Angels To Fly

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Capitulo 22

Mensaje por Admin el Dom Ago 13, 2017 1:11 pm

Era un domingo por la mañana, Camila le había comentado a su madre dos semanas atrás que iría al baile de verano con sus amigos, por lo que Sinu insistió en ir a comprar un vestido.
Era la primera vez que iría a un baile con una pareja de su agrado, con alguien con quien de verdad tenía ganas de ir, pero eso era algo que sus padres no sabían.
-¡Buenos días mija!- saludó su madre cuando Camila entró a la cocina.
-Hola mamá, ¿qué preparas?
-Huevos revueltos, ya sabes que a tu padre le fascinan. Toma asiento, ya casi están listos.3
-Gracias mamá.
-Y bien... ¿Ya pensaste en algún vestido?
-En realidad no, supongo que tendremos que ir a ver las opciones.- contestó Camila restándole importancia.
-¿Estás segura mija?
-¿Por qué tan interesada en eso mamá? Hay muchos vestidos, cualquiera que sea lindo es perfecto.
-Lo sé, lo sé, es sólo que esta fue la primera vez que me avisas acerca de un baile con tanta emoción.
-Sí, es el último baile con toda la escuela, recuerda que el baile de graduación es sólo para los de último año.
-No creo que eso tenga mucho que ver, ¿de verdad no irás con nadie?
-Ya te lo dije, iré con las chicas.
-Camila, Dinah irá con su novio raro... ¿Cómo se llama? ¿Nela? Como sea, Ally irá con su novio Troy, y Normani supongo que irá con algún chico al igual que Lauren, me sorprendería que no fuera así ya que ambas son extremadamente bonitas.
-En realidad Dinah y Nela terminaron hace un tiempo, aunque ella lo tomó muy equis, por lo que irá con Normani, Lauren y conmigo, como buenas amigas.- dijo Camila, no mentía cuando decía que irían como amigas, pues ella y Lauren habían decidido seguir fingiendo que no había nada entre ellas. –Troy y Ally también.
-Me sorprende que no te haya invitado nadie, cuando salías con Noah muchos chicos te invitaban, y ahora que tienen el camino libre no lo hacen...
-No estoy interesada en ir con nadie al baile, sólo con las chicas.- mintió de nuevo, a ella sólo le interesaba ir al baile con su Lauren.1
-Hija... ¿Esto es por Noah?1
Camila se quedó helada, pensando en que su madre tal vez ya sabía acerca de todo lo ocurrido con Noah y con Lauren. –¿Qué?
-El hecho de que no quieras ir con nadie más... ¿Es porque extrañas a Noah? Mira cariño, yo sé que ustedes estuvieron juntos por mucho meses y su relación era perfecta...
-Mamá, no es por Noah, nada es por Noah...- Camila se pausó un minuto, era la oportunidad perfecta para que su madre se enterara de su relación con Lauren...
Una vez más el miedo la paralizó.
-Camila...
-¡Kaki!- saludó Sofi entrando a la cocina e interrumpiendo la plática.
-¡Sofi! Buenos días.
-Buenos días, buenos días mamá.
-Buenos días Sofi, el desayuno está listo, siéntense en la mesa.
Sinu llamó a Alejandro y los cuatro desayunaron en la mesa, cuando terminaron, Sinuhe apresuró a Camila para llevarla al centro comercial a comprar su vestido, por alguna razón su madre estaba muy emocionada.
En el momento en el que Sofi, Sinu y Camila pisaron el centro comercial, las niñas se dieron cuenta de que su madre estaba tan emocionada porque compraría dos vestidos a Camila, uno para el baile de verano y otro para la graduación. El tema de la graduación tenía a la madre muy excitada.5
-Mija, mira este vestido, es bastante bonito y resalta tu color de piel, ¿qué dices?-preguntó Sinu mostrando un vestido demasiado extravagante, incluso podría ser demasiado para Lady Gaga.4
-En realidad pensaba en algo más simple... Como... No lo sé, tal vez...
-¡Este!- exclamó Sofi mostrando un vestido blanco sencillo y muy bonito. –Se te vería muy lindo Kaki.1
-Gracias Sofi, este es perfecto.- sonrió la morena tomando el vestido y entrando al probador.
Salió y decidió que compraría ese, su madre no estuvo completamente de acuerdo pero finalmente lo compró y la arrastró hacia la siguiente tienda.
-Fue muy lindo el vestido que escogiste, Sofi.- dijo Camila.
-Lo sé, se te ve muy bien.- dijo para después murmurar. –A Lauren le encantará.3
-¿Qué?- preguntó Camila, asegurándose de que no haya escuchado mal.
-Nada, mamá ya entró a la tienda, vamos.1
Después de dos horas de largas compras para que Sinu terminara comprando tres vestidos a Camila, dos para Sofi y cinco para ella, finalmente salieron del centro comercial y fueron a casa donde Alejandro las esperaba para comer.
Camila subió las escaleras para guardar los nuevos vestidos en su habitación, mientras los guardaba su celular sonó, indicando que acababa de recibir un nuevo mensaje de texto, al desbloquearlo una sonrisa salió instantáneamente de sus labios.
-Es un mensaje de Lauren, ¿cierto?
-¡Sofi! No me di cuenta de que entraste...- dijo Camila muy nerviosa. –¿Por qué piensas eso?
-Por cómo sonreíste al ver el mensaje.
-Puede ser de cualquier persona...
-Pero no es de cualquier persona, es de Lauren.- insistió la menor y Camila suspiró.
-Sí... Es de Lauren, ¿puedo bajar ya?
-Ella te quiere.- dijo Sofía ignorando a su hermana. –Ella te quiere mucho, yo lo sé.3
-También te quiere a ti, y a Vero, y a Ally, y a Normani, y a Dinah y a Troy.
-Sí, pero a ti te quiere de una manera diferente.
-¿Qué te hace creer eso?
-Es la forma en la que te mira.- ¿Cómo es que una niña de ocho años podía ser tan inteligente? Sólo Sofía Cabello lo era. –Te mira como si fueses la única cosa en el mundo, o como si fueras una obra de arte o algo muy hermoso, te mira de una manera única y sonríe cuando lo hace.1
Camila estaba sin palabras. Lo que su hermana le había dicho era muy bello, pues ella nunca se había dado cuenta de ello, aunque apostaba su vida a que ella miraba a la ojiverde de la misma manera.
-Yo...
-¿Quieres a Lauren?- interrumpió.
-Sofi...
-No Kaki, no intentes hacerme creer que nada está pasando, yo sé que entre ustedes hay algo más porque es demasiado obvio, tú la miras de la misma manera y eres diferente... Cuando estabas con Noah no te veías feliz, parecía que todo lo hacías por obligación y tus ojos eran de un café muy obscuro y poco brillante, sin vida. Pero desde que conociste a Lauren te ves más alegre, te ríes más y tus ojos brillan mucho, brillan como las estrellas del cielo y como las de las películas como Peter Pan, brillan así. Me agrada Lauren porque ella te hace feliz, y no me importa si es una chica porque en la escuela un profesor nos dijo que el hecho de que algo sea diferente no quiere decir que sea malo, quiere decir que es especial, y para mi Lauren es especial porque te hace sentir especial.14
Camila tenía lágrimas en sus ojos y sin pensarlo abrazó a su hermana menor, hubiese preferido ser ella quien se lo dijera en vez de que la pequeña se diera cuenta, pero le alegraba saber que alguien la seguía amando sin importar sus diferencias ante la sociedad.
-Muchas gracias Sofi.- dijo Camila tratando de contener la mayor parte de las lágrimas. –Te quiero mucho.
-Yo también a ti Kaki, eres la mejor hermana del mundo.
Siguieron abrazadas por algunos minutos más hasta que Alejandro gritó desde el piso de abajo que la comida estaba servida.
Iban a salir de la habitación de Camila cuando su hermana menor la tomó de la muñeca para detenerla.
-Espera, no contestaste mi pregunta. ¿Quieres a Lauren?
Camila sólo desbloqueó su celular para mirar el mensaje.
Lauren: Eres perfecta, te quiero Camz.
Finalmente sonrió, una sonrisa enorme, y contestó. –No Sofi, no la quiero. La amo.2
El día transcurrió rápidamente con las dos hermanas viendo películas en Netflix.
A la hora de la cena Sofi le pidió a su hermana mayor que invitara a Lauren a comer, pues hacía mucho tiempo que no la veía y quería jugar con ella. Camila se emocionó ante la idea y sus padres accedieron.
Camila iba a dormirse cuando terminaron de cenar, pues estaba bastante agotada, pero antes de que se metiera a sus cobijas su celular vibró y antes de que pudiera desbloquearlo unos pequeños golpes sonaron en su ventana.
Sonrió, pues sabía exactamente de quien se trataba.
Al abrir la ventana el ángel entró.
-Buenas noches.
-Buenas noches, ¿qué haces aquí?- preguntó Camila.
-No lo sé, hace mucho frío y las cobijas no eran suficientes, tal vez dormir abrazada de alguien no sería mala idea.
-Oh, mis padres ya están durmiendo, lo siento, tal vez puedas volver mañana a que te acurruquen.- bromeó Camila.
-Muy graciosa, Cabello.- rió Lauren y abrazó a Camila, tirándolas a ambas sobre la cama y besando la frente de su novia.
Se metieron bajo las cobijas y se acurrucaron bajo la fría noche, antes de dormir Camila dejó un corto beso en los labios de la ojiverde, causando que ésta sonriera y le devolviera el beso.
Minutos después se quedaron dormidas, pero ninguna se dio cuenta de que Sofi también había escuchado los golpecitos de la ventana, la curiosidad la llevó a la habitación de su hermana donde se encontró a ambas chicas abrazadas bajo las cobijas. Sonrió y cerró la puerta.3
Desconocido: Noah Booker
Noah: Eh... Sí, soy yo, ¿quién eres?
Leído 2:25 am.6

Admin
Admin

Mensajes : 5816
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 23

Mensaje por Admin el Dom Ago 13, 2017 1:12 pm

Todo estaba callado, nadie decía una sola palabra y las manecillas del reloj en la pared de la sala de espera le agregaban más suspenso a la situación.
-¿Estás bien? Tranquila.
-Lo estoy... Es sólo que venir aquí me recuerda a cuando ella...
-Lo sé, lo sé...- dijo Alejandro tomando la mano de su esposa. Segundos después la puerta se abrió y un joven salió con su madre, el chico se veía bastante alterado.
La pareja se puso de pie y entraron al consultorio de la psicóloga de Camila, la misma que había estado con ella en el hospital psiquiátrico.
La mujer había citado únicamente a los padres de la morena.
-Señor y señora Cabello, adelante por favor, tomen asiento.
-Buenas tardes doctora.- saludó Alejandro.
-¿Cómo está Camila?
-Al parecer está bien, al menos está mucho mejor que hace unos meses.- contestó Sinu.
-Me parece excelente, ha progresado bastante, lo he notado también. ¿Toma todas sus medicinas?
-Sí, siempre a la hora que debe tomárselas, todo al pie de la letra.
-Perfecto.- dijo la psicóloga escribiendo en su portátil. –Quería preguntarles acerca del drástico cambio de humor de Camila, quiero decir, es bastante bueno que esté progresando, más que eso, es perfecto, pero sólo quisiera saber si ustedes conocen algún factor que haya sido de ayuda.
Ambos se miraron y pensaron un poco, finalmente Alejandro contestó.
-Hizo nuevos amigos, una en partículas, su nombre es Lauren y pasan mucho tiempo juntas, creo que esa amistad la ha ayudado demasiado.
-Son como mejores amigas, al parecer disfrutan mucho de la compañía la una de la otra.- continuó Sinu, la psicóloga alzó un poco la comisura de sus labios formando una sonrisa de medio lado. –Al parecer ha sido de mucha ayuda con la ruptura entre Camila y Noah.3
-Oh, así que Camila tenía un novio.
-Sí, así es, eran muy felices juntos, siempre me pareció un gran chico.
-Y... ¿Creen que aquel chico, Noah, haya tenido algo que ver con la noche del suceso?
-No, por supuesto que no, él siempre fue todo un caballero con mi hija.- dijo Sinuhe a la defensiva.
-Sinu, relájate, la doctora sólo está haciendo su trabajo, continúe por favor.- tranquilizó Alejandro.
-Sólo digo que tal vez él no era lo que su hija quería...
-¿A qué se refiere con eso?- preguntó el padre de Camila.
-Supongo que eso es algo que deben hablar con ella.- concluyó la psicóloga. –Y, por cierto, cualquier información que logren sacarle y consideren importante háganmela saber, podemos discutirla aquí, pero si lo hacen será mejor que sea sin Camila por el momento. Es bueno que Camila tenga amistades de ese tipo, salúdenla de mi parte.- dijo para dar por concluida la sesión.
-He estado pensando mucho en el baile.
-También yo, ¿qué es lo que has estado pensando específicamente?- preguntó Lauren a su novia.
Ambas estaban recostadas en la cama, Lauren jugaba con lo dedos de Camila mientras ésta tenía su cabeza recargada en el pecho de la ojiverde.
-Me gustaría poder ir contigo como pareja, tú entiendes, como la pareja que somos sin que nadie nos juzgue por ello.
Lauren suspiró audiblemente. –Lo sé Camz, a mi también me encantaría eso.
-Quisiera decírselo a mis padres...
-Podemos hacerlo si te sientes lista ya.
-No me siento completamente lista, ¿sabes Lolo? Es decir, quiero que todos sepan que estoy saliendo contigo, que todos sepan lo mucho que te quiero, pero no sé si estoy lista para que mis padres sepan que no soy como las otras chicas.- dijo Camila un poco entristecida.
-Camz, ellos son tus padres y tienen que aceptarte tal y como eres, y sí, tal vez estén en shock al principio, pero terminarán aceptándolo porque te aman.- dijo la ojiverde acariciando la mejilla de Camila.
-Tal vez tengas razón... Pero honestamente prefiero esperar.
-Como gustes, bebé.- dijo besando la frente de la morena.
-Pronto tendrás que volver...
-Sí...
-¿Qué haremos?- preguntó Camila incorporándose.
-¿A qué te refieres?
-Me refiero a que si seguiremos con lo nuestro... O si lo dejaremos pasar como si fuera algo cualquiera, si seguiremos viéndonos, si se lo diremos a nuestros padres y que al final piensen que es sólo algo pasajero... ¿Qué vamos a hacer?
-Yo... Creo que no es bueno hablar de esto ahora, aún falta tiempo y no sé cuándo tendré que irme, por ahora sólo quiero disfrutar lo que hay entre nosotras sin la necesidad de preocuparnos por lo que sucederá después.
-Yo también quiero eso Lolo, quiero aprovechar cada segundo que tenga contigo.- dijo la morena comenzando a besar el cuello de la ojiverde, causando que a ésta se le erizara la piel.
-No pienso irme tan pronto, ¿sabes?- dijo Lauren tomando a Camila por la cintura, la más joven aprovechó para colocarse encima de ella y comenzar a dejar cortos besos a lo largo de su cuello hasta la mandíbula y finalmente a los labios.
Comenzó a atacar sus labios con tanta sed, tratando de demostrarle que quería aprovechar cada momento, tratar de demostrarle que la amaba.
Las manos de Lauren se aferraron al trasero de Camila con fuerza, causando que ésta gimiera en sus labios, en ese momento Camila metió una mano debajo de la blusa de Lauren y lentamente subió por su estómago hasta sus pechos, capturando el izquierdo con su mano derecha y masajéandolo, Lauren soltó un gemido y pronto el beso se convirtió en una guerra de sonidos sexys causados por el placer, Lauren comenzó a apretar más el trasero de Camila para que ésta hiciera movimientos circulares con sus caderas encima de su centro, ambas estaban húmedas y Camila decidió rozar sus dedos de la mano izquierda en las entradas de Lauren, amenazando con desabrochar su jean.2
Lauren guió ambas manos de Camila al botón, pues sus manos comenzaban a temblar un poco al pensar en lo inexperta que era en ese tema, ambas seguían besándose, Camila estaba a punto de desabrochar el botón y...
-¡OH DIOS MÍO!7
La pareja se separó de golpe y miraron hacia quienes estaban en el marco de la puerta con caras de sorpresa, completamente en shock.9
-Yo... Nosotras... Nosotras sólo...
-Oh por Dios, no Mila no te excuses, ustedes sigan con lo que estaban.- dijo Dinah con una sonrisa pícara en su rostro, la ojiverde y la morena se sonrojaron.2
-¡DINAH DIOS MÍO! ¡CAMREN ES REAL DINAH!- gritó Chelsea perdiendo los estribos.10
-¿Qué mierda están haciendo aquí?- preguntó Lauren.
-Nosotras... Veníamos por un material para nuestra exposición de geografía...
-¿No pudiste tocar la puerta?- preguntó Camila un poco molesta.
-Soy tu mejor amiga, tengo el derecho de entrar siempre que quiera.1
-Demonios Dinah... ¡Chelsea deja de grabar!
-¿Podemos postearlo en una página porno?- pidió Chelsea. –La escena es caliente de alguna manera.5
-¡Chelsea!- le gritó Lauren, definitivamente ella sí estaba molesta.
-Bien bien, es hora de irnos, disculpen por interrumpir su faje, ya pueden coger en la cama de Mila, vámonos Chelsea, tú y yo no vimos nada.- dijo Dinah bastante divertida con lo ocurrido. –Por cierto Mila, tenemos que hablar seriamente... Feliz noche de sexo.
Dinah salió con Chelsea de la casa.
Camila y Lauren soltaron el aire que habían estado conteniendo.
-No puedo creerlo...- susurró Camila.
-No te preocupes, ella es tu mejor amiga, tiene que aceptarte.
-¿Y si no lo hace?1
-¿Qué no viste su cara? ¡Por supuesto que te acepta! ¡Jamás la vi tan feliz!- dijo Lauren, pero Camila no pareció hacerle caso, por lo que la ojiverde la tomó entre sus brazos y la abrazó fuertemente. –Camz, ven aquí, todo estará bien, te lo prometo.
-¿En serio me lo prometes?- dijo Camila extendiendo su dedo meñique a la chica mayor.
-Te lo prometo.- dijo entrelazando sus meñiques. –Tengo algo que decirte.
-¿Qué cosa?
-Yo... Yo te am...
-¡CAMILA! ¡ESTAMOS EN CASA!- exclamó Sinu debajo de las escaleras, Lauren suspiró.18
-Vamos.- sugirió Lauren extendiendo su mano a Camila, ésta la aceptó y bajaron juntas.
-Gracias a Dios que Sofi no estaba en casa, hubiese quedado trumada.- bromeó Camila mientras bajaban y Lauren rió como siempre de los chistes de su novia.
-Lo está tomando bastante bien, ¿no?
-Sí, me hubiese gustado decírselo, pero supongo que está bien que ella lo descubriera.
-¿Lo ves? Ella lo está tomando de maravilla y tiene ocho años, Dinah también lo tomará muy bien.
-Eso espero...
Desconocido: Hola de nuevo, Noah Booker.
Noah: ¿Quién coño eres?
Desconocido: Pronto lo sabrás...7
Leído 3:15 am

