Soccer, games and love

Ir abajo

Soccer, games and love

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 9:28 pm

Autora: Izar (Yarix)


Última edición por Admin el Miér Abr 13, 2016 2:28 am, editado 1 vez

Admin
Admin

Mensajes : 6482
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Soccer, games and love

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 9:34 pm

Soccer, Games and Love
-Hermanito presumido, hoy voy con mis amigas a tu partido así que consíguenos boletos para todas.
-¿Qué? Pero como me vas a decir eso, es casi imposible conseguir boletos tan rápido.
-Eres el mejor jugador, por Dios, si tu abres la boca tienes como mil personas detrás.
-Sí Any pero…
-Pero nada ya les prometí que iríamos a ver a los chicos. -Dijo sonriendo.
-Ahhhh hermanita si no es porque te quiero tanto ya me hubieses vuelto loco.
-Te amo Fer. -Dijo dándole un beso en la mejilla.
-No te acostumbres, que siempre eres una consentida. Voy hacer una llamada y te dejo saber.
-Tú eres el mejor hermano del mundoooo. Voy a llamar a las chicas para que se preparen. -Dijo sonriente alejándose por el pasillo.
-¡Any! No te he dicho que… Ahhh esta niña.
Horas más tarde… En un pasillo del estadio…
-Aquí tienes mi pase, las acomodaron todas en mi VIP pero tuvieron que mover algunas personas que querían verme jugar así que para la próxima me avisas con tiempo.
-Sí sí… Graciasss Fer.
……………………………………………………………………………………………
-¡Fernando! Hoy está cubriendo el evento la nena de tus sueños, así que es tu oportunidad para lucirte aun más.
-¿Dónde está?
-Mírala allí en la zona con los periodistas. -Señaló el área.
-Waoo hoy si que está más hermosa que nunca.
-Deja de babear y concéntrate en el juego.
-Sí sí. -Respondió mientras calentaba sobre el pasto. -Amo el soccer y hoy voy a brillar para ella ya lo veras.
-¡Deja de alabarte Fer! ¡Habla menos y has más! -Gritó el entrenador.
-¿Oye con quien hablará?
-Esta al cel con su novio así que no te ilusiones.
……………………………………………………………………………………………
-Sí Marcus, todo perfecto, ya estoy cubriendo el evento no te preocupes. Sí… Ya te dije que no me debes nada. Sabes que amo los deportes aunque este en mi día libre. Tranquilo lo tengo todo bajo control en cuanto termine el partido hablare con él. Eso sí si no mete ni un gol me reúso a entrevistarlo. Ok, te voy a colgar porque el partido está por comenzar.
-¡Dulce! Deja ya el teléfono y siéntate.
-Ya voy Mac.
………………………………………………………………………………………
El partido ya había comenzado, mientras las chicas estaban en el área VIP.
-Any tu hermano cada vez está más lindo.
-May tu sabes que él es un imposible.
-Lo sé pero me encanta. Se ve tan sexy jugando en el campo.
-Jajaja deja ya de babear y mejor fíjate en otro jugador.
-No le hables así Kate. -Dijo Anahí mirándola seriamente. -May quizás algún día cuando deje de ser un conquistador te convendrá. Pero ahora mi hermano solo está enfocado en el juego, salir con los amigos y las chicas. Aunque lo adoro sé que no te conviene. -Maite suspiró.
-¿Y a ti quien te gusta Any?
-¿A mí? Te aseguro que ninguno de estos hombres todos sudados. -Las chicas comenzaron a reír.
-¿Y por qué vienes a estos juegos?
-Pues… -“obvio no les puedo decir” pensó. -A… apoyar a… mi hermano.
-Sí ya… y yo soy super woman. -La miró Kate con la ceja levantada.
-Me gusta Jack.
-¿Jack? -Preguntaron todas al unisonó. -Pero sí parece un tonto. -Protesto Maite.
-A mi me parece adorable. -Miró a los lados y lo vio allí sentado un apuesto chico de cabellos lacios rubios que le caían un poco tras sus orejas. Él la miró guiñándole un ojo. “adorablemente presumido, jamás podría fijarme en él” contestó en su cabeza.
-Al menos es lindo. -Argumentó Maite. Anahí la miró sonriéndole. -Y es el hijo del dueño del equipo.
-Y un idiota también May.
-Kate, si a Anahí le gusta tenemos que apoyarla. -“Ni en mis peores pesadillas” pensó Anahí mientras seguían viendo el partido.
-¡Gollllllllllllllllll! -Anahí se puso de pie gritando y aplaudiendo. -Se los dije él es el mejor.
-Siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii ves ahora me quiero casar con tu hermano.
-Ni lo sueñes Belin, el es todo mío. -Protestó Maite.
-¡Hey! Tranquilas.
……………………………………………………………………………………
Una hora después…
-¡Hermanito eres el mejor!
-Gracias preciosa. -Le besó la mejilla mientras caminaba a su lado en los probadores. Fer se había duchado y estaba recogiendo sus cosas para irse.
-¿Fernando, puedo hablar un segundo con usted? -Fernando y Anahí se voltearon para ver quien los había interrumpido. Ambos se quedaron sin habla. -Soy Dulce Espinosa, pertenezco a la revista “Sports C” y deseo hacerle una entrevista. ¿Estaría disponible en algún momento?
-Me encantaría invitarte a almorzar. Mañana mi familia hará un almuerzo especial y si quieres antes de eso me puedes entrevistar. -Dulce asintió.
-Me parece perfecto porque así podría verlo en su ambiente familiar y quizás hacerle algunas preguntas a sus familiares.
-Por supuesto. Mira, te presento a mi hermana Anahí. -Anahí aún seguía en shock mirando a Dulce.
-Dulce sonrió. -Encantada, soy Dulce Espinosa. -Extendió la mano y Anahí la estrecho aun sin quitarle la vista de sus ojos y sonrió.
-Un placer. -Respondió quitando su mano.
-Mañana a las 9 estaré allí.
-¿Sabes donde vivo?
-Soy periodista señor Torres. -Dijo sonriendo.
-Claro… Lo olvide. Es que como casi siempre sale en las portadas de revista… -Dijo sonriéndole con descaro y Dulce sonrió.
-Parte de mi oficio. -Le guiño un ojo. -Los veo mañana. -Se marchó del lugar sin voltearse mientras que ni Fernando ni Anahí le quitaron la vista hasta que desapareció por completo.
-Hermana esa es la mujer de mi vida.
-¿Qué?
-Lo que oíste, hace días vengo pendiente de ella y no quiero que se me escape.
-A ti te gustan todas, así que no inventes. Recoge tus cosas y vámonos. -Dijo un poco molesta.
………………………………………………………………………………….
- “¿Por qué me miraría así esa niña?” -Buenoo ni tan niña… -Dulce sonrió negado con la cabeza. –Dul, Dul cuidadito… Aunque Fernando también es sexy… pero a leguas se ve que es un conquistador. -Dijo entrando a su apartamento, un lujoso “pen house”. -En tres días me toca viajar de nuevo… Ahh amo mi trabajo pero cuando es eso de hacerme fotos realmente me hastía. Pero… ¿qué puedo hacer? Periodista y modelo… La gran vida que escogí. -Se dijo con un tono de ironía en su voz.
Al día siguiente…
-Hola Anahí ¿como estas? -Dijo Dulce besando su mejilla en cuanto le abrió la puerta.
-Ho..o.o.la… Estoy b..i.ien... Mi hermano esta bañándose y mis padres subieron un momento. -caminaban ambas hacia la sala. -Si quieres sentarte…
-Gracias… -Dulce se sentó en un sofá y Anahí en el otro. -¿Qué edad tienes?
-21 años ¿y tú? -“Ya sabes su edad hellow es Dulce Maria”
-Waoo te hacía más joven… Yo casi 24 así que no te llevo mucho. -Dijo sonriendo. Anahí asintió un poco pensativa. -¿Y qué haces? ¿Estudias, trabajas, no haces nada?
-Estudio, estudio Diseño…
-Wao que bien y… -Anahí la interrumpió.
-¿Por qué me estas entrevistando? ¿No se supone que estés haciendo eso solo con mi hermano? -Dulce la miró sorprendida.
-¿Te molesta?
-Simplemente tú estás haciendo las preguntas y eso me incomoda. Además no sé qué cosa perjudicaría a mi hermano de lo que pueda decir.
-¿No puedes pensar que hablas con una amiga?
-No eres mi amiga y eres periodista. -Dulce estaba sorprendida por su cambio de actitud. “¿Y a esta niña que le pasa?”
-Yo solo… -Dulce se calló y hubo un incomodo silencio. -“Anahí que tonta eres… ¿Cómo le hablas así es Dulce recuerdas?”
-Lo siento Dulce es que los periodistas no han sido muy amables y tu sabes… Con mi hermano como jugador estrella todo ha empeorado.
-Lo entiendo. -“¿Por qué me siento tan mal?” Se preguntaba Dulce mientras clavaba su vista en la de Anahí.
-¿Quieres algo de tomar?
-No, tranquila… -“Any la cagaste, ¿cómo se te ocurre tratarla así?” -¿Crees que Fernando demore mucho?
-No.
-Mmmm. -Se hizo un silencio entre ambas y Fernando lo interrumpió.
-Creo que he muerto, mi sala está llena de ángeles. -Llegó muy sonriente besó rápidamente la mejilla de Anahí y enseguida Dulce se puso de pie tendiéndole la mano para saludarlo y este tomo su mano y muy descaradamente besó su mejilla. Dulce estaba aturdida y Anahí observaba todo un poco molesta. “¿Cómo puede besar su mejilla cuando ella solo le tendió la mano? O Dios ¿Estoy celosa? Claro que no, de todos modos ella no le hará caso, es Dulce no una de las tontas con las que acostumbre salir, le esta sonriendo, ahhh estoy perdida”
…………………………………………………………………………
Horas después…
-¿Fernando crees que tu familia estaría dispuesta a hacer una entrevista?
-Claro que sí solo llama y coordina las citas.
-Ok perfecto, ha sido un verdadero placer entrevistarte.
-El placer es mío créeme.

