Alix y Valerie

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Alix y Valerie

Mensaje por Admin el Jue Mayo 25, 2017 10:13 pm

Autor: Ingrid Diaz






Este es un trabajo de ficción, nacida de mi psicótica imaginación. Los personajes son basados en ellos mismos, y ellos (junto con sus neurosis y psicosis) pertenecen a Bertha (mi fiel Musa) y mí. Tu quizás los tomes prestados para tu propio uso personal, pero asegúrate que ellos se duchen antes de devolverlos a mi.

Admin
Admin

Mensajes : 5595
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

PROLOGO

Mensaje por Admin el Jue Mayo 25, 2017 10:37 pm

Esta es la historia de mi vida. El amor de mi vida, para ser más especifica. Un tema fascinante con el cual estoy segura que ahora estas en el borde de tu silla, pero estoy escribiendo esto para mi, no para ti. Considerando esto una forma de terapia, porque demasiada testaruda también para ir al psicólogo y escupir mis agallas a una persona quien mayormente le gusta hacer sopa de letras en vez de escucharme a mí.
Veinte años en la vida de Alix Morris la han encontrado enamorada de dos diferentes personas. La primera, era por supuesto Steven Tyler, y puedo seguir hablando sobre el, pero no lo haré. Me referiré sobre mí por tu cordura. Me adheriré a la persona quien actualmente yo interactúo con una base diaria.
Su nombre es Jessica Heart. El amor de mi vida. Podría elegirla incluso sobre Steven Tyler teniendo la oportunidad. Cinco pies, ocho pulgadas, ciento veintitrés libras de completa perfección. Cabello, largo negro y sedoso y los más oscuros ojos azules que nunca había visto en persona. Jessica podría ser modelo o una actriz. Ella pertenece a las portadas de las revistas, así que millones de personas pueden verla con su envidiosa admiración. Huérfanos Billonarios… y las mas gentiles y bondadosas almas que jamás haya conocido. Esa es Jessica Heart en una palabra.
Mi mejor amiga. Y 100% inalcanzable.
¿No siempre es el caso, aunque? Nunca tuve una oportunidad con ella, lo sabia, pero siempre hay una chispa de esperanza que emanaba desde alguna parte en tu alma, susurrando “Hay una oportunidad” en tu mente, y vuelves a repetirlo como un mantra. Después de un rato tú comienzas a creerlo, yendo contra tu mejor juicio. Después de todo, eso es lo que te hace hacer el amor: deshacerte de todo el sentido común.
El sábado siguiente en su boda. El fatídico día cuando Jessica Lexi Heart se convirtió en Señora. Mathew Collins. Y yo, en toda la ironía que es mi caótica existencia, me toco ser la dama de honor.


