Creer para ver

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Creer para ver

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 1:44 am


Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Creer para ver

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 1:44 am



“Lo más curioso del ser humano, es la fastidiosa capacidad que poseemos de no valorar las cosas, hasta que tenemos conciencia de que vamos a perderlas.
O peor aún, hasta que definitivamente, las perdemos”

Y con ello, me refiero a todo tipo de cosas; objetos, personas e incluso, sentidos… Exacto, hablo de los sentidos humanos. Esos cinco que todos conocemos. Aunque hay quienes aseguran poseer seis, por el momento, yo solo tengo constancia de los cinco originales: el gusto, el olfato, el tacto, el oído… y por último, el único que lleva artículo femenino, la vista.

Pero… mejor hablemos con detenimiento de ello, un poco más adelante. Lo que quiero decir con todo esto, es que, por mucho que digamos, por mucho que presumamos, no nos podemos considerar el animal más inteligente del planeta, cuando no somos capaces de valorar lo que poseemos, sin tener la necesidad o el miedo a perderlo.

Nos ocurre muy a menudo, con las personas que están a nuestro alrededor. Tenemos a alguien que nos quiere de verdad a nuestro lado, alguien que nos entrega, como mínimo, algo que jamás va a recuperar; su tiempo. Además, nos escucha, nos aconseja, trata de comprendernos… ¿Y qué hacemos nosotros/as? Pues normalmente, no lo valoramos hasta que deja de hacerlo. Hasta que, por voluntad propia, o por cosas del destino, deja de estar a nuestro lado, deja de regalarnos su tiempo, sus oídos, sus palabras… sus abrazos. Es entonces cuando descubrimos, lo indispensable que todo eso, era para nosotros. Pero quizás para ese entonces, ya sea demasiado tarde.

Cabe destacar, que no siempre es así. Existen algunos/as lo suficientemente inteligentes, como para valorar a sus seres queridos antes de perderlos. Yo personalmente, admiro a esas personas capaces de dar un abrazo a tiempo, de no tragarse un “te quiero”. A esos valientes, que agarran el teléfono una hora después de haber discutido y hacen una llamada simplemente para decir: “Lo siento, no sé si tú tienes razón, o la tengo yo, pero te valoro más que a mi orgullo y por eso, te pido perdón”. A ellos y ellas, los admiro.
Y también, a aquellos que saben elegir entre el bien y el mal. Que saben distinguir entre una persona que les da amor, de una que solo les da diversión. Una que los mira solamente con los ojos, de una que los mira, realmente con el corazón. Quizás, si fueran esos seres humanos los que dirigieran el mundo, la tierra estaría gobernada por los sueños y la esperanza, en vez de por la corrupción y la decepción.

Pero bueno, me estoy yendo por las ramas, o en mi caso sería mejor decir “por las nubes”. y no tengo demasiado tiempo para lo que les quería contar, así que voy a tratar de reconducir la explicación:
¡Ya lo recuerdo! Estaba a punto de hablarles sobre algo, que absolutamente ninguno de nosotros, valoramos. Y ese algo, es sin lugar a dudas, lo más importante que todos poseemos; LA VIDA.

Sí, amigos/as, LA VIDA. Esa, que todos en algún momento, creemos tener comprada. Esa que nos parece larga, eterna e incluso bastante jodida a veces. ¿O me van a negar, que nunca han dicho eso de: “¡Que injusta es la vida!”, o el famoso: “¿Por qué a mí?”?

¿Se han parado a pensar en algún momento, por qué nos hacemos esa pregunta cuando ocurre algo malo? ¿Por qué tenemos la maldita sensación todo el tiempo, de que el mundo gira a nuestro alrededor y hay un maléfico plan en nuestra contra para fastidiarnos LA VIDA? Puede que el motivo sea porque en lo más profundo de nuestro interior, sabemos que no lo estamos haciendo bien. Que hasta ese preciso momento, esa “vida”, no la hemos valorado como deberíamos. Y claro, cuando llega algo que va a cambiar el rumbo de la misma, “supuestamente” para mal, pues nos asustamos, lloramos, maldecimos al mundo, sin pensar que puede ser tan solo una señal, un aviso de:

“¡Ey! Tienes una infinita cantidad de maravillas a tu alrededor, o empiezas a valorarlas ya, o te las quito.
Att: TU VIDA.”

Exacto… porque ahí está la clave: es TU VIDA, y por lo tanto, eres tú, el encargado o la encargada, de conseguir que ésta sea lo menos jodida y más feliz posible. Pero si en algún momento de tu infancia, alguien te aseguró que iba a ser eterna, siento ser yo, quien te informe de lo contrario.

Tranquil@, yo también lo descubrí hace muy poco tiempo. Hace exactamente, dos semanas… Aunque si te soy sincera, siento como si hubieran pasado dos años. Y no precisamente porque los días hayan transcurrido rápido. Sino porque, 336 horas, es mucho tiempo, cuando utilizas todos y cada uno de sus minutos. Lástima, que dos semanas en la vida de una persona, no signifiquen nada, a menos que… sean las últimas, antes del final.

El final… ¿El final de qué, exactamente? Una vez escuché en una película, que cada final es un nuevo comienzo. ¿Están de acuerdo?
FINAL, FINAL, FINAL… está científicamente probado, que la palabra “Final”, al ser escuchada o leída, produce un aumento en el ritmo cardiaco de los seres humanos. Esto quiere decir, que es tan grande el miedo que tenemos a todo lo que implica el significado de esa simple unión de letras, que el sencillo hecho de escucharla, nos pone nerviosos/as.

Si lo pensamos detenidamente, tiene su lógica ¿No? ¿Quién quiere que las cosas buenas acaben? ¿Quién quiere que un amor termine? Nadie. Aunque contradictoriamente, mientras están sucediendo, en lo único que pensamos, es en el final, ¿Cuánto durará? ¿Cómo acabará? ¿Qué pasará después? Y mientras pensamos y tememos todo eso… el resto va sucediendo.

El Final… Ahora sí, lo puedo sentir… La luz incide con tanta fuerza en mis ojos, que la vista comienza a volverse borrosa. Sé que no estoy sola, pero lamentablemente, ya no soy capaz de distinguir nada, ni a nadie… Escucho ruido de máquinas, voces de personas… Y honestamente, corroborando la teoría de ese estudio científico, mi corazón late a toda velocidad y tengo un pánico atroz. Pero por desgracia, eso ya no sirve de nada… Lo hecho, hecho está… Y lo vivido, ahí quedará…
Enredo mis manos en la sábana, con todas las fuerzas que poseo. Como si fuera a bordo de un tren descubierto, a miles de kilómetros/hora, por un túnel oscuro, a riesgo de caer al vacío en cualquier momento.
Pero no voy a caer… voy a llegar… voy a alcanzar la luz, así la velocidad de mi tren se triplique a cada segundo… Ya la alcanzo… Estoy entrando… Cierro los ojos… Contengo la respiración unas milésimas de segundo… y por fin, puedo suspirar profundamente… Entonces, cuando exhalo la última partícula de mi oxigeno… la luz se apaga.

Sí, leyeron bien… La luz se apaga.

Y ahora, que ya conocen el final de la historia, ¿Qué les parece si juntos, aprendemos a disfrutar del camino? Porque sí, hay un camino. Un camino, que con gusto les contaré, si están dispuestos/as y me prometen, que lo leerán sin tristeza, disfrutando cada letra, apasionándose con cada palabra, enloqueciéndose con nuestras locuras… ¡Ah sí! “nuestras”, porque este camino, no lo recorrí yo sola. Y les aseguro que ELLA, es la mejor parte de la historia.

Sólo les quiero dar un último, o primer consejo (según como lo miren). A partir de ahora, no crean en todo lo que ven (o leen), ni necesiten ver para creer, pues las cosas más extraordinarias, hay que creerlas primero, para poder verlas.

Y si en algún momento, he sido demasiado dura o “sabelotodo”, ruego que me disculpen. Intento hablarles desde mi experiencia, que no necesariamente tiene que ser la de ustedes. Por eso no soy nadie para aconsejarles, al contrario de lo que dije en el párrafo anterior. Todos tenemos derecho a tropezarnos las veces que haga falta. De hecho, si yo no hubiera tropezado, probablemente ni les estaría contando esto. Así que, tropiecen, caigan, véanse cara a cara con las piedras de su camino, como si estuvieran en un ring de combate. Pero después, levántense, aprendan a saltarla, maravíllense con las mariposas que revolotean, mientras ustedes están pendientes de no caer, y sobretodo… VIVAN.

Pero ahora, a ti concretamente… quiero pedirte algo: Olvida por unos minutos, esos finales que hayas experimentado a lo largo de tu vida. Olvida todo aquello que te hace estar triste, que te da miedo. Si esa persona no te quiere, olvídala también por un instante. Y si por el contrario, te quiere, ámala y díselo en cuanto termines de leer. No esperes más. Olvida las veces que te hayan roto el corazón. Es el “músculo valiente”, tarde o temprano, se recompone, ya lo verás. Olvida si tienes algún dolor, alguna preocupación, exámenes, estrés, dificultad económica. Olvídalo todo por un momento y acompáñame en mi pequeña aventura. Y si por casualidad te estás preguntando, qué vas a ganar tú con hacer eso. Me comprometo y te prometo, que lo mínimo que voy a conseguir, será… hacerte sonreír.

Ah por cierto, aún no me he presentado. Soy… les diría mi nombre completo, pero como estamos en confianza, dejémoslo en que para ustedes, mis amig@s, soy simplemente, Dulce.




Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Creer para ver

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 1:45 am



…El Antes…


Día 1.

─¿Por qué a mí?

Como ven, yo también me hice esa pregunta, en un momento dado. O más bien, en el momento clave.

─No lo veas de esa forma. ─Dijo ella.

─No. Si “verlo” precisamente, es lo que no voy a hacer más, Anahí.

Sus ojos azules se clavaron en mí, como un cuchillo recién afilado que me atravesaba por completo. Nadie mejor que yo, conoce el significado de esa mirada suya. Y significa algo así como: “No es el momento más adecuado para que utilices tu "humor negro" y como vuelvas a hacerlo, me largo de aquí y te quedas lamentándote sola”.

¿Que si hubiera sido capaz de hacer eso en un momento como este? Completamente. Así es ella.

Así es Anahí y así soy yo. Me conoce más incluso que yo misma y eso le da ciertas ventajas. Ella sabe perfectamente, que cuando algo me preocupa, cuando algo me asusta o más bien, cuando estoy aterrorizada, tiendo a utilizar la ironía, con el falso pensamiento de que así disimulo mis sentimientos. Cosa que con ella, desde luego no funciona.

Pero debo admitir, que esta vez, es completamente diferente a todas las demás… Esta vez, el miedo que tengo es tan atroz, que me siento incluso paralizada. Realmente, hay algo que no me permite asimilarlo aún. Así que cuando sea capaz de hacerlo, les prometo contarles todo con detalles.

Por el momento, les voy a hablar de ella, Anahí. Mi mejor amiga desde… Ni siquiera puedo recordarlo.
No es cierto. Obviamente lo recuerdo… Es más, me atrevería a decir que recuerdo cada detalle del día en que la conocí. Creo que ambas tendríamos unos 13 o 14 años. Era un día de clase como otro cualquiera, yo estaba aparentemente muy concentrada dibujando mis habituales símbolos de la paz, cuando escuché un tímido: “¿Te importa si me siento aquí?” Alcé la vista y me encontré de frente con la sonrisa más dulce que había visto jamás. Pero eso no era todo… Mi vista continuó con un análisis hecho sin permiso y fue a parar a sus ojos. Azules… ya lo adelanté antes. Pero les juro que nunca había visto unos ojos tan bonitos como los de aquella niña, que sin conocer de nada, me dejó absolutamente atontada. ─“Es que aún no tengo libros” ─volvió a hablar, seguramente pensando que se vino a dirigir a la chica más idiota de todo el salón. De hecho, hoy en día, al recordarlo nos seguimos riendo de ese momento y aunque ella me asegura que le resulté “dulce”, yo sigo diciendo, que lo único que pude parecer, fue "imbécil."

Pero, que tire la primera piedra, aquella persona de todos/as ustedes, que nunca se ha quedado paralizada frente a alguien en concreto. Aquella que nunca ha sentido que, aunque quisiera decir mil cosas, sus labios no eran capaces de pronunciar ni una sola palabra y por algún extraño e inexplicable motivo, su cuerpo comienza a sentir ligeros temblores internos, nervios, cosquilleos, un cocktel molotov, que al no saber cómo manejar, te deja exactamente así, atontada.

¿Cuántas piedras van a ser lanzadas en este momento? A ver…

Ahora que lo pienso, escrito suena muy fácil y bonito… pero vivido, no es tan idílico y lógico. De hecho, nunca fui capaz de entender qué me ocurrió en aquel instante, con aquella chica nueva que inconscientemente, había captado mi atención de una forma en la que nadie, la había conseguido captar hasta el momento. Y hasta este momento sigue siendo así, ¿Para qué mentir?

Retomando el tema del recuerdo. Cuando fui capaz de asentir, la pequeña niña de pelo dorado, sonrisa radiante y ojos azules, que parecía haber sido sacada de un cuento de Disney, se sentó a mi lado. Recuerdo que miró de reojo mi cuaderno, todo repleto de dibujos y me volvió a sonreír. En ese preciso instante pensé que cómo adquiriera por costumbre sonreírme a menudo, íbamos a tener un grave problema de comunicación.

─”Soy Anahí” ─Me dijo. ─”…Dulce” ─Respondí por fin.

Y este fue el comienzo más patético que pudo tener la relación de amistad más real, que he tenido a lo largo de mi vida. A partir de ese día, no voy a decir que nos convertimos en las mejores amigas y de no poder pronunciar palabra, pasé a recitarle una misa cada mañana, no. De hecho, le costó bastante trabajo llegar a mí, por la timidez que me provocaba. Pero lo curioso es que lo hizo de la mejor manera que pudo hacerlo; poco a poco, respetando mis espacios, mis momentos, comprendiéndome sin necesidad de que le dijera una sola palabra. Cuando yo dibujaba símbolos de la paz, ella dibujaba estrellas. Cuando yo me ausentaba mentalmente y no hacía caso a la profesora, ella lo hacía por las dos y viceversa. Cuando ambas teníamos un día especial y ninguna estaba por la labor de atender, pues… ahí venían nuestros problemas. Aunque curiosamente, nuestra complicidad nos hacía salir airosas de cualquier situación. Y así, poco a poco, día a día, la chica nueva se convirtió en mi compañera, en mi mejor amiga, en mi hermana, en mi cómplice, en definitiva, en mi Anahí.

─Ey, cariño. ¿Estás ahí?

El sonido de su voz me devolvió a la realidad y cuando mis ojos volvieron a enfocar el paisaje presente, la descubrí de frente. ¿En qué momento abandonó su lugar sentada a mi lado, en el banco de este parque, para arrodillarse frente a mí? No lo sé. Pero probablemente tampoco tenga demasiada importancia.
Sus palabras me devuelven al mundo real y su forma cariñosa de hablarme, como siempre lo hacía, me regresa la calma. ¿Qué puede ser tan malo, si ella está a mi lado?

Como si de un video técnicamente editado se tratase, los ojos de la niña que estaba visualizando hace unos segundos, se transformaron en los de la mujer que tengo ahora mismo enfrente. Mismos ojos, misma mirada, misma persona, mismo sentimiento…. Y ahí… se me encoje el corazón, cuando la realidad de mi situación, cae como un cubo de agua fría sobre mi cabeza.

─¿A dónde te fuiste? ─Vuelve a preguntar, al ver que no le respondí.
─Estaba recordando el día en que nos conocimos.
─Dirás el día en el que me presenté, y tu única intención parecía ser, querer ignorarme ─Sonrió.
─Sabes que no te estaba ignorando.
─No… Solo estabas escasa de palabras.
─Siempre estoy escasa de palabras ─rebatí.
─Así te conocí, así te acepté, así te comencé a querer y así te has convertido en lo que eres hoy, la persona más importante de mi vida. Nunca me hizo falta un meeting político cada mañana, para lograr conocerte.

La miré fijamente y comencé a sentir mientras la observaba a los ojos, cómo los míos se iban aguando sin sentido alguno. Entonces, mis labios se abrieron y…

─Te quiero, Anahí.

Fue tanta la seriedad con la que le dije esas palabras, que incluso pareció asustarse. A decir verdad, es muy extraño que esa frase salga de mi boca. Se me da mejor escribir ese tipo de cosas, aunque tampoco es que lo haga demasiado a menudo, para lo que realmente lo siento. Y a ella debió sorprenderle, pues no son muchas las ocasiones, en las que me lo ha escuchado decir en primer lugar y en vez de como respuesta.
Se crearon unos segundos de completo silencio, hasta que la vi fruncir el ceño y agarrarme el rostro con ambas manos.

─Como se te ocurra estar diciéndome que me quieres para despedirte, voy a empezar a hacerte cosquillas y no voy a parar, hasta que estés muerta, pero de la risa, Dulce María.
─No… Te lo estoy diciendo porque te quiero. Porque no te lo suelo decir a menudo, pero es real… Te quiero, Any y quiero darte las gracias por nunca haberme dejado sola.
─Un día prometimos que hasta la muralla china derribaríamos a puñetazos, mientras lo hiciéramos juntas, ¿recuerdas?
─Lo recuerdo…
─Muy bien. Pues esto no es más que una barrera más ¿Ok? Vamos a superarlo juntas. Vas a estar bien. Vamos a estar bien.

Suspiro. Aparto la mirada y se escucha un pequeño sonido en su teléfono.
Observo como lee atentamente el mensaje con el ceño fruncido.

─Marcos ─me informa ─”Mi amor, vamos a ir todos a la casa de Andrés para ver películas y pasar el rato. Palomitas, cervezas, tú y yo, ya sabes… Te recojo en una hora.

Ella responde en lo que vuelve a sonar el mismo tono, pero esta vez proveniente de mi teléfono.

“Carolina: ¡Ey, Dul! Hay plan en la casa de Andrés. ¿Paso por tu casa y llegamos juntas? ¿O vas con Marcos y Anahí?”
Respondo: “Hoy no puedo. Pásenlo bien y ya me cuentas. Besos.” Enviado.

Mientras yo escribo una simple y concisa frase, el “Whatsapp” de Anahí, no ha dejado de sonar. Cuando alzo ligeramente la vista para observarla, me percato de que sigue teniendo el ceño fruncido y teclea muy rápidamente.

Marcos, del que hasta ahora no les había hablado, es su… “¿amigo?” Ni siquiera yo, sé cómo definirlo, porque si le mencionas a ella la palabra “novio”, te lanza una mirada cortante capaz de dejarte sin respiración. No es su novio, aunque él así lo vaya presumiendo. Pero tampoco es un amigo como el resto. Digamos que llevan una de estas relaciones modernas, sin ningún tipo de compromiso. Al menos para ella, porque lo que es el chico, creo que hasta le hubiera pedido matrimonio después de darle el primer beso. Exagerado, lo sé. Y no es porque ella le haya dado falsas esperanzas en algún momento. Al contrario, creo que Anahí es la persona más clara y sincera que he conocido jamás.

No me gustaría que captaran la imagen del chico como una pobre víctima de la niña guapa, que hace lo que le da la gana con los hombres. Todo lo contrario. Para empezar, él no me gusta en absoluto. Desde un primer momento, intenta manejarla cómo se le antoja, creyendo que Anahí es de su posesión. Suerte que mi niña, tiene los pies en la tierra y no se deja influenciar por nadie. Además, tiene la valiosa capacidad de captar a las personas con facilidad. Ella siempre sabe quién es real, y quien no lo es. Quién dice un te quiero sincero, y quien lo dice porque son simples palabras bonitas. Creo que por eso nunca ha tenido novio. Sueña con que algún día, llegue ese príncipe azul, que la quiera de una forma real, sana, sin egoísmos, sin imposiciones, que le permita llevar una relación de dos personas diferentes, con un proyecto en común.

Lamentablemente, yo también creo en ese tipo de amor. De hecho, es una de las cosas que nos unen, a pesar de nuestras diferencias. Somos unas soñadoras, idealistas y románticas… ¡Que nos condenen por ello! Siempre y cuando, sea estando juntas, claro…
¡Ah! La cursilería también es parte de mí, por si no lo acaban de notar. Pero bueno, como casi todo lo que me concierne, es de puertas para adentro y nadie en el mundo, excepto ustedes ahora y…probablemente ella, lo sabe. Así que, les suplico que me guarden el secreto.

En lo que yo divago, ella continúa peleándose con el teléfono. No quisiera interrumpirla pero…

─¿Te acompaño a tu casa? ─Le pregunto ─Si quedaste en una hora, tienes el tiempo justo para prepararte.

Alzó la vista arqueando una de sus cejas.

─¿Y qué te hace pensar que finalmente acepté la propuesta?
─Uhm… bueno, realmente yo no vi que fuera una propuesta. O te saltaste el tono interrogativo al leerme el mensaje.
─Exacto ─Dijo levantándose por fin y volviendo a sentarse a mi lado ─Ese es uno de los motivos por los que no acepté. Ese chico tiene la maldita manía de imponerme sus decisiones sin preguntarme lo que quiero.
─Ese chico es tu novio. Y sólo quiere pasar un rato contigo.

En cuanto pronuncié la palabra clave, la mirada de la que les había hablado, se clavó directamente sobre mí, helando cada parte de mi cuerpo y… haciéndome reír interiormente.

─¿Por qué te gustará tanto molestarme?
─Porque pareces un g#to engrifado cuando te hablan de “novio” ─Sonreí ─Y aunque tú no lo veas, enfadada eres muy graciosa.
─Bueno, pues si eso sirve para volver a hacerte sonreír así, voy a permitir que me molestes lo que se te pegue la gana sin morderte la nariz. Pero ese beneficio sólo va a ser válido hoy. Así que no te aproveches demasiado.

Permanecí con una tonta sonrisa dibujada en el rostro mientras la observaba. Y ella igual. Realmente, quien pudiera verlo desde un ángulo exterior, debe pensar que estas dos chicas son idiotas. Pero su teléfono volvió a sonar, interrumpiendo el momento.
Leyó el mensaje, está vez para sus adentros y seguidamente suspiró con exageración.

─Universo ─Dijo mirando al cielo ─Líbranos de los hombres latosos, que no entienden un NO, por respuesta.

Y justo cuando tuve la intención de reírme, lanzó su teléfono por los aires, hacia algún lugar de la lejanía, consiguiendo que me quedara absolutamente perpleja.

─Anahí… ¿Te volviste completamente loca? ¿O de pronto te creíste que tu celular vino con amortiguador incluido? Porque voy a lamentar decirte, que en este momento, debe estar hecho pedazos.

El sonido de mi teléfono nuevamente, la salvó de una respuesta inmediata, haciéndome “resongar”, aun incrédula. Miré la pantalla y era Carolina otra vez, pero cuando tuve la intención de abrir el mensaje, ella me lo arrebató, e hizo exactamente lo que había hecho con el suyo, unos segundos antes.

─¡¡¡Anahí!!! ─Grité poniéndome en pie, observando hacia el lugar donde probablemente había caído el aparato, unos segundos antes de darme la vuelta desesperada ─¡¿Pero qué te pasa?! ¿No tuviste suficiente con el tuyo, que también quisiste destrozar el mío? ─Ella sólo sonreía irritantemente.
─Ven, bebé, ven ─Pidió extendiendo los brazos, con un tono de voz aún más irritante que su sonrisa. Como si le importara un pimiento la gravedad del asunto. ─Ya pasó. Respira hondo.
─¿Qué ya pasó? Lo único que acaba de pasar, es que te cargaste mi teléfono, gracias.
─Si… ─Aceptó ignorando mi ironía ─pero no se acaba el mundo por ello. ¿Y quieres saber por qué lo hice? ─Arqueé una ceja sin responder. ─Lo hice porque me estaba empezando a irritar con el sonidito del “Whatsapp”. Lo hice porque ambas ya decidimos no ir a casa de Andrés y por lo tanto, no hay nada más que discutir. Lo hice, porque quiero pasar la tarde contigo, en éste, nuestro parque. Sentarnos en este banco durante horas y revivir la cantidad de tardes que hemos disfrutado de esta forma desde que somos unas niñas. ¿Lo recuerdas? ¿Cuántas historias de amor entre desconocidos hemos llegado a crear, Dul? Personas que no se conocen de absolutamente nada, van corriendo o paseando a sus mascotas, y por cosas del destino, cruzaban una mirada inocente para después continuar su camino. ¿Cuántas fueron las veces que nos divertimos imaginando y recreando la escena con nuestras propias voces? Inventándoles una vida. Y lo mejor de todo… ¿Cuántas realmente sucedieron? Muchas veces fuimos testigos del primer encuentro entre dos extraños, que… ¿quién sabe? Quizás les cambió la vida. Quizás ahora algunos de ellos están casados, tienen hijos… Y todo comenzó en este parque. Frente a nosotras. Cuando nuestros ojos podían observar a su alrededor. Cuando no existía el “whatsapp”, ni la mayoría de las redes sociales. Cuando el teléfono servía para llamar o enviar mensajes, que debido a la falta de crédito adolescente, ni siquiera eso utilizábamos. Cuando aún no se había convertido en un instrumento de control y cuando éramos capaces de mantener una conversación mirando a los ojos, sin necesidad de estar respondiendo a otra persona a través del aparato. ─No me siento capaz de decir ni una palabra ─Tus padres saben que estás conmigo ¿No? Por lo tanto, no se van a preocupar. Los míos también lo saben. Así que, deja de quejarte y siéntate aquí con tu mejor amiga ─pidió palmeando el asiento ─que vamos a arreglar el mundo desde este banco y a disfrutar de una tarde, únicamente NUESTRA.

Después de su discurso, yo continuaba con los brazos cruzados sobre mi pecho, sin saber realmente en qué momento había adoptado esa posición. Mirándola aún incrédula y sin asimilar del todo la cantidad de argumentos que acababa de soltar como si de pronto, se hubiera convertido en la presidenta de la república.
Pero lo cierto, es que logró echar abajo cualquier tipo de debate o queja que quisiera expresar. Y su mirada triunfante, lo sabía perfectamente.
Por lo que, sin poder decir ni una sola palabra, resoplé rodando los ojos y me senté a su lado. En cuanto lo hice, se enganchó a mi brazo.

─Sabes que no puedes enfadarte conmigo ─Me dijo apoyando su cabeza en mi hombro.

Volví a resoplar. Aunque esta vez, pareció ser más un tipo de suspiro y me lo confirmó, la inevitable sonrisa que se dibujo en mis labios, mientras no pude controlar, el hecho de negar ligeramente con la cabeza.

─Utilizas tu mirada de “cordero degollado”, porque sabes que funciona ─Me quejé.

Levantó la cabeza para darme a entender que aún está sonriendo. Y con toda la dulzura que la caracteriza, depositó un suave beso en mi mejilla, que rápidamente formó un ascendente camino de hormigas comenzado en mi estomago.

─Te quiero, enojona.


Lo sé. Me quiere. ¿Y saben por qué lo tengo tan claro? Pues para ser sincera, no tengo ni la más mínima idea. Pero lo siento cuando me mira, cuando me toca, cuando se dirige a mí, con sus bromas, con sus palabras cariñosas, e incluso con sus histerias. Siempre lo he visto. Desde aquel primer día en la escuela, me hizo sentir especial… Me eligió a mí, de entre 25 alumnos más. Y a día de hoy, me sigue eligiendo a mí, frente a quien sea. Con ella, nunca he tenido la necesidad de sentir los típicos celos que a veces surgen en las amistades. Nunca. Porque no importa que conozcamos a otras personas, que tengamos nuevas amigas, otros grupos, “novios”, o que en una época determinada, tomemos distancia y dejemos de estar pegadas como lapas. No importa. Porque pase lo que pase, ambas sabemos que somos irreemplazables en la vida de la otra. Puede llegar quien sea, puede ocurrir cualquier cosa, pero nada va a arrebatarnos el mutuo lugar que tenemos en nuestros respectivos corazones.

¿Alguna vez has sentido eso? ¿Has tenido a tu lado alguien que te haga sentir realmente especial? ¿Que con solo mirarte, ya sepa si estás bien o mal? ¿O incluso con escucharte…? Joder, hasta con el simple hecho de leerte, ya sabe si tu saludo es diferente. Si estás triste o estás enfadada. Sabe cuando escondes una sonrisa detrás de una mirada fulminante. Y lo más increíble de todo, sabe exactamente qué hacer en cada uno de esos momentos. Sabe cuándo debe darte espacio, o cuando debe hacerte un interrogatorio hasta que te termines desahogando y soltándolo todo. Sabe cuándo debe callar porque lo único que necesitas es un abrazo. Quizás sólo necesitas llorar en sus brazos y esperar ahí, hasta que todo pase. Y eso, ella lo sabe.
¿Y sabes por qué esa persona tiene conciencia de todos esos detalles? Porque te quiere… y como consecuencia, te conoce, te acepta y te espera.

Esa es Anahí para mí y esa soy yo, para ella. La única persona que aborda tu mente cuando algo no va bien, precisamente porque sabes, que es la única capaz de conseguir, que todo vaya mejor. Que todo se vea con una amplia gama de colores, que distan mucho de ese blanco o negro, en el que a veces se sume nuestra vida.
Si aún no has conocido a esa persona. Si no te identificas con mis palabras, no te preocupes. Llegará.
Todo el mundo está destinado a tener una “Anahí” en su vida, tarde o temprano.

Pasé mi brazo por encima de su hombro y permití que se cobijara en ese lugar, en mi abrazo. Sintiendo una vez más, la calma que me produce su cuerpo. Ofreciéndole con el mío, toda la protección que soy capaz de albergar. ¿Dónde quedan los problemas cuando estamos así? Desaparecen. Por completo. Se esfuman hacia un lugar en el que permanecen hasta que ambas decidimos volver a la vida real.

Pero ahora, estamos sumidas en nuestra propia realidad. Esa, que llevamos años construyendo. Esa a la que acudimos, cuando lo necesitamos, cuando somos conscientes de que, incluso el peor de los problemas, se desvanecerá, mientras estemos juntas, en nuestro parque, observándolo todo y sin observar nada. Sintiendo que si pudiera elegir cualquier parte del mundo en la que estar, en este momento. Mi elección, sin lugar a dudas, sería exactamente ésta… su abrazo.

Día 2.

Hoy no me apetece salir de la cama en todo el día. Y cómo no me apetece, no lo haré.

Día 3.

El fuerte contraste entre la oscuridad absoluta y la repentina luz que entró en mi habitación, fue exactamente lo que me hizo despertar de un sobresalto.
Traté de cubrirme los ojos con mis propias manos, para poder habituarme poco a poco a la luz. Pero aunque aún mis neuronas no estén del todo despiertas, estoy dispuesta a asesinar a quien quiera que haya osado despertarme de una forma tan cruel.
Parece que me voy acostumbrando a la claridad. Mis ojos van abriéndose sin miedo, despacio y puedo distinguir una silueta junto a la ventana. Una silueta que reconocería incluso en la más absoluta oscuridad. “Esta vez me la cargo”, fue lo único que pude pensar, mientras mis ojos intentan enfocar mejor y poco a poco, corroboro lo que ya venía anticipando. Encima de todo, tiene los brazos cruzados sobre su pecho y una expresión de pocos amigos, que indica que se aproxima un sermón.

─Tú debiste caerte de la cuna al nacer ─Le digo tratando de incorporarme, sintiendo aún la molestia de la luz sobre mis ojos. ─Porque últimamente la coherencia no te acompaña.
─Y tú debiste caerte de la cama hace dos días. Porque últimamente, la vida parece haberte abandonado.
─Quizás así sea… ─Respondí sin mucho ánimo de discutir.

La verdad es que hoy, al igual que ayer, tampoco tenía ganas de salir de la cama. Me encuentro en proceso de depresión auto-diagnosticada y no quiero saber nada del mundo. Sólo dormir y despertarme dentro de 12 días.

─¿Se puede saber por qué no me respondes el teléfono?
─No me hagas recordarte, que lo lanzaste por los aires y jamás lo volví a ver. Porque aún no te lo he perdonado.
─No te hagas la tonta, Dulce. Que llevo llamándote a tu casa desde ayer y tu madre dice que pareces un muerto viviente, salida directamente del casting de “The walking dead”. No comes, no hablas, sólo duermes. Te di un día de vacaciones para que pudieras deprimirte a gusto, pero el plazo ya se venció. Ahora, arriba.

Odio cuando se pone en plan autoritario porque es la persona más cabezota del planeta…Después de mí, claro.

─Any… te prometo que no estoy de humor para nada. Necesito estar sola ¿Vale? No me lo tomes a mal. Pero necesito unos días para pensar.
─¿Pensar en qué, Dul? Si lo único que haces es dormir.
─Es de lo único que tengo ganas… ─le dije, dejándome caer nuevamente sobre la cama.

Pude perfectamente escuchar su resoplido.

─Terca como una mula. Cuando se te mete algo en la cabeza, ni a la fuerza te lo saco.
─Anahí… ─Volví a incorporarme para mirarla, quedando sentada en la cama.
─Dulce… ─Me imitó.
─Anahí Giovanna… ─La reté arqueando una ceja.
─¡Dulce María Espinoza Saviñón! ─Dijo rápidamente, como si estuviera recitando un trabalenguas ─Já. Te gané.

Entre su expresión de triunfo y mi cara de idiota, seguramente la situación les resultaría bastante cómica si pudieran verla. ¡Ah no! Se me olvidaba que la imaginación, es nuestra arma más poderosa y que ustedes en este momento, se encuentran en mi habitación, observando cómo trato de controlar la risa.
Pero definitivamente, me es imposible no explotar en una carcajada. La quise contener a toda costa. Pero no… Con ella no puedo.

─¿Cómo puedes ser tan payasa?
─Seré lo que haga falta, con tal de no verte triste jamás.

…Sin palabras.

¿Y ahora? ¿Qué se supone que tengo que responder ante tal cosa? Porque a mí, lo único que se me ocurre, es correr a abrazarla y no soltarla nunca más. ¿Cómo es posible que exista alguien así? ¿Y cómo es posible que no haya cesado ya, en sus intentos por levantarme el ánimo? Pero al mismo tiempo me planteo: ¿Cómo es posible que sea precisamente eso, lo que más triste me tiene? Es muy contradictorio, lo sé. Y les va a costar entenderme… Por ello, creo que llegó la hora de explicarles lo que está ocurriendo. El por qué, de mi repentina amargura.

¿Recuerdan lo que les conté acerca de los sentidos? ¿Eso de que a veces no llegamos a valorarlos, hasta que estamos a punto de perderlos, igual que pasa con muchas otras cosas? Pues bien. Eso me está ocurriendo a mí. Resulta que hace aproximadamente un año, me diagnosticaron una enfermedad que afecta a la visión. Una enfermedad degenerativa y hereditaria. Sí, hereditaria, pero lo curioso es que no sé de dónde debo haber adquirido el gen, porque casualmente, soy la única de mi familia a la que le ha afectado. Como ves… sin comprar boletos, me tocó el primer premio.

Volviendo a la explicación de la enfermedad, como ya dije, es degenerativa. Eso quiere decir, que poco a poco va matando unas pequeñas células de mis ojos, consiguiendo que pierda la visión paulatinamente.
Durante este año, he seguido todos los tratamientos habidos y por haber para intentar detenerlo, porque era algo posible. Pero una vez más, la rifa me tocó a mí y por algún extraño motivo, no sólo no se ha detenido, sino que ha empeorado considerablemente. Así que, hace dos días, el doctor me dio la espléndida noticia, de que sólo queda una última opción. La intervención quirúrgica, para colocar no sé qué anillos en el interior de mis ojos.

Y ustedes se preguntaran: ¿Entonces, cual es el problema, si hay una solución?
Pues bueno, el problema es que tengo sólo dos opciones. O ignoro la operación y permito que la enfermedad acabe progresivamente con mi vista, de aquí a unos años. O soy valiente, me meto en el quirófano, y permito que me realicen la intervención a riesgo de quedar ciega en el acto.

Exacto. La operación es de una complicada ejecución y el porcentaje de éxito, según el doctor, es un 50%. En resumen… tengo exactamente la misma posibilidad de curarme, que de quedarme ciega para siempre de un día para otro.

Ahora deténganse a pensar unos segundos… ¿Tengo, o no tengo motivos para estar amargada?

Y todos los intentos que hace Anahí para levantarme el ánimo, no hacen más que recordarme lo que probablemente vaya a suceder. Les juro que no puedo explicarles con palabras, la sensación que tengo en este momento. Observándola frente a mí, esperando que sea lo suficientemente valiente para enfrentarme a esto y a lo que venga. No lo soy. No soy valiente y no tengo ni la más mínima fuerza para enfrentarme a algo así. No, cuando la estoy mirando, y mis ojos ya no pueden contener las lágrimas ni un segundo más.
Su expresión cambia al notarlo, volviéndose confusa y trata de acercarse a mí.

─¿Pero ahora que ocurre, Dul? ─Me pregunta con preocupación, agarrándome las mejillas. ─Déjame llegar a ti como siempre… Porque me estás limitando el paso y ya no sé que más hacer.

Yo aparto la mirada. No puedo soportar verla.

─Por favor, Anahí… Ya te dije que necesito estar sola. Vete, te lo suplico.
─¡No me estás ayudando, Dulce! ─Exclamó levantándose, y esta vez sí, comenzando a enfadarse ─Si sigues con esa actitud de apartarme, no voy a saber cómo ayudarte.
─¡Es que no te estoy pidiendo que me ayudes, entiéndelo! ─Le dije alzando la voz más de lo que en realidad quería─No lo necesito.
─¡¿Ah no?! ¿Y qué es lo que necesitas? ¿Quedarte aquí encerrada hasta que pasen las dos semanas para la operación? ¿Auto-compadecerte todo el tiempo? ¿O es que acaso te diste por vencida y ya estás practicando para enfrentarte a una vida de oscuridad?

Me dolió. Eso realmente me hirió… Y ella lo dijo consciente de que así sería.

─¡¡¿Tanto te cuesta entender que estoy aterrorizada?!! ─Grité levantándome definitivamente para encararla.
─¡No! ¡No, Dulce! ¡No me cuesta entenderlo! Es más, si no lo estuvieras, sería lo realmente preocupante. Pero de nada te sirve guardártelo y estar tres días sin llorar, cuando en el fondo es lo único que quieres y necesitas. ¡Di lo que sientes, Dulce! ¡Suéltalo de una maldita vez!
─¡¡Tengo miedo, Anahí!! ─Le grité, dejando que las lágrimas siguieran su curso sin detenerlas más ─¡Estoy acojonada de miedo! ¿Es eso lo que querías escuchar? ¿Ya estás contenta? Porque también te puedo aclarar con exactitud, que me aterroriza la idea de quedarme ciega, de no volver a ver nunca más en lo que me queda de vida. No poder observar jamás una puesta de sol, un arcoíris, una película, un concierto. Ni poder ver a los niños jugando en el parque, como si eso fuera lo realmente importante en el mundo. No volver a ser capaz de jugar a crear historias de amor entre desconocidos, sentadas en nuestro banco, por el simple hecho, de que quizás ya no vuelva a ver esas miradas entre ellos. Me da miedo, que ya no tenga otra oportunidad de ver el mar, porque no lo hago desde que tengo 10 años. Me da miedo, no volver a ver el sol, la luna, ni las estrellas. ─Hice una pausa necesaria para tomar aire y que las emociones pudieran convertirse en palabras por fin. Ella solo me observa, con sus ojos algo vidriosos, rompiéndome aún más el corazón ─¿Y quieres también que termine de serte completamente sincera? Todo eso… me resulta soportable, Anahí. Pero… ¿Sabes qué es lo único que no soporto? ¿Sabes qué es lo que me tiene realmente paralizada? ─Le pregunto desesperada, sin esperar a recibir respuesta ─El simple pensamiento, de que haya una sola posibilidad, de no volver a verte nunca más… a ti. Me aterroriza la idea de no volver a ver con mis ojos, cuando me hagas tus berrinches, cuando me sonrías, o cuando quieras decirme algo sin necesidad de palabras… sólo con tu mirada, como siempre. Me asusta no volver a ver las diferentes expresiones de tus ojos, según tu estado de ánimo, o esa manía que tienes de mover la nariz como si fueras un conejo cuando estas concentrada en algo. Me asusta, no volver a verte jamás esa cara de dormilona que tienes por las mañanas, o esa forma de arrugar la frente cuando quieres pedirme algo que solo conseguirás poniéndome cara de ángel. No lo soporto, Anahí. No soporto pensar que los recuerdos no serán suficientes. Que con el paso de los años, tu imagen se vaya distorsionando y borrando de mi memoria, hasta que ya ni siquiera me acuerde de cómo sonríes, o del color exacto de tus ojos. ─Limpié mis mejillas con rabia ─Por eso no puedes ayudarme… Porque te miro y en lo único que pienso, es en que existe un 50% de posibilidades, de que sólo tengo dos semanas para poder seguir viéndote. Y no sé cómo manejarlo… Anahí. Todavía no sé cómo hacerlo. Por eso necesito estar sola. Necesito pensar y que tu imagen no me oprima el pecho cada vez que me sonríes, recordándome esta perra realidad que sin esperarlo, me tocó.

Ella no dijo nada, me miró durante algunos segundos, en completo silencio, observando cómo las lágrimas, que a pesar de intentar controlar, continuaban bajando por mis mejillas. Y sin cambiar ni un ápice su expresión seria, comenzó a dirigirse hacia la puerta.
Pero la sentí detenerse justo antes de abrirla.

─Yo tampoco lo soporto… Por si te interesa saberlo.
─¿El qué, exactamente? ─Pregunté volteándome.
─Que te estés dejando vencer, en vez de aprovechar cada minuto que el mundo te está regalando. Tú no eras así…─Me dijo dándose la vuelta para mirarme ─Hasta hace dos días, “mi Dulce”, era una luchadora a la que nada conseguía arrebatarle la sonrisa. Pero supongo que ella debió quedarse en la consulta del doctor…
─Hasta hace dos días, no iba a quedarme ciega. Eso le arrebata la sonrisa y la fuerza, a cualquiera.
─Muy bien ─Aceptó por fin ─Pues si llegas a cambiar de opinión, ya sabes dónde encontrarme. Esperemos que para entonces, tu Anahí no haya desaparecido también.

La dureza en sus palabras, era la misma que la de su mirada.

─Vamos Any, sólo llevo un día encerrada tratando de procesarlo. No es para tanto, así que tampoco exageres, ni me hagas chantaje emocional.
─Exacto… 24 horas…1440 minutos, que ya no puedes recuperar. Ahora depende de ti decidir, si quieres seguir perdiendo el tiempo, o empiezas a vivir. Y te aseguro que no se trata de un chantaje emocional. Si realmente me conoces, sabrás que nunca en mi vida te he hablado más enserio. ─Hizo ademán de marcharse, pero volvió a detenerse sin voltear ─Ah, y una cosa más… ─Me dijo ─No eres la única que tiene miedo.

Tras decir eso, sin darme la posibilidad de responder, abandonó el cuarto cerrando la puerta a su paso. Ni siquiera dio un portazo. Lo hizo tranquilamente, y eso me preocupó aún más.

Anahí es una persona muy intensa en todo lo que hace, incluso algo histérica a la hora de discutir. Todo lo contrario a mí, que suelo ser más pacífica y tranquila en todos los sentidos. De ahí viene parte de nuestra eterna compenetración. Así que, su seriedad de este momento, realmente me preocupa. Pues algo me dice que esto que acaba de suceder, no es una simple discusión. Y que ella, no va a seguir esperando eternamente a que yo decida levantarme. Quizás cuando lo haga, ya no la encuentre…
Ese pensamiento, me aterroriza aún más, que el que hasta ahora me atormentaba. Pero… ¿Qué puedo hacer, si me siento completamente paralizada por el miedo?

Probablemente en este momento, ustedes deben estar pensando que soy una idiota, que debí correr tras ella y detenerla antes de que saliera definitivamente de mi casa. Pero les juro por lo que más quiero (ella), que mis piernas no son capaces de dar un solo paso.
¿Qué pensarían ustedes sin un día, de la noche a la mañana, les dicen, que existe la posibilidad de que se queden invidentes por el resto de sus vidas? ¿Qué sentirías al saber que, quizás ya no vuelvas a ver las cosas que más te gustan del mundo? Y lo que es peor aún… ¿Qué crees que sentirías al darte cuenta, de que tu mayor preocupación, lo que realmente te oprime el corazón, es la posibilidad de no volver a ver los ojos de tu… mejor amiga? ¿Cómo debo interpretar eso? ¿Cómo demonios puedo asimilar lo que se me está viniendo encima?

Si tienes alguna sugerencia… Por favor… Te escucho atentamente.

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Creer para ver

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 1:45 am

2.

…El despertar…

Día 4.


Mentiría si les dijese que no llevo toda la noche llorando. Prácticamente puedo asegurar, que estoy incluso deshidratada. De hecho, por la cabeza jamás se me había pasado que pudieran existir tantas lágrimas en el cuerpo humano.
Si lo que Anahí pretendía, era que dejara de dormir y llorara todo lo que hasta el momento no había llorado, desde luego, mató dos pájaros de un tiro. La he necesitado tanto durante estas últimas horas, que si no llega a ser porque lanzó mi teléfono por los aires, ya le habría enviado un mensaje, para aunque sea poder leer un insulto, un reproche o… algo suyo.
No es cierto. Ella jamás me trataría mal, si hubiera decidido buscarla. Es la que mejor conoce cuan orgullosa soy y sabría que si lo hago, es porque estoy realmente abatida y sólo necesito que esté conmigo.
Pero desgraciadamente, no tengo poderes telepáticos para hacerle llegar mi llamada. De ser así, desde luego ya estaría aquí, porque no ha habido ni un solo minuto de esta noche, en el que no haya pensado en ella.

De pronto, noto el colchón de mi cama hundirse ligeramente, como si alguien se hubiera sentado, pero la oscuridad es tanta, que no soy capaz de distinguir nada. Además, ni siquiera escuché que alguien hubiera entrado en mi habitación.
Quise averiguar de quien se trata. Pero ¿Conocen esa sensación de abatimiento, en la que tu cuerpo te resulta tan pesado, que no tienes fuerzas ni para moverte?
Pues así es exactamente como me siento. Y el terrible dolor que tengo en la cabeza, me dificulta enormemente que pueda siquiera abrir los parpados. Pero aún así, lo intento y lentamente mis ojos van adaptándose a la oscuridad, adquiriendo un mejor enfoque y consiguiendo que mi corazón lata a toda velocidad cuando la descubro a ella ahí, sentada a la altura de mi cintura, observándome en completo silencio.
¿Al final va a resultar que si tengo poderes telepáticos y conseguí llamarla con mi mente? ¿O será que Anahí me estaba necesitando tanto como yo a ella?

Continúa observándome sin decir, ni expresar absolutamente nada. Así que supongo, que ahora me toca hablar a mí… ¿No? Pero… ¿Qué le digo?

─¿Tú no te rindes, verdad? ─Susurro con el único hilo de voz que me queda.
─Cuando se trata de ti… jamás.

¡Por Dios, Anahí! ¡Eres la persona más increíble que existe sobre la faz de la tierra!
Eso no se lo digo… pero lo pienso, y lo siento con cada partícula de mi cuerpo.

Ella acaricia mi rostro con dulzura, sabiendo perfectamente, que a pesar de que tengo mil cosas que decirle, no soy capaz de emitir ni una sola de esas palabras.
Sin embargo, por una vez, estoy cansada de callar…

─Te necesito tanto… ─Volví a susurrar.
─Lo sé… ─responde con una leve sonrisa ─Por eso estoy aquí.

Sin decir más, comenzó a apartar las sábanas bajo mi atenta y confusa mirada. A continuación, se acostó a mi lado, dándome la espalda y agarrando mi mano para colocarla sobre su cintura. En cuanto su espalda se pegó a mi pecho y el olor de su pelo invadió mi corto espacio, absolutamente todo el cuerpo, de pies a cabeza, comenzó a temblarme.

─¿Qué estás haciendo? ─Le pregunté confundida.
─Quedarme contigo, hasta que estés preparada para levantarte.
─¿Por qué? ¿Y si eso no ocurre?
─Si eso no ocurre, entonces nos quedaremos aquí, juntas, el resto de nuestras vidas. ¿Por qué? Pues porque ambas llevamos toda la noche sin dormir, seguramente llorando como unas niñas. Y me parece una completa estupidez. ¿No te quieres levantar de esta cama? Muy bien, pero yo no voy a dejar que te hundas sola, mientras sufro en mi casa por no poder estar contigo. Así que, si no puedo levantarte, Dulce, me acostaré a tu lado, hasta que tú sola puedas y decidas hacerlo.

Se produjo un silencio. Técnicamente me tocaba hablar a mí de nuevo, pero las lágrimas volvieron a empañar mis ojos involuntariamente. Es cierto eso de que cuando el grifo se abre, ya no hay quien lo cierre.

─Any… ─Susurré entre lágrimas.
─Dime…
─Estoy asustada.

De una forma muy despacio, se dio la vuelta para quedar cara a cara. Nuestros rostros a centímetros, tan cerca, que podía perfectamente sentir su respiración sobre mis labios. Pero ni siquiera una bomba nuclear iba a poder impedir que dejara de mirarla a los ojos en este instante. A través de ellos, todo se ve diferente. Todo tiene sentido.
Me acarició la mejilla con dulzura y detuvo con delicadeza, el recorrido de una lágrima, antes de suspirar y volver a hablar.

─Lo sé, cariño, lo sé. Y se te permite estarlo ¿Vale? Si no tienes fuerza, tranquila… Yo tengo suficiente por las dos. ¿Recuerdas cuando murió mi abuela y no te apartaste de mi lado ni un solo minuto? ¿Cuándo casi me pierdo y tú te encargaste de mantenerme en pie? ─Asentí. ─Pues ahora me toca a mí. Porque cuando una no pueda, ahí estará la otra. Yo también tengo miedo, Dul… No soporto la idea de verte sufrir. Y no puedo prometerte que esa operación vaya a salir bien. Ojalá pudiera. Pero sí te aseguro, que creo en ti. Creo en tu fuerza y creo firmemente, que va a salir bien. Pero independientemente del resultado, te juro que voy a conseguir que, al menos hasta ese momento, te olvides del miedo y vivas cada minuto, como nunca antes los has vivido.

Volví a guardar silencio. Un “gracias”, era insuficiente para ella. Y sinceramente, incluso decirle un “Te quiero”, me parece demasiado pobre, para lo que en este momento estoy sintiendo. Así que, lo único que me queda es permanecer en silencio y permitir que a través de mi mirada, descifre una vez más, todo eso que guardo.
Ella sonríe, como si realmente hubiera entendido y asciende ligeramente su rostro, para darme un cálido y protector beso en la frente.
El gesto me hace suspirar y cuando vuelve a su posición, continúa acariciando mi rostro durante algunos segundos, bordeando mis ojos y permitiendo que esa calma, que solo ella puede conseguir, vaya llegando a mí, como una brisa ligera, sin prisa. Trayendo consigo, toda la tranquilidad que me hace falta.

─Duerme… ─Susurró ─Yo te voy a cuidar…
─¿Toda la noche? ─Le pregunté.
─Toda la vida…

Eso, fue suficiente para hacerme esbozar una sonrisa.
Una sonrisa que no sé bien si es de alivio, de seguridad, de nervios o de las tres cosas. Porque esas son las sensaciones que en este momento me invaden:
√Alivio, porque “Toda la vida”, es mucho tiempo…
πSeguridad, porque estando a su lado, lo único que recibo es protección, paz, tranquilidad…
√Y nervios, porque… simplemente porque sí. Porque siempre será “Mi Anahí”, esa que alborota todo en mi interior.

Les aseguro que encantada me pasaría toda la noche mirándola, como mismo ella está haciendo en este momento. Pero el hecho de llevar horas sin pegar ojo, sumado al dolor de cabeza que me produjo el continuo llanto y la sensación de calma que produce tenerla abrazándome, provoca que poco a poco, mis ojos se rindan y el sueño llegue…

◊◊

Día 5.

Me despierto escuchando un continuo ruido, parecido al que hace un ratón cuando busca desesperadamente, algo que comer por los rincones.
Abro los ojos muy despacio, acostumbrándome poco a poco a esa luz que llevo 24 horas sin ver y lo primero que descubro, es a ella. Ahí enfrente, de espaldas y ligeramente inclinada sobre mi escritorio. Desde esta posición no puedo apreciar bien lo que está haciendo. Pero lo cierto es que no le encuentro demasiada importancia. Así que, permanezco en la misma posición, simplemente observando cómo se mueve. Sin advertirle de que ya estoy despierta.

No vayan a pensar que soy una pervertida y que me quedo callada para poder observarle a gusto el trasero eh! ¡Para nada! Aunque tampoco les voy a negar que no es ninguna tortura verla desde esta perspectiva.
Pero no no no… Si no la interrumpo, es porque me apetece analizar sus movimientos, observarla tranquilamente, ahora que nadie puede interrumpirme. Siempre ha tenido una forma de moverse muy… ¿Cómo les diría? ¿Delicada? ¿Fina? Cómo si realmente fuera una niña que necesita protección, o una muñeca que con cualquier mal gesto, podría romperse. Es curioso como detrás de ese cuerpo, se esconde la persona más fuerte que conozco.

─¿Desde cuándo estás despierta? ─Pregunta sobresaltándome.

Me perdí tanto en el análisis, que ni siquiera me di cuenta de que se había dado la vuelta y ahora me observa con una ceja arqueada y una extraña sonrisa en sus labios.

─Sólo desde hace unos minutos.
─Oh… ¿Y decidiste quedarte mirándome el culo?

En cuanto me hizo esa pregunta, hasta la última gota de sangre que hay en mi cuerpo, subió hacia mis mejillas, acumulándose en ellas de una forma vergonzosa.

─Yo... Yo no te estaba mirando el… el culo.
─¿Ah no? Pues algo muy gracioso debía haber a mi espalda, porque cuando me di la vuelta estabas sonriendo. Y dado que… ─echando un vistazo alrededor ─No hay nada más por aquí. No puedo evitar pensar, que eso que te hizo sonreír, fue mi trasero.
─Eres una creída ─Me quejé frunciendo el ceño ─Siempre lo has sido y siempre lo serás.

Ella se río.

─Si supieras lo gratificante que es verte roja como un tomate, créeme que tú también lo serías. ─Sentenció sacándome la lengua y lanzándome a la cara una prenda de ropa que todo este tiempo había estado en sus manos.

Aparté la prenda de mi cara y me incorporé, observando como ella continuaba con esa labor que mi despertar interrumpió. Me acerqué y pude ver que estaba guardando mi ropa en un pequeño bolso que suelo utilizar cuando vamos de viaje.

─Si necesitas dinero para comprar ropa, ya sabes que por ti, me hipoteco hasta un riñón… Pero sólo tienes que pedirlo, no hace falta que me la robes.

Se giró un poco para mirarme con su mirada asesina, aunque me encontró más cerca de lo que esperaba.

─Técnicamente, ni siquiera sería robo, porque tienes más ropa mía en tu armario, que tuya. Pero me alegra ver que te levantaste volviendo a ser tú, con esas ganas terribles de molestarme.

Sin dejar de sonreír, la abracé por la cintura y apoyé la barbilla en su hombro. Para observar mejor lo que estaba haciendo.

─En mi defensa diré, que tu empezaste. ─Me defendí, dándole un pequeño beso en el hombro ─Pero ahora enserio… ¿Qué haces?
─Preparo tu bolso, porque dentro de unos minutos, pienso llevarte de viaje. ─Me informó como si ya lo tuviera todo absolutamente planeado. Yo me quede perpleja, lógicamente.
─¿Llevarme de viaje? Pero… ¿Cómo? ¿A dónde?
─Eso es una sorpresa. Así que, vete a bañar, que debes llevar tres días sin hacerlo.

Le di la vuelta con la intención de que mi mirada asesina la intimidara. Pero eso solo debía funcionar conmigo, porque ella estaba sonriendo de una forma muy irritante.

─Sabes que eso no es cierto ─Le dije frunciendo el ceño.
─Lo sé ─Aceptó con descaro y pasó una camisa alrededor de mi cuello, agarrando con sus manos cada extremo de la misma, como si fuera un artilugio para atraerme hacia ella sin tener escapatoria ─De ser así, ya me habrías matado asfixiada. Pero no… Hueles igual de rico que siempre. Lo que pasa, es que una ducha fresca, va a terminar de despertarte y el agua se llevará cualquier resto de tristeza que pueda quedar en ti. Porque hoy… Dulce María Espinoza, comienza tu nueva vida.

El misterio de sus palabras me produjo una enorme curiosidad. ¿Qué estaría tramando?

─Voy a pasar por alto lo “mandona” que te estás volviendo y te voy a hacer caso, sólo porque me muero por descubrir, en qué consiste eso de… mi nueva vida.
─Siempre he sabido cómo convencerte, preciosa ─Dijo guiñándome el ojo.
─Any… deja de chulear, si no quieres que te arrastre a la ducha conmigo y terminar empapada, sufriendo un ataque de cosquillas.
─¡No! ─Suplicó adoptando su cara y voz de bebé berrinchudo ─¡Cosquillas no!

Lo único que pude hacer ante tal cosa, fue rodar los ojos y darle un beso en la frente, antes de liberarme de su prisión, para dirigirme hacia el baño, sonriendo como una completa idiota.

Esta niña siempre ha sabido y siempre sabrá, como ablandarme. Creo que en ocasiones, hasta parecemos una pareja. Discutimos como si fuéramos un matrimonio que lleva 20 años casadas, nos protegemos como si fuéramos hermanas de sangre, nos reímos juntas igual que mejores amigas y nos adoramos como… como si realmente una fuera el amor de la vida de la otra.

Minutos más tarde, salí del cuarto de baño, con una sensación absolutamente diferente. Renovada, con una energía que hasta ahora creía imposible de recuperar. Me parece, que es fruto de la ilusión y las ansias por saber qué se le habrá ocurrido a Anahí esta vez.

Cuando entro en mi habitación, ésta también se encuentra diferente. La cama tendida, la ventana abierta de par en par, permitiendo que la brisa entre a través de ella, meciendo la cortina y que la luz ilumine cada espacio. Absolutamente todo está cuidadosamente colocado en su lugar, pero me sorprendo, al ver a Anahí recostada en la cama, boca arriba y con los brazos extendidos a ambos lados de su cuerpo, como si estuviera en la playa más paradisiaca del Caribe.

─¿Estás tomando el sol? ─Le pregunto apareciendo desde arriba, justo ante sus ojos.
─Estoy observando las estrellas.

Ahora ustedes pensaran que su repuesta, es incluso más ilógica que mi pregunta y que ambas estamos absolutamente desquiciadas. Pero no.
Realmente está observando las estrellas. O nuestras estrellas, para ser exactos. En el techo de mi habitación, tengo minuciosamente colocadas, numerosas pegatinas de estrellas, de esas que se iluminan en la oscuridad. Sí, sí, esos adornos que se suelen poner en los dormitorios de los bebés.
Pero ahí no acaba el dato. Las constelaciones están colocadas de una manera en la que, forman exactamente una A y una D… Anahí y Dulce, por si aún no lo habían pillado.

Imité su gesto y miré hacia el techo un momento, descubriendo allí, esas figuras que cada noche alumbraban mi sueño.

─No se ven tan bonitas con la cantidad de luz que está entrando. ─Le dije.
─Lo sé… Por la noche se ven preciosas. ¿Recuerdas el día que las colocamos?
─¿Te refieres a ese día en el que casi nos matamos con la escalera de mi padre, porque ninguna de las dos llegaba al techo y la bronca que nos cayó por el escándalo que estábamos formando, entre las risas y rodar la cama?
─¡Sí! ─Rió ─Fue muy divertido.
─¿Recuerdas la cara de mi madre cuando se dio cuenta de que habíamos formado nuestras iniciales?
─Perfectamente. Creo que en ese momento, debió pensar que estábamos locamente enamoradas.
─Yo creo que aún lo piensa ─Reí.
─Suerte que de todas formas me adora.
─A ti es imposible no adorarte, Anahí.

Con una sonrisa de absoluta ilusión, extendió los brazos hacia mí, pidiéndome que me inclinara para tenerme más cerca y poder abrazarme.
Lo hice, pero además de eso, le di un pequeño beso en la mejilla, el cual fue respondido de la misma forma. Pero una vez más, nuestras miradas amenazaron con quedarse eternamente la una clavada en la otra.

─Oye… ¿Me vas a contar ya, cual es el plan?
─No. ─Negó poniendo una sonrisa malvada ─Lo que sí voy a hacer, es levantarme ya, para comenzar nuestro viaje.

Dicho y hecho. Se levantó de la cama bajo mi atenta mirada y se dirigió hacia el escritorio, dónde aún se encontraba el bolso, completamente listo y cerrado. Pero yo me quedé en la misma posición. Últimamente, no sé por qué motivo, me quedo más quieta que nunca, observando cualquier cosa que haga.

─¿Vamos? ─Preguntó al darse la vuelta ─¿O vas a seguir mirándome tan misteriosamente?
─Tendré que llamar antes a mi madre ¿No? ¿O quieres que desaparezca sin más y cuando llegue de trabajar, le de un infarto?
─Ay Dul, Dul, Dul ─Repitió rodeándome los hombros con su brazo y dirigiéndome a la salida, con una expresión de absoluta chulería ─Parece mentira que aún dudes de mis capacidades, pequeña. Está todo controlado… Bueno, ─Me miró sonriendo inocentemente ─Casi todo.
─¿Casi todo? ─Pregunté imitando su gesto de pasar el brazo alrededor de su hombro, mientras caminamos así hasta la salida de la casa ─Eso suena un poco peligroso, viniendo de ti. ¿Qué es lo que no tienes controlado?
─Ahora lo descubrirás.

Llegamos a la salida y lo único que vi, fue el coche de su madre, estacionado justo frente a la puerta. Me extrañó que viniera a mi casa en coche, viviendo tan cerca, pero… bueno, tampoco le di demasiada importancia.

─Te estás haciendo mayor ─bromeé ─Ya te cansa caminar desde tu casa a la mía, viviendo en la calle de atrás.
─Muy graciosa, pero este va a ser nuestro medio de transporte las próximas horas.
─¿Cómo? ¿Conseguiste que tu madre te prestara el coche para irte a no sé dónde?

Si había algo de extraño en ese hecho, es que la madre de Anahí es demasiado cuidadosa con su coche. Bueno y dicho en otras palabras, bastante coda. Son raras las ocasiones en que Any consigue que le deje utilizarlo y no es porque la mujer lo necesite, de hecho, no conduce demasiado. Pero creo que la locura de su hija, hace que desconfíe de sus capacidades al volante.

─Uhm… no exactamente ─sonrió con cara de no haber roto un plato en su vida y se separó de mí para dirigirse al maletero del auto ─Digamos que… Lo tomé prestado… sin permiso.

Mi boca y mis ojos debieron abrirse como platos.

─¡Any! ¿Le robaste el coche a tu propia madre?
─¡Oye! Dicho así suena muy feo. No robé nada… Simplemente me lo llevé, sabiendo que aunque estuviera una semana rogándole, no me lo iba a dejar. Y como tampoco tengo esa semana para intentarlo ─se encogió de hombros ─Además Dul, sabes perfectamente que ella no lo utiliza y que si necesita ir a algún lado, mi padre la alcanza. Este pobre coche ahora mismo pide la jubilación anticipada por pasar tanto tiempo aparcado. Es un completo desperdicio…
─Yo que tú guardaría esos intentos de convicción para cuando tu madre te llame poniendo el grito en el cielo.
─Ya… ─Sonrió maliciosamente ─Pero resulta que hace unos días, lancé mi teléfono por los aires y… estoy incomunicada.
─Anahí, que tu madre es capaz de llamar a los servicios especiales, a la policía, a todas las televisiones, al presidente y luego además, acusarme de secuestro.
─Por eso, dejé cuidadosamente una nota en el lugar del coche, informándole de que lo necesitaba para hacer un viaje contigo, que no se preocupara, que si alguien iba a ser secuestrada, serías tú. Va a tardar días en darse cuenta de que el coche no está, créeme. Antes de salir de mi casa solo le dije que iba a pasar unos días en la tuya, y ya… todo solucionado. ¿Ves como lo tengo todo bajo control?
─Dios, llevo años siendo amiga de una delincuente en potencia.
─Sí, pero yo que tú me subiría al coche ya, para poder largarnos antes de que mis cálculos fallen y mi madre venga a buscarnos gritando como una loca.
─De alguien tuviste que heredar tu histeria.
─¿A qué te quedas sin sorpresa? ─Me preguntó arqueando una ceja.

Le saqué la lengua para molestarla y sin esperar ni un minuto más, nos subimos en el auto. Por mi parte, me invadía una emoción bastante curiosa. Algo así como la que siente un niño cuando están a punto de llevarlo a un parque de diversiones por primera vez. O… no sé… una sensación de adrenalina, porque sabes que vas a comenzar una aventura, hacia quién sabe dónde, durante quién sabe cuánto tiempo, pero con la única persona con la que eso, son simples datos sin importancia. Pues no importa si en este momento, nos dirigimos a la Luna o a la esquina de enfrente… juntas, será una experiencia única e inolvidable.

Ella, en el asiento del conductor, se puso el cinturón de seguridad. Yo, de copiloto, hice exactamente lo mismo… Todo estaba aparentemente preparado. Me miró un instante. Sonriendo. Con una sonrisa de emoción, que parecía ser igual a la que yo sentía, aunque a ella, también le acompañaba el misterio.

─¿Lista? ─Me preguntó.
─Ansiosa, más bien.
─¿Dulce María ansiosa? ─Preguntó exagerando la sorpresa ─¿La chica que desborda paciencia, tranquilidad, calma, paz y amor, etc? ¿Está ansiosa?

Me encogí de hombros con una sonrisa entre resignación y timidez.

─Ya ves lo que consigues.
─Eso me gusta… ─Dijo aumentando el misterio en su sonrisa ─Entonces no te voy a hacer esperar más.

Dicho esto, siguiendo con su aire de chulería y misterio, se puso sus lentes de sol, miró por el espejo retrovisor, asegurándose de que no venía ningún coche y arrancó el motor, emprendiendo la marcha.

Todas esas maniobras, las realizó bajo mi atenta mirada, que no pudo evitar permanecer unos instantes observándola de perfil. Y preguntándome al mismo tiempo: ¿En qué momento de estos 12 años, Anahí se había convertido en una mujer tan bonita?

