Deseo o sentimiento

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Deseo o sentimiento

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 2:20 am


Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Deseo o sentimiento

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 2:20 am

I. Misterio...


No hay nada como la tranquilidad del hogar. Y lo digo yo, una vampira que lleva 150 años viajando por cada lugar de este odioso mundo, observando cómo los humanos se destruyen unos a otros con guerras, terrorismos, política… Siempre ha sido igual. No importa en qué siglo me encuentre, cuando un país está en crisis, en otra parte del mundo hay uno que resurge de las cenizas y viceversa… Así será hasta el fin de los días, hasta que esta extraña raza a la que alguna vez pertenecí, se destruya a sí misma y ardan en el infierno que ellos mismos crearon. Pero mientras eso no ocurra, ahí estaré yo, paseándome por cada una de sus calles, a mi antojo… Alimentándome de ellos sin distinguir razas, etnias, procedencias, sexos, culturas… Para mí, son solo partículas de sangre en un cuerpo que las mantiene caliente para mi disfrute… Egocéntricos humanos, creyéndose los amos de la tierra –Sonrío irónica –Si supieran lo estúpidos que se ven cuando esta, aparentemente inofensiva chica, muestra los afilados colmillos que en cuestión de segundos acabarán con su vida…
Definitivamente… ningún cielo es como el de “Mistic Fall” –Suspiro -En ningun otro lugar puedo estar acostada sobre el asfalto, observando la claridad que las estrellas le otorgan a esta hermosa noche, sin que ningún auto me interrumpa. Tampoco es que me suponga un problema que aparezca un indefenso mortal en este momento… No recuerdo muy bien el sabor de la sangre de mis paisanos, pero ya siento mi estomago crujir y mis colmillos asomar, simplemente por pensarlo…

-Está bien mamá… -Escucho el sonido de una voz aproximándose.

Al instante, aflora mi instinto asesino, molesta porque alguien se haya atrevido a interrumpir mi momento de soledad y reflexión. Rápidamente, me levanto de la carretera, ansiosa por abordar a esa futura victima que se aproxima… Pero… algo me hace detenerme sobre la marcha...
No es posible lo que ven mis ojos… La luz de las estrellas debe haberme afectado la vista de una forma inexplicable… me flaquean las piernas.
Sí, soy un vampiro y en este momento estoy aterrorizada, tan aterrorizada como ellos, segundos antes de que me ancle a su cuello acabando con su vida definitivamente… Ni siquiera puedo moverme.
Solamente ha existido una cosa en esta eterna vida, capaz de conseguir desestabilizar mi cuerpo, mi mente, incluso mi alma olvidada… Y esa cosa es… Ella…

-¿Katherine?

Su mirada cabizbaja, se aparta de ese celular, al escuchar mi voz y me mira… Sus ojos… esos ojos azules que atraviesan mi pecho con más fuerza que una afilada estaca.
La asusté… me lo dice su forma de observarme en estos segundos de silencio… Hay algo… hay algo distinto en esa mirada. ¿Temor? ¿Tiene miedo? No es posible… Es… es diferente.

-No… -Rompe el silencio dudosa, mientras aparta su mirada de mi, haciéndome ver que espera a alguien -Yo… Soy Anahí…

Anahí… claro. Que ilusa soy, por un momento creí que… Se parece tanto a ella. Pero sin duda, su mirada es diferente. El color y la forma de sus ojos son completamente idénticos, al igual que su cabello, su estatura, su complexión… absolutamente todo su físico es igual al de Katherine. Pero la mirada de aquella mujer que un día me robó el corazón, era fría, sínica, segura y tajante… En cambio, la mirada de esta chica expresa bondad, inocencia, transparencia, dulzura… Es hermosa…

-Lo siento… -Me disculpé –Te pareces a… Me recuerdas mucho a alguien –Acercándome lentamente a ella –Soy Dulce…
-No es por ser grosera, Dulce. Pero es un poco espeluznante que estés sola en medio de la nada.
-Mira quién habla… –Respondí sonriendo con misterio –Tú también estás sola.
-Es Mystic Fall… Nada malo pasa aquí.

Un silencio repentino se hizo dueño del espacio, impidiéndome apartar la mirada de ella. La intimidaba… podía escuchar desde aquí su corazón acelerado bombeando sangre a través de sus arterias y eso me hacía desearla. Pero aún no estoy segura en qué forma la deseaba exactamente…

-Tuve una pelea con mi novio… -Continuó, consiguiendo que dejara de escuchar el bombeo de su sangre.
-¿Sobre qué? Si puedo preguntar…
-Sobre la vida –Respondió tras un suspiro –el futuro… él lo tiene todo planeado.
-¿Y no es lo tú que quieres?
-No sé qué es lo que quiero…
-Bueno, eso no es cierto… -Corregí segura -Quieres lo que todo el mundo quiere.
-¿El qué? –Preguntó sonriendo por primera vez –¿Una extraña misteriosa que lo sabe todo?
-Uhm bueno… -Sonreí yo también –Digamos que llevo por aquí mucho tiempo… sé unas cuantas cosas.
-Entonces, Dulce… Dime, ¿Qué es lo que quiero?

