Angels To Fly

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Angels To Fly

Mensaje por Admin el Dom Ago 13, 2017 12:52 pm


Admin
Admin

Mensajes : 5595
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Angels To Fly

Mensaje por Admin el Dom Ago 13, 2017 12:53 pm

Durante miles de años los ángeles han rondado por el mundo de los humanos, cuidándonos de todas las atrocidades que conlleva vivir en el mundo humano, el mundo de los mortales. En especial en uno como el que es hoy en día.
Lauren Jauregui es un ángel que debe cumplir una misión para así poder obtener sus alas.
Camila Cabello posee una vida perfecta, pero un día intenta suicidarse por una razón desco
La joven ha escondido un secreto durante toda su vida, pero todo se desmorona cuando conoce a Lauren.
Tal vez Camila sólo necesitaba un poco de Lauren Jauregui en su vida.
Tal vez Lauren sólo necesitaba un poco de Camila Cabello en la suya.
¿Qué pasa cuando el amor se convierte en la prioridad? ¿Qué pasa cuando se descubren secretos que no nos afectan sólo a nosotros, sino también a quienes nos rodean? ¿Qué pasa cuando la divinidad y la imperfección se enredan en situaciones que van más allá de la lógica?

Admin
Admin

Mensajes : 5595
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Sinopsis

Mensaje por Admin el Dom Ago 13, 2017 12:54 pm

Durante miles de años los ángeles han rondado por el mundo de los humanos, cuidándonos de todas las atrocidades que conlleva vivir en el mundo humano, el mundo de los mortales. En especial en uno como el que es hoy en día.1
Lauren Jauregui es un ángel, uno de los mejores que han sido entrenados en La Academia, acaba de ser enviada al mundo de los humanos para así cumplir con su última prueba, su prueba de fuego: salvar a un humano de sus propios demonios y así poder obtener sus alas.1
Camila Cabello es una joven estudiante que está a punto de entrar a la universidad y cualquiera diría que su vida es perfecta: excelentes notas, amigas incondicionales, un novio perfecto y una familia que la apoya a pesar de todo... Pero un día, a sus tan sólo 18 años, por alguna razón que sus seres queridos desconocen, Camila decide terminar con todo lo que parecía ser bueno e intenta suicidarse. Por este motivo es seleccionada para Lauren, quien se siente extrañamente atraída por Camila desde el primer instante, lo mejor es que esa sensación podría ser mutua, pero Lauren necesita sus alas y no puede darse el lujo de pensar en cosas que le podrían costar su entrada al cielo. Camila quiere mantener sus sentimientos ocultos, o sino eso implicaría también revelar sus más profundos secretos que podrían costarle todo aquello por lo que ha trabajado.3
Pero ¿qué pasa cuando el amor se convierte en la prioridad? ¿Qué pasa cuando se descubren secretos que no nos afectan sólo a nosotros, sino también a quienes nos rodean? ¿Qué pasa cuando la divinidad y la imperfección se enredan en situaciones que van más allá de la lógica?


Admin
Admin

Mensajes : 5595
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Prologo

Mensaje por Admin el Dom Ago 13, 2017 12:54 pm

-Me complace anunciar que hoy nuestros alumnos de nivel avanzado emprenderán su viaje a la tierra de los mortales para así poder ganarse sus alas con la tarea que les sea asignada.12
Lauren se quedó en su asiento, sin poner ni la más mínima atención a lo que la directora Opry estaba diciendo, sólo podía concentrarse en sus pensamientos. Se preguntaba cómo sería estar en el mundo humano y en cuál sería la tarea que le asignaran para conseguir sus alas.1
Sabía que no sería una tarea fácil, los directores esperaban mucho de ella al ser su estudiante estrella y el simple hecho de pensar que eso significaba que le pondrían la tarea más difícil la ponía muy nerviosa. Al menos no la aterraba como a Normani, una de sus mejores amigas desde pequeñas, honestamente nada aterraba a Lauren Jauregui, era una de las cosas por las cuales muchos la calificaban como la chica ruda, rebelde y darks, era cierto que le faltaba disciplina, no había día que no se metiera en problemas, pero cuando se trataba de La Academia, disciplina era una de las cosas que menos le faltaba.4
"Ser un ángel no significa ser santa" era una de las cosas que se repetía Lauren a diario, o al menos siempre que sus padres la regañaban al ser tan testaruda, realmente era toda una adolescente, y eso que estaba a punto de cumplir los 19 años. O al menos era una adolescente a los ojos de la gente que sólo veía esas actitudes en ella.
-Estudiantes, ya pueden pasar a sus dormitorios, ahí encontrarán toda la información del humano que les fue seleccionado, nos veremos en 2 horas en la sala de consejos con todas sus pertenencias.
Después de esas palabras Lauren se reunió con sus amigos Troy y Normani, quienes estaban sentados al otro lado de la sala, parándose de sus asientos para recibir a Lauren e ir juntos a los dormitorios.7
-¡Hey Lauren!- exclamó Troy al verla aproximarse.
-¿Qué tal Troy? Hola Mani. ¿Están nerviosos?
-Un poco, es decir, nunca hemos ido al mundo de los humanos, muchos lo describen como un lugar parecido a este, otros como algo peor que el infierno así que no sé qué esperar.- Dijo Normani con una risa nerviosa al final.
-Es cierto, pero tan sólo imagina, es excitante la idea de relacionarse con...1
-Oye, tranquila Lauren- Interrumpió Troy -ya sabes que no tenemos permitido interactuar mucho con los humanos, al menos no con los que no nos fueron seleccionados a menos que sea realmente necesario e incluso tenemos un límite con el nuestro así que no creo que sea una buena idea ilusionarse...2
Troy conocía perfectamente a Lauren, de toda la vida, pero aun así ella siempre había sido impredecible y Troy no sabía que esperar, tanto podía ser que Lauren intentara formar lazos estrechos con cualquier humano que se le cruzase en frente, como podía ser que fuera exclusivamente a cumplir su tarea y regresar sin ningún inconveniente.
Ni Troy ni Normani estaban seguros.
-Lo sé- respondió Lauren después de un largo silencio, su respuesta siendo firme y concreta, dando a entender que sólo estaba hablando acerca de su emoción por visitar el mundo y no por fraternizar con aquellos seres.
Lauren se fue, sin decir una sola palabra más y entró a su habitación cerrando la puerta de inmediato, se incorporó y se dirigió a la cama donde encontró un sobre amarillo sellado y con su nombre en negritas escrito en una esquina inferior. No lo pensó dos veces y abrió el sobre sacando un papeleo donde la primera hoja contenía toda la información acerca del humano que le había sido seleccionado.1
"Camila Cabello" fue lo primero que Lauren leyó, encontrando del lado derecho una foto de aquella chica y lo primero en lo que Lauren pensó fue lo hermosa que se veía, con su tez ni tan morena ni tan blanca, sus cabellos castaños obscuros y sus ojos color chocolate; sin embargo retiró ese pensamiento inmediatamente y se dedicó a seguir examinando el documento que tenía en sus manos.1
Nombre completo: Karla Camila Cabello Estrabao
Edad: 18 años
Lugar de origen: Cojimar, Cuba
Lugar de residencia: Miami, Florida.
Sobrenombres: Mila, Chancho, Kaki.11
Pasatiempos: Leer, cantar, escribir y tocar guitarra5
Personas cercanas: Sofía Cabello, Sinuhe Estrabao, Alejando Cabello, Dinah Jane Hansen, Ally Brooke Hernández, Noah Booker.5
Intento de suicidio. Pesadillas frecuentes. Baja autoestima. Pensamientos suicidas. Razón desconocida.3
Lauren dio una hojeada a los documentos siguientes, entonces escuchó una voz conocida detrás de ella.
-Creí que no alcanzaría a verte, pensé que te habías ido ya.
-¡Alexa! Iba a ir a buscarte después de leer la información acerca de mi humano.5
-Creo que me adelanté- río levemente Alexa.
Alexa Ferrer era la mejor amiga de Lauren, a diferencia de Lauren, Alexa era mitad ángel y mitad demonio, por lo que tenía libertad total de entrar al mundo de los ángeles cada vez que ella quisiera, claro no sin antes ser escaneada para evitar infiltraciones de algún demonio.3
Su padre era un ángel, pero éste desafió las reglas de La Academia y fue desterrado al infierno, donde fue acogido por los demonios, tiempo después se enamoró de una y fue cuando nació Alexa, quien tenía apariencia de ángel pero poderes de demonio.
-¿Estás lista para partir?- preguntó la mejor amiga con interés, aunque Lauren detectó algo de tristeza en su voz.
-La verdad no estoy segura...- respondió la ojiverde.4
-Oh, no me digas que Lauren Jauregui tiene miedo- se burló la otra chica.
-¿Disculpa? ¿Miedo yo? Oh, por favor, estás hablando con Lauren Jauregui.8
-Sí, bueno, te conozco desde antes de nacer prácticamente y sé que la manera en la que tiembla tu voz no es simplemente por nada...
-Son sólo nervios... Nunca antes he estado ahí y al fin sabré si todo lo que dicen de ese lugar es verdad, además dicen que los humanos son peores que los demonios... Sin ánimos de ofender.2
-No hay problema- contestó Alexa.
-Lo que quiero decir- continuó Lauren -es sólo que si todo lo que dicen es cierto entonces no dudo que alguno de ellos se dé cuenta de lo que en realidad soy e intente matarme...
-Lauren, tranquila, eres la mejor de tu clase, si puedes vencer a los de tu especie en los entrenamientos de defensa entonces no dudo que puedas vencer a un humano con las manos atadas- animó la más joven.3
Lauren esbozó una sonrisa después de esas palabras y continuaron hablando como buenas mejores amigas acerca de cosas sin sentido hasta que alguien llamó a la puerta de Lauren.
-¡Está abierto!- gritó Lauren, ahorrándose la molestia de levantarse a abrir.3
-Lauren, ya es hora- dijo Normani con un tono tranquilo hasta que su mirada de encontró con la mejor amiga de la ojiverde -¿Qué haces tú aquí? Si vienes para convencer a Lauren de hacer cosas para tu propio beneficio y de las cuales se puede arrepentir de por vida entonces...
-¡Normani!- interrumpió la de tez blanca -está bien que ella esté aquí, la única que molesta con su presencia eres tú, así que es mejor que te vayas y te veré en la sala de consejos.2
La morena miró a Alexa de una forma que Lauren pocas veces había visto en ella antes de salir de la habitación sin mediar una palabra más.
-Lamento eso Lex... Es sólo que tú...
-Cree que soy una mala influencia por el hecho de no ser como ustedes- interrumpió la joven -está bien, lo entiendo. Creo que ya tienes que irte así que es mejor que me vaya, ¿no lo crees?
-Voy a extrañarte demasiado- la ojiverde se acercó más a su mejor amiga y la abrazó por una última vez.
-Y yo a ti- correspondió el abrazo -espero disfrutes tu estancia allá.
Lauren se levantó, lanzó una última sonrisa a Alexa, tomó sus cosas y salió de su habitación para después reencontrarse con la morena con la que había discutido hace un rato.
-Mani... lamento haberte hablado así cuando entraste a mi habitación, es sólo que me...- la ojiverde se vio interrumpida por la morena.
-Lauren, tranquila, es tu mejor amiga y entiendo por qué lo hiciste, es sólo que no quiero que cometas tonterías por su culpa... ¿Me entiendes?5
-Realmente no...- contestó la más baja con algo incertidumbre.
-Escucha, la conoces perfectamente y sabes de lo que es capaz, no por el hecho de que sea un demonio, sino por su forma de ser, así que por favor, no te fíes de ella sólo porque es tu mejor amiga, como ya dije, sabes de lo que es capaz y no quiero que termines haciendo algo de lo que puedes arrepentirte, o incluso que ella te haga algo, así que por favor ten mucho cuidado con ella ¿okay?
Las últimas palabras de la morena dejaron un poco desconcertada a Lauren, ¿cómo podía creer que su mejor amiga sería capaz de traicionarla? Estuvo a punto de defenderla cuando fue interrumpida por una voz familiar.1
-¡Chicas! ¿Están listas para el viaje de nuestras vidas?- preguntó Troy, muy ilusionado al igual que un niño pequeño visitando Disneyworld por primera vez.1
-Algo así- respondió la más joven de todas de mala gana antes de lanzarle una mirada a Normani.
-Sí Troy, sí estamos listas, es sólo que Lauren se siente un poco mal- dijo la morena antes de poner su brazo alrededor de su amiga, dando a entender que no quería irse y dejar las cosas mal entre ellas.
Lauren correspondió el abrazo de medio lado y esbozó una sonrisa amistosa a Normani, antes de escuchar la voz de la señorita Opry en el altoparlante indicándoles a los alumnos dónde colocar su equipaje y que prepararan sus alas de aprendiz, que utilizarían después de cruzar el túnel que los transportaría a la dimensión de los seres humanos.
-Bien, creo que ahora sí va en serio la pregunta de si están listas- dijo Troy a sus dos mejores amigas.
-Lo estamos- respondió la ojiverde con un tono de voz decidido.
El inseparable trío se tomó de las manos, contaron hasta tres y juntos atravesaron el túnel, preparándose mentalmente para lo que se avecinaba


Admin
Admin

Mensajes : 5595
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 1

Mensaje por Admin el Dom Ago 13, 2017 12:55 pm

Intentó abrir sus ojos y lo primero que pudo percibir fue la segadora luz blanca, seguido del sonido del viento golpeando las ventanas de la habitación y enseguida una máquina que sonaba igual a un monitor de función cardíaca.
Cuando sus ojos se adaptaron a la luz pudo ver la silueta de una mujer vestida de blanco, deduciendo que era una enfermera.
-¿Dónde... Dónde estoy?- fue lo primero que Camila preguntó.4
-En el hospital- contestó la enfermera que estaba registrando sus signos vitales -intentó suicidarse anoche.
"Así que ¿no funcionó?" se preguntó Camila para sus adentros, frustrada al haberse dado cuenta de que su plan para acabar con todo el tormento había fracasado.
En ese instante un hombre canoso de bata blanca entró a la habitación, probablemente era el doctor.
-¿Cómo sigue nuestra paciente?- preguntó el hombre mayor.
-Ella ya ha despertado, ¿cree que sea bueno dejar que vea a sus padres?- preguntó la enfermera con algo de inseguridad.
-Al parecer está fuera de peligro, creo que deberíamos avisarles.
El doctor salió y a los pocos minutos regresó con los padres de la joven detrás de él.
-¡Mija! ¡Dios mío santo, me alegra tanto que estés bien!- dijo Sinu, con la voz quebrada y a punto de llorar, sin embargo, su hija se mantuvo inexpresiva -Camila por favor, dime algo- casi suplicó su madre.5
-Sinu, por favor, no la hostigues, déjala descansar- pidió Alejandro amablemente.
-Quiero irme a casa- Camila dijo de repente, tratando de apoyarse sobre sus brazos sintió un dolor agudo para después darse cuenta de los vendajes que cubrían sus muñecas, sus padres inmediatamente llevando sus miradas hacia la misma dirección, Sinu dejando caer la primera lágrima.
-No voy a obligarte a hablar, pero en verdad desearía saber el porqué de todo esto mija- dijo Alejandro a su hija, de quien no obtuvo respuesta. El doctor se acercó al padre de la joven y se inclinó para decir algo con el fin de que la chica en la camilla no lo escuchara.6
-No quisiera meterme en sus asuntos de vida personal, pero si quieren saber qué es lo que ocurrió para su hija hiciera tal cosa, tal vez deberían pedirle a alguna amiga suya que hable con ella- susurró el doctor, fue cuando Alejandro se dejó vencer por las lágrimas.
-Quiero estar sola.
-¿Estás segura?- respondió su padre.
-Alejandro- interrumpió Sinu -sólo... Deberíamos irnos...
Y después de esas palabras todos abandonaron la habitación y dejaron a Camila sola, perdida en sus pensamientos.
Después de un rato Camila se aburrió y tomó el control de la TV, pasando los canales sin realmente poner atención a lo que estaba haciendo.
-¿Mila?- escuchó a una voz familiar llamarla desde la puerta, sin embargo no volteó ni hizo gestos para que alguien entrara.
-¿Podemos pasar?- dijo otra voz familiar.
Esta vez, Camila bajó el control y volteó hacia la puerta, esbozando una sonrisa de medio lado.
-Tomaremos eso como un sí- contestó su mejor amiga Dinah, entrando a la habitación hasta la cama de su amiga.2
-Tus padres nos dijeron que ya habías despertado y después de la terrible noche que nos hiciste pasar decidimos venir a asegurarnos de que estabas bien- dijo su otra mejor amiga, Ally, con un tono de voz suave.1
-Por Dios Mila, ¿en qué estabas pensando?
-Noah...- dijo Camila, con un tono de voz que sus amigas no supieron descifrar.
-Sí, debimos suponer que querías hablar con él- interrumpió Dinah -no te preocupes, está aquí afuera y...
-¡Dinah!- la más alta se vio interrumpida por Ally -está tratando de decirnos algo, deja que termine.
-No... Yo... No quiero verlo... No quiero ver a Noah- terminó Camila, aquel tono desconocido seguía en su voz.
-Pero es tu novio, tal vez te haría bien verlo.8
-Ally tiene razón, lo que necesitas es sonreír y que tu novio te consienta- Dinah no podía ocultar la emoción en su voz.
-Es que él...
Camila estaba a punto de hablar cuando la puerta se abrió de golpe, dejando ver la silueta de Noah, el guapísimo novio de Camila, un chico alto, castaño y de ojos grises. El chico entró sin pedir permiso y se acercó rápidamente donde su novia, plantando un tosco beso en los labios de la joven.14
-¡Amor! Me alegra tanto que estés bien, te traje chocolates, flores y un osito de peluche, todo por mi chica perfecta- dijo él con una enorme sonrisa11
-Creo que los dejaremos solos, ¿está bien?- dijo Dinah, con su cara más pícara hacia Camila.
-En realidad yo...- Camila se vio interrumpida por Noah.
-¡Por supuesto que está bien Dinah!3
-Bien, nos veremos más tarde Mila- respondió Ally.
Una vez que las chicas salieron de la habitación y cerraron la puerta, Noah se aseguró de que no hubiera nadie mirando y tomó bruscamente la muñeca derecha de Camila, apretándola y causando un gran dolor a su novia.20
-Bastante lista preciosa, pero creo que necesitarás más suerte para librarte de mí.5
-¡Noah! ¡Suéltame por favor! ¡Me estás lastimando!- suplicó Camila casi a gritos, por lo que Noah le cubrió la boca y puso su dedo índice en la suya propia.1
-No, no vas a gritar, no aún, yo te lo advertí Camila. Cometiste un grave error al haberme contado todo eso.
-Lo hice porque eras mi mejor amigo...
-Sí, era, porque ahora soy tu novio y a los novios no les contamos ese tipo de cosas, ¿o sí?
-Por favor...- suplicó Camila casi sin voz.
-No se trata de "por favor", Camila. Todo el mundo se va a enterar de tu secretito si no haces lo que yo te diga, ¿okay?
Pasaron al menos 10 segundos para que Camila lograra contestar a través de todo el dolor que el agarre de su novio sobre sus heridas frescas le estaba ocasionando.1
-Sí...- jadeó -okay...1
-Perfecto- dijo y enseguida soltó su muñeca -entonces, te veré pronto amor- se despidió Noah con otro beso aún más tosco que el primero y salió de la habitación.
Camila, desde la cama, lo vio partir y sintió un gran nudo en la garganta, sin embargo no se permitió a si misma llorar, se dijo que después de todo tenía que permanecer fuerte, no sólo por su familia y sus amigos, sino porque se lo debía así misma, al menos el tiempo en el que toda su fuerza de voluntad se lo permitiera.
***
-Así que... ¿Hemos llegado?- preguntó Troy a las otras dos chicas.
-Sí... Creo que es aquí- contestó Normani.
-Definitivamente es aquí, Miami, creo que ahora tenemos que ir a nuestros departamentos.- dijo Lauren.
-No están muy lejos, el mío está a dos cuadras de aquí, el de Normani a una y el tuyo al parecer está a la vuelta.
-Deberíamos irnos ya, nos veremos después. Suerte con su misión- se despidió Normani, los otros dos le correspondieron y fueron a sus departamentos seleccionados.
Lauren siguió la dirección que venía en el sobre que había abierto horas atrás antes de partir a la Tierra hasta que llegó a un edificio algo descuidado, decidió entrar por la parte trasera, donde subió por las escaleras de emergencia y se instaló en un departamento que se encontraba en el tercer piso.
Al entrar notó que el espacio era grande y tenía un toque neoyorquino, a pesar de estar en Miami, lo cual no le molestó en lo absoluto, se veía casual y al parecer también un departamento como todo adolescente desearía. Se asomó por el gran ventanal y se dio cuenta de que sólo tenía vista al edificio de en frente, donde sólo podía ver la pared de ladrillos rojos graffiteada, a pesar de eso, Lauren se sintió como si en verdad perteneciera ahí.5
Desempacó sus cosas y se acomodó en la cama, que era lo más lujoso que le habían dado, sin embargo no hubo mucho tiempo para pensar en las comodidades, ya que había sido un largo viaje, era tarde y le esperaba un día muy duro para la mañana siguiente, así que cerró sus ojos y se dejó ir en sus propios sueños.


Admin
Admin

Mensajes : 5595
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 2

Mensaje por Admin el Dom Ago 13, 2017 12:55 pm

Habían pasado dos semanas desde que los ángeles habían llegado al mundo humano, la señorita Opry les había dado esas semanas libres para que se acoplaran al ambiente.
También habían pasado dos semanas desde que Camila había sido dada de alta del hospital, pasando sólo dos días en el sitio para observación e inmediatamente siendo enviada a un hospital psiquiátrico para recuperarse mentalmente de lo ocurrido la noche de su intento por acabar con su vida.
-Buenos días señorita Cabello, es hora del desayuno- dijo la enfermera al cuidado de la joven, despertándola de su profundo sueño.
Camila sin decir una sola palabra se levantó de la cama y se dirigió al comedor, tomando asiento en una de las bancas después de haber ido por su desayuno, empezó a comer con calma y de mala gana, como lo había hecho desde la primera mañana que estuvo ahí. Para su suerte, sólo tenía que aguantar 3 días más e iría de vuelta a casa, si es que la psicóloga le daba el alta.
La joven comenzó a pasear la mirada por el comedor mientras terminaba su desayuno y de repente, sin que ella lo quisiera, sus ojos se posaron en otra joven que estaba sentada a por lo menos dos metros de ella. Era una muchacha de tez blanca y cabello castaño, la chica se dio cuenta de que alguien la estaba mirando y levantó la vista, sus ojos encontrándose con los de la más joven, Camila inmediatamente sintió un extraño pero leve hormigueo recorriendo su cuerpo y un rubor en sus mejillas por lo que rápidamente bajó la vista.1
Por otra parte Lauren, la chica que Camila había visto, mantuvo su vista fija en ella sintiendo el mismo hormigueo recorriéndole el cuerpo, estaba aún más cautivada por su belleza de lo que estuvo al ver su fotografía en el expediente, sin embargo retiró nuevamente ese tipo de pensamientos y se concentró en analizar su físico para tener más o menos una idea de a lo que se enfrentaría, o al menos se hacía creer a sí misma que ese era el fin por el que la estaba observando tanto.
La hora del desayuno terminó y los pacientes se retiraron a sus habitaciones. Camila decidió ir al jardín para tomar un poco de aire fresco y alejarse de las encerradas paredes de su habitación. Tomó un libro y cuando iba a sentarse cerca de uno de los árboles para leerlo su mirada no pudo evitar centrarse en aquella chica que había visto en el desayuno, que estaba sentada en una banca justo al otro lado del jardín, mirando al horizonte. Nuevamente, la chica sintió una mirada sobre ella y se la devolvió a Camila, quien esta vez en vez de voltearse le ofreció una sonrisa tímida, haciendo que la ojiverde se sonrojara pero no le devolvió la sonrisa, en lugar de eso se levantó de la banca y entró a la zona de habitaciones. Camila borró su sonrisa y volvió a su libro después de dar un gran suspiro, aunque realmente no supo por qué.2
Lauren se infiltró en la habitación de Camila sin que nadie la viera y comenzó a revisar sus cosas en busca de alguna pista acerca del intento de suicidio de la más joven cuando de repente su celular comenzó a sonar.
-¿Hola?
-¡Lauren! ¿Cómo estás?
-¡Mani! Estoy bien gracias, ¿qué tal tú?
-Excelente, no me vas a creer esto. ¡Los humanos que nos seleccionaron a Troy y a mí son amigos! O mejor dicho, amigas, están almorzando justo ahora en una cafetería y Troy no deja de sonreír cada vez que ve a la chica que debe cuidar- dijo Normani con emoción.5
-¡Normani! Eso no es verdad- regañó troy a la morena, Lauren escuchando a lo lejos su voz. -Es sólo que es muy hermosa, no podemos negarlo, pero sólo vengo a hacer mi trabajo.
-Sí claro, vamos, cuéntale a Lauren un poco sobre tu crush humano.1
Normani le pasó el celular a Troy obligándolo a hablar con Lauren acerca de aquella chica, la ojiverde riendo por la conversación entre sus dos amigos.
-Bien, si no hago esto Mani va a golpearme y no sabemos hasta cuando volveremos a vernos, así que te contaré un poco.- dijo el chico rubio tomando un poco de aire -Su nombre es Allyson, al parecer todos le dicen Ally y su mejor amiga es... ¿Dinah Jane se llama?- preguntó a la más morena -Sí, es su mejor amiga y está al cuidado de Normani, aunque al parecer tiene otra que está en el hospital psiquiátrico.9
-Troy, por favor, no intentes acercarte demasiado a ella, al menos no si no es necesario.- casi suplicó Lauren, sabiendo las graves consecuencias que podría tener si La Academia se enterara.
-Lo sé, no te alarmes, sólo hemos intercambiado algunas miradas, nada especial.- contestó con lo que pareció ser decepción en su voz.
-Bueno, debo irme. Por favor ten cuidado, ambos tengan cuidado ¿sí? Nos veremos pronto, adiós.- se despidió Lauren y colgó.
Siguió revisando la habitación de Camila sin éxito, sin embargo encontró algunas cosas que llamaron su atención, como por ejemplo un cuaderno con canciones escritas dentro de él, un cuaderno de dibujos (realmente malos, por cierto) que al parecer contenían mensajes en ellos, mensajes que le daban a entender a la ojiverde que la joven solía tener recurrentemente pesadillas, tal y como decía en su expediente. Un libro café con una hebilla fue lo que más le llamó la atención, a un costado del libro venían grabadas las letras C.C. decidió abrirlo y en la primera hoja encontró escritas las palabras "Este diario es propiedad del príncipe mestizo (Camila Cabello)", Lauren soltó una risita al leer esa frase pero la risa se desvaneció cuando llegó a ella el pensamiento de abrirlo y leerlo pero algo se lo impedía, normalmente lo hubiera leído sin ningún problema pero la simple idea de entrar sin permiso a la mente de la morena le causó un sentimiento de culpa, algo poco común en ella. Decidió que si iba a hacer su trabajo iba a llevar las cosas con calma para ser más cautelosa con el fin de tener éxito en su misión, para esto tendría que acercarse a la chica de los ojos marrones y ganar su confianza, sólo así obtendría directamente de ella las respuestas que necesitaba. Salió de la habitación decidida a volver en la noche, ¿por qué? Lauren pensó que tal vez Camila no sólo necesitaba una guía para resolver sus problemas, sino también a alguien que la cuidara de sus pesadillas.1
Minutos después Camila volvió a su habitación.
Ya era tarde y los pacientes se preparaban para dormir. Camila se recostó en la cama, estaba exhausta por lo que no tardó más de 5 minutos en quedarse dormida.
Eran alrededor de las 12 de la noche, Lauren abrió sus alas y entró a la habitación sin ningún ruido posándose a lado de la cama de la más joven, admirando su rostro, como se veía tan en paz mientras dormía.1
Estuvo observándola durante un par de horas hasta que Camila comenzó a moverse bruscamente, hacer muecas y quejarse; al principio Lauren se escondió por miedo a que la morena despertara y la encontrara en su habitación, con sus alas abiertas por lo que voló hasta el techo y se quedó entre las sombras. Fueron minutos hasta que Lauren se dio cuenta de lo que ocurría: Camila probablemente estaba teniendo una pesadilla. La ojiverde bajó con cuidado y comenzó a acariciar su brazo, sintiendo la piel suave bajo sus dedos y preguntándose si así de suave era la piel de todo su cuerpo... Al darse cuenta de lo que estaba pensando intentó quitar sus manos de encima de la chica, pero notó que ya no se estaba quejando, que al haber acariciado su brazo volvió a relajarse, además notó que ella también se había relajado y aquel hormigueo lo sintió un poco más fuerte, era como una conexión y Lauren pensó en lo bien que se sentía, algo que nunca antes había experimentado y aunque se lo negara a sí misma, muy dentro de ella sabía que le gustaba.

Admin
Admin

Mensajes : 5595
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 3

Mensaje por Admin el Dom Ago 13, 2017 12:56 pm

Los siguientes dos días fueron exactamente iguales, Camila se encontraba a Lauren en el desayuno y en el jardín, cuando hacían contacto visual simulaban que nada había sucedido y todas las noches Lauren iba a la habitación de la morena para con su tacto tranquilizarla si estaba en medio de una pesadilla.
El último día Camila fue con su psicóloga, quien le dio el alta y esa misma tarde sus padres fueron a recogerla.
-Señor y señora Cabello, ¿podría hablar un minuto con ustedes en privado por favor?- se acercó la psicóloga a la familia.
Los padres de Camila asintieron y siguieron a la psicóloga hasta su oficina, dejando a la más joven en la sala de estar, donde sus ojos volvieron a encontrar a Lauren por última vez, o al menos eso fue lo que ella creyó.
-Camila se niega a hablar de incidente, la única razón por la que está dada de alta es por el cambio que hemos notado en su estado de ánimo.- comentó la psicóloga.
-¿Seguirá tomando los antidepresivos?- preguntó Alejandro.
-Es lo más recomendable, en la recepción se les entregará la receta con las indicaciones acerca de sus medicamentos.
-¿Y necesitará volver a venir?- preguntó Sinu esta vez.
-Una vez cada dos semanas por lo menos, lo único que necesita es tiempo, necesita prepararse para hablar del porqué y eso va a llevarnos bastante al parecer, pero mientras más cerca esté de gente a la que le tenga confianza más fácil será para ella abrirse.
Estuvieron hablando durante unos 10 minutos más y después fueron por Camila a la sala de estar, quien esperaba pacientemente con la vista fija en su diario. Tomaron su equipaje, recogieron la receta en la recepción y subieron al auto, Alejandro conduciendo a una velocidad moderada, la familia manteniendo el silencio durante casi todo el camino hasta que unas cuantas calles antes de llegar la madre de Camila rompió ese silencio.
-Sofi ha estado preguntando por ti.
No obtuvo respuesta por Camila por lo que decidió seguir hablando.
-Al parecer te extraña mucho, se alegrará al verte.
Camila siguió sin responder, por lo que su madre prefirió dejar de hablar y en menos de 3 minutos ya habían llegado a casa.2
-Yo bajaré tu equipaje mija, ve abriendo la puerta.- dijo Alejandro a su hija.1
Camila hizo caso a su padre, abrió la puerta y entró a la casa para encontrarse con un letrero de bienvenida en la sala y sus amigos más cercanos gritando "¡Sorpresa!", los ojos de la morena brillaron como no lo habían hecho hacía dos semanas al ver a sus dos mejores amigas, Dinah y Ally, pero perdieron ese brillo cuando su mirada se centraron en alguien.
-¡Amor!- gritó desde el otro lado de la sala.6
-Noah...- Camila se quedó sin aire.
-¿Es así como saludas a tu novio? Mejor ven aquí y dame un beso.
-No creo que...- estuvo a punto de decir la morena cuando se vio interrumpida por su novio plantando un tosco beso en sus labios, moviendo los suyos contra los de Camila, ésta resistiéndose y el chico tomándola bruscamente de la cintura, fue cuando sus amigas se dieron cuenta de la incomodidad de Camila por lo que decidieron interrumpir el beso.1
-Sofi tiene que saber que ya estás aquí, iré por ella- dijo Dinah.
-Mila, ¿te importaría acompañarme a la cocina un momento?- preguntó Ally, llevándose a Camila antes de que pudiera contestar.
-Pero Ally, no puedo dejar a Noah ahí solo, es descortés.
-Camila, no me importa eso, quiero saber qué es lo que te ocurre, normalmente te pondrías feliz al verlo ahí afuera esperando tu regreso de la rehabilitación. Pero hoy te noto hasta incómoda.2
-Oye, no es nada.
-¿Nada? ¿A eso llamas nada?- recriminó Ally, al darse cuenta de su tono duro decidió suavizarlo, no quería que Camila se sintiera interrogada. -Escucha, soy tu mejor amiga y puedes contarme lo que sea, ¿okay?
-Lo sé... Lo sé, lo que sucede es que...- la chica de ojos marrones pensó en decirle a la rubia lo que ocurría, pero Noah estaba fuera de la cocina probablemente escuchando la conversación, además sabía que sus amigas le contarían todo a sus padres y su novio se enteraría de ello, lo que implicaba que no sólo ella sufriría, sino todas las personas a las que quería y no podía arriesgarse a perder más de lo que ya había perdido. -Estoy bastante cansada, es todo, fue bastante difícil estar en un hospital psiquiátrico, ya sabes que el ambiente es pesado, quizá estar en casa me reconforte un poco.
Ally miró fijamente a Camila, sabía que su amiga no estaba del todo bien y era algo que discutiría con Dinah más tarde, por lo mientras dejó que la morena saliera de la cocina y salió detrás de ella para ir nuevamente a la sala, donde Sofi esperaba emocionada a su hermana.
-¡Kaki!- gritó la pequeña niña al ver a su hermana y corrió hacia ella lanzándose a sus brazos.
-¡Sofi!- dijo Camila con una gran sonrisa. -Te extrañé tanto.
-Yo también te extrañé- dijo la más joven abrazando fuertemente a su hermana -Cárgame.- pidió extendiendo sus brazos.
Camila se agachó y tomó a su hermana de los costados, al momento de alzarla sintió una enorme punzada en ambas muñecas y se vio obligada a bajar a la más pequeña.
-Lo siento Sofi... No puedo.- se disculpó Camila con gran tristeza en su voz.
-¿Por qué no?- contestó su hermana, la tristeza se notaba aún más. -¿Te hicieron daño en el hospital, Kaki?
-No bebé, sólo cometí algunos errores y terminé causándome más daño.- contestó la mayor con una sonrisa triste.
-Sofi- se escuchó una voz masculina desde el corredor. -¿Por qué no dejas que tu hermana descanse un poco?
Sofi volteó y se encontró con Noah, inmediatamente lo vio su rostro se tornó muy serio. La pequeña hizo caso y subió a su cuarto, no sin antes plantar un beso en la mejilla de Camila.
-Noah, ya no hay nada que puedas hacerme con mis padres en casa, sólo vete.
-Más vale que te cuides Camila, porque si encuentro una verdadera oportunidad con nosotros a solas no dudaré en hacer de ese momento un tormento para ti.3
Y sin mediar palabra Noah salió de la casa, en ese momento Camila subió a su cuarto y al cerrar la puerta soltó un gran suspiro, se acercó a su iPod y reprodujo música aleatoriamente, se dejó ir y 5 minutos más tarde se quedó dormida.
-Mila, despierta, tus padres dicen que podrás descansar más tarde.- dijo Ally, sacudiendo suavemente la cama de la morena, ésta quejándose y tapando su rostro con la almohada.
-Ally, no lo estás haciendo bien- dijo la polinesia- deja que mamá te enseñe como se debe de hacer.
Y en ese instante, Dinah tomó vuelo y se abalanzó sobre de Camila. La última soltando un fuerte quejido, empujando a la otra fuera de la cama y Ally riendo fuertemente por lo sucedido.12
-¡Dinah!- gritó Camila -¿No te han enseñado que es de mala educación despertar a tu mejor amiga cuando está en un sueño profundo?
-Tienes suerte de que no lo hiciera todas las veces que fuimos a visitarte al hospital,- respondió la más alta con una sonrisa -en serio iba a hacerlo, pero Santa Ally siempre me detenía y me daba sermones acerca de tu salud.
-Da gracias a mí que sigues viva.- rió Ally.
-Como sea, ¿por qué no me dejan dormir en paz?1
-Porque mañana regresas a clases y Sinu quiere que arregles tus cosas antes de que lo olvides.- dijo la menos alta.
-Bien, ¿podrían ayudarme?
-Creo que Ally y yo no tenemos nada mejor que hacer, así que ¿por qué no?
La de los ojos cafés se incorporó y comenzó a organizar sus cosas. No lo había mencionado a sus dos amigas pero se sentía sumamente nerviosa al volver a clases, de seguro ya todos conocían la razón de su ausencia, además de que Noah estaría ahí y no dudaba que se encargara de dejarla sola en algún momento para que él pudiera hacer lo que le había dicho horas atrás: hacer desde ese momento su vida un tormento.2
Camila estaba asustada, porque ¿no se supone que lo era ya? Al parecer las cosas sí podían ser peor de lo que ya eran, o al menos sabía que su novio podría hacer que fuese así.

