Remember you found me

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Remember you found me

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 8:15 pm


Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Remember you found me

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 8:17 pm

Remember: YOU found me.
Thinking of you is eαsy- Missing you is the heαrtαche, thαt never goes αwαy.
If I could hαve just one wish, I would wish to wαke up everydαy to the sound of your breαth on my neck, the wαrmth of your lips on my cheek, the touch of your fingers on my skin, αnd the feel of your heαrt beαting with mine. Knowing thαt I could never find thαt feeling with αnyone other thαn you.
I wrote your nαme in the sky, but the wind blew it αwαy.
I wrote your nαme in the sαnd, but the wαves wαshed it αwαy.
I wrote your nαme in my heαrt, αnd forever it will stαy.
. . . . .
Anahi: - estaba regresando de nuevo aquel amado colegio en el cual la habia conocido a ella, ella habia sido tanto tiempo mi vida y mi amor, y un dia de la nada se fue sin decirme adios dejandome ahi sola con mis sentimientos, aun recuerdo aquellos pasados meses en que la recordaba y las lagrimas salian de mis claros ojos, no habia nada ni nadie que me comprendiera, aunque escondido del mundo era aquel amor, nosotras nos entiendiamos, amaba aquella chica, tan rebelde, tan llena de vida, que me enseño amar de forma diferente aquel mundo y formar el nuestro, llenandolo de colores y de cariños profesados en el secreto, donde no nos importaba nada mas, solamente nosotras. Suspire y me adentre aquel colegio, iba a compañada de un gran amigo que me ayudo a soportar el dolor de aquella perdida, de aquel amor y que me habia apoyado en todo, Alfonso, habia pasado las vacaciones con el, tan lindo como siempre, tratando que de nuevo en mi rostro se dibujara una sonrisa y por momentos si estaba aquella sonrisa, pero desaparecia tan rapido como llegaba, por que siempre la tenia en mis pensamientos, aunque sabia que ella tal vez, me habia olvidado y tal vez ese era el motivo por lo que no sabia nada de ella o se arrepintio tal vez de lo que sentia, eso ya no importaba. Me dejo a la entrada de mi dormitorio, despidiendose con una sonrisa y un pequeño beso en mi mejilla de aquella forma dulce y tierna, solo me limite a sonreirle y entre de nuevo aquel cuarto, tantos recuerdos, cerre la puerta y corri hacia mi cama, de nuevo aquellas lagrimas asomandose en mi rostro, esto que sentia me dañaba y necesitaba encontrar una cura para no dañarme mas
DULCE María: Había llegado a esta cuidad ya hace unos dos días por el simple hecho de enterarme de aquella muerte de un familiar, mi tía, la cual ella cuidaba de mi. Digamos que no me afecto bastante como para echarme morir pero si debo decir que me dolio el saber en que la única persona en quien creía en mi se haya ido de este mundo, aunque así es la vida te sorprende de muchas maneras sin darte cuenta. Decidí caminar hacia el colegio aunque no esperaba hacerlo tan pronto o más bien volver a aquel lugar donde recordaba aquella chica de ojos azules, aquel ser con esa sonrisa tan inocente, tan hermosa. Un suspiro salio de mis labios, ya había pasado bastante tiempo en que yo me había ido de este internado por el simple hecho de sentir miedo, miedo a que la vida me de vuelta la espalda, sé que yo no debería haber sentido miedo, pero aparte de eso tenía miedo de perder a la única persona que me llevo realmente a sentir el amor verdadero, claro que al principio solo fue odio pero luego nos dimos cuenta que era atracción y así hubo pasando el tiempo en que eramos algo más que amigas, pareja eramos hasta el día en que huí de este lugar y me largué a otro país, sufrí por el hecho de no sentir su suave piel, sus labios sobres los mios, la extrañaba no lo podía negar pero era necesario que yo me fuera de allí. Metí mis manos a los bolsillos de mi chaqueta a la vez que caminaba sumida en mis pensamientos, al fin la iba a volver a ver, volver a ver su sonrisa, su mirada profunda con esos hermosos ojos, su perfecto y figurado cuerpo, ¿Tendría novio o novia? esa era mi pregunta de hoy en día pero más lo es si aún siente algo por mi, ¿Me habrá olvidado? Baje mi mirada al suelo, tan solo esperase que no, no sabría que hacer y como actuar pero si es así debía ser fuerte, claro que he salido adelante pero ella siempre a estado en mi mente y corazón. Me demoré como una hora en llegar al colegio, y sobre las cosas mi 'querido' tío mandara a alguien llevar las cosas, digo querido por que no nos llevamos bien, siempre me trato como una intrusa en la familia ya que mi tía opto por adoptarme tan solo cuando tenía cinco años luego de la muerte de mis padres, huerfana era.
Anahi:-despues de estar un rato sola en aquella habitacion, escuche como alguien golpeaba mi puerta- espere-grite mientras me levantaba sin animos de aquella cama, subi las escaleras de aquel amplio cuarto, llegando directamente hacia el baño, me lave un poco la cara para que nadie notara mis lagrimas, pero era imposible mis ojos no tenian aquella chispa, me puse un poco de maquillaje para disimular y baje aquellas escaleras de nuevo, suspire y abri la puerta encontrandome de nuevo aquel chico que ayudaba a que sobrellevara mi dia con dia- "Hola pequeña... estuviste llorando verdad?"-yo simplemente negue, el me tomo entre sus brazos y empece a llorar de nuevo, no podia con aquella tristeza que embargaba mi corazón, la extrañaba enormente, queria ser feliz a su lado, pero ella ya no estaba a mi lado- "ojala algun dia me digas cual es el nombre de aquel que te rompio el corazón"-dijo el mientras me apretaba mas contra su pecho, no habia querido nombrarla, me hacia daño, pero un dia terminaria por rehacer mi vida asi como seguramente ella la habia rehecho, solamente que me dolia pensar que ella me hubiera olvidado, aunque los hechos es que ella me habia dejado con aquel amor, llevandose la otra mitad de mi corazón
Dulce María: Me detuve frente a la entrada del colegio sintiendo varías miradas sobre mi como tambien llegando una rafaga de recuerdos de este lugar junto a esa pequeña princesa, en ese momento fue mi pequeña aún no sabía si aún lo sería pero estaba segura que para mi siempre lo será pase lo que pase ella siempre será la dueña de mi corazón. Tomé una bocanada de aire para luego expulsarlo desde mis pulmones de forma suave debía ser valiente esta vez no me iba acobardar, ni siquiera dejare que mis sentimientos me jueguen en contra, caminé de forma tranquila sin fijar mi mirada en nadie más bien en este momento buscaba a la unica persona que extrañaba de este colegio, a mis amigas igual pero hablaba con ellas por chat así que no era mucho, vagué mi mirada por el lugar a la misma vez que me acomodaba la ropa para luego pasar mi mano por el largo de mi cabello que ahora es de color violeta, muchos cambios había hecho en mi vida pero menos lo que estaba dentro. Un grito invadio el lugar llamandome completamente la atención y dirigir mi mirada aquella persona que causaba un gran griterio, no pude evitar sonreír al ver como Maite se acercaba a mi abriendo completamente sus brazos para luego rodearme en ellos, respondí algo timida su abrazo ya que debía admitir que no era muy buena con los brazos era fría en este lado pero como ella era mi mejor amiga debía responderle de mejor manera, poco a poco nos separamos soltando una risita al escuchar sus regaños por el motivo no haberle avisado que estaba en la cuidad, me encogí de hombros- No tuve tiempo, tenía cosas que hacer pero ya estoy aquí -Sonreí, luego me mordí el labio desviando mi mirada hacia a mi alrededor para encontrarla a ella pero no se encontraba en ningun lado, ¿Habrá llegado? ahora no debería preocuparme de eso, debía ir hacia la dirección y confirmar que ya estaba de vuelta, quería la misma habitación que antes tan solo esperaba que no me cambiasen de allí. Sinceramente escuchaba lo que decía Maite mi mejor amiga pero no le estaba prestando atención, su voz la escuchaba completamente lejos, estaba pendiente en lograr verla a ella, solamente a ella, mi ángel.
Anahi:-el se separo de mi tomando mi rostro entre sus manos, haciendo que lo viera, hice una media sonrisa, el hacia que casi recuperaba un poco de aquella chica que era sonriente y que se la pasaba todo el tiempo demostrando amor y cariño entre sus amigos, seco mis lagrimas y me dio un beso en la frente- "vamos a caminar un rato, pequeña si?"-solamente, asenti, empece a caminar con el por aquellos pasillos- "Busquemos a los chicos si?"-asenti, no tenia ganas de nada, el me abrazaba mientras caminabamos y a lo lejos pude escuchar aquel grito de emocion de Maite, haciendo que caminara un poco mas rapido, y pude observar su cuerpo a lo lejos, me quede paralizada, mis ojos de nuevo se hundaron de lagrimas, no era posible que ella estuviera ahi, sentia que era un juego de mi mente, pero me lo confirmo Poncho, cuando se acerco a ella y la abrazo, no lo creia no podia creerlo, estaba en shock y las lagrimas salian a mares de mis ojos
Dulce María: - Volví a mirar a mi mejor amiga que continuaba hablandome, digamos que hay veces en que ella no para de hablar y es el momento en que debo escapar de allí pero eso me detuvo al ver como otro de mis mejores amigos tambien se acercaba a abrazarme, creo que hoy no era mi día, no me gustaba recibir tantos abrazos pero tuve que aceptar haciendo una pequeña mueca sin que se dieran cuenta, fingí frente a ellos aunque tambien los extrañaba ya que no era lo mismo sin escuchar sus idioteces todos los días que estar en el departamento todos los días buscando trabajo. Mientras respondía el abrazo de Alfonso sobre su hombro pude notar desde lejos aquella silueta femenina que la cual conocía perfectamente, era ella, sonreí para mis adentros, se veía hermosa, tan radiante, al parecer se oscurecio el cabello. Pestañeé un par de veces me sentía hipnotizada en este momento, al ver aquel ser divino que se encontraba frente a mis ojos, la voz de aquel amigo me hizo salir de mis pensamientos y desviar mi mirada hacia a él- Yo tambien los extrañaba -Respondí mirando a ambos, luego volví a mirar a Anahi la mujer que hacia que mi corazón palpitara rapidamente como si quisiese salir de su lugar para correr al suyo, le sonreí un poco al notar sus lagrimas recorrer por sus mejillas en este minuto quería correr abrazarla pero no era el momento, y una sitacuion no se puede cambiar un día para otro, o más bien aquel acto que cometí hace unos años, presioné mis labios con suavidad a la vez que caminaba hacia a ella dejando a los chicos allí- ¿Que no piensas saludarme? -Pregunté con una voz suave, ladeando con lentitud mi rostro, me dolía verla de esta forma ¿Por que lloraba? pensé, pero esa pregunta me parecia estúpida, quizás fue por mi que esta así, en ese estado o algo le había sucedido.
Anahi:-estaba paralizada, tantas veces hacia soñado con el hecho de verla de nuevo frente a mi con aquella hermosa sonrisa que la caracterizaba, se veia tan hermosa, aunque recordaba mas que nada aquel cabello rojo que brillaba a la luz, pero aquel color violeta que ahora era su cabello, le quedaba muy bien, mi corazón latia rapidamente, sentia en aquellos momentos en que solamente el mundo estabamos ella y yo, me estaba muriendo por abrazarla, sentir de nuevo su piel acariciando a la mia y sus labios besando de nuevo a los mios con aquella ternura y suavidad que solo ella me brindaba. Trague un poco de saliva cuando escuche lo que ella decia, no podia reaccionar, me estaba muriendo de las ganas y ella estaba frente de mi, no dude y corri a abrazarla, para estrechar su cuerpo junto al mio, tenerla de nuevo cerca de mi, sintiendo aquel calor que solamente su cuerpo me podria brindar y de nuevo las lagrimas salian de mis ojos, pero esta vez eran lagrimas de felicidad, de tenerla de nuevo conmigo, aunque fuera solamente en este momento y tal vez ella solamente hubiera venido para otras cosas y no para volver conmigo, eso no me importaba lo que me importaba ahorita es que estaba ahi y necesitaba sentir su calor de nuevo
Dulce María: En este instante solo quise observarla, volver a dibujarla en mi mente para que allí se quedase pero no de ese modo, en el modo en que lloraba deseaba abrazarla y decirle que todo iba a estar bien, casi la mayoría nos dicen que no nos entienden y que parecemos novias, esta claro que lo dicen en broma, sin saber que era cierto. Deslicé lentamente la punta de mi lengua por el labio inferior y luego a la superior, admirando su belleza por completo, extrañaba verla, extrañaba quedarme aquí parada como tonta mirandola sin que nadie me molestase, como tambien perderme en sus ojazos tan perfectos, a veces pienso que Dios la creó a la perfección sin ninguna falla. Abrí bastante mis ojos al ver como aquella morena corría abrazarme de ese modo, no me lo esperaba para nada, tan solo creí que me iba a golpear o iba a salir huyendo pero no fue de ese modo en que pensé yo, sentir sus abrazos alrededor de mi cuerpo pude sentir paz, seguridad, amor a la vez muchos sentimientos despertaron en este momento, ladeé mi rostro apoyando mi mejilla en su hombro para luego rodear mis brazos por su diminuta cintura bien formada, al tener nuestros cuerpos unidos sentí el calor, una carga electrica recorrer por mi cuerpo, como tambien sentir su aroma invadir mi olfato como extrañaba y deseaba este momento, me sentía tan bien sentir nuevamente su piel, sus manos, sus brazos.. una cosa más extrañaba era sus besos, sonreí ladeadamente aún sin separarme de ella- Tranquila -Dije murmurando, para luego depositar un tierno beso en su hombro, debía separarme de ella o simplemente no lo haría nunca y me quedará como una idiota frente a la morena, no me importaba pero no quería que supiera que aún sentía algo por ella, claro que tampoco no quería que fuese mi amiga- Mucha miel por aqui ¿No creen? -Bromeó mi mejor amiga, Maite. Me separé de ella a la vez que soltaba una risita y dirigir mi mirada a Maite- ¿No estas celosa? -Bromeé tambien, tratando de fingir que nada pasaba aunque quisiese gritarle al mundo entero que amaba a esta mujer sin importar lo que digan, observé como el moreno se acercaba a abrazar a mi morena de ojos azules, sabía que el siempre estuvo enamorado de ella pero no creí que aún lo hacia, celos sentí.
Anahi: senti como ella me correspondia aquel abrazo, no queria despegarme de ella y aquel diminuto beso que proporciono a mi hombro descubierto, hizo que despertara en mi aquellos recuerdos, aquellas noches que a escondidas, nos demostrabamos nuestro amor, pero claro, nada volveria a ser como antes, escuche a Maite, y me seque enseguida las lagrimas, solamente me limite a sonreirle un poco y despues sentir aquellos fuertes brazos rodeandome haciendome sentir de alguna o otra manera protegida. Lo mire, el estaba confundido y no entendia nada, pero ahora yo iba a ser la fuerte, no de hecho iba a salir huyendo como una cobarde- hmm.... yo... mejor me voy-le dije sin mirarla y aferrandome mas al pecho de Poncho, tenia mucho miedo de volver a creer en ella y que me lastimara de nuevo- Poncho... vamonos si?-le dije mirandolo con aquellos ojos tristes, el solamente asintio, no la mire, no podia mirarla, sabia que ella no estaba de regreso por mi y si se habia ido era por que no me queria. Camine con Poncho por los pasillos sin decirnos nada, hasta que llego a la puerta de mi habitacio- "Vamos wera... no entiendo quien te hizo el daño, pero no puedes seguir con ese dolor, por favor mi hada hermosa, dejame ser yo quien cure tu corazón"-dicho esto, el tomo mi rostro entre sus manos y me dio aquel dulce y tierno beso que todas las chicas se moririan por recibir en su vida de un chico como el, pero yo solamente no lo amaba, lo queria como amigo pero nada mas, mi corazón siempre le iba a pertenecer a ella, pero ahora solamente me dejaria llevar
Dulce María: Tan solo los miraba de reojo, notando como mi mejor amigo abrazaba a la mujer de mi corazón de aquella forma, aferrandola a él como si fuese suya estaba tan segura que eso no era verdad, viré mis ojos de forma desagrado a la vez que me cruzaba de brazos levemente posando mi mirada en la otra morena la cual es mi mejor amiga, se acerco nuevamente a abrazarme no podía negar aquel abrazo menos si era Maite, la persona tan dulce, tan buena de este colegio. Al escuchar la voz de mi morena que estaba en brazos de otro chico el cual no eran los mios, ella se quería ir cosa que me dolio, creí, si tan solo creí que estaba feliz que volviese pero al contrario veía tristeza en su mirada cosa que aún me dolía el alma verla en ese estado pero no podía hacer nada, estaba segura que perdí toda la confianza que manteniamos, cobarde era por huír. Tan solo los seguí con la mirada y en silencio, no iba a preguntarle a mi mejor amiga que lo que estaba sucediendo ya que nadie sabe la historia de nosotras tan solo un lugar es testigo como tambien lo era la Luna, nuestra Luna. Lentamente solté a la morena que abrazaba para luego mirarla a la vez que daba pasos atrás- Iré a dar una vuelta, por el lugar nos vemos al rato -Le sonreí con dulzura, despidiendome de ella con la mano girando con lentitud sobre mis talones para ya comenzar a caminar en el lado contrario, pensaba salir de aquí tan solo pensar sin que nadie me molestase, quizás pareciera que estuviera perfectamente bien, que nada me dolía pero al contrario solo estaba luchando conmigo misma de permanecer fuerte, nunca he llorado delante de los demás solo de mi aquella morena, aquel ángel tan divino para mi. Quizás era el momento de crear un plan para volver a conquistarla puede que afuera tuve bastante experiencias pero nada se comparaba con mi princesa, con mi barbie, el amor que sentía por ella no se apagaba tan solo encendía aún más la llama.