No me malinterpreten, siempre había sido una niña preciosa, casi sacada de un cuento de Disney, como ya les había comentado. Pero resulta que ya no es una niña… Es una chica de 25 años, capaz de enloquecer a cualquier hombre que llegara a conocerla. Puede que hasta el momento yo no haya sido consciente de ello, porque conmigo continúa siendo la niña tierna, esa que hace berrinches, caprichosa, que disfruta viendo dibujos animados como si tuviera 10 años, esa que se puede pasar toda una tarde abrazándome como si fuera un koala, mientras vemos cualquier cosa en la televisión. Quizás por ello, no fue hasta ese momento, en el que observé su pelo ondeado por el viento a causa de la velocidad, sus lentes de sol cubriéndole los ojos, como si fuera una estrella de Hollywood y su gran concentración al conducir, que descubrí, que mi pequeña amiga, hace mucho tiempo que creció, convirtiéndose en la mujer más hermosa que he podido ver jamás.

Permanecimos durante horas en la carretera, dirigiéndonos hacia un destino incierto y aún desconocido para mí. Lo único de lo que estoy segura, es de que, hace mucho tiempo que abandonamos la ciudad. Pero la verdad, es que el trayecto no me resultó para nada tedioso. Entre nuestras risas, la música que sonaba en la radio, el paisaje… Todo, lo estaba observando de una manera diferente, especial.

─Escucha ─Me pidió de pronto, haciéndome salir de mis pensamientos para observarla subir el volumen de la radio ─Te dedico esta canción.

El locutor ya debe haberla presentado mientras yo estaba en mi mundo, porque apenas suenan los primeros acordes de la melodía, interpretada por el sonido de un simple pero hermoso piano.
Sonrío con curiosidad, observando el aparato, como si de esta forma, fuera a concentrarme más en la letra. Pero una vez más, soy sorprendida, por la voz de Anahí, que capta mi mirada en cuanto la letra de la canción, comienza a salir a través de sus labios.


Te Despertaré

─Sé que soñaste mil veces, con otro mundo quizás con más suerte,
Y hoy sólo ves dolor, sólo una ilusión de ti.
Sé que el esfuerzo es en vano, que como el agua se escapa en tus manos,
Pero aún te quedo yo, late el corazón… por ti.

Me mira. Ya no lleva los lentes de sol, por lo que puedo ver sus ojos azules, clavándose directamente en mi mirada, erizando cada poro de mi piel. La música, esas palabras, su voz…

─¡Ahora voy a respirar, tan profundo y sin dudar, lucharé hasta el final!.
Te despertaré bajo un cielo de auroras, te despertaré cuando estemos a solas,
¡Abrázame, no te soltaré, sigo aquí a tu lado, no te dejaré!
Mientras tenga un corazón, por ti andaré.

Te despertaré cuando el alma no llore, te despertaré cuando encienda ilusiones,
¡Escúchame, no te soltaré, sigo aquí a tu lado, no te dejaré!
Mientras busco el sol de un nuevo amanecer, tú duerme, mi amor…
De la vida, ya me ocuparé yo.

Una mezcla entre ilusión, emoción, ganas de reír de felicidad y de llorar por lo mismo. Todo eso es lo que está ocurriendo dentro de mí, mientras ella me sonríe y continúa.

─Me enseñaste a vivir de repente, mirar la vida sin miedo y de frente,
A no rendirme, amor. Ver la solución, a no huir.
Nos juramos lo bueno y lo malo, y eso me incluye, te toca aceptarlo.

Ambas nos reímos, por su expresión de: “¡Te aguantas!”

─Hoy seré fuerte yo, me armo de valor… por ti.
¡Ahora voy a respirar, tan profundo y sin dudar, lucharé hasta el final!
Te despertaré bajo un cielo de auroras, te despertaré cuando estemos a solas.
¡Abrázame, no te soltaré, sigo aquí a tu lado, no te dejaré, mientras tenga un corazón, por ti andaré!
Te despertaré cuando el alma no llore, te despertaré cuando encienda ilusiones.
Ella continúo cantando el estribillo, mientras yo no podía dejar de observarla con mi corazón latiendo a mil km/h. Riendo por sus expresiones al mirarme de reojo y sintiendo como mis ojos se humedecen, queriendo a toda costa controlarlo.

─Yo seré el aire, que impulsa el vuelo si tu ala está herida.
Viento del sur, sobre el azul… ¡Mira mis ojos, si un día te olvidas!

Casi sin darme cuenta, detuvo el coche. Probablemente ya hubiéramos llegado a nuestro destino. O a lo mejor, simplemente se cansó de conducir. Pero en este momento, mientras la canción continúa sonando, ya sólo con la voz de su intérprete original, Pastora Soler y ella me observa sonriendo. Sólo puedo pensar en esa última frase que cantó: “Mira mis ojos, si un día te olvidas”

¿Qué va a suceder, ese día en el que ya no pueda volver a mirarlos?

Debería olvidarme de ello por el momento y disfrutar del presente. Pero lo siento… es inútil que no me invada el terror, cada vez que lo pienso.
Ella, pareciendo como si llevara una bruja adivinatoria en su interior, me agarró las mejillas y acercó su rostro al mío, tanto, que la respiración se me cortó de súbito.

─No quiero volverte a ver esa expresión pánico, ni una sola vez, en los próximos días ─Advirtió frunciendo el ceño.

Era realmente una amenaza. Pero cuando se pone tan seria, en vez de intimidarme, me hace sonreír. Así que, besé su frente, en una forma de decirle que así sería y correspondió con otra sonrisa de satisfacción.

─Pues ahora si… Llegamos ─Anunció.

Por primera vez, miré por la ventanilla hacia el exterior, descubriendo justo en frente, la entrada hacia un enorme edificio que se veía aún a lo lejos.
Justo en la puerta, hay un cartel, que gracias a sus enormes letras, aún puedo leer:

“Hotel & Resort 5* Costa Mágica”

¿Un hotel de cinco estrellas? ¿Este es nuestro destino?
En medio de mi asombro, el sonido de la puerta del coche al cerrarse, me hizo despertar y rápidamente salí también, encontrándome a Anahí, que ya había ido directamente al maletero para recoger nuestro equipaje.

─¿Es… esto qué es? ─Balbuceé aún asombrada.
─El hotel dónde vamos a pasar nuestros próximos días ─Respondió como si tal cosa.
─Un… un hotel de cinco estrellas… pero… ¿Cómo?
─Shh, deja de hacer preguntas y acompáñame.

Ella sonreía y yo debía parecer absolutamente idiota, porque la expresión de asombro no se borraba de mi rostro.
La ayudé a cargar el equipaje y juntas nos adentramos en la inmensidad de aquel hotel, que aún, apenas nos deja ver el comienzo de su belleza.

Un palacio, sería poco para lo que realmente tenemos ante nuestros ojos.
La puerta real del edificio, queda unos largos metros alejada de la entrada. Pero desde el comienzo, puede verse una inmensa fuente que llega hasta ella, acompañando toda la parte central del camino. Además, en sus laterales, está repleta de palmeras, otras plantas e incluso bancos, como si se tratara de un auténtico parque. Lo cierto, es que esta vista, me recuerda un poco a las postales que he visto sobre el famoso “Taj-Mahal” de la India. Aunque con todos mis respetos hacia el palacio, no cambiaría este lugar, por nada del mundo ahora mismo.

Lo observo todo, completamente atónita. Tanto, que ni siquiera reparo en que ya nos adentramos en el edificio y Anahí me hizo seguirla hasta la recepción, dónde un chico nos saludó amablemente.

─Tenemos una reserva ─Le dijo ella ─Anahí Puente y Dulce Espinoza.

El muchacho pareció buscar nuestros nombres en el ordenador y después de intercambiar algunas palabras con ella, que yo ya no alcanzaba a escuchar, porque debo decir, que todavía no he sido capaz de salir de mi asombro, le ofreció la llave de la que supuestamente iba a ser nuestra habitación.
Any le agradeció, el chico nos deseó una feliz estancia y yo… pues debía parecer la amiga tonta, mirando a mi alrededor, como si jamás hubiera visto el interior de un hotel. Los había visto, sí… Pero ninguno tenía tanta mágica como este. Ahora entiendo eso de “Costa Mágica”.

De pronto, sentí algo tocar mi mano y observé confundida, descubriendo como Anahí, entrelazaba nuestros dedos. Le sonreí… nerviosa, ansiosa, emocionada, con un millón de sensaciones que recorrían mi brazo, llevando una especie de corriente eléctrica por todo mi cuerpo. Ella correspondió la sonrisa, y comenzamos de nuevo nuestro camino.

Un ascensor, nos llevó a la planta indicada en cuestión de segundos. Permanecíamos en silencio pero en todo momento me dejé guiar por ella. La verdad, es que aún no soy capaz de procesar, ni emitir una sola palabra, sigo en estado de “shock”.
Cuando quise darme cuenta, ella estaba introduciendo la tarjeta en la ranura de una puerta, la cual, se abrió justo después de haberse encendido una pequeña luz verde, dejándome a la vista, la que probablemente sería nuestra habitación.

Entramos aún agarradas de la mano, dejándome dirigir por ella, que parecía saber perfectamente lo que hacer.
Espectacular. Ese es el único adjetivo que se me ocurre para lo que tengo enfrente. Un amplio dormitorio, compuesto por la cama de mayor tamaño que había visto en mi vida, y por una televisión de plasma que parecía un cuadro adornando la pared. Todo ello, iluminado por la luz del atardecer, que entraba a través de la ventana, aunque esta estuviera cubierta por una fina y blanca cortina.

Anahí me soltó la mano y se dirigió hacia otras cortinas más gruesas y oscuras que había junto a la ventana. Las corrió y dejó ante mi vista la puerta de lo que parecía ser una terraza exterior. No tardó ni dos segundos en abrirla, permitiendo que la brisa inundara el espacio del dormitorio y a continuación, extendió su mano hacia mí, indicándome que la acompañara.
Mis piernas se pusieron en marcha sin permiso, porque dudo mucho que mi cerebro hubiera sido capaz de recibir la información y dar la orden, cuando ni siquiera yo, había procesado la situación aún.
Llegué hasta ella, cogí su mano y permití que me guiara hasta el exterior… Quedando esta vez sí, absolutamente impactada con aquella panorámica.

─¿No temías no tener la oportunidad de volver a ver el mar antes de tu operación? ─Me preguntó sin esperar respuesta ─Pues ahí lo tienes una vez más… ─Indicó señalando al frente ─Ya no hay nada que temer.

Efectivamente. A una distancia de algunos kilómetros en la dirección que me señala, puedo apreciar el horizonte del mar. Cubierto por un cielo anaranjado, a causa de los últimos rayos de sol y completamente libre de contaminación ambiental, nubes, o cualquier otra cosa.
Impresionante. Realmente impresionante.

─Esto… es…
─¿Hermoso? ─Interrumpió.
─Si. ─Confirmé mirándola ─Hermoso e impresionante. Pero… ¿Cómo…? ¿Cómo conseguiste todo esto Any? Este hotel, debe ser carísimo.
─Bueno, eso es lo de menos ─Se encogió de hombros ─Ya sabes que tenía dinero ahorrado.
─Si, pero ese dinero era para tu último año de universidad… No me digas que…
─Dulce, ─volvió a interrumpir ─olvídate de todo por un momento ¿Si? Deja de preocuparte tanto por la vida.
─Pero Anahí, llevas años trabajando para poder pagar tu carrera. Y te gastaste el dinero de tu último año en este lujo para… mi ¿Cómo no quieres que me preocupe? Es tu futuro.
─Y tú eres mi pasado, mi presente y si quieres, también mi futuro… Además, eres mucho más importante que cualquier otra cosa. Si tengo que posponer la carrera un año, porque tengo que seguir trabajando para volver a reunir el dinero, pues la pospongo, Dulce. Mi vida no se va a terminar si me gradúo un año más tarde de lo previsto. A veces hay que decidir entre lo correcto para el mundo, o lo correcto para ti… En este caso, lo correcto para mí, es estar aquí… contigo. ─Aseguró con firmeza ─¿Sabes? todo esto que te está pasando, me hizo recordar la cantidad de veces, que me hiciste reflexionar sobre eso de que estamos acostumbrados a pensar demasiado, a preocuparnos todo el tiempo por el futuro, por el dinero, por la vida, por la estabilidad y por la seguridad. Sí, está bien luchar por un bienestar… Pero lo que no está bien, es dejar de mirar a nuestro alrededor, porque estamos pendientes de lo que va a suceder mañana. Cuando en realidad, si el Universo así lo decide, ese mañana puede cambiar en un abrir y cerrar de ojos, sin que podamos remediarlo. Quiero que disfrutemos de estos días, como si fueran nuestros últimos días. Y quiero que reaprendamos juntas, a ver el mundo, como ya ningún ser humano es capaz de verlo, con los ojos de dos niñas, que observan todo por primera vez, sin que la costumbre de lo cotidiano, evite que nos maravillemos con ello.

Permanecí absolutamente en silencio, incluso segundos después de que terminara de hablar. Simplemente observándola.
La ilusión que Anahí tiene en este instante en sus ojos, les aseguro que me hace más feliz que cualquier mar, cualquier paisaje, cualquier cosa en el mundo. Y sus palabras, aunque con todo lo sucedido apenas lo pueda recordar, son los ideales que siempre ha seguido mi corazón.

─Últimamente has desarrollado la habilidad de dejarme sin palabras ─Le sonreí.
─Tú siempre has sido la niña idealista, soñadora y rebelde, que trataba de aportarle un poco de esos sueños a la princesa Oops! y correcta que yo era. De esa forma, hiciste que mi vida fuera un poco bastante más feliz. Ahora me toca a mí, recordarte quien eres.
─En medio de toda esta vorágine de locura y perdición que estoy sufriendo… sólo hay una cosa que tengo clara. ─Afirmé antes de suspirar, dejando que el oxigeno expulsara con él, las palabras exactas. ─Te quiero, Anahí. Y aunque suene terriblemente cursi, ojalá fueras consciente de cuánto te quiero realmente. Gracias… por todo esto. Pero sobre todo, gracias por seguir en mi vida.

Sin decir absolutamente nada, con una sonrisa dulce, alzó su mano izquierda, esperando que yo acercara la mía para que ambas se entrelazaran. Ese era nuestro gesto, nuestra promesa, cuando las palabras eran insuficientes, o incluso nuestra forma de reconciliación, después de una fuerte discusión. Así, nos decíamos mutuamente, la verdad más absoluta que nos acompañaba.

─¿Para siempre? ─Me preguntó, conociendo ya mi respuesta.
─Para siempre. ─Confirmé entrelazando nuestros dedos.

Esas dos simples palabras, y ese gesto de nuestras manos, en cualquier lugar y bajo cualquier circunstancia, era nuestra promesa, nuestro eterno pacto de unión.

Unas horas más tarde, ya había anochecido y de lo único que nos dio tiempo, fue de desempacar nuestro equipaje e instalarnos un poco en la habitación, antes de disfrutar de la cálida y perfecta noche que nos acompañaba.
Decidimos recostarnos en una de las tumbonas que había en la terraza, disfrutando de una botella de vino tinto, cortesía del hotel. Cabe decir, que ninguna solíamos beber vino. Pero dicen que a caballo regalado, no se le mira el diente. Y además, la situación era perfecta para ello.

Así que aquí estamos, mi brazo prisionero de su cuerpo, como casi siempre, permitiendo que se refugiara más cerca de mí y sintiendo la calidez de su respiración golpear mi cuello, mientras observamos la cantidad de estrellas que alumbraban el cielo.

─Dul… ─Dijo de pronto, ascendiendo la vista para mirarme ─¿Crees que un día podamos vivir en un lugar como éste? ¿Dónde puedan verse las estrellas y haya mar?

Por un momento me lo imaginé y sentí la necesidad de aspirar profundamente, permitiendo que aquella brisa y aquel olor, se adentraran en mi cuerpo.

─Sería increíble, ¿Verdad? Poder escuchar el sonido de las olas cada noche.
─¿Por qué no lo planeamos? ─Preguntó incorporándose un poco, para mirarme mejor desde arriba, aunque demasiado cerca de mi rostro ─¿Por qué no prometemos que cuando tengamos… no sé… a los 30 años, nos habremos mudado a un lugar con playa?
─¿Cinco años de plazo?
─Es tiempo suficiente… ¿No?

Sonreí, aunque no fue una sonrisa demasiado alegre, ya que de pronto, me vi invadida por la nostalgia y por ello, volví a dirigir mi mirada al cielo.

─Sigo esperando a que aceptes o rechaces la idea ─Dijo riendo y consiguiendo que de nuevo la mirara.
─Creo que si me propusieras irnos a vivir a una cabaña en lo alto de la montaña, aceptaría igual ─sonreí.
─Entonces, ¿Qué te hizo quedarte pensativa?
─No lo sé. Desde hace un año, cuando descubrieron mi enfermedad, me vengo planteando la posibilidad de quedar ciega para siempre y creo que eso me ha hecho perder un poco de vista mis sueños. Sentirme… ya sabes… perdida… Sin saber dónde y cómo acabaré.
─¿Por qué exactamente?
─Porque no creo que haya demasiados artistas ciegos por el mundo, Any. Estudio la carrera de “Bellas Artes”, una profesión que está directamente relacionada con la vista. Si la operación sale mal… ¿Qué voy a hacer? ¿A qué me voy a dedicar?
─Eso ya lo descubrirás si llega a suceder.
─Sí, lo sé, pero es inevitable que me lo plantee. Toda la vida luchando por un sueño… para que de pronto, algo que no tiene nada que ver con tu esfuerzo, provoque que no puedas realizarte en él.
─Dul… lo único permanente en la vida, es el cambio. Los sueños también cambian… Y no necesariamente tienen que estar relacionados con una meta profesional. Tú eres artista, en todos los sentidos que se le puedan atribuir a esa palabra. Y seguirás siendo artista, aunque no puedas replicar un cuadro de Picasso. Sólo tienes que tener paciencia, seguir adelante y reencontrarte, será en ese momento, cuando tus sueños, nuevos o no, te encuentren a ti.

En realidad, ella tiene razón. Muchas veces creemos que cumplir un sueño, significa dedicarte profesionalmente a eso que te gusta. Puede ser. Incluso es una suerte increíble triunfar en lo que te apasiona. Pero si nos detenemos a pensar, un compositor que realmente ama componer, seguramente sentirá la misma satisfacción componiendo para su caja de recuerdos, que para una discográfica. Un escritor, amará igualmente plasmar sus emociones en pequeños relatos, que en grandes “best seller”. Un cantante, será igual de feliz cantando para sus familiares, que para un estadio lleno de personas.
No les voy a mentir. El éxito, da satisfacción. Ver frutos en la realización de tu esfuerzo, es un orgullo y una felicidad tremenda. Pero les aseguro, desde mi experiencia, que estar sentada en el escritorio de tu cuarto, transmitiendo tus propias emociones a través de un relato, que leerán un número reducido pero importante de personas, también es un sueño. Al fin y al cabo, soñar es pasión. Apasionarte, con ese “algo” que a ti te hace sentir… feliz.
No completo/a, ni lleno/a. Porque no somos seres a falta de nada, ni nacemos con un vacío que a toda costa debemos llenar con un amor o con una meta. No. Simplemente, debemos encontrar esa “cosa” o ese “alguien”, que nos haga sentir, felices.

Ella continúa mirándome, mientras reflexiono. Es curioso, porque en este momento, realmente no me hace falta nada más de lo que tengo. Y no me refiero al hotel, al sonido del mar, a las estrellas sobre nosotras o a la brisa cálida que aumenta la perfección de la noche. Me refiero a ella, a su presencia, a lo inmensamente afortunada que me siento, por tener la posibilidad en este momento, de poder verla.

Fue entonces cuando comprendí, que el significado de cumplir un sueño, también podía ser el simple hecho de mirarla a los ojos.



Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Creer para ver

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 1:45 am

3.

…El Despertar…


Día 6


¿Dónde se encuentra la línea que separa la amistad del amor? ¿Acaso no son un mismo sentimiento? Quiero decir… en la amistad verdadera, debe haber amor verdadero ¿No? Entonces… ¿En qué momento dejamos de distinguir qué tipo de amor es el que hay? O más bien… ¿Cuántos tipos de amor existen? El amor de pareja, el que sientes hacia tu familia, hacia tus amigo/as, hacia la vida....

Quizás te hayas tenido que realizar esa pregunta a ti mismo/a alguna vez y no hayas llegado a ninguna conclusión. Quizás, en algún momento de tu vida, comenzaste a sentir una tormentosa confusión en tus sentimientos por alguien determinado. Quizás esa confusión, te llevó a preguntarte mil veces ¿Por qué? ¿Por qué me siento así? ¿Por qué precisamente con esta persona… si no debería? ¿Me estoy volviendo loco/a? ¿Está mal?
La quiero… sí. Pero… ¿De qué forma? Esa es la pregunta clave.

Pues verán, yo creo que sólo existe una forma de amar… Y esa forma es, con todo el corazón.

Y ese corazón precisamente, es el que sabe lo que estás sintiendo. No importa quién sea la otra persona. No importa lo que el mundo opine o lo que esté socialmente establecido. Si tu corazón un día comienza a latir desenfrenado por el simple hecho de saber que vas a verla, por escuchar su voz, incluso a través de un teléfono, o por ver su nombre en una pantalla, haciéndote saber que te acaba de enviar un mensaje. Si su risa, es motivo suficiente para hacerte volar hasta las nubes, sin levantar un pie de la tierra. Si su alegría, es tu alegría. Si darías todo lo que estuviera en tus manos, para que jamás sintiera tristeza. Si tienes unas ganas inmensas de protegerla, cuidarla, abrazarla y hacerle saber, que mientras estés tú, nada será suficientemente malo para hacerle caer. O si aún cuando no puedas levantarle, seas capaz de acostarte a su lado, hasta que ella por si sola pueda hacerlo. No le des más vueltas… es amor.

Y siento decirte, que cuando el corazón decide, cuando él elige, le importa un pimiento, que esa persona haya sido tu mejor amiga desde la adolescencia. Que conozcas hasta su más oscuro secreto o sus peores manías. Dicen, que el corazón tiene razones, que la razón no entiende. Yo creo, que preguntarse el “por qué” de ciertas cosas, es una absoluta pérdida de tiempo, cuando la verdadera pregunta debería ser ¿Y por qué no?

─En momentos como este, compraría un billete que me llevara directo al interior de tu cabeza ─Comentó haciéndome volver del trance ─Te pones muy interesante, cuando parece que estás descubriendo una nueva hipótesis filosófica.

La descubrí observándome con el ceño fruncido, mientras una taza de humeante chocolate había sido detenida justo antes de llegar a sus labios. Parece que mis pensamientos le resultaban más interesantes que su desayuno.

─No te lo aconsejo ─Sonreí. ─Probablemente te perderías entre un millón de preguntas sin sentido.
─Me gustan las aventuras arriesgadas. Y tu mente es la incógnita más apasionante que me voy a encontrar jamás.
─Creo que siempre me has subestimado demasiado, Any.
─Y yo creo que nunca te has valorado lo suficiente. ─Sentenció encogiéndose de hombros y poniendo esa expresión suya, que indicaba que está a punto de lanzar una de sus teorías ─Pienso que en el mundo hay tres tipos de personas: Personas simples, personas interesantes… y después estás tú.
─¡Oh vaya! ─Exclamé con ironía ─¿Así que tengo una categoría para mi sola?
─¡Sí Dul! ─Exclamó esta vez ella, alzando la voz más de lo que pretendía y consiguiendo que los huéspedes de las otras mesas voltearan a mirarnos. Yo me avergoncé, pero ella ni siquiera se inmutó, continuó hablando emocionada ─Eres… Eres como uno de esos libros gruesos, que en su interior están repletos de historias de todo tipo. A veces cuentos infantiles, con dibujos, de lo más simples. Después, aventuras repletas de misterios ─Me dijo exagerando una voz misteriosa. Es una payasa ─Luego, historias de amor, de lo más romántico que te puedas encontrar. Y de vez en cuando, tesis filosóficas y diferentes hipótesis de cómo salvar al mundo.
─¿En qué momento de tu vida desarrollaste esa teoría, en la que tengo complejo de biblioteca humana?
─¡Eres así Dul… Te lo aseguro! Puedes llegar a ser tan simple y despreocupada como una niña de cinco años, que es feliz simplemente con una paleta. O puedes convertirte a veces, en un completo misterio imposible de descifrar. Por no mencionar, esa forma tan ardua que tienes de creer en el amor verdadero
─¿Misterio imposible de descifrar? ─Reí obviando la última frase ─A estas alturas, para ti debo ser un libro completamente abierto. Porque te aseguro, que no hay nadie en este mundo, que me conozca mejor que tú.
─Lo sé. Pero a pesar de conocerte y comprenderte, no quiere decir que tenga la mágica capacidad de leerte la mente. De hecho, no tengo ni la más mínima idea de lo que estabas pensando hace diez minutos. Pero lo que sí conozco a la perfección, es ese tipo de mirada que tenías. Esa que me indica que es algo realmente importante… Y que tarde o temprano, cuando tú misma lo descubras, estarás preparada para compartirlo conmigo.
─De eso puedes estar segura ─Confirmé con una sonrisa.
─Tengo en mi poder ─Dijo alzando una ceja con chulería ─el libro más interesante de la historia.
─¿Tienes? ¿En tu poder?
─Ajá. ─Volvió a asentir ─Eres mía, Dulce María.

Y aquella olvidada taza de chocolate, llegó definitivamente a sus labios, impidiendo que dijera nada más con palabras. Y consiguiendo, que esa mirada retadora, que aún estaba clavada sobre mí, evitara cualquier cosa que yo también quisiera decir.

Soy suya… Reí interiormente, preguntándome a mí misma, cuánto de verdad habrá en esa simple frase. Un hecho, del que ni siquiera yo misma, soy consciente aún.

De pronto, la veo cortando otro pedazo de pan, e introduciendo unas lonchas de queso en su interior.

─Hoy creo que te estás proponiendo, comerte el Buffet entero tú solita ─Comenté haciendo alusión a la cantidad de comida que estaba ingiriendo esta mañana.
─Estoy preparando nuestro almuerzo ─Me informó.
─¿Nuestro almuerzo?

No le hizo falta decir ni una sola palabra, cuando la vi envolver el bocadillo en el interior de su servilleta y cuidadosamente, para que nadie la viera, guardarlo en su mochila, me quedé absolutamente perpleja.

─¿Sabes que no se puede sacar comida del Buffet, verdad? ─continué cuestionando.
─No Dul… Lo estoy haciendo todo tan sigilosamente, porque es más divertido imaginar que estoy llevándome nuestro almuerzo a escondidas.

En un principio, no supe si hablaba con ironía o no. Debo decir, que esta mañana me desperté un poco más lenta de lo normal.

─Primero le robas el coche a tu madre… Ahora robas la comida del hotel… ¿Qué va a ser lo próximo? ¿Cenar en un restaurante de lujo y salir corriendo justo en el momento en que nos traigan la cuenta?
─Punto número uno: ─Comentó, deteniendo su labor para mirarme ─No le robé el coche a mi madre, sólo lo tomé prestado unos días. Pero se lo devolveré intacto. ─Dijo esto muy segura de ello, haciéndome reír ─Punto número dos: técnicamente, no estoy robando nada. Porque al pagar el desayuno buffet, tenemos derecho a comer todo lo que se nos antoje. Pero… yo no tengo la culpa, de que tú hayas decidido comer como un pajarito y dentro de dos horas vayas a estar muerta de hambre. Así que, simplemente me aseguro de tener provisiones para ese momento y bueno… también para el resto del día. Estamos en un hotel de cinco estrellas, Dulce. Los almuerzos ya no entraban dentro de mi presupuesto.

No podía hacer otra cosa más que observarla, con una sonrisa absolutamente estúpida mientras trataba de convencerme con esos argumentos.

─¿De qué te estás riendo? ─Me preguntó.
─Cómo te pillen, nos van a prohibir el desayuno durante lo que nos queda de estancia.
─Querrás decir “Cómo NOS pillen”, guapa.

Mientras terminaba de decir la frase, comenzó a pasarme disimuladamente, otra servilleta en la que había envuelto diferentes tipos de dulces: Mini donuts, croissants, galletas. En cinco minutos, acabo de pasar de ser su cómplice, a su compañera delincuente.

─Estás loca ─Susurré guardando disimuladamente los dulces en mi mochila.
─Somos un equipo ─Finalizó picándome un ojo.

Dicho esto, nos levantamos de nuestros respectivos asientos, con las mochilas repletas de comida de contrabando y una sensación de adrenalina invadiendo mi interior a medida que nos acercábamos a la puerta.


Les parecerá una completa idiotez, pero nunca en mi vida, he robado absolutamente nada. Y no les voy a decir que esté bien. Todo lo contrario, robar es malo, chicos/as. Pero bueno… no creo que en un hotel de cinco estrellas, noten la ausencia de algunos panes que dentro de diez minutos acabarán en la basura. Además, como dijo Any; técnicamente, es nuestra comida, aunque en las normas diga que no se puede sacar del Buffet. Pero si me permiten un pequeño consejo… hagan algo prohibido, al menos una vez en su vida. Rompan las reglas en algún momento. Dejen atrás por un instante, esa necesidad que tiene la sociedad de hacer las cosas tal y como está establecido. Eso sí, sin hacer daño a nadie y sin hacérselo a ustedes mismos. Prueben lo que les digo… verán que la sensación de nerviosismo por ser descubierto en cualquier momento y la satisfacción de estar cometiendo una pequeña locura…es vida.

Cuando atravesamos la puerta de la sala, bajo la atenta mirada de los camareros, el corazón me late a mil por hora y las manos me sudan fríamente, por el miedo de que en cualquier momento puedan detenernos.
Una de las trabajadoras nos sonríe y nos da los buenos días, permitiendo que avancemos definitivamente y el aire contenido en mis pulmones durante esos segundos, sea expulsado a medida que nos alejamos unos metros, con paso ligero.

Anahí, que iba unos pasos más adelantada, se dio la vuelta y con una expresión de sorpresa y risa, se acercó muy despacio a mí y me agarró el rostro con dulzura.

─Dul… puedes estar tranquila, que ni acabas de robar un banco suizo, ni van a venir los S.W.A.T a buscarnos esta noche, para fastidiarnos el resto de vacaciones. Respira, cariño.
─No sirvo para las emociones fuertes ─Sonreí entre avergonzada y nerviosa.
─Pues aún no has visto nada ─Sentenció haciéndome fruncir el ceño.

Va a ser una completa estupidez preguntarle lo que tiene planeado y a qué se refiere. Porque cuando Anahí decide ponerse en plan misteriosa, no hay quien la supere.

Desde que nos despertamos, lo primero que hicimos antes de bajar a desayunar, fue preparar las cosas para pasar el resto del día en la playa.

Hace años que no puedo disfrutar de un día así, sentir la calidez de la arena bajo mis pies, el frío del mar, el olor a brisa y naturaleza… Siempre me pareció un paisaje perfecto. Siempre soñé con volver a disfrutarlo. Y hoy… estoy aquí, con la única persona con la que desearía estar. Disfrutando en silencio, del camino hacia la puerta trasera del hotel. Esa que da acceso directo a la playa.


Definitivamente, el Costa Mágica, es puramente eso… magia. Para que lo puedan entender, es como estar dentro de un pequeño continente. La piscina simula un largo río que atraviesa todo el hotel, acompañada por palmeras naturales. Además. Todo está bañado por una extraña calma. Ni siquiera hay niños jugando y armando escándalo, como suele ocurrir en lugares con piscina. No, aquí se experimenta una relajación total y me resulta curioso, el hecho de que casi todos los huéspedes, parecen ser parejas. Enamorados, disfrutando de unos días de mutua compañía. No los envidio. No existe otra persona en esta tierra, con la que quisiera estar aquí, más que con Anahí. De hecho, estoy segura que de haber venido con alguien más, estaría todo el tiempo pensando en ella, en traerla algún día, pues sé que le encantaría. Pero por suerte, no tengo necesidad de extrañarla, porque está aquí, justo a mi lado, como siempre.

Como si tuviera completa certeza de que estoy pensando en ella, siento que se vuelve para mirarme. Cuando me decido a encontrarla, está sonriendo, como siempre, Anahí y su eterna sonrisa. Yo también sonrío. Estoy segura de que el tiempo podría haberse detenido en este instante y nada me habría arrebatado la sensación de plenitud que experimento, con un hecho tan simple como el de nuestras miradas, encontrándose en silencio, durante un tiempo indeterminado.

Agarra mi mano con suavidad. ¿Les he hablado ya, de la dulzura y delicadeza con las que realiza cada movimiento? Es como si en vez de agarrarme, me acariciara todo el tiempo. Como si de un momento a otro, pudiera romperse. Anahí es de ese tipo de personas, que te resultan tan dulces, que lo único que te inspiran es protección. Una necesidad innata de cuidarla y protegerla frente al mundo, como si fueras un Samuray, y abrazarla en la intimidad, como mismo abrazarías a una niña.

Entrelaza nuestros dedos… y después de algunos segundos, rompe el contacto visual, dirigiendo su mirada hacia el frente, invitándome a hacer lo mismo.

¿En algún momento hablé de magia? Pues permítanme darle un nuevo significado a esa palabra, porque la sensación que me produce el contacto de su piel sosteniendo mi mano, mientras observamos de frente un mar inmenso, bajo un cielo absolutamente azul y despejado, en el que únicamente puede observarse y escucharse, el vuelo y graznido de algunas gaviotas, les aseguro que eso… es la magia más real que pueda existir. La magia de la naturaleza, la magia que puedes percibir gracias a todos los sentidos, la magia de los sentimientos… En definitiva, la magia de la vida.

Les juro que tengo ganas de llorar. Y no tiene nada que ver con que la humedad haga lagrimear mis ojos sensibles. No. Tengo ganas de llorar de verdad, de emoción. ¿Han estado alguna vez frente al mar? ¿Se han detenido a escuchar su sonido a primera hora de la mañana, cuando la ausencia de personas impide que éste se perturbe?

Otro pequeño consejo: si nunca han tenido esa oportunidad, que estoy teniendo yo en este instante, búsquenla. No importa cuándo o dónde. En algún momento de su vida, viajen a un lugar con mar y no dejen que la pereza les haga dormir hasta altas horas de la mañana. Madruguen, acérquense a la playa, caminen por la arena hasta la orilla, dejen que el agua roce sus pies, sientan la brisa golpear su rostro, huelan el mar… Aspiren profundamente y dejen que esas partículas repletas de olores y vida marina, inunden su sistema. Escuchen atentamente el sonido de las olas al golpear con la orilla. No importa si son grandes o pequeñas… ese vaivén es único. No hay sensación igual, te lo prometo.

Y si me permito darles este pequeño consejo, es porque lo estoy experimentando en este mismo instante. Siento mis ojos humedecerse y en el interior de mi pecho, algo se siente ligeramente encogido. Había venido muchas veces al mar cuando era pequeña. Pero nunca lo miré de esta forma, nunca lo sentí con tanta intensidad, como si fuera la última vez que pudiera hacerlo.

─Ya no me está gustando esto de tener las emociones a flor de piel ─Le dije sonriendo tímidamente, mientras trataba de secar mis ojos para mirarla.
─Emocionarse no es malo.
─Ya… Pero últimamente parezco un bebé, todo me hace llorar.
─No estás llorando, Dul. Estás emocionándote, es alegría lo que sientes, no tristeza.

Volví a mirar hacia el horizonte.

─¿No te parece impresionante?
─Lo es. ─Confirmó ─De hecho, nunca había visto nada igual.
─¿Nunca? ─La miré confundida ─¿Nunca has estado en una playa?

Ella negó ligeramente con la cabeza.

─Al menos teniendo uso de razón, no.

Su primera vez en el mar, estaba siendo conmigo. Eso me emociona aún más, porque por algún motivo, siento como si ésta, también fuera mi primera vez. Como si todo lo estuviera viviendo y observando de una forma diferente, más intensa, única. Y como todo eso que vives por primera vez… sin esperarlo, te maravilla.

Anahí soltó mi mano un momento y comenzó a andar, adentrándose unos metros en el agua. Yo permanecí inmóvil a su espalda, observándola caminar como una princesa, mientras la brisa ondeaba su corto pareo y el mar ascendía por sus piernas a medida que avanzaba en su interior. Los rayos de sol, hacen incidencia sobre su cabello, tornándolo de un color más rubio y brillante. Y su piel, se ve aún más dorada al estar bañada por esta luz natural. Mi piel se eriza involuntariamente.

Sé que no van a entender, como un hecho tan sencillo, como el de ver a mi mejor amiga, caminando hacia el mar, puede producirme tantos sentimientos. Ni siquiera yo lo entiendo. Pero me gustaría poder transmitirles lo que siento, asegurarles que cualquier hecho, que antes pudiera parecer insignificante, ahora me resulta todo un mundo. Me siento como si estuviera en esos días del mes, en los que las hormonas alteras nuestro cuerpo y todo nos hace llorar o enfadarnos. Pues algo parecido, sólo que en este caso, yo, simplemente me emociono. Y lo que en un momento dado, pudo pasar desapercibido para mis ojos, ahora… consigue que éstos se cristalicen y que mi corazón sufra un hormigueo continuo e imparable.

Lo único que pasa por mi mente en este instante es, que si esto ocurre ahora, observándola de espalda… ¿Qué me va a suceder cuando…?

Ni siquiera me hace falta imaginarlo, pues como si hubiera leído mi pensamiento una vez más, se da la vuelta. Y es ahí, al verla de frente, con el sol iluminando su rostro, el mar reflejándose en sus ojos, consiguiendo que éstos se vuelvan celestes y sonriendo, como si el mundo fuera absolutamente perfecto, cuando siento un ligero temblor en mis piernas, que amenazan con dejar de sostenerme en cualquier momento. El corazón me late acelerado y nervioso, como si nunca antes hubiera visto a la persona que tengo delante, esa con la que tantas cosas he vivido y que ahora le hace sentir diferente… o quizás no. Quizás él siempre ha sentido igual y era yo la incapaz de entenderlo, a pesar de sus gritos.

Es curioso, lo ciegos que podemos llegar a estar, aún cuando nuestro sentido de la vista permanece intacto.

Unas lágrimas comienzan a descender pos mis mejillas y juro que no soy capaz de entender el por qué. Pero tampoco soy capaz de retenerlas. Lo único que puedo hacer, es dejarlas fluir… Al fin y al cabo, ella tiene razón, no son lágrimas de tristeza, son lágrimas de emoción, son parte de la vida… Esta vida que me está haciendo dar un giro de 360 grados, transformando y cambiando todo lo que antes creía real. Todo aquello que en un momento creí importante, ahora deja de serlo y todo lo que me parecía insignificante, ahora es lo único que tiene sentido.
Ella nunca me resultó insignificante, no es eso lo que trato de decir, pero sí es cierto, que nunca presté atención a cosas tan simples como mis emociones. Esas que ahora, son lo único que me guían.

─¿Sabes algo? ─Le pregunté. Ella permanece sonriendo en silencio, esperando que continúe ─Tú…eres todo lo que quiero. ─Sentencié, observando como la expresión de su rostro cambia ligeramente, sorprendida e intrigada, pero sin dejar de sonreír ─Y si en vez de aquí, estuviéramos en un lugar menos… bonito, te aseguro que me sentiría igual de feliz. Porque en esta playa o en China… tú eres todo lo que quiero.

Sorprendiéndome, se cruzo de brazos, imitando una expresión aparentemente seria, aunque no llegaba a conseguirlo del todo.

─¿Estás segura de eso?
─Completamente.
─¿Seguirá siendo así cuando tengas novio, cuando te enamores o cuando te cases? ─Insistió.
─Nadie va a poder arrebatarte nunca, el lugar que tienes en mí.

Esa afirmación, pareció ser suficiente, para dibujar una leve sonrisa en sus labios. Pero parecía continuar sorprendida.

─Nunca me habías dicho algo así.
─Probablemente hay muchas cosas que siempre he sentido y nunca te haya dicho.

Regresó despacio hasta mí, sin dejar de mirarme fijamente y se detuvo a unos centímetros.

─Vamos… ─Indicó volviendo a agarrar mi mano para dirigirme hacia algún lugar.
─¿Cómo que vamos? ¿A dónde? ¿No íbamos a quedarnos en la playa, bañarnos, tomar el sol, nadar, y ese tipo de cosas?
─Por supuesto. ─Aceptó mientras me guiaba a toda prisa, prácticamente corriendo por la orilla de la playa ─En ningún momento he dicho que no vayamos a hacerlo. Pero… digamos que se me ocurrió una manera más especial.

Hacíamos chapotear el agua con cada paso, como si nos hubiéramos convertido en dos niñas de cinco años, absolutamente entusiasmadas.

Mientras ella me arrastraba, decidí ponerme mis lentes de sol, pues a medida que éste va ascendiendo y aumentando la intensidad de su luz, resulta más dañino para mis ojos y no quiero pasarme el resto del día lagrimeando. Esta es una cruz que cargo desde hace bastantes años. Cualquier cosa del ambiente, viento, sol, tierra o lo que sea que haya en el aire, afecta a mis ojos y por ello, es rara la vez en la que no lleve lentes de sol, aunque esté a punto de llover.

No cuestioné nada más durante el camino. Aunque lo cierto es que tampoco tuve demasiado tiempo. En cuestión de unos pocos minutos, llegamos al otro extremo de la playa y me sorprendí al ver tantos aparatos marinos sobre la arena. Diferentes embarcaciones de todo tipo. Y no hablo de barcos, obviamente. Sino de patines y motos de agua, y también algunas lanchas, canoas, tablas de surf, etc.

Anahí parecía saber perfectamente a dónde se dirigía, porque continuó llevándome de la mano hasta una pequeña cabaña en la que aguardaba un chico, bastante bronceado de piel y atractivo, la verdad.

─Buenos días ─Nos recibió amablemente en cuanto nos acercamos.
─Buenos días ─Saludó Anahí. Yo sólo sonreí ─Querríamos alquilar un patín de agua.
─¿Ah sí? ─Pregunté sorprendida, haciéndole entender al chico sin querer, que yo también me acababa de enterar de dicha información. ─¿Y tú sabes manejar eso? Porque yo no tengo ni idea.

Ella me miró y se encogió de hombros, como si el hecho no fuera para nada importante.

─Sólo hay que pedalear ─me informó ─Lo leí en internet.
─¡Oh! ─Exclamé riendo ─En ese caso, me dejas mucho más tranquila. Internet es el número uno para enseñar a manejar patines de agua, fuera del agua.
─Bueno… no creo que sea demasiado difícil ¿No? Ambas sabemos montar en bicicleta. Técnicamente, debe ser lo mismo. Primero el pie derecho, luego el izquierdo… pedalear, avanzar y listo.

Su explicación parecía muy fácil. Pero yo no hago más que preguntarme, si para manejar este tipo de vehículos, no hace falta un permiso especial o algo por el estilo.

Sintiéndome absolutamente ignorante, lo único que pude hacer fue encogerme de hombros. Si ella creía tenerlo todo controlado, yo simplemente me dejaré llevar. Aunque lo cierto es que sería mucho más fácil extender una toalla en la arena y tumbarnos como lagartos al sol, el resto del día. Pero no, definitivamente, Anahí no es una chica de facilidades.

Después de haber llegado a nuestra pequeña conclusión, ambas dirigimos nuestra mirada hacia aquel chico prácticamente olvidado y lo encontramos con una ceja alzada y una extraña sonrisa dibujada en sus labios. ¿De qué se está riendo?
Acto seguido, extendió dos chalecos salvavidas.

─Aquí tienen ─Rió ofreciéndonos uno a cada una. ─Me temo que los van a necesitar.
─Vaya… Gracias por tu confianza ─Bromeé.
─No me voy a arriesgar a que las dos chicas más guapas de la playa, se ahoguen con uno de mis patines. ¿Lo van a alquilar por una hora?
─Todo el día ─Respondió Anahí.

El chico la miró sorprendido, deteniendo lo que quiera que estuviese anotando en su cuaderno.

─Quédate con su cara ─Le advertí al muchacho ─Porque me estoy empezando a plantear, la posibilidad de que quiere asesinarme y lanzar mi cadáver en altamar.
─Caray ─Exclamó ella retorciendo ligeramente la piel de mi brazo ─Alguien desayunó “payaso” esta mañana.

Hice una mueca entre dolor y risa. Aunque no me estaba haciendo daño, sabía que eso la haría soltarme rápidamente.

─Este tipo de agresiones en público, sólo conseguirán aumentar tu condena.
─Mi única condena aquí, es quererte como te quiero, a pesar de tus idioteces. ─Bufó cruzando los brazos sobre su propio pecho, mientras miraba hacia otro lado. Qué bonita es cuando hace berrinche.

Pasé uno de mis brazos alrededor de sus hombros y con la mano libre, dirigí su rostro hacia el mío, apretando ligeramente, de forma que sus labios adquirieron una especie de forma de boca de pez. Nos encanta hacernos eso mutuamente.

─Estabas tardando demasiado en hacer berrinche. ─Le dije dándole a continuación, un sonoro beso en la frente.

Automáticamente, ambas comenzamos a reírnos. En ningún momento había estado enfadada. Pero digamos, que entre tanta seriedad, lágrimas y emociones, estos momentos de “tontería” que siempre han sido tan nuestros, ya iban haciendo falta. Siempre somos así, siempre estamos picándonos mutuamente, con un único objetivo: ella se hará la ofendida y yo le daré una dosis de mimos, absolutamente necesaria para ambas. Después nos reiremos y al igual que en este instante, la persona que haya estado observando la escena, se quedará absolutamente perpleja. Siempre nos pasa y nunca he entendido qué le ven de raro. Es divertido.

Efectivamente, con mi brazo sobre su hombro y el suyo alrededor de mi cintura, volvimos a dirigir la vista hacia el chico, que tras sonreír y dar de cabeza, extendió unos papeles para que los firmáramos.

─Con esto me liberan de la responsabilidad de cualquier cadáver que pueda aparecer el mar ─bromeó ─y sobretodo, se comprometen a no darse a la fuga a bordo de mi pobre e inocente patín.
─Perfecto ─Dijo Anahí mientras plasmaba su nombre sobre el papel, justo antes de extendérmelo ─Firma tú también, por si se te ocurre secuestrarme.
─Seguro que iba a llegar muy lejos pedaleando yo sola.

Terminé de firmar el documento y se lo extendí al chico, que sin abandonar esa sonrisa, salió de la cabaña y nos pidió que lo siguiéramos hasta casi la orilla.

Una vez allí, comenzó a empujar uno de los famosos patines, hasta que quedó flotando sobre el agua. Esa que ahora, nos llega a nosotras por las rodillas.

─Pero yo sigo sin saber cómo se maneja esto ─Dije mientras observaba a Anahí subiéndose al vehículo muy decidida.
─Colóquense una a cada lado y cuando yo avise, comiencen a pedalear. Empujaré el patín unos metros, hasta que agarren velocidad. Pero pedaleen con todas sus fuerzas y no se detengan hasta que pasen la bolla que se ve allá, porque si no, la corriente las devolverá a la orilla.
─Pedalear sin parar ─Repetí acomodándome junto a ella ─Parece sencillo.
─¡Ah! Y una cosa más… No se les ocurra quedarse dormidas cuando se detengan a tomar el sol, porque la corriente las seguirá arrastrando y cuando quieran darse cuenta, habrán cruzado el continente.
─¿Ves? ─Me preguntó Anahí ─Ni siquiera te va a hacer falta pedalear tú para secuestrarme. Esta cosa lo hará solito.
─¡Pásenlo bien chicas! ─Gritó el muchacho, riendo y comenzando a empujar el patín.

Como bien había explicado, nos impulsó durante algunos metros y nosotras, haciendo caso de sus instrucciones, pedaleamos con fuerza, sin parar. La verdad es que, esto poco tiene que ver con una bicicleta, o yo necesito pasarme más seguido por el Gym, porque estos condenados pedales, pesan una tonelada. Como no sobrepasemos la bolla pronto, me voy a quedar sin aliento.

Me quedé sin aliento, sí, pero conseguimos alejarnos hasta un punto, en el que la playa se veía a lo lejos. Era la primera vez, que observaba la orilla desde la perspectiva contraria.
Ahora no veo un inmenso horizonte azul, bajo un cielo también azul. Ahora, veo a lo lejos, un pequeño pedazo de tierra repleta de personas y edificios, mientras yo estoy sintiendo el vaivén de la marea, mecerme de un lado a otro.

De pronto, sentí como una especie de desnivelación en el patín y al darme la vuelta, observé como Anahí se había levantado y comenzaba a caminar por la superficie, haciendo equilibrio con sus propios brazos, como si estuviera andando por una cuerda muy delgada. Se ve muy graciosa…

─¿De qué te estás riendo? ─Me pregunta al darse la vuelta y descubrirme con una sonrisa de idiota dibujada en los labios.
─Debería llevarte al circo, se te daría bien hacer esas piruetas sobre cuerdas.
─Ven aquí, a ver si tú sabes hacerlo mejor, lista.

Dando de cabeza, me levanté de mi asiento y comencé a caminar hasta la parte trasera del patín, donde se encuentra ella. Es cierto que tiene poca estabilidad y no es fácil mantenerse en equilibrio sin agarrarse, pero tampoco es para extender los brazos simulando un avión al planear, como estaba haciendo ella hace unos minutos.
Llegué a su lado, sin aparente esfuerzo y con una sonrisa de triunfo.

─¿Qué decías? ─Le pregunté con chulería.

Frunció el ceño y puso ambas manos en su propia cintura, manteniendo esa posición durante algunos segundos y consiguiendo que mi sonrisa aumentara y me regocijara en mi triunfo. Pero de pronto, su cara de frustración, pasó a expresar esa cara de picardía que se le pone justo antes de hacer una travesura y consigue que a mí se me acelere el pulso cardiaco, de un momento a otro, sabiendo que cualquier cosa puede ocurrir.

─Veamos si de verdad, tienes tanto equilibrio ─Amenazó.

Y ni siquiera tuve tiempo a pensar lo que podía estar pasando por su cabeza, pues tiró de mi brazo con decisión y consiguió que ambas cayéramos al agua. Sí, con ropa y complementos incluidos.

En cuanto emergí, la quise matar, asesinar, ahogar, torturar de una forma muy cruel y estoy segura que mi expresión así lo corrobora. Pero en el momento en el que la vi, unos metros alejada de mí, tratando de mantenerse a flote moviendo sus brazos bajo el agua, con el pelo empapado, sonriendo como si fuera un ángel bajado del cielo y una cara de inocencia absolutamente insoportable, lo único que pude hacer, fue resoplar.

─Cómo venga un tiburón, yo no te pienso salvar ─Refunfuñé.

En ese mismo instante, su expresión se transformó. De la inocencia, pasó al pánico o la incredulidad, no sabría definirlo bien. Pero ahora era yo la que sonreía interiormente.

─¿Aquí hay tiburones? ─Preguntó mirando hacia todos lados.

Me encogí de hombros.

─Ah no lo sé… tú eras la que lo tenía todo controlado y no barajó esa posibilidad.
─Dul, no me fastidies ─Dijo nadando hasta mí y anclándose a mi cuello como un Koala. ─¿Enserio hay tiburones?
─Si llega a ser así, en este momento deben estar nadando bajo nuestros pies, celebrando el banquete que se van a pegar. Aunque bueno… no creo que tú les des para mucho. Los vas a dejar hambrientos, pobrecitos.

Me dio una ligera y suave cachetada en la mejilla, que lejos de dolerme o enfadarme, me hizo reír.

─Deja de jugar conmigo, que ya me dio miedo.
─¿Ahh ves? Es que nadie te manda a tirarte al agua, sin asegurarte previamente de las bestias marinas que pueden estar acechando.
─Bebé… ya cállate ─Pidió en un susurro, mientras se refugiaba en mi cuello ─Que me está dando miedo enserio.
─¿Quieres salir del agua? ─Pregunté transformando mi venganza en ternura.

Sacó la cabeza de su escondite y como una autentica niña, casi haciendo pucheros, asintió. Pero al haber retomado esa posición, por algún motivo, su mirada había caído sobre mis labios. Probablemente ella ni se hubiera dado cuenta de hacia dónde estaba mirando, mientras hacía berrinche. Pero ni para mí, ni para mi cuerpo, el acto pasó desapercibido… Me puse tan nerviosa de un momento a otro, que solo pude tragar saliva, y concentrarme en el movimiento que mi brazo hacía bajo el agua, para mantenernos a ambas a flote, mientras con el otro, me agarraba al patín.

Y… o el tiempo definitivamente se detuvo, o ella se quedó en esa posición más segundos de los debidos. No puedo estar segura, porque lo único que me daba pruebas del paso del tiempo, era que mi respiración contenida, estaba acabando con la reserva de oxigeno que había almacenado en mis pulmones. Pero es que teniéndola tan cerca, les juro que no soy capaz de respirar, ni de moverme, ni siquiera de apartar la mirada de sus ojos, porque sé perfectamente a dónde irían a parar.

Ella, como si hubiera notado mi falta de aire, precisamente en el último segundo, ascendió la mirada. La clavó en mis ojos, de una forma algo extraña, como si tratara de buscar algo en el fondo de ellos, incluso los entornó ligeramente y luego… simplemente sonrío. De una manera no demasiado feliz. Fue una simple sonrisa de medio lado, tras la cual, volvió a hablar.

─¿Subimos? ─Me preguntó.

Asentí, dejando que el aire contenido saliera por fin, de una forma algo disimulada y nos arrastré por el agua, hasta el lugar donde quedaban las pequeñas escaleras para acceder al patín, permitiendo que ella subiera en primer lugar.

Antes de seguirla, eché un vistazo alrededor del mar y no demasiado lejos, encontré mis lentes de sol, que durante la caída, habían salido por los aires. Por suerte, además de flotar, no se fueron demasiado lejos. Así que nadé rápidamente hasta ellos y en cuestión de segundos, estaba de vuelta, subiéndome a la cubierta del patín, observando a través de los cristales empañados por las gotas de agua, como Anahí se quitaba su ropa empapada, para quedar definitivamente en biquini.

Extendió sus prendas al sol, probablemente para que tuvieran tiempo de secarse y a continuación, con un movimiento de lo más elegante, agarró todo su pelo hacia un lado y lo escurrió, permitiendo que toda la cantidad de agua sobrante, callera al suelo. Después clavó en él, sus propios de dos y sacudió su melena, consiguiendo que ésta se colocara de una manera natural y adquiriera volumen.

Debo parecer absolutamente estúpida, al haberme quedado parada, observado atentamente cada simple y normal movimiento, que cualquier persona haría al salir del agua. Pero es que últimamente mi cerebro no está en sintonía con mi cuerpo, no sé lo que pasa.
Se dirigió hacia las mochilas y extendió en la parte trasera del patín, cerca de dónde yo estaba, una de las toallas que trajimos. A continuación, se puso sus lentes de sol y se sentó sobre ella.
En cuanto se dio cuenta de que todo el tiempo había estado ahí, cual estatua de cera traída directamente del Museo Grevin de París, ascendió la mirada, seguramente preguntándose, qué demonios pasa últimamente por mi cabeza para hacer cosas tan raras y por qué carajos llevo minutos inmóvil en el mismo sitio.
Sin embargo, no dijo absolutamente ni una palabra. Simplemente, palmeó el espacio que había dejado libre para mí en la toalla, pidiéndome en silencio, que me reuniera con ella.

Desperté, por fin, mi cuerpo decidió dejar de ponerme en ridículo y fui capaz de quitarme la ropa también, extendiéndola junto a la suya y quedando absolutamente lista para tomar el sol.
Cuando llegué a su lado, ya se encontraba boca arriba, permitiendo que los primeros rayos incidieran sobre su cuerpo. Les puedo describir con absoluta precisión, cada detalle del mencionado. Pero ni ustedes, ni yo, queremos correr el riesgo de que nuevamente me quede atontada mirándola, me descubra y piense que definitivamente me volví loca.
Les estoy mintiendo, lo cierto es que ni siquiera soy capaz de mirar su cuerpo más de un segundo, porque sé exactamente lo que va a suceder…

Me acuesto a su lado y con esta perspectiva, por fin, puedo respirar hondo. Dejando que mis pulmones se impregnen de esta naturaleza que nos rodea. Permitiendo que mis ojos visualicen un cielo completamente despejado, del que no puedo apreciar bien el color celeste, debido al cristal de mis lentes.

No tardé ni un minuto, en sentir el cuerpo de Anahí, pidiendo permiso para cobijarse bajo mi brazo, como siempre.

─Que bien se siente vivir ─Dijo tras un exagerado suspiro.
─Desde luego, desde esta perspectiva, parece como si en el mundo no existieran los problemas… Mar, sol, cielo, tranquilidad, silencio casi absoluto, tú y yo… es…
─Perfecto ─Interrumpió.
─Sí… ─Confirmé, dejando un pequeño beso en su cabeza ─Perfecto. Aunque…

Invadida por un repentino impulso, me quité los lentes de sol y los lancé al agua con decisión, dejando que se perdieran en algún lugar en la inmensidad del mar.
Anahí se incorporó ligeramente y me miró sorprendida, ya que en el trayecto, el objeto había volado por encima de su cuerpo.

─¿Se puede saber que estás haciendo? ─Preguntó mirándome como si me hubiera vuelto loca.
─Estoy harta de ver el mundo a través de unos lentes de sol ─Le dije convencida ─Siempre protegiendo mis ojos de su sensibilidad, para que cualquier cambio en el clima no haga que lagrimeen. ¿Sabes lo que te digo? Qué si quieren llorar, que lloren. Pero yo no sé, durante cuánto tiempo más, voy a poder apreciar los colores reales del mundo; el azul del cielo, el del mar… o el de tus ojos. Y como no lo sé, no voy a desperdiciar ni un solo día más, teniendo que verlo todo a través de esos cristales oscuros, que ya me tienen harta. ¿De qué sirve protegerme tanto? El mundo está lleno de luz y yo llevo años, obligándome a observarlo todo desde una leve oscuridad. Ya no quiero más eso… Al menos, no mientras la decisión esté en mi mano.

Ella, que había escuchado cada palabra, en completo silencio, después de unos segundos desde que finalicé el discurso, sonrió. Orgullosa…

─Por fin… ─Me dijo manteniendo la sonrisa ─Está regresando, mi Dul.

Acto seguido, se quitó también sus lentes y los lanzó con fuerza al agua, exactamente igual que yo había hecho minutos antes.
Desde luego no me lo esperaba y mi rostro de sorpresa debió expresarlo.

─Deberíamos aprender a controlar, esa manía que tenemos últimamente, de lanzar nuestras pertenencias por los aires y plantearnos el hecho de venderlas. Así por lo menos, ganaríamos un dinero… Porque dos pares de “Ray-Ban” originales ─Enfaticé la última palabra ─se encuentran ahora, nadando por mar abierto.
─A este paso, terminaremos decidiendo que Tarzán era más feliz saltando por los arboles en “tanga”, sin necesidad de sentirse presionado por bonitos e incómodos Jeans y haremos una fogata para quemar toda nuestra ropa.
─¡No por favor! ─Supliqué en una carcajada ─Se tú la cuerda de esta pareja y no permitas que en un arrebato de locura y libertad, me quede sin vestuario.
─Cariño… si realmente esperas que yo sea la cuerda de esta pareja… estamos metidas en un problema.

Me encogí de hombros sin borrar la sonrisa de mis labios. Realmente, nunca he sabido bien, si es ella quien me vuelve loca a mí, o sin embargo, soy yo quien le hace perder la cordura. O quizás, ambas nos transmitimos mutuamente, la locura justa y necesaria, en el momento indicado. Al fin y al cabo… de eso se trata ¿No?
Sabiendo perfectamente que yo ya había comenzado a divagar en mis pensamientos, volvió a adoptar la posición que tenía hace unos minutos. Recostó su cabeza sobre mi hombro, permitiendo que mi brazo, rodeara prácticamente todo su cuerpo, cobijándola junto a mí. Y de esta forma, ambas nos concentramos en contemplar el cielo despejado, ahora sí, con su color real, con su tonalidad perfecta.

Si hace tan solo un día, creía que la magia residía en estar juntas, observando el cielo estrellado, en una noche perfecta, o hace tan sólo unos minutos, creía que se trataba de estar pisando la orilla del mar con mis pies descalzos. Ahora creo, que la magia, no es más que esto… Estar recostada en un patín de agua, sintiendo como el mar, mece nuestros cuerpos en un vaivén perfecto, observando la claridad de un cielo mañanero y soleado, sintiendo su respiración golpear mi piel…

En definitiva, el paisaje, puede tornarse de mil maneras diferentes. Sé que puedo encontrar tanta belleza en una lluvia torrencial, como en un sol radiante… Porque al final, descubro que mi verdadera magia, sólo tiene un nombre…
Anahí.

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Creer para ver

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 1:46 am


4.

…El Despertar…

Día 7.


¿Han experimentado alguna vez esa sensación de tener la completa certeza de que estás soñando o teniendo pesadillas, pero eres incapaz de despertarte? No puedes abrir los ojos… Sabes que te encuentras en otra realidad y aún así, te resulta imposible abandonarla porque tu cuerpo no responde a tus pensamientos.

Pues eso es exactamente lo que estoy sintiendo en este instante. Escucho la voz de Anahí, diciendo mi nombre en la lejanía y yo… soy incapaz de encontrarla. Ella simplemente me llama y mi desesperación por no poder verla, aumenta cada segundo. Me siento perdida. No sé donde estoy, ni quien puede haber a mi alrededor. Lo único que sé, es que estoy de pie en algún lugar y todo está oscuro. No puedo ver absolutamente nada. Mis ojos no reciben ni un solo rayo de luz y es realmente desesperante. Siento mi respiración agitarse. Estoy muy asustada y aunque sé perfectamente que estoy teniendo una horrible pesadilla, soy incapaz de despertar.

─Dul… ─Continúo escuchando ─Dul…

Entonces, siento algo rozar la piel de mi rostro y por fin, aspirando una enorme bocanada de aire, consigo abrir los ojos de golpe.
Anahí es lo primero que veo frente a mí. Esos ojos azules, devolviéndome la paz y observándome atentamente. Con su cuerpo ligeramente echado sobre el mío, me mira con expresión de preocupación. Como si mi pánico, fuera tan evidente, que consiguió asustarla.
No fui capaz de decir ni una palabra. Si antes eran mis ojos los que no funcionaban, ahora eran mis cuerdas vocales las que habían decidido ponerse en huelga. Sólo pude hacer lo que más necesitaba en este momento, atraje su cuerpo de una forma algo brusca, consiguiendo sin querer, que cayera sobre mí pecho. Y ahí… simplemente la abracé… Como si hubieran pasado días, desde la última vez que la vi. Como si realmente acabara de experimentar la horrible sensación de no poder volver a mirarla jamás.
Sé que mi corazón aún está acelerado y el oxigeno llega dificultosamente a mis pulmones. Ella me abraza aún más fuerte… Entendió a la perfección, que algo estaba sucediendo.

Permanecimos así durante unos instantes. El tiempo justo y necesario, para que la calidez de su cuerpo, el aroma de su cabello y las suaves caricias que hacía en mi cabeza, me devolvieran poco a poco la calma, estabilizando mi ritmo cardiaco y devolviéndome por fin, a la realidad de este hotel, de estas vacaciones mágicas. De esta vida, que aún no se me ha apagado.

─Sólo estabas teniendo una pesadilla ─Susurró volviendo a incorporarse para mirarme.
─Una pesadilla espantosa ─Aclaré.

No pude evitar entonces, acariciar su rostro. Teniéndola tan cerca y con lo que acababa de pasar, sentí la enorme necesidad de observar cada detalle de su cara, con absoluta precisión.
Su frente, ligeramente arrugada por la preocupación. Sus ojos azules, mirándome confundidos, pero tan llenos de esperanza y sueños como siempre. Su nariz, esa que nunca le ha gustado para nada y sin embargo, a mí, me parece perfecta. Sus labios, ligeramente entre abiertos, permitiéndome ver, que el oxigeno entra y sale a través de ellos con excesiva prisa. Su lunar, ese que tiene en el lado izquierdo de su labio inferior y que apenas se distingue, a menos que te fijes demasiado. Nunca le ha gustado. De hecho, procura siempre camuflarlo con el maquillaje. Si tan sólo supiera, que esa es una cualidad que la vuelve única.

Ella, aunque sé que mi reacción y mis caricias la están confundiendo, no mueve ni un solo músculo. Simplemente se deja hacer… Me deja acariciar cada centímetro de su rostro, no sólo con la yema de mis dedos, sino también con el paso de mis ojos.

─¿Mejor? ─Pregunta en un susurro, después de algunos segundos.

Un suspiro es mi respuesta. Asiento ligeramente y sonrío para tranquilizarla. En realidad sí. Ya siento mi cuerpo mucho más estable, calmado.
Ella también me sonríe y no pregunta acerca de la pesadilla. Se lo agradezco. No necesito volver a recordar esa sensación y quedarme con ese malestar, el resto del día.
Hablando de eso… Ni siquiera es de día aún. La habitación está completamente oscura. ¿Qué hora debe ser?

─Intentaba despertarte para que viéramos el amanecer ─Añade, respondiendo a las preguntas de mi mente. ─Es un acontecimiento que ocurre cada día y nunca detenemos el mundo para observarlo. Creo que no hay mejor lugar, ni mejor momento que éste para hacerlo… Pero… a lo mejor has pasado una mala noche y estás muy cansada.
─No ─me apresuré a responder ─Tienes razón. No quiero perderme ni un solo acontecimiento más, por tener los ojos cerrados. Veamos cómo el Sol da la bienvenida a un nuevo y mágico día ─Sonreí.

Ella también sonrió y se apartó de encima de mí, para que pudiéramos levantarnos.
Antes de salir a la terraza, cogí una de las sábanas revueltas de la cama y me dispuse a seguirla. Los días en esta ciudad son muy calurosos, pero al estar tan cerca del mar, por las noches existe una ligera humedad no tan calurosa. Y nuestros pijamas eran demasiado desabrigados, como para estar varios minutos expuestas, a riesgo de acabar estas vacaciones con fiebre.

Cuando llegué a la terraza, ella esperaba de espaldas, apoyada en la barandilla, desde la cual, abajo se veía la enorme piscina, completamente vacía de personas e iluminada por unos faroles que alumbraban todo el borde. Precioso… se veía precioso.

Me puse a su lado y coloqué la sábana por encima de nuestras espaldas, de forma que cubriera todo nuestros cuerpos. En cuanto me sintió, apoyó su cabeza en mi hombro y permanecimos así durante minutos. Con el mar de frente, la piscina abajo, el cielo estrellado arriba y un completo silencio nocturno.
Estoy segura de que somos las únicas dementes, que estando de vacaciones, se levantan al alba simplemente para observar la salida del sol. Pero sinceramente… que sensación más bonita, la de estar demente.

─Ahí viene… ─Anuncia ella en un susurro.

