El cuento de la mariposa

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: El cuento de la mariposa

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 2:54 am

Capitulo 51
" ... Habían ya pasado dos semanas durante las cuales no había dejado de ir a ese maldito cuartel a pedir información, dos semanas en que mi descanso se había reducido a apenas unas horas, dos semanas de búsquedas hasta por los lugares más insospechados, de largas esperas, de desesperación y terror, a punto de llegar a sentir que me iba a volver loca en cualquier momento.
Hasta que una noche, al llegar a casa después del trabajo, me encontré la mesa preparada y ella moviendo algo en una cacerola. Mi rostro se iluminó solo al verla. Sin embargo cuando se giró hacia mi, lo vi en su rostro, en sus movimientos torpes y nerviosos, vi aquello que tanto temía. Fue en ese momento que un peso enorme me cayó encima mientras del rostro se me borraba cualquier vestigio de ilusión.
- Hola bichito, anda siéntate que he hecho algo de pasta, como esto nunca tiene pierde ¿no? ... date prisa, que se enfría- Hablaba y se movía sin parar- Ah ... y mira ... - Enseñándome una bolsita plateada- Hasta me alcanzó para comprar algo de queso.
Trato ahora de escribir las palabras que pudieran definir como me sentía en ese momento y no logro hallarlas... Tuve que abrir los labios para poder respirar mientras mis ojos a medida que la descubrían, luchaban contra mis propias fuerzas para no llorar.
Caminé hasta la mesa y me senté, ella se acercó y tras colocar el plato de fideos delante, me dejó un beso rápido en la mejilla. Segundos después, hacía lo mismo y se sentaba en frente, comenzando a comer con reales ganas. Yo estaba paralizada y solo miraba ese plato de fideos que humeaba sobre la mesa mientras cada vez más, el aire a mi alrededor se hacia denso y pesado.
- ¿No vas comer?- Me preguntó de pronto- Mira que los he hecho especialmente para ti, anda ponle un poco de queso- me lanzaba el paquete- verás que quedan buenísimos.
Fue en ese momento que cogí el sobre y esparcí un poco sobre mi plato, luego cogí el tenedor y como bien podía, me metí un primer bocado. El estómago sin embargo, se me había cerrado de tal manera que era prácticamente imposible digerir cualquier cosa. Evité mirarla porque si lo hacía, corría el riesgo de sucumbir a todo eso que comenzaba a moverse dentro de mí. La tensión de ese silencio que se plantaba en toda la habitación, hizo que ella finalmente hablara
- Lo siento ...
- ¿Sientes que?
- El no haber. .. bueno ... tuve que irme así
- Tuviste que ... - Dije asintiendo de forma irónica- ya ...
- Soy una adicta Dulce, no puedo evitarlo
¿Y puta?- La miré friamente- ¿También eres puta y no puedes evitarlo?
La miré buscando una respuesta, algo que me volviera a decir que estaba equivocada pero ella enmudeció y se limitó a observar su plato, mientras que a mi se me clavaba una estaca en el corazón produciéndome un dolor insoportable. Me levanté bruscamente de la mesa y controlándome como bien podía, vacié el contenido de mi plato en la basura, cerré la bolsa y cargandola me dirigí a la puerta.
- ¿Donde vas?
- A botar la basura... tiene demasiados días ... - le dije entre dientes
Bajé corriendo y salí a la calle del costado, donde generalmente acumulaban la basura. Lancé la bolsa sobre aquel montículo y mientras lo hacía comencé a llorar sin control. Me agaché contra la pared del edificio y hundí la cabeza entre mis brazos, sentía que me faltaba el aire. De pronto me volví a levantar y la rabia finalmente se apoderó de mí sin remedio, haciéndome golpear mis nudillos fuertemente contra aquel muro de cemento, repetidas veces hasta que el dolor fue más fuerte que el dolor que sentía en el alma y solo entonces me dejé caer en el pavimento.
Cerca de una hora después, vencida y rota en pedacitos por la mujer que adoraba, volví a subir al departamento. Ya en el baño curé las heridas de mis manos, me eché agua en la cara y me puse el pijama.
Al entrar a la habitación, ella entre volada y cuerda, me miró y me dijo, volviendo la vista al televisor
- Mira, están dando dibujos animados a esta hora y jeje ... Se ven de puta madre ... ven métete en la cama y los miramos juntas.
Apenas lo hice, ella se me pegó de inmediato, notando por su olor, que ni siquiera se había bañado.
- No te preocupes ... ya no lo vuelvo a hacer ... ahora si lo dejo te lo prometo ...
Fue lo último que le alcancé a oír antes de que sucumbiera del todo a su irrealidad. Ahí me quedé, incapaz de dormir, aguantando el olor de calle y putrefacción, velando su sueño y viendo como lentamente se me iba escapando como arena entre los dedos. Ella intentando volver, una y otra vez y yo con una certeza cada vez más grande de que tal vez, ella ya estaba demasiado lejos para hacerlo ... "

