Another Love

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Another Love

Mensaje por Admin el Jue Sep 14, 2017 5:17 am


Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

1

Mensaje por Admin el Jue Sep 14, 2017 5:19 am

-¿Estas hablando en serio? - pregunta una Camila incrédula por lo que escuchaba y la sonrisa de su gemela fue suficiente para saber que hablaba en serio, pero muy en serio.5
-Me debes miles de favores, así que es momento de pagarme uno...
-Karla... ¿te das cuenta de lo que me estas pidiendo? Las otras veces han sido diferentes, pero esta es...
-Sólo sera un mes, después de eso me divorcio y tendremos nuestra libertad de nuevo. - Karla hablaba muy tranquila y Camila empezaba a caminar de un lado para el otro.
-No lo haré...no lo haré. - Repetía Camila una y otra vez, mientras negaba con la cabeza. ¡Era una idea descabellada!1
-Claro que lo harás hermanita...
-¡Yo no te puse una pistola en la cabeza para que te casarás con ella! ¡Idiota! -le recriminó Camila a su hermana, visiblemente enojada.1
-¡Estaba borracha y en Las Vegas! Además Lauren se aprovechó de mi estado para lograr que me case con ella. - Se defendió Karla encogiendose de hombros.
-Mira, yo no conozco a esa tal Lauren pero...
-Es una ojiverde idiota que se aprovechó de una mujer indefensa cómo yo. - interrumpió a su hermana riéndose por lo que decía.2
-¡No decías lo mismo cuando te la llevabas a la cama!
-Era y es diferente, Lauren esta loca, así que tu me vas a ayudar a deshacerme de ella, te comportas como una basura durante un mes y de seguro me pide el divorcio...
-No lo haré. - Camila se negaba rotundamente.
-Lo harás, por supuesto que lo harás...

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

2

Mensaje por Admin el Jue Sep 14, 2017 5:20 am

"En qué momento decidí meterte en esto"
-Camila, Karla acaba de irse y me...
-Deja de fastidiarme Vero– Camila interrumpía a la chica colocándose una almohada sobre la cara, estaba tirada en su cama, preguntándose que clase de locura iba a cometer.
-Me dejo dicho que la tal Lauren llegara en dos horas y que tienes que ir a reco...
-¿Qué dejo dicho qué? – Camila se alterada y se paraba frente a Vero.
-Ehh... – Vero se acomodaba los lentes nerviosamente – Lo que acabas de oír, viene a quedarse un mes...
-¿Qué? ¿Karla se volvió loca? –Su tono de voz era de incredulidad y salía hasta el balcón de su cuarto a tomar aire, un hermoso paisaje le inundaba la vista, dándole un poco de tranquilidad – Karla no me dijo nada de que se quedaría aquí...
-Tu hermana está loca desde que nació – dijo Vero con cierta burla saliendo también al balcón y Camila rodo los ojos – Y lo más lógico es que si están casadas, es que la muchacha esa quiera quedarse aquí y como tu asistente personal, es mi deber informarte que esto es una locura...
-Lo sé...
-En primer lugar tú no eres Karla, en segundo lugar tú trabajas cosa que tu querida hermana no hace, solo se dedica a viajar y a vivir del dinero de tu madre, tercero, cuando Clara regrese se dará cuenta de lo que está pasando y querrá matarla a las dos ya que volvieron a sus andanzas, Liam también las va a descubrir y... por ultimo ¿Crees que esa tal Lauren no se dará cuenta? ¿Cómo le vas a explicar ciertas cosas? Porque seguro tonta no es...2
-Según Karla si-murmuro Camila no muy segura– Y solo será un mes – intentaba convencerse a sí misma – Me porto mal, lo más seguro es que se decepcione y quiera el divorcio...
-Si logro que Karla se casara con ella, ni un pelo de tonta debe tener...
-Karla estaba borracha y en Las Vegas, tú y yo sabemos que en ese lugar cualquier cosa puede pasar...
-Si claro, me imagino que esa es su excusa – dijo Vero negando con la cabeza Camila, no se cuales son los motivos por los cuales la estas ayudando...
-Es mi hermana, le prometí a mi padre que la cuidaría y... y además me ha ayudado mucho... interrumpió el posible sermón que Verole iba a dar.
-Es verdad que es tu hermana pero no es una niña Camila, no es la primera vez que la ayudas con algo así y déjame decirte que en esta ocasión las cosas se te pueden ir de las manos – dijo Vero seriamente abandonado el lugar.
-No será así, solo un mes, un bendito mes...
-Camila... ¡Camila! ¿A dónde vas tan apurada?...
-Hola Liam, este voy... yo voy por ahí –respondió Camila desviando la mirada hacia cualquier lugar-¿Qué haces aquí? ¿No deberías estar en la empresa? – intentaba desviar la conversación, estaba muy nerviosa y las manos le temblaban.
-El auto está listo – Vero llegaba al lugar y rodaba los ojos al ver al mayor de los hermanos Cabello.
-Hola Vero– saludo Liam a la morena con cierta picardía, la miraba de arriba abajo y le guiñaba un ojo – Quiero saber si al fin aceptaras mi propuesta latina caliente...3
-En tus sueños Cabello – dijo Vero con molestia – No eres mi tipo – le volvió a aclarar una vez mas.
-No pensarías lo mismo si...
-Liam ... -Camila llamaba la atención de su hermano, no permitiría que se propasara su asistente latina.
-¿Qué pasa hermanita?, apuesto a que Karla se lo pide y acepta, por cierto ¿Dónde está? –El chico le pregunto a su hermana.
-Eh no sé, ya la conoces, nunca dice donde va...
-Ni las locura que hace... – murmuro Vero por lo bajo y con mucha molestia, Camila le dio una mirada asesina, así que decidió callarse.
-¿Qué cosa? –Pregunto Liam confundido, no había logrado escuchar lo que había dicho Vero
-Nada... -se apresuro a decir Camila – Nos vamos – agarro a Vero de uno de sus brazos y la arrastraba a la salida.
-Mujeres...-murmuro Liam viendo como las dos morena salían de la casa.
-La próxima vez cierra la boca – le recrimino Camila a su asistente, arrancando el auto.
-Liam no es idiota, bueno si lo es, así que se dará cuenta de la ridícula idea de Karla ...
-Posiblemente sí, pero por lo menos se, que el mantendrá su boca cerrada – dijo Camila con sorna y la latina rodó los ojos.
-Claro que lo hará, si es igual a Karla ...
-Ya Vero, deja de mortificarme, ahora no solo tengo que preocuparme por la campaña publicitaria que tengo que tener lista en dos meses, sino que también tendré que preocuparme por Lauren... ¿Cómo me dijiste que era el apellido?...
-Jauregui...Lauren Jauregui, proviene de una importante familia de abogados, su padre es uno de los abogados más temidos de New York– hacia una pausa –Su nombre es Michael Jauregui tiene un bufet junto a su mujer Clara y su hermano, tienen mucho dinero, lo que no entiendo es cómo Karla se metió con ella sabiendo...
-Veo que la estuviste investigando... -interrumpió Camila a la latina riéndose un poco, aunque conociendo a Vero, sabía que lo haría- ¿Tienes una foto por si acaso?...
-No, lo raro de todo es que no encontré ninguna...
-Debe ser por seguridad, sus padres son abogados y viven defendiendo a gente, a veces hasta culpables, así que lo que menos quieren es exponer a su hija...
-Posiblemente...-murmuro Vero con su vista fija al frente – Vira aquí, tenemos que ir por tu gay favorito...
-Ya sabía yo que no te ibas a quedar con la boca cerrada...
-Camila, déjame informarte que tu y Karla tienen un estilo muy diferente para vestir...
-Harry no empieces... -dijo Camila algo fastidiada y nerviosa, iban rumbo al aeropuerto a recoger a la esposa de Karla y a cada minuto que se acercaban, Camila Cabello hacia conciencia de que era una malísima idea.2
-Ya le va a salir lo gay – opinaba Vero desde el asiento de atrás.
-Pues soy un gay con muy buen gusto– dijo el chico muy creído – Lo que quiero decir es que Karla prefiere los vestidos, mientras que tu, unos jean y camperas de cuero, lo que te hace muy lesbiana...3
-See... see – Camila rodaba los ojos y Vero soltaba una carcajada.
-Y seguro-continuo Harry- La tal Lauren se preguntara porque ya no utilizas los descotados vestidos que te hacen ver como una zorra – término de decir el chico chocando los cinco con Vero.
-Karla no se ve como una zorra... - dijo Camila defendiendo a su hermana.
-Claro que si...-susurro Vero solo para que Harry la escuchara.
-Lo que ustedes digan – dijo Camila totalmente aburrida y sin ganas de pelear.
-Todavía no entiendo porque estas cometiendo esta locura –hablo Harry que estaba junto a Vero y Camila, esperando cerca de la puerta de arribo de pasajeros del aeropuerto.
Camila estaba cruzada de brazos con sus gafas de sol puestas, intentando ocultar su nerviosismo.
-Lo mismo me pregunto yo – agrego Vero mirando para todos lados.
-Cierren esas bocas que me ponen más nerviosa de lo que ya estoy...-callo a los dos chicos y las puertas de arribo se abrieron.
-Y ahí viene... -murmuro Vero.
-Esperemos y por lo menos sea guapa –dijo Harry con su mirada fija en la gente que ya empezaba a salir.
Camila empezó a sudar frió y el pulso comenzó a acelerarse, quería salir corriendo y internamente maldecía a Karla y a ella misma, por haber aceptado ayudarla. Ninguna de las chicas que salía se acercaba a ella, así que rogaba que la tal Lauren se hubiera arrepentido.
No supo cómo o simplemente no la vio venir, pero una chica con el vestido rojo más sexy que había visto en su vida y con una belleza que debería ser declarada ilegal, se acercaba a ella con una inmensa sonrisa se saco las gafas y apenas fue consciente de la cercanía de la chica, que ni siquiera pudo esquivar su cuerpo ni sus brazos, que enseguida enrollaron el suyo en un abrazo.
-Dios mío...- susurro Harry mirando de pies a cabeza a la ojiverde.
-Karla sí que tiene suerte... -murmuro Vero también copiando la acción de Harry.
-Te extrañe mi amor –la ojiverde se separo un poco y en enseguida busco los labios de su esposa, o de la que creía que era su esposa.
Camila no pudo quitarse, sus labios estaban siendo besados por unos que ni podía corresponder y sus ojos estaban abiertos como platos, la ojiverde se separo sintiendo como su beso no era correspondido y miro fijamente a Camila, que estaba sin palabras.+
-¿Qué pasa mi amor? ¿No te alegras de verme?...

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

3

Mensaje por Admin el Jue Sep 14, 2017 5:20 am

-¿Qué pasa mi amor? ¿No te alegra verme?...
-Hola soy Harry- el chico se interponía entre una Camila que estaba en estado catatónico y una Lauren asombrada por el recibimiento.
-Hola soy Lauren... mucho gusto... - susurro, sin quitarle la mirada de encima a Camila que se le habían comido la lengua los ratones.
Eres muy guapa, Cam... digo Karla se quedo corta cuando nos hablo de ti.
-Gracias –agradeció Lauren sin prestarle mucha atención al muchacho.
-Ella es Verónica - Harry señalo a la latina La asistente personal de Cam... este de Karla...
-¿Asistente personal? –Pregunto Lauren aun más confundida mirando a "Karla"
-Sí, ¿No te dijo que trabajaba? – esta vez fue Vero la que hablo y le estiro la mano a Lauren – Verónica Iglesias, mucho gusto...
-El gusto es mío y no, no lo sabía...
-Pues sí, tienes una esposa muy responsable – dijo Vero con sorna abrazando a Camila por los hombros.
-Y muy lesbiana también... - agrego Harry riéndose, cosa que hizo que finalmente Camila reaccionara.1
-Cierren la boca y dejen de fastidiar a... – Camila se quedo callada olvidándose completamente del nombre de la esposa de su hermana, seguramente de los nervios
-Lauren ... -le susurro Vero.
-De Lauren– dijo finalmente Camila-¿Y tus maletas? – le pregunto a Lauren tratando de romper la tensión que estaba en el ambiente
-Deben estar por traérmelas – respondió la ojiverde algo desganada
-Ok, iré a preparar el auto –dijo Camila prácticamente saliendo a la carrera del lugar
-¿Qué le pasa a Karla? – pregunto Lauren con el ceño fruncido, viendo el camino que recorría Camila hasta la salida del aeropuerto – Esta rara, parece que no fuera ella, hasta viste diferente...
-Es por el trabajo – se apresuro a responder Harry –Desde que su madre se entero que se había casado, le dijo que tenía que responsabilizarse y trabajar ¿Verdad Vero? –el chico buscaba la ayuda de la latina.
-Sí, está un poco agobiada – continúo Vero –Ya sabes, ¡Esta casada!, tiene que cambiar muchas cosas y por sobre todo trabajar,eres su esposa y tiene que mantenerte...
-¡Ay que linda! – dijo Lauren muy emocionada– Mis padres se alegraran mucho cuando sepan que me case con alguien responsable y por sobre todo que me ama...
-Si supieran... -susurro Vero.2
-¿Decías? – le pregunto Lauren.
-Que Karla está muy enamorada de ti...
-Lo sé y yo de ella – Lauren hablaba y suspiraba enamorada -Mejor voy a ir a ver como esta mi cosita ¿Se hacen cargo de mis maletas?..-Si claro... – respondió Vero intentando contener la risa al igual que Harry, Lauren solo sonrió y se fue en busca de su esposa –La cara que pondrá Camila cuando esta ojiverde le
diga cosita será todo un poema, no me pienso perder eso por nada del mundo....
-Ni yo, créeme que ni yo...
-¡Karla!...
-¡Dios santo! ¡Casi me matas del susto!...1
Lo siento mi amor, pero es que estabas ahí toda ida y no me prestabas atención...
Estaba... estaba arreglando el auto...
Puedo ver eso Karla, pero no es necesario mi amor, está perfecto, todo en ti es perfecto –dijo Lauren acercándose peligrosamente a la morena.
No – la detuvo Camila apartándose bruscamente, dejando completamente descolocada a Lauren.
¿No qué? ...
Este, lo que pasa es que... es que...
¿Qué? – Lauren esperaba una respuesta impacientemente
Tengo tos – dijo Camila fingiendo que tosía- Y... y te puedo contagiar – nuevamente fingía toser– No querrás que se dañe tu hermosa voz...
Eres un amor y me encanta que te preocupes por mí...
'Yo y mi maldita boca pensaba Camila mentalmente – 'tienes que hacer que se decepcione, no que se enamore mas de ti ¡Uy que idiota!...
-¡Karla ¡Karla!....
¿Qué? –Camila salía de sus pensamientos.
¿Estás bien? –Le pregunto Lauren– Déjame ver si tienes fiebre – nuevamente se acercaba a la morena y con una de sus manos le tomaba la temperatura –No tienes, estas normal – sonreía – Te amo y no me importa si me contagias, pero ahora te besare, me muero por besarte...
Lauren no... - susurro Camila viendo como Lauren se acercaba hacia a ella, directamente a sus labios. Sintió como Lauren rodeo su cuello y junto lentamente sus labios con los de ella, como los presionaba suavemente buscando que se movieran, pero su mente le decía que no podía
hacerlo, que estaba mal, pero el perfume de Lauren que al principio no había percibido, la mareo por completo y simplemente se dejo besar.
La ojiverde la atrajo más a su cuerpo y movió sus labios de una manera tan sensual que por un momento creyó que las piernas le habían temblado, algo que nunca nadie había hecho.
La lengua de Lauren pidió permiso para entrar en su boca y sorprendiéndose así misma lo concedió, la mujer de su hermana parecía no tener intensiones de separarse.
-Wowww – susurro Lauren apenas el beso finalizo – No sabía que besabas así, pero me encanta...
Yo... -se alejo antes de que Lauren la besara de nuevo – Creo que mejor vamos por las maletas...
-No será necesario, aquí están – Vero llegaba junto con Harry y un monta cargas, con un buen numero de maletas.
-Lauren se ha traído todo el ropero – dijo Harry dramáticamente
No, solo son unas cuantas cositas – aseguro Lauren pegándose nuevamente a Camila, que no sabía dónde meterse por la mirada que le estaba dando Vero.
Ok, será mejor que nos vayamos – dijo Camila caminando hasta la puerta del copiloto y la abrió para que Lauren se subiera – Sube de una vez...
Gra...gracias – agradeció Lauren sin entender nuevamente el cambio de actitud de "esposa".
Y ustedes suban las maletas –dijo Camila mirando a su asistente y a su amigo, que se habían quedado parados como estatuas
Creí que la ibas a espantar, no a comértela a besos a la primera oportunidad que tuvieras – le recrimino Vero.
Ella me beso – se defendió Camila.
Supongo que por eso dejaste que te metiera la lengua en la boca – agrego Harry de manera insinuante.
Ni siquiera me gusta, así que dejen de decir estupideces y suban de una maldita vez las maletas - término de decir Camila caminando hasta la puerta del piloto, la abrió de manera brusca y se subió dando un fuerte portazo, que asusto a Lauren.
¿Estás bien? – Le pregunto de la manera más tranquila Lauren.
¿A ti que te importa? – Le devolvió la pregunta de mala manera – Solo haz silencio...1
Ok... -susurro Lauren encogiéndose en su asiento, sentía que algo no andaba bien.4
-¡Y ustedes dos apúrense y dejen de mirar! –la morena les llamo la atención a Harry y Vero que desde la parte de atrás miraban muy interesados, los dos chicos rodaron los ojos y terminaron de subir la maletas. Camila suspiro aliviada mirando de reojo a Lauren, que no movía ni un musculo de la cara.
Minutos más tardes llegaban a la casa de Camila, que más bien era como un tipo de mansión, Lauren estaba un poco sorprendida por lo lujosa y grande que era.
Se cuestionaba así misma que tanto de la vida de Karla conocía y que no, nunca le había mencionado que trabaja, ni le había presentado a nadie de su familia y ahora que estaban casadas, después de un año de haberse conocido y no podía sentirse mas fuera de lugar.2
-Esta será tu habitación – Camila entraba seguida por Lauren a la habitación de Karla, no pensaba meterla en la de ella.
-Es muy bonita – dijo Lauren mirando detenidamente todo.
-Eh si – dijo la morena no muy segura, ella y Karla podrían parecerse físicamente, pero tenían gustos muy diferentes.
-¿En ese armario están tus cosas?...
-¿Si?...
-¿Hay lugar?...
-Claro, puedes poner todo lo que quieras...
-Ok – murmuro Lauren sentándose sobre la cama – Es cómoda, dormiremos bien aquí... -dijo de manera insinuante y eso hizo un click dentro de la cabeza de la morena.
-Eh, yo voy a ver a Vero – susurro Camila saliendo de la habitación y bajo las escaleras, buscando apresuradamente a Vero – Quiere dormir conmigo – fue lo primero que salió de su boca, apenas encontró a su asistente en la cocina.
-¿Quién?...
-La ojiverde quiere dormir conmigo... -volvió a repetir lo mas bajo que podía para que nadie la escuchara.
¿Y que esperabas? Es lógico que quiera hacerlo Camila, Karla es su esposa...
-¡Pero yo no!...
-Bueno tu solita te metiste en esto, así que te aguantas...
-¡No estas ayudando! – se quejo Camila respirando pesadamente.
Ya no puedes echarte para atrás, todo esta listo, nadie mencionara tu nombre, Liam no será problema, el gran problema será cuando tu madre regrese, porque no solo querrá matar a Karla , sino que a ti también por solaparle tonterías...
-No me lo recuerdes...
-Pues bueno cariño, a dormir con Lauren– dijo la latina guiñándole un ojo y saliendo de la cocina.
-Idiota – murmuro Camila pasando sus manos por su cabeza.
-Srta. Cam... digo Karla... -una de las empleadas entraba al lugar y enseguida la morena le prestaba atención.
-Dime Jules...
-¿Qué preparo de cena?...
Lo que quieras, pero que sea ligero por favor, iré a ver que se le ofrece a la señora...
-Esta bien Srta. Karla...
-Gracias... -susurro Camila saliendo de la cocina, por lo menos sus empelados no serian ningún problema.
"Seguramente Karla se lo ha de estar pasando de lo lindo y yo aquí haciéndome cargo de su mujer, que fastidio, solo a mi se me ocurre ayudarla ¡Estupendo Camila!...
-Lauren... ¡Dios mío! –abrió los ojos como platos y se tapaba los ojos como podía.
-¿Qué pasa Karla? ¿Nunca me has visto desnuda? – le pregunto Lauren sonriendo por la reacción de la morena.1
-¿Podrías cubrirte? ¿Por favor? – le pidió como pudo, estaba mas roja que un tomate y cerraba fuertemente los ojos.
-Deja de ser tontita mi amor – dijo acercándose a Camila y abrazándola poniéndola mas nerviosa.
-Lauren...
-Hace calor y quiero ducharme ¿Lo hacemos juntas? –Su tono de voz era insinuante y Camila no aguanto más, se giro para salir huyendo, pero Lauren fue más fuerte y la detuvo -Se que estas nerviosa y que el trabajo te tiene agobiada – susurro sobre el cuello de la morena y le dio un pequeño beso, que la hizo estremecer – Pero estoy aquí contigo, saldremos juntas adelante ¿Ok?...
-¿Ok?... – susurro Camila liberándose del agarre de Lauren y salió de la habitación, se fue directo a la de ella y se encerró, no saldría de ahí hasta que Lauren se pusiera algo de ropa.3
"Dios mío, voy a matar a Karla ¡La voy a matar!, aunque... aunque la ojiverde no esta nada mal, esta... esta muy bien, tiene tremendo... ¡Dios! ¿Qué estas pensado? ¡Es la mujer de tu hermana!...2
-Felicidades Camila, te has sacado la lotería... -suspiro tirándose a su cama. – A ver como sales de esta...

