El lado ciego del amor 2.0

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El lado ciego del amor 2.0

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 2:58 am

http://foro.univision.com/t5/Anahi-y-Dulce-Maria/gh-shi-the-bliid-ride-of-love-2-0-gh/td-p/434818040

En la pag 21 finales del cap tres en nombre de Angy fue modificada por e l nombre original según la autora

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El lado ciego del amor 2.0

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 2:58 am

Capítulo Uno
Una hoja de tonalidades marrones y rojizas ceso su lucha por aferrarse; entregada a la fuerza de la gravedad, al flujo del viento. Flotaba sin rumbo, cómo, desamparadamente por encima de los taxis y de la acera, atrapada en una danza de ritmo e improvisados pasos hasta que por fin, aterrizó.
El lápiz se detuvo brevemente a media carrera, su movimiento fue interrumpido por un inesperado intruso en su camino. Dulce Espinoza aparto la hoja con su mano izquierda y se sentó de nuevo a examinar su progreso. Capto con perfección las líneas, obteniendo en blanco y negro una réplica exacta del parque a su alrededor: el banco que había ocupado, los desnudos árboles, los montones de hojas secas, la gente que pasea solitaria. Miró así su boceto comparando su recreación casi perfecta con la realidad, y suspiró.
¿Cómo podría ser posible llenar una página en blanco con todo lo que vio? ¿Cómo podría capturar la risa, los sonidos, la tristeza y la desesperación, con un mero movimiento del lápiz? ¿Podría acaso? ¿Era posible?
Las preguntas asomaron sobre los fantasmas omnipresentes de la falta de confianza. La necesidad de comenzar de nuevo; la necesidad de crear y recrear hasta que no haya nada que dejar a las preguntas. Rasgo la hoja del espiral de su cuaderno, y no se convirtió en nada más que una bola arrugada de desilusión, y desapareció entre una eternidad de tentativas desechadas.
"Lo siento estoy retrasado", dijo, en un tono que traicionó a su falta de sinceridad. Rozó sus labios contra el suyo en un apresurado saludo, y se sentó a su lado, metió una mano en los profundos bolsillos de su larga capa negra, mientras en la otra sostenía un cigarrillo encendido.
Los ojos color avellana se retrasaron en el vacío-blanco de la página. “¿Son las cinco ya?” dijo, aunque era bien consciente que eran ya casi las seis... "Supongo que he perdido la noción del tiempo." Miró entonces, los ojos gris-azulado de su novio en busca de algo a que aferrarse. “¿Se retraso la clase?”.
"El profesor quería hablar de mi último trabajo," dijo él y el humo salió libre de sus labios y se escapó por el aire alrededor de ellos. De su bolsillo retiró las páginas plegadas de su mitad de período. “Compruébalo.”
La gran "A" blasonada en la parte superior de la página, escrita en tinta roja brillante, permanente. Sonrió, tratando de sentirse orgullosa, pero sintiendo una sensación de resentimiento en su lugar. "¿Es esto en lo que apenas trabajaste?"
El “genio viene fácilmente en algunos,” dijo y sonrió, chasqueando el extremo del cigarrillo en el aire... Su pelo rubio bastante largo cayó sobre sus ojos, y como si fuera un reflejo, Dulce lo alcanzo para alisarlo por detrás. Él le sonrió, le besó la palma de la mano, y de paso rozó su mejilla. "Lo siento he estado tan ocupado últimamente."
Dulce lo observo por un largo momento, admirando los hermosos ojos que alguna vez habían tenido la fuerza para desarmarla. Donde se había ido, se preguntaba. ¿Qué quedo en su lugar? "Es realmente Alfonso," se dijo, a sabiendas de que uno de estos días tendría que decirle la verdad.
Él se inclinó para besarla y ella sonrió contra sus labios, probando el gusto amargo y dulce de la familiaridad. Deseaba tomar una instantánea de ese momento y enmarcarla en la sombra más oscura de sus pensamientos. Quiso susurrar, "Te amo", por hábito, sin nada más. Pero ahogo el impulso y lo dejo de lado.
"Entonces, ¿en qué estabas trabajando?", Preguntó, sentada atrás de él. Su mirada aterrizó en el bloc de notas en su regazo.
Dulce miró y se encogió de hombros, se sintió molesta consigo misma por no tener nada que mostrarle. Como hubiese querido hacer aparecer algo maravilloso en la superficie vacía de las páginas, para hacerle notar que no era el único con un valioso futuro. En cambio, se sentía desnuda, expuesta en su fallo implicando la ausencia de motivación.
"Yo... tenía algo, pero lo arroje."
Su risa sonaba burlona. "¿Cuál es el punto de eso?"
Dulce desvió su mirada de la página en blanco y la dirigió hacia el Arco de Washington. Tenía razón. ¿Cuál era el punto? "Quizás no hay un punto", dijo después de un momento, buscándolo a él. "Tal vez solo esto que estoy intentado es demasiado duro".
"Tal vez deberías reconsiderar todo esto de ser artista", él contestó cuidadosamente. "Quiero decir, tu padre está gastando tanto dinero para enviarte a la Universidad de Nueva York, ¿sólo para que puedas, estudiar arte?" Puso otro cigarrillo entre sus labios. "No es demasiado tarde para cambiar tu forma de pensar."
Lo miraba luchando con su encendedor, momentáneamente distraído por el clic, clic, clic en cada intento fallido. "Maldita cosa".
Dulce dijo en un respiro. "Me tengo que ir. Tengo un proyecto para la clase en el que necesito ir a trabajar. "La mentira la llenaba con una extraña sensación de placer”.
Alfonso echo un vistazo, deteniendo su inútil intento de iniciar una llama. El fino cigarrillo se balanceaba en su boca, respondiendo un segundo después. "Pensé que íbamos a ir a comer algo"
"Bueno, ya nos hemos retrasado. Ya no tengo tiempo ahora ".
"Eso es realmente agradable, Dulce. Me dijiste que podrías haber tenido algo que hacer esta noche. Ya he hecho otros planes. "
Se levanto, rodando sus ojos como ella lo hizo. "Bueno, yo estoy diciendo esto ahora".
Él la miro, como si el debate no merecía la pena para iniciar una pelea, o como si no era lo suficiente como para molestarlo. Por fin, miró hacia abajo y sacudió la cabeza. "Lo que sea. ¿Puedo ir más tarde? "
La pregunta quedo en el aire entre ellos, como una tregua, y Dulce decidió que era mejor que lo aceptase. "Seguro."
"Genial. ¿Angy va a estar allí? "
"Ella trabaja hasta tarde."
Alfonso sonrió. "Entonces voy a estar allí antes de tiempo." Él la beso de nuevo. "Nos vemos esta noche."
Dulce fijo su mirada sobre él, de repente se perdió en lo que sentía con desesperación. Bajo su mirada hacia el boceto que tenía en la mano, resistiéndose al impulso de lanzarlo al viento, para olvidar por un momento que su vida se reducía a nada más que páginas vacías a la espera de ser llenadas. Es que la forma en que la vio Alfonso, ¿como una pérdida de tiempo y dinero? ¿Cuál era el punto, que había pedido ella? ¿Cuál era el punto de tratar de captar las trivialidades de la vida, para congelar los movimientos naturales del mundo en bloques de líneas y sombras?
Las hojas a sus pies eran arrastradas por la vida, y Dulce las veía luchar sin sentido contra la fuerza de los vientos. Se quito los mechones dispersos de cabello castaño de su cara, y guardo el cuaderno contra su pecho.
Vio que no tenía sentido, así que finalmente decidió, momentos más tarde, cuando comenzó a caminar. No en todos los puntos, sólo en el simple, hecho incuestionable de que esto era lo que quería hacer.

La revista cayó en la pequeña mesa circular, su sonido ahogado por el ruido constante de una conversación. Dulce miraba la portada, su superficie de color rosa brillante con una torpe iluminación de color amarillo café. Cuando vio que los ojos verdes estaban viéndola con expectativa."Lo siento, deje mi mente con poderes en mis otros vaqueros", dijo finalmente Dulce.
Angy Boyer manteniéndose estable sentada en el asiento vacío al lado de Dulce con un fuerte, y dramático suspiro, miraba a su mejor amiga con el simulacro de impaciencia. "Artículo treinta y dos."
"¿Por favor?"
Angy poniendo sus ojos en blanco. "Si fueras tan amable, por favor, es el turno de la página treinta y dos, lo apreciaría mucho".
"Podrías haber dicho " gracias "en buena medida por allí", respondió Dulce con una sonrisa.
"La cortesía está sobrevalorada". Asintió angy solemnemente. "Va en contra de mi propósito superior".
"¿Qué es...?" Dijo Dulce abriendo la revista y comenzando la búsqueda de la página treinta y dos, una tarea que resultó difícil en el rastro de innumerables páginas.
"Para ser brutalmente honesta en todos y todas las situaciones", respondió simplemente angy. "He hecho mi meta personal para abolir b.s."
Dulce sonrió y detuvo su búsqueda. Miro a su compañera de cuarto con una ceja arqueada. "¿Desde cuándo?"
"Es mi resolución de Año Nuevo", declaró angy.
"Es de octubre."
"Así que, estoy recibiendo un buen comienzo. ¿No encuentras la página todavía? "
Dulce volvió a su misión. Cuando finalmente encontró la página treinta y dos, miro en el blanco y negro de la página con cara de confusión. "¿La cirugía de aumento de labios?"
Angy estiro sus labios pegados de modo que se viera en la medida en que irían. "Es lo que está de moda", dijo un segundo después. "He decidido que es la razón por la que no he aterrizado en ningún buen papel, mis labios son demasiado finos. Estoy pensando en un cruce entre Liv Tyler y Angelina Jolie. "
"Wow." Dulce cayó sentada de espalda contra la silla. "Cada vez que creo que no podías estar más loca... Hablas."
"¿Así que estás diciendo...?"
Dulce se inclinó hacia adelante. "Yo estoy diciendo que parecerás un monstruo."
Angy frunció el ceño. "Bueno, entonces, siempre esta el circo. Así que adelante! Miren a la Señora del labio!"
Dulce lanzo una carcajada. "Estoy casi tentada de alentarte en ese empeño."
"Eres una verdadera amiga", dijo angy, agarrando la revista y mostrándole en lo que se convertiría. Después de un segundo, volteando de brazos cruzados a través de las páginas, se encogió de hombros. "Quizás sea mi cabello. Tal vez debería ir por algo más audaz. "Tiró varias líneas de cabello de color marrón rojizo lejos de su cara calándose también a través de sus dedos. "Hm", dijo pensativa, continúo mirando la revista.
Dulce miro a su amiga con diversión, sintiéndose aliviada en presencia de tan agradable distracción.
"No es justo que algunas personas pudieran tener cualquier aspecto," dijo angy de repente. "Es como Anahi Puente. La niña puede intentar treinta diferentes estilos de peinado y aún seguir viéndose preciosa."Sosteniendo con énfasis la revista.
Dulce miró brevemente a la infinidad de imágenes con la actriz en cuestión. Se encogió de hombros y después de un momento. "Supongo que algunas personas para compensar su falta de talento son hermosas."
"Oh, no seas dura. Espero que no seas así conmigo cuando este en la pantalla grande."
Dulce miraba a su mejor amiga en forma seria. "Tienes talento real."
"Bueno, yo estoy ciertamente contenta con lo que dices". Angy sonrió. "Aunque, fue realmente buena en el silencio habla".
"No la he visto. Solo sé que ella apesta en ese show..."
"¿Guardián?" dijo Angy interviniendo. "No creo que ella sea mala en sí. Creo que la serie es mala. No se puede hacer mucho con un guión como ese".
Dulce se encogió de hombros, que no tiene mucho argumento, y en particular me tiene sin cuidado. Miró alrededor del café, momentáneamente fascinada por el murmullo de las conversaciones. Todo alrededor de su vida era una gigante mezcla de palabras que no podía descifrar. A veces deseaba que pudiera salir de ella el tiempo suficiente para experimentar algo distinto de su propia vida.
"Entonces, ¿qué tienes de malo?"
Dulce se volteo para mirar a Angy. "¿Qué te hace pensar que hay algo malo?"
"Porque te conozco. Tienes ese lejano destello en el ojo. El que grita, "Odio mi vida y todo lo que significa porque soy una artista y quiero morir así!"
Dulce no se si pueda ayudarte, pero rió. "¿En caso de que no tengas que ir al trabajo?"
"Tengo alrededor de cinco minutos para escuchar atentamente todos tus problemas antes de regresar a la tierra de hacer café. Por lo tanto, vamos a oír, en orden alfabético inverso. Aunque, creo que puedo adivinar ya que todos comienzan con la letra A.
Dulce miro a Angy de una manera inquisitiva. Es demasiado, a su juicio, poder ordenar a través de capítulos individuales molestas emociones. No hubo problemas específicos, que no podía señalar con cualquier cantidad de convicción y decir, 'No, eso lo que me molesta. "No hay nada, realmente, nada más que una fractura de rompecabezas, con todas las piezas dispersas al azar a través de su mente. Miró a Angy en silencio, y se encogió de hombros. "No estoy realmente segura".
"Ah, bueno, tal vez yo pueda ayudar". Dijo Angy pasando a su asiento, la mesa se mueve, ya que coloca sus codos sobre la superficie de madera. "Vamos a ver, tu novio esta tan ensimismado, que en serio, en serio, tiene que buscar palabras como" personalidad "y" humor "en el diccionario antes de cada intento de tener una conversación con otro ser humano. Sonríe, en la extraña ocasión en que logra divertirse a sí misma por lo menos lo suficiente como para obtener el sonido como de una hiena, es muy irritante. Tú has sido su pareja, por dos años y todavía no has averiguado lo que ves en él. Él es lindo, seguro, Una mezcla de Fabio con una especie de Steve Urkel, pero quiero decir, mira, Dulce, estás jodidamente preciosa. Y siento decirlo, pero tu vida sexual apesta! "Está bien, te ruego que te detengas," interrumpió Dulce, manteniendo sus manos en el aire. "Pero gracias por tu esclarecedor resumen de todo lo que está mal con mi novio."
Angy frunció el ceño. "Eso fue casi todo. Luego están tus padres... "
Dulce puso sus ojos en blanco y miró su reloj. "Ya debería irme. Alfonso va a venir después, y creo que son casi cinco minutos hasta allí ".
"Bien, bien, pero recuerda, sé dónde vives".
Dulce comenzó a juntar sus pertenencias. "Eso es muy reconfortante, gracias. "
"Por lo tanto, sobre la cosa del labio..."
Dulce pasó la mochila sobre su hombro y sonrió. "estás loca." Se inclinó a besar la mejilla Angy. "Ten cuidado de camino a casa. Te veo más tarde ".
"No te olvides de usar protección!" dijo Angy después de su llamada.
Haciendo caso omiso a la de repente atenta mirada de la gente a su alrededor, Dulce atravesó por la puerta rápidamente.

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El lado ciego del amor 2.0

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 2:58 am

Capítulo Dos
La lluvia caía como lágrimas contra el cristal, distorsionando la vista de la ciudad. Ella miraba a través de las vetas de agua al mundo que la rodeaba: la ciudad de Nueva York se extendía ante su mirada como una postal, una imagen perfecta de sí misma, perfecta, a pesar de ser vislumbrada a través de la mirada viciada de las circunstancias.
Se inclinó a su altura, apoyándose contra el marco de la pared, y se dedico a observar desde la ventana. Las luces de afuera proyectaban las sombras del patrón de la lluvia en el piso de su habitación de hotel. Es curioso cómo el silencio puede parecer hermoso contrastado con la tumultuosa realidad de su existencia.
Se había mantenido demasiado tiempo en esa posición, era consciente de ello. Debería de cambiarse. Debía de estar lista para el evento de caridad donde la esperaban, pero por falta de motivación, y la tranquilidad del momento era demasiado tentador dejar de asistir.
En cambio, se quedó al lado de la ventana, mirando abajo al mundo con sus muchas historias, los taxis y señales de neón, las personas ocultas bajo los paraguas, y se sentía, como siempre, desconectada, se sentía, como siempre, apartada. Las preguntas que siempre quedaban en su mente presionando hacia adelante. Las preguntas que oscilaban en el aire en cada una de las entrevistas, que marcaron todas las respuestas daban un giro alrededor de su cabeza con una urgencia cada vez mayor: ¿Cuánto tiempo iba a mantener esto que estaba pasando? ¿Cuánto tiempo iba a pasar hasta que se venga abajo?
Suspiró, dejando con su aliento una mancha en el vidrio por un breve instante antes de desaparecer del todo. ¿Cuánto tiempo ciertamente?
Luego vino el inevitable golpe, seguido por el inevitable sonido de la apertura de la puerta detrás de ella. La luz inundó su visión, y rápidamente parpadeo, viendo como su punto de vista de la ciudad se convertía en un reflejo de la habitación. Se miró a sí misma por medio segundo, justo el tiempo suficiente para captar la visión de su decepción en los ojos de color azul claro, antes de darse vuelta para hacer frente a su visitante.
Christopher Von Uckermann estaba en la puerta, su cuerpo bloqueaba la vista del luminoso pasillo detrás de él. Se veía como un modelo, vestido con el esmoquin negro que había elegido para él antes de haber dejado L.A. Ella sofocaba con una sonrisa su malestar. "Anahi, en caso de que no te hayas dado cuenta, la habitación está completamente equipada con electricidad". Indicando con un gesto la luz.
Anahi Puente apoyaba su espalda contra la ventana. "Ja, ja." Soltó una amplia sonrisa a su mejor amigo antes de añadir: "Te ves muy bien".
"Supongo que soy bastante guapo", respondió, suavizando a un lado su pelo marrón con la mano. Sus ojos de color azul oscuro engañando su satisfacción por el cumplido. "De todos modos, me debes mucho por esto".
Anahi sonrió, con el tipo de sonrisa que solo reservaba para ella y para él. Si sólo podría enamorarme de ti... y la idea la hizo sonreír. Se apartó de él y caminó hacia la cama donde su vestido la estaba esperando. Lo miro por un largo momento, como si ello significaba lo mismo que ponérselo. "¿Crees que realmente habría algo que perder si no asisto?"
"Um, por favor, no me digas que has cambiado de opinión. He sufrido una dramática transformación en tu nombre". Indicando con un gesto a su atuendo. "Yo estaba muy feliz en mis pantalones de siempre antes de que vengas y agites la invitación y esta corbata negra en mi cara."
"Podrías simplemente volver a quitártela," Anahi respondió pacientemente.
"¿En serio?" Ucker la miró con escepticismo. "¿O es una de esas cosas locas de mujeres que no entiendo? De igual modo, me dices que no quieres ir, así que iré a cambiarme y, a continuación, dos segundos más tarde llamaras a mi puerta usando tu vestimenta tachonada de diamantes y gritando que se va a hacer tarde y es todo culpa mía. "
Anahi lo miro arqueando una ceja.
"Yo sé como las mujeres trabajan. En primer lugar, te confunden, entonces te seducen y, luego, abusan de ti. "
"Eso es muy profundo, Christopher, pero no tengo ningún deseo de seducirte."
Christopher entrecerró sus ojos. ¿Entonces, lo que quieres es confundirme y abusar de mí? Lo sabía. La conozco, Srta. Puente, no crea que estoy intimidado por su estrellato en Hollywood. "Hizo una pausa por un momento. " ¿Así que... tengo que cambiarme?"
Anahi fijo su mirada en el vestido. Esta noche, ella no sería más que otro rostro reconocible entre muchos, una estrella que brilla no más brillante que el resto. Pasaría la noche haciendo su pequeña conversación con la gente que debía pretender recordar de reuniones anteriores, sonreiría a extraños con amabilidad y admiración falsas, y luego, eventualmente volvería a esta habitación de hotel vacía quedando despierta y preguntándose cómo con tanta atención podía caer en tal abrumadora soledad.
Vamos Christopher, dijo, "No", y suspiró. "Me dijiste que iría, así que voy".
"Y aquí tuve mis esperanzas. Voy a dejar que te prepares entonces. Voy a estar en mi habitación cuando hayas terminado. "
Comenzó a salir, pero Anahi lo detuvo. Cuando se volvió hacia ella, esta le sonrió, "estoy en deuda contigo", le dijo.
"Así que sobre eso de seducir..."
"Buen intento. Ahora salgamos de aquí o vamos a llegar tarde y todo será culpa tuya".
Su risa se hizo eco en la sala mientras iba cerrando la puerta.
****
Dulce permanecía despierta tratando desesperadamente de bloquear todos sus pensamientos golpeando furiosamente en su mente. Observaba el agrietado, y manchado techo por encima de su cama, escuchando los familiarizados sonidos a su alrededor: el calentador se quejaba en protesta por haber extendido demasiado su vida útil, el sonido de Angy preparándose para ir a la cama, el fuera de contexto murmullo de sus circundantes vecinos.
A su lado, Alfonso roncaba suavemente, el sonido era momentáneamente ahogado por la repentina afluencia de las sirenas de la policía que venían de afuera. Esperó hasta que se perdieran en la distancia, y luego se levanto de su lado para quedar de cara a la ventana. Los fragmentos de luces que brillaban a través de las persianas proyectaban las sombras que se posaban en las paredes, y quedo observando por largo tiempo al modelo parecido a las barras de una prisión.
Dulce deseaba que Alfonso se hubiese ido a su apartamento y la dejase dormir en paz. Podía sentir el calor de su pecho contra su espalda desnuda. Podía oír el suave ronquido contra su oreja. Cerró los ojos y trató de excluir su presencia, pero el esfuerzo dio en su lugar como resultado un inesperado flujo de lágrimas. Se limpio entonces la cara contra la almohada dejando atrás sus emociones. Todo lo sentía mal, roto, y no sabía por dónde empezar a ensamblar las cosas para permanecer juntos.
Pensó en los muchos intentos de arte que había desechado últimamente. Había puesto tanto de sí misma en cada trazo del lápiz; había tratado tan difícilmente de expresar su pasión a través de cada movimiento de su mano. Pero fallaba; una y otra vez, habiendo acabado con nada más que una fotografía en la mano que no transmitía nada más allá de su mera existencia. ¿Dónde estaba la pasión? ¿Dónde estaba el riesgo, cuando se estaba completamente vació?
Suspiró en la oscuridad y dio una vuelta a mitad de camino para asegurarse de que Alfonso estaba todavía dormido. Salió sigilosamente de la cama, buscando en el piso su ropa dispersa, para luego ponérsela. Echando una última mirada a la cama, abrió la puerta y salió dirigiéndose hacia la sala.
Angy se asomó fuera del cuarto de baño en ese momento, con un cepillo de dientes colgando precariamente de su boca. Hablando a través de una espumosa boca, "En ah que oin UHT?"
"No podía dormir", dijo Dulce en un tono silencioso, cerrando la puerta de su dormitorio suavemente. Se dirigió a la pequeña sala de estar y se hecho en el sofá. Se concentró en el sonido del agua corriente, de Angy escupiendo en el lavabo, el chirriar del grifo con esfuerzo.
Angy reapareció unos segundos más tarde y Dulce la miro en silencio. "¿Cuál es el asunto contigo?" Pregunto, por último, sentándose en el brazo del sofá.
"Sólo tengo muchas cosas en mi mente, supongo."
"¿Como?"
Dulce sentada y apoyando la espalda contra el brazo opuesto. "Como de costumbre. Me siento como un disco rayado".
Angy se mantuvo tranquila durante mucho tiempo, y luego se deslizo hacia debajo de los cojines del sofá. Dulce movió instintivamente sus piernas a fin de que Angy no se sentara en ellas. "Voy a decirte que te abstengas de lo habitual, entonces, sólo para evitar sonar repetitiva."
"Gracias".
"No hay problema."
Se sentaron en un silencio incómodo durante varios minutos, hasta que finalmente, hablo Angy, "Bueno," soltó la misma. "No puedo vivir así. Sólo rompe con él! "
"Shhh!" dijo Dulce dando a Angy en el muslo patadas con el pie. "¿Estás loca?" Susurró ella.
Angy rodó sus ojos, pero le susurró, "Mira, sé de este chico en el trabajo que es realmente sexy y me encantaría que lo conozcas. Es agradable, inteligente, y hace una media taza de café. Además, piensa que eres Bangin 'pedazo de Trasero de Puerto Rico. "
"Suena encantador, de verdad, pero no."
"Dulce, por favor, deja de echar lágrimas allí y prueba algo nuevo, para variar. Estoy segura de que, una vez que consigas algunos buenos amores, tu estreñimiento artístico será una cosa del pasado. Quiero decir, ¿cuándo fue la última vez que tuviste un orgasmo, de verdad? "
Dulce gimió.
"Mira, ya te he dicho un millón de veces, que puedes hacerlo mejor, mucho, mucho mejor, y que te mereces algo mucho, mucho mejor. Voy a romper con él por ti. "Comenzó a levantarse, pero Dulce se inclinó hacia adelante y la agarró del brazo, tirando de ella hacia abajo en el sofá.
"Me vuelves loca!", declaró Dulce, riendo un poco.
"Bueno, el sentimiento es mutuo. Ahora, por favor, estoy abatida déjame de ir a dormir, o voy a ser obligada a hacer algo drástico. Odio ver que te guste esto ".
"Voy a volver pronto a la cama. Solo voy a estar acá afuera un rato viendo algo de televisión nocturna."
"Lo que sea." Angy se encogió de hombros y se puso de pie. "Oh!, casi me olvidaba, no tengo que trabajar mañana hasta tarde, así que puedes pasar por la tienda antes de ir a clases."
"Gracias", dijo Dulce, sintiéndose de repente abrumada y con gratitud por la bondad de su amiga. "Realmente aprecio eso".
"Oh! no es problema, me encanta la venta de tus pinturas la idea de ver a todos esos turistas. Es divertido. "
"Quiero decir, por todo."
"Dame las gracias cuando estés realmente feliz," Angy respondió con una sonrisa. "Buenas Noche".
Dulce suspiró y agarró el control remoto. Esperó hasta que Angy desapareció en su habitación antes de hacer clic en el televisor. Miraba inexpresivamente el parpadeo de la imagen en la pantalla, dejando que su hipnótico ritmo arrulle su sueño.
********
Las nubes van cambiando continuamente su forma en busca de definición, como si tuviesen miedo de ser vistas como lo que realmente son. Anahi suspiró suavemente contra la ventana de la limusina, viendo esta metamorfosis con un sentido de la fascinación desinteresada. Esperó hasta que el cocodrilo en el cielo vaya transformándose en algo indescifrable antes de bajar su mirada.
"... Y el vuelo de regreso a Los Ángeles sale mañana por la mañana a las 8:15", iba diciendo su asistente al lado de Anahi. "Si eso es demasiado pronto, podría tratar de reprogramar un vuelo posterior, pero -"
"Ella no escucha," interrumpió Christopher, Anahi lo observo brevemente antes de volver a la ventana. "¿Cuál es otra palabra para 'devorar'?", Preguntó, sin levantar sus ojos del monitor de su computadora portátil.
"¿Engullir?” sugirió Maite, empujando sus negras gafas hasta el puente de su nariz.
Christopher hizo una cara ligeramente de disgusto.
"Consumir", dijo Anahi, plenamente consciente de que era la primera vez que había hablado desde que habían subido al coche.
Lo miro, entonces, y sonrió. "Eso podría funcionar." El sonido de las teclas llenaba el ambiente, y Anahi acercando su cabeza contra la ventana, cerró los ojos.
"Bueno, ¿cómo suena esto?" dijo Christopher aclarando su garganta. "Ella se consumía en un torbellino de pasión, completamente subyugada por la sensación de sus labios-"
"¿Qué demonios estás leyendo?"
"un fanfiction de Star Wars", respondió. "No es tan rentable como escribir para Hollywood, voy a admitir, pero todas las fangirls me aman."
"Eso está mal en muchos niveles", dijo Maite. "Aunque, no puedo ver dónde engullir" podría haber sido la palabra equivocada."
Christopher sonrió para sí mismo. "En realidad, me he aburrido a la espera de que me den luz verde para mi próximo proyecto."
Anahi lo observo arqueando una ceja en su dirección.
"Sé que te estás muriendo por saber, Anahi, pero realmente, tengo que rogarte que apagues tu curiosidad. El arte no puede ser dañado por la influencia de los contaminantes por encima nuestro. Nosotros, los pocos, los orgullosos, los artistas independientes, debemos mantenernos firmes contra los males de la América corporativa, y la tentación del todo poderoso dólar. "
"Estas tan lleno de eso," contestó Anahi. "Simplemente lo sabes vamos a reírnos de ti."
"Bueno, hay que", admitió Christopher. "¿Qué puedo decir? Me gusta mantener al mundo en mis manos. Quiero que en los carteles se lea: «Del escritor-director Christopher Von Uckermann viene otro excitante y visionario viaje, una de suspenso, al borde de sus asientos una aventura sobre las pruebas y tribulaciones de las frutas".
"¿Frutas?"
"Ellas tienen sentimientos, también, sabes. Son temas fascinantes. Además, el salarios de sus actores son los que están dentro de mi presupuesto ".
"Maite, ¿podrías por favor dar al conductor las instrucciones de parar en la institución mental más cercana?"
Maite rió.
Christopher sacudió la cabeza y volvió a su equipo, rumor acerca de las estrellas de Hollywood y su incapacidad para comprender el arte.
"Es el Guggenheim!" exclamó Maite de repente, presiono su cara tan cerca de la ventana que su nariz quedaba apretada contra el vidrio. "Siempre he querido ir allí."
"Así que ve," dijo Anahi un segundo después. "Te doy el resto del día libre.
Maite volteo hacia ella. "¿Estás loca? ¿No oíste el orden del día de hoy? "
"No, no lo hizo," Christopher añadió.
"Christopher ¿podrías decirle al conductor que vaya más rápido?" Anahi se giro hacia Maite y miró a su asistente de forma seria. "Vamos a cancelar todo lo de hoy. Tengo gripe."
"No tu no la tienes", dijo Maite, igual de seria.
"Se llama fingir. Lo hago para vivir. "
"No tuviste gripe hace dos semanas para la entrevista en la radio."
"¿Una migraña?"
"Hace dos días para el talk show de las mañanas."
"Bueno, es hora de volver con una venganza."
"Tal vez deberías examinarte la cabeza", sugirió Christopher. "¿O es que esta ya en el orden del día?" Recibió una fuerte mirada en respuesta.
Cuando el vehículo se detuvo en la parada, Anahi alcanzo al otro lado del regazo de Maite y abrió la puerta. El mundo exterior apareció ante sus ojos, saturando el aire con el olor a vida de ciudad y la estridente melodía de personas que luchan por coexistir. "Ten cuidado con los coches, y diviértete."
"¿Te sientes bien?" Preguntó Maite, observando con creciente preocupación a Anahi.
Christopher giró un dedo alrededor de su oreja.
"Estoy bien. Ve".
Maite se encogió de hombros. "Es tu carrera. Voy a hacer las llamadas." Alcanzo su teléfono celular y comenzó a salir de la cabina. "Nos vemos más tarde chicos. Gracias, Anahi ", fueron sus últimas palabras antes de cerrar la puerta.
"¿Qué estás haciendo?" Christopher pregunto tras el cierre de la puerta.
"¿Tomando un descanso de la responsabilidad? "
"Has estado haciendo eso mucho últimamente. ¿Qué pasa contigo? "
Anahi suspiró, no deseaba entrar en ese tema. Lo que sea que fuera. "No lo sé. Me siento... " Perdida. Se encogió de hombros en lugar de terminar la declaración. "Sólo necesito un descanso."
Christopher suavizo su mirada. "Bueno, Guardián termina en unas pocas semanas. Vas a tener oportunidad de relajarte. "
Anahi pensó en el guión de la película que le ofrecieron olvidada en su mesita de luz sin leer y suspiró para si. "Sí..." Desviando su mirada al exterior, a las aceras llenas de personas que se desplazaban sobre sus vidas. ¿Se preguntaba cuántos de ellos tenían un programa que cumplir? Tal vez no todos, a su manera. Sin embargo, se permitió a sí misma la libertad de envidiar su anonimato.
El coche comenzó de nuevo a moverse. "¿Dónde?" Christopher le preguntó, pero ella hizo caso omiso de su pregunta. Era más fácil, al final, ver como otros viven sus vidas, en lugar de intentar dar sentido a la suya propia. Inclinó su cabeza hacia atrás y se entregó a la vista, extraños de historias desconocidas, experiencias de vida pasaron en destellos de imágenes olvidadas al instante: como cortometrajes en un avance rápido.
Anhelo vislumbrar algo positivo en todo esto, aunque sabía, de alguna forma que habría que terminar con todo esto pronto, que no había nada significativo para encontrar en el caos de las vidas de otros. Todos ellos fueron atrapados en la consecuencia de decisiones tomadas por una distante, e irreconocible versión de sí mismos. Pero en esos segundos de tiempo robado, en los raros momentos en que la realidad no sabe como llamar a la persistencia de las paredes de la conciencia, por lo menos podrían pretender.

Admin
Admin

Mensajes : 3134
Fecha de inscripción : 26/01/2015

Ver perfil de usuario http://anahiydulcemarifans.foroac.org

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El lado ciego del amor 2.0

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 2:58 am

tener un trío, entonces tu podrías hacerlo mejor que los elefantes. Quiero decir, no eres una chica que se vea mal, y los elefantes, bien, ellos huelen... "
Anahi quería estrangularlo a veces. "Acerca de mi traslado a Nueva York después del programa."
"¿Y dejar L.A.?" Él frunció el ceño. "¿Pero yo pensé que amabas allí?"
"Era sólo un pensamiento." Se encogió de hombros como si no fuera importante. Después de un momento, suspiró. ¿Deberíamos regresar?"
"Supongo". Christopher bostezó y se levantó. "Deberíamos llamar a Maite? Tal vez le gustaría un paseo de regreso al hotel."
"Estoy segura de que la esta pasando bien respondió Anahi, un poco distraída por los cuadros a lo largo del camino. Los miró y sonrió brevemente. "A menos que la echáramos de menos..."
"¿Vas a salir con eso? No tengo sentimientos por Maite. "
"Mmhmm." Tengo que alegar algo más, pero entonces ella lo vio: un dibujo en carboncillo sobre papel. Se detuvo en sus pasos y miro por un largo momento, insegura de por qué se había detenido, incluso, insegura de por qué no podía seguir caminando.
"¿Uh, estás bien?"
Ella dio unos pasos, y finalmente se dirigió a Christopher y le dijo: "¿Podrías obtener esa pintura para mí?"
Christopher miró atrás en el tema en cuestión. "¿Qué soy yo, tu esclavo?"
"Christopher", dijo Anahi, con su voz sonando molesta. "Yo sé que Clark Kent podría llevarlo a cabo con un simple par de gafas, pero no quiero presionarlo".
"Bien, bien."
Anahi lo miraba a varios pies de distancia. Ella rodó sus ojos de nuevo al verlo tratando de seducir a la pelirroja detrás de la mesa. Le tomó mucho más tiempo del necesario obtener el cuadro, pero una vez que lo hizo, ella estaba demasiado satisfecha con la compra en mente.
"Aquí está tu cuadro, su alteza".
"¿Seduciendo a la artista verdad?" Preguntó Anahi distraída a la vez por la imagen que le había entregado. Miraba y sonreía. "Es hermoso, ¿no?"
"Sí, hermoso", dijo rotundamente, y reanudo su caminar. "En realidad, ella no era la artista. Era la amiga de la artista. Es la muy linda amiga que me dio su número. Aunque, ciertamente, la hace trabajar para ella. “Levanto una tarjeta comercial para llamar su atención y la dio vuelta para mostrar al otro lado un número de teléfono escrito en tinta verde.
"Muy impresionante."
Christopher se guardo la tarjeta y sonrió con aire de suficiencia. Algún día puede que seas así de hábil," le aseguró Christopher. "Sólo sigue conmigo."
Anahi no lo miro, y siguió caminando. "No estoy segura que la habilidad sea el problema", y un rastro de amargura se filtraba a través de sus palabras antes de que pudiera evitarlo. Miró a su alrededor, con los ojos entornados. "¿Dónde diablos está mi conductor? Le dije que me espere".
"¿Eh, Anahi, sabes que sólo estoy bromeando, verdad?" preguntó, repentinamente serio. "Sé que es difícil para ti."
Ella no respondió, miro el dibujo que llevaba en la mano y suspiró.
"No vas a encontrar a nadie a quién amar si no le permites acercarse a ti.
Anahi no le dirigió la mirada. "Te permití acercarte a mí."
Él sonrió. "Sí pero, para mi desaliento, no parezco ser tu tipo."
"Y ahí reside el problema."
****
"Lo siento es tarde", dijo Dulce ansiosamente antes de que Angy pudiese abrir su boca. "Es todo culpa de Shakespeare. Pero mira, te traje una fina comida de Nueva York. Y le entregó dos salchichas que había comprado a un vendedor ambulante.
"Cuan conmovedor." Angy aceptó la oferta de Dulce y los puso sobre la mesa de madera desplegable. Estaba, de hecho, muerta de hambre. Por horas había estado detrás del cuidado de las piezas de arte de Dulce, inhalando gases del escape de los automóviles y la estupidez. Por horas había estado escuchando el sonido del pitido de sus bocinas y enojos, frustradas almas luchando en la zona de guerra del tráfico de la ciudad de Nueva York. Había escuchado mil conversaciones fuera de contexto, las respuestas a cientos de preguntas - la mayoría de ellas no tenían nada que ver con el arte en la pantalla - y señaló a decenas de personas en la dirección equivocada. Estaba agotada. "Pero Shakespeare murió hace demasiado tiempo para ser tu chivo expiatorio, y creo que me merezco algo mejor que perritos calientes".
Dulce considero cuidadosamente el comentario de Angy antes de responder. "Bien, yo justo iba a pagarte el doble de lo que actualmente te pago."
Angy lanzo un grito de simulada sorpresa. "¿El doble? Oh!, no, Dulce, eso es demasiado. Quiero decir, que sería como, eh, vamos a ver, dos veces es igual a cero - Espera, esto es difícil de calcular - oh sí, cero. No, en serio, que es demasiado generoso. Dame cincuenta por ciento ".
"Voy a ofrecerte también favores sexuales de Alfonso".
"Bueno, eso es sólo en cifras brutas. Prefiero dormir hasta con este Hot dog Chucrut. "
"Y si no hubiera sido vegetariana, me hubiera inclinado totalmente por esa innecesaria acotación "
Angy se encogió de hombros; estaba demasiado ocupada masticando para comentar enseguida. "Mmm. No hay nada mejor que la forma fálica misteriosa de la carne cocinada y servida por hombres peludos de dos tonos por debajo de las sombrillas de playa. "
"Um, bien. Creo que "de todos modos" está bien. ¿Que hacemos hoy? "
"Este día, lo que hice fue vender a tu bebé."
"¿Qué bebé?"
angy se limpio la boca con una servilleta antes de responder. "El dibujo en carbón, también conocido como el amor de tu vida. Se lo he vendido al hombre más bueno que he conocido jamás. Incluso le di mi número. " Movió sus cejas y dio otro bocado.
"Yo no estaba ni siquiera segura de que quería venderla", dijo Dulce, visiblemente decepcionada. "Pero, creo que si le gustaba lo suficiente como para comprarla."
"Mmhmm", angy agrego entre bocados. "Yo incluso duplique su precio."
"¿Qué? ¿Por qué? "
Angy se encogió de hombros. "Bueno, pidió mi número, y yo le pregunte cuanto realmente lo quería. Y él dijo: ¿Cuanto quieres tú que realmente lo quiera? Y yo dije, lo suficiente para pagar el doble por este dibujo".
"¿Y?"
"Ni siquiera parpadeo. Y lo triplico. "
Dulce se rió. "Sólo tú puedes administrar un negocio y obtener una cita al mismo tiempo. Realmente debería empezar a pagarte por esto ".
"Cuando puedas darte el lujo de pagarme, yo con mucho gusto voy a aceptar un salario. Mientras tanto, aquí esta. Angy mantuvo un sobre y se puso de pie. "la ganancia de hoy. No lo gastes todo en un solo lugar. "
"¿Termino el trabajo?"
"No hay descanso para los malvados. ¿Cómo es que dice el refrán? "
"¿Qué dices?"
"¿Acerca de los malvados?"
"¿El musical?"
"No importa". Angy cogió sus pertenencias. "Te veo esta noche. Buena suerte. "
"Gracias".
Dulce observo a Angy, hasta que desapareció entre la multitud. Entonces se sentó y miró a su alrededor. Intentar vender su arte era como recibir bofetadas en la cara varias veces por una fuerte e insensible mano. Al final del día, o por lo menos, al final de la mayoría de los días, Dulce no podía decidir lo que más dolía: tener su trabajo descaradamente ignorado, o no tenerlo en cuenta por completo después de una inspección más cercana. Y de todas formas, volvía, una y otra vez, porque a veces, ella tenía suerte. A veces, a alguien le importaba.
Su celular comenzó a sonar, el tono de llamada personalizada revelo al instante la identidad de la persona que llamaba. Luchó con el botón de su pantalón cargo, antes de abrir el dispositivo y ponerlo a su oído. "Hola", saludó a su madre.
"¿Dónde estás que se oye tanto ruido, muchacha?"
"Oh, estoy en el parque", respondió Dulce. "¿Quieres que te llame más tarde?"
"No. Sólo quería decirte que vengas a cenar mañana. " Ella cambio rápidamente de nuevo al español. "Christian dijo que nos quiere decir algo importante."
"¿Qué quiere decirnos?"
"¿Si lo supiera, niña no piensas que te lo diría?"
"Haha. ¿Bueno, voy a estar allí mañana, a qué hora? "
"Seis-treinta. Y Christian dijo que puedes traer a Leigh. "
"Bien. "
"Bueno, te dejo. Te quiero mucho, recuerda. "
"Te quiero, también. Nos vemos mañana. "Cuando su madre colgó, Dulce dio de vuelta en la silla y miro el teléfono con un poco de confusión. ¿Que sería lo que su hermanastro tenia que decirles?
"¿Podría decirme donde queda el Guggenheim, es de aquí?"
Dulce miró hacia dentro y suspiró antes de decir, "Sí, sólo cruza la calle y camina hacia abajo. Es a tu derecha."
"Gracias".
Quizá debería empezar a pintar mapas. Ella rodó sus ojos y se instaló de nuevo en la silla. Iba a ser un largo día.

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El lado ciego del amor 2.0

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 2:59 am

Capítulo Cuatro
Anahi se sentó en la alfombra de color crema pálida, con su espalda apoyada contra el borde de la cama, y su rostro se baño en las huellas de un poniente sol. La conversación con Christopher había dejado algo pendiente en ella. Tú nunca vas a encontrar a alguien a quien amar, había dicho, como si las cosas fueran tan simples. Como si podría encarar a alguien y decir: "Hola, quiero tener una cita contigo en algún momento" Y vivir felices para siempre.
Si sólo pudiera amar a Christopher.
Si al menos no se encontraba en el ojo público.
Si sólo...
Suspiró y dejo caer su cabeza contra el colchón. Se sentó al lado del cuadro que había comprado anteriormente, mirándolo con expectativa cada vez que lo miraba. Aún no sabía por qué no lo había empaquetado junto con todo lo demás, o por qué mantenía la mirada fija en el.
No era como si ella siempre se interesaba por el arte, nunca había tenido tiempo para ir a las galerías o museos. Pero había algo acerca de esa imagen, sobre la soledad que irradiaba, que llamo la atención a Anahí de una manera que no podía explicar. La hacia sentir menos sola, sentada en la sala en silencio, viendo como otro día sin sentido se perdía en la memoria.
~ * ~
"Te amo", dijo, girándose a mirarla en su lugar de la cama.
Pero Dulce mantenía su mirada en el monitor de la computadora, su informe de Shakespeare un lienzo en blanco en la pantalla. ¿Lo haces? quería preguntar, porque lo había escuchado, y porque a pesar de sí misma, ella realmente quería saberlo. "Te amo, también", respondió cuando el momento de la verdad había pasado y todo lo que quedaba era una sensación de expectativa.
"¿Quieres hacer algo más tarde?"
"Estoy tratando de escribir este informe," ella contestó, mirándolo, atreviéndose a iniciar una pelea.
"Después de eso".
"No estoy segura de que habrá un" después "de esto. Creo que me va a tomar toda la noche. "
"¿Cuánto tiempo te puede tomar?"
"Sí, bueno yo no soy buena con los informes", respondió ella, con un poco de irritación en su voz. "No somos todos genios en este cuarto, ¿recuerdas?"
Alfonso suspiró cubriendo finamente su desagrado. "Bueno, mira, sólo voy a callarme y dejar que hagas ese informe". Él salto fuera de la cama y se puso al lado de ella por un momento, mirando hacia abajo a Dulce cuidadosamente. "¿La cena de mañana?"
"No puedes, cosas de familia."
"¿Qué cosas de familia?"
"Christian quiere hablar con nosotros acerca de algo."
"¿Sobre qué?"
"Puedo decir con seguridad que no tengo ni idea".
"Oh".
Dulce se mordió el labio y lo miró. "Lo siento, no te invito."
"No, está bien. Me imagino que sólo no soy como parte de la familia como lo pensaba. "
"Alfonso -"
"Lo siento", él se disculpó. "Si es una cosa de familia, entonces es una cosa de familia."
Dulce se mordió el labio, y opto por dejar de lado el hecho de que si le había pedido que vaya Leigh. "Es cosa de Christian".
"¿Y él me odia, no?"
Dulce frunció el ceño a su novio. "No te odia. Él simplemente no te conoce muy bien. "
"Sí, así que no pareces muy interesada en poner remedio a esa situación."
Alfonso parecía visiblemente molesto, y Dulce no sabía qué decir para que él se sintiera mejor. Es cierto que su hermanastro no le había tomado cariño a Alfonso, a diferencia del resto de su familia, que prácticamente lo adoraban. Simplemente no tenía ninguna explicación de por qué. "Es sólo una noche. Voy a ir, escuchar lo que Christian tiene que decir y, luego, tal vez podemos salir juntos cuando regrese".
Alfonso asintió después de un momento de reflexión. "Voy a esperar aquí. Leigh va a estar fuera mañana, ¿verdad? "
*******. Dulce, centró su mirada en el monitor de la computadora donde la esperaba su informe, lo que parecía, en ese momento, el menor de todos los males. "Um, en realidad, ella viene conmigo".
Alfonso guardo silencio, y Dulce se vio obligada a mirarlo. "¿Por qué?", Preguntó.
"Christian quiere que ella vaya".
Alfonso asintió. "Veo".
"Ellos se han conocido desde siempre, Alfonso. Tiene sentido.
"No hables, Dulce. Me llaman cada vez.... "El golpe de la puerta puntualizo su declaración.
"Genial", murmuró Dulce, acomodando su portátil en su regazo. "Sencillamente genial."
****
El restaurante del hotel era tan elegante como ruidoso. El murmullo de las conversaciones amenazaba con ahogar incluso los distintos sonidos de la estrepitosa vajilla, mientras en la sala Vip se oía el parloteo aburrido, de monótonas voces. Anahi reprimió un bostezo, y agito su bebida. "Este lugar es un asco".
"Lo sé", dijo Christopher de acuerdo con ella, llevando su vaso de cerveza a los labios y tomando un sorbo.
"Ay no sé", interrumpió Maite, "A mi como que me gusta."
"Eso es porque eres aburrida", respondió Christopher, y Anahi rió suavemente. "Deberíamos haber ido a algún otro sitio para la cena. Es nuestra última noche en Nueva York. "
"Hasta la próxima," responde a Anahi. "Siempre que estés todavía desempleado y aburrido".
Christopher frunció el ceño e inclinó sus codos sobre la mesa. "No estoy desempleado. Estoy entre proyectos".
"Bueno, si necesitas un cheque de pago rápido, estoy segura que puedo encontrar algo," contestó Anahi.
"No, gracias." Christopher alcanzo su cerveza de nuevo. "No quiero nada que tenga ver con tu sórdido dinero de Hollywood".
"Ah, bueno, entonces creo que vas a pagar la cena." Dijo Anahi escogiendo en el menú. "Mmm, bueno yo estoy hambrienta."
Christopher sonrió. "Estoy aquí simplemente como un favor para ti, y lo sabes."
"Y te lo agradezco". Anahi se puso seria por un momento. "Yo no sé lo que haría sin ti a veces."
"Oh!, cállense", dijo Maite. "No es de extrañar que las personas me sigan preguntando si van a casarse, es nauseabundo".
"Te quiero tanto Christopher."
"Y yo Te amo, Anahi. Mi corazón late por ti"
"Les ruego que paren. Por el bien de mi apetito. "
Anahi sonrió para sí misma. "Así que, Christopher, la vas a llamar?"
"Y el uso críptico de los pronombres se perdieron en él," dijo Christopher a modo de respuesta.
Maite se inclinó hacia adelante. "¿Llamar a quién?"
"Christopher tiene el numero de una chica que consiguió hoy ", reveló Anahi. Así disfrutaron viendo a Christopher retorcerse. "Él parece tener una cosa para con las pelirrojas."
Christopher abrió sus ojos con horror, y miró nerviosamente a Maite, quien metió unas hebras de cabello rojizo detrás de su oído.
La voy a pagar tanto por esto, Anahi, reflexionó, pero sin tener cuidado. Esto es demasiado entretenido. "Entonces", dijo, casualmente, "¿si la vas a llamar?"
"Yo no tenia pensado hacerlo", dijo, mientras sus ojos lanzaron puñales en su dirección.
Anahi sacudió la cabeza. "No voy a entender nunca. ¿Por qué molestarte en conseguir su número si no tienes intención de llamarla? "
"¿Cuál es el punto de llamarla cuando me voy mañana?"
"Para decir: 'Hola, estoy llamando para que no creas que soy un idiota "
"Oh sí, eso es encantador." Christopher sacudió la cabeza.
Anahi se encogió de hombros. "Estoy diciendo que si se tratara de mí, me gustaría que llamaras. ¿Maite, te gustaría que la llame? "
"Um..."
"Mira, ella quiere que la llames."
Christopher volteo sus ojos y metió la mano en su bolsillo trasero. Un segundo más tarde, saco la tarjeta con el número en cuestión. Se la colocó delante a Anahi. "Si te importa tanto, llámala tu".
"Ahora esto me gustaría ver", dijo Maite.
Anahi hecho un vistazo a la tarjeta, y luego a Christopher y a Maite. Ambos la miraron con expectativa.
Después de un momento de reflexión, alcanzo su celular.
****
"... Y luego cerro la puerta de un golpe ", concluyó Dulce. Ella lamió el helado de la cuchara y sacudió la cabeza. "Él es tan exasperante a veces."
Leigh asintió. "Bueno, yo, por mi parte, me alegro de que no vaya con nosotros mañana. No hay tanto de Alfonso que puedo aguantar antes de querer meter un tenedor oxidado en sus ojos ".
"Esto sería una hermosa pintura, gracias."
"Hablando de pintura -"
"No, no lo hice", Dulce respondió antes de que haya terminado la pregunta. "Yo no he pintado nada en dos semanas."
"Yo sostengo que es la frustración sexual."
"Tomare nota ".
"¿Entonces, cómo te fue con tu informe? ¿Terminaste? "
"Estoy aquí sentada comiendo helados y lloriqueando por mi novio. Por supuesto, que no he terminado. Tengo como mucho - "El teléfono interrumpió el resto de su declaración. "Ugh, voy a contestarlo. Estoy segura de que es Alfonso, llamando para gritar un poco más. "Ella contesto la llamada, al mismo tiempo, que lamía su helado y de pie. Si iba a entrar en otra pelea, necesitaba espacio para moverse. "Si estás llamando para continuar la pelea, Alfonso, no te molestes", comenzó, y Leigh instantáneamente le dio los pulgares arriba.
"Y antes de decir nada", continuó, alentada por el apoyo de Leigh, "Creo que es realmente una mierda que te hayas enojado conmigo porque mi hermanastro decidió no incluirte en sus asuntos personales. A veces, realmente eres un estropeado mocoso, sabes? Y estoy cansada de ser tu pequeño calzador. Lo siento, si Christian no esta tan enamorado de ti como el resto de mi familia, pero no puedo hacer nada al respecto. Y si piensas no voy a sentarme aquí a sentirme culpable porque mi familia no te incluye en cada pequeño acto, si es así estás tristemente equivocado. " Así, las próximas palabras no salieron mejor de su boca, "Lo siento".
Aprecio un largo silencio, con excepción de una gran cantidad de ruido de fondo.
"Alfonso?" Dulce presiono.
"Uh, lo siento", dijo una voz femenina. "Número erróneo".
Dulce bajo el receptor de su oreja y cerró los ojos.
"¿Qué pasa?" pregunto Leigh. "Dulce?"
"Es, eh, no era Alfonso," respondió ella después de un segundo.
Leigh soltó una risa incontrolable.
~ * ~
Anahi coloco el teléfono móvil sobre la mesa y miro sus compañeros. "Lo siento, Christopher, parece que era una trampa."
"Pero no dijiste nada", dijo Maite.
"Créanme, yo no tenía que". Anahi sonrió. "Pienso que estaba esperando a alguien más. A alguien de sexo masculino".
Christopher cruzó los brazos. "Supongo que ella se mueve rápido. Y aquí yo pensaba que era el jugador ".
"Todo el mundo es un escenario..." contestó Anahi.

