Acosadora Sexual 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Acosadora Sexual 2

Mensaje por Admin el Mar Mayo 02, 2017 7:52 am


Admin
Admin

Mensajes : 5595
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

PROLOGO

Mensaje por Admin el Mar Mayo 02, 2017 7:54 am

En esta secuela de Acosadora Sexual, la misteriosa 'C'' continúa su juego con Lauren. Pero, ¿cuál es su verdadero motivo?
Cuando organiza un nuevo encuentro con Ella, ¿le dejará saber quién es en esta ocasión? Y lo más importante, ¿revelará sus verdaderas intenciones?

Admin
Admin

Mensajes : 5595
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

1

Mensaje por Admin el Mar Mayo 02, 2017 7:54 am

Más de dos semanas habían pasado desde el encuentro de Lauren con "C" en el motel Red Lion. Era lunes por la tarde y ella acababa de terminar otro apasionante día de trabajo en la oficina donde trabajaba como asesora financiera.
Dios, mi trabajo es aburrido, pensó Lauren con algo de tristeza mientras se acercaba a su coche en el aparcamiento.1puso su maletín en el asiento trasero de su BMW negro. Se desabrochó el primer botón de la blusa formal y al instante se sintió menos agobiada.
-Tengo que pensar en un cambio de carrera -Masculló.
Antes de entrar en él, Lauren miró en el parabrisas para ver si "C" había dejado algún tipo de nota bajo los limpiaparabrisas. No había nada. Sintiéndose abatida, entró en el coche, insertó la llave y arrancó el motor.
No había sabido una sola palabra de ella desde la ardiente noche en el motel fuera de la ciudad. Habían tenido un gran encuentro sexual, seguro, pero no era tanto la emoción del sexo lo que echaba de menos. Era la atención lo que anhelaba más. A pesar de que "C" estuviera cubierta de misterio y ella todavía no tuviera ni idea de quién era en realidad, había disfrutado del juego que ella había estado jugando..
Después de que le pidiera que llevara los ojos vendados antes de entrar en la habitación del motel, oscura como la boca de un lobo, "C" había desaparecido por la noche, mientras Lauren estaba dormida. Nunca había podido incluso intentar ver su cara. Ella simplemente había sido una sexy sombra en la oscuridad del cuarto.
Por lo tanto, ¿habría terminado ella conmigo ahora?, se preguntó mientras conducía a través del pesado tráfico de la ciudad. ¿Habría completado ella su misión después de haberme follado hasta volverme loca ese sábado por la noche? ¿Era todo lo que había deseado? ¿Una noche de sexo anónimo?
Lauren se perdió en el juego. Echaba de menos la atención y la echaba de menos a ella. Fuera quién fuera


Admin
Admin

Mensajes : 5595
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

2

Mensaje por Admin el Mar Mayo 02, 2017 7:55 am

Veinte semáforos y treinta minutos más tarde, Lauren llegó a su calle, condujo aproximadamente unos cientos de metros más, y luego giró a la entrada de su casa de un solo piso y de tres dormitorios.
El sol ya se había puesto detrás del horizonte cuando salió del coche y comprobó el buzón de correo. En el interior encontró la habitual gama de sobres, panfletos y folletos, bajo los cuales estaba el verdadero correo. Sacando la pila, cerró el buzón y trapó el destello de algo a lo lejos. Creyó que podía haber sido un relámpago, pero no estaba segura. Había un banco de nubes formándose allí.
Una vez dentro de su casa se fue a la cocina y puso agua a hervir. Después de verter azúcar y café instantáneo en una taza, Lauren revisó el correo esperando que la tetera comenzara a hervir. Con cuidado filtró el montón de propaganda de su buzón, hojeando cada página. Después se movió a través del correo regular. No abrió ninguno, sólo comprobó que no hubiera notas de papel intercalado entre los sobres.
Cuando no encontró nada, se sintió al instante más deprimida. Esperaba encontrar una nota de "C". Ella las había colocado en su buzón antes, pero
no hubo nada durante semanas.
La tetera se apagó cuando alcanzó el punto de ebullición. Lauren distrajo su atención lejos del correo y se terminó de hacer su café. Un chorro de leche fue añadido, y luego tomó la humeante taza para llevarla al patio. Antes de instalarse con ella, se volvió a meter dentro y encendió su ordenador, a lo bestia le llevó un maldito largo tiempo arrancar mientras bebía su café.
Podría ser el momento de mejorar su viejo dinosaurio, pensó mientras colocaba una silla al lado de una mesa con la parte superior de cristal. Su ordenador tenía sólo cuatro años, pero se acercaba a la media de vida en el mundo de avance rápido de la tecnología.
Bebió un trago, y luego echó un vistazo al grupo de facturas que había sacado del correo. Lo habitual. Factura del teléfono. Electricidad. Dos cuentas de la tarjeta de crédito. Era extraño, pensó, cómo parecía que todas las cuentas llegaban al mismo tiempo.
Ahora ya se había hecho completamente de noche. El aire nocturno era cálido y completamente húmedo. Mientras Lauren tomaba su bebida caliente miró el cielo, donde las estrellas estaban siendo gradualmente tragadas por el banco de nubes que seguía creciendo. Un rayo apareció entre las oscuras nubes, haciéndolas brillar en tonos azul claro, y gris oscuro y plata. Un estruendo distante de truenos llegó a sus oídos. La tormenta todavía estaba lejos de llegar.
Se levantó de la silla y volvió a entrar en la casa para buscar en la nevera algo para comer. Se hizo un simple sándwich de queso y tomate, y lo cubrió de mayonesa. Después de hacerse otro café, tomó este y su bocadillo, llevándolos al escritorio de su ordenador, sentándose en la silla giratoria. Mordió el sándwich y lo empujó hacia abajo con un buen trago de café caliente.
Cuando comprobó sus correos electrónicos, lo primero que exploró fueron los mensajes del Buzón de entrada. Nada de interés allí. Tomó otro mordisco de su bocadillo, y luego hizo clic en la carpeta de spam. Después de una breve mirada a través de los mensajes, seleccionó todos y dio al botón de suprimir. Se recostó en su silla y se acabó el sándwich mientras miraba la pantalla de su ordenador.
Había estado esperando que pudiera haber un mensaje en Facebook de "C", como había estado recibiendo hacía varias semanas. Sintiéndose un poco decepcionada una vez más, llevó su plato y taza vacía al
fregadero y decidió ir a tomar una ducha.


Admin
Admin

Mensajes : 5595
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

3

Mensaje por Admin el Mar Mayo 02, 2017 7:55 am

Después de enjabonarse y dejar que el agua caliente corriera por su cara y cuerpo en forma de ríos, la mente de Lauren volvió a la noche que pasó con "C" en el motel.
A pesar de que nunca había conseguido verla bien, ella había sido increíblemente sexy. Los pensamientos de su coño húmedo tocandola dominaron su mente, y sintió como su coño empezaba a palpitar. Necesitaba un poco de alivio, así que a tocarse y acariciarlo mientras fantaseaba sobre "C".El agua golpeó con fuerza mientras ella se tocaba más y más rápido. El sabor de la dulzura de "C" parpadeaba por su cerebro, como lo hizo la sensación suave y cálida de su boca cuando la saboreo.
Cuando se imaginó que estaba penetrandola, recordando, fue demasiado y se dejo llevar, donde rápidamente fue lavado hacia abajo, hacia el desagüe, por el agua que seguía cayendo.
Lauren respiró pesadamente por un momento mientras dejaba que la ducha lavara los restos de la masturbación de su mano. No tan bueno como el verdadero asunto, pero había necesitado hacerlo, había necesitado un poco de alivio temporal. Y aliviada fue exactamente como se sintió mientras se secaba frente al espejo del baño. Como venía sucediendo a menudo, se sintió complacida al ver que todavía estaba en buena forma física para su edad. A los treinta años todavía no había caído de ninguna manera en la flacidez y lonjas.
No estaba segura de por qué. Tenía un trabajo de oficina, y no iba al gimnasio o practicaba cualquier deporte de forma regular. El ejercicio principal que hacía era caminar un poco a paso ligero y unas cuantas flexiones. Lauren realmente no prestaba atención a lo que comía, tampoco.
Debía ser sólo la genética, decidió y entró en el dormitorio poniéndose un albornoz.
Cuando se acomodó frente al ordenador y movió el ratón para desactivar el salvapantallas en el que aparecía una playa tropical al atardecer, el corazón de Lauren dio un vuelco cuando vio un correo en el que le decía que tenía un mensaje en Facebook de "C".


