Me enamore de ti

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Me enamore de ti

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 5:28 am

Autora: Izar (Yarix)


Última edición por Admin el Miér Abr 13, 2016 2:28 am, editado 1 vez

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Me enamore de ti

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 5:28 am

Me enamore de ti
-Entonces… ¿La verdad es que te gusto?
-La verdad es que estoy enamorada de ti… De tu sonrisa, de tus bellos ojos, de tu pelo, de tu piel, del sonido de tu risa que aun no escucho, del olor de tu cuerpo que aun no percibo, de tus silencios, de tu manera de ver la vida, de tus locuras, de ti, estoy completamente enamorada de ti.
-Oohh
-Se que quizás te sorprenda todo esto pero… Solo quería que lo supieras, y no, no espero que estés locamente enamorada de mí… Se por todo lo que has pasado, se que aun necesitas tiempo y también sé que estaré ahí para ti. No pretendía confesarte todo esto precisamente hoy pero… En unos días estarás aquí, por fin te tendré cerca y… Solo quería que supieras eso por si en algún momento me quedo embobada mirándote.
-Jajaj Dulce.
-Te quiero Anahí, de verdad te quiero.
-Dulce yo no sé qué decir a todo esto…
-No tienes que decir nada, nos vemos el lunes ¿de acuerdo?
-Te veo el lunes Dul.
-Un beso.
-Chao.
Así terminó nuestra conversación por msn… en 3 días la tendría viviendo en mi casa, sí, al amor de mi vida. A mi Anahí… ¿Qué como la conocí? Pues es la hija de mi madrastra… Ella estudia en Europa y por eso se quedó con su padre cuando su madre se regresó a México. Su madre y mi padre se “enamoraron” y se casaron… Nunca he visto en persona a Anahí pero… Nos hicimos buenas amigas, ella me contaba sus cosas y yo las mías… Todo a través de msn… Poco a poco fui enamorándome de ella… Me gustaba como me trataba… como me aconsejaba, como veía la vida y las locuras por las que siempre reíamos. Me hace feliz, Anahí me hace realmente feliz. Además que he de decir que es simplemente hermosa, demasiado hermosa. Sé que soy muy linda también pero ella es… es el cielo. Al decir esto no puedo contener un suspiro es que… la amo no hay más que decir. Ella sufrió al dejarse de su novia lo sé y me duele que no pude hacer nada y debo decir que su novia era hermosa, toda una princesa… Pero ella ahora está bien… Espero que realmente este bien… Sé que no quiere saber nada del amor pero quería que supiera lo que siento por ella, que realmente la quiero. Bueno no, no la quiero, la verdad es que LA AMO pero de seguro si le digo eso sale corriendo jajaj Pero ya en un par de días la veré y espero poder respirar jaja Imagino ese momento y siento que muero.
……………………………………………
Dios, en persona es mil veces más hermosa. Ahí viene toda llena de maletas mirando perdida buscándonos, su madre no pudo venir a recogerla así que solo estamos mi padre y yo. Esta hermosa, lleva su cabello rizado al natural, unos jeans, una blusa sencilla y unos converse. Mi mirada se encuentra con la de ella y sonrío mientras se corta mi respiración. Ella sonríe al verme y corre hacia mí. Siento como sus bazos rodean mi cuerpo y me pierdo en el olor de su pelo, de su piel, la abrazo tan fuerte que temo que se me escape. Mi padre nos interrumpe.
-Bienvenida Anahí.
-Ella se separa de mí y acaricio su rostro y la beso en la mejilla.
-Gracias Ricardo. –Por primera vez escucho su voz y sonrío sin dejar de observarla. Ella me guiña un ojo al verme perpleja y abraza a mi padre.
-Bueno niñas es hora de irnos, ¿Anahí tienes hambre?
-Muero de hambre Ricardo jajaj. -Me mira cómplice porque sabe que me encanta comer jaja Dios si antes estaba que babeaba por ella, tenerla aquí es más de lo que podía soñar.
-Entonces escoge donde quieres comer. -Ella me mira y sonríe.
- Lo que Dul escoja estará bien para mí.
-Entonces amaras el lugar donde te voy a llevar. -Le respondo tomándola por el brazo. Y aunque lo hago de forma natural no dejo de pensar que mi piel está rozando la de ella y se siente… bien… muy bien en realidad. –Vamos a mi lugar favorito.
-¿A Anahí le gusta la pizza? -Mi padre nos mira dudoso.
-Anahí ama la pizza. –Ella me mira sonriendo un poco tímida.
-Buena memoria… -Me susurra en el oído y yo me derrito.
Comimos pizza y reímos como si lo hubiésemos hecho toda la vida. Al llegar a la casa ella abrazó a su madre y casi lloro al verlas así, fue realmente lindo.
-Ya está tu cuarto listo bebé.
-Mamá no me llames bebé. -Se quejó y yo comencé a reírme de ella.
-Vamos bebé te mostraré tu cuarto. –Dije burlándome y ella me miro entrecerrando sus ojos y fue inevitable reírme. Caminamos por el pasillo en silencio, era la primera vez que nos quedábamos solas.
-Dul…
-¿Sí? -Me volteé para mirarla.
-Tu padre sabe que tu…
-No. -Dije seriamente y ella asintió.
-Entonces pensará que te pervertí. -Dijo encogiéndose de hombros y sonreí. Ciertamente mi padre no sabía que me gustaban las chicas y si llega a saber que muero por Anahí creo que me envía lejos del país jaja él es un poco extremista.
-¿Entonces como piensas pervertirme? -Pregunte divertida y coqueta.
-Te presentaré todo tipo de chicas sexys. -Dijo con una picara sonrisa mientras entrabamos a la que sería su habitación.
-Solo hay un problema. -Dije un poco seria y ella se volteó a verme.
-¿Cual? -Preguntó un poco confusa. La mire directamente a los ojos.
-Que a mí solo me interesas tú. -Por su cara sé que no se esperaba un comentario como ese. Se quedó muda y estoy segura que dejo de respirar por unos segundos. Mi corazón latía fuertemente y no quería que respondiera a eso así que decidí cambiar el tema. –Bueno esta es tu habitación… Te dejo sola para que te acomodes y eso… Mi puerta es la segunda es la que tiene la estrella por si necesitas algo… Chao bebé. –La molesté de nuevo para que sonriera y volver el ambiente a la normalidad y lo logré.
Dos horas más tarde sentí toques en mi puerta, me quite mis audífonos en los que escuchaba un poco techno, pop, y música variada. Me levanté y abrí la puerta, era ella.
-Dul, vamos a salir o hacer algo estoy aburrida. -Me lo dijo con una carita que solo quería besarla pero me contuve y le sonreí.
-Vamos a dar una vuelta. -La tomé de la mano siendo consciente que entrelazo sus dedos con los míos y salimos de la casa. -¿Qué te parece si vemos el atardecer en la playa?
-Woo, ¿estás romántica? -Dijo burlándose de mí.
-No, solo pensé que te gustaría ver las chicas en bikini. -Ella comenzó a reír y me perdí en el sonido de su risa.
-Vamos mejor por un helado.
-¿Y el atardecer? -Pregunté como una niña y ella me sonrió dulcemente y no sé en qué momento pasó pero sus manos acariciaron mi rostro y besó mi mejilla.
-Entonces un helado y vemos el atardecer, ¿te parece bien? -Sonreí y fui directito a complacerla. Suspiré.
-¿De qué te gusta el helado?
-Adivina. -Me miró coqueta.
-Chocolate. -Ella sonrió.
-Sí, de chocolate.
-Ves, soy un poquito bruja. –Dije sentándome en un banco.
-¿A si? -Me miro conteniendo una sonrisa y tenía su ceja levantada.
-Sí. –Respondí muy segura.
-Entonces quiero que me leas el futuro. –Extendía su mano y me quede mirando la palma de su mano unos segundos. –Anda tómala y léeme el futuro.
Tome su mano entre las mías y mi pulso se aceleró. Cerré los ojos para pensar en otra cosa y volví a abrirlos ella me observaba con una sonrisa en su rostro. Acaricie su mano y por un segundo la vi disfrutar de mi caricia. –Serás muy hermosa en el futuro, tan hermosa como lo eres ahora. Serás importante, quizás una artista una empresaria o algo así. Te veo feliz en el futuro y al lado de una chica que te ama de verdad, que se desvive por ti. –La estaba mirando profundamente a los ojos mientras hablaba. –Tendrás niños y una bonita vida junto a ella. –Una lágrima calló por su rostro y yo la sequé al instante. Suavemente. –No llores pequeña. -Ella me abrazó fuertemente. –¿Que tienes?
-Nada, ya estoy bien, ¿vamos por esas chicas en bikini?
-¿Qué? –me dejo aturdida cómo cambiaba de tema así.
-Pensé que querías ver la puesta del sol, ven vamos, estoy perfectamente Dul. –Decía esto halándome para que me pusiera de pie.
-Ok solo por las chicas entonces. -Ella me sonrió y entrelazo nuestras manos mientras corríamos a la playa.
Nos terminamos de comer los helados mientras veíamos el atardecer sentadas en la arena.
-Es hermoso.
-Sí que lo es.
-Gracias Dulce.
-¿Gracias por qué?
-Por ser como eres. -Me miró guiñándome un ojo y sonreí.
……………………………………………..
-Hablabas más cuando estábamos por el msn. -Se sentó a mi lado, sobre la grama interrumpiendo mis pensamientos. La mire con una sonrisa en los labios. Ella acariciaba las florecitas esparcidas en el suelo.
-Eso es por tu mirada.
-¿Qué mirada? –Volteó a verme, O Dios esa mirada, que hace que se me corte la respiración y que no pueda pensar. Ella sonríe, sé que lo nota, sé que sabe que cuando me mira de esa manera no puedo ni moverme. Sonríe, sonrío y le extiendo una flor que corte hace un rato para ella.
-Es para ti. -Se acerca la flor a su nariz y la huele cerrando sus ojos. Esa imagen estará grabada en mi mente por siempre. Se ve hermosa.
-¿Siempre eres así de detallista?
-Eso tendrás que averiguarlo. -Sonrío guiñándole un ojo y me pongo de pie extendiéndole mi mano.
-Interesante… -Sonríe coquetamente.
…………………………………

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Me enamore de ti

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 5:29 am

-Hoy estaremos solas aquí así que cocinare algo rico para ti. -Le acaricio el cabello, su suave cabello… mientras ella esta acostada sobre mis piernas en el sofá.
-A ¿sí? ¿Y tratas así de bien a todos tus invitados?
-No, solo a las chicas rubias de ojos azul verdoso y que se llamen Anahí.
-Entonces debo sentirme afortunada. -Retiene en sus labios una sonrisa.
-Muy afortunada. -Le guiño un ojo y ella ríe un poco. Y se sienta.
-No sé cómo puedes estar soltera Dulce. -Me torno un poco seria al escucharla hablar. -Eres muy linda, inteligente, detallista y graciosa. Cualquier mujer u hombre te quisiera tener a su lado.
-Y eso que aun no conoces mi parte sexy, pervertida y pasional. -Ella se queda sin habla al escucharme y yo comienzo a reírme de su expresión. Ella me lanza un cojín y comenzamos a reír. -Ven, -la abrazo y tiene una trompa que me mata -acompáñame a preparar la cena. -Le digo mientras nos movemos a la cocina.
-Está bien chica pasional pervertida, más te vale que sepa deliciosa.
-¿Qué cosa? -Pregunto con una ceja levantada y ella entrecierra los ojos.
-La cena Dulce, la cena y creo que prefiero a la chica dulce y graciosa.
-¿Estás segura? -La agarro de la cintura pegándola a mi cuerpo, clavando mi mirada en la suya, mi respiración se acorta al igual que la de ella. Bajo la mirada a sus labios y se ven tan tentadores q… No esto es una locura… Me separo de ella un poco avergonzada. -Lo siento Anahí creo que se me fue la broma de las manos… -Ella se queda callada, aunque no la miro sé que me está mirando y la veo salir de la cocina. La cagué, tanto tiempo intentando acercarme a ella y ahora ahhh. Soy una completa idiota, ¿cómo sé lo que le gusta o lo que no le gusta? No quiero que me vea como la nena infantil y graciosa, pero tampoco quiero que piense que soy una loca irrespetuosa, ¿cómo saber qué tipo de chicas le gustan?, ¿cómo saber cómo tratarla? Debería haber una guía para conquistar chicas. Bueno de todas formas no la besé… Aunque lo deseaba más que nada en este mundo, y ella sabe todo lo que siento por ella… Aunque eso no me da derecho de sujetarla así y pegarla a mi cuerpo de ese modo. Me siento como un patán. La cena esta casi lista y no sé como disculparme de nuevo. Toco su puerta y ella se tarda unos segundo en abrirla. Cuando la veo noto algo raro, a ¿llorado? Dios yo quiero hacerla reír, no llorar.
-No estoy lista Dulce… Lo siento pero no estoy lista para corresponderte. -La respiración se me contiene, siento un vacio en mi estomago y siento como mis ojos se comienzan a aguar. Ella me mira y luego aparta la mirada.
-No Anahí, la única que debe disculpares soy yo, fui una imbécil… Lamento lo de hace rato, no volverá a ocurrir, lo prometo.
-No se trata solo de eso…
-Lo sé y realmente lo lamento. -Hago una pausa porque estoy a punto de llorar, me volteo de espaldas y termino de decir lo que vine a decir. -La cena ya esta lista puedes servirte… yo saldré, regreso más tarde.
-Dulce… -Y me fui no quería escuchar nada más solo quería llorar, todo estaba tan bien y tenía que venir yo e intentar besarla, ella no estaba lista y lo más seguro sintió que la estaba presionando. Soy una idiota y más idiota por creer en mí, estúpidamente creí que yo podría estar en su corazón que ella podría pensar en mí… que ella podría ser para mí… Camino despavoridamente enojada, enojada conmigo misma por creer en el estú pido amor, por creer que mi princesa del Olimpo podría ser mía y yo podría ser suya. Seco mis lágrimas y decido que debo distraerme, entro a un pub y me dirijo a la barra.
-Dame un shot de lo más fuerte que tengas. -Le digo a la hermosa pelirroja que me atiende.
-¿Mal de amores? -Me pregunta y le sonrío.
-Eso no existe. -Le guiño un ojo y me bebo de un trago lo que me sirvió.
-Esta va por la casa. -Me da un trago de algo que ella preparó, lo pruebo, no tengo ni idea de lo que es pero es delicioso. Tomo dos shot más y me acabo el trago que me sirvió la pelirroja. Ponen techno y es momento de bailar. Bailo, tomo, bailo y tomo hasta que no sé más de mí.
…………………………………………….
-Abro mis ojos y mi cabeza y estomago quieren estallar. Trato de enfocar mi vista pero mis ojos pesan demasiado, cuando los abro creo estar muerta porque hay un ángel mirándome. -¿Estoy muerta? -Ella me mira confundida. –Debo estarlo porque estoy viendo a una ángel y es demasiado hermosa.
-No estoy para bromas. -Me dice seriamente y sé que algo va realmente mal. -¿Qué rayos pretendías?
-No grites… -Dije quejándome. -¿De qué hablas? -Se ve molesta, muy molesta.
-¿Pretendías matarte?
-Solo fui a distraerme… No armes un escándalo. -Cuando dije esto sus ojos se enfurecieron y me asusté.-Any yo…
-Llegaste inconsciente Dulce, ¿sabes cuánto me asusté?
-Lo siento… -Dije avergonzada.
-¿Quién es esa pelirroja que te trajo? –Noté un poco de ¿celos? en su voz pero me sentía tan mal que no podía descifrarlo.
-Había una pelirroja muy linda en el bar… quizás fue ella. -Anahí respiraba pero estaba furiosa.
-¿Pasó algo entre tú y esa mujer? –Preguntó dudosa.
-¿Cómo voy a saberlo? No recuerdo nada Anahí… Solo que bebí. Ella me preparó unos tragos… baile… no recuerdo nada más. Además soy libre puedo hacer lo que quiera…
-Perfecto. -Se levantó de la cama y se dirigio hasta la puerta.
-Espera no te vayas… -Se detuvo sin mirarme. -Te amo. -Dije esto sinceramente aunque aun estoy bajo los efectos del alcohol, no quería que ella pensara cosas que no son, yo la quiero solo a ella, a nadie más que a ella. Ella salió de mi habitación sin decir nada.
.........................................
-¿Hija todo estuvo bien mientras nos ausentamos ayer?
-Sí mamá, Dulce hizo una exquisita cena y nos quedamos juntas a ver películas toda la noche. -Anahí me miró y me sentí realmente mal… Debí haber pasado la noche con ella, con mi princesa.
-¿Muy romanticonas entonces? -Me ahogue con el agua al escuchar a su madre decir eso mientras cenábamos los cuatro en la mesa.
-¿Hija estas bien? –Mi padre comenzó a darme palmaditas en la espalda.
-Sí, solo me ahogue. -Su madre me guiño un ojo y yo mire a Anahí. Anahí solo aguantaba una risa y negaba con la cabeza. Sabía que su madre sabía sobre sus preferencias sexuales pero que dijera eso en la mesa fue realmente inesperado.
…………………………………………
-Oye… gracias. -Me acerque a Anahí quien se encontraba sola en el balcón viendo la luna. Estaba de espaldas a mí, vi cuando volteó un poco su rostro haciendo una mueca.
-¿Por qué exactamente?
-Porque no dijiste que me fui de fiesta y te deje aquí sola… lamento eso también.
-Me refería a por qué exactamente bebiste tanto. -Se volteó para verme a los ojos. Respire profundamente y volví a encontrarme con su mirada.
-No quiero arruinar las cosas entre nosotras… Eres demasiado especial para mí y escucharte decir eso en la habitación pues… Me dolió… Porque en mi loca mentecita aun deseo que te fijes en mí. -No pude contener una lágrima que bajo por mi rostro. Ella se acercó a mí y me abrazó. Este abrazo solo significa que no soy correspondida y me quema, me quema tenerla así entre mis brazos sabiendo que no soy su tipo de chica o que no tengo oportunidades con ella. Respiro su aroma y me siento desfallecer. No es para mí, nunca lo ha sido y aun así mi estúpido corazón se aferra a ella tan fuerte que me duele separarme de su abrazo. Y contengo mis lágrimas.
-Realmente me asuste al verte inconsciente, me asuste mucho.
-Lamento que te asustaras…
-Y luego esa estúpida chica te besó.
-¿Qué? -La miré sorprendida, no sé si por lo de estúpida chica o lo de que me besó.
-Sí, te besó… -Movió su rostro un poco molesta y sonreí levemente. Quizás no todo estaba perdido.
-¿Y no te dejo su número para volverla a ver? -Me miró rápidamente sin poderlo creer y comencé a reírme. Me reí tanto que ella comenzó a molestarse conmigo.
-Sí, te lo dejo escrito en tu ropa interior. -Dijo molesta cruzándose de brazos y yo no podía parar de reírme. Y ella comenzó a caminar para entrar a la casa. Me le interpuse en el camino.
-¿Así que ahora revisas mi ropa interior? –La mire curiosa y ella se sonrojó.
-Era solo un comentario. -Dijo aun molesta y la abracé y besé en la mejilla.
-¿Era sexy?
-Muy sexy… -Dijo haciendo puchero y yo sonreí.
-Escúchame bien, nadie es más linda y sexy que tú así que no tienes que estar celosa.-Le dije esto tomándole el rostro con las manos sin apartar la mirada de sus ojos.
-No estoy celosa. -Dijo claramente y comencé a reírme. -No sé qué es lo que te da tanta gracia. -La miré a los ojos y sonreí. Con mis dedos acaricie su mejilla y tracé su nariz. Ella cerró los ojos cuando me sintió acariciar sus labios con mis dedos.
-Te amo. -Dije dándole un beso en la frente y me alejé de ella. Creo que ella realmente tiene que pensar que es lo que siente y que es lo que quiere… Pero una chispa en mi interior me grita que quizás… solo quizás ella estaba celosa y que quizás… solo quizás eso signifique que me quiere.
…………………………………….
-¿Chicas de que se ríen tanto?
-Mamá, todo es culpa de Dulce. -Dijo señalándome y yo me acerqué a su dedo intentando morderlo. Ella gritó y comenzamos a reír de nuevo.
-¡Niñas Roberto está durmiendo! -Anahí me miró culpándome.
-Lo siento, es todo mi culpa.
-Vayan afuera, me gusta verlas así, felices, sonrientes, siempre pensé que serían la una para la otra. -Esto me dejó muda y la cara de Anahí no era mejor que la mía estaba un poco sorprendida.
-Mary, estas confundiendo las cosas… Any y yo solo… solo somos amigas... -Desvié la mirada de ella.
-Lo sé y también se por como la miras que la quieres más que eso. -La miré sorprendida al igual que Anahí. -Solo dense el tiempo de compartir y de vivir… Estoy segura de que pronto estarán juntas. -Yo estaba comenzando a enrojecerme, una cosa es lo que yo siento por Anahí pero otra cosa es que su madre me apoye. -Estoy segura de que Any poco a poco perderá la cabeza por ti. -Me guiño un ojo y salió de la sala. Yo no sabía que decir… La verdad su madre es mucho más abierta de lo que hubiese imaginado y eso que llevo 2 años viviendo con ella.
-Siento eso Anahí… -Dije esto mordiendo mi labio y ella sonrió.
-No muerdas tu labio. Eso lo haces cuando crees estar en aprietos y no lo estas. Mi madre solo… solo es así. -Se encogió de hombros. -Oye quiero salir a bailar, ¿me llevas?
-¿Estarás reservada para bailar solo conmigo? -Pregunté un poco coqueta.
-Mmm te puedo conceder una o dos canciones… -Lo dijo muy vanidosa y solo quise besarla. En mi cara tenia plasmada una tonta sonrisa

