Lauren sonrió mientras seguia rasgueando antes de bajar la mirada a la guitarra en sus manos y comenzar a cantar suavemente.
“All I knew, this morning when I woke, is I know something now, know something now, I didn’t before. And all I’ve seen since eighteen hours ago is green eyes and freckles in your smile in the back of my mind making me feel right.” Lauren miró a Camila que la estaba escuchando con una gran sonrisa en el rostro moviendo la cabeza de lado a lado al compás de la música. “I just wanna know you better,know you better, know you better now. I just wanna know you better, know you better, know you better now.”
Lauren sonrió cuando escuchó a Camila unirse a la canción. Lauren hizo caso omiso al hecho de que casi se quedó sin palabras al apreciar el tono de la voz de Camila.
“I just wanna know you better, know you better, know you better now. I just wanna know you, know you, know you.” Lauren continuó cantando sola después de ese verso, Camila luchó para cantar y hablar al mismo tiempo, sus palabras se quedaban atoradas en su garganta.
“Cause all I know is we said, “Hello,” and your eyes look like coming home. All I know is a simple name, everything has changed. All I know is you held the door, you’ll be mine and I’ll be yours. All I know since yesterday is everything has changed…”
Cuando Lauren terminó de cantar, Camila aplaudió apreciando su trabajo.
”Eso fue increíble" le dijo a Lauren "Tienes una voz muy buena. ¿Por qué no cantas en frente de otras personas?”
”No lo sé" le dijo la morena de ojos verdes con sinceridad "Nada me había inspirado a hacerlo. Además puedes tú también puedes cantar, te escuché unirte a la canción en algunas partes. Tu tono es tan… único, es increíble.”
“Tal vez" dijo Camila sin saber como responder al elogio "Pero no puedo cantar… mi discurso es peor cuando trato de decir las cosas rápidamente. Mi cerebro tarda más tiempo en procesar las palabras, así que no puedo seguir el ritmo y luego… sucede algo como esto.”
”Bueno, me hubiera encantado haberte escuchado cantar antes del accidente" comentó Lauren "Tal vez con más terapia puedes cantar una canción para mi. Después de todo, me la debes ahora.”
”Okay, si alguna vez vuelvo a ser buena con eso, voy a cantar para ti” prometió Camila “No te sorprenderás mucho sin embargo.” Hubo un silencio por un momento, mientras Lauren ponía la guitarra en su lugar y Camila se sentó en la cama. Lauren se unió a ella cuando la otra chica dijo “¿Puedo hacerte una pregunta?”
”Claro" dijo Lauren sentándose a su lado.
”¿Por qué elegiste esa canción?" preguntó Camila "Quiero decir, ¿por qué elegiste esa entre todas las que te sabes?”
”Fácil" le dijo Lauren "Ha sido prácticamente la única canción que he escuchado desde que…" Lauren tuvo que detenerse antes de decir "te conocí", pero en su lugar dijo "Desde la primera vez que vi a la chica que me gusta. Resume mis sentimientos perfectamente.”
”Me encanta" dijo Camila reflexiva "Cuando una canción puede recordarte a alguien o significar algo para ti en un nivel tan profundo.”
”¿Tienes alguna canción que signifique algo parecido para ti?" preguntó Lauren con curiosidad.
Camila asintió. ”Después del accidente, yo estaba muy enojada y molesta por todo, estaba de mal humor todo el día aquí, escuchando música de mi iPod cuando sonó “Skyscraper” de Demi Lovato. Me llegó mucho en ese momento. Siempre me ha gustado esa canción, pero en ese momento tenía un significado totalmente nuevo para mi.”
Lauren asintió comprendiendo “Puedo ver el por qué" dijo honestamente.
”A veces pienso en la persona que me atropelló" comentó Camila "Y me pregunto si sabe todo lo que me quitó ese día. Me pregunto si se siente culpable.”
”No deberías" interrumpió Lauren, acariciando el hombro de Camila "No gastes tus pensamientos en eso.”
”Lauren" dijo Camila pensativa "Deberías cantarle esa canción a tu enamorada en la feria de Navidad de la escuela. Se la podrías dedicar o algo así.”
”Estás totalmente convencida en ponerme en una relación con esa chica ¿no?" rio Lauren.
”Sería más fácil si me dijieras quien es" Camila se rio entre dientes "Tal vez podría ayudarte más de lo que crees.”
”Okay" comenzó a hablar Lauren, cuando una repentina idea vino a su mente "Voy a cantarla en la feria de Navidad de la escuela, si me prometes que cantarás conmigo… tocando la guitarra.”
”Estás bromeando ¿verdad?" dijo Camila incrédula "Nunca seré capaz de hacer eso.”
”Es una pena" dijo Lauren bromeando "Supongo que tendré que estar sola para siempre.”
”Lauren" se quejó Camila golpeandola en el brazo "No digas eso. No quiero ser la razón por la que no estás con la persona que amas.”
”¿Quién dijo que la amo?" preguntó Lauren sorprendida.
”Uhm… Bueno, la canción… y…. la lista interminable de cosas que me hiciste escribir." argumentó Camila.
”Eso no es amor" protestó Lauren.
”Si lo es" respondió Camila.
”Tú problema es que eres toda una romántica Camila" comentó Lauren.
”Tal vez" dijo la chica de ojos cafés "Pero… ¿sabes que aprendí de mi accidente?" preguntó Camila retóricamente "Perspectiva… bueno, eso y desinhibición, por lo que a veces digo cosas que no debería pero… lo que realmente aprendí es que la vida es demasiado corta.” Hizo una pausa “Dile a la gente que amas que los amas. Puede que ellos no estén aquí mañana" concluyó.
“¿Y si ella no siente lo mismo?" cuestionó Lauren.
”¿Y si siente lo mismo?" cuestionó Camila de vuelta.
”¿Y si arruino todo?" persistió Lauren.
”¿Y si no lo arruinas?" desafió Camila de nuevo "¿Qué pasa si tomar este pequeño riesgo te hace la persona más feliz del mundo?”
”Haces demasiadas preguntas" dijo Lauren riendo.
”Tú no preguntas lo suficiente" contrapuso Camila "¿De qué tienes tanto miedo Lauren?”
”Tengo miedo de perder algo que nunca he tenido" admitió la morena de ojos verdes "Ahora, en este momento, espero que algún día ella sienta lo mismo, pero si le digo, si ella dice que no siente lo mismo, mi ilusión se haría añicos. Soy mucho más feliz viviendo en una falsa felicidad.”
”Eso no es vivir" dijo Camila con perspicacia.
”Bueno, es lo mejor que puedo hacer por ahora" le dijo Lauren. "Además, no veo que quieras confesar amor eterno a nadie.”
”Eso es porque no puedo" dijo Camila con tristeza "Porque al parecer además de hacerme torpe, mi lesión en la cabeza impide que me enamore también” se rio de sus propias palabras.”
”¿Ves? ese es el problema" le dijo Lauren, sintiendose valiente e inspirada ante las palabras de Camila.
”¿Por qué?" preguntó la chica menor.
”Porque eres la persona que me gusta Camila" dijo Lauren mientras sacaba el papel de su bolsillo y se lo entregaba de vuelta.
Camila tenía una mirada llena de confusión cuando Lauren le dio el papel. Camila lo tomó instintivamente, con una mirada incierta y lo desdobló, mirando las palabras escritas ahí sorprendida. Lauren la miró por un momento antes de levantarse de la cama para dirigirse a la puerta, se detuvo para mirar hacia atrás a Camila, la otra chica seguía mirando el papel en su mano, sin moverse.
Lauren sintió como su ilusión se hacia añicos en el silencio que flotaba en el aire entre ellas como una niebla. Suspiró para sus adentros antes de salir de la habitación e ir a su auto. Salió rápidamente, cerrando la puerta detrás de ella, subiendo a su auto.
"Mierda" pensó Lauren cuando encendió la radio y escuchó la canción que había cantado recientemente.
“All I know is we said “Hello” so dust of your highest hopes. All I know is pouring rain and everything has changed. All I know is a new found grace, all my days I’ll know your face, all I know since yesterday is everything has changed.” Mierda. Mierda. Mierda.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 11

Mensaje por Admin el Jue Mar 02, 2017 4:29 am

Lauren se sentó en su auto y puso sus manos en volante con fuerza, apoyó su cabeza en la parte superior de este con los ojos cerrados. Respiró hondo en un intento de despejar la mente. ¿En qué demonios estaba pensando? Golpeó su cabeza contra el volante. Lauren no podía entender por qué había hecho algo tan estúpido. Había una razón por la que ella había estado guardando sus sentimientos por Camila, una razón muy válida. No era porque tenía miedo al rechazo de ella, aunque, este pensamiento se apoderó de su mente en un gran número de oportunidades. Pero su silencio en realidad fue por motivos mucho menos egoístas. Camila era vulnerable, ella ya tenía que lidiar con mucho estrés, con su salud, la escuela y Lauren no quería añadir algo más a esa lista. Ella era feliz siendo amiga de Camila, mucho más que feliz de hecho. Pasar tiempo con la chica de ojos cafés era su actividad favorita y su felicidad significaba todo para Lauren. Había ocultado sus sentimientos con tranquilidad porque en el fondo sabía que Camila la necesitaba más como un amiga que como una novia. Ahora, todo estaba arruinado, y había una gran posibilidad de que perdería a Camila completamente, y todo porque no podía mantener la boca cerrada.
Lauren se golpeó la cabeza contra el volante de nuevo. Mierda, pensó. Mierda. Mierda. Mierda.
Inhaló profundamente, una vez más, dejando que el aire escapara lentamente de sus pulmones, tratando de librarse del miedo que parecía haber consumido todo su cuerpo. Lauren trató de recordar lo que había estado pensando cuando le confesó todo a Camila, pero la verdad es que ella no estaba pensando en ese momento. Para entonces, solo se había sentido bien y no pudo evitar decir las palabras que había estado deseando decir desde el primer día que la vió en el pasillo del colegio. Por primera vez, Lauren tomó su propio consejo y dejó que su corazón gobernara sus emociones. Había dejado de pensar demasiado, apagó su cerebro y su lógica enloquecedora, e hizo lo que Camila le había sugerido, tomó un riesgo, ella vivió.
El único problema era que la vida era dolorosa. Malditamente dolorosa. Cuando dices algo, ya no puedes arrepentirte. Camila le había dicho que la vida era demasiado corta y lauren estuvo de acuerdo con eso, de hecho, esa frase fue una fuerza que la impulsó a decir su confesión. La idea de perder a Camila, aterrorizó a Lauren. La idea de que Camila nunca supiera como se sentia, la aterrorizaba aún más, ya que su autoestima era muy bajo. Así que pensó “¿Qué mierda? ¿Qué es lo peor que podría pasar?” Si hubiera pensado un poco más, tal vez habría escuchado a su cerebro en vez de su corazón y habría mantenido la boca cerrada.
En cambio, ahora se encontraba sentada sola en su auto, con el silencio sepulcral que la había seguido tras su confesión. Lauren levantó la cabeza del volante y se pasó la mano por el pelo, quería llegar lo más lejos posible de la casa de Camila, para poder aclarar su mente y pensar. Sacó las llaves de su bolsillo y encendió el motor. Lauren puso el auto en marcha, miró el espejo retrovisor por un momento y puso su pie sobre el acelerador, moviendo el vehículo hacia adelante.
Lauren estaba tomando un poco de velicidad cuando notó algo frente su auto, y luego supo que algo había caído sobre el capó. Se apresuró a frenar, el auto hizo un gran chirrido cuando paro, quedando a centímetros de la persona que se había interpuesto en su camino. La boca de Lauren se abrio ligeramente cuando se dio cuenta de que era Camila quien la miraba desde el otro lado del parabrisas, su preocupación por la otra chica se manifestó con ira.
"¡Jesucristo Camila!" gritó Lauren, cerrando la puerta de su auto con fuerza. "¡¿Qué mierda crees que estás haciendo?! ¡¿Están tratando de matarte?! Pensé que sabías que no es bueno ponerse delante de los autos en marcha."
Lauren lamentó sus gritos apenas los dijo. La cara de Camila era pálida y parecía estar a punto de vomitar o colapsar, quizás ambas cosas.
"Mierda" dijo Lauren en voz baja, cerrando la distancia entre ellas, colocando una mano en el hombro de Camila.
Camila se puso una mano en la boca y apoyó el codo firmemente sobre el capó del auto de Lauren.
"Está bien Camila, solo respira" le pidió Lauren "No te atrevas a irte ahora ¿ok?"
Camila levantó la mirada para encontrarse con los ojos de Lauren, buscando algo para conectar su cabeza a la tierra. No sabía por qué había pensando que sería una buena idea ponerse delante del auto de Lauren. Lo único que sabía era que no podía dejar que se fuera, y eso fue lo primero que se le vino a la mente al ver a Lauren alejándose de la acera. Ella estaba arrepentida.
"N…o" dijo con dificultad inhalando profundamente mientras cerraba los ojos para luego soltar el aire tratando de restaurar su visión.
"¿Qué diablos estabas pensando?" preguntó Lauren, la irá volvió a su voz cuando Camila se paró frente a ella, recuperando la compostura.
Camila abrio la boca para hablar, pero no dijo nada. Se tomó un minuto para estabilizar su respiración, cerrando los ojos una vez más. Después de un momento los abrio para atender el interrogatorio de Lauren y su mirada expectante. Camila abrio la boca para hablar de nuevo, sacudiendo su cabeza cuando se quedó sin palabras.
Camila golpeó el capó del auto con la palma de su mano y Lauren saltó ante la sorpresa de este arranque. Ella puso sus manos en la parte superior de la cabeza y las dejó caer antes de golpear el capó del auto una vez más.
"¿En serio?" le preguntó Lauren con incredulidad e irritación. "¿No puedes hablar? ¿No puedes decirme ni una palabra?" Lauren observó a Camila, esperando, pero de su boca no salió ninguna palabra.
"Increíble" dijo la chica de ojos verdes. "Podías hablar perfectamente hace diez minutos, ¿pero ahora no puedes?" preguntó haciendo hincapié en la frase "Un poco conveniente ¿no crees?"
Camila le dio a Lauren una mirada de disculpa, pero Lauren negó con la cabeza, empezó a caminar hacia la puerta de su auto. Se detuvo cuando Camila le agarró la muñeca con firmeza y desesperación. Lauren se dio vuelta para mirarla, sin decir nada, esperando a que Camila hablara.
"Yo…" Camila comenzó a cerrar los ojos y se humedeció el labio inferior con la lengua. Respiró hondo y volvió a intentar hablar. "Yo… ten… tenía… que… que… dettte… detteneeeerteeeee." Camila suspiró de alivió cuando logró decir algo a pesar de su falta de fluidez.
"¿Por qué?" preguntó Laure con seriedad "¿Por qué tenías que detenerme Camila?"
Camila miró a Lauren. Independientemente de lo que pudo haber pensado Lauren, su incapacidad de hablar no era conveniente, de hecho, era jodidamente molesta. Era como si fuera muda, su cerebro ignoraba por completo todos los comandos que le daba para hablar. Camila era físicamente incapaz de decir una sola palabra y estaba comenzando a frustrarse. Incapaz de hablar, Camila hizo lo primero que se le vino a la mente y metió una mano en su bolsillo rápidamente, sacando el papel que Lauren le había devuelto a ella hace unos momentos. Camila lo abrio y lo sostuvo frente a Lauren señalándolo.
"No sé lo que eso significa" le dijo Lauren "Tienes que decirmelo Camila."
Camila bajó el papel en sus manos, con la mirada perdida mientras pensaba. Finalmente, dio hacia la puerta del pasajero de Lauren y la abrio, buscando algo para luego volver a su posición anterior.
Lauren observó con interes mientras Camila se inclinaba sobre el capó del auto, girando la pieza de papel y usando un lápiz, que había sacado de la guantera de Lauren, empezó a escribir algo en un rincón vació de la hoja.
Cuando terminó, se apartó un poco y le indicó a Lauren que lo leyera. La chica de ojos verdes se acercó y trató de entender la letra de la otra chica, que ahora era peor que antes.
"Perdón" se disculpó Lauren "No puedo leer eso."
Camila miró lo que había escrito, pasando una mano por su pelo con irritación. Lauren la miró mientras metía la página de su cuaderno en su bolsillo y guardaba la pluma. Miró a Lauren una vez más, tomándo su muñeca. Camila respiró hondo, su cara se retorcía ante el esfuerzo para tratar de hablar. Abrio y cerró la boca un par de veces, sin resultados. Rápidamente, soltó a Lauren y se volteo hacia el coche al lado de ella, y desquitó su frustración e ira golpeando y pateando el auto de Lauren.
"¡Camila!" gritó Lauren mientras se acercaba a la chica y la abrazaba antes de que consiguiera un ojo morado. "¡Basta! ¡Mierda, Camila! Jesús, te vas a hacer daño." Camila ignoró las palabras de Lauren, todo su cuerpo estaba poseído por su rabia.
Lauren tomó a Camila de las muñecas, tratando de conseguir que se detuviera, pero ella estaba totalmente fuera de control, Lauren apenas tuvo tiempo de raccionar cuando Camila comenzó a golpear el capó del auto una vez más. Podía ver las lágrimas en los ojos de Camila, por lo que intentó detenerla de nuevo, no quería que se hiciera daño. Camila ya había sufrido mucho por culpa de otra persona, pero ahora, verla hacerse daño ella misma, era mucho peor y hería a Lauren mil veces más.
"Oye" dijo Lauren tratando de sostener a Camila "Oye… está bien… Camila… está bien, ¿okay?"
Lauren finalmente logró detener los puños de Camila en sus manos, pero ella seguía moviéndo los brazos con fuerza. Lauren relajó su agarre ante el miedo de que podía estar haciéndole daño, y Camila alejó sus manos, dándo un paso atrás mientras que Lauren daba un paso hacia ella, con una mano extendida.
"Camila" dijo Lauren con voz suave "Está bien."
Camila se secó los ojos con furia mientras sus lágrimas seguían cayendo. Lauren dio otro paso hacia Camila, pero ella dio un paso atrás, haciendo que Lauren frunciera el ceño. Finalmente, la chica de ojos verdes cerró la distancia existente con la otra chica, envolviendo sus brazos alrededor del cuerpo de Camila, acercándola a ella. Sintió a Camila resistir el abrazo, sus brazos empujaban el pecho de Lauren, en un intento de alejarla, pero Lauren la abrazó con más fuerza hasta que Camila se desplomó abajo sobre sus rodillas. Lauren acompañó a Camila en el suelo, sin aflojar su control alrededor del torso de Camila, mientras la chica más pequeña lloraba en sus brazos.
"Está bien" Lauren tranquilizó, acariciando su pelo. "Shh… está bien."
Al oír la voz de Lauren, Camila luchó una vez más para alejarla, consiguiendo su objetivo. Camila se inclinó sobre sus talones, con lágrimas corriendo por su rostro, su cuerpo temblaba mientras trataba de respirar entre sollozos. Todavía no podía hablar, no podía decir ni una palabra, pero, al parecer ya no las necesitaba, porque por fin supo como decirle a Lauren todo lo que no podía vocalizar. Camila se secó las lágrimas con el dorso de la mano, mientras Lauren hacia un movimiento para levantarse. Camila tomó su mano desesperadamente, tirando de ella sobre sus rodillas frente a ella a toda prisa antes de juntar sus labios.
El contacto fue tan fuerte, tan deliberado, que Lauren casi perdió el equilibrio. Camila separó sus labios de los de Lauren por un momento, inclinándose un poco hacia atrás para encontrarse con la mirada de Lauren. Tenía una expresión de asombro e incredulidad en su rostro, claramente desconcertada por la acción repentida de la otra chica. Camila esperó esperanzada, sin apartar los ojos del rostro de Lauren.
Lauren movió la mano hasta tocar sus labios con los dedos, dejando caer su mirada mientras lo hacía. Cuando finalmente levantó la vista, vió a Camila, esperando con anticipación, tratando de transmitir desesperadamente lo que no podía decir con la mirada.
"Camila" dijo Lauren bajando la cabeza con tristeza, malinterpretando el beso, de una forma que no era. Creyó que la había besado por pena. Camila tragó un sollozo y tomó una respiración profunda mientras Lauren intentaba levantarse de nuevo. Esta vez Camila la dejó, poniéndose de pie rápidamente, esperando a que la otra chica dijiera algo más. Cuando se dió vuelta para caminar hacia su auto, Camila agarró su muñeca, una vez más, girando a Lauren y chocando sus labios contra los de ella nuevamente.
Esta vez fue Lauren quien trató alejarse, pero Camila puso su mano derecha alrededor de la cintura de la otra chica y la atrajo hacia ella, tratando de profundizar el beso. Oyó a Lauren gemir en respuesta al contacto, y cuando abrio la boca ligeramente para dejar escapar otro gemido, Camila tomó la oportunidad de chupar suavemente el labio inferior de Lauren. Como si finalmente venciera sus dificultados, Lauren se apartó rápidamente, colocando la palma de su mano sobre su boca, alejándose de Camila cuando relajó el brazo con el que la sostenía por la cintura. Camila hizo un movimiento para acercarse a Lauren, suplicándole que no se fuera, pero Lauren mantuvo la distancia.
"No" dijo Lauren con firmeza "Por favor, no lo hagas."
Camila parecía confundida y trató de dar un paso hacia la otra chica una vez más. Esta vez Lauren la empujó físicamente.
"Jesús, Camila" murmuró Lauren. "No lo hagas ¿ok? No me beses si no lo sientes. No necesito tu compasión."
Camila se sorprendió y dio otro paso hacia adelante, pero Lauren la retuvo.
"Tengo que irme" dijo Lauren con total naturalidad. "No puedo hacer esto. Lo siento."
Lauren entró a su auto rápidamente antes de que Camila tuviera tiempo de reaccionar. Cerró las puertas mientras Camila trataba de abrirlas. La chica de ojos café golpeó la ventana con la palma de su mano, pero Lauren no le hizo caso, ignoró las lágrimas, las miradas suplicantes, por mucho que se preocupara por Camila, ella no podía tolerar su compasión. No lo haría. Camila ya había admitido que no le gustaba nadie. Dijo que no se sentía atraída por alguien más. Camila no entendía lo que era estar enamorada, lo había dicho ella misma. Así fue como Lauren dedujo que, si todo eso fuera cierto, entonces Camila no la besó porque los sentimientos fueran mutuos. La besó por otra razón, la besó porque quería consolarla o porque sentía lástima por Lauren. Cualquiera de estas opciones desgarró a Lauren, rompiendo su corazón en pedazos, pero lo que Lauren odiaba más que el rechazo, era que la gente sintiera lástima por ella.
Lauren encendió el motor, las lágrimas comenzaron a formarse en sus ojos mientras Camila seguía golpeando la ventana frenéticamente. Se apartó lentamente al principio, con cuidado para no hacerle daño a la otra chica en el proceso, pero una vez que se había alejado lo suficiente, Lauren puso su pie en el acelerador con firmeza, aumentando la velocidad y desapareciendo del lugar. Camila intentó llamar a Lauren después de que se había ido. De hecho, llamó varias veces durante la noche, pero Lauren ignoró cada intento. Lauren tuvo problemas para dormir durante esa noche, sus pensamientos eran consumidos por Camila, por lo que había sucedido y por lo que podría suceder. Despertó cansada, irritable y de mal humor, llegó tarde a la escuela y apenas pudo concentrarse. Camila no asistió a la escuela hoy y Lauren no pudo evitar sentirse un poco aliviada por eso. En el almuerzo, Lauren estuvo en silencio y finalmente, incapaz de ocultar su estado de ánimo, Ally se dirigió a ella por completo.
"Ok" dijo Ally poniéndo su sandwich abajo, dirigiendo su mirada hacia Lauren. "¿Qué demonios te pasa hoy?"
"Nada" dijo Lauren miserablemente.
"¿Nada? ¿en serio?" le preguntó Ally. "Sabes que podías haberme engañado. Pero no has tocado tu comida y apenas hablas."
"Tal vez no me estoy sintiendo bien" dijo Lauren un poco irritada.
"Estabas bien ayer" comentó Normani, tomando un bocado de su sandwich.
"Sí, bueno, eso fue ayer" respondió Lauren algo enojada.
"¿Pasó algo con Camila?" preguntó Dinah, sin mirar a la otra chica, tenía su atención en su comida.
"¿Qué?" preguntó Lauren defensivamente. "No, no pasó nada con Camila. ¿Por qué lo preguntas?" Dinah levantó la cabeza para mirar a Lauren.
"La llamé esta mañana" le informó "Ella está teniendo un mal día también, así que me preguntaba si había sucedido algo." Dinah sacó su teléfono de su bolsillo e hizo algunos movimientos en el antes de entregárselo a Lauren.
"Ella me envió este mensaje, pero no tengo idea que estaba tratando de decir" explicó Dinah "¿Alguna pista?" Lauren le devolvió el teléfono a Dinah después de leer.
"No" respondió simplemente.
"Llamé a su mamá después de que lo recibí" siguió hablando Dinah "Ella dijo que Camila tuvo una mala noche. Al parecer, cuando llegó de recoger a Sofi de su clase de ballet, encontró que Camila había destrozado su habitación."
"¿Por qué?" le preguntó Normani.
"Sinu no lo sabe" dijo Dinah. "Ella ya lo había hecho antes. La primera vez que salió del hospital, destrozó por completo su habitación, sacó todos sus cuadros de las paredes y los tiró al suelo."
"¿Por qué haría eso?" preguntó Ally con tristeza.
"Ella me dijo que no podía soportar ver esos cuadros" informó Dinah "Me refiero a las fotos que tenían. Aparementte, era demasiado dificil para ella tener que recordar como era su vida antes…"
"Eso es muy triste" dijo Ally con sinceridad.
"Yo no sabía eso" comentó Lauren.
"A ella no le gusta hablar de eso, pero su terapeuta sugirió que debería" explicó Dinah.
"Dijiste que destrozó su habitación de nuevo ayer ¿verdad?" preguntó Normani preocupada "¿Crees que esté bien? Tal vez deberíamos ir a verla."
"¿No vendrá a tu casa esta noche?" preguntó Ally. "Es miércoles."
"No lo sé" respondió Normani "Le envié un mensaje ayer por la noche para recordarle, pero nunca me respondió. ¿Te dijo algo a ti Lauren?"
"No" dijo Lauren con ira en su voz "¿Por qué me iba a decir algo a mi?"
"Bueno…" comenzó a hablar Normani mientras observaba a su amiga "Porque tú estabas con ella." Lauren miró los rostros a su alrededor, cada uno la observaba con atención, haciendola sentir incómoda.
"Ella no dijo nada" comentó Lauren en breve.
"O…k…" dijo Dinah mirando a Lauren con cuidado. "¿Qué hiciste?"
"¿Por qué supones que hice algo?" preguntó Lauren con seriedad.
"Porque, has estado actuando como si alguien te hubiera apuñalado con un cuchillo y Camila actua igual." Lauren no dijo nada, por lo que Dinah siguió hablando.
"No le dijiste que te gustaba ¿o sí?" preguntó Dinah en un tono de sorpresa.
"Quizás le mencione algo" confesó Lauren evitando las miradas sorprendidas que la rodeaban.
"Supongo que no resulto ser algo muy bueno" dijo Dinah haciendo una mueca.
"Definitivamente podría haber sido mejor" comentó Lauren.
"¿Qué pasó?" preguntó Ally, acariciando el hombro de Lauren con simpatía.
"Ugh, ni siquiera sé que pasó" dijo Lauren "Un minuto estaba bien, Camila estaba siendo adorable tratando de ayudarme con mi amor secreto, y al minuto siguiente, se lo dije y se desató el infiermo."
"¿Ella no lo tomó bien?" preguntó Normani.
"Ella no lo tomó en absoluto" dijo Lauren tristemente. "Ella se sentó en silencio aturdida y me fui."
"¿Solo te fuiste?" preguntó Dinah incrédula.
"Sí" dijo Lauren protectiva "Se pasó toda la tarde diciéndome que no le gustaba nadie, ya sabes, de forma romántica, y luego, cuando le dije lo que sentía, no me dijo nada."
"Ella no puede hablar bien" le informó Dinah.
"Ella puede" contradijo Lauren "Había estado hablando muy bien durante toda la tarde hasta entonces."
"Sabes que no es así" dijo Dinah con seriedad "Ella no lo hace a propósito."
"Lo sé" respondió Lauren.
"¿Lo sabes?" preguntó Dinah "Porque parece que lo olvidaste."
"Sí" replicó Lauren bruscamente antes de suavizar su todo "Debo admitir que quizás me dejé llevar por mis emociones ayer" comentó Lauren pasando una mano por su cabello.
"Cuéntanos todo lo que pasó" dijo Ally "Desde el principio."
Así que Lauren les contó todo, explicó lo que había sucedido en el hospital, mientras Camila todavía se recuperaba de las convulsiones. Les habló del coqueteo, el beso, todo. Les explicó lo que había sucedido en la casa de Camila el día anterior, la nota que escribió, la canción y todo lo que ocurrio, todo.
"Idiota" dijo Dinah con simpleza cuando Lauren había terminado de hablar.
"¿Qué? ¿por qué?" preguntó Lauren sorprendida por la reacción de Dinah.
"Ella no te besó porque te compadecía" le dijo Dinah "Camila nunca ha besado a nadie, nunca, nunca, nunca. Ella nunca daría ese primer paso a menos que sintiera algo."
"¿Qué quieres decir?" preguntó Lauren alarmada.
"Quiero decir que fuiste su primer beso Lauren" le informó la chica más alta. "Ella te eligió a tí, quizás no de manera consciente por primera vez, pero sin duda la segunda vez no lo hizo para apaciguarte. Lo hizo porque significaba algo para ella. Lo que significaba, no tengo idea, y al parecer, tú tampoco."
"No, pero ella dijo que…" Lauren comenzó a hablar cn escepticismo.
"No, pero nada" la interrumpió Dinah. "Camila no conoce su mente del todo. Su cabeza es un desastre. Ella no sabe lo que siente porque está demasiado ocupada en no sentir nada. ¿Por qué demonios crees que está viendo a un terapeuta?" Lauren sintió que su corazón de desgarraba.
"Dinah tiene razón" comentó Normani.
"Lo sé, ok" Lauren casi gritó enojada consigo misma. "Mierda, esto es un puto lío."
"¿Qué vas a hacer?" le preguntó Ally.
"No sé si pueda hacer algo" dijo Lauren "¿Cómo diablos se supone que voy a arreglar esto?"
"Hay que hacer algo" comentó Normani.
"Sí, no puedes dejar esto así" coincidió Dinah.
"Tengo que ir a verla" dijo Lauren levantándose de la silla.
"¿Qué? ¿ahora?" preguntó Ally.
"Sí, ahora" respondió Lauren decidida.
"¿Vas a escaparte de nuevo?" preguntó Dinah.
"¿Vas a detenerme?" preguntó Lauren aceptando el reto.
"No" respondió Dinah de pie "Iba a ir contigo." Lauren miró a Dinah por un momento. "Por si acaso" dijo la chica más alta. Lauren asintió.
"¿Volverás más tarde?" preguntó Normani con preocupación mientras Lauren no hizo ademán en irse.
"Dinah y yo iremos a tu casa después de la escuela" le dijo Lauren.
"¿Qué pasa con Camila?" preguntó Normani con incertidumbre. Lauren miró a Dinah cuyo rostro era ilegible.
"Ella estará ahí" dijo Lauren con confianza.
Normani sonrió ante su respuesta. “Entonces, ¿qué esperas? ¡Anda!” Lauren sonrió, sus nervios la electrizaron, su cuerpo irradiaba ansiedad.
"Me voy" dijo mirando a Dinah que estaba mirando algo a la distancia. "¿Qué pasa?" preguntó, notando la expresión atónita de su amiga.
Dinah señaló por encima del hombro de Lauren y ella se dio vuelta, sus ojos buscaban algo entre la multitud de estudiantes. Se quedó helada cuando la vio, de pie, observándolas.
"Camila" dijo Lauren dándose vuelta rápidamente. "Ella esta aquí

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 12

Mensaje por Admin el Jue Mar 02, 2017 4:31 am

Camila levantó la mano en señal de saludo y tentativamente Lauren le ofreció una pequeña sonrisa a cambio cuando vio a la chica menor caminar hacia donde ella se encontraba. Lauren sintió a Dinah poner una mano sobre su hombro mientras Camila se acercaba al grupo como lo hacia diariamente.
Lauren miró a la chica más alta y asintió con comprensión. Finalmente, Camila se puso delante de Dinah y Lauren. Ambas notaron los círculos oscuros bajo los ojos de Camila, que insinuaban que probablemente no había dormido, al igual que Lauren, después de lo que había sucedido entre ambas.
Lauren observó el rostro de Camila con cuidado, notando su tez pálida y la forma en que sus ojos color chocolate que eran normalmente brillantes, hoy eran opacos y turbios. Lauren se dio cuenta de que todos los estudiantes tenían su mirada fija en Camila, el drama que había sucedido con ella el Lunes aún estaba fresco en la mente de los demás alumnos. Camila hizo todo lo posible por ignorarlos, pero Lauren sabía que se sentía incómoda.
Cuando Camila se detuvo frente a Lauren, ella bajó la mirada hacia las manos de Camila, que estaba agarrando su muñeca izquierda con la mano derecha por encima de su suéter, la férula brillaba por su ausencia. Lauren observó la parte posterior de la mano izquierda de Camila de más cerca, notando un moretón oscuro apenas visible que se extendía hasta su muñeca. Lauren no estaba segura, pero la mano de Camila estaba más hinchada que ayer y recordó el ataque frenético que tuvo contra el capó de su auto, y sintió caer su estómago con pesar ya que no pudo detener a Camila de hacerce daño a ella misma durante su arrebato.
"Hola" dijo Camila llamando la atención de Lauren. Le dio a Ally y Normani una tímida sonrisa en gesto de saludo.
"Hola" dijo Lauren con incertidumbre, su valentía y la confianza que tenía hace apenas unos momentos se escaparon de ella. "¿Qué estás haciendo aquí? Pensé que te quedarías en casa hoy" comentó Lauren con voz tranquila.
Camila compartió una mirada con Dinah antes de mirar a Lauren mientras jugaba nerviosamente con sus manos.
"Si" fue todo lo que dijo Camila insegura "Me… queeeeedé… en… caaaasa."
"¿Cómo llegaste hasta aquí?" preguntó Ally "¿Tú mamá te trajo?" Camila negó con la cabeza.
"Mila" dijo Dinah alarmada "El camino de tu casa hasta aquí es de cuarenta minutos."
Camila se encongió de hombros ante el comentario de su mejor amiga, volviendo su atención a Lauren que la observaba atentamente.
"Yo… yo… necesitaba…" comenzó a decir Camila con dificultad, humedeciendo sus labios y moviendo la mandíbula en su intento de hablar "Veer…. verttt… veeerteee" dijo con dificultad apuntando a Lauren con el dedo índice de su mano derecha.
"Yo iba a ir a verte ahora" le dijo Lauren y Camila la miró sorprendida ante esta confesión. "Mira, lo de ayer…"
Lauren no tuvo la oportunidad de terminar ya que Camila dio un paso adelante colocando su dedo índice sobre los labios de la otra chica para hacerla callar. Lauren se quedó perpleja, pero ella hizo lo que Camila le pedía y la dejó hablar.
"Lo…. lo…. sss…. ss… siento" dijo Camila con dificultad y Lauren abrio su boca ligeramente ante esta sorpresa.
"¿Qué? ¿lo sientes?" preguntó Lauren confundida "Yo iba a ir a verte para pedirte disculpas." Hizo una pausa por un momento, estudiando la expresión de Camila. "Yo sé que es lo que quiero que me perdones" continuó Lauren "Pero no tengo idea de por qué me estás pidiendo perdón a mi." Camila frunció el ceño, evidentemente confundida.
"Ayer" dijo simplemente.
"Sí" respondió Lauren "Sé que estás pidiendo disculpas por lo de ayer, pero no hiciste nada malo. Yo lo hice." Camila iba a decir algo pero esta vez fue el turno de Lauren para hacerla callar.
"Escucha" dijo Lauren con seriedad colocando una mano sobre el hombro de Camila, sus ojos verdes brillaban sin perder el contacto con los ojos cafés de la otra chica. "Me siento muy mal por lo que pasó ayer entre nosotras. No tengo una excusa para mi comportamiento, sólo quiero que sepas que nunca me había arrepentido tanto de algo en mi vida, me refiero a la forma en que te traté." Camila negó con la cabeza, pero Lauren siguió hablando.
"Fui una idiota. No sé en que estaba pensando. Yo no debería haberme ido como lo hice y definitivamente no debería haberme enojado porque no podías hablar, porque sé que no lo haces a propósito" continuó Lauren "Tienes que creerme Camila. Yo no quería decirte eso. Sé lo mucho que te esfuerzas cada día para mejorar."
Lauren se inclinó y puso su mano con cuidado en la muñeca izquierda de Camila, lo que la hizo hacer una mueca de dolor en respuesta. Lauren procedió a levantar el brazo de Camila y pese a los esfuerzos que la otra chica hizo para mantener la manga abajo, Lauren al enrolló para exponer su brazo herido.
"Esto no está bien" dijo Lauren con tristeza al oír el jadeo de Dinah al ver el estado de la muñeca de Camila "Y esto ocurrio por mi culpa, porque estabas tratando de decirme algo y no pudiste porque estabas estresada gracias a mi." Camila bajó la manga de su suéter cuando Lauren la soltó por miedo a dañarla más.
"Está bien" le dijo Camila tratando de disminuir la culpabilidad que sentía Lauren.
Lauren sabía que nada podría ayudarla a aliviar la culpabilidad que sentía.
"Eso no está bien" dijo Lauren de nuevo con seriedad señalando el brazo de Camila. "Nada de lo que pasó ayer estuvo bien Camila. Te dije todo eso y tu no tuviste tiempo para procesarlo, por lo que me escapé…"
"Sí, pero…" Camila intentó interrumpirla, pero Lauren siguió hablando.
"Entonces me enojé contigo cuando te paraste en frente de mi auto, pero fue solo porque estaba muy preocupada de que te hicieras daño. Reaccioné mal porque me asustaste mucho. Especialmente después…" su voz se fue apagando.
"Yo preferiría que te alejaras de los autos" le dijo Dinah a Camila en broma "Quiero decir, ya sabes, no de esa forma." Camila miró a Dinah, poniéndo una mano en su hombro para tranquilizarla.
"Todo después de eso es como una mancha…" admitió Lauren "Pero recuerdo, ya sabes" dijo bajando la voz "Que me besaste." Camila abrio la boca para decir algo pero Lauren levantó la mano para detenerla.
"No por favor" dijo Lauren "Déjame terminar. He querido besarte desde el primer día que te vi, pero el beso de ayer no se sintió bien. Sentí que lo hiciste solo porque querías hacerme sentir mejor, porque ese es el tipo de persona que eres, pero, no podía soportar la idea de que sintieras lástima por mi así que te alejé." Camila dio un paso hacia Lauren mientras ella dio un paso hacia atrás. "No sé si podré hacer las paces contigo alguna vez" dijo Lauren con ansiedad "Y entiendo si no quieres volver a hablarme, pero por favor, créeme cuando te digo que lo siento. Espero que algún día puedas perdonarme…" concluyó con su voz debilitiada mientras luchaba por contener un pequeño sollozo.
Camila frunció el ceño, observando como los ojos de Lauren estaban llenos de lágrimas, mientras cada una de sus amigas las miraba expectantes. Camila suspiró. Se acercó a Lauren y la miró fijamente, ninguna dijo algo. Camila secó las lágrimas de Lauren con la yema de su pulgar derecho y Lauren soltó una pequeña risa ante el gesto. En su mente, Camila tenía todo el derecho a odiarla, pero aquí estaba, preocupándose por ella.
Después de que detuvo las lágrimas de la chica de ojos verdes, Camila sacó un papel dobaldo de su bolsillo trasero. Se lo entregó a Lauren, quien lo tomó tímidamente y Camila asintió con la cabeza en señal de que debía abrirlo. Lauren lo hizo, desplegando el papel para revelar dos hojas impresas. Ella miró a Camila, que le hizo un gesto con la mano derecha para que leyera las palabras escritas. Lauren se sentó junto a Ally y Dinah se paró detrás de ella para leer desde su punto de vista, Ally y Normani compartieron miradas inquisitivas antes de volver su atención a Camila que observaba atentamente a Lauren.
“Lauren, no he dormido mucho esta noche porque me quedé pensando en todo lo que ha pasado hoy y todo de repente parace no tener sentido, pero luego si lo tiene. Sé que mi letra es horrible, así que estoy sentada frente a mi computadora escribiendo esta carta a una velicidad muy lenta, porque no puedo coordinar mis manos y ojos para que trabajen juntos, y mi cerebro lucha por formular una frase coherente. Mi terapeuta me dijo que cuando me sintiera triste, o enojada, o frustrada, debería tratar de escribir las cosas porque siempre interiorizo todo. Me dijo que no es bueno para mi y que me causaría problemas en el futuro, así que por favor ten paciencia conmigo mientras yo trato de hacer esto, porque no estoy acostumbrada a decir lo que siento y pienso, excepto en terapia.
Es muy dificil para mi escoger las palabras correctas para lo que quiero decir, para que estas tengan sentido para ti, ya que a pesar de que mi cerebro no quiere cooperar conmigo, me estoy sintiendo más positiva que negativa y deprimida, algo que no entiendo muy bien. Admito que tu confesión fue una sorpresa, pero curiosamente, no una desagradable. Desde el primer día en la escuela, cuando me devolviste mi cuaderno, has sido un apoyo constante y siempre estaré agradecida por eso. No sabes lo que significas para mi, al igual que Ally y Normani, aparecieron en mi vida en un momento en el que las necesitaba desesperadamente. Aprecio todo lo que haces por mi, incluso cuando no te das cuenta de que estás ayudándome, y esas pequeñas cosas son las que más parecio. Lo que más te agradezco es que te niegas a tratarme diferente debido a mis problemas, ya que estoy luchando por encontrar mi propia normalidad, esto me proporciona una gran comodidad.
Odio la forma en la que dejamos las cosas, porque se siente como el final de algo que yo no estoy dispuesta a dejar de lado y me niego a perder a alguien que he llegado a valorar tanto. He intentado llamarte pero no contestas el teléfono y no sé si debería estar preocupada de que ni siquiera quieres hablar conmigo. Quizás es una bendición disfrazada, porque aparentemente he perdido toda la capidad de hablar y no sé cuando podamos conversar de nuevo.
Sé que probablemente te hice daño y te volviste vulnerable y expuesta al abrir tu corazón, confesándome tus sentimientos, así que es justo corresponder a este acto. Me gustas mucho Lauren, pero yo no estaban mintiendo cuando dije que no tengo sentimientos románticos por nadie. No creó que pueda. No todavía. No es personal, confía en mí. No eres tú, soy yo. He pensando mucho en esto desde que te fuiste esta tarde y he leído la lista que me diste hoy, solo para darme cuenta de que mis pensamientos no estaban conmigo, pero si estaban contigo, distraídos como siempre. Creo que si me llegara a gustar alguien, esa persona serías tú Lauren, porque tienes muchas cualidades que admiro y amo de ti, por lo que podrían competir con todo lo que escribiste para mi. El problema es que yo no creo poder realmente enamorarme de alguien porque yo ni siquiera sé como amarme a mi misma. ¿Eso tiene sentido? La lista que me diste es increíble y quizás no pueda apreciar tus palabras, y sabes por qué. Te diría todo acerca mis problemas de autoestima, pero ya eres consciente de ellos, porque Lauren, puedes leer mi mente mejor que cualquier otra persona. Leíste mi estado de Ellao mejor de lo que yo misma puedo.
Sé que tal vez esto no es lo que quieres oír, pero después de esto, me di cuenta de que no puedo amar a nadie más hasta que aprenda a amarme a mi misma otra vez. Tengo que encontrar una manera de hacer eso, pero quiero y necesito que estés allí conmigo, porque cuando finalmente me encuentre a mi misma de nuevo, quiero que sea contigo, quiero que seas la persona que me enseñe a amar Lauren. Amar tan libre y abiertamente, sin prejuicios, y quiero ser capaz de eso también, solo contigo.
No te besé hoy porque sentía lástima, te besé porque sentí que tenía que hacerlo. Te besé porque quería, porque en medio de mi desesperación dejaste tus sentimientos de lado para estar ahí para mi, aunque te sentías rechazada y enojada conmigo. Quiero amarte Lauren y creo que de alguna manera inconsciente una parte de mí ya lo hace, de lo contrario ¿cómo explicarías el beso que no me acuerdo que te dí? supongo que sucedió después de mi ataque de epilepsia y me entristece saber que nunca recordaré nuestro primer beso, si ese es el caso.
Supongo que lo que estoy tratando de decir es que, yo quiero amarte Lauren, porque desde que te conozco, me has hecho más feliz de lo que jamás pensé ser considerando todos mis problemas. Quiero darte todo lo que quieres, pero al igual que mi recuperación física y emocional, tomará tiempo. Alguien sabio me dijo una vez que el amor es una combustión lenta, no instantánea, así que lo que quiero saber Lauren es si… ¿puedes darme ese tiempo?”
Lauren bajó las páginas cuando terminó de leer y se mordió el labio inferior mientras miraba a Camila, quien la observaba expectante con una mirada inquisitiva. Todo en el cuerpo de Lauren le decía que debía levantarse y abrazar a Camila, pero decidió no hacerlo. Sin creer su suerte, Lauren le dió a Camila una cálida sonrisa, la cual fue correspondida.
"Así que ¿no me odias?" le preguntó Lauren, aún sin comprender el por qué Camila no se había quejado de su comportamiento ayer.
Camila negó con la cabeza. “No” dijo con una sonrisa.
"¿Significa esto lo que creo que significa?" preguntó Lauren, agitando el papel que tenía entre sus manos. "Quiero decir" aclaró para que Camila pudiera contestar con un simple si o no "¿Considerarías la oportunidad de estar juntas en algún momento?"
Camila negó con la cabeza, “No.”
"Pero pensé qué…" Lauren comenzó a hablar pero no tuvo la oportunidad de terminar ya que Camila cerró la brecha entre ellas y le dio un beso suave en los labios. Lauren sonrió en el beso, sus ojos se cerraron instintivamente mientras los labios de Camila se mantenían en contacto con los suyos. Ella los abrio cuando Camila dio un paso atrás y no podía ocultar su felicidad. Miró a su alrededor, sus amigas tenían expresiones similares en sus rostros y Lauren se dio cuenta de que todo el alumnado las estaba mirando con interés.
"Ahora" aclaró Camila cuando Lauren la miró a los ojos. "Solo… que sea lento ¿si?" Lauren se rio, sintiendo como su pecho fuera a explotar de alegría.
"Okay" aceptó Lauren y esta vez no dudó en abrazar a Camila. Besó la parte superior de la cabeza de la otra chica ligeramente antes de abrazarla con más fuerza.
"Oye, ¿puedo leerla?" preguntó Ally señalando la carta que le había dado Camila a Lauren.
Camila asintió y se sentó al lado de Lauren, mientras Dinah volvía a su asiento. Normani se inclinó sobre la mesa para leer junto a Ally y ambas sonrieron cuando terminaron con la lectura.
"Eres muy elocuente" comentó Ally antes de devolverle la carta a Lauren "No quiero ofenderte, pero estoy un poco sorprendida."
Camila se encongió de hombros como respuesta señalando su cabeza “Aún.. funciona.”
"Sí, pero tienes problemas para escribir y coordinar tus manos" dijo Ally interesadamente "Entonces, ¿cómo escribiste esto?"
Camila sonrió mientras les contaba a las chicas que presionó una tecla a vez con el dedo índice de su mano derecha.
"¿Te tomó mucho tiempo?" preguntó Dinah, Camila entrecerró los ojos al pensar y luego levantó seis dedos.
"Seis minutos" respondió Dinah "Impresionante, obviamente estás mejorando." Camila negó con la cabeza.
"¿Horas?" preguntó Dinah incrédula.
Camila asintió “No podía… concentrarme.”
"¿No puedes hablar mucho hoy?" preguntó Dinah y Camila le dio una mirada asintiendo.
"¿Que harás ahora?" le preguntó Normani "¿Te quedarás a clases?" Camila negó con la cabeza.
"¿Cómo irás a casa?" le preguntó Lauren con preocupación.
"Caminando" respondió Camila.
"Sí, claro" comentó Lauren levantándose de su silla "Yo te llevo."
Camila negó con su dedo índice. “¿Y la escuela?” cuestionó.
"No es un problema" dijo Lauren con seriedad. "Además, tú eres la que me dijo que debía vivir un poco, si mal no recuerdo."
Camila la miró por un momento antes de dirigirse a las otras chicas para pedirles ayuda.
"No creo que vaya a cambiar de opinión" dijo Ally con seridad "Si yo fuera tu, solo aceptaría."
"Sí Mila" dijo Dinah "Además te ves como una mierda, así que otra caminata de cuarenta minutos no te ayudará mucho." Camila rio antes de golpear a Dinah juguetonamente con su brazo derecho.
"Que ruda" dijo y la chica más alta se rio entre dientes.
"Vamos Cabello" dijo Lauren tendiéndole la mano "Te voy a llevar a casa, te guste o no."
Camila sonrió ante el gesto de Lauren y tomó la mano de Lauren, quien la tiro de su asiento para que pudiera levantarse. Camila entrelazó sus dedos y Lauren miro a sus manos unidas con alegría.
"Volveré pronto" le dijo Lauren a las demás.
"Más te vale" dijo Dinah en todo de broma "No hagan cosas inapropiadas ¿ok?"
Normani que estaba bebiendo un poco de agua en el momento, casí se atragantó, escupiendo lo que tenía en la boca.
"Dinah" se quedó sintiendose avergonzada, pero Lauren se relajó cuando Camila le apretó la mano, su sonrisa aún estaba en su lugar. Dinah le guiñó un ojo mientras Camila comenzó a caminar junto a Lauren hacia el estacionamiento, a través del patio lleno de gente que aún las observaba.
"Nos vemos más tarde chicas" dijo Normani, sabiendo que Lauren no volvería. Lauren hizo un gesto de despedida mientras se iba del lugar.
El viaje en auto de vuelta a la casa de Camila fue en total silencio, pero no un silencio incómodo, sino que uno cómodo. Camila apoyó la cabeza contra la ventana, mirando el paisaje mientras Lauren conducía. En el fondo, el débil sonido del motor del auto y la radio. Camila cerró los ojos por unos minutos y Lauren se preguntaba si tenía un dolor de cabeza o estaba cansada. Finalmente, Lauren se detuvo delante de la casa de Camila, deteniéndo el auto.
"Camila" le dijo moviéndola ligeramente. "Oye, estamos aquí."
Lauren siguió moviendo a Camila suavemente hasta que levantó la cabeza para mirarla, con una sonrisa soñolienta en su cara.
"Estamos aquí" repitió Lauren señalando la casa.
"¿Tan pronto?" preguntó Camila.
"Me temo que si" dijo Lauren mientras salia del auto para caminar hasta la puerta de Camila y abrirla. Le ofreció una mano para ayudarla a salir y ella la tomó con gratitud, luchando por mantener su equilibrio. "Wow, estás realmente cansada" comentó Lauren.
Camila bostezó. “No… dormí anoche” dijo tapándose la boca con la mano libre.
"Entonces déjame ayudarte a llevarte a tu habitación" le ofreció Lauren, caminando junto a ella tomándola por la cintura. Lauren tomó la manilla de la puerta y se dio cuenta de que no tenía llave "¿Está tu mamá en casa?"
"No" dijo Camila "Trabajo."
"Dejaste la puerta abierta" le dijo Lauren con seriedad. Camila pareció despertar un poco más gracias a la noticia “Se me olvidó” dijo con sinceridad “Mierrrrrda.”
Lauren guió a Camila a través del umbral y echó un vistazo alrededor de la casa, buscando algo que estuviera fuera de lugar.
"Todo parace ser lo mismo" dijo Lauren mientras Camila la seguía, cerrando la puerta detrás de ella.
Camila caminó por la escaleras, un paso a la vez, afirmada de la barandilla firmemente. Lauren la siguió hasta su habitación, se quedó parada en la puerta mientras Camila se tiraba encima de su cama. Ella rio un poco cuando Camila se volteó a verla.
"Lo siento" dijo Lauren "Pero no puedo creer que serías capaz de caminar sola hasta aquí."
"Mi error" comentó Camila, estirando sus brazos que aún le dolían por el ataque que había tenido el lunes. Su brazo izquierdo estaba dolorosamente hinchado, pero ella nunca se lo diría a Lauren. Sabía que solo se preocuparía y no quería eso.
"Así qué ¿te veré esta noche?" preguntó Lauren, apoyada con su hombro izquierdo en la puerta.
"¿Te vas?" preguntó Camila.
"Sí" respondió Lauren "Tengo que volver a la escuela ¿recuerdas?"
"No lo hagas" suplicó Camila "Por favor… quédate…"
"Camila te vas a desmayar del cansancio en un minuto" rio Lauren "Tú no me necesitas aquí."
"Por favor" dijo Camila, cambiando su posición y palmeando sobre el lugar vació que había junto a ella en la cama.
"¿Estás segura?" preguntó Lauren entrando en la habitación "Pensé que querías tomar las cosas con calma." Camila levantó una ceja, lo que alborotó a la otra chica un poco.
"No" dijo Lauren rápidamente "No me refiero a… ya sabes, es solo que… no sé lo que significa exactamente lento… así como… ¿entiendes?"
Camila sonrió mientras Lauren se sentaba junto a ella en la cama, apoyando la espalda contra el cabecero. Camila se acercó a Lauren, acurrucándose más cerca de la otra chica, con la cabeza apoyada en su pecho.
"¿Ok?" preguntó Camila.
"Sí" dijo Lauren sonriendo ampliamente mientras envolvía a Camila entre sus brazos, acercándola más a su cuerpo "Esto es perfecto."
"Así que…" dijo Lauren abordando el tema con delicadeza "En cuanto a mi comentario anterior… ¿que quieres decir con ‘lento’?" Camila levantó la cabeza para mirar a Lauren que la observaba con ansiedad.
"¿Besar?" preguntó Lauren con vergüenza.
El rostro de Camila se cubrio totalmente con una hermosa y amplia sonrisa. Ella se estiró para llegar a los labios de Lauren, luego la besó girando ligeramente su cuerpo mientras lo hacía. Por primera vez desde que Camila había besado a Lauren en el hospital, Lauren correspondió al beso, explorando la sensación de los labios de Camila contra los de ella. Cuando por fin se echó hacia atrás, se sentía algo mareada gracias a la falta de oxigeno, pero sin duda, su felicidad era inmensa. Camila apoyó la cabeza sobre el pecho de Lauren y ella la volvió a abrazar manteniendo a la chica cerca de su cuerpo todo el tiempo. Lauren tomó la mano izquierda de Camila y la besó. Luego jugó inconscientemente con los dedos de la chica de ojos cafés. Oyó los suaves supiros de Camila, por lo que notó que se había dormido. Lauren miró las facciones de Camila con atención.
Lauren miró por última vez a Camila antes de cerrar sus ojos, estaba cansada ya que no había dormido bien la noche anterior. Sonrió para si misma al sentir el calor del cuerpo de Camila abrazado con el de ella, y pensó en cuanto habían cambiado las cosas en las últimas 24 horas. Everything has changed, pensó, la canción empezó a reproducirse una vez más en su cabeza, la canción que ahora y siempre le recordaría a Camila. Pensó en tomar las cosas con calma, en saber lo que esto significaba, pero si eso quería decir que se podían besar y abrazar como ahora, Lauren esta más feliz con esta lentitud, de hecho, “tomar las cosas con calma” sería una de sus nuevas cosas favoritas.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 13