Admin
Admin

Mensajes : 5595
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 4

Mensaje por Admin el Dom Ago 13, 2017 12:56 pm

-Así que, ¿qué harás mañana, Lauren?- preguntó Normani desde el otro lado de la línea.
-Al parecer iré a la escuela.
-Troy y yo también iremos, hemos estado ahí desde hace unos días. ¿Por qué no habías ido antes?
-Porque Camila...- la ojiverde no pudo terminar de hablar debido a que su amiga la interrumpió.
-¿Camila? ¿Camila Cabello?- preguntó la más morena con un tono que lucía como... ¿emoción?1
-Sí, es ella... Espera- se detuvo a pensar Lauren. -¿cómo es que la conoces?
-¡No puedo creer que Troy y yo no nos diéramos cuenta!- exclamó -Él cuida a su crush, Ally Brooke, y yo cuido a Dinah Jane, son las dos mejores amigas de Camila. De hecho desde que llegamos no paran de hablar acerca de Camila y de su reciente incidente.1
-Bueno, acaba de salir del psiquiatra y a partir de mañana empieza el verdadero reto.
-Lauren, dime ¿cómo es que nunca supiste de Dinah y Ally?
-Escuché hablar de ellas ahora que lo recuerdo, pero no lo tomé como un dato relevante y decidí desecharlo.- contestó la chica más blanca.
-¿No crees que los problemas de nuestros humanos estén relacionados?- preguntó Normani, cambiando el tema.
-¿A qué te refieres?- contestó la otra chica, algo desconcertada.
-Me refiero a que tal vez, sólo tal vez, nos hayan seleccionado a nosotros, el "trío inseparable", el "equipo perfecto", tres mejores amigos por el hecho de que cada una tiene problemas que tienen que ver con el de la otra y debemos de trabajar en equipo para ayudarlas.1
-Creo que eso tiene bastante sentido, sin embargo necesitaríamos saber cuáles son los problemas de cada una.
-Tienes razón, hay que esperar.
-Creo que mañana podremos discutir mejor acerca de eso.- comentó Lauren.
-Nos veremos mañana.- se despidió Normani.
-Claro, hasta pronto.
Sin más, la ojiverde colgó el teléfono y se tiró en su cama.
***
Camila salió de su auto y caminó por el campus hasta el edificio donde le correspondía su primera clase: Historia, la cual lamentablemente no compartía con ninguna de sus dos mejores amigas.
Para su suerte, nadie la había mirado de una forma rara, podría decirse que nadie notó que estaba de vuelta a excepción de algunos amigos.
Llegó al salón correspondiente y entró, dándose cuenta de que casi todos los asientos estaban ocupados, por lo que tuvo que sentarse hasta arriba, donde casi no se veía ni se escuchaba lo que el profesor decía, quien 5 minutos después llegó y detrás de él venía aquella chica que había visto en el hospital.
-Buenos días clase, soy el profesor Smith y me complace anunciar a nuestra nueva alumna, Lauren Jauregui.1
La chica que ahora tenía nombre subió y al encontrar todos los asientos vacíos se sentó hasta atrás, justo a un lado de Camila y voltearon a verse directamente a los ojos. Mentiría si digo que fue un simple cruce de miradas; ambas sintieron nuevamente esa electricidad corriendo por todo su cuerpo.
Camila esbozó una amable sonrisa, en cambio Lauren frunció el ceño y volvió su mirada al pizarrón.3
No volvieron a mirarse durante toda la clase.
La campana sonó y todos salieron del aula, la siguiente clase que le tocaba era biología, la cual compartía con Ally, ambas se encontraron en pasillo y caminaron hasta donde era su clase, encontrando lugares en medio del laboratorio y sentándose en una banca para cuatro.
A Camila le sorprendió que la ojiverde también estuviera en esa clase y no supo el por qué, pero tuvo intensos deseos de que aquella chica se sentara en alguno de los dos lugares desocupados que había a un lado de ella, lamentablemente Lauren tomó asiento detrás de ellas y a su lado se sentó un chico rubio saludándola animadamente, Camila sintió una pizca de enojo, era muy muy pequeño ese sentimiento, sin embargo no pasó desapercibido a pesar de que sí fue fácil ignorarlo.
El chico rubio le ofreció una gran sonrisa a Ally al pasar a su lado y ésta se la devolvió, sonrojándose cuando él se sentó detrás de ella, la morena dándose cuenta golpeando suavemente con el codo a su mejor amiga.1
-¿Qué fue eso Allyson?- preguntó Camila con un tono pícaro.2
-¿Qué fue qué?
-No te hagas la desentendida, yo vi eso.
-Me lo he encontrado casualmente en todas partes.- dijo Ally emocionada. -Creo que estamos en las mismas clases, es nuevo, entró hoy... Creo que es muy guapo.- admitió con una sonrisa.
-Entonces ve por él.
-Creo que si algo va a pasar él es quien debe acercarse primero ¿no lo crees?
-Tienes toda la razón- dijo Camila -pero le daré un mes, si no se acerca a ti entonces te obligaré a que tú lo hagas.
-¡Oh Dios mío!- exclamó la más baja -¡No te atreverías! ¿No lo harías, o sí Mila?
-Pruébame- dijo la otra con un tono retador y ambas rieron fuertemente, Ally sabiendo que su amiga hablaba en serio, pero disfrutando de la broma que usó al final.
Por otro lado, Lauren también se había percatado de la sonrisa que su amigo había lanzado hacia la chica de en frente, pero no lo tomó de la misma forma que Camila.
-¿Qué demonios estás haciendo?- preguntó algo molesta.
-Sólo estoy siendo amigable- se defendió Troy -deberías hacer lo mismo con la chica que tienes en frente, después de todo lo más probable es que terminemos hablando con ellas ¿no?
Lauren no dijo nada al notar un tono molesto en la voz de Troy y pensó en que podía tener razón, tal vez debía ser amigable, era la manera más fácil pero si sobrepasaba los límites le costaría sus alas.1
El día terminó, Camila teniendo ya por seguro que la ojiverde estaba en su mismo horario, al igual que Ally con Troy. Ambas chicas se reencontraron con Dinah cuando habían terminado sus clases, decidiendo quedarse un rato más para comer en la cafetería, era lunes y nadie se sentía con ganas de salir los lunes, por esa razón prefirieron quedarse ahí.
Pidieron una pizza y una orden de papas, bromeando y platicando mientras comían, Camila contó a sus amigas lo preocupada que se sentía con la posibilidad de que los demás estudiantes supieran acerca de su intento de suicidio, Dinah y Ally le aseguraron que se habían encargado de que nadie se enterara, a pesar de Camila dudaba un poco, ya que Noah podría decírselo a todos en cualquier momento, o aún peor que eso, podría revelar sus secreto.
Siguieron hablando durante media hora hasta que el novio de la morena se acercó a ellas.
-Hola amor, ¿qué tal estuvo tu día?- preguntó Noah con aquella radiante sonrisa.
-Estuvo bien.- contestó Camila en un tono frío, el cual sus amigas notaron.
-Tengo algo que enseñarte, ¿vienes?
-En realidad tengo que llegar pronto a casa.- respondió vacilante.
-Vamos, no tardará mucho, ¿les importa si me la robo sólo unos minutos?- se dirigió el chico a Ally y Dinah.
Ambas chicas se miraron y después voltearon a ver a Camila, quien con la mirada les suplicaba que no lo dejaran llevársela.
-Mila tiene que explicarnos algunas cosas de química y ya es tarde, supongo que será después, Noah.- dijo Dinah, excusando a la chica de ojos marrones.
-Bien, tú te lo pierdes.- respondió éste arrogante y dio media vuelta, saliendo de la cafetería.
-¿Qué ocurre Mila?- preguntó la polinesia. -Ally dice que no has querido estar cerca de Noah desde que saliste del hospital.
Camila se levantó de su asiento y se dirigió al bote de basura para tirar los platos desechables, sus amigas siguiéndola.
-No es nada, es sólo que...- Camila se vio interrumpida cuando se topó con la ojiverde delante de ella tirando basura acompañada de aquel chico rubio y una chica morena, quien Dinah había mencionado estuvo también en todas sus clases.1
Su mirada se cruzó nuevamente con la de la chica más alta acompañada del chico rubio de la clase de biología y de uno chica morena, y para sorpresa de Camila, por primera vez desde que se habían visto, Lauren le sonrió, haciéndola sentir un mundo de sensaciones en su mente y estómago.
-¿Mila?- dijo Ally, sacándola de sus pensamientos.
-¿Qué? Oh, lo siento.1
-¿Vas a contarnos ya qué ocurre?
Camila estuvo a punto de hablar cuando aquel chico rubio se acercó a Ally, la más baja sonrojándose inmediatamente.
-Tú eres Ally ¿cierto?- preguntó y la chica rubia asintió amablemente. -Genial... es decir, sólo quería preguntarte algunas cosas sobre nuestras clases, ya que al parecer comparto horario contigo, ¿eso está bien?
-Claro, sentémonos en alguna mesa, ¿te parece?
El chico asintió y juntos fueron a una mesa cercana, las otras dos quedándose cerca del bote de basura.
-Me gusta cómo se ven.- dijo Dinah.
-No lo dudes.
-Bueno, tengo que ir a casa, nos veremos mañana.
-Claro, te veré después.- se despidió Camila y vio a la chica más alta irse.
Camila decidió dejar a Ally con aquel chico, ya que al parecer estaba en buenas manos, y caminó hacia su auto donde la esperaba una desagradable sorpresa.
-Amor- dijo Noah -te estaba esperando, tal vez deberíamos ir a casa juntos ¿no lo crees?1
-Aléjate de aquí.- dijo la morena.
-Oh, vamos, ¿no quieres que tu novio te lleve a casa?
-¡No! ¡No quiero que me "lleves a casa"!- gritó Camila -¡Lo único que quiero es que te alejes de mí!
Noah tomó a su novia fuertemente de la muñeca, la cual no estaba completamente cicatrizada, e hizo que Camila sintiera una oleada de dolor. La empujó contra el auto, besándola salvaje y bruscamente en los labios y el cuello.
-Si no quieres ceder por las buenas lo harás por las malas.1
-¡Suéltame idiota!
-Busquemos un lugar más privado.- sugirió Noah y la arrastró en contra de su voluntad hasta el cuarto de limpieza.
-No lo hagas, por favor.- pidió Camila sintiendo sus ojos humedecerse.
El chico estuvo a punto de abrir la puerta para encerrarse a ambos cuando una voz ronca sonó detrás de él, haciendo que se detuviera inmediatamente.
-¿Eres Noah Booker?
-¿Quién eres tú y qué demonios quieres?- gritó el novio de Camila.
-El director te está buscando.- respondió la chica, a quien Camila reconoció al instante.
-Te salvaste esta vez Cabello.- dijo Noah y se alejó rápidamente hacia la oficina del director, la chica de los ojos chocolate mirándolo con odio, limpiando las lágrimas acumuladas en sus ojos.
-¿Camila Cabello?- preguntó la ojiverde sacándola de sus pensamientos.
-Lo... Lo siento... es que me has salvado.- dijo Camila.
-Lo sé.
-El director no lo estaba buscando, ¿cierto?
-No, no lo estaba.
-¿Cómo supiste que él estaba tratando de... Estaba haciendo cosas?- preguntó Camila.
-Sólo lo supe, no me agradezcas.
-Eres Lauren Jauregui, ¿no?
-Vaya, que inteligente, y tú estás temblando.- respondió la más alta, siendo fría como siempre.9
No obtuvo respuesta de Camila, ésta simplemente se alejó y comenzó a caminar algo avergonzada hacia su auto.
-No puedes manejar en estas condiciones, estás muy alterada.- dijo Lauren, alcanzándola.
-Bueno, tengo que hacerlo, no dejaré aquí mi auto.
-Te llevaré a casa, yo conduciré.- ofreció la ojiverde.
-No tienes por qué hacerlo, además eres una completa extraña.- dijo Camila.
-Una completa extraña que acaba de salvar tu virginidad.- contestó Lauren.
-¿Cómo estás tan segura de que soy virgen?- preguntó Camila y Lauren respondió frunciendo el ceño mientras con la mirada recorría su cuerpo, la morena sabiendo ya el cómo lo supuso y se sonrojó.10
Hubo un pequeño silencio hasta que Camila decidió hablar.
-Está bien, dejaré que me lleves a casa.
-Perfecto, entonces sube.
La morena le dio a Lauren las llaves de su porsche y arrancó camino a su casa, Camila dándole las indicaciones de cómo llegar.
Camila no pudo dejar de mirar a la ojiverde durante todo el camino, al parecer ella era consciente de que la estaban mirando, pero no dijo nada, aunque Camila casi pudo jurar que había un ligero nerviosismo en aquella chica.
"Es aún más hermosa de cerca" pensó la chica de los ojos chocolate, podía notar que irradiaba una especie de brillo, casi como... ¿un ángel? Eso era lo que Camila recordaba al mirar a Lauren.3
Pasaron unos cuantos minutos en los que Camila siguió mirando a la chica que estaba a su lado hasta que ésta última habló por primera vez desde que había arrancado el coche, sacando a Camila de su trance.
-Hemos llegado.
-Perfecto, muchas gracias por traerme, espero que no haya sido molestia.
-No lo fue, vivo a un par de calles de aquí, llegaré en 10 minutos tal vez.- dijo Lauren y salió del auto sin decir una palabra más.
-¡Lauren!- gritó Camila abriendo la puerta del su auto, pero la chica siguió caminando como si nadie la hubiese llamado.

Admin
Admin

Mensajes : 5595
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 5

Mensaje por Admin el Dom Ago 13, 2017 12:57 pm

Camila entró a su habitación y pocos minutos después su celular comenzó a sonar, "Ally" se leía en la pantalla.
-¿Hola?
-¡Mila!- gritó Ally emocionada.
-¡Hey! ¿Cómo te fue en tu cita?- preguntó Camila.
-Dios mío, no fue una cita, simplemente le expliqué algunas cosas acerca de las clases y terminamos platicando naturalmente de cosas sin sentido.
-Yo llamaría a eso "cita".- contestó la morena.
-No lo fue, además apenas conozco su nombre.- dijo, y Camila supo que su mejor amiga sonreía del otro lado de la línea.1
-Bien, ¿cómo se llama?
-Troy.- dijo con un suspiro -Troy Ogletree.
-¿No hay más detalles? ¿Dinah lo sabe ya?
-No, la llamé pero dijo que estaba cuidando a sus hermanos así que hablaremos más tarde.1
-Okay, quiero advertirte que sigue en pie lo que te dije en clase de bilogía, sólo que ahora, si él no te invita a salir en un mes yo te obligaré a que tú lo hagas.- advirtió Camila.
-Entiendo que si no lo haces tú lo hará Dinah, sólo me queda resignarme ¿no?
-Así es, AllyCat.2
-Bien, debo irme, te veré mañana.
-Nos vemos, adiós.- y la castaña colgó.
Después de la llamada, Camila se recostó en la cama y comenzó a recordar el acontecimiento de hace un rato con Noah. Se dio cuenta de que durante todo el tiempo que estuvo con Lauren, en ningún momento pensó en lo que intentó hacer su novio; fue como si estando con la ojiverde todos sus problemas desaparecieran y Camila pensó en lo agradable que era esa sensación.
**
-¿¡Qué demonios estabas intentando!?
-¡Me gusta Ally!- exclamó Troy a Lauren, quien fue a casa de su mejor amigo para aclarar lo sucedido entre él y la chica más baja, tratando de comprender el por qué había interactuado más de la cuenta.
-Conoces las reglas Troy, no quiero que hagas algo de lo que te puedas arrepentir.
-Es sólo un crush, no pasará nada más, además ya te dije que debemos acercarnos a ellas, incluso Mani estuvo de acuerdo, ¿por qué tú no?1
-Porque puede ir más allá de un crush con el paso del tiempo y lo sabes.- dijo Lauren.
-Suena como algo que tus padres te hayan advertido.- analizó el chico y no obtuvo respuesta por la ojiverde. -Lo hicieron ¿verdad?- preguntó al darse cuenta.
-Sabes lo que La Academia espera de mi- fue todo lo que la chica respondió.
-Lauren, tú cuidas a una mujer, no existe ningún riesgo de que sobrepases los límites, sólo acércate a ella y haz tu trabajo.- dijo Troy con seguridad, porque no sabía acerca de lo que su amiga sintió cuando estaba en el coche con Camila, sin embargo Lauren accedió en que el chico rubio tenía razón y se hizo la idea de que su atracción por la chica de ojos chocolate era pasajera, decidió entablar una amistad con Camila.
-Iré a visitar a Mani.- dijo Lauren -te veré mañana.
La ojiverde salió del departamento y se dirigió a casa de Dinah, la más morena dándole antes la dirección para encontrarse ahí más tarde.
La chica de tez blanca caminó por un par de calles para finalmente llegar a la casa de la polinesia, quien vivía cuatro casas a un lado de Camila, Lauren no pudo evitar pensar en el lindo gesto de haber llevado a la morena a su casa y recordó la manera en la que ésta la miraba como si fuese una mina de oro. Cuando el recuerdo llegó a ella decidió tomar un pequeño desvío y se dirigió a casa de Camila, extendió sus alas y voló hasta el árbol del jardín, cuyo una de sus ramas golpeaba en la pared que estaba a un lado de la ventana de la chica de ojos marrones. Lauren se sentó en la dicha rama y se asomó por la ventana donde se encontró con aquella chica recostada en su cama con los audífonos puestos mirando hacia el techo e inmediatamente sintió aquel cosquilleo por todo el cuerpo, y sin darse cuenta se había quedado ahí toda la tarde admirando su perfil recostado hasta que su celular la sacó de su trance.1
"Normani" leyó.
-¿Qué ocurre Mani?
-¿Qué ocurre? ¡Ocurre que me dijiste que llegarías después de visitar a Troy!- reclamó la más morena.
-Eso estoy haciendo justo ahora.- aseguró la ojiverde.
-Oh, no me digas, Jauregui,- dijo Normani. -porque te he estado esperando durante 4 horas.
-¡¿Qué?!- exclamó Lauren -¡¿Tanto tiempo?! No, no es posible.
-Bueno, ya son las 7 de la noche y no sé qué estuviste haciendo en tanto tiempo, pero ya no te molestes en venir, estoy en casa ya que al parecer Dinah está bien, te veré mañana.
Y sin deja que Lauren dijera una palabra más colgó.
"Mierda, mierda, mierda" maldijo para sus adentros y guardó su celular, cuando volvió a mirar a través de la ventana se dio cuenta de que la puerta de la habitación de Camila estaba abierta y ella ya no estaba en la cama.
Después de analizar la situación del por qué había dejado plantada a Normani se dio cuenta de que lo mejor sería irse a casa y esperar a ver al día siguiente a la chica de ojos chocolate para comenzar a socializar con ella, tal y como Troy había dicho, pero cuando estaba justo a punto de irse Camila entró a la habitación con una taza en la mano, la cual Lauren supuso que contenía té por el pequeño hilo con etiqueta que colgaba a un lado. La joven se veía preocupada y un poco alterada, la ojiverde supuso que podría ser por lo acontecido esa tarde y una parte de ella sabía que no podía irse con Camila en ese estado porque muy dentro de ella, y aunque apenas habían interactuado, sabía lo que pasaría si se iba.
Lauren se quedó ahí hasta que Camila se quedó dormida, por la misma razón por la que lo hizo en el hospital psiquiátrico: para cuidarla de sus pesadillas.1
Eran aproximadamente las 3am cuando Lauren notó a Camila muy inquieta, pero no fue hasta que ésta comenzó a moverse aún más bruscamente en la cama cuando la chica de los ojos esmeralda se dio cuenta de que la otra joven estaba teniendo una pesadilla, en ese momento Lauren intentó abrir la ventana, pero pronto se dio cuenta de que estaba cerrada con seguro; se le ocurrió que podría romperlo con uno de sus cuchillos (sí, los cuchillos serafín sí existen y son usados por los ángeles para su protección), pero de golpe recordó que lo había dejado junto con todo su equipaje.7
"Mierda, debo cargar siempre con un arma, al parecer incluso aquí son de utilidad" pensó.
No quedaba más remedio que romper la ventana, más tarde ella la repararía, lo que importaba en esos momentos era calmar a la chica de los ojos marrones, era su trabajo, ¿no?
Con su propio puño golpeó el cristal y lo hizo trizas, para su sorpresa nadie parecía haberse dado cuenta, ni siquiera la misma Camila, lo cual fue bastante extraño pero no le dio importancia; en cambio entró sin problemas a la habitación y se dirigió hacia la cama de la morena, tomó su mano y comenzó a acariciar la suave piel de la parte de arriba con su pulgar hasta que el rostro de la humana se relajó.3
Se quedó ahí a su lado hasta que los primeros rayos de luz penetraron en la habitación y Lauren se vio obligada a irse para poder reparar el cristal roto antes de que Camila despertara.


Admin
Admin

Mensajes : 5595
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 6

Mensaje por Admin el Dom Ago 13, 2017 12:57 pm

Camila despertó sintiéndose muy relajada.
Comenzó la noche anterior con una pesadilla como de costumbre, pero de repente la pesadilla había cesado.
Salió de la cama, tomó un baño, se alistó y bajó a desayunar con el resto de su familia.
-¡Buenos días Kaki!- saludó Sofi alegremente.
-Buenos días Sofi, ¿cómo amaneciste?
-Bastante bien, ven, siéntate a mi lado.- invitó la menor y Camila accedió, saludando frívolamente a sus padres cuando entró a la cocina.
La morena desayunó rápidamente y tomó sus medicamentos para después salir de la casa hacia su auto y conducir hasta la escuela. Una vez que llegó, caminó hacia el aula correspondiente; literatura era la primera clase y la compartía con su mejor amiga Dinah, con quien se encontró al entrar al salón.
-¡Chancho!- gritó la más alta llamando su atención. -¡Te guardé un asiento justo aquí!
-Eso puedo ver.- dijo Camila mientras se acercaba. -Debió costarte mucho apartarlo tomando en cuenta que fuiste la primera en llegar.- bromeó al encontrar el aula vacía.
-Hey, aquí la única que puede hacer bromas soy yo, ¿okay?
-Entendido Cheechee, tomaré mi lugar y me callaré.
-¿Ally te contó su experiencia de ligue?- preguntó Dinah cambiando el tema.
-Lo hizo, si tiene suerte estarán saliendo en un mes y después sabremos si serán oficiales.
-En mi opinión se ven lindos juntos, aunque sinceramente al principio pensé que él era gay.- se encogió de hombros.1
-¿Por qué pensarías eso? Es un chico bastante hetero- dijo Camila riendo fuertemente.
-No lo sé, nos hemos encontrado con él y su amiga morena en todos lados, simplemente pensé que él era su mejor amigo gay.
-¿Hablas de la chica nueva que está en todas tus clases?- preguntó Camila.
-Sí, Normani, creo se llama. Aunque nunca había visto a su amiga de ojos verdes, al parecer nunca sale con ellos.
-Tal vez acaba de conocerlos.- supuso la chica no tan alta.
-No lo creo, ayer los escuché hablando sobre ella en la clase de matemáticas, dijeron que ella ya no pasaba tiempo con ellos como antes.- dijo la polinesia.
-¿Estabas espiando su conversación, Dinah? No creo que eso sea muy cortés, ¿sabes?
-¿Y tú qué sabes de cortesía, señorita "buenos modales"? Fue un accidente, estaban detrás de mí y de Ally hablando en un volumen de voz muy fuerte.- admitió.3
-¿Acaso ese chico, Troy, se sentará siempre detrás de Ally?- preguntó Camila a manera de juego.
-Eso parece, lo estuvo en todas las clases que comparto con ella...- la más alta se detuvo un minuto para pensar.- de hecho, Normani siempre se sentó detrás de mí...
-Y Lauren también lo hizo conmigo...- dijo la morena y no pudo evitar recordar cómo la ojiverde la había salvado el día anterior.
-Bueno, gracias a esas casualidades nos encargaremos de que Ally tenga una cita.- comentó Dinah, sacando a Camila de sus pensamientos. -así que ya no seremos grande y pequeño.- agregó con un tono triste.1
-Claro que lo serán, Dinah.- animó la otra chica. -ustedes siempre serán grande y pequeño para burlarse de mí.
-Lo sé, sólo quería agregar un poco de drama.- dijo la polinesia, causando que Camila soltara una gran carcajada.1
Cinco minutos después el salón estaba casi lleno y no faltaba mucho tiempo para que la clase comenzara. A la chica de los ojos marrones se le ocurrió voltear hacia la puerta, donde visualizó a la ojiverde entrando al salón acompañada de aquella chica más morena, Normani, al parecer la más pálida estaba disculpándose por algo; de repente ambas chicas voltearon a ver a Camila, quien sólo se sonrojó un poco por los nervios y Normani volvió nuevamente su atención a Lauren, asintiéndole como si aceptara sus disculpas. La morena no pudo evitar pensar que el motivo de disculpas de Lauren tenía que ver con el hecho de que la llevara a su casa el día anterior.
Las dos chicas tomaron asiento detrás de Dinah y Camila e inmediatamente la profesora entró sin siquiera saludar, dando inicio a la primera clase del día.
El timbre sonó marcando el final de la clase, Camila se despidió de su mejor amiga, acordando que se verían más tarde, en el receso.
La siguiente clase era química, por lo que la morena se dirigió a su casillero para recoger su bata, googles y material correspondiente, cuando de repente sintió a alguien recargarse en los casilleros de a un lado.
-¡Amor!- exclamó la voz masculina.
-¿Qué quieres ahora Noah?- preguntó Camila con enojo.
-Esa no es la forma de saludar a tu novio,- se quejó el chico. -¿qué tal con un beso?- el galán se acercó, pero su novia se alejó aún más.
-Por si no te habías dado cuenta estamos en el pasillo repleto de estudiantes, si intentas algo gritaré y todos se darán cuenta de lo que estás haciendo.- amenazó la morena.
-Si tú gritas entonces yo también lo haré preciosa, pero yo gritaré tu gran secreto.- contraatacó Noah.
-No... No lo harías...- dijo la chica tartamudeando.
-Pruébame.- y no recibió respuesta por parte de su novia. -Así me gusta más. Ahora... ¿Por qué no retomamos lo que estábamos haciendo ayer? Ya sabes, antes de que tu nueva amiguita te salvara.
El chico tenía acorralada a Camila contra los casilleros y se estaba acercando peligrosamente, pero pronto se alejó al sentir un líquido extremadamente caliente derramarse sobre su camisa.
-¡Mierda!- exclamó Noah.9
-¡Oh! Lo siento mucho. Tal vez deberías flirtear con tu novia en un lugar menos concurrido.- dijo Lauren, que accidentalmente derramó café hirviendo encima del novio de la morena, rescatándola por segunda vez.- Hola Camila, ¿podrías ayudarme a buscar el laboratorio? Creo que me perdí.- pidió inocentemente e ignorando al chico castaño, Camila accedió inmediatamente y ambas se alejaron a paso rápido de Noah, quien parecía iba a explotar de furia.2
-Gracias por eso.- dijo la de ojos cafés mientras caminaban.
-¿Gracias?- preguntó Lauren fingiendo estar desconcertada. -¿Me estás agradeciendo por derramar café hirviendo sobre tu novio? ¿Qué clase de chica hace eso?
-Yo lo hago.- dijo Camila. -¿Sabes? Quería disculparme por lo de ayer, creo que te ocasioné problemas con tu amiga y...- la morena no pudo continuar cuando la ojiverde la interrumpió.
-No fue por el hecho de haberte llevado a tu casa así que no te disculpes.
-Okay...- respondió la humana. -Además de eso me preguntaba si te gustaría pasar el almuerzo con las chicas y conmigo, te debo una grande aun así.
-No me debes nada Camila, y gracias por la oferta pero...
-Tus amigos también están invitados.- interrumpió y la ojiverde se quedó helada, ¿debía aceptar la invitación de la joven? Pensó en la propuesta de Troy para acercarse más a las chicas y supuso que tal vez sería un buen comienzo, soltó un suspiro antes de contestar.
-Bien, supongo que aceptaré y hablo por los tres.
-¡Excelente!- exclamó Camila.- a las chicas les encantará la idea.
Sin decir más ambas chicas entraron al laboratorio y el ángel tomó su lugar detrás de la menor mientras la clase daba inicio.
La clase de química y la que tuvieron después, español, terminaron para dar inicio al receso. Camila y Lauren salieron del aula sin decirse una sola palabra y la morena se adelantó para reunirse con sus amigas, indicándole a Lauren que la verían en la cafetería en unos minutos. Por su parte, Lauren se reunió en el pasillo con Normani y Troy.
-Chicos, hoy almorzaremos con Camila y sus amigas.- dijo la ojiverde.
-Espera, ¿qué?- preguntó Troy, sorprendido.
-Como escuchaste,- respondió Lauren. -sólo sigo tu consejo de acercarme a ella.
-¡Vaya!- exclamó Normani. -Hasta que cambias de opinión.
-Lo sé Mani, es sorprendente.- dijo el chico rubio. -pero no pienso quejarme.
Ambas chicas rieron entendiendo que su amigo se refería a Ally y caminaron hasta la cafetería donde rápidamente encontraron al trío de amigas esperándolos pacientemente.
-¡Hola chicas!- saludó Normani, las demás devolviendo el saludo.
-¿Qué les ha parecido la escuela?- preguntó Ally a los chicos nuevos después de que se sentaran.
-Ha estado bien, son demasiados estudiantes.- contestó la más morena.
-Mani tiene razón,- dijo Troy. -son demasiados. En La Academia no éramos tantos.- el chico rubio recibió un pisotón por parte de Lauren, entendiendo que estaba hablando demás.1
-¿La Academia? ¿Así se llama su anterior escuela?- preguntó la chica menos alta.
-Nunca había escuchado hablar de ella, ¿dónde está?- cuestionó Dinah.
-Oh... Es... Está en Europa.- inventó Troy.
-¿Europa? ¿Ustedes son de ahí?
-No.- dijo Lauren. -Los tres nos conocemos desde niños y a los 10 años nuestros padres decidieron mudarse a... Suiza...- la ojiverde siguió el juego.
-¿Eso quiere decir que sus padres viven allá?- preguntó Camila.
-Sí.- se unió Normani a la gran mentira.
-No entiendo cómo venir aquí teniendo una buena vida en un lugar como Suiza.- dijo la polinesia.
-Teníamos algunas cosas por hacer aquí.
-Así que ¿dicen que eran poco estudiantes?- preguntó la chica de los ojos chocolate.
-Quince en cada clase, más o menos.- contestó Lauren.
-¡Oh Ally! Sería perfecto que estudiáramos allá, así no tendría que vivir con la diaria preocupación de que alguien te pise en los pasillos.- bromeó Dinah y todos se echaron a reír animadamente a excepción de la ojiverde, que sólo esbozó una sonrisa de medio lado aunque evidentemente estaba divertida al igual que todos en la mesa.3
-¿Saben chicos?- comentó Ally cuando las risas cesaron. -Tal vez deberían venir con nosotras a la fiesta de fin de año que organizarán el próximo mes.
-¿Fiesta?- preguntó Lauren. -¿Hablas de algo parecido a un baile escolar?1
-Sí, será en casa de Lucy, una chica que está en clases con Dinah, también es muy amiga de Camila.1
-Creo que la he visto alguna vez.- agregó Normani.
-Te la enseñaré más tarde.- contestó Dinah, regalándole una cálida sonrisa a la más morena.2
-Pero... Ni siquiera estamos invitados.- dijo la ojiverde.
-¿invitación? Lauren, a esas fiestas simplemente llegas, claro siempre y cuando seas estudiante de ésta escuela, pero no es necesario que te inviten. ¿Así no funcionan las cosas en Suiza?- preguntó Camila a la chica que estaba a su lado.
-Las fiestas solían ser más como reuniones formales, pero si es así entonces lo pensaremos.- contestó simplemente la chica de ojos verdes.
-Bien, si van háganoslo saber y podríamos ir todos juntos.- dijo Ally antes de que los tres chicos nuevos asintieran y todos se pararan de la mesa para regresar a sus respectivas clases.
Por desgracias de Camila la siguiente clase era matemáticas, la cual compartía con Noah Booker.
Al entrar al salón Camila vio que escrito en el pizarrón estaban las instrucciones de trabajar en parejas algunas páginas de su libro, y pronto notó que su novio se acercaba a ella, teniendo claro que la escogería para trabajar juntos aunque sabía que era sólo una excusa para continuar acosándola.
De repente sintió que alguien la tomaba del hombro y la dirigía a una banca vacía en el fondo del salón. Lauren la había salvado de nuevo, y la ojiverde sintió esa electricidad recorrer su cuerpo al momento de hacer contacto físico por primera vez con la morena, a pesar de que fuese sobre la ropa. Mentiría si dijera que Camila no lo sintió también.2
-Dado lo ocurrido esta mañana no puedo dejarte en manos de ese chico, así que serás mi pareja.- dijo Lauren usando un tono desinteresado, aunque Camila sabía que la ojiverde no sentía desinterés para nada.1
-Gracias, no tienes por qué...
-Sí tengo por qué.- interrumpió. -Ahora, ponte a trabajar y no lo mires, simula que pasó desapercibido para ti.
-Está bien, no lo miraré.- contestó.
-Quisiera saber por qué tengo que hacer esto, no es muy normal tratar de huir de tu novio todo el tiempo, pero como sé que no me lo dirás, no voy a preguntarte.
Esta vez Camila no contestó, en cambio siguió las instrucciones del pizarrón y se concentró en su libro; o al menos eso intentó. Hubiese sido más fácil si no tuviera la bella figura de la chica de ojos verdes a un lado y tan cerca de ella.
Las clases terminaron, los maestros dejando bastante tarea por lo que Camila decidió que ir a casa inmediatamente sería la mejor opción, ya después hablaría con sus amigas.
La joven caminó por el estacionamiento hacia su auto hasta que, a pocos metros de llegar, sintió que alguien la jalaba con brusquedad de la cintura y no le sorprendió que al volverse lo primero que viera fuera el rostro de su novio.
-¿A dónde crees que vas con tanta prisa?- cuestionó él con tono mañoso.1
-Noah, podemos dejar esto para después, ahora tengo mucha tarea por hacer y...-no puedo terminar de hablar cuando sintió aquellos rasposos labios besándola toscamente y unas manos agarrando fuertemente su trasero, ella inmediatamente empujando a su novio para soltarse de su agarre.
-¿Sabes algo Mila? Te concederé el deseo sólo porque tu odiosa amiguita de ojos bonitos viene hacia acá y no dejaré que arruine otra camisa mía, pero que te quede claro que no te librarás de mí.- dijo Noah y se fue después de lanzar una última mirada en dirección a la ojiverde, quien estaba cada vez más cerca.
-Menudo beso tan más forzado.- opinó Lauren una vez que llegó a un lado de Camila.
-Gracias por venir a mi rescate... De nuevo.- agradeció la chica de ojos marrones.
-Oye, sólo estaba pasando por aquí y lo vi molestándote, no tienes que agradecer.
-Puede sonar sorprendente, pero creo que lo intimidas un poco.
Si te refieres a la forma en la que visto...
-En parte lo es.- interrumpió Camila. -Es decir, ninguna chica de la escuela que se vista como toda una chica mala se ve tan intimidante como tú, claro que lo digo como un halago.1
-Gracias, supongo.- contestó Lauren divertida por la torpeza de la más baja al hablar.
-Siempre se aleja cuando estás tú...- en ese instante a Camila se le ocurrió algo. -Lauren, sé que apenas nos conocemos pero... Bueno, yo...- comenzó la chica vacilante, pero la ojiverde ya sabía a dónde quería ir Camila.
-Quieres que te acompañe a casa todos los días, ¿cierto?
-El mayor peligro se encuentra en el estacionamiento porque siempre hay pocos estudiantes, en los pasillos puedo arreglármelas yo sola así que... Sí...
-No es problema para mí, y tal vez así algún día puedas contarme la historia de la chica que evita a su novio a toda costa.- respondió Lauren guiñándole el ojo y con una radiante sonrisa, causando todo un caos en el estómago de Camila, algo que la morena intentó ignorar.1
-Sí, tal vez...- dijo Camila subiendo al auto con la ojiverde, temerosa de tener que contarle a la chica que estaba a su lado lo que sucedía.
Apartando ese pensamiento de su cabeza, la chica de los ojos chocolate encendió el motor y arrancó camino a su casa, sin poder ignorar del todo las mariposas que sintió revolotear en su estómago por primera vez en la vida.