Es cierto. Muchas veces, cuando empiezas a trabajar o vas a la escuela muy temprano, sales de tu casa y aún es de noche, te subes al autobús o te diriges caminando, llegas al lugar y ya es de día. Ni siquiera te diste cuenta del momento exacto en el que eso ocurrió. Seguramente ibas concentrado/a en la música de tu reproductor, en conducir, en leer la prensa, u observando tu celular, poniéndote al día de las redes sociales o las novedades en tu correo electrónico. A lo mejor, ibas hablando con alguien, o puede que simplemente estuvieras pensando en tus cosas. El caso es que llegas a tu destino y “¡Ta chan!” Ya es de día. Y si tienes uno de esos días filosóficos, te preguntas “¿Cómo es que no me di cuenta?” Quizás es porque no prestaste atención ¿No?

Quiero decir, el amanecer, es algo que ocurre lenta y paulatinamente, durante varios minutos. Ocurre cada día de tu vida. Pero no vas a ser capaz de apreciarlo, si no eres capaz de detenerte a mirarlo. Hay millones de personas que lo ven cada día, pero hay muy pocas que lo observan.
¿Entiendes la diferencia entre “ver” y “observar”? Es más o menos la misma que existe entre “oír” y “escuchar”. “Ver” es la capacidad que tiene el sentido de la vista para percibir el mundo que nos rodea. Ver, es eso que muy probablemente, dentro de una semana, a mi me sea arrebatado. En cambio, “observar”, es detenerse a mirar eso, que tus ojos reciben.

Por ello, el amanecer, como mismo sucede con muchas otras cosas en la vida, ocurre sin que nos demos cuenta. Estamos ahí, presentes mientras sucede, viéndolo… Pero no lo estamos observando. Y al final, ni siquiera eres capaz de saber, cuánto dura ese proceso en el que la tierra, pasa de la oscuridad de la noche, a la luminosidad de un nuevo día.
Yo tampoco lo sé realmente. Porque aunque en este instante esté siendo testigo de ello, no necesito cronometrar el tiempo de duración. Puede que sean unos segundos, o tal vez, unos largos minutos. No me importa, porque es tan bonito, estar observando el horizonte y darte cuenta del increíble cambio de colores que experimenta el mundo cuando sale el sol. El azul antes oscuro del mar, se va volviendo poco a poco turquesa. El color casi negro del cielo nocturno, comienza adquiriendo un tono anaranjado, con matices amarillos, que poco a poco dan lugar a un celeste hermoso. Y todos estos fenómenos, son producidos por un simple círculo amarillo, una estrella lejana, que comienza a aparecer en algún lugar de la eternidad, acercándose un poco más, a medida que transcurren los minutos. Impresionante.

Sería increíble, que cada mañana, nos propusiéramos pedirle un deseo a ese astro, hacerle una promesa para esa nueva oportunidad. Total, si lo pensamos bien, tenemos todo el resto del día para conseguirlo.

¿Qué tal si realmente transformamos cada amanecer, en un nuevo comienzo? No estaría nada mal ¿No? … Citando unas viejas palabras de Peter Pan: “Sería una gran aventura”

Ya es de día.

─Si el Sol tuviera el poder de conceder deseos… ¿Qué pedirías ahora mismo? ─Le pregunté.

Ella levantó la cabeza de mi hombro, observó intensamente esa pequeña pero brillante estrella que se veía aún a lo lejos, durante algunos segundos. Y entonces volvió a mirarme. Está seria, pensativa.

─Pediría… la posibilidad de cederte mis ojos ─Aseguró ─Para que no volvieras a tener miedo, de perderte ni un solo amanecer, durante el resto de tu vida.

Esa confesión, fue como una punzada directa a mi corazón. Me dejó absolutamente petrificada, no sólo por sus palabras, sino por la intensidad de su mirada. La absoluta certeza de que jamás en su vida, me había dicho algo tan real.

─¿Y tú? ─Preguntó.

Tardé un instante en responder. No porque no lo tuviera claro, sino porque mi cerebro aún no es capaz de pensar en otra cosa, que no sea lo que acaba de decirme. Continúo observándola fijamente… y entonces lo entiendo.

─No pediría nada ─Le dije ─Hoy tengo todo lo que necesito.


◊◊

Como mismo disfrutamos del amanecer hace unas horas. Ahora, después de haber pasado un día de absoluto relax en la playa, convirtiéndonos en niñas de cinco años que juegan en el agua como locas, construyen castillos de arena, se tumban al sol cual lagartos en el desierto, etc. estamos llegando a la playa de nuevo. Esta vez, ya duchadas y vestidas. A Anahí se le ocurrió una idea algo simple y extraña, pero desde el momento en el que me la propuso, mis ojos se iluminaron como si me hubiera informado de que vamos a ir a Disneyland.

─¡Quiero que pasemos la tarde volando cometas! ─Me dijo mientras estábamos tumbadas al sol, observando los pájaros revolotear por el cielo.

Cuando me incorporé para saber si me estaba tomando el pelo, el mismo brillo que había en sus ojos, se traspasó a los míos, como una gripe en pleno invierno.

Y aquí estamos, después de haber recorrido el pueblo entero, en busca de unas cometas, llegamos a la ya casi desértica playa, pues a esta hora de la tarde, los turistas de la zona, se encuentran en sus respectivos hoteles, cenando y preparándose para la noche.

Corrió descalza por la arena, enfundada en su veraniego vestido blanco, dejándome a mí observando la escena desde atrás, con una estúpida sonrisa.
A unos pocos metros, descubro un grupo de chicos, que también la observan, mientras ella comienza a sacar las cometas. Es normal que la miren… No creo que pudiera pasar desapercibida para ningún ser humano. Su alegría llama la atención en un primer momento, pero cuando descubres su físico con más detalle, te resulta imposible dejar de mirarla. Y ya, si por casualidad tienes la enorme suerte de conocer su corazón, estás sentenciado a terminar perdidamente enamorado de ella. Esos chicos van por el segundo paso, y no creo que lleguen al tercero, a menos que a alguno de ellos se le ocurra levantarse para presentarse.

Vuelvo a mirarla y está haciéndome gestos con las manos para que me acerque. Ni siquiera se ha dado cuenta de la presencia de esos chicos, a pesar de que no le quitan la vista de encima. Pero lo cierto, es que en cuanto la veo sonreír esperándome, a mí también se me olvida su existencia y me reúno definitivamente con ella.

─¿Qué mirabas con tanta atención? ─Me pregunta en cuanto llego hasta ella.
─A un grupo de chicos que no te quitaban la vista de encima. No se te puede sacar a la calle, vas rompiendo corazones a cada paso ─Sonreí.
─Eso no es cierto.

Su tono fue más serio de lo que esperaba.

─Sólo bromeaba ─Aclaré con el ceño fruncido. Ella continuó desenredando la cometa, sin hacerme demasiado caso ─Pero tú estás muy extraña, cualquier persona normal, sentiría curiosidad por saber cómo son esos chicos que te acabo de mencionar y se sentiría como mínimo… alagada, no sé. Y tú ni siquiera has volteado para verlos. ¿Tan acostumbradas estás ya a romper corazones, que te causa indiferencia?
─Dul… Tú mejor que nadie sabes que hasta el momento, no he roto ni un solo corazón en mi vida.
─Conscientemente seguro que no. Pero si algo he visto a lo largo de estos años, es a un centenar de chicos, suspirar por mi mejor amiga.
─Yo también he visto a muchos chicos suspirar por ti, siendo completamente ignorados y no creo que en algún momento, hayas sentido que les rompías el corazón.
─Bueno… esos eran unos imbéciles ─Me encogí de hombros ─No es lo mismo.
─¿Por qué no? A ver, ilumíname con tu sabiduría.
─Pues porque… yo soy más fría, Any, más seria con los chicos. No me doy a conocer fácilmente y ya sabes que mis “relaciones” ─Enfaticé la palabra, haciendo un gesto de comillas ─no han durado más de dos semanas.
─Pues entonces me estás dado la razón. Puede que yo sea menos seria que tú, con los chicos, y que mis “relaciones” ─Me imitó haciendo el mismo gesto, a modo de burla ─hayan durado algo más de dos semanas. Pero tú mejor que nadie sabes, que ninguno de ellos ha llegado a conocerme realmente. Así que por muchos “te amo” que haya escuchado, jamás he creído en ninguno de ellos. Alguien que no me conoce, no puede amarme, Dul. Quizás esté enamorado de una apariencia, de una imagen que ellos mismos se crearon a partir de lo que ven. Pero no están enamorados de mí. Nunca me vieron llorar desesperada. No saben lo que me hace reír a carcajadas, ni lo que me pone de mal humor. No saben distinguir cuando estoy triste, de cuando estoy feliz, viendo más allá de una sonrisa que quizás sea fingida. No conocen mis temores, ni tampoco mis sueños. Ni siquiera mis manías más absurdas… Y son todas esas cosas, las que te hacen enamorarte de alguien. Los hombres pueden llegar a ser muy detallistas, regalarte flores, invitarte al cine, a cenar, tratarte como una princesa, dedicarte mil canciones y un millón de “te quiero”… Pero al amor de verdad, no le hace falta todo eso, porque se ve en los ojos de quien te mira, no en los detalles materiales. Te ama de verdad, aquella persona que cuando las luces se apagan y el público se va, sigue estando ahí, en un segundo plano, esperándote para asegurarse de que todo esté bien. Aquella con la que puedes contar, esté donde esté, porque si la necesitas, no dudará ni un segundo en dar la vuelta al mundo, sólo para abrazarte. Te ama de verdad, aquella persona con la que puedes llorar sin miedo, porque sabes que aunque quizás no pueda darte el mejor consejo, estará dispuesta a secar tus lágrimas, a darte la mano cuando no puedas caminar. Creerá en ti, incluso cuando tú no seas capaz de hacerlo y te impulsará a seguir tus sueños, aunque para el resto del mudo y para ti misma, sea una locura. Esa es la persona que te ama, la que no necesita exponerte como un trofeo al resto del universo, haciéndoles saber que eres suya, y ni siquiera necesita que seas suya. Tu libertad, es parte de su amor y no tiene miedo de perderte porque sabe que no le perteneces. No lo necesita… Sólo necesita que elijas ser feliz. Sabes que esa persona te ama de verdad, porque es la única que está, incluso cuando el mundo enteró ya se fue. ─Finalizó con un suspiro ─Me molestan mucho esos chicos que mientras menos caso les hago, más aumenta su interés. Yo tengo mucho que dar y sé que cuando ame, me entregaré tanto a esa persona, como al proyecto de vida que queramos crear en común. Así que quien se enamore de simples migajas, de un imposible, no se está enamorando de mí. Por eso jamás he creído en ningún “te amo”, y desde luego, no considero que haya roto ningún corazón.

Ahora es uno de esos momentos, en los que cualquier tipo de palabra o añadido, está absolutamente de más. A pesar de continuar absolutamente sorprendida, soy capaz de sonreír.

─No tengo nada más que añadir ─Le dije.
─Me encanta dejarte sin palabras ─Chuleó guiñándome un ojo y puso en mis manos la segunda cometa.

Me quedé mirándola durante algunos segundos, mientras ella continuaba organizando el vuelo, ajena a mi proceso de asimilar cada una de sus palabras anteriores. Pero lo cierto, es que ya me encontraba perdida en un mundo, en el que el único pensamientos coherente, es que Anahí, a lo largo de los años, se ha convertido en la mujer con la que cualquier ser humano, querría compartir su vida.

La observé atentamente, o más bien, embobadamente, mientras comenzaba a soltar su cometa en el aire y ésta, alzaba el vuelo hacia los cielos. Pero con lo que Anahí no contaba, ni yo tampoco, era con que el artilugio pesara demasiado y consiguiera arrastrar sus pies rápidamente por la arena, con el peligro de hacerla volar a ella también en cualquier momento. Ni siquiera me dio tiempo a pensar en nada, ni transcurrieron más de dos segundos, cuando corrí a abrazarla por la cintura desde atrás y ambas explotamos en una carcajada.

─¿A dónde te me quieres escapar? ─Le pregunto riendo.
─¿Te acabas de dar cuenta de que una cometa tiene más fuerza que yo? ¿Cómo va a ser posible eso? ¡Necesito comer más! ¡Más gym!
─¿Comer más, Any? ¿Tú? Pero si eres capaz de tragarte un jabalí entero solita. A mí me sale más económico comprarte ropa, que invitarte a cenar. ─Le aseguré consiguiendo que girara la cara para mirarme amenazante ─Es cierto que tienes el peso de una pluma, pero aquí el problema es que estamos volando una cometa profesional, cuando deberíamos tener una “recomendada para menores de 6 años”, teniendo en cuenta que es la primera vez que ambas hacemos esto.
─Ya… pero son las únicas que encontramos. No es culpa mía que Aarón sea un absoluto aficionado a este deporte y no tenga cometas infantiles.

Aarón es el chico de los patines de agua. Sí sí, después de recorrer el pueblo entero, sin suerte alguna, decidimos dirigirnos a él, a ver si por casualidad las alquilaba. Y al no ser así, creímos que nuestra divertida tarde se iba a ver truncada, hasta que muy amablemente, nos ofreció las suyas personales, que son estas. Pero el muchacho dio por hecho, que cuando dos chicas de ciudad se empeñan en encontrar a toda costa unas cometas, es porque saben de qué va el tema. De hecho, es que no debería ser tan difícil. En las películas se ve muy sencillo y bonito. Pero sin duda, a esto hay que agarrarle previamente el truco. Sea como sea, de lo que estoy segura es, de que no pienso separarme del cuerpo de Anahí, porque como la suelte, va a terminar por salir volando. Y tampoco estoy muy segura de poder con la otra yo sola, así que… me parece una mejor idea, que nos pasemos el resto de la tarde, volando juntas una sola cometa.

Poco a poco, conseguimos que el artefacto volador surcara los cielos según nuestras indicaciones. Anahí agarraba las manecillas para dirigirlo y yo, agarraba sus manos desde la misma posición trasera. Primero alzábamos la derecha… luego la izquierda… y observábamos entusiasmadas el vuelo acrobático de nuestra, ya no tan rebelde, cometa. Mientras más minutos transcurrían, más expertas nos hacíamos en el tema. Y la verdad, estoy segura, de que la sensación es mucho más placentera así, juntas, que si nos hubiéramos dedicado a una diferente, cada una.

Puedo asegurar que me quedé embelesada durante algún tiempo. La sensación de tener su espalda pegada a mi pecho, su pelo a veces golpeándome el rostro a causa del viento y haciéndonos reír a carcajadas, o esos instantes de concentración, en los que tratábamos de hacer alguna pirueta difícil, en absoluto silencio, observando el cielo, sintiendo los escasos rayos de sol y la brisa del mar, es una sensación de plenitud bastante extraña y desconocida para mí. De libertad… Eso es… Parece tan libre esa cometa, a pesar de ser dirigida por dos simples humanas moviendo sus hilos. De hecho, ahora que me detengo a pensarlo, nuestra vida se podría comparar con el vuelo de una cometa… ¿No creen?

Somos libres… tenemos la capacidad de volar y ahí está el Universo, moviendo nuestros hilos para hacernos seguir la dirección del viento. Cuando viene una tormenta, él nos agarra con fuerza, para que seamos capaces de resistir a su paso. Y cuando la tormenta pasa, cuando se marcha, dejando todo un desastre alrededor, la cometa sigue volando y nosotros volvemos a la calma. Resistimos… a pesar de ser un simple pedazo de papel o de tela, esa tormenta no pudo con nosotros. Pues ahí estaba el Universo, sosteniéndonos, guiándonos para superarla.

─Que increíble debe sentirse… ─Comenté observando la cometa con nostalgia.

Ella giró su rostro para mirarme.

─¿Qué cosa?
─Volar… ─Respondí dirigiendo mi vista también hacia ella ─¿No crees?

Asintió sin decir nada y volvió sus ojos hacia la cometa durante algunos segundos. Luego me miró a mí, nuevamente.

─¿Te gustaría hacerlo? ─Me preguntó ─¿Te gustaría volar?
─No tengo alas… ─Sonreí encogiéndome de hombros.
─¿Eso quien lo dijo?

Fruncí el ceño confundida, por un momento llegué a creer que me estaba tomando el pelo. Pero no, su expresión es esa que utiliza cuando está haciendo una pregunta completamente en serio, cosa que me confundió aún más.

─Yo me encargaré de hacerte volar ─Finalizó.

Sí, finalizó, porque después de esa frase, lo único que hizo fue volver a girar su rostro y centrar su concentración en la cometa. Sin pronunciar una sola palabra más. Dejándome a mí, pensando el significado de esa frase.
Y sobre todo, pensando en la respuesta que cada partícula de mi cuerpo, gritaba en silencio: “No me hace falta despegar los pies del suelo para que me hagas volar, Anahí”

Y de esta forma, cómo mismo habíamos presenciado el amanecer unas horas antes, ahora nos dejamos sorprender por el atardecer. Observando junto al vuelo de nuestra cometa, la marcha del Sol. Despidiendo el día y dando paso a una noche preciosa y estrellada, cómo todas las que se viven en este lugar.

Día 8.

¿Conocen esa expresión que dice: “Ten cuidado con lo que deseas, porque puede hacerse realidad”? Yo personalmente, nunca le he encontrado demasiado sentido… Si deseas algo, no deberías tener miedo a que se cumpla ¿No? Todo lo contrario.
No sé si en alguna ocasión les he dicho, que el ser humano me parece un animal lleno de contradicciones. Pero bueno, ese no era el tema. Unas líneas más adelante, les explicaré cual es el tema.

Este es nuestro tercer día en el hotel. ¿Y saben qué? Tengo la extraña sensación de que el tiempo no existe. Es como si Anahí y yo nos hubiéramos escapado a otra dimensión, en la que simplemente se vive, sin estar pendiente de un reloj. Siento que jamás, en 24 años que tengo, nunca había disfrutado tanto, cada segundo de mi existencia. Es absurdo, loco e incoherente… pero también es real.

¿Y quien es la responsable de que eso sea así? Pues sí, ella. Porque yo la verdad, es que no sé si tiene cada paso y cada plan, previamente calculado, si antes de venir ya sabía exactamente lo que íbamos a hacer cada día, o si por el contrario, las locuras se le van ocurriendo sobre la marcha. No lo sé, pero no me importa. Jamás pensé que hablara tan enserio cuando me prometió que viviría los mejores días de toda mi vida. Lo está consiguiendo, sin lugar a dudas.

Y ahora… pues ahora no sé que se le habrá ocurrido. Pero incluso este instante lo disfruto; su mano dirigiéndome a toda prisa, casi corriendo, por la playa, de una forma algo parecida a la del primer día, sabiendo exactamente a dónde va. Y yo… pues estoy cogiéndole gusto a esto de dejarme sorprender.
Nos dirigimos a la cabaña de Aarón, eso sí que lo pude haber deducido, ya que antes de abandonar la habitación, nos aseguramos de llevar sus cometas, para devolvérselas. Esta vez el chico no estaba solo, sino con un hombre, que a decir verdad, es su viva imagen, con 20 o 25 años más.

─¿Llegamos a tiempo? ─Le preguntó Anahí en cuanto nos acercamos.
─Las estaba esperando ─Respondió él ─Buenos días, chicas.
─¿Esperando para qué? ─Pregunté yo extrañada ─¿A qué llegamos a tiempo?
─¿Estás son las chicas de las que me hablaste? ─Intervino esta vez el señor.

Genial, mis preguntas volvían a quedarse en el aire.

─¡Así es! Anahí y Dulce, les presento a mi padre, Andrés, dueño y señor de este negocio.
─Encantada ─Le dijo Any.

Yo sigo dándole vueltas a mi pregunta no respondida. Soy algo lenta, sí. Pero el señor, padre de Aarón, parecía tener más información que yo, sobre el asunto.

─¿Están preparadas?
─¡Completamente! ─Volvió a responder Anahí.

Esto ya no me está gustando.

─¿Pero preparadas para qué? ─Intervine por fin.
─¿¡Ah! que ella no lo sabe? ─Le preguntó sorprendido, recibiendo una negación divertida por su parte.

Digo yo, que mis preguntas deberían haberle dado una pista de que no, obviamente no tengo ni la más mínima idea de lo que están hablando.

─Tranquila, te va a encantar.

Miré a Anahí, atónita. ¿Piensa alguien contarme lo que está pasando?

─Confía en mí ─Me pidió ella en un susurró.

No. Esas palabras no me gustan. Me asusta… Cuando alguien te dice “confía en mí”, algo peligroso va a suceder.

─Prométeme que no me obligarás a hacer “puenting” ─Supliqué con expresión de pánico.
─Te lo prometo ─Sonrió ─Nada de “puenting”.

Bueno, el hecho de saber que no me iba a pedir que me lanzara al vacío de un acantilado, más el efecto de su sonrisa, consiguieron tranquilizarme un poco. Un poco…

─¿Vamos entonces? ─Preguntó Aarón. ─La furgoneta ya está lista y mis compañeros nos esperan.

Furgoneta, compañeros… Anahí asintió con una sonrisa de emoción y en ningún momento, dejó de sostener mi mano, cuando comenzamos a caminar nuevamente.

─¡Pásenlo bien! ─Fue lo último que gritó, aquel señor que acabábamos de conocer y ya tiene más información sobre mi futuro próximo, que yo misma.

La furgoneta estaba a unos pocos metros, sobre un pequeño camino de madera, que parecía haber sido construido específicamente para ella y llegaba hasta las afueras de la playa, uniéndose con la carretera. Aarón, muy amablemente, nos abrió la puerta delantera, dónde descubrimos un asiento triple, por lo que, los tres podríamos ir delante. Le cedí el paso a Any y a continuación, subí yo. En cuanto el chico se acomodó en su posición de conductor, arrancó el motor y puso marcha hacia quien sabe dónde.

Durante el camino, además de un precioso paisaje que hasta ahora no habíamos visto, escuchamos una música de un estilo bastante… ¿“hippie”? No sabría definirlo bien, porque jamás había escuchado a ese grupo. Pero por algún motivo, me resultaba la música perfecta para la ocasión, para las vacaciones y también para Aarón, le pegaba mucho.

─¿Han escuchado alguna vez esta canción? ─Preguntó subiendo el volumen, como si supiera exactamente lo que estaba pensando. Anahí, que es la que está a su lado, negó con la cabeza. ─Es una banda que está sonando mucho desde hace poco tiempo, “Efecto Pasillo”, tienen canciones realmente buenas… Es un pop medio… hippie, optimista, no sé cómo definir el estilo. Pero las letras son muy interesantes y pegadizas. Esta concretamente, se llama “Buscando una luz” ─Explicaba, y de pronto, alzó su dedo índice y comenzó a cantar una parte ─”…Pensar de forma diferente, se vuelve inteligente, si se convierte en energía positiva, esa que te da la vida, esa que convierte cada día en una sonrisa. Una bomba de caricias, un masaje de la brisa, sube que te sube y que te lleva hasta la cima…Que te lleva hasta la cima ah ah ah”

Y ahí comenzó el estribillo, “Buscando una luz, te he visto pasar, bebiéndote el tiempo al respirar…” y como el chico estaba completamente entusiasmado con la canción y siendo sincera, ese entusiasmo era contagioso, Anahí comenzó a acompañarlo con palmas al compás y moviendo su cuerpo de lado a lado. Me miró, invitándome a seguirla y yo no lo dudé ni un instante, pues el ambiente de aquella furgoneta se había convertido en una repentina fiesta. Nosotras no habíamos escuchado esa canción en nuestra vida y no nos sabíamos la letra. Pero cómo la música no tiene límites ni fronteras, aquí estamos, tres locos en la carretera, disfrutando de un camino hacia no sé dónde. Y yo, prácticamente ya había olvidado lo nerviosa e intrigada que estaba hace unos minutos.

─¡Antes de que se vayan tenemos que salir de fiesta! ─Gritó el chico para hacerse escuchar por encima de la música. ─Si les gusta esta música, conozco un lugar que les va a encantar. Mis amigos y yo somos clientes fijos y es de los pocos sitios que no se abarrotan de turistas. No pueden marcharse sin conocerlo.

Ella me miró, cómo esperando mi opinión al respecto o que fuera yo la que decidiera la respuesta. Ni un solo segundo, deja de hacerme sentir que estas vacaciones están dedicadas a mí. Ese pensamiento, me hizo sonreír, tanto interior, como exteriormente.

─No podemos marcharnos sin conocer como es una fiesta en la playa ─Concluí.

Sonrió satisfecha y Aarón también sonrió.
La verdad es que el chico, desde el primer momento, se comporta muy amable con nosotras. Y además, es de esas personas a las que miras y las ves 100% transparentes. En la ciudad, no sucede muy a menudo, eso de encontrar a alguien así, que te transmita buenas vibraciones. Quizás la gente de la playa, tiene otro estilo de vida, más abierto y generoso. No lo sé, pero Aarón, en ningún momento me ha producido desconfianza ni incomodidad por sus posibles intenciones. Al contrario, sé que a ambas nos hace sentir cómodas y que no se trata del típico chico guapo que ve a una chica y sólo piensa en ligársela.

De pronto, detuvo la furgoneta. Habíamos llegado a… Pues no sé exactamente dónde estamos, porque al bajarme, casi todo alrededor, está completamente desierto. Sólo hay una pequeña estructura, con el nombre del negocio de Aarón y su padre, y… un helicóptero. ¡Oh no! Un helicóptero… ¿Qué demonios hace aquí un helicóptero?

Mi pregunta se vio interrumpida por el sonido que hizo el claxon de la furgoneta, que pareció ser la señal indicada, para que dos chicos salieran del pequeño edificio, equipados con mochilas, cascos, gafas y quien sabe cuántas cosas más, que lo único que lograban era dejarme atónita.

Los muchachos se acercaron hasta nosotras, muy sonrientes.

─¡Ey chicos! ─Exclamó Aarón, mientras recibía la mochila que le entregó uno de sus amigos ─Les presento a Dulce y Anahí. Chicas, estos son Marcos, el piloto y Erik, mi instructor y compañero de vuelo.
─Vaya, unas chicas guapas y valientes ─Comentó el llamado Marcos, mientras nos estrechaban la mano sonrientes, a modo de presentación.
─Yo que tú ni lo intento ─Intervino Aarón haciendo alusión al comentario de “guapas” y la sonrisa de coqueteo que aún no se le borraba a su amigo ─No están a tu alcance, amigo mío.
─Eres el único que consigue dejarme en ridículo y romperme las ilusiones con una sola frase.
─Yo solo intento amortiguar la caída ─Bromeó.

Estaban hablando de nosotras como si no estuviéramos presentes, sí. Hombres… Pero aún estoy tan alucinada, que ni siquiera le doy importancia a su conversación. ¿Qué demonios estamos haciendo aquí?

─¿Lo han hecho alguna vez? ─Intervino entre risas, esta vez el llamado Erik.
¿Hacer el qué?
─No ─Respondió Anahí ─No tenemos ni idea.
─No se preocupen, por ahora sólo tienen que ponerse el equipo. Una irá con Aarón y la otra conmigo, Marcos se encargará de llevarnos hasta arriba y el resto se los explicamos en el helicóptero. Les aseguro que el paracaidismo va a ser la experiencia más impresionante que hayan vivido jamás.


¿Qué…? ¿Qué acabo de escuchar? Paracaidismo… ¿¡Paracaidismo!? De pronto mis piernas comenzaron a perder estabilidad, un calor interno nació en mi estomago y comenzó a ascender por mi cuerpo… ¿¡Qué...!? Y uno de esos “Qué” había sido dicho en voz alta. Creo que debo estar absolutamente pálida, o quizás amarilla, porque todos me miran asustados. Y yo, busco la mirada de Anahí, para pedirle una explicación antes de entrar en un ataque de pánico. Pero ella tiene esa carita de ángel, que utiliza cuando sabe la que le va a caer.

─¿Paracaidismo? ─Es lo único que soy capaz de preguntar.
─Te prometí que iba a conseguir hacerte volar ─Respondió ─¿No es lo que deseabas?

A esto precisamente me refería cuando les cité la frase de “Ten cuidado con lo que deseas, porque puede hacerse realidad” a esto precisamente.

─Volar… Anahí… Pero…pero… con alas, como un pájaro. No lanzarme desde un helicóptero al vacío… ¡Sólo era una forma de hablar!
─Ya cariño, ─Me dijo tan tranquilamente, que me exasperó más ─Pero por ahora, el poder de convertirte en un colibrí, yo no lo tengo… Así que la única forma de que podamos volar, es con un paracaídas. ¡Vamos! ─Exclamó entusiasmada ─¡Será divertido!
─¿Divertido? ¿Divertido? ─Pregunté nerviosa ─Anahí, que me quieres lanzar de un helicóptero, con un artefacto construido por humanos. ¡¿Y si se rompe? ¿Y si falla? ¿Y si no se abre?! ¡¿Estás loca?! Dios… te volviste loca.
─Siempre hay un paracaídas de emergencia ─Intervino de nuevo Erik ─De hecho, es un deporte bastante más seguro de lo que la gente cree y tanto Aarón como yo, llevamos toda nuestra vida dedicándonos a ello. Así que no te preocupes, están en buenas manos.

Que no me preocupe… que no me preocupe dice, ¡¡Já!!

─¿Ves? ─volvió a decir Anahí ─No tienes nada que temer.
─No pienso subirme a ese helicóptero, Anahí.
─¿Vas a dejar que vaya yo sola?
─Eso es chantaje… ─Indiqué alzando el dedo índice de forma amenazante ─Ni se te ocurra hacerme chantaje.
─No es chantaje, Dul… ─respondió con cara de súplica ─Es sólo que no quiero que te pierdas una oportunidad así. Sé que te va a encantar y quiero que lo disfrutes, que lo disfrutemos juntas.
─¿Cómo sabes que me va a encantar si nunca lo has hecho?
─Porque llevo un día entero imaginándome cómo será estar allá arriba, sintiendo que vuelo, observando el mundo desde las alturas… contigo a mi lado… y no creo que pueda existir una experiencia más perfecta. Nunca me imaginé capaz de hacer algo así, hasta que supe que iba a ser contigo.

¿Y ahora qué hago? ¡Joder! Sabe exactamente como convencerme, como hacerme ceder. Aunque en este caso, sé perfectamente que no lo está haciendo solamente para eso. Realmente siente lo que dice, y no lo hace para convencerme… Aunque claro, eso no va a borrar de un plumazo el miedo que yo siento. Que esto de tirarme en paracaídas, no es algo que alguna vez haya pasado por mi mente como un sueño. Dije que quería volar, sí, pero de una forma más segura. Convirtiéndome en un pequeño pajarito con alas, de las cuales depende su vuelo, no poniendo mi vida en manos de un artefacto que ni siquiera sé cómo funciona. Ay Dios… En que líos me mete esta mujer. Suspiré, o resoplé… o no sé, pero hice un gesto raro de resignación.

─Me voy a arrepentir de esto cuando esté a mil pies de altura…Me voy a arrepentir.
─¡¡Bien!! ─Gritó ella, siendo consciente de que lo había conseguido y abalanzándose sobre mi cuello para abrazarme.

Ahora es cuando me siento capaz de lanzarme mil veces en paracaídas, con tal de verla así de feliz, y entonces, el miedo que siento es aún mayor.

─¡Me debes una pizza! ─Le dijo Aarón a su amigo el supuesto piloto, Marcos ─Te dije que la convencía…
─Eso no es justo, jugabas con ventaja.
─¡Eh! Que la idea de apostar no fue mía. ─rió ─Te crees muy listo y me está decepcionando tu falta de perspicacia.

Yo los miré a ambos con una ceja levantada y los brazos cruzados sobre mi pecho, mientras Anahí sonreía divertida. ¿Realmente acababan de hacer una apuesta sobre mi decisión? Bueno… pues me da igual, el caso es que estoy a punto de lanzarme en paracaídas. ¡Mierda! ¿Soy la única que entiende la gravedad del asunto? Claro… porque soy yo la que se tiene que subir a un helicóptero y precipitarse al vacío dentro de unos minutos.

Cuando quise darme cuenta, Anahí estaba cubriendo mis ojos con unas gafas de vuelo y poniéndome el casco protector que ellos debieron cederle en algún momento. Creo que aún debo estar en un ligero estado de shock, porque ella está equipada con lo mismo y no me había ni enterado. Luego nos dieron una especie de quimono azul, que tuvimos que ponernos por encima de nuestra ropa. Y esto cada vez se volvía más real…

Una vez estuvimos completamente equipadas y pareciendo unas autenticas paracaidistas, debo decir que a Anahí el equipo le sienta bastante bien, nos encaminamos hacia el helicóptero, que desde hace rato, tenía su hélice girando como loca y Marcos ya estaba en su interior, preparando todo para despegar.

Una mezcla de adrenalina y miedo se iba apoderando de mí, a medida que nos acercábamos y sentíamos el fuerte viento causado por la hélice. Any y yo corríamos agarradas de la mano y por un momento, me sentí la protagonista de una película americana, a punto de llevar a cabo una importante misión. Aarón y Erik, nos cedieron el paso y nos ayudaron a subir definitivamente al helicóptero, indicándonos dónde debíamos sentarnos, lo más lejos posible de la puerta, gracias a dios.

Ya estábamos ahí, sentadas una al lado de la otra, agarradas de la mano, todos a bordo y todo listo para despegar. Marcos hizo que el helicóptero comenzara a ascender y en ese preciso instante, entrelacé mis dedos con los de Anahí. Creo que debo estar cortándole la circulación, de lo fuerte que aprieto su mano. Así que cuando me doy cuenta de ello, aligero un poco la presión y suspiro tratando de tranquilizarme. Ella se da cuenta y es la que esta vez aprieta mi mano. Cuando la miro, está sonriendo. Sé que en el fondo, ella también está asustada, pero quiere vivir la experiencia… es una valiente y quiere contagiarme esa valentía a través de sus ojos. Cosa que no sé si llega a funcionar, pero desde luego, tranquilizarme, me tranquiliza.

La puerta del helicóptero está abierta, por lo que se puede ver perfectamente el ascenso hacia el cielo. Pero les juro que soy completamente incapaz de mirar. Prefiero seguir en mi ignorancia y pasar todo el mal trago cuando llegue la hora de lanzarme al vacio… ¡Ay dios!
Sus ojos… concéntrate en tus ojos. Ya… como si necesitara concentrarme para que su mirada consiguiera hacerme olvidar el mundo. No Dul, no… Eso sucede de forma automática desde que la conociste, así que déjate de gilipolleces. ¿Qué estará pensando?

─¿Tienes miedo? ─Me preguntó, aunque me costó escucharla debido al ruido del helicóptero.
─¿Miedo? Me siento como si me estuvieran llevando directa a la guillotina. Estoy acojonada, más bien. Yo no sé cómo me dejé convencer… de verdad… sabía que me iba a arrepentir. Como te pase algo, Anahí… te mato…

Y ahora resulta que mi pánico, es por si le llega a pasar algo a ella. ¡Genial! Si es que voy de mal en peor…
Iba a responder algo, pero fuimos interrumpidas por Aarón, que se colocó enfrente de mí.

─Dulce, tu vas a volar conmigo ¿Vale? Y Anahí, tú irás con Erik.

El mencionado, también había hecho su aparición. Nosotras simplemente asentimos.

─No tienen nada que temer ─Aseguró ─Van a ir bien atadas a nosotros y los detalles técnicos, son cosa nuestra. Ustedes sólo ocúpense de disfrutar el vuelo, porque les aseguramos… que es una experiencia inigualable.
─De eso no me cabe duda ─Dije yo.
─Vamos a prepararnos ya, estamos llegando.

Los nervios volvieron. Mi estomago de pronto, pareció haberse cerrado y en mi garganta se creó un nudo que no dejaba pasar aire hacia mis pulmones. No sé a cuanta distancia estamos de la tierra, no tengo ni idea, pero no quiero saberlo. Me niego a mirar hacia abajo, hasta que no sea estrictamente necesario.

Aarón se había colocado por detrás y comenzó a abrochar todas las cuerdas de seguridad, que nos unían a él, a su paracaídas y a mí, como una sola pieza. Cabe decir, que me siento un poco más protegida si el chico está a mi espalda, pero la idea de que Anahí vaya por su lado y yo por el mío, sigue haciéndome mantener el pánico.

Observo atentamente, como Erik hace lo mismo con ella, asegurándome de que cierra con precisión cada uno de los cinturones y no se le queda ningún cabo suelto. Cómo si yo entendiera algo de este tema, claro… Pero no me importa, con que no haya ningún orificio por el que su cuerpo delgado pueda escapar, me conformo.
Cuando me doy cuenta, está riendo con ternura mientras me mira. Mi extrema concentración al vigilar su preparación, debe haberle causado gracia.

─¡Llegó la hora! ─Exclamó Erik emocionado, consiguiendo que mi corazón se precipitara de una forma sobrenatural
─Vamos nosotros primero. ¿Ok?

Anahí asintió, Aarón levantó su dedo pulgar en modo de aprobación y yo… me quedé helada. Pálida… ¿Ellos primero? ¿Encima voy a tener que verla precipitándose al vacío? ¡Joder, esto es peor que una tortura china! No sé cómo son las torturas chinas, pero sin duda esto es peor que cualquier tortura.

─Luego vamos nosotros, Dulce. ─Me informó Aarón.

Cómo si no supiera que después de ellos, nos toca a nosotros.

Los cuatro, nos acercábamos peligrosamente a la puerta, cada pareja en un extremo y Anahí y yo, una frente a la otra. En mi cara debía poder reflejarse el pánico y mis silenciosos gritos de “¡¡No saltes!!”

─¡¡30 segundos!! ─Gritó Erik.

¿Encima tenemos cuenta atrás? Joder, que mi corazón parece querer lanzarse él solito, sin necesidad de que mi cuerpo lo acompañe.
Estoy tan fuertemente agarrada a un manillar que hay junto a la puerta, que no sé si este chico va a ser capaz, de conseguir soltarme para saltar.

─¡¡15 segundos!!

¡¡Coño!!! ¡¡Deja de ponerme nerviosa!! ¿15 segundos? ¿Qué mierda son 15 segundos? ¿En 15 segundos no se puede hacer ni decir nada?
Erik y Aarón chocan las palmas de sus manos, de una forma informal como para desearse suerte. Seguidamente, el instructor pretende hacer lo mismo conmigo, aunque más que un choque resultó una caricia, de lo zombi que me encuentro, y Aarón hizo lo propio con Anahí. Su respuesta fue mejor, parece estar eufórica, emocionada, lo veo en sus ojos… Un cruce de saludos antes del gran salto.

Se supone que ella y yo debíamos hacer lo mismo, chocar nuestras manos, o algo por el estilo. De hecho… era nuestro turno. Pero me siento absolutamente incapaz, de hacer otra cosa que no sea mirarla y seguir tratando de suplicarle en silencio que no salte, que se arrepienta y espere conmigo tranquilamente, en el helicóptero, mientras estos dos locos se suicidan. Pero eso no va a suceder… el tiempo pasa… y el momento de verla lanzarse del helicóptero se aproxima, logrando que mi cuerpo y mi cerebro, se encuentren cada vez más congelados… Apenas quedan unos segundos.

Hago un intento de negación con la cabeza, esperando que lo entienda como una súplica… “No te vayas” “No me dejes aquí” “Llévame contigo”…

Pero ella… simplemente sonríe con ternura, se acerca… agarra con decisión mis mejillas y… ¡pum!… me besa.

Sí… leyeron bien… los latidos acelerados de su corazón, son tan lógicos como los míos. Aunque a decir verdad, el mío se detuvo súbitamente en cuanto sentí sus labios en mi boca.

Fue simplemente una unión rápida, potente, decidida… Algo que no fue más allá de un choque de labios, quizás accidentado… quizás no. Pero lo que sí sé, es que mi respiración se detuvo al instante y en este momento, deseo con toda mi alma, que el tiempo no transcurra, que sus labios no se alejen de los míos, que estas milésimas de segundo, sean eternas.

Pero no lo son. La realidad vuelve… Su boca se separa, devolviéndome el aliento. Está sonriendo… No sé qué significa esa sonrisa. Pero tampoco me da tiempo a averiguarlo. Sin decir más, Erik y ella, se lanzan al vacío… La veo volar precipitadamente hacia la tierra, sintiendo como el alma vuelve a mi cuerpo y mi corazón, como bien había anticipado, se va con ella.

Aarón me da unos pequeños golpes en el hombro, no sé si para darme ánimos en alusión a lo que acababa de ocurrir, o a lo que está por suceder. Pero tampoco tengo tiempo de preguntar, porque él mismo, impulsa nuestros cuerpos y también… caemos al vacío.

En cuanto mis pies dejan de pisar el suelo del helicóptero, el potente aire exterior me golpea la cara a toda velocidad… Veo perfectamente el mar y la tierra debajo de nosotros, nos aproximamos a ella con una rapidez extraña. Se siente en el cuerpo… Pero la distancia parece no disminuir… todo se ve muy pequeño… Aarón abre los brazos y las piernas, consiguiendo que los míos también se extiendan… Estoy volando… Dios… estoy volando… Lo siento en cada poro de mi piel… El cielo está por todas partes, lo huelo… Siento la velocidad en mi cuerpo… Estoy volando.

De pronto, Anahí aparece frente a mí… Está aquí… conmigo, como siempre. Sonríe… Sonrío… Nuestros acompañantes se aproximan, consiguiendo que nosotras estemos más cerca. Erik y Aarón se agarran las manos y en ese instante vemos la posibilidad de hacer lo mismo… Ella tenía razón, esto no podía ser más perfecto… Me mira fijamente y soy capaz de distinguir emoción a través de sus lentes protectoras, la misma emoción que siento yo… Estamos volando… estamos juntas.

Los instructores comienzan a dar vueltas, y entre los cuatro, parece que dibujamos un gran círculo en el cielo, mientras continuamos cayendo. Es divertido… impresionante… No sé cuantos minutos transcurren, si es que llegan a ser minutos… Sólo sé, que todo el miedo de hace un rato, se desvaneció en cuanto dejé de pisar el helicóptero. Y ahora no quiero que esto termine nunca. Así somos los seres humanos; vivimos la vida con miedo a despegar los pies del suelo, sin saber que realmente… somos capaces de volar. Tenemos que arriesgarnos, tenemos que lanzarnos al vacío para conocer de verdad, el alcance y la fuerza de nuestras propias alas.

Anahí y Erik se separan… permitiendo que el viento los aleje un poco. Y entonces, mientras observo cómo también ocurre en ellos, siento mi cuerpo ascender unos metros… El paracaídas ya está abierto… Y ahora, toda la adrenalina anterior, se convierte en una profunda calma. La rapidez, se transforma en pausa… el vuelo, se va uniendo a un lento descenso, en el que la ciudad, el mar, las personas, se ven claramente ahí abajo… Me siento libre, fuerte… capaz de lograr cualquier cosa.

El ser humano, nació sin las alas innatas de un ave, y en su afán por querer volar, fue capaz de construir un artefacto que lo consiguiera, que le hiciera experimentar la sensación de surcar el cielo al aire libre, de sentir esa libertad en su piel… Esto, esto que yo estoy viviendo ahora, debió comenzar simplemente como el sueño de alguien. Quizás, en algún lugar del mundo, un niño o una niña, miró al cielo un día, observó a los pájaros revolotear y pensó “Yo también quiero volar”… Ese fue su sueño, en eso se basó su vida… Entonces… ¿Si alguien fue capaz de construir tal cosa? ¿Qué puede haber para detenernos? ¿Qué sueño puede existir en esta vida, que no podamos conseguir? Ninguno… Ninguno.

Dicen que el límite, es el cielo… En este instante, yo estoy volando ese cielo y ya existen huellas humanas en Marte. Así que, yo te aseguro, que los límites, cuando se trata de soñar… no existen.

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Creer para ver

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 1:46 am

5.

...El Despertar...

Día 8.


Sé exactamente las preguntas que todos ustedes deben estarse realizando ahora mismo, “¿Qué pasó después del beso?” “¿Qué se dijeron?” “¿Qué significó?” “¿Qué sintieron?”
Pues bien, trataré de responderlas lo mejor posible.

-¿Qué pasó después del beso?... Como ya les conté, saltamos del helicóptero y vivimos la experiencia más impresionante de nuestras vidas. Cuando pisamos tierra firme y nuestros instructores nos liberaron del paracaídas, lo primero que hicimos ambas, fue correr a abrazarnos como si no hubiera mañana. Estábamos claramente emocionadas, con nuestros ojos llorosos, eufóricas y al mismo tiempo calmadas, con una sensación de paz interior, muy agradable. Estábamos vivas, a salvo y… juntas. ¿Qué más podía importarme?

-¿Qué nos dijimos?... No demasiado. Del tema que a ustedes les interesa, absolutamente nada. Ninguna de las dos mencionó lo ocurrido justo antes de saltar. ¿Decepcionadas, verdad? Es normal. Quizás ustedes esperaban que al aterrizar, corriéramos a cámara lenta, una junto a la otra, y al encontrarnos, nos detendríamos unos segundos con una amplia sonrisa, justo antes de unir nuestros labios apasionada y dulcemente, como en una telenovela, y música romántica de fondo, mientras los chicos aplaudían eufóricos como si estuvieran asistiendo a una boda. Hubiera sido bonito, sí… Pero lamentablemente, esto no es una novela, sino mi realidad. Una realidad en la que las cosas no siempre, por no decir nunca, suceden como esperamos.

-¿Qué significó ese beso?... Para ella, no tengo la más mínima idea. No sé si fue fruto del nerviosismo, de la locura del momento, o quizás en el fondo pensaba que no iba a volver a verme y fue un regalo “pre-mortem” Quien sabe… cualquier cosa puede pasar. Al fin y al cabo, no fue un gran beso. Sólo… sólo una unión de labios, simple, inocente, de esas que haces con tus amigas justo antes de tomarte una fotografía divertida. Aunque en este caso, no había ninguna cámara esperando disparar su flash. Y para mí… pues para mí significó… no lo sé, les juro que no lo sé. Lo siento.

-¿Qué sintieron?... En ese momento, lo único que sentí fueron deseos de que el tiempo se detuviera allí mismo. Y ahora… pues ahora siento pánico. Porque yo no sé ustedes, pero yo no veo nada normal en el hecho de desear que tu mejor amiga te bese y no pare de besarte nunca. No lo veo normal… Quizás por eso no me he atrevido a abordar el tema. Creo que prefiero dejar las cosas como están, si ella no ha dicho nada, será porque fue un error, algo producto de la emoción del momento. No seré yo quien le dé una importancia que no tiene, aunque por dentro siga muriéndome del terror.

─¡¡Dul!! ─Exclama mientras agarra mis mejillas para obligarme a alzar la vista.

Ese contacto me hizo volver de golpe al mundo real para descubrirla riendo divertida mientras me mira. Llevo minutos sentada en la cama, haciéndome y respondiéndome esas preguntas a mí misma, sin darme cuenta de qué ya había salido de la ducha. Probablemente lleva un largo rato llamándome y siendo completamente ignorada. Aunque a decir verdad, si llego a saber lo que me iba a encontrar, habría seguido ignorándola eh… ¡¡Está en ropa interior!! ¿Pero qué le pasa? Si siempre se viste antes de salir del cuarto de baño. ¿Por qué hoy lo hizo diferente? Vamos, Dul, la has visto en ropa interior un millón de veces, no dramatices.

Pero… pero… joder, es que tengo su cuerpo casi desnudo a dos centímetros de mi cara… y gracias a su obligación de hacerme mirar hacia arriba, me encuentro directamente con sus pechos, cubiertos por un brassier blanco, que los resaltan… no sé… me estoy quedando sin respiración, aviso.
Me siento como un perrito, uno de esos que acaban de hacer algo malo y esperan pacientemente a que termines de regañarlos, pero apartan la mirada y vuelven a mirarte, y la apartan… y así hasta…

─¿Puedes ayudarme a extenderme la crema por la espalda? ─Volvió a preguntar en vista de que yo no pronunciaba palabra ─Es que hemos tomado demasiado sol y creo que se me va a pelar la piel. No quiero parecer una serpiente.

¿Es enserio? ¿Pero no se supone que estas cosas incómodas solo ocurren en las películas? Claro, aquí a mí me pasa lo malo, pero lo bueno no… Eso de correr a cámara lenta con una música romántica y besarnos después de habernos lanzado en paracaídas, no. A mí me tiene que pasar lo de verme en la obligación de untarle crema torpemente, mientras mis manos tiemblan sin parar.

Sin dejar que responda, me ofrece el bote de crema y se da la vuelta, haciéndome entender, que más que una petición era una orden. O vamos, que sabe exactamente que no me voy a negar. Me pongo en pie rápidamente, pues ya se imaginarán qué parte de su cuerpo quedó justamente frente a mi cara, al darse la vuelta… Y como pienso que no es nada sano, tener el trasero casi desnudo de mi mejor amiga frente a mis narices, me levanté lo más rápido que pude. Aunque no les voy a decir que su espalda descubierta sea mucho menos peligroso…

Aparta su propio pelo hacia un lado, permitiéndome un mayor espacio. Y el olor a recién lavado, me impregna completamente, es adictivo… se los juro. Esto no me puede estar pasando a mí.

Pongo un poco de crema en la yema de mis dedos y sintiendo como estos tiemblan, igual que una gelatina, los aproximo a su piel. En el momento exacto en el que la rozo, su cuerpo parece contraerse. La crema debe estar fría, así que es mejor terminar cuanto antes. Trato de extenderla por toda su espalda, con un ligero toque de mis dedos. Apenas la rozo, no quiero arriesgarme… Pero justo cuando yo creía estar acabando, se vuelve a dar la vuelta y me mira con el ceño fruncido, como si quisiera matarme. Yo, aún con el bote de crema en la mano, la observo con cara de susto… ¿Qué hice? Si… si… si apenas te estoy rozando, no puede ser que me hayas descubierto…

─¿A caso te doy asco? ─Preguntó seriamente, cortando de lleno mi respiración.

¿De qué está hablando?

─¿Cómo me vas a dar asco? ¿Tú eres tonta?
─Es lo que me das a entender, cuando te pido que me pongas crema y lo haces sin apenas rozarme, como si tuviera una enfermedad contagiosa en la piel.
─Bu…bueno… es que está fría y… pensé...que tal vez… te iba a dar frío ─Me encogí de hombros al ver que me quedaba sin argumentos ─No sé.

Me analizó durante algunos segundos.

─Yo creo que deben estar poniéndole algún tipo de alcohol a tu café de las mañanas, porque últimamente tienes un comportamiento muy extraño.

La miré alzando una ceja con indignación. ¡¿Extraño?! ¡¿Extraño?! Extraño es darle un beso a tu mejor amiga y no volver a mencionar el tema después. Eso es lo extraño. ¡Que me estás volviendo loca, Anahí! Más de lo que ya estaba… Eso no se lo dije, claro.

─¿Vas a ponerme bien la crema? ─Volvió a hablar ─¿O me obligarás a salir ahí fuera y pedirle amablemente a algún turista joven y guapo, que lo haga? Porque seguro que le pone más entusiasmo que tú.

Esta vez, en vez de alzar la ceja, fruncí el ceño. Indignada y repentinamente celosa. ¿Pero que se ha creído? ¿Quiere que le ponga crema? ¡Pues le pongo crema!

No me hizo falta decir nada para que volviera a darse la vuelta. Mi mirada asesina fue suficiente, aunque antes de hacerlo, sonrió, sabiendo perfectamente que había ganado la partida.

Como mismo había hecho antes, volví a poner un poco de ese gel hidratante en mis manos y esta vez, sin ningún tipo de reparo, toqué su espalda. Ella se estremeció una vez más, pero ahora no me dejé invadir por el miedo. Comencé a masajear su piel… Empezando por los hombros, con decisión y delicadeza a la vez, procurando que ni un solo centímetro, quedara libre de gel hidratante… Avancé hasta su cuello, el cual inclinó hacia la izquierda para permitirme una mejor maniobra… Ahora sí que no se queja, claro. Es más, me atrevería a decir, que su respiración se está acelerando… Pero mi concentración es demasiado potente para dejarme invadir por el miedo otra vez. De hecho… me estoy poniendo enferma… O ella tiene razón y le están poniendo alcohol a mi café del desayuno, o este momento se está volviendo un tanto erótico. Estoy haciendo un esfuerzo sobrehumano para no llevar mis labios hacia su cuello… De verdad, esto no me puede estar pasando a mí.

A riesgo de dejarme llevar por mis instintos, prefiero abandonar esa parte de su cuerpo y continuar descendiendo por su espalda… Es perfecta, ¿saben? Nunca la había analizado con tanto detalle. Bajo con mis dedos, siguiendo el camino de su columna, despacio…ejerciendo una ligera presión con mi pulgar. Dejo atrás el broche de su “brassier”, continuo el descenso… Llego hasta su zona lumbar y utilizo las dos manos para masajear esa parte tan peligrosa…

Esa línea que limita el final de su espalda, marcado por el borde de su ropa interior… Durante todo el camino, mis ojos acompañan a mis manos… Aumento un poco la presión en la zona en la que aún me encuentro, pues es un lugar donde se acumula gran parte de la tensión muscular. Aún no sé en qué momento, olvidé que el objetivo de todo esto, era simplemente untarle crema, pero no importa, creo que mis manos serían incapaces de abandonar la tarea ahora.

Vuelvo a subir… Esta vez, mientras los pulgares de ambas manos, presionan el centro de su espalda, el resto de dedos acaricia sus laterales de una forma sutil, apenas con la yema y parte de las uñas, como si en una pluma se hubieran convertido. Mientras continúo ascendiendo, noto cómo su piel se eriza a medida que siente ese gesto tan delicado… Mi corazón está latiendo a mil por hora y aún así, nada es capaz de detenerme. Vuelvo a dejar atrás el broche de su “brassier” y llego hasta sus omóplatos, tan firmes y marcados que me hacen, por primera vez en todo el recorrido, recordar que respiro y me veo en la obligación de expulsar el aire, que a saber cuánto tiempo lleva contenido. Me dedico a ellos durante algunos segundos, presionándolos suavemente, desenredando cualquier nudo interno que pudiera tener… Vuelvo a ascender hacia su nuca… Introduzco con delicadeza, parte de mis dedos, en el principio de su cabello… está húmedo aún. Subo y bajo unas cuantas veces, intentando que mis dedos no se enreden demasiado para o hacerle daño… Y ahí finalizo. Saco las manos de su pelo y me detengo a observarla, creyendo que de esta forma, los latidos de mi corazón van a disminuir o su respiración va a volver a la normalidad.

Pero ninguna de las dos cosas sucede… Puedo ver que sus ojos continúan cerrados, aunque no sé en qué momento exacto, decidió cerrarlos. Siento como si su piel me estuviera llamando a gritos, como si tuviera un imán que me impide dejar de tocarla, es más, que me atrae magnéticamente a besarla, a recorrer cada centímetro con mis labios. Pero no puedo… no debo… Suspiro y me inclino ligeramente, para dejar un pequeño e inocente beso en su cuello. Quizás no haya sido una buena idea, quizás mis labios ahora sean incapaces de desprenderse… Pero yo soy más fuerte, cierro los ojos, trago saliva, aprieto mi mandíbula con fuerza y me aparto definitivamente de su piel.

Ella no se voltea al instante. Quizás no se dio cuenta inmediatamente de que había terminado, o de que por nuestro bien, había decidido terminar. O quizás se estaba permitiendo a si misma unos instantes de relajación. Relajación que para mí es imposible.

Finalmente se da la vuelta y nuestras miradas se encuentran sin saber qué decir. Me observa fijamente, sin expresar absolutamente nada. Quisiera saber qué está pasando por su mente… Se me fue de las manos. Definitivamente, me dejé llevar demasiado. Transcurren segundos que a mí me parecen minutos.

─Nunca me habías contado que tuvieras unas manos tan… buenas ─Sonrió.

Y ese comentario fue suficiente para que mi tensión se esfumara y…

─Y eso que aún no te han hecho todo lo que saben hacer ─Respondí con chulería.

¡Mierda!

No me habría dado cuenta de la metedura de pata, de no ser por el cambio en su expresión. De pronto frunció el ceño sin abandonar la sonrisa.

¡Es que no se te pueden dar alas, Dulce! Porque enseguida despegas los pies del suelo. Lo peor no es lo atrevido e insinuante del comentario. Lo peor, es ese pequeño detalle de “AÚN”, esa pequeña palabra, adverbio de tiempo, que indica claramente mi disposición a hacerlo en algún momento.

No creo que el color de mis mejillas me hagan parecer un tomate ahora mismo, sino una frambuesa.

─So… soy artista ─Le dije ─Mis manos son mi instrumento de trabajo. Así que… así que… me refería a dibujarte, cocinarte… hay muchas cosas que se pueden hacer con las manos. De hecho, para todo necesitamos las manos. No… no… yo… ¡Eres una mal pensada! ─Finalicé indignada.

Ella amplió su sonrisa y llevó el dedo índice hacia mi nariz.

─Y tú te acabas de poner nerviosa… ─Se burló dándome pequeños toques.

Fruncí el ceño. Está jugando conmigo… Se está riendo de mí, en mi propia cara. Pero… ¿Qué se ha creído?
Con un rápido movimiento, llevé mis manos hacia su estómago y pillándola absolutamente desprevenida, comencé a hacerle cosquillas.

─¿Te estás riendo de mi? ─Le pregunté mientras la torturaba.
─¡No! ─Gritó entre carcajadas ─¿Cómo se te ocurre que pueda hacer tal cosa?
─¡Ah! ¡Que encima me vacilas!

Aumenté la tortura entre risas y ella decidió intentar vengarse, contraatacando. De un momento a otro, nos habíamos convertido en dos niñas pequeñas, que luchaban por ver quién era más fuerte y reían sin parar.

─¡Ya, ya, para! ─Suplicó después de un tiempo ─¡Me rindo!
─¿Te rindes? ─Pregunté sin detenerme ─No escuché bien, dilo más alto.
─¡Tampoco te aproveches, abusadora! Te salvas porque estoy en ropa interior y se me dificulta el movimiento.

Me detuve, igual de súbitamente que había comenzado.

─Ya… Esa es la nueva definición de excusa.
─Ahí te quedas… ─Me dijo alejándose, después de unos segundos en los que había tratado de recuperar la respiración ─Aunque le hayas cogido gusto a verme casi desnuda, será mejor que me vista si queremos salir antes de que anochezca.

Es una exagerada, aún no es ni medio día. Pero eso es lo de menos ahora.

─Me parece que a la que pusieron alcohol en el chocolate fue a ti. Porque te noto un poquito… provocadora esta mañana.
─No sufras…

Y sin decir nada más, sonriendo de una forma irritable, me lanzó una toalla a la cara y volvió a desaparecer en el cuarto de baño.

No pude hacer más que dar de cabeza, mientras descubría la estúpida sonrisa que también a mí, se me había quedado dibujada.

◊◊

Algunos minutos más tarde, estábamos corriendo una vez más por la playa, en dirección a la cabaña de Aarón. Ayer, después de saltar, el chico nos había pedido que nos pasáramos hoy, pues según él, quería que conociéramos alguien y que viéramos algo. “Nos salió misterioso el muchacho”, me dijo Anahí cuando volvimos al hotel.

Así que, un día más, llegamos al final de la playa, pero esta vez, nos sorprendimos al ver a un grupo enorme de niños, sentados sobre la arena, y aparentemente, muy atentos a algo. Ambas nos miramos sorprendidas y nos quedamos unos minutos observando tratando de averiguar lo que estaban haciendo. Pero lo único que descubrimos es que una chica, estaba frente a ellos, dándoles una clase de algo.

─¿Recuperadas de la adrenalina? ─Preguntó la voz del mencionado.

Nos giramos y encontramos al chico llegando hasta nosotras, con su resplandeciente sonrisa. Tantas horas trabajando al sol, habían conseguido que Aarón pudiera perfectamente postular como actor para un anuncio de dentrifico.

─Creo que incluso queremos más ─Le respondió Anahí, recibiendo una mirada de asombro por mi parte.

Me sacó la lengua. Sólo quería molestarme.

─Pues están en el lugar perfecto para vivir experiencias únicas, se los advierto. Quizás de diferente tipo… pero igual de emocionantes.
─Creo que no me voy a ir de aquí sin que me obliguen a hacer “puenting” ─Dije asustada.

Anahí me sonrió con ternura y él también sonrió.

─Nada de “puenting” ─Aseguró ─Pero si alguno de estos días les apetece ver algo realmente bonito, no pueden marcharse sin ver el mar.
─Estamos viendo el mar ─Volví a intervenir confundida, señalando la gran cantidad de océano que teníamos enfrente.
─El fondo del mar ─Corrigió ─Mi padre organiza pequeñas clases de buceo. Así que, si se animan, avísennos. Estoy seguro de que les encantará… allá abajo todo tiene mucha magia.

¿Buceo? La verdad es que nunca se me había pasado por la cabeza. Pero… suena bien. Y a Any parece que también le entusiasmo la idea, puedo verlo en su rostro de niña ilusionada.

─¿Eso es lo que querías enseñarnos? ─Le preguntó, haciendo referencia al motivo por el cual nos pidió que viniéramos.
─No… De hecho… ─Y en ese momento, la muchacha que hasta hace unos minutos estaba con aquel grupo de niños, llegó hasta nosotros y Aarón paso el brazo por sus hombros ─Quería presentarles a Gabriella. Gaby, ellas son Anahí y Dulce, las chicas que te comenté.

La muchacha nos sonrió ampliamente, mostrando su también sonrisa de anuncio. Es muy bonita; cabello oscuro, piel morena, sonrisa resplandeciente, ojos claros. No llegan a ser verdes, pero tienen un tono café que va muy acorde con su piel. De hecho, ahora que lo analizo, ella y Aarón son muy parecidos físicamente, quizás sean hermanos. Pero… no lo sé, él no la miraba como a una hermana… más bien creo que se le cae la baba por ella. Entonces será su novia.

─Encantada chicas ─Habló la muchacha, sacándome de mis divagaciones y estrechándonos la mano a ambas. ─Aarón me habló mucho de ustedes el primer día y me contó lo divertido que resultó la tarde de ayer. Sobre todo para ti, Dulce ─Me dijo sonriendo.

Mire al chico con cara de querer matarlo. Esta mujer debió pensar que soy una cobarde sin siquiera conocerme.

─No me mires así ─Se defendió encogiéndose de hombros ─Gaby es mi mejor amiga. No tengo secretos con ella.

¿Tu mejor amiga? Pues chico, creo que estás hasta las trancas por tu mejor amiga.

─En mi defensa diré que tengo miedo a las alturas.
─Eso no es cierto ─Intervino Anahí, echando por la borda mi astuta excusa.
─Bueno, pues me pilló desprevenida ─Exclamé después de mirarla mal ─¿Oigan pueden parar de dejarme en evidencia? Porque yo salté de aquel helicóptero aunque estuviera muerta de miedo. Eso debería darme un plus de valentía, digo yo.
─Tranquila ─Volvió a intervenir la chica ─Me parece muy valiente por tu parte, créeme. Nos conocemos desde la infancia y Aarón todavía no ha conseguido que yo lo pruebe.
─Pero no pienso dejar de intentarlo ─Añadió él.
─Aquí tienen al hombre más testarudo del mundo.

Es curioso, pero la forma en que estos dos se hablan, me resulta familiar.

─Bueno, el caso es que les pedí que vinieran, aparte de presentarles a Gaby, para que vieran su labor porque sé que les va a gustar. En especial a ti, Anahí, ya que me habías comentado que diseñabas complementos o algo por estilo ¿No?
─¿Estudias diseño? ─Le preguntó Gaby emocionada.
─En realidad estudio arquitectura. Lo del diseño es sólo un hobby…
─Es su pasión ─Corregí yo ─Y aunque en la universidad estudie arquitectura, se ha encargado de aprender todo acerca del diseño. Hace cosas realmente increíbles.

Ella me miró, con cierta sorpresa y timidez. Nunca suelo hablar así delante de la gente, pero la verdad es que me siento muy orgullosa de lo que hace. Aunque jamás se lo haya dicho.

Anahí, al contrario que yo, se vio en la obligación de estudiar una carrera, que como a muchos jóvenes les sucede, estaba lejos de ser su sueño. Nunca tuvo otra opción. O sí la tuvo, pero en una edad complicada, se vio presionada por su familia para estudiar algo “con futuro”. Y eso, que la carrera se la está costeando ella con el sudor de su frente. Porque su madre apenas paga la mitad de los gastos. Es cierto que le gusta la arquitectura, sí… y que con el paso de los años, ha conseguido amar esa profesión y darle un toque muy suyo a cada uno de los diseños de edificios. Pero lo que realmente le apasiona, es diseñar complementos. De todo tipo, colores y materiales… Los imagina en su mente, los dibuja y luego se busca la vida para crearlos en la realidad.

Cuando éramos pequeñas y ella apenas comenzaba con todo esto, me pedía a mí que realizara los dibujos de lo que su mente imaginaba. Y aunque les suene extraño, lo conseguíamos. Era tal la complicidad, que simplemente tenía que contarme una idea, con esos ojos brillantes lleno de ilusión que yo admiraba, para que en el acto, lo plasmara sobre un papel, llenándome de orgullo al sentir que eso es exactamente lo que ella quería.
Después de un tiempo, aunque a veces sigue contando conmigo cuando es algo muy loco, conseguí enseñarle algunas técnicas, para que ella sola pudiera llevar a cabo sus ideas. Y lo logró.

─¡Pues entonces esto te va a encantar! ─Afirmó la chica que parecía feliz ─Una vez por semana, realizamos un taller de artesanía con algún colegio de la zona. Yo sí estudié diseño, porque desde que éramos unos críos, Aarón y yo nos aficionamos a recolectar caracolas y piedras de la playa, con las que luego creábamos todo tipo de collares, pulseras o pendientes. Quise especializarme en ello y por eso escogí la carrera, pero la verdad es que siempre quise trabajar con niños, así que un día, el guapo aquí presente ─Señaló a su amigo, que sonrío e incluso se sonrojó ─me dio la idea de compaginar ambas cosas. Y así surgió el taller. Les enseño a crear pulseras o collares, que luego serán suyos.
─¡Wou! ¡Suena increíble! ─Exclamó Anahí realmente emocionada.

La verdad es que incluso yo, me había emocionado. Debe ser muy bonito dedicarse a eso…

─¿Te gustaría ayudarme con la clase de hoy? ─Le preguntó.
─¿Yo? Pero no sé si yo… sepa… ─Me miró, como buscando mi ánimo.
─¡Claro que sabes! ─Exclamé muy segura ─Además, te encantan los niños. Ve con ella.
─¿Y tú?
─Yo no me voy a ir de aquí. Es más, creo que me voy a introducir en el grupo de pequeños, para que me enseñes a mí también.

Me sonrió… hasta el punto en el casi me derrito allí mismo. Me gusta verla ilusionada, me gusta verla soñar.