Admin
Admin

Mensajes : 5595
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

4

Mensaje por Admin el Mar Mayo 02, 2017 7:56 am

Por un momento se quedó sentada mirando la pantalla. Luego, con mano levemente temblorosa trasladó el puntero del ratón sobre el correo electrónico e hizo clic en el.
—Te he echado de menos, "C" xxx —Era todo lo que el mensaje decía.
Lauren hizo clic en el link para responder al mensaje y se abrió Facebook. Se conectó y esperó hasta que la página se cargara. Rápidamente escribió preguntando dónde había estado. Esperando su respuesta, Lauren navegó a su página de perfil. Ella todavía no le había añadido como un amigo, y por lo tanto ella no podía tener acceso a ningún detalle sobre esa mujer misteriosa. Si realmente no hubiera pasado una noche con ella en la cama, se preguntaría si realmente existía, o si sólo había sido un invento de su imaginación, conjurada por un corazón solitario, tal vez.
Otro rayo destelló fuera, esta vez más cerca. Seguido por el furioso rugido de un trueno. En la cocina se hizo una taza de té, habiendo tenido suficiente café por un día. Lo bebió lentamente y esperó, comprobando intermitentemente su correo electrónico.
Finalmente, casi una hora más tarde ella contestó.
—He estado escondiéndome, pero no me he olvidado de ti, o lo genial que fue esa noche. Me pondré en contacto contigo pronto. Buenas noches.
Y eso fue todo. El carácter definitivo de ese mensaje le dijo que no tendría noticias de ella otra vez esta noche.
Durante las siguientes horas estuvo mirando la televisión sentada en el sofá.
Sintiendo una mezcla tanto de entusiasmo como desilusión. Excitada porque ella hubiera entrado en contacto de nuevo, y decepcionada porque hubiera interrumpido la conversación. Esperaba a medias que su móvil sonara, pero nunca lo hizo.
Pronto sus ojos se esforzaron por mantenerse abiertos, y lentamente se fue quedando dormida, la tormenta ahora rabiaba fuera. Cuando se marchó a trabajar la mañana siguiente, el cielo estaba plomizo y amenazaba con más lluvia. No había ido más de cincuenta metros calle abajo cuando comenzó a lloviznar. La lluvia siempre hacía el viaje más lento de lo que ya era de costumbre, con conductores con el buen sentido común para conducir con más precaución.
Antes de salir de su casa había comprobado rápidamente sus e-mails, pero no había habido nuevos mensajes de "C".
Cuando aparcó su coche en el estacionamiento del edificio de oficinas donde trabajaba ya llegaba diez minutos tarde.
Como siempre hacía, comprobó su reflejo en la ventana de la puerta del conductor, asegurándose que su pelo estaba en su lugar, y su blusa bien y planchada.
Hoy era un poco más difícil conseguir una visión clara con todas las gotitas de agua que se pegaban al cristal. Sin embargo, podía ver lo suficiente para saber que todo estaba en orden.
Cuando entró en el edificio saludó a la recepcionista, Natalie, de camino a su oficina. La joven rubia le dijo hola con su burbujeante forma habitual. Si fuera más joven, o ella más mayor podría haberse sentido interesada. Era lo suficientemente caliente y siempre era muy simpática.
Se hizo un café rápido en la cocina, y luego entró en su oficina revestida de grandes ventanales, y se sentó en su escritorio. Estaba a punto de encender su ordenador cuando un sobre apoyado en el monitor llamó su atención. Bebió un sorbo de su café y lo miró. El sobre era alargado, blanco, y en la parte delantera, escrito en azul, estaba su nombre. Nada más. Pero lo que realmente le llamó la atención fue que estuviera escrito a mano. La reconoció como la suya.
Cogió el sobre y miró la parte de atrás. No había nada allí. Metiendo el dedo índice por la unión de la solapa lo rasgó para abrirlo y miró dentro, encontrando una hoja de papel de carta doblada. Lo sacó y lo extendió en su escritorio.
"Hola . ¿Tienes una cámara web en tu casa? Si la tienes me gustaría tener sexo contigo esta noche a través de ella. Estaré en línea a las diez de la noche. Podrás tener acceso a mi entrada de vídeo por MSN Messenger. Te he añadido ya. Espero que puedas hacerlo. "C" xxx."
Volvió a leer la nota otras cinco veces antes de doblarla y volverla a meter en el sobre. Su mente ya no estaba en el mensaje. Estaba preguntándose ahora, ¿cómo había llegado hasta aquí? ¿Quién había puesto el sobre en su oficina? ¿Y cuándo?


Admin
Admin

Mensajes : 5595
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

5

Mensaje por Admin el Mar Mayo 02, 2017 7:56 am

Miró a su alrededor a través de las ventanas de cristal. ¿Sería alguien de ese departamento? Tenía que ser alguien que trabajara en la compañía. "C" debía trabajar en el edificio en algún lugar de ese sitio enorme.
Natalie tenía una buena visión de la entrada a su oficina, por lo que Lauren se levantó de su asiento y fue para hablar con ella. Esta sonrió alegremente mientras ella se acercaba al mostrador de recepción.
—Oye, Nat —Comenzó —. ¿A qué hora llegaste esta mañana?
—A las ocho y media en punto —Ella le guiñó el ojo—. A diferencia de ti.
Lauren sonrió un poco avergonzada. No llegaba por lo general tarde.
— ¿Has visto si alguien ha entrado en mi oficina desde que estás aquí? —Le preguntó.
Ella sacudió su bonita cabeza.
—Sólo a ti —Ella lo miró con curiosidad—. ¿Por qué me lo preguntas? ¿Ha pasado algo ahí dentro? ¿Te falta algo?
—No —Respondió Lauren rápidamente—. Nada de eso. Gracias.
Cuando regresó a su oficina un hombre se acercó por el pasillo entre los cubículos de oficinas. Estaba vestido de forma inmaculada con un traje azul marino, con corbata roja y una camisa blanca formal. Estaba ya en sus cuarenta y muchos años o principios de los cincuenta, y tenía una franja del pelo que ya se alejaba ligeramente de la frente. El hombre sonrió y saludó con la cabeza hacía Lauren mientras regresaba de nuevo a su oficina.
El nombre de este hombre era Alejandro Cabello , y había comprado recientemente parte del negoció pasando a ser el tercer socio sólo hacía dos meses. Lauren apenas le conocía, había sido presentada a Cabello por primera vez cuando lo había comprado, y sólo se había tropezado con él en contadas ocasiones desde entonces.
Lauren encendió su ordenador y bebió un poco de café. Mientras esperaba que la máquina arrancara el Windows, sacó la nota de "C" y la leyó de nuevo. Sí, tenía una cámara web que casi nunca utilizaba. Probablemente había olvidado cómo hacerla funcionar a estas alturas. Pero sin duda le daría una oportunidad. ¿Tal vez conseguiría ver esta noche a "C"? Esperaba que así fuera. Puso la nota en el sobre y la metió en el bolsillo de su chaqueta. ¿Quién más podría haber tenido acceso a su oficina fuera del horario? ¿Una encargada de la limpieza?
Por la razón que fuera dudaba que "C" fuera una de los empleados de la limpieza de la oficina. No estaba segura de en que basaba esa suposición, pero sentía que tenía razón en tachar esa posibilidad de la lista.
Volvió al sitio web de la compañía y navegó a la página de empleados. Había leído detenidamente la lista de nombres varias semanas antes buscando posibilidades, pero no había conseguido nada. La lista no había cambiado desde la última vez.
Cerró el navegador y miró la lista de citas de hoy que tenía delante en su escritorio. Era el momento de concentrarse en su trabajo. Con tanta intensidad como pudiera ahora mismo.


