Bows and Beanies

Ir abajo

Bows and Beanies

Mensaje por Admin el Lun Dic 25, 2017 4:07 am

Autor: Camrenxlarry97



Admin
Admin

Mensajes : 6345
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Bows and Beanies

Mensaje por Admin el Lun Dic 25, 2017 4:08 am

Hace 10 años, ese moño era prácticamente del tamaño de su cabeza.Hace 10 años, ella tuvo que acomodar constantemente su beanie para que no tapara sus ojos.Hace 10 años, ella la conoció.
[Flashback]
"¿Qué es eso que tienes en la cabeza?" preguntó con curiosidad la pequeña latina que llevaba un tutu rosa, botas de lluvia también rosas y un gigantesco moño en la cabeza.
"¿Qué es eso que tienes en la cabeza?" devolvió la pregunta la niña de ojos verdes, cuyo flequillo cubría ligeramente su rostro, un gorro amenazaba con caerse de su cabeza en cualquier momento.
"¡Es mi moño de la suerte!" sonrió la niña más joven con orgullo "¿Quieres ponertelo?" preguntó inocentemente.
"Nunca me quito mi beanie" dijo la niña mayor, de manera casual, señalando la tela que cubría su propia cabeza.
"Bueno, si cambias de opinión, mi nombre es Camila. No Camilla. Solo una L. ¿Quieres ser mi amiga?" preguntó la pequeña, con una luz de esperanza en sus ojos.
"Mi nombre es Lauren. También con solo una L. ¿Tus padres están construyendo una fortaleza?" preguntó ella, mientras sus ojos verdes se posaban en la gran pila de cajas de cartón vacías en el patio trasero de su nuevo vecino.
"No..." respondió la niña que vestía de rosa mientras sonreía "¡Pero nosotras podríamos construir una!" se rió tomando la mano de la otra niña, lo que la hizo aferrarse a su gorro, mientras corrían a la casa de la chica nueva.
Y así fue como empezó todo....

Admin
Admin

Mensajes : 6345
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Cap 1

Mensaje por Admin el Lun Dic 25, 2017 4:08 am

Beanie (Lauren)
Hace 9 años, ella aprendió a andar en skate.
Hace 9 años, ella era su mejor amiga.
”Lauren, cariño, ¿que quieres darle a Camila para su cumpleaños?" preguntó la madre de la chica de ojos verdes, sosteniendo su mano mientras paseaban por el centro comercial.
”¡Ya lo sé! ¿Que tal si le regalas un beanie, igual que el tuyo?" bromeó su padre, moviendo la gorrita tejida que llevaba la niña en su cabeza.
”¡Papá! ¡basta!" la niña protestó luchando contra su padre, tratando de mantener su posesión más preciada en su lugar.
”Vamos Mike, déjala" rió Clara, golpeando a su marido juguetonamente en el brazo.
”Sí papá, ¡déjame!" repitió Lauren, golpeando a su padre también.1
”Eres una madre terrible" su padre se echó a reír, guiñándole a su esposa.1
”¡Mira quien habla! ni siquiera puedo vestir a mi niña sin que ella me amenace con ir al jardín desnuda" bromeó "Por si no lo sabes, estamos criando a una hija.”
”Déjalo, Clara. Ella me quiere más" rió el hombre de nuevo.
”Yo solo quiero ser capaz de ponerle un moño en la cabeza de vez en cuando" suspiró la madre "Tal vez un vestido, o unos calcetines lindos con una cinta blanca al lado…" era su sueño.39
La niña miró a su padre, y arrugó su nariz sacándo la lengua con disgutsto.
”¿Mamá?" preguntó la niña de ojos verdes "¿Podemos ir a comprar un moño?”
”¡¿En serio?!" los ojos de su madre se abrieron "¡Claro que sí cariño! ¡Por supuesto! ¡Te compraré un centenar de moños!" dijo su madre emocionada.
”¡Ewww!" se encogió de hombros "¡No es para mi! ¡Es para Camila!”
”Oh…" suspiró su madre "Claro que si, vamos…”
”Hey Lo, mira esto" su padre señaló la ventana de la tienda. Un elegante skate negro estaba en la vitrina "¿Quieres que te enseñe a andar en skate?" le susurró, esperando que su esposa no escuchara.
”Absolutamente.”
Así que mientras Lauren tuvo que soportar la tortura de su madre tratando de poner en su cabeza cada moño que pudo encontrar, su padre se coló a comprar el skate.

Bow (Camila)
Hace 9 años ella consiguió un nuevo moño.
Hace 9 años, ella era su mejor amiga.
”¡Feliz cumpleaños mija!" su madre le susurró mientras besaba la mejilla de su hija que recién despertaba "¿Estás lista para tu fiesta?" preguntó.3
Con eso, los ojos marrones de la niña se abrieron de golpe y saltó de su cama, ignorando a su madre.
”¡Sí! ¡Sí! ¡Estoy muy emocionada!" gritó "¿Qué vestido me pongo mami?" preguntó abriendo la puerta de su armario para revelar unos vestidos color rosa pastel, púrpuras, azules, amarillos y blancos.
”Con el que te sientas más comoda mija" sonrió su madre.2
”¡Todos ellos!" su hija rió, tirando todos los vestidos fuera del armario y quitándolos de las perchas. Su madre no pudo evitar reír, mientras empezaba a recoger el desorden que estaba causando su hija.3
”Mija, solo puedes usar un vestido a la vez, tontita" dijo ella "¿Qué tal si jugamos un juego?" sugirió y su hija aceptó con entusiasmo "Cierra los ojos. Voy a dar vueltas a tu alrededor y contaré hasta 10. Entonces tú tienes que apuntar y cualquiera sea el vestido que señales, será el que usarás ¿ok?”3
”¡Ok!" sonrió su hija, colocando sus pequeñas manos sobre sus ojos.
”1,2,3…”

Beanie
Sus ojos verdes brillaban mientras corría hacia la casa de su vecina. Aunque la única cosa que separaba sus cases era un roble gigante, aún quedaba un espacio por el cual podían pasar, pero Lauren insistió en caminar por la calle, así podía mostrarle a Camila su skate.
”¡Feliz cumpleaños Camila!" gritó la morena, corriendo hacia su mejor amiga, olvidando su skate.10
”¡Que genial tu skate! Desearía saber andar en el" dijo la chica menor mientras admiraba el nuevo juguete de su amiga, pero fue sacada de sus pensamientos cuando Lauren le tomó de la mano.
”¡Tengo esto para ti! Pero no puedes abrirlo ahora, ¡es una sorpresa!" sonrió mientras le entregaba una caja rosa con lunares verdes.
”¡Gracias! ¿Quieres ver lo que me regaló mi papi?" preguntó sin preocuparse por la respuesta que daría su amiga. "¡Ven!" rió, tirándo de la mano a la chica mayor, de la misma forma en que lo hicieron cuando se conocieron.
”¡Mira, mira!" señaló saltando sobre sus talones.
”¿Es madera?" preguntó la chica de ojos verdes, levantando una ceja, claramente confundida.
”¡No! ¡mira con más atención!" insistió la latina.
”Es uhm…. ¿un montón de madera?" preguntó la chica nuevamente, mientras se arreglaba su beanie, más confundida que nunca.
”¡No! ¡es una casa en el árbol!" gritó con entusiasmo "Mi papi dijo que iba a construir una casa en el árbol si tu papi aceptaba.”
”¿Por qué mi papá debe decidir si puedes tener tu regalo o no?" preguntó la niña mayor, sin entender.2
”Bueno, mi papi dice que el árbol del patio trasero está justo en el centro de nuestras casas. Así qué…" continuó "No es tu árbol. Tampoco es mi árbol. Es nuestro árbol" sonrió con orgullo "Nosotras lo compartimos.”1
”Eso quiere decir que…" sus ojos verdes se abrieron al darse cuenta de lo que quería decir su amiga.
”¡Será tu casa en el árbol también!" interrumpió Camila.
”¡Yay! ¡Nuestra propia casa en el árbol!" ambas rieron, se tomaron de las manos y comenzaron a saltar y cantar en círculos "¡Vamos a tener una casa en el árbol! ¡Vamos a tener una casa en el árbol!”7
”¡Niñas!" gritó la mamá de Camila "Es hora de que la cumpleañera pida su deseo.”
La niña de vestido blanco con brillos rosa tiró a la niña mayor que llevaba una camiseta y converses hacia el patio trasero.13
”¡Ven! ¡Vamos! ¡Vamos!”
Las niñas corrieron hasta el lugar donde estaban los otros chicos, le cantaron feliz cumpleaños a la niña de ojos cafés y su padre la levantó para que pudiera soplar las velas.”
”¿Cuál fue tu deseo?" preguntó la chica de ojos verdes.
”Mi deseo fue que quiero que seamos mejores amigas por siempre y para siempre" sonrió la pequeña latina, ella adoraba a la otra chica desde el primer día en que la vio. Los ojos verdes se encontraron con los marrones y ambas niñas se abrazaron, muy fuertemente, como todos los niños lo hacen, sin darle importancia al resto del mundo, un abrazo lleno de inocencia.5
El sol empezó a ponerse cuando comieron el pastel. La mayoría de los padres recogieron a sus hijos, llevándolos de vuelta a sus casas.
”Lauren, es hora de ir cariño" llamó Clara.
”Okay, okay… solo dame un segundo" respondió la niña. Aunque era aún pequeña, ella nunca le hacía caso a su madre.
”Camila, debes abrir tu regalo ahora" dijo mirando a su amiga.
“¡Ok! ¡espérame aquí!" dijo fingiendo ser severa, luego corrió en busca de su regalo. Regresó unos minutos más tarde con la caja. Rosada por la princesa. Verde por la chica menos femenina.
El papel de envolver empezó a volar, hasta que se había quitado por completo. En el interior se encontró con un moño verde.
”Llevas un moño rosa todo el tiempo. Se está haciendo viejo" dijo Lauren, apuntando a la cabeza de su amiga.
“Lo uso todo el tiempo porque es mi moño de la suerte" dijo Camila.
”Quizás este es un moño de la suerte también" sonrió la niña mayor "El verde es mi color favorito. Y los tréboles de cuatro ojas son verdes. Así que tiene que ser un moño de la suerte" razonó, como si fuera el argumento más lógico del mundo.22
”Sí. Pienso lo mismo" sonrió la niña de 5 años recién cumplidos "Lauren" preguntó "¿Crees que alguna vez puedas usar un moño de la suerte?”
”No ew" dijo Lauren. La sonrisa de su amiga se desvaneció. Se sintió mal por ella. "Bueno, quizás algún día.”9
Eso fue suficiente para levantar el ánimo de su amiga. Camila se avalanzó sobre Lauren, dándole un abrazo apretado antes de que se fuera.
”Tengo que irme a casa ahora" dijo Lauren con tristeza "¡Pero podemos jugar mañana!" aseguró.
”¡Y también podemos jugar al día siguiente de mañana!" dijo Camila mientras Lauren se iba.
“¡Y al día siguiente de eso!" gritó Lauren mientras se alejaba más.
”¡Y a día siguiente del día de eso!" respondió Camila, mientras Lauren se iba más y más lejos.4
Y al día siguiente, hicieron precisamente eso…1
”No…" sonrió la niña del moño rosa "¡Pero igual podemos!" rió, tomando la mano de la niña mayor, lo que la hizo aferrarse a su beanie, mientras corrían a la casa de la otra niña.+
Y así comenzaron a suceder las cosas…

Admin
Admin

Mensajes : 6345
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Cap 2

Mensaje por Admin el Lun Dic 25, 2017 4:09 am

Hace 8 años, ella dejó de dormir siestas.
Hace 8 años, tuvieron su propia casa en el árbol