Admin
Admin

Mensajes : 6482
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Soccer, games and love

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 9:35 pm

-Despídeme de Anahí, es una pena que no pudiera comer con nosotros.
-Es que es una niña consentida, quizás como toda mi atención estaba puesta en la bella mujer que tengo en frente se puso celosa y se fue a la habitación. -“¿celosa?” Se pregunto Dulce. -Pero yo te despido de ella y le digo que quizás también la tengas que entrevistar.
-No, tranquilo, que ya no te que no le gustan para nada las preguntas así que solo es posible que le haga algunas preguntas a tu padre y madre.
-Como quieras preciosa. ¿Qué harás esta noche? -Preguntó coqueto.
-Tranquilo romeo… Estoy ocupada esta noche. -Dulce sonrió y le guiño un ojo saliendo hacia su auto.
...................................................................
En la noche…
Dulce se encontraba conduciendo mientras la lluvia caía sobre la carretera. Era todo un diluvio y no podía ver casi nada. De pronto ve una sombra correr hacia ella sin percatarse y Dulce frenó el auto resbalando sobre el pavimento mojado esquivando a la persona que era. Dulce rápidamente se bajo de su auto al ver que la persona había caído sobre el pavimento al parecer del susto se había tirado hacia un lado. Dulce dejo la puerta de su auto abierta y corría bajo la lluvia acercándose a la persona. -¿Estás bien? -Al levantar la cabeza se quedaron en shock. -¿Qué haces aquí? ¿Estás bien? Casi te atropello Anahí.
-No, no estoy bien, Dulce un hombre me viene siguiendo, por favor sácame de aquí. -Dulce la miró un poco asustada. Ambas se levantaron y corrieron hacia el auto entrando en él.
-¿Any qué ocurre?
-Conduce por favor, no te detengas. -Dulce asintió y condujo hasta su apartamento. Aparcó el coche.
-Vamos dentro y me cuentas que te ocurre. -Se bajaron del auto en dirección al ascensor.
-¡Rayos! olvide que eres periodista. -Dijo una vez ya estaban acercándose al ascensor.
-¡Hey! -Dijo volteándola para que la mirara. No pienses en que soy periodista, hoy soy solo Dulce ¿sí? Juro que no contaré nada a nadie solo estoy preocupada. -Anahí asintió y la abrazó. Dulce se quedó sorprendida sin saber qué hacer y luego colocó sus manos en la espalda de Anahí acariciándola. -Ya bebé estarás bien… Vamos arriba te haré algo caliente para que entres en calor. -Entraron al ascensor y luego al departamento.
-Para ser una mujer con mucho dinero está muy poco decorado…
-¿Estas criticando mi decoración? -Dijo indignada en forma de broma.
-Totalmente.
-¿Quisieras venir a decorar?
-Solo si me lo pidieras de una forma bonita… -Sonrió Anahí. Dulce le tomo la mano y se arrodilló frente a ella.
-Oh princesa ¿sería usted tan amable de venir a decorar mi apartamento? Moriría si dijese que no. -Anahí rió un poco.
-Ahora por hacerte la payasa no vendré. -Le sacó la lengua y Dulce sonrió poniéndose de pie.
-¿Me has llamado payasa? ¿Olvidas quién soy? -Anahí la miro sin darle importancia siguiendo su juego. -Soy Dulce María Espinosa. La sexy modelo.
-Ohh vaya y ¿Quién dijo que eres sexy? -Dulce abrió la boca sin poderlo creer. -¿Qué? ¿Por qué me miras así? ¿Nadie te había dicho que no eras sexy? -Dulce aun estaba en shock. -Ahora tendré que llevarte a un psicólogo.
-¿Crees que no soy sexy? -Dulce se sentó en el sofá consternada, aun pensando en sus palabras.

-¡Vamos Dul! No me hagas caso.

-¿No soy sexy? -La miró a los ojos y Anahí se perdió en su mirada.

-La verdad eres la mujer más hermosa que he visto. -Dulce estaba más que sorprendida por semejante declaración. -Y también la más tonta… Es obvio que eres sexy. Todos mueren por ti.

-Eso no es cierto…

-Cualquiera caería rendido a tus pies.

-¿Inclusive tú? -A Anahí esa pregunta la tomó desprevenida y su corazón se aceleró.

-¿Yo?

-¿Caerías a mis pies Anahí? -“¿Estoy soñando o me acaba de preguntar eso?”

-Si me gustaran las chicas tal vez… Aunque como te estás comportando creo que sería del 1% que no se fijaría en ti. -Dulce abrió la boca sorprendida.

-Pero… ¿Que te he hecho?

-Para empezar casi me atropellas. -La miró seria.
-¿Qué? Si fuiste tú la que te cruzaste en mi camino.
-Y segundo me pareces un poco vanidosa.
-¿Qué? Sabes que solo bromeaba con lo de sexy… -La miró entrecerrando los ojos. -No soy vanidosa… Aunque en tres días debo ir a hacer otra portada de revista. -Dijo haciendo una mueca de disgusto.
-¿No te gusta?
-No, pero es parte de mi profesión… Eso me ayuda a crecer más rápidamente.
-Ya entiendo. Te ves bien en ellas. -Dulce la miró confundida. -En las revistas… Te ves bien.
-¿Está cambiando su respuesta señorita Puente?
-Solo digo la verdad eres hermosa y pues como dices, son cosas de tu oficio.
-Ujum pero vamos al punto ¿Me explicas que te ocurrió? -Se tornó seria y Anahí se tensó. -Vamos a hacer un poco de chocolate mientras me cuentas.
Minutos después habían puesto el chocolate hacerse en la estufa mientras iban a la habitación de Dulce.
-Definitivamente le hace falta color. Dul deberías decorar un poco. -Dulce suspiró.
-Nunca estoy mucho tiempo en un lugar por eso casi siempre vivo en hoteles. –Hizo una mueca de disgusto y luego la miró con sorpresa, emocionada. -Puedo contratarte y puedes decorar mi apartamento y diseñarlo a tu gusto. No puedes cambiar la estructura pero si todo lo interior. ¿Qué dices? -Preguntó con una enorme sonrisa.
-¿Arriesgaras tu apartamento a una aprendiz?
-¿Estaré fuera una semana puedes hacer algo en ese tiempo?
-Puedo hacer mucho en muy poco tiempo. -Lo dijo de una forma que sonó sexy y Dulce sonrió. “Esta niña es increíble, o me vuelve loca o…” -¿Aceptas?
-¿Que dices? Debo revisar mis finanzas, creo que la señorita Puente, hermana de Fernando Torres me cobrará una millonada por decorar mi apartamento.
-Haremos un acuerdo. -Dulce la miró levantando una ceja.
-¿Qué clase de acuerdo?
-Te lo arreglare de gratis solo lo que cuesten los materiales pero me tendrás que llevar contigo a donde quiera que vayas por unas dos semanas.
-¿Qué? ¿Y para qué quieres eso? ¿No tienes clases o qué? -Anahí sonrió ante la actitud de Dulce.
-Tengo clases pero… Se terminan justo cuando regreses de viaje. Y quiero eso porque mis padres se van de viaje por dos semanas y no me llevaran, quieren enviarme a la casa de mi tía en Londres y realmente es muy aburrida. Así que fingiré irme a Londres cuando realmente estaré contigo ¿qué dices?
-Any yo… Mi vida es ajetreada, viajo demasiado, hago fotos, cubro eventos y… ¿Por qué me miras de esa manera?
-Por favorrrr. –Suplicaba mirándola tiernamente.
-¡No seré tu niñera! -Anahí levantó la ceja.
-Tengo 21 soy mayor de edad por favor. A demás es un trato ¿aceptas o no?
-¿Estas dispuesta a estar conmigo todo el tiempo? No quiero poner tu vida en peligro.
-Estaré como lapa a tu lado, nada va a pasarme. Siempre he querido ir a sesiones de fotos de famosas, a eventos importantes y ¡fiestas! -Dulce rió.
-Hemos hecho un trato.
-Dul…
-Dime. -Respondió mientras buscaba una toalla en su armario.
-El chocolate…
-¡El chocolate! Ya vuelvo, sécate con esa toalla. -Dulce salió corriendo hacia la cocina mientras Anahí se secó y tiró de espaldas en la cama de Dulce. “Dos semanas con Dulce” pensaba sonriendo.
Mientras en la cocina estaba Dulce sirviendo los dos vasos de chocolate caliente sonriendo y pennsando. “Dos semanas con Anahí”
-Tengo muy pocas amigas. -Dijo Dulce entrando en la habitación.
-¿Porque eres periodista?
-No empieces con eso. Ese es mi trabajo pero no estoy todo el tiempo queriendo averiguar todo de todo el mundo.
-Yo no he dicho nada. -Dijo riendo tomando el vaso que Dulce le ofrecía.
-A lo que me refiero es que… Buenoo, que…
-Lo sé Dul, seremos amigas, quizás las mejores ¿qué te parece? -Dulce sonrió.
-Me parece bien. Any… ¿Que te pasó? Quiero decir ¿por qué corrías?
-Me bajé a sacar dinero y cuando miré a mi lado había un hombre corriendo hacia mí con un arma en su mano y me fue inevitable salir corriendo, no me daba tiempo de ir en mi auto así que lo deje allí y corrí para que no me alcanzara y en ese momento casi me atropellas. Realmente me asusté mucho.
-Lo bueno es que ya estas sana y salva.
-Gracias Dul…
-¿Cuando comenzaste a llamarme así? -Preguntó sonriendo.
-Cuando casi me atropellaste y luego salvaste mi vida. -Le sonrió y para Dulce fue inevitable sonreír. -Entonces… ¿qué cosas te gustan? ¿Cuáles son tus colores favoritos? Digo… para decorar.
-Sorpréndeme.

Días después…
-¡Aaahhh que susto! ¿Qué haces aquí? -Dijo tapándose estaba en ropa interior y Dulce riendo se volteó para no mirarla.
-¿Debería recordarte que este es mi apartamento? -Continuaba burlándose. -A demás ya he visto muchas mujeres en ropa interior Any.

Admin
Admin

Mensajes : 6482
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Soccer, games and love