Admin
Admin

Mensajes : 5595
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

6

Mensaje por Admin el Mar Mayo 02, 2017 8:00 am

El día se prolongó. Lauren diligentemente trató con todos sus clientes y se puso al día con algún papeleo. Se encontró mirando constantemente al reloj con impaciencia, esperando que llegaran las cinco y media para poder dejar de pensar en el trabajo, salir de allí y dejar su mente libre para pensar en lo que realmente quería concentrarse: en "C", la misteriosa mujer acosadora sexual, admiradora secreta o cualquier cosa que ella fuera. Tal vez todo lo anterior.
Cuando salió del edificio de oficinas al aparcamiento, vio que la lluvia seguía. Todavía lloviznaba, posiblemente un poco más intenso que esta mañana mientras Lauren caminaba decididamente hacia su coche, rápidamente comprobando el parabrisas para ver si tenía mensajes, y metiéndose en el lugar del conductor. De camino a casa pasó por el McDonald y recogió una hamburguesa Doble Cuarto de Libra. Nada como una comida saludable para terminar el día.
El viaje a casa le llevó casi más de dos veces el tiempo normal. No sólo la gente iba en coche con cautela por la lluvia, sino que parecía haber más tráfico del habitual. Cuando finalmente llegó a casa se sintió aliviada por librarse del caos. Después de coger el correo un poco mojado del buzón, rápidamente hizo su camino a la puerta principal antes de empaparse. Apenas había llegado cuando el cielo se abrió, la lluvia cayendo en una terrible tromba de agua que sonaba como una cascada.
Echó un vistazo al reloj de pared de la cocina y vio que eran casi las seis y media. Por costumbre puso la cafetera y se hizo un café. Esta noche no saldría fuera a beberlo. Pero abrió las puertas del patio sin embargo. Quería dejar que un poco de aire fresco entrara, y le gustaba el sonido de la lluvia. Lo encontraba relajante y terapéutico.
No había nada de interés en el correo. Nada de "C", y por suerte no más facturas. Tomó el sobre del bolsillo de la chaqueta y leyó de nuevo la nota de "C". Sexo a través de la webcam. ¿Cómo sería? La última vez habían tenido sexo por teléfono antes de encontrarse realmente. Se había sorprendido, y realmente se había excitado completamente con la conversación sucia que habían tenido a través del teléfono. Lauren se imaginó que esto sería lo mismo, sólo que en esta ocasión tendría la ventaja añadida de ser algo visual también. No había ningún micrófono conectado a su ordenador. Podría ser sólo una cuestión de mirar y escribir de vez en cuando.
— ¿A qué se ha reducido mi existencia? —Se dijo a sí misma cuando la lluvia caía como un látigo sobre el pavimento exterior—. Cada vez estoy más obsesionada con esta mujer.
¿Tal vez sería la crisis de la mediana edad?
En cualquier caso, lo estaba disfrutando y no hacía daño a nadie. Así que, ¿qué importaba esto al final del día?
Comió unas patatas fritas y las tragó ayudado de un poco de Coca-Cola, y después de café. Gran mezcla. Luego desenvolvió la hamburguesa más grasienta y la mordió, tragándola de nuevo con la ayuda del café y la Coca-Cola también. Mientras comía veía como caía la lluvia fuera. La noche había llegado temprano debido al mal tiempo y estaba oscuro. Cerca de la piscina las luces del jardín eran una mancha nebulosa mientras luchaban para penetrar en el chaparrón de agua. Después de terminar su comida tiró los restos en la basura, vació el vaso de Coca- Cola, y se tragó el último sorbo de la taza de café, luego fue a la sala de estar y encendió el ordenador y la televisión. La televisión ganó la carrera con facilidad, saltando a la vida mucho antes de que en la pantalla del ordenador apareciera el logotipo de Windows. Se había perdido las noticias de la noche y pasó a través de varios canales antes de decidirse por un concurso. Dejando el volumen bajo, se sentó delante del ordenador y revisó de forma rutinaria el correo electrónico. Leyó unos pocos, eliminó la mayoría, y luego se retiró al sofá para pasar un rato con los ojos mirando de forma ausente la pantalla del televisor.
Cuanto más cerca estaba de las diez de la noche más agitada se sentía. Los pensamientos sexuales inundaron su mente durante casi una hora antes. Para enfriarse tomó una ducha, después de la cual se vistió con su albornoz de costumbre, sin ropa interior debajo.
A las nueve y media, armado con una humeante taza de té recién hecho, se sentó ante el escritorio del ordenador y abrió el Messenger. Cuando inició la sesión, le apareció un mensaje de un contacto nuevo que le preguntaba si lo quería añadir a su lista de contactos. El correo electrónico de contacto era de Hotmail con el nombre de usuario "C"xxxmxxxm. Lauren hizo clic en Ok para añadir a "C" a su lista de contactos. No tenía ninguna foto unida a MSN, sólo una imagen de un perro, una de las imágenes estándares de Microsoft. Hizo clic para ver su perfil, pero como esperaba no había ninguna información en esa página.
Durante los quince minutos siguientes jugueteó con la cámara web, familiarizándose con ella ya que había pasado mucho tiempo desde que había usado esa cosa. Cuando sintió que tenía todo bajo control, era sólo asunto de recostarse y esperar a que ella entrara en contacto.
Justo a las diez en punto ella se conectó.