Admin
Admin

Mensajes : 5816
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 24

Mensaje por Admin el Dom Ago 13, 2017 1:12 pm

-Y... ¿Has hablado ya con Camila?- preguntó Chelsea a Dinah en medio de la clase de geografía.1
-No, ha estado huyendo de mi toda la semana, ni siquiera se nos acerca en el almuerzo, ella y Lauren comen en su auto para evitarnos.
-¿Lauren también?
-Sí, pero no las culpo, comprendo que tengan miedo de lo que vaya a decir.
-Lo entiendo, pero tal vez si se lo decimos a las chicas....
-No.- interrumpió Dinah. –Es ella quien debe decírselos cuando esté lista , no yo. Camila se sentiría traicionada si yo dijera algo.
-Es un buen punto, pero en ese caso debes hablar pronto con ellas, sino Normani y Ally se sentirán más intrigadas al notar la ausencia de las chicas y podrían descubrirlo también, y tal vez ni Camila ni Lauren lo tomen muy bien a pesar de que a ustedes no les importe su orientación sexual.- dijo Chelsea, la sabia y bendita Chelsea capitana del barco.2
-Hansen y Briggs.- llamó la profesora, interrumpiendo la charla. –Al parecer tienen muchas ganas de hablar así que serán las siguientes en exponer, adelante por favor.
Ambas chicas se levantaron a regañadientes y caminaron al frente del aula.1
La hora del almuerzo llegó, Camila y Lauren caminaron rápido por el pasillo para evitar toparse con sus amigas.
Camila había estado muy seca desde lo acontecido con Dinah, creyó que había perdido a su mejor amiga, pero todavía no tenían aquella conversación acerca del tema.
-¡Hey Cabello!- Camila se paró en seco al escuchar que alguien la llamaba, sabía bien quién era y se volvió hacia la voz. –Tenemos que hablar.
La morena se acercó a Dinah bastante nerviosa, Lauren la seguía a su lado y cuando la polinesia se dio cuenta de esto alzó su mano.
-Alto ahí ojitos, hablaré contigo, sí, pero primero necesito hablar con Mila.- una sonrisa se formó en el rostro de la más alta, mientras que la ojiverde lucía preocupada y Camila algo asustada.
-Está bien, te veré en la siguiente clase.- susurró Camila a su novia, ésta sólo asintió y se alejó lentamente.
Dinah caminó hacia un lugar más privado mientras Camila la seguía por detrás, estaba asustada por la conversación que estaban a punto de tener, pero sabía que debía hablar con su mejor amiga.
Finalmente llegaron a la azotea de la escuela, Dinah se sentó en una banca que estaba en el invernadero de la escuela y Camila se sentó a un lado.
-Dinah, sé que ahora me odias por ser lo que soy, y honestamente...
-¿Quién dice que te odio?- interrumpió la polinesia con cara de sorpresa.
-¿No lo haces?
-Por supuesto que no Mila, eres mi mejor amiga, jamás podría odiarte, y mucho menos por algo como eso.
-Deberías... La gente odia a los gays porque no son diferentes.66
-Por supuesto que no Camila, ¿quién te ha llenado la cabeza de esa mierda? Eres un ser humano como cualquiera, y el hecho de que no compartas los mismos gustos que alguien más no te hace menos persona, es ridículo.
-Entonces... ¿No te doy asco?
-Por supuesto que me das asco.- bromeó Dinah. –Siempre me has dado asco, eres como una mutación que salió mal en una planta radioactiva, pero eres mi mejor amiga y así te quiero.8
Camila rió fuertemente y dio un pequeño golpe en el brazo de la polinesia, cuando las risas cesaron, la morena se acercó a su mejor amiga y la abrazó fuertemente.
-Creí que te había perdido.
-No vuelvas a suponer ese tipo de cosas, jamás vas a perderme.
Se quedaron abrazadas por al menos cinco minutos hasta que Dinah se separó para poder seguir hablando.
-Bueno, cuéntamelo todo.- pidió con emoción, Camila suspiró.
-¿Por dónde empiezo?
-Desde el inicio, cada detalle.
Camila se quedó callada unos segundos, pero decidió que no podía ocultarlo todo por siempre, así que le contó a Dinah la historia desde el principio, desde la razón de los abusos de Noah, hasta su casi primera vez con Lauren, interrumpida por Chelsea y la chica polinesia.
Lo único que ocultó fue lo más importante; porque la historia no comenzaba con Lauren, la historia comenzaba con Noah, pero Camila no se sentía lista para hablar de ello.
Aún así Dinah estalló en ira al escuchar parte de las cosas que Noah le había hecho.
-Ese maldito hijo de perra me las va a pagar.- dijo Dinah poniéndose de pie.
-¡No China, espera! Lo mejor es dejarlo, no me ha vuelto a molestar, al parecer comprendió las amenzas de Lauren, además las cosas podrían empeorar... Él puede conseguir pruebas...
Dinah lo pensó un poco, pero finalmente regresó a su lugar porque entendía el gran miedo que sentía Camila, ella también había sentido miedo antes, no podía arriesgar a su mejor amiga.2
-Mira Mila, no voy a dejar que esto se quede así, pero por lo mientras lo dejaré pasar, sólo hasta que se lo cuentes a las chicas e ideemos un plan para deshacernos de él.3
-Sí... Está bien... Pero tengo miedo de que ellas se enteren... Ally va mucho a la iglesia y...
-Oye, tranquila.- dijo la más alta. –El hecho de que vaya a misa no quiere decir que comparta los mismos puntos de vista que la iglesia y los sabes, es una persona con mente abierta y es nuestra mejor amiga, reaccionará con emoción.2
-Tal vez... Pero no quiero decírselo ahora, ni a ella, ni a Mani, ni a Troy.
Dinah no dijo nada por unos minutos, después decidió que cambiar el tema no era una mala idea.
-Entonces... ¿Estás saliendo con Lauren?
Camila sonrió instantáneamente. –Sí.
-Jamás te había visto sonreír de esa manera.- comentó su mejor amiga.
-Ella es muy especial para mí, Dinah, la verdad es que... La amo.
-Eso es muy adorable Mila, ¿ya se lo dijiste?
-No, aún no.
-¡¿Y qué esperas para hacerlo?!
-Siempre que existe la oportunidad alguien nos interrumpe, pero voy a decírselo pronto.
-Bien, más te vale que así sea... Y... ¿ya cogieron?7
-¡DINAH!
-¿Qué? Después de lo que vimos Chelsea y yo no dudo que ya te haya metido la mano.
-¡DINAH CÁLLATE!- pidió Camila sumamente sonrojada.
-Okay okay, ya me callo.- dijo riendo.
-¿Chelsea no te dijo nada?
-Sí, me dijo que ya tenía más ideas para el fanfic que está escribiendo acerca de ustedes dos.3
-Ay por Dios, ¿es en serio?
-Sí, es bastante bueno en realidad, dice que cuando termine ustedes serán las primeras en leerlo.
-Está un poco loca...
-Sólo un poco, es una buena persona.
Camila soltó una risita antes de seguir hablando. –Aún quedan diez minutos para almorzar, deberíamos ir a ver a las chicas.
-Supongo que usaré ese tiempo para hablar con ojitos.
-Sólo no la asustes tanto.- bromeó Camila.
-Mila, ¿debo suponer que irás al baile con ella?
-¿De qué hablas Dinah? Iré con ustedes.
-Sabes a qué me refiero.
-Bien... En teoría sí, pero no, ¿entiendes?
-Perfectamente... Pero sabes que tienes todo mi apoyo.
Camila sonrió y la charla terminó cuando llegaron a la mesa de las chicas, Camila envió un mensaje a su novia diciéndole donde estaba y poco minutos después llegó. En ese momento Dinah la tomó del brazo y se la llevó lejos de la mesa, la ojiverde lanzó una mirada a Camila, la morena sólo sonrió y se encogió de hombros.
Todo había sido mejor de lo que había esperado.
Unos minutos antes de que terminara la hora del almuerzo, las otras dos chicas regresaron a la mesa, Camila sabía que Dinah había advertido a Lauren que fuera buena con su mejor amiga y la había amenazado si no lo hacía, la conocía perfectamente y Lauren parecía tenerle un poco de miedo, sólo un poco.
Camila y Lauren estaba felices de volver a estar con sus amigas, habían sido unos cuatro días largos tratando de evitarlas.
Desconocido: Buenos días, Noah.
Noah: ¿Ahora qué?
Desconocido: El baile se acerca.
Noah: ¿Y?
Desconocido: Es tu oportunidad perfecta.
Noah: ¿De qué estás hablando?
Desconocido: Sabes perfectamente de qué hablo, que pases buen día.8
Leído 9:45 am.


Admin
Admin

Mensajes : 5816
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 25

Mensaje por Admin el Dom Ago 13, 2017 1:13 pm

Esa noche era la noche del baile y las chicas terminaban de arreglarse en casa de Camila. Esperaban a Troy, quien recogería a Ally, y a Lauren, quien avisó que no podría arreglarse con ellas aunque no dio razones.
-¡Ally!- llamó Sinu desde la planta baja. -¡Troy está abajo esperándote!
-¡Gracias Sinu! Enseguida voy!- contestó la enana, se despidió de sus amigas y acordó apartar una mesa para todos.1
Bajó y subió a la limusina que su novio había contratado.
Minutos después Camila recibió un mensaje de Lauren avisándole que estaba retrasada y que dijera a Dinah y Normani que se adelantaran.
Camilia pidió a sus amigas que lo hicieran, a lo cual Dinah aceptó con gusto, pues deseaba que sus dos amigas pasaran tiempo juntas a solas. Ella y Normani se fueron en el auto de la polinesia, Camila insistiendo en que no había problema porque ella y Lauren irían en el suyo.
Pasaron varios minutos cuando Camila recibió otro mensaje de su novia, avisándole que saliera de su casa y caminara dos calles atrás, la morena se despidió de su madre y caminó hacia donde la ojiverde le había dicho.
Cuando llegó a la segunda calle se encontró con una elegante limusina negra, y Lauren la esperaba a un lado con un bello vestido negro y aquel labia rojo intenso que tanto la enloquecía.2
-Wow...- dijo Lauren al ver a su novia llegar. –Te ves... Dios mío, te ves hermosa.
-Tú también te ves muy hermosa, Lolo.- dijo Camila y ambas se ruborizaron.
-Ya es tarde, debemos irnos ahora.- Lauren abrió la puerta de la limu para Camila.
Ambas entraron, la morena se quedó boquiabierta al ver que era demasiado elegante.
-Lauren, de seguro gastaste mucho dinero en esto, no tenías que hacerlo.
-Tú lo vales.- dijo la ojiverde tomando la mano de su novia y dejando un beso en ella.5
Estuvieron hablando y compartiendo algunos cortos besos todo el camino, demasiado cortos para no arruinar el labial.
Al llegar, la limusina las dejó detrás de la escuela para que nadie las viera, las chicas bajaron y se dirigieron a la entrada para ingresar.
Pronto localizaron a sus amigos en una mesa cerca de la pista y se acercaron.
-Lamentamos la demora.- dijo Lauren.
-Está bien, acaba de comenzar.- dijo Ally con una sonrisa. Camila y Lauren tomaron asiento.
-No puedo creer que este sea el último baile escolar.- dijo Dinah.
-Pero falta el de graduación, ¿no?- preguntó Troy.1
-Sí, pero sólo los de último grado asisten, a menos que lleven por pareja a alguien de otro grado.
-Se escucha bien, un poco discriminatorio, pero bastante bien.- dijo Normani.
-Quiero ir a comer bocadillos.- dijo Camila mirando la mesa de ponche y todos rieron.
-¿Por qué no me extraña eso?- bromeó Ally.
Camila se puso de pie, pidiéndole a Lauren que la acompañara. Se dirigieron a la mesa y Camila comenzó a comer muchos bocadillos mientras Lauren servía el ponche para ambas.
Todo marchaba bastante bien, las chicas comían, Troy y Ally conversaban en la mesa, y Normani dominaba la pista con Dinah, ambos haciendo pasos de Beyoncé que les salían aún mejor que a la mismísima QueenB.1
Camila paseó la mirada y se encontró con Noah sentado en una mesa al otro lado de la pista enseñándole a Drew algo en su celular, por alguna razón la morena tenía un mal presentimiento sobre esa escena, pero se lo guardó y le dijo a Lauren que regresaran a su mesa.
-Sí que han practicado.- dijo Ally a sus amigas cuando éstas llegaron.
-Lo hacen bastante bien.- respondió Lauren.
-Deberíamos ir a bailar con ellas.
-No creo que sea buena idea, Ally...- respondió Troy.
-¿Por qué no?- preguntó ella confundida y Lauren comenzó a reír como loca.
-Troy tiene dos pies izquierdos.- comentó entre risas.5
-Dios mío, no iría a misa un domingo para ver eso.- dijo la más baja.1
-Deberías enseñarle, Allycat.- sugirió Camila, Ally emocionada asintió y haló a Troy hasta la pista de baile.
La morena y la ojiverde rieron al ver la torpeza con la que el chico rubio se movía, pero se notaba cómo trataba de esforzarse.
-Iré al baño, no tardaré.- dijo Lauren, Camila asintió y su novia se alejó, pero pocos segundos alguien se sentó a su lado.
-Qué lindos hacen los bailes aquí.
-Vero, qué gusto verte.- dijo Camila.
-Te ves muy bien, Mila. Si no fuera por que sales con mi mejor amiga te estaría seduciendo, o tal vez no... No, no lo creo teniendo a alguien como Lucy, ¿sabes qué? Olvida lo que dije.1
-Olvidado...- dijo Camila algo confundida.
-¿Sabes a qué me recuerda esto? A los múltiples intentos de Lauren para ser heterosexual.
-¿Qué?
-No me pongas esa cara de susto, tú también tuviste uno, aunque debo reconocer que tuviste mejor gusto que Lauren.
-Quiero escuchar la historia.- pidió la morena.
-No sé si debería...
-Por favor Vero, estoy segura de que ella no me lo contará, al menos no esta noche.
-Bien, pero si me mata será tu culpa. Todo comenzó cuando Lauren descubrió que se sentía atraída por las chicas, jamás se sintió así por un chico, entonces comenzó a salir con chicos, pero con ninguno duraba más de dos semanas... Un día conoció a alguien, Luis Felipe Santos, tenía una frente enorme.- Camila comenzó a reír. –Es en serio, no sé por qué lo escogió a él, sólo sé que la invitó a salir y ella aceptó encantada, creo que fue cuando su madre sospechaba que ella no era como las demás chicas, supongo que esa fue la razón por la cual duraron unos dos meses, dos largos meses, fue con él a un baile y prácticamente se la pasaron sentados en la mesa. Él se llevaba muy bien con Alexa, su mejor amiga, ¿te ha hablado sobre ella?- Camila asintió. –Bueno, me cae mal. Después terminó con Luis.1
-¿Entonces ella jamás lo quiso?
-Ella jamás quiso a nadie, eres la primera persona con la que lleva las cosas en serio, a ninguna de sus parejas le dijo ni un "te quiero".
-No sé qué decir al respecto...
-No digas nada.-Vero puso una mano en el hombro de Camila. –Sólo no le hagas daño, realmente te quiere, lo veo en sus ojos.
-He vuelto, hola Vero.- saludó Lauren. -¿De qué hablaban?
-Cosas de chicas.- dijo Vero.
-Yo también soy una chica.1
-Sí pero eres gobernada, así no te puedo tomar en serio.12
-¡NO SOY GOBERNADA!
-Lauren, basta.- dijo Camila.
-Sí, perdón.12
-Por supuesto que no lo eres...- dijo Vero en tono sarcástico poniéndose de pie. –Debo irme, las veré después.
-¿Ya me dirás de qué hablaban?
-Tal vez más tarde.
-¡Camz!
-Me encanta cuando haces pucheros.- dijo Camila. –Te besaría ahora mismo si pudiera...
Lauren suspiró y pensó por un minuto. –Ven, acompáñame.
La ojiverde tomó la mano de su novia y la guió al jardín, se dirigieron a una parte donde nadie pudiera verlas, a un lado de la fuente debajo de un arco de arbustos desde donde se podía seguir escuchando la música que sonaba dentro del gimnasio.
-¿Qué hacemos aquí?
-Tengo otra cosa para ti.
-¿Qué es?
-Cierra los ojos.- pidió Lauren, Camila lo hizo y sintió cómo algo se deslizaba por su muñeca, cuando abrió los ojos vio que era un ramillete color morado, no era un ramillete cualquiera, éste tenía las flores acomodadas de tal manera que lucían como una imagen del Sol y la Luna. –Quería darte algo diferente a lo que todas chicas traen... Me encantaría que pudieras usarlo allá adentro, pero lamentablemente no es posible, así que decidí que tal vez podríamos tener un pequeño momento a solas aquí afuera. La verdad es que la metáfora del Sol y la Luna me recuerda mucho a ti, tú eres como mi Sol, y yo sería la Luna, alguna vez me contaste la historia y creo que es demasiado... Nosotras.2
-Yo creo lo mismo.- dijo Camila acariciando la mejilla de la ojiverde, pudo darse cuenta de que su novia era ligeramente más alta, su diferencia de altura era una de las muchas cosas que le gustaban de su relación, era una de las muchas cosas que le gustaban de Lauren Jauregui.1
De pronto una canción lenta llenó el ambiente, todo debían de estar adentro con sus parejas abrazados bailando, pero ellas tenían su pequeño momento y bailarían esa canción lenta en un lugar sólo para ellas.
-¿Me permites este baile?- preguntó Lauren extendiendo su mano.
-Con mucho gusto.- aceptó Camila tomando la mano de la chica pálida, quien acomodó sus brazos en la cintura de la morena y la acercó a su cuerpo, Camila posó sus manos alrededor del cuello de Lauren y comenzaron a bailar, era su momento y nada podía arruinarlo.
Excepto un chico celoso y resentido.1
Noah había salido a fumar un cigarrillo cuando se encontró a ambas chicas compartiendo su íntimo momento, sacó su celular y tomó algunas fotos, tenía suficientes pruebas para delatarla frente a la escuela.1
Desde que había recibido el mensaje de aquel número desconocido diciéndole que se acercaba el baile supo a qué se refería, por fin tendría las pruebas que necesitaba.
No interrumpió, sólo esperó observando la escena, y finalmente ambas chicas se besaron, Noah no dejó ir la oportunidad, tomando las últimas fotos y regresó al gimnasio.
La pareja se separó del beso y Camila supo que era el momento.
Comenzó a cantar sin música, Lauren al principio no entendió por qué, pero disfrutaba de escuchar la melodiosa voz de Camila, por lo que no interrumpió.
You and I
Two of a mind
This love's
One of a kind
You and I
We're drifting
Over the edge
And I will fall for you
And I will fall for you
If I fall for you
Would you fall too?
You and I
Learning to speak
With kisses on cheek
We're lifted
Over the edge
And I will fall for you
And I will fall for you
If I fall for you
Would you fall too?
-Camila...
-Lauren... Quería decirte esto desde hace un tiempo... Pero quiero saber, ¿te enamorarías de mí si yo me enamoro de ti?
-Camila... No creo poder enamorarme de ti...- dijo, Camila bajó la mirada pero Lauren levantó su mentón para que la mirara. –No creo poder estar más enamorada de ti de lo que ya lo estoy.
Camila sonrió. –Te amo, Lauren Jauregui.
-Yo también te amo, Camila Cabello.- correspondió Lauren y se fundieron en un gran abrazo.
El baile había terminado, Noah acababa de llegar a casa y se encerró en su cuarto para poder desvestirse e ir a dormir cuando recibió una llamada de un número desconocido.
-¿Sí?
-¿Cómo estuvo el baile, Noah Booker?- dijo la voz femenina al otro lado de la línea.
-¿Quién eres?
-Llámame A.14
-¿Acaso crees que esto es Pretty Little Liars? Dime ya quién eres.- dijo él de mal humor.
-¿Tu venganza consiste en sacar a Camila del armario?- dijo la voz cambiando el tema.
-¿Cómo sabes eso?
-¿Por qué haces tantas preguntas?
-¿Qué es lo que quieres?
-Lo mismo que tú, Noah, venganza.
-¿Quieres vengarte de Camila?
-Sí, tal vez también de Lauren... Aunque por lo que veo, tú igual quieres vengarte de ambas.1
-Sí... Eso quiero.
-Mira Noah, tu venganza es patética... Al menos dime que eso es sólo el principio.- Noah guardó silencio, no tenía planeada otra cosa. –Esto no es preescolar, Booker. Te propongo algo.
-Te escucho.
-Tal vez podamos trabajar juntos, tu mente es superior a la de otros hombres, y con mi inteligencia sobrehumana podemos hacer que ambas vivan un infierno.
-¿Y tú qué sabes de eso?
-Cariño, yo soy el demonio en persona, sé más acerca de estos temas de lo que tú crees. ¿Qué dices?
El chico lo pensó un momento, para algunos segundos después contestar. –¿Qué haremos exactamente, A?