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Remember you found me

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 8:17 pm

Anahi:-me separe de los labios de Poncho, el parecia estar mas que decidido a conquistarme a curar aquellas heridas que aquella hermosa chica habia causado en mi corazón, agache la mirada, y el me agarro el menton para mirarlo- Poncho... yo... yo no te quiero engañar... te quiero como amigo... pero mi corazón le pertenece a otra persona-le dije mientras volvia aquella tristeza a mis ojos, el iba a decir algo pero sali corriendo, me dolia lastimarlo, era mi mejor amigo, mi compañero de lagrimas, el me las habia estado secando durante todo el verano, aquel verano que hubiera sido magico si no la tuviera todo el tiempo en mis pensamientos, en mi mente, sabia que solamente queria llegar aquel lugar al cual yo seguia conservando como un santuario de nuestro amor, observe como la gente pasaba a mi lado sin darse cuenta del camino por el que iba, sali de aquel colegio llegando a los lugares mas escondidos, abri unos arbustos y encontre aquella pequeña puerta de la bodega abandonada que ya nadie utilizaba y que nadie sabia de ella, bueno solamente otra persona mas que yo, aquella que tenia mi corazón a su disposición, abri la puerta y entre estaba oscuro solamente con aquellos pequeños rayos del sol asomandose por un ventanal que habia en la parte de atras y observaba como todo estaba tal cual como yo lo habia dejado en el verano, aquel sillon lindo que habiamos llevado ahi con esfuerzos a la mitad de la noche, tambien el colchon que era testigo de nuestras noches, lo habiamos decorado tan bien que parecia un pequeño departamento unicamente para las dos, me acerque a uno de las pequeñas mesitas, tomando entre mis manos una foto de las dos, donde saliamos abrazadas, sonrientes y de nuevo las lagrimas se asomaron, haciendo que callera al piso, desconsolada- por que? por que me dejaste?-le reclamaba aquella foto- yo te amaba... yo te amo... y me duele... me duele
Dulce María: Le sonreí a algunas personas que ya conocía antes, presionando suavemente mis labios con delicadeza a mismo tiempo que dirigía mi mirada al suelo, mientras daba pasos suaves y lento a la vez bastante pensativa, quizás no era el momento de haber vuelto aquí aunque estaba segura que nunca encontraría el momento adecuado de alguna cosa, y algo que es importante para mi. Detuve mis pasos frente a la puerta de vidrio que daba hacia el jardín, me quede observando hacia afuera un buen rato recordando aquellos momento que pase con mi Barbie, ¿Aún existiría aquel lugar de ambas? estaba segura que sí, insconcientemente sonreí con ternura, por que no hacerlo? si esta chiquilla me hacia sonreír de cualquier modo, hasta en los momento en que yo sentía tristeza osea siempre, solté un suspiro un tanto frustrada por todo lo que estaba sintiendo en este instante, no quería estar con nadie ahora, tan solo quería pensar lo que realmente quiero para mi, pero un nombre de cinco letras, una persona que su identidad es femenina estaba tan metida en mis pensamientos, nada más que ella pero estaba mi orgullo tambiénque rara vez me jugaba en contra. Elevé unas de mis manos para empujar levemente la puerta de vidrio y salir hacia el jardín, era un día tan soleado, tan lleno de vida pero para mi no lo era, tan solo veía oscuridad acaba de morir unas de las personas importante para mi claro que no lo demostraba la única persona que estuvo a mi lado cuando yo no tenía a nadie, claro que eso fue antes de conocer a la deserebrada, reí un poco, hace mucho que no he pensado en decirle así ya que no lo era en ese momento, si no que algo más. me encogí de hombros y caminé hacia aquel lugar donde ella y yo conociamos perfectamente, como si fuese nuestro, me fijé que nadie se diera cuenta hacia donde iba pero al parecer estaban todos en su mundo, como siempre. Estaba a punto de llegar pero una voz femenina escuché por entre medio de unos arbustos 'Al parecer tampoco te gusta el colegio' volteé rapidamente a mirar ya que no reconocía aquella voz, note aquella silueta bastante formado de forma lenta hasta encontrarme con su mirada- ¿Quien dijo que no me gustaba? -Pregunté alzando una ceja a la vez que me giraba hacia a ella cruzandome de brazos.
Anahi:-tenia aquella foto de ambas colocada en mi pecho, entre mis brazos, como si la tuviera a ella realmente entre mis brazos, asi como la habia sentido momentos antes, aun podia oler aquel perfume que ella traia, no sabia por que, pero amaba estar entre sus brazos, me hacia sentir segura, aunque en estos momentos era la persona mas fragil del mundo. Me levante de aquel suelo y me dirigi hacia la cama, recostandome en esta en posicion fetal y estrechando aun mas a mi pecho aquella foto, no tenia ganas de nada ni de nadie, bueno si, solamente de una hermosa chica, pero esas cosas ya habian acabado y me dolia saber que habian terminado. Alce aquella foto, la acerque a mi rostro y di un beso sobre el rostro de ella- me extrañaste?-le decia con melancolia- yo si... demasiado... no he dejado de pensar en ti ni un solo momento-le decia mientras pasaba un dedo sobre la foto acariciandola lentamente- sera... que todavia me amas? posiblemente regresaste... por mi? o simplemente viniste a burlarte de mi... como en los viejos tiempos?-le preguntaba aquella foto, claro esta que no me iba a responder, pero no me animaba a buscarla y enfrentar la realidad de su regreso
Dulce María: Observé como alzaba ambos hombros con inocencia para luego sonreír con delicadeza, linda sonrisa, me recordaba a la morena que había dejado hace un tiempo baje con lentitud mi cabeza posando mi mirada en el cesped donde estaba pisando, parpadeé por un momento por ahora debía quitarla de mi cabeza aunque esta mujer frente a mis ojos lo hacía ya que su belleza era extremadamente.. dificil buscar una palabra ahora pero con un wow! me quedo, volví a dirigir mi mirada en aquella hermosa morena frente a mi mirada, ladeé un poco mi rostro, por lo que veía tambien era nueva o eso creía yo, recorrí mi mirada por su cuerpo descaradamente notando uno de sus manos un cigarillo encendido, dibujé una pequeña sonrisa, a la vez que desviaba mi mirada hacia el otro lado de los arbustos, deseando que nadie se diera cuenta aunque como había dicho antes, todos estaban en su onda, en sus propios mundos. Me encogí de hombros ya que no debería importar aquella mujer de piernas largas con un gran..cuerpo- Y.. ¿En que curso estás? -Pregunte a la vez que la observaba con detención el como consumia el cigarrillo, para luego votar el humo de manera sensual, es lo que noté, una sonrisa se dibujo en sus labios me entremecí al sentir sus ojazos en mi, no entiendo el por que pero no me importaba, '¿Tan joven me veo? no soy estudianteo, es más soy profesora' profesora? mis ojos casi se salen al escuchar esa palabra- Hijole -Solté con asombro, relamí mis labios con suavidad, no debía estar tan asombrada por verse tan joven al parecer si lo era o eso creí yo- Ahora entiendo, lo digo por las arrugas que tienes en el rostro -Comenté con diversión, claro que estaba bromeando, no pude evitar soltar una risa al ver como se tocaba el rostro, negué con detencion mi rostro para luego comenzar a caminar y dejar aquella mujer allí, asi que profesora eh? insconcientemente me mordí el labio al recordar aquel cuerpo tan bien formado, pero no, seguía aquel nombre vagar por mi mente, al parecer solo pertenecia a ella o eso era lo que quería, solté un pequeño resoplo no sabía que hacer tan solo deseaba que Anahí, mi barbie estuviese soltera pero al parecer no lo estaba, lo digo por que estaba con Poncho o no se, tengo mis dudas tambien. Iba caminando hacia aquel lugar secreto que solo conocía mi morena y yo, me detuve frente a la puerta sin estar segura si entrar o no.
Anahi:-despues de estar ahi un buen rato llorando y llenandome la cabeza de pensamientos, me quede dormida, podia que tal vez fuera un sueño, una mala jugada mi mente y tal vez deseara que si fuera, que ella en verdad no estuviera ahi y asi para siempre olvidarme de ella, pero despues de casi 1 año de estar sin ella no habia podido quitarmela de la cabeza, la amaba con todo mi corazon. Mis sueños no ayudaban mucho, ha decir verdad me atormentaban mas de lo que yo ya estaba, soñaba con aquellas noches de luna, en la que solamente estabamos las dos, abrazadas en aquella cama, hecha especialmente por nosotras, cuando sus delicados dedos recorrian mi espalda desnuda y me daba aquellos mimos que tanto amaban, besar aquellos labios, acariciar su rojo cabello, reirnos de tonterias. Ella hacia que mi mundo girara alrededor suyo. Aprete mas aquella foto a mi pecho tratandolo como si fuera un oso de peluche, para minimo saber que tenia el amor de los recuerdos de ese hermoso amor que habiamos tenido, tal vez ese amor que nunca mas vaya a recuperar y que tanto anhelaba tener de regreso
Dulce María: Mantuve mi posición por un buen rato, mi mente, mis sentimientos me jugaban una mala pasada tan solo quería ser fuerte pero no podía frente a ella, ella me debilitaba, ella sabía como hacerlo, cosa que siempre odie sentirme debil frente a la persona que le entregue mi corazón, una bocanada de aire tome de inmediato para luego expulsarlo debía decidirme, debía saber exactamente lo que quería no vine aqui solamente por el velorio de mi tia si no tambien vine por otra cosa, por ella, vine a reensconquistar nuevamente su corazón quería volver a tenerlo sea como sea pero debía estar segura lo que estaba pasando a mi alrededor, mi idea tampoco era confundirla, elevé mi mano posandola levemente hacia la manilla de la puerta girandola con suavidad para luego empujar de esta sin hacer ruido alguno, ya que había gente alrededor no quería que supiesen de este lugar aunque ni idea si esta chica había abierto su boca. Cerré la puerta con suavidad para así apoyar mi cuerpo en la puerta deje caer mis parpados por un momento tratando de no imaginar nada que fuera del otro mundo entre Anahi y Poncho, sinceramente me dolio verlos tan unidos ya que no lo eran, al menos no me di cuenta de eso, con lentitud abrí mis ojos y vagué mi mirada en el lugar hasta que me detuve al ver aquel imagen tan encantador, aquellos pensamientos se fueron de mi mente, estaba pensando de más ella estaba aquí, en nuestro lugar, mordí mi labio con delicadeza llevando una mano hacia el largo de mi cabello echandolo hacia atrás dejandolo caer sobre mi espalda, me acerqué a mi morena que se encontraba durmiendo en este momento abrazaba un marco de seguro aún estaba la foto de ambas, este lugar me traía tantos recuerdos, tantos como de los buenos y de los malos me agache para quedar frente a su rostro, me encantaba verla dormir pero no después de haber llorado, acerque con delicadeza mi mano hacia su rostro quitando de allí un mechón de su cabello dejandolo tras de su oreja- Sigues siendo hermosa -Murmuré con suavidad, acercando lentamente mi rostro al suyo y depositar un tierno beso en su frente, necesitaba tenerla entres mis brazos, extrañaba verla de aquella forma tan solo quería hacerla mia una vez más y las veces que se pudiera, tantos deseos quería en este momento.
Anahi:-entre sueños senti como una delicada mano quitaba un mechon de mi cabello, colocandolo detras de mi oreja y despues aquellos calidos labios besando mi frente, lentamente abri mis ojos, parpadee un poco para costumbrarme a la luz, que en estos momentos me cegaba, pero cuando por fin pude observar con claridad, vi aquella chica que dominaba mis sueños, mis deseos y sobre todo mi amor, no pude evitar sonreirle con dulzura, estire mi mano hacia su rostro- te siento tan real... dime que no es un sueño... y que estas aqui... conmigo?-le dije abriendole un poco lo que mi corazon sentia en aquellos momentos
Dulce María: Con lentitud me separé de ella a la vez que abria mis ojos encontrame como imagen aquella belleza inigualable, no se podia comparar a nada, tan angelical, tan fragil la encontraba en este momento, un suspiro salio de mis labios a la vez que bajaba mi mirada, en eso siento como esta estiraba su mano hacia mi rostro logrando sentir el suave de su mano, con rapidez subi mi mirada hacia la suya logrando escuchar cada una de sus palabras, sonreí con delicadeza llevando mi mano sobre la suya, negue con lentitud sin quitar mi mirada sobre la suya- No, no es un sueño.. -Hice una pausa, relamiendo levemente mis labios al sentirlos algo resecos- Estoy aquí, contigo -Murmuré con ternura, al mismo tiempo que acariciaba el dorso de su mano que mantenia en mi mejilla, apoye ambas rodillas en el suelo para estar más comoda sentandome de lado sin dejar de mirarla, no queria hacerlo, no quería perderme de nada que tuviera que ver con ella, por mi estaría observandola hasta el infinito pero se que eso no se podía hacer, cogí su mano y la lleve hacia mis labios, y depositar un suave beso en la palma de esta- ¿Me extrañaste?-Pregunté con suavidad, quizás ya sabia su respuesta pero quería tan solo escucharla, tan solo escuchar su voz, su gran voz- por que, yo si te extrañé -Traté de mantenerme fuerte ante ella, ante sus ojos, tampoco quería mostrarme tan debil pero si mostrarle algunos de mis sentimientos pero no del todo.
Anahi:-senti como su suave mano se colocaba sobre la mia, sintiendo aquella descarga electrica recorrer mi cuerpo, como extrañaba aquella sensacion, tenerla tan cerca se me hacia un sueño y la realidad era que ella estaba ahi conmigo. Al escuchar sus palabras sonrei, afirmando que mi mente no me jugaba una mala pasada ella estaba. La observe en todo momento, sin perderla de vista, me fascinaba demasiado aquella chica, sus gestos, su sonrisa, aquellos ojos que hacian perderme en un segundo y aquellos labios que tantas noches soñe con tenerlos de nuevo sobre los mios, pase la punta de mi lengua por mis labios humedeciendolos un poco. Sonrei al sentir aquellos labios besar con delicadeza la palma de mi mano, y al escuchar aquella pregunta le sonrie- si... te extrañe... demasiado...-le dije lentamente, mientras en mi cabeza pasaban aquellos meses atras, aquello que me dolia y derrepente aquella pequeña chispa que habia nacido en mis ojos se esfumo- dul... por... que me dejaste?-le pregunte, aunque sabia que aquella pregunta me dolia demasiado, aun asi queria escuchar aquella respuesta de sus labios
Dulce María: Sonreí aún más al escuchar su respuesta, aquella respuesta que esperaba tanto escuchar aunque necesitaba otra respuesta que era mucho más importante, pero eso será más adelante no me puedo apresurar a nada, solo debo actuar con el tiempo indicado, baje por unos segundos mi mirada no saben lo que aquella morena me hacia sentir cuando la tengo cerca o simplemente la observo, era algo dificil de explicar, aún sostenia su mano llenandole de caricias y dando de entender que no la iba a volver a dejar sola aunque de eso no estaba segura ya que yo estaba siguiendo sus pasos de huir de los problemas, asi evitar sentir algun daño o algo por el estilo, no me encontraba capaz de todo lo que yo me imagine, aún no se si conocerla fue lo mejor o lo peor pero tan solo me hizo sentirme viva, más de lo que ya estaba. Admiraba aquel brillo de sus ojos, pero de repente se apago de la nada, cosa que me preocupo, escuché con atención su pregunta haciendo que desviase mi mirada a la vez que presionaba mis labios, no quería contarle la verdad del por que la había dejado sin darle una explicación, sin dejar ningún rastro alguno, sé que tarde o temprano debía hacerlo, negué con la cabeza no queriendo responder su pregunta- No entenderías -Musité fijando mi mirada en el suelo, no me sentía capaz de mirarla a los ojos en este instante.
Anahi:-sentia como llenaba mis manos de aquellas lindas acaricias, aquellas que me hacian sonreir un poco, pero cuando escuche su respuesta suspire, tenia que decirle lo que sentia, eso siempre lo hacia con ella habia sido siempre honesta- dul... espero que entiendas... que mi corazón esta dañado...-le dije sintiendo unas pequeñas lagrimas recorrer mis mejillas- me dejaste... sola... con este amor... con nuestro amor...-agache un poco la mirada y suspire- habia venido casi todos los dias a encerrarme en este lugar... nuestro lugar, con la esperanza de que un dia aparecieras y me abrazaras... y ese dia no llego... hasta hoy-la mire- no te reclamare nada... solamente... demuestrame que aun me quieres-le dije mirandola a los ojos, necesitaba un poco de su cariño, recordarla de nuevo como habiamos sido y que aquella tristeza que habia en mi corazon se fuera, por lo menos durante unos minutos, sintiendome de nuevo viva, viva entre sus brazos, entre sus caricias
Dulce María: Deje caer mis parpados mientras la escuchaba, sé que le costaba abrir su corazón como tambien me costaba a mi pero en cambio ella siempre ha sido honesta en todo, unas de las cosas que me atraía de ella, solté un suspiro y abrí mis ojos a la vez que dirigía mi mirada en ella notando sus lagrimas salir por aquellos ojos azules recorriendo por su mejilla, alcé mi mano a su rostro con delicadeza quite sus lagrimas sin dejar de oír sus palabras era lo que me importaba en este momento- Aún te quiero y en que me haya ido no quiere decir lo contrario -Murmuré con suavidad, haciendo que esa conversación tan solo fuese de las dos aunque nadie iba a escuchar, hoy teníamos la tarde libre ya que es el primer día, y nos dejan el día para nosotros, quizás es este el momento indicado en que puedo demostrarle mi amor, como a ella le gustaba pero no quería ir rapido eso era la cosa, note que aún sostenia el recuadro de ambas y cogí aquel material para observarlo por un momento, tenía tantos recuerdos pero más recordaba el momento en que nos sacamos esa foto fue divertido, lo dejé aún lado para luego posar mis ojos marrones a los suyos- No creas que te escaparas de mi facilmente -Comenté divertida, me levanté del suelo ya que comenzaba a sentir cosquillita en mis piernas haciendo que arrugase mi nariz dejandome caer a la cama encontrandome como imagen el techo con nuestros nombres, esbocé una pequeña sonrisa desviando mi mirada hacia ese angel cautivador me acomodé en el lugar- Perdoname -Sabia que con una disculpa o un perdón no iba a reparar ningún daño que haya causado pero realmente lo sentía y necesitaba su perdón.

