Las vueltas de la vida

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Las vueltas de la vida

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 4:14 am

Capitulo 25
Nos separamos lentamente, miro a Dul a los ojos, y veo que esta con el ceño fruncido, no sabe quien nos interrumpe pero es obvio que su tono de voz no le ha gustado. Me giro despacio para mirar a la cara a esa persona que nos interrumpe porque yo si que se quien es. No podría olvidar esa voz en la vida, ni siquiera aunque quisiera.
Paulina: Ya había escuchado que habías cambiado de gustos, pero la verdad me resistía a creerlo, hasta no verlo, y aquí estamos. Tanto te costo superar lo de Rodrigo?
Dulce camina hacia delante para enfrentarse con ella, pero yo la agarro de la mano y entrelazo mis dedos con los suyos, y la empujo hacia mí, para que no se aleje.
-Anahi: Eso no es de tu incumbencia Paulina (siento como Dulce tiembla, por ello se que recuerda quien es Paulina)
- Paulina: Como que no ¿? Una siempre debe estar pendiente de la vida de las amigas, y nosotras somos amigas de toda la vida o no ¿?
Dulce: (intentando soltarse de la mano de Anahi) Porque no te largas imbécil? Ni se te ocurra pasarte porque no respondo
- Paulina: (ignorando a Dul) Y encima con tan poca educación. Has perdido puntos Any. Yo que tú me buscaría otra cosa
-Anahi: Basta Paulina. Lárgate quieres, tú y yo no tenemos nada de que hablar. Hace mucho que dejaste de ser mi amiga, si es que alguna vez lo fuiste.
- Paulina: Dejamos de hablar solo porque no te gusto compartir a Rodrigo, pero no te preocupes (con cara de desagrado) ahora no tengo ninguna intención de compartir a esta chica. Bueno ya me voy que tengo cosas mejores que hacer.
Se va sin siquiera esperar una respuesta, mejor no tengo ganas de aguantarla. Dulce nuevamente intenta que la suelte pera no la dejo y la miro.
-Anahi: (acariciando su mejilla) Por favor Dul, no tiene caso.
Dulce: (enfadada) Que no tiene caso?. Suéltame y veras si lo tiene. Quién se cree esa para tratar así a la gente?
-Anahi: (suelta su mano, rodea su cuello con los brazos y la besa muy suave cerca de los labios) Es una persona sin importancia, no merece siquiera que recuerdes su cara y a mi no me importa lo que diga.
Dulce: (abrazándola fuerte) Pues no pienso olvidarla y vale más que no se acerque, porque la enseñaré a respetar a los demás, sobre todo a ti (suspira y esconde su cara en el hombro de Any)
-Anahi: Gracias por querer cuidarme y defenderme pero no hace falta, no la volveremos a ver. Y ahora señorita (se aparta de ella y la mira a los ojos) tienes un examen que hacer.
Dulce: (poniendo mala cara otra vez) Caray
-Anahi: (riendo se acerca le da un beso corto en los labios y cuando Dul se gira para irse le da una palmada en el trasero) Pórtate bien preciosa
Dulce: (se gira y le sonríe) Siempre lo hago princesa
..............
Entro en casa después de un día de trabajo agotador. Lo único que me apetece es darme una ducha e irme directamente a la cama a dormir abrazada a Dul, pero no, hoy toca cena con Mariana y Chris, así que me aguantare.
-Anahi: Dulce ?
No me contesta pero oigo de fondo la ducha, así que voy a la habitación para tirarme en la cama aunque sean cinco minutos en lo que ella termina. Nada más acercarme a la cama, veo algo que me hace sonreír lo tomo entre las manos y me voy al baño con ella.
-Anahi: (abriendo la cortina del baño y levantando unos papeles para que Dul los vea) Hola Preciosa. Me puedes decir que es esto ?
Dulce: (sonriendo) Pues unos billetes de avión, no ves ?
-Anahi: Ya lo veo, pero pensé que ese sería el regalo que le haríamos a nuestros hermanos o no?
Dulce: Pues si, pero como sabia que tu también querías ir, pues nos vamos unos días a la costa, a tomar el sol en una bonita playa las dos juntas. Es uno de mis regalos de reyes
-Anahi: Pero si todavía falta mucho para eso (se rie) No tienes remedio
- Dulce: (poniendo cara de pena) Es que me hacia ilusión dártelo ahora. No te gusta ¿?
-Anahi: Me encanta
Dulce: (sonriendo de nuevo) Y ahora porque no me recompensas por este regalo adelantado
-Anahi: Y como ¿?
Dulce: (se da la vuelta) Frotándome la espalda y dándome calorcito ¿? Con la cortina abierta me tienes aquí congelada. No te doy penita Any?
-Anahi: (se quita la ropa bajo la atenta mirada de Dul) Los chicos no tardaran en llegar.
Dulce: Seremos rápidas, lo prometo
-Anahi: (rie) Estas loca
Dulce: (ayudándola entrar en la ducha) Tú me quieres así (le guiña un ojo y se funden en un tierno abrazo).

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Las vueltas de la vida

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 4:15 am

Capitulo 26
Abro los ojos y miro el despertador. Todavía falta un rato para que suene. Lo desconecto para que no despierte a Dulce ya que ella hoy no tiene que ir a la universidad, y me vuelvo acostar. Me doy la vuelta y la contemplo. Se ve tan bonita cuando duerme y siento unas ganas enormes de abrazarla, pero no pienso hacerlo. Que ni se crea que le va a resultar tan fácil que se me pase el enfado que tengo. Todavía no sabe que no soporto que me mientan ¿? Me levanto de la cama enfada, me doy una buena ducha que me ayuda a relajarme, desayuno y me dispongo a salir, ya que es temprano quiero aprovechar e ir caminando al trabajo así desconecto de todo. Justo cuando abro la puerta siento a Dulce que sale de la habitación.
Dulce: Aún es temprano no te vayas. Tenemos que hablar
-Anahi: No es el momento Dul. Además quiero ir caminando al trabajo, y si no salgo ya llego tarde, es un buen camino.
Dulce: (triste) Puedes ir en coche Anahi. Sino cuando crees que será el momento¿? Hace tres días que ni me miras a la cara.
-Anahi: (suspira, cierra la puerta y por primera vez la mira a los ojos y parece que quiere llorar, eso la llena de ternura) Acabaremos discutiendo otra vez.
Dulce: (acercándose a ella) Prefiero eso a que me ignores
-Anahi: (se aleja de ella) A mi me hace daño. Y todavía sigo enfada Dul, no me gusta que me mientas y lo sabes.
Dulce: (suspira) Ya te dije que no te mentí
-Anahi: En serio ? Y cuando me ibas a decir que Poncho había vuelto, el día de Tu graduación ? Si no llega ser que me cruzo con él en la universidad todavía no lo sabría.
Dulce: Lo único que quería era evitar que te pusieras de esta manera
-Anahi: Estoy de esta manera porque me mentiste, no porque el este aquí
Dulce: En serio no estas celosa?
-Anahi: Celosa ? Ya es lo que me faltaba por oír.
Dulce: Vale, pues te lo cuento. Volvió hace una semana, y me dijo que había vuelto para que volvamos a estar juntos, que me sigue queriendo y que quiere estar conmigo. Contenta ?
-Anahi: (se pone colorada) Si estoy contenta, gracias por decírmelo. Y ahora le dices que ni se le ocurra acercarse a ti.
Dulce: (suelta una carcajada) Menos mal que no estas celosa, si llegas a estarlo. Dios me libre (se acerca a ella y la abraza)
-Anahi: (se pone rígida con el contacto y Dulce vuelve a soltarla) Es que una cosa es que sienta celos de todo el que se te acerque y otra que sepa que él va a por todas y me quede viéndolo como una tonta.
Dulce: Hable con él cuando volvió a clases, y no lo hemos vuelto hacer. Ya le deje claro que nunca estaremos juntos de nuevo. Que a quien amo es a ti, vale? (Anahi no le contesta ni la mira siquiera) Por favor Any, perdóname si ¿?. No volveré a ocultarte nada nunca más. No lo hice para lastimarte, lo juro (se acerca nuevamente a ella y la abraza por la espalda). Perdóname, perdóname.
-Anahi: (como siga así, a lo mejor no va a costarle tanto que la perdone) Caray es que es tu ex, y encima te dice que vuelve para reconquistarte, tú no me lo dices, y para colmo sabes que me cuesta muchísimo confiar en los demás
Dulce: (sorprendida) Y no confías en mi ?
-Anahi: Si, confió en ti. Quizás en quien no confió tanto es en mi misma. Y si estoy haciendo algo mal contigo y quieres dejarme. Algo mal tuve que hacer la otra vez no ?
Dulce: (enfadada le hace dar la vuelta) A ver, mírame a los ojos. Esos eran unos idiotas, y lo digo con conocimiento de causa luego de conocer Paulina hace días. Tú no has hecho nada malo, ni conmigo ni con nadie vale ¿? Y yo te quiero tanto que seria incapaz de volver a estar con otra persona que no seas tú. Vale de acuerdo es mi ex y le tengo muchísimo cariño, pero con él nunca me sentí como contigo. No pienses eso nunca más esta bien?
-Anahi: (se abraza a ella y le susurra) ok, nunca más.
Dulce: (se aferra fuerte a ella, y empieza a besar su cuello, siguiendo un caminito hasta sus labios. Se dan un beso tierno) Vas a llegar tarde Any
-Anahi: (se sobresalta) Que hora es ? Al final voy a llegar tarde, *******.
Dulce: (besándola nuevamente) Todavía tienes tiempo, tranquila.
-Anahi: (pegándole en el brazo) Entonces para que me asustas ¿?
Dulce: (riendo) Me gusta ver tu cara.
-Anahi:(le da un pico y se aleja) Te odio.
Dulce: (cuando Anahi se dispone a salir la detiene) Any¡!
-Anahi: Dime
Dulce: Te amo
-Anahi: (sonriendo) Yo a ti también preciosa

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Las vueltas de la vida

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 4:15 am

Capitulo 27
Estoy en el baño terminando de hacerme una coleta mientras me miro al espejo. Ya estoy lista para salir. Sin embargo siento a Dulce y Mariana correr hasta el baño.
Mariana: (entrando en el baño y riendo) Yo llegue primero, así que yo lo uso ahora.
Dulce: (poniendo cara de niña pequeña) Any defiéndeme de tu hermana y dile que es mi baño y que por eso lo uso yo primero, que a mi no me quiere hacer caso.
-Anahi: (riendo) Son peor que unas niñas pequeñas. Que una se prepare en la habitación y listo. Total si solo vamos al campo a ver la nieve chicas. Además Chris esta por llegar y ustedes todavía en ropa interior.
Mariana: Que importa que solo vayamos al campo, hay que estar lindas siempre
- Dulce: En eso tu hermana tiene razón, siempre guapas princesa.
-Anahi: Una cosa es ir guapas y otra ir como si fuesen de fiesta. Mírenme a mi, voy vestida sencilla y tan guapa que estoy (se da la vuelta para demostrarles que es cierto y lo comprueben por ellas mismas)
Mariana: Ya claro muy guapa estas, pero las tres sabemos de aquí quien es la más guapa
- Dulce /Anahi: (convencidas) Yo
Mariana: (riendo) Que humildes son. Pero están equivocadas, yo soy la más guapa.
Dulce: ustedes. Pero si tienen la piel muy pálida. A los chicos les gustan más las chicas morenitas como yo. Además mira que tipito tengo.
-Anahi: (con cara de asombrada y aguantando la risa) A los chicos Dulce?
Dulce: (cortada) Bueno y a las chicas también no? (pensando) No se, a las chicas como les gusta que sean las chicas ?
Mariana (riendo) No tienes remedio cuñada
-Anahi: (riendo también) Estas mal de la cabeza Dul. Para gustos colores guapa. Anda y termina de vestirte ya y cuando venga Chris ya le preguntamos a él quien es más guapa
mariana: (con cara de triunfadora) Yo ya se su respuesta
Dulce: A lo mejor te sorprendes guapa
Mariana: (guiñándole un ojo) Gracias por el piropo
Dulce: (mirándola enfadada) Era una ironía (le saca la lengua)
Chris: (entra en la casa justo cuando ellas están casi arregladas) Hola chicas. Nos vamos ¿?
Las tres se acercan a él y lo miran fijamente
Mariana: Hola cariño. Tenemos que hacerte una pregunta
Chris: Miedo me dan las tres y por como me mirán más todavía. A ver que paso?
Mariana: Tú cual de las tres piensas que es más guapa?
Chris: (rie a carcajadas por la pregunta y por la cara de niñas buenas que tienen las tres) No me puedo creer que me pregunten eso de verdad
Dulce: (se sienta en el sofá seguida de Anahi y Mariana, sentándose esta ultima al lado de Chris) Tú limítate a contestar hermanito
Chris: Bueno pues no se, obvio Mariana me parece guapísima no ¿? Se sobreentiende. De ti hermanita, pues si también eres guapa pero me niego a decir que estas buena (negando con la cabeza) y bueno Any es bastante guapa tienen que reconocerlo no ? Con su pelo rubio y esos ojos tan hermosos, además que tiene un culo muy bonito.
Mariana: (con los ojos como platos) Le miras el culo a mi hermana ?
Dulce: (asombrada y mirando a su hermano con cara de asesina) en serio le miras el culo a mi princesa?
-Anahi: (orgullosa) se los dije, soy la más guapa y con el mejor culo encima(rie) Gracias cuñadito (le guiña un ojo)
Mariana le da un golpe en la cabeza a Chris y Dulce a Any
Chris: (tocándose donde Mariana le pego) Bueno ustedes preguntaron no ¿?Pues aguanten las consecuencias y vámonos ya que se hace tarde.
Mariana: Voy a por mi bolso
-Anahi: Yo tomo otro abrigo y por mi nos vamos
- Dulce: Otro abrigo Any? Si pareces el muñeco de Michelin con tantos que tienes puestos
-Anahi: Pero luego seguro que hace mucho frió y no me gusta (se va negando con la cabeza y fingiendo un escalofrío)
- Dulce: (habla alto para que Anahi escuche) Pues coge un abrigo que te tape el culo eh ¡! (Mariana, Any y Chris se rien y Dulce vuelve a mirar a su hermano con mala cara y aguantándose el reir ella también) Como te vea mirándole el culo, te mato. Te queda claro ?
Chris: (levantando las manos en son de Paz y sin dejar de reir) Claro como el agua hermanita

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Las vueltas de la vida

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 4:16 am

Capitulo 28
A pesar del frío que siempre paso, desde que era pequeña me encantaba venir a ver la nieve y jugar con ella. Aunque ahora siento nostalgia porque siempre venia con mis padres, y entre los cuadro hacíamos un muñeco de nieve. Ahora también lo estoy haciendo, pero solo con Mariana y es en estos momentos cuando extraño tanto a mis padres, ella lo nota porque me mira con tristeza y me sonríe en señal de apoyo, es obvio que estamos pensando en lo mismo. Mientras nosotras estamos por terminar el muñeco, Chris esta tirado en el suelo moviendo los brazos y las piernas para hacer un ángel con su cuerpo y Dulce esta paseando por la nieve y agachándose a cada rato a coger un poco y disolverla con sus dedos,no se como puede hacer eso sin los guantes a mi ya se me habrían congelado las manos seguro. Sonrió al verla tan concentrada, me gustaría saber en que piensa, aunque imagino que es algo bueno porque a cado rato se le escapa una sonrisa. Mariana se quita su bufanda y se la pone al muñeco que acabamos de terminar y las dos sonreímos, cuando éramos pequeñas nos salían bastante mal, pero con los años de practica hemos mejorado bastante. Estamos concentradas viendo nuestra obra de arte, cuando siento algo muy frío caer en mi cara.
-Anahi: (asombrada mira hacia donde están Dulce y Chris) Que hacen ¿? Porque me tirán una bola de nieve ? que esta muy fría
-Chris: (levantando las manos) Que conste que yo no fui
Dulce: (mirando con cara de niña buena) A quien vas a creer Any? a este cretino que te mira el culo todo el día o a tu novia tan linda ¿?
- Anahi: Siento decirte que prefiero creer al pervertido antes que a ti
Chris: (susurrando y mirando a Mariana que lo mira mientras le sonríe) Que yo no estoy todo el día mirándole el culo, pesadas…
Dulce: (fingiendo indignación) Con que esas tenemos eh ¿? (se agacha y coge más nieve entre sus manos y la tira a donde esta Any)
- Anahi: (Al ver que Dul va a tirarle nieve se acerca mucho a su hermana y es a ella a la que le cae ahora en toda la cara. Se rie) Fallaste
Mariana: (enfadada se quita la nieve de la cara) Tu espera que me levante Dulce y ya veras.
Al final acabamos tirándonos bolas de nieve unos a otros sin ningún tipo de discriminación, aunque creo que los tres me las tiran casi todas a mí. Y me duele mucho la cara del frío. Me acerco a Dulce con las manos un poco levantadas para que vea que no tengo nada entre ellas y la abrazo
-Anahi: (con voz melosa) Me muero de frío preciosa
Dulce: (la abraza muy fuerte y acaricia su espalda) Pues ya nos vamos, mi amor.Y cuando llegues a casa te das una ducha de agua caliente, en lo que yo te preparo un chocolate calentito y luego a la camita, que te parece la idea ?
Anahi: Me encanta. (Se separa un poco y le da un corto beso en los labios)
Después de un baño casi de agua hirviendo y ponerme el pijama más abrigado que encuentro sigo muerta de frío. Voy temblando hasta la cocina donde me espera Dulce
Anahi: (se sienta a la mesa) Mi amor te juro que de esta no salgo. Me voy a morir de frío. (Se encoge sobre si misma a la vez que mueve sus manos por sus piernas para entrar en calor)
Dulce: (rie) Eres una exagerada. Toma el chocolate y veras que te sientes mejor
Anahi: (tomando el chocolate) Mañana voy al trabajo tarde y tú no tienes que ir a la universidad, que te parece si terminamos de colocar los adornos de navidad ?
Dulce: (ilusionada) Siii. Así ya me quedo despierta y me pongo a estudiar. Que yo si que me moriré con tantos exámenes
Anahi: (riendo) Si yo sobreviví, tú también no te preocupes. (Estornuda) Ves¿? Me voy a poner mal y todo será por tu culpa, mala
Dulce: Por mi culpa ? Pero si yo fui la menos nieve te tiro
Anahi: Pero también fuiste la que empezaste
Dulce: (le sonríe con ternura y le da la mano para que se levante) Yo haré que entres en calor para que no te me pongas malita (pone una mano en la espalda de Any y otra bajo sus rodillas y la levanta) Vamonos.
Me lleva hasta la cama en su brazos y me acuesta en ella muy despacio, se separa de mi y va hasta el armario a coger una manta grande para taparnos. Se acuesta en la cama encima de mi y nos tapa a las dos con la manta. En menos de cinco minutos ya no tenía el pijama puesto. Mejor porque había pasado de estar congelada como la nieve a arder como un volcán. Seguro que esto no puede ser bueno para la salud.
………………………
Llevo todo el santo día estornudando. Definitivamente seguro que me pondré mal, no pienso ir a la nieve nunca más, lo juro. Encima llevo todo el día con una opresión en el pecho. Tengo un mal presentimiento, siento como si algo malo fuera a pasar. Llame a Mariana y Chris y parece que todo esta perfecto y a pesar de estar por la mañana con Dulce, me decidí a llamarla y preguntarle como estaba, ella irónica como siempre, me dijo que se divertía estudiando y me recordó que habíamos quedado en un restaurante para cenar después del trabajo, y aquí estoy como una campeona. Luego tendrá que compensarme por esto, porque lo único que quiero es irme a dormir.
Anahi: (Acercándose a un camarero) Hola tenia una reserva a nombre de Dulce Maria
-Camarero: Si claro. Es usted ?
Anahi: (extrañada) No. (pensando en voz alta) Como puede ser que no este aquí todavía si yo llego como quince minutos tarde y ella es muy puntual (suena su móvil y lo descuelga) Diga
- Voz:Hola familiar de Dulce Maria Espinoza??
Anahi: (paralizada por el miedo) Si dígame ocurre algo ¿?
- Voz: Debe venir al hospital. Siento informarle que Dulce Maria ha sufrido un accidente.

