La ley del hielo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La ley del hielo

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 4:37 am

Autora: Izar (Yarix)


Última edición por Admin el Miér Abr 13, 2016 2:29 am, editado 1 vez

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: La ley del hielo

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 4:38 am

Dicen que las personas cuando están deprimidas escriben buenas historias y las mejores canciones. Sin embargo hoy no tengo ganas de escribir una buena historia, hoy no tengo ganas de hacer una buena canción, solo quisiera inundarme en alcohol. ¡Shit! Sonó a poema, no quería que sonara a poema. No he podido escribir ni una sola palabra desde que me rompió el corazón. Sí soy una chica como cualquier otra, pero hoy no todas se sienten como yo. Estoy hecha pedazos y sin razón. Me ilusione del aire, le creí todos sus cuentos como dice la canción. Voy por la segunda botella de Tequila Rose, sí… sé que con esto no me emborracharía rápido, pero es que no importa si es rápido o lento lo único que quiero es poder dejar de sentirme como me siento. ¡Shit! Volvió a rimar. ¿Qué rayos me pasa? No quiero rimar nada solo quiero volver a escribir buenas historias, solo quiero ser como soy. ¡Rayos! Ya está cayendo de nuevo otra maldita lágrima, la limpiaré. No sé como sigo llorando si todo está perdido y ¿sabes que es lo peor? Lo peor es que creí en ella, y le entregué mi corazón sin darme cuenta. Siempre supe que sería un error, pero ¿cómo controlar al corazón? No pude y ahora ya no está. Por ella hice lo que jamás haría por nadie, la he buscado, la he llamado, escrito, siento que está realmente no soy yo. Ya no sonrío como solía hacer, ya no me siento yo, siento que volvieron a jugar otra vez con mi corazón y lo permití. Siento un vacio muy grande, pienso que entre más días pasen todo estará mejor y podre olvidarla. ¿A quién quieres engañar? Sabes que olvidarla te costará. Lo peor es que lo di todo por ella, si hubiese sido un chico no hubiese sido igual. Si hubiese sido chico lo hubiese ignorado y sería él el que estuviese a mis pies cómo todos. Pero ella… Ella es distinta, ella sabía cómo jugar, sabía que decir para enamorar. Me está matando con su comportamiento, poco a poco, lentamente. Y la rabia que me da es que si fuese chico no me importaría, si fuese chico sería yo quien jugase en este juego, pero hoy yo me siento como un vil peón en un juego de ajedrez ella no me dejo escapatoria. Si fuese chico ya fuese asunto olvidado, pero no, no es chico. Es una chica, una linda chica de la que me enamoré perdidamente. Una maestra de la seducción, solo con ver una foto suya puede enamorar a cualquiera que desease. Pero ese es exactamente el problema ella no quiere amar, ella no dice la verdad. Nunca pensé que doliera amar así, he sufrido unas cuantas veces pero esta, esta es distinta. Siento impotencia al no saber qué fue lo que realmente sucedió. ¿Será que la agobie al buscarla? Pero es que realmente me gustaba, fui la parte más sensible de mí. Si mis amigas me hubiesen visto dirían que esa no era yo y tendrían toda la razón. Te voy a contar quien soy, soy una persona decidida, sin miedo a nada ni a nadie, soy fuerte y mi carácter puede asustar cuando me enojo, digo lo que pienso en todo momento y no me preocupa lo que digan o piensen de mí, soy… ¡O Dios! ¡Dulce para de llorar! Mis amigas decían que tengo que ser como soy y quien me quisiese bien y quien no también. Pero yo me obsesioné con ella, la pienso al despertar y es lo último que pienso al acostarme. No quiero pensarla, no quiero verla en mi mente, no quiero saber de ella por las redes sociales pero no quiero perderla porque aun espero que aparezca, espero que un día me necesite así como la necesito yo a ella. Ya casi se acaba la botella de mi tequila. Tendré que buscar más. ¡Shit! Ya no queda nada y aún puedo verla en mi mente, el tequila no está funcionando.
………………………………………………………………………………………………………

Horas más tarde…
-¡Anahí! ¡Abre la maldita puerta! ¡Anahí! ¿Por qué no abres?
-¿Qué ocurre? ¿Por qué el escándalo? ¿Dulce?- Dijo ésta abriendo la puerta y percatándose de que es Dulce, sorprendida - ¿Qué haces aquí? Creo haberte dejado bien claro que no nos volveríamos a ver.
-¡TE ODIO! ANAHÍ TE ODIO CON TODO MI CORAZÓN. Y SÍ, TE LO DIGO MIRANDOTE A LOS OJOS. Porque ya estoy ¡HARTA! De sentir esto que siento por ti. ¡Estoy harta de tus mentiras! Estoy harta de ti.
-Estas ebria Dul ¿por qué tomaste tanto? Ven vamos a entrar para que te calmes. - Dijo acercándose a Dulce.
-NO TE ACERQUES, NI SE TE OCURRA TOCARME.- Dulce retrocedió resbalando y cayendo de frente al suelo.
-¡Dulce! ¿Estás bien?- Dijo un poco preocupada bajando los 5 escalones hasta llegar al suelo, sujetándose del barandal de madera.
-No no lo estoy. - Al levantarse un poco del suelo su frente sangraba.
-¡Oh Dios! Estas sangrando déjame ayudarte. - Dijo preocupada.
-Mi corazón también está sangrando gracias a ti.
- Dul no quiero hablar de esto.
- Yo tampoco, solo quería decirte… ¡Decirte cuanto te odio! - Dulce comenzó a llorar sentada en el suelo. Estaba un poco llena de lodo y por su rostro bajaba la sangre de su herida.
- Mi niña… No llores. Vamos a dentro por favor no seas terca.
- ¡NO ME LLAMES ASÍ! Tu eres falsa, eres… eres mentirosa, dijiste que no te alejarías, no te quiero ver en mi vida, es más no sé qué rayos hago aquí. ¡Me voy! - Se puso de pie dándole la espalda a Anahí.
- ¡DUL!- Dijo sujetándola del brazo. Dulce la miró a los ojos. - No te vayas… No estás en condiciones para conducir. Además tu frente no está bien la sangre ya está por todo tu rostro déjame ayudarte.
- Yo no te importo, mis sentimientos no te importan… ¿Qué rayos te importa si me desangro aquí?
- No digas tonterías Dulce. Ven entra.- La halo del brazo.
- ¡Suéltame! Eres una víbora venenosa.- Anahí suspiró. Fue entonces cuando una chica se asomó en la puerta.
- ¿Que sucede Any?
- ¿QUIÉN ES ESTA? ¿Y POR QUÉ ESTA SEMI DESNUDA? Aaa clarooo es otra estúpida como yo ¿no? Mira nena ni te ilusiones que ésta mujer solo juega con tus sentimientos y te hará lo mismo que a mí.
-Yo siempre fui clara contigo Dulce. Nunca te engañe.
-Tienes razón la única imbécil aquí fui yo. Confié en ti, me enamoré, me ilusione, pensé que tú me amabas, pensé tantas cosas. Como un niño me creí todos tus cuentos…
-¿Carolina me podrías dejar a solas con Dulce? - La chica asintió, entro a la casa y a los pocos segundos se fue en su auto.
-Yo también me voy. - Dulce caminó un poco lejos de Anahí.
-No conducirás en ese estado. - Anahí se acercó a Dulce quitándole las llaves del auto.
-¡Devuélvemelas!
-No, y entra ahora a la casa que te curaré la herida.
-¡NO VOY A ENTRAR A ESA MALDITA CASA! ¿NO LO ENTIENDES?
-¡Pues duerme afuera entonces! ¡Y no me jodas más!
-¡No te joderé más, así que puedes estar tranquila! Dame mis putas llaves.
-¡No te las daré! - Anahí gritó cerrando la puerta de un tirón.
Se sentó en el sofá con sus manos cruzadas en su pecho estaba realmente molesta y escuchaba los gritos de Dulce afuera “¡TE ODIO!”. Respiró tratando de calmarse. Pasaron 15 minutos, se escuchaba un silencio y luego unos suaves toques en la puerta. Anahí caminó hacia ella y la abrió.
-¿Ya te calmaste? - Dulce asintió con cara de enojo. - ¿No más espectáculos? - Dulce negó con la cabeza.
- Estoy muriendo del frio. ¿Me podrías dar ya la llave? - Dijo calmada.
-Entra a la casa. - Dulce negó con la cabeza. - Si no entras a la casa y dejas que te cure la herida no te daré las llaves.
-No quiero estar cerca de ti, y deja de comportarte como si realmente te importara.
-Si me importas Dulce. Entra por favor.
-Ahh y lo peor es que siempre consigues lo que quieres. - Dijo entrando a la casa.
-Deja de quejarte.
-Si no quieres que me queje para que querías que entrara. - Estaba enojada y aún un poco ebria. Se sentó en el suelo.
-Vamos al cuarto ahí estarás más cómoda. ¿Por qué estas en el suelo?
-¡Ni loca entro a tu habitación! Después que te revolcaste con esa mujerzuela.
-¡DULCE!
-Déjame irme Anahí, es lo que quiero.
-Cállate, voy a buscar el alcohol.
-¿QUE? Eso no, eso me va a doler mucho.
-No seas bebé.
-¡No soy bebé! - Refutó Dulce.
-Pues te comportas como una, llegas ebria, a gritar a mi puerta no se qué cosas y ahora estas sangrando aún por tu frente, no te dejas ayudar y estas en el suelo.
-¿No ves que estoy llena de lodo? Además no eres doctora y tampoco mi amiga.
-Dul… Te dije que no quiero tocar ese tema.
-¡PERO YO SÍ CARAJO!
-¡NO ME GRITES! - Gritó Any estando de vuelta con unas toallas y alcohol.- Ya Dul por favor cálmate y estemos en paz ¿sí?
-Te amo.
-Dul…
-Te amo tanto cómo te odio.
-No digas esas cosas.
-Es lo que siento.
-Shhhh. - Any colocó un dedo en la boca de Dulce y se sentó frente a ella para curarla.
-Eso me dolerá. - Tenía una cara de terror.
-Dudo que te duela con todo el alcohol que ya tienes en tu cuerpo. - Comenzó a limpiarle la sangre con agua y las toallas suavemente por el rostro de Dulce. Dulce solo se dejaba hacer y la miraba con dolor en su alma.
-¿Por qué me hiciste esto?
-Dulce… no sigas con lo mismo.
-Es que no lo entiendo. Te juro que trato pero no lo comprendo. Estábamos bien ¿sí?
-Nunca hubo nada Dulce.
-Aaa lo olvidaba que así le llamas ahora… Nada. - En ese momento Anahí pasó el alcohol curando la herida y Dulce se quejó. - AAaa eso arde aaaaa arde mucho. Sóplame plisss. - Anahí sonrió y comenzó a soplar la frente de Dulce calmando su dolor. - Gracias. - Dijo un poco avergonzada.
-De nada Dul… Tu sabes bien que te… - Dulce la interrumpió.
-¡Ni se te ocurra decirlo! Si me quisieras no me harías lo que me haces.
-Ya se te pasará. - Dijo restándole importancia levantándose del suelo

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: La ley del hielo

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 4:38 am

-Ese es precisamente el problema. Tú crees que esto no significa nada para mí, pero significó todo. Mientras que para ti no fue nada, para mí fue la vida. Me enamore como una idiota ¿lo comprendes? - Se puso de pie un poco alterada.
-¡Ya basta! ¡No quiero saber más de este maldito tema! Te lo advertí Dul, te lo advertí… - Dulce se puso de pie para encararla.
-Claro como tú estás feliz revolcándote con cualquiera. - Anahí en ese instante se volteo y le dio una cachetada a Dulce en pleno rostro.
-Respétame. - Dulce estaba enfurecida. Tanto que la tomó por el rostro y la besó intensamente. Anahí se sorprendió e intentó separarse pero no pudo, correspondió más o menos el beso y reaccionó empujando a Dulce bruscamente cayendo esta en el sofá. - Parece que estas buscando que te coloree tu otra mejilla.- Estaba hecha furia.
-No, ese fue el beso de despedida. - Dulce se levantó y le pasó por el lado a Anahí sin prestarle atención y salió por la puerta sin decir nada. Dulce anduvo despejando su mente por las calles hasta que detuvo un taxi para ir de regreso a su casa.
………………………………………………………………………………………………………………………
-Señorita ahí no hay nadie. No tiene caso que siga tocando la puerta.
-¿Cómo? ¿Está seguro?
-Sí completamente. Hace días que no veo a nadie entrar a la casa, no se escucha ningún ruido y como usted puede ver nadie abre. Quién sabe qué pasaría con la chica que vivía allí.
-¿No sabe si alguien la visitaba? ¿Tendrá algún familiar cerca?
-Pues la verdad ella no hace tanto tiempo que vivía aquí, nunca pude hablar mucho con ella… así que no sé si tendrá algún familiar y que yo sepa usted y su novio eran las únicas personas que la visitaban.
-No se preocupe gracias. - Dijo Anahí despidiéndose del anciano. Pensando “¿Dónde rayos estas Dulce?” “Espero no hayas hecho ninguna locura”. ¿Qué hago? ¿Dónde te busco? Aún tu auto sigue en mi casa así que… ¡Oh Dios! ¿Le habrá pasado algo? “No Anahí no pienses en eso”. ¿Y si fue así? Todo sería tu culpa. Dulce eres mi dolor de cabeza…
..............................................................................................................................................
6 meses antes…
-¿En serio te gustan las chicas? Pregunto Dulce sonriendo.
-¡Si Dul! Y ya quita esa cara de tonta cotilla.
-¿Y has tenido muchas novias?
-Unas cuantas…
-Y tú… - Anahí la interrumpió.
-¡Te dije que no te contestaré más preguntas!
-¡Pero Any quiero saber!
-¿Para qué?
-Para conocerte más. - Decía sonriendo aún embobada.
-No… Y deja de molestarme.
-No seas tan seria… ¿Estas soltera en este momento o te gusta alguien?
-No me gusta nadie Dul…
-¿Como es besar a una chica? ¿Cómo conquistas a una chica?
-¿Tú para qué quieres saber eso? Además tu eres hetero deja de preguntar tanto.
-¿Cómo te gustan las chicas? Tienen que ser sexys, tú eres sexy.
-Odio que Raquel te contara que me gustan las chicas. - Anahí la miró mal.
-Ok, ya no más preguntas. Pero prométeme algo.
-Si me dejaras en paz te prometo lo que sea.
-Que me besarás algún día.
-¿QUÉ? - La miró sorprendida.- ¿Estás loca? Has perdido la razón.
-¿Pero por qué?
-¡Eso te pregunto yo! ¿Por qué quieres que te bese? Además no creo que a Chris le haga mucha gracia eso.
-No lo sé… Es que nunca pensé que tú fueras…
-Pues ya lo sabes. Es más pensé que reaccionarias de cualquier forma menos de esta. No puedo creer que me pidas un beso y que me inundes de preguntas.
-Lo siento creo que me emocione.
-¿Te emocionaste? Tu en serio estas mal.
-¿Y qué dices?
-¿Que digo de qué?
-De que algún día me darás un beso.
-Absolutamente no.
-¿Por qué?
-¿Crees que ando besando a todas por ahí? Pues no, te equivocas.
-Yo no soy todas… Soy tu amiga.
-Con más razón aún. Quiero que sigamos como siempre, como si no supieras nada de mí.
-Solo será un beso.
-No quiero que te enamores de mí ¿vale? Dijo seriamente Anahí.
-¿Qué? Jajajaja ¿Cómo se te ocurre? No me voy a enamorar de ti.
-Ya te di mi respuesta y espero no sigas insistiendo en lo mismo.
-Ok… Pero no me podría enamorar de ti. - Dijo Dulce por primera vez planteándoselo y sintiéndose nerviosa.
-¿No? La miró Anahí seductoramente.
-O sea eres hermosa, no estoy diciendo que eres fea ni nada de eso, es solo que… Pues que eres mi amiga y no se puede… A demás lo dices como si hubiese alguna posibilidad de que me gustaran las chicas y jaja claro que no. Yo amo a Chris así que tranquila.
-Lo que digas… - Dijo no dándole importancia.
.....................................................................................................................................

6 meses después…
-No está tu auto… ¿Donde estas Dul? - Tomó su teléfono e hizo una llamada.
-Hola
-Raquel… hola, ¿cómo estás? ¿Sabes dónde está Dul?
-A mí ni me hables, aún no puedo creer que le hicieras eso a Dulce.
-¿Ahora yo tengo la culpa de todo?
-Sí que la tienes.
- Ella sabía que no debía enamorarse de mí, se lo dije mil veces, creo que cada día. Además no puedes opinar porque ella también me hizo cosas peores.
-Sí, se lo pudiste decir millones de veces pero en el corazón no se manda y tú sabes muyyy bien que fuiste tú la que la enamoraste, fuiste tú la que ilusionó su corazón y fuiste también tú la que la destrozó.
-Raquel…
-¡No! Déjame hablar. Dulce era solo una niña… Tú no. Y sabias que obviamente se enamoraría de ti, así como tú lo estas de ella.
-Yo no estoy… - Raquel la interrumpió.
-¡Sí que lo estas! Te lo puedes negar a ti, a Dulce, a quien quieras pero en el fondo lo que tienes es un estúpido miedo de amar, un estúpido miedo de sufrir y no te das cuenta que al alejarla tú también estas sufriendo.
-No sabes lo que dices…
-Ah ¿no? Entonces, ¿por qué estas preocupada por Dulce?
-¡Es mi amiga!
-Es más que eso… Yo soy tu amiga y van semas que no sé de ti. ¿A caso estas preocupada por no saber de mí?
-Tú estás bien, en cambio Dul…
-¿Que sucede con Dul?
-Está desaparecida, la otra noche fue a mi casa ebria e hizo un escándalo. Luego no le quise dar las llaves de su auto porque estaba ebria y salió caminando. El carro estuvo 2 días en mi casa y cuando fui a la suya nadie sabía de ella en días y ahora el auto no está. No sé qué hacer Raquel, me siento responsable.
-Tú metiste la pata, pues tú lo arreglas. Yo solo te aconsejo que la busques y le digas tus miedos.
-Yo no…
-Any la puedes perder para siempre… - Anahí suspiró.
-Hablamos luego… gracias Raquel.
-Piénsalo Any, es por el bien de ambas.
-Yo no quiero perderla, pero ambas sabemos que terminaré lastimándola y la quiero demasiado como para eso.
-Es muy tarde ya para eso… Con tus acciones y actitudes ya le estás haciendo daño.
-Me siento perdida y ahora… Ahora desaparece.
-Creo que te ha hecho exactamente lo mismo que tú le haces. - Anahí cerró los ojos y colgó la llamada. En el fondo ella sabía que era cierto y que esto de no saber nada de Dulce además de preocuparla le dolía. Le dolía no saber qué hacer y si podría hacer algo.
………………………………………………………………………………………………………

5 meses antes…
-Any
-¿Que pasa mi niña?
-Estas muy linda hoy… - Dulce se encontraba sentada en la cama y Anahí la miró a través del espejo sorprendida y luego curiosa.
-Gracias… mmm ¿por qué me dices eso? Me vas a pedir un favor ¿cierto? - Se volteó dejando el delineador sobre la mesa.
-¿Cómo crees? ¿Esa es la imagen que tienes de mí?
-No, pero tú diciendo un piropo es muy raro. - La miró con la ceja levantada.
-La verdad es la verdad. - Dijo Dulce sonriendo hermosamente.
-Ok…
-¿Vas a salir esta noche?

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: La ley del hielo

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 4:38 am

-Es más que obvio Dulce… Estoy con un sexy traje negro corto, mi pelo arreglado con vueltas y tacones.
-Ya sé… pero…
-Anda pregunta de una vez y no andes con rodeos.
-¿Saldrás con una chica?
-Sí.- Dulce se sintió extraña, quería saber mucho más pero no se atrevió a seguir preguntando.
-Mmm. - Anahí la miró extraña conocía a Dulce hace 4 meses y sabía que quería hacer más preguntas, Dulce siempre preguntaba.
-¿Solo un mmm? - Preguntó guardando algunos cosméticos y Dulce la miró sin comprender. - Tú sin preguntas eso es un milagro celestial. - Dulce la miró mal.
-No te burles. - Dijo y le saco la lengua. - ¿Qué quieres que pregunte? - Lo dijo como si nada le importara.
-Oh Dul… vamos, se que quieres saber.
-¿Yo? ¿No serás tú la que me quieres contar?
-Vale, te cuento. La conocí hace un par de días. Es realmente hermosa tiene la piel bronceada, es delicadita, con su pelo lacio castaño y sus ojos de un color miel increíble. Me gusta, espero esta noche pasarla de maravilla. ¿Crees que con este traje la haga enloquecer? - Cada palabra que Any decía Dulce sentía una mezcla de sentimientos, coraje, frustración, ganas de matar a esa chica, dolor, pero lo peor era que no tenía ni idea de por qué. - ¿Por qué estas callada? Estas demasiado extraña.
-Ya te dije que te ves sexy con ese vestido, además con cualquier cosa que te pusieras te verías igual de hermosa. - Anahí la miró con los ojos bien abiertos. Tratando de entender si lo que decía Dulce era real o una broma.
-¿Estas bromeando?
-No.
-Yo… mm… no sabía que pensaras eso de mí… eee, gracias.
-Sí, diviértete. - Salió un poco molesta de la habitación. Anahí salió tras de ella.
-¡Hey! - Le dijo sujetándola del brazo y volteándola para verla. - ¿Qué sucede? ¿Peleaste con Chris? Te noto rara. Cuéntame por favor.
-No es nada.
-¿Quieres ir con nosotras y distraerte?
-No quiero dañar tu cita.
-Tú nunca dañas nada princesa. Vamos.
”-Ese día fue horrible. Verla besándose con esa mujer que apenas conocía. Verla como le sonreía, como la acariciaba. Yo estaba hecha una furia. Verlas bailar… Quería matar a esa mujer. Estaba tocando a Anahí. Yo solo salí corriendo hacia el baño y Anahí no sé cómo me vio y vino tras de mí.