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Me enamore de ti

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 5:29 am

-No estoy celosa. -Dijo claramente y comencé a reírme. -No sé qué es lo que te da tanta gracia. -La miré a los ojos y sonreí. Con mis dedos acaricie su mejilla y tracé su nariz. Ella cerró los ojos cuando me sintió acariciar sus labios con mis dedos.
-Te amo. -Dije dándole un beso en la frente y me alejé de ella. Creo que ella realmente tiene que pensar que es lo que siente y que es lo que quiere… Pero una chispa en mi interior me grita que quizás… solo quizás ella estaba celosa y que quizás… solo quizás eso signifique que me quiere.
…………………………………….
-¿Chicas de que se ríen tanto?
-Mamá, todo es culpa de Dulce. -Dijo señalándome y yo me acerqué a su dedo intentando morderlo. Ella gritó y comenzamos a reír de nuevo.
-¡Niñas Roberto está durmiendo! -Anahí me miró culpándome.
-Lo siento, es todo mi culpa.
-Vayan afuera, me gusta verlas así, felices, sonrientes, siempre pensé que serían la una para la otra. -Esto me dejó muda y la cara de Anahí no era mejor que la mía estaba un poco sorprendida.
-Mary, estas confundiendo las cosas… Any y yo solo… solo somos amigas... -Desvié la mirada de ella.
-Lo sé y también se por como la miras que la quieres más que eso. -La miré sorprendida al igual que Anahí. -Solo dense el tiempo de compartir y de vivir… Estoy segura de que pronto estarán juntas. -Yo estaba comenzando a enrojecerme, una cosa es lo que yo siento por Anahí pero otra cosa es que su madre me apoye. -Estoy segura de que Any poco a poco perderá la cabeza por ti. -Me guiño un ojo y salió de la sala. Yo no sabía que decir… La verdad su madre es mucho más abierta de lo que hubiese imaginado y eso que llevo 2 años viviendo con ella.
-Siento eso Anahí… -Dije esto mordiendo mi labio y ella sonrió.
-No muerdas tu labio. Eso lo haces cuando crees estar en aprietos y no lo estas. Mi madre solo… solo es así. -Se encogió de hombros. -Oye quiero salir a bailar, ¿me llevas?
-¿Estarás reservada para bailar solo conmigo? -Pregunté un poco coqueta.
-Mmm te puedo conceder una o dos canciones… -Lo dijo muy vanidosa y solo quise besarla. En mi cara tenia plasmada una tonta sonrisa.
-De acuerdo, vístete y en dos horas salimos, ¿te parece bien?
-Definitivamente. -Sonrió y se acercó a mí besando mi mejilla. -Por cierto aun sigues rojita -Susurró en mi oído, se burlo riéndose un poco alejándose por el pasillo.
Horas más tarde toqué su puerta para ver si estaba ya lista. Ella abrió la puerta y casi infarto. Tenía una falda corta azul, una blusa blanca y tacones en combinación con la falda, llevaba su cabello lizo, se veía hermosa yo no deje de examinarla hasta que ella hizo un pequeño ruido como tosiendo para que la mirara a los ojos.
-¿Está todo bien con mi ropa? -Casi me atraganto cuando preguntó eso, sentí que mis mejillas comenzaron a arder, definitivamente pasé más tiempo del debido observándola. Ella sonrió. -También estas hermosa Dulce. -Yo llevaba un traje negro, sexy pero normal y mi cabello también liso.
-Sí que lo estas. –Dije un poco sin sentido y ella sonrió.
-¿Vamos? -Yo estaba completamente embobada. Ella tomó mi mano y se acercó a mi oído. -Deja de mirarme de esa manera que comienzas a ponerme nerviosa. -Eso me hizo sonreír y ella me sacó de la habitación tomando mi mano. Subimos a mi auto y la llevé a una fiesta que había en un pub cercano. El lugar se veía super prendido, mucha gente, luces de colores como me gustan y buena música. -¡Yo invito el primer trago! -Me gritó muy animada y nos dirigimos a la barra. Pidió dos bebidas y comenzamos a tomarlas mientras ella… ¿coqueteaba conmigo? No lo sé pero movía su cintura y eso me enloquecía. Nos tomamos el trago y un shot de tequila. Ella me haló a la pista y comenzamos a bailar algo parecido a la música pop, luego era algo como techno y saltamos, bailamos, ella colocó mis manos en su cintura y bailamos juntas, luego vino una canción de reggaetón y la bailamos. He de decir que tenerla así de cerca me hacia delirar, su cuerpo pegado al mío, yo acariciando su cintura mientras ella se movía al ritmo de la música, quería morder su cuello, quería besarla, no sé si era ella o el alcohol pero estaba delirando. En un segundo cambiaron a una canción suave y sentí cuando unas manos me separaron de Anahí.
-Hola… ¿Te acuerdas de mí?
-Hola pelirroja, ¿como estas? -Le contesté con una sonrisa que no dejo feliz a Anahí quien me miraba seriamente.
-Estoy muy bien… ¿Puedo bailar esta canción contigo? -Me dijo muy coqueta yo no sabía qué hacer y cuando le iba a decir que ya tenía compañía Anahí habló.
-Ve tranquila… Yo debo ir al baño. -La chica no me dejó ni responder cuando me haló para comenzar a bailar. Vi a Anahí alejarse y no la volví a ver hasta 3 o 4 canciones más cuando la veo bailando con una guapa chica que acaricia su cintura y le dice cosas al oído. Quiero golpear a esa tipa pero debo calmarme… Ella no es mía… no es nada mío… solo está bailando. Mi mirada se encuentra con la de ella y noto que esta… ¿molesta? Y sigue bailando más sensualmente con la mujer esa, eso sin duda esta hirviendo mi sangre, ella no quita la mirada de mí y en un descuido tengo la boca de la pelirroja sobre la mía, no lo esperaba pero el alcohol hace que me deje llevar por ese apasionado beso. Cuando logro separarme veo como esa tipa se la está comiendo viva, la besa descaradamente y la toca pervertidamente. No me contengo y voy hacia ella empujando a la tipa esa.
-¡Déjala en paz! -La mujer cae al suelo y todos me miran, Anahí está sorprendida y más que sorprendida molesta. -Vámonos de aquí. -Le digo seriamente y ella me mira entre asustada y enojada.
-¿Estás bien yulitza? -Se acerca a la tipa para ayudarla a ponerse de pie y mi sangre se sube a la cabeza.
-¡Nos vamos ya Anahí! -Veo como Anahí respira para contener su ira.
-No voy contigo a ninguna parte. Así que eres libre de irte.
-¿Te quedaras con esta tipa? -Le digo incrédula y sé que el alcohol me tiene segada y que no le estoy hablando de la mejor manera a mi Anahí.
-Es mejor que te vayas de aquí Dulce… -Me dice calmadamente.
-No me iré sin ti.
-No me iré contigo. –Dice muy segura mirandome a los ojos.
-Vamos amor, deja a tu amiga con su conquista. -Aparece la pelirroja interrumpiéndonos. Trata de tocarme y me alejo.
-¿Sabes qué? Haz lo que quieras. -Me voy demasiado molesta tumbando todo lo que está a mi paso. Sé que estoy irreconocible pero aun tengo ganas de golpear a la mujer esa. Quién se cree para tocar de ese modo a MI ANAHÍ. Trato de calmarme, no puedo llegar así a la casa… No tengo derechos sobre Anahí pero… Estábamos tan bien y llega la pelirroja que ni siquiera se su nombre a interrumpirnos. Estoy demasiado molesta y doy unas cuantas vueltas, tomo un poco de agua y ya un poco más calmada decido ir a la casa. Al entrar está Anahí esperándome en la sala.
-¿Me puedes explicar qué rayos fue todo eso?
-No quiero hablar Anahí, es tarde, deberías estar durmiendo princesa.
-¡Ahhh clarooo ahora la reina no quiere hablar, después de que armaste semejante escándalo en el pub!
-No grites o despertaras a nuestros padres.
-¡No están! ¡y grito todo lo que se me dé la gana! -Uff si que está molesta. -¡No tenías derecho a empujarla así!
-¿Todo es por la estúpida zorra esa? -Ella me miró sorprendida. -¡Te estaba tocando! ¡Te estaba besando!
-¡¿Y?!
-¿Y? ¡Anahí yo te amo carajo!!
-Oooo la niña me ama… Pues eso claramente se notó en los besos que te diste con la pelirroja, ufff sí claramente me amabas.
-¡Solo fue un beso! Y yo no la besé, ella me besó.
-¡Es lo mismo!
-En cambio la zorra esa te estaba manoseando.
-¡No me estaba manoseando!
-¡Tenía las manos en tu trasero! ¡Y te hubiese violado allí mismo si la dejas!
-Que exagerada eres.
-Tiene suerte de que solo la empujara.
-Estas fuera de control.
-No me gusta que jueguen con lo que es MIO.
-¿TUYO? Yo no soy tuya… Puedo hacer lo que se me dé la gana y me acabas de dañar una noche de pasión con esa bella chica.
-¡¿Qué?! –Abrí mis ojos no creyendo lo que acababa de salir de su boca. Sé que lo hacía para molestarme pero escucharla hablar así me dio ganas de llorar. -Pues ve búscala entonces… Ya que eres tan libre… -Fue inevitable que se me saliera una lágrima. Me fui a mi habitación… No quería discutir más, me duché y me acosté de lado en la cama.
Minutos más tarde siento un peso extra en la cama y alguien acariciándome el cabello… Sé que es ella por su olor, huele a fresas y eso me hace sonreír. Aunque aun esto molesta y triste me gusta tenerla cerca.
-Siento lo de esta noche Dulce… -Dice suavemente mientras acaricia mi cabello. Me volteó para mirarla a los ojos, ella esta sosteniéndose con su codo y yo estoy acostada observándola.
-No, yo lo siento. No debí actuar de ese modo. -Ella mira mis ojos y luego mira mis labios.
-Estaba celosa… No quería que esa chica te besara… Ni que bailara contigo. Por eso besé a Yulitza. -Suspiré al escucharla decir eso y acaricié su rostro con mi mano.
-Somos unas tontas. -Ella sonrió.
-Lo sé.
-¿Te quedarías a dormir?
-Sí. -Contestó sonriendo y se acostó a mi lado. Nos arropé a ambas y la abracé hasta que nos quedamos dormidas. Me gustaría tenerla así de por vida, me gusta cómo se escucha su respiración, como se ve tan pasiva así dormidita… Estoy tan enamorada de ella… Suspiró y veo como comienza abrir sus ojitos y me sonríe. -¿Por qué estas espiándome los sueños?
-Porque quiero colarme en ellos. -Le sonrío y ella se acurruca más a mi cuerpo. Es extraño porque aunque sé que ella ya ha tenido experiencias con las chicas y que incluso vivió con su ex, siento que es todo como si lo hiciéramos por primera vez, sus sonrisas, sus caricias, su cuerpo junto al mío, su timidez, estoy perdida… perdidamente enamorada.
-Mil dólares por tus pensamientos. -Le sonrió.
-¿Sabes que te quiero?
-Sip. -Contesta sonriendo como una niña pequeña. Le sonrío y me da un pequeñísimo beso en la punta de la nariz, se levanta de la cama y me guiña un ojo saliendo de mi habitación.
…………………………………..
-¿Qué haces Dul?
-Hey me has pillado, es una cosita para ti.
-¿Si? -Me miró toda ilusionada mientras trate de ocultar lo que hacía hasta terminarlo. Llevaba unos 20 minutos en el patio sentada sobre la grama haciéndolo -¡Quiero ver! –Dijo sentándose a mi lado.
-Espera que solo me falta un segundo, cierra tus ojos y sin hacer trampa señorita. -Ella lo hizo y yo terminé de hacer lo que estaba haciendo. Ya puedes mirar.
-Ella abrió sus ojos y con una sonrisa tomó en sus manos lo que le estaba dando. -¿Lo has hecho tú?
-Sí. ¿Es lindo?
-¡Es increíble! No sabía que hicieras cosas en origami. Es la flor más linda que he visto. -Sonreía observando cada detalle.
-Me alegro de que te guste.
-Oye quiero tener una colección de cositas de estas eehh. -Yo reí.
-Calma que aun no sé hacer muchas cosas.
-Gracias Dulce. -Tomó mi rostro y besó mi mejilla. ¿Cuándo podré besarla? Quiero besarla, besarla mucho. Reprendo mis pensamientos cuando observo la mirada que me da Anahí. -¿Qué estas pensando?
-En nada… -Ella sonríe y me toma de la mano.
-Ven. -Me hala de la mano y me guía hasta su habitación.
-¿Qué hacemos aquí? -Digo un poco nerviosa al ver que ella hace que me siente sobre su cama. Ella sonríe y se acerca tanto a mí que me corta la respiración.
-Solo vine a dejar mi flor… -Susurra en mi oído y me estremezco. ¿Qué pretende? ¿Enloquecerme?
-Aaa… ok… -Ella sonríe negando con la cabeza y se aleja de mí. Deja la flor de origami sobre la mesa y la noto un poco… ¿decepcionada? -¿Qué sucede? –Pregunto.
-Nada Dulce… Nunca sucede nada. -Sale un poco molesta y no lo entiendo. Salgo detrás de ella y la detengo en el pasillo arrinconándola contra la pared.
-¿Me puedes decir que rayos pasó?
-Ya te dije que nada… -Evadió mi mirada.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Me enamore de ti

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 5:29 am

-Any… -Ella me miró a los ojos y luego a los labios y lo comprendí… Quería que la besara, deseaba tanto como yo que la besara. Sonreí para mis adentros, pegué mi cuerpo al suyo y la besé, la besé intensamente como ella a mí. La pasión no se hizo esperar y mientras mi lengua exploraba su boca ella colocó sus piernas alrededor de mi cintura, yo la sujete y profundice más el beso. Sus manos estaban alrededor de mi cuello y nos besábamos intensamente. Pasaron unos minutos y mis labios exploraban su cuello, su oreja, estaba perdida en Anahí. Anahí tomó mi rostro y volví a su boca. Esta mujer me estaba volviendo loca. Estábamos envueltas en el beso hasta que escuchamos un fuerte ruido que nos hizo separarnos.
-¡Dulce, Anahí! -Gritó mi padre luego de que su maletín cayera al suelo. -¡Santo cielo!
-Padre yo… -Se veía realmente enfurecido y consternado.
-¡Vete a tu cuarto Ahora!
-Lo que viste…
-¡Ahora! Y tu Anahí… Estoy muy decepcionado de ti. -¿Decepcionado? Que le sucede si no hemos hecho nada malo.
-Lo siento Ricardo… Todo fue mi culpa. -Dijo Anahí culpándose y no lo iba a permitir.
-¡No es cierto! ¡Yo te amo Anahí! -Mi padre me golpeó al escucharme decir esto.
-Vete a tu cuarto Dulce. Ya mañana hablaremos seriamente los cuatro. -Yo miré a Anahí y ella asintió. Ambas nos encerramos en nuestros cuartos y yo lloraba como una bebé. Todo fue mi culpa… No debí besarla en el pasillo, debí hacerlo en el cuarto o no sé en algún tonto lugar que no estuviera mi padre. Estoy tan molesta como asustada. No quiero que me separen de mi Anahí.
……………………………………………
-A la hora del almuerzo nos sentaron a las dos frente a ellos como si estuviésemos acusadas de un crimen. ¿Algo que decir?
-Ricardo, lo que viste fue solo una broma, dulce me pidió que le enseñara a besar y eso hice… Solo que le gaste una broma y usted llegó. Pero nada que ver… Dulce y yo solo somos eso… amigas, hermanas…
-¿Eso es cierto Dulce? -Anahí me miró indicándome que asintiera.
-Sí… Eso fue lo que pasó papá. -Dije tristemente.
-Además Ricardo, Dulce es solo una niña… -Argumentó Anahí y yo me quería morir.
-Sí… Es solo una niña… Solo tiene 18 años y tú ya tienes 23 Anahí. No quiero que seas una mala influencia para la niña. -¿Niña? No soy una niña.
-No volverá a suceder Ricardo.
-Estarás a prueba Dulce, si no te comportas te irás lejos del país.
-Sí papá.
…………………………………