Mensaje por Admin el Jue Mar 02, 2017 4:32 am

Lauren se despertó un par de horas más tarde, Camila aún estaba acurrucada a su lado, con el brazo izquierdo envuelto en su cintura y tenía la cabeza apoyada sobre su abdomen. Lauren descubrio que sus brazos estaban envueltos alrededor de la otra chica, pero intentó dejarla con cuidado, su mano estaba dormida, por lo que abrio y cerró su puño, intentando restaurar un poco la sensación de su extremidad. Ella hizo una mueca y sintio hormigas caminar sobre su brazo, la sensación era algo incómoda. Lauren se preguntó si así era como Camila sentía su mano izquierda constantemente, mirando la férula.
Lauren se quedó en la misma posición por un tiempo más, admirando la forma de dormir de Camila. Nunca se había considerado suertuda, pero, el hecho de estar ahí acostada con Camila, sabiendo que estaba dispuesta a darle una oportunidad, hizo que Lauren se sintiera realmente afortunada. Ella estaba agradecida del universo. Después de que Camila se despertó, ambas se sentaron y vieron algunos dibujos animados. Camila todavía estaba cansada, debido a no haber dormido la noche anterior y su ataque. Cada cierto tiempo, Camila se quedaba medio dormida y comenzaba a roncar inconscientemente, por lo que Lauren tuvo que reír para sus adentros, para así no despertarla.
Finalmente, Camila se despertó del todo, y juntas se fueron a la casa de Normani, ya que era miércoles. Había sido agradable volver a la normalidad después de los acontecimientos ocurridos durante estos días, y las bromas de las otras chicas comenzaron apenas Lauren entró a la casa de la morena. Como siempre, Camila se mantuvo muy ajena a la situación. Normani y Dinah preguntaron varias veces por qué Lauren no había vuelto a la escuela, levantando las cejas sugestivamente. Por su parte, Camila respondió con total naturalidad a las preguntas de sus amigas, sin notar las insinuaciones para nada sutiles, afirmando que le había pedido a Lauren quedarse con ella antes de quedarse dormidas juntas en la cama. Lauren se sonrojó profundamente ante las palabras de Camila y las bromas de las otras chicas se intensificaron. Finalmente, después de lo que pareció una eternidad, se pusieron a ver una película en la sala de estar de Normani, Dinah se acostó en el suelo, Ally y Normani se sentaron en el sofa, mientras que Camila y Lauren se sentaron en el otro sofa, comportándose como siempre, su relación personal no había cambiado mucho, solo que ahora tenían un mayor contacto físico. Obviamente, una de las nuevas adiciones de Lauren era besar a la chica de ojos cafés. Camila no tenía mucha experiencia en esto de los besos, pero Lauren reconocía con mucho gusto que era la mejor besadora del mundo.
Camila no fue a la escuela al día siguiente, debía ir al hospital para ser revisada por el neurólogo, tanto en su progreso desde el accidente, como también en su recuperación del ataque de epilepsia. Él revistó su medicación y alentó a Camila a usar un brazalete de alerta méida en caso de que ella tuviera otro ataque en el futuro. Lauren no había podido ver a Camila durante ese día jueves ya que tenía práctica de softbol después de la escuela y después de eso su padre los llevaría a todos a cenar por su nuevo trabajo, pero ellas se habían mantenido en contacto a través de mensajes de texto, Lauren le preguntó como le había ido en el hospital y si se sentía mejor. Lauren incluso la llamó para saber como estaba antes de dormir, esperando con impaciencia verla al otro día.
Lauren se quedó esperando en el casillero de Camila, comiendo una barra de cereal para apaciguar las constantes quejas de su estómago hasta que pudiera almorzar. Estaba apoyada sobre su hombro derecho, buscando a Camila entre los otros estudiantes, y se levantó cuando la vio a la vuelta de la esquina. Camila le sonrió en señal de saludo, pero no dijo nada, solo abrio su casillero con dificultad. Lauren le dijo que aún se veía cansada, pero se alegró de que estaba mejor de todo lo que había sucedido antes. Ya no tenía ojeras y su tez tenía un aspecto más saludable, pero sus ojos se veían oscuros y de mal humor.
"¿Qué pasa?" le preguntó Lauren. Camila abrio su bolso y sacó un par de libros, dejándolos en su casillero.
"Bueno" comenzó a decir Camila lanzando algunos analgésicos en su casilleros sin cuidado. "En primer lugar, le dije a mis padres sobre nosotras ayer."
"¿Hiciste qué?" preguntó Lauren en pánico.
"No te preocupes" le dijo Camila, mientras una pequeña sonrisa se formaba en sus labios, la primera desde que había llegado. "Está todo bien. Creo que están tan felices de que estoy viva que probablemente me dejarían salir hasta con un hombre de setenta años si yo quisiera."
"Que asco" comentó Camila, sacando uno de los libros que necesitaría. "De todos modos, ellos no estaban exactamente contentos, pero no se opusieron, así que supongo que eso es algo bueno ¿no?"
Camila metió su mano dentro del casillero en busca de las pastillas que debía tomar durante el almuerzo, luchando por encontrarlas mientras seguía hablando.
"La única cosa que me pidieron es que dejaramos la puerta abierta cuando estuvieses en mi habitación, solo tú, sin las otras chicas" le informó Camila "Quiero decir, yo no sé si piensan que podríamos llegar a hacer esas cosas… mis manos no funcionan correctamente."
Lauren casi se atragantó con la barra de cereal ante las palabras de Camila “Jesús, Camila” se las arregló para decir antes de tener un ataque de tos.
"¿Qué?" preguntó inocentemente, dejando de hacer lo que estaba haciendo para mirar a Lauren, realmente no entendía lo que había dicho.
"¿En serio quisiste decir eso?" preguntó Lauren con incredulidad.
"¿Decir qué?" replicó Camila confundida.
"¿Sabes lo que dijiste?" preguntó Lauren con un poco de risa al ver la expresión de asombro en el rostro de la otra chica. "Sobre las manos" aclaró antes de continuar, cuando Camila quedó perpleja "Que no funcionan correctamente."
"Mis manos no funcionan adecuadamente" respondió Camila con seriedad.
Lauren se echó a reír. Dinah le había dicho una vez que esto ocurría a veces desde su accidente, y que en algunas ocasiones Camila hacía comentarios muy divertidos, haciéndola reír por horas, mientras ella seguía desconcertada. Al parecer, la atención de Camila es deficiente debido a su lesión en la cabeza, por lo que de vez en cuando, vocaliza sus pensamientos en voz alta.
"No fue mucho lo que dijiste" le dijo Lauren a la ligera "Fue lo que insinuaste."
"¿Qué insinue?" preguntó Camila, sin dejar de mirar a Lauren.
"No importa" rio Lauren. Camila encogió sus hombros en respuesta y fue de vuelta a buscar su medicamento.
“Así que si no son tus padres el problema”, empezó Lauren. “Entonces ¿qué es?” Camila finalmente encontró el contenedor que estaba buscando y lo tiró en su bolso antes de sacar un pedazo de papel arrugado y entregárselo a Lauren.
“¿Este es tu examen de matemáticas de la semana pasada?” Lauren le preguntó, echando un vistazo a la pagina en sus manos y notando la gran ‘F’ escrita en la esquina con marcador rojo.
“Sí” dijo Camila, cerrando su bolso y colocándolo en el piso mientras giraba a ver a Lauren que estaba parada viéndola. “Reprobé” dijo frustrada. Lauren examinó de cerca la página en sus manos y frunció el ceño.
“Camila, ni siquiera respondiste la mitad de las preguntas” dijo Lauren apuntándolas. “¿Qué pasó? Tú sabes estas cosas; estudiamos para este examen juntas la semana pasada. Tú me ayudaste.”
“Ya sé..” suspiró Camila claramente fastidiada de ella misma, cerrando su armario firmemente. “Tomé un AP de cálculo el año pasado. Esto ni siquiera es algo nuevo. Ya había estudiado mucho de esto antes.”
“¿Y? ¿Qué pasó?” preguntó Lauren otra vez. “¿Tuviste dolor de cabeza?”
“No” dijo Camila honestamente “Es solo que no pude concentrarme correctamente.”
“Bueno, seguramente la persona que te corrigió pudo decirle eso al Sr. López.” sugirió Lauren, “Quizá el te deje hacer un examen recuperativo luego de clases en alguna de tus sesiones con la Señorita Lovato.”
“Quizá” dijo Camila mientras se inclinaba sobre su hombro izquierdo en el armario para ver de frente a Lauren. “Es solo que odio usar mi discapacidad como una excusa.”
“No es una excusa si es verdad Camila” le dijo Lauren con sinceridad.
“Si, pero igual…” dijo Camila, “Si sigo usándolo como excusa, ¿podré seguir haciendo trabajos? Puedo pasar todas las clases usando mi discapacidad como una excusa para todo, nunca completar las tareas o terminar proyectos.”
“Esa no eres tú y lo sabes” respondió Lauren “Los profesores aquí lo saben también. Camila, todos pueden ver cuán duro trabajas. Si hay alguna probabilidad de que él te deje hacer el examen de nuevo pues seguramente lo menos que puedes hacer es preguntar ¿no?”
“Bien” dijo Camila, “Preguntaré.”
“Así que ¿es eso?” Lauren le preguntó. “¿Es por eso que te ves tan miserable estando aquí?”
“No, no es solo eso” dijo Camila a Lauren, con sus brazos cruzados.
“Entonces ¿qué es?” pregunto Lauren algo interesada.
“Es solo que odio que todo el mundo me mire todo el tiempo” admitió Camila “La gente lo ha hecho todo el día, es como si tuviera lepra o algo.” Lauren le dio una sonrisa un poco triste a Camila, poniendo una mano cómodamente arriba de su hombro.
“Solo ignóralos” sugirió Lauren motivándola.
“Es más fácil decirlo que hacerlo” comentó Camila. “¿Ellos son así contigo también?”
Lauren tomó un minuto para pensar en su pregunta antes de contestar “No.”
“Es por las convulsiones entonces” pensó Camila en voz alta obviamente pensando que ha sido sobre el beso que compartieron ayer. “Tu sabes que no era asi cuando vine por primera vez de vuelta a la escuela después del accidente” agregó.
“Si pero es diferente cuando la gente puede verlo Camz,” Expresó Lauren, el apodo salió de su boca sin pensarlo dos veces. Camila sonrió al escucharlo mientras Lauren continuaba. “Es una cosa escuchar acerca de tu accidente pero, ellos no estaban allí, así que ellos realmente no entienden que pasó pero, ellos te vieron convulsionar, quizá no lo vieron todo pero, la Señorita Lovato estaba muy preocupada por ti,” Se detuvo un momento para permitir que sus palabras llegaran. “Quizá los asustó un poco, pero solo eso. La señorita Lovato es normalmente tan calmada y compuesta, quizá solo asustó a todo el mundo. Ya lo superarán en un par de días y seguirán con otra cosa.”
“Eso espero,” Respondió Camila. “Odio ser el centro de atención.” Camila se agachó a recoger su bolso pero luchó para sostenerlo bien, su brazo izquierdo aún dolía desde el otro día.
“Ven, déjame sostenerlo por ti,” Sugirió Lauren ofreciendo su mano.
“No tienes que hacerlo,” Dijo Camila aún luchando para levantar su bolso del suelo.
“Yo sé que no tengo,” Dijo Lauren agachándose para tomar el bolso ella misma, “Pero quiero, ¿Ok? Además, ¿No es esto lo que la gente hace por esa persona con la que está tomando las cosas con calma? Tu sabes, ser caballeroso y galante.” Camila sonrió con las palabras de Lauren mientras ella se ponía el bolso sobre su hombro.
“Supongo,” Dijo Camila parándose derecha mientras se separaba del armario en donde estaba apoyada.
Lauren le devolvió la sonrisa a Camila mientras que alguien tropezó a su espalda mientras corría descuidadamente, llevándola a la tropezarse con el locker con fuerza.
“Hey, mira por donde caminas!” Le gritó Lauren mientras recuperaba su equilibrio y se paró derecha otra vez. “Idiota” Agregó para asegurarse antes de girarse a ver a Camila quien estaba agarrándose su muñeca derecha con una mueca en su cara.
“Mierda,” Murmuró apretando sus dientes.
“¿Estás bien?” Preguntó Lauren preocupada dejando los bolsos en el suelo junto a sus pies mientras se acercaba a Camila.
“Si,” Le dijo Camila con una cara rara otra vez, “Seguro es solo por el morado”
“Ven, Déjame ver” Exigió Lauren
Camila levantó su brazo izquierdo para que Lauren lo inspeccionara y ella lo toma como si fuera su propio brazo, removiendo la banda con cuidado. Lauren nota el hematoma de un color morado oscuro ahora con marcas verdes alrededor de la muñeca de Camila, extendiendo su antebrazo.
“¿Puedes moverlo?” Preguntó Lauren viéndola a los ojos.
Camila empezó a expresar dolor en su rostro mientras movía lentamente su muñeca hacia adelante y hacia atrás. Se detuvo un momento antes de mover sus dedos probando su flexibilidad.
“Quizás necesites que el doctor te lo vea.” Sugirió Lauren.
“No,” Respondió Camila rápidamente. “Ya estará bien”
“¿Por qué no?” Preguntó Lauren, “No hace daño que te lo revisen”.
“A lo mejor es solo un esguince” Dijo Camila.
“¿Tanto así odias a los médicos?” Preguntó Lauren ligeramente.
“Ya he tenido suficiente de ellos estos últimos meses,” Respondió Camila medio bromeando. “Son agradables y todo, pero, si, he tenido suficiente de ellos.”
“Ven” Dijo Lauren levantando la muñeca de Camila hacia sus labios y besándola ligeramente.
Camila sonrió al gesto. “¿Qué haces?” Preguntó riendo en diversión.
“Solo intentando que se sienta mejor.” Le informó Lauren. “¿Ayudó?”.
Camila pensó en la pregunta por un minuto antes de decir, “No estoy segura, ¿Quizá si lo intentas de nuevo?” Lauren sonrió antes de besar la muñeca de Camila una vez mas.
“Oh si” Dijo Camila en juego, “Si me hace sentir mejor, sabes.”
“¿Qué tal ahora?” Preguntó Lauren antes de besarla firmemente en los labios.
“Mmhmm,” Camila respondió en su boca presionada por la de Lauren. “Si, mucho mejor,” Dijo mientras se separaron.
“Ugh,” Expresó Dinah mientras se acercaba a ellas. Se voltearon a su dirección mientras se reian por la respuesta de su amiga. “Ustedes dos literalmente han sido ‘algo asi’ como algo no-oficial’,” Dijo mientras hacía unas comillas con sus dedos, “¿Por cuánto?… ¿Un día? Y ya me hacen querer vomitar arcoíris porque son enfermamente adorables. ¿Voy a tener que establecer un límite diario en su Muestra Pública de Afecto?”
“Solo si puedes tolerar limitar a Normani con Arin” Le dijo Lauren seriamente. “Juro que estoy perdiendo peso porque no puedo comer mientras ellos tienen su ‘Muestra Pública de Afecto’ durante el almuerzo.”
“Ya veré que hago,” Prometió Dinah riendo.
“Eso es todo lo que pido,” Dijo Lauren antes de girarse a Camila. “Ven.” Dijo, tomando la mano de Camila y poniendo la banda de nuevo con cuidado, sus dedos rozaron suavemente la piel de Camila. “Como nuevo.”
“Genial.” Dijo Camila riendo otra vez. “Ahora si pudieras arreglar mi cabeza también, eso me ayudaría más.”
“Ay, basta.” Le dijo Lauren mientras tomó su bolso y el de Camila poniéndolos sobre su hombro y empezar a caminar. “Tu cabeza está bien.” Camila le dio una mirada intensa a Lauren.
“No dije que estuviera excelente,” Rio Lauren, “Pero he visto peores…”
“Sabes que eres sorpresivamente coherente cuando no estás cansada… o ya sabes, después de convulsionar,” Añadió Dinah motivadamente. “Es increíble lo que algo de sueño haría por ti.”
“Quizá debas escuchar a tu doctor y tomar tus pastillas de dormir,” Sugirió Lauren.
“¿Qué? ¿Todas ellas?,” Preguntó Camila con una mirada desviada.
“¿Estás bromeando?” Preguntó Dinah insegura.
“Claro que estoy bromeando.” Respondió Camila.
“Ok desde ahora en adelante está prohibido el uso de cualquier broma suicida que venga de ti.” Le dijo Dinah seriamente.
“Estoy de acuerdo.” Dijo Lauren en aprobación.
“Bueno, entonces te prohíbo las bromas pesadas a ti.” Respondió Camila.
“Ok, Listo.” Dinah Accedió. “Ya no es gracioso hacerte bromas pesadas ahora que estás lastimada de todas formas. Lo haces muy fácil. Necesito más desafío… Estaba pensando en hacérselas a Normani.” Camila bostezó.
“¿En serio estás cansada?” Le preguntó Lauren. “Has dormido mucho estos últimos tres días.”
“Si,” Respondió Camila. “Creo que entre más duermo, mi cuerpo quiere más.”
“Creo que a lo mejor es todo ese sueño que no has tenido desde el accidente.” Dijo Lauren.
“¿O es Lauren que te mantiene despierta?” Dijo Dinah desafiante mientras un pequeño rugido salió de su boca.
“¡Dinah!” Protestó Lauren.
“Lo siento pero es muy fácil probarte,” Rio Dinah. “Es comiquísimo.”
“¿Por qué nadie prueba a Camila con eso?” Lauren le preguntó seria.
“¿Cómo así?” Preguntó Camila ya que su mente estaba ocupada con otras cosas por momentos.
“Ahí tienes tu respuesta.” Dijo Dinah en sarcasmo.
“Ok, buen punto.” Dijo Lauren antes de girarse a Camila. “Desearía poder hacer eso Camz.”
“¿Hacer qué?” Preguntó Camila.
“Olvídalo.” Dijo Lauren mientras sus ojos se encontraron con los de Dinah y ambas rieron.
Finalmente alcanzaron a los demás sentados afuera en su mesa normal y se unieron, Camila se sentó al lado de Lauren y Dinah se sentó en el puesto libre al lado de Ally. Normani se sentó con Arin, su brazo casualmente cayó alrededor de su hombro.
“Hola.” Se dijeron ambos en un gran roce de narices.
“¿Cómo te sientes Camila?” Normani preguntó ya que no la había visto antes porque han tenido diferentes habitaciones.
“Mejor, Gracias.” Respondió Camila.
“Aunque aún sigue cansada…” Añadió Lauren.
“Y…” Empezó Dinah emocionada. “Esta enfermamente mostrando mucha Muestra Pública de Afecto por alguien que supuestamente está tomando las cosas con ‘calma’.”
“Ni siquiera la otra noche que ustedes no podían parar de tocarse,” Ally añadió riendo. “Casi llego al punto en el que no podía diferenciar de quien era cada mano.”
“Yo creo que es tierno” Dijo Normani en aprobación. “Nunca había visto a Lauren asi con ninguna de sus otras novias.”
Lauren le dio una mirada intensa a Normani para que se callara pero ella continuó, determinada a avergonzarla.
“Ella literalmente no puede hacer suficiente por ti, es tan entregada,” Le dijo Normani a Camila quien alcanzó la mano de Lauren calmadamente bajo la mesa.
Sintiendo la incomodidad de Lauren, Arin rápidamente cambió de tema.
“Así que, ¿Todos vendrán al juego esta noche?” Preguntó.
“¿No lo hacemos siempre?” Preguntó Dinah viéndolo a los ojos.
“¿Siope viene?” Respondió en un intento de mantener la conversación.
“Si, el estará allí,” Le informó Dinah. “Siope no se lo perdería por nada. Tu sabes cuánto le gusta el football.”
“Todos deberíamos ir a tomar una cena antes del juego.” Sugirió Arin. “¿Qué dices Ally? ¿Estará bien Troy con eso?”
“Yo le pregunto pero estoy segura que le parecerá bien.” Respondió Ally.
“¿Chicas?” Preguntó Arin a Camila y Lauren. Lauren miró a Camila con una interrogante, levantando una ceja.
“Ok,” Dijo Camila finalmente. “Suena divertido.”
“Supongo que si vamos entonces.” Dijo Lauren sonriente.
“Aww…” Suspiró Normani. “Esta será la primera vez que Lauren no será la única sola en nuestras citas de Viernes por la noche.”
“Buenos tiempos.” Añadió Arin bromeando.
“¿Ya tienen tarjetas de presentación como pareja para este tipo de ocasiones?” Preguntó Ally en juego.
“Ah, Dios.” Protestó Lauren. “Chicos, ¿En serio?”
“Aww esta será su primera cita oficial,” Comentó Dinah al darse cuenta.
“Esta será mi primera cita” Comentó Camila como un hecho, ya que no escuchó bien la conversación, una vez más distraída y no dándose cuenta que se burlaban de Lauren. Lauren sonrió cuando escuchó a Camila decir ‘Cita’. Para alguien que quería tomar las cosas con calma, no parece importarle participar en actividades de parejas como lo son las citas.
“¿Qué? ¿Nunca has tenido una cita?” Preguntó Arin en incredulidad.
Camila asintió con su cabeza mientras tragó un poco de su medicación. La siguió con un sorbo de agua de la botella en su mano. Lauren observo que ella había levantado su mano izquierda hasta su estómago, sosteniéndolo raramente. Los ojos de Lauren se encontraron con los de Camila. “¿Es en serio?” Camila asintió otra vez, tomando otro sorbo de agua.
“Si…” Dijo Camila una vez que su boca estaba finalmente vacía.
“Wow, no hay presión para hacerlo bien entonces Lauren.” Dijo Normani en juego. Lauren sintió una rara sensación en su estómago al escuchar las palabras de Normani.
“No, estarás bien Lauren,” Dijo Dinah. “Es decir, Camila no tiene a nada con que comparar la cita, ¿Verdad Camila?”.
“¿Qué?” Preguntó Camila, no había escuchado la conversación, sus pensamientos estaban en otro lugar.
“Ok, ¿A dónde fuiste?” Preguntó Dinah notando que Camila había tenido una mirada perdida en el espacio. “¿Dónde está tu cabeza?” Preguntó Dinah. “Juro que a veces solo estas parcialmente aquí.”
“¿Qué?” Preguntó Camila con una mirada de confusión en su cara. “En ningún lado, he estado aquí todo este tiempo.”
“No quise decir literalmente…” Dijo Dinah riendo. “¿De que estábamos hablando?”
“Umm, de esta noche?” Preguntó Camila insegura.
“Oh si, claro… específicamente de que?” Dijo Dinah probándola. Camila miró al resto del grupo pero todos la estaban mirando esperando su respuesta.
“¿Citas?” Preguntó levantando sus cejas en confusión.
“Ok Lauren,” Comentó Dinah exasperada. “No tengo idea como terminas con alguien como ella que es así?”
“¿Qué hay de malo?” Preguntó Camila girando a ver a Lauren. Lauren sonrió a la clara confusión de Camila.
“No,” Le dijo Lauren, poniendo un brazo alrededor de su hombro asegurándola.
“Ok ahora siento como si me perdí de algo.” Dijo Camila ligeramente avergonzada.
Lauren le hizo una mueca. “Te pierdes de muchas cosas Camila.” Le informó a la chica más pequeña. “Está bien, es algo que me gusta de ti.”
Lauren besó la mejilla de Camila mientras hablaba.
“Ok pero en serio,” Dijo Camila. “¿Qué me perdí?”
“Estábamos hablando de tus expectativas para tu primera cita esta noche con Lauren.” Le dijo Normani riendo. “Ya sabes, si tienes alguna…”
“Oh,” Dijo Camila en sorpresa. “No lo sé, ¿Qué hace la gente en citas?”
“Aww… que tierna eres,” Dijo Ally sonriendo a las palabras de Camila. Lauren sonrió un poco al notar la inocencia de Camila.
“No te preocupes. Será como cualquier otro Viernes en la noche… aunque ahora supongo que puedo hacer esto…” Lauren se inclinó y besó a Camila en los labios, disfrutando la sensación de la suave y tibia piel contra la suya.
“Eww…” Bromeó Dinah,
“Pensé que lo había prohibido.” Dijo Dinah mientras Lauren y Camila separaban sus labios.
“Ya sabes los términos Dinah.” Dijo Lauren riendo en respuesta y Dinah giró a ver a Normani y Arin con una seria expresión en su rostro.
“Ok así que, escuchen.” Dijo Dinah señalándolos. “Necesitamos hablar de algo…”
Lauren no pudo evitar reir mientras Dinah empezó a explicar los términos de su trato con Lauren y Camila. Por su respuesta, Normani y Arin decidieron ignorar completamente las palabras de Dinah y besarse. Haciendo que la otra chica volteara sus ojos y Lauren riera una vez más.
Continuaron sentados juntos hasta que terminó el almuerzo cuando finalmente se separaron para asistir a sus diferentes clases.
Aún con lo que habló con Camila, Lauren no podía evitar sentir nervios acerca de esta noche por el resto del día en clases. Después de todo, esta noche aun sería técnicamente su primera cita juntas y ella quería que fuera perfecto para Camila, aunque estén tomando las cosas con calma.
Después de clases Lauren espero por Camila en su Locker una vez más. Ella teníamuna clase extra con la señorita Lovato, así como lo hacia todos los días y Lauren quería terminar sus planes para más tarde con ella antes de esta noche.
“Así que.. ¿Esta noche?” Preguntó Lauren, Inclinándose contra el Locker al lado del de Camila. “Es una cita ¿No?”
“¿A qué te refieres?” Preguntó Camila ambiguamente.
“Es que, bueno, sé que querías tomar las cosas con calma,” Dijo Lauren. “No sabía si podíamos ir a citas o algo?”
“Si,” Dijo Camila riendo mientras ponía sus libros en el locker cerrándolo. “Claro que podemos. Es decir, está ‘ir lento’ y está ‘ir leeento’.” Le dijo Camila. “Me gustas” Dijo intentando asegurarla. ”¿No leíste mi carta? Eso me tomo una eternidad escribirlo.” Lauren sonrió grandemente a sus palabras.
“Así que… ¿Es una cita?” Preguntó una vez más, desesperada por aclaración.
“Pensé que ya habíamos dicho que sí en el almuerzo” Dijo Camila. “¿O me perdí esa parte de la conversación? La verdad no recuerdo.”
“Lo sé pero, no sabía si solo seguiste la corriente porque los demás estaban allí.” Dijo Lauren honestamente.
“Pues no.” Dijo Camila dejando el peso de su bolso en su hombro derecho.
“Ok, bueno, en ese caso, quiero que sea una cita apropiada.” Dijo Lauren felizmente.
“¿Qué significa eso?” Preguntó Camila ya que no tenía nada de experiencia en esta área.
“Voy a tu casa y te recojo a las 6.30. Yo te llevaré al juego.” Le dijo Lauren.
Camila sonrió. “Nunca te imaginé como alguien romántico” Dijo Camila.
“Quizás solo seas tú quien hace eso en mi.” Le respondió Lauren.
“Ok,” Le dijo Camila. “Bueno, entonces estaré esperando. Sólo… mira, no tomes esto en mala manera pero, sin besos en el porche de enfrente o nada ¿ok?” Dijo Camila ansiosa.
“Pensé que habías dicho que tus padres estaban bien con nosotras” Preguntó Lauren.
“Bueno, si lo están pero, no quiero restregárselo en la cara o algo. ¿Te importaría?” Preguntó Camila.
Lauren movió su cabeza, “No, para nada. Puedo entender eso.”
“¿Segura?” Preguntó Camila.
“Claro,” Dijo Lauren. “Yo me sentí igual cuando le dije a mis padres por primera vez que estaba interesada en las chicas. Es una cosa que escuchen que te gustan las chicas pero es otra cosa muy diferente verlo.”
“Así que, ¿No te molesta?” Dijo Camila probándola.
“No,” Dijo Lauren tomando la mano de Camila y apretándola cariñosamente asegurándola. “Definitivamente no.”
“Ok,” Suspiró Camila aliviada mientras empezaron a caminar tomadas de la mano hacia el salón de clases de la señorita Lovato. “Así que, A parte de recogerme, ¿De qué otra forma sería una cita apropiada?”
“Ahh, solo tendrás que esperar y ver,” Respondió Lauren retándola.
“¿En serio no me vas a decir?” Camila dijo algo fastidiada.
“Nop” Dijo Lauren frustradamente. “¿Dónde estaría la diversión en eso?” Se detuvieron al llegar afuera del salón de clases de la señorita Lovato.
“Ok entonces, te veo luego,” Le dijo Lauren, intentando ignorar la adorable expresión en el rostro de Camila y dejando un rápido beso en sus labios.
“6pm” Dijo Camila. “Estaré Lista.”
“6.30pm” Le corrigió Lauren.
Camila subió su mano, “6.30… claro. Ya sabía.”
“Te escribiré para recordarte.” Le informó Lauren
“Está bien,” Dijo Camila mientras Lauren empezó a caminar.
“No olvides preguntar si puedes tomar el examen otra vez.” Dijo Lauren desde lejos en el pasillo.
Camila le subió el pulgar haciéndole saber que lo haría y desapareciendo dentro de su salón de clases para su tiempo de estudio. Más tarde, Lauren se encontró afuera de la casa de Camila, sentada en el auto, al borde de romper en nervios. Ella no sabía que le pasaba, no es la primera vez que va a un partido de football. De hecho, ha ido a partidos de football con Camila antes. Ya habían visto a Arin jugar el viernes pasado con el resto de las chicas, Siope y Troy, Asi que, ¿Por qué esta noche sería diferente?
Porque hoy es una cita. Lauren empezó a sentir fuertes palpitaciones en el corazón. Mierda. Pasó una mano a través de su cabello nerviosa y salió del auto, checándose rápidamente en el espejo del auto antes de hacerse camino hacia la puerta de enfrente de la casa de Camila.
La mamá de Camila abrio la puerta y Lauren empezó a sentirse en pánico, recuerdos de la conversación de ella con Camila señalando su ‘relación’ empezaban a flotar sobre su mente.
“Hola Lauren,” Sinu saludó amablemente. “Camila está arriba haciendo algo. ¿Quieres entrar y esperar?”
“Umm…” Lauren dijo sintiéndose algo incómoda y evitando la mirada de Sinu.
“Si… Ok, gracias.” Sinu rio al comportamiento de Lauren y se movió para dejarla entrar
“Normalmente no tienes tanto problema con verme a los ojos o hablarme.” Expuso Sinu honestamente. “Suenas como Camila en un mal día.”
“Lo siento.” Dijo Lauren sinceramente.
“Lauren,” Dijo Sinu causando a Lauren mirarla a los ojos. “Camila nos dijo de ustedes dos…”
“Lo sé, ella me dijo.” Respondió Lauren. “ ¿Es raro? Probablemente es extraño ¿No? Lo siento… No lo sé… Fue extraño para mis padres cuando yo se los dije.”
“La verdad, no es realmente mucha sorpresa.” Le dijo Sinu con sinceridad.
“¿No lo es?” Preguntó Lauren.
“No.” Dijo Sinu haciendo una pausa. “Creo que siempre supe qué sentías por ella.” Dijo Sinu riendo. “No eres exactamente la más sutil escondiendo tus sentimientos. Creo que acostumbras a usar tu corazón en tus mangas un poco.”
“Así me han dicho.” Comentó Lauren.
“Como sea,” Continuó Sinu. “Fue el comportamiento de ella lo que la delató un poco.” Añadió Sinu pensativa.
“¿A qué se refiere?” Preguntó Lauren.
“Bueno, Camila solo tiene a Dinah como amiga,” Empezó Sinu. “Nunca ha sido muy extrovertida o popular en la escuela, así que fue lindo cuando empezó a andar con Normani, Ally y contigo. Ella hablaba mucho de ti.” Le dijo Sinu. “Quiero decir, ella habla de Ally y de Normani también pero, mayormente habla de ti. Nunca hablaba de ti lo suficiente. Era ‘Lauren esto, Lauren aquello.’ Es diferente a como habla de otras chicas.”
“Oh” Fue todo lo que dijo Lauren en respuesta, sorprendida.
“La hemos observado las últimas semanas y está tan feliz y animada cuando está hablando de ti. Es como si tuviéramos la antigua Camila de vuelta por momentos.” Dijo Sinu con una mirada inspiradora en su rostro. “Si es una chica que la puede hacer sentir asi, que la pueda traer de vuelta a nosotros, entonces su padre y yo estamos de acuerdo con eso. Al final del dia todo padre quiere que su hijo sea feliz, y tú haces a Camila feliz.” Le dijo Sinu. “Si, quizá no fue lo que pensamos para ella inicialmente, pero, es su vida, una que agradecidamente todavía tiene así que… ella es libre de hacer lo que ella quiera. Nosotros apoyaremos cualquier decisión que ella tome.”
“Ok” Dijo Lauren, tomada por sus palabras ligeramente.
“Además, nos caes bien y eso ayuda mucho.” Complementó Sinu, dando unas ligeras palmaditas en la espalda de la joven motivándola. “Así que, solo trata de relajarte ¿Ok?”
“Esta bien.” Dijo Lauren mientras escuchó pisadas viniendo hacia abajo de la escalera y apareció Camila usando sus blue jeans ajustados, converses y un sweater.
“Holi” Dijo sonriendo a Lauren y a su madre.
“Holi” Respondió Lauren devolviendo la sonrisa.
“Pásenla bien en el juego,” Dijo Sinu genuinamente mientras caminaba hacia Camila quien estaba parada en el último escalón, sosteniendo su mano derecha del pasamanos. Sinu le beso en la frente. “No lleguen muy tarde ¿Ok?”
“No lo haremos.” Prometió Camila mientras su mamá rozaba su mejilla con su pulgar y desapareció prontamente hacia la cocina.
Camila bajó el último escalón mientras Lauren caminó hacia donde estaba ella.
“¿Lista para irnos?” Preguntó Lauren.
“Si.” Dijo tomando su chaqueta y bufanda del ropero. Camila luchó para entrar su brazo izquierdo en la chaqueta así que Lauren la ayudó a colocársela.
“Gracias.” Dijo Camila agradecida.
“De nada.” Respondió Lauren, ofreciendo su mano y Camila la tomó, entrelazando sus dedos mientras Lauren abrio la puerta y ambas salieron, Camila cerró la puerta detrás.
“Te ves muy bien.” Le dijo Lauren mientras se encaminaban en el pasto, con su mirada puesta en la ropa de Camila y apreciando la forma en la que los jeans de Camila le ajustaban en todos los lugares que debía.
“Tu también.” Respondió Camila sonriendo.
“Gracias” Dijo Lauren con gracia. “Tu mamá dijo que estabas haciendo algo.” Dijo Lauren. “¿Está todo bien?”
“Sip.” Respondió Camila. “Solo estaba quitándome la banda.” Camila levantó su mano izquierda la cual tenía un morado notable. “Solo intentaba arreglarlo.”
“¿No tuviste suerte?”. Preguntó Lauren.
“Nop.” Dijo Camila. “Tendré que pedirle a mi fisioterapeuta que lo revise el martes por mí. Se siente raro no usar la banda.”
“Me imagino.” Dijo Lauren mientras llegaron al auto y ella le abrio la puerta a Camila, Señalándole que entrara.
Camila se sentó en el asiento del pasajero mientras Lauren cerró la puerta con cuidado atrás de ella. Caminó alrededor hacia el lado del conductor en el auto y se juntó con Camila, poniendo su llave y encendiéndolo con gentileza.
“Espera un momento.” Camila dijo de repente. Poniendo una mano en la de ella para detenerla de empezar a conducir.
“¿Qué?” Preguntó Lauren. “¿Se te olvidó algo?”
“Si.” Respondió Camila. “Esto.” Dijo antes de inclinarse hacia la mitad y besando firmemente los labios de Lauren.
“¿Qué hay de tus padres?” Preguntó Lauren intentando tomar su aliento de vuelta. “Pensé que dijiste que no.”
“Ellos no están por aquí ahora.” Respondió Camila.
Lauren señaló a la ventana de la cocina de la casa donde estaba parada Sinu mirándolas con una extraña expresión en su rostro.
“Umm… Camz.” Dijo Lauren y Camila sonrió al escuchar su apodo de nuevo, siguiendo la mano de Lauren para ver a qué apuntaba.
“Bueno, no es nuestra culpa si ella decide mirar ¿No?” Le dijo a Lauren simplemente.
Camila sacudió su mano despidiéndose de su mama felizmente mientras Lauren ponía el auto en marcha. El auto dio la vuelta y luego se encaminaron a la escuela a encontrarse con los demás. Una vez en la vía, Lauren sintió la mano de Camila acercarse y quedarse en su rodilla.
Lauren la tomó con su mano derecha la cual dejó caer del volante. Empezó a jugar con los dedos de Camila, volteando su cabeza ligeramente para ver a la chica que estaba allí sentada mirándola, una sonrisa que casi comía todo su rostro y resaltaba sus detalles.
“¿Qué?” Preguntó Lauren tiernamente.
“Nada” Dijo Camila mientras Lauren volvió a depositar su mirada en la vía en frente de ella. “Solo que creo que esta es mi cita favorita hasta ahora.”
Lauren giró a ver a Camila con una brillante sonrisa, las mariposas en su estómago empezaron al escuchar las palabras de Camila.
“Sí, bueno.” Dijo Lauren volviendo a ver la vía en frente. “No tienes a ninguna cita a la cual compararla.”
“No creo que haga alguna diferencia si la tuviera.” Dijo Camila sinceramente.
“Apenas acaba de empezar.” Le dijo Lauren riendo.
“Lo sé.” Respondió Camila acomodándose un poco en su asiento. “Eso es exactamente lo que me gusta de esto.” Lauren volteó su atención de vuelta a Camila, Su sonrisa creció espontáneamente.
‘Si’, pensó. Aún insegura de que hizo exactamente en su vida pasada para merecer a la chica que estaba a su lado. Luego volteó de nuevo a ver la vía por la que manejaba. “Definitivamente soy muy afortunada.”