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El lado ciego del amor 2.0

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 2:59 am

Capítulo Cinco
"Dios como odio a Shakespeare."
"Eso salió de la nada", respondió Leigh, cuando el viejo ascensor se detuvo en el piso 12. Cuando salieron al deteriorado pasillo que conducía al apartamento de la mama de Dulce, Dulce dejo salir un gruñido frustrado.
"Lo siento, es que el maldito informe. Estuve despierta toda la noche, y todavía no terminó. Soy un asco escribiendo. "
"Mira el lado bueno, hoy vendí dos de tus fotografías y un boceto ".
Dulce se ilumino con la noticia. "¿Sí?" Llamó a la puerta marcada con el numero 122C. "¿Cuando pensabas decirme eso?"
Leigh se encogió de hombros. "iba a esperar hasta la próxima vez que te enfadaras conmigo... pero pensé que este era un buen momento".
Antes de que Dulce haya tenido la oportunidad de responder, La puerta se abrió y Christian Chavez retuvo a su hermanastra en sus brazos y la abrazó fuertemente. Besó su mejilla unas cuantas veces antes de permitirle zafarse. "Llegó la fea!" anunció. Recibió una palmada en el brazo.
"Oh, no deberías hablar, Sr. Feo", Dulce contrarresto en broma. Christian no era nada feo, y ella estaba segura de que él lo sabía. Han pasado unos meses desde que lo había visto por última vez, y cuando se volvió a abrazar Leigh, Dulce tuvo la oportunidad de observar lo bien que se veía. Su pelo oscuro era ligeramente más largo que cuando lo había visto por última vez. Se veía mas alto y fornido de lo que recordaba "¿Has estado haciendo ejercicio?" Christian le guiño un ojo.
Blanca Chavez salio a mirarlos un segundo después. Se seco las manos sobre la falda mientras caminaba hacia ellos. "Mi hijita," Dulce la saludó con un beso en la mejilla y, a continuación, se dirigió a saludar Leigh. Al saludarlas todo, dijo, "Carlos y Dimitri fueron a la tienda por algunos comestibles. Ellos vuelven en seguida. "se dirigieron a la sala de estar. "Ven, siéntate. Les traigo algo de beber. "
Dulce se sentó como le dijeron y paso su vista por el apartamento. Era pequeño según todos los cánones. En la sala apenas entraba el sofá en el que estaba sentada. Pero era su hogar. Pinturas y fotos enmarcadas de Mexico decoraban las paredes. Junto con máscaras de vejigantes, del pueblo natal de Carlos, Loiza. Dulce nunca había estado en la isla, pero Carlos y Christian hablaban de ella todo el tiempo. Carlos y la madre de Dulce se habían mudado a Nueva York al poco tiempo de casarse.
"¿Entonces, cómo esta el mundo del arte en estos días?"
Dulce miró a Christian con sus curiosos ojos marrones y se encogió de hombros. No quería decir que había llegado al final de un camino creativo. "Bien", dijo en lugar su y trató de convencerse a sí misma que no era mentira. Es casi demasiado fácil olvidar que no había hecho nada en semanas.
"He vendido algunas de sus cosas hoy en día mientras se encontraba en clase," se jactaba con orgullo Leigh. "Y mucha gente se detuvo a contemplar su arte."
"No hay dinero en el arte," anunció Blanca, que regresaba de la cocina con una bandeja de jugo de naranja. "Pero nadie escucha a su madre."
Dulce sonrió, aceptando una copa. "Yo te escucho mama."
"¿Tu me escuchas?" Y su madre entrecerró los ojos. Coloco la bandeja y se sentó en el sofá al lado de Christian. "¿Cuántas veces te he dicho a que te pongas algo agradable? No sé cómo Alfonso sale contigo si te ves así todo el tiempo. "
Dulce miró hacia abajo en sus pantalones vaqueros manchados de pintura y holgada sudadera. "¿Qué tiene de malo esto?"
Blanca contestó con una mirada que la hacia entender que la pregunta, evidentemente, no necesitaba una respuesta. "Estoy contenta de que tengas a Alfonso para que cuide de ti, es todo lo que voy a decir. EL Señor sabe que ese niño va por buen camino".
Christian se aclaró la garganta. "Bueno, estoy bastante seguro de que Dulce es capaz de cuidarse sola," dijo...
"Bueno, por supuesto que lo es," concordó Blanca. "Pero toda mujer necesita un hombre que cuide de ella en este mundo. Y viceversa." Christian dejó caer la mirada.
Dulce apreciaba los esfuerzos de todos, ¿pero se daban cuenta que estaba sentada allí mismo, por tanto era innecesario que hablasen de ella como si no estuviera?
Era extraño como para sentirse como un concepto abstracto, moldeado de esta manera y por la fuerza gravitatoria de ideas opuestas. Tal vez haya dicho algo que entonces, expresaron ideas que sólo se presentaron en los momentos de tranquilidad entre las palabras. Tal vez habría, si la puerta no se hubiese abierto.
Carlos Chavez entró en el pequeño apartamento con una bolsa de hielo sobre su hombro y bolsas en sus manos. Una vieja, corta versión de Christian, su hijo compartía con Carlos el cabello oscuro y los ojos, pero carecía de la personalidad despreocupada de su hijo. Dulce respetaba a su padrastro, lo amaba como a su papá, pero ella luchaba por entender su forma de pensar a veces. Dimitri entró detrás de su padrastro, con varias bolsas de alimentos en una mano. Aunque cada vez le parecía más alto Dulce lo miro, la pubertad aún no había fijado su altura y su conducta un poco torpe. Christian se levanto inmediatamente a ayudarlos, y Carlos pasó sobre las cosas que traía a su hijo antes de que saludara a su hijastra. "Bella", él la llamó, y se inclinó a besar la mejilla. Dulce sonrió. "Hola, Leigh," dijo él, besando su mejilla también. "¿Cómo va el negocio de la venta de café?"
"Va de maravilla, Sr. S," respondió Leigh, sus ojos se iluminaron en la mención de café. "Se necesita una especial habilidad para preparar las cosas a la perfección".
"Debes estar muy orgullosa", dijo Carlos, en un tono que no sonaba sarcástico. Él saludó a su esposa con un picotazo en los labios y se sentó a su lado. "¿Se quedan las niñas para la cena?" Dulce sacudió la cabeza. "Tengo un montón de tareas, en realidad."
"No," dijo Leigh. "Me encanta la cocina de tu mamá."
Blanca sonrío con orgullo. "Hice pasteles".
"¿de Carne vacuna o de arroz?" Preguntó Dulce rotundamente.
"Carne", Blanca responde a la vez, "Eso es lo que Dimitri y tu padre comen".
Dulce logró sofocar un suspiro. "Pero yo no como carne, mamá."
"Ay," Blanca gritó en un tono disgustado. "Este asunto absurdo de ser vegetariana tiene que acabar. ¿Qué es esta cosa de nada de carne? ¿Te estas revelando en contra de algo?"
"La crueldad con los animales, me imagino", Christian interpuso, reapareciendo de la cocina con Dimitri llevando las cosas.
Agradecida por la interrupción, Dulce hecho un vistazo a Dimitri. ""Eh, Don Zoquete. ¿De qué va la ropa de aspirante a pandillero?" Le lanzo una mirada fulminante en respuesta y ajusto el negro pañuelo alrededor de su cabello castaño oscuro.
"¿Entonces, Cuál es el gran anuncio?" Acercó una silla y se dejó caer en ella, encorvado hacia abajo y con aspecto aburrido. Todo el mundo miraba expectante a Christian, recordando que era el motivo de la reunión familiar.
Christian tomo asiento y paso una mirada a todos a la vez. Su humor de repente se torno negro, trago saliva "Um..."
"¿dejaste a alguna chica embarazada?" Dimitri adivino.
"No..." Christian bajo la mirada observando sus manos. Dulce miraba a su hermanastro con preocupación. Ella nunca había visto a Christian verse tan hosco. Preocupación y temor se elevaron a la vanguardia de sus emociones y luchó para imaginar lo que Christian podría tener que decir.
"¿Te mudas?" No fue lo peor que podía imaginar, pero fue hasta allí. Sin embargo, Christian sólo sacudió la cabeza.
Fue el turno de Leigh de adivinar: "¿vas a unirte al ejército?"
"¿Te vas a casar?"
"Soy gay", dijo Christian, levantando la mirada.
El cuarto se quedó mortalmente silencioso mientras cada miembro de la familia absorbía la información. La taza cayó de la mano de Blanca Chavez, derramando el resto de su zumo por la alfombra marfileña. Y, como una bandera cayendo a la salida de una carrera, hubo un estallido de griterío. Dulce se hundió en el sofá, todavía no había podido reunir una respuesta, mientras que todos a su alrededor, su familia era un espiral fuera de control. Dimitri salio en desbandada del apartamento, gritando "*******!" En su camino por el pasillo. Carlos se puso de pie, y su voz se perdió en un mar de palabras que Dulce no pudo descifrar. Christian se levanto, imponiéndose frente a su padre, con la mandíbula. Dulce alarmada hecho un vistazo a su madre, con la esperanza de que abra paso entre ellos y atajara las cosas antes de que se salgan de control. Pero su misma madre estaba fuera de sí misma, pérdida en sollozos y susurros de oraciones.
"Christian", dijo Dulce en una voz que no era la suya.
Su hermanastro le hecho un vistazo con rapidez, a sus ojos en busca de algo....
Dulce no sabía cómo ayudarlo en ese momento, no sabía cómo hacer que las cosas mejoren. Como Carlos decía algo acerca de la moralidad, Christian parecía entender lo que estaba tratando de decir, incluso cuando ella misma no lo hacia
Se volteo a mirar a su padre, con los ojos llenos de ira y dolor, y luego salió rápidamente del apartamento.
"Maldita sea!" maldijo Carlos. Sin mirar a nadie en particular, desapareciendo por el pasillo. Un segundo después, tras cerrar la puerta de un golpe. Blanca también se puso de pie, alisando el largo de su falda. Se excusó y también se retiró por el vestíbulo. Dulce miraba la vacía sala de estar y se pregunto. ¿Qué rayos acababa de suceder a su familia?
"Bueno," dijo Dulce a Leigh, y casi olvidándose de que estaba allí, "se supone que iba a ser un buen día."

Admin
Admin

Mensajes : 3134
Fecha de inscripción : 26/01/2015

Ver perfil de usuario http://anahiydulcemarifans.foroac.org

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El lado ciego del amor 2.0

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 2:59 am

Capítulo seis
"Definitivamente no esta recto", decidió Anahi.
"¿Qué piensas?" Maite, que estaba a su lado, ladeo su cabeza a un lado quedo contemplando la pregunta por un tiempo largo. "No sé de que estás hablando."
"¿En serio?" Anahi miró de nuevo la imagen enmarcada que colgaba sobre su cama. "Se ve un poco torcido para mí."
"Bueno, ¿Cómo quieres que lo cambie?"
"Izquierda. No, derecha. No. " Anahi se mordió el labio y dio un paso hacia atrás. "Tal vez esta bien".
"¿Significa esto que podemos detener tu obsesión por esto ahora?" Maite alcanzo su bolsa. "No es que no sea bonita ni nada, porque lo es, pero he estado arrastrando a la maldita cosa por todas las tiendas de marcos de Los Ángeles, desde que regresamos, y honestamente, creo que el primer marco estaba perfectamente bien. Así mismo lo estaban los siguientes doce. Y la única cosa que no esta bien en esta sala es tu respuesta de la cubierta de la TV Guide. Así que es: ¿Estás afuera?, ¿estas adentro? La gente necesita saber".
Anahi suspiró, pero asintió. "Estoy dentro"
"Bueno, pero eso significa que tendrás que reprogramar tu cena con..."Maite hizo una pausa mientras ojeaba varias páginas de unos apuntes. "Andrea Jeffies".
Anahi se dirigió a la puerta, acompañada de su asistente. En la mitad de las escaleras, se detuvo. "¿Quién diablos es Andrea Jeffies?"
"Ella es una directora", puntualizo Maite. "Quería hablar contigo acerca de un papel en su película." Hizo una pausa. "Anahi, tu hablaste con ella ayer. Me dijo que le dijiste que la agendara"
Anahi recordó vagamente una conversación. Reflexiono sobre el nombre y continuó su descenso. "Bueno", dijo, por último, al recordar. Se detuvo al pie de las escaleras y miró a Maite. "Llámala de vuelta y cancela la cita."
"Um, ¿está bien...?"
"Terminé el guión la otra anoche". Anahi hizo un gesto demostrando desagrado.
"¿Tan mala es?"
"Permíteme decirlo de esta manera: Si. "Siguió adelante, hacia la sala de estar. "Comenzó bien. Yo pensé: 'Oye, este podría ser un papel muy digno ", y luego los extranjeros vienen a la Tierra para procrear con la raza humana, y mi personaje es comido por una extraña planta mono híbrida".
"No se hable más. Cena cancelada".
Anahi suspiró y cayó rendida en su sofá de cuero. "Por qué no puedo solo establecerme algo... ¿es difícil el reto, sabes?"
"Bueno, si es difícil lo que estás buscando, aquí está algo: tu madrastra llamó para recordarte acerca de la obra de tu hermana mañana por la noche. Si no puedes hacer eso, al menos, tienes que ir después a la cena de las ocho, o - y cito - "que tu hermana nunca mas hablaría contigo".
"¿Se supone que es una amenaza?"
Maite sonrió y se sentó al lado de la actriz. "deberías, al menos, ir a la cena. No deberías molestar demasiado a tu madrastra, porque entonces tengo que tratar con ella, y ambas sabemos que la odio. Sin ánimos ofender ".
"Nada. Tal vez solo voy a arrastrar conmigo a Christopher. Actúan al menos la mitad humanos cuando el esta presente. Presencia masculina es la palabra operativa".
Anahi capturo la extraña mirada en la cara de Maite y con una ceja arqueada. "¿Qué?"
"¿Qué?" Maite estaba mirando su pluma. "Nada." Ella tosió. "Deberías llamar a Christopher. Él podría estar libre. Quiero decir, que no creo que no esté libre - ¿cómo sabes? Acabo de decir, eh... ¿es que la señal de mi teléfono? Y oh, *******, voy tarde para el yoga. "Ella se fue, y se dirigió a la puerta frontal. "Llámame si necesitas cualquier otra cosa. El, eh... el marco luce muy bien. "Abrió la puerta y luego la volvió a cerrar.
Anahi se quedo congelada en el lugar donde estaba durante unos dos minutos antes de agarrar finalmente su teléfono. Christopher contesto en el segundo timbrazo. "Oye, soy yo", dijo.
"Sé que eres tu. Cuál es - oh espera, tengo otra llamada. Espera. " Anahi esperó pacientemente pero luego se impaciento. Estaba a punto de colgar y volver a llamar cuando él termino la otra llamada.
"¿Um, Anahi, puedo llamarte de vuelta?" Anahi frunció el ceño.
"Claro..."escuchó el clic, y estuvo a punto de colgar cuando la voz de Chsitopher volvió en un gran apuro.
"¿Crees tú que ella lo sabe? Quiero decir, ¿qué le dijiste? ¿Es obvio? ¿Crees que es la razón por la que me está llamando? Mierda. Sabía que tenía que decirle. Va a enloquecer con eso. ¿Qué fue exactamente lo que le dijiste?"
Anahi se rasco la frente, tratando de juntar las piezas de este intrigante enigma.
"Maite?" dijo Chsitopher. "¿Sigues ahí?" Maite y Christopher. Christopher y Maite. Anahi cerró sus ojos. El astuto bastardo! ¿Cuánto tiempo ha estado pasando? Ella comenzó a reír.
"Oh! ustedes dos están tan jodidos".
"¿A-Anahi?"
"Así que cediste".
"Uh... "
"¿Cuando pasó esto?"
"No es lo que piensas," dijo Chsitopher rápidamente.
"No es que somos... ya sabes, no estamos saliendo ni nada." Dijo la palabra "salir" como si fuera una enfermedad. "Es sólo sexo. Una vez. Bueno, dos veces. La tercera vez no cuenta realmente".
"Ah-huh."
"Y nos íbamos a ver una película mañana por la noche, pero eso es todo."
"Mmhmm".
"Y te lo íbamos a decir muy pronto. Es sólo... es sólo la forma en que ocurrió, y no estábamos seguros de qué decirte, ya sabes, es nada. "
"Nada", repitió Anahi, divertida. "Por supuesto".
Christopher respiro profundamente. "¿Estás ebria?"
"Sí, totalmente ebria", respondió Anahi, sonriendo."¿Por lo tanto, cuando es que ocurrió esta nada?"
"Nueva York. La última noche que estábamos allí. Los dos habíamos bebido demasiado y... "
"¿Y luego no pasó nada?"
"Correcto".
"Sabía que le gustabas", dijo Anahi. "Yo sólo no tenía ni idea de que a ti también te gustaba ella."
"Ni yo", admitió Christopher. "sabes, es causa de la cosa gay esta".
Anahi frunció el ceño. "Qué cosa gay?"
"Maite"
"Maite es gay?"
"Bueno, sí. ¿Pensé que lo sabías? Quiero decir que a ella le gusta hacer el amor con y - estoy diciendo demasiado. Yo estoy. Tengo que cortar antes de que ella me mate. La cosa gay no. No hay cosa gay, excepto la mía. Soy muy, muy gay".
"¿Christopher, de qué diablos estás hablando? Maite no es gay. "
"Así es. Espera un momento. Ella es bi. Pero si le dices que te dije, te juro por Dios, yo... yo... bueno voy a estar realmente molesto durante mucho tiempo".
Anahi froto su sien con su mano libre. Esta era demasiada información para procesar en una conversación telefónica. "Muy bien. Mira, a mi realmente no me importa que tu y Maite estén saliendo "
"No estamos saliendo!"
"Bien, eso de que Maite y tu no son nada o lo que sea, pero por favor, por favor, no rompas su corazón y no hagas que me odie yo realmente la necesito como mi asistente."
"Hablas como una verdadera romántica."
"Christopher, hablo en serio."
"Como yo. ¿Estás segura de que no quieres que te consiga una cita? Conozco a alguien. Muy discreta. "
"voy a colgar".
"Simplemente no le digas a ella acerca de la g..." Christopher dejo de hablar como Anahi despego el teléfono de su oído. Un segundo después, colgó. Quedo mirando el dispositivo en su mano, pero sin mirarlo realmente. Christopher y Maite. Y Maite era bi. Por qué no le dijo nada Maite? Por otra parte, no era como si Anahi y Maite hubieran sido las mejores amigas ni nada, pero aún así. Por otra parte, tampoco era como si Anahi hubiese sido especialmente comunicativa con sus asuntos personales. Ella continuo observando ciegamente el auricular por un largo segundo y, a continuación, lo puso de nuevo sobre su base.
Una vez que había terminado su tarea fue de regreso a su habitación. No es correcto, pensó Anahi, hecho un vistazo a la imagen, y avanzo lentamente hasta a la cama. "Pero entonces, es probablemente el apropiado", dijo, a nadie y nada en particular. Suspiró y alcanzó el libro que estaba en su mesita de luz. La tarjeta cayó en la cama de algún lugar de entre las páginas del libro, y Anahi bajo su mirada hacia la forma blanca rectangular apoyada en su sabana azul marino. El nombre de Dulce Espinoza resaltaba escrito en negrita. Bajo el nombre: una dirección de correo electrónico. Vaciló brevemente, puso el libro sobre la mesita de luz. Cogió la tarjeta y se quedo mirándola. No sabía por qué había guardado la tarjeta, pero sabía que tenía algo que ver el nombre de la artista que se encontraba al lado de ella.
Anahi pasó minutos contemplando la ridícula idea de escribirle un correo electrónico a una perfecta extraña. ¿Y Por qué no? ¿Sin duda un artista que quiere ser felicitado por su trabajo? miró la computadora en su escritorio y volvió su mirada a la tarjeta. ¿Que podría decirle ella? Momentos más tarde, impulsada por identificar los medios, se sentó en su escritorio y tecleo una clave aleatoria, dando vida a su portátil. Una foto de una puesta de sol le devolvía la mirada, y trasladó el cursor en la pantalla hasta que abrió su navegador. ¿No podía enviar un correo como ella misma, podría? No, decidió, hasta crear una nueva cuenta de correo electrónico. Escribió el nombre de Ana Portillo, optando por el diminuto de su nombre y su segundo apellido. Registro completado, reabrió la pantalla de correo electrónico, escribió la dirección de correo escrito en la tarjeta, escribió "Tu Arte" en la línea de asunto, y se sentó de nuevo. Después de un minuto, comenzó a escribir:
[Srta. Espinoza, No estoy segura si usted está acostumbrada a recibir correos electrónicos de extraños o no, pero no podía dejar de escribirle para decirle que me encanta la obra de arte que he adquirido la semana pasada. Yo no soy un gran crítico de arte, y no pretendo saber mucho acerca de ello. Sin embargo, cuando vi su dibujo, me corto la respiración. Y puesto que pocas cosas en la vida tienen ese efecto en mí, me imaginé que lo menos que podía hacer era dárselo a conocer.
Yo no resido en Nueva York, pero si volviese a ir, me preguntaba: ¿tiene usted su trabajo en exhibición en alguna galería? ¿O debería simplemente tomar mis posibilidades en el Central Park de nuevo?
Gracias por su tiempo.
Atentamente, Ana Portillo.]
Anahi leyó nuevamente sus palabras, y tuvo la sensación de sonar como una verdadera *******. Miro el parpadeante cursor sobre el botón 'Enviar', mientras que en su mente registró un millar de diferentes razones por las que era una mala idea, algo que podría lamentar veinte minutos después, algo que probablemente la acecharía en la madrugada, mientras se arrojaba en la cama, pensando, Por queeeeeeeee, no debí enviarlo.
Y, sin embargo, hizo clic de todos modos.
E-mail enviado.

Admin
Admin

Mensajes : 3134
Fecha de inscripción : 26/01/2015

Ver perfil de usuario http://anahiydulcemarifans.foroac.org

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El lado ciego del amor 2.0

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 2:59 am

Capítulo Siete
Dulce tenía seis años de edad el día que su padre se fue. Ella se había sentado en los escalones del frente de su pequeña casa en Queens, mirando a sus dos hermanos desde el otro lado de la calle, tirar una pelota de fútbol ida y vuelta.
Recordaba que, el más joven de los dos, empujó a su hermano en un charco de agua sobrante de una larga semana de lluvia. Se habían gritado y tirado golpes el uno al otro, hasta que su madre vino corriendo de la casa agitando un cinturón de cuero en una mano. Los niños entonces corrieron en direcciones opuestas, fue genial como lo recordaba.
Dulce había visto a su madre enrollar el cinturón alrededor de su mano (de manera que Dulce se imagino que era un caracol) y volver a la casa. Aun sin tener nada que ver, Dulce se vio obligada a escuchar. Detrás de ella, en el interior de la puerta de su propia casa, su hermano lloraba, y su madre y su padre gritaban.
Entonces, sin previo aviso, todo se detuvo. En el repentino silencio, el pantallazo de la puerta sonaba más fuerte que de costumbre. Los pasos de su padre fueron ahogados por el doloroso chillido de la puerta oscilando a cerrarse.
El iba caminando pero se dio vuelta con el último paso. "Lo siento, Dulce Maria", dijo, antes de seguir caminando. Desde entonces, su única comunicación con su padre había sido a través de cartas, ocasionales correos electrónicos, y en los controles que enviaba cada mes. Era fiel a su contribución financiera como él nunca podría estar en su matrimonio con su madre. Ella nunca podría odiar a su padre, Dulce lo sabía, pero todavía no lo había perdonado. Catorce años no es suficiente para reparar ese tipo de herida. Tal vez no quería aceptarlo durante esta vida. Su último e-mail parpadeaba en la pantalla de su monitor, y Dulce leyó sin responder. ¿Estaba ella bien? Seguro. ¿Había recibido su último cheque? Sí. ¿Qué había nuevo? Bueno, entre otras cosas que mi hermanastro es gay, no mucho.
"Te ves feliz esta noche." Leigh caminó en la habitación donde estaba metida Dulce y se sentó con las piernas cruzadas sobre la cama. "¿Tarea"?
"Padre".
"Ah". Leigh asintió, y abrió la lata de refresco que tenía en la mano. Después de un largo sorbo, pregunto, "¿Hay alguna novedad de tu familia acerca de ya sabes- admitir que es, ya sabes qué?"
Dulce suspiró, y coloco la computadora portátil junto a ella en la cama e inclinada hacia adelante. "Estoy bastante segura de que han pasado a la completa negación en este momento. Mamá llamo antes y ni siquiera lo menciono. Es como si nunca hubiera sucedido ".
"¿Entonces, qué? ¿Sólo van a pretender que es normal?"
"Realmente no sé."
"¿No has hablado con Christian aún?"
"No. Sinceramente, no tengo idea de qué decirle. "
"Estoy segura de que a él no le importa lo que digas, siempre y cuando sepa que lo apoyas". Leigh sacudió su cabeza hacia un lado. "¿lo apoyas, no?"
Dulce miro seriamente a su mejor amiga. "Claro que sí! Es sólo... es Christian, ¿sabes? Christian. Tenia una imagen de él... sabes... "
"Teniendo en cuenta eso de-"
"Aaargh! Dulce cubrió sus orejas estaba segura de que no era eso lo que quería decir. "Eso no es realmente lo que quise decir. Yo simplemente no me imaginaba que él, sea gay.... El es mi geek (friki, o término que se utiliza para referirse a la persona fascinada por la tecnología y la informática.) hermanastro solo Christian,-"
"Muy sexy..."
"Hermanastro".
"¿Por qué siempre los sexys son gays? ¿Cómo va a sobrevivir la raza humana si sólo la gente es fea, sabes? "haciendo una pausa. "La presente compañía excluida, por supuesto."
"Gracias por eso".
"Estoy diciendo, va a llegar un momento en que nadie va a querer dormir con los demás porque todo el mundo es demasiado feo."
"Mmm, no estoy segura acerca de eso. A veces, las personas realmente feas tienen niños que se ven realmente bien".
Leigh la miró incrédula. "¿Como quien?"
"Yo no sé! Gente".
Leigh se encogió de hombros, tomando otro sorbo de su bebida. "Ah bueno, no es como si todas las personas homosexuales no tuviesen hijos en estos días de todos modos." Ella se iluminó. "¿Oye, crees que Christian quisiera que dé a luz a sus hijos?"
"Bueno, esta conversación está empezando a sonar rara."
"Increíble me pregunto si tiene novio."
Dulce pensó. "¿Tú crees? Hm. Me pregunto con qué clase de hombre saldría Christian".
"Sólo hay una forma de averiguarlo."
"Lo llamo mañana", decidió Dulce.
"O simplemente déjate caer sin previo aviso por lo que no tendrá tiempo para ocultar a su Amante. Oh! oooo Amantes ¿Crees que Christian esta metido en orgías? Él se ve del tipo pervertido. "
"Y de nuevo con el escalofriante lugar."
"Lo siento. Oh, hablando de escalofriante, ¿donde va Alfonso esta noche? "
"Práctica de debate en equipo."
"Ugh, pobre". Leigh hizo una cara. "¿Así que cuando lo dejaras?"
Dulce suspiró hundió su cabeza en la almohada detrás de ella. "¿Realmente tenemos que tener esta conversación de nuevo?"
"Sí, porque tengo chicos sexys en fila esperando la oportunidad de una cita, y no van a esperar para siempre. Despierta y huele la testosterona”.
Dulce sonrió. "¿Qué te hace pensar que voy a saltar ante la oportunidad de una cita con ninguno de estos tipos?"
"¡Ah, holaaa?, mencione la parte de sexy? En primer lugar, esta John. Entrena en el equipo de natación olímpico. Nadador, Dulce. "
"Estoy familiarizada con la palabra..."
"Entonces yo espero que estés también familiarizada con los los cuerpos sexys de los nadadores. Luego está Chris. Él no es un nadador, pero todavía sexy en ese tipo de rock-and-roll. Además, cómo seria si te llamara un lindo tipo llamado Chris? "
"No iría con el en nada en lo absoluto".
"Bien. Por último, y he guardado lo mejor para el final, esta Pablo. El tiene los más hermosos ojos verdes que veras en tu vida, y además es artista. "
A pesar de sí misma, Dulce estaba intrigada. "¿Qué tipo de artista?"
"Es escultor", dijo Leigh, y era evidente que estaba satisfecha consigo misma. "Él incluso va a la Universidad de Nueva York, que es donde tu vas."
"¿En serio?" Dulce no recordaba notar a cualquier magnífico escultor de ojos verdes en la escuela. "No creo que lo haya visto."
"Bueno, él te ha visto sin duda."
"¿Y como sabes tu esto?"
"Yo sé muchas cosas, Dulce. Soy como el Oráculo de la Aldea. "Hizo una pausa. "¿Así que si no estás interesada en el nadador, lo puedo tener?"
Dulce se rió. "Puedes tener a los tres."
"Mmm", consideró. "¿Crees que podrías convencer a Christian que se sume?"
"Creo que vomitare".
Leigh se rió y se levantó. "Voy a dejarte con tu Chat, o lo que sea que estabas haciendo antes de que te interrumpa. TV llamadas. ¿Quizás te unas a mí más tarde? Creo que hay una muy mala película de vampiros. "
"Cuenta conmigo. Permíteme que termine con mi correo electrónico. Tengo que escribir al profesor Satanás y pedir una prórroga para ese mal dito informe de Shakespeare. "
"¿Aún no has terminado?"
Dulce suspiró. "¿Crees que tener un hermano saliendo del armario cuenta como una emergencia de familia?"
"No en la ciudad de Nueva York." Leigh rió y camino hacia la puerta.
Una vez sola, Dulce recogió el portátil y se concentro de nuevo en la pantalla. No tenía ni idea de lo que iba a escribir de nuevo a su padre. No tenía idea de qué excusa iba a dar a su profesor. Y no tenía idea de quién rayos era Ana Portillo.
Frunció el ceño, hizo clic sobre el misterioso correo electrónico titulado "Tu Arte". Después de leerlo varias veces, la emoción comenzó a eclipsar su confusión inicial y su incredulidad. Wow, fue todo lo que podía pensar, y le tomo algo de tiempo para hacer clic en Responder.
[Estimada Srta. Portillo,
Dulce hizo una pausa después de eso, tratando de pensar en algo que pudiese escribir y que no sonase idiota.
Gracias, estoy tan contenta ¿Así qué? ¿Piensa que soy una buena artista? ¿Le gustaba la obra que compró?
No puedo decir eso. Suprimió su respuesta inicial y trató de nuevo.
Gracias por ser tan amable de escribirme. Puedo decir honestamente que nadie ha hecho esto antes.
Dios, sueno tan perdedora. ¿Por qué no acabo de poner 'queeee' en la línea de asunto y veo que hacer con eso? Respiro profundo y lo dejo lentamente.
Si a usted no le importa me puede decir, ¿cual fue la pieza que compro? No puedo dejar de ser curiosa, ya que esta es la primera vez que alguien me ha escrito acerca de mi arte.
Actualmente no tengo mi trabajo en ninguna galería, aunque tal vez algún día, si tengo suerte. Mientras, puede encontrarme en el Central Park en caso de que vuelva alguna vez a Nueva York. Una vez más, muchas gracias por escribirme. No puedo expresar lo maravilloso que se sintió leer su correo electrónico.
Atentamente, Dulce Espinoza]
Después de ejecutar el corrector ortográfico en tres ocasiones, finalmente tecleo enviar.

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El lado ciego del amor 2.0

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 3:00 am

Capítulo Ocho
Anahi suspiró sin dejar de mirar el libro que estaba leyendo. "Eres mi sol".
"¿Es esa forma de saludar a tu mejor amigo? Han pasado al menos dos horas desde nuestra última conversación. ¿No me has extrañado? "
"No voy siquiera a preguntar cómo has entrado a mi casa."
"Maite me dejo entrar. Ella tiene las llaves. "Christopher tiro del sillón más cercano y se sentó. Miró a su alrededor la zona de la piscina por un minuto antes de continuar. "He intentado con el timbre, pero creo que no lo oíste."
"He oído que," dijo Anahi mordazmente.
"¿Así acabas de ignorarme? Pensé que quizás te habías caído y no podías levantarte. He venido a rescatarte de una muerte segura ".
"¿O quizás yo estaba fuera?"
Christopher dejo salir una larga risa. "Claro".
"¿Qué significa eso?"
"Eso quiere decir que yo estaba con Maite. Teniendo en cuenta el hecho de que constituimos todo tu círculo social, las probabilidades son que estabas en casa".
Él señalo el libro. "Leyendo".
"Me molesta eso."
"Porque es verdad..."
"No lo es. Hay un millón de lugares donde podría estar en este momento, y un centenar de personas con quienes podría estar "
. "Y, sin embargo, estas aquí con tu libro."
"Es un buen libro."
"Qué me lleva a mi punto original".
"¿Cuál es?"
"Que si no estás o conmigo o con Maite, estás sola".
Anahi suspiró. ¿Cuál era el punto de discutir sabiendo que tenía razón? "¿Hablando de estar sola, podría volver a eso?"
"Bien, bien... la próxima vez que no respondas a tu puerta voy a dejar que te encuentren allí, toda desnuda -"
"¿Desnuda?"
"Me imaginé que estabas desnuda".
Anahi sacudió la cabeza y puso un marcador en su libro. "¿Tu novia sabe que me imaginas desnuda?"
"En primer lugar, ella no es mi novia. Y en segundo lugar, no he dicho que te imagino desnuda, sólo que estabas desnuda. "
Anahi lo miro con una ceja arqueada. "Bueno, si te imagine desnuda, pero en mi defensa te imagino mucho menos ahora que con la frecuencia en que lo hacia cuando nos conocimos. Además, el bikini que estás usando ahora mismo no deja mucho a la imaginación de todos modos, por lo que - "
"Bueno, simplemente deja de hablar. ¿Qué paso que es tan importante para que vengas aquí a interrumpir mi descanso?"
"¿Cómo puedo hablar si me haces una pregunta? ¿Quieres que responda con el golpeteo de mis pestañas en código Morse? "
"¿Recuérdame nuevamente por qué somos amigos?"
"¿Es eso lo que somos?" Él sonrió, pero luego se puso serio. "La verdad es que necesito hablar contigo acerca de algo importante... y tienes que prometer no perder los estribos. No estas con el SPM por casualidad, ¿verdad? "
"Si lo estuviera, probablemente estarías muerta ahora mismo."
"Excelente." Christopher rasco la parte de atrás de su cabeza nerviosamente. "¿Cuánto confías tu en Maite?"
"¿Qué clase de pregunta es esa?"
"Lo que acabo de decir," dijo Christopher lentamente ", ¿la consideras tu amiga? Ya sabes, el tipo de amiga que podrías, no sé, ¿en quien confiar? "
"¿Por qué?"
Christopher tosió. "Bueno..."
"¿Qué le dijiste?" exigió Anahi.
"Nada!" Dijo Christopher rápidamente. "Lo juro. No he le dicho nada. Es simplemente... "
"¿Sí...?"
"Sólo pienso... que tal vez deberías. Ya sabes, decirle a ella ".
"¿Decirle que, Christopher ?" Lo miro fijamente.
"Sabes qué"
Anahi frunció el ceño y sacudió la cabeza. "¿Por qué? No es asunto suyo. "
"Yo lo sé, es sólo que... bueno, a ver..."
"¿Si?"
"Ella piensa que tal vez..."
"Sólo escupe de una vez, Christopher !"
"Muy bien. Muy bien. "Christopher respiro profundamente. "Mira, se le ha metido en la cabeza que tienes sentimientos hacia mí, y quiere romper conmigo porque piensa que en cualquier momento vas a admitir que estás enamorada de mí, y yo voy a venir corriendo junto a ti. Ella también enloqueció con que vas a despedirla por celos. "
Anahi encontró ese pensamiento tan ridículo que comenzó a reír. "Eso es una locura", dijo.
"Desde tu perspectiva, tal vez, por lo que creo que deberíamos decirle la verdad. No es como si ella no va a entender. Y quiero decir, realmente, me preocupa. Y lo segundo es que si sabe que eres gay creo que me va a mandar al vertedero por ti. Él frunció el ceño. "¿No estás interesada en ella, verdad?"
"No seas ridículo, Christopher ". Anahi suspiró, frotando su sien.
"Tal vez te ayudará decirle a alguien que realmente entiende, de todos modos. ¿Soy el único a quien se lo has dicho y que diablos se yo sobre eso? "
Anahi suspiró, no deseaba entrar en este tema de conversación. Todo lo que había querido era un día en el sol, tal vez un baño en la piscina, o un paseo por el océano. Se aseguró de mantener los pensamientos de su sexualidad lejos de su mente tan consciente como humanamente sea posible.
"Solo porque no quieras hablar de ello no significa que va a desaparecer", dijo Christopher suavemente. "Por mucho que en el fondo esperases que así fuese". Él sonrió tristemente. "Tengo que decir que no vas a cambiar. Quiero decir, si pudiste resistir a mis encantos todos estos años... "
Anahi lo miro.
"Algún día vas a conocer a alguien que realmente te guste y vas a tener que enfrentar las cosas".
"Quizá, pero yo prefiero que el tiempo no sea ahora." Se mordió el labio inferior, mirando más allá del borde de fuga de la piscina más allá del océano. "No es que no confío en Maite", dijo, volteando a mirar a su mejor amigo. "Sólo no estoy lista para que nadie más lo sepa. Primero, es Maite, y entonces es otra persona, y después alguien más, y... "Miró fuera de nuevo. "No puedo compartir mucho de mí misma, Christopher . Mi vida no es mía. No puedo controlar la mitad de las cosas que dicen sobre mí en la prensa. No puedo controlar las imágenes que ponen de mí en la Internet, o los rumores que se propagan. Pero esto, siento, por ahora, que esto puedo controlarlo, porque nadie nunca va a adivinarlo. Y si ellos no pueden adivinarlo, luego no pueden hacerme daño con eso"
"No se puede mantener esto siempre, Anahi."
"¿Es tu objetivo deprimirme hoy? Si es así, felicitaciones."
"Gracias, lo intento. Si bien estoy en un rollo con eso, la otra cosa que vine a decirte hoy, Anahi, es que voy a tener que romper contigo. "
Anahi sonrió. "Tremenda sorpresa".
"No es que no haya sido divertido ser tu novio", añadió Christopher. "Pero, siento decírtelo, eres mala en la cama."
"Si se lo dices a la prensa, te mato," dijo Anahi con una risa. "Tengo una reputación que mantener."
"Estoy seguro de que el tabloide número uno de chica sexy no tendrá problemas para sustituirme."
"Nadie puede sustituirlo nunca, Sr. Uckermann, y la razón es que nunca tendré una cita con otro hombre mientras viva".
"Bien. Sin embargo, acerca de Maite... "
Anahi quedo mirando a su amigo durante un largo momento. Por último, sonrió. "Ella te tiene seriamente sometido."
"No".
"Anahi, soy totalmente insometible. Soy impermeable a Oh! Hola, Maite. "
"¿Impermeable para qué?" Preguntó Maite. Deslizo la puerta cerrada de vidrio y luego entro a la casa caminando.
"Impermeable a la acidez del daño", Christopher siguió sin problemas. "Y otro nivel, voy a tener un arma que puede congelar hasta diez chicos malos a la vez."
"Ah, no es ese estúpido juego de vídeo de nuevo." Maite hizo una cara. "Anahi, recogí la ropa seca y la puse en el armario -"
"Justo cuando las cosas le gustaban a Anahi," dijo Christopher.
Tanto Maite y Anahi se dirigieron a él. Anahi resplandeció mientras Maite sólo parecía confundida. Christopher se encogió de hombros. "¿Qué? Anahi es muy organizada. A ella le gustan las cosas en su justo lugar ".
"Bueno, lo que sea," dijo Maite, volviéndose a Anahi. "Tu agente envío por fax una copia de un nuevo guión que quería que vieras. También dijo que lo llames. "
"Gracias, Maite."
Maite y Christopher intercambiaron una extraña mirada que Anahi no entendía, pero que pronto Christopher alcanzo a decir: "Eh, voy a estar dentro. Tengo que... eh...archivar mi correo. Nos vemos. "
Anahi lo miro ir para luego volver a mirar a Maite, que estaba ahora sentada en el sillón que Christopher había ocupado.
"Sé que sabes que Christopher y yo..." Ella agitó sus manos como si demostrara el resto de la frase. "Y sé que ustedes han sido amigos por mucho tiempo, y si crees que Christopher y yo... ya sabes... interferiría con que sea tu asistente, o incluso tu amiga..., entonces..."
"Maite", dijo Anahi: "A mi realmente no me importa que estés durmiendo con Christopher. Realmente no importa si ustedes comenzaron a salir juntos, o lo hagan partir de ahora si se casan, tienen hijos, y todo lo que el venga. Realmente. En la medida en que tu relación con él no afectara tu trabajo, entonces no tengo ningún problema con eso. "
"Bien, bien. Realmente no quiero hacer nada que pueda hacerte sentir incómoda. Sé que te preocupas por él "
"Como un amigo," interrumpido Anahi rápidamente.
"Sí," Maite sonrió, aunque Anahi podía ver la incertidumbre en sus ojos.
"Maite", Anahi comenzó vacilante. "La verdad es..."
"Mira, Anahi, entiendo, de verdad. Sé que por alguna razón no deseas salir "oficialmente" con el, pero sé que es sólo cuestión de tiempo antes de -"
"Soy gay", dijo Anahi, interrumpiendo el resto del monólogo de Maite.
Ella dejo las palabras colgadas en el aire. "Tu...tu...tu eres..."
"¿Estás bien?"
"Bien," Maite tosió. "Bien. Yo... um... ¿Eres... quiero decir... de verdad? "
"En serio... de verdad".
"¿Y esto es... esto es nuevo?"
"Bueno, yo ya lo sabía cuando tenía quince, y ahora tengo veintiocho así que... supongo que depende de lo que entendamos por "nuevo""
Maite abrió enormemente los ojos. "¿Quince?"
A Anahi le había hecho gracia la reacción de Maite si ella no hubiese estado tan petrificada al mismo tiempo. Lo había soltado sin haberlo planeado. Casi de la misma manera que se lo había dicho a Christopher el día en que había tratado de besarla. Tal vez era la forma más sencilla de hacerlo, como arrancando una curita.
"Lo siento, Anahi, creo que mi cerebro ha hecho cortocircuito o algo así. Sinceramente, no tenía idea. Uno pensaría que mi Gaydar sería un poco mayor, teniendo en cuenta... "Ella se mordió su labio inferior, pero optó por no continuar.
"Christopher es la única persona que sabe", dijo Anahi. "Y es que... no es algo que yo piense activamente o deseo discutir ni nada. Sólo quería que supieras que no creo que me encuentre atraída en algún modo de Christopher. "
"Oh. ¿Es por eso que quería hablar contigo? Quería convencerte de que me digas... "
"Fue más que una sugerencia", dijo Anahi. "Yo no te lo habría dicho si no confiaba en ti, Maite. Es evidente que no quiero salir".
Maite miró a Anahi durante mucho tiempo. "Gracias por confiar en mí", dijo finalmente. "Realmente, Anahi, yo... Yo siempre he querido ser algo más que tu amiga-" Sus ojos se ensancharon, y ella rápidamente dijo, "Asistente! Algo más que tu asistente. "
Anahi sonrió. "Siento, que no salga bien en absoluto."
Maite se sonrojo, y se puso claramente nerviosa por su resbalón en marcha. "Acabo de decir, que yo siempre he querido ser tu amiga, y yo realmente aprecio la confianza en esto." Ella frunció el ceño y sacudió la cabeza. "Estoy un poco sorprendida."
Anahi no sabía qué decir, así que se mantuvo en silencio.
"¿Así que... así que, hay alguien que...?"
"No", dijo Anahi. "Nadie en absoluto."
"Bueno..." Maite asintió y siguió mordiendo su labio inferior. "Porque yo sé de algunas niñas-"
"Maite..."
"Ellas son muy discretas".
"Por favor, no me hagas hacerte daño."
Maite sonrió. "Muy bien. Bueno, creo que voy a dejar que sigas con tu libro. "Ella se puso de pie. "Me estoy yendo con Christopher a comprar su nuevo controlador de Xbox. Con su caída accidental en el baño. "Ella mantuvo sus manos. "No preguntes".
"No lo hare". Anahi vio desaparecer a su asistente en la casa y suspiró para sí misma. Bueno, eso no fue tan duro...
~ * ~
Anahi se detuvo en la puerta para observar la imagen enmarcada que estaba sobre su cama. Todo el día, ella se había preguntado acerca del correo electrónico que había enviado. ¿La artista lo habrá recibido? lo ¿había leído? ¿Había escrito de nuevo? Las preguntas de si habría leído se repitieron una y otra vez, mientras su mirada acababa en el océano, mientras hablaba al teléfono. Tantas veces se dijo a sí misma que dejaría de correr hasta su habitación para comprobar si había una respuesta. Se había frenado simplemente por obstinación, con la convicción de que la bandeja de entrada se encontraba vacía, por temor a que se decepcionase si así fuera.
Cruzó la habitación, lanzando en su cama la copia del guión que le habían enviado por fax, pasando de el. Tenía previsto leerlo antes de ir a dormir. Pero, en primer lugar, había algunas persistentes preguntas antes que el resto.
El equipo zumbaba a la vida y Anahi esperaba pacientemente para que arranque. Se echo hacia atrás sobre la silla, y con su mente en otra parte. Pensó en su anterior confesión a Maite, y se preguntó qué repercusiones tendría en sus relaciones de trabajo. Ella había tomado la decisión correcta, en decirle a su asistente, lo sabia, pero se preguntaba, ¿quien sería el próximo? ¿A cuánta gente iba a decírselo antes de convertirse en conocimiento público?
Sabía que probablemente el mundo entero lo averiguaría en algún momento, pero por ahora, prefería con beneplácito la oportunidad de esconderse detrás de la percepción errónea de los demás. Para que los medios de comunicación se frustacen con rumores y suposiciones. Podía vivir con mentiras sobre mentiras. Era la burla de la verdad que ella tenia que sufrir. Se encontraba rodeada de la verdad que no sabía si podía manejar.
La imagen de su escritorio apareció mirándola con impaciencia, y se inclinó hacia adelante para mover el ratón alrededor. Con un mínimo de vacilación, abrió la cuenta de correo electrónico que había creado con el único propósito de comunicarse con una completa extraña. Incluso ahora, una semana más tarde, se sentía incómoda. ¿Por qué escribirle a una artista de Nueva York, a quien nunca había visto? ¿Qué pasaba con la obra de arte en su pared que le dio ganas de profundizar, de llevar tan lejos su atención?
El navegador cargaba la página, y tomó a Anahi un segundo más de lo necesario observar el "1" al lado de "correo nuevo". Me escribió de vuelta, Anahi pensaba sorprendida, no desperdicio tiempo en abrir el mensaje.
Cuando termino de leer, todavía sin moverse, pregunto si debía o no volver a escribir. Sería grosero no hacerlo, decidió.
[Estimada Sra. Espinoza, La obra que he comprado era un dibujo a carboncillo titulado "Sombras". Creo que se puede decir que fue amor a primera vista. Me encanta la manera en que la figura está fuera del círculo de personas, mientras que su sombra está dentro de ella. No estoy segura de lo que se entiende por ella, ya que, como he dicho antes, soy apenas una conocedora de arte, pero no pude evitar sentir a lo que podría referirse a esa imagen. Era esa sensación de ser observado, pero no visto.
Espero que no la haya ofendido si su intención con la pieza es algo completamente diferente: el parto, por ejemplo. Me siento muy tonta si ese fuera el caso. Me pareció increíble ser tocada por alguien que ni siquiera conoces. Me temo que hasta el día de hoy, solo me había visto afectada por las películas.
De todos modos, yo quería que sepa, sólo en caso de que alguna vez se preguntó si lo que estaba haciendo valía la pena, para mí, una extraña en la costa occidental, ciertamente lo vale.
Todo lo mejor, Ana
PS: Portillo es mi apellido, pero si alguna me escribe de nuevo, no dude en llamarme Ana.