─Gracias… ─Susurró, dándome un suave beso en la mejilla, que me dejó aún más derretida.
─¿Entonces vamos? ─Preguntó Gaby, y al ver como esta asentía, se encaminaron hacia ese grupo de niños, que emocionados trabajaban con sus caracolas.

Permanecí observándolas durante unos instantes, recreándome con la imagen de una Anahí absolutamente emocionada, saludando a cada pequeño y siendo recibida por ellos con gran ilusión.

─No es fácil… ─Comentó la voz que estaba a mi lado, la cual casi había olvidado.

Miré a Aarón algo aturdida.

─¿El qué no es fácil?
─Estar enamorada de tu mejor amiga… no es fácil.

Me debí quedar pálida en ese instante, no tanto por la sorpresa, sino por lo fuerte que sonaban esas palabras dichas en otra persona.

─Yo no…
─Tranquila ─Interrumpió ─No tienes que admitirlo. Sé que no es fácil…

Volví a dirigir la vista hacia ellas. Gabriella estaba mostrándole todo el material a Anahí y aparentemente, contándole cómo lo trabaja. Parecen muy emocionadas. Suspiré.

─¿Lo dices por experiencia? ─Pregunté volviendo a mirarlo.
─Sí ─Afirmó tan rotundamente que me sorprendió ─Pero la diferencia es que Gaby sabe perfectamente lo que siento por ella, desde hace muchos años. Llega un momento en el que no puedes más y tienes que confesarlo.
─Y… ¿Te rechazó?
─No me rechazó porque no le pedí nada, Dulce. Si le confesé mis sentimientos fue porque no podía callarlo por más tiempo. Necesitaba expresarlo. Pero lo hice consciente de que no era el momento para que estuviéramos juntos. Sé que soy el amor de su vida y que algún día, ella estará plenamente segura de ello. Pero hasta que eso ocurra, no voy a poner en peligro lo más importante que tengo en la vida… nuestra amistad. Todo tiene su momento y cuando llega, lo sabes.

Asentí, analizando sus palabras y volví a mirarlas. Creo que por primera vez, estoy empezando a dejar de sentirme culpable por algo que no puedo controlar. Y casi me pierdo en ellas y en mis pensamientos, cuando el chico volvió a hablar.

─No debes culparte… ─Me dijo ─No tiene nada de ilógico o descabellado enamorarte de tu mejor amiga. Al fin y al cabo, es la persona que mejor te conoce y a la que más conoces…
─Quizás no sea ilógico, ni descabellado… pero es una putada. De un día para otro, sientes peligrar lo único que le da sentido a tu vida. Además como sabes que… que es… ya sabes…
─¿Amor? ─Preguntó.
─Sí…
─Ni siquiera eres capaz de decirlo y eso es porque lo sabes, tarde o temprano tendrás que aceptarlo.
─No lo sé Aarón, no lo sé… Porque en el momento en el que acepte tal cosa. Cuando lo asuma y me lo asegure a mí misma, ya no habrá vuelta atrás… ya nada será igual. Y me aterroriza que nada vuelva a ser igual.
─¿Y nunca te has parado a pensar, que quizás pueda ser mejor?

Fruncí el ceño, no sé bien lo que quiso decir, pero tampoco pude detenerme demasiado tiempo a pensarlo, pues cuando quise darme cuenta, Anahí llegó como un torbellino de ilusión a mostrarme los objetos que Gaby hacía, preciosos, por cierto, y casi sin darme cuenta, me vi sumida entre la multitud de alegres enanos, con los que disfrutamos del resto del día.

Día 9.

Hoy toca fiesta.

Se lo habíamos prometido a Aarón cuando íbamos en su furgoneta y ayer, él y Gaby nos convencieron para salir esta noche a un local de la zona. Habían quedado allí con algunos amigos suyos. Así que no pudimos ni quisimos negarnos. La verdad es que Gabriella nos cayó bastante bien a ambas y por algún motivo me sentía muy cómoda estando con ellos. Es extraño, porque me inspiraban algo completamente distinto a nuestros amigos de la ciudad… Es como un continuo pensamiento positivo, algo así como: “No importan los problemas, no importan las crisis económicas ni de ningún tipo, mira a tu alrededor, observa el mar, el campo, maravíllate con el mundo que te rodea, tan simple y tan hermoso. Respira, llena tus pulmones de oxigeno… y sonríe… sonríele a la vida.”

Me miro al espejo y sonrío… Soy feliz.

Desciendo la vista hacia mi dedo índice, donde cuidadosamente posada, se encuentra mi lente de contacto derecha, esperando ser colocada en mi ojo. Son una tortura ¿Saben? Una auténtica pesadilla. No sé si alguno/a de ustedes utiliza lentes de contacto, pero de ser así, seguramente serán de las comunes, blandas y cómodas, apenas notables. Al contrario que las mías, rígidas y de lo más incómodo que pueda existir. Suelo tardar aproximadamente quince minutos en adaptarme a ellas, depende del humor que tengan mis ojos ese día. Sí, hablo de mis ojos como si tuvieran capacidad de decisión. A veces pienso que realmente van por libre y son unos rebeldes, mientras más me empeño en que acepten una cosa, con mayor motivo la rechazan. Pues eso ocurre con estas odiosas lentes de contacto. Cuando consigo colocarlas, lloran, pican e incluso patalearían si tuvieran piernas. Eso por no hablar de la maldita manía que tienen de dejarme en ridículo. Cuando estoy en algún lugar, con ellas puestas y de pronto, por el motivo que sea, me pongo nerviosa, mi presión ocular se altera y todo se me vuelve borroso. Me he llegado a sentir estúpida, estando en clase, frente a mi lienzo, notar la presencia de la maestra a mi espalda, observando mi creación y de pronto ser incapaz de continuar porque la vista se me nubla. Y eso es sólo un ejemplo. Me ocurre en muchas ocasiones, incluso con Anahí. Y por algún motivo, en las noches es peor.

Y ustedes se preguntarán ¿Y por qué utilizas semejante artilugio de tortura? Pues porque no me queda otro remedio. Es parte de mi tratamiento. O al menos lo era hasta que supe que me iban a operar. He tenido que usarlas durante todo el último año, para que regularan mi defecto corneal, pero como pueden apreciar, además de joderme la existencia, no hicieron nada más. Así que, mientras hacía toda esta reflexión, acabo de decidir, que esta noche no hay tortura. Total, las utilice o no, dentro de cinco días estaré en un quirófano.

Guardo a la pequeña maléfica en su botecito.

─Sabia decisión ─Escucho la voz de Anahí desde atrás.

La miro a través del espejo que hay sobre la cómoda de la habitación, en el cual me encuentro. Ella acaba de salir del baño. Llevaba como una hora arreglándose, pero está preciosa. Sencilla, pero hermosa… Decidió ponerse esta noche su camiseta celeste, esa que tiene un precioso escote en la espalda y que siempre le ha quedado alucinante, no sólo porque resalta el color de sus ojos, sino porque las camisas y vestidos con escote en la espalda, se le ven espectacular. Y hoy, con el bronceado que ha adquirido su piel en estos días, creo que se ve incluso mejor, si era posible. Unos sencillos, pero ajustados jeans la acompañan. Y su pelo… decidió dejarlo caer de una forma natural, sin utilizar plancha, secador, ni absolutamente nada. Lo tiene algo más claro que cuando llegamos, el sol consiguió que sus puntas se volvieran más doradas y creó unos bonitos efectos en la parte superior. De hecho, no sé por qué, hoy tiene un estilo medio “surfera”, que le queda bastante bien. Incentivado por la cantidad de pulseras que hicimos durante el día de ayer.
En definitiva y como adelanté antes de contar tanto detalle… está preciosa.

─¿En serio no te parece mal? ─Pregunté volviendo al tema, para disimular mi momento de análisis ─¿Ni me vas a regañar?
─Sé perfectamente lo que sufres con esas cosas y si algo me parece mal, es que sufras. Además no hicieron su trabajo cuando debían, así que por mí, pueden quedarse ahí dentro hasta que caduquen.
─Esa misma reflexión fue la que me llevó a guardarlas ─Sonreí y me volteé, cruzándome de brazos. ─Y cuéntame, ¿A qué se debe que se haya puesto usted tan bonita? ¿Cuántos corazones te propusiste romper esta noche?

Sí, esa es mi sutil forma de decirle, que me parece que está preciosa.

─Si estoy normal ─Me dijo encogiéndose de hombros ─Me has visto esta ropa mil veces y el pelo… creo que jamás lo había llevado tan natural.
─Pues entonces debe haber algo en este ambiente que te sienta bien… Porque te ves preciosa. ─Lo solté ─Y… eso es algo que no entiendo. Llevas una hora metida en el baño y no te hiciste nada en el pelo. ¿Qué demonios hacías?
─Pensar en cómo peinarme. Pero nada me parecía razonable… Y creo que tomé la mejor decisión, porque así de sencilla estoy muy cómoda.

Asentí de acuerdo.

─Entonces ya está todo listo, ¿no? ─Le pregunté mientras comenzaba a caminar.
─Tú también estás preciosa.

Me detuve y… me puse nerviosa, pero tenía que impedir que se notara.

─Pero yo sólo necesité media hora. ─Sonreí guiñándole un ojo.
─Creída ─Replicó frunciendo el ceño.

Sonreí satisfecha e ignorando su comentario, pasé mi bazo por su hombro, para dirigirla hacia la puerta

─¿Entonces qué? ¿Lista para ver como se divierten por estos lugares?
─Completamente ─Respondió con una sonrisa.

Abandonamos la habitación y nos dirigimos andando hacia el lugar que Aarón nos había indicado. La verdad, es que desde que llegamos, el coche no se ha movido del estacionamiento. Aquí no nos ha hecho falta, a todas partes vamos caminando, disfrutando del clima, del paisaje y de un agradable paseo. Cómo el de esta noche, en la que la temperatura es ideal.

Apenas tardamos diez minutos en llegar al local. Un pequeño bar, en el que ni siquiera había personal de seguridad, con un nombre que a ambas nos llamó la atención en cuanto Aarón lo pronunció y nos entusiasma aún más ahora, al tenerlo enfrente; “El Hada Del Mar”. Decidimos entrar sin más dilación y lo primero que escuchamos al atravesar la puerta, es la canción que oímos en la furgoneta de Aarón. Nos miramos y sonreímos.

El lugar no es demasiado grande, a diferencia de las discotecas de la ciudad. De hecho, creo que no es ni siquiera una discoteca, sino un pequeño pero acogedor lugar de encuentro, en el que las personas que parecían frecuentarlo, son también parecidas entre sí. Al menos físicamente hablando, en cuanto a ropa y estilo.

─¡Aquí están! ─Exclamó la voz de Gabriella, que sin darnos tiempo a reaccionar, se colocó en medio de ambas, pasando sus brazos por nuestros hombros y haciendo un gesto con la botella de cerveza que traía en cada una de sus manos, invitándonos a cogerlas ─Sabía que estarían a punto de llegar, así que me permití el lujo de pedirles dos cervezas bien frías para comenzar la noche.
─Eres una buena anfitriona ─Le aseguré bebiendo el primer sorbo de mi cerveza.
─¿Les gusta el lugar? ─Nos preguntó.
─Si ─Afirmó Anahí ─Parece bastante tranquilo ¿No? Como… sano.
─Mucho. No sé si Aarón les contó que aquí es donde siempre nos reunimos. Por los alrededores hay grandes y famosas discotecas, pero ya saben… al ser un lugar turístico, está repleto de jóvenes extranjeros que solo quieren locura, música que después de dos minutos te machaca el cerebro y vete a saber qué otras cosas. En cambio aquí, tenemos la música que queremos y estamos entre amigos. ─Comenzó a dirigirnos hacia el lugar dónde estaban todos ─¿Salen de fiesta muy a menudo?
─Digamos que somos más de reuniones caseras… ─Continuó explicándole ─La mayoría de las discotecas de la ciudad, son como las que acabas de describir. Así que no hay mucho donde elegir y esa edad de machaque cerebral ya la dejamos atrás.
─Sí, definitivamente son etapas… Nos estamos haciendo mayores ─Bufó con una sonrisa.
─No le digas eso, que la traumas ─Intervine yo, casi a modo de súplica ─Y en su próximo cumpleaños, me obligará a sacarla a rastras de la cama.

Gaby la miró, esperando una respuesta, una queja o algo. Sin embargo…

─No exagera ─Concluyó dándome la razón.

Las tres llegamos riendo al lugar dónde se encontraba Aarón con sus amigos.

─¡Por fin llegaron mis invitadas! ─Exclamó alegremente al vernos.
─Aarón, que pases más tiempo aquí que en tu casa, no quiere decir que lo sea ─Se burló Marcos, el piloto del otro día ─Tiene la esperanza de que pongan un monumento con su nombre en el local, por la fidelidad de años.

Todos se rieron, incluidas nosotras.

─Cuando lo tenga te dará envidia ─Respondió él ─Chicas, a Erik y al payaso de Marcos, ya tienen la desgracia de conocerlos ─Bromeó. Nosotras asentimos y saludamos con un gesto de la mano ─Pero aquí está Lucía, la hermana pequeña de Erik…
─Sólo por un año ─Interrumpió la muchacha, causando la risa de todos y sonriéndonos a nosotras.
─Y Alex ─Continuó Aarón, refiriéndose a otro chico ─Aprovechen ahora, porque es la única oportunidad que tienen de verlo sin estar pegado a su tabla de surf.
─Eso es verdad ─Reconoció el mencionado.
─Bueno pues ellas son Anahí y Dulce, y como ya está todo el mundo formalmente presentado… chicas, siéntense por aquí, que comienza la fiesta.

Efectivamente, obedecimos. Le cedí el paso a Anahí, por lo que quedó sentada justo al lado del chico que nos acababan de presentar, a continuación me senté yo y justo enfrente, habían quedado Aarón y Gaby. El lugar era una especie de sillón en semicírculo, con una pequeña mesa en el centro, en la que estaban todas las bebidas.

Me resulta curioso un hecho… ¿Aquí no hay nadie feo? ¿Acaso vivir al lado del mar te hace ser más guapo o guapa? Porque no es normal… No es lógico que todos los amigos y amigas de Aarón, sean atractivos. Y lo digo especialmente por los que nos acaban de presentar. La chica, Lucía, es muy bonita… No tanto cómo Gaby, que quizás es más llamativa, pero tiene una cara angelical muy linda. Y el muchacho, Alex, parecía el típico actor australiano, rubio, pelo medio rizado, ojos azules, cuerpo de deportista, sonrisa blanca como la nieve. Si hasta parece la versión masculina de Anahí… Bueno, ella es infinitamente más guapa, está claro. Pero… de hecho… en este momento, al verlos hablar animadamente de quien sabe qué cosas, incluso… pegan… el uno con el otro…
Cualquiera que los vea desde fuera pensará “Que pareja tan bonita hacen”. Pero no, no son pareja… De pronto, comienza a sonar una canción que dijo algo así como: “No importa que llueva, si estás cerca de mí, naraná narána”

─¡Esta la tenemos que bailar todos juntos! ─Exclamó consiguiendo que sus amigos se levantaran animados.
Parecían conocerla.

Yo, como soy un poco más lenta de lo habitual, no reaccioné tan rápido, por lo que Anahí se levantó antes y me agarró la mano para llevarme al centro de la pista. La cerveza ya estaba subiendo a mi cabeza. Por lo poco que pude escuchar de las voces con esa primera frase y el estilo de la música, parece ser el mismo grupo del que Aarón nos había hablado.
Todos empezaron a bailar juntos, formando casi un círculo. Pero para mi sorpresa, Anahí se llevó la botella de cerveza a los labios, simulando un micrófono y mirándome fijamente, comenzó a cantar:


No Importa Que Llueva


“Eh, me paso el día molestándote,
Las travesuras que te quiero hacer,
Me encanta verte enfadarte y reírme,
Y aunque lo intentes no puedes hoy, dejarme ni un segundo de querer,
Y te mortifica que lo sepa bien…

Puso su gesto de superioridad. Ese que en este momento lo único que consigue es derretirme… Pero… ¿Cuándo había escuchado ella esta canción?

Pero no ves que lo que de doy, es todo lo que sé, ─Extendió los brazos hacia los lados ─Es todo lo que soy… Y ahora mira, niña… ¡Escúchame!

Todos comenzaron a saltar y cantar el coro, muy alegres. Y yo, aún alucinando, simplemente bailo y me río mientras la veo a ella, llevando a cabo su improvisado concierto.

“¡No importa que llueva, si estoy cerca de ti!”

Me señaló con el dedo, como si estuviera acusándome de un delito, del que pienso declararme culpable.

“La vida se convierte en un juego de niños cuando tú estás junto a mí.
Si hay nieve o si truena, si estoy cerca de ti,
(naraná narána)”

Ahora comenzó una estrofa que parecía no saberse del todo bien, porque entre risas, simplemente cantaba palabras sueltas y eso me hacía reír aún más. Es una payasa, no tiene sentido del ridículo, pero lo que si tiene, es un mágico poder para hacer que olvide el resto del mundo, cuando la tengo a ella enfrente.

“Escucho los latidos de tu corazón,
Son pasos que se acercan más y más a mí,
El mundo gira como un vals y bailo al son, de tu vivir
Y ahora mira, niña… ¡Escúchame!”

Se acercó a mí, pegando su espalda a mi pecho, agarró mi mano izquierda, la que tenía libre de cerveza y la colocó sobre su cintura para continuar cantándome, mientras nos movíamos sincronizadas a un lado y a otro.

“¡No importa que llueva, si estoy cerca de ti!
(La vida se convierte en un juego de niños, cuando tú estás junto a mí)
¡Si hay nieve o si truena, si estoy cerca de ti!
(Súbete a mi nave y pongamos rumbo a un mundo, que te haga sonreír)
¡No importa que llueva, si estoy cerca de ti!
(naraná narána)

Volvió a darse la vuelta, pero esta vez sin soltar mi mano y sin perder el ritmo, continuamos bailando juntas. Y ella además, volvió a hacerse con el micrófono-cerveza para interpretar la siguiente estrofa.

“Te llevaré dónde la luz del sol nos mueva,
Dónde los sueños aún están por construir,
Te enseñaré a nadar entre un millón de estrellas… Si te quedas junto a mí”

Y para este momento, cuando regresó el estribillo, yo ya me había aprendido parte de la letra, por lo que pude acompañarla

“¡No importa que llueva si estoy cerca de ti!
(naraná narána)

Ahora formamos un círculo de verdad, en el que todos nos unimos como pudimos, pasando los brazos por los hombros de las dos personas que habían a nuestro lado y continuamos cantando la canción a coro, riendo y de una forma muy divertida, como si lo hubiéramos hecho toda la vida, como si fuéramos amigos desde hace años.

“¡No importa que llueva si estoy cerca de ti!
(naraná narána)

El tema terminó y todos, entre risas, regresamos a nuestro lugar en la mesa.

─No sabía que conocieras la canción ─Le dije a Anahí, mientras caminábamos hacia el asiento aún sorprendida.
─Es la única que conozco de ellos. Bueno… la conocí hoy, cuando te fuiste a bañar, busqué una emisora de radio en la habitación y justamente pasaron esta canción.
─¿Y te la aprendiste de memoria escuchándola sólo una vez?
─No ─rió ─Pero el tema parece estar persiguiéndome. Me pasó lo mismo cuando fui yo al cuarto de baño, y como me había gustado, la grabé sobre la marcha con el moderno reproductor que hay en el hotel. Así que, esa hora que dices que estuve metida en el baño, repetí la canción una y otra vez. Me parece raro que no hayas alcanzado a escucharla…
─Sabía que estabas escuchando música, pero no distinguía cual porque yo tenía otra emisora.
─Nuestro hotel es tan moderno y lujoso, que podemos escuchar música independiente estando en el cuarto de baño o en la habitación.
─Ya veo ya… ─Sonreí, aun sorprendida.

Le cedí el paso una vez más, para que se sentara en el mismo lugar de antes.
La noche estaba resultando muy agradable. Siento el efecto de la cerveza, pero no como ebriedad sino como liberación, cierto grado de inhibición que me mantiene relajada. Este grupo de personas, nos hacen sentir a gusto, tienen conversaciones interesantes, el lugar, como bien había dicho Gaby, es bastante tranquilo… la música, animada, de todos los estilos y como siempre, tenerla a ella a mi lado, conseguía que cualquier experiencia buena, pasara a ser perfecta.

─¿Anahí, quieres bailar? ─Escuché como preguntaba una voz, desde algún lugar a mi izquierda.
─Claro ─Respondió ella con simpatía. Esa simpatía que la caracteriza.

Aunque creo que esta vez, las cervezas la tenían un poco más “alegre” de lo normal. Me miró un momento antes de levantarse y con una sonrisa me dijo: “Ahora vuelvo”.
Yo simplemente asentí, aunque todo mi cuerpo se tensó en cuanto la vi caminando hacia la pista de la mano de Alex.

Sí, Alex, el chico rubio de ojos azules, que parecía haber sido sacado de una playa australiana o de una película americana. Ese, con el que haría una pareja ideal, de esas a las que todo el mundo voltearía a ver, porque llamarían la atención por guapos. Ese… ese que no le ha quitado la vista de encima en toda la santísima noche, consiguiendo que en este momento, la cerveza suba y baje como si tuviera una centrifugadora en mi estomago. Ese mismo.

Bailan con complicidad, se ríen y hacen bromas como si se conocieran desde antes de esta noche. Él le dice cosas al oído que la hacen reír, mientras yo me pongo cada vez más enferma… Se pega cada vez más a ella… agarra su cintura, la atrae hacia él como si fuera una presa que no puede escapársele bajo ningún concepto. No sé qué demonios hago mirando la escena, porque mi mandíbula se encuentra cada vez más apretada, pero soy incapaz de apartar la vista. Una parte de mí, quiere ver lo que va a ocurrir, quiere saber lo que provoca en mí ahora, ver a un chico tan cerca de ella… Saber, si como siempre, soy capaz de soportarlo… Porque de no ser así… si… entonces Aarón tendría razón… y yo…

¡No…! La besa… Ese idiota se atrevió a unir sus labios y la está besando, mientras mi corazón se encoge como si una mano lo tuviera prisionero a puño cerrado. Pero lo que es peor… lo que termina de romperme por dentro, es que ella le responde. No sólo no se aparta, sino que al sentir los labios de ese hombre sobre los suyos, le rodea el cuello… permite que la bese y lo besa… Es entonces, cuando mis ojos se cristalizan y ya ni siquiera puedo verla. La vista se me vuelve borrosa… Aparto la mirada, esperando que no sea demasiado tarde y nadie se haya dado cuenta de mi reacción, pero en medio de las gotas que empeñan mis ojos, veo a Aarón, frente a mí, mirándome fijamente.

No dice nada… Gaby está a su lado, y sé que también me mira… No sé si ella se haya dado cuenta de algo. Pero él, desde luego, y en este momento debe estar pensando que tenía razón en todo lo que me dijo ayer… No puedo soportarlo.

─¿Puedes decirle a Anahí cuando vuelva, que estaba cansada y regresé al hotel? ─Le pregunto levantándome.
─¿Quieres que te acompañe?
─No… no es necesario. Sólo dile eso, por favor. Y que no se preocupe, que termine la noche aquí con ustedes. No la dejes que me vaya a buscar.
─No creo que pueda impedírselo si es lo que quiere, Dulce…
─Convéncela Aarón, por favor. Ella se lo está pasando bien y yo necesito estar sola… Asegúrale que no me pasa nada.
─Está bien, como quieras… Pero… ya sabes lo que te dije ayer, tarde o temprano… explotarás.
─Quizás… Pero no será está noche ─Finalicé ─Gracias por todo.

Lo miré a él, miré a Gaby, que me observaba con tristeza, con empatía. Me sonrío y me marché, aunque antes de salir volví a mirar hacia la pista, de una forma muy masoquista, para darme cuenta de que ellos seguían ahí, ajenos al mundo, besándose como dos enamorados.
Las lágrimas ya no pudieron se contenidas durante más tiempo y me acompañaron en todo el camino hacia el hotel.
Además, el hecho de ser el mismo camino que había recorrido con ella al principio de la noche, no ayudaba demasiado…

Llegué a la habitación y sin ganas siquiera de quitarme la ropa, me metí en la cama, deshaciéndome únicamente de los zapatos. Llevé las sábanas hasta mi cuello y abracé la almohada como si la vida se me fuera en ello.
En este momento, ni siquiera soy capaz de averiguar qué es lo que más me duele. ¿El hecho de haberla visto besando a otro? Dios… en 13 años de amistad, he sido testigo de ello en innumerables ocasiones. ¿Por qué reaccioné así hoy? ¿Por qué me pasé toda la noche pendiente de cada palabra que él le decía, de cada mirada? ¿Por qué me dolió tanto, si al fin y al cabo, me lo estaba imaginando? ¿Qué esperabas, Dulce? ¿Que fuera diferente? ¿Que algo hubiera cambiado para ella en estos días? ¡Joder! Es tu amiga desde que tienes 12 años. ¿Cómo se te puede para por la cabeza, que unos días, por muy maravillosos que hayan sido, puedan cambiar todo de repente? ¿Creías que iba a frenar a ese tipo en su intento de besarla, sólo porque tú estabas delante?

Pues sí… en el fondo lo creía y quizás, en parte por eso estoy así. Aunque lo peor no es eso… lo peor no es lo que yo esperaba de ella. Lo peor es lo que esperaba de mí misma… Esperaba que todo eso que me ha estado sucediendo, no hubiera sido más que una confusión, producto de la sensibilidad por el momento y el agradecimiento por su apoyo incondicional y por todo lo que ha hecho por mí… Pero esta noche, al verla entre sus brazos… besándolo, mi estómago sintió un nudo insoportable… Sentí dolor… Dolor real… Ya no tengo escapatoria. Todo lo que temí que pasara, está sucediendo… no sé en qué momento, ni por qué motivo pero… Aarón tiene razón… estoy…

Escucho la puerta abrirse y mi cuerpo se pone en tensión, mientras mi corazón se acelera de una forma descomunal… Es ella…

Cierra la puerta y se aproxima a la cama. Le estoy dando la espalda, así que no puedo verla, ni ella puede saber si estoy o no despierta, pero reconozco perfectamente el sonido de sus pasos.

Al igual que yo, lo único que hace es descalzarse y con ropa, se introduce bajo las sábanas. Se forma entonces un silencio, en el que no sé si ya se acostó, si se durmió, o qué demonios está haciendo.

─Sé que no estás dormida ─Susurró después de algunos segundos. ─El sonido de tu respiración cambia cuando estás durmiendo. Así que a mí no puedes engañarme.

Quise fingir que así era, pero al ver que no respondía, volvió a hablar.

─¿Estás enfadada? ─Me preguntó.
─Claro que no ─Respondí por fin, intentando que en mi voz no se reflejaran las lágrimas.
─¿Entonces por qué te fuiste así?
─Estaba un poco cansada. Le pedí a Aarón que te avisara… No hacía falta que vinieras. Te lo estabas pasando muy bien.
─Dul… ─Suspiró e hizo presión sobre mi cuerpo, para inclinarme ligeramente, mirarme y obligarme a mirarla. Se detuvo a observarme en silencio unos segundos y con su dedo pulgar, secó las lágrimas que caían por mis mejillas ─…Estoy aquí.
─Lo sé, Any, lo sé… Pero no hacía falta que volvieras, de verdad. Yo estoy bien, sólo necesitaba descansar. Vuelve a la fiesta, seguro que aún no se han ido y puedes disfrutar del resto de la noche.
─¿No ves que elegí estar aquí?

Aparté la mirada unos segundos, dirigiéndola al techo, respiré hondo y me calmé antes de volver a mirarla.

─Quizás necesito que dejes de elegirme, Anahí.

Su expresión se volvió confusa.

─¿Por qué me dices eso?
─Porque estabas entretenida. Porque te lo estabas pasando bien… muy a gusto y no puedes correr detrás de tu mejor amiga a la primera de cambio.

Se creó un corto silencio, en el que simplemente me miraba, quizás tratando de averiguar el motivo de mi huída, de mis lágrimas, o incluso de mi “enfado”, ya que mis palabras no lo dejaban nada claro.

─Me beso él, Dul.
─Ya… Pero yo no te vi oponerte. ─Sonreí con ironía ─Y de todas formas, ese no es el asunto.
─¿Entonces cual es el asunto?
─¿Qué pasa con Marcos?
─¿El piloto?
─No Any, el piloto no. Tu “lo que sea”… ¿Lo recuerdas? Ese chico con el que te acostabas hasta antes de venir a este viaje.
─El día que estábamos en el parque, cuando regresé a mi casa, decidí aclararle que no volveríamos a tener nada más allá de una amistad. ¿Por qué? ¿Pensaste que le estaba poniendo los cuernos? Sabes perfectamente, que no era mi novio… Nunca he tenido que rendirle cuentas a nadie y no pienso empezar a hacerlo ahora, Dulce. Además… tú ya sabes cómo soy y la poca importancia que puedo darle a un beso…

Eso me dolió. Sí… Me dolió como si alguien hubiera apretujado con fuerza mi corazón. Aunque se estuviera refiriendo a Alex, no pude evitar darme por aludida en esas palabras… Pero al fin y al cabo… tiene razón ¿Acaso puedo reprocharle algo? Si nadie mejor que yo la conoce…

─Exactamente Anahí ─Suspiré ─¿Entonces por qué no te quedaste en el bar, disfrutando del surfero?
─Dul… las cosas no son tan sencillas.
─No…definitivamente, no lo son. Pero insisto, deberías volver allí y seguir con la fiesta…
─Escúchame, ─Pidió agarrando con decisión mi rostro ─Estoy exactamente dónde quiero estar y con quien quiero estar. No hay que darle más vueltas ¿Ok? Así que deja de pedirme que me vaya, por favor…

Suspiré resignada. Sabía perfectamente que no se iba a dar por vencida. Aunque seamos sinceros… ¿Quiero realmente que se dé por vencida y se vaya?

─Está bien… ─Finalicé ─como quieras.

Quise darme la vuelta para intentar dormir, pero me lo impidió volviendo a hablar.

─¿Vas a dejar de estar enfadada?
─No estoy enfadada, Any… ─Le aseguré, diciendo la verdad ─No tengo por qué estarlo.
─Entonces ven aquí…

Su intención era que me diera definitivamente la vuelta, para quedar frente a ella. No tenía mucho ánimo, solo quería dormir. Pero finalmente le hice caso… Me volteé y nuestros rostros quedaron frente a frente… La miré con tristeza… quería poder decirle tantas cosas. Tantas cosas que aún no me había dicho ni a mí misma, que las lágrimas, incontroladas, comenzaron a brotar de nuevo… Ella las detuvo en su huída, con su dedo pulgar y me observó, sin decir una palabra.

Fue entonces cuando entendí el verdadero motivo de mi dolor, el autentico sentido de mi miedo…

─Por favor… no te vayas nunca ─Supliqué sin poder contener la emoción. ─Pase lo que pase.

¿Qué importancia podían tener ahora mis sentimientos hacia ella? ¿Qué más da, si estoy o no estoy enamorada? Lo único que temo, lo único de lo que tengo pánico, es de perderla.

─Pase lo que pase… no podría irme. ─Respondió acariciándome con suavidad ─Ni siquiera si tú te empeñaras en alejarme.

Y así, acariciándome el rostro, me colocó sobre su pecho, invitándome a abrazarla… Lo hice… lo hice con todas mis fuerzas. Al fin y al cabo, abrazarla es lo único que necesitaba… Y de esta forma, llorando sobre su piel, escuchando el latido acelerado de su corazón, golpeando mi oído a través de su pecho, sintiendo su abrazo y sus caricias en mi cabello, llegó la calma… las lágrimas cesaron y me quedé dormida…
La tengo aquí… conmigo… ¿Qué más podría pedir?

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Creer para ver

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 1:47 am

6.

...El Despertar...

Día 10.

Al abrir los ojos, incómoda por la luz del sol, lo primero que veo a un centímetro de distancia, es el pecho de Anahí, al que me encuentro aferrada. Necesito algunos segundos de tiempo para asimilar, dónde estoy y enseguida, todos los recuerdos de la noche anterior, regresan a mi mente, haciéndome recordar por qué estoy en esta posición.
Aún siento sus caricias en mi pelo… Es como si me hubiera quedado dormida apenas un segundo y al despertar todo siguiera igual, con la diferencia de que ya es de día. Que sensación más extraña.

Aparto un poco la cabeza de su pecho y asciendo la mirada. La encuentro ahí, con sus ojos azules completamente abiertos, observándome… ¿Alguna vez han despertado de un bonito sueño, y al abrir los ojos, han sentido que la imagen con la que se encuentran, es incluso más bonita? ¿Que esa imagen y esa persona, es la que quisieran observar cada mañana del resto de sus vidas? Pues eso… es exactamente lo que estoy sintiendo. Honestamente, ni siquiera recuerdo lo que estaba soñando antes de despertar, pero estoy segura, de que sea lo que sea, no puede superar esta sensación, de despertar en su abrazo.
Permanezco en silencio un instante, tratando de situarme, antes de hablar.

─¿Cuánto tiempo llevo durmiendo? ─Le pregunté con la voz algo ronca.
─Toda la noche…
─¿Toda la noche? ─Me sorprendí ─¿No he cambiado de posición en toda la noche?
─Sorprendente ¿Verdad? ─Sonrió ─Si al dormir pareces un torbellino…

Tiene razón, siempre he tendido a moverme mucho cuando duermo. Por las mañanas, al despertar, da la sensación de que mi cama fue asaltada por un huracán. Pero hoy, amanecí exactamente igual a cuando me quedé dormida. Y ella también…

─¿Y tú? ¿Dormiste? Porque parece como si llevaras toda la noche sin apenas parpadear.
─He parpadeado ─volvió a sonreír ─Pero no creo que haya dormido más de diez minutos.
─¿Por qué? ¿Estabas incómoda? ─Pregunté preocupada ─¿Por qué no me moviste? Debes tener todo el cuerpo entumecido.
─Estoy bien, Dul… Pero, no he podido conciliar el sueño y… me sentía relajada así, observándote dormir a ti.

Eso me confundió un poco.

─¿Hablo en sueños? ─Le pregunté alarmada.
─Sí… De hecho, te pasaste toda la noche diciéndome que me querías, que no podías vivir sin mí, etc…

Me quedé pálida, sin respiración…

─Es una broma ─Sonrió ─No dijiste, ni hiciste nada que no fuera abrazarme y dormir profundamente.

Qué alivio… por un momento sentí la adrenalina que deben experimentar esas personas que hablan en sueños, al despertar y no tener certeza de lo que pudieron haber confesado durante la noche.

─¿Estás mejor? ─Me preguntó.

En realidad sí. Me encuentro mucho más tranquila y relajada que anoche. Aunque por otra parte, también me siento como una niña pequeña, que solo encuentra paz bajo su protección. Y eso me confunde… Sin embargo, asentí.

─Pero… ¿Por qué no pudiste dormir?

Ella dejó escapar una gran bocanada de aire en forma de suspiro y apartó la mirada.

─No lo sé ─Se encogió de hombros volviendo a mirarme ─Tenía la mente muy activa.
─¿Por mi culpa?
─¿Por qué iba a ser tu culpa?
─Te arruiné la fiesta…
─No me arruinaste nada ─Sentenció seriamente ─Regresé porque yo quise.
─Pero si yo no me hubiera ido de esa forma… quizás…
─Dulce ─Interrumpió ─Si tú no te hubieras ido, habríamos estado allí un rato y hubiéramos regresado después de unos minutos… juntas. Te aseguro que no tenía ni la más mínima intención de irme a ningún otro lado que no fuera a esta habitación, contigo.

De pronto, la imagen de Alex besándola, asaltó mi mente de forma dolorosa. Consiguiendo que volviera a sentir mi corazón encogido.

─¡Ey! ─Exclamó después de algunos segundos, agarrando mi mandíbula para obligarme a mirarla ─Deja de pensar.
─No sabes en lo que estoy pensando ─La reté frunciendo el ceño.
─Te quiero… ─Mi respiración se detuvo. Sonrió y me acarició el pelo ─Eres consciente de ello, ¿Verdad?

Asentí.

─Yo también a ti…

Ella suspiró.

─Te noto algo pensativa hoy ─Le dije con miedo. ─Me gustaría saber qué se te ha estado pasando por la mente durante toda la noche.
─Nada relevante ─Respondió encogiéndose de hombros ─Por momentos simplemente te observaba… y a veces terminaba haciendo reflexiones filosóficas ─Sonrió ─¿Sabes? Creo que tenemos una suerte inmensa y no siempre la valoramos…
─¿Suerte? ¿Con respecto a qué?
─Con respecto a nosotras. Estamos vivas, con toda la vida por delante y sobretodo… nos tenemos la una a la otra. No he podido dejar de sentir, que eso es lo único realmente importante.

Asentí de acuerdo.

─A veces hay que detenerse un minuto, para mirar a nuestro alrededor y valorar lo que realmente nos da sentido. A veces, es la propia vida, la que con un golpe, te obliga a pararte bruscamente en medio del camino.
─Creo que tu enfermedad nos ha cambiado la vida a ambas…
─Nos ha hecho ver las cosas desde otra perspectiva.

Ella asintió y nos quedamos en silencio un instante, reflexionando sobre la realidad de la que estamos hablando y viviendo.

─¿Sabes una cosa? ─Me preguntó, consiguiendo captar mi mirada ─Juntas vamos a hacerle frente a lo que venga.
─Lo sé… lo sé y te juro que hoy no tengo miedo, Any. No sé si es porque aquí estamos en otro mundo, en otra realidad… o porque realmente has conseguido que viva tan intensamente, cada minuto de estos últimos días, que me siento fuerte, renovada. Como si dentro de cuatro días, no fuera a meterme en un quirófano del cual puede que salga ciega. Algo en esta semana, me ha hecho entender, que lo más importante de mi vida, jamás voy a ser capaz de verlo con los ojos… lo único que puedo hacer, es sentirlo.

Ella se quedó mirándome en silencio, con una mezcla de seriedad y dulzura en su mirada… Me acaricia el rostro, apartando un mechón de cabello, pasea la yema de sus dedos por el lateral de mis ojos…desciende suavemente hasta llegar a mis labios y allí detiene su mirada, mientras sus dedos continúan acariciándolos.

Por primera vez, en toda mi vida, siento como… como si quisiera besarme… Y no sé si tanto descubrimiento y vorágine de sentimientos, está volviéndome completamente loca. No lo sé… Pero lo veo en su mirada… Lo siento en sus dedos temblorosos. Me lo dice mi corazón acelerado. No sé qué demonios nos está ocurriendo a ambas, ni qué extraño cambio o revelación estamos sufriendo, pero algo si está claro… Hay algo que nos está sucediendo… a las dos, sea lo que sea.

Suspira y vuelve a mirarme a los ojos. Entonces, siento miedo de que pueda descubrir en ellos, algo más allá de lo que yo misma soy capaz de asumir aún.

─¿Bajamos a la playa? ─Me pregunta rompiendo el silencio.

Me incorporo ligeramente, sonriendo y beso su mejilla de una forma sonora y juguetona, pero cuando estoy dispuesta a separarme, me lo impide, pasando su brazo alrededor de mi cuello para abrazarme con fuerza.
Si de esta forma pretende que me levante para que podamos ir a la playa, me va a tocar decirle que carezco de fuerzas para desprenderme de sus brazos.

─¿Sabes que si sigues haciendo eso, corremos el riesgo de que me pase el resto del día encima de ti y nos quedemos sin playa?
─Tampoco me parece tan descabellada la idea ─Respondió sonriendo y dejando de ejercer presión con su brazo, para que pudiera volver a incorporarme ─Pero mejor vamos… Hace un día muy bonito.

Miré hacia la ventana, desde la cual se podía ver el cielo absolutamente despejado y volví a mirarla a ella.

─Lo dices como si hubiéramos visto una sola nube desde que estamos aquí ─Me burlé.

Ante su cara de querer protestar, volví a darle un beso, esta vez en la frente y me levanté definitivamente de la cama.


◊◊

Al cabo de aproximadamente una hora, nos encontrábamos tomando el sol plácidamente en la playa. Bueno… tomar el sol plácidamente, es una forma de hablar, porque yo estoy sentada sobre la toalla, con las piernas cruzadas como si estuviera a punto de comenzar una clase de yoga. Y al mismo tiempo, tratando de leer un libro. Pero Anahí, como no tenía suficiente espacio en su propia toalla (nótese la ironía), decidió acostarse con su cabeza sobre mis piernas.

Y claro… como el libro le está tapando el sol, pues a cada dos minutos mueve mis brazos, consiguiendo interrumpirme la lectura y de paso molestarme. Aunque sé perfectamente que esa es su única intensión. Cuando se pone en plan niña perretosa que se aburre y quiere llamar tu atención, ya puedes estar estudiando para el examen más importante de tu vida, que le va a dar absolutamente igual. O le haces caso, o no estudias, ni lees, ni nada de nada. Además, tiene la asombrosa capacidad de sacar los temas más absurdos y banales en ese tipo de momentos.

─¿Cuánto tiempo se tardaría en llegar al sol, si no muriéramos asados en el intento? ─Preguntó de pronto.

Bueno, puede que quizás el tema no sea tan banal y absurdo, pero desde luego, yo no dispongo de la respuesta, al menos no exactamente la respuesta que ella está buscando. Y sólo a Anahí se le pueden ocurrir ese tipo de preguntas mientras observa el sol.

─La astronomía nunca fue mi fuerte ─Le respondí, tratando de continuar con la lectura, pero definitivamente, hace 15 minutos que estoy en la misma página ─¿Tienes pensado viajar al sol antes de morir?
─No. Pero… ¿No te da curiosidad?
─Pues no lo sé, Any. No suelo ponerme a pensar en viajes espaciales mientras intento leerme un libro.
─Me aburro…
─¿De verdad? ─Pregunté riéndome ─No me había dado ni cuenta, fíjate.
─Deberías entretenerme, en vez de ignorarme por tu novela.
─¿Ignorarte? Hasta hace 15 minutos estabas quedándote dormida. Pero fue coger el libro y despertarte como una niña incordiosa. Eres una celosa ─Le saqué la lengua.

Se incorporó como un resorte y me miró con la boca abierta, fingiendo sorpresa.

─¿Celosa yo? ¿De que estés plenamente concentrada en tu lectura, haciendo caso omiso a mi presencia, mientras me obligas a hacerme preguntas absurdas como cuánto tiempo tardaría en llegar al sol?

Hizo unos fingidos pucheros que me obligaron a dar de cabeza mientras rodaba los ojos y sonreía.
Definitivamente, cerrar el libro iba a ser la mejor opción, porque ni en tres horas más voy a conseguir avanzar una página. Pero justo cuando iba a responderle algo coherente… el estómago se me hizo un nudo al ver como el tal Alex, se aproximaba hacia nosotras, con su tabla de surf a cuestas y esa odiosa sonrisa que ya no soporto.

─Mira… ─Le dije haciendo un gesto hacia él con la cabeza ─Ya no tienes de qué preocuparte. Ahí viene tu amiguito dispuesto a entretenerte.

Ella confundida, se dio la vuelta para averiguar a qué me refería y lo descubrió acercándose, pero antes de que llegara, volvió a mirarme.

─Mejor me voy a dar una vuelta ─Sentencié cerrando el libro dispuesta a levantarme.

Pero ella me agarró del brazo para detenerme y me lanzó una mirada asesina que vino a decir algo así como: “Ni se te ocurra levantarte”.

─Te voy a decir algo, Dulce. Las cosas de la vida no se enfrentan haciendo berrinche.
─Mira quien lo dice ─Bufé indignada.
─¿Y quién es la celosa ahora?

Alzó una ceja, entre divertida y seria. Y yo, abrí la boca dispuesta a responder algo… cualquier cosa… Pero fui interrumpida por el culpable de mis quebraderos de cabeza.

─Buenos días chicas ─Saludó sonriendo amablemente.

Que coraje me da que además de guapo, sea simpático este tarado.

─Buenos días Alex, ¿Cómo estás? ─Respondió Anahí mientras yo rodaba los ojos.
─Bien… Oye, te estaba buscando porque me gustaría hablar contigo. ¿Tienes un minuto?
─Bueno ahora estoy con…
─Ve ─Interrumpí yo, sabiendo que esa frase acababa con mi nombre. Ella me miró confundida ─Yo me quedaré leyendo.

Se quedó un instante con su mirada clavada en mí. Tratando de descifrarme, seguramente y no muy segura de su decisión.

─Te prometo que no te robaré mucho tiempo ─Volvió a hablar el surfista.

Ella seguía mirándome y al ver que yo no decía ni hacía nada más…

─Vuelvo enseguida ─Me informó.
─Ocho minutos ─Respondí súbitamente, ganándome una entendible expresión de confusión por su parte ─Si viajáramos a la velocidad de la luz, tardaríamos aproximadamente ocho minutos en llegar al sol. Pero no sé qué velocidad puede alcanzar una nave espacial.

Sonrió sorprendida.

─Interesante… Sabía que tan mal no se te podía dar la astronomía.

Yo asentí y después de volver a sonreírme, agarró la mano que el chico muy caballerosamente le ofrecía y se levantó, dejándome ver como se alejaban juntos.

En cierta forma lo agradecí. Sea lo que sea, lo que tenga que decirle, me alivia el hecho de saber que no voy a verlos besarse hoy también.
Aunque a riesgo de que no se alejaran demasiado y quedaran al alcance de mi corta vista, me tumbé hacia atrás en la toalla y volví a abrir el libro dispuesta a leer.

Pero lamentablemente… eso sólo se quedó en un intento.

─¿Ojos que no ven corazón, que no siente? ─Preguntó la voz ya conocida de Aarón.

Aparté el libro y lo descubrí acompañado de Gaby, ambos sonriéndome. Así que me volví a incorporar y cerré definitivamente el libro. Parece que hoy se pusieron de acuerdo para no dejarme leer.

─Algo así… ─Sonreí avergonzada, extendiendo mi mano para ofrecerles asiento sobre la toalla libre de Anahí.
─¿Cómo estás hoy?
─Pues bien… Bien, tratando de continuar una lectura, sin éxito alguno.
─Alex vino a la cabaña preguntando por Anahí. Así que como nos imaginamos que las encontraría por aquí, vinimos a hacerte compañía.
─Gracias ─Sonreí a ambos ─Y perdón por marcharme así anoche. Necesitaba… ya saben, aclararme un poco.
─¿Y lo conseguiste?
─No estoy segura…
─Bueno, una cosa es aclararse y otra seguir teniendo miedo… Creo que tú sabes perfectamente lo que sientes, pero sigues teniendo miedo de reconocerlo.
─Yo de lo único que tengo miedo, es de perder a Anahí, Aarón. El resto me da absolutamente igual, te lo juro.
─No vas a perderla, Dulce ─Intervino esta vez Gaby ─Te aseguro que no vas a perderla.
─¿Cómo puedes estar tan segura?
─Porque yo no puedo vivir sin Aarón, al igual que Anahí no puede vivir sin ti.

El mencionado, rápidamente miró a su “mejor amiga”. Yo permanecí observando cómo los dos se miraban fijamente. Si alguien pudiera cederme un violín en este momento, juro que les tocaría una canción romántica. Nunca me había sentido tan sobrante en mi propio lugar de la playa. ¿Alguna idea de cómo puedo desvanecerme?

─¿Y ustedes dos por qué no están juntos? ─Pregunté como si me hubiera salido del alma, sin pasar previamente por mi cerebro. De hecho, así fue. ─Están locos el uno por el otro… No lo entiendo.
─Las cosas no son tan sencillas ─Respondió Gaby, mirándome.
─¡Ah caray! Terminaré cogiéndole coraje a esa frase.
─¿Quiénes están locos el uno por el otro? ─Preguntó la voz de Anahí, consiguiendo que el corazón diera un vuelco en el interior de mi pecho.

Ni siquiera tuve tiempo a reaccionar y a preguntarme dónde estaba, porque cuando quise darme cuenta, se encontraba abriendo mis piernas como si nada, para sentarse entre ellas. No es que el gesto no lo hubiera hecho antes, o que fuera algo del otro mundo… Pero me sorprendió el conjunto de su repentina llegada y darme cuenta de que Alex la acompañaba, y ni ese, ni la presencia de Aarón y Gaby, fueron motivos suficientes para impedirle sentarse en esa posición y apoyar su cabeza en mi pecho.
Puso una de sus manos en mi rodilla flexionada y estiró ligeramente el cuello para mirarme, confundida por mi silencio. Pero en cuanto me sonrió, el hechizo de repentina gilipollez, se fue al garete.

─Aarón y Gaby ─Respondí ─¿No lo crees?
─Absolutamente. ─Afirmó ─Pero todo tiene su momento. La vida y el amor, fluyen sin necesidad de forzarlo.
─Otra frase que me suena familiar.
─Chicas, seguimos estando aquí ─Intervino Aarón, haciéndonos reír.
─Bueno, pues yo me voy a ver como están las olas hoy ─Interrumpió el absolutamente olvidado surfista ─Luego nos vemos ─Le dijo a sus amigos ─Gracias por todo, Anahí.

Ella le sonrió y le hizo un gesto de “adiós” con la mano, con el que el chico se alejó definitivamente.

─Es un buen chico ─Comentó Aarón ─Aunque esa tabla de surf, es el amor de su vida desde que tengo uso de razón. Quizás hayas tenido que llegar tú para cambiar eso ─Le dijo a Anahí.

Mi corazón se aceleró de una forma descomunal. ¿Por qué coño tenemos que estar hablando de esto? Si yo me estaba divirtiendo mucho hablando de ellos dos… ¿No se puede quedar el surfista en el olvido, ya que decidió marcharse con sus olas?

─No lo creo ─Respondió ella riendo ─Ya le dejé claro que lo de anoche no va a volver a suceder. Y curiosamente se lo esperaba.
─¿No te gusta? ─Preguntó Gaby.

Y siguen con el interrogatorio…

─¡Claro! ─Exclamó volviendo a reírse y consiguiendo que yo tuviera ganas de todo, menos de reírme ─El chico es un bombón, simpático y además parece una buena persona.
─¿Entonces el problema es…?
─Que yo no me comprometo ─Se encogió de hombros ─Simplemente me divierto. Pero no me gusta ir por la vida creando falsas ilusiones.
─Me parece una postura lógica. Pero… ¿Entonces es que tienes miedo al compromiso?
─Para nada. Pero me comprometeré con la persona adecuada, no antes. Me da como… pereza ¿sabes? Si sé que no estoy enamorada ni ese alguien va a ser el amor de mi vida, prefiero ni intentarlo.
─¿Y cómo vas a reconocer al amor de tu vida cuando llegue, si no le das una oportunidad? ¿Cómo tiene que ser tu media naranja?
─Como Dulce ─Sentenció, consiguiendo dejarlos a ellos estupefactos y a mí al borde de un paro cardiaco ─Y no tengo ni idea de cómo lo voy a reconocer. Pero lo que si tengo claro, es que con esa persona debo sentirme como me siento con Dulce… Así que, hasta que no llegue el chico que me haga sentir eso. Soltera me quedo.
─Pues… no es por desilusionarte ─Intervino Aarón riendo ─pero como no te cases con ella… me parece que lo tienes complicado.

Ella volvió a estirar su cuello hacia atrás, de forma que pudiera mirarme como había hecho antes. Pero ahora además, extendió el brazo por detrás de mi cabeza y me sonrió, mientras yo continuaba a punto de sufrir taquicardia, pero observándola aparentemente serena.

─¿Ya escuchaste, bebé? ─Preguntó poniendo voz real de bebé ─Dicen que me voy a quedar solterona y te va a tocar casarte conmigo y aguantarme por el resto de tu vida.
─Todo un suplicio… ─Finalicé sonriendo y dándole un pequeño beso en la frente, que también la hizo a ella sonreír ampliamente.

◊◊

Horas más tarde, después de haber pasado un tranquilo día de playa, regresamos a la habitación, completamente exhaustas. Es extraño, que el simple hecho de pasar el día botadas bajo el sol, pueda dejar el cuerpo tan agotado. Lo único que me apetece en este momento, es una ducha, una cena tranquila y dejarnos caer en la cama a ver algo en la televisión durante los dos minutos aproximados que tarde en quedarme dormida.

─Me voy directa a la ducha ─Le informé en cuanto entramos en la habitación.
─¿Qué? ¡No, no! ¡Yo voy primero!
─¿Y eso por qué? No seas tramposa, que esta vez me adelanté.
─¡Anda, por fa! ─Me suplicó con cara de ángel ─Déjame a mi primero, que si no me voy a quedar dormida esperando.
─Es que eso es exactamente lo que me va a pasar a mi ─Fruncí el ceño.
─Por fa… ─Volvió a suplicar, como si estuviera rezando en una capilla.

Rodé los ojos… Me había convencido… como siempre ¡Pff!
No me hizo falta decir nada más. Con mi expresión fue suficiente para que se abalanzara a besar exageradamente mi mejilla y corriera al cuarto de baño antes de que me arrepintiera.

─¡No tardes! ─Grité antes de que desapareciera.
─¡5 minutos! ─Respondió cantando desde el otro lado.

Sonreí negando ligeramente con la cabeza y en susurros incontrolados continué con la canción, “Acaríciame un momento, ven junto a mí”, fastidiosamente ahora me la había pegado.

A continuación, traté de buscar algo con lo que entretenerme, aunque no fue demasiado; colgué las toallas en la terraza, para que se secaran durante la noche, prendí la televisión, busqué algún canal de música, saqué de los cajones la ropa interior y el pijama que me iba a poner al salir de la ducha y…

─¡Dul! ─Gritó sobresaltándome ─¿Puedes venir?
─¿Se te olvidó la toalla? ─Pregunté al otro lado de la puerta.
─¡No! Entra por favor.

Con algo de confusión y curiosidad, abrí la puerta del baño y los ojos se me abrieron como platos al ver la bañera completamente llena de agua y espuma, con los espejos algo empañados y ella de pie, observándome con una sonrisa de satisfacción.

─¿Qué te parece un baño relajante? ─Me preguntó.

No doy crédito. Desde luego, lo último que esperaba era que estuviera preparando esto y no supe ni que decir.

─Si sales del shock antes de que se enfríe el agua, te lo agradecería ─Se burló.
─¿En serio estabas preparando esto? ─Le dije sin salir de mi asombro ─¿Para mí?
─Para nosotras ─Corrigió.

Y sin decir nada más, comenzó a quitarse la ropa de playa, consiguiendo que el alma volviera a mi cuerpo cuando la vi meterse en la bañera con su bikini. Porque vamos, se llega a desnudar así, frente a mis narices, y ya les hubiera estado pidiendo que solicitaran una ambulancia.

Se sentó en el fondo, de forma que la espuma le llegaba a la altura del cuello, justamente cubriendo su pecho, aunque al mover el agua, ésta ascendió un poco y parecía querer atacarla. Es muy divertido verla pelear para que se aleje y no se introduzca en su boca.

─Creo que se me fue la mano con la espuma ─Comentó fastidiada.
─Eso parece ─Confirmé sonriendo.

Cuando consiguió librarse del ataque, echó la cabeza hacia atrás, apoyándola en el borde de la bañera y suspiró. Pero apenas tardó unos segundos en volver a mirarme.

─¿Piensas entrar hoy? ¿O me vas a obligar a salir, para meterte con ropa incluida?
─Que agresividad ─Me quejé.

Y siguiendo sus órdenes, comencé a quitarme la ropa, dejando a la vista mi bikini e introduciéndome seguidamente en el agua.

La verdad es que consiguió dejarla en una temperatura ideal, absolutamente tibia y perfecta para imitar su postura, sentándome justo frente a ella y dejar que el agua también cubriera mi pecho.

─¿A qué huele? ─Pregunté olfateando la propia espuma.
─Sales aromáticas de maracuyá y canela.
─Oh… ¿Ambas afrodisiacas? A ver quién te baja el calentón luego.
─¿Crees que vayan a faltar voluntarios? ─Me preguntó alzando una ceja, con sonrisa pícara.

Idiota, pensé. Pero no se lo dije… En vez de eso, fruncí el ceño y le lancé un poco de agua a la cara.

─Creída ─Sentencié.
─Picada ─Contraatacó.

Quise volver a refunfuñar. Pero preferí dejarlo estar, al fin y al cabo, hoy tiene las de ganar. Así que, al igual que ella había hecho unos minutos antes, eché la cabeza hacia atrás y la apoyé en el borde de la bañera. Una sensación de total relajación me invadió al instante. Podría incluso haberme quedado dormida en cualquier momento, si no llega a ser porque Anahí volvió a hablar.

─¿Crees realmente que Aarón y Gaby terminarán juntos?

La pregunta me sorprendió. Me incorporé para mirarla y la descubrí jugando con la espuma que había a su alrededor mientras me miraba fijamente, esperando una respuesta.

─Estoy segura ─Afirmé.
─¿Por qué?
─Hasta un ciego vería que están enamorados…
─¿Y crees que eso es suficiente? ─Se encogió de hombros ─No sé… una relación implica tantas cosas, tantos riesgos, que quizás no merezca la pena poner en juego una amistad tan grande, por algo que no se sabe si va a funcionar.
─Bueno, desde luego si comienzan pensando que no va a funcionar, no creo que lleguen demasiado lejos. Pero… ¿Desde cuándo eres tú tan negativa? Si últimamente te estás ganando a pulso el título a la más hippie del universo.
─No es que sea negativa… Es sólo que, a veces lo que está en riesgo es demasiado importante y… ¿Cómo estar seguros? Quiero decir Dul, que se conocen desde la infancia, saben todo acerca del otro, tienen complicidad, tienen confianza y están absolutamente acostumbrados el uno al otro. Pero… ¿Qué pasa si solamente es eso? ¿Si luego no hay pasión? ¿Si sólo es amistad y no amor? ¿No crees que el amor verdadero, tiene que hacerte sentir algo en el acto? ¿Algo… diferente? Además de todo lo que siempre hemos hablado, que se construye, claro está…
─Exactamente, como siempre hemos hablado, yo creo que la base del verdadero amor, es la amistad. Y… no sé, tampoco hemos estado presentes en sus vidas desde la infancia. No sabemos cómo se conocieron, ni si en ese momento surgió esa corriente de la que hablas. Quizás fue así, quizás lo sintieron, pero aún así, continuaron por el camino de la amistad… Eran unos niños, Any. Y a lo mejor, el momento aún no les ha llegado, cómo tú misma dijiste antes. Pero lo que si tengo claro, es que esos dos se derriten el uno por el otro. No hay más que ver como se miran, como se tratan, como Aarón se desvive por ella y Gaby asegura que no podría vivir sin él. Si eso no es amor…

Al acabar, ella permaneció en silencio, observándome con aparente intriga, como si estuviera analizando en profundidad todo lo que acabo de decir.

─¡Vaya! Ya me tocaba a mí dejarte sin palabras, ─Exclamé sonriendo ─que últimamente te estabas pasando.
─Siempre has conseguido hacerme reflexionar sobre la vida y replantearme todo lo que hay a mi alrededor. Me alegra verte resurgir… ─Sonrió también y extendió su mano ─Ven…

Obedeciendo a su petición, como buenamente pude, le agarré la mano y me arrastré hasta llegar a su lado. Colocándome entre sus piernas, con la espalda apoyada en su cuerpo, me recosté ligeramente, apoyando la cabeza en su pecho.

Por un momento, los ojos se me cerraron involuntariamente, queriendo disfrutar mejor de una sensación tan relajante. Y ella, haciéndome sentir su respiración en mi oído, comenzó a llenarme los brazos de espuma, con suaves caricias que hace su mano mientras los recorre de un extremo a otro... Mi piel reacciona ante tales estímulos, erizándose cómo si estuviera en el mismísimo polo norte. Pero ella, a pesar de percibirlo, continúa acariciándome y dejando que sienta el sonido adictivo de su respiración.

─Gracias… ─Susurré abriendo los ojos después de algunos minutos.
─¿Por qué?
─Por hoy… por ayer… por cada uno de estos días y por todo esto. No creo que nadie vuelva a hacer jamás, todo lo que tú has hecho por mí…
─No va a ser lo último que haga por ti, Dul. Así que todavía no cantes victoria, que puedo superarme.

Giré ligeramente el cuello para mirarla y la descubrí sonriendo.

─No lo dudo ─Sonreí también ─Pero aún así, no tengo cómo darte las gracias.
─Tú prométeme que siempre vas a ser igual de fuerte y te aseguro que me doy por satisfecha.
─Te lo prometo… ─Aseguré.

Es curioso, porque aunque no se lo haya dicho. Es en sus ojos, donde encuentro la fuerza necesaria para afrontar lo que sea. Donde me siento completamente capaz de prometerle, que siempre voy a ser fuerte, que nunca me voy a rendir. Quizás, la realidad sea diferente, quizás en unos días vuelva a estar muerta de miedo. Pero ahora… ahora no hay nada que me pueda vencer.

─Mañana es nuestro último día ─Susurró.
─No me lo recuerdes… ─Le pedí volviendo mi vista al frente con algo de tristeza ─Daría lo que fuera por no tener que irnos de aquí.
─Volveremos.

Su afirmación me hizo mirarla de nuevo.

─¿Tú crees?
─No es una suposición. Estoy segura de que volveremos… Y quizás antes de lo que ambas esperamos.
─Me gusta esa idea ─Le aseguré con una sonrisa ─Entonces… por ahora sólo nos queda aprovechar al máximo nuestro último día ¿No?

Mi misterio la hizo fruncir el ceño mientras sonreía y comenzaba a hacer caricias en mi rostro.

─¿Tienes algo en mente?
─Puede ser… Pero… dejemos que la vida nos sorprenda.

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Creer para ver

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 1:48 am

Capítulo 7

Día 11.
 
Nuestro último día en el “Costa Mágica”… ¡Qué tristeza! ¡No me quiero ir! Volver a la ciudad es como regresar a la realidad. Despertar de un sueño perfecto para introducirme de cabeza en una pesadilla.
Pero bueno, al menos nos iremos con el recuerdo, de haber disfrutado cada minuto de estas pequeñas e improvisadas vacaciones. Sin duda, las mejores de toda mi vida. Conocimos gente maravillosa (algunos más maravillosos que otros), vivimos experiencias inolvidables y compartimos momentos inigualables. Todo esto… junto a ELLA, mi cómplice, mi compañera de viaje… mi compañera de vida.
Esa loca arrebatada, que un día más y para no perder costumbre, me lleva de la mano, a toda prisa y saltando las pequeñas olas que rompen en la orilla de la playa, como una autentica niña pequeña.
Llegamos corriendo, y yo además sin aire, a la cabaña de Aarón.

─Dios… cómo las voy a echar de menos. ─Comentó mirándonos entre asombrado y divertido, como si fuéramos dos extraterrestres acabas de aterrizar en la tierra. ─¿Quién va a llegar ahora cada día, corriendo y riendo como auténticas dementes?
─Dejamos huella dónde quiera que pisamos ─Me dijo Anahí dándome un codazo de chulería.

Encogí mis hombros, con la misma actitud chulesca.

─Así somos… ─Le respondí extendiendo al frente la palma de mi mano para que la chocara con la suya.

Lo hizo y solas nos volvimos a reír como dos pequeñas y traviesas cómplices. Pero casi al mismo tiempo, recordamos la presencia de Aarón y dirigimos nuestra vista hacia él una vez más.

─Tal para cual… ─Rió dando de cabeza ─¿Bueno, qué? ¿Listas para conocer las profundidades del mar?
─¡Y ansiosas! ─Exclamó Anahí ─Nunca hemos buceado. Pero… oye… ¿Es cierto eso de que hay tiburones?

¡Ups!

─¿Quién te dijo eso? ─Le preguntó riendo extrañado.

Ella me miró confundida y para entonces, yo tenía la cara de ángel más creíble que me pudo salir.

─Antes de que digas nada… ─Le advertí ─Yo nunca te dije que hubiera tiburones. Te dije que nos lanzaste al agua sin asegurarte previamente de ello…Es más, te aseguro que de pensar que había tiburones, te habría sacado del agua en el acto.
─Ya claro… Pero tú preferiste dejar que me abrazara a tu cuello como un koala asustado.
─Bueno… eso y tu cara de niña aterrorizada, fue mi recompensa por haberme lanzado al agua con ropa.
─Te detesto… ─Murmuró frunciendo el ceño con una sonrisa escondida.
─Me adoras. ─Sentencié guiñándole el ojo.
─Esto también lo voy a echar de menos ─Intervino Aarón, al que habíamos casi olvidado. ─Esas mini discusiones… Si fueran pareja, ustedes dos serían una explosión de fuegos artificiales en la cama.

Anahí abrió la boca enormemente, sorprendida y seguramente escandalizada, pero riendo. Y yo… le lancé al chico una mirada asesina, que rápidamente fue cubierta por el rubor que comenzó a ascender por mis mejillas. ¿Cómo se le puede haber ocurrido ese cometario? Quiero matarlo.
Pero algún ángel debe estar cuidándolo desde el “más allá”, porque envió a su propio padre para salvarlo de la situación, antes de que yo lo asesinara.

─¿Todo listo chicas? ─Preguntó el hombre.
─En realidad no ─Respondió su hijo ─Tienen que pasar adentro para ponerse los trajes de buceo.

Al mismo tiempo que lo decía, nos ofreció dichos trajes y nos indicó dónde estaban los vestuarios para cambiarnos. El vergonzoso incidente iba siendo olvidado a medida que me introducía en aquel traje de neopreno y me preparaba para una aventura más.

En cuanto ambas estuvimos listas, nos subimos a la “lancha” y rápidamente, el padre de Aarón prendió el motor, consiguiendo que ésta emprendiera su marcha de una forma veloz, elevándose ligeramente en la parte de delante. Nuestro cabello es ondeado hacia atrás a causa de la velocidad y nos salpica ligeramente el agua del mar. Frente a mí, Anahí se agarra con fuerza para no caer en un descuido brusco.
Es una sensación entre relajante y nerviosa… Sientes como si en cualquier momento pudieras caer de la barca y por eso te aferras con fuerza a las cuerdas. Pero al mismo tiempo, el viento pegándote en la cara y la velocidad que alcanza la lancha, con el olor del mar impregnando tus fosas nasales, es también una sensación de libertad extrema.

A los pocos minutos, llegamos a una especie de arrecife. Precioso, por cierto. Aguas cristalinas en las que prácticamente se veía el fondo del mar sin necesidad de sumergirte.
El padre de Aarón nos explicó que debíamos sentarnos al borde de la lancha y dejarnos caer hacia atrás en cuanto estuviéramos listas. Así que después de colocarnos las aletas, la bombona de oxigeno, las gafas de agua y completar así el equipo, nos sentamos los tres al borde de la lancha. Él se dejó caer en primer lugar… A continuación, después de dedicarnos una mirada de emoción y complicidad, Anahí se sumergió… Y por último, yo.