Clavé mi mirada fijamente sobre ella unos segundos y comencé dando lentos pasos que poco a poco destruían la molesta distancia que había entre ambas.

-Quieres un amor que te consuma… -Expliqué mientras su mirada expectante me incitaba a estar lo más cerca posible de ella -Quieres pasión… -Me coloqué a su espalda sintiendo como trataba de seguirme con sus ojos, mientras su cuerpo se tensaba –Quieres aventura… -Susurré en su oído, impregnándome con el olor que desprendía su piel –Incluso algo de peligro…

Mis labios rozaban su cabello… su respiración había aumentado considerablemente desde el momento en que comencé a aproximarme y para este momento, el sonido de su corazón despertaba mi deseo más profundo… Elevé mis manos, dejándome llevar por este instinto depredador y las coloque a un centímetro de sus brazos descubiertos, haciendo en el aire un recorrido de su anatomía, desde los hombros, hacia abajo, deseando destruir ese centímetro y tocar su piel de una forma salvaje…

-Entonces… ¿Qué quieres tú?

Esa pregunta, detuvo al instante mi movimiento, consiguiendo sorprenderme y dándole tiempo a voltearse para observarme con una sonrisa demasiado… dulce.
El sonido y las luces de un auto, me despertaron de este momentáneo lapsus en el que su mirada y su voz habían conseguido bajar mi guardia.

-Esos son mis padres… -Dijo mirando en la dirección del auto aproximándose.

Entonces, agarré sus mejillas con decisión y la obligué a encontrarse con mis ojos, sintiendo al instante como mis pupilas se dilataban dispuestas a ejercer sobre esta chica, mi tan eficaz control mental.

-Quiero que consigas todo lo que buscas… -Sentencié siendo observada por esos preciosos ojos azules –Pero antes olvidaras que esto ha pasado, nadie puede saber aún que estoy en el pueblo…

Uno de mis deseos no había sido saciado esta noche, aunque a decir verdad, nada me impedía que lo llevara a cabo en este preciso instante. Pero el otro… en este momento, el otro deseo de mi cuerpo fue más poderoso y sin apenas darme cuenta, atrapé los labios de esta chica. Dejando en ella un pequeño beso que ni siquiera tuvo tiempo a ser correspondido.

-…Buenas noches, Anahí.

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Deseo o sentimiento

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 2:21 am

II. Sueño...

Anahí sintió un ligero aire frio a su alrededor justo antes de que el auto de sus padres la despertara de una pequeña hipnosis momentánea.


-Vamos Any –Llamó mi madre desde adentro.

Miré a mi alrededor una vez más, tratando de encontrar algo, a pesar de no saber el qué realmente y me adentré en el coche, donde en vez de mantener una conversación con mis progenitores, permanecí absolutamente ausente, observando a través de la ventana, el paisaje de vuelta a casa.

Era extraño… mi corazón estaba acelerado y no entendía por qué. La discusión con Poncho, la conversación con Maite, hablar con mamá para pedirle que me recogiera, todo tenía sentido. Absolutamente todo encajaba en el tiempo y el espacio menos mis sensaciones… Era como si faltara algo, un momento del tiempo en el que mi corazón comenzó a latir con nerviosismo y mi estomago me producía algo parecido a pequeñas descargas. Mi cuerpo se sentía acelerado, acalorado, incluso hasta impaciente por algo.

El trayecto de vuelta al hogar me pareció más largo de lo normal, sumida en mis pensamientos. En este momento lo único que deseo es meterme en mi cama y descansar el resto de la noche ya que el día de hoy me había dejado completamente agotada emocionalmente.

Debía tomar una decisión urgente con respecto a Poncho, mi novio de toda la vida, ese hombre que desde hace años tiene idealizado un futuro junto a mí. Un futuro, que a pesar del cariño que siento por él, no deseaba… Ni siquiera sabía realmente lo que deseaba. Pero esta noche no pienso descubrirlo. Se acababan por hoy los pensamientos de amor, de futuro, de familia y de todas esas cosas que siendo sincera, en este momento, no me interesan.