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Remember you found me

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 8:17 pm

Anahi:-senti como su delicada mano acariciaba mi mejilla, quitando aquellas pequeñas lagrimas que habian salido, escuche lo que decia y no pude evitar sonreir, amaba que dijera que me queria, aunque muchas veces en mi mente habia fanteseado con volverlas escuchar, ahora lo escuchaba de su melodiosa y dulce voz. La mire a los ojos y asenti, no sabia que decir en estos momentos aunque decirle que la queria sobraba por que ella ya sabia que la queria si no otro cuento seria y no estaria aqui para ella. Senti como ella tomaba aquel recuadro con nuestra foto, aun la seguia mirando cada movimiento y como aquel momento sus ojos se iluminaron y sacaron esa hermosa sonrisa que tanto amaba, era hermosa, la mujer ideal para mi. Escuche su comentario y no pude evitar soltar una pequeña risa divertida- es una amenaza, dul?-le dije en aquel pequeño tono coqueto y alzando un poco mi ceja, pero aunque lo habia dicho en broma, por alguna razon yo sabia que era verdad y me gustaba. Observe como ella se levantaba del suelo, haciendo que viera de nuevo un hermosa figura, me hice un poco a un lado para que se acostara, sentirla de nuevo a mi lado, era tan maravilloso y escuche aquellas palabras, un perdon, la mire a los ojos y solo le hice una pequeña sonrisa- sabes que siempre te perdonare... hagas lo que hagas-le confese, mientras pasaba mi suave mano por su mejilla
Dulce María: Me encogí de hombros al escuchar su comentario luego del mio, con una sonrisa en mi rostro ella lograba hacerlo, tan solo ella nadie más que ella, mi angel, mi ser, mi todo- Piensa lo que quieras, después de todo eres mia, ¿no? -La miré de forma picara, me gustaba ser de esa forma con ella, tanto había deseado volver estar en este lugar con ella, aunque aún falta cosas por realizar me coloque de costado para observarla de mejor manera apoyando mi codo en el colchón de la cama a la vez que recargaba mi mejilla en la palma de mi mano, pestañeé de forma lenta sin dejar de detallar cada parte de su rostro, tenerla de frente no era lo mismo que mirarla en foto, asi era mucho mejor. Escuché sus palabras, me perdonaba por haber huido como una cobarde cosa que aún ella no sabe, lo iba a confesar pero aún no, quedaba tiempo, deje caer por un momentos mis parpados al sentir su tacto en mi piel, su mano sobre mi mejilla me sentía tan debil frente a ella como quisiera caer a sus pies sin ningún problema, pero el orgullo que sentía me mantenia fuerte pero de todas formas debía permanecer fuerte delante de ella.
Anahi:-escuchaba lo que ella habia dicho en aquel comentario haciendo que sonriera- no lo se... quieres recordarmelo?-le dije un poco coqueta, aunque claro no lo hacia mucho con ella, me gustaba a veces bromear con ella, era parte de nuestra relacion que habia nacido primero de un odio y ahora era amor y no queria que volviera a regresar aquel odio para nada del mundo. Observe sus pequeños gestos que ella hacia, yo seguia recostada en aquella cama pero con mi vista fija en ella, era lindo mirarla de aquella forma, realmente habia extrañado el tacto con ella. Acaricie ligeramente su mejilla, para despues levantar un poco mi rostro y darle un ligero beso en esta, me separe y me volvi a colocar en la almohada esperando al menos de ella una sonrisa o algo que me diera a entender que le habia gustado aquella accion mia
Dulce María: Presioné con suavidad mis labios haciendome la que pensaba pero realmente sabía que responder estaba el cien por ciento de recordarselo y las veces que fuese necesaria- Me encantaría -Respondí con una sonrisa amplia, me gustaba que esta coquetease conmigo aunque sin que nosotras nos dabamos cuenta nos coqueteabamos mutuamente a pesar el 'odio' que sentiamos la una a la otra, a veces ni creo que alguna vez la odie, no lo recuerdo pero no me interesaba tampoco. Sentí su caricia tan suave, tan delicada, tan especial, era eso lo que me hacia sentir especial e importante para ella solte un suspiro al sentir su ligero beso en mi mejilla algo que no me esperaba, lentamente abrí mis ojos al sentir que se separaba para recostar nuevamente su cabeza en la almohada, poco a poco comencé a sonreir con ternura- Te quiero -Murmuré con suavidad, apoyé mi mano en la otra almohada dejando mi cabeza en el aire para asi acercarme a su rostro de forma lenta y depositar en la comisura de sus labios aquel beso tan especial, tan solo esperaba y deseaba con todo mi corazón pasar mi tarde aquí junto con ella pero siempre había alguien que nos interrumpía de todas formas no podríamos estar tranquila aunque quisieramos.
Anahi:-escuche aquella encantadora respuesta de su parte haciendo que sonriera, amaba aquella chica mas de lo que habia pensado tal vez amar alguna. Acomode un mechon de mi cabello detras de mi oreja y observe aquellas hermosas fasciones suyas. Escuchando aquel "te quiero" de sus labios hizo que mi corazon latiera cada vez mas rapido y sobre todo cuando senti como sus labios se acercaban a los mios, cerre un poco mis ojos y senti aquel calido roce de sus labios sobre mis comisuras haciendo que aquel momento el tiempo se detuviera solamente para nosotras, cuando se separo abri los ojos y le sonrei algo timida
Dulce María: Al momento en que me separé un poco deje escapar un suspiro al mismo tiempo en que abría mis ojos, dibujando ampliamente una sonrisa fijando mi mirada en la suya sin antes de ver su hermosa sonrisa, timida quizás pero aún era hermosa, doble mi brazo para recostar mi cabeza en esta para así quedarme observando a esta mujer que estaba delante de mi, la admiraba, la deseaba era tantas cosas que me hacia sentir, lo iba a decir las veces que fuese necesaria, muchas cosas deseaba en este momento pero tenerla conmigo era lo que me bastaba, aún no me queria asi que debía luchar por ella aunque tuviese competencia, pero después de todo yo seré la campeona estaba segura de eso- ¿Quieres hacer algo? divertirnos quizás -Elevé un poco mi comisura de forma picardía a la vez que alzaba ambas cejas, debía admitir que no podía aguantar las ganas de.. digamos que esta chica despertaba muchas cosas en mi, revolvía mis sentimientos, mis pensamientos, mi todo.
Anahi:-estaba un poco todavia en shock, sentir de nuevo esos labios sobre los mios habian despertado aquel viejo sentimiento de tenerla cerca de mi, de aquellos abrazos, de los juegos, de los besos y creanme que estar las dos recostadas en aquel colchon no ayudaba mucho. Despues de pasar aquel trance la observe tan hermosa y divina como siempre, toda una diosa aquella mujer, una diosa hecha para mi. Escuche su comentario y alce una ceja un poco divertida- Señorita Dulce, me puede decir que es para usted divertise?-le pregunte, no queria confundir las cosas, pero entre ella y yo sabiamos que divertirnos en este cuarto, no era precisamente jugar a las canicas o un juego de mesa, no, era aquel juego pasional, aquella entrega de nuestros cuerpos, mordi mi labio inferior al recordar aquellas cosas y le sonrei
Dulce María: Fruncí mis labios levemente al esccuhar su gran pregunta ¿será que realmente quiere que le responda? sinceramente no sería capaz de hacerlo, claro que si esta insistiera en que respondiera, me encogí de hombros de manera inocente para luego incorporarme y sentarme sobre el colchon de la cama- No lo sé, hay maneras de divertirse ¿No crees? -Tan solo trataba de confundirla, me gustaba hacer aquel acto de que esta no pillase lo que quería exactamente, acomodé mi remera que llevaba puesto bajo mi chaqueta subiendo lentamente mi mano hacia mi cuello para quitar el pañuelo que llevaba allí, lo lancé hacia el sillón que estaba en el otro extremo claro que cayo al costado de este pero no me importaba luego debía volver a cogerlo. Volteé a mirar a mi preciosa morena estaba dispuesta a volver a reenconquistarla sea como sea debía ganarme nuevamente su corazón que la cual era mio, pase una pierna por el costado suyo quedando sentada sobre su abdomen la mire con picardía apoyando ambas manos en el colchon a la altura de su cabeza- Ahora sabes a que me refería? -Deslicé de forma lenta la punta de mi lengua por el labio inferior y luego por el superior, sin quitar mi vista de sus ojazos tan llamativos, tan impresionante, ninguno eran como ellos eso estaba más que claro.
Anahi:-la seguia observando, con aquella pequeña sonrisa que se formaba en mis labios mientras observaba como ella se sentaba sobre aquel colchon, al escuchar lo que decia, asenti y le sonrei- ya lo se... por eso quiero saber para ti que es diversion... o al menos conmigo-le dije toda coqueta mientras le mostraba aquella gran sonrisa que solo ella hacia sacarme. Observe aquella mano suya que acomodaba su remera y despues subia hacia aquel hermoso cuello que estaba decorado con aquel pañuelo, cuando observe que se lo quitaba me mordi mi labio inferior mientras alzaba una ceja y rei un poco algo divertida, me acordaba cuando ella y yo nos divertiamos a nuestra forma, como extrañaba aquellos tiempos. Le sonrei al observar como ella se sentaba sobre mi abdomen haciendo que viera su hermoso cuerpo casi sobre el mio- aun me quedan dudas... me las puedes quitar?-le dije mientras observaba como la juguetona punta de su lengua subia y bajaba delinando sus labios haciendo que la observara fijamente y aquella llama de la pasion que tenia apagada se volviera a aprender y coloque mis manos en su cadera acariciandola un poco