Admin
Admin

Mensajes : 5816
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 26

Mensaje por Admin el Dom Ago 13, 2017 1:21 pm

El lunes por la mañana Lauren fue a casa de Camila para que pudieran ir juntas a la escuela, la esperó fuera del auto de la morena y cuando ésta salió arrancaron hacia McDonald's para comprar su desayuno.2
A pesar de que era temprano, el auto servicio estaba lleno.
-Espero que no lleguemos tarde a clases.- dijo Camila al volante.
-Aún es muy temprano, llegaremos a tiempo.- dijo la ojiverde.
Después de eso, estuvieron un rato en silencio hasta que Camila soltó una pequeña risita.
-¿Qué es tan gracioso?
-Estaba recordando algo.
-¿Qué cosa?
-Algo que me dijo Vero en el baile.
-Estoy casi segura de que es sobre mí.
-Tal vez.- dijo Camila.
-¿No me dirás qué es?- preguntó Lauren alzando una ceja.
-Me habló acerca de tus múltiples intentos para ser heterosexual.
Lauren abrió los ojos como platos y se pudo nerviosa. –Oh... Eso... Lamento que te lo haya contado, no te molestes.
-No tendría por qué, yo también tuve uno.
-Es un buen punto.- rio Lauren. –A veces es normal.
-Creo lo mismo, pero sólo quisiera saber por qué no me lo habías contado.
-No lo sé, no me pareció necesario, pero creo que Vero ya te lo dijo todo.
-Creo que lo hizo, no hubiese sido incómodo que lo dijeras considerando que yo estaba en esa situación hace unos meses.
-Lo sé...- dijo Lauren, causando un silencio después. –Pero no significaron nada, lo sabes ¿verdad?
-Lo sé.
-Yo sólo te amo a ti.- dijo la ojiverde acariciando la rodilla de su novia.
-Y yo a ti.- contestó Camila sonriendo para después tomar la mano de Lauren.
Finalmente les entregaron la comida y fueron a la escuela, llegando justo a tiempo.
Habían comido en el camino, por lo que no hubo necesidad de dejar la comida en el auto y que se enfriara.
El día transcurría bastante bien, demasiado bien a decir verdad, por desgracia eso siempre es señal de cosas malas.
A veces uno ni se lo imagina.
***1
-Recuerda seguir las instrucciones al pie de la letra, si haces algo que no estaba en el plan voy a matarte, y no estoy jugando.
-No te preocupes A, lo tengo todo bajo control.- dijo al otro lado de la línea.
***1
-¿No comerán nada?- preguntó Normani a la pareja.
-Desayunamos demasiado, no tenemos hambre.- contestó Camila, pues las hamburguesas las habían dejado demasiado satisfechas.
-¿Qué les pareció el baile?- cuestionó Ally a todos para tener algo de qué hablar.
-Creo que fue asombroso.- dijo Dinah.
-Ha sido el mejor en años.- contestó Camila. Para ella había sido el baile perfecto.
-Fue mejor que cualquier baile de La Academia al que haya asistido.- dijo Lauren. -¿Qué tal tú Ally? ¿Cómo te fue con Troy?
-Descubrí que sí tiene dos pies izquierdos.- bromeó Ally, volteando hacia la mesa donde se sentaban los jugadores de fútbol, Troy estaba con ellos y al sentir la mirada de la más pequeña se volvió hacia ella y le sonrió, haciendo un ademán de saludo con su mano. –Es muy lindo, jamás me divertí así en una cita.2
-Me encanta la pareja que hacen.- dijo Normani.
-Creo que a toda la escuela le gusta Trolly.- dijo Dinah.2
Conversaban animadamente en la mesa, en la cual Camila y Lauren tenía sus meñiques entrelazados por debajo.
Algunos minutos antes de que el almuerzo concluyera, el reportero escolar habló por el televisor.
-Interrumpimos el almuerzo para dar un anuncio por parte del mariscal de campo, Noah Booker, adelante Noah.
-Gracias. Tal vez algunos se pregunten por qué no asistí al baile con una pareja... Bien, la respuesta es porque aún tengo roto el corazón, pues el recuerdo de Camila Cabello no me deja ni siquiera dormir en paz.- dijo el chico, toda la cafetería hizo sonidos de "oww" sin mirar a la morena, ya no era alguien relevante en el estatus social de la escuela. –Pero nosotros éramos la pareja perfecta e inigualable, y todos ustedes lo saben. Ustedes merecen saber la verdad, y no vivir engañados en una mentira como yo lo hice durante un largo año.- Noah comenzó a hablar con la voz rota, y Camila sabía que estaba fingiendo, pero estaba segura de que lo que estaba por venir no le iba a gustar. Ella no sabía exactamente lo que estaba pasando, pero estaba asustada.
Lauren apretó el agarre de sus meñiques.
"Tranquila Camz, por favor, todo estará bien. Yo estoy aquí". Pensó Lauren mirando a Camila. La morena abrió los ojos como platos, pues estaba segura de que había escuchado el pensamiento de Lauren, escuchó la voz de su novia dentro de su cabeza otra vez, pero no dijo nada, no era el momento para tratar de descubrir de qué se trataba.
"Tengo miedo, Lolo." Pensó Camila, lo que no sabía era que Lauren también había escuchado su voz dentro de su cabeza.
Y finalmente la ojiverde comprendió lo que ocurría, no con Noah, sino por qué escuchaba aquella voz en su cabeza, la voz de su morena. No era el momento, por lo que se lo guardó para sí.2
-La realidad por la cual Camila y yo terminamos fue porque ella me usó... Me usó para ocultar lo que es en realidad.- comenzó a decir Noah sin poder controlar su ira. –Por lo visto, no fui nada más que un experimento para Camila Cabello, o una tapa, mejor dicho...- en ese momento la pantalla se volvió oscura y segundos después reveló las fotos que Noah había tomado el viernes del baile. Las fotos en las cuales salía bailando con Lauren, el ramillete en su muñeca, y finalmente el beso.8
Su beso con Lauren, antes de haberle dicho que la amaba.
Ya no había nada por ocultar, las fotos lo revelaban todo.
-Así es compañeros, Camila Cabello es una maldita lesbiana. Me hizo creer que me amaba sólo para que nadie se enterara de lo que en realidad era, una vergüenza para la humanidad. Eso es todo, y espero que estén felices, par de lesbianas asquerosas.
El anuncio terminó y toda la cafetería se quedó en silencio.
Lauren y Camila estaban pálidas recibiendo miradas de toda la escuela.
Momentos después se desató la tormenta.
-¡CÓMO PUEDEN PERMITIR ANOMALÍAS COMO USTEDES EN LA ESCUELA!- gritó una chica.13
-¡LOS GAYS DAN ASCO!- gritó un chico.11
-¡DEBIERON ABORTARTE! ¡ERES UN MALDITO ERROR!- gritó un chico más.7
Camila salió corriendo de ahí mientras la gente lanzaba gritos de odio hacia ellas, en especial a la morena.3
Se encerró en el baño de mujeres mientras lloraba y gritaba lo mucho que se odiaba, Lauren fue tras ella sin importarle que los demás le estuvieran lanzando comida, pero para su desgracia la perdió de vista. Eso no la detuvo y siguió buscándola. Sus amigas se unieron a la búsqueda sin decirle nada al respecto de lo que acababa de suceder.+
Camila estaba destrozada y asustada, sabía estaba en el infierno que Noah le dijo que la haría vivir.
Pero Camila no sabía que eso era sólo el comienzo. 9


Admin
Admin

Mensajes : 5816
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 27

Mensaje por Admin el Dom Ago 13, 2017 1:21 pm

Las chicas habían perdido una hora de clases buscando a Camila. Ally estaba caminando por el campo de fútbol buscando a su mejor amiga cuando escuchó sollozos a lo lejos, se acercó a las gradas y se encontró con Camila llorando atrás de éstas.
-¿Mila?
-Déjame en paz... No tienes que venir a recordarme lo mucho que me odias.
-¿Odiar? Por el amor de Dios, eres mi mejor amiga, jamás podría odiarte.
-Toda la escuela lo hace porque soy diferente... Porque Lauren y yo somos diferentes...- dijo Camila con la voz cortada.
-Ellos son unos idiotas, jamás lo entenderán.
-Dijiste una mala palabra...- dijo Camila sorprendida.
-Camila, quiero que sepas que a pesar de todo tú siempre serás mi mejor amiga.- dijo Ally sin darle importancia a la obscenidad que había dicho, iría a confesarse el domingo. –Y sí, tal vez me hace sentir un poco mal que no me lo hayas dicho, pero en verdad lo entiendo, y no tienes por qué sentirte mal de ser tú misma, sigues siendo igual de increíble. Que ellos no puedan ver lo especial que eres es su problema, es como si yo te odiara porque a mí me gusta el rosa neón y a ti el azul, es muy tonto.4
-¿Es en serio, Ally?
-Por supuesto que es en serio, la gente tira piedras a las cosas que brillan.- dijo la más enana guiñándole un ojo a Camila, quien entendió a qué se refería y esbozó una sonrisa.2
-Ours... Ha sido el mejor concierto al que he ido.
-Recuerdo cuando te dije que quería que fueras conmigo, nunca te había visto tan emocionada... Hasta que conociste a Lauren.- Camila se quedó en silencio mientras seguía mirando hacia el frente, pero Ally sabía que estaba poniéndole toda la atención del mundo. –Creo que era muy obvio de alguna manera, te emocionas al verla, y cuando hablas de ella tus ojos brillan, la miras de una manera tan... Pura... Creo que es la misma forma en la que Troy me mira a mí, y es adorable, me siento muy feliz de que al fin hayas encontrado a alguien, Mila, alguien que sea mucho mejor que el tonto de Noah. Por cierto, él nunca me agradó como novio tuyo, te ves más alegre con Lauren, con Noah lucía como si estuvieses con él por obligación, después terminaron y lo tomaste tan bien que no supe qué pensar. Ahora estás con Lauren. Dinah y Chelsea lo sabían, Mani, Troy y yo también lo sabíamos de alguna manera, y no sabes lo mucho que nos alegra.
Camila finalmente levantó la vista hacia Ally y le dio un abrazo tan fuerte que la más pequeña casi pierde el equilibrio.
-Eres mi monja favorita, ¿sabías?- dijo Camila, ambas rieron y se quedaron abrazadas hasta que la morena se calmó por completo. –Estoy muy asustada, ni siquiera se lo he dicho a mis padres... Ninguna de las dos lo ha hecho.1
-Ellos te aman.- dijo Ally, pero Camila no respondió, por lo que decidió cambiar el tema. –Quiero que me cuentes cada detalle de lo que ocurrió.- pidió. –Las chicas y yo queremos ayudarte, no te juzgaremos.
Camila suspiró y asintió, de alguna manera sentía que se había quitado un peso de encima, o mejor dicho, que le habían quitado un peso de encima y eso le ayudó a darse cuenta de que era hora de hablar acerca de ello y que jamás podría sentirse libre si no se lo decía a alguien.
-¿Cómo te sientes?- preguntó Vero a Lauren, ellas y Normani estaban en casa de la ojiverde sentadas en el sofá conversando acerca de lo ocurrido, Troy estaba en camino.
-No lo sé... Honestamente mi mayor preocupación está con mis padres, espero que no se enteren. Y en Camila... Se veía tan mal...
-No te preocupes, ambas estarán bien.- dijo Normani. –Se veía mucho mejor hace un rato de lo que estaba cuando ocurrió... ¿Qué te dijo?
-Está muy preocupada por sus padres ahora, al principio lo estaba con ustedes porque creía que la odiarían, Troy y tú, quiero decir.
-Eso jamás ocurrirá, sabe que la queremos muchísimo.
-Chicas... Tengo que hablar con ustedes sobre otra cosa...
-¿Qué es?- Preguntó Vero.
-Al fin ocurrió...- dijo Lauren pausándose un poco.5
-¿De qué hablas, Lauren?
-Ustedes saben perfectamente de que hablo. Finalmente ocurrió el... Ya saben...
-¿Estás hablando de lo que creo que estás hablando?- preguntó Normani sorprendida.
-Sí Mani, ocurrió ya.
Sus dos amigas se quedaron boquiabiertas sin saber qué decir.
-Pero... Estamos en el mundo humano... Se supone que eso no puede ocurrir aquí, se supone que ni siquiera tenemos acceso a ello.- dijo la más morena.
-Pues aparentemente sí...
-Si tú puedes hacerlo aquí entonces Vero también, eso quiere decir que puede ayudarte considerando que ha pasado por ello.
-Normani tiene razón.- dijo Verónica. –Creo que puedo enseñarte si tiene relación con lo que yo puedo hacer.
-Bien, entonces ¿cuándo me enseñarás?- preguntó Lauren, definitivamente su amiga iba a poder ayudarla.5
Camila y Lauren estaban mucho más tranquilas a la mañana siguiente. Normani, Ally, Dinah, Troy y Lauren fueron a casa de Camila para desayunar y llegar juntos a la escuela, decidieron ir caminando, Lauren y Camila fueron tomadas de la mano todo el camino y los demás sólo sonreían ante las adorables muestras de afecto.
Al entrar a la escuela, todos miraron fijamente a la pareja, con miradas de desaprobación, Lauren apretó fuertemente la mano de Camila y caminaron hasta sus casilleros que estaban juntos con sus amigos siguiéndolas por detrás.
Sus amigos se alejaron para cada quien ir a su casillero, por lo que Lauren y Camila siguieron caminando solas, pero al llegar a sus casilleros, éstos tenían notas pegadas con palabras ofensivas y de mal gusto, insultos y todo tipo de cosas, Camila sólo arrancó los papeles con ira y los tiró al suelo, Lauren viendo la acción con ojos tristes y tocando su hombro para tratar de calmarla, Camila se relajó al instante y abrió lo abrió con frustración, pero al momento de hacerlo de éste salió tierra que cayó encima de la morena, Lauren abrió el suyo y sucedió lo mismo.3
No eran sólo bromas de mal gusto.+
Pero lo peor ni siquiera había llegado aún.
A: Te veré en el parque cuando salgas de clases.
Noah: ¿Cómo sabré quien eres tú?
A: Yo me acercaré a ti, no te demores.
Leído 8:40 am.

Admin
Admin

Mensajes : 5816
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 28

Mensaje por Admin el Dom Ago 13, 2017 1:22 pm

Dinah estaba afuera de la casa de los Hernández esperando a que abrieran la puerta, fue paciente, pues probablemente Ally la familia estaba rezando y con los años había aprendido que jamás debes interrumpir a esa familia en medio de su encuentro con Jesús.
-Dinah, qué agradable verte, pasa, estás en tu casa.- dijo la madre de la chica más pequeña.
-Hola Patricia, vengo a ver a Ally.4
-Por supuesto, está en su habitación terminando la tarea, puedes subir si quieres.
-Está bien, gracias.
Dinah subió las escaleras y llamó a la puerta de Ally, ésta no contestó, por lo que la polinesia decidió entrar. Cuando lo hizo se encontró con una escena que le partió el corazón.
Ally es una chica alegre, y siempre es doloroso ver a las personas más alegres llorar, en ese momento Dinah no supo que hacer, pues la pequeña rubia no siempre lloraba y mucho menos como lo estaba haciendo en ese momento, con su almohada cubriendo su cara para contener los grandes sollozos y sus manos aferrándose fuertemente a las cobijas de su cama. Dinah inmediatamente se acercó y trató de incorporarla.8
-Ally, tranquila, ¿qué sucede?- preguntó preocupada, pero la única respuesta que recibió fue un abrazo de la más pequeña, cubriendo su cara en el pecho de su mejor amiga para seguir conteniendo los sollozos, Dinah le regresó el abrazó y acarició su espalda intentando averiguar qué ocurría y cómo calmarla. –Widdo, por favor dime qué ocurre, ¿alguien te hizo algo? ¿Fue Troy? Juro que voy a ir a su casa enseguida y...
-No.- interrumpió Ally, pero su voz no fue más fuerte que un susurro. –No se trata de él...
-Entonces... ¿Qué ocurre Ally?
-Es... Es Camila.- dijo ella y Dinah palideció un poco, después de las cosas que estaban sucediendo realmente le asustaba que algo malo le ocurriera a la morena.
-¿Qué sucede con ella?
-Es sólo que... Me siento tan mala amiga, me siento mal con ella, Dinah.- comenzó a sollozar Ally de nuevo.
-¿Mala amiga? No entiendo a qué te refieres.
-¿No te lo ha contado?
-¿Qué cosa?
-Todo Dinah, todo.
-Creo que no lo ha hecho.
-No te preocupes, a mí tampoco quería decirme... Pero creo que es ella quien debe decírtelo.
-No voy a presionarla, pero creo que debo hablar con ella.- dijo Dinah y Ally se limitó a asentir. –Creo que ambas debemos hablar con ella.
-Estoy de acuerdo, pero primero debe hablar contigo acerca de lo ocurrido, sólo así podremos ayudarla.
-¿Crees que se lo haya dicho ya a Lauren?
-No, no se lo ha dicho a nadie... Tal vez ni siquiera lo haga y si lo hace no creo que le cuente todo.
-Okay... Pero Ally por favor ya no llores, ¿está bien?
-Trataré...
-Ya es tarde, se acerca la hora en la que rezas con tu familia... Tal vez podría quedarme a rezar con ustedes.- se ofreció Dinah para tratar de hacer sentir mejor a su amiga.1
-¿Harías eso por mí?- preguntó la pequeña rubia, sus ojos brillaron por primera vez en esa tarde.2
-Claro, arréglate un poco y bajemos.
Noah estaba en la cafetería en la cual A lo había citado, no se habían visto desde su encuentro la semana anterior y ella ni siquiera quiso darle su nombre, pero al menos sabía que trabajaba para gente que podía ayudarle.
-Hola, Booker.- dijo aquella voz femenina detrás de él.
-Hola A, ¿cómo va todo?
-Dímelo tú.
-Los chicos de la escuela las han atormentado mucho, en especial a Camila, al parecer todo va excelente.
-Pero eso es apenas el comienzo.- dijo ella.
-¿Qué más tienes planeado?
-Estuve investigando, al parecer nuestra oportunidad se está acercando ya, pero tienes que esperar un poco más... Te traje una lista de materiales que debes conseguir, yo conseguiré el resto y te diré qué hacer con ellos.
-¿Por qué soy yo quien se ensucia las manos?- preguntó Noah un poco molesto.
-Accediste a mis términos y condiciones, no hay vuelta atrás.1
-Bien... ¿Es todo lo que necesitas?
-También necesito a tu amigo Drew, va a ayudarnos.
-No creo que quiera hacer eso.
-No se lo pedirás amablemente, piensa en algo, lo necesitamos. La próxima vez que te cite en algún lado traerás los materiales, tienes tiempo para conseguirlos. Te daré las indicaciones en unas cuantas semanas más.
-Okay... Una última cosa antes de que te vayas, ¿puedo saber para quién estoy trabajando?
La chica esbozó una sonrisa que lucía más macabra que otra cosa. –Alexa, Alexa Ferrer.- terminó y salió del lugar perdiéndose entre la gente de las calles.