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 9:35 pm

-¡No te voltees!
-A demás estabas en la sala, si vas a estar así al menos no sé ve al cuarto.
-Estaba duchándome de acuerdo y olvidé mis cosas en la sala. ¡Y se supone volverías en una semana!
-Estuve fuera 5 días, creo que eso puede contar como una semana. ¿Puedo voltearme?
-Sí ya… -Dulce se volteó y quedó completamente sorprendía, Anahí había cambiado grandemente todo. Habían decoraciones, rajones rústicos decorando la sala con una alfombra de color bronce con tonos naranja, hermosos cuadros que hacían combinación y cojines sobre los muebles. Las paredes fueron pintadas de varios tonos en combinación.
-Es… es… -Dulce no podía hablar tenia la boca abierta.
-¿Lindo?
-Hermoso, completamente hermoso. -Miró a Anahí sin poderlo creer.
-Es solo un poco de arreglo.
-Es arte, realmente tienes talento. -Anahí sonrió.
-A veces me da por decorar casas de famosas y dejarlas con la boca abierta. -Anahí presumió encogiéndose de hombros.
-No, que me pongo celosa, yo solo quiero que tú seas mi decoradora y de nadie más. -Anahí la miró divertida.
-¿Y cómo lograras eso? -Preguntó coqueta.
-Al menos te tengo solamente para mí por dos semanas. -Dulce le sonrió coqueta.
-Sí, viajaré conoceré chicos y me divertiré.
-¿Chicos? -“sabía que le molestaría” se dijo para sí Anahí. -Yo pensé que seriamos tú y yo…
-Tú, yo, y el mundo. -Anahí rió. -Muero por ver las sesiones de fotos y las entrevistas que tengas que hacer. -Decía sonriendo. -Mi vuelo sale el domingo en la tarde así que desde ese día viviré aquí. -La observaba presumida.
-¿Alguien te ha dicho cuan odiosa puedes llegar a ser?
-Todos los días, veamos el resto del penhouse para que te convenzas. -Las chicas recorrieron el lugar y Dulce estaba realmente sorprendida.
Horas después habían cenado y Anahí se retiraba a su casa.
-Ok princesita te espero el domingo. -Dijo Dulce parada en la puerta y Anahí se acercó y le dio un beso muy cerca de sus labios “¿realmente hice eso?” se preguntó Anahí alejándose y por otro lado Dulce se preguntaba “¿realmente hizo eso? Tendré las dos semanas más interesantes de mi vida, solo espero poder vivir sin ella después”
……………………………………………………………………………….
-Any preparé la cena, espero te guste. -Dijo Dulce mientras Anahí entraba al apartamento con todas sus maletas. -¿Waoo pero son dos semanas o un mes?
-Para serte sincera mis padres me enviaron por un mes a Londres pero solo estaré contigo dos semanas, primero para no incomodarte tanto y pues… Yo le dije a mi tía que me quedaría con una amiga dos semanas y luego iría a verla, que no se preocupara. El acuerdo es llamar a mis padres desde Londres para que no se preocupen. En su viaje de placer no tendrán comunicación, por lo tanto solo sabrán de mí en dos semanas. -Anahí sonrió.
-Parece que lo tienes todo debidamente calculado.
-Lo sé, soy brillante.
-Cuanta vanidad señorita Puente. -Anahí asintió.
-Igual que tú, supongo. ¿Cuál es nuestra agenda para esta semana? Aa, hay algo que no te dije. Quiero el cuarto master para mí en estos días.
-¿Qué? Ni lo sueñes. ¡Esa es mi habitación Any!
-Y a mí me gusta.
“¡Y a mí me gustas tú!, vamos Dul es solo una niña” reprendió su pensamiento. -¿Y? Es mío.
-Creo que tendré que llamar a la prensa y decirle que hay cierto incumplimiento de contrato con la famosa y sexy periodista. Y el incumplimiento es nada más y nada menos que la hermana del Niño Torres.
-Te odio. Pero al menos admitiste que soy sexy. -Dulce hizo un gesto chistoso levantando sus cejas.
-Me amas lo sé y no te acostumbres a los cumplidos. -“Any no la molestes y déjale su cuarto... pero aun no, quiero probar que puedo lograr con ella”. Se decía Anahí a sí misma.
-Mi cuarto no. -Anahí suspiró. -Podrías quedarte en el que está al lado y tiene una puerta interior al mío si es que te gusta tanto. Podríamos dejar la puerta y podrías entrar y salir cuando quieras pero mi cama es mi cama. -“¿Segura Dul? ¿No sería mejor compartirla con Anahí? Que tonterías pienso” Dulce se reprendía mentalmente.
-Ok…Todo sea por no estar sola y aburrida.
-Jaja perfecto. Pues para comenzar con nuestra agenda mañana tenemos ejercicio intenso, nos levantamos a las 5 am vamos a correr por el parque y luego en el GYM. -La cara de Anahí era de shock, tenía sus ojos bien abiertos sorprendida.
-¿Ejercicio? ¿Yo?
-Conmigo todo el día ¿recuerdas?
-Podría dormir y esperarte aquí tranquilamente, es más te hago desayuno y todo. -Dulce negaba con la cabeza.
-No, hicimos un trato, sin despegarte de mí por dos semanas.
-¡Pero Dul!
-Pero nada señorita. -Dijo sonriendo, observándola embobada.
-¿Por qué me miras así?
-¿Así cómo?
-Pues así con cara de… -Anahí abrió sus ojos sorprendida y cortó sus palabras.
-¿Qué? ¿Qué hice?
-Nada… Absolutamente nada. -“Excepto por el hecho de que te gusto, o Dios le gusto a Dulce ¿serán ideas mías?”
-Estas loquita, mejor vamos a comer ¿sí?
-Mmm esa idea es perfecta porque muero de hambre.
-Glotona.
-Calla, que comer es uno de los más grandes placeres.
..............................................................................................
Horas después…
-Tu cama.
-Sí, pero no me la quitaras, te lo advierto.
-Solo será para ver una película tranquila. Se ve tan rica y cómoda. -Dulce sonrió.
-Pues sí lo es. -“Y lo sería aun más si tu estuvieses siempre en ella” Dulce sonrió negando con la cabeza ante su pensamiento. Anahí se acostó en la cama metiéndose bajo el edredón, tenia puesta una piyama normal de pantalón largo y camiseta por el frio que hacía en esa habitación. Aspiraba el olor y envolvía sus manos alrededor de la almohada de Dulce. Mientras esta la miraba sonriendo.
-Voy hablar seriamente con tu hermano. Necesita comprarte una cama y una almohada. -Anahí la miró entrecerrando los ojos.
-Mi cama es muy cómoda, deberías probarla algún día. Es solo que la tuya también esta rica. -Dulce rió acomodándose a su lado en la cama.
-Ya ves porque amo mi camita.
-2 horas después cuando acabó la película Dulce se percató de que Anahí dormía acurrucada en la cama. “Que tierna se ve… ¿La despierto para que se vaya a su cama o…? Que linda es, parece toda un ángel, nadie podría decir que es una odiosita... Una linda odiosita… Bueno la dejare tranquilita aquí por hoy”
5 am (suena el despertador)
-Dulce se despierta rápidamente y deja que su amigo el reloj haga su trabajo con Anahí.
-¿Que es ese horrible ruido? -Pregunta dormida.
-Hora de levantarse, 5 am hora de entrenar.
-Mm… Dul… -Decía tratando de abrir los ojos. -No quiero…
-No hay opción, siempre a mi lado y este cuerpecito sexy necesita ejercitarse. -Anahí la miraba seria con el pelo alborotado. -Ya anda vamos que se me hace tarde.
Luego de correr durante una hora llegaron a la casa.
-Estoy muerta… ¿No podríamos saltar lo del GYM? Plissss.
-Nop, Any tengo que mantenerme y hago esto diario así que es mejor que te acostumbres. -Dijo seriamente.
-Ok, pero no me mires así. -Dulce sonrió.
-Vamos vaguita que luego tenemos entrevista con Beckham.
- ¿Beckham? ¿Qué Beckham? -Preguntó tratando de pensar. -¡Oh por Dios! ¿Hablas de David? ¿David Beckham? -Preguntó sumamente emocionada y Dulce la miraba con la ceja levantada.
- waoo solo espero que te hayas puesto así de feliz cuando te viniste a quedar en el apartamento de Dulce María… -Dijo seriamente.
-¿Estas celosa? Vamos es David Beckham… Todas lo aman. -Dulce recogía algunas cosas muy seria y Anahí se acercó a ella tomándola por los brazos para detener lo que estaba haciendo. -Mírame Dul. -Dulce hizo una mueca y la miró. -Me emocionaré con cada estrella que veamos, con cada lugar que visitemos, yo soy así, pero definitivamente lo mejor es que tú vas a estar conmigo. -Dulce la miró un poco confundida o sorprendida. -Admito que la idea de estar contigo me encanta, admiro lo que haces y me gusta estar conociéndote cada día más aunque seas una testaruda, maniaca del ejercicio y amante a su cama. -Dulce sonrió. Anahí besó su mejilla y alejándose le dijo. -¿Qué esperas? Muero por esa nueva rutina de ejercicios en el GYM para mi cuerpo. -Dulce rió negando con la cabeza.
………………………………………………………………………………
Horas más tarde… Caminando hacia el auto…
-Recuérdame quitar de mi lista de amores platónicos a Beckham. Él es tan… tan…
-¿Odioso?
-Demasiado, y vanidoso y ahhh. -Dulce sonrió.
-¿Quiénes más están en esa lista?
-¿Qué lista?
-No te hagas Anahí… La lista de tus amores platónicos.
-Mmm pues es privada. -Hizo una mueca y Dulce sonrió.
-¿Estoy en ella? O me tachaste igual que a él. -“si tú supieras…” pensó Anahí.
-Ufff tu nunca estarías en ella. -Anahí rió sacándole la lengua y Dulce la miró sorprendida.
-¿Y eso por qué? Creo que estoy en la mayoría de las listas de todo el universo. -La miró presumida.
-Comencemos porque eres presumida, vanidosa, odiosa, egoísta, regañona, mujer, no te gusta el arte y no tienes un perro.
-¿Qué? ¿Y qué tiene que ver eso? ¿El arte? ¿Un perro?
-¿Por qué solo ves las ultimas? ¿Y las otras 6? También cuentan.
-Eres un caso… y luego dices que yo soy la odiosa.
-Dul… -Dijo en un tono de voz suave.

Admin
Admin

Mensajes : 6482
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Soccer, games and love