Dulce María: Alcé una ceja levemente al escuchar su tono de voz haciendo que voltease a verla, coqueta estaba siendo conmigo y aquella sonrisa tan hermosa que hacia iluminar su rostro de forma unica, dificil de explicar pero solo puedo describirla con una sola palabra perfecta, para mi lo era absolutamente- ¿Quien dijo que quería divertirme contigo, Anahi? -Me mordí el labio con suavidad, me encanta ver que esta guerra no estaba perdida aún debía seguir ya nada me detendrá solo ella podría hacerlo nadie más que ella, en mi cabeza solo estaba ella como tambien en mi corazón, Dios esta mujer me volvía loca ¿Saben lo que es eso?. Atentamente escuché su siguiente comentario no pude evitar sonreir de forma picara, poco a poco ladeé mi rostro llevando una mano hacia mi rostro cogiendo un mechón de mi cabello colocandolo tras de mi oreja ya que al bajar mi cabeza para observarla de mejor manera el cabello se fue hacia adelante, cosa que molestaba un poco. Asentí con lentitud mi rostro a la vez que acercaba mi rostro al suyo depositando un beso en cada parte de su rostro sin quisiera llegar a rozar sus labios, lo estaba haciendo con querer, estremeciendome al sentir sus caricias en mi cadera, baje mis besos por el largo de su cuello para luego aspirar aquel aroma que tanto echaba de menos, tan exquisito, tan enloquecedor, debia controlarme no podía con ella, ella era tan fuerte que yo, es lo que sentía. Presioné mis ojos trantando de controlar mis emociones, mis sentimientos, como tambien mis hormonas.
‎Anahi:-escuche lo que decia, haciendo que alzara una ceja, iba a reclarmar pero me quede callada, por un momento mi vista paseo por aquel lugar, no sabia si lo decia en broma o era cierto, hice una pequeña mueca en los labios, aquella que solo hacia cuando habia un momento incomodo o al menos para mi. Aun asi la tenia sobre mi abdomen, saben, a veces no entiendo aquella mujer, bueno su sentido del humor, me confundia asi como sus sentimientos, pero realmente no me importaba, la amaba con todo el corazon y lo que mas queria en este mundo era saber si ella tambien me amaba como yo la amaba a ella, creo que esa es la duda existencial de mis problemas. Negue un poco con la cabeza para sacar aquellos pensamientos mios que me estaban atormentando y mejor decidi observar aquella hermosa chica que estaba sentada sobre mi. Seguia cariciando con dulzura su cintura, mientras observaba cada fino detalle que ella hacia, colocar aquel hermoso mechon de cabello detras de su oreja, aunque cuando se le vino todo el cabello enfrente no pude evitar soltar una pequeña risita, simplemente encantadora. Cuando su rostro estuvo a la par del mio, la mire unos segundos a los ojos y despues cerre los ojos y arrugue la nariz al sentir aquellos labios besar mi rostro haciendo que de los mios saliera una sonrisa, enternecida. No queria pasarme con ella aunque si por mi fuera su pequeña chaqueta ya no estaria en la escena y tal vez tamposo su remera, estire el cuello cuando senti como sus labios empezaban a descender en este, haciendo que mordiera mi labio inferior para tratar de no gemir, aunque sientiendo aquellas agradables sensaciones eran casi imposible
Dulce María: Continué besando suavemente su cuello poco a poco volviendome loca con su aroma tan exquisito, solo estaba siendo cuidadosa con ella ya que con sinceridad no soy cuidadosa al menos no lo fui con las otras pero es pasado ella no era como ellas que eran para el rato, con esta morena queria estar pero para siempre, aunque muchos dicen que el 'para siempre' no existe, puede que tengan razón pero quien sabe? sé que ella aún siente algo fuerte por mi como yo por ella. Subí lentamente mis besos hacia su mejilla para segundos después detenerme y alejar mi rostro del suyo con lentitud, posando mi profunda mirada en ella, en mi querido angel, le sonreí con dulzura volviendo acercar mi rostro al suyo uniendo nuestras frentes sin apartar mi mirada en la suya, no era necesario decirle lo cuanto que la deseaba una mirada vale mil palabra, ¿no creen? deje escapar un pequeño suspiro sinceramente me llevo hasta el cielo, digo por hacerme sentir aquella sensación de tenerla nuevamente a mi lado, no completamente pero algo es algo. Dispuesta estaba en volver a besar esos labios tan dulce de sabor a fresa pero una melodía, una vibración aquel aparato que se hace llamar movil interrumpio el momento, maldecí por dentro haciendo que estornara mis ojos dejandolo un poco en blanco para luego quitarme encima de ella metiendo unas de mis manos en el bolsillo de mi chaqueta que tenía puesta, logrando sacarla del lugar dirigiendo mi mirada en la pantalla, no culpaba a la persona que me estaba llamando en este momento ya que tarde o temprano iba a llamar, pulse la tecla para conestar y acerqué el movil a mi oreja- ¿Ya estás aquí? -Pregunté, presionando mis labios a la vez que volteaba a ver a mi hermosa fresa, le hice una pequeña mueca ya que no esperaba que este señor el cual con quien estoy hablando osea mi tio iba a interrumpir no quería que nadie lo hiciese pero ya esta- No, no estoy ocupada, de hecho voy enseguida -Mordí mi labio con suavidad, cortando levemente la llamada, ahora debía ir a 'matricularme' tan solo esperase que me aceptarán, y bueno mis maletas tambien estarían aquí, no sabía como explicarle a Anahi de esto pero debía estar ya allá- Creo que.. luego te explico -Me acerqué a robarle levemente un beso fugaz para así levantarme de la cama, cogiendo el pañuelo que había tirado hace unos minutos atrás que se encontraba en el suelo, me acomodé la chaqueta como tambien el cabello, salí del lugar un tanto apurada ya que mi tio era impaciente, quizás venia de la familia, sonreí un poco de lado.
Anahi:-soltaba pequeños gemidos al sentir aquellos besos en mi cuello, cerre un poco los ojos estaba disfrutando mucho de aquel momento tan intimo entre nosotras dos, habia extrañado tanto aquellos labios rozar mi piel haciendo que sintiera un monton de descargas electricas recorrer mi cuerpo, algo que solamente ella lograba hacer. Senti como sus besos ahora estaban en mi mejilla haciendo que en mi rostro se formara aquella sonrisa dulce como ella, abri los ojos y observe como sus intensos ojos miraban a los mios haciendo que me sintiera segura de nuevo frente a su mirada, su frente se junto con la mia sin perder aquella conexion de nuestros ojos, dandome a entender todo lo que me deseaba y yo esperaba que tambien le trasmitiera lo mismo ya que la habia echado demasiado de menos y ella era mi motor para vivir y para sonreir cada dia, era mi alegria, mi felicidad, todo lo que necesitaba en esta vida para ser feliz, ella y solamente ella. Escuche aquel sonido, haciendo que hiciera una pequeña mueca, ya que ella se alejaba de mi haciendo que sintiera de nuevo aquel vacio en mi interior, observe cada uno de sus movimientos y lo que su dulce voz decia, pero tambien me moria de la curiosidad de saber quien le hablaba y entonces me entro la duda, sera que ella tenia a otra persona a quien amar, quizas, eso nunca lo sabria pero ella se apuro a irse, suspire, mostrando un poco de desconcierto en mi mirada y nada mas asenti- esta bien-le dije mientras sentia aquel beso fugaz que robaba de mis labios, me recoste en la cama y mire hacia el techo tratando de alejar aquellos malos pensamientos que no queria tener en mi mente
Dulce María: Tomé un camino que me llevara directo hacia donde la secretaria, ni me fije si alguien había estado mirando o algo por el estilo, solo continué mi camino sin importar lo que pasaba alrededor, tomé una bocanada de aire para luego expulsarlo desde mis pulmones con suavidad, hablar con mi tío no era nada bueno, no teniamos un relación buena más bien nos detestamos, pero iba hacía allí para que me aceptasen en la escuela ahora mismo, pero si no es así pues buscar otra no creen? una que no sea internado como este, me encogí de hombros dejando mi mente en blanco no quería pensar en eso por ahora, solo en la persona que alegraba mis momentos sin que yo me diese cuenta. Mordí con suavidad mis labios insconcientemente, senti muchas miradas puestas en mi quizás por el hecho de que ya había 'vuelto' por asi decirlo, al colegio, aunque tambien vi caras nuevas era obvio ya que salí de aqui hace uno o dos años, ni recuerdo. Me volví a sentir popular nuevamente pero en el sentido de ver como cuchicheaban, era patetico, solté un bufido ignorando completamente a estos novatos sin onda. Llegando al lugar pude notar la fría mirada de este señor sentado en unos de los sillones de allí, presioné con suavidad mis labios a la vez que me acercaba a él, me senté a su costado manteniendo una gran lejanía ahora tocaba esperar a que el director nos recibiera, esperaba que no fuese por largo tiempo no quería estar cerca de este tipo, apoyé mi espalda en el respaldo del sillón hasta que este rompio el silencio, me pidio explicaciones el por que había llegado tarde o mejor dicho me había demorado, pero no era bueno decirle que me estaba agarrando a alguien, bueno eso no era la palabra, si no 'reconciliando', él ya me conoce sabe lo que soy, lo que me gusta y esas cosas, no era necesario temer en ese lado. E hice una mueca ya que no deseaba hablar con él, en más casi nunca lo hago voltee a mirarlo alzando ambas cejas mientras continuaba escuchandolo, cada palabra de él, palabras hirientes, estaba acostumbrada.