Horas después tocaban la puerta de mi habitación.
-No estoy para nadie. -Respondí aun enojada.
-Ábreme Dulce, por favor… -Le abrí la puerta un poco molesta dejándola pasar y cerrando la puerta.
-¿Así que una niña no? -Le recriminé molesta.
-¿Estas enojada conmigo? -Me miró incrédula.
-¿Me estabas enseñando a besar? Creo que estoy bastante grandecita y sé lo que hago. Y en el pasillo estabas casi… -No me dejó terminar y me besó, fue un beso distinto, fue tierno, dulce, como para calmarme. Se separó lentamente de mí y abrí mis ojos despacio.
-Cálmate bebé. -Volvió a darme un pico en los labios. -Solo quería que tu padre nos dejara en paz ¿sí? Y lo hizo. -Volvió a besarme cortamente de nuevo.
-Te amo. -Se me aguaron los ojos.
-Pequeña no llores.
-No quiero alejarme de ti.
-Eso no pasará.
-¿Lo prometes?
-Lo prometo.
.......................................
Eso fue todo por esa noche a la mañana siguiente ella se había ido. No sé lo que pasó, nadie me quiso dar explicación y en mi mano mi padre me puso un boleto de avión a Alemania para comenzar mi carrera. Lloré desesperadamente en silencio, ella me quería, no sabía si me amaba pero me quería y eso era más de lo que podía pedirle a la vida. Sentí resentimiento hacia mi padre por alejarla de mí o por alejarme de ella. No saber lo que había sucedido sin duda me destrozo y tardaría un buen tiempo en pensar si quiera en la palabra amor, porque ella, ella era mi amor, mi gran y único amor.
........................................
Pasé dos Años en Alemania estudiando, no estuve con nadie… Aun extrañaba a Anahí. Le escribí mil veces por msn pero jamás respondió. Su sonrisa se estaba esfumando de mi mente, y casi no podía recordar su voz. Alemania me hizo aceptar que ya no sabría nada de ella y me molesté muchísimo con Mary por no decirme nada de Anahí sabiendo cuanto yo la quería. Estuve un año de intercambio en suiza y allí reflexioné, mi vida no podía seguir así. Tenía que olvidarme de Anahí. Ese año comencé a salir con chicas y con chicos pero jamás hubo nada serio. Los comparaba a todos con ella y nadie era como ella. Me dolía, me sentía frustrada, quería volver a enamorarme, volver a ser feliz, hacerle origamis a alguien o cortar una flor del jardín y dársela a alguien. Pero para mi desgracia ese alguien solo quería que fuera ella y solo ella, mi Anahí.
Luego de concluido el año en suiza me trasladé a España, finalicé mis estudios en moda y comencé a formar mi carrera, hacia pequeños eventos de moda que con el tiempo se volvieron famosos. Y mi nombre comenzó a sonar. Estuve con varias de mis modelos pero nunca hubo algún sentimiento por alguna de ellas. Creo que me volví fría e insensible. Nunca me quedaba a dormir en ninguna de las casas de ellas y jamás lleve a una sola de ellas a casa. Cuando estas se creían con derechos sobre mí las cortaba inmediatamente. No me gusta que me quieran dominar y el amor… El amor ya no existe en mi vida.

………………………………………


-Hola Pablo.

-Hola Amor. -Me besó en los labios con una gran sonrisa y le sonreí. -Princesa quiero llevarte a cenar esta noche, celebraremos que ya en un par de días es tu desfile de moda. -Le sonreí feliz.
-Estoy tan feliz con esa nueva colección.
-Es que te quedo estupenda amor, cuando esas modelos luzcan tus ropas harán delirar a todos.
-Hey cuidadito que tu eres solo mío. -El sonrió y me pegó a él dándome un tierno beso.
-Lo sé, solo tuyo. -Me guiño un ojo y sonreí. La verdad me sentía muy a gusto con él llevábamos saliendo 5 meses y él es el chico perfecto así que cuando me propuso que fuera su novia acepté. Eso me ha causado algunos problemitas con varias modelos celosas pero nada que no pudiese controlar. -Cada vez que te veo estas más hermosa.
-Siempre eres tan galante.
-Bueno no todos los días se tiene a la novia más hermosa del mundo. -Besó mi frente y me dio una rosa. -La compré para ti.
-Te quiero Pablo.
-Y yo te amo Dulce. -Sonreí. -Paso por ti a las 8 para la cena. ¿Te parece bn?
-Es perfecto a esa hora.
-Chao te dejo para que trabajes y brilles beba. -Me besó en los labios y salió de mi oficina dejándome una sonrisa en mi boca. Olí la flor y cerré mis ojos. Un recuerdo gravado en mi mente salió a la luz y quité inmediatamente de mí la imagen de Anahí oliendo la flor. Y comencé a trabajar en lo que sería para mí el desfile más esperado del año.
Mientras trabajaba concentrada siento abrir mi puerta.
-¿Interrumpo? -Levanto la vista y aquí está de nuevo esta chica.
-¿Qué sucede ahora Virginia?
-Quería saber si estabas disponible esta noche. -Me sonríe coqueteándome me es inevitable sonreír.
-Sabes que lo de nosotras fue…
-Sí algo de una sola noche pero… -Muerde su labio y me desconcentra.
-De todas formas ahora estoy con Pablo y…
-Sé que has engañado a Pablo.
-Estaré ocupada esta noche Virginia.
-¿Cuándo será?
-No quiero estar con nadie por ahora.
-¿Y si le digo a Pablo que lo engañas?
-No eres tan tonta como para hacer eso… Perderías tu trabajo.
-Te extraño Dulce.
-Déjame en paz, tengo cosas que hacer. -Ella salió por la puerta y casi pude jurar que lloraba. Sí he engañado a Pablo pero fueron solo dos veces y ambas veces estaba ebria. Él no se merece que lo engañen así que ya no ando en mis andadas. Y aunque esta chica es muy linda ya no quiero vivir como antes… Quiero establecerme sólidamente con Pablo. Sí, hasta a mí me sorprende pensar en eso.
Esa noche cenamos y él como siempre fue muy romántico y detallista. La verdad él ha sido la persona que más se ha acercado a mí en estos 4 años… O más bien a quien más he dejado acercarse.
-Beba mañana hay una cena en la casa de mis padres y quiero que asistas.
-Sí ya extraño a la señora Vant. -El se ríe.
-Espero que algún día llames a mi madre por su nombre y solo le digas Miranda.
-Algún día querido… Algún día. ¿La cena es por algo especial?
-Sí, mi hermana presentará a su prometida.
-¿PrometidA? -Hice énfasis en la A.
-Sí amor Rubí es lesbiana y lleva saliendo con esta chica desde hace mucho hasta que al fin se comprometieron. -Me dejó son habla. -¿Estás bien amor?
-No sabía que Rubí…
-¿No eres homofóbica o algo así no? -Preguntó eso preocupado y comencé a reírme.
-No, claro que no… -Si supieras Amor… -Es solo que no me lo esperaba. –La chica es hermosa pero jamás pensé que fuera gay.
-¿Entonces iras conmigo?
-Claro. De haberlo sabido antes le presentaba a varias de mis modelos.
-¡Hey! Nada de eso, que quiero solo lo mejor para ella.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Me enamore de ti

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 5:29 am

………………………………..
-Hola hermanito. -Saludo muy feliz Rubí a Pablo. -¡Dulce! Me alegro que estés aquí. -Me abrazó y la besé en la mejilla, la verdad es que siempre me ha caído de maravilla. -Miren les quiero presentar a mi prometida… -Antes de ella acabar la frase comencé a buscar con la mirada quien sería la chica afortunada. Me encuentro con esos ojos Azul verdoso y mi respiración se acorta, me quedo sin habla y mi mundo se va.
-¡Dulce despierta! -Siento alcohol en mi nariz, Pablo desesperado, estoy acostada sobre el sofá puedo sentirlo aunque aun no puedo abrir los ojos. -¡Amor despierta!
-Pablo… -Pronuncio su nombre y abro mis ojos lentamente.
-Ya el doctor viene de camino.
-Solo fue un simple desmayo Pablo.
-¿No estarás embarazada? -Pregunta su madre mientras yo escupo todo el agua que tenía en mi boca al escuchar eso.
-Mamá no la atormentes.
-No es nada es solo que creí que… -Subo la mirada y allí esta ella, mirándome desde una esquina de la casa y siento que si estuviera de pie podría volverme a caer. No aparto la mirada de ella y ella me sostiene la mirada.
-¿Amor más agua? -Por primera vez miro a Pablo que está muy preocupado y lo abrazo.
-Estoy bien, no te preocupes. -Miro de nuevo a la pared para ver si es algún espejismo pero no, Anahí está aquí, mi Anahí está aquí.
-Mira Dulce ahora sí te presento a mi prometida… -Cierro los ojos suplicando que no diga su nombre. Por favor no digas su nombre… -Roxana. -Abro los ojos de golpe ¿Roxana? ¿Quién diablos es Roxana?
Y es entonces que al fin la veo es una chica delgada de pelos lacios y negros. Hermosa sin duda. Ahora es cuando me pregunto que hace Anahí aquí. -Aa mira y ella es Anahí, la mejor amiga de Roxana. -Asiento sin quitar la vista de sus ojos. Me debe muchas explicaciones, pero sobre todo estoy feliz de que esté aquí a solo diez pasos de mí.
La cena transcurrió tranquila, Roxana es una muy buena chica y Rubí se ve realmente feliz a su lado y me alegra porque la quiero como a una hermana. Mi vista recorre una y otra vez a Anahí. Esta igual de hermosa que antes y yo estoy temblando. La cena termina y cada cual se va por su lado pero me deja tranquila que ya sé cómo puedo encontrarla y que sé que tarde o temprano aclararemos todo esto y sabré porque se alejó así y que ha hecho todo este tiempo.
……………………………………
-Acaba de llegar la modelo estrella del desfile. Se tomó algunas fotos para el opening, ¿quieres verlas?
-Confío mucho en tus gustos Luigy.
-Gracias, querida.
-Pero sí me gustaría hablar con ella y saber si está preparada para esto.
-Lo está créeme, ya ha hecho varios desfiles y además es muy bella. -Lo miré inquisitiva.
-¿Entonces vas a privarme de conocerla? -Lo miré con una media sonrisa en mis labios.
-¡Dulce! Estas con Pablo recuérdalo.
-Si no he dicho nada. Además sabes que trabajo es trabajo.
-Sabes que has estado con modelitos de aquí así que no te hagas.
-Claro pero no con la estrella del show no soy idiota Luigy.
-Sí lo sé. Bueno le diré que pasé por aquí, que quieres entrevistarla antes del show.
-Te adoro. -Le guiñe un ojo y él besó mi mejilla. Si hay alguien en quien confío en este mundo es él. Siempre ha estado para mí y puedo decir que sin él nada de esto hubiese sido posible. Me quedo observando mi blanca oficina, creo que necesita más color. La modelo estrella no tarda en llegar así que por aburrimiento o instinto tomo un papel de mi escritorio y comienzo a hacer una figura de origami, esta vez es una flor. Sonrío al terminarla y tocan la puerta de mi oficina. -Pasa -Le indico a la persona detrás de la puerta.
-Buenas tardes soy…
-Anahí… -Me quedo perpleja al igual que ella, mi respiración se acorta y comienzo a temblar mientras trato de controlar mi desbocado corazón.
-Me citaron para una entrevista. -Recobra su aliento y me dice estas palabras casi sin mirarme.
-Siéntate por favor. -Me recuerdo a mi misma que todo debe de ser profesional, muy profesional. Pero no puedo dejar de mirarla, quiero correr hacia ella y abrazarla como si no hubiese transcurrido el tiempo. Ella lo nota, lo sé por la forma en que me mira como diciéndome “no te acerques a mí”. -Soy… -Respiro para poder hablar aunque mi voz está un poco quebrada por los nervios. -Dulce María Espinosa. Directora General de Be only you. Me dicen que tú serás la modelo estrella para nuestro evento del sábado en la noche. -Traté de ser lo más segura y profesional posible.
-Así es y estoy muy feliz por ser parte de esto.
-Me alegro… Yo no te había visto hasta ahora porque confió plenamente en el criterio de Luigy y una vez más no me ha decepcionado. -La miro con una sonrisa. -Eres hermosa y seguramente cautivaras a todos en la pasarela. -Ella asiente muy segura de si misma.
-Haré mi mejor trabajo.
-Cuento con ello.
-Ahora si no tiene más preguntas yo…
-Para ti siempre tendré más preguntas.
-¿Del ámbito profesional?
-¿De qué otro sería señorita Puente? -Me miró retante a los ojos y sonreí coqueta.
-La escucho.
-¿Puedo invitarla a cenar mañana en la noche?
-No creo que sea prudente.
-¿Asistir a una cena con la Directora del evento para finalizar detalles? -La miré un poco sorprendida y no le quedó más remedio que aceptar.
-De acuerdo.
-Pasaré por ti a las 9, ¿te parece bien?
-Estará bien a las 9. -Por su cara supe que no quería estar sola conmigo, pero yo tengo demasiadas cosas que hablar con ella.
-Entonces la veré mañana señorita Puente. Estreche su mano y el sentir su piel me hizo estremecerme, joder, sigo siendo la misma niña de hace más de 4 años a atrás.
…………………………………………………..
-¿Dónde has estado todo este tiempo?
-Pensé que sería una reunión de trabajo.
-Yo creo que me debes una explicación.
-Si eso es de lo que venimos hablar, se ha terminado esta cena. -Ella se puso de pie tirando la servilleta sobre la mesa y la sujete del brazo.
-Anahí… -Se soltó de mi agarre y me miró a los ojos.
-Debo irme. -Suspiré resignada y me senté nuevamente en la silla.
-Es tu decisión… -Esas palabras calaban un hoyo en mí. Yo jamás he vuelto a ser la misma y ella… Ella ya no sé quién es. La miré mientras salía del restaurante. Ok… No quieres saber nada de mí, perfecto, está bien, he estado 4 años sin ti y podre estar más tiempo… claro… Di un puño en la mesa y traté de calmarme.
………………………………………………….
-Dulce llegas 30 minutos antes.
-Lo sé pero sabes que me gusta ser perfeccionista con mi trabajo.
-Claro, pero solo es el ensayo.
-¿Está todo listo?
-Sí, las modelos se encuentran ya cambiándose. ¿Te probaste tu vestido?
-Sí, esta mañana y está perfecto.
-¿Qué te pareció Anahí? -De solo escuchar su nombre mi corazón se dispara y me pongo un poco incomoda.
-Es linda… -Digo un poco seria.
-¿Solo eso? -Me mira sorprendido y levanto una de mis cejas.
-¿Bueno que pretendes que diga? ¿Qué me muero por ella?
-¿Por quién te mueres amor? -Llegó Pablo de tras de mi abrazándome.
-Es que dice que la nueva modelo estrella es linda.
-¿Lo es?
-Es más que eso, es hermosa.
-Bueno Luigy no pretenderás que mi novia se desviva por las chicas eeehh. -Me sentía más que incomoda.
-Amor estoy un poquito ocupada.
-Lo sé beba solo vine a darte un besito y a decirte que esta noche no podre cenar contigo porque debo salir de la ciudad por unos asuntitos.
-Tranquilo Pablo, estaré bien. -El me plantó un tierno beso en los labios que me hizo sonreír, cuando nos separamos mi mirada se encontró con la de ella… Con la de Anahí.
-Te amo beba. -Me lanzó un beso y salió del lugar.
-¡Anahí ven! -Gritó Luigy y ella se acercó a nosotros. -¿Dulce te parece bien ese peinado? Quizás debamos dejarlo un poco más suelto, o tal vez… Pero…
-Luigy cálmate, todo estará perfecto. Anahí es hermosa no importa que peinado tenga.
-¿Ahora si dices que es hermosa no? -Lo fulminé con la mirada mientras Anahí no pronunciaba ni una palabra. -Sí eres realmente hermosa, así que ponte los vestidos que comenzaremos con el ensayo para el desfile de mañana.
-Lo haré gracias Luigy. -Sonrió y mi corazón volvió a dispararse. ¿Cómo voy acercarme a ella? Comenzó el ensayo y yo estaba dando órdenes de un lado para otro, quería que todo quedara perfecto. Pasé un momento por los camerinos y escuché a dos modelos hablando.
-Es que es hermosa, y algunos dicen que ha estado con chicas, ¿crees que aceptaría salir conmigo?
-Por supuesto que no, es la dueña de todo esto, no te haría caso así bailaras desnuda frente a ella. –Eso me hizo reír asomé mi cabeza para ver quiénes eran las modelos y la verdad ambas eran hermosas.
-¿Bailaras desnuda? -Interrumpí solo por ponerlas nerviosas. -Yo pensé que esto era un show para modelar mis diseños nada más. -Dije esto sonriendo viendo como la chica se tornaba de color rosado.
-Lo siento… yo…
-Tranquila solo estaba dando una vuelta por aquí. -Le guiñe un ojo y seguí mi camino siendo consciente de que ambas me miraban. Iba con mi sonrisa pegada a mi rostro cuando tropecé con alguien. -Lo siento fue mi culpa estaba