Admin
Admin

Mensajes : 5595
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

7

Mensaje por Admin el Mar Mayo 02, 2017 8:00 am

La pantalla de la cámara web de repente se llenó con una imagen pixelada de sus hermosos pechos. Lauren redujo el tamaño de la imagen para aclarar la imagen un poco. Esto hizo una diferencia significativa, y tuvo una gran imagen visual de su magnífica carne. Esta era la primera vez que se los veía claramente. La luz en su parte estaba atenuada, pero era lo suficientemente intensa para ver con todo detalle.
Ella le escribió un mensaje.
-Hola, lauren. Realmente te he echado de menos. Lamento que haya sido tanto tiempo. ¿Por qué estás todavía vestida? ¿No estás por la labor de enseñarme tu cuerpo caliente? ¿Te gusta lo que ves del mío por fin?
lauren contestó a su última pregunta primero.
-Adoro lo que veo. Tengo ganas de chuparlos.-, era honesta y franca, rápidamente metiéndose en el juego.
Mientras esperaba su respuesta, se levantó y se quitó la blusa. Cuando se volvió a sentar colocó de nuevo su cámara hasta que mostrara sus pecho y abdominales, asegurándose de que no enseñara nada más de momento.
-Tendrás el placer de degustarlos de nuevo pronto, Guapa. Ten paciencia. Estoy trabajando en el arreglo de otra reunión contigo.
Lauren le contestó.
-¿Cuándo?
-Pronto.
-¿Por qué no he tenido noticias tuyas en tanto tiempo? ¿Por qué desapareciste esa noche del motel?
-He estado ocupada. Me fui mientras todavía estabas dormida porque no quise que me vieses. Todo será diferente la próxima vez, te lo prometo. Ahora muéstrame tu hermoso centro. ¿Está mojada?
Lauren miró hacia abajo y vio que lo estaba. No se había dado cuenta que estaba tan mojada. Ajustando el ángulo de la cámara hasta que su centro se viera completo en la pantalla, Lauren escribió en el teclado:
-¿Así está mejor?
Una pausa, y entonces:
-Mmm. Mucho. Ahora estoy lamiendo mis labios, imaginando que lamo todo tu ser. La tomo completamente dentro de mi boca hasta lograr meterla en tu cabidad. Tocando tu clitoris. Parece muy hinchado por lo que puedo ver a través de tu webcam. ¿Esta duro? ¿Me necesitas para acabar?
Lauren estaba vencida por el deseo ahora mismo. Sus palabras la estaban encendiendo, así como el hecho de que ella había cambiado el ángulo de la cámara mientras estaba escribiendo el último mensaje, y ahora tenía una vista completa y gloriosa de su coño expuesto que llenaba la pantalla de su cámara. Empezo a trabajar tocando despacio.
-Sí - respondió finalmente.
-Estabas ocupada mirando mi coño, ¿no es así, guapa?
"C" estaba frotando su clítoris con el dedo medio de su mano izquierda. Lauren podía ver brillando el jugo en su delicioso coño. Cómo le gustaría poderlo comer en estos momentos. Se encontró que se había perdido para las palabras, demasiado decidida a verla jugar con ella misma mientras se acariciaba.
-¿Estás ahí?- preguntó ella.
Lauren se obligó a escribir algo.
-Sí. Todavía estoy aquí. Estoy ocupada fantaseando con follar ese dulce coño tuyo. Todavía recuerdo exactamente como se sentía envuelto alrededor de mis dedos.
Una cara sonriente con la lengua fuera apareció en el dialogo, y luego:
-Eso está mejor. Adoro cuando hablas sucio conmigo, Lauren.
-Quiero lamerlo y succionarlo, y empujar mi lengua profundamente dentro de ti. Sabes tan dulce y tu coño es ardiente sobre mi cara.
Vio como "C" frotaba su clítoris más rápido mientras leía sus palabras. Luego hundió dos dedos dentro de su vagina y los metió dentro y fuera unas cuantas veces antes de volver su atención de nuevo sobre su clítoris. Ella tocaba su coño mientras la miraba y sintió como gotas de pre orgasmo se filtraban por su centro. Esforzándose por seguir escribiendo en el teclado con su mano izquierda, siguió escribiendo:
-Eso se ve tan caliente. Me encanta mirarte jugar contigo misma. Mete tus dedos en tu coño otra vez.
Un momento después, sus dedos se deslizaron dentro.
-Pon tres dedos - pidió Lauren.
"C" fue un paso por delante y se metió cuatro dedos dentro de su coño. Lauren podía ver sus labios estirados fuertemente alrededor de ellos mientras ella enérgicamente sondeaba su interior. Su mano estaba mojada con sus jugos y brillaba con la luz que supuso debía ser una lámpara de escritorio.
Hazte culminar, le escribió ella. Imagínate que estamos frotandonos ahora mismo. Podía verla tensarse un poco hacia adelante mientras ella escribía.
-Puedo sentirte. Realmente puedo. Te sientes genial.
A todos las tías les gustaba. Rápidamente escribió unas cuantas palabras más de estímulo, luego se acomodó en su silla y continuó haciéndose llegar mientras miraba a "C" llevarse al clímax.
No estuvo segura de que ella había tenido un orgasmo hasta que le escribió un mensaje después que ella lo consiguió. Lo había sospechado, sin embargo, a juzgar por la fuerza con la que ella se había masturbado.
-Gracias. Me siento mucho mejor ahora.
-Me encantó mirarte, contestó Lauren.
-Es tu turno ahora, dijo ella.- Seguiré jugando conmigo misma para que puedas ver y conseguir que te enciendas.
-Ya estoy encendida.
-Más encendida entonces. ¡Venga, vamos! Acaricia tu hermoso clitoris para mí. Imagina que estás metiéndo tus dedos dentro de mi caliente y mojado coño.
El centro de lauren estaba mojada con líquido pre-orgasmo mientras la acariciaba de arriba a abajo en su mano. En la pantalla "C" tenía dos dedos separando los labios de su coño, para que pudiera obtener una buena vista de lo que le ofrecía, y con lo que ahora estaba fantaseando. No tomaría mucho tiempo para que ella fuera alcanzando un crescendo, lo sabía. No mucho tiempo en absoluto.
-No puedo esperar para que me folles otra vez, lolo, escribió "C". Te necesito dentro de mí. Mi coño se retuerce, pidiendo a gritos ser llenado por tu carne. Te necesito profundamente dentro de mí. ¡Lléname y fóllame, Guapa!
Mientras la lluvia golpeaba el tejado, Lauren aporreaba su mano arriba y abajo. No podía apartar los ojos de la pantalla, alternando entre la lectura de los mensajes de "C", y mirando con hambre insaciable su delicioso coño rosa.
-¡Tu mano tiene un aspecto borroso, vas tan rápido!, escribió "C". Debes estar cerca ahora. Quiero ver como tus liquidos salen. Quiero verlo rociarse por todas partes de tu cuerpo. Hazlo para mí, Lauren. Puedes hacerlo, Guapa.
Lauren estaba empezando a sudar. Sus ojos no se apartaban de la pantalla del ordenador. "C" todavía jugaba con su coño. La vio meter varios dedos dentro de su apretura y los metió dentro y fuera muy rápido. Podía sentir la tensión en su interior. Un hormigueo de placer se apoderó de todo su cuerpo. Sus pezones se pusieron mas duros, se sentia acabar.
"C" siguió escribiendo palabras de elogio mientras ella vaciaba su centro. Con un último estremecimiento de placer. Lauren lanzó un profundo suspiro de alivio sexual y se quedó sólo sentada allí contemplando el monitor. "C" escribió otro mensaje.
-Eso fue tan caliente, pequeña. Me gustaría poder probarte ahora como lo hice la última vez.
lauren contestó:
-Puedes. Reunámonos otra vez y hagamos que todo esto sea de verdad. Tengo que verte.
-Necesito verte también, le escribió. Y lo haremos, muy pronto. ¿Tal vez este fin de semana?
-Te avisaré. Gracias, Guapa. Me pondré en contacto contigo muy pronto.
La imagen de la cámara web desapareció de repente, y Messenger le dijo que "C" estaba ahora desconectada. Una vez más, ella había desaparecido así como así, dejándole sin nada más que hacer más que limpiarse a sí misma.


Admin
Admin

Mensajes : 5595
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

8

Mensaje por Admin el Mar Mayo 02, 2017 8:01 am

A la mañana siguiente el cielo estaba despejado y hacía un buen día, y cuando Lauren llegó al trabajo el sol se asomaba a través de amplios huecos entre las nubes altas. Los charcos eran aún evidentes en el asfalto cuando fue hacia el edificio, pero estarían secos al final del día.
Se sentía de un buen humor esta mañana. Su sesión de cámara web con "C" la noche anterior había estado genial. Había necesitado el contacto, y también el alivio que vino con ella. Pero lo que realmente lo llevó a lo más alto, sin embargo, fue saber que pronto iba a poder estar con ella en persona de nuevo. Y esta vez parecía que podría descubrir quién era ella.
—Hola Natalie —Dijo alegremente a la recepcionista cuando entró por las puertas—. Me encanta el top que llevas.
—Gracias —Le respondió ella con una gran sonrisa mientras ella se dirigía a su oficina.
No había ninguna nota de "C" esperándole esta vez. Cuando su equipo había arrancado comprobó sus e-mails, tanto de trabajo como personales. Nada allí tampoco. Pero todo estaba bien. Sabía que tendría noticias de ella pronto, y esperaba que este fin de semana se encontraran.
El resto del día fue algo tranquilo, pero Lauren hizo su trabajo con un vigor renovado. Tuvo reuniones durante la mayor parte de la jornada y consiguió dar algo de consejo realmente sólido a sus clientes; asesorando el pensar algo las cosas antes de realizar ningún movimiento. Hacia el final del largo miércoles, a menudo el día más ocupado de la semana donde trabajaba, se sintió mentalmente un poco drenada, pero todavía muy alegre.
Decidió pasar por el club de golf para tomar un plato de cordero asado, que se ayudó a pasar con una cerveza rubia. Cuando llegó a casa encontró el buzón vacío.
Ninguna carta, ni propaganda, ni ningún mensaje discreto. Una vez dentro se saltó el rutinario café y se fue inmediatamente a la ducha para lavarse, se depilo totalmente, y luego entró en el dormitorio y se puso su albornoz. Sintiéndose muy fresca, entró en la sala de estar y encendió el ordenador. Cuando este se había inicializado totalmente fue directamente a su correo electrónico, esperando a ver si allí había un mensaje de "C".
No lo había. Casi todo era basura, que puntualmente suprimió. Puso su teléfono a cargar en la cocina y decidió que tomaría el café, después de todo. Cuando se lo hizo lo tomó fuera para relajarse y ver como el sol se ponía desde su casa.
Era una tarde magnífica. Una temperatura agradable. La humedad baja. Un cielo despejado. El aire olía fresco y limpio después del chaparrón de la noche pasada. Nada como una buena lluvia para limpiarlo todo, pensó la castaña, y tomó un sorbo de su taza.
Antes de medianoche se sentía abatido. Su estado de ánimo más alto del día había cedido el paso a la decepción cuando no tuvo noticias de su admiradora. Había tenido la certeza de que sabría de ella esa noche para organizar su próxima reunión. Pero no, eso no había ocurrido. Sólo esperaba que no estuviera a punto de desaparecer durante semanas otra vez. Le había dicho que podrían encontrarse este fin de semana. Por lo tanto, si era cierto, tendría noticias de ella en el próximo par de días a lo sumo. Seguramente.
Dejó a un lado sus pensamientos negativos cuando se metió en su cama grande y trató de dormir. Sorprendentemente, no pensó en ningún problema, el día agotador había drenado su cerebro lo suficiente como para hacer que pensar en algo más fuera imposible.
El jueves el trabajo se prolongó. No se encontraba en su nivel más alto de ánimo como el día anterior, y no podía esperar a que su turno terminara. Por último, a las seis menos cuarto, consiguió salir. Cuando llegó a casa encontró en el buzón de correo dos cosas. Uno era un panfleto que anunciaba un tren especial de limpieza de alta presión para coches. El otro era un sobre blanco con su nombre escrito en él.
Sabía que era de "C", y la excitación pasó rodando sobre ella. El sobre parecía demasiado pesado para contener simplemente una hoja de papel de carta. En la esquina inferior había algo duro de forma irregular. Cuando se metió dentro de su casa y lo abrió sobre el mostrador de la cocina, una llave cayó de la breve nota. Lauren la ignoró por un momento para leer el mensaje de "C".
"Espero que estés libre este sábado por la noche. Quiero encontrarte fuera de la ciudad de nuevo, en un lugar diferente. Te llamaré la noche del viernes para darte los detalles. Siempre tuya, C" xxx.
Lauren cogió la llave y la estudió. Parecía la llave de la puerta principal de una casa normal. Pero, ¿dónde? ¿Otro motel de la ciudad? Supuso que averiguaría lo que fuera mañana por la noche cuando ella la llamara. Otra vez el entusiasmo lo recorrió. Su estado de ánimo alto regresó, y le dio la bienvenida.