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Remember you found me

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 8:17 pm

Anahi:- estaba caminando por el colegio de regreso hacia mi cuarto cuando senti unos brazos abrazarme y aquella colonia tan unica que aquel chico tenia haciendo que riera un poco, si ahora reia, habia cambiado con unos solos minutos de estar cerca de ella, el beso mi mejilla con aquella dulzura y me tomo de de la mano- "Wera, vamos por algo de tomar de parece?"- yo le asenti, estaba de buenas demasiados ademas el merecia un poco de mi cariño, sobre todo por que el fue mi pañuelo de lagrimas mientras que yo lloraba por aquella hermosa chica a la cual yo amaba con locura, caminamos juntos hacia el comedor de aquella escuela y observe como todos nuestros amigos ya estaban ahi, les sonrie a todos y salude a cada uno mientras seguia tomada de la mano de el, el se sento en uno de las sillas y me sento sobre sus piernas, algo tipico de el, pero en verdad no me molestaba, a veces actuabamos como si fueramos algo mas que amigos pero la verdad es que yo no lo veia con aquellos ojos, escuchamos la platica y la linda de Maite, ofrecio una gran idea a la cual yo apoyaba, darle una fiesta de bienvenida a Dulce, para que supieramos cuanto la habiamos extrañado, yo me apunte a ayudarle en todo a Maite, todos ellos sonrieron, la vieja Any estaba de vuelta y mejorada
Dulce María: Estaba a punto de golpearlo, no quería escuchar una palabra más de él pero escuche una voz que acaba de conocer osea antes de reencontrarme con mi castaña, no estaba muy segura pero quise averiguar si era la persona que pensaba, aquella profesora la cual es atractiva volteé lentamente mi rostro de donde venia esa voz tan sensual, practicamente no lograba ver su rostro ya que estaba dando la espalda en donde nos encontrabamos este señor y yo. Esta tipa llevaba un vestido apretando que acentuaba plenamente su cintura y claro que bastante cortito, ¿Acaso se permitía esas cosas? al parecer si, por lo que estoy viendo ahora, humedecí mis labios al sentirlo reseco no se si fue por ella o lo que sea, debo pensar en otra cosa, aunque nadie lee mi mente y si fuera así realmente sería un peligro. Ni cuenta me di cuando esta volteo hacia el lugar donde me encontraba, solo pude notar su sonrisa medio de lado, le sonreí pero de manera más coqueta no se porque lo había hecho pero ya esta. Escuché por fin a la secretaría de que el Director nos quería ver, ya era hora, me incorporé de este sillón para luego levantarme de esta y comenzar a caminar tras de mi tío. En ese momento deseaba que me aceptaran aquí por una parte por que estaba la persona que realmente amaba, la persona que me hacia sonreír y reir en los momentos dificiles, la persona que siempre estuvo a mi lado a pesar de mis actitudes, persona como ella no se encontraba en ningún lado, al menos aquí no. Ahí fue cuando el director de esta escuela nos hizo tomar asiento para luego comenzar, podría decir que duro exactamente una hora o algo, al menos eso creo ya que las largas charlas de este señor no paraba, no se por que había venido a sus charlas ya que aparentemente ambos son amigos, me crucé de brazos mirando hacia otro lado mientras los escuchaba sin mucha emoción que digamos.
Anahi:-todos estaban felices por que por primera vez en mucho tiempo me veian sonreir, todos me preguntaban por que pero solamente les decia que era por motivos de la vida y que asi era yo, aunque el que no estaba tan convencido era Poncho, yo creo que sospechaba algo, me levante de sus piernas y fui con Maite para empezar a planear todo para la fiesta de regreso de mi hermosa y preciosa Dulce, me acomode un mechon de cabello pero en eso senti de nuevo aquellos brazos que me hacian sentir a veces segura, me dio un beso en la mejilla y se despidio de mi, diciendome que cualquier cosa no dudaramos en llamarle para que nos ayudara, las dos asentimos y fuimos con la tia de Maite para que nos ayudara prestandonos la cafeteria por una tarde y haciendonos a todos nosotros una de sus ricas comidas que solamente ella sabia hacer, aunque yo por aparte tenia planeada una sorpresa, bueno en verdad era algo que tenia guardado desde hace tiempo un pequeño obsequio que nunca pude darle por que se marcho pero aun lo tenia guardado por si ella regresaba y se lo haria llegar despues de aquella fiesta cuando estuvieramos en la intimidad de la una a la otra
Dulce María: Luego de un rato pude ver como estos se despedían sentí que paso una eternidad para que eso pasara, dicen que las mujeres son buenas para hablar pero los hombres tambien lo eran, iban por el mismo camino, me levante de la silla sin muchas ganas girando plenamente mis talones para caminar directamente a la puerta quería salir de alli lo más rapido posible, esto aún no ha acabado ya que iba a 'charlar' con mi tío, quien se averguenza de como soy, pero exactamente me daba lo mismo, estaba orgullosa de lo que era realmente nadie me iba hacer cambiar. Sali de la oficina del director metí mis manos en la chaqueta mientras comenzaba a caminar lo más bien, pero me detuve al escuchar esa voz tan varonil, tan gruesa, tan fría a la vez, voltee a verlo con una sonrisa algo falsa ¿Que no se le cansaba la lengua o que? entorné mis ojos sin que este se diese cuenta, lo escuche con atención, era lo mismo de siempre, que no le fallase, que me portase bien y bla bla.. lo bueno de todo esto que no sabe que tengo lo suficiente dinero para mantenerme sola, pero ese dinero lo iba a ocupar en comprarme un departamento, para asi pasar el finde semana allí o las veces que quisiera claro siempre cuando cumpla el reglamento de la escuela, maldito infierno, presione mis labios formando una linea en este pestañeando un par de veces sin perderme de vista sus acciones, me mantuve en silencio mientras este hablaba, asentí algo con la cabeza como señal de que estaba escuchando en lo que decía. Luego este se despidio, dejando salir un suspiro lo perdi de vista, aún no podia creer que existiese alguien tan cruel, tan insencible y ese alguien es mi tio, no le importa nada de lo que sienta solo le importa su reputación, pero exactamente me daba igual, no iba a ponerme mal por sus actitudes tan pesadas. me acerqué a la maleta que estaba en la secretaria, consulte a la nueva secretaria de allí de cual podría ser mi cuarto, espero que sea el mismo o lo que sea me daba igual en donde dormir, con estar en un lugar para dormir me basta.
Anahi: -estuve un rato con la tia de mayte pleneando lo que ibamos a dar de comer en la cafeteria, aunque sabiamos que la fiesta iba a ser esta tarde, por que justo hoy regreso mi querida y adorada Dulce, mordi un poco mi labio inferior al recordarla. May y Poncho estaban haciendo una manta de bienvenida y yo todavia tenia que terminar la otra sorpresa que me faltaba. Acomode las mesas con ayuda de la tia, como casi todos les deciamos, ella ya nos habia adoptado como sobrinos y nos alegrabamos por eso, los mire y les sonrie, todo quedaba como queriamos y los tonos que le gustaban a mi hermosa, rojo y dorado. Mayte se iba a encargar de traer a Dul y creo que me daba el tiempo suficiente para acomodar mi otra sorpresa, me fui con la tia y le dije que en unos momentos regresaba que tenia que hacer otra cosa. Sali de la cafeteria y llame a Peter para que me trajera un par de docenas de rosas rojas, corri hacia mi cuarto y busque aquella cajita que tenia guardada para ella, entre tantas cosas que tenia se me hacia imposible recordar donde lo habia dejado, pero despues de unos minutos la encontre, estaba feliz todo salia tal cual queria. Fui hacia la entrada del colegio donde ya estaba Peter con las docenas de rosas, le agradeci y me fui a nuestro lugar secreto, tan de ella y tan mio. Entre y empece a hacer un camino de petalo de rosas, acomode la cama y despues coloque un poco de los petalones de las rosas y puse las velas en los lugares indicados y las prendi, esperando que todo estuviera perfecto para nuestra velada. Regrese a la cafeteria donde ya estaban todos, les sonrie y nada mas faltaba que regresara May con mi hermosa para empezar a celebrar su regreso
Dulce María: La observé con atención, al parecer no quedaba más cama en las habitaciones, pero me iban a dejar como aparte por asi decirlo, en un cuarto más privado y cosa así, me gustaba la idea pero no era lo que quería pero de todos modos, lo iba aceptar, si eso me toco a mi, tendría que aceptarlo de todas manera, acomodé el mango de la maleta en mi mano, para luego comenzar a caminar al costado de ella, esta secretaria no paraba de hablar se podría decir que era peor que un loro o algo por el estilo, así era ella supongo. La miraba de reojo, asintiendo con la cabeza haciendo que realmente la escuchaba pero al contrario solo estaba metida en mis pensamientos por muchas cosas que sentía, tenía sentimientos encontrados, no sabía si estar feliz o triste, enojada o lo que sea, esta mi castaña, mi tío-padrasto por asi decirlo, este colegio y por último la muerte de mi tía, de la madre en cual ella fue para mi, fue duro pero aprendi a soportar las penas, los dolores del corazón, es por eso que ahora me cuesta derrarmar una lagrima delante de alguien, quizás solo podría hacerlo de lo más normal aunque igual me cuesta ya que todo esto me lo he guardado y allí quiero mantenerlo, y no es bueno, eso dicen. Mientras caminaba al costado de la secretaria miraba por ambos lados como buscando a alguien pero no veía a nadie de mis amigos, ni siquiera a ella, ¿Donde estarían? Era raro que no los viera, pero de todos modos, de seguro este año iba a ser diferente ya que han pasado más o menos dos años, no recuerdo ya que soy mala para las matematicas, de todos modos daba igual, estaba dispuesta a conocer gente nueva y todo el rollo pero tampoco era la idea, creía yo. Esta tipa me dejo frente a mi actual habitación donde estaba bien apartado entre las otras habitaciones, me sentía como excluida del mundo pero bueno, quizás es por el momento, le sonreí sin muchas ganas al momento en que esta se despidio, empuje levemente la puerta mientras miraba hacia adentro de que ahora es mi cuarto, se veía bastante sencilla, quizás no era lo que me esperaba pero tampoco iba a pedir mucho, para mi esto estaba bien. Di unos pasos hacia adentro dejando la maleta sobre la cama a la vez que comenzaba a observar detalladamente el lugar, estaba pensando en poder cambiar algo o en decorarla a mi manera, a la manera de Dulce María osea yo.
Anahi:-estaba escondida junto con Miguel en el primer sillon que habia en aquella cafeteria, el me miraba raro como si supiera que le estaba escondiendo algo, aunque era verdad le escondia el hecho de que estaba enamorada de Dulce, y eso no era algo facil de contar, para mi era natural sencillo, pero sabia que cuando saliera todo a la luz, no lo iba a ser, aunque realmente estaba casi preparada para lo que fuera, siempre y cuando ella aceptara aquel compromiso conmigo y eso lo deseaba yo con todo el corazon. Mordi mi labio inferior y espere a que Maite, regresara con aquella chica que yo tanto amaba
Dulce María: Claro que antes de decorar el cuarto tan solo necesitaba un baño ya que desde ayer que andaba con esta ropa, como el velorio y funeral fue fuera de la cuidad como que demoré casi un día en llegar aquí, claro que ni se notaba lentamente cerré la puerta del cuarto para tirar la maleta donde sea total igual la iba a volver a ver ya que es mi cuarto solo para mi, di unos pasos hacia el baño a la vez que iba quitandome la ropa, prenda por prenda hasta llegar a la bañera, dí el agua de esta para luego entrar y bañarme con tranquilidad, deje caer mis parpados al momento en que sentía el chorro de agua caer por mi cuerpo, estaba exquisita el agua, esta más que claro que no quería salir de allí, pero debía hacerlo. Demoré en menos de diez minutos o algo por ahi, corte el agua para asi salir de la bañera, estirando levemente mi brazo hacia la toalla que se encontraba colgada, tan solo me sequé el cuerpo ya que del cabello me iba a encargarme después, no me gustaba mucho la idea de pasearme por el colegio con el cabello mojado, quizás en la noche estaría bien, sali del baño con la toalla enrollada a mi cuerpo, dando unos pasos a mi maleta dejando mi equipaje sobre la cama, la abrí con delicadeza tirando toda las prendas mientras buscaba que ponerme, nada me convencia, tampoco sabía lo que estaba buscando generalmente, solté un pequeño resoplo dejando caer mi cuerpo al colchon, minutos después escuche que alguien llamaba por la puerta, fruncí un poco el ceño acaba de mudarme aqui y ya alguien me buscaba? entorné mis ojos, me levante de la cama para acercarme a la puerta y abrí, y al hacerlo pude ver al otro lado una cara bastante sonriente, aquella morena que fue mi amiga, mi confidente, mi ex-compañera de cuarto, Maite- ¿Y que haces aquí? -Pregunté curiosa, ya que con esa gran sonrisa me extrañaba demasiado como para darme cuenta que algo me tenia aquella, digamos que conocia perfectamente a esta chica como para no dejarme engañar, la escuche con atención y negué con la cabeza- Yo de aquí no me muevo, aparte no tengo nada que ponerme -Presioné mis labios, me hice a un lado para que esta entrase, note como soltaba un comentario al ver mis prendas por todo el cuarto 'Tu no cambias', solo sonreí sin más, me acerque a ella luego de cerrar la puerta, y esta escogio un vestido de color rojo, tambien llevaba otro color pero eso daba igual, me había convencido en usar aquel vestido, me la quede mirando y negué con la cabeza algo divertida- Salgo en cinco minutos, no demoro -Dije mientras cogia mi ropa interior, camine a pasos rapidos hacia el baño para luego cambiarme lo más rapido que podía ya que esta me apresuraba, había extrañado a esta gatita, me agradaba su compañia como tambien me agrabada la de Anahi.
Anahi:-estaba ya algo cansada de estar en cunclillas detras de aquel sillon, realmente Mai se tardaba en traer a Dul o Dul se tardaba mucho en llegar con Mai, no me interesaba en este momento, tenia entumidos los pies y al observar a Poncho el tambien parecia estar cansado, pero a pesar de esto me sonrio, me dijo que me cambiara de posicion para que pudiera estar comodada, me coloque sobre mis rodillas y me baje un poco la pequeña minifalda que traia, amaba aquellas mini faldas con tul, me hacian sentir, demasiado comoda, me acomode aquella pequeña diadema en forma de tiara y mire sobre el sillon esperando alguna señal de movimiento
Dulce María: Al salir del baño, note en como aquella morena se acercaba a mi con un set de maquillaje, haciendo que me sentase la mire bastante extrañada ya que nunca deje que alguien me maquillara, solo yo tocaba mi rostro pero la dejé, no se por que la razón pero se comportaba extraña, de seguro me iba a invitar a salir alguna parte o que se yo, tenía mis sospechas de que algo va hacer aquella, al minuto después me paso un espejo, lentamente mi observé, me veía bastante natural, parecía una niña de menos edad, me gustaba, sonreí un poco de lado volviendo a mirar a Maite- ¿Sucede algo? digo por tu simpatía -Solté una risita dejando a la vez el espejo aún lado, me levante de la cama para luego acercarme a ella, quería hacerla hablar luego de notarla algo nerviosa, digamos que suelo ponerla de ese modo a esta chica cuando algo pasa o pasara, la conocia bastante bien como para que me mintiera, alcé ambas cejas al ver en como esta me cogía de la mano para llevarme a un lugar, como había dicho, no quería decirme y no se por que la razón, de seguro no es importante, que más da, ir a un lugar sin tener las ganas de querer ir, de todas formas no importa. En todo el camino me había estado quejando esperando a una explicación o dijiese algo hacia donde me llevaba, digamos que no me gustaban mucho las sorpresas, pero debía fingir quizás, solté un resoplo hasta que nos detuvimos afuera de la cafeteria, e hizo que cerrase los ojos, okey eso se estaba poniendo interesante, sentía más la necesidad de saber lo que realmente sucede, me presentará a laguien o.. veré algun vedetto o una strippers, no estaría mala la idea, solté una risita, de seguro maite se habrá dado cuenta en lo que realmente pensaba ya que ella conocia mis pensamientos. Esta me estaba dirigiendo no se hacia donde pero confie en ella, le hice caso al fin sin quejarme ni nada.
Anahi:-la espera se habia hecho mas larga de lo que todos esperabamos y estaba casi segura que alguno saldria reclamandole a Mai por habernos hecho esperar tanto, pero a mi realmente no me importaba, lo unico que me importaba era que llegara aquella hermosa chica para ver su cara de felicidad, bueno no tanta, no le gustaban las sorpresas pero esto era una buena idea, para que se sintiera de nuevo bienvenida aqui, con todos nosotros. Me volvi a colocar sobre mis tacones, ya que La tia, nos habia avisado que Mai ya estaba en la puerta con Dul, por alguna rara razon sentia los nervios recorrer mi cuerpo, si me ponia nerviosa estar cerca de aquella chica. Tome un poco de confeti en mis manos para aventarlos cuando ella entrara, me asome un poco observando como Mai, hacia que Dul entrara a la cafeteria, la dejo justamente en la entrada y con sus manos nos hizo la señal, todo salimos y gritamos- SORPRESA!!!!- aventamos el confeti y reimos un poco, esperando la reaccion de Dul

