Miedo a amar

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Miedo a amar

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 5:09 am

Capítulo 26
A la mañana siguiente yo me desperté primero, giré la cabeza y la vi durmiendo plácidamente con su rostro completamente relajado y su respiración lenta.. su brazo estaba alrededor de mi cintura, así que no me moví para no despertarla.. me quedé observándola “eres tan preciosa..” dije en un susurro a sabiendas que ella no me escuchaba.. la sentí moverse mucho y temí haberla despertado, pero solo me abrazó más fuerte diciendo un Te Amo en sueños.. yo sonreí, hacía tiempo que no era tan feliz.. en realidad, nunca había sido tan feliz como lo era ahora.. no sé cuanto tiempo me quedé mirándola, pero rato después despertó, bostezó y abrió sus hermosos ojos marrones..
-Buenos días Dul
-Buenos días mi niña linda.. –Dijo todavía con voz de dormida.. me dio un beso e hizo el intento de levantarse.. yo me puse derecha y me senté en la cama.. cuando volteé para mirarla, sonreí al ver que sólo se había dado la vuelta para seguir durmiendo.. me eché sobre ella y empecé a hacerle cosquillas, Dul empezó a patear y a reírse sin parar.. nunca había aguantado las cosquillas.. cuando ya estuvo toda roja de la risa la dejé que se levantara.. ella me besó y cuando quise profundizarlo se apartó, la miré con cara de niña berrinchuda y ella sólo sonrió y me guiñó el ojo.. después de esto entró al baño.. yo me quedé mirándola ir.. “ese pijama es demasiado sexy..” pensé mordiéndome el labio inferior observando su trasero con esos mini shorts que no tapaban casi nada.. cuando Dul entró al baño dejó la puerta abierta, un segundo después vi que tiró su pequeña camiseta y su mini short a la puerta.. otro segundo después aparecieron su brassier y su tanga en el mismo lugar que la ropa.. yo sonreí y la seguí hasta el baño..
2 horas después salimos hacia mi casa.. en el camino no parábamos de hablar y de reír con las cosas que decía Dul.. siempre había sido una persona muy ocurrente.. el camino desgraciadamente se me hizo muy corto.. una vez que entráramos a mi casa, tendríamos que ser esas “hermanitas” que siempre habíamos sido.. no podría besarla, abrazarla..
Dul aparcó el coche enfrente de mi casa y suspiró..
-Por qué de repente estoy tan nerviosa?? –Dijo Dulce con un poco de inseguridad en su voz.
-Porque hace mucho tiempo que no los ves.. se alegrarán mucho de verte.. sabes que te quieren mucho..
-Si.. yo también quiero mucho a mis su.. a tus padres.. –Dijo arrepintiéndose de lo que iba a decir.. en ese momento nos incomodamos las dos.. yo amaba a Dulce, pero estaba con Poncho.. aún era su novia..
-Bueno, entremos de una vez.. –Dije para matar el silencio que se había apoderado del interior del coche..
Dulce respiró hondo y salió del coche con seguridad, yo sonreí ante el cambio de humor y también salí.. llamé a la puerta y mientras que abrían comenté:
-Eres un poco bipolar no??
-Así soy yo.. Perfecta.–Dijo con una sonrisa.. Dul era una autentica egocéntrica..
Cuando iba a replicar abrieron la puerta..
-Dulce!! Cuanto me alegro de verte!! Fíjate que grande estás.. estás guapísima!! –Dijo mi padre abrazándola efusivamente.
-Gracias Mr. F.. usted también se conserva genial.. –Dijo Dul feliz por el recibimiento..
Mi madre al escuchar el alboroto salió de la cocina y se puso muy contenta al ver a Dul.
-Oh Dulce.. cuanto me alegro de verte cariño!! Ya era hora que vinieras a visitarnos eh!! No has cambiado nada.. sigues tan hermosa como siempre!! Aunque con un cuerpo de mujercita claro.. –Dijo sonriendo.
Yo me reí al escuchar lo que le dijo mi madre.. “Que me lo digan a mi..” pensé mirando a Dulce.. ella se dio cuenta como la miraba y pareció que me leyó el pensamiento, se rió y yo me sonrojé un poco..
-Yo también me alegro mucho de verte Marichelo.. os he echado mucho de menos.. –Dijo mirándome.
Dul se quedó hablando con mi padre en la cocina mientras este cocinaba, siempre habían congeniado muy bien.. mientras yo ayudaba a mi madre a preparar la mesa.. rato después llegaron mis hermanos quienes también saludaron a Dulce, no tan efusivamente como mis padres, ya que la veían a menudo cuando salíamos, pero con mucho cariño.. Dul siempre estuvo conmigo, así que prácticamente la veían como a una hermana más.. bueno Diego pensaba así, porque con Christian nunca se llevó bien.. siempre discutían y se picaban mutuamente, aunque yo sabía que en el fondo (muy en el fondo) se querían..
Comimos amenamente, cuando llegó el momento de bendecir la mesa, Dul se puso un poco nerviosa.. ella no sabía, y algunas veces cuando iba a comer a mi casa le hacían bendecirla.. mis padres se dieron cuenta, sonrieron y decidieron darle un respiro.. yo sentí que Dulce lo agradeció profundamente..
La comida pasó con las anécdotas de mi padre, los chistes de Christian, las ocurrencias de Dul, y como no.. el pique que tenían estos dos siempre..
Después de la comida, Christian y Diego se disculparon con nosotros y se fueron a buscar a sus respectivas novias.. Dul y yo ayudamos a mis padres a recoger la mesa y después nos sentamos los cuatro en el sofá para seguir charlando..
-Oigan chicas, por qué no nos acompañan a la misa de hoy??.. estoy segura de que hace años que no pisas una iglesia Dulce..–Dijo mi madre en serio pero riéndose..
-Mmm.. claro Marichelo, no tengo nada mejor que hacer.. –Dijo Dulce muy educada.. yo la miré desconcertada, sabía que no le gustaban mucho las iglesias..
Antes de que yo pudiera protestar mi madre me cortó.
-Entonces está hecho. Voy a por mi bolso y a busca a Franco y nos vamos. –Dijo mi madre levantándose y saliendo de allí.
-Por qué le has dicho que si Dul?? Si a ti te gusta muy poco la iglesia..
-Te equivocas Any.. yo estoy totalmente en contra de la iglesia.. –Dijo Dulce riéndose.. a veces no entendía su humor..
-No quise decirle que no a tu madre bebe.. haré como la que escucho y ya está, no importa.. –Dijo al ver que yo me quedé mirándola sin decir nada.
Al poco tiempo llegaron mis padres y salimos de la casa.. en el camino a la iglesia los cuatro charlábamos animadamente.. yo estaba feliz al ver a Dulce tan integrada en mi familia.. me hacía quererla más, y cada vez estaba más segura de que..
-Ey Any, te quedaste embobada hija!! –Dijo mi madre interrumpiendo mis pensamientos.
Una vez llegamos a la iglesia mis padres se encontraron con unos amigos fuera de la iglesia, y se quedaron hablando con ellos mientras que nosotras decidimos entrar.. yo reía porque Dulce veía todas las cosas de la iglesia con cara rara.. creo que se arrepentía de venir, pero no lo decía..
Tiempo después empezó la misa y la iglesia se llenó de gente, fuimos al lugar donde mis padres estaban sentados pero no había sitio, así que fuimos a sentarnos a otro lugar alejado.. el cura no paraba de hablar, y yo creía que Dulce se iba a dormir, porque no paraba de bostezar.. le agarré de la mano y ella me miró en ese mismo instante, yo le sonreí y le dije en silencio para que nadie escuchara.. “Te amo..” Dul sonrió y dijo también en silencio.. “yo te amo más..” Una anciana nos estaba mirando extrañada, y nosotras decidimos parar para no levantar sospechas.. hicimos como las que escuchábamos la misa hasta que terminó, con las manos entrelazadas en todo momento..
Una vez hubo terminado la misa, salimos de la iglesia y esperamos a que salieran mis padres..
Cuando llegamos a mi casa, mis padres se despidieron de nosotras y se retiraron..
-Al fin solas!! –Dije tirandome al sofá y arrastrando a Dulce conmigo.. ella quedó encima de mi, bastante cerca..
Estábamos a punto de besarnos, cuando en ese momento Dul se levantó muy ligera y se sentó derecha..
-Qué te pasa Dul??
-Nada Any.. es que.. nos pueden ver tus padres bebe.. y podemos liar una muy gorda.. lo siento..
-No lo sientas bebe.. tienes razón..
En ese momento empezó a sonar mi móvil que estaba encima de la mesilla justamente enfrente del sofá.. Dul que estaba más cerca me lo alcanzó, al cogerlo miró la pantalla, suspiró con fastidio y me lo entregó, lo cogí y al ver quien era respiré hondo.. era Poncho.

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Miedo a amar

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 5:09 am

Capítulo 27
Antes de contestar miré a Dulce, ella me devolvió la mirada.. estuvimos varios segundos así hasta que contesté el móvil..
-Diga??
-Hola hermosa, cómo estás? Como te lo pasaste anoche con tus “amiguitos”?
-Muy bien Poncho, me lo pasé realmente bien anoche.. estuvo bastante.. movidito.. –Dije con una sonrisa pícara mirando a Dul.
Ella sonrió, se volvió a sentar a mi lado, muy cerca de mi..
-Ahh si?? Tan buena estuvo la fiesta o que?? –Dijo de lo más normal, sin percatarse de nada..
En ese momento Dul me estaba acariciando las piernas, yo intentaba quitarla pero ella volvía a hacerlo, yo intentaba no reírme, pero era bastante difícil con Dul así..
-Si, ni te imaginas.. estuvo increíble.. tendrías que haberte quedado..
-Si bueno, tu sabes que tenía que trabajar hermosa.. pero que tal si salimos hoy??
Dulce había empezado a darme pequeños besos por el cuello.. ese era mi punto débil, así que ya no la paraba.. sus manos seguían en mis piernas, subiendo hasta el interior de mi falda mientras su lengua estaba en mi oreja..
-Ehh.. claro!! Avisamos a Claudia, Chloe, y mis hermanos y yo aviso a.. –En ese momento Dulce hizo a un lado mi tanga y empezó a tocarme.. –Dul!!! –Dije su nombre en un gemido.
-Anahi?? Qué te pasa?? Por qué lo has dicho así?? –Dijo Poncho extrañado y dudando..
-Ay, perdón Poncho, es que me he dado un golpe con la mesa, por eso me ha salido así.. –Dije tratando de controlar el tono de mi voz, como si no pasara nada..
-Ah ok.. pero estás bien??
-Si, si.. muy bien, no te preocupes..
Yo ya estaba muy húmeda, necesitaba más de lo que me estaba dando.. apreté fuertemente su brazo, ella me miró sonriendo y siguió con lo que hacía..
-Bueno, entonces esta tarde salimos con los chicos, oye también le puedes decir que se venga a la hermana de tu amiguita Dulce.. y al novio de ella también.. que al parecer se conocéis bastante bien no?? –Dijo un tanto celoso, yo me reí de esto..
Dul no paraba de tocarme, ahora me había penetrado con dos dedos, y yo solo necesitaba más, la necesitaba fuerte, rápido..
-Mmm.. Du-Poncho.. espera un segundo ok?? –Después de esto dejé el móvil a un lado, cogí entre mis manos la cabeza de Dul y la besé desesperadamente, en un segundo nuestras lenguas se fundieron y fueron una.. yo la besaba con fiereza, obteniendo lo que necesitaba.. la iba a seguir besando, pero ella se apartó y me miró con una sonrisa, empezó a penetrarme más fuerte.. yo intentaba no gritar, no gemir..
Volví a coger el móvil..
-Ya estoy Poncho, perdón, es que estaba intentando coger una cosa y no alcanzaba..
-No te preocupes hermosa.. bueno, cambiando de tema.. quiero verte Any.. hace semanas que no pasamos mucho tiempo juntos..
-Ayer pasamos toda la tarde juntos!! –Dije gritando un poco, y no a causa de lo que me decía Poncho precisamente..
-Ya lo sé Anahi, pero no es solo un día!! Somos novios por dios!!
-Mira Poncho.. –No pude seguir, el placer me cegaba, no podía pensar con claridad con Dulce haciéndome suya en el sofá de mi casa.. en ese momento Dul se acercó a mi oído riéndose y cantó...“We do a trio and he doesn’t know it”... yo me reí en silencio al escuchar esto..
-Anahi?? Anahi con quien estás?? Qué es ese ruido?? Anahi?? Anahi!! –Poncho ya estaba gritando..
Dulce me quitó el móvil de las manos y colgó.. yo me reí y volvimos a besarnos como locas.. Dul me penetraba con fuerza y bastante rápido, yo movía mis caderas al mismo de su mano, un minuto después llegué al clímax..
Me tiré en el sofá totalmente exhausta, respirando con dificultad.. Dul sonrió y se acostó conmigo.. yo la abracé y nos quedamos así por unos minutos, en silencio, solo escuchando nuestras respiraciones..
De repente escuchamos abrirse la puerta de mi casa, corriendo nos pusimos derechas y nos arreglamos la ropa.. a los pocos segundos Diego apareció en la habitación..
Al entrar se quedó un poco sorprendido al vernos ahí, pero no dijo nada y actuó normal..
-Ey chicas, qué hacéis aquí encerradas?? –Dijo mientras se sentaba en el sofá que estaba al lado del que estábamos nosotras..
-Pues nada, hemos llegado hace un rato de la iglesia y nos hemos quedado aquí hablando un rato..
-Increíble, Dulce Saviñón en una iglesia?? Ver para creer jaja
-Si lo sé.. ni yo misma me creo todavía que haya pisado una iglesia, pero bueno.. hay que abrirse a probar cosas nuevas.. –Dijo Dulce suspirando de broma..
-Bueno, nosotras ya nos vamos.. nos vemos luego hermanito!!
-Está bien Any.. cuídate Dul..
-Tu también, Bye Diego..
Cuando ya nos íbamos, Diego me volvió a llamar:
-Anahi!! Después tenemos que hablar ok?? –Dijo mi hermano serio pero con mirada tierna.. ya me imaginaba de lo que quería hablar.. le asentí y nos fuimos..
Nos dirigimos hacia el parque, nos sentamos en nuestro árbol allí pasamos las horas hablando.. hasta que recibí una llamada al móvil..
-Diga??
-Ey Any!! Habla Claudia.. dónde estás??
-Hola Clau!! Pues estoy con Dul en el parque.. por qué??
-Porque estamos todos en la cafetería con Poncho, y solo faltáis vosotras!! Así que mover vuestros culitos hasta aquí ahora!! –Dijo Claudia riéndose..
-Está bien Clau.. ahora vamos para allá.. oye, Poncho está muy enfadado??
-Pues no sé si estará enfadado, pero está muy serio, muy raro en el.. qué ha pasado Any??
-Ya te contaré en otro momento.. nos vemos allí.. por cierto, también irán Maite, la hermana de Dul, y Chris, su novio.. no importa verdad??
-Claro que no!! Ya conocemos a Maite, está integrada, no te preocupes!! XD
-Ok, pues ahora nos vemos.. bye!
Colgué y miré a Dulce, que estaba embobada mirándome.. yo sonreí al verla..
-Qué miras tanto mi vida?? –Dije dándole un beso en la cara, cerca de los labios..
-A ti..
-Y por qué me miras??
-Pues.. porque cada día estás más preciosa.. y cada día siento que te quiero más.. –Dijo con un suspiró, como si no quisiera y no pudiera evitarlo.. -Anahi.. por qué sigues con Poncho??
Yo me quedé pensativa por un momento, buscando la forma de expresarlo..
-Dul.. yo no le puedo decir a mis padres, a mi familia! Que me gustan las mujeres.. sería un horror para todos ellos.. no puedo hacerles ese daño.. sinceramente, estoy con Poncho para guardar las apariencias.. mientras yo esté con él nadie dirá que soy.. que me gustan las mujeres.. –Dije intentando abrazarla.
Ella se apartó y dijo:
-Mira, es mejor que lo dejemos aquí, por el bien de las dos..
-No, Dul por favor no.. perdóname.. yo no quería..
- No tienes que pedir perdón, tú no tienes culpa de que me haya enamorado de ti.. –Después de esto se levantó y fue rumbo al coche..
Yo me quedé ahí sentada por un momento, procesando la información.. sus palabras fueron como un baldazo de agua fría.. estaba enamorada de mí?? Enamorada de verdad?? En ese momento me di cuenta cuánto estaba jugando con ella y sus sentimientos, y me di cuenta de lo que me había querido negar todos estos años.. me gustaban las mujeres, y estaba total, y perdidamente enamorada de Dulce Saviñón

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Miedo a amar

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 5:10 am

Capítulo 28
Desperté de mis pensamientos y me dirigí al coche de Dulce, cuando llegué ella ya estaba montada esperándome..
En cuanto subí al auto Dul arrancó y nos fuimos de allí.. en el camino intenté hablar con ella..
-Dul.. vamos a hablar de esto ok?? Yo no quiero dejarlo Dulce.. yo te..
-No Anahi, ya no quiero hablar, no quiero saberlo ok?? No tienes derecho a decirme nada de esto mientras que estés con el tipo ese..
-Pero..
-Pero nada Anahi, ahora te dejaré en el trabajo de tu noviecito y me voy, no tengo ganas de ver como derraman miel..
Conocía a Dul, y sabía perfectamente que no iba a seguir hablando del tema, así que decidí dejarla.. tenía todo el derecho de estar así..
5 minutos después llegamos a la cafetería, sin decir nada me bajé del coche, cerré la puerta y me acerqué a la ventanilla que estaba abierta..
-Por favor Dul.. tenemos que hablar.. no podemos dejarlo todo así porque si..
-De veras alguna vez tuvimos algo Anahi?? Porque que yo sepa nunca dejaste a tu novio para estar conmigo, y por lo que se ve, no tienes mucho interés.. así que yo paso.. cuando sepas lo que sientes y lo que quieres dímelo.. aunque sea para quedarte con él.. –Dijo Dulce con la voz demasiado triste.. yo no podía verla así..
Tenía ganas de abrazarla, besarla y decirle que todo iba a estar bien.. que la amaba más que a nada.. la amaba desde que tenía 14 años..
Levanté la cabeza y vi a Claudia saliendo de la cafetería para salir a buscarme, ya que nos había visto desde el interior del lugar.. suspiré y volví a mirar a Dulce..
-Segura que no te quieres quedar??
-Completamente.. –Dijo cortante.. yo me aparté de la puerta y ella aceleró y se fue de allí..
-Wow qué prisas.. por qué no se queda?? Tiene algo urgente que hacer o que?? –Dijo Claudia poniéndose a mi lado..
-Si, algo así.. están todos dentro?? –Dije para cambiar de tema.
-Pues si, estábamos esperando a que llegarais para ir a algún lugar todos.. pero bueno, tendremos que ir sin Dulce..
Sin más entramos al lugar y vimos a todos nuestros amigos, incluidos Vico y Jack, sentados en varias mesas que juntaron..
Cuando llegué todos se levantaron a saludarme y me dejaron un sitio libre al lado de Poncho, que ya no parecía tan enfadado..
-Ey Anahi, donde está mi hermana?? Creía que estaba contigo y que también iba a venir.. –Dijo Maite extrañada.
-Ehh.. tenía algo importante que hacer.. –Dije con voz un poco triste, cosa que solo Chris notó y se me quedó mirando preocupado..
La tarde pasaba sin más altercados, con las bromas de Christian, las risas de todos y los coqueteos y los constantes besos de Poncho, que ya me empezaba a empalagar un poco..
De la nada apareció Dulce, se había cambiado de ropa y traía sus gafas de sol.. venía muy sonriente como siempre, como si no hubiera pasado nada.. Poncho la miró con un poco de fastidio, y yo con confusión..
Nos sonrió irónicamente a mi y a Poncho y se sentó enfrente nuestra..
Todos volvieron a charlar animadamente, incluida Dulce, yo solo me quedé callada mirándola.. iba realmente guapa.. me quedé tan embobada con Dul que no me di cuenta de que Poncho y ella estaban en proceso de volver a discutir..
-Ey, sabéis por qué los hombres siempre andan con las piernas arqueadas??
-Haber Dulce.. dinos desde tu mínima experiencia con los hombres el por qué.. –Dijo Poncho en doble sentido.. yo me incomodé un poco porque ya se imaginaba que Dul era gay..
-Pues, porque las cosas tan insignificantes, como la tuya por ejemplo, van entre paréntesis.. –Dijo Dul sonriéndole falsamente..
Todos empezaron a reír, hasta las personas de las mesas de al lado que la habían escuchado.. yo no pude evitar reírme también, Poncho me vio y se enojó más..
-Más quisieras saber tu como la tengo yo nenita.. –Dijo con aires de superioridad que ni el mismo se creía.. en mi interior me reí de él..
-Ni tu ni el resto los hombres no valéis para nada Ponchito.. sólo para una cosa, y a veces ni eso.. con todo el respeto hacia Diego y Chris por supuesto.. –Dijo mirando a Poncho y a Christian.. Dul tenía para todos..
-Eso es lo que dices tú nada más Dulce.. pero para ti los hombres no son la única opción verdad??-Dijo intentando ridiculizarla delante de todos, el todavía no conocía a Dulce, era una payasa, no tenía sentido del ridículo..
Dulce rió aún más irónicamente y abrió la boca para contestarle, por la cara que puso sabía que iba a decir algo de mi y la corté...
-Chicos, ya basta ok?? Tengamos la fiesta en paz hoy por favor..
-Ella puede defenderse sola hermosa.. no Dulce?? –Dijo Poncho sonriendo falsamente..
-Por supuesto que si Poncho, pero a diferencia de ti, voy a tomar a Anahi en cuenta y le voy a hacer caso..
Poncho se enfadó un poco con el comentario de Dul y alzó un poco la voz..
-De qué estas hablando camionera??
-A mi no me insultas cornudo!!
Todos al escuchar esto nos quedamos en silencio.. Dulce se dio cuenta de lo que había dicho y pude ver en sus ojos que al momento se arrepintió, pero no dijo nada.. yo miré a Poncho un poco asustada.. vi que no reaccionaba, tenía los puños apretados con tanta fuerza que sus nudillos estaban blancos.. de momento se acercó a Dulce como si fuera a pegarle, un segundo después nos pusimos delante de él Chris y yo..
-Poncho por favor cálmate.. no es cierto lo que ha dicho!! Lo ha hecho para molestarte!!
-Ya lo sé Anahi, yo sé que tu serías incapaz de hacerme algo así, pero esta niñita ya se merece una lección.. probablemente la que nunca le enseñaron en su casa..
-La tocas y te juro que no te van a quedar dientes estúpido.. –Dijo Chris empujándolo muy enfadado..
-Atrévete a tocarme imbécil!! –Dijo Dulce desafiante..
Entre Maite, Claudia, Vico y Chloe la sacaron de allí.. cuando salieron Chris las siguió, y yo me quedé con Christian y Diego, que intentaban tranquilizar a Poncho..
-Tu no has hecho eso verdad Anahi?? –Dijo Poncho mirándome fijamente..
-C-claro que no Poncho.. cómo puedes pensar eso?? –Dije haciéndome la ofendida..
-Tienes razón.. discúlpame hermosa.. es que esa niña me saca de mis casillas.. –Dijo Poncho apenado.. yo me sentí horrible por dentro..
Diego solo me miraba.. sin decir nada.. qué pensará de mi ahora?? Se lo imaginará?? Estará de acuerdo?? Otra vez mi mente si inundaba de preguntas..
-No te preocupes Poncho.. solo te pido que la dejes en paz.. ella es mi mejor amiga, siempre lo ha sido y siempre lo va a ser.. así que si no eres capaz de respetarla es mejor que terminemos esto aquí.. –Buena excusa que se me ocurrió sobre la marcha..
-Es ella la que empieza Anahi!! –Dijo exaltado.
-Bueno pues tu no le sigas el juego!! –Dije gritándole y salí furiosa de allí.
En la calle me encontré con las chicas, que estaban hablando calmadamente con Dulce, en cuanto me vieron se callaron y se quedaron mirándome, mientras yo solo podía mirar a Dul y esta me apartaba la mirada..
-Por qué has hecho eso Dulce?? –Dije totalmente seria.
Ella no contestó, se montó en su coche furiosa, antes de que arrancara yo me monté y salimos disparadas hacia la carretera..
En el camino ninguna de las dos habló, yo estaba realmente enfadada con Dulce, y ella también estaba enfadada, no sé si conmigo o con ella misma por lo que había dicho..
-Discúlpame.. sé que no debí decir eso y estoy furiosa conmigo misma.. no pensé en lo que estaba diciendo..
-No, no pensaste.. no quiero que se enteren así Dul.. así no..
-Lo sé.. en serio perdón.. ya no volveré a molestarte Anahi.. no te preocupes..
De repente paró su coche, miré por la ventanilla y me di cuenta de que habíamos llegado a mi casa..
-Qué quieres decir con eso Dulce?? –Dije preocupada.
-Que si esto no es lo que quieres no te voy a obligar a meterme en tu vida..
-Dul yo no he dicho eso.. por supuesto que te quiero en mi vida.. tu eres mi..
-Bájate del coche Anahi, por favor.. no me hagas esto más difícil.. –Dijo Dul aguándosele los ojos..
Al ver esto me entraron ganas de llorar a mi también.. Dul hablaba en serio, estaba terminando con lo que fuera que teníamos.. sin decir más salí del coche y me quedé parada en la ventanilla..
-Te amo Dul..
Ella se me quedó mirando un momento, y con una mirada de ternura dijo..
-Te amo Any.. más de lo que piensas..
Me aparté de la ventana y ella se fue.. me sequé las lágrimas que corrían por mis mejillas y entré en mi casa.