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Las vueltas de la vida

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 4:16 am

Capitulo 29
Desde el momento en que recibí la llamada del hospital todo esta muy confuso. Ha pasado poco más de media hora y siento que han pasado días. Por teléfono no pudieron darme información de cómo se encuentra solo que debía acudir al hospital cuanto antes. Automáticamente llame a Mariana y Chris para contarles, y llegamos a la conclusión de que no debe ser nada grave porque sino como sabían ellos que debían llamarme a mi y no a otra persona ¿? Así que puedo pensar que como mínimo esta conciente y si es así no puede tener nada grave cierto ¿? Me voy a volver loca sino la veo ya, y compruebo por mi misma que esta bien.
Llego al hospital a la vez que Mariana y Chris y juntos entramos a pedir información de ella y nos mandan a la zona de quirófanos. Me pongo a temblar eso no es bueno, seguro que no. Siento como las lágrimas empiezan a brotar de mis ojos sin ningún tipo de control.
Mariana: (la abraza) No llores, veras que esta todo bien ok?
Anahi: (sin dejar de llorar) Como le pase algo malo, no se que voy hacer.
Chris: (con los ojos llenos de lágrimas) No te preocupes, Dulce es fuerte y seguro sale bien, además no sabemos lo que le pasa, tranquila si ?
Llegamos a la zona de quirófanos y preguntamos por ella pero no nos dicen nada, hay que esperar que el médico salga. Por favor que este todo bien.
Anahi: Chris creo que deberías avisar a tus padres.
Chris: Estaba pensando lo mismo, pero y si no quieren venir ¿?
Mariana: Es su hija caray, como no van a venir.
Anahi: Si no quieren venir, nosotros estaremos tranquilos sabiendo que hicimos lo correcto. Llámalos por favor
Chris: (levantándose) De acuerdo (se aleja y cuando termina de hablar vuelve) Ya vienen de camino
Anahi: (mirando a la nada y con expresión triste) ok
Al rato de la llamada de Chris llegan sus padres. Su madre llora sin parar y su padre trata de consolarla sin lograr nada. Como pueden querer tanto a una persona y hacer como que la misma no existe durante tanto tiempo ¿? Estarán pensando ahora en todas las veces que ella quiso acercarse a ellos y la rechazaron ¿? Debe ser muy doloroso para ellos estar en esta situación.
Se sientan en el otro extremo de la sala de espera, su madre ni siquiera me mira y su padre me dirige una mirada llena de odio y acto seguido hace como que no existo. Durante unos minutos estoy sola ya que Chris y Mariana están hablando con ellos, seguramente diciéndoles que aún no sabemos nada. Porque tardaran tanto en decirnos algo? Y luego los dos me miran y sin decir nada más, vuelven conmigo y se sientan a mi lado.
Después de un rato que para mi es una eternidad por fin aparece el medico, y pregunta por los familiares y todos nos acercamos corriendo.
Blanca: (por favor dígame como se encuentra mi hija ? Esta bien verdad ?
-Médico: Tranquila señora, su hija por ahora esta fuera de peligro. Les cuento, parece que mientras iba conduciendo, un coche que venía en sentido contrario perdió el control y dio de lleno con el de su hija. Tiene una pequeña fractura en la muñeca izquierda pero con unas semanas de reposo y una escayola estará bien pronto y tiene bastante contusiones por el cuerpo. Ahora lo que nos preocupa es el golpe que recibió en la cabeza. Sufrió un traumatismo craneal, y a consecuencia de ello tuvo una fuerte hemorragia, por eso hemos tenido que operarla.
Luis: Entonces mi hija se pondrá bien, ya esta todo solucionado ¿?
- Médico: La lesión es importante y hay que vigilar que no vuelva a producirse otra hemorragia, habrá que tenerla vigilada unos días y mientras estará sedada. Si no se produce ninguna complicación estará bien en unas semanas. Eso y esperar que el golpe no haya provocado un daño mayor en ella, pero para eso hay que esperar.
Anahi: (interviniendo por primera vez) A que se refiere con un daño mayor ¿?
- Médico: Un golpe en la cabeza siempre puede desencadenar muchas cosas. Puede padecer dolores de cabeza crónicos, pérdida o cambio en la sensibilidad, la vista, audición, puede sufrir alguna parálisis, problema en el habla, sufrir perdida memoria. Pero como les digo es muy pronto para hablar, puede pasar algo de eso o no pasar nada, el tiempo lo dirá.
Blanca: (alterada por todo lo que acaba de escuchar, presta atención a Anahi por primera, y la mira con odio y trata de acercarse a ella llena de furia) Todo esto es tu culpa, por tu culpa mi hija esta así
Chris: (al igual que Mariana se interpone entre Any y su madre) Por favor mamá no es el momento ni el lugar, y esta de más decirte que ella no tiene la culpa de nada.
Mariana: Fue un accidente de trafico o no escuchaste ?
Blanca: si ella la hubiese dejado tranquila, mi hija ahora estaría bien, estaría en su casa con nosotros, (rompe a llorar nuevamente) estaría sana
- Médico: por favor estamos en un hospital mantengan la calma, en unas horas pasarán a Dulce María a una habitación y podrán verla (se da la vuelta y se aleja)
Luis: (automáticamente) No quiero que esta señorita pase al cuarto de mi hija. Quiero prohibirle las visitas a Dulce (Mirando a Anahi) No volverás acercarte a mi hija, te lo juro.
Anahi: (reaccionando ante estas palabras) Usted no puede prohibirme eso. Yo necesito verla, estar con ella, ver por mi misma que se pondrá bien.
Blanca: No nos importa lo que necesites, ni piensen en acercarte a ella.
Chris: (enfadado) basta ¡! Dejenla tranquila, no pueden prohibirle nada, es su pareja, tan difícil les resulta de entender. Dulce querría que ella estuviese aquí.
Mariana: si por elegir fuese ya Dulce eligió una vez y fue a Any. Por favor no discutan más.
Chris: No hay ningún papel legal que te de derecho a estar aquí, y no hay más que hablar. (Toma a su mujer de la mano y se alejan dejando a Anahi sin saber que hacer)
Anahi: (rompe a llorar a la vez que Mariana y Chris se acercan y la abrazan)Tengo que pasar a verla, no podré aguantar hasta que despierte. Me necesita(susurrando) se que me necesita.
Mariana: Vamos hablar con el médico o con quien haga falta, pero de que ves a Dulce la ves
Chris: Vamos
Esto no puede ser real. Tengo que tranquilizarme, tratar de ordenar mis pensamientos, quizás si lo hago encuentre una salida para despertar de esta pesadilla. Pero parece que tengo todas las puertas cerradas. Ya me informe en todos lados en este maldito hospital que puedo hacer para verla, joder que no pueden prohibirme que la vea, que vive conmigo, que es mi novia, mi pareja, mi vida,pero como no tengo ningún papel legal que demuestre eso, todo los derechos los tienen sus padres, al menos hasta que Dulce despierte… y eso no se sabe cuando será, mínimo 72 horas si todo sale bien, y le quiten los medicamentos que la mantienen dormida, luego lo que ella tarde en despertar y si todo esta bien. La única razón por la que me llamaron a mi móvil para avisarme es que ella en ese momento estaba conciente y no paraba de repetir mi nombre y entre sus cosas estaba su móvil y ahí me localizaron, pero eso ahora no vale de nada.
Y aquí estoy sentada frente a su habitación sin poder pasar, Mariana y Chris ya lo han hecho y me dicen que se la ve bien, y que seguro se recupera pronto. Pero yo no puedo con esto, tengo ganas de gritar, de insultar, de pegar a alguien, detirar esa puerta abajo y correr con ella y sin embargo lo único que puedo hacer es seguir ahogándome en mi propio llanto y abrazarme a las dos únicas personas que me apoyan.
Siento como alguien que entra que pasa por el pasillo se detiene y me mira, y poso mi mirada en ella. Durante un segundo me quedo paralizada, no se que hacer, como reaccionar. Es mi madre, Dios cuanto hace que no la veo ¿? Ufff más de un año.No sabe cuanto necesito en este momento un abrazo suyo. Pero tengo miedo de que me rechace como tanta otras veces desde que he intentado verla. Ella parece que lee mis pensamiento, se acerca despacio a mi, no me dice nada solo se acerca y yo me levanto y me acerco también a ella, llena de miedo, y de necesidad por un abrazo y un beso de esos que solo las madres saben dar. Nos quedamos un poco separadas y ella me mira a los ojos, y los veo llenos de ternura. Estira su mano hacia mi y acaricia mi mejilla y me sonríe. Y no aguanto más, me tiro asus brazos y lloro en su hombro mientras ella me aprieta fuerte contra ella y me consuela.
Anahi: (sin soltar a su madre) Te extrañaba tanto.
-Lupe: (llorando de la emoción de estar nuevamente con su hija) Y yo a ti hija no sabes cuanto.
Estuvimos abrazadas un poco más y cuando nos separamos, vi que unos metros detrás de ella estaba mi padre. Nuestras miradas se encontraron un momento, pero en su mirada no vi la misma ternura que en la de mi madre, me miraba como a cualquier extraño que uno se cruce por la calle, no como a su hija. Aparta su mirada y se sienta con los padres de Dulce, así deja claro que su única razón para estar ahí es ofrecerles a ellos su apoyo, aunque estoy segura que le da igual como este Dulce realmente.
Lupe: (empujando a su hija para que se siente) No te ves bien cariño
Anahi: (volviendo a la realidad) Y como quieres que me vea ¿? (la mira a los ojos y agarra su mano) Pero ahora que tú estas aquí, me siento mejor.
Lupe: Lamento que tengas que pasar por esto. Aunque estoy segura que esa muchacha se pondrá bien pronto, ya lo veras.
Anahi: (se apoya en la silla y sus ojos vuelven a inundarse de lágrimas y las siente resbalar por sus mejillas) Eso espero. Lo único que deseo es que se ponga bien cuanto antes. No sabes que impotente me siento, de saber que esta ahí, justo detrás de esa puerta y yo no puedo pasar a verla, a decirle que la quiero, y que estoy esperando por ella, para ser felices como lo éramos hace tan solo unas horas. Y que no me importa nada, solo saber que esta bien.
Lupe: Realmente eras feliz con ella ¿?
Anahi: (sonrie en medio del llanto) Como nunca antes en mi vida. Te lo juro mamá.
Lupe: (se sorprende por un segundo por la respuesta de su hija) Lo comprendo, y lo acepto también. Lo único que quiero y espero es que no sea tarde para que me perdones por no ser capaz de respetar tu felicidad, después de todo es lo único que yo anhelo, como tu madre que soy, y si tu felicidad es ella, que así sea.
Anahi: No tengo nada que perdonarte, pero de verdad hubo momentos en los que te extrañe muchísimo. Para algo eres mi madre verdad ¿?
Lupe: Gracias hija. (Con lágrimas en los ojos) y de verdad que siento haber sido tan intransigente, pero me costo aceptarlo y ahora saber del accidente de Dulce, y me dio que pensar, y si hubieses sido tú ¿? Y si la vida no me hubiera permitido decirte que siempre, Mariana y tú, seran lo más importante para mí. Que son lo que más amo. Te juro que nunca más volveré a fallarte, lo juro (se abrazan otra vez y al separarse Lupe acaricia el brazo de su hija)
Lupe: (sorprendida toca la cara de Any) Pero cariño que te pasa ¿? Estas ardiendo.
Anahi: No te preocupes, solo estoy un poco resfriada. También me duele mucho la cabeza
Lupe: (besa su frente) El dolor de cabeza también puede ser por el llanto. (Hace un gesto con la mano para que Mariana y Chris se acerquen, ya que al ver a madre e hija justas después de tanto tiempo les habían dejado su momento a solas) Chicos hay que llevarla a para que la revise un médico y que vaya a casa a descansar.
Anahi: No de ninguna manera. Yo de aquí no me pienso mover. No hasta que consiga verla, hasta que compruebe quede verdad esta bien.
Lupe: Hija sabes que no te permitirán verla, al menos en tres días que este sedada.
Anahi: (tajante) Pues esperaré tres días o los que hagan falta. Nadie me va a mover de aquí.
Al final lo único que consiguieron de mi, fue llevarme para que me revisara el médico. No se lo que dijo y la verdad tampoco me importa. Solo pienso y pienso en la manera de pasar a verla, mientras que mi madre insiste en que vaya a descansar.
Lupe: Ya esta amaneciendo, necesitas descansar y recuperarte para cuando ella despierte te encuentre como siempre
Anahi: Y si vas tú ¿?
Lupe: (desconcertada) A donde ¿?
Anahi: A verla y dile que estoy aquí esperando por ella
Lupe: No se si sea lo adecuado, solo la he visto en un par de ocasiones
Anahi: Pero ella sabe cuanto te quiero y te extraño. Y estoy segura de que si puede oirte y le dices eso será como si se lo dijera yo. (la mira suplicante)Por favor
Lupe: Si lo hago iras a casa a descansar
- Anahi: Lo prometo. Pero solo un rato, volveré pronto
Lupe: (dándose por vencida) Esta bien, lo haré. Pero no olvides tu promesa.
Anahi: (sonriendo) Gracias mamá
Veo como mi madre se levanta y se acerca a los padres de Dulce. No se como dos personas con tan poco corazón pueden haber tenido dos hijos como Dulce y Chris. Creo que nunca seré capaz de perdonarles por esto. Luego de hablar un momento con ellos se acerca a la puerta de su habitación y entra, luego mira hacia los padres de Dulce, y como ellos no están mirando en lugar de cerrar la puerta la abre del todo y como la cama esta justo delante de la puerta, aparece ante mi, mi vida, mi princesa. No puedo verla bien, pero es indiscutible que es ella. No puedo evitar ponerme a llorar otra vez. Mi amor porque estas tan cerca y tan lejos a la vez ¿? Porque me dejaste aquí sola ¿? Prometiste que nunca más me dejarías. Mi madre se acerca a su cama, y acaricia su mano, se agacha y le dice algo al oído, supongo que lo que yo le pedí, luego la mira a la cara, le dedica una sonrisa, deposita un beso en su mejilla, y se aleja de ella para salir del cuarto. Cierra la puerta tras de si, comprueba otra vez que nadie la ha visto y se acerca a mi. Me estrecha entre sus brazos y me susurra.
Lupe: Ya cumplí con mi parte, ahora te toca. Vamos para que descanses. (La empuja hacia la salida y Anahi es incapaz de decir nada).