Admin
Admin

Mensajes : 5595
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo uno

Mensaje por Admin el Jue Mayo 25, 2017 10:37 pm

Le dije que no escogiera rosado. No, le suplique. Me voy a arrodillar y pedirle a mi mejor amiga que tenga misericordia por mi alma.
“Pero este vestido es tan lindo,” argumento Jessica, sosteniéndolo arriba y sonriendo misericordiosamente a la tortura por la que me estaba haciendo atravesar. “Te veras adorable.”
La señora que estaba ayudándonos en la tienda de novia, asentía en acuerdo, y me resignaba a mi misma al inevitable destino que era espantoso temido. Lo tome y fui hacia el probador para cambiarme y volver a los jeans negros y negra camiseta de Aerosmith que llevaba ese día, que encajaba perfecto con mi oscuro humor exactamente bien. El espejo ante mi reflejaba un destrozado corazón que trataba desesperadamente de esconder su verdadero estado. Me sentía como llorando, pero no. No quería que Jessica viera cuanto me estaba esto lastimando. Ella no merecía que mi dolor fuera arrojado a su rostro. No era su culpa…
Deje mi traje en el suelo, y tire el vestido sobre mi cabeza. El material se sintió fresco contra mi piel, en contrario del algodón y tela que estaba tan acostumbrada a usar. No tenia idea de que material estaba hecho el vestido, pero ya odiaba el objeto. Detestaba mas lo que representaba: El amargo saber de la esperanza muriendo en ascuas. Y ahí estaba yo… poniéndoselo, como un segundo lugar ganando solución por su perdida.
El reflejo en el espejo cambio, y comencé momentáneamente a verme a mi misma en un inflado vestido rosado. El cual colaba severamente con el tono azul de mi cabello, y se sentía totalmente ridícula.
Camine fuera de la tienda, donde Jessica y la mujer, quien se llamaba creo que era Crystal estaban hablando de algo. Ellas se detuvieron cuando me escucharon caminar, y me miraron. Mordí mi labio, un hábito que desarrolle en mi último año de colegio sin que yo lo supiera hasta que Jessica me lo había señalado. “Me siento como un anuncio caminante para Pepto Bismol” murmure, dándome un vistazo a mi misma.
Jessica sonrío y camino alrededor de mi, tomando en mi ridículo atuendo con una divertida expresión.
“De veras, Alix, ¿como podría pasar la oportunidad de meterte en un vestido?" Le entrecerré mis ojos a ella.
“Te hare pagar, Mrs. Collins,” Le dije, mi tono escondía el dolor detrás de las palabras.
Por el momento, la puerta de la tienda se abrió en un arrebato, anunciando un ansioso cliente.
Roxana Pérez en toda su gloria Latina se detuvo en medio del paso y miro derecho hacia mí, su boca colgaba abierta de la sorpresa. Luego empezó a reír histéricamente. Señalándome como lo hizo. Me hubiera gustado hasta golpearla, pero decidí ser madura y como una señorita. Después de todo, estaba en un vestido rosado. Tú no puedes verte más como una señorita que eso. Así que, en lugar de mirar a Jessica por ayuda, y recibir una patada en la cabeza por mi esfuerzo. Cuando Roxanne finalmente se calmo lo suficiente para hablar, la primera palabra que salio de su boca fue, “Alix, ¡pareces un huevo de Pascua!”
No encuentro eso divertido, pero me siento vulnerable en mi estado vestida de rosa y no tengo intención de alentar futuros comentarios sobre mi vestido. En su lugar, sonreí y respondí, “Espera hasta que veas tu vestido.”
Roxanne miro preocupadamente a Jessica, quien sonreía ampliamente. “¿Que me harás usar?”
Cruce mis brazos contra mi pecho, esperando por los zapatos de gota.
Como señal, Crystal le mostró a Roxanne un vestido de dama de honor. Era naranjo. Era horrendo. Era la mas hermosa visión que nunca vieron mis ojos, y Roxanne lo miro con horror por sobre un minuto.
“¡No voy a usar eso!”
Jessica alejo el comentario con su mano. “Si le hice usar a Alix un vestido rosado, Puedo apostar que usaras uno naranjo.” Ella tomo el vestido de Crystal, y se lo entrego a una perpleja Roxanne. “Ve dentro del vestidor.” Ella empujo a Roxanne dentro y cerro la puerta. Ella se giro y me sonrío. “Adoro las bodas. Son las perfectas excusas para torturar a mis amigas.”
Torturar. Gracioso que ella pudiera elegir esa palabra.