El tacto de mi cama, fresca, en esta noche de verano, es algo que me transporta a otro mundo. Aquí no existían problemas, ni preocupaciones, aquí simplemente encontraba ese ansiado sueño que me inundaba cada noche, después de un último suspiro tras cerrar los ojos.

Pasaron horas…minutos… o quizás simplemente segundos, el tiempo toma un sentido extraño cuando dormimos, pero algo me hizo despertar. Una ligera brisa, consiguió que mi cuerpo sintiera frio y abriera los ojos al instante.
Me encontré la cortina balanceándose y la ventana completamente abierta. En un primer momento, no recuerdo haberla dejado de esa forma, pero sin perder más tiempo, me levanté y la cerré, volviendo seguidamente a la cama, para recuperar el maravilloso sueño que seguramente estaría teniendo.

Cuando estaba dispuesta a cerrar los ojos nuevamente para seguir disfrutando de mi descanso, una sombra junto a la venta, consiguió sobresaltarme y de un brinco, quedé sentada nuevamente. Siguiendo los instintos de cualquier ser humano asustado, mis labios se abrieron con la intensión de gritar, pero cuando mis cuerdas vocales reaccionaron dispuestas a producir algún sonido en mi garganta, me encontré con esa rápida sombra, que llegó hasta mi en un abrir y cerrar de ojos, tapando mi boca con fuerza y determinación.

-Shh… -Fue lo único que pronunció esa figura extraña, mientras tapaba sus propios labios con un dedo.

El miedo me había paralizado en este momento. A pesar de la oscuridad, podía apreciar que esa figura pertenecía a la de una mujer… Una mujer con una mirada color miel, intensa y penetrante… Una mirada que me producía escalofríos al observarme tan directamente…

-… No vas a gritar –Añadió como si estuviera muy segura de ello.

Poco a poco, la oscuridad se fue disipando y pude apreciar una sonrisa de medio lado que solo conseguía aumentar el misterio de esta intrusa. Esta misteriosa intrusa, que en este momento se encontraba, apartando la mano que cubría mis labios, dejándome completa libertad para pedir ayuda… ¿Cómo estaba tan segura de que no lo haría? Es el momento perfecto… Si gritaba ahora, mis padres vendrían a protegerme y si no lo hacía, esta mujer, que por algún motivo no me resulta tan extraña como debería, podría hacerme cualquier cosa… Pero no soy capaz de gritar, algo en mis cuerdas vocales se había desactivado en el momento en que esos ojos misteriosos se clavaron sobre mí. Algún poder estaba ejerciendo esta chica para que mis músculos estuvieran agarrotados y no fuera capaz si quiera de suspirar… No fui consciente de su cercanía hasta que su mano fue retirada definitivamente. Sus labios estaban a penas a unos milímetros de los míos. Podía sentirlos… podía sentir su respiración golpeándome y sí, me vi en la obligación de contraer el diafragma y mantener la respiración, en el momento en que mis ojos se auto dirigieron hacia ellos consiguiendo que un profundo calor invadiera mi cuerpo.

-…Así me gusta… -Susurró acariciando mi cabello.
-¿Qu… quien eres? –Pregunté torpemente a pesar de saber que no habría respuesta.
-Dulce…

Dulce… curioso nombre para una mujer que invadía un cuarto ajeno en plena noche y que además poseía una mirada que expresaba un sin fin de cosas, pero hasta ahora, la dulzura no estaba entre ellas. Si… me había respondido a mi pregunta sin siquiera titubear. Pero entonces que…

-¿Qué quieres…?
-Esta noche… tú eres lo que quiero.
-¿Yo? ¿Por qué yo? –Sentí mi voz temblorosa –Voy a gritar…
-No lo harás…
-¿Por qué estás tan segura?
-Porque me deseas –Sentenció con seguridad.
-¿Qu…qué? ¡Claro que no!
-Está bien… vamos a comprobarlo…

Con esa sonrisa diabólica y misteriosa que poseía, fue acortando muy despacio la diminuta distancia que nos separaba, consiguiendo que mi cuerpo se paralizara cada vez más. ¿Qué ocurre? Es una mujer… ¿Por qué no puedo moverme? ¿Por qué se me hacen tan largas estas milésimas de segundo? La distancia era ya lo mas pequeña posible, ni siquiera un atisbo de aire cabía entre nosotras. Mi mirada continuaba estática sobre sus ojos hasta que inconscientemente, al sentirla tan cerca, descendí, observando en medio de la oscuridad esa sonrisa irritante. Pero ni siquiera tuve tiempo a reaccionar, a moverme, a apartarme o a gritar… Juntó nuestros labios, consiguiendo que en el preciso momento del contacto, el calor de mi cuerpo aumentara considerablemente, haciéndome sentir un deseo insaciable. No respondí ese… beso, pero tampoco fui capaz de moverme. Sentía la terrible necesidad de tener sus labios pegados a los míos un tiempo indeterminado, sintiendo su calor invadiendo mi cuerpo y su lengua tratando de abrirse paso sin éxito… No podía… esto no estaba sucediendo y a pesar de que mi cuerpo me gritara un sinfín de sensaciones, mi sistema nervioso quiso reaccionar, abofeteando su rostro con brusquedad y apartándome de ese lugar lo más rápido posible.