Flash Back
-¡Hey! ¿Princesa que pasa? Yo estaba con lágrimas en mis ojos sentada en un banco del baño. Anahí se acercó y me acariciaba las mejillas secando mis lágrimas. No llores, cuéntame bebé. Quizás no fue buena idea salir. - Yo no podía ni hablar y había tomado unas cuantas copas.
-La odio. Pude pronunciar.
-¿A quién odias? ¿Chris te engaño con alguna mujer? - Me dijo mirándome a los ojos y negué. - No entiendo nada. ¿Por qué lloras? ¿Y a quién odias? - Dijo abrazándome fuertemente a su pecho.
-¡Odio a la tipa esa que te esta besando!
-¿QUÉ? - Anahí me miró sorprendida separándose un poco.
-¡No la conoces y te esta besando, te esta acariciando, quiero matarla! - Anahí me miraba aún más sorprendida.
-Definitivamente estas mal, se que bebiste pero ¿tanto? - Yo comencé a llorar de nuevo tapando mi rostro.
-Vale, quizás debí hacerte más caso viendo que no estabas bien… Es solo que esta chica realmente me atrae y pues no me fije que me necesitabas. Te pido disculpas. Es más nos vamos a casa ahora mismo. Yo le digo que quedemos para otro día ¿sí? - Yo la abracé y ella me correspondió el abrazo. Minutos después la chica se molesto demasiado y Anahí le dijo que si no podía entender algo tan simple como que su amiga la necesitaba que entonces no valía la pena que siguieran saliendo. Ya estábamos en el auto cuando decidí disculparme, Anahí estaba demasiado silenciosa.
-Siento lo que pasó, ella realmente te gustaba…
-No es tu culpa… Tú tenias razón no la conocía…
-Yo…- Anahí me interrumpió acariciándome el rostro.
-Shhh no pasa nada. Además ya te dije que yo no me enamoro. Yo solo vivo y ya… así que pronto habrá otra chica. - Sonrió y yo me sentía peor ¿Otra chica? Pensaba y me atormentaba más. - Ahora que entremos a la casa me cuentas que te ocurre. - Yo no quería contarle sobre todos mis pensamientos por ella, no sabía cómo hacerlo. Cuando entramos ambas nos pusimos las piyamas, ya habíamos dormido juntas antes pero esta vez me sentía diferente, tenía miedo y ansiedad. Nos acostamos en la cama y ella me miraba tiernamente sonriéndome. Yo me acerqué a ella y me atreví a pedirle lo que moría por tener. Sabía que esto me mataría luego, pero necesitaba de ella.
-¿Me darías un beso? - Pregunté con miedo. Ella sonrió.
-Claro.- Acarició mis mejillas y me beso la mejilla derecha. Yo negué con mi cabeza y ella me miró sin comprender.
-¿Me darías un beso aquí?- Dije señalando mis labios. Ella fue hablar pero no le salieron las palabras. Solo negó con la cabeza.
-Por favor. - La miré con mis ojos llorosos.
-¿Por qué quieres que te bese?
-Porque quiero probar tus labios.- Dije esto acercándome susurrando sobre sus labios.
-Dul… - Se separó un poco.- Esto no está bien, ya te expliqué.
-¿La puedes besar a ella y a mí no? - Dije un poco molesta volteándome dándole la espalda.
-Así que de ahí va todo esto… - Anahí sonaba sorprendida. - ¿Todo es porque la besé, porque estas celosa? - Yo no respondí. Y ella poso sus manos en mi cintura acercándome a ella. Tenía mi espalda unida a su pecho y su boca en mi oreja.- Te besaré, pero te lo advierto no puedes enamorarte de mí. Tú eres y serás solo mi amiga, mi princesita. Mantendrás esto en secreto teniendo todo lo que te he dicho bien presente. - Yo sonreí y ella lo pudo notar. Me acarició el abdomen y saltando sobre mí se poso frente a mí y acercándose de nuevo a mi oreja me susurró. - Además no sé si es el alcohol pero… también me muero por probar tus labios. - Se separó mordiendo su labio muy sexy. Sonriéndome, yo estaba más que embobada y nerviosa. Ella se acercó muy lentamente y yo abrí un poco mis labios casi conteniendo el aire. Ella sonrió y unió mis labios con los suyos. El beso era tierno, despacio, ambas jugábamos dulcemente con nuestros labios. Se separó sonriéndome. - ¿Te gustó? - Yo abrí mis ojos lentamente y me sonreía. Correspondí su sonrisa y le hable.
-Me encantó. - Me acerqué nuevamente y yo fui esta vez quien la besó. No sabía si correspondería pero la besé intensamente y me correspondió de igual forma. Intensificamos nuestros besos, jugando con nuestras lenguas, y sonreíamos con nuestros juegos en los besos. No sé cuánto tiempo transcurrió pero lo suficiente para darme cuenta que no podría vivir ni un día más sin sus besos. Estuvimos jugando y ella pasó de mis labios a mi cuello, lo lamió, lo mordió y lo volvió a lamer. Me estaba volviendo loca con esos juegos. Creo que se percató de que esto no estaba bien y se detuvo separándose de mí, dejándome con ganas de más. - ¿Qué ocurre?
-No creo que debamos seguir. - Dijo muy agitada. Yo sonreí.
-Tu mente dirá eso pero tu boca me pide que la bese aún más. - Ella sonrió.
-Oye esa parte de ti no la conocía. - Me sonrió coqueta.
-Y hay mucho más que aún no conoces de mí. - Le guiñe un ojo y le sonreí.
Fin del Flash Back

-Fui una idiota… Una estúpida, idiota. Y esta maldita lágrima de nuevo. Yo pensé que la había enamorado desde ese día pensé que todo podría ser real. Que ella me podría amar, pensé que la podría enamorar. Pero ¡No! Nada de eso ocurrió. Después de despertar en su casa muy feliz esa mañana, mientras ella se duchaba me despedí diciéndole que tenía algunas cosas que hacer. Ella me grito desde adentro que estaba bien, que luego nos veríamos. Yo fui una tonta, yo pensé que todo estaba bien pero no.”

-(Sonido Pippp) Any soy yo, Dul… Sí de nuevo… Sé que esta es la tercera vez que te llamo pero no se… Quiero saber si todo está bien, saber si tú estás bien… No sé por qué me ignoras las llamadas pero si hice algo que te incomodara discúlpame ¿sí? Te quiero. (Sonido Pippp). - Y así pasaron dos días Dulce insistiéndole a Anahí y esta sin responderle.
-Le enviaré un mensaje a su red social. “Any, ¿qué ocurre? He intentado comunicarme contigo a tu cel pero… No sé realmente si me estas ignorando o algo te ocurrió, estoy un poco preocupada.- Respóndeme por favor dime que es lo que te sucede o si fue que hice o dije algo mal te pido disculpas ¿Si? Te quiero y te extraño”.
…………………………………………………………………………………………………
-4 días y no sé nada de Anahí. Esto es muy tonto si ella no quiere saber nada de mí no tengo por qué estarla buscando. Ahh Estoy enojadísima y lo peor es que no sé ni por qué. Al menos se que la veré en la fiesta de Chris mañana.
-Dul, ¿ya está todo listo? - Entro Raquel al local donde se celebraría la fiesta de Christopher.
-¡Sí todo esta súper listo! Chris me amará aún más cuando vea la sorpresa que le tengo.
-Sí, amiga él es increíble creo que son tal para cual.
-Sí así es…
-Oye ¿Por qué esa cara?
-Es que no sé nada de Anahí en días y me preocupa creo que está enojada conmigo. -¿Enojada? ¿Pero que le hiciste?
-Eso es precisamente lo que quiero saber…
-De todas maneras ya mañana la veras y lo aclaras todo.
-Eso espero…
…………………………………………………………………………………………………………..

A la noche siguiente…
-¿Amor por qué demoras tanto?- Preguntó Chris mientras Dulce se colocaba los tacones.
-Bebé quiero verme sexy. - Dijo sonriendo ya de pie con sus tacones rojos que combinaban con su hermoso vestido.
-Si ya lo eres mi vida. - Dijo dándole un beso en los labios.
-Gracias Amor.
-¿A dónde vamos a cenar para celebrar mi cumple? - Preguntó sonriente tomándola por la cintura

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: La ley del hielo

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 4:38 am

-Ya lo veras yo conduzco.
-Estas toda misteriosita tú. Pero ok ok tú ganas me dejaré guiar por ti. - Dijo sonriendo y besándola nuevamente. Minutos después ya estaban en el auto y Dul conducía. - Te amo.- Dijo y Dulce volteó a verlo.
-Yo te amo más.- Al llegar al lugar Chris miro extrañado.
-Esto no es un restaurante.
-No, no lo es. Es que aquí deje mi obsequio y vine a recogerlo.
-Pero esto parece un local desierto.
-Sí bebé es que es grande y no quería que lo vieras. Pero si quieres entro yo sola…
-Ni loco dejo que mi mujer entre sola allí. Yo entro contigo princesa. - Ambos caminaron hacia la puerta y al abrirla todos gritaron “sorpresa” y los llenaron con confeti de colores. Las felicitaciones y la música no se hicieron esperar. Era un local grande decorado como discoteca con muchos colores y una tarima con DJ. Se encontraban todos los amigos y familiares de Chris. Este estaba sorprendido sonreía inmóvil. Dulce se acercó a su oído y le susurró.
-Te dije que mi regalo no cabía en otro lugar. Feliz cumpleaños mi amor. - Dulce sonrió y Chris reaccionó dándole un gran abrazo y un beso en los labios.
-¡TE AMO!- Gritó tomando a Dulce en sus manos y elevándola dando vueltas con ella. Ambos reían muy felices. Treinta minutos después estaban todos disfrutando de la gran fiesta y Dulce vio a Anahí tomando un trago. Inmediatamente caminó hasta ella.
-¿Por qué no me has respondido ni una sola llamada o mensaje? - Dijo Dulce seriamente tomándola por el brazo para que la mirara a los ojos mientras Anahí la miraba como si nada pasara y se soltaba de ella.
-Porque estaba ocupada Dulce. No te pongas así. -Dijo restándole importancia.
-¿OCUPADA? ¡POR 5 DÍAS! Por Dios, no me digas que no tuviste ni un solo segundo para responderme un puto mensaje. - Dijo Dulce realmente molesta.
-No me armes un show, ya te dije que estaba ocupada. - Dijo seriamente y cuando Dulce iba a seguir la pelea Chris llegó por detrás abrazándola por la cintura.
-¿Que pasa amor? No me digas que estas discutiendo con Any. - Dijo besando la mejilla de Dulce y Anahí los miraba muy seria.- ¡Hola Any! Estas hermosa, gracias por haber venido a mi fiesta.
-Ella me ayudo mucho en la preparación…- Dijo Dulce mirándola un poco triste. Anahí se dio cuenta pero lo ignoró.
-Feliz cumpleaños Chris. - Dijo sonriéndole. -Estas realmente apuesto esta noche.
-Tú sabes, mi bebita que me regalo esta ropa.- Volteó un poco a Dulce para darle un suave beso pico en los labios. - No tienes ni idea de cuánto la amo y con esta fiesta solo para mi uff me demuestra que mi amor es absolutamente correspondido.
-Ya lo creo…- Dijo Anahí sin apartar la vista de Dulce, pero se notaba como enojada y prepotente.
-Amor vamos a seguir celebrando ¿sí? Ya luego discuten o pelean.
-Está bien mi vida vamos a ¡celebrar! Que para eso estamos aquí. - Miro igual de prepotente a Anahí y se alejó con Chris dejando a penas que él le dedicara un hasta luego. Minutos después ella no dejaba de observarlos llevaba rato sin apartar la vista, viéndolos de lejos bailando, besándose y sonriendo como un par de enamorados y sin saber muy bien por qué sentía rabia, se sentía con ganas de correr he irse de allí, aunque no se movía de su posición hasta que escucho como todos coreaban que Dulce dijera algunas palabras.
-Ok OK. - Respondió subiendo a la tarima tomando el micrófono. - Bienvenidos amigos, amigas, familiares y todo es que está aquí. Quiero agradecerles enormemente por compartir este día tan especial con nosotros. El cumpleaños número 25 de mi bebé Christopher. Hoy también estamos celebrando que cumplimos 3 años de relación, una hermosa relación, yo siento que estamos realmente comenzando. Cada día lo amo más por lo maravilloso que es. Amor, eres el ser más especial que he conocido y tengo la suerte de tenerte a mi lado. ¡Porque tú te lo mereces! hemos podido reunir a todas las personas que realmente te aprecian en un solo lugar. Todos estamos aquí por ti Chris porque queremos celebrar que te tenemos en nuestras vidas y que te amamos con todo nuestro corazón. ¡TE AMO MI AMOR! ¡A CELEBRAR! - En ese momento todos gritaron y aplaudieron mientras Chris subió a la tarima y le dio un apasionado beso a Dulce delante de todos, los que siguieron aplaudiendo y silbando mientras seguía el beso. Minutos después Dulce intentó buscar a Anahí pero esta se había ido. Lo que Dulce no sabía era que Anahí al ver el beso salió inmediatamente del lugar.
…………………………………………………………………………………………………………….

Al día siguiente…
-Anahí soy Dulce… Bebé perdóname por mi actitud de ayer, se que soné molesta pero realmente te extraño… Contéstame pliss. Te quiero. - Dijo esto y colgó el teléfono.
-Amor, que haces despierta tan temprano, ven volvamos a la cama.- Dijo abrazándola por la espalda semidesnudo.
-Es que quiero resolver las cosas con Any… Eso me tiene mal.
-Mi vida, Any te quiere, quizás esta mal y no quiere demostrártelo ¿sí? Búscala y trata de hablar tranquilamente con ella.
-Eso haré.
Horas más tarde…
Dulce sabia donde encontrar a Anahí y fue hasta allí, al parque de siempre. Pensó que Anahí estaría sola pero estaba Raquel con ella.
-Vengo a que me digas de frente que rayos te pasa conmigo.
-No me pasa nada Dulce, no vuelvas con lo mismo. - Dijo con un tono un poco hastiada.
-Si te pasa ¡joder! Dímelo de una vez. Porque eso de que estas ocupada no me lo creo. ¿Sabes lo que se siente ver el puto “visto” cuando te escribo un mensaje? Sé que obviamente lo leíste y me estas ignorando, porque si tuviste un segundo para leer también pudiste tener un segundo para contestar. Y no lo entiendo me estoy volviendo loca día a día. Siento una maldita obsesión por saber de ti. ¿Es por el beso que estas así?
-¿Que beso? - Preguntó Raquel quien estaba atónita con los gritos y reclamos de Dulce.
-No es por el beso Dul.
-¿Entonces?
-Entonces no me jodas te dije ya que estaba ocupada. Si tú no tienes vida yo sí.
-¡Joder! Yo tengo vida pero me mata tu indiferencia, tu distancia y sin saber qué carajo hice. ¿Pero sabes qué? Me cansé, no puedo estar toda la vida insistiéndote. ¡Ni que estuviera enamorada de ti! Quien quiere estar en mi vida simplemente está y quien no que se largue las puertas están abiertas de par en par y yo lo he intentado todo para llamar tu atención pero hay un límite y el mío ya llegó. - Dijo saliendo furiosa del lugar.
-¿La besaste? Te advertí que no te podías enamorar de ella, es solo una niña tiene 20 y tú 24. Ella es la que saldrá perdiendo en este asunto.
-Chris tiene 25 así que no me pelees… Y por supuesto que no estoy enamorada, déjate de ideas… ¿De qué asunto estás hablando?
-Del amor, Hablo del amor… ¿o crees que esa escenita de reclamos se las hacen las amigas?
-No sabes de lo que hablas. - Dijo Anahí y salió un poco molesta del lugar.
………………………………………………………………………………………………………………

-Dos días y Dul no me habla. Seguramente se cansó de mí pero es que… Ahhh Anahí trágate tu maldito orgullo y ve hablarle.
Minutos después…
(sonido toc toc) Anahí estaba en frente de la casa de Dulce tocando la puerta. Any. Dulce la miró sorprendida de verla allí.
-¿Puedo hablar contigo? - Dice un poco apenada y Dulce asiente.
-Pasa.- Responde muy seria haciéndose a un lado dejando pasar a Anahí. Esta entra y se sienta en el sofá.
-¿Esta Chris?
-Sí, está en la habitación.- Dijo sentándose en el otro sofá frente a ella.
-¡Pero ya voy de salida! - Gritó desde el pasillo deprisa.- ¡Hola Any!- Dijo dándole un beso en la mejilla.- A ver si ahora sí arreglan sus problemas y ya no me haces sufrir más a mi Dul eeehh. - Dijo mirando a Any y luego le dio un pequeño beso de pico a Dul.- Te amo. -Dijo saliendo por la puerta.
-Tú dirás…
-También te extraño… - Dijo mirándola a los ojos y luego bajó su cabeza.- Y sí, fue por el beso… No sabía lo que tú pensarías ni lo que yo sentía. Me sentía extraña yo no sé… No creo que eso estuviese bien. Yo no sabía que pensar y me aleje de ti. Me llamaste pero no sabía cómo darte una explicación si ni yo la tenía… Tuve miedo de perderte.- Volvió a mirarla a los ojos. Y Dulce se acercó a ella sentándose en el mismo sofá sujetando sus manos con las suyas.
-Nunca me perderás bobita, porque tú siempre has estado y estarás en mi corazón. Yo siempre estaré ahí para ti. Solo… solo habla las cosas conmigo, dime como te sientes o si te incomoda algo y lo podemos resolver pero si huyes nos lastimas a las dos.- Anahí la miró con lágrimas en los ojos.
-Lamento haberte pedido que me besaras, si hubiese sabido lo que esto significaría no lo hubiese hecho.
-No digas eso… Eso no tiene nada que ver… Es solo que tuve miedo. Miedo de que…
-Yo no me enamoraré de ti Any. - Dijo Dulce sonriéndole tratando de parecer segura, segura de algo que ni siquiera ella estaba.- Yo amo a Chris y tú eres mi mejor amiga.
-Lo sé…
-¿Entonces? ¿Seguimos como siempre?- Anahí sonrió y se abrazaron fuertemente.

”-Así pasaron 3 meses, seguíamos siendo “amigas” solo amigas… Pero estábamos aún más unidas algunas veces jugábamos y yo le mordía un poco el cuello o le daba besitos en él. Como amaba su cuello… Claro que para ella solo eran juegos de amigas nada más… Y para mí, pues… Ni yo lo quería admitir. Pero creo que estaba enamorada de Anahí… Doblemente enamorada porque también amaba a Chris o al menos eso pensaba yo.“

-Dulce estas un poco hyper hoy. - Decía riendo Anahí mientras Dulce besaba su cuello y le hacía cosquillas.
-¡Es que estoy feliz porque me quedare aquí en tu casa todo el fin de semana! Eso es lo que amo de que mi bebé se vaya con sus amigos de fin de semana que me puedo quedar con mi otra bebé, ¡mi princesita bella! Decía Dulce abalanzándose sobre Anahí para otra sección de cosquillas ambas se encontraban en piyamas sobre la cama.
-Ya Dul, plisss jajaja
-Te dejo con una condición. - La miró seductora. Anahí se encontraba abajo y Dulce encima de ella con ambas manos a cada lado del cuerpo de Anahí sobre la cama.
-Me asusta esa cara que me pones…- Dijo Anahí jugando colocando una cara de terror.
-No te asustes bebé. Solo quiero un… ¡besito para dormir! - Dijo colocando se al lado de Any acostada en la cama

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: La ley del hielo

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 4:39 am

-A pues eso es fácil. - Anahí se volteó y besó la frente de Dulce. Esta hizo puchero.- ¿Qué ocurre? ¿Por qué esa cara bebé?
-Yo quería mi beso aquí. - Señalando su boca hablando como bebé.
-Pues ahí no puede ser. Ya la niña lo debería saber.
-La niña quiere besito. - Hizo puchero de nuevo. - ¡Uno pequeñito vamos Any! ¿Sí?- Dijo Dul sonriéndole y haciéndose la inocente.
-No lo sé. Yo creo que la bebé es una consentida y no se ha portado bien.- Dijo siguiéndole el juego a Dul. Dulce sonrió.
-¿Que tengo que hacer Any? - Preguntó con voz de bebé nuevamente.
-Dormirte porque no hay besito.
-¿no? - La miró sorprendida.
-Dul…
-Anda Any, quiero probar tus labios de nuevo. - Dijo con su voz normal y acariciando con sus dedos los labios de Anahí. Esta se quedó sin moverse y cerró los ojos sintiendo las carisias de Dulce. Dulce se acercó y ya estaba a centímetros de sus labios cuando le preguntó en un susurro.- ¿Me dejas besarte? - Anahí asintió y Dulce la besó. Fue un beso tierno y despacio. Dulce acariciaba el rostro de Any mientras se besaban. - Amo besarte. Amo tus labios.
-Dul…
-Shhh déjame consentir tus labios.- La volvió a besar esta vez un poco más intenso. Ambas jugaron con sus lenguas y así estuvieron hasta separarse y quedar dormidas.

Al día siguiente…
-Dul se había despertado primero y acariciaba el cabello de Any contemplándola dormir. - Any se despertó y al ver a Dulce detallándola sonrió.
-¿Qué haces? - Preguntó y Dulce no pudo contener su sonrisa.
-Buenos Días, ¿Cómo amaneciste?
-Perfectamente. - Contestó sonriendo. - Pero no me respondiste mi pregunta. - La miro sonriente ambas estaban con la sonrisa en los labios.
-Contemplándote, eres hermosa, incluso al dormir…
-No me digas esas cosas, harás que me sonroje.
-Mejor, así te debes ver aún más bella. - Dijo acariciándole la mejilla. Dulce se acercó y le dio un pequeño beso en los labios a Anahí, esta no lo esperaba y se quedó inmóvil. Al separarse Dulce sonrió y Anahí le devolvió la sonrisa.- ¿Crees que pueda besarte toda la vida?
-¿Qué? Jajaja Estas loquita, bebé-. Dijo sonriendo y Dul le volvió a dar otro beso en los labios y Anahí lo correspondió.- Creo que ya debemos levantarnos-. Dijo sonriendo mientras Dulce la volvía a besar.
-Yo me quiero quedar en la cama todo el día si es contigo.
-Bebé déjate de bromas voy a preparar el desayuno mientras te bañas y arreglas. Porque muero de hambre.
-Jaja okok. Me arreglo rapidito. - Dulce se metió en el baño y Anahí fue a preparar el desayuno. Dulce terminó de arreglarse y se dirigió a la cocina sin hacer ruido. Cuando se acercó a Anahí esta estaba de espaldas y Dulce la abrazó pegándose a ella con su pecho en la espalda de Anahí, sus manos en su cintura y su cara muy cerca de su cuello.
-Que susto me has dado Dul.
-Quería asustarte. - Dijo esto dándole un besito en el cuello.
-Mmm, Dul… Cuantas veces te voy a decir que no…- Dulce la interrumpió dándole otro besito en el cuello y pasando su lengua por él. Mmm se escucho un pequeño gemido.
-¿Que decías?- Preguntó sonriendo.
-Que eres mala, muy mala.
-¿Yo? ¿Y por qué?
-Porque…- Dul la interrumpió de nuevo mordiendo su cuello suavemente.- Por es..o.mm.
-Jajaj es que tú eres muy sensible.
-No me gusta que hagas eso.
-Yo creo que si… A demás solo jugamos.
-Eso no son juegos Dul.
-Ayyy no me regañes.- Dijo separándose de Any sentándose en una silla.
-No te pongas así. Sabes que eso me provoca y lo sigues haciendo.
-Ayyy ok, ya no lo hago más-. Se puso seria.
-Pues no lo hagas… Eso es exactamente lo que quiero.
-Sí, sí…
-¿Que quieres decir con ese tonito?
-Lo obvio que te gusta que te bese y que también te gusta que haga eso y que te provoque.
-Dul eres mi amiga.
-¿Y? Admite de una vez que te gusto.
-Es obvio que eres hermosa pero ya.
-¿Y mis besos?
-Pues si… Me gustan tus besos, besas delicioso y no diré nada más-. Dulce sonrió y se calmó por ahora con esa respuesta.
-A mí también me gustan mucho tus besos.- Sonrió. - Si Chris escuchara esto se pondría mega celoso aunque fueses tú. - Anahí cambió su expresión de sonrisa a seriedad total.
-Ujum…- Dulce lo notó.
-¿Te molestó que mencionara a Chris?
-¿Tendría que molestarme? - Preguntó dándole la espalda sirviendo algo de comer en su plato.
-Pues no… A menos que…
-¿A menos que qué?- Se volteó para mirarla a los ojos retante.
-A menos que te hayas enamorado de mí. - Dijo Dulce muy segura mirándola a los ojos.
-Obvio que no Dul. Y esta conversación ya terminó así que ni se te ocurra decirlo de nuevo.
-¡Tú eres tan…!
-¿Soy tan qué? - Dijo acercándose a Dulce sonriendo coquetamente.
-Tan odiosa y linda a la vez… - Dijo suspirando y Anahí le sonrió.
-No te compliques tanto Dul, tú y yo somos amigas ¿ok? - Le dio un pico en los labios.
-Sí, si eso es lo que siempre dices. Pero me abrazas en las noches, quieres que duerma contigo la mayor parte del tiempo, quieres que nos demos muchos besitos… No creo que eso lo hagan las amigas…
-Pero bien que te gusta a ti también. A demás no sé si las amigas lo hacen pero no me importa, tú y yo somos diferentes.
-Claro…
-¿Qué pasa? ¿Quieres que ya no hagamos lo que hacemos?
-No es eso… Es que alguna de nosotras terminará mal.
-Eso no pasará.
-Te amo.
-Yo también Dul, somos amigas…- Dulce suspiró y Salió molesta a la habitación.