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 9:35 pm

-Dime…
-Tengo hambre… ¿Podemos detenernos a comer? -Dulce la miró y sonrió.
-Por supuesto, de hecho hacia allá vamos princesa… Reservé en un restaurante italiano, espero te guste. -Anahí asintió.
........
Una hora después…
-Yo pagaré la cena.
-De ninguna manera Anahí, yo te invité.
-Ya dije que no gastaras dinero en mí.
-Any, el dinero no es problema.
-Para mí tampoco Dul, así que pagaré por tu cena y no me contradigas que bastantes ordenes das…
-Per…
-Nada de peros.
-Lo que digas jefa. -Anahí sonrió sin que Dulce lo notara.
……………………………………………………………
-¿Tenemos que ir a algún lugar más hoy?
-Solo uno… -Anahí asintió.
Minutos después…
-¿Que hacemos en un hospital?
-Em mm… -Dulce seguía caminando para entrar pero Anahí la detuvo.
-¿Que sucede? ¿Hay alguien que conoces aquí?
-Algo así…
-Dul…
-Ok vale, no me gusta hablar de esto. Vengo a dar una donación, lo hago cada año y les había dicho que hoy vendría.
-Ooooh. -Anahí la miraba entre sorprendida e ilusionada.
-Yo siempre me quedo un ratito a compartir con los niños, espero no te moleste. -Anahí negó sin decir palabra y le sonrió.
Horas después…
-Dul…
-Dime… -Dijo conduciendo de regreso a su departamento.
-Estas acumulando puntos para mi lista.
-¿Qué lista? -Peguntó sin prestarle importancia tomando una curva con el auto. Luego miró a Anahí. -Aaah esa lista…
- ¿Haremos algo más esta noche?
-¿Quieres pasear?
-Alrededor de tu cama me parecería el mejor de los paseos. -Dulce la miró sorprendida. -O sea yo… lo que quiero decir es…
-Tranquila. -Dijo posando su mano sobre la de Anahí. -Sé lo que dices, estas cansada eso es todo.
-Sí eso… -Le respondió y continuó mirando por el cristal del auto “Aunque… Nada Anahí sabes que Dulce solo bromea, inclusive con tu lista… Nunca has visto absolutamente nada en el internet o la tele que se le haya vinculado con alguna chica, ¿podría ser yo la primera? Tonterías… No podría, ni siquiera sé si ella me gusta en serio” Anahí volteó su rostro mirando a Dulce. “Estoy tan jodida, claro que me gusta si me estoy derritiendo y si me mira como me está mirando y esa sonrisa… Estoy bien jodida”.
-¿Que sucede? ¿Está todo bien?
-Sí Dul… -Respondió bajando la mirada.
-¿Pero por qué suenas tan triste? Acarició su rostro dulcemente. A ver ¿Qué puedo hacer para alegrarte? Dulce sonrió. “No ser así de chula conmigo podría ser…” pensó Anahí.
-Nada bebé todo está bien. “¡Me llamó bebé! Pero ¿por qué tiene esa carita? Any…” Pensaba Dulce y solo suspiró.
…………………………………………………
Ya en la casa…
-Dul…
-Ujumm… -Dijo desde el sofá acostada leyendo una revista mientras Anahí estaba sentada en el suelo sobre la alfombra.
-¿Te has enamorado alguna vez? ¿O… estas enamorada? -Dulce al escucharla bajo la revista de su cara para poder ver a Anahí quien la miraba detenidamente.
-Yo… ¿Por qué me preguntas eso?
-Curiosidad supongo… -Dijo encogiéndose de hombros. -Nunca te he visto muy involucrada en una relación pero… Tu sabes no es lo mismo la prensa que lo que me digas tú.
-Me gustaría saber quién es la periodista.
-¿Me estas evadiendo la pregunta?
-Puede ser…
-¿Por qué?
-¿Por qué debería contestar?
-Porque soy tu amiga y te lo estoy preguntando. Tampoco es que sea algo así de vida o muerte.
-Podría morir si lo revelase. -Anahí la miró entrecerrando los ojos. -¿Qué?
-No confías en mí.
-Te conozco hace 3 días. -Dijo protestando en broma.
-Han pasado 2 semanas. -Entrecerrando los ojos.
-Sí pero 3 días que he hablado contigo.
-En realidad fueron 4 y es una pregunta bastante simple.
-Pues respóndela tú.
-Ok, no me he enamorado anteriormente. -“Esta niña como usa sus palabras estratégicamente para confundirme” Pensaba Dulce. -¿Y tú?
-Respondo lo mismo que tú.
-¿Te enamorarías de una mujer?
-¿Lo harías tú?
-¿Te estás copiando de mi?
-¿Lo estoy?
-¡Ahhh no puedo contigo Dul! -Dijo levantándose molesta, Dulce sonrió y la siguió hasta el cuarto. Una vez dentro Dulce la volteó hacia ella y la distancia entre sus rostros era mínima.
-¿Pretendes enloquecerme? -Preguntó susurrando, Dulce observó primero sus ojos y luego miró embobada los labios de Anahí. A Anahí se le cortó la respiración y su corazón se aceleró.
-No me beses. -Susurró Anahí.
-No pretendía hacerlo. -Dijo Dulce soltándola, alejándose de ella y tirando la puerta del baño al entrar en él.
……………………………
A la mañana siguiente Dulce seguía un poco molesta por lo sucedido. A penas pudo controlar las ganas que tenia de comerse a besos a Anahí y no tener el control era algo que le molestaba demasiado. Eran las 5:15 am. Dulce se tomaba una taza de café en la barra de la cocina.
-Ya estoy lista para nuestra rutina de ejercicios de hoy. -Dijo Anahí como si nada entrando a la cocina tomando un trozo de pan y sirviéndose un poco de café.
-No voy, no me siento de humor.
-¿Qué? ¿Y por qué rayos no me lo dijiste ayer? Así no hubiese puesto la alarma y no estaría como una idiota lista para correr y no decepcionarte. -“¿Dije eso? Oh no, no pude decir eso… bueno que más da”.
-¿Decepcionarme? ¿De qué hablas?
-Hablo de que eres la señorita perfecta que se despierta al amanecer a hacer ejercicio y trabajar durante todo el día. Estoy harta de parecer una nena de papi a tu lado. Incluso con el idiota de Beckham me sentí así.
-¿Qué te sucede? -La miró confundida por la actitud de Anahí.
-¡ME SUCEDE QUE ESTOY MUY ENOJADA, DEMASIADO ENOJADA! -Dulce la miraba sorprendida. -Te encerraste en el baño durante horas hasta que me quedé dormida, por el simple estúpido hecho de que casi me besas y no eres lo suficiente valiente para aceptarlo y hablarlo. ¡Y ME ENOJA QUE HOY QUE QUIERO HACERLO TODO BIEN, ME DESPIERTO TEMPRANO, ME ALISTO Y ESTOY MUY ANIMADA, LA SEÑORITA NO VA A CORRER POR QUÉ NO SE SIENTE BIEN! ¡ME SACAS DE MIS CASILLAS DULCE!
- ¿Podrías dejar de gritar? -Dijo calmadamente.
-¡NO! Así que cámbiate que voy a correr. -Dulce la miró sorprendida. -¡MUÉVETE!
-Ok, ok, pero no grites que te escucho perfectamente. -Se asomo una pequeña sonrisa en sus labios y se puso de pie para alistarse.
2 horas después…
-¿Ya te calmaste?
-Sí, ¿cuál es la agenda para hoy?
-¿Dormir? -Preguntó casi con miedo.
-¿Hablas en serio Dul? Estoy de vacaciones y lo menos que quiero es dormir.
-Eso no decías ayer…
-Al menos cómprame un video juego si es que no quieres salir… -Dijo haciendo puchero. “Any me vas a matar si sigues así”.
-¿Te han dicho lo adorable que te ves haciendo eso? -Anahí sonrió.
-Sí.
-Luego dices que soy yo la vanidosa. -Anahí sonrió. -Creo que Diego tiene un video juego… quizás no los pueda prestar y juegas un rato, bebé.
-No me llames así de esa forma. -Dijo entrecerrando los ojos. -¿Y quién es Diego?
-Es el hijo del portero. Deja llamarlo a ver qué dice.
-Gracias amor. -Dijo divertida.
-No me llames así de esa forma. -Protestó y Anahí le sacó la lengua.
2 Horas después…
-No puedo creer que estemos jugando Mario Bross. Hace mil años que no juego esto. Decía Anahí feliz y emocionada mientras Dulce la miraba sonriendo.
-Luego dices que no eres una bebé. –Dijo burlándose de ella. Ambas estaban sentadas en la cama y al decir esto Anahí puso pausa al juego y se acercó a Dulce muy seductoramente. Se detuvo a centímetros de besar a Dulce.
-¿Quién es la bebé? -Dulce tragó y se alejó de Anahí.
-No juegues con fuego que te puedes quemar…
-Yo nunca me quemo. -Le dijo guiñando un ojo.
…………………………………………………………………

Admin
Admin

Mensajes : 3134
Fecha de inscripción : 26/01/2015

Ver perfil de usuario http://anahiydulcemarifans.foroac.org
Volver arriba Ir abajo

Admin
Admin

Mensajes : 6482
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Soccer, games and love

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 9:35 pm

-¿Y ahora?
-Sección de fotos para la revista Glamour.
-¿Tú saldrás en la portada?
-Sí.
-¿Por qué te pones así de seria?
-Porque aunque hable como si fuera vanidosa en el fondo no lo soy. -Dijo Dulce desviando la vista de la carretera para mirarla a los ojos. -“¿Así o más bella? Sí definitivamente me gusta” se dijo Anahí y sonrió asintiéndole.
-¿Podre verte cuando te tomen las fotos?
-Claro. -Dulce sonrió.
-Seguro debo llevar un balde todos estarán babeando por ti. -Dulce rió.
-Exageras, estando tú allí ni me miraran a mí. -Lo dijo sonriéndole a Anahí y esta se sorprendió.
-No sabía que pensaras que yo era linda. -Dulce la miró.
-No lo eres… Eres más que eso. -Le guiño un ojo y Anahí no supo que decir solo un suave gracias.
Una vez dentro del local todo era un alboroto, gente caminando de un lado a otro del pasillo, con cámaras, flashes, equipo para tomar las fotos, modelos en trajes de baño y Anahí observaba todo atontada.
-Es un caos ¿cierto? -Miró a Dulce asintiendo. -Tranquila ahora ves porque no me gustan mucho estos lugares.
-Eres periodista deberías estar acostumbrada.
-Lo sé… Este es mi mundo pero…
-¡Dulce querida ya has llegado! -Dulce se volteó y saludo al hombre que la abrazaba y alababa. Cuando se volteó vio que una mujer se acercaba a Anahí.
-¿Querida que haces aquí? -Anahí la miró.
-¡Hola! Pues es que soy amig… -Se le cortaron las palabras cuando vio a Dulce negar con la cabeza. -Vine a arreglar algunas cosas de mi hermano.
-Ooh ya entiendo. El estuvo por aquí ayer. Deberías preguntar lo que quieres saber al final del pasillo que es el área masculina. -Anahí asintió y se marchó. Mientras no entendía la actitud de Dulce al ¿ocultarla?
Minutos más tarde le estaban tirando muchas fotos a Dulce con diferentes vestuarios y poses. Lucía realmente espectacular. Cuando por un momento se distrae de las fotos mira hacia el pasillo por donde entraron y ve muy feliz y sonriente a Anahí junto a un chico que no pudo distinguir. Pero dejo de mirar cuando el fotógrafo la llamó para continuar la sección de fotos. Una vez terminó recogió sus cosas y fue al estacionamiento.
-Creí que querías ver cuando me tomaban las fotos… -Dijo con un poco de ironía. -Aunque claro era mejor estar con un chico.
-¿Me estas reclamando? -Preguntó incrédula.
-No tendría por qué. -Abrió el baúl del auto y metió sus cosas. Abrió la puerta de Anahí y luego dio la vuelta para subirse al auto.
-Bueno para empezar fuiste tú la que hiciste señas para que no dijera que venía contigo.
-Bueno ¿Quieres salir en todos los periódicos mañana y que todos sepan que no estás en Londres?
-Yo… Bueno… No lo pensé. -Admitió un poco avergonzada.
-Hablamos en el auto ¿sí? -Anahí asintió y se subió. -Siento si te sentiste así, es que no pensé que esa mujer te iba a reconocer, ella es la comentarista de chismes y sabes que si dices que eres mi amiga al día siguiente todo se sabrá y tendrás problemas. Yo no quiero que tengas problemas. -La miró tomándole el rostro dulcemente para que entendiera. Yo solo intento protegerte.
-¿Entonces no es que no quieras que me vean contigo? -Preguntó dudosa.
-Claro que no, bobita. ¿Por qué razón no querría?
-No lo sé…
-¿Y quién era ese chico? -Anahí sonrió mientras Dulce comenzó a conducir.
-Es muy lindo ¿cierto? -Dulce se tornó un poco incomoda.
-Sí. -Anahí sonrió por su seca respuesta.
-Esta noche saldré con él.
-¿QUÉ? –Preguntó escandalosa.
-¿Algún problema con eso? -Dulce suspiró.
-Dije que estarías siempre a mi lado. -Dijo esta vez seria mirando el camino mientras conducía.
-Yo no dije que tú no vendrías…
-Tampoco escuché una invitación… -Dijo con ironía.
-¿Celosa?
-No lo estoy celando, no lo conozco. -Anahí sonrió.
-No lo estas celando a él, me estas celando a mí.
-Ya quisieras. -Dijo con ironía.
-No, ya quisieras ser tú la que esta noche saldrá conmigo. -Dijo un poco vanidosa.
-No necesito eso. -Esta vez mirándola. -Si no quiero que vayas no puedes ir.
-No puedes hacer eso. –La miró seriamente.
-Tú estuviste de acuerdo. -Dijo estacionándose.
-No eres mi madre.
-Regresa a Londres entonces.
-¡Ahh eres insoportable! -Salió molesta del auto casi llorando.
-Pero ¿por qué me gritas? Si no dije que no podrías ir, si es que tanto lo quieres.
-No es eso, no lo entenderías. -Dijo entrando al ascensor.
-Pues explícamelo. -Anahí suspiró. -Pequeña… -Dijo tomando las manos de Anahí. -Yo no te quiero prohibir nada solo me preocupo por ti. Tu eres grande ok, ¿quieres salir con él? adelante, pero dime una cosa ¿lo conoces? ¿Sabes si es bueno o que intenciones tiene contigo?
-Me estas tratando como una niña y solo eres 2 años mayor que yo. -Dulce sonrió.
-Soy tres años mayor que tú. -Dijo ya entrando en el departamento.
-No es cierto ¿cuando los cumpliste los 24? -Dulce sonrió tirándose en el sofá. -¡Dul!
-Hoy Any… Hoy es mi cumpleaños.
-¿QUÉ? ¿Por qué no me lo dijiste, que hoy era 6 de diciembre?
-¿Para qué?
-¿Como que para qué? ¡Para celebrar! Vamos hacer una fiesta, tenemos que invitar a todos tus amigos y…
-Tranquila, tranquila, baja las revoluciones. No hay fiesta.
-¿Cómo que no?
-No tengo amigos, solo tengo unos cuantos y están lejos.
-Pues celebramos tú y yo. -Anahí estaba emocionada.
-MMmm pues… -El teléfono de Dulce comenzó a sonar interrumpiéndola y esta lo contestó. -Hola, sí… oo yo… pues… está bien… No, no hay problema… ¿Hoy? Ok, entiendo… -Anahí la miraba expectante. ¿Podrías conseguir uno adicional? Jeje algo así… Ok, gracias. Sí, tranquilo cuenta con ello. -Dulce colgó el teléfono y miró a Anahí.- Lo siento princesa creo que tendremos que dejar la fiesta para otro día.
-¿Qué pasó?
-Tenemos que salir hoy para Costa Rica.
-¿Costa Rica? -La miró entre confundida y emocionada.
-Prometo que te encantará. Es que hay un congreso internacional de jugadores de baloncesto y pues… Ellos quieren que sea yo la que cubra el evento.
-Entiendo… ¿No me tendré que ocultar verdad?
-No, claro que no. -Dijo Dulce sonriendo. -Estarás como lapa pegada a mí porque es otro país y no quiero que te pase nada. -Anahí sonrió.
-Lo dices como si yo fuera una niña y sabes muy bien que no soy una niña. -“Sí, lo sé” pensó Dulce en sus adentros pero solo sonrió. -¿Vamos a tener tiempo para hacer alguna cosa? ¿Cómo conocer el país?
-Pues… -Anahí la miraba ilusionada esperando su respuesta. -Estaremos mm 3 días pero sí supongo que el evento solo es un día. Creo que podremos hacer algo. -Sonrió.
-Voy a buscar que hacer que Costa Rica.
-No, nada de eso. Déjame sorprenderte.
-¿Has estado antes allí?
-Mmm no, pero tengo un amigo que sí.
-Ok, de acuerdo.
-Vamos a empacar, el vuelo sale en 3 horas y tenemos que llegar al aeropuerto.
-¿Qué? ¿Tres horas? Eso no da mucho tiempo para empacar.
-Any… Ni siquiera has terminado de desempacar.
-Es que es distinto, vamos a ¡Costa Rica! -Dulce rió por su desesperación.
-Tranquila, solo son tres días, si se te queda algo me ofrezco a salir y comprártelo.
-Estas tranquila porque esto lo haces todo el tiempo.
-Ya no te quejes que es mi cumple. -Dulce sonrió.
-¿Me chantajearas por eso?
-¿Me dejarías? -Anahí sonrió coqueta.
-Depende de lo que quieras.
-Ok niña coqueta. Lo que quiero en este momento es que empaques para irnos ya jajaj.
-¡Dul!
-Vamos.
…………………………………………………………………….
Horas después…
-Un largo viaje.
-Sí ya casi es media noche…
-Vamos a entrar ahí. –Anahí señaló un bar muy animado.
-¿Enloqueciste?
-Dul hay que celebrar tu cumple.
-Estoy cansada.
-Son 24 no 42 por favorrrrr. -La miraba suplicante. -Sera solo para que brindemos y ya ¿sí?
-De acuerdo pero deja llevar las maletas a la casa.
-¡No! Se hará tarde y no querrás volver.
-De acuerdo. –Dulce se estacionó con el auto rentado y ambas se bajaron del auto.
-Se ve buen ambiente. -Anahí dijo esto abrazando el brazo de Dulce.