Llegué a la puerta de mi cuarto en un abrir y cerrar de ojos. Nunca había corrido tan rápido. Ni siquiera era yo quien dirigía mis piernas, me atrevería a decir que simplemente era un acto reflejo. Cuando conseguí abrir la puerta unos centímetros dispuesta a largarme de allí, sentí un fuerte golpe tras de mí que la hizo cerrarse al instante, encontrándome atrapada entre dos brazos que me aprisionaban.

-No me hagas daño por favor… -Supliqué asustada.
-Sabes que no tienes miedo, Anahí… -Sus labios estaban tan cerca de mi oído que la piel se me erizó al escuchar esa forma de susurrarme ¿Por qué sabe mi nombre? –El corazón de una persona asustada se agarrota, su sangre deja de circular por momentos consiguiendo que su cuerpo se hiele… Pero tu corazón late con fuerza, escucho con total claridad cómo la sangre circula a través de la yugular externa de tú cuello… Y tu cuerpo… -Sentí su mano recorrer la piel de mis piernas sin llegar a tocarme. No me estaba si quiera rozando y aún así era capaz de sentirla –Tu cuerpo arde… y no me hace falta tocarte para comprobarlo… -Continuó recorriendo una de sus manos por toda mi anatomía, dejando en medio de ambas una distancia mínima, suficiente para que mis deseos de sentirla en mi piel, aumentaran de una forma desesperante. No sabía lo que me estaba pasando, pero ella tenía razón, mi cuerpo ardía, mis piernas temblaban y me costaba enormemente respirar.
-¿Por… por qué… haces esto? –Quise hacerme entender con la respiración entrecortada.

Entonces, sus manos se aferraron a mis brazo y con la mayor firmeza que nadie me había tratado jamás, volteó mi cuerpo, dejándome de espaldas a la puerta y frente a ella.
Estaba cerca… muy cerca… y volví a descubrir su sonrisa maliciosa y sus ojos misteriosos que algo extraño conseguían en todo mí ser.

-¿Qué es lo que estoy haciendo…? –Preguntó aproximándose aún más -¿Excitarte?
-No…No…
-¿Segura?

Intente hacer un ligero movimiento de afirmación con la cabeza que resultara lo más convincente posible, pero ella, lejos de quedar satisfecha, con esa extraña fuerza y velocidad que poseía, hizo un movimiento que arrancó en dos, la pequeña camiseta que componía mi pijama veraniego. Dejándome así, semidesnuda ante sus ojos. Esos ojos miel, que ahora, se encontraban clavados fijamente sobre mi cuerpo, consiguiendo que la velocidad de mi respiración aumentara…

Una de sus manos, permaneció apoyada en la puerta que había tras de mí, mientras la otra comenzó a tocar sensualmente mi abdomen, haciéndome cerrar los ojos inevitablemente, en el preciso momento en que sentí sus dedos sobre mi piel… Esa piel, que se iba erizando completamente a su paso… Sentí que me faltaba el aire, cuando sus dedos rodearon mi ombligo y continuó ascendiendo hacia mis pechos… Ella lo notaba y sonreía… eso me excitaba aún más…

Acarició con la yema de sus dedos, la parte que no estaba cubierta por el brassier… Uno y otro… pasando por el centro y dejándome observar el brusco movimiento de mi pecho, subiendo y bajando mientras trataba de respirar con normalidad… Continuó ascendiendo hasta llegar a mi cuello, donde curiosamente se detuvo, acercando su rostro… Bajó sus dedos hacia mi hombro y hundió su cabeza en él, consiguiendo que me fuera imposible evitar cerrar los ojos otra vez, cuando la sentí inhalar profundamente, impregnándose con mi aroma… Algo húmedo produjo que mi piel se erizara aún más…

Estaba dejando besos por todo mi cuello, mientras su lengua jugueteaba a su antojo, produciendo en mi interior, unas sensaciones que jamás había experimentado… No podía más, definitivamente no recuerdo en qué momento el pánico se convirtió en esto. En qué momento el peligro me excitó de esta forma. O en qué momento su mirada penetrante me hizo sentir una baja humedad, absolutamente nueva para mí…
Continuó ascendiendo sus besos mientras sus dedos descendían recorriendo el mismo camino que había hecho antes…

Los pequeños gemidos, salían incontrolados de mi interior… Paseó sus labios por el lóbulo de mi oreja, dejando en él un pequeño mordisco, que me hizo gemir algo más fuerte… Continuó hacia mi rostro… y se detuvo justo al llegar a mis labios, apartándose lo suficiente para mirarme a los ojos.