Roxanne camino fuera del vestidor unos minutos después y comencé a reír. Ahora las dos nos veíamos ridículas. “¡El naranjo no es mi color!” ella declaro, sosteniendo arriba el vestido para énfasis.
“¿Oh acaso el rosado es el mío? Yo replique.
Ella me miraba impaciente. “No, tu te ves completamente ridícula, pero eso es normal para ti.”
Jessica esta disfrutando esto, lo puedo adivinar. Sus azules ojos estaban destellando mirando hacia atrás riendo, y una sonrisa se poso en sus labios. Era casi suficiente para hacerme olvidar la espantosa cosa que estaba usando.
Casi.
Por una vez en mi vida, tuve que estar de lado de Roxanne. “Jess, tu sabes que te amo, pero si no elijes un vestido diferente para mi, tendré que acudir a tu boda desnuda.”
“Oh Dios no,” Roxanne murmuro. “¡Tu sabes que ella lo haría!”
Me sonreí a mi misma. Ustedes dos saben que no lo haría. Jessica comenzó a reírse. Un fuerte sonido el cual siempre será música en para mis oídos. “¿Ustedes chicas realmente piensan que las haré usar esas cosas para mi boda?” Ella agitó su cabeza e indico Crystal quien apareció con dos vestidos idénticos, uno negro y el otro violeta. Jessica sonreía. “Esos son los verdaderos.”
Negro. Mire a Jessica en ese momento, y ella atrapo mi mirada y pestaño. Debería haber pasado el horrible vestido rosa a ella. Y ella lo sabía. Un par de horas después, caminaba dentro de mi dormitorio para encontrar a mi compañera de cuarto esparcida por el suelo, mirando intensamente hacia abajo a un libro el cual la portada no podía ver. Lancé mis llaves en mi escritorio. “Hey,” salude.
“Los hombres son malos,” mi compañera me informo, sin mirarme.
Nicole Fischer tiene importantes veintidós años de Estudios Sobre La Mujer, y un ávido feminista. Ella habla constantemente de Bell Hooks, Adrienne Rich y un montón de otros nombres que nunca puedo recordar. Al principio pensé esos son amigos de ella, pero luego aprendí la verdad. “Así que son mujeres”, le dije, hundiéndose en mi cama con un gemido. Estaba emocionalmente agotada.
Estas bodas están haciendo estragos en mi corazón.
“Jessica” ella adivino, mirándome finalmente. Sus claros ojos café mostraban preocupación, y ella empujo las sueltas hebras de café cabello detrás de sus orejas. Yo simplemente asentí. “Dos días hasta la boda”
“Lo siento, bebe.” Nicole se levanto sola del suelo, y se sentó en su cama así ella podía verme mejor.
“¿Conseguiste un vestido?”
“Es negro”
Nicole rió. “Me imagino. Tu no usas ningún otro color.”
“Estoy en un constante estado de luto,” le respondí secamente. “Negro es todo lo que veo cuando cierro mis ojos, negra es la noche cuando cierro mis ventanas, negro es todo, aun nada en lo absoluto."
“¿Es eso tuyo?” pregunto Nicole.
“Nah, de Jade.”
“Hablando de Jade, llamo dos veces. Y tu hermana llamo una.” Nicole volvió al suelo para continuar con su lectura.
Yo alcance el teléfono, y marque el número de gemela. Rachel contesto al segundo ring. “¿Que pasa?” Pregunte.
“¿Quien es?” Pregunto Raquel, con confusión en su voz.
Gire mis ojos. “No importa quien yo sea, lo que importa es a donde yo voy.”
“Eso esta mejor. Hola Alix. Sonabas lejos demasiado normal para ser tu por un momento.”
“Perdóname, Satán. Si yo no voy a comprar. No ha sido lo que podrías llamar un buen día.”
“Por favor deja de llamarme Satán. Era divertido cuando teníamos siete, pero ahora solo es molesto.”
“Lo siento, Lucifer. ¿A que le debo el placer de tu llamada?”
“Nudista,” respondió Rachel. “Y antes que contestes con algún comentario inteligente sobre incesto, déjame aclarártelo. Me refiero al nudista para la fiesta de soltera de Jessica.”
“¿Que hay con el?” pregunte, molesta por todo el concepto.
“¿Bueno lo llamaste? Quiero decir, ¿arreglaste todo el asunto cierto?”
Las alegrías de ser la dama de honor. “Si, el viene. Todo listo. Nos reuniremos donde Jessica mañana a las 7.”
“Fantástico. Te veo ahí.”
“Adiós.” Colgué, y marque el número de Jade Cooper. Una voz con acento ingles contesto unos rings después. “Hey Jay. ¿Tu llamaste?” dije.
“Fue hace mucho tiempo. Escucha, ¿quieres salir esta noche? Pensé que podríamos ir a algunos Clubes. Podemos recoger algunos chicos.”