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El cuento de la mariposa

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 2:54 am

Capitulo 52
" ... En los días que siguieron, se quedó la mayor parte del tiempo en el departamento, durmiendo y recobrando por unas horas la lucidez en donde volvía a ser la misma de siempre. Sin embargo, era yo la que no podía ser la misma. Por más que trataba de regresar en el tiempo y acordarme cuando recién la conocí, ahora me descubría totalmente incapaz de manejar la situación.
Semana y media después, el dinero se le acabó y con ello mi pseudo tregua. La había acompañado al hospital pero salvo darle unos cuantos calmantes, no le prestaron mayor atención. El psiquiatra que la veía estaba de vacaciones y el suplente no tenía cita disponible hasta dentro de 3 meses. Ella comenzó a desesperarse, a andar de un lado al otro, a tratar de dormir sin conseguirlo, me miraba pero no se atrevía a decirme nada. Al cabo de dos días los temblores, la sudoración y los vómitos se volvieron a presentar. Yo dormía esa tarde a su lado cuando comencé a sentir una serie de puntapiés en mi costado. Me desperté y ella empapada en sudor, se cogía el vientre apretando los ojos. La abracé fuertemente y ella se pegó a mí, hundiendo el rostro en mi cuello. De pronto comenzó a llorar y me dijo:
- No puedo bichito lo siento, no resisto más, necesito la vaina esa
- Farfalla ... no ...
- ¿Es que no me ves? ¿Mira como estoy? Y este maldito temblor que no para
Traté de retenerla pero se soltó y levantándose de la cama fue hacia el colgador. Cogió algo de ropa y comenzó torpemente a vestirse mientras a mi se me caia el mundo entero encima.
Iba ya a comenzar a maquillarse cuando me levanté y saqué de mi billetera algo de dinero, el cual le entregué mientras las lágrimas se me escapaban sin remedio. Ella se quedó quieta mirando mi mano estirada
- No ... Dulce... - Trató de devolvérmelo- No ...
- Solo ... - le dije mientras volvia a colocar el dinero en su mano y la apretaba fuertemente - Solo no te vayas con nadie- le supliqué- Por favor ... "

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El cuento de la mariposa

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 2:54 am

Capitulo 53
" ... ¿Ya te vas? - me dijo al verme coger las llaves
- Si son casi las 3:00
- ¿Tienes algo de dinero?
- No ... recién me pagan mañana - le dije con tristeza
- Mierda ... - exclamó en tono bajo- bueno voy a buscar a Reina y pedirle prestado
- Como quieras ... - iba a salir de la habitación cuando ella me detuvo
- ¿Ya no te despides de mí?
- Tengo prisa Farfalla
Se me acercó
- ¿Estás harta de mi verdad? O ¿Es que ya no me quieres?
- No es eso
- ¿Entonces? ... - Se me acercó de forma provocativa- ya no me buscas, ni me besas, hace tiempo que no hacemos el amor ... - Me dijo mientras buscaba mi boca
- De verdad tengo que irme ..
- ¿Porque no me contestas eh? - Me cogió el rostro obligándome a mirarla- ¿Eh?
- Suéltame, tengo que irme
- ¿Tienes otra mujer?
- Estás diciendo tonterías
- Seguro que es la chiquilla planchadita de la vez pasada ¿No?
- ¿Quieres calmarte?
- Anda, dime porque no quieres estar conmigo, dímelo
- En que momento ¿Eh? - la cogí de las muñecas para que me soltara- a ver dime, ¿En que momento???? Si todo el tiempo estas drogada y fuera de la realidad ... ¡Mier da! ! ! ...
Me solté bruscamente, cogí mi casaca y salí de la habitación mientras ella comenzaba a llamarme "
Al salir del cine esa madrugada, no quise ir de vuelta a casa, sentía que necesitaba respirar, tratar de calmar esa angustia, rabia y pena que mezcladas, no me dejaban en paz. No sé cuanto tiempo anduve por calles que por lo general no solía frecuentar. La ciudad a esas horas era tan particular, en parte desierta, en parte poblada, con muchos que como yo, seguramente se sentían igual de desolados y preferían divagar entre las sombras. Miré mi reloj y noté que eran casi las 4 de la mañana, fue entonces que decidí regresar. Comenzaba a hacer frío por lo que opté por tomar un atajo.