Admin
Admin

Mensajes : 5816
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 29

Mensaje por Admin el Dom Ago 13, 2017 1:22 pm

El día era lluvioso, una tormenta caía en las calles. Camila estaba recostada en el sofá viendo una película de Barbie con Sofi cuando llamaron a la puerta, la hermana mayor se levantó y al abrirla se encontró con Lauren completamente empapada sosteniendo un ramo de rosas mientras una gran sonrisa se extendía por su rostro.
-¡Lolo!- exclamó Camila al verla bajo la lluvia. -No deberías de salir con tormentas como estas, pasa antes de que te de un resfrío.
"No tengo problemas con eso" pensó Lauren, las enfermedades de los humanos no afectaban a los ángeles.1
-Está bien Camz, traje esto para ti.- dijo la ojiverde extendiendo las flores a su novia.
-¿De verdad viniste hasta mi casa sólo para traerme flores?- preguntó Camila aceptándolas, era un gesto muy tierno.
-Era una buena excusa para venir a verte.
-Pudiste haber llamado.- rio la morena.
-Quería que fuera una sorpresa.- dijo ella dejando un corto beso en los labios de la chica de ojos chocolate.
-¡Awww!- exclamó Sofi viendo toda la interacción desde el sofá. -¡Ustedes son adorables!2
-¡Sofi! ¡No mires!- regañó Camila.
-Pero Dinah me dijo que podía siempre y cuando grabara todo lo que hicieran.- respondió la pequeña con el celular de Camila en sus manos grabándolo todo.
-¡Sofi!
-Tan molesto oh dios mío...- murmuró Lauren, recibiendo un codazo de su novia como respuesta.14
-¿Por qué no sólo me das mi celular y terminamos de ver la película?- sugirió Camila.
-Okay.- aceptó la hermana menor devolviendo el celular y sentándose en el suelo para seguir viendo la película.
Las otras dos chicas se sentaron en el sofá y acompañaron a Sofía, era un poco aburrido porque Camila ya la había visto unas quince veces.1
Tal vez para Sofi también fue un poco aburrido, pues al poco rato se quedó dormida sobre la alfombra del piso de la sala.
Incluso Lauren ya cabeceaba un poco.1
-Creo que voy a llevarla a su habitación.- dijo Camila llevando a su hermana en brazos.
-¿Necesitas ayuda?
-No es problema, ya estoy acostumbrada, pero gracias.
Camila subió y dejó a su hermana en la cama, ya era un poco tarde así que lo mejor era dejarla dormir ya que al día siguiente tenía clases.
Cuando bajó las escaleras vio a Lauren pensativa sentada en el sofá, se veía muy hermosa aun estando mojada por la lluvia... Pero Camila quería verla mojada a causa suya, no a causa del clima...27
Le pareció una mala idea dejarla con toda la ropa húmeda, pues podría enfermarse, así que Camila subió a su habitación y tomó una blusa larga y un short, era el mismo outfit que ella llevaba puesto pero era lo más cercano que encontró.1
Al llegar a la sala le lanzó la ropa a Lauren, ésta la miró con el ceño fruncido y Camila soltó una pequeña risa ante la expresión de su novia.
-Deberías cambiarte, tu ropa sigue húmeda.
-Lo aceptaré sólo porque tengo demasiado frío.- dijo Lauren caminando hacia el baño para irse a cambiar.
Al salir le entregó a Camila su ropa mojada para que la metiera en la secadora, y cuando volvió Lauren estaba recostada en el sofá cambiando el canal de la televisión, se veía muy sexy.
Camila fue hasta ella y se sentó en su regazo para inmediatamente besar sus labios.
-¿A qué hora llegarán tus padres?- preguntó Lauren cortando el beso.
-Tarde, además la lluvia los retrasará.- contestó la morena para volver a besar los labios de su novia de manera desesperada.1
Camila mordió el labio inferior de Lauren causando que ésta gimiera un poco, ¿en qué momento se había vuelto tan intensa? Ni siquiera yo lo sé.4
Camila posó sus piernas a los costados de su novia y Lauren aprovechó para apretar su trasero con ambas manos, acto seguido subió una de sus manos a la camisa de la morena y la levantó lentamente hasta que llegó a los bordes de sus pechos y se dio cuenta de que no traía brassier.1
-Me vuelves loca.- dijo Lauren comenzando a masajearlos por debajo de la camisa mientras mordía el cuello de Camila.
Lauren comenzó a jugar con sus pezones causando que Camila gimiera de placer, la morena decidió poner su mano derecha en el centro de Lauren para hacer movimientos de arriba hacia abajo, sintiendo la humedad por encima de los shorts.
Terminaron recostadas en el sofá, Camila encima de Lauren, cuando la ojiverde comenzó a desabotonar los shorts de la morena un grito se escuchó desde la parte de arriba, lo cual sobresaltó a ambas.6
-Mierda, Sofi.- murmuró Camila levantándose rápidamente del sofá. Después de todo lo que le habían hecho le asustaba la posibilidad de que alguien dañara a sus seres queridos.
Al llegar a la habitación, la más pequeña estaba abrazada de sí misma llorando y protegiéndose del exterior con sus sábanas.
-Sofi, ¿qué pasó?
-Tuve una fea pesadilla.- dijo la niña sin dejar de llorar.
Camila se acercó a ella y la abrazó fuertemente, Lauren viendo toda la interacción desde el marco de la puerta.
-Tranquila, yo estoy aquí.- tranquilizó Camila.
-Deberías volver a dormir, es tarde y mañana tienes escuela.- sugirió Lauren acariciando la frente de Sofía.1
-Pero no quiero volver a tener pesadillas.
-No las tendrás, yo voy a cuidarte, al igual que cuido de Camz.
-¿Lo prometes?- preguntó la pequeña niña estirando su dedo meñique al igual que su hermana mayor lo hacía para sellar promesas con ella, gesto que le dio bastante ternura.1
Lauren sonrió y entrelazó su meñique con el de Sofi.
-Lo prometo.
Sofi sonrió y se recostó en su cama para volver a dormir, pero antes de que las otras dos chicas se fueran, Sofía se incorporó nuevamente.
-Lauren.- llamó.
-¿Sí?- respondió Lauren volviéndose a ella.
-Prométeme otra cosa.
-Claro, dime.
-Que nunca, en tu vida, vas a lastimar a Kaki.- pidió mirando a los ojos a su hermana mayor.
-Te lo juro.- dijo la ojiverde entrelazando nuevamente sus meñiques. Fue hacia Camila y le dio un suave beso en los labios.1
Lamentablemente las promesas no siempre se cumplen por más que intentemos.46
Pero esa noche Lauren cumplió una de ellas, esa noche Lauren extendió sus alas y voló a la casa de los Cabello cuando ya era tarde, pero se acercó a la ventana de Sofía Cabello y entró, se posó a un lado de la cama y tomó la mano de la más pequeña protegiéndola de las pesadillas, de vez en cuando yendo a la habitación de su novia y hacer lo mismo con ella, sólo que acariciaba constantemente su rostro y ésta relajaba la respiración mientras sonreía.1

Admin
Admin

Mensajes : 5816
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 30

Mensaje por Admin el Dom Ago 13, 2017 1:23 pm

Camila: Necesito hablar contigo.
Lauren: ¿Ocurre algo?
Camila: ¿Puedo ir a tu casa?
Lauren: Te espero aquí.
Camila Llego en 15 minutos.1
Leído 5:07 pm.1
Lauren se encontraba terminando un trabajo para la clase de literatura cuando llamaron a su puerta, al abrirla Camila entró pasándola de largo y se sentó en el sofá llevando sus manos a su rostro, lucía un poco estresada.
-Hey Camz, ¿está todo bien?
-Sí... Bueno, no... Un poco, no sé, es complicado.
-¿Qué ocurre?
Camila se descubrió el rostro y dio un suspiro para después mirar a su novia. –Dinah y Ally hablaron conmigo hace rato.
-¿Y qué tiene eso de malo?- preguntó Lauren sin entender.
-Lolo... Tal vez no debería hablar esto contigo...- dijo Camila levantándose del sofá, pero la ojiverde tomó su muñeca.
-No voy a presionarte para que me cuentes qué ocurrió, pero puedes hablar conmigo sobre cualquier cosa porque sabes que no te juzgaré, ¿okay? Además, luces como si en verdad necesitaras hablar acerca de ello.
-Creo que tienes razón...
Lauren haló de su novia y la sentó a un lado suyo.
-¿Qué sucedió?
-No sé si pueda hablar sobre esto contigo, no aún... Pero supongo que te diré todo lo que pueda.
-Está bien.
-Ellas fueron a mi casa... Hablamos acerca de muchas cosas las cuales en verdad necesitaba sacar, así que no me arrepiento de habérselos dicho.
-Entonces, ¿cuál es el problema?
-Quería hablar de ello, sí, pero no quiere decir que ya no me sienta alterada por lo ocurrido, sé que ha pasado ya un buen tiempo y que ahora estoy contigo, que ahora tengo a alguien que de verdad me quiere y a quien yo en verdad quiero, pero... Creo que no me he recuperado por completo de lo ocurrido con Noah, me refiero a que siento como si las cosas no hubieran terminado ahí, como si él estuviera planeando algo para destruirme, o para que yo misma me destruya finalmente como la noche en la que intenté hacerlo...- Camila se detuvo un minuto, pues ya comenzaba a llorar. –Lauren, yo sólo quiero que él me deje en paz, quiero saber que lo peor ya pasó. Pero lo conozco y tengo el presentimiento de que no es así.
Camila no se equivocaba...
-Sabes que voy a cuidarte.- dijo Lauren. –Con mi vida, te amo y no dejaré que nada te ocurra, ¿bien?
-Está bien.- sonrió Camila recargándose en el pecho de Lauren.
-Hey, escuché que abrieron un club nocturno a unas calles de aquí, ¿qué te parece si vamos? Sólo tú y yo, o podemos invitar a las chicas.
-¿Ahora?
-Si tú lo quieres.
-Estoy muy cansada en este momento, lo único que quisiera hacer es dormir, pero podemos ir el viernes.
-Me parece bien, lo que tú desees.
-El viernes, entonces.- dijo Camila antes de comenzar a acurrucarse en Lauren, la ojiverde se recargó en el sillón y ambas se quedaron dormidas abrazadas la una de la otra hasta que anocheció.
Alexa: Te veré mañana en el parque a las 2 de la tarde, sin falta.
Noah: ¿Llevo lo que me pediste?
Alexa: No, aún no, pero más vale que lo tengas todo preparado para esta semana.
Leído 00:15 am.1

Admin
Admin

Mensajes : 5816
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 31

Mensaje por Admin el Dom Ago 13, 2017 1:23 pm

-¿Estás lista para irnos?- preguntó Lauren a Camila, quien acababa de subir al auto.
Se dirigían hacia ese club nocturno.
-Sí, vamos.
-Es una pena que las chicas no pudieran venir.
-Ally tenía que hacer obras comunitarias en la iglesia, Dinah debía cuidar a sus hermanos, Normani le ayudaría y Troy tenía entrenamiento de fútbol por toda la tarde.1
-Está bien, podemos divertirnos nosotras dos.- dijo Lauren lanzándole a Camila una sonrisa pícara.
-Eres una pervertida.- bromeó Camila dando un pequeño beso a Lauren en la mejilla.
-Estaba pensando en que tal vez podríamos ir a cenar cuando salgamos.
-No creo que haya restaurantes abiertos en la madrugada.
-¿Planeas que nos quedemos toda la noche aquí?- preguntó la ojiverde.
-No, sólo creía que eso era lo que querías.
-Podemos estar sólo unas dos horas e ir al restaurante de comida italiana que está en la esquina, si tú lo deseas.
-Me parece una buena idea.- respondió Camila con una sonrisa.
Después de aparcar el auto, ambas entraron al club nocturno que estaba repleto de gente, ni siquiera se podía caminar entre tantas personas y a Camila le dio unos aires de desconfianza, en especial por el hecho de que casi todos se veían drogados...
Pero Camila estaba con Lauren, y si estaba con ella sabía que todo estaría bien.
-¿Quieres sentarte?- preguntó Lauren, guiándola a una pequeña sala en donde había dos sillones vacíos, los cuales ocuparon.
-Tengo un poco de hambre.- dijo Camila.
-Tú siempre tienes hambre.- rio Lauren. -Cuando salgamos iremos a cenar.
-Creo que tendré que esperar.
-Matemos el tiempo.- sugirió la ojiverde.
-Okay. Oh, quería decirte algo importante.- recordó Camila de repente.
-Cuéntame.
-Quiero decírselo a mis padres.- dijo la morena entrelazando su meñique con el de la más alta.
-Camz... ¿Estás segura?
-Completamente.
-Entonces se lo diremos a ambos.
-¿Vas a estar conmigo cuando lo haga?
-Siempre voy a estar contigo, Camila.
-Gracias.- contestó la chica de los ojos chocolate. -Y también... Quería decirte otra cosa.- dijo mordiéndose el labio inferior.
-Hey, no muerdas tus labios, ese es mi trabajo.- dijo Lauren acercándose a su novia y mordiendo levemente la comisura de su labio, Camila sintió un fuerte revoloteo en el estómago y soltó un suspiro de placer. -¿Qué es lo que querías decirme?- preguntó Lauren volviendo a poner su cara inocente.
-Creo... Creo que me gustaría esperar a contártelo más tarde, cuando estemos más tranquilas y haya privacidad.
***
-¿Por qué tardaste tanto?
-Me dio hambre en el camino.
Alexa había citado a Noah una media hora antes afuera del club nocturno, al escuchar la excusa del chico, Alexa tomó la hamburguesa y la aventó a la pared con furia.
-¿Traes lo que te pedí?
-Por supuesto, aquí está la soga, la cinta, el palo grueso y el alcohol. Oh, y Drew está en la camioneta.5
-Perfecto.- dijo Alexa sacando un empaque con polvos blancos brillantes dentro de él. -Tú te encargarás de Camila y yo de Lauren.
-Pero Alexa... ¿Qué es eso?- preguntó Noah señalando el empaque que tenía la chica.
-Son polvos directamente importados del infierno.
Al escuchar eso Noah comenzó a reír fuertemente, sin poder controlar la risa y comenzando a dolerle el estómago de tanto esfuerzo.
-¿Qué es tan gracioso?- preguntó Alexa levantando una ceja. -Creí que ya habíamos hablado de esto.
-Lo siento.- dijo Noah riendo aún un poco. -Es sólo que no estoy acostumbrado a que la gente me diga cosas de ese estilo cuando no es Halloween. Pero comprendo todo el asunto, tú eres un demonio, Lauren es un ángel... Aún es poco difícil de creer, pero no necesito que me lo demuestres otra vez.
-Bien, el plan debes seguirlo al pie de la letra, ¿okay?
-Sí, entiendo, ¿pero puedo probar un poco de esa cosa? Se ve muy llamativa.
-No seas idiota, una pisca de esto y terminarías convulsionando en el suelo para después morir, los humanos no resisten este tipo de tentaciones.
-¿Y le darás eso a Camila?- preguntó horrorizado.
-No, esto se lo daré a Lauren.2
-¿No va a matarla?
-Es un ángel, no tengo tiempo para darte explicaciones. Más te vale que no arruines nada.- advirtió Alexa antes de entrar al lugar, Noah tragó saliva y entró detrás de ella.
Camila y Lauren habían estado conversando desde hacía un buen rato, y Lauren comenzó a creer que Camila sólo había accedido a ir porque ella se lo había pedido y no por gusto.
-¿Quieres irte ya?- preguntó la ojiverde.
-¿Qué? No, no, para nada.
-No te ves muy a gusto, podemos irnos cuando quieras.
-No quiero irme aún, es sólo que este lugar... El ambiente es...
-Vayamos a cenar mejor, yo invito.
-No, no...- Camila quería irse, pero no quería que Lauren se sintiera mal. -En realidad quiero bailar.
-¿Quieres bailar? ¿Te consigo una pareja?
-Tonta.- bromeó Camila rondando los ojos. -Ven.- tomó la mano de su novia y la guió a la pista.
Bailaron algunas canciones un tanto provocativas, no faltaba el calor y todo el mundo sudaba mientras miles de cuerpos quedaban pegados unos contra otros. Así como en una orgía, pero con ropa.1
No era la sensación más agradable que Camila había sentido y comenzó a sofocarse al sentir tantos cuerpos a su alrededor asfixiándola, Lauren al darse cuenta de ello la llevó de vuelta a la sala donde se encontraban sentadas minutos antes.
-Camz.- dijo Lauren tocando la frente de su novia. -Estás sudando... Quédate aquí, te traeré un vaso con agua, te hará sentir mejor.1
Camila sólo asintió, pero por alguna razón se paró de la sala y se dirigió a la salida de emergencia, era como si estuviera en un trance, sabía que no debía ir ahí pero no podía controlarse, su mente divagaba y la guiaba hacia allá, pero otra parte de su ser gritaba que se quedara tal y como Lauren se lo ordenó.
Mientras tanto, Lauren regresó con el vaso de agua en sus manos, pero Camila ya no estaba ahí.
Lauren entró en pánico, pues en lugares como esos y con la morena en ese estado, podría haberle pasado cualquier cosa.
"Joder, no"
-¡CAMILA!- gritó desesperada tratando de que apareciera, pero no lo hacía. -¡CAMZ! ¡CAMILA CABELLO!
Cuando Camila estaba fuera en el callejón, escuchó desde dentro de su cabeza la voz de Lauren llamándola, fue ahí cuando despertó de su trance y decidió volver al lugar, pero justo en ese momento se topó cara a cara con Noah y se quedó helada, antes de que pudiera correr sintió un fuerte golpe en su cabeza y todo se tornó oscuro.1
Segundos después Lauren sintió cómo alguien ponía un trapo húmedo con alguna sustancia que olía extrañamente bien en su nariz, ella seguía diciendo el nombre de Camila a pesar de que comenzaba a marearse y a perder la conciencia, sus palabras se convirtieron en susurros que seguían pronunciando el nombre de Camila mientras todo daba vueltas a su alrededor, alcanzó a ver una silueta femenina e igualmente todo se tornó oscuro después de eso.


Admin
Admin

Mensajes : 5816
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 32

Mensaje por Admin el Dom Ago 13, 2017 1:24 pm

Camila sintió un olor fuerte adentrarse en sus fosas nasales y poco a poco comenzó a despertar.
Al abrir los ojos pudo darse cuenta de que estaba en un cuarto vacío y con poca iluminación, pero sí la suficiente como para dejar ver cómo era la habitación.
Camila recorrió el lugar con la mirada, notando una puerta frente a ella, un armario en la esquina izquierda del cuarto y una única puerta en frente, cerrada y enmohecida, la única salida de aquel lugar.
De pronto pareció darse cuenta de que una mano sostenía un algodón con alcohol frente a ella, y trató de apartarla con sus manos, pero fue cuando notó que estaba atada a una silla, sus manos en su espalda y los pies en las patas de ésta.
-Despertaste.- dijo una voz que no conocía, una voz de chica.
-¿Dónde estoy?- preguntó un tanto desorientada. –¿Quién eres tú?
La figura se posó frente a Camila y se agachó para poder mirarla a los ojos. Camila notó lo atractiva que era la chica, y su actitud le parecía similar a la de Lauren, aunque nadie iguala a la diosa Lauren Jauregui.1
-¿No sabes quién soy?
-En realidad no...
-Vaya... Supongo que estar tanto tiempo lejos de casa hace que te olvides de la gente que de verdad te importa.
-¿Qué?
-Supongo que Lauren no te habló sobre mi...- dijo, lucía algo molesta.
-Yo... Espera... ¿Eres amiga de Lauren?
-La mejor.
-¿Eres Lex?- preguntó Camila tratando de entender.
-Para ti soy Alexa Ferrer.- gritó la chica.
-Lo siento... ¿Podrías explicarme qué hago aquí atada a una silla, Alexa Ferrer?
-Vaya que eres idiota...
-Oye, no sé qué tengas en contra mía, pero yo no te he hecho nada así que cualquier problema que tengas arréglalo con quien corresponda, no conmigo... ¿Puedes desatarme?
-No vas a salir de aquí, Camila Cabello.- dijo Alexa mirándola a los ojos y esbozando una sonrisa psicópata. Al verla, Camila comenzó a asustarse.
-¿Qué quieres de mí?- preguntó la morena.2
-Venganza.- dijo simplemente la chica híbrida.
-Déjame ir, Lauren notará mi ausencia y vendrá a buscarme.
-Oh, no te preocupes por eso, Lauren no vendrá.
Camila se heló al escuchar esas palabras, su mente pensaba lo peor.
-¿Qué hiciste con ella? ¿Por qué quieres vengarte de mí?
-Por lo que le hiciste a Lauren.
-Yo no le he hecho nada, la amo y jamás le haría algo malo.
-Eres una abominación, ¿sabes? Tú convertiste a mi mejor amiga en... Eso... Y todavía te atreves a decir que la amas.
-Por supuesto que no, ella es lo que siempre ha sido y tuvo que ocultarlo gracias a personas como ustedes.- dijo Camila bastante molesta. –Por supuesto que la amo, y si tú también lo hicieras y fueras su verdadera amiga entonces la aceptarías tal y como...
La latina no pudo terminar de hablar cuando una mano se estrelló en contra su mejilla.
-¡Cállate!- dijo Alexa, no pudo contener su ira. –¡Ella no es así, ella no es una maldita lesbiana como tú!4
Cuando Alexa dijo eso, recordó todas las veces en las que Noah lo hizo, pero prefirió no decir nada.
-¿Sabes qué?- dijo Alexa acercándose a Camila y apretando su cuello, causando que ésta tuviera dificultades para respirar. –Yo me voy a encargar de que este día sea el peor de tu vida, y Lauren no vendrá a salvarte, los ángeles no hacen milagros.
-¿Qué?- preguntó Camila un poco confundida, sabía que Lauren lucía como un ángel, pero la frase en los labios de la mejor amiga de su novia sonó diferente.
-Oh... ¿No te lo ha dicho?- al ver la cara de la morena, la otra chica sonrió. –No puedo creer que no lo haya hecho, ella dice que la base de toda relación es la confianza.
-No entiendo de qué hablas...
-No me corresponde a mi decírtelo, zorra. Lauren es demasiado irreal, ¿cierto? Y cuando te toca es como si pudiera leer tu mente, ¿no?- Camila estaba estupefacta, pues era como si Alexa también pudiera leer su mente. –Ella no es como tú o como tus amigas, ella no es de este mundo.
-Pero... ¿Qué...?
-¡Noah!- gritó Alexa y la única puerta se abrió dejando ver la silueta de su ex novio, a un lado de él estaba Drew. –Encárgate de ella.
Noah se adentró y se posó frente a Camila, ella ya comenzaba a a sentir las lágrimas amenazando con salir.
-Rompiste mi corazón, Camila, me usaste y me quitaste parte de mi valioso tiempo, me quitaste mi dignidad...
-No...- susurró Camila.
-Ahora yo te quitaré lo más importante para ti.- le dijo Noah comenzando a invadir su espacio personal.
-Por favor Noah, déjame ir.
Pero Noah no le hizo caso, con una rapidez sobrehumana la desató de la silla para después lanzarla a una cama que estaba detrás, donde Camila no podía ver cuando se encontraba aún atada.
-Drew...- le gritó al chico que seguía en la entrada de la puerta. –Drew, por favor.- imploró comenzando a llorar, pero sólo logró ver como los labios de aquel chico articulaban un "lo siento", segundos más tarde Drew salió de la habitación.
Noah se acercó a la orilla de la cama y comenzó a desabrochar su cinturón.1Después de eso comenzó el llanto acompañado de gritos de auxilio y de súplica que llenaron el silencio mientras la ropa caía desgarrada al suelo.