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Las vueltas de la vida

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 4:17 am

Capitulo 30
Esta espera me esta matando. He pasado los seis peores días de mi vida. Seis días han pasado desde el accidente y tres desde que le quitaron toda sedación a Dulce. Gracias a Dios no hubo ninguna complicación y todo parece estar bien, solo que no despierta, y nadie sabe decir cuando lo hará. Y si no despierta. Y si despierta y no me recuerda ¿? En realidad no me importaría que no me recordara, me partirá el corazón sentirla perdida otra vez, como cuando la conocí, pero si con eso consiguiese que estuviese completamente sana otra vez, gustosa lo haría.
Todavía no consigo que me permitan verla. A pesar de que Mariana y Chris pasan horas con ella en su habitación, siempre esta uno de sus padres con ellos, saben que desde que los deje solos me dejaran pasar, y es obvio que no piensan arriesgarse. Lo que no saben es que no pienso darme por vencida, ya una vez la conseguí, me costo, pero la conquiste, me amo, y el amor no se olvida de un día para otro, de eso estoy segura.
Y después de tantos días de angustia, de desesperarme, de sentir que viviré en una pesadilla constante, veo a Chris que sale del cuarto acompañado de su padre, van hablando y ninguno se percata de mi presencia, o al menos ninguno de los dos lo hace ver, y dentro no esta su madre, estoy segura de ello. En todo este tiempo me he movido de esta silla lo justo. Es mi oportunidad de pasar a verla. Y justo cuando tomo el pomo de la puerta en mi mano para hacerlo girar.
Enfermera: Puedo saber que hace señorita ?
No puede ser que tenga tanta mala suerte. Este es mi momento, mi oportunidad de pasar, de verla, de decirle cuanto la amo y que despierte, que estoy aquí esperándola, siempre esperándola... me giro lentamente para mirar a los ojos de la enfermera y noto como la frustración se refleja en mi cuerpo, llenándome los ojos de lágrimas.
- Enfermera: (al ver que Anahi no contesta) Lo siento mucho, pero ya sabe que no puede pasar señorita.
Anahi: Por favor, ahora no hay nadie dentro y yo solo quiero pasar un momento. Le juro que nadie se dara cuenta, solo un minuto, se lo juro.
- Enfermera: (al ver la cara de tristeza y cansancio de Anahi siente lastima de ella, pero su trabajo esta en juego, pueden despedirla por dejarla pasar) No puedo dejarla entrar.
Anahi: (las lágrimas empiezan a correr por sus mejillas) Por favor.
- Enfermera: (instintivamente lleva su mano a la mejilla de Anahi y le seca las lágrimas) No llores muchacha.
Mira, hagamos una cosa. Se me ha olvidado un medicamento de los que tengo que poner a Dulce Maria, voy a ir a buscarlo y no tardaré más de dos minutos. Haré como que no te he visto y si entras será bajo tu responsabilidad, de acuerdo¿?.
Anahi: (en un impulso abraza a la enfermera) Muchas gracias. No sabe lo importante que es para mi. Le prometo que cuando vuelva no estaré.
La enfermera me sonríe un momento para luego girarse y volver a desaparecer por el pasillo. Suspiro aliviada y me giro nuevamente hacia la puerta donde esta la habitación de Dulce. Agarro el pomo con seguridad, lo giro y la puerta se abre, al fin. Entro despacio en el cuarto, y no se porque ahora evito mirarla. Cierro fuerte los ojos a la vez que cierro también la puerta tras de mi y tomo aire. Y sino esta tan bien como me habían dicho¿?, yo no quiero que le pase nada malo, pero se que este como este, eso no va a influir en lo que siento por ella. Me armo de valor, abro los ojos muy despacio y miro hacia la cama. Y la veo. Parece que solo esta descansando, y que en cualquier momento abrirá los ojos, y me pedirá que me acerque. A la vista no tiene ningún golpe. Su piel se ve tan morena, sana y perfecta como siempre. Pero me fijo en la escayola de su mano y en su cabeza totalmente vendada.
Me acerco muy lentamente hasta ella, con miedo porque pienso que en el momento en que la toque, desaparecerá, como si estuviera viviendo una pesadilla. Llego al borde de la cama y con mis dedos rozo su mano sana y me estremezco de sentir nuevamente la suavidad de su piel. Tomo su mano entre las mías y la acaricio, espero que sea capaz de sentir que estoy aquí, con ella. Despacio me acerco a su oído.
Anahi: (susurrando) Hola preciosa. Sigues tan perfecta como siempre pero, no crees que ya has dormido suficiente¿? Vamos mi amor despierta, yo estoy contigo, siempre contigo.
Despacio me acerco a sus labios y dejo un dulce beso en ellos, deposito también un beso en su mano y la vuelvo a poner con cuidado sobre la cama. Por un segundo pienso en la idea de quedarme aquí, y no permitir que nadie me separe de ella, pero se que es absurdo, sus padres desde que lleguen buscaran como echarme, además esta la enfermera, no puedo abusar de su buena fe, seguro la despedirían por mi culpa. Le dedico una sonrisa, acaricio su mejilla y me alejo de ella. Abro la puerta y cuando me dispongo a salir, me quedo paralizada. Definitivamente, estaré soñando ¿?
Dulce: Any? any?
Me giro y la miro. Esta despierta. Nuestras miradas se encuentran. El mundo se detiene. Estira despacio su mano como indicándome que me acerque, yo le sonrío y ella me devuelve la sonrisa. Quiero acercarme, pero recuerdo a la enfermera y me detengo. En unos minutos podremos estar juntas y ya nadie nos separara, lo prometo. Te tiro un beso volado y te dedico otra sonrisa luego me giro y salgo de la habitación cerrando la puerta tras de mi.
Dulce {veamos un rato que piensa Dulce }
Escucho a Any que me habla, pero no entiendo lo que me dice. Siento su piel rozar la mia, sin embargo mi cuerpo es incapaz de responder a sus caricias.
Trato de relajarme y me concentro en un solo movimiento. Abrir los ojos. Los abro muy despacio, siento una extraña pesadez en todo el cuerpo. La luz me resulta demasiado fuerte e inconscientemente vuelvo a cerrar los ojos. Vuelvo a abrirlos nuevamente y ahi la veo pero, ya no me habla ni me toca. Se aleja de mi. No te vayas Any, te he echado de menos, aunque no se porque, se que hemos estado separadas, y ya no quiero estarlo más. Quedate conmigo.
Dulce: Anahi? (no me respondes, ni siquiera te paras, ya casi estas fuera de la habitación y vuelvo a insitir) Any?
Y por fin te paras y segundos depués me miras incrédula como si pensaras que soy un sueño, aun así siento que el mundo se detiene pasa las dos. Con mucha dificultad levanto la mano para que te acerques, quiero sentirte cerca otra vez. Me dedicas una de esas sonrisas tuyas que me derriten y pienso si alguna vez te he dicho cuanto me gusta que me sonrías, te devuelvo la sonrisa a la vez que te acercas unos pasos, pero de pronto tu cara cambia completamente, pareces frustrada. Me tiras un beso, me sonríes otra vez y sales casi corriendo del cuarto.
El estómago me da un vuelco. No te vayas princesa, porque no te quedas conmigo¿?. Intento levantarme y no dejo de repetir tu nombre. Al incorporarme en la cama siento un dolor intenso en la cabeza y me mareo. Apoyo mi peso en las manos, pero también me duele la mano izquierda y no puedo moverla con normalidad, pero nada me importa, solo quiero que vuelvas, que me hables. No sabes cuanto necesito un abrazo tuyo.
La puerta se abre y sonrío al pensar que eres tú. Que tonta soy. En tu lugar aparece una mujer de unos cuarenta años, totalmente vestida de blanco que me sonríe. Yo no se quien es y no entiendo que pasa. empiezo a llorar descontroladamente te llamo otra vez. La mujer se asusta por un momento y sale a la puerta para llamar a un médico. Un médico¿? Yo no necesito ningún médico, solo te quiero a ti.
Dulce: Anahi porque te fuiste¿?. (susurra) Vuelve...
De repente me siento aturdida y con mucho sueño, supongo que los medicamentos que me han puesto, empiezan hacer su efecto. El médico me ha contado lo que ocurrio el día del accidente, pero yo no recuerdo nada de ese día, el ultimo recuerdo que tengo es quedarme dormida con mi princesa entre los brazos y ese recuerdo es justo de la noche antes del día del accidente, aunque según el médico es normal que no tenga ningún recuerdo de ese día.
Dulce: No quiero dormir. Solo quiero saber en donde esta Anahi, porque no viene?
- Médico: Lo siento pero en eso no puedo ayudarte, seguro que ya aparece no te preocupes. Ahora trata de descansar, mañana a primera hora te haremos unos estudios para comprobar que todo esta bien, de acuerdo?
Cuando me dispongo a contestarle la puerta se abre nuevamente,y vuelve a pasar la enfermera de hace un rato, pero ahora no sonríe, parece nerviosa y disgustada. La puerta sigue abriéndose y me quedo petrificada al ver a mi madre que corre llorando hacia donde estoy y me abraza. Justo detrás de ella aparece mi padre, y junto con él Chris y Mariana
Blanca: Hija como estas ¿? Te sientes bien ¿? Que días tan horribles nos has hecho pasar.
Inconscientemente abrazo a mi madre, pero no se porque no me siento cómoda con ella, será por lo que paso hace ya tantos meses ¿? Ella no para de rodearme con sus brazos y repartir besos por mi cara y yo fijo mi mirada en Mariana y Chris, pero a pesar de que los dos sonríen, no se ven del todo contentos, aparte que parece que evitan mirarme a la cara.
- Médico: Los dejaremos a solas, en un rato vendremos para ver como sigues.
Luis: Me alegro que ya estés despierta hija. Estoy seguro que los análisis que te harán estarán perfectos y muy pronto estarás como nueva,y podrás ir a casa.
A casa ? A que casa se refiere ¿? Mi casa esta en donde este Anahi. Se me habrá olvidado algo por el golpe en la cabeza ¿? Por que yo juraría que mis padres no querían saber nada de mi mientras estuviera con Any, y hacen como que nada ha pasado, pues que ni crean que tan fácil se me olvida el desplante que me hicieron hace meses, y por su bien más les vale haber tratado bien a mi princesa estos días.
Me suelto de los brazos de mi madre, y fijo la mirada en Mariana y Chris, ellos me dirán que esta pasando.
Dulce: Y Any?
Noto como los cuatro dan un respingo y parece que se ponen nerviosos, pero nadie me contesta. Mariana se ha puesto roja, y se ha agarrado al brazo de Chris, como si estuviera buscando un punto de apoyo.
Dulce: Mariana? Chris ? Donde esta Any?
Mariana hace amago de ir hasta la puerta pero Chris la detiene y acaricia su mano.
Dulce: (nerviosa) Que esta pasando chicos ¿? Le pasa algo a Any?
Chris: No pasa nada Dulce, todo esta bien. Estoy seguro que Any aparece pronto. No te preocupes hermana.
Dulce: (sin creer del todo a Chris) Mariana, mírame ¡!
Mariana: (se acerca a ella, acaricia su mejilla y se abrazan) Quieres que venga Any ¿? (mira a los padres de Chris desafiante) Pues yo iré a buscarla no te preocupes. Descansa.
Luis: Esa mujer, no va pasar al cuarto, es más ni siquiera va ha venir.
Blanca: Tu padre tiene razón Dulce, esa mujer no va ha venir. No se ha pasado por aquí a verte en ningún momento, no vamos a permitir que pase ahora que estas
Mariana: (incrédula) Que ¿? Pero se han vuelto locos o que ¿?
Dulce: Eso no es verdad, ella estaba aquí, yo la vi. Antes estuvo conmigo.
Blanca: Pues lo habrás soñado porque esa chica no se ha aparecido por aquí. (Intenta acercarse a su hija pero ella la aparta)
Dulce: Eso no es verdad, a que no chicos ? (mirando a Mariana y Chris) Yo se que estaba aquí.
Chris: Tranquila Dulce. Vamos a ir a buscar a Any y todo se solucionara ya veras. (Se acerca, deja un beso en su mejilla, toma a Mariana de la mano y salen de la habitación sin decir nada más)
Dulce: Quiero estar sola
Blanca: Pero hija
Dulce: (interrumpiéndola) Quiero que se vayan, ahora me oíste. Necesito estar sola (sus padres sin decir nada más salen del cuarto y al saberse sola empieza a llorar) Que esta pasando ¿? Donde estas princesa

ANAHI…
Luego de salir del cuarto de Dulce, me dirijo a la capilla del hospital. Nunca me he considerado demasiado religiosa, pero necesitaba dar las gracias porque este bien, sana y despierta. Pero la emoción es tan grande que no puedo aguantar mucho y vuelvo a la planta en donde ella se encuentra para hablar con las enfermeras y decirles que ya esta despierta y que ella me deja pasar. Cuando llego me encuentro con la enfermera que antes me dejo pasar a verla y le dedico una timada sonrisa
Anahi: Gracias otra vez por lo que hizo por mi. Ahora esta despierta y ella me deja pasar, cree que ya puedo hacerlo ¿?
- Enfermera: (la mira seria y con verdadera lastima) Lo siento muchacha, pero no puedes pasar. Dulce Maria no ha dado su autorización para que pases.
Anahi: (confundida) Pero ella sabe que no me dejan pasar ¿?
- Enfermera: Sí, aquí esta escrito y parece ser que ella no ha querido tampoco que pases.
Anahi: (con un hilo de voz) Esta segura ¿?
- Enfermera: (asiente) Lo siento mucho de verdad.
No soy capaz de seguir hablando, y me alejo de la enfermera sin siquiera volver a mirarla. No entiendo que pasa, si yo acabo de verla hace un momento y parecía que todo estaba bien, como siempre. Será que sus padres la han convencido para que se aleje otra vez de mí. Siento una fuerte opresión en el pecho, me cuesta mucho respirar y las lágrimas empiezan a correr nuevamente por mis mejillas. Me siento en la primera silla que encuentro y trato de concentrarme, de pensar en algo que explique el porque Dulce no quiere verme, pero es que sencillamente no puede ser, debe ser un error, pero ya no soy capaz de pensar. Siento que mi mundo otra vez se rompe en pedacitos y cada vez se me hace más complicado volver a unir todas las partes.
- Chico: Hola guapa, puedo ayudarte ¿?
Anahi: (no le contesta, solo se le queda mirando)
- Chico: (se sienta a su lado y le habla bajito) Hola, me llamo Christian. Porque lloras ¿? Si puedo ayudarte en algo solo tienes que decirlo.
Anahi: (impulsivamente se abraza a él y esconde su cara en su pecho) No puedo más, porque es tan difícil ser feliz ¿? Estoy tan cansada. Porque tiene que dolerme tanto ¿?
Christian: (la abraza fuerte y acaricia su espalda intentando tranquilizarla) Tú novio, esta bien ¿? (pregunta con un poco de timidez y vergüenza) porque para hablar y llorar como lo estas haciendo ahora, no puede tratarse de otra persona o me equivoco ¿?
Anahi: (se separa un poco y lo mira a la cara descolocada, pero por fin sin llorar) Mi novio ¿? (por un segundo quiere decirle que no es precisamente su novio, pero finalmente es un chico que ni conoce y que seguramente nunca más volverá a ver) Si esta bien, pero… pero no quiere que pase a verlo, para que estemos juntos otra vez. Y yo no entiendo nada (su voz se torna ronca por la emoción). Ya no se que hacer. Creo que estoy llegando a mi límite, y sin embargo me muero por atravesar esa puerta y no permitir que nos separemos ni cinco minutos. (Sus ojos vuelven a llenarse de lágrimas pero ella trata de reprimirlas)
Christian: (la abraza nuevamente) Ese tipo es un imbécil, si me permites que te lo diga. No merece ni una sola de tus lágrimas. Tranquilízate vale. No pasa nada. Veras como todo se soluciona, todo se arreglará.
Anahi: (avergonzada al darse cuenta de lo que hace, se aparta y lo mira a los ojos) Discúlpame, me estoy comportando como una desquiciada, y te estoy amargado a ti con mis cosas, no quiero ser pesada. Seguramente tu tampoco estas aquí, por una buena razón.
Christian: (la mira por unos segundo sin decir nada, y finalmente le sonríe) La verdad es que no, estuve mucho tiempo fuera, y ahora que regrese me entere que una gran amiga ha tenido un accidente, pero según se, ya esta fuera de peligro.
Anahi: (Levantándose de la silla) Entonces te dejo para que puedas ir con ella. Muchas gracias por todo, de verdad.
Christian: Espero que todo se solucione. Y que nos volvamos a ver. Cuídate mucho (se acerca despacio, y después de sonreírle por última vez, deposita un dulce beso en su mejilla y se aleja).
Me pongo a deambular por el hospital sin saber que hacer. Me voy ¿? Que ******* soy, no podría aunque realmente quisiera, necesito tanto verla, asegurarme que los médicos han dicho que ahora todo esta bien, que en unos días podrá volver a casa…conmigo. No quiero que se vaya a otro sitio, no al menos sin mí. Quiero ser yo quien la cuide y quien la mime hasta que se recupere del todo, y también cuando ya este perfecta. Y si mejor nuevamente me acerco a la sala de las enfermeras ¿? Tampoco, pobre mujer, la debo tener loca, además que me dejara pasar una vez, no significa que lo vuelva hacer, y menos si ahora tiene la certeza de que Dulce no quiere verme. Pues iré yo sola, me acercaré al cuarto y entraré sea como sea, y tendrá que hablar conmigo le guste o no, y decirme que demonios esta pasando. Que ni piense que me voy alejar de su lado tan fácilmente y sin preguntas.
Y así con decisión regreso al pasillo que da a su cuarto, y me sorprendo al ver que la puerta no esta cerrada, quizás no sea tan difícil verla después de todo, además que no veo a ninguno de sus padres por aquí. A pesar de todo me acerco despacio hasta la puerta y al llegar y asomarme, me quedo clavada al piso, no puedo respirar. Ahora si siento como si alguien me sacara el corazón y lo tirara al suelo y escucho como se rompe en mil pedacitos. Ahí esta ella, abrazando a un chico que no conozco de nada y al que no puedo verle la cara, y al cual acabo de ver como besa en los labios. Esos labios que tantas veces he besado yo, esos labios que yo pensaba que eran míos. Ya no soy capaz de pensar que debo hacer o lo que quiero hacer, simplemente hecho a correr, sin rumbo, sin sentido, solo alejándome de ella, la persona que más amo, la que me ha hecho más feliz que nadie y sin embargo la que mas daño me hace.

Admin
Admin

Mensajes : 3134
Fecha de inscripción : 26/01/2015

Ver perfil de usuario http://anahiydulcemarifans.foroac.org

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Las vueltas de la vida

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 4:18 am

Capitulo 31
No se cuanto tiempo ha pasado, ni como he llegado hasta mi casa. No recuerdo siquiera como me cambie de ropa y en que momento me tire en la cama y me quede dormida. Me despierta el sonido lejano del timbre, me parece que suena muy bajito y sin embargo es persistente. Me levanto y me hago consciente de que tengo el peor dolor de cabeza de mi vida, como si me hubiera bebido una botella de alcohol yo sola; y los ojos me pican horrores y me los noto hinchados. Todo por tu culpa Dulce, por haberte metido en mi cabeza, en mi corazón y en cada poro de mi piel, para luego dejarme tirada sin contemplaciones. Pero yo soy la más culpable, por permitirte entrar y dejar que nuevamente me dejaran la vida vuelta del revés y sin ninguna explicación. Por algo dicen que el ser humano es el único capaz de tropezar dos veces con la misma piedra.
Abro la puerta, me fijo que es Mariana, y sin decirle una palabra, me dirijo al sofá, y me tiro sobre el.
Mariana: (con cara de preocupación) Por el amor de Dios, Anahi. Quieres matarme de un disgusto, llevo horas buscándote. ¡Horas! (se fija en su cara) Te pasa algo hermana ¿?
Anahi: Estoy mejor que nunca en mi vida.
Mariana: Anahi, por favor, no estoy para jueguitos.
Anahi: Pues ya sabes por donde esta la puerta
Mariana: (dolida) No me trates así, que yo no te he hecho nada. Cuéntame, que te pasa ? Y dime no sabes que Dulce esta despierta ?, porfin ¡! Y justo vas tú y desapareces. No hace más que preguntar por ti.
Anahi: (salta del sofá) En serio ? Quiere verme? Ahora quiere verme ? Pues vete y dile de mi parte que me espere sentada para que no se canse, porque no pienso ir, me oíste ?
Mariana: (descolocada) Pero que dices ? Te volviste loca o qué ? Que ya nadie puede prohibirte que pases a verla, que sus padres…
Anahi: (interrumpiéndola) me importan un ******* sus padres y ella, te queda claro Mariana ¿? O te lo tengo que decir en chino ¿? Y ahora déjame sola por favor, que no quiero pagar contigo mi coraje
Mariana: (que sigue sin entender) Pero…
Anahi: (interrumpiéndola otra vez) Pero nada Mariana, vete.Ahora ¡! (Mariana se va llorando y en el mismo momento en que la puerta se cierra, ella misma vuelve ha echarse a llorar)