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El lado ciego del amor 2.0

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 3:00 am

Capítulo Nueve
Estaba lloviendo el día que Dulce decidió visitar a su hermanastro, y estuvo a punto de aplazarlo para otro día. Se situó a la entrada de su apartamento, con un paraguas sobre su cabeza, mirando como los baches en la carretera se llenaban de agua sucia. Había considerado dar vuelta atrás, ponerse su pijama y pasar el día asegurándose de que por las ventanas de su dormitorio no se fugase agua. Entonces recordó la cara de Christian el día en que se había confesado en el apartamento de sus padres, y sabía que no podía esperar otro día para hablar con él. Ya había esperado demasiado tiempo.
Durante el viaje a Queens, había esbozado al hombre sin hogar durmiendo estirado en los asientos delante de ella. En su camino fuera del tren, escondió un paquete de galletas bajo el brazo, se sintió triste de no haber tenido nada más para darle.
El viento fue aumentando en su camino al edificio de Christian, haciendo obsoleto su paraguas. Tratando de distraerse a sí misma de la lluvia, trató de pensar en qué decirle a Christian una vez que llegaba a donde iba. No podía pensar en una sola cosa que decir más allá de, "Lo siento." La posibilidad de que podría incluso no estar en casa no paso por su mente hasta que estaba a una cuadra de distancia.
Podría haber llamado, Dulce lo sabía. Podría haber llamado y hecho todo esto por teléfono. Podría haberse salvado a sí misma del viaje a Queens, salvarse a sí misma de la vergüenza de hacer frente a su hermanastro casi dos semanas después de su anuncio, pero le debía más que una conversación telefónica. Le debía, al menos, un abrazo.
Una mujer con tres de sus hijos fueron saliendo de la construcción cuando Dulce se acercó, y uno de los niños fue lo suficientemente bueno para mantener la puerta abierta a fin de que Dulce pudiera escabullirse. Agradeció al muchacho con una sonrisa, y expresó su agradecimiento a la madre, que parecía más irritada que satisfecha por la valentía de su hijo. Dulce culpo al tiempo.
El paraguas iba dejando un rastro de gotas de lluvia en el piso mientras se dirigía hacia adentro. Se formó un charco frente a sus pies mientras esperaba frente al apartamento de Christian, mirando nerviosamente a los torcidos negros números en la puerta pintada de color blanco. Podía escuchar la música proveniente del otro lado.
Después de un momento, Dulce golpeó.
La música se hacia más fuerte a medida que la puerta se abría, y Dulce miraba estúpidamente a los ojos azules que la observaban atrás de ella. "Sí," dijo un chico que Dulce no reconoció.
"Hola, lo siento, estoy buscando a Christian Chavez." dijo, preguntando por si había llegado de alguna manera a la puerta equivocada, o si Christian se había trasladado sin decírselo a nadie.
"¿Y tu eres...?"
"Dulce Espinoza", dijo. "yo-"
"¡Oh, Dios mío!" dio un gritó, aumentando el tono de su voz y su comportamiento cambio a la de una agradable sorpresa. "¿Eres Dulce? ¿Esa Dulce? "Él dejo la puerta abierta y paso la vista a Dulce de arriba y abajo. "Cariño estás incluso más sexy que en tus fotos". Sonrió y extendió su mano. "Soy Mark".
Dulce estaba segura de que faltaba algo, pero le estrecho la mano de todos modos.
"Sé que no tienes idea de quien soy", dijo. "Pero yo sé todo sobre ti. Entra, "Christian no está aquí ahora mismo, pero te invito a espéralo. Estás empapada. ¿Quieres una toalla o algo? "Desapareció en un cuarto, y la música se detuvo abruptamente.
"Ah, no, gracias. Estoy bien ", dijo Dulce cuando apareció Mark y dijo.
"¿Quieres café? ¿Té? "Mark se trasladó hacia la cocina, que estaba inmediatamente a la izquierda de la entrada. Acerco un taburete junto al mostrador, e invito a Dulce a tomar asiento. "Él va a estar tan feliz de verte. Ha estado todo deprimido desde que le salió a tu familia, y he estado diciéndole, "Cariño, tienes que darles tiempo. Ellos van a venir, y aquí estás, para probarlo". Él arqueo una ceja, con una mirada confusa. "¿Dijiste café?"
"Um, seguro," dijo Dulce. Dejo su paraguas y su bolsa de mensajero en el piso al lado de la puerta, y entro a la cocina para sentarse.
"Así que estás probablemente preguntándote, '¿Quién es este hombre magnífico con cabello fabuloso que habla a una milla por minuto y se mueve por el apartamento de mi hermano como si fuera suyo ", verdad? "No esperes por tu respuesta dijo antes de continuar. "Yo, mi querida Dulce, soy el pequeño y sucio secreto de tu hermano. O como le gusta que me llamen en los foros públicos, su compañero de habitación".
Dulce parpadeo sorprendida. "Así que tu eres su... su..."
"Sí, su pareja." Mark sonrío. "Y estoy tan feliz de finalmente conocerte. Habla de ti todo el tiempo".
Dulce se sintió triste al instante. ¿Por qué no le dijo Christian la verdad antes? ¿Por qué no le presentó antes a Mark? ¿Qué más hay sobre su vida que no sabe? "Me alegro de conocerte, también", dijo sinceramente. "Lo siento si estaba tan conmocionada por todo esto, es que Christian nunca"
"Lo sé", dijo Mark, y coloco una taza de café en frente de Dulce. "Él es increíblemente bueno en la clandestinidad. ¿Quieres leche? ¿Azúcar? "
"Me gusta negro, en realidad. Gracias". Dijo Dulce mirando hacia abajo en su taza, tratando de no mirarlo. Cuando miró arriba, sonrió. "Así que, ¿cuánto tiempo han estado tu y Christian juntos?"
"Un poco más de dos años."
"¿Dos años?" Preguntó Dulce con sorpresa. ¿Por qué no me dijo? Yo podía entender por qué se lo escondía a mamá y a su padre, e incluso a Dimitri, ¿pero yo?
Mark sonrió con simpatía. "Si te hace sentir mejor, él quería decírtelo, hace mucho tiempo. No fue más que un gran cobarde. "
Dulce simplemente asintió y bebió un sorbo de su café. Hecho un vistazo cuando oyó que la puerta se abría. Un segundo más tarde Christian estaba de pie en la puerta, con el paraguas goteando, y una mirada de sorpresa al ver a Dulce.
"Dulce", dijo, cerrando la puerta detrás de él. "¿Qué estás haciendo aquí?"
"Yo estaba en el barrio." Sonrió, y bajo la taza. "Pensé en venir a pedir disculpas por ser una horrible hermana."
"Yo no diría 'horrible'." Christian sonrió y dio un paso adelante para dar un abrazo a Dulce. "Estoy muy feliz de verte", le susurró al oído y, a continuación, se separo. "¿Cómo estás?"
"En realidad, vine a pedirte disculpas por esa razón," dijo Dulce y lo miro con sus ojos de caramelo. "Lo siento por no venir de antes. No fue que -
"Lo sé, Dulce," interrumpió Christian. "Yo debería habértelo dicho antes. Es sólo que yo era-"
"Un gran cobarde", Dulce ofreció.
Christian hecho un vistazo a Mark y luego de vuelta a Dulce. "Veo que ustedes dos han estado hablando."
"Charla de chicas, ya sabes," dijo Mark y le hecho un guiño Dulce. "¿Quieres café, nene, lo hice en la nueva cafetera?"
Christian se puso rígido y hecho un vistazo a Dulce, quien sólo sonrió ante el intercambio entre ellos. "No gracias", dijo después de un segundo. "Christian, se relajo," Dulce dijo, riendo de su hermanastro por su nerviosismo. "Si te preocupa que me incomode, no. Yo vivo en la ciudad y voy a la escuela de arte. Sé más de chicos gays que de los que son hetero".
"Eres muy linda" dijo Mark.
Christian le pego en el brazo. "Oye!"
"Estaba preguntando!" Mark se froto el brazo. "Mezquino".
"Sí, pero tu nunca me has visto como un hombre gay antes", dijo Christian. "Todavía soy tu hermanastro".
"Y siempre lo serás" Dulce sonrió. "No me importa. Además, me gusta mucho mas Mark que esa chica con quien estabas saliendo hace algunos años. ¿Cuál era su nombre? ¿Natalie? "
"¿Natalie?" Mark sonrió. "¿Tuviste una cita con Natalie? "
"No exactamente," dijo Christian.
"Solo iba a las cenas de mi familia", dijo Dulce. "Y yo nunca dije nada, pero estoy bastante segura de que estuvo coqueteándome en algún punto".
Christian se rasco la parte de atrás de su cabeza. "Ah, sí, lo siento por eso."
"¿Tuviste una cita con una lesbiana?" Mark se rió. "Tu nunca me dijiste eso." Sus ojos se ampliaron. "Espera, ¿Natalie? ¿La Natalie que conocemos? ¿La que estuvo aquí el otro día pidiéndonos esperma? "
Christian tosió. Dulce arqueo una ceja. "Bueno, esta cada vez un poco demasiado Queer as Folk para mí ahora".
"Entonces, ¿cómo está Alfonso?" preguntó Christian. "¿Como tomo la feliz noticia?"
"Uh". Dulce se mordió su labio inferior. "No le he dicho todavía. Realmente no hemos hablado mucho en las últimas semanas ".
"¿Problemas en el paraíso?"
"No estoy segura de que haya sido el paraíso por un tiempo", admitió Dulce. "Las cosas han estado un poco tensas. Leigh cree que sólo debo romper con él. "
"¿Qué te detiene?" Fue Mark quien pregunto.
Dulce le hecho un vistazo y se encogió de hombros. "No estoy segura. Supongo que estoy acostumbrada a estar sólo con él"
"Bótalo", dijo Mark. "Bótalo rápidamente. A menos que el sexo sea muy bueno. "Miró con expectativa.
Dul miró incómoda a Christian. "Uh..."
"Por favor, no respondas," pidió Christian. Él miro detenidamente a Mark antes de volverse a Dulce. "Y no tienes que escuchar a nadie. Debes hacer lo que sientes que es lo correcto, cuando sientas que es correcto. "
"Sí," dijo Dulce. El problema es, es que tengo demasiado miedo de hacer lo que siento. Supongo que la cobardía viene de familia.
~ * ~
Dulce miraba el parpadeo de los canales en la pantalla de televisión. Los destellos de imágenes y palabras habladas hasta que sintió ganas de dormir.
"No hay nada", murmuró Leigh, con su pulgar presionando en el botón de canal con apenas una pausa entre las prensas. "Tal vez deberíamos invertir en Direct TV. Si tengo otro trabajo, estoy segura de que podemos pagarlo. "
Dulce se vio obligada a abrir sus ojos y murmuró algo que se suponía que iba a ser, "Sobre mi cadáver", pero sonaba más como, 'Claro, lo que sea. "Ella miraba la televisión durante varios segundos hasta que no podía soportarlo por más tiempo. Agarró el mando y se lo arrojó sobre su hombro.
Leigh saltó a ver a la parte de atrás del sofá y luego miro incomprensiblemente a Dulce. "Lo que acabas de…lo que la..."
Dulce dio un suspiro de alivio y relajación. "Me volvías loca."
"Bueno, la gente normal diría, Hey!, me estás volviendo loca!, ¿podrías haber dicho eso?" Dijo Leigh. "La gente normal no sólo se apodera de la vida de una persona en sus manos y la lanza al aire, ¿de acuerdo?" Se levantó y recogió el control remoto del lugar donde había aterrizado. Un momento más tarde, se sentó de nuevo junto a Dulce.
"Oye, ¿no dices que era un tipo el que compro sombras?"
Leigh apago la televisión y se dirigió a la cara Dulce. "Sólo tengo una palabra para ti, Dulce: contexto. ¿En el nombre del santo Señor de que estás hablando? "
"Ese boceto mío que vendiste, al que llamo mi" bebé "y" el amor de mi vida. "¿No dices que fue un hombre el que lo compró?"
"Un chico sexy, sí. Bueno, una gran sombra cubría su rostro por lo que no pude echarle una buena mirada en su cara, pero pasando por su cuerpo solamente, mmm. Sabes, nunca llamó. Lo que lo hace un *******. "
"Hmm," dijo Dulce cuidadosamente. "Yo no lo conseguí ver."
"Eso es porque no estás ahí fuera lo suficiente," dijo Leigh, y dio a Dulce simpáticas palmaditas en el hombro. "Créeme, después de un tiempo te acostumbras a los imbéciles que toman tu número y nunca llaman. Es sólo una mas de las muchas cosas acerca de vivir en la ciudad de Nueva York que te estas perdiendo ".
"¿Eh? No, eso no es lo que quise decir. Ana dice que ella compró las Sombras, pero a menos que ella se parezca a un hombre... "
Leigh ayudándose de sus manos. "¿Quién diablos es Ana?"
"La mujer que me escribió acerca de mi arte".
"Ah, bien. ¿Dijo que fue quien compró el dibujo? "Leigh sacudió la cabeza. "Eso definitivamente no era una mujer. Estaba buscando en todos los lugares correctos, a no ser que haya empaquetado algo -
"Te ruego que pares", Dulce interrumpió.
"Tal vez fue como una muy, muy machona mujer", contemplo seriamente a Leigh."Eso explicaría las grandes sombras. Tal vez él o ella está entre operaciones. "Comenzó a guiñarle, y luego se detuvo, mirando horrorizada. "Oh, Dios, le he dado mi número a un ella-varón! Le mire a él-ella el culo! ¿Eso me hace gay? "
"Ella dijo que se sentía identificada con la imagen porque a menudo se sentía como si la gente la miraba, pero realmente no la veía".
"Oh, mi Dios, yo soy gay".
"Tu no eres gay. Pensaste que era un chico, y tal vez se trata de un chico. Tal vez en realidad Ana es... Andres".
"Eso es todo!" Leigh quebró sus dedos, asintiendo con la cabeza. "Hombre-mujer transexual. Quizás, así, ella, no ha pasado por todo el cambio todavía, tú sabes. "
Dulce se encogió de hombros. "Supongo que podría ser posible, y por eso, eh, nunca te ha llamado porque no quiere que lo veas como un fenómeno.
"Wow," dijo Leigh. "Me siento tan mal ahora por llamarlo *******." Se miraron las dos y luego irrumpieron en risas.
~ * ~
Horas más tarde, después de una ducha, y una breve pero agotadora conversación telefónica con Alfonso sobre la posibilidad de pasar la noche juntos, Dulce se sentó en su cama, sola, con su portátil. Su conversación con Leigh en relación con el género de Ana había despertado en Dulce la curiosidad. Ella quería preguntarle, pero le preocupaba que pudiera ofender a la extraña. Y al final, ¿no es realmente importante?
Había pasado parte del día jugando con la posibilidad de no escribir de nuevo. ¿Qué más había que decir? Aún así, seria descortés no responder. A Dulce sólo le preocupaba que pensase que lo que escribiese resultase pretencioso o que se daba auto importancia. Ella no hablaba de su arte con nadie ni con Leigh, y con Leigh, no le importaba demasiado.
La pecera del salva pantallas superó el monitor mientras Dulce se decidió a escribir. Vio los peces digitales nadar de un lado a otro durante varios minutos, hasta que finalmente, hizo clic en un botón.
Espero pacientemente que la pantalla de correo electrónico se cargue, el cursor iba marcando el paso de los segundos.
Mordiendo su labio, Dulce comenzó a escribir.
[Querida Anahí,
"Sombras" ha sido siempre una de mis piezas favoritas. Espero que no suene pretencioso decir eso. Es sólo que algunas de las cosas que dibujo o pinto a su vez significa más para mí que para los demás.
Para ser honesta, ni siquiera estoy segura de que pretendiese venderla. Debe de haberse mezclado con todo lo demás. Supongo que puede sonar extraño decir esto, pero estoy contenta de que se vendió después de todo. Eres la primera persona que me ha escrito sobre mi trabajo, y eso realmente significó mucho para mí escuchar esas cosas positivas de un perfecto extraño.
Ya que estoy siendo tan honesta, creo que puedo admitir que últimamente he estado llena de un montón de inseguridades. Siempre he sido capaz de convertir mi arte como una forma de expresar mi más profundo temor o mis sentimientos, pero últimamente me sentía atrapada. Es difícil, supongo, para transmitir un mensaje claro, cuando lo que se está sintiendo es tan distinto.
Gracias por decir que mi arte ha sido de valor para ti, me alegro. No estoy segura de que soy muy buena respondiendo a este tipo de correo electrónico, ya que no tengo la práctica. Espero que no haya sonado muy pretenciosa. Nunca he sido muy buena recibiendo elogios.
Atentamente, Dulce
P.S. Si alguna vez me escribes de nuevo, por favor, llámame Dulce.]

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El lado ciego del amor 2.0

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 3:00 am

Capítulo Diez
Toda la vida, Anahi se había preguntado acerca de su madre. ¿Qué hubiera sido si ella hubiese vivido? Como seria Anahi? ¿Iba ser diferente? ¿Feliz?
Anahi había pasado muchas horas de su vida aspirando un pasado diferente. Ella no podía dejar de pensar que había que ser una mejor persona, que había conocido a su madre, que murió cuando tenía cuatro años, que vivió en la mente de Anahi sólo a través de las historias que su abuela le contaba, a través de momentos capturados en el tiempo.
"Ella realmente amaba la fotografía", dijo una vez su abuela, cuando Anahi tenia diez años, y no sabia con certeza a donde había ido. Ellos estaban sentados en la sala de la casa de su abuela, bebiendo chocolate caliente, y armando un rompecabezas. Recuerda la forma en que su abuela se inclinó en su silla, con una melancólica sonrisa en su rostro. "A tu madre, le gustaba tomar fotos. Ella tomaba fotos de todo: animales, niños, una bola de polvo en el suelo... "
Anahi recordó intentando imaginar a su madre con una cámara apuntando a algo, golpeando el botón, esperando el flash. Trató de evocar una imagen clara de la cara de su madre, utilizando las fotografías que había visto como orientación, pero no.
No recordada mucho, no tenía ninguna concepción en el momento de la vida y la muerte, de la idea del cielo, sin comprender que su madre se había ido. Ella recordaba, o creía que recordaba, estar de la mano de su padre en el cementerio, viéndolo llorar. Lo recordaba hasta su recogida, sosteniéndola con su mano apretada. Lo retuvo en la memoria como el momento antes de que su vida empezara a cambiar, como el momento en que su vida eligió su camino.
El rastreo a través del tiempo se convirtió en un pasatiempo de Anahi. A ella le gustaba volver a examinar la historia de su vida, pasando atrás en los pasos de las decisiones anteriores. No recordaba todo, no sabía si algunas de las cosas que recordaba habían ocurrido en realidad o si la frecuencia de sus pensamientos había distorsionado los frágiles límites de la realidad.
Recordaba que le había dicho a su abuela que deseaba ser actriz. A Anahi, le parecía la mejor forma de ser todo a la vez. Ahora, mirando atrás, reconoció que también era la manera perfecta de no ser nada. Pero en el momento, su abuela sonrió, miró hacia abajo a Anahi y dijo: "Puedes ser cualquier cosa que desees, Ana. Cualquier cosa".
Fue suerte en su mayor parte, reconoció Anahi, que aterrizó en una publicidad. Pero fue el apoyo de su abuela, la ausencia de su padre, su nuevo matrimonio, el nacimiento de su media hermana lo que empujo a Anahi hacia adelante. Adelante y en el centro de atención. En algún lugar del camino, con el permiso de su padre, y la aprobación de su abuela, Ana Portillo se convirtió en Anahi Puente.
"¿Cómo te sientes?" Le había preguntado su abuela cuando tenía los documentos firmados.
"Un poco como tener un cumpleaños", había respondido Anahi. "¿Sabes una cosa ha cambiado, pero todo aún se siente lo mismo?".
"Bien", su abuela había dicho. "Bien."

Admin
Admin

Mensajes : 3134
Fecha de inscripción : 26/01/2015

Ver perfil de usuario http://anahiydulcemarifans.foroac.org

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El lado ciego del amor 2.0

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 3:00 am

Capítulo Once
“Sabes," Marrie Portillo comenzó, su voz sonaba quebrada por los sonidos de los cubiertos en los platos y el sordo sonido en la conversación: "Estoy empezando a pensar que se trata de una elección horrible de restaurante." Sus ojos gris-azulado consideraron el menú con un poco de asco. "No hay nada, simplemente para comer."
Anahi ahogo un bostezo desde detrás de su propio menú y hecho un vistazo a su reloj. Había estado en el set de Guardián la mayor parte del día y quería nada más que un largo baño caliente después del trabajo. Pero en su lugar tenia un recordatorio de Maite para que no perdiese el tiempo programado para su familia.
"Es una vergüenza", continuó Marrie, "Como te has perdido una obra de Jan. Ella hizo una fabulosa Julieta ".
"El director dijo que yo era la mejor que había visto nunca", añadió Jan sin una pizca de modestia. Empujó sus rizos de color marrón claro detrás de la oreja y sonrió a Anahi.
"Wow," dijo Anahi, mirando por encima del menú a su media hermana. "Siento que me lo haya perdido."
"Quizás podrías ayudar a Jan a ponerse en contacto con ese agente tuyo", dijo Marrie. "He oído que es muy bueno."
"Él es". Anahi volvió su atención al menú, con la esperanza de que el tema tenga su propia caída. Ya había visto actuar a Jan, y no era ciertamente algo que le encantaba.
"No quiero el agente de Anahi" dijo Jan. "Prefiero tener mi propio agente".
"Bueno, tal vez Anahi pueda sugerir a algunas personas."
"Voy a consultar con él," dijo Anahi, cerrando el menú.
"¿Así que, donde tuvo que correr papá ahora?
"París," dijo Jan con un suspiro. "Se suponía que iba a llevarme con él, pero recibió una llamada de emergencia durante la obra."
"Él te llevará la próxima vez, cariño. Y tú sabes que tienes escuela. Tal vez en Navidad todos podremos ir". Marrie miró a Anahi. "Estas invitada por supuesto."
"Ah, bueno, creo que lo veremos". Anahi sentía que caminaba descalza a través de un mar de lava. "No estoy segura de lo que será mi calendario".
Jan cerró levemente los ojos. Luego sonrió. "Entonces, ¿cuál es el cuento contigo y Christopher? He oído que te dejo por tu asistente. "
"¿Dónde has oído eso?"
"Está todo en Internet," dijo Jan, como si se tratara de algo común. "Alguien dijo en la escuela que leyó acerca de que tenias el corazón roto".
"Sí, bueno, es difícil levantarse por las mañanas, pero lo manejo".
"¿Te dejo por tu asistente?" preguntó Marrie. "No tenía idea. Eso no dice mucho sobre tu capacidad para mantener a los hombres, Anahi. "
"¿El te ha engañado?" los ojos de Jan se iluminaron ante la pregunta.
"Ah, no. Estábamos separados mucho antes de que sucediera lo de Maite. "
"Eso no lo he leído. ¿Te importa si le digo a la gente que estás realmente enojada por ello? Eso va a darme algo para discutir en el salón de clases mañana. "
"Tu apoyo es inestimable para mí, Jan" Anahi miró su reloj de nuevo. ¿Había pasado sólo una media hora desde que había llegado?
"¿Tienes los ojos puestos en alguien más?" Fue Marrie quien pregunto. "Porque si no, el hijo de Mary Jo Thornton es soltero".
"¿Por fin? ¿Había alguien contando los días? "
"Oh, el estaba saliendo con una mujer de lo más horrible ", dijo Jan. "Tendrías que haber escuchado las historias que Mary Jo me conto. La chica era una de esas personas ", y aquí ella bajó su voz," era hispana. No sólo eso, sino que era la hija de su criada! Dios, ¿te imaginas? "Jan sacudió la cabeza. "De todos modos, su hijo se llama Daniel. Voy a tener que darle una llamada. "
"Preferiría que no. Yo no estoy realmente... emocionalmente lista para saltar a otra relación".
Jan rió. "Yo sabía que tenias el corazón roto".
"Realmente, Anahi, no seas tan dramática. Así que, Christopher termino contigo. Hora de pasar. Tendré que llamar a Daniel. Tal vez puedas llevarlo a una de esas fiestas de famosos donde estas siempre presente. Vas a necesitar una cita después de todo. "
Anahi no sabía qué más decir, para disuadir a su madrastra. Sabía que si Marrie lo pensaba no había vuelta atrás. "Bien, pero por favor no le des mi número de teléfono móvil. Pídele que llame a Maite."
"¿No temes que te vaya a robar demasiado?"Jan preguntó con una risa.
"Hablando del diablo", dijo Anahi, oyendo la melodía que había designado a Maite para sus llamadas. Atendió tan pronto como fue posible y respondió con un alegre, "¿Hola?"
" Siento molestarte mientras estás teniendo un momento con tu familia, pero yo sólo quería preguntarte si estaba bien que traiga una amiga a cenar el viernes"
En lugar de responder a eso, Anahi dijo, "Wow, ¿me necesitan para volver a filmar ahora? ¿Ahora? Pero estoy cenando con mi familia..."
"Muy bien, Anahi. No, pero en serio, ¿está bien?"
"Bueno, creo que está bien. Diles que estoy en camino."
Maite rió. "Buena suerte con tu fuga."
"Gracias, Maite. Hablare contigo más tarde." Anahí cortó la llamada y se dirigió a las dos mujeres de la mesa con una lamentable expresión. "Lo siento, emergencia en el set. Tengo que filmar."
"¿Qué?, ¿te necesitan para realizar una cirugía a corazón abierto o algo así?" Jan pregunto.
"Estas curiosa esta noche," dijo Anahi, levantándose de la mesa.
"No te olvides de Daniel", dijo Marrie, cuando Anahi se inclinó a besar su mejilla.
"No voy a pensar en otra cosa." Anahi se despidió de su hermana y se dirigió directamente a la salida, dio un suspiro de alivio al segundo de estar afuera.
~ * ~
Algún tiempo después, Anahi se sentó en su la cama, con sus pies en las almohadas, mirando la obra de la artista que se encontraba a miles de kilómetros. Hubiese estado mirándola por horas, la ubicación de cada línea, cada curva con el ojo de su mente, preguntando cómo es que unas líneas en negro sobre el blanco del papel la hacían sentir en paz.
El resplandor de su portátil abierto capturo la atención de Anahi y se volvió a mirar el correo electrónico en la pantalla. Se preguntaba que escribiría a la artista en respuesta a su correo electrónico docenas de veces a lo largo de su día. Durante el rodaje, durante los descansos, durante los momentos de silencio sus pensamientos siempre regresaban al correo que debía aun responder. Querida Dulce, podría escribir en las páginas de su mente, y luego hacia una pausa para contemplar las millones de cosas que podría decir después de eso.
Si ella era honesta consigo misma, que rara vez era, tenía que admitir que lo que realmente quería escribir era una pregunta: ¿Por qué te sientes atrapada? Por razones que no podía explicar, Anahi quería saber. En verdad, deseaba saber mucho más que eso.
Suspiró, mirando hacia el dibujo. Si fuese inteligente, lo habría dejado pasar. Habría de olvidarse del correo electrónico, olvidarse de la artista. Ya había dicho lo que quería decir. Sólo pretendía expresar su reconocimiento sobre la obra de arte. Nada más fue cruzar la línea. No quería mentir, pero no podía decir la verdad. Lo mejor era parar, no contestar, seguir adelante.
Y, sin embargo, quería saber. ¿Por qué te sientes atrapada? se pregunto Anahi. A veces me siento atrapada, necesito escribir, a menudo, me siento dispersa.
Dejo que el sonido de las olas llenase la habitación mientras no miraba nada en particular. Después de un momento, tiro de su portátil para acercarlo más e hizo clic en "responder".
[Querida Dulce,
Permíteme, en primer lugar asegurarte que tu mensaje no se leyó como pretencioso en absoluto. Sé bastante de la gente pretenciosa, así que puedes confiar en mí para saber la diferencia. :smileyhappy:
Si mi correo electrónico te hizo sentir mejor, entonces estoy muy contenta de haberlo escrito. Sobre todo si te hizo sentir mejor acerca de la venta de algo que no querías vender. Sin embargo, si quieres que te lo envíe de nuevo, lo haré. Yo odiaría quedármelo si lo extrañas o si es algo que hubieses querido guardar o algo así.
Desde que leí tu mensaje ha habido algo que he querido decir, pero me ha preocupado por cruzar la línea contigo. Sé que no nos conocemos, pero he pensado que tal vez ese hecho podría hacerlo más fácil. De todos modos, has mencionado que te sentías dispersa y atascada, y yo solo quería decirte que si alguna vez quisieras hablar de eso... bueno, mi bandeja de entrada está siempre abierta. En caso contrario, te invito a que me digas que me meta en mis propios asuntos. :smileyhappy:
Te cuidas, Ana.]

Admin
Admin

Mensajes : 3134
Fecha de inscripción : 26/01/2015

Ver perfil de usuario http://anahiydulcemarifans.foroac.org

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El lado ciego del amor 2.0

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 3:00 am

Capítulo Doce
"Me alegro de que estemos haciendo esto", dijo Alfonso, disminuyendo el volumen de la música en el coche.
Dulce aparto la vista de la ventana para mirar a su novio. "¿Hacer qué?"
"Esto. Ir a cenar a casa de tus padres ", dijo. Él la miró brevemente antes de volver su mirada a la carretera. "Hemos estado distantes últimamente. Sé que he estado ocupado con algunos de esos proyectos, pero el próximo semestre debería de ser menos pesado hasta la graduación. "
"Sí," dijo Dulce, volviéndose de nuevo a la ventana. Su estado de ánimo se había agriado toda la tarde. Comenzó con una invitación de última hora para cenar pero ella no había querido salir, pero primero le había hablado su madre y, a continuación, Alfonso. Finalmente no se ponía de acuerdo, se había iniciado una lucha sobre si ir o no en el auto de Alfonso. Dulce pensó que era ridículo conducir cuando su familia vivía cerca de la parada del metro, pero Alfonso quería mostrar su nuevo sistema estéreo y algunas otras "cosas" que no entendía bien. Por lo tanto, cedió a eso, también. Ahora, naturalmente, quedaron atrapados en el tráfico, y Dulce estaba demasiado ocupada sopesando los pros y los contras de saltar del coche y que Alfonso llegase solo a reunirse con su familia y que estos se preocuparan por ella o si se alegraba de que estaban haciendo esto.
"¿Crees que el coche va a estar bien en la calle de tus padres"?
Dulce giro lentamente la cabeza en su dirección. "¿Qué?"
"Bueno," Alfonso se acomodo en su asiento, "Sólo se me ocurrió que tu familia no vive en el mejor de los barrios. Él se encogió de hombros. "Pero, hey, es por eso que invertí en ese gran sistema de seguridad, ¿no? Estoy seguro que va a estar bien. "
Dulce giro sus ojos y miró a la distancia.
"Dulce, ¿estás bien?"
"Bien."
"¿Sigues molesta conmigo, por haber traído el auto? Vamos, no seas así. Sabes cómo odio tomar el metro. ¿No es esto mejor? "
"¿llamas a estar parados en el tráfico agradable?"
"Se va a despejar pronto. Además, esto nos da la oportunidad de hablar. He estado pensando, tú sabes, sobre lo que sucederá después de la graduación. Me preguntaba que pensabas acerca de ello"
"¿Sobre qué?"
"Nosotros. Voy a estar en Harvard. Y tu aquí..."
"¿Sí...?"
"Bueno, pensé quizás-Espera." Él alcanzo su bolsillo y atendió su celular. "Hey, hombre, ¿qué pasa? ... No, sólo estoy con mi chica. ¿Qué pasa? ... ¿Esta noche? Sí, supongo... seguro, seguro... después de la cena, ¿de acuerdo? ... Bueno, te atrapo más tarde. "
Dulce aguardo expectante una explicación de Alfonso después de terminar la llamada. Aunque la conversación de un lado no pintó un panorama completo, la experiencia lo hizo.
"Se trata de Jasón. Nos invitó a un bar esta noche. "
"¿Y?"
"Le dije que íbamos después de la cena. Genial, ¿verdad?"
"No, no es genial ¿Por qué siempre haces eso? ¿Es tan difícil preguntarme primero, incluso si quiero ir en cualquier otro lugar esta noche? "
"¿Y tú?"
"¡No!"
Alfonso frunció el ceño. "¿Por qué no? ¿Pensé que no tenías nada que hacer esta noche? "
"Ese no es el punto. Sólo que no quería ir. "
"Sí, pero ¿por qué? Pensé que te gustaban los muchachos. Serán algunas bebidas rápidas y entonces estaremos fuera, te lo prometo. Yo pensaba quedarme en tu casa esta noche, de todos modos. "
Dulce respiró profundamente y contó hasta diez. Dos segundos más tarde, estaban de nuevo en movimiento, y Dulce se dio por vencida. Más tarde, se prometió a sí misma. Hablaremos de esto más tarde.
La cena comenzó bastante agradable. El estado de ánimo de Dulce mejoró considerablemente al llegar al apartamento de su familia, y ella empezó a creer que tal vez había sido exagerada sobre no querer ir. Después de todo, eran su familia. ¿Por qué no quería ir?
"¿Eso es todo lo que vas a comer?" dijo Blanca, mirando el plato de Dulce con una mirada de horror. "¿Arroz blanco?"
"Tengo algunos tostones" dijo Dulce, tomando algunos plátanos fritos del plato cerca de ella.
"Pero ¿qué pasa con el pollo?"
Dulce suspiró. "Mamá, te he dicho, soy vegetariana. No como carne. "
"Ay Dios, dame paciencia." Se dirigió a Alfonso y sonrió, levantando el plato de pollo. "¿Y tú, Alfonso?"
"Oh, me encantaría algunos, gracias." Alfonso levantó su plato y aceptó la comida con su habitual sonrisa encantadora. "Siempre extraño su comida, Sra. Chavez."
" ¿Dulce María no cocina para ti?" Blanca miro a Dulce con una mirada de decepción.
"Ah, seguro que sí", dice Alfonso, guiño a Dulce. "Hace unas semanas me hizo... ¿ah, que me hiciste?"
"Berenjena parmesano", dijo Dulce, sin mirarlo.
Dimitri se rió. "Apuesto que cualquier cosa cocinada por Dulce sabe como un experimento de ciencias."
Dulce fulmino a su hermano con la mirada.
"Ay, Dulce María, ¿por qué no haces algo de lo que te he enseñado a hacer?" dijo Blanca, frunciendo el ceño profundamente. "Una buena sopa de pollo o de camarones..."
Dulce giro sus ojos.
"Entonces," dijo Carlos, en cuanto a Alfonso, "felicitaciones por entrar en Harvard."
"Gracias, Sr. Chavez."
"Tus padres deben estar muy orgullosos", dice Blanca, sonriente.
Alfonso sonrío. "Sí, lo están".
"Creo que tendrás la intención de realizar una gran cantidad de viajes por allá," dijo Blanca a Dulce. "Será difícil apartase después de todos estos años juntos".
Alfonso asentía con la cabeza, revolviendo los alimentos con su tenedor. "Sí, efectivamente, estaba pensando tal vez, si Dulce mantiene sus calificaciones, puede ser transferida el año próximo."
Dulce miró bruscamente a Alfonso. "¿Qué?"
"Bueno, yo sólo espero que pueda convencerla de estudiar algo más práctico", dijo Carlos. "Todo esto del negocio del arte está muy bien para un hobby, pero gastar dinero para una educación al respecto..." Él negó con la cabeza.
"Con todo el debido respeto, Señor, apoyo a Dulce en su decisión de estudiar arte. Quiero decir, si eso es lo que quiere". Él sonrió tomando a Dulce de la mano. Ella estaba demasiado aturdida para comentar. "Si todo va bien, vamos a estar casados en el momento en que me gradúe de la Escuela de Derecho, de todos modos. Me encantaría iniciar una familia."
"Solo que tienes que terminar la escuela primero", dijo Blanca.
"Absolutamente", de acuerdo Alfonso. "No lo haría de ninguna otra manera."
Dulce, abrió su boca para hablar pero no pudo omitir sonido alguno. ¿Transferencia? ¿Matrimonio? ¿Una familia? Vio parpadear su vida ante sus ojos y ella ni siquiera había terminado de cenar todavía.
"¿Así que, Christian no está por acá? Quería mostrarle las novedades de mi coche. "
El silencio cayó como una manta sobre la mesa. Carlos aclarado su garganta. "No estamos hablando de él hoy."
"Resulta que el Todopoderoso Christian es un gran *****", dijo Dimitri con burla.
"Dimitri" exclamó Blanca.
"¿Qué? Es cierto ", dijo Dimitri. "Es probable que este fuera en algún lugar probándose vestidos".
"Basta!" Carlos golpeo su mano sobre la mesa tan fuerte que sacudió la vajilla. "Esto no es un tema para discutir en la mesa".
Dulce se mordió el labio y deslizó su mano por debajo de Alfonso. ¿Cómo podían ser tan crueles como para despedir a Christian así? ¿Y cómo van a sentarse y discutir su futuro como si no existiera? Pero lo más importante, ¿por qué se los permitía?
De repente, y con toda claridad, recordó por qué no había querido venir esta noche.
~ * ~
"¿Por qué diablos no me lo dijiste?" Alfonso gritó, golpeando con sus puños el volante. "Yo no habría planteado el tema si lo hubiera sabido!"
"No es asunto tuyo!"
"¿No es asunto mío? me hiciste parecer un idiota allí, Dulce. Carlos estaba enojado... "
"Esto puede ser como un choque para ti Alfonso, pero todo el mundo no gira alrededor de ti, ¿de acuerdo? Y las cuestiones personales de mi familia no son de tu preocupación. "
"¿No es de mi preocupación? ¿No es de mi preocupación, Dulce? Estamos prácticamente casados! "
"No, no lo estamos! Y eso es otra cosa! ¿De dónde sales a decirle a mi familia que me puedo transferir a Harvard? No quiero transferirme a Harvard. "
Alfonso se encogió de hombros, echando un vistazo en el espejo retrovisor antes de adelantarse a alguien. "Tienes posibilidad de entrar. Quiero decir, sé que es una posibilidad remota, pero me imagino que con una acción afirmativa y todo eso..."
"¿Qué? "
"Lo siento, es sólo que como minoría tienes una mejor oportunidad que todos los demás. Eso es todo lo que quise decir. "
"Muy bien. Para el coche, Alfonso. "
"¿Qué?"
"Detén el maldito coche, o te juro que voy a saltar fuera de él y en el tráfico".
Alfonso se vio obligado, a parar en el lugar disponible más cercano. "Vamos a hablar de esto".
Dulce iba a medio camino de la puerta. "No hay nada de qué hablar. En lo que a mí respecta, tu y yo terminamos". Dejo el sonido del golpe de la puerta cerrada marcando su pena.