Admin
Admin

Mensajes : 5595
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 7

Mensaje por Admin el Dom Ago 13, 2017 12:58 pm

Durante las siguientes cuatro semanas las cosas fueron así, Lauren acompañaba a Camila todos los días a su casa después de clases, causando que redujeran los acosos por parte de Noah hacia su novia.
Todos los días los seis chicos almorzaban juntos, en poco tiempo convirtiéndose en buenos amigos. Las cosas entre Troy y Ally continuaron siendo sólo coqueteo, Dinah y Normani se convirtieron en muy buenas amigas que fangirleaban todo el tiempo sobre Beyoncé, y Lauren luchaba por no ceder a los sentimientos que comenzaba a desarrollar por Camila que cada día eran más fuertes, la ojiverde estaba tan preocupada tratando de controlar aquellos sentimientos que ni siquiera notaba el hecho de que Camila se encontraba en la misma situación, queriendo cada día más y más a su protectora.1
Lauren había dejado de ser fría hacia una semana y media, pero no dejaba de ser un misterio para Camila y sus amigas. Finalmente Ally y Dinah se resignaron con ella debido a que era algo seca, pero la chica de los ojos cafés quería saber más acerca de la ojiverde.
El grupo de amigos se encontraba en la cafetería, todos hablando acerca de cosas sin sentido, muy divertidos con la charla hasta que un tema importante salió al aire.
-¡Chicos!- exclamó Dinah.- Este viernes es la fiesta de Lucy, ¿irán?2
-A mí me parece buena idea.- dijo Normani.
-Bueno, yo no puedo ir, tengo cosas pendientes que hacer.- dijo Lauren con tono seco.
-Pero... Lauren...- comenzó Troy.- Podemos ir los seis y juntos divertirnos fuera de la escuela por primera vez.
-Sí, tal vez esas cosas importantes puedan esperar, sólo un poquito.-continuó Ally, tratando de hacer a la ojiverde cambiar de parecer.
-Lo siento, no pueden. No iré.- dijo Lauren como definitivo, y Camila sintió un poco de desilusión. Prefirió no comentar nada.
La semana pasó rápidamente hasta que el día de la fiesta de Lucy finalmente llegó. Ese día saliendo de clases Lauren acompañó a Camila a casa como de costumbre, pero antes de subir al auto se tropezaron con Noah, el chico sonrió a la morena y comenzó a acercarse un poco más, pero inmediatamente volvió a guardar distancia cuando Lauren se puso en medio y empujó a Camila para que estuviera más lejos de él.
-¡Amor!- gritó Noah desde lejos.- ¡Te veré esta noche! ¡Recuerda que sigo siendo tu novio!- el galán se alejó más y fue cuando Lauren sintió un leve enojo al escuchar lo último, algo parecido a... ¿celos?
-No te preocupes, si te mantienes cerca de los chicos él no se acercará.
-No estoy tan segura.- respondió Camila, pero no recibió respuesta por parte de la otra chica.
Ambas subieron al auto y la chica de ojos marrones condujo hasta su casa. Una vez que estuvieron ahí la morena estacionó el auto y antes de que ambas bajaran Lauren habló por fin.
-No tomes mucho esta noche, y si lo haces será mejor que no lleves tu auto.
-Está bien Lauren, Troy nos llevará a todas en su auto y nos regresará a casa.
-Okay, pero por favor ten cuidado.- pidió la ojiverde y Camila casi pudo notar preocupación en sus ojos pero se esfumó de su mirada tan pronto como apareció.
-Lo haré, no te preocupes.- respondió.
-Por cierto, si tu novio intenta hacerte algo sólo llámame, Mani y Troy te cuidarán, y estoy segura de que Dinah y Ally también lo harán.
-En realidad...- Camila estuvo a punto de responder, pero Lauren la interrumpió, sabiendo ya lo que la menos alta diría.
-¿No saben lo que ocurre entre ustedes dos? Claro, debí imaginarlo aunque me sorprende que no lo hayan notado. Deberías mencionarlo ya que yo no estaré, y descuida, Troy y Normani tampoco saben que lo evitas. Diviértete esta noche.- y Lauren se alejó antes de que Camila pudiese responder.1
La noche llegó, eran aproximadamente las nueve, y Camila estaba lista para la fiesta. No iba muy arreglada ya que no sería algo 100% formal, por lo que sólo llevaba una falda escocesa negra, una blusa blanca corta que dejaba algo de su abdomen descubierto y unos botines de tacón bajo.4
Troy tocó el claxon y Camila salió de su casa después de despedirse de sus padres, prometiendo volver a más tardar a la una de la mañana. Subió al auto, todos estaban ya dentro por lo que se dirigieron a la casa de Lucy, llegando en 15 minutos. Todos bajaron del auto y entraron.3
La casa estaba llena de adolescentes desastrosos con hormonas alborotadas y olía fuertemente a alcohol y cigarrillos.
Los cinco chicos se dirigieron a la cocina para servirse algunos tragos, Camila y Troy dando sorbos pequeños para no emborracharse, ambos conscientes de que al paso al que iban sus amigas ellos tendrían que mantenerse en sus cinco sentidos para cuidar de ellas, lo cual no fue problema ya que ambos no gustaban excederse con el alcohol. Aunque poco rato después las chicas dejaron de beber, decidiendo que no llegarían al estado de ebriedad.
Pasaron una hora platicando como de costumbre acerca de sus intereses y cosas de ese estilo hasta que Camila sintió unos brazos rodear su cintura, el contacto no siendo del todo agradable para ella sabiendo de quien se trataba.
-Hola amor.
-Noah... Qué sorpresa verte por aquí...
-Te dije que nos veríamos esta noche, ¿no?- el chico apretó su agarre molestando a Camila y sus amigas pudieron notarlo.
-Oye, no la agarres así, le molesta.- defendió Dinah.
-DJ, quiero pasar un rato a solas con mi Mila, desde que volvió del hospital ya nunca estamos juntos.1
-Mila, ¿eso está bien contigo?- preguntó Ally, notando un poco nerviosa a su mejor amiga.
-Yo...- Camila se detuvo un momento, recordando que su novio podía revelar su secreto si ella no accedía.- Sí, vamos Noah...
-Excelente.- dijo el galán y la morena pudo percibir el fuerte olor en su aliento.1
-Hey Mila.- llamó Normani antes de que se fuera.- si necesitas algo aquí estaremos.
-Sí, no dudes en buscarnos.- dijo Troy.
Camila asintió con una sonrisa y fue con Noah, tratando de que se quedaran en un lugar con mucha gente y así logrando que su novio se tranquilizara, tanto así que lo único que hicieron por la siguiente hora fue bailar. Todo iba bien hasta que Noah se acercó a su oído y le susurró algo que ni siquiera Camila pudo entender, pero en un abrir y cerrar de ojos su novio la estaba arrastrando fuera de la casa hacia su auto. Camila se resistió gritando desesperadamente los nombres de sus amigos, pero pronto notó que el auto de Troy no estaba y se alteró.4
El chico logró meterla a la parte trasera del coche y comenzó a besarla salvajemente, acariciando sus muslos de una manera brusca con sus manos rasposas hasta que decidió alzarle la falta, para este punto Camila ya estaba llorando.
"Va a violarme en la parte trasera de su auto" lamentó para sus adentros cerrando los ojos con fuerza, y cuando estaba a punto de resignarse a la situación el peso de Noah se quitó de encima suyo, cuando abrió los ojos se encontró con Lauren golpeando a Noah en la cara fuera del auto hasta que él cayó al piso, aparentemente inconsciente. Camila lo miró y después se encontró con esos ojos verdes que la estaban mirando con una mezcla de susto y enojo.2
-Te dije que si intentaba hacerte algo me llamaras.- dijo Lauren evidentemente enojada.
-Lo siento.- contestó Camila, sus palabras no fueron más fuertes que un susurro.
-¿Lo sientes? Estuviste a punto de ser brutalmente violada y humillada en la parte trasera del auto de tu pervertido novio ¿y lo sientes?- Lauren comenzó a gritarle a Camila, pero ella no respondió, sólo bajó la mirada.- creo que me sentiría un poco menos preocupada si te refirieras a que lo sientes por ti, no por mí.
-Yo... Yo lo siento por preocuparte demasiado, siempre te estoy molestando cuando tú no tienes nada que ver en esto.- dijo Camila entre sollozos y después de hablar volvió a romper en llanto, la ojiverde comenzando a comprender lo que la humana quería decir.
-Hey,- Lauren se acercó a ella y suavizó su tono de voz, poniendo sus manos a los lados de la cara de la morena y limpiando las lágrimas con sus pulgares.- no te pongas así como para llenar tu precioso rostro de lágrimas. Mírame- pidió la ojiverde, pero Camila no le hizo caso y Lauren supuso que fue debido al rubor de sus mejillas por los elogios que le acababa de decir, podía notar el color rojo a pesar de que tenía la cabeza baja.- Camz, mírame por favor.- el apodo saliendo por sí solo de sus labios, la morena le hizo caso esta vez.24
-¿Camz?- preguntó ella sorbiéndose la nariz.
-Lo siento, el apodo salió sin pensar.- se disculpó el ángel, algo avergonzada.1
-Dejaré que me llames así, me gusta.- dijo Camila con una sonrisa, animando a la chica frente de ella a seguir.
-Muy bien Camz,- siguió Lauren, repitiendo el apodo de hace unos segundos y volviendo su expresión seria, nunca soltando la cara de la más baja.- tienes que prometerme una cosa, ¿de acuerdo? Tienes que mirarme a los ojos y prometerme que no importa la hora que sea, el lugar donde estés, ni lo ocupada que yo te diga que estaré, vas a llamarme siempre que algo malo esté pasando y yo prometo siempre venir a ayudarte, ¿okay?
-Okay.- dijo, ofreciéndole a Lauren su dedo meñique para cerrar la promesa, la última riendo levemente por las ocurrencias de la menor, pero entrelazando sus meñiques, sellando la promesa.10
La mano izquierda de Lauren seguía en la mejilla derecha de Camila y la morena sentía esa electricidad cada vez más fuerte, la sintió desde que las manos del ángel tocaron su rostro. Se miraron fijamente a los ojos, ahí fue cuando ambas sintieron esa electricidad crecer, ninguna de las dos podía controlar las mariposas revoloteando en su estómago. Camila miró a los labios de Lauren, así como Lauren miró a los de Camila y comenzaron a acercarse lentamente. Por la cabeza de Camila lo primero que pasó fue su secreto, no podía permitir que lo descubrieran los demás. Cerró sus ojos conforme se acercaban. Por la cabeza de Lauren lo primero que pasó fueron sus alas y el cómo reaccionaría La Academia si se enterara de sus sentimientos por un humano. Ella también cerró sus ojos. Sus labios casi se rozaban y podían percibir la respiración de la otra chocar contra su rostro. En ese momento ambas juntaron sus frentes respirando pesadamente, permanecieron así por lo que pudieron haber sido minutos, segundos u horas y en un silencio que no era incómodo hasta que Camila decidió hablar.
-Debo ir a casa, Lauren.- susurró, aunque no supo exactamente por qué su voz salió así.
-Puedo acompañarte, es muy tarde para que andes sola.- contestó el ángel y separó sus frentes.
-Me gustaría que lo hicieras.- sonrió Camila.
Caminaron hasta la casa de la más baja a paso normal en silencio, aún faltaban unas calles para llegar y Lauren decidió que era buen momento para romper el silencio.
-¿Por qué sigues con él?- preguntó Lauren y Camila se paró en seco al escuchar la pregunta, pero la otra chica siguió actuando natural.
-Él... Tiene información que puede usar en mi contra.- dijo simplemente, mordiéndose el labio inferior, aunque estaba considerando en si decirle o no la historia completa a Lauren.
-¿Te tiene amenazada?
-Algo así.
-Deberías ponerle un alto, no creo que esa información que esconde sea tan mala después de todo.
-Tal vez no, pero para algunas personas puede serlo.
-Escucha, no te obligaré a que me cuentes qué es lo que sucede, pero tienes que saber que si necesitas ayuda estoy aquí para ti, y si quieres hablar con alguien algún día, te escucharé sin juzgarte.- dijo Lauren amablemente.
-Gracias... De verdad quisiera decírtelo, pero aún no estoy lista.
-Esperaré el tiempo que sea necesario si así lo quieres, esperaría toda la eternidad si se trata de ti.- dijo la ojiverde, lo último saliendo de sus labios sin permiso y se puso al nerviosa mientras esperaba la reacción de la morena. Las palabras causaron un revoloteo en el estómago de Camila, quien se ruborizó al instante, pero eso no evitó que le regalara una sonrisa a Lauren, una sonrisa que para el ángel significó el mundo entero.7
-Llegamos.- Camila rompió el silencio.
-Bien, entonces debo irme.
-¿No gustas pasar?7
-No, muchas gracias.- negó cortésmente la chica de ojos esmeralda.- Es muy tarde, mejor te veré mañana.
-Está bien, hasta el lunes entonces Lauren.- se despidió la chica de ojos chocolate con una sonrisa.
-Hasta el lunes Camz.- contestó guiñándole el ojo y se alejó.
-¡Lauren, espera!- exclamó Camila, antes de que su ángel se alejara demasiado, la más alta volteó.- Gracias por cuidarme.- dijo con voz suave y pudo ver un rubor en las mejillas de la ojiverde acompañado de una sonrisa antes de que diera media vuelta y se esfumara entre las sombras de la noche.
Camila entró a su casa justo a la hora acordada con sus padres y subió a su habitación. En una situación normal hubiese tenido pesadillas, pero ese día sabía que no las tendría porque sólo podía pensar en sus momentos con Lauren hace un rato. En cómo la salvó, en cómo la tranquilizó, en cómo le dijo que era hermosa, en cómo la miró y casi se besan, en cómo tomó su rostro entre sus bellas y suaves manos y cómo le dijo que esperaría por ella toda la eternidad si fuese necesario.
En ella, pensó en ella y en cómo su apariencia le recordaba a un ángel, un ángel caído del cielo. Así era como Camila imaginaba a los ángeles, más perfectos no los podía imaginar.5
Porque a los ojos de Camila, Lauren Jauregui era como un ángel, era su ángel guardián. Y en ese momento se dio cuenta de que aquella chica, Lauren Jauregui, le gustaba con locura, y que si se iba a enamorar de ella entonces probablemente no faltaba mucho para llegar a sentirlo.


Admin
Admin

Mensajes : 5595
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 8

Mensaje por Admin el Dom Ago 13, 2017 12:58 pm

Lauren llegó a su apartamento cansada por el trayecto recorrido y se tiró en la enorme y cómoda cama e inmediatamente recordó sus momentos con Camila, no estaba segura de por qué la elogió, le dijo unas cuantas cosas lindas, hasta ella misma se sorprendió cuando accidentalmente le dijo que esperaría eternamente si se trataba de ella, pero siendo honesta con ella misma no dijo nada que no fuese verdad. Camila era hermosa, era adorable y tierna, era carismática y divertida, sus ojos eran como dos lagos de chocolate, en el cual podría nadar toda su vida, era frágil pero al mismo tiempo fuerte. Era simplemente perfecta. Y como todos aspiramos a la perfección, obviamente Lauren pensaría en esperar toda su vida para alcanzar esa perfección que llevaba por nombre Camila Cabello.
Fue cuando se dio cuenta de lo loca que Camila la traía, y después de repasar mentalmente cada curva del rostro de la morena, Lauren se quedó dormida con una pequeña sonrisa en su rostro.
***1
-¡Buenos días Jauregui!- saludó Troy animadamente a la ojiverde cuando llegó a su casillero.
-¡Eres un idiota Ogletree!- gritó Lauren enojada, azotando la puerta de su casillero.
-¡Hey! ¿Por qué tanto alboroto?- preguntó Normani acercándose a los otros dos chicos, notando el enojo de su amiga.
-¡Tú también eres una idiota!- gritó la más blanca. -Un favor, un simple favor fue lo único que pedí y ni eso pudieron hacer.
-¿De qué mierda hablas?- preguntó Normani confundida.
-Camila.- respondió Lauren. -El viernes casi le hacen daño a Camila y ustedes no estaban con ella.
-Oye, Mila es nuestra amiga y sabes que la queremos, pero no es nuestra responsabilidad.- dijo Troy. -El día de la fiesta la estábamos cuidando, luego se fue con su novio y la dejamos con él después de que Dinah se desmayara en medio de la cocina.5
-Sí, al parecer estaba en buenas manos, ambos estaban bailando y no se veían incómodos, aunque Ally consideró mucho el hecho de dejarla con él.- concordó Normani.
-Él estaba muy ebrio...- dijo Lauren con voz firme. -Lamento haberles gritado, tienen razón, es mi responsabilidad, no de ustedes.
-Lolo, sabemos lo importantes que son para ti tus alas, te ayudaremos en lo que podamos.- dijo la morena tocando su hombro.
-Es la primera vez desde que llegamos en la que me dices Lolo.- sonrió la ojiverde.
-Bueno, todos te decimos así en casa, tal vez un pequeño detalle hogareño nos haga bien, ¿no?- respondió Normani, alejándose hacia su salón junto con el chico rubio, dejándola a ella sola con sus pensamientos. Sólo le tomó unos segundos darse cuenta que por primera vez no se estaba preocupando por sus alas, se estaba preocupando por Camila y fue esa la razón de gritarle a sus amigos. Sus pensamientos fueron interrumpidos por aquella chica de ojos marrones.
-¿Lauren? Tierra a Lauren Jauregui, ¿me escuchan?
-Oh... Lo siento, hola Camz.4
-Hola, quería agradecerte por lo de la fiesta.
-Pero eso ya lo hiciste... Esa noche.
-No, me disculpé contigo y te agradecí por cuidarme, mas nunca te agradecí por golpear a Noah.
-Es tan casual que me agradezcas por darle una paliza a tu novio.- dijo Lauren con sarcasmo, provocando una fuerte risa en Camila, al escucharla volvió a sentir un revoloteo en el estómago.
-¿Sabes? Él no sabe que fuiste tú.- dijo Camila en voz baja cuando la risa cesó.
-No me sorprende, estaba demasiado ebrio como para recordarlo, ni siquiera se pudo defender.- dijo la más alta. -No te ha molestado, ¿cierto?
-No lo he visto, escuché a sus amigos hablando acerca del tema, al parecer estuvo el fin de semana en el hospital.1
-Se lo merece, ahora sabe lo que se siente estar en tu lugar.
-Lauren, ese día estaba tan ida que no pude preguntarte por ti, ¿cómo estás? ¿No te hiciste daño al golpearlo?- preguntó Camila, tomando las manos de Lauren y revisando sus nudillos para asegurarse de que estuvieran ilesos.
-Camz, estoy bien, no tienes por qué preocuparte, no lo golpee tan fuerte.
-Lo mandaste al hospital, no sé qué tan mal lo dejaste pero realmente me sorprende que no te hayas roto un hueso.- dijo la morena mirando fijamente a Lauren.
-Digamos que gran parte de mi vida practiqué... Kickboxing...- inventó.
-¿Es en serio? Deberías enseñarme un poco, tal vez así pueda defenderme de Noah yo sola.- bromeó Camila... Quizá no fue del todo una broma.
-Creo que sería buena idea.- río Lauren. -Quizá algún día.3
-Quizá...
Ambas chicas se dirigieron a su salón correspondiente antes de que el timbre sonara, el aula se encontraba prácticamente al otro lado de donde ellas estaban, por lo que fueron a un paso moderado y en silencio, fue así unos cuantos salones antes de llegar al suyo.
-Tengo miedo Lauren.- inmediatamente la ojiverde se paró en seco al escuchar a Camila.
-¿Miedo de qué, Camila?
-Miedo a que las cosas empeoren...
Lauren iba a contestarle cuando el timbre sonó, indicando el inicio de las clases y vieron al profesor entrar al aula, ambas chicas corrieron antes de que cerraran la puerta para no llegar tarde a clases, entraron juntas y la morena tenía la esperanza de que Lauren se sentara junto a ella, para su mala suerte ésta se sentó en las últimas bancas, mientras que Camila se sentó casi al frente.
Después de dos horas más la hora del receso llegó y los seis amigos se encontraron en una de las bancas.
Cuando Camila y Lauren se acercaron, Dinah y Ally se pararon a abrazar a su mejor amiga.
-¡Dios mío Mila! Dinos por favor que estás bien.- casi suplicó Ally.
-¿Qué? ¿De qué hablan?- preguntó Camila confundida.
-Chancho, dime que no perdiste la memoria por favor.- rogó Dinah.
-¿Pero qué mosca les picó?- Camila estaba cada vez más confundida.
-Nos enteramos de los que le pasó a Noah, ¿a ti no te hicieron nada?- preguntó la más alta con preocupación.
-No... Yo ni siquiera regresé a casa con él.- dijo la morena mirando a Lauren.
-¿No lo hiciste? ¡Oh, gracias a Dios! Mila, de verdad perdónanos por haberte dejado ahí sola, es sólo que a DJ se le ocurrió hacer fondo con al menos 15 vasos más y tuvimos que llevarla a casa después de que se desmayara.6
-Todo está bien, no se preocupen, de todas formas Lauren me llevó a casa.
-¿Lauren?- preguntó Dinah dirigiéndose a la ojiverde. -¿Fuiste a la fiesta?
-Decidí que era buena idea ir un rato cuando terminé mis cosas pendientes y vi a Camila sola, decidimos irnos ya que no había anda interesante que hacer.
-Pero, ¿qué fue de Noah?- preguntó la menos alta.
-Él... Yo fui al baño y cuando regresé no lo encontré, salí para buscarlos a ustedes pero no los encontré, fue ahí cuando me encontré con Lauren...
-Mila, Troy y yo nos sentimos tan mal por haberte dejado, también queremos disculparnos.- dijo Normani.
-No hay problema Mani, las cosas pasan por algo, además fue una suerte que Lauren llegara. Los perdono a todos.- dijo la morena de una forma amigable.
-Camila, te prometo que hoy iré a confesarme por haberte dejado y voy a rezar varios rosarios, pudo haberte pasado algo malo si Lauren no hubiese llegado.- dijo Ally, sonando muy arrepentida.23
-No Allycat, no hay de qué preocuparse.- respondió con una sonrisa.
-Te ves muy tranquila aun sabiendo lo que le pasó a tu novio...- comentó Dinah.
-No quiero hablar acerca de él.
-¿Estás segura?
-Dinah, no es necesario interrogarla, sólo simulemos que Camz no tiene novio, así es mucho mejor.- comentó Lauren, y todos en la mesa notaron que había algo raro en su tono de voz y comportamiento después de decir eso, sonaba como si estuviese molesta hablando acerca de Noah... Incluso celosa... Pero nadie comentó nada. Lauren de vez en cuando rosaba lentamente su mano con la de Camila por debajo de la mesa, quien estaba sentada a su lado, ese gesto hizo que la morena pensara en que Lauren estaba siendo territorial, no se pudo sacar esa idea de la cabeza.6
La siguiente clase que le correspondía a Camila era matemáticas. La chica estaba completamente preparada para encontrarse con su novio cuando Drew, uno de los mejores amigos de Noah, se acercó a ella.
-Hola Camila, ¿qué tal te ha ido?
-Drew, gusto en verte. Me va bien gracias, ¿qué tal a ti?
-También bien.- respondió sonriente.
-Me alegra.
-Hey, disculpa que te moleste, pero quería preguntarte si te encuentras bien.
-¿Quieres hablar acerca de lo ocurrido con Noah?- preguntó la morena.
-Sí... Es decir, mañana le darán el alta del hospital y me preocupa que no lo hayas ido a visitar en toda su estancia, él fue a verte cuando tú...- Drew se pausó un momento. -Bueno, tú sabes...
-Oh, ya entiendo... Hemos tenido unos cuantos problemas, pero supongo que iré a verlo hoy.-dijo Camila, regalándole al chico una sonrisa.
-Genial, creo que le levantará los ánimos el verte.
Camila se dirigió a un asiento no muy al fondo del aula y se instaló. No había señales de Lauren en ningún lado y la más joven comenzó a preocuparse, pero decidió reservar un asiento a su lado, sólo por si a Lauren se le ocurría aparecer.
Cinco minutos después la ojiverde entró al aula, seguida de la profesora. Cuando Camila iba a hacerle una señal a Lauren para que se sentara a su lado ésta ya se encontraba instalada en el sitio.
-Lauren.- susurró Camila a la chica de su lado, pero no recibió respuesta, así que intentó una vez más. -Lauren...- nuevamente no funcionó, por lo que esta vez golpeo suavemente la mano de la ojiverde con su pluma mientras la llamaba nuevamente. -Lauren Jauregui...
-Disculpa.- respondió Lauren de mala manera al haber sido sacada de sus pensamientos. -¿Se te ofrece algo Camila?
-Yo...- Camila titubeó un poco al hablar. -Nada, olvídalo.+
Y como en los viejos tiempos, no volvieron a hablar en toda la clase.

Admin
Admin

Mensajes : 5595
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 9

Mensaje por Admin el Dom Ago 13, 2017 12:59 pm

Después del almuerzo Lauren y Camila se dirigieron al salón de matemáticas, pero antes de entrar la ojiverde se desvió para ir al baño, donde escuchó una voz conocida llamarla con un tono sorprendido.
-¿Lauren?- La chica pálida se volteó y se encontró con una gran sorpresa.
-¿Vero?
-Oh, por Jesús, ¡no puedo creer que seas tú Lauren!- exclamó Verónica, corriendo para abrazar a Lauren.
-¡Ni yo que seas tú Vero! Pensé que no te vería hasta que volviera.- dijo la ojiverde, soltándose del abrazo de su muy buena amiga y confidente.
-¿En serio creíste que te librarías de mi tan fácilmente?
-Sí, bueno, pensé que estarías suspendida después de que la directora Opry te encontrara en la cama de tu dormitorio con Ariana...1
-Nah, sólo nos dio un sermón acerca de los momentos y lugares donde podemos tener sexo, nunca pareció importarle el hecho de que fuésemos dos chicas.- explicó Vero, pausándose para pensar un poco. –Aunque hicimos un mes de servicio comunitario como penitencia, es por eso que llegamos apenas hoy.
-¿A quién debes cuidar?- preguntó Lauren con curiosidad.
-Una chica llamada Lucy Vives, iba a buscarla justo ahora. Aún no la conozco pero en su foto del papeleo se ve realmente atractiva.14
-Vero...- reprimió la ojiverde.
-¡Por el amor de Dios Jauregui! Eres una completa busca pleitos, tú eres el ángel menos indicado para reprimirme, además te conozco perfectamente y sé que aquí hay por lo menos una chica que te gusta, ve por ella, ve por tus alas y que La Academia se vaya al carajo.
-No puedo hacerlo... Si La Academia se entera entonces perderé mis alas... Sabes que esperan mucho de mí y...
-Lauren.- interrumpió la otra chica. -Sabes que te adoro, eres una de mis mejores amigas y no quiero que te defraudes a ti misma. Si vas a hacer las cosas entonces hazlas por ti y no por los demás.- Lauren se quedó en silencio un momento, asimilando las palabras de su amiga, fue tanto el tiempo en el que pensó, que Vero se desesperó y decidió dar fin a la conversación. -Jauregui, no seré por siempre la única que lo sepa. Sal del closet.- Vero dio media vuelta y antes de salir se dirigió de nuevo a la chica más pálida. -Tal vez puedas contarme acerca de aquella chica más tarde.11
Lauren salió de los baños y se dirigió al salón de clases, llegando junto con la maestra.
Al entrar lo primero que vio fue a Camila y un asiento vacío a su lado. Sabía que estaba reservado para ella así que se dirigió hacia allá. Incluso si no hubiese estado reservado para ella se hubiese sentado ahí; no porque quisiera lucir autoritaria, sino porque era un asiento que estaba a un lado de Camila Cabello.
Se sentó y no pudo evitar perderse en sus pensamientos, tal vez Vero tenía razón. No se quedaría en la Tierra para siempre, lo cual significaba que tal vez nunca volvería a ver a la chica de ojos marrones. Viéndolo de esa manera no sólo había pros, sino también contras, y ésta fue la razón por la cual Lauren se detuvo a analizar ambas partes.
Podía lograr un romance con Camila Cabello.
Podría decirle cosas lindas a Camila Cabello.
Podría tomar la mano de Camila Cabello.
Podría tocar a Camila Cabello.
Podría acariciar a Camila Cabello.
Podría abrazar a Camila Cabello.
Podría besar a Camila Cabello.
Podría dormir con Camila Cabello.
Podría amar a Camila Cabello.
Podría hacerle el amor a Camila Cabello.11
Podría enamorarse de Camila Cabello.
Podría hacerle sentir tantas cosas a Camila Cabello, porque vamos, ¡es Camila Cabello!14
Lo podría hacer con tanta libertad y seguridad como quería hacerlo en ese instante y nada se lo impediría...
Pero siempre hay una parte que arruina el cuento de hadas.
Ella no estaría por siempre ahí, había muchos riesgos, como el hecho de que La Academia se enterara, pero el mayor riesgo era enamorarse, porque cuando estuviese lejos de ella no lo soportaría, porque si se enamoraba, entonces Lauren Jauregui no sería nada sin Camila Cabello.3
De repente, Lauren sintió unos leves golpecitos en la parte superior de su mano y escuchó aquella voz pronunciar su nombre, aparentemente tratando de llamar su atención desde hace un rato. De mala gana volteó hacia Camila, pero no porque le molestara hablar con ella, sino porque la sacó de sus reflexiones tan importantes.
-Disculpa. ¿Se te ofrece algo Camila?
-Yo...- Lauren notó a Camila un poco nerviosa. Pronto la morena prefirió no decir lo que estaba a punto. –Nada, olvídalo.
La morena se volteó y Lauren se maldijo hacia sus adentros por haber dado una mala impresión a Camila, sin embargo prefirió no llamar su atención hasta la salida, que por cierto tardó lo que parecieron ser años en llegar.
-Lauren...
-Dime.
-¿Estás enojada?- preguntó la morena, algo insegura.
-¿Enojada? ¿Por qué habría de estarlo?
-No lo sé... Es sólo que te comportaste muy fría en la clase de matemáticas, creí que ya nunca volverías a comportarte de esa manera.
-Oh, entiendo... Lamento haberme comportado así, sólo estaba un poco ida, es todo.- respondió Lauren.
-¿Estás segura?
-Por supuesto Camz, yo no me enojaría contigo.- respondió la ojiverde a la más joven con una sonrisa de medio lado. Y al parecer Camila entendió que era verdad después de haber escuchado su apodo.
-Lauren, ¿crees que podamos tomar una desviación el día de hoy?4
-Claro, ¿a dónde quieres ir?
-Al hospital.- respondió Camila tratando de dar la menor cantidad de detalles.
-Entiendo, ¿a quién irás a visitar?
-Yo...- Camila intentó inventar algo a Lauren para que accediera a llevarla, pero pronto se dio cuenta de que no era capaz de mentirle.- Visitaré a Noah.
-Camila... Creo que si quieres ir a verlo deberías ir con tus padres, no conmigo...
-No puedo arriesgarme a que Noah les cuente acerca de mi secreto, no puedo dejar que ellos vayan, es por eso que quiero que seas tú quien me acompañe.
-¿Yo? Camila, yo no puedo entrar ahí y acompañarte como si nada, ¿olvidas que es gracias a mí que él esté ahí? Además no entiendo para qué quieres visitarlo, es simplemente absurdo.
-Lo sé Lauren, lo sé. Pero él no sabe que fuiste tú, nadie lo sabe excepto yo, no contará como una falta de respeto. Y tengo que verlo porque él fue a visitarme cuando yo estuve en el hospital, no es justo que yo no haga lo mismo, ni para él ni para su familia.
Hubo un silencio por parte de Lauren, aparentemente estaba pensando en qué era lo que debía hacer. Minutos después encendió el motor y arrancó en dirección al hospital.
-Lauren, ¿puedo hacerte una pregunta?
-Adelante.
-¿Por qué eres tú quien conduce MI auto?3
-Supongo que es por el hecho de que casi siempre me das las llaves.- la ojiverde se encogió de hombros después de responder y Camila soltó una carcajada, causando un revoloteo en el estómago de la más pálida.
-Lauren.
-¿Sí?
-Me caes bien.
-Tú a mí también Camz, tú a mí también.
-¿Dónde aprendiste a conducir?- preguntó Camila cambiando el tema.
-Pues... En casa, mi padre me enseñó.
-¿Tienes auto?
-Sí, tengo un auto.
-¿Dónde está?- preguntó la morena.
-¿Qué? Oh... Yo... Lo dejé en Suiza...- inventó Lauren.
-¿Por qué no lo trajiste?
-Porque... No es que fuese necesario, hay muchos otros medios de transporte...
-¿Y como medio de transporte escoges el auto de una chica de 18 años a la cual conociste hace un mes y medio?
-¿Te molesta?- respondió Lauren, no fue de una mala manera, era simple curiosidad.
-No.- rió Camila.- Puedo prestártelo cuando lo necesites, no tengo problema.
-¿Vas a prestarle tu auto a una chica que está a punto de cumplir los 19 y que conociste hace un mes y medio?
-Sí, lo haré.- dijo la morena en tono de burla, aunque Lauren supo que hablaba en serio.
-Llegamos.- dijo la ojiverde.
-Okay, gracias por acceder a venir.
Ambas bajaron del auto y entraron al hospital, yendo a la recepción para preguntar por la habitación de Noah Booker.
Cuando la enfermera les dio la habitación subieron y se encontraron a los padres del chico en la sala de espera.
-¡Mila! ¡Qué bueno es verte!- dijo una mujer de unos 40 años que vestía un vestido elegante y al parecer caro.
-Alice, es bueno verla también. Gusto en verlo Roland.- se dirigió Camila a un hombre con un traje elegante, de seguro eran gente de bastante dinero, el señor aparentemente más viejo que la mujer a la que antes saludó Camila, pues este ya tenía el cabello algo canoso.
-Mila, el gusto es mío.- respondió estrechando la mano de Camila.
-Ella es Lauren Jauregui, me acompaña hoy, es una buena amiga.
-Mucho gusto, mi nombre es Alice Booker.- se presentó la mujer rubia teñida.- Y él es mi esposo, Roland Booker. Somos los padres de Noah.
-Es un gusto conocerla, señorita Jauregui.- se presentó el hombre.
-El gusto es mío.- respondió la ojiverde.
-Pensamos que no vendrías a verlo, querida.
-Oh, no, es sólo que hubo mucho trabajo por hacer en la escuela y no encontré un tiempo.- respondió Camila como excusa.
-Noah está con la enfermera, es una joven bastante agradable, le está poniendo sus medicamentos, aunque ya tardaron un poquito.- dijo la madre del chico, Lauren y Camila adivinando que, si era una joven, probablemente estaba teniendo una sesión de coqueteo, besos o incluso un faje rápido con Noah.
-Él no recuerda lo que pasó, estaba bastante ebrio, pero cree que fue una pelea. Estará castigado cuando regresemos a casa.- dijo el Roland.- Aunque mencionó que tú estabas con él.
-Sí, estábamos bailando y yo tuve que ir al baño, cuando regresé no lo encontré. Me fui con Lauren un rato después.
-Dios mío santo, espero que no haya hecho ninguna tontería.- dijo Alice.
"Ya es tarde para desear, señora Booker" pensó Lauren.
Antes de que Camila respondiera, la enfermera salió con el uniforme desordenado, efectivamente era una joven de no más de 20 años, e indicó a los padres que ya podían pasar, ellos demasiado distraídos como para notar la apariencia de la enfermera.
Los padres de Noah le pidieron a las chicas que entraran a verlo un rato, Lauren negándose de inmediato debido a que no era nada cercano a Noah, después de insistirle un poco se dieron cuenta de que la ojiverde no accedería y Camila entró sola a la habitación, no sin antes de que Lauren le susurrara que aguardaría en la sala de espera, junto con la familia Booker y asegurarle que podía gritar si su novio le hacía algo, Lauren iría a socorrerla.
Camila entró y cerró la puerta detrás de ella, encontrándose a Noah con unos cuantos puntos en su ceja izquierda y labio inferior, un gran moretón en el ojo y su nariz rota, ya tratada.1
-¿Camila?- preguntó Noah confundido.
-Hola...
-Vaya, pensé que no vendrías, sin embargo, Mila mi amor, tú siempre me llenas de sorpresas.- bromeó, refiriéndose al secreto de Camila.
-Pensé seriamente en no venir...- le aseguró su novia.
-Lo sé... Lo sé porque estoy seguro de que tú tuviste algo que ver.
-¿Qué? ¿Por qué yo tendría algo que ver? ¡Yo estaba debajo de ti por si es que no lo recuerdas!- escupió Camila.
-¡Exacto! Sólo alguien que te quiere hubiese sido capaz de hacerme esto, ¡yo sólo quería que por lo menos una vez en tu vida me complacieras!
-Bueno, estaba tan aturdida por tu intento de violación que ni siquiera supe quien fue, así que lo siento mucho.
-No Camila, yo lo siento por ti, porque te voy a hacer sufrir, ¡te dolerá más que los putos golpes que esa persona me dio! ¿Y sabes por qué? ¡Porque eres una perra que no merece el respeto de nadie!
-¡Cállate!- exigió Camila.
-A mí no me va a callar una maldita le...- Noah no pudo terminar de hablar cuando sintió una mano abofetearlo justo a un lado de su moretón, lo que ocasionó un gran dolor en el lado izquierdo de su rostro.16
-No lo digas, si te escuchan yo... Yo...- Camila comenzó a temblar, había firmado su sentencia de muerte después de darle una bofetada a su novio.
-¿Sabes qué Camila? No voy a revelar tu secreto, aún no, primero te voy a hacer sufrir y ni tu amiguita de ojos lindos, ni esa persona que te defendió el día de la fiesta ni nadie lo va a impedir, porque cualquiera que se interponga en mi camino va a sufrir más de lo que tú lo harás, y esa es otra forma de hacerte sufrir, bonita.3
Camila no quiso escuchar una palabra más de Noah, así que se dirigió a la puerta y antes de salir, el chico le gritó una cosa más.+
-¡Terminamos nuestra relación Cabello, pero comenzamos tu infierno!
Por lo menos ya no estaba atada a una relación.