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

4

Mensaje por Admin el Jue Sep 14, 2017 5:21 am

Si algo caracterizaba a Camila Cabello era su buen dormir, sus horas de sueño eran sagradas y cuando se acostaba en su cama, no había poder humano que la despertara.
Pero eso había cambiado en una sola noche, Lauren Jauregui había conseguido lo que nadie desde que salió de la barriga de su madre, tenerla despierta todo la noche y no era para menos, la ojiverde la tenia abrazada desde las manos hasta las piernas y con su cabeza descansando sobre su pecho, mientras dormía plácidamente.
No podía mover ni un musculo y contaba los minutos para que amaneciera, lo raro de todo, es que Lauren no se movía para nada y a ella ya le dolía todo el cuerpo.
"Karla tendrá que recompensarme por esto, le va a costar muy caro, muy caro..."
Sus plegarias finalmente fueron escuchadas y Lauren se desprendió de su cuerpo, ubicándose del lado derecho de la cama.
"Al fin... creí que moriría aplastada, que mal dormir tiene Dios, me duele todo...
Se quedo mirando detenidamente el cuerpo de Lauren que estaba descubierto, le recorrió con la mirada la espalda, las piernas y su gran trasero.
"Aunque debo reconocer que la loca de mi hermana tiene buen gusto, la ojiverde esta bien guapa, tiene buen cuerpo, buenas piernas, buenas te... ¿Qué demonios estás haciendo?, mejor me doy una ducha...
Se levanto rápidamente sin hacer ruido, no quería despertar a Lauren y que se pusiera melosa. Minutos más tarde Camila estaba junto a su hermano mayor desayunando, su madre estaba de viaje de negocios, así que por el momento eran solo los dos.
-Cuando nuestra madre lo sepa, la que se va a armar Camila...
-Shhh, no me digas Camila que te puede escuchar... -susurro lo más bajo que podía.
-No la veo por ningún la...
-Buenos días...-Lauren llegaba a la mesa interrumpiendo al mayor de los Cabello, a quien enseguida miraba – Ah hola... -se paro en seco sin saber como reaccionar.
-¡Hasta que al fin conozco a mi cuñadita! – Liam se levantaba de la mesa mostrando mucha efusividad y Camila rodaba los ojos – Liam Cabello, soy tu cuñado, un gusto conocerte Lauren – le estiraba la mano y la ojiverde aceptaba el gesto.1
-Lauren Jauregui, mucho gusto...
-El gusto es mío, pero siéntate, el desayuno espera por ti...
-Gracias – susurro Lauren sentándose al lado de Camila, que no quitaba la mirada de su plato–Buenos días mi amor ¿Por qué no me despertaste?...
-No quise molestarte – respondió obviando la mirada que le estaba dando su hermano.
-¡Ay que linda mi hermana! – dijo Liam con sorna y solo Lauren sonrió por aquel comentario.
-Ella es más que linda – dijo Lauren dándole un beso en la mejilla a Camila, que sin saber porque, se sonrojo.1
Seguro que lo es, bueno, me gustaría seguir acompañándolas, pero el trabajo me llama ¿Ya tienes el boceto de la campaña? – pregunto Liam a su hermana.
Ya tengo pensado el tema, pero ya sabes que por el momento no puedo avanzar- respondió Camila señalando disimuladamente a Lauren – Pero en unos días mas, tendrás ese boceto en tus manos...
-Me parece bien, bueno, que tengan un lindo día –Liam se acerco tanto a su hermana y a su "cuñada" y se despidió.
-Es agradable tu hermano – dijo Lauren llevándose un poco de fruta a la boca, del plato que estaba frente a ella.
-Lo es... -murmuro Camila.
-Por cierto, ¿En que trabajas? ¿Por qué no me lo habías dicho?...
-Ah, este yo... - no sabia que decir – Trabajo en la empresa de la familia y soy directora creativa, me encargo de todo lo que tenga ver con las campañas publicitarias...
-¿Empresa familiar? – Continúo preguntando Lauren.
-Chocolates, nuestra empresa produce los mejores chocolates del país...6
-Vaya, no lo sabia –susurro Lauren algo triste -¿Y tus padres?...
Mi mamá esta de viaje por negocios y mi padre murió cuando tenia trece años...
-Lo siento mi amor, no lo sabia...
-No es tu culpa... - murmuro Camila bajando la mirada.
Aun así tendría que saber estas cosas, es decir, no se casi nada de ti y eso no me gusta, siento que antes la pasábamos tanto tiempo en la cama...
-Ay Dios...
-Que nunca tuvimos tiempo de hablar de ciertas cosas – continuo Lauren sin percatarse de lo incomoda que se había puesto la morena.
-Si claro...
Pero ahora podemos conocernos mas, tenemos todo el tiempo del mundo
"Debí suponer que la única relación que tenia Karla con Lauren, era sexual, pero al parecer la ojiverde no lo sabia...
-¡Por supuesto! –Dijo Camila fingiendo emoción. Un teléfono sonaba y Camila miraba para todos lados, Lauren estaba fuera de su vista, así que rápidamente abría la llamada.
-Diga...
"Hola querida hermanita...
-¿Qué quieres Karla?...
Dios que carácter... Camila rodaba los ojos por lo que decía su hermana, su actitud era tan tranquila, mientras ella estaba a borde del desquicio.
-Habla de una buena vez Karla ¿Qué es lo que quieres?...
-Solo llamaba para preguntarte cómo voy con Lauren , ¿Ya quiere el divorcio?...
¿Crees que en menos de dos días voy a conseguir que quiera el divorcio? – le pregunto a su gemela sarcásticamente
"No, pero algo debes estar haciendo ya, en serio necesito librarme de Jauregui...
-karla esa chica te quiere y aunque ya me di cuenta que lo único que hacías era llevártela a la cama, todavía no entiendo porque te casaste con ella...
"Ya te dije que Lauren se aprovecho de que yo estaba borracha, para lograr que me casara con ella...
Aun así no se merece que le hagas algo como esto, ¿Sabes que sus padres son abogados? ¿Hace cuanto que la conoces?...
"No me interesa nada que tenga que ver con ella, solo quiero que me dé el divorcio y ya...
-Karla... Karla, me colgó... - miraba incrédula su teléfono y negaba con la cabeza.
-¿Con quién hablabas?...
-¡Lauren me asustaste!...
-¿Con quién hablabas Karla? – volvía a preguntar Lauren seriamente.
-Ehh, una amiga que me va a ayudar con la campaña publicitaria – mintió Camila y empezó a sentirse un poco mal, a primera vista Lauren parecía una buena chica y aunque su hermana dijera que se habría aprovechado de ella para casarse, estaba segura que Karla lo había hecho más veces y de la peor manera.
-Ahhh entiendo ¿Saldremos hoy? – pregunto Lauren acercándose a quien creía que era su esposa y lentamente Camila iba dando pasitos para atrás, sabía lo que se venía.
Yo, yo... no creo que podamos, tengo que resolver unas cosas en el trabajo y.... – se dio cuenta que ya no podía retroceder mas y paso saliva pesadamente.
-Está bien ¿Pero está noche salimos? – Pregunto la ojiverde rodeando con sus brazos el cuello de Camila, quien intentaba virar su rostro.
-Yo... yo te aviso porque creo que saldré tarde y...
Bueno no importa, esperare a que regreses y tendremos una estupenda noche – dijo Lauren de manera insinuante acercando sus labios a los de Camila, que cerraba los ojos vencida.
-Camila necesito....
-¡Vero! – grito la morena haciendo a un lado a Lauren y corrió a refugiarse tras la espalda de su asistente.
"Aleluya...
-Creo es la primera vez que te veo feliz por mi presencia – dijo Vero mosqueada y a la vez sonriendo, pero la sonrisa se le borro cuando vio la expresión de Lauren, se veía muy enojada, así que aclaro su garganta – Buenos días Lauren...
-Hola...
-Gracias... gracias – le susurraba Camila a su asistente por detrás y evitaba mirar a Lauren.
-Eh yo solo venia por Kar... Camila... -dijo Vero casi equivocándose de nombre.
-Ok... -murmuro Lauren no muy interesada, no sabía que le estaba pasando a su esposa, estaba demasiada rara y realmente no quería hacerse ideas tontas en la cabeza.
-Lauren yo... -finalmente Camila la miro y se sintió otra vez mal por la cara que tenia la ojiverde – Hablamos más tarde, quedas en tu casa... -Lauren asintió débilmente y la morena intento sonreírle, pero no pudo – Adiós...
-¿Qué fue eso? – Pregunto Vero apenas y salieron de la casa.
-Necesito un trago – dijo Camila subiendo al auto de Vero y respiraba intentando tranquilizarse.
-No sé nada de ella, no la conozco, ni se cuanto tiempo lleva con Karla y me siento mal por eso, pero... pero a la vez...
Karla es tu hermana y quieres ayudarla a salir del lio en el que está metida...
-Exactamente – continúo Camila dándole un sorbo a la botella de cerveza, que tenía frente a ella – Pero...
-Karla ya no es una niña, tiene veinticuatro años y es una maldita bisexual que se quiere coger a todo lo que se mueva...1
-¡Vero!...
-¡No me mires así!, sabes que es la verdad, tu hermana es una...
-Vero...
Una mujer a la cual le gusta estudiar mucho la anatomía del cuerpo humano – dijo la latina con sorna – Y si, ya sé que me vas a salir con el cuento de que le prometiste tu padre que la cuidarías, pero aun así, esto puede terminal mal...
-Ese es el problema, ¡Que algo puede salir mal! – Dijo Camila llevándose otra sorbo de cerveza a la boca- La ojiverde no me ha hecho nada a mí, pero de una u otra manera es la que mas saldrá perdiendo...
-Sí, pero habrás ayudado a tu hermana...
-Si...
Mira no te preocupes, me hare amiga de la ojiverde para ver que le puedo sacar, ya sabes, cosas que odia, cosas que no le gustan que le hagan y así, se te hará mas fácil...
-Ok, gracias, no sé qué haría sin ti...
Entrada la media noche Camila regresaba a su casa, había dejado que el tiempo pasara lo mas que podía, no quería tener que lidiar con Lauren y sus miles de preguntas, sobre porque no le había cogido el teléfono.
Entraba al cuarto de su hermana y veía a la ojiverde plácidamente dormida, suspiro aliviada y decidió darse una ducha, se saco la ropa y se metió al baño de su hermana. Para hacer las cosas más creíbles, había pasado muchas cosas de ella desde su habitación.
Abría la ducha y dejaba que agua fría hiciera lo suyo, se enjabonaba con cuidado el cabello y el cuerpo, se sentía muy agotada y esperaba que el agua la relajara por completo.
-¡Dios mío!...
Dos brazos la rodeaban por la espalda, dándole el susto de su vida.
-No te asustes mi amor soy yo...
-¿Lauren? ¿Qué estas haciendo? – Se giraba de una manera brusca y veía a Lauren totalmente desnuda, una vez mas- ¡Cúbrete por favor! – hacia el amago de salir de la ducha, pero Lauren se lo impedía.
¿Qué es lo que mierda te pasa Karla? Estas rara desde que llegue, tengo que rogarte por un poco de atención ¡Mírame cuando te hablo!...
¡No quiero estar contigo! ¡Estoy cansada! ¿Qué no te das cuenta?, así que deja el drama – Dijo la morena sin medir las consecuencias de sus palabras.
-Ok, eso era lo que quería escuchar...- murmuro Lauren con los ojos llorosos y salía de la ducha.2
-Lauren espera, lo... lo lamento – susurro Camila, pero Lauren no se detuvo, lo único que se escucho fue un portazo y un suspiro de lamento por lo sucedido.


Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

5

Mensaje por Admin el Jue Sep 14, 2017 5:34 am

-Y digamos que está enojada...2
-Fue lo mejor que pudiste decirle, así se decepcionara más rápido...
-¿No crees que fui muy dura?...
-Tienes que serlo si quieres que le dé el divorcio a tu hermana...
-Lo sé Vero, pero...
-Ya déjate de peros – dijo la latina acomodándose los lentes – Aceptaste meterte en este lio, así que ya es demasiado tarde para tener compasión por la ojiverde...
Pero es que yo no soy así, a mi no me gusta jugar con nadie, ni romperle el corazón a nadie...
-Eso todos los que te conocemos lo sabemos, a diferencia de Karla, tu siempre fuiste mandarina – dijo la latina con burla
-No me estas ayudando Vero, se buena amiga – dijo la morena golpeando su frente contra la mesa frustradamente
Soy buena amiga Camila, pero deberías preocuparte más por la campaña publicitaria que tenemos que tener lista en dos meses...
-Es que no dejo de pensar en Lauren ...
-¿Te gusta? – le pregunto a la morena y esta enseguida levanto su cabeza
-¿Estás loca? – Dijo Camila casi indignada y Vero alzaba una de sus cejas de manera insinuante- ¡Claro que no! Es la mujer de mi hermana por Dios...
-¿Segura?...
-No me gusta Vero y ya te lo dije, es la mujer de mi hermana...
-Eso no sería un problema, Karla se quiere deshacer de ella...
-En serio perdiste el juicio – dijo Camila levantándose de su silla y acerco hasta la ventana de su oficina
-Bueno yo solo decía, la ojiverde no está nada mal...
-Si no está nada mal... – enseguida Camila se dio cuenta de sus palabras y agito su cabeza – Mejor pongámonos a trabajar – nuevamente se sentó en su silla y suspiro pesadamente-¿Qué? –No le gustaba para nada la mirada que le estaba dando Vero.
-Nada... nada... -susurro la latina sonriendo y Camila simplemente rodo los ojos, seguro nada bueno estaría pensando.
-Soy tu mejor amigo gay...
-Harry, vine hasta tu casa para ver si te tengo un poco de paz, no para que te pusiera igual de insoportable que Vero...
Lo único que estás haciendo es esconderte, para no darle la cara a la ojiverde – dijo Jessie sentándose al lado de su amiga
No sé cuánto tiempo más soportare esto, no debí aceptar, en serio que no debí hacerlo...
-Hiciste lo que creíste que era correcto...
-¿Y si hablo con Karla?, ¿No es más fácil que le pida el divorcio y ya?...
Sería lo más fácil, pero Karla no es tonta, si hace eso, se metería en un lio con los Jauregui y de esa no sale viva...
-No lo había visto de esa manera... – dijo Camila poniéndose pensativa
-Así que lo que le conviene es que Lauren le pida el divorcio – continuo Harry –Se evita problemas legales y todo correrá por cuenta de Lauren...
-Karla cuando quiere piensa bien las cosas...
-No es cuando quiere, es cuando le conviene....
-Tienes razón...
-Así que no te queda de otra que seguir con el jueguito, así termine mal – dijo Harry encogiéndose de hombros y Camila apoyo su cabeza resignada
"Presiento que esto terminara muy mal Camila, muy mal...
Camila entendió una vez más que debía ayudar a su hermana, le había prometido a su padre que la cuidaría después que muriera y debía continuar con el plan para deshacerse de Lauren, lo más rápido posible.
Entendía que lo que estaba haciendo no estaba bien, pero su promesa de estar siempre al lado de su hermana de la manera que fuera, era más fuerte y no iba a flaquear ahora, no cuando las cosas estaban saliendo como esperaba.1
Había pasado suficiente tiempo para regresar de nuevo a su hogar y seguramente Lauren estaría aburrida y enojada, no le había escrito, ni enviando ningún mensaje y lo tomaba como una señal de que todo estaba yendo bien, la noche estaba oscura, llovía fuertemente y hacia un frio glacial.
-Espero que no me arme ningún drama... -se susurro así misma apenas entro por la puerta y dio un largo suspiro – Dios que hace frio...
-Buenos noches señorita Camila ¿Va a cenar?...
-¡No me llames Camila! – dijo la morena mirando para todos lados.
No se preocupe, la señorita Lauren no está, así que no podrá escucharme.
-¿Cómo que no está? – Pregunto la morena con el ceño fruncido
-Salió media hora después de usted y de ahí no ha regresado...
-¿Qué? Pero si es tardísimo – miraba su reloj ¿Por qué no me avisaste?...
-Creí que no era importante....
-Dios mío, donde se habrá metido la ojiverde esta – dijo Camila preocupada y saco su celular – Contesta... contesta...
-¿Te diste cuenta que hora es?...
-Karla no estoy para berrinches, tu mujercita salió de la casa esta mañana y aun no regresa, está lloviendo y es tardísimo...
-¿Y solo para eso me llamas?...
-¡Esta desaparecida por Dios!...
Seguramente esta por regresar, Lauren es así, siempre tiene que hacer algo para ser el centro de atención...
-¿Está intentando llamar mi atención?...
-Por supuesto, así que cálmate y no le hagas caso, buenas noches....
-Ok si tú lo dices – murmuro la morena cerrando la llamada – Puedes retirarte, no voy a cenar -le dijo a la muchacha de servicio, esta solo asintió y se fue – Bueno a darme una ducha y a dormir...
La mañana siguiente llego y Camila se estiraba perezosamente sobre la cama de su hermana, se restregó los ojos y un sonoro bostezo salió de su boca, miro a su lado derecho de la cama y algo llamo su atención, Lauren no estaba y eso la extraño por completo.
"¿Ya se habrá levantado?... no lo creo...
-¿Lauren? ¿Lauren? – Se levanto de la cama y camino hasta el baño, era probable que estuviera allí -¿Lauren? – Reviso todo el baño pero no la encontró por ningún lado-¿Dónde se habrá metido? – Frunció el ceño, se puso algo de ropa y salió a buscarla. Bajo revisando todos los lugares de la casa, pero la ojiverde no daba señales, solo le quedaba la cocina y esperaba que estuviera allí.
-¿Han visto a Lauren? – Les pregunto a las chicas de servicio y estas se miraron entre ellas -¿La han visto? – volvió a preguntar, pero no veía a Lauren por ningún lado.
-No Srta. Camila, no la hemos visto y no sabemos si llego anoche...
-¡Demonios! – Se lamento Sus cosas siguen aquí, así que no puso irse, no debí hacerle caso a Karla – se lamentaba otra vez caminando de un lado para el otro
-Srta. Karla– uno de los encargados del jardín de la casa entraba por la puerta
-¿Qué pasa Jake? – Pregunto Camila, extrañada por la irrupción del chico
-La Srta. Lauren acaba de llegar....
Esta ojiverde me va a oír – dijo la morena saliendo de la cocina rápidamente, Lauren la iba a escuchar, era la mujer de su hermana y no podía hacer lo que le diera la gana
"Realmente no me debe ninguna explicación a mi así que... ¿Por qué me importa?...
-Se puede saber... ¡Dios!... - apenas y entro por la puerta se giro rápidamente
"¡Su maldita manía de estar desnuda!...
-¿Qué quieres Karla? – Pregunto la ojiverde colocándose una toalla en el cuerpo – Deja de ser ridícula y gírate...
-Ok... _cuidadosamente se giro, no quería sorpresas - ¿Dónde estabas?...
-¿Te importa?...
-Claro que me importa, eres mi... eres mi mujer...
"Eso sonó tan escalofriante....
-Si claro tu mujer – dijo con ironía Lauren acercándose al guardarropa de Karla.
-No respondiste mi pregunta, ¿Dónde estabas? – Pregunto nuevamente Camila y miro al piso dándose cuenta de algo -¿Por qué tu ropa esta mojada?...
-No es asunto tuyo – respondió Lauren secamente
-¿Pasaste toda la noche mojada? ¿Estás bien? -Camila se acerco a Lauren y le puso una de sus manos en la frente
-¿Qué haces? – pregunto Lauren intentado alejarse pero la morena se lo impidió
-Estas caliente, muy caliente, tienes fiebre Lauren– dijo la morena mirándola preocupadamente
-Ya se me pasara – murmuro Lauren metiéndose al baño, sin darle opción a replica a Camila Casi una hora después Lauren salía del baño, con ropa cómoda y un visible síntoma de resfriado, estornudaba y se acostaba en la cama llevándose las manos a la cabeza.
-Me siento horrible... - sollozaba y en ese mismo momento Camila volvía a entrar, con una bandeja en las manos y un plato sobre ella
Te traje sopa de pollo bien caliente y una patilla, pero primero debes comer – dijo Camila colocando la bandeja frente a Lauren esperando que comiera
-No quiero nada – murmuro Lauren poniendo cara de asco
-Claro que vas a comer Lauren– dijo Camila sentándose a un lado de la ojiverde y agarro la cuchara – A ver abre la boca...
-No soy una niña Karla – se quejo Lauren un poco ofendida
Nadie dijo que lo eras, pero estas actuando como una, seguro es la fiebre así que...
-No quiero – volvió a decir Lauren interrumpiendo a la morena
-Si te quieres recuperar tienes que tomarte la sopa – continuo Camila intentando convencerla – Así que abre la boca...
-Esta bien – refunfuño Lauren haciendo lo que Camila le pedía, la primera cucharada de sopa iba adentro de su boca y no podía negar que le gustaba lo que estaba pasando
-Así me gusta, buena chica... -Camila sonrió por haber logrado su cometido
-¿Aun me quieres? – Pregunto Lauren con tristeza y Camila la miro fijamente, podía ver dolor en esos ojos color verdes.1
-Lauren yo...
-Ya no me quieres, lo se... -murmuro la ojiverde con los ojos llorosos
-Yo...
"Dile que si, dile que ya no la quieres, vamos Camila ¿Qué te pasa?, esta es tu oportunidad...1
Por eso estas actuando rara, ya ni me miras, ni me tocas, seguro ya te aburriste de mi, seguro ya no soy lo suficientemente buena....
-¿Qué? Lauren no digas eso, tu... tu eres una chica muy hermosa y...
-Ya se te paso el encanto... - susurro Lauren echándose a llorar desconsoladamente, dejando a Camila sin saber como reaccionar
"Dios que hago, me esta dando mucha pena, yo... yo no soporto ver a una mujer llorar y... y ¡Karla es una desalmada!, Lauren es una chica tan dulce y tan... tan hermosa y yo...5
No es eso, ven termínate la sopa si, para que te sientas mejor, estas empezando a delirar...
"¿Qué estas haciendo Camila? Dios ya soy hasta bipolar...
-Ya no me quieres... - se volvía lamentar Lauren y eso le estrujaba mas el corazón a Camila.
No digas eso, claro... claro que te quiero, eres... eres maravillosa Lauren...
"Bravo Camila la embarraste mas, pero es que me mira con esos ojitos aguados y... y no puedo soportarlo...
-Te amo Karla... -susurro Lauren mirando con tanto amor a Camila, que esta juro que podía traspasarla y ver su alma completamente, se perdió en aquellos ojos que eran lo mas hermosos que había visto en su vida y una de las manos de Lauren se poso sobre mejilla, mientras le dedicaba una de las sonrisa mas sincera +
-Y yo a ti...

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

6

Mensaje por Admin el Jue Sep 14, 2017 5:34 am

Si había algo que Camila Cabello odiaba era hacer compras, no, realmente odiaba acompañar a otra o otras mujeres a hacer compras, no entendía porque se hacían tanto rollo por una blusa o un vestido que probablemente, solo usarían un día.
Lauren no parecía una mujer superficial, pero se veía muy desesperada en adquirir ropa nueva. Había bajado la guardia con la ojiverde y esta se había aprovechado para convencerla de ir de compras, ¿Negarse? ¿Cómo iba hacerlo?, no podía, no después de que prácticamente se lo suplicara con esos ojitos llorones y esa nariz roja que le habían causado mucha ternura, las cosas estaban igual de tensas, pero Lauren parecía feliz y eso solo le demostraba que había retrocedido mil pasos hacías atrás en el plan.
-Karla camina, necesito comprar algunas cosas...
-Lauren ya fuimos a cien tiendas y no te decides por nada - dijo una Camila muy fastidiada, parada con los brazos cruzados y con el ceño muy fruncido
-No seas exagerada, además tengo buen gusto y quiero lo mejor - dijo Lauren muy creída y Camila rodo los ojos - Vamos... - prácticamente arrastro a la morena al interior de la tienda
"¡Maldita ojiverde!...
-Este es perfecto ¿Te gusta? - Le pregunto Lauren a Camila que estaba unos centímetros mas allá viendo algo y le mostraba un pequeño vestido negro de una sola manga
-Eh... - se acerco Camila mirando el vestido de arriba abajo - Seguro te queda bien - dijo sin mucho interés
-¿Segura? - pregunto esta vez Lauren muy insegura
-Si, se te vera bien - aseguro Camila pasándose una de sus manos en la nuca, ya se estaba estresando - Mejor pruébatelo...
-Esta bien, me lo probare... - dijo Lauren tirándole un beso volador y camino en dirección a uno de los probadores.
-Uff... no salgo viva de aquí - murmuro Camila sentándose en un mueble, que estaba frente a uno de los espejos del lugar
-¿Qué tal? - Lauren salía del probador y se paraba frente a Camila, se daba la vuelta, sacaba un poco el trasero y le mostraba las piernas
-Este... - Camila se aclaraba la garganta y se acomodaba sobre el mueble, algo incomoda y a la vez muy nerviosa
"Empiezo a creer que Karla es idiota, pedazo de mujer que se ha conseguido y... ¿Qué estupidez estas diciendo?...
-Karla...
-Eh si... si, si te ves bien, fenomenal...
-Lo se... - dijo Lauren contoneándose de un lado para el otro - Iré por otros, no te muevas - le guiño un ojo a la morena y para fastidio de esta se fue a buscar mas vestidos
"Me lleva la que me trae ¡Fastidio!...
En ese preciso momento su celular empezó a sonar y vio que era Karla.
-¿Qué quieres Karla?...
"¿Cómo va todo?...
-¿En serio me llamas para eso?... - se levantaba para ubicar a Lauren y la veía hablando muy animadamente con una de las empleadas del lugar, suponía que por algún vestido
-Necesito estar divorciada ¿Te parece poco?...
-Pues si quieres que todo se resuelva rápido, ven y hazlo tu misma...
-¡Déjate de dramas Camila!, necesito que...
-Oh Dios... oh Dios - Camila interrumpía a su hermana, se había puesto más blanca que la hoja de un papel
-Camila...
-Hablamos después Karla- cerraba la llamada y caminaba a pasos agigantados hasta donde estaba Lauren.
"Esto no me puede estar pasando, ella no puede estar aquí y menos... ¡Hablando con Lauren!...
- Lauren necesito...
-Pero si es...
-Karla - se apresuro a decir la morena, interrumpiendo a la mujer que estaba hablando con Lauren.
-¿Karla? - La mujer alzo una de sus cejas, sonrió sarcásticamente y negó con la cabeza
-¿La conoces? - Le pregunto Lauren a la morena
-Eh si... si - respondió Camila nerviosamente
-Fui novia de su hermana... Camila - comento la mujer con una sonrisa maliciosa, Camila se puso de todos los colores y Lauren frunció el ceño en señal de confusión
-¿Tu hermana? ¿Camila? - pregunto Lauren contrariada por lo que se acaba de enterar
-¿No te lo había dicho? - esta vez fue la mujer quien le pregunto a Lauren y esta negó con la cabeza, Camila estaba que no sabia donde meterse - Si, son muy parecidas, yo te diría que gemelas, siempre ayudándose la una a la otra, tal para cual...
-Taylor... ¿Podemos hablar un momento?... - la morena volvía a interrumpir a Taylor, antes de que hablara de mas
-Claro Cam... Karla- la muchacha jugaba con los nervios de Camila y esta estaba a punto de desquiciarse- Adiós... ¿Cómo me dijiste que te llamabas? - Taylor le hablaba a Lauren.
-Lauren- respondía sin ganas
-Un gusto Lauren...
-Espérame aquí, ya vuelvo - Camila le informaba a Lauren, pero no obtenía respuesta de parte de la ojiverde. La morena arrastro a Taylor afuera de la tienda y se llevo lo mas alejado posible de Lauren.
-¿Qué demonios estás haciendo?...
-Ya veo que tu y Karla siguen con sus jueguitos tontos...
-Es diferente - se defendió Camila.
-¿En que es diferente Camila?, ya tu hermana una vez me hizo lo mismo a mi y por lo que puedo ver, le esta haciendo lo mismo a esa chica y tu la estas ayudando, nuevamente...
-¡Taylor por favor!...
-En serio ustedes dos están mas locas que una cabra, siempre hacen lo mismo, cada vez que la una se cansa de la relación que tiene, manda a la otra a cortar todo...
-Tu mejor que nadie me conoce, sabes muy que no soy de esas que se meten con alguien por meterse...
-Bueno si... tienes razón...
-Ahí esta...
-Pero eso no quita que crea que Karla y tú, están actuando mal nuevamente...
-Taylor lo único que te pido es que no digas nada, por favor... - dijo Camila poniendo carita de suplica -Sera la ultima vez que la ayude ¿ok?...
-No puedo garantizarte eso Camila...
-¿Qué?...
-Lo que escúchate, ahora si me permites tengo cosas mas importantes que hacer, no vemos Camila - dijo Taylor guiñándole un ojo y alejándose del lugar
-Pero... pero...
"¿Qué le pasa a esta loca?"...
-¿Por qué demoraste tanto? - Fue lo primero que salió de la boca de Lauren, apenas y la morena volvió a entrar por la puerta de la tienda
-Taylor me entretuvo...
-Claro, ¿Por qué no me habías dicho que tenías una hermana? ¿Por qué me ocultas cosas? ¿Qué mas no se de ti Karla?...
-Cálmate Lauren, no piensas dar un espectáculo aquí o ¿si?...
-Ya veo que es lo que te importa mas, me largo...- dijo Lauren dejando todos los vestido que había elegido y salió muy enojada del lugar
-Lauren espera... ¡Demonios! - La morena salía tras Lauren, que no se detenía por nada del mundo. Bajo apresuradamente las escaleras intentando alcanzarla, pero Lauren iba demasiado enojada o era muy rápida, ya que no podía seguirle el ritmo.
-¡Lauren espera!... -llegaban al estacionamiento del lugar y la ojiverde se detenía en seco y se giraba a mirarla
-Las llaves el auto...
-¿Qué?...
-¡Que me des las malditas llaves del auto!...
-Mira Lauren, podemos hablar tranquilamente como personas civilizadas que somos y...
-Civilizadas tus calzones, ahora dame la llave Cabello, te lo pido de la mejor manera posible...3
-Lauren por favor hablemos...
-Tú te lo buscaste - termino de decir Lauren acercándose peligrosamente a Camila
"¿Qué cree que esta haciendo? Dios esa mirada, esa mirada"...
-Lauren...- susurro la morena sin aliento, sintió la respiración de la ojiverde a centímetros de su rostro y cerró los ojos, pero después de eso no pasó nada, solo fue consiente de como Lauren la despojo de su bolso, busco las llaves y se alejo de ella -¿Cómo me voy a ir? - Le pregunto intentado recuperar la compostura
-Como la gente normal, caminando Cabello - fue lo último que dijo Lauren, antes de subirse al auto y arrancar, sin mirar atrás
-¡Estas loca Lauren! ¡Loca! - grito Camila suspirando pesadamente y se cruzaba de brazos muy molesta - Esta loca, pero es... ¡Pero nada! Esta loca y punto...


Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

7

Mensaje por Admin el Jue Sep 14, 2017 5:34 am

"¡Esta culona me va a escuchar!"3
-¡Lauren Jauregui! ¡Lauren! ¿Qué no hay nadie en esta casa?...
-La Sra. Cabello esta con Veronica y su amigo Harry... -escucho como alguien hablaba atrás de ella.
-¿Sra. Cabello? –Camila se giro y con el ceño fruncido le pregunto a la chica de servicio.
Su amigo Harry nos dijo, que de ahora en adelante tenemos que llamar a la Srta. Lauren así y a ella pareció gustarle la idea.
-Harry no puede estar con la boca cerrada ¿Dónde están?...
-En la piscina...
-Ok, gracias...
Camino derecho a la piscina, primero pondría en su lugar a Lauren y después se encargaría de botar a Vero y a Harry.
"Esta ojiverde no sabe lo que le espera, ¡Ay mi Dios!"...
Unos metros más allá estaba Lauren con un bikini blanco, que resaltaba cada uno de los atributos de su cuerpo, era algo que ya había visto, pero cada vez que lo hacia, Lauren la dejaba impresionada, no entendía porque tenia un cuerpo tan perfecto y por sobre todo, que tenia su hermana en la cabeza.
-Cierra la boca que se te cae la baba – escucho como alguien hablaba a su lado
-No estoy babeando – se defendió
-Pues deja de mirarla así, cualquiera diría que te la quieres comer...
-Cierra la boca Vero...
-Ciérrala tú primero y quizás yo cierre la mía – dijo la latina en tono burlón y se fue a sentar al lado de Harry.
"Latina bocona"...
-Buenas tardes...- saludo Camila acercándose a Lauren y a sus dos amigos.
-¿Cuántos hijos piensan tener? – Pregunto Harry ignorando el saludo de la morena.
-¿Qué? – Camila casi se atora con su propia saliva causando la sonrisa de Vero.
Supongo que ya han pensado cuantos hijos van a tener ¿Verdad Lauren? – continuo Harry preguntando y por la sonrisa que tenia en el rostro, Camila sabia perfectamente que solo estaba molestando.
-No lo hemos pensado aun – respondió Lauren sin mirar a Camila.
-Pues ya deberían ir pidiéndolos a la cigüeña – dijo Vero con una sonrisa maliciosa, pero la misma se borro apenas vio la mirada asesina que Camila le estaba dando.
-¿Por qué no los tienen ustedes dos? – Pregunto Camila con sorna
Porque claramente ustedes son las casadas, así que por ley, son quienes tienen que embarazarse, además soy Gay y no podría tener hijos con Vero – le respondió Harry y Lauren solo miraba silenciosamente la reacción de Camila.
-¿Por qué mejor no se callan? –Volvió a preguntar Camila visiblemente enojada
-Yo siempre he querido tener dos hijos –dijo Lauren como si nada ganándose la atención de Camila –Siempre he soñado con un varoncito bailando a mi alrededor y una mujercita colgada de mi cuello dándome besos...2
-Es hermoso – dijo Harry suspirando
-Estúpido – murmuro Vero.
-Cállate – le recrimino Camila a la latina y esta rodo los ojos
-Pero ya vi que ese sueño esta muy lejano – susurro Lauren bajando la mirada.
-No lo creo Lauren, Cam... Karla estaria encantada de darte dos y más hijos... -dijo Harry sonando muy seguro y Camila quiso golpearlo en ese mismo instante
-Eso es lo mas seguro – acoto Vero – Ella tiene el sentimiento maternal revolucionado a mil...1
-¡Se van! – Soltó Camila como si nada – ¡Ahora! ¿Qué esperan? – Miraba tanto a su asistente como a su mejor amigo
-Dios que amargada estas – Vero era la primera en levantarse e irse
-Nos vemos Lauren – ahora Harry se levantaba y se despedía dándole un beso en la mejilla a la ojiverde – Adiós amargada –pasaba al lado de Camila empujándola levemente y la morena solo rodo los ojos
-¡No tenías porque votarlos! – dijo Lauren levantándose de la silla
-Tú no te vas a ningún lado hasta que hablemos – Camila la detuvo sujetándola de unos de sus brazos
-¡No quiero hablar! – Lauren intento zafarse del agarre de Camila, pero le era imposible
-Pues lo haremos te guste o no, eres mi mujer...
¿Tu mujer? ¿Ahora si lo soy? Vives ocultándome cosas Karla, ya no se con que noticia nueva me saldrás cada día ¿Dónde esta tu hermana? ¿Qué mas de tu vida no se? Ahora solo falta que me digas que ya estabas casada antes de hacerlo conmigo...
-No tengo que darte explicaciones sobre mi vida...
-¡Claro que si!...
Cuando te casaste conmigo aprovechándote de que estaba borracha, no te quejabas para nada – dijo Camila con mucho veneno
-¡Como te atreves a decir eso! – Lauren estaba muy indignada
-Es la verdad, así que no lo niegues, eres una aprovechada y una loca...
-¡Suéltame! – Lauren logro soltarse de la morena y la empujo fuertemente, logrando tirarla a la piscina.
-¿Estás loca? – Le pregunto Camila saliendo a la superficie muy enojada.
-Si, creí que ya lo sabías – dijo Lauren guiñándole un ojo y entraba a la casa.
-¡Demonios! – Se quejaba Camila saliendo del agua – Es una loca muy sexy, eso sí...
Media hora después Camila ya estaba cambiada, había tenido que ducharse en su propio baño, ya que Lauren se había encerrado en el cuarto de Karla, no entendía que hacia allí metida, pero tampoco le importaba o quizás un poco sí, razón por la cual se acercaba a la puerta del cuarto de su hermana, para ver que le pasaba a la ojiverde.
-Lauren ábreme necesito hablar contigo...
-Vete – se escuchaba al otro lado de la puerta.
-Lauren por favor, si no me abres tiro la puerta...
-No me importa...
-Ok, tú lo has querido así -dijo la morena metiendo la llave en la cerradura y abría la puerta – Voy a dejar pasar que me dejaste botada en el centro comercial y que acabas de tirarme a la piscina y va... ¿Qué te pasa?...
-Nada, déjame sola – dijo Lauren girándose del lado derecho de la cama, para que la morena no le viera el rostro.
-¿Estás llorando?...
-Vete Karla...
Mira ok lo siento ¿Si?, se que no debí decir lo que dije y que no debí ocultarte cosas, pero...
-Pero ya no me quieres, lo sé...
-No claro que no es eso...
"¿Qué te pasa idiota? ¡Dile que si!"...
-¿Entonces qué es? – Lauren se levantaba y se paraba frente a Camila, que veía nuevamente los ojos tristes y llenos de lágrimas de la esposa de su hermana – Te necesito Karla – Lauren no aguanto más y se lanzo sobre los labios de Camila, que poco o nada pudo hacer para resistirse – Te amo tanto – aprisionaba los labios de la morena con los suyos y
agarraba su rostro fuertemente para que no se le soltara.
-Lauren... – Camila hablaba entre dientes, luchando fuertemente con su conciencia.
"Dios que bien besa, aléjala Camila, sino la alejas será demasiado tarde, ¡No eres de piedra!"...
-Deseo tanto que me hagas el amor – susurraba Lauren y bajaba una de sus manos, la colaba debajo de la blusa de Camila y apretaba suavemente uno de sus pechos.2
-Dios... -suspiraba Camila dejándose llevar por la sensación, arrastraba a Lauren con ella hasta la cama y la acostaba posicionándose encima de ella suavemente, la besaba sin piedad y acariciaba cada una de sus piernas con sus manos, Lauren intentaba quitarle la blusa y lo conseguía.
La ojiverde se sacaba la parte de arriba del bikini y volvía a buscar la boca de Camila, mientras acariciaba su espalada y rodeaba con sus piernas su cintura.
Camila empezó a bajar por el cuello de Lauren, lamiendo y chupando lo más que podía, bajo un poco más hasta uno de sus pechos, lo lamio sacándole un gemido a Lauren y en ese preciso instante algo hizo click en su cabeza, paro en seco y alzo su rostro desencajado encontrándose con esos ojos esmeraldas muy confundidos.
-No puedo... – susurro Camila alejándose rápidamente de Lauren y se colocaba la blusa.
-¿Cómo que no puedes? ¿Qué es lo que esta pasando Karla? – le pregunto Lauren levantándose sin cubrirse la parte de arriba
-Yo...
"Inventa algo, Dios... ¡Eres creativa Cabello!"...
-¿Tu qué?...
-Tengo un virus... -dijo Camila no muy convencida5
"Buena Camila"...
-¿Qué? ¿Un virus? ¿Tienes...? – pregunto la ojiverde muy asustada.
-¡No! ¿Te acuerdas de esa vez que fui a Hawái?...
"Bueno Karla me dijo a mi que estaba allá"...
-Si, lo recuerdo... – respondió la ojiverde acordándose muy bien que un mes antes de casarse, su ahora esposa se había ido a Hawái con unas amigas.
Pues en ese viaje me pico un insecto muy extraño, me transfirió toxinas muy peligrosas al cuerpo que pueden trasmitirse por medio de relaciones sexuales...5
"Karla debería pagarme por mentir"...
-¿En serio? – Lauren pasó de asustada a preocupada.
-Si, por esa razón no puedo estar... ya sabes...
-¿Por qué no me lo habías dicho? – Lauren dejo caer la sabana que cubría sus pechos y se acerco a la morena, quien enseguida bajo la mirada y no precisamente a su ombligo.
-Porque... porque no quería que te enojaras conmigo...
-¿Cómo crees que me voy a enojar? – Lauren rodeaba con sus brazos el cuello de Camila, que podía sentir los pechos desnudos de la ojiverde rozando los suyos.1
-Bueno... yo... yo... -Camila no entendía que le pasaba, pero la cercanía de Lauren empezaba a ponerla muy nerviosa y eso no le estaba gustando para nada.
No seas tonti, yo puedo esperar el tiempo que sea necesario, veremos a los mejores especialistas para que empieces un tratamiento lo antes posible...
-Claro... – murmuro Camila no muy convencida.
-Te amo... - susurro Lauren sonriendo y besando dulcemente los labios de la mujer que creía que era su esposa.
"Ok, nuevamente me lleva la que me trae, Lauren no me puede estar gustando, ¡Por supuesto que no!"...


Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

8

Mensaje por Admin el Jue Sep 14, 2017 5:35 am

"Lauren es la mujer de mi hermana... Lauren es la mujer de mi hermana, pero... ya sé que no debería tener estos pensamientos "impuros" hacia ella, pero es que... ¡No soy de piedra! Y bueno ¿Me gusta? No lo sé, creo que me volveré loca"...
-Camila... Camila... ¡Camila!...
-¿Qué te pasa Vero? ¿Por qué me gritas? –pregunto la morena exaltada.
-Porque estás ahí toda ida y no pones atención a lo que te digo...
-Vero en realidad no tengo cabeza para esto –dijo Camila suspirando fuertemente y apoyando todo su cuerpo el respaldo de la silla.
-Camila "esto" es importante, tenemos que tener lista esta publicidad lo antes posible...
-¿Crees que no lo sé? –le pregunto la morena frustrada
-Sí pero parece que no te importa a ver... ¿Qué es lo que te pasa?...
-¿Por qué siempre tiene que pasarme algo? ...
-Porque te conozco – respondió la latina mirándola fijamente -Tu eres muy responsable Camila, a estas alturas ya tuvieras en tu cabeza toda la bendita publicidad, pero esta vez no tienes nada y creo saber la razón, es más, tiene nombre...
-¿Nombre? ¿Cuál nombre? – Pregunto Camila de manera muy interesada.
-Si, Lauren Jauregui y...
-¿Qué? ¿De qué hablas?...
"¿Cómo lo supo? ¿Cómo lo supo? ¡Es una bruja!"...8
Pues que todo el asunto de Lauren, Karla y el tema del divorcio te tienen en jaque – continuo la latina -¿De qué creías que hablaba?...
-De nada...
"Uff que alivio"...
Y si... tienes razón, todo este asunto me tiene mal, porque Lauren cada día me pone las cosas más difíciles –continuaba hablando Camila fingiendo seriedad y Vero la miraba de manera inquisidora
-¿Segura? – Le preguntaba , presentía que Camila le ocultaba algo y no sabia que era
-Sí... segura... -respondía Camila con media sonrisa, que no convencía del todo a la latina. Comenzaba a sonar un teléfono y era el de Camila, quien enseguida abrió la llamada cuando vio que se trataba de Lauren.
-Dime Lauren... ¿Qué? ¿Qué tus padres que? – abría sus ojos como platos- ¿Aquí? ¿Dónde?, no se déjame ver si me desocupo – se llevaba su mano libre a la cabeza
-está bien ahí estaré...- cerraba la llamada.
-¿Qué paso?...
Los padres de Lauren están aquí en Los Ángeles, ¿Sabes lo que eso significa? ¿Lo sabes?...
-Bueno, creo que eso significa que lo que menos quiere Lauren es divorciarse y que realmente apestas alejando a la gente....
¡Hago todo lo que puedo!, pero parece que nada es suficiente, es algo masoquista...
"Y besa muy bien y tiene un hermoso cuerpo y... pero no me gusta, claro que no"...1
Media hora después Camila manejaba hacia uno de los restaurantes más lujosos de Los Ángeles, su pulso se aceleraba a medida que se acercaba el momento de conocer a los padres de la ojiverde, era algo que le tocaba a Karla, pero por ayudarla, tenía que hacerlo ella.
Sentía un poco de miedo, posiblemente las cosas se complicarían un poco más y su cabeza estaba hecha todo un lio. En primer lugar Lauren era la mujer de su hermana. En segundo lugar tenía sentimientos muy encontrados, sobre lo que debía sentir y lo que no debía sentir. En tercer lugar apenas conocía a la ojiverde y ya estaba sacándola de su pequeña burbuja de comodidad. Y por ultimo estaba poniendo su mundo patas para arriba y... no, no podía gustarle.
Estaciono su coche en el lugar que Lauren le había dicho, se bajo y camino lentamente hasta la puerta, apenas entro un hombre que trabajaba en el lugar la abordo, le pregunto
dónde estaba la mesa de los Jauregui y amablemente el hombre se la señalo.
Lauren desde la mesa le hacía señas con la mano y le sonreía como si no la hubiera visto en años, con ella estaban sentadas un hombre robusto y una mujer, quienes seguramente
pran sus padres, respiro profundamente y dirigió sus pasos hasta la mesa de los Jauregui.
"Tranquilízate Camila, ni que fueran tus suegros de verdad"
-Buenas tardes – saludo Camila parándose a un lado del padre de Lauren, que enseguida se levanto de su silla.
-Pero si es Karla Cabello...- dijo Michael mirándola de arriba abajo – Michael Jauregui... -le estiro la mano – Mi hija nos ha hablado mucho de ti...
-Cam... eh Karla Cabello -aceptaba el gesto del padre de Lauren y enseguida su mano era apretada, de manera no muy amistosa – Un gusto conocerlo...
-Papá... -Lauren miraba fijamente las manos de su padre y de su esposa, Michael entendía la mirada de su hija y soltaba la mano de la que creía que era su nuera.
-Solo estaba bromeando – Michael se encogía de hombros y Lauren rodaba los ojos, como si no lo conociera, pensaba.
-Siempre lo haces – le dijo Clara a su marido levantándose de su silla y se acercaba la morena – Clara Jauregui, un gusto en conocerte Karla – le estiraba la mano
-El gusto es mío Sra. Jauregui – dijo Camila nerviosamente, los padres de Lauren imponían tanta firmeza, que quería salir corriendo
Te lo advierto muchacha, lastimas a mi hija y no habrá lugar donde esconderte, porque te encontrare y cortare tu cuerpo en pedacitos – continuo Clara hablándole a Camila, que se puso más blanca que una hoja de papel
-¡Mamá! – Ahora fue el turno de Lauren llamarle la atención a su madre
-Solo bromeaba – Clara soltaba una carcajada al igual que su marido y Lauren volvía a rodar los ojos – Bienvenida a la familia – la mujer le daba un beso en cada mejilla y un abrazo a Camila, que apenas y podía reaccionar.
-Ya déjala tranquila – Lauren le daba una mirada asesina a su madre, pero internamente reía por la cara que tenía su esposa – Siéntate mi amor – le pedía Lauren a Camila y esta sin todavía reaccionar bien, hacia lo que la ojiverde le pedía. Pidieron la comida y un buen vino, pero nadie hablaba nada, solo se miraban unos a otros, sin saber cómo empezar una buena conversación, pero Michael no estaba dispuesto a perder su valioso tiempo.
-Y cuéntanos Karla, ¿A qué te dedicas? – Le pregunto Michael a una callada Camila – Siempre le preguntamos a Lauren pero ella nunca ha querido decírnoslo, incluso llegamos a pesar que no trabajas...
"Y es cierto, Karla no hace nada"...
-Es que Lauren es bien modesta – respondió Camila riéndose, pero enseguida se puso seria de nuevo – Trabajo en la empresa de la familia...
-¿Empresa? – Ahora era el turno de Clara.
Sí, chocolates, mi familia es dueña de casi todo la industria del chocolate del país, pero yo solo me ocupo de la publicidad, de diseñarla y lanzarla al mercado...
-Eso es muy importante – dijo Michael llevándose un bocado a la boca – Creo que esta vez si no te equivocaste hija...
-Papá...
Y también creo que en esta familia nuestros nietos serán de todo, menos abogados Clara – continuo hablando Michael pero esta vez haciendo pucheros.
"¿Nietos? ¿Por qué no pueden pesar en otra cosa?"...
-¿Por qué? – Pregunto ingenuamente y con algo de miedo Camila, era muy joven para tener hijos.
Porque tú eres una creativa de publicidad y Lauren una Ingeniera en Sistemas y diseñadora de páginas web – respondió el padre de Lauren, mirando orgulloso a su hija.
-¿Ingeniera? ¿Diseñadora de páginas web? ¿En serio? – Camila miro a Lauren, que en enseguida se sorprendió por la pregunta.
-¿No lo sabías? – Pregunto Clara a la morena, también extrañada por la pregunta de su nuera.1
-Eh... este – Camila tartamudeaba y se aclaraba la garganta – Si lo sé, solo estaba bromeando – cogía la copa de vino que tenia frente a ella y se la tomaba de golpe.
"Yo y mi bocota"...
-Ya veo... -dijo Michael mirando de manera inquisidora a Camila, cosa que no paso desapercibida por esta. El ambiente se puso tenso y Lauren fue consciente de aquello, Camila se había quedado muda y sus padres se miraban el uno al otro, comunicándose por medio de miradas.
-Todavía te queda Ian papá, el es abogado, seguro sus hijos también lo serán – dijo Lauren intentando romper la tensión.
-Tu hermano lo que menos quieres es casarse hija – explico el padre de Lauren, olvidándose del momento incomodo- ¿Tienes hermanos? – le pregunto a Camila que se acomodo sobre su asiento.
-Sí, un hermano y una hermana... -respondió Camila volviendo a la tranquilidad.
-¿Y tus padres? – Nuevamente Clara era la que preguntaba.
-Mamá... -Lauren quiso detener las preguntas de su madre.
Mi madre está de viaje por negocios y mi padre murió hace algunos años... -respondió Camila bajando la mirada.
-Lo sentimos mucho Karla – Hablo Clara por ella y su marido.
-No hay problema Sra. Jauregui – dijo Camila con media sonrisa.
-Bueno, ¡Pero hay que brindar! – Michael alzaba su copa – No nos gusto la manera en que se casaron, pero si son felices, esta bien por nosotros, tienen toda nuestra bendición y nuestro apoyo...
"Y es eso lo que no quería escuchar ¡Te voy a matar hermanita!"...
Aunque si nos gustaría que se casaran como debe de ser – continúo Clara con el discurso de su marido – Pero si no quieren, no hay problema...
-Prometemos que lo pensaremos, ¿Verdad mi amor? – Lauren agarro la mano derecha de Camila y la apretó suavemente.
-Eh... claro – respondió Camila fingiendo emoción y sonriendo lo más que podía – Salud... – de nuevo agarro su copa y se la tomo de golpe.+
"De esta no salgo viva definitivamente"...


Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

9

Mensaje por Admin el Jue Sep 14, 2017 5:35 am

"Ok debo admitirlo, esos lentes la hacen ver jodidamente sexy y miles de perversiones se están cruzando por mi cabeza, ¿Qué te esta pasando Camila? Deberías estar haciendo planes para alejarla, pero no, en vez de eso estas aquí mirándola como idiota y como si fuera el tesoro mas preciado en tu vida...
-Karla... Karla... -escuchaba el nombre de su hermana tan lejano.
-¡Ey! ¿Qué pasa?...
-Estas ahí toda ida ¿Estás bien?...
-Si Lauren, estoy bien – respondió la morena acercándose a la ojiverde y se sentaba a su lado -¿Así que lees? – Le pregunto mientras miraba el libro que Lauren tenia en las manos.
-Me gusta la lectura ¿A ti no?...
-Me encanta...
-Es bueno saber eso – Lauren le dedicaba una sonrisa mas, una sonrisa que empezaba a gustarle– En unos días abrirán una convención sobre nuevos avances tecnológicos en la
ciudad, ¿Me acompañas?...
-¿Te gustan ese tipos de cosas? – le pregunto la morena con curiosidad, estaba conociendo cosas de Lauren que nunca se imagino y cada día le parecía fuera de lugar todo lo que Karla había dicho de la ojiverde, no tenia nada que ver con esa mujer engreída y loca, que decía su hermana que era.
-Si, mi trabajo trata de eso, así que tiene que gustarme...
Además de cerebrito, friki y nerd, creo que la palabra correcta seria rara – dijo la morena sonriendo divertidamente.
-No soy rara, soy solo yo...
-Rara Jauregui – continúo la morena molestándola
-¿Quién eres y que hiciste con Karla?- pregunto Lauren, asustando completamente a Camila.
-¿Qué? ¿De que hablas?...
"¿Me descubrió? ¿Qué hago? ¿Qué hago?...
-Si, estas diferente y me gusta...
-¿Diferente? ¿En que sentido?...
-Me escuchas, me preguntas sobre mi vida y antes no hacías eso – respondió a Lauren algo triste – Lo único que teníamos en común era tener sexo y ahora no, ahora lo único que haces es que me enamore mas de ti...3
-Lauren yo...
-Shhh... – Lauren dejo a un lado el libro y prácticamente se sentó encima de las piernas de Camila, que enseguida trago saliva nerviosamente – Te amo Karla... -agarro con sus dos manos el rostro de la morena y lo acaricio delicadamente.
-Deja de mirarme así... -le pidió Camila con algo de suplica en su tono de voz
-¿Así como?...
Así, como si fuera la ultima mujer sobre la tierra que puede hacerte feliz y no es así...
-Para mí si lo eres... – Lauren sonrió dejando un tierno beso sobre los labios de la mujer que amaba
-No merezco que me ames...-dijo Camila con los ojos aguados y sintiéndose una vez mas, mal, no estaba siendo sincera con Lauren y estaba haciéndola vivir una mentira, de la que ella no sabia hasta que punto seria capaz de terminar.
-Deja de decir tonterías, mereces que te ame y mucho más... - mordía el labio inferior de Camila y lo jalaba un poco sacándole un pequeño gemido que la excitaba por completo
-Lauren... - susurraba Camila sin la suficiente fuerza para alejar a Lauren, que la devoraba y desnudaba con la mirada
-Te amo...- término de decir Lauren y ataco sin piedad los labios carnosos de Camila, que no podía evitar gemir y llevar sus manos a la cintura de la mujer de su hermana y pegarla más a su cuerpo – Te deseo, no sabes lo que me excitas... – susurro Lauren sobre el oído derecho de Camila y chupaba sensualmente su lóbulo
-Lauren... -gimió Camila cerrando los ojos y mordiéndose los labios por lo que le estaba provocando Lauren, no pudo contenerse mas y recostó a la ojiverde sobre el mueble sin importarle que pudieran verlas, o mas bien se olvidaba que podían verlas. Besos los labios de Lauren ferozmente y bajo por cuello lamiendo y chupando todo lo que encontraba su paso, como pudo le saco la blusa dejando al descubierto el sostén rojo que Lauren traía puesto y que le parecía muy sexy, se relamió los labios inconscientemente y volvió a besar a Lauren mordiendo sus labios suavemente.
-Karla... -gimió Lauren sacando a Camila de su burbuja completamente, lo que provoco que se alejara y la mirara de manera asustada y desencajada -¿Qué pasa? –preguntó Lauren confundida.
El virus Lauren, todavía tengo el virus y te... te puedo contagiar, vístete, te pueden ver – dijo Camila muy contrariada intentado recuperar la compostura
-¿Segura? ¿Estás bien? –lauren estaba preocupada, nunca había visto a su esposa así, se termino de colocar la blusa y se acerco a Camila que miraba a cualquier lado, menos a ella.
-Si... si – mintió – Me... ten... tengo que ir, quede con Vero a resolver unos asuntos de trabajo, nos vemos luego – apenas y fue capaz de dejarle un beso en la mejilla a Lauren y salió prácticamente corriendo de la casa, dejando totalmente confundida a Lauren.
-Ok, debe de ser grave para que estés tomando a esta hora...
-Te llame para que me escuches, no para que te pongas igual que Vero...
Ya esta bien discúlpame, a ver, cuéntale a tu amigo que es lo que te pasa..
-Ese el problema Harry, no se lo que pasa – los varios tragos que se había tomado, empezaban a hacerle efecto y se abrazaba a su amigo mientras lloraba
-Tranquila, esto tiene que ver con Lauren ¿Verdad?... – la morena asentía en medio del abrazo y lloraba un poco mas – Debí suponerlo, sabia que algo así podía pasar...
-Pero... pero no debe pasar – dijo Camila alejándose del abrazo de sus amigo – Esto no me puede estar pasando, es... es la mujer de mi hermana y yo debería estar haciendo lo imposible para que se aleje, pero en vez de eso lo único que estoy haciendo es... -guardo silencio y sollozo un poco mas
-¿Qué es lo que realmente te pasa con Lauren?...
-No puedo decirlo... -murmuro Camila negando con la cabeza
-¿Por qué?...
-Porque si lo hago se hará real y no quiero y no puedo...
-¿Quieres que se haga real?... – le pregunto Harry sabiendo perfectamente la respuesta, pero sabia que su amiga no lo diría
-Tengo miedo y me siento culpable por Lauren y por Karla...- respondió bajando la mirada y llorando desconsoladamente
Tranquila, todo estará bien, no es tu culpa ¿Me oyes?, no lo es, era un riesgo que corrías, aun habiendo posibilidades de que no pasara, pero esta pasando y tienes que tomar una decisión Camila, ahora o después las cosas se podrán peor...
-¿Por qué todo es tan difícil?...
-No lo son, nosotros lo seres humanos las hacemos difíciles...
-Lauren me va odiar...
-Es posible, pero a quien odiara mas es Karla...
-Eso no me consuela para nada....
-Tienes dos opciones –dijo el chico seriamente – Le cuentas la verdad, esperas a que el enfado se le pase, que se divorcie de Karla y después de eso la enamoras siendo tu, bueno eres tu – la morena lo miro confundida – El punto es que sepa que eres tu, ósea Camila y no Karla...
-No quiero enamorarla – se defendió Camila.
-Si claro... – dijo Harry con ironía y continúo – O sino de lo contrario, sigues con la mentira, esperas a que se entera de la verdad de la peor manera y que no solo ella quiera matarte, sino que tu madre y Karla también...+
-No se que hacer... -susurro Camila suspirando frustradamente.
-Pues o te decides o te decides...
"¿Qué hago?..."


Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

10

Mensaje por Admin el Jue Sep 14, 2017 6:05 am

El agua fría caía sobre su cuerpo, buscaba la manera de relajarse y calmar la calentura que le provocaba pensar en cierta ojiverde, pero no lo conseguía, su mente seguía reproduciendo cada una de las veces que la había visto desnuda. Sus firmes pechos. Sus marcados abdominales. Y su hermoso y apetecible trasero. Cerraba las piernas sintiendo su humedad crecer un poco más y apretaba sus pechos visiblemente excitada.
-Puedo ayudarte con eso...1
Escucho como alguien susurraba sobre su cuello y enseguida reconoció esa voz, esa voz tan sexy que la estaba haciendo estremecer.
-Lauren no...
-Shhh...- susurro la ojiverde – Solo déjate llevar, me necesitas y yo te necesito – posaba sus labios sobre el cuello de Camila y lo recorría lentamente sacándole más de un suspiro-Sé que lo deseas... -arrastraba sensualmente su lengua sobre la nuca de la morena, a quien las piernas empezaban a flaquearle.1
-No Lauren yo...
Lauren la interrumpió cortando una posible negativa a la situación y la giraba completamente, quedando enfrentadas, le sonrió de una manera que nunca antes había visto, sus ojos estaban oscuros y llenos de deseo.
Su respiración se agitaba de una manera desmedida, su pecho subía y bajaba como si de una montaña rusa se tratase, ahora no solo se imagina a Lauren desnuda, la tenía frente a ella restregándole en la cara cada uno de sus atributos y se maldecía así misma por ser tan estúpida y no tomarla de una vez.
Lauren no decía nada, seguía sonriendo de una manera tan sexy y se relamía los labios mientras la arrinconaba más contra las paredes del baño, no había escapatoria esta vez, pero
tampoco sabía si quería escapar.
-Lauren nece...
-Eres mía Karla mía...- susurro Lauren atacando sus labios y apretándola más contra la pared, mientras sus manos vagaban por cada parte de su cuerpo.
-Karla... Karla... ¡Karla!...
-¿Qué? ¿Qué pasa? – una asustada Camila se despertaba con la respiración agitada y miraba para todos lados muy confundida.
-¿Estás bien?...
-¿Qué? – volvía a preguntar intentado controlarse.
-¿Qué si estás bien?...
-Si... si claro que si... -respondía muy confundida y miraba detenidamente a la persona que estaba frente a ella.
-¿Por qué me miras así?...
-Por nada Lauren...
-¿Segura? ¿Estabas teniendo alguna pesadilla?...
-¿Qué? ¿Por qué? – pregunto Camila removiéndose inquieta y mirando a cualquier lado menos a la mujer de su hermana.
-Porque estabas que te movías mucho, aunque parecía como si...
-¡Era una pesadilla! –se apresuró a decir Camila, poniéndose muy colorada.
-Bueno, eso explica porque estas tan sudada ¿Fue horrible?...
-Si... si... muy horrible – Camila estaba más roja si eso era posible y todavía podía sentir los estragos del sueño que había tenido.
'Dios que sueñitos estoy teniendo, ¡Parezco una adolecente!"...
-Bueno, pero fue solo un sueño – dijo Lauren sonriendo y se alejaba de la cama. – Te prepare el desayuno –de nuevo se sentó en la cama con una bandeja donde había, tostadas,fruta picada, leche, café y jugo de naranja.
-¿También cocinas? – Pregunto Camila sonriéndole, ya estaba más calmada y se recostaba bien en el espaldar de la cama.
-Por supuesto, mi madre me enseño desde muy pequeña – dijo Lauren muy orgullosa – Pero desayuna, después de tremenda pesadilla necesitas reponerte...
-Si claro... -murmuro Camila agarrando el jugo de naranja y tomándoselo de golpe.
-Sí que tenías sed...- Lauren sonreía de manera divertida, estaba muy feliz para el gusto de Camila.
"No es para menos... ¡Deja de sonreírme así!"...
-Gracias... -dijo Lauren deteniendo la mordida, que Camila estaba a punto de darle a la tostada.
-¿Por qué? – le pregunto confundida.
Por esto, nunca antes me habías aceptado un desayuno, siempre te ibas y me dejabas con todo preparado...
"Tengo la hermana más idiota del planeta, en serio"...
-Lamento mucho eso Lauren, no... no quería ser así, pero es que... - sentía la necesidad de disculparse, por lo visto, la única que se había aprovechado de alguien aquí era su hermana.
Lauren era una persona tan diferente, tan llena de amor, de dulzura, de ternura, no merecía que su hermana y ella le estuvieran jugando chueco, no lo merecía.
-Lauren necesito decirte algo...
-No hay nada que decir – la interrumpió Lauren – Lo importante es que todo eso ya quedo en el pasado y ahora estamos aquí juntas y así será siempre...
-Si pero...
Pero nada, desayuna rápido, recuerda que me prometiste acompañarme a la convención de tecnología...
-Está bien Lauren... -dijo Camila resignada, Lauren no quería escuchar nada y ella se sentía un poco más cobarde.
Casi una hora más tarde salían de la casa en el auto de Camila, Lauren hablaba por teléfono con alguien al parecer de trabajo y Camila escuchaba atentamente.
Claro que si Jake, estaba esperando esta llamada como no tienes idea, por supuesto que acepto, dame unos días más y vuelvo al ruedo, has lo posible por conseguir esa cartera...claro que creo en ti, eres la persona con más poder de convencimiento que he conocido en mi vida, ok, estaremos hablando, adiós...
-¿Quién era? – Pregunto Camila interesada.
-Jake... -respondió y la morena alzo una de sus cejas – Es mi socio – aclaro Lauren – Nos conocimos en la universidad, nos graduamos y desde entonces, trabajamos juntos elaborando páginas web y software informáticos para varias empresas, creí que te lo había dicho...
-Mmm no... no lo hiciste...
"Karla nunca presta atención a nada y así se lo hubiera dicho miles de veces, todavía ni enterada estuviera"...
-Y tú y Jake solo trabajan, digo no...
-¿Celosa? – le pregunto Lauren de manera divertida.
-Claro que no... -respondió Camila quitándole importancia al asunto.
-Pues no parece... -continuo Lauren molestándola y Camila rodaba los ojos.
-¿Cuándo empiezas a trabajar? –Cambiaba de tema rápidamente, no quería seguir flaqueando ante Lauren, aunque ya ni sabía que era lo que estaba haciendo en realidad, si alejándola o acercándola más, dudaba completamente que estuviera haciendo lo primero.
En una semana como máximo, si conseguimos firmar el contrato de nuestras vidas...
¿Por qué trabajas? Digo, tus padres son abogados, podrían darte todo lo que necesitas, incluso ahora yo podría hacerme cargo de todo...
Suena razonable lo que dices, pero si algo me han enseñados mis padres, es valerme por mi misma...- respondió Lauren seriamente.
"Insisto, Karla es idiota"...
-Entiendo a qué te refieres...
Lo que resto del trayecto fue silencioso, pero un silencio cómplice, llenos de miradas y sonrisitas.
"Tienes cara de idiota Camila, por Zeus ¡RECAPACITA!"...4
Apenas y pusieron un pies en el edificio donde se realizaba la convención, Lauren se soltó de la que creía que era su esposa y se trasformó rápidamente. Parecía una chiquilla cuando entra a una juguetería y miraba y quería coger y llevarse todo a su paso.
Camila no podía evitar sonreír al verla, Lauren tenía los ojos abiertos como platos, su sonrisa era inmensa y le parecía una de las cosas más adorable que había visto, lo único que podía hacer era seguirle los pasos y de vez en cuando Lauren le sonreía, le guiñaba un ojo y se acercaba a ella para susurrarle que ella podría hacer un trabajo mucho mejor. Pero Lauren no lo decía en modo de menosprecio, lo decía más como un reto.
-La próxima vez, mi trabajo será mostrado en este lugar... -decía Lauren muy orgullosa.
-Sé que lo conseguirás Lauren... -dijo Camila sonrojándose sin saber porque.
-Dios te amo... -murmuro Lauren acercándose rápidamente a la morena y le robaba un sonoro beso, sin importarle que había gente y que podían verlas.
-Lauren...
-No pude contenerme... -Lauren mostraba su mejor cara de niña buena y Camila aunque se recriminaba internamente, no podía evitar sonreír como estúpida– Espérame aquí que
ya vuelvo – le dijo Lauren robándole otro beso y salía disparada a una mesa, donde un muchacho mostraba un pequeño robot.
Camila suspiro y nuevamente su mirada se perdió en Lauren, en su sonrisa y en sus brillantes ojos llenos de emoción.+
Saco su celular y le escribió un mensaje a una de las personas que mejor la conocía.
Estoy jodida Harry... estoy enamorada – Camila.
Ya no había vuelta atrás.


Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

11

Mensaje por Admin el Jue Sep 14, 2017 6:06 am

Perdida...
Esa era la palabra correcta que definía completamente en estos momentos a Camila, su cabeza y su corazón estaban hechos un tremendo lio.
¡Lo había dicho es voz alta!, razón por la cual no podía estar mas aterrada, le temblaba el cuerpo y el corazón
le daba un vuelco enorme, apenas y se acordaba de lo que había puesto en aquel mensaje, dirigido a su mejor amigo.
No se acercaba Navidad, pero la noche que caía sobre cielo de Nueva York estaba muy fría, mucho mas de lo normal,lo que provocaba que tuviera muy roja las mejillas.
Sentada sobre uno de los asientos del Central Park, esperaba impacientemente que llegara la única persona
que no le armaría un escandalo, ni la juzgaría por su confesión o tal vez si.
-Creí que no vendrías... - dijo Camila apenas y vio a la persona que esperaba, acercarse a ella rápidamente.
-Había mucho tráfico... -se excuso sentándose al lado de ella –Bueno ya estoy aquí, así que cuéntale a tu mejor amigo cuál es tu problema...
-Últimamente escucho mucho ese cuéntale a tu amigo...
-Bueno ¿Soy tu mejor amigo no?...
-Si Harry...
-Pues bueno, cuéntame ¿Qué pasa con Lauren ahora?... – le pregunto sabiendo la respuesta.
-Ya lo sabes... -murmuro Camila bajando la mirada mientras jugaba con sus manos.
-Sí, pero quiero escucharlo salir de tu boca – dijo tranquilamente el chico y Camila alzo la miraba para ver si hablaba en serio– Hablo muy en serio...- conocía perfectamente a su amiga y sabia que haría de todo por no decirle nada, pero contra el no iba a poder.
-Me gusta Lauren... -susurro tan bajo la morena que apenas Harry pudo escucharla.
-¿Qué? ¿Qué dijiste? –pregunto el chico y Camila rodo los ojos exasperada.
-¡Que me gusta Lauren! ¿Ya estás contento? – Se cruzo de brazos con el ceño fruncido y Harry reía por la situación.
-Si estoy contento – respondió Harry divertidamente – Pero el punto es...
Si ya sé que es la mujer de mi hermana, que no debería gustarme, que cree que yo soy Karla y está enamorada de ella y por ultimo y no menos importante, le estoy mintiendo y es posible que después de enterarse de todo me odie y me mande al cuerno...
Bueno yo iba a decir que estas enamorada, pero tienes razón en todo lo que dijiste, pero ve el lado positivo,Karla no la quiere, así que también le estás haciendo un favor en alejarla de tu hermana y de una mentira...
-Pero le estoy haciendo vivir otra...
-Sí, pero el fin justifica los medios...
-Deja de llenarme la cabeza de cosas – susurro Camila lamentándose y llevándose las manos a la cabeza de manera frustrada.
-Lo peor que podía pasar ya paso Camila, ya no hay vuelta atrás – dijo Harry abrazándola por los hombros -Y así quieras negarlo el sentimiento se hará cada vez más fuerte y no te podrás detener...
Esto no debía haber pasado, no a mí, hay tantas mujeres en el mundo y yo como siempre, me fijo en la que no debo–continuaba la morena lamentándose.
Lo prohibido siempre termina atrayéndonos más, aunque no lo queramos.
-¿Qué voy a hacer? –le pregunto Camila a su amigo con los ojos llorosos y muy tristes.
-Creo que ya sabes lo que tienes que hacer...1
Entro a su casa y todo estaba muy oscuro, normal si todos ya estaban dormidos, camino hasta la cocina y se sirvió un vaso con agua, su teléfono empezó a sonar y creyó que era Harry para preguntarle cómo había llegado, pero no era así, vio de quien se trataba y se debatía entre contestar o no, finalmente se decidió y respiro profundamente.
-Hola Karla...
-Hola hermanita ¿Cómo vamos?...
-Ehh... -sabía que tenía que mentir una vez mas y eso no le gustaba – Todo bien...
-¿A qué te refieres con todo bien? ¿Ya Lauren quiere el divorcio?...
-No pero... pero creo que ya me lo va a pedir...
-¿Segura?...
-Si Karla...
Ok, me parece perfecto, apenas y te lo pida por favor llámame, de inmediato me regreso y así nos libramos de Jauregui.
-Claro... -murmuro Camila nada convencida, sobre lo que escuchaba salir de la boca de su hermana. Cerró la llamada, salió de la cocina y subió las escaleras como si las piernas le pesaran, estaba mal, agotada
y estresada mentalmente, lo único que quería llegar era a su cama acostarse y dormir una semana por lo menos.
Apenas y entro se encontró con Lauren sentada sobre la cama, con sus lentes puestos y con su mirada fija en su laptop.
-Creí que ya estabas dormida... -dijo Camila sacándose su abrigo dejándolo encima de la cama.
-Debería, pero estoy revisando unas cosas sobre mi próximo trabajo...
-Entiendo, iré a darme una ducha -susurro la morena señalando la puerta del baño y Lauren solo asintió.
Media hora después, Camila salía con miles de gotas de agua recorriéndole el cuerpo y con una toalla pequeña
cubriéndolo, ni siquiera era consiente de las miradas que Lauren le daba, tanto que tuvo que sacarse los lentes para verla mejor.
Se sentó sobre la cama y empezó a masajearse el cuello, la ducha no había sido capaz de relajarla. Lauren se dio cuenta de aquello y rápidamente dejo su laptop a un lado, se acerco de manera lenta a la espalda de la morena y poso sus manos sobre sus hombros.
-Lauren no...
-Shhh tranquila, lo necesitas... -susurro sobre la oreja derecha de Camila, quien enseguida se estremeció y eso fue suficiente para que se dejara llevar por los suaves toques que le proporcionaban las manos de Lauren – Estas muy tensa...
Las manos de Lauren seguían moviéndose delicadamente sobre el cuello, la nunca y la espalda de la morena, que solo atinaba a cerrar los ojos y a reprimir uno que otro gemido que amenazaba con salir de su boca, Lauren estaba haciendo maravillas con sus manos.
-Con esto estarás mejor... –dijo Lauren dejando un delicado beso sobre el hombro de la morena dando por terminado el masaje, cosa que provoco que Camila abriera los ojos y sintiera un vacío en su interior, no supo
como pero se subió rápidamente a la cama y con sus brazos atrajo a Lauren apretándola contra su cuerpo.
-¿Qué pasa Karla? – Pregunto Lauren sonriendo por lo que hacia quien creía que era su esposa, pero no obtenía ninguna respuesta, solo un par de ojos chocolates que la miraban profunda e intensamente, como
nunca antes lo habían echo – Me estas asustando...
-Te amo... -apenas fue un susurro que Lauren logro escuchar, un susurro que vino acompañado de unos carnosos labios que apretaron los suyos sensualmente, una lengua pidiendo permiso para entrar en su boca y ella gustosa le concedía el paso. Las manos de Camila empezaban a vagar por todo el cuerpo de Lauren, que también hacia lo suyo quitándole
toalla, dejando al descubierto su bien trabajado cuerpo. Poco a poco la ropa de Lauren fue desapareciendo quedando en iguales condiciones que la morena.
Entre beso y beso y varias caricias la espalda de Lauren descanso sobre el colchón, delicadamente y como si se fuera a romper, Camila se coloco en encima de ella con sus brazos a los costados de su rostro y sus cuerpos se acoplaron a la perfección.1
-¿Por qué me miras así? – le pregunto Lauren sintiéndose vulnerable ante las miradas de una Camila, que estaba como hipnotizada.
-Eres tan hermosa, tan perfecta...
-Tú también lo eres... -dijo Lauren llevando sus manos al rostro de la morena y atraía su boca hasta la de ella, se besaban con pasión con deseo, como ganas de poseerse la una a la otra.
Camila empezó a bajar por el cuello de Lauren, sus labios besaban todo lo que encontraba a su paso, mientras su lengua recorría un camino hasta sus pechos, los miro y sonrió, beso el derecho primero, el izquierdo
después. Los pezones de la ojiverde fueron atacados por una caliente y sensual boca, fueron succionados y saboreados a partes iguales, Lauren no podía evitar gemir, cosa que excitaban mucho mas a Camila que no
pensaba en detenerse.
La humedad se sus sexos crecía y Camila siguió bajando un poco más, beso todo el abdomen de la mujer que amaba y metió su lengua en su ombligo jugando un poco con él.
-Dios... -gemía Lauren apretando sus labios, estaba más que lista para recibir a la morena. Camila bajo más con su lengua hasta encontrarse de frente con el sexo palpitante de la ojiverde. No lo pensó dos veces y comenzó a lamer y a jugar con su lengua entre los labios mayores del sexo de Lauren, que estaba terriblemente mojada.
-No... no pares.... – Lauren se mordía los labios mientras con una de sus manos apretaba uno de sus pechos y la otra estaba sobre la cabeza de la morena – Dios... - primera penetración de la lengua de morena y sintió que moriría de placer. Camila
la envestía rápidamente con su lengua mientras con sus dedos estimulaba el clítoris de la ojiverde, que movía sus caderas frenéticamente, cuando ya sintió que era el momento ingreso dos de sus dedos dentro de
Lauren, primero los movió lentamente para después comenzar a moverlos un poco más rápido.
-Mierda... más... más rápido – Lauren estaba muy colorada y muy sudorosa, no paraba de gemir, de moverse
erráticamente, apretar sus labios y cerrar fuertemente sus ojos producto del placer que estaba sintiendo.
Las paredes del sexo de Lauren se empezaron a contraer en torno a los dedos de Camila, que la envistió fuertemente, quería llegar lo más profundo dentro de Lauren y llenarla completamente, mientras con su lengua chupaba y mordía su clítoris. Unos cuantos movimientos más y Lauren dejo correr su orgasmo que hizo que se estremeciera de pies a cabeza.
Camila limpio con su boca toda la extensión del sexo de Lauren, no quería perderse de nada de lo que había provocado en esa zona tan apetecible del cuerpo de la ojiverde. La morena empezó a subir por el cuerpo de Lauren dejando pequeños besos hasta llegar a su rostro, no pudo evitar sonreír al verla con los ojos cerrados y temblando producto de los espasmos que atacaban su cuerpo.+
-Te amo... - susurro Camila besando tiernamente el rostro de Lauren – Te amo...

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

12

Mensaje por Admin el Jue Sep 14, 2017 6:06 am

Espero que sea muy importarte la razón por la que has venido a despertarme tan de mañana, en un día sábado...
-Vero necesito tu ayuda...
-A ver Camila... dime... ¿Qué paso ahora?...
-Lo hice con Lauren... -dijo Camila llorando desconsoladamente, tapándose la cara con las dos manos, estaba sentada en el mueble principal del departamento de su asistente y no paraba de lamentarse por lo sucedido con Lauren.
No me digas, ¿Lauren tenía la lengua tan roñosa como la de un gato y no te gusto? – Pregunto como si nada la latina y Camila la miro sin poder creer lo que escuchaba.
-¿Sabes de lo que te estoy hablando?...
-Por supuesto, no soy idiota – Vero se encogió de hombros y Camila empezó a llorar mas.
-¿Qué voy hacer?, esto no debió pasar, no debió pasar...
Ya no te lamentes, era algo que iba a suceder tarde o temprano... no me mires así, cualquiera que tuviera un buen tercer ojo latino muy desarrollado como el mío, se hubiese dado cuenta que desde el primer día que viste a la ojiverde, empezaste a babear por ella...1
-Eso no es cierto... -se defendió Camila mientras intentaba limpiarse torpemente las lagrimas, que rodaban
por sus mejillas.
-Claro que si... - dijo muy segura la latina- ¿Querías hacerlo? – Silencio por parte de Camila- ¿Te gusto? –
Silencio- ¿Estás enamorada? – Más silencio – Pues no te queda de otra que aceptar que estas jodida y que
todo el plancito de Karla se te fue de las manos...
-¿No podías decirlo de otra manera? No se... ¿Qué no sonara tan mal?...
No Camila, estas enamorada y eso será tu perdición y también creo que es momento de decirte, ¡Te lo dije!...1
-Karla me va a matar, mi madre también y Lauren, ella... ella me odiara por toda su vida... -dijo Camila con mucha tristeza y con el corazón rompiéndosele solo de saber cómo terminaría todo, al momento que Lauren supiera la verdad.
Puedes decirle la verdad ahora, o simplemente puedes lograr que divorcie de Karla y bueno, después la enamoras siendo tú...
Dudo mucho eso, Lauren esta enamorada de Karla, hizo el amor anoche conmigo creyendo que era Karla– sus palabras salían tan dolorosamente de sus labios, que hasta Vero sintió mucha pena.
Me gustaría decirte que todo saldrá bien, pero realmente nada saldrá bien...
-Lo se...
Media hora después Camila manejaba rumbo a su casa, suponía que Lauren estaría molesta ya que la había dejado sola después de haber echo el amor toda la noche, razón por la cual había comprado un hermoso ramo
de rosas rojas. Ya tenia claro que tomara la decisión que tomara, el resultado siempre seria el mismo.
Terminaría con el corazón roto, porque Lauren no la amaba a ella y apenas supiera que junto con Karla le han estado viendo la cara, la odiaría de por vida.
Estaciono su auto, agarro el ramo de rosas y se bajo, apenas cruzo la puerta de entrada de casa su corazón empezó a latir con fuerza, miro para todos lados y no vio a Lauren por ningún lado, camino hasta la cocina,
pero tampoco estaba.
-¿La señora? – Le pregunto a una de las chicas de servicio.
Tal como usted lo ordeno fui a su habitación por si algo se le ofrecía, pero seguía dormida – le informo la mujer.
-Esta bien... -suspiro Prepárame una bandeja con fruta, café, tostadas, jugo, leche, lo mejor que tengas...
-Esta bien Srta. Cabello...
La mujer preparo todo lo que ordeno Camila y esta ingeniándoselas, subió con la bandeja y el ramo de flores, entro a la habitación de su hermana pero Lauren ya no estaba en la cama, escucho como el agua caía en la ducha y se tentó a meterse con la ojiverde en la bañera, pero sabia que no era lo correcto... por el momento.
Dejo la bandeja sobre la cama al igual que el ramo, se saco la chaqueta y se arreglo un poco. A los poco minutos se abría la puerta del baño y enseguida cruzo su mirada con la de Lauren que la miro muy sorprendida, Camila desvió su mirada al cuerpo mojado de la ojiverde y a sus piernas, pero se golpeo mentalmente, tenia que hacer lo que había planeado.
-Buenos días...- dijo Camila levantándose enseguida con una sonrisa y se acerco a Lauren dándole un beso corto en los labios, se giro sobre sus pies y se acerco a la cama, cogió el ramo y se giro nuevamente hacia
Lauren, que estaba en estado catatónico – Para ti... – le estiro el ramo de rosas, pero Lauren seguía sin moverse.
- ¿No te gusta?... Lauren – ya se estaba asustando.
-No... no, lo siento es que... Gracias... -Lauren agarro el ramo, pero era como si tuviera algo atragantado en la
garganta, sus ojos se ponían aguados y no por las gotas de agua que habían sobre el.
-¿Estás bien? ¿Hice algo mal? – pregunto Camila preocupada.
-No... no claro que no, esto es, es que yo... – respondió Lauren pero a la vez se enredaba con sus palabras –Es... es que creí que te habías ido... que te habías arrepentido por lo de anoche y...
-¿Qué? No Lauren, claro que no – le aclaro Camila agarrándole el rostro con sus dos manos y a la vez acariciándolo – No me arrepiento de nada, lo de anoche fue lo más hermoso que he vivido en toda mi vida... -su mirada irradiaba amor y felicidad, estaba enamorada y ya no lo iba a negar.
¿Por qué me miras así? siento que me derrito cada vez que lo haces, mi corazón late con mucha fuerza cuando lo haces, es... es como si te hubieras convertido en otra persona – lagrimas mas pronunciadas rodaban por sus mejillas – Y se que va a sonar feo lo que voy a decir, pero me hace muy feliz que sea así, porque antes...- lauren ya no podía contener sus lagrimas, pero esta vez lloraba de felicidad.
-Soy otra persona... -susurro Camila sin saber muy bien lo que decía- Ey no llores, mírame, te amo Lauren, te amo...
-Yo también te amo mi amor – dijo Lauren sonriendo y las dos lloraron de emoción, juntaron sus labios tiernamente, se saboreaban con sus lenguas mientras sus manos empezaban a recorrer el cuerpo de la otra,
poco a poco la ropa fue desapareciendo y la bandeja con el desayuno para Lauren, quedo en el olvido.
Besos, caricias, roces y dos corazones entregándose una vez más a un amor que estaba lleno de mentiras, pero era amor al fin y al cabo.
Lauren se sentó sobre la cama con la morena sobre sus piernas, que no dejaba de besarla, aprovechaba para lamer sus pechos y con una de sus manos jugaba en su entrada pero sin penetrarla.
-Te necesito... – murmuraba Camila visiblemente excitada y con la mirada totalmente dilatada.2
-Dime que me amas – le pedía Lauren jugando con la excitación de una Camila que ya no aguantaba mas, su cuerpo estaba rendido totalmente a las caricias de la ojiverde.
-Te amo... te amo – repetía Camila sobre los labios de Lauren y sus brazos se enrollaban mas en el cuello de Lauren, besándola profundamente – Lauren... Dios... - sintió como dos dedos de la ojiverde se adentraban en ella llenándola completamente, su cuerpo se estremecía y sus cinco sentido se nublaban ante el placer que Lauren le provocaba.
-Acaba para mí... por favor, déjame sentirte – murmuraba Lauren envistiéndola mas rápido, mas fuerte, mientras veía las expresiones del rostro de la morena que ella misma provocaba, sus ojos fuertemente
cerrados, sus labios aprisionados del placer, sus sensuales movimientos sobre sus dedos, que la estaban volviendo loca a ella misma, todo era perfecto, todo era como siempre había querido que fuera. No
falto mucho para que las paredes del sexo de Camila se contrajeran en torno a sus dedos, aprisionándolos deliciosamente, sus gemidos chocaban contra sus oídos llevándola también al filo del orgasmo, sus dedos entraban y salían rápidamente y se colaban en lo más profundo del interior de la morena, que finalmente se dejo llevar por el orgasmo, que le recorrió todo el cuerpo logrando que se estremeciera de los pies hasta la
cabeza. Lauren descanso su espalda contra el colchón con la morena sobre ella, que intentaba recuperar la respiración, mientras la ojiverde besaba su cabeza tiernamente y la abrazaba a su cuerpo.
No había palabras que decir, ni si quiera para describir lo que sentían en ese momento, el amor era el aire que inundaba esa habitación y en donde también se vivía una mentira, que mas temprano que tarde, saldría a
la luz...

