Cigars and tattoos

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ir abajo

Cigars and tattoos

Mensaje por Admin el Jue Ene 04, 2018 11:20 pm


Admin
Admin

Mensajes : 6345
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Introducción.

Mensaje por Admin el Jue Ene 04, 2018 11:21 pm

—Que lleve tatuajes no significa que puedas odiarme. —Dijo. —No soy una mala persona.5
La chica más baja sonrió.+
—Yo tampoco soy mala persona. —Dijo. —Pero tú me odias por fumar.


Admin
Admin

Mensajes : 6345
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

CAPÍTULO I: PREGUNTAS.

Mensaje por Admin el Jue Ene 04, 2018 11:22 pm

— ¿Qué opinas de las personas que fuman? —Preguntó Camila, la pequeña cortina de humo deslizándose fuera de sus labios.
—Lauren ladeó la cabeza, con las cejas fruncidas y una pequeña sonrisa en sus labios. —Es bastante obvio que son un completo desagrado para mí. —Contestó.
Camila frunció el entrecejo, botando el humo mantenido en su boca en la cara de Lauren.13
—Contesta.
—Personas desagradables, Camila. —Respondió. —Personas que sólo buscan la manera de obtener algún tipo de enfermedad o sólo un maldito cáncer de pulmón. Son personas estúpidas que de alguna forma desean morir. —Levantó un dedo en el aire, haciendo callar a Camila. —Algunas fuman para gozarlo, pero el cigarro siempre trae problemas. —Dijo. —Y las personas que no lo aceptan son asquerosas. Personas que, definitivamente, odio.21
—Camila le sonrió. —Te toca.
— ¿Qué es lo primero que se viene a tu mente cuando ves a una persona llena de tatuajes? —Lauren también sonrió.9
— ¿Lo primero? —Preguntó. Lauren asintió. —Mi padre siempre me hizo ver a las personas tatuadas como un error en el mundo, ¿Y sabes algo?
— ¿Qué?
—Lo son. —Respondió. —Las personas tatuadas son malas, son desagradables, son estúpidas, personas idiotas y asquerosas, Lauren. Personas que odio. Personas como tú.


Admin
Admin

Mensajes : 6345
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

CAPÍTULO II: CÁLLATE.

Mensaje por Admin el Jue Ene 04, 2018 11:22 pm

Lauren frunció las cejas. —Ha sido lo más estúpido que he escuchado. —Dijo y Camila se encogió de hombros. —Pensé que eras una persona más hermosa, tienes un corazón horrible... o la mentalidad.
Camila soltó una carcajada amarga. —No me conoces, Lauren Jauregui.
—Y no me importa hacerlo, Camila Cabello.1
Camila miró a Lauren mientras sacaba otro cigarro del paquete que estaba en uno de los bolsillos de su camisa. Lauren se recostó contra el árbol detrás de ella.
—A pesar de eso, sigo pensando que tienes un físico realmente hermoso y ni hablemos de tu cu—Camila le cubrió la boca, negando con la cabeza una y otra vez.
—Basta ya, Lauren. —Le dijo. —Me has dicho que soy una persona horrible, no tienes por qué aclarar las cosas. No lo aceptaré.
Lauren le sacó la mano a Camila de su boca y la miró por un momento.
—No trato de aclarar las cosas, estoy siendo amable, algo que tú no eres. —Camila alzó una ceja. —Y deberías aceptar mis cumplidos.
Rodó los ojos. —Cállate.
Lauren sonrió.
—Cállame.20
Camila no era estúpida y a pesar de que Lauren estaba completamente tatuada y eso le desagradaba, no podía negar que era increíblemente guapa y fue por eso que Camila se debatió entre sí besar a Lauren o golpear su cara.19


Admin
Admin

Mensajes : 6345
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

CAPÍTULO III: FRUSTRACIÓN.

Mensaje por Admin el Jue Ene 04, 2018 11:23 pm

Los labios de Camila atraparon los de Lauren en un brusco movimiento, los presionó. Lamió y succionó. Su dedo pasó por la línea de la mandíbula de Lauren y cuando ella jadeó, Camila metió su lengua en la boca de Lauren. Ambas fundiéndose inmediatamente. Lauren volvió a jadear, pero por el repentino alejamiento de Camila. La miró a los ojos, Camila sonreía.
—Asquerosa. —Dijo y se marchó de allí.15
Lauren se tocó los labios y abrió los ojos, frunciendo el ceño. Debía admitir que era una gran besadora. Pero también debía admitir que no entendió porque Camila se marchó de allí.8


Admin
Admin

Mensajes : 6345
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

CAPÍTULO IV: INSOLENTE.

Mensaje por Admin el Jue Ene 04, 2018 11:23 pm

Mientras sus manos se paseaban por las hojas y flores del gran arbusto frente a ella, su mente estaba en el rincón más furtivo de un agujero negro. Actuaba como sí toda la gente que pasaba a su alrededor eran sólo un montón de escoria en el mundo. Sus ojos seguían a cualquier persona que pasaba frente a ella y de su boca escapaba una gran cortina de humo.6
¿Por qué siempre hacía las cosas sin pensar? Era la pregunta siempre estaba en su mente. ¿Qué había ganado al besar a Lauren Jauregui? Nada, probablemente. Camila Cabello deseaba a Lauren Jauregui, deseaba algo que no podía tener y ella sabía muy bien qué; una vez que la consiguiera ya no lo querría más. Y eso de cierta manera hacía sentir nerviosa a Camila.
También la hacía sentir nerviosa que Lauren estuviese caminando en dirección a ella con los labios y el entrecejo fruncido.
— ¡Tú! —Gritó, apuntándola con el dedo. —Eres una insolente.
Camila sonrió torcidamente. — ¿Por qué?
—Me besaste, me llamaste "asquerosa" y luego te marchaste. —Respondió. —Eso es una insolencia. —Dijo. —Atrevida, sí, además de insolente eres atrevida.2
Camila negó con la cabeza.
—Eres realmente tonta, Lauren. —Dijo con gracia. —Pero no quiero estar más cerca de ti... así que, por favor, marcharte.3
— ¿Qué te hace pensar que lo haré? —Alzó una ceja. — ¿Por qué debería, además?2
—Te he dicho que mi padre me ha enseñado que las personas tatuadas son un error en el mundo, ¿No es así? —Lauren asintió. —Pues tu simple presencia me hace recordar el error que eres, ahora, márchate. No quiero ver a los tipos de personas como tú.


Admin
Admin

Mensajes : 6345
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

CAPÍTULO V: CONVERSACIÓN.

Mensaje por Admin el Jue Ene 04, 2018 11:24 pm

La cabeza de Lauren estaba fuera de su lugar. Había conocido a Camila; la chica que la había llamado asquerosa y la había besado, y aún no comprendía el porqué de sus repentinos cambios de actitud. Verdaderamente, ninguna de las chicas comprendía el porqué de haberse conocido, pero lamentablemente las cosas sucedían por algo.4
Cuando la sonrisa de Tobías apareció luego de botar el humo de su boca, Lauren dirigió su mirada a sus dedos; jugando con los anillos que había en ellos.1
—Aleja esa mierda de mí. —Dijo Lauren, esperando que Tobías no se diera cuenta.
—Conociste a una chica. —Afirmó, dándole con el dedo en el hombro. —No has conversado desde que llegaste a casa, —Dijo—has estado demasiado pensativa. Sólo llegaste, rechazaste el café que te preparé y luego te desplomaste sobre el sofá con la vista fija sobre cualquier punto en esta sala. —Lauren frunció los labios. — ¿Quieres conversar sobre algo, Lauren?1
Suspiro audiblemente. —Existe una chica, una chica algo encantadora y demasiado atrevida. —Respondió. —Me ha besado y debo admitir que he estado pensando en eso. También he estado pensando en porqué es que la he conocido.
Tobías frunció el entrecejo.— ¿Por qué has pensado en ello?
—Ella es extraña. —Afirmó inmediatamente. —Tan extraña como encantadora, pero es tan atrevida que... —Resopló. —Estoy confundida.3
— ¿Tienes algún problema con la chica?
Lauren negó con la cabeza.
— ¿Entonces qué sucede? —Preguntó sin esperar una respuesta. —Ella te ha cautivado, ha hecho que todos tus sentidos estén alerta e incluso te ha dejado pensando sobre ella.
Lauren ahogo un grito. —Estoy tan frustrada. —Admitió finalmente. —Quisiera conocerla, salir con ella, invitarla a ver una película, pero... simplemente no puedo. No puedo, Tobías. No.3
Tobías palmeo la espalda de Lauren.— ¿Cuál es el problema, pequeña?
—Que al fin conozco a una chica linda, pero fuma. —Respondió. —Y, además de que les odio, no puedo estar cerca de las fumadoras.


Admin
Admin

Mensajes : 6345
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

CAPÍTULO VI: IMPOSIBLE.