Admin
Admin

Mensajes : 5595
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 10

Mensaje por Admin el Dom Ago 13, 2017 1:00 pm

-Oye Camz...- llamó Lauren desde el asiento del conductor.
-¿Sí?
-Has estado callada todo el camino, ¿qué ocurrió dentro de la habitación de Noah?
-No ocurrió nada Lauren...
Lauren se orilló y volteó a ver a Camila para después tomar su mano, notando un ligero temblor en ella.
-Camila, estás temblando, no puede ser un simple "nada". Entiendo que no puedas contarme toda la historia, pero te acompañé al hospital y lo mínimo que puedes hacer es decirme qué ocurrió hace un rato.
-Noah terminó conmigo...- dijo Camila en lo que apenas fue un susurro.
-Pero... Pero eso es bueno... ¿No lo es?- preguntó la ojiverde con inseguridad.
-¿Bromeas? Fue lo único bueno que ocurrió ahí dentro.
-Camila, por favor dime qué fue lo que sucedió.- suplicó Lauren.
-Él... Él...- Camila sentía ya las lágrimas apoderarse de sus ojos, pero decidió arriesgarse a seguir. -Él me amenazó Lauren...
-¡¿Qué!? ¿Cómo que te amenazó?
-Va a revelar mi secreto... Pero primero me hará sufrir y también lo hará con todo aquel que se interponga en su camino...- una lágrima caliente cayó por la mejilla de la morena.
-No Camz, él no te hará daño, yo voy a protegerte, te lo prometo.
-No hagas promesas que no puedas cumplir Lauren...
-Las promesas se hicieron para tratar de cumplirse, y yo lo haré porque para eso estoy aquí.4
Fue después de esas palabras cuando Camila se derrumbó y lloró al igual como lo hizo el día en el que casi fue violada por Noah.
-No quiero que te haga daño Lauren, haces mucho por mí y si él te hace daño jamás me lo perdonaré... Yo te metí en esto y la única manera es que te alejes de mí.- sollozó Camila
-No vuelvas a decir eso Camila, no voy a alejarme de ti nunca, ¿oíste? Yo nunca haré eso, ya te dije que estoy aquí para cuidarte, y yo nunca rompo una promesa, ¿okay?
-Sí... Okay...
Lauren volvió a arrancar camino a casa de Camila, estaban a tan solo unas calles y la ojiverde sostuvo la mano de Camila todo el camino, acariciándola con su dedo pulgar.
Estaban a punto de llegar cuando Camila le pidió un favor al ángel.
-Lauren... ¿Puedes llevarme a algún otro lado? No quiero entrar a casa y que mis padres comiencen a interrogarme.- dijo la morena aún entre sollozos, pero un poco más bajos.
-Por supuesto, ¿a dónde quieres que te lleve?
-A cualquier lado.- dijo Camila y el único lugar que se le ocurrió a Lauren fue su casa.
Cinco minutos después Lauren se encontraba estacionando el auto de la morena dentro de un callejón y ayudó a Camila a bajar de él.
A pesar de que hubiese pasado ya un largo rato, Camila seguía temblando y no dejaba de sollozar, pero al menos se había tranquilizado un poco.
Entraron al edificio y subieron hasta el tercer piso. Lauren abrió la puerta y juntas entraron al departamento.
A pesar de la apariencia del edificio, el departamento lucía bastante lujoso, Camila no pudo evitar pensar en el video de We Are Never Ever Getting Back Together de Taylor Swift, sólo que el lugar donde se encontraba era una versión más adinerada, mucho más adinerada, era como el lugar en el que todo adolescente desea vivir.
-Wow, tienes buen gusto para las decoraciones.- dijo admirando el lugar.
-Yo no lo remodelé, lo hizo La Academia.
-Espera, ¿La Academia? ¿Estás en Miami por un intercambio?
-Es... Es algo similar, supongo que podrías llamarlo así.
-Eso quiere decir que volverás a Suiza...- se dio cuenta la morena.
-Tengo que hacerlo, aunque no será pronto.- dijo Lauren, sin saber exactamente por qué tuvo la necesidad de hacer énfasis en lo último.
-Es bueno saber eso...- dijo Camila con un tono triste, y supo el por qué aunque prefirió omitirlo.1
Hubo un corto silencio hasta que ambas salieron de sus pensamientos.
-Ven aquí, ponte cómoda, te prepararé un té.
Camila hizo caso y se sentó en el sofá mientras Lauren iba a la pequeña cocina. Inmediatamente su celular comenzó a sonar. 'Dinah' leyó en la pantalla.
-Cheechee, no es buen momento...- dijo Camila antes de que Dinah la interrumpiera.
-¡No me salgas con eso Chancho! ¡¿Por qué no me contaste que Noah y tú terminaron?! ¡¿Y por qué tengo el presentimiento de que eso te alegra?!
-Prometo que te lo explicaré todo mañana, es sólo que... Espera.- se detuvo a pensar. -¿Cómo es que lo sabes?
-Pequeña Mila, lo sé porque soy tu mejor amiga.- dijo la polinesia sonando ofendida. –Y porque está en la red de la escuela, lo publicó Noah. La noticia es viral.3
"Maldito infeliz de mierda"1
-Dinah, tengo que irme, hablaremos más tarde, lo prometo. Adiós.- en el instante en el que colgó Lauren regresó con una taza de té caliente en sus manos.
-Hey, bebe esto, te ayudará.- Camila tomó la taza entre sus manos y Lauren pudo notar que estaba temblando mucho más que antes, por lo que sus manos tomaron las de la morena y le ayudó a llevar la taza a sus labios. La humana sostenía el té, y el ángel sostenía sus manos tratando de transmitirle seguridad.44
Después de dar unos cuantos sorbos Camila dejó a un lado la taza.
-Gracias.- susurró pocos segundos después.
-No es problema.- respondió Lauren acariciando la mejilla de la otra chica.
-Lo digo en serio, gracias por todo.
-No tienes anda que agradecer Camila, ya te dije que yo siempre voy a cuidarte.- Camila simplemente volteó a verla y sonrió, después apartó un mechón de cabello del rostro de la ojiverde y bajó la mirada, recordando lo que Dinah le había dicho.1
-Dinah acaba de llamar, dijo que Noah se encargó de que todos supieran de nuestra ruptura...
-¿Y qué tan malo es eso?
-Tan malo como para significar que mi infierno comenzó ya... No sé qué historia vaya a inventar para ponerme como la mala del cuento.
-¿La mala del cuento? Que idiota es... Creo que podemos ayudarte a desenmascararlo, pero tienes que decirle la verdad a Dinah y Ally.
-No lo sé Lauren... Ellas tienen sus propios problemas, no pueden vivir preocupadas por mí. Además, Noah es el chico más popular de la escuela y todos preferirían creerle a él...
-Yo no.- dijo Lauren.
-Pero tú sabes la verdad Lauren.
-Aunque no la supiera estoy segura de que te creería a ti Camz.
-¿Por qué lo dices?- preguntó Camila con curiosidad.
-Porque tú no eres como él.
-Sé que no lo soy. Él es popular, sus padres son millonarios, y puede tener todo lo que quiera cuando lo quiera porque es un chico controlador y consentido por sus padres, y yo no soy ni la mitad de lo que él es...- dijo Camila, su voz comenzaba a quebrarse de nuevo. –Yo no soy nadie a comparación de él.
-Tienes razón.- definió Lauren. –No eres ni la mitad de lo que él es... Porque tú eres mejor, Camila Cabello.5
Camila se sonrojó ante esas palabras y sonrió, involuntariamente su dedo pulgar comenzó a trazar los labios de Lauren cuando lo acercó a su rostro y la más pálida cerró los ojos disfrutando del contacto. Camila se preguntó cómo se sentirían los labios de la ojiverde sobre los suyos.
Unos segundos después se permitió volver a hablar.
-Háblame de ti, Lauren.
-¿Qué quieres saber, Camz?
"Camz... Nunca dejes de llamarme así, Lauren Jauregui"1
-Lo que sea, sólo háblame de ti.- pidió Camila, la voz de Lauren llamándola por su apodo repitiéndose en su cabeza.
-Bien Camz, veamos. Tengo dos hermanos, Chris y Taylor, yo soy la mayor. Conozco a mis mejores amigos desde que tengo memoria, Troy y Mani siempre se encargan de cuidarme, aconsejarme y hacerme reír, pero con mi mejor amiga, Alexa, puedo hacer tantas locuras, que incluso suelo tener la reputación de chica mala o busca problemas, aunque supongo que lo pensaste al ver que suelo vestirme de negro. Siempre me ha gustado la música, comencé a tocar el piano a los 6 años, y la guitarra a los 11, aunque nunca aprendí a tocarla al cien por ciento. A veces escribo un poco, he escrito algunas canciones pero jamás las termino, se me da más la poesía. Me gusta leer y disfruto armar rompecabezas. Adoro la nutella y odio con todo mi ser el color naranja, es un color feo.- Camila no pudo evitar reír por lo último que la ojiverde dijo.5
-Oye, mi vestido de graduación de la escuela primaria fue color naranja. Púdrete.- bromeó.19
-Pero estoy segura de que te veías muy hermosa, ese no cuenta.- Camila se sonrojó de inmediato por tercera vez en el día. Lauren Jauregui le había dicho que era hermosa, de nuevo. ¿Cómo no ruborizarse ante eso?8
"Tú eres hermosa" pensó Camila. "Eres tan hermosa Lauren Jauregui".
-¿Sabes Lauren? Aún tengo miedo.
-Tranquila Camz, él no va a acercarse a ti.
-Lo hará, mientras no lo haga en persona lo hará en mis sueños... Tendré pesadillas que tengan que ver con él...- dijo Camila y sonaba bastante asustada.
-No Camz, no lo permitiré, jamás permitiría que alguien te hiciera daño...
-Pero... Pero no puedes controlar mis sueños...
-Lo sé, pero puedo cuidarte de tus pesadillas.
Camila no respondió, en cambio la miró a los ojos y se permitió perderse en aquel mar verde. Sin dudas eran los ojos más hermosos que había visto en toda su vida. De repente su mirada cayó en los labios de la ojiverde; moría por besarla. ¿Y qué más daba? Nadie las vería, sería un secreto que se quedaría en el departamento de Lauren Jauregui... Pero su consciente fue más rápido que sus ganas de besarla y volvió a la realidad, encontrándose con una Lauren cuya mirada estaba fija en sus labios, la chica estaba embobada.1
-Estoy cansada, creo que debo irme ya...- dijo a Lauren.
-Son las cuatro de la tarde y está cayendo una tormenta, nunca llegarás a casa con tanto tráfico.- la morena simplemente miró por la ventana, comprobando que Lauren tenía razón.3
-Entonces creo que me quedaré hasta que baje la tormenta, ¿no hay problema?
-Para nada, puedes quedarte el tiempo que gustes.
-Gracias Lauren. ¿Crees que podamos hacer algo mientras?- preguntó Camila.
-¿Qué quieres hacer Camz?- le preguntó Lauren, recostándose en el sofá, recargando sus piernas en el regazo de Camila.17
-Pues creo que estás tan cansada como yo, así que deberíamos dormir.- Camila no lo pensó dos veces y también se recostó en el sofá, aprovechando la oportunidad y acomodándose justo encima de Lauren, recargando la cabeza en su pecho.
Lauren se puso nerviosa, y más cuando su corazón comenzó a golpear fuertemente su pecho, sabía que Camila lo notaría, pero rezó para que pasara desapercibido.
Para su desgracia no fue así. Camila escuchaba a su corazón latir rápidamente y también lo sentía, y sonrió. Sonrió porque el latir del corazón de la ojiverde le contestó todas las preguntas que tenía, le hizo darse cuenta de que tal vez, sólo tal vez, Lauren sentía lo mismo por ella, tal vez el sentimiento era recíproco, y aunque una parte de Camila sabía ya que era cierto, otra parte le hacía dudar. Y le hacía dudar demasiado.
Cerró los ojos y se dejó vencer por el sueño.
Lauren la observó, su corazón seguía latiendo fuertemente, pero por algún motivo el tener a Camila Cabello tan cerca la relajó. Era tan hermosa mientras dormía, que Lauren no pudo evitar acariciar su cabello... Tan suave...1
"Me pregunto si sus labios son tan suaves como su cabello... O como sus manos... Creo que podría admirarla mientras duerme por toda la eternidad."
Se detuvo un momento y dejó un casto beso sobre su cabeza, aspirando el olor de su cabello, olía a vainilla. Y a Lauren le encantaba la vainilla.
"Eres muy hermosa, Camila Cabello"
La siguió observando durante cinco minutos más hasta que sintió pesados sus ojos, y poco a poco se dejó caer en un profundo sueño.
No sin que antes una voz en su cabeza hablara, y era su propia voz.
"Te gusta Jauregui, te gusta mucho."2
"Sí, creo que me gusta."
"No, no lo crees"
"Tienes razón, no lo creo. Lo sé"
"Y también sabes que te estás enamorando Lauren Jauregui. No lo eches a perder"


Admin
Admin

Mensajes : 5595
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 11

Mensaje por Admin el Dom Ago 13, 2017 1:00 pm

Camila despertó percibiendo un olor a coco proveniente de la superficie donde se encontraba acostada, cuando levantó la vista se encontró con las facciones relajadas de Lauren Jauregui.
"Así es como deben de lucir los ángeles"8
La admiró por al menos diez minutos, se veía tan hermosa que pensó en tomarle una fotografía... ¿Y por qué no? Sería sólo suya y para nadie más.
Tomó su celular de la mesita de centro sin soltarse de los brazos de Lauren, y cuando iba a desbloquearlo miró la hora, eran las ocho de la tarde, y las diecinueve llamadas perdidas de su mamá.
Aterrada, desbloqueó el teléfono y se dio cuenta de que no sólo tenía llamadas perdidas de Sinu, sino también de Alejandro, Ally, Dinah, Normani y Troy...
-Oh, mierda.- maldijo Camila levantándose bruscamente y el movimiento despertó a Lauren.
-¿Camz?- llamó con una voz más ronca de lo normal, y sonaba... Tan jodidamente sexy...2
-Siento haberte despertado, pero creo que ya debo irme, mis padres han estado llamándome, es demasiado tarde.
-¿Lo es?- Lauren tomó su celular y vio la hora junto con varias llamadas perdidas de Troy y Normani... Y una de Alexa...- ¿Cómo es que pasó tanto tiempo?
-Dicen que el tiempo pasa rápido cuando lo disfrutas.- dijo Camila encogiéndose de hombros.
-O cuando estás con la persona indicada.- susurró Lauren, pero Camila pudo escucharla y sonrió mientras sentía su corazón latir rápidamente.12
-Me encantó pasar el día contigo.- dijo la morena mientras se acercaba al ángel.
-A mí también, Camz.- respondió Lauren, tomando a Camila de la cintura cuando estuvo lo suficientemente cerca.
-Creo que debo buscar un sobrenombre para ti... ¿Te gusta que te llamen de alguna manera?
-Ahora que lo mencionas... En casa me dicen Lolo, pero casi nunca lo hacen.
-Lolo...- repitió Camila, acercándose más a Lauren y colocó sus brazos al redor del cuello de ésta, sus labios estaban a menos de cinco centímetros. –Así será entonces.1
-Me gusta cómo se escucha cuando tú lo dices, Camz.- susurró la ojiverde, sus labios se rozaban con los de la morena.
Ambas querían ese beso, ¿por qué no hacerlo?
Estuvieron a punto, cuando el celular de Camila volvió a sonar, causando que se separaran de golpe. La morena no necesitó ver la pantalla para adivinar que era su madre.13
-Yo... Ya debo irme.
-Te acompañaré a tu auto.- se ofreció la ojiverde.
Bajaron al callejón y Camila se despidió antes de abrir la puerta del auto.
-Buenas noches, Lolo.
-Buenas noches, Camz.5
Camila subió y arrancó camino a su casa, donde sabía le esperaba un gran regaño por parte de sus padres.
-¡KARLA CAMILA CABELLO ESTRABAO! ¿POR QUÉ LLEGAS TAN TARDE? ¿DÓNDE ESTABAS? ¿POR QUÉ NO AVISASTE DÓNDE ESTARÍAS? ¡EXIJO UNA EXPLICACIÓN!
Apenas había puesto un pie en la casa su madre comenzó a gritarle.
-Lo siento mamá, ¡te juro que no estaba haciendo nada malo! Estaba a en casa de una amiga, fui a su casa a hacer un trabajo y olvidé llamar, lo siento.
-¿Y se puede saber qué amiga? Porque sé que no estabas con Ally ni con Dinah.
-Su nombre es Lauren, Lauren Jauregui. Se supone que sólo iríamos al hospital a visitar a alguien, pero decidimos aprovechar para terminar ese trabajo.
-¿Y por qué no conocemos a esa tal Lauren?- era Alejandro saliendo de la cocina.
-La conocí hace casi dos meses, es amiga de Dinah y Ally también, pueden preguntarles.
-Bien, pero no vamos a arriesgarnos a que estés en casa de alguien que no conocemos, Camila. ¿Estaban sus padres con ustedes?
-No mamá, pero por favor, no tenemos cinco años. Además, es una estudiante de intercambio y sus padres no vinieron.
-Está bien Camila, te creemos, y dejaremos pasar esto por alto con dos condiciones.- dijo el padre de Camila. –La primera es que por favor nos avises la próxima vez que vayas a llegar tarde a casa.
-¿Y la segunda?
-Que la invites a cenar.- esta vez fue Sinu quien contestó. –Sólo para poder conocerla.5
Las palabras de su madre hicieron que su rostro se iluminara.
Por supuesto que iba a acceder a esas condiciones.
¿Cuántas veces tus padres invitan a cenar a la chica por la que mueres?
La respuesta es nunca.
-Se lo comentaré mañana, mamá. No podrá negarse.
Camila se despidió de sus padres y subió a su habitación. A pesar de haber dormido tanto el sueño seguía presente y no tardó mucho en dejarse llevar.
**1
-¿Sí?
-¡Lex!- saludó Lauren animadamente a su mejor amiga del otro lado de la línea.4
-¡Lauren! ¿Cómo has estado? Creí que los humanos te habían hecho olvidarte de mí.
-Eso jamás,- rio. –es sólo que he estado bastante ocupada.
-Me parece excelente que te estés tomando en serio tu trabajo. Ahora cuéntamelo todo. ¿Qué tal tu estancia?
-Ha estado bien, bastante bien de hecho.
-Me alegra. ¿Y cómo vas con tu misión?
-Creo... Creo que va bien.- Lauren no pudo evitar pensar en lo bien que comenzaba a llevarse con Camila, y en que ese bien podría convertirse en un realmente BIEN.
-Cuéntame acerca de tu humano.- pidió Alexa en tono emocionado. -¿Es guapo?
"Es jodidamente hermosa"3
-Es una chica y es linda, sí. Bastante agradable y buena persona.- dijo la ojiverde encogiéndose de hombros.
-Oh, son amigas, me parece excelente, es más fácil cuando tienes su confianza. Pero creo que ya debo irme, hablaremos después para que me platiques un poco más sobre ella. Las llamadas a tan larga distancia salen muy caras.
-Okay, supongo que hablaremos después.
Y sin más, la chica híbrida colgó.7
La noche transcurría tan lentamente...Para ambas lo hacía.
Apenas habían dormido juntas hacia tan sólo unas horas y ninguna lograba conciliar el sueño, porque no era lo mismo dormir sola que dormir en los brazos de la persona que causa un caos en tu mente y corazón.
Camila tenía miedo, no quería tener pesadillas de nuevo. Estuvo despertándose varias veces en tan sólo dos horas y sabía que sería un tormento ceder al sueño otra vez.
Lauren simplemente tenía insomnio, no dejaba de pensar en Camila (en realidad no dejó de hacerlo desde el día de la fiesta de Lucy) y temía por ella, algo le decía que tal vez la chica de los ojos marrones estaba teniendo pesadillas, y no podía permitir que eso ocurriera si le había prometido que siempre la cuidaría.
Lauren salió de su apartamento a las tres de la mañana y se dirigió a la casa de Camila, extendiendo sus alas para volar sobre las calles y así llegar más rápido.
Aterrizó sobre el jardín trasero de los Cabello y trepó por el árbol que daba a la ventana de la morena. Al asomarse se encontró con Camila acostada en su cama mirando hacia el techo, aparentemente estaba pensando y Lauren se preguntó en qué.5
Pasó un largo rato hasta que Camila se quedó profundamente dormida, y pocos minutos después comenzó a moverse bruscamente en la cama, Lauren de inmediato supo que la chica de ojos marrones estaba teniendo una pesadilla.
De inmediato trató de abrir la ventana, afortunadamente no tenía seguro y logró entrar con facilidad. Se acercó rápidamente Camila mientras escuchaba sus quejidos y notó que estaba sudando demasiado. Instintivamente, Lauren tomó una de las manos de Camila y comenzó a acariciar sus nudillos, notando cómo poco a poco se relajaba. Pronto sintió la mano de la morena apretar fuertemente la suya, dándose cuenta de que Camila luchaba por abrir los ojos; en ese instante la ojiverde guardó sus alas e intentó soltarse del agarre de Camila, pero escuchó una voz ronca hablar antes de que lo lograra. Una muy sexy voz ronca.
-¿Lauren?- preguntó Camila cuando sus ojos lograron ver la silueta del ángel sin las alas. -¿Eres tú?
-Hola Camz...
-¿Qué estás haciendo aquí?- cuestionó sentándose en la cama.
-Te estaba cuidado de tus pesadillas.17
***
"Y por favor, te pido que cuides a nuestra Mila, ella es una excelente persona, muy buena amiga y..."
-¿Ally?- la oración de la chica rubia fue interrumpida cuando escuchó una voz conocida llamándola. Reconocería esa voz en cualquier lado.
-¿Troy? ¿Qué haces aquí?
-¿Qué haces tú aquí? Ya sabes, en la iglesia a las tres de la mañana...15
-Eso mismo debería preguntarte yo.- contestó Ally.
-Yo tengo mi trabajo como voluntario, ¿recuerdas?- el chico se encogió de hombros. –Olvidé algunas cosas cuando me fui antes de la misa de las ocho.
-¿Y no podías esperar hasta mañana?- rio Ally.
-Bueno, tú también estás aquí ahora, no puedes juzgarme.
-Sólo vine a orar un poco.- sonrió la chica más baja. –necesitaba rezar por Mila. Ella y Noah terminaron, Dinah habló con ella y dice que pudo notar algo de emoción en su voz y...- Troy no interrumpía a Ally, que estaba hablando muy rápido, él sólo la escuchaba atentamente; no sólo por respeto, sino también porque no existía mejor sensación para sus oídos que escuchar la voz de Ally Brooke Hernández. –Troy... Hoy la llamé mil veces en la tarde, y ella no contestó, no estamos seguras del porqué. Yo supuse que había ido a misa y no podía atender, pero ¿cuatro horas en misa? Definitivamente no vino a la iglesia... Dinah y yo estuvimos hablando, ambas la conocemos perfectamente, Dinah mejor que nadie en el mundo y... Y creemos que Noah tuvo algo que ver con la noche en la que Camila trató de quitarse la vida.3
-Si te soy sincero gatita, creo que si quieren resolver el misterio y ayudar a Camila, deberían de solicitar la ayuda de Lauren, yo sé que es la indicada.2
-¿Lo es?- preguntó Ally, tratando de comprender.
-¡Claro! Es decir, Mani y yo las ayudaremos si así lo quieren, pero sin duda Lauren puede serte de mucha utilidad porque siempre está con ella, probablemente tiene algo de información.
-Tengo miedo Troy.- dijo la enana después de un corto silencio. –No quiero que nada malo vuelva a pasarle a Mila... Soy una amiga terrible.- comenzó entre sollozos.8
-Hey,- intentó tranquilizarla el chico rubio. –no lo eres, tranquila, eres asombrosa y muy hermosa, las chicas como tú no deberían llorar.- dijo, limpiando las lágrimas de la chica.
-No es verdad Troy, soy fea, gorda, y una muy mala amiga.- lloró Ally.10
-Eso no es verdad Allyson.- fue ahí cuando Troy entendió cuál era el problema de Ally. Se sentía gorda y fea... Ella siempre comía bien, por lo tanto sólo quedaba una opción. –Ally por favor, no quiero que vuelvas a provocarte el vómito nunca más, ¿entiendes? Te ayudaré a superar esto.15
-Tú... ¿cómo lo sabes?- preguntó bastante confundida.
-Eso no importa, lo que importa es que te ayudaré a aceptarte... Te gustarás a ti misma tanto como me gustas a mí...
En ese momento las lágrimas de la chica castaña se detuvieron.
-¿En serio te gusto?- preguntó con un brillo en sus ojos.
-Sí Ally, realmente me gustas.- dijo el chico, acercándose a Ally lentamente. Ella cerró los ojos y sintió los labios de Troy sobre los suyos, y ninguno de los dos había sentido jamás una sensación tan hermosa como la que sintieron en ese momento.5
Y así fue como Ally Brooke y Troy Ogletree se besaron por primera vez, y lo hicieron en el lugar favorito de la chica de poca estatura: en la iglesia a la que solía asistir todos los domingos.