”-Ciertamente sus besos eran así deliciosos como ella decía. Y cada día la amaba un poquito más. Pero tenerlo en silenció me estaba matando. Y así iban pasando los días…“

“Hay tantas cosas que quisiera decirte, hay tanto que quisiera compartir contigo pero… pero tengo miedo… Sí, yo tengo miedo. Miedo de perderte, perderte para siempre cuando le haces tanto bien a mi vida, o al menos eso creo… Quisiera contarte cuanto te quiero, cuanto te extraño muchas veces, quisiera reír a tu lado pero que tu sepas lo que siento, que sepas que para mi eres realmente especial que no solo eres mi amiga, si no con quien yo quiero estar. Pero me contengo, me contengo una y otra vez. Cada vez que te veo conectada al internet siento un terrible deseo de hablarte pero no quiero alejarte, agobiarte. Ahh estoy harta de este sentimiento. Tú te comportas de una manera tan extraña que eso es lo más que me desconcierta, por un lado me enamora ese misterio tuyo y por el otro me desespera me hace desearte más y luego pienso en él. Llevo tanto tiempo con él que obviamente lo quiero pero… ¿Lo amo? ¿Realmente lo amo?” Dulce le puso punto final a esto que estaba escribiendo, sus pensamientos y sentimientos en un papel, un papel que Anahí jamás leería.
-Estoy enloqueciendo.
-Dul… -Entro Raquel en la habitación de Dulce.
-Hola…
-¿Que te sucede linda?
-Anahí…
-¿Ella es en lo único que piensas? - Dulce suspiró.
-No quiero hablarlo.
-¿Por qué no?
-Estoy confundida y tengo miedo. Por un lado la quiero y más de lo que debería y por el otro está Chris, él es mi todo. Siempre he estado con él.
-¿Y ahora en que cambian las cosas?
-En que lo que estoy sintiendo desde hace unos meses por Any me está consumiendo.
-¿Ella lo sabe?
-¡No! Y tampoco se lo digas…
-¿Por qué no hablas claramente con ella?
-Se alejaría de mí. Y no quiero que pase de nuevo.
-Anahí lo que tiene es miedo de amar. Yo creo que la lastimaron mucho Dul…- Dulce suspiró.
-Me siento como una niña, perdida sin saber qué hacer.
-¿De qué hablas? ¿Por qué te sientes perdida princesita? - Dijo Anahí entrando en la habitación de Dulce. Le dio un beso en la mejilla a Raquel y uno en los labios a Dul sentándose a su lado. - ¿Por qué esas caras? ¿No piensan contarme?
-No es nada Any.- Respondió Raquel.
-¿Y por qué Dul dijo que se sentía perdida? - Anahí preguntó mirando a Dulce.
-Es solo un examen que la tiene mal.
-¿Por qué dejas que Raquel conteste por ti?

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: La ley del hielo

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 4:39 am

-No es nada Any… - Dijo bajando su rostro y en ese instante Any tomo cuidadosamente el rostro de Dulce para que la mirara y mientras lo hacia la acariciaba las mejillas.
-Cuéntame…
-Yo me retiro nos vemos luego chicas.- Se despidió Raquel dejándolas solas.
-Te quiero.
-Yo también te quiero Dul. ¿Por qué estás triste? - Preguntó y volvió a besar a Dulce cariñosamente en los labios. Dulce se dejó llevar y aumentó la intensidad del beso.- ¿Ya estás un poquito mejor?
-Yo creo que con otro de esos besos puede ser… - Dijo sonriendo. Any sonrió y la volvió a besar.
-Estas loquita mi niña pero así te quiero…
………………………………………………………………………………..

-¿Le dijiste ya a Any lo que sientes por ella?
-No puedo
-Dul entre más tiempo pase será peor.
-Yo la necesito y si tengo que sufrir en silencio para tenerla a mi lado pues…
-Tú sabrás que haces pero cada día te enamoras más.- Concluyo Raquel.
…………………………………………………………………………………………

-¡Dul! Bebé mira lo que te traje.
-¿Qué es?
-Mira es una muñequita y se parece a mí, pensé que te gustaría para que siempre este cuidándote y acompañándote. - Dijo Anahí sonriendo y Dulce comenzó a llorar-. ¿Pero por qué lloras? Si es muy linda. - Dijo Any preocupada acercándose a Dul y esta la abrazó.- Princesita estas muy rara últimamente.
-No me hagas caso, esta hermosa. Gracias.- Dijo dándole un besito en los labios. Abrazándola más fuerte.
-¿Sabes que cuentas conmigo verdad? - Dulce asintió.- Te quiero Dul…
-Yo mucho más a ti Any… -“no tienes ni idea” pensó Dulce.

“Cada día estaba más cariñosa y atenta conmigo, ¿cómo podría decirle? Se alejaría de mí, de eso estaba segura.”

-Dul quédate conmigo esta noche… -Dijo Anahí acariciando el cabello de Dulce quien estaba acostada sobre sus piernas en el sofá. Dulce tenía la cabeza mirando la tv y cuando escucho la propuesta de Anahí volteó su rostro para mirarla a los ojos y le sonrió. - No vayas con Chris esta noche… Te quiero cerca de mí, así como estamos ahora.- Dijo Anahí acariciándole el rostro y bajando para darle un pico en los labios.
-Suenas triste… ¿Estas triste?- Preguntó Dulce calmada pero preocupada a su vez.
-Estoy bien Dul… Aunque si para que te quedes conmigo tengo que decirte que estoy mal pues… me estoy muriendo.- Dulce rió.
-Amor no tienes que buscar excusas para que me quede a tu lado… Si es por mí nunca me alejaría de ti.
-Me llamaste amor…
-Lo siento, te quiero mucho Any.
-Yo más.- Dijo sonriendo.
-¿Qué te parece si vamos a tu camita y nos acostamos a terminar de ver la peli allá?
-¿Entonces te quedaras? -Pregunto con ilusión en sus ojos.
-¿Cuándo te he negado algo?
-¿Me darás muchos besitos? - Dulce sonrió.
-Estas como muy consentidita hoy…- Decía sonriendo enderezándose sentada en el sofá.
-Solo a veces…
-Pero me gusta.
-Y a mí me gustas tú. - Dijo Anahí sin darle tiempo a Dulce de responder. La besó intensamente en los labios y beso tras beso llegaron a la habitación entre risas.
-Mmm Any. - Trataba de hablar durante el beso.
-Mmm no hablemos.- Reía contra sus labios y aumentaba la intensidad del beso rosando sus lenguas.
-Yo,yo…- En un momento Anahí se separó de Dulce porque esto se estaba yendo de sus manos a veces no podía controlar la pasión que sentía por Dul.
-Será mejor que veamos la película.- Dijo esto y dejo a Dulce aturdida después de semejantes besos, se separaba así como si nada y quería ver la película. Esto a Dulce realmente le molestó aunque no quiso demostrarlo
-Termina de verla tú, “amiga”… Ya me entró sueño…- Dulce se acostó en un lado de la cama y se arropó sin dirigirle la palabra. Anahí lo notó y suspiró. Ciertamente no era lo que pretendía pero estaba sintiendo algo por Dulce, algo más que una simple amistad.
………………………………………………………………………………………………………………………

-Mi vida hace mucho que no estamos juntos, como antes, ¿acaso hay algo que te está molestando de mí? ¿O no sientes lo mismo que antes? - Dijo Chris tomándole las manos a Dulce en un banco de la universidad.
-Bebé tu eres mi todo, y te amo. Últimamente he estado confundida, no sé me han pasado varias cosas pero yo te amo. No tengas dudas sobre eso. - Chris sonrió y la besó intensamente. Dulce correspondió al beso pero algo en ella había cambiado ya no deseaba tanto a Chris como antes, algo no estaba igual y se separó del beso despacio, cuando levantó la vista Any estaba observando el beso y se alejó muy seria del lugar. La cara de Dulce era de confusión y Chris lo notó.
-¿A quién viste que tienes esa cara? - Dijo mirando alrededor sin notar a nadie conocido.
-No es nada solo me pareció ver a alguien pero todo está bien.- Trató de sonreír.
-Oye bebé… Tú crees que hoy podamos tener una cena romántica tu y yo en la casa y luego… ¿Estar juntos? Hace unos meses que no lo hacemos…- Dijo apenado y sonriéndole coquetamente. Dulce lo miró un poco asustada, desde que tenía esta confusión con Anahí no había querido tener intimidad con él. - ¿Qué dices?
-Claro, te prepararé algo rico esta noche-. Dijo tratando de sonreír y pensando que quizás estar con Chris podría aclarar su mente.
-Yo no puedo esperar. - Dijo sonriendo y besándola.

Horas más tarde…
Dulce y Chris se encontraban cenando. Ella llevaba un sencillo pero sexy conjunto, blanco en la parte superior y negro en la parte inferior especie falda volada, ambas partes unidas con un cinturón rosa oscuro. Y Christopher llevaba una camisa de cuadros rosa oscuro con mangas dobladas, unos jeans y zapatos negros. Ambos lucían increíbles habían decidido ir a cenar a un restaurante en el centro de la cuidad en vez de una cena romántica en la casa.
-Te ves realmente sexy esta noche. - Dijo él sonriendo.
-Gracias bebé tu también estas sexy.- Sonrió coqueta. Y entre piropos y sonrisas continuaron la cena. Una vez llegaron a la casa Chris ya estaba desesperado por besar a Dulce y así lo hizo comenzó a desvestirla, ambos estaban besándose intensamente, Chris ya tenía la camisa desabrochada y el pantalón un poco suelto. Se encontraban en la sala y ya eran las 12 de la media noche cuando escuchan el timbre de la puerta tocar una y otra vez. Ya hastiada Dulce detiene a Chris separándose de él y arreglando un poco su ropa va a la puerta y abre. Al abrir su cara era de shock. - Any…
-Anahí estaba en shock jamás pensó que interrumpiría una noche de pasión entre Dul y Chris.- Dulce se encontraba con el pelo alborotado y la ropa desarreglada. A Anahí se le aguaron los ojos y Dulce lo notó.
-¿Bebé quién es? A pareció Chris en la puerta sin camisa y con los pantalones desabrochados.
-Pe.pe..rdón, no quería interrumpir. Solo pudo pronunciar y aún con su cara de shock salió corriendo del lugar.

-¡Any!- Gritó Dulce pero ya ella se había ido.
-¿Y a esta que mosca le picó? - Dulce lo miro seriamente. - ¿Qué? ¿Qué hice? - Dulce negó con la cabeza rodando sus ojos alejándose de él. Luego de eso Dulce no pudo estar con Chris le dijo que lo dejaran para otro día que ya no estaba de ánimos, no se sentía bien y él tristemente aceptó. Christopher no vivía con Dulce pero muchas veces se quedaba en su apartamento. Esta noche era precisamente una de esas, Dulce no se opuso a que se quedara pero en cuanto se quedó dormido se cambió su piyama y salió a la casa de Anahí. Eran las 3 am cuando Dulce introdujo su llave en la puerta. Ella tenía las llaves de su apartamento desde hace unos meses, las había usado una vez cuando se había quedado allí. Entró y la casa estaba a oscuras, supuso que Any estaría dormida. Dulce entró a la habitación sin hacer ruido y escuchó que Anahí lloraba en silencio. Se escuchaban sus sollozos y Dulce cerró los ojos con dolor, sabía que lo que ellas tenían no era amistad, lo que ambas sentían era amor. Dulce se acercó a Anahí quien estaba de espaldas a la puerta en posición de bebé acostada sobre la cama y solo había una lucecita encendida en la habitación. Al llegar al pie de la cama dio la vuelta y se colocó de cuclillas frente a Anahí acariciándole el rostro secándole las lágrimas. Anahí se asustó un poco pero se dejó acariciar por Dulce. Dulce no quiso preguntar a que se debían sus lágrimas. Solo la contemplaba en silencio, Anahí se sentó en la cama y Dulce hizo lo mismo abrazándola. Le dio un beso en la mejilla y le susurró “perdóname”. Anahí no dijo nada solo la abrazó aun más fuerte y así durmieron toda la noche… Una abrazada a la otra.

Al día siguiente…
-¿Dónde rayos dormiste? ¿O más bien con quién?
-¿Qué te pasa? ¿Desde cuándo me hablas así?
-Desde que me desperté y tú no estabas. - Dijo molesto.
-¿Y por eso me gritas?
-¡No te estoy gritando Dul!
-¿No? - Lo miro con su ceja levantada y él suspiró calmándose.
- Me preocupé, estoy preocupado y necesitado de ti. ¡Lo peor es que entre más lo intento más te alejas y estoy desesperado! - Chris se tiró en el suelo contra la pared con las manos en su cabeza y lloró. Dulce se sentía entre la espada y la pared. Por un lado Anahí no se lo decía pero ella estaba segura de que la amaba y por otro Christopher el amor de toda su vida. Tenía que tomar una decisión ya o enloquecería.
…………………………………………………………………………………………

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: La ley del hielo

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 4:39 am

“-De esa noche no volvimos a hablar, nunca confronté a Anahí y ella nunca volvió a tocar el tema. Con Chris estuve con él para calmar su confusión y la mía, pero ya no era igual, nada era igual. Pensaba en Anahí día y noche. Inclusive estando con Chris… Yo no quería hacerle daño pero tampoco podía alejarme de Anahí. Y seguimos como siempre… Con nuestros “juegos” pero el jueguito que teníamos se nos estaba saliendo de las manos. Nos besábamos cuando nos veíamos y hasta cuando fuimos a cenar con todos. Esa noche fue muy divertida pero… “

“Quiero besar tus labios, muero por quitarte ese labial rojo” Le envió Dulce un mensaje al cel de Any. Y Any rió un poco al verlo. Dulce se encontraba en la mesa justo al lado de Chris y habían unas seis o siete amistades más de todos. Anahí se encontraba de frente a Dulce y le respondió el texto.
-“Jajaja que cosas dices… Sabes que tienes a tu novio al lado así que será él quien quite tu labial”.
“¡Vamos a escaparnos! Por favor ¿sí?”.
“Noooo, Chris esta aquí”.
“Te espero en el baño no te demores (carita de guiño)” Para cuando Any levantó su vista ya Dul iba camino al baño. Anahí sonrió negando con la cabeza y la siguió pensando en que esto se estaba complicando. Al llegar al baño entró y ni se percató de lo que pasó cuando estaba ya con la puerta en su espalda cerrada y tenía a Dulce sobre sus labios. Los besaba intensamente ambas se besaban intensamente. Nunca se habían tocado pero esta vez Anahí sentía la necesidad de acariciar a Dulce y posó su mano por su cintura y recorrió su espalda desnuda debido al traje escotado que tenía Dulce. El beso estaba muy subido de temperatura. Dulce la apretaba más a su cuerpo sin soltarla mientras disfrutaba de sus besos, cuando Anahí decidió separarse.

-Estas loquita. - Dijo tratando de respirar.
-No pude contenerme, luces tan sensual y tus bellos labios solo me pedían que los besara, que los acariciara, que los consintiera y yo no me podía negar.- Dulce sonrió pero no Anahí.
-Debemos regresar…- Dijo separándose de ella.
-Me quiero quedar en tu casa esta noche. - Dulce la miro con ilusión.
-Creo que esto se está yendo de nuestras manos. Mira como estas…
-Quiero estar contigo. - Intentó volver a besarla pero Any la evitó.
-Dul…
-¡No me importa, quiero besarte, quiero acariciarte, quiero hacerte mía de una vez! - Anahí la miró sorprendida y asustada, muy asustada.
-Esto no es lo que pretendía, yo no quería que esto pasara de esta manera. Será mejor que nos alejemos mientras esto se nos calma, se nos pasa. Tú solo eres mi amiga.
-No te alejes de mí por favor.- Dijo Dulce acariciándole el rostro y Anahí retrocedió.
-Ya hablaremos, ahora por lo pronto hay que regresar y terminar nuestra cena.
-Yo quiero el postre. Te quiero a ti. - Anahí la miró seria y salió del baño antes que Dulce. Dejándola desconcertada y asustada porque no quería perder a Any.

”-Luego de esa noche nada fue igual, odio haberle dicho lo que sentía, si lo hubiese sabido no lo hubiese hecho. Al día siguiente ella se volvió a alejar de mí, yo la amaba tanto que no podía seguir así, me estaba enloqueciendo. Me engañaba yo misma al pensar que lo mío con Anahí era solo una obsesión con ella pero no, lo que comenzaba a sentir era mucho más fuerte que yo. Era mucho más fuerte que una simple amistad y ni en los más de 3 años que llevaba con Chris había sentido algo así. Yo le escribí mil mensajes y ninguno lo respondió.
-(Sonido pip) Any soy Dulce… No me hagas esto por favor, no de nuevo, vamos hablarlo te lo suplico. - Decía entre lágrimas sintiendo mi corazón destrozado.- Lamento lo que dije en el baño, no volverá a pasar perdóname. Te necesito. (Sonido pip). - Hice lo mismo durante una semana hasta que un día fue ella quien me llamó.“
-Hola ¿Any?
-Sí Dul… Quiero que hablemos, te espero en el parque hoy a las ocho.
-Ok.
-Chao.- Dicho esto Anahí colgó el teléfono.
-Al menos podremos hablar. ¿Qué le diré? ¿Ella estará molesta? Debo tranquilizarme, ya no como bien ni duermo bien. Siento que la respiración se me acorta cada vez que la escucho o la observo en fotos. He visto que ha salido con unas chicas… Nunca las había visto, debo admitir que me muero de celos. La amo y de eso no tengo dudas.- Dulce le hablaba a la muñequita que le regalo Any tratando de entenderse o de ser comprendida la abrazó. Cuando faltaban 2 horas para su encuentro con Anahí, Dulce se arregló, muy linda pero iba normal con una blusa roja y unos jeans. Estaba nerviosa, sus manos le sudaban y ya era la décima vuelta que daba alrededor de la sala. Cuando faltaban 20 minutos decidió salir al parque para ver a Anahí. Al llegar esta ya estaba en un banco esperándola, el sol caía y Dulce pasaba su agonía mientras se acercaba. Al acercarse Anahí se puso de pie y fue Dulce quien habló.- No quiero reclamarte pero no se me hace justo que cada vez que suceda algo huyas por completo de mí.
-No estaba huyendo. - La miró Anahí directamente a los ojos.- Tú necesitabas espacio. - Dijo seriamente.
-¿Yo?- Preguntó Dulce sorprendida. - Yo no te pedí espacio.
-No dije que me lo hayas pedido pero lo necesitabas.
-¿Y eso por qué? ¿Huyes y ahora me culpas a mí?- Dulce comenzaba a molestarse.
-Estas mal Dulce, ¿No lo entiendes?
-¿De qué hablas?
-Te dije claramente que no te podías enamorar de mí ¡Maldición!
-¿Eso es? ¿Y cómo? ¿Cómo pretendías que no me enamorara de ti? ¿Besándome, acariciándome, tratándome especial?
-¡Ahora soy yo la culpable! - Reía irónica Anahí.
-No, pero no porque tú lo digas el corazón va a hacerlo.
-Eres una niña… - Dulce estaba sorprendida por el comentario.
-Y tu toda una mujer ¿no? ¿Cómo se siente estar igual de enamorada que yo?
-¿De qué hablas? Yo no me enamoré de ti. - La miraba Anahí con cara de “imposible que pasará eso” y Dulce se sentía horriblemente mal.
-Ah ¿no?
-Obvio que no.
-Demuéstralo.
-Cuando quieras. Es más te lo puedo demostrar hoy mismo, llevo semanas saliendo con Alexandra y esta noche planeamos salir-. Dulce la miraba aun más sorprendida.
-Me dijiste que no estabas saliendo con nadie. Que yo era tu princesita. - Decía con los ojos aguados.
-Sí eres mi princesita pero eres… ¡MI amiga! Dul y te deje bien claro que tú y yo solo tendríamos eso, amistad. Solo nos divertimos y punto.
-No hables así tu sabes que lo de nosotras era mucho más que un tonto juego. Tú me amas como yo a ti.
-Estas mal, tú amas a Christopher, llevas mucho tiempo con él. A mí apenas me conoces, a demás sabes que yo no me enamoró, te lo dije desde el primer día. Yo no quería ni quiero hacerte daño. Yo te quiero Dul… Pero no de esa manera.
-¡Mentira! ¡Mientes! Tú me amas, lo puedo sentir en cada beso, en cada caricia Any déjame demostrarte que lo que digo es cierto.
-Tú tienes a Chris. ¿Te imaginas que hubiese pasado si nos encuentra besándonos en el baño?
-Pero no lo hizo.
-Yo no quiero jugar más este juego.
-¡Maldición! No lo llames así. No cuando yo estoy muriendo por ti.
-Estarás bien en un par de días.
-Te amo.
-No me amas.
-¿Y cómo le llamas a esto?- Dijo besándola apasionadamente. Las dos se envolvieron en un beso muy apasionado donde pasaron unos cuantos minutos. Al separarse sus respiraciones eran entrecortadas.
-Le llamo pasión, atracción…
-Yo le llamo amor, porque eso es lo que es.- Dijo Dulce con lágrimas en los ojos y la voz quebrada.
-Llámalo como quieras pero no va a seguir pasando. Yo voy a formalizar mi relación con Alexandra y tú seguirás normal con Chris.
-¿Seguiré normal con Chris? ¿Y tú crees que esto fue de un día para otro? Llevamos meses saliendo, besándonos, ¡cómo una pareja!
-¡No somos pareja! ¡Y no te amo! Entiéndelo de una vez y déjame en paz.
-¿Entonces si no me amas por qué llorabas la noche que nos viste a mí y a Chris en casi plena acción?- Anahí la miró sorprendida intentó hablar pero no le salieron las palabras.- ¡Pero está bien si quieres engañarte adelante! yo te dejo en paz, si es lo que quieres. Pero no lo entiendo. Puedes estar con todas menos conmigo. ¿POR QUÉ?
-Dul… Yo… no quiero hacerte daño.
-¡MALDICIÓN! ¿Y cómo le llamas a esto? ¿Hacerme el bien?- Anahí suspiró.
-No insistas…
-No quiero insistir cómo tampoco perderte.- Dijo Dulce yéndose muy desilusionada.