Admin
Admin

Mensajes : 6482
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Soccer, games and love

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 9:35 pm

-¿No tienes frio? Ten toma mi chaqueta yo no tengo frio. -Dulce le colocó a Anahí la chaqueta de cuero negra mientras caminaban al local.
-Gracias. -Le sonrió tiernamente.
Una vez dentro…
-Vamos por tu trago.
-Ok, desesperada.
-¡Hey! ¡Hoy es tu cumple! Deme dos tragos de Cosmopolitan por favor.
-Nunca he probado eso. -Anahí la miró y se acercó a su oído susurrándole.
-Es casi orgásmico te encantará. -Dulce sonrió ante sus palabras. El bartender llegó con el trago y ellas brindaron.
-Por ti.
-Por ambas. -Chocaron sus vasos y tomaron su trago. -¿Y bien?
-Quiero otro. -Anahí rió.
-Te lo dije. Danos dos más… -Le pidió al bartender.
Las chicas comenzaron a bailar y celebrar el cumpleaños de Dulce. Hasta que…
-Hey, quiero bailar contigo muñeca. -Un hombre se acercó a Anahí tomándola de la cintura alejándola de Dulce ebrio.
-Suéltala, ella anda conmigo.
-¿Y qué vas hacerme tu? -El chico empujo a Dulce aun sin soltar a Anahí y esta luchaba por zafarse de él. Pero por lo alto de la música y lo grande del lugar nadie se percataba de lo que estaba pasando.
-Suéltala o veras lo que te va a pasar - lo dijo muy molesta y el hombre se rió en su cara. Dulce le dio un tremendo puño en el rostro.
-Eres una ****. -Él le lanzó un golpe a la cara con la botella de cristal que tenia y en ese instante un joven llegó y le dio un golpe al hombre comenzando una pelea en el que varias personas estaban envueltas. Anahí corrió donde Dulce casi llorando.
-Dul, estas herida.
-No es nada princesa…
-Tu labio está sangrando. Debemos ir al hospital.
-Tranquila, solo…
-Tenemos que salir de aquí, síganme. -Dijo el joven que las había ayudado. Ellas lo siguieron por un callejón y las sacó a la calle. -¿Están bien?
-Ella no lo está. -Respondió Anahí. -¿Sabes dónde queda algún hospital?
-Gracias por ayudarnos… -La interrumpió Dulce y el chico sonrió.
-No creo que debamos ir a un hospital pero mi abuelita la curará, ella es enfermera y es muy buena. Vengan conmigo.
-Nuestro auto esta en un estacionamiento cerca de donde estábamos.
-Nos iremos en taxi. La policía está por llegar y no creo que sea bueno envolvernos en un caso. Y más si son turistas. -Dulce y Anahí asintieron. -Mañana temprano recogen el auto. Por cierto me llamo Cristian. ¿Ustedes son…?
-Dulce y Anahí. -Anahí volteó a ver a Dulce. - Bebé tu labio está muy mal. Realmente lo siento. -Dulce sonrió un poco.
-No es tu culpa, ese imbécil se metió con nosotras. Si no llega a ser por Cristian no se que hubiese pasado. -Se notaba preocupada.
-Sí pero yo fui la que insistí en que celebráramos tu cumple.
-¿Cumples hoy? -Preguntó Cristian y Dulce asintió.
-24 y es la fiesta más loca que he tenido.
-Ya serás recompensada. ¿Ustedes son…?
-Hermanas. -Respondió Anahí y Dulce la miró un poco extraña.
-No se parecen mucho pero se ven de confiar. Miren ya llegamos…
-Es muy linda tu casa.
-Gracias Anahí. Ven Dulce vamos con abuela. -El chico las presentó con su abuela y ella busco algunos instrumentos.
-Niña tienes unos pequeños vidrios incrustados, te pondré esta inyección como una anestesia para que no te duela y pueda tomarte unos puntos por suerte son solo tres. -Dulce asintió y la señora mayor con mucho cuidado tomo unas pinzas y comenzó a sacar pedacitos de vidrio del labio roto. -¿Cómo te hiciste esto?
-Ella estaba caminando y resbaló abuela y como llevaba en su mano una botella se le incrustaron los vidrios.
-Oooh entiendo. -El joven miró a Anahí para que le siguiera la mentira.
-Y como Cristian estaba allí le pedimos ayuda, somos turistas y no conocemos nada.
-Y cómo andan tan tarde por ahí, siempre es peligroso salir de noche.
-Nuestro vuelo llego de madrugada. -Habló Dulce como pudo.
-No hables. -La regañó la señora y Anahí rió un poco. Esta comenzó a coserle los puntos mientras los chicos hacían un silencio de solo ver la aguja que la anciana estaba utilizando para cocerle la herida. -Pueden respirar chicos, a Dulce no le esta doliendo. -Anahí y Cris se miraron. -¿Cris que haces ahí parado? Ve a prepararles el cuarto de huéspedes.
-Sí, enseguida. -El joven se fue y la señora terminó yéndose a guardar las cosas.
-¿Bebé te duele mucho? -Anahí se acercó para acariciarle la cara a Dulce, mirando sus puntos.
-Fue solo un rosón. -Anahí entrecerró sus ojos y luego la miró tiernamente.
-Fue más que eso… Mira como tienes ese labio. -“Si te acercas más voy a besarte Anahí, voy a enloquecer…” -Dulce suspiró.
-No me duele, tranquila. Tomó su mano con cuidado la quito de su mejilla para tomarla entre las suyas. -No te preocupes.
-Como no, si ya te ocasioné muchos problemas.
-Hey, te dije que nada es tu culpa, tranquila. -Anahí asintió. -¿Por qué dijiste que eras mi hermana? -En ese instante la señora y Cristian volvieron. Las llevaron a su habitación y las dejaron para que descansaran.
-Porque no quería que me separaran de ti. -Dulce la miró sin comprender y ella se aclaró. -Por eso dije que eras mi hermana. -Dulce sonrió y Anahí se acercó a ella acariciándole el labio suavemente. -Lo siento… -Dulce no dejaba de ver los labios de Anahí y su corazón estaba acelerándose.
-Será mejor que vayamos a dormir… -Dijo Dulce alejándose un poco. Mientras que Anahí la miró a los ojos profundamente. “Sé que quieres besarme pero eso sería un error, un error que no puedo cometer” Se dijo Dulce para sí poniéndose de pie y metiéndose en el baño.
“Eres demasiado cobarde Dulce, si en tus ojos vi que querías eso tanto o más que yo” Se dijo Anahí acostándose en la cama.
Minutos después…
-Dul… -Dulce estaba acostada al lado de Anahí de espaldas a esta.
-Dime Any.
-¿Puedes voltearte? –Dulce se volteó para mirarla a los ojos. Anahí solo la observaba y por instinto acarició su rostro. Dulce cerró los ojos ante la caricia y los volvió a abrir. –Desearía tener un obsequio para ti.
-Pero que dices si he pasado el mejor cumpleaños. -Le sonrió tiernamente Dulce.
-¿Estas siendo sarcástica?
-No, realmente estoy con quien quiero estar. –Anahí la miró sorprendida.
-¿Que quieres decir con eso? -Dulce sonrió.
-Que vayamos a dormir que el día de mañana es largo. -Anahí bajo su mirada y luego se encontró de nuevo con los ojos de Dulce.
-Dul…
-¿Si?
-Te quiero. -Dulce sonrió.
-Y yo a ti Any. -Anahí se acercó a Dulce y le dio un beso en la mejilla.
-Buenas noches Dul… -Susurró antes de quedarse dormida.
-Buenas noches princesa… -Dulce no dejo de observarla hasta que el sueño la venció.
Al día siguiente las chicas están despiertas muy temprano y les agradecieron a Cristian y a su abuela el haberlas ayudado, tomaron un taxi y fueron a recoger su auto para ir a su casa y cambiarse.
-¡Wao es hermosa Dul! -Dulce sonreía.
-Se ve mil veces mejor que en la foto. -Era una hermosa casa adentrada en “la selva” era de dos pisos, el primero era una especie de balcón con vista a las montañas. Tenía sillas y mesas junto a una piscina que parecía prácticamente natural. Todo era hermoso, la casa parecía una choza de madera y toda la estructura y decoración estaba de acuerdo al lugar. -Sabía que te gustaría. -Anahí abrazó a Dulce dándole un beso en la mejilla.
-Eres perfecta.
-El lugar es perfecto.
-Que estemos aquí tú y yo es lo realmente perfecto. -Dulce sonrió al igual que Anahí.
-Y los planes que tengo para hoy son increíbles.
-¿Qué tienes planeado?
-Una excursión de adrenalina pura.
-¡Yuju! -Gritó animada Anahí.
……………………………………………………………………………….
-Es realmente hermoso esto. -Dijo Anahí anonadada viendo el paisaje.
“No más que tu” pensó Dulce al ver su ropa. Esta vestía con un pantalón muy corto crema y una camiseta blanca con dibujos. En sus pies unos tenis y llevaba también puesta una gorra en combinación.
-¿Que me miras? -Preguntó sonriendo.
-Vienes bien preparada para lo que vamos hacer. -Dulce sonrió y Anahí la miró coqueta.
-¿Ah si? Y… ¿Qué vamos hacer exactamente? -Pronunció ya muy cerca de Dulce sonriéndole. Dulce solo sonrió negando con su cabeza, caminando un poco lejos de ella.
-Pues, cuando crucemos todo este hermoso puente de madera nos espera algo aun mejor. -Anahí corrió un poco para alcanzarla.
-¿Qué clase de cosa? ¿Es seguro cruzar ese puente?
-Lleva años Any, además la vista estando en el centro debe ser espectacular.
-Ya lo creo pero…
-No seas bebé y vamos.
-¿Puedo sujetar tu mano mientras cruzamos? -La miró con una carita que para Dulce fue imposible resistirse solo sonrió y entrelazó sus manos. -Gracias Dul. -Dulce miró sus manos unidas y luego la miró a los ojos. -“Gracias a ti Any”.
-No hubiera estado aquí de no ser por ti.
-Lo sé amor… Gracias…
-De nada bebé… -Dijo para molestarla.
-No me digas así.
-Y tú no me digas amor.