“¿Chicos?”
“O chicas, lo que sea.” Contesto Jade. “Recógeme alrededor de las 8 y nos iremos a divertir. Veremos sobre alejar tu mente sobre que Jessica se casa”.
Me reí triste. “No creo que nada pueda alejar mi mente de eso. “Pensé sobre la proposición de Jade por un momento, luego me encogí de hombros. No tengo planes. “Ok. Estaré lista para las 8.”
A las 7:50, mi VW Escarabajo camino a casa de Jade. Ella vive con su loca tía Fifi, y quiero decir loca, la casa es del porte de una caja de zapatos. No estoy segura lo que la tía Fifi hace para vivir, se ve como si ella estuviera comprometida por ahora, pero nunca he pensado en preguntar. Es uno de esos misterios en la vida que es mejor dejarlo cubierto.
Fui hacia la entrada de Jade y toque la bocina un par de veces. Le subí a “Ángel” de Aerosmith mientras esperaba. Este tema se había convertido en mi canción sobre los años y por las últimas semanas no podía escuchar nada más.
Una oscura cabeza se asomo por la ventana, y salude. Un segundo después, Jade Cooper camino fuera del porche, y se unió a mi poco después dentro del vehiculo. La noche de su graduación de la secundaria había pasado directo por lo que había amenazado con hacerlo durante un año: Ella sacudió su cabello. Cuando recién conocí a Jade, su cabello era largo y azul, y había evolucionado a púrpura, luego a rojo, luego a naranjo, luego a amarillo, luego a negro, de regreso a azul, y antes de darme cuenta, todo se había ido. Dos años después, aun seguía siendo inexistente, y yo ya estaba acostumbrándome a tener una amiga calva. Quizás cuando pinte mi propio pelo azul, fue en el homenaje a los amantes del Jade.
En esta ocasión estaba vestida en una corbata negra con los costados fundidos ella tenia un romance con Jerry O’Connell tan largo como lo conozco, cruzando el frente, y una larga camisa negra. Doc Martins, como es usual, y las cuales estaban escondidas debajo de la falda.
Como por mi misma, opte por el por favor-no-trates-de-mirarme, el cual considerando su negro jeans Jnco, y una negra camiseta Cuida los Osos, donde había un Oso Perezoso en el centro. En este traje, nadie comprara mi identificación falsa.
“No otra vez esta canción sangrienta.” Jade se inclino y saco mi cinta, reemplazándola por una de ella. Muy pronto Metallica llenaba los pequeños espacios del auto. Y salí del estacionamiento, ya acostumbrada al ritual del intercambio de música.
“¿Así que, a donde vamos?” Le pregunte, bajando la música así para no tener que gritar sobre James Hetfield.
Jade se encogió de hombros, encendiendo un cigarrillo y bajando la ventana. “Mi amiga Beth dijo que hay este fantástico Club en Ft Lauderdale. Susurrando creo que así se llama.”
Ella me entrego la dirección, y yo la mire rápidamente. Cerca de Las Olas Boulevard. Puedo encontrarla.
“Estoy pensando en dejar mi cabello crecer,” comento Jade.
Quite mis ojos del camino por un momento y la mire. “¿Si? ¿Cansada de ser perseguida por chicas en vez de chicos?”
“¡Realmente si! Mi vida sexual esta sufriendo.” Ella rió. “Realmente, me estaba empezando a aburrir. No puedes hacer mucho con el pelo melocotón fosforescente, y extraño los colores.”
Yo asentí. “Bien mañana voy a deshacerme del azul.”
“¿Volverás a tu castaño original?” Pregunto Jade, sacudiendo su cigarro afuera. “Me gusta el azul, Al, le da color a tu otra mórbida personalidad.”
La mire. “Si, tu no eres quien para hablar,” luego me encogí de hombros. “Realmente, no me he decido por un color aun. Yo solo no quiero tener el cabello azul para la boda de Jessica. Ella no dijo nada, pero aun así. Estaba pensando pintarlo de negro.”
“¿Y que color es el vestido?”
“Negro.”
Jade comenzó a reír. “Tu vas a hacer justo como este par de ojos verdes contra este mar de oscuridad. ¿Tratando de convertirte en un gato?”
“La transformación esta casi completa,” Le aseguro. “Solo decidí guardarme para la ocasión.”
Jade sacudió su cabeza, y le subió a Metálica.” “Nada Mas Importa,” me dijo ella. “Tu amas esta canción.”
Y lo hago. Nos quedamos en compañía de un silencio el resto del camino hacia el club.