Horas después…
Anahí llamó a una amiga con la cual hace muchísimo no salía pero si quería que Dul se convenciera de que ella no la amaba tenía que hacer algo. A demás era imposible que ambas estuviesen juntas. Anahí creía que solo lastimaría a Dulce y la quería tanto que no quería dañarla. Cuando llegó Alexandra esta la besó intensamente como lo solían hacer antes. Aunque Anahí sintió que ya no era igual, ya no disfrutaba de los besos de Alex y solo quería estar con Dulce y ser todo para ella. Anahí salió a bailar con Alex y tarde en la noche llegaron a su apartamento. Dulce se encontraba a dentro cuando escuchó voces.
-Te extrañaba tanto, tus besos tu piel.- Era la voz de una mujer. Se escuchaban golpes en las paredes y besos. Definitivamente Anahí no había llegado sola. Dulce estaba enojada muy enojada. Cuando salió al pasillo de la entrada vio cómo Anahí se besaba y acariciaba con una chica muy apasionadamente. La acompañante de Anahí se notaba desesperada por quitarle su ropa y Anahí no se quedaba atrás. Esto a Dulce le estaba partiendo el corazón y comenzó a aplaudir. Las chicas se separaron observando a Dulce.
-¡Bravo! ¡Excelente actuación! Deberían ganar el Oscar-. Decía todo esto en tono molesto con sus ojos aguados pero con furia.
-¿Qué haces aquí?
-Comprobando con mis propios ojos lo estupida que soy. Pero respóndeme algo… ¿Estabas pensando en mi mientras la besabas? Apuesto a que sí.
-¿Qué te pasa nena? Soy lo suficiente mujer cómo para que ella piense en ti haha ¿Quién te crees que eres escuincle? Eres una bebé vete a cambiar el pañal y déjanos seguir en lo nuestro

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: La ley del hielo

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 4:39 am

-¿Y quién está hablando contigo estupida?
-Hey tú no me hablas así. - Dicho esto se lanzó hacia Dul para golpearla pero Dulce fue más rápida y le pegó un golpe en el ojo. Ambas chicas estaban dándose buenos golpes mientras Anahí gritaba y las intentaba separar. En unos minutos llegó la policía, los vecinos al escuchar el escándalo de gritos, golpes y vidrios rotos decidieron llamar a la policía. Las arrestaron a las dos y se las llevaron en autos distintos.
Anahí no sabía ni qué hacer ni que pensar, se subió al auto y condujo rápidamente al cuartel policiaco. Al llegar pudo hablar y explicar lo sucedido. La dejaron pasar un segundo para ver a Dulce, esta estaba tras las rejas, esposada y llena de moretones. Tenía el labio cortado con un poco de sangre en él y Anahí la miraba preocupada mientras estaba acostada sobre la cama mirando al techo. Esto a Anahí le partió el corazón.
-Ves que esto se salió de control… - Dulce al escucharla saltó de la cama y se acercó a las rejas.
-Perdóname, lamento haber destruido cosas en tu casa. - Dijo tristemente.
-¿Estas tras las rejas y te preocupas por lo que rompiste?- Dijo Anahí sorprendida.
-¿Tú estás bien? ¿No te lastimamos? Anahí suspiró.
-Te amo Dulce, sí me enamoré de ti pero no puedo ni quiero estar contigo. Creo que Chris es un buen hombre para ti. Creo que todo se nos fue de las manos y que esta relación nuestra esta tan mal que no podrá subsistir. - Dulce la miró con lágrimas en los ojos asintiendo. - Tu y yo solo podemos ser amigas o ni eso… Realmente necesito entenderme y que tú evalúes tu vida y lo que deseas para ti.
-Yo solo te quiero a ti en mi vida.
-Dul…
-¿Quieres que me aleje de ti? - Anahí asintió. - ¿Estarás con ella? - Anahí negó.
-Necesito estar sola y replantear mi vida. Es mejor que no nos veamos… por un tiempo.
-De acuerdo. ¿Pero me prometes que no te alejaras de mí? ¿Qué cuando te busque podré encontrarte, podré hablarte? - Anahí asintió no muy segura, Dulce sabía que mentía.
-Me tengo que ir pero recuerda que te quiero Dul-. Le tocó sus manos en señal de apoyo entre las rejas y se marchó.

"-Por suerte solo pasé unas horas en la cárcel, ninguna de las dos presentó cargos y tanto la mujer esa como yo quedamos en libertad. Las horas encerrada me dieron tiempo para pensar y en cuanto salí hable con Chris y rompí definitivamente mi relación con él. Ya no sentía lo mismo y no quería seguir lastimándolo. Estuve 2 semanas sola replanteándome todo, me emborrache muchas noches. Luego decidí llamar a Anahí pero ella no me respondió, le envié textos, mensajes pero no me respondía. Ella había prometido no alejarse pero lo estaba haciendo una vez más… Una vez más me estaba partiendo el corazón y lo peor es que en sus redes sociales publicaba fotos felices, salidas a fiestas y en maldito “visto” seguía saliendo en mis mensajes. A mí no me podía contestar ni un solo mensaje pero cualquier tonta o tonto le escribía y le respondía… eso me llenaba de más coraje y así que una noche me emborrache junto a mi muñequita con más de dos botellas de tequila rose y la busqué fui a su casa, armé otro escándalo y ella estaba allí con una mujer con poca ropa. Me puse furiosa y les dije unas cuantas cosas a la mujer y a ella. Ella le pidió a la mujer que se marchara y así lo hizo. Luego me caí y me hice una herida en la frente, ella quería ayudarme pero me negaba, pero como siempre consigue lo que quiere accedí, como siempre le volví a insistir, a pedirle una oportunidad, volví a exponerle mi corazón y de nuevo ella me volvió a lastimar. Estaba tan mal que al discutir con ella que me largué de su casa dejando allí mi auto ya que ella tenía mis llaves. Caminé por horas, me subí a un taxi y le pedí que condujera sin rumbo fijo que necesitaba desahogarme. El taxista muy amablemente me llevó a un lugar hermoso ya era de madrugada y pude como salía el bello sol en un muelle. Sentada a la orilla con mis pies hacia el mar, mientras miraba el bello amanecer le conté al taxista mi historia, lo que me dolía, lo que sentía y le pedí un consejo. El me dijo que era el momento de encontrarme conmigo misma, de no suplicarle nada a nadie y de ser solo yo. Me recomendó estar lejos y pensar en que es lo que quería para mi vida, y si yo después de todo decidía volver a buscar a Anahí que luchara y que la hiciera entender y si ella no estaba dispuesta que buscara mi propio camino. Me dijo que todo había sido tan rápido y tan fuerte que posiblemente estaba confundida en cuanto a mis sentimientos. Yo le di la razón y le dije que tomaría su consejo total ya había terminado las clases y podría elegir mi propio destino. Decidí hacerle caso, al día siguiente ya que esa noche dormí en un hotel que había cerca aun necesitaba pensar y regresé a la casa de Anahí por mi auto, note que ella no estaba y sentí un alivio no tendría que despedirme de ella, entre a su apartamento y recordé que tenía una copia de la llave de mi auto en una de las gavetas de su alacena y efectivamente allí estaba la tomé y me marché. Me marché recordando un poema que dice algo así…

“SIN POEMAS
A partir de hoy
voy a amarte con silencios,
provocando ausencias
e inventando distancias;
desde hoy voy a amarte sin poemas,
con muy pocas acciones
y escasas palabras...
a partir de hoy voy a amarte así,
como tú me amas.” (Ligia García & García)

A partir de hoy… La amaría como ella a mí… Lo recuerdo como si hubiese sido ayer… "

Tiempo después…
-Un año… más de un año, casi dos que no te veo y que aún pienso en ti. Estoy tranquila y feliz… Bueno lo feliz que se pueda estar sin ti… He decidido escribir nuestra historia, ojala algún día la puedas leer. Aún me falta pero… quedará plasmada…- Dulce escribía estas palabras mientras se tomaba un café frio.
-¿Dul es cierto que has ido a 37 ciudades en estos dos años?
-Sí pequeña… Así es. - Contestó sonriendo y viéndola sentarse a su lado.
-¿Enviaras postales de navidad o regalos a alguien titi?
-Puede ser… ¿Si amas a alguien crees que deberías? - Le preguntaba Dulce a su sobrina Jessica de 15 años.
-Claro tía, yo ya compre la mía para regalársela a Sofía.
-¿Sofía? ¿Y quién es Sofía?
-La chica que amo tía. - Dijo la pequeña como si fuese lo más obvio. Dulce se sorprendió y sonrió.
-Así que la chica que amas… ¿Y ella te ama a ti?
-Pues es que… Sí, pero ella está un poco confundida pero para eso estoy yo para hacerla entender. - Dulce la miraba y sonreía.
-¿Y cómo harás eso? - Preguntó curiosa.
-Pues no alejándome de ella, apoyándola, no presionándola pero no dejando que se aparte de mí. Demostrándole cada día que mi amor es real hasta que ella pierda sus miedos y podamos estar felices para siempre. - A Dulce se le aguaron los ojos. - ¿Qué sucede tía? ¿Por qué vas a llorar?
-No es nada princesa descuida. - Dijo secándose las lágrimas.
-¿Jess que le estás diciendo a Dulce?
-Nada mamá solo cosas de chicas.
-Tranquila Maite es que a veces soy muy sentimental.
-¿Ya te contó la niña que está enamorada verdad?
-Sí.- Dijo Dulce sonriendo.
-¿Cuando te vas? Me gustaría que te quedaras más tiempo. Te extraño hermanita.
-Yo también May pero tengo que ir a Los Angeles.
-¿Y eso para qué?
-Es sorpresa pero pronto lo sabrás.
-¿Tía algunas vez te ha gustado alguna chica? - Dul miró a Jess y luego a Maite.
-Sí. - Jess abrió los ojos grandemente y cuando iba a comenzar a preguntar su madre la interrumpió.
-Y es un tema difícil para Dul así que tú no vas a preguntar más. - La pequeña hizo una mueca pero se calló. Dulce le guiño un ojo.
.............................................................................................................................

Meses después…
-Hoy doy un gran paso en mi vida, y he comprendido que debí luchar pero no podía en ese momento. No me podía reconocer ni a mi misma ¿cómo iba a brindarte mi amor? Era imposible, dicen que debes estar feliz y encontrar una persona que también lo esté para que así ambos compartan su felicidad hoy tengo más de dos años de los que tenía en aquel tiempo, quizás por ignorancia o juventud cometí mil errores. Pero no me arrepiento de nada solo de no haber podido cambiar mi destino. Hoy me siento fuerte, me siento lista, me siento con ganas de comerme al mundo y voy por ti Anahí, voy por ti. - Dijo Dulce subiéndose a su Camaro Amarillo de rayas negras con una sonrisa en su rostro y a toda velocidad va en busca de su único y verdadero amor.
-¡Y corte!
-Al fin, hoy si que fue un día agotador.
-Aquí te traje el agua Dulce. ¿Necesitas algo más?
-No Mari gracias.
-¿Dulce y revelaras lo que todos en este set queremos saber?
-¿Qué cosa? - Preguntó despreocupada.
-Si Any existe, si es real. - Dulce sonrió.
-Eso se los dejo a su imaginación.
-¡No es justo Dul! Llevamos 1 año filmando esta película al menos nosotros deberíamos saberlo. Pensé que en final lo sabríamos pero de los 5 finales que grabamos en ninguno se nos revela. - Le decía el director mientras Dulce terminaba de recoger sus cosas.
-Lo siento Anthony pero permanecerás con la duda al igual que la prensa.
-¡Dul!
-A demás sabes que la incertidumbre te hará ver la película/documental al igual que el resto de la población.
-Creo que comenzaré a detallar cada palabra que hayas dicho para ver si descubro la verdad.
-Jajaja hasta pronto. Nos vemos en el estreno. - Le dijo guiñándole un ojo saliendo del lugar. Dulce al salir del estudio se tomó unos segundos para respirar el aire puro a su alrededor.- Me preguntan ¿Qué si Any existe?- Sonrió mirando al cielo y se subió a su auto. Un Camaro del año color amarillo con líneas negras. Iba a toda velocidad. Hay algo que debo hacer antes del estreno. ¿Y qué más que llevar a la protagonista a él? Condujo 6 horas hasta llegar a su destino. Era una casa de playa en madera color blanca, un poco solitaria pero con un ambiente hermoso a su alrededor. Dulce se quitó sus sandalias y caminó por la cálida arena hasta llegar al portal de la casa. Dejó allí sus cosas y siguió hasta la playa, el sol ya se estaba ocultando y Dulce sonreía al ver tal espectáculo cuando alguien interrumpió sus pensamientos

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: La ley del hielo

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 4:40 am

-¿Dulce? - Dulce sonrió al escuchar su voz y se volteó lentamente para verla de frente, era ella, era su Anahí, su hermosa Anahí. - ¿T..ú… Cómo…? - Se le entrecortó la voz un poco nerviosa por su presencia.
- Vine por ti.
-¿Después de 3 años? - La miraba Anahí muy sorprendida.
-¿Tanto ha pasado? - Dijo Dulce sin despegar la vista de Anahí ni un segundo. Anahí asintió.- Estas hermosa, aún más que la última vez.- Dijo Dulce sonriendo embobada.
-¡Mamá! ¡Mamá! - Dijo una pequeña niña abrazándose a las piernas de Anahí. A Dulce se le borró la sonrisa por completo y miró a Anahí sin poderlo comprender.
-Esta es Angélica. Mi bebita-. La tomó en sus brazos cargándola sonriéndole.
-¿Quién es mami?
-Ella es la tía Dul amor.
-Ti Dul… - Repitió la pequeña.
-¿Bebé Angélica está contigo? - Dijo un apuesto joven mirándolas un poco alejado.
-Sí amor, tranquilo. - Le respondió Anahí, volteándose a verlo.
-¿Amor? - Le preguntó Dulce casi en shock.
-El es Juan Carlos mi actual pareja-. Dulce no podía pensar.
-¿Pareja?
-¿Quién es tu amiga bebé?
-Ella es Dulce, Dulce él es Juan Carlos.
-Mucho gusto, nunca te había visto… Conozco a casi todas las amigas de Any…
-Estuvimos un tiempo alejadas… - Respondió Dulce como pudo.
-Ahora entiendo… ¿Quieres que me lleve a la niña para que puedan hablar?
-No, yo con ti Dul. - Dulce estaba más que sorprendida y la niña le tendía los brazos para que la cargara. Dulce miró a Anahí y esta le sonrió en señal de aprobación. Dulce se acercó a la niña y la tomo en sus brazos. Inmediatamente Dulce sonrió, la bebita era idéntica a Anahí. La pequeña le dio a Dulce un fuerte abrazo y un beso.
-Waoo parece que le caíste realmente bien. Ella no hace eso con todo el mundo. - Dijo Juan Carlos bromeando. Dulce no le prestó atención y solo jugaba con la niña.- Ahora sí ven con papá para que ti Dul y tu mami puedan hablar. - La pequeña a regañadientes se fue con su padre. Cuando este ya estaba un poco alejado Dulce miró a Anahí aun sin salir del estado de shock por toda esta situación.
-Esta es mi familia.- Dijo sonriendo tiernamente.
-Hay un punto en la historia donde me perdí por completo. - Dijo mirando a Anahí y esta se rió un poco y luego preguntó.
-¿Cuál punto?
-¿Tu no eras… Pues Lesbiana? - Anahí la miró sorprendida y luego suspiró.
-Hay mucho que no sabes de mí… Han pasado muchas cosas...
-Tengo todo el tiempo del mundo.
-Yo no tengo todo ese tiempo.
-¿Por qué?
-Dul no puedes pretender que estemos lejos 3 años y luego en un par de horas quieras ponerte al día.
-Lo siento quizás no fue buena idea venir… - Dijo con los ojos aguados.
-¿A qué viniste? ¿Por qué ahora? Ya no estoy enojada contigo por haberte marchado así y creo que tu tampoco conmigo por tratarte como lo hice… - Dulce negó.
-Vine por ti.
-No te entiendo.
-Debes venir a la premiere -. Dijo entregándole la invitación al evento.
-¿Qué es esto?
-Ven y lo entenderás todo.
-Dul… Tengo una familia.
-Me alegro que al menos tú eres feliz.
-¿Tú no lo eres?
-A mi forma…
-¿Que quieres decir? ¿Tienes familia también?
-Me gustaría que habláramos pero otro día con más calma. ¿Te parece bien?
-Quédate a cenar.
-No debería.
-¡Anda! Vamos que ya es hora de cenar y Juan Carlos cocina esquicito. - Dulce tragó. - Además de que ya Angélica te Ama.- Dulce sonrió al solo escuchar de la bebita.
-Es una copia de ti. Es hermosa.
-Quizás se pueda casar con alguno de tus hijos. Y así estaremos en familia.
-¿Qué? - Dijo Dulce alarmada-. No no no, eso de los niños te lo dejo a ti.
-Jaja vamos Dul eso es porque aún no te toca pero cuando tengas un bebé te darás cuenta de que es todo para ti y qué harías lo que fuera por protegerlo.
-Suenas como toda una madre. - Dulce sonrió con tristeza.- Prométeme que vendrás.- Dijo Dulce mirando la invitación acto que Anahí también hizo.
-Dul… Yo tengo muchas co…
-Prométemelo. Al menos eso me debes.
-Dul…
-Any, tú lo sabes.
-Lo prometo iré.
-Te veo allí. - Dulce sonrió y le dio un beso en la mejilla a Anahí dejándola desconcertada. Dulce caminó hasta la casa y recogió las cosas que había dejado en la entrada. Mientras lo hacia la pequeña Angélica la miraba detrás de la puerta de cristal dedicándole una sonrisa y despidiéndose con la mano. Dulce sonrió y se le escapó una lágrima mientras le decía adiós con la mano. Dulce rápidamente se volteó para subirse a su auto y al abrir la puerta Anahí la aló y la abrazó fuertemente. Las lágrimas de ambas caían por sus ojos abrazadas.
-Te extrañe. - Susurró Anahí mientras Dulce la abrazaba fuertemente y le acariciaba el cabello.
-Yo mucho más créeme.- Al separarse del abrazo Dulce le limpió las lágrimas a Anahí y Anahí a Dulce. Ambas rieron al verse como dos tontas llorando.
-Quiero tenerte en mi vida.
-Siempre he estado y estaré para ti.
-Quédate a cenar ¡anda! ¿Dónde estás viviendo?
-En Los Ángeles…
-¿Qué? ¿Condujiste hasta acá solo para darme esto? - Señalaba la invitación.
-Conduje para mucho más que eso… Pero dadas las circunstancias…- Digamos que vine solo a verte y a entregarte eso.
-Debes quedarte esta noche. No dejaré que conduzcas sola tan tarde.
-Estaré bien.
-Ni hablar. Te quedas y punto.- Luego de decir esto Dulce sonrió y aceptó quedarse. Dormiría en la habitación de la pequeña que además de su cunita tenía una cama grande. La cena transcurrió normal, al terminar Anahí condujo a Dulce al cuarto de la bebita este era hermoso, estaba pintado de un color rosa claro y tenía dibujos de mariposas y flores en las paredes su cunita era blanca y combinaba perfectamente con toda la habitación.
-Esta hermosa la habitación. - Anahí sonrió.
-Sí… La decoré yo misma, bueno tuve que contratar a un artista para que hiciera los dibujos pero yo le dije que hacer.- Decía orgullosa Anahí y Dulce sonreía.
-¿Y la cama?
-Es que antes yo me quedaba a cuidarla y velaba sus sueños. - Dijo sonriente viendo a la pequeña jugar con una muñeca en el suelo. Dulce miraba a Anahí con una mezcla de sentimientos, por un lado se sentía orgullosa de ver a Anahí realizada, con familia y por otro se sentía terriblemente mal de no ser ella parte de esa familia. Anahí notó como Dulce la miraba y decidió preguntar.- ¿Estás bien?
-Sí.- Dijo sonriendo.- No te preocupes sabes que me gusta pensar bastante.
-Sí, casi tanto como preguntar. - Dijo sonriendo para molestarla.
-¡Hey! No te burles.- Le dio un pequeño toque a Anahí en el brazo.
-Bueno ya tienes todo, voy a darle un baño a Angélica para que se vaya a la cama, aquí tienes el baño disponible para ti, en el armario hay toallas, jabón liquido y lo que necesites. Me dijiste que trajiste ropa extra en tu carro pero cualquier cosa me dejas saber. En cuanto Angélica se duerma la traigo a su camita. - Dulce sonrió y asintió. Minutos más tarde Dulce se había duchado, puesto su piyama corta de trajecito y estaba acostada sobre la cama pensando cuando Any toco la puerta suavemente.
-Está abierta. - Anahí entró y colocó en la cunita a la bebita dormida en sus brazos.
-Si se despierta o pasa cualquier cosa me dices que yo estoy a solo dos puertas de aquí. - Dijo sonriéndole.
-Tranquila puedo vigilarla por una noche. - Le sonrió y Anahí le devolvió la sonrisa.
-Estas muy hermosa, creo que más que antes. - Dulce quedó sorprendida por el comentario y solo susurró un “gracias” Anahí asintió y salió de la habitación.
Eran aproximadamente las 3 am cuando escucho a la pequeña inquieta en su cuna y luego comenzó a llorar despertando del sueño. Dulce rápidamente se acercó a la cunita y la bebé la reconoció.
-Ti Dul. - Pronunció estirando sus bracitos para que Dulce la cargara y lo hizo la tomó en sus brazos y la meció cargada por toda la habitación tratando de calmarla. Anahí estaba escuchando a Dul hablarle y calmarla por los wokitoki para bebes. Esta se disponía a ir a la habitación hasta que escucho como Dulce manejaba la situación y sonreía.
-Ya princesita, duerme que Ti Dul te protegerá. - Dul le dio un besito a la pequeña mientras esta se calmaba aún saliendo quejidos de su boca. - A dormir, a soñar princesita… - Dulce traba de cantarle una canción muy tiernamente. En la otra habitación Anahí estaba muerta de la ternura con Dulce. Dulce seguía calmándola hasta que se volvió a dormir. En ese instante la puerta del cuarto de Dul se abrió y Anahí entro sonriendo silenciosa. Dulce le hizo señales de que no hiciera ruido y acostó la bebé de nuevo en su cunita. La sonrisa de Anahí era imborrable y Dulce inevitablemente sonrió. Anahí tomó a Dulce de la mano y la llevó junto a ella hacia la terraza. Esta daba a la playa pero en esta parte se podían ver solo mangles y unas cuantas palmeras. Allí había unas sillas de playa y una hamaca, el suelo era de madera y habían dos tazas sobre una mesita. Anahí tomó una y se la pasó a Dulce.

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: La ley del hielo

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 4:40 am

-Es chocolate caliente, lo acabo de hacer.
-Gracias.
-Gracias a ti por ser tan tierna con Angélica. - Dulce sonrió y ella se sentó en una de las sillas.
-Es que es adorable… Supongo salió a su padre. - Anahí la miró sorprendida.
-¿Qué estas queriendo decir con eso? - Preguntó indignada y mirándola mal. A lo que Dulce reaccionó riéndose a carcajadas. Anahí al ver que no paraba de reír le tiró con un cojín. - No te rías.
-Te quiero.- Dijo seriamente Dulce cuando se calmó.
-Y yo a ti Dulce…- Dijo bajando su rostro. Dulce caminó hasta uno de los pilotes que sostenian la casa, y se recostó mirando hacia el mar.
-Está muy linda la noche. En este lugar se respira paz.
-Así es…
-¿Me contaras como es que tuviste una hija? ¿Y cómo es que estas casada? - Al ver que Anahí no respondía suspiró- . Vale quizás no tenga derecho a preguntar pero las dudas me consumen. - Dijo aun sin mirarla y Anahí la abrazó por detrás colocando su cabeza de lado en la espalda de Dulce.
-Algún día te contaré todo, pero en este momento no puedo ¿sí? - Dulce asintió guardando silencio y solo pensando en lo rico que era volver a sentir a Anahí cerca, tan cerca como sus brazos alrededor de su cuerpo. Sonrió y luego decidió separarse.
-Duerme princesa, Angélica estará bien porque yo cuidaré sus sueños-. Dicho esto beso su frente, dejo la taza de chocolate en la mesa y se fue a su habitación.
…………………………………………………………………………….

Al día siguiente Dulce se marcho muy temprano no tomó ni el desayuno, se despidió de todos y con Angélica llorando la cargó y le dijo que le prometía volverla a ver. La niña no muy conforme asintió dejando de llorar. Luego al despedirse de Anahí la abrazó y le susurró en su oído “recuerda nuestra cita y ven sola” “te amo” Dio un beso en su mejilla y sin dejarla reaccionar se marchó.