Admin
Admin

Mensajes : 6482
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Soccer, games and love

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 9:35 pm

-¿Por qué?
-¿Soy tu amor? –Dulce se detuvo. Anahí solo sonrió y siguió caminando unos pasos pero sin soltar la mano de Dulce.
-¿Te vas a quedar ahí parada todo el día o vamos a cruzar este ¡ENORME! Puente? -“Si es estando así de cerquita de ti, sí” pensó Dulce pero solo resopló y camino acercándose al puente. Según comenzaban a caminar por él podían sentir como se movían ambas agarraban fuertemente sus manos y el puente movible. El viento las azotaba pero seguían caminando. -Podemos volver aun estamos a tiempo.
-Estamos llegando a la mitad es mejor terminarlo.
-Me está dando miedo.
-Nada nos pasará, por aquí pasan muchas personas todos los días.
-Dul. -Fue entonces cuando Dulce miró a Anahí y vio su cara de susto. -No puedo caminar.
-Hey, mírame. -Se paró frente a Anahí.
-Dul… -Dijo casi a punto de llorar.
-Princesa mírame. -Levanto su rostro para que la mirara pero en ningún momento soltó su mano. -Respira.
-Yo…
-No hables, solo escúchame. -Anahí miro temerosa a sus alrededores. -No mires a nada más que no sea a mi ¿ok? Respira. -Anahí clavó su mirada en los ojos de Dulce. -¿Confías en mí? -Ella asintió. -Cierra tus ojos. -Hizo exactamente lo que Dulce le dijo. -Sientes el aire, es solo viento, piensa que estas en un parque y disfrutando del viento… del sol… de mí. -Anahí abrió sus ojos al escuchar decir eso que se escapó de la boca de Dulce. -Estoy aquí contigo, solas tú y yo. La sexy súper modelo y la niña más hermosa que he visto jamás. -Anahí negó con la cabeza. -¿Por qué ese gesto? ¿Por lo de que soy súper sexy o porque eres aun más hermosa de lo que puedo describir? -Dulce seguía hablando mientras ya habían cruzado gran parte del puente.
-Espera Dul… -Se detuvo.
-¿Qué pasa?
-Quiero mirar, ya estamos más allá del centro.
-Ok. -Dulce abrazó a Anahí por la cintura y dejo que esta observara el paisaje.
-Tenía miedo de caer Dul, pero es la vista más hermosa que he observado en mi vida. -Se encontraban prácticamente sobre un rio y solo tenían vegetación a su alrededor, desde el centro del puente colgadizo de madera se podía ver entre dos montañas el sol colándose reflejando el atardecer. Podían ver también aves de distintas especies volando a su alrededor y escuchar sus dulces sonidos. El viento se había calmado y ambas contemplaban esta belleza natural.
-Yo no te dejare caer. -Anahí volteo a ver a Dulce quien se encontraba abrazándola por la espalda pero medio de lado mirándola dulcemente. Any miró a Dulce a los ojos y luego sus labios… Cerró sus ojos respirando el mismo aire. Dulce se acercó un poco más a los labios de Anahí y estaban a milímetros.
-Vamos a terminar el recorrido. -Dijo Anahí alejándose solo un poco de Dulce y esta solo asintió. Aun tomadas de la mano siguieron caminando hasta llegar al otro extremo. Dulce en ese preciso momento soltó la mano de Anahí y caminó un poco lejos de ella sin mirarla. Anahí solo la tomo del brazo y la detuvo. -¡Hey! ¿Qué sucede? ¿Por qué te alejas de mí?
-No es nada, solo lleguemos a la otra cosa… -Intentó caminar pero Anahí la detuvo nuevamente.
-No es sencillo todo esto. Y sabes bien a que me refiero. Pero no quiero que pongas esa actitud, y menos cuando se supone estamos disfrutando, estamos en un lugar hermoso, y quiero que así sea nuestra relación, sea cual sea. ¿Me comprendes? -Dulce suspiró bajando su rostro.
-Lo siento Anahí… Yo… Realmente quiero que la pasemos bien. -Dijo mirándola nuevamente mientras Any saco una sonrisa.
-Te quiero, Dul. Y eso que hiciste por mí en el puente fue increíble, gracias. -Dio un beso en su mejilla y la abrazó. -“Any, yo también te quiero”
-Te has metido en mi corazón odiosita. -Dijo sonriendo molestándola.
-Ya vas a ver quién es la odiosita cuando regresemos a casa vas a dormir con el perro. -Dijo muy creída sacándola la lengua y Dulce rió.
-¿A casa? Mmm si mal no recuerdo es MI casa y no tengo perros.
-Pues me compraras uno y dormirás en el pasillo con él por decirme esas cosas feas. -Hizo puchero y Dulce volvió a reír y la abrazó.
-Vamos que la aventura continua.
-¡Síííííííííí!
Caminaron un poco más viendo las flores a su alrededor y las distintas plantas. Anahí se detuvo al ver que Dulce se acercaba a una hermosa planta y cortaba una de sus flores.
-¡Dul! Te van a regañar. -Ella sonrió de vuelta con Anahí.
-Es para ti. -Le sonrió un poco sonrojada Dulce. Y Anahí sonrió igual. Era una flor entre naranja fuerte y amarilla.
-Es hermosa.
-Quiero que tengas un recuerdo de este lugar.
-Podemos tomarnos una foto también. -Sonrió.
-Es cierto, no tenemos fotos juntas. -Dulce sacó su teléfono celular volteándolo hacia ellas. Ambas sonrieron y tomó la foto. -Ya te la envié. Ahora tienes una foto de nosotras y de mi obsequio para ti. -Ambas se miraron sonriendo. Dulce acarició el rostro de Anahí y le dio un beso en la mejilla. -Vamos. -La haló y caminaron hasta una pequeña fila de personas.
-¿Para qué es la fila?
-Es para… -Se mordió su labio inferior.
-Dul… Dime.
-Es la única forma de bajar y la más divertida.
-¿Aja…?
-Nos van a amarar y nos van a lanzar por todo este parque. -Anahí la miraba sorprendida. -Prometo que te encantará.
-Jajaja ¡Sí! -Dijo emocionada y luego cambiando su cara. -Clarooo como no eres tú a la que le dio un ataque de miedo a las alturas. -Dulce la miró apenada.
-No sabía que le temías a las alturas.
-Ni yo…
-Pero esto es diferente, es como estar en una montaña rusa y gritaremos tan fuerte que luego reiremos de lo cobarde que somos. -Anahí rió y abrazó muy feliz a Dulce.
-Te quiero Dulcecita.
-¿Dulcecita? -Preguntó aun abrazándola por la cintura y Anahí se despego un poco para verla, estaban muy pegadas la una a la otra.
-Sí, Dulcecita… -Susurró contra sus labios y en ese instante un chico habló.
-¡Vamos chicas que ustedes son las últimas! -Anahí y Dulce se separaron un poco avergonzadas y caminaron hasta el chico.
-Asegure eso bien por favor.
-Tranquila señorita que nada va a pasarle. -Dijo mientras abrochaba a Anahí.
-¿Cuándo va a dejar caer a Dulce? –Anahí preguntó señalando a Dulce.
-Solo unos minutos después de usted, tranquila, que su chica no la va a dejar sola. -Anahí sonrió y Dulce lo miró sorprendida y antes de que esta hiciera alguna aclaración Anahí habló.
-Sí, mi chica nunca me deja sola. -Le giño un ojo a Dulce y el chico la lanzó por la cuerda. Dulce se quedó unos segundos procesando lo que Anahí había dicho y el chico ya la había preparado, estaba listo para soltarla.
-Esa chica es realmente especial, no la dejes ir.
-No lo hare. -Sonrió y el chico la lanzó.
Ambas gritaban en su descenso y se divertían a la vez. Una vez abajo Anahí ya estaba de pie esperando a Dulce, cuando esta llegó otro joven la desamarró y caminó hasta Anahí sonriendo.
-¿Qué tal te ha parecido?
-Increíble, me ha encantado. Gracias Dulce.
-Sí, parece que tu chica es muy entretenida. -Sonrió coqueta y Anahí le correspondió la sonrisa.
-Eso parece… ¿Y ahora?
-Ahora la mejor parte.
-¿En serio? ¿Qué cosa haremos?
-¿Te parece bien hacer Rafting por el Rico Savegre? Es el que estaba debajo del puente.
-Siempre he querido hacer eso…
-Yo también… Pero tú sabes… modelo y periodista… Tengo una imagen que cuidar de fina y rica chica. No hay mucho tiempo para la diversión… -Hizo una mueca de estar hastiada. -Si me vieran hoy no me reconocerían… -La miró sonriendo. -Tengo tres puntos en mi labio por defender a una chica en un bar, me acabo de lanzar de miles de pies de altura en una cosa nada segura y ahora iré sobre el rio waoo. Me siento como una niña.
-¿Así que una cosa nada segura? -Anahí la miró levantando su ceja y Dulce mordió su labio inferior. -“Me matas cuando haces eso Dul”
-Eee quiero decir…

-Ven vamos. -Anahí la tomo de la mano y siguieron el camino hasta llegar al rio para hacer el Rafting.