Me encontraba por uno de esos pasajes peatonales, por el lado opuesto del vecindario cuando de pronto sentí que el cuerpo se me helaba por completo. Mis ojos se quedaron anclados a esa sombra rastrera, nocturna, enorme. Todos los sonidos de mi entorno desaparecieron, fue como ensordecer de pronto mientras la sangre, como un torrente salvaje golpeaba cada parte de mi cerebro. Ahí estaba ella, apoyada de cara contra la pared, mientras era empujada rítmicamente por un hombre que la penetraba por detrás.
Impulsada por algo que nunca antes había sentido en mí, empecé a correr y me abalancé contra aquel tipo, separándolo bruscamente de ella y haciéndolo caer al pavimento. Ahí, comencé a golpearlo con toda el alma mientras el hombre luchaba por zafarse y ella, inmóvil, junto a la pared me miraba estupefacta. En un momento, sentí como el hombre lograba vencerme y tras darme un puntapié que me hizo caer hacia atrás contra los botes de basura, se acercó a mi para rematarme. Fue cuando ella se interpuso y cubriéndome gritó
- Déjala, vete por favor
- Mira lo que me ha hecho - trataba de alcanzarme pero ella lo detuvo
- He dicho que la dejes i mierda!!!
- Y tu puta de mierda - Le lanzó una bofetada haciéndola doblarse hacia un costado- seguro querían robarme verdad?- Metió un puntapié, logrando alcanzarme en pleno rostro y tras una serie de improperios, el tipo finalmente se marchó.
La miré y en medio de esa turbulencia en la que se había convertido mi mundo de pronto, lancé un grito ensordecedor, tratando de liberar aquello que tenía atorado en la garganta y en el corazón.
Si, siempre supe que ella era una prostituta pero no es lo mismo imaginarlo y evadirlo todo el tiempo que verlo con los propios ojos. Ver como el cuerpo de esa persona que se ama tanto y por la cual sería capaz de hacer cualquier cosa, es profanado de esa manera. Y más aún, el hecho que ella no pudiera evitarlo, había terminado por destrozarme esa noche.
Tirada sobre el pavimento, con el labio sangrando a borbotones lloraba entre gritos de desesperación mientras ella se levantaba y se acercaba a mí para tratar de consolarme
- Dulce por favor cálmate .. ven vamos ...
- No me toques, déjame, no quiero que me toques
- Ok no te toco, pero vamos a tu casa ¿si? ... Dulce por favor ... – Me suplicó
- Como puedes hacer esto- la miré en medio de mi llanto- ¡Comoo!!!!
- Dulce estaba desesperada, trata de entenderlo por favor ...
- ¿y tú? ¿Alguna vez has tratado siquiera entender lo que yo siento? Quererte como te quiero y sentir que no puedo hacer nada- Apreté mis puños de la impotencia- ¿que no puedo darte un motivo suficiente para que no lo hagas?- mi rabia era ya incontenible- ¿Tienes una mierda de idea de lo destrozada que me siento en este momento ... ? -Volví a gritarle- ¡contéstameeee!!!! Tienes una idea lo que se siente encontrar a la mujer que amo tirando entre basurales como una perra callejera?
- Siento muchísimo que hayas tenido que ver esto Dulce...
Trató de acercarse pero yo retrocedí y me levanté bruscamente tratando de secar mis lágrimas y limpiar mi rostro. De pronto la volví a mirar, ahí sentada, y las ganas de llorar me asaltaron de nuevo al revivir otra vez lo que minutos antes había presenciado. Ella se levantó y se me acercó, con cuidado llevó su mano a una de mis mejillas y yo no pude hacer otra cosa que apretar los ojos con fuerza.
- Ven, vamos a curarte si?
- Nooo ... Quiero que te vayas me oyes? No quiero verte, quiero que desaparezcas de mi vida y dejes de hacerme esto
- Dulce por favor ...
- Lo he intentado todo, todo y ya no puedo más. Quieres seguir con esta vida?, perfecto, hazlo, pero no pretendas que me quede a verlo
- Dulce yo ...
Intentó acercarse y abrazarse a mí pero yo la empujé y cogiéndola violentamente del cuello, apreté con fuerza. La volví a mirar en medio de esa locura que nublaba todo vestigio de razón y finalmente le dije:
- Lárgate si no quieres que acabe por matarte ...