Mensaje por Admin el Jue Ene 04, 2018 11:25 pm

— ¿Sucede algo, Mila? —Preguntó Daniel. —Has estado ida, distante. —Mencionó. — ¿Piensas en algo específico, eh?4
Los grandes orbes marrones de Camila dejaron de observar a la chica tatuada y su acompañante, quién también tenía algunos tatuajes. Se encontró con la sonrisa burlona de Daniel, ella frunció los labios y arrugó las cejas.1
—No estoy pensando. —Dijo. Daniel alzó una ceja. —En serio, no estoy pensando.1
— ¿Qué haces entonces?
—Sólo admiro lo imposible.
El chico soltó una carcajada.
— ¿Por qué te ríes? —Preguntó Camila. —No he dicho algo con lo que te puedas reír.
Daniel le sonrió. — ¿A qué te refieres con eso de lo imposible?1
—Me refiero a lo que no puedo tener, Daniel. —El chico rodó los ojos. —Pero, ¿Sabes por qué no puedo tenerlo?
—No.
—Porque no quiero, no quiero tener algo que cuando esté conmigo entonces me aburra y termine desechando a la basura. —Explicó. —Es tonto, pero siempre las cosas suceden de esta forma.
—Siempre has sido alguien que se aburre rápido. —Dijo Daniel, desinteresado. —Pero ¿Qué es eso de lo imposible? ¿Algún objeto o... una persona? ¿Estás enamorada?
Camila negó, dándole una palmada en el hombro. —Yo no diría enamorada.
—Muy bien. —Respondió. —Entonces, especifica lo imposible, Camila.
Los orbes marrones se fueron nuevamente hasta Lauren y el chico que estaba junto a ella. Ambos riéndose y hablando sobre sus tatuajes.
—Seguramente lo imposible es Lauren Jauregui.


Admin
Admin

Mensajes : 6345
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

CAPÍTULO VII: DESAPARECER.

Mensaje por Admin el Jue Ene 04, 2018 11:25 pm

Las manos de Lauren pasaron por su cabello, caminaba hasta donde estaba Camila apoyada; fumando. Lo cual no le parecía extraño. Se veía... bien, allí, con la simple y escasa luz de una farola, mirando a la luna; como si ella mantuviera muchos secretos.
—Te gusta mucho fumar, ¿No es así?
—Estoy fumando plácidamente, no quiero interrupciones. —Dijo inmediatamente, enojada. Lauren frunció el ceño. — ¿Necesitas algo?
—Hablar contigo mientras vuelvo a obtener oxígeno. —Dijo calmada. — ¿Qué haces aquí? —Preguntó. Era una pregunta bastante estúpida, pero Lauren quería saber la razón específica por la que ella estaba allí.
—Consumiéndome al compás de los cigarrillos. —Respondió. — ¿Algo más?
— ¿Por qué no puedes parar? ¿Por qué lo haces? —Lauren había fruncido los labios.
—Porque quiero esparcirme por el aire como las cenizas de mis cigarrillos y finalmente; desaparecer.

Admin
Admin

Mensajes : 6345
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

CAPÍTULO VIII: ROSAS.

Mensaje por Admin el Jue Ene 04, 2018 11:26 pm

— ¿Quieres desaparecer? —Camila se encogió de hombros. —Aunque no sea cierto, me gustaría que se hiciera realidad. —Sonrió. —Me gustaría que desaparecieras junto a tus cigarrillos.3
Camila le restó importancia al comentario de Lauren y observó cómo se apoyaba también. Sus manos habían quedado en el aire, tenían tatuajes y varios de ellos llamaron la atención de Camila.
—Es una buena vista. —Comentó Lauren.
—Sí... —Ella se balanceó un poco. —Me gustan las rosas, ¿Sabes? —Lauren sonrió torcidamente, asintiendo lento. —No era una pregunta.
—Oh.
—Es irónico que mientras estemos vivos nadie te regale siquiera una y luego, cuando morimos, te regalan ramos.16
Lauren observó los tatuajes de sus manos, trazando con su dedo el dibujo de la pequeña rosa que estaba en su mano izquierda.
—Yo podría regalarte un ramo mientras estés viva.

Admin
Admin

Mensajes : 6345
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

CAPÍTULO IX: NEGRO.

Mensaje por Admin el Jue Ene 04, 2018 11:27 pm

"El día en que mueras te regalaré sólo una, deberías conformarte con un pequeño ramo de rosas porque te he complacido un capricho.+ Por cierto, las pinte de negro porque sé que no eres normal.9
—L.J"


Admin
Admin

Mensajes : 6345
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

CAPÍTULO X: DESEOS.

Mensaje por Admin el Jue Ene 04, 2018 11:27 pm

Camila pasó sus ojos por los brazos de Lauren, no había siquiera un espacio de piel libre. Había tatuajes en todos lados, la mayoría a color y algunos en blanco y negro. Bajó su vista a sus manos, allí la mayoría de los tatuajes eran a blanco y negro.
—Cada tatuaje representa algo. —Mencionó Lauren después de darse cuenta de que los ojos de Camila se paseaban por cada uno. —Y si tengo uno que no represente algo entonces estaba muy borracha cuando me lo hice. —Soltó una risa suave.
Camila la miró a ella esta vez, pensando que tenía una risa linda. Con cuidado acercó su meñique hasta el de Lauren y cuando estuvo cerca, lo rodeó.
—Algún día voy a morir. —Dijo. —Lo más probable es que sea pronto si continuo fumando de ésta manera, ¿No crees?14
Lauren suspiró. —No lo creo... o bueno, probablemente sí o no, no lo sé.
— ¿Qué harás con las rosas?
Lauren miró el ramo de rosas negras en sus manos, pasó sus dedos por los pétalos y se encogió de hombros.
—Ya que las devolviste, las mantendré en cuidado y luego, cuando mueras, llevaré una de ellas a tu lápida. —Lauren le apretó el meñique a Camila. —Es extraño que menciones la muerte como algo normal, es como si quisieras morir.
—Lo quiero. —Dijo Camila. —Es patética la vida que estoy llevando.
—Debe haber una razón exacta tras eso.
Camila sonrió. —Hallar libertad.
— ¿Qué?
—Quiero hallar la libertad.5
Lauren frunció las cejas, mirando con enojo a Camila. Alejó su meñique del de Camila y la señaló.
—Muriendo no vas a lograrlo.2
—Probablemente. —Susurró. —Pero probablemente lo haga. —Dijo inmediatamente. —Alan Rickman solía decir: "Para una mente bien organizada, la muerte no es más que la siguiente gran aventura."2
—Entonces... como desperdiciaste tu gran aventura aquí... ¿Piensas que muriendo encontrarás otra? —Lauren preguntó, confundida.
—No estoy segura. —Respondió Camila. —Aún no he tenido una gran aventura mientras vivo así que, supongo que, si muero entonces encontraré la gran aventura que no pude vivir mientras existía.
Lauren sonrió un poco. —Busca la primera aventura antes de ir por la última, enana.3
Camila frunció el ceño. —Cállate.
— ¿Qué piensas hacer como primera aventura? Debes de tener una idea, al menos.
Camila se encogió de hombros, mirando hacía cualquier lado. No había pensado en buscar una aventura, las cosas siempre llegaban... pero Lauren tenía razón... debía buscar. Sonrió.
—Probablemente mi primera aventura mientras vivo sería tener una cita contigo.


Admin
Admin

Mensajes : 6345
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

CAPÍTULO XI: INOLVIDABLE.

Mensaje por Admin el Jue Ene 04, 2018 11:27 pm

Camila suspiró y alejó la servilleta de sus labios. Estaba completamente satisfecha, tanto la comida como el lugar habían sido agradables. Tal vez ir a una pizzería como primera cita no era lo que muchas chicas esperaban, pero (para Camila) una cita en la pizzería era mucho mejor que una cita en un restaurante. La comida siempre sería mejor y el recuerdo también, a menos que la chica que venía con ella no supiera como apreciar el momento.
Para su suerte, a Lauren le había gustado la idea y también habían aprovechado algunos momentos antes de comer.
Habían terminado y seguían calladas, mirándose a los ojos, sin hacer siquiera un ruido.
Hasta que Camila jadeo con desesperación.
— ¿Qué debo hacer luego de cenar contigo? —Lauren la observó confundida. —Se supone que debo hacer algo, ¿Debo besarte? ¿Debo pedirte que seas mi novia? ¿Qué debo hacer?11
—No puedo creer que hayas preguntado algo como eso. —Lauren dijo, sonriendo burlescamente hacía su dirección. Camila frunció las cejas. —Acaso ¿Nunca has tenido una cita? —Preguntó. —Oh... ¿Es tú primera cita?
Camila negó con la cabeza, riendo fuertemente después de observar la cara de Lauren.
— ¿Entonces...?
—No es mi primera cita, posiblemente he tenido alrededor de cinco citas en toda mi vida. —Rió. —Cuatro de ellas terminaron en un gran desastre, a esas chicas parecía no gustarle la idea de venir a una pizzería como primera cita.
Lauren sonrió. —No es tan malo, pero... ¿Qué sucedió con la otra cita? ¿Fue un desastre también? —Enarcó una ceja.
—Mm, no. Fue una cita aburrida con una prostituta para tener sexo sin que me cobrara sus servicios. —Respondió. —Ya sabes, no es como si tuviera mucho dinero.1
Lauren suspiró.
— ¿No me vas a responder? —Preguntó Camila. Lauren chasqueó la lengua.
— ¿Qué quieres que te diga? No lo sé. —Respondió. —Debes actuar tú, debes de tener una idea al menos... ¿Qué piensas que deberías hacer luego de comer con la chica, Camila? —Lauren preguntó, tratando de ayudarla.
—Intentar convencerla de una próxima cita. —Respondió inmediatamente. — ¿Eso está bien? ¿Tendrías otra cita conmigo?
—Claro que no lo está, Camila. —Dijo. —Y también no, no habrá próxima cita. Piensa en otra cosa.
—Esperaba otra cita, que mal ha resultado. —Camila sonrió. —Luego de cenar con la chica debe ocurrir algo inolvidable con ella.+
— ¿Algo inolvidable, eh? —Lauren sonrió torcidamente. —Cuéntale a la chica que es eso que consideras inolvidable.
—Inolvidable sería besarte ahora mismo, Lauren Jauregui.15


Admin
Admin

Mensajes : 6345
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

CAPÍTULO XII: CONFUSIÓN.