-Any guardemos tu gorra para que puedas ponerte el casco. -Las chicas se preparaban para subirse a su nueva aventura.
Una vez en la balsa iban con un divertido grupo de personas, las chicas reían mientras remaban y se empapaban con el agua que les salpicaba del rio. Estuvieron disfrutando todo el recorrido y una vez terminaron subieron al auto y regresaron a su casa temporal.
-Estoy que no puedo más… -Dijo Anahí lanzándose en el sofá que estaba fuera de la casa.
-Yo tampoco. -Dijo Dulce acostándose a su lado.
-Ha sido un día increíble.
-Sí… Ahora tengo que dormir.
-Solo son las 8 de la noche Dul.
-Tengo que prepararme para cubrir el evento de mañana, ¿recuerdas? Es la razón por la que estamos aquí princesa. -Anahí suspiró.
-Olvide todo eso… -Dijo mirándola a los ojos aun acostadas.
-Suerte que mi labio está un poco mejor y podre decir que me caí. -Anahí observó su labio. -“Quiero besarte Dul, quiero tanto besarte”.
-¿Ese evento será todo el día?
-Sí, en la noche te llevaré a un restaurante. -Le sonrió.
-¿Sabes que no tienes que hacer esto por mi verdad?
-¿De qué hablas? –Preguntó confundida.
-A veces soy un poco engreída y sí quería que nos divirtiéramos pero no tienes porque hacerlo…
-Quiero hacerlo. Contigo en unos días me he divertido como no lo hacía en años.
-¿Por qué no tienes pareja si eres tan linda y especial? -Dulce esquivó su mirada.
-La persona indicada no había llegado. -Dijo sin mirarla y luego la miró a los ojos.

Admin
Admin

Mensajes : 6482
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Soccer, games and love

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 9:36 pm

-¿Y ya llegó? -Clavó su mirada en la de Dulce.
-Voy a darme un baño, estoy muy cansada. -Dijo Dulce evadiendo la pregunta levantándose del sofá. -“Siempre es lo mismo, nunca sé que es lo que piensas o sientes por mí, si todo lo que haces y dices es en forma de broma a es real” Anahí de solo pensar esto se sentía realmente mal y confundida.
-Dul. -Dulce volteó a verla temiendo que siguiera con el tema.
-¿Puedo acompañarte mientas te preparas y revisas todo lo que escribiste durante el viaje? Prometo no hablar para que te concentres. -Dijo mirándola dulcemente y Dulce sonrió.
-Por supuesto pequeña. -Mientras Dulce se bañaba se hacía exactamente las mismas preguntas que Anahí. -“¿Esto es real o me estoy imaginando todo esto? ¿Le gusto? Estoy hecha un lio” -Dulce salió de bañarse se alistó y comenzó a repasar su itinerario cuando tocaron su puerta. -Pasa.
-Encontré un papel con los números de diversos restaurantes y pedí la cena. Así que pronto estará por llegar. -Dijo Anahí con una sonrisa caminando por la habitación. -¿Puedo acostarme en tu cama?
-Claro. -Dulce estaba sentada en la cama con las piernas cruzadas y algunos papeles a su alrededor. Anahí se acostó al lado de Dulce silenciosa mientras la observaba leer toda la agenda de la actividad y preparar una serie de preguntas. -Listo ya está todo. -Acomodó los papeles en una carpeta sobre un escritorio y regresó a la cama sonriéndole a Anahí, acostándose a su lado observándola. -Total tranquilidad, me gusta este lugar.
-Igual a mí.
-¿Donde se quedo tu equipo de trabajo?
-No lo sé, los chicos se quedaron en algún hotel supongo. La verdad yo solo me dedico hacer mi trabajo, no establezco mucha amistad con ellos.
-Lo sé.
-¿Como sabes?
-¿Si te hago una confesión no te ríes de mi?
-Por supuesto que no. -En ese instante sonó el celular de Dulce, esta lo contestó rápidamente luego de pedirle disculpas a Anahí por la interrupción y por su parte a Anahí también la llamaron para que bajara a recoger la comida. Una vez ambas estaban de vuelta en la habitación y se encontraban comiendo siguieron hablando.
-¿Quién era el que te llamó?
-¿Ahora registras mis llamadas novia celosa? –Preguntó Dulce.
-Me preocupo por mis intereses… -Pronunció Anahí muy decidida y Dulce sonrió.
-Pues me temo que no volveremos tan pronto a casa.
-¿Nos tenemos que quedar?
-No, pero mañana luego de que cenemos tenemos que partir a Vancouver.
-Voy a comenzar a odiar los aviones. -Hizo una mueca de fastidio. -¿Y para qué es?
-Sección de fotos para una revista y una entrevista como mujer emprendedora. -Anahí sonrió.
-Parece que tengo una novia importante.
-Así parece… -Le siguió el juego.
-¿Y tu labio? aun no está muy bien. -Dijo tocándolo suavemente y Dulce se dejó acariciar por Anahí separando un poco sus labios. Disfrutando de sus dedos sobre su boca.
-Ya para ese día lo estará, la abuela de Cris dijo que los puntos se iban a caer solos en tres días. Así que espero que se caigan o me tendrán que tomar fotos en donde no se vea o maquillarlo… Ellos sabrán.
-¿Cuántas horas dura el vuelo?
-Son casi 12 horas dijo mi asistente y hacemos escala en los Ángeles. Le dije que el vuelo saliera casi a las 12 de la media noche de aquí para que cenemos tranquilas. Podemos dormir en el avión y como llegamos temprano quizás podamos ver un poco de la ciudad. La entrevista y fotos serán al día siguiente. Lamento todo este alboroto pero…
- sí es tu vida y lo entiendo. -Anahí sonrió transmitiéndole paz.
-Gracias. -Terminaron de cenar y ambas se acostaron en cuartos separados para dormir aunque a media noche Anahí tenía miedo y se coló en la cama de Dulce y la abrazó. Dulce al sentirla sonrió y continuó durmiendo. Al día siguiente estuvieron en la actividad, Dulce estaba trabajando, de un lado para otro haciendo entrevistas, y tomando fotos con los otros chicos de la revista. Anahí por su parte estaba compartiendo con los invitados como si fuera una más de ellos, y de vez en cuando se escapaba de alguna conversación para estar con Dulce. Al terminar llegaron a la casa.
-En tu cama hay un obsequio espero te guste. Prepárate, preciosa.- Dijo Dulce dándole un beso en la mejilla. ¡No te vistas muy formal! -Gritó desde el pasillo.
-Tú y tus locuras… -Cuando Anahí llegó a la habitación sobre la cama encontró la flor que Dulce la había dado el día anterior y junto a ella un sobre. Anahí sonrió y abrió el sobre. De él sacó un pequeño marco con la foto de ellas dos que se habían tomado el día anterior y en la foto había una inscripción “Te quiero pequeña” y solo pudo sonreír sentándose sobre la cama. -Si solo… Si solo todo esto fuera real. Pero no, no lo es… En poco más de una semana desaparecerás de mi vida y continuaras tu rumbo. Tu vida ajetreada… -Se tornó un poco triste pero al segundo siguiente se paró de la cama. -Pero hasta que eso llegué disfrutaré cada segundo a tu lado. -Abrazó la foto y la colocó en la masita de noche. -Si supieras Dul… Si solo supieras… -Anahí caminó hasta su bolso y sacó de su “wallet” una foto y en la foto estaba Dulce.
Horas después…
-Estas hermosa. –Pronunció Dulce sin dejar de mirarla.
-No más que tú, chica sexy.
-Jajaja me gustaría que realmente lo pensaras y no lo hicieras para molestarme.
-¿Y aumentar tu ego? Nunca. -Respondió negando con la cabeza riendo. -¿Y a donde vamos?
-Es un lugar bonito me dijeron.
-Está bien creo que si la señorita Espinosa puede estar en el, yo también.
-Jajaj sí no se preocupe majestad, le encantará. -Anahí le sacó la lengua y ambas se subieron al auto. Anahí encendió la radio mientras Dulce conducía. -¿La has pasado bien conmigo estos días? -Anahí volteó a verla y sonrió.
-Demasiado bien Dulce.
-Quizás debería ser yo quien te de las gracias.
-¿Por qué? –Preguntó Anahí tratando de pensar a que se refería exactamente Dulce.
-Porque a tu lado puedo ser yo misma.
-Deberías siempre poder ser tu misma.
-Lo dices porque no tienes a todos mirando cada paso que das. -Dulce hizo una mueca un poco triste.
-¿Y eso que importa? -Dulce se sorprendió ante las palabras de Anahí y trató de responder.
-Pues… Que cualquier cosa que hago el mundo lo sabe en segundos.
-¿Y te importa eso?
-¡Pues claro! -Respondió sin siquiera pensarlo.
-¿Realmente? -Dulce suspiró.
-No, pero…
-Pero nada. Siempre debes ser tú y ser feliz siendo quien seas.
-Suenas muy madura. -Dulce sonrió observándola.
-¡Oye! ¿Qué tratas de decir?, lo soy. -Lo dijo seriamente.
-Sí, realmente lo eres. -Dijo tiernamente acariciándole la mano y siguió mirando la carretera mientras conducía.
Minutos más tarde llegaron al restaurante era al aire libre a la luz de la luna y las estrellas, habían solo unas velas que le brindaban luz al lugar, estaban colocadas alrededor de la gran fuente y por todo el pasillo de entrada eran artificiales pero a ciencia cierta se veían reales. Las chicas caminaban una al lado de la otra observando el bello lugar.
-Hice una reservación a nombre de Dulce Espinosa. -Dijo una vez llegaron a la recepción.
-Sí, sígame. -La joven las llevó a su respectiva mesa y tomo la orden. Una vez solas comenzaron a hablar del día y de lo bien que habían pasado estas vacaciones.
-Sí, vacaciones para ti pero trabajo para mí.
-Pues ya quisiera tener tu trabajo.
-Ni lo digas que es sumamente agotador.
-Pero te estás divirtiendo.
-Porque estás tú. -Dulce sonrió y Anahí se sonrojo un poco. -¿Te gusta el lugar?
-Me gusta la compañía.
-¿Siempre tienes que bromear?
-¡No es broma! Realmente me gusta estar contigo aquí. -Sonrió mirándola fijamente. La mesera las interrumpió trayendo su orden. -“Como podré saber si ese me gusta estar contigo aquí es como amiga o como algo más… Eres tan linda, tu sonrisa, tus ojos, tu cabello, tú, toda tú. Creo que ahora si vas a tener que traer el balde que dijiste Any… Pero para recoger mis babas por ti. Shitt no quiero perderte nunca”.
-Disfruten de la cena chicas.
-Gracias.
Las chicas continuaron la cena y al terminar caminaron por el lugar, alrededor de la fuente. Dulce entrelazó sus manos y se sentaron en la fuente mirando al cielo.
-¡Una estrella fugaz! ¡Cierra los ojos y pide un deseo!
-Dul yo no…
-Hazlo. -La miró y cerró sus ojos. Anahí hizo lo mismo. Luego ambas abrieron sus ojos y sonrieron. -Te quiero.
-Y yo a ti Dul. -El celular de Dulce comenzó a sonar y ella le dio al botón de ignorar sin siquiera ver de quien se trataba.
-¿Y si es importante?
-Nadie más que tú y tú estás aquí. -“Muero, me acaba de decir eso, quiero comérmela a besos pero…”.
-Dulll puede ser del aeropuerto.
-Aun nos quedan 15 minutos. -Le sonrió.
-¿Llevas la cuenta?
-Pues… solo porque nuestro vuelo saldrá pronto y no podemos perderlo.
-¿Y si no quiero ir? -Dulce la miró sorprendida.
-Yo… pensé que… -No sabía que decirle. -No te obligare a nada. Si esa es tu decisión… -Dulce esquivó la mirada de Anahí y soltó la mano de Anahí para unir las suyas.
-Solo quería saber que respetabas mi decisión pero es muy tarde chica sexy, no te de saldrás de mi hasta una semana más. -Dulce la miró sonriéndole.
-¿Hablas en serio o estas bromeando?
-No me iré a ningún lado que no sea contigo niña tonta.
-Tonta tú.
-Tú más. -Any besó la mejilla de Dul. -Y vamos al aeropuerto.
-Lo que digas princesa pero antes quiero el postre. -Anahí rió.
-Pues te lo comerás en el avión que se nos hace tarde y MI novia no puede perder ese vuelo.
-¿Pensé que no querías ir?