Admin
Admin

Mensajes : 5595
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

9

Mensaje por Admin el Mar Mayo 02, 2017 8:03 am

Todo el día siguiente estuvo plagado de emociones encontradas y pensamientos. Mientras estaba entusiasmada con la idea de ver nuevamente a "C", ¿qué quería realmente que pasara con ella? ¿Sólo más sexo? ¿Atención? ¿Esperaba que este juego extraño llevara de alguna manera a dar lugar a una relación satisfactoria?
Lauren realmente no tenía las respuestas a algunas de esas preguntas. Lo único de lo que estaba segura consistía en que de verdad quería verla de nuevo, y se moría por revolcarse con ella en una cama.
El último día de trabajo de la semana no podía pasar lo suficientemente rápido para ella. Para empeorar las cosas, no fue un día muy ocupado, lo que significó que el tiempo pasó aún más dolorosamente lento. Gastó las últimas horas de la tarde ordenando su oficina, destruyendo papeleo viejo y suprimiendo archivos no deseados de su ordenador.
A las cinco, todos hacían una buena marca para salir pronto los viernes, fue hora de irse. El fin de semana había llegado. ¿No había una canción que decía, "todo el mundo está trabajando para el fin de semana"? Así es como lo sentía la mayor parte del tiempo.
Sintiéndose como un adolescente otra vez, Lauren salió por la puerta antes de que nadie tuviera la oportunidad de levantarse incluso de sus sillas. Fuera el sol de última hora brillaba tan alegremente como su humor.
Antes de dirigirse a casa se dio el placer de una cena en un restaurante tailandés local de comida para llevar. Adoraba la comida tailandesa, sobre todo el curri de pollo con arroz verde. Durante todo el tiempo en que estuvo comiendo siguió comprobando su teléfono. No es que mirándolo más fuera a hacer que sonara antes.
Mientras conducía a casa, se dijo que debía calmarse. Se sentía que estaba actuando de una forma un poco ridícula. Pero entonces sus pensamientos saltaban en otra dirección. ¿Qué importaba, si todo esto la hacía sentirse bien y ella se estaba divirtiendo?
A veces el cerebro humano sólo tenía que cerrar la boca e ir con la corriente. Siendo una tarde cálida y agradable, decidió tomar un baño en su piscina cuando llegó a casa. El sol se había puesto ahora, dejando el cielo del profundo tono azul del crepúsculo. Encendió las luces del jardín y las de la piscina, todo combinándose para crear una ambiente al aire libre. La piscina brillaba azul y atractiva cuando se zambulló en el agua, disfrutando de su fresca caricia mientras nadaba por debajo de la superficie hacia el otro extremo.
Después de hacer unos largos suaves por la piscina, Lauren descansó bajo las hojas que sobresalían de una pequeña palmera en la parte más profunda. Su teléfono celular estaba sobre la mesa de la terraza para que si sonaba pudiera oírlo.
El cronometraje de "C" no pudo haber sido más perfecto. Lauren había salido de la piscina y se había secado, luego había ido a la cocina para hacerse su dosis de cafeína nocturna. Cuando se había establecido en la mesa del patio para beberla, su teléfono móvil sonó con una melodía de Oasis. Miró la pantalla antes de contestar. Número privado. Tenía que ser ella.
- ¿Hola?
-Hola, lolo -La atractiva voz de "C" canturreó
- ¿Cómo has estado? -Preguntó la castaña, sabiendo que esa clase de pregunta parecía coja.
-Bien. Realmente te he echado de menos. No he dejado de pensar en ti desde esa noche en el motel.
-Lo mismo me pasa a mí -Confesó, pero no dio más detalles-. ¿Entonces quieres reunirte conmigo mañana por la noche?
-Sí. No puedo esperar más tiempo.
- ¿Dónde?
-Tengo una casa en la playa que está aproximadamente a una hora de coche de la ciudad. Te va a encantar. Es muy relajante despertarse con el sonido de las olas. ¿Tienes un lápiz y papel? Te daré la dirección.
-Espera un segundo -Lauren se deslizó dentro, con el teléfono todavía en su oído, y entró en la cocina donde siempre guardaba una libreta y un bolígrafo al lado del teléfono fijo-. Bien. Dime dónde está.
"C" le dio la dirección y ella la anotó.
- ¿Necesitas explicaciones para saber cómo llegar allí? -Preguntó.
-No. Lo encontraré. Tengo un GPS.
-Trae una muda de ropa y algo para ponerte para nadar. Y no te preocupes. No desapareceré en mitad de la noche otra vez. Te lo prometo.
- ¿Por qué es diferente esta vez?
-Simplemente lo es -Dijo ella cautelosamente-. Disfruto jugando, y lo he hecho del nuestro, pero ahora es el momento de revelarme totalmente y ver donde pueden ir las cosas entre nosotras.
Lauren estaba tan excitada que se sentía un poco aturdida.
-Entonces, ¿por qué todo este misterio hasta este punto?
-Te lo dije, me gusta jugar. Es más divertido que pasar sólo por momentos de charla y encontrarse en citas posiblemente torpes y aburridas en primer lugar. ¿No estás de acuerdo?
Ella asintió con la cabeza y luego lo dijo por teléfono.1
-Sí, creo que sí. Debo admitir que he disfrutado de nuestro juego también.
-Bien. Te veré mañana aproximadamente a las ocho entonces. ¿Y Lauren?
- ¿Sí?
-Si sientes el impulso de jugar contigo esta noche, trata de resistir. Quiero que te reserves para mí. Lo necesitarás -Y entonces ella colgó.