Admin
Admin

Mensajes : 5816
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 33

Mensaje por Admin el Dom Ago 13, 2017 1:24 pm

Una fuerte luz blanca se adentró en sus pupilas lastimando un poco.
Un olor a carbón fue percibido por sus fosas nasales.
-Oh... ¿Pero qué demonios...?- fue lo primero que dijo cuando sus ojos lograron adaptarse a la luz.1
-¡Lauren! Me alegra que hayas despertado ya.- exclamó una voz que Lauren conocía perfectamente a quién pertenecía.
-¿Lex?- preguntó a la silueta que se acercaba a ella, pronto pudo definir que efectivamente era su mejor amiga...
-Tardaste un buen rato en despertar, creí que tendría que despertarte yo misma.
-¿Dónde estamos?- preguntó ignorando lo que acababa de decir la otra chica. -¿Qué hago aquí?
-Estamos en el calabozo de papá, no te preocupes estarás bien.
-Camila...
-Agh Lauren, íbamos tan bien...
-¿Dónde está Camila? ¿Qué hago yo aquí?- insistió comenzando a desesperarse.
-Deja de preocuparte por ella, ¿quieres? Mejor agradece que te salvé de esa fenómeno.- dijo Alexa molesta.
-Espera... ¿Fenómeno? Alexa... ¿Dónde está Camila? ¿Qué hiciste con ella?
-Está en buenas manos, al igual que tú.- dijo la chica demonio acercándose a abrazar a la ojiverde, ésta intentó apartarla y ahí fue cuando se dio cuenta de que estaba encadenada a una silla de metal, sus alas no estaban extendidas ni expuestas, pero sentía como si se estuvieran acalambrando.
-¡Déjame ir! ¡¿Dónde está?!- exigió saber Lauren.
-Deberías preguntárselo a su novio.- dijo Alexa sacando una grabadora de un cajón y poniendo el botón de play, Lauren pudo escuchar los gritos desesperados de su novia y sintió hervir su sangre.
-¡CAMILA! ¡JODER DÉJAME SALIR DE AQUÍ ALEXA!
-No hasta que recapacites Lolo, tú no eres como ella, ni como Verónica ni como todas esas enfermas... Tú eres normal...
-El hecho de que esté saliendo con Camila no significa que no sea normal, ahora déjame ir de aquí. Se darán cuenta de nuestra ausencia y la buscarán. Tú estarás en problemas si La Academia se entera.
Alexa comenzó a reír después de las palabras de Lauren. –Por favor, no seré yo la que esté en problemas si La Academia se entera de esto, después de todo yo no soy la que ha estado relacionándose con humanos íntimamente...
La ojiverde palideció... Era un buen argumento, si La Academia se enteraba de lo que había ocasionado Alexa, entonces la que estaría en problemas sería ella y no la híbrida...
-Relájate, eres mi mejor amiga y no dejaría que te metieras en problemas... Camila mandó un texto a sus padres avisando que se quedaría en tu casa este fin de semana, y tú les dijiste a tus amigos que no las molestaran.- Ferrer sacó el celular de Lauren de su bolsillo y le enseñó los mensajes a la ojiverde.
-Eres una perra...
-Algún día me agradecerás.
-Nunca te agradecería lo que estás haciendo.
-Pero soy tu mejor amiga.
-No, tú no eres mi mejor amiga.- dijo Lauren mirándola a los ojos. –Eres un simple demonio en el cual no debí confiar...
Alexa tornó su expresión seria y se acercó a Lauren con una llave, la introdujo de un lado de las esposas y éstas comenzaron a quemar sus muñecas causando que el ángel gritara de dolor.
-Una palabra más y tus alas serás las siguientes.
La chica salió del calabozo dejando a Lauren con las esposas calientes puestas, pero ese dolor no se comparaba con el que sentía dentro de sí misma por Camila, en ese momento no sabía qué hacer para ayudarla...
Pasadas varias horas el ángel comenzó a sentirse muy débil, cuando miró al suelo sólo pudo ver un líquido dorado regado, sangre de ángel.
Como no se encontraban en el mundo humano, no había forma de que su sangre se tornara roja como la de los mortales para camuflaje, pero no era algo que le fuese a servir en ese momento.
Alexa no había regresado aún y la ojiverde comenzó a creer que la dejaría allí hasta que se desangrase por completo aunque eso no lograría matarla.
Pero ella no podía morir, ella tenía una misión. Ella debía salvar a Camila.
Miró hacia el techo y logró ver cómo una pequeña luz se filtraba en una esquina, lo cual significaba que existía la posibilidad de salir de aquel lugar.
Lauren intentó zafarse de las cadenas, pero no tenía suficiente fuerza como para lograrlo y cuando estaba a punto de rendirse y caer desmayada escuchó una voz en su cabeza.
Susurraba su nombre de una forma perturbadora, de esas veces en las que quieres pedir auxilio pero tienes tan poca fuerza que ni siquiera puedes soltar un grito.
Era la voz de Camila.
Al intensificarse la voz, Lauren comenzó a perder el control y sentirse impotente ya que no lograba salir del calabozo, fue de un momento a otro cuando soltó un gran gruñido y pudo sacarse las esposas con una fuerza tan impresionante que ni ella sabía que poseía.
Primero las manos y luego los tobillos.
Finalmente pudo liberarse completamente, extendió sus alas y voló hasta el techo, escarbó el hueco hasta que sus dedos sangraron y logró agrandarlo de tal forma que pudiera salir. Cuando salió se encontraba nada más y nada menos que en el infierno, pero ella tenía la urgencia de ir hacia Camila, con una velocidad impresionante voló hasta el portal esquivando a los demonios guardianes y se adentró para volver al mundo humano.
No supo cuánto tiempo tardó en llegar y tampoco sabía hacia dónde ir, sólo siguió la voz que escuchaba aún en su cabeza y mientras más se intensificaba significaba que más cerca estaba de su destino.
Camila estaba acostada en la cama llorando, no sabía cuánto tiempo llevaba en ese lugar pero el tiempo jamás había pasado tan lento para ella, parecían haber sido años, cuando en realidad sólo habían sido 24 horas.
Escuchó gritos provenir del otro lado de la puerta, algunos disparos y golpes lo cual la hizo entrar en pánico.
La manija comenzó a moverse y Camila se cubrió los ojos con las manos creyendo que era Noah, pero cuando se descubrió los ojos vio a nada más y nada menos que a Lauren.
Cuando sus ojos se encontraron la ojiverde corrió hacia ella y la apretó en un gran abrazo, causando que la morena llorara y su novia tratara de consolarla mientras acariciaba su cabello.
-Camz, Camz.- le susurraba Lauren. –Tranquila, soy yo.
Un par de policías se adentraron en la habitación y las escoltaron hacia una patrulla diciéndoles que todo estaría bien.
Cuando Camila miró hacia atrás mientras caminaban por el pasillo se encontró a Noah y a Drew esposados, su ex novio gritaba que era inocente y que la idea no había sido suya, cuando él miró hacia en frente y se encontró con los ojos de Camila, ésta sintió cómo todo se oscurecía y cayó al suelo.

Admin
Admin

Mensajes : 5816
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 34

Mensaje por Admin el Dom Ago 13, 2017 1:25 pm

-Camila... Camila... Camz, despierta...
La morena abrió sus ojos y lo primero que vio fue a Lauren mirándola directamente.
-Hey.- saludó Lauren. –No quería despertarte, pero creo que ya dormiste demasiado y he escuchado que no es bueno para la salud.
-Lolo.- fue lo único que Camila respondió para después llevar la palma de su mano a la mejilla de la ojiverde.
-Sí, soy yo.- dijo recargándose en la palma de la latina.
Pasaron unos segundos y Camila se abalanzó sobre Lauren para abrazarla fuertemente, su corazón estaba acelerado, pues aún creía que todo podía ser un sueño del cual despertaría pronto.
-Creí que jamás volvería a verte.- dijo entre lágrimas.
-Hey, te dije que jamás iba a dejarte, ¿no?
-También me dijiste que siempre ibas a protegerme, pero no estuviste ahí cuando Noah... Él... Tú no estabas ahí para protegerme...
-Yo...- Lauren no sabía qué decir, ella hizo una promesa y no pudo cumplirla, pero sabía que Camila no estaba molesta ni decepcionada, sabía que Camila no estaba enfadada con ella. –Realmente lo lamento Camz...
-Lolo... No... No llores.- dijo la morena dándose cuenta de que el labio de su novia temblaba.
-No pienso hacerlo.- respondió la ojiverde tragándose el nudo que tenía en la garganta. –Debo ser fuerte por ti.
Camila suspiró y tomó las manos del ángel, cuando bajó la mirada soltó un corto grito de horror. -¿Q... Qué te pasó en las muñecas?- preguntó pasando su dedo índice por las heridas aún abiertas, a lo que Lauren respondió con un quejido. –Lauren, ¿qué ocurrió? Esto se ve bastante mal, yo te curaré.
Cuando Camila se levantó de la cama puso atención en el panorama y se dio cuenta de que no se encontraba en su casa, sino en la de Lauren y se sintió aliviada.
No sabía en dónde guardaba Lauren sus materiales de primeros auxilios, ni siquiera la ojiverde lo sabía y no estaba segura de tener uno. Las armas de los seres humanos no provocaban gran daño en ella por lo cual no era completamente necesario.
Sin embargo Camila no sabía esto y se dispuso a buscar cualquier cosa que le fuese de ayuda.
Para su suerte encontró un botiquín de primeros auxilios un cajón de la cocina y lo llevó de vuelta a la habitación.
-Esto puede doler un poco.- avisó Camila antes de comenzar a lavar la herida con agua oxigenada y crema para que cicatrizara mientras Lauren hacía gestos por las ligeras punciones de dolor, pero el mirar cómo Camila se preocupaba por ella y la manera en la que la curaba teniendo mucho cuidado con sus heridas. En los ojos de Camila había ternura, y en los de Lauren había amor.
-Gracias Camz.- dijo Lauren cuando Camila terminó de vendar sus manos. Las heridas no era graves y su sistema de defensas estaba muy sano, así que tardaría a lo mucho una hora en terminar de cicatrizar completamente, ella esperaba que Camila no se percatara de ello.
-No, gracias a ti Lolo.- susurró Camila acariciando la mejilla de su novia, ésta comenzó a acercarse y Camila realmente necesitaba ese beso, necesitaba sentir que no era parte de una mala broma que le jugaba su mente.
Sus labios se rozaron y la morena soltó un suspiro, pero se apartó bruscamente de su novia sabiendo que no podía besarla, no sin antes saber la verdad.
-No, no puedo.
-¿Qué?
-No puedo hacer esto, no sin antes saber la verdad.
-¿De qué hablas?
-Creo que sabes perfectamente de qué hablo.- dijo Camila, pero Lauren no dijo nada, ella sabía hacia dónde iba la conversación. –¡No te quedes callada! ¡Dime la verdad!
-Yo... Yo no sé de qué hablas...
-¡NO ME MIENTAS!
-Camz, relájate un poco.- dijo Lauren tomando de los costados a su novia, a lo que ella respondió con una bofetada.6
-¡NO ME DIGAS QUE ME CALME! ¡QUIERO QUE ME DIGAS TODA LA VERDAD Y NO ME MIENTAS!
Lauren suspiró. –¿Qué es lo que quieres saber?
-Todo.- dijo Camila. –Quiero saberlo todo, Lauren. No me digas que no sabes de qué hablo, porque sé que los sabes. Cuando estuve... Secuestrada o como le quieras llamar, Alexa me dijo cosas y yo no le hubiese creído de no haber sido porque no hay excusa para inventar cosas así. No estoy segura de qué hablaba, pero sí estoy segura de que quiero saber la razón por la cual no podías estar conmigo, por qué estuviste a punto de echar a perder lo nuestro aquella noche en el club nocturno, por qué no estamos en el hospital o en la estación de policía, o quizás en un juicio oral debido a lo que ocurrió con Noah, qué tiene que ver Alexa en esto... Son... Son tantas cosas que necesito saber Lauren. Quiero saber cómo es posible que puedas leer mis pensamientos y yo pueda leer los tuyos. Al principio creía que era mi imaginación, pero ahora no estoy tan segura y sé que tú tienes las respuestas.
-Yo...- Lauren no estaba segura de por dónde comenzar, pero Camila necesitaba una explicación. –No me creerías si te lo dijera...
-Inténtalo.
-Bien...
Estuvieron un largo rato en silencio mientras la ojiverde pensaba en qué contestar, pero Camila se desesperó, ella quería la respuesta ahora.
-¡DÍMELO LAUREN!
-Lo siento... Escucha, no sé por dónde comenzar... Yo...
-Dilo tal y como es, por favor.- pidió Camila.
-Bien.- soltó un suspiro. –No me enviaron aquí para finalizar mis estudios, sino para finalizar mi última prueba. Me enviaron aquí para protegerte... No soy como tú Camila, ni los chicos ni yo, no somos como ustedes... Mira, esto merece una larga explicación y tú dijiste que querías saberlo todo; mi madre es homofóbica, mi padre tiene una mente un poco más abierta pero eso no quiere decir que vaya aceptarlo, Alexa, como ya te diste cuenta, también lo es y existe el riesgo de que ahora le cuente todo a mi madre y a La Academia... Eso realmente no me importa... Nadie lo sabía excepto Vero, pero no por el hecho de que las chicas con las que me acostaba en fiestas estuvieran ebrias, Vero las... Hipnotizaba, y al igual que ella yo puedo hacer... Cosas... Al parecer yo puedo comunicarme por telepatía.- soltó una risita nerviosa. –Sé que esto es difícil de comprender, pero, Camila, soy un ángel.
Camila traía una cara de sorprendida y los ojos abiertos como platos, pocos segundos después volvió a abofetear a Lauren con una fuerza impresionante que hasta a ella le dolió la mano. –No estoy para tus jueguitos Jauregui, yo me largo de aquí.12
La morena salió enfadada de la habitación hacia la salida del departamento.
-¡No Camz espera!
-¿Y sabes qué?- dijo Camila con la mano en el picaporte. –Olvídate de lo nues...
Antes de que Camila terminara la frase un brillo iluminó toda la habitación causando que ella se volviera hacia Lauren. Fue ahí cuando se encontró con la imagen más majestuosa que había visto en toda su vida.
Un ángel.
Era aún más hermoso que como los pintaban en los cuadros y esculturas, más hermoso que como los describían en los relatos bíblicos. Era perfecto.
Era Lauren, su Lauren.
-Dios mío...
-¿Ahora sí me crees?- preguntó Lauren acercándose a ella pero Camila trató de alejarse ante la temible y adictiva imagen. –No te alejes, no te haré daño.
-Eres un ángel...- dijo Camila acercándose a ella y comenzó a acariciar sus alas, una sensación muy placentera para Lauren, nadie jamás lo había hecho.5
-Ven, regresemos a mi cuarto.3
Camila hizo caso y regresaron para sentarse en la cama, Lauren tenía sus alas acomodadas de tal manera que para Camila fuese más fácil acariciarlas.
-Son muy hermosas.
-Son de aprendiz.- explicó la ojiverde. –Una vez que cumpla mi misión entonces me darán las alas de por vida.
-¿Cuál es la diferencia?
-Son más grandes y fuertes, además se dice que te permiten volar más alto, son muy rápidas.
-Eso es asombroso... ¿Cuál es tu misión?
-Protegerte.- dijo Lauren tomando la mano libre de Camila.
-No has terminado de explicármelo todo.
-Bien, los ángeles nacen con habilidades especiales que les ayudan a cumplir sus misiones, pero no se desarrollan hasta que realmente las necesitan, en el caso de Vero es la hipnosis, en mi caso es la telepatía, Normani y Troy aún no desarrollan las suyas. Vero me ayudó a controlar la telepatía, muchos creen que esas habilidades no funcionan en el mundo humano, lo cual es curioso porque yo desarrollé aquí la mía. Al principio sólo podíamos comunicarnos telepáticamente cuando nos tocábamos, pero cuando Vero me ayudó a practicar nos dimos cuenta de que podría ser posible a distancia, no había funcionado hasta... Ayer cuando te saqué de ahí...
-Wow... Pero... ¿Qué pasó con Alexa y Noah?
-Alexa es mitad demonio mitad ángel, pero vive en el infierno con sus padres. Al parecer su homofobia y egoísmo la llevó a persuadir a tu ex novio a que hiciera lo que hizo, él y Drew ya fueron arrestados, la noticia está por todo el Internet. En cuanto a mi ex mejor amiga, no sé qué ocurrirá con ella...6
-Mis padres... Las chicas... Deben estar muy preocupados...
-Lo sé, nadie sabe dónde estás, pero Vero hipnotizó a los policías, abogados y doctores, les hizo creer que llegaron al acuerdo de enviarte a casa, y les dijeron a tus padres que todo estaría bien.
-¿Qué hay con las chicas? Supongo que si Vero no se encargó de decirles lo que ocurrió tú tendrás que hacerlo.1
-Vaya...- dijo Camila, todo era demasiado intenso para ella.
-Te llevaré a casa.- dijo Lauren poniéndose de pie, guardó sus alas y tomó su chaqueta de cuero.
-No.- se negó Camila. –No quiero ver a mis padres ni a las chicas, hoy no, no estoy lista.
-Supongo que puedes quedarte esta noche... Dormiré en el sofá.
-Lauren, no.
-¿Quieres dormir en el sofá? No es lo más cómodo pero si deseas eso entonces...- Lauren no pudo terminar de hablar cuando unos dulces y carnosos labios se estrellaron con los suyos, fue un beso tierno pero deseoso.2
-Tú no vas a ningún lado.- dijo Camila en medio del beso guiándolas a ambas a la cama.1
-Joder, Camz...- gimió Lauren.
Su beso se intensificó pero no dejaba el amor de lado, era lento pero hambriento.
Y poco a poco se volvió más rápido hasta que Camila comenzó a acariciar el abdomen de Lauren, subiendo por los costados y comenzando a masajear sus pechos por encima del sostén.
-¿Éstas segura de que quieres hacer esto?- preguntó Lauren deteniendo la acción, necesitó mucha fuerza de voluntad para hacerlo. –Ya te dije que puedo esperar.9
-Quiero sentirte, necesito sentirte Lolo, necesito saber que todo esto está sucediendo realmente.- le contestó acariciando sus costados. –Déjame sentirte, déjame entregarte todo de mí y entrégame todo de ti.- finalmente Camila se acercó al oído de la chica que estaba sobre ella antes de morder el lóbulo de su oreja le susurró. –Hazme perder el control.8
Eso fue suficiente para que Lauren Jauregui perdiera el control.
Comenzó a besar a la morena de una manera delicada pero llena de deseo y poco a poco pasó de sus labios a su barbilla y finalmente al cuello, donde lamió y mordisqueó hasta encontrar el punto sensible de Camila, lo cual la hizo gemir de placer como no lo había sentido jamás.
Pero apenas comenzaba.
Lauren se deshizo de la blusa de Camila, que en realidad era una blusa suya de The 1975 que le había prestado la noche anterior ya que su ropa estaba completamente destrozada.
Besó cada centímetro expuesto de su piel y masajeó suavemente sus pechos mientras Camila gemía y sentía una electricidad que viajaba hasta su sexo.
Cuando estaba a punto de desabrochar su sostén miró a la morena como pidiéndole permiso, ésta sólo asintió pero Lauren la sentía temblar.
-Está bien, soy yo.- dijo acariciando su cabello. –Si quieres que nos detengamos sólo dilo, y si te lastimo dime que pare, ¿bien?
Camila la besó y Lauren sintió cómo el cuerpo de éste se relajaba. Lauren sacó la prenda que estorbaba, en ese instante Camila le quitó la blusa a la ojiverde y ésta sonrió al ver que Camila obtenía confianza y seguía el ritmo.
Se metió uno de los pechos de Camila a la boca mientras con una mano masajeaba el otro, jugaba con los pezones usando su lengua y sus dedos. Camila gemía fuertemente y se agarraba de las sábanas.
-¡Lauren! ¡Mierda sí!- gritó la morena.1
Una vez que terminó con uno de los pechos fue por el otro y repitió el proceso hasta que ambos estaban duros, de ahí empezó a dejar besos húmedos por todo el abdomen de Camila hasta la pelvis. Camila aprovechó y le quitó el sostén a su novia arrojándolo al suelo, Lauren volvió a la boca de Camila y se besaron con bastante intensidad, Camila masajeó los senos de Lauren hasta que sus pezones quedaron duros al igual que los de ella.
La ojiverde regresó al abdomen de su novia mordisqueó un poco el botón del jean torturando a Camila.
-¡Jauregui por favor!- gritó Camila, Lauren sólo sonrió y desabotonó su pantalón.2
Lo deslizó por sus piernas lentamente y lo arrojó al suelo, después comenzó a besar la parte interior de los muslos de la morena dejando algunas pequeñas mordidas, sintiendo cómo la respiración de Camila se volvía más pesada.
Lauren se dirigió al centro de la morena y comenzó a besarlo suavemente por encima de las bragas rosas, estaba bastante húmedo, después regresó a la pelvis y lamer su camino hasta el lóbulo de la morena, igualmente dejando algunos besos en el camino.2
-Me fascinas.- susurró Lauren a su oído y lamió el lóbulo de su oreja causando que Camila volviera a gemir. –Estás muy húmeda, bebé.
-Tú a mí también Lauren.- respondió Camila enterrando las yemas de sus dedos en la espalda de Lauren, una de sus manos viajó a su jean y lo desabotonó, ambas se encontraban en bragas y Camila aprovechó para chocar su rodilla con el centro de Lauren.
-¡Joder Camz!- gimió la ojiverde frotándose contra la rodilla de su novia, quien le quitó las bragas y sintió la humedad en su rodilla.
Algunos minutos después Lauren regresó a las bragas de Camila y con los dientes se las quitó.
Abrió las piernas de Camila y la acercó hacia su cara, lamió el clítoris de Camila y ésta tomó el cabello de su novia empujándola más hacia su sexo.
-¡Oh Dios mío! ¡La... Lauren! ¡Ah! ¡Mierda, mierda! ¡Sigue así por favor!- pidió Camila a gritos, a lo que Lauren obedeció.
Uno de sus dedos ayudó a estimular el clítoris de Camila y finalmente comenzó a acariciar su entrada, la morena comenzaba a gemir más fuerte y Lauren introdujo un dedo en ella moviéndolo lentamente de adentro hacia afuera.
-¡AH! ¡Sigue! ¡No te detengas!
Lauren aceleró un poco más y al sentir más humedad en el centro de Camila introdujo un segundo dedo.
-Oh Dios mío... Sí...- gimió Camila. –Mhmm... No tan suave Lauren... Suave no... Hazlo un... Un poco duro... No demasiado, pero sí lo... Lo suficiente.- imploró mientras sentía aquella enorme oleada de placer recorrer su cuerpo.-... ¡Oh... Mierda!- jadeó.24
Lauren obedeció y aumentó la velocidad, ambas sudaban y el centro de Lauren palpitaba, sintió cómo las paredes de Camila se contraían y ésta soltó un gran grito con su nombre, después cayó a la cama y Lauren pudo sentir cómo se relajó.
Cuando la miró a los ojos había pura lujuria en ellos, pero al mirar a Lauren se sumó amor en éstos.
-Te amo.- dijo Camila abrazando a Lauren y plantando un corto beso en sus labios.
-Yo también te amo mi amor.- contestó Lauren entrelazando sus piernas y ambas tapándose bajo las sabanas. Estaban agotadas.
-Por favor, dime que eres real, que no estoy soñando, por favor dímelo.
-Soy tuya, Camila. Y soy real.