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El lado ciego del amor 2.0

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 3:01 am

Capítulo Trece
Dulce sabía que no había terminado, una relación de dos años y medio no termina con la proclamación de cinco palabras y una salida apresurada. Sabía que la iba a llamar, y si no la llamaba, entonces ella lo iba hacer. No había terminado, pero estuvo cerca. Había casi terminado, que, de alguna manera, era lo suficientemente bueno. Bastaba para sentirse aliviada de que había tenido las agallas para defenderse a sí misma ese segundo antes de haber huido.
No deseaba ser una cobarde. Para todos lo de Christian estaba oculto, al menos había sido lo suficientemente valiente para, eventualmente, proceder a limpiar, para ser sincera, para hacer frente a sus temores. Deseaba verse a sí misma de algún modo valiente. Tal vez, esta noche, ha sido un paso hacía esa dirección.
El apartamento estaba oscuro, vacío, cuando Dulce giró la llave. Se sintió aliviada de no tener que hacer frente a su compañera de habitación y el bombardeo de preguntas que seguramente seguirían. Sin embargo, aunque aún no se decidía, si quería o no estar sola.
Fue a la heladera, y agarró una botella de jugo de uva y se la llevó a su habitación. Bajó su bolsa de mensajero - lo más parecido a una bolsa que llevaba - por la puerta. Afuera, un coche que pasaba, bocinas, niños gritando. Se sentó en el borde de la cama y se tomo su bebida.
De Mozart "La Turca de marzo" empezó a sonar en alguna parte de su bolsa, y Dulce la observaba, pero no atendió su celular. Era Alfonso, y era demasiado pronto. Necesitaba más tiempo para preparar el argumento de su ruptura, para construir una mejor defensa contra su caso.
Suspiró contra el silencio, se quedo sin aliento ante la posibilidad de que pudiera sonar de nuevo. Cuando no lo hizo, se relajo, mirando alrededor de la sala, bebiendo su jugo. Necesitaba nuevos carteles, decidió a partir de un momento de reflexión, o tal vez sólo más de ellos. Los que había estaban empezando a desgastarse en los bordes, y se hicieron pequeños para cubrir el feo desgaste de las paredes.
Su portátil, que había olvidado apagar antes de salir, zumbo suavemente detrás de ella, y se volvió a mirarlo. ¿Su correo electrónico había sido contestado? se pregunto, después de haberlo olvidado hasta ese momento.
La obra de Dalí cisnes reflejando elefantes la miró desde el papel tapiz de su escritorio y le dio clic a su cuenta de correo electrónico.
Mientras su correo cargaba, su teléfono móvil comenzó a sonar de nuevo. Dulce salto fuera de la cama y recogió la bolsa. Agarro su móvil de las profundidades y echo un vistazo a la pantalla por un momento antes de apagarlo.
De vuelta en la cama, miró el monitor. El nombre "Ana Portillo la miraba desde de la bandeja de entrada. Sonrió mientras hacía clic sobre su correo.
Cuando termino de leerlo, hizo clic en 'responder' se mordió el labio y comenzó a escribir.
[Querida Ana,
Me alegra saber que pase la prueba de no sonar pretenciosa. Dado que eres una experta y todo, supongo que tendré que confiar en tu juicio. :smileyhappy:
Por favor, no pienses nunca que lamento que mi obra este contigo o que la quiero de vuelta. No podía pensar en que nadie más lo tuviera, honestamente. Es una cosa extraña, lo que pienso sobre la venta de arte. Hay realmente sólo una, ¿sabes? Y cuando se ha ido, y no tienes idea de donde está, o quien lo tiene, o si incluso alguien la aprecia. Tal vez, sólo se lo dio a alguien como un regalo (sólo uno-lo tiene-como- recuerdo de-NY) y la persona la odiaba y la tiró lejos. A veces me preocupa que eso pasase. Y así, cuando se trata de una pieza que realmente me importa -, como "Sombras" - no puedo soportar la idea de que alguien, en algún lugar, la tiro a la basura.
Significa mucho para mí saber que te gusta. Porque no es solo halagador para mi ego (aunque también lo es) y no porque me da cierta confianza en mí misma (aunque sí lo hace), sino porque sé que está segura y apreciada, y no tirada en un vertedero en alguna parte.
Acerca la pregunta, no sé cómo responder a ella. Estoy muy mal en cuanto auto-análisis. En los últimos meses me he sentido como si todo lo que creaba era totalmente falso. Ha sido un largo tiempo desde que he hecho algo que realmente me importaba.
La verdad es que me he estado sintiendo realmente adormecida. No sólo en mi obra, sino en general. Mi relación se encuentra en un estado casi muerto (al igual que, hace dos horas), y mi familia me vuelve loca.
Pero yo realmente no quiero aburrirte con los detalles. Es dulce lo que haces, aunque me imagino que tienes mejores cosas que hacer que leer acerca de mis problemas.
Hoy, sin embargo, tengo una pregunta para ti, que me lleva de nuevo a cruzar la línea que has mencionado. Realmente espero que no te ofendas de ninguna manera. Es sólo que, bueno, tú dices que compraste 'Sombras' y el día que la compraron, estaba mi mejor amiga en la mesa. Dijo, sin embargo, que la persona que lo compro era un chico, quien le dio su número... Y así...
Probablemente suene como una idiota diciendo nada de esto. Pero, desde que fuiste lo suficientemente valiente como para hacerme una pregunta personal, pensé que había de tener la oportunidad también.
Ahora es tu turno de decirme que me meta en mis propios asuntos. :smileyhappy:
Hasta luego, Dulce]
"Ella va a pensar que apesto", murmuró Dulce, leyendo su correo electrónico.
A pesar de todo, hizo clic en enviar.
Cuando el mensaje desapareció de la pantalla, miró a través del resto de los mensajes en su bandeja de entrada. Su padre no había respondido, pero GAP iba a tener una venta. Ausente, pasó la siguiente media hora, navegando por Internet, visitando sus sitios de costumbre, aunque poco llamaron su atención. La búsqueda en internet, es interesante sólo cuando tenía algo o alguien a quien encontrar. En caso contrario, se trataba de una fuente de inagotable inutilidad.
El "Tienes un mensaje nuevo" aparecido en su pantalla, y Dulce clickeo de nuevo a su cuenta de correo electrónico. Se sorprendió al encontrar que Ana había escrito de vuelta.
[Querida Dulce,
Ya sabes, nunca se me ocurrió que podría ser difícil para una artista apartarse de su trabajo. Me refiero un músico puede escuchar su propia música cuando él o ella quiere y aún compartir con el mundo. Un escritor siempre puede hacer copias. Pero un artista que crea una bella cosa a la vez y, a continuación, las partes de la misma. Es triste pensar. No estoy segura de que podría hacerlo (suponiendo que tenía talento artístico – que te aseguro no tengo). Creo que me gustaría quedarme con todos mis trabajo. ¿Cómo se hace para madurar?
Me alegro, sin embargo, que consideres que tu trabajo está seguro conmigo. ¿Quieres que te saque una foto de ella así puedes estar tranquila por la noche sabiendo que está en una casa bonita, con una buena persona que promete vestirla, y darle de comer a diario? :smileywink:
En serio, sin embargo, a mi me gusta ella. Pasé la mayor parte de ayer por la noche mirándola. ¿Es tan extraño?
Antes de continuar, permíteme responder a esa pregunta tuya ya que estoy un poco preocupada por lo que han creado para justificar mi aparente existencia de doble género. Yo no compre la imagen por mí misma. Estaba con mi amigo y él es quien hizo la compra.
Ahora estás probablemente preguntándote por qué mi amigo no llamo a tu amiga después de recibir su número, y todo lo que puedo decir de él es que es un *******. Pido disculpas en su nombre. Le dije que la llamara, pero pensó que era inútil si partiría de Nueva York a la mañana siguiente. Lógica masculina.
Esperemos que se haya aclarado la confusión que hayan tenido sobre el asunto. Lo siento si te he creado una confusión, en primer lugar. : )
En cuanto a tu comentario de que tengo mejores cosas que hacer que leer acerca de tus problemas, la verdad es que, no las tengo. No realmente. Quiero decir, hay un muy buen libro y yo estaba en medio de su lectura cuando tu dirección de correo aparecido en mi pantalla, pero creo que él podrá esperar. La verdad es que, si quieres decirme más acerca de tu "casi-muerta relación o de tu loca e inductora familia, me encantaría escuchar (¿leer?)
Por otra parte, no quiero parecer curiosa, y si simplemente tratabas de ser amable, ya que realmente no quieres compartir tu vida personal conmigo, entiendo totalmente. Yo simplemente no quiero que sea porque dije acerca de querer saber.
No estoy en ningún tipo de relación, por lo que no puedo relacionarme con tu situación, pero si te hace sentir mejor, mi familia me vuelve loca, demasiado. : )
Hasta la próxima, Ana]
Dulce se encontró sonriente, y pulso responder de nuevo, preguntándose si sería extraño responder tan rápidamente. Decidió ir en contra de ese pensamiento. Si Ana no se sentía extraña al respecto, ¿por qué ella lo haría?
~ * ~
Anahi actualizaba su bandeja de entrada cada pocos minutos acercándose al ser patética. Se Sentía cohibida por responder inmediatamente después de leer el e-mail de Dulce, no deseaba dar la sensación de que no tenía nada más que hacer, pero la idea de que la artista podría responder igual de rápido la alentó. Con el paso del tiempo, sin embargo, Anahi comenzó a sentirse incómoda con su propia impaciencia.
Empujó el portátil fuera y trató de concentrarse en el libro que estaba leyendo, pero después de un tiempo las palabras nadaron junto con sus pensamientos y vagaban al asunto que tenía en mano. Se había prometido que iba a dejar de responder y, sin embargo, se encontró con que no podía. Con todos los mensajes enviados y recibidos todos los correos electrónicos, la posibilidad de una eventual desaparición creció tenuemente. En caso de que antes la idea de que no responda le parecía, natural, ahora le parecía imposible.
Tal vez ella iba a dejar de escribirme, Anahi considero, pero antes de que pudiera decir nada mas aparecio un nuevo correo de Dulce, tomo el portatil y clickeo sobre el.
[Querida, Ana
Por lo tanto, sobre mi vida...
Mi novio y yo hemos estado en una carretera con baches por un tiempo. No estoy segura si es su culpa, o la mía, o de ambos. Él ambicionaba entrar a la Facultad de Derecho de Harvard, y estoy en el camino de un ambicioso sueño hecho realidad, y supongo no estamos de acuerdo en la mayoría de las cosas. EL valora "la carrera adecuada” y dinero por encima de todas las cosas, y yo estoy segura de que nunca estaré de acuerdo con eso.
Esta noche, fuimos a cenar a casa de mis padres y le dijo a mi familia que básicamente estábamos comprometidos (cosa que no es así) y que me apoyaba con que yo sea artista, ya que de todos modos se pensaba casar en el momento en que terminara la escuela de Leyes. Mis padres estaban encantados con la idea, como si estuviéramos viviendo en la década de 1950 o algo así.
Me quede en estado de shock. Alguna vez te encontraste pensando, "¿Qué diablos está pasando aquí?" Un segundo yo estaba sorprendida porque dijo que me apoya en mis estudios de arte (algo que nunca había hecho antes!) Y al siguiente me fue arrastrando hacia abajo de la isla mientras nuestros niños gritaban, "¡Mami! ¡Mami! "En el fondo. Tuve un momento de terror allí en el comedor de mis padres.
Estando en el auto tuvimos una terrible pelea que concluyó con gritos de que habíamos terminado. He estado sentada en mi habitación haciendo caso omiso de todas sus llamadas desde entonces.
Y tu sabes, continuo pensando, "¿Dónde nos fue mal?" Estábamos tan bien juntos una vez. Fue tan dulce y me apoyo al comienzo y poco a poco se transformo en esta otra persona que ya no reconozco. ¿Es que hemos cambiado? ¿Hubo tanto cambio? No sé...
Ni siquiera estoy segura de lo que debo decir cuando me llame. ¿Hemos realmente terminado? ¿Es eso lo que quiero?
Sé que dijiste que no podías relacionarlo con tu vida porque no estás en una relación, pero tal vez algunas de tus experiencias pasadas me puedan ayudar en algo. Como un observador imparcial, ¿qué te parece? Mi mejor amiga, mi confidente habitual, también es totalmente parcial a ser de alguna utilidad para mí. Ella me dijo que debía romper con Alfonso desde el principio, pero la cosa es que... una vez lo ame. Sigo pensando si ese sentimiento regresara. El amor no sólo desaparece en el aire, ¿no?
Hasta pronto, Dulce]
Anahi miro en dirección a su correo electrónico durante un largo tiempo. En lugar de responder, cerró su ordenador y salió de la cama. Cruzó su dormitorio y salió al balcón. La brisa disperso su pelo al segundo que caminaba hacia afuera y sonrió brevemente contra el viento. Se sentía bien estar fuera, decidió, y se inclinó contra la barandilla.
A continuación, su piscina turquesa brillaba en la oscuridad que se aproximaba. Miraba a cabo en el océano, en el desvanecimiento de los colores en el cielo. Se dio cuenta de que se había perdido la mayor parte de la puesta del sol, y se sentía molesta con ella por dejar pasar el tiempo inadvertida. Nunca se había perdido una puesta de sol si podía ayudarla.
"Mírame en las nubes a la puesta del sol", su abuela le había dicho en los momentos antes de morir. "Yo te saludare".
A Anahi no le gustaba pensar en ese momento, huía de la memoria y evitaba el dolor de perder a su abuela, a toda costa, pero miraba a las nubes al atardecer, cuando podía. Le hacía sentir menos sola.
El amor no sólo desaparece en el aire... ¿será? Se pregunto Anahi. No lo sabía. Había pocas personas a quienes Anahi podía atribuir el amor, y no podía imaginar que era el mismo tipo de amor que sentía Dulce por su novio. ¿Cómo podría ella ayudar a Dulce? Ella no tenía las experiencias del pasado para seguir, sólo las de ficción.
Suspiró profundamente, el sonido era transportado por el viento. ¿Qué estaba haciendo con su vida? A veintiocho años de edad, sin relaciones pasadas, no hay perspectivas de verdad. ¿Su carrera realmente valía la pena? ¿Había realmente mucho que perder?
E incluso si estuviera abierta al amor, a la idea de una relación, ¿cómo podría encontrar alguna vez a alguien a quien amar? ¿Cómo podría encontrar a alguien a quien amase y que la amase?
Si el amor de hecho sólo desaparecía en el aire... ¿por qué molestarse?

Admin
Admin

Mensajes : 3134
Fecha de inscripción : 26/01/2015

Ver perfil de usuario http://anahiydulcemarifans.foroac.org

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El lado ciego del amor 2.0

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 3:01 am

Capítulo Catorce
"Oye", dijo, a modo de saludo, y Dulce levanto la vista de su cuaderno de dibujo para ver que Alfonso estaba mirándola. "He intentado llamarte."
Dulce bajo la vista, incapaz de hacer frente a su mirada. "Lo sé".
Encendió un cigarrillo y se sentó a su lado en el banco. Durante mucho tiempo, ninguno de ellos dijo nada. Alfonso parecía contento de ver pasar a los otros estudiantes, y Dulce no sabía qué decirle. "¿Cómo estuvo la clase?", Dijo finalmente.
Dulce respiro hondo. "Mira, Alfonso, lo de la otra noche"
"Te perdono", dijo.
"Perdonarme" dijo Dulce, estupefacta. "No voy a pedir disculpas".
"Perdiste totalmente los estribos, Dulce. Creo que un "lo siento" no estaría mal. "Él sacudió su cigarrillo. " primero me avergonzaste delante de tu familia"
"Espera, espera, ¿cómo que te avergoncé?"
"No me advertiste de que el tema de Christian era de repente tabú. Somos una pareja. Nos debemos de decir las cosas, podrías haberme dicho algo como, Oye, mi hermanastro es gay ahora. No fue invitado a la cena. Sacudió su cigarrillo de nuevo. "Supongo que no habría estado interesado en el auto, después de todo."
Dulce miraba el perfil de Alfonso, se diviso ante él gritando y golpeándolo con su portátil. ¿Cómo es posible amar y odiar a alguien al mismo tiempo? "Quiero decir que cuando le dije que habíamos terminado", dije. "No quiero estar contigo nunca más".
Alfonso la miró. "No seas estúpida."
"¿Perdón?"
"Podrías pensar que eres tan alta y poderosa con tu pintura, pero ¿qué vas a hacer con tu vida, eh, Dulce? ¿Si rompes conmigo, quien va a ayudarte a pagar por todas las cosas que no puedes pagar por tu cuenta? "Oh, hey, Alfonso, estoy un poco corta para el material de arte, ¿podrías ponerte en mi lugar?" O "Hola, Alfonso, el cable se cortará de nuevo".
"Nunca te he pedido dinero", dijo Dulce, tratando de evitar que le temblara la voz
"Sí, pero estás muy contenta de aceptar cuando te he ofrecido. Y yo siempre te lo ofrecí". Arrojó el cigarrillo en el suelo y volteo para hacerle frente. "He estado allí para ti y tu familia en cada paso del camino. Cuando Dimitri iba a la cárcel por cualquier truco estúpido, ¿quien puso el dinero de la fianza, eh? Yo. Cuando tus padres chocaron el auto, ¿Quién compro una batería nueva? Yo ".
"Ellos te lo han devuelto siempre", dijo Dulce. "Y ¿por qué siempre haces que todo vaya sobre dinero? ¿Crees que me quedé contigo todo este tiempo a causa de tu dinero? "
"Estoy seguro que no me hace daño".
"Te estás engañando a ti mismo".
"Entonces ¿por qué?"
"Porque yo te quería", dijo Dulce suavemente.
Alfonso miro. "Y no más. ¿Eso es todo? "
"No estoy más enamorada de ti, no".
Alfonso asintió lentamente. "Creo que entonces no hay nada más que decir para mí." Se puso de pie.
"Espera", dijo Dulce, y excavo en su bolsa para darle su teléfono celular. "Debes probablemente quedártelo de vuelta."
Alfonso tomó el objeto en sus manos y lo miraba hacia abajo. Después de un momento, pasó el brazo atrás y tiró el teléfono contra la pared junto a ellos. Fue destruido en varios pedazos y se esparció por todo el suelo.
Varias personas se detuvieron a mirar en dirección a ellos. "Para que conste", dijo, "Aún te amo", y con eso, él se alejó.
~ * ~
"Así que, ¿qué te parece?" Ray Adler puso en marcha el guión, con las manos juntas ante la expectativa.
Anahi recogió su vaso de jugo de naranja y miró a su agente con una mirada que ella esperaba no requerir elaboración.
"Pensé que podrías odiarlo." suspiró Ray. "Bueno, la buena noticia es que sí tengo algo más que eso si no tienes problemas. Es un indie, aunque tiene un buen presupuesto. Suficiente para pagar tú salario habitual, de todos modos. El director es bastante desconocido, aunque ha estado alrededor por un tiempo. Su nombre es Naomi Mosier. ¿Oíste hablar de ella? "Cuando Anahi negó con la cabeza, continuó," Bueno, ha hecho algunas series de televisión, algunas cosas de bajo presupuesto, nada importante, pero ella tiene unos premios bajo su cinturón. Sundance la adora. "Él excavo en su maletín para sacar el guión y lo dejo caer sobre la mesa. "Ella realmente te quiere para el papel."

Anahi recogió la pila de papeles y miró en el título. "Summer's Dance", leyó.
"El único problema, es que tienes que desempeñar el papel de una homosexual," dijo Ray con un encogimiento de hombros.
Anahi puso el guión abajo. "No lo creo."
"Bueno, has estado pidiéndome algo diferente por un tiempo, por lo que te estoy entregando algo diferente. Incluso llegas a morir al final. "
"Suena edificante", Anahi murmuró. Echo un vistazo al guión. Había dejado pasar muchos papeles en el pasado por el simple hecho de que ella no quería representar un personaje de lesbiana y, sin embargo, aquí esta otro, atrayente. "El papel protagónico, ¿eh?"
Ray sonrió, vitoreo hacia arriba. "Oh sí. Un gran papel también. Creo que tendríamos una gran carrera, Anahi. Cuando termines con Guardián estarás estancada. Si la gente te ve en algo como esto, quizás no será tan difícil de conseguir algunos de esos papeles que has querido con lujuria después de todo".
Ella recogió el guión de nuevo y dio vuelta a través de él.
"Puse en relieve tu parte," dijo Ray.
"Elizabeth Doyle," Anahi leyó. "¿Sabes dónde se realiza la filmación?"
"Nueva York", dijo Ray.
Anahi lo miró. "¿Nueva York?"
"Sí, es el lugar de la filmación. ¿Dónde diablos esta el camarero? "Ray miró a su alrededor. "Mi consejo es ir por el segundo."
Anahi se mordió su labio inferior, ya que consideró el guión en sus manos. El papel protagónico. En Nueva York. Me encanta Nueva York. ¿Pero una lesbiana? "Voy a leerlo", dijo finalmente. "¿Cuando tienes que contestarle?"
"Cuanto antes mejor, me imagino, aunque no especificó una fecha. La filmación se inicia en marzo, creo. Puedo conseguirte una reunión con la directora si lo deseas. Ella suena como si haría de todo para conseguir que en estés en la película, y que no es una mala idea. "
Anahi sonrió. Puso el guión en su bolsa y se sentó de nuevo a disfrutar del hermoso día de repente a su alrededor. "No, no es una mala idea en absoluto."
"Wow, quizás para él el sexo era realmente bueno", y Dulce miró desde el periódico que estaba leyendo para ver a Leigh entrar en la cocina con un gran ramo de rosas rojas.
Dulce sonrió. "¿Wow, quien es el afortunado?"
Leigh coloco las flores sobre la mesa y sonrío a Dulce. "Oh, no. Estas no son para mí. Estas, mi amiga, son para ti. "Tomó la tarjeta y suavizo su garganta. "Querida Dulce, echo de menos todos los dementes orgasmos que me diste. Y sobre todo perder lo que hacías con tu lengua-"
Dulce arrebató la tarjeta de la mano de Leigh.
"Dulce, Lo siento. ¿Podemos hablar?
Amor, Alfonso."
"¿Qué diablos?", dijo Dulce, mirando las palabras.
"Chica lo tienes mal. ¿Quién diría? "Leigh se inclinó a oler las flores. "No me sorprendería si él vino por aquí cantando, No puedo cambiar, puedo cambiar..."
"¿Cantando qué?"
"A partir de South Park. Sabes, cuando Sadaam está tratando de ganar de nuevo Satanás. En la película... "
Dulce la miraba inexpresivamente. "Wow. Bueno, no importa. "
Leigh se sentó. "Pero tú sabes, realmente es como si tuvieras a Satanás, con todas esas cosas sensibles, y Sadaam queriendo convencerte de que irá mejor. No irá mejor, Dulce. Confía en mí. "
"Hay tantas cosas mal con lo que acabas de decir." Dulce sacudió la cabeza. "De todos modos, puede enviar todas las flores del mundo. No lo quiero de vuelta. "
"Ese es el espíritu. Entonces, ¿qué quieres hacer esta noche? ¿Noche de chicas? ¿Salimos? ¿Noche en casa?"
Dulce se encogió de hombros. "No estoy realmente con ánimos de salir", dijo.
"Podemos alquilar algunas películas y permanecer aquí, entonces," dijo Leigh. "Elije un tema: romance, horror, acción..."
"Lo que quieras," dijo Dulce, de pie, "Voy a tomar una ducha rápida y, a continuación, vamos a ir a ver lo que hay fuera".
"Es una cita."
~ * ~
"No es una cita", insistió Maite silenciosamente como sea posible para que no la oyese Anahi. "Ella es una amiga. Dijiste que estaba bien invitarla. "
Chop. Chop. Chop.
"¿Cuando me dijiste eso?" Anahi exigió, deslizando perfectamente la cebolla en rodajas en una cacerola. Echo un vistazo hacia la sala para asegurarse que la 'amiga' de Maite no había oído y continúo cocinando.
"En el teléfono", Maite se lo indico, resoplando. Odiaba las cebollas. "Mierda." se limpio, sus ojos ardían y se enjugo una lágrima.
Anahi frunció el ceño. "Bueno no tiene sentido llorar por ello. No voy a despedirte por haberla traído aquí. "Echo un vistazo hacia la sala de nuevo y sacudió la cabeza. Continuó su picado. "Y de todos modos, cuando dices 'amiga' no es realmente su imagen..."
"¿Qué?" Dijo Maite, parpadeando con rapidez para mantener a raya a las lágrimas.
Anahi agitó su cuchillo alrededor. Después de un momento, se encogió de hombros. "No sé..."
"¿Gay?"
"No", dijo Anahi firmemente. "Bueno, sí. En realidad yo no había pensado en ello. Yo sólo no esperaba a alguien tan... "
"¿Masculina?"
Anahi se sintió incómoda.
"¿Tienes un problema con eso?" Maite estudió a la actriz durante un momento.
"No..." Anahi se centró en cortar el resto de la cebolla. "Por supuesto que no."
"No es una cita", dijo Maite de nuevo. "Pero... si estás interesada, estoy segura de que podía hablar con ella..." Se aventuró una sonrisa esperanzadora.
Anahi tomo el cuchillo. "No me hagas hacerte daño."
"No es como si le dijese nada acerca de ti", dijo Maite rápidamente sosteniendo arriba sus manos. "Yo pensaba... tal vez..."
"¿que se cayeran bien y vivieran felices para siempre?" Anahi arqueo una ceja.
"Dios no". Maite rió. "No creo que Sarah estuviese con una persona durante más de un... ah... no es algo que deba decirte. "Ella tosió”. "Más bien... Pensé, tal vez ustedes dos podrían"
"Bueno, creo que tengo la imagen. Dos cosas: en primer lugar, que está tan lejos de mi tipo que ni siquiera es divertido y segundo"
"¿En serio?"
"En serio, ¿qué?"
"¿No es tu tipo?" Maite miró atrás a Sarah y se mordió su labio. "Me siento mejor por lo general en la evaluación de estas cosas."
"Y en segundo lugar," Anahi continuó, "si alguna vez lo intentas de nuevo, voy a matarte. ¿Quedo claro? Bueno. Ahora, a poner la mesa. "
"Sí, jefe." Maite fue a sacar la vajilla de plata del armario. Con los elementos en la mano se dirigió a la mesa del comedor, pero calmadamente. "Umm... sólo por curiosidad, y no como referencia para el futuro... ¿cuál es tu tipo?"
Anahi miro a su asistente, y considero lanzar una rodaja de tomate en respuesta a su pregunta. En lugar de ello, dijo, "Cuando me la encuentre, te lo voy a dar a conocer".
~ * ~
Dulce bostezó en la manga de su suéter y luchó por mantener los ojos abiertos a través de lo que tenía que ser la octava escena de persecución que había asistido esa noche.
Los métodos de selección de películas de Leigh consistía en encontrar el DVD que tenían en la portada a los más sexys actores y proclamar que "tenemos que ver" esta película. Si tenía que sentarse a ver una escena más en la que algo había explotado, su cerebro sería el próximo en hacerlo.
"Lo siento", dijo después de varios minutos. "Ya no puedo mantener los ojos abiertos ".
"¿Qué? Pero ni siquiera hemos llegado a las buenas partes todavía. Estoy segura de que se quita la camisa en algún momento. "
"Aunque el desarrollo de la trama suena fascinante, creo que pasare de ella. Todos los demás modelos en topless que vimos antes, a este no que me queda más que verlo hasta mañana. "
"Aguafiestas", dijo Leigh, lanzando un puñado de palomitas de maíz en dirección a Dulce'. "Oye, hablando de modelos, estaba pensando que mañana por la noche podríamos pasar el rato con algunos de los chicos con los que trabajo.
"No esta vez."
"Mira, yo respeto totalmente tu situación de mujer libre, pero seamos sinceras, aún puede haber un poco de diversión en tu dormitorio".
"¿Es todo sobre sexo contigo?"
"Y actuar. Ah, y café. El resto es opcional. "
Dulce miraba a su mejor amiga y sonrió pacientemente. "Sé que esto puede parecer una idea radical, pero estoy realmente bien con no tener relaciones sexuales por un tiempo."
"Eso es sólo porque no lo has estado haciendo bien. No puedo ni empezar a imaginar la pesadilla que Alfonso debe haber sido en la cama. "
"No fue tan malo", dijo Dulce, sintiéndose a la defensiva sin motivo. "No es que tengo mucho para compararlo..."
"Ese es mi punto exactamente. Necesitas un punto de referencia. O dos. Tal vez al mismo tiempo "
"Voy a la cama."
Leigh apago la televisión y se pasó en el sofá para hacer frente a Dulce. "Yo sólo no quiero que te quedes abatida en el apartamento para el resto de tu vida. Hay todo un mundo ahí fuera, Dulce. Debes aprender a vivir en el. "
"Yo simplemente no pienso en vivir la vida saltando de una cama a otra. Quiero más que eso... "
"¿Pensé que no querías otra relación?"
"Yo no. Bueno, yo la quiero. Eventualmente. Solo que no ahora. Por ahora, solo quiero... no sé, ir a un museo a sentarme allí por horas y no tener que preocuparme de tener que existir en la agenda de alguien. Quiero ir a la cama, y no preocuparme de si estoy o no ocupando mucho espacio. Sólo quiero estar sola. Y el sexo, aunque es importante, no es el centro de mi universo".
Leigh contemplo en silencio las palabras de Dulce. Por último dijo, "Está bien entonces. Supongo que sólo tendremos que hacer un viaje a “Toy’s en Babeland” mañana. Mi bullet está de moda, como sea, creo que me canse de el"
"¿Era realmente necesario esa parte de la información?"
Leigh se río por lo bajo. "Tu problema Dulchi, es que necesitas soltarte".
~ * ~
Más tarde, cuando Dulce se sentó en la cama mirando a la pantalla de su ordenador, se pregunto si Leigh tenía razón. ¿Era realmente que no quería dormir por ahí, o es simplemente que tenía demasiado miedo a eso? Pensar en encontrarse en un sórdido bar y conectarse con un hombre totalmente al azar. ¿Y qué si se veía bien? Tenía que haber más en una persona que eso. ¿Qué pasa con la conversación? ¿O conocer a alguien? ¿Era estúpido querer esas cosas?
A pesar de la sospecha de Leigh, el problema con ella y Alfonso nunca había sido que era malo en la cama. Por el contrario, es probablemente uno de los pocos puntos en su relación donde se sentía como conectada.
Si el sexo había sido el problema, Dulce se habría considerado a sí misma con suerte. Encontrar sexo era fácil. Encontrar el respeto, la confianza... el amor...
Esas son las cosas difíciles de encontrar.
~ * ~
Anahi se pregunto en qué momento había considerado correcto echar a la gente fuera de su casa. ¿Sería correcto, por ejemplo interrumpir a su mejor amigo y a su ayudante en el medio de su sesión de besos en el diván para pedirles - amablemente – que lo hagan en otra parte?
La película parpadeaba en la pantalla, pero era demasiado Anahi término de explotar con el ruido de besos sucediendo a unos pocos pies de distancia de ella para prestar mucha atención a la trama.
Luego fue Sarah. Sarah había puesto su mirada en ella desde que las luces se habían apagado. Anahi se pregunto si la sutileza era algo que faltaba en la comunidad lesbiana, o si a la chica simplemente no le importa si Anahi sabía.
En un intento de disuadirse, Anahi volteo la cabeza para mirarla, pero Sarah capturo sus ojos y le guiño.
Anahi escondió la cabeza de todo y decidió concentrarse en las muchas formas que haría a Maite pagar por ello.
"Eres realmente hermosa", susurró Sarah. "Pero eso probablemente te lo dicen mucho. Espero no sea demasiado apresurado decirte eso. "
Anahi se mantuvo en silencio, preguntándose si se trataba de una pesadilla y que afortunadamente despertaría de ella.
"No puedo creer que estoy sentada en el salón de Anahi Puente," dijo Sarah a continuación. "Quiero decir, sabía que Maite trabajaba para ti y todo, pero... wow."
Una risita aguda causo que giraran a su vez la cabeza en dirección a Christopher y Maite.
Anahi giro sus ojos.
"Es extraño ver a tu ex con otra persona, ¿no?" Dijo Sarah. "Quiero decir, Maite y yo no fuimos realmente una pareja o nada, pero tú sabes. Es todavía raro ver a alguien con quien hayas dormido besarse con alguien ".
"¿Te acostaste con Maite?" Preguntó Anahi, y de repente se dio cuenta de que lo había dicho en voz alta lo suficiente para ser oída en toda la habitación. Los ruidos de besos se detuvieron bruscamente.
"¿Qué?" Christopher estaba diciendo.

"Uh..." dijo Maite.
"¿Te acostaste con ella?" Christopher enganchado un dedo pulgar en la dirección de Sarah. "¿En serio?"
"¡Hey! ¿Qué significa eso? "Dijo Sarah. " '¿En serio?"
"Sólo una vez!" Dijo Maite a la defensiva.
"Bueno, una noche", Sarah contrarresto. "Pero si mal no recuerdo hubo varias veces esa noche."
Christopher miro boquiabierto.
Anahi, por su parte, cubrió su rostro con su mano.
"Sarah!" Gritó Maite.
"Necesito salir de aquí," dijo Christopher, saliendo del sofá. "Esto es un poco raro para mí ahora."
"¿Qué diablos? sabías que dormía con mujeres. "
"Pudiste haberme dicho que fue una de ellas." Christopher se dirigió a la puerta delantera, justo detrás de él Maite.
"No camines lejos de mí!"
Sarah saltó a seguirlos. "Oye, ¿quién diablos me va a llevar a casa?"
El golpear de la puerta retumbó por toda la casa. "Bueno, esa es una forma de deshacerse de la gente", decidió Anahi.
~ * ~
Había pasado más de una semana desde que Anahi no había respondido a la artista, y si no fuera por el hecho de que se mantenía pensando en ella, no hubiera tenido en consideración el asunto. Pero la verdad era, que aún se encontraba en la computadora casi todas las noches, verificando para ver si Dulce le escribiría de todos modos. Y al ver una bandeja de entrada vacía, sentía una innegable obligación de contestar.
Era el no saber qué decir que siempre la dejada sin escribir. Simplemente no sabía cómo ofrecer asesoramiento. Y por ahora, imaginaba, el tiempo que había pasado.
[Estimada Dulce,]
Escribió, y se sentó de nuevo en contra de las almohadas para pensar en el resto. Su dormitorio estaba oscuro, salvo la luz de la pantalla de su ordenador. Antes de recoger el equipo, había estado tratando, sin éxito, de dormir. Sus pensamientos invariablemente derivaron a Sarah, y se pregunto si había sido estúpida en no aprovechar la oportunidad. ¿Con qué frecuencia las mujeres homosexuales se sientan en tu sillón, llamándola bella? Entonces, ¿qué si no estaba atraída por ella? Debajo de los pantalones anchos y la extra grande camiseta Sarah era todavía una mujer... tenía que ser suficiente, ¿no?
Sin embargo, la idea de besar a Sarah no excitaba a Anahi de ninguna manera. Y el hecho de que ella había dormido con Maite hacia parecer la situación aún menos atractiva.
Volviendo a la tarea en cuestión, empezó a escribir.
[Lo siento por no haber escrito antes. Quisiera decir que he estado ocupada o cosas así, pero la verdad es que no sabía cómo responder a tu último correo. Con honestidad, debo admitir que mi experiencia de relaciones es prácticamente cero. En realidad, no estoy segura de que incluso no tenga un mérito 'casi', yo sólo no quería sonar como una completa perdedora. Generalmente, dejo ese tipo de admisiones para el tercer o cuarto párrafo.
Pero, a pesar de que no sé nada sobre el amor - no haber tenido suerte (¿la mala suerte?) Lo suficiente como para estar enamorada - Quiero creer que el verdadero amor no sólo desaparece. La romántica en mí quiere creer que el amor lo conquista todo, que se puede vivir felices para siempre, y así sucesivamente.
Lamentablemente, me imagino que el amor, como la vida, no es en absoluto tan sencillo como eso. En primer lugar, tienes que conocer a alguien que este atraído por ti, no sólo en apariencia, también en la personalidad. Y ¿con qué frecuencia te encuentras con personas cuya personalidad no apesta? Bueno, quizá tengas mejor suerte en ese departamento que yo... Pero entonces, incluso si conoces a alguien que te atrae, cuya personalidad impacto tu mundo, ¿cuáles son las probabilidades de que se encuentre igualmente atraída?
Para ser honesta, no estoy realmente segura de cómo la gente, incluso lo maneja. Tengo dos amigos que terminaron en la cama juntos y ahora parecen estar en una relación. A veces me pregunto: ¿cómo sucede? ¿Se miran el uno al otro y saben que el otro quería la misma cosa? ¿Hablan de ello? ¿Es sólo una sensación?
¿Cuándo se produce ese momento, en que la amistad se convierte en pasión, y como se convierte en amor, y sólo sucede que es mutuo?
Todo suena terriblemente poco probable, ¿no te parece?
Supongo que la razón por la que estoy cargada con todos estos pensamientos senderistas en lo que sería las tres de la mañana para ti, es que esta noche una amiga me trató de emparejar con alguien, y el hecho de que a pesar de mi falta de esfuerzos románticos, me desespera estar con alguien con un pulso, y me veo incapaz de resolverlo.
No importa cuán poco probable sea la posibilidad que pueda encontrar a la persona «correcta», no me atrevo a estar con la persona equivocada. Aún así, sigo pensando, ¿qué pasa si la que creo es la persona equivocada, a primera vista, en realidad resulta ser la adecuada? ¿Cómo hay que mirar antes de saber con seguridad?
¿Crees que puedes reconocer tu "alma gemela" de inmediato, o crees que lleva tiempo?
Hasta pronto, Ana.]

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El lado ciego del amor 2.0

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 3:02 am

Capítulo Quince
Dulce distraídamente dio un golpe con la goma de borrar de su lápiz número dos en contra el libro de texto abierto delante de ella, seguro que de alguna manera, el golpe rítmico le ayudó a concentrarse. Leyó tres sentencias antes de que su mirada vagara alrededor de la cocina. La hora en el microondas marcaba 7:49, y se quedo observándola hasta que los números cambiaron. Quedaban Diez minutos de su tiempo asignado al estudio, y suspiró con ansiedad para pasar a otra cosa.
El apartamento estaba en silencio, salvo por el suave zumbido de su ordenador portátil y, a pesar de su resolución de ponerse a estudiar, no podía dejar de leer las palabras en la pantalla. Aunque aún no había respuesta, Dulce acababa de cerrar el último correo de Ana. Le dio algo en que pensar durante sus momentos de indecisión, el pensar en el amor, la vida y las relaciones parecía mucho más interesante que la resolución de ecuaciones redundantes.
Dulce miró en el microondas de nuevo: 7:51. Es lo suficientemente cerca de las ocho, decidió, golpeo y cerro el texto de pre cálculo. Todavía tenía días antes del próximo examen. Aliviada, y sintiéndose productiva, acerco su portátil y su tarea quedo fuera de su camino.
Después de agarrar una botella de zumo de la nevera, se sentó de nuevo y comenzó su respuesta.
[Querida Ana,
Solo he tenido una relación, ciertamente no soy experta en los caminos del amor. No recuerdo exactamente cómo Alfonso y yo nos juntamos para empezar. Me acuerdo de los fundamentos, el dónde y cuándo y cómo nos conocimos, pero no puedo recordar el momento exacto cuando fuimos de extraños a amigos para más.
Lo único que sé es que nos reunimos en una galería de arte hace muchos años. Mi mejor amiga, Leigh (ahora mi compañera de piso), pensó que sería divertido colarse a una fiesta de beneficio, organizada por una artista totalmente sobrevalorada de Nueva York. Recuerdo que nos vestimos elegantemente y Leigh me hizo ensayar un "guión" que había inventado y que nos íbamos aprendiendo las "líneas" durante el viaje en metro. Supongo que aquí es donde se me reveló que mi mejor amiga es actriz. ¿Pintamos un panorama bastante cliché de Nueva York, no es así? una artista luchadora, y una esperanzada actriz...
De todos modos, pensé que la idea de Leigh era descabellada y ridícula, y creo incluso que la única razón por la que estuve de acuerdo en ir es que nunca pensé que nos dejarían entrar...
Como ocurrió, el tipo del control de invitaciones resultó ser un viejo amigo de la escuela secundaria de Leigh y nos dejó pasar. ¿Es extraño cómo las cosas pasan, no?
Tengo que decir que Alfonso estaba allí. Su familia es muy de la de élite de Nueva York. Ellos están en todas las cuestiones y, por extensión, también lo estaba Alfonso.
Trato de recordar el momento en que nos reunimos a menudo, pero es confuso. No recuerdo si él estaba mirando una obra de arte o si sólo estaba de pie cerca de la obra, pero recuerdo que me sonrió. El diálogo se escapa de mí, probablemente porque estaba demasiado nerviosa acerca de ser atrapadas. Así que recuerdo que cuando él me sonrió, me puse muy nerviosa. Yo pensé: "Oh, no, él puede ver que yo no pertenezco aquí..."
Pero él sólo quería conversar acerca de cómo la fiesta era aburrida y de cómo sus padres lo habían obligado a asistir. Lo encontré de fácil hablar, y me empecé a relajar, olvide la fiesta o el hecho de que Leigh había desaparecido en la multitud y me dejó sola.
No puedo decir que pensé que podría lograrse algo, sin embargo. Fue sólo una conversación, y pensé que una vez que nos quedáramos sin que decir…le sonreiría educadamente y me excusaría a mí misma. Podría decir, sólo lo miraba a él, como que era realmente rico. Sólo, que no lo encontré como engreído o egocéntrico. Supongo que por eso, a pesar mío, le di mi número cuando me lo pidió. Bueno, eso, y yo no sabía cómo negarme
Estoy tentada a decir, "Y entonces el reloj dio la media noche y huí de la fiesta, dejando atrás uno de mis zapatos de Payless barato..." Pero, no lo haré. Heh.
Pocos días después de la fiesta, después de que se había convertido en tan sólo una divertida historia que contar a los amigos, llamo Alfonso. Me confesé ante el teléfono, sobre la manera de como mi amiga y yo habíamos terminado en la fiesta y cómo yo estaba muy lejos de ser la heredera de una fortuna familiar o algo así. Pensé que la información haría que se alejara de mí, pero, al contrario, parecía aun más interesado. A veces, creo que sólo trataba de rebelarse contra sus padres por salir conmigo. ¿Quién sabe? De todos modos, yo estaba de acuerdo con que tengamos una cita. Había salido bien... y creo que sólo tuvimos citas más seguido.
Es extraño, porque me sentía bien y solo sucedía. Una cita seguida de otra, hasta que llegó un beso y, luego, con el paso del tiempo, una cosa siguió a la otra. Nunca hubo un momento en que me preguntase, "¿Me atrae?" No me lo preguntaba. Solo dejaba que suceda.
Supongo que mis sentimientos suenan muy poco románticos, pero sólo pensar en mi actual sentimiento ensombrece mis recuerdos. La verdad, creo que en su mayor parte, estas cosas ocurren. Y tal vez porque "simplemente" a veces llegan a su fin... bueno, terminan. Estoy segura de que si la gente empieza a pensar en cada mínimo detalle de todo tal vez nunca tenga una cita en lo absoluto.
Hm. Eso no quiere decir que nunca tendrás una cita...
Creo que es inspirador, en realidad, la idea de no conformarse. De saber lo que quieres y esperar con paciencia por ello. Supongo que quizás sea mi próximo objetivo. Sólo, creo que la cuestión principal para mí es: ¿cómo sabes lo que quieres?]
Dulce se volvió mirando a su propia pregunta, sorprendida por haber escrito eso. Siempre había sabido que quería ser una artista, lo supo desde el momento en que había cogido un lápiz para escribir su primera "A" y terminó en su lugar con un dibujo de las ventanas de la cocina.
Recordaba mirando fijamente la ventana, en la forma en que fuera la luz filtrada a través de las hojas de los árboles. Recordaba haber pensado que no hay nada más hermoso que los haces de luz que brillaban en el papel sobre la mesa un papel que de repente parecía terriblemente vacío a pesar de las grandes líneas en el. No podría pensar en nada más con que llenarlo que el poder de ese momento. Fue un duro intento, lejos de ser perfecto, o incluso bueno, pero cuando finalmente levante el lápiz de la página, se sentía feliz, en su totalidad.]
Dulce miraba cuidadosamente a la pregunta sobre la pantalla, reflexiono sobre borrarlo o no. ¿No sabía lo que quería? No la habitual aglomeración de adjetivos: divertida, inteligente, cuidadosa, artística, etc. – ¿Dejar ver una imagen adecuada de ella?
[Quiero creer que cuando encuentre a la persona adecuada será obvio. Que habrá un momento, algo rápido y apenas perceptible que pueda decir, Esto es todo. "Pero es sólo mi parte romántica la que habla, y para ser honesta, no estoy segura de que soy romántica en absoluto. Es más probable que finalmente voy a darle el gusto, a mi compañera de habitación y saldré con algunos de los ocho millones de chicos que está siempre tratando de conseguirme, y uno de ellos estará lo suficientemente cerca del ideal para una cita que se convertirá en una segunda, y así sucesivamente.
Creo que no se cómo responder a tu pregunta sobre qué tan cerca debes mirar antes de que lo sepas. Tal vez depende. Tal vez, con algunas personas tienes que excavar. Tal vez con los demás es inmediato. Nunca se sabe hasta que lo has probado, ¿no?
De todos modos, lo que sea que estás buscando... espero que lo encuentres. ]
~ * ~
Anahi dejo caer el marcador en la mesa y estiró su mano. Suspiró con alivio. "Terminado. Gracias a Dios. Si tengo que firmar una imagen más de mí misma voy a... "Se detuvo a pensar en algo convenientemente dramático. "... Yo me voy a tirar al mar".
Maite río. "No puedo creer que te quedaste pensado y hayas salido con eso. ¿Tirarte al mar? "
"Cállate. He estado escribiendo mi nombre una y otra vez durante las últimas tres horas. ¿Sabes lo que le hace a la mente de una persona? "
"¿Tirarse al mar?"
Anahi sacudió la cabeza, tapo el marcador, y se lo tiro a Maite. Su asistente se echo a reír cuando tiro el objeto a la distancia. "Buena puntería. Y de todos modos, no debes quejarte. He estado lamiendo sobres. Mi lengua se adormeció, ¿y cómo hago para saber si el pegamento no es venenoso? "
"Igual que en Seinfeld?"
"¡Sí! Exactamente. Me voy a morir en una muerte lenta y dolorosa aquí en tu alfombra. Lamiendo hasta la muerte. "Maite se sonrojo ligeramente. "Sobres", añadió suavemente. "Lamiendo los sobres".
Anahi decidió no hacer comentarios adicionales. Toda la conversación y la participación de lenguas lamiendo sólo podían desembocar en un solo lugar. "¿Así que paso a lo que estaba próximo a la orden del día lleno de diversión?"
"El siguiente es un pequeño juego que me gusta llamar 'Responder a los mensajes del teléfono que quedaron ignorados durante demasiado tiempo".
"En realidad no me gusta este juego."
"Difícil. Esta es la razón por la que me pagas los grandes dólares. "Maite se tomó un minuto para guardar los ejemplares firmados, y sacó un montón de notas. "En primer lugar arriba esta, Marrie."
"Oy."
"Llamo dos veces el lunes para recordarte acerca de la llamada de Daniel Thornton. Entonces llamó de nuevo el martes a preguntar cómo te fue con la llamada. El miércoles llamó tres veces a preguntar por qué no has respondido a la llamada de Daniel. Ayer llamó a decir que la estabas haciendo pasar vergüenza, y que por favor tengas la decencia de devolver las llamadas telefónicas a la gente. "
"¿Quién diablos es Daniel Thornton?"
Maite llegó al siguiente desliz. El Doctor Daniel Thornton llamó el lunes por la noche para decir que Marrie le había dado tu número. Quería preguntarte si te gustaría reunirte con él para cenar el jueves por la noche. "
"Correcto. Bueno, estoy demasiado ocupada. ¿Le dijiste que yo estaba muy ocupada? "
"Le dije a Marrie que estabas filmando y tus horas eran de locura. Le dije a Daniel que eso no iba contigo. "Maite sonrió dulcemente y, a continuación, lo esquivamos. Llegó al sofá detrás de ella. Y rió. "Le dije lo mismo. Que tienes esa filmación por la noche, y que probablemente no serías capaz llamarle hasta el fin de semana. "
"Urgh".
"Ese es el espíritu. La siguiente es Naomi Mosier. "
Anahi miró el nombre. "Es que la directora..."
"Sí, y ella va a estar en Los Ángeles el sábado y el domingo y suplicó por una hora de tu tiempo, siempre que sea posible. Revise tu agenda y está libre casi todo el día sábado si quieres hacer una comida o algo así. "
Anahi asintió. "Sí, definitivamente. Concuérdalo. "
Maite acoto algo. "Entonces, ¿De qué trata la película? Vi que estabas leyendo el guión, el otro día. ¿Es buena? "
Anahi asintió sonriendo y se encontró a sí misma a pesar de su renuencia a aceptar el papel. "Es muy, muy buena en realidad."
"¿Pero?"
"¿Cómo sabes que hay un pero?"
"Siempre hay un pero contigo."
Anahi dejo salir un largo respiro y echando un vistazo a Maite dijo. "Es un papel de lesbianas".
Maite abrió grandemente los ojos. "¿En serio?"
"Sí".
"Hay que tomarlo! Por favor. ¿A quién vas a besar? Oh, mi Dios. "
"¿Vas a hacerlo?"
"¡No! ¿Puedo leerlo? ¿Lo tienes aquí? ¿Puedo leerlo? "
"Me alegra saber que entiendes mi dilema," dijo Anahi, tomando un sorbo de su bebida.
"¿Es un papel principal?"
"Sí".
"Wow. Wow. "Respiro profundamente y trató de buscar calma y recogerla. "Entonces, ¿cuál es el dilema?" de repente parecía grave. "¿te preocupa lo que puedan decir de ti?"
Anahi suspiró. "No es eso, pero... es un montón de cosas."
Maite presento su pila de mensajes a Anahi y considero en una expresión de pregunta. "¿Quieres hablar de ello?"
Anahi se mordió el labio. Ni siquiera quería pensar en ello, y mucho menos hablar de ello. Pero tenía que hacerlo supuso. Si iba a reunirse con la directora necesitaba tener sus pensamientos en orden. "Va a sonar tonto."
"Se trata de mí".
"Bueno, ya sabes... que he hecho escenas de amor en el pasado, ¿verdad?"
"Dios, sí! Esa escena contigo y Erik Axel Rivera en la Media Luna estaba tan caliente. La parte donde se acababa de demostrar que le disparó en la parte superior de de - Ah, lo siento. Eso no significa que deba seguir con esta conversación. Sí. Escenas de amor. Continua".
Anahi arqueo una ceja a su asistente, pero sacudió la cabeza, y continúo. "Bueno, no me importa hacerlo porque siempre he pensado en ello como parte de la actuación..."
"¿Pero con una chica yo no sé si podría actuar?"
"¡No! Por lo que... ... el problema". Anahi se paso una mano a través de su cabello con frustración. "Yo nunca imaginé que mi primer beso con una chica sería falso...".
Maite sonrió brillantemente. "¿Awwwwwww, Anahi Puente no sabía que fueras tan romántica?"
A pesar de sí misma, Anahi se sonrojó.
"Tal vez sólo tenemos que conseguirte una chica antes de empezar con la filmación", sugirió Maite.
"Eso... no". Anahi sacudió la cabeza. "No quiero salir con algunas personas al azar".
"Mmm, así encontrar tu verdadero amor en un tiempo podría ser más que un desafío", dijo, para llegar a tu PDA, "pero creo que tienes una hora libre la próxima semana entre la sesión de fotos y el talk show de entrevista. Voy a apuntarlo"
Anahi sonrió. "Graciosa".
Maite sonrió con simpatía. "Creo que sólo hay que decidir qué es lo más importante para ti: un papel que deseas desempeñar, o tus reservas sobre el papel.
Anahi pensó en ello durante un largo momento. Por último, suspiró y de una manera significaba cambio de tema. "¿Qué ha estado haciendo Christopher? No he escuchado de él desde su dramática salida el otro día. Sigo recibiendo su correo de voz. "
Era el turno de Maite de mirar incómoda. Moviendo la pluma en su mano varias veces antes de responder. "Estaba realmente molesto. Tuvimos una sensación horriblemente incomoda al llevar a Sarah y luego un silencio horrible al llevarme a mi casa. "Se mordió el labio. "Él no responde a mis llamadas. No tenía idea de que estaba tan enojado. El sabía todo este tiempo que yo había salido con una mujer. Pensé que no le importaba. Yo esperaba que me sugeriría un trío".
De la última parte habría hecho una broma pero Anahi escucho la inseguridad en sus palabras. "Él va a volver después de todo", dijo, creyendo que era cierto, pero con la esperanza de no estar equivocada. "Él realmente se preocupa por ti, Maite. Él no se molesto porque lo hayas hecho. Es sólo miedo".
Maite asintió. ¿Sabes lo que es estar loca? Me asusté por pensar en que tu y el. Quiero decir, yo realmente pensaba que estabas secretamente enamorada de él y que cualquier día le dirías, y que él te correspondería," se mordió el labio de nuevo. "Estoy segura de que probablemente habrás adivinado ya que me había enamorado de ti antes y no te lo estoy diciendo para hacerte sentir incómoda. Quiero decir, tú eres tú. Eres preciosa, inteligente, divertida y todas esas cosas que te hacen un tanto repugnante e irresistible para el resto de nosotros los mortales. "
Anahi no sabía qué decir, así que esperó que Maite termine para continuar. Ella estaba haciendo el difícil intento por no parecer incómoda.
"De todos modos," Maite continuó, "yo sabía que si había una posibilidad, alguna posibilidad, que tu veas a Christopher de esa manera, el iba a venir corriendo sin pensarlo dos veces. Hay que saber que te ha amado desde el momento en que se reunió contigo. Y él es realmente bueno en ocultar lo hace es difícil decir lo que siente últimamente, pero... bueno... yo... Creo que estoy enamorada de él. "
"Oh," podría Anahi manejar todo eso, le sorprendió la forma en que se sintió conmocionada por la confesión. Ella ingirió, se sentía incómoda y fuera de lugar en una conversación sobre el amor. "¿Le dijiste eso?"
"¿Estás loca? Es Christopher. Habría enloquecido".
"Bueno, él ya enloqueció en lo que parece ser el extremo opuesto, de modo que quizás esto le traerá de nuevo a un buen término medio".
Maite miró pensativa. "Tal vez podría estar fuera de su apartamento esperando con un enorme letrero que dice:" Te amo, idiota".
Anaha río. "¿Ahora quien es la romántica?"
"Ugh." Maite suspiró, y luego sonrió. "Gracias por dejarme divagar".
"En cualquier momento. No todos los días una chica confiesa haber tenido un flechazo hacia mí y estar enamorada de mi mejor amigo y todo eso en la misma conversación. "
"Ah, bueno. Tú me pagas para mantener tu vida interesante". Maite se sentó y recogió la pila de mensajes nuevos. "Por lo tanto, volvió al trabajo." Pasó a Anahi el celular más cercano a la actriz y luego le entregó un pedazo de papel. "La hora de un juego que me gusta llamar Anahi devuelve la llamada a la gente con quien no quiere hablar mientras yo leo el guión de la película. Maite aplaudió con expectativa. "¿Dónde está?"
"Estoy empezando a odiar los juegos". Anahi guardo silencio y suspiró. "Está en mi escritorio."
~ * ~
Después de que Maite se había ido y el sonido de la compañía y la conversación se habían desvanecido en el silencio, Anahi se tumbo en el sillón mirando al cielo. Por encima de ella, la luna quemaba tenuemente, en todo caso, perdiendo temporalmente su luz detrás de las nubes.
Se había perdido otra puesta de sol.
Se dio cuenta de que le molestaba dejar algo a lo que estaba acostumbrada, y cerró sus ojos en un intento de visualizar a su abuela. Si hubieran sido sólo cuatro años, Anahi diviso la imagen en su mente y estaba empezando a decaer. Los ojos azules, de manera similar a la suya, eran cada vez más difíciles de imaginar. La voz, la risa, los sonidos, pero todos se habían ido.
Anahi abrió sus ojos y forzó sus pensamientos a la deriva. Pensó en su reunión con la directora de la película cuyo guión tanto amaba y temía a la vez. ¿Otra secuencia de escenas que vienen, no es así? ¿Por qué esta?
¿Por qué no tomarlo?
Es probable que la única mujer que Anahi bese sea delante de una cámara de todos modos. ¿A quién iba a conocer con ella escondida en su casa? ¿Cual podría ser el riesgo de tener una cita en el mundo de Hollywood? ¿En quién aparte de ella podría confiar?
Su pensamiento pasó a Dulce, y el corazón de Anahi se acelero en el recuerdo de que no había revisado su correo en días. Su programa de la filmación se lo había permitido muy poco, y de repente, la idea de que había un correo electrónico en su bandeja de entrada la llenaba con una sensación de urgencia.
Arriba, el portátil zumbaba a la vida con el toque de una tecla, y Anahi se sentó en su escritorio a la espera de que cargue su web. Al observar el nombre de Dulce Espinoza, Anahi sonrió, haciendo doble clic sobre el nombre tan rápido como la tecnología moderna le permitía.
Leyó las palabras de Dulce, y se sintió fascinada y con culpabilidad. Al final del correo electrónico, hizo una pausa ante las palabras, "Uno nunca sabe hasta que lo intenta".
Cuando había terminado de leer se sentó de nuevo en la silla y frunció el ceño. ¿Incluso si ella estaba dispuesta a intentarlo, quien estaba dispuesta a intentarlo con ella? Sarah estaba muy fuera de la cuestión, que sólo la conducía a Maite, y Anahi estaba bastante segura de que estaba fuera de la cuestión también.
Sentada, pulso responder y estableciendo sus dedos en el teclado.
[Querida Dulce,
Una vez más pido disculpas por la demora en mi respuesta. Esta vez la culpa es de mi trabajo, locas, exigentes e inhumanas horas de trabajo. Las cosas deben empezar a establecerse en breve, aunque, mis repuestas podrían estar tardando un poco. Asumiendo, por supuesto, que no te hartes de mí, mientras tanto, solo podrías comprenderme, eso espero.
Hm. Normalmente, no soy tan autocritica. Lo siento.
Yo no soy normalmente demasiado apologética, tampoco. De hecho, tal vez no lo soy en absoluto. Quizás he sido sustituida por una vaina. Una autocritica, demasiado apologética....