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Miedo a amar

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 5:10 am

Capítulo 29
Pasaron 2 semanas y yo no supe nada más de Dulce.. todos se quedaron muy extrañados de nuestro cambio.. pero al ver que ninguna de las dos hablaba de eso dejaron de insistir..
En este tiempo volví con Poncho, al día siguiente de la discusión fue a buscarme y me suplicó que no lo dejara.. no me pude negar..
Yo intenté por todos los medios hablar con Dulce.. durante la primera semana fui a buscarla todos los días a su casa.. la llamaba todo el tiempo.. pero ella nunca contestó, así que me rendí.. la segunda semana miraba el móvil a todas horas por si ella me llamaba.. pero no lo hizo..
Poncho me invitó a salir ese día, me llevó a un nuevo bar súper exclusivo llamado Ego.. desde que pasó eso con Dul se volvió más atento conmigo.. me llevaba a todos los lugares y se esforzaba por hacerme feliz.. y eso hacía que yo me sintiera peor por hacerle eso.. por sentir solo amistad por él y amar a mi mejor amiga..
-Como te lo estás pasando hermosa?? –Dijo Poncho mientras bailábamos en la pista.
-Demasiado bien, este lugar es genial y ya necesitaba fiesta.. gracias por traerme Poncho..
-No tienes que darlas.. me encanta que salgamos a bailar los dos solos.. así te tengo toda para mi.. –Dijo sonriendo, después de esto me dio un beso que duró algunos segundos.. yo me incomodé bastante con esto, ya que solo podía pensar en Dulce, y cada vez me gustaban menos los hombres, incluido Poncho claro está..
-Ey, por qué no vamos a sentarnos un rato?? Tengo mucha sed.. –Dije con la sonrisa un poco forzada.. necesitaba alejarme de el..
-Claro hermosa.. ve a sentarte, iré a buscar las bebidas..
Me dio un pequeño beso, se fue hacia la barra y yo me fui a nuestra mesa.. al sentarme sentí vibrar el móvil que estaba en mi bolsillo.. ya no me sobresaltaba, eran muchas las decepciones que me había llevado cuando sonaba el móvil y me daba cuenta de que no era Dul.. con desgana lo cogí y vi que era un mensaje.. mi corazón empezó a latir rápidamente al ver que era de Dulce..
Muy bonito el beso Any.. me ha conmovido.. ya veo que no me echas mucho de menos verdad??
Llámame cuando no sientas calor en tu piel.. o puedes ir al baño..
Yo volví a leer el mensaje 2 veces más y levanté la cabeza y busqué por todas direcciones.. Dul estaba allí, y había visto el beso.. yo quería explicarle.. necesitaba explicarle que yo la amaba a ella.. pero no la vi por ningún lado..
De repente llegó Poncho con las bebidas.. lo dejé con la palabra en la boca cuando me levanté del asieno y me dirigí casi corriendo hacia el baño..
Abrí rápidamente la puerta, entré y la cerré.. miré por todos lados y me decepcioné al no verla allí.. cuando de momento alguien me tocó el hombro, y allí estaba ella.. tan hermosa como siempre.. llevaba un vestido negro súper corto y un escote que dejaba muy poco a la imaginación.. me quedé varios segundos mirándola de arriba abajo.. estaba tan bella, que solo deseaba besarla, acariciarla y nunca dejarla ir de mi lado.. ella se dejó observar por un momento y luego rompió el silencio..
-Por qué has venido Anahi?
-Porque quería verte Dul.. te necesito.. necesito tu mirada, tus palabras, tus manos, tus..
-Para.. no digas nada más Anahi.. hace un momento no me necesitabas mucho verdad?? Estabas bastante bien con ese imbécil.. –Dijo con seriedad y rabia.
-No Dul.. eso no es así.. en ese momento es cuando más te necesitaba.. cuando el me besa solo puedo pensar que eres tu.. así no duele tanto..
Ella se quedó unos segundos en silencio, mirándome a los ojos.. después prosiguió..
-No puedo Anahi.. no puedo creerte.. si pensaras eso de verdad hace mucho que habrías dejado a Poncho..
-Créeme Dulce, porque es la verdad.. yo sigo con él porque ha sido muy bueno conmigo.. me daba lástima decirle que no lo quería a él.. sino a mi mejor amiga.. no puedo decirle que le he sido infiel cuando apenas dejo que me bese..
-No tienes por qué decirle eso.. simplemente le dices que no estás enamorada de él.. o lo estás??
-Claro que no Dul!!! Yo te amo a ti!!! –Luego de esto no la dejé hablar, me acerqué a ella y la besé apasionadamente.. ella al principio no correspondió, pero finalmente se rindió y también me besaba con pasión.. ahora era yo la que llevaba el control de la situación, la pegué contra la pared y allí la seguí besando.. mis manos bajaron hasta el principio de su vestido y empecé a acariciarla por esa zona.. hasta que un fuerte ruido nos hizo separarnos y vimos que habían abierto la puerta.. me encontré con el camarero que había abierto la puerta y con Poncho, que se había puesto pálido..
Yo abrí la boca para intentar explicarle, pero no salían las palabras.. miré a Dulce, y ella nos miraba a mi y a Poncho con rostro serio y en sus ojos se veía preocupación...
De repente Poncho salió rápidamente de allí y yo le seguí..
-Poncho!! Poncho por favor espera.. déjame explicarte.. Poncho!!
Él no respondía y así llegamos hasta afuera del lugar.. todo el mundo nos miraba, pero a mi no me importaba en absoluto en ese momento.. Poncho se paró un momento antes de cruzar la calle y lo cogí por el brazo..
-Poncho por favor.. déjame explicártelo.. no es lo que parece, yo..
-Qué me vas a explicar Anahi??? Que te estabas besando con Dulce?? Que me estabas poniendo los cuernos en mis propias narices, y encima de todo con una mujer?? –Dijo cogiendome por los brazos y zarandeándome fuertemente y gritándome como un poseso..
Dulce que venía detrás nuestra vio esto e intentó sin éxito que me soltara..
-Suéltala imbécil!! Le estás haciendo daño!! –Dijo Dul enfurecida y pegándole en los brazos.. cosa que no resultó en absoluto, Poncho era muy fuerte..
-Todo esto es tu culpa!! Ella cambió desde que tú llegaste a nuestras vidas!! –Dijo dirigiéndose a Dulce pero sin soltarme..
-Yo llegué a su vida mucho antes de que tú aparecieras estúpido!!
-Poncho por favor suéltame!!! Me estás haciendo mucho daño!! Por favor.. no es culpa de Dulce!! Yo estaba enamorada de ella desde hace años!!
-Qué??? –Gritó Poncho mirándome con odio..
-Entonces qué hacías conmigo?? Tan solo he sido un juego para ti?? Yo te amo Anahi!!! –Siguió diciendo Poncho sin parar de gritar..
-Lo siento Poncho.. yo quería enamorarme de ti.. pero mi corazón ya le pertenecía a Dul..
-Maldita zorra!! –Dijo Poncho soltándome y empujándome hacia el lado de la carretera..
Solo me dio tiempo a ver un par de luces cegadoras, un segundo después todo se volvió oscuro y ya no pude ver más..
-ANAHI!!!!

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Miedo a amar

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 5:10 am

Capítulo 30
Desesperación.
Esa sería una buena palabra para describir lo que sentía en ese momento.. no sabía qué hacer, qué decir.. veía su cuerpo inmóvil tirado en la carretera y no sabía cómo reaccionar.. mi respiración se aceleró, mi cuerpo se tensó, mis ojos no se apartaban del cuerpo de Anahi, pero yo aún seguía parada en el mismo sitio donde me encontraba en el momento de la discusión..
Por fin me moví cuando vi a Poncho corriendo hacia Anahi, que seguía sin moverse.. yo también fui corriendo y abrí paso entre las personas que se habían acercado a ayudar.. Poncho estaba agachado junto a ella, hacía el intento de tocarla con sus manos temblorosas, pero no era capaz de hacerlo.. levantó su mirada y se encontró con la mía.. Poncho lloraba nerviosamente.. yo todavía no había mirado con atención el cuerpo de Anahi, cuando la vi con los ojos cerrados, su frente llena de sangre, su pierna y brazo en un ángulo muy extraño, me arrodillé frente a ella, sin poder creer lo que veía.. en mis ojos no había lágrimas, simplemente esto tendría que ser una pesadilla, un mal sueño del que quería despertar ya.. Anahi.. mi Anahi no podía estar mal..
De repente escuché el sonido de una ambulancia, todo el mundo se apartó y sólo quedamos Poncho y yo junto a ella.. llegaron los enfermeros y empezaron a hacernos muchas preguntas mientras atendían a Anahi.. “Cómo ha pasado? Ha recuperado en algún momento la conciencia? Cuanto tiempo ha transcurrido?..” y muchas preguntas más que yo no respondía, al ver esto Poncho respondía una a una, echándose la culpa de todo.. yo simplemente permanecía callada, quieta, observando el cuerpo todavía inmóvil de Anahi.. los enfermeros la llevaron hasta la ambulancia, cuando escuché a uno de ellos decirle a otro,
-Este chica está en estado de Shock, súbela, la llevamos con nosotros..
Este se acercó a mi intentando que reaccionara mientras me ayudaba a subir a la ambulancia.. yo solo subí desesperadamente para volver a estar al lado de Anahi..
Una vez dentro la ambulancia se puso en marcha y los enfermeros empezaron a trabajar sobre Anahi, tratando inútilmente de hacerla reaccionar.. entre ellos se miraron seriamente, con unas caras que me preocupó..
En pocos minutos llegamos al hospital y ya había médicos esperando a que llegáramos.. rápidamente bajaron a Anahi y se la llevaron.. yo quise ir detrás de ella, no quería dejarla sola, pero una enfermera me lo impidió, yo por fin reaccioné, empecé a llorar gritando desesperadamente que necesitaba verla.. llegó un guardia de seguridad y junto a un enfermero me intentaron tranquilizar, yo caí de rodillas al suelo llorando desconsoladamente.. Anahi no podía estar mal.. me dieron un calmante y me sentaron en la sala de espera, de repente sentí que alguien me abrazó llorando, levanté mi cabeza y vi que era Poncho, la sangre me hirvió, lo empujé con tanta fuerza que cayó al suelo, yo me levanté y empecé a pegarle tan fuerte como podía..
-Maldito hijo de puta!! Todo esto es tu culpa!!! Ella está mal por ti imbécil!! Te juro.. te juro que como le pase algo por tu culpa, te voy a matar!! Me has escuchado??? –Le dije todo esto gritándole mientras le pegaba por todas partes, el simplemente se dejaba.. volvieron a venir los de seguridad y me separaron de él, me advirtieron que como volviera a formar escándalo me echarían de allí y luego se fueron..
Me senté en unas sillas de la sala de espera y permanecí allí sola sin parar de llorar.. minutos después llegaron los hermanos y el padre de Any.. se acercaron a mi rápidamente y empezaron a preguntar..
-Dul dónde esta mi hija?? –Dijo Franco desesperado por saber de su hija..
-N-no lo sé Mr. F.. no me han dicho nada desde que se la llevaron.. –Dije apenas sin poder hablar, con mi voz más ronca de lo normal a causa del llanto.. éste al verme así me abrazó..
-No te preocupes Dulce.. mi hija es muy fuerte, estará bien.. –Dijo más bien intentando convencerse a sí mismo.. –voy a buscar a Marichelo para que nos diga como está..
Franco se fue y yo me quedé con Christian y Diego.. los tres nos miramos por un momento y nos sentamos en silencio..
Media hora después llegaron Marichelo, Franco y el medico que atendió a Anahi, los tres nos levantamos de nuestros asientos y fuimos a su encuentro.. una vez estuvimos todos reunidos, Poncho incluido aunque un poco alejado, el medico comenzó a hablar..
-Bueno, la señorita Portillo ha sufrido un atropello bastante fuerte, tiene la pierna izquierda rota por 4 sitios y el brazo izquierdo roto, también tiene varias contusiones por todo el cuerpo.. Sufrió un fuerte golpe en la cabeza, esto es de mucha gravedad... le hicimos varias pruebas y.. –Suspiró, Marichelo sin poderse contener empezó a llorar y Franco la abrazaba también derramando algunas lágrimas intentando ser fuerte por su familia.. el médico prosiguió – Su cerebro no reacciona.. su corazón está latiendo, pero está clínicamente muerta, podremos esperar a que la inflamación de su cerebro disminuya, en este caso habría un 5% de que despertara, si esto no llegara a suceder, tendrían que pensar en desconectarla, porque ya no volvería a vivir.. eso es todo, me retiro y.. lo siento mucho.
Las palabras del doctor me golpearon en el corazón una y otra vez.. mi Anahi clínicamente muerta.. sentí que las fuerzas se fueron de mi cuerpo, mis rodillas se aflojaron y habría caído al suelo si no llega a ser por Diego, que me sostuvo en sus brazos, allí lloré desesperadamente, queriendo gritar de rabia e impotencia.. Diego me abrazaba fuerte, también llorando.. no podía ser.. Anahi no se podía ir así de nuestras vidas

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Miedo a amar

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 5:10 am

Capítulo 31
Al día siguiente al mediodía, por fin nos dejaron pasar a verla. Sus padres junto a sus hermanos pasaron primero, yo me quedé en la sala de espera, en la misma silla desde hacía casi 12 horas.. ahora no me encontraba sola, Maite y Chris me habían hecho compañía durante toda la noche, aunque les rogué muchas veces que no lo hicieran..
Mi hermana y mi cuñado hablaban entretenidamente, mientras yo permanecía ausente.. cuando levanté la mirada vi que la familia de Anahi venía hacia nosotros, con rostros muy cansados y tristes..
-Ya podéis pasar a verla chicos, nosotros nos vamos a casa, el doctor ha dicho que no habrá cambios en su estado en estos momentos, así que nos vamos a descansar un poco.. nos vemos en otro momento muchachos.. –Dijo Franco con voz cansada, después de decir esto los cuatro se retiraron..
Yo me quedé en silencio observándolos ir, cuando ya no estaban a la vista miré a mi hermana y vi que me estaba mirando con pena..
-Entra tu primero Dul.. ahora entraremos nosotros.. –Dijo Maite dándome un abrazo..
Yo ya me sentía sin fuerzas, sólo le asentí y murmuré un silencioso “gracias..” y me dirigí a la habitación.
Cada paso hacia a ella se me hacía más pesado, el camino se me hacía eterno, estaba deseando llegar, pero mi cuerpo no aguantaba ir más rápido..
Cuando estuve frente a su puerta dudé por un segundo, sería demasiado duro verla en su sueño profundo, y saber que probablemente nunca despertará.. respiré hondo y poco a poco abrí la puerta.
Entré en la habitación, todo estaba en silencio.. crucé un pequeño pasillo y me encontré con Anahi.. mis rodillas fallaron y tuve que apoyarme en la pared. Estaba llena de heridas y tenía una máscara de oxígeno que la ayudaba a respirar.. me acerqué a su cama y me senté en el sillón que había allí. Cogí su mano helada y la froté con mi otra mano en un intento absurdo de darle calor.. mis ojos no pudieron evitar humedecerse al ver al amor de mi vida en ese estado.. me levanté un poco para tenerla cara a cara..
-Anahi.. mi amor.. yo sé que estás ahí, que puedes escucharme.. no me dejes bebe.. yo sin ti no sé vivir.. vuelve, vuelve conmigo.. déjame amarte como te mereces.. llévame contigo amor.. no me dejes sola aquí..
Una lágrima recorrió mi mejilla, y fue a parar a los labios secos de Anahi.. yo con un dedo se los recorrí para quitársela, y luego le di un pequeño beso en los labios.. esperé un momento ahí, con la esperanza de que me correspondiera.. suspiré y me aparté.. me volví a sentar en el sillón y recostada en la cama sobre el brazo de Anahi lloré como una niña pequeña.. una niña que se había perdido y se hallaba sola en medio de un mar de gente..
De repente sentí que alguien acarició mi pelo y yo rápidamente levanté la cabeza..
-Anahi??? –Dije con la esperanza de que hubiera sido ella.. pero me llevé una gran desilusión..
-No Dul.. lo siento, todos debemos aceptar que Anahi ya no está.. –Dijo Chris con gesto abatido.
-No hables así Christopher, ella si está, la ves?? Está justo aquí, enfrente tuya.. está respirando.. su corazón esta latiendo!! –Dije completamente desesperada, empecé a pegarle en los brazos, él me paró y me abrazó, los dos nos quedamos así por largo rato, abrazándonos fuertemente llorando..
Cuando nos separamos ambos nos secamos los ojos y comenzamos a hablar..
-Dónde está Maite??
-Oh eh.. está atendiendo una llamada, viene enseguida.. –Después de esto se produjo un silencio bastante incómodo.
-Chris.. de verdad que Anahi y tu estuvisteis juntos?? –Dije intentando ser natural y no hacer notar que estaba un poco celosa por eso..
-Eh.. si Dul, estuvimos juntos cuando vivíamos en Ohio, pero no te preocupes, yo estoy súper enamorado de tu hermana, y fue Anahi la que lo dejó, le interesaba alguien más.. –Dijo poniéndose un poco incómodo por esto..
-Ah si?? Y quién le interesaba??
-Pues tú Dulce.. siempre estuviste metida en su cabeza, y me quedó bastante claro cuando..
-Cuando qué??
En ese momento entró Maite interrumpiendo nuestra conversación, también quedó un poco impresionada al ver a Anahi así, estuvieron un rato más allí y luego se retiraron.. me dijeron que me fuera con ellos, pero preferí quedarme más tiempo con Anahi.. no la dejaría sola nunca..
-No me vas a dejar verdad?? –Le pregunté acariciándole el pelo. -No sé si puedes oírme pero, necesito que sepas que.. desde el primer momento en que te vi supe.. que tú serias la única persona que me haría feliz.. pero también sabía que no querrías hacer daño a nadie por esto.. cuando me alejé de ti, se me rompió el corazón a pedazos, pero yo no quería hacerte daño, así que..
De repente Anahi se movió, ladeó su cabeza y abrió los ojos, me miró por un segundo y derramó una lágrima.. luego giró la cabeza hacia el otro lado y cerró los ojos.. en ese momento una de las máquinas empezó a pitar descontrolada.. yo me quedé tan impresionada que no sabía cómo actuar, no sabía qué era ese pitido, cuando vi llegar a las enfermeras y a un doctor que llevaban consigo un carrito donde había una máquina de electroshock que yo sólo había visto en películas.. entonces entendí lo que estaba ocurriendo, el corazón de Anahi se estaba parando.. yo me quedé petrificada mirándola, hasta que una enfermera casi me echó de la habitación a empujones..
-No!! Déjeme!! Yo tengo que estar con ella!! ANAHI!!!

Capítulo 32
Desde la puerta de la habitación veía a los doctores trabajar rápidamente sobre Anahi. Las lagrimas acumuladas en mis ojos me impedían ver bien, pero escuchaba perfectamente el sonido de las descargas de electricidad sobre el cuerpo de la mujer que amo..
-1, 2, 3, fuera.. –Después de esto la desfibrilaron, mi cuerpo se contrajo al mismo tiempo que lo hacía el de ella y el dolor que sentía en mi corazón era inaguantable. La desfibrilaron 3 veces más sin resultado, el pitido de la máquina que controlaba las pulsaciones de su corazón sonaba en toda la habitación taponándome los oídos.
-Déjenlo chicos, la hemos perdido.. hora de la muerte 14:12 PM.. –Dijo uno de los doctores con voz abatida al perder a un paciente, los médicos presentes se empezaron a retirar de la habitación, pasaban por mi lado mirándome con ojos tristes.. yo sólo podía mirarla a ella.. corrí a su lado y la abracé fuertemente..
-No!! No Anahi, no puedes irte!! No puedes dejarme sola!! Te necesito aquí!! Tu eres la que me hace vivir mi amor.. no me dejes.. no te vayas de mi lado.. –Yo gritaba a todo pulmón a su cuerpo sin vida, completamente desesperada y llorando sin poder parar.
-Dime que esto es un sueño Any.. porque quiero despertar ya.. yo no quiero una vida sin ti!! Tu eres mi vida!! Si tu te vas ya no me queda nada Anahi.. por favor, no te vayas.. no me abandones.. –Esto último lo dije en un susurro, casi en silencio.. estaba rendida, ya no me quedaban fuerzas para nada.
Me recosté sobre el cuerpo de Anahi, abrazada a ella llorando como un bebe.. me sentía mareada y fatigada, ya no sabía lo que pasaba a mi alrededor, ya no sabía ni lo que yo misma pensaba, en mi mente y mi corazón solo había hueco para el dolor por la muerte de la razón por la que vivía.. de momento, ya no sentí nada..
..........................................................................................................
-Dul.. Dul despierta.. despierta mi amor.. –Dijo acariciándome el pelo.
Yo abrí los ojos, me di cuenta de que yo estaba tirada en el suelo, giré la cabeza y me encontré rodeada de hierba y árboles, parecía un bosque encantado, como en un cuento de hadas.. me levanté lentamente.. “cómo he llegado aquí??” una vez me enderecé miré a mi alrededor, me giré y quedé helada, delante de mi tenía a Anahi, mirándome con una tierna sonrisa..
-A-Anahi?? –Dije con mi voz temblando, antes de que le diera tiempo a decir algo me abalancé sobre ella a abrazarla con fuerza, de mis ojos cayeron dos lágrimas...
-Dul.. tú no deberías de estar aquí.. –Dijo como reprochándome, aunque también correspondía a mi abrazo con la misma efusividad..
-Any.. mi amor qué ha pasado?? T-tu estabas..
-Si Dul.. y.. lo estoy.. –Suspiró- escúchame Dul.. tu tienes que ser feliz ok?? Yo quiero que te vuelvas a enamorar, que hagas tu vida con una persona que te quiera...
-Para Anahi, no digas eso.. no te despidas de mi, nosotras vamos a estar siempre juntas.. nada nos va a separar, nunca..
-No Dulce, ya es tarde.. yo ya no puedo volver.. yo que más quisiera volver a tu lado mi amor.. compartir el resto de mi vida contigo, pero ya es tarde Dul.. con todo el dolor de mi corazón, no puedo volver.. sólo te he traído aquí para decirte que siempre te he amado, ahora me doy cuenta de que te ganaste mi corazón desde que nos conocimos, pero he estado tan ciega como para no darme cuenta de que ese supuesto cariño de hermanas era amor, amor por una mujer que me hace sentir magia por dentro..
Yo no podía creer todo lo que me estaba diciendo, esto tendría que ser un sueño, esto no podía ser real.. ella siempre me vio como una hermana, esto solo será producto de mi imaginación, del deseo de tenerla cerca y el amor que siempre he sentido hacia a ella..
-Te amo Anahi, te amo muchísimo más de lo que piensas.. siempre te he amado.. desde que éramos unas niñas..
Anahi sonrió, se acercó a mi y me dio un tierno y suave beso en los labios y luego me abrazó con fuerza.. Se separó de mi aunque todavía me sujetaba de los brazos..
-Ya es hora de que te vayas Dul.. siempre voy a cuidar de ti.. Te amo muchísimo pequeña..
Me empujó con fuerza para que volviera a caer al suelo.. me tomó tan de sorpresa que perdí el equilibrio y caí redonda al suelo, pero antes..
-Está bien, pero tú te vienes conmigo..
..........................................................................................................
Un pitido ensordecedor me despertó, de repente me volví a sentir con fuerzas, miré mi reloj de pulsera y vi que eran las 14:13 PM, sólo había pasado un minuto.. levanté la mirada y me encontré con el cuerpo frío de Anahi, miré la máquina de donde provenía el pitido, abrí mucho los ojos, la máquina que controlaba su corazón volvía a funcionar, su corazón volvía a latir..
De momento comenzaron a entrar los mismos doctores y enfermeras que hacía un rato la habían atendido, todos corriendo y bastante impresionados.. uno de ellos me volvió a echar de la habitación, pero yo estaba tan impresionada que me dejé llevar hasta la puerta por el.. desde allí vi como reanimaban al amor de mi vida..
-Anahi.. –Dije en un susurro y derramando dos lágrimas.. estaba viva.