Mensaje por Admin el Jue Ene 04, 2018 11:28 pm

Camila era una gran besadora. Lauren lo había confirmado una vez. A Lauren le agradaba que los labios de Camila encajaran y luego se cerraran lentamente sobre los de ella, pero, a Lauren definitivamente le desagradaba el sabor a cigarrillo en la boca de la chica. Es por eso que cuando su mano golpeo la mejilla de Camila ocurrieron tres cosas.3
La primera fue que al separarse el corazón de ambas vibro.
La segunda fue que Camila la observo con confusión y sorpresa.+
Y la tercera fue que Lauren se marchó


Admin
Admin

Mensajes : 6345
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

CAPÍTULO XIII: APOYO.

Mensaje por Admin el Jue Ene 04, 2018 11:29 pm

Lauren recostó su cabeza contra el pecho del chico, arrugando su nariz por la fuerte colonia que invadió sus fosas nasales. Su cabeza era un vaivén de pensamientos y algunos de ellos llevaban por nombre Camila. Sí, Lauren se había sentido mal luego de dejar a la chica en aquella pizzería; sola y golpeada por ella. Pero no era como si ella hubiese querido evitar darle una cachetada y haberla dejado sola porque, a pesar de que se sentía mal por ello, no le importó haberlo hecho.
Tocó en su pecho y sintió como su corazón seguía latiendo fuertemente, había estado así desde que había separado sus labios de los de Camila y eso estaba mal.
—No es bueno, Tob. —Dijo Lauren. —No es bueno ni para mí ni para ella, —Suspiró. — ¿Verdad?
Tobías acarició su cabello. —No lo es.
—No quiero guardarlo, pero tampoco quiero que lo sepa. —Gruñó molesta. —Pero si quiero estar con ella entonces debo decirlo eso.1
Tobías sacó la mano del cabello de Lauren e hizo que lo mirara tomándola de la barbilla.
—No te desesperes, Laur. Podrías intentar llevar las cosas con calma. —Dijo. —Y luego cuando llegue el momento o cuando tú te sientas preparada entonces hazlo.
—Tob, gracias por el apoyo, pero necesito ayuda. —Respiró profundamente. —Y aunque la necesito parece que nunca la obtengo.
Tobías sonrió con tristeza, apretando los labios después. —Nunca he sabido cómo ayudarte con esto, Lauren. —Suspiró. —Por eso siempre te he dicho que hagas lo que te parezca mejor.
Horas después, Lauren compró un paquete de cigarrillos en una tienda y se marchó al departamento de Camila. Frente a su puerta derramó algunas lágrimas fumando uno del paquete. No era algo trágico fumar, era trágico lo que le sucedía a ella.7Minutos después de estar en calma, tocó su timbre.+Hablaría con ella, o eso esperaba.

Admin
Admin

Mensajes : 6345
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

CAPÍTULO XIV: CONFESIÓN.

Mensaje por Admin el Jue Ene 04, 2018 11:29 pm

La cara de confusión de Camila hizo que Lauren sonriera ligeramente. Al principio Camila había tratado de decir algo, pero las palabras se habían quedado atascadas en su boca. Estaba demasiado sorprendida por la presencia de la chica de ojos verdes fuera de su departamento.
— ¡Lauren! —Camila exclamó finalmente, su voz llena de sorpresa y miedo. Lauren frunció las cejas. — ¿Qué haces aquí? —Preguntó.
Lauren suspiró pesadamente y Camila notó el olor de cigarrillo inmediatamente. Tal vez no ocurría algo bueno.
—Necesito pasar la noche con alguien. —Dijo. — ¿Crees que podrías convivir conmigo durante toda una noche?
Camila sonrió y buscó alguna manera de hacer reír a la chica, o al menos decir un comentario gracioso. —Si me besas sí, si no besas no. —Bromeó. Lauren río amargamente. —Esto es... extraño. —Dijo inmediatamente, después de escuchar la risa de Lauren recuperó la postura. — ¿Sucede algo?
Lauren no se consideraba una persona fuerte, pero si se consideraba alguien cerrada con sus emociones. Pero no entendía por qué las lágrimas habían aparecido en ese momento, llevó las manos a su cara, tapándose.
—Yo sólo... necesito a alguien con quien conversar toda la noche. —Respondió en voz baja. —Te necesito está noche.+
Camila sin decir más, dejó que Lauren se hospedara aquella noche en su habitación.
Fue la noche más dura para Lauren y la más apreciada para Camila.


Admin
Admin

Mensajes : 6345
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

CAPÍTULO XV: RESISTE.

Mensaje por Admin el Jue Ene 04, 2018 11:31 pm

La habitación de Camila había estado llena de sollozos por parte de Lauren. Camila sólo la observaba desde el marco de la puerta. Nunca había visto a alguien tan... rota. Observó a Lauren, observó como las lágrimas caían y ella las limpiaba, observó su nariz roja, observó a una Lauren herida. Camila se acercó a Lauren.
Lauren intento limpiar las lágrimas, una vez más, pero Camila tomo su mano y sonrío alentadoramente.
— ¿Podrías escuchar algo? —Ella preguntó y Lauren asintió lentamente, Camila tomó su celular e inmediatamente colocó una canción que la ayudaba en momentos parecidos a esos. —Escucha, por favor.
It's alright to cry1
(Está bien llorar)
Even my dad does sometimes2
(Incluso mi papá lo hace algunas veces)
So don't wipe your eyes
(Así que no limpies tus ojos)
Tears remind you you're alive
(Las lágrimas te hacen recordar que estás vivo)
Camila sonrió.
It's alright to die
(Está bien morir)
'Cause death's the only things you haven't tried
(Porque la muerte es lo único que no has intentado)
But just for tonight, hold on
(Pero sólo por esta noche, resiste)
Lauren sollozó más fuerte y los brazos de Camila la rodearon torpemente.
So live life like you're giving up
(Así que vive tú vida como si lo estuvieras dando todo)
'Cause you act like you are
(Porque actúas como si lo estuvieras haciendo)
Goa head and just live it up
(Anda, ve y vive la vida)
Camila decía los siguientes versos en voz baja, no estaba cantando, pero quería de alguna forma tratar de decirle aquella letra a Lauren como si fueran palabras normales. Decía casi en un susurro, decía la letra en un susurro en el oído de Lauren.
Go on and tear me apart8
(Adelante, destrúyeme)
It's alright to shake
(Está bien temblar)
Even my hand does sometimes
(Incluso mi mano lo hace algunas veces)
Lauren sonrió.
So inside we rage
(Así que por dentro, nos enojamos)
Against the dying of the light
(Ante la muerte de la luz)
It's alright to say
(Está bien decir)
That death's the only things you haven't tried
(Qué la muerte es lo único que no has intentado)
But just for today, hold on
(Pero sólo por hoy, resiste)
So live life like you're giving up
(Así que vive tú vida como si lo estuvieras dando todo)
'Cause you act like you are
(Porque actúas como si lo estuvieras haciendo)
Goa head and just live it up
(Anda, ve y vive la vida)
Go on and tear me apart... hold on
(Adelante, destrúyeme... resiste)
Camila no dijo nada más por un momento y abrazó a Lauren, la abrazó fuertemente.
— ¿Por qué haces esto? —Preguntó Lauren. Pero Camila no respondió.
Camila continúo susurrando en el oído de Lauren.
Live life like you're giving up
(Vive tu vida como si lo estuvieras dando todo)
'Cause you act like you are
(Porque actúas como si lo estuvieras haciendo)
Goa head and just live it up
(Anda, ve y vive la vida)
Go on and tear me apart... and hold on
(Adelante, destrúyeme... y resiste)
Lauren frunció el ceño.— No quiero destruirte. —Susurró en el cuello de Camila.
Camila continuó acariciando la espalda de Lauren mientras su cuello cada vez se sentía más húmedo.+
—No lo harás.
Lauren suspiró.—No estés tan segura, Camila. —Dijo.—Porque tampoco quiero resistir.


Admin
Admin

Mensajes : 6345
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

CAPÍTULO XVI: QUÉDATE.

Mensaje por Admin el Jue Ene 04, 2018 11:31 pm

Camila negó, suspirando. Pasó su mano por la mejilla de Lauren y la acarició.
—No intentes acudir a la autodestrucción, Lauren. —Dijo suavemente.
—No lo haré. —Afirmo la chica de ojos verdes. —Es suficiente con mis pensamientos. —Dijo. —No hay nada peor que autodestruirme con mis propios pensamientos.3
— ¿Podrías al menos levantarte e ir a desayunar? —Camila preguntó, cambiando el rumbo de la conversación. —Está mal que no lo hagas, al menos sólo anda a desayunar.
Lauren sonrió, cerrando los ojos y dejando que su cabeza se apoyara contra el hombro de Camila.
—Podría levantarme e ir a fumar. Es mejor.
Camila negó con la cabeza y frunció las cejas. —No, Lauren. No está bien y tampoco es mejor.
Lauren dejó de sonreír.
— ¿Qué está bien para ti? ¿Qué es lo mejor?
—Que desayunes una buena comida.
Ella gruñó.
—No quiero salir de aquí. Déjame.
Camila tomó a Lauren de las mejillas y con su dedo tocó el labio inferior de la chica, lo presionó.
—Traeré el desayuno. —Le dijo. —No saldrás.
—No quiero que salgas tú tampoco. —Protestó, abrazando a Camila torpemente un momento después. —Quédate en mis brazos y duerme conmigo, Camila.
Camila sonrió. —Hazlo tú, no quiero dormir.
La chica de ojos verdes suspiró.
—No quiero dormir sola. Quédate conmigo. —Susurró. —Al menos por estos días.
— ¿Estos días?
—Una semana solamente.
— ¿Sólo una semana?
—Quisiera mucho más tiempo, pero no creo que eso sea posible. —Ella dijo lentamente. —Pero aún así, tenemos una semana así que... quédate junto a mí este tiempo. —Lauren apretó los labios cuando Camila escondió su cabeza en el hueco de su cuello. —Estaría bien eso.1
—Aunque es poco tiempo, una semana junto a ti no estaría mal. —Lauren sonrió. —Pero, ¿sólo será una semana en realidad?
—Sí, sólo una semana.
Y Lauren no mentía. Sólo se quedaría junto a Camila por una semana.