Beanie

Era el último día de verano. Ambas estaban sentadas en su refugio, una frente a la otra, rodeadas de dibujos que habian coloreado juntas, almohadas, el skate de la niña mayor apoyado en la pared, y Barbies de la chica mejor alineadas en fila en el alféizar de la ventana. Acababan de pasar la tarde en la piscina para niños que sus padres habían puesto en el centro de su casa, a la sombra del gran árbol de roble.
"Entonces, ¿cómo es la escuela?" preguntó la niña de ojos marrones con curiosidad, mirando a los ojos verdes mientras se dejaba de colorear su gatito.
"¡Tu has estado en la escuela!" rió Lauren, levantando la vista, dejando de pintar un dinosaurio. Sus ojos se estrecharon, mientras volvía a colorear el T-Rex.
"¡Pero no un día completo!" se quejó la chica menor. "¿Es divertido?"
"¡Muy divertido!" asintió la niña mayor "¡Allí nos enseñan matemáticas con dulces!" continuó "¡Y adivina qué!" esperó con expectación.
"¿Qué?" preguntó su amiga con entusiasmo.
"¡No tenemos que dormir siesta!"
"¡De ninguna manera!" sus ojos cafés se abrieron con incredulidad.
"¡Sí!" continuó "Y cuando fui a primer grado, ¡me dieron un apodo!" declaró Lauren con orgullo.
"Wowwww" suspiró la chica más joven con admiración antes de preguntar con un tono esperanzado "¿Puedo tener uno?"
"Bueno… uhm…" pensó la chica mayor, arreglándose su beanie. "¿Cómo quieres que te diga?"
"No lo sé. Realmente no sé que es un apodo."
"Bueno, tu le das un apodo a alguien cuando esa persona realmente te agrada."
"Y tú eres mi mejor amiga" razonó la niña mejor "Y realmente me agradas… debo darte un apodo también" sonrió "¿Que hay de ‘Princesa Lolo la mejor Skater en el mundo entero’?"
La skater arrugó la nariz ante la palabra “princesa”. “¡De ninguna manera! Además, se supone que los apodos son cortos.”
"Oh. Entonces, ¿Lolo?" propusó la niña mejor.
"¡Ok! ¡Y tú serás Camz!"

Bows
La pequeña chica con el tutú rosa y zapatos de ballet brillante corrió libremente a través de su patio trasero, golpeando la puerta de la casa de su vecina.
Unos momentos más tarde, su mejor amiga corrió a abrir la puerta, sosteniendo su beanie con una mano, mientras que con la otra agarraba su mochila verde y negro.
"¡Vamos!" ella sonrió, tirando de la chica más pequeña hacia la parada del autobus, mientras su madre las seguía.
Era la primera vez que viajaban en el autobus juntas. El año pasado, Camila estaba en la clase de kindergarten. Se despertaba cada mañana y le decía adiós a Lauren desde la ventana de su patio, antes de volver a dormir.
Por la tarde, sus padres las recogían de la escuela. Pero este año, ambas se hacían compañía entre si. ¡En un autobus real!
"¡Que tengan un buen día niñas!" les gritó Sinhuhe mientras las mochilas de las chicas desaparecían dentro del autobus.
La skater se sentó en la parte delantera, donde iban los de segundo grado, mientras que su amiga se sentó en la parte trasera, en la sección de primer grado.
"¿Por qué no puedo sentarme con ustedes?" preguntó la niña mejor dándose vuelta sobre sus rodillas en el asiento para mirar a su amiga.
"No lo sé" la chica del beanie se encongió de hombros, apoyada en sus rodillas, mirando a su amiga "Esas son las reglas."
"Eso es tonto" dijo la chica con el moño verde, haciendo un puchero mientras volvía a sentarse, mirando por la ventana, viendo las casas, pero giró cuando sintió la presencia de otra persona a su lado.
"Hola" sonrió la chica de ojos verdes.
"¡Te vas a meter en problemas!" dijo la chica más joven.
"No diré nada si tu tampoco lo dices" volvió a sonreír la niña mayor, tendiéndole un dedo meñique a su amiga.
"Okay" ambas niñas vincularon sus meñiques y disfrutaron del resto del trayecto hacia la escuela primaria.

Beanie
Hace 8 años, rompió las reglas.
Hace 8 años, tenían su propia casa en el árbol.
La chica de ojos verdes estaba en lo alto del pasamanos, el cálido aire de Agosto movía su largo pelo ondulado. Ella vió como su mejor amiga se sentaba en el columpio con la cabeza hacia abajo. Los de primero y segundo grado tuvieron recreo juntos, pero se suponía que debían permanecer en sus respectivas areas de juegos ya designadas. El patio de los de primer grado estaba apartado del de segundo.
La niña amante de los moños suspiró. Nadie quería jugar. Un niño le dijo que su moño era estúpido. Otro dijo que su ropa no combinaba. Incluso no le gustaba a los profesores. Ella se metió en problemas por hablar en clases. Pero no fue su culpa, la Señorita Smith era aburrida. Entonces ella pasó el tiempo sentada en un columpio. El primer día de clases no fue nada divertido. Y lo peor de todo, no podía jugar con Lauren.
"¡Camz!" escuchó a alguien gritar su nombre. La pequeña princesa levantó la mirada para ver a la skater corriendo hacia ella, mientras que la Señorita Smith soplaba su silbato.
"Vuelve a tu patio" la Señorita Smith señaló a la chica de ojos verdes que negó con la cabeza a su petición, tomando asiento junto a su amiga en los columpios.
"Camila, dile a tu amiga que debe volver a su patio" advirtió la mujer "O ambas irán a la pared en forma de castigo."
La niña más pequeña comenzó a llorar, apretando su tutú nerviosamente.
"1…" la profesora comenzó a contar.
"Pero yo quiero jugar con Lolo" ella se quejó.
"2…" su voz se elevó.
"3" suspiró, "Vamos" dijo agarrando a las dos niñas de la mano, llevándolas a la pared. "Siéntense aquí hasta que termine el resto del recreo."
La mujer no se quedó por mucho tiempo. Unos minutos más tarde, ella regañó al chico que había dicho que el moño de Camila era estúpido. Al parecer, le había tirado una piedra a otro niño.
"No llores Camz. Me castigan todo el tiempo" le aseguró a su amiga.
"¿En serio?" preguntó Camila tragando un sollozo, secándose las lágrimas con el dorso de la mano.
"¡Sí! la Señorita Smith es una anciana pesada" dijo, fingiendo que tenía un bastón mientras cojeaba, haciendo que la chica menor estallara en un ataque de risa.
"¡Más! ¡Hazlo de nuevo!" se echó a reír, aplaudiendo.
"¡Ve a la pared!" dijo la chica del beanie burlándose de la profesora mientras su amiga seguía riendo. "¿Ves? estar castigadas no es tan malo."
La niña más joven asintió con la cabeza. “Y ahora, podemos jugar.”
"¡Sí!" Lauren le dio una sonrisa, sentándose en forma de indio frente a ella. "¡Hagamos que nos castiguen todos los días!" sugirió la niña mayor.
"Acepto." Y por segunda vez en el día, ambos meñiques se vincularon, disfrutando el resto del recreo.

Admin
Admin

Mensajes : 6345
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Cap 3

Mensaje por Admin el Lun Dic 25, 2017 4:09 am

Hace 7 años, dejó de temerle a la oscuridad.Hace 7 años, tuvo su primera fiesta de pijamas.

Bow
Una pequeña niña, vestida en un pijama rosado de seda con conejitos y zapatillas que combinaban, subia rápidamente la escalera de la casa del árbol, mientras que su padre llevaba los sacos de dormir y su peluche de hipopótamo.
"Cuidado mija" advirtió, mirando a su hoja subir. Bajó su velocidad un poco, antes de recuperar la compostura, y cuando llegó a la casa del árbol, acomodó el moño que llevaba en su cabeza, el cual había comenzado a caer lentamente. Cuando estaba completamente presentable, se agachó para tomar sus pertencias y darle las gracias a su padre, despidiéndose desde la ventana mientras él regresaba a casa.Era su primera fiesta de pijamas. Los padres de Lauren se fueron fuera de la ciudad durante el fin de semana y le pidieron a los Cabello que cuidaran de su hija, quienes aceptaron felizmente. La Cabello más joven sugirió hacer una fiesta de pijamas, a la cuál también aceptaron con felicidad.
Su amiga llegó en menos de un minuto después, subiendo hábilmente la escalera, sosteniendo su beanie con una mano. Su padre subió su saco de dormir, por lo que no tuvo que hacer ningún esfuerzo extra. Aunque ella era la deportista de los Jauregui. Luego de asegurarse de que su hija estaba bien, Mike le dio las gracias a sus vecinos y se reunió con su esposa en la entrada. Ambas chicas se asustaron un poco cuando escucharon el auto salir a toda velicidad.
"Ustedes dos ¿están bien?" le preguntó Sinu a su hija y su amiga del beanie.
"¡Sí señora!" respondieron al unisono.
"Okay, ¡no se queden despiertas hasta muy tarde! El Señor Cabello y yo estaremos dentro de la casa si necesitan algo" dijo Sinu "Mija, ¿estás segura de que no necesitas que te traiga tú…"
"¡Mami! me estás avergonzando" murmuró su hija.
"Muy bien. ¡Buenas noches chicas! ¡Que duerman bien!" se despidió moviendo su mano antes de tirarle un beso a cada una de las chicas.
Cuando su madre había desaparecido, la niña más joven se volteó hacia su amiga.
"¿Qué quieres hacer primero?" preguntó con los ojos brillantes llenos de emoción.
"No lo sé" su amiga se encogió de hombros. "¿Qué hace la gente en las pijamadas?"
"Hm…" la chica más jove se tocó la barbilla. "En la televisión, ellas siempre hablan de niños."
"¿Qué pasa con los niños?" dijo la chica de ojos verdes levantando una ceja.1
"No lo sé" esta vez fue el turno de la chica menor para encogerse de hombros.
"Creo que los niños son tontos" declaró la niña mayor después de unos minutos de reflexión.
"Creo que los chicos huelen mal" rió Camila, pellizcando su nariz.11
"¡Tienen piojos!" dijo la skater, riéndo junto a su amiga, fingiendo nauseas.1
La noche continuó con las dos chicas hablando sobre la escuela, sus dibujos animados favoritos y mucho más. Finalmente, la niña mayor se frotó los ojos y bostezó.
"Tengo sueño" dijo "¿Quieres ir a la cama?"9
"Ni siquiera estoy cansada" mintió la niña más joven, ahogando un bostezo.
"Haz lo que quieras. Yo voy a dormir" Lauren se encogió de hombros, descomprimiendo su saco de dormir verde, antes de meterse dentro y acurrucarse en su almohada.1
"Está bien" dijo Camila haciendo un puchero, sacándose su moño para hacerlo a un lado antes de murmurar "Eres un bebé" a su amiga.
"No lo soy" replicó su amiga.
"Lo eres" susurró Camila, acomodándo su saco de dormir.
"No lo soy" murmuró la niña de ojos verdes, cerrando los ojos.
"¿Qué fue eso?" preguntó Camila en estado de alerta. "Lolo, despierta" le dio un codazo a la otra chica.
"Camila…" murmuró la niña mayor "Vuelve a dormir."
El sol se había escondido y la noche era oscura. La luna había comenzado a hacer sombras en las paredes de su refugio.
"Lolo, tengo miedo" admitió Camila, aferrándose fuertemente a su peluche de hipopótamo. Lauren trató de ignorarla, pero cuando escuchó sollozos a su lado, se sentó inmediatamente. 4
"Está bien Camz" trató de consolarla. "No hay nada que temer" le prometió, agarrando su mano con fuerza.
"Pero escuché…" Camila entró en pánico.
"Es solo el viento" le dijo Lauren.
"Pero también vi…" trató de explicar la niña menor.
"Vamos" le dijo su amiga, tirando de ella para llevarla a la ventana. "¿Ves? Es solo la luna haciendo sombras feas. No es realmente aterrador" señaló a la luna y a las ramas de los árboles, y luego las figuras que estaban en la pared.
"Lolo, ¿puedes guardar un secreto?" preguntó la niña de ojos marrones desconcertada.
"Te lo prometo por la garrita" respondió la niña mayor con confianza, entrelazando su meñique con el de su amiga.3
"Duermo con una luz de noche. No me gusta esto. Es todo muy oscuro. Y da miedo" se sonrojó.
Lauren pensó por un minuto.
"¿Sabes que le dijo mi papá a tu papá cuando estaban construyendo esto?" le preguntó a la niña mejor.
"¿Qué le dijo?" cuestionó con sus ojos llenos de curiosidad, brillando en la penumbra.
"Él dijo que esta sería la casa del árbol más segura del mundo."
"¿Realmente dijo eso?" preguntó la chica en rosa, con la mirada llena de esperanza.
"Sí" asintió Lauren "Y mi papá no miente" aseguró.
"¡Además, tenemos un billón de luces de noche aquí!" le sonrió, señalando el cielo. "¡Solo mira! Cada estrella es una luz de noche en la habitación de un Alien muy muy lejos" le explicó.30
"Wowwwwwwwwww" dijo la chica más joven impresionada.
"Volvamos a la cama" propuso Lauren, caminando de regreso al lugar donde se encontraba su saco de dormir y su almohada.
"Oye ¿Lolo?" preguntó la chica más joven, mientras acomodaba su almohada.
"¿Hmm?" respondió la niña mayor, sin molestarse en darse vuelta.
"Creo que es gracioso que duermas con tu beanie" se rió.5
"Buenas noches Camz" dijo Lauren, acurrucándose en su saco de dormir.
"Buenas noches Lolo" susurró la princesa, besando la mejilla de su amiga, antes de acomodarse en su propio saco de dormir.+
Las dos niñas se quedaron dormidas en la casa del árbol más segura del mundo, con sonrisas plasmadas en sus rostros.