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Me enamore de ti

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 5:30 am

-No yo…
-Anahí, ¿Cuándo aceptaras a hablar tranquilamente conmigo?
-¿De qué quiere hablar señorita Espinosa? -Suspiré…
-De ti… De cómo desapareciste de mi vida… De cómo te extrañe cada puto día… de que ha sido de tu vida, si eres feliz. Quiero hablar de ti y de mí.
-¡Dulce! Al fin te encuentro, necesito que llames a este número y confirmes el coctel porque dicen que fue modificado y sé cuan estricta eres tú con todo eso. -Luigy hablaba pero yo no despegué ni un solo segundo los ojos de Anahí. -¿Me estas escuchando? -Tomé el papel que Luigy tenía en su mano y salí molesta del lugar. Anahí no hablaría conmigo y me sentía molesta, muy molesta.
Ya era tarde en la noche y yo seguía resolviendo asuntos. Cuando paso por uno de los camerinos esta sola la hermosa chica que estaba hablando de mí en la tarde, sonrió y tomo dos copas de champagne que hay en una mesa y me dirijo hacia ella.
-¿Por qué estas tan solita? -Me acerco sonriéndole dándole la copa y veo como me sonríe un poco nerviosa.
-Estoy esperando a una amiga para que me lleve a casa.
-¿Qué te parece si brindamos?
-¿Cual es el motivo? -Me sonríe seductoramente y una parte de mi piensa en Pablo pero la otra parte esta tan molesta con Anahí que solo quiere relajarse un rato.
-Tú, brindemos por la libertad y por tu belleza. -Le guiño un ojo mientras choco las copas, tomamos despacio el champagne y le sonrió.
-Ya es tarde, también tu deberías descansar.
-Mas que descansar me gustaría un rico masaje y divertirme. -Le susurro en su oído y veo como ella se estremece ante mis palabras. Me alejo un poco y la miró a los ojos, le sonrío y cuando estoy a punto de besarla nos interrumpen.
-Debemos irnos. -Volteó mi rostro y es ella, Anahí. Está seria mirando a mi compañera.
-Sí –Contesta la chica un poco avergonzada y yo sonrió. Me levanto del suelo y me acerco a Anahí susurro algo en su oído y sigo mi camino.
…………………………………………..
Intento dormir pero no puedo, quiero a Anahí. Se veía molesta cuando me vio con esa chica y una chispa dentro de mí cree q pueden ser celos pero… Y sonrío de solo pensar en lo que susurré en su oído “No estés celosa que yo soy solo tuya.
Al cabo de unos días invité a almorzar a la bonita chica solo para provocar a Anahí pero cuál fue mi sorpresa que a ese almuerzo llegaron ambas. Por la cara de Anahí claramente se notaba que no sabía que yo estará allí, la chica fingió un casual encuentro y se sentó en mi mesa. -Creo que hoy es mi día de suerte no tendré que comer sola. -Anahí me miraba inquisitivamente y yo solo le sonreí. Pedimos lo que comeríamos y mientras esperábamos Anahí al igual que yo nos sentíamos incomodas.
-Chicas si me disculpan debo ir al baño. -La chica se levantó de la mesa y no perdí mi oportunidad.
-Si supieras lo linda que te vez al sonreír cambiarias esa cara. -Le dije sonriéndole pero no le hizo la más mínima gracia.
-¿Acaso me estas contando un chiste? Perdón no lo noté… -Dijo sarcásticamente.
-Vamos Any, no siempre podrá ser así. -Intenté acariciar su mano pero ella la alejó de mí. -¿Sabes que es lo que más me desconcierta? Que debo ser yo la enojada y no tú. Tú fuiste la que desapareciste una mañana dejándome perdida, destrozada y resulta que la molesta eres tú.
-¿Crees que todo fue muy fácil para mí? -Me miró cuestionándome por primera vez.
-Cuéntame entonces como fue, porque no puedo saberlo. -Dije tranquilamente esperando su respuesta.
-Ya no tiene caso… -Desvió su mirada y con mi mano suavemente tomé su rostro e hice que me mirara, sus ojos se aguaron y eso me estremeció el corazón.
-Para mí si es importante. -Respiró, todo indicaba que me contaría.
-Tu padre me sacó de la casa… Me prometió pagar lo que restaba de mis estudios y los gastos de la academia de modelaje. -Yo me quedé perpleja.
-¿Me cambiaste por una academia? -Deje salir de mi boca apresuradamente sin poderlo creer.
-No tuve opción, no tenía a donde ir… Mi madre no tuvo ni voz ni voto en su decisión… Sabes que con mi padre ya no podía regresar… -Su padre perdió el trabajo y se volvió en contra de Anahí por eso ella regresó aquella vez con su madre lo recordaba perfectamente.
-¿Y el internet? ¿El whatsapp, msn o lo que sea?
-Me lo prohibió dijo que si intentaba contactarte me quitaría todo y eso era algo que no podía permitir. -Apreté tan fuerte la servilleta que tenía en mi mano que quedó hecha pedacitos.
-¿Y por qué has actuado así conmigo últimamente?
-Porque quiero estar lejos de ti… No quiero nada contigo… No quiero confusiones ni problemas…
-¿Problemas? Sabes que lo que siento por ti no tiene límites.
-¿Lo que sientes? -Me miró confundida.
-Yo…
-Sí seguramente lo mismo que sientes por todas esas modelos con las que te has acostado… Y lo mismo que sientes por Pablo. -Me quedé helada. -Por cierto aquí viene tu próxima conquista, definitivamente no quiero a alguien como tú en mi vida.
-¿Alguien como yo? ¿Qué sabes tú de mí? ¿Acaso sabes cuánto lloré yo por ti? ¿Sabes cuánto tiempo estuve sola? No, claro que no, no lo sabes porque te fuiste y no estuviste allí, prometiste que no dejarías que nos separaran y ¿qué hiciste? Desaparecer… Y sí, he estado con modelitos como les dices pero ninguna jamás ha llegado ni cerca de ser algo más en mi vida y ¿sabes por qué? Porque ninguna de ellas eres tú. -Me levanté de la mesa molesta y con lágrimas en los ojos. La chica llegó a nuestra mesa y sin mirarla me disculpé diciendo que tenía una reunión y salí de allí.
Subí en mi auto negro, baje la capota, necesitaba aire y también necesitaba llorar. Conduje sin rumbo fijo cantando y llorando. Pablo me había llamado unas 7 veces pero no quería verlo, no quería hablar con nadie. Y para colmo mañana era el gran desfile y tenía que lucir espectacular… Ser la figura deseable y prepotente, Dueña de todo, tendría que colocarme un antifaz imaginario y no dejar que nadie note lo que siento, esta angustia y este dolor. Me dolieron sus palabras… Me dolieron mucho, porque si hoy soy como soy es por ella. Y no creo ser nada de otro mundo… Una chica que no se ha vuelto a enamorar, que ama a un imposible y cuyo novio es un completo amor. Nada de otro mundo. Golpeé el volante de mi auto y me estacione en la avenida, no podía conducir en ese estado. Apoye mi cabeza contra el volante para calmarme un poco y dejar de llorar.
-¿Dulce? -Abrí mis ojos y había una chica a mi lado. Se me hacia familiar pero no la reconocía.
-Soy Roxana, ¿no me recuerdas?
-Roxana… -¿Quién rayos es Roxana? Aaaa claro Roxana… – Sí ahora te recuerdo eres la prometida de Rubí.
-¿Qué te ocurre? -Suspiré.
-No soy la mejor compañía hoy Roxana… Me siento un asco.
-¿Que te ocurre? Ven baja del auto y hablemos. -Cuando miré me había estacionado cerca de una placita sin darme cuenta.
-No tengo muchas ganas de hablar… Me siento mal.
-Baja del auto y compraremos un jugo y algo para que comas, ¿te parece bien? -Me sonrió y entonces supe por qué Rubí se había enamorado de ella, es un sol. Sonreí no muy convencida pero necesitaba distraerme. Sequé mis lágrimas y la seguí. Compramos unos frappes de fresa y nos sentamos en una de las mesas. El aire fresco inundaba mis pulmones y cerré mis ojos mientras mordía una galleta.
-¿Es por Anahí que estas así? -Casi escupo el frappe y ella comenzó a reírse. -Lo siento… Debí esperar a que tragaras. No me mires con esa cara, que no soy tonta. En la casa de los Vant te desmayaste cuando la viste y luego la mirabas como si no fuese real. Estoy segura de que ni Pablo ni su familia lo notaron pero yo sí. Estabas muriéndote… Temblando… -Yo la miraba más que sorprendida. –Ahora responde mi pregunta. –Me miró decidida y no tuve otra opción que confiar en ella, además no es como si tuviera mil personas con quien desahogarme.
-Sí, es por Anahí… -Expulse el aire de mis pulmones y volví a tomar una bocanada de aire. -Acabamos de tener una pequeña discusión y me afectó todo lo que dijo.
-Ella te ama. –Rodé mis ojos en una mueca.
-Sí seguro… -Dije sarcásticamente.
-Es mi mejor amiga, ¿lo recuerdas? –Abrí grandemente los ojos recordando que eso era lo que ella hacia allí, solo vino a acompañar a Roxana. -Pero ya no pongas esa cara. Ya sabía mucho de ti desde antes de conocerte. Y cuando vi como la mirabas y el estado de shock de Anahí más tu nombre se unieron las piezas en mi cabeza… Aunque fue una super coincidencia y un gran enredo mira que venirse a encontrar allí en la casa de tu novio.
-Ni hables de coincidencias… Que es la modelo estrella de mi desfile de moda mañana.
-¿Qué? Esa parte sí que no me la ha contado.
-Ella se enteró hace como 3 días… Al igual que yo.
-No te ves muy feliz con eso.
-Estoy feliz por ella, es una gran oportunidad para su carrera y es hermosa… Así que vendrá bien a mi desfile.
-¿Entonces…?
-¡Roxana es Anahí, ¿Entiendes? Es mi Anahí. Y la tendré que ver y admirar, cenar con ella, y sí quiero todo eso pero quiero más y ella solo piensa que soy una estúpida niña de papi que se acuesta con la primera modelo que se le cruza y que además de eso engaña a su perfecto novio!
-Cálmate.
-Lo siento… Estoy mal.
-Necesitan tiempo, necesitan hablar, pero sobre todo necesitan estar la una con la otra.
-Es imposible…
-¿Entonces dejaras que piense todas esas cosas y más de ti?
-No están tan lejos de la realidad pero…
-¿Pero…?
-La amo como el primer día.
-Dios Dulce, ven aquí. -Roxana me abrazó y sentí como si fuera el abrazo de mi madre o de una hermana mayor eso me hizo llorar.
-No quiero ir ahora a mi casa, allí estará Pablo con mil preguntas.
-Ven a la mía hasta que te calmes, podemos reírnos un rato.
-¿Y Rubí?
-Ella estará también allí ya verás que te sentirás mejor ¿sí?
-Ella no sabe nada de esto ¿cierto?
-Absolutamente nada. -Suspiré.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Me enamore de ti

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 5:30 am

Minutos más tarde estaba aparcando en la casa de Roxana quizás debería tener más amigas… Verdaderas amigas, sonreí para mis adentros y ella me hace entrar a la casa esta hermosa su casa.
-Es hermosa.
-Ya sabes cómo es Rubí, es una obsesiva con la decoración. -Seguimos caminando por la sala y yo admiraba todo.
-Roxana he estado esperándote porque necesito hablar algo urgente con…tigo… -Mis ojos se encontraron con los de aquella voz. Mi tormento. Sus ojos se aguaron. -No puedo creer que tú también cayeras en las manos de esta mujer. Roxana lo esperaba de cualquiera menos de ti. -Ella se levantó molesta del taburete de la barra y yo corrí hacia ella.
-Espera, debemos hablar, no es lo que crees. -Le dije sujetándola.
-Anahí, cuidado con las palabras que utilizas, Dulce solo está aquí en plan de amistad.
-Sí… Siempre está en plan de amistad.
-¿Porque te molesta tanto? Es mi vida y me acuesto con quien se me da la gana. -Le dije molesta y ella intentó zafarse pero no la dejé. Me calmé un poco y le hablé muy despacio. -Anahí solo estoy aquí porque me encontré con Roxana y ella me invitó aquí a pasar la tarde con ella y con Rubí, mi cuñada por si no lo recuerdas.
-Dulce, a mi no me importa lo que hagas pero por favor suéltame. –Note sus ojos aguados.
-Déjame demostrarte que estas muy equivocada en todo lo que dices.
-No te quiero cerca Dulce… Y me estas lastimando. -La solté aun mirándola a los ojos.
-Te amo. -Me volteó el rostro.
-No quiero escuchar tus mentiras. Eso es lo que le debes decir a todas.
-No hay un “todas” y eres a la única persona a le que le he dicho TE AMO.
-¿Y Pablo?
-No, jamás me ha dicho que me ama. -Escuché esa varonil voz y mi mundo se volteó, si no es porque me agarré del taburete me hubiese desplomado. Dios, Pablo, porque tenía que estar aquí.
-Pablo… -Deje salir de mi boca sin saber cómo y lo miré a los ojos. Lágrimas cayeron de sus ojos y me sentí la persona más miserable de este mundo. Si era cierto que no lo amaba pero lo quería, lo quería mucho, más que a cualquier persona en este mundo. Él es demasiado especial y lindo conmigo.
-¿Por qué? -Preguntó aun recto y fuerte. Yo cerré mis ojos y respiré.
-Mi historia con Anahí comenzó hace más de 4 años… Y te juro que nunca he querido hacerte daño. -El asintió y salió sin decir ni una palabra. Yo solo… Mire a Anahí a los ojos sin expresión y me marché. Sin decir absolutamente nada. Me sentía destrozada. Todo en un solo día y para colmo mañana es uno de los grandes días de mi vida.
…………………………………………
-Dulce necesito hablar contigo.
-No puedo ahora, el show está a punto de comenzar. -Le dije claramente soltándome de su agarre.
-¿Después del evento?
-Quizás Anahí, ahora no puedo pensar, tengo unas cosas que hacer. -Le dije mirándola por primera vez estaba maquillada y peinada lista para la pasarela, llevaba aun un albornoz pero estaba hermosa. Tenía en su maquillaje combinaciones con negro y brillo. Unos dibujos en su cara que la hacían lucir aun más sexy y hermosa. Sonreí. -Te ves hermosa, lo harás bien. -Sé que esto la descolocó pero sonrió un poco.
-Gracias, tu luces genial, todo te saldrá bien también.
-Eso espero. -Salí casi corriendo de su lado aun necesitaba verificar si el sonido estaba ya listo, y que me retocaran nuevamente el maquillaje.
Unos minutos y todo estaba listo.
-Dulce sales en 2…1… ya. -Salí en la pasarela con uno de los vestidos de mi colección siempre he sido muy segura de mi misma pero estoy convencida que con este vestido me veía increíblemente fabulosa.
-Bienvenidos Damas y Caballeros. Bienvenidos al evento de moda más esperado del año tanto para mí como para los críticos y fanáticos de la moda. Como presidenta de Be only you quiero presentarles mi nueva colección. Espero les gusten los diseños pero sobre todo lo importante es que se sientan cómodos con su cuerpo, con lo que usen. Si se sienten cómodos consigo mismos se proyectarán seguros, confiados y con esas ganas de conquistar el mundo, se tú. Se Be only you. – Al decir todas estas palabras todos aplaudieron y baje con una enorme sonrisa del escenario, tomé mi lugar en el publico para poder apreciar todo el esfuerzo que ha conllevado este evento. Como era previsto la primera modelo en salir sería Anahí. Lucía simplemente espectacular, su forma de caminar, su pelo, su rostro, sonrisa y por supuesto el espectacular vestido que traía puesto. Estaba como hecho para ella. El vestido era corto negro, la parte superior enmarcaba su figura y la inferior era despegada de su cuerpo, al moverse el vestido se abría con flecos de la tela, el mismo dejaba ver sus hermosas piernas. No pude dejar de mirarla ni un solo segundo, sé que le robó el aire a más de uno en esa sala. Robó miles de aplausos y con el pasar de la noche todas las hermosas modelos fueron luciendo los vestidos tanto de noche como trajes de baño. Siempre he sido muy dinámica y eso era lo que representaba mi colección, diversos gustos, diversos estilos, lo que quería expresar en esta ocasión es que lo único importante es que sean ellos mismos e impartan su propio estilo.
Como era de esperarse salí muy tarde del evento, entre halagos y cosas que hacer se me pasaron las horas, cuando iba por mis cosas ya uno de los chicos me traía mi bolso, mi computadora y unas carpetas.
-Dulce, te dejaron esto. –Miré la caja que el chico me estaba entregando, tomé todas las cosas en mis manos agradeciéndole. Observé unos segundos la cajita de cartón, sonreí seguramente algún admirador me ha obsequiado algo. Abrí cuidadosamente la cajita y dentro estaba una flor en origami y miles y miles de sucesos llegaron a mi mete.
-Anahí. -Saqué la flor con mis manos y mis ojos se aguaron pero una sonrisa se implantó en mi rostro. Miré dentro de la cajita y solo suspiré al ver un pequeño papel con una dirección. Me miré en el espejo del pasillo, aun estaba bien arreglada. Me dirigí a mi auto y coloqué en el GPS la dirección escrita en el papel.
……………………………………
-Estaba segura de que vendrías… -Me dijo mirándome profundamente a los ojos cuando me abrió la puerta.
-Pues aquí estoy. -Contesté con un poco de gracia en mi voz. Ella se echó a un lado en la puerta dejándome pasar.
-¿Quieres vino? -Preguntó caminando hacia la sala.
- La verdad muero de hambre. -Dije un poco apenada y ella se volteó sonriendo.
-Ya lo suponía, imagino que no has comido nada en todo el día. -Sonreí mordiendo mi labio, ella tenía razón no había comido nada por todo el estrés del evento. Me senté en el sofá antes de que me lo dijera. Estaba cansada también, cerré los ojos y suspiré. Pasó un segundo y sentí sus manos en mis hombros, se sentía tan bien. Estaba relajando mis músculos pero ella no es mi masajista y no somos amigas. Me puse de pie alejándome de ella.
-Tú dirás de que es lo que quieres hablar. -Ella suspiró.
-La cena esta lista, es mejor comer algo. Yo solo estoy con el desayuno. -Sonreí un poco y asentí. Nos trasladamos al comedor en silencio. La mesa estaba muy bonita arreglada y decorada, como toda la casa, la verdad es que ella tiene un buen gusto para todo.
-Lo hiciste muy bien hoy. -Se volteó y me sonrió. Estaba sirviendo la cena yo destapé el vino que había colocado en la barra y comencé a llenar las copas, colocamos los platos en la mesa y nos sentamos.
-Fue todo un éxito gracias a ti.
-Fue gracias a todos… Tú los impactaste.
-Yo solo soy modelo…
-Una muy buena. -Sonreí coqueta.
-¿Te gustó el origami que te hice? -Sonreí.
-Parecía más un pingüino que una flor pero al menos lo intentaste. -Dije esto bromeando y ella me lanzó su servilleta. Ambas sonriendo.
-No te burles. -Hizo puchero y sentí que mi corazón comenzaba a quererse salir de mi cuerpo. La quería, la amaba y la deseaba. Ella me conocía más de lo que yo me conocía. Supo lo que yo pensaba, lo que yo quería. - Dulce…
-No Anahí… Hay que resolver muchas cosas.
-Quiero estar cerca de ti y lamento todas las cosas que dije. Perdóname.
-Muchas cosas fueron ciertas pero… Yo realmente no soy así… O más bien no quiero ser así.
-Lo sé. Y no debí decirte todas esas cosas de verdad perdóname.
-No tengo nada que perdonarte… Además sabes que a ti te lo perdono todo. -Hice una mueca de media sonrisa triste y ella acarició mi mano sobre la mesa.
-¿Qué te parece si comenzamos de nuevo? Si dejamos todo el pasado atrás y comenzamos de cero. Yo como la modelo nueva de tu compañía y tú como la gran empresaria. Sin pasados… Solo tú y yo. -La mire profundamente tratando de ver si se trataba de una broma pero no, no lo era.
-¿Quieres que te pretenda como si nunca te hubiese conocido? ¿Qué te enamore?
-Quiero que olvidemos lo que ha pasado y comencemos una nueva historia juntas. -Dios, la amo. Sonreí levemente.
-¿Entonces dirán que Dulce Espinosa se quedó con la nueva modelo?
-Entonces dirán que la nueva modelo logró enamorar y atrapar a Dulce Espinoza. -Me guiño un ojo y me derretí.
-De acuerdo. -Dije con media sonrisa mordiendo mi labio.
-¿Te gustó la cena?
-Podría casarse, ya está aprobada como chef señorita Puente.
-¿Me está proponiendo matrimonio señorita Espinosa?
-De ninguna manera, para eso se necesitaría el momento y el lugar perfecto.
-¿Insinúa que mi casa no es perfecta? -Preguntó un poco creída.
-¿Quieres casarte conmigo? -Deje salir de mi boca mirándola profundamente a los ojos.
-Sí. –Me respondió sin dudar y eso me consternó. Luego sonreí.
-¿sí?
-Sí.
-¿Sin dudar?
-Sí. -Me miró profundamente a los ojos. -¿Eres tú quien duda?
-Por supuesto que no, lo que más he querido en la vida es estar a tu lado.
-¿Entonces?
-Bueno que solo ayer estábamos peleando… –Respondí limpiando el último plato y caminando por su recibidor.
-Hoy es un nuevo día. ¿No crees?
-¿De verdad te casarías conmigo? -Dije sonriendo sin creerlo.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Me enamore de ti