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Miedo a amar

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 5:10 am

Capítulo 33
De nuevo me encontraba en la sala de espera del hospital, junto a la familia Portillo y todos nuestros amigos.. yo estaba sentada en una de las sillas entre Maite y Claudia.. no había hablando mucho, estaba sumergida en mis pensamientos, recordando una y otra vez el sueño que había tenido, y la imagen de Anahi muriéndose, no podía quitármela de la cabeza.. de momento me levanté del asiento y me dirigí con mucho ímpetu a la salida del hospital, todos se quedaron sorprendidos de mi repentina reacción y Maite y Claudia me siguieron..
-Dul a donde vas?? –Me preguntó Maite cogiendome del brazo para que me detuviera.
-A denunciar a ese maldito por haberle hecho esto a Anahi.. tiene que pagar por todo el daño que está haciendo..
-Dulce no te preocupes, Poncho ya está en la cárcel.. –Dijo Claudia tratando de calmarme.
-Como?? Quien lo ha denunciado??
-Él mismo, cuando salió del hospital fue a entregarse a la policía, los Portillo ya han hecho una denuncia formal y Poncho está detenido..
Yo me quedé un poco sorprendida, no me esperaba que se entregara.. pensaba que huiría como un cobarde..
Las dos chicas se quedaron mirándome para ver mi próximo paso, yo les asentí y volvimos al interior del hospital.
Cuando llegamos junto a los demás apareció el doctor que estaba atendiendo a Anahi, todos nos dirigimos rápidamente hacia a él.
-Buenos días a todos.-Dijo el doctor muy serio.
-Buenos días doctor, cómo está mi hija?? –Respondió Franco nervioso.
-Bueno, la señorita Portillo tuvo hace unos minutos un paro cardíaco, la intentamos reanimar como pudimos pero no resultó –Al ver las caras de preocupación y miedo de todos al escuchar esto el doctor rápidamente siguió –Sorprendentemente y afortunadamente el corazón de la paciente volvió a latir por sí solo, la verdad es que es un verdadero milagro, su corazón estuvo parado por poco menos de un minuto.
-Eso quiere decir que ya se va a poner bien?? –Pregunté esperanzada.
-Lamento decirles que no, eso no quiere decir que la señorita Portillo se vaya a poner mejor ni vaya a despertar, como ya les dije su cerebro está inflamado y esto le impide reaccionar. Si les soy sincero, hay pocas posibilidades de que la paciente despierte, y si lo hace, debido al paro cardíaco, hay un 80% de posibilidades de que su cerebro quede dañado, ya que por un minuto no le llegó nada de oxígeno al cerebro. Estos daños podrían ser ceguera, inmovilidad en los miembros, retraso mental, entre otros.
Todos nos quedamos en silencio, procesando toda la información que nos habían metido de golpe en el cerebro.. la madre de Anahi se abrazó a su marido sin poder contener las lágrimas, Christian y Diego también se abrazaron a sus novias llorando, Maite tampoco contuvo las lágrimas, y yo.. yo no podía llorar, no me lo creía, no me creía que la mujer de mi vida estuviera tan mal, no reaccioné, Chris nos abrazó a la vez a Maite y a mí.. yo me dejé abrazar, pero sin corresponderle.. no sabía que hacer en esos momentos..
El doctor se retiró y nos quedamos allí, en medio de la sala de espera llorando y abrazándonos en busca de apoyo..
Rato después la familia Portillo pasó a ver a Anahi.. los demás nos quedamos fuera, hasta que fuera nuestro turno para verla..
-Dul.. vamos a la cafetería mientras los Portillo están dentro..
-No Clau.. vayan ustedes, yo me voy a quedar aquí..
-Vamos Dul, llevas horas aquí, tu no hará mal cambiar de aires por un rato..
-He dicho que no Maite, prefiero quedarme aquí de verdad..
-Ok.. como tu quieras.. quieres que te traigamos algo??
-No gracias..
-Está bien, no te importa que te dejemos sola??
-Claro que no Maite, no importa.. yo estoy bien..
-Ok.. ahora nos vemos Dul..
Todos se retiraron de allí, los seguí con la mirada hasta que se subieron al ascensor y se fueron.
Sin poder contenerme ni un segundo más empecé a llorar desesperadamente.. me quería hacer la fuerte delante de todos, pro una vez me encontré sola, no pude más.. mi corazón me dolía como nunca.. sentía tanta presión en mi interior, que sólo necesitaba que desapareciera.. necesitaba tan solo un segundo de paz.. sentía que me ahogaba, que nada de lo que hiciera a partir de ahora tendría sentido.. si Anahi no salía de esta.. yo simplemente me iría tras ella..
Noté que alguien se sentó a mi lado, esperó un segundo y luego me tendió un pañuelo.. yo tenía las manos tapándome la cara, así que no supe quien era.. me puse derecha y sin mirarla cogí el pañuelo, susurré un silencioso “Gracias..” y me soné con él.. cuando me calmé un poco levanté la mirada y me encontré con una chica a la que no había visto nunca.. tenía el pelo negro, ojos penetrantes también negros, era delgadita con una cara muy fina, decorada con unas gafas que parecían no tener aumento y un piercing en el lado derecho de su labio superior.. me miraba con una sonrisa triste al verme en ese estado..
-Te sientes mejor??
-Eh.. si.. gracias..
-Me alegro.. perdona, es que te he visto aquí sola llorando así y he pensado que a lo mejor necesitabas compañía.. me llamo Dulce Sweet.. si, ya sé que es demasiado empalagoso –Dijo sonriendo y ofreciéndome su mano..
-Vaya! Igual que yo! Encantada, Dulce Saviñón.. –Dije sonriendo un poco y estrechándole la mano..
Cuando la chica iba a seguir hablando aparecieron los Portillo, completamente abatidos y tristes..
-Nosotros nos vamos Dulce.. después de que pases a verla puedes irte a tu casa a descansar, no tiene sentido que sigas aquí.. si hay alguna novedad el doctor nos llamará y nosotros te avisaremos a ti, no te preocupes..
Yo les asentí y ellos se retiraron..
-Me tengo que ir, gracias por hacerme compañía eh..
-Dulce.. –Dijo con una sonrisa comprensiva..
-Bueno.. Gracias Sugar.. –Le guiñé el ojo, ella sonrió y yo me dirigí hacia la habitación..
Cuando entré en la habitación me encontré a Anahi igual de pálida, parecía muerta.. me acerqué a ella, esperando a que volviera a abrir los ojos, pero no lo hizo.. lloré al ver al amor de mi vida en ese estado.. un estado en el que yo no podía estar con ella.. me apoyé en la pared que estaba en frete de su cama.. crucé los brazos y me quedé ahí observándola.. varias lágrimas recorrían mis mejillas.. de momento sentí como si alguien acariciara mi cara, sentí un pequeño beso en la sien y mi cuerpo se heló. Miré a todos lados de la habitación, pero sólo estábamos Anahi y yo.. sentí que fue ella quien me besó, y sonreí.. ella estaba conmigo.. me acerqué a su cama, me agaché y le di un suave beso en los labios.. sentí mi móvil vibrar en el bolsillo de mi pantalón, lo cogí y lo abrí para contestar.
-Diga?
-Dulce hija, donde estás?? Hace dos días que no apareces por la casa!! –Dijo mi madre enfadada.
-Estoy bien mamá, estoy en el hospital, mi amiga Anahi ha tenido un accidente..
-Pobre, bueno necesito que vengas aquí ahora mismo, es una urgencia. –Dijo ella con indiferencia.. yo suspiré enfadada, no le importaba nada excepto ella misma.
-Voy a ir, pero porque necesito ducharme y descansar, no porque tú me lo pidas, bye. –Colgué antes de que pudiera contestarme.
Miré por unos segundos a Anahi, maravillada porque se veía hermosa hasta en estos momentos.. le volví a dar un pequeño beso en los labios..
-Te amo pequeña.. –Después de esto salí de la habitación.
Cuando me dirigía a la salida me encontré a los padres de Anahi hablando con el doctor.. estaban de espaldas a mi, así que no me veían, me acerqué y los escuché decir:
-Marichelo, tú sabes como es esto, sabes las escasas probabilidades que hay de que tu hija salga bien de todo esto.. en caso de que la desconectaran.. han pensado en la donación de órganos?
Yo me quedé impresionada.. pensaban desconectarla?? No, yo no podía dejar que hicieran eso.. siguieron hablando hasta que el doctor se fue, y quedaron los señores Portillo hablando..
-Yo creo que es lo mejor Franco.. lo más seguro es que nuestra hija no despierte más, y si lo hace, va a quedar mal.. como medico y como madre no quiero que mi hija tenga ese futuro..
-No, no podéis desconectarla, ella está viva!! No podéis matarla!!
-Dulce..
-No Marichelo!! Es Anahi, no un animal!! Hay que darle una oportunidad para vivir!! Ella no se ha ido! Está aquí con nosotros.. no podéis desconectarla! –Dije gritando y empezando a llorar de nuevo.
-Tranquila Dulce, no la vamos a desconectar.. tienes razón, hay que darle una oportunidad para que luche y viva.. –Dijo Franco abrazándome y mirando a Marichelo.. ésta también empezó a llorar..
-Quieres que te llevemos a algún sitio Dul?-Dijo ella cuando nos calmamos todos un poco..
-A mi casa si no es molestia.. mi madre me ha llamado para que vaya con urgencia..
-Pues vamonos, no queremos hacer enfadar a Blanca..
Poco tiempo después llegamos a mi casa, me despedí de los Portillo y entré en la gran mansión.. me dirigí a la sala, donde me encontré a mi madre acompañada de alguien que yo no conocía.. supongo que sería el padre #5..
-Dulce querida, te estábamos esperando.. mira, te presento a Alex, mi futuro esposo, y su hija Dulce, se vendrán a vivir a esta casa..
-Tu?? -Dijimos las dos a la vez.

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Miedo a amar

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 5:10 am

Capítulo 34
Las dos nos quedamos mirándonos bastante impresionadas por el encuentro.. no me esperaba volver a verla.. y me sorprendí al comprobar que me alegraba de hacerlo..
-Vaya, de que se conocen ustedes chicas?? –Dijo mi madre rompiendo el silencio de la habitación.
-Conocí a Sugar en el hospital, ella me hizo compañía por un momento.. –Dije sonriéndole.
-Sugar?? –Dijo su padre, extrañado de que la llamara así.
-Ehh si.. Dulce me ha bautizado así.. me gusta.. –Dijo ella devolviéndome la sonrisa.
-Bueno, me alegro de que ya os conozcáis y de que os llevéis tan bien.. eso lo hace todo más fácil.. –Dijo mi madre emocionada, como si de verdad estuviera feliz de su relación con Alex, el padre #5..
-Dulce hija, puedo hablar contigo un segundo??
-Claro mama.. –Dije extrañada por el tono de su voz..
Ambas nos retiramos de la habitación y llegamos hasta el jardín.. mi madre empezó a hablar..
-Escucha Dulce.. esta relación es muy importante para mi, siento que lo amo de verdad, y el también a mi.. no es como con los demás hombres, esta vez es diferente.. esta vez quiero que esto funcione..
Me quedé impactada con lo que decía mi madre, ella nunca me había hablado así, y sobre todo nunca me había mencionado sus sentimientos..
-Quiero que tu también pongas de tu parte, que los trates bien a los dos, que los hagas sentirse a gusto en esta casa, ya que también va a ser suya.. por eso quería pedirte si María podía quedarse en tu cuarto, sólo sería por un tiempo, hasta que terminen de remodelar el suyo.. se lo pensaba pedir a Maite, pero como ha venido con su novio, no he creído prudente pedirle que se quede en su habitación, y como por lo visto ustedes dos se llevan tan bien pues.. qué dices??
Me quedé pensando.. compartir cuarto con Sugar??.. apenas la conocía, no sabía nada de ella.. pero me inspiraba confianza y sus ojos negros inspiraban tranquilidad.. desde que nos conocimos en el hospital hubo una conexión muy buena.. al ver sus ojos me tranquilicé y paré de llorar.. eso era bueno.. no??
-Está bien mama, Sugar puede quedarse en mi cuarto..
-Excelente, muchas gracias Dulce, te lo recompensaré.. ahora volvamos con ellos..
Sin decir nada más nos dirigimos a la sala, donde se encontraban Sugar y su padre hablando tranquilamente..
-María, mientras se está arreglando tu nueva habitación te quedarás en el cuarto de Dulce con ella, no te importa verdad??
-Oh, claro que no, por mí no hay problema pero.. no te importa que me quede contigo Dulce?? –Dijo preocupada de incomodar a alguien.. la verdad es que se la veía una chica muy educada.. yo sonreí.
-No te preocupes Sugar, no me molesta que te quedes en mi habitación.. por cierto, mis amigos me llaman Dul, así que ya sabes..
-Está bien Dul.. –Dijo con una pequeña sonrisa.. tenía una cara muy dulce, con esos ojos podía conseguir lo que quisiera..
-Bueno, ven conmigo, te voy a enseñar.. nuestra habitación.. –Dije con una sonrisa un tanto pícara.. ella sonrió y las dos nos dirigimos a mi habitación.. la casa era demasiado grande, así que en el camino empezamos a hablar, ella me contaba cosas de su vida y me preguntaba por la mía, hasta que mi móvil empezó a sonar..
-Diga??
-Dul?? Donde estás??
-En casa Maite, mi madre me ha llamado para que viniera a conocer al pad.. –Me callé al darme cuenta de que Sugar estaba escuchando –Al nuev... al futuro esposo de mi madre. –Dije resuelta tras darle varias vueltas de qué forma llamarlo.
-Al futuro que??? Tu madre se va a casar?? Y porqué no has dicho el padre # no sé cuanto??
-Eh si, estoy con Sugar, la hija de Alex, el novio de mi madre.. ya te contaré todo el rollo.. y tú donde estás??
-Estoy saliendo del hospital, acabo de ver a Anahi..
Al nombrármela, el mundo se me cayó encima.. desde que me encontré con Sugar en mi casa había olvidado un poco el tormento que estaba viviendo por el estado de Anahi.. pero toda la presión y dolor que sentía había vuelto con mayor intensidad con solo escuchar su nombre..
-Como está?? Hay alguna mejoría??
-No Dul.. lo siento.. ya escuchaste al médico, hay muy poca probabilidad de que Anahi vuelva a despertar.. y sobre todo sana..
Sin poder evitarlo, mi puño izquierdo se cerró con fuerza, mi mano se aferró al móvil apretándolo con fuerza, cerré mis ojos y dos lágrimas cayeron.. me apoyé en la pared, ya que mis piernas flojearon..
-Ok.. te veo después May.. –Sin esperar a que ella pudiera decir algo más colgué.
Lloré como lo había hecho hace rato en el hospital, apoyada en la pared, con las lágrimas que no cesaban, y sin fuerzas en el cuerpos para decidir lo que hacer a continuación.
Sugar, que estaba parada frente a mí mirándome muy preocupada, se acercó un poco más.. me dio la mano y yo me abracé a ella con fuerza.. apenas acababa de conocerla, pero yo sentía que la conocía de antes..
-Cálmate Dul.. no te preocupes.. ya pasó, shh, ya pasó.. –Decía mientras me acariciaba el pelo con la mano que tenía libre..
Estuvimos así por unos minutos, hasta que yo me tranquilicé un poco y tuve fuerza para sostenerme por mí misma..
-Sserá mejor que vayamos al cuarto..
-De acuerdo, pero estás bien?? Parece que te fueras a desmayar..
-No te preocupes, estoy bien.. vamos, es esta puerta de aquí..
Abrí la puerta, crucé todo el cuarto y me tiré de lleno en la cama.. ella rió, cerró la puerta y me siguió...
-Wow, tu habitación es demasiado grande, me encanta.. y donde voy a dormir yo?? –Dijo intentando cambiar de tema para que yo no estuviera tan mal..
-Pues en la cama no?? Donde si no?? No te preocupes, la cama es muy grande, hay espacio para las dos..
-Segura Dul?? Yo no quiero molestarte.. yo podría dormir en este sofá si quieres.. no me importa de verdad.
-Claro que no Sugar, no digas tonterías, tu dormirás en esta cama y punto.
Me levanté de la cama y fui a mi escritorio, de allí cogí una foto y me quedé observándola por largo rato..
-Quien es?? –Dijo Sugar asomando la cabeza por atrás de mi.
-Es.. Anahi, mi novia.. –Dije con un suspiro.
-Tu novia??.. entonces tu eres..
-Si, soy lesbiana.. te molesta??
-No, para nada.. solo que no me lo esperaba.. pero no tengo ningún problema con eso..
-Ok.. en realidad, no es mi novia.. no nos dio tiempo a serlo cuando.. –Paré de hablar, sólo de acordarme de todo eso me hacía un nudo en la garganta que me impedía hablar..
-Ella es la que está en el hospital?? Por ella es por la que lloras tanto?? Qué le pasa?? –Dijo Sugar con preocupación en sus hermosos ojos negros..
Yo le conté toda nuestra historia, desde que nos conocimos, cuando me enamoré de ella, hasta el momento del accidente, y su estado en ese momento..
-Wow, vuestra historia es muy hermosa, y trágica.. espero de todo corazón que Anahi se recupere pronto y podáis estar juntas por fin..
-Gracias Sugar, eres muy linda..
Nos sonreímos las dos, yo me quedé observando sus ojos.. eran tan cautivadores, que sentía que me atraían cada vez más hacia a ella.. cuando nuestros alientos ya se estaban casi haciéndose uno solo, alguien abrió la puerta de repente..

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Miedo a amar

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 5:10 am

Capítulo 35
Ambas nos separamos rápidamente en cuanto escuchamos el fuerte sonido de la puerta, miramos para ver quien había entrado y nos encontramos a una Claudia bastante impresionada y.. molesta??
-Hola Dulce. –Dijo Claudia muy seria acercándose a nosotras.
-Em.. hola Clau. Te presento a Sugar, la hija del novio de mi madre, se quedará aquí por un tiempo..
-Encantada, yo soy Claudia, amiga de Dul.. y Anahi. –Esto último lo dijo mirándome inquisidoramente.
-Es un placer.. –Dijo Sugar un poco nerviosa por la mirada de ella.
-Oye, podrías dejarnos a Dulce y a mi a solas?? Necesito hablar con ella de algo urgente..
-Claro.. ehh.. nos vemos luego..
Sugar salió rápidamente de la habitación y cerró la puerta, dejándome sola con Claudia, que no paraba de mirarme un tanto molesta. Esperé a que empezara a hablar.
-Se puede saber qué estaba pasando aquí Dulce??
-Ehh.. nada Clau.. sólo estábamos hablando.
-Ah si?? Pues yo he visto que casi se estaban besando. –Dijo más molesta aún.
-Claudia yo.. soy lesbiana..
-Cuenta algo que ya no sepa.. y qué pasa con Anahi Dulce?? Está en el hospital por dios!! Ya estás buscando a otra persona??
-Espera un momento.. cómo lo sabias?? Y como sabes lo de Anahi?? A penas y empezamos a “salir”..
-Oh por favor Dul, se os ha notado siempre!! Desde que éramos pequeñas.. esas miradas, esa complicidad.. yo siempre he sabido que llegaríais a algo más que una simple amistad.. os brotaba amor por los poros, aunque siempre estuvierais tan ciegas como para no verlo.. y Dul.. hace años que sé que eres lesbiana, aunque esperaba que me lo dijeras tu misma.. por qué no me lo dijiste antes?? Somos amigas no??
-Pues si, pero no sabía como te lo ibas a tomar, y preferí esperar algún tiempo más.. y Anahi.. yo siempre la he amado Clau, desde que éramos pequeñas, siempre supe que ella era el amor de mi vida y que realmente me gustaban las mujeres..
-Entonces me puedes explicar que estaba pasando aquí hace un momento Dulce??
-No estaba pasando nada Clau, de verdad.. sólo estábamos hablando pero.. no sé..
-Te voy a creer Dulce, pero sólo quiero que recuerdes que Anahi sigue viva.. y que ella te ama tanto como tu a ella.. se os nota en los ojos.. así que no hagas nada de lo que después puedas arrepentirte..
-Gracias Claudia, eres una gran amiga.. te quiero!! –Dije dándole un fuerte abrazo.
Nos quedamos un buen rato más hablando hasta que llegó Maite y Chris y se unieron a nuestra conversación. Estuvimos hablando de Sugar y su padre.. y como si la invocáramos, alguien tocó la puerta y abrió, era Sugar.
-Hola chicos, perdón por molestar, pero Blanca me ha mandado a preguntar si todos vais a cenar aquí, para ordenar más comida.
-Si Sugar, vamos a cenar todos aquí.. mira te presento a mi hermana, Maite, y su novio, Chris.
-Hola chicos, yo soy Dulce bueno.. Sugar, encantada. –Dijo muy educada y con una linda sonrisa.
-Hola, encantado/a –Dijeron ambos a la vez.
Cuando Sugar iba a salir ya de la habitación yo la volví a llamar.
-Ey Sugs, por qué no te quedas un rato aquí con nosotros?? Deja tranquilos a los tortolitos, no quiero que te juntes mucho a mi madre y te parezcas a ella.. –Dije en tono de broma.
-Está bien, no quiero molestar..
-Oh no molestas Sugar, siéntate por aquí.. –Dijo Maite amablemente.
Nos quedamos hablando todos tranquilamente. Rato después nos avisaron de que la cena estaba lista y bajamos a comer.
En la cena estuvimos hablando entre todos animadamente, a veces Maite y yo intercambiábamos miradas impresionadas al ver a mi madre comportarse de una manera extrañamente amable.. hacía años que no veía a Blanca así..
Cuando la cena terminó Claudia se despidió y cada uno se retiró a su habitación a descansar.
Sugar y yo íbamos de camino a mi habitación y no parábamos de hablar y de reír. Cuando llegamos a mi habitación cerré la puerta y las dos nos tiramos a la gigantesca cama.. nos quedamos así por un momento y luego me levanté a buscar mi pijama, ella hizo lo mismo y se dirigió al baño para cambiarse. Yo me quité la ropa rápidamente y me puse el pijama, me quedé viendo una foto de Anahi que estaba encima de la cómoda.. la cogí y suspiré profundamente.. cuando la volví a dejar en su sitio me di cuenta de que Sugar me estaba mirando.. yo me eché en la cama y ella me siguió..
-La hecho tantísimo de menos Sugs.. ella es.. todo.. de pensar que ella ya no.. –Se me hizo un nudo en la garganta y me impedía hablar.. las lágrimas empezaban a caer por mis mejillas.. Sugar se acercó a mi y me abrazó.
-Shh.. ya Dul.. no te preocupes.. ya veras que Anahi saldrá de esta.. solo tienes que tener fe.. ahora acuéstate y duerme un poco.. mañana estarás más tranquila..
Yo le hice caso y me recosté sobre la cama, apoyé la cabeza en la almohada mientras Sugar se quedó sentada acariciándome el pelo.. minutos después me quedé completamente dormida..

Capítulo 36
Pasaron dos meses. El verano acababa, todos volveríamos a la universidad.. si, sorprendentemente yo iba a la universidad.. y Anahi.. Anahi no había despertado del coma.
Cuando la inflamación de su cerebro bajó, todos esperamos ansiosos de que en algún momento Any despertara.. pero nunca lo hizo.. la familia Portillo pensó en desconectarla y yo no pude más de dolor.. les supliqué que no lo hicieran, que esperaran más tiempo.. al ver mi dolor por su hija decidieron esperar..
En estos meses yo me refugié en mis canciones, en mis poemas y en Sugar.. ella era mi mayor apoyo. Desde que nos conocimos me brindó su apoyo incondicional, y yo al sentirme tan bien junto a ella, no dudé en cogerlo.
Me sumergí en mi propio mundo.. todo el día escribiendo versos.. todos dedicados a ella.. a mi musa, mi vida, mi mundo.. Anahi.
Yo estaba sentada en el jardín, bajo uno de los árboles que había por allí, alejada de todo y de todos. Ahí escribía en mi cuaderno..
Qué puedo hacer yo? Cómo hago yo?
Para explicarte, para explicarte,
Que me destroza que en parte me parte la idea,
La idea de que te vayas.. de que de mí debas marcharte..

Sentí que alguien me tapaba del sol, que me daba de lleno.. ignoré a esta persona por un rato para ver si se iba, pero como no lo hacía con un suspiró levanté la mirada irritada por la interrupción, mi mente se bloqueaba si alguien estaba a mi lado..
Me encontré con Sugar cruzada de brazos y golpeando el suelo con un pie mirándome seriamente, sonreí al verla así y dejé mi cuaderno y mi bolígrafo a un lado..
-Qué ocurre Dulce Sweet?? –Dije alzando una ceja y sonriendo al ver que ella seguía seria.
-Dulce ya es hora de que salgas de esta casa. Necesitas salir a una fiesta, entretenerte, volver a salir con tus amigos.. no sé.. despega la nariz de tus cuadernos.. vuelve al mundo real!! Ya no siquiera vas a visitar a A..
-No digas su nombre Sugar.. me hace daño..
-Está bien, pero tienes que vivir Dul.. no puedes estar así toda la vida! –Dijo sentándose a mi lado.
-Habló la reina de la fiesta.. –Dije irónicamente. -Ya lo sé Sugar, me lo repites todos los días, no hace falta que lo vuelvas a decir.. –Dije empezando a molestarme.
-Lo sabes pero no lo pones en práctica.. vamos Dul.. salgamos esta noche.. vayamos a ese tal Gray..
-No puedo.. la última vez que fui allí fue con.. Anahi.. no quiero recordar esa noche.. nuestro último beso.. –Dije cerrando los ojos, recordando ese momento antes de que entrara Poncho y nos descubriera..
-Bueno, pues vayamos a otro, he oído que han abierto uno muy bueno en..
El sonido de mi móvil interrumpió el sermón de Sugar, cosa que agradecí. Miré el número y me sorprendí al ver que era Diego, contesté rápidamente.
-Diga??
-Dulce!! Tienes que venir urgente al hospital, ella.. –De repente se cortó la comunicación.
Yo me asusté terriblemente, Diego sonaba como.. asustado? No me dio tiempo a identificar el tono de su voz, pero rápidamente me levanté del suelo y fui corriendo hacia el interior de la casa.
Sugar que también se había asustado de mi reacción me siguió corriendo, preguntándome una y otra vez qué me pasaba.
Cuando llegamos a mi habitación mi ropa voló por los aires siendo reemplazada por otra. Sugar cogió la ropa del suelo y la puso sobre la cama, mirándome ir y venir por la habitación.
-Dulce me vas a decir de una vez qué demonios te pasa??-Dijo cogiendome por los brazos para que me estuviera quieta.
-Anahi.. algo ha pasado con Anahi.. –Dije nerviosamente.
-Qué ha pasado con ella?? Dulce por favor cálmate y habla claro!!
Ella también se había puesto nerviosa, le había hablado tanto de Anahi que ya hasta le tenía cariño, incluso fue más de una vez a visitarla al hospital. Respiré profundo y empecé a hablar.
-El que me ha llamado ha sido Diego, me ha dicho que tenía que ir con urgencia al hospital, que algo le había pasado a Anahi, pero cuando me iba a decir el qué, se cortó el maldito teléfono.. necesito ir inmediatamente. –Dije volviendo a ponerme nerviosa y cogiendo las llaves de mi coche.
-Está bien, pero.. puedo ir contigo??
-Está bien, vamos..
Un segundo después de decir esto ya estaba saliendo de la habitación.. salimos de la casa prácticamente corriendo y nos montamos en el coche. Casi no le dio tiempo a Sugar de cerrar la puerta cuando yo ya había pisado el acelerador a fondo.
El camino hasta el hospital, que normalmente se tardaba 10 minutos en llegar, duró 3 escasos minutos, que para mi se hicieron eternos..
Cuando llegamos, aparqué el coche de cualquier manera y salí disparada hacia el interior del hospital, subí por las escaleras hasta la planta 4, desesperada por que no venía el ascensor. Corriendo mi dirigí a la habitación y me encontré la puerta abierta, me paré un momento.. Un minuto después llegó Sugar completamente asfixiada por la carrera.. levantó el dedo y cuando iba a decir algo yo ingresé a la habitación..
Primero me encontré con los padres de Anahi, más a un lado a Diego y Christian se encontraba de espaldas a mi y tapando a Anahi.. cuando éste se dio la vuelta al escucharme pude verla.. mi corazón se paralizó y volvió a latir con mucha más fuerza al ver sus bellos ojos de cielo bien abiertos y su cara sonriente..
Dos lágrimas se derramaron por mis mejillas.
-Anahi..