En cuanto mi espalda impactó con la superficie del mar, todo lo que sucedió después ocurrió muy rápidamente. Las burbujas de agua ascendían a medida que yo me daba la vuelta y conseguía situarme, encontrando a mis dos acompañantes junto a mí, esperando pacientemente.
El padre de Aarón, al ver que ambas estábamos listas, hizo un gesto con su mano, para que lo siguiéramos y comenzó a nadar agarrado de la cuerda que sostenía la lancha. En cambió, Anahí, antes de hacerlo se quedó mirándome fijamente. Es imposible que pueda ver sus labios a causa de la válvula de oxigeno que cubre toda su boca, pero a través de su mirada, de sus ojos ligeramente rasgados, puedo adivinar que me está sonriendo. Y una vez más… me siento tan afortunada de estar aquí con ella, que no puedo hacer más que corresponderle la sonrisa, deseando que también sea capaz de verlo a través de mis ojos. Parece que sí… parece que sabe descifrarme, exactamente igual que yo a ella… Extiende su mano, invitándome a agarrarla y yo no lo dudo ni un segundo. Comenzamos a nadar torpemente, unidas de la mano, a medida que la vista del gran océano se abre ante nosotras.

Abundan rocas en su mayoría y todo tipo de corales de diversos colores, además de bancos de peces que comienzan a dejarse ver, nadando en familia hacia algún lugar concreto. Todo es realmente precioso… La verdad es que jamás me imaginé buceando, no era un deporte que me llamara especialmente la atención. Pero ahora, al ver tan de cerca los secretos que esconde el mar en su profundidad, entiendo por qué la gente se aficiona tanto a esto… Es una vista única… que en ningún otro lugar de la tierra podrás apreciar.

Continuamos avanzando, observando con detenimiento cada lugar, cada roca… y cuando estoy absolutamente concentrada, siento como Anahí hala de mi mano tratando de llamar mi atención. La miro confundida y con emoción en sus ojos, me señala hacia un lugar al que rápidamente dirijo mi mirada. Allí descubro un precioso pez cirujano azul que me sorprende bastante por su gran tamaño… En seguida entiendo su emoción, al encontrarse por primera vez frente a “Dory” de la película “Buscando a Nemo”… La vuelvo a mirar para sonreírle, en realidad yo también estoy emocionada. Pero justo cuando estamos dispuestas a continuar nuestro camino, un pequeño pez payaso se atraviesa, dejándonos a ambas con la boca abierta, de no ser por la válvula de oxigeno. Nos miramos casi al mismo tiempo, expresando con nuestros ojos, la tonta ilusión que ambas acabamos de sentir… Es como si la película de Disney se acabara de materializar frente a nosotras. Dory y Nemo juntos…
Al igual que dos niñas pequeñas, nos quedamos como idiotas, mirando a los dos pececillos que se alejaban hacia algún lugar del mar. Cada uno por su lado, por supuesto. Pero apuesto lo que sea, a que ella, al igual que yo, estaba imaginando que se iban juntos como grandes amigos.
El padre de Aarón, nos hizo una señal para que continuáramos y eso fue lo único que consiguió sacarnos de nuestra concentración para volver al camino.

Durante el resto del trayecto, continuamos observando corales, bancos de peces de diferentes especies e incluso el hombre nos llevó hacia un lugar donde se encontraba una embarcación hundida. Me resultó realmente impresionante ver los escombros de un viejo barco que a saber cuántos años lleva en el fondo del mar. Pero lo más curioso es que los peces entraban y salían de él como si fuera una parte natural de su paisaje.

Increíble…  Esa es la única palabra que encuentro para definir esta nueva experiencia, que durante tantos años estuvo a mi alcance y que sin embargo, nunca se me ocurrió llevar a cabo… Hay tantas cosas que nuestros ojos deberían poder disfrutar a tiempo… Tantas… que en este momento me siento idiota, por no haber sabido aprovechar mi vista durante 25 años. Por haberme limitado a ir por la vida, viendo sólo lo que tenía enfrente, sin buscar más allá… sin experimentar.

¡Experimenta! Busca los colores del mundo…

◊◊

Un paseo en bicicleta a media tarde, es una de las pocas cosas que no habíamos decidido hacer hasta hoy. La verdad es que en este lugar, se puede hacer absolutamente de todo… Y para los turistas debe ser una afición común, por eso existe un servicio de bicicletas públicas, prácticamente en cada esquina. Sólo tienes que pagar según el tiempo que vayas a utilizarlas y listo, todas tuyas. Como quien renta un coche, vamos.

Subimos un camino conocido para ambas, ese que habíamos recorrido cuando Aarón nos llevó a lo del paracaídas. Es una colina ascendente, asfaltada por su puesto, y protegida por una barandilla para que se pueda transitar tanto en coche, como andando, o en nuestro caso, en bici… Lo malo de esto último, es que el recorrido resulta bastante agotador, aunque las vistas consiguen que sea maravilloso.


Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Creer para ver

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 1:49 am

Llegamos a un mirador y Anahí, que va un poco por delante de mí, se detiene al tiempo que se voltea ligeramente para preguntarme con la mirada si estoy de acuerdo.
Una sonrisa y un asentimiento afirmativo, es suficiente para que ambas bajemos de nuestras respectivas bicis, dejándolas a un lado y avanzando hacia la barandilla para observar desde ahí el paisaje.
Paso mi brazo derecho por encima de sus hombros, al mismo tiempo que ella abraza mi cintura con su brazo izquierdo… Y nos quedamos así, contemplando la lejanía… en absoluto silencio durante unos instantes.

Ahí abajo, se puede ver la playa, la pequeña avenida en la que cada día transitan cientos de personas… Se ve nuestro hotel, así como los otros muchos hoteles turísticos que hay alrededor… Y reinando sobre todo ello… el mar… extendiéndose hasta rincones infinitos… hacia lugares donde nuestra vista no alcanza.

─Precioso… ─Susurra rompiendo el silencio.
─Sí, definitivamente, este lugar es increíble.

Queriendo cambiar de posición, se puso justo delante de mí, apoyando su espalda en mi pecho y agarrando mis brazos para que la abrazara desde atrás.

─Lo echaré de menos todo ─Me dijo ─La playa, el hotel, a los chicos, estar…
─¿También a Alex? ─Interrumpí.

Ella volteó ligeramente la cabeza para mirarme confundida y yo… simplemente me encogí de hombros.

─No ─Sentenció ─Echaré de menos a Gaby y Aarón, echaré de menos tu forma sutil y poco eficiente de despertarme cada mañana…
─Es que eres una marmota ─Volví a interrumpir con timidez. ─Y siempre llegamos tarde al desayuno ─Ella sonrió.
─Sí… también echaré de menos hacerme la perezosa hasta sacarte de quicio y que te decidas a levantarme con una guerra de cosquillas… Darte almohadazos… Empezar el día riendo a carcajadas… contigo. Bajar a desayunar... robar comida en el buffet y dirigirnos emocionadas hacia la playa, para disfrutar de un maravilloso día... juntas.
─Cómo me lo sigas describiendo así, voy a esposarte a la cama del hotel.
─¡Vaya! ¡No sabía yo que tuvieras ese lado Cristian Grey ─Dijo alzando una ceja con descaro. ─Siempre he pensado que eres una caja de sorpresas, pero…
─¡No! ─Exclamé asustada y frunciendo el ceño cuando la vi sonreír ─¡Idiota! Para no dejarte marchar, me refería…

Permaneció mirándome en silencio algunos segundos, sonriendo de una forma en la que parecía estar analizándome o pensando algo importante. Mientras tanto, mi expresión de indignación iba desapareciendo a medida que aumentaba la curiosidad.

─¿Por qué me miras así? ─Le pregunté.
─Te ves tan bonita cuando te pones nerviosa…

Le sonreí… con cierta timidez y peligro de sonrojarme, pero al mismo tiempo, sintiendo una confianza extrema.
No sé… es muy extraño lo que a veces me sucede con Anahí. Una parte de mí, tiende a sonrojarse cuando me dice ese tipo de cosas, pero otra, siente tanta confianza con ella… que me es imposible no verlo con naturalidad. Lo cierto, es que a veces no entiendo nuestra relación. Es algo… extraña ¿No creen?
En ocasiones parece que somos pareja…Novias sin besos y sin sexo. Bueno aunque lo de los besos, resulta que cuando estamos a mil pies de altura, a punto de lanzarnos al vacío con un paracaídas, si los hay…
Pero, sí… definitivamente eso es lo único que nos falta, porque el resto, lo tenemos todo. Nos picamos y peleamos continuamente, sólo por el simple placer de molestar y al mismo tiempo hacernos reír mutuamente. Nos escuchamos, entendemos y apoyamos, sea cual sea la preocupación. Nos conocemos a la perfección… Cuidamos con fervor la una de la otra… Nos impulsamos a volar mutuamente. Soñamos juntas… Y cuando una deja de creer, ahí está la otra, dispuesta a recordarle que no tiene límites. También discutimos, sí… Pero nunca han sido discusiones graves, nunca nos hemos mentido, jamás nos hemos fallado… Confiamos ciegamente la una en la otra y por ello, cuando decidimos arreglarlo, no es porque nos vayamos a morir si no nos tenemos, es porque un simple momento de malentendido, de mal humor, o de orgullo, no es suficiente motivo para mantenernos alejadas. Somos completamente conscientes de que podemos vivir la una sin la otra. Pero nuestra vida, hoy por hoy, es mucho más bonita mientras estamos juntas… Así que, no… no somos una pareja, no somos novias, no practicamos sexo por la noche antes de dormir, o por la mañana, acabadas de despertar. No nos besamos en cada esquina, a cada segundo, ni llevamos un anillo que le demuestre al mundo que nos pertenecemos. De hecho, estamos muy lejos de pertenecernos… Somos dos mujeres libres, que cada noche, se pasan horas y horas hablando de cualquier cosa, soñando despiertas hasta que el cansancio no nos permite continuar. Entonces, nos dedicamos una sonrisa y una última mirada justo antes de dormir. Por la mañana, no nos despertamos con sexo, con pasión, nos despertamos con besos juguetones en la mejilla y ataques de cosquilla con los que empezamos el día riendo a carcajadas… Tampoco nos besamos los labios a cada segundo y en cada esquina. Caminamos por la calle, abrazadas o agarradas de la mano, ajenas al mundo que nos rodea. No tengo un anillo que diga que le pertenezco… Sin embargo, tengo un corazón, que al acelerarse con su presencia, me dice que le pertenece.

─Que pensativa te quedaste… ─Comentó sonriendo con chulería. ─¿Te intimidé?

Beso cariñosamente su frente, al tiempo que doy de cabeza… No tiene remedio.

─Ya quisieras… ─Le respondí observando cómo volvía a adoptar su cara de ángel bajado del cielo.

A continuación, volvió a girar su rostro hacia el paisaje y después de escucharla suspirar, apoyó su cabeza entre mi hombro y mi cuello, permitiendo que el silencio reinara entre nosotras, mientras la brisa producida por la altura, golpeaba nuestro rostro de una forma relajante.
Y así, permanecimos durante minutos, observando aquel maravillo pueblo, que tan buenos momentos nos ha hecho vivir. Nuestra pequeña costa mágica… Esa, a la que algún día, sin lugar a dudas, volveremos.

◊◊

Algunas horas más tarde, con la noche cubriendo el cielo de la costa, salimos del hotel, vestidas sencillamente, pero con un toque elegante.

─¿A dónde me vas a llevar? ─Preguntó mientras caminábamos en silencio, disfrutando de un paseo nocturno por la avenida de la playa.

La miré y esbocé una sonrisa de medio lado, algo misteriosa,

─En seguida lo verás…
─Oye, se supone que la única sorprendida en estos días ibas a ser tú. Que no he parado de comerme la cabeza, a ver qué locura se me ocurría cada mañana.
─Por eso precisamente, esta noche te toca a ti sorprenderte. Has hecho demasiado por mí últimamente y ¿Qué menos que dedicarte la última noche?
─Me has dedicado cada minuto y cada segundo de los últimos días, Dul… ─Aseguró sonriendo con ternura ─Pero… ¡Vale! ¡No seré yo, la que se oponga a recibir una sorpresa!

Sonreí satisfecha y continuamos andando en silencio. Disfrutando de la calma, observando a cada una de las personas que paseaban por la avenida. Parejas que caminan de la mano, familias observando las pequeñas tiendas de recuerdos. Grupos de amigos hablando animadamente. Se respira alegría, felicidad… Es como si nadie tuviera un lugar concreto al que ir, ni una hora determinada a la que llegar. Simplemente pasean… y disfrutan de lo que sucede durante ese paseo.

En ese momento, algo sucedió en mi interior y reduje la marcha… Anahí, que había estado igual de absorta que yo, al notar el cambio, me miró confundida por tan repentina lentitud.

─¿Pasó algo? ─Me preguntó.
─Acabo de caer en la cuenta, de que no tenemos prisa por llegar a ningún lugar… Así que, ¿Qué te parece si disfrutamos tranquilamente del camino?

Ella, aunque al principio, con su mirada fija pareció continuar confundida, finalmente sonrió… A continuación, colocó su brazo alrededor de mi cintura, esperando que el mío hiciera lo mismo… Y así, volviendo a sonreírnos, continuamos el camino. Paseando por la avenida de una playa en la que nadie, absolutamente nadie, repara en la presencia de dos simples chicas que caminan abrazadas.  

Minutos más tarde, me detuve en la puerta de un lugar, cuyo letrero identificaba como “Restaurante Pacífico”. La fachada, no es que tuviera nada llamativo o especial, pero por el nombre, confirmo que efectivamente, estamos en el lugar correcto.

─¿Me organizaste una cena romántica? ─Preguntó Anahí sonriendo para molestarme.
─Voy a invitarte a cenar en el que, según Aarón, es el restaurante más bonito en el que hayamos estado jamás… Y aunque la apariencia exterior no sea nada del otro mundo, si el interior se asemeja a la descripción que él me dio, te aseguro que está en lo cierto.

Ella volvió a observar la fachada del restaurante y me miró con una sonrisa que expresaba intriga.

─Estoy impaciente por descubrirlo.

Correspondí la sonrisa satisfecha y extendí mi mano para cederle el paso. Ella, que permaneció mirándome y sonriendo, pareció extrañarse por el gesto, pero al guiñarle el ojo, finalmente amplió su sonrisa y entró definitivamente en el local.
A primera vista, aparte de ser un sitio muy elegante, no parecía nada del otro mundo. Pero apenas tuvimos tiempo a visualizar demasiado, pues un chico vestido de camarero se acercó hasta nosotras con un cuaderno en la mano.

─Buenas noches señoritas ─Saludó con una amplia y amable sonrisa ─¿Mesa para dos?
─Tenemos una reserva ─Le informé ─A nombre de Dulce María Espinoza, creo.
─¡Ah! ¡Las amigas de Aarón! ─Exclamó ─Sí, sí… Yo mismo hice la reserva. Me pidió que las colocara en su mesa favorita y ya está todo listo, así que cuando quieran podemos salir a la terraza.
─Gracias ─Respondí asintiendo con una sonrisa.

A continuación, el chico nos indicó que lo siguiéramos por el interior del restaurante. Había una puerta cerrada, que separaba esa zona de lo que supuestamente sería la terraza que había mencionado. Una vez llegamos a ella, la abrió y nos cedió el paso a ambas.
Anahí salió primero y se detuvo a unos pocos metros, observándolo todo, yo hice lo mismo, pero antes de que pudiera detenerme, el camarero ya nos había alcanzado para comenzar a guiarnos hasta nuestra mesa. No tardamos nada en llegar a ella y acomodarnos.

─Enseguida les traigo la carta ─Informó. Y sólo dándonos tiempo a sonreír, desapareció.

Observé por un momento, la maravilla que de pronto tenía a mí alrededor.
Estamos en una superficie de madera, que apenas tiene cuatro pequeñas mesas, bastante separadas entre sí, para dar una mayor intimidad. Todas ellas, incluida la nuestra, están adornadas con manteles blancos y una vela encendida en el centro. Además, en un extremo de la terraza, hay una especie de cabaña, con un tejado hecho a base de paja y unas cortinas blancas adornando sus cimientos. Hasta ese preciso lugar se había dirigido el camarero.
Justo en el centro de la terraza, hay una especie de chimenea en forma de fogata, que da calidez al lugar. En resumen, todo a nuestro alrededor, se encuentra impregnado por el color blanco de las cortinas y manteles, el marrón de la madera y el naranja cálido de las velas y chimenea… Pero además, lo más increíble de todo, es que estamos situadas exactamente sobre el mar, como si de un palafito se tratase. Y concretamente, nuestra mesa se encuentra casi al borde de la superficie de madera, consiguiendo que todo lo que hay a nuestra derecha, sea pura e infinitamente, océano.

De un momento a otro, el camarero volvió a aparecer, ofreciéndonos la carta de menú y despertándonos a ambas de ese momento de hipnosis en el que nos habíamos sumido.

─Nos quedamos sin palabras ─Comentó Anahí en cuanto el chico volvió a desaparecer.

La miré y tenía una expresión de asombro, probablemente igual a la mía.

─Mira que me lo describió con lujo de detalles… Pero definitivamente, es mucho más increíble de lo que había imaginado.
─Este sitio es precioso… ─Confirmó volviendo a observar nuestro alrededor, sin salir del asombro. ─Mira… ─Susurró señalando al cielo.

Le hice caso y ascendí mi mirada, descubriendo entonces un manto de estrellas realmente impresionante sobre nosotras… Definitivamente, este es el restaurante más increíble en el que habíamos estado jamás. No exagero si les digo que se me puso la piel de gallina, al observar el cielo iluminado por tantas estrellas. Mis ojos amenazaron con emocionarse por la totalidad de toda la situación y antes de que eso sucediera, volví a descender la mirada, encontrándome con la suya en el camino. La llama de la vela se refleja en sus ojos, consiguiendo que estos adoptaran un brillo especial en la noche.
Es entonces cuando me doy cuenta, de que no estamos en un restaurante de lujo… Esto no es más que una superficie de madera, con cuatro velas y una chimenea, sobre el mar. Es probablemente un lugar bastante sencillo para la cantidad de restaurantes lujosos que debe haber en la zona o incluso en nuestra ciudad. Pero es precisamente eso, lo que lo hace especial… Este sitio esconde en su interior, la maravilla de la naturaleza aprovechada en su totalidad. Y como siempre, su compañía, su presencia, hacen que cualquier cosa maravillosa, pase a convertirse en absoluta y pura perfección.

─¿Qué piensas? ─Me preguntó.
─No pienso… ─Le sonreí encogiéndome de hombros ─Disfruto.
─¿De mi belleza?

La picardía en su mirada me hizo rodar los ojos. Ya estoy acostumbrada a su chulería.

─Entre otras cosas… ─Reí ─Nunca cambiarás.
─¿Para qué? Si así me quieres… ─Me guiñó el ojo y apartó la mirada hacia una botella de vino que había sobre la mesa ─¿Brindamos?

Me sorprendí bastante mientras ella comenzaba a servir un poco de vino en nuestras copas.

─¿En qué momento llegó esa botella hasta nosotras?
─Creo que el chico la trajo junto con la carta, cuando estábamos absortas observándolo todo.
─¿Cortesía de la casa? Cómo encima nos regalen una botella de vino, se va a convertir en mi restaurante favorito.
─Creo que se convirtió en nuestro restaurante favorito desde que pusimos el trasero en la silla.
─¡Que fina eres! ─Exclamé riendo, a lo que ella sonrió encogiéndose de hombros.
─¿Prefieres que diga: “desde que pusimos el culo en la silla”?
─Sí, eso es mucho más elegante ─Respondí con ironía y ambas volvimos a reír con complicidad, mientras alzábamos nuestras copas ─¿Por qué brindamos?
─Por el presente ─Sentenció ─Que nos está llenando de magia.

Me permití un segundo para observar la intensidad en su mirada y sonreí de acuerdo.

─Por nosotras… Por los últimos seis días y por casi una media vida juntas.

Al igual que yo, ella también se detuvo un segundo a observarme, como si estuviera analizando mis palabras. Finalmente sonrió y colisionamos nuestras copas, haciendo efectivo el brindis y probando seguidamente un sorbo de ese vino espectacular.

─¡Que rico! ─Exclamó sorprendida, refiriéndose a la bebida.
─Uhm… cuando dejas la cerveza y comienzas a disfrutar el vino, es la primera señal de que estás abandonando la adolescencia. Debemos preocuparnos…
─Yo no es que pretenda contribuir a tu preocupación, cariño. Pero tienes 24 años… hace tiempo que dejaste la adolescencia.
─¡Auch! ─Exageré poniéndome una mano en el corazón ─Que poco tacto…

Ambas sonreímos con complicidad y en un momento pareció que íbamos a quedarnos así el resto de la noche. Mirándonos tontamente…

─Deberíamos echarle un vistazo al menú, antes de que el chico regrese y termine de confirmar que somos idiotas. ─Le dije ─Está comenzando a parecer que nunca hemos cenado en un restaurante.
─¡¡Que me cuelguen por ser culpable de detenerme a disfrutar cada pequeño instante!!

Eso fue casi un grito, se los juro.
Miré a nuestro alrededor y comprobé que afortunadamente, nadie nos encontró lo suficientemente interesante para dejar su cena y voltear a mirarnos. Así que volví mi vista hacia ella y estaba sonriendo con malicia y diversión.

─Estás como una cabra… ─Exclamé con asombro ─Yo no sé porqué me sigo sorprendiendo.

Me guiñó un ojo con picardía y justo en el momento en el que estoy dispuesta a dar de cabeza mientras sonrío. La voz del camarero nos interrumpe.

─¿Ya saben lo que van a cenar?

Le lancé una mirada acusatoria de “Te lo dije” y ella, como siempre, adoptó su expresión de ángel, con la que nadie podía competir.

─Aún no nos hemos decidido ─Respondí mientras comenzaba a leer la lista de lo que ofrecía el restaurante ─Todo parece tener buena pinta.
─Si me lo permiten, les puedo recomendar cualquier tipo de pescado. Al ser una zona costera, es la especialidad de la casa y tenemos formas muy diferentes y originales de prepararlos.

Comencé a leer la sección de pescado y por la concentración de Anahí, intuyo que ella hizo lo mismo.
La lista parecía interminable. Había desde un simple pescado a la plancha, hasta otros nombres absolutamente extraños. Mientras más raro era el nombre, más caro es su costo. Y no es por el dinero, pero definitivamente, nada de esa lista llamaba poderosamente mi atención.

─O si lo prefieren también tenemos variedad de carnes ─Volvió a hablar el chico al ver que no nos decidíamos.

Al igual que antes, mis ojos se dirigieron a la lista de carnes, encontrándola menos extensa, pero aún así bastante variada. Solomillo con salsa de champiñones, con salsa de quesos, carne de cerdo, costillas con miel, pollo, bistec, etc… Absolutamente todo parecía ser una exquisitez. Pero aún no había nada que me convenciera… Al menos esta noche, mi estomago parece no querer tanto lujo…
Continué leyendo, de una forma bastante rápida, pues no me había olvidado que el chico seguía esperando por nosotras, y llegué a la sección de “Pasta”. Entonces, no me hicieron falta ni 30 segundos para que mis ojos se iluminaran y mi estomago crujiera al descubrir exactamente lo que quería cenar.

─¡¡Pizza!! ─Exclamamos Anahí y yo, al tiempo que alzamos la mirada y nos descubrimos tan ilusionadas como dos niñas con una bolsa de golosinas.

Sonriendo orgullosamente, cerramos la carta y se la entregamos al chico, como si acabáramos de tomar la mejor decisión de nuestras vidas.
Él, al principio parecía un poco sorprendido, pero después de observarnos un momento, sonrío y apuntó nuestro pedido en su cuaderno.

─Aarón me dijo que ustedes eran de las nuestras… Y ahora lo entiendo.
─¿Por qué lo dices? ─Le pregunté.
─La gente suele venir aquí más por la comida, que por el lugar… Cenan exquisitos platos y están tan concentrados en ellos, que apenas se detienen a observar lo que hay a su alrededor. Sin embargo, ustedes acaban de demostrar que una corriente pizza, en el lugar adecuado, con la persona adecuada, puede dar más felicidad que cualquier tipo de lujo. Son chicas sencillas… Y eso me gusta.
─¡Donde haya una rica pizza, que se quite cualquier lujo! ─Exclamó Anahí haciéndonos reír a ambos.
─Así se habla ─Respondió él ─Enseguida vuelvo con su cena, chicas. Espero que les esté gustando el vino.

Las dos asentimos con una sonrisa y nos quedamos observando como el muchacho se marchaba hacia el interior del restaurante. Yo creo que me quedé mirando hacia ese lugar más tiempo del que pude controlar.

─Un chico simpático ─Comenté volviendo la vista hacia Anahí y encontrándola mirándome fijamente, con una expresión de curiosidad ─¿No crees?
─Estoy empezando a pensar, que Aarón sólo se rodea de personas encantadoras. O eso, o todos los habitantes de este pueblo son tremendamente amables y simpáticos.
─¿Si verdad? ─Reí ─Es curioso… son demasiado… ─Dudé encogiéndome de hombros ─Felices.
─¿Se puede ser demasiado feliz? No creo que la felicidad tenga límite.
─Yo tampoco lo creo… ─Aseguré ─Pero lo que te quiero decir es que todo el tiempo sonríen, siempre están dispuestos a ayudar, son generosos, tienen una palabra amable y te abren las puertas de su vida sin apenas conocerte… No sé si es que esa, sea la forma de vivir aquí o es que en la ciudad cada uno va a lo suyo… Pero es extraño, parecen dos mundos absolutamente distintos.
─Creo que precisamente por eso se les ve tan felices... Disfrutan la vida, no necesitan demasiado y saben apreciar lo que tienen. No creo que carezcan de problemas, pero pienso que se toman cada mañana como una nueva oportunidad. Creo realmente que ellos eligen ser felices cada día de su vida. Y también creo que la gente que tienes a tu alrededor, influye mucho en que puedas llevar a cabo esa decisión. ¿A quien no le gusta ir por la calle, ausente y que un desconocido, con el simple poder de su sonrisa, te saque de tu burbuja? En esta vida, sonreír es mucho más efectivo de lo que la gente piensa… y lamentablemente, lo practicamos con muy poca frecuencia.
─Absolutamente de acuerdo ─Concluí con una sonrisa cómplice.

El silenció se hizo dueño de la situación durante unos instantes. Pero no era un silencio incomodo, al contrario, creo que ambas necesitamos ese espacio para reflexionar sobre el tema que estábamos tratando y para disfrutar un poco de la calma del lugar.
Apenas se escuchaba ruido. La puerta que separa la terraza del interior del restaurante, probablemente estuviera diseñada precisamente para eso, para aislar esta zona de cualquier otro sonido que no fuera el de las olas del mar, golpeando contra la madera.
El resto de parejas que hay en las tres mesas restantes, hablan con un tono de voz que no alcanzamos a escuchar. Los observo durante un instante… En una de las mesas, hay un hombre muy elegantemente vestido de traje y corbata, que corta su pedazo de carne mientras trata de hacer malabarismos para mantener el celular entre su hombro y su oreja. Parece estar teniendo una conversación tan importante, que lleva minutos sin reparar en la persona que tiene enfrente… Una mujer, que manteniendo su plato absolutamente intacto, observa el mar, con cierta nostalgia y resignación. La vista desde esta lejanía y a causa de la poca visión nocturna que poseo, se me vuelve un poco borrosa. Pero aún así, soy capaz de distinguir cierta tristeza en su mirada. Por un momento, imagino cual puede ser sus vidas, quizás estén celebrando su aniversario con un “romántico” fin de semana en la playa. Y el hombre, no se ha despegado de su celular en ningún momento. ¿Qué se puede estar preguntando ella entonces? ¿Qué puede estar pasando por su cabeza? Quizás esperaba otra cosa de esta cena, de estas vacaciones. Quizás en este momento, mientras observa el mar, se está replanteando absolutamente toda su vida y su felicidad… Se me encoge el corazón por un momento. Debe ser terrible, estar acompañada de alguien que todo el tiempo te hace sentir absolutamente sola.

Unos metros más allá, se encuentra otra pareja, esta vez un poco mayores, aunque derraman vitalidad por cada uno de sus poros con sólo mirarlos. El señor, lleva un sombrero y viste despreocupadamente, con un pantalón corto, camisa abierta y zapatillas de playa. Sin embargo ella, lleva un vestido veraniego a la vez que elegante y por todos los medios intenta que su marido se quite el sombrero mientras este se ríe, tratando de hacerla enojar. Yo no puedo evitar sonreír al observarlos… Me recuerdan a una versión futura de Aarón y Gaby. Derraman complicidad, derraman diversión, pero sobre todo… derraman amor.

¿Quién no ha soñado alguna vez con un amor de ese tipo? Que dure para toda la vida y sea capaz de escapar del aburrimiento y la rutina… Aunque quizás me estoy precipitando, quizás cada uno de ellos ya estuvo casado anteriormente y esto que estoy viendo es una nueva vida. Pero algo me dice que no… algo en su forma de mirarse, de tratarse, esconde más que esas primeras miradas de enamoramiento. Esconden ese amor que crece y se afianza con el tiempo, que supera obstáculos y se mantiene fuerte. Expresan esa complicidad que sólo existe con alguien con quien no necesitas hablar, pues su mirada te dice todo lo que quieres saber…Ese es el amor con el que yo sueño…

Dirijo mi mirada hacia Anahí y me encuentro con su rostro de perfil, observando atentamente la calma del mar, como si miles de pensamientos que quisiera descubrir, estuvieran pasando por su mente en este instante.
Ojalá pudieran ustedes verla en este momento. Se ve tan hermosa… Desprende tanta luz con tan solo mirarla, que mi corazón, sin aviso y sin permiso, decide acelerar el ritmo de sus latidos…

De un momento a otro, sonrío por mi contradicción de pensamientos anteriores. Y es que, este instante, supera con creces, cualquier sueño que pudiera haber tenido jamás. Siento como una enorme fuerza magnética, desplaza mi brazo por encima de la mesa y me lleva a agarrar su mano. El gesto, aunque no era lo que pretendía, consiguió sacarla de sus pensamientos al instante, provocando incluso que observe extrañada, cómo entrelazo nuestros dedos. Siento que el órgano situado en mi pecho, va a salir desbocado en cualquier momento. Ella me mira… fijamente… permitiendo que una vez más, aprecie el reflejo de la llama a través de sus ojos… No dice nada. Simplemente sonríe y aprieta mi mano con fuerza…
Y por primera vez en toda mi vida, entiendo el significado de aquella canción de Luis Fonsi que dice que “No existen palabras, cuando habla el corazón”.

Antes de que podamos decir algo, somos interrumpidas por la presencia del amigo de Aarón, que llega con nuestra cena. Al colocar la pizza en el centro de la mesa, se encuentra directamente con nuestras manos entrelazadas y puedo apreciar perfectamente cómo su mirada recae en ellas. Pero nosotras no movemos ni un solo músculo y él se vuelve a incorporar ligeramente después de dejar el plato en la mesa.

─Que aprovechen, chicas. ─Nos dice con una amable sonrisa ─Cualquier cosa que necesiten, me avisan.

Ambas asentimos agradecidas y el muchacho volvió a desaparecer hacia el interior del restaurante, sin dejarnos llegar a ver ningún tipo de sorpresa o confusión en su rostro.

─¡Vaya pinta! ─Exclamé soltando la mano de Anahí y agarrando los cubiertos para cortar un pedazo de esa pizza que se veía exquisita.
─Creo que estoy empezando a salivar… ─Aseguró haciéndome reír.

No tardé demasiado en conseguir cortar toda la pizza en pequeños triángulos, pues parecía que el propio cocinero ya había hecho la mitad del trabajo. Así que agarré un pedazo, observando como un hilo de queso fundido se estiraba igual que un chicle, sin querer despegarse, y ante mi cara de frustración, Anahí intercedió cortando el camino del mismo.
Satisfecha por haber conseguido hacerme con la pizza, como siempre, le ofrecí a ella el primer pedazo. Pero esta vez, en vez de aceptarlo y comenzar a devorarlo como hacía siempre, se quedó mirándome con una extraña sonrisa mientras despego otro pedazo para mí.

─Por cosas como estas, siempre he sabido cuanto me quieres, aunque no me lo digas con palabras cada día.
─¿Por darte un pedazo de pizza? ─Pregunté sonriendo extrañada.
─Por ofrecerme en todo momento, el primer pedazo de cada pizza, o de cualquier otra cosa. Porque siempre te aseguras de que yo esté servida, antes de comenzar a comer tú. Porque si te da sed y vas a buscar un vaso de agua, traes otro para mí, sin siquiera preguntarme, sabiendo que en cualquier momento también tendré sed. Y porque no importa que estemos disfrutando de tu postre favorito… sea lo que sea, siempre dejas la última cucharada para mí, el último chocolate. Cuando vamos a cruzar una calle, automáticamente pones el brazo en mi estomago para detenerme el paso si ves que vienen coches y luego, me agarras de la mano como si fuera una niña pequeña para llegar al otro lado. Tenemos tanta confianza ya, que a lo largo de los años, he ido comprendiendo que no lo haces por cortesía o educación, aunque esa sea tu personalidad… Principalmente, lo haces porque te sale un deseo natural de mimarme, de cuidarme, de protegerme y asegurarte que esté bien todo el tiempo… Ahora mismo te parecerán estupideces lo que te estoy diciendo, pero te aseguro, que los pequeños detalles son los que marcan las grandes diferencias y que si nunca me ha hecho falta un “Te quiero” diario por tu parte, es porque me lo demuestras en cada pequeño gesto que tienes hacia mí.

Después de escuchar todos esos argumentos, sonreí… Lo cierto es que nunca pensé que tuviera en cuenta todas esas cosas. Es verdad que lo hago, pero también es verdad que como ella misma dijo, me sale natural. Ni siquiera lo pienso… sólo, es mi forma de tratarla…  No conozco otra, ni quiero conocerla. Afortunadamente para mí, Anahí es una persona que merece con creces, que cualquier ser humano se desviva por ella. Así que, llegados a este punto, no creo que tenga mucho más que añadir… O quizás sí.

─Te quiero ─Afirmé con seguridad ─Aunque ya lo sepas… aunque mis actos me delaten, ─Sonreí guiñándole un ojo ─no está de más decirlo con palabras, de vez en cuando.  
─Pues olvida todo lo que te acabo de decir… ─Pidió sonriendo también ─Me encanta escucharlo.

Ninguna de las dos pudo evitar la risa y de esta forma, comenzamos por fin a disfrutar de nuestra deliciosa pizza, que efectivamente, al dar el primer bocado comprobé, que su sabor era incluso mejor que su apariencia.

No tardamos demasiado en devorar el resto de la pizza. O estaba demasiado buena o nosotras teníamos demasiada hambre… O quizás fueran ambas cosas. El caso es que el plato quedó absolutamente limpio en cuestión de pocos minutos y todavía teníamos hueco para el postre.
¿Cómo no tenerlo? Si la carta de postres era presidida por una enorme “Cookie”, bañada de chocolate caliente y una bola de helado en la superficie, para hacer el contraste entre frío y calor. Ni siquiera me hizo falta ver el resto de postres, en cuanto eso llegó a mis manos, supe que ninguna de las dos iba a poder resistirse ante semejante delicia… Y sus ojos iluminados me lo confirmaron en cuanto alcé la vista para mirarla.

Yo fui la primera en llenar mi cuchara de esa extraña mezcla de galleta, chocolate fundido y helado… Tantas cosas, que se rebosaba por los alrededores, mientras mi boca se hacía agua sólo con mirar y Anahí tenía una expresión de querer abalanzarse sobre el plato como un cachorro hambriento. Eso me hizo reír y con toda la ternura que ella es capaz de inspirarme, llevé la cuchara hacia sus labios, los cuales no tardaron ni un segundo en abrirse para recibir el manjar.
En cuanto la cuchara salió de su boca, me di cuenta de que estaba tan limpia que hasta mi propio reflejo podía ver en ella. Y la cara de Any al masticar, tenía esa expresión de placer que sólo los amantes del chocolate conocemos.
No quise esperar ni un segundo más para poder disfrutar del postre yo también, pero cuando estaba a punto de clavar mi cuchara en la galleta, la de Any se interpuso en mi camino, obligándome a poner un gesto de confusión y berrinche, que la hizo sonreír con picardía mientras la llenaba de esa mezcla deliciosa para llevarla hacia mis labios.
En cuanto el postre rozó mi paladar, confirmé que efectivamente, estaba delicioso… Y de esta forma, continuamos devorando la galleta entre risas y cucharadas cruzadas, que llenaron de chocolate hasta nuestra nariz.

Ahora, las olas del mar rompen en nuestros pies mientras paseamos abrazadas por la orilla de la playa. Mi brazo cuelga sobre su hombro derecho y el suyo rodea mi cintura, al tiempo que las huellas de nuestros pies descalzos, van quedando marcadas en la arena por pocos segundos… Hasta que el agua llega y se las lleva… La única iluminación que nos acompaña, es la que ofrecen la luna y las estrellas que hay sobre nosotras… El sonido, el olor y la brisa del mar, es lo que más se siente en esta noche silenciosa.

─¿Cómo ves tu futuro, Dul? ─Pregunta de pronto, volviendo su mirada hacia mí.


Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Creer para ver

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 1:50 am

Mi mente tarda unos segundos en asimilar la pregunta mientras observo el camino que tenemos por delante, y suspiro antes de mirarla.

─No me atrevo a pensar en un futuro después de pasado mañana ─Le confesé ─Ya sabes… creo que esa operación será un factor determinante en mi vida. Y no tengo ni idea de lo que vaya a suceder después…

Ella asintió, dándome a entender que comprendía perfectamente lo que estoy sintiendo y volvió su mirada hacia el mar. Pero yo me quedé con una curiosidad que tenía que resolver… Además, no sabía por qué me había hecho esa pregunta tan repentinamente.

─¿Y tú? ─Le pregunté.
─Contigo ─Aseguró volviendo a mirarme con una sonrisa ─No sé en qué lugar del mundo, ni de qué forma viviremos… Y no me gusta pensar demasiado en el futuro. Pero me veo contigo… Nos imagino viejitas, meciéndonos en una cómoda y recordando la cantidad de locuras que para entonces habremos cometido.
─¿Qué tipo de locuras?
─¡No lo sé! ─Exclamó situándose frente a mí y comenzando a caminar de espaldas, mientras agarra mi cuello con ambas manos y me permite ver una contagiosa ilusión en sus ojos ─No lo sé, pero prométeme que nunca nos vamos a detener. Que vamos a repetir la experiencia de estos últimos días en muchas otras ocasiones. Que nunca nos vamos a paralizar por el miedo o el dinero… Prométeme que no vas a dejar que seamos como esos adultos, que se sienten atados por sus responsabilidades. Que no seremos esclavas del trabajo, ni de la rutina…

Agarré sus mejillas con mucha seguridad y clavé mi mirada en sus ojos azules durante unos segundos, antes de hablar.

─Te prometo… que me voy a encargar de recordarte cómo soñar y de hacerte volar, cuando hayas olvidado la manera de hacerlo… Y también te prometo, que jamás permitiré que dejes de estar tan desquiciada como siempre has estado.
─¿Me estás llamando loca? ─Preguntó sonriendo, al tiempo que fingía indignación.
─Completa y adorablemente… loca.

Nos quedamos mirando fijamente durante unos instantes en los que el tiempo realmente parece detenerse… Tengo su rostro entre mis manos y lo único que soy capaz de hacer, es acariciar sus mejillas con dulzura, observando cómo continúa sonriendo cada vez más levemente… Su mirada es intensa, mi corazón late a una velocidad descomunal y antes de que mis manos comiencen a temblar, me veo en la necesidad de depositar un cálido beso en su frente.
Suave… dulce… un beso más largo de lo probablemente considerado normal…Cierro los ojos e incluso suspiro en su piel, antes de apartarme y sentirme impregnada por su olor.
Me separo unos centímetros al tiempo que abro los ojos dispuesta a volver a mirarla, pero algo que de pronto se adentra en mi campo visual, me lo impide, consiguiendo que mi vista se vuelva hacia ese lugar de la arena, unos metros alejado de nosotras. Entorno los ojos, confundida y ella, al darse cuenta, voltea para mirar hacia donde estoy observando.

─¿Son Aarón y Gaby? ─Pregunto no muy segura de ello.
─Si… ─Responde también mostrando algo de confusión en su voz.
─¿Pero qué están haciendo?

Lo más sorprendente de la situación, no es que la pareja de amigos estuvieran sentados cómodamente en la arena, conversando y disfrutando de la noche, como probablemente muchas veces hayan hecho. No… lo extraño del caso, lo que llamó mi atención, es que Aarón se lanzó literalmente hacia atrás y ahora está acostado, haciendo extraños gestos desde su cabeza hacia el cielo, mientras Gaby lo observa muerta de risa… Que chico tan extraño.

─Me muero por averiguarlo ─Respondió Anahí comenzando a caminar hacia ellos.

En cuanto llegamos, además de seguir viendo como hace esos raros aspavientos, pudimos escuchar también sus extraños lamentos.

─¿Pero por qué… Dios? ¿Por qué me permites presenciar la lentitud de estas mujeres? No es sano… No es sano para mi corazón romántico… ¡Y no es justo! ─Decía señalando al cielo ─No es justo que me obligues a presenciarlo. ¡Me desespero! Es que… es que…

Gaby continuaba riendo, como si entendiera perfectamente la repentina posesión que estaba sufriendo su amigo.

─¿Llamamos al manicomio? ─Pregunté incrédula, observando cómo se incorporaba en el preciso momento en el que escuchó mi voz.
─¡Si! ─Exclamó él mismo ─¡Pero para ti! O mejor dicho, ¡Para ustedes! Es que… no puede ser… ¿Beso en la frente? ¿Beso en la frente, Dulce? Pero pero… sí… era el momento perfecto para… para… ¡Dios! ─Se llevó ambas manos a la cabeza exageradamente ─¡Me estoy desesperando!

Yo, completamente atónita, seguía sin entender ni una palabra de lo que decía, sobre todo por el hecho, de que no ha conseguido terminar ni una sola de las frases, de su discurso.

─Tranquilo, amor… ─Pidió Gaby acariciándole la cabeza entre risas, como quien acaricia a un niño exaltado ─Ya pasó…
─¿Qué ya pasó? ¿Qué ya pasó? Pero si esto es peor que una telenovela…
─Y tú te estás convirtiendo en una “maruja” a punto de sufrir un infarto.
─¡Ya sabes! ─Exclamó señalándome con un dedo acusador ─Si muero de un paro cardiaco prematuro, tú serás la única responsable… Bueno no ─Corrigió mirando esta vez a Anahí, que sólo pudo abrir la boca sorprendida ─A ti también te cargo culpabilidad, que no sé cual de las dos es peor. Beso en la frente… ─Repitió como si aún no fuera capaz de asimilarlo.

Fue en ese momento, cuando pude entender un poco lo que le estaba sucediendo y de pronto, sentí  mi rostro empalidecerse por el miedo de que este loco, pudiera decir algo fuera de lugar, con lo que Anahí se percatara también de la situación. Pero gracias al Universo, Gaby pareció leer mis pensamientos y rápidamente cambió de tema.

─¿Finalmente fueron a cenar al pacífico? ─Nos preguntó.
─¡Sí! ─Respondió Anahí ─Precioso… Delicioso y su amigo, un chico encantador.
─¡Fran es un amor! ─Confirmó ella ─Me alegro de que hayan podido ir antes de marcharse, es uno de los lugares de esta costa que nadie debería perderse.
─Y si no llega a ser por ustedes, no habríamos tenido la oportunidad ─Intervine yo ─De verdad que, muchas gracias.
─Se van mañana temprano ¿No?

La voz de Aarón, por fin volvió a hacer acto de presencia, esta vez pareciendo mucho más calmada.

─Sí, chico bipolar. ─Bromeé ─Por eso decidimos dar un último y nocturno paseo por la playa.
─Pues aunque no lo crean ─Dijo al tiempo que se ponía de pie y ayudaba a Gaby a hacer lo mismo ─Las vamos a echar mucho de menos por aquí.
─¡Ay! nosotras también… ─Respondió Anahí ─Pero ya, no se pongan sentimentales, que Dul es de lágrima floja y la van a hacer llorar.

La miré con la boca completamente abierta por el asombro y descubrí sus ojos comenzando a cristalizarse, cosa que me enterneció y no tuve más remedio que sonreír y atraer su cuerpo hacia mí con cariño.

─Ya me la pusiste sensible… ─Acusé a Aarón con una sonrisa.
─Bueno, pero estoy seguro de que pronto volverán. Mi intuición me dice que aquí vivieron algo más que unas simples vacaciones.
─En eso tienes razón ─Afirmó Anahí aferrando sus brazos a mi cintura, mientras adoptaba una posición más erguida ─No sé si es la magia del lugar, o el momento y sus circunstancias… Pero creo que Dulce y yo nos vamos de este pueblo, mucho más unidas de lo que llegamos, si es que eso era posible.
─Pues si en algún momento deciden volver ─Comentó Gaby ─está de más decirles, que no necesitarán reservar habitación en ese hotel tan caro… Las puertas de mi casa están abiertas para ustedes, cuando quieran.
─Y no lo dice por decir, se los aseguro. Nos encantaría que volvieran pronto… De todas formas, seguimos en contacto por e-mail… ya que ustedes deben ser las dos únicas personas de veintitantos años que no tienen celular.
─Ese es un hecho que no me gustaría recordar… ─Respondí mirando a Anahí con ojos acusadores para después sonreír ─Aunque lo cierto, es que ni siquiera lo extraño.
─Eso es sólo porque tienes a tu lado justamente, todo lo que quieres tener.

En este momento, trato de dirigirle la mirada más asesina que nunca haya podido ver. Pero no parece ser suficiente para intimidarlo, porque sonríe con cara de triunfo.

─Ese “todo” soy yo ─Comentó graciosamente Anahí, imitando la voz de una niña pequeña.

No tuve más opción que mirarla y rendirme ante la expresión de buena e inocente que me está mostrando.

─Eso dicen… ─Sonreí encogiéndome de hombros, sólo para molestarla.

Ella abrió la boca indignada.

─¿A estas alturas de nuestra historia te vas a hacer la dura?
─Nuestra historia… Qué bonito suena eso.

Fue la voz de Gaby la que habló, obligándonos a ambas a mirarla. Estos dos parecen haberse compinchado repentinamente en mi contra.

─Mejor vámonos, antes de que Dulce decida pasar de las miradas asesinas a los homicidios en primer grado. ─Le dijo Aarón riendo divertido. ─Las dejamos continuar su paseo… porque nosotros mañana, no nos libramos de madrugar.

Nos fuimos abrazando uno a uno para despedirnos, pues mañana debíamos salir muy temprano y no íbamos a tener tiempo de hacerlo. La verdad es que la sensación que ambas estamos experimentando, es de nostalgia, como si los conociéramos desde hace mucho tiempo y ahora tuviéramos que separarnos sin saber hasta cuándo. Una parte de mí, también me dice que volveremos, pero la otra, a pesar de ello, no puede evitar sentir tristeza.

─Esperamos que tengan un buen camino de vuelta ─Sonrió Gaby al desprenderse de mi abrazo ─Ah por cierto… les hice algo, para que se lleven un recuerdo de nosotros.

Al tiempo que decía eso, nos mostraba dos pequeñas pulseras de las que ella hacía artesanalmente. Idénticas una a la otra y preciosas, por cierto. Anahí y yo nos ayudamos mutuamente a ponerlas en nuestra muñeca.
─Gracias… ─Le dije sonriendo.
─Son hermosas ─Añadió Anahí.

Se formó un corto silencio en el que ninguno sabía ya, que más decir hasta que Aarón decidió intervenir.

─Me voy ya, porque si no, vamos a acabar llorando los cuatro y esto no es ningún funeral, volveremos a encontrarnos ─Aseguró guiñándonos un ojo y agarrando la mano de Gaby, que con una última sonrisa comenzó a caminar tras él.

Habían avanzado unos metros, cuando el chico volvió a detenerse y se volteó para mirarnos.

─Por cierto chicas, ─Dijo al tiempo que alzaba ligeramente su mano, entrelazada con la de su mejor amiga ─El miedo no impide que ocurra lo inevitable… sólo lo retrasa. Y esta vida es demasiado corta, para pasarla posponiendo.

Yo le sonreí. Le sonreí realmente agradecida, por lo importante que me han resultado todas y cada una de sus palabras en estos días. Puede que en ocasiones quisiera matarlo, o en el mejor de los casos, ponerle un bozal. Pero lo que nunca iba a negar, es que Aarón, en cada cosa que me ha dicho, ha tenido toda la razón. Y probablemente gracias a él, es que no me siento tan aterrorizada como me sentiría de no haberlos conocido.
Los observo marcharse, agarrados de la mano… preguntándome una vez más: ¿A qué están esperando para decidir estar juntos?... No lo entiendo. Pero entonces me doy la vuelta y antes de que pueda decir absolutamente nada, Anahí se aferra a mis brazos. Primero sorprendiéndome y consiguiendo que me quede estática… luego, no puedo hacer más que sonreír y abrazarla tan fuerte, que incluso llego a pensar que en cualquier momento se me va a romper.

Estuvimos así durante varios minutos… Disfrutando la calma de la noche, el sonido del mar, el frío de la arena bajo nuestros pies… Pero sobretodo, disfrutando de ese calor, que sólo te puede proporcionar, un abrazo repleto de… amor.
 
◊◊
 
Día 12
   
Abandonar el Costa Mágica resultó bastante más difícil de lo que pensamos. Y no tiene nada que ver el hecho de que sea un hotel de lujo, ni todas las comodidades que ello proporciona. La sensación es algo más parecido al abandono de un hogar… Sí, puede que les resulte extraño, que un hotel de cinco estrellas me produzca ese sentimiento de nostalgia. Pero es así… En los últimos días, hemos construido una especie de casa en las cuatro paredes de la pequeña habitación… creamos un pequeño y desastrozo mundo, en el que siempre había ropa tirada por algún lugar, toallas y bikinis colgados en la terraza, música desde primera hora de la mañana, espejos empañados de vapor, secadores, planchas y maquillajes esparcidos por cada mueble. Pero al final, todo ese pequeño cúmulo de desorden, era nuestro.

El simple hecho de abrir los ojos cada mañana y ver a Anahí durmiendo plácidamente a mi lado. Sonreír como una idiota durante varios minutos, mientras la observo y pienso que ni siquiera una bomba nuclear será capaz de despertarla. Ceder a su continua petición de “Cinco minutos más”, hasta que esos cinco minutos, se convierten en una hora y tengo que recurrir a las torturadoras cosquillas… Tener entonces que preparar todo como un rayo. Abrir la terraza, dejar que el sol entre y sentir la brisa mañanera acariciar mi rostro. Aspirar el aroma del mar… dirigir mi mirada hacia la cama. Verla aún ahí, haciendo un esfuerzo sobrehumano por abrir los ojos y en ese preciso momento, sentirme completamente…viva.

Todo eso es lo que voy a extrañar. Nuestro diario ritual matutino hasta que terminamos de desayunar… y la sensación de emoción que venía después, al no saber qué nos depararía el resto del día. Que ella sea lo primero que veo al despertar y lo último, justo antes de dormir. Reírme a carcajadas desde primera hora de la mañana, hasta el último minuto de la noche… Olvidarme del mundo. Sentir que ningún problema es suficientemente importante como para romper nuestra burbuja.

Anahí y yo hemos disfrutado de muchas vacaciones juntas a lo largo de los años. Todas y cada una de ellas absolutamente especiales y divertidas… Pero cómo mismo dijo ella ayer; estos días… han sido diferentes. Una unión aún más poderosa se creó entre nosotras. Y les voy a ser absolutamente honesta por primera vez… No hay nada que desee más en este momento, que despertarme cada mañana del resto de mi vida, comprobando que ella está a mi lado.

El coche se detiene casi sin darme cuenta, devolviéndome de un plumazo a la realidad. Echo un vistazo alrededor para observar tristemente que estamos justamente en la puerta de mi casa. Debería sentirme feliz por estar frente a mi hogar en estos momentos, porque voy a ver a mis padres, dormir en mi cama, tener instantes a solas en mi habitación. Pero no… no lo estoy. Deseo con todas mis fuerzas que vuelva a poner el coche en marcha y regrese por el camino que acabamos de recorrer, aunque tenga que estar varias horas sin levantarme de este asiento.
La miro… Y ella también está observando la fachada de mi casa, con algo de tristeza en su rostro.

─Qué rápido llegamos… ─Comenté con voz apagada.
─Con lo pensativa que estuviste durante todo el camino, es normal que las horas de trayecto se te hayan pasado volando.
─¿No podemos dar la vuelta? ─Resoplé con una sonrisa de medio lado.
─Podríamos… Pero primero debemos enfrentar el día de mañana. Después de eso, podremos hacer lo que queramos con nuestras vidas.

Le sonreí.

─Siempre que volvemos de vacaciones, tenemos la capacidad soñadora a flor de piel y unas ganas poderosas de recorrer el mundo en un solo día.

Ella también sonrió… Con una de sus manos aún aferrada al volante y la otra en la palanca de cambios, me mira fijamente y un extraño silencio se apodera de la situación… Exactamente, no sé qué parte viene ahora.

─Gracias… ─Susurré ─Por todo…

Me confundió le hecho de que mirara al frente, dejando un suspiro en el aire antes de volver a mirarme.

─Gracias a ti, Dul… Por haberme hecho vivir los mejores días de toda mi vida.

Bajé la mirada y no pude evitar el impulso de agarrar esa mano que aún sostenía la palanca de cambios. La llevé hacia mis labios y dejé en ella un cálido y dulce beso, tras el cual, volví a acariciarla antes de dejarla en su lugar. Ascendí la mirada… y sonreí al encontrarme con sus ojos azules.

─¿Nos vemos mañana? ─Le pregunté.
─Por supuesto. A primera hora estoy aquí para ir al hospital.
─No ingreso hasta el medio día, Any. ─Le informé sonriendo.
─Oh… ─Exclamó sonriendo con timidez ─Entonces no hará falta que madrugue tanto.

Me dieron ganas de comérmela en ese instante. Se los juro… Pero como siempre, en vez de eso, simplemente sonreí.

─Que descanses… ─Le dije dispuesta a marcharme.

Pero justo antes de voltearme para salir del auto, se inclinó sobre mí, para dejar un beso en mi mejilla. Un beso con el cual incluso cerré los ojos… Un beso algo más largo de lo normal, que de pronto, aceleró los latidos de mi corazón… Suspiré… y cuando se separó, apenas nos alejaban unos centímetros de distancia. Nos miramos seriamente… Yo, sintiendo que mi respiración llevaba tiempo detenida y que mi cuerpo era incapaz de moverse, hasta que su sonrisa, me sacó del trance… Sonreí por última vez y esta vez sí, abandoné el auto. Sacando mi equipaje del maletero y dirigiéndome hacia la puerta de mi casa.

Cuando llegué a ella y la abrí, me volteé una última vez para despedirme. Anahí continuaba en el mismo lugar, sonriendo y sabiendo que eso es exactamente lo que iba a hacer antes de entrar, pues es lo que siempre hacemos. Me hizo un gesto con la mano a modo de despedida, el cual correspondí de la misma forma, y esta vez sí, al tiempo que yo me adentro en mi casa, ella arranca el coche definitivamente para dirigirse a la suya.

◊◊

No les voy a contar el interrogatorio al que me sometió mi madre al llegar, porque se aburrirían leyendo un resumen extremadamente resumido de lo que sucedió en los últimos cinco días. Ustedes ya pudieron disfrutar de la historia completa, con lujo de detalles.
Estoy literalmente agotada… Y eso que lo único que he hecho en las últimas dos horas, es deshacer la maleta… Y cuando digo deshacer, no me refiero a sacar la ropa, doblarla cuidadosamente y guardarla en sus respectivos armarios. No… Me refiero a sacarla y llevarla directamente a la cesta de lavado. Definitivamente, esta es la parte menos divertida de volver de un viaje, así que ni siquiera me quise molestar en comprobar lo que estaba sucio o limpio. Casi todas las prendas corrieron la misma suerte, sea cual fuese su estado. Salvo algunas cosas que ni siquiera llegué a ponerme y prefiero guardarlas, antes de que llegue mañana, y al tener que volver a preparar un pequeño bolso para ingresar en el hospital, me dé cuenta de que toda mi ropa está esperando ser lavada.

Al agarrar una percha del armario para colgar una chamarra, veo junto a ella una camisa que pertenece a Anahí. Ya lo había comentado, pero no exagero cuando les digo que la mitad de mi armario, es suyo… Cuando salíamos más a menudo de fiesta y se quedaba a dormir aquí, la ropa de la noche terminaba siendo intercambiada por prendas más cómodas, mías obviamente. Y aquí me dejaba su recuerdo… Imagínense, esa rutina durante tantos años, sumando las veces que simplemente se queda conmigo todo el fin de semana y va dejando ropa por cada rincón.
No puedo evitar sonreír al pensar en ello… Es un completo desastre esa mujer. Un impulso me lleva a agarrar la camisa… Es muy elegante, blanca aunque de una tela extremadamente fina y transparente. Parece ceda al tacto y recuerdo exactamente la noche en que se la puso… La llevaba abotonada hasta el pecho, ligeramente abierta en la parte superior, formando su propio escote y anudada a en la zona de sus caderas. Eso, un simple jean y unos zapatos de tacón blanco, la hicieron verse espectacular… Sencillamente espectacular. Recuerdo que en un principio creía que se había vuelto loca, pues cuando fuimos a comprarla, no me parecía nada interesante un simple pedazo de tela, con el que se le iba a ver hasta el alma. Pero una vez la tuvo puesta, con el “brassier” blanco perla que compró específicamente para ello, puedo asegurar que me quedé literalmente con la boca abierta… Se le veía el cuerpo a través de la camisa, es cierto… pero lejos de parecer vulgar, lucía absolutamente preciosa… ante mis ojos y ante los de la mayoría de chicos que había esa noche en la discoteca.

Suspiro… Dejando que mi cuerpo saque hacia afuera todo lo que lleva dentro, todo lo que calla. Vuelvo a colocar su camisa en el interior del armario, junto a mi chamarra y cierro sus puertas. De pronto, me dieron ganas de dejar atrás los suspiros de una vez e intentar expresar mis sentimientos de alguna forma… Quizás ya va siendo hora. Quizás ha llegado el momento de que yo misma sepa lo que le está ocurriendo a mi corazón.
Con mi cuaderno de canciones y un bolígrafo en las manos, me dejo caer sobre la cama, dispuesta a escribir todo eso, que tanto tiempo lleva mi corazón callando. Hago un rápido retroceso en el tiempo, llegando hasta aquel día aparentemente normal de colegio, en el que una niña nueva, llegó al salón. Y de pronto… las palabras comienzan a surgir solas:

“Recuerdo cuanto nos reímos… Hicimos pactos de amistad,
Cuando nos conocimos, era tan niña yo y niña tú.
Tan firmemente prometimos, decirnos siempre la verdad.
Pero ya en el camino…Este silencio se volvió mi cruz.
 
─¡Dulce! ─Exclama mi madre abriendo la puerta de pronto y consiguiendo que la mire con expresión de pánico por el sobresalto. Qué manía tiene de no tocar la puerta ─Any al teléfono ─Me informa alcanzándome el aparato ─No hace ni dos horas que están separadas después de pasar cinco días juntas. ¡Ustedes no pueden vivir la una sin la otra eh! ¡Qué barbaridad!

Me quedo atónita observando como mi madre se marcha, cerrando la puerta, y dejándome a solas de nuevo mientras continua hablando en la lejanía.

─¿La escuchaste? ─Le pregunto sonriendo a través del teléfono ─Dice que no puedes vivir sin mí…
─Esta vez me va a tocar darle la razón ─Respondió, haciéndome saber que también estaba sonriendo.

Mi corazón se aceleró de un momento a otro y se creó a continuación un corto silencio, que yo misma interrumpí, a riesgo de que escuchara mis latidos a través del auricular.

─¿Qué tal resultó tu regreso a casa?
─Solitario ─Dijo riendo ─Resulta que mis padres se fueron a visitar a mi abuela durante unos días y aquí me dejaron una nota, justamente al lado de la que yo les dejé antes de irme.
─Me encanta la comunicación que existe en tu casa.
─A mí también. Pero en esta ocasión lo agradezco… Me acabo de librar de la bronca por el robo del coche y encima sigo teniéndolo para mí, hasta que regresen.
─Esa es mi niña… Siempre viendo el lado bueno de las cosas.
─¡Siempre! ─Exclamó alegremente ─¿Y tu regreso cómo fue?
─Un interrogatorio, como te podrás imaginar.
─Oh sí, me imagino a tu madre atiborrándote de preguntas y tú ofreciendo respuestas cortas y resumidas para largarte a tu habitación cuanto antes.
─Realmente me asusta cuanto me conoces ─Sonreí.
─¿Y ahora que haces?
─Pues estoy acostada en la cama, hablando contigo.
─¿Y antes de hablar conmigo?
─Estaba acostada en la cama, escribiendo.
─¿Qué escribes?
─¡Se nota que estás sola y tienes ganas de hablar, eh!
─No, lo que se nota es que ya te echo de menos.

Otra vez mi corazón dio un vuelco casi doloroso contra mi pecho, que rápidamente se transformó en una tímida sonrisa.

─Estaba escribiendo… algo. ─Traté de aclarar con nervios ─Pero aún no sé si terminará siendo canción o una simple hoja arrugada en el fondo de la papelera.
─¡Vaya! Hacía mucho tiempo que no escuchaba eso. ¿Nuestras vacaciones te sirvieron de inspiración?
─Te sorprendería saber cuánto.
─¿Y voy a tener el placer de disfrutar lo que hasta ahora has escrito?
─Me temo que no. Ya sabes que odio mostrarte las cosas sin acabar.
─Lo sé… Pero jamás dejaré de intentarlo. Por si algún día te agarro borracha y se te olvida esa boba norma tuya ─Rió, consiguiendo que diera de cabeza y se creara un corto silencio ─¿Me la enseñarás cuando esté acabada?
─Siempre eres la primera en leer o ver todo lo que hago.
─Esa respuesta no me sirve.
─Estas un poco quisquillosa hoy ¿No crees? ─Me quejé.
─Y tú no haces más que evadir respuestas ─Contraatacó. ─Sólo quiero asegurarme de que no lo tiras a la basura sin enseñármelo previamente.
─¿Por qué te importa tanto? Si ni siquiera sabes lo que es…
─Porque he sido testigo en primera persona de la falta de inspiración que te ha abordado últimamente, en todo lo que siempre te ha apasionado, incluida tu carrera. Así que, si  por un momento, algo rompió ese bloqueo artístico, quiero verlo, antes de que tu excesiva autocrítica te obligue a deshacerte de ello, dejándome con la intriga
─Any… Deberías haber sido política ¿Sabes? O abogada… Siempre tienes argumentos para responder.
─¿Quieres dejar de irte por las ramas y responder mi pregunta?
─¡Está bien! ─Exclamé agobiada ─Prometo enseñártela en cuanto esté acabada.
─¿Ves como no era tan difícil?
─Si tú lo dices… ─Bufé indignada, cual niña pequeña. Pude adivinar a través del teléfono, por un pequeño soplido de aire, que ella está sonriendo. ─Y volviendo al tema… ¿Tú que estás haciendo?
─También estoy en la cama, observando un techo sin estrellas, mientras juego con un cojín, lanzándolo al aire y me río de tus berrinches.
─¿Y qué estabas haciendo antes de semejante diversión?
─Lo mismo, pero sin reírme de tus berrinches. Más bien me reía recordando ciertos momentos de los últimos días. Y luego me sentí… extraña.
─¿Extraña? ¿Por qué?
─Porque ayer a esta hora estábamos juntas y… extremadamente felices y… ahora me siento… vacía. No me gusta sentirme vacía, quiero que estés aquí.
─Yo también te echo de menos ─Sonreí.
─¿Ahora quien me va a despertar en plena madrugada, consiguiendo sobresaltarme por sus patadas y ronquidos?
─Sabes perfectamente que ni ronco, ni muevo un solo músculo mientras duermo.
─No… ─Suspiró ─Te limitas a abrazarme durante toda la noche, absolutamente inmóvil, como si ni siquiera un terremoto pudiera hacerte perder la calma.

Se produjo un silencio. Un corto silencio en el que pienso que, el motivo por el cual mi sueño es tan profundo en esas ocasiones, es precisamente, ella… Sentir su cuerpo entre mis brazos, me hace sentir protegida a la par que protectora. En esos instantes, no existe rastro alguno del insomnio que a veces me invade por las noches.

─Hagamos algo ­─Propuse de pronto ─Y prepárate para la tremenda cursilería que voy a  soltar.
─Te escucho ─Me dijo riendo.
─¿Tienes por ahí a tu “Peter”?  

Su “Peter”, es un peluche de Peter Pan, que yo misma le regalé unas navidades de hace algunos años. Hasta ahí, todo resultaría normal… Pero lo curioso del asunto, es que esa misma noche, ella me regaló a mí un peluche de “Campanilla. La coincidencia nos resultó tan mágica, que decidimos que cada uno de esos peluches, era una representación de cada una de nosotras. Yo me quedaba con Campanilla, la cual me acompañaría cómo si fuera la misma Anahí quien lo hiciera. Y ella se quedaría con Peter Pan, como si fuera una representación de mi propia persona.

─Claro… ─Respondió ─Aquí está, como siempre.
─Llévalo hacia tu pecho ─Pedí mientras yo hacía lo propio con campanilla ─Y luego abrázalo.
─Lo estoy abrazando ─Me informó ─Aunque no sé a dónde exactamente quieres llegar,
─Yo estoy haciendo lo mismo con campanilla. La dejaré aquí, recostada en mi pecho hasta que me vaya a dormir… y luego la abrazaré durante toda la noche, como te he estado abrazando a ti, durante las últimas noches. Y al saber que tú estarás haciendo lo mismo… te sentiré más cerca.

Se volvió a crear un corto silencio, en el que ni siquiera la oía respirar a través del teléfono y yo me ponía cada vez más nerviosa.

─Te advertí que era una cursilería… Pero resulta que te extraño tanto o más que tú a mí y…
─Es precioso ─Interrumpió ─Y te aseguro que voy a pasarme el resto de la noche aferrada a este Peter Pan, como mismo me aferraría a ti, si estuvieras aquí.

Sonreí, aliviada y sintiendo como mi corazón, a pesar de estar en paz, experimenta un hormigueo incontrolable.