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Remember you found me

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 8:18 pm

Dulce María: Siguio dirigiendo mis pasos, tan solo quería abrir los ojos y saber exactamente lo que estaba pasando a mi alrededor, estaba algo nerviosa no podía negarlo pero a la vez también sentía intriga al saber que me tenía aquella muchacha, en fin se que esta me detuvo diciendome algo que ni siquiera entendí pero lo deje pasar, minutos después subí mis parpados de modo lento, al mismo tiempo en que lo hacia escuche un fuerte 'sorpresa' notando como estos que estaban allí a mis alrededores dandome una 'sorpresa' por asi decirlo, aquellas serpentinas que caían a mis costados o a mi cabeza, he hice una pequeña mueca ya que había dicho que no me gustaban mucho las sorpresa, casi me daba un paro cardiaco ay que naturalmente di un pequeño brinco al escuchar fuertemente sus gritos, pero lo importante de todo esto es que frente de mis ojos se encontraba aquella mujer de mis sueños, de mi corazón, ¿Acaso no podia dejar de ser hermosa? de verás que me traía loca aquella muchacha. Si no fuera que los demás estaban presente en este lugar no se que habría hecho, sonreí de modo tierno claro que a ella le sonreí, luego desvie mi mirada hacia las demás caras manteniendo aún mi sonrisa que estaba puesta entre mis labios- Wow, no me esperaba esto.. -Dije algo timida, acomodando un poco mi vestido rojo que solia subirse poco a poco, aún no sabía la razón por aquella sorpresa, pero preguntar no le hace mal a nadie verdad? Di un paso hacia donde se encontraba Maite, susurrandole al oido- ¿Me explicas? -La miré con atención, hasta que logre escuchar su respuesta, asenti con delicadeza de como entender la sitación, pero solo sonreí no queria que estos se dieran cuenta que estaba algo incomoda por esta pequeña fiesta entre amigos y compañeros, los extrañaba no lo podía negar tampoco, me daba gusto ver a cada uno de ellos, varios se me habían acercado a abrazarme, a preguntarme cosas de ¿Que había estado haciendo? cosa por el estilo, partes tuve que omitir. De reojo miraba a mi castaña, detrás de aquella se encontraba Alfonso, ¿Mi rival? pues no lo sé, siempre fue mi mejor amigo, incluso siempre estuvo enamorado de Anahi, no podía hacer nada y mucho menos luego de darme cuenta que tambien sentia cosas por esta, se sentía hermoso.
Anahi:-sonrie al observar como ella sonrie ligeramente, sabia perfectamente que no le gustaban del todo las sorpresas, pero esto era bueno, bueno para todos para que ella se sintiera bienvenida y que la extrañabamos. Observaba como todos se acercaban a ella y la abrazaban, haciendole preguntas y dandole de nuevo la bienvenida. No paraba de mirarla, para mi solamente era perfecto mirarala, saber que estaba ahi de regreso, era lo unico que me imporaba. Senti como unas manos se colocaban en mi cintura y unos labios besaban ligeramente mi mejilla haciendo que sonriera, sabia perfectamente de quien se trataba, ladee un poco mi rostro para mirarlo y le sonrie- no iras a darle la bienvenida?-le pregunte sonriendole. El nego y me tomo de la mano para que nos fueramos a sentar juntos, asenti pero antes de esto fije mi mirada en los ojos de ella, le sonrie y esperaba que ella entendiera que debia de estar con el, sobretodo por que me costaba lastimarlo, el era importante aunque mas importate era ella
Duce María: Alcé una ceja al ver aquella escena, estaba totalmente sorprendida en más ella se dejaba? Desvie rapidamente mi mirada hacia x's lugar, prefería no pensar en aquello o realmente iba a lanzarme sobre él para golpearlo sin detenerme, pero no podía hacer aquello, no cuando fui yo después de él en fijarme de la castaña, solté un pequeño suspiro negando con suavidad mi cabeza, generalmente los miraba a todos pero ni prestaba atención en lo que decian tan solo mi mirada estaba fija hacia en esa pareja, sentía mi sangre hervir al verlos un tanto cariñosos, si, sé que Anny es cariñosa y muy regalona pero.. ¿Acaso no le importaba que estuviese yo presente? Solté un bufido, dejando a las personas allí sin importar nada, me acerqué a la barra de la cafetería, no parecía que fuese una fiesta para mi, estaban todos en su mundo hablando y riendo, en cambio yo estaba que explotaba de celos por este tipo que es mi mejor amigo, ¿Por que no era capaz de gritar este amor por ella? si, aún tenia miedo. Costaba pasar por aquel proceso de decirle a tus amigos que amas a una mujer, al menos no me costaba afuera ya que estaba en otro lugar donde nadie me conocía, era diferente. Unas de las mejores amigas de mi castaña se acerco a mi, Angelique. Pocas veces hable con ella pero importa? no, ahora no, escuché su comentario y negué con la cabeza- No se si sabías que no me gustaban las sorpresas pero estuvo bonito -Dije fingiendo una sonrisa, no quería voltear a mirar aquellos tortolos, debía distraerme en algo o en alguien, debía hacer algo, por un momento pose mi mirada en mis manos pero una voz interrumpio mis pensamientos, aquella chica aún se encontraba aqui, no sabía exactamente lo que quería pero.. si estaba pensando en algo no muy bueno, digo es amiga de mi chica no? pero tampoco se va a enterar, pensé yo. No, eso no, ella no es así aunque hasta las hetero se acostaban con chicas, experiencias quizás? pf no quería pensar en sexo ahora, pero era el unico remedio que tenía en este momento. Me acerqué un poco hacia ella, tratando de poner toda mi atención en ella, si pensaba en anahi iba a voltear a verla y era lo que no quería ahora, diversión era la palabra que necesitaba. ¿Pero por que una chica y no un chico? pues ella sabía mis gustos, aunque ni pensaba en sacarle celos pero nada perdía con intentarlo un poco.
Anahi:-me sente a lado de Poncho, el me abrazaba y me decia cosas al oido, haciendo que riera un poco. Era una de las cosas malas de tener preferiencias por una chica y no poderlo decir al mundo y no era por que yo no quisiera si no ella no me dejaba decir las cosas. Desvie un poco mi mirada para mirar donde estaba mi Dulcesito, no la encontre donde la habia dejado, observe la barra de la cafeteria, estaba hablando con Angelique, cosa que no me daba tan buena espina. Me separe de Poncho y le sonrie- ahorita regreso- le dije levantandome, esperaba que no fuera su mala reaccion por verme con Poncho. Me acerque a ellas por detras y les sonrie- hola chicas-les dije toda amable- este... Dulce... podemos hablar afuera?-le pregunte sonriendole, esperaba que aceptara, ya que queria mostrarle la sorpresa que tenia para ella y que notara que ella era la unica que me importaba, no nadie mas que ella
Dulce María: La verdad en que ni siquiera me imaginé que aquella chica con quien me encontraba hablando sería tan buena onda, de seguro era yo el problema de no querer conocerla y todo el rollo, me parecio interesante su personalidad y cada cosa que hablaba, yo me la imaginaba de hablar siempre de chicos y sexo pero al parecer tenía más neurona que utilizaba, sonreí para mi sin dejar de mirarla claro, estaba algo agradecida por mis pensamientos ya que nadie me los lee, bueno solo Dios, pero eso no importa. Entreabrí mis labios para hablar ya que era mi tiempo de hacerlo pero una voz que conocía perfectamente interrumpio la conversación, la mire de reojo con una ceja alzada, de todas formas no podía tratarla mal, ella no me ha dado motivo para hacerlo, al menos eso creo. Si, soy celosa, y me cuesta controlarlo. aprete con suavidad mis labios pensando si ir hablar con ella o no, algo debía aclarar no podía resistir a sus encantos, a su sonrisa, a sus ojos azules, era perfecta, caray. Dulce controlate, aclaré mi garganta asintiendo levemente sin decir nada, comencé a caminar hacia afuera de la cafetería al mismo tiempo en que la castaña caminaba a mi costado, esperaba a que ella comenzara ya que ella me pidio que hablaramos, aunque la palabra 'hablar' me asusta un poco, uno no sabe como tomar aquella palabra, en fin debía controlarme, no la mires, no la mires, es lo mejor para que puedas calmarte.
Anahi:-sonrie al ver que ella caminaba a mi lado saliendo de aquella cafeteria, aunque se me hacia muy raro que no me mirara. Mire atras de mi, para ver si no habia nadie viendonos, sonrie al saber que todos estaban tan concentrados en la fiesta, tome su mano y sonrie mientras acariciaba el dorso de su mano con mi pulgar- ven, quiero enseñarte una cosa-le dije sonriendole, antes de empezar a caminar, me acerque a ella y le robe un rapido beso de sus labios y despues la jale, empezando a caminar fuera del colegio hacia nuestro lugar- espero que te guste-le dije mientras abria la puerta y la jalaba para que entrara a nuestro cuarto, estaba todo adornado con velas que alumbraban igual que la luna, que apenas habia salido, petalos de rosas regados estrategicamente por el cuarto y en el colchon al que le habia puesto una sabana mas linda para que resaltaran los petalos