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Miedo a amar

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 5:11 am

Capítulo 37
No podía creerlo, Anahi, mi Anahi estaba despierta, mirándome con su hermosa sonrisa, vi que también derramó una lágrima. Poco a poco me fui acercando a la cama, miré alrededor y me encontré con las caras felices y llenas de emoción al ver a su hija pequeña recuperada.
Christian me dejó espacio y yo me coloqué al lado del cabecero de la camilla. Anahi y yo nos quedamos mirándonos a los ojos por un segundo, después ella abrió sus brazos y me eché a ellos con cuidado de no lastimarla. Ella me abrazaba fuerte, no dejaba que me apartara ni un centímetro, aunque yo no tenía intención de hacerlo..
-Te amo tanto.. –Le dije en un silencioso susurro, para que los presentes no lo escucharan.
Ella intentó responderme, pero solo le salieron sonidos incoherentes. Ella se tensó y dejó de abrazarme. Yo al notar su reacción me aparté rápidamente. Todos podíamos ver el nerviosismo en sus ojos, intentando hablar sin conseguirlo. Su madre se acercó a ella y comenzó a examinarla mientras que Christian salió rápidamente de la habitación en busca del doctor.
Un minuto después el doctor la examinó, trató de que se calmará y le dijo que volviera a intentar hablar con calma.
-Q-que me pasa?? –Dijo titubeando.
-Es una de las secuelas que ha dejado el accidente señorita Portillo, de eso quería hablar con ustedes. Si se podrían quedar solo los familiares..? –Dijo mirándonos a Sugar y a mi.
-Claro.. –Dije en voz baja. Ambas empezamos a salir de la habitación.
-No doctor, quiero que Dulce se quede. –Dijo Anahi con la voz un poco débil.
Yo me quedé mirando a sus padres, buscando la autorización. Franco me sonrió y asintió con la cabeza. Yo miré a Sugar.
-Te espero fuera.. –Dijo con una sonrisa que me tranquilizó.
Cuando esta salió, el doctor empezó a hablar.
-Bueno, debido a la falta de oxígeno que sufrió el cerebro hace unos meses, puede haber consecuencias como esta, a veces te costará hablar, tu cerebro no será capaz de mandar la orden de hablar, pero no será así siempre, es esporádico. También podrá fallar la vista, en algún momento perderás la visión, pero relajándote volverás a ver, por eso tendrás que ir a terapia, para aprender a relajarte cuando pasen estas cosas y puedas volver a la normalidad. Otro tema por el que tendrás que ir a rehabilitación son tus piernas, tus huesos se han vuelto a unir y están fuertes, pero tus músculos se han debilitado. No has caminado en dos meses, y la rotura de los huesos dificulta las cosas, así que prácticamente tendrás que volver a aprender a caminar. De momento tendrás que estar en silla de ruedas. Tienen alguna pregunta?
-Si doctor, los problemas con mi voz y mis ojos.. serán para siempre?? –Dijo Anahi con tristeza.
-No podemos saberlo aún, seguirás un tratamiento y te haremos pruebas periódicas para ver si la parte que está dañada en tu cerebro puede recuperarse. Puede que sea temporal o irreversible, solo el tiempo lo dirá. Algo más?
-Si doctor, en cuanto tiempo podrá mi hija volver a caminar?
-Pues eso depende de ella, del esfuerzo que le ponga y lo rápido que puedan sanar sus músculos, con cada persona es diferente, pero eso sí, es un proceso muy lento, así que tengan paciencia, no es bueno forzar mucho. Alguna pregunta más?
-Cuando podrá salir del hospital? –Dijo Diego preocupado por su hermanita.
-Pues si todo va bien, en un par de días podrás volver a casa.
-Muchas Gracias por todo doctor. –Dijo Franco dándole la mano.
-No se preocupe, es mi trabajo. Espero que todo siga muy bien señores Portillo. Hasta luego.
El doctor salió y entró Sugar.
-Hola Anahi, un placer conocerte ya por fin. –Dijo Sugar con una sonrisa.
-Hola.. quien eres?? Que yo sepa no te conozco..
-Es.. Sugar, mi hermanastra, es una larga historia.. luego te contaré.
-Oh, está bien.. encantada... Sugar. –Dijo mirándola de forma extraña.
Todos hicimos como los que no nos dimos cuenta de ello. Todos nos quedamos hablando allí por varias horas, hasta que la familia Portillo decidió que era hora de irse.
-Yo me quedaré contigo hoy cariño.. –Dijo su padre.
-Oh no papá, no tienes por qué. Vete a casa y descansa.. estaré más tranquila..
-Estás segura Any?? Por mi no hay problema.. no me importa quedarme.
-Segura papá.. vete con mamá y mis hermanos.
-Ok hija, como tu me digas..
Todos empezaron a despedirse de Anahi, de Sugar y de mi, cuando se fueron nos quedamos las tres allí y por un momento la habitación quedó en silencio.
Anahi y yo nos mirábamos a los ojos, todavía sin poder creer que había despertado.
-Dul.. es muy tarde.. no es hora de irnos?? –Dijo Sugar un poco apenada por interrumpir nuestro intercambio de miradas.
-Vete tu Sugar, yo me quedaré aquí con Anahi. –Dije sin dejar de mirarla.
Ella no dijo nada, solo sonrió.
-Está bien, llámame por si necesitas algo.. Adiós Anahi, un placer, y me alegro de que estés bien.
-Gracias Sugar.
Sin más esta se fue de la habitación, dejándonos a Anahi y a mi a solas..

Capítulo 38
Las dos nos observamos detenidamente la una a la otra. Mis ojos vagaban por su cara, primero su pelo, después su frente, sus ojos, su pequeña nariz, su carita que estaba un poco pálida, sus labios.. esos labios llenos que me enloquecían.. poco a poco me fui acercando a ellos. Nuestras caras se encontraban a centímetros, respirábamos el aire de la otra.. lentamente ella levantó sus manos y me acarició el pelo, después me cogió suavemente por la cabeza y me atrajo a ella, para fundirnos en un beso deseado por tantos meses.. yo la besaba con cuidado, despacio.. era un beso casi superficial, por miedo a lastimarla, hasta que sentí su lengua acariciando mis labios, entonces sin poder contenerme ni un segundo más abrí la boca profundizando el beso.. nuestras lenguas calientes se entrelazaban, jugaban buscando una mayor satisfacción.
Cuando nos faltó el aire para respirar, nos separamos. Juntamos nuestras frentes y así nos miramos a los ojos, ambas sonreímos.
Le di un pequeño beso en su frente lisa e hice que se recostara en la cama, yo me senté en el sillón y le agarré una mano.
-Any.. no sabes cuanto te echaba de menos mi vida.. vivía con un miedo continuo, pensando que ya no volverías a despertar.. –Dije susurrando y con lágrimas en los ojos.
-Y-y-y-yo.. y-y-ya.. –No podía hablar y se estaba poniendo nerviosa, cerró los ojos y respiró profundamente, una lágrima rodó por sus mejillas y yo la sequé suavemente, me dolía verla así.. cuando se tranquilizó volvió a intentarlo.
-Y-yo y-ya estoy aq-quí D-Dul.. y-ya n-no tienes q-que preoc-cuparte.. m-me v-v-v-voy a p-poner m-m-mejor.. t-te lllo pr-romet-to.. –Por un lado de su boca salía saliva, que por el esfuerzo no podía contener.
Yo cogí mi bolso y de allí saqué un pañuelo, le sequé la saliva mientras le hablaba.
-Shh.. no digas nada más mi amor.. necesitas descansar, ya verás que mañana te encuentras mucho mejor..
Ella me miraba con tristeza y un poco avergonzada de que yo le limpiara, yo vi esto y ella agachó la mirada.
-Ey, que te pasa bebe?? –Dije tomándola del mentón y haciendo que me mirara.
-M-me da v-verg-guenza d-de que m-me t-t-tengas hast-ta que limp-p-p... limp-piar..
-Mi amor.. mírame.. no tienes que tener ninguna vergüenza niña linda..
-P-Pero..
-No Anahi, escúchame, yo te amo ok?? Siempre lo he hecho, desde que éramos niñas, cada día que pasaba me enamoraba más de ti, y tu nunca te diste cuenta.. –Al decir esto ella me miró con un poco de tristeza.-Pero eso ya no importa mi bebe linda.. ahora soy feliz, porque has despertado, porque te vas a poner bien y porque me quieres.. o no??
-Te amo Dulce.. –Esto lo dijo con total claridad. Ambas nos sonreímos y yo la besé.
-Te amo muchísimo Anahi.. más de lo que piensas.. y siempre va a ser así.. más allá de la muerte.. –Ahora fue ella quien me besó. Segundos después nos separamos y ella se acostó en la camilla pero sin soltar mi mano.
-N-no quiero dorm-mir Dul.. llevo mucho t-tiempo haciéndolo.. p-prefiero quedarme hablando cont-tigo..
-Pero lo tienes que hacer mi amor.. tienes que descansar.. mañana hablaremos todo lo que tu quieras, no me pienso separar de ti ni un segundo..
Ella sonrió y cerró los ojos, estando así dijo:
-Dul.. podrías c-cantarme una canción p-para dormir?? Me encant-taba cuand-do lo hacías cuando éramos pequeñas..
-Claro que si mi amor..
Cuando el mar
Se comió al sol
Tus mejillas conservaron su calor
En la arena
Tú y yo
Y oleadas de caricias de los dos
Cuando en esa playa me enseñaste a amar
Una marejada nos llevo a un lugar
Donde me quiero quedar
Amor de sal
Toda historia tiene su final
Que hoy se clava en mi nostalgia una vez más
En mi cara vuelven a rodar
Lagrimas saladas solo al recordar
Que es en esa playa donde quiero estar
Y sobre tu espalda un mapa dibujar
Para volverte a encontrar
Amor de sal
Donde la arena nos envolvió
Aun respira allí mi amor
Al final de la canción ella ya se había quedado profundamente dormida. Miré mi mano y sonreí al ver que ella aún la sostenía, me levanté del sillón lentamente para no despertarla y le di un beso en la frente, me volví a sentar en el sillón y me quedé observándola por largo rato, hasta que sin darme cuenta yo también me quedé dormida.

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Miedo a amar

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 5:11 am

Capítulo 39
Estaba acostada sobre la hierba, solo había campos a mi alrededor, un cielo completamente azul con algunas manchas blancas llenaba toda mi vista. Cerré los ojos y respiré profundamente el aire fresco, libre de todos los gases y humos que envuelven la ciudad. De repente sentí que montones de plumas caían sobre mi, acariciándome la cara..
Después de esto la hierba se convirtió en roca, y empezó a dolerme mucho la espalda.
Estaba sentada en el sillón, con el cuerpo recostado sobre la camilla, por lo tanto me dolía la espalda a horrores.. pero seguía sintiendo las plumas en mi cara. Abrí los ojos y sonreí al ver a Anahi acariciándome la cara suavemente. Hice ademán de levantarme, pero mi espalda se había quedado pillada de dormir de tan mala postura..
-Auchh!! –Dije llevándome las manos a la espalda..
-Amor! Estás bien?? –Dijo Anahi preocupada y llevando sus manos también a mi espalda para darme un pequeño masaje..
-Au au.. ahh así bebe.. sigue dando así.. –Dije volviendo a recostarme en la camilla con una sonrisa.
-Oye! No te aproveches que soy yo la que está enferma!! Jaja –Dijo dándome un leve golpecito en la cabeza, aún así siguió dándome masaje.. –Te sientes mejor Dul?? Quieres que llame a la enfermera?? –Dijo cogiendo el mandito que había para llamar a las enfermeras.
-No mi amor!! No seas loquita.. jaja ya estoy bien hermosa..
-Bueno.. me das un besito?? –Dijo con una cara de niña buena que no pude resistir..
-Uno nada más?? –Dije acercándome a ella para besarla..
Al principio fue un beso calmado, sin prisas. Quería disfrutar cada segundo de ese beso.. cuando iba a profundizar, alguien interrumpió llamando a la puerta..
-Buenos días señorita Portillo, aquí le traigo su desayuno.
-Wow, mi primer desayuno en 2 meses.. qué hambre!! Jaja.. Gracias enfermera.
La enfermera se retiró sin más. Yo ayudé a Anahi a poner la mesa plegable de los hospitales y le abrí la bandeja. Ella empezó a comer rápidamente, la verdad es que se la veía hambrienta..
-Come de aquí mi amor, no has comido nada..
-No bebe, no te preocupes.. come tranquila, yo comeré algo después.. no tengo mucha hambre.. –Bueno, una mentirita blanca no hace daño a nadie..
Poco rato después llegaron los padres de Anahi, que se alegraron muchísimo de ver a su hija tan bien.
-Bueno, ya que están ustedes aquí voy a ir a la cafetería a comer algo.. vuelvo en un rato.
-Dul.. por qué no te vas a casa un rato?? Debes de estar cansada por haber pasado aquí la noche.. –Dijo Marichelo con tono maternal.
Anahi que estaba detrás de ella me miraba con carita triste, pidiéndome con sus ojitos hermosos que no me fuera a casa.. Franco tampoco la veía porque también me miraba a mi. yo medio sonreí y le contesté.
-No Marichelo, no te preocupes.. estoy muy bien y nada cansada.. solo voy a comer algo.. no me quiero separar de Any, tengo muchas cosas que contarle..
-Está bien, como quieras Dulce.. hasta luego.
-Bye Dul. –Dijo Franco sonriendo.
-Adios.. ahora vuelvo.
Eché una última mirada a la niña de mi vida, que me miraba feliz, y salí de la habitación.
De camino al ascensor saqué el móvil y marqué un número..
-Maite.. ha despertado.. –Dije feliz en un suspiro.. me había quitado un gran peso de encima al saber que iba a estar bien..
-Si ya me enteré!! No sabes lo feliz que estoy Dul.. y Chris también está muy contento.. se le saltaron las lagrimas y todo cuando se enteró, bueno en realidad todos lloramos de alegría..
-En estos casos es cuando empiezo a pensar que Dios de verdad existe.. vendréis a verla??
-Claro! Iremos esta tarde.. no queremos atosigarla tan pronto..
-Bueno, te dejo que estoy en la cafetería, voy a comer algo.. luego nos vemos May..
-Ok Dul.. cuídate mucho ok?? Te quiero.
-Bye hermanita! Yo tambien te quiero.
Ambas colgamos y me dirigí a la barra para pedir el menú del día.
Cuando estaba esperando a que me entregaran la comida alguien me tapó los ojos y pegó su cuerpo completamente al mio de una forma muy sensual. Supe que era una mujer porque sus senos chocaban en mi espalda.. me tapó los ojos con una mano y con otra me agarró de la cintura metiendo la mano por debajo de la camiseta. Sentí su mano fría y suave por mi piel caliente y me estremecí.. ese contacto me estaba gustando bastante.. esa persona se acercó a mi cuello y me dio un leve beso húmedo ahí. Yo suspiré y me incliné para atrás para pegarme más a ella..
Supe al instante quien era.. solo una persona me hacia eso..

Capítulo 40
-Wow, estamos mejorando eh.. –Dijo soltándome y recostándose en la barra a un lado de donde yo me encontraba.
-Si, cada día mejor.. –Dije con una sonrisa cómplice. –Hola Sugs.
-Hola Dul..
-Qué haces por aquí tan temprano??
-Pues, tu sabes que me despierto temprano, y en la casa no había nada que hacer y estaba aburrida, así que he venido a ver a Anahi, y a hablar contigo por supuesto.. cómo estás?? Como has pasado la noche Dul?
-Bueno.. todo lo bien que se puede dormir en el sillón de un hospital.. tengo la espalda hecha polvo.. pero ha sido el mejor amanecer en mucho tiempo.. porque he amanecido con ella.. no sabes lo feliz que me he sentido al abrir los ojos y encontrarme con los suyos..
-Me alegro muchísimo Dul.. en serio.. yo se cuanto has sufrido estos meses sin ella.. me alegro de que todo vaya a ir mejor a partir de ahora..
-Si.. eso espero..
Llegó el camarero con mi pedido, Sugar le pidió un café para ella y cuando lo tuvo nos fuimos a sentarnos a una mesa y allí seguimos hablando.. rato después, cuando terminamos, nos dirigimos a la habitación.
Al entrar ambas nos sorprendimos al encontrarnos con unos padres muy preocupados al ver a su hija llorando desconsoladamente. Ellos intentaban tranquilizarla sin éxito, las lágrimas no dejaban de correr por sus mejillas, su cara estaba roja y no dejaba de moverse. Estaba histérica.
Yo rápidamente me acerqué a su cama, muy asustada al encontrármela en esta situación.
-Any.. Anahi qué te pasa?? Por qué estás asi?? –Dije cogiéndola por los brazos para que se estuviera quieta.
-Ddddd-dd—ddd... –Decía moviendo la cabeza para todos lados.. pero no me miraba, otra vez no podía hablar.. pero esta vez era peor..
-Shh.. tranquilízate Anahi.. por favor.. –Al ver que no lo hacía me dirigí a sus padres.. que se hallaban al pie de la cama, mirando con dolor a su hija, incapaces de hacer nada por ella..
–Qué le pasa?? –Dije todavía situada junto a ella y agarrando sus brazos para que no se hiciera daño..
-Ella.. ella ha dejado de ver.. se ha empezado a poner muy nerviosa.. se ha intentado tranquilizar, pero también le ha fallado la voz.. mírala, está histérica.. no sabemos qué hacer... –Dijo Franco con la voz entrecortada y abrazando a su mujer, que también lloraba.
-Señores Portillo, por qué mejor no salimos?? Ustedes están muy nerviosos y eso le hace mal a su hija, dejen que Dulce intente tranquilizarla..
-Es-está bien.. vamos.. –Dijo Marichelo echando una última mirada a su hija para después salir de la habitación, Franco la siguió y Sugar fue la última en salir, cerrando la puerta y dejándonos a Anahi y a mi a solas..
-Anahi.. escúchame, tranquilízate, vas a salir de esto.. pero necesitas tranquilizarte..
- Ddddd-dd—ddd... –Dijo dirigiendo la cabeza hacia donde provenía mi voz.
-Aquí estoy Any.. junto a ti.. –Le cogí una mano y la puse en mi cara, al mismo tiempo de que yo con la mía acariciaba la suya. –Estoy aquí.. –Volví a repetir en un susurro.
Me acerqué más a ella y nuestros labios se juntaron en un intento por tranquilizarla.. ella urgió el beso y metió su lengua en mi boca.. me besaba con fuerza, estaba histérica y era una forma de descargarse.. a veces me hacía daño, pero la dejé hacer lo que quisiera, lo que sea por tal de que se tranquilizara.. minutos después nos separamos, ella ya no estaba tan nerviosa y no lloraba tanto, aunque todavía quedaban restos de lágrimas en sus ojos.
-Estás mejor??
-Ddd-d-Dul.. nnn-no puedo v-ver.. –Dijo mientras otra lágrima caía por su mejilla y su respiración se volvía a acelerar a causa del sofoco.
-No te preocupes mi amor.. solo tienes que tranquilizarte, tu vista volverá, ya escuchaste lo que te dijo el doctor.. ahora respira hondo, intenta tranquilizarte..
-Ok..
Cerró los ojos y empezó a respirar profundamente. Cuando su respiración volvió a ser normal abrió los ojos..
-Veo borroso Dul.. –Dijo preocupada.
-No te preocupes Any.. eso será que ya estás recuperando la vista..
-Puede ser.. –Dijo en un suspiro.. –Lo he pasado muy mal bebe.. estaba desesperada.. y más porque tú no estabas aquí..
-Perdóname mi vida.. jamás te volveré a dejar sola.. siempre voy a estar contigo mi amor..
-Me lo prometes?? –Dijo mirándome de reojo y haciendo un pequeño puchero..
-Claro que si mi amor.. te lo prometo.. –Dije con una sonrisa al ver su hermosa cara con esa mueca. –Te amo..
-Te amo Dul..
Nos dimos un beso, esta vez suave, sin prisas.. cuando lo íbamos a profundizar nos interrumpieron, alguien estaba llamando a la puerta. Nosotras nos separamos rápidamente y un segundo después Franco y Marichelo volvieron a entrar en la habitación, seguidos de Sugar.
-Como estás cariño?? –Dijo su madre acercándose a ella y dándole un beso en la frente.
-Mejor.. gracias mamá..
-Nos has dado un susto muy grande cielo.. –Dijo su padre también acercándose por el otro lado de la cama, donde estaba yo, para darle un beso. Yo me aparté de allí para que estuviera él, y me situé al lado de Sugar, al fondo de la habitación mirando el cuadro familiar.

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Miedo a amar

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 5:11 am

Capítulo 41
Por fin conseguí relajarme completamente con una buena ducha. Sugar me había convencido para que volviera a casa a descansar un poco, al principio me negué, no quería dejar a Anahi sola, pero ella me convenció para que volviera a casa y me relajara un rato. Me aseguré de que Anahi estaba bien y le hice caso.
Cerré los chorros de agua caliente y salí de la ducha. Me paré frente al espejo y me quedé mirándome en él por un momento. La verdad es que tenía muy buen cuerpo. Observé mis senos, no muy grandes, pero tampoco pequeños. Se me vino a la mente la imagen de Anahi. Recordé las veces que habíamos hecho el amor, cuántas veces se había apoderado de ellos. Suspiré, cuantas cosas nos quedaban por hacer y probar.. imágenes de nosotras dos amándonos me inundaron la mente, de repente empecé a sentir calor en mi interior, mucho calor.. intenté apartar esas imágenes de mi cabeza, no era momento de pensar en esas cosas.. pero el calor seguía ahí junto a aquellas imágenes, lo que me llevó a desesperarme un poco.. cogí una toalla y me envolví en ella, así salí a la habitación.
Me dirigí a mi armario para buscar la ropa interior y la ropa que me pondría para volver al hospital.
Una vez encontrada la dejé sobre la cama y me dispuse a quitarme la toalla, cuando alguien abrió la puerta de mi habitación de golpe y yo me volvía a tapar con la toalla rápidamente.
-Oh, lo siento Dul.. debería haber llamado.. –Dijo Sugar apenada y volviendo a irse cerrando la puerta.
-No te preocupes Sugs, ven y cierra la puerta.
Ella me miró un poco dudosa, pero cerró la puerta y fue a sentarse en mi cama.
-Qué querías?? –Dije mientras me desprendía de la toalla y me quedaba totalmente desnuda ante ella.
Yo esperaba a que me respondiera, cuando terminé de ponerme el tanga y el brassier ella todavía no había respondido.
Me giré para mirarla y la sorprendí mirándome de arriba abajo.
-Ey Sugar!! Qué te pasa loca?? Te comió la lengua el gato?? –Dije riéndome.
Ella abrió la boca para hablar, pero continuó sin decir nada. Sus ojos habían cambiado de color, y brillaban de una forma extraña.
Yo sonreí, ella me había dicho que le gustaban los hombres nada más, pero yo siempre le hice broma de que algún día caería con una mujer.. mi cuerpo aún seguía caliente desde antes, su mirada sobre mi cuerpo solo me encendió aún más.. no se porqué me nació la idea de provocarla.. me acerqué a ella lentamente, apoyé mis brazos en sus piernas, poniéndole los senos casi en la cara y susurré despacio..
-Qué pasa Sugs?? Te gusto?? –Dije en tono de broma, pero sensual.
-C-claro que no Dul.. qué dices?? Yo solo venía a avisarte de que Maite y Chris se van a ver a Anahi.. por si te querías ir con ellos. –Dijo tensándose y separándose un poco de mi.
En cuanto escuché el nombre de Anahi volví a mi misma. Me separé de Sugar completamente y me alejé de ella. Cogí la ropa y me la puse rápidamente.
-Gracias por avisarme Sugar.
-No hay problema.. –Dijo mientras se retiraba de la habitación.
-Oye Sugs, sabes que estaba bromeando verdad??
-Claro Dul, no soy tan inocente como crees.. –Dijo volviendo a sonreír como antes. Yo me relajé. Ella volvió a sentarse en la cama y yo sonreí.
Me di la vuelta para mirarme al espejo y empezar a maquillarme. Seguimos hablando como si no hubiera pasado absolutamente nada.
10 minutos después ambas bajamos al salón, donde estaban Maite y Chris muy acurrucaditos en el sofá.
-Ey ey chicos, más respeto que hay niños pequeños delante.. –Dije mirando a Sugar riéndome.
-Ja-ja muy graciosa.. –Dijo ella irónicamente.
Ellos rieron y se levantaron del sofá.
-Ya nos vamos?? –Dijo Chris poniéndose bien la ropa.. “Qué habrán estado haciendo estos dos??” Me pregunté a mi misma alzando una ceja y mirándolos a ambos..
-Si, ya nos vamos. –Dije con la misma cara.
-Qué te pasa Dul?? –Dijo Maite riéndose un poco. –Sugar Vienes con nosotros??
-Ehh no.. creo que mejor me quedaré aquí..
-Por qué Sugs?? –Dije mirándola raro.. nunca se había negado a ir al hospital.
-Creo que no le caigo bien a Anahi Dul.. siempre me mira seria y no sé..
-No digas tonterías Sugar, si Any no te conoce.. ella no es así con la gente, créeme.
-Está bien.. vamos. –Dijo algo dudosa.
-Listo, vamonos ya. –Dijo Maite impaciente.
Todos salimos hacia el aparcamiento, Maite y Chris se montaron en el coche de este, y Sugar y yo nos montamos en el mío.
En el camino hubo un silencio un tanto incómodo al recordar lo ocurrido hace rato.. para remediarlo hice un pequeño comentario y empezamos a charlar normalmente.
Cuando llegamos a la habitación nos encontramos allí a Christian, Chloe, Diego y Claudia. Yo iba con la intención de darle un gran beso en sus hermosos labios, pero al verlos allí, solo pude conformarme con un pequeño beso en la mejilla. Anahi me miró a los ojos diciéndome que ella también necesitaba que la besara. Nos comprendíamos perfectamente con tan solo una mirada.
Vi que Anahi se quedó mirando a algo o a alguien, así que me di la vuelta para ver lo que era y me di cuenta de que era a Sugar. Ella se acercó y le dio un beso de cortesía.
-Me alegro de que estés mejor Anahi. –Dijo Sugar con una sonrisa.
-Gracias, es bueno que podamos hablar bien, siempre que has estado presente me ha pasado algo.. –Dijo Anahi sonriendo e intentando ser amable, pero yo sabía que algo no estaba bien con ella, o con ellas, aunque nadie lo notó, salvo yo.
Media hora después nuestros amigos se despidieron, dejándonos a Anahi y a mi solas. Sus hermanos me miraron raro, extrañados de que yo no me fuera, pero no les hicimos caso.
En cuanto cerraron la puerta me incliné sobre ella y le di ese beso que tanto estaba deseando, ella al instante me correspondió y lo profundizó. Nuestras lenguas se unían en una sola, bailando al mismo ritmo.. una danza ardiente que me llenaba de calor de pies a cabeza.. sentí mi intimidad humedecerse, mis piernas temblaban, perdí la cordura con ese beso.. tuve que separarme de ella para no sufrir las consecuencias de ponerme caliente no poder remediarlo después..
-Mmm qué te pasa Dul?? –Dijo en un susurro cogiendome de nuevo del cuello para que volviera a besarla.
-Any.. amor espera.. –Dije mientras mi respiración se aceleraba poco a poco..
-Qué pasa bebe?? Estás bien??
-Si.. estoy bien amor.. es solo que..
-Que mi vida?? Que tienes??
-Nada mi amor.. no es nada.
-Si que es algo Dul.. dime que es por favor.
-Es que.. me excitas Any.. –Dije en un susurro y ruborizándome.
Ella abrió la boca de asombro, luego sonrió ampliamente y se acercó a mi para besarme de nuevo.. esta vez provocándome a propósito, y yo no se lo impedí, necesitaba de ella, de sus besos..
-Y eso que tiene de malo mi amor?? –Dijo besándome lentamente el cuello.
-Que.. que no se puede hacer nada bebe.. me vas a dejar con las ganas.. –Dije suspirando.
-Mmm.. y quien dice que no se puede hacer nada eh?? –Dijo mientras pasaba su lengua por mi cuello, al mismo tiempo que metía su mano dentro de mi pantalón.
Sentí su mano fría tocando mi intimidad, pegué un pequeño salto al contacto del frío con el calor, pero me gustó.. solté un pequeño gemido mientras me mordía el labio inferior. Ella me acariciaba con dos dedos, me penetró un poco para humedecérselos, y luego buscó mi clítoris con ellos. Una vez encontró el botón del placer lo masajeó por un rato, cambiando de ritmo y buscando distintos sitios donde me diera más placer..
Yo estaba llegando a la cima, mis piernas temblaban, en cualquier momento fallarían, ya que yo estaba de pie, apoyada sobre mis manos en la cama e inclinada sobre ella para que Anahi pudiera besarme. Mis caderas cobraron vida propia, se movían junto a la mano de Any.
Los dedos de Anahi encontraron el lugar justo donde me daba muchísimo placer, mis caderas empezaron a moverse rápidamente descontroladas.
-Ahí bebe.. Ahh.. no pares.. Ahí, ahí..
Anahi empezó a mover su mano mucho más rápido, mi vagina se contrajo y sentí un gran calor en mi interior, el clímax se apoderó de mi y finalmente mis piernas fallaron, caí de bruces en el sillón, con los ojos cerrados, respirando profundamente e intentándome recuperar del orgasmo.
Una vez me hube recuperado un poco abrí los ojos y vi a Anahi mirándome con una gran sonrisa. Yo sonreí un poco y me puse derecha.
-Eres una perversa.. lo sabías??
-Mmm no.. pero gracias a ti lo estoy descubriendo..
Me levanté del sillón y me incliné sobre ella. Le di un pequeño beso en los labios.
-Te amo muchísimo Any..
-Te amo Dul..