Admin
Admin

Mensajes : 5595
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo dos

Mensaje por Admin el Jue Mayo 25, 2017 10:38 pm

El olor a humo y licor asaltaron mis pulmones inmediatamente al entrar al club nocturno. Mi falsa identificación paso la inspección de vuelo con los colores, y me pregunte si mi identificación real alguna vez servirá tan bien como la falsa cuando cumpla veintiún años el mes siguiente.
Jade me abandono luego de diez minutos de mezclarse en la pista de baile, me resigne y me acerque a una mesa cerca del bar.
Whispers (Susurros) parecía establecimiento bastante agradable -, y habría sido clasificado con menos dureza si mi estado de ánimo hubiera sido mejor. Después de siete años de amor no correspondido, uno tiende a crecer ligeramente amargado con el mundo.
“¿Algo de beber? Levante la vista a la mesera frete a mí. “Dr. Pepper si es que tienes," le dije. No tenía sentido emborracharme y chocar con un árbol, o un lago por el caso.
“¿Chofer designado?” adivino la mesera.
Me encogí de hombros, y ella se alejó, dejándome sola con mis numerosos pensamientos, mire alrededor. Era un club heterosexual, mucho para mi pesar, sin embargo con su ubicación en el centro de Ft Lauderdale. No podía atestiguar por la rectitud de las personas dentro. De cualquier manera, no se como me previsto enganchar con nadie, aunque es bueno tener opciones.
Jade se unió a mí en la mesa, algo sudorosa y sin aliento de saltar en la pista de baile. Ella levanto una servilleta con orgullo y sonrió. “Sólo llevo aquí como media hora y ya tengo dígitos.”
Tome la servilleta y la mire, luego se la entregue. “¿Y Katrina sabe que tu no bateas de esa manera?"
“En realidad, esto es para ti,” explico Jade, dándosela de vuelta. “Ella me estaba coqueteando, y le dije que probablemente tu eras mas su tipo. Así que ella me dijo que te diera su número por que tuvo que salir corriendo."
“¿Así que ella me dio una mirada y corrió?"
"Si. Bastante literal en realidad.” Jade se encogió de hombros. “No se como lo haces, Al”
“Es un regalo", me respondi secamente.
“No es como si tu fueras fea o algo,” continuo Jade.
La mesera apareció con mi Dr. Pepper en las rocas, y estaba agradecida por la interrupción. Tome un sorbo del frió liquido, un contraste con el permanente calor a través del club.
Jade considero a la mesera, y dijo, “Ayúdame aquí. ¿Dirías que mi amiga es fea?”
Casi escupí el trago de soda que tenia en mi boca.
“No diría eso,” contesto la mesera.
Mire la luz dentro de sus ojos azules, me sonroje y sentí una rareza en mi.
“Así que, dando que si fueras de esa orientación,” continuo Jade, mucho a mi disgusto, “¿tu irías incluso tan lejos de decir que ella es atractiva?”
“Bastante,” respondió la mesera, y guiño en mi dirección antes de moverse hacia otra mesa.
Sacudí mi cabeza y Jade se encogió de hombros.
“Así que ahí lo tienes,” ella dijo, “no es tu apariencia.” Ella me miro, sus ojos avellana entrecerrados me dieron una profunda mirada como si estudiara mi rostro.
Fruncí el ceño. “No me mires de esa manera, Jade. Me asustas.”
“Hey ella no pregunto si yo quería algo de beber,” se quejo Jade, mirando alrededor Puse mi copa en frente de ella. “Aquí. Bebe. Dale a tus cuerdas vocales un descanso.”
“Tu sabes que no puedo tolerar esta porquería.” Ella hizo una cara para ilustrar su punto. “Sabe como a medicina.”
Tome de vuelta mi soda, y la sostuve protectoramente. “No la escuches,” Le susurre a la copa. “Ella no sabe lo que esta diciendo.”
“Pasare por el bar y volveré a la pista de baile,” anuncio Jade. “¿Quieres venir? Sacudí mi cabeza no y Jade se fue en busca de alcohol.
Estaba aburrida. Yo había anticipado que iba a ser así que había traído un libro, Jennifer Fult Mas Verde que el Pasto, pero estaba demasiado oscuro para leer donde yo estaba sentada. Acabe mi trago y deje caer algunas monedas sobre la mesa para pagar por el. Junto con una propina demasiado amigable. Yo tendí a sobrepasarme pero la mesera animada por Jade fue mas allá del llamado del deber.
Me hice camino a través de la multitud de gente en la pista de baile hasta que llegue al lado de Jade.
Ella tomo mis brazos y comenzó a bailar, si le puedes llamar a eso. Yo no podría. Ahueque mi mano alrededor de su oreja y le dije que me iba, y que me beepeara así podría volver y recogerla. Ella asintió, y deje el club nocturno, feliz de haberlo hecho al fin. Afuera, la noche estaba tibia, como la mayoría de las noches en South Florida tienden a ser. Estaba agradecida que la temporada de huracanes terminara pronto, la lluvia durante los meses de verano no tienen sentido.
Whispers (Susurros) estaba localizado en el segundo piso de un edificio de dos pisos, y camine por las escaleras de la acera a continuación. Una tienda para turistas completamente surtida con miles de millones de artículos que llevarán el nombre de Florida” ocupa el primer piso. Ellos proporcionando alternativas al sustituir “Florida” con “Ft. Lauderdale” aquí y allá. Es asombro lo que ellos no harían