Da igual. Permíteme comenzar este mensaje en: Estimada, Dulce
No siento por el retraso de mi respuesta, ni creo que es posible que nunca te canses de esperar mis respuestas.
Normalmente, no soy tan arrogante...
[Solo pretendía escribir algo que sonara relativamente normal como introducción a este mensaje y me trasladado a los temas relevantes de la conversación...]
No sé nunca me he considerado una romántica - aunque una amiga me lo dijo justo unos momentos antes. Nunca he creído en el amor a primera vista ni nada por el estilo. Hoy en día, honestamente, soy más propensa a creer que voy a estar sola para siempre. A diferencia de ti, no espero mucho de una cita a ciegas.
En realidad, ya que estamos en el tema, tengo una cita a ciegas el sábado por la noche. Cena. Con un médico. Mi madrastra me obligó y así... ]
Anahi dejo de escribir, y por mucho tiempo poso su dedo sobre el botón de retroceso. Si continuaba por ese camino, habría que admitir algunas verdades a la artista, y ella no estaba segura de que era lo mejor. Dulce incluso si no tenía idea de quién era realmente Anahi, no significaba que un día no fuera a averiguarlo. ¿Y luego qué? ¿Sacaría al aire todos los correos electrónicos entre ellas a la prensa? Que los medios de comunicación comenzarían a realizar el seguimiento de los mensajes de correo electrónico de vuelta a Anahi?
Terribles escenarios pasaban a través de la mente de Anahi, con los titulares de los tabloides. ¿Qué le pasaría a Dulce?
Y todavía, Anahi no logro borrar nada. Quería confiar en la artista. Quería mantener la creencia de que podían ser amigas. Amigas que pueden intercambiar mensajes de correo electrónico toda la vida y nunca encontrarse, pero, sin embargo, amigas.
Frunció el ceño, Anahi quito los dedos del teclado. También estaba la cuestión de cómo podría decirle Anahi a Dulce. ¿Cuáles eran las probabilidades de que una artista de Nueva York sea homofóbica? Anahi no tenía ni idea.
Sin mucho pensar, saco el teléfono celular de su bolsillo y marco.
"¿Anahi?"
"¿Christopher?"
"¿Anahi?"
"¿Christopher?"
Hubo silencio y luego un fuerte suspiro. "¿Qué puedo hacer por ti?"
Anahi dudo, previendo las consecuencias de lo que estaba a punto de decir. "¿Si te pregunto algo me prometes que no vas a hacerme ninguna pregunta acerca de lo que estoy por preguntarte?"
"Uh..."
"Yo pregunto. Tú contestas. Y cuelgo. "
"Está bien..."
"Muy bien". Anahi tomó una respiración profunda. "¿Cuales crees que son las probabilidades de que una artista en Nueva York sea homofóbica?"
"¿Qué?"
"Esa es una pregunta!"
"Lo siento. Me gustaría saber de qué estás hablando. "
"¡Hey! Eso es una pregunta sobre la pregunta! "
"No has dicho nada sobre cuestiones escasamente veladas."
"No importa. Estoy colgando. Ah, y por cierto, estás siendo un idiota. Llama a Maite. "
"¿Qué?"
"Adiós!" Anahi colgó antes de que Christopher tenga la oportunidad de decir nada más. Contemplo su siguiente movimiento y, a continuación marco. Maite recogió ante el segundo sonido.
"Si te pregunto algo prometes que vas a responder sin formular preguntas, ni siquiera finamente veladas o no, acerca de lo que estoy a punto de preguntarte?"
"Eh... mi trabajo no depende de ello?"
"Por supuesto".
"Entonces dispara".
"Hipotéticamente hablando, ¿qué piensas de las probabilidades de que una artista en Nueva York sea homofóbica?"
"Bueno, eso depende. ¿Es originalmente de Nueva York? "
"No sé".
"Bien... bien, ¿es religiosa?"
"No sé".
"Mm okay. ¿Vota por los republicanos? "
"Maite, no sé. Yo no la conozco muy bien. " Anahi se encogió de hombros. "Hipotéticamente... por supuesto."
"¿ella?"
"Esa es una pregunta."
"Anahi, esto no es justo! no puedes llamar a alguien y hacer una pregunta así, sin dar de que hablar. "
Anahi suspiró. "Mira, sólo cierra los ojos y piensa en ello. Normalmente, dirígete a una fábrica de artistas ¿son del tipo...homofóbico? "
Hubo una pausa y luego, "Yo diría que no, pero no puedo saber con seguridad. Nunca es una buena idea hacer suposiciones sobre esta cuestión. "
"Muy bien. Gracias, Maite. "
"Anahi... ¿por qué preguntaste esto?"
Anahi no había considerado nunca decirle a Maite y Christopher sobre Dulce. En parte porque se sentía culpable por mentirle a una extraña, en parte porque estaba avergonzada de haber enviado un correo a la artista en primer lugar, y en parte porque nunca esperaba que el correo seguiría durante tanto tiempo. Maite y Christopher naturalmente exagerarían todo. ¿Cómo podrían ver ellos que ella, Anahi Puente, intercambiaba mensajes de correo con una chica, a quien mentía sobre su identidad, mientras que le divulgaba sus más íntimos secretos? Naturalmente, había que saltar a la conclusión de que era muy incorrecto Anahi podría tener más que sentimientos de amistad hacia la artista, y convertiría toda la situación en algo torpe y exagerado. Decir la verdad se encontraba fuera de la cuestión. Ella nunca podría pasar por eso.
"¿Anahi? estas ahí? "
"Oh, sí. Estoy aquí. Mira, Maite, realmente no hay nada de qué hablar. Yo estaba solo... uh. Yo estaba trabajando en un cuento corto y mi personaje principal es una artista en Nueva York y me preguntaba si debía o no ser... ah, homofóbica. Por lo tanto. Ahora sabes. Me gusta chapotear en las artes literarias por la noche. "
"Cómo ilícito".
"Es mi pequeño sucio secreto. Ahora, tengo que regresar a ella antes de que mi musa se escape ".
"Ah-huh. Hablo contigo mañana, de Shakespeare. "
Anahi colgó el teléfono y soltó un suspiro de alivio. No tenía idea si Maite la creía o no, pero al menos había podido cortar.
El mensaje de correo la miraba de vuelta desde la pantalla de la computadora y Anahi coloco sus manos sobre el teclado una vez más.
[En realidad, ya que estamos sobre el tema, tengo una cita a ciegas el sábado por la noche. Cena. Con un médico. Mi madrastra me obligó y así... él no es realmente mi tipo. Espero mucha torpeza e incómodo silencio.
¿Cuenta como una cita, si sabes de antemano que no hay ninguna oportunidad en el infierno que nada saldrá de ello? ]
Anahi se sentó de vuelta, pensando. Había abierto la puerta a la posibilidad de que Dulce pediría algunas preguntas directas. Ahora era sólo cuestión de decidir, si las preguntas nunca llegaban, o no saber si decirle o no una mentira.

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El lado ciego del amor 2.0

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 3:02 am

Capítulo Dieciséis
"Hola", dijo en un tono tan poco familiar que Dulce no sabía que le estaban hablando a ella hasta que levanto la vista. Alfonso se situó delante de ella, las manos profundamente en los bolsillos de su abrigo. Desviando su mirada por todo el parque antes de mirar a Dulce. "Como que hace frío para estar aquí".
El viento soplaba fuerte en ese momento, arrastrando una botella de agua vacía en el suelo. Dulce lo miro en silencio, irritada brevemente hacia la persona a quien tenía en frente. En circunstancias normales se habría ido. En cambio, no hizo nada, sino mantener quietas las páginas de su cuaderno de bocetos a medida que el viento volvía a soplar. "Es bueno", dijo.
"¿Te han gustado las flores?"
Dulce miró hacia abajo, se sentía cansada ahora. Deseaba que la deje. "¿Qué quieres, Alfonso?"
Él se sentó a su lado sin esperar una invitación. Debió haberse dado cuenta que ella no le ofrecería una. "Quería pedir disculpas".
Dulce miraba su perfil, tratando de no aparecer como que se sintió sorprendida. ¿Alfonso? ¿Pedir disculpas? ¿A ella?
"No fue tu culpa que yo..." Alfonso dudo y empezó de nuevo. "Mis padres estaban ejerciendo una gran presión sobre mí para encontrar a alguien más." Él miró con rapidez. "No es que no les gustas es que sólo que, no eres....."
Dulce intento ignorar la sensación de humillación que siempre acompañaba la forma de pensar de los padres de Alfonso. Por supuesto, sabía que no era de clase alta. Por supuesto, ella sabía que sus padres no la aprobaban, a ella y la relación con Alfonso. Por supuesto que sabía que le habían amenazado cortar su relación con Alfonso si no rompía con ella. Que habían dicho muy claro que ella no era lo suficientemente buena para él.
Alfonso se cambio para hacerle frente a ella. "Las cosas estaban realmente feas, y tuve que decirles que nos separamos".
Dulce trago saliva, sin que el odio la lastime. "¿Cuándo?"
"Hace seis meses", dijo. "Lo siento, Dulce. Era la única forma que podrían dejarme solo. La única forma en que nos habían dejado solos. Sin embargo, no fue suficiente". Él paro y respiro profundamente, lo que indicaba que lo que seguía era mucho peor. "Ellos me juntaron con alguien. La hija de uno de los socios de negocios de mi padre. Ingreso también a Harvard, y realmente...nos caímos bien. Por eso he estado tan distante.. La he estado viendo a ella ”.
Dulce parpadeo, incapaz de formular palabras.
"Quiero decir que cuando dije que Te amo. Era la razón por la que quería tu transferencia a Harvard. Quería creer que tú y yo podríamos ser. Que lo que yo sentía por Vanessa era sólo temporal..."
"Vanessa", dijo Dulce suavemente, pensando que el nombre hizo chispar algo en ella. Ira o amargura o algo así. Además de algo vacío. "¿Has dormido con ella mientras estábamos juntos?"
Alfonso miro. "Lo siento".
Dulce asintió. "Gracias por decírmelo", dijo, llegando a sus pies.
"Dulce..."
"Es bueno", dijo, no estaba segura de si era cierto o no. El frío fue llegando a su momento, y necesitaba caminar. Tal vez si caminaba se libraría de su asentamiento, de su entumecimiento. "Por favor, deja de llamarme".
"¿Me odias?"
"No", y esto era la verdad. "Pero yo no quiero volver a verte. No en un futuro próximo. Tal vez algún día, en diez años o algo así, vamos a encontrarnos por accidente, y seremos capaces de sonreírnos y pensar en este momento en una especie de forma agridulce. Tal vez entonces, seré feliz de verte. Quizás. Pero ahora, si yo fuera a verte de nuevo, si yo fuera a encontrarme contigo y verte sonreír y reír con un grupo de amigos, si me llamas a decir 'hola', creo que te odiaría. Y tal vez yo te odie de todos modos, una vez que camine lejos de ti y ahora que pienso en ello. No puedo prometer que no. Pero ahora, en este mismo momento, todo lo que siento es alivio. Alivio de que esto haya terminado. Estoy aliviada de que ya no me vas a lastimar. Envíale lo mejor de mi parte a Vanessa. Le deseo lo mejor. Adiós, Alfonso. " Capturo La botella de agua vacía, ya que se alejó de su vista, y se doblo hacia abajo para cogerla.
~ * ~
"No puedo creer que ese idiota". Leigh frotaba tan duro la mesa que Dulce pensó que se le saldría toda la pintura. "¿Te engaño? A ti! ¿Cómo se atreve? ¿Quién se piensa que es?"
Dulce miró a su alrededor a los otros clientes que se encontraban ahora mirando curiosamente en su dirección, y recapacito decirle a Leigh acerca de su encuentro con Alfonso en su lugar de trabajo no había sido la mejor cosa que pudo haber hecho. "Leigh, la gente está mirando," le susurró.
"¿Y?" Leigh bajo el mantel sobre la mesa miro al hombre que se encontraba cerca de Dulce. "Si ella fuera tu novia, ¿podrías engañarla?"
Dulce cubrió su rostro con una mano y se hundió en la silla más baja.
"Soy gay".
"Por supuesto que lo eres", respondió Leigh. Miró a su alrededor. "¿Algún chico aquí no sea gay? Demonios, ¿alguna lesbiana en la casa? "
"¿Has perdido la cabeza?" susurró Dulce en medio del gritó de la apretada clientela.
"Yo no lo haría", dijo una voz masculina. "Ella es sexy".
"Aquí tienes," dijo Leigh a Dulce. "La prueba de que Alfonso es un idiota."
Dulce se dio vuelta para ver qué tenía que ser un hombre de sesenta años de edad que le echaba una mirada sexy. "Ugh." Se volvió de nuevo a Leigh. "Mira, voy a volver al apartamento. Y, oficialmente, nunca voy a volver a visitarte de nuevo aquí".
Leigh tomo la declaración de Dulce como si debía tomar asiento. Así lo hizo. En voz baja, dijo, "Yo conozco un par de chicos que podrían golpear a Alfonso. ¿Qué piensas?"
"Creo que tengo un poco de miedo ahora mismo."
Leigh redujo sus ojos en nada en particular. "Estoy muy contenta de lo que hayas hecho con ese bastardo. Y confía en mí, si alguna vez vuelves con él, voy a sentirlo realmente. "
En lugar de responder, Dulce aventuró una sonrisa. Irónicamente, la ira de Leigh trabajó para calmar su dolor.. El recorrido a pie desde el parque había sido un oscuro, y emotivo evento. Podría haber derramado una lágrima o dos, aunque nunca iba a admitirlo. Alfonso no merecía sus lágrimas. No las había merecido antes de su confesión, y, desde luego, mucho menos después de ella. Y luego de un desahogamiento con una adecuada bebida llamada Venti-extragrande con cafeína, se sintió mejor. No del todo como para ir saltando todo el camino a casa, pero de alguna manera mejor. "¿Voy a verte más tarde en casa?"
"Oh lo apuestas. Estoy recogiendo películas, pizza, comida chatarra y más de lo que alguna vez has visto en tu vida. Vamos a tener una extravagante sesión de Gilmore Girls de viernes por la noche. Lorelai se sentirá orgullosa ".
"Que fuerte. No puede esperar".
Una vez fuera, Dulce paro un taxi, un lujo que no podía pagar muy a menudo, pero que considero necesario en este momento. Si caminaba, podría pensar, y estaba cansada de pensar. Al menos de esta manera, el tiempo que ocupaban sus pensamientos se reduciría drásticamente. Quería centrarse, en cambio, en lo positivo. Y una vez que averiguara que era lo positivo le había de dar su plena atención.
"Una linda noche", dijo distraídamente al taxista, con la esperanza de que él escuchara a través del plástico divisor entre ellos. Su respuesta llegó en forma de un gruñido, y Dulce renuncio a tratar de decidir si estaba de acuerdo con ella o no. Miró por la ventana, viendo pasar a la ciudad en movimiento sin poder reconocerla. Era una agradable noche, decidió, viendo como los edificios tan familiares se acercaban y luego se iban desvaneciendo en el pasado.
Dulce se sintió aliviada cuando el taxi se detuvo en su edificio. Había seguido de cerca en el medidor, lista para gritar, "aquí", si el costo superaba la cantidad de dinero que llevaba. Como no sucedió, tuvo lo suficiente.

"Tenga una buena noche", dijo educadamente, sólo para escuchar una respuesta de rechazo ronco. Tal vez no había razón como para justificar una palabra completa.
El apartamento estaba oscuro cuando Dulce entro en su interior, y se movió rápidamente para encender la luz. Escucho, como siempre lo hacía, sonidos que podrían indicar si había un intruso. No oyó nada, entonces se aventuro a su habitación y cerró la puerta.
La habitación olía a humo de cigarrillos y cigarros rancios, ninguno de los cuales eran obra suya. Encendió un palo de incienso para cubrir los olores que se filtraban de otros apartamentos y se sentó en el borde de la cama. El colchón crujió, y se mudó a un lugar que no se sentía tan abultado como el resto.
En la esquina, su caballete estaba enterrado debajo de dos camisas y una chaqueta. Eso es en lo que se había convertido su pasión: un obstáculo. Pensó en Ana y se sentía como un fraude. ¿Cuándo fue la última vez que había pintado? Hacía semanas.
Esta no es la forma en que se suponía debía de ser. Debería haber estado frente a un lienzo, con pincel en mano, la ropa cubierta en aceite y pintura; feliz y con vida, volviéndose un poco loca con el humo de la pintura. No debería haberse sentado en la cama, pensando en un chico enfurruñado de quien ni siquiera estaba enamorada. Miguel Ángel no se habría enfadado. El golpeo una roca con un martillo y creó una obra maestra o se sentó a escribir un poema encapsulando la esencia misma del amor y la pasión. Por otra parte, ella no era Miguel Ángel y Alfonso no era Cavalieri, y ni remotamente la relación podría ser comparada a la de los otros, así que fue donde iba esa línea del pensamiento donde nadie lo sabía.
En algún lugar, estaba sonando el tema de I Love Lucy y Dulce escuchaba tratando de amortiguar los sonidos de diálogo sordo antes de pasar a sacar la computadora portátil de su funda. La computadora, como la mayoría de las pertenencias valiosas de Dulce, fue un regalo de Alfonso. También fue el único regalo que ella probablemente no se lo regresaría de buena manera o quemaría para la purificación espiritual y emocional.
Su correo electrónico se cargo más lento de lo habitual, o al menos eso parecía. Sonrió, sin embargo, cuando el nombre de Ana Portillo apareció en la bandeja de entrada. Hay algunas cosas que últimamente Dulce esperaba, una taza de café a primeras horas de la mañana, el final de las clases, el inicio de un nuevo rollo de papel higiénico, y los mensajes de correo electrónico de Ana.
Comenzó a leer, sonriente las palabras en la pantalla y se olvido por un momento que no conocía a la chica en el otro extremo de la pantalla. No había hablado mucho acerca de Ana a Leigh, o nada luego de su discusión sobre el potencial doble género de Ana. Parecía una cosa extravagante, que se comunicara con una extraña a través del correo electrónico. Había oído hablar antes de personas que lo hacían, pero ella nunca se había considerado a sí misma del tipo de persona que son víctimas de amistades en línea. ¿Es eso de lo que se trataba? ¿Amistad? Ella sabía apenas nada de Ana. Que era lo que compartían en la categoría de otros, algo que aun no tenía título.
Sin embargo, Ana la hacía reír, la hacía desear saber más acerca de la mujer detrás de los mensajes de correo electrónico. ¿Qué edad tenía? ¿A quién se parecía? ¿Qué le gustaba hacer? ¿Va a la escuela? ¿Tiene un puesto de trabajo?
[Querida Ana,
Estaba aquí sentada pensando que yo sé tan poco acerca de ti. Tal vez eso es bueno - No estoy segura de cómo es el protocolo habitual de comunicación en línea. Es nuevo para mí, todo esto de comunicarme con alguien por correo electrónico no lo sé. Estaba dormida, mientras que toda mi generación saltó a través de Internet y comenzó a utilizar las salas de chat y foros para conocer otras personas.
Siempre he estado pasada de moda en ese sentido, supongo. Palabras en una pantalla no parecían suficientes - pero entonces, yo soy una artista y sobre todo visual. Las palabras y yo nunca hemos sido muy amigas. De hecho, tengo que pensar muy duro cuando te escribo, con la esperanza de que no suene terriblemente idiota y arreglando todo a través de un corrector ortográfico que paso para no terminar sonando como una idiota. Aún no he conseguido averiguar como sonar, como "yo" cuando escribo. ¿Existe un modo de sonar como tú en los mensajes de correo electrónico? No estoy segura. Yo sólo sé que utilice la palabra "sonar" totalmente demasiadas veces en este apartado y aunque me parece bien, creo que mi profesor de literatura estaría profundamente triste por este mensaje.
Por lo general, sólo quiero borrarlo o hacer trampa mediante un diccionario pero no estoy segura de que me corrija si uso la misma palabra 800 veces en un párrafo o si se me olvida una coma en alguna parte. Puedes corregirme si quieres, por supuesto, y voy a proceder sólo a golpear mi cabeza contra un caballete o algo así.
Es raro, ¿no? Yo empecé a hablar de amor y relaciones y no sé qué edad tienes o lo que pareces, o incluso cuáles son tus aficiones. Tal vez estás acostumbrada a este tipo de intercambio, por lo que pido disculpas por ser tan novata
. A pesar de todo, yo esperaba que me dijeras más sobre ti. Voy a tomar algo, los más cotidianos detalles son aceptados, así como las peculiaridades que normalmente no admites al público en general. Supongo que es una ventaja de ser relativamente anónimos.
Lo siento si este mensaje es demasiado largo o incoherente (y, a diferencia de ti, yo normalmente me disculpo excesivamente, especialmente en situaciones en las que nada es mi culpa). Hoy tuve uno de esos días que me gustaría olvidar. No puedo olvidar, por supuesto, que es la razón por la que estoy escribiéndote. Escribiéndolo es mucho más fácil de olvidar.
Hoy, mi ex-novio apareció de la nada a decirme que había tenido otra pareja y que él había dormido también con esta chica mientras estábamos juntos. Sé que debería estar enojada, desearía estarlo. Le dije que estaba aliviada, y lo estoy en parte. La cosa es rara, estoy más enfadada conmigo que con él. Estoy enojada por que deje que continuara la relación, siempre y cuando sabía que no funcionaba. Yo no había estado enamorada de él durante meses... ¿por qué no he sentido, entonces? ¿Por qué sigo pensando que algo cambio?
Él es un idiota por haberme engañado y mentido, pero yo no era una santa, tampoco. Puede que no lo haya engañado físicamente, pero mi corazón no estaba con él. No podía lograr el entusiasmo por algo que hiciéramos juntos. Cuando dormíamos juntos acababa durmiendo en el sofá sólo porque no podía dormir con él a mi lado. Empecé a estar irritada por el mero pensamiento de él. Sus llamadas telefónicas me fastidiaban. Empecé a odiar su forma de masticar, el sonido de su risa, y el hecho de que siempre olía a tabaco (no hay delito si eres fumadora).
Ninguna de estas cosas se suma puntos a mi favor acerca de la novia que hubiese querido, ¿no? Él no podría haber sido feliz. No importa cuánto decía que me quería, no puedo empezar a entender lo que vio en mí. Y supongo que lo que era, no era suficiente.
(Oh sí, he sido también conocida por ser auto-depresiva. Vengo de un territorio de lugares oscuros, dándole vuelta a mi tipo de artista.)
Sólo no deseo sentirme amargada por una relación que había sido condenada por años. Yo culpo a la melancolía. De empezar a pensar en cómo fueron las cosas al principio, y lo feliz que estaba, y el amor que sentía. De empezar a recordar las cosas que solía hacer, y cómo me hizo sentir y, a continuación, el presente se vino abajo. De repente, tengo veintiseis años de edad, sentada en mi cama, escribiéndole a una extraña sobre el hombre que amaba, pero ya no amo, entonces piensas, 'Oh, Dios mío. Esta no puede ser mi vida. "
Así que ahí lo tienes. Mi actual estado mental. Este mensaje de correo electrónico sería aún mejor si estuviese borracha.

Pero basta de hablar de mí...
Por lo tanto, me has hablado de una cita a ciegas. Supongo que mi pregunta al leer tu correo electrónico es: ¿cuál es tu tipo? ¿Pensé que los médicos estaban de moda? ¿Qué pasa con él? ¿Demasiado viejo? ¿Demasiado joven? ¿Demasiado bajo? ¿Demasiado alto?
En realidad, si es una cita a ciegas... ¿cómo sabes que no es tu tipo?

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El lado ciego del amor 2.0

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 3:02 am

Capítulo Diecisiete
La cita había estado bien, para sorpresa de Anahi. Daniel no era ni aburrido ni ensimismado, y Anahi comenzó a entender cómo se puede acabar en una relación después de todo. Si hubiera estado remotamente interesada en él físicamente, podría haber accedido a la segunda cita. Y tal vez una tercera, ¿y luego que sabía? Podían estar escogiendo estampados chinos antes de finales de año.
"Tengo que pedirte disculpas, Anahi", dijo Daniel, mirando incómodo por primera vez en toda la noche. Sus ojos verdes en todo el restaurante se precipitaron nerviosamente, y Anahi comenzó a preguntarse si había sido un error de él todo el tiempo. Tal vez era un estafador, o alguien del PAP encubierto. Quizás el verdadero Daniel Thornton fue atado y amordazado en el maletero de un coche en alguna parte.
Anahi dejo su copa de Château Margaux y consideró a su cita, con lo que se esperaba una curiosa-pero-no-expresión de pánico.
"Yo sé que nuestras madres lo planearon, y estoy verdaderamente honrado de que hayas querido salir en una cita conmigo, teniendo en cuenta lo que eres y con todo. Y me doy cuenta de que esto debe hacerme parecer un idiota en una treintena de países diferentes. Quiero decir, quien no quiere salir con Anahi Puente, ¿verdad? "Él llegó por su bebida y terminó antes de continuar. "Es que todo... mi última relación... ella y yo estábamos muy enamorados y yo... sigo aun enamorado de ella. Dios sabe que así es. Quiero decir, ella rompió mi corazón de todas las maneras imaginables. Yo solo no... ". Respiro hondo, reuniendo su mirada. "Quería decirte que eres tan bonita y me siento horrible de haber estado de acuerdo con esta cita, cuando se que no he terminado aún con Angélica."
Anahi se relajo y le ofreció una simpática sonrisa. Decir que fue relevada era un eufemismo. "Yo te entiendo completamente", dijo, y se alegró cuando le regresó la sonrisa. "¿Por qué no podemos disfrutar el resto de la cena y, a continuación, y por lo menos podemos decir a nuestras respectivas madres que lo hemos hecho a través de la noche, sin avergonzar a cualquiera de los dos apellidos? Eso es lo que realmente importa de todos modos. "
Daniel se echo a reír. "¿No es la verdad?" La miró pensativo y de repente por un momento. "Perdóname por preguntar, pero, ¿por qué estás sola? No me puedo imaginar que hay escasez de hombres que quieran llevarte a cenar".
Anahi bajó su mirada, se sintió incómoda, como si podría ser capaz de adivinar lo que era sólo mirándola. "Me imagino que soy sólo exigente".
Él asintió, como si hubiera dicho algo sabio. "Eso es bueno. No te conformes. Yo he salido con tantas mujeres. Mujeres aprobadas por mi familia, por supuesto. Yo estaba muy determinado por lo menos que una de esas niñas de Stanford llegaría a ser La Elegida. No fue así. Luego empecé a trabajar y lo sabes, el loco horario del hospital no me deja espacio para una gran vida social. Y un día, después de que había renunciado a encontrar a alguien, ahí estaba ella: Angélica. La hija de la criada. Fue un desastre desde el principio. "Él sacudió la cabeza tristemente, y se encogió de hombros. "Pero sabes no puedes dejar a quien amas, ¿verdad?"
~ * ~
Su teléfono celular sonó al segundo que Anahi llego a su casa, y una imagen de Maite escondida en los arbustos cruzo por su mente antes de responder. "Tienes un manejo de mi tiempo impecable. ¿Estas acechándome? "
"Siempre," se oyó la voz de Maite. "Con lo que me pagas he financiado todo mi arsenal de herramientas. Gafas de visión nocturna, binoculares, las obras. He oído que algunos estudiantes llegaron con un tipo de camuflaje. Estoy poniendo una pre-orden".
Anaho despegó sus tacones y se los llevo el resto del camino a su dormitorio. Le dolían sus pies y estaba ansiosa por ponerse algo cómodo. "Supongo que significa que no es necesario que te llene en detalles sobre la cita de esta noche porque estoy segura de que ya la has grabado. Avísame cuando esté en YouTube. "
"Pareces estar de buen humor", señaló Maite. "No pudo haber sido un desastre total".
Anahi se sentó en la cama y se froto sus pies. "No lo fue, en realidad. Fue bastante agradable, de hecho ".
"Oh? ¿Eso significa que estás pensando en salir con él? "
Anahi giro sus ojos. "Sí. Una noche con un hombre con quien podía hablar y de repente me di cuenta de que había sido un error todo el tiempo. Estoy curada! Arriba los hombres!."
Hubo una pausa antes de que Maite diga: "realmente no puedo saber si estás bromeando o no."
"Voy a trabajar en mi frase clave la próxima vez. En cualquier caso, la cita estuvo bien. Comimos, hablamos, me dijo todo sobre la mujer de la que está enamorado, lo escuche. Pagó la cuenta. Abrió la puerta para mí. Y entonces me trajo a casa. "
Maite se echo a reír. "¿En serio?"
"En serio".
"¿Así que enamorado de alguien más?"
"Sí. Angélica. Ella suena como una buena chica. Inteligente, también. ¿Sabías que fue la mejor estudiante en su escuela secundaria? Incluso obtuvo una beca para ir a Yale, pero su padre se enfermó de manera que tuvo que quedarse por aquí y ayudar a la familia. S
"Wow, realmente te informo sobre ella."
"Oh yeah. Yo incluso vi sus fotos de bebé. Ella lo tiene mal. Pobre tipo. Fue muy bonito. Si hubiera sido hetero, o incluso bisexual, me había sido definitivamente molesto que su corazón ya tenga dueña. "
"Bueno, todo salió de lo mejor entonces."
"Absolutamente. Esta terminado y esa fue la última vez que estoy de acuerdo en ir a una cita a ciegas. "llegó a encender la lámpara en su mesita de luz. "¿Por lo tanto, es que la razón por la que me llamaste? ¿Era para obtener más información sobre la cita? "
"En parte. Quería decirte que terminé de leer el guión. "
Anahi acerco el teléfono a la otra oreja. "¿Sí? ¿Qué te parece? Se honesta. "
"¿Honestamente? Honestamente, creo que es genial, Anahi. Creo que si renuncias a este papel, te vas a arrepentir en algún lugar del camino. Una parte tuya siempre ha querido este tipo de papel durante el tiempo que te he conocido..."
"Tengo".
"Y este personaje, Elizabeth... No me puedo imaginar a ninguna otra persona interpretándola. Esto podría ser una buena oportunidad en tu vida. ¿Por qué descartarla por tu vida personal? Es simplemente actuación, ¿no? "
Sólo actuación, pensó Anahi. Correcto. "Tengo esa reunión con la directora mañana, ¿verdad?"
"Sí que era la otra razón por la que te llamaba, para recordártelo. Yo te envío por correo electrónico los detalles y las instrucciones para el restaurante. Almuerzo está bien, ¿verdad? Sugirió almuerzo y pensé que no te importaría. "
"Almuerzo está bien. Gracias, Maite. "
"Es un placer. También te adjunto una foto de ella que he encontrado en Internet para que sea más fácil su reconocimiento. Supongo que ella sabe quién eres, pero por si acaso ".
"Eres la mejor."
"Lo sé. Por lo tanto, escucha, ¿supongo que me llamó hoy? "
"¿El Papa?"
"Christopher".
Anahi sonrió. "¿Y?"
"Tuvimos una muy, muy larga conversación. Estoy hablando de mucho tiempo. , le grite. El me gritó. Le colgué. EL me colgó. Tomamos turnos llamándonos de vuelta. Es muy dramático, pero creo que vamos a estar bien. Creo que desde ahora tengo que mantener mi gestión exes fuera de él, las cosas deben volver a la normalidad ".
"Suena como un plan. Me alegro de que ustedes lograran arreglar las cosas ".
"Gracias por llamarlo idiota y decirle que me llame. A veces es necesario escucharlo. "
"Oh no te preocupes. No es la primera vez que he llamado a alguien idiota, y probablemente no será la última".
Maite soltó un bufido. "Ya lo creo. Escucha, también hablemos de tu críptica llamada telefónica acerca de la homofóbica artista en Nueva York. ¿Existe alguna oportunidad de que nos ilumines con detalles pronto? "
"¿Estás diciendo que no creíste que estaba escribiendo un cuento?"
"Bueno... Yo diría que sí, pero me estaría mintiendo".
"Grandioso".
"¿Y?"
"¿Qué es eso?"
"¿Quién es ella?"
"¿Ella quién?"
"¿La artista?"
"¿Qué artista?"
"Anahi!"
Anahi sonrió en el teléfono. "Eres obsesiva con eso."
"Vamos a acortar tiempo. No puedes esconderte - Oh, Dios mío! "
"¿Qué?"
"Es la artista! La que hizo la pintura que tenía en mi carrito recorriendo por todo Los Ángeles. ¿Qué hiciste? ¿La llamaste? "
Anahi había olvidado que era fácil cuando juntabas todas las piezas. Yo nunca la llame. "No la llamaste", dijo con impaciencia. "Y no saques las cosas fuera de proporción. No es nada. Le escribí en su correo electrónico para decirle que me gustó su pintura. Eso es todo. "
"¿Eso es todo?" Maite sonaba dudosa y a Anahi no le gustó.
"Sí eso es todo! ¿Qué otra cosa sería?"
"No lo sé. ¿Por qué quieres saber si ella es homofóbica? "
Anahi suspiró, un dolor de cabeza comenzó a librarse en su sien. "Me preguntaba. No lo sé. No es por alguna razón."
"¿Sabe quién eres?"
"No."
" ¿No le dijiste quien eras?"
"¡No!"
"¿Así que... que ella piensa que eres...?"
"Ana".
"¿Ana quién?"
"Sólo Ana".
"¿Y no es extraño pensar eso cuando tu correo electrónico dice Anahi Puente?"
Anahi dudo.
Maite empezó una risita. "Oh, no. ¿Hiciste otro correo electronico? "
¿Era su ayudante psíquica? Se puso nerviosa por la conversación. "No quiero hablar de esto."
"¿Por qué no?"
"Porque no es nada. Y hablando de ello lo hace parecer como algo, y se me hace incómodo. "
"Lo siento".
"Y no le digas a Christopher."
"Oh, vamos. Esto es demasiado bueno para no discutir"
"Maite! "
"Oh, yo tengo otra llamada. Probablemente Christopher. Hablo mañana contigo. Disfruta de tu almuerzo! "
"Maite" El teléfono ha muerto y Anahi se encogió de hombros. Tanto para mantener este secreto. Su propia culpa. Debería haber sabido que despertaría sospechas. Ellos no eran nada si no entrometidos.
Resignada, dejo caer el teléfono en la cama y se dirigió al armario para cambiarse. Mañana sería otro día, y había decisiones importantes que tomar.

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El lado ciego del amor 2.0

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 3:02 am

emente que las personas asuman que el arte es tu pasatiempo, pero yo lo veo que es todo para ti. De todos modos, sigo adelante. Mi cita realmente resultó salir mejor de lo que esperaba. Era un tipo, gracioso, guapo, y enamorado de alguien más. Sé que me preguntaste cómo sabía que no era mi tipo antes de que lo conozca, y la verdad es que el hecho de que se tratase de un "él" le dio cierta clase de distancia.]
Anahi miraba la pantalla, sabiendo que debía eliminar lo que había escrito, pero en realidad no quería. Si Dulce alguna vez descubría quien era, estos mensajes de correo electrónico podían servir como prueba. Las copias circularían en Internet, estampadas en las revistas, y volverían a morderle el trasero. Si esto salía, los medios de comunicación tendrían un día de campo. "Y sería una gran publicidad, lo apostaría", murmuró ella.
Dio un golpecito con sus dedos en el teclado. "¿Por qué estás haciendo esto, Anahi?" Sacudió la cabeza, y siguió tipeando.
[Considérate la persona número tres en la lista de las personas en este mundo que saben esa parte de mí. Creo que el anonimato es un largo camino de ayuda a lo largo de la honestidad.
De todos modos, espero que estés bien.
Hasta pronto, Ana]
Envió el mensaje de correo electrónico sin volverlo a leer, a sabiendas de que eliminaría todo si tenía una segunda oportunidad. "Va a pensar que soy un tipo raro que la sigue", murmuró mientras Anahi se levantaba de su escritorio. "Con un salmonete."
~ * ~
La lluvia caía duro contra la ventana, las gotas se rompían en pequeñas versiones de sí mismas después del deslizamiento en zigzag sólo para recoger las sombras sobre el umbral. Dulce cruzó los brazos contra su pecho y suspiró. Un buen día perfectamente, en ruinas. "Odio cuando llueve en los días que quiero vender mi trabajo".
Leigh rió desde el sofá. Había prestado el portátil de Dulce y miraba intensamente en la pantalla. Sin buscar, dijo, "Hace demasiado frío, de todos modos. Menos gente parara a mirar. Quizás deberías ir viendo en mostrarla en otro lugar. Preferentemente dentro de la casa. "
Dulce se apartó de la ventana y caminó hacia su amiga. "Hay una gran exposición de arte estudiantil ", dijo, sentándose al lado de Leigh. "Sólo dos alumnos por clase lo obtienen, sin embargo." Ella se encogió de hombros. "Las probabilidades no son buenas".
"Mira, ese es tu problema".
"¿Perdón?"
"No te tienes confianza. Si quieres algo, tienes que ir tras ello. Incluso si esto significa dejar algo atrás. ¿Quién escoge a los alumnos? "
Dulce dudo brevemente antes de decir, "la profesora Kiennen".
"Y ¿alguna vez has hablado con la profesora Kiennen fuera de clase?"
Dulce frunció el ceño. "No. Tengo una clase después de la suya. Normalmente tengo que salir antes para llegar a tiempo. "
"¿Y esta clase es una clase de arte?"
"No... Literatura".
Leigh suspiró y puso el portátil en la mesa de café. "¿Ves a dónde voy con esto?"
Dulce regresaba al sofá. "No..."
"Prioridades, Dulce. Si quieres tus cosas en la exposición, tendrás que hacer un esfuerzo adicional. Tu talento va sólo hasta el momento, lo siento mucho al decir esto. A veces el artista tiene que hablar más fuerte que el lienzo".
Dulce se sintió incómoda. "¿Así que quieres que... qué? ¿Basta con ir hasta ella? ¿Y comiences una conversación? "
"Eres su estudiante. Ciertamente tienes preguntas que desean respuesta. O profundas, filosóficas observaciones sobre cualquier tipo de arte que te gusta más en todo el mundo. Simplemente hazlo notar. Si se acuerda de tu cara y tu nombre, podría tener una mirada más cercana a tu obra". Leigh se encogió de hombros. "De todos modos, puede ser que todavía no seas elegida, pero es algo. Si no es este, tal vez tendrás oportunidad para otra cosa. Nunca se sabe".
Dulce se imaginaba a sí misma ir hasta la profesora Kiennen después de clases e iniciar una conversación sobre el surrealismo y André Bretón, sobre el arte como un movimiento revolucionario. ¿No ves a través de eso? ¿No te despediría como un estudiante que quiera hacer el grado? ¿Si tu arte vale la pena, no lo obtendría por su propia cuenta? "Voy a pensar en ello," es lo que dijo a Leigh, en un esfuerzo para dejar caer el tema. "¿Cuáles son para ti?"
Leigh recupero el portátil, y señaló de nuevo en la pantalla. "Comprobación de convocatoria abierta a audiciones. Realmente necesito obtener un agente. Pero ninguno de ellos parece prometedor. ¿Quieres venir? Hay una en un par de horas. "
Dulce echo un vistazo a la ventana y la lluvia seguía cayendo fuerte. "Creo que me quedo en tierra firme el día de hoy."
"Caprichos". Dijo Leigh entrengado la computadora portátil a Dulce. "Gracias por dejarme tomarla prestada. Te vi temblar hace unos momentos. ¿Tengo que enviarte a Webaholicos Anónimos? "
Dulce tuvo el objeto y lo colocaba en su regazo. "No es eso. Es simplemente... "Se detuvo un momento, pensando una cosa extraña que admitir.
"¿Es que...?"
Dulce se encogió de hombros, con la esperanza de no sonar como una gran cosa. "Le envíe a Ana un correo electrónico hace un par de días y yo estaba esperando que ella me escriba de nuevo el día de hoy."
Leigh asintió, mirando perpleja. "¿En serio?"
"Sí, ¿por qué?"
"Nunca me imaginé que eras el tipo obsesiva de amiga".
Dulce frunció el ceño. "No soy obsesiva."
"Mmm, es lo que dicen, " se movió ligeramente." Asintió en el portátil. "Así que, adelante. Comprueba si te escribió".
Dulce se sentía incómoda comprobando su correo electrónico con Leigh mirando sobre su hombro. Sus interacciones con Ana las había sentido siempre como un asunto privado. Algo que no pretendía ser compartido. Herir los sentimientos de Leigh, sin embargo, estaba fuera de cuestión, por lo que, vacilante, Dulce se trasladó hasta el cursor por su cuenta de correo.
Correo cargado en la pantalla, un cóctel de virtuales correo basura, las ventas de las tiendas, y más basura. Dulce se sintió a la vez aliviada y decepcionada por la ausencia del nombre de Ana.
"Supongo que está ocupada," dijo Leigh, alejándose de Dulce. "¿Hablando de ocupada, deseas salir esta noche? ¿A cierto bar, a emborracharnos y coquetear con gente al azar? "
Dulce estaba a punto del descenso, cuando su ojo capturo el movimiento en la pantalla. El nombre de Ana Portillo apareció en su bandeja de entrada, y de repente, levantó su espíritu. Dulce cerró el portátil y se puso frente a Leigh. "Um, seguro. Si. Si la lluvia se detiene. Odio mojarme".
Leigh se sentó para atrás, sorprendida. "¿En serio?"
"Sí, la sensación de la ropa húmeda-es"
"¿Quise decir acerca de salir esta noche?"
"Oh." Dulce asintió, no pensé realmente en ello. "Es sábado. Y estoy sola, ¿verdad? Debería tener un poco de diversión."
Leigh sonrío. "Voy a contar con que iras. No hay excusas ".
"Con excepción de la lluvia."
"¿Y si es sólo una llovizna?"
"Ya veremos", dijo Dulce, sonriendo a su entusiasmada amiga. "¿No tienes que prepararte para una audición?"
Leigh asintió y se paró, y luego se quedo, mirando pensativa. "¿Alguna vez pensaste que esta persona Ana puede ser un hombre de cuarenta años, con vientre de cervecero, llamado Bob, un pederasta o algo así? Porque yo estaba pensando, también podría ser un asesino en serie. Tu sabes, él le paga a unos chicos algo de dinero para comprar tu obra en la calle, les da más para coquetear con la vendedora y obtener su tarjeta, y luego utiliza esa información para acercarse a la artista. Pretende ser un fan. Reduce el factor de deformación con el argumento de ser mujer. Obtiene información privada. Luego bam! Aparece en tu puerta un día como una sorpresa, y de auge económico. Te despiertas y te encuentras atada en algún antiguo almacén, desnuda y sangrienta".
Dulce parpadeo y miro a Leigh. "Completamente demasiada televisión para ti."
"No digas que no te avise," dijo Leigh, a poca distancia. "Sólo espero que la señora Medium tenga un sueño acerca de eso antes de que ocurra y pueda avisarte. Porque si esto sucede mucho antes y que ya estén sobre el caso, con los huesos y el SVU de tu persona. Voy a ser obligada a decir, a los oficiales “traté de advertirle"
~ * ~
Anahi llegó tarde a la reunión para el almuerzo, y gracias a Maite reconoció a la directora sin problemas. Al principio, pensó que la foto que había enviado Maite era vieja, pero de pie frente a frente con Naomi Mosier, Anahi en realidad pensó la directora es simplemente joven. Bonita, demasiado, pensó, pero no por demasiado tiempo, puso su cara de póquer y agitando las manos antes de sentarse a la mesa.
"Yo siento haber llegado tarde", comenzó Anahi, aunque realmente no lo sentía. Cuando se trata de negocios, ella nunca esperó a otras personas. Sentía que le daba una situación de desventaja.
Naomi Mosier fácilmente sonrió, mostrando unos perfectos dientes blancos. Sus ojos verdes contemplaron a Anahi brevemente. "Estoy muy contenta de que se haya reunido conmigo hoy, Sra. Puente. Su asistente dejó claro que estaba bastante ocupada en estos días. "
Anahi alcanzo un vaso de agua. "Mi agente me dijo que realmente me quería para este papel."
"Lo escribí para ti," admitió Naomi. "Con usted en mente, de todos modos. Naturalmente, si lo desecha tendré que encontrar a alguien más, pero yo prefiero no llegar a eso. "Abrió el menú. "¿Sabes lo que es bueno aquí?"
Anahi fue momentáneamente distraída por la forma en que el pelo rubio de la directora le cayó sobre el rostro. "Uh," abrió su propio menú, se sintió nerviosa. "Nunca has estado aquí, en realidad. Pensé que fuiste quien lo sugirió. "
"El gerente del hotel me lo sugirió, en realidad," dijo Naomi. "Le pregunté cual era el mejor lugar para convencer a un alto perfil de actriz a que sea la estrella de mi película y me señalo este." Miró a su alrededor. "¿Cómo es que te sientes? ¿Te gustaría ceder? "
Anahi no podía dejar de sonreír. "Tal vez después de unos huevos revueltos".
"Excelente." Naomi se reunió con su mirada por un momento. "Mire, Sra. Puente-"
"Anahi".
"Anahi", Naomi repitió tratándola como si fueran amigas. "Estoy segura de que tienes muchas otras, mejores ofertas sobre la mesa ahora. Mi película es pequeña, tiene un presupuesto respetable pero probablemente no lo que estás acostumbrada. Me dijeron que era mucho menos llegar a las estrellas así, pero no soy nada si no es tenaz. ¿Qué es necesario para que digas que sí? "
Anahi consideró las palabras de la directora. Ella había estado pensando en esta función durante semanas. Había vuelto a leer el guión tantas veces que prácticamente ya lo había memorizado. Y todavía, hasta ese momento, no había hecho su decisión final. No fue sino hasta la reunión con la directora que Anahi se dio cuenta de algo que no había considerado antes: podría ser divertido.
Ella podría decir por los ojos de la directora que Naomi Mosier pensaba que el problema era el dinero. El pensamiento casi hizo reír a Anahi. "Por curiosidad, ¿cuánto de tu presupuesto, se ha puesto de lado de mi salario?"
Naomi miró sorprendida por la pregunta. "Estamos dispuestos a ofrecerle la suma habitual. ¿No es suficiente? "
"¿Puedo tomar su orden?" Interrumpió la camarera.
Anahi relajo su vista brevemente en el menú antes de colocar su orden. Naomi siguió en su lugar y en poco tiempo, estaban de nuevo solas.
"Te diré algo", dijo Anahi. "Toma lo que se iba a gastar en mí, divídelo por cuatro, y págame eso".
Naomi la miraba, de repente pérdida. "Lo siento, yo no..."
"Voy a tomar el papel," dijo Anahi, sabiendo, como dice ella, que era lo correcto. "Pero no quiero mucho dinero. Para ser honesta, yo no lo necesito. Aún no he desarrollado una adicción a las drogas para que pueda evitar el cambio". Sonrió al mirar la cara de Naomi. "Tenías razón, este lugar es muy convincente."
Poco a poco, comenzó Naomi a sonreír. "Bueno. Tal vez voy a traer a mi madre aquí alguna vez. "
"¿Estás tratando de obtenerla como estrella en una película, también?"
Naomi se echo a reír. "No del todo. Aunque si yo hiciera una película actual de rendition of Stop! diría yo que mi mamá había sido la candidata perfecta para el papel de TUTTI. "
Anahi río, se sentía más relajada que en días. Había esperado que la decisión fuera a pesarle, y en su lugar, se sentía bien. Ha sido la decisión correcta. ¿Qué iba a pasar a partir de ahora en adelante, independientemente de las consecuencias, que había frente a ello?
Pensó en Dulce y el correo que había enviado anteriormente. Tenía que hacer frente a esas consecuencias, también.
Cuando volviera.