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 14

Mensaje por Admin el Jue Mar 02, 2017 4:32 am

Lauren se estacionó con cuidado, y apagó el motor del auto. Se voltéo a ver a Camila que estaba mirando por la ventana en dirección al campo de fútbol con una expresión pensativa en su rostro.
"Oye" dijo Lauren para romper el silencio que había caído entre ellas. Puso una mano sobre el brazo de Camila y ella se volteó, con una sonrisa en sus labios.
"¿Estás bien?" le preguntó Lauren con preocupación "Si no te sientes bien, te puedo llevar a casa."
"No" respondió Camila rápidamente "No quiero ir a casa."
"¿Así que estás bien?" preguntó Lauren "Te ves un poco tensa… ¿Crees que esto es raro? No tiene que ser una cita si es muy pronto, podemos…"
"No" la interrumpió Camila, poniendo una mano sobre la rodilla de Lauren "Yo quiero que sea una cita."
"Okay" dijo Lauren cona livio. "Entonces… ¿qué te pasa?"
"Es solo qué… no sé como funcionará mi cerebro esta noche, ya sabes, nunca he tenido citas" dijo Camila, tratando de expresarse con claridad.
"¿Qué quieres decir?" le preguntó Lauren confundida.
"Bueno" Camila bajó la mirada hacia su regazo, donde comenzó a jugar con sus dedos nerviosamente. "Quiero decir que… me cuesta mucho concentrarme en el juego así que… ya sabes… a veces no converso mucho… no quiero que… tú… yo no quiero hacerlo… es que…"
"Camz" dijo Lauren, poniendo su mano bajo la barbilla de la otra chica, girando su cabeza para mirarla a los ojos "No te preocupes por eso, ¿bien? Solo… rélajate un poco."
"Estoy tratando" dijo Camila y Lauren le dio una sonrisa triste.
"Sé que lo estás intentando" le respondió Lauren con sinceridad "No tienes que intentar ser otra persona cuando estás conmigo Camila, sabes eso ¿verdad?" le preguntó.
"Sí, pero…" Camila comenzó a hablar.
"No" la interrumpió Lauren "Sé quien eres" le dijo con seridad. "Entiendo que a veces las cosas son difíciles para ti y que te distraes. Esas cosas no me molestan ¿ok? Esas cosas son parte de las muchas razones por las que me empezaste a gustar en primer lugar."
"Pero puede ser frustrante para ti en algún momento" le dijo Camila "Es posible que te hartes de que te pregunte cosas todo el tiempo…"
"Si me haces preguntas, las responderé" le informó Lauren.
"Es probable que tengas que repetir las respuestas muchas veces" le dijo Camila preocupada.
"¡Genial! Amo el sonido de mi propia voz" bromeó Lauren.
"Lo digo en serio" protestó Camila
"Yo también" le dijo Lauren con una sonrisa "Voy a repetir las cosas cien veces si lo neecesitas."
"¿Qué pasa si estoy tratando de concentrarme en el juego y no puedo hablar contigo?" le preguntó Camila preocupada "Ya sabes, porque no puedo o no sé de que hablamos, o…"
"Entonces no hablaremos" le respondió Lauren con simpleza "Nos hemos sentado en un cómodo silencio numerosas veces antes Camila, y estoy segura de que lo haremos muchas veces más en el futuro."
"Lo sé, pero esto es una cita" le dijo Camila "¿No se supone que en las citas se habla? Ya sabes, para conocerse mejor.
"Eso es lo bueno de salir con alguien con quien tenías una amistad antes" informó Lauren "Tú ya conoces a esa persona. Eso deja le presión de un lado."
"Yo no quiero que te aburras o pienses que no quiero estar aquí con ustedes o algo. Porque yo si quiero estar aquí… yo…"
"Camila" la interrumpió Lauren con seriedad. "Nos hubiéramos quedado en casa, sentadas sin hablar, mirando una película sentadas en sillones diferentes esta noche, y aún así, sería una de las mejores citas que he tenido.
"Lo dices por decir" le dijo Camila dubitativamente.
"No" le aseguró Lauren con sinceridad "Yo sé que no lo crees, pero es la verdad. Estar sentada contigo en silencio un es una pérdida de tiempo para mil. De hecho, creo que es tiempo bien invertido." Camila sonrió ante las palabras de Lauren.
"Me gusta estar contigo" continuó Lauren cuando Camila no dijo nada "Leí lo que escribiste en la carta que me diste y lo entiendo completamente ¿ok? No hay prisa para mí. Estoy feliz con esto de tomar las cosas con calma. Lo prometo."
"Por ahora" le dijo Camila "Pero, ¿qué pasará después? Llegará un punto en el que querrás más y ¿qué pasa si todavía no estoy lista?"
"Entonces esperaré" le dijo Lauren con honestidad.
"¿Qué pasa si no llego a estar lista nunca?" le preguntó Camila observando a Lauren con atención. "¿Qué pasa si no puedo darte todo lo que quieres?"
"Entonces, esperaré un poco más" le dijo Lauren pensativamente "Y si decides que solo quieres ser mi amiga, entonces, seremos amigas y todo estará bien ¿ok? Prefiero tenerte en mi vida como una amiga que no tenerte en ella." Camila jugaba con sus dedos sobre su regazo, perdida en sus pensamientos.
"¿Okay?" preguntó Lauren y Camila la miró una vez más, asintiendo con la cabeza.
"Ok" dijo en respuesta.
"Veamos hacia donde va esto" le dijo Lauren, tomándo su mano derecha, apretándola con confianza. "Vamos a tomar las cosas con tranquilidad, fácil y agradable."
"Muy bien" Camila asintió con la cabeza. "Lo siento, eso fue mucha información ¿no?"
"Está bien" le preguntó Lauren riéndo un poco "Siempre me ha gustado un poco la melancolía."
"¿En serio?" le preguntó Camila ligeramente sorprendida, su estado de ánimo se alegró un poco.
"Sí" le dijo Lauren, desabrochando el cinturon de seguridad. "No sé por qué, pero me gusta de alguna forma."
Camila sonrió mientras Lauren bajaba del coche y la siguió, cerrando la puerta firmemente detrás de ella.
Lauren se acercó a Camila, cerrándo el auto y pasando un brazo alrededor de los hombros de Camila, mientras caminaban hacia el campo de fútbol.
"Ahora" dijo Lauren cambiando el tema tratando de animar a Camila un poco. "Yo no sé tú, pero necesitaré algo de comer mientras vemos el juego."
"¿No vamos a comer con los demás más tarde?" preguntó Camila riendo.
"Sí" respondió Lauren cuando vio al resto del grupo "Pero eso va a ser después. Estoy pensando en un pretzel, golosinas y una bebida… solo eso, a no ser que no tengas hambre."
Camila se rio ante el comentario de Lauren “Siempre tengo hambre” admitió.
"Eso es lo que pensé" dijo Lauren, acercándo a Camila un poco más, sonriendo ampliamente, saludándo a los demás.
"Ustedes se tomaron su tiempo" comentó Normani fingiendo molestía, para luego sonreír.
"Lo siento" se disculpó Lauren "Tuvimos una pequeña distracción."
"Apuesto a que sí" dijo Dinah en broma, guiñándole a Lauren, haciéndola sonrojarse.
"Estábamos hablando" les informó Camila.
"¿Solo hablando?" preguntó Normani, levantando una ceja sugestivamente.
"Oh verdad, lo olvidé" dijo Camila notando los rostros no tan sutiles de sus amigas. Fingió tener un recuerdo repentido "Nos demoramos porque tuvimos un poco de sexo también."
El rostro de Normani cayó en asombro ante las palabras de Camila y el resto del grupo la miró con incredulidad. Lauren sintió que su rostro se ponía totalmente rojo al pensar en las dos juntas de esa forma, pero también se mostró sorprendida por el comentario inesperado de Camila.
"Wow" rio Dinah "Por fin notaste nuestras insinuaciones."
Camila le guiñó a Dinah, aún riéndo. Camila tomó la mano de Lauren, quien la abrazaba por los hombros.
"No, pero en serio" le dijo Dinah tratando de ponerse al día con su mejor amiga. "¿Cómo hiciste eso? No puedo recordar la última vez que captaste mis insinuaciones. Te tomas las cosas de forma literal la mayor parte del tiempo." Lauren bajó su mano para acariciar la espalda de Camila, y ambas miraron a Dinah.
"Bueno, tal vez estoy aprendiendo" le dijo Camila sonriendo ante las expresiones aturdidas de sus amigas.
"Probablemente es porque lo hacemos seguido" le dijo Dinah a Ally y Normani. "Está empezando a entenderlos inconscientemente. Tendremos que tener más cuidado de ahora en adelante." Camila frunció el ceño en dirección a Dinah.
"¿Dices ese tipo de cosas a menudo?" les preguntó Camila.
"Todo. El. Tiempo." le dijo Dinah "Tú ni siquiera te habías dado cuenta."
Camila levantó una ceja “Huh” dijo mientras la fila avanzaba. Todas consiguieron comida para el juego. Y Lauren rechazó la oferta de Camila para pagar parte de la comida.
"Es una cita ¿recuerdas?" le dijo Lauren enfáticamente "Así que yo pagaré. No hay peros."
Camila le dio las gracias mientras se abrían camino hacia las gradas. Una vez sentadas, Lauren le dio a Camila un pretzel y hablaron con las otras chicas hasta que comenzó el partido.
Camila observó el partido con dificultad, poniendo toda su atención en cada jugada. Nunca había visto fútbol antes. Antes del accidente, se había esforzado por comprender las reglas, pero nunca las pudo comprender bien, incluso su padre trató de ayudarla. Fue cuando se hizo amiga de Normani y los demás cuando empezó a asistir a los partidos de los viernes en la escuela secundaria y disfrutaba mucho de ellos, pero deseaba que fueran un poco más fácil de entender. Lauren por su parte, había crecido en torno al fútbol, su padre era un gran fan de los Miami Dolphins su hermano menor Chris lo jugaba desde siempre. Cada vez que los Dolphins jugaban, se sentaban todos juntos en familia para ver el partido. Lauren recordaba cuando se sentaba en las rodillas de su padre cuando era pequeña, ambos viendo el partido juntos, él le explicaba pacientemente las reglas, señalando a sus jugadores favoritos y las razones del por qué le gustaban. Por lo general, Lauren disfrutaba viendo a Arin jugar, ya que tenía este pequeño fanatismo que su padre había inculcado en ella desde una temprana edad. Sin embarbo, por primera vez en mucho tiempo, Lauren no estaba interesada en el partido que se jugaba en frente de ella, si no que, se quedó mirando con atención a Camila, cada uno de los detalles de su rostro.
Lauren estaba cautivada con Camila, mientras ella la observaba, Camila miraba el campo en busca de la pelota. Lauren estaba cautivada con su linda nariz, y la forma en la que arrugó su rostro para observar al jugador que tenía la pelota, la forma en la que se mordió el labio inferior cuando un oponente tomó el balón, la forma en la que sonrió y se puso de pie, animando entusiasmada cuando el equipo de la escuela anotó. Lauren pensaba que todo lo que estaba relacionado con Camila era cautivador, pero, lo que más le gustaba era el esfuerzo que ponía cada día para hacer cosas que para los demás eran fáciles. Para Camila, prestar a atención a algo por más de diez minutos era normalmente un reto, por lo que ser capaz de hacerlo durante dos horas fue algo extraordinario en la mente de Lauren. Camila no siempre tenía exito en su esfuerzo, pero ella siempre lo estaba intentando, lo estaba intentando con mucho esfuerzo porque Arin estaba jugando y él era su amigo. Ella lo intentaba por Lauren y el resto de sus amigos, porque era un reto personal aprender las reglas y esperaba sorprender a su padre la próxima vez que vieran un partido juntos. Camila siempre intentaba hacer cosas que eran difíciles para ella, y Lauren admiraba eso. Camila se volteó para mirar a Lauren ya que sintió que la estaba observando. Le sonrió cuando sus ojos se encontraron, acercándose más y tomando la mano de Lauren.
"Buen juego ¿huh?" dijo Camila con entusiasmo.
"No lo sé" respondió Lauren con sinceridad. Camila la miró inquisitivamente.
"¿No lo estabas viendo?" le preguntó Camila sorprendida.
"No" dijo Lauren haciendo una mueca. "Estaba mirando algo mucho mejor."
"¿Qué estabas mirando?" preguntó Camila.
"A tí" le dijo Lauren con simpleza.
Por segunda vez en la noche, Camila captó la insinuasión en esas palabras, sobre todo porque Lauren no hizo ningún esfuerzo por intentar esconder sus sentimientos, solo dijo lo que pensaba. Es la primera vez que Lauren veía a Camila sonrojarse, sus mejillas tomaron un color rojo intenso, y su miraba bajó timidamente hacia el suelo mientras se mordía el labio inferior. Lauren nunca pensó posible que Camila fuera más linda de lo que ya era, pero claramente se equivocó, ya que esta Camila tímida que estaba sentada a su lado era posiblemente la versión más adorable de ella que jamás había visto. Lauren puso una mano sobre la rodilla de Camila y ella levantó la mirada para encontrarse con esos ojos verdes tímidamente.
"Eres hermosa, ya sabes" le dijo Lauren porque era la verdad y ahora que por fin podía verbalizar sus pensamientos en voz alta había prometido decirle a Camila lo hermosa que era hasta que se lo creyera.
"Lo dices por decir" dijo Camila don timidez.
"No, no lo estoy diciendo por decir" le dijo Lauren, acomodando un mechón de cabello que cubría el rostro de la otra chica. Ella lo puso detrás de la oreja y su mano se detuvo por un momento para trazar una suave línea con su pulgar a través de la cicatriz en la frente de Camila.
Se quedó así por un momento, admirando la sensación que le brindaba la piel de Camila antes de seguir acariciando su rostro hasta llegar a su barbilla. Sin romper el contacto, Lauren movió su pulgar, acariciando los labios de la otra chica mientras que se formaba una amplia sonrisa en el rostro de ambas.
“No entiendo como no puedes verlo” dijo Lauren con seridad.
"Tú sabes por qué no puedo" dijo Camila, agarrándo la mano de Lauren.
"No son más que cicatrices" le dijo Lauren, soltando la mano de Camila por un momento para subir la manga que cubría su brazo derecho, mostrándole una cicatriz que tenía en su codo. "Mira aquí" dijo tomando la mano de la otra chica, colocándola sobre la gruesa cicatriz que tenía "Todos tenemos cicatrices."
Camila tocó la gruesa imperfección y la estudió con cuidado.
"Es solo que algunas tienen mejores historias" dijo Lauren sonriendo mientras miraba a Camila a los ojos.
"Entonces.." comenzó a decir Camila "¿Cuál es tu historia?"
"Bueno…" Lauren volvió a tomar la mano de Camila. "Obtuve esa pequeña belleza cuando jugaba softball peewee."
"¿Cómo?" preguntó Camila interesada.
"Me estaba adeslizando en la tercera base y aterricé en un trozo de metal que se ocultaba en la tierra" dijo Lauren "No dejaba de sangrar, y terminé con diez puntos en mi codo."
"¿Tienes otra?" le preguntó Camila.
"Hmmm…" Lauren pensó. "Oh sí" levantó la barbilla ligeramente para mostrarle una cicatriz que tenía bien escondida. "Me hice esta pretendiendo ser una gimnasta en el parque" le dijo Lauren riendo "Pensé que era increíble."
"Por supuesto que lo eres" Camila rio con ella.
"Dejé de serlo después. Cuando caí directamente de las barras, golpeándome en el suelo. Casi me dio una conmoción cerebral." Lauren notó temblar a Camila ligeramente, por lo que envolvió su brazo izquierdo alrededor del hombro de la otra chica, tirando de ella a su lado.
Frotó el brazo de Camila mientras ella tenía la cabeza apoyada en su hombro, tratando de calmarla un poco. Camila le besó el dorso de la mano derecha, para luego entrelazar sus dedos.
"Creo que me gustan tus historias, son mejores que las mías" le dijo Camila, volteando el rostro para mirar a Lauren.
"Sí, bueno, para ser honesta Camila, la tuya no es exactamente la historia de Harry Potter. Quiero decir, está bien, pero nunca haría una película sobre ella" bromeó Lauren y Camila rio en respuesta. "Además, a todo el mundo le gustan más las historias de otras personas."
"Son una buena distracción" comentó Camila.
"¿De qué?" preguntó Lauren.
"De todo" le dijo Camila. "Antes del accidente yo leía todo el tiempo, ya sabes. Realmente amaba leer, perderme en los libros, enamorarme de los personajes, ver la vida a través de sus ojos.."
"¿Y ahora?" preguntó Lauren.
"Ahora" Camila comenzó a hablar "Todavía disfruto leer, pero es más dificil que antes, eso es todo."
"¿Sabes?" dijo Lauren "Vi una frase en algún lugar que decía: "Un lector vive mil vidas antes de morir."
"Me gusta esa frase" concordó Camila sonriendo con admiración.
"A mi también" dijo Lauren mientras ponía atención en el campo de juego, su escuela había ganado 50-39.
"No quiero ir con los demás a comer" comentó Camila de repente.
"Okay" dijo Lauren, asumiendo que Camila estaba cansada y quería irse "Te llevaré a casa si quieres."
"No" dijo Camila "Quiero decir, yo no quiero ir con ellos."
"Oh" respondió Lauren sorprendida.
"Es demasiado para mí concentrarme en la conversación cuando todos están juntos" explicó Camila "Y me gusta hablar contigo. Quiero hablar solo contigo… ¿eso está bien? ¿Podemos ir a algún lugar, solo las dos?" Lauren no pudo evitar la sonrisa que se extendió en su rostro.
"Por supuesto" dijo alegremente. "Lo que tú quieras Camz."
Así que mientras las gradas quedaban vacías y Arin se iba a la ducha, Lauren y Camila inventaron excusas para irse. Camila, sin querer ofender a sus amigos, pretendió estar cansada y con ganas de volver a casa. Se despidieron de los demás, Lauren le dijo a Normani que felicitara a Arin por su victoria y que le dijiera que había jugado bien. Una vez que se habían despedido de todos,
Lauren guió a Camila por las gradas de vuelta a su auto, se sentó en el asiento del conductor mientras que Camila se sentó en el del pasajero.
"Entonces" dijo Lauren dirigiendose a Camila, una vez que se habían abrochado el cinturón de seguridad "¿A dónde vamos?"
"La playa" dijo Camila con simpleza. Lauren levantó una ceja con interes.
"¿La playa?" preguntó Lauren con un tono de diversión. "Eso es un poco cliché para la primera cita ¿no lo crees?"
"¿Eso está bien?" preguntó Camila.
"¿Hay alguna razón en particular del por qué quieres ir allí?" preguntó Lauren.
"Es que… me encanta la playa" le dijo Camila con sinceridad. "No he estado allí desde que salí del hospital. Y como que la echo de menos." Lauren sonrió tristemente.
"Entonces iremos a la playa" dijo mientras ponía el auto en marcha, saliendo del estacionamiento.
Unos quince minutos más tarde, llegaron a la playa y Lauren apagó el motor del auto, mirando como Camila salía de este a toda prisa con entusiasmo. Lauren bajó rápidamente después de ella, cerrando la puerta mientras seguía a Camila caminando por la arena hacia la costa. Lauren se rio para sus adentros cuando Camila se quitó sus converse, enterrando sus pies ligeramente en la fresca arena.
Lauren hizo lo mismo que Camila, quitándose los zapatos, caminando hacia donde ella estaba.
"Vamos" dijo Camila con felicidad, buscando la mano de la otra chica para tirar de ella hacia el mar, donde las olas se estrellaban contra el suelo.
Le sonrió a Lauren mientras entraban en el agua refrescante, y movió los dedos de sus pies, disfrutando de la sensación de la areja mojada.
Camila se detuvo un momento para escuchar el sonido de las olas e inhalar el aire salado que provenía del mar. Lauren estaba a su lado, observando su comportamiento reflexivamente. Después de unos minutos, Camila se alejó de la costa para sentarse en la arena mirando hacia el océano. Lauren se unió a ella, admirando la alegría de Camila.
"Me encanta estar aquí" comentó Camila, mirando hacia el oscuro cielo nocturno, con estrellas brillando a lo largo de el.
"Puedo notarlo" respondió Lauren riendo suavemente. "¿Por qué no has vuelto aquí desde el accidente?"
"No lo sé" dijo Camila con honestidad. "Supongo que no he tenido tiempo."
"Eres una mala mentirosa" comentó Lauren.
"No soy mentirosa" protestó Camila.
"¿Has estado fuera del hospital por cuánto? ¿seis semanas?" le preguntó Lauren.
"Probablemente" respondió Camila.
"Así que me estás diciendo que en seis semanas no has tenido tiempo de venir aquí aunque sea una vez ¿no?" preguntó Lauren con incertidumbre.
"Supongo" respondió Camila encongiéndose de hombros ligeramente.
"Bueno, creo que estás mintiendo" comentó Lauren sin preocupación. Camila jugaba con la arena, contemplando el ambiente.
"Puedes decirme sobre eso si quieres" Lauren le ofreció apoyo. Camila la miró a los ojos y cambió de posición; se sentó con las piernas cruzadas frente a Lauren.
"¿Qué quieres saber?" le preguntó Camila.
"¿Qué quieres decirme?" sondeó Lauren cruzando sus propias piernas, apoyando la cabeza en sus manos. Camila miró el mar por una vez más antes de comenzar a hablar.
"Tú sabes que yo solía venir aquí todo el tiempo cuando era pequeña" le dijo Camila "Mis padres me traían aquí y nos gustaba pasar horas haciendo castillos de arena y buscando conchas marinas." Camila miró a Lauren mientras hablaba.
"Mi padre me ponía sobre sus hombros y nos gustaba caminar por la costa viendo a la gente pasar. Nos gustaba comer helados y jugabamos en el mar, él nadaba detrás de mi en velocidad media para que yo pudiera ganar la carrera" comentó Camila con sinceridad. "Recuerdo que un día, estabamos conduciendo más alla de la costa, estaba lloviendo con mucha fuerza y el viento era tan fuerte que pensé que iba a arrancar los árboles de sus raíces. Le pregunté como los barcos no se hundían cuando las olas se ponían bravas y me dijo que un mar en calma nunca hacía a un marinero experto. Yo nunca entendí lo que quería decir con eso." Lauren sonrió ante la historia de Camila. "Hasta ahora" dijo Camila pensativa. "Hasta que ocurrio lo del accidente. Ahora parece tener sentido para mi."
"Se aprende de las dificultades de la vida" comentó Lauren.
"Correcto" afirmó Camila impresionada por la comprensión de la otra chica.
"Pero eso todavía no me explica el por qué no has vuelto aquí" le informó Lauren.
"Supongo que no" dijo Camila riendo.
"Creo que es porque la playa tiene un montón de buenos recuerdos para tí" señaló Lauren perspicazmente "Y no eres feliz Camz" finalizó.
"Tú me haces feliz" le dijo Camila con sinceridad.
"Tal vez" dijo Lauren mientras sentía que su corazón se hinchaba ante las palabras de Camila "Pero no te haces feliz a ti misma." Camila miró atrás, hacia eltranquilo océano.
"Es difícil ser feliz" dijo Camila con una voz casi inaudible. "Es difícil ser cualquier cosa, pero no estar enojada o deprimida la mayor parte del tiempo."
"¿Estás enojada con el conductor que te atropelló?" preguntó Lauren.
"No" respondió Camila.
"¿Estás enojada contigo misma?" preguntó Lauren astutamente.
Camila miró a Lauren a los ojos una vez más, mientras seguía jugando con la arena.
"Estaba caminando de la playa" dijo Camila rompiéndo el silencio "Cuando sucedió."
"Yo no sabía eso" dijo Lauren con sorpresa.
"Venía aquí a leer" comentó Camila "Mi mamá me vino a dejar y me dijo que me vendrá a buscar más tarde, pero yo estaba cansada y hacía calor, así que decidí caminar de regreso, era un buen día. No era tan lejos. La misma distancia de donde yo vivo a la escuela." Camila se detuvo por un momento y sacudió un poco de arena a su izquierda. "Estaba escuchando música en mi iPod mientras caminaba por el paso de peatones, la luz era verde… Yo ni siquiera ví el coche que venía. No recuerdo nada después de eso. Solo… pequeñas escenas, en mis sueños, a veces."
"¿Tus pesadillas?" preguntó Lauren.
"Sí" confirmó Camila mirando a la otra chica. "Mis pesadillas."
"¿Crees que si te hubieras quedado en la playa como se suponía entonces nada habría ocurrido?" preguntó Lauren con cuidado.
"No habría pasado nada" dijo Camila.
"Camila, no puedes culparte a ti misma por lo que pasó" le dijo Lauren poniendo una mano sobre su hombro.
"Sí pero lo hago de todas formas" dijo Camila "Fue mi culpa. Debería haberme quedado."
"Fue culpa del conductor Camila" dijo Lauren con firmeza "Su culpa. No tuya."
Camila no dijo nada, y Lauren no quiso impulsar el tema de la culpa ya que sabía que Camila no cambiaría de opinión hasta que su estuviera lista.
"¿Qué es lo primero que recuerdas después de eso?" preguntó Lauren con interés, cambiando un poco el tema, pero tratando de que Camila se abriera un poco más.
"¿De verdad quieres saberlo?" preguntó Camila.
"Solo si no te molesta compartirlo conmigo…" dijo Lauren.
"No mucho" comentó Camila "Solo estallidos de cosas inconexas… como uno de esos viejos proyectores que saltan rápidamente de una diapositiva a otra." Camila pensó por un momento. "Recuerdo una luz… que se movía ante mi e irritaba mis ojos, pero yo no podía mover las manos para bloquearla" explicó Camila. "Recuedo que todo se sentía pesado y tenía que poner mucho esfuerzo para moverme, como si estuviera atrapada en arenas movedizas y me dolía todo… todo."
"¿Te acordaste de lo que había pasado?" preguntó Lauren "Me refiero a cuando te despertaste… ¿pudiste recordarlo?"
"No" contestó Camila. "Mi memoria comenzó a volver un mes después. Me dijieron que era amnesia post-traumática debido a las lesiones en la cabeza. Me tomó mucho tiempo ser capaz de recordar incluso pequeños momentos."
"Algo así como después de tu ataque de epilepsia" dijo Lauren recordando lo que había sucedido.
"Supongo" comentó Camila, sin saber como se había comportado en ese momento.
Camila se pasó una mano por el pelo y se tocó la cicatriz que cubría parte del lado izquierdo de su cabeza. Su pelo estaba empezando a crecer a su alrededor, ocultándola aún más, pero Lauren se dio cuenta de que Camila siempre la sentiría, siempre sabría que estaba allí, incluso si los demás no se daban cuenta.
"Recuedo que mi hermana fue a verme una vez que estaba fuera de la unidad de cuidados intensivos" comentó Camila "Ella siempre quería jugar y se puso muy triste cuando mi mamá y papá le dijieron que yo no podía."
"Suenas triste por eso" dijo Lauren, extendiendo su mano para acariciar el brazo de Camila.
"Sí, bueno… ella es solo una niña. Ella no entendía lo que estaba pasando. Ella solo quería jugar conmigo, hacer las cosas que solíamos ahcer antes…" continuó Camila con una sonrisa en sus labios "Ya sabes, hacer castillos de arena en la playa…"
"¿Comer helado?" agregó Lauren.
"Sí" confirmó Camila.
"No puedo hacer esas cosas con ella ahora. Ella quiere que la tome y lleve en mi espalda como solía hacerlo, pero no puedo. Ella quiere saltar sobre mi y hacerme perseguirla por el jardín o el parque…" Camila se inclinó un poco hacia atrás. "Ahora que estoy en casa ella cree que estoy mejor" continuó Camila "Pero no lo estoy y eso me da pena porque no puedo ser la misma hermana mayor que era antes." Camila limpió una lágrima que se había escapado de su ojo espontáneamente y Lauren se inclinó hacia adelante para atrapar los labios de Camila con los suyos.
Camila se sorprendió al principio, pero pronto se dejó llevar con los labios de Lauren, su boca le dio comodidad. Lauren levantó la mano y acarició dulcemente la mejilla de Camila con su pulgar. Después de un momento, Lauren quiso alejarse, pero cuando se apartó un poco, Camila la besó con más fuerza, lo que la hizo gemir levemente en respuesta.
Camila capturó el labio inferior de Lauren cuando ella abrio un poco la boca. La chica de ojos cafés se inclinó sobre sus rodillas para cerrar la brecha entre ambas, colocando su mano en la espalda de Lauren, quien sintió la lengua de Camila lamer la parte superior de su labio inferior, haciendo que su respiración se detuviera, todo su cuerpo temblaba, cada fibra de ella deseaba a la otra chica cada vez más. Su corazón estaba eufórico, batiendo con fuerza en su pecho, sus latidos se escuchaban más fuerte que el sonido de las olas rompiendo contra la costa. Lauren abrio su boca un poco más y Camila deslizó su lengua dentro de ella para explorar el territorio desconocido con entusiasmo.
Lauren sintió el sabor de las lágrimas de Camila, y luego se alejó suavemente, separándose por un momento. Miró a los ojos a Camila mientras trataba de recuperar el aliento. Sus miradas eran suplicantes, casi desesperadas y Lauren sintió su corazón al ver aquella necesidad en los ojos de la otra chica. El pecho de Camila estaba agitado debido a la combinación de besos y sollozos, y Lauren sintió que sus propios ojos se humedecían al verla. Camila intentó besarla una vez más, pero Lauren se apartó, alejandola suavemente ocn su mano, y Camila la miró con dolor.
"¿Qué pasa?" preguntó Camila llena de inseguridad. "¿Eso no fue muy bueno? ¿Hice algo mal?"
"No" dijo Lauren con voz entrecortada. "Todo lo contrario."
"No entiendo" dijo Camila con los ojos húmedos mientras trataba de recuperar el aliento.
"No me gusta de esta forma" dijo Lauren mientras limpiaba las lágrimas de Camila con su pulgar, para luego abrazarla con fuerza. La mantuvo cerca y besó su frente ligeramente, acariciando su pelo. Camila levantó su mano para agarrar la blusa de Lauren, enterrando su rostro en el pecho de la chica de ojos verdes.
"Okay" dijo Camila en voz baja.
"Okay" reiteró Lauren, besando a Camila en la frente una vez más.
"Gracias" le dijo Camila con sinceridad.
"¿Por qué?" preguntó Lauren.
"Por escucharme" aclaró Camila.
"Gracias a ti por compartir" dijo Lauren, acariciando el brazo izquierdo de la otra chica con dulzura.
"Tú haces que todo sea más fácil" le dijo Camila.
"Me alegro de que sea así" respondió Lauren mientras caían algunas lágrimas de sus ojos, pero no sabía si eran de felicidad o tristeza.
Lo único que sabía era que mientras estaba sentada allí, con Camila entre sus brazos, viendo las olas chocar contra la orilla, las estrellas brillando intensamente en la oscuridad, el cielo iluminado por la luna, todo eso era hermoso. Lauren miró a la chica que estaba entre sus brazos. “Ella es hermosa” pensó para si misma. “Trágica e innegablemente hermosa.”

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 15

Mensaje por Admin el Jue Mar 02, 2017 4:34 am

Durante un tiempo, se quedaron en la playa, con sus cuerpos juntos en la arena fresca, los brazos de Lauren envolvían comodamente a Camila con fuerza mientras ella continuaba sollozando suavemente en su pecho. Con el transcurso del tiempo, las lágrimas de Camila se calmaron y se sentaron en un cómodo silencio, ambas disfrutando del relajante sonido de las olas rompiendo contra la costa en voz baja, la vista del mar y la arena, la luz de la luna rebotando en el agua para reflejar las estrellas que brillaban en el cielo. Lauren perdió la noción del tiempo mientras estuvieron allí, las dos inmóviles, absortas en pensamientos que ninguna había vocalizado. Lauren había observado el rostro de Camila con atención mientras miraba el horizonte, aparentemente sumida en sus pensamientos, y Lauren deseó poder leer mentes, para saber que le preocupada y a qué le temía, su mente era frágil y hermosa. Sin embargo, aunque Lauren intentó entender a la chica que estaba a su lado, no pudo, no podía si Camila no le hablaba sobre lo que sentía y pensaba, como lo había hecho antes.
Por lo tanto, incapaz de decifrar la mirada comtemplativa de Camila, Lauren se limitó a abrazarla, tratando de alejar esa armadura que llevaba Camila para protegerse a si misma, con cada día nuevo que pasaron juntas, Camila fue poco a poco abriéndose a ella un poco más. Lauren disfrutó de las pocas ideas que compartió con ella en momentos excepcionales, como esta noche, pero también odiaba que Camila se culpara a si misma, que se odiara por el accidente de una manera inexplicable. La luz del cruce verde cuando Camila había cruzado la calle. Ella había hecho bien, fue el conductor quién ignoró las señalizaciones y la atropelló, dejándola al borde de la muerte. Ni en un millón de años Lauren podría entender el por qué Camila se culpaba a si misma por eso, nunca.
Después de que la brisa había empezado a ponerse más fria, causando escalofrios en ambas, Lauren llevó a Camila a casa, la acompañó caballerosamente hasta la puerta una vez que habían llegado. Un silencio incómodo se apoderó del lugar por un momento, Lauren no estaba segura si debía besar a Camila para darle las buenas noches o no, debido a la conversación que habían tenido sobre sus padres.
Camila bajó la mirada hacia sus zapatos, jugando con sus manos nerviosamente mientras esperaba que Lauren rompiera el silencio, su falta de experiencia en estas situaciones le impedia decir algo, sin importar lo mucho que quería hablar.
"Así qué…" habló Lauren, tartamudeando ligeramente. "Lo pasé muy bien contigo esta noche." Camila levantó la mirada para encontrarse con los ojos de Lauren y una pequeña sonrisa que apareció en su rostro.
"Yo también" contestó Camila, jugueteando con sus dedos en frente de ella. "Quiero decir, lo pasé muy bien contigo también" hizo una psausa, dejando caer su mirada momentáneamente mienstras se sonrojaba. "Definitivamente fue la mejor cita que he tenido en mi vida" le dijo en broma y Lauren se rio suavemente en respuesta, asintiendo con la cabeza mientas corría un mechón de pelo que cubría su rostro. "Estoy muy contenta de haberte dicho sobre el accidente" agregó Camila después de un momento, con un tono cada vez más solemnte. "Se sintió realmente bien hablar con alguien sobre eso.
"Bueno, estoy muy contenta de que me hablaste de eso" respondió Lauren con seriedad. "Siempre estoy aquí si quieres hablar. De verdad."
"Gracias" dijo Camila agradecida. Lauren dio un paso lejos de Camila.
"Te llamaré mañana" le dijo Lauren, dando otro paso hacia atras.
"Ok" respondió Camila, levantando su mano derecha en señal de despedida.
Lauren sonrió, levantando su mano igualmente antes de volver a su auto. Lauren solo había conseguido dar unos pocos pasos antes de sentir que alguien tiraba de su mano, haciendola girar en ochenta grados. Los labios de Camila chocaron con los de ella al instante y ambas sonrieron en el beso alegremente. Sintió a Camila rastrear su labio inferior con la lengua y esta vez la chica de ojos verdes le concidió el acceso con todas sus ganas. Camila adentró su lengua en la boca de Lauren con avidez, quien correspondió con entusiasmo, enredando su lengua con la de ella batallando por dominar el beso. Lauren cogió la lengua de la otra chica entre sus labios, disfrutando del sabor de la niña que había anhelado durante tanto tiempo, agarró a Camila por la espalda con su mano derecha, acercándo sus cuerpos, y con la otra mano jugó con su pelo. Lauren sintió las manos de Camila envolverse alrededor de su cintura, ese simple roce provocó un fuerte rayo de luz que la atravesó.
Finalmente, el pecho de Lauren comenzó a agitarse por la falta de oxígeno, se separaron y sonrió al ver a Camila, observándola, con su pecho agitándose violentamente. Lauren tomó la mano derecha de la chica de ojos marrones, entrelazando sus dedos.
"¿Te veo mañana?" preguntó Lauren, la sonrisa de Camila se agrandaba más y más.
"Sí" respondió Camila, antes de que Lauren la besara rápidamente en los labios para irse.
Lauren se dirigió a su auto, solo se detuvo un momento para despedirse de Camila una vez más. La otra chica esperó hasta que Lauren se perdió de vista, y luego tocó sus labios aún hinchados. Sonrió para si misma, con la cara sonrojada mientras pensaba en Lauren y su tiempo juntas esta noche. Su corazón comenzó a latir más rápido y fue una sensación tan fuerte que Camila se preocupó al pensar que podría estar teniendo un ataque al corazón. Por último, entró a su casa hasta su dormitorio, rápidamente se puso su pijama y cayó en el primer sueño ininterrumpido que había tenido desde el accidente.
Durante las próximas cuatro semanas, Camila y Lauren cayerón en una cómoda rutina juntas, conociendose cada vez más con cada día que compartían. Lauren llevaba a Camila a la escuela cada mañana y luego la llevaba de vuelta a su casa después de sus sesiones con la Señorita Lovato, mientras ella esperaba estudiando en la biblioteca. Lauren y Camila salieron un par de veces a lo largo del mes, citas que iban desde ver películas y cenar hasta visitar la hilarante feria local, en donde Camila casi chocó con un niño pequeño debido a la mala coordinación con sus manos en los autos chocadores. Ambas solían pasar los fines de semana flojeando, acostadas juntas en la cama de Camila, viendo dibujos animados y comiendo, una rara mezcla de nutella, cereales, leche y plátanos.
Ahora que estaban saliendo, Lauren hizo su propia misión personal para involucrarse en la recuperación de Camila lo más que pudo, leyendo cada libro o artículo en internet sobre la lesión cerebral traumática y la epilepsia. Ha tomado conocimiento de los problemas y dificultades de Camila, la ayudó con sus ejercicios de terapia física y del habla, aprendió a leer los sutiles cambios en su comportamiendo, los que demostraban que estaba cansada o estresada. Lauren aprendió a predecir las circunstancias que podrían causar que el habla de Camila se deteriorara, tratando de evitarlas.
Tres semanas después de empezar a salir, Camila tuvo otro ataque en la escuela, esta vez fue en la cafetería durante el almuerzo, muchos estudiantes presenciaron el hecho con interés. En un momento, Lauren estaba caminando con Camila hacia la mesa donde compartían con las otras chicas, pero luego entraron ya que el clima se volvió más frio y menos agradable, luego, Camila cayó al suelo a su lado, la totalidad de su cuerpo convulsionaba violentamente. Una vez más, una ambulancia fue llamada y Camila fue llevada al hospital para ser examinada por un medico. Lauren estaba desesperada por ir con Camila, pero ella tenía una prueba importante que dar en la tarde y no podía faltar, por lo que tuvo que esperar hasta después de la escuela para visitarla. Cuando llegó al hospital ese día, Lauren fue informada por Sinu de que Camila tenía algo llamado Parálisis de Todd, una parilisis temporal en el lado izquierdo de su cuerpo como consecuencia del ataque, y esto podía tomar unos días para mejorar. Lauren estaba comprensiblemente preocupada al escuchar esta noticia, pero se relajó visiblemente cuando pudo entrar a la habitación y se encontró con Camila sentada en la cama. Se acercó a ella y se detuvo junto a la chica para darle un suave beso en la frente, en respuesta a la sonrisa ladeada que le había dado en modo de saludo, la comisura del lado izquierdo de su boca era débil. El habla de Camila se mantuvo relativamente intacto después del ataque, pero la paralisis en su cara hizo que sus palabras sonaran más torpe de lo normal y Lauren no podía dejar que pensar que sonaba como si estuviera borracha.
Lauren se quedó con Camila en hospital hasta tarde en la noche, se recostó junto a Camila y vieron televisión abrazadas hasta que tuvo que irse. Dinah y el resto de las chicas se habían unido a ellas durante el transcurso de la tarde y las cinco planearon una improvisada noche de cine en el hospital junto a Camila. Al día siguiente, la paralisis temporal de Camila había desparecido y fue dada de alta, por lo que Lauren pasó las próximas dos tardes en la habitación de la chica, ambas abrazadas en la cama de Camila mientras dormían o veían películas. Una tarde, Lauren le leyó a Camila uno de sus libros favoritos, la mente de esta chica era muy débil como para leer sola.
Lauren estaría mintiendo si dijiera que los ataques de Camila no la asustaban, pero los médicos le habían asegurado a Sinu que habían aumentado la dosis de sus medicamentos e iban a examinarla con atención durante los próximos meses.
Ahora, después de una semana, Camila finalmente se recuperó, y se sentó en la sala de con Lauren, Ally y Dinah, preocupándose por la presentación que tenía que dar en la clase de la Señorita Lovato durante el próximo periodo.
"Deja de preocuparte mi amor" le dijo Lauren a Camila cambiando su posición para estar más cerca de ella "Te saldrá excelente ¿de acuerdo? Nos pasamos todo el fin de semana ensayando."
"No todo el fin de semana" interrumpió Camila, tomando las páginas de su ensayo.
"Tuviste una tarde libre para ir al concierto de Beyoncé con Normani" le dijo Lauren, colocando una mano sobre el hombro de Camila, tratando de tranquilizarla "Cinco horas… eso fue todo. Confía en mí, puedes hacerlo."
"No lo sé" dijo Camila dubitativa "No debería haber ido. Debería haber practicado más."
"Camz" protestó Lauren tomando las hojas de las manos de Camila. "Tú has estado trabajando realmente duro en esto por semanas. Te sabes cada palabra de memoria."
"Ya sabes" comentó Dinah "Yo habría tomado con gusto tu lugar para ir a ver a Beyonce Mila. Normani dijo que es feroz en vivo. Estoy celosa." Lauren miró a Dinah, tratando de decirle que no estaba ayudando. Luego volvió su atención hacia Camila que se mordía el labio inferior con asiedad.
"Solo respira Camz" le dijo Lauren en serio "Te vas a estresar."
"Lo sé" respondió Camila bajando la cabeza "Eso es lo que me preocupa."
"Sabes que no tienes que leerlo si no quieres Camz" le recordó Lauren "La Señorita Lovato preguntó si querías hacerlo y tu aceptaste. Solo dile que cambiaste de opinión, a ella no le importará."
"No" dijo Camila levantando la cabeza para mirar a Lauren "¿Sabes lo que me dijo mi terapeuta? Dijo que debo practicar el hablar frente a grupos de personas."
"Cuando estés lista" añadio Lauren con seriedad. "Ella dijo que no debías exijirte demasiado ¿recuerdas? Tu habla se convierte en basura cuando estás estresada. Ella dijo que eso era peor."
"Ok" dijo Dinah observando a Camila. "Ahora creo que tú no estás ayudando Lo."
"Mierda" dijo Camila dejando caer su cabeza sobre la mesa, golpeando suavemente contra la superficie "Mierda…"
"Oye" dijo Lauren colocándo una mano en el hombro de la otra chica, haciendola levantar la vista para mirala con sus penetrantes ojos verdes. "Cálmate."
"No puedo calmarme" murmuró Camila. "¿En qué estaba pensando? No puedo hacer esto."
"Tú puedes" Lauren la tranquilizó. "Tu habla es mucho mejor mi amor, te lo prometo. Sabes que a veces esto es más dificil. Pero eso solo sucede cuando estás cansada o estresada."
La campana que marcaba el final de la hora de almuerzo sonó y Dinah y Ally le dieron a Camila una mirada de simpatía antes de levantarse.
"Mila, vas a hacerlo bien" comentó Dinah dándole confianza a su amiga. "Imagínate a toda la clase desnuda. Eso siempre funciona para mi."
"¿Qué?" preguntó Camila incrédula, sonrojándose un poco ante la repentina idea de Lauren desnuda sentada frente a ella, mientras trataba de leer su trabajo. "Dinah, ¡eso no va a ayudarme!"
Dinah se encogió de hombros antes de abrazar a Camila cálidamente. Le dio un beso en la frente antes de decir “Solo hazlo ¿Qué es lo peor que podría pasar?”
"¿En serio?" preguntó Camila cuando pensó en que podría tener otro ataque "¿Qué es lo peor que podría pasar? ¡¿En serio Dinah?!" gritó Camila mientras Dinah desaparecía de vista.
"Estoy de acuerdo con Lauren" comentó Ally "Vas a hacerlo bien."
"Ally" Camila protestó cuando la chica más pequeña se iba.
"Te veré en historia" le dijo Ally antes de desaparecer por la puerta. Camila y Lauren caminaron hasta la clas de Inglés, entrando junto a los demás estudiantes. Se sentaron y Lauren puso una mano firmemente sobre su pierna tratando de tranquilizarla ya que se movía de arriba a abajo sin parar.
"Basta" Lauren casi ordenó. "No te hagas esto Camz. No hagas algo que no puedes. Te odiarás a ti misma por esto despúes. Yo te conozco." Camila miró a Lauren, pasando la mano izquierda por su pelo. "Puedes hablar" dijo Lauren.
"No puedo" comentó Camila.
"Acabas de hacerlo" rio Lauren.
"Sabes a lo que me refiero. Me quedaré en silencio en frente a todos, puedo presentirlo."
"No lo harás. Simplemente tómate tu tiempo. Recuerda cada frase con tiempo. No hay prisa." La Señorita Lovato cerró al puerta del salón y se dirigio a la parte delantera de este.
"Si sientes que no puedes" dijo Lauren en voz baja para que nadie más escuchara "Mírame ¿si? Piensa que estamos solas y que estás practicándo en tu habitación. Creo en ti Camz."
"Lauren…" Camila comenzó a hablar pero Lauren la calló dándole un rápido beso en los labios, sin importarle si alguien más las estaba viendo. Por suerte, nadie pareció darse cuenta, todos los ojos estaban atentos en la Señorita Lovato que estaba escribiendo algo en la pizarra.
"Matar a un ruiseñor" leyó Lauren cuando se separó de Camila.
"Ok" dijo la Señorita Lovato, dejando caer su pluma sobre el estante girante hacia la clase. "Así que todos hemos terminado de leer "Matar a ruiseñor" de Harper Lee, y por eso les dí esta tarea de hacer un ensayo sobre cualquier aspecto de esta historia."
La Señorita Lovato hizo una pausa para mira a Camila, cuya pierna de nuevo estaba saltando de arriba hacia abajo con inquietud.
"Camila" dijo la Señorita Lovato, señalando a la chica "¿Estás feliz de leer tu ensayo primero?" Camila miró a Lauren, quién asintió con la cabeza dándole confianza.
"Uhm…" murmuró Camila, hurgando sus hojas "Sí."
"¿Estás segura?" preguntó la profesora, sintiendo la renuencia de Camila. Camila miró a Lauren, quien asintió una vez más.
"Sí" dijo ella con voz casi inaudible, mientras caminaba hacia el frente del salón.
"Bien" dijo la Señorita Lovato.
Lauren pudo ver que Camila estaba agarrando su ensayo con tanta fuerza que sus nudillos se volvieron blancos y en silencio rezó por Camila, para que tomara un respiro y se relajara.
"Comienza cuando estés lista" le solicitó la profesora, sentándose en su escritorio para escuchar la presentacion de su alumna.
"Ok" dijo Camila, mirando su ensayo. Se había segurado de imprimirlo con letra de gran tamaño para que fuera más fácil de leer.
Camila levantó la mirada para encontrarse con los ojos de Lauren, quien levantó una ceja expectante esperando a que Camila comenzara a hablar.
"Decidí que para mi trabajo…" comenzó Camila "Me agradó el tema de las concepciones erróneas de Harper Lee en "Matar a un ruiseñor.""
Camila miró a la señorita Lovato con incertidumbre. Ella le sonrió, una señal silenciosa de aprobación para que continuara.
Camila comenzó a leer su ensayo, sobre los prejuicios y conceptos erróneos que Jem y Scout tienen sobre su padre, entre otros. Leía de manera lenta y deliberada. Hizo una pausa en su presentación, mirando alrededor del salón y fue entonces cuando vio a Lauren, que notó el cambio sutil en el rostro de Camila, lo que significaba que estaba empezando a entrar en pánico. Camila miró hacia abajo, al papel que tenía en sus manos, tratando de decir la siguiente palabra, pero no saldría nada de su boca, sin importar lo mucho que intentara.
Camila levantó la mirada una vez más para mirar a Lauren quien le sonrió tranquilizadoramente, dándole un pulgar hacia arriba, alentándola a continuar, la confianza de Lauren era superior a la suya. Camila logró leer un par de frases más, pero comenzó a tartamudear y el corazón de Lauren se apretó. Comenzó a verbalizar silabas simples e incomprensibles en lugar de un lenguaje real. A su alrededor, Lauren podía oir a algunos de los otros estudiantes en la clase reír en voz baja, y se dio cuenta de que Camila oyó las risas también, ya que su mirada cayó al suelo. Lauren luchó contra el gran impulso de golpear a todos, pero la Señorita Lovato los regañó.
"Lo estás haciendo bien Camila" dijo la Señorita Lovato alentándola "Tú ensayo está bien estructurado y has entendido claramente la temática… Continua" propuso.
Camila siguió adelante, logrando decir algunas oraciones de forma más dificultosa, pero el poder de sus palabras se perdieron debido a la falta de fluidez, se perdió el mensaje clave, el cual Lauren realmente quería que la clase escuchara, acerca de como las personas a menudo tienen ideas equivocadas sobre Camila desde el accidente.
Camila colocó una mano en la sien, como si estuviera empezando a tener un dolor de cabeza. La profesora se acercó a ella, poniendo una mano sobre su brazo para tranquilizarla.
"Eso estuvo muy bien Camila" le dijo la Señorita Lovato con sinceridad. "No tienes que continuar si no quieres…"
Camila bajó la cabeza, en señal de derrota. Caminó hacia su escritorio y en lugar de sentarse, se inclinó para recoger su bolso, poniéndolo sobre su hombro con rapidez antes de caminar hacia la puerta y salir. Lauren miró a la Señorita Lovato inquisitiva.
"Ve" le dijo la Señorita Lovato, dándole dos pases. "Trata de hacer que vuelva si puedes" le dijo en voz baja "Me gustaría hablar con ella."
Lauren asintió con la cabeza antes de salir al pasillo en busca de Camila. Encontró su escondide, el baño, estaba encerrada en uno de los cubículos.
"Mi amor" Lauren trató de calmar sus sollozos suaves. "Lo hiciste muy bien, por favor no llores ¿si?"
"Déjame sola" respondió Camila y Lauren apoyó su cabeza contra la puerta, cerrando los ojos para escuchar a la chica del otro lado.
"Camila… Camz, déjame entrar ¿si? Solo quiero asegurarme de que estás bien./ Cuando Camila no dijo nada, Lauren entró al cubículo de al lado y se paró sobre la tapa del inodoro para mirar al lado. Vio a Camila con la cabeza entre las manos, e intentó pasar al otro lado con cuidado.
Lauren puso una mano sobre la rodilla de Camila y ella miró hacia arriba, con el rostro cubierto de lagrimas.
"Por favor, vuelve a la clase" pidió Lauren. "Lo hiciste muy bien." Lauren limpió las lágrimas de Camila.
"No lo hice" comentó Camila. "Lo hice horrible. Soy tan estúpida."
"Oye" dijo Lauren poniendo una mano firme sobre su hombro. "No eres estúpida, estás muy lejos de la verdad.
"Lauren" dijo Camila con incredulidad " Tú viste lo que pasó."
"Hay una gran diferencia entre ser estúpida y no ser capaz de expresarse" comentó Lauren con severidad. "Camila no eres estúpida y hace unos meses no podías ni siquiera hablar frases completas con alguien, y mucho menos en una habitación llena de personas. Has progresado, incluso si piensas que es poco." Lauren hizo una pausa por un momento. “Además, tu habla ya está de vuelta. Solo te pusiste nerviosa, eso es todo.”
"Es como si doy un paso adelante para tomar dos hacia atrás" dijo Camila.
"No digas eso… Lo estás haciendo mucho mejor… Me gustaría que hubiera alguna manera para hacerte ver eso."
"¿Por qué quieres estar conmigo Lauren?" preguntó Camila, mirándola desde cerca. "Todo lo que haces es pasar tu tiempo tratando de tranqulizarme constantemente. ¿Qué consigues con esto?" Lauren le dio a Camila una mirada mordaz.
"¿Sabes por qué?" preguntó Lauren. "Me escribiste una larga de razones… ¿o no recuerdas eso?"
Lauren observó a Camila, la forma en que su pelo caía suavemente sobre sus hombros ahora que había apoyado su cabeza en su mano.
"Tener la oportunidad de pasar tiempo contigo me hace feliz" comentó Lauren.
"¿Por qué?" preguntó Camila con interes. Lauren se rio ante la poca memoria de Camila.
"Yo no sé por qué" dijo Lauren riendo suavemente "¿Ok? solo lo hago. No puedo explicarlo con detalles. Es solo, esa sensación que me da cuando estoy contigo. Haces que mi corazón se agite cada vez que sonries y mi pecho llega a doler cuando ries."
Camila sonrió ante sus palabras y Lauren siguió adelante, feliz de tener aquella sonrisa de vuelta.
"Haces que los latidos de mi corazón retumben en mis oídos cada vez que me besas" añadió Lauren "Mientras mis pulmones luchan por conseguir un poco de aire." Lauren suspiró, frotándo la mejilla de Camila con pulgar. "Tú me haces feliz" dijo Lauren con simpleza. "¿Qué otra cosa podría querer de ti?"
"¿Ser mi novia?" preguntó Camila en voz baja. Lauren la miró con seriedad.
"Camila tú sabes lo que siento por ti" dijo Lauren, mirándola a los ojos, pero Camila bajó la mirada. "Sabes que no hay presión."
"No" la interrumpió Camila "Te estoy preguntando." Lauren se inclinó un poco hacia atrás sorprendida.
"¿Me estás pidiendo ser tu novia?" le preguntó sin poder creerlo.
"Sí" confirmó Camila. "Quiero decir, sé que nunca hemos hablado de esto…"
"No" interrumpió Lauren.
"Pero, yo quiero que seas mi novia" dijo Camila: "Si tú… ya sabes… quieres." Lauren sonrió ante la timidez de Camila.
"Así qué, ¿estamos haciendo esto oficial?" preguntó Lauren con las mejillas adoloridas por tratar de ocultar su gran sonrisa.
"Si tú quieres…" dijo Camila con incertidumbre.
Lauren miró a Camila y le preguntó: “¿Por qué quieres que sea tu novia?” su mente no estaba lista para creer que esto era real.
Camila abrio su bolso y sacó su cuaderno, abriéndolo en la parte de atrás, tomando una hoja suelta que le entregó a Lauren.
"¿Qué es esto?" preguntó Lauren mirando la hoja en sus manos.
"Léelo" le pidió Camila y Lauren lo hizo.
"Uno, porque siento que puedo hablarte sobre cualquier cosa. Dos, porque eres paciente conmigo. Tres, porque eres amable. Cuatro, porque eres hermosa. Cinco, porque puedo contar contigo. Seis, porque siempre estás ahí para mí. Siete, porque no presionas." Lauren lo leyó en voz alta, entrecerrando los ojos para decifrar la letra de la otra chica. "¿Es esto…"
"No" intervino Camila. "No es la que me diste a mi." Lauren miró interrogante la escritura garabateada de Camila en la hoja.
"Lee el reverso" le dijo Camila, Lauren lo hizo y sus cejas se levantaron por la sorpresa. "Lee las dos últimas."
"Ciento veinte, porque me haces feliz." Lauren sintió sus mejillas arder brillantemente y mantuvo sus ojos fijos en la hoja antes de leer la última razón escrita."Ciento veintiuno, porque quiero que seas mi novia."
"Por eso" le dijo Camila. "Ciento veintiún razones por las que me gustas."
"No sé que decir" comentó Lauren con sinceridad. "A excepción de que este no era el lugar en donde pensé que tendríamos esta conversación" señaló, observando su entorno.
"Sí, bueno, yo tampoco" admitió Camila "Yo como que había planeado todo esto, pero no sé, creo que este no era el momento adecuado."
"¿Estás segura sobre esto?" le preguntó Lauren. "Quiero decir, ¿no es a causa de lo que acaba de pasar o algo?" Camila señaló la hoja de papel que sostenía Lauren.
"Comencé a escribirla por la mañana después de nuestra primera cita" le informó Camila. "He ido añadiendo cosas desde entonces, escribiendo mis sentimientos, ya sabes, como me aconsejó mi terapeuta." Se detuvo por un momento.
"Me ayuda" continuó Camila "Verlo escrito en blanco y negro, sin importar que tan ilegible es" se rio un poco. "Eres increíble" le dijo Camila con sinceridad. "Y te extraño cuando no estás cerca. Quiero que seas mía Lauren, solo mía… así como, oficialmente. Si tú también lo quieres…"
"Siempre he sido tuya" le dijo Lauren sonriendo "Desde la primera vez que te vi en el pasillo el primer día de clases."
"¿Entonces…?" preguntó Camila con timidez.
"¡Sí!" aceptó Lauren abrazándola fuertemente. "Por su puesto que quiero ser tu novia Camz."
Camila sonrió ampliamente. “¿En serio?”
"En serio" afirmó Lauren, inclinándose para besarla, tirando de Camila hacia ella con suavidad. "Ahora" dijo Lauren una vez que se había separado de sus labios "¿Podemos salir del baño?" La sonrisa de Camila se hizo aún más amplia.
"¿Cuál es la prisa?" preguntó sugestivamente, levantando una ceja juguetonamente.
Lauren sintió sus mejillas sonrojarse cuando Camila se inclinó adelante y la besó una vez más, su lengua había encontrado su camino casi instintivamente hacia la boca de Lauren. Camila mordió suavemente el labio inferior de Lauren por un momento, mientras que Lauren olvidaba completamente como respirar. Camila se rio ante la reacción de Lauren, abriendo la puerta del cubículo para salir. Se tomó un momento para darse cuenta de que Lauren se había quedado sola, y sin decir nada, y se levantó torpemente, siguiendo a Camila. Lauren no sabía cuando Camila había aprendido a ser tan juguetona, pero debía admitir que le gustaba. Le gustaba mucho.
Camila se enjuagó la cara con un poco de agua para eliminar los rastros de lágrimas en sus mejillas antes de secarse con una toalla de papel. Cuando terminó, se acercó a Lauren y tomó su mano, entrelazando sus dedos.
"Creo que deberíamos volver a Inglés" dijo Camila con total naturalidad.
"Después de ti" dijo Lauren sonriendo "Novia."
Camila le devolvió la sonrisa antes de inclinarse ligeramente para besar a Lauren una vez mas.
"Me gusta como suena eso" dijo Camila antes de abrir la puerta del baño, caminando con Lauren a lo largo del pasillo, de vuelta a clases.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 16