Admin
Admin

Mensajes : 6345
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Cap 4

Mensaje por Admin el Lun Dic 25, 2017 4:10 am

Hace 6 años, ella se subió por primera vez a una montaña rusa.
Hace 6 años, ellas tuvieron su primera pelea.26
Bow
Las dos mejores amigas tenían la edad suficiente para ir de campamento. Hoy era viernes, para ser específicos, viernes de excursión. Este viernes, los consejeros iban a llevarlas a Six Flags. Decir que las chicas estaban emocionadas sería poco.
Pero las cosas no estaban yendo como se esperaban.
"¡Vamos nena! Es solo una montaña rusa" se burló el chico de pelo rubio, empujando a la niña más joven.
"Keaton ¿cuál es tu problema?" desafió la niña mayor, dándo un paso adelante de Camila. "Ella está asustada."1
"Sí, ¡es una bebé grande!" continuó burlándos. "¡Apuesto a que tienes miedo también! ¿Por qué no te subes?" incitó, dando un paso adelante.
"¡No lo soy!" resopló Lauren, colocándose directamente en frente del niño. Los dos se quedaron frente a frente, mirando el uno al otro antes de que él apartó la mirada de esos penetrantes ojos verdes. La chica skater se volteo y caminó hacia la puerta.2
"Lolo, no me dejes" murmuró su amiga.1
La niña mayor miró al resto de los chicos riéndose de ellas. Enojada, ella gritó “¡¿Por qué tienes que comportarte como un bebé todo el tiempo?!” y luego pisó fuerte en la plataforma, acomodándose en el primer asiento de la montaña rusa, mientras su amiga la miraba con ojos tristes. Podía ver que las lágrimas empezaban a formarse en los ojos de Camila, su labio inferior temblaba. Voltéo el rostro, evitando su mirada, y se sentó tranquila durante todo el viaje, a pesar de los gritos de emoción y temor a su alrededor.8
¿Por qué estaba tratando de impresionarlos? ¿No había dicho que no le gustaban los chicos? Ella no estaba muy segura.
El viaje terminó antes de lo esperado. Siguió al grupo de niños diciéndoles lo impresionante y rápida que era la montaña rusa. Lauren notó a su amiga de mal humor, su felicidad se había ido. Ella suspiró, manteniendo la mirada fija en el suelo.
"Pequeña ¿quieres jugar?" le preguntó a Camila uno de los señores de la feria. Ella levantó su cabeza, su rostro inocente se iluminó de un segundo a otro cuando vio a una jirafa rosada de peluche. Se quedó parada por un largo tiempo, pero al darse cuenta de que los demás seguían caminando, de mala gana salió corriendo, por temor de quedarse atrás.
La chica del beanie corrió rápidamente por delante de uno de los consejeros, susurrando en su oído, antes de ser escoltada a la cabina mientras el restro del grupo continuaba, dirigida por otro miembro del campamento.3
La campana sonó y el señor de la feria asintió, impresionada. ¿Quién podría saber que una niña pequeña podía lanzar de esa manera? Para su sorpresa, la niña señaló la jirafa rosada de peluche, y se la entregó con una sonrisa en señal de felicitación. ¿Por qué no escogió la pistola de aire? ¿o la patineta? La jirafa no encajaba con su personalidad, y mucho menos con el beanie verde oscuro que llevaba.
La skater corrió camino de vuelta al grupo, con el consejero cuidándola. Tocó el hombro de la chica con falta de colores pastel, y le entregó el peluche de jirafa, y sus ojos casi se duplicaron en tamaño.2
"Lo siento" se disculpó la chica del beanie, sus ojos verdes estaban un poco cristalizados.11
"Yo también lo siento" dijo la niña más pequeña, con una mirada suave. 1
"¿Por qué lo sientes?" preguntó, sorprendida.
"Yo no soy genial como tú" Camila se sonrojó "Yo soy una bebé."1
"No, no lo eres" Lauren la consoló. "Eres mi mejor amiga" sonrió suavemente. "¿Sigues siendo mi mejor amiga?" preguntó vacilante, frotándose la parte posterior del cuello.2
"Por supuesto" la niña del beanie sonrió, sosteniéndola en sus brazos. La skater se acercó más, envolviendo sus brazos alrededor de su amiga.
"Bien" sonrió Lauren, dándole un beso rápido a Camila en la frente.2
_______2
"¿Cuál es su nombre?" bromeó el chico rubio, Wes, cuando se sentaron en una de las mesas de picnic.
"Puppy" Camila sonrió con orgullo, comiendo un poco de su pizza.1
"Ese es un nombre estúpido" él se rió, haciendo que la sonrisa de Camila desapareciera al instante. Entonces, a ella se le quitó el hambre.1
"Amigo, retira lo dicho" advirtió Lauren. "Yo creo que es un buen nombre" aseguró, poniendo una mano en el hombro de Camila, antes de sentarse a su lado con sus papas fritas. "¿Quieres un poco?" le ofreció.
"No gracias" Camila negó con la cabeza, evidentemente, aún herida por el comentario de Wes.
La niña mayor suspiró, antes de sonreírle a su amiga. Ella tuvo una idea. Agarró una patata cubierta de ketchup y se la pasó por las mejillas antes de gritar. “¡Ayuda! ¡Estoy sangrando! ¡¡Ahhhh!!” gritó pretendiendo estar herida. Los consejeros del campamento estabas sentados al otro extremo de la mesa, y miraron a Lauren, alertados, antes de darse cuenta de que estaba fingiendo. “¡Camz! ¡Por favor! ¡Ayúdame!” gritó Lauren agarrándose el pecho con una mano, tirando del brazo de la niña menor con la otra. La chica del moño contuvo una sonrisa. La chica del beanie supo que esta era la señal para hacerle cosquillas.
"¡Loloooo!" gritó. "¡Basta!" se movió, tratando de escapar de las garras de su amiga, cuyos dedos corrían de arriba hacia abajo en su abdomen.2
"¡Ahí está la sonrisa que estaba buscando!" dijo Laure, limpiándose el ketchup de la cara. El resto del día fue mucho mejor de lo que empezó.1
___1
Ambas se quedaron en filas con el resto del grupo. Estaban formados en parejas. La niña del beanie sostenía con su mano firmemente a la chica del moño. Dos niños rubios estaban detrás de ellas susurrando comentarios malos, pero Lauren le dio una sonrisa a Camila, animándola a ignorarlos.
Las puertas finalmente se abrieron, cada pareja se subió a un auto chocador.
La chica más alta se dirigió al asiento del conductor, a punto de subir antes que sintió una mano pequeña agarraba su hombro. “Quiero conducir” dijo la chica más joven. Lauren dudó.
"Camz, ¿estás segura?" levantó una ceja.
"Definitivamente" respondió con determinación.
Sacó la lengua y la apretó entre sus labios, entrecerrando los ojos mientras conducía a toda velocidad, golpeando el coche de los chicos. Estaba decidida y era despiadada. Solo tenía un objetivo, y era chocarlos tantas veces pudiera durante los próximos tres minutos.2
"No pensé que sabías conducir" rió Lauren cuando Camila paró el auto. Los dos rubios se acercaron a ellas sorprendemente.
"Ya sabes, eres genial Camila" reconoció el chico mayor.
"Oye, ¿quiere subirse al Monstruo?" sugirió la niña pequeña, ganándose miradas sorprendidas a su alrededor.
"¿Estás segura?" le preguntó Lauren.
"Sin duda" asintió con determinación nuevamente.
Apretando la mano de Camila alentadoramente, Lauren la llevó a la misma montaña rusa en la que se había subido hace un rato atrás con los otros chicos.
___
La skater se acostó, agotada, antes de mirar por la venta para ver a su mejor amiga metiéndo a su jirafa de peluche en la cama junto a ella, besándolo suavemente en la cabeza. Riéndose, agarró la linterna de su escritorio, la prendió y apagó en dirección de la habitación de la niña menor. Camila levantó la vista hacia el brillo intermitente en sus paredes rosadas antes de que desapareciera, para reaparecer a los pocos segundos sosteniendo un woki-toki en sus labios.6
"Hola Lolo" dijo, saludándo a la chica de la habitación del frente.
"Hola" respondió, sentada con sus piernas cruzadas sobre la cama, aún frente a su ventana.
"¿Qué pasa?" preguntó la niña mejor.
"¿Te divertiste hoy?" preguntó la niña mayor.
"¡Sí!" asintió con la cabeza, tomando su moño para quitarlo de su cabeza antes de ir a dormir.
"Estoy muy feliz de que te hayas subido al Monstruo conmigo" continuó Lauren, mirando a su amiga escabullendose en su cama.
"Yo también" sonrió "Bueno, estoy lista para dormir.
"Okay, buenas noches" se despidió.
"Buenas noches Lolo" Camila le lanzó un beso, apagándo la luz de su habitación.
"¿Te veo mañana?" murmuró Camila adormilada.
"Por supuesto" prometió la chica mayor.
"¿En la casa del árbol?" preguntó con pereza.+
"En la casa del árbol" confirmó su amiga.

Admin
Admin

Mensajes : 6345
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Cap 5

Mensaje por Admin el Lun Dic 25, 2017 4:10 am

Hace 5 años, ella fue al hospital.
Hace 5 años, ella la cuidó.