Admin
Admin

Mensajes : 6345
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

CAPÍTULO XVII: AMIGAS.

Mensaje por Admin el Jue Ene 04, 2018 11:32 pm

Camila seguía mirando a Lauren desde el otro lado del sofá. La chica de ojos verdes tenía su inclinada mientras veía fijamente la pelota de tenis que Camila tenía en las manos, llevaba así alrededor de diez minutos. Camila volvió a mover la pelota y sonrió cuando se dio cuenta de que Lauren volvió a seguir con la mirada la pelota de tenis.
—Hey, Lauren. —Camila dijo, intentando llamar la atención de la chica. No le hizo caso. —Lauren. —Dijo un poco más alto y pronto los grandes ojos verdes de Lauren estuvieron puestos en sus ojos. — ¿Te molestaría si hago... Uh —Camila se quedó en silencio y después gateó desde el otro lado del sofá hasta el otro; en donde estaba Lauren. Ella se acomodó entre sus piernas y dejó que su cabeza se apoyara contra el hombro de la chica. — ¿Es molesto? —Preguntó en voz baja.
Lauren sólo negó con la cabeza.
Camila buscó la mano de Lauren, acaricio la palma con sus dedos y después la apretó firmemente. Lauren estaba observándola con una pequeña sonrisa.
—Es extraño, ¿No? —Lauren miró a Camila con una ceja alzada cuando la chica de cabello marrón alzó la cabeza para mirarla. —Sí, quiero decir, ¿Alguna vez pensaste en esto? ¿Estar junto con la persona que decías odiar en un sofá, acurrucadas? Porque la verdad es que nunca lo pensé y para mí es extraño.
Lauren suspiró.
—Sinceramente, nunca lo pensé. —Contestó. —Aunque, luego de tener un día tan largo y estúpido entonces podría decir que es genial. Aquí no estás derramando nada.
Camila se sonrojó. Nota mental: jamás volver a intentar tomar las cosas que estén en lo alto de los estantes mientras estemos en un supermercado.
— ¿Responderás mi otra pregunta? —Camila dijo en voz baja, aún avergonzada por lo anterior dicho.
—Bueno, yo odio a las personas que fuman y tú no fuiste la excepción al momento de conocerte. —Admitió. —Pero, supongo que... después te hiciste la excepción, y podría decir que es agradable estar acurrucada junto a ti en este pequeño sofá.
—Eres una buena amiga.11
Silencio. El silencio estuvo un momento plantado en la sala después de que Camila dijera aquello, aún se estaban mirando a los ojos. Camila se sonrojó y Lauren estaba sonriendo.
—Entonces... ¿Soy una buena amiga, eh? —Camila asintió lentamente y Lauren presionó la mano de Camila. —No me gusta.
— ¿Por qué? —Camila preguntó.
—No somos amigas Camila, no lo somos y nunca lo hemos sido. —Lauren contestó. — ¿No te has puesto a pensar en ello? Nosotras no somos amigas, tú no me haces sentir como mis amigas. —Dijo. —Además, las amigas duermen en camas separadas y mis amigas no me tratan como tú, mis amigas no me besan como tú.9
Camila no habló por un momento, ella sólo mantuvo sus ojos fijos en Lauren y en ningún momento dejó de acariciar la palma de su mano. Ella inclinó la cabeza ligeramente.
—Entonces, ser amigas sería una mentira, ¿No? —Preguntó Camila cautelosamente. Lauren asintió. —Intentemos llevarlo, pero no somos amigas. —Camila habló en voz baja.
—No puedes besarme más. —Lauren dijo con una sonrisa. Camila frunció el ceño.
— ¿Por qué?
—Mientras lo llevamos tendremos que ser amigas, ¿No?
—No precisamente. —Camila dijo enojada.
Nuevamente el silencio se hizo presente. Ellas sólo se miraban y la chica de cabello marrón seguía acariciando la palma de la mano de Lauren.
Camila sonrió de repente.
— ¿Por qué estúpido? —Preguntó.
— ¿Qué cosa? —Lauren frunció los labios, confundida.
— ¿Por qué dijiste que fue un día estúpido?
Lauren se río irónicamente, rodó los ojos y después clavó nuevamente sus ojos en los de Camila.
—No preguntes algo para obtener una respuesta que ya sabes. —Respondió. —Además, este día no es especialmente estúpido, los próximos días también serán estúpidos, Camila. —Dijo. —Creo que no hace falta recordar que no estaré en seis días.2
Camila asintió con la cabeza, intentando sonreír. Pudo hacerlo. Camila supo dos cosas en ese momento: 1) Era una buena mentirosa y 2) Su corazón estaba bastante agitado. Camila resopló, era una buena mentirosa, podía evitar derramar lágrimas frente a Lauren.
Lauren apoyó su cabeza contra la de Camila y respiró profundo. Ella supo dos cosas en ese momento también: 1) Quería pasar más de seis días junto a la chica de ojos marrones y 2) Tal vez su padre siempre tuvo razón respecto a la vida.1
Esta no era un cuento de hadas.

Admin
Admin

Mensajes : 6345
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

CAPÍTULO XVIII: INSEGURIDAD.