El día de la premiere de la película Dulce envió una limosina con escoltas para Anahí. Ellos tendrían que buscarla y llevarla hasta su asiento sin dejarla sola ni un momento. Anahí no entendía nada pero la nota que le mostraron escrita por Dulce decía lo siguiente “Todo esto te ha de parecer extraño, pensaras que es otra de mis locuras pero por favor confía en mí, necesito que vengas y estés conmigo en este día tan importante, necesito que veas esto. Te ama Dul” Anahí asintió sin comprender. Se vistió increíblemente hermosa y se subió a la limosina. Dulce por su parte estaba ansiosa, caminaba de un lado para otro y cuando llegó la hora se preparó, lucia simplemente hermosa. Una vez en el teatro tomo su debido asiento junto al director de la película, Anthony.
-Luces hermosa.
-Gracias. - Dijo sin hacerle mucho caso mirando hacia la puerta.
-¿Que tanto miras?
-Estoy esperando a alguien.
-¿Y por qué no lo sentaste junto a nosotros?
-Por qué quiero que tenga la mejor silla para que vea esta película y quiero que su concentración sea en la película.
-Estás loca pero ok.- Dulce sonrió mientras Anthony hablaba con otras personas. Fue entonces cuando vio a una hermosa Anahí entrar por la puerta, iba con un sexy vestido blanco corto, su pelo recogido en un peinado y llevaba tacones altos. Dulce sonrió grandemente al verla y Anahí también la vio correspondiéndole la sonrisa, los guardaespaldas le indicaron su asiento y Anahí miró a Dulce sin comprender. Esta le señalo al guardaespaldas para que lo observara ella lo hizo y este le entregó otra nota de Dulce, Anahí sonrió mirando a Dulce y negó con su cabeza abriendo el papel que decía “confía en mí, te he guardado el mejor asiento, disfruta la película que es para ti y por ti. Te amo” Anahí levantó la vista sin comprender buscando los ojos de Dulce pero en ese instante las luces se apagaron y comenzó la función.
-Señoras y señores, sean todos bienvenidos a la premiere de la nueva película del famoso y exitoso director de Hollywood Anthony Berniade, esta película es basada en un libro escrito por nada más y nada menos que Dulce Espinoza. Un nuevo talento en este ámbito que ha logrado descolocarlos a todos con tan bella historia. Ahora sí, sin más preámbulos con ustedes “Amor sin fin”. Luego de esto Anahí estaba en shock no podía creer lo que estaba pasando era su historia con Dulce plasmada en la pantalla. Sus lagrimas bajaron por su rostro en momentos y en otros solo suspiraba por todas las situaciones por las cuales pasaron. Otros momentos reía y volvía a llorar. Sin duda era la mejor película que hubiese visto jamás. Estaba totalmente concentrada viendo el final…

“Hoy doy un gran paso en mi vida, y he comprendido que debí luchar pero no podía en ese momento. No me podía reconocer ni a mi misma ¿cómo iba a brindarte mi amor? Era imposible, dicen que debes estar feliz y encontrar una persona que también lo esté para que así ambos compartan su felicidad hoy tengo más de dos años de los que tenía en aquel tiempo, quizás por ignorancia o juventud cometí mil errores. Pero no me arrepiento de nada solo de no haber podido cambiar mi destino. Hoy me siento fuerte, me siento lista, me siento con ganas de comerme al mundo y voy por ti Anahí voy por ti. Dijo Dulce subiéndose a su Camaro Amarillo de rayas negras con una sonrisa en su rostro y a toda velocidad va en busca de su único y verdadero amor.”

Luego de esto salieron unas letras grandes en pantalla FIN mientras aún se podía ver el Camaro de Dulce a toda velocidad. Anahí lloraba.
-Dulce pero cómo acabas la película en esa parte, dime ¿Dulce encontró o no encontró a Anahí? - Susurró Anthony a Dulce.
-Ahora sabrás cual es el fin de esta película.- Dulce se levanto y caminó hasta el escenario rodeado de muchas cámaras todas filmándola a ella.
-¿A dónde vas? - Dulce saludaba a todos desde el escenario las luces le apuntaban y esta trataba de enfocar su vista hasta que bajaron un poco las luces y tomo el micrófono para hablar.
-Se que todos se preguntan ¿Encontró o no encontró a Anahí? ¿Es real esta historia? ¿Quién es Anahí? Pues la respuesta está aquí -. Dulce señalo a una chica rubia entre el público y todos miraron, las luces la enfocaron, Anahí se podía ver sorprendida y sus lagrimas caer por su rostro. Las luces las enfocaban y las cámaras grababan a ambas Anahí desde su silla y a Dulce aún sobre el escenario. - Este es el final de la película Dulce salió del estacionamiento en su Camaro Amarillo de rayas negras en busca del amor de su vida. Tres años después, esperando que ella aún la recordara, que ella aún la quisiera... Todo el camino estaba nerviosa, pero a su vez emocionada, sabía donde exactamente encontrarla, sabía que se encontraría en la casa de playa y así fue. Dulce estaba de espaldas observando al mar cuando de pronto escucha la hermosa voz que soñaba escuchar desde hace mucho pronunciar su nombre, y sonrió, sonrió emocionada con los ojos llenos de ilusión. Al voltearse Dulce vio el rostro más bello sobre la Tierra después de 3 años era aun más bella. - Dulce hizo una pausa para ver a Anahí a los ojos mientras hablaba, la veía llorar afligida. Suspiró y continuó su relato cuando alguien del público gritó.
-“¿Que más pasó? ¿Se perdonaron, están juntas?” - Muchos rieron por la desesperación de saber más.
-Pues solo digo que aprendí una gran lección esa noche… - Una lágrima cayó por su rostro, uno que otro del público lo pudo notar y Anahí sin duda vio esa pequeña lágrima caer. - No hay por qué esperar tanto tiempo para luchar por lo que amas o por quien amas. Deberíamos dejar el orgullo a un lado y dejar de pensar en lo que podría pensar la otra persona. Deberíamos pensar en nosotros mismos y hacer lo que nos dicte el corazón.- Se escuchaban los aplausos y los gritos del público. Luego hubo un silencio. - Anahí está aquí hoy, y estará siempre en mi corazón.- La voz de Dulce se quebraba un poco. - Pero hubiese dado lo que fuera por no haber sido tan idiota y haberla buscado una sola vez más para cambiar el rumbo de esta historia. Pero no nos debemos lamentar más por el pasado, quizás no era el momento, quizás no estábamos listas, quizás el destino no nos quería juntas en ese instante. Solo les digo que no piensen en lo que pudo ser, no se arrepientan de nada, cada acción nos hace ser quienes somos hoy. ¡Solo vivan el presente, disfrútenlo, arriésguense, sueñen y luchen con todas sus fuerzas por su felicidad! - Los aplausos y gritos se hacían sentir. - Gracias por haber venido -. Dijo Dulce bajando inmediatamente del escenario rodeada de guarda espaldas para que no la acribillaran a preguntas.
-Vayan con Anahí asegúrense de que no la toquen y llévenla a casa. - Dio instrucciones Dulce mientras entraba en un camerino detrás del escenario. Algunos guardias salieron y siguieron sus instrucciones. Mientras tanto Dulce se despedía del elenco y les daba las gracias por hacer mágica esta película.
-Dulce… - Se escuchó la voz quebradiza de Anahí detrás de Dulce. Esta se volteó y se acercó a ella.
-¿Estás bien? Nadie te hizo nada ¿verdad? - Dijo tomándola por los brazos. Anahí negó.- Siento que te enteraras así de que era nuestra película. Espero esto no te ocasione problemas con tu familia, pero quería que fueras parte del estreno y quería que las personas entendieran lo importante que es no rendirse, luchar por lo que se ama y hubiese querido que la historia terminara distinta pero… - Dulce se encogió de hombros sonriendo.- Ve con los guardias ellos te llevaran sana y sal… - Anahí interrumpió a Dulce besándola en los labios, la tomó del rostro y le plasmo un beso. Dulce no se lo esperaba pero correspondió a ese beso. Un beso suave, lleno de sentimiento, de dolor, de pasión, un poco sabor a lágrimas y también de amor. Así estuvieron varios segundos hasta que se separaron. Dulce no sabía que significaba esto, a decir verdad Anahí tampoco lo sabía.
-Déjame hablar…
-Eso es precisamente de lo que temo, lo que vayas a decir. - Anahí sonrió y suspiró.
-La película ha sido la mejor que he visto en la vida, hiciste un excelente trabajo. Gracias por esto Dul. Nunca imagine que hicieras algo así por mí y que me invitaras al estreno.
-Quería plasmar nuestra historia. - Dulce sonrió. - Y sin ti aquí nada de esto tendría sentido. - Anahí sonrió.
-Volveré a casa porque necesito internalizar todo lo que ha pasado. - Dulce asintió.
-Esto no cambia en nada las cosas Any. - Dijo Dulce con los ojos aguados. - Tú tienes una hermosa familia y yo no pretendo venir a cambiarlo todo. Mi tiempo pasó, nuestro tiempo pasó…
-Shhhh -. Anahí colocó un dedo sobre los labios de Dul. - Déjame pensar ¿Sí? - Dulce suspiró y asintió calmada -. Hablamos después Dul -. Dijo dándole un beso en la mejilla y saliendo con los guardias y guarda espaldas de Dul quienes la llevarían de regreso a su hogar. Dulce se sentó sin poder creer todo lo que había pasado esta noche. Anahí la había besado pensó y se tocó los labios sonriendo. Pero luego pensaba en Angélica y ella sin duda no se interpondría entre su familia. Ella estaba completamente de acuerdo en luchar por lo que se ama pero esta vez había un obstáculo mucho mayor a los orgullos o a la estupidez. Esta vez se trataba de los padres de una bebita y eso no se lo perdonaría nunca. Estaba de acuerdo en que Anahí lo meditara y tal vez pudieran ser amigas y ella superar todo lo que siente. Pensando en todo esto no se percató de que ya era muy tarde.
-Señorita yo creo que debería irse ya a su casa. - Dulce salió de sus pensamientos y observó al joven guardaespaldas que estaba frente a ella.
-Vamos… - Dijo Dulce levantándose del sofá. Pasaron unos segundos mientras caminaba con él hacia la limosina que la trajo al lugar. Una vez ya dentro solos, Dulce le volvió a hablar. - Ella tiene un esposo y una pequeña. - El joven se volteó a ver a Dulce aún preguntándose si era con él con quien hablaba. - Ella dijo que tenía que pensar todo, pero la verdad yo no quiero destruir una familia por más que la ame. - Dijo esta vez mirándolo a los ojos, respirando conteniendo las lágrimas.
-Si me permite un consejo… - Dulce asintió.- Ella es la única dueña de sus actos y ella hará lo que crea que debe hacer, si ella llegara a separarse de su esposo es porque cree que es lo mejor para todos. No se sienta culpable por lo que pueda suceder. Y no tome decisiones por los demás deje que ellos las tomen.
-No quiero que la pequeña me odie porque separe a sus padres. - Dijo ya llorando

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: La ley del hielo

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 4:40 am

-Tú no los separaste y no los vas a separar. Disculpé usted no los separó.
-Me puedes tutear además ¿qué edad tienes? Seguro uno o dos menos que yo. - El joven asintió.
-Pues cuando ella tome la decisión que tome lo hará pensando en su bebé y en ella. - Dulce asintió. - No quieras intervenir en sus decisiones además ella sí que es más grande que tú. - Ambos rieron.
-¡No tanto! Solo poco más de 3 años más que yo. ¿Cómo te llamas?
-Raúl.
-Pues veremos qué pasa Raúl. Pero gracias por escucharme es un alivio tener alguien con quien hablarlo.
-Cuando quieras linda.- El camino transcurrió tranquilo. Dulce solo pensaba en como estaría Anahí. Esa noche Anahí durmió en un hotel y estuvo toda la noche planteándose su vida y todo lo que había ocurrido durante el tiempo lejos de Dulce.
Al día siguiente Anahí llego a su casa de playa y en cuanto abrió la puerta Juan Carlos la interrogó se notaba furioso.
-¿QUÉ ES ESTO? - Dijo tirándole un periódico sobre la mesa con fotos de ella en el teatro y un titulo que decía “Las protagonistas de la nueva película, ¿Será que renació el amor luego de tal declaración?” Anahí suspiró.
-Es lo que es…
-Aaaahh ¿y lo dices así tan tranquila? ¿Entonces todo lo que pasó en esa película fue real?
-Sí lo fue, y no voy a mentirte ni negarte nada.
-¿ME ENGAÑAS EN MI CARA? ¿CÓMO TE ATREVISTE A DEJAR QUE ESA ZORRA DURMIERA EN NUESTRA CASA, CON NUESTRA HIJA?
-Deja de gritar que asustarás a la beba.
-¡GRITO TODO LO QUE SE ME PEGUE LA GANA! ¿Cómo te atreves? Cuando he hecho tanto por ti.
-No he hecho nada Juan Carlos.
-¿No? Solo mentirme tres malditos años.
-Nunca te he mentido. - Dijo mirándolo a los ojos.
-¡PERO NO ME DIJISTE LA VERDAD!
-¿DE QUÉ VERDAD HABLAS? - Anahí comenzaba a desesperarse.
-Comencemos por qué eres lesbiana. - Anahí suspiró.
-Vale, tengo un pasado cómo todos…
-¿Pasado? Yo la veo muy presente. ¿Cómo voy a seguir contigo después de esto? - Anahí lo miró sorprendida.
-¿Qué?
-No voy a permitir que mi niña se crie en este ambiente, definitivamente no.
-¿Qué? ¡Estás loco si crees que me separaras de Angélica!
-¡Eso es precisamente lo que haré!
-¡Ni siquiera es tu hija! - Anahí le gritó y él le dio una bofetada en la cara.
-Ni se te ocurra volver a decirlo.- Anahí estaba en shock y con su cara comenzando a ponerse morada.
-¡Lárgate de mi casa!
-Me voy pero con la niña.
-¡Tú a la niña no la tocas! ¡Lárgate inmediatamente!
-¿Y quién me va a detener tú?
-Y yo. - Ambos al escuchar esta voz se voltearon y estaba Dulce de pie en la puerta con dos de sus guardaespaldas.
-Lo que faltaba la noviecita. Aplausos por favor. - Comenzó a aplaudir como un demente.- Ni tú ni nadie me va a detener y la niña se va conmigo. - El intentó ir hacia el cuarto por la niña pero rápidamente Raúl le bloqueó el paso y tuvo que defenderse luego de que él intentara golpearlo. Entre los dos guardaespaldas lo sujetaron.
-Vete Juan Carlos o te denunciaré por maltrato e intento de secuestro de Angélica.
-No es secuestro porque soy su padre.
-¡No lo eres! ¡Lárgate de mi casa ya! Dulce miraba la escena sorprendida. A Juan Carlos no le quedó más remedio que salir de allí. Anahí lloraba sentada en el sofá y Dulce se acercó a ella abrazándola fuertemente. - ¿Qué hubiera pasado si no llegas? - Seguía llorando Anahí y Dulce trataba de tranquilizarla.
-Shh, tranquila ya pasó. Ya estas a salvo igual que la beba.
-Gracias Dul.
-No tienes que agradecer, todo esto es mi culpa, no debí llevarte allí -. Anahí se separó de su pecho y la observó.
-No digas eso, no fue tu culpa.
-Mira como tienes tu carita, ese imbécil las pagará. - Le acariciaba suavemente su mejilla. - Yo al ver los periódicos y como plantearon todo pensé que podías tener problemas y quise aclararlo con él. Sé que me dijiste que tenias que pensar y realmente quiero darte tu especio, no quiero presionarte y mucho menos pedirte nada. Solo quise asegurarme que estabas bien.
-Gracias Dul. ' Anahí miro los labios de Dul y luego subió su mirada como en aprobación pero Dul le negó con la cabeza.
-No quiero que lo hagas para agradecerme, no quiero que lo hagas porque te sientes sola o desesperada, no quiero que lo hagas solo porque pienses que me lo debes. Cuando lo hagas solo quiero que sea de ti, de tu corazón. - Anahí asintió y acarició los labios de Dulce con sus manos.
-Nunca he dejado de amarte. - A Dulce esto le tomó por sorpresa dejándola sin habla hasta que escucharon a la beba llorar. Y fueron por ella. Al entrar a la habitación…
-¡TI DUL! - Gritó la beba muy feliz alzando sus manos para que Dulce la cargara. Anahí la veía y no podía creerlo.
-Wao si parece que te alegra ver más a Dulce que a tu madre. - Dijo Anahí un poquito celosa y la pequeña comenzó a reír como si entendiera perfectamente las palabras de Anahí mientras abrazaba fuertemente a Dulce quien la tenía en sus brazos. Dulce sonreía mientras la pequeña tocaba su rostro. Luego observó a su madre.
-¡Mami! - Y se quería salir de los brazos de Dul para que Anahí la cargara. Y lo hizo.
-¿Ahora verdad? plato de segunda mesa. - La pequeña reía mientras le daba besitos a Anahí. - Te amo beba.
-Yo también te amo. - Dijo Dulce a Anahí y esta la miró confundida. Dulce comenzó a reír y Anahí entrecerró los ojos.
-Hablaba con Angélica no contigo.
-Yo también hablaba con Angélica -. Dijo sonriendo divertida.
-Si ya… - Dijo no creyéndole. Mirando a otro lado meciendo a Angélica.
-Aunque… - Anahí volteó y miro a Dulce a los ojos dejándola sin habla. Anahí no quería escucharlo al menos no hoy, no después de todo lo que ha pasado. Dulce lo pudo ver en su mirada. - ¿Qué te parece si nos vamos de fin de semana a la finca? Debo quedarme con Jess así que podemos ser las cuatro, pasear a caballo y divertirnos un poco. ¿Qué te parece? -Anahí sonrió.
-Creo que nos vendrá bien.
……………………………………………………………………

A la mañana siguiente Dulce se despidió de ellas pero le dejó uno de sus guardaespaldas por si Juan Carlos volvía a insistir. Anahí no estaba de acuerdo, pero Dulce no le dio opción solo quería lo mejor para ella y la niña. Quedaron en verse el fin de semana.
Dulce se sentía nerviosa, sería como si tuviesen una cita luego de tantos años claro, que no estarían solas. Ella iba pensando todo esto mientras conducía, hacían dos días que no veía a Anahí y la duda de cómo nació Angélica la desconcertaba, ya había escuchado que Juan Carlos no era el padre pero…
-¿Y quién es el padre? ¿Y cómo se enredó con él? - Miles de dudas rodaban por su cabeza cuando aparco el auto en la casa de Maite.
-¡Tía ya estoy lista para la gran aventura! - Salió Jess de la casa casi corriendo cargada de bolsos.
-¿Y todo eso?- Dulce estaba sorprendida de tantas cosas que traía.
-Culpa a mamá…
-No digas nada Dul, es la primera vez que te quedaras tanto tiempo con la pequeña y no confió nada en ti, en los bolsos lleva de todos los medicamentos por si le sucede algo, lleva espray para los mosquitos y bloqueador para el sol, también… - Dulce la interrumpió.
-¡Vale ya capte! - Aun la miraba incrédula. - Solo son dos días. El lunes regresamos temprano.
-Es una bebé aún. Además también cuenta el día de hoy así que son tres días técnicamente y la hiciste ausentarse del colegio.
-¿Bebé? Si casi está más grande que yo y tiene 16 años. Se enamora y sabe más de la vida que nosotras. - Dijo Dulce mirándola.
-Aun así, quiero que la traigas sana y salva. ¿Me escuchas? Si le sucede algo a mi pequeña rodará tu cabeza -. Dijo Mite muy seria y Dulce asintió tratando de guardar todas las cosas en el baúl del Camaro. Dulce iba vestida con unos shorts color crema y una camisa sin mangas blanca con un diseño en el frente y unos tenis deportivos. Jess iba más o menos igual solo que sus shorts eran azules y su camisa tenia mangas y era de color violeta.
-Maite te prometo que a la “bebé” no le pasara nada. - Decía en tono burlón. Maite la observó muy seria y Dul se tornó igual diciéndole… - Maite ella estará bien y con nosotras, va Anahí ella es madre y supongo es más responsable que yo… Según tú…
-Lo siento Dul es solo que me preocupo ¿vale?
-Te amo hermanita -. Dul besó la mejilla de Maite y se subió en el auto mientras que Jess se despedía de su madre.
-¿Por qué tenemos que salir tan temprano? Son solo las 5 am.
-Anahí vive como a unas 6 horas de aquí ella está en San francisco y nosotros en nevada…
-Ok ok ¿y nuestra finca en qué lugar queda?
-¿Realmente quieres saberlo? - Jess suspiró.
-Bien lejos supongo… -Dulce sonrió.
-En Montana, te encantará es preciosa, hay valles, podremos pasear en caballo, respirar aire fresco en fin, hacer lo que nunca hacemos… hace mucho que no voy, creo que desde que éramos niñas Maite y yo. Siempre le prometí a Anahí que algún día la llevaría.
-¿Y si el abuelo murió quien cuida de la casa?
-Consuelo, ella siempre trabajó para los abuelos y fue quien se quedó a cargo de todo.
-Mmm.
Y así se pasaron todo el camino, charlando de todo incluso del amor