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

13

Mensaje por Admin el Jue Sep 14, 2017 6:07 am

Había pasado una semana, una semana en donde Camila se había dejado llevar por sus sentimientos, como si fuera una adolescente con las hormonas revolucionadas. Las llamadas de Karla habían pasado a segundo plano y en algunas ocasiones no eran ni contestadas.
No podía estar más que feliz y no podía pedirle más a la vida que despertarse a lado de ese ángel transformado en mujer todos los días.
Sabia que estaba actuando mal, con mentiras lo suyo con Lauren no iba a llegar a ningún lado, pero tenia miedo, tenia miedo de perderla y privarse de sus besos, de sus labios, de sus caricias, de su cuerpo y por sobre todo de su amor, un amor que aunque le doliera sabia que estaba dirigido a su hermana, pero se conformaba con tener a Lauren de esa manera, así ella misma estuviera viviendo una mentira.
-Si me sigues mirando me voy a gastar... -una adormilada Lauren le hablaba, tenias entre abiertos los ojos, producto del sueño que aun tenia.
-Me gusta mirarte...
Y a mi me gusta que me mires, aunque no estoy segura que es lo que miras, si la cara o el cuerpo... -dijo soltando una risita divertida.
La cara es lo principal que te miro, como no hacerlo, si tu rostro esta tallado por los mismos Dioses y esos ojos, uff esos ojos...
-Ya que me lo creo... -Lauren estaba muy colorada y pegaba su cuerpo un poco más a Camila, dejando un poco más al descubierto su cuerpo desnudo.
-Pues créetelo, solo digo la verdad – dijo la morena, llevando una de sus manos al vientre marcado de Lauren, acariciándolo suevamente y haciendo figuras de corazones –Y tu cuerpo, tu cuerpo es una de las cosas perfectas que he visto en mi vida...
-Ya...- Lauren estaba muy sonroja y cubría su rostro con una almohada.
-Eres adorable... -dijo Camila haciendo a un lado la almohada del rostro de Lauren y la besaba apasionadamente.
"¿Quién es ese tipo? ¿Y por qué mira a Lauren así? tiene cara de imbécil...
Buenas tardes... -Camila se acerco a Lauren sin dejar de mirar al chico que estaba sentado frente a ella, en la sala de su casa.
-Mi amor que bueno que estas aquí, quiero presentarte a alguien...
-¿Si?...
Es el es Jake Bennett, mi mejor amigo, mi compañero y socio de trabajo...- dijo Lauren presento a su amigo, que enseguida se levanto para saludar a la morena.
-Un gusto Karla, Lauren me ha hablado mucho de ti....
-El gusto es mío Jake y espero que haya hablado muy bien...
-Muy bien mi amor... -dijo Lauren guiñándole un ojo y Camila se sonrojaba.
-Es verdad lo que dice – acoto el chico que sonreía por la cara que había puesto la morena.
Voy salir con Jake mi amor, tenemos una reunión de trabajo con un cliente...
-¿Si? ¿A qué hora regresas? – Camila no parecía feliz, pero no por Lauren, si no por las miradas que le estaba dando Jake a su ojiverde.
-Realmente no lo sé, la reunión puede durar muchas horas, te aviso ¿Si?...
-Está bien... -dijo Camila resignada. Lauren se despidió de ella, al igual que su mejor amigo, estaba celosa muy celosa, no le había gustado para nada las profundas miradas que tal Jake le daba a su mujer, bueno literalmente no era su mujer, pero era como si lo fuera ¿no?.
"Mejor me voy a hacer algo productivo antes de que me estalle la cabeza"...3
-Deja de mirar el reloj y el teléfono ¡Me desesperas!...
-Vero... ¡Deja de fastidiarme!... – dijo Camila frustrada tirándose pesadamente contra su silla.
En serio pareces una adolecente celosa, te dijo que iba a una reunión de trabajo ¡Por Dios!, por lo menos Karla no me desespera tanto...
Karla no lo hace porque no está enamorada de nadie, si así fuera, déjame decirte que sería peor que yo y tú lo sabes...
Hablando de la sexopata, ¿Ya le dijiste que estas acostando con su mujer? – finalmente Vero soltaba la pregunta que Camila sabía muy bien, que en cualquier momento se la haría y la cual ella había estado evitando.
-Lauren no es la mujer de karla – dijo Camila muy seria y a la vez contrariada.
-Claro que lo es, están casadas Camila, CASADAS...
-Sí, pero yo la amo ¡Karla no! ¡Maldita sea! – camila se levanto dando un golpe fuerte sobre la mesa, que asusto a Vero.
Ok cálmate, no lo dije para que te pusieras de esa manera, sabes que tengo razón Camila, las cosas ya han ido demasiado lejos, sigues jugando con juego y te vas a quemar..
-¿Crees que no lo sé? ¿Crees...- el sonido de su celular la interrumpió y enseguida miro a Vero, sabía que podría tratarse de Karla y esta vez tenía que contestarle.
Sera mejor que le respondas, si no lo haces, mañana mismo la vas a tener aquí y ahí si va a arder Troya...
Camila respiro profundamente y cogió su teléfono, deseaba que no fuera su hermana, pero sus deseos no sirvieron de nada, porque era precisamente Karla quien la llamaba, abrió la llamada y espero la primera
reprimenda.
Hasta que al fin me coges el puto teléfono Camila ¿Dónde diablos has estado?...
A diferencia de ti Karla, hay personas que trabajamos...
No me vengas con el cuento moralista de nuestra madre, así que respóndeme ¿Ya está listo lo el divorcio?...
-No... -apenas fue un susurro que Karla no logro escuchar.
-¿Qué dijiste?, no te escuche bien...
-¡Que no está listo! ¿Eres sorda?...
¡A mí no me grites! Ha pasado más de un mes Camila y no puedo creer que aun no puedas deshacerte de la imbécil esa...
¡No le digas así! ¿Me oyes?, no te atrevas a tratarla mal, aquí la única imbécil eres tu...
¿Ahora eres su amiga?, pero que bueno esta esto, mira Camila ya me aburrí, así que yo misma iré a sacarme de encima a la idiota de Lauren, gracias por nada....
-¿Qué? Karla espera ¡Karla!... – muy tarde, Karla había colgado, dejando a la morena con una extraña sensación.
-¿Qué paso? – Pregunto la latina viendo el rostro desencajado de su amiga.
-Karla va a venir...- susurro Camila sentándose de nuevo en su silla, con el corazón a punto de salírsele del pecho – Ella misma va a terminar con Lauren...1
En la oscuridad de la habitación de Karla se encontraba una devastada Camila, sentada con su espalda arrimada a una de las paredes del cuarto con sus piernas a la altura de su cabeza, mientras varias lágrimas
rodaban por sus mejillas.
No sabía qué hacer, su mundo se estaba por venirse abajo y no iba a poder hacer nada para evitarlo. Se había equivocado, le había mentido a Lauren y en el trayecto de la mentira se había enamorado de ella.
El fin justifica los medios, siempre lo había escuchado y siempre se lo había dicho Karla, pero esta vez nada iba a justificarla, nadie iba a librarla del odio que Lauren sentiría por ella, apenas se enterara de la verdad.
Ya no había tiempo para lamentaciones, la verdad siempre sale a luz y en este caso no sería la excepción.
La puerta del cuarto se abría y sabía muy bien de que quien se trataba, desde la llamada de Karla, ya hace más de un día, no había querido hablar con nadie, mucho menos con Lauren, a quien había evitado lo mas que había podido, excusándose de que tenía mucho trabajo, Vero la había ayudado.
No tenía la fuerza necesaria para mirarla a la cara y decirle la verdad, su corazón no iba a resistir su desprecio.
-Karla... Karla...
Punzada tras punzada a su adolorido corazón, Lauren no la amaba a ella, amaba a Karla, a su hermana, esa que intentaba divorciarse de ella lo más rápido posible, sin importarle sus sentimientos.
-Karla... ¿Qué haces allí? – Finalmente Lauren se dio cuenta de su presencia y rápidamente se arrodillo frente a ella -¿Qué pasa mi amor? ¿Por qué lloras?...
-Lo siento Lauren, perdóname... -sus palabras salían tan dolorosamente que hasta Lauren sintió como su propio corazón se rompía, no entendía los motivos por los que su "esposa" estaba así, pero por su estado nada bueno le estaría pasando.+
-¿Qué pasa mi amor? Me estas asuntando Karla...
-No soy Karla...


Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

14

Mensaje por Admin el Jue Sep 14, 2017 6:11 am

-No soy Karla...
¿Qué le estaba queriendo decir Karla? ¿Qué le estaba ocultando esta vez?
-¿De qué hablas?... – Lauren se puso de pies, su rostro estaba desencajado y no sabía porque, pero estaba segura de que iba a escuchar algo que no le iba a gustar.
Camila se puso de pies, torpemente se limpio las lágrimas y cogió mucho valor, era el momento, tenía que acabar con la mentira de una buena vez. Quizás iba a ser sincera demasiado tarde, pero esta vez iba a hacer lo correcto, Lauren lo merecía más que nadie.
-Lauren yo lamento mucho... -alguien la interrumpió abriendo la puerta del cuarto de Karla y cuando vio de quien se trataba, palideció completamente1
-¿Qué es esto? – pregunto Lauren casi cayéndose, sus rostro estaba totalmente blanco y su mirada iba entre Camila y la persona que había entrado a la habitación.
-Hola Lauren.... – dijo la persona que había entrado al cuarto, tenía una sonrisa de oreja a oreja como si estuviera muy feliz de verla -¿No saludas a tu esposa?...1
-¿Qué? ¿Esposa?- Lauren miro nuevamente a Camila, que no podía ni moverse.
-Karla ¿Qué haces aquí? – le pregunto Camila a su hermana, su mundo definitivamente se venidoabajo abajo.
-¿Karla? - pregunto Lauren con su rostro desencajado.
Respondiendo a tu pregunta hermanita, claramente he venido a hacer lo que tú no pudiste, así que sal,necesito hablar con lauren...
-¿Qué es esto? ¿Qué mierda es esto? – pregunto Lauren desesperada, no creía lo que veía
-Te presento a mi hermana gemela Lauren – dijo Karla apuntando a la otra morena – Camila...
-¿Camila?... – Lauren se quedo mirando fijamente a Camila que ya no podía controlar su llanto.
-Lo siento Lauren... -Camila estaba totalmente derrumbada.
-Esto no puede estar pasando, esto no me puede estar pasando... -Lauren negaba y llevaba sus manos a su cabeza.
-Mira Lauren te voy a hacer más clara la película para que entiendas – dijo Karla sin importarle el estado de Lauren – No te amo, no quería casarme contigo, solo me interesabas de una manera sexual, debes admitir que la pasábamos muy bien...
-Karla Dios... - Camila intentaba parar a su hermana, aunque sabía que no lo iba a conseguir.
-¡Cierra la boca hermanita!, es mejor que se entere de una buena vez – Karla no pensaba detenerse, ya suficiente había esperado – No te amo... - volvía a repetir- Quiero el divorcio lo antes posible Lauren, no quiero
seguir atada a ti, no me importa si tengo que cubrir los gastos y afrontar los problemas que se me vengan encima, no quiero saber nada de ti, ni tener nada que ver contigo ¿Entiendes?...
-¡Karla ya basta!...- Camila insistía en parar a su hermana, pero era imposible, si ella se estaba sintiendo horrible, no quería ni imaginarse que sentía Lauren.
-Bravo... bravo... bravo - dijo Lauren empezando a reírse y dar a aplausos, dejando a las hermanas Cabello
atónitas por su reacción.1
-¿Qué te pasa? – La primera en preguntar fue Karla.
-¿Te crees bien lista verdad? – Lauren miraba directamente a Karla.
-¿De qué hablas? – Karla seguía sin entender y Camila ya ni siquiera hablaba.
-¿Creíste que no sabía que ella... - señalo a Camila – ¿No eras tú? – termino la pregunta Lauren con una
sonrisa sarcástica y tanto Camila como Karla palidecieron.6
-¿Lo sabías? – Le pregunto Camila.2
Claro... es decir, desde el principio supe que algo no estaba bien, primero fue el hecho de que tu – le hablaba a Camila Te presentaras en el aeropuerto con tu asistente y tu mejor amigo gay, dos personas – la ojiverde miro Karla – Que claramente tú nunca habías mencionado, ni mucho menos me habias presentado, ni en persona ni en fotos, cosa que si has hecho con alguna de tus amigas, o más bien lo hiciste porque yo te presione -hizo una pausa Después eso de que trabajaras, cuando creo que todos, incluso yo sabemos que lo tuyo no es el trabajo querida esposita – le dijo con ironía a Karla razones de sobra para saber que algo no andaba bien, intente saber que era, pero nunca encontré nada raro aquí, tus empleados son muy fieles, así que busque el único medio que me daría respuestas – lauren hablaba firmemente y las gemelas solo escuchaban -El celular de Camila – dijo Lauren triunfante – Y busque el numero de Taylor...
-¿Que tiene que ver Taylor en esto? – Pregunto karla mirando a su hermana
Nos conocimos una vez en el centro comercial, fue ella quien termino de clavarme la espina de que definitivamente algo raro estaba pasando, además, las diferencias entre ustedes dos son muy grandes ¿Te acuerdas de aquella reunión con mis padres? – le pregunto a Camila y esta asintió con los ojos llorosos – Ya lo sabía...
-Dios mío... -dijo Camila sintiéndose mareada y con ganas de vomitar.
Flashback
-Hola Lauren, sabía que me llamarías...
-No tengo todo el día Taylor, así que siéntate y por favor dime de una vez lo que sabes...
-Está bien como quieras – la chica sonrió y se sentó – Solo espero que tu estés bien sentada, porque lo voy a
decirte, o más bien enseñarte no te va a gustar para nada...
-¿Puedes ir al grano? – Ya estaba impaciente y muy nerviosa, no iba a poder aguantar más
-Bien, aquí vamos – Taylor sonrió una vez más, abrió su bolso sacando lo que parecía una foto y se la entregó a Lauren.
-¿Qué es eso? – pregunto Lauren muy confundida
-Míralo con tus propios ojos – dijo Taylor y Lauren le hizo caso, al segundo el rostro de la ojiverde cambio por completo y miro a Taylor sin poderse creer lo que veía en la foto
-¿Qué es esto? ¿Son dos?... – pregunto Lauren visiblemente abrumada y queriendo respuestas
-Te dije que Karla tenia una hermana que se llamaba Camila y que eran muy parecidas, como podrás darte cuenta gemelas, pero no te confundas, Karla es la perra, Camila es mejor persona, pero ama tanto a su hermana, que no le importa convertirse en su marioneta con tal de ayudarla – Taylor hizo a pausa -No digo que Karla no quiera a Camila, a decir verdad, es lo que más quiere en la vida, pero su estupidez y promiscuidad llega a niveles insuperables, que no se da cuenta de las personas que lastima y se lleva por delante...
-No entiendo, yo... - Lauren empezaba a creer que alguien le estaba jugando una broma muy pesada
¿Qué no entiendes Lauren? Esta más que claro, la "Karla" con la que tú estás viviendo en estos momentos, no es Karla tu esposa, es Camila su gemela, ¿No te das cuenta?, podrán parecerse mucho, pero son muy diferentes, si no lo hubieras notado, no estuvieras aquí...
-¿Por qué Karla me hace esto?... - pregunto Lauren ya muy afectada y con lágrimas en los ojos
Simple, Karla quiere deshacerse de ti, no es la primera vez que lo hace, así como tampoco es novedad que utilice a Camila para llevar a cabo sus planes, en pocas palabras, no eres más que un juguete del que Karla ya se aburro y quiere sacar de su lista, querida...
Fin Flashback
-Tu...- Lauren nuevamente miraba a Karla – Te has burlado de mi todo este tiempo – decía Lauren con rencor
en sus palabras Mientras te acostabas conmigo, te acostabas con otras y otros sin importarte mis sentimientos, te reíste en mi cara Karla y ahora yo, ahora yo te he dado donde más te duele – señalo a Camila - no te importo utilizarla y no podrías ser mas imbécil, porque sé que la amas, se que darías cualquier cosa por ella, pero acabas de perder, acabas de romperle el corazón a tu hermana – el tono de Lauren era muy duro, un tono de voz que Karla nunca había escuchado -Tú te burlaste de mi, ahora yo me burlo de ti logrando con ella lo que no conseguí contigo...
-¿Qué conseguiste? – Karla se veía muy afectada.
-Que me amara...
-¿Eso es cierto? – Karla le pregunto a Camila que solo comenzó a llorar más fuerte – No debiste seguir con la mentira si ya sabías la verdad... - la confesión de Lauren removía todo el interior de Karla, ella podría se una maldita, pero amaba a Camila, la amaba.
Tú también pudiste pedirme el divorcio como una persona adulta, pero no, preferiste verme la cara de idiota...3
Pero aun así tenías que agarrártela conmigo, fue mi error involucrar a Camila, soy una imbécil, lo reconozco, pero no debiste haberla enamorando si solo estabas vagándote de mí, no sino lo amabas...
-Nadie dijo que no lo hiciera... - murmuro Lauren, enseguida Camila la miro y a la vez Karla se sorprendió -Pero eso no cambia nada, ustedes dos me hicieron lo que más odio en la vida, mentirme y eso no se perdon fácilmente y si, es verdad, podía no seguir con la mentira, pero quería ver que tan lejos ibas a llegar con todo esto, por esa razón Camila no consiguió que te diera el divorcio...
Toda la culpa es mía, Camila solo me ayudo porque creyó que era lo correcto y yo me aproveche de aquello...- dijo Karla seriamente
-Eso ya no me importa... - dijo Lauren de manera cortante – Mis abogados empezaran los trámites del divorcio lo más rápido posible, así que no te preocupes, no voy a poner ninguna traba, como tú no quiero tener nada que ver contigo, envíame mis cosas a mi departamento – termino de decir Lauren saliendo por la puerta.
-Lauren espera... - Camila salía tras ella – Lauren...- logro alcanzarla al comienzo de la escalera y la ojiverde se giró para mirarla- ¿Por qué? – Fue lo único que salió de la boca de la morena, una pregunta para la que Lauren ya tenía respuesta.
Al igual que tu creíste que podías engañarme haciéndote pasar por Karla sin involucrarte sentimentalmente, yo también creí que me podía vengar de Karla sin involucrarme contigo, pero ya ves, me equivoque – sonrió de medio lado.2
-Lo siento tanto... -no sabía qué hacer para disculparse, se había equivocado y ahora estaba pagando las consecuencias.
Cuando supe la verdad desee con todas mis fuerzas haberte conocido antes y al mismo tiempo desee que no me hubieras mentido, quizás las cosas hubieran sido diferentes...
-Creí que estabas enamorada de Karla...
-Yo también lo creí... -murmuro Lauren.
-Lauren lo lamento mucho, perdo...
-Adiós Camila – susurró Lauren con mucha tristeza, su corazón estaba roto, su mirada lo decía, le dio una última mirada a Camila y se giró, bajo lentamente la escalera y se juró así misma no volver más.+
-Lauren...


Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

15

Mensaje por Admin el Jue Sep 14, 2017 6:12 am

-Es increíble que lo único que salga de tu boca sean excusas Karla...
-Ya te lo dije mamá, lo siento, no lo volveré a hacer...
-Llevo años escuchando lo mismo, ¿Cuándo vas a dejar de comportarte como una niña? ¿No te cansas de lastimar a la gente? No, de lastimar a tu hermana - Sinuhe señalo a una Camila que estaba sentada en uno de los los muebles de la sala, con cara de no haber dormido toda la noche.
Ya le pedí perdón a Camila, realmente lo siento, esta vez realmente lo siento - dijo Karla a su hermana, que simplemente desviaba la mirada para no verla.
-Pues yo no seguiré aguantando una más tontería de tu parte Karla, de ahora en adelante si quieres viajar o tener todas las cosas a las que estas acostumbrada, pues tendrás que trabajar - dijo Sinuhe firmemente - Es hora de que aprendas a ser adulta y asumir tus responsabilidades...
-Si mamá...
-¿Tu no vas a decir nada? - Sinuhe le pregunto a su otra hija.
-Felicidades mamá - dijo Camila levantándose del mueble - Finalmente lograras que la cabra loca se encarrile - unió sus manos en un aplauso y sonrió sarcásticamente
-Camila entiendo que te sientas mal...
-No mamá, no sabes cómo me siento, pero déjalo a la final yo tengo la culpa, esto me pasa por ayudar a mi querida hermanita...
-Lo siento Camila - repetía una vez más Karla, podía soportar cualquier cosa, menos el desprecio de su hermana.
-¡Ya cállate!, vives repitiendo lo siento, lo siento, pero esta vez ni un lo siento arreglara las cosas ¿Qué no lo ves? Ni siquiera puedo mirarte a la cara Karla, ni siquiera puedo respirar el mismo aire que tú, per finalmente como siempre te saliste con la tuya- dijo Camila duramente mirando a su hermana que ya no podía contener las lágrimas - Me largo... - sin más salió de la casa, dando un portazo.
-Sabía que este día llegaría... -Sinuhe suspiro pesadamente y se sentó en uno de los muebles - Sabia que algún día iba a pasar algo que las terminaría por alejar y lo más irrisorio es que es por una mujer...
-Lo lamento mamá, todo esto es mi culpa...
-Deja lamentarte Karla, el daño ya está hecho, debes dar gracias a que Michael Jauregui no nos puso una demanda millonaria con lo del divorcio.
-Lauren dijo que no pondría ninguna traba...
-Pues eso demuestra que es una buena chica, así que realmente no sé qué es lo que tienes en la cabeza...
-No estoy enamorada de ella... - aclaro Karla a su madre.
-Pues eso no justifica lo que hiciste, así como tampoco debiste casarte con ella, debiste tomar una decisión que estuviera a la altura de los hechos, no comportarte como una quinceañera...
-Lo se... - susurro Karla bajando su mirada al piso, dándose cuenta finalmente de daño que había causado.
-Voy a hablar con Liam para lo del trabajo, tendrás un puesto en la empresa, uno pequeño, empezaras desde abajo como todos, si demuestras que estas capacitada para algo más, se te subirá de puesto y de sueldo ¿Te quedo claro?...
-Si mamá...
-Me parece perfecto, ahora si me permites, tengo que ir a resolver unos asunto de la empresa - dijo finalmente Sinuhe levantándose y dejaba sola a su hija con la mirada perdida.
En otro punto de la ciudad, Verónica intentaba subirle el ánimo a Camila, pero le era imposible.
-Camila en serio me empiezo a preocupar por ti...
-Déjame en paz Vero...
-Ya paso más de un mes, en vez de estar con cara de querer cortarte las venas - dijo la latina de manera divertida y Camila rodo los ojos- Deberías intentar hablar con Lauren, conquistarla, que se yo...
-Ya lo intente, la he llamado miles de veces, le enviado miles de mensajes de texto, emails, pero ninguno me responde, incluso le he mandado rosas y todas me las devuelve... -dijo Camila triste y a la vez frustrada.
-¿Y por qué no vas y te le presentas en su oficina? Así por lo menos podrás hablar con ella en persona -Vero creía que era una buena idea.
-Si lo que quieres es que me saque a patadas, pues muy bien podría hacerlo - la morena suspiro -Vero, Lauren no quiere saber nada de mí, creo que ya lo ha dejado lo suficientemente claro, así que lo único que quiero ahora es terminar la bendita campaña publicitaria y desaparecer...
-Sinceramente creo que no debes darte por vencida ¿Ella dijo que te amaba no?...
-Si...
-Pues entonces, ¿Qué esperas? ¿Qué más puedes perder? Búscala y lucha por ella...
-Te odio cuando tienes razón...
-Siempre la tengo... -dijo Vero con ego y Camila rodo los ojos y finalmente sonrió después de todo lo que había pasado.
Camila había decidido seguir el consejo de Vero, iba a buscar a Lauren personalmente, si lo que había hecho antes no había funcionado, pues esta vez las cosas iban a salir bien.
Compro un ramo de rosas y manejo rápidamente a las oficinas del trabajo de Lauren, sabía que estaban en el centro, así que no le tomaría mucho tiempo llegar.
Estaba muy nerviosa, su corazón latía con fuerza de solo saber que la volvería a ver, volvería a ver a esa ojiverde con la sonrisa más hermosa que había conocido en su vida y que había robado su corazón.
Como supuso no tardó mucho en llegar, estaciono el auto lo más cerca posible, se acomodó el cabello y se retoco el maquillaje, quería verse lo mejor posible, cogió el ramo de rosas y bajo del auto, respiro profundamente y entro al edificio donde trabaja Lauren y con la primera que se encontró fue con su secretaria.
-Eh hola, este... ¿Está la Señorita Jauregui? - pregunto tímidamente
-¿De parte? - La chica la miraba de pies a cabeza
-De una amiga - respondió torpemente
-¿Amiga? - La chica alzaba una de sus cejas mirando el ramo de rosas y Camila supo que tenía que decir la verdad
-Dígale que la busca la Srta. Cabello, Camila Cabello- dijo finalmente la morena
-Está bien, ya le comunico - la morena vio como la chica marcaba y espero pacientemente - Tendrá que disculparme, pero la Srta. Jauregui me acaba de informar que no tiene ninguna cita con usted, así que no puede atenderla...
-Dígale que es importante, por favor, me urge verla... -su tono era suplicante
-Lo siento, de todas maneras está en una reunión de trabajo así que no puede atenderla... - volvió a repetir la chica sonriendo de medio lado, Camila se quedó parada mirando a la secretaria de Lauren un momento y se le vino una idea a la cabeza
-Bueno, gracias...- la morena le agradeció a la chica, hizo el amago de irse, pero apenas la secretaria se descuidó, corrió rápidamente a la oficina de Lauren, abrió la puerta sin imaginar lo que encontraría adentro - Lauren...
-Le dije que no podía pasar... - la secretaria de Lauren llegaba tras la morena y también se sorprendía por lo que veía.
Lauren besaba apasionadamente a Jake, que estaba con los ojos abierto como platos, pero no falto mucho para que también correspondiera al beso.6
-Te dije que nadie podía entrar a mi oficina... -le dijo Lauren a su secretaria apenas y se separó del beso.
-Lo siento Srta. Jauregui, la Srta. Cabello aprovecho mi descuido para entrar - se excusó.
-¿Qué haces aquí? - Lauren finalmente miraba a Camila, que estaba con cara de perro degollado y con varias lagrimas acumuladas en sus ojos, Jake parecía estar en estado catatónico así que ni se enteraba de nada.
-Lo siento no debí venir, yo... nada, solo quería disculparme una vez más por lo sucedido y decirte que...
-¿A eso has venido? - La interrumpió Lauren y la morena asintió -Creo que ya he escuchado de lo mismo por más de un mes Camila y realmente estoy cansada de este asunto, así que por favor vete - le pidió Lauren sin mirarla y la morena hizo de todo por no echarse a llorar como una bebe ahí mismo.
-Está bien Lauren, que tengas un buen día... -si su corazón estaba roto, se terminaba de romper por completo, miro a la secretaria de Lauren - Gracias...- le dijo regalándole el ramo de rosas y salió sin dar marcha atrás ,ya había hecho lo que tenía que hacer.
-Puedes retirarte Marie...
-Si Srta. Jauregui... - la chica sonrió y salió feliz con su ramo de rosas.
-¿Por qué me besaste? - finalmente pregunto Jake, que seguía anonado.
-Vete necesito estar sola - le dijo cortante la ojiverde a su amigo y este entendió que no era el momento para hacer preguntas
-Si me necesitas, solo llámame... -murmuro Jake antes de dejar sola a Lauren.
-¡Te odio Cabello! - Grito Lauren tirando al suelo todo lo que había encima de su escritorio - Te amo... -sollozo sentándose derrotada en su silla.
Mientras tanto Camila no paraba de llorar y le daba varios golpes al volante en un intento de sacar todo el dolor que sentía, torpemente se limpió las lágrimas, agarro su teléfono y marco.
-Vero, sí, estoy bien - mintió- ¿Te apetece un trago?, no quiero hablar de eso ¿Quieres o no?, ok, te espero en mismo lugar... -cerro la llamada, miro por última vez el lugar de trabajo de Lauren y arranco...
But If you loved me
Why did you leave me?
Take my body
Take my body..
All I want is..
All I need is..
To find somebody..
I'll find somebody..
Like you..


Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

16

Mensaje por Admin el Jue Sep 14, 2017 6:12 am

Un mes después...
-Felicitaciones Camila...
Gracias Liam, no sabes lo feliz que estoy de que te haya gustado la campaña...
¿Cómo no va a gustarme?, eres una genio, necesitaste más tiempo de los debido, pero valió la pena...
-Sabes muy bien porque lo necesite – la morena bajo la mirada por un momento – Pero aun así – volvió a mirar a su hermano – El crédito no es solo mío, Vero esta vez me ayudo casi en su totalidad...
-Lo sé, sé que esa caliente latina tuvo mucho que ver – alzo sus cejas de manera seductora – Es una lástima que no se deje querer...- suspiro tristemente y la morena sonrió negando con la cabeza.
Dudo mucho que Vero quiera meterse contigo, en primer lugar porque eres igual a Karla y en segundo lugar porque no le gusta lo que llevas en medio de las piernas...
-Ni me lo recuerdes... -Liam se hizo el ofendido – Hablando de Karla, sí que se está esforzando – señalaba
a la otra morena que estaba con la cabeza agachada al parecer escuchando lo que su madre le decía.
-Eso parece – también veía a su hermana- ¿Qué puesto está ocupando ahora? – Casi ni se enteraba de la vida de su hermana.
Recepcionista, al principio tuvo problemas, pero después se acostumbró..
Creo que el hecho de que mamá le quitara todos sus privilegios le ha dolido mucho...
Tú y yo sabemos que eso es lo que menos le ha dolido, en realidad no es eso lo que le duele... – Liam le dio un beso en la cabeza a su hermana y camino hasta donde estaba su madre y su otra hermana, dejando a Camila pensativa, cuya mirada se encontró con la de Karla que le sonrió, pero ella simplemente desvió la mirada.
...
Una semana después...
-¿Qué esperas para firmar Karla? ¿No piensas hacerlo? – Lauren estaba frente a Karla, con sus abogados una al lado de la otra.
-Sí, pero antes necesito hablar contigo, necesito que me escuches...
-Mi hermana ya dejo claro que no quiere hablar contigo – hablaba el hermano de Lauren, quien era quien representaba a la ojiverde.
-Ya lo sé, pero no voy a firmar este papel hasta que no me escuche... - se cruzaba de brazos y Lauren rodaba los ojos.
-Bien, tú ganas... -suspiraba Lauren con frustración aceptando lo que Karla proponía.
-Ok...- Karla sonreía victoriosa – Pero necesito que sea en privado...
-¿Podrías dejarnos solas? – Le pidió la ojiverde a su hermano.
-¿Segura? – Pregunto el muchacho, no se fiaba de Karla.
-Totalmente, espérame afuera, no tardare mucho – el muchacho asintió y salió junto con el abogado de Karla – Bien, soy toda oídos...
En primer lugar quiero pedirte perdón por todo el daño que te cause, si ya sé que me di cuenta muy tarde,pero él que lo haya hecho y que asumiera mis errores cuenta ¿no?...
Ya he escuchado miles de veces esto Karla, no es necesario que lo repitas una vez más...
Es necesario pedir perdón las veces que sean necesarias y más si vale la pena...
-Ok lo que tú digas... -dijo Lauren suspirando incomoda y se sobo la nuca aburrida de la situación.
-Mi hermana te ama...
-Ya sabía yo por donde venía esta conversación... -Lauren se levantó exasperada.
-Eres una cobarde Lauren...
-¿Qué has dicho? – le pregunto muy enojada, no iba a aceptar que alguien, mucho menos Karla la tratara de cobarde.
-Lo que escuchaste – Karla mantenía su posición – Estas consiente de que tienes a alguien a tus pies, que te
ama, que puede darte lo que nadie más puede, ni siquiera yo y te ciegas por ese orgullo estúpido que no te lleva a ningún lado – continuo hablando sosteniéndole de manera desafiante la mirada a Lauren –Todos cometemos errores Lauren, creo que en mi lugar serian horrores, pero eso no quiere decir que seamos malas personas...
-No quiero seguirte escuchando...
-Camila es la persona más increíble que conozco en mi vida y no lo digo porque sea mi hermana, es así, tú no sabes cuantas personas desearían estar con ella, pero ella te eligió a ti para entregarle su corazón, de la manera equivocada, pero lo hizo, no dejes que tu orgullo acabe con eso – Karla hizo una pausa y continuo - sé que soy la persona menos indicada para decirte esto y para tratarte de cobarde, pero no soporto ver como esta Camila, apagada, como si no existiera y eso me duele porque sé que es por mi culpa, pero solo tu puedes cambiar aquello – termino de decir, agarrando la pluma y firmando el divorcio que tanto deseaba Lauren – Adiós Lauren – la morena sonrió de medio lado y salió dejando a la ojiverde totalmente descolocada por sus palabras
...
En otro lugar Camila intentaba parar el interrogatorio de Harry y Vero, sin ningún éxito, estaba a punto de tirarse por las escaleras o por la ventana.
-¿A dónde piensas ir? – Harry pregunto por enésima vez y la morena ya estaba fastidiada
-Ya les dije que no lo sé, así que dejen de fastidiarme – respondió Camila de mala gana
-Lauren sí que te ha pegado duro -acoto Vero, ganándose una mirada asesina de Camila – Deja de mirarme así, sabes que tengo razón – la latina se encogió de hombros – Antes te han dejado pero nunca has querido ir a refugiarte a una cueva...
-¡No me iré a una cueva! – se defendió Camila con el ceño fruncido.
-Como decía – continuaba la latina con su explicación – Antes no ibas refugiarte a una cueva – Camila rodo los ojos entendiendo que no iba a convencer a Vero de nada – Todo lo contario, te tomabas todo como algo positivo y como una experiencia más de la cual...
La diferencia es que antes no había aparecido en su vida una mujer como Lauren – Harry interrumpió a Vero y esta le alzaba el dedo índice en señal de estar de acuerdo con lo que decía.
-Ustedes están dementes – murmuro Camila no queriendo escuchar más – Además Lauren esta con el tal Jake, así que mucho no me quería – solo de recordar la escena de Lauren con su amigo en su oficina, se le revolvía
el estómago y se le encogía el corazón.
Yo sigo creyendo que ella sabía que ibas a entrar como sea a verla y lo beso para ponerte celosa – dijo Harry.4
Yo creo que fue más por hacerte sufrir, es normal después de lo que le hicieron tú y Karla, de alguna manera tenía que hacerte pagar -dijo Vero ganándose la atención de Camila, su deducción era mucho más razonable que la de Harry – Aunque ella también te utilizo, así que estarían un poco a mano, pero igual, si yo hubiera estado en su lugar, hubiera pateado tan fuerte tu trasero y el de Karla, que no podrían pararse en todo lo que les queda de vida...
-Gracias, eso me hace sentir mejor – dijo Camila con sarcasmo y suspiro pesadamente.
-Admite que mi teoría es más convincente que la del gay...
-Vero...- Harry miraba a la latina con los ojos entrecerrados y vero simplemente le sacaba la lengua infantilmente.
-Puede ser... -susurraba Camila pensando que quizás un poco, solo un poco, Vero tenía razón
-En fin... ¿Cuándo te vas? – Pregunto Vero interesada.
Después de ir a ese evento de caridad que mi madre quiere que vaya – respondió Camila encogiéndose de hombros.
-¿Podemos ir? – Pregunto Harry con la mejor de sus sonrisas.
-Así les dijera que no, igual irían, así que no sé porque preguntan...
-Touché – dijeron al mismo tiempo Harry y Vero y se echaron a reír, lo que provoco que Camila rodara nuevamente los ojos.


Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

17

Mensaje por Admin el Jue Sep 14, 2017 6:13 am

-Camila, en serio que no encontraremos la bendita mesa...
-Vero deja de quejarte por lo menos hoy ¿Quieres? – Dijo Camila mirando para todos lados.
-Yo quiero beber limonada – hablo Harry ofuscado
-¡Y yo quiero encontrar la mesa! – Dijo Vero haciendo gala de su poca paciencia y Camila rodaba los ojos
Ustedes dos son peor que una verruga en el trasero, nuestra mesa está allá – Camila señalo el lugar y camino en esa dirección seguida por sus dos amigos.
-Entonces las dos son gemelas y las dos te vieron la cara...
-Si Lucy ya te lo repetí miles de veces ¿Dónde está nuestra mesa?...5
-Es la numero... - miro un papel – 10, debe... estar... -miraba para todos lados – Allá... -señalaba la mesa y junto con la ojiverde caminaban hasta la mesa.1
-No entiendo que hago aquí – la ojiverde se sentaba en su silla, suspiraba frustradamente y se cruzaba de brazos, su madre le había insistido tanto para que asistiera a dichoso evento y no había podido decirle que no.
-¿Pero te gusta Camila? – Pregunto Lucy y Lauren rodo los ojos.
-No he dicho que me guste... -respondió Lauren.
Creo... realmente creo y aunque no fui parte de esta loca historia y con todo lo que me has contado, puedo darme cuenta cuál de las dos gemelas es la que te gusta y esa es Camila, porque con Karla solo te la pasabas bien...
¿Podríamos no hablar de ese tema?, el calentamiento global es más importante...
-Eso quieres creer tú...
-¡Bueno ya! ¿Cuál es tu problema? – le pregunto Lauren dando un golpe en la mesa y muy alterada.
-Ya cálmate... -murmuro Lucy bajando la mirada.
-Lo siento ¿sí?, solo no hablemos de eso ¿ok? – Pidió Lauren suplicante y Lucy resignada acepto-¿Qué haces tú aquí? – Prácticamente brinco de su asiento, apenas se percató quien estaba frente a ella- ¡Responde! ¿Qué haces aquí Camila? ¿Me estás siguiendo?...2
-¿Yo seguirte? Ya quisieras... -Camila no se quedó atrás y respondió firmemente, Vero miro tanto a su mejor amiga como a la ojiverde y supo que tenía que actuar
-Creo que deberíamos...
-¡Cierra la boca! – Tanto Camila como Lauren callaron a la latina y esta solo hizo una señal de que cerraba su boca con un cierre1
-No me respondiste – continuo Lauren encarando a Camila- ¿Me estás siguiendo?...
¡Por supuesto que no!, todos los años vengo a este evento, además esta es nuestra mesa ¿Cierto Harry? – La morena buscaba la ayuda de su amigo
-Si Lauren, Camila tiene razón – el castaño le mostraba una de sus mejores sonrisas a Lauren.
-¿Así que tú eres Camila? – Lucy miraba de arriba abajo a la morena y esta la mirada extrañada
-Cállate Lucy... - Lauren intentaba parar cualquier cosa que a su amiga se le ocurriera decir
-Hola Lucy – Vero ya le había puesto un ojo encima – Soy Vero... -le guiñaba un ojo coquetamente, Lauren rodaba los ojos y tanto Harry como Camila sonreían de manera divertida9
-Un gusto Vero – Lucy respondía amablemente el saludo de la latina mirándola de manera lasciva
-Esta es nuestra mesa – Lauren seguía con la disputa
-¿En serio? – Le preguntaba Camila sarcásticamente – Pues lo siento, también es nuestra mesa y aquí nos quedaremos – dijo caprichosamente y ante la mirada atónita de Lauren, la morena se sentaba y se cruzaba de brazos -¿Qué esperan para sentarse? – Miraba tanto a Harry como a Vero y estos, en especial la latina le hacía caso, sentándose al lado de Lucy
-Pues Lucy y yo nos iremos si ustedes se quedan... -se apresuró en decir Lauren
-¿Y qué esperas para irte? – Le pregunto Camila sosteniéndole la mirada
-Pues... pues – la ojiverde se quedaba sin argumentos y peor si Camila la miraba de esa manera, nunca antes la había visto así, tan segura de sí misma –Pues no nos iremos, nosotras llegamos primero, así que quienes
tienen que irse son ustedes – finalizaba Lauren sentándose en su lugar y también se cruzaba de brazos3
Pues qué pena Jauregui, no nos iremos, en este papel deja claro que esta es nuestra mesa... -le estiraba el papel que le había quitado a Vero y la ojiverde lo agarraba corroborando lo que decía la morena -¿Contenta?...
-Cierra lo boca... -respondía Lauren escueta y la morena le regalaba una sonrisa burlona
-Sí que hace calor – Harry se ventilaba con su mano derecha y le sonreía a Lauren, que movía sus piernas de manera inquieta.
Miradas solo miradas iban y venían de un lado para el otro alrededor de la mesa, unas divertidas e insinuantes por parte de Vero y Lucy, otras coquetas por parte de Harry que miraba a un chico guapo que estaba en la mesa de al lado, el cual le sonreía, mientras Lauren y Camila se daban miradas llenas de tensión, de dolor y de nostalgia.
-Así que Lucy ¿De dónde eres? – Se animó Vero a preguntarle.
-De Ohio... -respondió la chica alegremente
-Ya veo ¿Y a que te dedicas?...
-Tengo una academia de baile...
-Eso es sexy... ¡Ouch! –se quejó la latina mirando a feamente a Camila
-Contrólate – le pidió Camila mirándola seriamente
Que tu estés mirando a Lauren con ganas de tirártele encima, no quiere decir que yo también – soltó como si nada Vero, provocando que Harry y Lucy rieran, que Lauren se pusiera muy colorada y que Camila le tirara cuchillos filosos con la mirada – Creo que mejor vamos por algo de beber, hace mucho calor aquí – se puso de pies y arrastro con ella a Lucy y Harry, dejando sola a las Camren.1
-¿Y cómo te va con Jake? – Rompió el silencio Camila y Lauren la miro sorprendida -¿Ya son novios?...
-Él no es mi novio – aclaro Lauren
Pues eso parecía cuando tenía su lengua metida hasta el fondo de tu garganta – murmuro Camila con resentimiento
¿Y si lo fuera qué?, no tendría que importarte lo que yo haga y mucho menos con quien meta...
-Claramente tienes razón, no me importa, ni mi interesa – respondió la morena con su rostro serio y sus ojos cristalinos
-¡La que se equivocó aquí fuiste tú! – Lauren golpeo la mesa frustrada y ya visiblemente afectada
Te he pedido perdón miles de veces Lauren ¿Qué más quieres que haga? ¿Qué me lance de un puente? ¿Eso quieres?...
-No seas exagerada...
-Es que ya no sé qué hacer Lauren para que me des una oportunidad – Camila hizo una pausa intentando contener sus lágrimas - Tu también me utilizaste y yo ni siquiera te he recriminado aquello...
-Es diferente – se defendió Lauren
Es lo mismo y tú lo sabes, pero mira ya no te preocupes, no te insistiré más, ni te buscare más – miro fijamente a los ojos a Lauren que trago grueso – Me iré por un tiempo, así que ya no me volverás a ver – dijo finalmente, mientras una amarga lágrima rodaba por su mejilla derecha y se levantó de su asiento –Creo que mejor me voy, no hago nada aquí, que seas feliz Lauren y sonríe – le dedico una media sonrisa, se dio media vuelta y se alejó, Lauren no pudo contenerse y empezó a llorar desconsoladamente
-¿Y Camila? – Pregunto Vero llegando a la mesa junto con Lucy y Harry
-Si quieres quédate Lucy, pero yo me voy – dijo Lauren agarrando sus cosas y prácticamente salió corriendo
-Te dije que no era una buena idea dejarlas solas – Harry le recrimino a Vero
-Me harte... -murmuro a Vero – O esto se arregla o me dejo de llamar Veronica Iglesias – tanto como Harry y Lucy la miraron extrañados, la latina saco su celular, tecleo un número y espero paciente a que la persona a quien llamaba le contestara – Karla, tenemos que hablar, es importante, es sobre Camila, necesito tu ayuda...


Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

18

Mensaje por Admin el Jue Sep 14, 2017 6:13 am

El aire era fresco y el clima era perfecto, sabía que había elegido el mejor lugar para despejarse de su alborotada y desastrosa vida, pero por sobre todo para olvidarla, para olvidarse de esa ojiverde de ojos hermosos, perfecta sonrisa y cuerpo sexy, que había robado su corazón y que se lo había devuelto de la manera más dolorosa.1
La arena se sumergía entre los dedos de sus pies dándole una cálida sensación de paz y tranquilidad, sabía que Rio de Janeiro era una de las ciudades más bullosas del mundo, pero por lo menos estaba alejada de todo el dolor que le provocaba estar en la misma ciudad que Lauren y a la vez separadas por su estúpido orgullo.
Suspiraba sintiéndose libre, mirando hacia al mar y nuevamente Lauren se adueñaba de sus pensamientos, lo que daría porque ella estuviera abrazándola y diciéndole al oído que todo estaría bien, sacudía su cabeza, estaba allí para olvidarla, no para recordarla a cada segundo.
Siguió caminando por la arena mojada, sin darse cuenta que una chica venia corriendo hacia a ella y se la llevaba por delante.
-¿Pero qué...
-Lo siento, lo siento...- se disculpaba la chica levantándose y le brindaba en seguida una mano – Venia corriendo y no me di cuenta...
-No hay problema... -la morena aceptaba el gesto de la chica, que ahora podría apreciarla mejor, era más o menos de su estatura, no mayor que ella y rubia – Yo también venia distraída...
-Que susto me he dado... -dijo la chica suspirando cansadamente – Por cierto, soy Adriana... -movía de arriba abajo la mano de Camila que aun sostenía8
-Soy Camila...1
-¿No eres de aquí cierto? – Soltaba la mano de la morena y la miraba sonriente – Lo digo por tu acento...
-No soy de aquí... -respondió la pregunta sin entrar en detalles
Entiendo, una vez más lo siento, no es la primera vez que me pasa, pero por lo menos esta vez no me arrepiento...- esta vez su sonrisa cambio a una coqueta y Camila fue consiente de aquello
-Eh claro... - murmuro la morena sintiéndose incomoda – Bueno yo creo que mejor me voy...
-Está bien... -sonrió – Oye... ¿No tienes que hacer nada esta noche?...
-¿Por qué? – pregunto Camila confundida
El bar de mi mamá dará una gran fiesta esta noche, se llama Laguna Azul y me preguntaba si te apetecía ir, no digo que sea obligatorio, solo si quieres...
-Eh...- la morena lo medito por un momento, quería excusarse pero no quería sonar mal educada – Lo pensare... -fue su única respuesta
-Me parece perfecto, bueno nos vemos, te estaré pensado Camila – le guiño un ojo y se alejó contoneando sus caderas2
-¿Pero que fue eso? – se preguntó así misma Camila negando con la cabeza y sonriendo.
Camino un poco más hasta que decidió que era hora de regresar a su hotel, solo quería llegar y acostarse, pasó por recepción y giro su rostro para sonreírle a la recepcionista, sin saber que al mirar hacia al frente,
nuevamente se llevaría un buen golpe.
"¿Pero qué mierda?
-Lo siento no me di cuenta, venia distraída...
"Esa voz, reconozco esa voz, no esto no me puede estar pasando...3
-¿Qué haces aquí Lauren? – Pregunto Camila sorprendida, nadie sabía que ella estaba en Brasil y ahora Lauren estaba allí, como si nada
-Dios mío... -susurro Lauren con los ojos abiertos como platos
-¡Te hice una pregunta Lauren!...
¿Crees que te estoy siguiendo? Si es así déjame decirte que no es así, Lucy... -la ojiverde se quedó en silencio, ahora recordaba que Lucy le había casi implorado para que su destino de viaje fuera Brasil, no, por supuesto que no, ella no había podido hacerle algo así.
-Lauren estoy esperando tu respuesta...
-No te estoy siguiendo si es eso lo que crees – aclaro Lauren – Mira ahora no puedo hablar, nos vemos...- se fue dejando a la morena con la palabra en la boca
-Lauren espera... -intento detenerla- ¡Lauren!... – la ojiverde caso omiso hizo a su llamado y dio un golpe al aire por su frustración, ¿Qué hacia Lauren en Brasil? Se preguntaba así misma, nadie, absolutamente nadie sabía que ella estaba en Rio, así que era imposible que alguien se lo hubiera dicho, seguramente era una absurda casualidad, pero casualidad al fin y al cabo ¿no?
-Lucy ahora mismo me vas a explicar que hace Camila aquí... -la ojiverde estaba pegada al teléfono de su habitación esperando respuestas
-¿Camila? ¿Cuál Camila?
Lucy no te hagas, sabes muy bien de cual Camila hablo, así que dime, ¿Cómo supiste que ella estaba aquí en Brasil?...
-No sé de qué me hablas Lauren...
Tu sabias que Camila estaba aquí en Rio, por eso me insistentes tanto en que viniera, seguro te pusiste de acuerdo con Vero para hacerlo...
-No puedo decir nada...
-¿Qué? Lucy ¡Lucy! me colgó...- susurro Lauren mirando el teléfono- ¿Y ahora que hago?...
-Camila...Camila!...
-¿Qué pasa Adriana?...
-Pues que estás ahí como ida ¿Estás bien? – Pregunto la muchacha con preocupación
-Si... si claro... -mintió la morena sonriendo de medio lado ¿Qué haces aquí?...
-Vine hablar con mi hermana, la chica de recepción – señalo a la chica que de su puesto le sonreía –
-Entiendo... -apenas y podía hablar, seguía impresionada por lo de Lauren
-Así que... ¿Aquí te quedas? – pregunto curiosa
-Si así es...
-Ok... ¿Sigue en pie lo de la fiesta?... – Adriana esperaba que la morena finalmente se hubiera decidido, le interesaba mucho la idea de que fuera
-Eh, claro ¿Por qué no? Si iré... - respondió la morena sonriendo esta vez con sinceridad, tenía que relajarse, tenía que estar lo más alejada de Lauren si quería olvidarla. Y si Lauren estaba allí, pues que anduvieran cada una por su lado, solo esperaba no encontrársela de nuevo.
En la noche...
Gente, Camila veía mucha gente, demasiada gente el en bar de la mamá de Adriana, bueno era de esperarse, se trataba de un bar de Rio de Janeiro después de todo. Buscaba por todos lados a Adriana, no era que le
interesará, pero era a la única que había conocido hasta ahora y no quería sentirse fuera de lugar.
-Veo que finalmente viniste – Camila escucho una voz a su espaldas y sonrió, era Adriana
-Pues si... – la morena se giró completamente – Tenía ganas de divertirme – mostraba su mejor sonrisa
-Pues bueno ¿Qué esperamos? – Prácticamente arrastro a la morena a bailar y empezaron a bailar muy pegadas, aunque realmente era Adriana la que se pegaba.
La. música estaba a todo volumen, el alcohol iba y venía, la morena estaba tomándose muy en serio eso de divertirse y ya se le estaba pasando la mano, comenzaba a decir incoherencias y a reírse por todo, pero Adriana no ayudaba mucho ya que a cada momento le daba de beber más y más.
-Y... y ella no per... per... dono... per... ro yo si... - decía la morena ya muy afectada por el alcohol y a punto de llorar
Olvídate de ella, si no te perdono es porque no le importas, solo baila conmigo, yo hare que no la recuerdes más... - en un rápido movimiento se abalanzo sobre los labios de Camila, que apenas y pudo reaccionar.
Nadie supo cómo, quizás porque todo ocurrió muy rápido, pero unos firmes brazos apartaron a Adriana de Camila y la tiraron contra el piso.
-Ho... hola Lauren... -Camila sonreía como boba mirando a la ojiverde, que a su vez estaba encarando a Adriana5
No le vuelvas a poner un dedo encima ¿Me oíste? ¿Estás demente? ¿Querías aprovecharte de ella? ¿No ves en qué estado esta? – Señalaba a la morena que apenas y podía mantenerse de pie2
-¿Pero qué mierda te pasa? – Adriana se levantaba y también encaraba a la ojiverde, todos los presentes miraban la escena confundidos y otros ni se percataban de lo borracho que estaban
-Ya te lo dije, no te le vuelvas acercar – su mirada echaba fuego y se giraba hacia a la morena, que no fue consciente que Adriana se acercaba a ella y de un empujón la tiraba también al piso, mientras Camila se reía
sin darse cuenta de la seriedad del momento, estaba borracha y era comprensible – No debiste hacer eso... -fue lo último que dijo Lauren antes de ponerse de pie rápidamente e írsele encima a Adriana
-Da... le Lauren da... dale... -la morena le hacía porras a la ojiverde casi tambaleándose.16
Golpes iban y venían por parte de Lauren y Adriana, pero Lauren iba ganando, las dos estaban fuera de sí tanto que a los borrachos les pareció divertido lo que veían y también se fueron de golpes con otros, armándose un alboroto completo.3
Lauren le dio un último puñete a Adriana por querer aprovecharse de su morena y la dejo tirada en el piso, rápidamente se acercó a Camila y la saco del lugar esquivando, sillazos, garrotazos y porrazos.
Solo a ti se te ocurre venir a un lugar de estos y beberte hasta el agua de las plantas... -como podía arrastraba a la morena hasta al hotel
-Mi... he... hero... ina... - balbuceaba Camila con una enorme sonrisa2
Si... si, si no hubiese estado aquí, seguramente esa idiota estaría aprovechándose de ti... - los celos y la rabia le estaban haciendo hervir la sangre
-Yo... yo... so...lo... quería... olvi...darte...- lauren se detuvo por un momento y miro fijamente los ojos de la morena, tristeza y dolor fue lo único que vio, no tenían ese brillo como cuando la conoció y fue ahí, justamente allí en ese lugar cuando se dio cuenta que su estúpido orgullo no la estaba llevando a ningún lado, no solo se estaba lastimando ella, sino que también a Camila, la morena no parecía esa chica que había
conocido, la Camila que tenía apoyada a su cuerpo, no tenía nada que ver con esa Camila tierna y amorosa que había conocido, Karla tenía razón, la estaba lastimando.
-Lo siento Camila, lo siento tanto... - sus ojos se ponían llorosos y una terrible punzada se instalaba en su pecho
-Yo... yo... tam... también lo... lo siento...- se pegaba mas al cuerpo de la ojiverde y escondía su rostro en su cuello
-Sera mejor que caminemos rápido al hotel... -beso tiernamente la cabeza de la morena y uso toda su fuerza para que no se le cayera y así llevarla sana y salva hasta su habitación, en ese estado no podría hablar con Camila, así que esperaría hasta mañana, ahora lo único que le importaba era que estuviera bien.
Entre tropezones y casi caídas logro meterla en la habitación, le había costado mucho encontrar las llaves en los pantalones de la morena, ya que cada vez que la buscaba Camila se reía a carcajadas, como si le estuviera haciendo cosquillas, pero finalmente lo había logrado y se debatía internamente si quitarle la ropa o no, primero le saco los zapatos y se la quedo mirado.
Una sonrisa salió de su rostro viendo como la morena murmuraba cosas sin parar y se reía.
-Bueno... creo que tendré que ayudarte con la ropa..- suspiro pesadamente y se acercó a la morena – Ok Camila, tengo que cambiarte esta ropa por una más cómoda así que tienes que colaborar...
-No... qui... ero... - hacia un puchero y se comportaba como una niña pequeña1
-Claro que quieres – hacia un esfuerzo para sentarla en la cama y lo conseguía – Si no me ayudas te la saco a la fuerza...
-Hazlo...- a pesar de su estado de ebriedad una sonrisa pícara se formaba en sus labios y Lauren fue consciente de aquello1
Yo no soy igual a tu amiguita la del bar, nunca que aprovecharía de ti así...
-No... no me... me... -el sueño empezaba a vencerla y no podía formular bien las palabras, pero aun así decidió continuar – No me... me importaría si lo haces... es más... quiero que lo hagas... -lo dijo tan claro que Lauren se estremeció de solo escucharlo, tanto que sus mejillas se tornaron de un color rojo
Este Camila... solo sube los brazos para que te pueda quitar esa blusa ¿ok? – la morena asintió e hizo lo que la ojiverde le pedía, con sumo cuidado le quito la blusa le coloco una más cómoda y repitió la misma acción con
el pantalón, siempre intentado no mirar de más, aunque le era imposible, le era imposible no recorrer con la mirada el torneado cuerpo de la morena el cual se moría por tocar como antes, pero saco todo su poder de
voluntad para no hacerlo -Bien creo que ya estas lista para dormir, ahora sí creo que me voy...
-No... no te vayas... - prácticamente había brincando de la cama tambaleándose y se prendía de Lauren
-Camila ya es tarde y necesitas dormir, te prometo que mañana hablaremos...
-Que...date por...por favor... - nuevamente sus labios formaban un adorable puchero lo suficiente para convencer a Lauren
-Está bien, pero tengo que cambiarme...
-Ponte algo mi... mío...
-Ok... -aceptaba sentando nuevamente a Camila sobre la cama, busco rápidamente que ponerse y se metió al baño, se cambió, se miró en el espejo, se enjuago la cara, se dio cuenta que tenía un pequeño corte en el labio producto de un golpe de Adriana y pensó que era una locura quedarse. Se demoró un poco para que la morena se durmiera, pero su sorpresa fue grande cuando la encontró aun sentada al filo de la cama intentado no dormirse.
-Es... estas her... hermosa – sonreía bobamente enamorada con los ojos más cerrados que abiertos
-Y tú te caes de sueño... - sonrió acercándose a la morena y le dio un beso en la frente – Vamos a dormir ¿sí?– la morena asintió y la ayudo a acomodarse, ella también se acostó y al segundo Camila ya estaba prácticamente sobre ella con su cabeza sobre su pecho mientras se aferraba a su cuerpo como si se le fuera a ir. Lauren sonrió y no pudo sentirse más afortunada de estar allí, beso nuevamente su cabeza y segundos después comprobó que ya estaba en los brazos de Morfeo por lo pausada y tranquila que era su respiración –+
-Te amo mi amor... te amo...5
Oh, won't you stay with me?
Cause you're all I need...


Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

19

Mensaje por Admin el Jue Sep 14, 2017 6:14 am

"Demonios me duele cabeza, no puedo ni siquiera abrir los ojos, en mi vida vuelvo a tomar y... ¿Qué esto? ¿Un brazo? si... ¡Mierda! Un brazo, ¿Qué hago? ¿Qué hago?, no... no pude acostarme con... Adriana, no pero... ¿Cómo llegue aquí?, no abras los ojos, no abras los ojos... espera... estoy vestida, si estoy vestida, ¿Pero cómo?, ok abriré un ojo para ver... y ¡¿Lauren?!...2
Un fuerte golpe se escuchó en la habitación, precisamente contra el suelo y una adormilada Lauren abría los ojos para ver de qué se trataba.
-¿Qué estás haciendo? – Se apoyaba sobre sus codos y veía a una sorprendida Camila mirándola desde el suelo
-¿Qué haces aquí? – no podida ni pararse ¿Qué había pasado?, lo último que recordaba era haber estado bailando con Adriana y de ahí todo era blanco
-¿No lo recuerdas? – pegunto Lauren poniendo una sonrisa en sus labios.
-¿No?...
Pues que anoche me llamaste y me invitaste al bar ese, bebimos y termínanos la fiesta aquí... - Camila abrió sus ojos sorprendida y Lauren soltó una carcajada – ¡Ay ya quita esa cara!, no pasó nada...
-¿Entonces qué haces aquí? – Pregunto la morena levantándose finalmente y veía como Lauren se levantaba de la cama
Pues que anoche bebiste más de la cuenta y salve a tu trasero de ser violado – respondió cruzándose de brazos y le sostenía la mirada a Camila
-¿De qué hablas? – se asustó un poco ¿De que hablaba Lauren?, se dio cuenta del corte que tenía en el labio, pero no preguntaría nada por el momento
Pues que al parecer a tu amiguita esa del bar se le estaba dando muy bien eso de emborracharte, porque estabas cayendo directo en sus garras y si no fuera por mí a estas alturas ya serias parte de la estadísticas de mujeres violadas del país... - respondió Lauren con sarcasmo y cierto tono de celos en su voz, que no pasó desapercibido por Camila
-¿Y supongo que tengo que agradecerte?... – Lauren suspiro pesadamente no iba a ser fácil con Camila después de todo – En todo caso ¿Qué hacías en el bar?...
Escuche cuando tu amiguita la del bar le decía a la chica de recepción que... dijo que irías a la fiesta por ella...- fue sincera No pensaba ir, pero digamos que los celos no ayudan mucho y ya ves...- bajo la mirada y sus mejillas se tornaban rojas, Camila quiso sonreír pero se acordó de cada una de las veces que la ojiverde la había
rechazado y del beso con Jake
-¿Y por qué tenías estar celosa?, yo que se no estamos juntas... - punto para Camila pensó Lauren, no iba a ser fácil y lo entendía, la morena estaba dolida, podía verlo en sus ojos
-En eso tienes razón, pero te amo Camila – su sinceridad lograba estremecer a Camila que se quedaba sin palabra – Sé que fui una idiota pero entiéndeme, estaba dolida tal como tú lo estás ahora, odio que me mientan y... y lo que paso fue como si clavaran un cuchillo en el corazón, creí que odiándote y alejándote dejaría de sentirme como una idiota....
-Lauren...
-Déjame terminar por favor... -Camila asentía ante la mirada suplicante de Lauren y esta continuaba – Vine aquí creyendo que alejándome las cosas serían más fáciles de llevar pero me equivoque... – sus ojos estaban aguados y las lágrimas no tardarían en rodar por sus mejillas- Y cuando te vi con la tipa esa del bar...- una vez más sonaba celosa y Camila sonrió de medio lado pero se volvía a inmutar – Y la vi besándote y queriendo aprovecharse de ti sentí que tenía que protegerte, sentí que era yo quien tenía que estar besándote, tocándote y no ella y cuando mire tus ojos triste... me di cuenta que no veo una vida ni un futuro sin ti a mi lado...
-¿Cómo sabias que estaba aquí en Brasil? – Su corazón latía a mil y no podía contener sus lágrimas, al igual que Lauren
Te juro que no lo sabía, Lucy me engaño, ella sabía que estabas aquí y me insistió para que viniera, supongo que Vero también esta atrás de esto...
-Creo que Karla también – torpemente intentaba limpiarse las lágrimas, aunque la emoción que sentía después de las palabras de Lauren la tenían encima de una nube, pero tenía que ser fuerte aunque quisiera
tirársele encima y hacerle el amor como loca
-¿Por qué lo dices?...
-Vero y Karla estuvieron muy cercanas últimamente y eso en si es raro – explico – Ya conoces como es Karla y a Vero esas cosas no le van, o estas con ella o no lo estás, así que supongo, no, en realidad afirmo que entre las dos averiguaron mi destino de viaje y se lo dijeron a Lucy...
-Es lo más probable...- susurro Lauren quedándose en silencio al igual que Camila.
Los minutos corrían y se miraban en silencio, Lauren sentía que su oportunidad con Camila estaba perdida, mientras la morena no sabía que decir, en realidad si lo sabía pero no encontraba la manera de expresarlo con palabras.
Siento si arruine tu viaje si lo hubiese sabido no hubiese venido lamento todo esto prometo mañana mismo...
-¡Cierra la boca! – Interrumpió la verborrea de Lauren y esta la miro con la boca abierta – Hoy a las ocho, en el restaurante del hotel – la ojiverde la miro sin entender nada – Ponte algo lindo, te estaré esperando – sonrió –Ahora vete – se puso seria y Lauren no pudo evitar sonreír bobamente y hacerle caso a Camila.2
Horas más tarde...
Camila ya estaba en el lobby del hotel esperando por Lauren, le había dicho que en el restaurante, pero había cambiado de opinión y ahora la espera ya impaciente en el lugar.
-Camila... - escucho a sus espalda y supo inmediatamente de quien se trataba
¡Ay no!, lo que me faltaba...
-Hola... -se giró lentamente sobre sus pies – Adriana... -forzó una sonrisa y miraba para todos lados
-¿Cómo estás?, anoche te fuiste y ni siquiera te despediste...- sus tono de voz sonaba a reproche y Camila recordó cada una de las palabras de Lauren, en especial la parte en que dijo que había visto como Adriana había intentado aprovecharse de ella
-Yo... este, me fui con... con mi novia... -mintió, esperaba sacársela de encima con esa indirecta, no tan indirecta
-¿Qué?... – la muchacha frunció el ceño y lo siguiente que la morena sintió, fue una mano contra su mejilla derecha – Eres igual que todas, una....
-Vuelve a ponerle una mano encima y te saco los ojos... -Adriana se giró para ver quien se había atrevido a interrumpirla y amenazarla encontrándose de frente con Lauren, que la miraba de manera desafiante mientras Camila se sobaba su mejilla y estaba sorprendida por la cachetada, era lo último que se esperaba
-¿Qué has dicho? – le pregunto Adriana a Lauren y recordaba que era la ojiverde con la que se había ido Camila la noche anterior, la cual la morena había reconocido como su novia
-Lo que escuchaste – le respondió de forma amenazadora – No me hagas arrastrarte por todo el hotel, así que hazme el favor de lárgate y deja a mi mujer en paz...- Camila se estremeció con lo último que había dicho8
Lauren, le había parecido tan sexy y sonrió para sus adentros
-Tú no eres quien para amenazarme...
Voy a contar hasta tres, si no te pierdes en este preciso momento soy capaz...
-Lauren mejor nos vamos – Camila intervenía antes de que se armara un escándalo, hacia a un lado a Adriana y se ponía frente a Lauren – Esto no es necesario ¿ok? – Su mirada era suplicante y Lauren entendía, así que solo suspiraba y se relajaba. Camila se giró nuevamente hacia Adriana que estaba que echaba humos – Adriana un gusto en conocerte aunque te hayas querido aprovechar de mi – La chica abrió sus ojos sorprendida – Si lo sé, aunque creo que yo tuve la culpa por haber aceptado tu invitación, en fin que te vaya bien, ahora si me permites tengo cosas más importantes que hacer... -le dio una última sonrisa, agarro la mano derecha de Lauren y la arrastro hasta el restaurante.
Se sentaron en la mesa que la morena había reservado horas antes, pidieron la comida y Camila aprovechaba
para reírse de lo que había pasado con Adriana.
-No entiendo que te parece chistoso – decía Lauren cruzada de brazos y con el ceño fruncido
-Realmente creí que la ibas a arrastrar... -esa parte le había parecido la más irrisoria, hasta se había dado tiempo de imaginársela
-Lo iba a hacer – dijo Lauren convencida – Haría cualquier cosa por ti...
-Lo se Lauren – miro directamente a los ojos a la rubia – Pero no era necesario, no valía la pena...
-Aun así lo hubiese hecho... -bajo la mirada tristemente
-Ey mírame... -le pedía – Dame tu mano – espero a que la ojiverde aceptara su gesto – Olvidemos de todo ¿sí? –
Lauren asentía – Esta noche no habrá mas Adriana, no más mentiras, solo nosotras ¿ok?..
-Sera como tú quieras Camila...
-¿Sabes qué?, tengo una mejor idea...- dijo Camila levantándose de golpe de su silla
-¿Qué? ¿Y la comida? – No entendía nada
-Déjalo, ya está pagada igual – se encogió de hombros – Vámonos...1
-¿Qué? ¿A dónde?...
-¿Confías en mí? – le pregunto alzando una de sus cejas coquetamente
-Claro que si...- respondía aun extrañada
-¡Pues vamos! – le estiraba una de sus manos a Lauren para que se levantara, la ojiverde acepto el gesto y juntas salieron corriendo del lugar, mientras Lauren se preguntaba ¿A dónde iban?...


Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

20

Mensaje por Admin el Jue Sep 14, 2017 6:14 am

-¿A dónde vamos Camila?...
-Cálmate Lauren, no te voy a secuestrar – Lauren alzaba una de sus cejas -¿Qué? – soltaba una risita divertida
Camila, me llevaste corriendo a mi habitación en el hotel, me hiciste hacer la maleta, después hicimos lo mismo en tu habitación y ahora estamos aquí montadas en un avión, yendo quien sabe a dónde ¿No te parece un secuestro?...
-No seas exagerada... -sonreía por la cara de Lauren
-En serio Camila... -se cruzaba de brazos y Camila seguía riendo a lo que la ojiverde rodaba los ojos
-Ya deja el drama...- apretaba suavemente una de sus manos – Todo está bien, no te desesperes ¿ok? – La ojiverde suspiraba y se acomodaba sobre su asiento.
Camila estaba muy misteriosa pensaba Lauren, cuando salieron del restaurante creyó que la llevaría a un lugar pero se había equivocado. Desde ese momento Camila había estado pegada al teléfono, se alejaba para poder hablar bien y susurraba en todo momento, no sabía que pensar pero se tranquilizaría y se tomaría las cosas con calma.
-¿Cuánto falta? – preguntaba Lauren algo inquieta
-Falta mucho Lauren, asi que es mejor que te duermas...- le dio una sonrisa tranquilizadora y la ojiverde resignada le hacía caso.
Varias horas después, no supo cuántas, pero finalmente sentía que el avión empezaba a aterrizar.
-¿New York? ¿Qué hacemos en New York? – Había oído claramente a la azafata
-Pues volver a casa... - respondió Camila encogiéndose de hombros y Lauren la miro extrañada – Prepárate que
tenemos que bajar...
-No sé qué tramas Camila, pero no me está gustando...- esta vez Lauren hablaba seriamente
-Te gustara créeme...- le guiño un ojo, se quitó el cinturón y se arregló para bajar, Lauren negaba con la cabeza, suspiraba pesadamente y también se arreglaba.
Camila se escabullía de Lauren quien esperaba que le entregaran las maletas y sacaba su celular marcando un
número, mientras miraba para todos lados.
-¿Dónde estás? ¿Dónde? ya te vi... -cerraba la llamada, se cercioraba que Lauren no la estuviera mirando y caminaba en dirección a la persona que había llamado.
-Déjame decirte que si no fueras tú, en mi vida me levantaría a esta hora...
-Deja de quejarte Karla – la otra morena rodaba los ojos- ¿Tienes lo que te pedí? – pregunto
-Aquí esta... -le entregaba dos pares de llaves – Tu auto esta parqueado afuera y conseguí la mejor habitación
tal y como lo pediste...
-Bien... ¿Todo está listo para mañana? – pregunto esta vez Camila a su hermana
-Sí, Vero y Lucy me están ayudando...
-Ok, me parece perfecto – sonrió – Gracias por ayudarme – dijo sinceramente, la relación con su hermana no estaba del todo arreglada, pero se estaba esforzando para que las cosas mejoraran y sabía que Karla hacia lo mismo
-Es lo menos que puedo hacer después de todo lo que les he hecho – hacía referencia a Lauren – Y de todo el drama que he ocasionado – sonreía de medio lado

-Te quiero Karla... - abrazaba a su hermana después de mucho tiempo
-Yo también te quiero pequeña – se aferraba al cuerpo de su hermana como si no la volviera a ver en años
-No soy pequeña, tenemos la misma edad – se quejaba Camila entre risas
-Soy la mayor por dos segundos...
-¡Ey! – Camila se separaba y le daba un pequeño golpe a su hermana en uno de sus brazos – Yo hubiese salido primero, si no te hubiera ocurrido ahorcarme con el cordón umbilical – se cruzaba de brazos ofendida y se echaba a reír al igual que Karla
-Siento mucho eso, no, en realidad no lo siento... - dijo Karla con suficiencia y esta vez fue el turno de Camila de rodar los ojos – Viene Lauren... - le informo a Camila y esta se puso nerviosa – Nos vemos mañana
-¿Ok? – La otra morena asintió, Karla le dio un beso en una de sus mejillas a su hermana y prácticamente salió corriendo del lugar
-¿Con quién hablabas? – Era lo primero que salía de la boca de Lauren apenas había llegado al lugar donde se encontraba la morena, la había visto hablar con alguien pero no había podido ver quien era
-Con una chica, estaba perdida y me pidió ayuda – mintió y Lauren la miraba de manera inquisidora
-¿Tienes las maletas? – Le pregunto Camila con cara inocente
Sí, tuve que hacerme cargo de las dos después de que me dejaste botada – le reprochaba
-Lo siento...- se disculpó- ¿Nos vamos? – Lauren la miro por sobre su hombro, le dejo la maleta a un lado y empezó a caminar elegantemente a la salida – Ufff que mujer Dios, ¡Que mujer!...
Lauren tenía el ceño muy fruncido demasiado fruncido para el gusto de Camila, habían pasado varios minutos desde que habían salido del aeropuerto, se habían embarcado en su auto y Lauren la había llenado de preguntas que se había negado a responder.
-¿Quién te trajo el auto Camila? – Preguntaba por décima vez
-El chofer de mi madre – mintió
-¿A dónde vamos? – Camila rodaba los ojos, Lauren y su manía de querer saber y tener controlado todo
-Dios Lauren... ¿Quieres simplemente tranquilizarte?, pareciera como si de verdad te estuviera secuestrando...
-¡Pues eso parece! -rechisto la ojiverde y Camila nuevamente rodo los ojos
-Hare como si no te estuvieras portando como una desquiciada – Lauren la miro indignada y a la vez alzo una de sus cejas – Es la verdad, estas actuando como una demente – esta vez la mirada de Lauren cambio a una asesina- Ey no me mires asi, parece como si me quisieras matar...
-Pues fíjate que es eso lo que quiero hacer...
-Es sexy – soltó sonriendo bobamente y Lauren esta vez la miraba con cara de ¿Qué?- ¡Vamos! tu ceja levantada tan provocativamente y esa mirada, ¡Dios que mirada! – Se relamía los labios
-Eres una pervertida... -negaba con la cabeza, pero reía internamente por la ocurrencias de la morena
-Solo por ti Lauren, solo por ti... -soltó una carcajada y la ojiverde hacia el intento de no reírse, pero le era imposible.
Lauren no podía negar que estaba feliz, las cosas estaban yendo mejor de lo que esperaba, no había hablado bien con Camila pero tenerla de nuevo de esa manera le daban a entender que las cosas iban por buen
camino, aunque todavía no entendiera que tramaba la morena y porque el repentino viaje.
-¿Ahora si me vas a explicar que hacemos aquí? – Nuevamente empezaba la rueda de preguntas
-Es un hotel Lauren, el mejor de New York... -respondió Camila tranquilamente, se bajó del auto, camino hasta la puerta del lado la ojiverde y la abría- Hágame el honor de bajar mi hermosa dama... -se inclinaba haciendo una reverencia
-¿Me vas a violar? – Preguntaba y Camila abría la boca incrédula6
-Definitivamente estás loca... -negaba con la cabeza y sonreía – Solo dormiremos, asi que relájate que no aprovechare de ti aunque me muera de ganas, asi que baja de una vez Lauren, no me hagas utilizar la fuerza...- la amenazaba divertidamente
-La loca aquí eres tu... -Lauren de mala gana se bajaba, al mismo tiempo que el botones se acercaba a recoger las maletas.
Subieron a la habitación en silencio, Lauren estaba seria y cruzada de brazos, mientras Camila sonreía internamente, la ojiverde era tan adorable cuando se ponía en ese estado
-Bienvenida... -la morena abría la puerta de la habitación y dejaba que Lauren pasara primero
Camila dime que hacemos aquí, porque no creo que solo vayamos a dormir...
Pues déjame decirte que aunque tu mente pervertida no te deje pensar en otra cosa que no sea en sexo –Lauren abría la boca para rechistar pero la morena no la dejaba – Solo dormiremos Lauren, asi que cámbiate, relájate, porque para más tarde necesito que dejes esa paranoia...
-¿Qué va a pasar más tarde?...
-Pues más tarde lo sabrás... -se encogió de hombros y abrió su maleta buscando algo más cómodo, dejando a Lauren con miles de dudas en su cabeza.
Lauren se cambió e intento relajarse y se acostó junto a la morena que enseguida pego su cuerpo a su espalda
-¿Hablabas en serio con eso de solo dormir?... – giro un poco su rostro para mirar a Camila que ya estaba con los ojos cerrados2
-Si Lauren, ahora duérmete... -le dio un pico y la abrazo más fuerte
-Te amo Camila...
-Yo también te amo Lauren... -le dio un beso en cuello y se dejó llevar por el sueño...