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El cuento de la mariposa

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 2:54 am

en la cabina del cine, sin saber de nada ni de nadie, solo tenía ganas de estar sola, aislarme del mundo y tratar de borrar lo acontecido de mi memoria. Nunca pensé que algo me pudiera afectar de esa manera. Estaba como ida, miraba todo a mí alrededor y por momentos sentía que perdía la capacidad de distinguir incluso entre la realidad y mi propio mundo de ficción, llegándome a preguntar varias veces si lo que había pasado esa noche realmente ocurrió. Cuando regresé a mi departamento, al cuarto día de ausencia, entré en una profunda depresión que se prolongó por un par de meses hasta que Pancho apareció una mañana buscándome.
- Me llamó el abogado, tienes una audiencia con el juez mañana por la mañana
- Mañana?- me senté al sentir que la cabeza me daba vueltas
- Dulce otra vez? Carajo, vas de borrachera en borrachera
- No me grites viejo que me duele la cabeza
- Bueno, tienes 24 horas para recuperarte y no tirar por la borda todo lo que se ha avanzado hasta ahora y seguro que pedirán visitar tu departamento así que será mejor que vayas limpiando esta pocilga.
- No creo que pueda enfrentar todo eso Pancho, no tengo la fuerza ahora
- Qué? Perdóname Dulce, entiendo que estés deprimida por lo de tu chica pero estamos hablando de Mauro y para ese niño, tú me oyes? Tú eres la única esperanza de que tenga un futuro. Entiendes?
- Yo no pedí tener esa responsabilidad Pancho
- No, pero lo quieres verdad?- lo miré- lo quieres o no?- asentí- bueno entonces no permitas que se pudra en ese lugar de mierda.
Respiré profundamente y así de la nada me puse a llorar ...
- Anda chiquilla- me dijo abrazándome- no te pongas así
- No puedo Pancho, no puedo quitármela de la cabeza, todo el tiempo la tengo aquí entiendes? Y me atormento al pensar que está enferma y que yo simplemente la aparté así de mi vida pero por otro lado, me acuerdo una y otra vez de lo que pasó en ese pasaje y no puedo con ello, simplemente no puedo
- Eso es insoportable para cualquiera Dulce... y estando juntas en esas circunstancias, no creo que les hiciera bien ni a ella, ni a ti. Farfalla es una tipa adulta, acostumbrada a lidiar con todo, tiene que encontrar el camino por si misma, lamentablemente tu no puedes hacerlo por ella.
- Ya ... pero el problema es que la quiero Pancho, a pesar de todo la quiero, quisiera no sé, odiarla, por ejemplo ... pero no puedo y este sentimiento me hace todo mucho más difícil ... no puedo dejar de preocuparme.
- Date tiempo hija, las cosas siempre se acomodan aunque ahora no veas la salida por ninguna parte ... ahora tienes que concentrarte en ese niño Dulce, canaliza tus fuerzas hacia eso, tal vez te ayude a sobrellevar lo otro - Cogió mi vaso lleno aún a la mitad- Y aquí no vas a encontrar la solución eh?
En los meses que pasaron y en los cuales evité todos los posibles lugares donde podría encontrármela, me concentré en mi trabajo y en seguir de cerca lo de la custodia de Mauro. Había tenido ya una entrevista con el juez y entre las cosas que se me había pedido como requisito para considerar mi petición, era que el niño tuviera su propia habitación. Así que inicié un proceso de transformación en mi departamento.
Mi habitación era lo suficientemente grande para subdividirla y tras consultarlo con mi casero, quien no puso objeción ninguna, me gasté prácticamente el sueldo de dos meses en comprar los materiales necesarios y me volqué de lleno a eso. El tiempo fue lentamente calmando mi propia turbulencia y todo resto de violencia y coraje fue dejando paso a la más absoluta tristeza, la cual solo podía ser disipada por la presencia de Mauro, quien lograba sacarme del hoyo emocional durante las horas que pasaba con él. Esta necesidad que comencé a tener del niño fue alimentando muchísimo mis expectativas de que finalmente me dejaran adoptarlo y ese se convirtió de pronto en mi gran objetivo, incluso por encima de mi sueño de escritora.
Capitulo 55
Me desperté de madrugada por la misma pesadilla nuevamente ... no las dejo de tener desde esa noche. Fui hacia la cocina por un poco de agua y me senté un momento, tratando de calmarme. Miré la máquina de escribir, la cual tenía totalmente abandonada desde aquella vez y lentamente acomodé mi silla en frente. Me quedé mirando un momento esa hoja en blanco mientras buscaba las imágenes en mi memoria ...
" ... Transcurrieron cerca de tres meses antes que la volviera a ver. Yo salía del cine y ella y Reina entraban en una panadería cercana. Al verme se detuvo, sino lo hubiese hecho yo me hubiese seguido de largo pero no tuve más remedio que detenerme.
- Hola - me dijo sin dejar de mirarme
- Hola ...
- ¿Que tal estás?
- Bien, saliendo de - le señalé el cine de la esquina anterior
- Ya ... ¿Y que tal la película?
- Estuvo bien ...
Nos quedamos en silencio un rato, lo que comenzó a ponerme bastante nerviosa, por un instante tuve el impulso de abrazarla pero logré contenerme y opté por preguntar
- ¿Todo bien?
- Si ... empecé un tratamiento nuevo ambulatorio, como es experimental pues ya sabes necesitan ratones de laboratorio, no cuesta... Y bueno llevo un mes bastante tranquilo la verdad, a ver si funciona
- Me alegra saber que estás haciendo algo, espero que todo salga bien
- Y yo ... - de vuelta se hizo el silencio, pero que ella esta vez rompió agregando- Me gusta como te queda esa camisa- me dijo con tristeza
- Gracias
- Te extraño ... - La miré totalmente cogida por sorpresa - nunca te lo dije mucho ¿Verdad?
- No
- Ya... como seguramente tampoco te dije que... se detuvo de pronto buscando nuevamente mis ojos- Solo a mí se me ocurre decir estas cosas en la puerta de una panadería.
- Me tengo que ir ... - dije intempestivamente evitando que continuara
- Si claro ... eh ... cuídate
- Y tu ... Chao
Iba a marcharme así sin más cuando ella se me acercó y me dejó un beso corto en los labios.
- Chao ...
La quedé mirando un instante más antes de comenzar a caminar nuevamente, alejándome lo más aprisa que pude de ella y de sus ya conocidas y eficaces dotes para hacer conmigo lo que le daba la gana ... "