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: La ley del hielo

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 4:40 am

-¿Y esa tal Anahí es linda?- Dulce sonrió.
-Que curiosita me saliste…
-Pues salí a ti, porque mami dice que tú eres o eras muy curiosa. - Dulce comenzó a reír. - Hey eso no te salvará de responderme.
-¿Que quieres saber? ¿Qué si es linda? ya lo veras.
-¿Quieres con ella? - Dulce la miró sorprendida -. ¿Sí o no?
-Aún la quiero…
-¿Para eso vamos a la cabaña para que la conquistes?
-¡Jess!
-Bueno me puedo quedar con su beba en lo que tú y ella…
-¡Jess!
-¿Lo hicieron alguna vez?
-No, y no voy a responderte nada más.
-Uff entonces te estás muriendo de ganas…- Sonreía Jess malévolamente.
-¿Te das cuenta de que tienes solo 16 años?
-¿Te das cuenta de qué perdiste el tiempo con Anahí? - Dulce cambio su rostro a uno de dolor y no dijo ni una palabra.
-Tia lo siento… Solo intentaba bromear, no quiero que estés triste. Anahí será para ti cuando tenga que ser ¿ok? - Dulce suspiró y continuó su camino. Pasaron unos minutos de silencio pero luego comenzaron nuevamente las risas y las anécdotas de ambas. El tiempo se fue muy rápido hasta llegar a la casa de Anahí. Al llegar ambas se bajaron y caminaban a la casa cuando Anahí salió a recibirlas, la cara de Jess era de película estaba muy sorprendida.
-Hola Jess es un placer conocerte, Dul me ha hablado mucho de ti. ¿Estás bien? Te notas sorprendida.
-Ya entiendo porque mi tía pierde la cabeza por ti. - Anahí la miró y sonrió, mientras Dulce se estaba poniendo roja.
-¿A sí que tu tía pierde la cabeza por mi? - Jess miró a Dulce e intentó arreglar las cosas.
-Quiero decir… Eres hermosa, me gustaría que te casaras con Dulce.
-¿Qué? - La miró sorprendida.
-Jess por qué no ayudas a subir las cosas de Anahí al auto. - Le dijo fingiendo sonreír mirándola con cara de matarla a lo que Anahí reía a carcajadas mientras Jess salía corriendo a subir las cosas.
-Es solo una niña Dul… A demás me recuerda mucho a ti. - Dulce la miro entrecerrando los ojos y Anahí sonrió dándole un pico en los labios cosa que sorprendió a ambas.
Pero ninguna dijo nada y así siguieron su camino hacia Montana.
Pasaron horas en las que se intercambiaban para conducir, algunas veces Anahí y otras Dulce. Se detuvieron en un restaurante, cenaron y continuaron su camino.
-Creo que después de todo no fue buena idea venir conduciendo.- Dijo apenada conduciendo.
-¿Por qué dices eso? - Preguntó acariciando la mano de Dul en medio de ambas. A mí me gusta podemos ver las ciudades y paso tiempo contigo. Sonrió y Dulce le correspondió la sonrisa.
-Las nenas están dormidas…
-Ya era hora, después de comer todo el helado que pudieron jajaj. - Ambas rieron. - ¿Te gustaría formar una familia? - Dulce la miró muy sorprendida.
-Yo, eehh. ¿Por qué lo preguntas? - Anahí se encogió de hombros.
-Solo curiosidad… Cuidas mucho a las bebas. Aunque quizás es porque eres como una de ellas. - Dijo sonriendo.
-¡Oye!
-Jaja es cierto. - Le sacó la lengua y Dulce sonrió.
-Te quiero Any… - Dijo muy seria y Anahí bajo su mirada a la mano que estaba entrelazada a la de Dul. - No tienes que decírmelo si no lo sientes… No me sentiré mal por eso, tranquila. Es solo que cuando estamos así y jugamos siento que vuelvo al pasado. Y pienso en nuestros juegos. - Anahí la miró y Dulce le sonrió coquetamente
-¿Qué juegos? - Sonrió coquetamente ella y comenzó a subir suavemente sus dedos por el brazo de Dul acariciándola lentamente haciendo que su piel se erizara. Al notar esto Anahí rió. - Yo también te quiero Dul. Pero más que extrañar nuestros juegos, te extrañe a ti. A cómo me tratabas, como me querías y cuidabas. Cómo me celabas y como me amabas. Extrañe tus preguntas inquisitivas, tus sonrisas, tus caricias, tus besos. - Dulce tenía los ojos aguados mientras la escuchaba y se quedó por unos segundos observándola directamente a los ojos-. ¡Dul! ¡Estas conduciendo! ¿Quieres que nos matemos? jajaj
-Lo siento. - Volvió a mirar la carretera rápidamente.- Es que escucharte decir eso waoo…
-Ya sé que no fui muy expresiva… Y nunca te dije cuanto te amaba… Bueno a excepción del día de la cárcel. Por cierto casi muero al verte allí me sentí terriblemente mal por eso.
-Bebé tu no tuviste la culpa- . Anahí le sonrió. -'¿Por qué me miras y sonríes así?
-Porque me llamaste bebé. - Dulce sonrió y le acarició el rostro. - Quiero que pasemos estos días tranquilas y felices en la finca.
-Así será. - Y así siguieron su camino a Montana.
Al llegar todas estaban encantadas con el paisaje. Se veían flores y animales por los campos, el sol brillaba en todo su esplendor, pasaron una cerca de madera que decía Familia Espinoza. Dulce sonrió al recordarse de niña saltándola y riendo junto a Maite. Siguieron en el auto hasta frente a una gran casa con un gran roble delante de ella que dejaba caer sus flores naranjas por todo el lugar viéndose hermoso. Las chicas sonrieran observándolo todo. Dulce aparco el coche y se bajaron aún incrédulas por la hermosa vista Dulce cerro sus ojos respirando el aire puro del campo. Anahí dio la vuelta y desabrocho a Angélica del asiento de bebé, ella también estaba sonriendo.
-¿Quién, casa, ahí? - Preguntaba sorprendida Angelica, con el poco vocabulario que tenía con solo poco más de dos años. Señalando la casa queriendo bajarse y Anahí la coloco en el suelo a su lado.
-Mía princesa. Esta es mi casa.- Dijo sonriéndole.
-Linda Ti Dul.
-Sí… Es realmente linda.
-¡Señorita ya es toda una mujer! Cuando la señorita Maite me dijo que usted vendría no lo podía creer. Esta usted hermosa mi niña.
-¡Consuelo!- Dulce la abrazó fuertemente.- ¿Mi viejita cómo estás?
-Muy feliz de verte, la última vez que te vi tenías solo 10 años.
-Sí, pero tú sigues igual de joven.
-No mi niña los años los llevo cargando desde hace tiempo. ¿Y quién es esta joven tan bonita y estas niñas?
-Esta es Jessica la hija de Maite. Todos le decimos Jess.
-No puedo creerlo, pero que grande estas, eres igualita a tu madre. Consuelo se acercó a Jess y le acaricio el cabello admirándola.- Jess no supo por qué pero la abrazó. Sin duda la veía como una abuela, hasta ganas de llorar le habían dado.
-Esta es… - Dulce sonrió mirando a Anahí no sabía cómo presentarla. - Es Anahí una amiga.
-En cantada niña, usted está igual de hermosa que mi niña Dulce - . Dijo dándole un beso y un abrazo. - ¿Y esta pequeña princesita? - Se agachó para verla a los ojos y Angélica la miraba tímida abrazándose a los pies de su madre.
-Es mi hija Angélica.
-¿Tienes una hija? Si estas muy joven. Pequeña yo soy Consuelo me puedes llamar… - Dulce la interrumpió.
-¡Abu! - Angélica miró a Dulce y Luego a Consuelo.
-¡Abu! Gritó Angélica imitando a Dulce y abrazó a Consuelo. Esta sonrió y miró a Dulce de forma extraña.
-Vamos adentro les mostraré sus habitaciones. - Y así hicieron, Consuelo había preparado 3 habitaciones. Una era para Anahí y su beba, otra para Dul y una para Jess. - Les he preparado un almuerzo que se chuparan los dedos-. Todas rieron. - ¿Cómo estuvo ese viaje? ¿Se detuvieron a dormir en algún hotel o vinieron directo?
-Nos turnamos para conducir y dormir.
-Un viaje agotador supongo.
-Algo… Pero lo bueno es que ya podremos disfrutar de la finca. - Dul miró a Anahí y le sonrió. Minutos después se ducharon y comieron la delicia que había preparado Consuelo. Angélica se quedó dormida y Jess le dijo a Dul que daría una vuelta. Así se quedaron solas Anahí y Dulce.
-¿Mi viejita podrías cuidar a Angélica si se levanta? Quiero dar una vuelta con Any.
-No te preocupes que yo me encargo, diviértete.
-Gracias.- Dicho esto tomó a Anahí de la mano, gesto que observó Consuelo sin decir nada.

-¿A dónde vamos Dul? - Se dejaba guiar por Dul.
-Ya lo veras, cierra los ojos y confía en mí.
-Ok, confío en ti. - Sonrió y Dul le colocó sus manos en los ojos.
-Sí pero mejor yo te los tapo.
-No dejes que me caiga.
-No, nada te pasará, yo te estoy cuidando. - Dulce le susurró en el oído y Any sonrió. - Caminemos un poco más. - Caminaron por unos minutos. - Aquí esta, ¿lista?
-Sí, ya quiero ver lo que me vas a enseñar.
-¿Te has subido a un caballo alguna vez? - Saco las manos dejando que Any viera todo.
-Que hermosos, Dul son muy lindos.
-¿Y qué dices?
-¿Qué digo? ¿De qué?
-Te subirías a uno.- Anahí la miró asustada.
-¿Sola? - Dulce sonrió acariciándole el rostro.
-Si quieres podemos subirnos las dos en uno y pasear. Es divertido lo aseguro.
-Me da miedito…
-Estarás conmigo. ¿Sí? - Anahí respiró.
-Ok.
-Primero vamos a tocarlos para que no les tengas miedo. Dame tu mano. - Anahí lo hizo no muy segura. Dulce entrelazó sus manos dejando la palma de la mano de Any al descubierto y suavemente acercó sus manos al caballo -. Ves es tierno y no hace nada.
-Es suave. - Dijo sonriendo.
-Sí. Ahora vamos a pasear. ¿Joven cual caballo o yegua nos podemos llevar para dar una vuelta?

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: La ley del hielo

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 4:41 am

-Esta. Una yegua blanca muy bien cuidada.
-¿Tiene nombre?
-Le decimos Kiara pero si usted quiere otro…
-Ese esta perfecto-. Dijo Anahí y Dulce la miró sonriendo.- Ee lo siento… Tu eres la dueña tu mandas…
-Kiara está perfecto, si el amor de mi vida lo dice, ese será.- Anahí la miró con los ojos abiertos al igual que el chico.
-Ya la pueden montar, ¿las ayudo?
-No gracias, podemos solas-. Dulce acarició a la yegua y la tomo por las riendas con una mano y con la otra entrelazó sus dedos a los de Anahí. Caminaron un poco y luego se detuvo. - ¿Ya estas lista?
-Eso creo.
-Ven sube yo te ayudo y luego subo tras de ti.
-Ok. - Anahí hizo lo que Dulce le indicó y luego Dulce subió detrás de ella. Estaban muy pegadas la una de la otra mientras la yegua muy despacio las llevaba.
-Hace mucho no te tenía así de cerca… Extrañaba el olor de tu pelo, de tu piel…- Dijo cerrando sus ojos respirando su olor.
-Dul…
-Lo siento… ¿Mira qué te parece si vamos un poquitín más rápido y vamos al rio? Te encantará te lo aseguro. - Anahí sonrió.
-Si prometes que no me caeré de aquí.
-Lo prometo. - Paseaban y Anahí no dejaba de tener esa sonrisa en su rostro todo era tan hermoso se adentraban en el campo y luego en una especie de bosque pero de preciosas plantas. Podían escuchar los diferentes cantos de las aves y respirar el aire puro.
-Me encanta este lugar.
-Y a mí.
-No entiendo como no volviste.
-Me recuerda a mis padres y realmente me duele recordar.
-E o yo… lo siento.
-Está bien preciosa, ya estoy bien de eso... Siempre me dolera recordar que los perdi a ambos en un accidente pero hay que seguir adelante y tienes razón creo que he sido una tonta al no volver.
-Amor, no digas eso. No eres una tonta. - Dijo esto posando sus manos sobre las de Dulce que sujetaban las riendas.
-Hemos llegado al rio, mira esta allí delante.
-¿Cómo es posible que no olvides el camino? - Dijo sonriendo.
-Instinto supongo. Cuidado voy a bajar y luego te ayudo ¿okay?
-Ok. - Dulce bajo y luego extendió sus brazos explicándole a Any como bajar. Esta siguió las instrucciones y cayó en los brazos de Dul quien la sujetó por la cintura y sintió unas ganas enormes de besarla pero se contuvo. Solo le sonrió y se separó. Se acercaron al rio entre plantas y árboles que le impedían el camino. Dulce amarró a la yegua a un árbol para evitar que se fuera. Mientras caminaban Anahí seguía pensando en querer besar a Dulce, tenerla tan cerca la estaba desconcentrando. Cuando estuvieron a centímetros de sus bocas hace unos segundos, Dulce no fue la única que se contuvo
-Nos podemos sentar en esta roca, podemos hablar o si quieres podríamos mojarnos en el agua…
-Jajaj ¿y luego cómo nos secamos?
-Aire ambiental.
-Enfermedad segura. - Dulce la miró entrecerrando sus ojos y Any le saco la lengua. Anahí miraba todo a su alrededor. - Es hermoso y ese sonido del agua correr rio abajo me gusta, la paz de este lugar es magnífica-. Dulce sonreía observándola. Estuvieron un rato hablando de muchas cosas y luego Dulce le dijo que deberían regresar.
-¿No crees que es hora de volver?
-Sí, la niña debe haber despertado, pero se me ha pasado el tiempo volando.
-No ha pasado más de dos horas. Aunque pareciera que llevamos más.
-Ok… Entonces si quieres volver está bien… - Lo dijo triste y Dul acarició su rostro sonriéndole. Dul…
-¿Dime amor? - Anahí recostó su espalda a un árbol y sonrió. - ¿Por qué me miras así? Dulce comenzó a sonreír también.
-Ven aquí. - Dulce se acercó tomando la mano que Anahí le extendía y cuando la distancia era mínima Any colocó sus brazos alrededor del cuello de Dulce. Dulce sintió cuando su corazón quería salir de su pecho iba al galope como un caballo salvaje. Anahí la atrajo más a ella y la besó. Dulce se dejo llevar por los deliciosos besos de Anahí y colocó una de sus manos en su cadera y la otra en el árbol para sostenerse y no pegarse demasiado a Anahí pero esta la acercó mucho más a ella y sus cuerpos quedaron pegados al árbol envueltas en un apasionado beso. Los besos siguieron por unos minutos en los que ambas jugaban y sonreían. Se separaron para tomar aire pero seguían con los ojos cerrados-. Te necesito Dul.- Pronunció agitada. - No quiero estar lejos de ti ni un segundo, no después de que perdimos 3 años separadas.Te amo y no necesito saber más que eso. Amo todo de ti hasta como te estás controlando para no besarme cuando se que lo deseas tanto o más que yo. Simplemente para darme mí espacio. Te amo Dul.- Dijo esto y acercó su boca a la de Dulce tomando su labio inferior y mordiéndolo tiernamente. Para luego comenzar una nueva sección de besos. Dulce solo se entregaba a lo que sentía sin pensar en absolutamente nada.
-Te amo y te amaré siempre -. Dijo entre besos y caricias.
-No quiero pero debemos volver-. Hizo puchero y Dul la beso tiernamente.
-Nada cambiara aunque volvamos.
-Pero allí esta Consuelo… No creo que le agrade que nos besemos…
-¿Y eso por qué?
-Pues… Tú sabes… Es una persona mayor y…
-Yo te amo y eso le debe bastar. A demás ella nos crió desde niñas, me aceptará tal y como soy.
-Ok. - Sonrió y ambas regresaron a la casa muy contentas a garradas de las manos y dándose muestras de amor durante todo el camino.
-¡Hasta que llegaron las tortolitas! Qué bueno que ya están juntas, se ve que destilan amor por los poros.- Ambas miraron a Consuelo esperando su reacción y Jess se dio cuenta-. Ah, no se preocupen que ya puse al día a Consuelo con toda su historia.
-¿QUE? - Preguntaron ambas alarmadas.
-Bueno estuvieron tres horas desaparecidas en el bosque, ¿qué querían que hiciera?
-Consuelo yo… - La miró un poco avergonzada. - Lamento que no te enteraras por mí.
-Tranquila mi niña, lo supe en cuanto vi como la mirabas.- Ambas la miraron sorprendidas.- Yo te acepto tal y como eres. Estoy segura que tus padres pensarían lo mismo si estuvieran con nosotros.
-Gracias mi viejita. - Dulce la abrazó -. Hoy he pensado mucho en ellos y en mi niñez.
-Es normal mi niña, pero no debes llorar, solo recordar los buenos momentos y ahora tienes a una mujer que te adora y a una pequeña traviesa por criar.
-Jajaja ¿Donde está Angélica?
-Le preste unas pinturas y está pintando afuera. Mírala por la ventana.
-Parece toda una artista. - Dulce sonrió orgullosa.- Voy con ella. - Dijo mirando a Anahí y esta asintió. Dulce salió y Angélica se encontraba bajo el árbol pintando sobre papeles. - Hola princesita. - La beba rápidamente se volteó y le sonrió.
-¡Ti!
-¿Que estás haciendo? - Preguntó sentándose a su lado. La niña le mostro el papel y Dulce sonrió. Era un papel lleno de distintos colores y no tenía una forma establecida. - Esta hermoso eres toda una artista.- La niña sonrió y la abrazó llenándola de pintura. Dulce se rió y se quedó allí jugando con ella.
Mientras tanto desde la ventana Anahí veía todo y sonreía.
-A Dul le gustan los niños aunque lo niegue-. Dijo Jess justo al lado de Any mirando por la ventana.
-Dul… Ella es perfecta.
-No, no lo es, pero si la amas la veras así.- Dijo guiñándole un ojo.- Voy a ver si lo que Consuelo dijo que estaba haciendo está listo, muero de hambre, te veo luego. - Anahí asintió y cuando volteó por las risas que escuchaba, Dulce entraba cargando como en forma de avión a Angélica.
-¡Mamiiiiiii! - Gritó la niña feliz, Dul la colocó en el suelo y esta se abrazó a las piernas de su madre para luego Salir corriendo por la sala.
-Ven princesita creo que hay que darte un buen baño, ya que Dul te pinto toda.- Dulce la miró sorprendida.
-¿Yo?- Anahí sonrió tomándola por el cuello y dándole un beso en los labios. Cuando se separó Dulce hizo puchero protestando. - Yo quiero más besitos.
-Jajaja veremos si te portas bien. Ahora vete a duchar que la cena casi debe estar lista.
-Ok, pero dame otro besito. ¿Sí? - La miró suplicante sonriendo Anahí se acercó lentamente y cuando estaba a punto de rosar los labios de Dulce se alejó riéndose. - ¡No es justo que me hagas eso!- Protestaba mientras escuchaba las risas de Anahí por el pasillo.
Minutos después todas se habían duchado cuando escucharon las palabras mágicas que pronunciaba Consuelo.
-¡Bueno a cenar!
Horas más tarde… Ya todos en la casa dormían y Anahí caminaba por la casa en un sexy trajecito/piyama blanco hacia la habitación de Dulce. Y abrió la puerta sin siquiera tocarla. Encontró a Dulce cambiándose de ropa, estaba en ropa interior cuando se asustó al escuchar la puerta.
-Que susto me has dado mujer.
-Hace mucho no te veía así…
-Harás que me sonroje, no me mires así.
-Vine a continuar lo que empezamos…- Dulce la miró sorprendida mientras veía a Anahí acercarse a ella muy seductoramente.
-¿De..e qué hablas? - Comenzó a ponerse nerviosa y Anahí sonrió tomándola por la cintura plasmándole un apasionado beso en los labios.
-Tu piel es tan suave… Siempre quise tenerte así para mí. - Le susurraba en el oído sin dejar de acariciar su cuerpo, si espalda. Dulce se estremecía y Anahí bajo de su boca a su cuello haciéndola perder el control. Lo besaba, mordía, lamia. Dulce se dejaba llevar mientas levantaba el trajecito de Anahí para dejarla en iguales condiciones. - Te necesito Dulce. Quiero que seas mía para siempre y que yo sea tuya para siempre.
…………………………………………………………………………………………………

-Cuando vas a entender de una vez por todas que quien te quiere en su vida te lo demuestra. No puedes imponerte, por más que quieras estar en la vida de alguien, ser parte de su mundo no es posible si esa persona así no lo desea. ¡Dul! Entiéndelo de una vez.