DULCE
Estoy tumbada en la cama, escondida entre las sábanas. Mirando constantemente el reloj y pensando lo irónico que todo me resulta. Al estar sin Anahi me parece que el tiempo no pasa, que las manecillas del reloj, en lugar de ir hacia delante van hacia atrás. Y sin embargo si pienso que no aparece,que nadie me da señales de ella el tiempo pasa volando, llevo horas aquí esperando que alguien me diga algo de mi princesa, pero nadie se digna ha decirme que pasa y la preocupación puede conmigo, y la maldita impotencia de que no puedo levantarme e ir yo misma en su busca, no ayuda. Desde que trato de incorporarme, todo me da vueltas y el dolor de cabeza se hace insoportable.
Siento que la puerta se abre, pero desde ya se que no se trata de ella y no me esmero en ver de quien se trata.
- Voz: Duermes guapetona ? O tienes tiempo de hablar con un viejo amigo ?
Dulce: (sorprendida se gira y con cuidado de no marearse se incorpora en la cama. Se queda alucinando al ver quien esta frente a ella) Christian …pero… pero tú cuando volviste ¿? (le muestra una gran sonrisa y abre sus brazos para que el se acerque)
Christian: (se acerca despacio a ella le da un beso en los labios, solo un roce y la estrecha entre sus brazos) Pues acabo de regresar, y mira con lo que me encuentro. No pude escoger mejor momento para regresar. Como estas ¿? Como te sientes ¿? (se aparta de ella un momento y va a cerrar la puerta)
Dulce: No la cierres. Estoy harta de sentirme encerrada, déjala así. Han dicho que para el accidente tan aparatoso que tuve, estoy bastante bien, claro como ellos no parecen una momia, dicen lo que haga falta (dice esto mientras toca las vendas que cubren su cabeza). Además mi princesa sigue sin aparecer…
Christian: (descolocado) Tú princesa ¿?. Que me he perdido Dulce?
Dulce: (Sonriendo) Ven siéntate aquí en la cama conmigo que te cuento todo.
Christian: (luego que Dulce le cuente toda la historia) Guau, la verdad nunca te hubiera imaginado con una mujer, pero si tu eres feliz, pues yo también, sabes que para mi eres como mi hermana, aunque estos años que he estado fuera, reconozco estuve un poco perdido ¿?
Dulce: (sonriendo) Solo un poco ¿?. Yo sabía que tú si me entenderías.
Christian: A mi la verdad no me extraña la reacción de tus padres. Siempre fueron demasiado anticuados.
Dulce: Ya no me importa lo que ellos piensen. Te juro que ella es lo único que me importa, como nunca me importo ningún hombre.
Christian: (ofendido) Ni siquiera yo ?
Dulce: Menos tú. Para mi no eres un hombre. (Viendo el careto que se le queda) quiero decir que no te veo de esa manera, me pasa igual que con Chris. Eres mi hermano, aunque no tengamos la misma sangre.
Christian: Lo se, para mi tú siempre fuiste también mi hermana. Pero nuestros padres no pensaban igual, por eso siempre decían que acabaríamos casados (se ríe)
Dulce: (riendo) si me acuerdo. En esa época cogimos la costumbre de saludarnos y despedirnos con un beso en los labios, solo para molestarlos.
Christian: (cuando se dispone a contestar)
Luis: Christian, hijo, cuanto tiempo. Como estas ¿?. Me dijo Blanca que estabas de vuelta.
Christian: (abrazando ahora a Blanca) Si justo hoy llegue, y nada más bajar del avión, aquí me tienen
En ese momento entra Mariana, y los dos se quedan mirando sin conocerse, pero rápidamente ella aparta la mirada y se dirige a Dulce
Dulce: Hasta que apareces Mariana. Donde te metiste ¿?
Mariana: (arrepentida de no hablar con ella de Anahi, la otra vez que se vieron para evitar una pelea con sus padres, y para que no se pusiera mal, pues acaba de despertar) Yo, necesito hablar contigo, a solas.
Dulce: Primero dime en donde esta Anahi, porque no acaba de llegar.
Mariana: (al recordar la conversación con su hermana y el estado en que la misma se encontraba, sus ojos se llenan de lágrimas) Hablemos a solas vale, por favor.
Dulce: (exigente) Dime en donde esta, ahora. Por favor Mariana …
Mariana: Anahi, ella ahora no… es que…
Dulce: (nerviosa) Ya suéltalo
Mariana: (susurrando) no quiere venir
Dulce: Que ¿?
Mariana: (mirando con odio a sus suegros por darles esa alegría, mira nuevamente a Dulce y suaviza su expresión) No quiere venir
Dulce: (se queda en otro mundo, tratando de asimilar esas palabras, y no es capaz de fijarse que sus padres, también están sorprendidos por esa reacción de su pelirroja)
Mariana: (acercándose) Hablemos vale ¿?
Dulce: (saliendo de su trance, la aparta con cuidado, a la vez que las lágrimas caen por sus mejillas) Perdóname Mariana, pero ahora solo quiero estar sola, por favor. Dejenme sola.
Blanca: Hija…
Dulce: (la interrumpe) No me hagas volver ha echarte porfavor. Necesito estar a solas. (Todos salen sin decir una palabra más y cerrando la puerta tras de si, dejando a una Dulce totalmente hundida)
Se suponía que estas serían las navidades más bonitas y románticas de mi vida, y sin embargo son las peores. A parte que pase una buena parte ingresada, hasta el día después de navidad no me dieron de alta, seguí sin tener señales de Any, ni una sola palabra por su parte. Mariana insistió los primeros días en hablar conmigo y yo me sentía tan herida que siempre le cambiaba de tema, y ahora que parece se ha dado por vencida, me muero porque saque el tema, y aclare todas las dudas que tengo. Y mi maldito orgullo no me permite ser yo la que empiece esa conversación que tanto espero.
Y Any, mi princesa. Otra vez siento que el miedo me paraliza y me aleja de ella, pero no por los prejuicios que tenia al principio, sino por el propio miedo al rechazo. Me da pánico pensar cuando llegue hasta ella, no quiera saber nada de mi, y realmente el sueño que vivimos juntas ha llegado a su fin. Pero no puedo vivir con esta angustia toda la vida, hasta que no la vea no podré estar tranquila. Si tan solo tuviera el valor de decidirme, eso es lo que me falta, valor.
........
Dulce: (susurrando) Any
Anahi: Creo que cuando recogí tus cosas, no se me quedo nada atrás o me equivoco ¿?
Dulce: No, no te equivocas
Anahi: Entonces que haces aquí ¿? Que quieres ¿?
Dulce: Hablar contigo
Anahi: No tenemos nada que hablar.
Dulce: Que te paso para que tengas esa actitud ¿? Ni siquiera con Mariana hablas.
Anahi: (resoplando) Por eso estas aquí ? Porque ella te lo pidió, verdad ?
Dulce: Ella no tiene idea que estoy aquí. Solo digo que no es justo tu trato con ella, si alguien te quiere es tu hermana.
Anahi: (susurrando) es la única persona que de verdad me quiere
Dulce: Que ¿?
Anahi: Vete
Dulce: (se acerca) Ni lo pienses, tenemos que hablar. Dime que fue lo que hice para…
Anahi: (la interrumpe a la vez que se aleja) Ya hablamos suficiente. Me parece estúpido hablar sobre lo que ya sabes
Dulce: (enfadándose por su actitud) Lo se ? Y que diablos se supone que se ¿? Lo único que tengo claro es que tuve un maldito accidente y que cuando desperté ya no estabas ahí conmigo.
Anahi: Si eso es lo que quieres pensar, no seré yo la que te lleve la contraria.
Dulce: Dime que cosa tan grave te hice para que de la noche a la mañana no quieras saber nada de mi.
Anahi: (se acerca mucho a Dulce mientras le grita) No hace falta que finjas Dulce, yo te ví.
Dulce: (intenta agarrarla por los hombros pero Any se aparta) Me viste haciendo qué exactamente? No se de que hablas
Anahi: Deja de mentirme caray. Te vi Dulce. Te vi besando y abrazando a aquel tipo.
Dulce: (totalmente alucinada) Estas de broma no ? Yo no he besado a nadie más que a ti desde que estamos juntas.
Anahi: No merece la pena discutir contigo. Te pido porfavor que te marches. Ahora.
Dulce: Por qué no me dices la verdad ¿? Esa es la excusa que tenias preparada para terminar conmigo ¿? Que te engañé ¿?
Anahi: No me importa lo que pienses, ni lo que me digas. Quiero que te marches ya ¡!
Dulce: Quieres que me marche ¿? Si de verdad es lo que quieres lo haré. Pero antes dime que no me quieres.
Anahi: (no le contesta y aparta la mirada)
Dulce: (levantando la voz) Dímelo Any ¡!
Anahi: Te quiero
- Dulce: (acercándose nuevamente a ella) Dime que no me amas
Anahi: (retrocede hasta golpearse ligeramente con la pared. Clava su mirada en Dulce) Te amo
Dulce: (acorta la distancia que las separa y se pega totalmente a ella) Así no me ayudas a irme. Dime que quieres que me marche y que no vuelva más.
Anahi: (guarda silencio unos segundos) Quiero que te marches y no vuelvas nunca más. (Dulce decepcionada se separa un poco de ella para irse, pero la agarra y se lo impide) Pero no ahora, después.
Dulce: (dolida) No te entiendo. Que es lo que quieres que haga ?
Anahi: (se acerca a su oído y le susurra) Ámame Dulce. Ámame por última vez. (Dulce se queda petrificada, Anahi aprovecha y se acerca a sus labios y los atrapa entre los suyos).

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Las vueltas de la vida

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 4:18 am

Capitulo 32

De verdad me has pedido lo que he oído que me has pedido ¿?Debo estar alucinando, o lo estaba porque ahora estoy en otro mundo al sentir el roce de tus labios con los míos. Sabes tan dulce, como a miel. Pasas tus manos alrededor de mi cuello y me aprietas fuerte, pero no es el abrazo que yo esperaba. No me trasmites amor, sino deseo, y aunque siempre me ha gustado saber que soy capaz de despertar esos sentimientos en ti, no es lo único que quiero, lo quiero o todo o nada. Mis manos se aferran a tus caderas a la vez que tú profundizas el beso, cuando tu lengua roza con mis labios e instintivamente los abro. Durante unos segundos no puedo evitar seguir respondiendo a tu beso, pero despacio empujo tus caderas para separarnos.
Dulce: No. Si lo único que quieres es sexo, no se lo estas pidiendo a la persona adecuada.
Anahi: (ofendida) No es sexo lo que quiero. Nunca lo he visto de esa manera cuando estoy contigo. Quiero que hagamos el amor.
Dulce: Ya, y que luego me largue y si te he visto no me acuerdo.
Anahi: (se aparta un poco y le da la espalda) Tienes razón, perdóname. Será mejor que te marches ya.
Dulce: Any yo te amo. Que tengo que hacer para que vuelvas a mi ¿?
Anahi: (la mira a los ojos) Nada, porque no te creeré. Ya es tarde.
Dulce: (al ver sus ojos rojos y llenos de lágrimas se acerca y la abraza) No llores, no me gusta verte así. Al final siempre acabo haciéndote daño y eso es lo que menos deseo.
Anahi: (apoya su cabeza en el pecho de Dul) Estoy cansada,ya no puedo más. Llegue a mi límite, necesito tener un espacio, distanciarme de ti. Olvidarte, porque quererte me hace daño.
Dulce: (con su mano agarra la barbilla de Any y hace que la mire) Podrás negarte el estar conmigo, pero nunca dejaras de amarme, porque el amor que sentimos la una por la otra es más fuerte que nosotras mismas, ya lo comprobamos una vez, cada cual por su lado.
Ahora soy yo la que me acerco a ti y sello tus labios con los míos. Te beso con toda la ternura que soy capaz, pero a los pocos segundos el beso se hace más intenso. Esta vez no seré capaz de controlarme, no quiero controlarme. Me gustaría tanto poder demostrarte que ya no podré estar con nadie como lo estoy contigo, no me imagino compartiendo mi vida con otra persona que no seas tú, y el imaginarte a ti con alguien más me mata, si algún día te veo con otra persona, creo que sería capaz de cometer una locura.
Acaricias mi espalda mientras yo me entretengo en tu pelo. Mis manos descienden hasta tu cuello y te separo un poco de mi. Nos miramos a los ojos unos segundos, te sonrío y mis labios atacan tu cuello a la vez que mis manos descienden por tu espalda. Cuando llego al borde de tu camiseta me aparto lo justo para quitártela y vuelvo a abrazarte. Mis manos en tu trasero, te empujo para llevarte en vilo hasta la habitación, pero no me dejas.
Anahi: (la mira preocupada) Y tu mano ?
Dulce: (sonrío porque tienes una manera muy rara de querer apartarme de tu vida) Ya no me duele, pero los médicos son unos exagerados.
Me sonríes y acaricias mi mejilla. Yo vuelvo hacer el esfuerzo para subirte y ahora si, tus piernas se enredan en mis caderas y me voy hacia el cuarto sin dejar de besarte.
Estoy sentada en la cama y tú a horcajadas sobre mí. Nos besamos una y otra vez como si se nos fuese la vida en ello. Repartes caricias por todo mi cuerpo haciéndome estremecer, hasta que con tus dedos haces una leve presión sobre el gorro para quitarlo. Instintivamente mi mano atrapa la tuya y la aparto impidiendo que lo quites. Llevo tu mano a mi labios y deposito un beso en ella, la suelto y quiero volver a besarte, pero me doy cuenta que me miras fijamente, de manera intensa, esperando que de te una explicación, no hace falta que verbalices la pregunta, tu expresión me lo dice. Te miro tímida por un momento y acto seguido escondo mi cabeza en tu pecho.
Dulce: Estoy horrible. Mi pelo, la cicatriz…
Y ahí esta lo que hace tanto días espero. Me abrazas con tanto amor y tanta ternura, que siento un vuelco en el corazón.
Anahi: Lo que importa es que estas bien, viva (la abraza más fuerte), el pelo crecerá rápido y no se verá la cicatriz. (Se aparta un poco para mirarla a lo ojos) Además eres hermosa de todas maneras. (Susurrando cerca de su oído) Mi preciosa
Muerdes suavemente el lóbulo de mi oreja, y empiezas a repartir suaves besos desde la base del cuello hasta el borde del gorro. Vuelves a cogerlo e instintivamente yo vuelvo a agarrar tu mano, pero no la aparto. Miras el gorro, y yo te miro a ti. Lo apartas, con cuidado, supongo que para no hacerme daño. Cuando lo quitas del todo, me miras como si de verdad estuvieras ante la persona más hermosa del mundo, tiras el gorro lejos de nosotras, me miras a los ojos y te acercas despacio para dejar un suave beso en mis labios y abrazarme nuevamente. Y ahí cuando buena parte del mundo esta celebrando el principio de año, nosotras nos amamos y le damos la bienvenida al año nuevo con nuestro toque personal.
Horas después estamos agotadas. Caigo sobre la almohada y suelto un fuerte suspiro. No se si porque estoy cansada o porque se que llega el momento de irme. Sin embargo me sorprendo porque te aferras nuevamente a mí. Colocas tu cabeza sobre mi hombro, con tu mano rodeas mi abdomen, y enredas tus pies con los míos. Me aprietas fuerte como si tuvieras miedo que fuera a irme.Acaso no sabes que si quieres me quedo para siempre, toda la vida y más. Apesar de todo sonrío de poder estar un poco más contigo y te devuelvo el abrazo. Nos acomodamos y nos dejamos vencer por el sueño.
No se que hora es, ni cuanto tiempo hemos dormido. Al despertar te he sentido cerquita mío pero ya no nos tocamos. Tú también estas despierta, lo noto en tu respiración agitada. No se que hacer o si debo decir algo o marcharme así y nada más.
Dulce: (No quiero irme, pídeme que me quede)
Anahi: (No te vallas, quédate conmigo)
Dulce: (Y si me quedo ¿? Si quieres que me marche, tendrás que volver a echarme)
Al final las dos nos movemos a la vez, pero seguimos sin decir nada. Yo me levanto y empiezo a buscar mi ropa para vestirme y tú has terminado de darme la espalda en la cama y te escondes bajo las sábanas como una niña pequeña. Cuando termino de vestirme salgo de la habitación con los ojos llenos de lágrimas, porque no vas a decir nada, dejaras que me marche como sino pasara nada entre nosotras, como si no nos amaramos, como si lo que sentimos no tuviera importancia. Justo cuando llego a la puerta de la calle, me doy la vuelta y vuelvo a la habitación. Me apoyo un momento en el marco de la puerta y te contemplo todavía escondida.
Dulce: Una vez tú esperaste por mí, ahora yo esperaré por ti
Sin esperar una respuesta de tu parte, me giro y salgo de tu casa, y de tu vida. De momento

ANAHI
Estoy sentada en el parque cercano a la universidad. Me recuerda tanto a ti. Aquí pase tanto tiempo pensando en ti, en como podría conquistarte. Fue aquí donde te espere el día que supuestamente te casabas; y aquí mismo compartimos tantas horas juntas… Y ahora estoy aquí sola, sin ti, porque yo quiero. No es verdad. No quiero estar sin ti, pero simplemente me siento incapaz de confiar en ti, ni en nadie. A pesar de haber sido tan feliz contigo, como nunca en mi vida, desde que descubrí el engaño de Paulina y Rodrigo mi falta de seguridad, mi confianza, todo quedo tocado y termino de romperse cuando te vi besando a aquel chico. Y aunque ese beso pueda tener una explicación lógica, soy la primera que ha aprendido que las cosas no son siempre lo que parecen, no estoy preparada para creerlo ni para aceptarlo. Por mucho que quiera quererte y que me quieras, primero tengo que volver a quererme yo misma y ser la de antes.
Me pongo a observar a la gente que pasa, mientras las lágrimas caen por mi cara, pues no se como hacerlo, si ni siquiera soy capaz de llamar a Mariana y disculparme con ella, por como la he tratado todos estos días.
- Chica: (sonriendo) Hola Anahi
Anahi: (Se asusta, ya que no la sintió llegar. La mira extrañada por un momento, porque no la conoce o mejor no la recuerda porque esa chica si que sabe su nombre, pero finalmente la recuerda) Hola. Nos conocimos en la discoteca verdad ¿?
- Chica: (al ver bien la cara de Anahi) Sí. Te sientes mal ¿? Puedo ayudarte en algo ¿?
Anahi: (Sonriendo y secándose la cara) Bueno para empezar podrías decirme tu nombre ¿? Aquel día te fuiste y no te volví a ver.
- Chica: (Se sienta a su lado y vuelve a sonreírle) Me llamo Maite. Recuerdo aquel día. Llegaron personas que evidentemente conocías y no quería molestar.
Anahi: Pero nunca más volví a verte y recuerdo que dijiste que ibas con mucha frecuencia.
Maite: Mis padres viven fuera de Mexico y siempre paso el verano con ellos. Cuando regresé a la discoteca ya no trabajabas ahí. (La mira unos segundos) Por qué llorabas ¿?
Anahi: Por tantas cosas.
Maite: Quieres contarme ¿?
Anahi: (negando con la cabeza) No quiero molestarte con mis problemas.
Maite: Te aseguro que no lo harás. Además desahogarse dicen que ayuda.
Anahi: (suspirando) Pues supongo que lo que peor me hace sentir en este momento es la forma en la que trate a mi hermana estos días. Lo único que ha hecho siempre es apoyarme en todo y últimamente pague mi mal carácter con ella y ahora esta dolida y con toda la razón. Y aunque quiero llamarla tengo miedo de que este enfadada conmigo y no quiera hablarme.
Maite: (en un impulso seca las lágrimas que nuevamente caen por la mejilla de Anahi) Pues si son muchos problemas soluciónalos de uno en uno que es mejor, además llorar no te servirá, tienes que enfrentarte a los problemas. Y tu hermana seguro que esta deseando que la llames.
Anahi: (la mira tímida) Ahora ¿?
Maite: Cuanto antes mejor, no te parece ¿? Un problema menos y a seguir con el siguiente (sonríe)
Anahi: (también sonríe) Tienes razón
Finalmente llamé a Mariana y aunque se escuchaba seria, estoy aquí esperando que llegue. Con Maite hable un poco más y nos despedimos para que yo esperase por Mariana. Me gustaría que estuviese aquí para decirle que ya no me parece tan buena su idea.
Miro a lo lejos y veo como Mariana llega. Viene despacio y cuando llega a mi altura no me dice nada, solo me mira. Se ve tan triste y tan seria. Y todo por mi culpa. Me levanto y me acerco a ella. Me tiro a su cuello a la vez que abre sus manos y nos abrazamos.
Anahi: Perdóname. Tú no tienes culpa de nada. Lo siento deverdad. Soy una *******
Mariana: (estrechándola más entre sus brazos) No tengo nada que perdonarte. Te quiero


Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Las vueltas de la vida

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 4:18 am

Capitulo 33
Meses después
Christian: (corriendo alcanza el ascensor y se mete dentro en el ultimo momento) Te ibas sin despedirte guapa?
Anahi: (sonriendo) Tengo prisa he quedado. Ten más cuidado la próxima vez, casi te haces daño con el ascensor.
Christian: (ignorando su ultimo comentario) Pues que sepas que no despedirse es de muy mala educación. Y cuéntame quien es el afortunado al que le haces caso, y por qué a mi siempre me dices que no ¿? Si soy la persona más buena de mundo (le dedica una gran sonrisa)
Anahi: Tu lo que eres es el chico con más morro que he conocido.
Christian: Es parte de mi encanto
Anahi: (susurrando y sonriendo) Sí, no lo pongo en duda.
Christian: Hace meses que trabajamos juntos y nunca aceptas mis invitaciones, acabaré por ofenderme y no dirigirte más la palabra. Pero como soy buena gente te invito por última vez, por última eh ¡! Esta noche salgo con unos amigos a una discoteca nueva, dicen que esta muy bien. Mira (rebusca en sus cosas) aquí esta la tarjeta del sitio. Pásate vale ¿?
Anahi: (se abre la puerta del ascensor y sale seguida de Christian) No lo se, me lo pensaré. Y si eso ya nos vemos (le sonríe, se acerca besa su mejilla y se va) Adiós.