Bow
La pequeña latina se levantó de su cama rápidamente gracias a un grito alarmante.
"¡Alejandro!" escuchó a su madre gritar. "¡Alejandro, ven aquí!" oyó a su madre llamar angustiada.
Algo dentro de la pequeña sabía que algo en su vida estaba a punto de cambiar.
Antes de que pudiera preocesar la situación, la puerta de su dormitorio se abrió de golpe y su padre la tomo entre sus brazos, luego corrió por las escaleras rápidamente antes de sentarla en la parte de atrás del auto. Podía ver las gotas de sudor en la frente de su madre mientras jadeaba a un ritmo inestable.
Había un pitido y un ritmo, acompañado de un ruido desconocido. Sus soñolientos ojos marrones se abrían mientras su padre caminaba alrededor de la sala de espera. 1, 2, 3, 4, 5, 6…
"¿Señor Cabello?" una mujer con un traje azul se acercó a él. Su padre levantó la vista, con su rostro congelado. Camila se asustó un poco. "¿Le gustaría conocer a su nueva hija?"
Su rostro se iluminó cuando su padre agarró rápidamente su mano, luego la enfermera los hizo entrar en la habitación. Su madre, agotada, yacía en la cama con un vestido rosa claro, y tenía un pequeño bulto en sus brazos. Se sentó un poco en la cama, mientras su padre se dirigía hacia ella.
"Mija, conoce a tu pequeña hermana, Sofia" Sinuhe sonrió, haciendole una señal a Camila para que se acercara.
"¿Serás una buena hermana mayor?" le preguntó su madre, con un tono de voz mucho más suave de lo que había sido la noche anterior.
Su hija solo pudo asentir.
"Tú hermana pequeña es muy especial. Tenemos que asegurarnos de cuidar a las personas que son especiales para nosotros" le dijo, no muy segura de que si Camila pudiera entender la gran responsabilidad que conllevaba esta nueva hija que se sumaría a su vida. Ella era la Cabello más grande ahora.
"¿Ayudarás a cuidar de ella?" preguntó su padre.
Camila asintió de nuevo, dando a ambos padres una sonrisa tranquilizadora.
"Lo prometo" aseguró, poniendo la mano sobre su corazón.
_______
Hace 5 años, ella fue al hospital.
Hace 5 años, ella la cuido.

Beanie
Normalmente era la niña más grande quién se hacia cargo de su amiga más joven. Pero cuando regresó después de estar ausente 2 días, con un yeso verde en su brazo, las cosas cambiaron.
"¡Lolo!" los ojos café se abrieron, cuando finalmente se acercó a su amiga que estaba sentada en el columpio. "¿Qué te pasó?" preguntó, señalando al material que cubría el brazo izquierdo de su amiga.
"Keaton me desafió a hacer un 360 kick flip por el borde de la pista de skate" su amiga se encogió de hombros "No lo logré."
La chica más pequeña levantó las cejas, mientras acomodaba su moño.
"Rompí mi brazo patinando" explicó en términos simples.
"Oh" Camila frunció el ceño. "¿Te duele?"
Lauren negó con la cabeza. “Ya no. ¡Pero dolío mucho! ¡Deberías haber visto! ¡Podía ver mi hueso!” la chica de ojos verdes hablaba con entusiasmo mientras los ojos de su amiga se abrieron con horror.
"Eres muy valiente Lolo" la admiró. "¿Lloraste?" preguntó.
"¡No! ¡Pero debías haber visto la cara ded Wes! ¡Oh! Y la cara de su hermana pequeña, Bea. Parecía que iba a vomitar" Lauren se echó a reír.
"Wowww" dijo Camila con asombro.
"Lauren" dijo una voz desde la puerta de atrás. Ambas chicas se voltearon un poco sorprendidas. "¿Qué estás haciendo?" reprochó Clara. "¡Bájate de ahí! Podrías hacerte daño. El médico dijo…"
"Lo sé" dijo Lauren antes de bajarse del neumático, guiñándole un ojo a su amiga, mientras se tambaleaba al intentar bajar. La chica del beanie rápidamente se recumpuso antes de dejar escapar una risa ruidosa. "Lo tengo" sonrió.
"No es gracioso Lauren" regañó su madre, colocando sus manos sobre los hombros de su hija. "Debes tener cuidado."
"¡Maaaaamá!" dijo Lauren con frustración. "¡Yo no soy un bebé! ¡Lo sé!"
"Está bien Mamá Jauregui" dijo Camila que se había mantenido tranquila durante la escena. "Yo cuidaré de ella."
"Ah, ¿sí?" las cejas de Clara se levantaron con diversión.
"¡Sí! Mami me dijo que debiamos cuidar de las personas que son especiales para nosotras" dijo con total naturalidad. "Y Papi dice que estoy haciendo un buen trabajo cuidando de Sofi. Estoy segura de que puedo cuidar a Lolo también" sonrió inocentemente.
"Bueno, en ese caso Camila…" la mamá de Lauren sonrió. "Tengo una tarea para tí" le sonrió a su hija.
"Necesito que Lauren se ponga al día con la tarea que no hizo mientras estaba en el hospital. ¿Puedes ayudar a convencerla de que la haga?" Clara sonrió mientras la mandíbula de su hija caía. Ella no debia haber dicho eso.
"Uhm…" Camila vaciló. Lauren sacudió la cabeza violentamente en señal de "no", rogándole que no le hiciera caso a su madre.
"Camila, dijiste que me ayudarías" dijo Clara, divertida por la cara conflictiva de la chica menor.
"Uhm" sus ojos cafés miraron a Clara y a su mejor amiga. "Lolo, ¿quieres hacer tu tarea?" murmuró nerviosamente. "Tú mami dice que tienes que hacerla."
Antes de que Lauren pudiera responder, Clara dejó escapar una risita. “Voy a traer tu mochila. Puedes hacerla en el porche” continuó. Ambas chicas se dirigieron a la escalera de que las llevaba al porche de los Jaureguis, pintado de blanco. Camila se sentó apoyada en la barandilla y Lauren se sentó a su lado.
Unos segundos más tarde, su madre reapareció sosteniendo la mochila a cuadros verde con negro. A través de los años, Lauren había crecido con esa mochila, al igual que con su beanie. Los colores estaban un poco desvanecidos, y las imperfecciones de la costura eran cada vez más evidentes.
La niña mayor la tomó murmurando un ingrato “gracias” antes de suspirar, luchando para sacar sus libros
"Espera Lolo. Déjame ayudarte" Camila sonrió, tomando la mochila de su amiga para sacar sus cosas. Pero Lauren era orgullosa y no le gustaba depender de los demás.
"Gracias Camz" susurró antes de sacar una copia de The Phantom Tollbooth.
"Lee conmigo" pidió con un pequeño rubor en sus mejillas mientras intentaba abrir el libro en la página correcta, incapaz de mantener el libro abierto con una sola mano. La chica menor simplemente sonrió y asintió antes de agarrar el borde del libro con la mano izquierda.
Tras una hora de lectura juntas, la niña mayor leería una página en voz alta, seguida por la chica mejor, y después de eso, Lauren ya había terminado su tarea.
"Oye Camz" dijo la skater cuando terminaron.
"¿Hmmm?" murmuró Camila, disfrutando de la tranquilidad.
"¿Quieres ser la primera en firmar mi yeso?" preguntó Lauren.
"¡Me encantaría!" Camila sonrió mientras la otra chica metía su mano en el bolsillo delantero de su mochila para sacar un Sharpie.
"¡Aquí tienes!" la chica del beanie sonrió, entregándole el marcador negro a su mejor amiga, que le correspondio la sonrisa tomando suavemente el brazo herido de su amiga, apoyándolo en sus rodillas antes de destapar el marcador.
"¡No puedes mirar!" se rió, presionando ligeramente la mejilla de su amiga para que volteara la cabeza.
"Okay" resopló Lauren. Después de unos minutos, oyó el sonido del marcador que se volví a tapar con un rápido "pop."
"Tengo que ir a casa a cenar ahora" dijo Camila antes de retirar el brazo de la skater de su regazo, para luego besar su mejilla rápidamente, volviendo a su casa.
La chica del beanie suspiró mientras veía su yeso verde, y notó que un tercio de el tenia algo escrito con una letra burbujeante.
"Lolo,
Eres muy valiente, pero debes tener más cuidado cuando andes en skate. Eres especial para mi, asi que prometo cuidar de ti hasta que te mejores. Date prisa y recuperate pronto para que podamos subir a la casa del árbol. C+L=4Ever!
- Camz ”
La skater sonrió. “Eres especial para mi también” murmuró para si misma.