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El cuento de la mariposa

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 2:54 am

Capitulo 56
" ... Finalmente la transformación de mi departamento había terminado pero no pude decorarlo por completo pues no quería que Mauro supiera que esa nueva habitación podría ser la suya. En todo ese tiempo, mantuve lo del trámite de la adopción en secreto delante de él, evitando de esa manera que se hiciera ilusiones en caso al final, las cosas no salían como se esperaba.
Fue recién después de todos esos meses que mi vida fue ordenándose de nuevo, aunque por las noches me costara un mundo dormirme. Pensaba mucho en ella, más de lo que me hubiese gustado admitir. Hasta que un día, cerca de la media noche, ella me visitó en la cabina del cine.
- Hola
- ¿Que haces aquí?- le pregunté absolutamente extrañada ya que no la había oído subir
- Nada, que tenía hambre y no me apeteció comer sola entonces me dije, hoy es jueves y hay esa oferta en el restaurant y pensé que tal vez... quisieras hacerme compañía ... - Me enseñó un par de bolsas que llevaba en las manos- tu favorita
- Eh ... - le dije levantándome de la silla - Estoy en horas de trabajo Farfalla
- Ya y la película está corriendo sola ¿No? .. anda no te me pongas tan difícil, que solo te estoy pidiendo que comas conmigo - dejó las bolsas sobre la mesa y me miró mientras las abría- siéntate, que esperas.
No me quedó más remedio que sentarme y verla como me servía en un plato de cartón un poco de cada cosa, todas aquellas que a mi más me gustaban. Fue en ese momento que la vi con el semblante mucho más saludable, se le notaba bastante desenvuelta y lúcida. Me pareció que estaba particularmente hermosa esa noche y otra vez tuve que hacer esfuerzos para calmarme. Al terminar se sentó en frente mío y me quedó mirando mientras yo comenzaba a comer. Tras varios minutos de evadir sus ojos concentrándome en mi plato, me dijo:
- Eres adorable hasta cuando comes ... la miré y el corazón inevitablemente se me disparó ante la belleza de su sonrisa ... - y eres un desastre también ... mira tu cara, en dos segundos llena de grasa – extendió una servilleta y acercándose un poco, me limpió el contorno de la boca.
Fue un instante apenas que flaqueé en ocultar mi creciente nerviosismo y mis manos torpes me delataron ante ella, quien al notarlo, aprovechó el momento para terminar de acercarse y sentarse sobre mis piernas. Sin quitarme los ojos de encima, con uno de sus dedos, comenzó a dibujar mis labios.
- ¿Sabes que lo intenté? Todos los días ... levantándome y diciéndome que no iba a pensar más en ti... y no pude ...
- Farfalla yo creo que ...
Sin embargo no me dejó terminar y atrapó mis labios con los suyos, terminando por despertar mis sentimientos aletargados y mis terribles ganas de ella. No tardé nada en responderle, en posar mis manos y recorrer su espalda, absolutamente carente de lógica, de memoria, me dejé perder otra vez más por esos labios que me volvían loca.
Al rato, la película había terminado, el cine estaba totalmente a oscuras, menos la cabina de proyección donde, a media luz, ambas tiradas en el suelo, hacíamos el amor una vez más esa noche, sin importar nada más y como si el mundo fuera a acabarse al día siguiente.
Llevaba un buen rato echada sobre mí, acariciando uno de mis brazos cuando de pronto, casi de forma imperceptible me dijo:
- Te amo ...
Por un momento pensé que lo había alucinado y me asusté, sin embargo, cuando se incorporó y pude ver la forma como me miraba, mis temores desaparecieron por completo. Jamás aunque quisiera, sería capaz de describir todo lo que esos ojos fueron capaces de transmitirme en ese instante.
- ¿Que fuerte no? - Me dijo haciendo que sonriera ante su comentario-¿Ves lo que me haces hacer? ... – Volvió a recostar su cabeza sobre mi pecho- Quería que lo supieras ...
No dije ni palabra, solo la abracé fuertemente, pegando todo su cuerpo al mío. Estiré la mano y tiré de una de las mantas que tenía a un costado para cubrirnos. No quise pensar en nada más, solo sentirla así, conmigo, solo conmigo y para siempre ... "
Y ahora quien será a esta hora, como sea la vieja de abajo con lo de la gotera otra vez ... Me levanté a regañadientes tras sacar la hoja de papel de la máquina de escribir. Iba re leyendo las últimas líneas que había escrito cuando tropecé con la caja de herramientas que aún no guardaba.
- iMierda!!! Auuuu
Finalmente llegué a la puerta y abrí, encontrándome con ese hombre enorme mirándome lleno de congoja.
- Reina? Que haces aquí?
- Dulce...
Al ver sus ojos rojos, desvastados, lo supe ... supe que la había perdido para siempre ...

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El cuento de la mariposa

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 2:54 am

Capitulo 57
Reaccioné cuando sentí que aquel hombre de blanco me daba unas palmaditas en el hombro y me indicaba que lo siguiera por uno de los pasillos. De pronto fue como si todo transcurriese en cámara lenta, como si yo en realidad no estuviera ahí y mientras tanto, la voz de Reina, llorando en la puerta de mi departamento se entre mezclaba con la imagen de ese pasillo pintado de verde que parecía no iba terminar nunca.
" ... Me llamaron hace media hora, mi noviete el policía y ... "
Entonces el hombre se detuvo en frente a una puerta y la abrió. Entramos a esa habitación donde las luces fluorescentes me cegaron totalmente y sentí muchísimo frío, tanto que mi piel se erizó por completo.
" ... Me dijeron que ... ¡dios! ...
- ¿Que pasa Reina? Habla de una vez ¡mierda!!!!
- La encontraron esta mañana... en un pasaje... entre bolsas de basura ... "
Una serie de puertecitas pequeñas de madera antigua perfectamente alineadas llenaban el largo una pared entera... el numero 4 se podía leer en aquella que el hombre abrió. Ahí estaba ese agujero negro de donde segundos después, sacaba una camilla rodante cubierta de un plástico negro. Mi vista siguió fija en ello mientras que las rueditas raspando el piso, produjeron un sonido que retumbó fuertemente en los oídos...
" ... La mataron... me mataron a la Farfi Dulce... "
El aire alrededor se hizo denso, irrespirable a medida que el desconocido de blanco iba destapando aquel cuerpo inerte. Cuando por fin mis ojos encontraron el valor suficiente, fueron bajando lentamente hasta posarse en sus manos ... tenía las uñas sin pintar ... apreté los dientes y respiré todo lo que pude antes de mirar al hombre que esperaba a mi lado.
- Podría dejarme a solas un momento por favor?
- Si claro, reconoce usted a la señorita entonces?
- Si. ..
Volví a tomar aire antes de acercarme y lentamente cogí una de sus manos, acaricié despacito sus dedos mientras con la otra le acomodaba un mechón de pelo. Alrededor del cuello, aún se percibían las marcas... En eso, pude ver diminutas manchas de sangre en su rostro, las cuales limpié cuidadosamente mientras mi vista se nublaba por las lágrimas. Cerré los ojos con fuerza al sentir que me ahogaba, los cerré por un buen rato tratando de borrarlo todo... Y al abrirlos nuevamente, busqué su mirada... mírame por favor .... Mírame... rogué en pensamiento.... Y fue entonces que me acerqué a su boca y la besé.... Sería como los cuentos... si. .. como los cuentos, si la beso despertará ... La besé una y otra vez, apretando su mano, acariciando su mejilla, esperándola ... pero ella no despertó ... ya no era un maldito cuento, ya no podía cambiar el final. .. La miré otra vez y aferrada aún a su mano, por fin le hablé ...
- Mi mariposa ... revoloteas ahora verdad? .. Anda dime que ves? Algún día me lo enseñarás? Algún día me llevarás contigo? iSi!, adherida a tus alas para no despegarme nunca más de ti y volaremos donde nadie nos alcance - Acaricié sus labios, sus mejillas, sus pestañas- si ves a mamá ... dile que la hecho de menos ... - me sequé los ojos y acomodé su mano sobre su cuerpo, la miré un segundo más pero esta vez ... lo único que pude ver en ese instante, fue su imagen en mi mente, abrazada a mí, en la cabina del cine.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El cuento de la mariposa