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 5:30 am

-Sí. -Contestó sonriendo.
-Entonces lo haremos al revés… -Dije asintiendo.
-¿Al revés?
-Sí, primero nos casamos y luego te pretendo y enamoro.
-¿Crees que no estoy enamorada de ti?
-¿Lo estás?
-No me casaría si no estuviera enamorada. –Me dijo sonriendo.
-Estás loca. –Dije sonriendo.
-Lo sé pero es que eso se contagia y llevo poco más de una hora contigo. -Me guiño un ojo y sonreí.
-¿Te casarías conmigo mañana? –Pregunté dudosa.
-¿Por qué no ahora?
-¿Ahora? -La miré sorprendida y ella asintió como si fuera la cosa más obvia del mundo. En este momento me estaba aterrando la idea del matrimonio, yo lo había pensado diferente, pensé en enamorarla, llevarla de paseos, hacer el amor, pedirle que sea mía de por vida y luego una boda en uno o dos años y ella quería casarse ¿hoy?
-¿No quieres?
-Pero… ¿por qué el apuro? Necesitamos los vestidos… la gente… las flores… y… -Me interrumpió.
-¿Necesitas todo eso para casarte conmigo? Yo pensaba que solo me necesitabas a mí y estar enamorada. –Dijo como si fuera lo más simple del mundo y la noté un poco desesperada.
-¿Está pasando algo que no sé? -Dije de pronto porque la verdad desde que llegue su actitud ha estado sumamente rara. La vi suspirar.
-Nada bebé solo quiero besarte… -¿Bebé? Estaba demasiado extraña se acercó a mí pero en vez de besarme me tomó del rostro y me acercó a su pecho donde pude ver un micrófono, me quedé tan helada que ella me besó en los labios. ¿Qué es lo que estaba pasando?
-Anahí…
-No hables… te necesito. -Volvió a besarme pero esta vez sentí como una lágrima bajo por su rostro y supe que algo andaba realmente mal, debía sacarla de allí.
-Vamos a mi casa…
-Aquí estamos bien.
-No, quiero que estemos en mi casa… Es más grande, más cómoda y quiero hacerte mía en mi cama. -Dije esto sorprendiéndola pero realmente lo que quería era sacarla lejos de allí y que me explicara todo.
-De…de acuerdo. -Dijo nerviosa. Nos subimos en mi auto y arranque a toda velocidad. Comenzando a dar vueltas por la ciudad por si alguien nos seguía y en una de las curvas introduje mis manos en su traje y le arranque el micrófono tirándolo por la ventana.
-¿Tienes más? -Pregunté seriamente.
-No.
-Ahora dime qué rayos está pasando.
-Juro que no quería meterte en problemas. -Comenzó a llorar y detuve el auto.
-No te detengas vamos a tu casa. -Acaricie su rostro sin entender.
-No, mejor vamos a donde podamos hablar… Iremos a mi casa de campo. -Conduje de prisa, estaba preocupada, definitivamente alguien estaba amenazando a Anahí o obligándola hacer algo que no quiere hacer. En dos horas estábamos lejos de todo y de todos. Ella dormía, aparque el auto y la tomé en mis brazos, abrí la puerta con dificultad, encendí las luces y la llevé a mi recamara. Por suerte la empleada había limpiado y todo estaba impecable. Dejé a Anahí sobre mi cama ella abrió un poco sus ojos.
-Dul…
-Tranquila princesa todo está bien, duerme y mañana hablamos. -Le dije acariciando su cabello.
-Duerme conmigo, no te vayas. -Parecía una bebé y yo solo quería protegerla. La abracé y me recosté a su lado. A la mañana siguiente cuando desperté la observé mirándome.
-¿Qué haces? -Pregunté con una sonrisa en los labios.
-Es la segunda vez que dormimos juntas y quería detallarte.
-¿Detallarme?
-Sí, y amo tus ojitos, tu nariz, tus labios… -Sonreí.
-Y yo te amo a ti. -Ella me abrazó acurrucándose en mi pecho.
-Siento todo lo de anoche.
-Dime que es lo que ocurre. -Ella me abrazó aun más fuerte y se separó para mirarme a los ojos.
-Es una locura y es posible que no me creas…
-Te creeré si me dices la verdad. –Ella asintió.
-No soy modelo profesional, entré a tu empresa porque la policía me puso allí… Necesitaba dinero y un amigo de un amigo me dijo que necesitaban una hermosa chica para que se hiciera pasar por modelo y acepté. Lo que después supe es que estaba entrando como infiltrada… Alguien en tu agencia esta en negocios turbios con una red de narcotráfico… Al parecer es una de las modelos. Por eso me enojé mucho contigo al saber que estabas por ahí con cualquier modelito –Estaba procesando todo lo que me decía sin poder hablar. Ella respiró y continuó. –Esa persona de una u otra manera logró envolverte en todo esto… La policía entonces me envió a acercarme a ti. Lo que yo no sabía era que eras tú, mi Dulce. Que precisamente tú eras la presidenta de la compañía. De todas maneras intenté mantenerme lejos de ti y tratar de averiguar qué era lo que ocurría. Nunca dude de ti… Sé que no estás metida en nada de eso. Y eso les dije pero querían más querían que… o más bien quieren que yo este contigo… Y sí quiero estar contigo pero no porque ellos lo digan si no porque realmente te quiero. –Me levanté de la cama y comencé a dar vueltas por la habitación. –Dulce –No la escuché y solo seguí pensando. Ella se acercó a mí deteniendo mi paso. –Se que estás en todo tu derecho de no creerme pero te juro que todo lo que digo es cierto. Y no pudimos hablar antes porque todo el maldito día me tienen con un micrófono para grabar todo lo que hable contigo y con los demás.
-¿Estas tratando algo conmigo porque ellos te pagan por hacerlo? –De solo hacer esta pregunta mi corazón se encogió y mis ojos se aguaron.
-No. –Desvié la mirada. –No me estas escuchando y no quiero que pienses eso. Te estoy diciendo la verdad exponiéndome a que no me creas y a echar toda esta misión por la borda porque te amo.
-¿Qué?
-Que te amo Dulce.
-¿Y todo ese cuento de que mi padre te pago tu carrera y lo de modelar?
-Eso es cierto, estudie administración y finanzas pero la empresa donde trabajaba cerró y cuando me dijeron lo de modelo acepté enseguida porque aunque no era modelo profesional tu padre si me pago 2 años una academia.
-Es…
-Dulce créeme.
-¿Quién intenta culparme de ser narco?
-Eso aun no lo sé… Pero estoy por saberlo solo unos días más y lo sabré. –Me reí negando con la cabeza.
-¿Estás loca? No dejaré que sigas haciendo eso.
-No puedo salirme.
-Pues sí te saldrás. No te quiero envuelta en nada de eso. No pondré tu vida en peligro.
-Dulce si me salgo ahora esa persona logrará lo que quiere y tu iras a la cárcel.
-Soy inocente.
-Como miles que están tras las rejas.
-No te perderé de nuevo.
-No me perderás.
-Si esa persona sabe que trabajas con la policía no dudará ni un segundo en ponerte una bala en la frente. –De solo pensarlo sentía que me moría.
-Dulce.
-Debe haber otra manera.
-Dulce.
-Ya te dije que no te dejaré seguir en eso. –Ella suspiró resignada y la abracé.
-Que haremos. –Preguntó entre mis brazos.
-No lo sé pequeña.
-Tú eres más pequeña que yo… Aun no entiendo por qué me dices así. –Sonreí y la apreté más a mí.
-Te amo.
-Vamos a mi casa necesito recoger unas cuantas cosas. Me da miedo estar en ella. Quizás deba buscar un hotel o algo.
-Nada de eso. Vivirás en mi casa… Es muy segura.
-Prefiero mi independencia… -Yo la miré incrédula.
-¿Para salir con chicas?
-Para que no confíes que me tienes y me enamores cada día. –Sonreí.
-Entonces que te parece si te construyo una casa dentro de mi casa.
-Estas loquita.
-Vamos por tus cosas. –Le di un beso en la frente.
…………………………………………..
Anahí entró a la casa mientras yo estaba con una tonta sonrisa en mis labios parada junto al auto mirando hacia la casa. De pronto veo salir corriendo a Anahí detrás de un gran perro y comienzo a reír porque ella no puede atraparlo y le grita que entre a la casa. Ambos se caen al suelo y él la lame. Yo me río mientras ellos ríen. Quizás podemos tener así una linda familia. Pienso en esto y de pronto los sucesos pasan demasiado rápidos. Escucho una explosión, veo la casa de Anahí en llamas, pedazos por todas partes. Corro hacia ella que se sujeta un brazo. La alejo de allí mientras abro mi auto, tanto ella como el perro suben. Ambulancias llegan, paramédicos la atienden. La casa está rodeada de policías y bomberos. Todo pasa rápido pero como en cámara lenta para mí.
-¿Señorita está usted bien? El chico vestido de azul me toca y me siento desplomarme.
...........................................................
Al abrir mis ojos todo esta blanco y es entonces que comprendo que estoy en el hospital. Mi cabeza da vueltas y no recuerdo mucho de lo que ha pasado. ¿Qué hago aquí? De pronto todos los sucesos llegan a mí de golpe y me altero. -¡Anahí! ¿Dónde estás Anahí?
-Amor, aquí estoy tranquila. –Entró por la puerta y sentí que me regresaba la vida. Se acercó a mí y me abrazó. Ya bebé todo estará bien.
-¿Cómo está tu brazo? –Dije mirándola tristemente. En él tenía una venda.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Me enamore de ti

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 5:30 am

-Fue solo un rasponazo no te preocupes.
-Esta vendado.
-Pero estoy bien.
-¿Me desmaye?
-Sí, al parecer todos los acontecimientos alteraron tu sistema y te desmayaste pero por suerte alguien te sujetó y no te hiciste daño. Te trajeron al hospital para revisarte al igual que a mí.
-Anahí… Eso fue una bomba.
-Lo sé… Y ya están investigando.
-Querían matarte.
-La policía me removió inmediatamente de la misión, dijeron que ellos me darían la protección necesaria.
-La protección necesaria… Malditos. –Dije muy molesta.
-Dulce ya.
-Es que me molesta, me molesta que ellos te hayan metido en esto y que ahora hagan como si nada.
-Dulce están haciendo su trabajo.
-Contrataré a alguien mejor y también nos pondré guardaespaldas y… -Ella colocó un dedo en mi boca.
-Solo quiero que descanses, estás muy alterada. -En ese momento entró la enfermera.
-Pero ellos… -Sentí como entraba una espesa sustancia a mi sistema.
-Dul les dije que esta es la segunda vez que te desmayas. Te harán algunas pruebas. –Sentí el peso en mi cuerpo y en mis ojos.
–No dejes que me duerman no quiero que te lastimen. –Susurré ya sin poder contener el cansancio.
-Estaré bien bebé. –Sentí su boca sobre mi frente y me deje llevar por el sueño.
………………………………………………….
Me desperté en la mañana y me encontraba sola. Fui al baño y al salir estaba la mujer de mi vida con unas flores en la mano. –Tú eres la lastimada y yo soy la que paso la noche en el hospital y encima me traes estas hermosas flores. Algo muy bueno debí hacer en otra vida. -Ella se rió y me besó tiernamente en los labios.
-Es que eres muy bebé y hay que consentir a la nena. –Me lo dijo en tono de bebé y me derretí.
-¿Sabes que estoy loca por ti?
-Sip. –Respondió y volvió a besarme. Pero esta vez el beso era diferente era más sexy por así decirlo. Jugaba con mis labios, me mordía, me chupaba y me estaba descontrolando. La tenía agarrada de la cintura acariciando sus costados.
-Pequeña estamos en el hospital. –Dije separándome de ella y ella me sonrió negando con la cabeza.
-Aun me pregunto cómo seducías a todas esas chicas con lo penosa que eres.
-¿Qué? –Me dejó atónita y me aló del cuello de mi camisa acercándome a ella pero sin besarme.
-Nada amor que debemos irnos… -Se separó de mí dirigiéndose a la puerta. Sonreí y la acorrale contra la puerta pegando mi cuerpo al de ella. Su espalda estaba pegada a mi pecho mis manos colocaron las de ella a cada lado de su cabeza y me acerqué a su oreja respirando en su cuello.
-No me interesa que sepas o te preguntes como seducía a las otras chicas, solo me interesa que sepas como me gustaría seducirte a ti, -mordí su oreja suavemente haciéndola estremecer –No quiero que te imagines nada –mis manos se movieron acariciándola con deseo desde la cintura, subiendo por su abdomen hasta sus pechos -contigo todo ha sido y será diferente. -Puse mi pierna en medio de las de ella levantándola un poco. Mis manos se movieron a sus brazos acariciándolos suavemente –Tú no eres una más para mi, tu eres lo que más deseo, lo que más he deseado –lamí sexymente su cuello terminando en una pequeña mordida que sacó de sus labios un pequeño jadeo. –Puedo ser todo lo que desees y más. –Dije respirando un poco agitada. -Es solo que tenerte ya me hace soñar. Sacas lo mejor de mí, pero eso no quiere decir que no lo quiero todo de ti. Te amo. Pero también te deseo, de eso no tengas la menor duda. Besé un lado de su frente separándome de ella. Con una sonrisa en mis labios y ella solo mordía su labio conteniéndose y me miraba tratando de calmarse. -¿Qué te parece si ahora vamos por un frappe bien frio? –Dije divertida con una sonrisa en mis labios.
-¿Ahora? -Preguntó de inmediato.
-Pues si… Tengo ganas de eso. ¿O es que acaso tienes ganas de algo más? –Sonreí y ella me golpeó en el brazo jugando. Reímos y nos dirigimos a la salida del hospital. Amo a esta mujer.
Íbamos caminando y me entraron ganas de hacer algo loco para ella. Vi a un hombre que tenía una paleta gigante haciendo burbujas. Me acerqué corriendo a él y sonriendo se la quité y comencé hacer burbujas alrededor de Anahí mientras el hombre corría tras de mí. Ella se reía y de nuevo comenzaba a sentirme viva, a sentirme como una niña. Me disculpé con el hombre mientras depositaba dinero en su sombrero que estaba en el suelo. Anahí reía y yo estaba feliz, besé su frente y la tomé de la mano. Amaba quien yo era cuando estaba a su lado. Creo que al encontrar una pareja eso es algo realmente importante que puedas ser tú y que ames quien eres cuando estas a su lado, que esa persona te haga mejor persona porque la amas y te ama.
-El mío de fresa Dul. –Sonreí mientras ella se abrazaba a mi brazo.
-Dos de fresa por favor. –Pagué y caminamos un poco más hasta sentarnos en un banco.
-¿Estás loca lo sabías?
-Noooo. ¿Yo loca? Claro que no. -Dije divertida. Ella me observó a los ojos y acarició mi rostro con una sonrisa en sus labios.
-Yo también lo quiero todo de ti… Quiero tus locuras, quiero tus risas, quiero tu loca pasión pero sobre todo quiero tu loco amor. –Me acerqué robándole un beso y al separarnos deje nuestras frentes pegadas.
-Y yo te quiero a ti. -Ella sonrió y volvió a besarme. Nos separamos cuando sentimos que algo nos halaba el jeans. Al voltear era un pequeño niño, rápidamente observé a todas partes y no vi a nadie cerca. -Hola chiquitin… -Le dije sonriendo y él sonrió, era precioso tenía cabellos rubios y ojos azules. -¿Qué sucede?
-Mi mamá no está.
-OOhh, Dulce hay que buscarla o llamar a la policía o... –Dijo un poco histérica.
-Hey, calmate Any. –Le tomé la mano y le di un rápido pico en los labios. -¿Cómo te llamas chiquitín? –El niño aparentaba de unos 3 o 4 años.
-Agus. –Vi sonreír a Anahí.
-Bonito nombre. ¿Agus dónde estabas con tu mamá? –Preguntó Anahí tomando al niño de la mano agachándose a su altura.
-No sé. –El niño sonrió tocando la nariz de Anahí. –Bonita. –Dijo esto y la abrazó yo estaba sorprendida y sonreí porque ella lo abrazó fuertemente y lo cargó en sus brazos. Nunca me había preguntado si a Anahí le gustaban los niños pero creo que sí y sonrió porque más perfecta no puede ser.
-Dulce dime que vamos hacer. -Me miró preocupada y la verdad yo no tenía ni idea de que hacer. Si lo llevábamos con la policía ellos lo pondrían en un hogar y esos lugares no son muy buenos. Necesitábamos encontrar a su madre cuanto antes.
-Amor primero demos una vuelta por aquí cerca a ver si su madre lo está buscando. Si no la encontramos llamaré a Dimitri, mi abogado, a ver qué debemos hacer. –Ella asintió tranquila mientras el pequeño jugaba con su cabello. Yo sonreí y bese la cabeza del niño. Dimos vueltas y no notamos a ninguna mujer buscando a ningún niño, yo comencé a preocuparme ya se hacía tarde y no encontrábamos a la madre.
-Dul el niño debe tener hambre. –Dijo muy tranquila y era yo la que comenzaba a desesperarme.
-Está bien entonces entremos a … ¿Qué cosa come él? –Anahí me miró tiernamente y me sonrió.
-Dulce tranquila ¿sí? Vamos a comprar comida de bebes en lo que sabemos que cosas podemos darle de comer y que no. –Yo asentí.
-Espera… ¿cómo que en lo que sabemos? -Ella me besó en los labios calmándome.
-Respira y vamos a comprar las cosas. Creo que también necesitamos pañales y biberones. –Yo asentí aun asustada y ella volvió a besarme. -¿Estás un poco más calmada?
-Estoy calmada… pero también estoy asustada por el niño.
-¿Y si te prometo que el niño va a estar bien con nosotras me crees? –Cerré los ojos y suspiré. -Pudo haber caído en manos de un loco o un pervertido o un asesino pero por alguna razón está con nosotros así que haremos todo lo posible porque él esté bien con nosotras ¿de acuerdo?
-Te amo.
-Y yo a ti.
-Ya no pareces tan pequeña.
-Nunca he sido pequeña Dul. -Sonreí.
-Para mí siempre serás mi pequeña, mi niña. –Ella sonrió y me dio un tierno beso en los labios. De esos que te hacen cerrar los ojos y suspirar. Ella se separó de mí sonriendo.
-Parecemos dos tontas enamoradas.
-Bueno buenooo, debes comprarles muchas cosas a nuestro pequeño Agus. Creo que necesita ¡juguetes! -Dije mirándolos emocionada y Agus comenzó a reír. Contagiándonos a ambas. Nos dirigimos al centro comercial y yo quería comprarle de todo. Anahí trataba de evitar que comprara toda la tienda pero si estaría uno o dos días con nosotras entonces serían los mejores días de su vida.
-Dulce ya le has comprado de todo.
-Pero es que ese carrito se ve genial anda déjame comprarlo. -Le puse carita de bebé y ella aceptó.
Dos horas después de estar en la tienda llegamos a casa… Mi casa. Anahí le había dado comida al niño en un parquecito y también le dio leche y yo solo observaba embobada el rol de Anahí como mamá. Al llegar a casa el niño estaba dormido. Anahí lo despertó para darle un baño. Yo estaba de un lado para otro buscando la bañerita que le había comprado y las cosas para bañarlo preparaba todo mientras Any le quitaba la ropa para bañarlo.
-¿Has hecho esto antes?
-Claro que no Dulce. –Yo sonreí.
-Pues lo haces muy bien. Lo alimentaste y ahora le darás un baño.
-De que hablas si acaba de hacer popo y tú eres la que tendrás que cambiarlo.
-¡¿Qué?! –La mire sorprendida.
-Si Dulce… A mí me da nauseas cambiar a un bebé entonces te toca a ti.
-Pero... pero…
-Pero nada bebé… Comienza que yo te espero afuera, grita cuando ya esté listo y entre las dos le damos el baño. –La miré asustada. –Amor tu puedes, además cuando tengamos nuestros niños tendrás que cambiar todos los pañales. -Me besó en los labios -tú puedes bebé. –¿Cuándo tengamos nuestros niños? Eso me hizo sonreír. Entonces si quería una familia conmigo.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Me enamore de ti