Admin
Admin

Mensajes : 5595
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 12

Mensaje por Admin el Dom Ago 13, 2017 1:01 pm

-Aun no entiendo cómo lograste entrar Lolo...
-Bueno, tu ventana no tenía seguro y...
-Espera, ¿entraste por la ventana?- preguntó Camila alarmada. -¡Pudiste haber caído!
-Una vez mi padre y yo escalamos los Alpes Suizos, trepar hacia tu ventana no fue gran cosa.- mintió encogiéndose de hombros.1
-Pero pudo haberte pasado algo y... Y ¿de verdad viniste hasta mi casa en medio de la noche sólo para cumplir tu promesa y asegurarte de que no estaba teniendo pesadillas?
-Suena un poco... Cursi, si lo dices de ese modo.4
-Es porque fue algo un tanto cursi.- sonrió Camila.
-Cállate Camz,- rio Lauren. –vine e hice lo que debía hacer, así que ahora regresaré a casa.
-Lauren, ¿de verdad crees que te dejaría exponerte de nuevo a la oscuridad de la noche? Vamos, puedes dormir conmigo.
-No Camila, es molestarte demasiado y...- la ojiverde no pudo terminar de hablar cuando sintió la mano de la morena agarrarla de la muñeca.
-No es ninguna molestia Lolo, quiero que te quedes conmigo, hay suficiente espacio en mi cama. Por favor di que sí, ¿por mí?- suplicó Camila haciendo un puchero, y Lauren Jauregui no podía negarle nada a la chica de los ojos chocolate cuando hacía eso. Suspiró.7
-Está bien Camz, me quedaré contigo.
-¡Muchas gracias Lolo!- gritó abalanzándose sobre ella, ambas cayeron sobre la cama.
-Shhh, tus padres pueden oírnos.- susurró Lauren, provocando que el rostro de Camila se tornara serio. Definitivamente no había pensado en sus padres, ni en el hecho de que la viesen acostada en la cama con una mujer completamente desconocida para ellos, aunque fuese sólo su amiga y no hicieran nada más que dormir.
-Mierda, mis padres no deben verte...- Camila fue hasta la puerta y la cerró con seguro. -Listo, ahora podemos dormir.
Camila se recostó a un lado de la cama y dejó el otro espacio para Lauren, quien se acostó segundos después.
-Lolo.- llamó Camila girándose hacia ella.
-¿Sí, Camz?
-¿Puedes abrazarme?- la ojiverde se giró a verla y sonrió, abrazando a Camila por la cintura, ésta recostando su cabeza en el pecho de la otra, respirando así el aroma a coco nuevamente. –Gracias.- dijo Camila, y Lauren supo que no se refería solamente al hecho de haber accedido a abrazarla.
-No Camz, gracias a ti.
En ese momento ambas se preguntaron cómo habían podido dormir tranquilamente durante todas sus vidas sin los brazos de la otra.
Se dieron cuenta de que nada nunca les traería tanta paz como estar acostadas juntas abrazándose.
"Realmente me gustas, Lauren Jauregui" pensó Camila entre sueños.
"Tú también me gustas, Camila Cabello. Me gustas demasiado." Escuchó Camila dentro de su cabeza... Espera, ¿dentro de su cabeza? Definitivamente no había escuchado eso desde sus oídos, justo como le pasó en casa de Lauren, ya que había escuchado antes cosas como "Me pregunto si sus labios son tan suaves como su cabello... O como sus manos... Creo que podría admirarla mientras duerme por toda la eternidad" o como "Eres muy hermosa, Camila Cabello", al menos eso era un poco de lo que podía recordar. También recordó haber escuchado todo un monólogo interno, y aunque no recordó exactamente que decía escuchó cosas acerca de enamorarse y no arruinarlo todo. Juró que era la voz de Lauren, tanto en la tarde mientras dormían en su sofá, como en ese momento, cuando creyó escuchar que le contestaban sus pensamientos, y sí, todo aquello lo escuchó desde dentro de su cabeza. Abrió los ojos y se dio cuenta de que la ojiverde estaba profundamente dormida.4
Alejó aquellos pensamientos, pues creyó que podía ser obra de su imaginación, tal vez fantasías de cosas que quisiera que su crush le dijera, y se dispuso a disfrutar de los brazos de Lauren Jauregui, la chica por la que tanto suspiraba.3
Lauren despertó abrazada de Camila, la chica de los ojos chocolate estaba recostada en su pecho y ella tenía su rostro pegado al cabello de Camila, donde pudo aspirar aquel delicioso olor a vainilla.1
De pronto escuchó cómo trataban de girar la manija de la puerta del cuarto, sin poder abrirla, pues gracias a Dios la morena había puesto el seguro la noche anterior.
-¡Camila, el desayuno está listo!- escuchó una voz gritar desde el otro lado de la puerta mientras daban pequeños golpes en esta, probablemente era la madre de Camila. –Si no bajas en diez minutos forzaré la cerradura.
Lauren escuchó pasos alejarse y sacudió un poco a Camila, tratando de despertarla.
-Camz... Camzi... Despierta Camzi...- la morena seguía profundamente dormida. –Camila, si no despiertas tu mamá vendrá y te regañará... Camila, vamos...2
Poco a poco Camila comenzó a incorporarse y se estiró un poco para después encontrarse con esa mirada verde que tanto le gustaba.
-Buen día Lolo.- dijo sonriendo.
-Buen día Camzi.- dijo la ojiverde de vuelta. –Sal de la cama antes de que tu madre venga y te levante ella misma.
-Tienes razón.- rio. –Me bañaré y bajaré... Cuando lo haga entrarás tú a la ducha y... Mierda, ¿cómo saldremos sin que te vean?
-No te preocupes, bajaré por la ventana, pero ¿podrías prestarme algo de ropa? No creo que sea buena idea ir a la escuela en pijama.
-Claro, toma lo que quieras.- dijo antes de entrar al baño.
Lauren husmeó en el armario de Camila, toda su ropa era demasiado colorida para gusto, claro que le gustaba esa ropa porque Camila se veía hermosa usando cualquier cosa, pero en ella... A Lauren no le gustaba verse usando ese estilo. Por suerte logró encontrar algo más agradable, tomó unos jeans claros hasta la cintura y una blusa blanca un tanto holgada. Poco minutos después Camila salió del baño cubierta únicamente por una toalla que Lauren con todo sus ser deseó quitar.1
-Ya puedes entrar, te esperaré en mi auto y te llevaré algo de desayunar.
-Camz, no tienes porqué molestarte.- dijo la ojiverde, pero Camila ya la estaba empujando hacia el baño y cerró la puerta.
La morena se vistió con unos shorts cortos y una blusa azul para después bajar a desayunar.
-¡Buenos días Kaki!
-¡Hola Sofi! ¿Cómo durmió la reina mariposa número uno?- preguntó Camila animada.6
-Dormí bien, gracias. Siéntate aquí a mi lado.- pidió Sofi.1
-Lo siento Sofi, pero sólo tomaré un poco de jugo y me llevaré el desayuno. Quedé con Dinah temprano, ¿eso está bien mamá?
-Por supuesto Kaki.- dijo Sinu. –Pero ¿por qué se verán tan temprano?
-Oh... Es sólo que...- Camila se detuvo a pensar en una excusa creíble. –Vamos a hacerle una broma a Ally...
-¿Otra vez?- cuestionó Alejandro, quien estaba leyendo el periódico. –Espero que no dejes traumada a la pobre, siempre está rezando por ustedes y le pagan así...10
-Yo también he sido víctima de varias bromas por parte de ambas, ya sabes que Dinah es imparable.
-Dinah y Ally me hacen reír mucho Kaki, ¿cuándo vendrán a la casa?- preguntó la pequeña con emoción.
-Les diré que vengan a pasar el fin de semana contigo si quieres, pero ya debo irme.- dijo Camila llevándose el desayuno que preparó su madre y despidiéndose.
Cuando llegó al auto Lauren ya la estaba esperando y... Mierda, se veía jodidamente hermosa y sexy como siempre, con esos jeans ajustados que resaltaban su trasero y esa blusa blanca que dejaba ver parte de su tonificado abdomen. Camila jamás tuvo más ganas de tocar algo como las tuvo en ese momento, estúpida y sensual Lauren Jauregui.4
-Lolo, te traje el desayuno.- dijo la morena un poco distraída por la apariencia de Lauren, ofreciéndole el molde con comida.
-Es tan temprano que pudimos haber pasado a alguna cafetería a desayunar.- rio la ojiverde.
-Bueno, yo te traje el desayuno y cómo eres un amor de persona no lo rechazarás.
-Eres muy adorable.- dijo Lauren con una gran sonrisa en los labios aceptando el molde.
-Lo sé, me lo han dicho.- bromeó Camila mordiéndose la lengua, lo cual causó en Lauren unas enormes ganas de besarla, pero en lugar de eso le dio un codazo mientras reía por la modestia de la chica de los ojos chocolate.
-Subamos al auto.
Ambas lo hicieron y Camila condujo camino al colegio
-¡Karla!
-¡No me llamen Karla! Y hola a ustedes también.- Camila saludó a sus dos mejores amigas, que se acercaban mientras ella y Lauren salían del auto.
-¿Por qué no contestabas el celular ayer?- preguntó Dinah, su expresión tornándose seria.
-Porque estuvo conmigo todo el día.- sí, ahí estaba Lauren macho posesivo contestando por Camila.20
-Eso explica todo...- murmuró la polinesia, recibiendo un codazo por parte de Ally para que se callara.
-Necesitas contarnos muchas cosas Mila.- dijo Ally.
-Al igual que tú, Ally Brooke.- una voz sonó detrás de ellas, era Normani, que al llegar rodeó el hombro de la más enana con su brazo y le susurró. –Troy me contó algunas cosas, pero no me contó detalles.
-Bien, tengo cosas que contarles chicas, pero primero Camila nos contará su historia.
Todas voltearon a verla y suspiró, no estaba segura de si debía contar la historia completa, porque esa historia incluía la razón de su intento de suicidio, y esa razón incluía su secreto...
Lauren esperaba escuchar la verdadera historia.
-Noah y yo tuvimos una discusión ayer cuando fui a verlo al hospital y terminamos nuestra relación, eso es todo...
-Okay, es sólo que no comprendo por qué estás tan feliz... Es decir, nos alegra que no te afecte, pero ustedes eran la pareja perfecta en todos los sentidos.- dijo Dinah.
-Supongo que aquel encanto se fue terminando poco a poco después de todo.
-Mila, de verdad que...
-¡Ally! ¿Qué debías contarnos? Sonaba importante.- interrumpió Lauren tratando de desviar el tema.
-¿Qué? Oh sí, ¡no me lo van a creer chicas!- dijo con emoción en su voz.
-Suéltalo enana.- dijo Dinah, uniéndose a la emoción de Ally.
-Anoche fui a la iglesia a rezar un poco y me encontré con Troy, estuvimos hablando y después... Nosotros...3
-¡Vamos Allycat! Cuéntanos.- exclamó Normani.
-Nosotros... Nos besamos.- dijo sonrojándose.
-¡¿Qué?! ¡Allyson! ¡Danos más detalles! ¿Ya son novios?- preguntó Camila.
-Oh... Nosotros no hemos hablado acerca de eso...
-Pues no sé qué esperas para aclararlo, ¡ve a buscarlo!- siguió la polinesia.
-¿Debería?- preguntó Ally nerviosa.
-¡Por supuesto! ¡Ve por él!- le dijo Lauren y Normani se sorprendió, pues esperaba escuchar más tarde todo un sermón acerca de los riesgos que eso podría traer por parte de la ojiverde.
Ally simplemente asintió y salió disparada en busca de su amado Troy.
-Oye Mani, ¿qué te parece si vamos a tomar un café antes de que comiencen las clases? Yo invito.- propuso Dinah.3
-¡Claro! Las veremos en el almuerzo chicas.- se despidió Normani, alejándose con la polinesia.
A Camila le extrañó un poco que su amiga más alta ya no saliera tan seguido con su novio Nela, pero esa era una buena señal, pues aquel chico siempre les había parecido a ella y a Ally un idiota.11
-Se llevan bastante bien.- dijo Lauren sonriendo.
-Eso me parece asombroso.- respondió Camila.- ¿Qué quieres hacer mientras? Aún es bastante temprano.
-Creo que sólo quisiera platicar un poco, me siento cansada.
-¿Cansada? Dormiste como un oso en temporada de invernación anoche.- se burló Camila.
-Sí, bueno, tú babeas mientras duermes.- devolvió Lauren.1
-¡Eso no es verdad Jauregui!
-Sí lo es.- rio la ojiverde. –Pero a pesar de eso te veías muy linda.- dijo acariciando su rostro, causando que Camila se sonrojara.
-Lolo... Olvidé mencionarlo esta mañana, pero a mis padres les gustaría conocerte, estás invitada a comer este viernes.
-Estaré ahí puntual, Camz.- sonrió Lauren.
Mientras tanto Noah las escuchaba detrás de los arbustos junto con Drew.5
-Mira a ese par de tórtolas, Drew.- dijo Noah mirándolas con repulsión.
-Pues a mí me gusta cómo se ven, aunque nunca esperé que Mila...6
-¡Cállate idiota! No lo digas, da asco.- interrumpió.
-Noah... Ni siquiera están juntas...
-Y no lo estarán, si llegan a estarlo les durará poco.
-¿Cómo harás eso? ¿Ya tienes planeada tu venganza?
-No del todo, pero aún no revelaré su secreto. Primero la haré quedar mal frente a todos, después la ridiculizaré, y finalmente todos sabrán quien es en realidad.
-Amigo... Ella siempre fue linda contigo, no deberías guardarle tanto odio por algo tan insignificante.2
-No es insignificante, es algo que nunca entenderías. Como sea, es hora de comenzar.- dijo el ahora ex novio de la morena.2
-Esta no es la forma de recuperar a Camila...
-¿Recuperarla? ¿De qué sirve recuperarla si nunca la tuve en realidad? Esa maldita perra me las va a pagar por haberme usado todos estos años.
***1
-Lauren, todos me están mirando raro.- dijo Camila al entrar al pasillo.
-Debe de ser por la ruptura, tranquila, ya pasará.
Siguieron caminando cuando de pronto se encendió uno de los televisores del pasillo para dar un anuncio. Era el reportero escolar, Connor Cooper.
-Buen día estudiantes, sé que todos son encontramos en shock debido a la noticia de la ruptura de la pareja del año, Camila Cabello y el capitán del equipo de fútbol americano, Noah Booker. Pero ¿qué fue lo que pasó con nuestra pareja favorita? ¿Qué pasará con la corona del baile de graduación y el club de Nomila shippers? Noah se encuentra aquí para responder a nuestras dudas.9
En ese momento la cámara enfocó al ex novio de Camila, y éste comenzó a hablar con el tono triste más falso que Camila había escuchado en su vida. Pero claro, conocía al chico desde hacía diez años, sabía perfectamente si estaba fingiendo.
-Hola compañeros, qué tal Connor... Yo sólo venía a aclararles algunas cosas, porque es justo que sepan la verdad... Camila y yo terminamos porque ella...- "Por favor no lo digas, no lo hagas por favor" pensó Camila, y Lauren tomó su mano fuertemente tratando de transmitirle seguridad. –Ella rompió mi corazón, sólo me utilizó... Por ahora estoy bastante dolido como para dar detalles, pero prometo que sabrán la verdad muy pronto. Por ahora deberán conformarse con saber que la culpable de todo es Camila, ella es la mala del cuento. Que tengan un excelente día, y Camila, espero que estés feliz ya.8
Todos voltearon a verla con desaprobación y de un momento a otro salió de ahí y se dirigió a la azotea bastante molesta, Lauren decidió seguirla y ambas se sentaron cerca del borde cuando por fin estuvieron ahí.
-Camz...
-Si no le hubiese dado esa bofetada esto no estaría pasando...
-Hiciste lo correcto.- aseguró Lauren.
-¿Por qué estás tan segura?- cuestionó Camila.
-Porque eres más feliz ahora, feliz de verdad.- dijo. –Yo sé que estás más preocupada por sus amenazas, pero te prometí que no dejaré a ese idiota hacerte daño, además ese secreto no debe ser tan malo.
-Me da miedo que todos crean que lo es, pero sobre todo me aterra que mis padres lo crean, me aterra que Dinah, Ally, Mani y Troy lo crean...- la morena se pausó un minuto y suspiró silenciosamente. –Me da miedo que tú lo creas.1
Lauren miró a Camila a los ojos, donde pudo darse cuenta de que había preocupación en ellos. La miró de una manera tierna y comprensiva, puso su mano sobre la de la chica menor y se acercó cuidadosamente, Camila deseaba probar aquellos delicados labios, pero Lauren plantó un beso en su mejilla dejando sus labios ahí unos segundos.
No fue la gran cosa, pero si era un beso de Lauren Jauregui entonces era la gloria.1
-No será así Camz, yo jamás podría pensar mal de ti.
-Lauren, prométeme que pase lo que pase no te alejarás de mí. Por favor, eres muy especial para mí y no soportaría perderte.- "Ni siquiera puedo imaginar un futuro en el que no estés conmigo" pensó Camila, y vio una especie de brillo en los ojos de Lauren, era un brillo aún más fuerte del que ya poseía a pesar de que su expresión era confusión, aunque no estaba segura del porqué.1
-No lo haré Camz, prometo que jamás voy a dejarte, nunca me alejaré de ti y siempre voy a protegerte, lo prometo.- dijo mirándola a los ojos.2
Se miraron fijamente por unos segundos hasta que ambas miradas viajaron a los labios de la otra. Las dos chicas se acercaron lentamente y esta vez sus labios se rozaron por primera vez, pero Camila se alejó velozmente del contacto y escondió su cabeza en el cuello de Lauren, la ojiverde suspiró audiblemente y comenzó a acariciar el cabello de la morena. De pronto sintió cómo ésta pasaba lentamente sus suaves labios por todo su cuello, solamente lo rozaba, pero ocasionó que toda la piel de Lauren se erizara.
-Eres tan perfecta Lauren Jauregui.- dijo Camila contra la piel de la ojiverde para después separarse y quedar frente a frente con ella mirándola a los ojos. –Eres tan perfecta y tan hermosa que podría besarte. Quiero besarte, Lauren.- siguió, acariciando con su pulgar los labios del ángel.2
-¿Y qué te lo impide?- preguntó, su voz saliendo como un susurro.
-Son tantas cosas... Y voy a decírtelas, pero no ahora.
-Puedo esperar.- dijo Lauren sonriendo y besó a Camila en la comisura de los labios. –Ahora vámonos de aquí si no queremos llegar tarde a clases.2
La morena se puso de pie junto con ella y caminaron por el pasillo casi vacío con sus meñiques entrelazados.


Admin
Admin

Mensajes : 5595
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 13

Mensaje por Admin el Dom Ago 13, 2017 1:01 pm

-No les hagas caso Mila, estoy segura de que pronto pasará.- dijo Normani refiriéndose a todas las feas miradas que Camila estaba recibiendo desde hacía dos días cuando Noah la había hecho quedar mal frente a toda la escuela.
-Te juro que cuando vea a ese estúpido voy a cortarle su diminuto pene con una hoja de papel y a arrancarle las pestañas una por una.1
-¡DINAH JANE MILIKA ILAISAANE HANSEN AMASIO! ¡ARREPIÉNTETE DE LO QUE HAS DICHO! Yo sé que todos en esta mesa estamos muy molestos con él, pero atentar contra tu prójimo no es la solución. ¿Qué diría Jesús?- sermoneó Ally.5
-Chicas está bien, yo sólo... Iré por un poco de agua, enseguida vuelvo.- dijo Camila.
-Te acompañaré.- se ofreció Lauren y la morena esbozó una sonrisa para que después ambas se levantaran de la mesa.
-Ay, los Camren feels.- suspiró Dinah cuando ambas chicas estuvieron lo suficientemente lejos para no escuchar.14
-¿Los qué?- preguntaron Normani y Troy al unísono.
-Los Camren feels.- respondió Ally. –Dinah las shippea, según ella son "Camren".1
-Así es, no van a negarme que son muy adorables juntas. Incluso hice un club de Camren shippers, Chelsea y yo somos miembros honorarios.16
-¿Desde cuándo hablas con Chelsea?- preguntó Ally.
-Desde que encontramos aquel interés en común durante la clase de geografía.
-Okay, yo no te voy a negar que sí se ven lindas juntas.- dijo Normani. –Son tan adorables como Trolly.8
-¿Trolly?- preguntó Ally.
-Troy y tú son Trolly, al menos eso dijo Dinah esta mañana.- contestó la más morena.1
-Eso me parece muy tierno.- dijo Troy para después besar dulcemente a Ally. Aquella pareja había decidido dlr (definir la relación) justo cuando las chicas le dijeron a Ally que debía hablar con él y aclararlo.
Ya eran oficialmente una pareja.
-Estábamos hablando de Camren, mi vida gira en torno a esas dos.- dijo Dinah con orgullo.5
-Por Dios, Dinah, sabes perfectamente que Camila es hetero o sino ya nos hubiese hecho saber que no.- aseguró Ally. –Y Lauren... Bueno...9
-Nosotros jamás hemos hablado con ella acerca de su orientación sexual... Pero nunca nos ha dicho lo contrario, supongo que también es heterosexual.- continuó Troy.6
-Yo lo único que sé es que esas dos se traen algo.- insistió Dinah.
-¿Qué te hace pensar eso?- preguntó Normani.
-No me digan que ustedes no lo notan.- respondió la chica polinesia. –Por favor, siempre están juntas, se acompañan a todas partes, se cuidan la una a la otra, se defienden entre sí, se lanzan miradas que hablan y lo más importante es el hecho de que hace dos días Camila no daba señales de vida por estar con Lauren haciendo Dios sabrá qué, y al día siguiente nuestro querido Laurenzo traía puesta la ropa de Mila. Oh, y por si fuera poco, casualmente llegan en el mismo auto. Es obvio que algo ocurre entre ellas.8
Segundos después las "Camren" regresaron.
-Volvimos, ¿de qué estaban hablando?- preguntó Camila tomando asiento y dando sorbos de su botella de agua.
-Sólo estábamos cuestionándonos algunas cosas.... Chancho, háblanos de tu orientación sexual.- Dinah Jane siendo tan sutil como siempre ocasionando que Camila se ahogara con toda el agua que estaba bebiendo mientras Lauren la socorría.12
Por suerte de Camila su celular comenzó a sonar en ese instante, era Sinu.
-Debo contestar, no tardaré.- dijo y se alejó rápidamente de la mesa.
-¿Tan sutil eres, Dinah?- preguntó Ally susurrándole al oído en tono sarcástico.
-Hablemos de otra cosa, ¿sí?- preguntó la más alta y en ese momento regresó Camila.
-Era mamá.- dijo.
-¿Y qué quería?- preguntó Lauren acariciando su rodilla por debajo de la mesa.2
-Sólo que le avisara si llegaré tarde a casa, no ha dejado de hablarme para eso desde hace unos días.
-Te ves algo estresada.- dijo Normani de repente.
-Honestamente sí.- coincidió Ally.
-Mila, lo que necesitas es un fin de semana lejos de todo esto.- dijo Dinah. –Te llevaremos de campamento el viernes, y no es una pregunta.
-¿Campamento?
-¡Sí! Ya sabes, algo de naturaleza no te vendría mal, podemos quedarnos en la casa de campo de mi familia.- siguió la polinesia. -¿Qué opinan chicos?
-Deberíamos hacerlo.- dijo Ally y todos asintieron con la cabeza, era una excelente idea.
-Genial, entonces nos iremos el viernes en la tarde, y ninguno puede faltar.- dijo Dinah como definitivo antes de levantarse de su asiento y que todos fueran a sus respectivas clases.7
Por alguna razón esa semana transcurrió bastante lenta, además de que Camila recibía ya no sólo feas miradas de toda la escuela, sino que también uno que otro insulto y algunas veces los amigos de Noah la empujaban ocasionando que sus libros se le cayeran, Lauren siempre ayudándola y defendiéndola.
Finalmente llegó el viernes.
Ese día Lauren conocería a los padres de Camila, y en la tarde-noche irían todos juntos de campamento.7
A la hora de la salida quedaron todos de verse en casa de Dinah, pues ésta llevaría su auto y en el de Camila llevaría el equipaje.
-Aun no entiendo por qué dos autos son necesarios, sólo iremos un fin de semana.- dijo Lauren.
-No estás tomando en cuenta que iremos con Ally y Dinah.- rio Camila mientras acomodaba los asientos traseros de su auto para así tener más espacio para el equipaje. –Además el auto de Dinah es muy pequeño, me sorprende, pues su familia es enorme.
Lauren soltó una risita después de esos comentarios.
-¿Crees que tus padres vayan a odiarme?- preguntó minutos después.
-Para nada, estoy segura de que vas a caerles muy bien.- aseguró Camila.
-¿No me veo muy darks para la ocasión?
-Lolo, tú siempre te ves darks.- dijo Camila dejando un beso en la comisura de los labios de Lauren. –Creo que deberíamos entrar ahora y hacerle saber a mis padres que ya llegamos.5
Lauren asintió mientras sonreía y siguió a Camila hasta la puerta.
Cuando entraron, la casa olía a pollo horneado y la mesa ya estaba puesta, pronto la madre de la morena salió de la cocina junto con una niña pequeña y Lauren supuso que era la hermana de Camila, aquella de la que la morena tanto solía hablar.2
-Camila, qué bueno que ya llegaste, y trajiste a tu amiga.- dijo Sinu con una sonrisa.
-Hola señora Cabello, mucho gusto, soy Lauren Jauregui.- se presentó Lauren cortésmente.
-Sinuhe Cabello, llámame Sinu, querida.- dijo estrechando se mano.
-Yo soy Sofía, pero puedes decirme Sofi.- se presentó la pequeña mientras Sinu regresaba a la cocina.
-Hola Sofi, mi nombre es Lauren. Tu hermana me ha hablado mucho sobre ti.- dijo la ojiverde.2
-¡Eso es bueno!- exclamó Sofi. –Oye Kaki, ¿ella es la Lauren de la que tanto escribes en tu diario?
-¡¿Qué?!- dijo Camila mientras sus mejillas se tornaban rojas.9
-Sí, ya sabes, siempre escribes acerca de lo hermosa que es para ti, y de lo tentadores que te parecen sus labios, y de lo sexy que...- Sofi no pudo terminar de habar cuando Camila le tapó la boca. Un revoloteo comenzó a invadir el estómago de Lauren al escuchar lo que aparentemente Camila pensaba de ella.13
-No le hagas caso, está loca y no sabe lo que dice, la llevaré a que tome sus medicinas.- se excusó Camila bastante avergonzada llevando a su hermana menor a su habitación.6
-Sofi, escucha, no puedes mencionarle nada a nadie acerca de lo que leíste en mi diario, ¿entendido? Y mucho menos a Lauren o a nuestros padres.
-Sí Kaki, lo siento, es que confundí tu diario con un cuaderno de mi escuela, pero te juro que sólo leí algunas cosas de Lauren, nada más...- se disculpó la pequeña en tono triste.2
-No te preocupes, sólo no vuelvas a hacerlo... Ahora bajemos con ella.
La menor asintió y al bajar las escaleras se encontraron a la ojiverde platicando animadamente con Sinu.
-Camila, tu amiga es muy adorable, me ayudó a servir la comida, qué malos modales los tuyos al dejarla sola aquí abajo.
-Lo sé, Sofi y yo teníamos que hacer algo. Lo siento Lolo, fue descortés.
-No hay problema Camz.- contestó Lauren regalándole una sonrisa.
-Tu padre está en el jardín, le avisaré que la comida está lista. Vamos Sofi.
Sinu y Sofi salieron al jardín dejando a la morena y a la ojiverde solas en la sala.
-Te dije que les agradarías.- dijo Camila.
-Aún falta tu padre.
-No te preocupes por él, el problema principal era mamá, pero mira, hasta a Sofi le agradaste.
-Es muy adorable.- rio Lauren.
-Lo sé, es un amor.- concordó Camila con una sonrisa.
-Así que... ¿Te parezco sexy?-preguntó Lauren después de un rato.
-¿Perdón?- respondió Camila comenzando a sonrojarse.
-Ya sabes, lo que dijo Sofi...
-Oh... Yo... Vaya, esto es tan vergonzoso.- contestó la morena mordiéndose el labio inferior para después esconder su rostro entre sus manos.1
-Déjame decirte Camila,- dijo Lauren quitando las manos del rostro de la morena. –que tú también me pareces muy sexy.- correspondió.
Camila no dijo nada, sin embargo estaba bastante ruborizada y sentía escalofríos al tener a Lauren tan cerca.
La tensión sexual estaba en el aire.5
El resto de la familia Cabello regresó al comedor.
-Así que ésta es la famosa Lauren.- dijo la voz de un hombre. –Soy Alejandro, el padre de Camila.
-Es un placer conocerlo señor Cabello, al parecer ya me conoce.7
-¿Cómo no hacerlo? Kaki habla de ti todo el tiempo... Al menos toda la semana lo ha hecho.1
-Oh... ¿En serio?- preguntó Lauren con un ligero rubor en las mejillas y una pequeña sonrisa, Camila estaba en el mismo estado.
-Deberíamos comenzar a comer, o si no llegaremos tarde con los chicos.
-¿Chicos?- preguntaron los padres de Camila al unísono.
-Oh, el novio de Ally irá.
-Camila, no creo que sea buena idea que vayan chicos y chicas, puede causarte problemas con Noah.
-Mamá, él y yo terminamos ya, da lo mismo.
-¿Hablas en serio mija? Oh, lo siento tanto, sé que de verdad lo querías. ¿Qué pasó entre ustedes?
-Podemos hablar de eso después mamá, no me afecta en realidad.
-Pero eso no cambia el hecho de vaya a ir un chico...- intervino Alejandro.3
-Él jamás engañaría a Ally, además ella es tan santa que lo más que hará con Troy será predicarle toda la noche.- dijo Camila. Alejandro suspiró.1
-Está bien mija, pero si nos enteramos que algo más ocurrió en ese campamento estarás severamente castigada.
Hubo un corto silencio incómodo hasta que Sinu habló.
-Lauren, querida, Camila mencionó que eres estudiante de intercambio.
-Así es señora Cabello... Yo... Vengo de una escuela en Suiza.
-¡Vaya! ¿Eres europea entonces? Porque no se te nota en el acento.- dijo Sinuhe.
-Oh... No, no soy europea... Yo nací en...- los nervios comenzaron a apoderarse de ella, debía inventar algo convincente. –Nací aquí en Miami, mis padres solían viajar mucho hasta que los ascendieron en su empleo y a los doce años de edad tuvimos que mudarnos a Suiza.
-Eso es asombroso Lauren, ¿podrías enseñarnos algunas palabras en alemán?- pidió Alejandro.
¿Qué iba a hacer ahora? Lauren no sabía hablar alemán ya que no estudió ese idioma en La Academia.
"Estúpido Troy." Pensó. "¿No pudiste haber escogido un lugar más común como Francia o Inglaterra?"4
-Claro...- finalmente accedió, cometiendo otro estúpido error. –Es que... Existe tanto por enseñar, es un poco complicado el idioma ¿saben?
Camila notó el nerviosismo de Lauren y en ese momento se dio cuenta de algunas cosas... Finalmente decidió desviar por completo el tema.
Miró el plato de la ojiverde y se le ocurrió una idea.
-¡Mamá! ¡Le serviste una papa a Lauren!
-Camila, hay más papas en el sartén, no es necesario que le quites la comida a tus invitados.- reprendió la madre de la morena.
-¡No mamá! ¡Es que ella es alérgica a los tubérculos! ¡No comas eso Lolo!- gritó Camila, alejando el plato de Lauren, quien acababa de entender la razón de la escena que estaba armando la chica de los ojos chocolate, porque obviamente Lauren no era alérgica a los tubérculos.1
-¡Demonios! Iré a servirte otro plato.- ofreció el padre de Camila.2
-No es necesario señor, estoy bastante satisfecha ya, pero muchas gracias por todo. Estuvo delicioso señora Cabello.- agradeció Lauren.
-Muchas gracias, y te pido una disculpa por lo de la papa, Camila olvidó mencionarlo anoche cuando elegíamos qué cocinar.1
-Mamá debo hacer mis maletas, Lolo me ayudará, vamos.- dijo Camila levantándose de la mesa y tirando del brazo de Lauren, llevándola a su habitación lo más rápido que pudo y cerró la puerta.
-Creo que debo regresar y ayudar a tus padres a recoger los platos.- dijo el ángel.
-Ya les caes bien, no cambiarán de opinión si fui yo quien te levantó de la mesa y te trajo a rastras.- dijo Camila sacando una maleta y comenzando a guardar las cosas que llevaría consigo para el fin de semana.
Después de eso Camila no volvió a dirigirle la palabra a Lauren durante lo que pudo ser una hora y media, lo cual para la ojiverde fue bastante raro.
Pero Camila tenía sus razones, las cuales la tuvieron bastante ida, pensando durante todo ese tiempo mientras escogía y acomodaba las cosas que llevaría.
Fue cuando Lauren decidió hablar.
-Camzi, ¿debo preocuparme por el hecho de que no me hables?- silencio. Pero no se rindió. –Camila, ¿qué ocurre? ¿Estás bien?
-¿Qué fue eso Lauren?- la ojiverde no logró entender a qué se refería Camila.
-¿Qué fue qué?- preguntó desconcertada.
-Lo que ocurrió allá abajo. Dijiste que venías de Suiza y que prácticamente creciste allá, pero al parecer toda una vida no fue suficiente para aprender a hablar alemán... En Suiza...- Lauren no dijo nada. -¿Escuchaste lo que dije?
-Sí Camila, escuché...
-Entonces dime qué fue lo que ocurrió hace rato, dime por qué tuve que inventar tu alergia a los tubérculos para distraer a mis padres, porque evidentemente después de lo que pasó me has confirmado que no vienes de un intercambio en Suiza.
-Yo...
-Espera.- interrumpió Camila. –Primero quiero escuchar el motivo por el cual mintieras...
"Vamos Lauren, piensa algo convincente, Camila no debe saber qué eres." Pensó antes de hablar.
-La Academia es una escuela que se encuentra en un pequeño pueblo en Francia, cerca de París.- inventó Lauren, tratando de sonar lo más convincente posible. –Está asociada con una escuela que se encuentra en Suiza y que es de gran prestigio, a diferencia de La Academia que es una escuela menospreciada por los métodos de enseñanza que posee.
-Oh... Entonces... ¿Estabas avergonzada y por eso lo inventaste?
-En realidad Troy fue quien lo inventó, pero sí, esa es la razón.
-Pero... Pero Ally me ha dicho que él y Normani les han enseñado a ella y a Dinah algunas palabras en alemán...- dijo Camila.
-Ellos estaban juntos en la clase de idiomas, yo preferí estudiar otro.- dijo Lauren, y eso no había sido una mentira.
-¿Qué idioma estudiaste tú?- preguntó Camila curiosa.
-Español, por supuesto.- sonrió Lauren.
-¿Podrías hablarlo un poco? No estoy para nada familiarizada con ese idioma.1
-Claro, ¿qué quieres que te diga?
-Cualquier cosa, algo en lo que estés pensando o no sé.
Lauren se detuvo un poco a pensar en qué le diría a Camila. Si ella le había mencionado que no conocía el idioma entonces podría decirle cualquier cosa y la morena no lo entendería.8
-Eres la chica más hermosa que haya visto en toda mi vida.- dijo Lauren en español y la sonrisa de Camila se ensanchó, sus mejillas colorándose un poco.7
-Muchas gracias por el cumplido, puedo decir lo mismo de ti.- respondió Camila en el mismo idioma.
-¿Qué? Espera, me dijiste que no sabías hablar español.- dijo Lauren y Camila soltó una carcajada.
-Sólo quería escucharte hablar en otro idioma, te hace lucir aún más linda... Además soy cubana, lo hablo desde que tengo memoria.
-¿Eres cubana? ¿Por qué no me lo habías dicho?- "Pero qué estúpida eres Jauregui, esa información viene en los documentos que La Academia te proporcionó acerca de ella."3
-Porque nunca preguntaste.- respondió Camila encogiéndose de hombros.
-¿Hace cuánto te mudaste a Miami?- preguntó Lauren, interesada con el hecho de saber más acerca de la morena.
-Hace ocho años. Mis padres y yo nos mudamos a México cuando apenas tenía meses de haber nacido, y un poco después de que cumpliera los diez años venimos a Miami porque mis abuelos decidieron dejarnos esta casa. Ellos querían mudarse a Canadá debido a la enorme tranquilidad que hay ahí.- relató Camila.
-Wow... Así que ocho años viviendo aquí.- dijo Lauren.
-Sí, al principio fue difícil dejar a mis amigos y familia, pero luego conocí a varios muy buenos amigos aquí, como Dinah, y Ally, y...- Camila se detuvo ante un recuerdo y se perdió en su mente como era de costumbre.
Lauren carraspeó un poco.
-Oh... Lo siento, sólo estaba pensando.
-¿Estás bien?- preguntó la ojiverde tomando su mano.
-Sí, yo sólo... Recordaba algunas cosas.- susurró la morena para después sonreírle al ángel.
Ambas comenzaron a acercarse lentamente, estaban a escasos centímetros anhelando ese beso más que cualquier otra cosa.
Y antes del gran momento el celular de Camila comenzó a sonar, ella gruñó y contestó.4
-¿Qué quieres ahora Dinah?... Sí, Lauren está conmigo, te lo dije en la escuela... Espera Dinah, no hables tan rápido... ¿Cómo que shippear?... Bueno, mientras no me shippees a mí con alguien... ¡Dinah!... Sí, sí está bien, te veremos a las seis... ¿A las cinco y media? Claro, te veré a esa hora... ¡¿Cómo que ya son las cinco y media?!... No, Dinah espera... Está bien, estaremos ahí en cinco minutos... Adiós China.- colgó.2
-¿Qué te dijo Dinah?
-Dijo que quiere vernos a las cinco y media para que no lleguemos tan tarde a su casa de campo y que me shippea con alguien.
-Pero... Son las cinco veintinueve...- dijo Lauren.
-Entonces es mejor que nos vayamos ahora.- sugirió Camila.
Bajaron las escaleras, Lauren ayudando a Camila con su equipaje, Se despidieron del resto de la familia Cabello y subieron al auto, camino a casa de la polinesia.1
-¡Al fin llegan!- dijo Normani con una sonrisa, saludando a Camila y Lauren mientras bajaban del auto.
-Hola Mani.- saludaron ambas.
-¡Lauren! ¡Mila! ¡Qué gusto verlas!- saludó Ally, saliendo con su novio de la casa de Dinah.
-Hola chicos, ¿dónde está DJ?- preguntó lauren.
-Justo aquí chicas.- dijo saliendo de su casa con estilo, porque con Dinah Jane Hansen todo es puro swag.6
-¡China!- se emocionó la morena y se abalanzó sobre su mejor amiga, quien la cargó como si fuese un niño pequeño. Lauren sintió una leve punzada de celos.
-Walz, tu culo pesa.- dijo la polinesia haciendo esfuerzo y la morena se bajó.3
-Creo que es hora de irnos.- dijo Troy tomando su maleta y una de las de Ally, quien llevaba tres completamente llenas, al igual que sus amigas Dinah y Normani.
-¿Por qué llevan tantas maletas?- preguntó Lauren riendo.
-Tres días es demasiado tiempo Laur, necesitamos todo esto y más.- respondió la más alta.
Ella, Troy y Camila llevaban sólo una.
Una vez que acomodaron el equipaje en el auto de Camila, que quedó con muy poco espacio, todos menos la morena y la ojiverde subieron al chevy de la Dinah.3
Troy conduciría y Ally iría en el asiento del copiloto, mientras que Dinah y Normani irían en los asientos traseros.
Hansen bajó el vidrio de su ventana para poder hablar con las otras dos chicas.
-Bien, el plan es el siguiente; llegaremos alrededor de las ocho y media, nos instalaremos en la casa, después pondremos una casa de campaña por si alguien quiere dormir afuera y haremos una fogata para antes de dormir, ¿les parece?+
Lauren conduciría el auto de Camila.

Todos asintieron en la cabeza y partieron en ambos autos.