Admin
Admin

Mensajes : 3134
Fecha de inscripción : 26/01/2015

Ver perfil de usuario http://anahiydulcemarifans.foroac.org
Volver arriba Ir abajo

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Miedo a amar

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 5:11 am

Capítulo 42
Sentí que algo me tocaba la nariz, moví de golpe la cabeza para alejarlo, pero un segundo después volví a sentir lo mismo, esta vez mi movimiento de cabeza fue acompañado de mi mano, intentando alejar lo que fuera que me estuviera molestando, cosa inútil, porque volví a sentirlo por tercera vez. Moví mi cabeza abriendo los ojos por fin, y me encontré a los ojos azul cielo más hermosos que jamás había visto. Me miraban con una sonrisa y, como siempre, me derretí completamente al observarlos..
-Necesitas otro masaje Bella Durmiente?? –Dijo sonriendo por su travesura.
-Mmm.. si es como el de anoche claro que si.. –Dije con una sonrisa pícara e incorporándome para darle un suave beso en los labios.
-Eres una pervertida Dulce!!
-Tu si que eres una pervertida!! Yo no te pedí que hicieras eso.. –Dije haciéndome la orgullosa.
-Ah si?? Pues ya no lo volveré a hacer, ya que no lo quieres..
-Ey ey.. quien ha dicho que no lo quisiera??
-Nadie, pero ya no lo volveré a hacer –Dijo revirando los ojos y moviendo la cabeza para que yo no la viera sonreír, cosa que no sirvió porque la llegué a ver, yo también sonreí ya que ella no estaba mirando.
-Mmm.. ok.. como quieras.. –Dije con tono despreocupado.
-Como quieras?? –Dijo volviendo su cabeza hacia a mi rápidamente.
-Jajaja es broma tontita!! –Dije haciéndole cosquillas.
Estuvimos así durante un rato, haciéndonos cosquillas la una a la otra, riéndonos y olvidándonos de todos los problemas por unos minutos.. poco a poco la intensidad bajó. Las cosquillas se convirtieron en suaves caricias, ambos cuerpos se acercaron, nuestras bocas, casi juntas, buscaban el aliento de la otra, nuestros labios se separaron mientras se acercaban para fundirse en un cálido beso. Nuestras lenguas se fundieron en una, su saliva pasó a mi boca que se llenó de su esencia. Ambas estábamos entregadas en ese beso, pero rápidamente nos separamos al escuchar un ruido. Un segundo después nos encontramos a Christian entrando en la habitación.
Anahi se tapó la boca simulando toser para secársela, yo que estaba de espaldas a él, bajé la cabeza y me sequé la boca disimuladamente, cuando me giré vi que el nos observaba un poco serio, volteé a mirar a Anahi y vi que se estaba poniendo un poco nerviosa. Cuando abrió la boca para hablar entraron sus padres muy sonrientes junto a Diego.
-Hola cariño, cómo estás? –Dijo su madre acercándose a la cama para darle un beso a su hija.
-Bbbb.. aaa..
Anahi se había puesto nerviosa esto impedía que pudiera hablar. Sus padres se acercaron para intentar tranquilizarla, yo quería decirle algo, pero no me salían las palabras. Seguí observando a Christian, este no se inmutó por el estado de su hermana, me miraba a los ojos, como culpándome. De momento se fue de la habitación sin decir nada.
Diego se acercó a mi.
-Dul qué ha pasado?? –Dijo cogiéndome por los brazos suavemente.
No le hice caso, me solté y tranquilamente me acerqué a Anahi.
-Tranquilízate por favor.. todo va a estar bien.. –Dije mirándola a los ojos, con una tranquilidad que no se de donde me salió. Ella me miró a los ojos y respiró profundamente, minutos después volvió a intentar hablar.
-Y-ya est-toy bien..
-Estás segura cariño? –Dijo su padre aún preocupado.
-Si papá, no te preocupes..
Este se quedó mirándome extrañado y un poco serio, yo no comprendí por qué, pero lo dejé pasar..
Yo decidí irme a casa, su padre se quedaría con Anahi y su madre volvería al trabajo.
-No te importa que me vaya mi amor?? –Dije en un momento que nos dejaron a solas, ya que Franco había ido a acompañar a su esposa.
-No bebe, vete tranquila.. es mejor que te vayas, estás todo el día aquí conmigo, se van a pensar cosas..
-Se van a pensar cosas como qué Anahi?? Como que estamos juntas?? –Dije un poco molesta.
-Dul, entiende que mis padres no se pueden enterar, Christian casi nos pilla y mira como se puso, no me quiero ni imaginar como se pondrían mis padres.. no quiero Dul.. no..
-Algún día se tendrán que enterar no?? O no piensas estar el tiempo suficiente conmigo como para que se tengan que enterar??
-Claro que si Dulce!! Yo quiero estar contigo el resto de mi vida.. pero no quiero que mis padres se enteren por ahora.. entiéndeme Dul!! Les haría daño!!
-Daño?? Tu solo estás amando a una persona!! Como les podría hacer eso daño??
-Ya lo sé Dul pero..
-Ok basta, no digas nada más, díselo cuando tu quieras.. yo no me voy a meter.. –Dije cogiendo mi bolso y mi chaqueta para irme.
-Pero no te enfades Dul..
En ese momento entró Franco en la habitación. Yo me quedé mirándola por un momento.
-No te preocupes. Bye Any. Adios Mr. F.
-Adiós Dul. –Dijo él. Anahi no dijo nada, así que salí de la habitación.
20 minutos llegué a mi casa. Me fui directamente a mi habitación, no tenía ánimos de hablar con nadie. En el camino me encontré con Alex, el novio de mi madre, con Maite y con mi madre, todos me hablaron, pero los ignoré. Llegué a mi habitación y me tiré en la cama, necesitaba relajarme. Cerré los ojos y dejé que el tiempo parara.
Tiempo después escuché que mi puerta se abría y se cerraba sigilosamente, yo no dije nada, pues ya sabía quien había entrado en la habitación.
-Hola Sugs..
-Ey Dul.. creía que estabas dormida.. como te sientes?
-Cansada, y un poco triste, pero no importa..
-Lo de cansada lo entiendo, no tiene que ser muy cómodo dormir en el sillón de un hospital, pero triste por qué?? Anahi está bien??
-Si.. ella está bien.. es que.. discutí con ella antes de venir.. eso es todo..
-Ahh.. que mal.. y por qué discutieron?? –Dijo mientras se sentaba a mi lado y me daba un masaje en la espalda.
-Mmm que bueno.. pues, porque dijo que llevaba mucho tiempo en el hospital, y sus padres ya se iban a pensar algo.. no quiere decirles todavía lo nuestro, ni siquiera en un futuro próximo, y eso me duele.. siento que se avergüenza de mi o algo..
-Estoy segura de que no es por eso.. tu vales muchísimo Dul.. y ella lo sabe.. si estuvieras conmigo yo no sentiría vergüenza, al revés, estaría muy orgullosa de haberme ganado el amor de una persona como tu..
-Gracias Sugs.. tu si que sabes lo que valgo.. lástima que te gusten los hombres.. –Dije riéndome de broma.
-Tú eres una egocéntrica Dulce Saviñón!! –Dijo empezando a hacerme cosquillas.
Empecé a moverme mucho, me puse boca arriba mientras Sugar se había puesto encima mía. Yo también le hacía cosquillas y en un movimiento ella quedó debajo mía. Quedamos muy cerca la una de la otra.. yo seguía riéndome, sin darle importancia al hecho de que estábamos súper pegadas, aunque Sugar no sonreía, me miraba a los ojos con la respiración acelerada, yo al ver esto poco a poco dejé de sonreír mientras observaba como ella se acercaba cada vez más. Entonces nuestros labios se unieron en un beso que solo fue dado por una de las dos..

Capítulo 43
Sugar se apartó rápidamente al darse cuenta de lo que estaba haciendo.
-Dul perdóname, no me estaba dando cuenta de lo que estaba haciendo.. perdóname de verdad.. –Decía mientras se movía nerviosamente.
Yo seguía recostada en la cama, en la misma posición en la que me encontraba en el momento del beso, todavía sin reaccionar. No me esperaba que Sugar me besara, siempre habíamos tenido mucha confianza, hasta nos coqueteábamos de vez en cuando, pero siempre de broma, o eso pensaba yo.. me sentía tranquila porque ella me había dicho que le gustaban los hombres, y sólo los hombres.. lo que menos me esperaba es que ella me besara.. mientras pensaba esto seguía en la misma posición, me había quedado paralizada.. por la impresión y por darme cuenta de que ese beso no me había molestado en absoluto, es más, me había sentido a gusto.. giré mi cabeza y me encontré con la foto de Anahi, mirándome con su hermosa sonrisa.. me sentí la peor persona del mundo.. ella estaba en el hospital, no podía salir de allí, habíamos discutido y encima me beso con mi amiga.. Anahi no se merece esto.. sentí una gran presión en mi pecho, me empezó a faltar el aire, Sugar vio esto y se acercó a mi..
-Dul.. Dulce estás bien??.. tranquila, tranquilízate por favor..
-A-Anahi.. Anahi.. –Sólo podía repetir el nombre de mi amada, sabiendo el daño que esto le iba a causar si lo supiera..
-Shh shh.. tranquila Dul.. Anahi no se va a enterar.. nadie nos ha visto.. no te preocupes.. esto quedará entre tú y yo.. ha sido una confusión, no pasa nada.. nadie se va a enterar, te lo aseguro.. pero tranquilízate.
Me tranquilicé un poco con sus palabras, confiaba en ella, estaba segura de que no diría nada.. me senté en la cama y ella se puso de pie delante de mí.
-Por qué me has besado Sugar?? –Dije mirándola a los pies, era incapaz de mirarla a la cara.
-Perdóname Dulce, de verdad que lo siento mucho..
-Ya Sugs, no te preocupes más por eso, sólo dime porqué.
-Ay Dul.. no lo sé.. fue un impulso.. no sé.. te vi tan cerca y.. no pude evitarlo.. lo siento..
-Está bien.. no te preocupes.. total.. te gustan los hombres no??
-Claro.. –Dijo ella mirando al suelo, pensativa.
Yo no le hice caso a esto, ya no quería darle más vueltas al asunto. Suspiré y me volví a recostar sobre la cama, me arrastré hasta llegar al centro de la cama, puse mi cabeza sobre la almohada y cerré los ojos. Anahi lleno todo mi pensamiento, sin dejar espacio para nada más. Todavía me sentía mal por nuestra discusión, me dolía que Anahi no le quisiera decir a sus padres la verdad, me dolía que me quisiera ocultar.. intenté dejar de pensar en eso, pero no podía, duele demasiado cuando te quieren ocultar, cuando la persona que amas quiere que todos los demás te vean como su amiga.. con este último pensamiento me quedé dormida.
Me desperté con un dolor de cabeza horrible, abrí los ojos y me encontré mi habitación silenciosa e iluminada por destellos de luz anaranjados. Me levanté tambaleante de la cama, con el pelo todo alborotado y agarrándome la cabeza, la sentía tan pesada que se me iba a caer. Me dirigí a la ventana que daba al patio trasero de la casa, desde allí observé el atardecer, tragándome las últimas bocanadas de sol se me bajó un poco el dolor de cabeza. Miré hacia abajo y me encontré a Sugar leyendo muy concentrada, estaba sentada en el sofá frente a la piscina, en el último rincón acurrucada sobre un par de cojines. Yo suspiré. No sabía lo que sentir respecto a Sugar, cuando estaba con ella me sentía bien, me olvidaba un poco de los problemas, sentía que todo podría salir bien, también me sentía confundida, siempre que me quedaba mirando sus ojos veía a Anahi reflejada en la negrura de ellos, me miraban con dolor, con confusión, esto hacía que volviera a mi realidad, hacía que mi corazón volviera a acelerarse al sentir a Anahi en mi interior, y eso hacía que me llenara de todo el amor que siempre había sentido por ella, y que día a día crecía más.
Dejé de observarla y volví al interior de la habitación. Me quedé observando la foto de Anahi, después cogí el móvil de la mesa y marqué un número y esperé a que contestaran.
-Diga?
-Te amo Any..
-Dul.. Donde estás?? He estado esperando todo el día a que aparecieras, pero no lo has hecho..
-Perdóname, llegué, me acosté en mi cama y me quedé frita, no era mi intención dormir tanto tiempo mi amor, perdón pero estaba demasiado cansada.. pero ahora mismo me ducho y salgo para allá.
-No b.. – se quedó callada, arrepintiéndose de lo que iba a decir- no te preocupes Dul.. quédate en tu casa y descansa, no quiero que estés cansada por mi culpa.
-Que pasa Anahi?? Por qué no me dices bebe?? Sigues enfadada conmigo?? –Dije con voz triste.
-Claro que no! Ni lo pienses.. te entiendo.. pero no te preocupes, mi padre está aquí conmigo.
-Ah ok.. no puedes hablar bien delante de tu padre..
-Exacto.
-Ok.. no pasa nada. Pero quiero estar ahí contigo amor.. necesito estar contigo..
-Es muy considerado de tu parte Dul.. no tienes que hacerlo en serio..
-Que?? De qué estás hablando Anahi??
-De verdad no te importa??.. ok.. se lo voy a decir..... dice que gracias por quedarte Dul, que eres muy buena.
-Entonces puedo quedarme??
-Claro!.. ok yo se lo digo... ya, pero no tardes mucho, no me gusta quedarme aquí sola...
-Voy a tardar muy poco amor, en media hora estoy allí.
-Mi padre ha ido al baño bebe, date prisa porfa, le he dicho que se vaya ya, que tu estarás aquí en 10 minutos, no tardes mucho por favor.. –Dijo susurrando.
-Ok mi amor, no tardo nada te lo aseguro.
-Ok, bye mi vida.. Te amo.
-Te amo muchísimo mi amor.. Bye mi niña linda.
Ambas colgamos y yo corriendo me dirigí hacia el baño, fue la ducha más rápida de la historia, en 5 minutos estuve duchada y vestida, tardé otros 5 en pintarme y tan solo 1 en llegar hasta mi coche, donde lo encendí antes de terminar de cerrar la puerta y salí de la mansión en pocos segundos.

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Miedo a amar

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 5:11 am

Capítulo 44
Cuando llegué a la habitación Anahi tenía la cabeza mirando hacia el frente. Entré sonriente al verla, estaba muy hermosa ese día. Esperé a que volteara a verme, ya que desde su cama puede ver quien entra, pero ella seguía con su rostro inexpresivo, sin moverse. Yo me preocupé, creía que aún seguía enfadada conmigo, o que se había molestado porque había tardado mucho..
-Anahi? –Dije acercándome a ella despacio.
Ella dio un salto del susto, pareció que no se esperaba que yo estuviera allí.
-Dios Dul.. que susto me has dado!! No te he escuchado..
-Pero.. –Me di cuenta de que Anahi no me miraba fijamente, su cabeza estaba en mi dirección, pero su mirada estaba perdida. – Anahi puedes verme?
Una lagrima salió de su bello ojo azul.
-No Dul.. después de que se fue mi padre empecé a ver borroso, intenté tranquilizarme para ver si podía volver a ver bien, pero cada vez veía más negro, y ahora.. no veo nada..
Yo no pude decirle nada, solo la abracé. Nos quedamos así por mucho tiempo, su cabeza en mi pecho y la mía en su pelo, escuchando nuestras respiraciones, disfrutando del momento que teníamos a solas.
Minutos después nos separamos, ella seguía sin mejorar, aunque estaba tranquila, se recostó en la camilla y yo me senté en el sillón cogiéndole la mano.
-Sabes qué amor?? –Dijo ella con una repentina sonrisa.
-Que pasa mi vida??
-Mañana por fin me dan el alta!!
-De verdad?? Que bien mi amor! Por fin podrás salir de aquí!! –Dije poniéndome de pie y abrazándola fuertemente.
-Si Dul.. estoy deseando de salir de estas cuatro paredes.. estoy harta de ver siempre lo mismo..
-Bueno pero ya vas a salir amor.. es lo importante. –Dije dándole un beso en la frente y volviéndome a sentar en el sillón.
-Amor.. ya casi va a empezar la universidad.. qué vas a hacer?
-Pues iré a la UCLA.. mi padre fue a investigar.. y puedo asistir a las clases en la silla de ruedas, hasta que pueda volver a caminar..
-En serio vas a ir a UCLA?? –Dije emocionada.
-Pues si.. –Dijo extrañada por mi emoción. –Antes de regresar a L.A envié mi solicitud para entrar y la aceptaron, pero.. por qué estás así Dul??
-Porque yo también iré allí Anahi!! Vamos a estar juntas!! –Dije abrazándola.
-Un momento.. Dul.. tu vas a ir a la universidad?? Me acuerdo cuando me decías que no pensabas pisar nunca una universidad.. que estudiar no era lo tuyo..
-Bueno.. he cambiado.. además.. voy a estudiar música, así que no será tan malo.. disfrutaré de ello..
-Dios Dul.. eso es fantástico!! –Dijo moviendo los brazos buscándome, yo me acerqué a ella y me abrazó con fuerza.
-Nada ni nadie nos va a separar mi amor.. nunca..
-Te amo Dul.. más que a nada en este mundo..
Seguimos hablando por un rato más hasta que Anahi se quedó dormida.
Me quedé observándola. Contemplaba su hermoso rostro, tan relajado por el sueño, tenía una pequeña sonrisa, estaría soñando con algo que le hacia feliz.. le acaricié la cara lentamente, al verla ahí conmigo se me vino a la cabeza el beso con Sugar.. ahora que estaba junto a Anahi sentía que solo podía amarla a ella, que esas dudas que había tenido eran estúpidas al darme cuenta de cuando amaba a mi novia. Pero el sentimiento cambiaba cuando Sugar estaba cerca. No sé si serán esos ojos negros, no sé si será la forma que tiene de tratarme, pero me siento bien con ella, mucho más de lo normal.. sentía que mi cabeza se partía en dos, por un lado estaba Anahi, la niña que siempre había amado, y por otro lado estaba Sugar, que con su timidez y ternura se había metido dentro de mi corazón.
Mis pensamientos fueron interrumpidos por Anahi, empezó a moverse nerviosamente, todavía sin abrir los ojos.
-No.. déjala.. no la toques.. no..
-Anahi?? Amor estás bien??
-Déjala! Ella es mía! No la toques!
-Anahi despierta! –Dije zarandeándola un poco. De repente abrió los ojos y suspiró.
-Qué te ha pasado amor?
-He tenido una pesadilla bebe.. no te preocupes. –Dijo con la respiración acelerada por los nervios.
-Tranquila amor.. ya pasó. Qué estabas soñando bebe?
-Una tontería amor.. no pasa nada.
-Dímelo mi vida.
-Está bien.. he soñado que.. estábamos tu y yo juntas y.. de repente llegó esa amiga tuya.. Sugar.. te apartó de mi y te abrazó y luego.. te llevó con ella.. y tu simplemente te fuiste.. qué tontería verdad? –Dijo intentando sonreír.
Yo también hice el intento de sonreír, pero solo me salió una mueca rara.. ahora me sentía aún peor de haberme besado con Sugar, y de sentir todo eso cuando estaba con ella..
-Dul.. tu no me dejarías por otra verdad?? –Dijo en voz baja, temerosa de la respuesta.
-Claro que no mi niña.. tu eres el amor de mi vida.. por nada del mundo te dejaría ir.. –Yo me quería morir. Sentía que la estaba traicionando, y eso me mataba.. lo último que quería en esta vida era hacerle daño a Anahi.
-Gracias Dul.. gracias por no dejarme sola..
-No tienes que darlas mi amor.. tu eres todo.. jamás te dejaría sola.. estaría loca para dejarte escapar.. –Le dije con una sonrisa esta vez sincera. Me acerqué a ella y le di un beso en la frente, otro en la punta de la nariz y finalmente en los labios, ella sonrió.
-Duerme mi amor.. tienes que descansar.
-Si mi amor.. tu también intenta dormir, perdón por hacerte dormir ahí, ya mañana no tendrás que hacerlo.. podrás dormir en la cama conmigo.. –Dijo con una mirada pícara.
-Mmm.. eso me gusta.. –Dije respondiéndole de la misma forma. Ambas sonreímos y ella se volvió a recostar sobre la camilla y cerró los ojos.
-Buenas noches bebe..
-Buenas noches mi vida..

Capítulo 45
Esta vez fui yo quien despertó antes que ella, deseando que pasara la noche, que llegara la mañana, el día en que Anahi saldría del hospital. Primero miré por la ventana que daba a la calle y vi que todavía no había salido el sol, después miré el reloj y me di cuenta de que aún eran las 5:30 AM pero yo ya no tenía sueño. Me quedé mirando el dulce rostro de Anahi durante horas, hasta que su bello cuerpo empezó a moverse poco a poco, cuando abrió los ojos le sonreí.
-Buenos días bella durmiente.. –Dije acariciándole el cabello.
-Buenos días mi amor.. qué hora es?? hace cuanto estás despierta??
-Pues.. estoy despierta desde hace un ratito y son exactamente las.. –Miré mi reloj- las 10:00 AM.
-Mmm.. y porqué no me has despertado mi amor??
-Porque me encanta verte dormir reina.. –Dije dándole un suave beso en los labios.
-Estás loquita mi amor.. –Dijo dándome otro beso.
-Siempre por ti mi niña..
Entre besos y arrumacos pasó el tiempo, nos tuvimos que separar cuando llegó la enfermera con el desayuno de Anahi, una vez se hubo retirado quise volver a su lado para darle mil besos, pero llegaron sus padres, así que con una disimulada mirada triste nos tuvimos que separar definitivamente hasta que volviéramos a estar solas. Esto me dolía en el alma, saber que tenemos que separarnos cada vez que alguien llega, tener el cuidado de que nadie nos descubra demostrándonos todo el amor que nos tenemos, tener que mentir para poder estar algo de tiempo juntas.. yo estaba dispuesta a decir toda la verdad, que el mundo entero supiera cuanto amo a esa mujer, gritar a los cuatro vientos que nada ni nadie podría hacer que dejara de amarla como la amo.. a mi no me importa que lo sepan porque es lo que soy, esta soy yo, Dulce Saviñón, una mujer que ama a otra mujer, una persona que ama a otra, nada más que eso, si el mundo no lo acepta es su problema, no el mío. Pero ella era Anahi Portillo.. una persona que se preocupa por lo que piensen de ella, una persona que ama a su familia, y se moriría si les hiciera daño.. Anahi antepone la felicidad de los demás a la suya propia, eso me gusta de ella, pero hasta un límite. A veces dudo si podremos estar juntas para siempre, ella no tiene pensamiento de decirle nada a nadie, y yo necesito demostrar lo que siento, necesito ser libre..
Estábamos los cuatro hablando tranquilamente cuando llegó el doctor.
-Buenos días a todos. Cómo está señorita Portillo?
-Muy bien doctor, deseando salir de aquí.
-Me imagino.. ha vuelto a tener algún síntoma del accidente?
-No doctor. –Dijo ocultando su ceguera de la noche pasada.
Yo la miré seriamente, y ella me miró suplicándome con la mirada que no dijera nada. Suspiré pesadamente y me callé. Sabía que estaba mal, pero no le podía negar nada, esos ojos me tenían completamente hipnotizada.
-Bien, pues yo venía para decirle que ya se puede ir a su casa. Tendrá que venir 3 veces por semana para la rehabilitación, más la medicación que le he recetado. Esperemos que ya todo vaya a mejor.
-Muchísimas gracias doctor. –Dijo Franco dándole la mano.
-No se preocupe, es mi trabajo. La veré por aquí señorita Portillo, que estén bien señores Portillo, hasta luego.
Cuando el doctor salió de la habitación, Marichelo corrió a abrazar a su hija y llenarla de besos, Franco y yo nos reímos por su reacción. El ambiente de la habitación se relajó y se llenó de alegría.
-Menos mal que ya vas a salir de aquí cariño, podremos estar más al pendiente de ti, y ya Dulce no tendrá que estar todo el día cuidándote.
Al decir esto me tensé un poco, yo no pensaba en dejar de cuidarla, al contrario, quería estar mucho más tiempo a su lado cuidando de ella, por eso respondí inmediatamente.
-Oh no es ningún problema cuidar de Anahi, Marichelo, se porta muy bien.. –Dije sonriéndole como si Anahi fuera una niña pequeña, ella puso cara de bebé para seguirme la broma, todos nos reímos. –Pero en serio, no me importa quedarme con ella cuando ustedes estén en sus trabajos.
-Muchas gracias Dulce, pensábamos pedirle a sus hermanos que cuidaran de ella mientras nosotros estamos trabajando, pero ya los conocéis, ambos son muy brutos –Todos reímos. – Sería mejor si tu te quedas con ella, además, podéis chismorrear todo lo que queráis –Dijo con una sonrisa.
-Claro! No hay problema con eso.. –Dije con una sonrisa. Lo que menos hacíamos Anahi y yo era chismorrear, pero eso no se lo podía decir a ellos..
-Bueno, ya es hora de que te cambies para irnos Anahi, toma, te ayudo.. –Dijo su madre levantándose del sillón.
Franco se dirigió a la puerta para dar intimidad a su hija, cuando la abrió miró para atrás y se quedó mirándome, esperando a que yo saliera, Marichelo también me miró esperando lo mismo.
-Dul??
-Oh eh.. necesitas ayuda Marichelo?
-No te preocupes Dul.. yo me puedo encargar sola.
-Ok.. –Dije intentando parecer tranquila. Anahi me miró con tristeza y como pidiéndome perdón con los ojos, yo solo la miré enojada y salí de la habitación.
Eso no era justo! Yo soy su novia! Yo soy la que tiene que ayudarla a vestirse! Pero claro, ellos no lo sabían, todo porque la niñita tiene miedo de cómo reaccionen. Me llené de rabia, yo deseaba poder estar con ella y no podía, simplemente porque ella no quería decir la verdad.
Cogí mi móvil y rápidamente marqué un número de teléfono.
-Dime Dul.
-Hola Sugar.. estás muy ocupada?
-Ahora mismo no Dul.. por qué?
-Te apetece salir a pasear por la playa conmigo? Necesito despejarme un poco..
-Claro que si Dulce, solo tengo que prepararme. Pasas por mi?
-Si, estoy ahí en 15 minutos, no tardes en prepararte. Bye.
-Bye Dul.
Colgué y metí el móvil en el bolso. Levanté la cabeza y vi a Franco mirándome extrañado.
-Te vas a ir Dul?
-Si Mr F, he recordado que tenía algo importante que hacer. Bye!
-Espera Dul! No te vas a despedir de Anahi??
-Tengo mucha prisa, dígale que.. ya nos veremos.. Bye Mr F.
-Bye Dul.. ten cuidado!
Caminé rápidamente hasta mi coche y salí de ahí a toda velocidad.