Se detuvo unos instantes en esta posición, observándome fijamente, queriendo atravesarme con su mirada, haciéndome sentir completamente vulnerable en este momento… La deseaba… Seguía sin saber en qué momento había ocurrido, pero estaba deseando que esa mujer me hiciera suya de una forma salvaje… ¿Se había propuesto torturarme? ¿Por qué estos segundos de silencio, simplemente observándome? ¿Por qué siento esta necesidad de devorar esos labios, que de un momento a otro volvieron a expresar esa sonrisa diabólicamente irresistible?

Esa sonrisa tenía un motivo… y lo averigüé en el justo momento en que su mano, esa que hace unas milésimas de segundo aún se encontraba sobre mi ombligo, con un rápido movimiento se introdujo en mis pantalones, impregnando sus dedos con mí humedad… El gemido fue inmediato e incontrolable…

-¿Ves?... –Susurró satisfecha –Te excito…

Antes de que pudiera responder, hizo lo que llevaba minutos deseando que hiciera… atrapó mis labios con decisión, con firmeza, ocasionando que mis brazos, antes inútiles, se aferraran a su cabello con desespero… incluso con algo de agresividad… Me daba rabia, sentir lo que sus dedos provocaban en mi sexo y lo que sus labios ocasionaban en mi corazón… Su lengua me buscó y la mía la recibió de una forma salvaje, descargando en un beso, la pasión contenida… Ella exploró mi boca y yo exploré la suya con la rapidez que podía permitirme. Pero me quedé sin aire demasiado rápido, mientras a esta chica parecía no hacerle falta ni siquiera respirar… Y por algún motivo, mi mente tuvo el impulso de romper esa unión, tratando de apartarla con brusquedad…

-No… -Me negué empujándola, mientras la veía observarme sin gesticular.

Pero las palabras que salían de mi boca, parecían no ser suficientes para ella, ya que, cuando quise librarme de su encarcelamiento, aprisionó mis manos contra la puerta y me volvió a besar con determinación, con firmeza, evitando que huyera, consiguiendo que todos mis berrinches quedaran olvidados al sentir nuevamente su lengua abriéndose paso… La quería sentir con todo mí ser. Así que, forcejé un poco para que liberara mis manos, sin saber que causaría el efecto contrario. Entrelazó sus dedos con los míos y me aprisionó con más fuerza…
Separó sus labios unos instantes, mi mirada fue de molestia y decepción ¡No dejes de besarme! –Quise ordenar. Sin embargo…

-Vas a ser mía, Anahí… -Susurró seriamente –Completamente mía…

En ese momento, sus manos dejaron de ejercer presión sobre las mías y pude soltarme para aférrame nuevamente a su cabello y atrapar su boca, desatando de una vez por todas el deseo acumulado que me producía esta mujer… Sus brazos abrazaron mi cintura, pegándome aún más a ella y pude sentir mis pechos rozando su ropa, mientras sus manos recorrían mi espalda, erizando cada poro de mi piel…

Con un movimiento rápido y determinante, como cada uno de los que ella daba, me volteó, dirigiéndome nuevamente hacia la cama. Mis manos se hundían en su cabello cada vez más, su lengua jugueteaba desesperada con la mía, consiguiendo que mi corazón sintiera un hormigueo desconocido hasta este momento… No podía dejar de besarla, sentía que me estaba quedando sin aliento nuevamente y aún así no me sentía con fuerzas de apartar mis labios de los suyos, ni siquiera sabía dónde estaba ya… Pero ella, parecía tenerlo todo bajo control. Notó mi falta de oxigeno y me separó cuidadosamente de su cuerpo… Si, hasta ahora este había sido el único movimiento hecho con delicadeza, aunque noté que eso no iba a durar mucho, cuando mi cuerpo calló a la cama dejándome recostada, mientras la observaba sonriendo satisfactoriamente. ¿Qué se proponía ahora?