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 5:30 am

-A ver Agus ¿Te hiciste popo? -Lo miré sorprendida y él se comenzó a reír. -Ok, se bueno conmigo que esta es la primera vez que cambio un pañal… A ver… -Suelto los lados que tienen esa cinta adhesiva, ya tengo las toallitas húmedas para limpiarlo y todo listo. Cuando bajo el pañal comienzo a gritar y se lo pongo nuevamente, Agus acaba de orinarme toda la camisa. -¡Agus! Te dije que fueras bueno conmigo -Él comenzó a reír. Esperé unos minutos y lo cambié. Pensé en mostrarle a Anahí que yo también podía cuidar niños así que yo solita le di el baño y le puse la piyama. -¡Anahí! -Ella llegó al baño y me sonrió. -Lleva al niño a la cunita que le compramos mientras termino de recoger este pequeño desastre.
-De acuerdo. -Me miraba aun sonriéndome.
-¿Por qué me miras así?
-Porque estas lista para cuando tengamos bebes. -La sonrisa no se le borraba de su rostro.
-Que será en muchossss años…
-Jajajajaj sí Dul, por supuesto.
Horas más tarde terminé de recoger todo y llamé a mi abogado. Él me indicó que hacer. Al día siguiente tendría que llevar a Agus a la policía porque de tenerlo más días nos podrían acusar de robo o secuestro. Al colgar le conté todo a Anahí.
-Espero que la policía encuentre a su madre.
-Lo hará, piensa positivo. -Dije sentándome en el sofá.
-Al menos ya se quedó dormido. Pero quien necesita un buen baño es otra personita. –Se acercó a mí tomándome de la camisa, se inclinó muy sexymente colocando una rodilla en el sofá entre mis piernas y comenzó a desabotonar los botones de mi camisa. Mi pulso se estaba acelerando y ella iba muy despacio. Abrió mi camisa mostrando mi sujetador negro sonrió y fue directa a mi cuello, lo besó mientras me acariciaba de la cintura e iba subiendo su mano a mis pechos. Todo iba tan bien hasta que...
Horas más tarde terminé de recoger todo y llamé a mi abogado. Él me indicó que hacer. Al día siguiente tendría que llevar a Agus a la policía porque de tenerlo más días nos podrían acusar de robo o secuestro. Al colgar le conté todo a Anahí.
-Espero que la policía encuentre a su madre.
-Lo hará, piensa positivo. -Dije sentándome en el sofá.
-Al menos ya se quedó dormido. Pero quien necesita un buen baño es otra personita. –Se acercó a mí tomándome de la camisa, se inclinó muy sexymente colocando una rodilla en el sofá entre mis piernas y comenzó a desabotonar los botones de mi camisa. Mi pulso se estaba acelerando y ella iba muy despacio. Abrió mi camisa mostrando mi sujetador negro sonrió y fue directa a mi cuello, lo besó mientras me acariciaba de la cintura e iba subiendo su mano a mis pechos. Todo iba tan bien hasta que Agus comenzó a llorar. Mi respiración estaba agitada y sentí como Anahí comenzó a reír en mi cuello y me abrazó. –Ahora entiendo perfectamente lo de que en muchosss años vamos a tener bebes. -Nos reímos estando completamente de acuerdo.
-Si quieres yo voy y lo atiendo.
-No tranquila, date un baño que tu ropa está llena de pipi de bebé y no es nada sexy.
-Bueno para no ser sexy estabas muy motivada. -La miré con la ceja levantada y ella riendo se fue por Agus.
Me di un baño y cuando entré a la habitación tanto Agus como Anahí estaban durmiendo en la cama. Sonreí, sin duda algún día quiero una familia como esta. Besé en la cabeza a Agus y también a Anahí acostándome a su lado.
A la mañana siguiente Agus nos despertó saltando en la cama riendo muy feliz. Sonreí al igual que Anahí quien lo acribilló a besos. Por un segundo me entristecí, extrañaría a Agus aunque solo estuvo unas cuantas horas con nosotras. Antes de llevarlo con la policía nos divertimos mucho los tres, jugamos con todo lo que habíamos comprado e hicimos que su día fuera muy feliz al igual que él hizo feliz el de nosotras. Horas después llevábamos Agus a la policía y fue duro, los tres estábamos llorando. La verdad nos rompió el corazón dejarlo en ese lugar pero en ese momento era lo correcto, no había más que hacer. Le dije al policía que nos tuviera informadas de todo que estaríamos al pendiente.
Salimos de allí y Anahí estaba muy triste. Estábamos caminando y corte una flor de un jardín sin que ella se diera cuenta y me paré de repente frente a ella impidiéndole el paso. Le sonreí tiernamente con la flor en mis manos y logré sacarle una sonrisa.
-Hay algo que quiero preguntarte.
-¿Qué cosa Dul?
-¿Te gustaría ser mi novia? -Pregunté inocentemente, ella sonrió y me abrazó. Luego de unos segundos susurró en mi oído.
-Claro que quiero ser tu novia… pero pensé que tú ya eras mi novia. -Me separé de ella y acaricié su rostro.
-Solo quería dejar clara cual era nuestra relación. -Sonreí mordiendo mi labio y ella me besó. Nos fundimos en uno de esos besos que te cortan la respiración y que son tan lindos y sutiles que sientes que vuelas por las nubes, en uno de esos besos en los que quisieras permanecer por el resto de los días.
-Espero ya tengas más que clara cuál es nuestra relación. -Me dijo riendo y yo volví a besarla tiernamente y la abracé.
-Claro como el cristal aunque me puedes volver a…
-Te amo –beso –te amo –beso –te amo – Comencé a reír por sus múltiples te amos y besos. La levanté por la cintura dándole una vuelta.
-Y yo te amo a ti pequeña.
Pasamos el resto de la tarde entre risas y besos. Aunque la situación de Agus aun no tenía preocupadas. Estábamos cenando cuando sonó mi teléfono. Contesté inmediatamente. Estaba escuchando todo lo que me decían sin reaccionar y Anahí me miraba asustada.
-¿Que pasa Dulce? –Colgué el teléfono para explicarle.
-Era la policía.
-¿Está todo bien con Agus?
-No era para hablar de Agus si no de la bomba en tu casa. -Su cara era de asustada así como lo estaba yo.
-¿Qué dijeron?
-Ya saben quien la puso… Y la que la puso fue o es la modelo que decías que estaba dentro de mi agencia buscando inculparme.
-¿Quién es?
-Es Virginia… Nosotras estuvimos una sola noche juntas lo juro y ella se obsesiono conmigo, me buscaba, me suplicaba y hasta lloraba pero yo le deje siempre las cosas bien claras. El punto es que fue ella quien colocó la bomba y aunque en tu casa no tenías cámaras de seguridad el vecino si tenía y logro tomar bien su rostro.
-Wao pero qué bueno que ya la atraparon.
-Sí pero eso no es todo… Estuvo con Pablo y ahora él está en problemas porque al parecer aceptó entrar en tratos con esa tipa. El no es un mal chico… Luego del incidente… Bueno cuando te dije que te amaba y que nos vio yo hable con él y todo quedo más o menos bien pero la mujer esa estaba tan ardida que logro hacerle daño a él. Esto es una locura… Virginia queriendo culparme de narco y Pablo entrando en todo esto.
-Wao Dulce… Lo lamento.
-Tranquila todo estará bien… Él es un buen chico y podrá salir de esta. Además la mejor noticia es que Virginia no se enteró que eras infiltrada solo puso la bomba por celos y para entonces lograr inculparme de tu muerte. Dijeron que había colocado rastros de la construcción de la bomba en mi empresa pero que no sé de alguna manera hizo algo mal y los policías supieron que yo no tenía nada que ver. Además de que han escuchados nuestras conversaciones y saben que yo te amo y que jamás te haría daño. Aunque estuvieron estos días investigándome… Recuerda que fui yo la que te lleve a la casa. Dios de haberlo sabido jamás te hubiese llevado allí.
-Dulce me llevaste a la casa porque yo te lo pedí y eso fue lo que dije en la declaración. Eres inocente, yo lo sé y ellos lo saben. –Suspiré.
-Te amo.
-Yo más. –Me sonrió con esa sonrisa que hace que me derrita por ella.
-Quiero proponerte algo. –Dije sonriéndole.
-¿Qué cosa?
-Que nos vayamos unos días a la playa o a algún lugar y estemos solitas tu y yo. -La miré coqueta.
-¡Estoy más que lista!
……………………………………………………………
-Quiero estar contigo. –La mire sinceramente a los ojos y tomé un poco de mi vino. Nos encontrábamos solas cenando en un restaurante privado cerca de la playa en lo alto de un edificio.
-Ya estás conmigo Dulce. –Sonreí.
-Me refiero a estar contigo de estar… -Ella entendió y sonrió entre tímida y coqueta.
-Entonces es por eso que nuestra cena es un tanto afrodisiaca… -Decía mirándome de una manera que me hacia derretirme. Mordí mi labio aceptando la culpa.
-Podría ser… -Ella rió un poco.
-Mmm… -Me miró un poco pensativa como jugando. –Necesitaras más que un afrodisiaco para llevarme a la cama. –Dijo un poco creída y coqueta guiñándome un ojo.
-No pretendía llevarte a la cama. Pretendo hacerte el amor. –Lo dije tan sensualmente que pude ver como se le cortó la respiración al escucharme.
-Dulce…
-¿Sí Amor? –Nos miramos a los ojos.
-Me enamore de ti. –Sonreí al pensar en todo el tiempo que llevo amándola y es la primera vez que la escucho decir esas palabras. Esas palabras que me dejan sin aire y muda por unos instantes. Ella acaricia mi mano sobre la mesa y sentir su piel es como si estallara en mi toda la pasión contenida, siento una bomba explotar pero me calmo y entrelazo nuestros dedos.
-Yo me enamore de ti, pequeña. –Sonrío mientras la veo sonreír.
-Tengo algo para ti.
-¿Para mí? -La miro sorprendida.
-Sí, un pequeño obsequio. Espero que te guste.
-Cualquier cosa que venga de ti va a gustarme.
-Cierra tus ojos.
-Jaja okok. -Sonreí divertida mientras cerraba mis ojos. Siento como toma mi mano y comienza a colocar un anillo en mi dedo.
-No abras a un los ojos. –Me dice y le hago caso aunque ya quiero ver. Termina de colocar el anillo y siento sus labios sobre mi muñeca, me da un pequeño beso. –Ya puedes abrirlos Dul. -Sonrió y abro mis ojos. Veo el anillo y no sé qué decir que pensar.
-Es hermoso, realmente hermoso ¿qué significa?
-Es solo un lindo anillo con un diamante en forma de estrella. Solo es para que siempre pienses en mí.
-Siempre pienso en ti. –Ella sonríe.
-Bueno es un anillo de compromiso pero la palabra compromiso esta sobre estimada. No creo que por tener un anillo en tu mano me quieras más o menos. Me respetes más o me engañes menos. El anillo es solo un simbolismo pero no me pude contener al ver que era en forma de estrella, sabía que lo amarías. ¿Lo amas no? –Me miró preocupada y me levante de mi silla y me acerque a ella moví un poco su silla y me senté sobre sus piernas. Tome su rostro suavemente entre mis manos mientras ella no apartaba la vista de mis ojos.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Me enamore de ti