Admin
Admin

Mensajes : 5595
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 14

Mensaje por Admin el Dom Ago 13, 2017 1:02 pm

Era un camino bastante largo, habían partido a las seis de la tarde y Dinah había mencionado que llegarían alrededor de las ocho y media.3 Había pasado apenas una hora y, a diferencia del auto de la polinesia donde iban escuchando a Beyoncé a todo volumen, el auto de Camila estaba en completo silencio desde el comienzo del viaje.
Era un silencio incómodo, algo que rara vez ocurría entre ellas.
-Lolo...- dijo Camila finalmente, algo vacilante.
-¿Qué ocurre Camz?
-Yo... Tú... ¿Estás molesta?
-¿Por qué habría de estarlo?
-Por lo que ocurrió en mi casa.
-Oh... No, realmente no me molesté, creo que tenías razón al haberme reclamado.- dijo Lauren.
Hubo un corto silencio.
-Lamento haberme puesto tan intensa.- se disculpó Camila.
-No te preocupes, en serio lo entiendo.
-No Lauren, de verdad lamento mucho haberme puesto en ese plan contigo, es sólo que odio las mentiras y los secretos.1
-Tal vez te molestes por lo que voy a decir, pero es irónico que lo digas tomando en cuenta que tienes un secreto oculto bajo siete llaves, y los secretos están ligados a las mentiras.
Camila no dijo nada hasta después de cinco minutos. Las palabras de Lauren la hicieron reflexionar un poco.
-Tienes razón...- dijo como respuesta.
-¿Y qué harás al respecto?- preguntó Lauren.
-Lo diré... En su momento.- definió la morena y Lauren sólo sonrió, una sonrisa que demostraba lo orgullosa que la hizo sentir lo que acababa de escuchar, y Camila sonrió de vuelta.
El silencio volvió a hacerse presente, pero esta vez era un silencio agradable.
Lauren volvió su atención hacia Camila.
-Así que... ¿Sí te parezco sexy?
-¿Qué?- respondió Camila.
-Sí, no respondiste mi pregunta cuando estábamos en tu casa.
Camila soltó una carcajada mientras que Lauren sólo sonrió, cuando las risas cesaron retomó la conversación.
-¿Para qué quieres saberlo?4
-Porque necesito saber si es verdad.
-Algo tan obvio no necesita ser dicho.- dijo la morena sonrojándose un poco y la ojiverde sonrió en respuesta.1
-Pero yo quiero escucharte decirlo.- pidió.
-Muy bien... Eres muy sexy, Lauren Jauregui.- contestó Camila mordiéndose el labio.
-Creo... Que me gustó escuchar eso.- sonrió Lauren.
-No te emociones Jauregui, tampoco es como si me gustaras.- "Mierda Camila, la cagaste como siempre."9
Los ojos de Lauren perdieron cierto brillo y su sonrisa desapareció, a pesar de que una gran parte de ella sabía que lo que Camila había dicho no era verdad.
Suspiró.
-¿Por qué no me dices quién te gusta?- preguntó Lauren en tono amable.1
"Joder, ¿qué hago? ¿Debo decírselo? ¿Qué tan extraño sería decirle 'Oh, me gustas tú Lauren, por cierto, soy le...?"
"No Camila, no lo digas." Amenazó su propia voz interna comenzando una guerra.
"Tengo miedo de que no sienta lo mismo..."
"A la mierda, díselo sutilmente y bésala."3
-Bien.- dijo finalmente. –Te lo diré esta noche después de la fogata.- decidió.
"Camila, no eres tan valiente. No podrás ni besarla."
"Lo sé, estúpida yo interna."1
-Perfecto.- dijo Lauren.
-Lo haré con la condición de que tú me digas quién te gusta a ti.
Lauren abrió los ojos como platos y se puso algo nerviosa, pero accedió y continuó hablando con Camila sobre cualquier cosa en un ambiente agradable.
Ninguna de las dos había estado nunca tan impaciente por una fogata.
El Sol se había ocultado desde hacía una hora, dando lugar a una bella noche.
Tal y como Dinah lo predijo, llegaron a las ocho y media.
-Okay, Ally dormirá con Troy, Mila con Laur y yo con Normani.- dijo la polinesia cuando entraron a la casa.11
-Dinah, esta casa es tan grande que serviría como un refugio para niños sin hogar, cada quien puede dormir en una habitación.- analizó Lauren.
-Lo sé, pero todas las habitaciones están en remodelación y sólo hay tres que están listas ya. Pero no se preocupen, cada habitación tiene dos camas.3
-¿Y por qué eres tú quien organiza las parejas?- preguntó Camila.
"Porque Camren es real." Pensó Dinah.17
-Porque obviamente los Trolly querrán compartir una noche de pasión... Digo, una habitación... Y porque Mani y yo haremos un maratón de canciones de Beyoncé durante las siguientes noches, así que ustedes deben quedarse en el mismo cuarto.
-Es un buen punto... Estoy de acuerdo.- aceptó Camila.
-Chicos, vayamos a instalarnos antes de que se haga más tarde para la fogata.- sugirió Ally y todos le hicieron caso.
Cada pareja escogió una habitación y dejaron sus cosas sobre las camas para después bajar a poner la casa de campaña y preparar la fogata.
Una vez que estuvo todo listo comenzaron a pasar el rato como buenos amigos, comiendo salchichas y malvaviscos mientras hacían bromas y se reían de algunos chistes.
-Mila, no estés tan seria.- dijo Dinah después de unas horas al notar tan callada a su mejor amiga. –Se supone que estamos aquí para que te olvides de toda la mierda escolar.
-Sólo estoy un poco distraída, podemos continuar.
Lo que su mejor amiga no sabía es que los pensamientos de Camila no eran acerca de lo apenas ocurrido en la escuela, sino de la conversación que ella y Lauren habían tenido en el auto.
Por supuesto que era de esperarse, pues estaba a tan sólo un rato de declarar sus sentimientos a Lauren, donde ella creía que lo arruinaría todo.
-Honestamente me siento algo cansada para seguir.- dijo Ally bostezando.
-Sí, la verdad es que yo igual.- concordó Dinah.
-Deberíamos ir a dormir, es bastante tarde.- dijo Troy y las chicas estuvieron de acuerdo.
Todos se levantaron excepto Camila, pues tenía su mirada perdida en la fogata y estaba muy metida en sus pensamientos.
-Mila, ¿te quedarás un rato más?- preguntó Normani.
-Sí, supongo que sí, sólo un rato.
-Me quedaré contigo.- dijo Lauren amablemente, pues ella también esperaba con ansias el momento de declararle a la morena sus sentimientos.
-Bien, nos veremos mañana en la mañana. No se desvelen tanto.- se despidió Normani entrando casa junto con los demás, emocionada porque esa noche habría karaoke de Beyoncé junto con la polinesia porque #NorminahStrong.2
Pasaron cinco minutos después de que los chicos entraran a la casa para que Camila hablara por fin, ya que Lauren quiso respetar su silencio.
-Recuerdo que durante seis veranos Dinah, Ally y yo veníamos aquí junto con sus padres.- dijo Camila con nostalgia. –Nos quedábamos dos semanas, ya que su madre debía cuidar a su hermana y a sus primos.- rio. –Dejamos de venir hace dos años. No estoy muy segura del porqué, pero ninguna de nosotras rezongó por eso.
-Imagino que debía de ser emocionante.- dijo Lauren.
-Lo era... Siempre lo ha sido.- sonrió Camila, para después ponerse de pie y adentrarse en el bosque mientras Lauren la seguía. –Es divertido porque no hay ninguna otra casa en esta zona, y agradezco mucho eso, pero no preguntes por qué, aún no lo sabrás.- dijo la morena con determinación. –Todas las mañanas veníamos a caminar al bosque, sus padres siempre nos acompañaban, pero por alguna razón siempre fuimos hacia el sur, jamás hacia el norte, al menos fue así hasta el penúltimo año que estuvimos aquí. Sus padres nos llevaron por este sendero.- relató y se sentó en uno de los bordes de la colina, debajo no se podía ver nada, era atemorizante el gran parecido a un abismo, pero Camila parecía no tener miedo.
-¿Por qué jamás las llevaron por aquí?- preguntó Lauren, escuchando atenta todo el relato de Camila.
-No lo sé, a veces creo que ni siquiera ellos lo saben. ¿Pero sabes qué es lo que nunca entendí? Que siempre nos llevaran a caminar de día. Nunca nos llevaron en la noche, a veces creíamos que era porque podía ser peligroso, tal vez podía haber osos o algo así.- Camila soltó una risita. –Es tan graciosa nuestra inocencia, pues en esta zona no hay animales, por más raro que parezca.1
-Entonces quiero imaginar que nunca preguntaron por qué siempre viajaban de día.- adivinó la chica de los ojos esmeralda.
-No, nunca lo hicimos, siempre nos resignamos.- aceptó Camila. –No fue hasta una noche en el último año que estuvimos aquí cuando les dije a las chicas que deberíamos explorar más. Una parte de nosotras supo que sería nuestra última vez aquí en mucho tiempo, y realmente tampoco supimos el porqué, pero nosotras no hablamos de eso, nunca lo hemos hecho ¿sabes? Aunque supongo que es porque este lugar es tan misterioso por las noches...
Lauren se quedó en silencio durante unos minutos, dándose cuenta de que realidad el lugar era bastante misterioso, pero no lucía como una película de terror, simplemente lucía... Diferente a los demás lugares que había visitado alguna vez.1
Era hermoso y extraño, de alguna manera.
-Dijiste que una noche les propusiste a las chicas explorar más, ¿qué pasó esa noche?
-Bueno, ellas simplemente se negaron, y yo pude haberme quedado con ellas esa noche, pero había algo en el bosque que me llamaba, no sé explicar qué pasó en ese momento, me sentía como en un trance. Ellas se habían negado por completo y yo iba a negarme igual que ellas, pero en un abrir y cerrar de ojos ya me encontraba adentrándome aquí, y fue todo este recorrido que hemos hecho el que se ha quedado grabado en mi mente todos estos años.- terminó mirando hacia el cielo, era una vista tan diferente a la de la ciudad. Aquí se veían las estrellas, se veían muchas estrellas, eran tantas, más de las que Lauren había visto en toda su vida.2
Se sentó junto a Camila a admirar el hermoso cielo. Lauren amaba mirar el cielo.
-Esto es tan irreal Camila, luce tan irreal.
-Tú eres irreal, Lauren.- dijo la morena y la ojiverde la miró a los ojos.
-¿Qué te hace pensar eso?- preguntó un poco nerviosa, pues tal vez Camila había descubierto que Lauren era un ángel.
-Eres diferente, no eres como las otras chicas, eres tan misteriosa... Supongo que... Supongo que eso es lo que me atrae de ti...- dijo con la voz temblorosa. –A partir de ese día, todas las noches venía a admirar las estrellas.- cambió de tema, pero Lauren decidió retomarlo, era hora.1
-La atracción es un sentimiento simple... Es decir, no en realidad, pero sí lo es comparado con... Otros sentimientos...
-¿Como qué sentimientos, Lauren?
-Como el amor.- dijo Lauren mirándola a los ojos, su voz sonó firme.
Camila no dijo nada durante unos segundos, sólo se perdió en aquellos ojos que tanto le gustaban.
-Tienes razón, es un sentimiento fuerte.- susurró.
-La fogata ha terminado Camila.- contestó la ojiverde, refiriéndose a lo que Camila le había dicho en el auto.
-Lo sé.- susurró de nuevo.
-¿Lo sabes?- dijo intimidándola con la mirada.
-Yo... No sé si puedo decírtelo...
-¿Por qué no Camila?
-Porque tengo miedo.
-¿De qué tienes miedo?- preguntó la ojiverde.
-De lo que siento... De mis sentimientos y de cómo me definen éstos...
-Camz, debes saber que puedes confiar en mí, no voy a juzgarte, jamás te haría eso ni a ti ni a nadie.
Sus palabras entraron en Camila y fue cuando se dio cuenta de lo obvio que era, de que obviamente Lauren lo sabía. Ella lo sabía.
-Tú ya lo sabes, ¿cierto?- preguntó Camila.
-Quiero escucharlo de ti.
-¿Por qué?
-Porque quiero ayudarte... Sólo debes confiar en mí.- dijo Lauren. Era irónico cómo quería ayudarla cuando se encontraba en una situación no muy diferente.
-No puedo, Lauren...- dijo Camila comenzando a temblar y cerrando los ojos.
-Hey, Camz tranquila... ¿Confías en mí?
-Yo...- su voz se escuchaba algo entrecortada, pero logró hablar. Abrió los ojos. –Confío en ti.
-Entonces puedes decírmelo.
Camila susurró algo que Lauren no pudo entender, pero finalmente dejó salir todo lo que había estado guardando por tantos años.
-Yo... Soy lesbiana... Adelante, puedes alejarte de mí y contarle a toda la escuela...5
-Camila, ¿por qué crees que le contaría eso a alguien?
-Porque doy asco.- susurró. –Noah me lo dijo.
-Ese idiota jamás volverá a hacerte daño. Ni física y psicológicamente, ¿entiendes Camz?- dijo Lauren acariciando las mejillas de la morena, y ésta asintió levemente con la cabeza. –Hey... No me has dicho quién te gusta...
Camila sonrió y dudó un poco, pero decidió que escoger sus sentimientos siempre sería la mejor opción.
-Tú, Lauren Jauregui. Me gustas tú. Me gustas demasiado.- dijo por fin, llevando su mirada al suelo.3
Lauren sonrió y sintió escalofríos por todo su cuerpo, al mismo tiempo que un revoloteo en su estómago.
-Supongo que me toca a mí entonces...- dijo, acercando un poco su rostro al de Camila.
-No es correcto Lauren.- dijo en voz muy baja, conociendo ya las intenciones de la otra chica.
-Sí lo es Camila. Quiero hacerlo, y tú quieres que lo haga.- aseguró Lauren hablando con el mismo volumen de voz.
-Tienes razón, quiero que lo hagas.- concordó Camila finalmente.
Las manos de Lauren jamás soltaron el rostro de Camila, mientras que las manos de la morena viajaron hacia la cintura de la ojiverde y finalmente unieron sus labios, fundiéndose en un lento y delicado beso lleno de emociones desconocidas. Ambas sintieron electricidad corriendo por todo su cuerpo con el simple contacto y sus labios no tardaron mucho en hacer movimiento, era un beso delicado y sin presiones, era un beso perfecto, era su primer beso, era su beso, su tan esperado beso. Y las dos sonrieron en medio de aquel beso, porque era sin duda el mejor beso en la historia de los besos.8

Admin
Admin

Mensajes : 5595
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 15

Mensaje por Admin el Dom Ago 13, 2017 1:02 pm

El beso terminó y poco a poco se separaron la una de la otra mientras abrían lentamente los ojos, definitivamente no era un sueño, era la realidad más hermosa del mundo.
Sonrieron.
-Wow...- susurró Camila. –Entonces... ¿También te gusto?3
Lauren soltó una risita.
-No tienes idea de cuánto.- respondió tomando sus manos y entrelazando sus dedos.
Hubo un silencio, un cómodo silencio mientras ambas miraban las estrellas. Estuvieron así por una media hora, lanzándose tiernas miradas de vez en cuando, hacía mucho tiempo que ninguna de las dos se sentía tan feliz.
De pronto Lauren le puso más atención al silencio y se dio cuenta de que a lo lejos se escuchaba como si un río corriese por ahí.
-Camz.- la llamó.
-Dime, Lolo.
-¿Hay un río por aquí acaso?- preguntó, a lo que Camila respondió con una sonrisa y se puso de pie para adentrarse nuevamente en el bosque.
-La última semana que estuvimos aquí los padres de Dinah nos trajeron a caminar cerca de aquí hasta que comenzamos a escuchar el mismo ruido que tú escuchas ahora, el de un río correr.
Diez minutos más tarde llegaron a la orilla de un río, era extenso y no había nada visible alrededor que ayudara a cruzar, además de que la corriente era demasiado fuerte.
-Fue cuando llegaron aquí, ¿cierto?- preguntó Lauren.
-Sí.- contestó con una sonrisa. –Siempre quise cruzar al otro lado, pero los padres de Dinah creían que era muy arriesgado, incluso las chicas lo creían así.
-¿Entonces nunca cruzaste?- Camila esbozó una sonrisa torcida.
-Podemos continuar el relato mañana. Ahora debemos regresar.
-Está bien Camz, vamos.- accedió Lauren siguiendo a Camila de regreso a la enorme cabaña. –Por cierto, tu relato fue lindo, puedo ver lo importantes que son para ti Ally y Dinah.
-Son mis únicas amigas de verdad. Claro, además de Mani, Troy y tú.
-Tienes miedo, ¿no?
-Sí...- respondió Camila. –No quiero perderlas, si se enteraran de que soy... Eso... Yo... No soportaría que me dejaran...
-Lo entiendo Camila, pero si son tus verdaderas amigas entonces van a aceptarte tal y como eres. Lo han hecho por ocho años y lo seguirán haciendo por más.
Camila sólo asintió y continuó caminando sin decir nada más, pero tal vez era un buen momento para averiguar más acerca de la chica de ojos cafés, así que decidió no dejar ir la oportunidad.
-Camz, ¿tu secreto tuvo algo que ver con el hecho de que intentaras quitarte la vida?- Camila se paró en seco.
-Tú... ¿Cómo sabes eso?
-Estuve contigo en el hospital psiquiátrico, ¿recuerdas?
-Sí Lauren, lo recuerdo, pero yo no sé qué estabas haciendo tú ahí si siempre te has encontrado en tu más sano juicio.
"Mierda, ¿qué invento ahora?"2
-Estaba ahí porque tuve un accidente automovilístico hace un tiempo y me dejó secuelas fuertes, pero ya estoy completamente bien. Te toca responder mi pregunta.3
-Yo... No puedo decírtelo ahora Lo. Sé que es injusto pero no estoy lista para hablar de eso con nadie y me gustaría que lo respetaras.- Camila dio por terminada la conversación y Lauren no intentó retomar el tema.
Ella sabía que Camila seguía sensible y probablemente lo estaría en mucho tiempo, y Lauren no iba a presionarla porque sabía lo difícil que todo aquello estaba siendo.
Una vez que llegaron a la enorme cabaña de los Hansen se acostaron en sus respectivas camas. Eran las dos y media de la mañana y ambas estaban cansadas.
Camila esperaba poder dormir acurrucada de Lauren, pero la chica de ojos verdes tenía la idea de que la morena se había molestado por la conversación anterior así que decidió respetar su espacio personal.1
Fue difícil, pero finalmente se dejaron llevar por el sueño en camas distintas, porque después de todo ambas estaban solteras por separado, muy separado, y no debemos hacer suposiciones.33
Los rayos del Sol entraron por la ventana y golpearon contra el rostro de Lauren, causando el poco a poco se liberara del sueño y despertara. Miró hacia la cama que estaba a su izquierda y se dio cuenta de que estaba vacía. Camila había despertado ya.1
Lauren se levantó de la cama y se dirigió al baño para darse una ducha. Una vez que estuvo vestida bajó a la cocina, donde se encontró con el resto de los chicos, excepto Camila, ella no estaba allí.
-Buen día Ralph.- saludó Dinah.7
-Déjame adivinar, Ralph Lauren.- adivinó Lauren y Dinah también rió.
-Te pondré así en mis contactos, Ralph. Vamos, desayuna algo. Ally preparó panqueques.3
-Oh, muchas gracias. ¿Dónde está ella?1
-Está arriba buscando qué ponerse, iremos a dar una caminata por el sendero, ¿quieres venir?
-Gracias, pero supongo que paso.- dijo Lauren.
-¿Planes con Camila?- preguntó la más alta guiñándole un ojo. Lauren se puso nerviosa.
-En realidad sí.- respondió Camila entrando a la cocina.
-Supongo que no vendrán con nosotras entonces.- dijo Ally entrando detrás de Camila.
-Al parecer no.- habló Lauren.
-Bueno, Ally y yo nos iremos ya.
-¿Mani y Troy no irán?- preguntó Camila.
-No, Troy se estrelló contra un armario anoche y tiró la puerta, Mani le está ayudando a repararla.- respondió la más baja.2
-Regresaremos antes de las cuatro, las veremos después.- dijo Dinah y ambas salieron de la casa.
-Y bien... ¿Qué planes tenemos para hoy, Cabello?
-Primero desayunar.- sonrió Camila, y eso fue lo que ambas hicieron.
-Troy... Comienzo a creer que esto no está bien...- dijo Normani.
-¿Poner la puerta del armario? Bueno, fui yo quien la tiró, y supongo que debo arreglarla yo.
-No hablo de eso. Me refiero a que ellas se convirtieron en nuestras mejores amigas, tú estás saliendo con Ally, Lauren se pasa todo el día con Camila... Las quiero, sí, y mucho, pero si La Academia se entera... Esto se irá al carajo junto con nuestras alas.
-A La Academia no le importara que se conviertan en nuestras mejores amigas, es más fácil hacer así nuestro trabajo. Además Ally y yo no hemos hecho nada fuera de los límites, y tampoco es como si Lauren estuviese saliendo con Camila.
-Realmente no me importaría Troy, si ellas estuviesen saliendo, así como no tengo inconveniente con que tú salgas con Allycat, pero me da miedo que La Academia se entere...
-Mani, no te preocupes por eso.- dijo el chico rubio tomando a Normani de los hombros. –Las cosas no se saldrán de control ni mucho menos, eso en cuanto hagamos nuestro trabajo, y es eso lo que estamos haciendo.
-¿Sabes? Tienes razón, mientras hagamos nuestro trabajo nada malo pasará. Supongo que mientras haré aquella lista de mis canciones favoritas de Beyoncé, Dinah me la pidió.
-Está bien.- rio Troy. –Por cierto, ¿qué harán Lolo y Mila hoy?
-Ni idea, pero no se escuchan sus risas, así que supongo que salieron junto con las chicas.
-¿Iremos al mismo lugar que ayer, Camz?- preguntó Lauren. Habían salido de la cabaña y ninguna había dicho ni una sola palabra en un buen rato.
-Tal vez.- rio Camila.
-Eso no es una respuesta... Espera... ¿Escuchas eso? ¿Es el río de ayer?
-Estamos cerca.- fue lo único que Camila dijo hasta que al fin llegaron al lugar, no tardaron mucho.
-¿Por qué volvemos al río? Dijiste que no había forma de cruzar.
-No Lolo, dije que no había algo visible para cruzar, o al menos en ese momento no lo notamos, pero yo seguí buscando... Todas las noches. Y ayer no terminé el relato.- Lauren sonrió.
-Bien, ¿cómo cruzaremos?
Camila caminó unos cinco metros y se detuvo en unas piedras que estaban dentro del río, formando un camino para que pudiesen cruzar.
-Sé que es una manera arriesgada y luce un tanto cliché, pero créeme cuando te digo que vale la pena.- dijo Camila.
-Camila, las piedras están mojadas, si resbalamos y caemos al río nos llevará la corriente, ¿no hay otra forma?
-Vamos, arriésgate conmigo, no es tan difícil, además las piedras son grandes y eso lo hace más fácil.- dijo la morena saltando hacia la primera piedra. Una vez que logró estabilizarse se volvió hacia la ojiverde, suplicándole con la mirada que la siguiera. Lauren lo hizo y juntas cruzaron el río.
Camila casi cayó unas cuantas veces, pero Lauren estuvo ahí para sujetarla. Para la más pálida no fue nada difícil, pues La Academia la había entrenado para situaciones como aquellas, y después de todo ella era una de las mejores alumnas.1
-Eso fue divertido.- sonrió Camila.
-Casi mueres, no vuelvas a decir que es divertido.- regañó Lauren mientras intentaba recuperar el aliento.
Camila hizo caso omiso a sus palabras y tomó su mano adentrándose en el otro lado del bosque. La morena estaba entusiasmada por mostrarle a Lauren lo que había del otro lado del río.

Admin
Admin

Mensajes : 5595
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 16

Mensaje por Admin el Dom Ago 13, 2017 1:03 pm

-Camila, hemos estado caminando por veinte minutos, al menos dime a dónde me llevas.
-No te desesperes, ya llegamos.- Camila se detuvo ante un montón de árboles llorones que no dejaban ver lo que había al otro lado de las hojas. –Lauren, estuve por tres noches viniendo a este lado del bosque. No sabía qué buscaba hasta que finalmente llegué aquí, justo donde ahora estamos, y cuando pasé a través de las hojas de estos árboles yo... Quedé impactada... No sabía qué había sido lo que me guio aquí, ni lo que me obligaba a seguir avanzando. Realmente no tenía idea de porqué terminé aquí, pero ayer cuando nos besamos pude darme cuenta de que llegué a este lugar para traer a una persona especial conmigo, y que juntos apreciáramos de la belleza del lugar. Y comprendí que era a ti a quien debía traer, Lauren Jauregui.- concluyó Camila para finalmente abrirse paso a través de las hojas y llegar a una hermosa laguna, la cual era el final del río.3
Estaba rodeado por muchas flores coloridas y árboles grandes cuyas hojas se fusionaban con las demás árboles, dejando sólo un gran agujero en medio por donde la luz se filtraba e iluminaba todo el lugar. Era como un paraíso y lucía completamente irreal, como sacado de un libro o una pintura.1
-Por Dios... Camila...
-Es asombroso, lo sé.- dijo la morena.
-Jamás había estado en un lugar tan perfecto como este...- dijo mientras caminaba para admirar todo el lago y los alrededores.
En ese momento Camila comenzó a quitarse la ropa, quedando sólo en lencería rosa.10
-Espero que hayas traído tu traje de baño.- dijo Camila y se aventó al lago. –No te preocupes, yo tampoco traje el mío.- terminó, sumergiéndose.
Lauren sonrió y se quitó la ropa, quedando en lencería al igual que Camila, sólo que su ropa interior era color azul.2
-Este lugar es muy hermoso, ¿Ally y Dinah saben de su existencia?
-No, nunca les dije.- contestó Camila. –Creí que este lugar debería ser privado, como un secreto.- la morena se pausó un minuto. –Ahora es nuestro secreto.7
-Sólo nuestro.- sonrió Lauren para unir su nariz con la de Camila.
Tomó a Camila de la cintura, decidida a plantar un beso en sus labios, pero la morena se alejó con una sonrisa juguetona.
-¡Atrápame si puedes Lolo!- dijo nadando lejos de Lauren, quien rio y nadó hacia ella tratando de alcanzarla.
-No me retes, Camz.- advirtió Lauren con una mirada sensual.
-Sé que no vas a alcanzarme.- siguió Camila, pues provocar a la ojiverde no lucía como una mala idea.
La más alta nadó rápidamente, tratando de alcanzarla.
Estuvieron así por unos diez minutos. Camila salpicaba a Lauren cada vez que ésta se encontraba más cerca, y la más pálida la acusaba por hacer trampa mientras ambas reían.
Finalmente Lauren logró atrapar a la morena, jalando sus piernas por debajo del agua y hundiéndose, después la abrazó por la cintura y ambas subieron a la superficie de nuevo.
-Eso no es justo.- dijo Camila haciendo un puchero.
-Tú también hiciste trampa.- sonrió Lauren sin soltar su agarre de la menor.
-No es verdad, yo sólo juego con mis propias reglas.
-Lauren Jauregui no sigue las reglas de nadie.- bromeó Lauren.
-Pero yo soy la excepción.2
-Nada me hará cambiar de opinión, Camila.
-¿Segura?
-Segura, absolutamente nada.
-¿Qué tal eso?- Camila estrelló sus labios contra los de Lauren, besándola suavemente. La ojiverde respondió y poco a poco dejaron hundir su peso para así terminar besándose en el fondo del lago.5
Cuando el oxígeno fue insuficiente, se separaron y subieron a la superficie sin separar sus cuerpos; sus miradas se conectaron y no se despegaron.
-Sí es posible flotar bajo el agua mientras besas a alguien.- dijo Camila con una enorme sonrisa en el rostro.
-Había leído algo así en Tumblr alguna vez.
-Bueno. ¿Ahora sí vas a seguir mis reglas?- preguntó Camila.
¿Y cómo no iba a hacerlo? Lauren es toda una gobernada. Ella sólo rio y asintió.7
-Supongo que tú puedes hacerme cambiar de opinión.
Camila sonrió y dejó un rápido beso en los labios de Lauren, para después tomarla de las manos y guiarla a la orilla del lago.
Ambas se acostaron tomadas de las manos y comenzaron a ver las nubes, jugando a encontrar figuritas y de vez en cuando contando unos cuantos chistes.
Era perfecto, era como una cita no oficial perfecta, porque mientras Camila estuviera con Lauren, y Lauren estuviera con Camila, entonces todo era perfecto. Absolutamente todo.
Poco a poco pasaron las horas hasta que el Sol comenzó a ponerse, lamentablemente no se veía desde donde ellas estaban, pues los árboles lo cubrían todo, pero sí podía apreciarse cómo el cielo cambiada de tono azul a uno anaranjado y poco a poco se oscurecía, dejando ver unas cuantas estrellas.2
-Deberíamos irnos antes de que oscurezca.- sugirió Lauren, pero Camila hizo una mueca, pues no quería que su momento a solas terminara, así que abrazó a la ojiverde mientras seguían recostadas admirando el cielo. Su cabeza se posó en el pecho de ésta, y su brazo rodeó su cintura desnuda ya que ambas seguían en lencería.1
Sus pieles rozándose era la mejor sensación del mundo, por más inocente que fuera el contacto.
Lauren respondió el abrazo de Camila y se quedaron así por unos cuantos minutos.
-No quiero regresar, quiero quedarme aquí contigo para siempre Lauren.
-Yo también desearía eso Camz.- "Si tan sólo pudiera quedarme para siempre".
-Cuando muera, quiero que traigas mis cenizas y las entierres aquí, en este lugar.- dijo la morena de repente.10
-No pienses en eso ahora, Camz.
-¿Por qué? Algún día tendrá que pasar, y no podremos hacer nada al respecto.
-Sí, pero no será pronto, así que no pienses en esas cosas ahora.
-Puede que sí. Si mis planes pasados hubiesen funcionado, entonces yo no estaría aquí ahora.
-Pero lo estás, y lo estás por una razón.
Hubo un silencio, y durante ese tiempo Camila apretó más su abrazo, como si no quisiera dejar ir a la chica pálida.
-¿Alguna vez has perdido a alguien?- preguntó la morena.
-¿Por qué quieres saberlo?1
-Sólo curiosidad, pero si no quieres decírmelo no lo hagas. Lo entenderé.
Lauren suspiró y segundos después comenzó a hablar, tratando de que su voz no se quebrara ante el recuerdo.
-Mi abuela...6
-Oh...
-Sí... La perdí hace un año aproximadamente... Ella era toda una guerrera, y siempre me aceptó tal y como soy sin juzgarme. A veces pienso que ella sabía cosas acerca de mí que incluso yo no sabía en ese momento. Ella era la única mujer que me entendía. La amaba tanto...- unas lágrimas se escaparon de sus ojos y Camila se incorporó para limpiarlas con sus pulgares.
-Yo... Lo lamento mucho Lolo, no debí preguntar, lo siento.
-No, tranquila, está bien.- respondió Lauren tomando suavemente las muñecas de Camila. -¿Sabes? Yo fue la que más sufrió por su pérdida, pero aprendí a lidiar con ello, pues mi abuela ya no estaba y no había nada que yo pudiera hacer al respecto. Pero todo eso me sirvió de experiencia para darme cuenta de que no podemos ignorar el dolor, pues guardar tantas emociones bajo llave nos amarga el corazón, y yo no quiero eso para mí. Lo comprendí mucho tiempo después, pero ya era tarde, pues yo ya era una persona fría. Pero creo que debemos ahogarnos en el dolor, y sólo así aprenderemos a nadar en él.
-No puedo decirte que lo entiendo, porque en realidad no lo hago... Pero estoy aquí para ti, ¿okay?- dijo Camila, acariciando las mejillas de Lauren y plantando un beso en su frente, a lo que la ojiverde sólo sonrió.
-¿Qué hay de ti?- preguntó Lauren, pues ya no quería seguir hablando de su abuela y de aquella tragedia.
-Nunca he perdido a nadie, al menos no a alguien cercano. Es por eso que no puedo fingir comprender el dolor...
-Lo entiendo. Eres una persona muy hermosa, no mereces sentir ese dolor.
-Tú también eres una persona muy hermosa. A veces las peores cosas les pasan a las personas más increíbles... Pero después de la tormenta llega el arco iris.- motivó Camila.
-Tú eres mi arco iris.- respondió Lauren, besando a Camila delicadamente. Fue un beso lleno de ternura mientras ambas se acariciaban. Camila trató de transmitirle a Lauren que siempre estaría ahí para ella, y Lauren trató de transmitirle a Camila que siempre la protegería.
Y Lauren hablaba en serio, Camila era su arco iris, al igual que Lauren era el de Camila, pues ambas llegaron en el momento indicado para iluminarse la una a la otra.
-Te quiero Lauren.- dijo Camila cuando terminaron.
-Yo también te quiero, Camila.- respondió Lauren, juntando sus frentes mientras ambas sonreían.
La conversación que habían tenido se había quedado en la mente de Camila, y no podía sacársela de la cabeza, en especial la frase que le había dicho Lauren: debemos ahogarnos en el dolor, y sólo así aprenderemos a nadar en él.
Camila nunca había perdido a un ser querido, por lo tanto ella no comprendió la frase en ese momento, aunque por alguna razón creía le sería útil en un futuro; pero Lauren le había prometido que siempre iba a protegerla.
Hay cosas de las que los demás no pueden protegernos... Y son cosas de las que debemos aprender.
Siempre hay una primera vez para todo, aunque eso era algo que Camila no sabía en ese momento.7
Había muchas cosas que Camila no sabía en ese momento.