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 2:54 am

Capitulo 58
" ... Cuando entré en casa, después de su entierro al cual asistimos 4 gatos, la caja de herramientas estaba tirada en la sala, mi máquina de escribir en la mesa, miles de vasos y botellas alrededor, la esquina de Mauro con el puzzle de la semana pasada y pegada en las paredes de la sala, una sola nota que decia: "Ayer por primera vez, me dijiste te amo"
Llevaba no sé cuanto tiempo sentada en el balcón, perdiéndome entre los cristales del edificio del frente, lidiando con el vacio profundo que me ocupaba en ese instante. Cerraba los ojos y repasaba cada una de las veces que estuve con ella y no podia, simplemente no podia hacerme a la idea que ya no existiera más ¿Por qué justo ahora? no lo entendia.
Eran cerca de las 3 de la mañana cuando finalmente decidi apagarlo todo e irme a descansar, sin embargo, camino a mi habitación me detuve y quedándome quieta traté de escuchar. Apreté los ojos, forzándome a sentir algo pero fue totalmente en vano. Me volvi a la sala y me acomodé sobre los cojines, en medio de ese silencio que convertía nuevamente mi casa, en un lugar extraño y desolado ... "
Al día siguiente, me levanté confundida, había tenido un sueño raro y confuso ... Cuando fue la última vez que la vi? Me pregunté ... por un segundo no fui capaz de recordarlo hasta que una imagen suya me vino a la memoria ... ella lanzándome todas esas cartas sin abrir ... sentí que se me helaba la sangre y luego ese frío intenso me subió por toda la espina dorsal.
Fui a mi habitación y comencé a revolverlo todo sin encontrar nada, nada absolutamente que me hablara de ella y su estadía en mi casa. Volví nuevamente a la sala y mis ojos recorrieron con desesperación todos los rincones. En medio de esa búsqueda, súbitamente recordé esa noche de furia y me llené de terror, un terror tan grande que me paralizó por completo.
Mis ojos recorrieron una vez más el lugar en busca de algo que me hablara de la verdad y fue entonces que miré la pared y leí la nota que había pegado hacía unos días. Cogí mi casaca y con las mismas salí corriendo. Al llegar a su edificio, toqué el timbre insistentemente hasta que Reina me abrió.
- Dulce que pasa?
- En el reporte del forense Reina, decía ... decía cuando había ocurrido todo?
- Si. .. Fue la noche del jueves, un día antes de que la encontraran - Sentí de pronto que iba a desmayarme- Dulce estás pálida, qué tienes?
- Decía la hora?
- No te entiendo, porque me estás preguntando esto ahora?
- Contéstame Reina- le dije firmemente sin quitarle los ojos de encima- decía la hora?
- Entre las 8 y las 10 pm ...
Ya no la escuché más, pensando que me había vuelto loca ... giré y bajé corriendo las escaleras para salir finalmente a toda prisa rumbo al Premiere y mientras corría, las imágenes de ella y yo caminando a la salida del cine, de ella y yo haciendo el amor, de ella y yo abrazadas en la cama, se sucedían como flashes en mi memoria. Cerré los ojos mientras la desesperación lo inundaba todo y me aferraba a la que según yo, era mi única verdad .... Al entrar, vi a Pancho haciendo la limpieza diaria. Apenas le hablé y subí corriendo hacia la cabina. Busqué por todo sitio, miré en el armario y no pude encontrar nada, bajé nuevamente y casi al borde de un ataque de nervios, le pregunté al viejo:
- Pancho, las mantas que siempre tengo en la cabina?
- Que mantas?
- Las mantas viejo, las mantas que tengo en la cabina y que uso en invierno para abrigarme
- Ah ... las puse en las bolsas para la lavandería
- Donde están las bolsas viejo?
- Dulce que te pasa?
- Solo dime donde están las bolsas por favor
- Debajo del mostrador de entrada, junto con las cortinas de los baños
Fui corriendo y busqué en las bolsas hasta que encontré las mantas y abriéndolas, una por una, me las llevé al rostro, buscando su olor en ellas.
Comencé a aterrorizarme al terminar de revisar la primera y no encontrar nada. Cogí la segunda y lo volví a hacer, las manos me temblaban de una forma atroz mientras sentía que la vida estaba a punto de escapárseme en un respiro.... tenía que ser verdad ... tenia que serlo ... por favor ... por favor ... Y de pronto lo sentí, cerré los ojos y lo sentí ... claramente, era ella ... era ella ¡dios! Caí arrodillada junto al mostrador, rompiendo a llorar mientras me inundaba de su olor, de ese precioso olor aún impregnado, que me contaba finalmente la verdad...