Admin
Admin

Mensajes : 6345
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Cap 6

Mensaje por Admin el Lun Dic 25, 2017 4:11 am

Hace 4 años, ella se veía diferente.
Hace 4 años, ella la miró de una forma diferente.
Bow
La latina se sentó en silencio en las gradas, con un libro entre las manos, tenía sus gafas de sol puestas y sus ojos recorrían las letras rápidamente. Los deportes nunca fueron lo suyo, pero los Jaureguis la habían invitado a ella y a su familia al juego. Sus padres pensaron que sería una buena ocasión para salir de la casa. Sería una buena forma de relajarse.
Echó un vistazo a sus padres, sentados en una manta de picnic, Sofía arrastrándose entre ellos, riendo alegremente. Su atención se centró en el juego cuando los miembros de la familia de su mejor amiga se pusieron de pie y comenzaron a aplaudir.
"¡Lo tienes Lo!" gritó Mike.
"¡Tu puedes Laur!" animó su hermano.
"Lauren va a batear" sonrió Clara, colocando un hombro sobre Camila mientras señalaba a su hija. Ella casi no la reconoció. No llevaba su beanie. Era la primera vez que la había visto así diferente. En lugar de largos rizos que recorrían sus hombros, su pelo estaba ordenado en una cola baja, sus converse fueron reemplazadas por un par de zapatillas deportivas. Llevaba un uniforme en lugar de una camisa. Pero a pesar de todo eso, y a pesar de su casco, ella podía ver sus hermosos ojos verdes. Ella reconocía esos ojos en cualquier lugar.
La chica más joven solo podía mirar con asombro. Su mejor amiga era simplemente increíble.
"¡Yay Lolo!" Camila aplaudió sonriendo con toda su atención puesta en el lanzador.
___
La morena podía sentir las olas de calor, haciendo la arena de color narajna. Secándose el sudor de la frente, miró con determinación al enemigo. Rápidamente, observó la postura de la chica, estimó la velocidad y dirección del campo de juego antes de respirar profundamente, balanceando los brazos con todas sus fuerzas.
Golpe.
La pelota voló por los aires. Ella tiró el bate fuera de vista, corriendo hacia la primera base. Por el rabillo del ojo podía ver al resto de sus compañeros de equipo caminar alrededor del diamente. Uno. Dos. Tres. El otro equipo estaba en una lucha frenética. Esta era su oportunidad. Siguió corriendo, bombeando adrenalina. Una bola blanca se acercaba más y más. Ella se tiró.
¡Jonrón! Ganaron el juego y la multitud se volvió loca mientras los padres corrían al campo de juego.
¡Bien trabajo Lolo!” felicitó la chica más joven.
"Gracias" sonrió, quitándose el casco.
"Eres genial" su amiga la halagó.
"Tú también" se sonrojó.
"Yo no hice nada" se rió.
"Como sea. El equipo va a tener una fiesta en la piscina mañana para celebrar. ¿Quieres venir conmigo?"
____
Beanie
Ella nunca se dio cuenta de lo brillante que era el pelo de Camila. O la forma en que caía como una cascada por su espalda. Ella no se dio cuenta de lo mucho que brillaban sus ojos marrones bajo el sol. O incluso la forma en la que su nariz se arrugaba cuando sonreía demasiado.
Para ser honestos, ella deseaba tener más tiempo para observar estas cualidades de su amiga. Sí, pasan tiempo juntas todos los días en la casa del árbol después de la escuela, pero la mayoría de las veces era solo para hacer la tarea juntas antes de cenar o la práctica de Lauren. Tampoco ayudó el hecho de que tenían diferentes horarios escolares.
Cada mañana, la skater se despertaba a las 6AM, casi una hora antes que su amiga. Para entonces, Camila seguía sumida en su sueño, Lauren ya estaba a mitad de camino hacia la escuela, deslizándose por las seis cuadras en su skate.
Un frío líquido la sacó de su aturdimiento. Levantó la vista para ver a la chica de cabello largo sonriendo con picardía.
"¡Muy frio!" gritó temblando.
"No es tan malo" rió la niña mayor. "¡Entra!" continuó salpicando agua a su amiga.
"No" Camila hizo un puchero, sacando la lengua.
"Camila Cabello, si no entras a la piscina ahora, ¡te tiraré adentro!" la amenazó en broma. La joven suspiró, sacándose su vestido, revelando un bikini púrpura.
"Wow" murmuró Lauren antes de aclararse la garganta. "¿Bikini?" bromeó haciendo que su amiga se sonrojara.
"Sí. Mami dijo que era lo suficientemente mayor" explicó Camila. "Sé que es un poco diferente" murmuró mientras sus mejillas comenzaron a adquirir un color aún más rosa.
"No hay nada malo con algo diferente" comentó Lauren con una sonrisa alentadora.
Antes de que Camila pudiera responder, fueron interrumpidas por un grito agudo.
"¡Marco Polo!" una niña de piel oscura acababa de saltar a la piscina, seguira por el resto del equipo de softball de sexto grado.
De repente, Camila se encontró sola mientras su amiga se sumergía bajo el agua con su equipo, quieres la levantaron alegremente.
"Desde que Lauren golpeó el jonrón ganador, creo que debería ir primero" anunció la chica, recibiendo gritos de aprobación por parte de los demás.
Camila observó con diversión como su amiga reía.
"¡Vamos MVP!" animó la chica, empujando a su compañera hacia el centro de la piscina.
"¡Vamos Kordei!" desafió la skater, cerrando los ojos cuando empezó a contar. Camila no estaba segura de si estaba incluida en este juego, pero simplemente se metió a la pisicna y observó la escena.
"¡Marco!" su amiga finalmente gritó con los brazos extendidos. Un coro de "polos" se escucharon a su alrededor. Dio unos pasos hacia adelante y gritó una vez más.
"¡Marco!"
"Polos" se esparcieron a su alrededor. Se destacó uno en particular. Fue un "polo" que no había hablado antes, uno que venía de una voz un poco más familiar que el resto.
La morena dio unos pasos más hacia la voz de la chica sonriendo.
"Marco" ella dijo de nuevo, a la espera de la repuesta de la joven latina entre el resto de las otras voces. Nada.
Tomando un salto de fe, la skater dio tres pasos hacia su izquierda, tratando de tocar algo con sus manos, o más bien a alguien. La conexión fue instantánea. Los ojos esmeralda se abrieron para ver a unos de color chocolate.
"Hola Camz" sonrió.
"¿Cómo lo…?" la chica más joven estaba sin palabras.
Lauren sonrió, haciendo un gesto entre los dos. “Mejores amigas” dijo con simpleza.
"Creo que deberíamos llamarte Marco Lolo" sonrió Camila.
____
El dúo se recostó perezosamente al sol, dos sillas de piscina juntas mientras observaban al equipo de softball continuar sus payasadas. Lauren intentó peinar con sus dedos su largo cabello todavía húmedo.
"Ugh. Desearía tener mi beanie" dijo con frustración cuando su mano quedó atrapada en otro nudo.
"Aquí" Camila rió, ayudándola. "Déjame ayudarte" sonrió, acercándose más, situándose en la misma posición al estilo indio detrás de su amiga. Sus pequeñas manos se acercaron, desenrredando el cabello de su amiga. Sus uñas color rosa peinaron a Lauren sin dificultades. "Ya sabes Lolo, me gusta como te ves sin tu beanie."
"Gracias" murmuró Lauren.
"O sea, también me gustas con tu beanie" corrigió rápidamente, con miedo de poder haber ofendido a la niña mayor.
"Lo sé" la jugadora de softbol se echó a reír.
Camila comenzó a jugar con el cabello suave, recién peinado, dividiéndola en tres secciones, cruzando una sobre la otra.
"Eres muy bonita Lolo" comentó cuando terminó. "Incluso si no te gusta usar vestidos o moños."
"Eww. Nunca" rió Lauren, arrugando la nariz. "Ese es tu trabajo."
"¿Ni siquiera quieres ser un poco femenina?" preguntó inocentemente.
"Nop" dijo con firmeza, moviendo la cabeza de un lado a otro para hacer énfasis.
"Laur, ¡tu cabello se ve hermoso!" gritó Normani desde la piscina, levantándo su pulgar. La skater le dio una sonrisa antes de volver su atención a la joven que había trenzado su cabello.
"En realidad, hay una cosa…" dijo nerviosamente con la mirada baja.
____
La tienda era demasiado rosa. Demasiado. Rosa. Pastel. La skater se encogió interiormente. Siempre había admirado los aros de Camila, pero nunca le preguntó a su madre que le llevara a conseguir unos. Ella sabía que sería como abrir una caja femeninamente rosa para luego vomitar. No, gracias.
Así que no fue ninguna sorpresa que Lauren le pidiera a su padre que la llevara a ese lugar. Por supuesto, Clara estaba muy emocionada cuando recibió la noticia, por lo que no se le permitió venir. Su marido se echó a reír cuando su hija le prohibio obstinadamente a su esposa acompañarlos.
Su padre y su mejor amiga la miraron cuando ella subió a la silla púrpira de la tienda de aros de Claire.
"¿Quieres que sostenga tu mano?" preguntó Camila, ofreciendo su mano. La niña mayor sonrió, entrelazando sus dedos con aprecio.
"¿Que color te gustaría?" preguntó una mujer mayor, sosteniendo una caja con diversos tipos de aretes.
"Esos" dijo señalando con su mano libre un par de aros metálicos color esmeralda.
"Perfecto" la mujer sonrió abriendo un cajon cercano para sacar un nuevo par. "Solo tengo que limpiar las orejas y luego estarás lista" explicó, acomodándo el cabello de Lauren. "Cariño, ¿podrías quitarte la gorrita?" preguntó con amabilidad.
La skater dudó.
"Vamos Lolo" la animó Camila.
"Está bien."
Lauren suspiró, quitándose su beanie de la suerte, sacudiendo su pelo sobre los hombros. Camila le dio un apretón con ternura.
"Gracias cariño. Esto solo dolerá un poco" aseguró haciendo clic rápidamente en la pistola que perforó la oreja de la joven de ojos verdes. "Wow, ni siquiera te quejaste" aprobó. "Una vez más" dijo repitiendo la acción en la otra oreja.
Camila sonrió cuando la señora le entregó un espejo a su amiga. Lauren se veía genial. Edgy, pero definitivamente no femenina.
"Vamos a casa chicas" dijo Mike después de pagar. "Pijamada esta noche" les recordó. No es como si lo olvidaran. Era su día favorito de la semana.
Instintivamente, entrelazaron sus manos, corriendo hacia el estacionamiento.
__
Puppy descansaba en el regazo de la skater, ambas estaban sentadas frente a la otra en la casa del árbol más segura del mundo. Ella había pasado la noche dándose vueltas, incapaz de sentirse cómoda debido al dolor palpitante de sus orejas.
"Puedes quedarte con Puppy hasta que te sientas mejor" insistió Camila.
"No. Puppy es tuyo. Lo compré para tí" argumentó Lauren.
"Pero Lolo…" la princesa se quejó. "Ni siquiera lloraste."
"Es por eso que no lo necesito" persistió.
"Pero…" Camila frunció el ceño.
"Está bien. Lo compartiremos."
"¿Cómo?" preguntó Camila, frunciendo el ceño con confusión.
"Así" dijo Lauren, señalando a su amiga para que hiciera lo mismo que ella.
Ambas salieron de sus sacos de dormir. La skater le entregó la jirafa a su amiga mientras construia un nido de mantas y almohadas, colocando su saco de dormir en el piso de la casa del árbol.
"Ven aquí" le dijo, acomodándose entre las capas, palmeando el espacio al lado de ella. Camila pareció entender, sentándose junto a Lauren, poniendo a Puppy en el medio, antes de acercarse aún más a la chica del beanie.
"¿Lolo?" preguntó la chica más joven, mirando atentamente a su amiga que tenía los ojos cerrados, con ambas manos descansando bajo su rostro.
"¿Hmm?" murmuró, levantándo una ceja, sin tomarse la molestia de abrir los ojos.
"Nada" la princesa se ruborizó. "Es solo que te ves muy bonita ahora" susurró, mirando los pendientes de su amiga que brillaban a la luz de la luna. Luego su mirada se dirigió a la nariz de la niña, y a sus labios.
"Yo no hago nada en verdad" murmuró.
"Lo sé" rió la niña más pequeña. Pero Lauren aún así era hermosa. Muy hermosa.
Mientras ambas se quedaban dormidas la niña mayor dejó escapar un suspiro final, acercándose más a su amiga.
"Gracias Camz. Tú también eres hermosa" susurró, besando la mejilla de Camila antes de quedarse dormida.