La respuesta a mi pregunta no tardó en llegar, cuando en medio de la oscuridad observé cómo, sin borrar su picara sonrisa, comenzó a subirse muy lentamente la camiseta, dejándome ver la piel de su firme abdomen… Continuó ascendiendo, siendo completamente consciente de lo que me provocada… y cuando llegó a sus pechos, aquella prenda, desapareció por algún lugar que me era completamente indiferente… Me sentía incapaz de apartar la mirada de su cuerpo y sabía que la suya estaba clavada sobre el mío… Es hermosa… Definitivamente es hermosa… Sus propias manos desabrocharon el botón de su pantalón, y con la misma lentitud que lo había hecho antes, se deshizo también de esa prenda, frente a mis ojos… Consiguiendo que mis deseos hacia ella, aumentaran a cada segundo… Permaneció así unos instantes, permitiéndome observarla, desesperándome mientras ella disfrutaba del movimiento ascendente y descendente de mi pecho acelerado…

Se acercó... inclinándose ligeramente sobre mí. Y deslizó el pequeño short de mi pijama hacia abajo, dejándonos a ambas en igualdad de condiciones… ¿Y a hora qué? –Me pregunté mientras la veía observar con deseo, mi cuerpo casi desnudo…

Como si hubiera escuchado mis pensamientos, ascendió su mirada hacia mis ojos, abrió mis piernas y sin romper el contacto, apoyó sus manos en la cama, posicionándose sobre mí, dejando su rodilla muy cerca mi intimidad, y ascendiendo su rostro hasta llegar a mi altura…

Continuó mirándome fijamente, cuando nuestros labios quedaron a la misma distancia… Mi respiración se aceleró aún más, al sentir su cuerpo sobre el mío… Llevó una de sus manos hacia mis mejillas y me acarició con dulzura, sin apartar la vista de mis ojos…

-Eres preciosa… -Susurró para mi sorpresa. –Y voy a hacerte suspirar, como nadie lo ha hecho jamás…

Mi piel se erizó cuando sus dedos acariciaron mi rostro. Pero mi corazón se aceleró aún más cuando esas palabras llenas de seguridad invadieron mis oídos… Me excitaba su determinación y deseaba con todas mis fuerzas que lo hiciera de una vez…

-Hazlo… Dulce… -Ordené sin siquiera haberlo procesado antes.

Esas simples palabras parecieron ser suficiente para detonar su pasión una vez más. Ni siquiera fui consciente del momento y la forma en la que desabrochó mi brassier. Pero ahora mismo, se encontraba lanzándolo por algún lugar, dejando mis pechos completamente al descubierto, frente a sus ojos que los observaban fijamente… Me miró una última vez… sonrió… y sin apenas darme cuenta, lancé un sonoro gemido al sentir sus labios succionando uno de mis pezones… Mis manos trataron de colaborar, de aferrarse a su cabello para que no dejara ese lugar y ese jugueteo de su lengua. Pero sin siquiera levantar la cabeza, sus manos alejaron a las mías, aprisionándolas a ambos lados de mi cabeza… Quería llevar el control… y para este momento, yo no tenía fuerzas sino para dejarme llevar…

Jugueteó con su lengua consiguiendo que esa pequeña erección no desapareciera, mis jadeos eran incontrolables… Succionó uno de mis pezones con la fuerza justa y necesaria para no hacerme daño y conseguir que mi ropa interior estuviera cada vez mas mojada… Sin duda alguna, sabía perfectamente lo que hacía y como lo hacía…

Dejó su labor unos instantes para observar mi cara de frustración en ese momento, le divertía… Le divertía enormemente observar en mis ojos la desesperación. Continuaba agarrando mis manos con firmeza, impidiéndome cualquier tipo de movimiento y en esa postura, una vez más, bajó sus labios con determinación, para atrapar mi boca desesperada que descargó su deseo en cuanto nuestros labios se rozaron… Su cuerpo había descendido ligeramente, quedando completamente pegado al mío, su pierna rozaba mi centro cuando comenzó a balancearse, consiguiendo que comenzara a perder el control en cuanto sentí su roce en mi intimidad. Cada vez se movía más rápido mientras yo no podía evitar moder sus labios ante tanta excitación… De pronto, detuvo todo tipo de movimiento y separó bruscamente su boca de la mía, frustrándome una vez más… Quería sentirla, no podía permitir que se detuviera, la necesitaba ya, en este preciso momento…