Mensaje por Admin el Jue Ene 04, 2018 11:34 pm

Lauren era una persona hermosa. No importa desde que punto decidieras mirarla o a qué tipo de belleza te refirieras, Lauren abarcaba todo eso. Desde cualquier punto era atractiva y todos los tipos de belleza estaban abarcados por Lauren. Aunque, para Camila, su punto favorito para mirar a la chica era cuando ella aún estaba dormida: como ahora. Algunos mechones en su cara y sus gruesos labios entre abiertos, era una persona aún más atractiva cuando dormía definitivamente.
Camila sonrió cuando Lauren abrió sólo un ojo. Camila descubrió que Lauren siempre hacía eso cuando despertara, ya fuera de unas largas horas de sueño o de una simple siesta, ella siempre habría un ojo y escaneaba la habitación, lo cerraba y después habría los dos. Gruñía un par de veces y después se quedaba mirando hacía el techo. Y eso era exactamente lo que Lauren acababa de hacer.1
Camila subió su mano hasta la mejilla de la chica e hizo que está la mirara. Camila volvió a sonreír, está vez para Lauren.
—Feliz estúpido nuevo día. —Besó la nariz de Lauren. —Lo siento por mi aliento mañanero, pero quería hacerlo. —Dijo, refiriéndose al pequeño beso que había dejado en la nariz de la chica.
— ¿Estuviste fumando? —Lauren preguntó rápidamente, suspirando después.
—No, claro que no. —Camila respondió. Ella se levantaba una hora antes que Lauren y la chica de ojos verdes lo sabía, también sabía que en ese tiempo Camila intentaba hacer cosas que no hacía cuando estaba junto a ella. —Intenté fumar está mañana, pero no pude. —Se río. —No encontraba mi encendedor y bueno, no pude fumar. —Lauren asintió. —Iré a cepillarme, espérame aquí.
Camila se levantó de la cama y caminó hasta el pequeño baño que estaba en la habitación. Cuando la puerta se cerró, Lauren se levantó de la cama también y buscó una camiseta con rapidez. La noche había sido tan calurosa que sólo había dormido en ropa interior, sin un sostén, y ella no estaba segura si a Camila le gustaba que hubiese personas desnudas por su departamento. Tomó la camiseta que estaba en el piso y salió de la habitación para dirigirse al baño de abajo, tampoco sabía cómo estaba su aliento mañanero y si a Camila le molestaba.
Ella terminó de cepillar sus dientes y corrió escaleras arriba, una vez en la habitación cerró la puerta con cuidado y se dio cuenta de que igualmente había sido pillada. Camila ya estaba en la cama y seguía teniendo una pequeña sonrisa en sus labios.
Lauren se lanzó sobre la cama.
—Estoy ansiosa, ¿Qué haremos hoy? —Preguntó Camila, cuando Lauren se había acomodado para quedar observándola a ella.1
—No lo sé. —Ella dijo. —Tobías me ha estado llamando mucho últimamente. —Mencionó. —Dice estar preocupado por mí, dice que no sabe que podría hacer cuando llegue el día ya que soy una cobarde. —Lauren suspiró. —Es una mierda pensar que en cinco días todo se acabara.
Camila frunció el ceño.
—Tobías... —Repitió el nombre. —Ese chico... Tengo que preguntar algo. —Lauren asintió con la cabeza. — ¿Qué es Tobías para ti? ¿Alguna vez llegaste a salir con él? ¿Lo sigues haciendo? —Preguntó.1
Lauren se carcajeo.
—Era una pregunta. —Dijo en broma. —Y no, para nada. —Contestó. —Tobías es mi mejor amigo y posiblemente el único verdadero. —Camila frunció el ceño una vez más. — ¿Qué sucede? ¿Por qué me miras así?
—Tobías no es el único amigo verdadero que tienes, Lauren. —Dijo molesta. —Yo también estoy aquí, soy de verdad, estoy aquí para ti de verdad. ¿Soy transparente acaso? Claro que no, puedes verme. —Suspiró. —Yo estoy aquí, Lauren, estoy aquí para ti y es de verdad. Sé que fue tarde el momento en que entré en tu vida, pero de igual forma estoy aquí y mientras pueda lo estaré, Lauren.1
Lauren se sonrojó.
—Cállate. —Dijo en voz baja. —No somos amigas, ¿Recuerdas? —Preguntó. —Seguramente no lo haces, olvidas todo. Pero no lo pienses, sólo abrázame.
Camila asintió lentamente, aún confundida por lo que había dicho Lauren. ¿Cómo que no eran amigas? ¿Qué debía recordar? Pronto negó con la cabeza, no debía recordar. Debía abrazar a Lauren.2
Ella se sentó en la cama y abrazó a la chica de ojos verdes. Sus brazos estaban rodeando torpemente el cuello de Lauren, su mejilla estaba apoyada en la frente de Lauren y se volvió a sonrojar cuando Lauren abrazó su cintura. No quería dejar de abrazarla.
— ¿Podríamos pasar todo el día abrazadas? —Preguntó Camila. —Quiero estar estos últimos días un poco más cerca de ti. —Dijo.
—Sí, está bien.
— ¿Sabes algo? Yo me siento un poco celosa sobre este chico... Tobías. —Dijo. —Y no me malinterpretes, es que... él siempre será tu mejor amigo y yo no tengo tiempo para ganarme ese título.
La inseguridad en la voz de Camila hizo que el corazón de Lauren se agitara. Lauren la abrazó con más fuerza y la haló más cerca de ella, hasta que Camila pudo quedar sentada en su regazo. Camila escondió su cabeza en el cuello de Lauren.
—No deberías ponerte celosa. —Lauren dijo con una sonrisa. —Yo sí estoy celosa, ya sabes, compartes el apartamento con este chico llamado Daniel y por lo que me he dado cuenta, son bastante unidos. —Dijo. —Él llegó bastante tarde anoche y tú lo estabas esperando, cuando entró por la puerta, lo regañaste, luego lo recibiste y finalmente se quedaron en el sofá a conversar sobre su día. —Se río amargamente. —Me di cuenta, Camila. Eso me dio celos.
—Daniel es mi mejor amigo. —Camila dijo y Lauren sintió la pequeña sonrisa de Camila contra su cuello.
—Tobías es mi mejor amigo.
Camila sacó su cabeza del cuello de Lauren y la observó con una sonrisa. Apoyó su frente contra la de ella.
— ¿Por qué no dejamos de conversar sobre nuestros mejores amigos y comenzamos nuestro estúpido quinto día? —Preguntó Camila.
Lauren arrugó la nariz. —Porque no quiero que el día comience aún.
Camila suspiró.
—Yo estoy junto a ti, ¿Está bien? —Tomó las mejillas de la chica. —Y aunque no quieras que comience el día, este ya ha comenzado Lauren. —Dijo. —No hay vuelta atrás, así que sólo disfrútalo.
—Me podrías abrazar para hacerme disfrutar mi estúpido quinto día junto a ti. —Dijo. —No lo sabes, pero me he vuelto un poco depresiva luego de que me dijeron eso. —Resopló. —Y créeme, Camila, no hay nada más horrible para una persona depresiva que autodestruirse con sus propios pensamientos.
Camila apretó los ojos cuando sintió que estos picaron.
—No dejaré que hagas algo estúpido, Lauren. —Dijo inmediatamente. —Te abrazaré todo el día.
—Y toda la noche.
— ¿Te quedarás hoy también? —Preguntó Camila, estaba emocionada y también sorprendida.
—Sí, ya lo había mencionado antes, ¿No es así? —Preguntó. —Me quedaré estos días junto a ti.
—Lo sé... pero me sentí un poco insegura cuando mencionaste a Tobías. —Dijo. —Él dijo que se estaba preocupando por ti y yo pensé que te marcharías por ello.
—No, no lo haré. —Respondió. —Me quedaré contigo.
Camila sonrió y no supo si era debido a lo abrumada que estaba por todas las emociones que sentía que derramo la primera lágrima frente a Lauren.
Ella besó su nariz y limpió la lágrima que comenzaba descender.
—Yo también me quedaré contigo.
Pero era algo que nunca iba a suceder.18
Porque en cinco días Camila no se quedaría junto a Lauren y Lauren no se quedaría junto a Camila.


Admin
Admin

Mensajes : 6345
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

CAPÍTULO XIX: BUENAS NOCHES.

Mensaje por Admin el Jue Ene 04, 2018 11:34 pm

Camila estaba apoyada contra el marco de la puerta con una sonrisa boba mientras observaba a Lauren dormir. Ellas habían tenido un buen maratón de películas antes de que Lauren dijera que estaba cansada y quería dormir. Ella escuchó pasos y se giró rápidamente, pero no era nadie. Daniel aún no había llegado, lo que significaba que aún no se iría a dormir. Siguió observando a Lauren mientras esperaba al chico. Mientras observaba a Lauren se preguntó, ¿Qué se sentiría dormir con ella? Fue una pregunta que estuvo en su mente por unos momentos antes de que ella decidiera no respondérsela, simplemente no podía respondérsela por una cosa: 1. A Lauren Jauregui le gustaba su privacidad. Y por solamente esa cosa, ocurrían dos: 1. Ella debía dormir con Daniel y 2. Debía soportar las quejas de Lauren por lo mismo.
Mientras sus ojos estaban fijos en la chica de ojos verdes, sus pensamientos comenzaron a repetir cada momento de aquel día en su cabeza. Camila había llegado a la conclusión de que nunca lograría entender a Lauren. Ella podía ser dura y poco habladora un momento y luego, repentinamente, se convertía en una persona sensible que hablaba sin parar, hasta que nuevamente presentaba otro cambio de humor. Ella sonrió casi inmediatamente, los cambios de humor de Lauren siempre eran graciosos... hasta el más horrible, lo era.
Y cuando Camila apreciaba cada extraño cambio de humor de Lauren, ella sólo reía sin parar. Ese día Lauren la había hecho reír muchas veces, pero también la había hecho llorar unas pocas veces.
Sonrió tristemente.
Era increíble que en unos días todo llegaría a su fin, pero eso no le afectaba de sobremanera porque Camila sabía muy bien que nada duraba para siempre. Lauren ya no estaría con ella en unos días y ella simplemente seguiría con su vida, no podía vivir aferrada a Lauren Jauregui.
Un jadeo ahogado sacó a Camila de todos sus pensamientos. Nuevamente escuchó el jadeo antes de que este se transformara en un fuerte sollozo, en ese momento Camila se adentró en la habitación con sus ojos aún puestos sobre Lauren. Pronto se dio cuenta de que el rostro de la chica estaba lleno de lágrimas y sudor. Camila se alarmó.
—Hey. —Dijo suavemente. —Hey, Lauren, tranquila. —Camila agitó a la chica por el hombro con cuidado. —Oye, Laur. —Ella susurró. —Estoy aquí.
Lauren abrió los ojos de golpe y vio inmediatamente a Camila frente a ella. Sin pensarlo, ella se abalanzó sobre Camila y se permitió llorar desenfrenadamente en el cuello de la chica. Camila envolvió sus brazos alrededor de Lauren fuertemente.
—Hey, está bien. —Susurró. — ¿Por qué lloras, Lauren? —Preguntó cautelosamente. Lauren no le respondió.
Camila acarició la espalda de la chica de ojos verdes de arriba abajo y Lauren dejó que sus ojos se cerraran cuando comenzó a calmarse.
—Está bien Lauren, está bien. Estoy aquí, no me iré a ningún lugar.
Lauren se apartó de Camila lentamente.
— ¿Por qué llorabas, Lauren? —Preguntó Camila, otra vez.
Con el dorso de su mano, Lauren apartó las lágrimas de sus mejillas. Le sonrió a Camila tristemente y dejó que su cabeza reposara contra el hombro de Camila otra vez.
—T-tuve una pesadilla. —Dijo. —Y-yo no quiero que termine. Tengo miedo. No quiero que suceda.1
—Está bien, Lauren. —Acarició la mejilla de la chica con un dedo. —Todo está destinado a terminar, ¿Sabes? Incluso los juegos esos de la feria tienen que terminar. —Ella bromeó. —No sigas pensando en eso.
—Lo intentaré. —Respondió Lauren casi inmediatamente. Camila suspiró.
—Iré a esperar a Daniel. —Susurró. —Él llegará pronto y... ya sabes. —Se levantó de la cama. —Lo siento, no quise invadir tu privacidad.
Lauren tomó la mano de Camila cuando la chica iba a comenzar a caminar. Camila se giró y la miró con una ceja alzada.
— ¿Podrías dejar de esperar a Daniel? —Preguntó con dureza. —Él está bastante mayor como para hacerse un café e ir a la cama solo, ¿O no? —Preguntó enojada. —Además, ¿Por qué tienes que esperarlo además de eso? ¿Y por qué dices eso de mi privacidad?
—Bueno... —Camila jadeó. —No puedo dejar de esperar a Daniel, él es grande pero no sabe hacer un buen café. —Río. —Y porque es parte de mi rutina, Lauren. Y sobre tu privacidad, yo no quiero invadirla, eso es todo.
— ¿Por qué no? —Preguntó Lauren.
—Dijiste que te gustaba tu privacidad.
—Pero tú puedes invadirla. —Contestó Lauren causando una sonrisa en los labios de Camila. —Hazme un favor.
— ¿Qué clase de favor?
Lauren jaló el brazo de Camila.
—Duerme conmigo. —Susurró. —No quiero tener más pesadillas.
— ¿Crees que durmiendo conmigo lograrás eso? —Camila preguntó.
—No. —Constó Lauren. —Pero no quiero que esperes a Daniel y mucho menos que duermas con él, ¿Está bien? —Lauren dijo. —Y quiero que duermas conmigo, además.
— ¿Por qué?
—Somos amigas, ¿No? —Lauren alzó una ceja. —Es normal que duermas conmigo, no hay ningún significado especial.
Camila asintió sin decir nada y se acostó junto a la chica de ojos verdes. Lauren sonrió, era bastante decepcionante para ambas, pero eran tan tercas que ninguna decía nada.
— ¿Me puedes abrazar? —Lauren preguntó. Y Camila no lo dudo.+
—Buenas noches, pequeña.4
—Buenas noches, Laur.