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: La ley del hielo

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 4:41 am

-Ahhh es que… Estaba segura de que… :-) Respiró profundo tratando de calmarse. No puedo creer que lo hiciera de nuevo, no puedo entender que me hiciera lo mismo de nuevo. ¿Comprendes cómo me siento? He hecho de todo, una y otra vez y ella… Ahh.- Dio un puño sobre la mesa.
-Comienza por tranquilizarte. De la forma en que estas no podrás resolver nada. Debes pensar con la cabeza fría.
-¡Maite! ¡Maldita sea!, no puedo entenderlo, no después de esa noche…
-¿Dul hiciste algo que crees que fue tanto como para esto?
-Tratarla como una princesa, solo eso… ¡Además de que fue ella la que me buscó, la que me sedujo! Ahhh. Respiró tratando de calmarse.
-¿Y no intentaste llamarla?
-No y no lo hare.
-¿Dejaras las cosas de este modo?
-¿Y qué pretendes que haga? ¿Tragarme mi orgullo una vez más y buscarla? ¿Pedirle que me explique? No hay más que lo que veo ante mis ojos. No hay nada más que buscar. Lo intente Maite, el mundo sabe que lo intente una vez más y quedará grabado por la eternidad. Aunque se me este rompiendo el corazón en pedazos no puedo buscarla. Todo tiene un límite y ella me rompió el corazón de todas las formas posibles. Me utilizó y…- Contuvo sus lágrimas.
-¿Y si hay otra explicación?
-Madre, déjala tranquila, no hay más que decir. Consuelo dijo que Anahí salió antes de ponerse el sol, recogió todo con prisa y se largó. ¡Se largó! Sin una nota, sin un adiós ¡nada! No hay nada que buscar.- Interrumpió Jess muy molesta.
-Dulce suspiró. Voy a mi cuarto, creo que es mejor que esta noche me quede aquí en tu casa si no tienes problemas.
-Dul esta es tu casa, siempre podrás contar conmigo.
-Y conmigo. -Dijo Jess abrazándola. Dulce sonrió y subió a su habitación. Al cerrar la puerta y estar completamente sola se tiró al suelo y comenzó a llorar fuertemente. Estrellaba sus puños contra el suelo sin sentir el dolor. Mientras su rostro estaba rojo y lleno de lágrimas.
-¿Por qué me hiciste esto? ¿Por qué? Reclamaba Dul al aire mientras lloraba. ¡Te odio Anahí puente! Maite y Jess escuchaban tras la puerta y se miraban preocupadas. - Pero decidieron no interrumpir e irse a sus respectivas habitaciones. ¡Me utilizaste! Una vez más me utilizaste… Yo te amo tanto-. Estaba llena de lágrimas, tirada en el suelo en posición fetal mientras abrazaba a un peluche.- Te tengo que olvidar, te tengo que borrar completamente de mi mente y mi corazón. No puedo más con esto, no puedo más contigo, no puedo. Odio necesitarte y ahora odiare recordar tu cuerpo junto al mío. Te.. o..di..o.- Gritaba entre llanto-. Te amaré como me amas, sin corazón, sin sentimientos. Todos son importantes para ti mientras no soy nada. ¡Ni una nota! Una simple y puta nota. Hubiese sido mejor eso a nada. Hace 3 años dije que cuando se está deprimido salen las mejores historias las mejores canciones, tenía una botella de tequila rose en la mano mientras te lloraba, te lloraba como hoy ¡maldita sea! Quisiera tener mi botella para olvidarte pero eso no me hará sentir mejor. Tú no estás y no quiero que estés. Al menos no después de… de esto. Me mentiste, y la mentira es algo que no perdono. Te ame y te amo más de lo que debería, te amo más que a mi vida. Puede haber miles de mujeres u hombres en el mundo pero juro que nadie te amará como yo te amo. Escribir el maldito libro me liberó hace dos años cuando lo terminé me sentí bien, pude contarle al mundo lo que sentía, lo que habíamos vivido y en la película me exhibí ante todos, incluso ante ti. Sé que te lloraré unos días pero me recuperaré juro que me recuperare. Y aunque no pueda olvidarte te superaré. Te escribiré una canción esta será mi despedida. La haré para llorarte, para sacarme este dolor que llevo en mi alma al recordarte. ¡Maldita sea por qué te amo tanto! Te odio y te amo.- Dulce abrió su armario secándose las lagrimas que bajaban por su rostro y allí estaba, su guitarra de niña toda polvorienta. Le sacudió el polvo con sus manos y la sacó de aquel estuche. Unos segundos pasaron mientras ella la miraba tocándola con la punta de sus dedos y recordaba a su madre abrazándola y besándola mientras acababa de terminar de cantarle una canción se vio a sí misma con unos 9 años. Sonriendo, junto a su madre. Cerró los ojos soltando otra lágrima. - Te extraño tanto madre, quisiera que estuvieses aquí a mi lado, quisiera que me dieras un consejo de esos que me hacían sentir mejor. Te amo mamá donde quiera que estés. - Lágrimas caían por su rostro.- Dulce respiró secando sus lágrimas y se dispuso a afinar la guitarra y componer una canción, una despedida a su amor.
Días después…
-¡Dul! ¿POR QUÉ NO CONTESTAS TU MALDITO TELÉFONO? Me va a volver loca.
-No quiero.- Dijo seriamente, sin darle importancia.
-¿Quién llama tanto?
-Anahí.- Pronunció fuerte y segura. Mientras se servía un vaso de agua y su teléfono continuaba sonando.
-¿Entonces por qué no lo contestas? - Dulce se bebió el agua y colocando el vaso sobre la mesa le respondió.
-Porque no quiero saber absolutamente nada de ella-. Maite la miró sorprendida.
-Dul, pero… pero… y si quiere disculparse, decirte por qué salió así.
-No me interesa, estuve 5 días y 6 noches llorando sin parar. Hoy me siento tranquila, hoy no quiero llorar más y hoy he decidido que no hay marcha atrás en mi decisión. Y no intentes defenderla. No me interesa si esta arrepentida, no me interesa lo que le haya ocurrido. Tuvo tiempo suficiente para una llamada o un mensaje y no lo hizo. Hoy soy yo quien no le rogará más, quien no moverá un solo dedo por ella. Hoy soy yo la que le dice adiós. Aunque me destroce no le daré una segunda oportunidad. No quiero sufrir más, no quiero llorar más. Y no quiero hablar más de este asunto, piensa que Anahí Puente nunca existió. Porque eso es exactamente lo que hará mi mente y mi corazón. - Dulce dijo esto muy segura de sí misma y caminó hasta su celular dándole al botón de silenciar. - Quizás me compre un teléfono nuevo… ¿Qué crees? Ese que sale en la tele se ve espectacular, tiene una cámara increíble.- Diciendo esto su teléfono comenzó a sonar nuevamente en su mano - ¡Tengo una increíble idea! - Dijo y saliendo en dirección al patio de la casa muy aprisa y Maite la seguía sin comprender corriendo tras ella-. ¿Hermanita ves esa pared de allí, sí esa de concreto? - Maite la miraba sin comprender asintiendo.- Prometo traer pintura y dejártela como nueva. - En el momento en que Maite vio la intención de Dulce de su boca salió un pequeño grito que no impidió que Dulce rompiera su celular. Lanzó el teléfono contra la pared rompiéndose en pedazos cayendo esparcidos por todo el patio. - Creo que ya no te molestará el sonido hermanita-. Se acercó recogiendo varios pedazos lanzándolos al zafacón y luego tomó con un envase agua de la piscina y la vertió sobre los pedazos del teléfono en el zafacón. - Para que no quede rastro de nada. - Dijo Dulce sonriendo y entrando a la casa como si nada hubiese pasado.
Maite estaba en shock, estaba asustada por su hermana, nunca la había visto así. En esos 5 días no salía del cuarto, y comía solo un poco, Maite llegó a pensar que necesitaría ayuda psicológica. Pero esa mañana era distinta Dulce se despertó sonriendo, se había arreglado y había desayunado. Y aun le preocupaba el hecho de que su celular no paraba de sonar le gustaba que Dul hubiese salido de la habitación y ahora pasa esto. Ella sin duda no sabía cómo tomarlo. Salió tras de Dulce y la encontró viendo tele en la sala muy relajada. Jess quien se acababa de levantar observaba a Dulce sin poder creer que ya estaba bien. Miró a su madre y esta le hizo señas de que por favor no preguntara absolutamente nada y Jess asintió.
-Tía Buenos días. - Se acercó a Dulce besando su mejilla.
-¿Quieres ir al parque de diversiones? Lo acabo de ver en la tele hoy lo abrirán.- Dijo Dulce con una sonrisa en sus labios se notaba realmente feliz esto sin duda desconcertó a Jess y Dulce al notarlo sonrió aun más. - Estoy bien Jess no te preocupes por mí, además sabes que me encanta la diversión y que mejor que ir a divertirnos. ¿No crees?
-¡Claro! Por supuesto me encantaría.
-Dul me prometiste acompañarme a comprar el vestido de la fiesta y hoy es que voy a comprarlo, ¿qué te parece si vas mañana sábado con la nena y hoy compramos el vestido?- Dulce la miró haciendo una mueca y mirando a Jess. Jess sonrió y asintió.
-Ok May…
-Gracias te amo hermana.
-Ujummm- decía dejándose dar un beso en la mejilla por Maite.
Una hora después… Ya Dulce, Maite y Jess habían comprado el vestido y estaban agotadas de tanto caminar por las tiendas.
-May quédate aquí, voy un momento a comprar un “ICE”. ¿Quieres Jess?
-Sí, pero ve tú que estoy muerta. - Dulce la miró divertida.
-Yo a tu edad nunca me cansaba. Eres una vaguita.- Sonrió con dulzura-. Pero ok, ¿lo quieres de cola verdad?
-Sí. Gracias, te quiero tanto tía.
-Ya ya no vengas con esas cosas y poner cara de nena buena. Aun así te lo iba a comprar. - Jess rió mientras Dulce se alejaba.
-Madre vamos a sentarnos en ese banco.
-Ok.- Maite y Jess caminaban cuando se encuentran de frente con Anahí. Maite se quedó en shock.
-¡Maite!- Exclamo Anahí sorprendida. - Me alegro de verte. ¿Sabes algo de Dulce? ¿Dónde está, la has visto?- Maite la miraba sin moverse y sin voltear la cabeza para que no se diera cuenta de que Dul estaba a solo unos metros de distancia-. La he llamado pero… No responde y realmente necesito hablar con ella.- Dijo preocupada.
-¿Qué haces aquí?
-Fui a la casa de Dulce pero no la encontré. Necesito que me escuche.
-Dulce no quiere saber nada de ti y yo tampoco.- Jess estaba realmente enojada.
-¡Jess vamos! puedo explicarlo… Pero prefiero hablarlo con Dulce. No entiendo por qué no me contesta el teléfono.
-¿Ah no entiendes porque no contesta el teléfono?- Pregunto Jess indignada.
-Porque se cansó Anahí, está harta de que hagas lo que quieras de que sea ella quien siempre debe buscarte, ella ha hecho hasta lo imposible por complacerte y tú… Tú solo la lastimas una y otra vez. - Anahí tenía los ojos aguados mientras Maite le seguía reclamando-. Todo tiene un límite y ya Dulce llegó a él. Por cierto destruyo su teléfono así que dudo que la puedas localizar.
-No, no, ¡Maite yo tengo que encontrarla! Esto no puede acabarse así, ella me tiene que escuchar. Maite por favor ayúdame.- Dijo suplicante
-No te tengo que escuchar, ni te voy a escuchar. Realmente no quiero saber absolutamente nada de ti. Vamos Maite, vamos Jess las espero en el auto-. Apareció Dulce detrás de Anahí dejando a esta en shock.
-¡Espera! - Le sujetó el brazo y Dulce sin mirarla se soltó y siguió su camino-. ¡Dul! ¡Dulce! - Dulce no se detuvo mientras las lágrimas de Anahí caían por sus mejillas- . Te amo… - Esto lo susurró y solo Jess lo escuchó sintiéndose realmente mal.
-Lo siento Anahí…- Dijo Maite caminando por donde se había marchado Dul. Jess estaba paralizada sin saber qué hacer y sin que Maite la viera, se acercó al oído de Anahí y le susurro “Mañana en la feria” y corrió para alcanzar a su madre. Anahí apenas escuchó a Jess.
Las chicas entraron en el auto sin hablar.
-Jess aquí está tu ICE. Si no lo tomas rápido me lo beberé yo. Mira que casi termino el mío.- Intentó bromear Dul y Jess le arrancó el ICE de su mano.
-Ni lo sueñes-. Dulce rió por el comentario de Jess y notó la cara de angustia de Maite quien no sabía que pensar.
-¡Por Dios Maite! Quita esa cara, cualquiera pensaría que viste a un fantasma.- Dulce rió.
-Es que no lo entiendo, no entiendo cómo puedes estar tan normal después de haber visto al amor de tu vida hace unos segundos.- Dulce respiró y sonrió mientas seguía conduciendo.
-No quería hablar de eso pero… Ella eligió Maite, eligió irse de mi lado y dejarme allí

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: La ley del hielo

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 4:41 am

Luego de haber hecho el amor la noche anterior. Yo la amo más que nada en este mundo pero no puedo Maite realmente no puedo perdonarla. Y ya lo acepté, ¿Que aun estoy temblando por haberla visto?, pues sí, mira. Despegó las manos del volante y estas temblaban. ¿Que mi corazón quiere estallar? Pues sí, este idiota que hay en mi pecho solo quería quedarse con ella. Pero hay algo que se llama dignidad y algo que se llama quererse uno mismo y si ella me destruye no puedo quedarme a su lado, aunque la ame como la amo.
-¿Y si esta arrepentida? - Preguntó Jess.
-Es tarde, ella eligió y ahora fue mi turno de elegir. No quiero tocar más el tema, Anahí no existe si ustedes lo entienden quizás mi camino sea menos duro-. Ambas asintieron en silencio.
-Te amamos tia Dul.
-Yo también las amo.- Sonrió y continuó manejando. Jess se preguntaba si había hecho lo correcto de haberle dicho eso a Anahí, pero ya era tarde ella también ya había tomado una decisión para bien o para mal había ayudado a Anahí.
…………………………………………………………………………………………………
-Angélica no te vayas lejos, no te puedo ver, no juegues así. - Anahí en un segundo de descuido cuando volvió a observar la niña ya no estaba.- ¡Angélica! -Se asustó y no la podía ver. Buscaba y buscaba pero no la encontraba.- ¡Angélica! - Miraba a todos los lados aterrorizada. - ¿Ha visto a una pequeña rubia de ojos claros?- Algunas personas la ignoraban y otras negaban mientras Anahí seguía buscando pero había tantas personas en la feria que no podía ver bien y estaba a punto de llorar. Se sentía desesperada.
…………………………………………………………………………………………………..
-¡TI DUL! ¡TI DUL! - Dulce al escuchar esto se volteó inmediatamente quedando sorprendida mientras Angélica corría hacia ella. Dul se agachó y la tomó en sus brazos mientras Angélica lloraba y la abrazaba.
-¿Dónde está tu madre? - Preguntó asustada.
-No. - Señalaba a todos lados y abrazó a Dulce.
-¡Oh Dios! No me digas que te le has perdido.
-¡Allá! ¡Allá! - Dulce observó y la pequeña señalaba unos globos de colores. Dulce sonrió y le compro los globos.
-Tu madre debe estar preocupada, nunca debes alejarte de ella. ¿Entendiste?
-Sí. Decía asintiendo sonriendo feliz con los globos. Dulce le había secado las lágrimas y mientras la cargaba buscaba a Anahí entre la gente. A lo lejos logra verla histérica preguntándoles a las personas por la pequeña sin saber qué hacer. Dulce suspira y coge fuerzas para acercarse a Anahí mientras ve que esta se sienta en un banco a llorar mientras llama por teléfono posiblemente a la policía. Dulce llega a su lado y Anahí está concentrada llorando con la cabeza hacia abajo con el teléfono en su oído.
-Está a salvo, me reconoció y me llamó... - Anahí al escucharla se puso de pié inmediatamente, mientras tomaba a Angélica en sus manos para abrazarla y besarla lloraba más pero de alegría sin decirle nada a Dulce. Dulce se iba a alejar y Anahí al verla le habló.
-Gracias Dulce. Has salvado a mi pequeña, te debo una.
-No me debes nada, solo nunca más vuelvas a perderla de vista-. Le dijo Dulce muy sería mirándola a los ojos. Anahí esto la hizo sentir como la peor madre del mundo.
-Nunca volverá a pasar.- Dulce asintió y se alejó.
-¡Dulce espera! - Esta vez Dulce si se detuvo un segundo aun dándole la espalda-. Si estoy aquí es por ti. Necesito que hablemos por favor.- Dulce suspiró cerrado los ojos.
-No hay nada de qué hablar, ya tú elegiste y yo también tomé mi decisión.

-Dul…- Dijo esto tocándole el brazo y trató de voltearla. Dulce la miró a los ojos, ambas con ellos aguados. -Te amo… -Pronunció despacio sin dejar de mirarla. Dulce bajo la mirada aún temblando por tenerla así de cerca.
-Parece que eso no es suficiente…- Susurró y caminó lejos de allí. Jess había visto todo un poco distante y se acercó a Anahí.
-Ella está realmente lastimada… Te ama pero no te perdonará fácilmente.
-¿Crees que me pueda perdonar?- Jess suspiró.
-Puede ser pero no se te hará fácil… Suerte con eso…- Y dicho esto se alejó, alcanzando a Dulce.
………………………………………………………………………………………………..

Dos días después…
-Tía Dul…
-Anda pregunta que llevas toda la mañana queriendo decirme algo. Te conozco y no estarás tranquila hasta decírmelo. - Dulce la miro relajada recostada en una hamaca en la terraza de Maite. Jess suspiró.
-¿Por qué no dejas que Anahí te explique?
-Porque no quiero que me vuelva a lastimar.
-Pero… - Dulce la interrumpió.
-Es mi decisión Jess, se que quisiste ayudar diciéndole que estaríamos en la feria pero no interfieras en mis decisiones pequeña. - Jess la miraba sorprendida. - Sí, sé que tú fuiste la que se lo dijiste- . Jess cambio su cara a una muy apenada.- Tranquila se que solo quieres que yo sea feliz y lo soy así que tranquila. ¿Qué hay de tu chica?- Sonreía esperando su respuesta.
-Fue cobarde… huyo de mí…
-Oooh realmente lo siento.- Dijo apenada y Jess sonrió.
-No tía parecería que no me conoces.- Jess rió y Dulce la miró entrecerrando las cejas.
-¿Qué hiciste?
-La encerré en el cuarto de limpieza del colegio y de allí no la deje salir hasta que aclaramos lo que sentíamos-. Dijo sonriendo.
-¿Y...? - Dulce la miraba emocionada esperando más.
-Pues… Luego de gritarme, golpearme, fingir ataque de claustrofobia y decirme que me odiaba. Confesó que me amaba igual que yo a ella. - Dulce rió.
-Pobre niña no debiste hacerle eso, dijiste que no la presionarías.
-Y no la presione, juro que no hable nada en todo el tiempo que estuvimos encerradas.
-¿Y no te habrá dicho que te quería solo para salir de allí? Digo… Yo sé que eres preciosa y todo pero… - Esta vez fue Jess la que se comenzó a reír.
-Buenooo si tomarme del rostro y no soltarme hasta 30 minutos después de un intenso beso significa fingir, pues lo hizo perfectamente jajaj. - Ambas comenzaron a reír. - Fuera de bromas, la verdad estamos juntas y felices después de mi intento desesperado por no dejarla ir… Tú deberías hacer lo mismo… Es solo un consejo… - Dulce se tornó un poco triste y suspiró.
-Jess, yo he hecho demasiadas cosas por ella y ella… Realmente tú has visto nos dejó allí en ¡Montana! No es como si se hubiese ido de mi casa o de aquí a la suya. Fueron muchas horas y yo… Yo realmente estaba preocupada, a pesar de lo mal que me sentía estaba preocupada por ella y por la niña. Yo me culpé, pensé que quizás dije o hice algo mal que la incomodó. ¡Pero no! La noche anterior fue increíble y luego… Desaparece como por arte de magia.- Hizo una pausa suspirando. -¿Crees que eso es justo?
-Ella está tratando de explicarte y creo que se siente realmente mal.
-No quiero que me explique solo quiero que salga de mi mente ya.- Dulce se levantó del sofá y se encerró en su habitación.
Horas después…
Estaban tocando la puerta y Jess que se encontraba en el primer piso no le quedó más remedio que abrirla-. ¿Qué haces tú aquí?
-Quiero hablar con Dul… - Jess suspiró.
-Aunque no lo creas tu y yo tenemos mucho en común… Eres una obstinada. - Anahí abrió grandemente los ojos.- Y no me mires así solo por ser más grande que yo, sabes muy bien que has metido la pata mil veces.
-Tienes toda la razón, dijo apenada ¿me ayudaras con Dul? - Jess resopló.
-Ven conmigo…- Anahí la siguió.
Minutos después…
-¡Tía Dul, necesito tu ayuda! - Gritaba desde la puerta.
-¿Qué pasó?- Preguntó abriendo la puerta.
-Ya sé que tengo 16 años pero me da miedito… Es que necesito que me busques una tabla de madera que hay en el sótano para mi proyecto de ciencias.
-¿Y tu madre?- La miró con una ceja levantada.
-Está ocupada ya le dije y no quiere, dijo que te lo pidiera a ti. Plissss. -La miró como niña inocente.
-Está bien, está bien. - Dijo saliendo del cuarto y ambas caminando hacia la puerta del sótano.
-Es que es oscuro y no sé qué cosas puedan haber allí.
-Un fantasma seguro…
-No bromees con eso. Yo abro.- Dijo poniendo la llave en la cerradura abriendo la puerta.
-Que cobarde eres.- Dijo Dulce bajando los primeros escalones y sintió como la puerta se cerraba detrás de ella.- ¡JESS! ¡NO JUEGUES ASÍ! ¡ABRE LA PUERTA!
-Te amo tía. -Se escucharon los pasos de Jess alejándose.
-¡ABRE! - Grito dando golpes en la puerta.
-No grites, es inútil. - Escucho esa voz y volteó sorprendida.
-¿TÚ? - Anahí estaba sentada sobre una caja de madera. Su rostro estaba iluminado por una única luz proveniente de una pequeña ventana un poco abierta.
-Hola Dul.
-Ya, ya…- Dijo asintiendo.- Jess planeó todo ¿no?
-La verdad quería hablar contigo y ella me ayudó. - Anahí sonrió.
-¿Donde está Angélica?
-Está bien, esta con la nana no te preocupes.- Dulce asintió seriamente. - Quiero explicarte todo.
-Y yo no quiero que me expliques. ¡Maldición lo último que quería era estar encerrada contigo! !Y con solo una poca fuente de oxigeno! - Dul se tiró en el suelo y detrás estaba un anaquel con cosas y en su cabeza le cayeron varios rollos de papel sanitario. Anahí no pudo evitar reírse. - ¿De qué te ríes? - Dijo Dul con una media sonrisa en sus labios.- ¡Ya verás! - Comenzó a tirarle con los rollos que se habían caído y golpeaban a Anahí en los brazos y piernas.
-¡No Dul! jajajaja. - Se reía de pie mientras miraba a su alrededor y ve un saco lleno de algo y lo sacude contra Dulce llenándola completa de plumas. Dulce estaba en el suelo y sopló sacando plumas de su cara, toda ella estaba cubierta de esas plumas y Anahí no paraba de reírse