─Bueno pues… entonces voy a dejar que sigas con tu momento de inspiración. ─Volvió a hablar ─No quiero ser la culpable de que finalice.

Mi subconsciente me obligó a emitir un bufido algo parecido a una risa irónica. Y se creó otro silencio, en el que probablemente se estaría preguntando de qué podía estarme riendo.

─¿Qué fue lo que te hizo gracia?

Pues básicamente, el hecho de que en ningún caso puedes ser la culpable del final de mi inspiración, sino más bien, la responsable de su regreso, Anahí. Eso, es lo gracioso.

─Nada ─Respondí sin embargo ─Que espero que esa inspiración que dices, se quede por un largo periodo de tiempo.
─Odio cuando subestimas lo mucho que te conozco y crees poder engañarme.
─Nunca subestimo lo mucho que me conoces.
─Bueno, pues como dije, voy a dejar que continúes desarrollando tu inspiración. Nos veremos mañana.
─Te quiero.

Lo dije tan segura y firmemente, que incluso a mí misma me sorprendió. Ella, que con su anterior frase de despedida, denotaba cierto atisbo de molestia, pareció bajar la guardia y me hizo distinguir una pequeña risa salir de sus labios.

─Yo también te quiero, idiota.
─Pero oye ¿Por qué el insulto?
─Porque a veces me chocas.
─Uhm… a ver  ─Me recosté boca arriba, con la intención de acomodarme para seguir la conversación  ─¿Qué le pasa a mi niña, que hoy parece estar con la sensibilidad a flor de piel? Cuéntame.
─No lo sé ─Suspiró resignada ─Creo que ha sido un día lleno de emociones, que culminó una semana aún más llena de emociones. Demasiado ajetreo mental y cansancio, probablemente.
─Ya… ¿Quieres que vaya? ¿Qué duerma ahí esta noche y hablamos?
─No te preocupes. Ya es tarde… Ni loca te haría venir a esta hora. Además, creo que lo mejor que podemos hacer ambas es dormir plácidamente, abrazadas a nuestros peluches. Necesitamos recuperar fuerzas para mañana.
─Mañana empieza todo  ─Suspiré yo esta vez. ─Mi aventura…
─Nuestra ─Recalcó ─Nuestra aventura. Que no se te olvide.

Sonreí. Con alivio…

─Me gusta mucho ese pronombre ¿Sabes? “Nuestro”… consigue que cualquier cosa resulte más fácil y emocionante.
─Sí… ─Confirmó ─La carga acompañada, se divide y la felicidad compartida, se multiplica.
─Así es, filósofa Anahí.

Supe que mi burla le había hecho sonreír, aunque ninguna de las dos dijo nada más durante los siguientes segundos. Me limité a observar el techo de mi habitación, en el que un manto de estrellas dibujaba nuestras iniciales, con una estúpida sonrisa adornándome el rostro, por el simple hecho de sentir su presencia en mi oído, aun estando en silencio.

─Buenas noches, cariño… ─Susurró ─Si es que aún estás ahí.
─Aquí sigo ­─Respondí ampliando la sonrisa al escuchar su risa ─Espero que consigas descansar y que tengas una buena noche.
─Igualmente… Nos vemos mañana para ir con ustedes al hospital ¿Ok? ¡No se vayan sin mí!
─A ninguna parte… ─Aseguré tranquilizándola ─Descuida.
─Hasta mañana entonces.
─Buenas noches, pequeña.
─Buenas noches, amore mío.

Una fuerte punzada en mi corazón fue lo que sentí al escuchar esas dos simples palabras. Palabras que probablemente fueron dichas desde la inocencia y no significaban absolutamente nada, pero que a pesar de ello, consiguieron dejarme pegada al teléfono incluso cuando lo único que escucho, es un tono continuado indicando que ya había colgado.
Sonreí. Sonreí y suspiré, como si en este instante mi corazón latiera a un ritmo y por un motivo específico.
Volví a agarrar el cuaderno y abrazando a campanilla como si realmente se tratara de Anahí, dejé que la inspiración volviera a instalarse en mi corazón y mi mente lo transformara en palabras.
 
Al darme cuenta fue muy tarde…Dentro de mí, ya estabas tú.
No existe tiempo perfecto, ni tampoco lugar.
Nada que haga más fácil, lo que vas a escuchar…

¡Vamos Dul! ¡Déjalo salir por primera vez en tu vida!...
Y lo dejé salir…

Estoy loca, por un beso… tuyo.

Volví a sonreír. Esta vez más ampliamente. No importa que esto no sea más que una letra de una canción y que sea yo, la única que lo está leyendo. Es mucho más que eso… Es ser capaz de decir, de escribir, por primera vez y sin miedo… eso que tanto tiempo llevo sintiendo. Eso, que en los últimos días quemaba mis labios, deseando ser reconocido.

Confieso, ya estoy cansada y no me quiero frenar.
Y necesito gritar, lo que no puedo evitar…
Que estoy loca, por un beso… tuyo.

Las palabras continuaron fluyendo, cómo si ya no hubiera nada que esconder, como si una vez abierta la veda, todo fuera más sencillo…

Un nuevo amor cada verano, y tu hombro siempre estuvo ahí
Era lo cotidiano, aún era niña yo y crecías tú.

Fue tanto andar equivocada, cuando tan cerca estabas tú

Cada secreto mío fue tuyo
Y nada sería mejor que ser… tuya.

Ya todo tiene sentido, no me quiero frenar.
Y necesito gritar, lo que no puedo evitar.
Estoy loca, por un beso… tuyo.

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Creer para ver

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 1:50 am

Capítulo 8

Día 13



Todo está absolutamente listo para mi ingreso en el hospital.
Bueno, tampoco es que hubiera que preparar demasiadas cosas. Un pequeño bolso con algo de ropa para los próximos días, es más que suficiente. De hecho, en el interior del mencionado bolso, hay más libros que prendas de vestir, y por supuesto, imposible olvidarme de mi cuaderno. Nunca se sabe en qué momento puede llegar la inspiración, así que más vale tenerlo a mano por si acaso.
Un momento… Ahora que lo pienso, ninguna de estas cosas me va a servir de nada si la operación resulta… bueno, ya saben… un fracaso. ¿Libros para leer? ¿Cuaderno para escribir? ¿Cómo demonios pretendo hacer todo esto si… me quedo…?
El pánico casi olvidado hasta este instante, comienza a hacer acto de presencia de pronto. Un ligero temblor empieza a recorrer mis piernas y observo aterrorizada esa pequeña bolsa de viaje que tengo sobre la cama. Pero el sonido del timbre me sobresalta y rápidamente me distrae de ese estado en el que amenacé con introducirme.
Trato de afinar un poco mi agudeza auditiva para escuchar la voz de la persona que acaba de llegar. Y no es por cotillear, no. De hecho, creo que es una especie de acto reflejo. Cuando llaman a la puerta de nuestra casa, solemos detener por unos segundos aquello que estemos haciendo y prestar un poco de atención, asegurándonos de que todo está en orden o de que la visita no es para nosotros. Una vez comprobado que el visitante no es un asesino en serie o un amigo, continuamos con lo que quiera que estuviéramos haciendo.

Siento dibujarse una sonrisa en mis labios, antes incluso de que mi mente sea capaz de procesar el sonido de su voz. Es curioso ¿No creen? Si supuestamente es el cerebro, el encargado de enviar los impulsos nerviosos al resto del cuerpo para crear las reacciones y los movimientos. ¿Cómo es posible que sea mi corazón, el que se anticipe a ello, sintiendo su presencia y haciéndome sonreír a causa de la misma?
Creo que el amor, es lo único capaz de echar abajo cualquier teoría científica, por muy verificada y comprobada que esté. Con el amor, se agudizan los sentidos… Somos increíblemente capaces de reconocer el olor de esa persona aunque estemos en medio de una multitud. Y lo más curioso de todo… sentimos su presencia. Nuestro corazón la siente, antes incluso de que nuestra vista lo compruebe, antes de que nuestro cerebro lo procese.

Es ella… Y el simple hecho de saberla cerca, consigue que olvide cualquier rastro de preocupación que tuviera hace unos minutos y salga decidida a su encuentro.

Bajo las escaleras… descubriendo un poco más de ella con cada escalón. Mi corazón también se acelera a medida que me acerco… Y ahí está, junto a la puerta, con ésta aún abierta de par en par. Debe haber transcurrido menos tiempo del que pensaba.
Sonríe ante algo que mi madre le está diciendo y eso me obliga a detenerme donde estoy, queriendo no interrumpir, queriendo observarlas reír juntas. Pero ella, como si hubiera sentido mi presencia a pesar de la forma tan sigilosa en la que llegué, giró su rostro y me descubrió inmóvil. Tan inmóvil, que en el momento en el que sus ojos azules se clavaron sobre mí, algo me obligó a contener la respiración. La sonrisa pareció haberse borrado de sus labios… Y la presencia de mi madre, así como el resto del universo, se esfumaron de un instante a otro. Nuestras miradas están teniendo una conversación al margen de las palabras.

En este momento, me siento como esas adolescentes de las películas americanas, que al bajar las escaleras enfundadas en un hermoso vestido, se encuentran con el afortunado chico de sus sueños, encargado de llevarla al tan esperado baile. Él se queda alucinado al descubrirla cual princesa de cuento, y ella, en medio del sonrojo, trata de controlar el temblor de sus piernas para que el paseo en tacones no resulte aún más difícil de lo que es.
Pero en este caso, no existe tal baile, el vestido elegante fue sustituido por unos jeans desgastados y una camisa de lo más normal, y el chico… Bueno, esa es la mejor parte… Ella, es la chica de los sueños de cualquier persona.

Como si alguien hubiera presionado un detonante al mismo tiempo, ambas salimos del trance y nuestros cuerpos se dirigieron automáticamente el uno al otro, para fundirnos en un abrazo.
Dios… no hace ni veinticuatro horas que me despedí de ella y es como si hiciera un siglo que no la veo, que no la toco, que no la huelo… Que rico huele su cabello, recién lavado y que poder tiene de transportarme hacia la más absoluta calma. Definitivamente… en su abrazo, las preocupaciones, los miedos, simplemente no existen.

─Parece que hace un siglo que no te veo ─Dijo mirándome confundida en cuanto finalizamos el abrazo.

Le sonreí… Simplemente le sonreí, por lo irónica que me resultaba su confesión. A veces es como si estuviera conectada a mi cerebro. Yo pienso las cosas y ella tranquilamente las suelta.

─¿Qué tal pasaste la noche? ─Le pregunté.

Me sorprendió, al repentinamente, cambiar el gesto amigable y fruncir el ceño.

─Ni me lo recuerdes. Que por tu culpa, a las 7:00 de la mañana abrí los ojos como un búho y ya no había quien me los cerrara.
─¿Y yo qué culpa tengo de eso? ─Volví a preguntar atónita.
─Llevas toda la semana despertándome al alba. Y hoy… ─Bajó la mirada como un cachorrito ─mi subconsciente extrañó que lo hicieras… Y… no pude dormir más.

Me dio tanta ternura, que no pude evitar sonreír y dar de cabeza mientras besaba su frente con dulzura.

─Así que el único día que no estoy para darte guerra, es cuando decides despertarte temprano, ¿no?

Se encogió de hombros y me miró arrugando ligeramente su frente, como una niña inocente.

─¿Cómo estás tú? ─Me preguntó cambiando de tema.
─Bien… Bien. Ya está todo listo. Sólo falta que almorcemos y nos ponemos en marcha. ¿Tú ya comiste?
─Mi estomago no ha sido capaz de probar bocado en todo el día.
─¿Cómo es posible eso? ─Intervino mi madre alarmada, sobresaltándonos a ambas al recordar de pronto su presencia. ─En este momento pasan las dos a la cocina a preparar la mesa, que te vas a comer un buen plato de comida, señorita.

Anahí me miró con la boca abierta.

─¿Tu madre en algún momento dejará de tratarnos como si fuéramos bebés?
─Yo no contaría con ello ─Me encogí de hombros ─Pero en el fondo sabes que te encanta.
─Mientras vivan bajo mi techo… ─Volvió a intervenir mi madre ─Y tú prácticamente lo haces ─le dijo a Anahí ─Tendrán que aguantarme. ¡Así que, venga! ¡A poner la mesa!
─Pondremos la mesa con optimismo y alegría ─Rió Any ─Pero yo sigo sin tener hambre…Así que los acompaño, simplemente.
─Hice ensalada de pasta.
─Oh… ─Susurró como si ese hecho fuera todo un descubrimiento ─eso lo cambia todo.

Me miró nuevamente con esa cara de niña inocente, haciéndome sonreír. Tanto mi madre, como yo, sabíamos que Anahí era incapaz de negarse a su ensalada de pasta. Para ella, mi madre es la mejor cocinera del mundo y la ensalada, su plato favorito… De hecho, no recuerdo un solo día de los últimos años en los que la haya preparado y Anahí no se haya quedado a comer.

Nos dirigimos a la cocina y juntas, como un equipo, comenzamos a preparar la mesa para el almuerzo, mientras mi madre terminaba de aliñar la ensalada. De vez en cuando nos dedicábamos miradas y sonrisas cómplices. Además comenzamos a jugar lanzándonos en forma de bolitas, la miga de un pan que acabamos de morder cual ratones. En definitiva, continuamos siendo las dos niñas traviesas que somos cuando estamos juntas. No me extraña que mi madre nos siga tratando como bebés a pesar de nuestra edad.

Una vez todo estuvo listo, nos sentamos los cuatro a la mesa; mis padres, Anahí y yo, igual que una gran familia. En realidad, cuando único coincidimos en el almuerzo, es precisamente cuando está ella. En el resto de ocasiones, ya que nuestros horarios no coinciden demasiado, yo suelo comer sola. Por eso, es en estos instantes cuando mi madre aprovecha para sus habituales interrogatorios. En este caso, sólo nos hizo miles de preguntas sobre el viaje y fue Anahí quien respondió la mayoría de ellas, mientras yo me ausentaba por momentos. Me es imposible, no pensar de vez en cuando, en lo que está a punto de suceder…

Terminamos de almorzar. Así que, Any y yo subimos a mi cuarto para terminar de recoger el bolso y salir cuanto antes.
Llegó la hora.

─¿Estás nerviosa? ─Preguntó haciéndome voltear para descubrirla aún junto a la puerta, con los brazos cruzados sobre su pecho.

Me encogí de hombros, mientras continuaba guardando las últimas cosas y cerraba definitivamente la bolsa.

─No estoy segura ─Sonreí con timidez.
─¿No estás segura de si estás nerviosa?
─Quizás… un poco.

Comenzó a caminar hacia mí y suspiró en cuanto la distancia que no separaba fue de centímetros.

─Yo si lo estoy… Así que, puedes reconocerlo si quieres. Aprovecha ahora que es el momento, porque en cuanto salgamos de esta habitación, no me voy a dar el lujo de estarlo y tampoco voy a permitir que lo estés tú.

Sonreí.

─Estoy nerviosa ─Acepté ─Y tengo algo de miedo. Y momentos en los que la mente me da vueltas. Pero a pesar de eso, aún no me ha llegado el pánico… Quizás el hecho de que estés a mi lado, me vuelve un poco más… ¿Valiente?
─Tú siempre has sido una valiente… Yo sólo sirvo para ayudarte a recordarlo.
─No le quites importancia, Anahí. Porque ayudarme a recordar quién soy y lo que quiero, es el regalo más grande que me puedes hacer… Así que no te quites importancia.
─Vaya, si llego a saber eso, me habría ahorrado el viaje y el hotel de lujo ─Dijo guiñándome un ojo para eliminar la repentina seriedad que de pronto adquirí ─Ah y no quiero volverte a escuchar llamarme Anahí, al menos en las próximas 48 horas.
─¿O qué? ─Pregunté desafiándola con una sonrisa.
─¿Me estás retando? ─Contraatacó alzando una ceja.
─¿Y tú a mi amenazando?

De pronto, la que se quedó mirándome fija y seriamente, fue ella. Llevó una de sus manos a mi mejilla y observó todo mi rostro, mientras me acariciaba y la sonrisa se iba esfumando de mis labios, a causa del nerviosismo.
La yema de sus dedos, rozó el borde de mis ojos cuando volvió a clavar su mirada en ellos y sonrió…

─Te quiero mucho ¿Sabes? Y aunque no pueda asegurarte que todo vaya a salir siempre bien, si puedo prometerte que estaré ahí en ambos casos, junto a ti.
─No necesito más…

Le sonreí. Ambas sonreímos… Y como si salir de este cuarto significara dejar algo atrás, lo hicimos juntas, agarradas de la mano, dándonos fuerza la una a la otra.

En realidad, si nos paramos a pensar, si que significa dejar algo atrás, pues existe un 50% de posibilidades de que ésta, sea la última vez que pueda ver cada objeto de mi habitación. Esa en la que crecí… en la que construí mi mundo. La misma que ha ido cambiando a lo largo de los años, madurando a mi ritmo. La misma que ha sido testigo de mis noches de desvelo, mis lágrimas, mi felicidad, mis momentos de creación, de bloqueo… de nuestras noches juntas. Es increíble la infinidad de recuerdos que pueden albergar cuatro simples paredes. Es increíble, salir de aquí, con la mínima posibilidad de que ya no vuelva a verla nunca más.
Aunque… ¿Acaso no existe esa posibilidad cada vez que abandonamos nuestro cuarto? ¿Nuestra casa? ¿O cada vez que despedimos a un familiar, a un amigo? Nunca lo pensamos porque para el ser humano, resulta muy frustrante vivir de esa forma, con ese miedo. ¿Pero qué pasaría si transformáramos el miedo en algo positivo? ¿Si en vez de alejar ese pensamiento de nosotros, lo utilizáramos para no marcharnos nunca sin decir “Te quiero” a los nuestros? Quizás el secreto de la vida, sea aprovechar cada instante para hacer y decir, como si realmente no pudiéramos volver a hacerlo jamás. Quizás…

Justo antes de cruzar la puerta, me detengo a observar el tablón en el que decenas de fotos están estratégicamente colocadas, para que todas queden a la vista. La mayoría de imágenes son de nosotras dos juntas. A veces con más amigos, otras solas, en diferentes paisajes, distintas edades y con diferentes estados de ebriedad, pero siempre… juntas.
Cada fotografía marca un momento especial de nuestras vidas, un instante mágico al que viajo de una manera muy rápida con tan solo mirarlas. Trato de retener en mi memoria cada una de ellas, mientras siento su mano presionar la mía, como si me estuviera transmitiendo fuerza a través de la piel.
Me giro ligeramente… Observo una vez más las estrellas que adornan el techo y lanzo una última ojeada al resto de la habitación.
Suspiro… y cuando me vuelvo hacía Anahí, me doy cuenta de que también observa el cuarto, como si ambas nos estuviéramos despidiendo de él. Cómo si una parte de las dos, se quedara hoy aquí.

Me mira… sonreímos… y nos vamos.

◊◊
El ingreso en el hospital, realmente no fue nada del otro mundo. Bastante más normal de lo que me imaginaba… Aunque tampoco es que esperara una llegada en ambulancia, o una enfermera recibiéndome en silla de ruedas. Supongo que todo eso es ridículo, ya que puedo andar por mi propio pie, al menos por ahora. Pero si es cierto que, ya que hay que hacerlo, pues no hubiera estado mal algo más… de película, divertido.
En fin, estas son las cosas que una piensa cuando está sola y aburrida, en una habitación de hospital fría y sin gracia. Lo cierto es que ya no sé como entretenerme… No tengo ni pizca de sueño, no puedo concentrarme en la lectura, los minutos se hacen eternos y tengo demasiado tiempo para pensar y que el miedo vuelva a hacer acto de presencia.
Mis padres y Anahí, tuvieron que marcharse a las 7 de la tarde, cuando finalizó el horario de visitas, aunque los tres prometieron estar aquí a primera hora de la mañana.
Mañana… mañana es el gran día… Y presiento que ésta va a ser una larga noche… Ojalá ella estuviera aquí, ojalá…

De pronto, la puerta se abre frente a mí, dando paso a una Anahí completamente agitada y con cara de pánico, que se apoya en la misma después de cerrarla.
Me quedo atónita… No puedo creer lo que estoy viendo. ¿Realmente es ella? ¿O la soledad me está haciendo ver alucinaciones? Como en el desierto, cuando tienes mucha sed y de pronto aparece el espejismo de un oasis frente a ti. Quizás sea eso… Mis ganas de verla, hicieron que mi mente la materializara. Dios Dul… te estás volviendo loca.

─¿Por qué estás tan pálida? ─Pregunta preocupada entornando los ojos desde la distancia.

Joder… sí es ella… Mi corazón se aceleró al escuchar el sonido de su voz. Nunca un deseo se me había materializado de una forma tan inminente…

─¿Qué estás haciendo aquí? ─Salí por fin del shock, sin abandonar el asombro.

Antes de responderme, se dio la vuelta y abrió de nuevo la puerta con sigilo, asomando cuidadosamente la cabeza por una pequeña rendija. La observé mirando a un lado y a otro antes de volver a entrar y llevarse una mano a su pecho agitado.

─No hay moros en la costa ─Anunció con alivio ─Nunca pensé que sería tan emocionante colarse en un hospital.
─Como venga alguien nos la vamos a cargar…
─No creo que me lleven a la cárcel, ¿no? ─Se encogió de hombros ─Como mucho me echaran a patadas. ¿O…sí?
─Nunca me he colado en un hospital.
─Pues cuando estés recuperada, me pondré enferma para que me hospitalicen y puedas hacerlo. Es una experiencia única… Nada que envidiarle al salto en paracaídas.

Su ironía, su chulería y su valentía, me hicieron reír a la par que… derretirme.

─No me puedo creer que estés aquí…

Comenzó a acercarse mientras sonreía y yo permanecía incrédula,

─Pues ya puedes ir haciéndome un hueco en esta estrecha cama ─Pidió consiguiendo que me rodara hacia la izquierda para dejarle un pequeño espacio en la derecha, mientras se sentaba en él y subía las piernas a la cama ─Vaya… Creo que vamos a dormir más apretadas que nunca.
─¡¿Dormir?! ─Pregunté sorprendiéndome cada vez más ─¿Vas a dormir aquí?

Su sonrisa de autosuficiencia me hizo saber que sí.

─Créeme que le di muchas vueltas. Incluso hice una lista de pros y contras antes de decidirme. Mira, aquí la tienes.

Sacó un papel del bolsillo de su pantalón y me lo entregó.
En cuanto lo desdoblé, la lista de “Contras” llamó mi atención:
- “Prohibidas las visitas, Misión arriesgada, Peligro de ir a la cárcel, Peligro de hacer el ridículo si me agarran, No sé cómo demonios voy a colarme sin que me vean, Dormiré en una cama extremadamente pequeña, Mañana tendré el cuerpo entumecido…”

Y en la lista de “Pros”, una simple frase:

-“Estar con Dul”

La miré, con una mezcla extraña entre sorpresa y emoción.

─Ganaste ─Informó encogiéndose de hombros.
─Eres increíble, Anahí…

Rápidamente, su expresión cambió y me agarró el rostro, presionando ligeramente mis mejillas, de forma que me obligaba a poner una, seguramente divertida, cara de pez, mientras ella fruncía el ceño.

─¿Qué habíamos dicho sobre las 48 horas sin llamarme “Anahí”?

Traté de sonreír, pero me fue imposible llevar a cabo alguna expresión o pronunciar palabra, con su mano presionando mis mejillas de esa forma. Pareció darse cuenta, porque la que sonrió con dulzura fue ella, antes de descender su vista hacia mis labios. Una vez ahí, esa sonrisa se fue borrando y la presión de sus dedos, aflojaba, permitiendo que mi boca volviera a su estado normal. Aunque “normal”, es sólo una forma de llamarlo… Mi respiración comenzó a agitarse a medida que el tiempo transcurría y sus ojos seguían clavados en mis labios.

─Eres tan…─Susurré consiguiendo que sus ojos volvieran a los míos. ─…tú.

Su mirada se hizo ligeramente más pequeña, a causa de la confusión.

─¿Qué significa eso, exactamente? ­─preguntó con una pequeña sonrisa.
─Que siempre haces esto… Siempre estás ahí.

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Creer para ver

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 1:51 am

─Para ti.

Sonreí… y bajé la mirada con una mezcla de timidez y… no le podría llamar tristeza, porque sería egoísta sentir tan solo un ápice de esa emoción. Pero quizás sí siento resignación… porque es inútil engañarme… soy la persona más importante de su vida, su mejor amiga, prácticamente su hermana… Pero nunca seré más que eso.

─Así que… ¿Esta noche toca lectura? ─Agarró el libro que minutos antes dejé sobre mis propias piernas y lo inspeccionó, deteniéndose a leer el título ─”PD: Te amo”

De pronto dio un pequeño golpe con el libro en mi hombro y me clavó una mirada fulminante.

─¡Auch! ─Me quejé frotándome el brazo ─¿Y eso a que viene?
─¿Es enserio? ¿Te pones a leer estas cursiladas, tremendamente románticas y condenadamente tristes, la noche antes de meterte en un quirófano? ¿Eres idiota?

Me encogí de hombros con indiferencia.

─No es tremendamente triste… solamente…
─Solamente, el amor de su vida y además mejor amigo desde que tiene uso de razón, muere de cáncer y la abandona.
─No… no la abandona ─respondí aturdida por su repentino enfado ─Le deja cartas para que aprenda a vivir sin él. Además, no la abandona, Any… Ni que morirse hubiera sido su culpa.
─¡Oh vaya! ¡Todo un consuelo! ─Exclamó con ironía ─Todo un consuelo recibir cartas de tu difunto esposo, para recordarte que jamás va a volver… que sigas adelante.
─¿Y no es ese el mejor regalo que alguien te puede hacer? Ayudarte a seguir cuando ya no esté…
─¡No! El mejor regalo es simplemente… no irse.
─Bueno pero…
─Prométeme que vas a volver de ese quirófano ─Interrumpió casi como una orden, tras la cual se escondía un tono suplicante.

Ahora lo entiendo… es miedo lo que tiene.
Sonreí con ternura y acaricié su mejilla.

─Te lo prometo… ─Susurré.
─Genial… se supone que yo debía estar dándote fuerza y a la primera de cambio muestro mi vulnerabilidad.
─Así somos nosotras… Cuando una está débil, la otra es la fuerte.

Me sonrió, como si mis dedos en su mejilla y mis palabras, le inspiraran tranquilidad… Apoyó su cabeza en mi hombro y consiguió que el olor de su pelo amenazara con evadirme del mundo en ese mismo instante.

─Entonces… ¿Comenzamos con la cursilería? ─Preguntó abriendo el libro.
─¿Eres consciente de que esto a lo que llamas “cursilería” es el libro de tu película favorita, la cual has visto aproximadamente veinte veces?
─Absolutamente consciente. ─Aceptó volviendo a levantar la cabeza para mirarme ─Pero eso no hace que deje de ser una cursilería… y no por ello va a dejar de encantarme o ser mi favorito. Al igual que tú, que eres una cursi…mi favorita y… me encantas.

Sentí de pronto un increíble ardor adueñarse de mis mejillas y todas las palabras que pude haber dicho, debieron atorarse en algún lugar de mis cuerdas vocales. Solo fui capaz de mirarla… Mirarla mientras ella sonreía y con un guiño de descaro, volvió su vista a la novela.

─Un encantador viaje de la tristeza a la esperanza ─Leyó la frase que había escrita en la portada.

Suspiró y abrió las páginas del libro, dando comienzo a una lectura en voz alta, mientras yo permanecí observándola durante varios segundos… Sonriendo al verla acompañar cada frase con un gesto dramático, como si estuviera interpretando una obra de teatro… En este momento, mis oídos sólo son capaces de distinguir el sonido de los latidos pausados de mi corazón, mientras que el de sus palabras, queda difundido como un eco en la lejanía… suave… seguro.


◊◊

Llegó el día.

Oficialmente admito que soy la persona más bipolar sobre la faz de la tierra. Y voy a tratar de explicarles el motivo de tan asombroso descubrimiento: Llevo horas en la misma posición, observando el rostro de Anahí, que duerme plácidamente a escasos centímetros de mi nariz… Y les aseguro que en este instante estoy más acojonada que nunca. La analizo como una completa demente, rezando porque cada milímetro de su cara se grabe en mi memoria para siempre. Estoy segura de que si abriera los ojos en este instante, pensaría que soy una psicópata. Tengo miedo… muchísimo miedo, porque se acerca la hora de la operación y el simple pensamiento de no volver a verla, me oprime el pecho de una forma asfixiante. Pero al mismo tiempo (ahí va mi bipolaridad), me siento en paz… la única paz y tranquilidad que puede transmitirme el hecho de estar mirándola a ella.

Abre los ojos y cómo había anticipado, me sorprende mirándola fijamente. Frunce el ceño confundida y al ver sus ojos azules, los míos comienzan a alternarse nerviosos entre uno y otro, durante varios segundos de silencio.

─Pareces una psicópata… ─Me dice como si tal cosa.
─Lo sé.
─Bien. El primer paso para la recuperación es admitirlo.
─Quiero que cada centímetro de tu cara se me grabe en la memoria para siempre, por si…
─¡Ey! ─Interrumpió llevando una de sus manos a mi mejilla con dulzura. Sonrió enternecida ─Estoy segura de que eres capaz de dibujarme con los ojos cerrados, cariño.
─Ahora sí ─Confirmé segura ─¿Pero podré hacerlo dentro de un año? ¿Unos meses? ¿Cuánto tiempo tarda el cerebro en distorsionar la imagen de los recuerdos? ¿Es equivalente el tiempo de vivencias, al de olvido?
─No lo vas a comprobar ¿Ok? No lo vas a comprobar… ─Me aseguró pegando su frente a la mía ─Y aunque así fuera, aunque tu cerebro me olvidara… Sé que mi imagen está grabada en tu corazón, Dul… y esas son las que nunca, nunca, se borran. Créeme, por favor.

Cerré los ojos y permití que una gran bocanada de aire, impregnado con su olor, llegara a mis pulmones, dejándola salir luego en forma de suspiro.
Volví a abrirlos y separé un poco nuestras frentes parar observarla mejor… La tranquilidad me invadió.

─Te creo… ─Sonreí ─Sólo fue un pequeño ataque de pánico.
─Entonces ahora dame los buenos días como es debido.

Besé su frente y la calidez de su piel me incitó a permanecer ahí eternamente.

─Buenos días ─Susurré ─Te preguntaría cómo dormiste, pero en esta cosa tan estrecha dudo que…
─Perfectamente ─Interrumpió ─Aunque no es que hayamos dormido demasiado. La lectura nos atrapó más de lo esperado… ¿Y tú? Apuesto a que no cerraste los ojos ni un minuto.
─Ganarías la apuesta.
─¿Y qué hora debe ser ya?
─Supongo que aún es temprano. No se escucha demasiado movimiento en los pasillos.
─Entonces voy a aprovechar para levantarme antes de que alguna enfermera entre y me descubra tan cómoda.

Asentí sonriendo de acuerdo y después de darme un beso en la mejilla, se dirigió al cuarto de baño, cerrando la puerta a su paso.
Yo aproveché también ese momento, para abandonar la cama, sintiendo en el acto como cada uno de mis huesos se resentía, como si hubiera dormido en un colchón de piedras. ¡Caray! Hace dos minutos ni siquiera lo percibía.

Me dirigí hacia la ventana, acomodándome el horrible camisón de hospital, que obligan a poner (y que si no llega a ser por tu propio pijama, se te vería hasta el alma) y me detuve a observar a través del cristal. Debía ser muy temprano aún, pues apenas hay movimiento en la calle y se distingue una armoniosa tranquilidad en la entrada del hospital. Los primeros rayos de sol inciden sobre el césped, que está siendo regado por los aspersores automáticos… Siento que me quedo como hipnotizada, observando la imagen del agua cayendo sobre la hierba…
Pero de pronto, un efecto comienza a aparecer, cuando los rayos de sol se unen con el agua, haciendo que mis labios dibujen una sonrisa a medida que ante mi vista se descubre un pequeño arcoíris.

He aquí la magia, amig@s... La magia de la vida.

Uno de mis temores hace tan solo dos semanas, era no volver a tener la oportunidad de ver los colores reales de un arcoíris, ya que eso depende de los caprichos de la naturaleza. Pero aquí está… sin necesidad de una lluvia torrencial o de un clima tropical. Con la simple unión del agua de un aspersor y los enérgicos rayos de sol mañanero… se crea la magia. La magia de la naturaleza. Esa que para descubrirla, no debes hacer más que… observar.

Me emocioné ¿Saben? Me emocioné como si fuera la primera vez que mis ojos veían un arcoíris… Aunque quizás así era. Quizás es la primera vez que realmente lo veo, con todo el significado que debe implicar ese verbo: ver.
Sentí los brazos de Anahí rodear mi cintura y me di cuenta de que adoptó mi misma posición. Ni siquiera la escuché salir del cuarto de baño, pero no dejé de contemplar el paisaje y no me hizo falta explicarle lo que estaba haciendo, para que ella solita lo descubriera. Pero me sorprendió escuchar una pequeña risa por su parte.
Miré hacia ella y la descubrí sonriendo, mientras observaba lo mismo que yo.

─¿Qué ocurre?
─El Universo… ─Respondió ─No deja de sorprenderme.
─¿Qué quieres decir?
─Que llevo dos semanas intentando crear un arcoíris de todas las formas que explican en internet; con una lupa, con agua, de mil maneras diferentes... ─Explicaba sorprendiéndome con cada palabra ─Era una de las sorpresas que quería prepararte, pero no fui capaz de conseguirlo. Ya me había rendido y mira… ─Señaló la ventana ─A veces, simplemente hay que dejar que la vida fluya… entonces el Universo, cuando lo crea conveniente, te echa la mano.

Volví a mirar hacia la ventana. Allí seguía el pequeño arcoíris apenas perceptible. De hecho, estoy completamente segura de que nadie se percataría de su presencia a menos que se detuviera a observar ese lugar en concreto.
Permanecimos en esa posición durante varios segundos. Gobernadas por el más absoluto y nada incómodo silencio. Pero poco a poco, los aspersores fueron girando automáticamente y el bonito arcoíris desapareciendo, a medida que la lluvia de agua cambiaba de lugar.
Entonces escuchamos el sonido de la puerta abrirse y ambas nos volteamos sobresaltadas.

En ese preciso instante descubrí a mi madre, observándonos con expresión de confusión desde el umbral. Seguramente preguntándose qué demonios hacíamos abrazadas, contemplando la ventana a esta hora de la mañana, como dos absolutas imbeciles. Detrás de ella, mi padre observa de la misma forma. Aunque algo menos “preocupado”.

─¿Any? ─Preguntó ella frunciendo el ceño ─¿Cómo llegaste tan temprano? Apenas está comenzando el horario de visitas.

Anahí se quedó muda. No puedo verle la expresión, pero siento su cuerpo en absoluta tensión. Creo que la interrupción de mis padres la pilló demasiado desprevenida y a estas horas de la mañana, su mente aún no está igual de ágil y rápida que de costumbre.

─Acaba de llegar ─Intervine, sintiéndome orgullosa de ser yo, por primera vez, la rápida ─Hace cinco minutos ¿Verdad?
─S…sí… ─Respondió ella, saliendo poco a poco del letargo.

Mi madre alzó una ceja y cruzó lo brazos sobre su pecho, como si no me hubiera creído ni una sola palabra.

─Ya veo… Y el camino de tu casa hasta aquí fue tan largo, que tus pies no lo soportaron y lo primero que hiciste fue quitarte los zapatos, ¿No?

Al mi madre terminar esa frase, todos dirigimos nuestra mirada hacia los pies de Anahí, incluida ella misma. Y efectivamente… descalzos… Movió los dedos bajo el calcetín, como si los quisiera meter en una madriguera para que nuestra excusa no fuera descubierta.

─Mira que eres tonta… ─Susurré queriendo llevarme las manos a la cabeza.

Rápidamente me clavó una mirada fulminante, de esas que sólo me provocan sonrisas. Alzó una de sus cejas y estoy segura de que estaba a punto de decirme alguna barbaridad, de no ser porque mi madre volvió a interrumpir.

─Ni se molesten… ─Nos advirtió captando de nuevo la mirada de ambas ─Prefiero no saberlo. ─Movió las manos en el aire cómo si tratara de borrar alguna imagen de su mente y volvió a dirigirse a Any ─Pero deberías ponerte los zapatos antes de que aparezca el doctor, porque en cinco minutos viene a buscarte, Dul.
─¿Buscarme? ¿Para qué?
─¿Eres consciente de que hay un motivo mayor por el cual estás ingresada, además de para que Any se cuele en el hospital en plena noche, no? ─Miré a mi madre entrecerrando los ojos y ese fue motivo suficiente para que continuara hablando con una sonrisa burlona ─Al parecer van a adelantar la operación porque el quirófano quedó libre. El doctor venía a informarte pero lo encontramos en el camino y preferimos hacerlo nosotros.

Un enorme cosquilleo ascendió por mi estómago hacia el pecho y en un momento sentí mis piernas flaquear. Anahí pareció darse cuenta de ello, porque se aferró con más fuerza a mi cintura, como si tratara de sostenerme.
La miré…me miró… y no nos hizo falta decir nada para comprender que ambas estábamos muertas de miedo. La operación se había adelantado… había llegado el momento… se terminó el tiempo.
Sus ojos azules trataban de transmitirme fuerza a pesar de estar igual de aterrorizados… Y sonreí. Sonreí, porque ni siquiera es capaz de adivinar la valentía que me transmite su mirada. Mis padres, el doctor, el hospital, la operación y el resto del mundo, se nos olvidó durante unos instantes…

─Ya está todo listo ─Informó una nueva voz, sacándonos del trance. Miramos hacia la puerta y ahí descubrimos al doctor. Todos habían accedido al interior de la habitación sin que nos diéramos cuenta y observaban expectantes alguna reacción por mi parte ─¿Preparada?

Que pregunta más absurda… ¿En algún momento de la vida se está preparado para el cambio? ¿Para salir de una habitación consciente de que cuando regreses no serás la misma? ¿Para dejar en ella, a la persona que más te importa en la vida, sabiendo que quizás no puedas volver a verla? No… obviamente no estoy preparada. Pero nadie, nunca, está preparado para los cambios y aún así…suceden.

Suspiré... Y los brazos de Anahí se aferraron a mí con más fuerza aún, al tiempo que hundía su cabeza en mi cuello. Igual que un avestruz se esconde del peligro bajo sus propias plumas, como si en ese lugar estuviera a salvo, como si el hecho de esconderse en mí, fuera a protegerla de cualquier peligro. Bueno… así es, realmente.
Volví a sonreír enternecida y le di un pequeño beso protector en la cabeza. En cuanto lo sintió, se incorporó, también sonriendo. Se acercó a mi rostro y depositó sus labios en mi mejilla con dulzura… Puedo asegurar que estuvo ahí más tiempo del considerado normal. Sentí su respiración en mi piel durante varios segundos… Hasta que finalmente, con el sonido de un beso, se apartó y yo me sentí más fuerte que nunca para lo que estaba a punto de enfrentar.

Miré a mis padres y miré al doctor, haciéndoles saber que estoy lista. El último sonrió y me mostró una expresión de seguridad, como si tuviera certeza de que todo iba a salir bien. Quizás es sólo parte de su trabajo, transmitir seguridad al paciente. O quizás no… quizás realmente confía en sí mismo. Dicen que el primer paso para lograr algo, es creer en ti. Así que en este momento espero, que el doctor crea mucho en sí mismo.

─Hay que empezar a preparar tus ojos ─Volvió a hablar mientras se acercaba hasta nosotras mostrando un pequeño frasco ─Tienes que poner una gota en cada ojo, cada dos minutos aproximadamente, para que la pupila vaya dilatando. ¿Crees que podrás hacerlo tú misma? ¿O mejor envío a una enfermera para que te ayude?

Dudé algunos segundos, mientras mi mente asimilaba que no debía ser demasiado difícil ponerme unas simples gotas. Aunque conociendo la sensibilidad de mis ojos, puedo estar cinco minutos intentando no parpadear y tratando de que el líquido caiga justo donde debe caer y no se escurra por mi rostro.

─Yo lo haré. ─Intervino Anahí ─No hace falta que envíe a nadie. Yo se las pondré.

El doctor la miró, mis padres la miraron, yo la miré… Y ella continuó sin cambiar un ápice su expresión, haciéndonos saber a todos que no estaba pidiendo permiso ni realizando una pregunta. Estaba afirmando que ella iba a ponerme esas gotas y no había vuelta de hoja.
El doctor sonrió ofreciéndole el frasco.

─Una gota en cada ojo. Que lo mantenga cerrado durante un minuto aproximadamente y luego los abra. Vuelves a esperar un minuto y repites el proceso… Así hasta que yo vuelva.
─Entendido. ─Aseguró ella.
─Aquí te dejo también algunas gasas para que puedas limpiarle las lágrimas. Enseguida estaré de vuelta para llevarte al quirófano ─Me indicó esta vez a mí y tras asentir, lo observamos abandonar la habitación.

Sin permitir que transcurrieran siquiera dos segundos, Anahí me agarró de la mano y me dirigió hacia la cama, indicándome que me sentara. Obedecí a todo sonriendo divertida, por lo en serio que se estaba tomando su labor de enfermera. Ni siquiera esa sonrisa parecía poder distraerla de su trabajo, ya que muy concentrada, presionó un botón que hizo descender la cama, hasta una altura más cómoda para ella.
Quedamos casi al mismo nivel una de otra. Yo quizás unos centímetros por debajo de su rostro. Me hizo inclinar la cabeza ligeramente hacia atrás y llevó el gotero hasta mis ojos, pero en el momento en el que la gota calló, mi ojo izquierdo se cerró como si yo misma hubiera dado la orden. Además, un acto reflejo me hizo apartar la cabeza, como si fuera a hacerme daño.
Parpadeé numerosas veces mientras me cubría el ojo con la mano, sintiendo un ligero dolor, como si algo se me hubiera introducido en el interior. Creo que es algo meramente psicológico, porque la gota ni siquiera me rozó el ojo. Volví a mirar a Anahí y la descubrí observándome con una expresión entre confusa y tierna, seguramente por la forma en que me sigo cubriendo, como una niña pequeña y miedosa.

─Lo siento… ─Me disculpé avergonzada ─No lo controlo… Quizás sea mejor idea hacer caso al doctor y pedir que lo haga una enfermera. No quiero tenerte aquí dos horas y que mis ojos se cierren solos cada vez que vuelves a intentar ponerme esas gotas.

Ella sonrió. No entiendo muy bien qué es lo que puede hacerle gracia. Para mí es bastante frustrante y dentro de unos cuantos intentos más, se terminará desesperando.

─Separa las piernas ─Me pidió como si tal cosa, dando un pequeño toque con su mano en mi rodilla para que le hiciera caso.

Lo hice. Abrí las piernas y ella se acercó aún más, colocándose en medio de ambas, con su cuerpo casi pegado al mío que aún permanecía sentado. Tan extremadamente cerca, que los nervios me hicieron tensarme y estirar la espalda, ganando unos centímetros de altitud. Mis ojos quedaron a la altura de su sonrisa… Estuve a punto de perderme en ella, de no ser porque su mano rozó mi mejilla, haciéndome volver al mundo real…

─Mírame ─Volvió a pedir, inclinando muy ligeramente mi cabeza hacia atrás, pero acompañándome en el movimiento, para que no la perdiera de vista.

Así que también lo hice. La miré… Me encontré de frente con esos ojos azules, que de un momento a otro lograron hacerme olvidar cualquier cosa que estuviera sucediendo en el mundo.
Su dedo pulgar, ejerció una pequeña presión en la parte inferior de mi parpado, consiguiendo que este se abriera. Y sin perder ni un instante el contacto visual y apenas sin darme cuenta, la gota calló perfectamente en el interior de mi ojo izquierdo.
En cuanto sentí el líquido, me sobresalté y en un acto reflejo, cerré el ojo tratando de volver a parpadear. Pero Anahí, con un movimiento rápido y delicado, llevó la gasa a él y me impidió volver a abrirlo.

─¿Ves? ─Preguntó dando ligeros y suaves toques ─No es tan difícil…
─No, si lo haces a traición ─Fingí que me quejaba.
─Yo no tengo culpa de que mis ojos ejerzan ese poder hipnótico sobre ti.

Puse la cabeza recta, dispuesta a intimidarla con la mitad de mi mirada, ya que uno de mis ojos continua cerrado y tapado por su mano. Pero eso, lo máximo que consiguió fue hacerla sonreír de una forma muy segura de sí misma.

─Venga, no protestes ─Me dijo divertida, volviendo a inclinar mi rostro hacia atrás, recibiendo un resoplido por mi parte ─Estás hecha toda una refunfuñona.

Sonreí, dispuesta a dar de cabeza, cuando sentí otra gota caer, esta vez en mi ojo derecho. Y ella, rápidamente repitió la acción de antes, tapándomelo con la gasa para que no parpadeara.

Tiene razón, no sé qué maldito poder hipnótico tienen sus ojos y su presencia sobre mí, pero el caso es que, sea como sea, lo logró. Y por algún motivo, después de la primera vez, consiguió que me sintiera más segura, mi cuerpo se relajó y los siguientes intentos fueron bastante más fáciles.

Cuando el doctor volvió a aparecer, acompañado por unos enfermeros, habíamos repetido el proceso de las gotas aproximadamente cuatro veces. Él se acercó para examinarme de cerca y después de hacerlo, la miró a ella, dándole su aprobación.
De pronto me di cuenta de que los enfermeros que lo acompañaban, habían entrado transportando una camilla algo más pequeña que en la que estoy sentada.
Y en este momento, la diminuta habitación, resultó aún más diminuta y agobiante, por la afluencia de personas que se encontraban en ella.

─Puedes colocarte en la camilla, Dulce ─Me indicó el doctor.

Lo miré, no muy segura.

─¿Es necesario? Si puedo caminar perfectamente.
─Es necesario para que entres a quirófano.
─Bueno, pero puedo ir andando hasta allá y acostarme justo antes de entrar ─Sugerí ─Lo siento pero no sé si cuando vuelva a salir de ese quirófano tendré que caminar agarrada de alguien, con un bastón, con un perro guía o comiéndome cada pared a mi paso. Así que, me gustaría aprovechar cada minuto mientras pueda valerme por mi misma.

Creí que se iba a enfadar. De hecho, mi madre puso una expresión de querer matarme por impertinente. Pero nada iba a hacerme cambiar de opinión y él, sin embargo, sonrió.

─Me gustan las personas con las cosas claras ─Informó ─Está bien, vamos a pie y cuando tengamos que entrar en el quirófano te subes en la camilla.

Asentí. Sin mostrar mucho entusiasmo, pues no había pedido permiso en ningún momento. Pero aún así, me había salido con la mía.
Los enfermeros abandonaron la habitación con la mencionada cama, el doctor fue tras ellos y finalmente, mis padres aguardaron hasta que yo decidiera mover un pie.
Miré a Anahí por última vez, requiriendo la fuerza que sólo ella podía transmitirme y tras suspirar, me levanté de la cama tan rápido como pude. Siento que si la hubiera observado un segundo más, no habría sido capaz de irme a ninguna parte. Y sé que ella tampoco me hubiera dejado ir a ningún lugar.

El camino hacia la puerta se me hizo eterno... Cada paso que daba me resultaba más pesado que el anterior. Mi cuerpo comenzó a temblar en cuanto dejó de sentir el contacto de Anahí, mis manos se empaparon de sudor frío y mi corazón ensordecía cada sonido que pudiera haber dentro y fuera de aquella habitación. Como si tratara de gritarme algo y yo fuera incapaz de entenderlo.
Miraba al suelo, cuando sentí la mano de mi madre sobre mi hombro, haciéndome saber que ya había llegado hasta ellos, transmitiéndome ánimo con ese gesto. Alcé la vista y ahí los vi a los dos… Mis padres, esperando que su hija fuera valiente y se enfrentara a sus miedos, esperando que saliera victoriosa de esa guerra con mi cuerpo. Y entonces lo entendí… entendí que hoy, la guerra no era con mi cuerpo, sino con mi mente. Entendí que mi corazón, con esos latidos sólo trataba de hacerse escuchar por encima de ella.
Y lo hice… lo escuché… Y aquello que me susurró, fue lo más hermoso que pude haber escuchado jamás.

Me di la vuelta con decisión y volví a encontrar a Anahí, clavada en el mismo lugar en el que la había dejado, observándome con preocupación… Le sonreí y caminé hasta ella, observando como la confusión se iba adueñando de su rostro.
Agarré sus mejillas… Y una vez más, sus ojos azules, preocupados, confundidos y también ansiosos, me dieron la fuerza necesaria para…

─Te amo… ─Sentencié en un susurro, como si estuviera diciendo la verdad más absoluta de mi existencia.

Sus ojos se entrecerraron por un momento, tratando de entender el significado de mis palabras. Y finalmente, sonrió…

─Creía que te había pasado algo. No me asustes así, imbecil ─Se quejó mostrando alivio. Entonces supe que no me había entendido ─Yo también te…
─No ─Interrumpí negando con la cabeza ─Te amo, Anahí… ─Repetí sintiendo al instante como un enorme peso abandonaba mis hombros y también mi corazón.

Después de unas milésimas de segundo, sus ojos se abrieron enormemente, pareciendo estar perpleja y por algún motivo eso me hizo sonreír nerviosa, mientras las lágrimas comenzaban a empañar mis ojos.

─¿Qué?
─Sí… Que estoy enamorada de ti ─Aclaré completamente, por si alguien tuviera aún alguna duda ─Y no te creas que eres la única sorprendida. Nos estamos enterando al mismo tiempo… Estoy absoluta e irremediablemente enamorada de ti, Anahí.

Su rostro empalideció. Ni siquiera la escucho respirar… Simplemente me mira atónita y yo me muero por que diga algo antes de que el corazón se me salga por la boca. Pero en vez de eso, sacude la cabeza con el ceño fruncido como si tratara de sacar algo de ella y me agarra la cara con ambas manos.

─Déjate de tonterías ─Me pide sonriendo ─Eso… eso es imposible… Los últimos días juntas para mí también fueron mágicos… y también me siento… nos siento más… ya sabes… unidas. Pero eso no quiere decir que estés enamorada de mí, Dul, por Dios ─Vuelve a sonreír nerviosa ─Quizás… quizás todo lo que hemos vivido, el hecho de darte mi apoyo y lo sensible que te tiene la operación, te está confundiendo… Así que, mejor vete ya al quirófano y verás que cuando salgas de él, pensarás diferente.
─Puede que piense diferente. Pero seguiré sintiendo lo mismo… Tienes razón en algo; lo que hemos vivido estos días, tu apoyo incondicional, nuestra unión y la operación, contradictoriamente, lo único que ha conseguido es abrirme los ojos. Hacerme ver algo que llevo años tratando de evitar… Pero ya no puedo más, Any. No puedo seguir negándomelo a mí misma cuando es tan evidente para el resto del mundo. No te estoy pidiendo nada… ¿Vale? No te estoy diciendo que me quieras igual, ni que te fugues conmigo al otro lado del mundo… Si te lo estoy diciendo en este momento y no en otro, es porque hace apenas un minuto que lo acabo de entender... Y porque cuando regrese a esta habitación, probablemente algo en mí haya cambiado… Y necesitaba hacer esto mirándote, Anahí… Puede que sea una completa locura ─Sonreí sintiendo mis ojos humedecerse ─Puede que se me caiga el mundo encima en cuanto salga de esta habitación o que el resto del universo piense que es descabellado lo que siento, que nadie lo entienda… que ni tú misma me entiendas y que jamás puedas perdonarme. Puede incluso que mi vida se venga abajo si llego a perderte… Pero sólo sé, que necesitaba hacerlo de una vez por todas. Necesitaba, ver tus ojos al confesarte que… te amo.

Sus ojos… se alternaban nerviosamente a un lado y a otro de los míos, mientras ambas nos agarramos mutuamente las mejillas y observo como comienzan a empañarse.

─No, por favor… ─Le suplico ─Lo último que quiero es hacerte llorar.
─E…eres la persona más importante de mi vida, Dul…Eres… mi mejor amiga…Yo no sé qué…

Su voz comienza a quebrarse, como si un nudo enorme estuviera impidiendo el paso de las palabras por su garganta. Está aturdida… sé perfectamente que en este momento, su mente está bloqueada.

─Lo sé… ─Respondí sonriendo para tranquilizarla ─Lo sé. Y te repito que no pretendo que respondas nada… Ahora tengo que ir a operarme. Pero voy a volver… y si en algún momento quieres… ya sabes, hablar de ello… sólo dilo.

Ella asintió, aún con las lágrimas comenzando a descender por sus ojos. Besé su frente, con tanta ternura como siempre he hecho y la miré por última vez antes de voltear para marcharme. Pero haló de mi mano para detenerme. Me miró fijamente y por un momento su voz se recompuso.

─Te quiero ─Sentenció.

Le sonreí, con la misma ternura con la que la había besado.

─Yo también a ti.

Y tras decir eso, abandoné la habitación a toda prisa. Sin mirar absolutamente a nadie. Siendo completamente consciente de que mis padres habían estado ahí, a unos metros, observando y escuchándolo todo.
Nada me importa… Camino hacia la sala de operaciones, con una seguridad y valentía que no había sentido jamás. Mis pasos son seguros, firmes. El doctor va delante y ellos atrás… Hay gente rondando los pasillos, y seguramente bastante ruido. Pero yo no escucho nada. El bombeo firme de mi corazón, es el único sonido que abarca mis oídos… Por primera vez en mi vida, late con fuerza, con firmeza, con seguridad. Como si ahora más que nunca, supiera exactamente lo que siente. Como si sentir que por fin puede amar en libertad, le hubiera dado la fuerza necesaria para desafiar al mundo.

Me despido de mis padres con un beso en la mejilla, todo sucede demasiado deprisa y despacio a la vez. Es extraño sentir que estás viviendo una escena de tu vida desde una perspectiva exterior, observándolo todo en tercera persona. Mi madre me agarra las mejillas con dulzura y me mira fijamente, tratando seguramente de transmitirme fuerza, protección. Nunca había visto tanta protección en esos ojos... aunque seguramente, siempre hubiera estado ahí, desde el momento en el que nací y me pusieron en sus brazos. Pero lamentablemente yo, nunca me había detenido a mirarlos, hasta ahora.
Le sonrío… Debe estar tranquila. Yo lo estoy… Ya no hay nada que temer.
Por fin, me desprendo definitivamente, adentrándome en la sala de operaciones.

Los preparativos previos suceden tan deprisa que apenas soy consciente del momento en el que me encuentro sobre la camilla. Es como si hubiera habido un salto en el tiempo, como si tras la mirada de mi madre, directamente hubiera pasado a estar aquí, con esa insoportable y cegadora luz incidiendo sobre mis ojos.

El Final… Ahora sí, lo puedo sentir… La luz incide con tanta fuerza en mis ojos, que la vista comienza a volverse borrosa. Sé que no estoy sola, pero lamentablemente, ya no soy capaz de distinguir nada, ni a nadie… Escucho ruido de máquinas, voces de personas… Mi corazón late a toda velocidad y tengo un pánico atroz. Pero por desgracia, eso ya no sirve de nada… Lo hecho, hecho está… Y lo vivido, ahí quedará…

Y lo vivido, amig@s, es lo mejor que me pudo haber sucedido jamás. ¿Recuerdan cuando les dije que ELLA era la mejor parte de esta historia? ¿Qué opinan ahora? ¿Estoy en lo cierto? Ahora lo entiendo todo ¿Saben? Me entiendo y por primera vez no tengo miedo de mis sentimientos. De hecho, creo que era algo inevitable…
Nos pasamos parte de nuestra adolescencia, soñando con encontrar EL AMOR, sin darnos cuenta de que el amor, nos rodea todo el tiempo. El amor es algo que se construye. Estoy segura de que cuando conoces a ciertas personas en tu vida, se crea una conexión, una magia… algo que te hace detenerte. Detenerte a observar a esa persona en concreto, de diferente manera a como sueles observar al resto. Estoy segura de que eso fue lo que me sucedió aquella mañana, cuando una bonita niña pidió sentarse a mi lado en aquella aburrida clase. ¿Pero fue eso amor? No… simplemente fue un aviso del Universo, explicándome a través de mi pulso acelerado, que esa persona, iba a cambiar mi vida. Y lo hizo… y el amor comenzó a construirse a partir de entonces; cada mañana, una al lado de la otra, cada palabra, cada silencio, cada mirada, cada momento de compañía, cada año de crecimiento… Nuestras caídas, nuestros logros, nuestros sueños… Siempre de la mano, siempre unidas. No creo que pueda haber orgullo más grande en este mundo, que el que sientes cuando aceptas haberte enamorado de tu mejor amig@. De hecho, ojalá, todas la personas de este mundo fueran el/la mejor amig@ de sus parejas. Amarían de una forma libre, sin egoísmo, porque al fin y al cabo, eso el amor; libertad… Y yo, a ella, la amo… Pero no la amo para que me pertenezca, ni esperando recibir algo por su parte. La amo porque es la persona con la cual mi camino siempre ha resultado más sencillo, a la vez que apasionante. La amo porque quiero estar a su lado hasta el último día de mi vida y ser esa pequeña luz que la ayude a continuar, cuando sienta que es su camino el que está oscuro. Creo que cada uno de nosotros, deberíamos enamorarnos de aquella persona que nos impulse a volar y a superarnos cada día… Ella, no sólo me impulsa a volar, sino que además, me da la mano y me acompaña en dicho vuelo… Entonces ¿Cómo no voy a quererla? ¿Cómo no iba a enamorarme de ella, de mi mejor amiga?

Querido o querida, que estés leyendo esto, déjame dirigirme a ti con confianza, pues ya hace bastantes semanas que estás leyendo mi historia. Me conoces y seguramente hayas descubierto esta verdad mucho antes que yo. Pero… ¿Qué le voy a hacer? La rapidez mental no es uno de mis fuertes, e ir al grano tampoco, como puedes comprobar. Lo que intento decirte, es que ESTO es exactamente “El Despertar”; todo lo que Anahí y yo hemos vivido en los últimos días, abrir los ojos ante la realidad de la vida, observar, valorar, maravillarse con cosas tan simples como un manto de estrellas, como un arcoíris, un amanecer, la mirada de tu mamá o los ojos de la persona a la que quieres. Y también es experimentar, hacer cosas nuevas, perder el miedo, lanzarse en paracaídas, bucear, descubrir las maravillas del cielo y del mar, observar la tierra desde todas sus perspectivas. En definitiva… VIVIR. Los horizontes son muy amplios, convirtamos nuestros ojos en los ojos de un niño… veámoslo todo por primera vez, detengámonos a observar antes de que sea demasiado tarde…

Enredo mis manos en la sábana, con todas las fuerzas que poseo. Como si fuera a bordo de un tren descubierto, a miles de kilómetros/hora, por un túnel oscuro, a riesgo de caer al vacío en cualquier momento.
Pero no voy a caer… voy a llegar… voy a alcanzar la luz, así la velocidad de mi tren se triplique a cada segundo… Ya la alcanzo… Estoy entrando… Cierro los ojos… Contengo la respiración unas milésimas de segundo… y por fin, puedo suspirar profundamente… Entonces, cuando exhalo la última partícula de mi oxigeno… la luz se apaga.

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Creer para ver

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 1:51 am


Capítulo 9

…El Después…

¡Qué dolor!
Debo tener como mínimo un gigantesco tubo de hierro atravesándome la cabeza de extremo a extremo. La mezcla entre dolor y sueño, me impide moverme e incluso pensar. Me duele pensar… me duele respirar… y también me duele tratar de abrir los ojos. De hecho, lo intento… mientras voy recuperando la conciencia, procuro abrir los ojos, pero nada cambia… La oscuridad de mi paisaje no es sustituida por la luz que debería invadirme. Todo está negro… El pulso comienza a acelerarse mientras el terror me invade… No…no veo absolutamente nada.
Sintiendo como si un pedazo enorme de plomo estuviera aplastándome la mano, intento cuidadosamente levantarla para llevarla hacia mi cabeza, con la absurda intención de que algún poder táctil me calme el dolor o por lo menos me haga dejar de sentir cada latido de mi corazón en las sienes, como punzadas asesinas.
Debería notar en el acto el contacto con mi piel, pero no lo hago… lo que parece ser algo de tela se interpone entre la piel de mi mano y la de mi rostro. Aunque aún no sé a cuál de las dos pertenece… Comienzo a palpar y no puedo evitar tampoco emitir unos ligeros gemidos, mientras mis dedos recorren la superficie de mi cabeza. La tela está por todas partes… me cubre los ojos, parte de la nariz… Ahora entiendo por qué no puedo abrirlos, por qué todo está oscuro. Vuelvo a gemir, ésta vez más fuerte…tengo sed… mis labios se separan con dificultad, mis movimientos aumentan su velocidad a causa del nerviosismo, quiero quitarme lo que sea que esté cubriéndome la cara, quiero poder hablar, quiero beber agua y quiero saber dónde demonios estoy... Cuando más comienzo a inquietarme, a tratar de mover mi cuerpo, sintiendo dolor en cada uno de mis músculos y ejerzo fuerza en algún lugar de mi interior para que las cuerdas vocales me vuelvan a funcionar, algo agarra mi mano con delicadeza, apartándola de mi propio rostro… El tacto de su piel, la ternura de su movimiento, el calor que emana y me transmite, consigue que comience a sumirme en un extraño estado de calma… Los latidos de mi corazón pierden ritmo empezando a normalizarse, mi respiración disminuye… Es ella… es Anahí… Pero tal y como había temido, no puedo verla y eso me encoje el corazón de sobremanera.
Continúa agarrando mi mano y la posa de nuevo sobre la cama, entrelazando nuestros dedos. Suspiro, porque el hecho de no ser capaz de mirara a los ojos me provoca unas terribles ganas de llorar, pero acaricia mi mejilla con la misma dulzura con la que sigue agarrando mi mano y eso me hace olvidarlo absolutamente todo. Sus dedos se deslizan por mi rostro…

─Bienvenida… ─Susurra.

En un principio me sobresalto. No esperaba escucharla hablar todavía y no sé si yo seré capaz de responderle.

─¿P…por qué… no puedo…verte? ─Pregunto con dificultad.
─Tienes una venda cubriéndote la mitad superior del rostro. El doctor dijo que es importante que no te llegue ni un rayo de luz en los próximos días.
─¿Po…por qué?
─Por la operación. ─Aclaró ─Ahora mismo estás en el post operatorio.

Me tomo unos segundos para respirar, para pensar, para agarrar fuerza… y vuelvo a la carga.

─Cre… creía que la pesadilla iba a terminar en cuanto saliera del quirófano… y ahora... resulta que tengo que seguir esperando, para saber si me quedé ciega... o no.

Se hizo un corto silencio hasta que ella volvió a hablar.

─Agradece que al menos has pasado gran parte de la espera durmiendo. Créeme que es más desesperante estar sentada esperando que despiertes, llena de incertidumbre.

Su tono fue serio, firme, algo le había molestado.

─¿Cuánto tiempo llevo durmiendo?
─Veinticinco horas, cuarenta minutos y… 30, 31, 32, 33 segundos.

El corazón me dio un vuelco. Llevo más de un día completo durmiendo y ella… ella…

─¿No te has movido de aquí desde que nos despedimos antes de la operación?
─Sí… He tenido que ir al baño a riesgo de que mi vejiga urinaria reventara por exceso de contenido.

La aún seriedad de su tono sumada a la estupidez de la frase, me hicieron reír. Y en el momento en el que mi estomago hizo fuerza, una horrible punzada me azotó la cabeza, consiguiendo que mi mano libre tratara de sostenerla para calmar el dolor. Aunque no la viera, pude escuchar como también esbozaba una pequeña risa, que rápidamente fue apagada por la preocupación.

─No te rías ─Pidió apartándome la mano de la cabeza ─No deberías hacer esfuerzos.
─Para que no me ría estando contigo tendrías que cocerte la boca.
─¿Me estás llamando payasa, Dulce María?
─Jamás me atrevería…

Volvió a crearse un silencio. Un silencio que me hizo suspirar con tristeza.

─¿Qué ocurre? ─Me preguntó percatándose del hecho.
─Odio saber que estas sonriendo y no poder verlo.

El silenció regresó durante unas milésimas de segundo, que me resultaron bastante largas. Hasta que siento como comienza a elevar nuestras manos que reposaban aún sobre la cama y las dirige hacia su propio rostro. La yema de mis dedos entra en contacto directo con su piel, consiguiendo que mi cuerpo entero se erice en el acto. Conduce mi mano, de forma que me hace acariciar la comisura de sus labios… Sonríe… Estoy sintiendo su sonrisa a través de mis dedos… Mi corazón vuelve a palpitar a toda velocidad y en ese justo instante, una puerta de libertad se abre en mi interior. Una bocanada de aire fresco me invade como si cualquier temor hubiera desaparecido de un segundo a otro. Mi mano cobra vida por fin… la acaricio. Permito que definitivamente sean mis dedos los que decidan el curso de esas caricias. Acaricio sus labios muy despacio, con delicadeza, con dulzura… Hasta que siento como ella… deposita un cálido beso en mis dedos consiguiendo hacer temblar cada centímetro de mi cuerpo.
En ese momento, escucho el ruido de una puerta abrirse y automáticamente mi cabeza se dirige hacia el frente, al lugar de donde creo que vino el sonido. Pero sólo hay silencio. ¿Aún no se ha percatado, quien quiera que haya entrado, de que no veo absolutamente nada? ¿Qué está pasando? Vuelvo a ponerme nerviosa y aprieto con fuerza la mano que aún sostengo de Anahí.

─¡Vaya! Así que ya está despierta la paciente. ─Es la voz del doctor ─¿Cómo te sientes? ─Suena más próxima cada vez, acompañando el sonido de sus pasos.
─Bien… supongo.
─Voy a inclinar un poco la cama, para que estés mas recta ¿Te parece?

Simplemente asentí y comencé a sentir como mi espalda se erguía, permitiendo que quedara prácticamente sentada. Lo cierto es que esta posición me transmite algo más de seguridad. Aunque no deja de ser extraño escuchar sonidos a mi alrededor y no saber lo que está pasando. Parece que el doctor está manipulando algo de las maquinas. O al menos eso es lo que imagino.

─¿Tienes sed, Dulce?
─Mucha.
─Pediré enseguida que te traigan agua. ¿Te duele la cabeza?
─Un poco… Sobre todo cuando me río.
─Intenta entonces no hacer demasiado esfuerzo. Hace como una hora las enfermeras te suministraron los calmantes, así que no se te puede poner otra dosis hasta dentro de varias horas más.

Volví a asentir.