DULCE
No se que hago aquí. Me voy para casa ya. No se de quien fue la brillante idea de querer celebrar que me dieron totalmente de alta en el hospital. Que hay que celebrar ¿? Que a raíz del accidente tengo unos dolores de cabeza que me quiero morir, o que por ese accidente descubrí que tengo unos padres que no tienen corazón, o mejor, ya se, voy a celebrar que hace meses no he visto a mi princesa, ni siquiera me ha llamado y yo empiezo a cansarme de esperar. Y como empiezo a cansarme tendré que hacer algo al respecto y hacer que vuelva conmigo. Demostrarle que no podemos vivir la una sin la otra. O al menos que yo no puedo vivir sin ella.
Salgo del baño y me pongo a buscar a Christian, Mariana o Chris me da igual, cualquiera de los tres me vale. Me despido y me voy a casa a tirarme en la cama y dormir. Desde hace tiempo es mi mejor momento del día, porque en mis sueños siempre esta mi princesa y es todo tan perfecto.
Hay tanta gente que casi hay que ir empujando para poder caminar. Voy distraída mirando a todos lados buscando a alguien conocido y no me doy cuenta que voy hacia el mismo lado que otra persona y nos chocamos.
Dulce: Perdón, iba distraída y no te he visto
Anahi: (asombrada) Dul ¡!
Dulce: (susurra) Any
No se que hacer o que decirte, porque pienso que cualquier cosa que te diga en este momento hará que huyas de mi. Dime que sigues queriéndome, por favor. Tranquila Dulce, compórtate que no piense que te has vuelto tonta. Me miras fijamente a los ojos un momento, sonríes y te tiras a mi cuello. Me abrazas.
Anahi: Cuanto tiempo ¡!. Como estas ¿? Te ves muy bien.
Te separas de mí, pero al hacerlo parece que pierdes el equilibrio. Estas borracha Anahi? Quiero seguir hablando contigo pero nos interrumpen.
Maite: Anahi donde te metes ¿?
Anahi ríe y la abraza y al hacerlo las dos se tambalean, definitivo estas borracha Any. Mientras yo me pregunto quien será esa chica ? Y que haces con ella ?
Anahi: Te buscaba, de repente no te veía.
Maite: Vamos a bailar un rato ?
Anahi: Espérame un momento (vuelve a centrar su atención en Dulce) Estas bien ?
Dulce: (tratando de sonreír) Totalmente recuperada. La única consecuencia, es que tengo migraña (aparte del corazón partido) pero nada grave.
Anahi: Me alegro (mirando su pelo, que le llega un poco más abajo de las orejas) te queda muy bien (se acerca y se lo acaricia un momento)
Dulce: (sonriendo por el gesto) No esta mal. La verdad me gusta así, aunque lo prefiero largo como siempre.
Anahi: No te molesto más Dulce. Nos vemos vale. Cuídate mucho (La besa en la mejilla y se aleja)
Te veo alejarte mientras controlo el impulso de ponerme a gritar. Que es eso de no te molesto más ? Que manera más ridícula de mandarme a paseo. Me giro sobre mis talones y vuelvo al baño para encerrarme ahí. Me apoyo en la puerta para que nadie pueda pasar, y pienso en todo lo que te hice pasar cuando nos conocimos. Siempre fui consciente de que me comportaba como una autentica hija de puta, pero ahora que tú me tratas de la misma forma, aunque lo hagas sin darte cuenta, me hace darme cuenta del daño que realmente te hice. Cómo le hiciste siempre para seguir adelante ?
Me acerco al espejo y contemplo mi rostro, surcado ya en lágrimas. Me siento perdida, desorientada, no se que debo hacer. En mi cabeza solo esta clara la idea de no perderte, pero y si ya lo hice ? Y si esa chica con la estas es más que una amiga ?, mínimo la tratabas con bastante familiaridad. El simple hecho de pensar que puedas dejar de quererme y querer a alguien más me parte el alma.
No entiendo como pude pasar de tenerlo todo contigo a quedarme sin nada. Como pude pasar de tener la certeza de que siempre estaríamos juntas, a no saber siquiera si sigues queriéndome. Me parece todo tan absurdo, tan ilógico.
Me lavo la cara quitando cualquier rastro de maquillaje y de lágrimas. Entro en uno de los servicios para secarme la cara, y siento que alguien entra en el baño y cierra la puerta. Me asomo y ahí te veo, como mismo estaba yo antes, apoyada en la puerta. Tienes los ojos cerrados y respiras profundamente, como tratando de relajarte. No te has dado cuenta de mi presencia por lo que me dedico a contemplarte. Estas tan hermosa con ese traje negro que tienes puesto y tu pelo ondulado y rebelde cayendo sobre tus hombros desnudos. De repente abres los ojos y das un saltito asustada de verme ahí, frente a ti.
Anahi: (susurrando) Dulce
Dulce: (sonríe) Hola.
Te separas de la puerta y despacio te acercas a mí. Cuando llegas a mi altura te detienes y me miras a los ojos, profundamente, como si trataras de adivinar lo que pienso. Alzas tu mano y despacio acaricias mi mejilla y luego el pelo. Me sonríes.
Anahi: No sabes lo feliz que me hace comprobar por mi misma que estas bien. Siempre les pregunto a Mariana y Chris, pero no…
Te quedas callada cuando te sorprendo con mi abrazo. Tímida también cierras tus brazos alrededor de mi espalda. Empiezo a dar besos por tu cuello, siguiendo un camino hasta tus labios, pero en el último momento no me atrevo a besarte y te miro a los ojos. Eres tu la que acorta la distancia que nos separa y nos besamos.
Te aprieto fuerte entre mis brazos y voy caminando sin separarnos hasta que te quedas pegada a la pared. Vuelvo a besar tu cuello mientras tú empiezas a respirar agitada. Me dirijo otra vez a tus labios, y tú metes tu mano bajo mi blusa. Al besarte nuevamente me doy cuenta que tu sabor esta mezclado con alcohol, lentamente me separo de ti, y pego mi frente a la tuya.
Dulce: Así no podemos, estas borracha.
Me miras un segundo descolocada y veo como tus mejillas se encienden. Lentamente te separas de mí y vas a alejarte pero no te dejo.
Dulce: No te vayas.
Anahi: Es lo mejor. Deja que me vaya, por favor.
Sin decir nada más te suelto, y te marchas llevándote mi vida contigo.
Estoy sentada en la barra, y te observo desde esta distancia. Estas en la pista bailando, con esa chica otra vez… y pienso que soy una imbécil que no tenía que haberte dejado salir del baño, al menos no sin mi. Te veo abrazarla una y otra vez, y como bailáis cada vez más cerca y yo no aguanto más. Cojo mi bolso y me levanto.
Mariana: Dulce, donde te metes, llevo rato buscándote y nada.
Dulce: (ignorando sus palabras, señala en dirección a Any) Me largo.
Mariana: (incrédula) Any ? Y con quien esta bailando ¿?
Dulce: No estoy segura de querer saber la respuesta.
Mariana: Son cosas mías, o por su forma de moverse, parece que esta borracha.
Dulce: Lo esta. Me voy Mariana.
Mariana: Espérame, quiero hablar con ella.
Dulce: Pero…
Mariana: (la interrumpe) Pero nada, no la voy a dejar aquí, en ese estado y con Dios sabe quien.
Dulce: (irónica) Ya es mayorcita.
Mariana: Me trae sin cuidado.
Sin esperar una respuesta de mi parte, se aleja hacia ella. Desde lejos se te mira alegre por ver a tú hermana, a la cual abrazas con entusiasmo. A ella si le presentas a tu acompañante y veo como Mariana le sonríe, traidora. No se que te dice Mariana, pero veo como niegas con la cabeza y ella me mira, instintivamente aparto mi mirada, no quiero que me descubras viéndote con esa.
Christian: Dulce, donde te metes ¿?
- Dulce: Para mi desgracia no he salido de esta discoteca. Sácame de aquí, por favor. (Miro hacia Mariana, y veo que vuelve a mirarme, le hago una seña indicándole que la espero fuera, y sin esperar más me largo)
Estoy fuera con Christian, esperando que aparezcan Mariana y Chris para irnos.
Dulce: De verdad yo me voy sola, y tú espera por ellos.
Christian: Que prisas por favor. No seas impaciente, seguro que no tardan.
Miro hacia la puerta, para ver si aparecen, y a quien veo nuevamente es a ti. Nuestras miradas se cruzan un segundo, tu desvías la tuya. Te veo dudar un momento, le dices algo a la chica que te acompaña y te acercas otra vez a mi.
Dulce: Al final me volverás loca. Si te acercas que sea para no irte por favor.
Christian: Que ¿? (como ella no le contesta, sigue la mirada de su amiga, y ve casi a su altura a Anahi) Anahi ¡!
Anahi: (por primera vez se fija en Christian y le sonríe) Christian? Llevo aquí bastante, y no te había visto, para una vez que te hago caso.
Christian: Me hubieras llamado, señalando su móvil
Dulce: (reaccionando) Perdón, se conocen?
Christian: Claro ¡!. Trabajamos juntos. Es la chica que he invitado a salir un par de veces y luego nunca aparece (le dedica una sonrisa a Anahi y no ve que su amiga se pone pálida, pero Anahi si que se fija)
Anahi: Solo quería pedirte disculpas por lo que paso antes en el baño, yo no quería…
Dulce: (la interrumpe) No te preocupes, no paso nada que no quisiéramos que pasara. Ve tranquila
Anahi: (la mira tímida por un momento, asiente con la cabeza y se da la vuelta) Nos vemos en el trabajo Christian. Adiós Dulce
Christian: (la mira embobado) No me digas que no es guapa. Por cierto de que la conoces ¿?
Dulce: Deja de mirarla así o me olvidare que somos como hermanos quieres ?
Christian: Y eso por qué ¿? Porque si te gusta yo la ví primero eh ¡!
Dulce: (Le da un golpe en el brazo) Es la chica que te conté *******.
Christian: Pero esa es la misma chica que yo vi en el hospital, recuerdas ¿? Te lo comente. Y ella lloraba por su novio, estoy seguro.
Dulce: No querría decirle a un extraño que más bien era novia.
Christian: Pero sigo sin entender, porque ella dijo que su novio no quería que pasara y luego llego Mariana con que ella no quería venir.
Dulce: Todo fue un mal entendido, en el cual me apuesto la cabeza que mis padres tuvieron algo que ver. (ve como se acercan Mariana y Chris) Por fin, nos vamos

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Las vueltas de la vida

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 4:19 am

Capitulo 34

ANAHI
El repentino y brusco sonido del timbre de la puerta hace que de golpe quede sentada en la cama. Todo me da vueltas, pero el timbre es tan insistente que es imposible ignorarlo. Mataré a quién esta tocando de esa manera. Me apoyo un segundo en la puerta para coger fuerzas y la abro.
Anahi: No se porque no me sorprende que seas tú.
Mariana: (pasa y pone sus manos en sus caderas en clara señal de estar enfadada) Te dije anoche que vendría hoy temprano, para hablar.
Anahi: (Se apoya otra vez en la puerta para mantener el equilibrio y piensa sino debería estar ya sobria) Que hora es Mariana?
Mariana: (enfadada) Las nueve de la mañana
Anahi: (resoplando) Pero tú estas loca ¿? Si nos fuimos de la discoteca casi a las 6 de la mañana.
Mariana: No podía dormir por tu culpa, así que tú tampoco duermes. Me vas a contar quien es la chica de anoche ¿?
Anahi: (sonríe) Si no es porque eres mi hermana, cualquiera pensaría que estas celosa.
Mariana: (no le contesta solo la mira desafiante esperando una respuesta)
Anahi: (resignada) Pues si vuelves a hablar tan alto como hace un momento, comprobaras por ti misma quién es. Me extraña que no la despertaras ya.
Mariana: (abre muchísimo los ojos y se ve cada vez mas enfadada) No me lo puedo creer, de verdad. La trajiste aquí, pasaste la noche con ella ? Con una extraña ¿?
Anahi: Que tú no la conozcas no quiere decir que sea una extraña para mí. Además durmió aquí, lo cual no quiere decir que conmigo (al ver la cara incrédula de su hermana señala la habitación que una vez se suponía que Dulce) Esta ahí dormida, y yo en mi cuarto, sola ok ? Solo es una amiga, al menos por ahora.
Mariana: (un poco más tranquila) Por ahora ¿?
Anahi: (pone los ojos en blanco y luego agarra a su hermana del brazo y la lleva hasta su habitación) Hazme un favor, deja de marcar el territorio de Dulce quieres ¿? Y ahora acuéstate y vamos a dormir, que todavía estoy borracha (la mira con pena) Por favor ¡!
Mariana: (se quita los zapatos y se acuesta junto a ella. Luego de unos segundos de silencio) Ya no la quieres?
Anahi: (Se da la vuelta para quedar de frente a ella) Siempre la voy a querer.
Mariana: Entonces no te entiendo. Por qué no luchas por ella, como lo hiciste una vez ¿? No hay nada que las impida estar juntas.
Anahi: El querer no lo es todo
Mariana: Ya lo se, pero si se quiere se puede solucionar cualquier problema. Sabes ¿? Me enfado de esta manera, porque se que si ahora estuvieses con otra persona, no serias feliz.
Anahi: (sonríe) Y eso como lo sabes, señorita adivina.
Mariana: Nunca te había visto tan bien, como cuando estaban juntas, por ello se que tu felicidad esta con Dulce
Anahi: (no sabe que responder) Duérmete ya Mariana. (La besa en la mejilla y nuevamente le da la espalda en la cama indicándole que la conversación esta terminada).
Horas después despierto al sentir un ligero martilleo en la cabeza y demasiada luz en la cara. Intento abrir los ojos pero la luz me encandila, seguro que Mariana abrió las persianas. Lo dicho, la mataré. Me levanto y miro a mí alrededor, compruebo que efectivamente no hay rastro de mi hermana y automáticamente pienso en Maite. Con el mal carácter que tiene Mariana es capaz de hacerle un desplante, o algo peor…
Salgo del cuarto y me dirijo a la cocina donde escucho ruidos. Maite de espaldas a mí, busca algo en el mueble, al sentirme se gira.
Maite: (sonríe y ladeando la cabeza) Buenos días
Anahi: (le devuelve la sonrisa y se sienta a la mesa) Buenos días
- Maite: (escucha ruidos en el baño y se queda descolocada) Qué me he perdido ¿? Si tú estas aquí, quién está en el baño ¿?
Anahi: (suspira aliviada al comprobar que no se han encontrado) Mi hermana (al ver la cara interrogante de su amiga) No preguntes, no querrías saberlo.
Maite alcanza una taza de café a Any, mientras esta prepara unas tostadas, luego coge una taza para si y se sientan a la mesa a la vez que Mariana aparece en la puerta.
Mariana: (ignorando a Maite, coge una taza y pone acalentar leche) Hola Any.
Anahi: Por favor, no empieces Mariana
Maite: (contempla a Mariana unos segundos. Pelo castaño y morena de piel) De verdad son hermanas ¿?. No se parecen en nada.
Anahi: No. Ella es adoptada
Mariana: (sigue ignorando a Maite, pero se acerca a su hermana y le un golpe en la cabeza)
Anahi: Auch. No me pegues en la cabeza que ya me duele ella solita sin tu ayuda, muchas gracias.
Mariana: No vuelvas a beber y veras como no te duele más. Y no te pases con tus comentarios.
Anahi: No te pases tú con tu comportamiento. (Centra su atención nuevamente en su amiga) Lo que pasa es que yo me parezco mucho a nuestra madre y ella a nuestro padre.
Maite va a responder pero de repente da un bote y se levanta de un salto de la silla. Le ha caído leche encima, y automáticamente miro a Mariana, pero al ver su cara pálida y como se acerca ella me doy cuenta que ha sido sin querer.
Anahi: (acercándose rápido) Estas bien ?
Maite: (suspirando) Sí, solo ha sido el susto. No estaba caliente la leche, solo tibia. (Preocupada) Pero no tengo más ropa que ponerme.
Mariana: (al comprobar que no tenia nada se aparta de ella) Genial, pues ve a tu casa a cambiarte y no te molestes en volver.
Anahi: (ve a Maite que hace una mueca) No te preocupes la mataré, lo decidí desde esta mañana. Tú solo dame tiempo quieres ?
Maite: (sonríe) Solo te esta cuidando. Ya se dará cuenta que no soy una amenaza, ya lo veras.
Anahi: Me da igual que quiera cuidarme ya soy mayorcita, no te parece ¿? (ella como única respuesta solo se encoge de hombros) Por tanto Anahi, agarra el borde de su camisa) Déjame quitártela. La lavaré en un momento.
Maite: (ve como Mariana vuelve a centrar su atención en ella, intenta apartar las manos de Anahi) No pasa nada. Yo me voy a mi casa y me cambio, no te preocupes.
Anahi: (primero mira a Mariana enfadada y luego a Maite nuevamente) Levanta las manos. Ahora ¡! (ella obedece y le quita la camisa) Ve a mi cuarto y busca alguna que te sirva, seguro que algo hay.
Mariana ve como al poco Maite vuelve a la cocina y se apoya en el marco de la puerta, y como contempla con una sonrisa en los labios como Anahi pone a lavar su camisa mientras murmura por lo bajo. Es una chica de pelo castaño largo, ojos verdes, altura media y con una sonrisa espectacular, debía reconocer. La verdad no le parecía una mala persona, o por lo menos no a simple vista. Quizás se estuviese equivocando con ella, pero esta tan acostumbrada a ver como lastiman a su hermana, que en cierto modo no puede evitar sentir rechazo por esa chica. Además ella pensó, equivocadamente según parece, que había algo entre ellas, y entonces donde quedaría Dulce ? Pero ella después de todo no era quien para juzgar a nadie y menos a su hermana, y mucho menos para meterse en su vida privada. Siempre la había apoyado en todo, y no iba a cambiar eso ahora. Así que suspirando, confirmo para si misma que su actitud con Maite cambiaría. Solo haría una cosa que había prometido…
Mariana: (mirando a Anahi que había vuelto a sentarse a comer a la mesa) El fin de semana que viene, es cuando reservaste con Dulce mi viaje con Chris recuerdas ¿?
Anahi: (la mira asombrada) El que viene ? Ya? Como pasa el tiempo. Espero que lo pasan muy bien.
Mariana: También esta todo reservado para Dulce y para ti, recuerdas que ella lo había hecho como regalo para ti?
Anahi: Pero yo le devolví esos billetes después el accidente. Seguro que ella querrá ir con otra persona, o puede regalarlos.
Mariana: Ya. Pero es que a Chris y a mi nos haría ilusión ir con vosotras, como habíamos planeado. Para pasar el tiempo juntos, como en los viejos tiempos (pone carita de pena)
Anahi: Olvídalo, no pienso ir. Estar todo un fin de semana con Dulce ? A solas ? No gracias, no quiero volverme loca.
Mariana: No, pero si también estaremos nosotros. Te prometo que esteremos todo el tiempo juntas, de verdad ¿? Será lo ultimo que hagamos los cuatro juntos si tu quieres. Además me lo debes, que cuando cumplí los 18 no lo celebramos.
Anahi: Porque tú no quisiste, a mi no me eches la culpa
Mariana: Reconoce que por esas fechas no estabas para mucha celebración (vuelve a ponerle ojitos) Di que si anda. Nos lo pasaremos genial.
Anahi: (resignada asiente con la cabeza) Si genial. Me querré morir, lo sé.
Mariana: (da un saltito de alegría y se abraza a su hermana) Gracias
Anahi no le responde simplemente piensa como será capaz de sobrevivir a pasar todo un fin de semana con Dulce, sin poner en riesgo a su corazón…
...................
Después de la semana más corta de la historia, ya es viernes, y voy camino de pasar la mayor penitencia que pueda imaginar. El solo hecho de pensar que en unos minutos estaré con Dulce, y todo un fin de semana, me hace estremecer. Ahora solo me falta saber si de miedo al pensar en cometer una estupidez con ella o de alegría de saber que al menos durante esos dos días sabré que será solo para mí. Anahi deja de pensar, eso no es bueno, no piensas sino burradas y cosas absurdas, a ti no te importa ya lo que Dulce haga o deje de hacer, y con quien mucho menos…
Maite: Creo que de aquí al domingo puedes bajarte del coche (al ver que no contesta pasa su mano delante de la cara de Anahi, haciendo que por fin reaccione)
Anahi: (desorientada) Qué ¿? Qué paso ¿?
Maite: Hace como diez minutos que hemos llegado y estoy esperando que te dignes a bajar del coche, acuérdate que te espera un gran fin de semana (la mira con una sonrisa burlona)
Anahi: (hace una mueca y le contesta mientras baja del coche) Recuérdame por qué tú y yo somos amigas ¿?
Maite: (ignora su pregunta) eh que yo no tengo la culpa de que planearas este viaje hace tiempo. Pero ya que estas disfrútalo no ¿?
Anahi: (mientras abre el maletero del coche) Hace tanto tiempo que creo que fue en otra vida. Y si claro disfrutar, solo tengo que olvidarme quien es mi principal compañía y todo ira genial (pone cara de preocupación) y mi maleta ¿?
Maite: (mirando al cielo) Dios dame paciencia con esta mujer. (Señala la maleta al lado suyo en la acera) No acabas de chocarte con ella, no se ni porque.
Anahi: Y cuando la sacaste ¿?
Maite: Ya te dije que hace rato llegamos y en algo tenía que entretenerme mientras tú estabas quién sabe en que mundo (le sonríe)
Anahi: (se acerca a ella y sin decir nada más solo la abraza)
Maite: Todo va estar bien, solo es un fin de semana. Antes de que te des cuenta estarás de vuelta.
Anahi: Por qué no puedes venir conmigo ¿?
Maite: (soltándose del abrazo) Aprecio mi vida lo suficiente como para no querer ir.
Anahi: Exagerada
Maite: Si tu lo dices. (Coge la maleta y se la alcanza a Anahi) Quieres que te acompañe dentro ?
Anahi: Me estas echando ya ¿?
Maite: (sonríe) Llegas tarde. (Ve que Anahi hace una mueca, se acerca y la besa en la mejilla). Mejor entra sola, y concéntrate en disfrutar. Adiós. (Se sube al coche y se despide de ella nuevamente a través del cristal, mientras se aleja).
Entro en el aeropuerto y despacio me acerco a mi destino, retrasando lo máximo posible mi encuentro con ella. Al final los diviso a lo lejos y me acerco. Mariana y Chris están entretenidos haciendo no se qué con el móvil y Dulce mira muy concentrada una revista. Lleva puesto unos pantalones cortos y una camiseta, su pelo suelto cae por un lado de su cara, mientras por el otro lo tiene detrás de la oreja, su ceño ligeramente fruncido es el toque ideal, para que se vea como siempre condenadamente perfecta y hermosa. Empieza mi tortura.
Anahi: (desviando su mirada de Dulce y viendo a Mariana y Chris) Parece que después de todo no llego tan tarde.