por dinero.
Continué mi camino hacía la ocupada calle. La vida nocturna y el auge de todos a mí alrededor en Ft Lauderdale. Personas desfilaron hacia adelante y hacia atrás en pequeños grupos. Casi podía oler el océano desde donde estaba; pude casi escucharlo, también, a no ser por el ruido.
Estacione el boggie cerca de Las Olas Boulevard, justo en la calle frente a la playa, y estaría agradecida de encontrarlo allí cuando volviera. Entre, y me senté por algunos minutos, tratando de decidir a donde ir. ¿Paz y quietud en el centro de Ft Lauderdale? Solo un solo lugar vino a mi mente.
Destino decidí, salí del estacionamiento, e hice un giro a la izquierda hasta el norte de la carretera federal. He ido a Fabrica del Orgullo unas pocas veces en mi vida, así que sabía donde encontrarla. Estacione en el más cercano y disponible lugar por la entrada, y camine dentro. Café Arco iris a la derecha, tienda del orgullo a la izquierda. Opte por el café, y ordene para mí un latte antes de sentarme en una de las mesas. No estaba particularmente lleno, y por eso estaba agradecida. Saque el libro fuera de mi bolsillo, y comencé a leer, tomando ocasionales sorbos de mi café.
Gente entraba, gente salía. No estoy segura cuando tiempo estuve leyendo –no mas de una hora, estoy segura –cuando una sombra apareció sobre las páginas de mi libro, forzándome a levantar la vista.
“Gracias por la propina.”
Unos familiares ojos azules me sonrieron, y yo estaba algo perdida por un momento hasta que reconocí la voz. “¿Me seguiste hasta aquí solo para decirme eso?" Le pregunte a la mesera del club.
Ella río, y tomo mi comentario como una invitación a acompañarme. “En realidad, a veces vengo aquí por una taza de café después del trabajo,” ella explico, levantando la taza hacia arriba para énfasis.
Me tome un momento para estudiarla. Ella era hermosa en una no- de una cierta forma. Su rostro era enmarcado por un largo, cabello rubio oscuro el cual creo ella tenía sujeto en el club. Ella todavía llevaba puesto su uniforme, una camisa blanca de algodón con el logo de Susurros en el bolsillo del ceno izquierdo, y unos ajustados jeans negros, los cuales estaban actualmente escondidos de la vista. Ella no se veía mucho más mayor que yo, quizás unos veintidós o veintitrés a lo mucho. “ya veo,” conteste, no muy segura que más decir. “De nada por la propina,” añadí como un pensamiento tardío.
Ella estiro su mano. “Valerie Skye. Dime Val.”
“Alix Morris,” le dije, sacudiendo su mano. “Alix con una ‘i’.” Me contuve de cubrir mi ojo derecho como usualmente hago cuando explico la ortografía de mi nombre. Había estado tratando de sacar el habito de hacer eso apenas llegara al colegio, pero muy a mi pesar era como una segunda naturaleza. Apenas me pillaba ese tiempo.
“¿Que estas leyendo?” ella pregunto, tomando un sorbo de su café.
Gire el libro de modo que pudiera ver la portada.
Ella asintió. “Buen autor.”
Cualquier duda que allá tenido sobre mi sexualidad probablemente se desvaneció en ese momento, y repentinamente me sentí cohibida. Bellas mujeres usualmente no comienzan a hablarme sin ninguna razón. De hecho, las mujeres en general no suelen comienzan a hablarme por ninguna razón. “Si, lo es,” estoy de acuerdo.
“No pretendo ser una entrometida, pero soy una camarera, así que es natural para mi, ella comenzó, “¿pero tuvieron tu y tu novia una pelea?" Mi rostro debió mostrar confusión por que ella rápidamente añadió, “la chica que estaba contigo en el club.”
“Oh, Jade. No.” Sacudí mi cabeza. “ella no es mi novia. Solo una amiga.” La mire y encontré su mirada, así que desvíe la vista. Me sentí como si huía. Tenía la desconcertante suposición que estaba por recogerla. Fue ahí cuando recordé su pregunta original. “No tuvimos una pelea. Yo solo tenia que salir de ahí.”
Ella asintió. “Conozco el sentimiento.” Ella callo por algunos segundos. “¿Te refieres a que te acompañara? Todos los otros asientos estaban ocupados.”
No me molesté en señalar que no se dispone de mesas en el exterior. No este bien.” Y lo era. “Solo estoy perdiendo el tiempo hasta que Jade termine de divertirse.”
“¿Y porque no estas divirtiéndote? Ella pregunto.
“No estoy de humor para la gente,” respondí, mas agresiva de lo que pretendía. Si la había ofendido sin embargo, ella no lo demostró. Así que continúe. “No le veo asunto de que unos extraños me lleven a divertirme a un club. Y apuesto que Jade estará borracha para el término de la noche, así que no tiene caso en mi bebida. Así que realmente, Jennifer Fulton y una taza de café son toda la diversión que puedo permitirme esta noche.”
Ella me miro por un largo momento, y su rostro se rompió en una sonrisa.” Odio arruinar tu fiesta, pero este lugar estar por cerrar en alrededor de quince minutos.” Ella se detuvo como si llegara a una decisión. “¿Quisieras dar un paseo conmigo…por la playa? Te acompañare de vuelta así puedes recoger tu auto.”