Mi mirada debió advertírselo, ya que reapareció esa sonrisa traviesa y misteriosa que no conseguía otra cosa, más que aumentar el éxtasis que me producía esta desconocida.
Bajó sus labios nuevamente, hasta encontrarse con mi piel… Besó mi cuello, incluso me mordió más fuerte de lo que esperaba ocasionándome un pequeño grito. Pero ni siquiera le dio importancia… continuó descendiendo sus húmedos besos por el interior de mis pechos… en ese lugar que ascendía y descendía rápidamente, como si el oxigeno no fuera capaz de acceder al punto necesario… Sus brazos necesitaban libertad para continuar bajando, así que me soltó de una vez, llevando una de sus manos al interior de mis piernas… Me acariciaba con delicadeza, mientras sus besos continuaban bajando y mis suspiros aumentaban su intensidad.
Llegó hasta mi ropa interior, separó ligeramente sus labios de mi piel y su mano hizo un rápido movimiento, tocando mi sexo por encima de la prenda, cosa que me hizo gemir inevitablemente… Levanté ligeramente la cabeza y la observé sonriendo, completamente preparada, para deslizar esa pequeña prenda por mis piernas y dejarme, esta vez sí… completamente desnuda ante sus ojos.

Me sentía mojada… muy mojada… y su sonrisa observando mi cuerpo, no hacía más que confirmarme cuan excitada debía estar y como le gustaba eso…
Bajó su rostro una vez más y comenzó a pasear su lengua por el interior de mis piernas, dando pequeños mordiscos cuando lo creía necesario, consiguiendo que mi capacidad de pensar se esfumara, mientras mis gemidos desesperados aumentaban… Llevé mis manos a su cabello e inconscientemente, mientras sus besos continuaban la labor de desesperarme, traté de inducir su cabeza hacia mi centro, para que de una vez por todas, hiciera lo que estaba planeando hacer conmigo…

Ella se detuvo y levanto la vista para observarme… eso me ruborizó. No quería parecer tan deseosa, pero lo cierto es que el control de mi cuerpo y de mi mente, ya no me pertenecían… La deseaba y deseaba que me devorara como nadie lo había hecho jamás.

Después de unos instantes en los que su mirada permaneció clavada sobre mis ojos y traté de buscar en el interior de ellos, eso que expresaban, además del misterio y la pasión del momento… Fue bajando lentamente su rostro, sin cortar el contacto visual con mis ojos. Quería que la observara, quería que viera con total claridad lo que se disponía a hacer…

Sus labios estaban tan cerca de mi sexo, que podía sentir un ligero aire producido por su respiración… Observé sus ojos brillar justo antes de que bajara su mirada hacia su presa… Y mi cabeza no pudo evitar echarse hacia atrás en el preciso momento en que sentí su lengua rozando mi humedad…

Gemí con fuerza… Gemía mientras la sentía recorrerme de arriba abajo, haciendo pequeños círculos en mi clítoris… consiguiendo que esa humedad, lejos de disiparse, aumentara impregnando su boca de fluidos… Me succionó, me enloqueció y mis caderas, comenzaron a unirse a sus movimientos… Era tanto el deseo, el éxtasis y la pasión, que mi mente se nublaba y sentía pequeñas descargas… iba a llegar… Sentía que sería capaz de tener un orgasmo con el simple movimiento de su lengua juguetona. Pero eso parecía no ser suficiente para ella… Acercó su mano, deteniendo el movimiento de su legua y dos de sus dedos rozaron mi intimidad, extendiendo de arriba abajo el fluido que dejaba mi humedad… Ahora mismo, sentía que nada de lo que hiciera esta mujer iba a conseguir que dejara los incontrolables jadeos…

Cuando sus dedos estuvieron lo suficientemente lubricados… los introdujo en mi interior, consiguiendo que mis músculos se contrajeran al instante… Ascendió su mirada… me observó desde ahí abajo… Una imagen realmente excitante… Sonrió… Y volvió a acariciar mi sexo con su lengua, mientras sus dedos comenzaban un ligero movimiento adentro y afuera… Aumentaba su velocidad, mientras mis gemidos se descontrolaban y mis caderas se unían a ese vaivén… Su lengua estaba desesperada moviéndose en círculos alrededor de mi clítoris, a veces succionaba y otras presionaba…

Mientras sus dedos entraban y salían de mi interior cada vez con más fuerza y rapidez… No importaba lo que hiciera, cualquier movimiento de esta mujer, me enloquecía… Su fuerza no se agotaba, su respiración no se acababa… Era realmente impresionante la determinación con la que realizaba cada movimiento y lo inagotable de sus ganas… El oxigeno ya no llegaba a mis pulmones… mis uñas estaban aferradas a su cabello, anclando su cabeza entre mis piernas… suplicando entre gemidos que no se detuviera… que por nada del mundo, dejara de hacer lo que quisiera que estuviera haciendo…