Mensaje por Admin el Jue Mar 02, 2017 4:35 am

Lauren y Camila se hicieron camino en el pasillo desierto de vuelta a la clase de inglés de la Señorita Lovato juntas, tomadas de la mano y balanceándolas entre ambas. Camila paró un momento fuera de la puerta del salón de clases con indecisión, el recuerdo de su reprobada y melodramática salida de repente se volvió a ella.
“Sabes,” dijo Camila algo callada, regresando a mirar a Lauren. Camila soltó la mano de Lauren y frotó su frente con la mano. “Quizá solo deberíamos esperar afuera el resto de Inglés e ir directo a nuestra próxima clase.” Lauren le dio a Camila una mirada diciéndole que definitivamente no estaba de acuerdo con esa sugerencia.
“No lo creo,” Respondió Lauren simple. “Además, la señorita Lovato quería que te trajera de vuelta para que hablara contigo.”
“Eso es lo que me temo,” Dijo Camila volteándose a ver a través de la ventana de la puerta del salón de clases y mordiendo su labio preocupada.
“Ella no está molesta,” Le aseguró Lauren a Camila, poniendo una mano en su brazo aliviándola. “Creo que solo estaba preocupada por ti, eso es todo.” Camila sonrió con gratitud a sus palabras pero Lauren se dio cuenta que ella no lo creía.
“Ok bueno, ¿Qué es lo peor que ella puede hacer?” Le preguntó Lauren. “Ya tienes un periodo extra de estudio con ella todos los días después de clase. No es que te pueda dar más castigo… excepto quizá uno los Sábados…” Dijo Lauren en realización.
Camila suspiró mientras volteaba a abrir la puerta del salón y pisar tentativamente adentro otra vez. Tan pronto como hizo eso, cada par de ojos en el salón voltearon en su dirección, mirándola con interés antes de volver a ver a la señorita Lovato al frente de la clase, esperando su respuesta a la llegada de Camila.
“Chicas siéntense por favor,” Dijo la señorita Lovato, su voz neutral y Camila sintió como si algo le doliera internamente al pensar cómo probablemente había decepcionado a su profesora favorita con sus acciones temprano.
Ellas hicieron su camino rápidamente a sus asientos, Lauren cerró la puerta atrás de ella calladamente. Se sentaron, manteniéndose en silencio por el resto de la clase mientras otros estudiantes leían su tarea en voz alta. Camila, sintiéndose algo triste, dejó descansar sus brazos cruzados en su mesa y dejo caer su barbilla en sus antebrazos mientras veía a los que hablaban frente a la clase. Sintió una inesperada chispa de celos mientras veía cada nuevo narrador levantarse y casi sin esfuerzo entregar su resentación. Así mismo, los celos de Camila se transformaron en ese sentido familiar de autoaborrecimiento y frustración que ella usualmente sentía desde el accidente, le molestaba el hecho que no era fácil que ella volviera a ser como siempre en clase, tomó y empezó a morder las cutículas de su mano derecha. Lauren, quien ha estado mirando a Camila de cerca desde que regresaron a sus asientos, arrimó su asiento al de ella cerrando el espacio que había entre ambas y tomó la mano de su novia firmemente en la suya, causando a Camila mirar a Lauren en sorpresa.
Lauren movió su cabeza deliberadamente mientras sostenía la mano de Camila, rehusándose a devolvérsela para sufrir más abuso y reprochando silenciosamente a Camila por sus sentimientos desubicados de autodesprecio. Camila volvió su atención al frente de la clase y encontró a la señorita Lovato estudiándola desde donde ahora se sienta atrás de su escritorio. Sus ojos no mostraban sus pensamientos o contemplaciones personales y Camila sintió sus ojos bajar de vuelta a la mesa frente a ella, avergonzada por su comportamiento temprano.
Finalmente, la campana sonó señalando el final de la clase y mientras los demás estudiantes se levantaban para tomar sus cosas e irse, Camila escuchó a la señorita Lovato llamar desde su posición en su escritorio, “Camila, ¿Puedes esperar por un minuto?”
Camila se mantuvo sentada, su atención se volteó a Lauren quien se levantaba lentamente de su mesa algo insegura.
“Lauren,” Dijo la señorita Lovato mientras se levantaba de su escritorio ahora que el salón estaba casi vacío. “Me gustaría hablar a solas con Camila si no te molesta.” Lauren miró a Camila quien asintió, señalándole que se podía ir.
“Te veo en el almuerzo,” Le dijo Lauren, cogiendo su bolso del piso y poniéndolo sobre su hombro.
“Ok,” Respondió Camila simplemente.
Lauren paró en sus pasos por un momento, volviendo su mirada entre la señorita Lovato y Camila una vez más antes de voltear en sus pies y hacerse camino a la clase de química.
La Señorita Lovato caminó alrededor de su escritorio y llegando a la puerta del salón, la cerró para darle algo de privacidad a ella y a Camila para hablar. Ella sostuvo unas hojas de papel en su mano mientras se sentaba en el puesto que Lauren recién desocupó, la señorita Lovato dejó los papeles en el escritorio que estaba frente a Camila. Era su tarea.
Camila, habiendo bajado sus ojos a la mesa para evitar el contacto visual con la señorita Lovato una vez que estuvieron solas, sus ojos se detuvieron en la letra que estaba escrita encima de su trabajo con bolígrafo rojo brillante antes de mirar precipitadamente hacia su profesora quien la estaba examinando silenciosamente.
“¿Me puso una A?” Camila preguntó en incredulidad.
“Me tomé la libertad de leer el resto de tu tarea mientras los otros presentaban la suya,” Le informó la señorita Lovato mientras se inclinaba a Camila. Ella alzó su mano y tocó la letra roja que había escrito en la esquina de la tarea de Camila enfáticamente. “Creo que te podrás dar cuenta que de hecho, te puse A+.”
La señorita Lovato espero que Camila volteara su atención de la hoja y la mirara a ella antes de continuar.
“Tu escritura es bastante perspicaz, Camila,” Le dijo la señorita Lovato seriamente. “Es muy articulada y tu tarea está bien estructurada y cumple con los parámetros que se requerían. Tus argumentos y tu resumen son claros y concisos, pero, sobre todo, tu tarea es honesta y hace comparaciones de tu propia vida para validar los puntos que estás haciendo.”
La señorita Lovato puso su mano encima de la de Camila para asegurar que ella escuchara lo que dirá enseguida.
“Esto es un excelente trabajo Camila,” Dijo la señorita Lovato alabándola. “Deberías estar muy orgullosa de esto.”
Camila estuvo sentada en silencio por un momento, insegura de cómo responder a las agradables palabras de la señorita Lovato.
“Aunque no lo presenté a la clase como debía,” Protestó finalmente Camila. “¿Cómo pudo ponerme una nota tan buena?”
“La nota de la tarea no es determinada por la presentación oral,” Le informó la señorita Lovato. “Es determinada por su contenido.”
“Entonces, ¿Por qué nos hace presentarla?” Preguntó Camila.
“No eres la única persona que necesita practica hablando en público, Camila.” Le respondió la señorita Lovato honestamente. “Es bueno para las personas que aprendan a presentar información, se supone que ayuda a alentarlos a tener confianza en sus argumentos y puntos de vista. El componente oral de esta tarea era un ejercicio en eso, más nada.” La señorita Lovato le brindó una sonrisa a Camila.
“Además,” Empezó. “Si recuerdas, yo estaba dispuesta a excluirte de ese requisito en particular pero tú me dijiste que querías intentarlo.”
“Lo sé,” Dijo Camila. “Mi terapeuta de lenguaje pensó que quizá sería una buena práctica para mí. Creo que quizá fue un error…”
“Yo no,” Le interrumpió la señorita Lovato.
“¿Usted no?” Le preguntó Camila.
“No” Respondió la señorita Lovato. “Camila, el principio de tu presentación, a pesar de ser un poco lento y útil, fue bueno.” Le aseguró la señorita Lovato. “Creo que tu solo te mentalizas a ti misma hacia el final. Te veías preocupada por lo que pensaban los demás y eso afectó tu confianza. Necesitas tener un poco más de fe en ti misma, eso es todo.”
“Suena como Lauren,” Dijo Camila riendo. “Ella siempre dice eso.”
“Sí, bueno,” Respondió la señorita Lovato. “No le digas esto a Lauren pero, ella es una de las estudiantes más listas de mi clase. Deberías escucharla a ella más seguido.”
“Definitivamente no le diré eso ultimo.” Dijo Camila ligeramente en respuesta. “Nunca escuché lo que dijo.”
“Aunque, entre tú y yo Camila,” Dijo la señorita Lovato, volviendo su voz a un tono serio. “Ella no es la estudiante más lista en mi clase.”
“Yo no…” Dijo Camila rápidamente. La señorita Lovato apuntó a la tarea en el escritorio nuevamente.
“No estoy de acuerdo, Camila.” Ella interrumpió. “Eres una excelente escritora y siempre lo has sido. Aún recuerdo leer algo de tu trabajo el año pasado, era tan conmovedor. Tienes talento Camila; sería una pena desperdiciarlo por causa de unos desafíos. ¿No crees?”
“No sé qué decir,” Respondió Camila honestamente. “Gracias, supongo.”
“No me agradezcas,” Le dijo la señorita Lovato. “Solo, prométeme que tu continuaras trabajando duro y practicando tu escritura, sea a mano o impresa. Lee, por diversión, no porque tengas que hacerlo o porque tu terapista de Lenguaje te lo pida. Te sorprenderás lo fácil que se te hará si de hecho disfrutas la historia que estás leyendo. Recuerdo el año pasado que me dijiste cuanto te encantaba leer. ¿Cuál fue el último libro que leíste que no fuera de la escuela, Camila?”
“No he leído ninguno desde el accidente,” Le dijo Camila sincera. “No es algo que haya elegido de todas maneras.”
“Ok, bueno, para nuestra sesión después de clases el siguiente Lunes, quiero que hayas empezado un libro nuevo,” Le dijo la señorita Lovato.
“Está bien,” Respondió Camila, una pequeña sonrisa apareció en sus labios al pensarlo.
“Deberías ir a tu siguiente clase,” Le dijo la señorita Lovato, tomando una hoja de papel y escribiendo una nota rápida para el siguiente profesor de Camila.
Camila la tomó agradecida cuando se la dio pero no hizo ningún esfuerzo por levantarse.
“Siento mucho haberme ido,” Se disculpó Camila sinceramente. “No debí hacerlo. Fue grosero. Es sólo que estaba frustrada y…”
“Disculpa aceptada.” Le detuvo la señorita Lovato rápidamente. “No hablemos más de eso. Yo entiendo completamente. No sé si no hubiera hecho lo mismo si estuviera en tu lugar.”
“Gracias” Dijo Camila apreciando las palabras de la señorita Lovato. “Por todo.” Aclaró. “Usted ha sido muy buena desde que regresé a clases. No sé donde estaría si usted no estuviera haciendo tanto por mí.”
“El placer es mío.” Dijo la señorita Lovato, poniendo una mano en su hombro asegurándola. “Pero, en serio considera Inglés como una opción para la universidad. Me encantaría leer tu historia algún día Camila.”
“Quizá le dé una dedicatoria,” Dijo Camila en broma.
“Será mejor que lo hagas,” Dijo la señorita Lovato, levantándose de su asiento. Camila le siguió, recogiendo su tarea y poniéndola en su bolso.
“La veo luego de clases,” Dijo Camila mientras balanceó su bolso hasta su hombro.
“Como siempre,” Asintió la señorita Lovato antes que Camila saliera del salón y se hiciera camino en el pasillo hasta Historia.
Se paró en la puerta y vio que el resto de los estudiantes tenían conversaciones entre ellos, el señor López, sentado en su escritorio leyendo de un libro. Camila empujó la puerta para abrirla y caminó casi desapercibida por todos excepto por el profesor y Ally quien estaba sentada donde siempre, una mirada de alivio en su cara cuando ella llego, obviamente preocupada porque no estuvo al principio de la clase.
Camila le entregó al señor López la nota de la señorita Lovato y se disculpó por su llegada tarde. El señor López le sonrió amablemente y preguntó si todo estaba bien. Camila le aseguró que todo estaba bien y él le dijo que actividad estaba trabajando la clase en ese momento antes de señalarle que tomara su asiento al lado de Ally.
“Hey,” Saludó Ally. “Me estaba preocupando por ti. ¿Está todo bien?”
“Sip,” Dijo Camila. “Solo estaba hablando con la señorita Lovato de algo, eso es todo.”
“¿Cómo te fue en la presentación?” Preguntó Ally interesada. “¿Estuvo bien?”
“La verdad no,” Le dijo Camila sincera. “Es decir, en parte no estuvo horrible pero, definitivamente pudo haber estado mejor.”
“¿Perdiste tu voz?” Preguntó Ally con una cara simpática.
“Si,” Respondió Camila simple.
“Oh, lo siento,” Respondió Ally, sobando la mano de Ally con la suya en consuelo. “Sé cuánto querías que te fuera bien.”
“Está bien,” Le dijo Camila. “Ya habrá otras presentaciones. Lo haré mejor la próxima vez.”
“Wow,” Dijo Ally en respuesta. “Eso es muy racional de tu parte. ¿Qué pasó? Estabas casi al borde de una crisis nerviosas cuando te dejé temprano.”
“No lo sé,” Respondió Camila, pero ella presentía que tenía mucho que ver con las alabanzas de la señorita Lovato y las palabras motivadoras de Lauren. “Creo que solo me di cuenta que quizá no debería ser tan ruda conmigo misma.”
“Bueno si me preguntas, ya era hora.” Dijo Ally riendo. “Estoy segura que te hemos estado diciendo esto por siglos.”
“Lo sé,” Dijo Camila de acuerdo. “Pero a veces toma un tiempo para que te des cuenta.”
“La repetición es la clave.” Dijo Ally en broma.
“Entonces,” Empezó Camila, finalmente poniendo su cuaderno afuera y abriéndolo. “¿Quieres oír que más paso en el último periodo?
“Claro,” Respondió Ally sonriendo brillantemente.
“Lauren y yo quizá lo hicimos oficial,” Comentó Camila, mirando a Ally de cerca por su reacción.
“Espera, ¿En serio?” Preguntó Ally casi sonriendo. “¿Así que son como… novias ahora?”
“Si,” Le dijo Camila y no pudo evitar la sonrisa que se cruzaba en sus propias facciones, su corazón derritiéndose en su pecho a la definición de esa palabra.
“Aww, eso es increíble!” Dijo Ally aplaudiendo fuerte y causando que algunas personas en el salón miraran en su dirección.
“Ally,” Dijo Camila jugando, antes de continuar una oración más seria. “Ustedes son literalmente muy cómicos cuando se trata de cuánto nos apoyan a nosotras juntas. Lo encuentro especialmente gracioso porque tu pensaste que era solo un capricho y Lauren lo olvidaría.” Ally hizo una cara de sorpresa a las palabras de Camila.
“Oh, ella te dijo de eso, ¿no?” Preguntó Ally sarcásticamente. “En mi defensa, en ese momento, pensé que así sería. Quiero decir, ella ni siquiera te conocía, no mucho. Luego todas empezamos a compartir juntas y para ser muy honesta, creo que también me gustaste un poco también.” Camila le dio un ligero golpe en el brazo.
“Cállate,” Dijo riendo.
“No, en serio.” Le dijo Ally. “Me alegra que todas seamos amigas. Es raro pensar que había un tiempo donde no lo éramos.”
“Lo sé,” Asintió Camila. “Ni siquiera recuerdo como era antes de que todas empezáramos a salir y compartir. Siento que las conozco de siempre.”
“Bueno, tu memoria es bastante pobre desde el accidente,” Dijo Ally bromeando. Camila sonrió a las palabras de la chica pequeña, sin tomar ofensa. De hecho, era una demostración de cuan cercanas se han convertido que estaban cómodas ridiculizándose entre ellas.
“Al menos no soy bajita,” Respondió Camila riendo, y sabiendo que ella apenas era un poquito más alta que ella hizo a Ally reír aún más fuerte.
“Lo que sea,” Dijo Ally moviendo su mano y parando por un momento. “Pero en serio, estoy muy contenta por ti y por Lauren.” Dijo Ally seriamente. “Ustedes dos son tan lindas juntas. Como diría Dinah, las dos me provocan todo tipo de sentimientos.” Dijo Ally riendo mientras recordaba cuando Dinah les dijo eso en el hospital luego del último ataque de Camila.
“Ella pasa mucho tiempo en las redes sociales.” Respondió Camila.
“Finalmente decidí que ella necesitaba dejar eso cuando empezó a escribir hashtags de Lauren y yo en todo mi cuaderno. Hasta nos dio un nombre.”
“Oh,” Ally dijo en realización. “Eso es lo que significa ‘#Camren’. He pasado siglos intentando descubrir que significaba.” Camila rio. “Me alegra mucho que se hayan encontrado,” Continuó Ally. “Se ve lo feliz que se hacen la una a la otra.” Camila sonrió al escuchar las palabras de Ally. “Supongo que mi próxima pregunta es,” Siguió Ally. “¿Qué harán con todo lo que han planeado? Asumo que todo se fue por la ventana si lo hicieron oficial hoy.”
“Ugh,” Gruñó Camila. “Lo sé, es que sólo paso hoy, en el baño de todos los lugares, ¿Lo puedes creer?”
“Romántico,” Dijo Ally riendo.
“Lauren hace tanto por mí y yo quería que todo fuera especial cuando le hiciera la pregunta.” Dijo Camila. “Quería hacer algo lindo para variar.”
“Lo sé,” Respondió Ally. “Has planeado esto por siglos. Es todo de lo que hemos hablado Normani y yo, es tan tierno.” Camila volteó sus ojos al uso de la palabra tierno de Ally.
“Lo es,” Le dijo Ally seriamente. “Es que eres demasiado adorable, Camila. Tienes que aceptarlo y superarlo.”
“Si bueno, tu eres bajita.” Dijo Camila porque no pudo pensar otra cosa para decir en respuesta.
“Ya lo dijiste,” Dijo Ally riendo nuevamente.
“Bueno, sigue siendo verdad,” Dijo Camila sacando su lengua.
“Entonces… ¿Aún lo harás?” Preguntó Ally.
“Si,” Respondió Camila. “Es decir, Aún quiero hacer algo lindo por Lauren así que, Debería ¿No?”
“Si,” Ally prácticamente escupió. “Definitivamente deberías.”
“Okay entonces.” Dijo Camila asintiendo como si tomó la decisión. “Lo haré entonces.”
Ally sonrió mientras el señor López se levantó de su escritorio y llamó la atención de ambas de vuelta al frente del salón. No tuvieron oportunidad de hablar más por el resto de la clase pero cuando sonó la campana para el almuerzo, Ally tomó su bolso, cruzando sus brazos en su pecho mientras esperaba por Camila quien recogía sus cosas.
“Entonces, ¿Le dirás a Lauren?” Preguntó Ally mientras Camila luchaba con el cierre de su bolso.
“No,” Respondió Camila. “No es una sorpresa si ella sabe de eso. ¿O sí?”
“En serio no puedo esperar a ver su cara,” Comentó Ally mientras se hicieron camino afuera del salón. “Si ella no cae muerta de la sorpresa probablemente se derrita en llanto. Será increíble.”
“Okay, mantenlo en tus pantalones, Ally.” Dijo Camila riendo. “No es tan emocionante.”
“¿Es broma?” Ally preguntó mirando seriamente a Camila. “Es extremadamente emocionante. ¿Cuándo fue la última vez que tu…?” Camila detuvo a Ally rápidamente con un firme toque de su codo en las costillas de la chica pequeña mientras Lauren y Normani se acercaban de la dirección de su clase de química.
“Ow,” Dijo Ally quejándose.
“Lo siento,” Se disculpó Camila mientras que Normani y Lauren se detuvieron frente a ellas.
“Hola chicas,” Dijo Normani levantando su mano en saludo.
“Holi,” Respondió Ally mientras Lauren caminó hacia Camila y besó sus labios en saludo.
“¿Cómo te fue con la señorita Lovato?” Le preguntó Lauren apartándose.
“Estuvo bien,” Dijo Camila. “Resulta que la verdad no estaba molesta porque me fui de clase.”
“¿Entonces de que quería hablar?” Preguntó Lauren.
Camila abrio su bolso y sacó la tarea, entregándosela a Lauren, quien la tomo fácilmente. Normani miró el papel sobre el hombro de Lauren.
“¡¿Te dieron una A+?!” Preguntó Lauren estática, leyendo la nota momentáneamente andes de lanzar sus brazos alrededor de los hombros de Camila y llevarla a un abrazo de felicidades.
“Si,” Dijo Camila felizmente. “¿Cuán maravilloso es eso?”
“Casi tan maravilloso como tú,” Le dijo Lauren soltándola del abrazo pero manteniendo un brazo alrededor de la cintura de Camila.
“Oh Dios mío,” Dijo Normani mientras Dinah llegó al grupo. “Eso fue… Wow… Eso fue… Ni siquiera puedo formular una oración eso fue tan tiernamente nauseabundo.”
“Cállate,” Dijo Lauren mientras se hacían camino hasta la cafetería y a su mesa usual para el almuerzo.
“¿Escuchaste que estas dos ahora son oficiales?” Normani le preguntó a Dinah mientras tomaron sus asientos de siempre.
“¿Qué?” Preguntó Dinah sacando su almuerzo de su bolso y poniéndolo en la mesa frente a ella. “¿Camren?”
“¿Podrías dejar de llamarnos así?” Dijo Lauren riendo.
“Si,” Normani asintió por Dinah e ignoró el comentario de Lauren. “Camren son ahora oficialmente novias.”
“Espera, ¿Qué pasó con…?” Dinah empezó pero cesó cuando Camila le pateó forzadamente bajo la mesa. “Oh, Mierda, ¿Y eso por qué?” Preguntó Dinah alcanzando a sobar su pierna, encontrando los ojos bien abiertos de Camila.
“Espasmo,” Dijo Camila cuando se dio cuenta que Lauren la miraba extrañamente y empezó a sobarse su propia pierna.
“Nunca te han dado espasmos antes,” Dijo Lauren poniendo unos ojos sospechosos.
“Hay una primera vez para todo, supongo.” Dijo Camila encogiendo sus hombros y le dijo a Dinah que lo sentía con los labios cuando Lauren estaba ocupada buscando su almuerzo en su bolso.
Dinah levantó su ceja algo confundida a Camila, quien sostuvo su dedo sobre sus labios en un gesto de silencio que le dijo a Dinah que se mantuviera callada acerca de lo que ella había planeado.
“Así que…” Dijo Dinah, Tomando un mordisco de su sándwich. “¿Qué pasó? Cuéntenme todo.”
Lauren le informó a Dinah lo que había pasado cuando ella siguió a Camila al baño en plena clase de inglés, impulsando a Dinah a preguntar, subiendo su ceja en sugerencia, “¿Estás segura que eso es todo lo que hicieron en el baño?”
Ella maldijo otra vez cuando sintió la patada de Camila bajo la mesa nuevamente, Lauren se sonrojó a la insinuación como siempre.
“¿Otro espasmo?” Preguntó Lauren riendo un poco, con su cara roja.
“No,” Respondió Camila sonriendo y Dinah la miró seriamente antes de explotar en risa.
“Olvide que eres más astuta que ellas ahora.” Dijo Dinah aún sobándose. “Aunque no es tan gracioso como cuando yo pateaba por eso.”
“Bueno quizá dejarás de ser tan mala ahora.” Desafió Camila.
“Preferiría que pudieras volver a ser completamente obvia con todo.” Dijo Dinah en broma.
“¿Con qué?” Dijo Camila jugando.
“¿Ves? Así…” Dinah rio y Camila sonrió grandemente.
“Hey, Cc…ca….Camila,” Escucharon decir a alguien atrás y Camila y el resto de las chicas voltearon a ver cara a cara a David Johnson, el guardia de tiro del equipo de básquetbol JV.
Estaba acompañado por dos de sus amigas, una de las porristas del equipo JV y su amiga, quien Lauren notó para su sorpresa, era su ex novia, Rachel.
“Buena presentación la de temprano. Qué lástima que te ah… aho… ahog… ahogaste.”
Camila fue a levantarse mientras el grupo de amigas de David se reía pero Lauren la haló hacia su asiento poniendo una mano en su brazo.
“Solo ignóralo.” Le dijo Lauren seriamente.
“Si, escucha a tu L… La… Lauren.” Dijo David en burla. “Ella necesita tiempo en orden para llenar su servicio comunitario, ¿No es cierto? ¿Cuánto tiempo más estarás de niñera de la retardada, Jáuregui?”
Camila fue a levantarse de nuevo pero Lauren la tomó del brazo firmemente, manteniéndola en su lugar.
“¿Sabes? Es irónico que llames a Camila así, considerando que su Coeficiente Intelectual es mejor que el tuyo David.” Dijo Lauren señalando, causando que brillara en ira.
“Si claro,” Dijo David casi escupiendo. “Esta idiota ni siquiera puede atar sus malditos lazos del zapatos correctamente.” Finalizó viendo a Camila, mientras su grupo de amigos reían.
Lauren vio el puño de Camila cerrarse sobre la mesa, su cabeza baja y su espalda voltearse hacia David. Sus nudillos estaban blancos y Lauren pudo sentir la ira y el dolor radiando de ella.
“Ni siquiera puede escribir, mierda.” Siguió David, ignorante del cambio rápido en el estado de ánimo de Camila. “Mi hermanito escribe mejor que ella. Ni siquiera sé porque la dejaron volver a la escuela. Le iría mejor en una escuela especial con otras personas como ella.”
“Hey, idiota.” Dijo Dinah levantándose. “Cierra tu maldita boca antes de que yo te la cierre.”
“Si claro, como si me dieras miedo,” Dijo David seriamente, volteándose de nuevo a Camila. “Además, su cerebro está probablemente tan machacado que ni entiende lo que le estoy diciendo. ¿No es cierto, C…Ca…Camila?”
Antes que Lauren pudiera detenerla, Camila brincó en su asiento, golpeando la silla ruidosamente para lanzar un golpe en la dirección de David. Lauren cerró sus ojos esperando por el sonido del puño conectándose con su cara, pero, los abrio rápidamente cuando no escucho nada, placenteramente sorprendida al encontrar que Camila estaba siendo restringida por una rápida y lista Dinah, quien tenía ambos brazos alrededor de la pequeña suprimiéndola.
Lauren escuchó a David y el resto de su grupo reír mientras caminaban lejos, dejando a Camila, furiosa y peleando contra el abrazo forzado de Dinah, que evidentemente no cesaba.
“Dios, Camila.” Dijo Dinah luchando por mantener sostenida a la chica. “Cálmate, mierda. Sólo ignóralos.”
“N-n… no… m-me… digggas q-que m-me c-cal-me…” Dijo Camila, aún retorciéndose en un intento de escapar de los brazos de Dinah. “D..De… Deja..m-me… salir!” Dijo Camila llorando intentando voltear a ver a Dinah y empujando su pecho con sus puños.
“Camila,” Dijo Lauren levantándose y poniendo una mano en su hombro calmadamente mientras notó a algunos de los profesores en la sala del almuerzo mirando hacia ellas curiosamente, incluyendo a la señorita Lovato y al señor López quienes estaban teniendo una discusión en la línea de la comida.
“Dd…Dinah!” Camila casi gritó, pero Dinah no la dejaría ir.
“No hasta que te calmes,” Le dijo Dinah seriamente. Tomando en cuenta que todos los ojos de repente habían puesto su atención en su grupo.
“Mal…dita sea… Deja…m-me…” Dijo Camila algo temblorosa, empujando a Dinah aún más fuerte, pero aún la chica grande no relajaría su abrazo.
“Camila,” Intentó Lauren nuevamente mientras la señorita Lovato y el señor López se acercaron, preocupados por la escena frente a ellos. “Para ¿Si? Por favor.”
“¿Qué está pasando?” El señor López preguntó notando la manera como Dinah sostenía a Camila y su obvio estrés.
“Nada,” Dijo Lauren intentando asegurarlos, mirando a Camila con los ojos bien abiertos pero, pudo darse cuenta que no tenía ningún sentido, que, justo como el momento que estuvo completamente entregada a sus emociones y las sacó a flote en el auto de Lauren, el control emocional de Camila ya estaba muy lejos de allí.
“No parece ‘nada’” Agregó el señor López mirando a Camila aún intentando salirse de los brazos de Dinah.
“David Johnson la ridiculizó,” Dijo Normani preocupada por el comportamiento de Camila. “Él la estaba insultando, llamándola estúpida, ella intento golpearle.”
“Pero no lo hizo,” Aclaró Lauren rápidamente al ver la ceja levantada de la señorita Lovato. “Dinah la tomó y luego… Esto pasó…”
El señor López y la señorita Lovato compartieron una mirada antes que la última diera un paso adelante para poner una mano sobre el hombro de Camila.
“Camila,” Dijo ella con su voz calmada y deliberada. “Mírame,” Ella ordenó pero Camila aún estaba muy ocupada intentando liberarse como para escuchar.
“Ddd…Dio..Dios.” Murmuró Camila con lágrimas bajando de sus ojos. “Ddiiiiinahh… porrr..favorrrr…” Rogó y Lauren pudo ver a Dinah relajar sus brazos alrededor del torso de Camila.
Así mismo, Camila estaba intentando levantar su brazo izquierdo de estaba atrapado entre sus cuerpos forzadamente y ahora que tenía más espacio para moverse, se soltó rápidamente, golpeando a la señorita Lovato en el rostro.
“Mii..Mierdaa.” Soltó Camila, sobando su mano izquierda con la derecha y quejándose del dolor silenciosamente, sus sentidos parecían volver a ella rápidamente. Instantáneamente se vio culpable mientras notó a la señorita Lovato con su mano en la cara, toda la pela de hace segundos desapareció ahora que podía ver lo que ha hecho.
“Ok,” Dijo el señor López, caminando y tomando la muñeca de Camila en sus manos casi inmediatamente para prevenir que golpee otra vez.
“Oww,” Gimió Camila, su rostro se retorcía en dolor mientras apretó su mano izquierda firmemente. “J…Jo-joder..” Dijo en llanto.
“Pare,” Dijo Lauren mientras la señorita Lovato dijo, “No.” El señor López relajó sus manos liberando la muñeca de Camila.
“Lo siento,” Dijo mientras Camila se agacho tomando su brazo izquierdo en el derecho y dejó caer su cabeza sobre ellos. Luego de un minuto, sostuvo su brazo izquierdo en su estomago de manera protectora, levantando su mano derecha a su frente. Golpeó su cabeza gentilmente con la palma de su mano, murmurando palabras inaudibles a sí misma y la Señorita Lovato, con un ojo cerrado, caminó hacia ella.
“Camila.” Dijo calmadamente mientras Camila levantó su otra mano hacia su cabeza y suspiró. “Camila, mírame, Esta bien ¿Si?”
Camila no miró hacia arriba, ni siquiera parecía registrar que alguien estaba hablando con ella y Lauren caminó hacia ella para intentar.
“Camz,” Dijo Lauren gentilmente. “Bebe, porfa mírame.” Camila levanto su cabeza para encontrarse con los ojos de Lauren y se veía tan dolida que le costó mucho a Lauren no llorar al verla. “Está bien,” Dijo Lauren alcanzando la mano derecha de Camila pero ella se apartó como si tuviera miedo de herir a Lauren si se acercaba. “Está bien…” Intentó Lauren nuevamente, pero Camila se veía más dolida y preocupada de lo que Lauren la ha visto antes.
“Camila Cabello,” Dijo alguien con una voz grave desde atrás de Lauren y se volteó a ver al director acercarse al grupo.
“Señor Michaels,” Dijo la señorita Lovato levantando su mano en protesta. “Está bien, en serio.”
“¿Qué cosa?” Preguntó el señor Michaels claramente sin saber lo que acaba de pasar.
“Camila me golpeó, pero, fue un accidente,” Le informo la señorita Lovato. “Yo lo resuelvo, ¿Bien?”
“Señorita Cabello, ¿Puede por favor venir conmigo?” Dijo el Señor Michaels señalando a Camila que le siguiera.
Camila miró a Lauren y al resto de sus amigas desanimada antes de alcanzar su bolso con su mano derecha y con dificultad a ponerla sobre su hombro.
“Señor Michael, en serio está bien. Yo puedo lidiar con esto.” Le dijo la Señorita Lovato.
“Estoy seguro que sí, Señorita Lovato,” Le dijo el director con sinceridad, “Pero esto no es acerca de lo que pasó.”
“¿No lo es?” Dijo la Señorita Lovato sorprendida y los ojos de Camila se levantaron a verlo curiosamente.
“No,” Le dijo el Señor Michaels y el giró a Camila de nuevo. “Señorita Cabello,” Le señaló de nuevo.
“Yo no… Yo… no… no entiendo.” Dijo Camila, estática.
“Tu mama está en camino a recogerte.” Dijo simplemente el Señor Michaels.
“¿Porq-q-que?” Preguntó Camila, manteniéndose en el lugar, un repentino sentido de pavor llegó a ella.
“Creo que probablemente sea mejor si ella te lo explica,” Le dijo el Señor Michaels amablemente mientras levantó su brazo para guiarla a la salida y a su oficina.
Camila se veía insegura con los que estaban a su alrededor y movió su cabeza en negación. “No,” Dijo ansiosa. El suspiró tristemente.
“Ella te llevará a la estación de policía,” Le informó el señor Michaels. “Creen que finalmente encontraron al chofer del auto que te golpeó.”
“¡¿Q-q…Qué?!” Dijo Camila, tomando un paso atrás horrorizada, todo el color cayendo de su cara, su expresión era de puro impacto.
“Por favor señorita Cabello,” Dijo el Señor Michaels seriamente. “Necesitoque venga conmigo.”
Sin embargo, en vez de moverse a seguirlo, Camila buscó la mano de Lauren sin mirar, finalmente encontrándola y tomándola con la suya, sosteniéndola firmemente. Su cuerpo, por otro lado, estaba completamente paralizado y Lauren no pudo evitar pensar que ella era la única cosa que mantenía a Camila centrada. Camila se veía como si se fuera a desmayar, o vomitar, pero, en realidad probablemente haría ambas cosas. Lauren no la culpaba porque ella se sentía de la misma manera y ni siquiera estaba involucrada.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 17

Mensaje por Admin el Jue Mar 02, 2017 4:39 am

Camila recordó muy poco de lo sucedido. Un minuto, estaba tomando la mano de Lauren, podía sentir el calor que emanaba el contacto con ella, proporcionandole comodidad, el entrelazamiento de sus dedos le daba un pequeño grado de tranquilidad. Pero al minuto siguiente, estaba sentada en una sala de interrogatorios en la comisaría de la policía local, una mesa y cinco ellas eran lo único que ocupaba la habitación, además de un espejo. Había un reloj fijo en la pared, su tic tac sonaba fuerte ya que todo era vacio. Camila recordó el almuerzo, recordó a David Johnson y sus insultos burlones, Dinah tratando de calmarla mientras luchaba por liberarse, golpeando accidentalmente a la Señorita Lovato.
Camila incluso recordó al Director Michaels, y la preocupación de Lauren cuando le había pedido que lo siguiera. “Al parecer, finalmente encontraron al conductor del auto que te atropelló” Esas fueron las últimas palabras que Camila recordaba antes de que todo se convirtiera en un ruido desconocido. Ahora, Camila estaba sentada en la sala de interrogatorios sin recordar como había llegado allí, los recuerdos eran un desastre en su cabeza, al igual que todos los otros sobre su accidente, recuerdos absorbidos por el olvido, por un agujero negro, para que no la molestaran de nuevo. Camila era consciente de unas pocas cosas mientras estaba sentada en medio de su mamá y su papá, en frente de dos simpáticos detectives. Todavía podía sentir el latido de su muñeca izquierda, no escuchaba lo que pasaba, podía mirar pero no veía realmente lo que pasaba a su alrededor. Era vagamente consciente de las carpetas sobre la mesa y de la conversación que tenían los detectives con sus padres. Podía oír el tono de voz algo enojado de su padre, pero no podía entender mucho, el ruido era extraño y distante. Camila tenía dolor de cabeza, y era muy consciente de ello, por lo que levantó su mano derecha para frotarse la sien., en un intento de calmar este dolor sin tener éxito. Tenía la cabeza fría y húmeda al tacto, se limpió el sudor de la frente con el dorso de su mano. Se sentía como si estuviera sumergida bajo el agua, ahogándose, su pechó se apretó con fuerza, dolorosamente, mientras luchaba por respirar y temió desmayarse por falta de oxígeno. Podía sentir su corazón latir con furia y no podía librarse de la idea de que en cualquier momento se escaparía de su pecho. Se sentía mareada y quería más que nada poder descansar para calmar de dolor de su cabeza, quería dormir, pero en el fondo de su pente, la lógica le dijo que no podía, que lo que estaba sucediendo a su alrededor era importante y debía tratar de mantenerse despierta. La boca de Camila estaba completamente seca y la garganta le dolía cada vez que trataba de tragar saliva.
"Estoy teniendo un ataque de pánico" se dio cuenta Camila de repente y entornó los ojos en un intento de centrarse en la detective que se sentó frente a ella, haciendo un esfuerzo para estabilizar su respiración y calmarse. Escuchó la voz de Lauren en su cabeza diciendo: "Sólo respira Camz" y Camila intentó obedecer a la suave voz, deseando que Lauren estuviera allí con ella, ahora, para asegurarle que todo iba a estar bien, que todo estaba bien.
"Camila" una voz suave y tranquilizadora se dirigió a ella y Camila se tomó un momento para darse cuenta de que era la detective que estaba sentada frente a ella. Llevaba un traje de color azul marino, tenía el pelo largo y rubio y penetrantes ojos azules que veían a Camila estrechamente con preocupación y comprensión evidente. "¿Quieres tomar algo?"
Camila no dijo nada por un momento para comprender la oferta antes de asentir con la cabeza en silencio. La detective procedió a darle un vaso de agua fría, Camila extendió una mano temblorosa para tomarlo con gratitud. Incapaz de controlar sus movimientos, dejó el vaso sobre la mesa ligeramente, su muñeca dolía.
"Toma pequeños sorbos" le aconsejó la detective y Camila hizo lo que le pidió, pero aún así un poco de agua se derramó fuera de su boca. Se limpió con la manga de su brazo izquierdo, mientras ponía el cristal sobre la mesa una vez más.
"¿Te sientes mejor?" preguntó la detective y Camila asintió con la cabeza, sus facultades parecían volver poco a poco.
Podía oir a sus padres hablar con el otro detective en la sala, y trató de escuchar aquella conversación, pero la detective que la acompañaba volvió a hablar.
"Camila, soy Jennifer" se presentó. "¿Recuerdas haberme conocido antes?" Camila negó con la cabeza.
"Está bien" le dijo Jennifer. "Estabas en un muy mal estado de salud la última vez que hablamos."
Camila se quedó mirándola por que no sabía que decir, y su boca aún estaba seca, por lo que ni siquiera era capaz de hablar, incluso si quisiera.
"¿Sabes por qué estás aquí?" preguntó Jennifer y Camila solo se secó el sudor de la frente otra vez mientras asentía. "Ok. Eso es bueno."
Jennifer dejó de hablar por un momento para mirar hacia su colega que observaba su interacción con Camila interesadamente, junto con sus apdres. Jennifer tomó unas de las carpetas que estaban en la mesa y la abrio, dándole la vuelta para que Camila pudiera ver algunas fotos que estaban en su interior.
"Camila" dijo Jennifer con un tono alentador. "Creemos haber encontrado al conductor responsable de tu accidente. Realmente me gustaría que pudieras echar un vistazo a estas imagenes para que me digas si reconoces algunos de estos autos."
"Yo… yo… no recuerdo…" tartamudeó Camila moviendo la cabeza, y sintió la mano de su madre apoyarse en su hombro.
"Solo tienes que mirar mija" le pidió Sinu, frotando ligeramente su brazo. "Inténtalo ¿ok?"
Camila levantó la mirada para encontrarse con los ojos de su madre y vió que eran de color rojo y con muchas lágrimas, pero no podía entender por qué. Ella bajó la mirada hacia las fotos para estudiarlas de la mejor manera que pudo, pero solo veía autos comunes que podían pasar por la carretera. Había un Chevrolet azul, un Toyota rojo, un Mustang amarillo, pero nada fuera de lo común. Negó con la cabeza mientras miraba todas las imágenes.
"L-lo-lo… siento" se disculpó Camila, secándose la frente una vez más, su mano estaba cubierta de sudor. Podía sentir su pelo pegado a su frente y se sintió desesperada por tomar una ducha refrescante.
"Está bien" dijo Jennifer, colocando su mano sobre la de Camila para tranquilizarla. "No te preocupes, ¿de acuerdo?"
"¿Necesitas que escoga una para poder acusar a la persona?" preguntó el padre de Camila preocupado.
"Tenemos en cuenta las descripciones del auto que nos proporcionaron los testigos del hecho" informó el otro detective. "Solo estamos esperando una orden para rastrear cualquier reparación que podría haber tenido durante los últimos cinco meses, y los forenses ya están buscando evidencia."
"¿Qué significa eso?" preguntó su padre.
"Hemos contactado a los testigos desde el día del accidente" le informó Jennifer. "Si ellos nos dieron detalles del auto adecuado, entonces si tenemos suerte podremos encontrarlo fácilmente. Estamos intentando encontrar pruebas suficientes para acusarlo."
"¿Si tenemos suerte?" pereguntó Alejandro.
"Los testigos no son suficientes para obtener una condena" informó Jennifer.
"Necesitamos un poco de evidencia física. Necesitamos pruebas del auto, de como era durante el accidente y si ha tenido cambios, de lo contrario, todo es solo circunstancial y un abogado de defensa argumentará que podría haber sido cualquier otro vehículo de la misma marca."
El padre de Camila la miró, sus ojos estaban un poco enojados, pero no con ella, si no que con la situación. Finalmente, fueron viendo una solución para finalmente tener algunas respuestas y que se pudiera hacer justicia.
"Camila" Jennifer se dirigió a ella nuevamente. "Quiero que veas cada imagen una vez más, de muy cerca ¿está bien? Tómate tu tiempo con ellas" hizo una pausa para ajustar las imagenes en frente de Camila en linea sobre la mesa. Eran ocho en total.
"Yo sé que es difícil, pero en realidad trata de volver a ese día. Háblame de él si puedes. Todo lo que recuerdes… estabas caminando desde la playa." Camila miró a sus padres que observaban con expectación antes de centrar su atención en la imagen que la detective señalaba.
"Era… caluroso" dijo Camila, tomando una respiración profunda, asegurándose de que hablaba despacio para poder pensar en sus palabras. Se sentía cohibida, pero sabía que esto era importante, no una tarea de la escuela. Tenía que ser capaz de hablar, de decir lo que pasó. "Yo… estaba en la plata" dijo lenta y esforzadamente. "Leyendo" tragó saliva con la boca seca, una vez más.
"Bien…" Jennifer apuntó a la siguiente imagen. "Estabas caminando por el paso de peatones…"
"Yo… estaba escuchando música de mi iPod" dijo Camila viendo la siguiente imagen, mientras la detective se sentaba para escuchar atentamente. "Era… Ed Sheeran… yo… esperaba…" Camila miró la imagel del Toyota rojo de nuevo mientras continuaba. “Vi… a una mujer… ella estaba… en la otra calle… empujando un cochecito por la acera.” La mamá de Camila le acarició el brazo para tranquilizarla. "Entonces… la luz cambió a verde" dijo Camila mirando el Chevrolet Cruze azul. "Así que… caminé…"
"¿Qué pasó después, Camila?" preguntó Jennifer cuando se quedó callada.
"Yo no…" Camila cerró los ojos tratando de recordar. "Yo…" los abrio para mirar a la detective que tenía una triste sonrisa en su rostro. "Recuerdo a la mujer" continuó Camila, todavía mirando las fotos. "La del cochecito… ella me miró… dijo… algo…. creo que gritó… pero… yo no podía escuchar…"
"Debido a tu iPod" dijo Jennifer. Camila asintió.
"Ella se veía preocupada" añadió Camila. "Ella… apuntó… a algo… a mi derecha… ella… empezó a moverse hacia mí…"
"¿Viste hacia la derecha Camila?" preguntó interesada. "¿Volteaste para ver lo que estaba señalando?"
Camila cerró los ojos, sintiendose mareada. Tomó su cabeza frotándose la cicatriz con la palma de su mano. Sentía como si su piel estuviera en llamas y el sudor goteaba en cada uno de sus poros. Trató de pensar en otra cosa sobre el accidente, ella deseaba que Lauren estuviera aquí con ella. Lauren siempre sabía exactamente que decir, que hacer para que se sintiera mejor. Para Camila era fácil hablar con Lauren. Quería hablar con ella ahora.
"Camila" dijo Jennifer amablemente, perceptiva al hecho de que Camila estaba empezando a perder la concentración. "¿Qué hiciste después? ¿Te diste vuelta para mirar?"
"Sí" dijo Camila abriendo los ojos para mirar las fotos. "Me di la vuelta…"
"¿Qué viste?" preguntó Jennifer. "Háblame sobre eso." Camila sinió su estómago revolverse.
"Azul" dijo simplemente. "Ví… azul."
De los ocho autos de las imágenes, solo tres de ellos eran azules. La detective retiró los otros cinco y empujó los tres restantes más erca de Camila, quien había cerrado los ojos una vez más.
"Camila.. Abre los ojos. Está bien… solo necesito que veas las fotos una vez más, eso es todo. Estás a salvo aquí. Solo debes mirar algunas fotos. Nada puede hacerte daño." Camila abrio los ojos y vio las tres imágenes restantes y puso su mano al lado de su cara, apoyada sobre el codo.
"¿Qué más viste?" preguntó Jennifer en voz baja.
"Yo… no… Yo no vi nada más" dijo Camila.
"Trata de recordar" animó Alejandro.
"Yo… no puedo" dijo ella, con lágrimas brotando en sus ojos. "Lo… lo siento"
"Está bien" dijo su padre, besándola en la frente a la ligera. "Está bien mija. Shh…"
"Camila" dijo Sinu, mientras su padre la dejaba en libertad. "Por favor…" suplicó. "Solo… mirar de nuevo" puso una mano en el hombro de Camila y apretó con cuidado. "Tú lo recuerdas… lo haces… yo te escuché gritar en la noche… te escuché" su mamá estaba llorando abiertamente y Camila sollozó en respuesta a la angustia de ella. "Recuerdas algo… lo haces…"
Camila sostuvo su cabeza entre sus manos por un momento y cerró los ojos. Necesitaba una aspirina para el dolor de cabezar, pero abrio los ojos para mirar las tres imagenes, una vez más.
"Yo…" empezó a decir, sin inspiración, por lo que se detuvo después de un momento, sus ojos se fijaron en la foto del Dodge Avenger azul en el extremo derecho. De repente, Camila recordó, no el accidente con exactitud, pero el día que Lauren se declaró y ella se puso en frente de su auto apra detenerla.
Lauren tenía un Chevrolet Cruze rojo, pero, cuando ella se paró en frente de su auto ese día, había visto un auto azul, los flashbacks golpéandola rápidamente, que casi la derribó desorientada.
De pronto todo volvió a ella una vez más y sintió su estómago sacudirse como si estuviera en una montaña rusa, con la cabeza girando vertiginosamente.
"¿Camila?" dijo su padre, evidentemente preocupada por la forma en que el rostro de su hija se había tornado pálido.
Camila recordó todo ahora, la cruz en frente del auto, la palabra Dodge en el segmento inferior a la derecha. Recordó el azul métalico oscuro del auto, se acordó de su corazón palpitar a más no poder, el impacto y luego la oscuridad que la consumió.
Camila cubrio su boca con la palma de su mano antes de señalar la tercera imagen.
Tragó saliva y dijo “Este.”
Los detectives intercambiaron miradas significativas y Camila supo que ella tenía razón. Que había elegido el auto adecuado y que todo este tiempo lo que ella creía que eran sueños, eran recuerdos reprimidos.
Camila sintió que la habitación empezaba a comprimirse, se sentía abrumada, sentía demasiado calor para esta época del año. El dolor de cabeza había aumentando y se frotó la sien una vez más. Tuve el impulso irresistible de salir de la sala, sensación de claustrofobia, de repente, las parades comenzaron a presionar a su alrededor y por eso se puso de pie rápidamente, inestable.
"Camila" dijo su madre mientras la chica empujaba su silla hacia atrás.
Camila comenzó a caminar hacia la puerta, sus pies eran torpes. Imaginó a Bambi tratando de caminar sobre el hielo e imaginó que ella se veía muy similar en este momento, pero a medio camino de la puerta, Camila sabía que era inutil tratar de salir, las nauseas eran abrumadoras, su cabeza giraba y giraba hasta el punto en que no pudo ver bien. Se puso de rodillas y puso la plama de su mano en su boca, pero ya era demasiado tarde y no pudo evitar sentirse mal, el ardor de la garganta era insoportable.
"Camila" volvio a decir su madre preocupada, agachándose a su lado. Le acarició la espalda con dulzura mientras Camila vomitaba.
Jennifer se acercó a Camila dándole agua, animándola a sentarse en el suelo. Sinu abrazó a su hija y la besó en la frente mientras la mecía de un lado a otro.
"Está bien" Sinu la consoló, besando continuamente su frente. "Lo has hecho muy bien mija. Está todo bien, lo prometo. Está bien."
"¿Qué pasa ahora?" preguntó el padre de Cmaila.
"Lo ideal sería que Camila pudiera reconocer al conductor ahora" dijo el otro detective.
"No creo que…" su padre empezó a protestar.
"Estoy de acuerdo con usted" intercedió el detective rápidamente. "No es el momento. No sería justo para Camila" se detuvo un momento para mirar a la chica que lloraba en los brazos de su madre. "Tenemos la identificación del vehículo. Estamos esperando los resultados del laboratorio. Tenemos las declaraciones de los testigos… tenemos lo suficiente para identificar al conductor en veinticuatro horas. Quizás Camila puede volver mañana para reconocer al conductor ¿Está bien?"
"Creo que sería lo mejor" dijo Alejandro, mirando a su hija con preocupación mientras Jennifer y Sinu la ayudaban a ponerse de pie.
"Llévala a casa" dijo el detective amablemente. "Ella necesita un descanso."
"Gracias" dijo Alejandro agradecido, estrechando su mano con la del detective.
"Estaremos en contacto" le informó mientras salía con Camila de la habitación. El detective miró con tristeza a Alejandro.
El padre de Camila condujo a casa, mientras su madre iba atrás con ella, abrazándola protectoramente. Una vez de vuelta en su casa, Sinu ayudó a Camila a llegar a su habitacion, mientras su padre hablaba con la abuela que se había quedado a cuidar a Sofia.
Sinu ayudó a Camila a bañarse, quien no había dicho nada desde que salieron de la estación de policía, la envolvió en una toalla grande y la abrazó con fuerza, rogando desesperadamente para que saliera de aquel estado. Sinu la ayudó a ponerse el pijama y la llevó a su cama, acostándose junto a ella, abrazándola lo más fuerte que pudo. Ella besó la frente de su hija con dulzura, animándola a dormir, sin dejar de abrazarla hasta poder escuchar su suave respiración. Sinu se quedó un tiempo más, viendo a Camila dormir hasta que decidió abandonar la habitación y dejar a su hija descansar, cerrando la puerta ligeramente.
Un par de horas más tarde, Sinu se sentó en el sofá con Sofi cuando escuchó un golpe en la puerta. Le dijo a Sofi que fuera con su marido por un tiempo mientras ella iba a abrir, no le sorprendió encontrar a Lauren, mirandola con angustia y ansiedad. La invitó a pasar al interior de inmediato.
"¿Cómo está?" preguntó Lauren tan pronto como había puesto un pie en le umbral. Sinu cerró la puerta y puso una mano sobre el hombro de la chica para guiarla a la cocina. "¿Está bien?"
"Está durmiendo" respondió Sinu, sacando una silla para que Lauren se sentara. La madre de Camila se sentó junto a la chica de ojos verdes y puso una mano en el hombro de Lauren para tranquilizarla. "Ella ha estado diferente desde que llegamos."
"¿A qué te refieres?" preguntó Lauren con preocupación.
"Ella está… vacía" le informó Sinu. "Ha sido un día muy largo, con todos los problemas de la escuela y bueno, ya sabes."
"Eso no fue culpa de ella" protestó Lauren. "Fue…"
"Lo sé" interrumpió Sinu. "La Señorita Lovato habló conmigo cuando fui a buscarla. Me dijo que iba a hablar con las personas involucradas."
"¿Encontraron al conductor?" preguntó Lauren con curiosidad, ya consciente de la situación en la escuela.
"Ellos creen que sí" respondió Sinu. "O sea, están esperando algunas ordenes y pruebas para estar más seguros.
"Eso es bueno ¿no?" preguntó Lauren. "Quiero decir, ellos sabrán finalmente quien hizo esto. Ella puede… empezar a dejarlo atrás."
"Eso espero" dijo Sinu sonriendo ante las palabras de Lauren.
"Bien" dijo Lauren asintiendo con la cabeza. "Eso es bueno entonces."
"¿Quieres verla?" preguntó Sinu a sabiendas.
"¿Puedo?" preguntó Lauren un poco sorprendida. "¿Esta bien?"
"Sí" afirmó Sinu apretándole la mano con confianza. "Tal vez puedes conseguir que diga algo. Ella no ha hablado desde que salimos de la estación de policía."
"El estrés…" dijo Lauren mientras su voz se apagaba.
"Tal vez" concordó Sinu poniéndose de pie para dirigirse a la nevera y y verter jugo en dos vasos. También sacó una bolsa de papas fritas. "A ver si puedes hacer que coma o tome algo."
"Okay" aceptó Lauren recogiendo la comida mientras se levantaba de la silla. "Intentaré, lo prometo."
"Sé que lo harás" le dijo Sinu sinceramente agradecida. "Si necesitas algo, estaremos en la sala de estar."
Lauren asintió con la cabeza en respuesta, “Ok.” Subió por las escaleras hacia la habitación de Camila mientras Sinu la observaba desde la parte inferior de estas antes de irse a la sala de estar.
Una vez arriba, Lauren empujó la puerta con su pie para entrar, ya que tenía las manos ocupadas. Dejó los vasos y la bolsa de papas fritas sobre la mesita de Camila, antes de dirigirse a su cama, donde ella estaba acostada de lado, con los ojos abiertos, mirando por la ventala el cielo gris. Lauren se sentó junto a Camila, abrazándola por detrás. Recorrio con su brazo izquierdo la cintura de su novia y hundió la barbilla en el hueco del cuello de Camila, acurrucándose con ella.
"Hola" dijo Lauren suavemente, con voz tranquila. "Soy yo…"
Lauren sintió a Camila mover su mano izquierda para entrelazar sus dedos y sonrió ante el pequeño gesto, acurrucándose más con ella. Lauren inclinó un poco la cabeza para besar el cuello de su novia tiernamente, haciendo camino hasta llegar a la mandíbula.
"¿Estás bien?" le preguntó, acariciando el pelo de Camila, jugando con los largos y oscuros mechones oscurso.
Camila negó con la cabeza y Lauren besó su cuello una vez más, abrazándola con fuerzas. Lauren sintió a Camila sollozar en silencio antes de darse vuelta para mirarla, sus manos seguían entrelazadas.
"Me gustaría que hubieras estado allí" dijo Camila mientras enterraba su rostro en el pecho de Lauren.
"Me gustaría haber estado alí" dijo Lauren con honestidad, acariciando la mejilla de Camila. "Shhh…" la consoló, jugando inconscientemente con los dedos de su mano. "Estoy aquí ahora, todo esta bien."
"Recordé…" dijo Camila después de un minuto. "Recordé el accidente…"
"Lo siento" Lauren la besó en la frente con dulzura. "Lo siento mucho Camila. Desearía que no tuvieras que hacerlo, me gustaría hacer algo para ayudar…"
"Me ayudas" comentó Camila, levantando sus ojos llenos de lágrimas para encontrarse con los de su novia.
Lauren besó a Camila en los labios, rezando en silencio para que este simple gesto pudiera librarla de todo el dolor y angustia que sentía. Camila correspondió, reacia a separarse.
"No me dejes" suplicó Camila tristemente después de romper el beso. "Por favor."
"No lo haré" prometó Lauren. "Estaré siempre aquí. Lo prometo. No iré a ninguna parte."
Camilla empezó a llorar, más fuerte de lo que Lauren jamás la había visto y sintió las lágrimas acudir a sus ojos también. Lloró porque Camila estaba sufriedo, porque se sentía completa y absolutamente incapaz de aliviar ese dolor por completo y en ese momento sentía que no había nada que pudiera hacer. Nada.
"Camila" dijo Lauren en voz baja. "Háblame, por favor… ¿en qué piensas ahora mismo?"
"Estoy pensando en ellos" dijo Camila mientras lloraba, mirando a Lauren a los ojos. "En el conductor…"
"Todo está bien" Lauren acarició su frente con los dedos. "Ellos no pueden dañarte, nunca más."
"No" reconoció Camila con tristeza. "Yo sé… pero… desearía que ellos estuvieran muertos Lauren… me gustaría que sufrieran… como yo lo he hecho…"
Lauren podía sentir el odio en las palabras de Camila mientras vocalizaba sus pensamientos en voz alta. Sabía que Camila se odiaba a si misma por pensar de esta forma, por querer lastimar a alguien más.
"No quiero pensar eso…" continuó Camila. "Pero lo hago… así que… eso me convierte….. soy una persona horrible Lauren."
"No, no lo eres" le dijo Lauren con seriedad, limpiándo las lágrimas de Camila con la yema de su pulgar. "Eres una de las personas más amables e inteligentes que conozco" dijo Lauren con sinceridad. "Que ni se te ocurra pensar que eres horrible Camila. Nunca ¿ok?"
"Ellos me dejaron ahí para morir" comentó Camila. "Como si yo no fuera nada… como si yo ni siquiera fuera una persona…"
"Lo sé" confirmó Lauren.
"Me atropellaron" reconoció Camila. "Ellos lo hicieron…"
"Lo sé" dijo Lauren otra vez, porque no sabía que más decir. "Sé que lo hicieron."
"No fue mi culpa" aceptó Camila finalmente. "Ellos… arruinaron mi vida Lauren… todo es mucho más difícil ahora… no puedo…"
"Tú puedes" interrumpió Lauren. "Puedes Camila. Vas a salir de esto. Yo te ayudaré. Todos te ayudaremos."
"¿Me lo prometes?" preguntó Camila.
"Te lo prometo" confirmó Lauren. "Yo siempre estaré aquí para ti. Siempre me tendras a mi."
Lauren se detuvo un momento antes de admitir lo que ha sabido durante todo este tiempo.
”Te amo" le dijo a Camila, sintiendo como ese gran peso se levantaba de su pecho. Se sentía bien decir esas palabras en voz alta. "Ok… Te amo Camila… realmente te amo… y no me iré a ninguna parte.”
Lauren no esperaba que Camila correspondiera este sentimiento, no esperaba nada a cambio, pero Camila enterró su cara en su pecho y murmuó: “Creo que me estoy enamorando de ti también.” Lauren no podía dejar de abrazar a la otra chica y llorar, era una extraña combinación de tristeza, desesperación