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Miedo a amar

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 5:12 am

Capítulo 46
Cuando llegué a mi casa Sugar ya estaba en la puerta esperándome. Llevaba unas gafas de sol enormes, pero que le sentaban bastante bien, una camiseta blanca sin mangas con un gran escote y unos pantalones cortos que dejaba ver sus cortas pero hermosas piernas. A su espalda llevaba una pequeña maleta la cual metió en el maletero. Me miró un segundo y luego entró al coche, arranqué en cuanto se escuché la puerta cerrarse.
Conduje en silencio por un rato, con la mirada fija al frente. Ella me miraba en silencio, esperando a que yo empezara la conversación, sabía que yo estaba enfadada, por eso no se atrevía a hablarme, me conocía muy bien..
-Dul...? –Dijo con voz insegura, temiendo a que le gritara en cualquier momento.
Yo tenía ganas de gritar, pero no lo hice ya que ella no tenía la culpa de nada, agarré muy fuerte el volante hasta que mis nudillos se pusieron blancos y suspiré. Iba a hablarle, pero divisé la playa y esperé a que estuviéramos en la arena.
Aparqué a un lado de la carretera, sobre la arena de la playa. El lugar estaba vacío, ya que la gente no iba allí porque estaba alejado de todo.
Me bajé en silencio y Sugar hizo lo mismo y se dirigió al maletero para coger la maleta. Sin esperarla caminé hasta la orilla, cuando el agua chocó con mis pies ella apareció a mi lado.
-Qué pasa Dul?
-Nada Sugs.. no pasa nada.. –Con la mirada hacia abajo.
-Cuéntame, somos amigas no? Ha pasado algo con Anahi?
-Pues claro, siempre pasa algo con ella.. –Dije enfadada.
-Qué ha pasado?
-Que no quiere que nadie se entere de lo nuestro Sugar!! Que no quiere decírselo a sus padres! Quiere estar ocultada siempre! Que solo puedo besarla cuando estamos solas! Que no puedo ni ayudarle a vestirse porque para sus padres yo no tengo por qué hacerlo! Porque cuando hay alguien delante yo tengo que alejarme! No puedo más Sugar.. me duele muchísimo que haga eso..
-Lo siento Dul.. si yo estuviera con una persona como tu.. jamás haría eso.. siempre estaría cont.. con esa persona..
Levanté la cabeza y la miré a los ojos, brillaban de una forma extraña, por un momento me distraje mirándolos. Cuando me di cuenta volví a mirar al suelo, cómo el agua tocaba mis pies.
-No me digas eso Sugs.. por favor.. –No quería que me confundiera más.
-Lo siento.. –Ella sabía a lo que me refería. Ambas ya sabíamos lo que pasaba.. nos quedamos en silencio por un momento, una lágrima descendió por mi cara.
-Dul.. tienes que entenderla.. esto será un duro golpe para su familia.. tú me has contado que no les gustan los homosexuales.. no querrá hacerles daño!
-Daño?? Eso no es ningún daño Sugar! Solo está amando a otra persona! Solo va a ser feliz!
-No seas egoísta Dulce!! Sabes que las cosas no son así! Sus padres no lo aceptarán simplemente porque está amando a otra persona.. esa otra persona es una mujer Dul! Y eso no se acepta tan fácil, y menos personas como ellos.. puede que tu si Dul.. pero ellos no.. entiéndela!
-No la defiendas Sugar! No es justo lo que está haciendo conmigo!!
-Yo defiendo lo que creo que es lo correcto Dulce, y ahora Anahi está haciendo lo correcto. No puede soltarle esa bomba a sus padres así de momento, y menos estando en el hospital después de lo mal que lo han pasado todos por culpa del accidente.. las cosas se hacen en su momento Dul.. y este no es el momento para que nadie sepa lo vuestro. A Anahi también le dolerá estar ocultándolo Dulce.. pero sabe que en este momento no se puede hacer nada.. No seas egoísta y piensa en lo mal que lo pasaría ella.. piénsalo y no se lo hagas tan difícil..
Yo me quedé callada, pensando en todo lo que me había dicho.. estaba enfadada porque odiaba que me llevaran la contraria y encima que tuvieran razón..
-No seas cabezota y admite que estás equivocada.. –Dijo medio sonriendo para calmar el ambiente.
-Por qué eres así Sugs?.. por qué un segundo me confundes de esa manera y después.. la defiendes?
-No lo sé Dul.. ni yo misma me entiendo.. pero lo único que sé es que quiero lo mejor para ti.. te deseo toda la felicidad del mundo.. y sé que tu felicidad es Anahi.. aunque yo me tenga que quedar atrás..
-Yo te quiero Sugs.. te quiero mucho.. pero.. a ella la amo.. ya experimenté una vida sin ella.. y por nada del mundo quiero repetirlo otra vez.. no puedo vivir sin ella.. pero sin ti tampoco..
-Lo sé Dul.. a mi siempre me vas a tener aquí.. siempre seré tu amiga.. además, vivimos juntas recuerdas? –Dijo con una sonrisa.
Yo le sonreí y la abracé, permanecimos así por un rato, hasta que Sugar se separó un poco de mí.
-Ya es hora de que vuelvas a buscarla..
Después de decir esto se acercó a mi y me dio un beso en los labios, estos permanecieron unidos unos segundos y luego ella se separó con una sonrisa. Yo le devolví la sonrisa y sin decir más nos dirigimos al coche.
En todo el trayecto no volvimos a hablar nada. Ella miraba por la ventanilla con la mirada ausente, y yo cada vez conducía más rápido, quería llegar cuanto antes. Antes de buscar a Anahi dejé a Sugar en nuestra casa, cuando aparqué frente a la puerta ella salió sin más. Cogió la maleta y después se acercó a la ventanilla.
-Suerte Dul..
-Gracias Sugs.
Después de esto aceleré y salí de la mansión. Conduje tan rápido que en 5 minutos ya estaba parada frente a la puerta de Anahi, dudando entre llamar o irme de allí...

Capítulo 47
Me armé de valor y toqué la puerta. Un minuto después Christian abrió la puerta.
-Donde está tu hermana? –Dije sin siquiera saludarlo.
-Arriba, en su cuarto. –Me respondió el de la misma forma.
-Ok.
Fui a pasar pero él seguía parado en el mismo sitio, impidiéndome el paso. Yo di un paso atrás y crucé los brazos mirándolo seriamente.
-Me vas a dejar pasar hoy o mañana?
-Por qué mejor no te largas? Así no tengo que dejarte pasar nunca.
-No tendrás tanta suerte.. qué harías tú sin mi??
-Oh.. te aseguro que nada de nada.. –Dijo irónicamente.
-Por eso.. déjame pasar de una vez.
Christian reviró los ojos y se apartó, yo entré en la casa. Cuando pasé por su lado le di unas cachetadas flojitas en la cara y le sonreí falsamente, él me despeinó completamente como respuesta. Abrí la boca enfadada y le di un pellizco en el brazo, Christian gritó de dolor y yo me fui corriendo escaleras arriba para que no me cogiera.
Cuando llegué a la puerta de la habitación de Anahi respiré profundamente, toqué la puerta dos veces y esperé a que ella respondiera.
-Adelante. –Se escuchó desde dentro de la habitación.
Yo puse la mano en la cerradura y la giré lentamente. Entré despacio a la habitación con la mirada hacia el suelo, cuando levanté la cabeza la vi observándome con rostro serio. Cerré la puerta y me dirigí a la cama, donde ella estaba sentada. Ella seguía con el rostro muy serio, y yo me estaba poniendo nerviosa de que me mirara de esa forma.. se me vino a la cabeza algo para que no estuviera tan enfadada conmigo. Me senté en la cama, con el cuerpo mirando hacia a ella, puse cara de bebé triste y bajé la mirada. Me quedé así por unos momentos, esperando a que ella hiciera algo, como no decía nada levanté un poquito la mirada y me la encontré con la misma cara que yo, también mirando hacia abajo.. al ver esto se me escapó una pequeña sonrisa y ella tampoco podía contener la risa.. las dos medio sonreímos pero volvimos a las caras de bebés tristes..
-Me perdonas? –Dije en un susurro.
-Mmm.. no.. –Negando con la cabeza-Me dejaste solita y triste..
-Perdóname bebe.. pero.. me sintió mal no poder ayudarte..
-Ya lo sé amor.. pero entiende que todavía no se puede..
-Lo sé princesa.. lo entiendo.. pero eso no quita que me dé coraje.. pero yo por ti hago lo que sea amor.. y esperaré todo el tiempo del mundo.. siempre y cuando esté contigo..
-Yo quisiera no tener que ocultarlo amor.. pero ahora mismo..
-Ya mi amor.. lo entiendo y acepto pero.. entonces me perdonas?? –Dije volviendo a poner carita de bebé triste, ella sonrió.
-Si me pones esa cara es imposible negarte nada.. me derrites cuando te pones así.. –Dijo sonrojándose un poco..
-Ahh si?? –Dije con voz traviesa y acercándome a ella.
Ella sonrió y yo le di un beso al mismo tiempo que la recostaba sobre la cama. Me puse encima de ella mientras nos besábamos con pasión. Puse mis brazos debajo de su cuerpo, metiendo mis manos dentro de su camiseta y acariciándola suavemente por la espalda. Anahi me cogía de la cabeza con una mano y con la otra me agarraba de la cintura intentando pegarme más a ella, cosa que me excitaba de sobremanera. Yo empezaba a subirle la camiseta cuando llamaron a la puerta. Rápidamente nos separamos y nos sentamos bien en la cama, un segundo después entraba Christian en la habitación.
El rubio se paró frente a nosotras y nos miró por un momento, luego se dirigió a Anahi.
-Mamá dice que si el engendro va a cenar con nosotros.
-Christian por favor... –Dijo Anahi avergonzada por como había llamado a Dulce.
-Oh.. no creas que vas a tener tanta suerte muñequito Ken.. no puedo quedarme a cenar..
-Ok. –Dijo retirándose de la habitación.
-Por cierto.. madura un poco estúpido! Y ten cuidado con la puerta al salir.. no te vayas a golpear en la cabeza y se te vayan las escasas ideas que tienes dentro de ese “cerebro” que se supone que tienes..
Christian salió de la habitación cerrando la puerta de nuevo, sin decir nada más.
Una vez que nos quedamos solas Anahi comenzó a hablar.
-Perdón por mi hermano.. no sé porqué es tan inmaduro a veces..
-No te preocupes.. simplemente nos llevamos así.. pero no pasa nada..
-Bueno.. y por qué no te puedes quedar a cenar?
-Pues.. como tu has dicho, mejor guardar las apariencias.. y hay que respetar un poco la casa de tus padres así que.. será mejor que me vaya.. te veo mañana?
-Claro mi amor.. de aquí no me muevo.. –Dijo Anahi irónicamente mirando a sus piernas.
-No te preocupes mi niña.. pronto te recuperarás y podrás ser la Anahi de siempre.. yo voy a estar ahí para cuidarte..
-Te he dicho hoy que te amo??
-Mmm.. creo que no..
-Pues te lo digo ahora.. te amo muchísimo Dul..
-Y yo a ti princesa.. ya tengo que irme. –Dije levantándome de la cama.
-Está bien.. te llamaré cuando vuelva de la rehabilitación ok?
-Claro mi amor. Te estaré esperando. Bye mi amor.
-Bye mi vida.
Me acerqué a ella y le di un tierno beso que se profundizó en poco tiempo, cuando la temperatura estaba volviendo a subir nos separamos con una sonrisa.
-Te amo..
Pasaron siete meses desde entonces. Anahi iba muy bien en su rehabilitación, había vuelto la movilidad a sus piernas y ya casi podía andar perfectamente, los doctores se impresionaron porque se había recuperado muy rápido, cabe destacar que ella había puesto todo su empeño y deseos para que así fuera. No había vuelto a peder la vista, y esporádicamente no podía hablar bien, pero cada vez ocurría menos, cosa que alegró tanto a la familia como a los doctores que la atendían.
La relación con Sugar se enfrió, desde el día de la playa ambas nos alejamos y no volvimos a estar tanto tiempo juntas. En mi corazón solo estaba Anahi, así se lo hice saber cuando volví aquella noche a mi casa. Ella lo entendió y me prometió que lo respetaría. Ahora me alegro y me siento un poco mal al darme cuenta de que nunca sentí nada más que una bonita amistad por ella, que me confundí porque Anahi no estaba conmigo y Sugar era la persona que siempre estaba conmigo apoyándome..
Anahi y yo habíamos salido de la universidad e íbamos caminando por la calle para llegar a mi coche.
-Wow.. no me lo puedo creer Dul.. ya llevamos siete meses juntas!! –Dijo Anahi emocionada y parándose para abrazarme.
-Si mi amor.. ha pasado muy rápido.. pero siete meses no son nada para lo que nos queda..
-Toda la vida..
Ahora fui yo quien se paró para abrazarla a ella, cuando nos separamos un poco yo me acerqué a Anahi para darle un beso, pero ella fue más rápida y se lo terminé dando en la cara.
-Casi lo consigo.. –Dije sonriendo, ya acostumbrada a que me hiciera lo mismo.
-Lo siento Dul.. pero hay mucha gente..
-Ya lo sé amor.. no pasa nada. –Dije con una sonrisa y seguí caminando, la verdad nunca me sentaba bien que me quitara la cara pero.. entendía por qué lo hacía y sabía que a ella tampoco le gustaba.. así que intentaba poner buena cara.
-Pero.. sabes que nunca dejaré de intentarlo.
Ella sonrió, se paró y me cogió del brazo para que yo también me parara, miró alrededor y vio que no había nadie.
-Anda ven aquí..
Me acercó a ella, puso sus manos de forma que tapaba nuestras bocas (cosa inútil porque se veía qué estábamos haciendo) y juntó nuestros labios en un beso muy tierno, que duró pocos segundos.
Mi sonrisa se abrió de par en par y le di un abrazo muy fuerte.. ella se rió con mi reacción y cuando nos separamos seguimos nuestro camino

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Miedo a amar

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 5:12 am

Capítulo 48
Cuando llegué a mi casa estaba demasiado cansada. La noche anterior me había metido en la habitación de Anahi, y después tuve que salir antes de que sus padres se levantaran, lo que quiere decir que, demasiado temprano. Parecía que el mundo estaba en mi contra, porque las clases fueron especialmente duras.
-Bueno, si el mundo me castiga por hacerle cosas perversas a mi novia en mitad de la noche... que me encierren de por vida.. –Pensé para mí misma con una sonrisa pícara. –Si es que me encanta cuando Any hace...
-Hola Dul.
Alguien interrumpió mis pensamientos. Cuando volví a la realidad recordé que todavía me encontraba enfrente de la puerta, con las llaves en las manos y con la intención de abrirla. Cuando me giré para ver quien me había hablado, me encontré con un par de ojos negros que me miraban fijamente, como siempre lo hacían.
-Hola Sugs. Cómo estás?
-Bien, dando una vuelta.. y tú como estás? Llevo un rato mirándote y no te decides a abrir la puerta. –Decía con media sonrisa.
-Ya es que.. me he quedado pensando.. estoy muy agotada hoy... –Dije abriendo la puerta y entrando. Sugar me siguió y cerró la puerta. Cuando me di la vuelta para tenerla de cara la sorprendí mirando hacia abajo.
-Qué estás mirando?? –Dije con una sonrisa divertida pero algo nerviosa.
-Tu trasero. –Dijo tranquilamente.
Me quedé petrificada cuando dijo eso, la verdad es que era lo que menos me esperaba que dijera. La miraba sorprendida con los ojos muy abiertos. Ella se rió y se acercó mucho a mi.
-Nos vemos luego Dul.. –Dijo poniendo las manos en mis caderas y dándome un beso muy cerca de los labios. Luego se apartó y desapareció por el salón, llevándose consigo una sonrisa muy sexy.
Yo no moví ni un músculo hasta que la perdí de vista. Me quedé impactada ante su comportamiento. Cuando pude moverme me dirigí rápidamente a mi cuarto.
Nada más entrar en la habitación solté mis libros encima de la cama y me fui quitando la ropa de camino hacia el baño. Una vez dentro de la ducha me puse a pensar en Sugar y en su extraño comportamiento. Yo estaba segura de que no sentía nada por ella, salvo una bonita amistad, pero lo que no podía negar es que me atraía. Su mirada y su cuerpo eran hermosos..
-No.. deja de pensar en esas cosas, tu no la quieres.. tu amas a Anahi. –Me dije a mi misma en voz alta, supongo que para que me quedara más claro.
Al cabo de un rato noté que mis dedos ya estaban arrugados, así que cerré el grifo y me envolví en una mini toalla que solo tapaba lo justo.
Me llevé un susto de muerte al salir del baño y encontrarme a Sugar parada en medio de la habitación esperando a que saliera. Del susto di un pequeño gritó al mismo tiempo que pegaba un pequeño salto, esto hizo que soltara la toalla y quedara totalmente desnuda ante esos ojos negros.
A los pocos segundos reaccioné y volví a envolverme rápidamente en la toalla.
-Sugar!! Se puede saber qué haces aquí?? Que susto me has dado!! –Dije un poco molesta.
-Perdón Dul.. no quería asustarte.. simplemente te estaba esperando para hablar contigo.. –Algo en su voz me decía que no lo lamentaba en absoluto, y algo en su mirada, que ahora estaba más negra si se podía y brillante, me decía que tenía que salir de esa situación antes de que pasara algo más..
-Es-está bien.. déjame que me vista y ahora mismo hablamos si quieres.. puedes dejarme a solas?
-Por qué? Yo también soy mujer.. no tienes nada que yo no tenga.. –Dijo acercándose un poco a mi.
-Ya pero.. es diferente..
-Por qué es diferente Dul?? Porque sabes que me gustas? Porque sabes que te gusto? –Dijo ahora acercándose mucho más a mi. Yo ya me estaba poniendo nerviosa.
-Por qué haces esto Sugar? Han pasado siete meses.. pensé que ya lo habías olvidado.
-Olvidado?? Eso es imposible Dulce.. y si, han pasado siete meses, siete meses que han sido una tortura al tenerte tan cerca y no poder hacerte mía.. he intentado ser tu amiga Dul.. te lo juro que lo he intentado.. pero no puedo.. me gustas demasiado... –Al ver que yo no hablaba, ella siguió- Déjame hacerte mía Dul.. déjame probarte aunque sea solo una vez.. siento que estoy muriendo por dentro cuando te veo así y no puedo tocarte.. dame la oportunidad de hacerte sentir placer.. déjame tocarte.. hacer mío tu cuerpo..
Ella ya estaba pegada a mi cuerpo, con sus manos en mis caderas, su respiración algo acelerada en mi cuello..
Yo no respondía, tenía la mirada algo perdida, recapacitando sobre todo lo que me acababa de decir Sugar.. tenerla tan cerca y con esa actitud me estaba excitando.. sentía que mi respiración también se empezaba a acelerar un poco.. pero todavía no me movía.. no sabía qué hacer..

Capítulo 49
Su lengua en mi oreja, su mano en el centro de mi cuerpo dándome el mayor de los placeres.. yo sólo podía agarrar las sábanas a los lados y morderme el labio para hacer el menor ruido posible para que los demás no escucharan nada. Mi cuerpo se retorcía bajo esas manos calientes que no dejaban de tocarme ni un segundo, mis caderas, fuera de control, se movían arriba y abajo buscando llegar al gran orgasmo. A cada rato susurraba pequeños gemidos pidiendo más, pidiendo llegar. Ella me miró y sonrió sensualmente. Aceleró el movimiento de su mano, haciendo pequeños círculos alrededor de mi clítoris. Sentí que mi cuerpo se tensaba y se llenaba de un calor especial que nacía del centro de mi ser, estaba llegando al orgasmo. Ahora mis caderas se movían en círculos, intentando que su mano estuviera más pegada a mí.. entonces ella paró sus movimientos y quitó la mano, esto fue seguido por un quejido de frustración de mi parte. Con su mano libre me tapó la boca al instante intentando no reírse, luego me dio un pequeño beso en los labios y bajó despacio por mi cuerpo. Yo miraba hacia arriba, demasiado acalorada como para fijarme en algo. Noté como sus manos abrían mis labios inferiores y, un segundo después, su boca y su lengua estaban adueñándose de todo mi ser. Me puse un cojín en la boca para no gritar, ya estaba fuera de control. Su lengua iba desde la punta de mi clítoris hasta mi vagina. Me quité el cojín y miré hacia abajo. Ella me miraba a los ojos mientras movía su lengua en círculos alrededor de mi clítoris. Esto hizo que con ambas agarrara su cabeza y la enterrara entre mis piernas, pareció que eso la excitó ya que empezó a chuparme rápidamente. Segundos más tarde me encontraba en la cama totalmente exhausta después del orgasmo más grande que había tenido nunca.
-Any.. –Dije suspirando. Ella sonrió y se recostó sobre mi abrazándome.
-Me alegro de que hayas venido esta noche bebe.. lo necesitaba. Te ha gustado??
-Yo también.. uff.. me ha encantado mi vida.. dónde has aprendido a hacer esas cosas ehh?? –Dije haciéndole un poco de cosquillas.
-Mmm.. tengo mis secretos..
-Te amo muchísimo Anahi.. jamás te haría daño..
-Uy que seriedad –Dijo sonriendo –Yo también te amo mi amor.
Yo la abracé fuertemente, sin querer dejarla ir nunca más.
-Un segundo amor, ahora vuelvo.. voy al baño. –Dijo dándome un rápido beso y levantándose de la cama.
Levanté una ceja y sonreí pícaramente al observarla levantarse de la cama totalmente desnuda, no pude evitar fijar mis ojos en su precioso trasero, que siempre me hacía enloquecer..
Cuando cerró la puerta del baño yo apoyé mi espalda sobre el respaldo de la cama y suspiré pensando en lo ocurrido con Sugar horas antes. Después de muchos nervios y un rotundo NO por mi parte salí de la habitación y de la casa. Estuve todo el día sola, pensando en el por qué de ese cambio de Sugar, y decidí que ya iba siendo hora de que le pusiera un alto, alejarme de verdad de ella, para que cosas como esa no volvieran a pasar. Cuando se me hizo de noche me dirigí a la casa de Anahi. Me colé en su habitación con agilidad, como me enseñó ella cuando éramos pequeñas. Cuando entré en el lugar estaba todo oscuro y ella no se encontraba allí, así que me escondí y esperé a que ella subiera a dormir, cosa que no tardó en hacer. Después de una pequeña regañina de su parte por haberla asustado, la empecé a besar hasta que terminamos así, ambas desnudas y exhaustas.
Anahi me sacó de mis pensamientos con un beso en la sien .
-En qué piensas que estás tan concentrada mi amor?
-En.. en nada princesa.. en las clases de esta mañana..
-Mmm.. pues vamos a dormir mi amor.. me has dejado súper cansada. –Dijo sonriendo y dándome un beso.
-Pues yo no sé quien ha dejado más cansada a quien eh.. todavía estoy impresionada por lo que has hecho.. yo no lo había hecho antes porque dudaba si te iba a gustar o no..
-Pues ya ves que sí.. y no me importa si tu también me lo haces a mi eh.. jaja
-No te preocupes.. que ya lo sé para la siguiente ocasión.. –Dije mientras ella se recostaba sobre mí y se acurrucaba.
-Buenas noches Dul.. te amo.
-Buenas noches mi amor.. nos vemos en un rato.. te amo mi niña linda.
Rato después yo no conseguía dormir. Seguía pensando en la situación con Sugar.. no sabía qué hacer con ella.. si alejarla, porque era lo correcto, o mantenerla cerca, ya que la quería como una gran amiga.. suspiré y miré el reloj, las 5:45 de la mañana..
-Será mejor que me vaya ya.. –Dije en mi cabeza.
No me costó levantarme puesto que Anahi, que ya estaba en su quinto sueño, se había movido y había quedado de espaldas a mi. Me puse silenciosamente mi ropa y luego le escribí una nota:
Cada segundo que paso contigo es un sueño.. no me despiertes nunca por favor.. sin ti ya no se vivir.. Te paso a recoger para ir juntas a la universidad, así que nos vemos en un rato. Descansa lo que te queda de sueño mi amor.
Te Amo.
Dejé la nota en el lugar que había ocupado yo anteriormente y luego salí por la ventana intentando hacer el menor ruido posible. Una vez estuve abajo me dirigí a mi coche, cuando me monté suspiré cansada, estaba muerta del sueño.. arranqué con el único pensamiento de llegar a mi casa y dormir.
Cuando llegué me encontré a Sugar en el sofá con una taza de café tan negro como sus ojeras. Ella iba a hablar pero antes que lo hiciera fui escaleras arriba directa a mi habitación.
Dos segundos después de que mi cabeza tocara la almohada ya me había quedado profundamente dormida.
La alarma del despertador hizo que me despertara de mi tranquilo sueño, y la presencia de Sugar en mi cuarto hizo que diera un salto en la cama.
-Ag.. qué quieres Sugar?
-Necesitaba hablar contigo..
-Ahora no. –Dije levantándome y dirigiéndome al baño.
-Pero.. –Sus palabras fueron interrumpidas por el gran portazo que di al cerrar la puerta del baño.
-Cuando salga, no quiero verte en mi habitación Sugar! –Dije gritando desde el interior.
Cuando salí suspiré pesadamente, ella seguía allí.
-Dul yo quiero..
-No Sugar, para ti soy Dulce ok? Estoy muy cansada y ya no quiero escuchar nada más. Y sabes por qué estoy tan cansada? Porque me he pasado toda la noche haciéndole el amor a MI NOVIA!! –Sabía que me estaba pasando, que le estaba haciendo daño, pero era la única manera que tenía de alejarla.
Sus ojos negros dejaron de brillar. Sugar miró hacia el suelo y dejó caer dos lágrimas de sus ojos que limpió rápidamente.
-Está bien.. yo sólo venía a decirte que lo siento mucho.. no volverá a suceder..
-Eso espero.
Sin más ella salió de la habitación y yo me volví a acostar en la cama.