Admin
Admin

Mensajes : 5595
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

10

Mensaje por Admin el Mar Mayo 02, 2017 8:05 am

Lauren se despertó temprano. Nunca había tenido la tentación de liberarse la noche anterior. Toda su atención se centraba en esta noche. No tanto en el sexo, sino en que finalmente descubriría quien era "C" en realidad.
¿Cumpliría su palabra de verdad y se revelaría esta vez?
Como había pasado en el trabajo ayer, el día se prolongó. Para llenar el tiempo, salió e hizo algunas compras, y luego pasó la tarde limpiando su casa. Sintiéndose caliente y sudorosa hacia el final de todo esto, terminó el día con un baño relajante y refrescante en la piscina.
Aún teniendo varias horas para matar antes de irse a la casa de la playa, decidió buscar la dirección en Google, y ver si podía encontrar alguna información sobre "C" de esa manera. Sus búsquedas fueron infructuosas, sin embargo. Todo lo que pudo encontrar fue una referencia al lugar en los Mapas de Google, y una fotografía que representaba una visión panorámica de la calle de esa dirección. La foto no era clara y había sido tomada durante un día bastante triste. Por lo que podía decir, sin embargo, la casa estaba maravillosamente situada justo al borde de la playa.
Lauren se depilo, se hizo algo de tratamiento facial y corporal, y finalmente se dio una larga ducha. Se vistió informalmente con vaqueros y una camiseta, tomó una muda de ropa, artículos de tocador y un bañador en un bolso y se fue hacia la puerta. Una vez dentro de su coche, introdujo la dirección en el GPS, y siguió las instrucciones.
Media hora más tarde dejó el ajetreo de la ciudad lejos e iba conduciendo a lo largo de una carretera rodeada de granjas, con alguna gasolinera aislada, tienda o casa a lo largo del camino. La noche era completamente oscura, pero en el momento que llegó a la ciudad costera en la que "C" lo encontraría, la luna se elevaba sobre el agua en el este.
La pequeña somnolienta ciudad era tranquila. El GPS le dirigió recto por un rato, y luego a la derecha. Cuando llegó al final de la calle, la playa surgió delante de ella, la luna pintaba una franja de plata a través de la lisa superficie del agua. A la izquierda estaba la casa de la playa de C . Tenue luz emanaba de su interior. Por lo menos no estaba sumergida en la oscuridad total como había estado el motel.
Podría ver la cara de esta misteriosa señora que deseaba tanto.
Cuando aparcó el coche en la calle sin salida con vistas a la playa, el corazón de Lauren golpeaba contra su pecho. No estaba segura de si era por la excitación, o si era por los nervios. Probablemente un poco de ambos. Tomó la bolsa del asiento trasero, después cerró con llave el coche con el mando a distancia, los faros intermitentes de color naranja brillaron en la noche.
La casa se elevaba sobre unos pilotes y había una escalera que conducía a una terraza que daba al mar. El sonido meditabundo de las olas llenó sus oídos mientras subía las escaleras. No había ninguna luz exterior, sólo el brillo de la luna para guiar su ascenso. Sus zapatos de suela de goma sonaban suavemente en la cubierta de madera. Las puertas corredizas de cristal llevaban a una sala de estar iluminada sutilmente con lámparas. Estaba a punto de llamar cuando una figura femenina apareció detrás de una cortina y deslizó las puertas abriéndolas. El aroma de un perfume caro le saludó y se sintió excitada al instante.
-Hola lolo -Dijo C, su cara sombreada, pero claramente definida a la luz de la lámpara. Sólo era ligeramente más baja que ella. Tenía el pelo largo y castaño, con algunos rizos suaves en los extremos. C era una belleza clásica, con una nariz pequeña, pómulos altos, cejas oscuras bien trazadas en los extremos y los ojos de un color café cautivante.
Llevaba una bata de seda blanca que cubría su cuerpo bronceado. Sus pies estaban desnudos, y Lauren encontró eso extrañamente lindo de alguna manera. C sonrió con una bella sonrisa, sus dientes parejos y blancos. Parecía estar alrededor de mediados de los veinte años. Lauren le devolvió la sonrisa.3
-Por fin puedo poner un rostro a la voz -Dijo Lauren.
Ella la miró con curiosidad, su sonrisa nunca desapareció.
- ¿Y te gusta lo que ves?
- ¿Tengo siquiera necesidad de contestar eso? Sabes que eres hermosa. Lo que hace que me pregunte por qué has estado ocultando tu aspecto e identidad de mí por tanto tiempo.
-Me gustan los juegos. ¿Recuerdas? -Ella dio un paso hacia la izquierda-. Entra-Lauren pasó por delante de ella a la sala de estar-. Dejaré las puertas abiertas. Hace una noche muy hermosa.
Lauren dejó su bolso cerca de la entrada y echó un vistazo alrededor. Era una habitación muy abierta, con una cocina moderna y espaciosa, con una isla en la parte del fondo, y una zona comedor en frente de ella, una sala de estar con dos sofás de cuero de tres plazas, una televisión, mesa de café y una alfombra sobre un suelo de cedro pulido. Podía ver que una entrada conducía al dormitorio, y por allí podía ver otra que se abría al cuarto de baño de la suite.
-Solo hay una habitación -Dijo, y señaló a la parte trasera detrás de la cocina, donde la escalera conducía hacia abajo-. Hay un pequeño cuarto de huéspedes, independiente, abajo. Lo mejor de esta casita es la ubicación y las vistas.
Lauren miró hacia las puertas de la terraza abiertas al brillante océano.
-Es genial -Se volvió de nuevo hacia C -. Así que, ¿no puedo conocer tu nombre ahora?.
Ella volvió a sonreír y asintió con la cabeza.
-Soy Camila -Le dijo y le tendió la mano. Tan pronto como Lauren la tomó, le tiró hacia ella y ligeramente tocó sus labios con los suyos-. ¿Quieres algo de beber?
-Por supuesto. Cualquier cosa que tengas servirá -Ella fue a la cocina y sirvió dos vasos de vino blanco-. Así que, ¿cómo me conoces? Quiero decir, ¿por qué me elegiste para tu juego?
Camila trajo el vino y se sentaron una al lado dela otra en el sofá que estaba en frente de la vista del mar.
-No más preguntas esta noche -Dijo suavemente y bebió un sorbo de su copa-. Te diré más sobre mí mañana. Esta noche sólo quiero concentrarme en tener un gran sexo contigo -Ella miró profundamente en sus ojos, el color vivo de sus iris la hipnotizaban-. ¿De acuerdo?.
-Claro -Contestó Lauren, sintiendo que como su clítoris empezaba a responder.
Bebieron el vino intermitentemente entre húmedos besos. Lauren realmente no quería el vino. Sólo la deseaba a ella. Pero le dio su tiempo y bebió con ella a fin de ser cortés. Finalmente acabaron sus copas y esperó que ella no se ofreciera a rellenarlas.
Camila colocó su copa en la mesa del centro, y luego tomó la de Lauren de su mano y la dejó allí también. Lo siguiente que ella supo era que estaba tirado sobre su espalda en el salón con C encima, su mojada lengua lamiendo frenéticamente dentro de su boca. Sintió que sus pezones estaban empezando a pedir atención. Lauren lamió su deliciosa boca con el mismo frenesí, luchando por el espacio para entonces poder explorarla a fondo.