Abrí mi boca para negarme, pero luego me di cuenta que no tenía a donde más ir. Mordí mi labio, tratando de decidir que acción tomar. No conocía a esta mujer. Podría ser una asesina en serie por todo lo que sabía. Toda racionalidad y sentido común en mi cerebro me dijo que esto era una mala idea. Así que hasta el día de hoy no tenga idea porque estaba de acuerdo en ir.
Caminamos fuera. Ella guío, y yo la seguí, hasta que alcanzamos la acera, Luego camine a su lado, preguntándome porque estaba caminando a la playa de Fort Lauderdale cuando perfectamente tenía un vehiculo mas que capaz de llevarme ahí.
Coloque el libro en mi bolsillo trasero. Los Jncos son buenos para ese tipo de cosas. Con sus grandes bolsillos, ¿quien necesita un bolso? No es que haya sido atrapada llevando un muerto de todos modos. Estaba nerviosa. No me di cuenta cuanto hasta que me atrape pensando sobre la alegría de los jeans contra bolsos. Metí mis manos en los bolsillos como usualmente lo hago cuando no se que hacer con ellas, y me enfoque en no tropezar. Val saco una caja de cigarros y me saludo.
Agite mi cabeza en un no, y conteste, “encuentro que no fumar es mas rebelde estos días.”
Ella sonrío, y saco un cigarro para ella. “¿Te importa si sucumbo en el poder de la nicotina?”
Me encogí de hombros. “Tus pulmones”
Ella encendió el cigarro y tomo una larga calada, poniendo la cajetilla y el encendedor en un rápido movimiento. “Vas a la Universidad,” ella pregunto luego de un momento.
“U. Baldwin.”
“Yo voy a Miami.”
Estaba sorprendida. Ella no me parecía del tipo universitaria. “¿Que estas estudiando?”
“Artes Visuales. Estoy en una beca de arte, de otra manera no seria capaz de pagarla."
“Si, yo no pude permitirme M.U.” me relaje un poco ahora que aparecía ser un tema general de conversación.
“¿Entonces que estas estudiando?” ella pregunto.
“Estudios de Cine y Teatro.”
“¿Quieres ser actriz?
La mire. “Soy una actriz. Solo necesito encontrar una manera de ser reconocida como tal.”
Ella rió. “te entiendo completamente.”
Busque en mi cabeza algo que decir. No podía permanecer en silencio. “Gracias por no decirme fea de vuelta en el club.” Me encontré diciendo.
“¿Porque estaba tu amiga preguntando?
Me encogí de hombros. “No lo se. Ella es extraña.”
“¿Estas teniendo problemas de autoestima?”
Tenia que reír. “Nah, ella solo estaba tratando de averiguar por que espanto a la gente.”
Val miró hacia abajo, y yo podría decir que ella estaba tratando de dar sentido a mi declaración. "No puedo imaginarte espantando a alguien.”
"Apegarse alrededor, te sorprenderías.”
Eso puso una pausa en la conversación, y yo mentalmente me patee por traer el tema. Esto ha sido una mala idea para empezar. Apenas conocía a esta mujer. ¿Por qué estaba caminando por la Carretera Federal con una total extraña quien me recogió en la barra de una tienda de orgullo gay?
“¿Por qué me invitaste a dar un paseo contigo?” le pregunte.
“Eres linda,” fue su respuesta.
Abrí mi boca para responder, pero nada salio.
Ella río en voz alta, y me miro. “En realidad, quería algo de compañía.”
Todavía no estaba segura si eso significaba que no era linda, o que soy linda y que ella también quería algo de compañía. De cualquier manera, decidí cambiar el tema. “¿Vives cerca de aquí?
“Si, a cinco minutos caminando desde el club.”
“¿Pero tu viajas a Miami todos los días?”
“Yo solo trabajo ahí medio tiempo,” ella contesto. “Trabajo demasiado.”
Yo asentí, luego fruncí el ceño recordando algo que ella había dicho. “¿Dijiste que eras camarera?”
“Si, uno de las camareras renuncio hoy así que tome ambos. “Ella me miró.
“¿Donde vives?”
“Yo en el dormitorio de Baldwin.”
“¿Primer año?”
Sonreí. “Tercero. ¿Cuantos años tienes?”
“Tengo veintiuno, ¿Tú?”
“Veinte. Tendré veintiuno el próximo mes.”
Val rió. “Me hueles a identificación falsa.”
“Bueno no por mucho,” yo contrarreste, un poco a la defensiva.
Un auto comenzó a tocar la bocina, y val se detuvo hasta que el ruido se calmo. “Cuando es tu cumpleaños,” Ella pregunto luego de un minuto.
“31 de Octubre.”
Ella parecía sorprendida. “¿Noche de Brujas? Eso debe apestar.”
Gire mi cabeza para mirarla, pillada con la guardia baja por su respuesta. “Apesta,” concorde.
“Gracias. La mayoría de la gente piensa que es la cosa más genial en la tierra.”
Ella se encogió de hombros. “Bueno puedo imaginarme que te gustaría que tu cumpleaños fuera solo para ti. Creo que esto le quita importancia cuando tu tienes que compartirlo con un gran día festivo.”
“Exactamente. Usualmente lo celebro el fin de semana antes, de otra manera mis amigos nunca lo recordarían.”
Val solo asintió.
“¿Cuando es tu cumpleaños?” pregunte, tratando de seguir la conversación.
“Primero de Junio”
Sonreí. “Estaba esperando que dijeras el día de Navidad, o Pascua.”
Val rió, y sacudió su cabeza. “Nah. Nada especial sobre mi cumpleaños.”
“Seguro que lo hay. Tú naciste entonces. Le da otro mundano sentido a la fecha. Yo creo que de eso se tratan los cumpleaños realmente.”
Val captó mi mirada durante unos minutos. Luego miro lejos.