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Las vueltas de la vida

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 4:19 am

Capitulo 35
Chris: (viendo a Mariana saltar del asiento y tirarse al cuello de su hermana, y escuchando el aviso de salida) Justo a tiempo parece.
Dulce: Hola.
Anahi: (la mira nuevamente y ve como le dedica las más bonita de sus sonrisas e incapaz de responderle solo la saluda con una inclinación de cabeza)
El trayecto en avión transcurrió con Mariana y Chris sentados delante de nosotras y claramente ignorándonos y con su mirada clavada en mí casi todo el tiempo, mientras yo simulaba leer un libro, para evitar así que iniciara una conversación conmigo, pero claro no podía prohibirle mirarme. Los momentos en los que estaba segura no me miraba eran mis ojos los que buscaban mirarla para ver el motivo de su abandono, solo para que nuestras miradas se encontraran y yo apartara rápido mis ojos como si a través de ellos pudiera ver, que tan nerviosa estaba.
Al llegar a nuestro destino y luego de recoger nuestras maletas, nos fuimos al hotel, en un coche alquilado y por primera me pude relajar y disfrutar de la compañía y reír con las típicas locuras de mi hermana y de Dulce.
Anahi: (entrando al hotel) Acordaros que tenemos que pedir otra habitación.
Dulce: (mirándola fijamente) Que si pesada ¡! Pero no la pagaras tú sola, porque después de todo estas aquí, por culpa mía.
Mariana: Nosotros también podemos ayudaros a pagarla.
Dulce: Claro que no, entonces que clase de regalo seria este cuñada ¿? Lo pagamos medias de acuerdo Any?
Anahi: Que remedio
Dulce: (agarrándola del brazo y tirando de ella) Pues vamos que ya puedo oír como la piscina me llama para ir a tomar el sol.
Anahi: Pero esta segura que no hay ninguna libre, no me importa cual.
- Recepcionista: Lo siento señorita, pero estamos en fiestas en el pueblo y son bastante populares, siempre estamos llenos en esta época.
Dulce: (acercándose a Anahi que mira al recepcionista con cara preocupada) Podemos compartir habitación. Esta preparada para dos personas y además seguro hay un sofá en el que podamos dormir una de las dos. Seremos otra vez compañeras de piso por dos días que te parece ¿?, yo prometo portarme bien (le sonríe y pone carita de niña buena)
Anahi: (desvía su mirada a Dulce y por unos segundos piensa como hará para compartir habitación con ella y no dejar salir sus sentimientos con ella, pero al no quedarle otro remedio) Me parece perfecto.
Dulce: (extiende su mano hacia ella para sellar su trato) Perfecto entonces
Anahi: (siente una corriente recorrer su cuerpo al sentir el contacto de la mano de Dulce) Subamos.
Dulce: (ya en la habitación) Vez una cama por aquí, y un sofá allá fuera. Un día para ti y otro para mí, así las dos contentas. (Al ver que Anahi se dispone a sacar sus cosas de la maleta sin siquiera contestarle) Para que sacar las cosas de la maleta si solo vamos a estar dos días, disfrutemos, vamos a ponernos el bikini y a tomar el sol un rato (lo dice mientras busca en su maleta el suyo y se dirige luego al baño)
Anahi: (se sienta en la cama y suspira) Tienes razón, la verdad me apetece bajar ya. Espero aquí a que te cambies y luego paso yo, vale.
Dulce: Claro
Anahi: (a los pocos minutos ve salir a Dulce del baño con un bikini que le queda como un guante y siente que ha dejado de respirar por un momento)
Dulce: (al ver la cara ida de Anahi, le habla mientras se pone un pareo alrededor de la cintura) Vamos Any, el sol nos espera recuerdas ¿?
Anahi: (reaccionando agarra sus cosas y entra en el baño casi corriendo) No me tardo
Al llegar a la piscina buscamos a Mariana y Chris y al no encontrarlos, buscamos unas hamacas donde poder tirarnos en lo que ellos llegan. Tomo mi bote de crema solar para echarme pero me quedo como una imbécil viendo nuevamente para Dulce, y miro como ella misma se pone crema en el cuerpo. Recuerdo su piel suave entre mis manos y al instante noto que me pongo colorada.
Dulce: Ya te estas poniendo roja, ponte crema. (Sonríe) Necesitas ayuda ¿?
Al escucharla hablarme vuelvo a reaccionar. Debe pensar que estoy medio tonta.
Anahi: Puedo sola. Gracias.
Dulce: Y en la espalda ¿? Mira que esos dos tienen pinta que van a tardar, no sea que te vayas a quemar.
Anahi: No te preocupes, los espero si seguro no tardan tanto.
Dulce: Vamos Any, ni que te fuera a comer, no seas tonta. Además (levanta sus manos ante ella y le sonríe) tu me enseñaste cuando debía dejarlas quietas (sin esperar una respuesta de su parte, se levanta de su hamaca y se sienta detrás de Anahi en la suya)
Fue tan rápida que ni tiempo tuve de protestar antes de verla sentarse detrás de mi. Agarra el bote de la crema en una mano y me empuja levemente hacia delante con la otra mano. Y otra vez siento un hormigueo recorrer todo mi cuerpo. Pone un poco de crema en su mano y luego la unta en las dos, y pone sus manos en mi espalda. Al sentir sus manos doy un ligero salto.
Dulce: Esta fría ¿?
Incapaz de contestar al sentir sus manos masajear mi espalda de esa manera, despacio y casi con las yemas de sus dedos, solo afirmo con la cabeza. Aunque más que sentir frío, siento un calor que me queda por dentro. Como siga tocándome así seguro seré yo la que me la coma a ella, aunque sea a besos. Justo cuando no aguanto más y me dispongo a decirle que es suficiente, ella se aparta tan rápido como se sentó e inconcientemente me siento decepcionada. Basta Anahi, no empieces.
Dulce: Listo. Puedes ayudarme tu a mi ahora ¿?
Anahi: (sacude la cabeza para despejarse un poco, levanta su mirada para enfrentar a Dulce, y con unos golpecitos en su hamaca le indica que se siente delante de ella)
Me doy por vencida, no tengo nada que hacer. Siempre he pensado que soy una persona con una gran fuerza de voluntad, pero con ella, definitivamente no puedo. No se como lo hace pero siempre consigue tirar abajo todas las barreras que levanto contra ella. Después de recrearme en la suave piel de su espalda para echarle crema, nos hemos tirado cada una en su hamaca, y a pesar de que en un principio pensaba tomar el sol sin prestarle demasiada atención, no he podido evitar sentirme arrastrada por su parloteo constante, ella siempre tan entretenida, simpática, loca y… preciosa.
Dulce: (mirándola asombrada). No te creo. (Sonríe) Tan formalita que te ves siempre, no te imagino haciendo eso.
Anahi: Bueno cuando quiero puedo ser muy rebelde, deberías saberlo. (la mira con total seriedad para indicar que no bromea, pero finalmente la risa escapa de sus labios al ver la expresión de Dulce)
Dulce: (contagiándose de su risa) Estas loca (aparta su mirada un momento a la piscina) Por qué no vamos a darnos un baño Any?
Anahi: (da un respingo por ese trato de cariño, hace tanto tiempo que no se lo oía decir, queda parada por unos segundos hasta que reacciona) Creo que no, aunque todavía esta el sol, ya es tarde y seguro que el agua esta muy fría, y no me gusta. Ya sabes.
Mariana: (llegando hasta ellas) Pues yo me muero por darme un baño.
Dulce: (mira decepcionada a Anahi por un segundo y luego le sonríe a su cuñada) Pues estamos tardando, yo voy contigo.
Chris: (mientras ve alejarse a las chicas en dirección a la piscina) Vamos Any?, anímate ¡!
Anahi: Definitivamente, no. Ya mañana me bañaré. (Se levanta para colocar su toalla en la hamaca y él al verla sonríe maliciosamente al cruzar una idea por su mente, se acerca despacio a ella y la agarra de tal manera que parece un saco de papas. Ella pega un grito del susto) Pero que haces ¿?.( Al ver a donde se dirige) Ni se te ocurra Chris, bájame ahora mismo.
Chris: Pero si el agua esta buena, a poco no chicas??
Anahi: (intenta agarrarse a él, pero en su posición es bastante difícil). No, esta fría. Suéltame. Chicas ayudadme ¡! (mira hacia ellas, pero al ver las risas en sus caras, sabe que no la ayudaran y acabara irremediablemente en el agua)
Dulce: (al ver un mal movimiento en su hermano se asusta) Chris, ten cuidado ¡! Así le vas a dar un golpe.
Chris: ok ¡! Pues los dos a la vez cuñadita. A la de tres (dijo de lo más contento) Uno
Anahi: (dándose ya por vencida) Ya veras cuando salga, me vengaré
Chris: Dos. (Ríe) Estoy deseando ver como. Y Tres (salta a la piscina con Anahi en sus brazos)
En un instante siento el agua a mí alrededor, y con el ello el frió apoderarse de mi. Al impactar en el agua Chris me suelta, y cuando intento empezar a ascender para hacer llegar el aire a mis pulmones, noto que unas manos calidas rodean mis caderas y me ayudan a salir a la superficie.
Anahi: (Sacando la cabeza del agua y mirando mal a Chris) Te odio
Chris: (llegando hasta Mariana y abrazándose a ella con una gran sonrisa) Yo también te quiero Any.
Anahi: (no pudiendo evitar el cosquilleo de su cuerpo al estar tan cerca del de Dulce, se gira y se abraza a ella) Es un cretino
Dulce: (se acerca despacio a su cuello y deja un dulce beso en el) No hace falta que lo jures. Ya algo se nos ocurrirá para vengarnos (la mira con una gran sonrisa) ok?
Anahi: (devolviéndole la sonrisa pero rompiendo el abrazo) ok
Mariana: Chicas deberíamos ir ya a prepararnos sino llegaremos tarde a la obra.
Dulce: (separándose totalmente de Anahi y nadando hasta el borde de la piscina) Vamos
Definitivamente la recepcionista del hotel tenía razón al decir que las fiestas del pueblo son populares. Estamos en la calle principal del pueblo en donde cada año se escenifica en la misma una obra de teatro diferente. La calle esta abarrotada de gente y distingo a lo lejos una plaza con un gran escenario. Miro atrás para decirles a los chicos que al fin veo la plaza, para intentar buscar un hueco cerca y ver mejor, pero me doy cuenta que no me siguen, estoy completamente rodeada de extraños. Genial, con tanta gente quien los encuentra ahora.
Me recorro la calle de arriba abajo un par de veces pero es imposible, no los encontraré, hay demasiada gente. Me pongo en una esquina para por lo menos intentar ver la obra, y ya luego me regresaré sola al hotel. De repente siento desde atrás como unas manos tapan mis ojos, y como unos suaves labios se posan en mi mejilla dejando un tierno beso, instintivamente me pongo a temblar, se que es ella.
Dulce: (separándose de ella para verla a los ojos) Escapándote guapa ¿? Casi no te encuentro
Anahi: (clava en ella su mirada y le sonríe) Buscaba alguien con quien divertirme, pero todos lo presentes son unos sosos.
Dulce: (asombrada) Todos ¿? Pero si hay miles de personas concentradas en esta calle. No será que tu eres muy exigente ¿?
Anahi: Puede ser, pero lo dudo. (Mirando a su alrededor) Y los chicos ¿?
Dulce: Los perdí, a ti te vi por pura casualidad. Es imposible pasar al lado de un chica guapa y no darse una cuenta (vuelve a sonreírle) pero si quieres los seguimos buscando.
Anahi: Olvídalo, hay demasiada gente. Disfrutemos de la obra, que esta por empezar.
Dulce: (la agarra con suavidad pero con firmeza de la mano y la empuja entre el gentío) Tienes razón disfrutemos.
Estoy muerta de cansancio, es tardísimo y apenas estamos entrando en la habitación del hotel. Después de ver la fantástica obra de teatro, nos fuimos a cenar y a ver unos bellísimos fuegos artificiales. No pare en toda la noche de reír y disfrutar de la compañía de Dulce. Ahora que estamos en el cuarto siento lastima que ya la noche llegara a su fin, por mi hubiese estado toda la noche de fiesta con ella. Ahora que estoy aquí con ella me doy realmente cuenta de cuanto la echaba de menos. Ella sale del cuarto de baño ya con su minúsculo pijama puesto y yo cojo rápido mis cosas para volver a huir de ella, por nada del mundo quiero que vuelva a pensar que lo único que quiero con ella es simple sexo.
Dulce: Ya termine. Ya puedes usar el baño si quieres.
Anahi: Si ya voy.
Dulce: Hoy dormiré yo en el sofá vale (mirando la cara de Anahi) Si no pasa nada, mañana dormiré yo en la cama. No te preocupes (bosteza a la vez que camina hacia la sala) Buenas noches Any
Anahi: Buena noches ¡!
No puedo dormir. Tengo una sensación dando vueltas por mi cabeza, pero no soy capaz de definirla, a parte que el saberla tan cerca de mí, me pone bastante nerviosa. Cuando de repente viene a mi memoria la primera vez que dormimos juntas.

Flashback
El cuarto de Anahi luego de pasar todo el día con Dulce.
Dulce: (toca suave en la puerta y se apoya en ella) Estas despierta ¿?
Anahi: (se gira en la cama para verla a lo ojos) Por poco. Te pasa algo ¿?
Dulce: (avergonzada). Te parecerá una estupidez pero desde pequeña siempre le tuve miedo a dormir en un sitio que no conozco.
Anahi: Y que puedo hacer para ayudarte ¿? Quieres que te prepare una infusión o algo para que te relajes ¿?
Dulce: Eso no me ayudara. (Susurrando) Deja que duerma contigo. Por favor
Findel Flash back

Sin siquiera pararme a pensar en lo que hago, me levanto y pongo mis pies en el suelo frío y salgo de la habitación, y me la encuentro en el sofá, dando vueltas sin parar, y suspirando bajito, como para evitar que la escuche. Se ve tan hermosa ahí con los ojos cerrados tratando de conciliar el sueño, mientras se pelea con el sofá y la sábana como si fuesen sus peores enemigos, que no puedo evitar que se escape la risa de mi labios
Dulce: (al sentirla se levanta sobresaltada y queda sentada) Que paso ¿? (tímida) Hacia mucho ruido ¿? No quería molestarte, lo siento.
Anahi: (acercándose a ella) No hacías ruido, solo recordé… (Extiende su mano hacia Dulce, ella tímida la agarra y se deja empujar fuera del sofá) En la cama estaremos más cómodas.
Sin decir una palabra más vamos al cuarto y la obligo acostarse conmigo, al acercarme a ella noto como tiembla, tanto o más que yo, pero aún así, me acerco todo lo que puedo y la abrazo fuerte contra mi y noto como ella hace lo mismo conmigo.
Anahi: Buenas noches.
Dulce: Buenas noches (susurrando) y gracias (en respuesta Anahi, la estrecha más fuerte si puede entre sus brazos