Admin
Admin

Mensajes : 6345
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Cap 7

Mensaje por Admin el Lun Dic 25, 2017 4:11 am

Hace 3 años, pensó que era fea.
Hace 3 años, pensó que ella era perfecta.
Beanie
Las vacaciones de verano parecían desaparecer y antes de que se diera cuenta, estaba de vuelta en la escuela, pasando el rato con sus amigos skaters.
"¡Whoa! ¿Quién es esa?" su amigo miró fijamente hacia la entrada.
Lauren miró hacia la puerta y su visión se centró en la figura que se movía en el pasillo. “Ella es Camila” dijo con indiferencia.
"Espera, ¿la conoces?" dijo con incredulidad. La chica se limitó a asentir antes de saludar a su mejor amiga a través del pasillo.
"¡Preséntame!" su amigo le dio un codazo en el brazo. "Me encantaría conseguir un pedazo de eso."
"Eww, Harry. Eww" Lauren arrugó la nariz, haciendo que los chicos se rieran.
"¿Aún te disgusta que hable de chicas?"
"Ella no es una chica cualquiera" murmuró la niña de ojos verdes. "Ella es mi mejor amiga."
"¡Espera!" dijo asombrado. "¿Mejor amiga? ¿Cómo es que nunca la he visto antes?"
"Tú y yo nos conocimos este verano. Camz estaba en Cuba y cuando volvió yo estaba en el campo de softbol. Esta es la primera vez que la veo desde entonces" explicó, sin dejar de observar a su amiga, mirándola con una gran sonrisa. Su pequeña Camz comenzaba a crecer.
Una chica más alta que era la definición de “diva” se acercó a la latina. De las historias que ha escuchado, Lauren supuso que era Dinah, la niña que acompañó a su mejor amiga cuando lamentablemente se vieron obligadas a asistir a diferentes escuelas el año anterior. Lauren siempre estuvo un poco preocupada de que Dinah pudiera reemplazar su papel de mejor amiga, pero Camila le había asegurado que eran ¡C+L=4ever!
"¿Camz, huh?" preguntó Harry, sacando a Lauren de su aturdimiento.
"No la llames así."
"¿Por qué no?" se quejó.
"Solo yo puedo llamarla así" afirmó.
"Posesiva, ¿no es cierto?" bromeo el chico rubio.
"Cállate Niall" resopló mientras su mejor amiga se acercaba a ellos junto a la diva.
"¿Cuando conseguiste esos?" preguntó la latina señalando los lentes que descansaban sobre su nariz.
"Este verano" respondió la skater. "Son horribles."
"Son lindos" sonrió dulcemente.
"No, no lo son" hizo un puchero.
"Lo son" aseguró Camila.
"Los odio" Lauren continuó con el ceño fruncido. Su amiga se rió ante la terquedad.
"Yo no" sonrió, mirando a los ojos verde esmeralda.
Dinah se aclaró la garganta, sacando a ambas chicas de su mundo privado.
"Oh, ¡claro!" dijo Camila. "Umm.. Lolo, ella es Dinah" la presentó.
"Me alegro de por fin conocerte" señaló Lauren. "He oído mucho sobre ti."
"He oido mucho sobre ti también" se echó a reír. "Camila nunca deja de hablar sobre ti" bromeo. "Lauren aquí, Lolo allá."
"¡Dinah!" la chica de ojos marrones gritó mientras sus mejillas se tornaban rojas.
"Bueno, me gustaria que Lauren me dijiera más sobre ti" el chico de pelo rizado interrumpió.
"Ugh" la skater gruñó con disgusto. "Camz, Harry. Harry, Camz" hizo un gesto entre los dos. "Y esos idiotas" continuó señalando a cada uno de los chicos que estaban atónitos admirando la belleza de la latina "Niall, Zayn, Liam y Louis."
"Encantada de conocerlos a todos" Camila saludó con timidez.
El grupo se vio interrumpido por el sonido irritante de la campana.
"Parece que tenemos que irnos" suspiró Camila. "¿Sabes cuál es el salón del Señor Cowell?" le preguntó a la skater.
"Por ese pasillo" señaló la chica mayor. "La tercera puerta a la izquierda."
"Ok, ¡gracias Lolo!" sonrió la niña del arco, dándone a la chica del beanie un fuerte abrazo y un beso en la mejilla antes de susurrarle al oído: "Te he extrañado."
"Nos vemos a la noche" murmuró Lauren en su pelo antes de alejarse. "¿En el lugar de siempre?"
"Siempre" asintió con la cabeza antes de agarrar por la muñeca a Dinah mientras se abrían camino por el pasillo de sexto grado. "¡Adiós Lolo!" le dijo mirando por encima del hombro.
La chica más alta observó como su amiga se alejaba antes de volver su atención a los chicos skaters.
"¡Amiga! ¡déjame ser tú!" comentó Harry.
"Ella hace eso todo el tiempo" Lauren se encogió de hombros.
"¡Ugh! ¡Ahora en serio quiero ser tú!" dijo con agravación.
"Vamos" dijo Lauren mientras le daba un puñetazo en el brazo. "Vamos a llegar tarde a la clase de la Señorita Lovato."
____
Bow
La latina giro perezosamente en el columpio, dejando que el mundo gire a su alrededor antes de que la tensión de la cuerda cediera. Inhaló profundamente, tarareando con los ojos cerrados mientras esperaba a que su amiga volviera de la práctica de softbol.
Estaba perdida en su propio mundo, completamente inconsciente del fuerte cierre de la puerta del auto a través del patio, o el suave sonido de los pájaros. No fue hasta que sintió dos manos tocarla cuando sus ojos se abrieron.
"Hola" sonrió la jugadora de softbol, inclinándose adelante, dejando sus rostros separados por pocos centímetros de distancia.
"Hola" Camila se sonrojó. Lauren solo sonrio, dándole un beso rápido en la mejilla.
"¿Cómo fue tu primer día de clases?" preguntó la niña mayor.
"Estuvo bien" la latina se encongió de hombros. "¡Pero no me dijiste que debía cambiarte para la clase de gimnasia!"
"Nunca preguntaste" la skater agarró su patineta para saltar sobre ella.
"Ugh. Fue vergonzoso" se quejó Camila.
La niña mayor ofreció una sonrisa simpática. “Siempre puedes hacer lo que yo hago.”
"¿Qué cosa?" preguntó Camila.
"Ponte la polera de gimnasia sobre tu polera normal y desliza tus brazos" explicó Lauren, actuando la técnica, mientras trataba de equilibrarse en su patineta. "Entonces te sacas la polera por el cuello sin tener que quitarte nada. Tu polera de gimansia debe cubrir tu trasero para que puedas ponerte los shorts sin que nadie te vea."
"¿Por qué no me lo dijiste antes?" murmuró Camila con el ceño fruncido.
"Una vez más, no lo preguntaste" rió Lauren patinando al rededor.
La latina suspiró mientras se balanceaba en el péndulo de neumáticos. Después de unos minutos de silencio Lauren levantó la vista para encontrarse con la mirada caída y triste de su amiga.
"Oye…" dijo Lauren con preocupación, dejando su skate. Rápidamente corrió hacia su amiga con cara de tristeza. "¿Qué pasa?"
"No me gusta gimnasia" suspiró.
"Aww, Camz" susurró Lauren, colocando una mano sobre la de su amiga. "Sé que no te gustan los deportes, pero cada uno debe elegir uno."
"No, no es eso" suspiró Camila, tratando de articular su conflicto interno. "Yo solo… no quiero que la gente me vea."
La chica más alta arqueó una ceja, “Te lo dije, debes poner tu polera…”
"No, Lolo. No de esa manera" interrumpió. "Quiero decir, no me gusta como me veo."
"¿Por qué no?" preguntó la skater desconcertada.
"Bueno… la latina vaciló. "Ummm, mi trasero es grande, en primer lugar."
La jugadora de softbol ahogó una risita mientras su amiga parecia herida. “Lo siento, continua.”
"Y umm, no soy alta como todas las otras chicas. Y no tengo bonitos ojos azules. O pelo largo y rubio."
"Pero tienes bonitos ojos marrones. Y el pelo largo y oscuro" razonó Lauren.
"Pero yo no quiero ojos marrones caca ni pelo oscuro" se quejó.
"¿Por qué no?" los ojos verdes cuestionaron por segunda vez.
"No lo sé. Es que… no lo sé" dijo derrotada.
"Camz," dijo Lauren con ternura, jugando con los dedos de su amiga. "Eres perfecta tal como eres."
"Es fácil para tí decirlo" resopló Camila. "Eres tan bonita y todos los chicos te quieren."
La skater soltó una carcajada ruidosa. “¿Chicos? ¿Te refieres a los chicos con los que ando en skate?” se echó a reír. “¡Son como mis hermanos! Ellos no piensan que soy bonita, además yo tengo estos” dijo señalando sus lentes. “Me veo como una idiota.”
"No, no te ves como una idiota" refutó Camila.
"Esto no es sobre mi. ¿Sabes que todos mis amigos piensan que eres linda?"
La latina se sonrojó y sacudió la cabeza en señal de no saber.
"Bueno, así eso" continuó la niña mayor. "Harry quería venir a pasar el rato con nosotras. Me preguntó si queríamos que viniera después de terminar la práctica."
La latina se volvió más rosada que su moño, incapaz de hablar.
"¿Te gusta?" la skater preguntó.
La princesa se mordió el labio, contemplando la posibilidad antes de levantar la mirada. “No lo creo.”
"Bien" sonrió Lauren. "Porque eres demasiado buena para él" ambas rieron.
Cuando las risas se acabaron, Camila metió un pelo suelto detrás de su oreja mientras los ojos color esmeralda quedaban fijos en ella.
"Eres perfecta" suspiró Lauren.
"Tú también eres perfecta" respondió Camila al instante.
"No, en serio" comentó Lauren. "Lo digo en serio Camz."
"También yo" sonrió Camila.


Admin
Admin

Mensajes : 6345
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Cap 8

Mensaje por Admin el Lun Dic 25, 2017 4:12 am

Hace 2 años, ya no era una niña pequeña.
Hace 2 años, haría cualquier cosa por ella.
Bow.
Era oficialmente una adolescente, dejando a un lado los tutús, cambiándolos por faldas y shorts de cintura alta. La princesa le habría rogado a sus padres que le siguieran comprando el menú de niños cuando le entregaron el que era para adultos.
La skater rápidamente se excusó para ir al baño, diciéndole a su padre que no se preocupara cuando ofreció acompañarla, alegando que ya no era un bebé. Cuando estaba fuera de vista, tomó un desvió hacia el frente del restaurante, agachándose rápidamente al pasar, metiendo sigilosamente la mano en el bolsillo delantero de su sudadera gris.
A medida que Lauren se acomodó al sentarse junto a su amiga, sonrió, llevando lentamente su mano izquierda hasta la mesa, colocando una cajita frente a la princesa.
La chica de ojos verdes no creía que fuera posible que los ojos de su amiga se tornaran más grandes. Su rostro se iluminó de inmediato mientras rasgaba el papel, descubriendo una caja de lápices de colores. Sonrió agradecida, ofreciéndole a la chica del banie un lápiz mientras ambas volvían su atención al menú de niños para jugar tic-tac-toe.
La primera vez, ganó Lauren. Pero después de ver toda la concentración que ponía Camila en el juego, la dejó ganar los próximos cuatro partidos, amaba ver a la niña más pequeña aplaudir y sonreír ante sus propios triunfos.
Alejandro levantó la vista del menú después de que su esposa le diera un suave codazo en el costado, haciendo un gesto hacia las dos niñas, perdidas en su propio mundo. Por supuesto, el debería haber sabido. Solo quería el menú de niños por el libro de juegos que traía, no la comida. Los padres se rieron, intercambiando miradas de complicidad. De alguna manera la chica del beanie conocía mejor a Camila que su propio padre.
Ambas habían terminado de jugar tic-tac-toe, pero continuaron riendo entre sí, haciendo garabatos en los margenes restantes mientras esperaban su comida. La latina usaba un lapiz color magenta y la skater uno verde.

X.O.X.O.