Dulce María: Pase una mano por mi rostro con suavidad al mismo tiempo en que saliamos de la cafetería luego sentí como aquella castaña me tomaba de la mano haciendo que volteara a verla, ni siquiera me preocupe de mirar a mis alrededores si había alguien mirando, tomarse de la mano con una persona del mismo sexo no es malo, depende de como lo tome los demás, en fin solo la observe y la escuche con atención- ¿Una cosa? -Pregunte curiosa, la verdad que ni me imaginaba lo que aquella me quería enseñar, claro que tampoco quería utilizar mi mente en imaginar en que podría ser ya que tan inocente no soy, y ella si lo era, al menos aún la veía de ese modo. Quede algo atonica al sentir sus labios sobre los mios depositando un fugaz beso sobre mis labios, parpadeé un par de veces para reaccionar, tan solo la segui sin decir nada, deje que esta me guiara donde quiera llevarme yo iba a ir, tan solo por ella, aún ese beso allí me habia dado vuelta, osea cualquiera nos hubiera visto pero ahora me importa? no lo sé, si de verdad la queria como yo creía no debía ocultar este amor, no debería hacerlo, pensé. Ni cuenta me había dado hacia donde me llevaba por el hecho de que estaba tan sumergida en mis pensamientos, pero al estar de vuelta note frente a mis ojos nuestro lugar, sinceramente estaba maravillada por aquella sorpresa, debía decir que es la mejor de todas las sorpresas que me han hecho, simple solo por que era ella quien hizo esta sorpresa, giré mi rostro hacia a ella dibujando una sonrisa amplia entre mis labios- Esta hermoso, pero tu lo estas mucho más -Le sonreí, estirando mi mano libre hacia la puerta para cerrar de esta con suavidad, al hacerlo me acerque a mi castaña soltando levemente su mano para luego tomar su rostro con mis dos manos, observando nuevamente su mirada, aquellos ojos azules que me solian intimidar, su perfil bien formado, aquella sonrisa que iluminaba mi ser, que me idiotizaba las veces que lo veía, Rayos, amaba tanto a esta mujer que gritaría a los cuatro viento cuanto la amaba pero iba a darle tiempo al tiempo, era lo mejor pensaba yo, para ella y para mi- No me importa con quien estes pero quiero que esta noche estes conmigo ¿va? -Murmuré sobre sus labios, dejando caer lentamente mis parpados al momento que comenzaba a besarla con lentitud, con suavidad, con ternura a la vez, besando aquellos labios de una manera unica como si nunca lo hubiese hecho, tan solo queria disfrutar este momento, queria tan solo que esta me recordase siempre, no estoy poniendole fin a esto, solo que uno nunca sabe lo que te depara el destino, de alguna forma debíamos estar preparada a algo.
Anahi:-Observaba como su hermoso rostro se ilumino cuando vio aquel cuarto decorado, sonrie un poco mas. Al escucharla me sonroje un poco, ella era la unica que hacia que me sonrojara de aquella manera, por que ella era la unica que existia en mi corazon, por que yo la amaba unicamente a ella. Senti como sus manos se posaban en mi mejilla haciendo que la viera directamente aquellos hermosos ojos que ella tenia, que me hipnotizaban y haciendo que sonriera aun mas por tenerla de aquella manera tan cerca de mi, tanto tiempo soñe con tenerla de nuevo asi para mi, unicamente para mi y ahora se volvia de nuevo una realidad. Escuche lo que ella decia, sabia perfectamente a lo que ella trataba pero despues de que le de mi corazón, literal y simbolicamente, entendera que ella es la unica a la que yo necesito para mi. Asenti ligeramente mi cabeza, sintiendo un ligero cosquilleo por el roce de nuestros labios, cerre un poco los ojos y coloque mis manos sobre su pequeña cintura atrayendola un poco mas hacia mi. Sentia como sus labios rozaban a los mios con aquella lentitud y ternura, me encantaba ella y con ella queria estar. Me deje llevar por sus labios, en aquellos momentos, no queria separarme de sus labios, nunca queria, los habia extrañado tanto tiempo, el tiempo en que yo era otra persona para mis amigos, los cuales no entendian el por que de mi comportamiento y no me hubiera importado decirles que era por que estaba enamorada de una chica, pero sabia que eso no estaba bien que con ese tema tenia que ser mas sutil. Pero la amaba, eso nadie me lo quitaba de la cabeza, ella era mi todo y queria luchar por que nosotras, por nuestro amor
Dulce María: Luego de mi comentario que ella era más hermosa que esto, note como sus mejillas se tornaron a un color carmesí, no sabría decir lo cuan hermosa se veía de ese modo, no sabría decir o explicar lo que esta provocaba en mi, lo que sentía por aquella no lo senti por nadie más, ni siquiera por un chico, con ella es más especial, con ella quería tener una vida, era ella con quien deseaba estar, pero de todos modos era tan dificil ser lo que realmente eres, por el hecho que no muchos te aceptan pero he aprendido que solo las verdaderas personas que estuvieron contigo te aceptaran, pero cuesta de todos modos. Sentí sus manos alrededor de mi cintura atrayendome hacia a ella al momento en que nuestros labios se unian, sonreí un poco al notar como esta se dejaba llevar por mis labios, la había extrañado tanto, tan solo afuera buscaba a alguien igual que ella o incluso mejor pero no la encontre, ella era la que yo queria en este momento y en los momentos en que estaba afuera, baje mis manos deslizando por sus brazos para luego rodear su diminuta cintura, posando una mano sobre su espalda baja, la queria sentir tan cerca de mi, sentir su aroma profundamente, sentir su respiración, sus latidos, sentir su piel erizarse cada vez que la acariciaba, ladeé un poco mi rostro atrapando de mejor modo sus labios, concentrandome solo en ella, esta noche eramos solo nosotras nadie más que nosotras, no iba a dejar pasar esta noche, debía disfrutarla e iba hacer que esta tambien lo disfrutase, iba hacer que esta noche lo recordase por siempre. Minutos después me aleje de esta con lentitud a la vez que tomaba de su mano con la mía, le sonreí dulcemente al encontrarme con su mirada, la jale con suavidad, con delicadeza hacia a mi haciendo que nuestros cuerpos volvieran a unirse, claro que me estaba incomodando la ropa pero tampoco quería que esto fuera solo sexo no más, es más quería pasar la noche entera con ella, sin importar que mañana habia clases, comencé a moverme con suavidad junto con ella al momento en que comenzaba a tararear una canción, junte mi frente junto a la de ella, fijando mis ojos en aquellos ojos azules color a mar, aquellos que me enloquecían, ¡Rayos! estoy perdidamente enamorada de ella, no quería darme cuenta pero si que lo estaba, sentirla de esa manera me tranquilizaba, sentir su mirada puesta en la mía me daba paz, tranquilidad, ya no me sentía insegura conmigo misma, solo estando con ella.
Anahi:-sentia como ella me acercaba un poco mas hacia su cuerpo, sintiendo aquel roce, descargas electricas recorrieron mi cuerpo. Senti como ella ladeo la cabeza y atrapo de mejor forma mis labios, quienes seguian haciendo presion, me encantaba sentir sus labios sobre los mios, era la mejor sensacion que podia sentir sobre mi piel, mis labios, mi cuerpo entero se sucumbia bajo sus encantos. La amo, eso yo lo tenia tan claro como el agua, mi corazón era de ella, mi cuerpo era de ella, cada centimetro de mi piel era total y absolutamente de ella. Durante el tiempo que ella estuvo fuera nunca deje de pensar en ella, ella era y seguira siendo la razon de mi existir. Separo levemente nuestros labios y tomo mi mano con aquella delicadeza que ella solamente me hacia sentir, rei un poco cuando senti como aquel jaloncito hacia que juntaran nuestros cuerpos, mordi mi labio inferior sonrojandome un poco, aunque me encantaba sentir su cuerpo cerca del mio. Coloque mis brazos alrededor de su cuello, mientras nos empezabamos a mover lentamente como si estuvieramos bailando al compas de su hermosa y melodiosa voz. Nos miramos a los ojos, sonrie un poco al observar aquellos hermosos ojos chocolates que me encantaban, en estos momentos no necesitabamos las palabras, solamente con nuestras miradas podriamos decir todo lo que sentiamos la una por la otra.
Dulce María: Me sentía tan bien estando a su lado, estando solo con ella, era como si realmente fuera yo ¿Lo había dicho verdad? como sea, no me cansaré en decirlo. Cosquilleo, sentir mi piel erizarse por su cercania, ¿Que no era tan hermoso sentir aquello por la persona que realmente quieres? Su sonrisa, me encantaba ver aquella sonrisa puesta en su rostro, era la perfección de su rostro, era lo que iluminaba su ser. Su dulzura, también, aunque claro cosas me molestaban de ella que fuese muy dulce con la gente siendo que ellos son hipocritas con ella, pero entiendo la manera de ser de aquella castaña, su inocencia que nadie podría quitarle, Dios es tan encantadora, me tiene realmente embobada por lo que es. Relamí levemente mis labios al momento de ver como esta chica rodeaba mi cuello con sus delgados brazos, su mirada me reflejaba muchas cosas que se me hacia dificil de descifrarlo, no había nada malo al contrario eran sentimientos reales, esperase que yo reflejase lo mismo por que realmente amaba a esta mujer, no podía negarlo, quizás a ella si lo pdría ser pero de seguro que cualquier persona se daría cuenta de cuanto amo a esta mujer, acerqué un poco el rostro haciendo que nuestras narices rozaran un poco- Lo mejor de mi vida eres tú -Murmuré con delicadeza, parpadeando lentamente sin quitar mi mirada de la suya, hundi unos de mis dedos en su cintura atrayendola más a mi, tan solo queria sentirla tan cerca de mi como si eso fuese necesario, no queria ni siquiera por un segundo separarla de mi, quizás suene egoista pero no me importa, iba a recuperar aquellos tiempos que perdi sin estar con ella. Subí un poco la tela de su camisa que llevaba puesta, si fuese por mi la arrancaria un dos por tres, pero no quería que fuese rapido, debía tranquilizarme e ir lento, como se debe y como se merece esta mujer.