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 5:31 am

-Yo te amo a ti. Y sí, es el anillo más hermoso que he visto pero no porque sea de una estrella aunque amo las estrellas. Sí no que es el anillo más bonito porque me lo diste tú, porque lo escogiste tú y amo absolutamente todo de ti.
-Te amo Du... –Le di un beso sin dejarla terminar la frase. El beso era suave, era un beso de amor, pero también tenía pasión. Ella abrazó mi cintura mientras yo acariciaba su cuello profundizando el beso.
-Creo que ahora si necesitamos la cama que mencionaste. –Dije entre besos.
-¿Que cama…? -Respondió entre besos casi jadeando. Yo seguí besándola pero necesitaba más, mucho más. Me separé un poco agitada.
-Vamos al hotel. –Dije rápidamente y ella sonrió.
-No hay mejor afrodisiaco que tú Dulce. –Dijo sonriendo aun agitada y volví a sus labios, a su boca, a esa boca que me volvía loca.
-Si no nos vamos ya no creo que pueda aguantar un segundo más sin arrancarte la ropa. –Ella rió un poco y rompió nuestro beso.
-Vamos ya, que no quiero hacer exhibicionismo. –Reí y le di un pico en los labios mientras me levantaba y le daba mi mano para entrelazarlas. Se sentía raro llevar un anillo en ese dedo pero se sentía realmente especial. Yo era suya desde que la conocí pero ahora estoy convencida que es completamente mía. No porque me regalara un anillo si no porque me ama, porque está enamorada de mi y porque en unos segundos haremos el amor hasta el amanecer.
………………………………………………………
-¡Dul! Vamos a divertirnos un rato en ese lugar que pasamos y se veía genial. Ya sé que tenemos planeada una noche de loca pasión pero hace mucho no bailamos ni nos divertimos en una fiesta. –Dijo tomándome el dedo pequeño de la mano. Mientras yo conducía con la otra mano. Sonreí al ver su cara de bebé.
-Claro que sí pequeña… Pero que conste que es solo por complacerte porque realmente quiero hacerte el amor ahora mismo –Ella sonrió, besó mi mano y luego comenzó a besar mi cuello. –Estoy conduciendo Any y me estas descontrolando. –Ella no me hizo caso y desabrochó su cinturón y se sentó de frente a mí abrazando mi cuerpo y devorando mi cuello. Una de mis manos estaba en el volante y otra en su espalda. –Princ.e.sa… -Dije casi en un gemido cuando sentí sus manos bajo mi camisa en mi espalda y su boca comenzaba a descender desde mi cuello hasta mi pecho.
-No vamos a tener nuestra primera vez juntas en un auto. –Me besó rápidamente en los labios y se volvió a sentar en su lugar abrochándose el cinturón. Yo aun estaba tratando de procesar lo que había dicho. Me había prendido y dejado con las ganas.
-¿Estás loca? –La miré seriamente confundida.
-No te pongas así fue solo... Ya quita esa carita. Piensa que más ganas vas a tener de estar conmigo.
Sonreí ironica -¡Any! Yo muero por estar contigo en absolutamente todos los aspectos. Pero acabas de jugar sucio. –La miré entrecerrando los ojos.
-¿Quieres que nuestra primera vez sea en un auto?
-No, claro que no.
-Dulce hice lo que sentía. Además que fue divertido. –Sonreí negando con la cabeza.
-¿Divertido? Eres perversa… No pensarías lo mismo si fueras tú la que estuvieras conduciendo. –Dije sonriendo.
-Si yo estuviese conduciendo ya estaríamos en el hotel. –Sonreí y ella me miraba con su carita de bebé que me derretía.
-Si quieres ir al pub, vamos al pub y luego no habrán más bromitas.
-Te amo bebé.
Al llegar al pub estaba lleno y se veía muy divertido, compré dos bebidas y nos las tomamos. Bailamos unas canciones que siguieron alterando mi sistema, su cuerpo, mi cuerpo, su mirada, mi mirada, la música todo conspirando para una noche perfecta y al regresar a la barra un mesero se me acercó.
-Señorita este trago es para usted.
-No, debe ser una confusión, yo no he ordenado nada.
-Se lo envía esa chica de ahí. –Respondió señalando a una hermosa pelirroja, sonreí porque la chica me estaba sonriendo y cuando volteó a ver a Anahí tenía una cara de querer matarme.
-¿Te está muy gracioso?
-Any no me digas que estas celosa de una chica que ni siquiera conozco. –Dije divertida.
-O le devuelves el trago tú o se lo devuelvo yo y sobre su cabeza. –Cuando lo dijo pude notar que no bromeaba y mi sonrisa se borró. Aunque la situación me causaba un poco de gracia.
-Any es solo un trago…
-Entonces voy yo. –Tomó el trago de mi mano decidida pero por suerte la detuve.
-¡Hey! Vamos ambas y le devolvemos el trago ¿sí?
-De acuerdo.
-Pero yo hablo.
-Bien. –Respondió sería, nos acercamos a la chica y esta me sonreía. Era realmente hermosa y sentía como Anahí quería matarla porque presionaba fuertemente mi mano.
-Buenas noches –Dije sonriendo. –Agradezco su cortesía de enviarme un trago pero tengo a mi novia y no nos parece correcto.
-¿Me estas devolviendo el trago porque ella se puso celosa? –Pude notar como Anahí se iba enfureciendo.
-Te devolvimos el trago porque no queremos nada tuyo así que ve a buscar compañía en otro lado. –Dijo Anahí y la chica sonrió.
-Además de cuidar lo que es tuyo eres hermosa Anahí, no tienes que estar celosa por un simple trago.
-¿Tú cómo sabes mi nombre?
-Estuve en el desfile de modas de Dulce y me informo bien de quienes son las buenas modelos. -¿Le estaba tirando la onda a mi chica en mi cara?
-Bien por usted, si nos disculpa estamos tratando de pasar una buena noche. –Aun había enfado en su voz.
-Claro. Ya conseguí lo que me proponía, ahora yo solo me limitaré a contemplar a Dulce. Le guiño un ojo, yo estaba sorprendida y Anahí botaba chispas.
-Bueno pues mientras tú la contemplas yo la hago mía. –Me haló de allí y yo seguía en shock. Me soltó la mano y caminó muy molesta hacia el estacionamiento.
-¡Anahí! ¡Espérame! ¿Amor? -Llegué a ella abrazándola por la espalda y se soltó de mí. -¿Te vas a enojar por esa tontería?
-Sí, porque siempre te han gustado las pelirrojas y ella es hermosa y es descarada y quiero golpearla. –Yo la miré sorprendida.
-¿Pero de que hablas? Yo te quiero a ti. –Dije mirándola de frente.
-Tú le sonreíste. –Por primera vez vi la inseguridad en sus ojos.
-Porque me estaba sonriendo por nada más.
-¡No entiendes nada! –Se alejó de mí.
-Anahí, no puedes estar celosa por una tontería como esa. Amor… -Me acerqué tomando sus manos.
-No fue una tontería.
-Bueno pues te amo. ¿Quieres que lo grite? ¡TE AMO! No quiero a ninguna pelirroja, ni morena, ni con el pelo verde o azul. Yo te quiero a ti, mi pequeña rubia de ojos azulverdoso. –Le acaricie el rostro y ella me abrazó. –Confía en mí, por favor confía en mí. Yo sé lo que me dijiste aquel día y sé que muy dentro de ti eso es lo que piensas de mí pero por favor déjame demostrarte que yo solo te quiero a ti.
-Yo no pienso eso Dul… Yo confío en ti es solo que me enoje bastante por esa estupida chica. No soporté como te miraba ni como te hablaba. Nuestra noche estaba perfecta.
-Y lo seguirá estando. Nuestra noche es perfecta porque yo te amo y tú me amas. Tú misma lo dijiste, que mire lo que quiera al final del día soy y he sido solo tuya. –Sonreí y ella se alejó un poco de mí sonriendo. Yo la sujetaba de la cintura.
-No es cierto aun no te he hecho mía. –Ella estaba tratando de contener la sonrisa y yo sonreí.
-¿Qué te parece si resolvemos eso ahora mismo?
-Que es la mejor idea que has tenido. –La miré indignada y me acerqué a su boca sin besarla. Ella intentaba besarme y yo me alejaba jugando un poco con ella. -¡Dul! –Sonreí y la besé intensamente arrinconándola contra mi camioneta. Acaricie sus costados, su cuerpo, la deseaba tanto pero debíamos llegar al hotel así que me separé de ella.
-¿Quieres ir a otra fiestecita?
-No. -Dijo negando con la cabeza.
-¿O quizás prefieras ir a…?
-¡Dul!
-Vale solo bromeaba. Vamos a nuestro bello hotel que solo tengo ganas de una cosa. -Dije subiendo a la camioneta al igual que ella.
-¿De estar conmigo?
-De besar cada partecita de tu cuerpo. –Sonreí y ella sonrió casi sonrosada.
-Te amo tonta.
-Y después de esta noche me amaras aun más.
-Jajaj que presumida eres. –Sonreí acelerando el auto.
-Minutos después llegamos al hotel y subimos a la habitación. Cerré a puerta un poco nerviosa y respiré realmente quiero que sea la mejor noche de su vida. –Any… -Me voltee para decirle algo pero ella no me dejó atrapó mi boca en un beso y me atrajo hacia ella.
Sus labios me llevaban a otra dimensión. Suaves… Cálidos… y sobre todo sus besos contenían mucha pasión. Intensificamos el beso mientras ella trataba de subir mi camisa, levanté mis brazos y la quitó volviendo besarme. Yo tenía mis brazos en su espalda y comencé a bajar el cierre de su blusa. Me aparte de su beso y se la quite por completo. Besé su hombro y fui corriendo mis besos hasta su cuello ella se estaba dejando hacer y con sus manos acariciaba mi cuerpo con pasión. Atrajo mi boca a su boca besándome intensamente mientras comenzaba a desabrocharme los jeans. Mis manos acariciaban su espalda desnuda y entre más contacto tenía con su piel mucho más la deseaba. Ella terminó de bajar mis jeans y mientras me los quitaba ella se estaba soltando el botón de los suyos pero la detuve y ella sonrió. La hice caminar de espaldas hasta la cama acostándola en ella. Subí de rodillas frente a ella entre sus piernas y comencé a desabotonarle el botón de sus jeans y a bajar despacio su zipper sin dejar de mirarla. Ella sonrió mordiendo su labio. Le di un pequeño beso en los labios y terminé de despojarla de sus jeans. Los lancé a algún lado de la habitación mientras ella reía sentándose acercándose a mí. Me tomó del centro de mi sujetador atrayéndome a su boca y devorando mi cuello. Sentir sus labios en mi cuello y sus manos recorrer todo mi cuerpo era excitante pero era más de lo que alguna vez soñé. Atraje su rostro al mío y la besé mientras la recostaba de la cama. –Quiero besar cada partecita de tu cuerpo. Te deseo demasiado Anahí – Dije agitada observándola, su cuerpo palpitaba comencé a besar su abdomen lentamente, baje a su cadera y le di un pequeño mordisco. Luego tracé con mi lengua un camino desde su abdomen hasta el valle de sus senos. Mientras besaba su pecho coloqué mis manos en su espalda levantándola un poco desabrochando su sujetador. Se lo quité y lego de observar su cuerpo semi desnudo por unos segundos baje mis labios a uno de sus senos para darle placer. Mientras mi boca, mi lengua y mis labios cambiaban de un pecho al otro ella estaba enloqueciendo. Me aló a su boca arrodillándose en la cama y mientras me besaba desabrochó mi sujetador. Se separó de mí y me miraba mordiendo su labio sexymente, acercó sus manos a mis pechos y comenzó a hacerme suaves caricias. Cerré los ojos tratando de contenerme, me sentía a mil. Se acercó a mis pechos depositando suaves besos sobre ellos y yo estaba delirando. La atraje a mi boca besándola intensamente, uniendo mi cuerpo al suyo mientras con mis manos acariciaban sus pompas y recorrían su espalda. Ella acarició mi intimidad y un escalofrió recorrió todo mi cuerpo. Ella sonrió en mis labios al notarlo e introdujo sus dedos a los costados de mis bragas bajándolas poco a poco haciéndome sufrir rosando mi intimidad. Deje de besar su boca y mordí suavemente su hombro mientras sentía sus dedos acariciándome y despojándome de mis bragas. Me separé de ella para quedar completamente desnuda. La acosté de nuevo en la cama mientras ella me sonreía. Mis manos temblaban y ella lo sabía. Deposité un suave beso sobre sus bragas de color amarillo y se las quité quedando ambas por fin desnudas. Besé sus piernas y su intimidad lentamente. Recorrí todo su cuerpo con mi boca… con mis labios… y ella el mío. Mi boca le dio placer y luego su boca recorrió mi piel. Mi cuerpo fue suyo y el de ella fue completamente mío. Reímos y jugamos mientras hacíamos el amor. Nunca había pensado que hacer el amor fuera tan bonito sin duda es porque por fin estaba con la mujer de mi vida. –Te amo princesa.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Me enamore de ti

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 5:31 am

-Y yo a ti amor. –Me dijo abrazándose más a mi cuerpo.
-Es bonito…
-¿Qué cosa?
-Estar contigo…
-A mí también me gustó. –Dijo sonriendo depositando un corto beso en mi piel.
-Sí… Pero me refería a estar contigo en todos los sentidos… Con lo de Agus… Cuando me coqueteas inocentemente… Cuando me seduces… Cuando me llevaste flores al hospital… Cuando te pones celosa… Amo mucho el sonido de tu risa, tu olor, hablarte y escucharte. Tenerte así como ahora. Me hace muy feliz estar a tu lado.
-Yo también soy feliz Dulce. Amo como me cuidas y proteges. Y todas las locuras que haces por mí, como siempre te desvives en complacerme, amo como me besas, como me miras, y como tiemblas al tenerme tan cerca. –Sonreí. –Se que nuestra relación ha sido demasiado tormentosa desde el inicio cuando aun apenas comenzaba pero me daba miedo ¿sabes?
-¿Qué cosa?
-Saber que realmente me amabas. Me dio miedo el amor, por eso estaba un poco distante de ti… y de tus sentimientos.
-Yo también tuve miedo, miedo de no ser suficiente para ti, miedo de no poder hacerte completamente feliz aunque lo quisiera. Miedo de lastimarte y miedo de amarte tanto. –Ella me abrazó más fuerte.
-Sí pero ya todos los miedos están superados, yo te amo y sabes que te amo. Tú me amas y sé que me amas. –Deposité un pequeño beso sobre su cabeza y acaricie su cabello.
-Quiero que esto dure para siempre.
-Yo también lo quiero.
-¿Recuerdas el primer día que nos vimos en persona? –Pregunté un poco divertida.
-Como olvidarlo si estabas hermosa.
-No pensaste eso…

-Sí que lo pensé… jaja. –Dijo con un tono entre divertida y coqueta.
-¿Sabes que pensé yo cuando te vi Anahí?
-¿Por qué siempre dices mi nombre completo? Podría contar las veces que me has llamado Any. Creo que es la primera vez que me fijo en ello... –Dijo pensativa y sonreí. -Pero ¿Qué pensaste amor, bebé mía?
-Jajaj me gusta que me llames así. –Dije un poco sonrojada.
-Es que eres mi bebé, porque aunque tú me digas pequeña siempre he sido más grande que tú. –Se levantó de mi pecho y me besó en los labios sonriéndome.
-Te amo.
-Yo más. Pero a ver dime qué pensaste.
-Espera quiero responder primero a tu pregunta. Te llamo Anahí porque me gusta amor, Anahí suena especial y amo pronunciar tu nombre. Aunque adoro decirte pequeña. –Ella sonrió volviendo a robarme un beso. –Y lo que pensé la primera vez que te vi fue sin duda que ese era el mejor día de mi vida, el día que llevaba mucho tiempo soñando. Y que eres la mujer más hermosa que he visto y que tu sonrisa es como el sol y que… -No me dejó terminar y volvió a besarme, esta vez más intenso y se colocó de nuevo sobre mi cuerpo provocándome, haciéndome estremecer. Se separó de mí con una sonrisa coqueta, tomó la sabana y nos cubrió a ambas. Ya sabía lo que ella quería y yo estaba más que dispuesta a complacerla esta y todas las noches de mi vida. Anahí era mía, solo mía.
………………………………………………
2 semanas después
Estaba caminando por los pasillos de mi empresa en busca de solo una persona, llevaba una sonrisa en mis labios mientras revisaba todos los cuartos donde se le estaban haciendo fotos a las modelos. De pronto la vi, hermosa como siempre con un corto conjunto tipo babydoll, su abdomen un poco al descubierto, su cabello hermosamente rizado y su sonrisa cautivadora que me mata. Me quede embobada unos segundos mientras la veía posar para la cámara, ella no se percató de mi presencia la verdad es que es muy profesional en su trabajo. Al terminar las fotos el fotógrafo salió y yo me acerqué a ella quien se encontraba de espalda a mí. La abracé por la cintura y ella saltó del susto y comenzamos a reír. –Te extrañe mucho, pequeña. –Dije besando su mejilla, introduje mi mano entre su conjunto sexy y comencé a acariciar su abdomen. Ella suspiró y comencé a besar su cuello ella seguía de espaldas a mi dejándose hacer.
-Dul…. –Dijo casi en un gemido mientras sentía mi mano descender y mi boca dándole pequeños mordiscos. –Estamos… en.. el.. trabajo. –Respiraba agitada y sonreí contra su cuello.
-Si te hubieses venido a vivir conmigo no estaría tan necesitada de ti. –Susurré en su oído muy sexymente. Ella se volteó y me pego a la pared besándome intensamente. –Estamos en el trabajo. –Dije separándome de su beso para molestarla. Ella me miró a los ojos y entendí que no debía bromear o jugar con ella ahora.
-Eres la dueña y si quieres despídeme pero te necesito ya. –La besé intensamente y la guié hasta uno de los sofás blancos que habían en ese cuarto. Ambas reímos al tropezar y caer sobre el sofá yo sobre ella y nos quedamos así una sobre la otra.
-Sabes que no podemos hacerlo aquí… No quiero que todos te escuchen gritar. –Dije tratando un poco de estar sería para molestarla. Ella me miró indignada.
-Buenooo… Yo creo que eras tú la que… -La callé con un tierno beso en los labios y ella sonrió suspirando. –Dios ¿cómo eres así?
-¿Así cómo? –Dije riendo un poco.
-Pues así, vas a enloquecerme. Un segundo estas toda pervertida, al siguiente bromista, luego toda odiosa y por último estás tú la tierna que quiero comerme a besos. –Sonreí poniendo carita de nena buena y Anahí tomó mi rostro con sus manos y me besó dulcemente. Era uno de esos besos que te llena de vida y que te hacen soñar.
-Te amo.
-Yo mucho más.
-Vente a vivir conmigo. –La miré a los ojos profundamente.
-Dul… -Dijo suspirando y se sentó en el sofá. El que no quisiera vivir conmigo me ponía realmente mal.
-Es que no puedo entenderlo Any…
-No estoy preparada para eso… Ya lo hemos hablado.
-Es que no entiendo, me amas, te amo. ¿Entonces? –Ella suspiró. -¿Crees que te aburrirías de mí o algo así?
-Dulce, -Me miró y me tomó de las mejillas. –jamás voy a aburrirme de ti. –La miré triste y ella me robó un pico. -No pongas esa carita ¿sí? –Suspiré. –Me gusta como estamos ahora, relajadas… Salimos, nos divertimos, hacemos el amor, pero…
-Pero le temes al compromiso a pesar de haberme dado esto. –Dije levantando mi mano.
-Es solo que no quiero dar ese paso aun. Eso es todo. –Dijo poniéndose de pie de espaldas a mí.
-Ok, vamos te llevo a tu casa… -Dije resignada. –La llevé a su casa y me senté en su cama.
-Voy a ducharme Dul, no te vayas ¿sí? Yo te amo, quita esa carita bebé. –Comenzó a darme muchos besos en mi boca en mi cara en mi cuello. Besos inocentes y terminé riendo. –Ya vuelvo. –La observé entrar al baño que se encontraba en la misma habitación. Me acosté sobre la cama encendí la tv y la volví a apagar. Anahí se daba unos baños que duraban siglos pero cuando salía ufff me daban ganas de comerla. Estaba pensando en todo esto cuando escuchó el teléfono celular de Anahí sonar en un mensaje. Miro la mesita de noche donde está y no sé si por curiosidad o por si es algo realmente importante lo tomo y miro el mensaje. Mi mundo se cae en un segundo y mis ojos se tornan aguados. Ella sale del baño y me encuentra con su teléfono en la mano.
-¿Qué haces con mi teléfono? –Me mira sería.
-¿Me puedes explicar qué rayos es eso? “Alison: Amor quiero verte, ¿Crees que pueda verte hoy?” –Anahí se acercó para quitarme el teléfono pero no la deje. – ¡Espera que hay muchos más interesantes! –Dije sarcásticamente. –Este es de hace dos días. –Dije leyéndolos en voz alta “Alison: Te extraño.” “Anahí: Yo también te extraño.” –Largas conversaciones y aaahh mira este es demasiado bonito. –Yo estaba furiosa. -“Alison: Any te quiero” “Anahí: Te quiero también”
-¿La quieres? -Dije mirandola a los ojos incrédula.
-Dulce no es lo que crees, dame el teléfono.
-¡¿Quieres el teléfono?¡ -Sonreí incrédula.
-Dulce…
-Claro… Aquí está tu maldito teléfono. –Lancé el teléfono y chocó contra la pared haciéndose pedazos. Ella gritó al ver que lo lanzaba con la intención de destrozarlo. –Ahora entiendo todo… ¿Sabes que es lo peor? Que lo esperé de cualquiera menos de ti. No de ti Anahí y menos con ella… Con tu ex.
-¡Dulce! –Me apresuré a salir de su habitación. Necesitaba aire, mucho aire. No sabía que pensar. ¿Acaso ella estaba con Alison? No puede ser y ¿desde cuándo? ¿Estuvo con ambas al mismo tiempo? Se me estaba partiendo el corazón y tenía unas inmensas ganas de golpear a alguien y posiblemente ese alguien empiece con Ali… Seguramente por eso no quería mudarse conmigo porque obviamente yo me daría cuenta de que anda con otra. -¡Maldición eres mi novia! -Nunca hablamos de que podíamos salir con alguien más. Iba en mi auto pensando en todo esto, con coraje y tristeza en mi interior. Yo la adoro y me hace esto. ¿Por qué? Llego a mi casa y lo único que quiero es dormir. Me cambio a una ropa más cómoda y me acuesto en mi cama, en la cama donde tantas veces hemos hecho el amor. ¿Se habrá acostado con Alison? O peor aun ¿con Alison y conmigo? No puedo estar en mi cama un segundo más y me levanto y me voy al cuarto de invitados. Me cubro completamente y dejo que mis ojos exploten en lágrimas. Siento los toques una y otra vez en la puerta de mi casa pero no quiero abrir. Minutos después siento como alguien abre la puerta de la habitación.
-¡Quiero hablar contigo y es ya!
-No quiero. -Dije aun cubierta por la gruesa sábana.
-Acabo de trepar por tu ventana y no me iré de aquí.
-¿Por qué me hiciste esto?