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 18

Mensaje por Admin el Jue Mar 02, 2017 4:49 am

"Oye Lauren" dijo Camila tímidamente después de un tiempo.
Habían estado abrazadas en la cama de Camila, con los brazos y piernas entrelazadas por una hora, sus lágrimas desaparecieron mientras yacían en silencio, disfrutando de la comodidad de la presencia de la otra. Lauren le acarició la espalda a Camila mientras la chica más pequeña permanecía cómoda apoyada en su pecho.
"¿Si Camz?" respondió Lauren, levantando una mano para acomodar el mechon de pelo que cubría los ojos de Camila.
"¿Qué pasó hoy?" preguntó Camila con incertidumbre.
"¿A que te refieres?" preguntó Lauren, sentándose ligeramente.
"En la escuela" aclaró Camila mientras se apoyaba sobre su codo.
Lauren frunció el ceño, descansando su espalda contra el cabecero de la cama.
"No entiendo" dijo Lauren con sinceridad mientras Camila cambiaba de posición para mirarla mejor. "¿Qué quieres decir? ¿En la escuela qué?"
"Después de que el Director Michaels llegó a la cafetería para decirme lo del conductor" explicó Camila.
"¿No te acuerdas?" preguntó Lauren evidentemente sorprendida.
"No realmente" admitió Camila. "La última cosa que recuerdo es que me dijo que la policía pensó que habían encontrado al conductor y… recuerdo haber tomado tu mano. Eso es todo. Todo después de una especia de borrón."
"Bueno" dijo Lauren tomando la mano de Camila. Comenzó a jugar con los dedos de su novia sin pensar, como si fuera algún tipo de hábito. "No pasó mucho en verdad" le dijo Lauren. "Fui contigo a la oficina del director. Y también fue la Señorita Lovato" le informó Lauren. "Entonces esperamos a tu mamá para que te fuera a buscar."
"¿Yo no dije nada?" preguntó Camila.
"No" confirmó Lauren. "Fue como si te hubieras perdido en tu mundo. Yo estaba muy preocupada por ti…"
"¿En serio?" volvió a preguntar Camila, sentándose junto a Lauren.
"Sí… Yo pensé que estabas a punto de tener otro ataque o algo así. Estabas tan… vacía."
Camila se quedó pensativa por un momento e hizo una nota mental para hablar con su neurólogo sobre lo que había sucedido.
"¿Crees que lo hiciste?" preguntó Lauren leyendo los pensamientos de Camila.
"No lo sé" respondió Camila. "Es que… es extraño que no pueda recordarlo. ¿No lo es?"
"Un poco" concordó Lauren. "La Señorita Lovato estaba muy preocupada por ti. Creo que se sentía mal porque pensó que habías herido tu mano."
"¿Qué?" Camila casi rio. "¿Ella estaba preocupada por mi después de que le di un golpe en la cara?"
"Accidentalmente" añadio Lauren. "No es como si lo hubieras hecho a propósito Camz."
"Lo sé, pero aún así" dijo Camila miserablemente. "No debería haberse preocupado por mi. Probablemente ahora me odia."
"Ella no te odia" dijo Lauren. "Creo que eres su alumna favorita. Estaba realmente preocupada de que el Director Michaels te iba a castigar por golpear a un maestro. Esa es la razón principal de por qué fue a su oficina con nosotras."
"Debo hacer algo para disculparme" dijo Camila pensativa. "Tal vez darle alguna tarjeta o algo así" sugirió.
"¿Podríamos hacerle una? Estoy segura de que le gustaría eso. Ella siempre te anima a practicar tu escritura."
"Ok" Camila estuvo de acuerdo. "Lo haré" Camila hizo una pausa, todavía pensativa. Giró todo su cuerpo hacia Lauren.
"¿Qué le dijo a mi mamá cuando llegó?" preguntó nerviosa.
"La verdad" respondió Lauren con honestidad.
Camila se mordió el labio inferior y Lauren se inclinó hacia adelante para besarla suavamente en un intento de aliviar su miedo.
" No te preocupes" le dijo en serio, acariciando el rostro de Camila con su pulgar. "Nadie te culpa por nada de lo ocurrido Camz. Fue David el que empezó. La Señorita Lovato ya habló con Dinah y todo el mundo. Ella va a lidiar con él."
"Eso es justo lo que necesito" dijo Camila con tristeza. "Probablemente él hará de mi vida un infierno después de esto."
"Él puede intentarlo" dijo Lauren a la defensiva. "Si él hace algo puedes apostar que Dinah le pateará el culo y si yo fuera él no quisiera meterme con ella. Dinah podría asesinar a alguien con el doble de su tamaño. Al menos, esa es mi teoría."
"Sí, bueno, ella es Polinesica y creció en una gran familia" Camila rio ante la teoría de Lauren. "Ella sabe como defenderse, plus… ella cree que ella es La Roca…"
"¿No estarías enojada conmigo por no golpearlo o algo?" preguntó Lauren dubitativa, mirando fijamente a la cama.
"¿Qué?" preguntó Camila sorprendida. "No," respondió con simpleza. "¿De qué serviría haberlo hecho? Hubieras terminado en detención o algo peor, suspendida. No vale la pena. Tenías razón. Debería haberlo ignorado."
"Eso es un poco difícil de hacer cuando él se comporta así" comentó Lauren. "Sin embargo, tengo que admitir que una pequeña parte de mi tenía la esperanza de que tu puño se conectara con su cara."
"Bueno, tal vez la próxima vez podría golpearlo en los huevos…" bromeó Camila y Lauren le dio una mirada severa ante esa respuesta. "Siempre he querido hacerle eso a alguien." Lauren levantó ligeramente la ceja, una luz se escapó de su sonrisa.
"No te alentaré a hacer eso" respondió Lauren después de pensarlo por un momento, todavía riéndo. "Pero tampoco te detendré… si se presenta la ocasión. Solo, no lo golpees en las bolas sin razón alguna." Lauren pensó por un momento y luego cambió de idea. "En realidad, solo hazlo" dijo decidida. "Se lo merece por lo que te dijo." Camila la golpeó juguetonamente en el brazo y Lauren fingió dolor.
"Debilucha" se burló Camila. "No hay manera de que eso haya dolido."
"Eres sorprendentemente fuerte para ser alguien tan pequeño" rio Lauren.
"Aww…" dijo Camila. "¿Cómo puedo hacerte sentir mejor?"
"Bueno.." dijo Lauren levantando sugestivamente una ceja mientras miraba a los labios de Camila. "Estoy segura de que puedes pensar en algo." Camila inclinó la cabeza, con una expresión divertida en su rostro.
"No lo sé" le siguipo el juego. "Quiero decir, tengo este problema, mi cerebro no trabaja bien del todo… tal vez podrías darme alguna sugerencia…"
"Ok" dijo Lauren acercándose más a Camila, sus rostros estaban a pocos centímetros de distancia. "Puede ser algo con los labios."
"Hmm…" Camila tatareó, fingiendo estar absorta en sus pensamientos. "¿Mis labios?" preguntó. Su voz era tranquila; su tono más ronco de lo habitual.
"Así es" dijo Lauren, acercándose aún más a Camila.
"Bueno, ¿puedes darme otra pista?" preguntó Camila, bajando la mirada hasta los labios de Lauren que se movían muy cerca de los suyos, tanto que podía sentir el calor de su aliento.
"Déjame pensar…" dijo Lauren, poniendo una expresión pensativa. "Vas a tener que moverlos…"
"¿Yo?" preguntó Camila en broma. "¿Qué pasa con mi lengua? ¿Tendré que usarla?"
"No estaría mal" comentó Lauren, tragando saliva con dificultad.
"Ok" dijo Camila, acercándose mucho más a Lauren
Lauren sintió un nudo en la garganta y cada vez se volvía más y más difícil abstenerse de besar a Camila cuando todo lo que tenía que hacer era, literalmente, inclinarse hacia adelante unos pocos centímetros y conectar sus labios.
"Así que es algo que involucra mis labios y mi lengua… difícil…" señaló Camila. "¿Mis manos también deben participar de esto?" preguntó mientras disfrutada de hacer a Lauren esperar.
"Podría ser" comentó Lauren. "Me conformaría solo con tus labios sin embargo."
Camila sonrió e hizo un movimiento para inclinarse hacia adelante, Lauren se preparó para el contacto que estaba segura que vendría. Escuchó a Camila reír suavemente mientras movía la cabeza hacia un lado, tratando de alcanzar algo que estaba al costado de su cama. Lauren gruñó en respuesta.
"¿Cuándo llegaste a ser tan buena en esto?" preguntó Lauren decepcionada. "Eres un caos a veces." Camila le guiñó y levantó su mano derecha para revelar lo que había tomado.
"¿Tu guitarra?" preguntó Lauren confundida. "Creo que no entendiste bien mis pistas" ella rio.
"No lo creo" dijo Camila, bajando de la cama para acercárse a su guitarra.
"Espera…" dijo Lauren, pero Camila la interrumpió.
"Algo que implica mis labios y mi lengua" dijo Camila, tomando la guitarra entre sus manos mientras volvía a la cama.
"¿Vas a cantar?" preguntó Lauren aturdida.
"Quizás" dijo Camila sentándose con las piernas cruzadas frente a Lauren. "Eso implica el uso de mis manos."
"¿Vas a tocar la guitarra también?" preguntó Lauren atónica.
"Pensé que eso era lo que estabas tratando de decir" dijo Camila juguetonamente.
"Tenía algo un poco diferente en mi mente para ser honesta" dijo Lauren y Camila sonrió intensamente.
"Oh… bueno, en ese caso…" Camila se inclinó hacia adelante conectando sus labios con los de su novia, Lauren cerró los ojos inmediatamente al sentir el tacto de la otra chica. Camila soltó la guitarra y colocó la mano ahora libre detrás del cuello de Lauren, acariciando su pelo. Camila se empujó a si misma para caer sobre la chica de ojos verdes. Lauren envolvió sus brazos alrededor de la cintura de Camila, acercándola aún más, mientras la chica más joven capturaba su labio inferior, lo que la hizo gemir en respuesta.
Camila apreovechó la oportunidad para que su lengua entrara a la boca de Lauren, mientras acariciaba su abdomen. Cuando Camila retrocedió un poco, Lauren la siguió sin querer perder el contacto. La chica de ojos verdes sintió la lengua de Camila rozar su paladar, antes de separarse.
"Mierda, Camz" dijo Lauren, su voz era casi inaudible, ya que trataba de recuperar su aliento.
Camila seguía sonriendo adorablemente.
"¿Era algo así lo que tenías en mente?" preguntó Camila inocentemente.
"No del todo" se rio Lauren, todavía tratando de calmar su respiración. Camila se sentó sobre la cama, cruzando las piernas, tomando su guitarra de nuevo.
"Así que…" preguntó Camila. "¿Puedo tocar algo ahora?"
"¿Cómo vas con eso?" preguntó Lauren, señalandolas a ambas. "Sobre… bueno, ¿eso?" terminó señalando la guitarra.
"Soy buena tocando" dijo Camila con una sonrisa en los labios.
"Me alegro" dijo Lauren, sentándose en la misma pose de Camila. "¿Quién lo sabía?"
"En serio," dijo Camila, acomodándo su guitarra. "¿Puedo tocar algo?"
"Por supuesto" respondió Lauren con una pequeña sonrisa escapándose de sus labios. "Me encantaría escucharte tocar algo."
"Intentar tocar algo" clarificó Camila, verificando que su guitarra estaba afinada.
Lauren sonrió en respuesta. “Me encantaría escucharte intentar tocar algo entonces” comentó.
"Ok" dijo Camila, haciendo una mueca mientras movía los dedos entre las cuerdas, su muñeca aún dolía un poco.
Tocó un par de cuerdas como un calentamiento, apartando la mirada de Lauren para centrar la guitarra en sus manos. Lauren observó con atención, admirando la forma en que su nariz se arrugaba debido a la concentración.
Lauren notó la incomodidad de Camila al empezar a tocar su melodía, su mano se movía lentamente para formar los acordes, pero siempre perseverante ante todo.
“Skies are crying, I am watching, catching teardrops in my hands. Only silence, as it’s ending, like we never had a chance. Do you have to make me feel like, there’s nothing left of me? You can take everything I have; you can break everything I am, like I’m made of glass, like I’m made of paper. Go on and try to tear me down, I will be rising from the ground, like a skyscraper, like a sky scraper.”
El tono de Camila no era como Lauren lo imaginaba, su voz era rasposa y única. Sintió que su piel se ponía de gallina cuando la escuchó, la emotividad ante la letra de la canción, la forma en la que Camila cantaba, significaba algo muy profundo. Camila no miró a Lauren mientras cantaba, ella estaba totalmente absorta en lo que sus manos estaban haciendo, en lo que pronunciaba y vocalizaba.
“You can take everything I have; you can break everything I am, like I’m made of glass, like I’m made of paper, oh oh. Go on and try to tear me down, I will be rising from the ground, like a skyscraper, like a skyscraper.”
Finalmente, Camila levantó la mirada para encontrarse con los ojos de Lauren llenos de lágrimas. “Like a skyscraper, like a skyscraper.” Camila dejó la guitarra a un lado, extendiendo su mano izquierda que se sentía un poco dormida.
"No sabía que podías tocar una canción completa…" dijo Lauren en voz baja, su voz estaba llena de emoción después de escuchar a Camila cantar. "Eso fue.. wow, eso fue increíble Camz."
"¿En serio?" preguntó Camila dubitativa. "Sé que fue un poco más lento de lo normal pero aún no logro dominar el uso de la mano izquierda."
"No" dijo Lauren rápidamente. "Fue perfecto, ¿por qué no me dijiste que habías estado practicando?"
"Yo quería que fuera una sorpresa" dijo Camila con sinceridad.
"Bueno, sin duda fue una gran sorpresa. Debes haber estado practicando…"
"Todos los días" intercedió Camila. "Pero solo una canción."
"¿Por qué elegiste esa?" preguntó Lauren, recordando cuando había cantado Everything has changed para ella.
"Por varias razones" dijo Camila mientras tomaba la mano de Lauren. "En primer lugar, ¿te acuerdas cuando te conté sobre la primera vez que escuché esta canción después del accidente?"
"Sí" respondió Lauren. "Dijiste que la letra adquirio un nuevo significado para ti."
"Es verdad" admitió Camila. "Fue como, el conductor… el tomó mucho de mí y me sentía muy mal, por muchas veces que yo deseaba no estar aquí, haberme muerto en el accidente, no lo hice… Yo estaba… yo todavía estoy aquí y esa canción me dio fuerzas para seguir adelante, para seguir viviendo." Camila se detuvo un momento, las lágrimas venían sus ojos al recordarlo. "Me dio coraje y fuerza cuando yo creía no tener nada" dijo Camila con honestidad. "Me salvó la vida." Lauren apretó la mano de su novia mientras seguía hablando. "Entonces" dijo Camila, "Hace unas semanas, me senté en este mismo lugar, mirando mi guitarra y me acordé de lo que dice… Y me di cuenta de que ya no era solo la canción que me dio la fuerza y convicción para seguir adelante en los días malos." Camila se detuvo, sonriendo a Lauren mientras ella tomaba su mano, acariciando suavemente la cicatriz del antebrazo de la chica de ojos café con el pulgar. "Me di cuenta de que eras tú" le dijo Camila. "Tú me has dado todo lo que la canción dice y más."
"Camz," dijo Lauren, acariciando la mejilla de su novia.
"No, por favor, déjame terminar" dijo Camila y Lauren obedeció porque podía ver lo mucho que esto significaba para ella. "Tú has hecho muchas cosas por mi Lauren y yo quería hacer algo por ti para mostrarte lo mucho que significas para mi, pero no se me ocurría nada.
"Tú no tienes que…" comenzó a hablar Lauren, pero Camila la interrumpió.
"Si tengo que" dijo Camila. "Tengo que hacerlo debido a que, como dice la canción Lauren, me salvaste la vida. Ni siquiera me conocías… pero… tú querías… y…. hiciste el esfuerzo para… tú… no tienes idea de lo importante que eres para mi." Camila se tomó un momento para respirar, sus palabras se quedaban pegadas en su garganta, y sus pensamientos eran algo confusos mientras trataba de hacer su punto.
"Tú eres la razón del por qué tuve la confianza para tocar esa canción. Tú me inspiraste a volver a aprender, a practicar de nuevo." Lauren limpió las lágrimas de Camila con su pulgar. "Fuiste tú quien me hizo volver a tomar mi guitarra por primera vez después del accidente" le dijo Camila. "Yo solo… estoy divagando…"
"Es lindo" le dijo Lauren sonriendo y Camila le correspondió.
"Yo la iba a tocar para ti después de nuestra próxima cita. Había planeado mostrarle todo lo que he logrado gracias… gracias a ti… entonces… ya sabes, quería pedirte que fueras mi novia."
"Ya me pediste eso antes" señaló Lauren.
"Lo sé" dijo Camila. "Simplemente sucedió, pero yo aún quería que escucharas la canción. Has sido un gran apoyo. Sobre todo hoy… con esto de la policia y todo." Camila se detuvo momentáneamente. "Creo que, lo que estoy tratando de decir es… gracias. Yo nunca habría sido capaz de hacer todo eso si no fuera por tí. Hay un monton de cosas que no sería capaz de hacer si no fuera por tí."
Lauren se inclinó y le dio a Camila un casto beso, luego besó su nariz, y la cicatriz de su frente.
"Tú si serías capaz" dijo Lauren. "Puedes hacer todo lo que te propongas Camz. Tal vez te di el ánimo para hacerlo, pero tu lo hiciste. No yo."
"Es solo que… siento que te debo mucho" admitió Camila. "Que voy a estar siempre en deuda contigo. Yo esperaba que cantarte ayudaría a, no sé, nivelar un poco el campo de juego."
"Camila, tú no me debes nada" respondió Lauren. "Tú harías lo mismo por mi si fuera necesario. Lo hago porque me preocupo por ti."
"Lo sé, es solo… ¿puedo hacer algo más por ti?" preguntó Camila.
"¿Cómo qué?" preguntó Lauren con curiosidad.
"Hablé con Ally y Normani, cuando estaba planeando todo, quería llevarte a hacer todas las cosas que te gustan… tenía toda una noche planeada. ¿Podemos hacer eso?"
"Depende" dijo Lauren sonriendo mientras alzaba una ceja.
"¿De qué?" cuestionó Camila.
"En si me estás invitando a salir en una cita contigo" respondió Lauren.
Camila sonrió y bajó la mirada a la mano de Lauren que seguía acariciando tiernamente la suya.
"Lauren, ¿me harías el honor de ir a una cita conmigo?" preguntó Camila.
"Con una condición" dijo Lauren.
"¿Cuál?" preguntó Camila.
"Tocarás la guitarra para mi al final de la cita" pidió Lauren.
"¿Quieres escucharme tocar la guitarra de nuevo?" preguntó Camila.
"Sí" confirmó Lauren. "Dinah no estaba mintiendo cuando dijo que eras muy buena." La cara de Camila estalló en una enorme sonrisa ante el cumplido.
"Okay" aceptó. "Yo… tal vez pueda aprender una nueva canción."
"Si puedes" dijo Lauren alentándola. "Pero, quiero que toques esa."
"¿Por qué esa?" preguntó Camila.
"Porque" dijo Lauren con timidez. "Me gusta la forma que se escucha cuando tú la cantas. Significa algo diferente para mi ahora. "
"Estoy muy contenta de que seas mi novia" le dijo Camila con sinceridad, sonriendo alegremente.
"Yo también" dijo Lauren. "No puedo imaginar estar con alguien más que no seas tú."
"Voy a besarte ahora" le advirtió Camila.
"Dejaré que me beses," dijo Lauren sonriendo ampliamente mientras Camila cerraba la distancia entre ellas y la besó, suavemente al principio, pero pronto, profundamente, sus bocas se movían sincronizadamente, buscando un ritmo adecuado.
"Ya sabes" escucharon un sonido en la puerta. "Sí tienen hambre, compré comida. No hay necesidad de comerse la una a la otra." Camila y Lauren se separaron para encontrar a Dinah en la entrada, junto a Ally y Normani.
"¿No sabes tocar la puerta?" le preguntó Camila a su mejor amiga mientras entraba a la habitación.
"Es como si no viviera aquí o algo" dijo Dinah abriendo las cajas de pizza, sacando una rebanada para comer.
"No vives aquí" respondió Camila riendo a la ligera.
"Tal vez no de manera oficial" dijo Dinah, tomando otro bocado de su pizza mientras Normani y Ally sacaban una rebanada. "Sin embargo, tengo una llave, que es como lo mismo." Camila rodó los ojos.
"Se supone que eso es para emergencias" le dijo Camila.
"Esta es una emergencia" dijo Dinah enfátivamente señalando a la comida en la cama. "La pizza se estaba enfriando… Además, tu madre me dejó entrar, así que literalmente no violé ninguna ley ni nada."
Lauren se encogió de hombros ante la mirada incrédula de Camila y extendió una mano para tomar una porción de pizza.
"Lauren" protestó Camila.
"¿Qué?" preguntó, tragando un bocado. "Tengo mucha hambre. No almorcé."
"Oh" dijo Normani. "Hablando del almuerzo. Ví a David Johnson después de que habló con la Señorita Lovato. Él no estaba feliz."
"Se lo merece" comentó Ally mientras abría una botella de refresco.
"Estoy confundida" dijo Camila. "¿Qué estan haciendo aquí? No es miércoles."
"Correcto" dijo Dinah sarcásticamente.
"Entonces… ¿por qué están aquí?" preguntó Camila.
"Perdón" dijo Dinah riendo mientras levantaba una ceja con picardía. "¿Interrumpimos algo?"
"No" dijo Lauren rápidamente mientras Camila decía: "Un poco."
"Oh" respondió Dinah mirando a Normani y Ally. "Interesante."
"Entonces ¿si interrumpimos algo?" preguntó Normani sugestivamente.
"No" dijo Lauren de nuevo.
"Bueno, quizás" repitió Camila.
Dinah miró a Camila. “¿Qué era exactamente lo que interrumpimos?” preguntó descaradamente. Camila miró a Lauren que miraba expectante.
"Nada de eso" dijo finalmente. "Solo… bueno…"
"Aww…" dijo Ally notando que Camila se sonrojaba. "¿Están teniendo una conversación a corazón abierto?"
"Eso es tan lindo" comentó Normani mientras tomaba otra porción de pizza.
"No es lindo" dijo Camila ligeramente irritada, haciendo reír a Lauren. "¿Por qué estás riendo?" preguntó Camila.
"En realidad es bastante divertido cuando te molestan a ti y no a mi" dijo Lauren con simpleza, tomando otro bocado de su pizza. Camila puso mala cara.
"Las odio" dijo Camila, al darse cuenta de que la esaban molestado.
"No, no nos odias" dijo Dinah alcanzando otra porción de pizza para entregársela a su amiga. "Te compré pizza, así que eso significa que realmente me quieres." Camila se cruzó de brazos desafiantemente.
"Bien, entonces… Comportate así, pero, no me culpes si te mueres de hambre."
"No, ok, espera" dijo Camila tomando la pizza que Dinah movía cerca de su boca. "No haremos nada que podemos lamentar mañana."
"Yo sabía que la tomarías" rio Dinah al entregarle la pizza a Camila. Camila le dio un mordisco con avidez, sin darse cuenta de lo hambrienta que estaba.
"¿Cómo es que alguien tan pequeño puede dar un mordisco tan grande?" preguntó Dinah.
"Es por todo el esfuerzo que hace cuando trata de bailar" comentó Normani en broma. "Quema todas esas calorías que están de más."
"Oh Dios. Sí, el esfuerzo."
"Quiero verte bailar Camila" comentó Ally.
"También yo" dijo Lauren.
"Bueno, para mi suerte, no lo harán" les dijo Camila enfátivamente.
"Uhm…" dijo Normani sacando el teléfono de su bolsillo. "No lo creo."
"No te atrevas Normani" dijo Camila mientras la chica morena tocaba el botón de play con su pulgar para mostrarle a Lauren y Ally algunos videos de Camila bailando en el concierto de Beyonce. Camila intentó quitarle el celular pero ya era demasiado tarde.
"¡Normani!" protestó Camila con indignación mientras Ally y Lauren reían.
"No te importa" respondió Normani mientras Lauren se levantaba de la cama para acercarse al lugar en donde Camila estaba de pie.
"Realmente no puedes bailar" dijo Lauren envolviendo los brazos alrededor del cuerpo de Camila para abrazarla. "Pero está bien. Saldré contigo de todos modos."
"Sí y eres una idiota" dijo Camila en broma. "Pero está bien, te dejaré salir conmigo."
Lauren besó a Camila en la frente antes de volver a la cama para sacar otra porción de pizza. Las chicas comenzaron a hablar animadamente sobre el nuevo episodio de Pretty Little Liars. Camila tomó otra rebanada de pizza y la bolsa de papas que Lauren le había traido antes de unirse a la conversación.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 19

Mensaje por Admin el Jue Mar 02, 2017 4:50 am

"Camz" dijo Lauren con desesperación, empujando a Camila ligeramente mientras se sentaba a su lado el lado siguiente en la escuela. Camila nego con la cabeza en respuesta, con los ojos clavados fijamente en la mesa delante de ella con el fin de evitar las frecuentes miradas de la señorita Lovato en su dirección. Tenia su cuaderno abierto y estaba haciendo un buen espectáculo al pretender practicar su escritura en clases, y por lo que Lauren observaba era apenas legible debido a la nerviosa agitación constante de la mano de Camila.
"Mila, deja de ser tan ridícula" dijo Dinah apoyada en el respaldo de su silla mirando a su mejor amiga. "No es tan malo" trató de tranquilizar a la niña mas pequeña." Camila levantó la mirada ligeramente al oir las palabras de Dinah y la miró con incredulidad, diciendole que no estaba de acuerdo con eso. Dinah miró a la señorita Lovato quien alzo su cabeza con interés. Los hematomas de color purpura oscuro alrededor de su ojo derecho, donde la habían golpeado por accidente, eran evidentes y Dinah hizo una mueca antes de volver su atención a Camila.
"Quiero decir, ok" Dinah se tomo un momento para tomar el lapiz de la mano de Camila, quien miro con frustracion. "Es bastante malo, pero ok"
"Dinah" regaño" Ally. "En realidad, no es tan malo Camila."
"Mila no es una idiota Ally" protesto Dinah. "La Señorita Lovato tiene un moreton horrible en el rostro gracias a ela"
"Fue un accidente" intercedio Ally. "No es como si lo hubiera hecho a propósito."
"No estoy diciendo que lo hizo" respondio Dinah a la defensiva. "Solo estoy diciendo..."
"Ummmm chicas" interrumpio Lauren, causando que ambas chicas la miraran.
Señalo a la parte delantera del salón Camila se estaba acercando a la señorita Lovato tentativamente, con la nota que habia escrito la noche anterior en la mano. "Buen trabajo" les dijo Lauren sonriendo ligeramente.
"Huh" suspiró Dinah, mirando a su mejor amiga con una expresion de asombro. "Eso fue muy sigiloso "como diablos hizo eso?"
"Creo que┓¦" dijo Ally riendo, "Eso tiene mas que ver contigo siendo muy gritona y Camila siendo muy tranquila Dinah" bromeó.
"Lo que sea" dijo Dinah, agitando su mano con desicion. "Al menos, por fin hablaria con ella. He estado viendola ahí sentada durante toda la clase."
"Asi ¿Preocupada?" agrego Lauren.
"Asi ¿Preocupada?" pregunto Dinah.
"Creo" dijo Ally riendo. "Que tiene que ver mas contigo siendo tan ruidosa más que con Camila siendo tan callada, Dinah" bromeó
"Lo que sea" dijo Dinah, moviendo su mano despectivamente "Al menos finalmente va a hablar con ella. He estado nerviosa toda la hora observandola sentada alli, ya no se"
"Asi ¿Preocupada?" dijo Lauren.
"Asi ¿Preocupada?" pregunto Lauren, haciendo burla.
"Asi ¿Ansiosa?" Sugirió Ally riendose de la desaprobacion de Dinah ante la palabra que habia presentado antes.
"Preocupada" dijo Dinah finalmente, girandose para mirar de nuevo a Camila quien estaba de pie enfrente de la mesa de la Señorita Lovato.
Camila parecía timida; sus manos cruzadas detras de su espalda, la carta firmemente agarrada, su cabeza inclinada mientras movía incomoda sus pies. La Sñorita Lovato estaba obsevandola con interés, esperando a que Camila hablase pero no lo hizo, asi que la Señorita Lovato espero pacientemente.
"Oh Dios" dijo Dinah, haciendo una mueca ligeramente. "¿Esta muda? ¿Por que no esta diciendo nada?"
"Dale un minuto" dijo Lauren ligeramente sorprendida con el comentario de Dinah. "Estaa bien."
"Tengo una especie de necesidad de ir hasta alli y darle un abrazo." reflexiono Ally. "Parece tan pequeña y asustada, ¿esta tan preocupada por lo que pueda decir la señorita Lovato?" preguntó Ally, girandose para mirar a Lauren quien estaba estudiando a Camila desde donde estaba sentada.
"No." señalo Lauren, "Se siente muy mal por lo que paso. Odia perder el control de esa manera." Dinah asintio de acuerdo con las palabras de Lauren.
"Ella perdio los nervios y pego una vez a su hermana." les dijo Dinah.
"¿A Sofi?" pregunto Ally sorprendida, "pero, ella la adora."
"Lo se" contesto Dinah. "No queria hacerlo, pero Sofi no paraba y su habla estaba aun bastante mal por aquel entonces, se frustro y bueno, le pego."
"¿Estuvo bien Sofi?" pregunto Ally preocupada.
"sí, estaba bien." Dinah aseguro. "Solo un par de moratones reboto Una vez que dio contra el cristal de la puerta corredera de la parte de atrás de la casa de Camila y juro, que nunca había visto a un niño rebotar de esa manera en toda mi vida. termino en la mitad del camino, en medio de la habitacion." termino.
"Vamos Camz" murmuró Lauren entre dientes, animando a Camila a hablar mientras continuaba mirándola ansiosa.
Lauren gruñó internamente mientras Camila puso silenciosamente la carta que había escrito, sobre la mesa enfrente de la Señrita Lovato y se giro para volver al sitio que antes estaba ocupando.
Camila descendio hasta la silla rapidamente cuando alcanzo a Lauren y a las otras, extendiendo ambos brazos sobre la mesa que tenía delante y puso su cabeza en lo alto de ellos miserablemente.
"Mierda" maldijo en voz baja, la palabra salió ahogada mientras hablaba en las mangas de su jersey.
"bebé", dijo Lauren, poniendo una mano en lo alto de su hombro frotándolo consolándola. "¿Que estas haciendo? Habla con ella."
Camila giro su cabeza ligeramente para mirar a Lauren, su angustia evidente en la cara. suspiro de manera dramática antes de gemir y volver la cabeza de nuevo, golpeándola repetidamente contra sus antebrazos.
"Tengo que decir Mil a que siempre encuentro interesante que hagas eso." comento Dinah mientras miraba a la chica pequeña. "Quiero decir, que, había pensado que intentarías evitar golpear tu cabeza contra las cosas, ya sabes, ya que te estas recuperando ain de una lesión en la cabeza"
Camila levanto la cabeza casi al instante para mirar a Dinah y la otra chica durante un breve momento.
"¿Que?" fue a preguntar Dinah, sorprendida por la respuesta de Camila. Se giro hacia las otras, con los brazos abiertos delante suyo con un gesto cuestionable.
"¿Estoy equivocada?" preguntó.
"Por mucho que odio estar de acuerdo con Dinah," dijo Lauren, girándose hacia Camila quien estaba mirando como ella hablaba. "preferiría que intentases no provocarte una conmocion cerebral." Camila se llevo una mano a la cabeza y se froto la sien con dulzura. Lauren fruncío ligeramente el ceño con preocupacion al ver esto y levanto su propia mano para acariciar la mejilla de Camila, rozándola suavemente con el pulgar.
"¿Dolor de cabeza?" pregunto preocupara, moviendo su mano un poco para frotar la frente de Camila, dejando ver por un momento la cicatriz ya familiar en la frente de Camila.
Camila no dijo nada en respuesta a las palabras de Lauren, sin embargo suspiró, estirándose sobre la mesa y cogiendo la mano libre de Lauren entre la suya. Ella la apretó tranquilizadoramente mientras negaba con la cabeza, no.
"bebé, habla con ella." dijo Lauren alentadoramente, moviendo un Mechón de su pelo oscuro fuera de los ojos de Camila y poniendolo detrás de su oreja. "Se que te sientes mal con lo que paso pero estará bien, ya verás. La señorita Lovato sabe que fue un accidente. Te sentirás mejor despues de todo. Te lo prometo."
Lauren movió la yema de sus dedos para jugar con los mechones cortos de pelo de la parte derecha de la cabeza de Camila que habían crecido tanto que la cicatriz que tenia ahi, ahora estaba casi invisible a vista de cualquiera, a menos que supieras que estaba ahi. Lauren podía sentir la pequeña y fina marca en sus dedos y Camila levanto su mano libre para agarrar la muñeca de Lauren mientras ella la recorría suavemente.
"Lo siento", se disculpo Lauren y Camila apreto su mano una vez mas, una silenciosa señal de aceptación.
"Camila" dijo la Señorita Lovato detrás suyo y Camila se giro para mirar hacia la profesora, brevemente encontrándose con sus ojos antes de colocarse bien en sus mesas. La Señorita Lovato se había acercado hasta el grupo de chicas sentadas al fondo de la clase, tan desapercibida como cuando Camila se fue hace unos minutos. "Creo que deberíamos hablar de esto" continuó la Señorita Lovato, sujetando la carta que Camila le había dado en su mano.
Se giro un momento para coger la silla que tenía detrás y la puso al lado de la mesa de Camila, sentándose y poniendo la carta en frente de la joven.
"Voy a necesitar que me mires." le dijo la Señorita Lovato amablemente.
"Camz" llamó Lauren cuando Camila no hizo ningún movimiento para levantar la mirada.
La Señorita Lovato suspiró, lanzando miradas rapidas a las tres chicas que estaban sentadas alrededor antes de volver su atención de nuevo a Camila.
"Sabes," empezó la Señorita Lovato pensativamente cuando Camila seguía sin mirarla. "Recuerdo el primer día de colegio cuando nos sentamos aquí casi en el mismo sitio," recordó la Señorita Lovato. "Me dijiste que lo sentias, ¿recuerdas?" preguntó. Lauren movía la mano que Camila tenía en agarrada y la puso en su hombro.
"¿Camila?" dijo ella, con una voz mas dura que antes, con un tono de exigencia.
Camila asintió con la cabeza, un pequeño y casi imperceptible movimiento, pero un movimiento de cabeza al fin y al cabo.
"Estaba tan confundida entonces, porque no sabía de que te tenias que disculpar" le dijo honestamente la Señorita Lovato. "Seguiste y me dijiste que no querías que te odiase."
"Ya me acuerdo", dijo Camila elevando su mirada para finalmente encontrarse con la de la Señorita Lovato. La profesora sonreía con el sonido de la voz de Camila.
"Vale" contesto la Señorita Lovato. "¿Que te dije? ¿Te acuerdas de eso? Camila asintió con la cabeza en respuesta pero no habla y la Señorrita Lovato continuó.
"Te dije," dijo ala señorita Lovato seriamente. "Que intentaríamos evitar cualquier problema o situación donde pudieran aparecer en la medida de lo posible, pero que si no podíamos, dije que trataríamos de enfrentarnos a ellos" interrumpió Camila silenciosamente.
"Cierto", asintió la Señorita Lovato. "así que" ella siguió. "Por mucho que quiera apreciar tu disculpa escrita Camila, porque, honestaste, se lo difícil y el tiempo que gastas para hacer algo como esto, preferiría que hablases conmigo. Eso era parte de nuestro acuerdo tambien, ¿recuerdas?"
"Lo siento," tartamudeo Camila.
"No lo sientas," le dijo la Señorita Lovato seriamente. "No tienes que disculparte conmigo. Fue un accidente. No te odio Camila; ni siquiera te culpó"
"Pero," Camila intento interrumpir.
"No, nada," la Señorita Lovato la cortó. "Estabas enfadada y frustrada porque alguien había estado ponendote a prueba e intimidandote. Cualquiera en tu situación habría sentido exactamente lo mismo."
"Yo lo estaba y ni siquiera estaba dirigido hacia mi," comento Dinah y la Señorita Lovato le dedico una mirada significativa.
"Tu tolerancia no es tan alta como la de otra gente por la herida en tu cabeza," la Señorita Lovato siguió. "Se que intentaste ignorarle, pero, David no iba a dejarlo pasar, estaba jugando con fuego y el lo sabía."
"No, esa es una excusa, sin embargo" dijo Camila y la Señorita Lovato puso una mano en su hombro.
"No, no lo es," garantizo, "pero, la cosa, Camila, es que tu sabes eso y tomas responsabilidad de tus errores." Se pauso por un momento a mirar al grupo reunido. "hable con todo el mundo que se encontraba alli," informo a Camila. "Me dijeron que era la primera vez que pasaba así que sería difícil para ti hablar conmigo sobre ello," dijo la Señorita Lovato amablemente. "En el futuro, sin embargo, si alguien te intimida, especialmente David Johnson, quiero que me lo digas ¿vale?" la Señorita Lovato se giró al resto de las chicas. "Cualquiera de vosotras ¿entendido? No toleraré el bullying en esta escuela."
"Vale" contestó Camila asintiendo con la cabeza y Ally, Dinah y Lauren reflejaron su respuesta.
"Ok" contestó tambien la Señorita Lovato sonriendo. "Bueno, entonces, no hay nada mas que decir, ¿verdad?" se rio un poco antes de añadir. "Excepto un cosa"
"¿Que?" pregunto Camila nerviosa.
"Tienes un buen gancho de izquierdas," apunto la Señorita Lovato. "Considerando que era tu brazo ma s debil." se rio calurosamente de nuevo. "preferiría que usases tus manos para escribir, como discutimos ayer, pero si eso no tiene exito, a lo mejor podrás considerar tu carrera como boxeadora." Camila sonrió ante las palabras de la Señorita Lovato, encantada de que pareciera que realmente estaba bien con todo lo que había pasado ayer. Delante suyo, Dinah estalló en un ataque de risa.
"¿Una boxeadora?" pregunto Dinah, riéndose en alto. "¿Mila?"
"¿Que hay de gracioso en eso?" preguntó Camila simulando estar indignada.
"Te tropezarías con tus propios pies y te dejarias sin conocimiento a ti misma," le dijo Dinah aun riendose y Camila elevo una ceja, sacando la lengua ligeramente de acuerdo con las palabras de su amiga.
"Bueno," dijo la Señorita Lovato, levantándose de su silla,"aun creo que escribir sería una opcion mejor." dijo guiñando un ojo.
"Señorita Lovato" dijo Camila mientras su profesora se giraba para ir hacia su mesa.
"¿Si?" dijo ella, girándose sobre sus tacones para mirar a Camila.
"Gracias¦" dijo Camila alargando sus palabras.
"Una vez mas" repitió la Señorita Lovato. "No tienes que agradecermelo, pero de nada a pesar de todo."
"Yo" empezo Camila y la Señorita Lovato se apoyó de nuevo en la silla de al lado de su mesa una vez mas. "Yo no estaré aquí despues del colegio" consiguió compartir Camila con su profesora.
"Lo se," le dijo la Señorita Lovato, poniendo una mano alentadora en su brazo. "Tu madre llamó. Ella dijo que ibas a ir otra vez a la comisaría después del colegio." Camila asintió con su cabeza en respuesta.
"Vale", la Señorita Lovato admitió. "Nos pondremos al día mañana." terminó.
"Bien," Camila aceptó mientras la Señorita Lovato se puso en pie de nuevo.
"Espero que todo vaya bien con el conductor," le dijo la Señorita Lovato sinceramente. "Si que tiene que ser difícil volver a pasar por eso de nuevo." Camila asintió, bajando su mirada al suelo.
"Con suerte pronto podras dejar todo esto detrás," dijo positivamente la Señorita Lovato. "A lo mejor eres capaz de encontrar algun tipo de cierre."
Camila asintió con su cabeza de nuevo, esta vez subiendo su mirada para encontrarse con la de la Señorita Lovato. sintió que Lauren apretaba su hombro tranquilizadoramente a la vez mientras Dinah cogia su brazo en la mesa.
"Eso espero." contesto Camila y la Señorita Lovato sonrió y asintió con la cabeza antes de girarse e ir hacia el frente de la clase.
Una vez que tomó su asiento en su mesa de nuevo, Lauren se giró hacia Camila quien estaba visiblemente relajada desde su conversacion con la profesora, una sonrisa ahora en su cara, su frente ya no estaba arrugada.
"Ves, te dije que estaría bien," le dijo Lauren, quitando un Mecho de pelo de los ojos de Camila donde había caido de nuevo. "¿Te sientes mejor?"
Camila sonrió a Lauren, subiendo su mano libre hasta la cara de su novia. Esta vez era el turno de Camila de acariciar la mejilla de Lauren con la yema del pulgar y Lauren se rio ante ese gesto.
"¿Eso es un si?" le preguntó levantando la mano y cogiendo la de Camila en la suya. Se la llevó hasta los labios, besando el dorso de la mano suavemente.
"Si," admitió Camila. "Tenias razón"
"¿Era tan difícil de admitir?" le preguntó Lauren juguetonamente mientras jugueteaba con los dedos de Camila en su mano.
"No no de admitir." consiguió expresar Camila.
"Tan solo de decir," Lauren señalo y Camila asistió. "sabía que tenía que haber hecho que tomases algo para dormir anoche," comentó Lauren, mentalmente deprimiendoselo por no haberlo hecho en aquel momento. "¿Cuanto has dormido al final?" preguntó Lauren a sabiendas. "¿Unas pocas horas?"
"Dos," dijo Camila, sosteniendo dos dedos para enfatizarlo. "Estuve pensando."
"Peligroso," Dinah dijo riéndose. "¿Deberiamos estar preocupadas?" Camila negó”Holala cabeza en respuesta, sonriendo ante las palabras de Dinah.
"¿Sobre el conductor?" pregunto Ally a Camila.
"En..parte.." contesto Camila sinceramente.
"¿David?" pregunto Lauren.
Camila asintió y señalo al frente de la clase donde estaba la Señorita Lovato sentada.
"Tambien en la Señorita Lovato," dijo Ally con simpatia. "No me extraña que no consiguieras dormir."
Camila compartió una mirada seria a Lauren. No le había contado al resto de las chicas ajn pero, había pasado casi toda la noche despierta, cubierta en sudor, los flashbacks del accidente arrastrándose en su subconsciente todo el rato mientras tenía los ojos cerrados, despertando la con panico, completamente desorientada, su pecho contraído fuertemente mientras luchaba por respirar. había compartido las noticias con Lauren esa mañana, quien le había dicho que hablase con su terapeuta sobre los flashbacks Camila había accedido, pero, con una condicion, que Lauren fuera con ella.
Lauren por supuesto, había estado de acuerdo de inmediato en cuanto Camila se lo propuso, y así ambas ahora tenían una cita el martes por la tarde, Lauren lo había asumido por las películas, un sofá y un monton de manchas de tinta.
La campana sonó señalando el final de la clase y Lauren se levanto, recogiendo su mochila y la de Camila del suelo. Camila cogió su mochila agradecida y metió su cuaderno dentro, teniendo problemas con la cremallera por un momento antes de conseguir cerrarla. Se levantl de la silla y cogío la mano de Lauren que estaba esperando expectante.
"¿Te acompaño a frances?" le preguntó Lauren y Camila asintió con apreciación.
"Nosotras tenemos que correr," dijo Dinah gesticulando entre ella y Ally. "¿Os vemos luego en la comida?" pregunto.
"Claro," dijo Lauren mientras Dinah y Ally se dirigían a la puerta para salir al pasillo bullicioso. Ellas se despidieron con la mano mientras salían y ambas, Lauren y Camila levantaron su mano libre para devolver el gesto.
"así que," dijo Lauren mientras caminaban por el pasillo juntas. "¿Estas segura de que tu madre está de acuerdo con que te lleve ma?ana a la comisaría despues del colegio?"
"Si," asintió Camila. "Ellanos verá alla con mi padre"
"¿De verdad que están bien con que yo vaya?" pregunto Lauren mientras giraban la esquina juntas. Camila asintió.
"Te quiero allá," le dijo con una pequeña sonrisa en los labios. "Si..eso esta ¿bien?"
"Claro que lo esta;" le dijo Lauren mientras se paraban ante la puerta de la clase de Frances de Camila. "Estoy realmente encantada de que me lo hayas pedido."
Camila se elevo sobre los talones y beso a Lauren en los labios, cerrando los ojos mientras permanecía alli durante un momento, disfrutando del contacto. Sonrió, abriendo los ojos mientras se apoyaba de nuevo en la planta de sus pies y Lauren sonrió alegremente, apretando su mano.
"tomare esto como que tu tambien estas encantada de que vaya," respondió Lauren moviendo sus manos ligeramente a su lado.
Camila le guiño un ojo a Lauren, soltando su mano y movienndose para entrar a la clase. Lauren le puso una mano en el hombro, haciendo que se girase y rapidamente le planto un beso en los labios a Camila.
"Te verá en la comida," le dijo Lauren. "Intenta recuperar tu voz para entonces, ¿vale? La echo de menos." Camila asintió, sonriendo alegremente.
"Ok" dijo a proposito alargando las palabras mientras Lauren ponía los ojos en blanco con diversion antes de girar sobre sus tacones para ir hacia su proxima clase.
Camila observó como se iba un momento antes de entrar a la clase de Frances para tomar su asiento normal al fondo. Puso su mochila en la mesa que tenía delante,sacando su libro de Frances, un cuaderno y un bolígrafo antes de ponerla en el suelo a sus pies. Cuando se sento, Camila se dio cuenta de que alguien la estaba mirando a su derecha y se giro para mirar.
"Bonjour" dijo la chica sonriendo con diversion, "Je m”appelle Rachel"
Camila levanto la mano en señal de saludo, vacilante, reconociendo a la chica de algun lado, pero incapaz de situar su cara.
"¿Eres Camila verdad?" preguntó Rachel, poniendo su mesa mas cerca para poder bajar el tono de su voz ligeramente.
"Si," Camila contesto dudosa.
"Mira," dijo Rachel seriamente. "Siento mucho lo de David ayer," continuó. "Estaba siendo un completo idiota. El no tenía que haber dicho las cosas que dijo."
"¿tu estabas alli?" pregunto Camila, recordando vagamente haber visto a una rubia en el fondo con otra chica que llevaba el uniforme de animadora.
"Si," admitío Rachel avergonzada. "Lo siento, tenía que haberle parado o haber dicho algo. El puede ser un gran gilipollas a veces."
"¿el es tu amigo?" preguntó Camila.
"No exactamente," dijo Rachel. "El esta saliendo con una amiga mia. Me gusta pensar en el como un conocido."
"Oh," dijo Camila, los recuerdos del periodo de la comida de ayer volviendo a ella. "Tu te reiste"
"Lo se," admitió Rachel con culpabilidad. "No lo tenía que haber hecho, solo estaba intentando salvar la cara. No me sorprendería que tu tuvieras mejor GPA (Promedio de notas) que el. Apenas puede entrar en el equipo de baloncesto este año."
Camila elevó una ceja y volvió su atencion al profesor que había entrado en la clase y estaba enfrente de la clase pasando lista. Hoy, ellos tenían que practicar su habla y tenían que discutir con una pareja que hicieron durante el fin de semana.
Para sorpresa de Camila, Rachel en ese instante pidió ser su pareja. Camila estaba tan acostumbrada a ser la ultima persona de la clase en ser elegida que tenía que admitir que se sintió bien ante esa peticion por una vez.
"¿porque estas siendo tan amable conmigo? pregunto Camila cuando el resto de la clase ya se había emparejado y empezaron a hablar en Frances.
"Arrepentimiento," dijo seriamente Rachel. "Estoy intentando compensar lo de ayer. Espero que a lo mejor me puedas perdonar."
"Tu normalmente no te sientas aqui," tartamudeo Camila, maldiciendo su discurso y su falta de sueño.
"Bueno, normalmente nadie se sienta aquí," contestó Rachel y despues se sintió mal por la insinuación. "Me refiero, lo siento"
"esta bien," dijo Camila, moviendo su mano despectivamente porque era verdad. Normalmente nadie se sentaba a su lado en Frances o en ninguna de las otras clases por alguna razon. Nadie, excepto Ally, Dinah y Lauren en las clases que compartían.
"así que ¿estas saliendo con Lauren?" Rachel pregunto expectante, despues de haberlas visto juntas mientras entraba en clase antes. Camila giró su cabeza, y levantó la mirada de su libro donde había estado concentrada, para contestar
"Si" contesto Camila con una sonrisa en la cara con el pensamiento de su novia.
"Yo solia ser su amiga, ya sabes" dijo Rachel con toda naturalidad."nosotras solíamos ser bastante cercanas"
"Oh," dijo Camila, sin saber eso. ¿que paso?
"Nos distanciamos" mintió Rachel, negándose a admitirle a Camila que una vez habían salido, era como un secreto, aunque acababa de salir del armario oficialmente. "Estoy sorprendida" continuo. "No me habÃa dado cuenta de que bueno, eras lesbiana"
"Yo tampoco," dijo Camila, aun insegura de si prefería a las chicas antes que a los chicos o si solo era algo que tenía que ver con Lauren.
"Es una lastima en realidad," señalo Rachel, mirando los ojos de Camila constantemente y sosteniendo su mirada haciendo que la chica pequeña se sintiese ligeramente incomoda.
"¿Por que?" pregunto Camila un poco preocupada.
"Bueno," dijo Rachel inclinándose sobre el pequeño espacio entre ambas mesas, "porque eres realmente preciosa." Camila sintió como se sonrojaba con el cumplido de Rachel y rompían su contacto visual para mirar a sus manos embarazosamente.
"Un no" dijo Camila golpeando a su cuaderno abierto para distraerse.
"Si" dijo Rachel, recostandose sobre su silla. "Lauren es una chica con suerte"
Camila volvió su atencion de nuevo a Rachel quienn la estaba estudiando de cerca.
"Tu eres" empezo Camila pero su lengua se quedo atrapada en su garganta y no pudo vocalizar el resto de la frase.
"¿Gay?" pregunto Rachel y Camila asintió. "Si" le dijo riendo ligeramente.
Camila no sabía que decir en respuesta así que cogió su bolígrafo intentando escribir. Rachel la observo por un momento, da ndos cuenta de la escritura temblorosa de Camila antes de decidirse levantar y poner su mano derecha alrededor de la de la chica pequeña.
Camila sintió como se tenso con ese tacto poco familiar e intento quitar su mano pero Rachel la agarro firmemente.
"No, espera," dijo seriamente Rachel, "aqui, así," Ella guío la mano de Camila, lo que fue incomodo porque eran casi extrañas, como para escribir, "Je t”aime" en una pagina con letra cursiva de chica.
Camila movía su mano hasta su regazo tan pronto como Rachel la soltó y la otra chica sonreía con diversión.
"Tu no estas acostumbrada a gustar a otras chicas ¿no?" pregunto Rachel.
"Tu ni si quiera me conoces" consiguió expresar Camila.
"Si" dijo Rachel sugerente, levantando una ceja, "pero ese es un problema facil de solucionar."
"Estoy con Lauren." dijo Camila.
"Lo se" le dijo Rachel, "pero nosotras podemos ser amigas ¿podemos no?"
"yo" empezo Camila. "yo"
"Tu eres adorable cuando te pones tan nerviosa," dijo Rachel sinceramente. "Puedo ver porque le gustas a Lauren"
"No" respondió Camila. "Ella" trago saliva, tomándose un momento para recomponerse e intentar hablar adecuadamente. "Tu"
"Bien, interrumpió el señor Edwards, el profesor de Frances. "En français s”il vous plaît.”
"Oui", respondio Rachel
"Uh" dijo Camila observando a Rachel cuidadosamente y sintiendose mas y mas incómoda con cada segundo que pasaba. "Si"
"En français”" repitio el Se?or Edwards ante el desliz de Camila con el Español antes de girarse e ir hacia el frente de la clase.
"Ves" comento Rachel. "Eso es muy lindo."
Camila se gira para mirar hacia el reloj, silenciosamente calculando cuanto quedaba para que terminase la clase. Cuando la campana sono, guardo todas sus cosas y se escapo rápidamente, dicienndole adios a Rachel de prisa mientras se iba, la otra chica diciendo,
"te vere por aquí Camila" con una expresion de diversion en la cara.
Camila no sabía porque pero se sentía completamente incómoda con todo lo que había pasado durante esa clase y apenas se podía concentrar en la tarde, su mente estaba volviendo a la clase de Frances
Nunca la habían tratado así antes y no sabía como leer las intenciones de Rachel. Durante Frances, Camila había tratado de mantener el tema de conversacion que les habían dado, sólo para que Rachel dijera algo en frances lo que Camila no entendía y despues se lo traducía, apuntando en el cuaderno que tenía en la mesa para que lo viese Camila. Camila se había sonrojado en numerosas ocasiones, no porque ella se sintiese halagada, sino porque se sentía nerviosa, sin saber como reaccionar ante sus insinuaciones descaradas.
Despues de química, Camila fue hasta la sala para la comida y se sentó rapidamente al lado de Lauren quien ya estaba sentada con el resto del grupo y con Troy, el novio de Ally.
"Hola saludo" Lauren, dandole un beso en los labios a Camila. ¿Como ha ido el resto de tu mañana?" pregunto.
"Rara" admitio Camila, sacando un sandwich y una bebida de su mochila.
"¿Por que?" pregunto Lauren preocupada. ¿Que ha pasado?"
"No te enfades" dijo Camila mirando las caras de las otras que estaban en la mesa que estaban observando su conversacion con interes.
"ok" dijo Lauren. "¿Que esta pasando Camz?"
"una chica" empezo Camila.
"¿Una chica que Camila?" pregunto Lauren con una pequeÃa muestra de preocupacion en su voz.
"Ella dijo que le gustaba" le conto Camila. "Que que era una verguenza que yo estuviera saliendo contigo."
"¿Cuando?" pregunto Lauren con una pizca de enfado en su voz hacia esa persona desconocida.
"Frances" dijo Camila simplemente. "ella seguia tocando mi mano" continuo Camila. "Intente pa pa pararla"
"¿Quien?” interrumpio" Lauren, con su mente formulando una teoria, con tono irritado.
"Yo" empezo Camila intentando pensar como explicarse mejor. "Rachel" dijo finalmente.
"¿Murphy?" pregunto Lauren poniendo una mano reconfortante en el hombro de Camila en un acercamiento silencioso para decirle que no estaba molesta con ella. Normani casi se ahoga con su bebida cuando menciono a la ex-novia de Lauren.
"Yo no lo se" dijo Camila encogiendo los hombros. "Ella dijo que te conocia."
Lauren miro alrededor de la sala del almuerzo y por supuesto, pronto se encontro a Rachel a traves del espacio, sentada con David y su novia Samantha, una animadora, mirandola fijamente. Ella sonrió con picardia, ofreciendo a Lauren una pequeÃa sonrisa en forma de saludo.
Camila se giro para seguir la mirada de Lauren y Rachel se dio cuenta de que tambien la estaba mirando, moviendo la mano, saludandola calurosamente, con una sonrisa amable en la cara. Camila levanto su mano en respuesta y Lauren la cogio entre las suyas antes de girarse para mirar a las otras chicas de la mesa.
"¿Era ella?" pregunto Lauren enfadada, con la mano de Camila agarrada fuertemente en la suya.
Camila asintio con la cabeza, preocupada ante el disgusto de Lauren hacia la chica.
"Ella ¿no es una amiga?" pregunto Camila sintiendo el enfado de Lauren.
"No exactamente" dijo Lauren con los dientes apretados mientras compartia una mirada significativa con Normani quien se puso a mirar en direccion a Rachel desde su posicion en la mesa. "Ella es mi ex-novia" le dijo Lauren.
"Oh" dijo Camila ligeramente desconcertada. "yo uh"
Lauren miro a Camila notando su confusion y dandose cuenta de que pensaba que estaba enfadada con ella. Movio su brazo y lo puso alrededor de los hombros de Camila tranquilizandola, cogiendo su otra mano que estaba apoyada en su regazo. Lauren jugo con los dedos de Camila y puso a su novia mas cerca de donde estaba.
"Hey" dijo Lauren en voz baja y tranquilizadora. "No es tu culpa Camz, no estoy enfadada contigo"
"¿No lo estas?" pregunto Camila.
"No" le dijo Lauren firmemente. "Estoy contenta de que me lo hayas dicho en realidad" dijo Lauren sinceramente, porque sabia que Camila no tenia porque hacerlo, que podia haber elegido guardarse la informacion para ella misma pero, sin embargo, habia decidido abrirse y ser honesta.
"Ella esta jugando conmigo?" pregunto Camila y Lauren lanzo una mirada por encima del hombro en direccion a Rachel. Ella seguia mirandolas a ambas atentamente desde donde estaba sentada y Lauren no podia dejar de sentir un malestar en su cuerpo.
"No lo se" contesto Lauren honestamente. "No se que esta tramando" le dijo Lauren. "Tan solo ten cuidado cuando ella este cerca, cariÃo" advirtio Lauren.
Camila movio la cabeza con incredulidad.
"Yo no quiero estar cerca de ella" admitio Camila sinceramente, sintiendose aun incomoda con toda la experiencia. Lauren sonrió brevemente ante las palabras de Camila a pesar de la situacion.
"¿Te ha molestado?" pregunto bastante enfadada Lauren.
"No ella tan solo, no me gustaba" compartio Camila. "No podia esperar para alejarme de ella"
"Te juro por Dios Camz," dijo Lauren seriamente. "Si ella te molesta o te hace algo, voy a matarla" termino Lauren, con una voz evidentemente amenazadora.
"Yo tambien" secundo Normani aun mirando a la chica sobre la que estaban discutiendo.
"No la conozco" dijo Dinah simplemente "pero, si alguien molesta a Camren sabes que voy a patear su culo" Dinah miro a Rachel quien volvio su atencion a sus amigos. Ya no me gusta" comento Dinah. "Esta tramando algo"
"Si, pero ¿el que?" pregunto Ally.
"Ni idea" dijo Lauren, volviendo a mirar hacia Rachel una vez mas. La chica mayor parecia que sentia que la estaban observando porque levanto su mirada y sonrió en direccion a Lauren otra vez.
"Yo lo siento" se disculpo Camila y Lauren volvio su atencion hacia su novia y la beso inmediatamente en los labios.
"No te atrevas a disculparte" dijo Lauren ligeramente una vez que sus labios se apartaron. "Tan solo dime si hace algo para molestarte" le respondio Lauren.
"No te metas en esto" dijo Camila seriamente. "No merece la pena"
"De acuerdo" Lauren dijo de acuerdo sintiendo la angustia de Camila y dando un beso ligeramente en un lado de su cara. "No lo hare, ¿vale? Lo prometo" Camila asintio con aceptacion antes de besar a Lauren en los labios y sintiendose aun confundida desde la clase de antes de Frances, ella pronto lo profundizo, sintiendo una sensacion de comodidad con la piel suave de su novia presionando contra la suya, el calor familiar de su boca. Lauren, aun sosteniendo la mano de Camila en la suya, froto la base de su dedo pulgar con dulzura, y a diferencia de la incomodidad que habia sentido cuando Rachel la habia tocado antes, Camila se habia relajado rapidamente, calmada por ese gesto que conocia tan bien.
"Ignorala" Camila casi suplico mientras se separaban; el eco de las palabras de antes de la Se;orita Lovato y las propias palabras de Lauren de ayer, estaban volviendo de nuevo a ella.
Lauren se giro para mirar de nuevo a Rachel, la otra chica sonriendo otra vez. Rachel levanto una ceja en un desafio, pasando un dedo alrededor de su garganta e hizo un gesto entre Lauren y Camila antes de poner sus pulgares hacia abajo.
"Lo intentare" dijo Lauren girándose hacia Camila pero sabiendo, muy en el fondo, que era era una promesa que no deberia estar haciendo.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 20