Admin
Admin

Mensajes : 5595
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 17

Mensaje por Admin el Dom Ago 13, 2017 1:03 pm

Era lunes por la mañana y las clases habían sido suspendidas debido a que un hombre de intendencia había derramado una sustancia extremadamente tóxica accidentalmente mientras aseaban el laboratorio.3
Eso significaba que Camila y Lauren no se verían hasta el día siguiente, y la esperaba mataba a Camila. No estaba segura del porqué, pero después de la noche del beso se sentía incapaz de estar lejos de ella por mucho tiempo.
Ambas habían dormido juntas la noche del lago, y habían estado muy cariñosas en el auto de regreso a casa. Ninguna de las dos había llamado y eso desesperaba a la morena, pero no estaba dispuesta a esperar tanto para ver a Lauren.
Se arregló un poco y salió de casa para dirigirse a la de la ojiverde.
El celular de Lauren comenzó a sonar con la canción National Anthem de Lana del Rey, despertándola de su sueño, no había podido dormir en toda la noche, pues sentía que algo le faltaba.
Finalmente contestó sin mirar el número.
-¿Sí?
-¡Jauregay!1
-Ah... Hola a ti también, Vero.
-¿Te desperté?- preguntó Vero por el tono de voz de su amiga.
-Algo así.- respondió Lauren incorporándose y tallándose los ojos.
-Bueno, ya es tarde, tienes que levantarte. Sólo quería decirte que esta noche iré a un club nocturno, ya sabes, hay bastantes chicas lindas aquí y necesito algo de diversión. ¿Me acompañarás?2
-Oh...- Lauren se detuvo y lo pensó, una parte de ella necesitaba un poco de aquello, pero la otra parte sólo pensaba en Camila. –Supongo que por esta vez yo paso...
-¡¿Qué?! ¡¿Lauren Jauregui negándose al sexo?! ¡¿Quién eres y qué hiciste con mi perra favorita?!- exageró Vero.1
-Verónica cálmate, no puedes hacer eso, si La Academia se entera van a matarte y lo sabes.
-¿Quién dijo que tendría sexo con humanos?
-¿No lo harás?- preguntó Lauren, confundida.
-Obvio no, no pienso lidiar con los dramas de La Academia. Por eso invité a algunas de nuestras compañeras de la escuela.
-No puedo ir Vero, sabes porqué...
-No, en realidad no puedo pensar en estas condiciones, encenderé la luz de tu closet para poder pensar más en claro.- bromeó la otra chica... No era del todo una broma.
-No es gracioso.- regañó Lauren. –No pienso arriesgarme, y mucho menos ahora que estoy tan cerca de enorgullecer a mis padres. Sabes cómo es mi madre y si se entera...
-Okay, mejor no hablemos de eso.- interrumpió Vero. –Bien Lolo, la invitación sigue en pie. Si cambias de opinión sólo llámame, adiós.- terminó para después colgar.
Lauren suspiró.
Tal vez aceptar la invitación de Vero no era tan mala idea, después de todo, su amiga era la encargada de hacer que las chicas olvidaran con quien habían pasado la noche, para así no delatar a Lauren con su secreto, el cual, después de haber besado a Camila, había dejado de ser completamente un secreto.
Incluso hacía dos años, cuando se lo había contado a Verónica, había dejado de ser completamente un secreto.
-Camila...- susurró Lauren para sí misma. -¿Por qué Camila me hace sentir tantas cosas? No puedo enamorarme de ella... No puedo, no puedo, no puedo...
Justo en ese momento tocaron la puerta. Lauren abrió y sintió un cuerpo abalanzarse sobre ella. Conocía aquellos brazos y aquel olor. Rio y correspondió el abrazo.
-¿Qué haces aquí, Camz?
-Necesitaba verte.
-¿Y no podías esperar hasta mañana?- preguntó Lauren.
-No, no puedo esperar tanto.- contestó Camila, dejando un pequeño beso en la mejilla de Lauren, y ésta sonrió.
-¿Has desayunado ya?- preguntó la ojiverde cuando ambas se separaron, Camila negó con la cabeza. –Estás de suerte, porque yo tampoco he desayunado. Iré a preparar algo, ponte cómoda mientras tanto.
Lauren entró a la cocina y Camila se sentó en el sofá, esperando a su... ¿Amiga? ¿Novia? ¿Qué eran?7
Aún no habían hablado de eso ni definido la relación, pero tanto ella como Lauren seguían temiendo a lo que la sociedad pensara de ellas... A lo que sus amigos y familia pensaran de ellas; tal vez era mejor no apresurar las cosas.
Dejó de pensar en eso y comenzó a curiosear por el departamento. Estaba lleno de adornos y pequeñas chucherías estilo vintage, lo cual no le sorprendía, pero pronto vio una caja entreabierta en una esquina, por donde resaltaba algo color oro brillante. Al acercarse se dio cuenta de que se trataba nada más y nada menos que de trofeos.
Tomó uno y leyó la placa grabada que se encontraba en la base.
'Campeonato de softball. Ligas menores. Primer lugar.'1
-El desayuno está listo.- llamó Lauren. -¿qué estás viendo?- preguntó acercándose.
-¿Jugabas softball?- preguntó Camila con curiosidad.
-Sí, y mira, este de aquí es del campeonato de porristas.- dijo señalando un trofeo más pequeño que estaba aventado al igual que los demás.
-¿También eras porrista?- la ojiverde asintió. –Por Dios, creo que aún hay muchas cosas que no sé sobre ti.
"No tienes idea" pensó Lauren.
-¿Qué sugieres al respecto?- preguntó abrazando a Camila, quien lo pensó un momento.
-¡Ya sé! ¡Hagamos una ronda de preguntas!1
-¿Una ronda de preguntas?
-Sí, ya sabes, yo pregunto y tú contestas, luego tú me preguntas a mí y así, es fácil.
-Okay, pero primero desayunemos porque me muero de hambre.- dijo Lauren y Camila rio, pues usualmente era ella quien siempre tenía ganas de comer.2
Una vez que terminaron de desayunar Camila le ayudó a Lauren a lavar los platos, y se dirigieron a la habitación de la chica pálida. Una vez que llegaron se acostaron en la cama.
-Bien Lolo, empiezas tú.- dijo Camila.
-Claro... Ahmm... No sé cómo jugar esto... Tal vez deberías comenzar tú.
Camila soltó una pequeña risita, la cual causó una extraña sensación en el estómago de Lauren.
-Okay, comencemos con cosas simples... ¿Cuál es tu deporte favorito?
-Softball, por supuesto.
-Debí imaginarlo.- dijo la morena. –Es tu turno.
-¿Cuál es el tuyo?- preguntó Lauren.
-No lo sé... Eso de hacer deportes no se me da muy bien, pero creo que me gusta patinar, ¿eso cuenta?1
-Supongo que sí, tal vez algún día podamos ir juntas a patinar.- sugirió la ojiverde.
-Eso me encantaría.- dijo Camila regalándole una sonrisa. –Es mi turno, ¿cuál es tu color preferido?
-Oh... Cambia constantemente, pero por el momento es el rojo.5
-¡Como el álbum de Taylor Swift!- exclamó Camila con emoción.
-Te gusta mucho, ¿cierto?- preguntó Lauren, ese brillo que se formaba en los ojos marrones de Camila al hablar de algo que le gustaba era... Único.
-Me encanta.- dijo Camila dando saltitos. –Ally y yo fuimos a su concierto, fue una de las mejores experiencias de mi vida.4
-Lo imagino, debió ser estupendo.- dijo Lauren sonriéndole.
-Lo fue... Pero bueno, te toca a ti preguntar.
-Okay, dime cuál es el tuyo, tu color preferido, quiero decir.
-¿Vas a regresarme todas las preguntas que te haga?- preguntó Camila alzando una ceja.
-Tal vez.- respondió Lauren imitando el gesto de Camila, ésta última soltó una risa.
-Mi color favorito es el azul.- dijo.15
Estuvieron jugando por al menos una hora y media, hasta que se quedaron casi sin ideas, pero cualquier momento era perfecto si estaban juntas.
Le tocaba a Camila preguntar, pero no se le ocurría nada.
Paseó su mirada por la habitación de Lauren para darse alguna idea. Había posters y discos de Lana del Rey y The 1975, una pila de libros a un lado... Pero ella ya sabía todo eso sobre Lauren, hasta que finalmente sus ojos se toparon con un piano que estaba pegado a la pared de la habitación, ¿cómo no lo había visto antes? También había una guitarra a un lado.
-Me habías dicho que tocabas el piano.- recordó Camila.
-Y un poco de guitarra.
-Te propongo algo, tú me enseñas a tocar el piano, y yo te enseño a ti a tocar la guitarra, ¿trato?
-Trato.- dijo Lauren poniéndose de pie y sentándose en el banco, dejando un espacio para Camila. –Esta es do, y esta es mi, esta de acá es sol, y la de acá es fa.- dijo tocando las notas, Camila la observaba con atención, admirando cada facción de su rostro, se veía tan perfecta concentrada en hacer pequeñas melodías que ella no podía concentrarse en otra cosa que no fuera Lauren.5
-Lolo...Mi siguiente pregunta es, ¿podrías tocar una canción para mí?- pidió Camila, y la ojiverde la miró fijamente pensando en qué canción podría tocarle.
-Por supuesto.- respondió regalándole una sonrisa cuando finalmente supo qué canción tocaría.
Comenzó a tocar unas cuantas notas al azar, sólo para calentar un poco.
Segundos después comenzó a tocar las notas y Camila ya sabía qué canción era, pero no se esperaba escuchar la voz de Lauren que momentos después se unió a la melodía.
Some people live for the fortune
Some people live just for the fame
Some people live for the power
Some people live just to play the game13
Some people think that the physical things define what's within
And I have been there before, and that life's a bore
So full of the superficial
Some people want it all
But I don't want nothing at all
If it ain't you baby
If I ain't got you baby
Some people want diamond rings
Some just want everything
But everything means nothing
If I ain't got you, yeah.
Una vez que terminó de cantar miró a los ojos a Camila, y la morena estaba segura de que jamás había escuchado una voz tan más hermosa en toda su vida, desde ese momento la voz de Lauren era su sonido favorito en el mundo.
-Lauren, ¿te han dicho que cantas hermoso?- preguntó Camila, aún fascinada.1
-Algunas personas, creo.- respondió encogiéndose de hombros.
-Pues no te han mentido... ¿Por qué escogiste esa canción?
-No lo sé... Creo que es porque me recuerda a ti...- dijo Lauren mirando a los labios de Camila.
-Creo que me gusta que te recuerde a mí.- dijo Camila pasando su lengua por sus labios y mirando hacia los de Lauren, fue ese gesto con el que Lauren no resistió más y estrelló sus labios con los de Camila, fue un beso tierno pero intenso, y se fue intensificando un poco más, sólo un poco, hasta que en algún momento del cual ellas no se dieron cuenta, ya se encontraban en la cama de Lauren.6
No era un beso con lujuria que las fuera a dirigir al siguiente paso, sólo estaban recostadas besándose, disfrutando del ambiente que conllevaba estar juntas así.
Y mientras el beso se intensificaba, los sentimientos también lo hacían hasta que de repente la mente de Lauren fue invadida por su propia voz.
"No puedo... No puedo... No puedo..."1
Se separó de golpe de la morena.
-¿Qué... Qué ocurre?- preguntó Camila, demasiado confundida ante lo alterada que lucía Lauren.
-Yo... Camila... Creo que deberías irte...- dijo Lauren bastante agitada.6
-Pero Lauren...
-¡No!- gritó Lauren. –Yo... Yo lo siento Camila, pero no puedo.- dijo finalmente para salir de su apartamento, dejando ahí a Camila.
¿A dónde se dirigía? No tenía idea, sólo salió y caminó hacia donde sus pies la llevaran.
Necesitaba olvidarse de todo, necesitaba olvidarlo todo por sólo un momento.
Tomó su celular y buscó en contactos.
-¿Lauren?
-Vero, ¿a qué hora te veré en el club?

Admin
Admin

Mensajes : 5595
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 18

Mensaje por Admin el Dom Ago 13, 2017 1:04 pm

Ya era de noche y Lauren se preparaba para cuando llegara Vero y juntas fueran al club. Tal vez era una idea un poco estúpida porque, diablos, ¿quién sale los lunes?
Bien, Lauren lo hacía, pero no estamos hablando de alguien normal.
No había hablado con Camila después de lo ocurrido en la mañana y prefería no hacerlo por ahora. Cuando regresó a su departamento se encontraba completamente vacío, pero se encontró con algunos pañuelos usados tirados por su habitación. Tal vez Camila había llorado un poco... El simple hecho de pensarlo le partía el corazón a Lauren, pero ya no había nada que pudiera hacer al respecto.
-¿Lista para irnos?- preguntó Vero entrando a la habitación de Lauren.
-Sí, estoy lista. ¿Cómo entraste?
-La puerta estaba abierta, pero como sea, ¿nos vamos?
Ambas salieron y subieron al auto de Vero partiendo hacia el club nocturno más popular de la ciudad, ese que nunca estaba vacío y al que todo el mundo solía ir sin importar el día o la fecha que fuese.2
Una vez que habían llegado se estacionaron, pero Vero aún no tenía intenciones de salir.
-Lauren... Has estado muy rara hoy, ¿ocurre algo?- preguntó antes de que bajaran del auto.
-Todo está bien, vamos.- sin decir nada más, Lauren bajó y azotó la puerta del auto de su confidente.
Cuando entraron se dirigieron a la barra y pidieron un poco de bebida, paseando la mirada para encontrar a sus presas de la noche.
-Hey Lauren, mira quién está ahí.- dijo Vero señalando a una chica rubia.
-Oh Dios, es Dianna.- dijo Lauren fijando su vista en aquel trasero. –Pero... Está saliendo con Lea.3
-¿Desde cuándo te importa eso? Antes ni siquiera me hacías caso cuando yo misma te pedía que las dejaras en paz, es mejor que vayas por ella antes de que lo reconsidere y te detenga.
-Sinceramente me gustaría alguien que no tuviera ya algo con otra persona.- dijo Lauren tratando de buscar a alguien más.
-Okay... ¿Qué tal Maia?- sugirió Vero.1
-No es una mala opción...- dijo la ojiverde mirándola bailar a lo lejos.
-Por supuesto que no. Invítale una copa, corre, yo iré a buscar a alguien para mí.
Lauren se levantó y caminó al otro lado de la barra, justo hacia donde Maia se dirigía también. Definitivamente esa chica no era una mala opción.
-Hey Maia.- saludó la ojiverde cuando llegó a su lado.
-Lauren, qué bueno es verte.- correspondió el otro ángel.
-Me preguntaba si podría invitarte una copa, ya sabes.- dijo Lauren en tono seductor guiñándole un ojo. La noche apenas comenzaba.
Después de tener un buen rato de coqueteo con Maia, finalmente Lauren creyó que era momento de llevársela a la cama, pero antes de comenzar su estrategia algo llamó su atención... O alguien...
"¿Pero qué mierda hace Camila aquí?"
La morena se encontraba en compañía de Dinah y Normani con una cara bastante triste.
No había rastros de Ally ni Troy.4
Camila se veía muy sensual con aquel vestido rojo ceñido que resaltaba su enorme trasero y cada una de sus curvas. Llevaba la cantidad perfecta de maquillaje, casi como si viniera al club nocturno con los mismos fines de Lauren.
La ojiverde sabía que habían sido las chicas quienes la maquillaron y vistieron para ese fin. Lauren sintió hervir su sangre al pensar en Camila en brazos de alguien más, pero en vez de ir hacia ella y arreglar lo que ocurrió horas antes, continuó flirteando con Maia.2
Mientras tanto Camila estaba sentada al otro lado de la pista sobre un sillón; Dinah y Normani conversaban animadamente, demasiado animadamente, ni siquiera Dinah conversaba así con Nela... Ambas trataban de integrar a Camila, pero ésta estaba demasiado dispersa pensando en Lauren y en lo ocurrido en la mañana.
"¿Hice algo mal?" pensó Camila, no podía sacarse la idea de la cabeza.
-Mila, ven a bailar con nosotras.- invitó Normani.
-Sí, no importa si eres torpe, aquí nadie va a juzgarte Wallz.- animó Dinah a su mejor amiga.1
-Gracias chicas, pero creo que por hoy pasaré... Vayan a divertirse ustedes.
-Mila... ¿De verdad estás bien? Has estado muy rara el día de hoy.- dijo la polinesia.
-Dinah, estoy bien, vayan a divertirse. Tengo que ir al baño, no tardaré, ustedes vayan a lo suyo.- dijo Camila tratando de evadir el tema y escapando del interrogatorio.
En su camino al baño miró a su alrededor y sus ojos se encontraron con Noah coqueteando con una chica... Esperó a que él no la viera, pues sabía lo que le deparaba si lo hacía, por lo que caminó más rápido y entró al baño.
No le sorprendió que el baño estuviera lleno de gemidos de chicas que cogían dentro de los cubículos como si fuesen gatas en celo, era un ambiente un tanto desagradable, y le hizo recordar la primera vez que había estado en aquel club nocturno....1
*Flashback*
-Camila... Camila tenemos que hacerlo aquí y ahora...- gemía Noah entre besos, besos que Camila sólo daba por compromiso.
Se encontraban en ese mismo baño, en unos de los cubículos besándose apasionadamente. Noah estaba bastante excitado, pero Camila sólo quería que todo terminara, no era agradable besar a ese chico. Al menos no para ella.
-Noah... Yo... No puedo.- dijo Camila rompiendo bruscamente el beso. –Lo siento Noah, pero no estoy lista, no aún.- eso no era una mentira.
-Mila, tranquila, está bien, puedo esperar, ¿sí?- tranquilizó Noah acariciando las mejillas de su entonces novia. –No hay prisa, amor. Ahora creo que deberíamos volver con nuestros amigos, ¿te parece?
-Sí... Creo que sí, vámonos ya.- dijo Camila saliendo rápidamente del baño. Definitivamente no quería regresar jamás a ese club con Noah.
Pero al menos en ese momento él la respetaba, porque Noah no conocía aún el secreto de Camila.
*Fin del flashback*
Camila salió del baño después de arreglarse un poco en el espejo, y justo cuando se dirigía hacia la sala donde estaba sentada su mirada cayó en una escena que nunca se hubiese esperado, una parte de su corazón se rompió en ese momento, pero los celos salieron a flote.
Lauren se encontraba muy cerca de una chica que Camila no conocía, aquella chica acariciaba el muslo de la ojiverde y ambas estaban coqueteando, casi a punto de comenzar a besarse y tener sexo en la barra.
No supo en qué momento ya se encontraba parada detrás de Lauren observando toda la escena, observando como su Lauren estaba a punto de besar a aquella chica, pero justo antes de que sus labios se tocaran Camila no pudo evitar intervenir.
-Lauren...- dijo en un tono de voz que no podría describir.1
La ojiverde se separó de golpe al escuchar la voz que tan bien conocía y volteó para encontrarse con Camila, quien traía ya los ojos cristalizados y su labio inferior temblaba ligeramente.
-Camz...- dijo la ojiverde, pero antes de que pudiera articular otra palabra Camila salió corriendo del lugar, perdiéndose entre la gente hacia la salida.1
Lauren no lo pensó ni dos veces y corrió en la dirección por la que Camila había pasado, pero recordó que Maia seguía ahí...
-¡VERÓNICA!- gritó Lauren llamando la atención de su amiga que estaba besando a una chica que Lauren no identificó en una de las esquinas. Cuando su amiga volteó, la ojiverde hizo un ademán para que Vero comprendiera que debía encargarse de Maia. Verónica sólo volteó y a ver a Maia y regresó su mirada a Lauren para asentir con la cabeza.
Lauren corrió y buscó a Camila, gritando su nombre una vez que salió del club con la esperanza de que la morena apareciera, pero pasaron varios minutos y los gritos de Lauren seguían sin dar resultado, por lo que comenzó a buscarla a los alrededores aún esperanzada de encontrar a su Camila. Por su parte la morena se encontraba en el callejón trasero del club.
Era peligroso, ya que estaba sólo alumbrado por una pequeño foco en la puerta trasera del club, y había registros de varios asaltos en ese mismo callejón, pero a Camila no le importaba, ella sólo estaba sentada en su vestido rojo, llorando en un mar de lágrimas maldiciéndose a sí mismo por no ser lo suficientemente buena para Lauren.
Escuchaba sus gritos a lo lejos llamando a su nombre, pero ella no estaba dispuesta a salir, no después de lo que acababa de ver.
De pronto una sombra se acercó a ella y le taparon la boca.
Ella conocía esas manos...
"No ahora. No ahora."3
-Hola Camila.- susurró Noah en su oído. -¿Tu chica te rompió el corazón? Vaya... Creo que es tu karma, pero ¿de verdad creíste que tendrías una oportunidad con ella? Al menos ahora sabes lo que yo sentí, querida Camila.
-Déjame en paz, Noah.- dijo Camila aún más asustada cuando el chico le destapó la boca.
-No Camila, no lo creo.
Después de decir eso, el chico comenzó a besarla salvajemente y sujetarla con brusquedad, toqueteándola fuertemente y lastimándola.
Camila gritaba, pero dentro del club la música era tan fuerte que retumbaba en las calles, lo cual hacía casi imposible que alguien escuchara sus gritos de auxilio.
Camila tenía miedo, Lauren era la única que podía ayudarla, pero probablemente no la escuchaba.
Noah fue jaloneando el vestido de la morena, desgarrándolo y dejando algunas partes de su cuerpo expuestas, tal vez de esta ya no podría escapar. Eso fue lo que Camila creía, que ya no podría escapar de esa, pero antes de que Noah lograra quitarle todo el vestido alguien lo empujó con tanta fuerza que cayó al otro lado del callejón.
-¡ALÉJATE DE CAMILA!- gritó Lauren, su voz era tan firme que a Camila le causó escalofríos. -¡ELLA ES MÍA! ¡NO VUELVAS A TOCARLA JAMÁS EN TU VIDA! ¡LARGO DE AQUÍ!2
-¿Y qué me harás? ¿Golpearme hasta que pierda la conciencia? Porque si de eso se trata veremos quién pierde primero la conciencia, maldita perra asquerosa.- dijo Noah una vez que logró incorporarse.
-No me retes idiota, no sabes con quién te metes.- advirtió Lauren, quien seguía bastante furiosa.
Noah se acercó, era mucho más alto que Lauren, pero definitivamente la ojiverde se veía más intimidante.1
El ex novio de Camila sólo las miró a ambas y se fue bastante enojado, desapareció en la oscuridad del callejón, tal y como un villano de película.
Lauren se volvió hacia Camila, la pobre estaba temblando, inundada en lágrimas y con el vestido rasgado. Estaba hecha un desastre.
-Camila... Yo... Lo siento mucho, esto es mi culpa... Dios mío, perdóname Camila.- dijo Lauren acercándose para abrazar fuertemente a la morena, ésta última correspondió el abrazo y se soltó a llorar. –No bebé, no llores, tranquila, ya estoy aquí, jamás voy a dejarte, ¿okay?7
Camila sólo asintió con la cabeza, no podía hablar, pues sus sollozos eran demasiado fuertes. Lauren le dijo que la llevaría a casa, así que llamó a Vero para que las fuera a dejar a casa, quien accedió y dijo que las vería en el auto. Lauren se sentó en la parte trasera para abrazar a Camila, quien seguía bastante mal. Pocos minutos después llegó Vero.
-Ya me encargué de lo que me pediste, pero espero que tu llamada de emergencia valga la pena porque...- Vero se detuvo cuando al acomodar su espejo retrovisor vio a Camila hecha una mierda y sin parar de llorar. –Oh... Lo siento... ¿A dónde las llevaré?
-A mi casa, llévanos ahí por favor.- pidió Lauren.
Vero asintió y condujo en dirección a la casa de Lauren, pero unas calles antes de llegar se detuvieron en la gasolinera.
-Necesito ponerle gasolina, esperen aquí, no tardaré.- dijo saliendo del auto.1
Una vez que bajó Camila se incorporó.
-Lolo...
-¿Qué ocurre Camz?
-¿Por qué?- preguntó Camila sonando bastante dolida.
-¿Qué cosa, Camz?- preguntó Lauren sin entender.
-¿Por qué buscaste a aquella chica?- preguntó Camila.
-Yo...- Lauren no pudo terminar de hablar porque Vero regresó al auto y sin decir nada arrancó. Lauren trató de abrazar de nuevo a Camila, pero ésta se alejó y no se dejó tocar por la ojiverde.
Cuando llegaron Vero aparcó el coche y Camila salió inmediatamente.
-Hemos llegado, sólo cuídala, ¿está bien?- dijo Vero antes de que Lauren bajara también.
-Gracias Vero, eso tenlo por seguro.
-Lauren, espera. ¿Es por ella cierto?
-¿Qué?
-Es por ella, por ella no querías ir al club. No querías hacerle daño. Es ella.
-Sí... Es ella.- dijo Lauren después de un suspiro.
-Lamento haberte insistido, se ve que ella es especial para ti, no la dejes ir, ¿de acuerdo?
-Está bien... Debo irme, te veré mañana, gracias por todo.- se despidió Lauren y salió para subir con Camila a su departamento.
Cuando entraron Camila se sentó en el sillón y rompió el silencio.
-¿Responderás a mi pregunta?
Lauren suspiró.
-Yo necesitaba olvidarme de todo, y no parecía una mala opción.
-¿Destrozar mi corazón no parecía una mala opción?
-No estaba pensando, te juro que sólo pensaba en mí, y fue bastante egoísta. Esto es mi culpa, lo que te ocurrió esta noche. Lo siento Camila.
-De cualquier forma iba a suceder esto, no te culpes por eso. Pero ahora yo me culpo por lo que estuviste a punto de hacer, por estar a punto de acostarte con ella.
-¿Cómo sabes que iba a acostarme con ella?- preguntó Lauren.1
-Porque casi todos los que van a ese club, van sólo para encontrar una noche de diversión. Conozco este lugar, sé que ibas para eso.- "Eso explica por qué no había rastros de Troy ni Ally" .1
-Camz, yo...- Camila alzó una mano para detener a Lauren.
-No, déjame terminar.- dijo. –Lauren, es sólo que... No sé qué hay entre nosotras, tal vez no deba quejarme porque no somos oficiales, pero sólo quiero saber si hice algo mal. Dímelo Lauren, ¿hice algo mal? ¿Vamos demasiado lento? ¿O tal vez demasiado rápido? ¿O hay algo mal en mí? Porque si es así entonces te prometo que voy a cambiarlo, pero no quiero perderte a ti, podemos ir más rápido si quieres, o más lento, tú sólo dime y yo lo haré.
-No, no Camz, no. No hay nada malo en ti, creo que vamos en el ritmo perfecto y no voy a presionarte a que hagas nada que no quieras, pero hay cosas ahora que... Que me hacen creer que esto no puede ser... Pero yo quiero estar contigo, yo te quiero a ti, bebé. No quiero que cambies, me gustas tal y como eres, y te prometo que no volverá a suceder, no quiero perderte yo tampoco. Prometo que te diré qué está pasando, pero ahora no puedo, no aún.
-Está bien, lo entiendo.- dijo Camila regalándole una sonrisa sincera y tomando una de sus manos. –Pero sólo una última cosa...
-Dime.
-Yo... Sólo quería preguntarte si... Si eres virgen...- Lauren suspiró una vez más y tragó saliva. –Sé honesta conmigo, la base de toda relación es la confianza.
-Okay... No, no soy virgen.
-Oh... Bueno, creo que está bien. Tú sabes que yo sí lo soy.
-A veces me gustaría decir lo mismo, ¿sabes?
-¿Por qué?- preguntó Camila algo confundida.
-Porque nunca he hecho el amor con nadie, nunca ha sido especial.
-¿Quieres hablar de ello?
-No debería.- dijo Lauren. –No es justo para ti, no creo.
-Puedo resistirlo, así puedo saber más de ti. Sólo no entres en detalles, me encelo.- bromeó Camila y Lauren soltó una carcajada.2
-Bueno, Vero, la chica que nos trajo, es una de mis mejores amigas, además de que es la única aparte de ti que sabe acerca de mi sexualidad. Ella también es lesbiana, pero todos saben acerca de ella; cuando mi madre se enteró me prohibió hablarle, pero mi padre la convenció. Después de eso yo decidí contarle lo mío porque le tengo demasiada confianza, ella se alegró mucho pero le dije que no saldría del closet; al principio lo entendió, pero después se enojó porque dice que debo aprender a aceptarme a mí misma, lo cual ya hago pero mis padres... Tú entiendes...
-Claro.- dijo Camila.
-El punto es que yo jamás había besado a una chica y Vero hizo una fiesta aquella noche, ella dijo que podría hacerlo sin que las chicas lo recordaran, así que... Embriagamos a la chica a la cual besaría, y Vero practica hipnosis,- Lauren se sintió un poco mal al relatar esa verdad disfrazada, pues Camila le había dicho que la base de toda relación es la confianza, pero aún no era momento de revelar su secreto. Tal vez nunca lo sería. –así que me ayudó a hacerla olvidar todo después de que entráramos al cuarto e hiciéramos... Lo que hicimos. Esa fue mi primera vez. Después de eso, me ayudó a repetirlo muchas veces, pero todo era mecánico. No era especial, pero era la única manera en la que podía ser yo misma sin arriesgarme.
-Wow... Así que esa es tu historia...
-Sí, supongo que lo es.- dijo Lauren encogiéndose de hombros.
-Bien, supongo que debo ir a casa.- dijo Camila levantándose del sofá, pero Lauren tomó su brazo.
-No, es bastante tarde. Llama a tus padres y diles que te quedarás conmigo esta noche.- dijo Lauren.
-Creo que es mucha molestia...
-No, no lo es. Quiero que te quedes conmigo esta noche, por favor mi amor.22
-Está bien, supongo que los llamaré, y también llamaré a Dinah para que no se preocupe.- dijo Camila dejando un beso en la mejilla de Lauren.
-Hey Camz... ¿No quieres cambiarte el vestido? Te prestaré un pijama, ven conmigo.- dijo Lauren ofreciéndole su mano a Camila y guiándola a su habitación. –Toma esta.- dijo dándole un short con una playera de Lana del Rey.
-Esto es gracioso, tengo un pijama igual, pero la mía tiene a Ed Sheeran.- comentó Camila.
-Creo que esa también se te verá bien.
Camila se quitó el vestido frente a la ojiverde, pues quería que le ayudara ya que la tela desgarrada se atoraba un poco. Cuando logró quitárselo, la ojiverde no puso evitar mirar su trasero y la lencería color verde que traía puesta, se veía sensual.8
Cuando se colocó el pijama se dirigió a la sala y tomó su celular para enviar un mensaje a Dinah y marcar a su casa.
-Mamá, soy yo... Sí... Estoy en casa de Lauren, me sentía un poco mal y me trajo porque estábamos más cerca... No, me quedaré con ella esta noche... Sí mamá... No... Mamá... Pero... Okay... Sí iremos a la escuela, lo prometo... Bien, te veré mañana, te quiero, buenas noches.
-¿Qué dijo tu mamá?- preguntó Lauren abrazando a Camila por detrás.
-Dijo que no faltemos a la escuela y que no nos desvelemos.- dijo Camila volteándose para besar a Lauren en los labios.
-¿Quieres cenar? La pizzería cierra a las once, aún tenemos una hora para pedir.
-Okay, pidamos pizza.- estuvo de acuerdo la morena porque no podía negarse a la pizza.
La pidieron y tardó veinte minutos en llegar, cuando tocaron Lauren abrió y recibió la pizza, la colocó en la mesa y no dejó a Camila abrirla, pues le dijo que debía lavarse las manos antes. La morena hizo caso, pero esa no era la razón porque la que no debía abrir aún la pizza.
Cuando regresó Lauren estaba algo nerviosa parada a un lado de la mesa.
-¿Qué haces ahí? Ven, vamos a comer.- dijo. Cuando abrió la caja se quedó en shock y sonrió, para después abalanzarse sobre Lauren y besarla en los labios, le regaló el beso más sincero y delicado que pudo haber dado en toda su vida.1
-¿Eso es un sí?- preguntó Lauren cuando sus labios se separaron, Camila sólo rio.
-Sí, definitivamente es un sí.- dijo para volver a besarla y profundizar el beso.1
Se dirigieron a la habitación de Lauren y besaron en la cama hasta que sus labios comenzaron a arder.6
-Lauren, yo te am... Te quiero, bebé.1
-Yo también te quiero mi amor.
Aún no era tiempo de decir "te amo".1
En la pizza estaba escrita con el pepperoni la frase "Camz, ¿serías mi novia?“