Admin
Admin

Mensajes : 5816
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 35

Mensaje por Admin el Dom Ago 13, 2017 1:25 pm

Lauren despertó en la madrugada con Camila acostada a su izquierda, completamente desnuda y agotada después de haber hecho el amor con la ojiverde horas antes.
Sus facciones estaban relajadas y tenía una tierna sonrisa en el rostro, las piernas de ambas estaban entrelazada, disfrutando del contacto de la piel expuesta la una de la otra.
Admiró a la chica de ojos chocolate durante un rato hasta que un sentimiento de culpabilidad comenzó a invadirla, se desenredó de ella y se levantó de la cama, tomó su sostén y sus bragas que se encontraban tiradas en el suelo y salió de su habitación en silencio, con mucho cuidado de no despertar a Camila.
Tuvo la necesidad de acercarse al piano que estaba en su sala, tomó asiento y automáticamente sus dedos tocaron las notas de una melodía que no podía sacarse de la cabeza, porque en realidad así se sentía.
It's easy to fall in love
But it's so hard to break somebody's heart
What seemed like a good idea has turned into a battlefield
Cantó sintiendo cada palabra de la canción como si ella la hubiese escrito.
Once lust has turned to dust and all that's left's held breath
Forgotten who we first met
What seemed like a good idea has turned into a battlefield.
We both know it's coming
Does illusion count for something we hide?
The surface tension's gotta break, one drop is all it takes to flood out this lie
Comenzó a sentir el dolor al cantarla, pero necesitaba sacar todo de alguna manera.
You and I
We have to let each other go
We keep holding on but we both know
What seemed like a good idea has turned into a battlefield
Peace will come when one of us puts down the gun
Be strong for both of us
No please, don't run, don't run
Eye to eye, we face our fears unarmed on the battlefield
Lauren no quería despertar a Camila, pero el sonido del piano y la tensión que soltaba al liberar sus sentimientos lo hacían difícil...
No blood will spill if we both get out now
Still it's hard to put the fire out
What seemed like a good idea has turned into a battlefield
Feelings are shifting like the tide
And I think too much about the future
What seemed like a good idea has turned into a battlefield
You and I
We have to let each other go...
We seemed like a good idea
We seemed like a good idea
We seemed like a good idea
We seemed like a good idea...
-Lolo...
-Camz.- susurró Lauren cuando escuchó la voz de Camila y se volvió hacia ella, la chica tenía cubierto su cuerpo solamente por una sábana que se arrastraba un poco en el suelo. 3
-Así es como te sientes... ¿No?
-Camz, déjame explicarte...
-¿De verdad crees que lo nuestro es una mala idea? ¿Que debo dejarte ir?
-Camila, escucha, tal vez es lo mejor... Es decir, si yo no hubiese llegado a tu vida entonces nada de esto habría ocurrido, nada de esto comenzó por culpa de Alexa o de Noah, fue por mi.
-Eso no es verdad Lauren.
-Sabes que lo es, lo sabes perfectamente. Si nunca nos hubiésemos conocido entonces tu vida no sería el desastre que es ahora, ni la tuya ni la mía. No podemos.
-Mi vida no es un desastre contigo.- dijo Camila, su voz comenzaba a quebrarse. –Si no te hubiera conocido mi vida seguiría siendo miserable con Noah a mi lado, sin ti él hubiese hecho lo mismo que me hizo más de una vez y las chicas jamás se hubieran enterado, y sé que tú eres muy independiente y crees no necesitas de nadie que te cuide, pero si no nos hubiéramos conocido entonces no tendrías a alguien que te proteja como tú lo haces conmigo. Lauren, estamos hechas la una para la otra, nuestras manos encajan perfectamente, al igual que nuestra mente y nuestras almas.- dijo Camila entrelazando sus dedos con los de la ojiverde. –Necesito de ti Lauren, todos tienen una adicción, y tú eres la mía. 1
-Camila, no hagas esto más difícil...- dijo Lauren poniéndose de pie y tratando de alejarse de Camila, pero ésta la detuvo y la acercó hacia ella.
-Por favor no.- suplicó Camila. –Te amo demasiado, pero por favor no sigas haciéndome esto, soy sólo un humano. 8
Lauren la miró a los ojos notando cómo estos se cristalizaban, ella también estaba al borde del llanto. –Ese es el problema.
-¿Entonces esto es todo? ¿Se acabó? Sólo querías acostarte conmigo, ¿no es verdad?- preguntó Camila demasiado dolida, eso no era verdad pero si Lauren quería alejarla para siempre y dejar de hacerle daño, la única manera era provocar que la odiara. –Bien, tuviste lo que querías, te entregué todo de mí, dejé que me tocaras porque quería que lo hicieras, quería amarte en su forma más pura y quería que tú me amaras de vuelta, pero sólo me usaste, tal y como lo hizo Noah, fui objeto sexual para ambos.- Camila comenzó a llorar mientras se ponía su ropa. –la única diferencia es que contigo creí tener algo especial, contigo tuve una conexión o al menos eso creía... Espero que ahora estés feliz, tuviste lo que querías y yo... Yo ahora tengo un corazón roto que reparar. Espero que tengas una buena noche. 1
Camila concluyó y salió del apartamento de Lauren azotando la puerta, en ese momento el ángel se soltó a llorar cayendo al suelo.+
-Yo también te amo.- susurró a la nada.


Admin
Admin

Mensajes : 5816
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 36

Mensaje por Admin el Dom Ago 13, 2017 1:26 pm

Lauren no se había presentado a la escuela en dos semanas, y Camila no salía de su cuarto por las tardes, no hablaba con las chicas ni con sus padres, quienes estaban bastante preocupados sabiendo lo que su hija había pasado hacía tan sólo unos días.
Sinu y Alejandro le insistían que debía tomar sus pastillas y regresar a sus terapias con la psicóloga, pero Camila se negaba a dejarlos entrar a su habitación, además de que Sofi estaba muy triste por el hecho de que había pasado bastante tiempo sin jugar con Camila.
Un viernes saliendo de la escuela los chicos decidieron que las cosas no podían quedarse así, por lo que fueron a visitar a ambas chicas.
El timbre sonó y abrieron la puerta.
-Hola Sinu.- saludó Ally.
-Ally, Dinah, es un gusto verlas. Troy y Normani, hace tiempo que no los veo, pasen por favor.
-Venimos a visitar a Mila.- dijo Dinah. -Nos preocupa un poco su estado de ánimo.
-Gracias al cielo, claro que pueden pasar, está encerrada en su cuarto...
-¿No sabes qué ha estado ocurriendo con ella?
-La verdad no, he querido llevarla a terapia porque me preocupa tanto lo que Noah hizo, yo lo creía un buen chico y...- Sinuhe se detuvo un momento y suspiró. -No quiero que esto marque su vida.
-Hablaremos con ella.- dijo Normani, subieron con Camila y llamaron a su puerta.
-Mila, somos nosotros.- dijo Troy, pero no hubo respuesta.
-Chancho... Por favor déjanos pasar.
-¡No!- gritó Camila del otro lado.
-Mila.- insistió Ally.
-¿Lauren viene con ustedes?-preguntó en voz baja.
-Ya decía yo que algo tenía que ver con esto.- susurró Dinah a los demás.
-No, no la hemos visto tampoco.- dijo Normani, después de esta respuesta Camila abrió la puerta, la chica tenía los ojos rojos e hinchados.
-¿Por qué has estado llorando?- preguntó Ally.
-No he estado llorando.
-Como si no te conociéramos.
-¿Qué es lo que quieren?
-Hablar contigo.- dijo Troy.
-¿Sobre qué?- preguntó Camila un poco seria.
-Aquí no.- susurró Troy a su oído y todos entraron a la habitación.
_1
-¡Lauren! ¡Abre la puerta!- gritó Dinah golpeando la entrada del departamento de Lauren.
-¿Qué mierda...?- dijo la ojiverde después de abrir la puerta y recibió una bofetada por parte de Dinah.4
-¡DINAH JANE MILIKA ILAAISANE HANSEN AMASIO! ¡¿CUÁNTAS VECES TE HE DICHO QUE LA VIOLENCIA NO ES LA SOLUCION?!- le gritó Ally.2
-¿Qué sucede con ustedes?
-Yo venía en son de paz, pero después de enterarme de lo que le hiciste a mi Chancho- comenzó la polinesia entrando al apartamento, después notó el aspecto de Lauren y se relajó. -¿Qué diablos te pasó, Jauregui?
-¿De qué?
-Te ves terrible Lauren.- dijo Normani. -Tus ojos están rojos, tienes puesta un pijama azul cielo de unicornios y tu cabello es un desastre... Toda tú eres un desastre.3
-Apuesto a que esto es por lo de Camila.-dijo Dinah.
-Esperen, ¿vieron a Camila? ¿Cómo está ella?
-Igual que tú.- dijo Troy. -A diferencia que ella sí va a la escuela.
-Eres una estúpida, hacerla pasar por todo eso, y no sólo a ella, sino también a ti, para proteger tus alas o eso que vayas a ganarte.- regañó Dinah, lo que hizo que Lauren se detuviera en seco.
-¿Qué?
-¿No son alas? Ustedes hablaron sobre alas y esas cosas.
-No, no, espera, ¿cómo es que ustedes saben?
-Al igual que Camila, ellas merecían una explicación.- dijo Normani.
-Entonces...
-Lo sabemos.- interrumpió Ally. -No tienes nada por esconder, por cierto, ¿puedes conseguirme un autógrafo de San Mateo?55
Lauren soltó un suspiro, ignorando lo que Ally había dicho. -No puedo estar con ella, mis padres... La Academia...
-Son estupideces.- dijo Troy. -Es evidente que la amas, tienes el corazón roto porque se lo rompiste a ella, sólo arréglalo.
-Pero mis alas...
-¿Vas a dejar escapar al amor de tu vida por unas malditas alas?- preguntó Normani. -No valen la pena, sólo haz lo que tú creas correcto.
-Se está haciendo tarde y debemos irnos.- dijo Ally. -Te veremos después, pero realmente espero que tomes la decisión correcta, porque después de todo lo que Mila ha pasado se merece lo mejor, y lo sabes. No olvides mi autógrafo, si quieres puede ser de San Judas.11
Lauren no dijo nada y sólo observó cómo todos sus amigos salían, al cerrarse la puerta se dirigió a la cocina y se sirvió una copa de whisky.
Se sentó en la barra mientras tomaba pequeños sorbos y se arreglaba el cabello con los dedos, un acto inútil pues no se lo había lavado ni cepillado en días.
-¿Tu plan es embriagarte y cometer una tontería?
-¡Santa mierda!- exclamó Lauren del susto. -Dinah, ¿no te habías ido ya?
-No, yo no he terminado de hablar contigo.
-Si vas a seguir criticándome entonces puedes...
-Lauren escúchame, quiero hablar contigo sobre algo, algo que debes saber.
-¿Qué cosa?
-Sé que querías saber esto porque alguna vez se lo preguntaste a Wallz, pero esto ahora te será de utilidad.
-Sentémonos en el sillón.
-Tal vez te preguntas por qué comenzó a salir con Noah.
-Lo hago desde el día en que la conocí.
-Verás.- dijo Dinah tomando una ligera pausa. -Todo comenzó hace ocho años, cuando Camila llegó a Miami, sé que extrañaba mucho México porque aún no dominaba el inglés, ella llegó a la escuela primaria donde yo estudiaba, no tenía amigos y siempre estaba sola en los recreos, en las clases no hablaba con nadie, sólo se sentaba en silencio a poner atención, compartíamos varias clases y una vez nos emparejaron en la de español, Mila era bastante buena y el profesor decidió que ella le ayudaría con los alumnos que no fueran tan buenos a cambio de un diez, así fue como nos conocimos, fui su primera amiga y al poco tiempo nos convertimos en mejores amigas. Lo hacíamos todo juntas, tal y como lo hacemos ahora. Un año después conocimos a Ally, nos hicimos amigas y terminamos siendo como los tres mosqueteros, ella era muy feliz, tenía un brillo en sus ojos que perdió cuando Noah llegó a su vida... Pero lo recuperó cuando te conoció a ti. El mismo año en el que conocimos a Ally notamos que un chico miraba mucho a Camila, ella no parecía notarlo y cuando le hablábamos de eso, ella le restaba importancia, jamás fue una aficionada a hablar de chicos...
-Noah.- interrumpió Lauren, a lo que la polinesia sólo asintió con la cabeza antes de continuar.
-Creo que era bastante obvio que no tenía gustos como los nuestros, pero realmente Widdo y yo nunca sospechamos nada. Un día este chico decidió acercarse a Camila en una clase, se sentó a su lado y comenzó a hacerle la plática, después de un tiempo él empezó a buscarla más, a tal punto que se hicieron muy buenos amigos, nunca nos pareció un gran chico para ella, pero tal vez Mila gustaba de su compañía y decidimos aceptarlo, los cuatro éramos amigos, pero su amistad con Camila era muy fuerte, eran mejores amigos. Cuando ella cumplió quince años, él decidió que intentaría conquistarla, tanto así que hasta se ganó a sus padres, pero Camila no le hacía caso, no sé si era por el hecho de que no lo notaba o porque no estaba interesada, ese chico le llevaba ramos de flores, chocolates, notas y ese tipo de cosas cursis, Camila siempre decía que era adorable que apreciara tanto su amistad como para hacer eso, era bastante gracioso verlo frustrado.- dijo la polinesia soltando una risita. -Pero una vez él la invitó a salir, en el momento supe que quería negarse, pero terminó aceptando y su respuesta sonó muy forzada... Comenzaron a salir oficialmente desde el año pasado, después de besarla por primera vez, de hecho creo que fue su primer beso, se negaba a hablar de ello y cuando finalmente lo hizo, no lo describió como lo más hermoso, sé que fue insignificante para ella... Después, como te he dicho ya, comenzaron a salir pero para Camila seguía siendo su mejor amigo, días antes de su incidente Mila lucía estresada, supongo que fue cuando le dijo que era lesbiana, pero el brillo de sus ojos había desaparecido hacía mucho tiempo.
-Entonces... ¿Camila jamás gustó de él?
-Por supuesto que no, era obvio, pero Ally y yo no podíamos verlo en ese entonces.
-¿Jamás le dijo que lo amaba?
-Camila no dice las cosas si no las siente, no es su estilo. La única persona de la que se ha enamorado ha sido de ti, la única persona a la que se lo ha dicho es a ti.
-Debes estar bromeando.- dijo Lauren sintiéndose peor, rompió el corazón de una chica enamorada, lo peor era que ella también estaba enamorada.
-Más te vale que recapacites.- terminó Dinah poniéndose de pie y saliendo del apartamento.6
Lauren se mordió el labio y se acercó a la ventana de la cocina, donde podía ver parte de la calle, se recargó en el cristal y comenzó a derramar algunas lágrimas.
Necesitaba a Camila, pero era demasiado orgullosa y creía que le estaba haciendo un bien.