Admin
Admin

Mensajes : 5595
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

11

Mensaje por Admin el Mar Mayo 02, 2017 8:06 am

Le masajeo su redondo y firme trasero a través de la resbaladiza tela de su bata. Mientras le apretaba sus mejillas ella empujó su lengua profundamente en su garganta. Sus labios combinados estaban tan húmedos, que las bocas casi siguieron deslizándose la una en la otra.
Entonces ella se incorporó y se quitó la bata, tirándola en la alfombra. Debajo estaba completamente desnuda, y Lauren tuvo ocasión de darle su primera buena mirada a su atractivo cuerpo. Tenía ganas de babear. Literalmente. Su figura bronceada era caliente y de repente se sintió como la tía viva más afortunada.
Sus pechos no eran grandes, tampoco pequeños. Eran de un tamaño medio y perfectamente redondos, como si tuviera implantes. Que no los tenía. Los pezones erectos pequeños, de color chocolate con leche. Camila tenía unos hombros delgados y brazos musculosos de una manera muy femenina. Su vientre era liso con un contorno de abdominales bajo su piel. Sus piernas largas y musculosas de la misma forma que sus brazos estaban. Entre ellas su delicioso coño estaba afeitado y suave con sólo una franja delgada de vello púbico oscuro para decorarlo. Ella sonrió.
-Me encanta esa mirada en tu cara.10
Ella despacio apartó sus ojos de su coño y alzó la vista a los de ella.
-Lo siento. No quise ser una pervertida.
-No lo sientas. Quiero que seas una pervertida -Le aseguró. Las manos de Lauren se extendieron y tomaron asimiento en esos pechos exuberantes y pendientes-. ¿Te gustan? -Preguntó.
-Me encantan -Le respondió y les dio un apretón.
-Chúpalos.
Lauren hizo lo que ella pidió, tomando el pezón del pecho izquierdo en su boca primero. Estaba erguido ya, pero se puso más rígido bajo la caricia de sus labios. Mientras ella lo probaba, acariciaba el otro, apretando y pellizcando el pezón y la suave carne. Lauren apoyó su entrepierna desnuda en su dureza, no pareciéndole importar el roce del áspero vaquero contra su carne más sensible. Se veía bien a la luz de la
lámpara, mucho mejor que en la oscuridad total. A pesar de que tenía que admitir que realmente disfrutó el misterio y la discreción de esa noche. Sin duda, añadido a la emoción, pero prefería esto. Agarrándolo de las axilas, Camila levantó a Lauren del sofá y la ayudó a quitarse la blusa. A medida que se acostó otra vez, ella pasó sus dedos a lo largo de las líneas de los músculos de su pecho, echando una mirada por todo el torso como había hecho ella. Se inclinó hacia delante y la besó de nuevo, luego trazó una línea húmeda con la lengua sobre su barbilla, a lo largo de su garganta y hacia abajo por su pecho, donde ella lamió y succionó sus pezones ahora.
La boca de Camila estaba de nuevo en movimiento. Mordisqueó y chupó la piel de su abdomen, mientras hacía un camino cada vez más abajo. Cuando llegó a la cintura de sus pantalones, aferró la tela con los dientes y con habilidad logró quitarle el botón de metal fuera del ojal. De alguna manera consiguió tomar el cierre entre los dientes y abrió la cremallera con ellos. Usando la nariz ella apartó el material a un lado, dejando al descubierto una parte de su coño contra la tela de su ropa interior.
-Mmm -Tarareó ella y comenzó lamer por encima del elástico material.
-Quítame los pantalones -Insistó Lauren.
-Pronto, Guapa. Ten paciencia -Camila siguió bromeando con ella. Avanzó poco a poco retirando sus vaqueros sobre sus caderas, pero se negó a quitarle su ropa interior todavía. Lauren suspiró cuando ella dirigió sus labios y lengua de arriba a abajo por la longitud de su eje. Quería sentirse dentro de su caliente boca. Sus burlas la volvían loca, pero de un buen modo. Finalmente tuvo bastante y tiró de su ropa interior hacia abajo por sus muslos. Camila, en el instante que puso sus ojos en su vagina expuesta, y empezó a lamerlo de arriba a bajo, mordisqueando su clítoris.+
- ¡Joder! -Fue todo lo que ella pudo decir.


Admin
Admin

Mensajes : 5595
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

12

Mensaje por Admin el Mar Mayo 02, 2017 8:06 am

Ella le succionó con fuerza durante aproximadamente un minuto, luego dejó su clítoris salir de su boca para que poder prestar atención a su entrada. Metió un dedo en su entrada, moviéndolo circularmente haciendo a Lauren gemir. No la decepcionó. Lauren era muy suave y nunca le hizo daño... acababa de sentir un hormigueo de éxtasis en su espalda. Entonces su centro volvía a estar dentro de su húmeda boca.
Unos minutos mas tarde llego. No dijo una palabra, sólo la empujó hacia abajo sobre su espalda y extendió sus piernas tan amplias como pudieran abrirse. Sin dudarlo, su cara estaba entre sus muslos, su hambrienta lengua azotaba su empapado coño y sus labios se alimentaron de su brote de amor erecto. Ella gimió y se agarró a su pelo con sus uñas pintadas, bombeando su coño con fuerza contra su cara, hasta que ella casi no pudo respirar.
Lauren aspiró su maravilloso aroma. Se emborrachaba con su olor, e intoxicaba en el sabor de sus pequeños jugos deliciosos. Como en el caso de la primera vez que bajó en ella, no podía conseguir lo suficiente de ella. Lauren trató con fuerza de estirar su lengua en su interior todo lo que pudo. Cuanto más la comía, más húmeda la ponía, hasta que su vagina se inundó y el jugo goteaba sobre el sofá de cuero. Ella era adictiva, su olor, su sabor, la sensación de su exuberante coño contra su cara.
-Fóllame -Dijo Camila, casi como una demanda.
A Lauren no le importaba que una mujer fuera sexualmente exigente. De hecho, esto la excitaba de sobremanera. Coloco sus dedos en la entrada y la penetro hasta que había tragado sus tres dedos por completo.
-Sí -Siseó ella entre los dientes apretados-. Necesito esto tan perversamente.
Lauren no dijo nada, solo asintió con la cabeza en acuerdo. Ella lo necesitaba también; más de lo que se había dado cuenta.Parecía que habían pasado años desde que se había acostado con ella la última vez.
A pesar de que habían sido sólo tres semanas, se sentían más como seis meses. Su coño se sentía mucho mejor de lo que recordaba, tan caliente, apretado, mojado y chisporroteante alrededor de sus dedos. Adoraba la textura esponjosa de su interior.
-Házmelo fuerte. Quiero que hagas que me corra ahora mismo.
Ella sonrió.
- ¿Ya?
Ella asintió con la cabeza, con los ojos cerrados.
-Quiero llegar al orgasmo varias veces esta noche -Ahora ella sonrió y abrió los ojos-. ¿Esto está bien para ti?
Lauren asintió con la cabeza y, sintiendo el impulso de besarla de nuevo, se subió arriba de ella para que sus bocas se encontraran y sus necesitadas lenguas se abrazaran. Mientras que ella empujaba dentro y fuera de ella, tenia cuatro dedos dentro de ella. Lauren levantaba las caderas del sofá sobándose. Camila tenía sus nalgas en sus manos.
Lauren tenía las suyas detrás de sus hombros. Ambas estaban respirando con dificultad, gruñendo y gimiendo. Sus uñas se clavaron en su carne. Su boca se presionó con tanta fuerza contra la de ella que sus labios se sintieron magullados.
Su beso fue húmedo, largo y persistente, como su acto sexual. La pelvis de Lauren se movía cada vez mas rápido.
-Voy a correrme ahora -Anunció ella y luego dejó escapar un poderosos grito cuando el clímax la agarró, y su cuerpo comenzó a estremecerse.
Lauren siguió follándola hasta estar segura que su orgasmo había terminado. Se detuvo y les dio a ambas un descanso de un minuto para poder recuperar el aliento. Cuando ella se hubo relajado un poco, le dio unos golpecitos en la espalda.
-Arriba -Dijo ella.
Lauren se desprendió de entre sus piernas y se recostó en el sofá. Camila se levantó entonces, y se separó de ella sentándose a horcajadas sobre sus piernas, metiendo ña mano en medio para empezar a acariciar. Lauren se hundió en sus suaves profundidades. Camila comenzó a sobarse en su pierna de manera constante y fluida aprovechando su reciente orgasmo se desplazaba mas rápido. Su coño estaba más húmedo y aún más apretado después de su clímax, y ella se sentía increíble.
Lauren tenía sus manos en sus caderas, de vez en cuando moviéndolas detrás de ella para masajear las magníficas mejillas de su culo. Ella se inclinó un poco hacia atrás y sus pechos se colocaron ante el alcance de sus manos errantes. Los agarró y los apretó mientras ella le follaba en el sofá. Lauren dirigió su lengua sobre la piel suave de su espalda mientras retorcía los pezones entre las yemas de sus dedos.
Camila le montó con fuerza, respirando rápido y jadeando fuerte cuando se deslizaba arriba y abajo sobre ella en un torbellino de actividad. Su mano alcanzó entre sus piernas y la penetro con dos dedos, en cuanto mas se movía mas fuerte y rápido le daba.
Con un impulso repentino, Lauren se empujó fuera de ella. Físicamente la recogió y la colocó sobre el asiento acolchado del sofá. Ella separó sus muslos cuando ella, con sus brazos a horcajadas sobre ella, entró en ella una vez más. Ambas gimieron con placer cuando ella la penetró totalmente. Camila tenía su hombro izquierdo contra el respaldo del sofá para estabilizarse y mantuvo sus piernas separadas sosteniéndose con sus rodillas y manos. Lauren agarró sus muslos y miró mientras sus dedos se deslizaban mojadamente dentro y fuera de ella. La vista era gloriosa. Adoraba mirarla. No consiguió la oportunidad de hacerlo así en la oscuridad del cuarto del motel esa noche. Camila sonrió.
-Me encanta follarte -Dijo ella en un susurro ronco.
Ella consideró la frase, diciéndosela de nuevo a ella, pero pensó que podría parecer un poco flojo, por lo que dijo a cambio.
-Tienes un cuerpo tan caliente - ¿Tal vez sonó flojo también?, pensó. Pero a quién le preocupaba. Ella realmente tenía una figura tan caliente que te hacía arder. Lauren apoyó un pie firmemente en el suelo y el otro descansó sobre el asiento del sofá. Se sintió completamente libre y sin restricciones en esta posición, y entró en ella con un movimiento potente. Miró las expresiones de su cara cuando la follaba, disfrutando la mirada de tensión sexual que le daba con cada penetración .
Lauren podía sentirse acercándose al orgasmo, pero se contuvo, por un momento haciéndose pensar en algo totalmente distinto al sexo. Desesperadamente quería que Camila se corriera de nuevo antes de que ella explotara.
Ambas estaban sudando. Camila tenía los ojos cerrados y la boca abierta. Lauren podía ver su suave lengua dentro y deseó probarla. Se inclinó hacia abajo un poco con cierta torpeza y buscó su boca. Ella se sentía cada vez más cerca y metió su lengua entre sus labios de la misma manera que la penetraba.
Su beso resultó ser el estimulo añadido para llevarla sobre el borde. Ella aferró con fuerza su boca contra la suya,gimiendo mientras lo hizo así, el aliento que salía de sus fosas nasales era en ráfagas cortas y agudas. Lauren podía sentir su temblor cuando su cuerpo fue sacudido por otro tremendo clímax.
No hubo necesidad de contenerse por más tiempo. Ella había llegado a su cima por segunda vez y quería, necesitaba, llegar a su primera. A los pocos minutos la castaña estuvo al borde, una oleada de agradables hormigueos le golpearon. Camila miró cada gota que salía de la cabeza de su centro. Cuando terminó, ella sonrió y frotó su climax contra su piel con las palmas de sus manos.
Durante las siguientes horas ellas bebieron más vino, tomaron un baño nocturno entre las olas, tomaron una sensual ducha juntas, y luego entraron en el dormitorio para un jugueteo final antes de quedarse dormidas.
Lauren no estaba segura de cuánto tiempo se había quedado dormida cuando oyó un murmullo de voces, y de repente la lámpara del techo se encendió.+
- ¡Camila! -Una voz familiar dijo asombrada-. ¿Y quién está allí? ¿Lauren?