─¿Mis padres no están aquí?
─Tu padre tuvo que ir a trabajar ─Intervino la voz de Anahí ─Y tu mamá fue un momento a casa para ducharse y comer algo. Era una tontería que estuviéramos las dos aquí si aún estabas dormida y…bueno…
─Y Anahí se ha estado negando rotundamente a irse desde que acabamos la intervención. ─Continuó el doctor ─Así que prácticamente tuve que obligar a una de las dos a que se marchara. Tu madre dijo textualmente que, no sabía que existiera alguien más cabezota que tú, hasta que conoció a Anahí.
─Sí… ─Sonreí ─Esa es una de sus frases favoritas.

Volvió a crearse el silencio. Realmente me desespera no saber qué hacen o qué expresión tienen las personas que están mi alrededor.

─¿Me va a decir alguien como salió la operación?

Silencio. Intuyo que debieron mirarse el uno al otro.

─La intervención en sí, salió bastante bien, Dulce. No hubo ningún problema técnico y todo se realizó con éxito. Pero ahora tenemos que esperar a comprobar los resultados… Es imposible adivinarlos por el momento… De hecho, si te quitara las vendas ahora mismo, no verías absolutamente nada. Tus ojos y tu cerebro, tienen que asimilar los implantes antes de volver a enfrentarlos al mundo. Debes tener paciencia…
─O sea que básicamente, voy a estar ciega hasta que pueda comprobar si realmente lo estoy o no. ¿Y me tengo que quedar ingresada en el hospital mientras tanto? ¿No puedo irme a mi casa?
─No. Es fundamental que llevemos un seguimiento exhaustivo de tu proceso. Además necesitas ciertos cuidados… Así que por el momento, permanecerás en esta habitación hasta que te recuperes.

Eché la cabeza hacia atrás, apoyándola en el respaldar de la cama y permitiendo que un bufido a modo de queja, saliera de mis pulmones.

─¿Y qué se supone que voy a hacer? No puedo ver la tele, no puedo leer, no puedo mirar por la ventana y dado que llevo más de un día durmiendo, no creo que sea una opción posible volver a intentarlo. Ni siquiera sé si es de día o de noche…
─Apuesto lo que sea, a que encontrarás una forma de entretenerte… No te preocupes por eso. Al menos tienes una buena compañía.

Anahí… No hago más que imaginarme su cara de desaprobación y la mirada asesina que me estaría dedicando en estos momentos por mi actitud. Sé que no estoy siendo nada positiva y algo quejica… Pero es que me siento decepcionada, asustada. Creía que lo peor de este proceso iba a ser meterme en la sala de operaciones, pero que una vez saliera de ella, por fin acabarían las dudas, para bien o para mal. Y resulta que no... tuve que soportar esa primera etapa de miedos y descubrimiento, y ahora estoy aquí, enfrentándome a una nueva, mucho peor. No sólo tengo que aguantar varios días más con la incertidumbre de saber si me quedé ciega para siempre o no, además de eso, mientras tanto lo estaré. Mientras llega el momento, tendré que vivir como si jamás en la vida fuera a recuperar la vista. ¿Y si no soy capaz? ¿Y si enloquezco en el intento?
Una parte de mí… a pesar del miedo, tenía la esperanza de volver a esta habitación y descubrir que los sueños se cumplen. Ver la mirada de Anahí al abrir los ojos y que el pánico desapareciera para siempre. Eso hubiera sido perfecto, ese hubiera sido el final ideal para esta historia… Pero una vez más, descubrimos juntos que la vida, está muy lejos de ser ideal. Esta es mi realidad… y probablemente la realidad de millones de personas alrededor del mundo. En esta ocasión, no va a servir de nada que me queje, llore, patalee o maldiga el día en el que me descubrieron esta enfermedad… No, en esta ocasión, nada de eso servirá.

─Bueno… ─Volvió intervenir el doctor ─Voy a seguir con mi trabajo. Pediré enseguida que traigan el agua y cualquier otra cosa que necesiten, no tienen más que avisarme a mí o a alguna enfermera ¿Entendido?

Yo asentí… No sé si Anahí también lo hizo. De hecho, sé que está aquí porque percibo su olor más que cualquier otra cosa. Pero lleva varios minutos sin pronunciar una palabra.

Escuché los pasos del doctor alejándose y el sonido de la puerta cerrarse poco después, creando un nuevo silencio en la habitación.
Decidí esperar unos segundos, a ver si ella decía algo. Pero continuó reinando el silencio durante bastante tiempo. Cosa que me extrañó. A lo mejor se fue con el doctor y dejó la habitación impregnada con su aroma… Es posible, aunque… Intento concentrarme en el ambiente, en los sonidos, trato de aumentar mi agudeza auditiva, mantengo por un momento mi respiración, para poder escuchar mejor y efectivamente, escucho la suya… muy débil, pero la escucho. Continúa aquí, aunque no sé dónde exactamente.

─¿Any? ─Pregunto recibiendo un nuevo silencio como respuesta ─¿Estás enfadada?
─No. No estoy enfadada ─Habló por fin, otorgándome tranquilidad aunque su tono fue serio ─Estoy preocupada… porque no quiero que vivas ni un segundo más con este “mal humor”, ni estoy dispuesta a soportar berrinches.
─Lo siento ─Suspiré ─Es sólo que… no esperaba que el post operatorio fuera así. Me había hecho a la idea de tener una respuesta en cuanto abriera los ojos y… Resulta que tengo que estar con esta cosa varios días, que estaré ciega hasta que llegue el momento de descubrir si lo estoy para siempre o no y que no puedo verte… Creía que ibas a ser lo primero que viera al abrir los ojos. Tenía la esperanza de que todo iba a salir bien, que ibas a estar orgullosa de mi por haber luchado, por haber vencido… y mira… ─Le indiqué señalando la parte cubierta de mis ojos con frustración ─ni siquiera sé si me estas mirando con lástima, con aburrimiento, o con decepción…
─Te estoy mirando cómo te he mirado siempre, Dulce. Y nunca lo he hecho de ninguna de esas tres formas… ¿Por qué iba a hacerlo ahora? ¿Cómo puedes siquiera pensar que estoy decepcionada?

Permanecí en silencio, con la cabeza gacha y mis manos unidas sobre mis piernas. Muevo los dedos entre nerviosa, triste y avergonzada… Una vez más, ella tiene razón y yo ni siquiera sé que responder. No puedo verme las manos, pero jugueteo como si lo estuviera haciendo. Entonces vuelvo a escuchar un extraño sonido proveniente de ella, como si hubiera expulsado un poco de aire al ahogar una pequeña risa.

─¿Estás sonriendo otra vez? ─Le pregunto alzando la cabeza al frente.

Siento de pronto el colchón de la cama hundirse ligeramente, como si alguien se hubiera sentado sobre él.

─¿Cómo no voy a reírme? Si pareces una niña a la que su mamá acaba de regañar.
─Bueno… es que técnicamente me acabas de regañar, aunque no seas mi mamá.
─A veces me obligas a comportarme como tal.
─¡Ay sí! ─Exclamé con ironía y una sonrisa ─¿Cómo no? Aprovéchate de mi sensibilidad para quedar frente al mundo como la mujer madura que cuida de la niña quejica.
─Que yo sepa aquí sólo estamos tú y yo.
─Pues si algún día llego a contarlo, me encargaré de no quedar como la insoportable de la relación.
─O sea que… ¿Vas a disfrazar la realidad según tu antojo y conveniencia?

Abrí la boca enormemente, no sé si esperando que el asombro me diera alguna idea para responder o simplemente fingiendo indignación porque me acaba de confirmar que estoy insoportable. Fuera cual fuese la intención, se vio absolutamente interrumpida en el momento en el que sentí sus labios posarse en mi mejilla. Me atrevería a decir incluso que me besó peligrosamente cerca de los labios, sin respetar esa distancia de seguridad que debería haber. Pero la verdad es que no estoy en posición de asegurar nada, porque ocurrió demasiado deprisa para que mi cerebro lo asimilara. Incluso creo que los latidos de mi corazón se detuvieron por un instante.

─Pues si algún día llegas a contarlo, ─Susurró haciéndome sentir su respiración muy cerca de mis labios. Tanto, que me veo obligada a contener la mía por el nerviosismo que me produce sentirla sin verla ─Encárgate también de que el mundo sepa que a pesar de tus berrinches, tus contestaciones o tu mal humor… te quiero… y siempre te querré.

No pude evitar que una sonrisa estúpida se dibujara en mis labios.

─Lo haré… ─Susurré también con el único hilo de voz que me pudo salir.
─Lo único que vas a hacer ahora, es hacerme un hueco.

Su voz sonó más lejana está vez, como si hubiera aumentado aquella diminuta distancia. Por un momento volví a sentirme desorientada, pero pronto noté como el colchón volvía a moverse mientras ella se hacía hueco a mi lado.
Traté de rodarme con demasiado cuidado, palpando con mi mano el final de la cama para no ponerme demasiado al filo o caerme. Mientras tanto, ella terminó de acomodarse. Puedo sentir su hombro junto al mío y de pronto, vuelve el silencio trayendo consigo confusión.

Giro la cabeza en su dirección, porque tengo esa extraña sensación que tenemos a veces cuando creemos que alguien nos está mirando, que estamos siendo observados.
Espero durante unos segundos, mirando hacia donde creo que deben estar sus ojos, esperando que sea ella quien diga algo. Pero no lo hace… Ni siquiera sé si se ha dado cuenta. A lo mejor no me está mirando y está concentrada en otra cosa… Pero una sensación interna me dice que no es así.

─¿Pasa algo? ─Me atrevo a preguntar finalmente.

Un nuevo silencio y de pronto siento el tacto de su mano acariciar mi mejilla con suavidad, con mucha dulzura…

─No… No pasa nada ─Responde tranquilamente ─Ven aquí…

Y tras decir eso, pasa su brazo por detrás de mi cuerpo, invitándome a refugiarme en su abrazo.
No dudo ni un instante… Lo hago. Me inclino ligeramente hacia la derecha, acomodándome perfectamente en el hueco que hay entre su cuello y su hombro. Muy cerca del pecho… Tanto, que puedo escuchar perfectamente los latidos de su corazón acelerado.
Siento que esta es mi casa… Y sé que probablemente alrededor del mundo haya muchas personas que se sienten perdidas, sin rumbo, que no saben exactamente a dónde pertenecen y creen no encajar en ningún lugar. Todos tenemos un lugar, se los aseguro… Pero desgraciadamente, no puedo ser yo la que les guie hacia el suyo. No puedo darles una respuesta exacta de cómo encontrarse. Lo que si les puedo asegurar, es que ese lugar, puede ser tanto un país, como una casa, el abrazo de alguien… o nuestro propio abrazo… No importa dónde y tampoco importa cuando. En el momento en el que lleguen, lo sabrán… Lo sentirán porque no hay sensación más hermosa que la de llegar a casa, sentirse a salvo, bajar la guardia por un momento y saber que puedes dejar de luchar, aunque sea un instante. Puedes detenerte a escuchar el latido de un corazón o el sonido de tu propia respiración, libre de preocupaciones, libre de miedos.

¿Saben algo? Creo que ese lugar, va siempre con nosotros… lo tenemos dentro, en algún rincón de nuestro interior. Lo que pasa, es que nos hace falta esa chispa que nos conecte con él… ese “algo” que nos haga frenar. No perderse de vista a uno mismo, es importante… es primordial, pero no siempre sabemos cómo encontrarnos. Eso es ella para mí… esa chispa que me conecta con mi propio hogar. Quien me recuerda quien soy, sea cual sea la situación. Que me permite dejar de luchar por un instante, bajar la guardia y limitarme simplemente a… sentir.

─Creo que dejamos algo pendiente la otra noche ─Habló de pronto y a continuación escuché el sonido de unas hojas pasar, como si acabara de abrir un libro.
─No me gustaría aguarte la fiesta… Pero si tu intención es que leamos, lo tengo algo complicado hoy. Mis ojos se están tomando unas vacaciones.

Me encogí de hombros despreocupada, tratando de bromear.

─¿Y para que necesitas tus ojos, si tienes los míos?

Aunque aquello sonara a pregunta, estoy segura de que no esperaba recibir ningún tipo de respuesta. O al menos eso espero, porque ante aquellas palabras, poco era lo que se me ocurría decir…

─¡Apunta a la luna…! ─Exclamó, dándome a entender que había comenzado a leer ─Y, si fallas, al menos estarás entre las estrellas. ¡Prométeme que esta vez buscarás un trabajo que te guste! Posdata: Te amo…

Sonreí… Sintiendo al instante un cálido beso en “mi frente”, que a pesar de la tela pude sentir su calor y tras el cual, volvió a sumirse en la lectura, mientras yo me dejaba invadir por lo único importante en este momento; el sonido de su voz, acompañado por el de sus latidos y su respiración pausada. Haciendo la combinación perfecta y transportándome a ese mundo ficticio, al que viajamos juntas, acompañadas por su propia narración.

◊◊

3 días después.

Ojalá pudiera decir que los últimos tres días de mi vida han sido maravillosos. Que ya conseguí acostumbrarme a esta cosa que me cubre casi la mitad de la cabeza y que el hecho de no haber visto ni un ápice de luz en todo este tiempo, no supone ya ningún problema. Pero lo cierto es que no es así.
Al contrario, es una completa desgracia y ya no lo soporto más. 72 horas de frustración absoluta en la que no he podido hacer absolutamente nada por mí misma. Todo el tiempo he tenido que estar acompañada de Anahí o de mi madre, porque ni siquiera al baño puedo ir sola sin partirme alguna extremidad en el intento.
No sabía que fuera tan difícil, de verdad, jamás pensé que recorrer unos metros con los ojos tapados, me fuera a resultar tan imposible. O que llevarme una cucharada de comida a la boca, resultara todo un calvario tras el cual, parecería un bebé de dos meses sin babero. Estaba segura de que la vista era un sentido muy necesario y que iba q tener que privarme de muchísimas cosas cuando no la tuviera… Pero imaginarlo, no tiene ni punto de comparación con vivirlo. Hasta las cosas más simples, me resultan imposibles de llevar a cabo y eso me está volviendo loca.

Además, depender tanto de la gente es una auténtica mierda. Llevo sola toda la maldita mañana porque Anahí tenía que arreglar unos asuntos en la universidad y mi madre dijo que tenía que hacer la compra, si no quería tener a un padre desnutrido.
Así que aquí estoy… sintiendo desde hace horas que mi vejiga urinaria está a punto de reventar en mil pedazos. Podría perfectamente llamar a alguna enfermera para que me ayudara, pero… me niego rotundamente. Si ya me parece bastante patético tener que ir al baño acompañada de mi mejor amiga o incluso de mi madre, avisar a una enfermera para que me acompañe, no está dentro de mis planes. Prefiero orinarme encima.

Pero no… ese tampoco es el plan. Porque el remedio sería peor que la enfermedad y ya bastante bebé me siento al casi tener que comer con babero, como para que además decidan ponerme pañales. Así que, la opción más coherente es intentarlo, levantarme de esta maldita cama y arrastrarme como pueda hasta el cuarto de baño.

El primer paso no parece demasiado difícil… Incorporarme y pararme junto a la cama. El frío del piso atraviesa mis pies, recordándome que estoy descalza, pero no voy a perder tiempo buscando los zapatos porque eso si puede resultar catastrófico. Doy unos pequeños pasos deslizando mi mano por el borde de la cama, con la intención de no perderme y mantener el equilibrio. El dolor abdominal que siento es realmente torturador y me obliga a caminar inclinada hacia adelante, como si fuera una señora de ochenta años. Definitivamente, haber aguantado tanto las ganas de ir al baño, no debe ser para nada saludable. Lo único que me faltaba ahora es que también tuvieran que extirparme un riñón.
Llego al final de la cama y ahora comienza realmente la odisea… Ya no tengo nada a lo que sostenerme y mi única referencia es que el baño está en algún lugar hacia la izquierda. Siempre he tenido un maldito problema de orientación… Soy de las personas que saben llegar a cualquier lugar, pero probablemente dé mil rodeos antes de encontrarlo. Eso me sucede aunque haya ido muchísimas veces a ese sitio… Mi mente está siempre tan distraída, que si voy acompañada y la otra persona sabe llegar, yo ni siquiera presto atención al camino que estoy recorriendo. Ahora, eso se acaba de convertir en un problema, porque si hubiera estado atenta todas las veces que me han acompañado al baño, si hubiera aprovechado para contar los pasos o aunque sea crearme un pequeño mapa mental, ahora mismo no estaría tan perdida en medio de esta simple y absoluta oscuridad.

Pero bueno, eso ya no importa, detenerme a pensar en lo que podría o no haber hecho, no va a conseguir que el pasado cambie, ni que la sabiduría divina me ilumine. Así que, al igual que sucede en la vida, lo único que va a conseguir que encuentre ese cuarto de baño, es que empiece a caminar dejando atrás el miedo a caer.
Doy dos pasos muy pequeños, apenas perceptibles, probablemente no me haya movido ni tres centímetros, pero algo es algo. Mis manos están extendidas, moviéndose a un lado y a otro en el aire, para tantear el terreno… Vuelvo a avanzar, esta vez con pasos un poco más grandes. En el aire parece no haber ningún obstáculo que me impida continuar, así que camino de nuevo… esta vez no me detengo y voy dando pequeños pasos, arrastrando los pies para percibir mejor algún objeto que pueda hacerme daño.

De pronto, algo me detiene, mis manos llegan a tocar una superficie que parece ser la pared de la habitación. Comienzo a palparla y a trasladarme hacia la izquierda sin separarme de dicha pared… un metro aproximadamente, hasta que la superficie cambia al tacto. Parece que ahora estoy tocando madera… como si fuera un marco… continuo hacia la derecha y efectivamente, ya no hay pared, creo estar tocando una puerta de madera. Desciendo en el recorrido con la intención de corroborarlo y efectivamente, me encuentro con el pomo, el cual giro, sin dudarlo un momento más. Por primera vez, me invade una sensación de satisfacción extrema. Es la primera cosa que consigo hacer sola desde la operación y acabo de sentirme un poco menos inútil que en días anteriores. Aunque es cierto que la aventura aún no ha terminado.

Accedo al interior del cuarto y busco a tientas el interruptor de la luz, palpando los fríos azulejos con la palma de mi mano. No tardo demasiado en encontrarlo, pues está a la derecha, justo al lado de la puerta. Continuo avanzando por el interior, guiándome simplemente por mi mano derecha, que avanza rozando la pared para no perderme, mientras la izquierda se mueve en el aire, a la altura de mis rodillas, queriendo encontrar el W.C. Apenas avanzo cuatro pasos desde la puerta cuando por fin la encuentro, pero son mis rodillas las que chocan con él, aunque sin hacerme daño.

¡Por fin, por fin, por fin! Me olvido por un momento de cualquier precaución que hasta el momento estuviera teniendo en cuanto a perder el equilibrio y decido sentarme para que mi vejiga urinaria sea liberada por fin.
Una vez experimentado el placer que se siente al orinar, después de haber pasado prácticamente toda la mañana aguantando y el también desvanecimiento de ese horrible e insoportable dolor abdominal, tengo que volver a la aventura.
Ni siquiera quise perder más tiempo buscando una toalla para cercarme las manos después de haberlas lavado, así que utilicé mi propio pijama para ello y comencé a dar pequeños golpes con una de ellas en la prenda, mientras con la otra me guiaba de vuelta a la habitación. Pero esta vez me resultó un poco más difícil. El miedo volvió, aunque más intensificado porque ya no tenía esas ganas terribles de orinar, que antes me habían obligado a caminar, y además, tengo que orientarme de diferente manera. Así que, sinceramente, me sentí un poco perdida en cuanto abandoné la puerta del cuarto de baño. En vez de seguir por la misma pared por la que había llegado, algo me hizo avanzar hacia el frente, hacia el espacio abierto, sin tener ninguna referencia de la que guiarme y sostenerme.

─¿Qué haces sola en el cuarto de baño? ─Interrogó alguien, dándome un susto de muerte.

Era la voz de Anahí. Pero aun así, el sobresalto me obligó a llevarme una mano al pecho, asustada.
─¿Pretendes matarme de un infarto? ─Le dije algo molesta, por el hecho de que siguiera sin tener en cuenta esos pequeños detalles. ¡No puedo adivinar las presencias! Y es realmente acojonante escuchar una voz que sale de la nada de pronto.
─Lo siento. ¿Pero qué hacías en el baño tu sola?
─¿Tú qué crees que hacía en el baño, Anahí? ­─Bufé decidiendo volver a caminar a pesar de no tener mi concentración en ello. No quería parecer idiota allí parada ─Evitar mearme encima, eso es lo que hacía en el baño.
─¿Y no te podías esperar? ¿O llamar a una enfermera?
─Pues mira, resulta que llevo toda la maldita mañana esperando. Y no… ─Un fuerte dolor en el dedo meñique del pie me impidió continuar hablando, cortándome incluso la respiración ─¡¡auch!! ─Exclamé llevándome la mano hacia el afectado, con un dolor casi insoportable.
─¡Dul! ─Gritó ella llegando hasta mí a una velocidad fascinante. Ni siquiera sé a qué distancia estaba antes. Pero sé que se inclinó para ver si me había hecho daño y con más brusquedad de la que me habría gustado, la aparté.
─Estoy bien…
─¿Te hiciste daño? Ven… ─Insistió agarrándome el brazo para que ambas nos irguiéramos ─Déjame llevarte hasta la cama.
─No, Anahí. ─Volví a soltarme ─Te estoy diciendo que estoy bien y yo puedo llegar sola.
─¿Se puede saber qué demonios te pasa ahora? Solo intento ayudarte.
─Ayúdame dejando de tratarme como a una inútil.

Silencio.

Estoy molesta, muy molesta. Y no sé realmente por qué… pero si sé que es con ella. Estoy enfadada con ella.

─¿Así que, eso es lo que he estado haciendo, según tú? Tratarte como a una inútil…
─Como lo que soy en este momento.

Ella suspiró. De esa forma en la que sólo suspira cuando está perdiendo la paciencia… Y conociéndola como la conozco, y sabiendo lo histérica que es, un esfuerzo bastante grande debe estar haciendo para contenerse.

─¿Por qué dices eso, Dul? ¿Por qué piensas que eres una inútil?
─¡Vamos Any, no hay más que verme! Durante tres días no he podido hacer absolutamente nada por mí misma. Parezco un maldito bebé al que hay que alimentar, bañar, vestir, llevar al baño. Ni siquiera puedo caminar dos pasos sin golpearme el pie y ver las estrellas, por cierto. Suerte que aún no me he abierto la cabeza.
─¿Estás auto-compadeciéndote? ¿De verdad? ¿Tú?
─¿Crees que eso es lo que estoy haciendo?
─Es lo que parece…
─¡Pues mira, sí! Quizás esté auto-compadeciéndome. Quizás haya llegado el momento de aceptar que esto es una mierda. Que estar ciega es lo peor que me ha pasado en la vida y que no sé vivir con esta maldita venda en los ojos. Que me siento ridícula cuando me das de comer, que me desespera no poder hacer nada yo sola y depender de ti para todo. Me da vergüenza que me lleves a orinar y que mi madre tenga que bañarme como cuando tenía cinco años. Estoy harta, de pasarme la mayor parte del día rodeada de gente y no poder si quiera salir a pasear, a relajarme… a pensar. ¡Sí, Anahí, me siento una completa inútil y ya no lo aguanto más!
─Muy bien, pues si te sientes así, si tan harta estás de tenernos a tu alrededor, ¿Por qué no has probado a hacerlo por ti misma? Porque que yo sepa, ni siquiera lo has intentado…
─Para ti es muy fácil decirlo…
─No, Dulce. Te equivocas. No es fácil decirlo y tampoco es fácil verlo… Te estas frustrando porque te da la gana. Te estás estancando porque no haces nada para cambiarlo. Ni siquiera has intentado comer tú sola por miedo a mancharte. En estos tres días es la primera vez que vas al baño sin ayuda de nadie y tengo el presentimiento de que lo hiciste porque estabas apunto de orinarte encima. Si no, habrías esperado a que alguna de nosotras viniera para llevarte. ¡No estás corriendo riesgos, joder! Estás comportándote como un conejo asustado que se esconde en la madriguera y simplemente espera a que pase el problema sin afrontarlo. ¡Enfréntate, Dul! ─Me gritó ─¡Enfrenta tu vida de una maldita vez!
─¡Mira quién habla de enfrentar! ─Grité yo también, riendo con ironía ─¡La misma que lleva días haciéndose la loca, como si antes de meterme en ese quirófano no le hubiera confesado la cosa más importante de mi vida!

En el momento en el que volvió a crearse el silencio, me arrepentí de haber escupido aquello. Aunque en cierta forma, fue como si volviera a quitarme un peso de encima.

─Así que, se trata de eso… Por eso estás así conmigo.
─”Eso”, como tú lo llamas, era algo muy importante para mí.
─También para mí…
─Ya, por eso lo único que has hecho desde que desperté es obviar el tema. Como si jamás hubiera existido… Como si todo hubiera sido producto de los delirios de la anestesia y nunca te hubiera confesado estar enamorada de ti.
─No he obviado el tema, Dul. Pero dijiste que si algún día quería hablar de ello, te lo dijera y yo…
─¡Por dios, Anahí! ─La interrumpí desesperada ─Dije eso para no agobiarte, porque realmente no intentaba exigirte nada… Pero resulta que te hice una confesión que jamás pensé que haría, en un momento crucial. Obviamente no esperaba que te lanzaras a mis brazos y me dijeras que me querías, que no podías vivir sin mí y que…
─He hecho eso un millón de veces ─Sentenció.

Pues sí… sí que lo ha hecho. Me ha dicho que me quiere y que no puede vivir sin mí una infinidad de veces, aproximadamente. He ahí el problema.

─Lo sé…─Acepté dejando que un poco de oxigeno relajante escapara en forma de suspiro ─Lo sé y a eso exactamente me refiero. Has seguido exactamente igual que siempre, Anahí, como si no hubiera dicho absolutamente nada… Y lo peor es, que me has hecho sentir así, como si realmente no lo hubiera hecho. Me quité un peso de encima, me sentí liberada durante cinco minutos y ahora todo vuelve a estar como antes. Es como si lo hubiera soñado… como si jamás hubiera ocurrido.

Volvió a crearse un corto silencio en el que intuí que debía estar reflexionando sobre mi posición. Sobre lo difícil que debe estar resultando todo esto para mi… Quizás realmente no se haya dado cuenta de ello hasta ahora.

─¿Qué necesitas para volver a sentirte liberada y saber que sí ocurrió?

Me detuve a pensar un momento… Haciéndome esa misma pregunta y tratando de hallar la respuesta. Entonces, nuevamente, suspiré.

─Necesito que zanjes el tema. Que salgas con alguna bobada de las tuyas. Que me digas que es normal haberme enamorado de ti por lo increíblemente maravillosa y guapa que eres, pero que soy tu mejor amiga y eso es lo único que siempre seré. Necesito que cierres la puerta y eches la llave, para entonces yo también poder seguir como siempre. Necesito saber si voy a perderte y tengo que aprender a vivir sin ti o… o... todo puede seguir igual. Porque entre la incertidumbre de no saber y… esta maldita cosa que me cubre los ojos… te juro que me cuesta incluso respirar…

Vuelve el silencio. Esta vez es el silencio más largo de toda mi existencia, a pesar de que no haya durado más de unos segundos. La escucho exhalar un suspiro y me animo a volver a hablar. El silencio y no poder ver su expresión, me está matando.

─Ni siquiera has vuelto a pensar en todo lo que te dije ¿Verdad?
─No… ─Respondió únicamente. Y esa respuesta concisa y escueta, consiguió que una fuerte punzada atravesara mi corazón.
─Ya veo lo importante que también es para ti…
─¡Dulce, cállate ya! ─ordenó con cierto tono de desesperación ─porque me estás poniendo nerviosa y cuando te pones así, sólo me dan ganas de pegarte una cachetada. ─Su amenaza me sorprendió, pero también surtió efecto. Imaginé como debía estar frunciendo el ceño apunto de querer matarme y por un momento tuve la tentación de sonreír, pero simplemente me quedé callada, escuchándola volver a suspirar ─Llevo tres días obligándome a mí misma a no pensar… porque en el momento en el que lo haga… no tengo ni idea de lo que va a suceder. Y ahora mismo lo único que me importa eres tú. Que tu recuperación sea lo único que tengas en mente y que nada más pueda afectarte.
─Anahí, que no soy una niña de cinco años, que no voy a correr a suicidarme después de tu rechazo, ni mi vida va a perder su sentido. No te quiero de una forma tan egoísta, ¿sabes? Seguiré adelante, como millones de personas lo hacen cuando no son correspondidos y como he venido

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Creer para ver

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 1:52 am

haciendo desde hace más de diez años. Pero necesito saber por qué demonios me diste un beso antes de saltar de aquel helicóptero y luego jamás volviste a mencionar el asunto. O por qué me eliges continuamente a mí, sobre cualquier otra persona. ¿Por qué me confundes, Anahí? ¿Por qué tienes esa maldita manía y capacidad de hacer como si no ocurriera nada? ¡Me está volviendo loca! ¿Es que no lo entiendes? Me ESTÁS volviendo loca ─Enfaticé llevándome ambas manos a la cabeza ─Y solamente te estoy pidiendo una cosa. Algo tan sencillo como que me rompas el corazón definitivamente. Simplemente… ¡Dilo Any!… Dilo de una vez.
─¡¿Qué quieres que te diga?!¡¿Eh?! ─Exclamó alzando el tono de su voz ─¡¿Qué tengo la cabeza y el corazón a punto de estallar?! ¿Qué estoy absolutamente perdida y que ni siquiera yo, entiendo a veces mi forma de actuar? ¿Que lo único de lo que estoy segura al abrir los ojos cada mañana, es de que quiero verte en algún momento del día y que haré todo lo posible por conseguirlo? ─Suspiró y su tono descendió ─Esa es mi única certeza desde hace muchísimos años, Dulce… ¡Y soy un maldito desastre! ¡Soy un desastre, joder! Porque llevo la mitad de mi vida acostándome con todo el que se me pega la gana, dándome cuenta al instante de que no soy capaz de sentir nada más. Soy un desastre, porque tengo 25 años y aún no sé lo que es hacer el amor. No sé lo que es mirar a un hombre y sentir que quiero pasar el resto de mi vida con él. Que quiero gastar cada uno de mis días sacándole el mayor número de sonrisas posibles. Hago lo que me apetece, cuando me apetece y con quien me apetece… Pero no puedo mantener una relación durante más de dos semanas. Ese es mi record con los hombres… ¿Y sabes por qué? ¿Lo sabes? ─Me encogí de hombros confundida. No sé a dónde quiere llegar ─Porque lo único que hago, es buscarte a ti en cada uno de ellos… ─Se detuvo mi corazón súbitamente, al escuchar esas palabras. Y luego, el latido se volvió tan veloz que apenas me permitía seguir escuchándola ─Siempre, me descubro intentado a toda costa encontrar tan sólo un ápice de esto que tú y yo tenemos… Pero no lo encuentro, Dulce… Ni nuestra complicidad, ni nuestra conexión, ni nuestros silencios, ni lo que siento cuando me miras. Tampoco encuentro en ellos, la necesidad que tengo hacia ti, ni mis ganas de buscarte cuando algo malo o bueno me sucede, ni lo cómoda que me siento entre tus brazos o la protección que me otorga tu abrazo… ¡Nada, Dulce! Nada de eso consigo encontrarlo en otra persona. Eres… eres todo eso que mi corazón tiene establecido como su definición de amor. ─Su voz parece comenzar a resquebrajarse. Así que se toma un instante para recomponerse. Un instante en el que continúo paralizada, asimilando el significado de sus palabras. Sigo sin comprenderlo ─Te besé antes de saltar porque… porque… ¡No lo sé, Dul! Te besé porque íbamos a lanzarnos de un helicóptero y estaba tan asustada de que algo pudiera salir mal, que besarte era lo único que podía darme la fuerza necesaria para lanzarme al vacío… Te besé porque quise, porque no sabía si iba a tener otra oportunidad de volver a hacerlo y porque no estaba dispuesta a morir sin saber lo que se siente al besarte. Y si no volví a mencionar el tema, fue porque en cuanto pisamos la tierra, volvimos a la realidad… una realidad en la que eres mi mejor amiga. Esa única persona sobre la faz de la tierra a la que no debería querer besar por muy extrema que sea la situación. Pero… pero… ¡Mierda, Dul!

Tras esa exclamación, sentí su cuerpo abalanzarse sobre mí, sus manos agarraron mis mejillas con decisión… y antes de que pudiera reaccionar, sus labios atraparon a los míos, nublándome toda capacidad de razonamiento… No pude reaccionar… No supe… El calor de sus labios en mi boca, paralizó cada centímetro de mi cuerpo y mi corazón late tan desesperado como no lo ha hecho jamás… De pronto me tiemblan las rodillas y tengo miedo de que en cualquier momento me hagan desfallecer sin remedio… Pero antes de que eso, o cualquier otra cosa suceda, el contacto de nuestras bocas se rompe, sin darme tiempo a asimilarlo, a digerirlo, a saborearlo… Ahora, sólo siento su respiración golpeando mis labios, tan sumamente cerca, que si me muevo un milímetro, sentiría su piel nuevamente. Y no hay nada en este mundo que pueda desear más que eso… Pero tampoco hay nada en este mundo, que pueda obligarme a abandonar esta parálisis corporal. Todos mis órganos dejaron de funcionar, excepto uno… Ese que continúa tratando de hacerse escuchar por encima de los demás.

─Si… si sigues con este juego… acabarás matándome de locura ─Le susurro con un hilo de voz apenas audible.

Sus manos, que antes agarraban mis mejillas con decisión, comienzan simplemente a acariciar mi rostro. Deseo tanto poder mirarla, como agradezco que un pedazo de tela cubra mis ojos, evitando así que me pueda ver llorar.

─¿Sigues creyendo que esto me divierte?
─No sé lo que creo… No sé lo que pienso.
─Entonces no pienses… ─me pide casi en tono de súplica ─No pienses más, ni me hagas pensar a mí. Sólo… sólo bésame y déjame besarte.
─Pero… mis ojos…
─No los necesitas.
─No puedo verte…
─Entonces siénteme.

Y así… la siento…

Tras ese último susurro, sus labios vuelven a unirse a los míos, esta vez de una forma menos impulsiva, algo más suave, dulce e incluso temerosa. Como si tratara de pedirme permiso… como si de pronto, ella también estuviera aterrorizada.
Es entonces, en este preciso instante, cuando siento que ya no puedo más… Me rindo… mi cerebro se apaga, dando lugar a que mi respiración contenida, mi pulso detenido, mis órganos paralizados…todo, absolutamente todo, cobre vida… Por fin, mi mente calla y mi corazón toma las riendas. Rodeo su cintura con mis brazos, consiguiendo que su cuerpo colisione con el mío y entre ambos no quepa ni una partícula de aire.

Y definitivamente… la beso.

Abro los labios no sólo con la intención de darle permiso, sino pretendiendo de una vez y por todas, atraparla… sentirla. Calidez… suavidad, eso es lo que experimento en cuanto nuestras bocas se funden… Algo parecido a una extraña sucesión de pequeñas hormigas da lugar en el fondo de mi pecho, mientras su lengua y la mía se encuentran después de haberse buscado y esperado durante tantos años. Se acarician, se conocen y se sincronizan como si llevaran toda la vida encontrándose en este mismo lugar.
Mi cuerpo amenaza con desvanecerse a causa de unas emociones tan intensas y eso me obliga a aferrarme aún más a ella. Con mis manos acaricio el final de su espalda, tan fina y delicada como siempre, consiguiendo que el tamaño de mis manos parezca mayor, al acariciar una cintura tan pequeña. La he abrazado muchas veces, la he acariciado en infinidad de ocasiones, pero nunca así… Nunca mis dedos se habían mostrado tan firmes en su recorrido, desvelando el deseo que siento con cada paso, el calor que crece mientras su lengua continua examinando mi boca y sus labios acarician a los míos. Se mezcla el fuego, el deseo, el calor, con la delicadeza, la dulzura y el amor. Nunca, un beso ha sido tan perfecto, como aquel que llega a los labios, después haber permanecido en las miradas durante tanto tiempo. Jamás llegué a imaginar que un autentico beso, era mucho más que la unión de los labios y el jugueteo de las lenguas… En un beso de verdad, se siente cada parte de tu propio cuerpo y del de la otra persona… Sientes su corazón, latiendo contra tu pecho a una velocidad de locura, al igual que el tuyo… Las manos y los brazos trabajan con fervor para que los cuerpos no se separen, para que la unión sea cada vez más resistente… acarician, exploran… Todo, absolutamente todo, se sincroniza para hacerte sentir que el tiempo se detiene. Y entonces, las almas se vuelven a encontrar, como aquella vez, en aquella primera mirada y como se encuentran cada vez que nuestros ojos se cruzan. En este momento no puedo verla, es cierto, pero ella tenía razón… no lo necesito. Sólo necesito sentirla… sentirla besarme con tantas ansias como yo la beso a ella. Hasta que el oxigeno nos obliga a separarnos.

−No sé a qué le tengo más odio ahora mismo –digo tratando de recuperar el aliento –Si a mis ojos, porque no me dejan mirarte o a mis pulmones, porque me obligan a parar de besarte.
−Pues siento comunicarte que yo… amo tus ojos, porque llevan años mirándome con más amor del que nadie me ha mirado jamás y también amo tus pulmones, porque después de unos instantes recuperando el oxigeno, me permiten volver a besarte.

Ahora no sólo escucho sus palabras, también puedo sentirlas. Puedo sentir el ligero aire que golpea mis labios cuando pronuncia cada sílaba y se me dibuja en ellos una inevitable sonrisa.

−Siempre buscando el lado bueno de las cosas… ¿No?
−Digamos que en este momento me costaría bastante encontrar el lado malo a cualquier cosa. Sólo sé que quiero el tiempo necesario para recuperar el aire suficiente y poder seguir besándote. Y además, pretendo repetir esa secuencia hasta que nuestros labios se gasten.

Esta vez fui yo, la que sin decir una palabra más, rompí la diminuta distancia que nos separaba y volví a besarla… Sorprendentemente, la intensidad anterior no disminuyó ni un ápice, al contrario. El deseo va en aumento… Mientras más la beso, más aumenta mi necesidad de ella. Mientras más rincones de su boca explora mi lengua, más lugares escondidos de la misma, quiero descubrir. Sus dedos se enredan en mi pelo cada vez con más fuerza, atrayendo mi rostro hacia ella a través de mi nuca… como si tuviera alguna intención de escaparme y quisiera evitarlo. No pretendo escaparme, no podría hacerlo… ni ahora ni nunca. Hasta hace unos minutos creía que nada en este mundo podría sustituir la sensación de felicidad que me producía mirarla… pero ahora, sé que hay algo más, que sin duda llena mi corazón de una paz absoluta. Besarla… Y no de cualquier forma. No de la manera en la que esos tantos hombres la han besado antes… Besarla entregándole todo de mí en cada movimiento y sentirla aquí, conmigo, presente con su cuerpo, pero también con su alma. Esa es la diferencia… muchos han conquistado su cuerpo, mientras yo tenía la suerte de acceder a su alma, poco a poco, día a día, año tras año.
Vuelve a desaparecer la reserva de oxigeno. Nos separamos y tomo el aire necesario para hablar sin dificultad.

−¿Sabes? Normalmente, cuando terminas de besar a alguien, abres los ojos… y se supone que ver a esa persona frente a ti, termina de culminar la felicidad que sentiste al besarla… Es algo así como, la vuelta a la realidad con una sensación de plenitud absoluta. O al menos eso es lo que creo que debe suceder. Nunca he sentido plenitud al besar a nadie… No sabes cómo me gustaría poder mirarte en este momento…Tener los ojos cerrados no ayuda demasiado a asimilar que esto es real y no lo estoy soñando… Dime –Le pido en un susurro −¿Es esto un sueño?
−Lo es… −responde muy segura −Porque desde luego jamás pensé que un simple beso pudiera tener el poder de hacerme sentir de esta forma. Así que sí, cariño, es un sueño hecho realidad. –Exhala un suspiro mientras siento su frente juntándose delicadamente con la mía −Pero tú sigues sin entender algo fundamental. Y sea como sea, lograré que lo veas aunque tengas una venda enorme cubriendo tus ojos.

La confusión llegó al instante y aumentó en cuanto sentí su cuerpo desprenderse de mí y alejarse, dejándome sola y perdida en medio de la nada. Sin entender adónde se le había ocurrido ir en un momento así.
Segundos más tarde, escuché el ligero chirrido que suele hacer la puerta del armario al abrirse.

−¿Qué estás haciendo? –Pregunté confusa.
−Buscar ropa de camuflaje.
−Ahora tengo miedo de realizar la siguiente pregunta.
−Entonces no la hagas y vive en la ignorancia por culpa del miedo, como el resto del mundo.
−Oye no te pases –me quejé cruzando las manos sobre mi pecho –últimamente me tratas como solíamos tratar tú y yo a los demás adultos carentes de sueños.
−Será porque últimamente me cuesta muchísimo lograr que vuelvas a creer. Y es bastante confuso que la alumna tenga que “re-enseñar” a la maestra. Aunque por desgracia para ti… podrás sacarme de quicio todo lo que quieras, pero nada va a conseguir que me rinda.

Sonreí. Ni siquiera le sonreí a ella porque no sé si me está mirando. Pero simplemente sentí la necesidad de sonreír para mí misma.

−Y entonces… ¿Para qué estás buscando ropa de camuflaje?

Se creó un corto silencio en el que pude adivinar que seguramente ella también estuviera sonriendo. Sabía que terminaría cediendo.

−¿De verdad estás preparada para saberlo?
−Vamos, doña misteriosa, dispara tu plan maléfico.
−Voy a sacarte de aquí. Y necesitamos que pases por una persona normal que viene a visitar, y no que te confundan con la versión femenina y blanca de “Batman” con ese antifaz en la cara.

Quise fruncir el ceño, pero ¿De qué va a servir, si no puede verlo? En vez de eso, afiancé los brazos cruzados sobre mi pecho, de forma que mi indignación fuera manifestada de alguna manera física.

−Vaya… tenía entendido que besaba bien, pero no hasta el punto de poder emborracharte –Contraataqué −¿Cómo demonios pretendes sacarme de aquí sin que nos vean? Y además ¿Adónde me vas a llevar? No me fio demasiado de ti, ¿Sabes? Estoy ciega… ¿Qué voy a hacer si me abandonas en una carretera en medio de la nada?
−Mira, pues si eso sucede –De pronto sentí su presencia demasiado cerca. Me agarró la mano, levantando seguidamente mi dedo pulgar –pones el dedo así y seguramente algún viajero se apiadará de la hija perdida de “Batman”.

Estallé en una carcajada inevitable.

−¡Que idiota eres!
−Estoy de acuerdo –Aceptó riendo al tiempo que coloca algo en mi cabeza, lo que parece ser una gorra. Agarra la visera y consigue encajarla bien en mi pelo, colocando éste con cuidado y dulzura sobre mis hombros. –Perfecta –Añade.

A continuación, me rodea con los brazos y siento sus pechos sobre los míos, pegando nuestros cuerpos de forma que sus manos puedan llegar a mi espalda. Contengo la respiración involuntariamente, pues su aliento golpea mi oreja y parte de mi cuello, erizando rincones de mi piel que hasta ahora no sabía que existían. Sus dedos, abren uno a uno los botones de mi bata, consiguiendo que de pronto, la situación haya dado un giro de sensualidad inesperado. Sé que estoy temblando… Sólo soy capaz de escuchar esos botones, abriéndose con el paso de sus manos, dejando a la vista centímetro a centímetro mi espalda, y su respiración, pausada y tranquila, seguramente muy diferente a la mía. Sólo espero que ella no pueda notar nada de esto.

−¿Estás desabotonándome la bata demasiado despacio? ¿O yo a estas alturas estoy demasiado ansiosa?
−Puede que un poco de ambas cosas –Confiesa con descaro y sensualidad en su voz –Es cierto que estoy disfrutando la situación, aprovechando tu incapacidad de protesta… Pero seguramente, tus ganas de que acabe ya para no estar cada vez más nerviosa, te obliga a vivirlo todo a cámara lenta.
−Ya veo… −susurro teniendo que carraspear al darme cuenta de que mi voz se había vuelto algo ronca –Aún no me has dicho adónde vamos ¿recuerdas? Esto es prácticamente un secuestro. Como nos descubran…
−No nos van a descubrir porque no nos estamos escapando por capricho o travesura, sino por necesidad… Y cuando el motivo viene del corazón, el universo conspira a nuestro favor, acuérdate.
−Ante tus argumentos “Cohelisticos”, no me queda más que rendirme y dejarme llevar.
−Eso… tú sólo déjate llevar.

Pude adivinar otra vez, una sonrisa pícara dibujada en sus labios. Es verdad que a veces no me hace falta verla, la conozco tanto, que sus gestos cotidianos asaltan mi memoria según el tono de su voz.
Estuve a punto de sonreír yo también, pero el sonido del último botón seguido por la sensación de mi espalda quedando completamente al descubierto, me lo impidieron… Anahí deslizó la prenda hacia adelante, permitiéndola caer por mis brazos y dejándome en ropa interior frente a ella. Cabe destacar además, que el movimiento estuvo cargado de esa repentina sensualidad que ahora está apoderándose de los gestos que antes podían ser cotidianos y absolutamente normales.

Por un momento, en mi mente imaginé la situación como si la estuviera viendo en tercera persona… Yo… ahí, semidesnuda frente a sus ojos, sintiendo el continuo ascenso y descenso de mi pecho agitado por la respiración, al tiempo que mi piel se eriza al tener la certeza de que ella me está mirando fijamente… Me siento indefensa, tímida, pero extrañamente excitada.

Agarra una de mis manos, con su eterna delicadeza, como si alguna de las dos fuera a romperse y comienza a introducirme la manga de alguna camiseta… Hace lo mismo con la mano izquierda y comienza a trasladar la prenda por mis brazos, hasta que llega casi a los hombros. Entonces siento como intenta introducir mi cabeza por el cuello de la blusa, pero la situación se dificulta. La gorra perfectamente colocada, pierde su lugar y se forma algún extraño enredo en el que apenas puedo respirar.

─Muy lógica tu forma de vestirme ─me quejo, cuando consigue que mi cabeza vuelva a salir a la superficie ─Casi haces que muera ahogada.

Sus manos se deslizan por el elástico de mi pantalón de pijama y me atrae hacia ella con decisión, ocasionando que nuestros cuerpos vuelvan a chocar. Siento su respiración en mi oído…

─Cállate… ─Susurra erizando cada poro de mi piel y logrando que los latidos de mi corazón se vuelvan ensordecedores en cuanto la siento deslizar el pantalón hacia abajo y ella desciende también.

No sé a qué altura exactamente está, pero noto como manipula la prenda en la parte más baja de mis piernas, así que más o menos intuyo que debe estar arrodillada o de cuclillas.

─Sólo espero que nadie entre ahora… ─Le digo con cierto tono de nerviosismo y broma ─Porque si te ven así, va a resultar muy embarazoso.
─Si no puedes verme, ¿Cómo sabes qué posición tengo?
─Estoy descubriendo que la imaginación es mucho más poderosa que la vista.
─¡Vaya! ─Exclama mientras me hace sentir como otra prenda asciende por mis piernas. Por el tacto rígido puedo adivinar que es un jean. Nuevamente sus manos rozan mi pelvis y esta vez siento su aliento golpear mis labios mientras abrocha el botón ─Al final no voy a tener que enseñarte tanto como pensaba…
─Juegas con ventaja… No puedo verte esa expresión de chulería que debes tener y encima tampoco puedo mostrarte mi cara de indignación.

Estalló en una carcajada de las suyas. De esas que producen un hormigueo distinto en mi pecho, no es un hormigueo de nervios… sino de felicidad, de libertad… Amo su risa más que cualquier otra cosa en el mundo y aunque no pueda verla, en cuanto ese sonido atravesó mis oídos, el corazón fue capaz de reconocer la emoción que siempre me ha producido.
A continuación volví a sentir como introducía mis brazos en otra prenda, esta de manga larga, supongo que una chamarra o algo por el estilo. Me resulta extraño, ya que no tengo frío. Pero más extraño aún me resulta cuando levanta una capucha que parece tener la sudadera y me la coloca cubriendo la gorra.

─¡Perfecta! ─Exclama volviendo a colocar mi pelo.
─¿Perfecta para qué? Debo parecer la líder de una banda callejera…
─Eso se queda corto… Ahora mismo eres una especie de mezcla entre alguna super-heroína bondadosa, una cantante de hip-hop y una malvada componente de banda callejera. Si no hubiera roto nuestros celulares, te tomaría una foto en este mismo momento.
─Eres muy, pero que muy graciosa. ¿Lo sabías?
─Claro, si sólo fuera guapa no te tendría enloquecida.

Crucé los brazos sobre mi pecho. ¡Igual de creída que siempre!

─¿Así que, crees que me tienes enloquecida?

Sus labios rozaron los míos de una forma tan sugerente que éstos, por puro instinto se abrieron y todo mi cuerpo se estremeció al instante. Es cierto… me tiene enloquecida y me derrite, esta maldita.

─Me jugaría el cuello… ─susurra atrapando mi labio inferior con sus dientes. Juega con mi boca sin llegar a besarme del todo… Sólo pretende enloquecerme aún más. Lo sé. Y lo peor es que lo consigue.
─Pues ten cuidado, no vayas a convertirte en la versión sexy del “jinete sin cabeza”.

Volvió a soltar una carcajada que la obligó a separar sus labios de mí y yo sonreí al imaginarme ese brillo que invade sus ojos cuando se ríe. Daría lo que fuera por poder verlo.

─¿En algún momento de tu vida dejarás de hacerte la dura? ─Me pregunta.
─Solamente cuando tú dejes de ser tan chula.
─Entonces me temo que nuestra esencia seguirá intacta hasta el fin de los días.
─Me temo que sí ─confirmé riendo ─¿Te has dado cuenta de que estamos actuando de una forma muy rara?
─Bueno, no creo que alguna vez hayamos sido demasiado normales. Pero… ¿Por qué lo dices?
─Porque llevamos años siendo prácticamente como hermanas y ahora… bueno… nos besamos como si no pasara nada y seguidamente actuamos como si nada hubiera cambiado. ¡Somos muy raras, Any! Y al final voy a tener que darte la razón con eso de que vas a volverme loca…No quiero que juguemos con fuego y terminemos calcinadas.
─Ya te dije que esto no es ningún juego. Pero… ¿Qué te parece si nos vamos y lo hablamos cuando lleguemos a donde te quiero llevar? Mientras más tiempo pasamos aquí, más posibilidades hay de que alguien abra esa puerta y nos fastidie la aventura.
─Contigo, la vida jamás deja de ser una aventura. ─se hizo un nuevo silencio, pero algo me dice que está sonriendo y un rubor amenaza con invadir mis mejillas ─¿Todo listo entonces?
─Aún falta algo…

Y antes de que pudiera preguntar o siquiera llegar a pensar una pregunta, sus labios callaron cualquier tipo de palabra que pudiera haber dicho. El mundo desaparece… El lugar adónde vayamos, las dudas que tengamos, los miedos que puedan surgir o cualquier plan que hayamos ideado, es completamente intranscendente cuando me besa… Nada más allá del momento presente, llega a importarme.


Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Creer para ver

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 1:52 am

Capitulo 10

Salir del hospital sin que nos descubrieran fue una completa odisea. O al menos eso es lo que Anahí me iba contando y aunque a mí me salvaba el hecho de no enterarme de nada y caminar a ciegas, agarrada de su brazo, lo cierto es que había tensión en el ambiente que nos rodeaba a ambas. Pero no era una mala tensión, al contrario, experimenté una adrenalina muy divertida. Una mezcla entre miedo por tener que caminar sin ver un pimiento y que nadie se diera cuenta de ello y seguridad, porque al ser guiada por ella y estar agarrando su brazo, nada malo podría sucederme. Bueno, y también emoción… porque aún, estando en el asiento del copiloto de su coche (o del coche de su madre, para ser exactos) sigo sin saber hacia dónde nos dirigimos.

En cuanto me senté, lo primero que hice fue deshacerme de la sudadera que me estaba dando mucho calor y lanzar la gorra hacia algún lugar del asiento trasero. Anahí abrió la ventanilla antes de emprender la marcha, así que durante todo el trayecto he podido disfrutar del viendo golpeando la parte descubierta de mi cara y ondeando mi pelo sin control, seguramente alborotándolo por completo.

─Primera lección: Siempre te ha gustado sentir el viento en tu cara cuando hacemos un largo viaje en coche. No necesitas los ojos para ello.
─También me gusta contemplar el paisaje… ─rebato con algo de tristeza.
─Hay cosas que escapan a nuestro control… No siempre se puede tener todo lo que uno quiere. Pero sí se puede aprender a disfrutar de todo lo que uno tiene. Así que en lugar de extrañar ver el paisaje, concéntrate en disfrutar la sensación que te produce el viento.

Y así lo hice. Por extraño que parezca… en ese momento entendí que, efectivamente, por muy mal que me sintiera, nada iba a cambiar el hecho de tener una venda en los ojos que me impide ver como dejamos atrás árboles, casas, asfalto, otros autos… No puedo verlo y no puedo cambiarlo. Pero me di cuenta de que tampoco lo necesito… A veces nos cegamos tanto con aquello que no podemos tener, que olvidamos preguntarnos si realmente lo necesitamos.
Siento el viento, escucho la música, tengo a mi lado a la mujer que llevo años amando sin saberlo, esa que además de todo, es mi mejor amiga… Y algo muy importante, también tengo la suerte de haber nacido para el arte. El hemisferio derecho de mi cerebro está en continuo movimiento… siempre creando, siempre imaginando… Si quiero ver un paisaje hermoso, no tengo más que crearlo dentro de mí. A veces, la venda más poderosa no está hecha de tela ni de algodón, sino de límites a la imaginación. Y lo peor de todo, es que somos nosotros mismos los que la colocamos en nuestros propios ojos.

No sé a ciencia cierta cuanto tiempo transcurrió. Adivino que pudieron ser horas, pero realmente el trayecto no me resultó demasiado largo. La verdad es que con Anahí, nada es demasiado largo. Hay tantas conversaciones, como silencios y eso consigue que cualquier diversión comience desde que nos sentamos en el auto… Disfrutar el camino y no solamente el destino.

Destino al que supuse que habíamos llegado en cuanto sentí como aminoraba la velocidad y emprendía marcha atrás, dispuesta supongo, que a estacionar el coche. Pocos minutos después nos detuvimos por completo y dejé de escuchar el ruido del motor.

─Aquí estamos ─Informó.
─Ah… ¿Dónde? ─Pregunté riéndome.

En lugar de responderme, escuché su puerta cerrarse, confundiéndome al imaginar que había bajado del coche. Pero segundos más tarde, se abrió mi puerta y una ligera brisa asaltó mi rostro. Sentí el tacto de su mano agarrar la mía con su habitual dulzura.

─Vamos…
─Gracias por responder eh ─me quejé comenzando a bajar.
─Es que decírtelo no tiene gracia… Tengo que enseñártelo.
─Uhm… no pretendo romper tu corazón tan pronto, pero la llevas clara. No puedo ver… ¿Recuerdas?
─Oh… Así que, ¿Tienes intención de romper mi corazón algún día?
─¡Jamás! ─aseguré sonriendo.
─Más te vale.

Continuamos dando pasos hacia no sé dónde. Pasos muy cortos y lentos… Aunque esté agarrando su brazo, es imposible sentirse del todo segura si no ves nada de lo que hay a tu alrededor. Ella lo comprende y camina a la velocidad ideal, esperándome, guiándome.

A medida que avanzamos, un fuerte olor familiar comienza a invadir mis fosas nasales y la brisa aumenta en intensidad trayendo con ella toda esa mezcla de aromas que hace tan sólo unos días estábamos experimentando. Además, comienzo a escuchar ese hermoso sonido que es único e indescriptible. No me lo puedo creer…

─Any… ¿Dónde estamos? ─Pregunto nerviosa.
─¿Aún no lo has descubierto? ─Dicho esto, se detiene, obligándome a detenerme a mí también ─Espera un momento ─Me indica y comienzo a sentir sus manos en mis pies, tratando de descalzarme.

La ayudo como puedo, agarrándome de su hombro para mantener el equilibrio y como toda una experta, consigue dejarme sin zapatos en unos minutos. No hago más preguntas… simplemente me dejo llevar… Ella vuelve a mi altura y entrelaza con fuerza nuestros dedos. Comienza a ascender mi mano y cuando menos me lo espero, siento un cálido beso en ella. Un beso que automáticamente me hace sonreír… Acaricio su mejilla. Extraño mirarla… pero amo sentirla.

Después de varios segundos de silencio, vuelve a colocar mi mano sobre su bíceps para que pueda agarrarla y nuevamente emprendemos una marcha lenta. No tardo nada en comenzar a sentir la calidez de la arena bajo mis pies… Me emociono tanto, que mi piel se eriza. Estamos aquí… de nuevo… y es igual de maravilloso que siempre.
Andamos varios metros, mientras continúo sintiendo los pequeños granos de arena colarse entre mis dedos, sorteando diminutas montañas en un principio y terreno sólido un poco más tarde. La arena húmeda consigue que las montañitas desaparezcan y todo sea mucho más liso… Estamos cada vez más cerca, siento como mis pies se hunden ligeramente, marcando las huellas de mis pasos, dónde segundos antes estuvo el mismísimo mar y dónde seguramente, segundos más tarde, vuelva para borrarlas.
Y entonces lo siento… él llega hasta mis pies… Siento frío en un primer momento. Pero un frío agradable… un frío que mi piel y el resto de mis sentidos sanos, agradecen.

─Segunda lección: Tampoco necesitas los ojos para sentir lo que estás sintiendo en este momento… La calidez de la arena y el frío del agua en tus pies… el calor del sol sobre tu piel… el olor puro que desprende el mar, a veces terriblemente fuerte y otras, increíblemente maravilloso y lleno de vida. No puedes ver el calor, ni el frío, y tampoco puedes ver el olor… Sólo puedes sentirlo. ¿Quieres ver el paisaje, cariño? Entonces yo seré tus ojos… A partir de ahora y durante el tiempo que sea necesario.
─¿Y si es necesario durante el resto de mi vida?
─Entonces… durante el resto de tu vida, verás a través de mí. Te describiré con exactitud todo lo que tengamos enfrente. Ahora mismo… el cielo está de un color anaranjado y hay unas ráfagas de nubes absolutamente blancas justo encima de nosotras, imitando la huella que suelen dejar los aviones. ─Lo vi… vi esos destellos de nubes en algún lugar de mi mente, como si mis propios ojos estuvieran observándolo. ─El sol, se encuentra ya muy lejano ─continuó explicando ─escondiéndose poco a poco en el horizonte de un mar que hoy está muy tranquilo. Está atardeciendo… Y por eso apenas hay ruido, como te habrás dado cuenta. La playa es prácticamente para nosotras…
─No puedo creer que me hayas traído aquí de nuevo...
─Te llevaré a dónde sea, con tal de no volver a verte tan desesperada jamás. Malhumorada… Tú no eres así, Dul. Tú luchas… Tú me haces luchar a mí cuando no sé ni lo que significa esa palabra. Sé que es difícil ¿Ok? Sé que nadie va a entender lo mucho que te debe estar costando esta situación… adaptarte a cambiar tus hábitos, depender tanto de otras personas. Pero también sé que el mundo no se ha acabado aún… Que ni tu vida, ni tu carrera van a terminar por esto. Jamás voy a dejar de agradecerle a la vida porque hayas salido de ese quirófano y que puedas estar hoy aquí, conmigo. Si pudiera cambiarme por ti… te juro que lo haría, si pudiera ser yo la que estuviera pasando por eso en vez de tú… Pero…
─¡Ey! ─Exclamé agarrando con torpeza su rostro para que me mirara aunque yo no pudiera hacerlo ─Ni se te ocurra pensar eso. Créeme que estaría mucho peor si fueras tú la que se hubiera metido en el quirófano. De hecho, creo que ni lo habría soportado. No… Seguramente me habría disfrazado de enfermera y me habría colado para darte la mano durante toda la operación.
─Bueno… yo no me colé en el quirófano, pero… me colé en la habitación en plena noche y por si fuera poco, te secuestro…
─Somos tal para cual… ─Le dije sonriendo ─¿Te das cuenta? Un día terminaremos presas.
─No me importa dónde terminemos… siempre y cuando sea juntas.

Esa frase me hizo recordar algo… Algo que por un momento me entristeció. Solté sus mejillas y suspiré casi involuntariamente. También quise bajar la cabeza, pero el tacto de sus manos en mi barbilla me lo impidió.

─¿Por qué suspiras?
─Porque me gustaría que el “para siempre” que nos prometemos, siga siendo así, pase lo que pase…
─¿Y qué te hace pensar que no lo será?
─Las cosas han cambiado…
─¿Por qué nos hayamos besado?
─No… Porque me haya enamorado de ti. ─Aclaré con seriedad a modo de protesta ─Y sí… también porque nos hayamos besado, aunque para ti no sea importante, no es algo que suelan hacer las amigas.
─Espera, espera, que ya te estoy viendo con la intención de enfadarte. ─agarró una de mis manos y de un tirón comenzó a dirigirme en la dirección contraria, como alejándonos del mar, pero no demasiado ─Siéntate… Aquí no llega el agua.

Le hice caso sin protestar, aunque en el fondo sigo molesta. Es que no puede ser que a nada le de importancia… En fin, me senté y poco después sentí que ella hacía lo mismo, pero en vez de sentarse a mi lado, se hizo un hueco en medio de mis piernas y ahí se acomodo, apoyando su espalda en mi pecho, consiguiendo que el olor de su pelo llegara hasta mí, opacando cualquier otro aroma que hubiera en el ambiente.

─¿De dónde sacas que para mí no es importante? ─Preguntó.
─¿Cuándo vas a dejar de hacerme preguntas sobre lo que yo creo o pienso, y vas a comenzar a decir claramente lo que tú crees, piensas y sientes? Me desesperas a veces…
─Te desespero porque tú piensas demasiado y yo simplemente me dejo llevar… Porque cuando te beso, disfruto de ese beso y siento que quiero besarte por el resto de mi vida, pero no me detengo a pensar qué significa eso… No me importa lo que significa, Dul. Lo único que me importa es que nunca antes lo he sentido y que no necesito ponerle un nombre para que sea más real. Nada ha cambiado para mí ¿Entiendes? Sigues siendo, Dulce… mi mejor amiga, la persona con la que siempre he querido y sigo queriendo envejecer.
─¿Pero de qué forma quieres envejecer conmigo? ¿De qué forma quieres estar conmigo?
─De la forma que sea… Pero a tu lado. Quiero besarte… ─Susurró besando muy despacio la piel de mi mejilla ─Quiero acariciarte… ─continuó, deslizando su mano por mi brazo, erizando cada centímetro de piel a su paso ─Quiero que hagamos todo lo que ambas deseemos en cada momento. Y si algún día dejas de quererlo… quiero que sigamos siendo las mismas de siempre. Lo único que voy a permitir que ocurra entre nosotras, es que nuestro amor, en la forma que sea, crezca, Dul… pero jamás lo contrario. No voy a dejar que nada nos haga alejarnos, porque me niego a perderte pase lo que pase. Yo cumplo mis promesas… Prometí estar siempre a tu lado y así va a ser. Y no porque no pueda vivir sin ti… simplemente, elijo vivir contigo para siempre.

Me quedé en silencio un instante, analizando cada una de sus palabras. Palabras que sentí tan reales y sinceras como ella. Pero lamentablemente, la inseguridad es inevitable después de todo lo que ha pasado.

─Quieres decir… ¿Dejar que la vida fluya?
─¿Te parece bien?
─Siempre y cuando esto no sea simplemente un experimento… Por suerte o por desgracia, Any, soy la persona que más te conoce en el mundo. La que ha vivido siempre tus idas y venidas con los hombres… La que te ha visto cansarte de ellos en innumerables ocasiones. Y también soy esa a la que diste un beso fugaz hace pocos días y horas después estabas… estabas… ─sacudí la cabeza ─No quiero ni recordarlo.
─Besando al surfista sexy ─aclaró ella.
─Eso… tú mete el dedo en la yaga.

La escuché reírse y a pesar de mi inseguridad, no me sentía enfadada. Simplemente quisiera saber con exactitud lo que siente. Aunque supongo que eso es imposible, pero… al fin y al cabo, creo que es lo que todos queremos.

─Esa fue una de las noches más extrañas de toda mi vida ─continuó dejando escapar un suspiro ─Tú ya sabes cómo soy… el chico era muy guapo, simpático, me coqueteó durante toda la noche y… cómo habría hecho en cualquier otra ocasión en la que alguien me atrajera, me dejé besar. Pero fue entonces, mientras sucedía, cuando me di cuenta de que no era una ocasión cualquiera… Lo único en lo que podía pensar mientras me besaba era en que habías sido tú la última en rozar mis labios, por diminuto que fuera ese momento. Y además, deseaba con todas mis fuerzas que fueras tú, quien lo estuviera haciendo de nuevo en vez de él… Por eso me aparté. Cuando pude reaccionar, rompí el beso y te busqué por todas partes. Tenía miedo… no quería que lo hubieras tenido que ver… Pero era tarde, tú ya no estabas… Aarón me dijo que te habías marchado y que necesitabas estar sola. Intentó convencerme de que me quedara… Pero para mí no tenía ningún sentido estar en un lugar en el que tú ya no estabas. Así que me fui a buscarte y cuando te vi llorar, aunque no sabía el motivo exacto, solo quería abrazarte… Pasar la noche abrazándote y hacerte entender que no había un solo lugar en el mundo, dónde deseara estar más que a tu lado.

Deslicé mis manos por sus brazos hasta llegar a las suyas, que se encontraban apoyadas sobre mis rodillas flexionadas. Entrelacé nuestros dedos con fuerza y ella las dirigió hacia su propio cuerpo, cruzándolas, de forma que quedó refugiada en mi abrazo desde atrás. Entonces besé suavemente un lado de su cabeza.

─¿Llegaste a pensar esa noche que mis sentimientos por ti habían cambiado? ─le pregunté a continuación.
─¿Realmente habían cambiado? Porque yo no lo creo… Creo que desde hace mucho tiempo sientes lo mismo. Ambas ─aclaró ─sentimos lo mismo. Lo que ocurrió fue que, es ahora cuando empezamos a descubrirlo. Por las circunstancias o porque llegó el momento de abrir los ojos. No lo sé. Pero si te detienes a pensarlo, siempre hemos sido así… siempre hemos actuado como una pareja, que lo único que no hacen es besarse en los labios y tener sexo. ¿Crees que no me doy cuenta de cómo nos mira la gente que nos rodea? Tu madre… La mía ─rió ─que aún estando sumida en su propio mundo, nunca se ha abstenido de lanzarme comentarios o miradas delatoras. O Marcos y sus terribles celos hacia ti… Uno de tantos, por cierto.
─¿Me tenían celos tus novios?
─No eran mis novios ─aclaró como siempre. Obligándome a reír, también como siempre ─Pero sí… Y los comprendo eh. Siempre ha sido muy complicado tener una conversación conmigo sin que tu nombre aparezca en ella por lo menos una vez. Por no hablar de las veces que cancelé un plan para irme contigo. Así que en cierta forma… es normal.
─No me dan pena ─me encogí de hombros ─Yo llegué primero.