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Remember you found me

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 8:18 pm

Anahi:-me encantaba tenerla asi, sentirla que era solamente mia, y que estaba ahi por mi, unicamente por mi. La amaba, la amaba tanto que por ella renuciaria a todo, solamente por estar con ella, por hacerla feliz que cada dia su rostro se ilumine con una sonrisa por estar conmigo y aun asi si no fuera yo su felicidad, buscaria la forma de que ella fuera feliz, por ella podria renunciar de mi propia felicidad. Observe como relamia esos labios que me invitaban a besarlos una y otra vez. Pase la punta de mi lengua por mis labios humedeciendolos un poco, senti como nuestras narices se rozaron haciendo que la arrugara un poco y sonrie, eran los efectos que ella causaba en mi. Mi corazón dio un brinco de felicidad cuando escuche aquellas palabras salir de sus labios, era lo que yo esperaba, le sonrei con esa alegria que esperaba que ella sintiera- Y tu eres lo unico que quiero en mi vida... lo que necesito para vivir-le dije mirandola a los ojos. Sabia perfectamente por que lo decia, por que esos meses sin ella no fueron vida, no era yo, y nada mas habian pasado unas horas desde que ella regreso, para que yo fuera la misma que antes, la sonriente, la feliz y la inocente.Cerre un poco los ojos al sentir como levantaba un poco mi blusa haciendo que un ligero escalofrio recorriera mi cuerpo- Te adoro mas
Dulce María: Amplie con delicadeza una sonrisa enseñando levemente mis dientes al escuchar sus hermosas palabras lo cual al escucharlos mi corazón brincaba de felicidad, de emoción por escuchar su melodiosa voz, por estar en este momento con ella, aquello llenaba mi ser de felicidad, no podía estar más feliz estando con ella, era todo lo que yo quería en este instante. Ladee un poco mi rostro separando mi frente la de ella, acercando a la vez mi rostro al suyo posando ligeramente mis labios sobre su mejilla, luego de esto baje mis brazos a mi costado, me puse a mirar alrededor con detención me había olvidado por un momento que estaba en aquel lugar, claro ella me ponia de aquel estado, suelo olvidar las cosas cuando estoy con ella. Volví a mirarla con una pequeña sonrisa- Este lugar me recuerda muchas cosas ¿Sabes? -Confesé con suavidad, eleve un poco mi mano hacia la suya tomando con lentitud, e hice que caminaramos hacia la cama de nosotras, si, aún seguía siendo de nosotras, me senté al borde de esta para luego jalar a mi castaña haciendo que se sentara sobre mis piernas- Allí te ves más hermosa -Solté con una risita picara a la vez, la verdad que no solamente buscaba sexo quería reconciliarme de mejor manera con ella, ir de a poco, no tan rapido como todos lo suelen hacer, con ella queria que fuese especial como si es la primera vez que hariamos esto, realmente me ponia cursi, por asi decirlo, es especial para mi. No, yo la adoro más mi Barbie hermosa
Anahi:-senti como ella separa un poco su rostro del mio y senti aquel ligero beso suyo sobre mi mejilla, sonrie un poco me gustaba aquellas atenciones que ella me daba. Nos separamos ligeramente y ella observo de nuevo nuestro lugar, unicamente nuestro. Al escucharla sonrei y asenti- Si, lo se, por que a mi tambien me recuerdan muchas cosas, momentos, caricias y besos, pero sobretodo, me recuerda a ti-le dije sonriendole, ella era mi todo para mi y no lo negaba. Senti como su mano tomo la mia y empezamos a caminar hacia la cama. Ella se sento e hizo que me sentara sobre sus piernas, al escucharla me sonroje un poco y le sonrie- en serio? y que mas te gusta?- jugue con sus manos, aunque sabia que esa mirada picara suya era por que tenia en mente algunas cosas, que realmente me gustaban, con ella todo me gustaba y me habia enseñado tanto y sobre todo el amor, ese amor tan grande que hunda mi pecho y todo por ella
Dulce María: La observé por un momento al escuchar su comentario de que este lugar tambien le hacia recordar cosas, obvio todo lo que haciamos en este lugar, aunque tampoco quiero pensar para no subir un poco la temperatura de este lugar, digamos que mis hormonas me traicionan rapidamente, estando con ella no era bueno, siempre pensaba algo más que besos y pequeñas caricias. Presioné con suavidad mis labios formando una linea en estos mientras la miraba con atención, asentí con lentitud notando sus mejillas colorada, me quede pensando por un momento a su pregunta ¿De verdad que quiere saber lo que me gusta de ella? realmente era un peligro, me encantaba todo de ella, no había nada imperfecto en ella, mi princesa, mi barbie, mi doncella, era mi todo. Levemente arrugue mi nariz ladeando mi rostro un lado a otro- No te diré -Dije hablando como una niña chiquita, como ella solia hacerlo conmigo, solte una pequeña risita rodeando mis brazos por su diminuta cintura atrayendola más a mi, acercando mis labios por su cuello rozandolo por aquel lugar como tambien respirando con lentitud en aquel hueco, su aroma era tan exquisita, tanto había extrañado sentir aquel aroma tan espectacular, que la hacia única, como tambien lo era su belleza. Por un momento cerré mis ojos dejandome llevar por la tentación y a la vez mis pensamientos que me llevaron completamente fuera de lugar.
Anahi:-escuche como ella me hablaba, al escuchar su negacion, hice un pequeño pucherito- nu se vale-le dije hablando como bebe- andale dime si?-le dije sonriendole toda linda y pestañando varias veces de forma coqueta a ver si asi lograba sacarle algo. Escuche su risita travieza y como sus brazos rodeaban mi pequeña cintura haciendo que sintiera su presencia cada vez mas cerca de la mia, me encantaba estar entre sus brazos, me encantaba estar cerca de ella. Mi piel se erizo un poco al sentir como sus labios rozaban con mi cuello, solte un ligero jadeo mientras disfrutaba aquellas hermosas sensaciones que ella me hacia sentir. Entrelace nuestras manos y jugue un poco con sus dedos-
Dulce María: Esbocé una pequeña sonrisa el escuchar su jadeo, que sinceramente fue provocada por mi era lo que más me encantaba hacer, solté un pequeño suspiro al escuchar su comentario despegando mi rostro de su largo cuello para asi fijar mi mirada en ella, notando sus ojos azules tan llamativo, tan hipnotizadores, me encantaba, su mirada me llevaba a otro mundo, el cual quisiera permanecer allí sea como sea. Con mi mano libre estrelaza mis dedos con los de ella uniendo nuestras manos, aquel tacto hizo que me estremeciera, que mi piel se erizase, al tenerla cerca aunque no me tocase mi piel de todas formas se pone como de gallina, ella era quien me estremecia sin que yo quisiese. Humedecí mis labios para luego aclarar mi garganta debía confesar lo que me gustaba de ella, muchas cosas me gustaban pero iba ir de a poco- Pues, me gusta tenerte en mis brazos, ver aquella sonrisa tan hermosa que llevas ahora.. eres hermosa Any -Confesé con una pequeña sonrisa, subí un poco mi mano que mantenia en su cintura posando la palma en su espalda, sé que estaba tardando un poco pero quería disfrutar primero su cercanía, en tenerla en mis brazos, en hacerla mia las veces que quisiera, e hice un movimiento haciendo que esta se recostase en la cama quedando yo un poco ladeada pero igual un poco encima de ella, llevé mi mano hacia su rostro quitando unos cuantos mechones de su cabello de su más hermoso rostro y piel.
Anahi:-senti como ella observaba mis ojos y sonrie un poco, sabia que su mirada y la mia eran como imagenes que siempre se encontraban fuera donde fueran. Senti como ella entrelazaba nuestras manos haciendo que sintiera como mi cuerpo se erizaba un poco, sabia que era por su cercania, ella me hacia sentir esas cosas que ninguna otra persona podia hacer, ella y su hermosa sonrisa, sus ojos que llamaban a los mios y su cuerpo que simplemente deseaba, ella era especial y queria ser especialmente feliz a su lado. Escuche aquel comentario haciendo que sonriera- yo amo estar entre tus brazos y lo unico que necesito para ser feliz es que tu estes a mi lado-le dije mientras sentia como ella me recostaba sobre la cama haciendo que mi cabello quedara un poco esparcido. Su cuerpo estaba casi sobre el mio, haciendo que mi corazon latiera rapidamente por la cercania de su cuerpo contra el mio, sentia aquellas sensaciones especiales que recorrian mi cuerpo y rogaban mas de ella
Dulce María: Escuchar aquellas palabras hizo que mi corazón brincara de emoción, no se el como explicarlo pero lo único que sentía era que mi corazón queria salir corriendo de su lugar para encontrarse con el suyo, si fuese necesario lo permitía, esta vez me iba a dejar llevar por mis sentimientos, por lo que me dicta el corazón. Recorrí mi mirada por su hermoso y perfecto perfil para luego detenerme en aquellos labios carnosos sabor a fresa, aquel sabor que siempre recordaba en los días que estaba afuera, no hubo otra cosa que pensar en ella, quizás haya tenido más experiencias con otras chicas pero tampoco me imagine que volvería aquí, tampoco queria hacerlo pero era importante de todas formas estar de vuelta aqui, para recordar y ver aquella persona que robo mi corazón en el primer instente claro que no me daba cuenta por mi orgullo- Estare a tu lado, tan solo quiero que seas feliz, eres mi felicidad -Musité con suavidad, mirandola fijamente a los ojos con aquel brillo en mi, estaba sientiendo tantas cosas allí, necesitaba tenerla cerca ya, sonreí algo ladeada a la vez que acercaba mi rostro al suyo dejando caer levemente mis parpados, tan solo quería olvidarme del mundo y llegar a ese mundo donde solo las dos perteneciamos, en aquel lugar, en aquel secreto de ambas.
Anahi:-cuando escuche aquellas hermosas palabras salir de sus labios, hizo que mi corazon saltara y brincara. Aunque ella era mi felicidad y lo unico que queria que ella fuera feliz, era lo unico que habia deseado desde el dia que ella me dejo, pase demasiadas noches en vela pensando en ellas y lo unico que le pedia al cielo era que la mantuviera feliz, que ella fuera feliz y a mi me quitara la felicidad para brindarle la vida mas plena que cualquier persona pudiera tener, pero creo que estaba equivocada, bueno debido a sus palabras eso debia suponer. Pose una de mis manos en su mejilla, la acaricie un poco con las llemas de mis dedos y le sonrei- Tu tambien eres mi felicidad... tu me complementas... eres lo unico que necesito... lo unico-le dije en aquel pequeño susurro intimo que era unicamente para las dos. Observe como ella acercaba su rostro al mio, cerre un poco los ojos y me deje llevar por aquellas hermosas sensaciones que recorrian mi cuerpo
Dulce María: Estaba tan concentrada de besar con lentitud aquellos labios, aquellos que había extrañado por un montón, no creí que no pudiese vivir sin ella, no podía hacerlo, quizás podría aparentar que no me mueve ni el piso pero conoco perfectamente mis sentimientos, y sé que ella es la dueña de mi corazón, ella es por quien suspiro, a ella es a quien quiero para toda mi vida. Sus dulces palabras salir por sus labios retumbaron por mi mente, sinceramente mi corazón brincaba de felicidad, tan solo ella lo provocaba, nadie más que ella. Tantas cosas sentía en este momento, al sentir sus labios, sentir esa cercania de nuestros cuerpo, Dios tan solo queria hacerla mía, no comprendía como aguante tanto. Deslicé unas de mis manos hacia su cintura atrayendola un poco más a mi sin detener aquel beso lento, tierno a la vez, ladeé un poco más la cabeza para asi subir un poco de tono el beso, manteniendo mis ojos cerrados aún, disfrutando de su compañia, mejor dicho todo de ella. Estaba desesperada pero debía tranquilizarme, me prometi a mi misma no ser desesperada al menos no con ella. Hundí un poco mis dedos que mantenia en su cintura sintiendo aquella tela que tenía por blusa, por mi ya esta estaria desnuda pero no, debía ser suave, debía ser más paciente, e ir lento, sobre todo si es la persona a quien amo aunque no se lo haya dicho.
Anahi:- En este momentos nuestras acciones hacian lo que con palabras no podriamos expresar, todo aquel amor que estaba guardado dentro de nuestros corazones, se estaba demostrando en aquel lento y largo beso, donde podia sentir como nos convertiamos en una, como hace tiempo que no lo haciamos, pero esta vez lo sentia mas especial, era su regreso, ella regresaba a mi despues de una larga temporada en la que no la habia tenido cerca y mi cuerpo la extrañaba. Senti como una de sus manos me tomaba de la cintura y hacia que me pegara un poco mas hacia ella sin detener nuestro tierno beso, coloque mis manos en su mejilla para poder acercarme mejor a ella. Su dulce sabor a frutillas estaban en mis labios, como lo habia extrañado, no queria que ese sabor se desapareciera de mis labios, se podria quedar dias, semanas, meses y años ahi, pero enseguida lo reconoceria. Subimos de tono un poco aquel beso empezando a sentir aquel calor recorrer mi cuerpo y sus manos ayudaban tambien a que ese calor subiera. Rogaba un poco a que ella quitara alguna prenda de mi cuerpo para no sentir aquel calor, pero sabia que eso solamente haria que aunmentara aun mas y no sabia si ella queria llegar a ese nivel. La habia notado nueva y recuperada de algunas cosas y no sabia si eso estaba bien, pero no queria pensar, queria estar con ella y disfrutar de este momento

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Remember you found me

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.