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: La ley del hielo

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 4:41 am

-A sí que te está muy gracioso ¿no?- Dulce se puso de pie y corrió detrás de Anahí mientras esta corría de un lado a otro para evitar que Dulce se le acercara mientras no podía contener la risa. Dul la alcanzó de espaldas y la abrazó levantándola en el aire. Luego la bajo en el suelo y mirándola de frente comenzó a colocarle plumas en su cabello mientras la miraba tiernamente, ambas estaban envueltas en sus miradas cuando Dul resbala por algo que había en el suelo y Anahí cae con ella al suelo, sus cabezas golpean contra otro anaquel, ambas se encontraban abrazadas y al mirar hacia arriba ven voltearse una lata de pintura azul sobre sus rostros y sobre ellas. Cuando la lata se vació por completo Anahí miró a Dulce y Dulce a Anahí ambas sonrieron y Dulce trató de limpiarle un poco la tinta del rostro. Tomó uno de los rollos de papel, lo envolvió en su mano y comenzó a acariciar el rostro de Anahí para limpiarlo.
-Hemos hecho un desastre…- Dulce sonrió mientras miraban a su alrededor, el pequeño espacio estaba cubierto por rollos de papel tirados y llenos de pintura al igual que todo el suelo, más las plumas esparcidas por todas partes pegadas con la pintura.
-¿Ves lo que consigues cuando estas cerca?
-Mira quién habla… Fuiste tú quien comenzó tirándome con el papel.
-Y tú me llenaste de plumas.
-¡Y DE PINTURA! - Dijeron ambas al unísono y comenzaron a reír a carcajadas.
-¿Me dejaras aclararte todo? - Preguntó un poco más seria.
-¿Si accedo a hablar contigo Jess nos sacará de aquí? ¿El aire se está acabando?
-Hay suficiente aire para ambas y no, Jess solo nos sacará cuando vuelva del centro comercial.
-¿QUÉ? - Anahí se encogió de hombros.
-Le pedí tiempo.
-¡Any!
-Te quiero Dul. - Dijo también acariciándole el rostro, limpiándola un poco.
-Supongo que tendremos como una hora para hablar... - Anahí sonrió.
-Comenzaré por la historia de quien es el padre de Angélica y como sucedió todo-. Dulce asintió. -Fue hace 3 años atrás… -Comenzó y Dulce la interrumpió riéndose.- ¿De qué te ríes?
-¿Realmente me lo contaras como un cuento?- Preguntó aún sonriendo. Anahí entrecerró los ojos.
-Calla y escúchame que he practicado mi historia durante todo el camino hasta aquí.
-¿Así que estuviste practicando por más de 5 horas? - Anahí suspiró poniendo su rostro triste.
-No quería dejar nada fuera de esto, realmente quiero contártelo todo… Realmente te quiero en mi vida. - Dulce se tensó y asintió.- ¿Quieres un resumen o la historia completa?
-Quiero escuchar absolutamente cada palabra que practicaste-. Anahí la miró sin creerle.
-¿Estas bromeando o..?
-Venga que solo tenemos una hora y realmente muero por saber que ha sido de tu vida estos tres años.- Sonrió trasmitiendo seguridad y Anahí asintió.
-Cuando te marchaste comencé a sentirme realmente mal, Carolina no era mi amante como posiblemente pensaste esa noche que llegaste ebria a mi apartamento. Ella es mi hermana y se iba a quedar a dormir esa noche… Hasta que te vio hacer todo ese espectáculo y decidí que teníamos que hablar por eso aceptó irse y no te dijo nada cuando la insultaste.
-Lo siento… Realmente estaba mal.
-Yo me disculpé con ella y entendió. El punto es que se que te lastimé, sé que me porté como una cretina. Yo te amaba, pero no quería perderte y no me di cuenta de que realmente al intentar que no te enamoraras te perdía cada día más. Yo pensé que tú estando con Chris estarías mejor pero aquella noche que te vi con él a medio vestir sentí un puñal en mi pecho y comprendí que me había enamorado. Cuando fuiste a mi casa esa madrugada y te quedaste conmigo… Yo…- Anahí sentía ganas de llorar sus ojos estaban aguados. Respiró.
-Tranquila… Yo sabía lo que te pasaba y por eso, justamente por eso me quedé a tu lado.
-Cuando te vi en la cárcel sentí mucho miedo, estar “juntas” nos llevaba a la locura y por eso me alejé. Pero sentir tu perdida aquel día cuando regresé a mi casa y no encontré tu coche supe que jamás te volvería a ver. Lo sentí y aunque intente llamarte y buscarte mil veces no te encontré y me resigne a perderte. Entendí que quizás la vida nos estaba dando una lección o que tu bienestar estaba lejos de mí. Pero aún así estaba muy mal e intentaba una y otra vez llamarte pero nada…
-Supongo que este no es el único celular que rompo.
-¿Rompiste tu teléfono? - Dulce sonrió.
-Lo arrojé al mar… Pero esa es otra historia, hoy solo quiero escuchar la tuya. - Anahí asintió.
-Tomé mucho, salía mucho a lugares que no debí ir nunca… Mis “amistades” cambiaron, yo cambié… Un día salí a tomar, a fiestear. Esa noche tome diferentes tragos, mezclé muchas cosas… Aunque ya estaba acostumbrada, esa noche fue diferente bailaba demasiado, mis recuerdos de esa noche son confusos, recuerdo haber bebido con un joven y bailado con él y con otras chicas. Recuerdo que me sentía con mucha adrenalina y mareada. Estaba sola mis “amigos” ya se habían ido y no recuerdo más…
-No entiendo… Que pasó esa noche, ¿por qué me cuentas todo esto? - Anahí suspiró y sus ojos se aguaron.- ¿Qué pasó Anahí? - Dulce la miró asustada y preocupada tomando sus manos entre las de ella.
-Desperté al día siguiente en un callejón, mi ropa sucia y un poco desgarrada. Estaba mareada sin recordar mucho. Me dolía todo mi cuerpo y yo solo… Solo regresé a mi casa sin saber que había ocurrido.
-Amor pero todo salió bien, al menos estabas bien. - Anahí negó con su cabeza.
-¿Qué más pasó?
-Pasaron dos meses en los que no volví a ser la misma, no tomé ni una sola gota de alcohol. No salí a ningún otro lugar y tenía mucho miedo, la menstruación no me llegaba y tenía tanto miedo. Miedo de todo. Si vine a ese país fue para estudiar, para tener una carrera. Estaba aterrada de poder quedar embarazada. Y esperé un poco más… Cuando tuve el valor suficiente fui al médico y me hice las pruebas de sangre para estar segura de si estaba o no embarazada, también me hice las pruebas de cualquier enfermedad porque si... Sus ojos se aguaron y Dul apretó su mano. Las pruebas llegaron y la enfermera de dijo que salieron todas bien y me felicitó por estar embarazada. ¿Puedes creerlo? ¡Me felicitó! Yo estaba aterrorizada… Salí de allí muy mal, solo caminé y caminé por horas. ¿Cómo les diría a mis padres? “Estoy esperando un bebé y no tengo ni idea de quién es el padre” ¿Abortarlo? Nunca me lo perdonaría, ya ese bebecito tenía vida y todo fue por mi culpa. Me sentía realmente mal. No sabía qué hacer, con quien hablarlo. Lloré por mucho tiempo sentada en un banco y cuando levanté la vista vi el puente, un hermoso puente con un lago debajo y…- Anahí comenzó a llorar y Dulce la abrazó fuertemente.
-Shhh ya princesa, todo pasó.
-Fui cobarde Dul, fui muy cobarde… Quise acabar con mi vida, quise tomar el camino más fácil quise… Anahí lloraba más fuerte intentado hablar, a pesar de que Dulce intentaba calmarla. Subí al puente, el viento daba en mi rostro fuertemente y solo pensaba en lo que había sido mi vida, en lo bonito que fue conocerte y en lo estúpida que fui. Estaba a punto de lanzarme cuando unas fuertes manos me sujetaron de la cintura y me bajaron de allí. Mi cara estaba bañada en lágrimas y él me rescató. El me salvó la vida. Gracias a Juan Carlos estoy viva. Dulce la abrazaba fuerte. El me sentó en un banco y me dijo que no había nada en este mundo que no tuviera solución, que yo era joven y tenía un porvenir, me miró con dulzura y me dijo que nunca estamos solos y que él me ayudaría a encontrar una solución. Me hizo entender que la vida era un regalo y que no había nada mejor en el mundo que estar vivos, que respirar, que soñar, que amar. Dul, Juan Carlos fue un ángel. Ese día le conté todo lo que me había pasado y él fue mi amigo, fue mi consejero y me apoyó en todo. Durante los meses de embarazo él estuvo conmigo, como mi amigo y un día me dijo que él quería ser el padre de mi bebé y yo… Yo accedí, le conté a mi familia que estaba embarazada, que él era el padre y que seguiría estudiando. Que al terminar nos casaríamos. A ellos no les tocó otra que aceptar. El es el mejor padre que Angélica puede tener. Siempre me acompañó a las citas médicas, me compraba mis antojos y ropita y jugueteas a Angélica aun cuando estaba en la panza.- Anahí sonrió y Dulce también observándola-. El estaba claro de que yo no lo amaba pero lo quería y lo quiero, él ha sido un excelente padre.- Anahí suspiró mirando a Dulce. - Tenía miedo de lo que pudieses pensar.
-¿Yo?
-Que era una cobarde…
-Any… Uno comete errores a diario, se puede equivocar una y otra vez. Lo importante es que estas aquí hoy, que estas viva y que gracias al universo, Destino, Dios o como quieras llamarlo, estas aquí y que es cierto lo que dice Juan Carlos, la vida es un regalo y es realmente corta como para que tus problemas te agobien, las cosas siempre tienen solución por muy duras o dolorosas que sean. Y tú tuviste la suerte de tener a Juan Carlos en tu vida pero quizás miles de personas están en tu misma situación se sienten perdidas y sin salida. Solo espero que esas personas entiendan que la vida es hermosa y que no hay nada más bonito que existir, que los problemas no son eternos y que siempre hay que mirar el vaso medio lleno y no medio vacío. Y jamás estamos solos. Estoy orgullosa de ti Any.
-¿Y si me hubiese lanzado? Yo no me siento orgullosa de haberlo si quiera pensado o intentado.
-Todos nos equivocamos, lo importante es que te dieron una segunda oportunidad y aprendiste de ello-. Anahí asintió.
-Aprendí mucho de eso, pero quisiera no haber tenido que pasar por eso.
-A veces no controlamos la vida lo importante es que estas aquí y estas bien. Y tienes a una hermosa bebé que me llama ¡Ti Dul! - Dijo Dulce sonriendo feliz.
-Todos los días doy gracias por tenerla conmigo.
-No hay nada que no se pueda manejar solo basta creer que es posible y todo sucede.
-Siempre creí que algún día, no sabía ni como, ni cuando, ni por qué, pero tú y yo nos volveríamos a encontrar. - Ambas sonrieron.
-Igual yo. ¿Y ahora por qué volviste a desaparecer, quebrando mi corazoncito?- Preguntó Dulce sonriendo y Anahí se sintió mal. Suspiró.
-Pensé que no lo entenderías y no podía contarte toda la historia en un par de minutos. - Dulce la miró confusa. - Juan Carlos me llamó esa noche y dijo que si no le llevaba a la niña para que él viera que ella estaba bien, me acusaría de secuestro e intentaría quitarme a la niña. Pensé que no me dejarías que él la viera y realmente él ha sido un buen padre, la niña lo necesita y es algo que debía hacer por ella.
-¿Y en cuatro días no me llamaste? ¿Sabes cuánto me preocupe por ustedes? Sin embargo no te llamé porque no se me hacia justo que siempre sea yo quien te busque, quien haga algo por nuestra relación.
-En esos días estuve arreglando todo el papeleo del divorcio y yendo a la corte para que él tuviera sus días de visitas y yo tuviera la custodia de la niña. Fueron días agotadores… Sé que nada justifica lo que te hice, se que sufriste y me siento terriblemente mal por ello. Quería contarte todo en persona pero no estabas en tu casa y cuando intente llamarte pues tampoco te conseguí. Esto es algo que tenía que hacer por la niña y no quería que tú me hicieras cambiar de opinión. - Bajo su rostro apenada y Dulce lo todo entre sus manos haciendo que esta la mirara.
-Escúchame bien, nunca jamás me interferiría en tus decisiones. Y menos cuando se trata de algo para la niña. Sé que soy de carácter a veces fuerte pero… Yo te amo y siempre querré lo mejor para ambas. Angélica me ha robado el corazón y nunca haría algo que la afectará. Si tú entiendes que él es un buen padre y que debe verla estoy totalmente de acuerdo. Es tu hija y yo no me meteré jamás en nada de eso a menos que tú me lo pidas. Yo sé que me molesté con Juan Carlos y no quería que se les acercara pero era solo para protegerlas, realmente yo no lo conozco y cuando te golpeó realmente quise matarlo

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: La ley del hielo

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 4:41 am

-El no es violento pero defiende a Angélica por encima de todo.- Dulce asintió-. Lamenté haberte ocultado todo, lamento hacerte sufrir y también… -Anahí no pudo terminar de hablar cuando Dulce la estaba besando en los labios, era un beso tímido pero dulce y con un poco sabor a pintura ambas sonrieron y miraron hacia las escaleras cuando una luz las iluminó.
-Parece que les hizo mucho bien el encierro… - Dijo Jess riéndose.- ¡Eso sí! me dejan todo limpiecito antes de irse que si no mi madre las mata y de paso a mí también.
-¿A quién voy a matar? - Apareció Maite en la puerta asombrándose-. ¡Santo cielo! ¿Qué hacen ustedes ahí? - Ellas se encogieron de hombros y dijeron al unísono- “Jess”. ¿Jess tu eres la causante? - Jess asintió. - Pues muy bien ya era hora de que arreglaran las cosas y se dejaran de bobadas peleando y sufriendo sin sentido. Eso sí, me limpian todo el reguero que han hecho, parecen unas bebés-. Anahí y Dulce se rieron.
-¡Sí capitán!- Contestaron.
......................................................................................................................
Dos horas después ambas estaban acostadas en el patio de la casa.
-Estoy muerta.
-Yo más. Como se te ocurrió vaciar el bolso de plumas creo que aún tengo unas hasta en mi boca.
-Jajajaj no exageres además tu empezaste.
-Tú no te quedaste atrás.
-Nunca-. Dijo sacándole la lengua. Ambas se miraban y sonreían acostadas sobre la grama. -Te amo.
-Yo más Any.:-) Dijo entrelazando sus dedos con los de Any-. ¿Crees que ahora si podemos estar juntas como pareja?- Anahí sonrió.
-Qué manera tan extraña de pedirme algo tan importante. - Anahí sonrió.
-Planeaba hacerlo el día de la playa o al de la premiere en una cena romántica cliché jaja pero… Ya sabes lo que pasó al encontrarte…
-Amé la película.
-Igual yo. - Sus miradas estaban la una en la otra y no dejaban de sonreír.
-¿Por qué sonríes tanto?
-Porque soy feliz, ¿por qué sonríes tú?
-Porque soy feliz.
-¡Oye! Yo lo dije primero-. Dijo Dulce levantando la mitad de su cuerpo sosteniendo su peso en su codo mirándola divertida.
-¿Y? Esa frase no tiene tu exclusividad. - Contestó Anahí adquiriendo la misma pose que Dulce sonriéndole coqueta.
-¿Pero sabes qué sí tiene mi exclusividad? - Sonrió.
-¿Qué?- Sonreía divertida.
-Tú. - Y se acercó a ella besándola intensamente, ambas reían mientras profundizaban el beso. Ellas jugaban sobre el pasto riendo, haciéndose cosquillas y dándose más y más besos. Eran felices al fin eran felices. Realmente nunca es tarde si lo que se quiere traerá felicidad a tu vida. Dulce y Anahí tuvieron sus altas y bajas. Muchas veces no quisieron admitir su amor, el que sentían la una por la otra pero al final el amor triunfó por encima de todo inclusive el tiempo.
…………………………………………………………………………………………………………

2 años después…
-¡Papi! Viniste.
-Nunca me perdería la fiesta de mi princesita. Además tus momis me enviaron como mil mensajes y llamadas para que llegara a tiempo a tu fiesta de cumpleaños.- Dijo riendo mientras se bajaba y abrazaba a Angélica-. Mi princesa ya es grande, ya tienes 5 años te amo tanto. Deja bajar mi regalo, espero te guste.- Entonces se separó del abrazo y bajó una caja rosa claro con bolitas blancas y un gran lazo. La colocó en el suelo y la caja comenzó a moverse.
-¡Papá! ¡Se está moviendo! -Juan Carlos rió.
-Ábrela princesa.- Angélica muy cuidadosamente abrió la caja y un cachorrito la miraba tímido pero alegre. La cara de la niña se iluminó.
-¡Es un cachorrito! ¡Gracias papá! - La niña lo cargó en sus brazos y se fue corriendo.- ¡Momis! ¡Momis! ¡Miren lo que me trajo papá!- Anahí miraba sorprendida al cachorrito y Dulce sonreía.
-Esta hermoso, ¿cómo le pondrás? - Preguntó Dulce emocionada agachándose para acariciarlo.
-Mmmmmm no sé momi… Se tornó pensativa. ¿Cómo le pondrías tú?
-¡Peludín! Jajajaj ¿Tu qué crees amor?- Dijo mirando a Any que estaba como en shock. - ¿Bebé que pasó?- Dulce se levantó para ver que le ocurría.
-¿Ese Monstruo peludo va a vivir en nuestra casa?- Preguntó sorprendida y Dulce rió.
-Bebé es solo un monstrito pequeñito y dulce.- Mira sus ojitos. Dulce la miraba suplicante.
-¡Por favor momi, por favor momi!- Angélica la miraba suplicante también.
-Ustedes siempre terminan convenciéndome de todo, no es justo. - Protestó Anahí. Dulce y Angélica chocaron sus manos como celebrando. - Hey aun no he dicho que sí. ¿Tú te encargaras de bañarlo, alimentarlo y recoger sus… tu sabes sus desechos?
-Sí, soy muy grande, puedo tener un cachorrito a mi cargo. - Dijo muy segura y Dulce sonrió orgullosa.
-Te pondré a prueba una semana y de ahí decido. - Dijo esbozando una sonrisa.
-¡Gracias, te amo momi! - Le dio un beso en la mejilla abrazándola y el cachorrito daba vueltas y vueltas, feliz alrededor de Any moviendo su colita como si supiera lo que estaba pasando. Mientras todas reían.
-Gracias amor.- Dijo Dulce sonriéndole y besándola. Anahí sonreía mientras veía a Angélica corretear con su nueva mascota.
-Sabes que no le niego nada pero me gusta que sea responsable.
-Lo sé, como yo.- Sonrió divertida.
-¿Tú? Tú lo que haces es jugar con ella y consentirla en todo. No te creas que no sé que tú estuviste envuelta en esa travesura en la que terminó llenando mi camisa toda de pintura. - Anahí la miró con una ceja levantada tratando de parecer seria conteniendo las ganas de reírse.
-Pero si te compré una nueva, exactamente igual a la que tenías. ¿Cómo lo supiste?- Anahí comenzó a reír. - Oooh ¿era una trampa cierto? Ya me delaté. - Dijo haciendo una mueca y Anahí sonreía observándola.
-No estaba completamente segura pero creía haber visto un pequeño puntito rojo en la camisa que compre, un insignificante desperfecto que no lo vi cuando me la puse y eso me hizo dudar. Más ver muchos papeles llenos de pintura en el zafacón del cuarto… Algo me intuía.
-Lo siento bebé es que… La niña no se dio cuenta y te daño tu blusa. No sabía cómo decírtelo y pensó que como era nueva si te comprábamos una igual no lo notarias. Además era blanca jamás le saldrían las pinturas. Y pues… Juro que la regañe.- Anahí hizo una mueca no creyéndole.
-Te amo Dul. - Dijo sonriendo.
-¿No estás molesta?
-Claro que no bebé, no sé qué haría sin ti. Angélica piensa lo mismo. Un día me dijo que tú eras lo mejor que nos había pasado en nuestras vidas. - Anahí tomó la mano de Dulce y la besó. Y no pudo decir algo más cierto.
-Ustedes son lo mejor que me ha pasado en mi vida. Nada tendría sentido sin ti y sin ella. - Dijo acariciando el suave rostro de Anahí.
-Pues qué bueno que Jess me ayudó a encerrarte jajaja.
-Y qué bueno que nos prometimos no alejarnos jamás.
-Jamás de los jamases.
-Te amo Any.
-Yo más Dul. - Dijo rodeando su cuello con sus manos besándola.

Días después…

-¿A dónde vamos?
-No seas curiosita.- Dijo Anahí tocando la punta de la nariz de Dulce.
-Estoy ansiosa, no sé ni adonde me llevas ni lo que tienes preparado.
-Tranquila bebé confía en mí ¿sí? - Dijo dándole un beso en los labios.
-Siempre. - Contestó mirando por la ventana del avión-. ¿Nos tardaremos mucho en llegar?

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: La ley del hielo

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 4:42 am

-No sacaras información de mí hasta que no lleguemos. - Dijo dándole un pequeño beso en el cuello a Dulce mientras la abrazaba sentada a su lado. Dulce se volteó mirándola a los ojos.
-¿Sera como nuestra luna de miel verdad? - Anahí sonrió sin dejar de observar los labios de Dulce a esa corta distancia.
-Ujum… - Se humedeció los labios y se mordió seductoramente su labio inferior.
-¿Te he dicho que me vuelves loca cuando haces eso?
-No hace falta que lo digas… Susurro acercándose lentamente a los labios de Dulce sonriendo. Dulce no aguantó más y acortó la distancia besándola intensamente. Anahí correspondió su beso tomándola del cuello para hacerlo aun más profundo. - Te amo. - Susurró al separarse mordiendo suavemente el labio inferior de Dulce.
-Adoro tenerte así.
-¿Así como?
-Todita para mí, sin trabajos, sin compromisos por dos semanas. Aunque extrañaré a Angélica.
-La niña estará bien Juan Carlos la cuidará bien.
-Y Maite estará supervisando al igual que Jess.
-Sí, aun no puedo creer que estén juntos.
-Yo tampoco, pero lo bueno es que son muy felices.
-Al igual que yo contigo. - Dulce sonrió.
-Soy feliz de aquí a Saturno.
-Yo de aquí a Plutón.
-¡Oye! ¿Cómo sabes que está más lejos?
-Yo sí prestaba atención en nuestras clases, no como alguien por ahí que se pasaba dibujando y escribiendo poemitas.- Sonrió Anahí.
-Poemitas que te daba a ti eee.
-Sí, lo sé bebé.
-¿Sabes que quiero?
-¿Que quieres?
-Besarte. Por un beso tuyo… navegaría mares sin bote, caminaría días bajo sol sin agua, y es que tus besos me alimentan, me llenan me dan vida, sin tu boca no podría, no existiría. Un beso tuyo es mi religión, son mis fuerzas, mi calor, tú eres la luz, eres el sol, eres el ángel de mi corazón.- Anahí sonrió.
-A sí que aún sabes hacer poemitas. - Dijo sonriendo.
-No quedó tan bien… - Dulce hizo una mueca de desilusión. - Si hubiese quedado bien ya me habrías besado.
-Yo te besaría con los ojos cerrados, aun si no pudieras verme, allí estaría, sería tu sustento tus alegrías, seré para ti la noche y el día, solo si tú te quedas por el resto de mi vida. - Dulce sonrió.
-Se te están pegando mis cosas eee.
-No, es solo que no sé qué decir de verdad amo todo lo que me dices y yo pues… Tú sabes que no soy buena con las palabras.
-¿Pero qué dices? Si te quedo muy bien eso. Yo si quiero que seas mis noches y mis días. Yo quiero besarte de noche y de día. Buenoo a todas horas me gustaría estar en tus labios, en ti.
-Pues hazlo y no hables tanto. - Anahí rió y Dulce se acercó a ella y la besó.
………………………………………………………………………………….

Horas más tarde…
-Es hermoso este lugar.- Se encontraban en una plaza rodeadas de gente viendo la hermosa escultura del amor que tenían en frente.
-No más que tú.- Le dijo Anahí y la besó.
-¡Oh Dios! ¡Ustedes son las chicas de la película! Anahí y Dulce se separaron rápidamente del beso.- Mirando a la chica sorprendidas.- ¿Ha pasado mucho tiempo pero son ustedes verdad?- Dulce asintió y Anahí sonrió-. Waoo no puedo creerlo, juraría que aquella noche en el cine vi caer una lágrima por tu rostro y pensé que Anahí ya había hecho su vida o tenía una familia y era tarde para el amor.- Dulce miró a Anahí y esta habló.
-Ya tenía una vida hecha, un esposo y una hija… pero absolutamente nunca es tarde para el amor. - La chica la miraba sorprendida asintiendo.
-Wao, de verdad que me alegra que puedan estar juntas y que sigan así por siempre. - La chica sonrió. - Aun no puedo creer lo pequeño que es el mundo. - Decía sorprendida. - Pero me encantó verlas y saber cómo realmente terminó la historia. Las felicito por luchar por su amor. La chica se alejó cuando ellas le dieron las gracias.
-Así que el amor lo supera todo ¿no? - Preguntó Dulce sonriendo.
-Si es real, sí.
-Pues ahora te puedo contar que el cachorrito es cachorrita y está esperando cachorritos.- Decía sonriendo, mientras caminaba la tomó de la mano.
-¿QUE?- Preguntó alarmada y Dulce comenzó a reír.
-Bueno… No está esperando pero si es perrita.
-¿Cómo no me di cuenta?
-¿Será porque la tienes lo más lejos posible de ti? - Dulce rió.
-¡Ay! Sabes que soy un poco maniática con esas cosas… No me gustan mucho los animales-. Lo dijo poniendo una carita triste.
-Lo sé bebé, por eso te amo tanto, porque con todas tus cosas te encuentro perfecta. - Anahí sonrió y le dio un pico a Dul en los labios.
-Una vez Jess me dijo eso… Que tú no eras perfecta pero que como yo te amaba te veía así. - Dulce sonrió clavando su mirada en Anahí. - ¿Por qué me miras así?
-Porque me gustaría pasar el resto de mi vida contigo. Hasta la eternidad. ¿Te gustaría a ti? - Anahí sonrió.
-¿Ves que eres perfecta?
-No, no lo soy. Pero quiero darte esto. - Rodeó a Anahí y le colocó una cadena de plata en su cuello con las iniciales “AyD”. Y metió la mano por el cuello de su camisa mostrándole a Anahí que ella tendría una igual. Anahí solo sonreía. - Debería poder ser romántica y declararte mi amor lanzándome de un paracaídas o preparando un baile como esos videos que ruedan por el internet que tienen a miles de personas en una coreografía y darte un anillo y no una cadena. Anahí tomó el rostro de Dulce acariciándolo.
-¿Tú dices que no eres romántica? Para mí eres la persona más tierna que he conocido, a tu manera claro está. - Sonrió y continuó hablando mirándola a los ojos. - Escribiste nuestra historia y la hiciste película, me llevaste a una hermosa finca donde hicimos el amor, tratas a Angélica como si fuese tu hija, me pides que sea tu novia un día que estamos agotadas de tanto limpiar el desastre de pintura. - Sonrió y continuó.- Y me pides que me quede contigo el resto de nuestras vidas hoy en medio de esta plaza frente a la estatua del amor y me das esta hermosa cadena. ¿Si eso no es ser romántica que es? - Hizo una pausa para darle un pico en los labios. - Amor, yo no necesito coreografías falsas de miles de dólares o que pongas en peligro tu vida lanzándote de un avión o una tonta cena cliché con vino y rosas, o un anillo. Yo solo deseo que seas tú y que seas sincera y tierna a tu manera y a tu manera me encanta. Estoy profundamente enamorada de ti. Aunque pasen siglos seguiré estando igual de enamorada que al principio porque tú haces todo diferente, tú me enamoras cada día más con tus locuras, con tus sonrisas, con tus miradas, te amo Dul y te amaré siempre-. Dulce tenía los ojos aguados.- Y no se te ocurra llorar. - Dulce sonrió y susurró “Te amo”
-¡TE AMO ANAHÍ PUENTE!- Gritó en el medio de la plaza para que el mundo la escuchara, escuchara el gran amor que sentía por su amada y antes de que Anahí pudiera decir cualquier cosa la besó, la besó intensamente y la levantó en el aire, ambas reían y se besaban dejando su corazón en ese beso, un beso que transmitía todo el amor y el sentimiento que ambas sentían. Se aman y el mundo deja de importar cuando el amor sobrepasa todo. El amor es la fuerza más grande que existe en el mundo y puede lograr absolutamente cualquier cosa. Como lo hizo con Anahí y Dulce rompiendo La Ley del Hielo.



Fin

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: La ley del hielo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.