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Miedo a amar

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 5:12 am

Capítulo 50
Me encontraba en mi cuarto, sentada en mi escritorio intentando estudiar para un examen de teoría y crítica de la música pero no podía concentrarme. En mi cabeza solo estaba Anahi. No había podido hablar con ella en todo el fin de semana, se había ido a Ohio para pasar el fin de semana con su abuela y al parecer su móvil estaba muerto. Cada vez me sentía más enfadada al volver a marcar su número y escuchar esa voz robótica que me decía que su móvil estaba apagado o fuera de cobertura, y el colmo era que ella tampoco hacía nada para llamarme. Con toda la rabia que tenía arrojé el móvil al suelo y aparté de un golpe los libros, que llegaron a parar al mismo sitio.
Cogí una foto de ella y me senté en el suelo, apoyando mi espalda en la cama.
-Por qué no me llamas...?
Me quedé observando la foto por un largo rato, hasta que un ruido me sacó de mis pensamientos.
-Qué haces aquí? –Pregunté a la persona que había entrado.
-He escuchado un golpe y quería saber si ya te habías tirado por la ventana.. –Dijo sonriendo, intentando hacer broma.
-Pues no te creas.. que estoy a punto.. –Dije con una sonrisa.
-Bueno, por lo menos espera a que venga la rubia a rescatarte, no?
-Ay Maite.. esa rubia me tiene vuelta loca..
-Y eso? Todavía no te ha llamado?
-No.. y lo que me da mas rabia es que estoy segura que cuando me mire con esos ojos azules va a hacer que se me quite todo el coraje que siento ahora, no puedo enfadarme en serio con ella..
-Pero llega hoy no? Seguro que en cuanto pise su casa te llama y te da una explicación, sabes que Anahi te ama de verdad.
-Si lo sé. Pero.. no sé.. ella está lejos, se ha reencontrado con todos sus amigos, quizás hubiera alguna chica que le gustase.. o algún chico.. tengo miedo Maite..
-Miedo de qué hermanita?? –Dijo preocupada y sentándose a mi lado.
-De que algún día me deje.. May.. a ella le gustan los hombres, no las mujeres..
-Por qué dices eso Dul?? Está contigo no? Y tu eres una mujer..
-Está conmigo porque está enamorada Maite.. ella no es lesbiana.. simplemente está enamorada de una mujer..
-Pero a ver.. por qué dices eso?
-Pues porque es la verdad! Ella siempre me ha dicho de que de mujeres solo le gusto yo, y los hombres si le gustan.. pero solo le gusto yo Maite.. Tengo miedo de que algún día se canse de estar con una mujer y se vaya con un hombre, que es lo que verdaderamente le gusta.. Cuando me dice que una mujer le resulta guapa me alegro.. porque pienso de que puede haber una esperanza de que realmente le gusten las mujeres y se quede conmigo..
-Lo que estás diciendo es una tontería muy grande Dulce.. Anahi te ama, da igual que le gusten los hombres o que le gusten otras mujeres, porque ella no los ama a ellos, te ama a ti, y eso es más importante que todo lo demás.
Su móvil empezó a sonar, ella lo sacó del bolsillo y miró la pantalla para ver quien era, después me miró sin contestar.
-Deja de preocuparte por tonterías y habla con ella. –Dijo tendiéndome su móvil que aún seguía sonando. Yo lo cogí inmediatamente y le sonreí, ella me devolvió la sonrisa y salió de la habitación, yo contesté rápidamente.
-Diga?? –Dije emocionada.
-Dul??
-Hola mi vida.. –Dije un poco más seria al recordar que debía estar enfadada con ella.
-Hola mi amor! Perdón que no te llamara en todo el fin de semana! Pero a mi móvil se le acabó la batería y me deje el cargador en casa.. me perdonas?? –Dijo con voz triste de bebé.
-Si Any, no te preocupes..
-Bebé.. no me perdonas..
-Bueno.. y dónde estás? –Dije seria cambiándole de tema.
-En el aeropuerto, esperando por las maletas.. –Dijo con voz triste.
-Ah.. y cómo te lo has pasado?
-Pues bien.. dentro de lo que cabe claro.. te echaba muchísimo de menos.. te amo Dul..
Yo me quedé callada, estaba deseando responderle y decirle cuánto la amaba y lo mucho que la había echado de menos.. pero realmente me sentía mal, y mi orgullo no me dejaba contestarle.
-Bueno eh... tengo que colgar, mis padres me llaman, ya están llegando nuestras maletas.. –Dijo mucho más triste que antes, a mi se me partía el corazón al escucharla así. –Vendrás a mi casa esta noche?
-No puedo Any.. tengo que estudiar mucho..
-Ah.. bueno pues.. nos vemos mañana entonces..
-Ok.
-Bye Dul.. te amo.
-Adiós.
Ella suspiró y luego colgó. Yo cerré lentamente el teléfono arrepintiéndome profundamente de cómo la había tratado.
-*******! –Me dije a mí misma dándome un golpe en la cabeza. Luego me acosté boca abajo sobre la cama y me quedé así durante un tiempo, repitiendo en mi cabeza nuestra conversación una y otra vez, arrepintiéndome cada vez más de cómo la había tratado.
Horas después me encontraba todavía sobre mi cama, escribiendo en uno de mis cuadernos todo lo que sentía por Anahi, hasta que Maite volvió a entrar en mi habitación, entonces lo cerré y la miré, esperando a que empezara a hablar, ella me miraba de la misma forma.
-Y? Cómo fue?
-Mal Maite.. no arreglamos nada y ahora me siento fatal.. –Le conté todo sobre nuestra conversación y ella me miraba enfadada.
-Pero cómo puedes ser tan ******* Dulce?? Por qué has hecho eso?? Así piensas estar más segura de tu relación con Anahi?? Pues vas lista.. no sé cómo Any te soporta. –Dijo realmente furiosa y saliendo de la habitación.
-Ni yo tampoco.. –Dije con un suspiro cuando mi hermana ya se había ido de la habitación. En cualquier otro momento le habría contestado e insultado y todo lo que hiciera falta, pero ese día me encontraba especialmente débil en todos los sentidos..
Minutos después Chris entró en la habitación.
-Qué ha pasado con Maite, Dul??
-Nada que te importe. –Dije dándole la espalda desde la cama.
-Uy que humor.. bueno, yo venía a avisarte de que la cena ya está lista.
-No me esperéis, no voy a cenar.
-Por qué? Tu por muy enfadada que estés no te pierdes una comida, no sé como puedes estar en tan buena forma.. –Dijo sonriendo haciendo broma.
-Pues porque no me da la gana, algún problema??
-Definitivamente, hoy estás insoportable Dulce. –Dijo saliendo de la habitación enfadado y dando un portazo.
Cogí una almohada que estaba a mi lado y le di un gran golpe, y luego otro y después otro, cuando ya me dolían los brazos paré y me acosté sobre la cama, al instante me quedé dormida.
Me desperté un poco descolocada y con dolor de cabeza. Miré el reloj que había al lado de la cama y suspiré, era la 1:30 AM. Me levanté y salí de la habitación. Todo estaba oscuro ya que todos se habían acostado. Por el camino iba encendiendo luces hasta hacer un camino para llegar a la cocina. Una vez estuve ahí cogí una botella de agua y del frutero cogí una manzana. Me senté en una de las sillas que había y me comí la manzana tranquilamente. Cuando terminé de comer salí de la cocina y me dirigí a mi cuarto siguiendo el camino de luces y apagándolas. Cuando llegué a mi habitación cerré la puerta y de un salto llegué al centro de la cama, donde me coloqué boca abajo para seguir durmiendo.
Un minuto después sentí que alguien me acariciaba el pelo y de un salto lo aparté y me senté derecha en la cama muy asustada.
-Quien eres?? –Dije muy nerviosa, ya que estaba todo oscuro y sólo se veía una sombra.
-No te asustes mi amor.. soy yo.
-Anahi?? Qué haces aquí a estas horas?? –Dije suspirando aliviada y encendiendo la lamparita que tenía cerca.
-Es que.. no podía dormir pensando en lo de hoy y.. quería pedirte perdón mi amor.. te he echado muchísimo de menos y no quiero que estés enfadada conmigo.. –Dijo sentándose a mi lado en la cama.
-No mi vida.. la que tiene que pedir perdón soy yo, no tendría que haberte tratado así, pero es que estaba preocupada pensando en que te habías olvidado de mi...
-Claro que no mi amor.. eso es lo último que haría. Yo no puedo olvidarte tan fácilmente Dul, estás demasiado clavada en mi corazón, no dudes ni por un solo segundo lo contrario.
-No lo dudo mi amor.. entonces, me perdonas?
-No tengo nada que perdonarte mi amor.. y tú me perdonas?
-Yo tampoco tengo nada que perdonarte mi vida.
-Entonces, qué hacemos hablando tanto?? –Dijo sonriendo y besándome apasionadamente. Yo me sorprendí, pero le seguí el beso y empecé a acariciar su espalda. Ella se puso de rodillas sobre mí y se quitó la camiseta. Al quedar su torso libre de tela besé y acaricié rápidamente sus senos. Ella se rió y se apartó un poco para ayudar a quitarme la camiseta y que me recostara sobre la cama. Anahi se situó a mi lado y empezó a darme besos por el cuello acompañados por su lengua, mientras una de sus manos vagaba por todo mi cuerpo. Por una vez, me dejaba llevar por ella. Anahi se subió sobre mí y empezamos a besarnos lo más ardiente que podíamos, mientras mis manos acariciaban la espalda y el trasero de ella. Nuestras lenguas se entrelazaron en una danza de fuego donde nuestra saliva era la lava caliente que hacía que nuestras lenguas se fundieran en una sola. Anahi volvió a besarme y lamerme el cuello, después fue bajando con su lengua por mi cuerpo y paró en mis senos, lamía mi aureola y daba suaves mordiscos en mi pezón, mientras que con la mano me acariciaba el otro seno. Luego cambió al otro seno haciendo que me volviera loca de placer. Cuando ambos senos ya estaban rojos de tantos mordiscos y de haber dejado su huella ahí, siguió bajando por mi cuerpo llegando a mi centro, donde con su lengua me dio el mayor placer que había sentido nunca. Ella movía su cabeza despacio y luego más rápido. Cuando estaba a punto de llegar la quité y la empecé a besar fuertemente.
-Qué haces mi vida? –Decía con la respiración acelerada.
-Quiero que lleguemos juntas bebe..
Yo me puse sobre ella y me apoderé de su cuello, parte que me encantaba de ella. Sin despegar mi lengua de su cuerpo bajé hasta sus senos, donde comí de ellos hasta saciarme, le mordía los pezones un poco fuerte y luego le pasaba la lengua suavemente para aliviar un poco el dolor. Fui descendiendo hacia el sur, donde se encontraba el tesoro más hermoso que había visto nunca. Con mis besos llegué hasta su vagina, con mis manos separé cuidadosamente sus labios inferiores y con mi lengua recorrí todo su interior, llenándome la boca de ese sabor dulce y a la vez amargo, embriagándome con su aroma. Le di placer con mi lengua hasta que ya no podía aguantar las ganas de gritar, cuando sentía que estaba llegando paré, haciendo que ella se quejara inmediatamente. Subí hasta su boca y la besé, compartiendo el sabor de ambas. Mientras nos besábamos mi mano bajó hasta su vagina y empecé a acariciar su clítoris suavemente y ella me imitó. Nos dimos placer mutuamente, haciendo movimientos lentos, luego más rápidos y sin parar de besarnos, poco tiempo después las dos llegamos a un fuerte orgasmo

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Miedo a amar

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 5:12 am

Capítulo 51
Una de las sensaciones más placenteras era esa, abrir los ojos y sentir el cuerpo desnudo de la persona que amas pegado al tuyo.
Anahi estaba abrazada a mí, su brazo rodeaba mi cintura y su cara apoyada en mi hombro, mientras dormía plácidamente. Yo giré un poco la cabeza y me limité a observarla dormir. Su rostro estaba calmado y su respiración era pausada, de vez en cuando se le escapaba una pequeña sonrisa, seguramente estaría soñando con algo que la hiciera feliz, con esto sentía una gran ternura y me invadían las ganas de abrazarla y no dejarla escapar nunca. Cuando iba a hacerlo su rostro cambió, se puso tensa y su respiración empezaba a acelerarse. Yo estaba segura de que estaba teniendo una pesadilla así que la iba a despertar cuando escuché un “están por aquí..” que venía desde fuera de la habitación.
Un segundo después Anahi saltó asustada de la cama gritando “NO!” al mismo tiempo que la puerta de la habitación se abría.
Durante unos segundos, que se me hicieron eternos, dos pares de ojos nos miraban impactados mientras Anahi y yo nos tapábamos con las sábanas, ya que estábamos desnudas.
-Q-que.. que habéis hecho..? –Dijo tapándose la boca y mirándonos asqueada.
-Mama, mama yo.. –Dijo levantándose de la cama y poniéndose la ropa, yo hice lo mismo.
-Tu qué?? Esto es asqueroso!! Cómo has podido?? –Dijo Marichelo gritando fuertemente y con lágrimas en los ojos.
-Mamá, estamos enamoradas.. –Dijo Anahi cuando se hubo puesto la ropa y acercándose a su madre temblorosamente.
-Enamoradas?? –Gritaba asqueada. Yo veía la escena sin reaccionar. –Franco! No vas a decir nada??
Este estaba mirando a la nada, con lágrimas en los ojos y con los puños apretados fuertemente, cuando Marichelo lo zarandeó, reaccionó.
-Cómo nos has podido hacer esto Anahi?? Qué hemos hecho mal?? –Dijo cogiendola por los brazos y gritando todo lo fuerte que podía.
-Papá por favor..
-Por favor nada!! –Decía mientras le daba un golpe en la cara. Anahi cayó al suelo por el golpe tan fuerte. En ese momento reaccioné y me puse en medio cuando le iba a dar otro golpe.
-No! Ni te atrevas a tocarla más! –Dije gritando aún más fuerte que ellos y, la verdad, no sé de donde saqué las fuerzas para empujar a Franco lejos de Anahi.
-Tú no te metas! Eres una víbora! Te has aprovechado de mi hija como has querido!! –Gritaba mientras se acercaba a mi levantando la mano para pegarme, yo cerré los ojos esperando el golpe cuando escuché que otra persona entraba en la habitación pegando a Franco para evitar que este me golpeara a mí.
De repente entró una persona corriendo en la habitación.
-Basta papá! No te atrevas a ponerle la mano encima a Dulce! –Dijo mientras se ponía delante de mí la persona que menos esperaba, Christian. Después miró a su hermana que seguía llorando en el suelo y se dirigió corriendo hacia a ella, yo hice lo mismo. –Estás bien? –Decía mientras ambos la ayudábamos a levantarse. Ella no podía responder, estaba ahogada en su propio llanto.
-Déjala! Tiene lo que se merece! Se tendría que pudrir en el suelo!! Por mala hija, por asquerosa, por todo!! –Decía Marichelo gritando y también intentando pegar a Anahi, Christian y yo la apartamos para que no pudiera hacerlo.
-Dejarla en paz!! Ella no hace nada malo estando conmigo!! No es asqueroso ni es una enfermedad! Los enfermos sois vosotros por pensar así!!
-Cállate!! –Dijo Marichelo levantando la mano para pegarme.
-No la toques!! –Dijo Christian cogiendo la mano de su madre y apartándola.
-Cómo puedes defenderla?? Ella es la que está haciendo daño a nuestra familia! A TU familia!! Ella es la que se ha aprovechado de tu hermana!! –Gritaba Marichelo desesperadamente, rasgándose la voz.
-La defiendo porque lleva muchos años en nuestra familia y la quiero!! Porque ella no tiene la culpa de que haya personas tan cerradas como vosotros y no pueda querer libremente! Porque mi hermana no ha podido ser completamente feliz por vuestra culpa! Y sobre todo porque MI hermana la ama! Y nadie se ha aprovechado de ella!!
-Si no vas a decir nada bueno te callas! Sólo eres un niño inmaduro! No sabes ni de lo que estás hablando! –Dijo su padre empujándolo enfadado.
-Ni soy un niño ni soy inmaduro papá. Soy un hombre de 23 años que sabe completamente lo que dice!
-Basta! Tú! –Dijo Marichelo dirigiéndose a Anahi. –No vas a volver a ver a esta.. mujer.. nunca más! No te voy a consentir que seas una enferma como ella! Te vienes con nosotros. –Dijo agarrándola del brazo y tirando fuerte de ella para sacarla de la habitación. Yo le agarré el otro brazo para que no se la llevara.
-Qué pasa aquí?? Los gritos se escuchan en toda la casa! –Dijo mi madre un poco alterada entrando en la habitación.
-Pasa que su hija es una viciosa asquerosa que se ha aprovechado de mi hija!!
-Un respeto señora! Esta es mi casa! Mire, su hija ya es grandecita para que se aprovechen de ella y estoy completamente convencida de que las chicas se quieren de verdad, o eso es lo que estoy escuchando siempre de ellas mismas.
-Usted lo que pasa es que no le hace caso a su hija! Por eso está así! Es una mala madre señora!
-Ya basta! No tengo por qué escuchar insultos en mi propia casa. Si hacen el favor de irse. –Dijo mi madre muy molesta señalando la puerta.
-Pues claro que nos vamos! Vamonos Anahi. –Dijo Marichelo tirando de ella.
-No!! –Dijo ella entre lágrimas agarrándose a mi.
-Iros vosotros, yo me llevaré a Anahi. No la pienso dejar con vosotros. –Dijo Christian interponiéndose. Sus padres se miraron y se lo pensaron por un momento, luego Marichelo soltó a Anahi.
-Llévatela a casa, YA! Ok?
Christian solo asintió. Después sus padres y mi madre salieron de la habitación. En cuanto desaparecieron Anahi se abrazó a mí fuertemente.
-No llores princesa, todo va a salir bien.. –Dije acariciándole el pelo.
-Perdón Dul.. perdóname mi amor por favor..
-Shh.. no tengo nada que perdonarte mi vida, lo que ha pasado ha pasado y punto.. tu no tienes la culpa de nada ok?
-Any.. es mejor que nos vayamos.. –Dijo Christian un poco incómodo.
-Si... muchas gracias Christian, de verdad..
-No tienes que darlas.. eres mi hermana. –Dijo dándole un abrazo. Luego Anahi se dirigió a mí y me dio un beso que duró unos segundos, luego se separó un poco de mí y me acarició la cara.
-Te amo.. no lo olvides por favor..
-Te amo muchísimo mi niña.. Any, digan lo que te digan, nunca dudes de que eres lo más importante para mi ok?
-Si mi amor.. Te quiero. –Después de esto salió de la habitación lentamente. Cuando se fue lloré todo lo que no había podido llorar antes, me dolía el corazón de una manera muy difícil de explicar. Christian que se había quedado observándome vino hacia a mí y me abrazó, cosa que jamás había hecho.
-Cuídala por favor.. no permitas que le hagan daño..
-Claro que si Dul, no te preocupes por eso.. cuídate tu ok? Tranquilízate, yo os voy a ayudar..
-Muchas gracias Christian.. pero, por qué haces esto? Tu me odias..
-Yo no te odio enana –Dijo con una pequeña sonrisa.- Sólo que.. disfrutamos peleándonos no? Pero te quiero mucho Dul.. tu eres como una hermana más, mi cuñada. –Dijo intentando alegrarme, yo le sonreí tristemente.
-Yo también te quiero mucho Christian. Gracias por todo.. de verdad. –Dije dándole un beso. Él sonrió y salió de la habitación para alcanzar a su hermana.
Una lágrima cayó de mis ojos, y miré a la última persona que quedaba en la habitación. Que se había limitado a contemplar la escena sin decir nada.
-Por qué lo has hecho? –Dije con rabia y yendo hacia a ella con la intención de pegarle.
-Porque te lo merecías, por haberme hecho daño. –Dijo esquivándome y saliendo rápidamente de la habitación y cerrando la puerta.
Yo no tuve fuerzas para ir a buscarla. Simplemente caí rendida en el suelo, parecía que mi alma y mi corazón se habían ido con Anahi, dejándome a mí vacía

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Miedo a amar

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 5:12 am

Capítulo 52
Me quedé dormida en el suelo. El dolor de cabeza y espalda hicieron que me despertara, cuando abrí los ojos me sentí descolocada, tantas emociones fuertes vividas en tan poco tiempo.. mi cabeza no podía soportar que ahora Anahi estuviera lejos de mí, y mi corazón no podía soportar el dolor del rechazo de la que consideraba mi familia.
“Tienes que ser fuerte.. como siempre has sido, todo se va a arreglar..” Con este pensamiento y la imagen de Anahi en mi cabeza me levanté del suelo y salí inmediatamente de la habitación.
Cuando llegué al salón me encontré a Maite y Chris que acababan de llegar, y a la persona que estaba buscando. Me dirigí hacia a ella silenciosamente para que no pudiera escapar, cuando llegué a su altura la agarré con todas mis fuerzas por el pelo y el cuello, haciéndola gritar.
-Maldita puta! Por qué lo has hecho??
-Ahh!! Suéltame!!
-Dul qué haces? Suéltala! –Dijo Maite acercándose rápidamente a nosotras.
-Que qué hago?? Esta hija de puta ha hecho que los padres de Anahi nos descubran! Y ahora no me quieren cerca de ella!
Maite se impresionó al saber todo lo que había pasado en su ausencia y trató de tranquilizarme inútilmente.
-Dul por favor, así no vas a solucionar nada, pegándole no vas a hacer que Anahi vuelva ni que sus padres os acepten.
Yo me lo pensé un poco, le di un golpe con todas mis ganas y la solté, Sugar cayó al suelo sangrando por el labio.
-Donde está mi madre? No quiero a esta estúpida en mi casa!
-Está bien, vamos a hablar con ella, pero tranquilízate. Chris, te puedes encargar de ella por favor? –Dijo señalando a Sugar que aún seguía en el suelo.
-Claro que si.
Maite y yo salimos en busca de mi madre, la encontramos en la cocina hablando con la cocinera, le pedimos a esta que saliera y nos quedamos a solas con ella.
-Estás bien hija?
-Si no te preocupes. Ahora lo único que quiero es que ESA salga de mi casa! –Dije gritando alterada.
-Quien?
-Tranquila Dul, deja que lo explique yo. –Dijo Maite tranquilamente.
Maite le contó lo que había hecho Sugar, en medio de la narración llegó el padre de esta y se lo explicaron todo.
-No me puedo crees que María haya hecho una cosa así.. lo siento mucho Dulce.. –Dijo visiblemente avergonzado.
-No te preocupes, solo quiero que salga de aquí. No la quiero en mi casa por favor..
-Está bien Dulce, me llevaré a María a un hotel. Ya no te molestará más, te lo aseguro. –Dijo Alex respirando pesadamente y molesto con su hija.
Después de esto él salió rápidamente de la habitación en busca de su hija y mi madre fue tras de él.
Cuando nos quedamos solas me abracé a Maite y lloré, lloré de rabia, frustración, dolor..
-No te preocupes hermanita, ya verás como todo se arregla..
-No puedo estar lejos de ella May.. la necesito para sobrevivir.. –Dije llorando a más no poder.
-Ella volverá a ti Dul.. tal y como lo hizo la vez pasada, solo tienes que ser fuerte a lo que venga. Esto tenía que pasar y ha pasado hoy. Lo importante es que tenéis que manteneros fuertes y unidas.
Maite me acompañó hasta mi habitación y estuvo todo el día conmigo, cuando lloraba me consolaba, y cuando no, simplemente me hacía compañía. Pero en ese momento solo necesitaba a una rubia de ojos azules..
Capítulo 53
Pasaban los días y la situación no mejoraba. Sus padres no querían ni oír hablar del tema, Christian y Diego intentaban hablar con ellos, pero no había manera. Como último recurso iba Anahi, pero a ella le hacían menos caso que a sus hermanos.
Sólo nos veíamos por las mañanas en la universidad y algunas tardes podíamos salir juntas, ya que Christian nos cubría. La verdad es que me sigue sorprendiendo lo bueno que ha sido con nosotras..
Este día cumplíamos 9 meses juntas y llevábamos TODO el día discutiendo. Todo empezó en la universidad..
-Bueno pues después nos vemos para hacer el trabajo no? –Le dije a una compañera de clase.
-Claro Dul, después te llamo para quedar.
-Ok, Bye.
-Adiós.
Nos dimos un beso en la mejilla y ella se fue. Cuando me giré para ir en busca de Anahi me sorprendí al verla mirándome con una cara bastante seria, cosa que me preocupó y fue corriendo hacia a ella.
-Any, amor estás bien? Por qué tienes esa cara?
-Por nada. Que bien te llevas con esa no?
-Que? Que dices mi amor? No estarás celosita verdad? –Dije acercándome a ella haciéndole cosquillas.
-Déjame en paz Dulce. –Ella apartó mi mano de un golpe y siguió su camino.
Yo me quedé extrañada, no me esperaba esa reacción de ella. Fui detrás de Anahi y me puse enfrente de ella, sin dejarla pasar.
-Dulce, quítate. Sabes que me agobias cuando te pones así.
-No me voy a quitar hasta que no me digas qué es lo que te pasa.
-No me pasa nada Dulce, ahora quítate –Dijo intentando pasar.
-Que no me voy a quitar te estoy diciendo. –Dije volviendo a ponerme en medio. Sabía que así se iba a enfadar muchísimo más, pero si me quitaba se iba a ir.
-Dulce, me estás enfadando en serio. Quítate
-No.
-Que te quites!
-No.
-Muy bien. Tu lo has querido.
Se acercó a mi y me dio un gran pellizco en el brazo que me hizo retorcerme de dolor. Cuando me aparté para que me soltara ella cogió sus cosas y se fue.
Así pasamos el resto del día. Un día que se suponía que era para estar felices, se había convertido en un infierno.. al final no quedé con la chica de mi clase para hacer el trabajo, se me fueron todos los ánimos. Estaba en mi cuarto sentada en el suelo apoyada en la cama, llorando después de haber discutido por teléfono con Anahi una vez más. Como siempre hacíamos desde hacía unas semanas.. cuando me llegó un mensaje:
Es mejor que lo dejemos Dulce, esto no nos lleva a ninguna parte.. tú sabes lo mal que lo estoy pasando en mi casa y no veo apoyo de tu parte.. adiós.
Con este mensaje la cabeza se me llenó de información y sentía una gran presión en el cerebro. Me dolía la cabeza y no podía parar de llorar. Simplemente no le respondí. Dejé que pasara el tiempo..
A las 2:00 AM yo seguía llorando en mi cama cuando sonó el móvil. Yo lo cogí lo más rápido que pude.
-Diga??
-Por qué me dejas ir así?? –Dijo Anahi que todavía seguía llorando fuertemente.
-Yo no te quiero dejar ir.. eres tú la que te quieres ir..
-Por qué ya no me amas Dul..?
-Claro que te amo bebe.. tú eres lo mejor que me ha pasado en la vida.. ahora estamos pasando un mal momento, pero yo te amo más que nunca.. y tu me amas?
Ella no respondió, sólo lloraba.
-Respóndeme por favor.. –Dije llorando, de imaginarme que la respuesta sería no..
-Claro que te amo Dul..
-Entonces no llores más.. Perdóname si he hecho algo que te ha molestado, te juro que no lo volveré a hacer. Yo solo quiero hacerte feliz Any.. yo te amo.. me perdonas?
-No tengo nada que perdonarte Dul.. perdóname tu a mí..
-Si que tienes que perdonarme amor.. por algo te has enfadado.. Yo no tengo nada que perdonarte amor..
-No bebe..
-Bueno pues, si yo no tengo nada que perdonarte, y tu no tienes nada que perdonarme, por qué vamos a discutir? –Dije aún llorando pero intentando animar mi voz para que ella no llorara.
-Oye preciosa.. te amo ok? No llores más por favor.. –Dije al ver que ella no me respondía.
-Si mi vida..
-Oye. Tengo que hacerte una propuesta. –Dije secándome las lágrimas y poniéndome contenta.
-Ah si? Cual? –Respondió ella sonriendo por mi cambio de humor, eso era lo que quería, hacerla sonreír.
-Anahi.. quieres casarte conmigo?