Admin
Admin

Mensajes : 5595
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 19

Mensaje por Admin el Dom Ago 13, 2017 1:10 pm

Camila y Lauren llevaban dos meses saliendo en secreto; nadie sabía acerca de su relación excepto Vero, pero la amiga de Lauren seguía sin aprobar que aquello fuese un secreto, sin embargo las otras dos chicas habían acordado no decir nada a sus amigos, o al resto del mundo, hasta que sintieran que era el momento adecuado.3
Algunas veces saliendo de la escuela iban a casa de Lauren, otras veces a casa de Camila, y siempre que iban tenían su sesión de besos, escondiéndose del mundo y de las opiniones de los demás, pero también se veían con el simple fin de pasar más tiempo juntas, y ayudarse a estudiar para los exámenes o hacer las tareas. Aunque ellas no sabían que sus amigos sospechaban ya que había algo entre ellas, en especial Dinah, que comentaba todo lo que notaba en su club privado de Camren shippers, el cual estaba conformado por la polinesia, Chelsea, y dos chicos homosexuales del club de matemáticas, los cuales estaban ahí sólo de relleno.7
Algunas veces Troy, Ally y Normani solían asistir a las sesiones con la más alta, pues hablar acerca de ese pequeño romance era algo bastante tierno; todos decían que eran demasiado obvias, pero muy cobardes, y eso era algo que sus amigos no podían aceptar.1
-Hola chicos.- saludó Camila llegando a la mesa donde se encontraban sus amigos. –Hola Lolo.- dijo acercándose para besar la mejilla de su novia.
-Wow, ¿por qué a mí no me saludas así?- preguntó Dinah, quejándose pero bailando de alegría por dentro debido a aquella interacción Camren.3
-Porque eres Dinah.- bromeó Camila sentándose a lado de la ojiverde.
-¿Por qué demoraste tanto?- preguntó Lauren a la morena.
-Estaba en la enfermería, tengo mis necesidades, ¿sabes?- dijo Camila, y por la mirada de la chica pálida supo que quería besarla, pero no podían hacerlo en ese instante.1
-¿Ya no te duele la cabeza?- preguntó preocupada.
-Sólo un poco, pero dijo la enfermera que es por el estrés, que necesito descansar más.
-Ya casi termina la temporada de exámenes, no te presiones tanto Mila.- animó Ally tomando la mano de su mejor amiga.
En ese momento Noah pasó a un lado de la mesa donde se encontraban las chicas, (menos Troy, pues éste estaba hablando con un maestro acerca de la calificación errónea de su examen de matemáticas), el ex novio de Camila le aventó una bolita de papel que cayó encima de la mesa y la morena la tomó inmediatamente. Soltó un suspiró y la desdobló para ver qué decía.
"Estúpida lesbiana" era lo que decía el pequeño papel.4
Una vez que lo leyó comenzó a destrozarlo en pequeños pedacitos, ni siquiera se molestó en mirar a la dirección en la que Noah estaba sentado, mirándola a lo lejos esperando su reacción.
Pero Lauren leyó el papel antes de que su novia lo destrozara, y furiosa se levantó de la mesa y se dirigió hacia la de Noah.
Cuando llegó lo tomó del cuello de la camisa y le susurró algo, era un ultimátum.
-Te dije que dejaras en paz a Camila, esta es la última vez que te lo advierto, ¿está bien? Una más y juro que no respondo.- dijo para soltarlo y hacer que se estrellase contra la mesa. Regresó a su lugar.1
-Lolo... No era necesario que hicieras eso.
-Sí lo era, este último mes te había dejado en paz, y ahora vuelve a joder una vez más. No dejaré que lo haga.
-¿Por qué te sigue molestando Mila?- preguntó Normani. –Deberías decirle a tus padres, es más fácil que ellos lo arreglen.
-No es necesario que ellos se enteren, ya se ha calmado bastante el asunto.
-Camila...
-¡El siguiente viernes es el cumpleaños de Lauren!- interrumpió la morena para cambiar el tema. –¿Qué haremos para celebrarlo?
-Oh, no creo que sea necesario, es sólo un cumpleaños.- dijo Lauren encogiéndose de hombros.
-Pero cumples diecinueve, no puede pasar desapercibido.
-Es cierto eso Lauren, debemos salir a festejarlo.- dijo Ally emocionada, le encantaban las celebraciones.2
-Bien, si insisten supongo que tal vez podamos salir a la plaza o algo.
-¡Podré comprarte una playera que tenga mi cara estampada! ¡Será el mejor regalo de cumpleaños de toda la historia!- dijo Dinah, si Lauren no la conociera pensaría que estaba bromeando. -¿Sabes qué es lo mejor de eso? Que todos creerán que compraste una playera de Beyoncé, pero en realidad es una playera de Dinah Jane.7
-Sé que el parecido es impresionante, pero no creo que sea para tanto.- dijo Normani haciéndolas reír a todas.
Antes de que pudieran continuar hablando, Vero se acercó a su mesa con mucha prisa y una cara de preocupación enorme.
-¡Lauren! ¡Normani!
-¿Qué ocurre Vero?- preguntó Lauren alarmada.
-Tienen que acompañarme, es urgente.- dijo Verónica, jalando a ambas chicas del brazo y llevándoselas lejos. -¡Se las regresaré enseguida, son sólo unos minutos!- gritó a las otras tres chicas desde el otro lado del comedor.
-Vaya que se veía preocupada.- comentó Dinah.
-Espero que no haya pasado nada malo, deberíamos rezar un padre nuestro para que todo esté bien.- sugirió Ally.8
-No creo que sea necesario, si algo malo hubiese pasado entonces ellas ya nos lo hubieran hecho saber.- dijo Camila.
-Sí, Mila tiene razón, tú tranquila monja.
-Chicas, aprovechando que Lauren no está, me gustaría hablar con ustedes sobre algo...
-Claro Mila, cuéntanos qué te inquita.- dijo la chica menos alta.
-Bueno... Quisiera hacerle una fiesta sorpresa a Lauren, ya saben, es que ella hace mucho por mí, y a mí me gustaría hacer algo especial para ella...
-¡Oh Dios mío! ¡Esa idea es perfecta Walz!
-Supongo que lo es, pero el problema es que no estoy segura de cómo planearla. A veces ella es muy especial y no quisiera hacer algo que le incomodara, ¿entienden?
-Tal vez debas hablar con Mani, o Troy, o probablemente con Vero, yo sé que ella tendrá las mejores ideas porque se ve que es muy unida a Lauren.- dijo Ally.
-Sí, puede ayudarte a planear la fiesta y que todo quede perfecto, y nosotras te ayudaremos en lo que podamos.- dijo Dinah.
-¿En serio lo harían?- preguntó Camila emocionada, y sus amigas asintieron. –Muchas gracias chicas, son las mejores.
Justo en ese momento regresaron las otras chicas.
-Estamos de vuelta.- dijo Normani sentándose a un lado de Ally.
-¿De qué hablaban?- preguntó Lauren sentándose a un lado de su novia y acariciando su rodilla por debajo de la mesa.
-De nada importante.- respondió Dinah, guiñándole un ojo a Camila.
-¿Qué ocurría con Vero?- preguntó Ally, ella era tan linda que siempre se preocupaba por los demás. Por eso la amamos.2
-Cosas del intercambio, nada grave.- dijo Normani.
Cuando tocaron el timbre, todas fueron a sus respectivas clases, acordando verse más tarde.
Las clases terminaron, Lauren y Camila caminaban por el pasillo en dirección al auto de la morena para ir a casa de la más alta, pero Camila recordó que tenía un asunto importante que atender.
-Amor, tengo que ir a arreglar unas cosas con la señorita Jepsen, te alcanzo más tarde en tu apartamento, ¿sí?
-Claro Camz, te veré más tarde, pero no te demores tanto.1
-No lo haré, llévate mi auto, llegarás más rápido.- dijo Camila.
-No te preocupes, tomaré el autobús.
-Sí me preocupo, vamos, ten las llaves. Debo irme ya, te quiero.- dijo Camila depositando las llaves en las manos de la ojiverde y un rápido beso en su mejilla. Antes de que la más pálida pudiera protestar, la morena salió corriendo de ahí.
Se dirigió al otro lado del estacionamiento, justo donde estaba Vero a punto de subir a su auto.
-¡Verónica! ¡Espera!- gritó Camila corriendo hacia ella y esperando que la escuchara.
-¿Camila? ¿Ocurre algo?- preguntó bajándose del auto.
-En realidad quería pedirte un favor.
-Supongo que puedo, ¿qué necesitas?
-Sería mejor si hablamos en el café, ¿te parece?- sugirió Camila, Vero accedió y se dirigieron al café que se encontraba detrás de la escuela.
Cuando llegaron tomaron asiento, ordenaron sólo té y comenzaron la conversación.
-Lauren me mataría si me viera tomando té con su novia.- bromeó Vero. –Pero quiero suponer que quieres hablar acerca de ella.
-Sí, en realidad quiero hablar sobre el viernes.
-¿Qué? ¿Su cumpleaños? Déjame adivinar, le harás una fiesta sorpresa.- descifró Vero.
-¿Crees que se lo espere? ¿Sospechará algo?- preguntó Camila nerviosa, dándole a entender a la otra chica que efectivamente planeaba hacer eso.
-Definitivamente no, deberías planearla.
-El problema es ese... No sé qué hacer, necesito que me ayudes a planearla.
-¿Por qué me pides ayuda a mí?- preguntó Vero un poco confundida.
-Porque eres muy amiga de Lauren y por lo que me ha contado eres la que más sabe acerca de fiestas y ese tema.
-Sí pero yo sólo hago fiestas improvisadas, y en ese tipo de fiestas siempre hay algo que termina mal.- dijo y Camila bufó. –Okay, okay, puedo darte algunas ideas y recomendaciones, pero si quieres que salga perfecta entonces pide ayuda a Normani, ella es excelente organizando.
-Oh, muchas gracias entonces, Vero.- agradeció Camila. –Sólo quería pedirte otra cosa... No sé qué regalarle...
-Por Dios Camila, es tan fácil. Regálale una noche divertida.- dijo Vero.
-¿Una noche divertida? ¿No es suficiente diversión la fiesta? Tal vez... Podría llevarla al parque de diversiones o...- Camila no pudo terminar de hablar cuando la risa de Vero estalló por todo el lugar, la morena no entendía la razón así que sólo puso una cara de confusión. -¿Qué es tan gracioso?8
-No puedes estar hablando en serio, Camila.- dijo Vero entre risas, tanto que ya hasta llorando estaba. Al ver la cara de Camila comprendió que no era una broma. –Oh... No es una broma...
-Realmente no entiendo de qué estás hablando.
-Eres muy inocente, no puedo creer que Lauren no se haya encargado ya de eso.
-Sigo sin entender nada, ¿de qué rayos hablas, Vero?
-Hablo de que tengas una noche de sexo salvaje con ella, es el mejor regalo que puedes darle, lo va a amar, créeme.5
-Vero... Ahora creo que eres tú la que está bromeando...- dijo Camila.
-¿Ya lo han hecho antes? Oh, no te preocupes, una noche contigo le va a encantar aun así, es el regalo perfecto.
-No lo hemos hecho aún... Pero yo pensaba en regalarle algo inocente y...
-¡Camila por el amor de Dios! También puedes regalarle eso, pero le encantará que la dejes tocar ese enorme culo que te cargas. Es perfecto ese regalo, hasta a mí me encantaría.- dijo mordiéndose el labio.11
-¡Vero deja de mirar mi trasero!
-Lo siento pero es inevitable, es demasiado... Voluminoso...
-¡Vero!
-Está bien, okay... Mira, yo creo que le encantaría si la dejas darte duro toda la noche, pero si no quieres entonces basta con que le compres algo bonito que sea significativo para ambas, o que le digas que la amas.3
-Eso está mucho mejor... Pero no sé si pueda decirle... Eso...
-¿Qué? ¿Por qué? ¿Acaso no la amas?- preguntó Vero horrorizada.
-Claro que la amo... Pero me da miedo decírselo, no quiero que salga corriendo asustada y todo lo que tenemos se termine.
-Dile que la amas. Es el regalo de cumpleaños perfecto. O tengan sexo salvaje, le dices que la amas, y le regalas un collar o qué sé yo.9
-Supongo que pensaré que le regalaré... Debo irme ya, te veré mañana.
-Te llevaré a tu casa porque estoy segura de que Lauren se llevó tu auto.- dijo Vero, conocía perfectamente a la ojiverde, y comenzaba a conocer mejor a Camila. –Por cierto, no hagas la fiesta en el apartamento de Lauren, debe cuidarlo como si su vida dependiera de ello, sino será severamente castigada por La Academia.
Camila asintió, y aceptó con gusto que Vero la llevara a casa de Lauren, donde su auto estaba ya aparcado y Lauren probablemente la estaba esperando ya. Se despidió de Verónica y bajó del auto para reencontrarse con su novia. Cuando subió la puerta estaba abierta.
Lauren y su mala costumbre de no cerrar la puerta con seguro.
-¿Lolo?
-¡Camz!- dijo Lauren corriendo a abrazarla y dejar un casto beso en sus labios.
-Deberías besarme así cada vez que crucemos miradas.- bromeó Camila dejando un corto beso en los labios de Lauren.
-No te he besado en todo el día, es una tortura para mí, ¿sabes?
-Podrás hacerlo cuantas veces quieras, pero primero debemos comenzar a estudiar para el examen de química, es mañana.
-Pero Camz...
-No, no me discutas, vamos a tu habitación.4
Cuando entraron se recostaron en la cama y abrieron sus libros para poder estudiar, amabas estaban recostadas en la cama, Lauren boca arriba y Camila boca abajo.1
Todo era bastante serio hasta que a Lauren se le cayó su lápiz a un lado, por lo que tuvo que apartarse de su libro y tomarlo; para su desgracia, el lápiz había caído a un lado de la cadera de la morena, y para Lauren fue imposible apartar sus ojos de aquel hermoso cuerpo, en especial de aquel enorme trasero, el cual tantas ganas tenía de apretar... No es como si no lo hubiera tocado antes, pero eran apretones cortos e "inocentes", por alguna razón en ese momento se acumulaba más la lujuria.1
-¿Te diviertes mirando mi trasero?- preguntó Camila sacando a Lauren de sus pensamientos.
-¿Qué?
-Llevas como cinco minutos babeando ahí, mejor ponte a estudiar ya.
Lauren hizo su libro a un lado y se posó más cerca de su novia, se acercó a su oído y Camila ya sentía que su piel se erizaba.
-Si te soy honesta, prefiero estudiar para anatomía.- susurró Lauren, dejando pequeños besos por la mejilla izquierda de Camila.5
Finalmente Camila volteó a verla, y en ese momento Lauren no dudó en atacar sus labios, la lengua de Camila trazó el labio inferior de Lauren, y ésta sin dudarlo le permitió el acceso, sus lenguas encontrándose y realizando aquella danza que tanto les gustaba. De un momento a otro, Lauren ya se encontraba sobre Camila, y se separó de sus labios para comenzar a dejar besos húmedos por su barbilla, pasando por su cuello y finalmente terminando en la clavícula de la morena; las manos de Lauren comenzaron a subir la blusa de Camila y a acariciar sus costados, y Camila se sentía en la puta gloria cuando las manos de Lauren la tocaban, sabía que debía frenar ahora, o sino ya sería demasiado tarde y ninguna de las dos podría despegarse de la otra, el ritmo aumentaba cada vez más pero la chica de los ojos cafés no quería parar, y tampoco la ojiverde.
Pronto Camila se encontraba solamente en sujetador.1
-Creo que debimos comenzar a estudiar anatomía desde que llegué.- dijo Camila entre besos. El ambiente era muy caliente, hacía calor en la habitación y la ropa comenzaba a ser un estorbo.
Camila decidió tomar el control y posó su cuerpo sobre el de Lauren, quitando la estorbosa blusa y así quedando ambas en sujetador, Camila besó a Lauren y mordió su labio, causando que ésta gimiera fuerte; sus abdómenes se tocaban, ambas gemían, pues necesitaban cada vez más la piel la una de la otra. La morena comenzó a mordisquear el cuello de su novia, y eso fue algo que a Lauren le sorprendió, pero no iba a quejarse pues al igual que Camila, ella se sentía en la gloria. Lauren recuperó el control y regresó encima de Camila, comenzó a besar su clavícula y sus hombros, después bajó y comenzó a besar la piel expuesta de los senos de su novia, torturándola siguió hasta su abdomen y comenzó a mordisquear la parte de arriba del jean, y justo cuando estaba a punto de desabrocharlo, el timbre sonó, causando que ambas se sobresaltaran.2
-¡Mierda!- maldijo Lauren.
-¿No puede esperar quien quiera que sea?- dijo Camila, volviendo a besar los labios de su novia, pero está vez de una manera delicada.
-No lo creo, lo siento amor.- se disculpó Lauren volviendo a ponerse su blusa, y Camila hizo lo mismo.
Lauren se miró en el espejo y se arregló un poco, tenía los labios hinchados, las mejillas rojos, la respiración agitada y el cabello enmarañado, pero mojándose la cara y peinando su cabello con sus dedos disminuyó la apariencia.
-¿Esperas a alguien?
-Algo así... Tú sólo quédate en la habitación y no salgas de ahí hasta que yo regrese, por favor.
-Sólo si prometes decirme a quién esperabas.- condicionó Camila.
-¿Celosa?- rio Lauren y Camila sólo rodó los ojos.
Lauren salió de la habitación y fue a abrir la puerta principal.
-Señorita Jauregui.- fue lo primero que dijeron, era una de las prefectas de la escuela. –Sólo vine a hacer una inspección sorpresa, para asegurarme de que todo está bien... Luce algo agitada.
-Estaba ejercitándome un poco.
-No me sorprende. Sólo vengo a realizar unas notas y podrá continuar, no tardaré mucho. Recorreré algunos lugares de la casa si no le molesta.
-Por supuesto que no, adelante.- dijo Lauren. "Por favor no entre a la habitación."
La prefecta sólo dio unas cuantas vueltas por la sala y la cocina, anotando cosas en su libreta. No tardó más de diez minutos.
-Bien, eso es todo, la veré en la siguiente inspección.- dijo la prefecta para salir por donde vino sin decir nada más.
Lauren suspiró de alivio y regresó a la habitación.
-¿Te hacen inspecciones sorpresa?-preguntó Camila algo confundida.
-Sí, no entiendo por qué, pero fue lo que Vero nos advirtió hoy. Aunque no pensé que fueran a venir hoy, pero bueno, al menos ya pasó.
-Deberíamos seguir estudiando.- dijo Camila. –Pero estudiar química, hablo en serio, no entiendo nada.- Lauren sólo rio.
-Ven aquí, te explicaré.
Lauren se dedicó a explicarle a Camila el tema por el resto de la tarde, pero Camila estaba un poco ida, pues seguía pensando en el regalo perfecto de cumpleaños para su novia. Cuatro días, era lo que quedaba.
Al menos ya comprendía por qué no debía hacer la fiesta en casa de Lauren.

Admin
Admin

Mensajes : 5595
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 20

Mensaje por Admin el Dom Ago 13, 2017 1:10 pm

-¿Ya lo tienes todo listo?2
-Ya Mila, tus padres saldrán todo el fin de semana a Nueva York, y se llevarán a Sofi, por lo que podremos hacer la fiesta en tu casa sin ningún problema.- dijo Normani desde el otro lado de la línea.
-Perfecto, ¿recuerdas el plan?
-Claro, no hablaremos con Lauren en todo el día, y la evitaremos a toda costa. Llegaremos a las siete a tu casa para arreglar los últimos detalles, y tú la traerás a esa hora.
-Exacto. Recuérdaselo a las chicas por si las dudas. Por cierto, que Troy estacione su auto al otro lado de la calle para que ella Lauren no lo vea.
-Se lo diré en cuanto lo vea. Te veremos en la noche.
-Adiós, Mani.- se despidió Camila y colgó el celular.
Entró por las puertas del pasillo y se dirigió uno de los baños, que por suerte se encontraba completamente vacío. Una vez que entró le envió un texto a Lauren.
Camila: Lauren necesito que vengas ahora mismo, es una emergencia. Estoy en los baños del edificio A.
Lauren: ¿Estás bien, Camz? Iré enseguida, no te muevas de donde estás.
Pronto recibió la respuesta de su novia y esperó a que ésta llegara, lo cual fue bastante pronto, pues cuando Lauren atravesó la puerta traía la respiración acelerada, dando a entender que había corrido hasta allá.3
-¿Qué ocurre, Camz? Vine lo más rápido que pude y...- pero no pudo terminar de hablar, pues la morena la calló con un tierno beso mientras acariciaba sus mejillas.
-Feliz cumpleaños, mi amor.- dijo Camila cuando se separó del beso.
-Este es definitivamente el mejor regalo de cumpleaños que me han dado.- contestó Lauren aún con los ojos cerrados y una tonta sonrisa en su rostro.
-Sí, bueno, te faltan los demás.- dijo Camila extendiendo una pequeña caja hacia su novia y ésta la tomó.
-No debiste haberte molestado.
-Quería hacerlo, ábrelo, anda.- Lauren hizo caso y abrió la caja, sacando un collar con la mitad de un yin yang de ésta. –Sé que es muy cliché, pero por alguna razón pensé en ti cuando lo vi, y creí que sería bueno comprar algo que tuviera un significado para ambas... Honestamente, debo decirte que a veces pienso que eres el yin de mi yang...- dijo sonrojándose.3
-Es muy hermoso Camz, ¿podrías ayudarme a ponérmelo?
Camila sonrió y se acercó a Lauren, retirando el cabello de su nuca para poder abrochar el collar, pero su atención fue desviada cuando notó el tatuaje en forma de libélula grabado en la piel de la ojiverde y comenzó a trazarlo con la punta de su dedo índice, inmediatamente notando cómo la respiración de su novia se volvía irregular. Se preguntaba qué podría significar. Algunos segundos después volvió a su trabajo y finalmente abrochó el collar.
-Listo.- susurró, y del interior de su blusa sacó la otra mitad del yin yang para unirla con la de Lauren. –Ahora somos uno sólo.
Se miraron a los ojos y comenzaron a acercarse, pero el sonido de la puerta del baño abriéndose hizo que se separaran de golpe.
La capitana de las porristas entró, aquella chica que siempre soñó en salir con Noah y que, evidentemente, odiaba a Camila; aunque para su suerte las pasó por alto y se dirigió inmediatamente a uno de los cubículos.
-Deberíamos ir a clase.- sugirió Lauren y Camila asintió.
Salieron del baño y fueron hacia el aula, aunque llegaron tarde y el profesor de literatura les puso una inasistencia.
-¿Camz?- llamó Lauren mientras caminaban hacia el auto de Camila. El día había finalizado ya.
-¿Qué ocurre, Lolo?
-¿Las chicas están enojadas conmigo?
-¿Qué? ¿Por qué piensas eso?- preguntó Camila.
-Porque no me hablaron en todo el día, no estuvieron con nosotras en el almuerzo, y al parecer estuvieron evitándome todo el día. Hoy es mi cumpleaños y esperaba que llegaran en bolita a abrazarme y felicitarme mientras Dinah embarraba pastel en mi cara, pero ni siquiera me dirigieron la palabra. De hecho, Troy tampoco lo hizo.
El corazón de Camila se apretó, pues había sido ella quien indicó a las chicas y a Troy que hicieran aquello y guardaran todo para la gran fiesta sorpresa, y ver esa cara de perrito triste en la cara de la ojiverde era muy doloroso para ella. Aunque sabía que su novia se alegraría, por lo que trató de restarle importancia.2
-No te sientas mal, Lolo.- dijo Camila abriendo la puerta del piloto, ella sería quien conduciría hoy. –Tienen bastantes trabajos por entregar y están presionados, pero apuesto a que te felicitarán más tarde, tú tranquila. Ahora, ¿conduciré hasta su castillo, mi bella princesa?
-Estás muy cursi hoy.- rio Lauren tomando la mano de su novia y llevándola hasta sus labios para plantar un pequeño beso ahí. –Vamos.
Unos cuantos minutos después llegaron a la casa de Lauren, habiendo tomado el camino largo para no pasar por casa de la morena, pues sus amigos se encontraban allí.
Cuando subieron, Lauren se tiró en el sofá y Camila se sentó en su regazo, dándole otro suave beso.
-Mmm... Ojalá todos los días cumpliera años, necesito más besos así.- bromeó la ojiverde y Camila soltó una leve carcajada.
-¿Sabes qué recordé?
-¿Qué recordaste?
-Que tú me prometiste que me enseñarías a tocar el piano, y yo a ti la guitarra, y otra parte de tu regalo es que hoy aprenderás a tocar la guitarra.
Lauren sonrió y fue corriendo a su habitación por la guitarra color negro que tenía desde que era pequeña, porque darks se nace.6
-Ya traje mi guitarra, ¿puedes enseñarme ahora?
-Claro, pero ¿hace cuánto que no la tocas?- preguntó Camila.
-No lo sé, unos dos años, tal vez.
-Debe de estar muy desafinada entonces.- Camila tomó la guitarra y comenzó a afinarla con mucho profesionalismo para después devolvérsela a Lauren, quien la tomó y se la acomodó.
-Perfecto, ahora debes colocar tus dedos sobre las cuerdas, ¿recuerdas alguna nota?
-No, realmente no... Creo que sólo una...- dijo Lauren comenzando a acomodar sus dedos torpemente, tratando de que quedaran separados como se debía.
-Ese es un patético intento de hacer sol mayor, pero creo que no estás tan perdida.- dijo Camila soltando una pequeña risa, después le ayudó a Lauren a colocar los dedos en las cuerdas y trastes correctos. –Ese ya es un sol, toca.- dijo la morena y su novia hizo vibrar las cuerdas.
Estuvo ayudándole a colocar los dedos en varias notas, algo que fue un poco tardado, pero estaban progresando.
-Creo que eres buena maestra.- elogió Lauren.
-No lo creo, más bien, tengo una excelente alumna.- devolvió Camila.
-Ahora que recuerdo, tú me hiciste tocar una canción, así que me gustaría que tú tocaras una.
-Oh... No bebé... Lo siento, es sólo que... Yo no canto...
-Vamos, canta una, por favor. Por mi cumpleaños, ¿sí?- Lauren puso una cara de súplica tan adorable a la cual Camila jamás sería capaz de decirle que no.
-Okay, pero sólo una.1
Camila comenzó a tocar acordes a lo tonto, tratando de encontrar una canción que pudiera cantarle a Lauren.
"Dile que la amas." Resonó la voz de Vero en su cabeza, pero aún sentía que era muy pronto para decirlo, aún no era el momento.
Después, una canción llegó a su cabeza, una canción perfecta para Lauren, para ellas.
Comenzó con los primeros acordes, y notó que la ojiverde aún no sabía de cuál canción se trataba, por lo que pronto unió su voz a la melodía.
I'd never gone with the wind
Just let it flow
Let it take me where it wants to go to
'Til you open the door
There's so much more
I'd never seen it before
I was trying to fly but I couldn't find my wings
But you came along and you changed everything
Levantó la vista y por la mirada de Lauren, supo que ella había reconocido ya la canción.2
You lift my feet off the ground
You spin me around
You make me crazier, craizer
Feels like im fallin'and I
Am lost in your eyes
You make me crazier, crazier, crazier

I've watched from a distance as you
Made life your own
Every sky was your own kind of blue
And I wanted to know how that would feel
And you made it so real
You showed me something that I couldn't see
You opened my eyes
And you made me believe

You lift my feet off the ground
You spin me around
You make me crazier, craizer
Feels like im fallin' and I
Am lost in your eyes
You make me crazier, crazier, crazier

Baby you showed me what livin' is for
I don't wanna hide anymore
Ohh ohh1

You lift my feet off the ground
You spin me around
You make me crazier, craizer
Feels like im fallin' and I
Am lost in your eyes
You make me crazier, crazier, crazier
Crazier, crazier, crazier1
Cuando regresó su vista a Lauren, ésta estaba encantada y se lanzó a sus brazos para besar sus labios mientras la abrazaba fuertemente.
-Por favor, no me digas que hay más regalo de cumpleaños.- pidió Lauren con una mirada bastante brillante. –El simple hecho de que me cantaras una canción, una canción para nosotras, es lo mejor que alguien me haya podido regalar.
-Hay más, y si no nos apresuramos entonces llegaremos tarde.- dijo Camila tirando del brazo de Lauren y entrelazando sus dedos cuando se dirigían a la puerta principal.
-Camz, antes de salir, quisiera pedirte un disco lleno de covers tuyos, cantas hermoso, lo digo en serio.
Camila rio, su novia siempre la hacía reír.
-Tal vez hasta te escriba una canción.
-Tal vez yo te escriba una primero.- dijo Lauren levantando una ceja.
-¿Es acaso eso un reto?
-Tal vez una competencia, incluso podemos competir para ver quién besa mejor...- dijo Lauren recibiendo un codazo de parte de su novia. -¿Qué? Sabes que quisieras jugar.+
Camila sólo sonrió, se acercó al oído de su novia y susurró. –Te espero en el auto.


Admin
Admin

Mensajes : 5595
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 21

Mensaje por Admin el Dom Ago 13, 2017 1:11 pm

-Entonces... ¿Puedo saber ya a dónde vamos?- preguntó Lauren, habían estado una hora en el auto, y como la ojiverde no conocía la ciudad del todo como lo hacía Camila, no estaba completamente segura de dónde estaban o hacia dónde se dirigían.
-No Lolo, pero ya casi llegamos.
Pasaron cinco minutos para que se encontraran frente a la casa de Camila, y ahí fue cuando Lauren se dio cuenta de que habían dado la vuelta a la ciudad.
-¿Pasamos una hora dando vueltas para llegar a tu casa, la cual queda a tan sólo diez minutos de la mía?
Camila no le hizo caso y fue a la puerta principal tomando a su novia de la mano, lentamente quitó el seguro para poder abrirla y entraron.
Cuando la morena encendió la luz, el lugar se llenó de música, confeti y gritos de "sorpresa" y "feliz cumpleaños".
-Lamento el haberte llevado a dar vueltas por toda la ciudad, es sólo que Ally tardó demasiado en enviarme el mensaje de texto avisando que ya podía traerte.- comentó Camila con una sonrisa tan grande como la que traía Lauren en ese instante.
-Wow... ¿Ustedes prepararon todo esto para mí?- preguntó Lauren estupefacta.
-Sí, bueno, en realidad fue idea de Camila.- respondió Vero guiñándole un ojo.
-Se esforzó por corregirnos cada detalle, así que todo esto es obra suya.- dijo Troy, llegando para abrazar a su amiga.
-Gracias chicos, y en especial, gracias a ti Camz, no puedo creer que se hayan esforzado tanto.- dijo Lauren. Cuando Troy la soltó, se dirigió a Camila y la abrazó fuertemente.
"Cómo quisiera besarte ahora, mi amor." Pensó Lauren.
Y Camila la escuchó. Dentro de su cabeza, como las veces anteriores.3
Pero estaba tan distraída disfrutando del abrazo de Lauren que no se dio cuenta de lo que ocurrió.
Y tampoco Lauren, cuando dentro de su cabeza la voz de Camila decía "Cómo quisiera que lo hicieras justo ahora."7
Después de eso, todos fueron a bailar juntos, gran parte de la escuela estaba ahí, lo cual hacía que el ambiente fuera más prendido, en especial porque Dinah había llevado bastante bebida, y Camila jamás se embriagaba hasta el límite.
Comenzaron los juegos con el alcohol y todos se acercaron, excepto Lauren y Vero, quienes estaban platicando cerca de las escaleras con sus vasos rojos llenos de bebida cada quien.
-¿Sabes? Daría lo que fuera por ver a tu Camila ebria.- dijo Vero riendo, y volteando a la dirección donde estaba la morena con Normani viendo desde no muy lejos a un chico que estaba en su clase de matemáticas hacer fondo.
-Bueno, no será hoy, ni hoy ni nunca. Ella está bien así. Además, ¿por qué querrías emborracharla?1
-Porque si estando sobria es todo un desastre y un caso perdido, imagina cómo sería estando fuera de sí.- comentó emocionada.
-Ni se te ocurra, Verónica.- advirtió Lauren.
-Okay, okay. Pero no me parece justo que no dejes que ella beba tantas copas como tú.
-Ella no quiere bebe tanto, si fuese así ya lo hubiera hecho. Además, tú sabes que es diferente el efecto que tiene el alcohol en ella. Es humana y...1
-¡Lauren!- llamó Camila emocionada corriendo hacia ella, por lo cual no pudo terminar de hablar. Haló su mano y la subió a su habitación a toda prisa sin decir una palabra más.
Cuando llegaron a la habitación de la morena ésta cerró la puerta con seguro.
-Oye, tranquila Camz.- dijo Lauren riendo. –Tenemos toda la noche, no te desesperes.
-Eres una pervertida.- dijo Camila soltando una carcajada por las insinuaciones de la chica pálida. –Pero lo que en realidad quería era hablar y pedirte una cosa.
-¿Qué cosa?
-Primero quería pedirte un beso.
-Pero es mi cumpleaños, eres tú quien debe dármelo a mí.- bromeó Lauren.
-Entonces vas a esperar hasta que terminemos de hablar.
-Camz, no...- dijo Lauren haciendo un puchero.
-Ya está dicho, esperarás.- dijo Camila alzando la mano y siguiéndole a Lauren el juego.1
-Bien, okay. Entonces, ¿qué es lo que ocurre?
-En realidad, sólo quiero decirte lo importante que eres para mí, lo mucho que te quiero y lo mucho que has cambiado mi vida desde que llegaste.- dijo Camila sonrojándose un poco, Lauren sonrió ante el adorable gesto. –Pero, Lauren, no sólo quiero decírtelo, quiero demostrártelo.
La ojiverde se quedó sin aire, porque sabía hacia donde iba esta conversación.
-Camz, tú siempre me lo demuestras... No tienes que hacer nada que no quieras hacer, yo puedo esperar.- dijo Lauren acariciando las mejillas de Camila y acercándose para besar la punta de su nariz.
Camila suspiró.
-Quiero hacerlo, en verdad quiero. Lauren, quiero que sepas que te am...
Un golpe se escuchó desde el otro lado de la puerta, haciendo que ambas se sobresaltaran.
-¡Mila! ¿Estás ahí?1
No hay que ser un genio para adivinar quién estaba al otro lado de la puerta.2
-Sí Dinah, estoy aquí.1
-¿Lauren está contigo?- preguntó en tono pícaro.
-Sí... Bajaremos enseguida.
-No, no es necesario, sólo queríamos asegurarnos de que la cumpleañera siguiera aquí. Ya nos vamos.
A pesar de la fuerte música se escucharon murmullos, que probablemente eran de Ally y Normani, tal vez Vero también.
-Tal vez debamos volver.- dijo Lauren poniéndose de pie, pero Camila tiró de su brazo para que volviera a sentarse.
-Espera, aún no termino... Esto es importante.
-¿Pasa algo, Camz?
-No, es sólo que aún queda un regalo.- Camila se acercó a su armario, abrió un cajón y sacó algo que escondió detrás de ella, después se volvió hacia Lauren. –Bien, para finalizar, sólo quería hacerte una pregunta importante.
-Claro, dime.
-Tú sabes que se acerca el baile de graduación, pero antes hay otro baile, el baile de verano... Siempre quise ir a un baile con una pareja, pero siempre iba con amigos. Siempre quise ir con alguien especial, no con cualquier pareja... Y me enteré de que usted aún no tiene pareja, señorita Jauregui.
-Es verdad, señorita Cabello, prosiga por favor.
-Bueno, dadas las circunstancias, me preguntaba si quisiera ir conmigo al baile de verano.- dijo Camila extendiéndole las entradas que había comprado a Lauren.
-Las compraste.- sonrió Lauren. –Era yo quien pensaba invitarte, ¿sabes?
-Creo que te gané. Entonces, señorita Jauregui, ¿irá conmigo al baile?
-No lo sé, es que... Yo no viajo en cualquier cosa.- bromeó Lauren haciendo referencia al auto de Camila.4
-Eres una tonta.- dijo Camila golpeando suavemente el hombro de Lauren.
-Sí, sí iré contigo.- aceptó Lauren abrazando a su novia. -¿Puedo tener mi beso ahora?
Camila rió y se acercó a los labios de Lauren, sus lenguas no tardaron en encontrarse.
Al principio fue un beso lento y delicado, pero después se fue intensificando. Ambas se recostaron en la cama para seguir besándose mientras sus lenguas danzaban en una sincronía perfecta.
Camila se acomodó encima de Lauren, pero la ojiverde interrumpió el beso. –Camila... ¿Estás segura?
-Lauren, por favor, quiero hacerlo.- dijo con las mejillas coloradas, Lauren sólo asintió y siguió besándola, tomó el control, poniéndose encima de la morena y acomodando su rodilla en medio de las piernas de Camila haciendo presión, causando que ésta soltara un gemido que enloqueció a Lauren.
Camila empujó hacia adelante la nuca de Lauren para profundizar el beso, la ojiverde comenzó a acariciar los costados de Camila por debajo de la ropa y después pasó a besar su cuello, dejando pequeñas mordidas de vez en cuando, hasta que llegó a un punto en el que comenzó a succionar la piel y Camila gimió un poco más fuerte.
Lauren subió sus manos hasta uno de los pechos de Camila y empezó a masajearlo mientras seguía dejando marcas rojas por su cuello y clavícula. Camila gemía de placer, enrollando sus piernas en la cintura de Lauren.
Ambas estaban muy húmedas, y justo cuando iban a quitarse la estorbosa ropa, el celular de Lauren comenzó a sonar.6
Nunca podían tener un momento sin que las interrumpieran.
-Agh, mierda.- gruñó Lauren con frustración, cuando se separó de Camila, la morena tenía los labios muy hinchados, y los chupetones comenzaron a marcarse más. –¿Hola?
-¡Lauren! ¡Hija feliz cumpleaños!- dijo Clara, la madre de Lauren, al otro lado de la línea. La voz de su padre y de sus hermanos comenzó a escucharse en el fondo, le estaban cantando la canción del feliz cumpleaños.4
-Muchas gracias mamá. Los extraño mucho.
-Nosotros a ti igual, pero colgaremos ya porque las llamadas a larga distancia son caras. Te queremos mucho ¿okay? Saluda a Troy y Normani de mi parte.6
-Claro mamá, lo haré. Manda saludos a papá y a los chicos. Adiós.
Lauren colgó, su momento se había interrumpido por la corta llamada de su familia.
-¿Era tu madre?- preguntó Camila.
-Sí, sólo querían felicitarme. Lo siento.
-Está bien, no te preocupes. Creo que deberíamos bajar ya.
-Camz... ¿Puedo decirte algo?
-Claro bebé, ¿qué ocurre?
-Creo que Dinah sospecha ya de lo nuestro...- dijo Lauren y Camila tragó saliva, sentía su boca seca.
-Lo sé... Tal vez... Debería bajar yo primero, para no levantar sospechas.2
-Me parece buena idea.
-Te veré abajo en un rato.- dijo Camila acercándose para dar un último beso a su novia. –Te quiero mucho.
-Yo también te quiero. Y gracias.
-¿Por qué?- preguntó Camila.
-Por esto, por todo. La fiesta, los regalos, la invitación... Nosotras.
Camila sonrió ante las palabras de Lauren. –Gracias a ti, Lolo.- dijo y salió de la habitación.1
Lauren suspiró y se recostó en la cama. Si de algo estaba segura ya, era que amaba a Camila, de eso no cabía duda.
De pronto su celular comenzó a sonar de nuevo, lo tomó y contestó.
-¿Sí?- dijo suspirando.
-¡Lauren! ¡Feliz cumpleaños!
-¡Alexa! Creí que me olvidarías.
-Eso jamás, por algo eres mi mejor amiga, ¿no?
-Sí, creo que sí.- rió Lauren.
-¿Cómo te la has pasado? ¿Y por qué andas de tan buen humor?
Lauren lo pensó un poco, pero decidió contarle todo a la chica, porque después de todo era su mejor amiga, y las mejores amigas se cuentan todo. Aunque algunas veces, tú mejor amiga puede convertirse en tu peor enemigo...3 Le contó toda la historia y Alexa sólo se quedó en silencio por unos segundos.
-¿Y bien? ¿Qué piensas?- preguntó Lauren, tomando como mala señal el silencio de Alexa, no se equivocaba.1
-Creo que... No deberías meterte con humanos, y mucho menos si es una chica. Tu madre puede enterarse, o La Academia...
-Pero no lo harán porque nadie dirá nada de esto.
-Pero Lauren... Tal vez lo mejor sea que regreses a casa y dejes en paz a esa chica.
-¿Por qué lo dices? ¿Sólo porque es una chica?
-No, no, claro que no... Es sólo que... Bueno, tal vez pasar mucho tiempo con Verónica te hace daño y ahora estás confundida y...
-Tal vez tú estás pasando mucho tiempo con mi madre, si esa es tu opinión. Y no quiero seguir discutiendo, mi novia me espera abajo. Buenas noches Alexa.- colgó Lauren furiosa y bajó con Camila.3
Una vez que llegó junto a ella la abrazó por detrás y aspiró su delicioso aroma, revisó que nadie las estuviera viendo y plantó un corto beso en sus labios. Camila sonrió.
-¿Por qué tardaste tanto?
-Tuve un pequeño problema.- dijo Lauren. –Como sea, ¿quieres bailar?
Se acercaron a donde estaba todo su grupo de amigos y comenzaron a bailar.
Después de que Lauren le colgara, Alexa se dedicó a buscar en los archivos de La Academia alguna información de Camila Cabello. Era una experta en infiltrarse en lugares que no debía, así que entrar al cuarto de expedientes no había sido problema.
No le agradaba la idea de que Lauren estuviese con una chica... Dejó de hablar con Verónica cuando ésta salió del closet y no estaba dispuesta a perder a Lauren de la misma manera.2
Encontró un folder con toda la información que necesitaba, estaba actualizado con la información que Lauren había enviado de lo había descubierto ya.
Leyó todo el expediente hasta que se encontró con un nombre que llamó su atención 'Noah Booker'.+
-Perfecto.- murmuró Alexa con una sonrisa malvada plasmada en sus labios. Tomó una foto de aquella hoja y salió del enorme cuarto de expedientes.6

Admin
Admin

Mensajes : 5595
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Angels To Fly

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.