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El cuento de la mariposa

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 2:54 am

Capitulo 59
Llevaba varias horas sobre los cojines viendo una película, la cual repetía incansablemente cuando llamaron a mi puerta. En principio no hice ni caso y me limité a subir el volumen. Sin embargo insistieron tantas veces, que me obligaron a abrir. Ahí parados, Julio, Pancho y su esposa me quedaban mirando en silencio ...
- Será mejor que te des un buen baño muchacha - Me dijo Pancho de forma autoritaria
- Para eso vienen viejo, para decirme que me bañe? Te recuerdo que estoy de vacaciones
El abogado vino a verme hace un rato, me dijo que estuvo intentando hablar contigo desde ayer
- Ya... supongo que querrá más dinero, porque hay que falsificar alguna otra cosa no? O seguro me declararon caso perdido verdad? ... -me di media vuelta y caminando hacia la sala, apagué el televisor- a estas alturas ya me espero cualquier cosa ... – Dejándome caer sobre una de las sillas- En realidad no sé si quiera saber viej ...
- Dulce... cállate y escúchame- yo suspiré derrotada con la mirada clavada en el piso- Ya te dieron la custodia de Mauro ...
Lo miré mientras hacia un esfuerzo por asimilar lo que acababa de oír. Los miré luego a todos, uno por uno, descubriendo recién sus rostros sonrientes.
- Que?- Le pregunté a Pancho con el hilo de voz que me salía en ese instante
- La resolución salió hace un par de días
- Estás seguro viejo? - Comenzaba a llorar sin control- no me van a venir después con que se equivocaron y se lo vuelven a llevar verdad?
- No, aquí tienes el papel- Sacando un sobre de su bolsillo el cual yo comencé a leer de inmediato- ahora Mauro estará legalmente bajo tu tutela y no sé que carajo esperas para meterte a la ducha, vestirte e ir a sacar al petiso de ese sitio horroroso
- Ya? Puedo ir ahora? - me secaba los ojos que no dejaban de lagrimear
- Si, ahora mismo ... y a portarse bien, ser fuerte y todo lo demás, que ahora ese niño depende exclusivamente de ti muchacha
- O yo de él viejo ... o yo de él ...
Cuando apareció en el saloncito de las visitas, estaba todo sudado y con la cara colorada. Se sorprendió al verme.
- Dulce? ... Que haces hoy aquí? Es miércoles
- ¿y que pasa? No te alegras de verme?
- Si- Se me acercó y me dió un beso en la mejilla
- Petiso apestas, que estabas haciendo?
- jugando fútbol
- A sí? Que chévere ¿y que tal?
- Bien .. hoy primer día que me dejan jugar ... porque un niño se enfermó y necesitaban otro niño para completar el equipo.
- Ya ... - le dije sentándome en una de las bancas- oye enano ... yo había venido para contarte una cosita
- Que?
- Que ... a ver- Me comencé a poner nerviosa- hace unos meses, contraté a un abogado para que me ayudara con los papeles y pedirle a un juez permiso para que te dejara vivir conmigo - el niño me quedó mirando en silencio- Te acuerdas que me preguntaste porque estaba haciendo ese otro cuarto en mi depa? –asintió lentamente- Bueno es que me pidieron que para que pudieras vivir conmigo tenías que tener tu propio cuarto y no te dije nada porque no quería que lo supieras hasta que el juez dijera que si- él seguía inmóvil prestándome total atención- y bueno hoy ... hoy el juez ... – le comencé a acomodar el cabello- me envió una carta ... diciéndome que si
- Qué si que? - Me preguntó confundido
- Que medió permiso para que te vengas conmigo pequeño Einstein
- Voy a ir a vivir contigo?
- Si
- ¿y no me van a volver a meter aquí?
- Nop ... porque en esa carta dice que yo
- Me adoptaste ... -Se apresuró en contestar
- Si. ... yo que te voy a explicar algo a ti verdad?
Mauro se quedó sentado sin moverse, como tratando de asimilar la información que acaba de recibir hasta que de pronto se puso a llorar.
- Ey ... no me llores, ven aquí - Lo abracé fuertemente- no llores petiso que todo va estar bien ok?
- Es que ... es que .... Aquí me decían que ... solo querían a los niños pequeñitos y que yo era muy grande .... - seguía llorando- y pensé que me iba tener que ...
- Shhh Ya ... tranquilo - le dije al verlo que se comenzaba a ahogar al respirar- pero ya ves - lo cogí del rostro e hice que me mirara- si tuviera que escoger entre todos los niños del mundo, yo te escogería a ti tonto - Me sonrió mientras se quitaba las gafas para secarse los ojos- ¿ya? ... ¿Terminamos con la lloradera?- asintió – bueno vamos a recoger tus cosas entonces
- ¿Que?- Abriendo los ojos de par en par- ¿podemos irnos ahorita?
- iClaro!, ¿o que? ¿Quieres quedarte otro día más acaso? iVenga muévete!!! Vamos a sacar tus cosas de una vez
Cuando terminamos de empacar todo lo del pequeño, bajo la mirada del resto de niños con los que compartía la habitación, comenzamos a caminar hacia la puerta. Ambos lo hacíamos despacito, como si tuviéramos miedo que de pronto pasara algo que nos impidiera salir de ahí. Fue entonces que Mauro me miró y sonriendo, como hacía tiempo no lo veía hacerlo, me cogió fuertemente de la mano para de inmediato girarse y gritar con todas sus fuerzas:
- Ella es Dulce y me ha adoptado ¿vieron que si había alguien que me iba a querer!!!!!!