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El lado ciego del amor 2.0

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 3:03 am

Capítulo Diecinueve
Cuando Leigh volvió de su audición, Dulce estaba terminando de enviar su mensaje de correo a Ana. Cualquiera diría que hubiese estado escribiendo por más tiempo de lo que había pensado, o la audición de Leigh había terminado antes de tiempo. Mantuvo su mirada en la pantalla hasta que el mensaje desapareció de su bandeja salida. Luego, cerro de golpe el portátil y se volvió a mirar hacia la cocina.
Leigh estaba mirando en el refrigerador. "Estamos en serio con necesidad de ir de compras. Todo lo que tenemos es sobra de comida china que está ahí desde hace mucho tiempo y cerveza. "Sacó una botella de cerveza y cerró la puerta.
"Se trata de una prueba rápida."
Leigh bebió su cerveza y arrojó la gorra a la basura, y se acerco caminando. "Fue una pesadilla."
"¿Una especie de pesadilla aburrida, o interesante, me dejas hacer-un poco-de palomitas de maíz?"
Leigh tomó un largo sorbo y cayo sentada al lado de Dulce. "Definitivamente de palomitas de maíz." Entonces sonrió.
"Si hay alguna".
"Voy a contarte la historia entonces."
Se puso cómoda. "Dispara".
"Bueno. Veamos. En primer lugar, me llevó un montón encontrar el edificio porque nadie sabía de ningún Teatro Clairmont y aunque tenía la dirección del lugar no me di cuenta, que en realidad estaba buscando un edificio de apartamentos. "
"Bueno..."
"Y ni siquiera es una fantasía. No. Eso hace que nuestro edificio de apartamentos sea de lujo. En cualquier caso, entre en 'Clairmont Teatro', subí al tercer piso, según las instrucciones, y golpee la puerta 312. En ese punto, yo estaba empezando a llegar a la idea de que esto no era lo que yo esperaba. Pero, pensé, una prueba es una prueba. Por lo tanto, golpee y espere. Y espere. Por último, se abrió la puerta y de repente había un hombre ah... llevaba pantalones cortos. "
Dulce comenzó a reír. "¿Cortos?"
"Simplemente cortos. Fue a recibirme con una lata de cerveza en una mano, y mirándome de arriba y a abajo, como si yo era la stripper que habían enviado".
Luego se reía. "Eso es una locura. ¿Y qué hiciste?"
"Bueno... me preguntó si yo estaba allí para la audición. Al principio pensé en decir que tenía la puerta equivocada, seriamente... "Se rió. "... Pero luego dije sí, y me invitó a pasar. En ese momento, empecé a excavar en mi bolsa mi mazo, por si acaso. De todos modos, le seguí en ese pequeño salón... sólo para encontrar un hombre desnudo realmente sexy ".
"¿Qué?"
"Totalmente desnudo. Totalmente sexy. En resumidas cuentas, se trataba de una audición para un video porno".
Dulce parpadeo. "Muy bien. Por favor, dime que no has participado en el... "
Leigh río. "Por supuesto que no, Dulce. Soy una actriz seria. Fui a Juilliard. Tengo talento saliendo de mi trasero. Y si la puta de mi madre no había engañado a mi padre y mi padre el idiota no hubiese prendido fuego a la casa toda mi vida no habría caído en este caos... así... yo estoy en un lugar mucho mejor ahora. Pero no. Estoy respondiendo llamadas de vídeos porno. "
Dulce tocó el brazo de Leigh a la ligera.
Leigh respiró profundamente y sonrió. "La buena noticia es que tengo el número de ese tipo."
Dulce bajó el brazo. "¿El del short corto?"
"¡Ja! No, no... Es simple".
"¿Tendrás una cita con una estrella porno?"
"Por supuesto que no." Leigh río y puso la botella de cerveza sobre la mesa de café. "Yo nunca podría salir con un tipo que se gana la vida durmiendo con mujeres. Voy a tener relaciones sexuales con él, el próximo viernes. Entonces puedo tachar dormir con una estrella porno de la lista de tareas a realizar en mi vida." Se detuvo a considerar. "Aunque, yo no sé si este hombre es lo suficientemente grande".
Dulce arqueo una ceja. "¿Bien, si este es el curso a donde creo que vas a ir? Me causa asco Ew".
Leigh parecía confundida y, a continuación, cuando lo comprendió, se echo a reír. "¡Oh! No Créeme, es lo suficientemente grande". Leigh soltó una risita. "Quiero decir, lo suficientemente grande como una estrella. Yo no sé acerca de basura porno. ¿Qué pasa si él es un don nadie? Quiero decir, es una cosa dormir con una estrella porno, pero... ¿y si él no es una estrella? ¿Él es sólo un hombre... porno? "Pensó acerca de eso. "Una vez más, siempre podía convertirse en una estrella más tarde, y yo habría perdido mi oportunidad de decir. Hey yo conozco ese pene".
Dulce aclaro su garganta y agarró la cerveza de Leigh y, a continuación, bebió el resto.
Leigh río. "Me encanta hacer que te sonrojes. Es casi demasiado fácil”. Señaló a la computadora portátil. "¿Por lo tanto, el asesino en serie nunca escribió de nuevo?"
"Sí, y le dije que venga y traiga a su acentuado cuchillo."
"Tu idea del ciber sexo es decididamente retorcida. Sólo asegúrate de que no esté aquí, no quiero estar atrapada en medio de este sórdido lío ".
"Debidamente, señaló."
"¿Pero en serio, escribió de nuevo? ¿Nada nuevo? ¿Algo interesante? Puedo preguntar acerca de tu nueva amiga, ¿verdad? "
Dulce sonrió. "Por supuesto. Um... "Trató de pensar en algo del correo de Ana que podría parecer como para compartir información. Nada aparecio realmente. "Um... bueno, fue a una cita a ciegas".
"¿En serio? ¿Cómo le fue? ¿Desastre total? "
"En realidad, dice que le ha ido bien. Él solo... no era su tipo. "
Leigh asintió. "Una lástima. ¿No dijo lo que estaba mal con él? ¿Pelo malo? ¿Dientes malos? ¡Ooh! Salí una vez con este tipo, era súper bonito, pero la forma en que masticaba... "Leigh hizo una cara.
"Um." Dulce dudo. Ana le ha dicho que no muchas personas sabían acerca de que era gay, pero...ella realmente no sabía nada de su compañera de habitación. ¿No es como que si se conocieran? Sin embargo, se sentía mal de traicionar la confianza la Ana. "Realmente no me dijo."
"Oh". Leigh hecho vistazo a Dulce por un momento, estudio su cara como si tratara de leer sus pensamientos. "Simplemente no quieres decírmelo. Es genial. Ella te dijo las cosas en confianza. Lo entiendo. "
Dulce se sintió increíblemente torpe. Por una parte, no quería hablar de las cosas que Ana había compartido con ella en privado. Por otro, Leigh era su mejor amiga. Si los papeles se invirtieran, Leigh le hubiera dicho a ella. Y no porque Leigh era una reina del chisme, sino porque eso es lo hacen los mejores amigos. Comparten. "Ella es gay."
Leigh sonrió. "No tienes que decirme eso por el hecho de que te sientes culpable".
"Yo no lo hago." ¿No es realmente una mentira, verdad? "De todos modos, ahí está la razón. El motivo por el que no era su tipo. "
Leigh lo consideró. "Bueno, en lo que respecta a razones, eso es bueno." Se puso de pie. "De todos modos, voy a ir a cambiarme. Todavía vamos al bar de esta noche, ¿sí? "
"Absolutamente. Voy a ver la televisión mientras te preparas".
Leigh detuvo en sus pasos. "¿Espera, no llevaras lo que creo no?"
Dulce miró su camiseta de la Universidad de Nueva York y sus vaqueros. "Yo estaba planeando... ¿por qué?"
Leigh agarró a Dulce por las manos y tiro de ella para arriba. "Vamos a incursionar en mi armario. Nos vamos juntas, y ambas nos veremos fabulosas".
Dulce permitió ser jalada.
~ * ~
"Anahi", dijo Christopher, como iba tragando ", esto es tan delicioso."
"Estoy teniendo un orgasmo en mi boca", dijo Maite, apoyando el comentario.
Anahi sonrió y se sirvió un poco más de vino. "Agradezco el halago."
Maite llegó a su vaso y se lo puso a Anahi. "Entonces, ¿Cuando nos vas a contar a acerca de la reunión con la directora? Vas a hacer la película, ¿no? "
"¿Es cierto que es sexy?"
Anahi miro a Christopher, y a continuación, a Maite. "No se los voy contar"
Maite sacudió la cabeza. "¿Quién te dijo que ella era sexy?"
Christopher asintió. "¿Y a ver? No tires una rabieta. Estoy por encima de eso ahora. Dr. Petrie me está ayudando a administrar mis inseguridades. Resulta que, es todo culpa de mi madre."
Anahi echo un vistazo a los interrogatorios de Maite, quien se encogió de hombros y dijo: "Su nuevo psiquiatra."
"¿Qué pasó con el viejo?"
Christopher termino de masticar. "Oh... él sabía demasiado acerca de mí. Tuve que despedirlo"
"Oh, estoy segura". Anahi volviendo a su comida.
Christopher y Maite intercambiaron miradas.
Christopher hablo entonces de nuevo. "¿Por lo tanto, la directora...? ¿La película? "
Anahi se tomó su tiempo masticando los alimentos en su boca, luego con un poco de vino. Ambos Christopher y Maite la miraban con expectativa y expresión divertida. "Tomé el papel."
Maite dejo salir un grito que no sonó como un ser humano. "Eso es increíble!" Aplaudía y alzo su copa. "Un brindis. Para ver a Anahi con otra chica sexy, y todo el mundo llegara a ver eso. "
"Voy a beber por eso". Rió Christopher y choco su copa con Maite.
Anahi simplemente sacudió su cabeza, y siguió comiendo.
"¿Y la directora?"
Anahi dejo colgada la pregunta en el aire, mientras que el sonido de las olas se estrellaban en la distancia. No podía recordar la última vez que había tenido tanta diversión en una reunión con un director. Normalmente, se habría escapado tan rápido como pudiera, pero con Naomi... se había encontrado a sí misma estancada. Recordando la pregunta sin respuesta se encogió de hombros suavemente y apuñaló a un pedazo de brócoli en su plato. "Fue... interesante."
Maite y Christopher se miraron entre sí, pero no dijeron nada.
Su silencio puso nerviosa a Anahi más de lo que podría haber dicho. "¿Qué?" Pregunto, por último.
Fue Maite quien habló primero. "No creo que hayamos escuchado que hayas descrito a nadie como..."interesante".
"¿De qué hablas? Hay toneladas de gente que me resulta interesante. "
"Nombra una," dijo Christopher.
Dulce. El nombre surgió en su mente tan fácilmente como si alguien se lo hubiese susurrado al oído. Anahi aclaro su garganta y dejo pasar el pensamiento. "Um."
Maite lo tomó en sentido de derrota. "Exactamente. Muy pronto llegará a estar aquí, y tu publicista deberá apagar incendios, escándalos de lesbianas a izquierda y derecha" Suspiró, sonriente, sueño con eso. "No puedo esperar".
Anahi giro sus ojos. El mero pensamiento de un escándalo de lesbianas con su nombre fue suficiente para darle pesadillas. "Mira, ella era una mujer de innegable atractivo, seguro. Pero, pensar que algo más podría pasar era ridículo. Por un... ella probablemente ni siquiera está interesada en las mujeres. "
"Oh, sí", dijo Maite acertivamente. "Cien por ciento".
Anahi se congeló. "¿Qué?"
"¿Naomi Mosier? Ha estado fuera durante años. De manera tranquila, segura, pero definitivamente lo es. Aprendí todo sobre ella mientras estaba buscando su imagen. Maite sonrió inocentemente. "¿Quieres saber?"
Anahi frunció el ceño. "No." Ella trató de concentrarse en su comida, pero su curiosidad pudo más que ella. "Bien, bien. Sólo una versión muy resumida ".
"Ella estaba casada," dijo Maite, sentada, y cuando miró Anahi, sonrió brillantemente. "Se casó con un hombre muy rico de Nueva York. Era más gay que el pecado, pero trato de ocultarlo. Supongo que fue un acuerdo mutuo cosa que he leído, por lo que. Naomi se vio seriamente implicada en el teatro de vuelta a Nueva York. Comenzó como actriz, y era bastante grande en algunos círculos, pero luego comenzó a dirigir y parecía su palo."
Anahi se inclinó hacia adelante. "No creo que nunca haya oído hablar de ella antes".
"Mocosa de Hollywood", dijo Christopher.
Anahi le mostro la lengua.
Maite sacudió la cabeza por sus payasadas. "De todos modos, su marido murió. Él le dejó todo. El tipo tenía grandes activos. Ella se hizo cargo de su patrimonio, su compañía teatral, etcétera. Una cosa llevó a la otra, y se metió en el cine. Lo que la trae aquí ahora. Pero hay más aún, hay imágenes de ella en toda la web, de ella y otras mujeres, y entrevistas con ella en realidad no negó estas relaciones. Ah y también, me apareció su MySpace y ponía 'lesbiana' en orientación sexual. Y, lo mejor de todo, está soltera. "
Anahi absorbió el aluvión de información y tomó otro sorbo de vino. "Voy a tener eso en consideración para cuando me convierta en alguien que realmente salga con mujeres".
"Ella es sexy, y está disponible, y de acuerdo con lo que dijiste, 'interesante'. ¿Qué más quieres? "
Anahi giro sus ojos, se sintió incomoda. Sólo porque Naomi estaba interesada en las mujeres no quería decir que pudiera estar interesada en Anahi. La idea era ridícula. Además, no es como si a Anahi le interesase tampoco. "¿Vamos a cambiar de tema, si?"
Christopher asintió. "Estoy de acuerdo. Te hemos torturado el tiempo suficiente sobre la directora. "
Anahi paro de masticar y arqueo una ceja en su dirección.
"Oh, absolutamente", Maite dijo de acuerdo, en un tono excesivamente entusiasta que anunciaba solo problemas.
Anahi se sentó hacia atrás y esperó.

"Cuéntanos sobre la artista." Christopher rió.
~ * ~
Dulce se centro en pelar la etiqueta de la botella de cerveza que había estado tomando durante más de una hora. Ocasionalmente, el sonido de una risa borracha la hacía mirar hacia arriba y alrededor de la concurrida barra. Había tenido la suerte de agarrar una mesa al entrar dentro. Afuera, se estaba formando fila.
Leigh había salido de la mesa una veintena de minutos antes, después de haber descubierto un hombre que supuestamente iba de crucero por semanas. Dulce tenía fuertes sospechas de que por semanas para Leigh significaba minutos, pero no había dicho nada. De vez en cuando, había observado a Leigh viendo la puerta y mirando su reloj como si estuviera esperando a alguien. Parecía una cosa extraña que estuviese haciendo eso en presencia del Sr. Indicado, pero Dulce había renunciado hace mucho tiempo a tratar de entender a Leigh Radlin. Era mejor seguirle la corriente.
Terminó de pelar su etiqueta y tomó un sorbo de su cerveza caliente mientras recorría su mirada a través de la habitación. Todo el mundo parecía estar teniendo un gran momento, y se preguntaba por qué se sentía incapaz de hacer lo mismo. ¿Por qué no podía ella, por ejemplo, detectar un chico guapo e ir más allá, decir hola, iniciar una conversación? ¿Por qué se sentía arraigada a su silla, casada con una bebida de mal sabor, y en espera de su mejor amiga para terminar de pasar un buen rato y regresar a casa?
Dulce tomó otro sorbo y agacho su cabeza. Cuando llegue a casa, le escribiría a Ana de nuevo y le preguntaría si existe una cura para los perdedores. El pensamiento la hizo sonreír brevemente, sólo lo suficiente como para sentirse cohibida acerca de sonreírle a una botella de cerveza. Sus pensamientos vagaban por el correo que había enviado anteriormente. ¿Ana lo había leído? ¿Había respondido? Algo que la hacía esperar a que de una vez termine la tediosa noche.
Estaba a punto de beber de nuevo, cuando una voz le detuvo. "Dulce, ¿verdad?"
Dulce miró a un hombre de pie delante de ella. Estaba sonriendo como si fueran viejos amigos. Se sentó hasta que dijo. "Eh, soy yo."
"Cuanto lo siento estoy llegando tarde", dijo, y tomó asiento frente a ella. Él se encogió de hombros y dejo caer su chaqueta sobre el respaldo de la silla. "Espero que no me hayas esperado mucho tiempo". Luego a continuación "¿Sabías que este lugar es tan concurrido? No tenía ni idea".
Dulce sólo parpadeo, tratando de averiguar la manera de decirle que tenía a la persona equivocada. Busco a Leigh en la habitación, hasta que sus ojos se reunieron. Con una sensación de naufragio, Dulce se dio cuenta de que este chico no tenía a la persona equivocada en absoluto. Esto era un montaje.
Desde el otro lado de la barra, Leigh le dio dos pulgares arriba y una gran sonrisa. A cambio, Dulce envió lo que se esperaba un deslumbramiento venenoso. Que sólo causo a Leigh una sonrisa más brillante.
A regañadientes, arrastró de nuevo su atención...al infierno, ni siquiera sabía su nombre. Ella lo miró, ya había olvidado todo lo que le había dicho y no tenía nada que decir, como resultado de ello. "Mira, eh, no sé lo que Leigh te dijo para arrastrarte hasta aquí, pero lo que sea que dijo no es cierto".
Él frunció el ceño. "¿No?"
"No lo creo, no. Yo no estoy interesada en pervertidos tríos. No me gusta que me peguen. Si tratas de atarme voy a gritar sangriento asesinato. No era una estrella porno cuando tenía quince. No tengo un traje de mucama francés... "Hizo una pausa y lo miró. "¿Cualquiera de estas cosas se acerca a lo que te ha dicho?"
ÉL rió. "Ella dijo que recientemente habías pasado por una ruptura, y no estabas lista para cualquier cosa seria."
Fue el turno de Dulce de fruncir el ceño. "Oh".
"¿Así que no es cierto?"
"No... No, eso es correcto."
Estudió su rostro por la mitad de un segundo. "No tenías idea que vendría, ¿verdad?"
"No ni una pista."
"Pablo", dijo de repente, y extendió su mano. "Pablo Lyle." Le estrecho la mano y lo dejo ir.
"Es bueno conocerte."
"¿Lo es?"
"Hasta ahora yo no he odio de ti, por lo que no estoy segura".
Él sonrió por eso. "Te he visto por ahí, en la escuela."
Algo hizo clic en la parte trasera de la mente de Dulce. "Espera, ¿eres el escultor que va a la Universidad de Nueva York?"
"Eso me gustaría ser."
Dulce asintió. "Leigh te menciono." Recordó a Leigh citando sus ojos. Incluso en la oscuridad de la barra, se podría decir que sus ojos eran de un hermoso color verde. Vaciló, y luego suspiro. "Pablo, pareces muy lindo y todo, es sólo... pero por ahora no estoy buscando algo serio, no estoy realmente buscando algo casual, tampoco".
Para su sorpresa, simplemente ofreció una desequilibrada sonrisa. "Sí, Leigh me advirtió que podrías decir eso. Pero yo quise venir e intentarlo de todos modos. Sonrío. "Eres del tipo por quien vale la pena intentarlo. Es solo la verdad". Metió las manos en su bolsillo y saco su cartera. "Mira yo sé que no estás lista para nada ahora pero me gustaría ser tu amigo, pero no presumo de que quieras ser mi amiga. Y también quiero que sepas que me siento atraído por ti. Así que... esta es mi tarjeta...si alguna vez quieres algo casual o más que casual o cualquier cosa, por favor llámame, prometo que no voy a acecharte en un mal momento."
Dulce miro la tarjeta y por un momento no dijo nada. "Okay" dijo mientras tomaba la tarjeta.
Mientras se ponía su chaqueta dijo "Estoy encantado realmente de conocerte Dulce y siento si te cause alguna molestia. Pensé que Leigh te lo diría."
"Está bien" dijo Dulce "y perdona por mi reacción. Y acerca de la promesa, digo que sí."
"Cool me acabas de dar una buena noticia." Volvió a sonreír y salió caminando.
Lo miro mientras salía y comenzó a buscar a Leigh. Le debía una explicación.
Entonces dijo Leigh, "¿no es grandioso?"
"El está bien. Hablamos por 5 minutos. 5 minutos no hacen genial a una persona. Y que estabas pensando, ¿por qué no me dijiste nada de esto?"
"¿Podrías haberme dicho que te pusiste de acuerdo con alguien?"
"¿Claro no?"
"Eso es lo que estaba pensando."
“Ugh.” Dulce miro la tarjeta en su mano y la puso en su bolsillo.
"Y que le dijiste?".
"Le dije que no me gustan los tríos, S&M, los disfraces de mucama francesa, y que no estoy lista para tener nada con nadie en este momento."
Leigh le dio una sacudida a su cabeza. "Tú realmente sabes cómo cubrir todas tus bases."
"Si son años de práctica. ¿Podemos ir a casa ahora?"
Leigh miro a su alrededor y se encogió de hombros. "Si, es posible como sea. No están absolutamente calientes en este conjunto."
"¿Qué hay con el que había ido de crucero por semanas?"
"¿Quien, él? Tiene un aliento horrible. No hay manera de que yo lo bese. Oficialmente el crucero acabo."
"Bueno. Siempre está la estrella porno."
"Amen por eso."
~*~
Anahi se situó en el balcón varias horas después de que Maite y Christopher se habían ido. Fue después de la medianoche, tal vez, incluso después de la una. Había perdido oficialmente la pista del tiempo.
Le preguntaron por la artista, y Anahi no sabía qué decir. No sabía mucho acerca de Dulce y las cosas que sabía no le parecían en absoluto las cosas que se discutirían durante una cena con los demás. Les dijo que el día anterior le había dicho a Dulce, una perfecta extraña, lo que le hizo jurar a Maite que nunca le diría a nadie más. No podía decirles que durante todo el día había evitado su computadora por temor de que podría Dulce no querer tener nada que ver con ella después de conocer la verdad. Temía una bandeja de entrada vacía tanto como una llena y no sabía lo que significaba.
Sorbió la copa de vino que tenía en la mano, mirando al ámbar líquido, ya que hilo suavemente contra sus lados. Había pensado que el alcohol extra le daría el valor que necesitaba para hacer frente a sus temores, pero no era así. Hasta ese momento, se mantuvo fuera de su ordenador, y no había llegado más cerca de encenderlo.
El pensamiento de que Dulce ya no le escribiría debería haber sido un alivio. Una sencilla forma de que Anahi no tendría de que sentirse culpable. El fin de su... lo que sea que había entre ellas, tenía que suceder eventualmente. Las mentiras se acumularían hasta que Anahi no sería capaz de sobrellevarlas. Algo que finalmente tenía que darse.
Iba sobre el mismo tema en su mente demasiadas veces en el día. La gente deja de escribirse los unos a otros todo el tiempo. ¿Por qué no puede simplemente dejarlo? ¿Qué es lo que había que temer perder si ella lo hacía?

Christopher y Maite le habían preguntado, y Anahi había desestimado el tema, diciendo que no era nada tantas veces que incluso ella no lo creyó. Pero si no es nada, ¿qué era? ¿Adicción al anonimato? ¿Ciego optimismo de que esto pueda de alguna manera salir bien al final?
Con un suspiro, se volvió atrás en el dormitorio. Había encendido la lámpara en su escritorio antes, y la habitación estaba bañada en tonos naranja y sombras suaves. Puso el vaso sobre la mesa y encendió el ordenador, no molestándose en sentarse. Comprobó su correo electrónico. Si no había nada, iría a la cama a tratar de olvidar el agujero que había excavado en ella. Si había un mensaje... bueno, entonces lo había de tomar como una señal.
El proceso de arranque tardo más tiempo de lo normal, o al menos parecía eso como Anahi miraba el monitor, a la espera. Como se trasladó el ratón e hizo clic en torno a los programas apropiados, se dijo que no prestaría atención de una manera u otra a lo que Dulce pensaba de ella. Quería desesperadamente convencerse a misma.
Anahi dudo en la información de acceso. Rondado el cursor sobre el 'Intro' y, a continuación, hizo clic en el botón.
En un segundo la página se cargo, su aliento se detuvo a la espera, con la esperanza de que una bandeja de entrada vacía no la defraudaría tanto como ella temía.
Pero allí estaba: un nuevo mensaje. Su espíritu se levantó brevemente hasta que se dio cuenta de que Dulce muy bien podría haber escrito de nuevo a decir que estaba disgustada o, quizás, para vincular más a Anahi.
[Temiendo lo peor, abrió el mensaje.
Para: Ana Portillo
De: D. Espinoza
Asunto: Creo que es hora de que cambie el título
Querida Ana,
Estaba pensando acerca de lo que me dijiste, de que sea extraño resumirse uno mismo, y me di cuenta de que tienes razón. No es como si me gustaría ir hacia alguien que no conozco muy bien y decir, “Hola, por favor, me describes tu vida" Sería raro.
Sin embargo, no puedo dejar de ser curiosa acerca de ti, supongo porque no tengo nada más que ir por lo que me dices. No puedo, por ejemplo, hacer mis propias suposiciones acerca de quién eres basándome en tu lenguaje corporal o tu tono de voz.
Por lo que sé, no eres lo que dicen que eres. Mi compañera de cuarto, por cierto, sugiere que podrías ser un asesino en serie. Te digo esto porque yo no creo que realmente lo seas. Por supuesto, con mi suerte, te encontrare en mi puerta con una moto sierra para demostrarme que estoy mal. No tengo a nadie a quien culpar, solo a mi misma supongo. Te acabo de dar una idea. Tal vez estabas pensando en usar un hacha, pero dije moto sierra y lo pensaras, "Oooh!"
Me siento tan mal por ir sobre una base totalmente inapropiada. Por favor, olvida todo lo que he dicho acerca de asesinos en serie y moto sierras.
Creo que mi punto es que como no estoy acostumbrada a no ver a una persona, me siento pérdida. Pero se me ocurre mientras escribo que esto realmente no importa. Ya sé que eres el tipo de persona con quien se puede hablar. O escribir, de todos modos. Y me gusta leer lo que tienes que decir. Eso es lo suficientemente bueno, ¿verdad?
De todos modos, aquí hay algunas cosas sobre mí a fin de que realmente puedas empezar a arrepentirte de haberme enviado un correo electrónico.
1. Mi cumpleaños es el 6 de Diciembre.
2. Me gusta la fotografía como un hobby, pero la verdad es que no he cogido mi cámara desde hace siglos.
3. Durante mucho tiempo me decidí a recoger el papel higiénico cuadrado. Sé que esto sonará muy extraño, y estoy avergonzada de admitir, pero sí. Papel higiénico cuadrado.
4. Me di cuenta de que es una locura, y me detuve.
5. Tengo diez dedos en los pies.
6. Dividido por igual entre los dos pies.
7. Mi pelo es castaño, mis ojos son marrones, y siempre he querido que uno de ellos sean azules.
8. No puedo cocinar. Bueno, puedo... pero no lo hago. Estoy casi segura de que Leigh y yo tenemos cada menú en Manhattan.
9. Creo que la Navidad es mi época favorita del año. Que es, probablemente, por decir una PC. Voy a decir, “los días de fiesta" en su lugar.
10. Me gusta cantar en la ducha. Pero también lo hace todo el mundo... ¿no? jajaja
De todos modos, al siempre presente tema del amor que parece ser un tema constante de nuestros intercambios...
Gracias por permitirme estar en la lista de personas que saben que los hombres no son tu tipo. Tengo la firme sospecha de que el aspecto de nuestra anónima amistad en línea (se me permite decirlo así, ¿verdad?) Tuvo mucho que ver con que me des la confianza de la información, pero te lo agradezco del mismo modo.
Mi hermanastro recientemente se lo dijo a nuestra familia, después de años de ocultarlo. Mi familia no lo toma así en absoluto. Creo que soy la única que sigue hablando con él. Para ser honesta, no he estado hablando con mi familia, ya sea mucho, últimamente, por lo que no sé con seguridad. Pero estoy bastante segura de que si me vaya a visitarlos, no me gustaría encontrar espacios vacíos donde las fotos de Christian estaban colgadas. Su reacción es tan inquietante para mí que yo trate de no pensar en ello.
Conocí al novio de mi hermanastro, el que había mantenido en secreto, y lo ame al instante. Sigo triste porque Christian no me lo haya dicho antes. Quiero entender por qué no, pero la verdad es, no sé. Tenía que saber que no cambiaría nada para mí. Supongo que no lo sabía, o me habría dicho algo. Supongo que lo que duele de todo es que siempre considere que él y yo estábamos cerca, más cerca de mi hermano y yo, de todos modos, y de repente sentí como que yo no lo conocía en absoluto.
Hubiera sido bonito si hubiera sabido de antemano habría estado preparada para estar a su lado cuando le dijo a todos. En vez de eso, me impactó al igual que a todo el mundo, y yo simplemente me congele. La familia estalló en caos y yo no podía pensar en una sola cosa que decir. Supongo que a juzgar por mi reacción inicial podría haber pensado que había estado en desacuerdo. Pero yo estaba sólo sorprendida. Sorprendida y herida de que yo no tenía idea. Y creo que, como resultado, un poco enojada.
Probablemente piensas que es estúpido de mí parte, cuando obviamente no lo es. Creo que estoy triste de pensar que durante años dirigió una vida diferente de la que creía que tenía, una vida que hubiese sido más que feliz de ser parte de ella. Pero supongo que es inútil pensar en el pasado. Yo a veces despierto pensando en tantas cosas que no tengo control. ¿Por qué me lo hago a mí misma?
De todos modos, basta de eso. Dime, ahora que sé que no es tu tipo, ¿cual si lo es?
Hasta luego, Dulce
P.S. siento que mis correos electrónicos siempre sean a largo plazo...]
Anahi volvió a leer el mensaje varias veces antes de hundirse en la silla. Casi se echo a reír con el alivio. A Dulce no le importo. Se había preocupado, como una idiota, por nada, y ahora se sentía estúpida. Algo estúpida y auto-consciente de que había tenido muy en cuenta lo que una extraña pensaba de ella.
¿Por otra parte, no es eso en lo que se ha basado su carrera?
El alivio lentamente dio paso a la tristeza, como lía el correo electrónico una vez más. No quería mentirle a la artista. El hecho de que Dulce parecía tan dispuesta a confiar en ella le desgarró en el corazón a Anahi. Quería, bastante, dejar todo sobre la mesa; hasta el último detalle sobre sí misma y no preocuparse de lo que sucedería. Quería la confianza de Dulce. Quería tener una oportunidad para dejar su miedo atrás en lugar de esconderse detrás de él.
Y aún sabía que no quería, o más bien, no, podía decirle a Dulce la verdad. Es agradable tener a alguien en su vida que le agradaba sin querer nada de ella. ¿A Quién le agradaba sin saber que era famosa, ni rica, ni nada en absoluto? Lo que había, esta línea de amistad... se sentía bien. Consideró, a diferencia de la mayoría de todo lo demás en la vida real de Anahi.
Vacilo un breve momento, empujo la silla hacia adelante y pulso 'responder'.
[A: D. Espinoza
De: Ana Portillo
Asunto: Creo que mejor llegar a un nuevo tema
Querida Dultem
Si te alivia saber no soy un asesino en serie. Por supuesto, sólo tienes que tomar mi palabra, puesto que no estoy segura si hay una manera de probar una cosa así. Por lo que sé, podrías ser tu el que venga con la moto sierra a derribar mi puerta uno de estos días. Artistas descontentos de Nueva York amenazan el futuro de América.
Podría lamentarlo, pero: ¿cómo te va en la recogida de papel higiénico? Y... ¿por qué? ¿Qué hiciste con el papel higiénico una vez que lo recogiste? Y... ¿por qué? ¿Qué hay del papel higiénico que no viene en plazas como la de los rollos gigantes en los baños públicos, qué pasa entonces? Ya no me pregunto ¿por qué?
En cualquier caso, desde que empezaste, me burlare de ti...
1. Como ya he dicho, tengo veintiocho años - mi cumpleaños es el 14 de Mayo.
2. Mi cabello es, por el momento, de color marrón oscuro, que es en realidad su color natural. Sin embargo, tiende a cambiar de color muy a menudo a través de medios no naturales - no azul, aunque (aún). Mis ojos son azules. Durante mucho tiempo, he querido que sean de color verde. No sé por qué. Me gustaría saberlo.
3. Siempre he querido ir a París, pero sigo posponiéndolo. ... Quizás el año que viene.
4. También tengo diez dedos de los pies... pero voy a dejarte adivinar cómo se distribuyen.
5. Las manzanas son mi fruta favorita. Plátanos casi empatan en segundo lugar.
6. Siempre quise un hermano. Tengo en su lugar una imbé cil, ensimismada media hermana.
7. Cookie Dough Helados es mi favorito. Podría vivir de esas cosas.
8. He sabido ver un sinnúmero de horas de el Food Network, sin cambiar el canal una sola vez.
9. Halloween es mi época favorita del año, pero a menudo he querido vivir en algún lugar con nieve para que yo pudiera apreciar plenamente la Navidad. La gente en pantalones cortos y camisas sin mangas, a mediados de diciembre como que arruinan la experiencia.
10. Nunca me he sentido obligada a cantar en la ducha. Pero estoy segura de que no estás sola en eso.
Ahí lo tienes.
Tienes razón en el hecho de que no sabemos muy bien entre sí arriesgue una gran parte de mí diciendo que soy gay. Hasta hace muy poco, sólo una persona lo sabía y tuve la esperanza de que siga así durante el mayor tiempo posible. Entonces uno se convirtió en dos, y ahora tres. Siempre he temido el día en que los números se empiecen a multiplicar. Y lo extraño es que, hasta ahora, no me arrepiento. Les he dicho a las personas adecuadas, supongo.
Lo que temo, es decirle a la persona incorrecta.
Estoy segura de que tu hermano si no te lo dijo antes había sido por miedo a tu reacción, y no se entiende como un reflejo de cómo se siente acerca tuyo. Probablemente no sabemos a ciencia cierta la forma en que reaccionas, y tal vez decirle a toda su familia a la vez parecía la forma más fácil para él para hacer frente a su reacción. Tal vez uno a uno era demasiado duro.
Es una cosa extraña, preocuparte de lo que la gente que más quieres pensará de ti una vez que les digas. Si te hace sentir mejor, es muy probable que algunos días se inicie a sí mismo sin decírtelo antes.
Los secretos nunca son divertidos, especialmente cuando quieres informar a la persona en todo...
Pero de todos modos. Me preguntaste acerca de mi tipo. Estoy segura de que tengo uno... pero realmente no he pensado en ello. Supongo que lo que quieren todos. Alguien que me atraiga que sea también inteligente y divertida y agradable y me entienda en la medida en que tengo que ser entendida (cualquiera que sea) y no es una psicópata o una sociópata o cualquier chica de camino (o carretera o paseo).
Es tan difícil, creo que, para reducir hacia abajo en características específicas. Creo que estoy buscando a alguien que tiene, no las cualidades que siempre he querido en alguien, sino más bien, todas las cualidades que no sabía que quería.
¿Cuál es tu tipo?
Hasta pronto, Ana
P.S. No me importan los mensajes de correo electrónico a largo plazo.]
Anahi envío el mensaje de correo electrónico y se situó en el escritorio. Caminó hasta la cocina para poner su vaso en el fregadero, de repente pensó en Naomi Mosier. De su breve interacción Anahi ya había decidido que la directora le gustó. Esperaba con interés trabajar con ella. Tal vez, algún día, podrían incluso convertirse en amigas.
¿Pero si la oportunidad de ser más que eso se presentara, Anahi lo tomaría?