Admin
Admin

Mensajes : 6345
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

CAPÍTULO XX: AMOR.

Mensaje por Admin el Jue Ene 04, 2018 11:35 pm

Lauren miraba a Camila por el rabillo del ojo mientras movía su dedo sin rumbo fijo en la pantalla de su teléfono. No lo odiaba, pero sí le desagradaba un poco la manera en que la chica de ojos chocolate se apoyaba sobre el cabecero de la cama para mirarla de esa forma que ella tenía: como si sintiera amor por ella.
La de ojos verdes suspiró.
— ¿Podrías dejar de mirarme de esa manera? —Ella preguntó cuando se giró para mirar a Camila. La chica frente a ella le dio una pequeña sonrisa con sus mejillas sonrojadas.
— ¿De qué manera? —Preguntó, observando cómo Lauren se movía incomoda y se alejaba un poco de ella. — ¿Me responderás? —Volvió a preguntar, bajando su voz.
—De esa manera, Camila. —Dijo, señalándola. —De esa manera en que lo estás haciendo... —Pronunció, tomando aire. —con amor.
Camila negó con la cabeza, sintiéndose tan valiente como para tomar la mano de Lauren y apretarla. Y mientras que el corazón de Camila comenzó a ir más rápido, el de Lauren se paró por un breve segundo.
—Estás fría. —Comentó Lauren. —La palma de tu mano está fría y sudada.
Camila la ignoró.
— ¿Por qué no puedo mirarte de esa manera? ¿Es algo malo? —Preguntó Camila en voz baja. — ¿Me odiarías aún más si continuó haciéndolo?
Lauren se relajó por un momento cuando aquellas palabras salieron de los labios de Camila, pero al mismo tiempo se sintió mal. Ella le dio una tímida sonrisa a Camila y poco después acarició su mano, esperando que Camila creyera lo que estaba a punto de decir.
—Debes saber que no te odio. —Aclaró, sinceramente. —Sí, antes lo hice, pero ahora no lo hago y eso es importante, ¿No? —Camila sonrió un poco más ancho está vez. — ¿Sabes por qué no quiero que me mires de esa forma, Camila? —Preguntó y sin esperar una respuesta, respondió. —Porque no quiero que esa feliz mirada llena de amor cambie a una triste y llena de dolor después.
—Eso no importa, lo sabes. —Dijo a la defensiva. —No importa si mi mirada cambia luego, eso es un futuro. Deberíamos aprovechar el presente, o al menos yo debo aprovecharlo mientras tú estés aquí, conmigo. —Lauren hizo una mueca. —Y no me importa si no lo quieres, te observaré con amor durante los últimos días sin importar qué.
— ¿Y qué sucederá con los días después de estos? —Preguntó Lauren, cortando a Camila para que ella no dijera nada más. —No quiero herirte.
—Ya lo hiciste. —Camila dijo, soltando un suspiro y sonriéndole tristemente. —Sólo déjame hacer esto sin que me sienta mal porque tú no lo quieres.
—Hazlo.
Camila sonrió más grande está vez, levantándose un poco de la cama para besar suavemente la frente de Lauren.
—Te quiero. —Camila dijo.
Lauren no le respondió, no quería admitirlo, pero sabía que lo hacía. Ella quería a Camila, pero no quería que ella lo supiera porque simplemente no quería herirla, no más.1
Lamentablemente, sin darse cuenta siempre lo hacía

Admin
Admin

Mensajes : 6345
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

CAPÍTULO XXI: DANIEL.

Mensaje por Admin el Jue Ene 04, 2018 11:37 pm

Luego de que ambas chicas decidieran levantarse finalmente de la cama e ir a preparar el desayuno, Daniel apareció en el departamento. Para Camila fue extraño pues él nunca aparecía tan temprano, pero aquello de todas formas no evitó que le resultara agradable. Por otro lado, para Lauren fue incómodo.
Camila inmediatamente recibió a Daniel con una taza de café, un agradable desayuno y un abrazo. Ambos conversaron mientras él comía, se reían y compartían sonrisas, era tan fácil para los dos conversar sobre cualquier tema, se entendían perfectamente.
Lauren los observaba fijamente desde su asiento. Se sentía un poco mal porque parecía como si ellos hubieran olvidado su existencia, que ella se encontraba allí. Sus ojos vagaron desde Camila hasta Daniel y en viceversa. Le era imposible no sentirse inquieta, casi amenazada, ante la imagen que estaba frente a ella. La chica de ojos verdes entendía perfectamente que ellos eran sólo mejores amigos, pero le era difícil asumirlo en situaciones como estas, se veían tan bien juntos... como una pareja perfecta.
Entonces, de repente, una loca pregunta apareció en su mente. ¿Ella se veía bien junto a Camila? Negó rápidamente con su cabeza, intentando apartar esa pregunta. Ni siquiera eran pareja.
Luego de un rato, Lauren tomó su teléfono celular y decidió escribirle a Tobías. Conversar con él seguramente sería mucho mejor que ver la perfecta imagen de Camila y Daniel interactuar, olvidando su existencia.
Lauren: Hey, Tob.
Tobías: ¿Sabías qué terminaré por regalar tu habitación? Esté departamento se siente vació sin ti. Hola, también.
Lauren sonrío con ternura cuando leyó el mensaje.
Lauren: No regalarás mi habitación. Es mi privacidad.
Tobías: Dejó de ser tu privacidad cuando te marchaste, Lau. ¿Algún día volverás?
Lauren: Vamos, piensa en algo, no quiero que regales mi habitación. Y no lo sé.
Tobías: Imagine esa respuesta.
Lauren: Entonces, ¿pensaste en algo?
Tobías: Sí. Creo que regalaré la mía y terminaré por alojarme en tu habitación. Al menos así podré sentir que aún estás aquí, conmigo.
Lauren sintió ganas de llorar después de leer ese mensaje, pero sólo se río. Camila volteó a verla en ese momento.
Lauren: Ugh, eres tan sentimental. ¿Qué haces justo ahora?
Tobías: Intento fingir que prestó atención mientras converso contigo. La universidad se ha vuelto muy aburrida.
Lauren: Deberías salir y divertirte.
Tobías: ¡Pero sí fuiste tú quién me lo prohibió!
Lauren río suavemente cuando recordó la enorme discusión que tuvo con Tobías el día que se había embriagado al punto de olvidar su nombre, aquel día le prohibió aquello cuando estuvo mejor.
Lauren: Eres un bebé.
Tobías: Sí y a esté bebé lo han pillado, Lau. Luego hablaremos, cuídate y adiós.
Lauren suspiró. Cuídate. ¿Acaso Tobías quiso ser sarcástico o molestarla? No, claro que no. Él no cambiaría, era tan despistado. Lauren no respondió y decidió guardar su teléfono. Observó al sofá en donde se encontraban Camila y Daniel, pero ellos no estaban.
Lauren se levantó rápidamente del sillón y caminó hasta donde estaba la cocina, pero ellos no estaban allí. Entonces escuchó sus voces, caminó hasta dónde provenía el sonido y los observó. Daniel se estaba marchando y Camila estaba en la puerta, hablando aún con él.
Lauren se acercó hasta donde estaba Camila y pasó su brazo por la cintura de ella. Daniel frunció el ceño, Lauren sonrío y Camila sintió que su corazón dio un vuelco en su pecho.
Daniel le sonrío a Camila y se marchó del lugar luego de la aparición de Lauren. Camila cerró la puerta y observó a Lauren. Ella aún no había quitado su brazo de la cintura de la chica. Camila respiro entrecortadamente.
—Él está encariñado demasiado contigo. —Dijo Lauren con un tono molesto. —No me agrada.
Camila se río.
—Debe de estarlo, es mi mejor amigo después de todo.
—Los mejores amigos no están enamorados del otro y él está enamorado de ti. —Lauren dijo en voz alta, Camila notó la vena en su cuello que comenzaba a sobresalir. —Camila, él definitivamente lo está y aunque tú no te des cuenta, otras personas lo hacen y eso no debe agradarles.
— ¿Personas como tú? —Preguntó Camila con una sonrisa divertida.
—Personas como yo.
Camila le regaló una sonrisa sincera a Lauren y sacó el brazo de ella de su cintura, para después caminar hasta el sofá de la sala. Lauren inmediatamente fue detrás de ella y cuando Camila se acomodó en el sofá, ella se acomodó en el pecho de la chica más baja.
— ¿Quieres ver una película? —Preguntó Camila, rezando para que Lauren no escuchara como su corazón iba rápido. Ella negó. — ¿Una serie? —Lauren negó otra vez. — ¿Salimos al parque? —Lauren volvió a negar. — ¿Entonces qué quieres hacer?
Lauren tomó una bocanada de aire antes de levantar la cabeza y acercarse un poco más hasta Camila.
—Quiero besarte.5
—No, no quieres hacerlo. —Camila dijo, suprimiendo la sonrisa y tratando de ocultar con su cabello el sonrojo en sus mejillas.
—Te sonrojaste. —Lauren dijo cuando se dio cuenta, ella pellizco suavemente una de las mejillas de la chica. —Y sí quiero hacerlo.
—Entonces hazlo. —Aceptó Camila.
—Yo... voy a besarte ahora. —Lauren dijo en voz baja acercándose más a Camila.
Y cuando Camila estuvo a punto de interrumpirla, los labios de Lauren se estrellaron contra los suyos. Eran suaves y dulces. Camila se sintió como la persona más feliz del mundo y Lauren se sentía como si fuera ganado un millón de dólares.
Ambas cerraron sus ojos y continuaron besándose, disfrutando el presente y olvidando el futuro. El futuro era incierto, pero no para ellas. Ellas sabían lo que vendría, por eso en ese momento se centraron simplemente en disfrutar el placentero sentimiento que les causaba besarse.+

Admin
Admin

Mensajes : 6345
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

CAPÍTULO XXII: FELICIDAD.