Las X y las O significaban algo simbólico para la chica más femenina. Inclinó la cabeza para robarle una mirada a la niña mayor, preguntándose si ella pensaba lo mismo. Sus ojos se encontraron, los ojos verdes brillaban más que nunca. La latina podía haber jurado que vio las mejillas de Lauren tomar un tinte rosado antes de reír, centrando su atención una vez más en el papel en frente de ellas.
Beanie.
Hace 2 años, se puso un vestido.
Hace 2 años, haría cualquier cosa por ella.
La chica del beanie no tenía idea de como terminó envuelta en esta situación. Ah, claro, tal vez fue el hecho de que no podía decirle no a esos inocentes ojos marrones que le habían rogado ir a su baile de octavo grado.
"¡Pero Lolo! Él te preguntó si querías ir con él. Tienes que ir" la latina puso cara de cachorro.
"No quiero" la niña mayor se quejó. "Ni siquiera me gusta él."
"Pero tu me quieres" reflexionó la chica más joven. "Por favor. ¡Nunca te he visto con un vestido antes!"
"Bien."
Afortunadamente Lauren aún tenía un poco de cordura antes de aceptar la propuesta de su amiga, pero con una condición. Camila tendría que hacerce cargo de todo. Si quería verla con un vestido, ella tendría que escogerlo, también los zapatos, y peinarla. No era como un ultimatum, Camila de alguna forma ya lo sabía. La princesa estaba feliz de hacer todas esas cosas. Probablemente habría pedido hacerlas.
Y así fue como Lauren encontró un vestido rodeado de brillitos, fabricado con una tela totalmente femenina, todo elegido por la chica de ojos brillantes que esperaba pacientemente en la silla del vestidor frente a ella.
"¿Por qué no puedes solo escoger uno?" resopló Lauren con fastidio.
"Por favor Lolo" rogó Camila. "Quiero ver cual te queda mejor."
"Ninguno de ellos."
"Lolooooo…." se quejó Camila.
"Bien. ¡Solo deja de poner carita de cachorro!" murmuró, agarrando un vestido de la percha.
Camila sonrió felizmente, aplaudiendo mientras Lauren se ponía este nuevo vestido.
"¿Y? ¿Qué piensas?"
La latina arrugó la nariz, negando con la cabeza.
"Siguiente" dijo con simpleza, extendiendo los brazos para tomar el vestido que fue descartado por su mejor amiga.
"Camz, esto es, literalmente, el último vestido que queda" advirtió, con la paciencia agotada. "Si no te gusta, no voy a…"
"Este" interrumpió Camila sonriendo. "Este es."
The Latina scrunched up her nose, shaking her head.
_____
La chica más joven sonrió con orgullo. Keaton y sus padres llegarían en cualquier momento para recoger a Lauren. De hecho, ella debería estar esperándolo, pero en lugar de eso, estaba al otro lado de la casa, sentada incómodamente sobre el columpio de neumáticos, intentando no arruinar el vestido que su mejor amiga había escogido para ella.
Era perfecto. Bueno, ella era perfecta, pensó Camila. El vestido era corto, sin tirantes, color blanco, verde y azul turquesa. Esto hizo que los ojos de la skater brillaran como una galaxia. Camila pensó que no podía ser más hermosa.
"Camz, ¿por qué me miras?" preguntó Lauren sonrojada.
"Te ves tan bonita" comentó Camila, ruborizándose al ser descubierta.
Lauren rió entre dientes. “No me veo bonita.”
"Pero eres bonita" insistió Camila.
"Probablemente debería irme pronto" suspiró la estudiante de octavo grado.
"¡Espera!" dijo Camila con rápidez. "¡Se me había olvidado! Hay una cosa que falta.
"¿Qué más quieres agregar?" se quejó Lauren. Ya había un click de plata en su cabello, un collar sobre su clavícula, y una pulsera en cada muñeca. Se sentía bastante femenina ya.
"¡Solo espera!" rió Camila mientras subía por las escaleras de la casa del árbol. ¿Qué podría estar buscando? Lo último que vió en la casa del árbol eran libros para colorear y algunos muñecos.
"Aquí" la chica más pequeña sonrió, tendiéndole una caja envuelta en papel de regalo color rosa. Por supuesto. Era el único color aceptable.
Lauren lo tomó con confusión, desenvolviendo cuidadosamente su contenido. Levantó la tapa y no pudo evitar sonreír.
"Pensé que podrías necesitar un descanso" bromeó Camila, guiñándole un ojo a su amiga que retiró los zapatos de la caja con gratitud.
"Gracias Camz" sonrió, poniéndose las nuevas Converse verdes. Eran mucho más cómodas que los tacones plateados y sorprendentemente, encajaban a la perfección con su vestido.
"Ahora puedes irte" Camila le extendió una mano para ayudarla a bajar del columpio, para luego abrazarla con fuerza.
"Aún no quiero ir" murmuró Lauren en el oído de la chica más baja.
"Tampoco quiero que te vayas aún" Camila acarició el cuello de la chica más alta. "Realmente, nunca creí que irías" se rió mientras se ponía de puntillas para darle un beso rápido en la mejilla a su mejor amiga, más cerca de su boca de lo que pretendía. Las dos chicas se separaron, sonrojándose profundamente.
"Umm. Debo irme" Lauren se aclaró la garganta.
"Sip" dijo Camila con timidez. "¿Nos vemos aquí después?"
"Por supuesto" asintió Lauren. Suspiró y volvió a su casa. Esta noche iba a ser larga.
_____
Beanie
Camila se acomodó el pelo sobre el hombro. Lauren se rió entre dientes. Ambas estaban sentadas en su refugio, entre un lío de mantas y almohadas. Lauren había regresado de su fiesta y se había puesto ropa más cómoda, una simple camiseta y shorts. Por otra parte, Camila tenía una camiseta sin mangas color rosa. La latina tenía un brazo metido debajo de su cabeza, mientras que con el otro sostenía a Puppy vagamente en su pecho.
"Eres tan adorable" comentó Lauren, antes de acariciar la mejilla de su mejor amiga, quien tarareo en señal de aprobación. Los dedos de la muchacha de ojos verdes peinaron lentamente el pelo de Camila, provocando pequeños escalofriós recorrer la piel de la chica bronceada.
Después de unos minutos de silencio, por fin habló.
"Entonces, ¿cómo estuvo?" preguntaron los ojos marrones con curiosidad.
"Ehh" Lauren se encogió de hombros. "Bien. Nada especial."
"¿Él te besó?" preguntó Camila, sin querer saber la respuesta.
"¡Gracias a Dios no!" respondió Lauren aliviada.
"¿El quería besarte?" levantó una ceja.
"No lo sé" se encogió de hombros otra vez.
Hubo una pausa. Camila intentó reunir el valor suficiente para preguntar lo que quería saber. Así que lo soltó en un suspiro: “¿Querías besarlo?”
Lauren solo se encogió de hombros una vez más. “En realidad, no.”
La princesa dejó escapar un suspiro de alivio. “¿Así que no te gusta?” clarificó.
"Sabes que no" respondió la skater.
Camila sonrió y asintió con la cabeza. “¿Te divertiste por lo menos?”
Los ojos verdes brillaban resplandecientes. “Me habría divertido más si hubieras estado allí” dijo cursimente.
"Cállate" rió Camila, golpeando a Lauren con la almohada color rosa.
"Oh no, estás muerta Cabello" sonrió la niña mayor, tomando su propia almohada con un estampado a cuadros mientras su mejor amiga se levantaba, corriendo hacia el otro lado de la casa del árbol.
Lauren dejó escapar una risa ruidosa, acorralando a Camila en un rincón con su almohada.
La chica más joven no hizo nada más que usar su almohada como escudo. Los ojos esmeralda brillaron mientras miraban a los marrones. Lauren se acercó, colocando un brazo a cada lado de la niña más pequeña, atrapándola con una sonrisa.
Se inclinó hacia adelante, susurrando en el oído de Camila: “Te tengo.”
La princesa sintió escalofrios recorrer su espina dorsal. Rápidamente susurró: “Siempre me has tenido.” Lauren podía sentir el aliento de su amiga en los labios. Parpadeó antes de dar un paso al lado.
"Eres demasiado cursi" bromeó Lauren, tratando de recomponerse a si misma. "Vamos. Vamos a dormir" dijo tendiéndole una mano a Camila, quien la tomó de inmediato, entrelazando sus dedos juntos mientras caminaban de regreso a su nido.
"Buenas noches Camz" susurró la chica del beanie sin molestarse en desentrelazar sus manos. La princesa se llevó la mano a los labios.
"Buenas noches Lolo" susurró besando la parte posterior de la mano de su amiga.
Mientras yacían allí, Lauren no pudo evitar sonreír. “Siempre me has tenido.” Camila se le había declarado, en broma. O quizás no tan en broma, al menos así lo esperaba Lauren. “Y tú eres la única que me tendrá por siempre.” Prometió.

Admin
Admin

Mensajes : 6345
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Cap 9

Mensaje por Admin el Lun Dic 25, 2017 4:13 am

Hace 1 año, asistió a una epifanía.13
Hace 1 año, estaba absoluta y perdidamente enamorada de su mejor amiga.20
Beanie
La skater no estaba segura de en que momento se había enamorado completamente de su mejor amiga. Ella solo sabía que lo estaba. Tal vez no era algo de gran importancia el cuándo, sino el cómo. Tal vez fue cada pequeña cosa que hacía. Cada capricho. Cada detalle. Todas las cosas que su mejor amiga era y significaba para ella. Amaba cada aspecto de ella. Completamente.
Lo que ella no amaba, era estar separada de su mejor amiga. Su Camz. No le gustaba la nueva escuela. No le gustaba ser una estudiante de primer año, la parte inferior de la escala social. Todo era tan abrumador. Ella estaba consciente de todo lo que ocurría a su alrededor. Se sentía fuera de lugar.1
Lauren sintió un cuerpo chocar contra el de ella.
"Fuera del camino, estudiante de primer año" gruñó una chica rubia, empujándola.
No, definitivamente no le gustaba este lugar.
Sacó su celular de su bolsillo trasero. Sus padres pensaron que era lo suficientemente grande y madura como para cargar con esa responsabilidad. También ayudó el hecho de que Camila había adquirido uno hace unas semanas.
"Odio esto" escribió en el celular, suspirando mientras la campana sonaba. Arrastrando sus pies para dirigirse a su próxima clase. Iba a ser un día largo.
_____
Bow
Estaba aterrorizada. No de sus sentimientos, de hecho, esos sentimientos le gustaban. Pero más allá de eso, estaba aterrorizada de que en su papel de mejor amiga, siempre había anhelado algo más secretamente. Nunca se había dado cuenta de eso hasta ahora.
Este era el día número 28 en el que la princesa recibía un mensaje de Lolo Gruñona quejándose de lo mucho que odiaba su escuela. Al principio, la muchacha más joven pensaba que Lauren solo exageraba. Pero después de recibir los mismos mensajes durante más de una semana, comenzó a preocuparse.
Como de costumbre, respondió sigilosamente el mensaje, tratando de aliviar la molestia de su amiga, terminando siempre con la promesa de reunirse en la casa del árbol después de la escuela y un “Tkm Jauregui.”14
La skater siempre respondía con un “También te quiero.”
En algun momento, la línea existente entre un “te quiero” y un “te amo” comenzó a borrarse. Camila se preguntaba si Lauren sabía que ella la amaba. ¿Cómo reaccionaría? O si ya lo sabía, ¿por qué no había hecho nada al respecto? ¿Fue porque no se sentía de la misma manera, pero no quería herir sus sentimientos? Todavía eran mejores amigas después de todo.
¿En qué momento todo se tornó tan complicado? Solía ser tan simple. No eran más que C+L. 4Ever.1
_____
Ambas estaban acostadas boca abajo, al lado de la otra, haciendo sus tareas en su refugio. Después de unos minutos, solo se pudo escuchar el sonido de los lápices de Camila y un sollozo.
Camila miró hacia el lado para ver unas gotas derramadas sobre el cuaderno de Lauren, la chica del beanie se frotó los ojos rápidamente.
"¿Lolo?" murmuró la princesa.
La skater apartó la mirada. “Estoy bien.”4
La latina suspiró, mirando hacia su propio cuaderno. “No tienes que esconderme nada” susurró.
Lauren solo siguió en silencio.
"No tienes que fingir. Estamos en un lugar seguro" agregó Camila. Más silencio. "Grita" dijo sin rodeos, dejando su lápiz a un lado para mirar directamente a la chica del beanie.
”’¿Qué?” preguntó Lauren desconcertada.
"Lo que dije, grita" afirmó la chica menor. "Déjalo salir. Necesitas hacerlo."
Lauren solo evitó la mirada de su amiga. “No.”
"Hazlo" repitió con determinación, acercándose más a Lauren. "Grita."
"No" repitió Lauren obstinada.
Camila empujó a Lauren para posarse sobre ella y comenzar a hacerle cosquillas sin parar.
"Basta" Lauren luchó tratando de contener las manos de Camila que atacaban sus costados. "¡No! ¡Camila!" rogó la chica del beanie, pero la princesa se mantuvo firme. Pronto esas lágrimas de risa comenzaron a cambiar; hubo un cambio en su tono de voz también. La latina no quería ver a su mejor amiga llorar, pero sabía que lo necesitaba. Y la abrazó. Abrazó a su mejor amiga para contener su llanto.
"Está bien" susurró, "Déjalo salir." Lauren hundío la cara en el pecho de su mejor amiga sollozando. "Shh. Está bien. Déjalo salir. Estoy aquí" le aseguró, acariciando lentamente su cabello. "Eres fuerte y hermosa y todo lo que siempre he deseado ser.".5
"Oh, cállate" comentó la chica de ojos verdes.
"Lo digo en serio Lolo" confirmó Camila, secándo las lágrimas de su amiga. "Siempre te he admirado."
"Eso es porque soy más alta" dijo Lauren tratando de darle un poco de humor a la situación.
"No es eso lo que quise decir" dijo Camila con seriedad.
"Lo siento. Es que…" ella no estaba acostumbrada a ser vulnerable.
"Habla conmigo" insistió Camila.
"No lo sé. La escuela secundaria es una mierda. Y esta chica, Cece, siempre me molesta. Yo ni siquiera sé lo que hice para que me odie. Ella solo lo hace. Sé que no soy tan popular. La mayoría de mis amigos son chicos. No me visto femeninamente, pero ¿soy fea? ¿Es por eso?" vaciló la chica del beanie.
La latina negó con la cabeza rápidamente. “Imposible” comentó, incitando a la chica mayor para que continuara.
"Odio eso" suspiró Lauren. "No quiero estar ahí. Y te extraño. Solo quiero estar contigo todo el tiempo. Pero no puedo porque no estás allí. Y estoy sola. Necesito a mi mejor amiga Camz, te necesito."
Camila la miró con dulzura, tomando sus manos.
"Siempre estaré aquí para ti" aseguró. "Siempre seré tuya. Te lo prometo Lolo."13
La niña mayor sollozó en respuesta. Camila nunca había visto a alguien tan hermosa como Lauren. Su cabello castaño caía por su espalda desordenadamente, su beanie estaba ladeada sobre su cabeza, tenía los ojos verdes hinchados, la nariz ligeramente roja, y aún así, todo en ella era simplemente perfecto. Esta era su Lolo. Y la amaba.
"Lolo…" susurró Camila cuando sus ojos se encontraron con los verdes. "¿Puedo besarte?"67
Lauren solo asintió, sentándose correctamente. Sus labios se encontraron con vacilación, ambas chicas tenían los ojos cerrados. El beso fue ligero e inocente, ambas amigas sin saber que debían hacer exactamente.
Cuando se separaron, la princesa bajó la mirada, ruborizándose tímidamente mientras la skater tenía una tonta sonrisa plasmada en la cara.
"¿Camz?" aclaró la garganta.
"¿Hmm?" la latina aún estaba sonrojada.
"Gracias" dijo Lauren sonrojada, trazando el contorno de sus labios con los dedos, disfrutando de la sensación de hormigueo que había quedado en ellos después del beso.
"Cuando quieras" dijo Camila, mordiéndose el labio inferior.
_____
'Cuando quieras' se convirtió en algo más seguido de lo que pensaba. No es que le molestara.
'Cuando quieras' cada noche después de la escuela, escondidas, en secreto. 'Cuando quieras' con miradas inocentes, seguidas de risas tímidas y mejillas sonrojadas. 'Cuando quieras' les dio miles de mariposas en sus estómagos.
"¿Lolo?" preguntó la chica más joven, acomodando un mechón de pelo que cubría su rostro. Ambas se habían escabullido a la casa del árbol en una noche de Sábado después de que la skater había terminado su práctica de softbol.
"¿Si, Camz?" respondió Lauren, inclinándose por tercera vez esa noche.
"¿Qué es esto?" preguntó la latina, haciendo que al chica mayor se retractara de lo que iba a hacer.
"¿Qué quieres decir?" levantó una ceja.
"Bueno… eh…" Camila vaciló ante lo que iba a decir. "¿Qué somos?"1
Lauren suspiró. “Somos mejores amigas, por supuesto.”13
"Pero…" continuó Camila. "Nos besamos."10
"Lo hacemos" confirmó Lauren.3
"Mucho" añadió la latina.
La niña mayor asintió.3
"Pero, ¿eso es malo?" cuestinaron los ojos cafés.
"¿Se siente mal?" preguntaron los ojos verdes.
"No" negó con la cabeza.
"Entonces no está mal" concluyó la chica del beanie.
Su mejor amiga sonrió en respuesta, entrelazando sus dedos antes de colocar un suave beso en la nariz de la niña mayor, luego en la mejilla, y luego en los labios. No, definitivamente no estaba mal. De hecho, se sentía muy bien.