Mensaje por Admin el Jue Mar 02, 2017 5:12 am

Después de su última clase del día, que consistía en otra vergonzosa introducción en educación sexual durante la clase de salud, Lauren recogió todas sus pertenencias y salió hacia el pasillo lleno de gente para esperar a Camila en su taquilla como hacía normalmente. La tarde pasó bastante rápido en comparación con otros días problemáticos en ese año escolar; sin embargo, la mente de Lauren seguía preocupada por varias cosas, los pensamientos de acompañar a Camila a comisaría de policia y las intenciones de Rachel perturbaban su mente.
Lauren nunca había estado en una comisaría de policía antes y se había imaginado mentalmente cómo sería a través de todos esos años viendo series de crímenes en la televisión. Se imaginó corpulentos detectives de mediana edad vistiendo con camisas desaliñadas, una corbata suelta colgando alrededor de su cuello, manchas de sudor visibles bajo el brazo, mientras tomaban café de una máquina de mierda y comían donuts rancios de una caja. Si era sincera, Lauren no estaba ansiosa por ir a la comisaría de policía tanto como lo estaría Camila ante la visita, recuerdos de lo afectada que su novia estaba ayer seguían presentes en su memoria. Camila había estuvo en estado catatónico después de que le pidiesen identificar el vehículo que la había golpeado el día anterior y le había costado horas volver a su estado normal de nuevo, la visita le dejó con pesadillas fresca y recuerdos para atormentar su sueño. Lauren estaba preocupada de que Camila tuviese que enfrentarse a algo similar, si no a peores dificultades hoy cuando le dijesen que intensase identificar al conductor que tan temerariamente y sin pensarlo le cambió la vida.
Lauren tenía que admitir que le había conmovido excepcionalmente cuando Camila le pidió que fuese con ella a la comisaría. Estaba más que feliz de concederle a su novia cualquier petición si así disminuía potencialmente sus propias ansiedades y por eso aceptó la petición en el momento. Si Camila necesitaba apoyo con esto, entonces Lauren encantada se lo daría.
Secretamente, Lauren esperaba que hoy marcase el comienzo de Camila poniendo finalmente atrás el resto de los demonios del accidente que la rodeaban. Lauren rezaba que viendo al conductor y siendo capaz de ponerle cara a esa figura, Camila sería capaz de seguir con su vida al menos, olvidando todas las ideas ridículas de responsabilidad personal y culpa que ella tenía.
Mientras Lauren estaba de pie, con su espalda apoyada firmemente contra la taquilla naranja que estaba junto a la de Camila, con sus libros firmemente cogidos contra su pecho, con los brazos cruzados, miró a lo largo del pasillo y vio a Rachel, de pie frente de ella un poco más a la derecha, mirándola de cerca. Junto con sus preocupaciones por Camila en relación con la visita a la comisaría de esta tarde, Lauren también había estado muy preocupada por el repentino interés de Rachel hacia su novia que al parecer había aparecido de la nada. Lauren y Rachel no habían salido durante mucho, un par de semanas en el mejor de los casos a finales del curso pasado. Rachel no era el tipo de chica por la que Lauren se sentía normalmente atraída; 1,70 de altura, el pelo largo y rubio y unos ojos azules penetrantes y brillantes. Rachel no estaba en el equipo de animadoras, pero tenía un montón de amigas que sí estaban y a menudo se la podía encontrar con ellos o con un grupo mixto del equipo de baloncesto durante el almuerzo. Rachel tenía un cuerpo atlético y fue capitana del equipo de fútbol de chicas, jugando ofensivamente siendo una de las mejores delanteros con más puntuación de la escuela.
Lauren había conocido por primera vez a Rachel en una barbacoa de un amigo en común un soleado sábado por la tarde. Se cayeron inmediatamente bien, Lauren atraída por la evidente confianza de Rachel y su forma extrovertida de ser. Ambas habían pasado ese día absortas en su mutua compañía, la conversación surgía fácilmente antes de que Rachel, a altas horas de la noche del sábado, finalmente le había pedido a Lauren su número. Habían empezado con una relación fácil, las citas eran agradables yendo a jugar a los bolos o al cine. Sin embargo, pronto se le hizo evidente a Lauren que Rachel seguía aún dentro del armario cuando las dos se encontraron con unos cuantos amigos de Rachel una tarde durante una cita.
Todo el comportamiento de Rachel había cambiado casi al instante en que se acercaron al pequeño grupo de sus amigos y la distancia física y emocional que se había creado entre ella y Lauren habían llevado al final de su relación.
Lauren estaba familiarizada con el proceso de salir del armario ante sus amigos y familia, después de haber experimentado la misma cosa ella misma. Lauren entendió que era difícil y desalentador, sin embargo, el dolor que había sentido por haber sido ignorada y degradada por Rachel públicamente había sido toda la motivación que había necesitado para terminar su fugaz relación. Lauren no juzgó a Rachel por abrirse acerca de quién era ella, pero, ella no se comprometería a aceptar eso, ya había pasado demasiado tiempo de su vida fingiendo ser otra persona y se odiaba cada segundo por eso.
Lauren finalmente había aceptado que era lesbiana y estaba orgullosa de sí misma por ser capaz de abrirse al respecto, de ninguna manera iba a dejar que alguien cambiase eso.
Lauren observó a Rachel y se disculpó del grupo de amigos con el que estaba y caminó por el pasillo lleno de gente donde ella estaba de pie. Solo duró un mes, Lauren había rechazado los intentos de Rachel de reavivar su relación, sus sentimientos por Camila abrumándola de todas las formas imaginables, al punto que todos los demás pretendientes posibles palidecían en comparación. Rachel finalmente había declarado públicamente su sexualidad, pero, por desgracia, ya era demasiado tarde, Lauren estaba completa y totalmente enamorada de Camila, y los sentimientos por Rachel estaban totalmente borrados.
Rachel siempre había sido agradable, incluso después de la ruptura y Lauren nunca habrían pensado en ella como una matona o una persona vengativa, pero, durante toda la tarde, lo único que podía pensar era en todas las posibles razones por las que Rachel podría haber desarrollado de pronto un interés por Camila. ¿Era porque ella realmente le gustaba, a pesar de que nunca había hablado con ella antes de hoy, o era porque tenía un motivo vengador y quería separarlas? De cualquier manera, Lauren sospechaba de Rachel y de sus motivos. Lauren estaba preocupada, dándose cuenta de que no le gustaba esta complicación inesperada en su relación.
“Hola Lauren,” saludó Rachel mientras se acercaba hasta pararse delante de su ex-novia, con la misma sonrisa que había tenido durante el almuerzo.
“Ahórratelo Rachel,” contestó Lauren immediatamente a la defensiva.
“Oh vamos,” dijo Rachel, apoyándose contra la taquilla de Camila con su hombro izquierdo, mirando a Lauren. “No seas así. Una vez solíamos ser amigas.” se pausó por un momento antes de añadir pensativamente, con sus cejas alzándose ligeramente, “solíamos ser un poco más que eso si lo recuerdo correctamente.”
“Eso fue hace un tiempo,” dijo Lauren francamente. “He seguido hacia delante desde entonces.”
“Lo puedo ver,” respondió Rachel, una pequeña risa se escapó de sus labios. “Camila…es muy linda. Aunque es un poco bastante inocente e inexperta.” continuó Rachel.
“¿Qué quieres Rachel?” preguntó Lauren, irritada por los intentos de conversación de la otra chica.
“Quiero saber qué tiene Camila que no tenga yo,” le dijo simplemente Rachel.
Lauren se burló de las palabras de Rachel, entendiendo finalmente cayendo en la cuenta.
“¿Estas celosa?” le preguntó Lauren incrédula.
“No diría que estoy celosa,” contestó Rachel dando un paso hacia Lauren. “Tengo más curiosidad que cualquier otra cosa.”
Ella levantó una mano en un intento de pasar un dedo por la parte superior del brazo de Lauren, sin éxito cuando Lauren se echó hacia atrás quedando fuera de su alcance.
“Quiero decir, Camila parece realmente linda y todo eso,” dijo Rachel, mordiéndose el labio inferior durante un momento, “pero tú te mereces estar en una relación real Lauren,” le informó Rachel, “con alguien que pueda contar más de diez y que no necesite llevar pañales o zapatos de velcro.”
“Que te den Rachel,” le dijo defensivamente Lauren. “No sabes nada de Camila…”
“Todavía no,” intercedió Rachel, con una leve amenaza en su voz.
“Te juro por Dios…” empezó a decir Lauren enfadada acercándose hacia Rachel, pero la otra chica la cortó.
“¿Qué Lauren?” le preguntó Rachel. “¿Qué harás exactamente?”
“Mantente alejada de Camila,” la amenazó abiertamente Lauren. “Solo te lo voy a decir una vez.”
“Camila no tiene nada que hacer en mi camino,” le dijo Rachel a Lauren con desdén. Levantó una mano para ponerla en el antebrazo de Lauren, cuando ella lo retiró para evitar el toque de Rachel.
“Eres increíble,” dijo Lauren aturdida.
“Pienso de forma optimista,” dijo Rachel simplemente.
“Así que…” empezó Lauren pensando en las cosas que tenía en la cabeza antes de vocalizarlas. “¿Tú no estás flirteando con Camila para intentar que rompamos?”
“Pensé que podría aumentar su autoestima,” dijo Rachel. “Quiero decir, ella podrá probablemente usar toda la ayuda que puede conseguir de…” Lauren tiró todos sus libros al instante; levantando su mano y poniendo a Rachel contra la taquilla con fuerza. Lauren se paró por un momento para mirar a su alrededor, dándose cuenta de los numerosos pares de ojos que estaban ahora mirando con interés esa conversación. Dejó caer su mano y se agachó para coger sus libros del suelo.
“Eres extremadamente caliente cuando estás enfadada Lauren,” dijo Rachel. Lauren abandonó sus libros en el suelo para levantarse rápidamente de nuevo, siendo capaz solo de pararse para no empujar a Rachel contra la taquilla en el último momento, con un poco de autocontrol y voluntad de hierro. Rachel la miró con diversión.
"Te vuelves completamente defensiva cuando se trata de Camila," señaló Rachel. “Supongo que realmente te gusta.” Se pausó por un momento, enderezando ligeramente su camiseta. “Camila es una interesante contradicción ¿verdad Lauren?” le preguntó Rachel observando a Lauren de cerca mientras su cara mostraba rabia, “vulnerable e inocente, aunque, sexy y linda al mismo tiempo.”
“No lo diré de nuevo Rachel,” escupió casi entre dientes Lauren. “Déjala en paz.”
“No lo sé,” dijo Rachel fingiendo contemplación. “Camila es adorable cuando está nerviosa. Supongo que no está acostumbrada a que la gente le preste atención.” se pausó por un momento Rachel para dejar que sus palabras penetrasen. “Es increíble lo que la gente puede confundir con amor ¿verdad?” le preguntó, intentando penetrar en la piel de Lauren con éxito. “Estoy segura de que alguien con la autoestima de Camila no se enamoraría por la primera persona que le mostrase el mínimo interés. Quiero decir, no es como si tu hubieses sido la única persona que le ha dedicado su tiempo del día o algo. Estoy segura de que recibe muchas ofertas.” Lauren hizo un movimiento amenazador dando un paso hacia Rachel de nuevo, pero la otra chica levantó las manos a la defensiva.
“Espera un minuto,” le dijo Rachel sabiendo que había tocado el tema acertado, “escúchame ¿vale?” Rachel esperó a que Lauren dijera algo, continuando cuando no lo hizo.
“En realidad te estoy ayudando,” le dijo Rachel. “Si Camila realmente te quiere, se mantendrá alejada de mi, sino, bueno, entonces a lo mejor deberías reconsiderar mi oferta anterior. Tienes que admitir que nuestra relación fue divertida mientras duró…”
Rachel elevó de nuevo su mano para acariciar el brazo de Lauren pero ella lo alejó con nauseas. Lauren se agachó para recoger sus libros rápidamente, ansiosa por poner todo el espacio posible entre ella y Rachel. Una vez que los había colocado en sus brazos, Lauren se levantó y miró a la otra chica quien estaba empezando a ver una luz completamente nueva.
“Aléjate de mi” le dijo furiosa Lauren. “Lo digo en serio Rachel. Si te acercas a mi o a Camila otra vez…”
“No harás nada,” terminó Rachel riéndose ligeramente. “Eres demasiado buena chica para eso Lauren.”
“No me pongas a prueba Rachel,” Lauren murmuró ásperamente.
“No me digas,” respondió Rachel misteriosamente, con una repentina sonrisa en la cara mientras miraba algo por encima del hombro de Lauren.
Lauren se giró para ver a Camila que se acercaba a ellas, con Dinah y Normani a cada lado. Normani le dirigió una mirada interrogativa a Lauren cuando se dio cuenta de que Rachel estaba detrás suyo. Levantó una ceja con curiosidad observando la apariencia irritada de Lauren.
“Te veré por aquí,” le dijo animadamente Rachel a Lauren mientras el trio las alcanzaba. Se paró delante de Camila mientras se iba. “Hola de nuevo Camila,” saludó Rachel bajando su voz seductoramente. “Con suerte veré mucho más de ti.” le dijo antes de decirle adiós con la mano, desapareciendo por el pasillo hasta la salida.
Lauren miró cómo se iba y sólo volvió a concentrarse en sus amigas cuando sintió que alguien la tocaba suavemente el brazo.

“¿Estás bien?” preguntó Camila con un tono ronco calmando casi al instante a Lauren.
Lauren sonrió sinceramente a Camila, levantando su mano para coger la de su novia y apretarla de forma tranquilizadora.
“Lo estoy ahora,” le dijo Lauren sinceramente y Camila sonrió a cambio antes de ponerse de puntillas y dejar un suave beso en los labios de Lauren en forma de saludo.
Lauren sintió cómo se relajaba con el beso, toda su rabio ahora se había reemplazado con una familiar sensación de mariposas en su estómago con el roce de los labios suaves de Camila sobre los suyos. Camila sonrió mientras volvía a ponerse sobre sus talones y Lauren le soltó la mano un momento para permitir que abriese su taquilla para dejar allí algunos libros de su mochila.
Normani y Dinah le dedicaron una mirada inquisitiva en realción a la inexplicada presencia de Rachel, pero, Lauren negó con la cabeza silenciosamente rogándoles que lo dejasen estar por ahora, sin querer tener que hablar con Camila de ello antes de ir a la comisaría de policía. Lauren escuchó a Camila cerrar su taquilla firmemente y sintió el calor reconocible de la mano de su novia mientras la acogía entre la suya de nuevo.
“¿Estás lista para irnos?” preguntó Camila, elevando su mirada para encontrarse con la de Lauren.
“Sí,” le dijo Lauren moviendo sus manos de delante hacia atrás entre ellas como de costumbre. “Normani,” dijo Lauren llamando a su amiga, “¿Te llamo después para el trabajo de Química?” le preguntó intencionadamente.
“Vale,” dijo Normani entendiendo. “Dinah viene a mi casa después de nuestra clase de baile, pero estaré libre para hablar.”
“Ok,” dijo Lauren. “Entonces hablamos después.”
“Adiós,” dijo Camila a Normani y Dinah.
“Espero que todo vaya bien en la comisaría,” le dijo Dinah acercándose y dando un abrazo rápido a Camila. “Llámame si necesitas algo ¿vale?”
//“Gracias,” dijo Camila con apreciación mientras Dinah la soltaba. “Lo haré.”
“Espero que finalmente inculpen al conductor,” dijo sinceramente Normani abrazando brevemente a Camila mientras se despedían. “Es hora de que lo hagan si me preguntas a mi.”
“Gracias Normani,” contestó agradecida Camila.
“Tenemos que irnos,” dijo Lauren, mirando su reloj para comprobar la hora. “Tus padres estarán esperándonos.”
“Ok,” reconoció Camila y se despidió con la mano de las otras mientras Lauren dirigía a ambas por el pasillo hasta el parking donde estaba su coche. Lauren abrio la puerta para Camila, cogiendo la mochila de su novia y poniéndola en el asiento de atrás. Dio la vuelta al coche, sentándose en el asiento del conductor antes de encender el motor y ponerse de camino por la carretera principal.
“¿Estás segura de que estás bien?” le preguntó Camila a Lauren con preocupación poniendo una mano en su rodilla. “Parece que estás muy callada.”
“Sólo estoy pensando,” le dijo honestamente Lauren.
“¿Sobre qué?” le preguntó insistentemente Camila.
“Nada importante,” le dijo Lauren girándose para mirar a Camila, haciendo un gran esfuerzo para poner una sonrisa en su cara. “¿Cómo te sientes con lo de la rueda de reconocimiento?” preguntó Lauren en un intento de cambiar de tema.
“Bien,” contestó Camila. “En realidad, no sé de cuanta ayuda voy a servir,” admitió. “No puedo recordar nada sobre el conductor.”
“Creías que no ibas a recordar el coche,” dijo apoyándola Lauren, “pero lo hiciste. A lo mejor le reconoces cuando les veas.”
“Puede,” cedió Camila. “Supongo que dentro de poco lo averiguaremos.”
“¿Estás nerviosa?” le preguntó Lauren. “Parece que lo estás.”
“No es por la rueda de reconocimiento,” dijo Camila, “pero, no sé, qué pasa si recuerdo algo…”
“¿Estás preocupada por tener más pesadillas?” Lauren cuestionó a sabiendas.
“Un poco,” confesó Camila y Lauren sonrió tristemente, “pero, estoy más preocupada por… quiero decir… es estúpido…”
“¿Qué?” preguntó atentamente Lauren.
“Vomité,” admitió Camila. “Ayer…cuando recordé…No podía pararme…”
“Estás avergonzada.” estableció Lauren en vez de preguntar.
“Te dije que era estúpido,” dijo miserablemente Camila.
“No es estúpido,” dijo Lauren, sonriendo a Camila, poniendo su mano encima de la que ella tenía sobre su rodilla y apretándola consolándola. “Estoy segura de que eso pasa todo el tiempo. No deberías estar avergonzada.”
“Por eso quería que vinieras,” le dijo Camila a Lauren. “Me siento segura cuando estás cerca. Haces que sienta que me puedo enfrentar a cualquier cosa.”
Por alguna razón las palabras de Camila no conmovieron a Lauren de la manera que normalmente lo harían, los comentarios de antes de Rachel hacían que la duda se sembrase en su propia mente sobre los sentimientos de Camila.
Lauren fingió una sonrisa en respuesta, apretando la mano de Camila una vez más antes de soltarla para agarrar el volante y llegar hasta el parking de la comisaría de policía. A lo mejor Rachel tenía razón, a lo mejor los sentimientos de Camila estaban basados en nada más que el hecho de que Lauren era la única persona que le mostraba su interés. Camila había admitido abiertamente que tenía problemas con su autoestima, ¿qué pasaba si se estaba haciendo dependiente de Lauren y de su cariño para reforzar eso?
¿Dónde dejaría eso a Lauren cuando finalmente hubiese recuperado su autoestima?
“¿Estás segura de que estás bien?” preguntó Camila observando de cerca a Lauren mientras apagaba el motor.
“Sí, estoy bien,” dijo Lauren haciendo un gran esfuerzo para sonreir pero podía ver la duda en la cara de Camila y odiaba que ella misma la estuviese traicionando.
“Ok,” contestó simplemente Camila, abandonando el problema mientras se bajaba del coche.
Lauren se maldijo interiormente ante el desánimo en la voz de Camila y rápidamente abandonó el coche, cerró con llave y dio la vuelta alrededor del coche hasta ella.
“Hey,” le dijo, poniendo una mano en el hombro de Camila mientras empezaba a andar hacia la entrada del edificio. “Lo siento ¿vale? Supongo que están pasando demasiadas cosas.”
“No tienes que venir si esto es demasiado,” dijo Camila, “Mis padres están dentro…”
“No, quiero estar ahí,” interrumpió rápidamente Lauren. “Quiero, solo que…”
“¿Te he alterado?” le preguntó seriamente Camila. “Quiero decir, con la cosa de Rachel antes…” Se pausó por un momento, bajando su mirada hasta el suelo. “Lo siento, yo…” empezó Camila.
“No,” interrumpió rápidamente Lauren. “No eres tú, es ella. Ella es…ella es tan molesta…dijo algo y ahora parece que no puedo quitármelo.”
“¿Algo de nosotras?” preguntó preocupada Camila.
“Por favor, ¿podemos hablar de esto más tarde?” preguntó Lauren. “Tenemos que entrar. Tus padres…”
“Ellos pueden esperar,” dijo Camila.
“Camz,” suplicó Lauren.
“¿No confías en mi?” le preguntó Camila. “No me gusta Lauren,” le dijo finalmente Camila. “Te lo prometo, odié cuando me tocó…”
“Lo sé,” le dijo Lauren.
“Entonces ¿qué es?” preguntó Camila preocupada. Lauren suspiró en alto.
“Por favor Camz,” suplicó Lauren. “Podemos hablar de esto más tarde.”
“Bien,” dijo Camila girándose, “Te veré mañana entonces.”
“¿Qué?” dijo Lauren tirando del brazo de Camila y deteniéndola en seco.
“He dicho que te veré mañana,” le repitió Camila con dolor evidente en sus ojos.
“¿Qué pasa con la rueda de reconocimiento?” le preguntó Lauren.
“No te preocupes por ello,” le dijo Camila. “Mis padres están aquí. No tienes que quedarte.”
“Cariño, por favor, no seas así, ¿vale?” le imploró Lauren mientras Camila intentaba irse de nuevo.
“Entonces dime qué esta pasando,” contestó Camila. “¿Qué dijo ella?”
“No es lo que dijo, sino lo que quiso dar a entender,” respondió Lauren.
“Bueno, ¿qué quiso dar a entender?” preguntó Camila.
Lauren estudió de cerca a Camila antes de ceder finalmente.
“Ella dijo que tú estaba solo conmigo porque era la única persona que te mostraba un interés,” dijo Lauren observando la cara de Camila esperando una reacción. “Ella sugirió que piensas que te gusto solo porque la atención que te doy te ayuda con tu autoestima.” Camila sacó su brazo de donde lo tenía agarrado Lauren y se apartó de ella herida. "Camz,” dijo Lauren, intentando alcanzar su mano pero Camila retrocedió de nuevo.
“No,” le dijo con voz ronca y temblorosa.
“No le creo,” dijo Lauren intentando acercarse de nuevo.
“Sí lo haces,” dijo Camila poniendo sus manos arriba en frente suyo. “Crees que es posible, que lo que dice es verdad. Admítelo.”
“Tú misma dijiste que no crees que puedas enamorarte de alguien hasta que aprendas a amarte a ti misma de nuevo,” estableció Lauren. “¿Qué pasa si sólo estás confundida con los sentimientos en tu cabeza?”
“No estaba mientiendo cuando te dije que me gustabas Lauren,” le dijo Camila. “He sido honesta contigo desde el principio. Yo…Yo….no estoy… confundida sobre eso.”
“¿Cómo sabes eso?” le preguntó Lauren y en el minuto en el que se escaparon esas palabras de sus labios, supo que habían sido un error por la mirada que se cruzó en la cara de Camila.
“Yo…” empezó Camila y Lauren vio como sus palabras se ahogaban en su garganta. “Yo…” empezó de nuevo. “Yo…no…estoy confundida…” consiguió expresar Camila. “Lo…sé…porque…te cuento…todo.” continuó. “Todo Lauren…Tú eres la única…ppp….persona…que me… conoce… que…realmente…me…co…conoce.”
“Camz,” dijo Lauren sintiéndose culpable al instante.
“No,” gritó Camila. “Yo soy…soy…soy…mmás…honesta…” se pausó Camila intentando recomponerse, con una frustración evidente con su incapacidad para hablar correctamente. “Más honesta…contigo…que con cualquiera… Te cuento cosas…que…nadie más sabe….”
“Lo siento,” se disculpó Lauren. “Dejé que las palabras Rachel me afectaran ¿vale? Lo siento. ¿Podemos por favor olvidarnos de esto?”
“Pensaba…qu…que…sabías…lo difícil…que…era…para mi…compartir…y ser…abierta,” Camila siguió ignorando las disculpas de Lauren, “pero… confié en…ti…”
Lauren no sabía que decir en respuesta a las palabras de Camila. Sabía que era cierto, sabía que Camila no estaba mintiendo. ¿Cómo había podido ser tan estúpida de dejar que Rachel se metiese en su cabeza? Era exactamente lo que Rachel quería y Lauren se lo dejó en bandeja. Pensando en ello objetivamente ahora, Lauren nunca debería haber dudado de los sentimientos de Camila. Nunca desde su primera cita, cuando Camila se abrio a ella sobre el accidente, sobre sus sentimientos, Camila había empezado a compartir más y más con Lauren. Justo esta mañana le había contado lo de sus flashbacks, algo que no le había contado al resto de las chicas, ni siquiera a Dinah. Camila le había pedido ser su novia, lo había planeado todo. Incluso había hablado con Ally y Normani para averiguar más cosas de Lauren para poder sorprenderla con una cita con sus cosas favoritas. Tú no harías eso si estuvieses confundido. Harías eso si te importase, si realmente te importase. No solo porque disfrutes la atención que alguien te presta.
Lauren intentó dar un paso hacia delante para coger la mano de Camila de nuevo pero ella la puso rápidamente fuera de su alcance.
“Por favor Camz,” suplicó Lauren. “Lo siento mucho.”
Camila se limpió las mejillas con el dorso de la mano, incapaz de detener las lágrimas que caían de sus ojos. Camila se rio para sus adentros y Lauren la observó ligeramente confundida.
“Sí…yo también,” dijo Camila riéndose aún con la ironía de la situación. “Supongo…que realmente…me gustas,” comentó y Lauren la observó con un sentimiento miserable. “De otra manera…esto no…dolería…tanto.”
“Camila,” dijo Lauren y Camila levantó su mano.
“Adiós…Lauren,” dijo tristemente Camila, con lágrimas que brillaban en la esquina de sus ojos en el sol de la tarde cuando se volvió sobre sus talones y se dirigió hacia la entrada a la comisaría de policía.
“Camz!” la llamó Lauren, “¡Camila!” Sin embargo, siguió caminando y Lauren sintió cómo su estómago cayó y su pecho se contrajo fuertemente, con sus pulmones teniendo problemas para respirar.
Mierda. Lauren pensó que su cerebro intentaba obligarla a ir detrás de Camila, pero sus extremidades la desobedecían como un niño petulante, sin embargo, las lágrimas caían de sus ojos. Mierda. Pensó de nuevo. Así se imbécil.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 21

Mensaje por Admin el Jue Mar 02, 2017 5:12 am

Lauren se quedó paralizada, su mente en confusa, insegura sobre lo que sería lo mejor para hacer. Su cabeza le estaba diciendo que se fuese a casa, que le diera un poco de espacio a Camila con el desafío que le estaba esperando dentro del edificio. Mirar a la cara de la persona que casi te mata, sabiéndolo o no, iba a ser lo suficientemente difícil para Camila sin que Lauren complicase las cosas más con ella ahora, obviamente una presencia que no quería. Sin embargo, el corazón de Lauren contradecía ferozmente a su cabeza, obligándola a perseguir a Camila, de pararla de caminar alejándose de ella y lo más importante, de ellas. El corazón de Lauren palpitaba dolorosamente en su pecho imaginando que tiraba con fuerza contra su pecho con cada paso que Camila daba para alejarse. Mientras Lauren vacilaba, su cabeza luchaba con su corazón indeciso, Camila desapareció en el interior del edificio y Lauren sintió un dolor como el que nunca antes había experimentado en su vida. Sintió que tiraban de su pecho, el aire salía expulsado de sus pulmones entre fuertes sollozos mientras lloraba abierta y descaradamente en el parking donde permaneció en silencio frente a las enormes puertas electrónicas, rezando para que en cualquier momento Camila reaparecería. Finalmente, después de quince minutos de espera, Lauren se dio cuenta de que ella no lo haría. Ahora que Camila había desaparecido de su vista, la mente de Lauren finalmente conquistó su corazón insuficiente y lentamente se dirigió de nuevo hacia su coche, subió en el asiento del conductor con solemnidad, cerrando de golpe la puerta detrás de ella con frustración. Todo en lo que podía pensar mientras estaba allí sentada, con la cabeza apoyada contra la ventana, era en cómo esto era su culpa y el autodesprecio que sentía en ese momento hacia si misma superaba con creces a cualquier odio que sentía hacia Rachel. Sí , su ex-novia era vengativa y maliciosa, pero había sido su dedo el que había apretado el gatillo que podía haber terminado en última instancia, su relación con Camila. Rachel podía haber sido la que sembrase las dudas en su mente sobre los sentimientos de Camila, pero Lauren había sido la que había dejado que echasen raíces y supurasen, creciendo de manera exponencial y de forma indiscriminada como las células de un tumor maligno hasta que te consumen completamente. Camila no le había dado a Lauren ni una sola razón para desconfiar de sus sentimientos. De hecho, sus acciones las últimas veinticuatro horas a solas deberían haber sido suficientes para convencer a Lauren de que estaba siendo ridícula y estúpida por darle la mínima importancia a los comentarios de Rachel.
Lauren estaba enfadada con Rachel por hacer que cuestionase los sentimientos de Camila y el compromiso de su relación pero, más que nada, Lauren estaba muy furiosa consigo misma. Permitió que Rachel se metiese bajo su piel, ensuciar todo lo especial que Camila y ella compartían, haciendo que girase todo en la cabeza de Lauren hasta que se había vuelto irracional y autodestrutiva. Rachel había conseguido lo que quería exactamente con un pequeño esfuerzo y Lauren había permitido que eso pasase, siendo un juego en las manos de su ex-novia sin pensar ni un segundo. Lauren se maldijo mentalmente por ser tan idiota, levantando la cabeza de su posición contra la ventana y metiendo la llave en el contacto, encendiendo el motor ruidosamente.
Lauren debatió si permanecer en su coche esperando en el parking a que Camila volviese a salir, pero se lo pensó mejor cuando recordó la forma retirada e insensible como se había encontrado ayer por la tarde, cuando fue a casa de Camila después de la escuela. Decidió que, no importaba lo que estaban pasando en estos momentos, Camila no necesitaba una complicación extra, no cuando ella ya estaba enfrentándose a tanto. Así, Lauren puso lentamente su coche marcha atrás y lo sacó de la plaza del aparcamiento, saliendo del allí y poniéndose de camino por la carretera, conduciendo sin ningún destino en particular en su mente, sin rumbo y reflexiva mientras consideraba todo lo que había sucedido en el pasadas horas.
No podía decir durante cuánto estuvo conduciendo, o qué calles había pasado en su viaje aleatorio, pero, Lauren siempre recordaría dónde había acabado, aparcada en la playa, en el mismo sitio donde estuvo la tarde de su primera cita con Camila. Lauren miró desde la ventanilla al océano, observando las olas mientras daban vueltas y golpeaban la arena, removiéndola y agitándola furiosamente. Las imágenes no se desperdiciaban en Lauren y se imaginó a Rachel, el mar tormentoso barriendo y moviendo la arena, o como lo imaginó, su relación con Camila. Lauren recordaba vívidamente una historia particular que Camila había compartido con ella esa noche en la que se habían sentado juntas en la playa y una cita, que parecía especialmente hecha para la situación actual, “Un mar en calma nunca hizo a un marinero experto.”
Camila le había dicho a Lauren que en el momento que ella no había entendido las palabras. Eso no hubiera sido sino hasta después de su accidente que ellos finalmente tuvieron sentido y aunque Lauren había comprendido el significado de la cita con bastante rapidez, no fue hasta ahora que ella realmente lo apreciaba. Mientras estaba allí sentada , el tiempo de desaparecer en un abismo sin fin, nunca para ser vivido o experimentado de nuevo, Lauren no podía dejar de lamentar sus acciones pero, sabía que si no otra cosa que había aprendido de ellos, aunque fuera demasiado tarde para salvar su relación con Camila. Si la vida de Lauren fuera una película, sería lloviendo afuera mientras miraba hacia el mar, la ligera llovizna funcionando sin problemas por el cristal de la ventana mientras miraba al cielo gris opaco y el clima sombrio que se adaptaría perfectamente a su estado de ánimo. Sin embargo, su vida no era una película, y aunque el viento era fuerte y el cielo nublado, era luminosa y de vez en cuando el sol rompía a través de una brecha en las nubes blancas y esponjosas para calentar la cara de Lauren, un pequeño consuelo en una por lo demás el estado de ánimo miserable.
Finalmente Lauren logró separarse de la playa, tratando de recomponerse lo suficiente para encontrar su camino a casa. Todo el recorrido estuvo plagado de recuerdos de alegría de la noche de su primera cita con Camila donde había enterrado sus pies en la arena, sintiendo la ligera brisa de mar contra su cara. Una vez en casa, Lauren había subido las escaleras corriendo y se había tirado en su cama, buscando en su bolsillo su teléfono para marcar el número de Camila, completamente ajena al tiempo que había pasado desde que se habían separado antes. Cuando Camila no respondió, Lauren dejó un mensaje disculpándose profundamente y suplicando a la otra chica que le diese una segunda oportunidad.
Unos minutos más tarde, incapaz de estar sin hacer nada, Lauren continuó de esa forma, dando vueltas encima de su edredón, agitada, con su cuerpo con ganas de hacer algo más práctico para rectificar sus acciones desde antes, hasta que dejó al menos unos veinte mensajes de voz. Al final, aceptó la derrota, Lauren marcó el número de Ally, dio una rápida mirada al reloj que le informaba que tanto Normani como Dinah estaban en su clase de baile y estarían disponibles en ese momento.
Cuando Ally cogió el teléfono, Lauren inmediatamente la informó de todo lo que había pasado, desde su arrepentido encuentro con Rachel en el pasillo después de la escuela hasta su duda irracional hacia Camila que fue lo que siguió. Ally había sido comprensiva con la situación de Lauren y le había dicho a su amiga que iría lo antes posible con montones de chocolate, con suerte las dos juntas conseguirían averiguar la forma de arreglar las cosas con Camila. Eso había sido hace veinticinco mensajes de voz, y aún así, todavía no había señales de Ally.
Mientras tanto, Lauren estaba poniendo sal en la herida releyendo la carta que Camila le había escrito a ella después de que confesase sus verdaderos sentimientos en voz alta en aquella afortunada tarde. Estaba sentada en el asiento de la ventana de su habitación, pasando por alto la puerta del patio trasero, con la letra agarrada firmemente en sus manos mientras el oscuro cielo dejaba caer una gran cantidad de lluvia contra el cristal que tenía delante, el tiempo finalmente coincidía con su triste estado de ánimo en una patética mentira perfecta. Lauren estaba sola en la casa mientras leía las palabras de Camila, sus padres estaban en casa de unos amigos cenando, su hermano y su hermana estaban con ellos, todo el mundo asumiendo que ella estaría en la comisaría de policía. Por primera vez en mucho tiempo, Lauren se sentía sola y marginada sentada en el piso de arriba mientras miraba su móvil con esperanza de que hubiese recibido un mensaje silencioso de Ally o incluso mejor, de Camila. Suspiró cuando su pantalla reveló que no tenía mensajes y volvió su atención a las páginas que tenía delante suyo, desanimada, las palabras casi reflejando sus propias emociones en algunos momentos.
”Odio como dejamos las cosas antes porque sentí que era el final de algo que no estaba preparada para dejar ir y me niego a perder algo y a alguien que he empezado a valorar tanto… He intentando llamarte pero no contestas al teléfono y no sé si debería estar preocupada de que ni siquiera puedas soportar la idea de hablarme…Sé que probablemente te haya hecho daño…”
Las palabras en las páginas expresaban sus propios sentimientos perfectamente que casi pensaba que Lauren las había escrito en respuesta a la situación actual. Dejó de leer y puso la carta a un lado cuando escuchó el timbre de la puerta desde la planta baja, levantándose rápidamente y corriendo hasta la puerta principal para dejar pasar a Ally, fuera del alcance de la lluvia. Lauren casi se muere del shock cuando abrio la puerta y no se encontró con Ally, sino con Camila delante suyo, empapada de pies a cabeza, sin llevar nada que la protegiera de la lluvia, tan solo una sudadera y un par de vaqueros ajustados.
Lauren no podía ver la expresión de su rostro, pero estaba segura de que sería un cuadro horrible, con la mandíbula colgando abierta por la sorpresa y sus ojos mostrando su incredulidad
“No quiero pelear,” dijo con simpleza Camila en forma de saludo, con las mangas de la sudadera cubriendo sus manos en un intento de mantenerlas calientes y sus pies moviéndose nerviosamente debajo. .
“Camila,” consiguió decir Lauren, su cerebro aún no sabía si era real la situación pero experimentando un leve destello de esperanza. “¿Qué estás haciendo aquí?”
“No quiero pelear,” repitió Camila encontrándose con la mirada de Lauren de lleno.
“No lo entiendo,” contestó confundida Lauren, completamente inconsciente del hecho de que Camila estaba fuera con ese mal tiempo.
“Odio pelearme contigo,” le dijo sinceramente Camila. “Te echo de menos.”
“Yo…” empezó Lauren asombrada, con su cerebro luchando para formular un pensamiento coherente. “Tú…qué pasa con…” intentó decir, pero las frases seguían siendo incoherentes asi que repitió. “No lo entiendo.”
Camila dio un paso adelante corriendo, chocando sus labios contra los de Lauren y colocando una mano en la parte baja de su espalda, poniendo a la chica estupefacta más cerca de su ropa empapada mientras la besaba con fervor. El frio de la ropa mojada de Camila hizo que Lauren recuperase sus sentidos y se separó, empujando a Camila hacia atrás suavemente por los hombros para estudiar la forma en la que las pequeñas gotas de lluvia caían por la punta de su nariz y por la ropa hasta caer sobre la alfombra debajo de ella.
“Camila estás empapada.” dijo Lauren como si no lo supiera.
“No me importa,” contestó sinceramente Camila.
“Te pondrás mala,” continuó Lauren preocupada. “¿Cómo has llegado aquí? ¿Andando?”
“Sí,” contestó Camila.
“¿Estás loca?” le preguntó Lauren. “Está diluviando fuera. ¿En qué estabas pensando?”
“No pensaba,” dijo Camila, aún de pie en la lluvia, aparentemente imperturbable mientras caía sobre ella.
Lauren la cogió por el brazo y la metió en casa corriendo, cerrando la puerta detrás suyo, dando un portazo al tiempo de fuera.
“Deja que te traiga unas toallas,” dijo Lauren haciendo un movimiento para ir a la planta de arriba.
“No, espera,” dijo Camila cogiéndola el brazo y haciendo que parase en seco. “¿Podemos hablar? ¿Por favor?”
“Claro,” dijo Lauren, “pero, sólo después de que evite que tengas una neumonía.”
Con eso Lauren subió corriendo las escaleras, volviendo pronto con varias toallas, un par de pantalones de chándal, una camiseta y una sudadera con capucha.
“Toma,” dijo Lauren dándole el montón de ropa a Camila y señalando hacia el baño al final del pasillo. “Ve y cámbiate.”
“Lauren…” dijo Camila, girándose para seguir a Lauren con sus ojos mientras la chica más alta fue a la cocina fuera de vista. Camila se quedó de pie expectante esperando a que volviese pero, cuando no lo hizo, Camila cedió y fue hacia el baño. Se secó rápidamente y se cambió con la ropa de Lauren, su esencia llenando sus fosas nasales y el suave algodón de la sudadera de Lauren la calentó casi al instante.
Una vez que estuvo seca, recogió su ropa empapada y fue hacia la cocina donde encontró a Lauren preparando una taza de chocolate. Se giró hacia Camila, escuchando aún sus pies mojados y descalzos en el suelo de la cocina. Señaló el puñado de ropa que tenía en las manos Camila.
“Dame eso,” le dijo Lauren con un tono materno, levantando sus manos preparada, “lo pondré en la secadora.” Camila hizo lo que dijo y Lauren metió la ropa en la máquina, giró el botón y empezó inmediatamente.
Hizo un gesto a Camila para que se sentase en la mesa de la cocina mientras terminaba de preparar sus bebidas, pero ella no se movió, se puso a observar a Lauren con interés.
“¿Qué estás haciendo?” preguntó Camila después de un rato.
“Te estoy preparando una bebida caliente,” dijo Lauren con total naturalidad.
“¿Por qué?” preguntó Camila, acercándose al mueble, inclinándose sobre sus codos. “He venido a hablar contigo.”
“Lo sé,” dijo Lauren girándose para darle lo que había terminado. “Solo…puedes beber a la vez ¿verdad?”
“¿Por qué estás actuando tan raro?” preguntó Camila, cogiendo la taza de chocolate de Lauren y apreciando el calor entre sus dedos.
“¿Qué estás haciendo aquí?” contraatacó Lauren. Su tono era más duro de lo que pretendía e hizo una mueca cuando se oyó. Camila bajó la taza hasta el mueble y dio la vuelta hasta que estuvo delante de Lauren.
“Siento lo de antes,” se disculpó Camila, levantando y poniendo la mano en el brazo de Lauren.
“¿Por qué haces eso?” le preguntó Lauren con voz de incredulidad. Ella quitó la mano de Camila de su brazo, liberándola de manera que cayó ligeramente a su lado. “¿Por qué te disculpas siempre por cosas que no son ni siquiera tu culpa? ¿Por qué no puedes gritarme simplemente y estar molesta conmigo como cualquier otro lo haría?”
“¿Quieres que esté enfadada contigo?” preguntó dudosa Camila. “¿Por qué?”
“¿Por qué?” preguntó sin creérselo Lauren. “¿Hablas en serio? Fui una completa idiota antes. Deberías estas enfadada conmigo. Yo estoy enfadada conmigo misma. Te hice daño e hice un lío de todo.”
“Sobreactué,” dijo Camila levantando y poniendo una mano en el brazo de Lauren de nuevo.
“No lo hiciste,” le informó Lauren. “Tenías razón. Siempre has sido sincera conmigo y compartes cosas conmigo, lo haces, y sé lo difícil que es a veces para ti. Compartes una gran parte de ti conmigo Camila.” Lauren se pausó dejando que sus palabras profundizasen antes de seguir. “Quiero decir, fue tan solo ayer cuando me pediste que fuese tu novia y dijiste que pensabas que te estabas enamorando de mi. Estuvimos tumbadas en tu cama y me dijiste cómo te sentías con lo del conductor y porqué habías elegido tocar “Skyscraper” para mi. Tenías razón, ¿vale? No debería haber dudado de ti.”
Lauren cogió la mano de Camila de donde estaba apoyada en su brazo y la puso en la suya.
“Estoy tan arrepentida de no haber confiado en tus sentimientos,” dijo simplemente Lauren. “Tenía que haberlo hecho. No me has dado ninguna razón para no hacerlo, sólo, no sé, supongo que tan solo estaba insegura y dejé que Rachel me manipulase para su propio beneficio.”
“Pensaba que sabías lo mucho que me gustas,” dijo Camila con los ojos bien abiertos pero suavemente, mientras sus órbitas de color chocolate absorbían completamente a Lauren.
“Lo sé Camz,” le dijo rápidamente Lauren apretando su mano. “Jesús…tan pronto como dejé que se fuesen mis dudas me sentí culpable porque sabía que eran estúpidas. He estado de lo más miserable toda la tarde pensando que había arruinado todo lo nuestro, que te había hecho daño…”
“Me hiciste daño,” admitió Camila y Lauren levantó su mano libre para acariciar un lado de la cara de Camila.
“Lo sé, lo siento mucho,” contestó sinceramente Lauren. “Tienes que creerme Camz…Nunca quise hacerte daño. Por favor dime qué puedo hacer para arreglar esto. ¿Qué puedo hacer que me perdones?”
“¿Me prometes algo” le preguntó Camila con tono serio.
“Cualquier cosa,” estuvo de acuerdo inmediatamente Lauren.
“Prométeme que de ahora en adelante hablarás conmigo si tienes cualquier duda,” dijo Camila. “No escuches a la otra gente, confía en mi cuando te diga cómo me siento…”
“Confío en ti Camz,” dijo Lauren. “Lo hago, de verdad.”
“Entonces, ¿podemos olvidarnos de lo de hoy?” preguntó con esperanza Camila. “¿Por favor? Estoy tan casada de eso. ¿Podemos fingir que es ya mañana?”
Lauren sintió lágrimas de alivio al borde de sus ojos y no pudo contener la risa inapropiada que se escapó de sus labios por su felicidad.
“Realmente me encantaría,” admitió Lauren asintiendo con la cabeza ante las palabras de Camila. “No tienes ni idea de cuánto me gustaría eso,” continuó, antes de inclinarse y dejar un beso suave en los labios de Camila.
“Así que, ¿sigues siendo mi novia?” preguntando Camila en busca de una aclaración.
Lauren besó a Camila de nuevo, rápidamente en los labios y después otra vez más, esta vez permaneciendo ahí un momento más, profundizándolo mientras ponía a Camila más cerca, disfrutando del sensación de tener su pequeña figura envuelta en sus brazos y de la calidez que desprendía su cuerpo.
“Durante el tiempo que quieras,” dijo Lauren besando ligeramente la frente de Camila, mientras su boca murmuraba cosas sobre la cicatriz sobre su ceja izquierda.
Camila finalmente puso sus propios brazos alrededor de Lauren, enterrando su cabeza en su pecho mientras decía lo siguiente.
“Odio cómo dejamos las cosas antes,” dijo Camila, con su voz ahogada por el jersey de Lauren. “Odié dejarte. No quería, pero, estaba siendo estúpida…”
“Deseaba que me hubieses dejado entrar contigo en la comisaría de policía,” le dijo seriamente Lauren. “Debería haber estado allí contigo. Me habías pedido que fuese y te apoyase y te decepcioné.”
“Está bien,” contestó Camila, levantando su mirada hasta encontrarse con la de Lauren pero aún se sentía fatal por no haber estado allí cuando su novia la había necesitado.
“¿Cómo fue?” preguntó Lauren liberando la mano de Camila y permitiendo que se sentase en el mueble.
Camila cogió su bebida y dio un sorbo mientras Lauren se sentaba en la silla a su lado.
“En realidad, fue mucho más fácil que ayer,” admitió Camila. “Supongo que ayudó que supiera lo que me esperaba.”
“Tú…¿sabías…¿les viste?” preguntó Lauren.
"A él,” dijo Camila, “y no…bueno quiero decir, supongo que lo hice, pero, no sé cuál era."
“¿A qué te refieres?” preguntó Lauren.
“No podía recordar,” le informó Camila. “No sé cómo era el conductor. Supongo que nunca vi su cara, sólo el coche.”
“¿No preguntaste?” preguntó sorprendida Lauren.
“No creo que lo quisiera saber,” contestó Camila. “Aún no. De todas maneras, me tendré que enfrentar a él en algún momento en el futuro, pero no aún.”
“¿Por qué no?” le preguntó Lauren.
“No lo sé,” Camila se encogió de hombros, “Tan sólo no quería.”
“¿Y tus padres?” preguntó Lauren.
“Sí,” le dijo Camila. “Mi padre quería saberlo así que se quedaron un poco más mientras yo esperaba fuera. No creo haberle visto tan enfadado, ni a mi madre.”
“¿Les puedes culpar?” preguntó Lauren.
“No,” contestó. “Supongo que no.”
“¿Le han acusado?” Lauren preguntó con interés.
“Sí,” dijo Camila con voz neutral “Aparentemente muchos de los testigos le identificaron y al coche también, además, se las arreglaron para encontrar el garaje donde había tenido el coche en reparación.” Camila se pausó por un momento y tomó un sorbo de su bebida.
“El garaje aún tenía el capó del coche entre el montón de la chatarra.” Camila siguió. “Encontraron rastros de sangre y han tomado una muestra para comparar. Están muy seguros de que coincidirán.”
“Así que, ¿eso es todo?” preguntó Lauren.
“Por ahora,” dijo Camila, “hasta el juicio.”
“¿Tienes que ir?” le preguntó Lauren, levantó su mano para colocarla en la parte superior de Camila intentando detener su angustia ante aquella posibilidad.
“Sí,” contestó Camila. “Simplemente no tengo ganas de tener que revivirlo, eso es todo. Me enseñarán fotos… después del accidente … en el hospital… yo solo… No quiero verlas.” Lauren se inclinó hacia adelante, cerrando el espacio entre ellas, abrazando fuertemente a Camila. Camila hizo lo mismo y Lauren se sintió eufórica porque había sido capaz de pasar página fácilmente después de lo que había pasado antes.
Nunca entendería cómo podía ser tan afortunada como para tener a Camila en su vida, nunca.
“Estará bien,” la tranquilizó Lauren.
“Lo sé,” contestó Camila sonriendo a Lauren. “Será duro, eso es todo.”
“Hablando de duro,” dijo Lauren queriendo sacar todo ante toda esa sinceridad que estaban compartiendo. “Podríamos tener un problema con Rachel.”
Camila bajó su mirada hasta el mueble un momento antes de encontrarse con los ojos de Lauren de nuevo.
“Había asumido que podríamos tenerlo,” contestó Camila pensativa.
“Ella está celosa porque te he elegido a ti antes que a ella,” le dijo Lauren. “Por eso ella ha estado tan amable contigo Camz. Es por lo que estuvo intentando entrar en mi cabeza antes…”
“Estaré lejos de ella,” contestó seriamente Camila.
“Eso puede ser más fácil de decir que de hacer,” señaló Lauren.
“En realidad para mi es probablemente más fácil de hacer que de decir…” bromeó Camila y Lauren sonrió.
“Camz, estoy sie ndo seria,” respondió Lauren.
“Yo también,” continuó Camila. “Lauren ella solo puede hacernos daño si la dejamos.”
“Ella ya nos ha hecho daño,” le dijo Lauren, “Dejé que ella se metiese en mi cabeza y mira lo que ha pasado.”
“No lo harás en el futuro,” la tranquilizó Camila. “No volverás a cometer el mismo error otra vez.”
“De verdad creer eso ¿no?” le preguntó Lauren.
“Sí,” contestó sinceramente Camila mientras se inclinaba para besar los labios de Lauren con consuelo, “porque de ahora en adelante haré algo extra para que sepas cuánto me preocupo por ti.”
“Oh,” dijo Lauren levantando su ceja juguetonamente. “¿De verdad?”
“Sí,” dijo Camila besando a Lauren otra vez. “A lo mejor así ella se entera cuando te empuje contra las taquillas y empiece a liarme contigo en medio del pasillo.” Lauren contuvo el aliento al pensar en ese momento con Camila y sintió que su cara se ponía roja en respuesta.
“No lo harías…” dijo Lauren, mientras su mente reproducía la escena una y otra vez sin parar.
“No, probablemente tengas razón,” contestó Camila sonriendo felizmente, “primero, no tengo la fuerza y coordinación para empujar un gato pequeño contra las taquillas como para hacerlo con una persona.” Se bebió el resto de su bebida antes de continuar. “Sin embargo, no creo que un poco más de PDA (Demostraciones de Afecto en Público) no harían daño,” dijo Camila mordiéndose el labio inferior.
“Eso es un argumento convincente,” dijo Lauren, observando los labios de Camila de cerca.
“Pensaba que lo sería,” se rio Camila. Se levantó del taburete donde había estado sentada para recoger su taza y llevarla en el fregadero.
Lauren la miró con curiosidad desde donde estaba sentada durante un momento antes de levantarse y seguirla a través de la cocina. Camila puso la taza vacía en el fregadero, abriendo el grifo para prepararse para fregar, pero Lauren la giró para mirarla, cerrando el grifo de nuevo.
“¿Qué estás haciendo?” preguntó Camila con una pequeña sonrisa en los labios mientras Lauren ponía sus caderas contra las de Camila, apoyándola contra el armario que tenía detrás.
“Pensaba que deberíamos practicar un poco de las demostraciones en público de las que estabas hablando, para hacerlo más convincente.” le dijo Lauren burlonamente mientras agarraba la cintura de Camila con las manos.
“Lauren,” dijo Camila nerviosa, con la cara roja.
“Deberías llevar mi ropa más a menudo,” le dijo Lauren a Camila, estudiándola de cerca, con sus ojos recorriendo cada centímetro suyo. “Creo que de todas maneras las prefiero en ti.”
Lauren metió la mano derecha por debajo de la camiseta y de la sudadera con capucha que Camila llevaba, trazando pequeños caminos delicados a lo largo de su piel suave. Sintió que el abdomen de Camila se tensaba ligeramente bajo sus dedos y Lauren sonrió cuando escuchó la inhalación brusca de su novia. Lauren apretó más a Camila para que sus rostros estuvieran a pocos centímetros de distancia y bajó la cabeza, inclinándola ligeramente para dar un delicado beso en el cuello de Camila, justo donde se encontraba con su mandíbula.
Escuchó a Camila gemir y Lauren sonrió contra su piel mientras trazaba besos suaves hasta el oido de Camila, con su mano aún dibujando pequeños círculos en su estómago. Con la otra mano, Lauren la levantó y agarró la parte de atrás del cuello de Camila, tirando suavemente del pelo de la base de su cuello. Besó la base de la mandíbula de Camila una vez más y disfrutó de la sensación de Camila retorciéndose debajo de ella mientras levantaba los labios y los empujaba contra los de su novia, sin perder tiempo en profundizar el beso con entusiasmo, su lengua peleaba con la de Camila mientras sentía cómo la otra chica se separaba por fin.
Finalmente, después de haber provocado una respuesta, Lauren se echó hacia atrás, separando sus labios y abriendo los ojos para encontrarse con Camila aún con sus ojos cerrados. Se abrieron unos segundos más tarde, aparentemente al darse cuenta de que Lauren ya no la estaba tocando y que sus labios ya no estaban juntos.
Camila tragó saliva, con los labios hinchados y las pupilas dilatadas. Frunció el ceño cuando vio la expresión divertida de Lauren.
“Esa es la venganza por lo de ayer,” bromeó Lauren, dando un paso atrás y yendo hacia la nevera para coger una soda.
“¿Qué?” dijo Camila sin aliento, con su voz ligera y falta de aire. “¿Por qué?”
Lauren sacó una lata de Coca Cola y la abrio, el gas se escapaba corriendo, igual que el oxígeno de los pulmones de Camila. Cerró la nevera y se apoyó contra ella, mirando a Camila de cerca.
"Me parece recordar que me hiciste exactamente lo mismo en tu cama ayer", dijo Lauren con aire de suficiencia, tomando un sorbo de su bebida. "Es una mierda ¿no?"
Camila sonrió ante las palabras de Lauren, una amplia sonrisa se extendía por su rostro mientras su novia la miraba con indiferencia contra la nevera.
“No realmente,” dijo Camila juguetonamente. “De hecho, creo que me ha gustado.”
Lauren levantó una ceja con sorpresa cuando Camila cerró rápidamente la distancia entre ellas y empujó a Lauren contra la nevera haciendo que se balancease un poco hacia atrás mientras las botellas de cristal del interior tintinearon juntas hasta que se equilibraron de nuevo. Lauren colocó rápidamente la lata de Coca Cola en el mueble de su derecha mientras Camila metía sus manos en los bolsillos traseros de los pantalones vaqueros de Lauren, con la palma de sus manos agarrando con eficacia sus nalgas mientras ponía a Lauren contra ella.
Camila se inclinó hacia delante y besó a Lauren que se relajó de nuevo contra la nevera un poco, en respuesta a la sensación de los labios de Camila en los suyos. El timbre sonó y Lauren sintió la sonrisa de Camila contra sus labios antes de echar su cabeza hacia atrás para mirarla a los ojos intencionadamente.
“Salvada por la campana,” dijo Camila quitando sus manos de los bolsillos traseros de Lauren y cogiendo la lata de Coca Cola del mueble. Se recostó contra el mueble para dar un trago mientras Lauren fue a abrir la puerta, maldiciendo en voz baja sobre lo oportuna que era Ally, haciendo que Camila se riese mientras la veía desaparecer de su vista.
Lauren abrio la puerta para encontrarse con Ally de pie con su paraguas que lo sostenía con una mano y una bolsa de comida en la otra.
“Hola, siento haber tardado tanto,” se disculpó Ally. “¿Tienes noticias de Camila?”
“En realidad, ella está aquí,” dijo Lauren, haciendo un movimiento para cerrar la puerta. “De hecho, estamos bien…así que…sí…hasta luego.” Ally puso el pie para evitar que se cerrase la puerta, consiguiéndolo con éxito, haciendo que Lauren la cerrase lentamente.
“Aww…¿os he interrumpido liándoos?” Ally bromeó y Lauren gimió para sus adentros.
“Ok, vale sí, ya ha terminado el momento,” abrio la puerta Lauren para dejar que Ally entrase y la cerró detrás suyo mientras bajaba el paraguas. “Camz, Ally está aquí para hacer de sujeta velas!” dijo cuando Camila apareció en el pasillo de la cocina, bebiendo aún la soda de Lauren.
“Hola,” saludó Camila con la mano a Ally, quien tenía una gran sonrisa plasmada en la cara al darse cuenta de que Camila llevaba la ropa de Lauren.
“Oh,” dijo Ally malinterpretando la situación. “No me había dado cuenta de que estaba interrumpiendo mientras os reconciliabais…”
“¿Qué?” dijo Lauren confundida dándose cuenta de la ropa de Camila y finalmente viendo cómo se vería desde el punto de vista de Ally. “Oh no, no es eso…”
“Sí, lo que tú digas,” dijo Ally pensativa mientras iba hacia la cocina para coger una bebida y dejar las cosas que llevaba encima del mueble de la cocina.
Lauren miró horrorizada a Ally ante su error y Camila, se dio cuenta de su vergüenza y no pudo hacer otra cosa más que reírse de la expresión de su cara.
“Camz,” protestó silenciosamente Lauren para que sólo lo pudiera escuchar ella. “¿Podrías decirle por favor que no era lo que parecía?”
Camila levantó la ceja juguetonamente antes de hacer un guiño en dirección a Lauren, se giró sobre sus talones y desapareció en la cocina para unirse a Ally, dejando a una Lauren muy nerviosa de pie en el pasillo