Llegamos al final de la Carretera Federal y antes de que tuviera la oportunidad de cruzar Las Olas Boulevard, mi beeper se vino abajo. Casi pierdo su sutil sonido, ahogada por el zumbido de los autos de ida y vuelta.
“Es Jade,” anuncie.
“Te acompaño de vuelta.”
Nos dimos la vuelta, partiendo de vuelta en la dirección que veníamos. “¿Caminaste todo el camino a Pride Factory (Fabrica del Orgullo)?” le pregunte.
“Si. Me gusta caminar.”
“Aparentemente.” Le sonreí a ella.
Ella sonrió de vuelta.
La caminata de vuelta al auto fue lejos la más silenciosa de lo que me hubiera gustado, pero no me siento como incomoda en el silencio. Cuando llegamos al auto, sentí una repentina vacilación en decir adiós. “¿Quieres que te lleve a casa?”
Ella parecía conmovida por la oferta, y yo podía sentir una guerra en su cabeza. “¿Vas de vuelta a Whispers (Susurro)?” pregunto, en vez de responder.
“Si. Nos encontraremos con Jade afuera.”
“Entonces, puedes dejarme ahí.”
Abrí la puerta del lado de pasajeros. “Entra.” Entonces camine hacía la otra puerta. Cuando puse la llave en el contacto, Rece para que el auto partiera, y estaba aliviada de escuchar el motor partir. Los autos eran cosas inesperadas, mucho como para avergonzarte en frente de gente que recientemente conociste. Salí del estacionamiento y me dirigí al club.
Aparte de mi, Val parecía estar buscando algo es sus bolsillos. Un segundo después, ella se giro frente a mí y me dijo, “¿Puedo ver tu mano?”
Mis cejas se redujeron en confusión, y robé una mirada hacía ella. Vacilaciones, le acerque mi mano derecha en su dirección. Sentí su propia mano posarla debajo la mía, sosteniéndola en su lugar. Su palma era suave y cálida. Mentalmente me sacudí, y baje la mirada para verla escribir algo en mi palma. Cuando termino, ella gentilmente soltó mi mano, y aparte los ojos de la carretera para leer lo que había escrito. Era su nombre y su número telefónico. Bueno esta es la primera, me dije a mi misma, no sabiendo que hacer por el gesto.
“No tienes que llamarme, “Val explico rápidamente. “Solo pensé…”
“Gracias.” Sonreí, pero quisiera decir que la llamare. No estaba segura porque. No estoy segura el por qué. Tal vez fue porque en el momento no pensé que lo haría, y yo no quería mentir. Detuve el auto al otro lado de la calle de Whishpers (Suspiros), y Val fue a salir, así que busque en mi mente por algo que decir. “Fue un gusto conocerte, Val.”
Ella sonrío. "Un placer conocerte, Alix con una ‘i’.”
Y entonces ella se fue. Me apoye contra el asiento, sacudiendo mi cabeza. Mi cabeza era un torbellino de pensamientos. ¿Que acababa de pasar?
“¿Acaso una chica acaba de salir de tu auto?” pregunto Jade, tomando su lugar a mi lado.
Salí hacia la calle sin responder. Me sentí deprimida, y ni siquiera estaba segura por qué.
“Si”
“¿Estás bien?”
La mire y asentí, "si. Estoy bien. ¿Te divertiste?”
“Conocí un chico”
“¿De verdad? Detalles por favor.”
Por el resto del viaje a casa, Jade me contó todo acerca de este chico que había conocido mientras fumaba un ‘pito’ afuera. La primera vez que ella escucho esa expresión pensé que se refería a que había matado afuera a un chico gay, pero después de casi cinco años de amistad me había acostumbrado a su jerga británica.
Después de un rato escuchándola. No lo hice a propósito, pero mis pensamientos eran incapaces de concentrarse en el mundo exterior. Seguía pensando sobre Mathew y Jessica, y de lo feliz que eran.
Sabía que su matrimonio duraría por siempre; no había duda de eso en mi mente. Mathew era un excelente muchacho, y lo quiero muchísimo. Hubiera sido más fácil si lo odiara, pero no lo hice.
Luego saltó a mi mente pensamientos de Valerie, y el número de teléfono en mi mano. ¿Tendré las agallas para llamarla? ¿Ella querrá que la llamara? Quizás ni siquiera sea el número de teléfono correcto. Debería haberle dado mi número. Así no tendría que preocuparme por ello. ¿Quiero verla otra vez? ¿Me gusta?
Lleve el auto hacía el estacionamiento de Jade, y me gire para encontrarla mirándome. ¿Qué?
“No has escuchado ni una maldita cosa de lo que he dicho, ¿Cierto?”
Sacudí mi cabeza. “Ni una maldita cosa.”
“Bien, te llamare mañana y te lo repetiré. ¿A qué hora es la fiesta?
“Siete,” respondí.
Jade asintió, y sonrío maliciosamente. “No puedo esperar por el stripper.” Ella guiño un ojo. “Pasa por mí, ¿Ok?”
“Alístate hacía las 6” le dije. “Tengo que llegar temprano y asegurarme que todo vayan bien".
“Si” Jade salió del auto, y estuve en el estacionamiento hasta que ella desapareció dentro de la casa.
Miré hacia abajo al número en mi mano, la tinta negra del marcador contrastaba con lo blanco de mi piel; siete dígitos, y un millón de posibilidades. Suspiré comenzando a caminar a casa. Debí haberle dado mi número.


Admin
Admin

Mensajes : 5595
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Alix y Valerie

Mensaje por Admin el Jue Mayo 25, 2017 10:38 pm


Admin
Admin

Mensajes : 5595
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Alix y Valerie

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.