Admin
Admin

Mensajes : 6345
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Cap 10 (FINAL)

Mensaje por Admin el Lun Dic 25, 2017 4:13 am

Hace 10 años, cambió su vida para siempre.
Hace 10 años, era su mejor amiga.
Hace 9 años, se sentía segura con ella.
Hace 7 años, confiaba en ella.
Hace 6 años, la hizo reír.
Hace 5 años, ella estuvo a su lado.
Hace 4 años, la miró de otra forma.
Hace 3 años, la hizo sentir hermosa.
Hace 2 años, ella era suya.
Hace 1 año, le dio un beso.
Beanie
Se suponía que debía ser una ocasión monumental. Una niña solo cumple sus Dulces 16 una vez en la vida. Pero la idea de una tiara o cosas femeninas no le agradaban a la skater. Después de discutir el tema durante varias horas con su madre, ambas llegaron a una tregua. Eligieron un vestido blanco con un par de converse negras, además de un beanie y una chaqueta de cuero.
"Ven, el apocalipsis ha terminado" escribió la skater en su celular. En menos de un minuto, la puerta de su habitación se abrió.
"Podía escucharte gritar desde mi ventana" bromeó Camila.
"Cállate. Mi madre es la peor persona en este planeta" se quejó.4
"Ella no es tan mala" comentó la chica que vestía colores pasteles.12
"¿No es tan mala? ¿Hablas en serio?"
"Te ves muy bien" dijo la princesa.
"Odio los vestidos" gruñó Lauren. "Especialmente cuando otra gente me ve con ellos."
"Una vez te pusiste un vestido para mi" señaló la latina, recordándo su graduación de octavo grado.
"Sí, bueno, tú eres una excepción" se encogió de hombros, asomándose por la puerta para asegurarse de que no había nadie alrededor, para luego depositar un rápido beso en los labios de la otra chica.
"Lolo" la chica más joven rió, luchando por salir de los brazos de la niña mayor, quien la tenía agarrada por la cintura. "Vamos. Tenemos que ir."
"No quiero" resopló.
"¿No quieres ver lo que tengo para ti?" tentó la latina.
"No quiero nada…" murmuró la chica más alta, hundiendo el rostro en el cuello de Camila. "Solo a ti."
"Eres muy cursi" rió Camila, dándole a su amiga un empujón.2
"Sí…" admitió sin pudor con una sonrisa en sus labios, luego de que Camila la besó en la mejilla.
"Vamos" sostuvo su mano. Lauren solo sonrió, entrelazando sus dedos con los de su mejor amiga mientras bajaban las escaleras.
_____
Su fiesta había sido mucho más agradable de lo que esperaba. Su madre no la molestó mucho. El resto de los invitados ya se habían ido a casa y la skater, quien se había cambiado de ropa, ahora llevaba shorts y una camisa, se subió sobre los neumáticos mientras esperaba a su mejor amiga que había ido a buscar algo a su propio armario.1
"Estoy de vuelta" dijo una voz a su espalda después de veinte minutos.
"¿Qué te tomó tanto tiempo?" se echó a reír mientras se daba vuelta. Lauren quedó boquiabierta. "No puede ser." Camila estaba de pie frente a ella, vistiendo shorts de mezclilla, un par de Chuck Taylors rojo, una camisa sin mangas y un beanie color negro con una rosa verde bordada. Pareciera como si hubiera robado toda la ropa de Lauren.
"Camz" habló Lauren finalmente. "¿Qué estás haciendo?"
"Correción" dijo la latina. "Deberías preguntar qué estamos haciendo."
"Ok…" dijo la skater dándole una mirada escéptica. "¿Qué estamos haciendo?"
"Iremos al skate park" explicó la princesa, tomando la mano de la cumpleañera para dirigirla a su destino.
"¡¿Qué?!" la chica del beanie estaba completamente estupefacta. "¿Cuándo… cómo…. qué?"
Camila solo rió ante la falta de palabras de su mejor amiga. “¡Esto es parte de mi regalo para ti! ¡Aprendí a andar en skate por ti!” sonrió.7
"¿Parte de?" preguntó Lauren levantando una ceja.
"Sí, ¡la otra parte es cuando yo te gano en una competencia de skate y tu te comes mi polvo!" rió antes de seguir caminando. Lauren apenas tuvo tiempo de reaccionar. Tomó su skate del garaje y salió a toda velocidad junto a su mejor amiga.
_____
Bow
Ambas se pasaron la tarde en el skate park, Lauren hizo la mayor parte del tiempo una gran variedad de trucos mientras que Camila solo daba vueltas a su alrededor. El sol ya se había puesto y ambas estabas sentadas en sus skates, una frente a la otra, jugando con sus manos.
"No puedo creer que puedes andar de skate ahora" comentó la chica de 16 años de edad.
"Apenas" la latina se echó a reír
"Pero puedes" Lauren entrelazó sus dedos. "Gracias."
"No des las gracias" bromeó la princesa. "Esto sólo significa que pasaré más tiempo contigo y te molestaré más."
"Tú no me molestas, de ninguna forma" dijo sinceramente.
"Cursi" Camila sonrió, arrugando la nariz, acción que le proporciono un beso de Lauren sobre esta misma.
"Lo dice la chica que inventó lo de ¡C+L=4Ever!" bromeó la skater.
"¡Oye! tenía como… 10 cuando se me ocurrió eso" trató de defenderse. "¡Hablando de eso! Casi se me olvida. Tengo un regalo más para tí."
"Camz… ¡No! Ya…" intentó de protestar, pero fue interrumpida.
"No, cierra los ojos" ordenó Camila, desvinculando sus manos.
"Okay" resopló Lauren, cerrando sus ojos verdes. Escuchó a su amiga más cerca. "¿No es un beso?" bromeó, frunciendo los labios.
"No" comentó Camila. "Abre los ojos."
Camila cambió el beanie de Lauren por el de ella.
"¿Para mí?" preguntó Lauren.
"Sí, ahora quítatela" ordenó Camila.
"¿Entonces por qué lo pusiste en mi cabeza?" comentó Lauren.
"¡Solo házlo Lolo!" se quejó levemente la chica de ojos marrones.
"No entiendo" levantó una ceja en señal de confusión.
"Mira más de cerca" dijo la princesa.
La skater miró con atención la gorrita que estaba en sus manos.
"Sigo sin entender" se frotó la parte superior del cuello.
"Mira dentro del beanie" insistió Camila.
"¡Oh! ¿Por qué no dijiste eso antes?" rió Lauren mientras doblaba el borde del beanie que le había regalado Camila para encontrar que al otro lado estaba bordada una pequeña frase: ‘C+L=4ever.’
"¡Wow! ¡Gracias Camz!" sonrió, abrazando a su mejor amiga con toda sus fuerzas. Cuando finalmente se separaron, ambas continuaron sonriendo.
"¿Qué?" la skater levantó una ceja. "No me digas que hay más" reflexionó. Camila se mordió el labio mientras que Lauren seguía investigando su gorrita. Dentro del beanie, había una etiqueta, que pensó que eran las instrucciones de lavado. Pero al continuar con su investigación, se dio cuenta de que no era eso.
"¿Cómo hiciste esto? ¿Dónde…. dónde hacen esto?" Lauren estaba totalmente desconcertada.
"Sólo léelo. Por favor" pidieron los ojos marrones.
"Lolo" comenzó a leer la chica de ojos verdes.
"¡No! No lo leas en voz alta" su mejor amiga se sonrojó.
"Okay…"
’Lolo,
¡Felices Dulces 16! Gracias por ser el beanie de mi bow. No puedo creer que hemos sigo mejores amigas durante más de una década. Pero yo quiero ser más que eso, porque para mi, tú eres mi todo. Mira para arriba.’
La skater levantó la mirada para encontrarse con dos ojos cristalinos color marrón chocolate.
"Lauren Michelle Jauregui,"
"Presente" bromeó la chica del beanie, levantando una mano como si estuvieran tomando asistencía, hasta que Camila le lanzó una mirada. "Ok, lo siento. Continúa."
"Como estaba diciendo, Lolo, eres realmente muy especial para mí y no quiero seguir llamándote ‘mi mejor amiga.’ Así que, quería preguntarte algo. Umm…" la chica más baja se aclaró la garganta antes de continuar. "¿Quieres ser mi novia?" se sonrojó.46
Lauren prácticamente saltó sobre ella, conectando sus labios. “Por supuesto” aceptó sin pensarlo, quedándose sin aliente después de besarla.+
"¿El mejor regalo del mundo?"
"Definitivamente" sonrió Lauren.

Admin
Admin

Mensajes : 6345
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Bows and Beanies

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.