Entonces… después de pequeñas descargas… Su boca se pegó aún más a mi sexo… cuando mis caderas ascendieron inevitablemente, en el momento en que una desconocida explosión invadió el interior de mi cuerpo, acompañada por un fuerte gemido de placer que impregnó su boca de mis fluidos… Había experimentado en este momento, una sensación de placer que jamás había sentido… Un cúmulo de sensación en mi interior, que me hizo gritar, olvidando por completo donde estaba… Había tenido un conjunto consecutivo de pequeños orgasmos, seguidos por una descarga interna, que consiguió cortarme la respiración y contraer mis músculos…

Traté de calmarme para que el oxigeno pudiera llegar a mis pulmones. Pero me resultaba completamente imposible detener mi respiración acelerada o aminorar el ritmo frenético de mi corazón…

Ella… la única causante de esta pasión, abandonó su lugar entre mis piernas, después de dejar unos últimos besos en mi sexo y ascendió hasta llegar a mi altura… Me observaba sonriendo. Pero esta vez, su sonrisa no era diabólica, ni maliciosa, ni traviesa… esta vez, expresaba dulzura…

Acarició mi cabello, completamente mojado a causa del sudor… pasó sus dedos por mis mejillas… observó mis labios que imitaban la aceleración de mi pecho… Y me besó con ternura… Con esa ternura que era lo único que necesitaba en estos momentos…No dijo nada… después de eso.

Se recostó a mi lado, sin dejar de observarme… y dejando que el silencio y las miradas fueran los únicos presentes en este reducido espacio… Acarició el borde de mis ojos… descendió sus dedos hacia mis labios que no pudieron evitar besarlos… y sonrió…

En ese momento, al verla sonreír y observarme de esa forma, tuve la enorme necesidad de sentir su cuerpo junto a mí. Así que no pude resistir el impulso de aferrarme a ella, sumiéndola en un abrazo…Y notando como sus músculos se tensaban en el preciso instante en que intenté cobijarme junto a su cuerpo.

Pero al ver que no me daba por vencida ni abandonaba mi postura… poco a poco, sus músculos, junto al sonido de mi respiración, se fueron relajando… Y de esa forma, sintiendo sus caricias en mi cabello… comencé a rendirme, ante el sueño más profundo y tranquilo que había tenido en mi vida…

Pasaron horas…minutos… o quizás simplemente segundos, el tiempo toma un sentido extraño cuando dormimos, pero algo me hizo despertar. Una ligera brisa, consiguió que mi cuerpo sintiera frio y abriera los ojos al instante.
Me sobresalté… mi respiración estaba extrañamente acelerada. Busqué a mi lado el motivo de ese sobre salto y encontré mi cama absolutamente vacía, con las sabanas extendidas… Mi cuerpo estaba cubierto por el pijama veraniego de cada noche…

Observé la ventana, dándome cuenta de que estaba completamente abierta, mientras la cortina se balanceaba por el aire. En un primer momento, viene a mi mente el recuerdo de haberla cerrado… Me levanté aturdida con la intención de hacerlo, continué buscando a mí alrededor algo que me indicara si ese sueño tan real había sido simplemente eso… un sueño. Pero no encontré nada…

Observé durante unos instantes, la silenciosa callé a través de la ventana… Absolutamente vacía y oscura… -No puede ser… -Suspiré resignada y después de algunos segundos la cerré definitivamente. Dirigiéndome de nuevo a la cama, con la intención de recuperar ese extraño sueño que a pesar de no recordarlo con claridad, consiguió que mi corazón, aún minutos después de haber despertado, continúe latiendo a una velocidad desefrenada.

*******

Al otro lado de la calle…

La observo buscar algo a través de la ventana… En este lugar, bajo la sombra de este árbol es imposible que pueda verme… Aún desde aquí, escucho el sonido de su corazón acelerado, excitado, nervioso e incluso decepcionado…

Es increíblemente hermosa… Puede que su físico sea idéntico al de la mujer que un día amé, pero su esencia es completamente distinta. Su mirada es única… su olor… sus caricias… En más de un siglo, no ha existido una sola mujer capaz de obtener mi compasión… Puede que así sea por el resto de la eternidad, continuaré vagando por el mundo, teniendo sexo con la que me plazca y alimentándome de ellas a mi antojo… Pero al menos por esta noche, ese no será el ritual…
Esto quedará en tu recuerdo, simplemente como un sueño… Pero yo, lo reviviré cada noche…hasta que algún día, si el destino quiere, nos volvamos a encontrar.

Continúa buscando alrededor durante unos segundos, sin éxito. Así que, tras un suspiro, se da por vencida y cierra la ventana, volviendo al interior de su cuarto y desapareciendo definitivamente de mi punto de vista.

-Hasta pronto… Anahí.

¿...FIN...?



Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Deseo o sentimiento

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.