Admin
Admin

Mensajes : 5816
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 37

Mensaje por Admin el Dom Ago 13, 2017 1:26 pm

-¿No aprendiste nada de lo que te dijo Dinah el viernes?
-Verónica.- se quejó Lauren cubriéndose con su cobija. –¿Qué haces aquí?
-Vine a regañarte, Camila está muy deprimida y tú otra vez no fuiste a la escuela, ¿en qué demonios piensas?
-Supongo que en demonios.- respondió la ojiverde recordando a Alexa.
-Arregla las cosas con Camila, después de lo que DJ te dijo creí que finalmente te disculparías con ella.
-No lo sé... A veces pienso que le he hecho demasiado daño, su vida dio un giro completo cuando nos conocimos...
-Dio un giro para bien y lo sabes.
-Vero...
-No.- interrumpió su amiga. –No trates de justificarte, el hecho de que seas estúpida no es justificable.2
-No soy estúpida, estoy siendo realista. Lo nuestro es imposible.
-Funcionó durante... ¿Cuánto? ¿Seis meses? No tuvieron grandes problemas en todo ese tiempo, estoy segura de que si le dices la verdad ella lo entenderá.
-¿Quieres que le diga que lo nuestro es imposible?
-No pedazo de inútil.- dijo Vero dándole un zape. –Ella te ama, tú la amas a ella, dile que lo sientes, que fuiste un tonta y que la quieres de vuelta.4
-Lo haría si supiera que eso no va a traer consecuencias.
-Todo tiene consecuencias.
-No debo hacerlo.- dijo Lauren. –Noah la tocó por mi culpa, la tocó y sé que fue la peor experiencia de su vida, y ahora cada vez que pienso en ello mi sangre hierve porque alguien como Camila no merece que le ocurran cosas así.- Lauren comenzó a apretar los puños. –Camila es un ser puro e inocente, es como una bebé que apenas está conociendo el mundo y él se aprovechó de ello... Por culpa mía.
-No fue tu culpa, Jauregui.- dijo Vero comenzando a perder los estribos. –Es como si te estuvieras victimizando a ti misma porque sientes que no eres lo que Mila merece, pero lo que no sabes que tú eres todo lo que ella quiere. Si tú no hubieses llegado a su vida entonces Noah la hubiera tocado más de una vez, la hubiera golpeado más de una vez, hubiera abusado de ella en todos los sentidos más de una vez y ni sus amigas ni sus padres se hubieran enterado nunca, sin ti ella seguiría siendo infeliz y probablemente ya no estaría viva.1
-Hice lo que tenía que hacer, mi misión está cumplida, Vero.- aseguró Lauren.
-¿Eso es lo único que te importaba?- preguntó la otra chica, molesta.
-Por supuesto que no.
-¿Entonces por qué parece que es así?
-Intentó quitarse la vida una vez, sí, pero encontró motivos para quedarse, así que pudo haberse salvado así misma.- dijo Lauren comenzando a alzar la voz, segundos después recibió una bofetada por parte de Verónica, quien lucía furiosa.8
-¡¿NO ENTIENDES QUE EL PUTO MOTIVO ERES TÚ?! ¡FUISTE TÚ QUIEN LA HIZO DARSE CUENTA DE QUE TENÍA MÁS POR LO CUAL VIVIR! ¡ELLA SABE QUE TIENE A SU FAMILIA Y AMIGOS, PERO NO ESTÁ COMPLETA SIN TI, NI TÚ SIN ELLA! ¿Y SABES QUÉ? ¡ES CAMILA LA QUE ESTÁ SUFIENDO AHORA MISMO POR CULPA TUYA!- Vero trató de relajarse, pero le era casi imposible. –¡NO PODÍA SALVARSE A SÍ MISMA! ¡TÚ FUISTE QUIEN LE SALVO LA VIDA Y AHORA TE ARREPIENTES DE ESO!
-Nunca dije que estuviera arrepentida...- dijo Lauren y su voz comenzó a romperse, sintiendo las lágrimas calientes en sus ojos.
-¿Entonces qué tienes que decirme al respecto?- preguntó Verónica más relajada al ver a su amiga llorar, escena que le causó algo de dolor. –Si tú nunca hubieses llegado a su vida entonces habría intentado quitarse la vida una vez más, y otra, y así sucesivamente hasta que funcionara. Tú la salvaste, no veo dónde está el daño.
-La verdad no sé qué decir...- contestó Lauren limpiándose las lágrimas.
-No digas nada.- Vero se levantó de la cama y se dirigió a la salida, no sin antes dar un último consejo a su amiga. –Sólo piensa en lo que te dije. Camila necesita a Lauren, y Lauren necesita a Camila.10
***
Camila salió de su habitación aquella noche, por primera vez desde que había regresado de la escuela. Tenía los ojos un poco hinchados y el maquillaje corrido, no había comido nada en todo el día, y tampoco algunos días anteriores, por lo que comenzaba ya a perder peso y color aunque a ella no parecía importarle.
Bajó a la cocina ya que su cuerpo comenzaba a exigirle alimento y pensó que tal vez comer le haría bien, tomó un plátano del frutero y cuando estaba a punto de pelarlo un ruido captó su atención. La luz del pequeño estudio estaba encendida y aparentemente de ahí provenían los ruidos.
Camila creyó que la casa estaba vacía, pues los lunes Alejandro llevaba a Sofi a sus clases de natación y Sinu solía quedarse con ella en casa a cocinar la cena mientras esperaban a su hermana y su padre, pero después de que Camila ya no salía de su habitación por las tardes, ésta tenía entendido que su madre acompañaba a Sofi y Alejandro para no aburrirse.
Se equivocaba.
O por lo menos las cosas no fueron así ese día, pero sólo Sinuhe Cabello lo sabe.
Mientas más se acercaba Camila al estudio se percató de que los sonidos eran nada más y nada menos que sollozos.
Poco a poco abrió la puerta que estaba emparejada y se asomó para encontrar a su madre recargada en el escritorio derramando sus lágrimas sobre un montón de papeles, agarrando con fuerza uno de ellos siéndole imposible no arrugarlo.
Camila tuvo miedo de acercarse, estaba paralizada y ni siquiera podía hablar, pero lo hizo porque su madre no se encontraba bien y eso a ella le afectaba.
-¿Mami?- llamó algo temerosa.4
La mujer se incorporó lentamente tratando de calmar los sollozos y las lágrimas que caían descontroladamente por sus mejillas, tomó unas cuantas respiraciones y trató de hablar sin que la voz le temblara.
-Camila... ¿Qué ocurre, mija?
-Yo sólo... Es que escuché...- Camila tartamudeaba un poco ya que no tenía idea de qué contestar a su madre, quien le hizo una pregunta que ella misma se estuvo planteando por días, ¿qué era lo que ocurría? –No lo sé, mamá.
-Tampoco yo, hija.- contestó Sinu honestamente mientras que Camila entraba y se posaba a un lado de ella.
Una vez estando más cerca, la menor notó que el papel que su madre tenía entre las manos era un acta de denuncia, alcanzó a leer 'Noah Booker' escrito sobre una línea.
-Pero estoy segura de que tú tienes al menos una idea de lo que ocurre.- dijo Sinu a su hija.
-Yo...- comenzó Camila un tanto vacilante, pero su madre no la dejó terminar.
-¿Por qué no me lo dijiste?- preguntó un poco decepcionada y dolida. –Si nos hubieras comentado todo esto desde el principio, entonces él jamás habría... Él...-Sinu no pudo terminar la oración, pues comenzó a llorar amargamente de nuevo.
Al ver cómo su madre se derrumbaba, Camila se apresuró a abrazarla con todas sus fuerzas y tratar de consolarla.
-Tranquila.- dijo Camila bastante preocupada.
-Soy tan mala madre.- dijo Sinu llorando aún más
-No lo eres, tú eres la mejor mamá de todas, eso te lo aseguro.
-No es verdad, si eso fuera cierto Noah jamás te hubiera tocado de ninguna forma, nada de esto hubiese sucedido, mija.
-Mamá, por favor no llores.- suplicó Camila sintiendo cómo las lágrimas calientes bajaban por sus mejillas. –Nada de esto es tu culpa.
-Fue mi culpa por ser tan mala madre contigo, nunca te he dado la atención que mereces.
-Lo has hecho, siempre lo haces. Eres asombrosa.
-No Camila, yo tuve que haberme acercado más a ti para que me tuvieras confianza...
-No era falta de confianza mami, era miedo.- admitió Camila, ambas se sentían muy mal.
-¿Miedo a qué? No iba a regañarte por eso, es absurdo.
"Si supieras cuál es mi miedo..." pensó Camila, porque ese era el momento perfecto para que su madre se enterara de quién era en realidad.
-A muchas cosas mamá, miedo a muchas cosas...3
-Yo sólo quisiera saber qué fue lo que hice mal para que creyeras que la solución estaba en quitarte la vida...
-Mamá...
-No quiero que volvamos a pasar por lo mismo.- dijo Sinu. –Quiero estar más unida a ti, que nos contemos todo, que salgamos de compras, que hablemos de los chicos que te gustan y de actores guapos... Cosas de hijas y madres normales.7
-Yo...
-Camila, por favor, prométeme que me vas a dejar acercarte a ti, que vamos a salir de esto juntas, con tu padre y Sofi como una familia. Perdóname por todas las veces que he estado distante y no he cumplido mi labor como madre
-Lo prometo mamá.- dijo Camila abrazando a su madre, fue el mejor abrazo que había recibido en años, porque su mamá no la había abrazado así desde hacía bastante tiempo. –Discúlpame tú a mí por haber sido tan egoísta.
-Gracias, Mila.- una vez que se separaron, Sinuhe tomó la hoja sobre la cual estaba llorando y se la enseñó a Camila. –No sé si quieras ver esto, pero tu abogado me dijo que demandara a ese chico por todas estas cosas, violencia verbal, física, secuestro, abuso sexual... Con esto tenemos asegurado que no saldrá pronto de prisión.
Camila sólo miró a su madre y después al papel, pero decidió no tomarlo en sus manos.
-No estoy lista.- dijo Camila.
-Lo entiendo.
-Ya es tarde, iré a dormir, buenas noches.- se despidió la morena abrazando nuevamente a Sinu.
-Buenas noches Kaki.- correspondió. –Por cierto, dos cosas más.
-Dime.
-Primero que nada, debes prometerme también que irás a terapias, después de lo ocurrido con... Ese sujeto, no puedes rehacer tu vida sin antes haberlo superado del todo, sin que todos lo superemos del todo.
-Es una promesa.- dijo Camila acercándose y extendiendo su meñique, Sinu hizo lo mismo y sellaron su promesa. –¿Qué otra cosa debías decirme?
-Me preguntaba por qué Lauren no ha venido a verte
-Oh...- "porque sólo quería tener sexo conmigo y ahora es demasiado cobarde como para venir y tratar de arreglar las cosas, aunque tal vez no le interese, a ella sólo le interesa jugar con los sentimientos de la gente y meter sus manos en vaginas inocentes." –Ella y yo tuvimos algunos problemas.9
-Lo lamento mucho, sé lo importante que es ella para ti. Pronto se arreglarán, no te preocupes, si es tu verdadera amiga entonces van a salir de ésta.
Y Sinuhe tenía razón, Lauren no era sólo la persona de la cual estaba enamorada, ni la otra mitad de su mente, corazón y alma. No eran sólo besos y abrazos, ni actos de amor eróticos, eran mucho más. Lauren era su amiga, era su mejor amiga y si esa amistad era real, si ese amor era real, si esa conexión era real, entonces ella regresaría.
Si eran reales entonces volverían.

Admin
Admin

Mensajes : 5816
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 38

Mensaje por Admin el Dom Ago 13, 2017 1:27 pm

El miércoles por la tarde Lauren fue a casa de los Cabello.
Dudosa se acercó a la puerta, insegura de si debería tocar, pero no supo en qué momento ya estaba golpeando la puerta con la esperanza de poder hablar con Camila.
-¿Lauren?
-Sofi, qué agradable es verte.
-¿Por qué no has venido a ver a Camila?- preguntó la niña con aires de tristeza.
-Lo sé, lo siento... Tuve algunas diferencias con Camz, pero vine para aclararlo todo.
-Creo que lo tendrás que arreglar otro día.
-No, espera Sofi, necesito verla, por favor.- suplicó Lauren.
-Yo no tengo problema, en realidad te he extrañado mucho y estoy segura de que ella también. Pero en este momento no se encuentra, fue a su terapia.
-Oh... Lo entiendo... ¿Crees que pueda verla más tarde?
-Mamá dijo que llegarían muy de noche, por eso hoy me quedaré con la señora Wilson, la vecina de en frente.
-Está bien, supongo que será otro día.- dijo Lauren dándose la vuelta y alejándose de la entrada, pero la voz de la pequeña intervino de nuevo.
-¿Por qué no me acompañas a su pórtico? Estoy segura de que está mirando por la ventana en este instante esperando a que yo llegue, pero pensando que eres una secuestradora. Es mejor antes de que venga la policía.
Lauren soltó una corta risita antes de responder. –Okay, te acompañaré.
-¿Por qué Camila ha estado tan triste estos días?- preguntó Sofi comenzando a caminar.
-Tuve una pelea con ella, le mentí para que se alejara de mí y ahora... Le he hecho daño.
-Tú me prometiste que jamás le harías daño.- reclamó la menor de los Cabello un poco enojada.
-Lo sé, en verdad lo siento. Creí que estaba haciendo lo correcto; ahora me doy cuenta de que provoqué todo lo contrario.
-¿Por qué le hiciste daño? Alguien que te ama no te hace daño.
-Algunas veces las...- ¿Personas? Lauren no era una persona, era un ángel. Pero cuando estaba con Camila sentía como si estuviese hecha para más que proteger a la Tierra de los demonios. Cuando estaba con Camila se sentía humana. –La gente comete tonterías sin pensar en las consecuencias y terminan dañando a los seres que más quieren.
-¿Eso significa que tú nunca quisiste herir a mi hermana?
-Yo jamás haría eso intencionalmente, la amo.
-Entonces ella te perdonará.- aseguró Sofi. –Al igual que yo.
Lauren le lanzó una tierna sonrisa antes de dejarla en la puerta de la señora Wilson, presentándose y despidiéndose cortésmente de ella.
Al día siguiente Lauren regresó a la casa de los Cabello, quienes habían salido a cenar para el cumpleaños de una de las tías de Camila, pero ésta se quedó porque tenía mucha tarea por entregar.
Lauren pensó que después de ver a Camila regresaría a su departamento para hacer todos los trabajos que no entregó en dos semanas.
El ángel se acercó a la entrada e intentó llamar, pero analizando la situación probablemente Camila le cerrara la puerta en la cara, si no es que llamaba primero a la policía. Decidió que la mejor opción sería darle una sorpresa y demostrarle que no estaba dispuesta a perderla.
Lauren voló hasta el patio trasero y aterrizó en el balcón del cuarto de Camila, tal y como lo hacía cuando todo comenzó.
No se molestó en cerrar sus alas, no supo por qué pero simplemente no lo hizo.
Lauren: ¿Podemos hablar?
Leído a las 20:15
Lauren: Camz... Por favor...
Leído a las 20:30
Lauren: Camila, no me ignores.
Camila: ¿Qué quieres Lauren?
Lauren: Hablar contigo, por favor.
Camila: ¿Por qué no vienes y lo arreglamos cara a cara?
Lauren: Porque no me has invitado a pasar.
Camila: ¿Ahora también eres vampiro?10
Lauren: Sólo abre la puerta de tu balcón.1
Leído a las 20:35
Camila abrió los ojos como platos y se levantó rápidamente de la cama, se miró al espejo y sintió la necesidad de arreglarse un poco la ropa y el cabello aunque no cedió a este impulso.1
Abrió la puerta y se encontró con ese esplendor angelical que tanto amaba.
-Hola.- dijo Lauren mirándola a los ojos.
-Hola.- respondió Camila.
Se quedaron en silencio unos minutos mirándose directamente a los ojos.
Entonces los ojos de Camila se cristalizaron y antes de que cayera al suelo, vencida por el llanto, Lauren corrió hacia ella con una velocidad impresionante y la sostuvo en sus brazos cubriéndola con sus alas.
La abrazó como si de ésta manera pudiese unir todos los pedazos rotos de su alma y corazón.
-Lo siento tanto, Camz.- dijo Lauren, sintió un nudo en su garganta y trató de contener sus lágrimas, pero no lo logró. –Perdóname, por favor.
-Dime que nada de lo que me dijiste es verdad.- suplicó Camila. –Dime que no me utilizaste sólo para eso, no me importa si ya no sientes nada por mí, sólo quiero saber que lo de aquella noche significó tanto para ti como lo hizo para mí. No puedo ser el objeto sexual de nadie otra vez...
Y Lauren comprendió el gran dolor que había dentro de Camila, dentro de su Camila.
-No te utilicé, necesitaba alejarte de mí para protegerte, pero ahora sé que no hice lo correcto.- dijo Lauren sintiendo los brazos de Camila sostenerla con la misma fuerza. –Estoy tan enamorada de ti, Camila, estuve enamorada de ti ayer, lo estoy hoy y lo estaré mañana, y así será hasta el fin de mi existencia.
-Yo también estoy enamorada de ti, Lauren. Pero dame una razón para que pueda perdonarte.
-Porque...- Lauren se detuvo unos segundos, tomó las mejillas de Camila y plantó un casto y sediento beso en sus labios. –Porque ¿quién va a amarte como yo lo hago?3
-Lauren...
-Dime Camila, dime ¿quién va a amarte como yo lo hago?
-Sólo tú, Lauren Jauregui.- le susurró Camila rozando sus labios para finalmente regresarle aquel beso de una forma más intensa, como si de alguna manera pudiera reconectar sus almas en su punto máximo.
La fricción de sus cuerpos aumentó junto con la intensidad del beso.
Y esa noche hicieron el amor por segunda vez.

Admin
Admin

Mensajes : 5816
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 39

Mensaje por Admin el Dom Ago 13, 2017 1:28 pm

El lugar era bastante oscuro y frío, las camas eran tan duras que parecían estar destinadas para ser estantes.
Noah estaba recostado tratando de dormir cuando escuchó que alguien lo llamaba desde afuera de su celda.
-Noah, despierta.
-Oh, gracias al cielo. Alexa, pensé que no vendrías.
La chica soltó una risita psicótica antes de hablar. –¿Qué te hizo creer eso? Estaba obligada a venir.
-Hey, baja la voz.- advirtió Noah. –Si te escuchan estás perdida.
-No pueden hacerme daño, son simples humanos.
-Deja de presumir, mejor ayúdame a salir.- pidió el chico extendiendo su mano desde dentro de la celda.
-¿Ayudarte a salir? ¿Y yo para qué te quiero ver aquí afuera?
-Para eso se supone que venías, para sacarme de aquí. Para sacarnos de aquí.- dijo Noah mirando hacia Drew, quien sí había logrado conciliar el sueño.
-Por supuesto que no, ustedes fallaron en algo tan simple.
-¡Estamos aquí por culpa tuya! Por lo menos ayúdanos a salir.- reclamó.
-Corrección, están aquí por no hacer bien su trabajo.- dijo Alexa bastante arrogante. –Y sino mal recuerdo, hicimos un trato, si fallabas entonces tendrías que pagarme.
-¿Pagarte? No puedo follarte aquí dentro, podrían escucharnos. Además Drew también duerme aquí.
-Yo nunca mencioné que quería sexo.
-¿Entonces con qué más piensas que te pague? Te recuerdo que estoy en prisión.
-Creí que era demasiado obvio lo que me debías ahora.- dijo Alexa con una atemorizante sonrisa.
-¿Lo es?- preguntó Noah bastante confundido.
-Quiero tu alma.- contestó Alexa, causando que un escalofrío recorriera todo el cuerpo del chico.11
-De... Debes estar bromeando.
-Yo nunca bromeo.
***1
Camila fue despertada al sentir unos suaves labios posarse en su cuello y morder ligeramente en su punto débil.
-Mmm...
-Buen día.- susurró la voz ronca de Lauren a su oído.
-Deberías despertarme así más seguido.- dijo Camila con una sonrisa.
Ella y Lauren estaban recostadas en la cama de la ojiverde, pues aquel fin de semana pidió permiso a su madre para pasarlo con su novia. Lauren abrazaba a Camila por la cintura mientras seguía mordiendo su cuello y depositando algunos cortos besos en su mejilla. Después de que habían arreglado sus asuntos, las cosas marchaban de maravilla.
-Levántate ya, las chicas dijeron que vendrían a desayunar y si nos encuentran así, estoy segura de que Dinah llamará a Chelsea y sabemos lo obsesionada que está.
-Mierda, es cierto. ¿Podemos quedarnos así sólo unos minutos más?- pidió Camila haciendo un puchero, algo a lo que Lauren no pudo negarse.
-Sólo cinco minutos.
-Que sean diez.
-Serán diez.- la ojiverde no era capaz de decirle a su novia que no, era toda una gobernada por ella.3
Y mientras ellas disfrutaban de su tiempo juntas, Alexa miraba por la ventana de Lauren desde afuera.8
-Eso es Jauregui, disfrútala todo lo que puedas. No te queda mucho tiempo. Esta vez tendré que ser yo la que se ensucie las manos.- se murmuró a sí misma.6
No mentía.