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 22

Mensaje por Admin el Jue Mar 02, 2017 5:13 am

ALLY SE HABÍA QUEDADO CON CAMILA Y LAUREN UN RATO, SENTADA EN EL MUEBLE DE LA COCINA CON LAS DOS, COMIENDO TODO LO QUE HABÍA LLEVADO Y DISCUTIENDO LOS EVENTOS DEL DÍA EN DETALLE. AMBAS, CAMILA Y LAUREN LO HABÍAN ENCONTRADO TERAPÉUTICO VOLVER A HABLAR DE TODO LO QUE HABÍA PASADO HOY, ALLY PROPORCIONANDO SU NECESITADO LADO MÁS REFLEXIVO Y EQUILIBRADO.
"Estoy tan feliz de que hayáis sabido solucionar las cosas,” les dijo con sinceridad. “Estaba bastante preocupada cuando me llamaste Lo,” continuó Ally girándose hacia su amiga. “Creo que nunca te he escuchado tan agitada antes.” Lauren miró a Camila quién la estaba observando de cerca, con una pequeña sonrisa en los labios.
“Sí, bueno, no creo que me haya sentido tan agitada antes,” admitió Lauren levantando su mano en el mueble para agarrar la de Camila.
“SI LAUREN VUELVE A HACER ALGO TAN POCO ACONSEJABLE E IDIOTA COMO ESO OTRA VEZ,” DIJO ALLY GIRÁNDOSE HACIA CAMILA FINGIENDO SERIEDAD, “ENTONCES TENDRÁS MI PERMISO PARA CAUSARLE UNA INMENSA CANTIDAD DE DOLOR FÍSICO, ¿VALE?”
“Hey,” protestó Lauren, sabiendo que Ally solo estaba bromeando. “Sé que actué de forma irracional, ¿vale? Supongo que tan sólo perdí mi mente por un minuto. ¿Puedo alegar demencia temporal o algo así?”
“Todo el mundo puede ver lo que significáis la una para la otra,” le dijo Ally en respuesta. “Tendría haber sido demencia temporal Lo. Esa es la única razón lógica en la que puedo pensar de porqué cuestionarías la forma en la que se siente Camila contigo, especialmente por algo que haya dicho Rachel Murphy.”
“Creo que fue culpa de las dos,” comentó Camila apretando la mano de Lauren de forma tranquilizadora. “Han pasado demasiadas cosas estas dos últimos días, que creo que nos ha sobrepasado todo, al menos sé que a mi sí,” Camila compartió abiertamente. ”Tuve una reacción instintiva emocional con lo que dijo Lauren y me alejé cuando debería haberme quedado escuchando. Tal vez si hubiéramos hablado las cosas correctamente e inmediatamente, entonces podríamos habernos ahorrado unas cuantas horas de angustia.”
“Creo que probablemente estas en lo cierto,” comentó Ally entendiéndola, “pero, no me sorprende que te sientas abrumada. Hay demasiadas cosas pasando Camila, que no sé cómo has empezado a enfrentarte a ellas. Cómo ambas os enfrentáis a ellas.” dijo Ally mirando a Lauren y parando para tomar un sorbo de su bebida. “Quiero decir, sois una pareja ahora, así que eso os afecta a ambas, ¿verdad Lo?”
“Supongo,” dijo Lauren, sin haberlo considerado realmente antes.
“Ally tiene razón,” admitió Camila al darse cuenta.
Lauren jugó con los dedos de Camila sin parar como de costumbre mientras continuaba.
“Tú aguantas muchas más cosas de las que la mayoría de la gente ni siquiera consideraría la idea de involucrase.” dijo Camila pensativamente.
“Haces que suene como si fuese una especie de santa,” se rio Lauren.
“Bueno, no seamos ridículas,” bromeó Camila. “Creo que no te llamaría nunca santa… quiero decir, me acabas de poner contra el fregadero y me has tentado mucho. Definitivamente, no recuerdo haber leído nada sobre ningún santo en mis clases de religión que hiciese eso.”
Ally levantó una ceja ligeramente y se giró a mirar el fregadero en cuestión.
“Creo que no necesito escuchar nada sobre eso,” dijo girándose hacia ellas. “Cómo decidáis reconciliaros después de una pelea es algo que no necesito saber.”
“Oh Dios mío Ally,” dijo Lauren incrédula. “No sé que piensas que hemos estado haciendo antes de que tú llegases aquí pero no era eso. Camila estaba mojada asi que le dejé alguna ropa…”
“Estoy segura de que lo estaba,” interrumpió Ally levantando su ceja sugerentemente antes de girarse para estudiar a Camila quien estaba aún sentada llevando la sudadera de Lauren.
“Camila, por favor ¿puedes decírselo?” le suplicó Lauren con la cara colorada con la pobre elección de palabras que había hecho hace un momento. Por un momento, Lauren no pensaba que Camila fuese a decir algo pero finalmente tuvo que ceder.
“No ha pasado nada Ally,” le dijo Camila mientras Lauren murmuraba un ‘gracias’ en voz baja.
“Lástima,” dijo Ally, con una parte de su cara convirtiéndose en una sonrisa amplia. “Deberíais considerarlo en el futuro. Definitivamente lo recomiendo.”
“¡Ally!” dijo Lauren aturdida por la audacia de su amiga a pesar de ya sabía que se había acostado con Troy durante el verano. “Pensaba que ¿se suponía que eras la religiosa del grupo?”
“Ir a la iglesia no me hace más santa que a ti, Lo” la informó Ally ligeramente.
“Lo sé,” contestó Lauren. “Es solo que, esperaría un comentario así de Normani. Demonios, incluso de Dinah podría pensar eso. No me había dado cuenta de que podías ser tan descarada como ellas dos.”
“Sólo estoy diciendo que si estuvieras, ya sabes…” fue diciendo mientras dejaba un tono de insinuación. “¿A quién le importa? Es natural. No hay nada de lo que avergonzarse.”
“Estamos esperando,” dijo Lauren simplemente en respuesta.
“¿Lo estamos?” le preguntó Camila.
“Espera, ¿no lo estamos?” dijo Lauren sobresaltada.
“No lo sé,” admitió Camila en respuesta ante la pregunta de Lauren. “Supongo que realmente no he pensado en ello.”
“Creo que deberíamos esperar,” admitió sinceramente Lauren. “Quiero decir, quiero que estés segura…No quiero meterte prisa ni nada…sólo hemos estado juntas durante poco más de un mes…”
“Ok esto se ha vuelto un poco más raro de lo que pretendía,” dijo Ally, poniendo una cara de disculpa. “Lo siento.” Lauren miró rápidamente a Ally y la chica pequeña se aclaró la garganta, levantándose apresuradamente de su asiento.
“Sabes,” dijo Ally, limpiando sus manos en sus pantalones y cogiendo su chaqueta de donde la había dejado en el respaldo del taburete, “Probablemente debería irme, dejaros.” cogió su paraguas de encima del mueble. “Os veré a las dos mañana…” Ally levantó su mano mientras Lauren hacía un movimiento para levantarse para acompañarla hasta la puerta. “No te preocupes,” dijo Ally mientras Lauren volvía a apoyarse contra la silla despacio. “Sé por dónde es. Vosotras dos deberíais…hablar…o algo.”
Se giró y se fue hacia la puerta principal, diciendo adiós con la mano por encima de su hombro mientras desaparecía de la vista. Lauren oyó abrise y cerrarse la puerta delantera unos minutos más tardes y se giró a mirar a Camila quien la estaba mirando atentamente.
“Sabes que no tenemos que hablar de esto ahora,” dijo Lauren riéndose un poco para romper el silencio incómodo que había caído entre ambas.
“Bueno, ya que ha salido..,” dijo Camila, bajando su mirada tímidamente hasta el mueble que tenía delante.
“Ok,” dijo Lauren mientras Camila se encontraba con su mirada de nuevo. “Bueno, hablemos de ello entonces.”
“Yo nunca…ya sabes,” le informó Camila como si fuese un gran secreto.
La verdad era que Lauren ya sabía que Camila era inexperta. Camila había admitido que nunca antes había estado en una relación hasta ahora, y que hasta hace poco no había besado a nadie antes pero en este caso, ella y Lauren estaban exactamente en el mismo sitio.
“Sí,” dijo Lauren a sabiendas. “Lo sé Camz. Por eso pienso que deberíamos esperar.”
“Tu no eres….quiero decir…tú has…ya sabes…?” preguntó torpemente Camila.
“No,” admitió Lauren. “Yo tampoco me he acostado con nadie antes.”
“¿No lo has hecho?” preguntó Camila ligeramente aliviada.
“No,” confirmó Lauren. “Sólo he salido con unas pocas personas Camz,” compartió, “y ninguno de ellos el tiempo suficiente como para querer, ya sabes, para llevar a cabo el siguiente paso.”
“Entonces, ¿sería la primera vez para las dos?” preguntó Camila.
“Sí,” dijo Lauren cogiendo la mano de Camila en la suya jugando con sus dedos otra vez, “pero, no estoy preparada.”
“Yo tampoco,” reconoció Camila habiendo dado un poco de consideración al asunto. “Me gusta donde estamos ahora,” dijo.
“A mi también,” dijo Lauren besando a Camila brevemente en los labios. “Lo averiguaremos juntas ¿vale?”
“Ok,” dijo de acuerdo Camila sonriendo.
“Más tarde,” reiteró Lauren.
“Sí, como ¿en una semana o algo?” bromeó Camila.
Lauren se rio y pegó suavemente a Camila en el brazo. “O algo”. Contestó y se inclinó para besarla de nuevo.
“Sabes,” dijo Camila cuando se apartaron, con sus pensamientos volviendo al tema de conversación de antes. “Yo en realidad, no me había dado cuenta de lo mucho que te estaba pidiendo cuando empezamos a salir,” admitió Camila. “Tengo mucho equipaje supongo…”
“No me importa,” la interrumpió Lauren. “Todo el mundo tiene algo de equipaje.”
“Sí pero es mucho con lo que tienes que tratar,” le dijo Camila. “Mis discapacidades físicas son lo suficientemente malas de por sí solas…”
“Es mucho con lo que tú también tienes que tratar,” señaló Lauren cortándola.
“Sí, pero, yo tengo que lidiar con ellos” contestó Camila. “Tú no…tú has elegido…”
“Sí porque quiero estar contigo,” interrumpió Lauren llevando su mano hasta la mejilla de Camila y acariciándola con la yema de su pulgar. “Así que.. deja de preocuparte por eso ¿vale?”
“Lauren…” empezó a protestar Camila pero Lauren la besó rápidamente para callarla.
“No es demasiado para mi,” le dijo sinceramente Lauren, “porque nos enfrentaremos a las cosas juntas, las dos. Además mi madre siempre me dice que un problema compartido es un problema reducido a la mira.. o algo así.” Camila sonrió, relajándose ligeramente con las palabras de Lauren.
“Te quie…” empezó Camila pero Lauren la besó de nuevo, impidiendo que terminase su pensamiento. Camila puso hacia atrás su cabeza rápidamente con una mirada de confusión en su cara.
“No lo digas,” le dijo a sabiendas Lauren.
“¿Por qué no?” le preguntó perpleja Camila.
“Porque,” contestó Lauren. “Aún no estás cien por cien segura Camz,” reconoció, “y está bien.”
“Lo sé pero creo que…” empezó de nuevo Camila.
“Sí, pero no quiero que lo digas hasta que estés segura,” dijo Lauren honestamente. “Merecerá la pena esperar, confía en mi.” le guiñó un ojo Lauren mientras terminaba y Camila sonrió felizmente.
“Me gustas…mucho,” estableció Camila a cambio, complaciendo la petición de Lauren. “Incluso más de lo que me gusta Ed Sheeran.”
Lauren sonrió alegremente con las palabras de Camila y la besó, esta vez profundizándolo, su lengua probando la boca de Camila ansiosamente hasta que necesitaron separarse para coger aire.
“Te quiero,” le dijo fácilmente Lauren, con una sonrisa a lo largo de su cara. “Recuérdamelo de vez en cuando cuando esté siendo una completa idiota.”
“Lo haré,” prometió Camila. “pero sólo si me prometes que me llamarás cuando estés demasiado emocional…”
“Al menos tú tienes una razón valida para eso,” se rio Lauren refiriéndose al hecho de que la lesión de la cabeza de Camila significaba que sufría inestabilidad emocional.
“Todavía,” rio Camila. “Recuérdamelo de vez en cuando también.”
“Trato,” dijo de acuerdo Lauren y cogió la mano de Camila mientras se levantaba, poniendo en pie a su novia llevándola hasta el salón.
“¿Qué estás haciendo?” le preguntó Camila a Lauren mientras ella empujaba suavemente a Camila hasta el sofá.
“Bueno,” dijo Lauren, “tenemos la casa para nosotras así que, he pensado que podíamos dormir en el sofá y ver capítulos viejos de ‘Friends’,” terminó. “Eso es, ¿si tú quieres?”
“Claro,” dijo Camila animadamente, sentándose en el sofá, metiendo sus pies debajo suyo mientras Lauren buscaba la caja de la primera temporada para poner el primer DVD en el reproductor.
Cogió el mando a distancia y fue hasta el sofá, dejándose caer al lado de Camila, poniendo los pies en la mesa delante suyo mientras Camila se acurrucaba a su lado. Lauren puso un brazo alrededor del homrbo de Camila poniendo a su novia más cerca antes de encender la tele y empezar con el DVD. Mientras los ahora famosos créditos pasaban y la canción de The Rembrandts sonaba, Lauren besó a Camila suavemente en lo alto de su cabeza.
Se quedaron así hasta que la familia de Lauren volvió con el toque de queda de Camila cuando Lauren llevó a su novia a casa, caminando con ella hasta la puerta como hacía normalmente y dando un beso final de buenas noches volviendo hasta su casa para dormir, su cuerpo ya ansioso de ver a Camila de nuevo.
Al día siguiente, Lauren, Ally y Dinah estaban sentadas en el pasillo. Camila estaba sentada al frente de la clase discutiendo con la Señorita Lovato con respecto a los próximos trabajos del curso que tenía que entregar para su clase de historia americana, lo que ella estaba supervisando amablemente.
“Así que ¿Camren todavía sigue haciéndose fuerte?” preguntó Dinah después de que Lauren les hubiese puesto al día con lo que pasó ayer por la tarde.
“Sí,” informó encantada Lauren. “Aún seguimos haciéndonos fuertes Dinah. Fue solo una pequeña cosa, eso es todo.”
“Bien,” comentó Dinah, mirando momentáneamente a Ally que estaba a su lado, “porque no quiero tener que patear tu culo Lauren pero si le haces daño a Mila, entonces lo haré.”
“Te creo,” le dijo Lauren a Dinah levantando sus manos de forma protectora delante suyo.
“Normani estaba un poco enfadada porque no la llamaste anoche para ponerla al día con toda la cosa de Rachel,” le informó Dinah.
“Lo sé pero ya he hablado con ella esta mañana.” dijo Lauren en respuesta.
“Me olvidé completamente de que tenía que llamarla. Camz y yo empezamos a ver “Friends”, después lo siguiente que supe es que mis padres llegaron a casa y era casi su toque de queda.”
“¿Qué vas a hacer con Rachel?” preguntó Ally a Lauren seriamente. “¿Le vais a contar sobre ella a la Señorita Lovato?”
“¿Qué le diría exactamente?” preguntó Lauren. “Ella en realidad no ha hecho nada, no realmente. Lo que pasó ayer fue bajo mis acciones y está siendo amable con Camz.” se pausó por un momento Lauren. “Demasiado amable… pero, aún así, no me puedo quejar sobre eso. Creerá que soy mental.”
“Lo eres,” contestó Dinah riéndose ligeramente asombrada.
“Camz se va a mantener alejada de ella lo máximo posible y yo voy a ignorarla.” les informó Lauren.
“O matarla,” señaló Dinah.
“Está cincuenta-cincuenta en este momento,” admitió Lauren, “simplemente no le digáis eso a Camz. Me mataría y es sorprendentemente fuerte para alguien tan débil.”
“¿Has visto a Rachel hoy?” preguntó Ally.
“Aún no,” le dijo Lauren. “Con suerte se mantendrá alejada. No puedo garantizar que no le daré un puñetazo en la cara si la veo.”
“Ya somos dos,” concluyó Dinah antes de preguntar, “Entonces, ¿a qué casa vamos esta noche?”
“He estado pensando en eso,” dijo Ally en respuesta.
“¿Qué quieres decir?” le preguntó Dinah.
“Bueno,” empezó Ally mirando hacia la izquierda donde estaba Lauren . “Que Camila ha dicho que han pasado demasiadas cosas los dos últimos días y que se ha estado sintiendo un poco abrumada…”
“Sí,” dijo Dinah sin pillar todavía lo que Ally estaba intentando decir.
“Entonces,” empezó a aclarar Ally. “A lo mejor deberíamos hacer algo diferente, ya sabéis…divertido. Podría ayudarla a distraer su mente de todo por un rato.”
“Las noches de películas son divertidas,” protestó Dinah.
“Lo son,” dijo de acuerdo Ally, “pero a lo mejor podríamos hacer algo más para cambiar. Siempre pasamos los Miércoles en casa de alguien. ¿Por qué no vamos a algún lado?”
“¿Qué tienes en mente?” preguntó Lauren intrigada por la sugerencia.
“No lo sé,” comentó Ally. “Esperaba que tú pudieras pensar en algún sitio.¿A qué sitios va Camila para disfrutar?” Lauren y Dinah intercambiaron miradas.
“Le gusta la playa,” dijo Lauren, “así que a lo mejor podíamos ir hasta allí pero eso no sería tan diferente de ir a casa de alguien.”
“¿Que hay sobre la bolera?” ofreció Ally.
“Ella no puede jugar a los bolos,” contestó Dinah.
“¿Desde el accidente?” preguntó Ally.
“No,” se rio Dinah. “Siempre ha tenido una puntería de mierda.”
“¿Qué hay de los recreativos?” sugirió Lauren. “Podríamos ir allí y ¿después a comer algo?”
“Puede,” dijo pensativamente Dinah.
“¿Por qué no lo hablamos con Normani en la comida y vemos si tiene alguna sugerencia?” dijo Lauren.
“Sugerencias ¿para qué?” preguntó Camila mientras se sentaba al lado de Lauren, habiendo escuchado el final de la conversación.
“Para esta noche,” le dijo Dinah a Camila mientras se acomodaba en su silla, poniendo su cuaderno y su bolígrafo en la mesa que tenía delante.
“Pensaba que esta noche íbamos a ir a casa de Normani ¿no?” preguntó Camila.
“Ok, ¿cómo es que tú puedes recordar eso y yo no?” preguntó juguetonamente Dinah. “Tu memoria es horrible.” Lauren entrecerró sus ojos con las palabras de Dinah y ella rápidamente añadió, “Lo digo de la forma más inofensiva posible, claro.” Camila se encogió de hombros, sin discutir que su memoria era mala. Lo había sido desde el accidente en Junio.
“Entonces ¿qué estáis sugiriendo?” preguntó Camila siguiendo. “¿Películas?”
“No,” dijo Ally. “Pensábamos que a lo mejor sería bueno hacer algo diferente para cambiar. Para divertirnos.“
“¿Como qué?” preguntó Camila.
“No lo sabemos,” admitió Ally. “Pensábamos que estaría bien un poco de distracción por todo lo que has estado pasando con la policía. Sé que dijiste ayer que te estabas sintiendo un poco abrumada con todo.”
“Aww Ally,” dijo Camila.
“Bueno, ¿qué piensas Mila?” preguntó Dinah. “¿Alguna idea?”
“Bueno,” dijo pensativamente Camila. “Podríamos hacer alguna de las cosas que había planeado para mi cita con Lauren. Suenan como si fuesen divertidas.”
“¿Quieres que vayamos en una cita grupal contigo y con Lauren?” se rio Dinah.
“De todas formas, prácticamente lo haces cada miércoles,” comentó Camila y Ally ser rio al darse cuenta.
“Sí, vale,” dijo Dinah. “¿Podemos hablar de esto un minuto?” preguntó. “¿Por qué es justo que tú puedas traer a tu cita a nuestra noche de chicas y yo no?” Lauren y Camila intercambiaron miradas divertidas.
“Mi cita,” dijo Lauren poniendo su brazo alrededor de Camila para impresionar “es una chica.”
“Sin embargo, eso no es justo,” protestó Dinah.
“Yo no hago las reglas,” contestó Lauren encogiéndose de hombros ligeramente. “Siempre puedes conseguirte una novia si quieres traer a tu cita a nuestra noche de chicas Dinah. Creo que conozco a una puta loca si estás interesada.” Dinah hizo una mueca.
“Paso,” respondió, riéndose ligeramente con la sugerencia de Lauren.
“¿No trabaja Siope después del colegio los miércoles?” preguntó Ally a Dinah sin saber.
“Bueno, sí,” admitió Dinah.
“Entonces, ¿de ninguna manera podría venir?” le dijo Ally riéndose. “Además, Arin tiene entrenamiento de fútbol y Troy tiene ensayos con la banda. Por eso elegimos de primeras los miércoles por la tarde para quedar.”
“Ok,” dijo Dinah dándose por vencida. “A lo mejor, tienes razón…”
“¿A lo mejor?” preguntó Lauren.
“Vale, tienes razón,” concedió Dinah, “pero ya sabéis, nadie me había hablado de las ventajas de ser lesbiana antes. A lo mejor podía haberlo reconsiderado si hubiese tenido toda la información disponible de antemano. No sabía que podía salir con mis amigas y estas en una cita a la vez.”
“Dinah,” dijo Lauren con incredulidad. “Tú puedes hacer eso el viernes por la noche después de los partidos de fútbol de Arin cuando todos salimos y vamos a cenar. No es una cosa de lesbianas.”
“Puedes dejar de ser tan lista,” dijo juguetonamente Dinah dándose cuenta de que tenía razón.
“Eres una idiota,” dijo Camila riéndose de su amiga.
“Que cara dura,” dijo Dinah fingiendo dolor. “Después de todo lo que hago por ti Chancho.”
“¿Te refieres a molestarme todo lo posible?” bromeó Camila.
“La irritación viene con una porción de pizza,” le dijo Dinah seriamente. “Podría venir con una ensalada. Piensa en ello.”
“Oh, lo hago.” le respondió Camila riendo ligeramente y Lauren estudió como se iluminaron brillantemente los rasgos de su cara.
“Hablando en serio Camila,” dijo Ally, “Pensaba que ibas a llevar a Lauren a esas cosas, ya sabes, solo vosotras dos. ¿De verdad quieres que os sigamos a todos lados?”
“No me importa,” dijo Lauren en respuesta a los miedos de Ally. “Será divertido. Además, Camz estará ahí y esa es la cosa principal.” Camila sonrió con las palabras de Lauren y cogió su mano, acariciando la parte de atrás con el pulgar suavemente.
“Eww…” bromeó Dinah. “No cuentes conmigo si esto va a ser un adelanto de lo que va a venir después.”
“Ok,” dijo Ally, “Entonces, ¿vamos a hacer eso?”
“Parece que sí,” contestó Camila asintiendo emocionada.
“Entonces, ¿qué vamos a hacer?” preguntó Dinah y Lauren miró a Camila expectante.
“Bueno, eso sería decirlo,” Camila evitó la pregunta.
“¿No vas a decírnoslo?” preguntó confundida Lauren. “¿Cómo se supone que voy a saber a dónde tengo que ir?“
“Te lo diré cuando sea el momento,” le dijo Camila.
“¿Cómo van a saber las demás dónde quedar?” preguntó Lauren.
“Recuerda que Normani y yo ayudamos a planearlo,” dijo Ally.
“Entonces, tú y Normani lo sabéis pero, ¿yo no puedo?” preguntó riéndose Lauren. “¿Eso es justo? Es mi cita y me vais a hacer una especie de secuestro.”
“De todas formas sería una sorpresa,” dijo Camila inclinándose y apoyando su cabeza en el hombro de Lauren mientras unían sus brazos. “Además, sólo tienes que esperar unas horas y lo sabrás, ¿no?”
“¿Yo porqué no puedo saberlo?” le preguntó Dinah.
“Lo sabes,” dijo Camila haciendo una mueca con incredulidad.
“¿Sí?” preguntó Dinah.
“Jesus Dinah,” dijo riéndose Camila. “¿Hablas en serio?”
“No entiendo ¿qué está pasando?” preguntó formalmente Dinah.
“Espera,” dijo Camila levantando su cabeza del hombro de Lauren y entrecerrando sus ojos inquisitivamente. “¿Te has despertado siendo yo hoy?” se pausó por un momento como si estuviera considerando algo. “¿Soy tú, yo?”
“Camz,” dijo riéndose Lauren.
“No, lo digo en serio,” continuó Camila actuando. “Deja que pruebe una cosa….hoi, hoi…probando, probando…hashtag descarada…modo hashtag…” Camila se rio de si misma, una risa en voz alta escapándose de sus labio.
“Wow, eso ha sido como si me estuviese mirando en un espejo,” comentó Dinah divertida. “Entonces…espera, vale…voy a necesitar que me ates los cordones…sí, mira…se han desatado. Ayuda a la chica, ¿lo harías?”
“¡Dinah!” dijo Ally sorprendida por sus palabras.
“Estaba bromeando,” dijo Dinah moviendo su mano con desdén.
“Eso no ha sido gracioso,” le dijo Ally, el humor de Dinah golpeando demasiado cerca de la marca.
Dinah y Camila intercambiaron una mirada mordaz.
“Oh Dios,” dijo Dinah, “Realmente soy tú….¿Cuándo demonios ha pasado?”
“Definitivamente es algún vudú Viernes Freaky,” señaló Camila en tono de alarma. “¿Cenaste comida China anoche? No te comiste una galleta de la fortuna, ¿verdad?”
“Sí,” se burló Dinah. “Me la comí, lo admito. Debe ser eso.” negó con la cabeza y se rio ligeramente.
“Es horrible,” dijo seriamente Camila.
“Me voy a caer sobre mi culo varias veces hoy y ni si quiera llevo mis rodilleras ni nada,” dijo Dinah.
Camila levantó una ceja con diversión. “No llevo rodilleras.” comentó.
“Bueno, a lo mejor deberías.” sugirió Dinah.
“¿Qué vas a hacer?” preguntó Camila.
“Bueno, por una cosa,” dijo Lauren moviendo su brazo de alrededor del hombro de Camila y acercándose para coger la mano de Dinah. “Parece que voy a pagar la cena de Dinah esta noche.”
“Hey,” protestó Camila, haciendo un puchero.
“¿No es eso cierto cariño?” preguntó Lauren riéndose de la mirada que tenía Dinah en la cara mientras empezaba a acariciar el dorso de su mano.
“Aww…gracias cariño,” dijo Dinah parpadeando con sus pestañas a Lauren.
“Sí, no,” dijo Lauren levantando su mano para ponerla de nuevo alrededor de los hombros de Camila. “No puedo…Creo que preferiría irme a una cita con el cuerpo de Camila…”
“Eres tan superficial,” le dijo Camila a Lauren de broma mientras levantaba su mano para unir sus dedos con los de Lauren donde estaba su mano envuelta en su cuello.
“Sin mencionar grosera,” dijo Dinah. Ally se echó a reír.
“No sé qué acaba de pasar,” dijo mirando el show, pensativamente entretenida.
“Yo tampoco,” dijo de acuerdo Lauren mientras la campana sonaba señalando el final de la clase.
“¿Puedo acompañarte a tu clase de salud?” le preguntó Lauren a Camila mientras se levantaba de la silla. Mantuvo su brazo alrededor del cuello de Camila mientras ella también se levantaba con su mochila.
“No lo sé,” dijo Camila. “¿No se pondrá celosa tu novia?” preguntó mirando a Dinah quien estaba sonriendo con la farsa continuada.
“Esta bien. Me lo puede compensar luego.” Dinah levantó la ceja sugerentemente a Lauren mientras se giraban para dejar la clase.
“Vale, entonces…primero….eww….y segundo…hemos terminado con esto ¿verdad?” preguntó Lauren. “Se está poniendo un poco raro.”
“Oh no seas así cariño,” bromeó Dinah, inclinándose sobre el hombro de Lauren mientras salían de la clase e iban por el pasillo.
“De verdad, esto se está volviendo raro,” dijo Lauren mientras Ally les decía adiós con la mano y se iba en la dirección opuesta.
“Sabes que es así como me gusta,” dijo Dinah, bajando la voz pasa sonar seductora como si pudiera conseguirlo. Camila hizo una mueca, levantando una ceja a Dinah, quien se puso recta rápidamente. “Sí, vale, se ha vuelto raro.” admitió y les dijo adiós para irse a su siguiente clase.
Fuera de la clase de salud de Camila, Lauren quitó su brazo de alrededor del cuello de su novia y Camila se giró para mirarla. Camila levantó la mano para agarrar la parte de delante del jersey de Lauren en sus manos, jugando con el material un poco antes de levantar la mirada y morderse el labio de esa manera que Lauren tanto odiaba y amaba al mismo tiempo.
“Te veré después en la comida,” dijo Camila acercándose más a Lauren, con su mirada cayendo al suelo por momentos antes de mirar hacia arriba y añadir de la forma más seductora que pudo, “cariño.”
Lauren sonrió, la palabra sonaba mucho mejor si la decía Camila con su voz rasposa. Ella besó a Camila en los labios.
“Estoy deseando que sea nuestra “cita,’” dijo.
“Deberías,” contestó juguetonamente Camila. “Yo estaré allí.”
“¿Sin los gestos de Dinah?” preguntó Lauren.
“No puedo hacer ninguna promesa pero hay una gran probabilidad de que para entonces se seria.
Camila se puso de puntillas ligeramente, tirando de la cara de Lauren hacia la suya colocando una mano en la parte posterior de su cuello para conectar sus labios.
“Mmmm…” gimió Lauren. “¿Quién sabía que Dinah besaba tan bien?” preguntó bromeando Lauren y Camila le dio una bofetada en la espalda juguetonamente antes de darse la vuelta y desaparecer en clase.
Lauren observó como se iba antes de irse a su propia clase, contando ya mentalmente los segundos hasta que ella y Camila volvieran a estar reunidas de nuevo.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 23

Mensaje por Admin el Jue Mar 02, 2017 5:14 am

Lauren caminaba por el ahora familiar sendero hacia la puerta principal de Camila, haciendo una pausa por un momento antes de que sonara el timbre. Podía oír el sonido de las pisadas fuertes descendiendo las escaleras ruidosamente, seguido de un gran golpe y luego una maldición entre dientes. Lauren hizo una mueca al oírlo y después la puerta se abrio rápidamente, sacudiéndose un poco un tanto perpleja mirando a Camila que apareció al otro lado.
“¿Algún problema?” preguntó Lauren divertida mientras Camila hacía señas en su casa con la mano. Se inclinó un poco sin aire.
Camila se puso sobre sus propios pies, inclinada, con ambas manos sobre sus rodillas para descansar y cerrar la puerta detrás de Lauren quien estaba de pie en el pasillo.
“Casi me caigo por las escaleras,” le dijo seriamente Camila. “Toda mi vida ha pasado por delante de mis ojos….” Levantó su mirada para mirar a Lauren quien la estaba observando con fascinación. “Otra vez,” añadió Camila al rato con una pequeña sonrisa saliendo en sus labios con su horrible intento de broma.
“Ahh,” dijo Lauren con una amplia sonrisa en su cara. “Aquí está mi novia.” Extendió la mano para coger la de Camila en la suya y dijo, “Supongo que ¿tú y Dinah habéis encontrado la manera de volver a ser vosotras eh?”
“Sí,” contestó Camila con una chispa juguetona en sus ojos. “No quieras saber por lo que he tenido que pasar para quitarme de encima… su presencia” dijo, pausándose un momento para pensar en la pregunta correcta para usar. “Presencia.” Camila separó su mano de la de Lauren para agitarla delante de ella con desdén. “Tan solo digamos que ha consistido en beber un brebaje muy raro que ella creó.” La informó Camila.
“Sin embargo, parece que te ha gustado,” respondió a sabiendas Lauren.
“Nunca he dicho que fuese horrible,” reconoció Camila. “Solo fue raro…puedo beber cosas raras.”
“¿Te lo beberías de nuevo?” preguntó Lauren riéndose.
“Claro,” contestó completamente seria Camila.
“Entonces, ¿dónde está Dinah?” preguntó Lauren. “Pensaba que se estaba preparando aquí.”
“Está arriba,” dijo Camila mientras se ponía de camino hacia las escaleras para volver a la planta de arriba. Se cogió a la barandilla mientras llamaba a su amiga. “¡Dinah!” gritó Camila. “¡Lauren está aquí! ¡Vamos!” Lauren levantó su ceja ante Camila mientras ella volvía hacia donde estaba.
“Pareces diferente,” dijo intentando levantar su dedo en lo que había cambiado. “¿Te has tomado algo?” le preguntó Lauren.
Camila tiró de la cinturilla de los pantalones vaqueros de Lauren, tirando de ella para ponerla más cerca de ella y besarla en los labios en forma de saludo.
“Nada más de lo normal,” dijo mientras se apartaban y le guiñó un ojo misteriosamente a Lauren mientras iba hacia el perchero para coger su chaqueta de cuero marrón.
“¿Te han cambiado los antidepresivos?” preguntó Lauren mientras Camila encogía los hombros.
“No,” dijo Camila riéndose mientras ponía su pelo hacia un lado, “Solo estoy emocionada, eso es todo.” Dijo honestamente mientras Dinah aparecía. Lauren le dijo hola con la mano a Dinah desde donde estaba.
“Hey,” dijo Dinah devolviendo el gesto mientras empezaba a bajar las escaleras de una forma mucho más elegante de lo que lo había hecho Camila probablemente.
“¿Ha estado así desde que os dejé después del colegio?” Lauren le preguntó a Dinah señalando a Camila con su mano derecha.
“Bastante,” confirmó Dinah. “Creo que puede tener algo que ver con todo el azúcar que le he puesto en la bebida.”
“Oh vamos chicas,” protestó Camila. “¡Esto va a ser divertido! Tengo permitido estar emocionada, ¿no?”
“Están las ganas,” señaló Dinah llegando hasta el ultimo escalón hasta el pasillo, “y después estás tú Mila,” se rio.
“Creo que nunca te he visto así de….alegre,” dijo Lauren estudiando de cerca a su novia. Camila estaba prácticamente irradiando felicidad y Lauren no podía discutir que era cosa que la hacía verse muy bien.
“Ooh espera ahí un momento,” dijo Camila ignorándolas a ambas y corriendo escaleras arriba, con su mano agarrando la barandilla fuertemente para evitar caerse.
“No, seriamente,” dijo Lauren señalando las escaleras después de que su novia las hubiese desocupado. “¿Qué está pasando?”
“No preguntes,” dijo Dinah, poniéndose su abrigo abrochándose de forma segura los botones, con una amplia sonrisa en los labios. “Nunca he visto a Camila así de animada en los últimos seis meses.” admitió Dinah. “Confía en mi. No cuestionas los días Buenos Lauren. Los abrazas.” se pausó para echar una mirada rápida a las escaleras. “Los abrazas y esperas que se mantengan.” Lauren sonrió ante las palabras de Dinah.
“Estás feliz,” le dijo entendiendo.
“Estoy feliz,” dijo de acuerdo Dinah. “Es bueno tener a la antigua Camila de vuelta,” compartió Dinah con Lauren. “Aunque solo sea por hoy.”
“Estoy de acuerdo,” decidió Lauren mientras Camila apareció en lo alto de las escaleras, con sus manos escondidas secretamente detrás de su espalda. Lauren sonrió y ella devolvió el gesto, los labios de Camila se convirtieron en una amplia sonrisa haciendo que sus ojos brillasen.
“Tengo algo para ti,” dijo Camila mientras bajaba las escaleras despacio teniendo cuidado de no escurrirse.
“¿Qué?” dijo Lauren dando un paso hacia las escaleras mientras Camila llegaba al último escalón. “¿Por qué?” preguntó.
“Sólo porque quería,” le dijo Camila, moviéndose de lado a lado, con sus manos aún escondidas en la espalda.
Camila estaba ligeramente un poco más alta que Lauren en el escalón y Lauren encontró desconcertante estar mirando hacia arriba a su novia, era algo poco familiar.
“Cierra los ojos,” le dijo Camila simplemente y Lauren hizo lo que le había dicho. “Ok,” dijo Camila después de unos segundos de pausa. “Ahora ábrelos.” Lauren obedeció; abriendo los ojos sintiendo al instante con las manos de Camila extendidas. En una de ella sostenía un pequeño ramo de flores silvestres que ella aparentemente había recogido de su jardín y en la otra sostenía un frasco de Nutella, ambas tenían un lazo rojo atado con delicadeza a su alrededor.
“Aww…” dijo Lauren cogiendo los dos regales de Camila y oliendo las flores rápidamente. “Gracias cariño.” dijo agradecidamente.
“De nada,” contestó Camila bajando hasta el pasillo para estar de nuevo unos centímetros más baja que Lauren.
Lauren abrio los brazos y Camila dio un paso adelante para que pudiera abrazarla en un abrazo de agradecimiento. Camila pasó sus brazos alrededor de Lauren, haciendo el mismo gesto, mientras Lauren bajaba la cara y se besaron animadamente por un momento.
“Nunca nadie me había dado antes flores,” señaló Lauren mientras miraba el pequeño ramo en su mano felizmente una vez que se separaron.
“¿Y qué pasa con la Nutella?” preguntó Camila cogiendo el bote de las manos de Lauren para permitir que pudiera abrir la mochila para guardarlo de manera segura. Lauren cogió el bote y lo puso dentro de su mochila cuidadosamente antes de cerrar la mochila de nuevo.
“No, sinceramente puedo decir que nadie me ha comprador un bote de Nutella,” contestó Lauren, con una sonrisa aún firme en su cara y con sus mejillas empezando a doler.
“Es tu favorita ¿verdad?” preguntó inciertamente Camila.
“Sí,” confirmó Lauren.
“Genial,” dijo Camila mientras cogía la mano de Lauren y se dirigían hacia la puerta.
Lauren echó un vistazo a Dinah que había estado observando la interacción con una mirada de satisfacción en su rostro. Ella sonrió a Lauren mientras Camila abrio la puerta principal y la chica más pequeña desapareció por el umbral, tirando de Lauren hacia afuera. Dinah las siguió, cerrando la puerta.
“¿A dónde vamos?” preguntó Lauren mientras Camila empezó a andar por la carretera hasta donde estaba aparcado el coche.
“A casa de Ally,” le dijo Camila alegremente. “Nos va a llevar a todas.”
“Oh ¿eso está bien?” preguntó entretenida Lauren.
“Bueno, me hubiese gustado conducir,” estableció simplemente Camila, “pero desafortunadamente no puedo por mis ataques…”
“No te olvides de tu falta de licencia,” dijo Lauren juguetonamente.
“O tu incapacidad para conducir,” bromeó Dinah.
“Todos son puntos válidos,” respondió Camila mientras iban por el sendero hasta la puerta de Ally, con la mano de Camila entrelazada con la mano izquierda de Lauren, con el ramo de flores en la mano derecha de su novia.
“Entonces, ¿puedo al menos tener una pista sobre a dónde vamos?” preguntó Lauren mientras llamaban al timbre de Ally.
“Todavía no,” contestó Camila mientras se abría la puerta.
Normani y Ally salieron rápidamente mientras Camila se quitaba del frente . Ally cerró firmemente la puerta principal detrás suyo y sacó las llaves del coche de su bolso.
“Hola,” se saludaron al unisono y Camila las sonrió en respuesta, Lauren levantando sus manos entrelazadas para hacer un pequeño saludo.
“Hey,” dijo Dinah desde su posición detrás de Lauren y Camila.
“Entonces, ¿está todo el mundo preparado?” preguntó Ally y todas asintieron para afirmar. “Entonces vámonos,” dijo Ally liderando al pequeño grupo hacia el coche.
Ella abrio con su llavero y rápidamente se subió al asiento de conductor, Normani se sentó en el asiento vacía de copiloto. Las tres chicas restantes se sentaron en la parte trasera del coche, Camila tomando el asiento del medio, con Lauren y Dinah una a cada lado suyo. Lauren puso su ramo de flores en la bandeja que cubría el maletero del coche, estando a salvo y cogió la mano de Camila en la suya mientras Ally puso el coche en marcha por la calle. Lauren frunció el ceño en confusión al escuchar la música que salía del sistema estéreo de Ally.
“Esto no es Justin Timberlake,” estableció Lauren después de un rato. “Es Lana Del Rey.”
“Sí,” dijo Ally girando su cabeza por encima del hombro para mirar a Lauren, con una sonrisa en la cara.
“Tú solo pones a NSYNC o Justin Timberlake en tu coche Ally,” dijo Lauren. “Estás como, extrañamente obsesionada. De hecho, casi siempre está “Mirrors”en repetición la mitad de las veces.”
“Bueno, pensé que podía cambiar por una vez,” dijo casualmente Ally.
“¿Por qué siento como si tuviera que ver algo conmigo?” preguntó Lauren girándose hacia Camila.
“A lo mejor es porque tiene que ver,” dijo Normani desde su asiento, sonriendo a Lauren mientras miraba por encima del hombro a la parte de atrás del coche.
“¿Ha convencido a Ally de cederte los derechos de su radio para poner algo que le guste a otra persona?” preguntó Lauren a Camila sorprendida. “¿Cómo has hecho eso? Es demasiado posesiva con la radio de su coche, en plan, ella me ha pegado varias veces por intentar tocarla.” se pausó Lauren por un momento antes de añadir intencionadamente. “Fuerte.”
“Hice un trato con ella,” dijo Camila.
“Oh Dios,” dijo Lauren. “No le has vendido tu alma ¿verdad?”
“Para empezar estás asumiendo que Camila tiene una,” bromeó Dinah y Camila se rio un poco en respuesta.
“No,” contestó Camila a la pregunta previa de Lauren, bromeando ligeramente.
“Entonces ¿qué trato has hecho?” preguntó interesadamente Lauren.
“No te lo voy a decir,” dijo firmemente Camila.
“¿Por qué no?” gimió intrigada Lauren.
“Es entre Ally y yo,” contestó simplemente Camila.
“Están intercambiando favores sexuales,” dijo Normani francamente y Dinah estalló entre risas en respuesta.
“Es cierto,” bromeó Camila. “Es la única cosa que aceptaría a cambio de poner a Lana para ti. Es una buena cosa que me gusta de ti.” Se burló. “No intercambio favores sexuales con nadie, ya sabes.”
“Bueno,” dijo Lauren sonriendo a lo adorablemente tonta y mareada que parecía Camila esa tarde. “Te lo agradezco.”
Ella se inclinó y la besó en los labios y Camila levantó su mano para acariciar la mejilla de Lauren. Lauren sintió el borde de la férula de Camila mientras movía la mano, con la tira de velcro que arañándola su poco, otro pequeño recordatorio de que su novia parecía volver a ser algo parecido a la que era antes del accidente, aunque ella todavía no estaba al cien por cien recuperada.
“Para cualquiera que esté llevando la cuenta ya van dos veces que presencio esto,” dijo Dinah desde su posición en el asiento de atrás.
“Oh calla,” le regañó Ally riéndose. “Tú eres la mayor Camren shipper de todas. unaite que lo encuentras adorable.”
“No lo haré,” dijo Dinah mientras Camila y Lauren finalmente se separaron.
“¿Puedo traeros algo chicas?” se ofreció en forma de ayuda. “Ya sabéis, ¿a lo mejor una botella de oxígeno? O a lo mejor ¿un caramelo de menta o algo?”
“Podrías darme un caramelo de menta…,” aceptó Lauren, poniendo su mano preparada y riéndose. Dinah puso los ojos en blanco juguetonamente.
“Consigue tu propio caramelo,” le dijo Dinah sin tener nada en su contra.
“Sabes,” dijo Camila metiendo la mano en el bolsillo de su abrigo. “Creo que tengo un caramelo de menta.”
“¿Me estás tomando el pelo?” preguntó Dinah incrédula mientras Camila le daba uno a Lauren.
Ella lo cogió agradecida y se lo metió en la boca, dedicando a Dinah una sonrisa de suficiencia antes de besar de nuevo a Camila. Ally se rio en alto mientras veía la expresión de Dinah con una mirada rápida a través del retrovisor.
“Sabéis que todo es nuestra culpa ¿verdad?” dijo Ally todavía riéndose ligeramente.
“¿Qué?” preguntó Normani. “¿Cómo va a ser nuestra culpa?”
“Nos hemos pasado mucho tiempo haciendo que se sientan incómodas y raras con nuestros comentarios sugerentes y nuestras insinuaciones bien planteadas que ahora hacen que nosotras nos sintamos incómodas con su PDA (Demostración de Afecto en Público) delante nuestra.” dijo Ally.
“En realidad no es eso,” dijo Lauren sin voz mientras finalmente dejaba de dominar la boca de Camila. Se giró en su asiento para mirar hacia delante, con su mano aún sosteniendo firmemente la mano de Camila.
“¿No lo es?” preguntó Normani riéndose mientras se giraba para mirar a Lauren que estaba sentada detrás suyo.
“No,” dijo Lauren. “Aunque ahora lo estoy empezando a considerar para el futuro,” reflexionó.
“Entonces ¿qué es?” preguntó Dinah a Lauren interesadamente.
“¿Sabes ese sentimiento que tú probablemente sientes cuando besas a Siope?” le preguntó Lauren. “O a Arin…o a Troy…” añadió mirando a las demás. “Ese donde tu estómago revolotea con mariposas y sientes que tus mejillas duelen porque estás sonriendo demasiado. Ese tipo de beso que te exalta y te confunde a la vez porque es estúpido, cómo un simple gesto puede hacer que te sientas tan feliz que pienses que tu pecho va a explotar.” Dinah no dijo nada; en cambio sólo tragó saliva y esperó a que Lauren continuase.
“Es por eso por lo que lo estoy haciendo,” les informó Lauren, “porque tengo la oportunidad de hacerme feliz de la manera más simple posible y voy a hacerlo.”
“A mi también me hace feliz,” añadió Camila para su información. “Quiero decir, es gente ayudando a otra gente así que, es básicamente un servicio público en realidad.”
La cara de Dinah se rompió en una expresión que traicionaba lo adorables que encontraba a la pareja y compartió unas cuantas miradas rápidas con Normani y Ally, quienes tenían casi las mismas expresiones que ella, antes de decir amablemente, “Oh Dios mió, podéis volver a besaros ya mismo. Jesus, lo admito. Os shippeo tanto que a veces duele físicamente.”
Lauren miró a Camila, con una pregunta en sus ojos antes de inclinar la cabeza y besarla de nuevo por tercera vez mientras el coche se paraba. Lauren levantó su mirada, separándose de Camila para mirar el destino, con una pequeña sonrisa dibujándose en sus labios.
“¿Me has traído a las jaulas de bateo?” preguntó felizmente Lauren.
“Así finalmente te veré jugar,” dijo Camila aplaudiendo con sus manos juntas emocionada. “Bueno, algo así.” añadió.
“No he cogido un bate desde verano,” dijo Lauren nostálgica. “Todo es trabajo de condicionamiento en los entrenamientos hasta el nuevo año.”
“Entonces ¿está bien?” preguntó Camila.
“Sí, está bien,” contestó feliz Lauren. “Me encanta este sitio. Mi padre solía traerme aquí cuando estaba creciendo y me enseñó cómo coger el bate y moverlo adecuadamente para dar un buen golpe en la bola. Era uno de mis sitios favoritos cuando estaba creciendo.” Lauren miró a las otras quienes la estaban observando.
“Supongo que suena un poco pobre ¿no?” preguntó.
“No,” dijo Ally.
“No lo creo,” dijo de acuerdo Dinah con Ally. “En realidad nunca he estado en un sitio de estos antes. Será divertido.”
“Yo tampoco,” dijo Camila mientras las chicas salían emocionadas del coche de Ally para ir hacia el edificio principal.
“¿Nunca has jugado antes?” le preguntó Lauren, con sus manos aún entrelazadas mientras entraban hasta el área de recepción seguidas de Ally, Dinah y Normani.
“Nope,” admitió Camila. “Nunca he sido realmente buena con los deportes.”
“Sorprendente,” señaló Lauren sarcásticamente, causando una sonrisa en Camila.
El hombre de detrás de la mesa terminó de atender al último cliente y se giró hacia Lauren que parecía familiar para él. El hombre sonrió ampliamente al ver a Lauren de pie delante de él y le preguntó cómo estaba su padre, señalando que no había ido recientemente. Lauren le informó que su padre acababa de ser ascendido y que estaba ocupado, pero ella prometió que le diría que había preguntado por él.
El hombre, quien, como el resto del grupo pronto aprendió que se llamaba Jake, amablemente llevó a las chicas hasta un par de jaulas de bateo que estaban al lado, dejando a Lauren explicar cómo funcionaba todo, habiendo sido una regular allí durante años. Le enseñó a las demás cómo usar las máquinas y dónde ponerse antes de comenzar con sus intentos al azar de golpear la bola. Dinah, Normani y Ally compartían una de las jaulas mientras que la otra la compartían Lauren y Camila.
Camila se quedó fuera de la jaula, observando con entusiasmo a Lauren desde detrás golpeando bola tras bola, con su bate conectando con el pequeño proyectil blanco limpiamente y con eficacia, mandándola por el aire y de vuelta en dirección de dónde había salido con un golpe satisfactorio. Camila admiraba la forma en la que el cuerpo de Lauren automáticamente asumía lo que probablemente era una ensayada y perfecta postura, con los brazos preparados ante una nueva bola que salía en su dirección. Camila disfrutaba de la mirada de concentración de Lauren y cómo saboreaba el sentimiento del bate en sus manos como si fuese una extensión de sus propios brazos.
“¡Oh sí!” gritó Dinah habiendo golpeado bien una de las bolas. Se agachó de nuevo, con el bate detrás suyo, moviéndolo en pequeños círculos esperando la siguiente bola. Dinah lo movió tan pronto como la siguiente bola salió de la máquina y su bate golpeó de nuevo a la bola, propulsándola hacia adelante, lejos de ella.
Lauren usó la esquina del bate para parar su propia máquina un momento, girándose para mirar a Camila quien estaba girada observando a Dinah en la puerta de al lado, su atención centrada allí con los gritos animados y la emoción de su amiga.
“¿Quieres hacerlo tú?” preguntó Lauren mientras observaba a Camila, quien tenía una sonrisa de satisfacción viendo a sus amigas divertirse. Camila se giró hacia Lauren y movió ligeramente la cabeza, declinando la oferta. “¿De verdad?” preguntó Lauren dando un paso hacia la valla de alambre que las separaba. “Entonces ¿por qué hemos venido aquí?” le preguntó Lauren, con el bate aún en una mano mientras los dedos de la otra se cerraban alrededor de uno de los huecos de la valla, inclinándose un poco para cerrar la distancia entre ella y Camila.
“Por ti,” comentó Camila felizmente moviéndose un poco también para alcanzar los dedos de Lauren a través de la valla. “Esta cita no es para mi…es mi “gracias” ¿recuerdas? Parece que te estás divirtiendo. No quiero interponerme en eso,” terminó. “Estoy bien, de verdad.” Lauren movió su cabeza, con una larga sonrisa a lo largo de su rostro.
“Oh no,” dijo Lauren, caminando hacia la puerta y abriéndola rápidamente. Cogió la muñeca de Camila amablemente y la metió en la jaula. “Definitivamente, vas a intentarlo Camz,” terminó Lauren mientras se cerraba detrás suyo.
“No sé,” empezó Camila a protestar, pero Lauren se había quitado ya el casco de la cabeza para ponerlo en lo alto de su cabeza, jugueteando con él durante un momento para asegurarse de que estuviera puesto de forma segura. “De verdad no creo que sea buena.” Dijo Camila mientras Lauren le daba su bate y se ponía a un lado.
“Es fácil,” le dijo Lauren. “Solo, ponte de frente ahí y levanta el bate preparada,” continuó explicando Lauren. “Cuando salga la bola, mueve el bate hacia atrás y dale.” Camila le dedicó una mirada dudosa a Lauren.
“Solo eso,” contestó Camila, dudosa de que fuese tan fácil, especialmente con su coordinación.
“En teoría,” dijo Lauren riéndose un poco con la cara de Camila. “Estarás bien,” dijo después de un momento cuando Camila continuó con su mirada insegura. “Confía en mi cariño.” terminó.
Camila hizo una mueca antes de girarse hacia el frente de la jaula. Ally, Dinah y Normani había parado en la puerta de al lado por un momento para observar a Camila en su primer intento, sin duda aumentando la presión en la chica más pequeña añadiendo más público. Camila sujetó el bate de forma rara, recreando la postura que antes había visto en Lauren. Camila dejaba que su muñeca derecha luchase por coger fuertemente el bate, con sus dedos doloridos con la férula sujetando sus dedos.
“¿Estás preparada?” preguntó Lauren y Camila asintió levemente, con una mirada inquieta en su cara.
“Vamos Mila,” animó Dinah desde la puerta de al lado mientras Normani añadió, “Tú puedes hacerlo.”
“Sí vamos Camila,” animó Ally.
Lauren apretó el botón de reinicio de la máquina y Camila esperó pacientemente hasta que la máquina hizo ‘whoosh’ en el aire, lo que indicaba que la bola iba a salir. Camila movió el bate tan fuerte como pudo, fallando mientras la bola daba contra la valla de detrás, el bate se escurrio de sus manos ligeramente volando hasta caer al suelo a sus pies.
Lauren paró la máquina presionando el botón una vez más, Camila estaba momentáneamente desorientada por el casco que se había escurrido de su cabeza hasta sus ojos. Lauren se acercó hasta su novia y le puso el casco hacia atrás, fuera de sus ojos con cuidado para que no le oscureciera la visión. Camila se lo levantó con su propia mano para asegurarse de que estaba de nuevo en su sitio adecuado, dándole a Lauren una mirada tímida.
“Te dije que no sería nada buena,” dijo tristemente Camila y Lauren hizo una mueca.
“Tendrías que haberme visto la primera vez que intenté golpear una bola,” le dijo Lauren seriamente, agachándose para coger el bate del suelo. “Accidentalmente golpeé a mi padre en la cara.” Se rio con el recuerdo. “Tuvo un ojo morado durante una semana.”
“Sí Mila,” gritó Dinah desde la puerta de al lado. “Si Ally puede golpear una bola, entonces todo el mundo puede. ¿Has visto su tamaño? Toda la lógica dice que ella debería ser mala en esto.”
“Hey,” protestó Ally y Camila se rio con los intentos alentadores de sus amigas.
“Sólo necesitas un poco más de práctica,” le dijo Lauren dándole el bate de nuevo. “No te puedes rendir después de un intento.”
“Ok,” contestó Camila y Lauren le dio un pequeño beso en los labios apoyándola antes de ponerse a un lado otra vez.
Presionó el botón y la máquina recobró su vida mandando primero una, después dos, después tres bolas en la dirección de Camila, sin conseguir golpear ninguna de ellas. Camila frunció el ceño enfadada mientras seguía intentando golpear las bolas, su cara traicionando su emoción. Lauren paró la máquina otra vez para acercarse a Camila.
“Lo estás haciendo genial,” tranquilizó a su novia. “No has vuelto a tirar el bate.” Le dijo positivamente. “Es un comienzo ¿vale?”
“Tampoco he golpeado ninguna bola,” contestó Camila. “¿Estoy sujetando esto bien?” preguntó. “Es raro.”
“Quítate la férula,” le dijo seriamente Lauren. “Está evitando que pongas bien tu muñeca.” Camila hizo lo que le dijo y le dio la férula a Lauren para ponerla en el bolsillo de atrás. “Ok, ahora mira hacia el frente.” Le enseñó Lauren y Camila obedeció, preparada en su posición. Lauren levantó sus brazos alrededor del torso de Camila y sujetó sus manos, ayudándola con la posición correcta del bate. Sintió como su cara se ruborizaba cuando Camila se giró hacia ella con una sonrisa en su cara. “Ahí intenta eso,” dijo Lauren devolviendo la sonrisa y quitando sus manos de Camila antes de echarse para atrás y poner en funcionamiento la máquina otra vez.
“Vamos,” animó Dinah aún mirando desde la puerta de al lado. “Sólo imagina que la bola es alguien con quien estás enfadada,” le dijo Dinah. “Eso es lo que yo he estado haciendo.” Lauren levantó una ceja inquisitivamente.
“Me estoy imaginando a Rachel,” le dijo Dinah guiñándole un ojo a Lauren riéndose mientras la bola salía en dirección a Camila.
Camila movió el bate hacia atrás rápidamente para intentar golpearla, sin darle a la bola por unos pocos centímetros.
“Eso ha estado mejor,” alabó Lauren. “Casi le das.”
Camila sonrió pero volvió rápidamente a su posición inicial, con el ceño fruncido de concentración, con la lengua asomando por un lado ligeramente. Volvió a fallar las siguientes bolas pero a la cuarta, su bate contactó con el pequeño blanco misil con un gran golpe, mandándola de nuevo hacia el espacio que tenía delante.
“¡Lo he hecho!” gritó Camila entusiasmada, saltando arriba y abajo en su sitio animadamente. Lauren paró la máquina rápidamente mientras su novia levantaba las manos en el aire celebrándolo, girando en su sitio para mirar a Lauren y al resto de sus amigas quienes estaban animándola ruidosamente en la puerta de al lado. “¡¿Has visto eso!?” preguntó Camila a Lauren girándose con una sonrisa enorme en la cara. “¡Le he dado! ¡Lo he hecho!”
“¡Lo sé!” contestó animadamente Lauren. “¡Lo sé cariño, lo he visto!” Camila saltó hacia atrás, hacia Lauren.
“¡No puedo creer que lo haya hecho!” dijo Camila exuberantemente y se rio; esa luz, esa sonrisa exaltada que hizo que el estómago de Lauren se revolviera cuando la escuchó.
“Ves, te dijo que lo único que necesitabas era un poco más de práctica.” dijo Lauren y Camila saltó y la besó, tirando el bate al suelo mientras lanzaba sus brazos alrededor del cuello de Lauren. El casco de la cabeza de Camila golpeó contra la frente de Lauren mientras sus labios se chocaban juntos y Lauren no podía evitar sonreír en el beso, disfrutando de cada segundo de la felicidad de Camila.
“¿Puedo hacerlo otra vez?” preguntó emocionada Camila una vez que se apartaron y Lauren asintió en respuesta.
“Claro,” contestó y Camila se agachó rápidamente para coger el bate, volviendo hasta su posición mientras Lauren ponía en marcha la máquina de nuevo. Mientras los minutos pasaban, Dinah, Ally y Normani volvieron hacia su propia máquina, turnándose para golpear la bola y volviéndose competitivas con cada cambio. Camila continúo con su propia batalla contra el lanzador mecánico hasta que sus brazos le dolieron, golpeando de vez en cuando la bola pero con su coordinación mejorando con cada movimiento. Lauren observó a Camila contenta desde su posición, disfrutando del estado de ánimo de Camila y absorbiendo los intoxicantes efectos que tenían en ella misma. Ella observó a Camila hasta que finalmente paró, entregándole el bate a Lauren, con sus brazos cansados y doloridos pero con una cara llena de energía y vida.