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Miedo a amar

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 5:12 am

Capítulo 54
-Anahi.. quieres casarte conmigo?
-Q-qué? Estás loca Dul.. –Dijo ella riéndose.
-Oye tómame en serio que te lo digo en serio Any –Dije también riendo- te quieres casar conmigo?
-Si –Dijo decidida.
-Si?–Dije un poco asombrada. Creía que me diría que no, que creería que era una de mis locuras.
-Si.
-De verdad?
-Si.
-Segura?
-Si.
-Me lo prometes?
-Si.
-No hay vuelta atrás. Estás segura?
-Pues claro Dul –Decía riéndose y como si fuera obvio- Tú me has pedido que me case contigo, no? Y yo lo que más quiero es estar unida a ti siempre.. así que por qué tendría que negarme?
-Te amo.. te amo tanto bebe.. te amo.. TE AMO!!! –Dije gritando emocionada, ella se rió.
-Te amo muchísimo mi vida..
- Bueno, entonces te recojo mañana.
-Mañana?
-Pues claro! Mañana es el día de nuestra boda. –Dije orgullosa.
-Dul.. estás loca..
-Ya lo sé. Desde que te conocí estuve loca por ti. Lo tengo asimilado. Mañana a las 9 AM?
-Amor, no crees que es un poco temprano como para que te dé tiempo a organizar una boda?
-Claro que no. Tú no te preocupes, yo me encargo de todo.
-Está bien, como quieras. Confío en ti.
-Gracias princesa. Pues entonces te cuelgo ya.
-Anda mira que bien.. –Dijo un poco molesta porque prácticamente le había echado, pero riéndose al mismo tiempo por eso.
-Perdón princesa, pero es muy tarde y aún tengo que preparar todo para la boda..
-Ok.. está bien. Que descanses mi locura!
-Descansa princesa hermosa. Oye, mañana tienes que ir vestida de blanco eh!
-Ok. Ya veré lo que me pongo. Hasta mañana princesa.
-Hasta mañana mi amor. Te amo.
-Te amo.
Ambas colgamos los teléfonos y yo me tumbé sobre la cama riéndome y secándome los últimos restos de lágrimas que quedaban. Miré el reloj, las 02:30 de la mañana, apenas me quedaban 6 horas y media para organizar mi boda y dormir un poco. Me levanté de la cama, me senté en mi escritorio y me puse manos a la obra.
Eran las 08:30 AM de la mañana y yo estaba nerviosa pero feliz. Sabía que lo que íbamos a hacer era una locura y que seguramente Anahi se reiría de mí, pero, aunque fuera una tontería, para mí era importante.
-A ver que me falta.. la hoja está, la ropa está, la comida está, el lugar.. ya lo pensaré sobre la marcha.. –Me quedé un momento pensando y por fin caí- Dios.. los anillos! Los anillos, los anillos, los anillos.. –Decía mientras iba de un lado para otro y me mordía las uñas intentando no comérmelas, ya que me las había arreglado hacía un rato.
De repente me paré en seco y sonreí.
-Ya sé..
Miré el reloj y vi que ya era casi la hora. Me vestí rápidamente con una falda algo larga blanca y una camiseta blanca que terminaba por encima del ombligo. Me miré al espejo y vi que estaba bien así que me maquillé lo más rápido que pude y salí de la casa.
Por el camino hice una llamada y a las 09:00 AM estaba en la esquina de la calle de Anahi, esperando a que ella llegara. Sus padres ya sabían que ella muchas veces salía conmigo, no les gustaba pero Anahi era mayor de edad y no podían prohibírselo.
Cuando mi rubia llegó me quedé impresionada. Vestía unos pantalones cortos hasta la rodilla y una camisa e iba totalmente de blanco. Su cabello estaba más liso que de costumbre y llevaba una cinta blanca en el pelo que le quedaba bastante bien. No pude evitar sonreír tontamente mientras ella se montaba en el coche, era increíble darme cuenta de que cada día la amaba más, que en un corazón tan pequeño cupiera tanto amor.. ella me sonrió divertida y me dio un beso cuando cerró la puerta.
-Me encanta cuando me miras así.. –Dijo ella con una sonrisa.
-Así como? –Dije sin parar de sonreír tontamente y arrancando el coche. Era hora de pensar el sitio donde la llevaría.
-Así, no sé.. se te ve tan feliz, tan enamorada.. no te imaginas lo bien que me siento cuando me miras así, saber que yo te hago sentirte así..
-Te aseguro que lo estoy... –Dije cogiendo su mano y dándole un beso en ella.
-Bueno, y dónde me piensas llevar?
-Ahh, es una sorpresa.. –Claro que era sorpresa, no lo sabía ni yo misma..
Bien, era el momento. Aparqué a un lado de la carretera y me giré hacia a ella.
-Any, todavía estás segura de que quieres casarte conmigo?
-Claro que si.
-Si?
-Si.
-De verdad?
-Si.
-Segura?
-Dul.. no empieces.. –Dijo riéndose recordando que dije lo mismo la noche anterior.
-Jaja está bien, está bien.. sólo quería asegurarme. Confías en mí?
-Ya sabes que si..
-Entonces, necesito vendarte los ojos, y tienes que prometerme que por nada del mundo te lo vas a quitar.
-Umm.. está bien. Te lo prometo.
-Muy bien..
Le tapé los ojos con un pañuelo también blanco y volví a arrancar el coche. Cinco minutos después llegué a una joyería, propiedad de mi madre, eso me daba una gran ventaja.. aparqué el coche y salí de él.
-Ahora vuelvo amor, no tardo nada.
-Dul? A donde vas? –Dijo intentando quitarse el pañuelo.
-No no no, no te lo quites. Voy a recoger una cosa, no tardo nada. Quédate aquí ok? Y no te lo quites.. te amo.
-Está bien.. te amo. –Dijo resignada con un suspiro.
Yo entré en la joyería y busqué al dependiente.
-Daniel, tienes lo que te he encargado?
-Por supuesto señorita Saviñón. Aquí está. –Dijo entregándome una pequeña caja aterciopelada. La abrí y sonreí al ver dos anillos de oro blanco juntos.
-Son preciosos Daniel. Te los traeré otro día para que los grabes.
-Cuando usted quiera señorita.
-Gracias, los has conseguido muy rápido Ya me tengo que ir, tengo prisa..
-Todo lo que la señorita ordene, para eso estamos.. Cuídese mucho, hasta otro día, y salude a su madre de mi parte.
-Lo haré, adiós Daniel.
Guardé la cajita en el bolso y salí a la calle. Me monté en el coche rápidamente, donde Anahi me esperaba impaciente.
-Has tardado mucho Dul!
-Perdón amor, he ido lo más rápido que he podido. Pero ya vamos a llegar a nuestro destino..
Dije esto y pisé el acelerador. Al ver los anillos me había inspirado y ya sabía el lugar exacto donde la llevaría.
Diez minutos más tarde yo aparcaba el coche en una estrecha calle. Apagué el motor y respiré hondo.
-Bueno.. aquí es bebe. Ven, acompáñame.
Le cogí de la mano y la guié para salir de esa calle estrecha. Llegamos a una plaza no muy grande, llena de plantas y fuentes. No había coches, ya que era una plaza cerrada y sólo se podía entras a pie por los estrechos callejones. Las paredes de los alrededores eran blancas y beiges, pero no se veían enteras ya que había grandes enredaderas verdes en ellas, esto le daba un aspecto más luminoso a todo. Y en la pared del fondo del patio había una gran puerta de madera, sus alrededores tenían mosaicos y figuras de santos. Era una pared realmente hermosa. Era la entrada a una iglesia no muy conocida en L.A, pero una de las más hermosas que había visto en mi vida, y eso que yo no era de ir mucho a misa..
Any todavía seguía con los ojos vendados, así que la llevé hasta un banco, la senté ahí y le quité la venda de los ojos.
Al principio miraba a todos lados, maravillada por lo que estaba viendo, luego se acercó a mí y me llenó de besos, yo sólo me reía.
-Dul esto es hermoso! Nunca había visto una cosa así..
-Si que lo es.. Any, te he traído aquí, a las puertas de esta iglesia, alrededor de tanta belleza, porque quiero casarme contigo en un lugar bello y tranquilo, donde nadie nos diga si esto está bien o mal.. que los únicos testigos seamos tú, yo y Dios, que estoy segura de que está feliz por nosotras, a pesar de que el resto del mundo diga lo contrario...
-Te amo tantísimo Dul.. y con cosas como estas sólo haces que me enamore mucho más de ti..
Yo solo le sonreí y le besé suavemente en los labios. Luego saqué una hoja de mi bolso.
-Bueno.. como creo que el cura no nos querrá ayudar –Dije con ironía- yo lo haré por él. Yo sé que la boda de tus sueños es con todos nuestros amigos y familiares, y yo haré que se cumpla eso.. pero como ahora mismo no es posible, lo haremos así, de acuerdo? –Dije con una sonrisa.
-De acuerdo.
-Bien, entonces.. comencemos. Jum jum.. –Dije aclarándome la garganta y poniendo la voz más seria, ella soltó una carcajada, yo le sonreí, pero puse cara de.. esto es serio, deja de reírte. Ella lo captó y se puso más seria, aunque seguía sonriendo divertida. Empecé a leer.
Queridos hermanos, amigos, familiares, padres, madres, hermanos, hermanastras (saludos a Maite!) cuñados, cuñadas, zorras (hay que recordar a Sugar!), paseantes, personas que nos estáis mirando ahora mismo, desconocidos, gente en general: Estamos aquí reunidos para unir en no muy santo matrimonio a Anahi y Dulce, más conocidas como Portiñon. Se unen porque se aman de verdad y no por el hecho de que Anahi sea una caliente que necesita de favores nocturnos.. aunque es una de las razones, es broma princesa. Se unen porque no les importan lo que piensen de ellas, porque han luchado y seguirán luchando siempre por su amor, que al fin y al cabo es lo más importante en la vida. Y bueno, como ya no tengo más ganas de inventarme más nada y tampoco sé lo que se dice en las bodas ya que nunca les presto atención, yo nos declaro, mujer y mujer. Ya te puedo besar. –Dije sonriendo y acercándome a ella para besarla. Ella no había parado de reírse en todo el texto, aunque me miraba muy tierna con un brillo especial en los ojos. Me cogió la cabeza entre sus manos y me besó suavemente, saboreándonos despacio. Por una vez no le importó besarme en mitad de la calle, y esto me hizo aún más feliz..
-Bueno.. creo que se me ha olvidado la parte de los anillos.. –Dije un poco avergonzada cuando ya nos separamos..
-Estás loca Dul.. completamente loca.. –Dijo sonriendo.
-Por ti mi amor.. –Dije mientras sacaba la caja aterciopelada del bolso y la abría.
-Esta parte sí que me la sé.. Te doy este anillo como símbolo de mi amor y fidelidad. –Dije sonriendo mientras le ponía el anillo en el dedo.
-Te entrego esté anillo como símbolo de mi amor y fidelidad..
Cuando los anillos estuvieron puestos en su sitio volvimos a besarnos.
-Gracias Dul.. gracias por todo esto.. es lo más hermoso que han hecho por mí..
-Gracias a ti por darme la oportunidad de darte todo esto y más.. Ahora tenemos que irnos.
-Irnos? A donde?
-Todavía queda otra sorpresa.

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Miedo a amar

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 5:13 am

Capitulo 55
Volvimos a montarnos en el coche y aceleré rumbo a las afueras de la ciudad. Anahi cada cinco minutos me preguntaba sobre a dónde íbamos pero, como yo no le decía nada, se rindió e iba admirando el paisaje y en un silencio cómodo para las dos.
Media hora después mi rubia empezaba a aburrirse, así que abrió la guantera del coche y cogió un pequeño cuaderno que había allí.
-Qué es esto Dul?
-Un cuaderno donde escribo mis pensamientos en el lugar donde pienso llevarte.
-Mmm.. y puedo leerlo?
-Todo lo mío es tuyo preciosa, puedes hacer lo que quieras.
-Te amo Dul. –Dijo ilusionada por lo que le había dicho.
-Te adoro mi amor. –Dije con una sonrisa al ver su cara de felicidad.
Sin más lo abrió y empezó a leer en voz alta.
-Mi corazón estaba vivo..
-Anahi no leas eso. –Dije poniéndome seria, soltando una mano del volante e intentando quitarle el cuaderno.
-Por qué no?
-Porque no.. lo escribí en un momento que estaba realmente mal.. no quiero recordar eso..
-Por favor Dul.. quiero leerlo, de verdad.
-Ok.. está bien. –Dije con un suspiro.
-Mi corazón estaba vivo
Latía por pasión, por amor,
Latía por ti..
Entonces me dejaste.
Ahora mi corazón está muerto.
Antes sus latidos me hacían vivir,
Ahora late tan rápido que duele,
Late tan lleno de furia que
Solo deseo que pare.
Por favor para..
¡¡Para de llorar!!
¡¡Para de lamentarte!!
¡¡Para de sufrir!!
Por favor.. para de latir..
¡Ya no está, *******!
¿Por qué sigues latiendo?
¿Para qué?
Ya nadie te dice te amo,
Ella ya no te abraza..
Ahora estás solo,
Estúpido corazón.
Que te has partido en dos,
Porque el amor de tu vida
Te abandonó..
Ahora solo te queda el dolor.
Por favor.. páralo..
Sin decir nada cerró el cuaderno lentamente. El coche se llenó de un silencio ahora incómodo. Anahi se secaba algunas lágrimas y yo permanecía callada, mirando al frente e intentando sacar de mi cabeza las imágenes que pensaba que había dejado atrás. Imágenes de dolor, lágrimas, sufrimiento.. flashes de recuerdos regresaban a mi cabeza una y otra vez, me volvía a ver a mí misma con 16 años, llorando desconsolada en mi cama después de haber tenido mi primera relación sexual con un hombre, si, un hombre.. lloraba porque no era lo que yo quería, porque no era la persona que yo deseaba, porque no había sentido mayor dolor que ese, porque ella se encontraba lejos, porque me habían obligado a hacerlo.. tantas cosas hacían que mi corazón se encogiera y sintiera una gran presión en mi pecho, y yo seguía ahí, llorando sin nadie que me consolara..
Una lágrima recorrió por mi mejilla, cerré los ojos por un segundo intentando sacar ese recuerdo de mi mente. Aparqué a un lado de la carretera y me volteé para ver a Anahi. La vi ahí, mirándome con los ojos brillantes con lágrimas queriendo salir. Entonces le sonreí, todo los recuerdos dolorosos se fueron dejando paso al inmenso amor que sentía por ella.
-Perdóname Dul.. perdóname por haberte hecho sufrir.. de verdad que no sabes como me duele saber que has sufrido así.. me habría gustado estar contigo todos esos días..
-No sabes ni la mitad amor.. pero bueno, no te preocupes si? Ahora estas conmigo.. y eso es lo que hace que me olvide de todo y en mi corazón solo sienta amor.. no te preocupes por nada más. Ok? Te amo muchísimo.
-Te amo Dul.. y te juro que haré todo y más para hacerte feliz.
-Jaja ok mi amor. Bueno, tenemos algo pendiente no? –Dije con una sonrisa misteriosa.
-Ay si!! Venga Dul.. dime a donde vamos por fa!
-Ya te he dicho que no Any, espérate a que lleguemos.
-Está bien. –Dijo con cara de niña caprichosa. Se puso derecha en el asiento y cruzó los brazos. Yo me reí y arranqué el coche. Unos quince minutos después llegamos al lugar...

Capítulo 56
Paré el coche a un lado de la carretera, al pie de una colina. Yo me bajé del coche y Anahi me siguió algo confundida.
-Ya hemos llegado. –Dije satisfecha.
-Dul.. aquí no hay nada, sólo una carretera abandonada y mucha hierba.. nada más! –Dijo ella extrañada como si no me diera cuenta de donde estábamos. Yo me reí.
-Ya lo sé tontita, ahora tenemos que andar un poco. –Dije dirigiéndome al maletero del coche y sacando dos maletas, le di la menos pesada a ella.
-Sígueme mi amor. –Dije comenzando a andar por un camino hacia arriba de la colina.
Anahi aligeró el paso y se puso a mi lado. Yo le cogí de la mano y seguimos por el camino.
Cuando llegamos arriba, Anahi se quedó maravillada con lo que veía. Desde ahí se podía ver todo L.A en miniatura, y si mirabas al lado contrario, una pequeña casa campestre.
-Cómo.. cómo has descubierto esto Dul?? -Dijo ella sonriendo feliz.
-Aquí me traía mi padre cuando yo era pequeña y queríamos alejarnos de toda la locura de L.A y estar juntos.. él lo llamaba Never Land, aquí he pasado uno de los mejores momentos de mi vida, y pensé en seguir agregándole momentos perfectos.. contigo.
-Muchas gracias Dul.. todo esto es hermoso.. te amo muchísimo.
-Yo también te amo mi amor. Bueno, entramos?
-Claro!
Ambas nos dirigimos hacia el porche de la casita. Cogí la llave que se encontraba debajo de una tabla suelta y abrí la puerta.
La casa no era muy grande, sólo un pequeño salón con una chimenea y un sofá, una cocina americana, un baño y una sola habitación.
-Está un poco sucia.. hace tiempo que nadie viene aquí..
-No pasa nada, si empezamos ahora, por la noche ya estará todo limpio. Tienes escobas y trapos?
-Si, están en el baño, por ahí. –Dije señalando hacia la izquierda de la habitación.
-Muy bien.
Anahi quiso ir para coger lo necesario, pero antes de que se fuera la cogí del brazo.
-Ey por qué tan ligera? –Dije acercándola a mi y cogiéndola de la cintura y pegándola a mí. Ella sonrió y puso sus brazos alrededor de mi cuello.
Las dos nos sonreímos, no hizo falta decir nada, nos besamos con pasión, nuestras lenguas se acariciaban y se fundían en una sola, cuando nos separamos pegamos nuestras frentes.
-No te imaginas cuánto te amo Dul.. me haces la mujer más feliz del mundo..
-Yo solo vivo para hacerte feliz mi amor.. todo lo que haga es poco para lo que quisiera.. mi único objetivo en esta vida es sacarte una sonrisa todos los días.. te amo muchísimo Anahi.
Sin decir más nos abrazamos por unos minutos, sintiéndonos la una a la otra, sin preocuparnos por nada más que nuestro amor.
Nos separamos y nos dimos un pequeño beso, luego nos pusimos a limpiar toda la casa.
Llegó la noche y las dos nos encontrábamos tiradas en el sofá, muertas del cansancio, pero con toda la casa limpia.
-Quien iba a decir que Dulce Saviñón cogería una escoba alguna vez eh.. –Dijo Anahi haciendo broma.
-Pues si.. pero no me importa cogerla si es por ti..
-Ohh.. te amo muchísimo bebe
-Te amo preciosa..
Como cada una estaba echada a un lado del sofá, me levanté y me recosté sobre ella. Anahi me envolvió en sus brazos y yo empecé a besarla intensamente. En pocos segundos nuestra ropa iba desapareciendo. Mis manos vagaban por su cuerpo, sentía su piel caliente en la yema de mis dedos y sus besos en mi cuello. Con mi lengua recorrí desde su oreja hasta el valle de sus senos. Con suavidad le aparté el sujetador, y con mi boca me adueñé de su pezón. Sin parar de lamerlo le quité el sujetador completamente y con mi mano acariciaba el seno que quedaba libre. Ella cogía mi cabeza e intentaba acercarla más a ella, movía su cuerpo fruto de su excitación y pequeños gemidos se escapaban de sus labios.
Cuando ya me había quedado satisfecha de sus senos, con mis besos seguí bajando por su cuerpo. Llegué a su centro y suavemente le quité su tanga, lo tiré a un lado y su cuerpo quedó totalmente libre para mí. Poco a poco me acerqué a ella, fascinada con la perfecta visión que tenía en ese momento. Dejé huella de mis besos en su pubis y con mi boca recorrí todo su centro, mi lengua buscaba el punto donde le daba mayor placer, y no tardó en encontrarlo. Primero lento y suave, después rápido y fuerte, mi lengua parecía que tenía vida propia y hacía lo que quería con su clítoris. Con dos dedos la penetré cuidadosamente mientras no paraba de lamerla. Los gritos de Anahi cada vez subían más de volumen y con ellos la fuerza de mis penetraciones. Cuando sentí que estaba llegando al orgasmo paré repentinamente y me aparté de ella, cosa que hizo que Anahi se quejara. Me volví a recostar encima de ella y la besé.
-Quiero que lleguemos juntas mi amor.. –Dije cuando nos separamos. Ella me sonrió y bajó hasta mi centro, que ya se encontraba bastante mojado.
Yo hice lo mismo y empezamos a mover nuestros dedos al mismo ritmo, nuestros cuerpos estaban empapados en sudor y pegados el uno al otro mientras nuestros dedos no dejaban de moverse en el interior de la otra. Minutos después la intensidad pudo más y llegamos a un gran orgasmo.
Yo quedé recostada sobre ella sin poder moverme por el cansancio. Cuando nuestro ritmo cardíaco volvió a ser normal y nuestras respiraciones se calmaron, nos dimos la vuelta y yo quedé debajo de ella y así seguimos abrazadas.
-Dul
-Mmm? –Dije con los ojos cerrados, a punto de dormirme.
-Gracias..
-Gracias por qué mi amor? –Dije abriendo los ojos y mirándola.
-Por.. por todo.. gracias por esperarme, por luchar por mí, por estar conmigo cuando más lo necesité, por no rendirte nunca..
-No tienes que darme las gracias por nada mi amor.. yo siempre te he amado, y desde que éramos unas niñas siempre supe que sería así siempre..
-Dul.. tú me has enseñado tantas cosas.. me has enseñado a ser valiente, a superarme a mí misma y a no tener miedo de amar.. creo que me faltará vida para demostrarte cuanto te amo..
-Pues tenemos toda la vida para demostrárnoslo, porque no te voy a dejar escapar nunca más..
-Espero que mis padres algún día nos acepten y nos quieran igual que antes..
-Lo harán, estoy segura. Ha sido algo muy fuerte para ellos todo esto y yo te prometo que no les guardo ningún rencor. Pero estoy totalmente segura de que algún día nos aceptarán, puede que no sea hoy ni mañana, ni siquiera dentro de un año, eso depende de ellos, pero estate tranquila, ellos te quieren y nos aceptarán.
-A ti también te quieren Dul..
-Si, colgada de un pino.. –Dije riéndome.
-Jaja no seas payasa que sabes que si lo hacen.
-Está bien, está bien.. me pueden querer algo..
Nos abrazamos muy muy fuerte y así dejamos que pasaran las horas...
-Te amo Dulce.
-Te amo Anahi.

FIN

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Miedo a amar

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.