Sentí su risa a través de los pequeños espasmos que sufrió su cuerpo sobre mi pecho.

─Llegaste primero y creamos un mundo juntas al que es prácticamente imposible acceder. ¿Alguna vez has sentido celos de alguien que estuviera cerca de mí?
─¿Sin contar al sufista sexy?
─Sí ─volvió a reír ─sin contarlo.
─Nunca… Entre nosotras siempre ha existido algo que no existía con nadie más. Por mucho que les permitieras acercársete, sabía que nunca ibas a tener con nadie lo que tenías conmigo. Esa magia… Es…nuestra. Y de nadie más.
─Exactamente… Así que, como mismo tú eras consciente de ello, también lo era el resto del mundo.

Probablemente así fuera. Probablemente, a lo largo de estos años, cada persona que había llegado a nuestras vidas se daba cuenta de esa gran burbuja existente a nuestro alrededor. Esa en la que sólo había cabida para nosotras dos. Y no es que apartáramos al resto del mundo, no… Es simplemente que estando juntas, conseguíamos olvidarnos de él.

El silencio nos acompañó durante un largo rato en el que ambas disfrutábamos de algo tan sencillo como el hecho de “estar”. Estar presente y dejar que nos invada todo aquello que nos rodea; el sonido de las gaviotas volando por algún lugar del cielo, o el de las olas rompiendo en una orilla no muy lejana. También el ya mencionado olor del mar, que compone la vida de todos sus habitantes y se mezcla directamente con el perfume de ella. Nunca pensé que los olores mezclados pudieran distinguirse. Pero sí se puede… Si te concentras bien, tus fosas nasales son capaces de separar y definir de dónde proviene cada aroma. Incluso puedo asegurar que debe haber algún restaurante cercano preparando la cena, o quizás sean varios, porque un ligero olor a pescado frito comienza a fundirse ligeramente con el resto.

─¿Cómo estás? ─Pregunté de pronto, rompiendo después de varios segundos nuestro cómodo silencio.
─¿Qué? ─La escuché reír ─¿Cómo que cómo estoy?
─Sí… Quiero saber que tal estás. No creo que sea una pregunta muy complicada.
─No es complicada, pero es extraña, dado que ya llevas horas conmigo.
─Bueno, pero te recuerdo que entraste en la habitación casi peleándome por haberme levantado para ir sola al baño. Así que, entonces no tuve ocasión de preguntártelo… por eso lo estoy haciendo ahora. ¿Cómo te sientes?
─¡Bien! ─respondió volviendo a reír ─¿Cómo crees que me puedo sentir? Estamos aquí, juntas, en este lugar tan especial para nosotras, disfrutando de la calma después de un día tan extrañamente perfecto… ¡Feliz! ─exclamó suspirando ─Estoy inmensamente feliz…
─Me alegra escucharlo ─reí yo esta vez ─Pero ahora, olvidando por un momento muy pequeño, todo lo que tenga que ver conmigo… ¿Cómo estás tú? Siento que algo te preocupa y no me lo puedes negar.
─Al final vas a necesitar los ojos menos de lo que tú crees eh… ¡Que perspicaz te has vuelto!
─Lo sé… Jamás creí conocer y distinguir tantos tonos diferentes en tu voz. No me preguntes cómo, pero soy capaz de notar hasta el cambio más mínimo… es sorprendente. Pero no me cambies de tema… ¿Qué te preocupa?
─Nada demasiado grave. ─volvió a suspirar, aunque esta vez de una forma distinta, mostrando resignación ─Digamos que llevo días pensando en mi vida, en mi carrera, en lo desastrosa que es la comunicación en mi casa y en lo realizada que me sentí el otro día, cuando ayudé a Gaby con su pequeño taller de artesanía. Me da como… impotencia haber tenido que escoger una carrera que no siento, por pura imposición. Y además, tener que trabajar para pagármela yo misma. ¿Cómo llegué a eso, Dul? ¿Por qué nunca me he impuesto ante lo que realmente me gusta?
─Porque cuando entraste a la universidad ni siquiera tenías claro lo que querías. Entre las opciones que te planteó tu madre, “Arquitectura” era la única que nos permitía ir a la misma facultad si yo escogía “Bellas Artes”. Además, llegamos a la conclusión de que podríamos ayudarnos mutuamente y estudiar juntas, como siempre. No queríamos que las cosas cambiaran demasiado ¿recuerdas? Así que, no considero que por estar estudiando arquitectura hayas dejado de luchar por lo que realmente te gusta. Al contrario, pienso que tienes una increíble fuerza de voluntad y capacidad para distribuir tu tiempo pudiendo hacerlo todo… y no de cualquier forma, sino dando el 100% tanto a la carrera, como a los diseños que haces. Todo eso, mientras trabajas… Nunca he entendido de dónde sacas el tiempo para tanto… Pero siempre lo he admirado. Eres una gran arquitecto, Any… Y sé que si eliges dedicarte a ello cuando hayas acabado, te esperan muchos éxitos… Pero también sé que cuando llegue el momento de escoger, lo harás… y tomarás la decisión adecuada.
─¿De verdad lo crees? ─preguntó con inseguridad.
─Que no te quepa alguna duda. Todos pasamos por momentos así… en los que comienzas a plantearte si estás yendo por el camino correcto y las dudas nos asaltan. Creo que es normal…
─Tú no… tú amas lo que haces, siempre lo has hecho.
─Amo el arte, sí… Pero es muy diferente pintar lo que sientes, que pintar lo que te imponen, como te lo imponen… Es cierto que estoy ahí para aprender y que gracias a mis maestros he adquirido muchísimas técnicas. Pero ya me conoces, Any… lo mío no es seguir las reglas, ni los cánones… Quiero pintar el mundo ¿sabes? Quiero plasmar vida en mis lienzos. Incluso quiero ir por ahí, descubriendo esas cosas aparentemente insignificantes y destacarlas yo misma… hacerlas protagonistas, importantes… Sueño con crear mi propio estilo de arte. No quiero estar toda la vida en un estudio, pintando jarrones o esculturas famosas…El arte es vida y yo quiero vivirlo. Así que, este último año que nos queda, vamos a dar el 100% de nosotras, tanto en cada asignatura, como en el proyecto final… Y una vez hayamos acabado, cariño, empezaremos a vivir nuestros sueños. ¿Te imaginas ir por el mundo, diseñando artesanía con material único de cada uno de esos lugares? ¿Crear tu propia marca? Me veo de playa en playa… de mercadillo en mercadillo, vendiendo a los turistas esas piezas únicas, diseñadas por ti y hechas con nuestras propias manos. Eso nos dará dinero suficiente para subsistir, hasta que un día, encontremos ese bonito lugar, ese rincón perfecto que al pisarlo por primera vez, sintamos que es nuestro… Entonces construiremos ahí un hogar, nuestro hogar. Nos vamos a ahorrar contratar un arquitecto, así que… ─me encogí de hombros ─No debe ser imposible ¿No?
─Imposible no lo sé… Pero perfecto, desde luego. Suena tan increíble que siento que no puedo esperar un año para comenzar. No quiero que se queden en simples sueños.
─Si salgo de esta, te prometo que cada uno de esos simples sueños, se harán realidad.
─Si salgo de esta, no. CUANDO SALGAMOS de esta ─corrigió enfatizando ambas palabras ─Te dedicarás a plasmar en papel, toda esa vida de la que hablas, cada rincón que visitemos… Crearás un estilo de arte tan mágico, que nadie podrá mirar un cuadro tuyo sin querer comprarlo. Cada persona que pase por nuestro lado, querrá llevarse un pedacito de ti a su hogar… un pedacito de nuestra vida.
─Un pedacito de nuestra vida… ─repetí sonriendo.

Sonó tan bonito, que quise disfrutar de esas palabras durante unos instantes. Imaginar todo lo que nos quedaba por construir. Todo eso que llevaría el pronombre “Nuestro” como prefijo. Pero la sensación del agua llegando hasta nosotras de improvisto, empapándonos por completo, nos hizo levantar de un salto entre risas.

─¡Mierda! ─Exclamé palpando la parte trasera de mi pantalón. Absolutamente mojada.
─Esto sí que fue a traición. ─rio ella.
─Pues sí… Pero tú tendrías que haberlo visto venir. La que tiene los ojos tapados soy yo.
─Cuando consigues olvidarte del mundo exterior, es fácil que pasen cosas como estas. Y bueno… sólo es agua.
─Y arena ─añadí volviendo a palpar y girándome ligeramente ─debo tener el trasero como una croqueta.
─Lo tienes ─confirmó riendo.
─¿Me estás mirando el culo?
─¿Tienes algún problema con ello?
─No ─me encogí de hombros sonriendo ─con lo que sí tengo un problema es con que siempre respondas mis preguntas con otra pregunta.

Se abalanzó sobre mi cuerpo, rodeándome el cuello con sus brazos y consiguiendo que casi me dé un ataque al corazón por no esperarla.

─Deberías haberte acostumbrado ya ─Susurró golpeándome los labios con su respiración.

Rodeé su cintura con mis brazos y automáticamente sentí la mezcla de humedad y arena que empapaba la parte trasera de su pantalón.

─Tú también lo tienes como una croqueta.
─¿Me estás tocando el culo?
─¿Tienes algún problema con ello? ─contraataqué con un susurro.
─Golpe bajo…

Nuestros labios, como un imán que acude sin control a un pedazo de hierro, se unieron. Se unieron como si ese fuera su lugar, como si no pudieran estar separados ni un segundo más… con desesperación y dulzura. Nuestras lenguas se encontraron dejando claro que se habían extrañado. Mis manos ejercieron presión sobre su cintura para atraerla hacia mi cuerpo y sus brazos se aferraron aún más a mí.
Ni siquiera sé si hay gente en esta playa, si alguien nos está mirando o si estamos completamente solas. Pero no me importa… sólo quiero besarla y no dejar de hacerlo jamás. La intensidad del beso y la temperatura de mi cuerpo aumentan simultáneamente, pero la falta de aire nos obliga a separar los labios. Ambas respiramos con dificultad sobre la boca de la otra.

─Tenemos que irnos ─me informó con tono agitado ─Va a oscurecer en poco tiempo y no tengo presupuesto para pasar otra noche en el Costa Mágica. Además, pasar esta noche contigo… no creo que… Y nos va a costar devolverte al hospital en plena noche, no pasaremos tan desapercibidas.
─No me devuelvas ─sugerí sorprendiéndome incluso a mí misma ─No hay nadie en tu casa… podemos volver al hospital por la mañana temprano.

Permaneció en silencio un instante. Probablemente pensando la respuesta, quizás no le parecía buena idea, o no quería dormir conmigo, o…

─¿Estás segura?
─Sólo estoy segura de que no quiero separarme de ti.
─Yo tampoco… Pero…
─Llévame a tu casa ─susurré.

Y sin decir absolutamente nada más, agarró mi mano y comenzó a dirigirme a toda prisa, supongo que hacia el coche. Esta vez parece que se olvidó de mi actual ceguera porque la delicadeza anterior, brilló por su ausencia.

A pesar de ello, camino de su mano incluso más segura que antes, sonriendo. Sin miedo de encontrarme obstáculos a mi paso, porque soy consciente de que podré solventarlos y de que nada me hará caer mientras su mano me esté sosteniendo.
Llegamos al coche entre risas y como si el mundo se fuera a terminar en unos minutos, emprendimos la marcha de vuelta a la ciudad. He de decir que el camino se me hizo un poco más largo que otras veces, aunque nuestras conversaciones, la música y la brisa nocturna, nos acompañaron durante todo el trayecto.

Horas más tarde, el coche se detuvo y escuché la puerta automática del parking de su casa abrirse, indicándome que ya habíamos llegado. En el instante en que bajo del coche y el olor del lugar me invade, (olor a herramientas, cajas, viejos objetos guardados desde hace años en el mismo lugar) me asalta el recuerdo de todas esas veces que nos escondíamos aquí, siendo apenas unas adolescentes, para beber cerveza antes de ir a alguna fiesta. Mientras nuestros padres creían que éramos unas adolescentes inocentes, nosotras nos dedicábamos a emborracharnos a escondidas. Vaya dos delincuentes juveniles fuimos. O… somos, porque en este momento estamos fugadas de un hospital y eso no nos convierte precisamente en unas adultas más responsables que aquellas niñas traviesas.

Atravesamos la casa agarradas de la mano, esta vez mucho más despacio que en la playa. No había ningún rastro de prisa mientras subíamos las escaleras que llevan a su dormitorio. Todo se volvió más tranquilo, pausado… Todo menos mi corazón, que aumenta el ritmo de sus latidos a medida que avanzo escalón a escalón.
En cuanto pisamos terreno liso y antes de que pueda reaccionar, se da la vuelta y atrapa mis labios, volviendo a crear en mi interior toda esa vorágine de emociones y espiral de sensaciones que se dan lugar en mi estómago cuando me besa.
Avanzamos como podemos; ella dando pasos de espalda y yo tropezando con sus propios pies. Risas entre beso y beso, torpeza, desesperación, amor y una pasión que aumenta.
Intuyo que llegamos a su habitación cuando detiene nuestro avance. Pero no dejamos de besarnos, no separamos nuestros labios ni tampoco nuestros cuerpos. Al contrario, cada vez están más unidos, como si quisiéramos fusionarnos en una sola persona, como si cualquier distancia, por mínima que fuera, resultara inaceptable, insoportable.

Mis manos comienzan a dirigirse por sí solas hasta el interior de su ropa. En cuanto la yema de mis dedos roza la piel de su espalda, un escalofrío recorre todo mi interior. Un escalofrío que de pronto me asusta y me hace detener el movimiento… Ella, separa nuestros labios y siento como se deshace de su propia camiseta (o lo que sea que le esté cubriendo la parte superior del cuerpo).

Continúa el silencio. Mis manos tiemblan y ella debe sentirlo en cuanto las sostiene. Estoy paralizada.

─¿Qué ocurre? ─Me pregunta con tono de preocupación ─¿Estamos yendo demasiado rápido?

Su pregunta me resulta tan irónica, que de no ser por el pánico que siento, incluso me habría reído.

─¿Rápido? Hace más de diez años que nos conocemos, Any… Para el mundo debemos ser las personas más lentas del planeta.
─¿Entonces qué te pasa? ¿Por qué te detienes?
─No quiero que esto sea así. ─me doy un pequeño golpe en la zona de los ojos ─No quiero tener esta maldita cosa en la cara la primera vez que hagamos el amor. No soporto la idea de que estés semidesnuda frente a mí y no poder verte.
─¿Todavía no te ha quedado claro que hay cosas que debes sentir y no ver?
─Sí. Puede que eso funcione con un paisaje, pero no con esto… no contigo… no con nuestra primera vez juntas. Es… es demasiado importante ¿Entiendes? Y tú… ¡por Dios, Anahí! Tú has estado con muchísimos chicos. Y yo… estoy temblando. ¿Cómo voy a llegar a su altura en estas condiciones? ¿Con esta inseguridad…? ¿Cómo voy a conseguir que sientas algo sin siquiera verte?
─Dulce… ─agarró mis mejillas con decisión, obligándome a “mirarla”. Casi puedo hacerlo, casi puedo ver sus ojos firmes, con ese azul intenso que adquieren cuando va a decir algo serio. No me cuesta nada imaginarla ─Estás realmente ciega si no te das cuenta que con un simple beso, me has hecho sentir más que cualquier hombre con el que me haya acostado en toda mi vida.

Tragué saliva. Y creo que ese fue el único sonido que se escuchó en la habitación durante los siguientes segundos. No hay mucho que se pueda decir ante tal confesión… Pero mi mente es terca y sigue transmitiéndome inseguridad. La inseguridad que me provoca esta venda cubriéndome los ojos. Lo único que deseo es que nuestra primera noche sea perfecta… simplemente eso.

─Espera un momento ─pidió dejando de sostener mi rostro ─No te muevas.

Le hice caso. Permanecí inmóvil y en silencio, esperando que regresara y sin saber muy bien adónde había ido. Pero pronto comencé a escuchar extraños sonidos a mi derecha, como si estuviera rebuscando en algún lugar.

─¿Qué estás haciendo?
─Buscando algo que… ─se quedó en silencio un instante ─Bueno, esto servirá. Espero.

Sin decir nada más, escuché sus pasos regresando hasta mi lado y pronto sentí su presencia de nuevo frente a mí. Esperé algunos segundos, queriendo que fuera ella la que me informara de sus intenciones antes de volver a preguntar.

─Listo…
─¿Listo el qué?

No respondió. O al menos no con palabras…
En lugar de eso, agarró mi mano con suavidad y comenzó a dirigirla hacia ella. Pude sentir la suavidad de su piel, en cuanto la yema de mis dedos hizo contacto con su rostro. La tentación de acariciarla fue inminente, pero antes de que pudiera hacerlo, continuó dirigiendo mi mano hacia arriba y en cuestión de centímetros me topé con algo inesperado. Palpé con cuidado la zona de sus ojos para comprobar que, efectivamente, una tela los estaba cubriendo.

─¿Qué… Qué es esto? ─pregunté sorprendida tocando su cara con ambas manos.
─Igualdad de condiciones.
─¿Te pusiste una tela para taparte los ojos? Pero… ¿Por qué?
─No quiero que tengas ningún tipo de inseguridad esta noche. Quiero que todo sea perfecto y para eso, tu terca cabecita debe estar tranquila y permitir que te dejes llevar… Además… ─susurró haciéndome sentir como se aproxima a mis labios ─si lo piensas, resulta incluso erótico… ¿No crees? ­

Empecé a sentir el roce de sus dedos en mi mano, comenzando a ascender de una forma muy sutil y sugerente. La piel de mi brazo se eriza incontrolablemente a medida que su caricia asciende. Permanezco en silencio… sintiendo un hormigueo excesivo y desconocido en mi estómago. Su mano llega hasta mi hombro y continúa el camino que conduce hacia mi cuello. Sus dedos juguetean

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Creer para ver

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 1:52 am

con mi piel de una forma superficial. Encuentra mi oreja y rápidamente siento su aliento en mi oído.

─Tú y yo ─continúa dando pequeños mordiscos en mi lóbulo. Gesto que consigue agitar mi respiración aún más si cabe ─Sin poder ver absolutamente nada… dedicándonos a sentir cada caricia ─volvió a acariciar mi brazo ─cada beso… ─besó con sensualidad mi cuello ─¿Qué te parece?

Responder a esa pregunta con palabras, no sólo era una estupidez, sino que no entraba para nada dentro de mis planes. O mejor dicho, ya no había planes… Mi cuerpo comenzó a descontrolarse.
Como pude, encontré su rostro y agarrándolo con firmeza, lo atraje hacia mí. Atrapé sus labios de una forma desesperada y ella se enredó en mi cuello como si fuera exactamente lo que estaba buscando. Mi lengua se abrió paso y mis dientes mordieron ligeramente su labio inferior.

─¿Dónde está la cama? ─pregunté con la voz cortada entre beso y beso.
─Justo detrás de mí ─respondió con dificultad.

Mis manos volvieron a posarse en su cintura desnuda y obligué a su cuerpo a retroceder, sin permitir que se separara de mí ni un centímetro. Se detuvo en cuanto sus piernas encontraron el borde de la cama y con un rápido movimiento, ocupó mi lugar, dejándome en el suyo. Pero parecía no querer abandonar el control de la situación. Me empujó ligeramente, consiguiendo que quedara sentada en la cama y sin tiempo de margen, se acomodó a horcajadas sobre mí.

El olor de su cabello, se mezcló con el de su piel en cuanto lo apartó del lado izquierdo de su cuello. Sentí la brisa del movimiento en mi rostro y dicho aroma casi consiguió emborracharme.
No puedo creerme que la tenga así… en mis brazos… semidesnuda… completamente para mí. Lista para recibir mis caricias, mis besos… mi amor. No puedo verla, pero puedo sentirla… Escucho su respiración entrecortada, el latido de su corazón acelerado, fundiéndose con el mío, huelo su piel… Siento sus manos ascender por mi cuello, acariciándome… Y no puedo más… No aguanto más… Una fuerza magnética lleva mis labios hacia su piel, llegando justamente a la zona de su pecho… Lo beso, con inocencia al principio. Pero mis labios no tardan en humedecerse… mi lengua quiere actuar y comienza a recorrer un camino ascendente por su piel.

Mientras mis manos acarician su espalda y su pecho me golpea cada vez más agitado, sus dedos se enredan en mi pelo, pidiendo de una forma silenciosa que no me detenga. Llego hasta su cuello… Aún queda un ligero rastro de su perfume, lo noto en el olor, pero también en el sabor… Mi boca se sincroniza para morder y besar a partes iguales.

Comienzo a sentir sus manos desesperadas abrirse paso bajo mi ropa… Me roza la piel. Me erizo aún más si es posible y ella levanta mi camiseta con la intención de deshacerse de ella. Pero la maniobra no nos resulta tan fácil… Mis brazos no quieren salir. La prenda parece haberse quedado enganchada a alguna parte de mi ropa interior. Sin dejar de besarnos intentamos de manera frustrada que se solucione. Pero no hay forma… la desesperación no nos lo permite y la ceguera no ayuda para nada.

─Somos un poco torpes ─se separa riendo.
─La idea de estar a ciegas acaba de perder todo su “link N/A-appeal”

Con algo de dificultad, entre risas y desesperación, conseguimos deshacer el enganche y eliminar la prenda de nuestras vidas.

─¿Estás segura de ello? ­─me pregunta antes de volver a abalanzarse sobre mí para besarme.

Nuestras bocas se unen y la presión inesperada de su cuerpo me hace caer de espaldas. Pero ella, al no ver dónde caen sus manos, en vez de apoyarse a ambos lados de mi cuerpo, aplastó uno de mis pechos, causándome una mezcla de dolor y risa.

─¡Perdón, perdón perdón! ─se disculpó apresuradamente.
─Por favor… un poquito de delicadeza ─bromeé ─Ya sé que llevas tiempo deseando tocar mis pechos, pero la brusquedad elimina el romanticismo.

Se creó un instante de silencio, en el que estoy segura que, si no fuera porque ambas tenemos los ojos tapados, me estaría lanzando una mirada fulminante. Pero en vez de eso, esta vez sentí su mano posarse firmemente sobre el pecho que segundos antes casi me aplasta.
Comenzó a masajearlo de una forma que me producía cosquillas, a la vez que excitación, a pesar de que lo hace por encima de la ropa interior. Pero no pude evitar emitir una risa nerviosa.

─¿Te parece más romántico ahora?

No respondí.
Atraje su rostro y atrapé sus labios con determinación, volviéndonos a fundir en un beso repleto de pasión, de dulzura, de juego… Un juego de labios perfecto y sincronizado.

A pesar de las torpezas, de las risas y de los incidentes, cada segundo me resulta más perfecto que el anterior… Todo eso que en cualquier otra situación, podría resultar patético e incluso cortar el momento de éxtasis, a nosotras nos producía una risa sana y entrañable. Cómplice… Eso es lo que somos… cómplices, desde el momento en el que nos conocimos. Nuestra confianza consigue crear diversión y juego en un momento dulce y apasionado…

Logramos deshacernos del resto de las prendas entre más torpeza, risas y besos desenfrenados. La tengo completamente desnuda sobre mí… Besándome… Siento cada parte de su cuerpo reposado sobre el mío… Siento la calidez de sus pechos rozando los míos… Su abdomen que sube y baja con rapidez, como si el aire no llegara a sus pulmones. Nuestras piernas enredadas y nuestros sexos en contacto directo… recibiendo el calor y la humedad que emanan ambos.
He visto su cuerpo en innumerables ocasiones… Pero desearía tanto poder verla ahora… absolutamente desnuda, sudorosa, parcialmente despeinada. Un escalofrío me recorre de pies a cabeza tan sólo de imaginarlo. De imaginar sus ojos azules clavados en los míos, con las pupilas dilatadas por culpa de la excitación. Mirándome tan fijamente que mi cuerpo parecería estar recibiendo descargas eléctricas.

─¿Estás bien? ─pregunta rompiendo el beso. Supongo que debió sentir mi escalofrío.
─Perfectamente… ─susurro acariciando su mejilla ─Aunque no pueda verte.

Su cuerpo se impulsó un poco hacia arriba y noté su respiración sobre mi labio superior. Sin llegar a besarme, dejando unos centímetros de distancia para que el aire me golpeara.

─Entonces... voy a tener que repetirte que... me sientas.

Y antes de que pudiera si quiera pensar en algo... la sentí.
Comenzó a mover su cuerpo sobre mí… Nuestros sexos empezaron a rozarse despacio, provocándome unas sensaciones que jamás había sentido… Mis dedos se clavaron en sus caderas, pidiendo en silencio que continuara… Aferrándome a ella como no lo hice antes. Nuestras piernas entrelazadas… Nuestras caderas aumentando el ritmo de sus movimientos, perdiendo el control entre jadeos cada vez más audibles…
Despegó mi mano derecha de su cuerpo y la llevó hasta la altura de mi cabeza… entrelazó nuestros dedos y creó con su brazo una especie de prisión de la que no pretendo escapar. Siento todo su cabello caer y rozar el lado derecho de mi rostro. Nuestras manos se aferran con fuerza… nuestros labios volvieron a encontrarse con más pasión que nunca… Nuestros cuerpos bailan como si lo hubieran hecho toda la vida. Conocían el ritmo y la velocidad perfecta para que, ese vaivén creara en mi interior un hormigueo imparable y ascendente desde mi estómago, hasta mi pecho… invadiendo cada centímetro a su paso. Así como su amor había invadido cada espacio de mi vida… Así actúa ella; silenciosa, discreta… pero imparable, incontrolable… eterna.

El sudor, los gemidos, nuestras humedades mezclándose y aumentando la excitación hasta casi explotar. Mi boca mordiendo su cuello con desespero, la suya buscando mi lengua para atraparla. No hacía falta introducir nada en nuestro interior para sentir que volábamos. El simple roce de nuestras intimidades era más que suficiente para hacernos temblar de placer. Para obligarnos a perder el control, hasta el momento exacto en el que sentí mi sexo contraerse y una especie de descarga eléctrica me invadió, justo antes de que la calma más absoluta se adueñara de mis músculos. Intuí que a ella debió sucederle lo mismo, porque detuvo el movimiento de sus caderas mientras mordía mi labio inferior, ahogando en él un grito.

Dejó caer el peso de su cuerpo sobre el mío y tratando dificultosamente de recuperar el aliento, volvimos a besarnos… Con más calma, pero con el mismo amor.

Minutos más tarde, aún exhaustas, ella se encuentra acostada boca abajo justo a mi izquierda, y yo inclinada hacia ese lado, jugueteando con la yema de mis dedos sobre su espalda descubierta… Su piel es tan suave, que puedo sentir como una especie de corriente accede por mis dedos y se instala directo en mi corazón.
Hago un camino superficial desde la nuca hasta la parte inferior de su espalda… sintiendo su columna vertebral y su piel erizándose al paso de mis caricias. Tan solo de imaginarme dicha imagen, mi piel también se eriza… Debe estar más hermosa que nunca. Completamente desnuda, con las curvas de su cuerpo frente a mí… mirándome fijamente. Y quizás tenga un brillo especial en los ojos, un brillo de plenitud, de felicidad… No puedo verla, pero siento su mirada clavada en mí. La tela que cubría sus ojos despareció en algún momento durante nuestro desenfreno.

─¿Qué piensas? ─Le pregunto casi susurrando.
─En lo hermosa que estás ahora mismo…

Esa respuesta me pilla de improvisto. Incluso me sonroja y acelera mi corazón que ya había conseguido volver a la normalidad.

─Tú también ─sonrío y continúo acariciándola.
─No me estás viendo.
─Llevo haciéndolo más de diez años… No me hacen falta los ojos para verte. Está todo aquí ─aseguro señalando el lugar del pecho donde se encuentra mi corazón.

Siento sus labios besar esa parte de mi cuerpo, volviendo a despertar mis sentidos y acelerando de nuevo mi respiración.

─¿Sabes qué acabo de aprender? ─me pregunta entre beso y beso.
─¿Qué?
─Que la magia de verdad existe… y es algo que todos tenemos al alcance. Ojalá fuéramos capaces de creer en aquello que nuestros ojos no ven.
─¿Qué es para ti la magia?
─Sentir de esta forma…

Sonrío y una sensación de plenitud invade mi pecho. Ella no me ha dicho que me ama… no ha pronunciado unas palabras exactas que definan lo que siente por mí. Pero a veces, eso no es necesario. Lo que Anahí y yo acabamos de experimentar va mucho más allá de una relación sexual, de un momento de placer… Acabamos de hacer el amor como probablemente ninguna de las dos lo haya hecho antes. Sin necesidad de mirarnos y sintiendo cada caricia con la intensidad de un terremoto devastador.

─Entonces… ─digo al tiempo que me incorporo para llegar a su espalda y comenzar a besarla ─sigamos siendo magas…


Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Creer para ver

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 1:53 am

Último Capitulo

Algo se despertó dentro de mí de un instante a otro. Algo cambió y creo incluso, que mi cuerpo se puso en tensión a causa de ello. Como esos momentos en los que estas durmiendo, sueñas que te caes de algún lugar y te despiertas sobresaltada, agarrándote a lo que tengas a mano, hasta que descubres que estás en tu cama completamente a salvo. Algo así me acaba de suceder, con la diferencia de que no estoy durmiendo y esto no es un sueño.

─¿Estás bien? ─me preguntó la voz de Anahí, consiguiendo que deje de sentir el peso de su cabeza sobre mi pecho ─De pronto te pusiste tensa.
─¿Qué hora es?

Tardó unos segundos en responder y sentí la cama moverse, como si se hubiera dado la vuelta para buscar un reloj.

─Las 6 de la mañana.

No hemos dormido ni un solo minuto durante toda la noche. Besos, caricias, juegos, risas, conversaciones… en definitiva, hemos estado haciendo el amor de forma incansable e insaciable durante las últimas horas. Pero también hemos disfrutado de la deliciosa calma que se siente después… Del silencio… del único sonido que producen nuestras respiraciones y el latido de nuestros corazones.
La mejor noche de mi vida…

─¿Qué ocurre? ─vuelve a preguntar con tono preocupado.
─Los médicos no comienzan a revisar hasta las 8 o las 9 ¿No? O sea que aún tenemos dos horas…
─Me sorprende que aún tengas la esperanza de que no se hayan dado cuenta de nuestra fuga ─rio ─¿Crees que tus padres no fueron a visitarte en todo el día de ayer? Si el teléfono de casa no ha sonado es porque ya nos dan por caso perdido… Aunque bueno, quizás deberíamos prender la televisión para asegurarnos de que no armaron un equipo de búsqueda y captura.
─Creo que mi madre es más bien de esas que sabiendo que estamos juntas, como tú dices, nos da por caso perdido y ni se molesta.
─Yo también lo creo… Pero igual no deberíamos volver muy tarde. ¿Por qué lo preguntabas? Quieres otra ronda de…

Su voz adquirió un tono de lo más seductor, que consiguió erizar mi piel como hizo hace apenas unos minutos. Es increíble lo que consigue hacer con mi cuerpo esta mujer.

─No me tientes… ─pedí casi a modo de súplica.
─¿Por qué? ─preguntó comenzando a besar mi cuerpo y acelerar mi respiración.
─Porque como sigamos haciendo el amor, no vamos a poder ni andar.

Una carcajada por su parte invadió todo el espacio a nuestro alrededor y en mi corazón se instaló una sensación de libertad y plenitud que sólo provoca su risa.

─¡Dios mío! ¡Que viva la sutileza y el romanticismo! ─exclamó con ironía.
─Estamos en confianza. ─reí ─Pero… oye, no me habías contado nunca que fueras tan insaciable.
─No lo soy… Pero creo que me estoy volviendo adicta a ti. Voy a tener que ingresar en un centro de desintoxicación de Dulces antes de que la cosa vaya a más.
─¡Ni se te ocurra!
─¿O qué?
─O me vas a obligar a perseguirte dónde quiera que vayas ─susurré con misterio mientras mis manos buscaban su abdomen comenzando un ataque de cosquillas ─para hacerte caer en la tentación.

Se retorcía entre risas, tratando de pararme sin éxito. La risa se lleva toda su fuerza y eso me da una ventaja que siempre he aprovechado.

─¿Estoy condenada entonces? ­─preguntó, cuándo poco a poco dejé de torturarla.
─De por vida.

Mi susurro golpeó sus labios, indicándome que en algún momento su rostro llegó a colocarse frente al mío.
Sonrío de medio lado y antes de que pueda volver a hablar, junta nuestros labios, dando comienzo a un tierno beso…
Como siempre, nuestros besos suben de intensidad sin apenas darnos cuenta y amenazan con hacernos perder el control nuevamente. Acaricio su espalda aún desnuda, mientras su cuerpo reposa sobre el mío y su lengua explora el interior de mi boca, con esa sensualidad y dulzura que sólo ella puede mezclar.

─Bueno, ─dice mientras se separa finalizando con besos más pequeños ─¿Vas a dejar de hacer el tonto y a decirme por qué quieres saber cuánto tiempo nos queda en el paraíso?
─Quiero pintar. ─Sentencié con tanta seguridad que incluso yo me sorprendí.
─¿Cómo que quieres pintar?
─¿Aún sigues teniendo aquí mi juego de pinturas? ─insistí sin responderle.

Así como yo tengo mi armario repleto de su ropa, ella siempre ha guardado aquí una caja con pinturas que traje hace algunos años. Recuerdo que sus padres se habían ido de vacaciones y pasamos toda la semana en su casa, prácticamente sin salir… disfrutando de la suerte que en ese entonces nos suponía tener una casa para nosotras solas. No hicimos una gran fiesta llena de gente, como cualquier adolescente hubiera hecho. Nuestra fiesta diaria la componíamos sólo nosotras dos, nuestras películas favoritas, música a todo volumen desde primera hora de la mañana, inventos culinarios que gracias a Dios no nos enfermaron, palomitas voladoras por toda la casa… y atardeceres de inspiración en los que mientras yo pintaba cualquier cosa, ella se dedicaba a dibujar sus diseños. Cada una sumida en sus propias labores, introducida en su propio mundo… pero sintiéndonos acompañadas la una por la otra.
Decidimos entonces que ella se encargaría de guardar esas pinturas para cuando la inspiración me volviera a asaltar estando en su casa. Como por ejemplo, ahora.

─Claro… ─respondió ─¿Quieres que te las traiga?

Ni siquiera me preguntó cómo demonios pretendo pintar algo teniendo los ojos tapados con esta venda. Cree tanto en mí, que me ve completamente capaz de hacerlo. Y eso… me obliga a sonreír y acariciar su mejilla, colocándole detrás de la oreja un mechón de pelo que parecía haberse escapado de su lugar.

─Sólo dime dónde las guardas.
─Están en el primer cajón del escritorio desde la última vez que las usaste.

Sin decir más, se apartó para permitir que me incorporara.
El escritorio está justo al lado de la parte inferior de la cama. Así que solo tengo que desplazarme hasta ahí y estirar el brazo para abrir el cajón.
Rebusqué un poco entre las cosas, palpando la forma de cada objeto, pero la pequeña caja no tardó demasiado en llegar a mis manos. Al abrirla, pude distinguir en su interior algunos tipos de pinceles y pequeños tubos de pintura. Además también encontré lo que suelo usar como paleta (un rectángulo de plástico, dividido en dos filas de pequeños compartimentos para colocar un poco de color en cada uno de ellos) Utilizo esto en vez de la común paleta de madera, porque siempre me ha resultado más útil y aprovecho los colores durante más tiempo. Al tener una tapa, cuando acabo sólo tengo que cerrarlo y los colores permanecen intactos, sin secarse. Intuyo por eso, que los compartimentos deben aún tener pintura de la última vez.

─Ahora sí necesito tu ayuda… ─le dije sonriendo con timidez.
─¿El caballete?
─Sí… ¿Puedes llevarme hasta él o…
─Mejor te lo traigo ­─interrumpió ─Estarás más cómoda así, sentada en la camao
─Gracias… Es un poco más difícil manejarse con todas las herramientas en esta situación.
─Apuesto a que podrás con ello.

Escuché cómo colocaba el artilugio de madera justo en frente. En el pequeño espacio que me separa del escritorio.

─Si no recuerdo mal, hay algo en la primera lámina.
─Sí ─confirmó ─Dejaste a medias algo cómo… abstracto.

Recuerdo que el último día, comencé a dibujar objetos que nada tenían que ver los unos con los otros. Cosas que veía por la habitación o en algún rincón de la casa. Nunca terminé ese cuadro. Pero definitivamente, éste no era el momento para hacerlo, así que, separé cuidadosamente esa lámina del resto y la coloqué en algún lugar de la cama.

Ahora sí… creo que tengo una hoja en blanco frente a mí… lista para ser rellenada. Esto, es probablemente lo que más me gusta de pintar y lo que más me recuerda a la propia vida. Cada día, es una hoja en blanco dónde solamente yo, tengo las herramientas para rellenarla. Solamente yo, manejo el pincel… y solamente yo, tengo en mi poder una infinidad de posibilidades.

─¿Necesitas algo más? ─me preguntó.
─¿Podrías ayudarme a saber dónde está cada color? Suelo colocarlos en orden, pero no sé sí…
─Primera fila, ─volvió a interrumpir ─La que está más cerca de ti, empezando por tu derecha. En ese primer cuadrito está el “blanco”.
─Blanco ─repetí con una sonrisa de satisfacción.
─Le sigue un amarillo tipo limón, bastante llamativo y a su lado está el naranja.
─¿Qué más?
─Marrón… Rosa pastel.
─Ya terminó la primera fila ¿No?
─Sí…
─Comienza ahora en sentido contrario. Justo encima del rosa pastel…
─Rojo… Uhm… ¿purpura? ─asentí para confirmarle que no se equivoca con el nombre y continuó ─Ahora un azul bastante clarito, celeste más bien… A su lado, uno algo más oscuro y por último…
─Negro ─Finalicé.
─Casi ni necesitas mi ayuda.
─Gracias. ─le sonreí. Sé que ella también está sonriendo.
─Voy a tumbarme cómodamente en la cama, a observar en el más absoluto silencio, cómo se cumple una fantasía sexual que hasta este momento no sabía que tenía. Si vuelves a necesitar algo, me avisas… si no, déjame disfrutar.

La cama se hundió ligeramente, haciéndome saber que ya se había colocado sobre ella.

─¿Qué fantasía sexual? ─pregunté riendo extrañada.
─La de tenerte a los pies de mi cama, completamente desnuda, con un caballete entre las piernas, un pincel en la mano derecha… Y… no me vas a creer, pero incluso el hecho de que tengas los ojos vendados, aporta sensualidad a la situación. No estoy segura de tener la suficiente fuerza para dejar que vuelvas al hospital cuando acabes esa pintura…
─Y yo no voy a poder siquiera empezar a pintar, si sigues obligándome a imaginarte en un extremo de la cama, también desnuda, observándome como si quisieras…
─Lanzarme sobre ti y comerte de pies a cabeza.

Finalizó mi propia frase, consiguiendo que el corazón me diera una punzada en el interior del pecho y comenzara un latido desenfrenado. Además… no es la única sensación que experimenté. Pero esa, mejor me la guardo.

Sonreí nerviosa.

─Tranquila… ─volvió a interrumpir al darse cuenta que se me olvidaron hasta las palabras ─Tú pinta… que luego nos encargamos de eso.
─Es muy fácil jugar a seducirme y luego pretender que no pierda la inspiración.
─Lo único que pretendo hacerte perder, es la cabeza… La inspiración puede quedarse intacta.

Se creó un momento de silencio en el que continúo sonriendo nerviosa. No tengo la más mínima idea de cómo se encuentra ella… Pero dadas las circunstancias y conociendo la picardía que posee, prefiero no seguir imaginándolo.

─¿Tengo que volver a recordarte dónde está cada color?
─Subestimas mi memoria ─respondí con chulería.
─Y tú mi poder de desconcentración.

Bueno… a chula no le gana nadie. Está comprobado.
Me reí dando de cabeza y volvió a formarse un silencio… Pero esta vez era un silencio diferente. Esta vez, había llegado el momento de llevar a cabo lo que pretendía… Una lámina en blanco y diez colores diferentes en mi poder. No veo formas y sin vista soy incapaz de dibujar algo coherente… Pero el arte no es coherencia.
Como una vez leí, el arte no se hizo para ser bonito, sino para hacerte sentir algo… tanto al verlo, como al realizarlo. Y eso, es lo único que puedo hacer en este instante… sentirlo… Dejar que el pincel se mueva el ritmo de mi corazón. Elegir los colores que se identifiquen con mis sentimientos y crear… Crear algo, que al mismo tiempo sea nada… Expresar… Expresarme.

No sé cuánto tiempo estuve sumida en mi mundo de pintura y pinceladas. Cuando consigo adentrarme en él, el reloj deja de caminar, me transporto a un mundo paralelo, dónde ni siquiera el ruido puede hacerme perder la concentración, hasta que yo decido detenerme.
Y así fue, en un momento dado… sin saber por qué, sin ver cuánto espacio de la lámina queda aún por terminar… me detuve. En ese instante, me invadió una sensación de libertad muy agradable. No tengo la más mínima idea del posible desastre que puedo haber plasmado en ese papel… pero no me importa. Me siento bien… me siento liberada. Y un profundo suspiro fue la prueba más absoluta de ello.

De pronto, sentí los brazos de Anahí rodear mi cintura, consiguiendo volver a hacer temblar cada rincón de mi cuerpo, sólo con su roce.
Apoyó su barbilla en mi hombro y no dijo nada… Permaneció en el más absoluto silencio. Sé que está observando el lienzo y también sé, a pesar de no verlo, que lo que tenemos frente a nosotras, no puede ser definido como “feo” o “bonito”… Debo haber hecho un cúmulo de pinceladas sin sentido alguno, entremezcladas unas con otras, que definitivamente no tendrá una palabra que pueda definirlo.
Siento su pecho golpear mi espalda, al exhalar un suspiro.

─Tercera lección… ─susurra en mi oído ─Si las circunstancias son inmodificables, trata de adaptarte a ellas. Pero jamás abandones tu sueño…

◊◊

Han pasado dos días. Lo que significa que ya llevo más de una semana ingresada en el hospital, escuchando los mismos sonidos, hablando con las mismas personas, oliendo los mismos, no muy agradables, olores.
A pesar de todo, la cosa no ha ido tan mal. No ha sido tan torturador como los primeros días después de mi operación. De hecho, ha sido mucho más divertido… He aprendido a ir sola al cuarto de baño (a base de golpes en mi dedo meñique). Creo incluso, que mi cuerpo acude automáticamente, sin yo tener que dirigirlo. Sabe perfectamente el camino y cada paso que debe dar. Poco a poco he ido logrando hacer casi todo por mí misma y me he vuelto más valiente. A veces demasiado, diría yo.
Ayer, cuando Any llegaba para visitarme, me encontró de aventura por los pasillos de la planta de oftalmología. Bueno, como mucho conseguí alejarme de la habitación unos diez pasos. Pero menos es nada. He podido comprobar que, si antes me sentía tan estancada, tan aterrorizada, tan limitada, era por mi propia culpa. El miedo a fallar me impedía actuar, levantarme, seguir hacia adelante adaptándome a mi circunstancia y superándome en cada paso.

Por eso, ahora estoy aquí, en la que durante los últimos días se ha convertido en mi cama, palpando la superficie de un pedazo de cartón y tratando de que mis dedos, distingan alguna forma en el relieve de estos diminutos puntos. Pero me resulta imposible.

─¿De verdad es posible aprender esto? ─Le pregunto a quién me acompaña.
─No eres la primera, ni la última persona que intenta aprender a leer “Braille”, Dulce.

Noté risa en el tono de Marta, la enfermera.

─Pues debo ser la que menos paciencia tiene, porque esto me parece imposible… O quizás tengo los dedos muy grandes... ─esa posibilidad me preocupó ─Pero te juro que no distingo absolutamente nada.
─Llevas cinco minutos intentándolo ¿Qué pretendes? No creo que cuando eras pequeña, te aprendieras el alfabeto español en cinco minutos.
─Si lo miras así… ─terminé la frase simplemente encogiéndome de hombros con una sonrisa.

La puerta de la habitación se abrió y no tardó en llegarme un olor absolutamente diferente. Su olor…

─¿Te vaciaste el frasco de perfume en la ropa? ─pregunté para molestarla.
─¿Y tú tienes complejo de “Toby”?

Hizo referencia al cachorro de la película animada “Tod y Toby”, una de nuestras favoritas. El perrito con su olfato es capaz de rastrear cualquier cosa. Y es cierto que yo comienzo a parecerme a él.

─Eso te dejaría a ti en el lugar de “Tod” ─continúo con la broma mientras escucho sus pasos aproximarse.
─Oh… ¿Así que me estás llamando zorra?
─Y tú a mi perra…
─Perra no ─aclaró. Y a continuación estrujó mis mejillas como si fuera un bebé ─Adorable cachorrito de orejas grandes, que va por la vida olfateando todo a su paso.

Abrí la boca enormemente en cuanto me liberó de sus garras y llevé ambas manos a mis orejas.

─¡Yo no tengo las orejas grandes!
─¿Ves? Adorable como un cachorrito…
─Acabas de crearme un trauma ─me quejé.
─Estoy segura de que lo superarás.
─¿Ustedes nunca se dan los buenos días como la gente normal? ─intervino Marta.
─Ella empezó metiéndose con mi olor. ─se defendió Anahí.
─Ey, que yo no me he metido con tu olor en ningún momento. Sólo pregunté si te habías vaciado el frasco de perfume en la ropa, porque gracias a tu rico aroma, huelo algo más que comida y productos de hospital… Llega un momento en el que incluso me marea.
─Sí… Arréglalo ahora, perro de caza.

No pude evitar emitir una carcajada. De hecho, las tres nos reímos.

─Es normal que tu olfato esté más desarrollado ─volvió a hablar la enfermera ─cuando falta un sentido, aprendemos a utilizar el resto.
─Ese hecho sería maravilloso si estuviera en un campo lleno de flores. ─me reí de nuevo ─Aquí no resulta tan agradable.
─Pues ese sufrimiento acaba precisamente hoy.
─Así es… Juro que lo primero que haré, será llenar mi habitación de flores y aromas ricos. Realmente siento que tengo los olores del hospital impregnados por todo el cuerpo. Hasta que viene Anahí y ya no soy capaz de distinguir nada que no sea ella, claro.
─Aunque tengas esa sonrisa de niña traviesa que pones cuando quieres molestarme ─habló la mencionada ─todas sabemos que lo dices en serio.

Pues sí… completamente en serio. Pero no le iba a dar la razón, así que simplemente sonreí.

─¿Y qué estaban haciendo? ─volvió a intervenir Any, supongo que refiriéndose al cartón que cayó sobre mis piernas.
─Marta estaba en la misión imposible de enseñarme a leer “Braille”. Pero creo que me va a llevar más de cinco minutos aprenderlo…
─Probablemente tardes meses en hacerlo ─anunció la chica.
─Bueno, quizás a partir de hoy ya no sea necesario ─dijo Anahí ─¿Te estás adelantando a los acontecimientos?
─No… de hecho, me gustaría aprenderlo aunque recuperase mi vista. Nunca está de más aprender cosas nuevas y quizás algún día pueda ayudar a alguien… o quizás lo necesite el resto de mi vida. Pero sea como sea, se acaba de convertir en un reto para mí. Estos puntitos se están resistiendo a mis dedos… Y nada se resiste al poder de mis dedos.

Se creó un repentino silencio que me hizo sonreír con picardía. Me gusta imaginar a Anahí completamente roja en este momento por mi comentario. Es el poder que tengo ahora mismo; puedo imaginar algo que probablemente no esté sucediendo. Porque el nombre “Anahí” y el verbo “Sonrojarse”, sólo van en la misma frase cuando es ella la causante de dicho sonrojo.

─Me voy antes de que empiecen a discutir de nuevo ─anunció Marta entre risas ─Hay algunas que debemos trabajar. En cuanto tus padres lleguen y el doctor dé la orden, vendremos a quitarte por fin la venda.
─Tranquila, de aquí no me muevo.
─Tratándose de ustedes dos, corro el riesgo de volver y descubrir que se dieron a la fuga. No sería la primera vez… Así que, como acabas de decir, ni se te ocurra moverte.

Le sonreí para tranquilizarla y hubo un instante de silencio antes de comenzar a escuchar los pasos que la dirigían hacia el exterior de la habitación.
La puerta se cerró y supe que ahora sí, nos habíamos quedado completamente solas.

─¿Vas a darme por fin los buenos días de una forma decente?

Mi pregunta no fue respondida con palabras. Mi fingido enfado fue borrado de un plumazo en cuanto sentí la calidez de sus labios en mi boca. Un torbellino de hormigas invadió mi estómago como la primera vez… como cada vez que nuestros labios se encuentran y nuestras lenguas comienzan ese juego tan adictivo al que probablemente jamás me acostumbre.

Es increíble como la temperatura de mi cuerpo puede aumentar de una forma tan repentina, por el simple hecho de sentir sus labios. Y también es increíble la forma en la que nos vemos obligadas a detenernos, antes de perder por completo el control

─Eso está mejor… ─susurré cuando nuestros labios se separaron.
─Fuiste tú la que empezó a molestarme en cuanto abrí la puerta.
─Molestarte es mi forma de acercarme a ti cuando hay gente delante y sé que no vas a besarme.
─Te besaría delante de un estadio lleno de personas, sin importarme lo más mínimo.
─¿Alguna otra fantasía sexual que deba conocer? ─pregunté con tono de picardía y curiosidad.
─¿Contigo?... Muchas. Pero ya tendremos tiempo de llevarlas a cabo todas y cada una de ellas.
─Tiemblo y me desespero a partes iguales ─dije riendo ─Me llenas de continua bipolaridad.
─Eso es bueno… ─susurró con un tono de sensualidad que casi me derrite y culminó el acto dándome un beso más pequeño e inocente que el anterior ─¿Cómo amaneciste?
─Bien… ─suspiré con una sonrisa ─Hoy es el gran día.
─¿Nerviosa?
─Imposible no estarlo.
─¿Asustada?
─¿Me creerías si te digo que no?
─Te creería. Pero aún así, querría que me lo explicaras.
─No tengo miedo… No sé lo que vaya a suceder cuando me quiten esta venda y abra los ojos. No sé si te voy a poder ver por fin, o sin embargo, descubriré una oscuridad a la que voy a tener que acostumbrarme por el resto de mi vida. No lo sé, pero… ya no tengo miedo. Sería hipócrita decir que me da igual lo que suceda y cual sea el resultado… Quiero ver, quiero abrir los ojos y tenerte frente a mí, quiero volver a ver cómo me miras, cómo me sonríes. Quiero ver tu cara por primera vez, después de hacer el amor y bueno… también durante ─reí con timidez ─Pero si no es así… seguiré adelante. Lucharé día a día por superarme, por adaptarme a un mundo con cuatro sentidos. No pienso desperdiciar ni un solo día frustrándome por lo que ya no tengo… aprenderé a disfrutar de lo que aún conservo y de lo mucho que me queda por aprender, por experimentar. Estoy llena de fuerza ─le aseguré ─y no voy a permitir que nada lo cambie.

Sentí sus manos agarrar mis mejillas y su respiración golpeando nuevamente mis labios, haciéndome saber que está muy cerca de mí.

─Nunca me he sentido tan orgullosa de ti como ahora mismo…
─Entonces deja de temblar ─pedí acariciando sus manos con dulzura ─No puede ser que la razón de mi fuerza, sea precisamente quien esté aterrorizada.
─No estoy aterrorizada.
─Desde que entraste por esa puerta ─insistí ─y probablemente también desde que te marchaste de aquí anoche.

Ella suspiró rindiéndose ante la verdad. En el fondo sabe que por mucho que lo intente, a mí no puede ocultarme nada.

─No me da miedo el resultado… Me da miedo que te vuelvas a perder.
─No me voy a perder… Te lo prometo. Pero si llega a suceder, tranquila, sé que sabrás cómo encontrarme.
─¿Lo crees realmente? ─cuestionó con tono de inseguridad.
─Nadie más que tú podría hacerlo.
─¿Y si un día deja de ser así? ¿Y si cambiamos? ¿Y si de pronto dejamos de entendernos?
─¡Ey! ─exclamé siendo yo esta vez la que sostiene sus mejillas ─somos Any y Dul ¿recuerdas? Somos nosotras. Siempre nos encontraremos… No importa lo que suceda, ni cuanto podamos llegar a cambiar. Siempre sabremos cómo encontrarnos.

Hubo un corto espacio de silencio. Intuyo que me está mirando y quizás reflexionando sobre lo que acabo de decir. Ojalá pudiera saber si su mirada expresa miedo o sin embargo, vuelve a sonreír.
Acaricio su mejilla suavemente con mi dedo pulgar.

─Debería estar animándote yo a ti ¿sabes? No al revés… ─bufó resignada ─Ni en esto logramos ser normales.
─Lo normal está sobrevalorado y es aburrido.

Sonreí… y quiero imaginar que ella también lo hizo. Pero no abandoné la sonrisa al instante… De hecho, mis labios la dibujaron más tiempo del habitual.

─¿De qué te ríes?
─Pienso en todo lo que nos queda por vivir. Me emociona imaginarlo.
─Noto cierta euforia contenida en tu interior ─me dijo riendo.
─Sí… es extraño. Hace tan sólo unos días, no veía luz por ninguna parte. Ahora tampoco es que la vea precisamente ─bromeé ─Pero tú ya me entiendes.
─El poder de mis besos te iluminaron la vida. Lo sabía.
─Tú me iluminaste la vida, Anahí. Desde el momento en que llegaste a ella. Y ahora mismo me siento tremendamente afortunada… No por haberme acostado contigo, ni porque me beses cada vez que tenemos oportunidad, ni siquiera por este extraño cambio en nuestra relación, que no me deja saber lo que somos exactamente. Sino porque estás aquí… porque has estado desde el primer minuto, luchando conmigo, obligándome a no dejarme caer o sentándote a mi lado, esperando que me levante por mí misma. Así que, gracias… por no marcharte. Por esperar pacientemente mi regreso…Y sobre todo, por mostrarme el camino para regresar.
─Cállate… ─susurró ─Cállate porque me vas a hacer llorar.
─Cuanta sensibilidad ─reí para molestarla.
─Es que, son pocas las veces, pero cuando decides ponerte cursi, no te gana nadie…

Me fue inevitable emitir una enorme carcajada.

─No es cursilería… es amor.
─Pues me gusta la cursilería… ─aclaró besándome suavemente ─y me gusta el amor.

Me regalé unos instantes para acariciar su rostro con muchísima ternura. Cómo si realmente, estuviera observando cada centímetro de piel que recorren mis dedos. Es suave… tan suave como la propia piel de un bebé… Mis manos tiemblan cuando la acarician, pero no me detengo y ella no me detiene. Quiero imaginarme cada rasgo de su rostro… Sus labios, el pequeño lunar que tiene a un lado de la parte inferior… Ella besa mis dedos en cuanto recorro esa parte, de una forma tan sensual, que consigue erizar mi piel… Podría quedarme eternamente en ese lugar, permitiendo que besara mis dedos, sintiendo la humedad de sus labios y de su lengua, que también parece querer unirse al juego. Pero continuo mi recorrido ascendente… acaricio sus pómulos, su nariz… Bordeo sus ojos con cuidado y me encuentro unas largas pestañas, informándome de que sus parpados están cerrados. A pesar de ello, la imagen de sus ojos abiertos, invade mi mente… Me los imagino mirándome fijamente, con ese azul intenso, absolutamente lleno de luz. Anahí tiene la mirada más bonita que he visto jamás. Y quizá ya no pueda comprobar si existe en el mundo una mirada más bonita que la suya. Aunque es un hecho poco probable que la haya...o mejor dicho, que a mí me lo parezca.
Al seguir ascendiendo, me encuentro con mechones de su pelo rebelde, cayendo por un lateral. Los coloco cuidadosamente en su lugar y vuelvo a su mejilla.
La acaricio… sonrío…
Pero entonces escuchamos ruido al otro lado de la puerta, y mi mano, instintivamente se aparta. Creo que ella también se incorporó con rapidez, porque dejé de sentir su aliento en mis labios.

La puerta se abrió, dando paso a un grupo de voces, todas familiares.

─¡Vaya! ─exclamó el doctor ─La última en irte y la primera en llegar.

Doy por hecho que se refiere a Anahí, la cual no respondió. Sin embargo, escuché como le daba un beso a alguien.

─Buenos días, cariño ─susurró mi madre, inclinándose para besar mi frente.

Dejé de sentir por un momento, la presencia de Anahí a mi derecha y a continuación, mi padre también me dio un pequeño beso en el mismo lugar.

─Que pronto llegaron ─les dije.
─Pues aquí la sombra de Peter Pan, se nos adelantó.

Mi madre volvió a hacer referencia a Anahí y yo sonreí, al imaginármela con cara de niña inocente.

─Como no me dejaron quedarme a dormir, vine a dar la lata a primera hora ─se quejó ella.

Todos nos reímos y mi corazón, si es posible, la quiso más.

─¿Nerviosa? ─la voz del doctor sonó a mi izquierda.
─Algo… ─respondí encogiéndome de hombros.
─Caray, yo que pensaba encontrarte al borde de un ataque de nervios.
─¿Por qué? ¿Por qué estoy a punto de descubrir si quedaré ciega para el resto de mi vida? ─sonreí.
─Yo no lo diría exactamente así…
─Pero es lo que puede suceder. De nada me va a servir a estas alturas, llamarlo de una forma más bonita.
─Bueno, si eso ocurre… en el hipotético caso de que no vieras absolutamente nada al quitarte la cobertura, te haremos más pruebas. Nada en esta vida es definitivo… trataríamos de hallar una solución.
─No ─aseguré negando repetidas veces con la cabeza ─Llevo un año sometiéndome a pruebas imparables y a dolorosos tratamientos. Si al quitarme esta venda no soy capaz de ver nada… se acabó. Empezaré a vivir de esta forma en ese mismo momento.
─Eso se llama tirar la toalla. Y tú no pareces ser de las que tiran la toalla.
─Aprender a vivir sin ver, es probablemente la lucha más grande a la que me haya tenido que someter jamás. He tenido más de una semana para comprobarlo… Y sólo he logrado ser feliz cuando conseguí olvidarme de mis carencias y me propuse aprender a vivir con ellas. Eso fue hace tan solo tres días… Así que el resto de la semana, ha estado llena de días desperdiciados en medio de la amargura, el enfado y el miedo. Días que ya nunca más podré recuperar. No pienso desperdiciar ni uno más en lo que me resta de vida. Tengo muchas cosas que hacer y no estoy dispuesta a vivir continuamente a la espera de una prueba positiva, alguna opción, o de un milagro. Si esto es lo que el destino tenía planeado para mí… está bien, lo acepto y sigo adelante. El resto de la historia, la escribo yo.

Se formó un corto silencio en el cual tomé una bocanada de aire y me sentí liberada. El pequeño discurso me dejó sin aliento, pero además, se llevó de mis hombros un peso enorme. El peso de las decisiones.

─Amén… ─exclamó la voz de Anahí, rompiendo el silencio y provocándome una sonrisa que acabó con la seriedad del momento.
─Una chica con las cosas claras ─volvió a hablar el doctor.
─Y terca como una mula ─añadió mi madre ─Su decisión ya está tomada, aunque me pese en el alma.
─Quizás no sea ni necesaria dicha deci…
─¿Podemos acabar con el misterio ya, por favor? ─le interrumpí ─El ataque de nervios está comenzando a hacer acto de presencia.
─Por partida doble ─volví a escuchar la voz de Anahí, apoyando mi petición.

Le sonreí. Dónde quiera que estuviese, le sonreí.

─Antes quiero advertirte que no abras los ojos bruscamente en cuanto queden destapados. ─me indicó el doctor ─Llevas mucho tiempo sin recibir ni un ápice de luz y puedes provocarte un daño irreparable si no tienes cuidado. Te quitaré la venda, los dejarás cerrados unos segundos y luego comenzaras a abrirlos muy despacio ¿Queda claro?
─Como el agua ─respondí.
─Bien. Pues… vamos allá.

Dicho esto, comencé a notar sus manos manipulando algún lugar de la parte trasera de mi cabeza. A continuación, la presión de la venda disminuyó, dejándome sentir una especie de liberación en las sienes y él empezó a rodearme la cabeza, consiguiendo que las capas del vendaje también fueran disminuyendo… a medida que los latidos de mi corazón aumentaban.
Me sentí extraña en cuanto el vendaje dejó de envolverme el rostro. Como si algo faltara… como si una protección hubiera sido derribada.
Haciendo caso a sus indicaciones, permanezco con los ojos cerrados… Mi pulso se acelera, mi respiración comienza a agitarse… Estoy nerviosa… Tan nerviosa que tiemblo de pies a cabeza y siento un sudor frío en mis manos. No sé si ellos están hablando o no… Lo único que soy capaz de escuchar, son los latidos de mi corazón, ensordeciendo mis oídos. Quisiera aislarme de todo… quisiera terminar de una vez por todas con este momento y desaparecer del espacio hasta que eso ocurra. No quiero escuchar nada… sólo quiero que esto pare antes de que me dé un infarto o comience a llorar.
Entonces, siento como alguien sostiene mi mano derecha… Es ella… es su tacto… es su fuerza. Mi corazón se acelera aún más… Entrelaza nuestros dedos y me hace sentir su respiración en mi oído.

─Cree… ─susurra consiguiendo erizarme la piel ─Sólo cree…

En ese mismo instante, todo se detiene. La calma hace acto de presencia… Mi corazón aminora el ritmo de sus latidos. El miedo se esfuma… Ya nada me importa. Su mano me sostiene… Aprieta con fuerza… No me va a dejar caer, pase lo que pase.
Entonces me armo de valor, aprieto más fuerte… y CREO… Con todo mi corazón, por fin… CREO…

Comienzo a despegar ligeramente los parpados, encontrando cierta dificultad en ello. Pesan demasiado… han estado mucho tiempo cerrados… Logro separarlos unos milímetros y lo noto por la punzada blanca que me atraviesa en un instante. No sé si estoy viendo luz o es simplemente un efecto normal al ir abriendo poco a poco los ojos… No sé qué es lo que debería ver… No distingo nada… Me duele… La incidencia de esa fuerza blanca, aumenta su potencia y me hace cada vez más daño. Me duele la cabeza y siento como si alguien estuviera apuntando mis pupilas muy de cerca, con una linterna.

¿Es esto estar ciega? ¿Esto es lo que me espera el resto de mi vida?
Si es así… no es tan malo como imaginaba. A pesar del dolor, no hay oscuridad… No tengo frente a mí una pantalla negra. Es blanca… es luz.

Miles de pensamientos y preguntas transcurren por mi mente en cuestión de unos segundos. Mi corazón vuelve a acelerarse… las imágenes de toda mi vida pasan por delante, como si estuviera recordando lo que mi retina tiene almacenado, como eso que cuentan que ocurre antes de morir. Pasan con tanta rapidez, que apenas las distingo. Momentos, personas, lugres, rostros, muchos rostros… Ojos, sonrisas, el mar, mis padres… Ella, Anahí… su risa… sus ojos…
Primero muy nítidos… Luego, comienzan a difuminarse en el espacio… Los percibo tremendamente borrosos, así como toda su silueta. Entorno los ojos, tratando de que el recuerdo vuelva con nitidez a mi memoria. No quiero que se borre… aún no es suficiente.

No te vayas todavía, suplico en mi interior.

Vuelve… su imagen vuelve a adquirir nitidez muy despacio, primero desvelándome los colores, luego la silueta… Y la forma regresa, como si alguien estuviera calculando mi graduación perfecta. La imagen anterior se funde con una nueva… Poco a poco, la sonrisa que antes veía, es sustituida por unos labios cerrados, mandíbula contraída… Sus ojos no brillan como antes, me miran con preocupación, expectantes… diría que incluso a punto de llorar. Me confundo… ¿Por qué la recuerdo así?

Entonces lo comprendo… Siento mis pupilas moverse a un lado y a otro, mi pulso cada vez más acelerado, mi mano aferrada a la suya con más fuerza que nunca, temblando sin parar… Mis ojos se empañan consiguiendo que la imagen vuelva a perder nitidez… Pero esta vez lo comprendo… no es un recuerdo… es ella… la estoy viendo…

Las lágrimas comienzan a descender por mis mejillas… Ella entorna ligeramente los ojos, como tratando de encontrar algo en mi interior… y lo encuentra… Su mirada se abre ampliamente, dejando que también unas lágrimas sean liberadas por fin…

Y antes de que pueda hacer, decir, o pensar cualquier cosa, agarra mis mejillas con ambas manos, con decisión, con firmeza… Me regala un instante de miradas, en el que puedo observar por fin sus ojos, a la distancia que siempre he deseado… Y me besa.

Nuestros labios se encuentran… se funden… Me besa como jamás me ha besado. Sin importarle cuantas personas pueda haber delante… Sólo le importo yo… Sólo importamos nosotras… El mundo desaparece, el miedo se esfuma definitivamente… Y mientras, nuestras bocas hablan en silencio y nuestras lenguas se aferran la una a la otra, las lágrimas continúan descendiendo sin parar por mis mejillas… Las siento caer y llevo mis manos a su rostro empapado… también está llorando. Pero son lágrimas diferentes… son las lágrimas que se producen cuando el miedo se marcha y solo hay espacio para la libertad de ser feliz. La acaricio… con toda la dulzura y el amor que me inspira. Un amor infinito…

El oxígeno se acaba y nos vemos obligadas a detener el beso para respirar. Pero decido disfrutar de esta sensación, con calma… sin prisa. Suspiro… Me lleno los pulmones de aire y el alma de vida… Abro poco a poco los ojos de nuevo y ahí está ella… sus ojos azules, mirándome como nunca la he visto hacerlo. Mi corazón late deprisa, un hormigueo imparable sube por mi estómago y se instala en mi pecho. Esto es lo que se siente… Esto es exactamente lo que se siente al ver su mirada después de besarla.

─Te amo… ─Susurra mirándome fijamente ─Te amo tanto…

Me ama...

..FIN..




















Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Creer para ver

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.