Admin
Admin

Mensajes : 5595
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

13

Mensaje por Admin el Mar Mayo 02, 2017 8:06 am

Cuando los ojos de Lauren finalmente se centraron y se adaptaron al estallido repentino de la luz deslumbrante, se quedó igualmente aturdida. De pie en la puerta del dormitorio con una mujer borracha colgando de su brazo estaba Alejandro cabello, su nuevo jefe. A su lado en la cama, Camila le apuñaló con la mirada.
-Así es -Comenzó-. ¿Quién es la ramera que has arrastrado aquí en este momento, papá?
Una pelea entre padre e hija siguió, haciendo que la mujer borracha huyera en la noche. Ahora vestida, Lauren esperó en la playa. Seguramente, podría haberse metido fácilmente en su coche y haberse ido a casa, pero quería respuestas, y no estaba dispuesta a irse hasta que las tuviera.
Los primeros rayos de la luz del alba brillaban de color rosa en el horizonte cuando la discusión finalmente cesó y Alejandro cabello salió de la casa de la playa. Él miró a Lauren cuando se metió en su Mercedes plateado, aceleró el motor, y lo giró con un chirrido de neumáticos sobre el asfalto, y luego salió a toda velocidad por la carretera.
Camila apareció en la terraza con aspecto agotado y sólo un poco avergonzada. Lauren lentamente subió las escaleras y se paró en el balcón, mirando su cara sombreada en la penumbra.
-Entonces, ¿de qué iba todo esto? -Quiso saber, su voz tranquila, pero decidida-. Venganza, supongo.
Ella la miró a los ojos entonces.
-Lo siento, Lauren.
- ¿Así que todo esto era una trampa?
Ella desvió la mirada para ver como el sol salía sobre el horizonte, y asintió con la cabeza.
- ¿Por qué? -Lauren no estaba enojada. Todavía no. Sólo muy confundida.+


Admin
Admin

Mensajes : 5595
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

14

Mensaje por Admin el Mar Mayo 02, 2017 8:07 am

-Durante años mi padre ha estado teniendo líos. Mi madre sabe de muchos de ellos, y he visto el dolor que ha sufrido -Siguió mirando la salida del sol y no la miró -. Quise devolvérselo. Causarle un poco de dolor para cambiar.
-Entonces, ¿cómo acostarte conmigo le causaría dolor?
-Papá siempre tuvo una regla estricta: que nunca estuviera con un empleado de ninguna de sus empresas. No sé por qué tiene esa regla. ¿Tal vez no quiere complicar su negocio y su vida personal? No quiere arriesgarse a la vergüenza. No lo sé seguro. Todo lo que supe era que seguramente no le gustaría esto, y tuve razón.
Lauren suspiró pesadamente.
-Así que todo este asunto conmigo era eso. Me usabas sólo para devolvérsela a tu padre -Ella suspiró otra vez, sintiendo que su sangre comenzaba a hervir a fuego lento- ¿Por qué yo en particular?
Ella se inclinó sobre el pasamano de la terraza y miró fijamente sobre el océano que se aclaraba.
-No eras sólo una elección arbitraria. Busqué todos los perfiles de empleados en el sitio web de la compañía y tú eras la que más me atrajiste. Es verdad. Realmente prefiero a las mujeres más mayores. Siempre lo hago. Y también es cierto que te encuentro muy atractiva.
-Y todo el misterio hasta ahora -Dijo Lauren -No quisiste arriesgarte a cualquier oportunidad de exponer quién eras hasta que estuvieras lista.
Asintió con la cabeza, y finalmente se volvió hacia ella.
-Esto no fue todo sobre venganza. Realmente he disfrutado de mi tiempo contigo -Lauren dio un resoplido.
-Quieres decir de tu juego conmigo.
Camila negó con la cabeza firmemente.
-No. Me gustas, Lauren.
- ¿Qué significa eso exactamente?
-Eso significa que me gustaría seguir pasando el tiempo contigo. En circunstancias más normales y abiertamente -Añadió tras una pausa. Ahora Lauren no estaba segura de cómo se sentía sobre esa posibilidad.
-Tendrías que probarme de alguna manera que eres genuina con esto para tener incluso la posibilidad más remota para que eso ocurra. Porque, para ser honesta, tú me gustabas completamente -Ella negó con la cabeza-. No sé.
Sus suplicantes ojos café se clavaron en ella y vislumbró algo genuino en ellos ahora mismo.
-Vamos a ver lo que sucede con el tiempo -Fue lo único que pudo darle.
-Está bien. Supongo que no puedo esperar nada más que eso. Pero al menos parece algo medio positivo.
Lauren suspiró de nuevo.
-Ahora mismo tengo un problema más urgente. Desde hoy, gracias a tu pequeño juego, probablemente estoy sin trabajo.
- ¿Te gustaba ese trabajo? -Preguntó después de un momento.
Ella sonrió entonces.
-No. En realidad, lo odiaba.
-Si mi padre te despide, entonces, ¿tal vez sea lo mejor?
Bajaron las escaleras y dieron un pequeño paseo en la playa. Camila enganchó su brazo en el suyo y apoyó la cabeza en su hombro. Lauren no se resistió. Mejor dicho, realmente le dio la bienvenida a su contacto. Se sentía bien. Curiosamente correcto de alguna manera, a pesar de todo lo acababa de averiguar.
-Tengo un poco de dinero ahorrado -dijo cuando el sol brillaba de color naranja sobre su cara-. Siempre podría comenzar mi propio negocio.
Ella la miró y sonrió.
- ¿Necesitas un socio?
- ¿Quizás? -Dijo, devolviéndole la sonrisa-. ¿Tal vez podría?

FIN

Admin
Admin

Mensajes : 5595
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Acosadora Sexual 2

Mensaje por Admin el Mar Mayo 02, 2017 8:07 am


Admin
Admin

Mensajes : 5595
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Acosadora Sexual 2

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.