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Las vueltas de la vida

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 4:19 am

Capitulo 36

A la mañana siguiente, cuando despierto, no puedo evitar sonreír, hay ciertas cosas que nunca cambian. Como imagine en el mismo instante en que abrí los ojos ella ya no esta en la cama ni siquiera en toda la habitación. Luego de prepararme me dispongo a salir para ir en su busca y la de los chicos para desayunar todos juntos, pero justo en el instante en que salgo por la puerta, me los encuentro a los tres caminando directo a la habitación con unas bandejas con comida en las manos.
Chris: Pero miren a quien tenemos aquí, si es la bella durmiente.
Mariana: No podrás quejarte hermanita, aquí estamos haciendo hoy de servicio de habitación para ti. Traemos el desayuno para comer todos juntos.
Vuelvo a entrar en la habitación y abro la puerta para que puedan pasar sin problemas, y justo en ese momento Dulce pasa a mi lado.
Anahi: Buenos días ¡! Que te pasa ¿? Te veo pálida
Mariana: (fijándose por primera vez en el tono de su piel y percatándose de lo callada que estaba se acerca rápido a ella) Tiene razón no me había fijado. Te sientes mal ¿?
Chris: (preocupado) La migraña Dulce ¿? Si quieres ve a recostarte, nosotros apagamos las luces y no haremos ruido, a lo mejor así…
Dulce: (me mira sorprendida por un segundo e interrumpe a los chicos que dan vueltas alrededor de ella, realmente preocupados, por lo que debo entender, que cuando le dan los dolores de cabeza lo pasa verdaderamente mal) No pasa nada chicos, solo es una pequeña molestia. No tengo ninguna intención de desperdiciar este ultimo día tirada en la cama por culpa del dolor de cabeza (me sonríe de una manera tan dulce que siento que me derrito ahí mismo).
A partir de ese momento Dulce fue animándose por momentos dejando ver que se sentía mejor, pero seguía sin perder ese pálido todo de su piel. Este día lo disfrutamos los cuatro juntos, como en los viejos tiempos, jugando en la piscina, haciendo un poco de recorrido turístico por la zona y lo más importante disfrutando de la mutua compañía.
- Mariana: Que les parece si salimos todos juntos a cenar ?
Chris: Me parece perfecto. Mañana a las 10 sale el vuelo de regreso a Mexico así que tendremos que madrugar y no podremos disfrutar de mucho más por aquí.
Sin contestar a su pregunta miro a Dulce, la verdad me gustaría disfrutar del poco tiempo que nos queda aquí, pero me gustaría hacerlo a solas con ella. Y ella piensa lo mismo, lo noto en su forma de mirarme, con su mirada parece casi suplicarme que nos quedemos a solas, y en mí saltan todas las alarmas, no es esto lo que tenía pensado hacer. Yo no quiero volver con ella, no quiero depender nunca más de ella, ni de nadie. Bueno no quiero hacerlo de ella, porque hace mucho tiempo, desde el primer día que la vi que supe que ella sería el gran amor de mi vida. Pero ya hemos pasado bastante, no quiero volver a empezar. Prefiero vivir sin ella ahora que estoy acostumbrada a ello que vivir con el miedo permanente de volver a perderla, no por ella, sino por mí. Por mí y mi maldita falta de autoestima, esa que Rodrigo y Paulina me arrebataron de golpe y que los padres de Dulce terminaron de destruir cuando sufrió el accidente. Soy tan tonta, porque no hago caso a mi razón ¿?, ella siempre me cuida y me protege y yo voy y le hago caso a mi corazón que me grita, que quiere a Dulce, que necesita estar con ella. Soy una necia ¡!
Anahi: (le sonrío) No creo que Dulce deba seguir tentando a la suerte con su malestar, quizás sea mejor que descanse, más si mañana será un día agitado en el avión
Chris: Tienes razón, necesitas descansar no Dulce? Bueno pues nos quedamos todos juntos a comer en el hotel
Dulce: Ustedes mejor salgan , disfruten de la última noche
Mariana: Pero no vamos a dejarte aquí sola.
Anahi: Yo me quedaré con ella, así aprovecho y arreglo esta noche mis cosas. No hay problema, ustedes a disfrutar.
Cuando finalmente nos quedamos a solas, no podía dejar de sentirme nerviosa, pero por otro lado estaba decidida a disfrutar mis últimas horas a su lado. Salimos a cenar y a dar una paseo que nos llevo hasta una pequeña playa que hay por la zona, caminamos muy cerca la una de la otra, pero sin llegar a tocarnos, por la orilla de la misma, y en vista de la hermosa noche que hacia, acabamos sentadas en la arena viendo las estrellas. Pasamos la mayor parte del tiempo hablando, riendo, compartiendo juntas, pero también había ciertos momentos en que las dos permanecíamos calladas, y me daba la impresión que ella quería decir algo pero que no se atrevía a ello. Por favor Dulce no me lo digas, no quiero oírlo, déjalo como esta, no nos hagamos mas daño.
Luego de un rato volvemos al hotel. Cuando me dispongo abrir la puerta de la habitación, siento como en un segundo pega su cuerpo al mío peligrosamente aunque sin llegar a rozarme. Con lo grande que es el pasillo, es necesario que se ponga tan cerca ¿? Me pongo nerviosa y las llaves caen al suelo. Las dos nos agachamos a la vez a cogerlas y ahora si se pega totalmente a mi. Cojo las llaves y me levanto despacio, sintiéndola aún muy cerca. Cuando estamos de pie nuevamente, me gira lentamente hasta quedar mirándola a los ojos. Dios que ojos más bonitos tiene, ese color marrón con un ligero toque verde, sus largas pestañas, y esa mirada tan expresiva, que siempre me dice todo. Y ahora me dice que quiere besarme, es más va hacerlo. Inclina su cabeza ligeramente sobre mí para alcanzar mis labios y durante un segundo yo también me acerco a ella, pero cuando sus labios están casi rozando los míos, me aparto ligeramente.
Anahi: No Dulce, por favor
Dulce: (suspira y se acerca a su oído para susurrarle) Por qué no ¿? Lo deseas tanto como yo, puedo sentirlo Any.
Anahi: Es una locura. El besarte no hará que cambie de opinión. No voy a volver contigo. (Susurra) No puedo, no quiero.
Dulce: (se aparta rápido y la mira dolida) Por qué no quieres ¿? Por qué no puedes ¿? Que te lo impide ¿? Tú me quieres y yo te quiero donde esta el problema que no lo veo. Por qué nos haces esto Any?
Anahi: Cuando estoy contigo, dejo de ser yo misma
Dulce: (sorprendida) cuando estas conmigo no eres tu misma ¿? Me estas diciendo que todo lo que vivimos fue una mentira ¿?
Anahi: No es eso, pero necesito estar sola, tener mi espacio.
Dulce: Y yo soy la única que tiene que darte ese espacio ¿? Por qué todos pueden estar cerca de ti y yo no ¿? Por qué esa chica puede estar contigo y yo no ¿?
Anahi: (al ver su expresión) Estas hablando de Maite? Estas celosa de ella¿?
Dulce: (niega con la cabeza y vuelve a suspirar llena de impotencia) Celosa dices ¿? Mírame Any no te das cuenta ¿? Me estoy muriendo de celos. No se quien es, nunca antes la había visto. No me gusta su trato contigo. Por qué ella si puede estar tan cerca de ti y yo no ¿? Dios esto es infantil. Sabes que ¿? Olvida lo que acabo de decirte. No quieres que me acerque a ti ¿? No te preocupes más, que te olvidarás hasta de que existo. (Sin dar tiempo a Anahi para contestar se aleja de allí)
Anahi: (se apoya en la puerta y nota como su rostro empieza a bañarse en lágrimas) Tú eres la única que no puedes estar cerca, porque cuando lo estas, eres en lo único que pienso, la única persona por la que vivo.
.....
Horas después de discutir con Dulce, no paro de dar vueltas una y otra vez por la habitación, y ella que no llega. Donde estará ¿? Por favor que no le pase nada, no sería capaz de soportarlo. Llena de miedo y frustración me tiro en el sofá y me envuelvo en la sábana que esta sobre el, a pesar de que sé que será imposible conciliar el sueño, al menos hasta que ella llegue. Al rato noto la puerta que se abre, y no puedo evitar suspirar de alivio. Ella se queda parada mirándome en el sofá, pero yo soy incapaz de moverme, seguramente piensa que estoy dormida. La siento suspirar resignada y se aleja de mí camino del otro cuarto.
No se que hacer ahora. Lo dejo todo como esta, o voy hablar con ella otra vez ¿? Me levanto sin tener muy claro aún como actuar y me dirijo a la habitación. La puerta esta abierta y entro sin tocar. Nada más pasar por la puerta la veo salir del baño totalmente pálida. Realmente tiene muy mala cara.
Anahi: (se acerca rápido a ella) Te sientes mal ¿?
Dulce: (La aparta y habla muy bajito) No tengo nada, déjame sola y deja de hablar tan alto
- Anahi: (vuelve acercarse a ella) Pero Dulce estas ardiendo, como voy a dejarte sola?
Dulce: (Se acuesta en la cama) Lo único que necesito es oscuridad y que no hables, pasara solo. Solo es un maldito dolor de cabeza. Déjame sola
Anahi: (deja la habitación a oscuras y enciende la luz del pasillo para poder ver un poco, se acerca hasta Dulce la destapa y le susurra) así se te quitara el dolor de cabeza pero no la fiebre. Déjame ayudarte, no haré ruido, lo prometo
Dulce no me contesta, parece que se ha quedado dormida o al menos no rechaza que la ayude. Voy al baño y busco algo donde poner agua tibia para ponerle paños fríos y ayudarla a que le baje la fiebre. Cuando son más de las cinco de la mañana por fin deja de tener fiebre y me tumbo a su lado. La contemplo, ahora parece relajada. Espero que cuando despierte ya no tenga ese horrible dolor de cabeza. De repente no puedo evitar sentirme culpable, todo esto le pasa por haberme empeñado en meterme en su vida. Yo únicamente quería que fuera feliz y lo que conseguí fue hacerla sufrir.
Anahi: (le susurra a la vez que acaricia su mejilla) Ojala algún día puedas perdonarme

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Las vueltas de la vida

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 4:19 am

Capitulo 37
Doy vueltas delante de la puerta de mi jefe, hace un rato me mando llamar y no se para que será, ya lo unico que me faltaría sería que me despidieran, pero no puede ser, soy muy responsable con mi trabajo incluso exigente conmigo misma.
De repente veo llegar a Christian, después de aquella vez que lo encontre en la discoteca y supo quien era yo para Dulce nunca más ha intentado ligar conmigo, es más juraría que hay veces que me mira mal. Me gustaría tanto preguntarle por ella, desde que volvimos del viaje hace ya un par de semanas, no he sabido nada de ella, incluso Mariana Y Chris se niegan a hablarme de ella, supongo que porque ella esta cumpliendo su promesa de que no volvería a saber nada de ella, y porque ellos saben que lo único que estamos haciendo es lastimarnos.
Christian: (al acercarse a ella y ver su expresión, pasa su brazo por encima de sus hombros y le da un beso en la sien) que tal lo llevas ¿?
Anahi: (suspira) Ya ni se como me siento. Estoy esperando que el jefe termine una reunión, me mando llamar.
Christian: (sorprendido sonríe) bueno a si no me despiden a mi solo
Anahi: (sonríe) Parece que pensamos lo mismo
Christian: (la estrecha con su brazo más fuerte) Ya verás como no es nada Any, no te preocupes.
En ese momento se abre la puerta del despacho y salen unos hombres del despacho y luego mi jefe, que al vernos nos sonríe.
- Jefe: Señores, nos vemos en la siguiente reunión. Chicos (refiriendose a Anahi y Christian) pasen, perdon por hacerlos esperar, no pense tardar tanto en la reunión anterior.
Christian y yo tomamos asiento pero ninguno de los dos dice una palabra, creo que se nota estamos bastante nerviosos por la razón de su llamada.
- Jefe: Imagino que estaran pensando porque los he mandado llamar no?
Christian: La verdad un poco si (Anahi solo es capaz de afirmar con un gesto de su cabeza
- Jefe: Les comento. En una de nuestras empresas en Nueva York ha quedado una plaza vacante por una excedencia y he pensado en mandar a uno de los nuestros hasta allá para cubrir esa plaza, y bueno considerovque en estos momentos son los mejores trabajadores que tengo en la empresa, y pues quería darles la oportunidad de elegir
Christian: Tiene que ir uno de los dos obligatoriamente ¿?
- Jefe: No, por supuesto que no. Solo aceptaran ese puesto si quieren, sino seguiran trabajando aqui. No los quiero obligar a nada, simplemente es una buena oportunidad y les brindo la oportunidad de aprovecharla, pero la decisión final es de ustedes.
Anahi: (interviniendo por primera vez) Y cuanto tiempo sería el que habría que estar fuera ¿?
- Jefe: Pues es un principio esa plaza es por dos años, ya luego si alguno decidiera seguir allí, podría conseguir una plaza fija.
Christian: La verdad yo le agradezco la oferta, pero llevo varios años fuera de Mexico y la verdad me gusta estar aquí.
- Jefe: No hay ningún problema Christian, pero no me respondan ahora, tienen dos semanas para darme una respuesta, piensenlo bien, y luego de ese tiempo me responden de acuerdo.
Anahi \ Christian: De acuerdo
Christian: (una vez fuera del despacho) Piensas aceptar el puesto ¿?
Anahi: No lo se, tengo que pensarlo, pero por favor no comentes nada quieres? si acepto me gustaria a mi decircelo a los chicos
Christian: (vuelve a pasar su brazo por el hombro de Anahi mientras caminan de regreso a su trabajo) ok pequeña (le sonríe)
...
Días después en una discoteca
Maite: Entonces esta todo decidido ¿?
Anahi: Totalmente, dentro de tres semanas me voy a Nueva York
Maite: No puedo hacer nada para convencerte ?
Anahi: (le sonríe) Ya Mariana lo intento también, pero no, no pueden hacer nada. Además solo seran dos años, se pasaran rápido.
Maite: Sabes tan bien como yo, que si te vas tanto tiempo las posibilidades de volver, seran nulas, acabaras haciendo alli tu vida.
Anahi: Bueno si eso pasará tampoco sería el fin del mundo, ustedes pueden ir y yo vendre. No es una despedida definitiva.
Chris: (que llega en ese momento justo detrás de ellas) Venga chicas dejen de coquetear y vamos a disfrutar (se va hacia la pista de baile)
Maite: Te das cuenta que todos dan por hecho que estamos juntas ?
Anahi: Lo siento, yo les explico pero no me hacen ni caso, ya se daran cuenta de su error.
Maite: (sonríe) No pasa nada. Al menos ya me aceptan no ¿? Pero la verdad me hace gracia, yo nunca me he sentido interesada en una mujer, mucho menos he pensado en estar con una.
Anahi: A mi me pasaba lo mismo hasta que conocí a Dulce. (ríe) Mírame ahora.
Maite: Pues si
Anahi: Sabes ¿? en algo puedo ayudarte
Maite: Así, y en que ¿?
Anahi: Bueno (se pone colorada) nada dejalo, una tontería.
Maite: Venga va, no seas tonta, dímelo.
Anahi: Bueno puedo ayudarte a saber lo que se siente, bueno cuando...
Maite: (ríe) venga sueltalo ya mujer
Anahi: Cuando besas a otra mujer
Maite: (se sorprende y se pone colorada ella también) Pero ¿? Además aquí y ahora ¿?
Anahi: (cortada) Bueno si te da verguenza. Además, dejalo fue una estupidez de mi parte (ríe y levanta su copa) definitivamente el beber alcohol y estar sentada todo el rato, no me sienta bien.
Maite: (se la queda mirando seria por un segundo) No me daría verguenza
Anahi: (ve como Maite empieza ha acercarse despacio a ella) ah no ?
Maite: (Ya muy cerca de ella) No
Anahi: A mi tampoco (termina de acortar la distancia entre ellas y se besan)
Es un beso corto, dura apenas unos segundos, al separarse se quedan mirando serias la una a los ojos de la otra, hasta que rompen en carcajadas.
Anahi: (sin parar de reir) Creo que ha sido como si hubiese besado a mi hermana.
Maite: (riendo también) Yo he sentido lo mismo. Pero he de reconocer que besas muy bien.
Anahi: Tú no te quedas atras eh ¡! (vuelven a reir, sin darse cuenta que alguien de lejos las ha visto, y va corriendo al baño, donde puede llorar sin ningun impedimento, al darse cuenta que realmente ha perdido a la persona más importante de su vida)
- Maite: (un rato después) Por qué no nos vamos ya ¿? Estoy un poco cansada
Anahi: La verdad yo también. Te vienes a mi casa ¿?
- Maite: claro
Anahi: Vamos a buscar a los chicos para avisarles
Luego de un rato de buscar por la discoteca encuentran a Mariana saliendo del baño, seguida de Dulce.
Anahi: (tratando de controlar los nervios que se siente en el estómago) Mariana ya nos vamos, ok¿? (mira a Dulce) Hola. Te sientes mal ¿? no tienes buena cara
Dulce: (la dedica una mirada fría) Hola. Hasta que salí del baño estaba perfecta.
Anahi: (cortada por su contestación) Esto, que nos vamos. Ya hablamos Mariana (se acerca a ella y la besa en la mejilla y se va de allí lo más rápido que puede.)
No me importa lo que haga. No pienso tratar de acercarme más a ella, después de verla besando a esa chica me di cuenta que verdaderamente ya nada puedo hacer para que estemos juntas. Seguro que ya no me quiere, parece que después de todo su amor por mí no era tan eterno como ella siempre me decía. Y yo soy tan estúpida que todavía estoy recorriendo de arriba abajo toda la casa tratando de controlar el impulso y el deseo de correr al aeropuerto y decirle que no me deje, que si estamos juntas podremos conseguir cualquier cosa, pero así juntas, siempre juntas. Pero no, ya nada se puede hacer, ella misma me lo ha dicho muchas veces y yo tengo que aceptarlo y seguir de una buena vez por todas con mi vida. Seguramente lo mejor es que se marche y no vuelva nunca más.
Dulce: (al oír el timbre de la puerta se acerca a ella y sin mirar primero quien es abre y se sorprende de la persona que se encuentra delante de ella) Tú ¿? Que haces aquí¿?
Maite: Hola.Puedo pasar ¿?
Dulce: (no le responde pero entra en la casa dejando la puerta abierta, por lo que Maite pasa) No creo que tengamos nada de que hablar.
Maite: (al verla cara de Dulce llena de lágrimas y su evidente nerviosismo) El que actúes así no hará que ella venga.
Dulce: (sorprendida) Perdona ¿? No creo que nadie y menos tú, tenga ningún derecho de decirme lo que tengo o no tengo que hacer, y menos si Anahi esta de por medio. Ese siempre ha sido nuestro problema que siempre viene alguien que se siente con derecho de decidir por nosotras, y nuestra relación solo nos importa a nosotras dos y punto, caray.
Maite: Yo no quiero decirte lo que tienes o no tienes que hacer. Ni siquiera te conozco. Si estoy aquí es por ella.
Dulce: Ya, por ella. Y que quieres que haga yo por ella ¿?
Maite: Eres la única que puede hacer que se quede
Dulce: Ella quiere irse
Maite: Lo que quiere es huir de ti. Tiene miedo
Dulce: Y crees que no lo se ¿? Pero yo ya no puedo ayudarla (recuerda otra vez el beso entre ella y Anahi) quizás estés equivocada y seas tu la que puede ayudarla.
Maite: (confundida) A que te refieres ¿?
Dulce: (con coraje) Las vi el otro día en la discoteca
Maite: Qué ¿? (de repente ella también recuerda el beso y no sabe que decir) Este, no hay tiempo para explicar eso ahora, lo que importa en este momento es que si de verdad la quieres y no quieres perderla debes ir a buscarla ya. No falta mucho para que salga su avión.
Dulce: Ella sabe que la quiero, se lo he dicho mil veces, pero ella ya no me deja demostrárselo. No pienso ir a buscarla, ella tomo su decisión y yo la respeto.
Maite: (decepcionada pues nunca espero esta reacción por parte de ella) Esa decisión también te incumbe a ti, pero si es lo que quieres deja que se marche. (Se da la vuelta y se dirige a la puerta, cuando la abre se gira y vuelve a mirar a Dulce a los ojos) Te estas equivocando, piensas que ella ya no te quiere, y en verdad nunca has dejado de ser la persona más importante de su vida. Adiós
Y si ella tiene razón ¿? Y si hago el ultimo intento, por recuperarla ¿?, después de todo ya no tengo nada que perder, y sin embargo puedo ganarlo todo con ella nuevamente a mi lado. Si de verdad aún me quiere se quedara conmigo o me dejara seguirla, no me importa donde tenga que ir siempre y cuando podamos estar juntas las dos.
No pierdo ni un segundo más decidiendo que hacer, al final mi corazón y esa reciente conversación ganan la batalla y salgo disparada para el aeropuerto, no tengo mucho tiempo.
Al llegar al aeropuerto, soy conciente que no tengo idea de donde buscarla, no se el número de su vuelo y ni siquiera a que hora salía, de repente me siento mareada ante la posibilidad de haber llegado tarde. Corro hasta la zona de información rezando para que alguien pueda ayudarme, cuando a lo lejos veo a los padres de Anahi. Sí a los dos. Me quedo parada frente a ellos, que también me miran sorprendidos. Yo ya sabía que su madre había aceptado los sentimientos de Anahi, pero su padre, desde cuando ¿?. Me sorprendo cuando él me sonríe y me indica con su mano la dirección en la que se encuentra su hija, yo no puedo más que sonreír y darle las gracias en un susurro casi imperceptible antes de volver a correr hacia ella.
Cuando me acerco la veo de espaldas a mi. Esta en la fila esperando para entregar su pasaje y luego dirigirse al avión pero aún queda mucha gente, espero que la suficiente como para convencerla, bueno siempre y cuando me de esa opción.
Dulce: (se acerca a ella y le susurra) Anahi
Anahi: (se sobresalta) Dulce ¡! Que haces aquí ¿?
Dulce: (la mira tímida)Tenia que intentarlo aunque sea por última vez. Déjame estar contigo princesa.
Anahi: (se sale de la fila y mira a Dulce a los ojos) Por favor no me hagas esto. No quiero hacerte más daño.
Dulce: (agarra una de sus manos, la acerca a sus labios y deja un dulce beso) Pues no me dejes, quédate conmigo. Haz que despierte de una maltita vez de la pesadilla en la que vivo desde que desperté del accidente y te fuiste de mi lado.
Anahi: (sorprendida) Lo recuerdas ¿?
Dulce: Claro que lo recuerdo princesa, aunque nunca entendí porque te marchaste.
Anahi: Una enfermera me dejo pasar luego de que tus padres se negaron a dejarme hacerlo, no quería que pudieran despedirla por mi culpa.
Dulce: Te llame todo el tiempo, mande a Mariana a buscarte.
Anahi: La misma enfermera me dijo un rato después que tu misma habías dicho que no querías que entrara.
Dulce: Eso no es verdad. Yo lo único que quería era verte, estar contigo. Estoy segura fue por culpa de mis padres ese mal entendido. Nunca les perdonare todo lo que te hicieron esos días, nunca.
Anahi: Fui a buscarte, pensé que sino querías verme al menos me merecía una explicación y cuando llegue estabas besándote con aquel chico
Dulce: Qué chico ¿?
Anahi: No se, ni me fije desde que vi que eras tú, no pude fijarme en otra cosa.
Dulce: (recuerda el día que despertó del accidente y susurra) Christian
Anahi: Christian? que tiene que ver en todo esto
Dulce: Fue a él aquien bese. (Al ver la cara de Anahi, pone un dedo en sus labios para que la deje continuar) Somos amigos de toda la vida, siempre nos hemos llevado genial, incluso sus padres y los míos son amigos. Cuando éramos adolescentes nuestros padres estaban empeñados en que acabaríamos siendo pareja, y nosotros para hacer el tonto cogimos la costumbre de darnos un beso en los labios. (Suspira) Anahi nunca te engañe, lo juro. Ni siquiera he estado con alguien más después del accidente. (Suplicando) Yo solo quiero estar contigo por favor tienes que creerme.
Anahi: (acaricia su mejilla) Te creo, pero es que eso no es lo importante, fue solo sobrepasar el limite para mi, no puedo vivir temiendo perderte en cualquier momento.
Dulce: Yo se que después de que aquella chica Paulina y tu novio te hicieran aquello no estabas bien y que con todo lo que paso con mis padres los días que estuve dormida empeoro, pero déjame ayudarte Anahi. Las dos juntas podemos.
Anahi: (mira la fila ya con solo dos personas en ella y vuelve a mirar a Dulce) No puedo, entiende por favor.
Dulce: Tú me quieres ¿?
Anahi: (le sonríe) Te amo con toda mi alma, pero no puedo (susurra) no puedo. Tengo que irme ya.
Dulce: Por favor
Anahi: (se acerca y la besa en la mejilla) Cuídate mucho. Adiós
Dulce: Quizás cuando vuelvas Any?
Anahi: No pretendo que me esperes tanto
Dulce: Te esperaría la vida entera
Anahi: (ya alejándose de ella) Crees que si les pregunto a Mariana o Chris por ti, me contaran algo?
Dulce: (llorando, niega con la cabeza) Llámame y pregúntame a mi quieres?
Anahi: (sonríe) ok
Dulce: Cuídate. (Susurra) Te amo (se da la vuelta y se aleja)