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El lado ciego del amor 2.0

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 3:03 am

Capítulo Veinte
Invierno era la época favorita del año de Dulce. Disfrutaba de ver las decoraciones de navidad que empiezan a aparecer por toda la ciudad, y en espera de la primera nevada del año. Era la única época del año cuando Dulce se sentía esperanzada, como si habría un cambio - el buen tipo de cambio – estaba a la vuelta de la esquina, aunque sólo había que ser paciente, era suficiente para esperar por él. Era un tiempo de dar, de cuidar, de limpiar la pizarra y empezar de nuevo.
Invierno, sin embargo, también significaba que la mayor parte del arte de Dulce se sentaba en un rincón de su dormitorio, en su cuarto y sin ir a ninguna parte. Aunque su padre le enviaba fielmente sus cheques con ellos pagaba la mayoría de sus facturas y gastos, se apreciaba aún el dinero que venía de hacer algo por su cuenta. Es por esa razón que había pasado la tarde poniendo en círculos puestos de trabajo en el periódico.
Su mañana la había gastado frente a su caballete, intentando hacer con su mano algo artístico, por primera vez en semanas. El resultado final había sido mejor de lo que había esperado. Suficientemente buena, de hecho, a adherirse a la pila de pinturas a la espera de ser vendidas. Pero al final, eso no es donde iba colocarlo. Al final, se puso a un lado, pensando que quizás algún día podría ser un buen regalo para Ana.
Había encontrado ese pensamiento extraño al principio, algo de pintura y pensó en Ana cuando iba terminando, pero decidió ir con él. ¿Quién era ella para cuestionar a la inspiración?
Miraba hacia abajo en el periódico y los muchos círculos de color rojo que había colocado a la página. La otra cosa buena acerca de las vacaciones era el excedente de puestos de trabajo.
"¿Cómo va la búsqueda de trabajo?" Leigh pregunto, de repente reforzando la vista.
"Al menor por la libra", dijo Dulce.
"Oh, qué alegría". Leigh vertió café en una taza, se inclinó contra el mostrador, y sorbió.
Dulce miró en la hora de el microondas y arqueo una ceja. "¿Acabas de despertar?"
"De hecho".
"Son las tres".
Leigh asintió como si fuera una perfecta normalidad. "Yo estaba en el teléfono hasta tarde".
"Oh"
"Kasey llamo".
"Kasey?"
"La estrella porno".
Dulce se rió. "¿Él tiene un nombre ahora?"
"Él es realmente muy profundo. Yo no esperaba eso. ¿Tú sabes que está haciendo cosas solo para poder llevar sus estudios en la facultad de medicina? "
"¿Qué sucede si uno de sus pacientes se encuentra un video de él?"
Leigh sonrió. "Él se niega a que le filmen la cara. ¿Ves? Piensa en el futuro. Es un muchacho inteligente. También hace los servicios de escolta. Me gustaría hacer eso totalmente si yo fuera un chico. Se les paga cientos de dólares por hora de acompañar a una vieja dama rica a la ópera o algo así. Los hombres son tan afortunados ".
"Tal vez debería conseguir un trabajo haciendo algo así", dijo Dulce cuidadosamente. "Estoy segura de que hay algunos hombres ricos de edad que desean una mujer joven a su lado en público."
"Claro. Y no es como si tú no puedes escapar si tratan de obtener un retozón".
Dulce asintió como si contemplara seriamente la opción. "Bueno, eso resuelve mi problema de empleo".
"Genial. Por lo tanto, escucha, tengo noticias increíbles". Leigh empujó varios periódicos a la cara y se sentó en la mesa.
Dulce se puso en ventaja. "¿Oh? Que podía hacer con la increíble noticia. Échamela ".
"Bueno, resulta que la hermana de Kasey tiene un amigo cuyo hermano está muy VIP en el mundo del teatro, y el hermano también tiene una especie de amistad con la hermana de Kasey lo que le dice cosas y, a continuación, ella le dice cosas a Kasey. "
"Voy a pretender que todo lo capte".
"No es importante. Así que, de todos modos, le dijo a la hermana de Kasey que el Teatro Santivell está organizando una serie de audiciones semi-abiertas. Allí va a haber un montón de diferentes directores. Y es todo muy de lujo. Así que, básicamente, para averiguar acerca de ello, tienes que conocer a alguien que sepa, o que conoce a alguien que sepa, o... bueno, captas la idea. No se anuncian en los canales públicos. Así que básicamente, la crema de la cosecha de Nueva York de desesperados actores van a estar ahí". Leigh sonrió brillantemente.
"¿Estoy adivinando que te incluye a ti?"
"Por supuesto que sí. Kasey me dijo siempre que sabes dónde y cuándo lo es, estas en el juego. "
"Eso es realmente genial, Leigh," dijo Dulce, sonriendo.
"Y, por supuesto, tu vienes conmigo.
" "¿Y por qué iba a hacer eso?"
"¿Uh, vamos a ver... el apoyo moral? Y porque eres mi amuleto de la buena suerte. En cada papel que he recibido, estuviste en la audición ".
"Eso no es cierto."
"Es cierto en su mayoría".
"Bien. ¿Cuándo es esta pequeña audición, así puedo liberar mi agenda totalmente apretada?".
"Dentro de dos semanas. Mediodía. Santivell Teatro ".
"Hecho".
Leigh rebotó en su silla. "No puedo esperar. Sabes, Kasey dijo que podría ser que incluso algunos directores de cine estén ahí. ¿Te imaginas? "
Dulce sonrió a su mejor amiga con entusiasmo. Leigh tenía el talento, las miradas, y la ambición. Todo lo que necesitaba era la persona adecuada para verla en el momento adecuado. Tal vez esto sería la gran oportunidad de Leigh.
En secreto, confiaba que su propia gran oportunidad vendría demasiado pronto, como ella miraba hacia abajo en la variedad de deprimentes círculos rojos. Tomó el receptor del teléfono e hizo clic en él. "Ha llegado la hora de programar algunas entrevistas".
"Yo te podría conseguir probablemente una en el café".
Que siempre era una opción, considero Dulce. De marcar el primer número de la lista, asintió a Leigh. "Claro, ¿por qué no?"
~ * ~
Anahi en invierno siempre recordaba lo que había perdido. No podía recordar una sola Navidad, de cuando su madre vivía, pero le gustaba creer que había sido feliz en ese momento. Le gustaba pensar que su padre, en ese entonces, había sido una mejor persona, alguien dedicado a su esposa y sus dos hijos. Su abuela hubiera estado allí, también. La mansión de la familia habría sido iluminada con la alegría y las decoraciones de navidad, en lugar de lo fría, y deprimente en que se ha convertido la casa.
La Navidad podía recordar Anahi no había sido del todo mala, pero sus recuerdos no eran especialmente buenos. Su padre había estado ausente en algunas de ellas, dejándola en compañía de Marrie, Jan y su abuela, que residía en la casa de huéspedes, siempre se mantuvo lejos las mañanas de Navidad. Anahi sospechaba que la Navidad, para su abuela, era difícil. Tenía una hija y un marido a quien llorar, y su recuerdo feliz para volver a examinarlos en sesión privada.
Anahi de forma furtiva iba a visitarla más adelante en el día. Ellas podrían cenar y hablar de los regalos de Anahi. Su abuela le daba algo. Siempre una sola cosa, a pesar de su infinita cantidad de dinero. El regalo de su abuela era siempre el favorito de Anahi, no importa cuántos muchos otros había recibido en el día.
La última Navidad que Anahi paso con su abuela, su regalo había sido una pulsera de tobillo. Anahi se la había puesto en el momento en que la había recibido y no se la quito hasta el día que su abuela falleció. Ese día, se lo quito. Ese día, que giraba en torno a ella en su mano encontró, por primera vez, la inscripción: "La acción es el antídoto a la desesperación." Joan Baez. Anahi siempre había deseado citarlo, y le dolía que ella no hubiera sabido que la inscripción estaba allí, y que su abuela le había puesto al brazalete en el tobillo, y no dijo nada.
En esta mañana en particular, Anahi había retirado la pieza de la caja de joyería donde la mantuvo y sostuvo en su mano en todo el trayecto hasta el cementerio. Cada mes, cuando podía, Anahi realizaba el mismo viaje. Una vez que había muerto su abuela, era como un ritual, que siempre Anahi esperaba. De la mano, que caminaban a la lápida de su madre, ponían flores, y pagar sus aspectos en individuales maneras.
Pero este día, Anahi caminaba sola, dejo que las pequeñas gotas de lluvia goteasen en las longitudes de su larga, chaqueta de cuero. Agarraba, en su mano derecha, el brazalete de tobillo que todavía no se había puesto de nuevo. En su izquierda, llevaba un ramo de rosas de color rosa, el favorito de su madre.
En el cementerio estaba libre de los dolientes motivos que mantenía y Anahi agradecía la privacidad, ya que caminaba a lo largo de las hileras de las lápidas que le habían salido muy caras.
En la tumba de su madre, estaba de rodillas, en lugar de la hierba húmeda. Coloco las flores suavemente debajo del nombre, y era una copia de seguridad. Su abuela estaba en la lápida junto a su madre. De su bolsillo, retiró una pieza del rompecabezas. Era la última parte del rompecabezas que habían querido construir juntas, y la dejó sin terminar. Puso la pieza en la parte superior de la tumba y se alejó.
En el aire fresco por la mañana, aún mojado, a pesar de la repentina falta de lluvias, suspiró, y empujó sus manos profundamente en los bolsillos de su chaqueta. "Lo siento no he podido visitarte el mes pasado", dijo en un susurro cerca" Estoy segura de que sabes que había un loco horario de filmación. Creo que va a ir bien, sin embargo, esta temporada de Guardián. Cambiaron algunos de los escritores y creo que ha ayudado. "Ella miró el terreno" Maite y Christopher son pareja, lo que es agradable. Son una buena pareja una vez que realmente lo piensas. Estoy casi segura que tendrán una de esas relaciones llenas de disputas y peleas estúpidas. Son ambos tan tercos y ridículos." Ella sonrió. "Pero son buenos el uno para el otro."
El sonido de un pájaro que volaba por encima de la cabeza capturo la atención de Anahi por un momento. Lo miro hasta que voló fuera de su vista, y luego volvió. "Tome la iniciativa en una película de lesbianas. No estoy en absoluto segura de cómo te sientes acerca de eso, pero me gusta pensar que estas bien con ello. Me gusta pensar que estas bien con todo. Conmigo" Se mordió el labio. "Lo siento, abuela, que yo nunca te dije. Creo que podría hacer frente a todos un poco mejor en estos días si lo sabías, y me dirías qué hacer. Creo que podría utilizar algo de tu sabiduría."
Dudó y dijo: "Tengo una amiga por correspondencia en Nueva York. Bueno, supongo que sería más amiga de un teclado... o algo así. Ella es artista. Tanto tú como ella, creo. Parece dulce, y así, estoy segura de que tanto es apreciado su talento. El problema es que le estoy mintiendo, o por lo menos, no tanto como mentir no le digo toda la verdad, y quiero yo saber qué hacer con eso. No puedo decirle quien soy, y me parece que no puedo dejar de responder a sus e-mails, así que..." Se encogió de hombros. "Estoy atrapada".
El viento la recogió, tiro de su pelo a través de las líneas de su rostro. Se refugió atrás del basurero, llevo su pelo detrás de su oreja y espero que el viento pase. "Creo que hay una parte de mí", continuó, que, piensa que tal vez algún día seré capaz de decirle todo. Quizás algún día me sienta cómoda con ella sabiendo que soy yo, y confiando en que ella no va a darse la vuelta y hacerme daño o chantajearme de alguna manera. Por mucho que no creo que lo haría, no es un riesgo que estoy dispuesta a tomar ahora. Yo no la conozco lo suficientemente bien y ella no me conoce... y "Ella hizo una pausa, pensando las cosas mientras" Creo que la esperanza de que sepa quién soy, saber realmente de mí, le ayudará a perdonarme, y no pensar de forma diferente en mí, una vez que ella sepa quién soy." Hizo una pausa, y se encogió de hombros. "No es que yo realmente espero que nunca suceda. Que ella no piense diferente en mi, quiero decir"
La llovizna se inicio de nuevo y Anahi miró y se encontró con que el cielo había oscurecido considerablemente. Por lo pronto la lluvia seguiría, pero ella continuó, "Y luego está la directora de la película que yo estaba de acuerdo en hacer. Realmente me golpeó, lo que es muy raro para mí, y... la cogí mirándome mucho cuando pensó que yo no estaba prestando atención. ¿Quién sabe lo que eso significa? Mucha gente me mira, supongo. No...Sin querer sonar presuntuosa. "Suspiró, sintiéndose frustrada" Es muy difícil saber cómo la gente siente o piensa o qué es lo que quieren. Si ella es como yo... no estoy diciendo que lo sea, pero si ella nunca hizo... y si alguna vez llegó a ella... creo que huiría en la primera oportunidad que tenga. Creo que me negare toda forma de atracción y continuare con mi vida".
El viento soplaba más fuerte, de repente, empujo a través de las hojas de los árboles. "Qué triste la vida, sin embargo" susurró ella. "No creo que te sientas orgullosa de mí, si estuvieras viva para verme ahora. Sé que, sería así en realidad. Pero, supongo, si alguna de ustedes estuviera viva... o si ambas estuvieran vivas, no creo que yo tendría tanto miedo a perder las cosas que me encantan. Actuar es la única cosa que me queda. ¿Por qué jugar con ello? "
Abrió su palma, mirando las gotas de lluvia sobre su piel. Una gota golpeo la pulsera de su tobillo, y luego otra, en resumen aumento la palabra "acción" antes de deslizarse a la distancia. Cerró su mano y la puso en su bolsillo. "Tengo que irme", dijo suavemente. "Voy a tratar de venir para la Navidad".
~ * ~
Dulce miraba con desdén en las luces de su módem. Había recibido un correo de Ana el día anterior, pero su conexión a Internet se estrelló en el proceso de escribir una nueva línea de asunto. Había esperado pacientemente para que éste la devuelva, ya que por lo general lo hacía, pero un día más tarde, las luces parpadeaban al azar aún ante ella.
"Por favor, vuelve", le rogó. "Yo te amo para siempre".
El módem no parecía prestar la atención por su avance, y Dulce se vio obligada a renunciar a mirar la cosa y hacer algo productivo en vez de eso.
Estiro la funda de su portátil de debajo de la cama y se lo coloco a su ordenador. Si Internet no llegaba a ella, ella iría a buscarlo. La ciudad de Nueva York estaba cargada con wi-fi zone gratuito, y Dulce confiaba en que había que encontrar un lugar en algún momento.
Una hora y media después de caminar alrededor, finalmente estaciono en una mesa y arranco. Había ordenado un gran café y un bollo de chocolate, y entrego su pedido a un chico de delantal azul. Dio las gracias y se relajo en la silla. Café e Internet, ¿qué más podría querer alguien?
Sonriente, puso en marcha su cuenta de correo electrónico y observo su correo basura cargarse en la carpeta de basura.
"Oye".
Escuchó una voz, pero no busco de inmediato, pensando que no se había dirigido a ella. Pero luego vino otra vez y miró para encontrar a Pablo mirando hacia ella. Sus ojos verdes brillaban como sonreía.
"Juro que no te estoy acechando", dijo. "Te vi cuando estaba en la fila y sólo quería decir hola."
"Hola", dijo. Ella asintió con la copa en la mano. "¿El sustento?"
Miró a la taza y soltó una risita. "Si. Finalmente va a ser difícil este semestre. Voy a tirar algunas trasnochadas".
"Igual aquí." Levantó su copa a modo de prueba. "Tengo cuatro papeles que escribir para una clase. Es que es una forma de tortura, toda esta cosa la universidad. "
"Definitivamente". Él le sonrió por un momento. "Bueno, fue agradable encontrarte. Tengo que volver a mi estudio y ponerme a trabajar. ¿Nos vemos? "
"Estoy segura". Dulce sonrió y saludó de nuevo como él se alejó. Lo miro a través de la ventana hasta que cruzó la calle y desapareció en la multitud. Volviendo a la computadora, vio que Ana había escrito de nuevo. Sonriendo, abrió el mensaje.
[A: D. Espinoza
De: Ana Portillo
Asunto: No puedoPortill
Querida Dulce,
Se trata de las cuatro de la mañana aquí, y me parece que no puedo dormirme. Creo que también sufro del síndrome de no poder controlar mis pensamientos, y yo estaba esperando que descubras una cura. Es probable que no tengas tiempo para ayudarme, pero pensé en intentarlo de todos modos.
Esperando que estés teniendo una buena [insertar momento adecuado del día aquí].
Tú amiga en línea, Ana ]
Dulce sonrió e hizo clic en Responder.
[Para: Ana Portillo
De: D. Espinoza
Asunto: Espero que hayas logrado el sueño por ahora
Querida Ana,
Me temo que no tengo cura para ti. Por lo general, sólo estoy y dejo que los pensamientos sigan su curso. Eventualmente, que solo me dejen y soy capaz de dormir. Ellos (siempre esquivos, siempre misteriosos 'Ellos') dicen que la leche caliente ayuda, pero he intentado eso, y creo que es pura basura.
Quería disculparme por no escribir de vuelta antes. Mi estúpido Internet decidió quebrase. Tendré que llamar al proveedor más tarde (Odio hacer frente a esas personas), pero por ahora estoy sentada en un café con wi-fi gratis. Es muy celestial, en realidad. Después he terminado posponiendo contigo (¿no te sientes utilizada?), Tengo alrededor de un millón de páginas de literatura para terminar de leer para que pueda proceder a escribir acerca de dos millones de páginas totalmente sin sentido en relación con dichas cosas de literatura. Yo sólo exagero un poco.
Tengo los dos próximos días libres en la escuela, y luego una semana y media de la final y, a continuación, la libertad gloriosa de tres semanas no académicas. Tengo previsto pasar estas semanas de libertad como un esclavo de la América corporativa (alias trabajo al por menor). Fui a una entrevista de trabajo anteriormente en el día y me contrataron en el acto. Supongo que parezco honesta, con gran capacidad de trabajo. Las fiestas están por llegar y están desesperados.
En cualquier caso, la otra noche fui a un bar local con Leigh. Mi plan era pasar un buen rato mirando a Leigh haciendo el tonto. En lugar de ello, todo resultó ser un montaje con un tipo que Leigh había estado tratando de introducirlo de un tiempo acá. Él resultó ser bastante bueno, en realidad, y lo que ha sido una situación totalmente incómoda no termino mal en absoluto. Aún así, le dije que no estaba lista para una cita con nadie y fue lo suficientemente bueno para entender.
Me encontré con él hace unos minutos, en realidad. Dio la casualidad de estar aquí, también. Nueva York se siente realmente pequeño cuando este tipo de cosas suceden.
Aunque le dije que no estaba lista para cualquier cosa, mantengo la tarjeta que me dio. Creo que es muy raro encontrar hoy en día gente que no te arrastre al instante. Tiene que ser una buena señal, ¿verdad? Tal vez, después de todo, voy a darle una llamada. ¿Crees que es una mala idea? Quizás es demasiado pronto...
Oh, quizá te alegra saber que pasé la mañana pintando. Ha pasado un tiempo desde la última vez, demasiado tiempo, en verdad. Se sentía maravilloso pasar atrás y ver algo que vale la pena compartir. Estoy esperanzada con esto por el momento.
Estoy esperando que termine la escuela. Voy a estar trabajando a tiempo parcial, lo suficiente para obtener un poco de dinero extra, ahora que hace demasiado frío para la venta de mi obra en público. Tenía la esperanza de obtener que algunos de mis trabajos fueran en una muestra de piezas de estudiantes (es un gran honor ser elegido), pero no he oído nada todavía.
Leigh me dijo que tenía que ir más allá para ser observada, y estoy segura de que es cierto, pero eso no es lo que soy. No quiero que mi arte sea elegido porque yo era más reconocida que todos los demás. Quiero que sea elegido porque es recordado por su propia cuenta. ¿Cómo voy a medir nunca su verdadero valor si no lo dejo reposar en su propia gloria?
¿Que ingenuo de mí parte?
Supongo que lo soy. Creo que sólo quiero ser fiel a mí misma, sobre todas las cosas. Aunque yo quiero tener éxito, no quiero que sea a costa de quién soy.
Así que... escucha, me preguntaba (y es más que bienvenido que digas que no) ¿si pudiera tener tu número para poder llamarte alguna vez? Me sentí mal que yo no tenía como escribirte. No es como si creo que estés perdiendo el sueño ni nada por eso. Yo sólo... no lo sé. Odio no tener una manera de comunicarme con alguien. Me tome un nuevo teléfono la noche anterior con el tiempo libre los fines de semana en cualquier minuto en los EE.UU... Por lo que no me cuesta nada llamarte...
Una vez más, eres más que bienvenida a decir que no si piensas que sería muy raro, o una invasión a tu privacidad... o algo así. Sin resentimientos, te lo prometo.
Bueno, me temo que tengo que salir ahora y empezar a trabajar en mi trabajo del final. Espero que te encuentres bien.
Tú amiga, Dulce]
~ * ~
"¿Llamarme?" Anahi se vio mal vista en la pantalla y se alejó de ella como si de repente pudiera sonar y Dulce hablara a través de ella. "¿Quiere llamarme? ¿Por qué quiere hacer eso? "
No respondió al mensaje de correo electrónico. En lugar de eso, cerró el portátil y se sentó de nuevo, para reflexionar sobre lo que decía. En todas sus salvajes imaginaciones, el pensamiento de Dulce sugiriendo llamarle nunca se le había ocurrido a Anahi. Había pensado en fotografías, en enviar correos electrónicos de ida y vuelta por un largo tiempo, hasta que una se canse de la otra.
Habría una progresión natural hacia el final de su comunicación. ¿Pero una llamada telefónica?
El teléfono empezó a sonar y de repente hizo saltar a Anahi, miraba muda y con asombro el objeto en su escritorio hasta que sonó de nuevo. Recogió y analizó el nombre y el número en la pantalla. Naomi Mosier.
En el tercer llamado, lo recogió. "¿Hola?"
"Hola, Anahi," vino la voz de la directora. "¿Cómo estás hoy?"
Anahi tuvo un breve momento para recordar que había dado su número personal a Naomi antes de abandonar el restaurante. ¿Por qué había hecho eso?, solo el cielo lo sabía. "Estoy bien, Naomi. ¿Y tú? "
"Bueno, yo estoy perdida en algún lugar de West Hollywood, así que no puedo decir que estoy muy bien. Tengo que reunirme con uno de los productores y me dio instrucciones confusas. Aparte de eso, sin embargo, estoy de maravillas.
Anahi sonrió en el receptor, sintiendo un poco de reserva. ¿Por qué me llama Naomi? "Lo siento escuche eso. Bueno, no la parte de estar maravillosa si no la otra cosa. Perderse no es divertido ".
"Voy a encontrar mi camino, no te preocupes. La razón por la que te llamaba era para preguntar cómo está tu horario para el resto del mes. Sé que es Navidad y todo... "
"Es puro adorno de luces en esta época del año, en realidad." Anahi pensó que su madrastra, hermana y padre fueron a París por la navidad. Que había sido invitada a regañadientes, y que había rechazado con entusiasmo. Si se iría a París, sería con alguien con quien realmente quería pasar tiempo. A Dulce le encantaría el Louvre. Pensó inocentemente, lo que le hizo fruncir el ceño.
"Excelente. Sé que tus abogados todavía están en el contrato y no hemos hecho nada oficial todavía, pero yo estaba esperando que puedas acompañarme a Nueva York en una semana o algo así. "
El corazón de Anahi dio un salto en su pecho. "¿Nueva York?"
"Si. Estoy haciendo algunos castings para la película y yo estaba esperando que pudieras estar allí para ayudar a mi gente en la audición para el papel de Samantha. Tendré que volver para Navidad, no te preocupes. "
"Bueno, tendré que verificar con mi asistente. Ella es el guardián de mi tiempo, pero suponiendo que no tengo nada apremiante, me encantaría ".
"¡Genial! Bueno, tienes mi número. Sólo que tengo que llamar a tu asistente, para ver si puedes ir o no. Nosotros nos encargaremos de tus gastos y todo, así que de todo lo que tendrás que preocuparte es de aparecer ".
"Suena bien. Buena suerte para encontrar tu camino. "
Naomi dejo salir una risa suave. "Gracias. Ten cuidado."
Anahi cortó la llamada cerrando su celular y se sentó allí. Nueva York. Una semana más o menos de pasar por cada veinte algo chicas y se pregunto si, por casualidad, alguna seria Dulce. Una semana o algo así de tratar de elegir su falsa amante lesbiana, antes de ir a la búsqueda de una real. Una semana más o menos de trabajar en estrecha colaboración con Naomi Mosier.
Dio vuelta el teléfono abierto y marco.
"Oye, estoy yendo a tu casa en estos momentos", dijo Maite cuando la recogía. "Tengo tu vestido para la fiesta el viernes por la noche. Además, llamé a tu cita y resulta que le encantaría ir contigo. Así que ahora que incluso tienes una cita. Todo lo que necesitas son los zapatos y el deseo de ir en realidad. "
Anahi sonrió mientras caminaba por las escaleras para abrir la puerta a Maite. "Por lo menos los zapatos serán bastante fáciles", dijo, como Maite se acercó a la puerta. Colgó el teléfono y mantuvo la puerta abierta. "Eres la mejor."
"No lo sé." Maite subía por las escaleras para colgar el vestido, y Anahi la seguía. "Entonces, ¿para qué me llamabas?"
"Oh, me preguntaba si como esta mi horario para el resto del mes. ¿Tengo algo importante en cualquier lugar? "
Maite se encogió de hombros cuando colgó el vestido. " Tienes ocho mil invitaciones para fiestas, pero eso es todo".
"Voy el viernes sólo para mostrar mi rostro en público antes de Navidad, y luego he terminado hasta el Año Nuevo. Tome nota de eso en alguna parte. "
"Uh, creo que puedo recordar que no querías hacer nada. ¿Qué haces para la víspera de Navidad, de todos modos? "
Anahi se encogió de hombros. "No lo sé. Yo pensé en cocinar algo y ver una historia de Navidad por milmillonésima vez ¿Tú? "
"Después de la cena con Christopher. Deberías unirte a nosotros".
"¿No se, ustedes quieren estar a solas?"
"¿En la Nochebuena? De ninguna manera. Christopher está cocinando".
Anahi sonrío. "Bueno, olvidado. ¿Qué hay de que ustedes dos vengan aquí a cenar? "
Maite sonrío. "Gracias".
"No gracias a ti. Que estoy haciendo lo mismo. La última vez que tuve que comer una comida de Christopher pensé que iba a morir. "
"No sé qué diablos utiliza como condimento. Tal vez veneno de ratas".
Anahi se rió. "Oye, escucha, Naomi me necesita en Nueva York en una semana o algo así. ¿Puedes llamarla de vuelta y organizar todo...? "
"¿Nueva York?" Maite de repente parecía intrigada. "¿Nueva York con Naomi?"
"No"
¿Nueva York, con Naomi y la artista? "
"No es Nueva York con Naomi. Ella está haciendo llamadas para el casting. Voy a ayudarla a elegir mujeres al azar y esperar a que Naomi mida nuestra potencial química en la pantalla. "
"Eso es sexy. ¿Puedo ver? "
"No es una casualidad."
"Voy a pedirle a Naomi si puedo ver cuando la llame de vuelta." Maite sonrió dulcemente. "¿Qué pasa con la artista? ¿Vas a tratar de hacer contacto? "
"Por supuesto que no. Nuestras interacciones se limitan a la Internet" Se congeló, recordó la pregunta de Dulce acerca llamarla. "Oye, ¿qué piensas de mi voz por teléfono? ¿Crees que soy fácilmente reconocible? "
Maite parpadeo en su confusión. "¿Qué?"
"Al igual que, digamos que no tienes I.D. y llame de la nada ¿podrías reconocer mi voz por teléfono? "
"Por supuesto".
Anahi se vio mal, entonces sacudió la cabeza. "Sí, pero hablas conmigo todo el tiempo. Necesito a alguien que no ".
"Has perdido totalmente la cabeza".
Anahi miró a Maite y sacudió la cabeza. "No dije nada. ¿No tienes que encontrar los zapatos para mí? "
"Uh, no. Tengo a Manuel va a traerte una excelente selección de zapatos de diseñador. Él va a estar aquí en dos horas. "
Anahi suspiró. Gurú de la moda de su elección era amistoso y amable, pero sin duda probarse cada par de zapatos de su selección. Él estará allí para siempre. "Yay", dijo rotundamente.
"¿Puedo quedarme a ver que te pruebas cada par de zapatos en existencia? Estoy esperando extras que no quieres".
Anahi suspiró. "Sí, seguro."
Miró su ordenador brevemente, recordando la respuesta de correo electrónico.
"Maite, ¿puede reconocerme alguien que nunca me hablo personalmente?"
"¿De qué se trata?"
"¿Puedes fingir que no te pedí algo totalmente extraño?"
"No es una casualidad."
Anahi sonrió. "Entonces lo hacemos porque es tu trabajo".
Maite la miro mal, y luego se volvió abriendo su teléfono celular. "Estás siendo totalmente demasiado críptica últimamente. Es extrañamente intrigante. Puso el teléfono a su oreja. "Es la señal."
"¿A quién llamas?"
"Mi padre".
Anahi comenzó a protestar, pero la interrumpió Maite diciendo, "Hola papi!" En el teléfono. "¿Cómo estás? ... Eh... eh-eh-eh... sí... yo sé, sí... eh-eh... yup. Por lo tanto, escucha, hay alguien aquí que quiere hablar contigo".
Anahi se encontró con un teléfono presionado a su oído. A regañadientes, se aclaro la garganta, y, "¿Hola?"
"¿Hola? ¿Quién es? "
"Lo siento molestarlo, señor, ¿pero por casualidad, mi voz le suena familiar a usted?"
"¿Eres tu Maite? Maite? ¿Puedes por favor dejar de jugar estos estúpidos juegos? Le dije a tu hermano el otro día sobre mi rodilla mala. ¿Crees que te necesito para jugar conmigo cuando tengo una rodilla mala... no? Respóndeme, señorita... "
Salió de su voz fuera como Anahi retiro el teléfono de su oreja y se lo devolvió a Maite. "Lo siento, papá. Hablo contigo pronto. Besos a mamá" Maite sonrió y colgó mirando a Anahi. "Fue increíblemente difícil. Y malo. "
"Lo sé realmente. Me pareció terriblemente divertido"
Maite se sentó en la cama. "Entonces, ¿qué fue todo eso?"
"¿Helloooo?" Una voz masculina llamó desde algún lugar abajo.
"Hasta aquí!" Maite llamo.
Un segundo después, Christopher estaba de pie en el umbral. Miró entre Maite y Anahi durante un largo momento. "¿No estoy interrumpiendo nada, soy yo?"
"¿Por qué sí?", dice Maite. "Anahi estaba a punto de decirme por qué sólo me hizo llamar a mi papá para poder preguntarle si reconocía su voz."
"Oh, es críptico se volteo a ver a Anahi, bueno." Christopher corrió hacia la cama y volviendo a lo mismo. "Cuéntanos más, Críptica Any".
"¡Espera!" Maite gritó de repente. Ella le dio vuelta y le susurró algo en la oreja de Christopher.
Se rió. "No lo creo". Él le susurró algo a cambio.
Maite frunció el ceño. "¿Tú crees?"
"Sí".
"Bien." Maite se devolvió a Anahi. "Ve".
Anahi los miro por un momento muy largo. "Voy a tomar una ducha."
"¡Sí!" Christopher gritó, bombeo su mano en el aire. "Estoy muy bien. Me debes veinte. "
"Maldita sea".
Anahi miro a su asistente dibujar veinte dólares de su cartera y pasársela a la mano a Christopher. "Los dos me asustan, realmente ".
"¿Es sobre la artista?" pregunto Christopher.
"La última vez que surgió la Críptica de Any fue debido a la artista."
"¿Ella quiere hablar contigo por teléfono o algo?"
"Ooooh! ¿Ella? "Maite reboto hacia arriba y hacia abajo en la cama. "Estoy segura de que ella no reconoce tu voz. Incluso pensé que si suenas como Anahi Puente no es como que ella habría realmente creído que fueses tú. "
Christopher asintió. "Y además, no es como si tienes una voz terriblemente fuera de lo normal. Tu voz es normal, voz de mujer normal. "
"voz de mujer sexy."
"Y yo todavía no estoy enloqueciendo acerca de comentarios como este".
"Su nueva retráctil es una bendición".
Anahi sólo miraba. Sin decir nada en absoluto, caminó al cuarto de baño, y cerró la puerta

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El lado ciego del amor 2.0

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 3:03 am

Capítulo Veintiuno
"Tiempo! "La profesora Kiennen llamo con el sonido de resentidos murmullos. "Pinceles abajo. Dejen sus pinturas en los caballetes. Por favor, asegúrense de que han puesto su nombre legible, en el lienzo antes de salir. Disfruten de sus vacaciones! Veré a algunos de ustedes el próximo semestre. "
Dulce puso su pincel y miro la pintura antes de salir. La terminó, más o menos, y la disposición de tonos azules en el lienzo parecía realmente presentable. Se aseguró de que había firmado en la esquina lo mas legible como sea posible, y recupero su bolsa de mensajero de debajo del taburete.
"Dulce Maria Espinoza, por favor, venga a verme antes de irse."
Por un momento, Dulce pensó que había oído mal. Que la profesora había dicho un nombre que se asemejaba al suyo, pero no lo era. Sin embargo, cuando miró a su alrededor, se dio cuenta que los demás estudiantes estaban retirándose de la sala y sabía que no había sido un error. La Profesora Kiennen la había llamado a ella.
Trago nerviosamente, Dulce hizo pasar las filas de los demás y al final espero a que los estudiantes se dispersaran diciendo adiós a la profesora.
Era la primera vez que la profesora la había llamado a su escritorio después de clases, y esperaba desesperadamente no estar de alguna manera en problemas. ¿Que había olvidado una cesión? Que accidentalmente había mirado a su alrededor mientras que pintaba, que le llevó a pensar que había copiado el trabajo de otro? Intentó no pensar en ello, como ella esperaba.
El último de los estudiantes finalmente salió de la habitación, y la profesora volvió sus azules ojos de hielo sobre ella. "Dulce Maria", dijo, en una voz que no daba ninguna indicación de si estaba loca o no.
"Sí, profesora?"
Asintió como se volvió a mirar hacia abajo en algo en su escritorio. Dulce juzgo para ver de qué se trataba, para obtener una pista sobre lo que venía, pero nada apareció a cabo. "Presentó una pieza llamada El silencio, ¿no?"
Dulce asintió, su corazón latía algo irregular. Ella intentó sacar adelante un recuerdo de la pintura, pero no surgió nada. "Yo."
"Fue..." Hizo una pausa para buscar en ella. "... De inspiración".
Dulce se permitió un respiro. "Lo siento"?
"No estoy en el hábito de la repetición de elogios para los jóvenes, sin experiencia hace a los artistas a sentirse fanfarrones".
Dulce ingirió de nuevo.
Los ojos azules de hielo consideraron su silencio. Cuando habló de nuevo, su tono era ilegible. "Me gustaría su pintura en la Art Show de Estudiantes la próxima semana en la galería de Hederman. Usted puede elegir otras tres piezas, aprobadas por mí, por supuesto. Sus piezas se pueden poner a la venta, si usted desea. Un experto de la galería trabajará con usted para determinar el costo de cada pieza. No me molesto en preguntar si no le interesa, ya que sería una tonta al negarse. Por lo tanto, por favor, este aquí el lunes por la mañana, a las ocho en punto, con las piezas de su elección. Trae varias opciones, como soy muy puntillosa y en corto tiempo. Buen día, Dulce Maria. "
No había golpeado, sin embargo, lo que ella había dicho. No totalmente. Pero reconoció que era una cosa buena, y respondió en consecuencia. "Gracias, señora! Voy a estar aquí el lunes a las ocho. "
Ya se había despedido de ella y puso de manifiesto su desinterés por la forma en que dirigió su atención al trabajo de los estudiantes que quedaban en la sala. Ella la miraba con interés, a sabiendas de que debería dejar, pero deseaba ver lo que pensaba de su final con lo que pasó. Para su decepción, apenas le dio una segunda mirada.
Se fue, entonces, y salió de la habitación. En el pasillo, se detuvo para absorber lo que la profesora le había dicho. Inspirada, la había llamado. Inspirada.
Ella sonrió y continuó en su camino a la estación del metro. Su arte ha sido elegido. El suyo. Caminaba aturdida. Imaginando sus piezas de arte enmarcadas y dispuestas en la pared. Imaginaba personas que caminaban a su alrededor, deteniéndose a mirar y haciendo comentarios. Se coloca a sí misma en el fondo, observando orgullosa. Estaba preparada y confiada. Educadamente ofrecería elogios a las demás obras. Daria la mano y respondería a preguntas tratando de mostrar emoción y no dejando lugar a la arrogancia.
Empujó la puerta abierta del edificio de su apartamento, no recordó todo el viaje a casa.
El primer pensamiento que tuvo, al montar el ascensor hasta su apartamento, fue escribirle a Ana para contarle. No fue sino hasta que había abierto la puerta a su apartamento que se dio cuenta de que su primer pensamiento debería haber sido Leigh.
~ * ~
Anahi había gastado una extraordinaria cantidad de tiempo en medio de una conversación muy aburrida con un hombre que dijo ser un director de cine, pero Anahi sospechaba firmemente que simplemente se estrelló en la fiesta. Su cita había recibido una llamada desde el hospital a principios de la tarde y había tenido que recortar su noche. Anahi se había quedado, a pesar de no querer, porque dejarla en ese momento hubiera sido de mal gusto.
"Yo tengo un barco," el hombre estaba diciendo. "Pero ya no navego mucho. Desde que mi hombro se rompió en la escalada de una montaña. ¿Alguna vez has escalado una montaña, Anahi ? "
"Yo no", contestó Anahi
"Oh es una carrera! Te encantara. Tal vez podrías tomar algún tiempo... "
"Anahi ", dijo una voz detrás de ella.
Anahi podría haber besado a quien la había llamado, aunque sea brevemente, a partir del bostezo de un hombre a su lado. Cuando se dio vuelta, casi se sonrojó. "Naomi", la saludó, tratando de ocultar su sorpresa, lo que ella esperaba, fue una pareja ocasional sonrisa. La directora iba en un elegante vestido negro, espagueti atado. El tejido se aferraba a cada curva de su cuerpo, y Anahi esperaba no mirarla fijamente.
El hombre, cuyo nombre le fue recordado Rick, aclaro su garganta.
Anahi dio vuelta y le sonrió amablemente. "Lo siento, Rick. Esta es Naomi Mosier. Es una directora también. Naomi, es Rick Shay. El me estaba contando acerca de la escalada de una montaña. "
Naomi le estrecho la mano y le sonrió. "¿En serio? Sabes que escale el K2 el año pasado. Llegue a la cumbre. ¿Cuál es tu mayor altura, Rick? "
Rick tosió. "Es um... Voy a buscar un recambio en este sentido. Señoras quieren algo? "
"Estoy bien", dijo Anahi.
"Igual yo."
Ellas lo vieron salir y Anahi suspiró con alivio. "Eres mi héroe. Quería darme lecciones de escalada en la montaña".
Naomi se rió. "Rick Shay apenas sabe cómo salir de la cama."
"¿Lo conoces?"
"Él es mi amigo un ex-ayudante. Que fue despedido por... bueno, más o menos lo que está haciendo ahora. "
Anahi sonrió. "¿Tu realmente escalaste el K2?"
"Yo apenas se cómo salir de mi cama." Naomi sonrió.
Anahi asintió. "Supongo que estoy rodeada de mentirosos patológicos esta noche."
"No sería Hollywood de otra manera."
Anahi se rió de eso. "Así que es cierto."
Naomi estaba mirando. "Así que, donde está tu cita? Lo vi antes, pero desapareció".
Anahi consideró curioso que Naomi había notado a su cita, por considerar que había estado a su lado solo hacia dos segundos. "¡Oh, tuvo que volver al hospital. Él es cirujano."
Naomi parecía impresionada. " Eso es mucho más noble que lo que hacemos. "
"Es un buen hombre." Anahi se sentía incómoda, de repente, y en busca de un tema de conversación. "¡Oh, no sé si mi asistente te llamó, pero Nueva York es un hecho".
"Ella me llamo, en realidad. Aunque creo que fue más por lo de pedir si podía ver el proceso de audición".
Anahi iba a matar a Maite. "Espero que la ahorques."
Naomi respondió con una risa suave. "En realidad, le dije que iba a ir totalmente sobre de ti."
"Ay, pobre de Maite." Anahi sonrió.
"Consideraste la respuesta no?"
Anahi se encogió de hombros, tomando un sorbo de champán antes de su respuesta. "Voy a la repuesta en el último minuto. Simplemente me gusta torturarla durante el mayor tiempo posible".
Naomi considero con curiosidad. "Tienen una extraña relación de trabajo".
"Ella es una buena amiga. Una buena amiga que me vuelve loca ante cualquier posibilidad. Es peor ahora que es pareja de mi mejor amigo. Los dos son crueles. "
La directora se rió. "Suena como diversión".
"Supongo que lo es", admitió Anahi . "De todos modos, estoy ajustando en el Plaza. Maite dice que por lo general es el hotel de tu elección. Me quedaré allí también. ¿Está bien? "
"Que te quedaras allí también?"
"Um... bueno, me refería a la elección del hotel, en realidad... pero si mi estancia allí se presenta como un problema..."
Anahi se dio cuenta que la director hablaba en serio. "Está todo bien. Era una broma. "
Naomi arrugo la nariz. "Lo siento. Yo simplemente no quise asumir que estabas bien con todo. "
"Contrariamente a la creencia popular, no soy tan exigente".
"Yo sinceramente dudo de que sea verdad", dijo Naomi con una risa. "Tu asistente hizo establecer una larga lista de demandas a mis pies."
Anahi asintió. "Sí, esas son para ella. agua Evian en un vaso de martini con un toque de limón y la mitad de una naranja? "
Naomi sonrío. "Ese era el número once".
"Sí, la voy a matar". Anahi rematando su bebida.
"Yo siempre puedo registrarla a ella en el Plaza y a ti en el motel más cercano."
"Hm. Como que suena encantador, pero creo que me quedo con el Plaza ".
"¡Qué valiente de tu parte."
Anahi sonrió, pero preocupada de que su conversación avanzaba poco a poco cada vez más hacia un silencio incómodo.
"Yo estaba realmente a punto de salir justo antes de venir a decirte hola. ¿Puedo ofrecerte un viaje a casa? "
Anahi considero a la directora, pensando que era un amable ofrecimiento. "Gracias, eso es amable de tu parte. Tengo mi limosina fuera. Tengo al chofer de Daniel que fue a llevarlo al hospital y luego regreso ».
"Correcto." Naomi asintió como si hubiera sido estúpido pensar de forma diferente. "Bueno, es muy agradable charlar contigo, Anahi . Creo que nos veremos en Nueva York la próxima semana. Enviare a Maite por fax todos los detalles de mañana, para que los tengas todos".
Anahi sonrió, sintiendo una mezcla de decepción y alivio ante la salida de la directora. Observo salir a Naomi, y luego miro su reloj.
Puso el vaso vacío sobre una bandeja de paso, llamo a su chofer, y formuló sus rondas de adiós a la gente que importaba. Sonrió con encanto a cada uno de ellos, repitiendo sus nombres por lo que recordaba, para alimentar la ilusión de que todos eran amigos, y que todos ellos importaban.
Afuera, se encontró con su chofer esperando fielmente a su regreso, y le sonrió, se enderezo y se acercó a la puerta para abrirla. Ignoró los flashes de las cámaras siempre presentes, las voces que pedían a su nombre en un intento desesperado de atrapar una buena imagen.
"Confío en que haya tenido una agradable velada, la Sra. Puente." Su voz sonaba muy lejos en el ruido que los rodeaba.
"Lo hice, gracias, Samuel." Entró en el lujoso asiento de cuero y sopló un suspiro de alivio que la puerta se cerró detrás de ella.
Vio la luz parpadear de nuevo cuando alguien salió del restaurante. Ya lo olvidaría, sustituyéndolo por el siguiente potencial de la fotografía. Había elegido esta vida, se recordó a sí misma. Se había colocado a sí misma como objeto de interés y dio paso a las atenciones. Sin tener que salir, que todavía corría el riesgo de perder todo el tiempo, en una semana, en un mes, en una década.
Habría llegado un tiempo, quizás pronto, cuando las cámaras no apuntaran en su dirección, cuando las voces no recordaran su nombre. Tenía que llegar un momento en que ella podría pensar de nuevo en momentos como este y se preguntaría, ¿qué he ganado de todo? ¿Qué ha sido de todo?
~ * ~
"Me pregunto qué le gusto," Dulce se encontró diciendo. Excavó su cuchara en el envase de helados y recogió una gran cantidad de cookies' con crema, que había logrado, a pesar de la gravedad, llevar a su boca sin consecuencia.
Leigh estaba en la sala, rodeada por todos los cuadros de Dulce. Había puesto a su mejor amiga a cargo de elegir las piezas para la muestra de arte, ya que, ella misma, era incapaz de tomar una decisión. "Lo que ves te gusta?"
"Ana", dijo Dulce. "Lo único que sé es que ella tiene el pelo marrón y los ojos azules. Me imagino que es baja. Un poco gordita, tal vez. Es muy extraño ser amiga de alguien y no saber qué aspecto tiene. Ahora que lo pienso, yo ni siquiera sé lo que hace para ganarse la vida. Quizás es algo malo. Tal vez es una traficante de drogas ".
"Me gusta esta," dijo Leigh, señalando un lienzo.
Dulce miró en su dirección, teniendo en cuenta que la pintura que Leigh había elegido era la que había hecho para Ana. "No estoy segura de que desee mostrar esa"
"¿Por qué no? Creo que es genial. "
Dulce se encogió de hombros. ¿Por qué no, de hecho. Es tonto que lo mantenga como un regalo para alguien cuyo apellido ni siquiera conocía, y que, llego a pensar en ella, no había respondido a su correo electrónico en días. "Le pregunté por su número de teléfono y no escribió de nuevo. ¿Crees que la enloqueció con eso? "
"Sigo pensando. Es un calvo de mediana edad chico con barriga cervecera que le gusta matar gatitos." Señalo el cuadro superior. "¿Puedo ponerla en el montón?"
"Sí, seguro. La profesora Kiennen es quien decide, de todos modos. "Dulce redujo la cuchara vacía en la caja vacía y puso el mentón en la parte de atrás de la silla. Leigh la miro por un momento. "¿Crees que son extrañas amistades en línea?"
"Creo que las amistades en general son extrañas. Digo, míranos a nosotras. ¿Quién pensaría que seríamos amigas? "Leigh paso de incrementar más de la miríada de arte en el piso a sentarse a la mesa. "¿Por qué, ¿estás teniendo dudas acerca de tu ciber-amiga ?"
Dulce sacudió la cabeza, el pelo marrón se rozo suavemente contra su mejilla con el movimiento. Empujó de vuelta el pelo de su cara. "No, no realmente. Creo que estoy teniendo problemas de mantener esto sólo en la arena online. Quiero llamarla y conocerla o algo así. ¿Sabes? Asegurarme de que es real. "
"Y no es una asesina en serie."
Dulce sonrió. "Ella no es una asesina en serie. Y yo dudo que sea un hombre de mediana edad. "Se encogió de hombros e hizo uso a la verdad. "Pero sí. Quiero decir, creo que nunca sabré con seguridad, y yo realmente no se me siento incómoda preguntando directamente ".
"Quizás ella trabaja para el FBI o la CIA o una de esas organizaciones secretas del gobierno."
"¿Ves? Esa es la cosa. Que muy bien podría funcionar como un espía del gobierno ".
"O un terrorista".
Dulce suspiró deprimente al pensar que era un tema que deseaba no haber sacado. La verdad es, que la falta de mensajes de Ana, y el peso de su ausencia la confundía.
Se dirigió a la dispersión de obras de arte. "¿Ya has terminado?"
"Sí. ¿Mencione que estoy muy orgullosa de ti? Porque lo estoy. No puedo esperar a la muestra. Ya estoy haciendo volantes y pasando a cabo en el trabajo. "
Dulce sonrió, aclaro su estado de ánimo con la memoria de su próximo espectáculo. "Ojalá a la profesora Kiennen le guste tanto como le gustaba a la presente. Tenía miedo de ella. "Se levanto y comenzo a recoger la obra de arte.
"¿Le dijiste a tu lesbiana acerca de la muestra de arte?"
"Ella no es mi lesbiana. Y no, porque no me ha escrito de nuevo desde que le pregunte por su número. Por lo que sé ella piensa que estoy totalmente entrometiéndome y no quiere nada que ver conmigo nunca más. "
"Estoy segura de que si sabía que eres sexy hubiese cantado una melodía diferente. Tal vez ella cree que eres fea. "
Dulce giro sus ojos. "No es así."
"Bueno, las cosas son raras con ella, quizás sea lo mejor."
"Tal vez". Añadió, nada más, ante la falta de voluntad para revelar cómo sentía, sentía pánico ante la idea de que Ana nunca la escribiría de nuevo. Dulce llevo una pila de pinturas a su habitación. Las colocó abajo en su esquina habitual y se sentó en la cama. Todo el día había ocupado con ella

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El lado ciego del amor 2.0

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 3:03 am

una larga lista de tareas domésticas. Había seleccionado el equipo que usaría en su primer día de trabajo; que había obtenido para pagar las cuentas, había escrito una lista de regalos para comprar a la gente que conocía, había estudiado Historia del Arte.
Ahora, había agotado las cosas que hacer y lo único en que podía pensar era comprobar su correo electrónico.
"Me estoy tomando una ducha," Leigh anunció desde la puerta. "Un par de chicos que yo sé del trabajo están teniendo una reunión en su apartamento esta noche. Quieres venir? "
"No puedo, lo siento. Todavía tengo un montón de tarea que hacer. "Fue una buena excusa, aunque no era exactamente la verdad. Decidió simplemente que no se sentía con una razón suficiente.
"Nos vemos luego."
Leigh desapareció en el cuarto de baño y Dulce se levantó a cerrar la puerta. Sola en su habitación, Dulce miró a su alrededor. Su cama estaba despeinada como de costumbre, y de repente deseo adquirir la costumbre de hacerlo en las mañanas. Una cama hecha siempre parecía agradable, acogedora.
A ella le gustó la idea de su habitación como un lugar de relajación, como un lugar que podía ir a escapar del mundo. Podría haber sido, quizás, excepto que el calentador estaba roto en parte y no importaba lo que hiciese la habitación nunca se sintió lo suficientemente cálida.. El límite máximo se teñía de fugas ocasionales. Las paredes podrían utilizar algunas capas de pintura.
No era un lugar acogedor, no era grande ni lujoso, pero estaba en casa. Tenía la esperanza que un día al mirar atrás terminaría sonriendo, al tiempo que se complacía en secreto de que ya no tendría que vivir allí.
Tomó su computadora y sus libros y volvió al salón, todo lo que había en la mesa de café. Después de todo el estudio, decidió, establecerse en el sofá. Estudio porque tenía que y porque no quería sentirse como que había mentido a Leigh. Estudio porque el estudio no significaba que comprobaría su dirección de correo y se encontraría decepcionada de encontrar sólo el correo basura en su espera.
~ * ~
Anahi nunca había pensado en sí misma como el tipo de persona que daba vuelta en torno a una habitación. Siempre había tomado decisiones en un ambiente tranquilo, de forma racional, y generalmente en compañía de un buen vino francés. Dar vueltas, ella siempre había pensado, que era de locos.
Sin embargo, allí estaba, quemando camino en la alfombra de su habitación de haber caminado hacia adelante y hacia atrás tantas veces. Mantuvo su teléfono celular perfectamente en una mano y la «tarjeta de Dulce en la otra. Había pasado toda la mañana tratando de convencerse a sí misma de que llamar a Dulce era una idea terrible, que no tenían nada que decirse la una a la otra. Que podría caer en el silencio incómodo y luego de luchar para llenar el vacío sentirían el chit-chat. Sería incómodo y doloroso todo el camino a través de ello y ambas suspirarían de alivio en el segundo que terminaba todo. ¿Por qué se pondría a sí misma a pasar por eso?
A continuación pasó la primera parte de la tarde convenciéndose a sí misma que tal vez eso es exactamente lo que tanto necesitaba, al descubrir que su amistad, sin embargo buena en un monitor de ordenador, no tenía ninguna oportunidad de extenderse más allá de ello. Es una noble manera de poner fin a las cosas.
Sin duda, la experiencia podría empañar la comunicación, la difusión en sus intercambios de correo electrónico y, eventualmente, toda la cosa que causaba a la libre implosión. Sería mutuamente indolora, un tácito acuerdo de pie, sin resentimientos.
Anahi comenzó a marcar y, a continuación, colgó antes de pulsar el número final. No podía simplemente llamar sin ninguna advertencia. ¿Qué pasa si Dulce no estaba allí? ¿Y si estaba ocupada y Anahi la interrumpía?
Miró en la computadora, sabiendo que no había respondido a Dulce su último correo electrónico y se sintió irracionalmente culpable por ello. "Ella probablemente ni siquiera lo ha notado."
Suspiró, sentada al borde de su cama. Miraba el teléfono. ¿Qué excusas daría por no haber escrito de vuelta? Estaba ocupada, seguro, pero podría haber escrito. Dio vueltas otra vez al abrir el teléfono y comenzó a marcar. Podía sentir su corazón haciendo saltos en su pecho, a medida que presionaba cada número. Se obligo a respirar mientras acercaba el teléfono a su oído y escuchaba que sonaba. "Tengo que hacer que me examinen la cabeza".
"...Y ¿por qué tenía que ser amiga de un hombre de mediana edad de todos modos? Pensó en los gatitos ", dijo una voz, seguido por," ¿Hola? "
Anahi aclaro su garganta, por primera vez desde la marcación sintió la gravedad de lo que estaba haciendo. "Hola. Es la casa de Dulce? "
"Es una fuerte posibilidad. Me podría decir quién está llamando? "
"Es.. um, Ana... " El nombre se sintió incómodo en su lengua, después de haber sido años desde que lo había utilizado. Hubo una ligera pausa. A continuación,
"No hay maldita manera. La lesbiana? ¿De verdad?"
Anahi se encogió ligeramente ante el término «lesbiana».
Dulce había dicho. Por supuesto que había...
"Mira, yo estoy muy contenta de que llamases, ella ha estado abatida a causa de eso -"
Desde el otro extremo de la línea entró un grito alterado, un tipo de sonido que culminó con un fuerte ruido sordo. Luego hubo una voz diferente en la línea, diciendo, "Hola? ¿Hola? "
Anahi quedo en silencio, ya que pensó en una fracción de segundo en que la forma en que sonaba era dulce. "H-hola, Dulce?"
"Esa soy yo. Lo siento acerca de Leigh. Ella está muy medicada ".
"No lo estoy!" Anahi escuchaba en el fondo.
"Bueno, debe ser, de todas maneras,"
Dulce se enmendó, con una breve risa. Anahi podía oír el cierre de una puerta y se preguntó si había cambiado Dulce de lugar. "Es bueno", dijo, tratando de encontrar algo que decir. Ella no podía imaginar como la voz de Dulce podría sonar. En ocasiones, se preguntaba cómo se veía Dulce, pero nunca había logrado asentarse en una sola imagen. Su voz, por otra parte, nunca había entrado en los pensamientos de Anahi. "¿Es este un mal momento para llamarte?"
"No, en absoluto. Yo no estaba haciendo nada importante. Leigh se iba a una fiesta. Oye, ¿cómo hiciste para tener mi número? "
"Fue tu tarjeta."
"¡Oh! Claro. Me olvidé que la tenías. Wow. No puedo creer que estemos en realidad hablando por teléfono. "
Dulce sonaba nerviosa y dio a Anahi un extraño sentimiento de coraje. "Lo siento por no escribirte esta semana. Me gustaría tener una buena excusa ".
"No tienes que disculparte. No es como que tenemos alguna regla tipo de respuesta inmediata o algo. Creo que estoy contenta de que estés bien. Estás bien, ¿verdad? "
"Estoy bien". Anahi sonrió ante el sonido de preocupación de la voz de Dulce. Luego se pregunto por qué debería Dulce preocuparse por todo. "Sólo cansada. Fui a una fiesta anoche y llegue a casa muy tarde."
"¿Te divertiste?"
Anahi brevemente pensó en Naomi. "Estuvo bastante bien al final. Pasé la mayor parte del tiempo hablando con un chico que estaba tratando de impresionarme hablando de su yate y una loca habilidad de escalar. "
El sonido de la risa de Dulce hizo saltar el corazón de Anahi.
"¿Le diste una pista que no estabas interesada en los yates y en escalar? A menos que los yates y escalar sean las claves secretas de tu corazón? "
"Apenas. Yo fui misericordiosamente rescatada por alguien mucho mejor. "
"Oh?" Dulce sonaba intriga y Anahi sabía que avanzaba poco a poco hacia aguas peligrosas.
"Sí, um… una colega Creo que la puedo llamar así".
Hubo una breve pausa antes de Dulce diga, "Siento si estoy cruzando la línea o cualquier cosa, pero... ¿qué es lo que haces exactamente?"
Anahi dudo. "Estoy realmente entre proyectos en este momento así que... no estoy haciendo mucho de nada".
"Oh".
Anahi busco una forma de salir de la conversación. Ella no tenía ni idea de cómo responder a las preguntas de Dulce sin poner una gran mentira de grasa en la mesa. Ella suspiró suavemente. "Tengo un título en escritura creativa con especial atención a la escritura de guiones." Fue una cosa que dejo al azar, pero al menos no era mentira. Era una especie de polvo de la verdad, el tipo que había almacenado lejos al lado de su ocasional sueño de ser chef.
"Así que eres escritora?"
"Yo no iría tan lejos. Una aspirante, quizás". Anahi quería desesperadamente cambiar de tema. "Así que, ¿cómo va tu final?"
"Uno más para ir y luego la libertad. ¡Oh! Quería decirte, fui seleccionada para la muestra de arte! "
"¡Felicidades!" Anahi sentía un inexplicable deseo de abrazar a Dulce través del teléfono, para estrecharla y rebotar como niños. “debes estar emocionada."
"No tengo palabras, en realidad," Dulce dijo con una risa. "Voy a enviarte una invitación si así lo deseas. Sé que no podrás hacer, todo el camino desde California... "
"Me encantaría una", dijo Anahi. "¿Cuándo es?"
"Se abre el próximo jueves y se ejecuta a través del fin de semana."
Anahi hilo con la mente la idea de que ella estaría entonces en Nueva York. "¿Es cosa de la escuela?"
"Bueno, de tipo. No realmente, aunque. Es que se realiza en la galería de Hederman, que es una de las galerías del centro de más alta categoría. El espectáculo va a ser una mezcla de conocidos artistas contemporáneos y estudiantes de varias universidades en el estado. Parte de los ingresos de las obras de arte serán donadas para obtener programas de educación artística. Que probablemente atraerá a un amplio abanico de personas, me parece. El año pasado fue bastante exitosa por lo que he leído. "
Los pensamientos de Anahi que se fueron ejecutando a través de su mente eran los próximos en ya una larga lista de ideas estúpidas. "Eso es increíble, Dulce," ella dijo. "Lo mereces completamente."
"Gracias. Todavía estoy un poco en estado de shock, con honestidad. Digo, hablo de ello, pero no realmente me golpeó pero, ¿sabes? De todos modos, voy a dirigirme a ti y decirte que paso después de todo. "
"Me gustaría." Pero no hay que perderse para el mundo, Anahi se encontró pensando.
~ * ~
Dulce mantenía el teléfono perfectamente pegado a su oreja, por miedo de perder nada de lo que podría decir Ana. Sintió que había cierta duda en hablar de su trabajo. Quizás Ana compartía la misma frustración que Dulce, de no ser capaz de trascender las expectativas que había puesto a su arte. Había más, Dulce sabía, o pensaba que sabía, pero le permitiría dejar el tema. Tal vez algún día Ana se sentiría cómoda hablando de ello. En el ínterin, Dulce no quería presionar.
"Así que me dices acerca de tu misericordiosa héroe", dijo Dulce. "Ella que te salvó de los males de la aburrida conversación."
Miles de kilómetros de distancia, Ana se rió, y Dulce encontró que le gustaba ser capaz de escuchar el sonido tan cerca de su oído.
"No sé mucho acerca de ella, de buena fe. Ella es buena en la medida en lo que puedo decir ".
"Y... atractiva?"
Había que reír de nuevo, nerviosa y reservada. "Sí, creo que lo es. ¿Qué hay de ese tipo que tu amiga te ha presentado? "
"Pablo?" Dulce evocaba su memoria. "Yo no lo conocía en absoluto."
"Pero... atractivo?"
Dulce sonrió. "Él tiene los ojos hermosos, en realidad. Y el resto de él no es malo. "
"¿De qué color son sus ojos?"
"Verdes".
"¿Ese es tu favorito?"
"Color de ojos?"
"Claro... o en general."
Dulce corrió inventario de todos los colores que ella podía pensar. "Me encanta el bosque verde. Creo que es mi color favorito. Pero creo que me gustan los ojos azules. Yo siempre quise tener ojos azules".
"Y el pelo de color azul."
"Esto también".
"¿Por qué lo tiñes de azul entonces?"
"Honestamente? Yo no soy valiente. Me temo que mi cabello se caiga en la mera visión de lejía. "
La risa llegó de nuevo, y Dulce se complacía en saber que ya no había nerviosismo y reserva. Por primera vez desde que Dulce había respondido el teléfono, Ana sonaba relajada. "Pero considero que no tenía que temer?"
"Hasta el momento, mi cabello ha logrado permanecer firmemente arraigado en mi cabeza a pesar de todas las cosas horribles que le he hecho."
"Espero acabes con mala suerte".
"Si mi pelo empieza a caer, voy a saber a quién culpar."
"Tu?"
"No. Tú. Yo no habría pensado en eso si no habías preguntado por mi pelo. "
Dulce sonrío. "No lo habías pensado si estabas tan confiada en la tentación y la caída del cabello ".
"Hmph", llegó la respuesta de Ana, y Dulce sentía una extraña ola de afecto por esta chica que apenas conocía. Sus mejillas estaban empezando a dolerle de tanto sonreír. "Es bueno llegar a hablar contigo de esta manera," Dulce se encontró diciendo. Había estado nerviosa de llamar a Ana incluso si ella lo había propuesto. Nunca imaginó que sería Ana la que llamaba, o que su conversación no se sentía incómoda como lo había esperado.
"Pensé que sería mucho más raro de lo que es", dijo Ana. " Así que creo que es aún algo raro?"
"No. No es raro. Creo que todavía estoy un poco nerviosa. Que es estúpido? "
Dulce sonrió brevemente. "No, yo estoy muy nerviosa. Tiene sentido, creo. "
"Supongo". Entonces cayó el silencio entre ellas, y Dulce se dio cuenta de que no necesariamente se sentía incómodo. "Esta llamada te debe estar costando una fortuna."
"No, minutos libres de fin de semana."
"Son geniales, ¿no? Me siento como que necesito hacer amigos en otros estados con más frecuencia por que sólo así podré aprovecharlos. "
"Siempre podría empezar a enviar correos a gente de la nada. Eso parece funcionar bien para mí. "
"Oh, así que a todo el mundo cuyo trabajo te gusta le envías un correo electrónico?"
"Sí. Esta misma mañana, pensé que el tipo que trajo mis comestibles hizo un trabajo impresionante. Por eso le he enviado un correo electrónico que decírselo "
"Me sorprende que hayas encontrado tiempo para llamarme, entonces, con todas las demás personas que necesitas halagar."
Dulce podía decir que Ana sonreía y ese pensamiento hizo saltar un poco su corazón. De repente odiaba fervientemente el hecho de que vivían en lados opuestos del país, y que no había ninguna manera de saber si alguna vez iban a llegar a conocerse.
"Dulce?"
"Estoy aquí, lo siento. Me colgué ".
"¿Te estoy aburriendo?"
"Terriblemente. ¿Qué dices? Escalada en las rocas? Yates? "
"No. Navegación. Y canoas. "
Dulce reía, sentía, al mismo tiempo, una leve sensación de pesar de que Ana no esté con ella en ese momento. Le parecía trivial como un deseo, la necesidad de ver a alguien cuando habla con ellos, pero se sentía fuerte. Se preguntaba si Ana tenía similares pensamientos, o si era el hecho de que Dulce seguía una serie de letras escritas en una pantalla de ordenador, una voz en el otro extremo del teléfono. "¿Te colgaste de nuevo?"
"Yo estoy aquí. Lo siento. Creo que estoy cansada ".
"Yo no debería haber llamado tan tarde. Me olvidé de la diferencia horaria. "
Dulce miró el reloj. Era apenas diez. "No es tarde para nada. He estado estudiando hasta tarde y levantándome temprano y creo que la falta de sueño ha convertido mi cerebro en puré ".
"Duerme un poco entonces. Fue muy agradable hablar contigo".
"Gracias por llamar," dijo Dulce, un poco decepcionada al notar que llego el final de la conversación. "Tal vez pueda devolver la llamada en algún momento."
"Yo voy a enviar un correo electrónico con mi número".
Dulce sonrió. "Muy bien. Ten un buen resto de tu día, Ana."
"Buenas noches, Dulce."
Dulce apago el teléfono y quedo contemplando el techo de su habitación en la cama. Una impresión de Lucas van Valckenborch del otoño miraba hacia abajo en ella. Otro regalo de Alfonso que tenía la intención de mantener. Había traído de uno de sus viajes con su familia a París.
Siempre ha sido una de sus pinturas favoritas. Pensar en París le recordó de nuevo Ana y sonrió ante el sonido de la voz aún resonante en su oreja.
Ana tenía una voz agradable, Dulce decidió. Decididamente no era un hombre de mediana edad. Arrastro su portátil desde su lugar a los pies de su cama y lo abrió. Encontró la invitación que el profesor le había enviado la noche anterior y la guardo. Abrió un nuevo correo electrónico, y adjunto el archivo.
[Para: Ana Portillo
De: D. Espinoza
Asunto: Usted está cordialmente invitEspinoz
Esta es la invitación que prometí. Realmente desearía que no vivieses tan lejos por lo que podrías venir.
Tu amiga, Dulce
P.S. Me gustó mucho nuestra conversación telefónica. Realmente lo siento por ser tan amplia.]
~ * ~
Anahi quedo observando el teléfono por un largo tiempo después de colgar. Con Dulce siempre sentía como si estuviera viviendo una versión diferente de su vida, la que podría haber sido si hubiera elegido un camino diferente. Es fácil imaginar la otra cara de la moneda, la vida sin la fama, sin fortuna. Era fácil pretender que continuaba siendo Anahi, un ser humano vivo, en lugar de un recuerdo de la persona que pudo haber sido.
Si hubiera vivido esa vida, se hubiese levantado cada mañana y hubiera salido, mezclada entre la multitud, al igual hubiese sido Anahi, heredera de una fortuna familiar, seguro, pero nada especial más allá de eso, en caso de que esa hubiese sido su vida, sería feliz? Hubiese encontrado satisfacción siendo una persona normal? Habría conocido a Dulce entonces, en esa otra vida, Se habría sentido bien revelando cada detalles de su vida, cada pensamiento inútil, todos sus sueños, sin miedo a las consecuencias?
Anahi quedo mirando el teléfono y reconoció que era de por sí una situación, compleja, se había convertido en algo más. Ahora, más allá de las palabras sin rostro en una pantalla de ordenador era una voz, una persona.
Una persona muy dulce, Anahi pensó, lanzando el teléfono en su mesita de luz. Se acostó sobre la cama y quedo mirando hacia techo, en la crestas de pintura blanca que colgaban boca abajo como en una montaña cubierta de nieve sobre el terreno. Escuchó el mar, al viento, al sonido de las gotas de lluvia en las ventanas. Transcurrió un minuto, luego dos. Y sintió, por el más breve de los momentos, una punzada de un profundo pesar, un anhelo de una vida distinta.
Pero pasó tan rápido como había llegado, regresó al reino de las emociones inoportunas y la dejó sola para pensar en la voz de Dulce, y lo maravilloso que se había sentido hacerla reír.