Admin
Admin

Mensajes : 5816
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 40

Mensaje por Admin el Dom Ago 13, 2017 1:28 pm

-He estado pensando.
-¿Qué has estado pensando?
Lauren y Camila estaban sentadas viendo The Notebook en la habitación de Camila, esperando a que dieran las siete de la noche para salir a cenar con sus amigos, pues por alguna razón sintieron la necesidad de pasar tiempo todos juntos, como si fuese la última vez que se verían...8
-He estado pensando...- comenzó Camila después de unos segundos. –En que ya no quiero seguir ocultándoselo a mis padres.
-Lo entiendo.- dijo Lauren tomando la mano de Camila entre las suyas. –Tal y como te lo dije hace un tiempo, estaré contigo para cuando lo hagas.
Camila esbozó una pequeña sonrisa y miró a su novia directo a los ojos. –Lauren...
-¿Sí, Camila?
-Te amo.
Y se lo dijo con el corazón, aunque tuvo la sensación de que tal vez no tendría otra oportunidad para hacerlo.6No estaba segura del por qué.
-Yo también te amo.
Iban a besarse cuando alguien golpeó la puerta.
-Niñas, ¿puedo pasar?
-Sí mamá, adelante.- dijo Camila después de soltar un suspiro.
-Te traje tu ropa limpia. Ya se está haciendo tarde, deberían irse ya si no quieren llegar tarde.- sugirió Sinu dejando la canasta de ropa a un lado de la puerta.
-Tienes razón. Regresaré un poco tarde.- avisó Camila.
-Bien, me saludan a las chicas. Y, Lauren, ¿podrías acompañar a Camila de regreso a casa o dejar que se quede contigo? No me gusta que ande sola por las calles a altas horas de la noche, tú entiendes...
-No se preocupe, yo la cuidaré.- dijo Lauren antes de que salieran.
***1
-Hola a todos.- saludó la pareja a sus amigos cuando entraron a Rocket Pizzas, hallando rápidamente la mesa.
-Demoraron bastante, creímos que no vendrían.
-Nos entretuvimos un poco en el camino.- respondió Camila haciendo referencia a su madre.
-No quiero escuchar detalles acerca de las perversiones que hicieron en el auto.- dijo Vero, a lo que Dinah carcajeó y chocó los cinco con ella.1
-¿Por qué no mejor pedimos ya la comida?- sugirió Lauren.
-Porque nosotros ya la pedimos.- dijo Normani.
-Pedimos dos pizzas, una para nosotros y otra para Mila.- bromeó Ally, a lo que todos soltaron una carcajada.4
Platicaron un poco sobre cómo había estado su semana, tal y como lo hacían casi siempre que salían.
Llegó la comida y arrasaron con la caja de pizza, por lo cual tuvieron que pedir una más. Camila no se llenaba ni comiéndose casi todo lo que había en las dos cajas.
Conversaban naturalmente, bromeaban y de vez en cuando lanzaban comida, pero Lauren no dejaba de tener un mal presentimiento, el cual había estado presente durante las últimas dos semanas. No resistió más.
-Vero, acompáñame al baño.- dijo levantándose casualmente para no lucir sospechosa.
-¿Por qué no le dices a Mila que te acompañe?- contestó Verónica alzando sus cejas, insinuando malos pensamientos de los cuales Allysus estaría decepcionada.3
-Porque si ella me acompaña, probablemente no salgamos en un buen rato.- Lauren siguió el juego. –Ahora, ven.
La ojiverde llevó arrastrando a su amiga y una vez que estuvieron dentro se aseguró de que la puerta tuviese puesto el seguro.
-Lauren, eres caliente y todo, pero eres como mi hermana y esto deberías hacerlo con tu novia.6
-Tengo un mal presentimiento.- soltó Lauren.
-¿Sobre qué?- preguntó Vero tomando el tema con seriedad, pues las corazonadas de la más pálida casi nunca fallaban.
-No lo sé, pero estoy segura de que Camz también la tiene, no hemos hablado de ello y tampoco he podido leer su mente, pero estoy segura de que ella siente lo mismo.
-¿Cómo estás tan segura?
-Por su mirada, está un poco preocupada. Hoy me dijo que me amaba pero... Lo dijo como si fuese la última vez que iba a decirlo, y no sabes lo impotente que me hace sentir eso.
-Honestamente yo también he tenido un mal presentimiento últimamente... Pero tal vez deberías hablar acerca de esto con ella.
-Lo sé pero... Espera, si tú también tienes un presentimiento ¿tendrá que ver con algo de La Academia?- preguntó Lauren comenzando a preocuparse.
Vero sólo se encogió de hombros. –Si Mani y Troy también lo sienten, entonces probablemente sí...
-Chicas.- interrumpió Normani. –Dinah quiere irse ya, dice que sus Camren feels no soportan que ustedes estén solas en el baño.
-Enseguida vamos.- dijo Lauren, y antes de que pudiera comentar la situación con la morena, Dinah entró al baño y la jaló de una oreja.
-Lo siento ojitos, no soy yo, son mis Camren feels, no me permiten soportar que estés sola en un baño con alguien que es tu novia.2
-¡Demonios Dinah!- se quejó Lauren por el dolor. –Ni siquiera Camz me hace esos dramas.
-Es una lástima porque...- antes de que la polinesia pudiese terminar de hablar, se encontraron con dos policías llevándose a Troy del restaurante.
Todos los comensales miraban mientras Camila y Ally intentaban detenerlos, pero Troy no oponía resistencia.
Un par más de oficiales se acercaron a los otros tres ángeles y las sacaron del restaurante. Ni Vero ni Normani se opusieron, pero Lauren estaba un poco alterada y más al mirar la cara de su novia.
-¿Qué rayos ocurre aquí? ¡Suéltenme!- exigió Lauren comenzando a patalear, pero cuando estuvieron lo suficientemente lejos, los oficiales sacaron unos cetros y con ellos sostuvieron a todos los seres de luz.
Fue cuando sus ojos esmeraldas cayeron en las placas, y dejó de resistirse.
Las otras tres chicas los seguían sin comprender nada, tratando de liberar a sus amigos, acto imposible.
-Chicas.- dijo Troy. –No lo hagan.
-No entiendo una mierda de lo que ocurre aquí.- gritó Ally.5
Los oficiales se adentraron en un pequeño bosque que estaba a las afueras de la ciudad, y en ese momento uno de ellos habló. Era una voz profunda, impotente y... No era una voz humana.
-Se supone que deberían entenderlo todo ya.
Siguieron caminando por un buen rato hasta que llegaron a la parte más profunda del bosque, soltaron a Vero, Lauren, Troy y Normani, aventándolos como si fuesen sacos de tierra y extendieron sus alas, cobrando forma de ángeles.
-Santa mierda.- susurró Dinah al verlos.1
Los oficiales, que en realidad eran guardias del Consejo, cerraron sus ojos tratando de invocar a alguien y segundos después apareció la señorita Opry con todos los mientras del Consejo actual.
Fue entonces cuando también apareció Alexa.
Al verla, los ojos de Lauren se tornaron oscuros y trató de abalanzarse sobre ella, pero los guardias clavaron sus cetros en los costados de la chica, causando que soltara un gran grito de dolor, pues las descargas eléctricas eran tan potentes que podrían matar a un humano.
Camila gritó del horror, pero la ojiverde se incorporó y le lanzó una mirada, haciéndole saber que se encontraba bien.
-Troy Ogletree.- dijo la señorita Opry.
-Presente.- dijo él con voz firme.
-Verónica Iglesias.
-Sí, señora.- contestó ella con el mimo tono de voz.
Fácilmente podrían ser confundidos con militares por la disciplina que mostraban.
-Normani Kordei.
-Presente.
-Y finalmente nuestra alumna estrella. Lauren Jauregui.
-Presente.- respondió Lauren. Su voz sonaba decidida, pero un tanto adolorida.
-Bien, están todos.- dijo la señorita Opry. –Para comenzar, voy a pedirte que te controles Jauregui. Y ustedes.- la señorita Opry se dirigió a las humanas. –No fueron citadas, sin embargo su presencia nos será de gran ayuda en este momento.
-¿Qué está ocurriendo?- preguntó Normani.
-Están en problemas, jovencitos.- dijo uno de los miembros del consejo
-Creímos que las reglas eran bastante claras.- intervino otro de los miembros.
-¿Conocen las consecuencias de la grave falta que han cometido?
-¿Qué?- preguntaron los cuatro al unísono.
-Las reglas del Consejo y La Academia exigen un poco interacción entre ángeles y humanos, pero ustedes no sólo han violado esa regla. Revelar su verdadera identidad frente a un ser inferior, un humano, pone en grave peligro la seguridad de nuestro sistema.- declaró la señorita Opry. –Las consecuencias ante tales faltas son más graves que sus actos, y ustedes conocen éstas consecuencias.
-Estamos dispuestos a hacer una excepción con ustedes siempre y cuando no vuelva a repetirse.- dijo uno más de los miembros. –La única razón por la que lo haremos será porque ustedes son los estudiantes más sobresalientes de nuestra clase.
Pero la verdadera razón era porque Lauren era su mejor estudiante, y no podían permitirse perder tal potencial. La única forma de lograrlo era salvando también a sus amigos.
-Sin embargo, necesitamos conocer cada versión de la historia.- continuó. –Es por eso que la señorita Ferrer está aquí, ella fue quien nos avisó acerca de este problema.
Todos miraron a Alexa como si quisieran matarla, lo cual no era una mentira. Ella sólo sonreía inocentemente.
-Las reglas son las reglas.- dijo.
-¿Cómo pueden hacerle caso a un demonio?
-Este demonio fue más honesto que todos ustedes.- dijo la señorita Opry. – Deberían estar muy avergonzados.
-¿Nosotros? ¡Ella nos secuestró a Camila y a mí! ¡Y mató a un humano!- gritó Lauren.
-Un momento, ¿es eso cierto?
-¡Por supuesto que no!
-¡Claro que lo es!- intervino Camila.
-Tú no te metas, asquerosa humana.- dijo un señor mayor, quien también era miembro del consejo.7
-¡No le hable así a mi novia!- respondió Lauren bastante molesta. Todos exclamaron de sorpresa ante la gran revelación, pero sólo una persona fue capaz de intervenir.
-Lauren...
Aquel otro miembro del consejo se quitó los lentes de Sol y levantó su capucha, revelando así su verdadera identidad.
-Papá...
-¿Tu novia?- preguntó él acercándose a Lauren, quien temblaba de miedo al darse cuenta de que sus padres al fin sabrían el secreto que escondió durante toda su vida.
-Yo... Yo...
-Alexa nos secuestró a Lauren y a mí.- dijo Camila tratando de desviar la atención de todos, pero también asegurándose de que se hiciera justicia. –Ella reclutó a mi ex novio para poder separarnos, pero terminó haciéndonos daño físicamente a ambas... Por su culpa él abusó de mí...
-Alexa Ferrer... Estamos aquí para proteger a los seres de este mundo, no para atentar contra sus vidas.
-Y no sólo eso.- dijo Lauren. –Ella robó el alma de Noah Booker.
-Eso no es verdad.- dijo ella tratando de salir de aquel problema.
-¿Entonces cómo explicas la misteriosa muerte de ese chico? Su amigo Drew lo vio todo, fue enviado al hospital psiquiátrico ya que nadie le creyó, pero es evidente que Noah hizo un trato contigo, y al fallar tú le robaste su alma.
-¿Es eso cierto, señorita Ferrer?- preguntó otro de los miembros.
-Yo... Necesitaba otra para mi colección, hasta la embotellé en un frasco.7
-Llevar almas al infierno por un trato que los demonios ofrecen a los humanos es un grave delito.
-No es un delito si él fue quien me ofreció el trato.
-El cual no es el caso.- dijo la señorita Opry. –¡Guardias! Llévenla a la corte, que los ángeles elijan la sentencia.
-¿Qué hacen? ¡Suéltenme!- exigió Alexa cuando los guardias se la llevaron. No pudo soltarse y desapareció ante una luz.
-En cuanto a ustedes.- dijo Opry. –Seamos justos, son lo suficientemente grandes para elegir su destino, pero saben que están en deuda con La Academia. Los dejaremos elegir como única excepción, aunque ustedes conocen el riesgo que tomen. Pueden elegir regresar al mundo de los ángeles, pues su misión fue ya completada, y mantener su historial con una pequeña mancha que no les afectará en gran parte. O quedarse en el mundo humano, con todos estos seres inferiores y sin posibilidades de ser de gran utilidad, pero perderán sus alas, se convertirán en simples mortales como ellos y perderán toda conexión con el mundo de los ángeles. Ustedes eligen.2
Los cuatro se miraron y antes de que el primero hablara, otra voz intervino.
-Lauren, esto no se va a quedar así, ¿qué demonios fue lo que escuché hace un momento? Disculpen pero esto es inaceptable.
-¿Mamá? ¿Qué haces aquí?- preguntó Lauren a Clara Jauregui, sintiéndose aún más nerviosa y mirando a Camila.
-¿Es ella la que te hizo eso, mi cielo?- preguntó tomando las mejillas de Lauren en sus manos y mirando a Camila con gran desprecio.
-Mamá, yo...
-Pueden arreglar esto en casa, no tenemos todo el día.- dijo otro miembro del consejo.
-Troy Ogletree, tienes la primera palabra.- llamó Opry.
-Voy a quedarme.
-¡¿Qué?!
-Lo que escuchó, me quedaré con Ally.- dijo mirando a la más pequeña, antes de que se acercara a ella, los guardas lo halaron hacia atrás, cayó de rodillas y con sus cetros le desprendieron sus alas, llevándose con ellas todo lo que lo ataba a ser un ángel.1
Soltó un desgarrador grito de dolor.
-Verónica Iglesias.- Opry le dio la palabra.
-Yo también voy a quedarme, ser un humano es divertido.9
El proceso se repitió, otro grito desgarrador se escuchó.
-Normani Kordei.
Normani miró a Lauren a los ojos, sabía lo que Lauren necesitaba.
Después miró a Dinah, Camila no entendió el por qué, sólo vio a su mejor amiga asentir.6
-Dejaré que Lauren escoja antes que yo. Estaré con ella.- decidió, Opry sólo asintió.
-Lauren, debes tomar tu decisión.1
Lauren miró primero al consejo, le importaba una mierda lo que ellos pensaran. Después miró a sus padres. No sabía lo que le esperaba, pero debía aclarar las cosas con ellos.
Miró a sus amigos, las únicas personas que habían estado con ella cuando más lo necesitó y la apoyaron a pesar de todo.
Finalmente miró a Camila, a su Camila, a su alma gemela. Sus ojos se encontraron y jamás había sentido lo que sintió en ese momento, tantas emociones juntas en sólo una mirada.
Camila era su persona, Camila era su todo. Necesitaba de Camila como ésta necesitaba de ella. Había tantas cosas por decir de Camila y Lauren, y ambas lo sabían...
Estaban enamoradas. Estaban vinculadas por algo más que la misión de Lauren.+ No había nadie más para Lauren, ni nadie más para Camila. Era sólo ellas dos.
Todos la miraban expectantes, unos esperando a que regresara, otros esperando a que se quedara.
Pero Lauren Jauregui había tomado ya una decisión.

Admin
Admin

Mensajes : 5816
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Epilogo

Mensaje por Admin el Dom Ago 13, 2017 1:29 pm

La habitación estaba repleta de cajas etiquetadas que estaban completamente llenas. Llamaron a la puerta, volteó para esbozar una sonrisa y seguir empacando todas sus pertenencias.
-Hey, ¿qué estás haciendo?
-Empacando.
-Mila, las clases comienzan en dos semanas, ¿para qué empacas ahora?
-Lo sé.- respondió la morena a sus dos mejores amigas, Ally y Dinah. –Pero el director de la universidad se comunicó conmigo, dice que mi currículum es sorprendente, así que me ofreció un puesto como edecán para el siguiente año; tengo que ir a partir de hoy para conocer las instalaciones y socorrer a los edecanes de último año.
-¡Mila! Esa es una excelente noticia.- exclamó Ally.
-Definitivamente.- sonrió Camila. –Viviré ahí durante un par de meses, mis padres decidieron mudarse así que regresaré con ellos cuando la mudanza esté lista. Las extrañaré mucho.
-Oh, sí. Sobre eso...- dijo Dinah evitando el abrazo de la morena.
-¿Qué ocurre?
-Ally y yo te tenemos una importante noticia.
-¿Está todo bien?- preguntó Camila un poco alarmada.
Dinah y Ally se miraron la una a la otra con una sonrisa traviesa y sacaron un papel cada una.
-La verdad es,- comenzó Ally. –que no te podrás deshacer tan pronto de nosotras.
-También fuimos aceptadas en la universidad de Nueva York.- dijo Dinah emocionada, ambas extendiendo sus cartas de aceptación a Camila, cuyos ojos brillaron y se abalanzó sobre sus dos mejores amigas.
-¡Es asombroso chicas! ¡No puedo creerlo, las felicito!
-Mis padres compraron un departamento para mí, y decidí que lo compartiré con Dinah así que podrás quedarte con nosotras siempre que quieras. Incluso puedes mudarte ahí, es lo suficientemente grande para las tres y está a un lado de la universidad.
-Eso sería asombroso chicas. Prometo que discutiré con mis padres sobre esto.- rió la morena. –¿Qué hay de Troy?
-Consiguió un trabajo como mecánico en Nueva York, así que también se mudará.
-Y no vas a creer de qué más nos enteramos.- dijo Dinah.
-¿De qué?
-Vero también fue aceptada. Estaremos todos en Nueva York.
-Casi todos...- murmuró Camila lo suficientemente alto como para que las chicas lo escucharan.1
-Creo... Que ya debemos irnos.- Dinah cambió el tema, sintiéndose un poco culpable por causar aquel recuerdo a la chica de ojos chocolate.
-Es mejor que te apresures si no quieres llegar tarde.- continuó Ally. –Te veremos en dos semanas.
-Cuídense chicas, las veré en dos semanas.
-Recuerda no hablar con extraños.- finalizó la polinesia antes de abrazar a Camila, Ally imitó el acto y salieron después de despedirse.
Lo último que le faltaba a Camila eran sus maletas. Se sentó en la cama y antes de guardar las últimas cosas, sacó de una de las cajas su viejo diario, pasó sus dedos delicadamente sobre la pasta y finalmente lo abrió casi por el final.
Suspiró.
-¿Por qué tuviste que marcharte?- le preguntó a aquella tira de fotografías que se encontraba en medio de dos páginas.
La levantó y admiró los momentos que se encontraban ahí congelados, para después tomar la pluma que estaba debajo.
No era una pluma para escribir. Era una pluma de alas.
-¿Cómo pudiste dejarme de esta manera?- volvió a preguntar, pero ésta vez recordó cada detalle de aquella noche.
Recordó los ojos de Lauren mirarla con culpa, después la mirada que lanzó a los padres de la ojiverde, esperando que lo que estaba por venir no fuese verdad; y finalmente otra mirada de su entonces novia, una mirada que sólo gritaba 'lo siento', para finalmente preferir a sus alas en lugar de a Camila.30
Jamás había sentido una sensación como aquella.
Decidió que no podría deshacerse de aquellos recuerdos, pero tampoco podría detenerse para sufrir.
Si Lauren algo le enseñó, fue que la vida sigue y no espera a nadie.
Cerró el diario antes de ponerse a llorar y lo guardó en una caja etiquetada como 'cosas importantes que deben dejar encima de mi cama'. Pues sus padres se llevarían aquellas cajas a la nueva casa y les harían lo que decía en las etiquetas, tiempo después Camila se encargaría de acomodar todo a su gusto.
Cerró su maleta, la haló del asa y se dirigió a la parte baja de su casa en Miami, esa sería la última vez que estaría allí.
-Mamá.- llamó desde la sala, antes de salir por la puerta principal. –Ya me voy.+
Su siguiente destino: la universidad de Nueva York.


Admin
Admin

Mensajes : 5816
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Angels To Fly

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.