Mensaje por Admin el Jue Ene 04, 2018 11:38 pm

La mente de Lauren estaba fuera de sí. Ella sabía que todas sus acciones, palabras, pensamientos y sentimientos hacía Camila estaban mal. Ella se sentía como si estuviera ilusionando a la preciosa chica de ojos marrones. Ella sabía que desde el principio todo había sido un completo error, desde el momento en que la miró por primera vez fue un error. También sabía que sobretodo estaba mal haber hecho cambiar la manera de pensar de Camila hacía las personas como ella. Esto último era lo que había atormentado a Lauren desde hacía unos días. Ella había cambiado a Camila de alguna forma. Camila era imprudente algunas veces y eso no le importaba en lo absoluto, pero ahora ella no era así. Antes también, Camila fumaba cada vez que le apetecía, era su vida de todas formas, pero ahora no era así. Camila buscaba el momento indicado y salía a fumar afuera. Lauren odiaba a las personas que fumaban, eso no había cambiado, y Camila tenía en cuenta esto era por esa razón que ella hacía aquello.
Lauren suspiró en voz baja. ¿Por qué ella no podía aceptar que Camila fumara cerca de ella o simplemente convivir con eso? Camila la logró aceptar, entonces… ¿Por qué ella no aceptaba a Camila completamente?
—Quiero que fumes. —Dijo Lauren de repente. La cabeza de Camila giró tan rápido cuando escuchó aquello que su cuello crujió, una mirada llena de inseguridad estaba en sus ojos. —Hazlo cuando quieras, esté cerca o no, simplemente hazlo, no me importará en lo absoluto.
Camila se sintió ligeramente feliz y no evitó que la pequeña sonrisa cruce sus labios, pero rápidamente se arrepintió y descartó aquel sentimiento. No se sentía segura con aquel repentino cambio de ideas de Lauren.
— ¿A qué viene eso? —Camila preguntó. Lauren sonrió un poco, tomando la mano de la chica de ojos oscuros.
—He estado pensando demasiado últimamente. —Confesó. —Tú has sido tan comprensiva, cordial y afectuosa conmigo a pesar de todo. El mundo necesita más personas así, como tú. —Camila alzó una ceja, una sonrisa llena de felicidad apareciendo en sus labios. —Está bien, el punto es que… Camila, me siento bien contigo, pero mi mente no puede parar de pensar en todo el cambio radical que has dado desde que hable contigo sobre eso. —Lauren suspiró. —Todo ese cambio por mí.
—Estoy tan confundida ahora mismo. —Camila admitió.
—Te cambié. —Dice Lauren. —Dejaste de fumar dentro en cuanto comencé a quedarme aquí, cuando hable contigo sobre eso dejaste de fumar a mí alrededor, cambiaste, yo hice que cambiaras. —Dijo. —Antes eras un poco imprudente y no estaba mal, pero ahora sólo te muestras tan avergonzada por cualquier cosa. Sabes que con esto no quiero decir que
—Lo sé.
—Quiero aceptarte, aunque lo hago por estos últimos días. —Lauren besó la frente de Camila. —No tengas miedo o te muestres insegura, si lo que quieres es fumar entonces sé libre de hacerlo, si quieres ser imprudente y sin vergüenza, hazlo. No cambies por una persona como yo, Camila. Realmente no cambies por nadie, y menos por Daniel. Si alguien quiere quererte o amarte entonces debe hacerlo por ser quien eres y no por una versión no existente de ti. —Camila sonrió. —Yo te quiero por quien eres y si eso implica que debo aceptar incluso tu desesperada forma de fumar entonces lo haré. —Ella admitió sus sentimientos por la chica, sin arrepentirse.1
— ¿De dónde sacas tantas palabras? —Bromeó. —Eres tan cursi y sentimental.
—No lo soy. —Lauren pronunció, arrugando su nariz.
—Sí lo eres.
—Está bien, está bien. Lo soy, pero sólo tú me haces serlo.3
Camila besó a Lauren en ese momento, sonrió sobre los labios de la chica. Se sentía tan feliz como para no hacerlo.
—Quiero ser una persona sin vergüenza ahora mismo, ¿Sabes? —Lauren negó, riéndose de las palabras de Camila. —Pero también quiero que tú seas así. Quiero que ambas seamos imprudentes y sin vergüenzas entre nosotras.2
Lauren tragó saliva audiblemente. —Yo… No… ¿Eso quiere decir que…?
—Sí. —Camila interrumpió, besando suavemente los labios de Lauren.
Lauren le devolvió el pequeño y rápido beso a Camila felizmente.
—Sabes que nuestra felicidad no durara por siempre, ¿Verdad? —Preguntó Lauren seria, mirando a los ojos oscuros de Camila.
Camila asintió con una sonrisa, rozando sus labios con los de Lauren. —La felicidad nunca es eterna, Lauren. Todo en algún momento tiene que terminar, nuestra felicidad va a terminar en algún momento así que… ¿Por qué no aprovechar los momentos felices que se nos presentan? —Lauren sonrió. —Sólo deja que los momentos felices se marquen en nuestra historia sin ningún inconveniente.
Lauren puso medio cuerpo encima del de Camila y la abrazó, dándole besos por el cuello, provocando suspiros por parte de Camila. La chica menor sosteniendo su cabeza para que no se apartara. Los besos de Lauren comenzaron a ser más húmedos poco a poco, subía por su mentón y llegaba a su boca. Hacía lo que quería con la lengua de Camila, si quería que ella abriese más la boca entonces lo hacía. Succionaba su lengua y hacía que Camila soltara jadeos con cada acción. Sus manos acariciaban los muslos de la chica menor, apretando los dedos en su piel y sus labios retorciéndose a lo largo de su cuello.
—Tengo miedo. —Susurró Lauren en voz baja, sintiendo la respiración de Camila agitada.
—No hay por qué. —Murmuró Camila, remojando sus labios.
—No quiero herirte.
—No lo harás. —Camila dijo firmé.
Lauren acabó entre las piernas de Camila y ella volvió a besarla con la misma intensidad de antes. Las manos de Camila estaban enredadas en el cabello de Lauren y su cabeza se movió hacía un lado para profundizar más el beso. Las caderas de Lauren comenzaron a moverse contra las de Camila. Sin querer, la chica de ojos marrones soltó un gemido. Lauren no dejó de rozar el centro de Camila después de eso, haciendo que los jadeos de la chica menor comenzaran a hacerse más continuos.
Sus respiraciones estaban agitadas, los besos se volvían más ansiosos y hambrientos. Las manos de Camila ahora estaban en el cuello de la chica de ojos verdes y las manos de Lauren estaban en el abdomen de Camila por debajo de la camisa, acariciaba suavemente el lugar y presionaba cada cierto tiempo en algunos puntos, haciendo así que Camila presionara su espalda contra el colchón.
Luego de unos besos más, Lauren había tomado el atrevimiento de meter su mano dentro de la ropa de interior de Camila. En ese momento agradeció el hecho de que la pijama de Camila fuera solamente una camisa. Acarició por encima de la tela el centro de la menor, rozando sus dedos lentamente y aquello era bastante efectivo para hacer salir gemido tras gemido de su boca, unas caricias más y la de ojos verdes bajó la ropa interior de la chica y su boca fue a parar a uno de sus pechos, su lengua succionó y se retorció sobre éste como quiso.5
Camila se retorció sobre el colchón y sus manos tomaron el cabello de Lauren, sosteniéndola allí, sin querer sus se apartace. Los gemidos de Camila se hacían cada vez más continuos y también desgarrados por lo que Lauren se apartó un poco de ella y la miró a los ojos.
—No estoy segura. —Admitió avergonzada, sacando su mano del sexo de la chica. —No puedo.6
Camila soltó un gruñido frustrada y miró a Lauren casi rogando, no podía dejarla así ahora. —Por favor. —Ella pronunció suplicante en voz baja.
Lauren soltó un suspiro y finalmente le sacó la camisa a Camila para después sacarse la suya propia. Besó su mejilla y nuevamente se acomodó entre las piernas de la chica.
Ambos pechos quedaron unidos y Camila soltaba pequeños jadeos ya que Lauren no paraba de acariciar suavemente con sus dedos su centro, al parecer seguía teniendo miedo.
—Hazlo. —Camila dice firmemente a pesar de los jadeos cuando notó aquello.
Y Lauren la obedeció. Continuó acariciando con sus dedos hasta que encontró su entrada y simplemente se fundió contra ella. La respiración de ambas quedaron atoradas en sus gargantas, pero poco después, Lauren comenzó a moverse dentro de ella lo que provocó que Camila comenzará a gemir aún más rápido y seguido que antes.
Sus lenguas se encontraron también y ambas se unieron en un nuevo beso hambriento y húmedo, en el cual ninguna tenía intensión de terminarlo. Las manos de Camila estaban enredadas en el cabello de Lauren mientras soltaba respiraciones entrecortadas porque Lauren había comenzado a ir más rápido.
Su respiración se hizo más rápida y los gemidos fueron al mismo ritmo, sus manos apretaron aún más el cabello de Lauren cuando sintió el calor aumentar en la parte baja de su estómago, la chica de ojos verdes notó aquello por lo que fue aún más rápido que antes. Un momento después, la cabeza de la chica de ojos marrones se fue hacía atrás soltando un gemido fuerte y completamente desgarrado, sintiendo como el orgasmo la golpeaba. Camila se quedó tumbada en la cama sin hacer ningún movimiento, sintiendo que Lauren sacaba los dedos de su interior para después abrazarla.
Camila abrió los ojos, encontrándose con los de Lauren mirándola desde abajo. Ella sonreía y Lauren la miraba algo preocupada.1
— ¿Te encuentras bien? —La chica de ojos verdes preguntó preocupada, levantándose del pecho de Camila para mirarla más cerca.
—Sí. —Camila respondió y Lauren le dio un beso rápido y suave, tumbándose otra vez junto a ella. Le acarició la piel desnuda de la espalda con una mano, dándole un pequeño beso en la frente después.
—Te quiero. —Lauren dijo sinceramente, pasando su brazo por la cintura de la chica de ojos marrones y acurrucándose contra ella.
—Y yo a ti más. —Ella respondió, acomodándose junto a Lauren.
Y en ese momento, bajo la luz de la luna y en la oscuridad de la habitación, ambas olvidaron las palabras antes dichas por Camila.+No debieron hacerlo. La felicidad no era para siempre.