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El cuento de la mariposa

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 2:55 am

Capitulo 60
Al día siguiente de su llegada y después que fuera recibido efusivamente por todo el mundo, nos fuimos juntos al mercado. El sol de ese día y la alegría desbordante del pequeño, fueron como un bálsamo reparador para esa tristeza profunda que se había apoderado de mí desde que ella se marchara.
- Cuales te gustan?
- Estas ... Mira son de algodón Pyma lOO% ... y son del hombre araña ves? súper chéveres
- Pyma 100% ... ya ... Ok, señora, oiga señora, me da esas sábanas por favor? Gracias ... - Pagando y cogiendo la bolsa- Bueno y ahora ... Que más te dije que nos faltaba?- le pregunté tratando de hacer memoria
El niño me miró y de inmediato sacó una lista de su bolsillo, en donde se había dado el trabajo de apuntar una serie de cosas.
- Nos falta mi almohada anti-alérgica
- Ya- Sonreí negando con la cabeza- ¿y una manta no quieres?
- Ya tengo ... No te acuerdas?
- Ah ... Si - lo miré confundida- últimamente me olvido de todo petiso, de todo .. bueno y que más?
- Necesito un uniforme nuevo para ir al cole
- No tenías uno antes?
- Es que el pantalón ya me queda corto ...
- Ya ... ta mare ... que caro me sales bicho raro dos
- Solo es eso bicho raro uno ... no te pido más, te lo prometo
- Anda tonto ... - le revolví el cabello- me puedes pedir lo que te de la gana ... bueno las cosas necesarias, tampoco te pases eh? ... A ver. Que más hay en tu súper lista?
- Necesitamos un polvito para matar a las cucarachas del baño y otro para la ventana que da a la cocina, que esta llena de hormigas, también una escoba nueva porque a la tuya le quedan tres pelos y con eso no barremos nada, un paquete de cera amarilla y otra blanca para el piso del baño, mi abuelita compraba esa que esta ahí, huele rico y también necesitamos vasos, solo hay uno entero y ... un jarrito para tomar mi leche en las mañanas y ...
- Ey, Ey ... para tu coche cuarto de pollo y respira que te atoras cuidado ... - Mauro sonrió- jarrito para tu leche, cucarachas, hormigas ... carajo ... llevas 24 horas y ya les hiciste un censo nacional a todos los bichos que pueblan nuestra guarida.
- Es que hay un culo Dulce ...
- Ey ... - Le levanté el dedo índice- Que te he dicho de los improperios?
- Ya ... pero tu acabas de decir uno ...
- Ya pero yo soy yo y tu eres un petiso todavía ... bueno vamos por esos puestos de allá para buscar tu jarrito y los vasos ... te aviso que al paso que vamos, comeremos arroz con huevo frito el resto del mes eh? ...
- No le podríamos poner un hot dogcito para que aumente?
- Ya, avanza, avanza ... hot dogcito ...
Epilogo:
" ... Ese niño fue mi salvación sin ni siquiera proponérselo, me cambió la vida, aparte de organizármela, claro... es increíble... ahora, hasta hago listas de compra y uso el papel por ambas caras para contribuir con el "medioambiente". Todos los días me sale con una cosa nueva que me deja realmente alucinada.
Hace 7 meses dejé de trabajar en el Premiere, estoy a cargo ahora de un pequeño cineclub, donde pasan películas no comerciales o de culto. Hacemos pequeños festivales a veces y durante una semana se pasan todas las películas de un determinado director. Hay un pequeño cafecito dentro, en el cual se organizan tertulias después de la proyección de algunas películas y de las cuales yo soy una de las principales promotoras. El dueño del cineclub esta súper contento, pues con todas las ideas que he introducido en estos meses, el lugar esta recuperando su popularidad. Ahora estoy con los preparativos de la semana de la película animada, a pedido de mi enano que se quejó porque nunca pasaban películas que él podía ver.
Y bueno, mi horario ya es mucho más decente, tengo dos días libres a la semana como todo el mundo, el lunes y el domingo. A veces sin embargo, extraño el viejo cine, mis conversaciones diarias con Pancho y la mezzanine clausurada. Siempre que puedo, me paso para tomarme un cafecito con el viejo y quedarme un rato en el lugar vacío, que sigue teniendo su encanto.
Sigo también escribiendo historias malas ... Ayer, mientras salía para dejar a Mauro en el cole, me encontré cara a cara con el cartero que me entregó un sobre amarillo, uno de las tantas editoriales a las que suelo escribir.
Contiene supongo la respuesta sobre "El cuento de la mariposa" y debo confesar que no he podido abrirlo hasta ahora, creo que no podría resistir que alguien me dijera que mi historia no vale la pena.
Mi mariposa ... la mujer que me devolvió al mundo común, el de todos los días, la que hizo que dejara de esconderme en mis propias fantasías... la que al final regresó a mí para darme su mejor regalo. Hubiese querido con toda el alma ser la salvación para ella y no dejo de preguntarme que pude haber hecho diferente para poderla tener aún conmigo, supongo que no sabré ya la respuesta. Aún no he dejado de pensar en ella cada día, ni de echarla de menos, creo que nunca dejaré de hacerlo. Todo sería tan completo si ella estuviera con nosotros. A veces, voy por las calles de noche y volteo a mirar si es ella la que baja de algún carro, a veces me duermo anhelando que llegue de pronto y se acueste a mi lado, a veces pienso que si me concentro lo suficiente podría hasta volverla a ver ...
En fin ... ¿Que versión era la que querían? ¿La oficial o la verdadera? Ya lo olvidé ... Tal vez sea una sola, tal vez sean dos, la pregunta es ¿Cual de ellas seríamos, ustedes y yo, capaces de asimilar?... Soy Dulce, la tipa que proyectaba las películas porno, en el derruido cine Premiere ... "
- Dulceeeee!!, Dulceeeee!!!!
- ¿Que pasa Enano?
-Acabo de abrir el sobre amarilloo...
- ¿Que hiciste queeeee?- Salí corriendo a la sala- no te hagas el gracioso conmigo
- Jeje
- Bueno ya ... ¿lo abriste?- Asentía- ¿y que dice?
FIN

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El cuento de la mariposa

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.