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Me enamore de ti

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 5:32 am

-Deja de comportarte como una bebé y sal de debajo de la sábana.
-No soy una bebé y no quiero verte ahora. Hablamos después.
-Ya te dije que no voy a moverme de aquí y entre más te tardes en estar debajo de la sábana más sangre sale de mi rodilla.
-¡¿Qué?! –Me saqué rápidamente la sábana para observarla, nuestro contacto visual fue de solo 2 segundos y observar su rodilla que efectivamente estaba sangrando. –¿Cómo te hiciste eso?
-Intentando entrar aquí pero eso no importa lo que quiero es… -No la dejé hablar y puse un dedo suavemente en sus labios.
-Déjame curarte. –La senté sobre la cama y fui por el botiquín de primeros auxilios. Ella solo me miraba mientras yo le limpiaba un poco la herida. Se quejó cuando le eché alcohol y luego de ponerle una cremita antibiótico le coloqué una venda. -Listo.
-Lo siento Dulce, debí contarte... –Me miró sinceramente mientras yo aun estaba arrodilladla frente a ella.
-Quiero toda la verdad. –Ella asintió y yo me senté a su lado. –Lamento haber destrozado tu teléfono.
-No te preocupes que saldrá de tu bolsillo. –Sonreí al escucharla decir eso.
-Entonces se sincera conmigo –Dije tornándome seria, mirándola a los ojos. -¿Desde cuándo? ¿Qué pasó? ¿Y por qué? –Dije lo más segura y fuerte que pude aunque en mi garganta tenía una presión que no me dejaba tragar y que me dolía. Ella suspiró con pesadez. Se puso de pie y comenzó a dar vueltas por la habitación mientras yo la observaba. –Anahí solo dime lo que viniste a decirme, puedo soportarlo. ¿La amas? –Ella se volteó y me miró a los ojos.
-Te amo a ti Dulce.
-¿Pero también la amas a ella? –Hizo un silencio que me desgarró el alma. Querría salir corriendo de allí pero respiré, debía afrontar lo que fuera que estuviera pasando. -¿Desde cuándo estas confundida?
-Yo no estoy confundida.
-Maldición pues habla y dime las cosas como son deja de guardártelas.
-Ella me ha estado llamando desde hace 3 semanas. Desde que nos vimos en un restaurante. –Sentí como mi corazón se encogía al escucharla hablar. –Alison siempre fue mi mejor amiga y tú lo sabes…
-Y tu gran amor…
-Dulce…
-Sí Anahí, ella la hermosa Alison siempre fue tu gran tormento. Cuando terminaste con ella no querías amar a nadie más es por eso que me costó el doble acercarme a ti. Y ahora ella regresa… -Dije tratando de sonreír por no llorar.
-Nos vimos en el restaurante y fue un encuentro casual. Hablamos y fue como si volviéramos a ser las mismas de siempre. Intercambiamos números y ya.
-Eso no fue todo y lo sabes. Te decía que te extrañaba y que te quería. Cosa que dudo demasiado siendo ella quien fue la que termino tu relación. ¿O me equivoco?
-Lo que fue mi relación con ella no es tema a discusión.
-Auch eso fue fuerte... Pero perfecto no es tema a discusión al igual que nada de lo que estamos hablando… -Le dije seriamente.
-Dulce… Lo siento… Lo que pasó ya no importa. Amor lo que importa es que estemos bien tú y yo.
-¿Bien? –La miré incrédula. -¿Cuándo no eres sincera?
-No quería lastimarte y menos por una tontería.
-Bueno a mí no me parece una tontería que la que era mi novia salga y se escriba con su ex ¿o me equivoco?
-¿La que era? –Me miro sorprendida. -¿Me estas cortando?
-No, eres tú la que estas rompiendo esto. –Me puse de pie dispuesta a irme de mi propia casa.
-¡Pero si no he hecho nada!
-Anahí, te conozco desde el pelo hasta la punta de los pies… Como dice la canción. Se cuando dices la verdad y cuando ocultas cosas. Y en este segundo no me estas contando todo. No puedo creer que no me diera cuenta de esto. ¡3 semanas! Soy una idiota. –Me apresuré a pasar por su lado pero ella me detuvo halándome del brazo y mirándome a los ojos comenzó a hablar.
-Salimos una noche a cenar… Cenamos… Hablamos… Estuvo todo bien, luego salimos del restaurante y ella me dijo que diéramos una vuelta. Caminamos por la playa y nos contábamos las cosas que estábamos haciendo y que habíamos hecho en ese tiempo que no nos habíamos visto. Pensé que todo era normal como buenas amigas harían… Nos sentamos en la arena, era de noche y estábamos muy cómodamente juntas. Ella acarició mi rostro, se acercó a mí y me besó. –Me solté de su agarré y aguanté las lágrimas que amenazaban con salir de mis ojos.
-Creo que necesitamos reconsiderar nuestra relación. –Dije con dolor en mi alma. –Sal con personas y yo intentaré hacer lo mismo. –Me quité mi anillo y lo puse en la mesa que estaba a mi lado.
-No, no, no, no. ¡Yo no quiero salir con alguien más!
-A mi me parece que sí…
-¡No! –Sus ojos estaban aguados al igual que los míos. ¡Ella me tomó por sorpresa! Y no pude hacer más que… -La interrumpí.
-No hace falta más detalles… Lo siento, pero tú tomaste una decisión y ahora yo tomo la mía. Será mejor así.
-¡¿Mejor para quién?!
-Para ti y para mí.
-Dulce yo te amo. –Pronunció suavemente. –Y contigo es con quien quiero estar.
-Debes pensar bien en todo esto Anahí.
-Cometí un error todos los humanos se equivocan. –Dijo esto y estalle alejándome un poco de ella.
-¡No cometiste un error Anahí! ¡Es mucho más que eso! Me engañaste y no lo digo por el beso, el beso es un beso y ya. Lo digo porque me ocultaste lo que estaba pasando. Me ocultaste que estabas confundida, que ella te estaba llamando y enviando mensajes. Yo pensaba que todo estaba bien entre nosotras. Y pensé en que no querías vivir conmigo por algún tonto miedo al compromiso. ¡Me diste una sortija hace tres semanas! ¿Estabas confundida y me diste una sortija?
-¡No! A Alison la vi después de eso. ¿Cómo se te ocurre decir eso? Yo te amo Dulce.
-Pero le escribiste que la quieres y que la extrañas. ¿Cómo fue el beso? ¿Genial no? –Estaba demasiado molesta.
-¡Dulce!
-Estoy molesta Anahí, molesta con toda esta situación y con lo Oops! que fui. Y contigo porque de las dos tú siempre fuiste la chica buena. De mi cualquiera esperaría cualquier cosa… ¿Pero de ti? Estabas saliendo con tu ex desde hace tres semanas… Lo siento Anahí necesito espacio. –Negué con mi cabeza.
-Dulce no, no quiero darte espacio, si no te lo dije es que no me pareció importante y luego de lo del beso lo oculte porque no quería hacerte daño. Amor no me hagas esto.
- No me hagas esto tú a mí, Anahí. Puedo creerte pero no has dejado de escribirte con ella. ¡Le dijiste que la quieres!
-¡Como amiga! –suspiré.
-No quiero discutir, me siento mal ¿vale?
-Dul…
-Lo mejor para ambas es darnos espacio, por favor Anahí no lo hagas más difícil. Necesito descansar y pensar en todo esto al igual que tú.
-No quiero perderte. –Dijo esto y se tiró sobre mí abrazándome fuertemente llorando y me rompió el corazón. La apreté a mi cuerpo abrazándola fuertemente también.
-Ni yo a ti pequeña.
-Perdóname por favor.
-Shhhh… Ya no digas más. –Deposité un pequeño beso en su cabeza. Y me quedé así abrazada a ella con mis ojos cerrados. Dios cuanto la amo.
……………………………………………
Anahí se ha quedado dormida, luego de discutir nos acostamos en la cama una frente a la otra mirándonos y abrazadas. Seguimos así hasta que ella se durmió. Ahora la contemplo desde la puerta. Parece una pequeña bebé así dormidita. La amo. Cierro suavemente la puerta y estoy más que decidida. Salgo de la habitación y subo en mi auto. Después de varios minutos al fin estoy en el hotel Imperial. Me estaciono y subo hasta su habitación. Toco la puerta y ella, hermosa como siempre, me abre. No la dejo decir palabra y entro dentro de la habitación.
-¿Quién eres tú y por qué entras de esa forma en mi habitación? –La miré directamente a los ojos.
- No vuelvas a meterte con mi novia. –La chica luego de mirarme incrédula comenzó a reírse.
-¿Tu novia? ¿Quién es tu novia? ¿De qué hablas? Yo no tengo la culpa de que las mujeres me miren ese es tu problema. A mí déjame tranquila.
-Hablo de Anahí.
-Anahí… ¿Qué pasa con ella?
-No te quiero cerca de ella eso es todo.
-Jajaj ¿Qué? Yo estoy cerca de quien me dé la gana y Anahí siempre ha sido y es importante para mí.
-A mí no me importa eso. Solo aléjate de ella o veras las consecuencias.
-No te tengo miedo y no me amenaces. –Dijo seriamente. –Anahí es… -La interrumpí.
-No sabes de lo que soy capaz por defender lo que es mío.
-Ella aceptó salir conmigo… Además nunca mencionó que tuviera novia jajaj Así que no sé quizás… Quiere explorar otras opciones. O… no te ama suficiente –Eso me hizo estallar ella me sonreía muy creída así que presioné el botón de marcado rápido de mi teléfono y sonreí.
-Anahí me ama. Y está demasiado feliz conmigo. Es mucho más feliz de lo que fue contigo. Aah y claro la complazco en todos y cada uno de los aspectos. Cosa que tú…
-¡Callate! Y lárgate de mi habitación.
-Dice que me ama, que se enamoro perdidamente de mí ¿A caso alguna vez te dijo que se había enamorado de ti?
-Sal da mi cuarto, no quiero escucharte y lo que fue mi relación con ella ni tú ni nadie lo puede saber o medir.
-Sí, pero ella te ha superado. Me ama y yo la amo. Y la conozco tan bien que aunque no me lo haya dicho estoy más que segura que después que la besaste se apartó de ti y te dijo que ya no te quería de esa manera, que serías su amiga. Y la has seguido acosando. Así que déjala en paz y deja que sea feliz conmigo. –La chica no dijo nada solo estaba pensativa y se veía realmente molesta y consternada.
-Yo hago con mi vida lo que se me dé la gana, nadie tiene que decirme lo que hago o dejo de hacer. Así que sal de mi habitación.
-Déjala en paz. –La amenacé con mi dedo y salí de la habitación y del hotel. Pase por el lado de su auto antes rojo destrozado, tiene los cristales rotos, las gomas, la montura, todo destrozado y coloco sobre el parabrisas del cristal delantero el cual estaba totalmente lleno de grietas una nota. “No te metas con lo que es mío, recuérdalo bien. ” –Luego de esto me subo a mi auto y regreso a casa.
-¿Dónde estabas? –Me pregunta Anahí al verme entrar desde el sofá.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Me enamore de ti

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 5:32 am

-¿Dormiste bien?
-Responde mi pregunta. –Dijo poniéndose de pie.
-Te veías como una bebé…
-Dulce te conozco, dime de dónde vienes y que estabas haciendo. –Suspiré de seguro en mi rostro se notaba una mezcla entre furia y no querer decir nada.
-Fui a dar un paseo.
-Un paseo… -Se quedo pensativa.
-Sí…
-Mmm… ¿Ya estas más tranquila?
-¿Lo estás tú?
-No. –Me miró apenada y respiré. En el camino de regreso estuve pensando en todo lo que le había dicho a Alison, le dije que estaba segura de que Anahí le había dejado las cosas claras y que era ella quien estaba acosando a Anahí y no lo negó lo que quiere decir que Anahí es casi inocente.
-Te invito a cenar. ¿Qué dices? –Dije con una sonrisa en mis labios. Ella sonrió al verme sonreír.
- Digo que te amo.
-Ok, quiero darme un baño y vamos. –Me volteé de espaldas a ella para seguir caminando e ir a mi habitación, cuando me habla nuevamente.
-Y… ¿Cuándo vas a decirme que vienes de hablar con Alison? –Me quedé un segundo helada y luego me sonreí para observarla.
-Esperaba que fuera otro día y no tener más discusiones por hoy. –Mordí mi labio como siempre que me sentía culpable. Ella se acercó a mí y suavemente acarició mi rostro y me dio un tierno beso en los labios.
-Lo vi en la televisión y claramente son tus palabras y tu letra. –Anahí sonrió levemente.
-¿No estás molesta? Juro que las instrucciones las di cuando ella no quiso tranzar. –Anahí sonrió negando con la cabeza.
-Ya sé cómo eres Dul… Eres impulsivamente adorable…por eso no te dije nada… eso fue una tontería y lo que acabas de hacer también lo fue.
-Para mí no fue una tontería que me ocultes cosas y menos que ella este interponiéndose entre tú y yo.
-Es una tontería Dulce, yo te amo. Alison es pasado quien es la única dueña de mi corazón y de la que estoy perdidamente enamorada es de ti. Bebecita. –Eso me hizo sonreír. Tomó mi rostro con sus dos manos aplastando mis cachetes. –Te amo, grábatelo en esa cabecita loca. No quiero a nadie más en mi vida. Solo a ti así que nada de espacios y nada de salir con alguien más. Porque si te veo salir con alguien más no será su auto lo que destruya. –Lo dijo seriamente y comencé a reír. –Es muy en serio.
-Lo sé y te adoro. –La besé cortamente en los labios y me alejé de golpe.
-Por qué te alejas… Yo quiero besarte, besarte mucho, mucho, mucho. –Hizo puchero y comencé a reír un poco.
-Nooo, se supone que este molesta contigo y tú conmigo. –Dije sin poder aguatar las ganas de reírme cuando vi que venía hacia mí a hacerme cosquillas. Se abalanzó sobre mí y me tire en el suelo entre los muebles de la sala a reírme. –Ya pleaseee… -Ella se detuvo y me miró a los ojos.
-¿No ibas a darte un baño? -Me miro coqueta sentada sobre mí a horcajadas.
-No… -Me hice la que no sabía de que ella hablaba.
-Yo creo que sí. -Comenzó a desabotonar mi camisa botón a botón.
-Si sigues haciendo eso y mordiendo tu labio voy a terminar siendo yo quien te desnude aquí.
-Eso es lo que quiero… –Susurró y se recostó sobre mí besándome.
-Se necesitara algo más que unos simples besitos para lograr que me acueste contigo. –Dije lo más sería y creída que pude porque la verdad de solo tenerlas así de cerca y sobre mí mi cuerpo era un volcán en explosión. Ella sonrió.
-¿Quién dijo que yo me quiero acostar contigo?
-¿Ah no?
-No. Yo quiero hacerte el amor, durante toda la noche y todo el día y si tienes energía seguir haciéndotelo noche y día. –Yo la miré más que sorprendida y mordí mi labio sin dejar de pensar en todo lo que dijo. Ella fue a besarme pero fui yo quien la besó intensamente y en unos segundos las prendas de su ropa volaron por la sala y el recibidor. Esta mujer me vuelve loca en todos los sentidos. Es niña y tierna, pero también es una bebe consentida en ocasiones y otras veces es esta fiera que quiere devorarme y quien quiero que me devore.
-Me enamore de ti mi Anahí, no sé cuándo ni cómo pero es lo mejor que me ha pasado en la vida. Aunque peleemos aunque no siempre todo sea color de rosa quiero estar a tu lado. Quiero amarte y quiero que me ames cada día de nuestras vidas.
-Si bebecita. Te amo, de verdad te amo. –Sonreí y ella volvió a besarme. Uno de esos besos que quieres que duren por siempre y para siempre como lo grande y fuerte que es nuestro amor.

Años después…
-Valentina estas hermosa pero sabes que debes llegar temprano.
-Sí mamá.
-Ya quiero verlo con su gabán como todo un Don Juan.
-Yo también mami. Él es demasiado especial para mí.
-Any no puedo creer que nuestra princesita ya esté tan grande.
-Lo sé Dulce. Esta hermosa con ese vestido para su baile. –Se escuchó el sonido del timbre de la puerta.
-Estoy demasiado nerviosa.
-Respira Valentina. –Fui a abrir la puerta y sonreí al ver al apuesto galán. Llevaba un traje negro y una camisa azul clara que combinaban perfectamente con sus ojos. Su cabello rubio estaba peinado como todo un galán de cine.
-Hola Dulce. –Dijo sonriendo.
-Te vez increíblemente hermoso Agus.
-Gracias, estas tres rosas son para las mujeres más importantes de mi vida. -Me tendió una y sonreí. Luego sentí los brazos de Anahí abrazándome por la cintura.
-Waooo si que estas hermoso Agus. Pero debo advertirte que debes cuidar muy bien a nuestra bebé.
-Claro que lo haré, ella es la princesa de mi corazón. ¿Ya está lista?
-Sí te está esperando en la sala. Queremos tomarles una foto antes de irse. -Cuando Agus llegó a la sala y vio a nuestra princesita Valentina casi se le sale el corazón del pecho. Yo le di una palmada en la espalda para hacerlo reaccionar.
-Esta hermosa, quiero decir más que hermosa. –Ella le sonrió tímidamente y él se arrodilló dándole la rosa. –Te amo Valentina.
-Y yo a ti Agus. -Ella lo abrazó y yo con mis dedos removí una lágrima que caía por el rostro de Anahí. Me acerqué a su oído susurrando…
-Amor no llores, que el amor es el sentimiento más bonito del mundo. –Ella me sonrió y abrazándome me besó.
-¡Hey! Esperen a que nos vayamos y pueden hacer sus cositas.
-¡Valentina! –Agus la reprendió y ella comenzó a reír al igual que nosotras.
-¡A salido a ti Dulce!
-¿A mí?
-Sí… pervertida como tú. –La miré incrédula.
-Eso lo hablamos en cuanto se vayan los chicos. Ahora la foto. -Agus besó a Valentina y tome una foto. Se veían tan lindos y tan enamorados. Tomamos varias fotos más y los dejamos ir.
-¿A sí que yo soy la pervertida? –Anahí comenzó a reír.
-Claro yo soy todo un ángel. –Sonreí.
-Sí un angelito que es perverso y seductor.
-Soy totalmente inocente. –Toqué su nariz y la besé tiernamente. –Estoy tan feliz de que sea Agus él que está enamorado de Valentina. Él es un buen chico. –Se sentó en el sofá y yo me senté junto a ella.
-El mejor chico y mira que hemos seguido de cerca su crecimiento.
-Sí, aun no puedo creer que el padrastro fuera el que lo separara de su madre e intentara que algo le pasara. Estoy muy contenta de que fuéramos nosotras las que lo encontramos aquél día en el parque.
-Jajaj sí aunque él fue el que nos encontró ¡y cómo nos encontró! –Anahí rió.
-Lo que sí me apena es la pérdida de su madre y que tuviera que vivir con su padre.
-Pero nos tiene a nosotras, no somos su verdadera madre pero lo queremos como si lo fuésemos.
-Así es, te amo Dulce. Te amo mucho por ser como eres.
-Yo te amo muchísimo más pequeña.
-¡No! Yo te amo mucho más a ti bebé tonta.
-¿Tonta?
-Sí, eres una tontita.
-Y tú eres mi princesa de ojos azulverdoso.
-Bebé ¿Valentina va a ser la nueva modelo de nuestra compañía?
-No lo creo dijo que se ha decidido por ser periodista.
-Bueno lo que ella decida ser en eso la apoyaremos. –Sonreí.
-¿Pero sabes que yo quiero ser? –Pregunte muy feliz.
-¿Tú? ¿Pero no estás grandecita ya para comenzar una carrera? –Negué con mi rostro. -¿Y qué es lo que quiere ser mi bebé?
-Quiero estudiar anatomía. –Anahí me miró curiosa con una media sonrisa en los labios.
-¿Anatomía? ¿Qué clase de anatomía?
-La de tu cuerpo. –Me acerqué a ella susurrando esto sobre sus labios sin besarla.
-Pues yo quiero ser astronauta.
-¿Astronauta? –Susurre aguantando las ganas de besarla.
-Sí para llegar a la luna. –Dijo sonriendo.
-De eso me encargaré yo ahora mismo. –Ella comenzó a reír y nos separamos sin aun besarnos.
-Dios, ¿Te he dicho que estás loca?
-¿Te he dicho que te amo? –La mire sonriendo sujetando mi cabeza con mi mano apoyando mi codo en el sofá.
-¿Qué es el amor? –Me miró a los ojos profundamente y con una sonrisa en los labios. Esos labios que me hacen perder la concentración.
-¿Quieres que te escriba un poema? –Anahí sonrió, me dio un corto y rápido beso en los labios. Mirandola profundamente a los ojos le dije: -¿Qué es el amor si no eres tú?

FIN

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Me enamore de ti

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.