Admin
Admin

Mensajes : 6345
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

CAPÍTULO XXIII: DOS.

Mensaje por Admin el Jue Ene 04, 2018 11:39 pm

Camila no se sentía bien aquella tarde. El pensamiento de que sólo faltaban dos días para que todo terminase la estaba consumiendo. Además, se sentía inquieta e insegura por la aparición de Daniel mientras ella estuvo fuera. Se sentía mal por haber dejado a Lauren completamente sola, pero Camila tenía deberes y debía cumplir con ellos. Daniel no había vuelto a aparecer luego de conversar con Lauren, por otro lado; Lauren, estaba fuera de sí. Desde que Daniel se había marchado, Lauren se había comportado distante y algo insegura en cuanto tenía que tomar ciertas acciones. Camila suspiro, estaba preocupada.1
— ¿Qué te sucede, Laur? —preguntó dulcemente—. Esto tiene que ver con Daniel, ¿cierto? —Lauren no respondió—. ¿Qué hizo él para que te encuentres así? —la voz de Camila se quebró—. Lauren, nuestros días no serán eternos, ambas lo sabemos, ¿no? —Lauren asintió—. Nos prometimos ser felices durante los próximos días, Laur. Tú no estarás aquí en dos días y... yo quería aprovechar junto a ti nuestros últimos días, pero hoy estás... rara —dijo—. Mi mente no para de pensar en qué todo es por Daniel. ¿Qué hizo para que te encuentres así?
—Él no hizo nada —mintió descaradamente—. Él sólo venía a visitarte y tú estabas en la universidad. Luego el converso conmigo, pero no tiene nada que ver con nosotras —Lauren tragó saliva con dificultad—. ¿Te importa sí invitó a Tobías? Necesito conversar con él.
Camila asintió ligeramente y se levantó del sofá. Cuando estuvo frente a la puerta del departamento tomó una gran cantidad de aire, le dio una mirada decepcionada a Lauren y dijo: —Estaré por allí. Ustedes solo conversen tranquilamente.
Lauren asintió sin mirarla. Cuando escucho la puerta cerrarse, inmediatamente tomó su móvil y marco el número de Tobías. Necesitaba a un amigo, necesitaba a su mejor amigo.
— ¿Hola?
— ¿Tobí?
—Laur, hey, estás llorando, ¿qué te pasa?
—Necesito a mi mejor amigo, necesito qué estés conmigo... ¿recuerdas a Camila? ¿recuerdas su dirección?
—Sí, claro, ¿por qué?
— ¿Puedes venir ahora?
—Sí, sí, claro, está bien... ¿Laur?
— ¿Sí?
—Te quiero, llego en diez.
Y colgó.
Luego de eso, Lauren se acostó sobre el sofá. Se suponía que Daniel era el mejor amigo de Camila, ¿no? Pero él no lo veía de esa manera. Hoy había sido un día terrible para Lauren. Su mente no dejaba de pensar en la inseguridad de Camila al hablar, en su mirada triste, en la manera en que intentó resolver todo. Se sentía decepcionada. Mentirle descaradamente a la chica que quería se sentía horrible. Se suponía que todos los momentos que vendrían serían felices, ¿no? Se suponía que, ambas, luego de su primer momento feliz los siguientes momentos vendrían a ellas con facilidad, ¿no era así? Lauren río con ironía. Su vida no era ni lo más cercano a un cuento de hadas. ¿Cómo pudo pensar eso? Está era la realidad y ella no podía hacer nada.
El timbre sonó. Lauren saltó del sofá e inmediatamente corrió hasta la puerta principal. Una ligera sonrisa se cruzó en sus labios en cuanto vio los enormes orbes azules observarla con vacilación. Era obvio, siempre lo fue. Tobías estaba inseguro. Lauren envolvió sus brazos alrededor del chico.
—Pensé que no te volvería a ver —dijo Tobías con inseguridad—. Te he extrañado tanto.
—Yo también —dijo Lauren—. ¿Puedes entrar?
Tobías asintió.
Ambos entraron al departamento. Los orbes verdes de Lauren se posaron en los de Tobías. Él estaba esperando que ella dijera algo. Lauren suspiró.
—Tobí, estoy teniendo problemas —dijo—. El principal es con mis últimos días en este lugar —suspiró—. Pensé que la idea de marcharme sería emocionante y debo admitir que fue agradable, pero todo cambio. Tobías, yo pensaba que al tomar mi decisión de marcharme no tendría ningún problema, pero claramente no es así. Me marcharé en dos días a Miami, y fue una decisión que tomé, pero justo ahora no sé qué diablos hacer.76
Tobías se acercó a Lauren.
—En primer lugar, no deberías mostrarte fuerte frente a mí, Lauren. He visto tú lado más débil, así que en un momento como esté no debes mostrarte fuerte. Llora si quieres hacerlo, eres libre de hacerlo —dijo él—. Y en segundo lugar, estás divagando. Necesito que seas clara.
Lauren comenzó a llorar—. No quiero dejar a Camila. No sé cómo me encariñe a ella. Pensé que al ser una fumadora sólo jugaría o sería algo pasajero, pero no es así. Ayer, hablé con ella, ¿sabes? Le dije que la aceptaba, la aceptaba siendo una fumadora, la aceptaba siendo ella misma. Eso no estaba planeado —dijo—. Lo peor de todo es Daniel.
—Lauren...
—Silencio —ordenó—. Camila sigue pensando que él es su mejor amigo, pero él no la ve de esa manera. ¡Él quiere a Camila!1
—Pero Camila te quiere a ti —respondió inmediatamente—. Lauren, no hagas una estupidez. Imagino que él te lo dijo y luego tú trataste mal a Camila por inseguridad o miedo. Tú cabeza debió de imaginar los peores escenarios. Debes imaginar a Camila sufriendo una vez que te marches y la dejes en el olvido, debes imaginar que Daniel intentara reconfortarla y luego ambos serán pareja. ¡Deja de imaginar bobadas! —la regaño—. ¡Deja de ser inmadura por un momento! ¡Tú te marcharás de este lugar en dos días y Camila estará devastada! ¡Deja de ser egoísta! ¡En algún momento Camila tendrá que rehacer su vida con o sin ti! ¡Y sí tú quieres formar parte de su vida entonces sienta cabeza y quédate en este maldito lugar!17
Lauren se estremeció. Las lágrimas invadían su rostro y su respiración comenzaba a fallar. Tobías no dudo en abrazarla.
—Eres una idiota —dijo—. A veces eres tan idiota. Sólo intenta pensar las cosas.
Lauren abrazo a Tobías con fuerza. Necesitaba apoyarse de él, si no terminaría por derrumbarse.
—Lo intentaré —susurro—. Gracias.
Tobías besó la cabeza de Lauren.
—No es nada.
La puerta principal se abrió. Tobías no dejo de abrazar a Lauren a pesar de escuchar el ruido y Lauren no dejo de abrazar a Tobías porque no había escuchado el ruido.
— ¡No puedo creer lo que haces mientras Camila no está en su departamento! —gritó.6
Lauren reconoció inmediatamente al dueño de la voz. Era Daniel. Este día no podría empeorar mucho más, pensó. Pero Lauren no tenía razón. Ese día sí podía llegar a ser mucho peor, también podía dar un drástico y horrible cambio.+ Tanto ese día como su vida.


Admin
Admin

Mensajes : 6345
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Cigars and tattoos

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.