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

21

Mensaje por Admin el Jue Sep 14, 2017 6:15 am

Sé que no te gusta que te mientan y durante las últimas horas es eso lo que he estado haciendo, pero ha valido la pena y no me arrepiento si ahora tienes esa expresión en tu rostro y...
-Camila...
Horas antes...
Lauren se empezaba a estirar sobre la cómoda cama de la habitación del hotel, estaba con los ojos cerrados y con sus manos tanteaba el cuerpo de la morena pero su lugar estaba vacío, se sentó de golpe y frunció el
ceño. Rápidamente se levantó y camino hacia al baño esperando encontrarla pero no fue asi, eso la descolocó un poco.
¿Camila se había ido?
¿Había salido sin ella?
¿Dónde estás Camila? – Se preguntaba, no creía que se hubiera ido sin avisarles, sus dudas quedaron a un lado cuando diviso sobre la cama una nota y una rosa rosa junto al papel, rápidamente se acercó hasta ella y la leyó
'Seguramente te preguntaras donde estoy y probablemente estés enojada por no encontrarme a tu lado, pero tenía cosas que hacer ;) No podre regresar al hotel asi que termina de levantar ese hermoso trasero que tienes, te espero en mi casa, no te tardes mucho Smile"
Te amo.
Camila.
-¿En serio Cabello? – Fruncía el ceño y se cruzaba de brazos – Me traes a esta hermosa habitación solo para dormir y ahora me dejas tirada, te vas y encima quieres que yo vaya a tu casa ¿En serio? – Estaba enojada.
Aun con el enfado agarro la rosa, se dio una ducha, se alisto y salió rumbo a la casa de Camila, tendría que explicarle muchas cosas.
-¿Cómo que no puedes mamá? – Hablaba por el celular mientras esperaba impacientemente que el taxi llegara a su destino
Lauren no estoy en casa y realmente tengo cosas muy importantes que hacer...
¿Cosas más importantes que tu hija? – aunque su madre no podía verla, tenía alzada una ceja de manera acusatoria
-Por esta vez, digamos que es asi...
¡Es increíble! ahora resulta que hay cosas más importantes que Lauren – se acordaba nuevamente de la nota de Camila y su enfado crecía mas
No seas dramática Lauren, sabes muy bien lo importante que eres para las personas que te amamos....
-See... see, sabes que mamá también tengo cosas que hacer, ¡Adiós! – Cerro la llamada y resoplo aún más molesta- ¡Apúrese! – Le grito al taxista que la miraba curioso por el retrovisor y el hombre rodo los ojos negando con la cabeza.
No tardó más de diez minutos en llegar a la casa de la morena, prácticamente le tiro el dinero al taxista y salió del auto a pasos agigantados hacia la puerta, iba a tocar pero alguien se le adelanto abriéndola.
-Hola Lauren...
-No tengo tiempo Karla, ¿Dónde está tu hermana?- hizo un lado a su ex esposa y entro a la casa3
-Yo estoy bien gracias – dijo de manera irónica Karla
-¿Dónde esta Camila? – volvió a preguntar Lauren ignorando lo que su ex esposa le decía
-Está afuera en el jar... -ni siquiera dejó terminar a Karla, camino directo al jardín y al mismo tiempo se llevaba la sorpresa de su vida
-Hasta que llegas... – una sonriente Camila se acercaba a ella, mientras escondía algo tras su espalda
-¿Camila que es esto? – su corazón latía a mil por hora, mientras varias personas la miraban sonrientes
Sé que no te gusta que te mientan y durante las últimas horas es eso lo que he estado haciendo, pero ha valido la pena y no me arrepiento si ahora tienes esa expresión en tu rostro y...
-Camila...
-No digas nada por favor, déjame hablar ¿sí?... – Lauren asintió con los ojos llorosos, ya sin saber que decir - Sé que nuestra historia no es muy larga y comenzó de una manera algo rara – sonrió y Lauren hizo lo mismo –Pero en ese corto tiempo me enamore de ti, me enamore no sé si como lo había hecho antes, pero puedo asegurarte que lo que siento por ti es tan grande que estoy completamente segura que nada puede igualársele, siento aquí en mi corazón que eres el amor de mi vida, que te amo tanto y que eso nunca va a cambiar, es por eso que yo...
-¡Por Dios Camila! – Lauren tenía abierto sus ojos como platos y apenas podía formular palabras, la morena se había agachado frente a ella, le mostraba una cajita roja, la abría y le dejaba ver un hermoso anillo de
diamantes blancos
-¿Quieres casarte conmigo? – Hizo la pregunta del millón – Aquí en el jardín de mi casa, junto a nuestras familias ¿Quieres mi amor?...
-Muévete ojiverde culona que no tengo todo el día – Vero comenzaba con sus comentarios fuera de lugar - Dile que si por Dios! ¿No ves la cara de pánfila que tiene?...16
-¡Veronica! – Sinu llamaba la atención de la mejor amiga de su hija, aunque también estaba nerviosa por no oír la respuesta de Lauren
-No piensa responder ¿O qué? – Harry también estaba desesperado
-Conmigo no se demoró tanto – comento Karla ganándose la mirada desaprobatoria de su madre, Vero,Harry e incluso la de Liam -¿Qué? – lo antes mencionados rodaron los ojos y ella solo sonrió divertida5
-Lauren me estas desesperando... - Camila estaba con el corazón a punto de salírsele por la boca, sentía que Lauren iba a decirle que no
-Yo...- finalmente reaccionaba y miraba a las personas que estaban frente a ella, al parecer Camila había preparado todo, ahora entendía el misterio de las llamadas y el repentino viaje. En el lugar se encontraba toda su familia, la familia de Camila, unos amigos y el padre que por la cara que tenía parecía estar impaciente –Yo... lo siento Camila... -apenas pudo formular y salió corriendo, dejando a la morena con el rostro desencajado y a los presentes con la boca abierta..

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

22

Mensaje por Admin el Jue Sep 14, 2017 6:15 am

-No puedo creer que Lauren se haya ido así -Camila se lamentaba sentada en el piso a un lado de su cama -¿Hice algo mal?...
- Claro que no hermanita, seguro Lauren no quiso casarte contigo...
-¡Cierra la boca! - le grito Harry enojado
-Si no te callas juro que uso tu cuerpo como trapeador -esta vez fue el turno de Vero
-Ya lo siento, no debí decir eso - se disculpó Karla bajando la mirada avergonzada
-eguro no me ama lo suficiente para casarse y pasar el resto de su vida conmigo -varias lagrimas rodaban por sus mejillas
-No digas eso Camila, Lauren tiene que tener una buena explicación- Vero la consolaba
- Quizás solo está asustada -acoto Harry
No me ha llamado, ni siquiera un mensaje me ha enviado, eso me demuestra que no le importa lo que hizo...
- Debe tener miedo por tu reacción- finalmente Karla decía algo coherente y Vero y Harry la aplaudían internamente
¿Qué reacción? ¿Cómo se supone que debo reaccionar después de que la mujer que amo me dejara plantada sin ninguna explicación?- la rabia de Camila crecía y eso no era bueno pensaba Vero
Lo mejor que puedes hacer es tranquilizarte y no tomar decisiones apresuradas...- Vero temía por lo que fuera hacer la morena- ¿Verdad Harry? -Buscaba la ayuda del chico
-Si Mila, piensa con la cabeza fría por favor...
- Estoy de acuerdo... -apoyaba Karla
-¡Al diablo! - Camila se levantaba y ferozmente limpiaba sus mejillas -No me voy a echar a morir por esto,Lauren no se quiere casar conmigo ¡Pues bien! Ella se lo pierde...
Ante la atenta mirada de sus dos amigos y hermana se arreglaba y salía disparada de la habitación, a pesar de las suplicas de Vero.
- Esto no me gusta nada -Harry salía corriendo tras Camila, pero ya había sido demasiado tarde, ya se había ido - Mierda -suspiro frustrado.
El ánimo de Camila le duro poco, porque inmediatamente se dio cuenta que estaba manejando en dirección a la casa de Lauren.
No soportaba no saber nada de ella y a pesar de que en este momento la odiaba por lo que le había echo, necesitaba verla, sentía que merecía una explicación.
-¡Lauren!- apenas llego a du destino, se bajó del coche y empezó a llamar a la ojiverde- ¡Lauren sal ahora mismo! ¡Lauren! -no dejaba de gritar y finalmente se abría la puerta dejando ver a una temerosa ojiverde y con cara de haber estado llorando
-Camz...2
-¿Que paso Lauren? -su corazón latía con mucha fuerza del solo verla -¿Por qué no quieres casarte? ¿No me amas? ¿Es eso? – Le preguntaba Camila desesperada
-¿Qué? ¡No! ¡Por supuesto que no! – aclaraba Lauren inmediatamente
-¿Entonces por qué saliste corriendo? – estaba muy dolida
-Porque... porque, no estaba vestida para la ocasión -se excusó y Camila abrió la boca sin creerse lo que escuchaba9
-¿Estás hablando en serio? – La pobre morena estaba atónita
-Bueno no, un poco sí, es decir... ¡Me cogiste desprevenida! – alzo la voz exasperada
Lauren solo tenías que decir sí o no, no tenías que salir corriendo y dejarme como idiota delante de todos...
Lo lamento Camila, pero es que tengo miedo, después de lo que paso con Karla...
¿Crees que te voy hacer lo mismo que Karla? ¿Crees que soy igual a ella? -le pregunto incrédula 1
-No mi amor claro que no, pero entiéndeme, acabo de divorciarme y tengo miedo de que las cosas no funcionen si nos casamos...
-No soy Karla, Lauren entiende eso, yo no sería capaz de mandarla a ella a terminar contigo...
-Pero la ayudaste a lastimarme...
-Entonces es eso ¿no? Aun no me perdonas y crees que soy igual a Karla -estaba más que dolida y a la vez ofendida
-No es eso Camila -volvía a repetir -Pero ya... -Camila no la dejo terminar, porque se giró y comenzó a caminar hasta su auto -Camz ¡Camila! -Quería detenerla pero la morena inmediatamente arrancaba el auto
-Tengo miedo, me importas demasiado como para perderte... -susurro sabiendo que Camila no iba a escucharla...


Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

23

Mensaje por Admin el Jue Sep 14, 2017 6:16 am

Ahora era Lauren quien se dirigía a la casa de Camila, después de que la morena dejara su casa, había decidido que tenía que ir a buscarla y aclarar el mal entendido que ella misma había ocasionado. La cosa no comenzaba bien cuando al tocar la puerta de la casa de la morena, quien le abría la puerta era Karla, que la miraba para nada bonito.
-Madre... mi querida ex esposa esta aquí... ¡Sinu! ¡Madre! - Karla llamaba a su madre sin quitarle la mirada de encima
-¿Qué?- le preguntaba mosqueada
-Debería llamar a la policía y hacer que te arresten por idiota...
-¿Perdón? - entendía lo que Karla le estaba diciendo, pero quería escuchar que tenía que decirle acerca acerca de la boda fallida
-Que eres una idiota! ¿Cómo pudiste hacerle eso? Tengo ganas de agarrarte y arrastrarte, además Camila no está y si yo fuera ella no te...
-Karla deja pasar a Lauren... - justo en ese momento entraba Sinu y cruzaba miradas con Lauren que enseguida enseguida se puso nerviosa, era la primera vez que veía de frente a la madre de las gemelas, el día de la boda no contaba ya que no había cruzado palabras con ella
-Pero mamá...-Karla iba a protestar pero Sinu le alzo una ceja en modo de amenaza a su hijaOk...- de mala manera Karla se hizo a un lado para que Lauren entrara
-Sinuhe Cabello, un gusto en conocerte Lauren -le estiraba la mano a la ojiverde y esta aceptaba el gesto2
-El gusto es mío Sra. Cabello...
- Bien, Karla ¿Puedes dejarnos solas? -le pregunto a su hija que enseguida le hizo ojitos, en señal de que no quería irse -Karla... – nuevamente la miro seria y Karla rodo los ojos fastidiada, decidió hacerle caso a su madre, le hizo una señal de "te estoy observando" a Lauren y se marchó -Ahora si estamos solas, sentemonos por favor -le señalaba uno de los muebles de la sala y juntas tomaban asiento -¿Algo de tomar?...
-No gracias...
-Ok, me dirás...
Siento mucho el desplante de la boda, realmente estoy avergonzada no debí irme asi... -bajaba la mirada
Me pareció mal lo que hiciste, pero no es conmigo con quien tienes que disculparte...
Lo sé, Camila fue a buscarme e intente disculparme, pero le di a entender algo que no era, entonces se enojó y se fue...
-¿Que le diste a entender? - pregunto curiosa
-Que era igual a Karla y que por eso no me había querido casar -suspiraba frustrada
Mira, lamento mucho lo que te hizo Karla, no es una mala persona, no la estoy justificando eh -aclaraba -Pero la mayoría de las veces piensa con lo que tiene en medio de las piernas, con los dedos y no con la cabeza, pero puedo asegurarte que Camila no es asi, físicamente serán iguales pero de personalidades totalmente diferentes ¿Tú crees que sean iguales?...
-Claro que no - respondió segura- Camila me hace sentir muy especial, amada y llena mi vida de una manera que ni siquiera Karla pudo hacerlo, pero tengo miedo de que las cosas no funcionen si nos casamos...
-Que tu matrimonio con la cabeza hueca de Karla no haya funcionado, no da por sentado que con Camila sea igual...
-Lo sé, soy una idiota - se agarraba la cabeza con las manos sintiéndose muy mal
-Ya tranquila- posaba una mano en la espalda de la ojiverde y la acariciaba- Todo estará bien, en todo caso es con Camila con quien tienes que hablar, aclararle la situación y hacerle entender lo que sientes, conozco a mi hija y una vez que hablen como se debe, te entenderá, quizás en este momento está dolida y...
-¿Dónde está? - Karla le había dicho que Camila no estaba pero no se fiaba, le pudo haber mentido, quería verla, decirle lo mucho que la amaba y lo tonta que había sido
-No lo sé, desde que salió no ha llegado y estoy muy preocupada- respondió suspirando cansada
-¿Y Vero no sabe nada?- pregunto esta vez y Sinu negó -Donde estará... -susurro pensando en los posibles lugares donde Camila podría estar- ¿Puedo quedarme a esperarla?...
Por supuesto que sí, estás en tu casa, creo que desde hace mucho ya eres parte de la familia – dijo divertida la mujer mayor
-Desde que conocí a Camila empecé a serlo realmente...
-En eso tienes mucha razón – la mujer entendía claramente lo que la ojiverde decía, las cosas con Karla nunca habían sido reales.
Estuvo charlando con Sinu durante un tiempo en el cual Camila nunca apareció, se empezaba a preocupar, ya era muy tarde y la morena no daba señales de vida.
La esperaba en su cuarto, sentada en su cama y con la vista pegada a la puerta, con la esperanza de que se abriera y por la misma entrara Camila sana y salva. Varias veces había llamado a Vero y no sabía si es que no quería decirle o si en realidad no sabía dónde se encontraba, ya que la latina estaba sospechosamente muy relajada y no mostraba preocupación alguna por el paradero de su mejor amiga.
No supo en qué momento se acostó y se quedó dormida, pero se asustó cuando sintió un bulto tirarse a su lado y abrió los ojos de golpe encontrándose de frente con un par de ojos marrones, que la miraban
expectantes.
-Camila me asustaste... - a pesar del susto, estaba feliz de que la morena finalmente llegara
-Hola ¿Qué haces aquí?... -sonreía y se veía muy tranquila
-¿Dónde estabas? Nos tenías preocupadas... -le recriminaba
-Estaba por ahí con Vero...
-Maldita latina, en todo momento supo dónde estabas y no le dio la gana de decírmelo – hizo una nota mental de la próxima vez que viera a Vero, echarle un par de piñas, bueno, más bien reclamarle
-Yo le pedí que no lo hiciera... -se acercó más a Lauren y se abrazó a ella- Me siento mal, pero juro que no estoy borracha...
-Camila apestas a borracho... - sonreía divertida – Lo único bueno es que no te has bebido hasta el agua de las
plantas...
-Estuve a punto... -suspiro tristemente
Camila lamento lo que dije, te juro que no creo que seas igual a Karla, nunca en mi vida te compararía con ella, tu eres única mi amor...- llevaba una de sus manos al rostro de la morena y lo acariciaba suavemente, Camila cerraba los ojos dejándose llevar por el contacto- ¿Me crees?...
-Te creo, siento haberme portado como una tonta...
No eres una tonta ¿ok?, tú me pediste matrimonio porque me amas y yo solo... no supe cómo manejar la situación – hizo una pausa – No es que no te amé Camila, lo hago, demasiado, pero acabo de salir de un matrimonio muy malo con tu hermana y es fácil para mí tener miedo de que las cosas no resulten ¿Me entiendes?...
Creo que desde el principio lo entendí, es solo que estaba dolida por la manera en que me dejaste tirada... -sus ojos se ponían lloros y eso estrujaba el corazón de Lauren
Lo siento mi amor – esparcía besos por toda la cara de su chica- ¿Me perdonas?...
-Desde que empezaste a darme besitos te perdone... - hacia un adorable puchero – Te amo ojiverde hermosa...
-Y yo te amo a ti mi morena sexy, te amo... -se apoderaba de la boca de Camila, pedía permiso con su lengua para entrar en la boca de la morena y esta gustosa lo concedía, el beso se estaba tornando más apasionado y la temperatura empezaba a subir, pero de un momento a otro la morena paro el beso y Lauren abrió sus ojos confundida – Camila...no puede ser ¿En serio Cabello? ¡Puff! – Golpeo con su espalda el colchón y suspiro frustrada, giro su cabeza y vio a la morena plácidamente dormida y con una sonrisa en sus labios – Es increíble que hasta dormida te estés burlando de mi estado, pero supongo que me lo merezco... -no aguanto más y soltó una carcajada – Ay Cabello, que has hecho conmigo...


Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

24

Mensaje por Admin el Jue Sep 14, 2017 6:16 am

Lauren se empezaba a mover inquietamente, la temperatura de su cuerpo se estaba elevando a pesar de lo adormilada que estaba. Abrió sus ojos de golpe y enseguida se dio cuenta que una cabellera negra sobresalía de su entrepierna y una juguetona lengua jugaba entre sus labios vaginales sensualmente.
-Dios camz...- gemía echando su cabeza hacia atrás y mordía sus labios del placer. Camila dejo su sexo y subió por su pelvis repartiendo besos hasta llegar a sus labios.
-Buenos días... -susurro sobre ellos mordiéndolos
-¿Asi me vas despertar ahora?- le pregunto Lauren con la respiración agitada
-Si amor... -volvió a besarla apasionadamente, metiendo su lengua dentro de la boca de Lauren sacándole más gemidos.
Sin dejar los labios de Lauren, Camila se levantó, se sentó y acomodo a su chica sobre sus piernas, la ayudo a sacarse la blusa, el sostén y ella hizo lo mismo
-¿Te han dicho lo sexy que eres? -posaba sus labios sobre el pecho derecho de Lauren, mientras una de sus manos bajaba hasta su sexo y sus dedos jugaban en su entrada sin penetrarla
-Camz...
-Dímelo... -se metía un pezón dentro de su boca y lo chupaba y seccionaba
-Si... Si... -apenas y podía formular palabras
-Pues eres jodidamente sexy -sus dedos masajeaban el clítoris de Lauren rápidamente
- Oh Dios...- cerraba sus ojos y juntaba su frente con la de Camila, cruzando sus brazos por su cuello
-¿Alguien te ha tocado como yo?... Lauren mírame -detenía sus movimientos- Mírame mi amor... -Lauren
abría sus ojos cruzándose con la mirada llena de deseo y lujuria que la morena tenia -¿Alguien te ha tocado como yo? -volvía a preguntarle y Lauren negaba
-Por favor Camz... No... No puedo mas -sentía que iba a morir si Camila no le hacia el amor de una vez
-¿Lo quieres? -volvía a jugar con sus dedos en la entrada de Lauren enloqueciéndola -¿Lo quieres amor? -seguía jugando
-¡Cógeme de una buena... -su respiración se detuvo apenas sintió dos dedos penetrándola rápidamente
-¿Te gusta? -le susurro Camila sobre uno de sus oídos chupando sensualmente su lóbulo
-No... No pares... -movía erráticamente sus caderas al ritmo que imponía la morena, que se apoderaba nuevamente de sus pechos, chupando uno, acariciando el otro, mientras su mano libre se posaba en su cadera ayudándola con sus movimientosLas envestidas eran fuertes y rápidas, los gemidos y movimientos de Lauren eran incontrolables y el sudor hacia brillar sus cuerpos.
-¡Oh Dios!- Camila agregaba un tercer dedo, hundiéndose más profundo dentro de ella, subía y bajaba sus caderas en un acelerado movimiento, que estaba excitando demasiado a Camila que no dejaba de envestirla
como si se le fuera la vida en ello - Mierda... -sus pechos estaban siendo chupados y succionados maravillosamente por una boca hambrienta de deseo, sus sentidos empezaron a nublarse haciendo temblar su cuerpo, las paredes de su sexo empezaron a contraerse sobre los dedos de las morena que estaba llevándola a un explosivo orgasmo - ¡Dios Camila! -dejaba caer su cuerpo sudoroso sobre la morena y empezaba a sufrir espasmos múltiples según Camila
-No se debe nombrar a Dios en vano -sonreía y dejaba besos tiernos sobre el rostro de Lauren
-No me importa...- hablaba Lauren recuperándose de a poco – Te amo... -besaba tiernamente los labios de su
chica
Y yo te amo a ti – suspiraba transpirando felicidad por todos sus poros y escuchaba un ruidito proveniente de lauren – Creo que ese fue tu estomago ¿Tenemos hambre? – se reía
-Ayer no comí bien – hacia un adorable puchero escondiendo su rostro en el cuello de Camila
-¿Qué tal si vamos desayunar?...
-¿Qué tal si primero nos duchamos? – le pregunto en un tono sugerente
-Es una buenísima idea – beso rápidamente los labios de Lauren, se levantaron rápidamente y juntas se bañaron regalándose caricias y besos bajo el agua fría
-Buenos días -Camila entraba muy sonriente de la mano de Lauren al comedor, encontrándose con Vero y Karla desayunando
-Buenos días -las saludaba Vero viéndolas tomar asiento frente a ella
-Por sus caras ni me quiero imaginar que hicieron -decía Karla poniendo cara de asco
-Envidiosa -Camila le sacaba la lengua a su hermana y esta rodaba los ojos
-Toma -Vero le tiraba un papel pequeño doblado a Camila y esta la miraba extrañada- Es de Jazmín, anoche la dejaste muy caliente -comento Vero tranquilamente, ganándose en seguida la mirada de Lauren y Karla
-¡Vero! -le recrimino Camila
-¿Qué dijiste?- le pregunto Lauren
- Esto se va a poner interesante -susurro Karla
-Puedo explicarlo- se apresuró a decir Camila notando la mirada furiosa de Lauren
-Pues eso estoy esperando Cabello...
-Ayer después de que me fui de tu casa – hizo una pausa pasando saliva -Fui... fui a buscar a Vero para irnos a tomar unos tragos, no me sentía bien y quería olvidarme de todo aunque sea por un rato, pero a ella se le ocurrió llevarme a otro lado, nunca me dijo a donde nos dirigíamos, solo me di cuenta cuando ya estabamos dentro del lugar...
-¿A dónde te llevo? -Lauren se veía muy enojada
A un club de strippers, te juro que yo no sabía que en ese lugar habían mujeres desnudas -Camila miraba suplicante a Lauren, intentando que le creyera
-No vi que te quejaras cuando tenías a Jazmín encima de las piernas -le echó más leña al fuego Vero
-¡Me obligaste a quedarme! -se defendió Camila
- Ay hermanita que desatada resultaste ser -Karla se reía de la situación, le parecía muy divertida y más por la cara de lauren - y después dicen que soy yo...
-¡Cállate Karla! -le parecía ya el colmo lo que estaba pasando- Te juro Lauren que no pasó nada, yo no quería pero Vero dijo...
-¿Esa tal Jazmín es una Stripper del lugar? -le pregunto Lauren intentando no perder la compostura
-No... -murmuro Camila bajando la cabeza
- ¿No? ¿Entonces quién es? -esta vez le preguntaba Lauren, viendo como Vero y Karla intercambiaban miradas y se reían
- Una amiga de la Universidad, con la que tuve un... - se quedó callada pero decidió continuar- Con la que tuve una relación hace muchos años y...
-Y como dicen por ahí donde hubo fuego cenizas quedan... -dijo Karla riéndose, pero al instante borro su sonrisa por la mirada que su hermana le estaba dando5
-¿Qué quieres decir con eso?- La mirada de Lauren denotaba terror
Hace dos años nos volvimos a encontrar, las cosas se dieron y retómanos la relación, pero como era de esperarse no funciono y terminamos hace un año... -término de confesar
-¿Un año? -Lauren empezaba a hacer cuentas y llegaba a la conclusión de que Camila había terminado con la tal Jazmín, no demasiado tiempo antes de conocerla
Sí, pero te juro que no siento nada por ella, incluso cambie de numero cuando terminamos, pero anoche Jazmín se aprovechó de la situación y todo porque Vero no quiso dejarme ir -explicaba echándole miradas de odio a su mejor amiga que lo único que hacía era reírse, la morena sabía que la latina le había entregado el papel a propósito
-Está bien -Lauren respiro profundamente y se acomodó sobre su asiento
-¿Esta bien? ¿Segura? -le pregunto dudosa Camila
- Segura... -respondió Lauren sin mirarla – Tengo que ir a mi oficina por unos papeles ¿Me acompañas?
Lauren ahora se mostraba tranquila y Camila no sabía si eso era bueno o malo, pero no iba a tentar a la suerte, asi que no la iba a cuestionar1
-Claro, lo que tú digas Lauren- sonreía y miraba a Vero en forma de burla, la latina le hacía señas de que era una sometida, se encogía de hombros dándole poca importancia, en todo caso era verdad, era una sometida y todo por Lauren...

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Another Love

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.