Las chicas se quedaron en sus jaulas de bateo por lo que fue más de una hora y media, Jake sin tener en cuenta los treinta minutos límite habituales porque estaba todo calmado y conocía a Lauren y su familia personalmente. Después de que terminasen volvieron al coche de Ally y fueron hacia su siguiente parada.
“Eso ha sido muy divertido,” dijo encantada Dinah desde su asiento.
“También fue algo terapéutico,” añadió Ally, con su atención centrada firmemente en la carretera que tenía delante.
“Lo sé, ¿verdad?” dijo de acuerdo Normani.
“¿Podemos hacerlo de nuevo algún día?” preguntó Dinah al grupo.
“Definitivamente,” dijo entusiasmada Ally mientras Normani contestaba, “Sí.”
“¿Chicas?” preguntó Dinah girándose hacia Camila y Lauren quienes se estaban besando una vez más. Puso los ojos en blanco pero se rio con las vistas. “Chicas….” dijo alargando la palabra e incrementando el volumen al final de ella. Lauren se separó de Camila para mirar a Dinah.
“Lo siento,” dijo sin realmente haber escuchado lo que Dinah había dicho.
“No lo sientas,” sonrió Dinah en respuesta. “Sólo dime que podemos volver y hacerlo de nuevo.” terminó.
“¡Oh yo quiero!” contestó Camila emocionada, dando palmas con las manos juntas y frunciendo el ceño ligeramente.
“Está aquí,” dijo Lauren metiendo la mano en el bolsillo de atrás para sacar la férula de Camila, leyendo la mente de su novia. Le dio la férula a Camila y la ayudó a ponérsela asegurando el Velcro en su sitio fuertemente.
“Gracias,” dijo agradecidamente Camila antes de reiterar, “¿podemos volver otra vez? Eso ha sido muy divertido…bueno, una vez que pude golpearla.”
“Claro que podemos cariño,” le dijo Lauren sonriendo alegremente y quitando un mechón de pelo de los ojos de Camila. “Si me dices donde vamos ahora,” añadió juguetonamente. Camila sonrió y miró al resto de las chicas en el coche.
“A por comida, por supuesto,” dijo simplemente Camila. “¿Dónde sino?” añadió retóricamente.
“Claro, debería haberlo sabido,” encogió los hombros Lauren antes de preguntar. “¿Dónde vamos exactamente a por comida?”
“A Jimmy’s,” le dijo Camila mientras Ally giraba hacia otra calle.
“Me encanta ese sitio,” dijo entusiasmadamente Lauren, “pero ya sabías eso ¿verdad?” le preguntó viendo la emoción en la cara de Camila ante su reacción. “Debes haberlo mencionado unas cuantas veces,” contestó Camila uniendo su brazo con el de Lauren.
“Hacen hamburguesas increíbles allí,” comentó Dinah. “Oooh y alitas,” añadió pensativamente.
“Tú no puedes comer alitas,” le dijo riéndose Camila. “No sin empezar el reto de las alitas…”
“Puede que lo empiece,” intercedió Dinah. “A lo mejor es hora de revivirlo. Ha pasado un tiempo.”
“¿El reto de las alitas?” preguntó Normani desde su asiento de copiloto mientras Ally giraba la esquina.
“Es exactamente como lo que suena,” le dijo Dinah. “Ver quien es capaz de comer más alitas sin beber agua.”
“¿Por qué nunca hemos hecho eso?” preguntó Normani a Ally y Lauren quienes se encogieron de hombros en respuesta.
“Ok, bueno creo que es definitivamente el juego está en marcha chicas.” dijo girándose hacia Dinah. “Vais a perder. Soy extremadamente competitiva.”
“No tendrás problema en ganar a Dinah,” le dijo Camila. “Es basura.”
“Perdona,” dijo defensivamente Dinah. “Atrevida…Te gané una vez.”
“Me estaba ahogando,” protestó Camila. “Necesitaba beber algo de agua para aclararme la garganta o habría muerto. Ganaste por eso. En realidad nunca has comido más que yo.”
“Tienes el apetito de una persona cinco veces más grande que tú,” se rio Dinah. “En realidad nadie ha comido más que tú. Punto.”
Camila dejó caer su mandíbula fingiendo sorpresa, pero se echó a reír a pesar de sus esfuerzos, mientras Lauren salía en el aparcamiento de Jimmy. Todas las chicas salieron del coche y fueron hacia el restaurante, Lauren y Camila cogidas de las manos, Dinah con su brazo unido al brazo libre de Camila. Estaban sentadas en sus asientos mientras les daban un menú para que lo mirasen, pidiendo cada una, una Coca Cola para beber mientras decidían qué comida pedir.
“¿De verdad?” dijo Normani poniendo una cara de asco y mirando hacia la puerta donde estaban Rachel, David, su novia y un par de personas más entrando. “¿Cuáles son las probabilidades?”
“Muy altas,” comentó Camila, tomando un sorbo de su soda. “A todo el mundo le gusta este sitio.”
“Me encantaría un poco más si ellos no estuviesen aquí,” comentó secamente Normani.
“A mi también,” dijeron de acuerdo Lauren y Dinah.
“Tan solo ignóralos,” dijo positivamente Camila. “No dejes que arruinen nuestra tarde.”
“Uh oh,” dijo Ally en voz baja y Rachel las vio y fue hacia la mesa, el resto de su grupo observando con interés desde donde estaban sentados. “Viene hacia aquí.”
“Un poco difícil ignorarla ahora,” dijo con frustración Normani.
“Hola chicas,” saludó Rachel más que entusiasmada y Lauren respondió con una mirada mientras las otras medio sonreían.
La única persona que vocalizó una respuesta fue Camila quien dijo, “Hola,” y levantó su mano.
“Que gusto encontraros aquí,” observó Rachel. “Que pequeño es el mundo ¿eh?”
“Demasiado a veces,” contestó Lauren.
“No seas una puta Lauren, no te pega.” Comentó Rachel antes de girarse hacia Camila.
“No sé si funciona para ti,” respondió Lauren.
“Lauren,” regañó Camila ligeramente, poniendo una mano en su brazo.
“Lo siento,” se disculpó Lauren.
“Gracias Camila,” dijo Rachel apreciativamente. “Es bueno saber que alguien aquí tiene algo de modales.”
“Creo que deberías volver con tus amigos Rachel,” le dijo seriamente Camila.
“Aww, pero he venido a hablarte a ti,” dijo Rachel agitando sus pestañas ante Camila y causando que Lauren se tensase protectivamente.
“Tus amigos están allí,” dijo Camila señalando hacia David y los otros.
“Conocidos,” aclaró Rachel, refiriéndose de nuevo a la conversación que tuvieron en la clase de Francés.
“Conocidos.” señaló Camila en respuesta. “Mira Rachel, estoy realmente intentando no decirlo,” dijo Camila y Rachel la miró confusa un momento.
“Decir ¿el qué?” preguntó.
“Quiero que te alejes,” le dijo simplemente Camila.
Rachel pareció ligeramente sorprendida por la franqueza de Camila pero rápidamente se recuperó manteniéndose de frente.
“¿Por qué?” preguntó burlonamente. “¿Encuentras difícil mantener tus manos lejos de mi?” preguntó Rachel.
“Algo así,” contestó Camila y Lauren la miró con una expresión entretenida al entenderlo. “Tengo problemas para manejar la ira…” aclaró Camila, “pero, eso ya lo sabes. Quiero decir, lo has visto, estabas en la cafetería el Lunes…” Camila se calló lanzando una mirada significativa a David quien estaba observando la interacción con interés.
“Mira, no tienes que fingir solo porque tu novia esté aquí,” dijo Rachel intentando salvar la cara. “Definitivamente estuviste flirteando conmigo en Francés,” continuo en un intento de resolver el problema.
Camila ladeó su cabeza ligeramente y frunció el ceño mientras Dinah se empezaba a reír de forma exagerada con la sugerencia de Rachel.
“¿Qué es tan gracioso?” preguntó Rachel volviendo su atención hasta ella.
“Camila no puede flirtear,” dijo Dinah aún riéndose, Ally y Normani uniéndose.
“Bueno, ayer podía,” les dijo Rachel.
“En realidad, no,” dijo Dinah aún riéndose, irritando a Rachel. “No podría flirtear ni aunque su vida dependiera de eso, además, ayer por la mañana no podía ni siquiera hablar adecuadamente.”
“Es un poco difícil flirtear sin poder hablar,” señaló Normani, haciendo una mueca. “¿No crees?”
“En realidad,” dijo Camila levantándose, “Necesito ir al baño.” continuo y Rachel intentó causar de nuevo problemas entre ella y Lauren.
“Te veré allí en cinco minutos,” dijo Rachel, levantando su ceja a Lauren quien estaba aún mirándola enfadada.
Camila suspiró pesadamente y Lauren podía sentir la irritación en su lenguaje corporal, sus intentos de ser educada se perdieron con la presencia de Rachel, pero sin ser desagradable. Camila miró a Rachel, inclinando la cabeza por un instante antes de girarse hacia Lauren para pasarla y abandonar su asiento, con la espalda frente a las otras chicas y a la mesa, con los ojos centrados en Lauren.
“Eres una ansiosa,” comentó Rachel, sintiendo el poder de moverse hacia ella. “No hay prisa Camila, iré contigo si estás tan desesperada.” Camila suspiró otra vez, poniendo los ojos en blanco molesta antes de subirse a la mesa que tenía detrás inclinándose hacia delante. Puso ambas manos detrás de la cabeza de Lauren y la acercó para chocas sus labios. Lauren fue sorprendida al principio, abriendo sus ojos en shock pero, mientras Camila se deslizaba ligeramente de la mesa y ponía sus rodillas a cada lado de sus piernas, sentada a horcajadas sobre ella, mientras Lauren profundizaba aún más el beso, relajándose en él. Lauren cerró sus ojos mientras levantaba sus brazos alrededor de la espalda de Camila, una mano cayendo hasta su trasero, la otra sobre su hombro mientras acercaba más a Camila, con sus lenguas azotándose calurosamente en sus bocas.
Camila movió su mano para acariciar una parte de la cara de Lauren, frotando ahí su piel tiernamente con su pulgar mientras chupaba suavemente la lengua de Lauren. Con su otra mano, Camila la metió bajo la camisa de Lauren, subiéndosela y dejando al descubierto su abdomen un poco mientras frotaba un costado de su pecho, justo debajo de su sujetador. Camila empujó su pecho contra el de Lauren, moviendo su pelvis ligeramente hacia adelante y forzando a su novia contra el respaldo del asiento. Camila separó sus bocas, moviendo la suya hasta el oído de Lauren y susurrando: “Puedes matarme por esto más tarde,” antes de coger aire ligeramente en el punto entre la parte inferior de la oreja de Lauren y su mandíbula.
Lauren miró a Camila mientras se levantaba de nuevo. Se sintió ligeramente desorientada, con su pecho latiendo rápidamente mientras intentaba recuperar el aliento, con sus pupilas dilatadas y sus labios hinchados mientras sus ojos seguían a Camila yéndose del asiento. Camila se paró delante de Rachel quien tenía una expresión aturdida en su cara, con su boca abierta, aparentemente sin palabras por lo que acababa de ver.
“Eso está bien,” dijo Camila a Rachel quien seguía alucinando. “Probablemente deberías volver con tus “conocidos”,” dijo Camila poniendo énfasis en la palabra antes de pasar por delante suyo para ir al baño.
Lauren vio como Camila desaparecía, con sus ojos abiertos sin creer lo que había pasado, aún aturdida. Miró a Ally, Normani y Dinah quienes compartían expresiones perplejas y desconcertadas, con la boca de Normani reflejando la de Rachel boquiabierta.
“Bueno,” finalmente consiguió decir Dinah, rompiendo el silencio que había caído entre ellas. “Supongo que en verdad sí sabe cómo flirtear.”
Lauren tragó saliva fuertemente aún atontada por las acciones de hace un momento de Camila. Se aclaró la garganta mientras contestaba; “Uh…sí… cierto…” dijo intentando formular una respuesta coherente. Dinah se giro hacia Rachel quien estaba mirando a Lauren.
“Entonces,” dijo Dinah recuperando su ingenio. “¿Hizo eso contigo en la clase de Francés?” preguntó y Rachel se giró para mirarla molesta, derrotada.
“Disfrutad de vuestra cena,” prácticamente escupió mientras giraba sobre sus talones para regresar a sus amigos,
“Lauren ya lo ha hecho,” le dijo Normani y ambas Dinah y Ally se rieron en respuesta mientras Rachel las miraba. Dinah le dio un codazo a Normani mientras se giraban a mirar a Lauren.
“Lo,” dijo riéndose Normani observando a su amiga quien estaba mirando por encima del hombro en dirección a los baños. “Tierra a Lo,” continuo Normani cuando no respondió.
“Yo…Lauren,” dijo Dinah en voz alta.
“Sí,” dijo Lauren sin aliento volviendo su Mirada hacia las otras. Movió su cabeza ligeramente mientras intentaba aclarar su visión.
“Dime más sobre ser lesbiana,” dijo Dinah fingiendo seriedad mientras ponía sus codos en la mesa.
Ally y Normani se rieron con las palabras de Dinah y la mirada de confusión en la cara de Lauren.
“Eso ha sido…extrañamente caliente,” se rio Dinah.
“¿Me lo estás diciendo?,” consiguió decir Lauren entre respiraciones mientras miraba por encima del hombro hacia el baño. “Jesús.” respiró.
En el baño, Camila había terminado de lavarse las manos cuando sintió algo irritado al final de su nariz, un líquido caliente cayendo de su nariz. Se limpió con la mano asumiendo que era su nariz que moqueaba, pero, levantó sus cejas, alarmada, pánico brotando ante la vista de una mancha rojo oscuro contra su piel. Puso sus ojos en el espejo, viendo como otra gota de sangre corría hasta su labio superior y cogió un pañuelo rápidamente, poniendo su cabeza hacia atrás y sosteniéndolo firmemente contra su nariz mientras apretaba su nariz fuertemente.
“Mierda,” murmuró mientras su visión se nublaba por un instante teniendo que apoyarse contra el lavabo que tenía delante.
Permaneció así unos minutes, antes de bajar el pañuelo y mirarse de nuevo en el espejo.
“Mierda,” dijo de nuevo mientras la sangre seguía escapándose de su nariz y cogía otro pañuelo, el anterior ya estaba empapado con sangre. “Vamos,” ordenó, poniendo su cabeza hacia atrás de nuevo y cubriéndose su nariz otra vez mientras se apretaba el puente de la nariz con los dedos. “No me hagas esto ahora,” dijo Camila levantando la cabeza y moviendo otra vez el pañuelo. Se estudió a si misma en el espejo una vez más, esperando. Cuando dejó de sangrar, Camila suspiró aliviada y rápidamente se limpió la nariz para quitar cualquier señal de que algo había pasado. Comprobó su apariencia brevemente en el espejo, preocupada sobre la causa de la hemorragia nasal pero más preocupada sobre tener que visitar el doctor otra vez. Tiró el pañuelo manchado a la papelera y rápidamente salió del baño, uniéndose a Lauren y las demás, su novia moviéndose rápidamente para hacerle un sitio.
“Te has ido un buen rato,” señaló Lauren, después de besar a Camila en los labios en forma de saludo. “¿Está todo bien?”
“Sí, bien,” dijo Camila forzando una sonrisa en sus labios y cogiendo la mano de Lauren en la suya para apretarla tranquilizadoramente. “¿Habéis pedido ya?” preguntó cogiendo el menú en su otra mano mirándolo con ganas, sabiendo ya lo que iba a pedir.
“Todavía no,” dijo Lauren levantando su otra mano para llamar al camarero. “Estábamos esperándote.”
“Chicas, ¿sabéis lo que vais a pedir?” preguntó el camarero y ellas asintieron en respuesta, tunándose para pedir la comida. Una vez que el camarero se fue, Dinah se inclinó sobre la mesa furtivamente.
“Entonces,” empezó a decir seriamente Dinah a Camila. “¿Podemos hablar sobre dónde has aprendido a cómo hacer eso?” Camila sonrió con la pregunta de Dinah.
“Oh,” dijo dejando atrás todos los pensamientos sobre la hemorragia nasal y siguiendo. “He visto a tu madre liándose con el cartero.” Bromeó sin cambiar la cara.
Dinah dejó caer su mandíbula con la respuesta de Camila antes de estallar en carcajadas junto con las otras chicas, Camila observando divertidamente mientras tomaba un sorbo de su bebida

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 24

Mensaje por Admin el Jue Mar 02, 2017 5:26 am

Un rato después, la camarera regresó con la comida y algunos platos extra de alitas que necesitaban para el reto recientemente acordado. Dinah reiteró las bases del concurso para Ally, Normani y Lauren que estarían participando por primera vez. Una vez que el desafio comenzó, las chicas comenzaron a comer las alitas, cada una de ellas mirando a las demás de cerca para asegurarse de que nadie estaba haciendo trampa, manteniendo un ojo firme sobre sus rivales. Ally fue la primera en abandonar después de haber comido tan solo cuatro alas, su pequeña mano buscó una bebida desesperadamente para enfriar la boca que le ardia cada vez más. Normani fue la siguiente en dejar el desafió, después de comer seis alas, su boca quemaba como los fuegos del infierno, se sentía demasiado caliente. Dinah quedó en tercer lugar, al comer siete alas calientes. Eso dejó a Lauren y Camila luchando por el primer lugar, ambas de ellas inclinadas sobre su plato, devorando cada alita de pollo.
Camila miró a Lauren y sonrió con aire de suficiencia al notar que la cara de su novia comenzaba a tornarse roja mientras ella seguía comiendo. Lauren agitó la mano delante de su boca, exhalando suavemente en un vano intento de enfriar su lengua. Miró el plato antes de mirar la copa, su boca pedía algún tipo de líquido a gritos. Lauren volteó para mirar a Camila, quien la observaba con expectación mientras mordía el alita de pollo que tenía en la mano, relajada, sin problemas. Camila levantó una ceja inquisitivamente y Lauren levantó la mano en señal de derrota para poder tomar un poco de agua, saboreando cada gota.
Camila terminó de comer su última alita para dejar los huesos vaciós sobre su plato, los huesos de las doce alitas de pollo que había consumido. Lamió sus dedos deliberadamente y se rio ante el rostro aún rojo de Lauren.
"¿Te vas a comer esas?" preguntó Camila señalando las pocas alitas restantes de Lauren.
"No" respondió Lauren, dándole a Camila una mirada de incredulidad. "Por favor, dime que no te las vas a comer" cuestionó mientras Camila deslizaba el plato hacia ella.
"Son buenas" comentó Camila, tomando un bocado de las alitas.
"¿Cómo demonios haces eso?" preguntó Lauren impresionada. "Siento como si mi boca estuviera literalmente en llamas. De hecho, podría haber perdido alguna capa de piel durante el reto, me duele mucho."
"Lo mismo digo" comentó Normani tomando un gran sorbo de su bebida, sacando la lengua para intentar enfriarla más. "Deje de comer hace cinco minutos y mi boca aún está ardiendo."
"Bueno, supongo que es oficial" dijo Dinah. "Sigues siendo la campeona invicta del reto de las alitas calientes."
Camila levantó su puño en el aire celebrando mientras terminaba de comer la última alita del plato de Lauren, para después llenar su boca de bebida.
"Si en el peor de los casos no logro terminar la escuela secundaria" dijo Camila en broma "Por lo menos sé que siempre podré recurrir a participar en competencias sobre comida."
"Claro, tú vas a fallar en la escuela," se burló Dinah. "Sigues siendo más inteligente que yo, incluso después del accidente."
"Sí, bueno, eso no es tan dificil" bromeó Camila, guiñándole un ojo a Dinah.
Las chicas terminaron de comer, haciendo caso omiso de la mejor manera posible a las miradas desde el otro lado de la cafetería donde estaba Rachel y su grupo de amigos. De vez en cuando, Lauren notaba a Rachel mirarlas, con una expresión de enojo en su cara, especialmente cuando ella centraba su atención en Camila. Cuando finalmente terminaron de comer todo, se dirigieron al último destino de su día.
"Entonces, ¿dónde iremos?" preguntó Lauren mientras jugaba con los dedos de Camila. "¿Debo prepararme para esquivar a Rachel otra vez?" agregó en broma.
"Lauren" regañó Camila, apoyando la cabeza en el hombro de su novia.
"Lo siento" se disculpó Lauren. "Es que realmente me molesta, eso es todo."
"Creo que nos molesta a todas" comentó Normani.
"Me gustaría que ella se diera cuenta de que debe dejarlas en paz" agregó Dinah.
"Somos dos" opinó Lauren. Se detuvo un momento para mirar a Camila que miraba por el parabrisas, aparentemente perdida en sus pensamientos. "Lo que me recuerda," dijo empujando ligeramente a Camila "Aún te debo algo." Camila se volteó para mirar a Lauren, sin haber oído lo que había dicho.
"¿Qué?" preguntó Camila.
"¿Estás bien?" cuestionó Lauren.
"Estoy bien" respondió Camila, "Solo estaba pensando, eso es todo."
"¿Sobre algo en particular?" preguntó Lauren apretando su mano. "Puedes decirme lo que sea. Nos comprometimos a hablar las cosas desde ahora, ¿recuerdas?"
"No es nada" le aseguró Camila. "Solo me pregunto que vamos a hacer con Rachel" mintió; su mente estaba preocupada por el sangrado de nariz que había tenido anteriormente.
"Yo opino que debemos matarla" bromeó Dinah.
"Dinah" rependió Camila severamente. "No digas cosas como esas."
"Solo estoy bromeando" respondió Dinah agitando su mano con desdén.
"¿Podemos no bromear sobre cosas como la muerte y matar a la gente?" preguntó Camila en serio.
"Tú lo haces todo el tiempo" le recordó Dinah.
"Sí, yo puedo hacerlo" respondió Camila pensando en su propia mortalidad y si la hemorragia nasal podría afectarla. "Consigues un pase gratis para bromear sobre eso cuando casi mueres."
"Casi muero una vez" dijo Dinah divertidamente.
"Esa vez que un perro te persiguió en el parque no cuenta" le dijo Camila riendo.
"Fue horrible" protestó Dinah. "Te juro que me habría comido si hubiera conseguido atraparte."
"Era un terrier" respondió Camila riéndose ante el recuerdo. "La mejor parte fue cuando te subiste a ese árbol" se burló.
"Desearía poder haber visto eso" comentó Normani riéndose de la historia.
"Mi papá tiene un video de ese momento en alguna parte" le informó Camila. "Voy a ver si puedo encontrarlo para ti" prometió.
"¡Mila!" se opuso Dinah. "Vamos… no es divertido."
"Podemos habarlo" dijo Camila con seriedad. "Tal vez podemos entablar un trato."
"Ok" Dinah estuvo de acuerdo, "Pero no voy a negociar favores sexuales como lo hizo Ally."
"Claro que no, eres demasiado elegante para eso" bromeó Normani.
"Obvio" dijo Dinah.
"Volviendo al tema anterior" interrumpió Lauren tomando la barbilla de Camila para que la mirara. "¿Qué decidiste?" preguntó. "Ya sabes, sobre Rachel."
"Nada" suspiró Camila. "Supongo que solo me mantendré alejada de ella."
"O" dijo Dinah alzando la ceja sugestivamente. "Refregarle en la cara tu relación con Lauren."
"Yo voto por eso" comentó Lauren coquetamente. "Jesús Camz" agregó. "Un poco de advertencia no le haría mal."
"Lo siento" se disculpó Camila sonriéndole a Lauren. "No pensé en eso. Ella es tan molestosa y pensé que era la mejor manera de hacerla callar."
"Bueno, definitivamente fue la mejor manera" rio Lauren.
"Tuvo un efecto similar en ti si mal no lo recuerdo Lo" dijo Ally mientras conducía. Lauren solo se limitó a asentir.
"Aww…" murmuró Camila mirando a Lauren. "¿Te dejé sin palabras?" preguntó sonriendo alegremente.
"Algo así" respondió Lauren, inclinándose para darle un suave beso en los labios. "Es algo bueno el hecho de que eres demasiado adorable como para matar."
"¿Así que no debo esperar mucho para volver a hacerlo?" preguntó Camila.
"No lo sé" respondió Lauren con una mirada traviesa en los ojos. "Creo que disfrutarías lo que tengo en mente para recompensarte."
"Mmm…" murmuró Camila cuando Lauren se inclinó y la besó de nuevo mientras le acariciaba la mejilla con el dorso de la mano.
"Eww…" comentó Normani en broma antes de apartar la vista para mirar por la ventana.
Camila cambió de posición para estar un poco más cerca de Lauren levantando su pierna derecha, para curzarla encima de su izquierda mientras de retorcía. Camila sintió a Lauren sonreír a la mayor proximidad entre ellas andes de separar sus labios y abrir su spenetrantes ojos verdes que miraban la profundidad de los marrones oscuros de Camila que la observaban con atención.
"Nunca respondiste a mi pregunta" señaló Lauren riendo mientras Camila hundia su cara en el hombro de su novia, y la niña mayor pasó el brazo en torno al de la chica menor. "¿A dónde vamos ahora?"
"A la sala de juegos" le dijo Camila.
"¿En serio?" preguntó Lauren.
"En serio" confirmó Camila. "¿Está bien?"
"Eso está muy bien" respondió Lauren. "Me encanta ese lugar." Hizo una pausa por un momento mientras acariciaba la cicatriz en la frente de Camila con el pulgar. "Espero que esten todas listas para que les gane en el hockey de aire."
"Ya lo veremos Jauregui" desafió Normani desde su asiento. "Solo me ganaste la última vez que jugamos y he estado practicando."
"Eres pura boca" le dijo Lauren riendo a la ligera mientras Ally dobló en la esquina para detenerse en el estacionamiento.
Todas se bajaron del auto y se dirigieron a la sala del juegos donde su tiempo se consumió durante el próximo par de horas disfrutando de la diversión que les proporcionaba el lugar. Lauren le ganó a todas en el hockey de aire, derrotando a Camila en numerosas ocasiones ya que sus reflejos estaban demasiado deteriorados como para defender su lugar. Dinah y Normani tuvieron una competencía en la máquina de baile. Todas se reunieron en un reto de tiros libres, Ally fue la ganadora y celebró su victoria, a pesar de su pequeña estatura.
Por último, ya que se acercaba la hora de irse, las chicas entraron a una cabina de fotos para recordar este momento, todas poniendo caras divertidas. Cuando terminaron, Dinah se rio mientras miraba la tercera foto. Ella tratando de golpear a Normani en el fondo, Ally tratando de retenerlas y en la parte delantera, Lauren y Camila besándose felizmente.
Durante el camino a casa, Camila solo se puso a mirar las fotos que tenía en las manos, pensativa.
"Creo que esta es mi favorita" comentó Lauren, apuntando a la foto en la que se besaban. "Dinah parece como si realmente le fuera a hacer daño a Normani."
"Me encanta la expresión de Ally" rio Dinah. "Parece realmente preocupada." Lauren rio al darse cuenta de que las palabras de Dinah eran ciertas.
"¿Te molestaría si me quedo con estas?" preguntó Camila, pasando su pulgar cuidadosamente sobre la foto.
"¿Para qué?" preguntó Dinah sorprendida, sabiendo que Camila ya no tenía fotos de ellas en su habitación desde el accidente.
"Quiero ponerlas en mi pared" respondió Camila con honestidad. "Quiero ponerlas al lado de mi pizarra. Ya sabes. ¿Está bien?" agregó con incertidumbre.
Dinah miró a Lauren significativamente y las demás chicas asintieron con la cabeza.
"Absolutamente" dijo Dinah con una sonrisa en sus labios. "Sí, sin duda, por supuesto que puedes quedartelas."
"¿No importa?" preguntó Camila mirando a los demás rostros a su alrededor.
"No" dijo Normani.
"Son tuyas" comentó Ally. Camila sonrió y bajó las fotos en su regazo.
"¿Las pondrás en tu habitación?" preguntó Lauren con sensibilidad al abordar el tema que todo el mundo parecía estar evitando.
"Sí" confirmó Camila. "Ya es hora de que tenga algunas fotos en mi pared de nuevo. ¿No crees?"
"Totalmente" respondió Dinah. "Echo de menos ver tu estúpida cara por todas partes."
"Disfruté mucho esta noche" comentó Camila pensativa. "Fue muy divertido y realmente me ayudó a distraerme de todas las cosas con la policía. Quiero recordarla…"
"Eso es muy bueno Camz" comentó Lauren besando su frente.
"Quiero decir, es un comienzo ¿verdad?" cuestionó Camila, mirando a Lauren. "Son pequeñas…"
"Es un comienzo" interrumpió Lauren, sonriendo a su novia. "Eso es todo lo que importa."
"Gracias por esta noche" añadió Camila. "Me alegra que todas seamos amigas." Lauren abrazó a Camila y Dinah acarició su brazo.
"No quiero ser demasiado profunda" dijo Dinah con seriedad, "Pero también me alegro de que todas seamos amigas."
"También yo" comentó Normani desde la parte delantera del auto.
"Igual" dijo Ally.
"Y yo" agregó Lauren.
Todas se bajaron del auto y se despidieron. Normani se quedaría en la casa de Ally y Dinah con Camila. Lauren caminó, con una mano entrelazada con la de Camila, y en la otra sostenía las flores que le había dado en el comienzo de la noche. Juntas se dirigieron a la casa de la chica menor, Dinah caminó junto a ellas con una expresión de felicidad en su rostro.
Una vez que llegaron a la puerta principal de la casa de Camila, Dinah le dijo buenas noches a Lauren y le dio las gracias por permitir que el resto del grupo se colara en la ‘cita’ de Camila y ella.
"Estoy realmente considerando en convertirme en lesbiana después de obtener una visión de "la vida’" bromeó Dinah mientras se despedía de Lauren, desapareciendo en el interior de la casa. Cerró la puerta para darle a las otras dos chicas un poco de privacidad.
"Así que, ¿nos vemos mañana?" le preguntó Lauren a Camila, balanceando sus manos entrelazadas.
"Sí" respondió Camila, sonriendo felizmente.
"Lo pasé muy bien esta noche" dijo Lauren con sinceridad. "Es lejos la mejor cita que he tenido."
"¿Incluso con la compañía extra?" preguntó Camila incrédula.
"Creo que eso fue lo que la hizo tan especial" respondió Lauren con honestidad.
"¿No te importó que no estuvieramos solas?" cuestinó Camila. "Realmente quería que fuera algo especial, ya sabes… para agradecerte por todo lo que haces por mí."
"Fue especial" comentó Lauren besando a Camila en la frente, sobre su cicatriz. "Eres especial" añadió levantando la barbilla de Camila para que la mirara. "Lo sabes ¿verdad?"
Camila se sonrojó al oír las palabras de Lauren y desvió la mirada por un momento.
"Tengo la novia más increíble del mundo" dijo Lauren alegremente.
"Eso no es verdad" comentó Camila mirando a Lauren a los ojos.
"Camila" Lauren empezó a protestar, pero Camila la interrumpió cuando sonrió.
"No puedes tener la novia más increíble del mundo si yo la tengo" le informó Camila con seriedad.
Lauren sonrió ampliamente e incluso rio antes de inclinarse hacia adelante para juntar sus labios con los de Camila con fervor, sus manos encontraron su camino en la zona lumbar, las flores aún se aferraban a una de sus manos. Camila envolvió sus brazos alrededor del cuello de Lauren y presionó sus cuerpos aún más, dándole más profundidad al beso.
"Gracias por esta noche" le dijo Lauren con gratitud besando suavemente sus labios entre cada palabra.
"Gracias por todo" replicó Camila y Lauren volvió a besarla, desesperada por el roce de los labios de la otra chica.
Era como si Lauren viviera solamente cuando estaba inhalando el olor de Camila, saboreando sus labios, compartiendo el mismo aire y el mismo aliento. Lauren honestamente sentía que nunca podría tener suficiente de Camila, todo su cuerpo ansiaba tener contacto con ella en cada momento que fuera posible, al punto en que no podía estar en la misma habitación con Camila sin querer tocarla de alguna forma.
"Debo irme" dijo Lauren cuando se separaron, pero quedando conscientemente cerca de su novia, sabiendo que sus padres la matarían si llegaba tarde.
"Hasta mañana entonces" suspiró Camila mientras Lauren acarició su mejilla reflexivamente. Lauren intentó ocultar su tristeza al tener que irse.
"Ve" impulsó Camila sonriendo ante la obvia angustia de Lauren.
"No quiero" admitió Lauren.
"Te van a castigar" comentó Camila.
"Ugh" Lauren se quejó. "Cinco minutos más."
"Lauren" Camila rio. "Tus padres te van a matar si llegas tarde."
"Dios," dijo Lauren antes de besar a Camila una vez más en señal de despedida, finalmente cediendo. "Te veré mañana" dijo mientras metía un mechón de pelo detrás de la oreja de Camila.
"Buenas noches" dijo Camila sonriendo y levantando la mano mientras Lauren comenzaba a caminar hacia su auto.
"Que duermas bien" le dijo Lauren, ya que sabía que Camila a menudo no lo hacía.
"Tomaré algo" le informó Camila. "Tendré que hacerlo si no quiero escuchar los ronquidos de Dinah" bromeó y Lauren rio mientras abría la puerta de su auto para entrar.
Lauren agitó su mano para despedirse por última vez antes de alejarse de la acerca y Camila la observó irse antes de entrar a la casa.
"Hola mija" saludó Sinu.
"Hola" respondió Camila mientras su madre la besaba en la mejilla. "¿Dónde está Dinah?"
"Ya subió" le informó Sinu. "¿Tuviste una buena noche?"
"Sí" dijo Camila con una pequeña sonrisa en sus labios. "Lo hice."
"Me alegro" dijo Sinu antes de continuar. "Trata de no quedarte despierta hasta muy tarde. Yo sé como son tú y Dinah cuando están juntas."
"Estoy agotada" comentó Camila sinceramente. "Creo que iré directamente a dormir."
"Ok" dijo Sinu dándole a Camila un beso de buenas noches en la frente. "Buenas noches princesa."
"Buenas noches" le dijo Camila sonriente, luego subió por las escaleras a su habitación en donde estaba Dinah, quien ya se había puesto pijama y estaba envuelta bajo las sábanas de la cama de Camila, roncando suavemente.
Camila se rio un poco, divertida por la rapidez con la que Dinah podía conciliar el sueño cuando estaba cansada. Tomó las fotos de su bolsillo y las pegó en la pared, las admiró por un momento, una sonrisa se formó en sus labios al recordar este día. Después de unos minutos, Camila tomó su pijama y se dirigió al baño para cambiarse antes de regresar a la habitación, apagar la lurz y meterse a la cama. Se quedó mirando la espalda de Dinah por un momento, la niña más alta yacía a su lado dándole la espalda y una pizca de celos nació en Camila por la facilidad con la que Dinah dormía cuando ella apenas podía hacerlo por unos minutos. Frunció el ceño y suspiró levemente, rodando en la cama para encender la luz de su mesita y tomar el frasco que contenía sus pastillas para dormir para sacar una de su interior.
Finalmente, Camila logró abrir el frasco, tomando una pastilla con su mano. Se quedó mirando la pequeña partícula azul por un momento antes de cerrar los ojos y llevarsela a la boca, tragándola rápidamente sin agua. Cerró el frasco y lo dejó sobre la mesita de noche para luego sentarse en la cama. Camila se quedó mirando el techo, pensando en todo lo que había sucedido hoy, recordando felizmente la tarde con sus amigas y novia. Se imaginó la cara de Lauren, sus penetrantes ojos verdes, el travieso brillo que tomaban cuando ella le hacía bromas, la sonrisa que jugaba en sus labios y sus largos rizos oscuros. Camila habría jurado que podía oír la risa burbujeante de Lauren y el eco de su voz en sus oídos mientras estaba allí y por un momento deseó que su novia estuviera junto a ella en lugar de Dinah. Por mucho que Camila amaba a Dinah, ella no podía sustituir a Lauren cuando se trataba de ciertas cosas. Lauren tenía algo que hacia a Camila sentirse segura sin decir ni una sola palabra. Solo necesitaba un simple toque, un pequeño gesto y Camila instantaneamente se relabaja en su presencia. Lauren podía consolarla en formas que nadie más podía, la mera idea de pensar en ella era suficiente para aliviar los problemas de Camila, por eso, ella pensó en Lauren ahora, su mente estaba inquieta, preocupada por la hemorragia nasal que había tenido antes.
El médico de Camila le había dicho que volviera a verlo si tenía alguna inquietud, por pequeña que fuera, debía ir, pero ese era el problema, tenía que volver a verlo. No era que a Camila no me agradaba su doctor, porque en realidad, él era un hombre bastante agradable. Ella le debía todo, ya que si no hubiera sido por su atención, ella probablemente no estaría aquí hoy. La idea de que algo estaba mal la estaba atrapando por completo, la idea de tener que volver a estar en la cama de un hospital la aterrorizaba. Honestamente, no pensaba que hubiera algo que pudiera soportar menos que otro ingreso al hospital, la última vez ya fue bastante malo. Así se preocupo de estas cosas, mirando el techo, con los ojos centrándose en nada, con la mente fija en una cosa, Lauren. Después de todo, Camila se quedó dormida, imaginando los penetrantes ojos verdes de su novia, su cálida sonrisa y su buen corazón.
"¡Mila!" Camila escuchó a alguien gritar su nombre con ansiedad y sintió un temblor en todo el cuerpo. "¡Mila despierta!" la voz se hizo más fuerte y Camila trató de abrir los ojos, su mente estaba aturdida y desorientada.
Camila gimió y sintió algo chocar con su cuerpo. Vió un destillo azul y oyó el chirrido de los frenos, amortiguado ligeramente por algo. Sintió que todo su cuerpo estaba inmovil mientras alguien la sacudia y oyó un ruido sordo antes de que todo se volviera negro. La opresiva oscuridad pronto fue interrumpida por el resplandor de luces brillantes y Camila podía oír el ritmo de su corazón gracias a un pitido que predominaba en el lugar, la voz áspera de un hombre en su oído.
"¡Mila!" ahí estaba esa voz de nuevo, esta vez más cerca y Camila sintió un pinchazo en el brazo, por lo que se estremeció ante el reflejo. "¡Despierta Mila!" dijo la voz de nuevo y Camila intentó obedecer, sus ojos temblando por el esfuerzo, sus parpados se sentían pesados. Camila intentó levantar la cabeza, tragando saliva. Quería gritar de dolor, sentía como si su brazo izquierdo estuviera en llamas, su cabeza palpitaba, pero no podía hacer nada, algo obstruía sus esfuerzos, sofocándola…
"¡Mila!" gritó Dinah y los ojos de Camila se abrieron de golpe, su estómago se tambaleaba, haciendola sentir nauseas.
Camila sintió la mano de Dinah en su cadera, su cuerpo estaba frio y húmedo, empapada en sudor de pies a cabeza. Su respiración era entrecortada y su pecho se contrajo con fuerza mientras intentaba orientarse.
"Jesús, Mila" dijo Dinah, mirando a su amiga con una sensación de pánico. "Despierta" dijo Dinah una vez más. Dinah se inclinó en la cama y encendió la luz que se encontraba en su mesita. "Mierda" escuchó decir a Dinah antes de que pusiera una mano en su cara, acariciandola suavemente en un intento de despertarla completamente. "Camila, ¿podrías por favor despertar de una puta vez? Mierda" maldijo Dinah y finalmente Camila pudo distinguir el rostro de su amiga.
Camila sintió a Dinah pellizcar el puente de su nariz nariz con firmeza y se sintió confundida por un momento antes de que sus ojos notaran la pequeña piscina color rojo que ensuciaba el blanco de la sábana. Camila se despertó por completo rápidamente al darse cuenta de lo que había sucedido. Levantó una mano para empujar a Dinah fuera del camino y se cubrio la nariz con el dorso de la mano, inclinando la cabeza hacia atrás.
"Jesús, Camila" habló Dinah cambiando su posición un poco, tratando de ayudar a su amiga. "No inclines la cabeza hacia atrás. Te hará mal." Camila intentó protestar en contra de Dinah, pero no podía hablar. "Iré a buscar a tu mamá" dijo Dinah saltando de la cama, lo que hizo que
Camila recuperara sus sentidos, corriendo delante de Dinah para bloquear su paso por la puerta.
"No" atinó a decir.
"Camila" dijo Dinah asombrada, "Sale del camino."
"No" insistió Camila, un nuevo hilo de sangre corriendo por su rostro. Levantó su brazo y lo atrapaó antes de que cayera sobre el suelo.
"¿Estás hablando en serio Mila?" preguntó Dinah preocupada.
"Por favor" suplicó Camila. "Nada importante…"
"¿Nada importante?" preguntó la chica más alta con incredulidad. "Camila acabas de tener una puta pesadilla y ahora tu nariz está sangrando. Eso es nada importante…"
"Está bien" le dijo Camila. "Se detendrá en un minuto, ¿de acuerdo?… solo… espera… ¿por favor?"
"Espera" dijo Dinah de repente al escuchar las palabras de Camila con atención. "¿Ha pasado esto antes?"
"Te prometo que está bien Dinah" le dijo Camila mientras la manga de su pijama filtraba la sangre que derramaba su nariz.
"No te creo" dijo Dinah dudosamente con voz enojada. "¿Estás loca?"
"Por favor" pidió Camila, "No le digas a mi mamá…"
"Tuviste tu puto cráneo abierto hace unos meses Camila" le recordó Dinah.
"Lo sé…" las lágrimas comenzaron a reflejarse en los ojos de Camila.
"Si lo sabes, ¿entonces por qué no estás preocupada por esto?" Dinah señaló la manga cubierta de sangre.
"Por favor Dinah, te lo ruego" dijo Dinah desesperada. "Por favor…"
"De ninguna puta manera" dijo Dinah intentando abrir la puerta.
"No por favor, escucha" dijo Camila frenéticamente. "Por favor… solo… escúchame." Camila bajó el brazo, la manga estaba cubierta de sangre.
"No puedes decirle a mi mamá" comentó con preocupación. "Por favor… no puedes… decirle a nadie…"
"¿Por qué?" preguntó Dinah con seriedad. "¿Por qué no Mila? Dime una buena razón por la cuál debería guardar esto."
"Tengo miedo" admitió Camila con una voz tranquila, las lágrimas se formaron en las esquinas de sus ojos. "Ok, tengo miedo…"
"Jesús" dijo Dinah. "También tengo miedo. Por favor. Por favor… no puedo volver ahí Dinah."
"¿Volver dónde?" preguntó Dinah sin entender.
"Al hospital" dijo Camila rápidamente, mientras pasaba el dorso de la mano por su nariz, sintiendo otro chorrito de sangre fugarse.
"¿Quién dijo que tenías que volver ahí? Puede que no sea nada."
"Puede ser algo sin embargo" dijo Camila aterrada. "¿Y si es algo Dinah? ¿Qué pasa si tengo que tener otra cirugía?"
"Entonces, es necesario que tengas otra cirugía Mila" dijo Dinah rotundamente. "¿Cuál es la alternativa?"
"No puedo. No puedo volver ahí, Jesús… por favor, Dinah… te lo ruego…"
"¿Chicas?" preguntó Sinu desde el otro lado de la puerta y Camila la bloqueo antes de que pudiera abrirla.
"¿Sí mamá?" Camila miró a Dinah desesperadamente.
"¿Está todo bien ahí dentro?" preguntó. "Son las tres de la mañana."
"Lo siento" se disculpó Camila, sin dejar de mirar a Dinah. "Tuve una pesadilla…"
"¿Estás bien’" volvió a preguntar Sinu.
"Estoy bien" Camila prácticamente sollozó. "Por favor, vuelve a dormir. No quise despertarte."
Camila sintió la manilla de la puerta moverse ligeramente contra su espalda y cerró los ojos en silencio orando para que su madre se fuera.
"Camila" dijo Sinu confundida. "¿Por qué tu puerta está cerrada?"
"Por favor" suplicó Camila. "Estoy bien… ve a dormir."
"¿Dinah?" preguntó Sinu y Camila la miró nerviosamente. "¿Qué está realmente pasando ahí?"
"No es nada" dijo Camila, mientras con su mirada le imploraba a Dinah que no dijiera nada.
"¿Dinah?" preguntó Sinu nuevamente tratando de abrir la puerta una vez más.
"Mamá, por favor…" miró a Dinah una vez más "Por favor" le rogó, "Por favor, dile que todo está bien."
"¿Realmente crees que puedes esconder esto de ella para siempre?" le preguntó Dinah en voz baja. "Ella lo sabrá en algún momento Mila."
"Es que…" Camila lanzó una mirada rápida a la puerta. "Por favor…" rogó.
"Lo siento" dijo Dinah, dando un paso adelante para abrir la puerta.
"Dinah por favor no" dijo Camila, tirando de su brazo.
"Necesitas ver a un doctor" dijo Dinah con seriedad señalando la nariz de Camila que ya estaba en calma, pero cubierta por sangre seca.
"Dinah…" dijo Camila una vez más. "Juro que nunca te perdonaré si haces esto…" amenazó.
"Camila" dijo Sinu con severidad desde el otro lado de la puerta. "Abre la puerta ahora mismo."
"Por favor" suplicó Camila por última vez. "Por favor, no me hagas esto…"
Dinah miró a Camila y sabía que no había manera de que pudiera ganar. Habían dos opciones, poner en riesto la salud de su mejor amiga, y posiblemente, de su vida, o abrir la puerta y correr el riesgo de perder su amistad. Sin pensarlo dos veces, Dinah sabía que prefería que Camila estuviera enojada con ella que verla muerta.
"Lo siento" dijo Dinah y Camila soltó su brazo, derrotada.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Trials & Tribulations

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 4. 1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.