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Las vueltas de la vida

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 4:20 am

Capitulo 38
Abro los ojos lentamente, me fijo que aún no entra claridad a través de la persiana a medio subir, por lo que me dispongo a disfrutar de ese calorcito que desprende el cuerpo que tengo a mi lado, tan pegado al mío que casi no puedo ni moverme. Me giro lo más despacio que puedo para no despertarla, y me quedo mirando su rostro. Me encanta verla dormir, se ve tan tranquila, tan relajada y tan hermosa. Extiendo mi mano y dulcemente acaricio su mejilla, el leve roce la hace sonreir, incluso en medio de sus sueños, además de tratar de acercarse más a mi cuerpo si eso es posible y yo no puedo evitar sonreir también. Luego de un rato, me levanto y voy al baño para darme una ducha, al salir oigo unos ruiditos procedentes de una cuna que hay cerca de la cama. La miro y veo que esos ruiditos no son muy fuertes y ella sigue placidamente dormida, por lo que me apresuro a coger a la bebe en brazos para evitar que llore. La estrecho fuerte entre mis brazos y dejo un montón de besos por sus sonrojadas mejillas, a lo que ella me responde haciendo más ruiditos inteligibles, pero es evidente esta contenta de haber conseguido atención. La pongo en su carrito y salimos de la habitación sin hacer ruido. Después de alimentarla vamos a la cocina a preparar el desayuno y dejo divagar mi memoria por todas las cosas que han sucedido en los últimos diez años. Hoy hace diez años que deje a Anahi en aquel aeropuerto, para alejar su vida definitivamente de la mía.

Flash back
Nuevamente me encuentro como al principio, dando mil vueltas por la casa, sin poder reprimir las lágrimas. No se que otra cosa puedo hacer más que eso, porque le dije otra vez que era lo más importante en mi vida, que la amo como a nadie e incluso me sentí correspondida nuevamente por ella, porque sí, me lo dijo, que me ama y no tengo la menor duda de que es cierto, y sin embargo no puedo sentirme más lejos de ella. Como puedo derribar esa barrera que ha puesto entre ambas ¿?.
En un segundo cruza una idea por mi cabeza, y me quedo parada en medio del salón. Luego del accidente siempre que trataba de acercarme y ella me decía que no, yo siempre me iba. Y si lo que tengo que hacer es luchar por nuestro amor incluso en contra de su voluntad ¿? Demostrarle que por más veces que me eche yo siempre estaré con ella, para ella. Sí, eso es lo que haré, la seguiré y le demostraré que no podemos vivir la una sin la otra y que toda esta situación es ridícula. Tomo mi móvil y llamo a Mariana, no tengo idea de a que sitio se marcho Anahi exactamente y tengo que saberlo ya, porque me iré tras ella ya mismo. No pienso estar sin el amor de mi vida ni un día más. Cuelgo el teléfono frustrada porque no da siquiera la señal, porque eligió justo el día de hoy para perderse ¿? Imagino que ella también debe estar muy mal al saber que su hermana finalmente se fue lejos. Tomo el abrigo del sofá y abro la puerta para salir a la calle cuando me quedo clavada en el suelo, sin poder mover un músculo ante la imagen que se desarrolla ante mis ojos. Ahí esta con su mano extendida a medio camino del timbre, su pelo rubio alborotado, sus ojos ligeramente rojos y su cara bañada en lágrimas. Como puede ser tan hermosa ¿? Ahora sus ojos azules se centran en los míos. Me mira fijamente pero sin decir una palabra, esta tan sorprendida como yo de encontrarnos así de repente, aunque obvio mi sorpresa es mayor, ya que la imaginaba volando sobre el Atlántico hacia otro país.
Sin decir una palabra me alejo de la puerta para que ella pueda pasar, y la invito hacerlo con un gesto de mi mano y una pequeña sonrisa en los labios. Ella entra tímida e igual de muda que hace un momento. Ya en el salón seguimos sin dejar de mirarnos, la sonrisa en mis labios es cada vez mayor, pero ella parece no reaccionar. Finalmente me acerco despacio hasta ella, con miedo de que en el último momento resulte ser todo una ilusión. Una mala pasada que me hace mi subconsciente. Cuando solo me separan unos centímetros de ella, me detengo y con una de mis manos acaricio dulcemente sus mejillas para secar las lágrimas que aún quedan en ellas.
Dulce: (retirando la mano lentamente susurra) Hola (Anahi sigue sin decir nada y empieza nuevamente a llorar por lo que Dulce la abraza con ternura) No llores mi amor. Yo estoy aquí, contigo.
Anahi: (se aferra fuerte a ella, y llora descontroladamente sobre su hombro. Al momento trata de tranquilizarse y así poder hablar con ella.) Lo siento, lo siento. Soy una imbécil, perdóname, por favor.
Dulce: (sin romper el abrazo) Shh tranquila, no pasa nada. No tengo nada que perdonarte.
Anahi: (separándose finalmente de ella y mirándola directo a los ojos) Claro que si, porque te he hecho muchísimo daño. Pero de verdad yo no podía acercarme a ti, me moría de miedo, pero sabes ¿? Cuando hace unas horas te marchaste del aeropuerto, me sentí tan vacía, tan perdida. Yo pensaba que mi mayor miedo era perderte, pero me equivocaba, mi mayor miedo es no pasar contigo cada momento de mi vida. Es despertar cada mañana y sentirme la mujer más desdichada porque no estas a mi lado, abrazada a mi, porque no puedo ver tu sonrisa, ni puedo tocarte, acariciarte, reir contigo. Estar contigo mi amor. Y por eso necesito que me perdones y me dejes volver, porque sin ti, me falta una parte de mi misma.
No se que decirle, de pronto se me han quedado todas las palabras atragantadas en la garganta y hago lo único que puedo hacer y lo que verdaderamente me apetece en ese momento. Vuelvo a abrazarla y la beso. Me corresponde aforrándose fuerte otra vez a mi, y devolviéndome el beso.
Dulce: (se separan para coger aire. Aspira el aroma de su cabello y le repite una y otra vez al oído) Te amo, te amo y no me importa más, solo el saber que me correspondes.
Anahi: (deja dulces besos en su mejilla) Te he amado siempre, incluso desde antes de conocerte, eres la persona que siempre espere en mi vida, y mi corazón me dijo que eras tú, nada más verte. Te amo preciosa.
Dulce: Prométeme que nunca nos volverán a separar, nada ni nadie. (La aprieta más fuerte contra ella) Dímelo por favor.
Anahi: Te lo juro. No volveremos a pasar separadas ni un solo día. Lo juro.
Dulce: (se pone seriay la mira fijamente a los ojos) Any, quieres casarte conmigo ?
Fin del flashBack

De repente oigo mucho ruido procedente de alguna parte de la casa. Escucho risas y pasos, pasos cada vez más rápidos. Miro hacia la puerta de la cocina justo en el momento en que una pequeña rubia entra corriendo y se aferra fuerte a mis piernas.
Fer: (apresurada y casi sin respirar por la carrera) Buenos días mami ¡! (pone un dedo sobre sus labios y la mira con sus enormes ojos azules) No hagas ruido. Mi mama, me quiere hacer cosquillas. (Nuevamente escuchamos pasos cada vez mas cerca de la cocina, ella se esconde entre mis piernas) No le digas nada mami, (la mira traviesa) porfa
Dulce: (acariciando su mejilla) jurare no haberte visto (le guiño un ojo)
Segundos después aparece mi pelirroja aún en pijama con una enorme sonrisa en la cara.
Anahi: Buenos días amor ¡! No habrás visto por casualidad a una niña (en ese momento dirige su mirada hacia la mesa y ve al lado un carrito con la bebe dentro y se olvida totalmente lo que estaba diciendo) Oye, (se acerca a ella feliz) pero miren a quien tenemos aquí, si es un bebe precioso (la toma entre sus brazos) Hola Sofia, como esta mi preciosa ¿? (La bebe de apenas seis meses le responde haciendo ruiditos y mostrando una sonrisa en sus labios. Anahi mira nuevamente a Dulce) Es raro porque cada día que pasa se me parece más a ti, pero también estan parecida a Fer (la coloca nuevamente en su carrito y le da un juguete)
Dulce: Claro que se parecen, son hermanas (le sonrío feliz. Ella se acerca a mí y me abraza por la espalda. Al hacer este gesto, sus piernas chocan con las manitas de Fer pero ella no se da por aludida y vuelve a retomar su juego pues sabe que la niña pacientemente espera por ella) No habrás visto por aquí, a una niña rubia de cuatro añitos verdad ?
Dulce: (negando con la cabeza) Siento desilusionarte, la única rubia a la que he visto hoy eres tú.
Anahi: (pone cara de pena y empieza a besar mi cuello) es una lastima, porque tengo aquí un regalo para ella. (Siente como fer se revuelve entre mis piernas y sonríe. A fer le pierden los regalos, pero aguanta sin salir de su escondite). Se lo daré en otro momento (vuelve a besar su cuello)
Dulce: (inconcientemente ladea su cuello para dejarle más espacio) Any no te pongas así mira que tenemos público
Anahi: (sin hacerle caso, entre beso y beso) Sofia es muy pequeña y (susurra en su oído) Fer desde su posición no puede ver lo que hacemos, además nos ve besándonos todo el tiempo.
Dulce: (Empieza a meter su mano bajo su camiseta) Ya, pero es que no me estas solo besando (empieza a respirar entrecortado por sus caricias en el abdomen y sus constante ataque en el cuello) Me estas poniendo muy mal
Anahi: (rie y la suelta) Que poco aguante eh ¡! Voy a darme una ducha y sigo buscando a mi princesita.
Me guiña un ojo y sale de la cocina. Fer sale de su escondite y me mira triunfante por haber aguantado tanto sin moverse. Me agacho para poder besarla y abrazarla y ella se va tratando de no hacer ruido. La miro salir con una sonrisa en los labios, porque se lo que le espera nada más salir de la cocina, y lo compruebo al escuchar su grito de sorpresa y las risas de Anahi por haberla atrapado seguido de sus propias risas por las cosquillas.
Vuelvo a recordar como sucedió todo. Tal día como hoy, pero diez años atrás le pedí a Anahi que se casara conmigo, y accedió, sin siquiera pensarlo, pero como ella misma me dijo eso necesita su tiempo, su proceso. Pero merecía la pena porque las dos lo deseábamos y porque era nuestro derecho y nuestra forma de demostrar al mundo que nunca más nos separaríamos, pero lo cierto es que yo en ese momento también quería algo rápido y efectivo, así que agarre su mano con firmeza y salimos así a la calle y caminamos hasta el juzgado más cercano. Recuerdo que nos costo porque eso también requería su papeleo y pedir cita y demás, pero ese mismo día fuimos pareja de hecho. Ese fue uno de los días más felices de mi vida. AL llegar a casa avisamos a toda la familia que Anahi finalmente no se había ido y que habíamos ido a los juzgados. Llegaron todos a la casa en poco más de media hora: Chris, Mariana y Christian los padres de Any que me recibieron con un gran abrazo, nunca olvidaré lo que sentí al saber que esas dos personas me aceptaban en la vida de su hija, y la ultima en llegar fue Maite. No me gusto nada que ella también estuviese invitada a nuestra improvisada celebración, y menos cuando lo primero que hizo nada mas entrar por la puerta fue tirarse en los brazos de mi mujer, no les parece que suena precioso ¿? Mi mujer. Pero sabía que mis celos después de todo eran infundados y tendría que aprender como mínimo a soportarla. A día de hoy creo que es incluso mejor amiga mía que de mi bebe.
Nos casamos oficialmente poco más de cuatro meses después. Fue una boda sencilla pero perfecta. Vivimos en la misma casa de Anahi por muchos años, cada día estábamos más cerca la una de la otra, si es que eso puede ser posible, y ella cada día estaba más abierta al mundo. Hoy en día vuelve a estar rodeada de amigos. Algunos traicionarán su confianza y otros estarán ahí toda la vida, pero es algo que ya no le preocupa de la misma manera que hace unos años. Se dio cuenta finalmente que ella no era el problema, ni siquiera parte de el, lo único que pasaba es que uno se encuentra todo tipo de personas en esta vida.
Unos cinco años después de la boda, decidimos ser madres. Decidimos que la primer en tener un bebe sería ella, yo me moría por tener otra niña ojos azules en la familia. A pesar de las pocas posibilidades de que la inseminación fuese efectiva a la primera, ese fue su caso, dos meses después estaba embarazada y de gemelos ¡!. Estábamos tan felices, pero desgraciadamente a los cinco meses de embarazo aborto a uno de los bebes de forma natural. Lo pasamos tan mal en esos días, sobre todo ella, vivía con miedo de que pudiese pasarle también algo malo al otro bebe. Pero gracias a Dios, cuatro meses después teníamos en nuestros brazos a una preciosa niña de ojos azules. A los pocos meses de su nacimiento, tuvimos en la familia una boda doble, se casaron Mariana, Chris, Maite y Christian. Esta fue una boda más aparatosa con un montón de invitados, pero igualmente hermosa que la nuestra, bueno quizás la nuestra fue un poquito más bonita. Mariana y Chris son padres de un precioso niño de un año, y Maite y Christian esperan a su primer bebe.
Nosotras hace casi dos años decidimos aumentar nuestra familia. Era mi turno para hacerme la inseminación, elegimos al mismo donante que para Fer, y quede embarazada de la pequeña Sofia. Nos mudamos a una casa más grande y decidimos trabajar en una jornada más pequeña para poder disfrutar de la familia que estamos formando. Nueve meses después nació Sofia, una bebita rubia y de ojos azules. Y aquí estamos al día de hoy yo disfrutando de una excedencia y Any trabajando únicamente media jornada. Y a la espera de esta noche, nuestra noche, nos gusta más celebrar nuestro aniversario en este día, que cuando nos casamos, porque realmente fue cuando empezó nuestra vida en común.
Luego de desayunar todas juntas, las acompaño hasta el salón para despedirlas.
Fer: Mama y mi desayuno para el cole ?
Anahi: Ya lo guarde en tu mochila.
Fer: (sonríe y se acerca a Dulce) Nos vemos luego mami pórtate bien ok?
Dulce: (al igual que Anahi ríe por las palabra de su hija) lo haré, tu también te portaras bien¿?
Fer: (muy orgullosa) Siempre lo hago
Dulce: (poniendo los ojos en blanco) Si tu lo dices. (La besa en la mejilla) Anda y aprende mucho.
Anahi: Yo la recojo del cole vale ¿? Y almorzamos juntas, yo las invito.
Dulce: (se acerca y la besa en los labios) Todo preparado para esta noche ¿? (la mira picara) Nuestra noche a solas, sin interrupciones de ningún tipo.
Anahi: (pone mala cara) Pues creo que tendremos que dejarlo para otro día amor, porque ninguno de los chicos pueden quedarse con las niñas y mis padres están de viaje.
Dulce: (pone cara de circunstancia) pero Any como que hoy no ¿? Si hoy es el gran día, nuestro día. Que haremos ahora princesa ¿?
Anahi: (ríe) que dramática te pones. Maite y Christian se quedaran con ellas, ya sabes que tienen que practicar que les queda poco.
Dulce: (sonrie y la estrecha entre sus brazos) eres mala, como me haces sufrir. (Se besan)
Fer: Llegaremos tarde mamis ¡!
Nos separamos entre risas, parece que nuestra hija tiene más conocimiento que nosotras, pero es que sus besos son tan dulces...
Anahi: tienes razón pequeña, ya no vamos. (Deja otro pequeño beso en los labios de Dulce y besa a la pequeña Sofia) Adios preciosa.
Las veo salir de casa y tomo en mis brazos a Sofia y la llevo hasta la habitación para arreglarla e irnos juntas de compras y a dar una vuelta al parque y disfrutar de este día tan especial. Y seguir pensando en mi princesa, y en nuestra vida, que tenemos como todas las parejas nuestros buenos y malos momentos, pero los pasamos siempre juntas, eso es lo verdaderamente importante el resto de cosas que no pasen son solo las consecuencia de las vueltas de la vida.

Fin

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Las vueltas de la vida

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.