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El lado ciego del amor 2.0

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 3:04 am

mine esta noche. "
Anahi sonrió. "Debes contratar a un asistente para hacer todo eso".
"Tal vez algún día", dijo Maite, con una sonrisa. "Christopher y yo estamos trabajando en un guión juntos."
Anahi la miró, sorprendida. "¿En serio? ¿Te paso al lado oscuro con él, entonces? ¿Qué fue lo que dijo de su próximo proyecto que estaba a punto de salir? ¿Las pruebas y tribulaciones de la fruta? "
Maite se rió. -Sí, todavía está trabajando en eso, en realidad. Algo sobre la vida de una manzana o algo así. No he sido capaz de hacerlo cambiar de opinión. El nuestro es más de un comentario social acerca de... bueno, vamos a dejar que lo leas cuando lo tengamos. Hasta el momento es sólo un montón de garabatos".
"Buena suerte con eso." Quería decir, aunque no quería perder a Maite. Maite, como todo el mundo en Hollywood, tenía sueños que trascendían a la rutina diaria del trabajo de nueve a cinco. Había sido parte de la razón por la qué se había convertido en ayudante de Anahi en primer lugar, Anahi lo sabía.
"Gracias", dijo Maite mientras se dirigía hacia la puerta. En la puerta, se detuvo y se volvió hacia ella. "Anahi, si quieres hablar..."
"¿Acerca de qué?"
"Cualquier cosa..."
Anahi miró a su asistente, vio la preocupación e interés genuinos radiante tras unas gafas de montura metálica. "Dulce tendrá su trabajo en una muestra de arte. Quiero estar ahí".
"Pero ella no sabrá que eres tú."
Anahi se encogió de hombros. "Voy a saber que soy yo."
"Apuesto sentirás tensión, al verla en persona."
Había cosas más temibles, Anahi pensó, pero sinceramente no podría pensar en ninguna. Sonrió. "Va ser aterrador."
Maite le ofreció una sonrisa simpática, y a continuación, se puso seria de nuevo. "Se que me vas a odiar por preguntar esto pero... ¿te gusta ella?"
"Admiro su talento artístico", dijo Anahi naturalmente, como si fuera la más simple de las verdades. "Siento que si yo fuera cualquier otra persona en el mundo en lugar de lo que soy, seríamos grandes amigas."
"¿Qué te detiene para ser su amiga de todos modos? Eres una gran persona, Anahi. Verá lo que importa de ti".
Anahi ahogó el impulso a suspirar. -Gracias, pero ambas sabemos que no funciona de esa manera. Una vez que ella sepa quién soy, no me verá de la misma manera. Anahi Puente no es alguien de quien hacerse amigo. Es alguien a quien pedir autógrafos, es un cuadro para colgar en una pared. Es alguien a quien envidiar por su perfección y su vida de Hollywood. Es tan ficticia como los personajes que interpreta. “Se encogió de hombros, y se sintió deprimida. "Yo sólo soy una persona que juega a ser ella. Nada más. "
Para sorpresa de Anahi, Maite sonrió. "Ella te gusta."
Suspiró en ese momento. "Maite..."
"Relájate, no me malinterpretes, no estoy diciendo que estas enamorada de ella, ni nada tan dramático como eso. Pero cuidado. A ti te importa lo suficiente como para ir a su exposición, y te importa lo suficiente como para preocuparte de si había de reconocer o no tu voz en el teléfono. Demonios, incluso te preocupó lo suficiente para preguntar si a ella todavía le gustarías si supiera que eres gay. ¿Alguna vez se lo confesaste? "
Anahi no respondió. Simplemente lanzó una camisa dentro de la maleta e ignoro la sonrisa en el rostro de Maite. "¿Cómo lo ha tomado?"
"Lo tomó bien".
"Tu sabes, puedes permitirte preocuparte por las personas, Anahi. Estás autorizada a hacer amigos. No es como si estuvieras hecha de piedra. "
Me gustaría, hay veces, Anahi pensó para sí misma. Las cosas serían más fáciles. "¿No tenías cosas que hacer en este momento?"
Maite dejó escarpar un sonido que se parecía a un suspiro maternal. El tipo de sonido reservado para los momentos cuando las palabras no pueden expresar los niveles adecuados de frustración. "Sí tengo. Nos vemos esta noche."
Anahi escucho como se alejaban sus pasos y el sonido del cierre de la puerta delantera. Durante mucho tiempo, ella miró los espacios vacíos en la maleta. Quería, en ese momento, nada más llamar a Dulce de nuevo. Para decirle que estaba haciendo las maletas para un viaje a Nueva York. Que estaría en su exposición el jueves. Que tal vez, más tarde, podrían ir a tomar un café y hablar de lo extraño que era que estén las dos, en el mismo lugar, en lugar de a miles de kilómetros de distancia.
No podía llamar y decírselo, por lo que no llamó en absoluto. En cambio, se movía por la habitación, recogiendo las piezas vitales de su vida que la seguirían a Nueva York.
~ * ~
"¿Negro o azul?" decía Dulce a un montón de ropa apilada hasta el pecho.
"El evento será en varios días", dijo Leigh como respuesta, mientras removía una cucharada de cereal en la boca.
-Sí, pero la noche de apertura es especial. Quiero decir estaré demasiado entusiasmada el viernes, el sábado y el domingo, pero nada será igual a la noche del jueves. Tiene que ser el vestido adecuado. "
Leigh asintió con la cabeza como símbolo de que la comprendía. -Entonces, supongo que depende de lo que quieras llevar."
"Bueno, quiero tener buen aspecto; profesional, pero artístico. Quiero transmitir clase, al tiempo que verme creativa. Pero no demasiado creativa. No quiero esforzarme demasiado. No quiero algo que diga, 'Hey, soy una artista, y aquí está mi ropa para demostrarlo ". ¿Sabes? "
Leigh dejó caer la cuchara en la taza y consideró cada vestido a su vez con lo que parecía ser una actitud reflexiva. "Definitivamente el azul."
Dulce miró el vestido. "¿Tú crees?"
-Sí. Se ve más escotado.
Dulce asintió con la cabeza. -Muy bien, el negro será. Gracias.
"Cuando gustes. Así que escucha, tengo una cita con Kasey esta noche, no te preocupes si no regreso a casa. "
"¿La estrella porno? ¿Pensé que ya saliste con él? "
"No, solo hablamos por teléfono. Tuve que cancelar nuestros planes para el viernes, así que lo pospusimos para esta noche. Hoy pediré noche libre en el trabajo, ya que estoy esperando por completo el mejor sexo de mi vida, me imagino que valdrá la pena.
-Muy bien, entonces.
"Hablando de sexo, ¿Qué tal la conversación telefónica con tu lesbiana?"
"No es mi lesbiana". Dulce colgó los vestidos en el armario de su habitación y frunció el ceño ante su amiga. "¿Y que hace que mi conversación telefónica tenga que ver con sexo?"
"¿Tuviste sexo por teléfono?"
"Por supuesto que no!"
-Entonces supongo que nada. ¿Cómo te fue? Parecía bastante joven y femenina para ser un asesino de gatitos, calvo, de mediana edad".
Dulce sonrió, decidiendo hacer caso omiso a los comentarios de Leigh. "Todo salió muy bien. Es todo tan bonito como parecía en línea".
"¿No han intercambiado fotos todavía?"
"No"
Leigh estaba asintiendo con la cabeza. "Ella es probablemente fea".
"¿Qué importa como sea?"
Leigh se encogió de hombros. "Nada, supongo. ¿Qué sentido tiene, entonces? Hablar con ella, quiero decir. ¿Qué puedes decirle que no me puedas decir a mí? "
Dulce se encogió de hombros y se sentó en la mesa. "No es realmente acerca de eso. Tienes muchos amigos aparte de mí."
"Tengo gente con quien salgo a beber y divertirme con ellos a veces. No es que hablemos de cosas profundas y significativas. Yo no les digo las cosas que te digo. Pero tú y ella... todo lo que hacen es un intercambio personal. ¿Para qué? ¿No es excesivo?"
Dulce pensó en ello, tratando de decidir por qué hablar con Ana parecía tan distinto que hablar con Leigh. "Ustedes son personas muy diferentes. Me encanta su perspectiva sobre las cosas. No es mejor que la tuya ni nada. Es sólo diferente. Además, la encuentro interesante. Y ella es divertida. "
"Yo soy divertida también."
"Esto no es una competencia."
Leigh se encogió de hombros.
"Y ella es divertida de una manera diferente."
"¿Qué manera es esa?"
-No lo sé. Ella es ingeniosa..., supongo. "
"¿Yo no soy ingeniosa?"
"Leigh, sigues siendo la persona más divertida que conozco. No tengo una definición exacta de lo que eres. "
Leigh parecía contenta por eso. "Así que es ingeniosa."
-Sí... Creo que ella lo es, de todos modos. " Dulce considero la curiosidad de Leigh. "¿Por qué todas esas preguntas?"
"Leí en alguna parte que la gente se rodea con los que satisfacen una necesidad básica en ellos. Me preguntaba ¿qué necesidad estaba cumpliendo Ana para ti? "
Dulce pensó en ello y se sentó. "Supongo que estaba realmente necesitando una amistad de larga distancia con una lesbiana."
Leigh se echó a reír. "Supongo que sí."
~ * ~
Nueva York, Anahi pensó, mirando a los rascacielos desde la ventana de la limusina. Allí estaba ella de nuevo.
"... Cuando llegue al hotel," Maite estaba diciendo en su teléfono. "Yo también te extraño... aww... ¿de verdad? ..."
Anahi no prestaba atención, concentrándose en cambio en las vistas del exterior. Dulce estaba en alguna parte, se dio cuenta, viendo la multitud pasar en grupos, gente de rostro borroso. Pudo haber pasado ya delante de ella y no lo sabía. Dulce estaba ahí fuera, en alguna parte, cenando, planificando su exposición, viviendo su vida. Y Anahi estaba ahí, moviendose lentamente a lo largo del tráfico de la ciudad de Nueva York, mirando al resto del mundo viviendo su vida.
"Christopher está volando hasta mañana", dijo Maite de repente, y Anahi volvió la cabeza para encontrar a Maite sonriendo alegremente.
"¿Por qué?"
"Él dijo que es porque encuentra a Nueva York inspirador, pero tengo la firme sospecha de que teme perder al sexo. O a mí. o las dos cosas. Esperemos".
"Todas las razones están bien". Anahi volvió su atención hacia la ventana.
"La reunión con Naomi para beber en el bar del hotel a las nueve y media."
"Lo recuerdo", dijo Anahi. Había estado esperando distraídamente que Maite lo mencione primero. "¿Cuáles son tus planes para la noche?"
"Servicio de habitación," Maite respondió con sencillez. "Y llamar a Christopher. Y tal vez un baño muy largo. No estoy segura de que haga lo primero. " Sonaba como una manera agradable de pasar la noche, Anahi pensó, ya que el hotel quedó a la vista. Sus propios planes eran igualmente simples en naturaleza: revisar su correo electrónico, tomar una ducha, reunirse con la directora, revisar su correo electrónico de nuevo.
Se preguntó cuáles eran los planes de Dulce. ¿Incluían comprobar su correo electrónico? Anahi trató de imaginar a Dulce, sentada frente a una computadora en alguna parte, escribiendo. Y todavía no podía hacerse una imagen de ella. La Dulce en su mente era tan borrosa e indefinida como la gente caminando en la acera.
Maite estaba de vuelta en el teléfono, presentándose a sí misma a quien estaba en el otro extremo de la línea. "Por favor dígale al gerente que Anahi Puente ha llegado".
~*~
"¿Has oído hablar de Alfonso?" La madre de Dulce preguntó, alzando la voz un poco más ante el ruido del agua cayendo en el fregadero de la cocina.
En la sala de estar, Carlos y Dimitri estaban jugando un juego de vídeo, el sonido de sus peleas se mezclaban con el sonido del agua, y la voz de su madre. Dulce termino de secar un plato y lo puso en el armario. "No"
"Era un buen muchacho ese Alfonso. No deberías haberlo dejado ir. Un niño así, con todo ese dinero y toda esa inteligencia... lo habría hecho bien contigo. "
Dulce agarró otro plato. "Él me estaba engañando, mamá".
"Los hombres engañan", dijo su madre, con total naturalidad, como si hubiera dicho, "pásame el queso." "Tu padre no fue diferente."
"Y lo dejaste"
Su madre dejó escapar una especie de risa ahogada. "¿Es eso lo que piensas, hija? ¿Que yo lo deje?" Blanca meneó la cabeza, enjuago un plato, y se lo entregó a Dulce. "¿Después de todos estos años piensas que yo quería que se fuera? ¿Crees que yo quería estar sola con dos hijos pequeños, sin un trabajo? No. Se fue. Él empacó sus cosas y se mudó a California para estar con esa... "Dejó el resto de la frase en el aire."Yo quería que se quedara", continuó. "Él debería haber permanecido aquí. Tú y tu hermano merecían tener un padre. "
Dulce no sabía qué decir. No podía imaginarse en los zapatos de su madre, casada con un hombre infiel, y desear que se quede por el bien de los niños. Pensar en eso la deprimía. Eso la hizo feliz de deshacerse de Alfonso. "Tuvimos a Carlos", dijo.
Su madre asintió con la cabeza. -"Sí. Ha sido un buen hombre. "Su madre siguió asintiendo, como si la acción la convencería de lo que estaba diciendo. "No deberías haber dejado ir a Alfonso."
Dulce respiró hondo, pero no respondió. Esperó un segundo hasta que había pasado el momento, y luego otro. "Hablé con Christian antes."
Blanca hizo una pausa en sus acciones, sólo brevemente, antes de continuar. "No me importa oír hablar de ese muchacho. Esa que tiene, es una enfermedad... eso no lo saco de la familia de Carlos. Hablamos de ello. Debe ser de esa mujer horrible que le dio a luz. "Se enjuagó otra vajilla. "No deberías estar hablando con él".
Dulce suspiró en voz baja, sintiéndose cansada. "Lo está haciendo bien", dijo ella de todos modos. "Sé que no te importa y tal vez a Carlos no le importa tanto, pero... bueno, ya lo sabes."
Blanca no dijo nada. Las dos cayeron en el silencio mientras el agua seguía corriendo, la música de los videojuegos, y el sonido de la risa de Carlos y Dimitri seguían sonando.
"¿Quieres venir a mi muestra de arte en la galería?" Se atrevió a decir Dulce. Había sido la razón por la que había llamado y acordado la cena.
Blanca se volvió hacia ella y sonrió. Se secó las manos en el delantal y le tocó el pelo Dulce."Claro Que Si, niña. ¿Crees que me perdería el gran momento de mi bebé? Por nada del mundo. "
Dulce sintió como se le formaban unas repentinas lágrimas en los ojos y rápidamente se apartó para que su madre no la viera. Toda la noche había temido preguntar, seguro de que lo que ella consideraba un gran logro sería visto por su familia como un asunto trivial, algo que discutir y desechar. "El jueves es la noche de apertura," dijo ella, poniendo otro cubierto seco a la distancia. "Debe venir a continuación."
Su madre volvió a los platos. "¿Vas a traer una cita?"
Dulce frunció el ceño ante la pregunta. "Yo no había pensado en ello." Pensó en Pablo y la tarjeta en su bolsillo. Él era artista también. Tal vez habría querido ir. "Pero hay alguien a quien se lo pueda preguntar."
~*~
Anahi pidió un Martini cuando el camarero se acercó alrededor. Había sido una decisión estímulo del momento, el tipo de elección que se sentía estúpida inmediatamente después de que la formulaba. Odiaba los martinis, era muy consciente de este hecho. Pero cuando había mirado la lista de bebidas, había sido superada por de pronto por la necesidad de elegir algo diferente.
"¿Tuviste un buen vuelo?" Naomi la estaba mirando, su atención tan concentrada que Anahi pensó, por un breve instante, que había preguntado algo más importante.
"-Sí, gracias." Esta no es una cita, Anahi se recordó, no importaban todos esos muchos conjuntos por los que había pasado antes de salir finalmente de la habitación de hotel. Culpó a Maite. Anahi no necesitaba saber que Naomi era gay, era información superflua. Y ahora era en todo lo que Anahi podía pensar. Allí estaban, las dos, sentadas una frente a otra en un bar, pronto estarán tomando unas copas en lo que (eventualmente) se coinvertiría en una conversación profesional, y todo lo que Anahi podía hacer era preguntarse si la encontraba o no atractiva a Naomi.
"No me gusta volar", Naomi estaba diciendo.
"¿En serio? Me parece como relajante".
Naomi ofreció una media sonrisa. "¿En serio? Envidio a la gente como tú. Me paso todo el vuelo agarrada de los brazos del asiento, convencida de que cada pequeño sonido es el motor partiéndose. A veces, incluso me fijo fuera para asegurarme de que las alas estén puestas. "
Anahi se echó a reír. "No lo sé. Creo que siempre me sentí libre allí. Me gusta que las cosas estén fuera de mi control y no tengo nada de qué preocuparme. "
"Salvo el motor partiéndose".
Sonrió porque no podía evitarlo. "Sí... bueno, no me preocupé de eso antes, pero probablemente ahora lo haga. Gracias. "
"Cuando gustes."
El camarero llegó con su orden, y Anahi estaba agradecida por la interrupción. El cristal delante de ella le dio algo para ver, además de la sonrisa de Naomi. Se sentía nerviosa y consciente de todo alrededor a la directora, como si Naomi podría adivinar la verdad sobre Anahi con simplemente mirarla.
Se obligó a no pensar en ello. En cambio, bebía y escuchaba el murmullo de conversaciones indescifrables, de momentos intrascendentes que ocultaba el paso del tiempo. Dejó que el sonido lo resuelva por ellas.
"¿Cómo está tu copa?"
Anahi miró la copa de martini y un reflejo de Naomi en ella. "Esto es un asco, en realidad." Se echó a reír, se sentía avergonzada por haberla ordenado en primer lugar. "No es lo que normalmente ordeno".
"¿Por qué lo ordenaste?
Por que sí. "Creo que estaba de humor para algo diferente." Anahi se encogió de hombros, sintiéndose incómoda, como si el acto de ordenar una bebida que no le gustaba, decía algo acerca de quién era como persona.
Naomi se limitó a sonreír, y la miraba divertida."¿Quieres probar la mía? No he bebido de ella todavía. " Empujó su copa hacia Anahi.
Sorprendida, Anahi miró hacia arriba y capto la mirada de Naomi. Tuvo que recordarse una vez más que esta no era una cita, Naomi era simplemente amable con ella porque era Anahi Puente y no por otra razón que no sea esa. "¿Qué es?"
"Gin and tonic. Si te gusta, te la cambio. Los Martinis en realidad son mis favoritos".
Anahi arqueó una ceja interrogativa. "Huh. ¿Por qué pides un gin-tonic, entonces?
Naomi parecía avergonzada. "-Vas a pensar que es estúpido. "
"Pruébame".
"Bueno... está bien. Estaba leyendo la Vida, el Universo y Todo en el vuelo y en ella uno de los personajes va como loca en la Tierra prehistórica y pasa un par de semanas entrando y saliendo de un gin-tonic. Bueno, es un lago pequeño, de verdad, pero... de todos modos, estaba en mi mente cuando ordene. "Hizo una pausa. "Probablemente pienses que estoy loca."
"Ford", dijo Anahi, recordando. "No puedes ir mal con Douglas Adams."

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El lado ciego del amor 2.0

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 3:04 am

Naomi se sorprendió gratamente. "¿Lo has leído?"
"Lo hice. Hace mucho tiempo". Anahi echó un vistazo a la bebida que le ofrecía y la cogió. Tomó un sorbo, disfrutando del sabor amargo, pero agradable de ella. No era la primera vez que había tomado un gin-tonic, pero era raro encontrarlo mezclado correctamente. Después de un momento, empujó el martini en la dirección de Naomi, pensando, mientras observaba la lámina de vidrio sobre la mesa, por mucho que deseche la idea de que es una cita a pesar de no serlo se sentía como si lo fuera. "Es todo tuyo."
Naomi aceptó la bebida con una sonrisa agradecida. "Eso salió bien, entonces. ¿Qué acostumbras beber? "
"Vodka y jugo de arándano."
"Voy a tener que probarlo en algún momento." Naomi probó la bebida y luego la dejó sobre la mesa. "Entonces, estás probablemente preguntándote por qué te pedí que nos reuniéramos aquí".
"¿Quieres decir que no era sólo para robar mi bebida?"
Naomi se echó a reír. "Eso no era más que algo extra. Recibí una llamada ayer sobre una audición grande que va a llevarse a cabo la semana que viene. Parece que un grupo de actores semi-profesionales darán una audición ante un gran panel de directores de diferentes compañías de teatro, y pensé que podríamos ir a verla. "
Anahi tomó su copa de nuevo. "¿’Nosotras’ como en tú y yo?"
"Estoy rastreando a Ella Peters, es una de las productoras, pero yo estaba esperando, que como estaría en la ciudad, sería capaz de reunirse con nosotras."
"¿A los efectos de...?"
"¿Proporcionar una tercera opinión?" Naomi pareció dar un suspiro. "No me malinterpretes, Ella es una gran persona y ha sido realmente un apoyo para mí con esta película, pero hemos chocado un poco en una pared de ladrillos en términos de calidad. Insiste en actores de renombre hasta el final, aunque creo que no hay nada malo en encontrar nuevos talentos. "
"¿Supongo que estoy comprometida?"
Naomi sonrió. "Como te dije antes, Anahi, escribí el papel pensando en ti. Sólo que no quiero dejar ciertos lugares inexplorados simplemente porque podría producir con actores que carecen de notoriedad. Sé que esto puede sonar muy ingenuo para ti, pero honestamente, yo sólo quiero asegurarme de que tengo el reparto correcto, no sólo a los amigos de la taquilla".
Ingenuo o no, Anahi encontró a Naomi intrigante. Era raro encontrar a gente en el negocio todavía no contaminada por la fama y la fortuna. Hizo que Anahi se preguntase cuánto tiempo, en el caso de Naomi, puede llegar a durar. "¿Y qué te hace pensar que no estoy de acuerdo con la productora?"
"Sólo un presentimiento..." Naomi parecía avergonzada de nuevo. "Probablemente piensas que es terriblemente arrogante de mi parte hacer suposiciones acerca de ti cuando apenas nos hemos conocido..."-suspiró-. "Y lo es. Lo siento. "
"No te preocupes, estoy acostumbrada a ello. Yo acostumbro a esperar que la gente asuma cosas sobre mí, lo que supongo que me hace más arrogantes que tú."-Sonrió-. "De todos modos, no estoy diciendo que estoy de acuerdo con tu productora, pero es cierto que es más riesgoso utilizar nuevos talentos en una película como ésta."
"Como esta". ¿Una película gay, quieres decir? "
Anahi no dijo nada, por miedo de haber ofendido a la directora sin querer.
Pero Naomi estaba asintiendo con la cabeza. -"No, está bien. Me lo puedes decir. Créenme, he oído todo eso antes, en numerosas ocasiones, y esto lo oí de la gente de mi lado. Y tienes razón es cierto. "Hizo una pausa para tomar un trago. Se encogió de hombros mientras dejaba el vaso sobre la mesa. "Tal vez debería estar de acuerdo con un reparto lleno de estrellas y dejar de tratar de nadar contra la corriente."
"Supongo que sería más fácil. Pero... ¿dónde está la diversión en eso? "
Naomi levantó la vista y capturo la mirada de Anahi. "¿Así que no piensas que estoy loca?"
Anahi se echó a reír. "Yo no he dicho eso..."
"Demasiado esperar, supongo." La sonrisa de Naomi la desarmaba, pensó Anahi. Se preguntó si los demás pensaban lo mismo o si simplemente había llegado a un nuevo nivel de desesperación. "Me tendrás en cuenta"
"-¿Lo siento?"
"La audición. Me tendrás en cuenta "
Naomi volvió a sonreír, y Anahi decidió simplemente disfrutar de la vista.
~*~
Las luces estaban encendidas cuando Dulce abrió la puerta de su apartamento y se quedó momentáneamente irritada con Leigh por dejarlas así, pero la irritación pronto dio paso a la alarma cuando Dulce se dio cuenta de que ella no estaba sola.
De repente, presa del pánico ante la idea de un intruso, comenzó a dar marcha atrás del apartamento con la plena intención de llamar a la policía, al segundo estaba afuera. Estaba en el proceso de cerrar la puerta cuando una voz la detuvo.
"¡Qué bueno, que estás en casa!” Era Leigh.
Dulce empujó la puerta y miró a su compañera de habitación de enfrente a la entrada. "Me has dado un susto de muerte. Pensé que te habías ido a pasar la noche fuera! "
"¿Por qué gritas? No es culpa mía que seas una freak paranoica. "
Dulce suspiró y entró. Cerró la puerta y pasó junto a Leigh cuando se dirigía a su dormitorio. Leigh se arrastraba detrás de ella. "¿No quieres saber lo que pasó?"
"Él canceló."
"Deseo que hubiese sido eso".
"Su pene se cayó por el peso enorme del mismo."
Leigh soltó un bufido. "Uno más supongo." Se apoyó en el marco de la puerta a la habitación de Dulce. "En realidad, no importa. A que no adivinas esto. "Entró y se dejó caer sobre la cama. "El señor estrella porno, resulta que no cree en el sexo antes del matrimonio. "
Dulce hizo una pausa en el proceso de quitarse la bolsa de mensajero. "¿Qué?"
"-Exactamente. Eso es exactamente lo que dije. Sólo que lo amortigüe con muchas más palabrotas. "
Dulce tuvo que reír. "Pero él se acuesta con mujeres por dinero."
"Al parecer eso si cae dentro de sus límites morales y religiosos. Pero el sexo de forma gratuita, No. Dios no vería con buenos ojos a eso".
"Vaya usted a saber." Dijo Dulce y Leigh se unió en la cama. "¿Así que no lo veras más entonces?
Leigh frunció el ceño. " -No, lo estoy viendo el jueves. Él viene a tu fiesta. Hablando de eso, ¿qué dijo tu familia? "
Dulce sonrió brillantemente. "Vendrán. Mamá... en realidad parecía orgullosa. "
Leigh arqueó una ceja. "¿Es luna llena o algo así?"
"Me pregunto. Eso explicaría muchas cosas. "
"¿Y tu lesbiana? ¿Cómo le va?"
Dulce suspiró. "¿Vas a dejar de llamarla así? Ella tiene un nombre. "
"-Muy bien. A Tu Ana. ¿Cómo le va?"
Dulce se dio por vencida. "-No lo sé. Voy a mirar el correo antes de irme a la cama. "Se mordió el labio. "Así que... yo estaba pensando en pedirle a Pablo si le gustaría venir conmigo el jueves".
Leigh quedó sin aliento. "¿Entonces lo invitaras a una cita?"
"¿Crees que sería demasiado raro?"
"¿Estás bromeando? Esto sólo hará feliz su día. El chico ha querido escuchar eso de ti desde hace mucho tiempo. Él piensa que eres la cosa más sexy desde el chico de Prisión Break. "
Dulce frunció el ceño. "No estoy segura de que el ejemplo sea el adecuado."
"Oh, él es bi. ¿No te dijo? "
"¿Qué?"
Leigh dejó escapar una risa larga. "Bueno, creo que estoy de coña. ¿Quién sabe en estos días? Además, todo eso del orgullo últimamente. En primer lugar tú hermano, entonces tu lesbiana. Un novio bisexual completaría el conjunto. Probablemente podrías encontrar uno. "
"¿Cómo es que puedes tomar una conversación perfectamente normal y orientarla a otra cosa?"
"Son años de práctica. ¿Cómo lo estoy haciendo? "
"Sorprendentemente bien."
"Súper. Y ahora me he quedado sin gente para preguntar, así que me voy a mi habitación a escuchar música del estado de ánimo apropiado. Que vaya bien con mi-porno- estrella-novio-No-tengo relaciones sexuales antes del matrimonio-"
"¿Sarah McLachlan?"
"Me gusta que te salvara de los días realmente oscuros. Está al borde de lo ridículo. "
"Es curioso."
"Listo". Leigh empezó a subir. "¿Cualquier otra cosa urgente que quisieras discutir antes de que me retire a mi cueva?"
"¿Acabas de llamar al chico porno tu novio?"
Leigh quedo petrificada. "¿Yo? Tal vez debería escuchar a Sarah después de todo. ¿Qué hay de malo en mí? Sólo pretende que no he dicho eso. "
"Lo tengo. Disfruta de tu extraña felicidad. "
Leigh saludó y cerró la puerta al salir.
A solas con sus pensamientos, Dulce estudió la habitación en silencio. Quería llamar a Pablo y preguntarle, pero sentía que era un poco tarde para una llamada telefónica. Aún no había ensayado el diálogo tampoco. No era el tipo de cosa que sólo podía improvisar, aunque estaba segura de que mucha gente hacia precisamente eso. Leigh, por ejemplo, no habría dudado en coger el teléfono.
Pero no soy Leigh, Dulce pensó, y se sintió, un tanto lamentada y aliviada con ese recuerdo. En lugar del teléfono, llegó al equipo y lo convirtió, tras haber decidido prolongar la conversación con Pablo hasta el último momento posible. No estaba del todo segura de que incluso quería llevar una cita, aunque la idea de presentar a sus padres a alguien que no sea Alfonso era atractiva. Quizás ayudaría a que superen a su ex-novio, si la vieran con otro.
"¿A quién estoy engañando?" Le preguntó al monitor. "El ir con un artista muerto de hambre de Nueva York después de salir con un rico abogado sería un desastre." En respuesta, el equipo le dio la bienvenida a Windows. Su bandeja de entrada resultó decepcionante, carecía de noticias de Ana, y Dulce no podía recordar de quién era el turno de respuesta.
En realidad no importaba, abrió un nuevo mensaje.
[Para: Ana Portillo
De: D. Espinoza
Asunto: Simplemente decir hola
Querida Ahol
No podía recordar de quién era el turno de responder y no tengo ganas de comprobar mis archivos de mensajes, así que estoy tomando la iniciativa.
Acabo de llegar de un lugar sorprendente (aunque tan gratamente) la noche con mis padres. Fui con la intención de averiguar si estaban o no planeando venir a la galería, y mi mamá dijo que por supuesto, que no se lo perdería.
Probablemente estas pensando, "Bueno, por supuesto, ella diría eso. ¿Qué madre no lo haría? "Pero mis padres - bueno, mi mamá y su esposo, a pesar de que ha probado ser más padre para mí que mi padre real - siempre han estado en contra de mi deseo de ser artista (o, mejor dicho, la elección de ello. como una carrera). Si no fuera por el dinero culpabilidad de mi padre biológico, ya habría estado en camino a la escuela de medicina (financiado por ellos) o viviendo bajo un puente en alguna parte.
Probablemente pienses que estoy exagerando, pero créeme, no lo estoy haciendo.

No estoy del todo feliz con esto de que me den todo su apoyo de repente. Tal vez es culpabilidad por la situación actual con Christian (mi hermanastro). Traté de hacerles comparecer y mi mamá dijo que no quiere oír hablar de él. Le dije que estaba bien. Espero que retransmita el mensaje a Carlos. No importa que haya hecho, Christian sigue siendo su hijo, él tiene que cuidarlo.
Me parece mal de alguna manera sentirme contenta de contar con el apoyo de mis padres en un momento en que Christian tiene solamente su desprecio, pero no puedo dejar de estar emocionada. No dejo de pensar si tan sólo no puedes obtener todo lo que hay, al mismo tiempo. Si sólo Carlos y mi mamá pudieran ver que sigue siendo Christian...
Bueno, probablemente es una tontería por mi parte creer que pueda arreglar las cosas simplemente tirándolos en el mismo lugar al mismo tiempo. Odio ver a mi familia como está. Sufriendo una ruptura por algo tan... quiero decir trivial, pero no es eso tampoco.
Probablemente estás harta de que hable de esto, así que voy a cambiar de tema.
Estoy pensando (es decir: considerando seriamente aunque posiblemente este ebria o altamente medicada) de pedir a Pablo (ese tipo que he mencionado antes) que sea mi cita para ir a la galería el jueves. Por supuesto, pensarlo es mucho más fácil que hacerlo realmente. Hacerlo implica levantar el teléfono y marcar números y esperar a que la otra parte tome el teléfono y la inserción de Chit aleatoria del chat con el fin de crear valor para pedir realmente lo que quería preguntar en primer lugar... y luego, por supuesto, está la cuestión de si me van a decir que si incluso a través de la misma. Y si lo hiciera, significaría que me enfrentaría al momento de un posible rechazo, seguido por la incomodidad, la vergüenza y la urgente necesidad de colgar el teléfono lo más rápido posible.
Ni siquiera estoy segura de por qué quiero llevar incluso una cita, con excepción de que mi madre trajo a colación el tema y creo que mostrarme con un chico nuevo es mejor que no mostrarme con ninguno en absoluto.
Pero también no quiero dar la impresión a Pablo de que estoy lista para empezar a salir con él ni nada. ¿Cómo se puede transmitir: "Te voy a invitar a salir, pero no quiero salir contigo" ¿de forma clara-pero-no-ofensiva? Realmente debería haber una serie de señales universalmente conocidas para este tipo de mensaje. Las personas deben ser obligadas a someterse a 101 citas en la escuela secundaria en vez de ser arrojados a los lobos y tener que andar fingiendo que saben qué demonios están haciendo cuando en realidad no lo saben.
Hmm, creo que estoy empezando a sonar un poco como tú.
¿Qué más? Oh. Terminé dejando mi trabajo antes de que realmente haya empezado. Habían previsto que trabaje los cuatro días de mi exposición y no cedí ante eso. Creo que voy a volver a la búsqueda de empleo la próxima semana.
De todos modos, dejémonos de mí. ¿Cómo estás? No he oído hablar de ti en un tiempo y me encantaría saber que estás haciendo.
Hasta luego, Dulce]
"Oye", dijo Leigh repente, mirando desde la puerta ya abierta. "Perdón por interrumpir tu relación amorosa sáfica."
La mirada de Dulce permaneció brevemente en su Bandeja de salida, esperando a que el mensaje desaparezca. Luego miró a Leigh. "¿Hemos llegado al punto en que estamos tocando unas vez después de pasar?"
Leigh dejó que la puerta se abra, pero no entró. "¿Por qué, estabas haciendo algo malo?"
Dulce se limitó a suspirar y cerrar el portátil. "¿Qué puedo hacer por ti?"
"Sólo quería hacerte saber lo realzado contigo y Pablo para el jueves".
"¿Qué quieres decir?"
"Yo le pedí que vaya por ti, ya sabía que serías demasiado cobarde para hacerlo por ti misma."
"¿Lo llamaste?"
"Contrariamente a lo que creen los freaks de Internet como tú, el teléfono sigue siendo una forma perfectamente viable de comunicación."
Dulce resistió el impulso de tirar algo a su mejor amiga. "¿Qué has dicho?"
"Le dije que después de tu exposición harían cositas el jueves, pero sólo si aceptaba ser tu acompañante para la noche." Al ver en Dulce la expresión de pánico en su rostro, Leigh agregó rápidamente, "Relájate, estoy bastante segura de que él sabía que yo estaba bromeando. "Iba a cerrar la puerta pero se detuvo. "Usa ropa interior sexy de todos modos, por si acaso y él me lo tomó en serio. Ah, y bienvenida!"
***
Eran más de las once cuando Anahi entró en la suite del hotel. El agotamiento la golpeó en el momento en que cerró la puerta, y se recostó contra ella, dejando escapar un largo suspiro. Contempló la sala, la gran extensión de las paredes decoradas con buen gusto y el mobiliario elegido cuidadosamente. Por primera vez, se dio cuenta de la disposición de las frutas, quesos y vino en la mesa, y la nota adjunta, sin duda, para darle la bienvenida, exhortando a que tenga una estancia placentera.
Se dirigió hacia delante, dejando caer sus zapatos en el camino y cayendo sobre la cama en el momento en que estaba lo suficientemente cerca. Pensamientos sobre la directora bailaban en los bordes de su mente, pero fueron reemplazados fácilmente por otros de mayor urgencia.
Imágenes de lo que podría traer el jueves invadieron su mente, junto con una miríada de preguntas que no tenían respuesta. ¿Cómo sería estar en el mismo lugar que la artista y no ser capaz de revelarle quién era? ¿Tendría el coraje de acercarse a Dulce, y darle un cumplido? ¿O iba a esconderse, y evitar el contacto a toda costa?
Quería creer que sería lo suficientemente valiente para hablar con Dulce, aunque fuera sólo como Anahi Puente, y no Ana Portillo. Quería pensar que podría incluso, dada la oportunidad, hacer sonreír a Dulce, que, aunque solo sea por un instante, se olvidara que es una famosa actriz la que está de pie ante ella.
Y, sin embargo, a través de las fantasías de lo que podría ser, algo le molestaba. Algo que no había sido capaz de localizar, pero que sabía que no le gustaría.
Su mente vagaba y Anahi se obligó a sentarse. A pesar de su cansancio, no quería dormir. No quería pasar otro día sin tener que escribir de nuevo a Dulce, sobre todo ahora, cuando estaban tan cerca la una con la otra.
"Tan cerca y tan lejos", Anahi murmuró cuando iba a recuperar el portátil.
El correo electrónico que le esperaba a Anahi cuando había logrado por fin entrar era una agradable sorpresa. No recordaba bien de quién era el turno para responder, pero tenía una fuerte sospecha de que era suyo.
Leyó el correo de Dulce un par de veces, haciendo una pausa cada vez que leía algo sobre Pablo. Algo le molestaba. Después de un momento, hizo clic en el botón de responder.
[A: D. Espinoza
De: Ana Portillo
Asunto: Re: Simplemente decir hola
Estimada Dulce,
En primer lugar, permítanme decir cuánto me alegro de que tus padres te estén apoyando. Me imagino que es un sentimiento fuerte para que puedan compartir tu entusiasmo en esto, aunque se vea un tanto empañado por la situación con tu hermanastro. No creo que debas sentirse culpable por sentirte feliz. Has logrado una cosa maravillosa y hay que sentirse orgullosa por eso.
No sabes qué pensaría tu hermanastro, pero por lo que me has dicho, me gustaría pensar que él estaría de acuerdo conmigo en eso. Debes saber ahora que estoy totalmente de acuerdo contigo en la idea de las 101 citas. Aunque, creo que estás más avanzada de lo que soy yo en ese sentido. Al menos en realidad estás considerando la posibilidad de llamar a alguien y pedirle una cita. Creo que jamás he estado tan lejos de eso, lo que supongo me hace la mayor perdedora de 28 años de edad en el planeta. (No dudes en entrar y discutir conmigo sobre este punto en cualquier momento, por cierto).
De todos modos, estoy segura de que no tienes nada de qué preocuparte. El suena como si quisiera salir contigo en un segundo. Y de lo que yo sé de ti, creo que sería un tonto de no hacerlo.
Desde mi lado, las cosas son bastante tranquilas. Me tome un par de copas con ella esta noche -y-guardamos-una-aburrida-conversación. No fue una cita ni nada, pero era agradable sentir como si estuviera ampliando mi círculo social un poco, aunque la salida se debió principalmente a algo relacionado con el trabajo, y no una salida de cortesía. Me cae bien. Es agradable y divertida, pero... creo que eso es lo más lejos que estoy dispuesta a ir con mis sentimientos sobre el asunto.
Anahi dejó de escribir, sintiendo un extraño deseo de verter sus sentimientos en la pantalla. Era la parte peligrosa de este intercambio anónimo: la falta de límites visibles, y el alcohol en su organismo no estaba ayudando a mucho. Su dedo se cernía sobre el botón de retroceso, pero no presiono hacia abajo. Después de un momento, continuó escribiendo.
Envidio que a pesar de tu timidez, sigas considerando la idea de pedir salir a alguien. Me gustaría poder hacer eso. Me gustaría poder dar a alguien una pequeña oportunidad antes de cerrar todas las puertas a la posibilidad de cualquier cosa. Creo que mi principal problema se extiende desde el no saber cuándo la gente está realmente interesada en mí. ¿Cómo saber la diferencia entre alguien que es amable y alguien que esta atraída por ti? ¿Hay alguna forma?
Cuanto más me digo que estoy plenamente satisfecha de mi soltería, más reconozco que es sólo el miedo al cambio. Al mismo tiempo, yo no quiero quedarme solo con la primera mujer gay que se cruza en mi camino, no importa cuán agradable y divertida sea. Eso suponiendo, por supuesto, que hubiese estado de una forma remota interesada en mí, y hasta ahora, no me ha dado ninguna indicación de que lo esté.
Así que, realmente, sólo estoy balbuceando por ninguna otra razón que no sea que estoy algo ebria.
De todos modos, es bastante de mi patética (falta de una vida amorosa), me dices más sobre ti. ¿Está nerviosa por lo del jueves? No puedo ni empezar a imaginar la ilusión que debes sentir. No estoy segura del protocolo para desear buena suerte a un artista - ¿romper un pincel? Hm. Dudo que sea adecuado. Buena suerte, de todos modos. Te deseo siempre lo mejor.
Ten cuidado, Ana.]

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El lado ciego del amor 2.0

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.