Admin
Admin

Mensajes : 6482
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Soccer, games and love

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 9:36 pm

-Pero ya quiero. -Le dijo sonriéndole.
-Niña caprichosa.
-Odiosa.
-Odiosa tú. -Rieron mientras se llevaron el postre e iban de camino al aeropuerto.
Horas más tarde...
-¿Ya reservaste el hotel?
-Lo reservaron por mí, nos quedaremos en el Hotel Pan Pacific dicen que es uno de los más hermosos y su vista espectacular. ¿Has venido aquí alguna vez?
-A Vancover no, pero a Canada sí.
-Sí también yo.
-Señoritas este es el hotel. -Ambas miraron por la ventana del taxi.
-Wao es hermoso.
-Vamos. -Dulce tomó de la mano a Anahí y se bajaron con su equipaje. Al llegar a recepción le dieron la llave y subieron a la habitación.
-Es hermosa Dul…
-¿Por qué hay solo una cama? Voy a llamar a recepción.
-Oooh. -Anahí no se había percatado de que solo había una cama. -Voy al balcón a ver la vista. -Dulce asintió mientras marcaba a recepción.
-Sí, le habla Dulce Espinosa. Acabo de subir a mi habitación y solo hay una cama. Debería haber dos.
-Lo siento señorita su representante así lo indicó y no hay más habitaciones disponibles debido a que hay una actividad en el hotel.
-¿Qué? Pero…
-Lamento la confusión, espero no decida irse. Podemos darle una noche gratis en el hotel.
-No se preocupe. -Colgó el teléfono y volvió a marcar.
-¿Marcus por qué solo hay una cama?
-Dul, si mal no recuerdo me dijiste que estabas saliendo con alguien y que mejor que duerman juntitos.
-¡Marcus! ¡Yo no te dije eso!
-Bueno toma otra habitación y ya.
-No quedan… -Anahí estaba de vuelta en la habitación mirándola con las manos cruzadas sobre su pecho y Dulce colgó.
-No es como si no hubiésemos dormido juntas antes.
-¡Sí pero…!
-Hey. -Anahí se acercó a Dulce. -Cálmate ¿sí? -La tomo de las manos y se sentó con ella en la cama.
-Es que me molesta que no hagan lo que se les pide.
-¿No quieres dormir conmigo? -Preguntó Anahí mirándola haciendo puchero.
-No es eso… -Dijo apenada.
-Entonces ¿qué es?
-Quiero que te sientas cómoda.
-Lo estoy. Ven vamos al balcón amaras la vista. -Anahí tomó a Dulce de la mano y la guió al balcón. Al llegar cerró los ojos y respiró profundamente. Anahí solo la miraba con una sonrisa en su rostro. -Solo debes relajarte. Ven siéntate que te daré un masaje. -“¿Qué clase de masaje?” pensó Dulce.
-No tienes que…
-Sshhh. -Anahí la sentó en una silla. -Cierra los ojos, relájate. -Dio la vuelta colocándose en su espalda. -Tomé un pequeño cursito. -Comenzó a masajear los hombros de Dulce. -Ves así estas mejor.
-Mmm tu sí que sabes de esto… -Anahí le levantó la camisa a Dulce de la espalda y se la quitó. Dulce se tapó con las manos su sostén strapless y Anahí continuó masajeando su espalda. Subió las manos por su cuello y Dulce solo se dejaba guiar por el rico masaje. Se escuchó un suspiro y Anahí sonrió mientras seguía acariciando la piel de Dulce.
-Seria más cómodo si te acuestas en la cama. -“Y podría morir también” Pensó Dulce.
-Yo…
-Ven. -Anahí la tomó de la mano y la puso de pie llevándola hasta la cama. Dulce notó en los ojos de Anahí algo que no había visto antes -“¿Pasión?” -Acuéstate.
-Any yo no creo que…
-Shhh. -Colocó un dedo sobre sus labios. -Solo relájate. -Dulce la miraba expectante. -Colócate boca abajo. -Dijo esto y así Dulce lo hizo. Se colocó boca abajo con su cabeza hacia un lado. Anahí se sentó en sobre ella en sus glúteos, una pierna a cada lado de Dulce y desabrochó su sujetador quitándolo y arrojándolo a un lado.
-¿Qué haces?
-No hables chica sexy, solo cierra los ojos. -Dulce suspiró y lo hizo. Anahí removió el cabello de la espalda de Dulce y comenzó a masajear su cuerpo desde abajo hasta la parte superior de su espalda. Se colocó un poco de crema en sus manos y continuó su labor en la espalda, en los costados y después nuevamente en los brazos y hombros. Luego Dulce sintió estremecer su piel cuando la boca de Anahí comenzó a darle cálidos besos sobre su columna vertebral desde abajo hasta la parte superior.
-Any… -Se escuchó casi como un gemido.
-Dul… Te necesito… -Susurró Any en su oreja con excitación y luego la mordió sensualmente. Dulce se dio vuelta viendo esa incontrolable pasión en los ojos de Anahí y la besó, la besó intensamente. Ambas se besaban incontrolablemente abrazadas y sus respiraciones estaban agitadas, sin duda era un beso que ambas deseaban desde hace mucho tiempo. Estaban en el beso cuando Dulce se separó de ella y se puso de pie colocándose el sujetador y la camisa dejando a Anahí aturdida.
-Lo siento Anahí pero esto no puede ser. -Dijo sin mirarla y salió por la puerta dejando a Anahí completamente incrédula. Por el rostro de Anahí comenzaron a caer lágrimas.
-Soy una idiota, tanto controlarme para nada. Ahora es ella quien me rechaza. ¿Cómo se te pudo ocurrir que ella se fijaría en ti? ¿Cómo? Ahora no me querrá ver, mis vacaciones al lado de Dul acabaron y todo por ahhh y todo porque no me pude controlar, solo deseaba con todas mis fuerzas besar su piel, besarla y ahora ella se fue. ¡Maldición! ¡Pero fue ella quien me besó! ¡Sí, posiblemente por la excitación del masaje! La cague y ahhhh ¿por qué de tantas personas en el mundo me tuve que enamorar de ella? No de una simple mortal ¡No! Solamente de Dulce María Espinosa.
………………………………………………….
-La besé, no debí besarla. Pero esos ojos, esa voz. Ella solo está confundida… De todas formas… Solo nos queda una semana juntas, si es que no decide irse desde ahora a Londres. ¡Que idiota fui! Tanto controlarme y termino como una niña tonta enamorada. A demás no es como si ella fuese a llevar este ritmo mío de trabajo… Sería imposible llevar una relación y ella se merece más que esto. Más que una famosa que no sabe ni lo que quiere… -Dulce también estaba mal por lo que pasó con Anahí. -Oh sí, claro que se lo que quiero, la quiero a ella, solo a ella. Quiero besarla, quiero amarla, quiero vivir con ella. ¡Lo quiero todo! La quiero a ella y no se puede. ¡Maldición! -Dulce dio vueltas por la piscina y por el bar. Se tomo unos tragos y ya entrada la noche decidió volver a la habitación.
-No puedo creer que te fueras y estuvieses toda la tarde fuera dejándome aquí sola. -Le reclamó Any molesta.
-Necesitaba pensar.
-Sí, pero si vine contigo fue para estar contigo, no aquí sola en un cuarto de hotel.
-Al menos tiene bonita vista al mar. -Anahí la miró aun más molesta. -Ok, tampoco me mires de esa manera que dejas de parecer una niña.
-¿Ese es tu estúpido problema? No soy una niña Dulce, soy una mujer, una mujer que toma sus propias decisiones y que decide si quiere equivocarse o no. Y tus actitudes no muestran ni un gramo de madurez por si no te habías dado cuenta. -Anahí estaba realmente molesta y Dulce sin decir nada la abrazó dejándola sin habla.
-Lo siento… Siento haberte besado, siento haberme ido así, y también siento haberte dejado sola.
-Que lo sientas no solucionará las cosas. -Anahí suspiró, se separó de Dulce y pudo notar sus ojos aguados.
-No, no lo hará pero debías saberlo. -Dulce se sentó en una de las sillas acojinadas de la habitación.
-Me siento como una tonta. -Dijo sentándose en la cama frente a Dulce. -Lamento yo haberte besado. Es solo que… -suspiró.
-¿Podemos solo… olvidar lo que pasó y seguir como siempre?
-Seguir como siempre… -Anahí apartó la mirada. Se tomó unos segundos para pensar que contestar a esa pregunta.
-Tú estás confundida. -Anahí la miró a los ojos.
-Sí que lo estoy, pensé que sentías lo mismo que yo… Pensé que la gran Dulce María Espinosa se podría fijar en mí… Sí, cuan equivocada estaba. -Dulce había bajado la mirada ante todo esto.
-Sí, ella no se podría haber enamorado de ti… Por eso no me gusta ser ella muchas veces… -Anahí la miró atenta y Dulce clavo su mirada en la de Anahí. -Me gustaría no ser yo, me gustaría ser normal, tener una vida como todos… Pero eso no es posible Anahí y tú lo sabías.
-Pues sabiéndolo o no, yo me enamore de esa Dulce… Y realmente me duele que me digas estas cosas.
-Tú mereces una vida mejor, alguien mejor… -Anahí la miró y la tomó por la camisa.
-¿Tú no entiendes que te quiero a ti? No me importa si tu vida es complicada, difícil, si eres de otro planeta, yo te quiero a ti. -Dulce la tomó de las mejillas secando una lágrima que caía por su rostro.
-Yo también te quiero. Es por eso que no puedo darte esta vida a mi lado.
-¿Y por qué no me dejas decidir? Solo quieres apartarme porque tú también tienes miedo, miedo del amor.
-Eso también es cierto pero… ¿Qué pasará cuando culmine esta semana?
-¿Por qué no mejor esperamos a que eso pase? No te adelantes por favor. -Dulce suspiró.
-No sé cuando pasó pero te metiste en mi corazón. Mi pequeña…
-Yo te quiero desde que tengo 15 años… -Dulce la miró sorprendida.
-¿En serio?
-Sí pero no me atrevía a decírtelo porque temía que te alejaras de mí. Yo siempre iba a los partidos de soccer de mi hermano para verte aunque fuera de lejos. Siempre me has gustado. -Dijo un poco sonrojada. Soy tu fan. -Dulce la miró sorprendida.
-Waoo pues no sabes cuánto me hubiese gustado conocerte desde antes. -Acarició su rostro.
-Me conoces ahora y eso me basta, mientras no te alejes de mí. -Dulce sonrió y acercó sus labios muy despacio a los de Anahí. Besándola tiernamente.
-Debemos dormir, mañana bien temprano son las fotos…
-Sí… Entiendo. -Anahí aun tenía en su pecho esa extraña sensación y confusión. No sabía si tratarla como siempre o seria todo diferente ahora. Se separó de ella y entró en el baño a colocarse su piyama mientras que Dulce se comenzaba a cambiar en la habitación, en la tarde se había duchado cerca de la piscina y comprado ropa cómoda para cambiarse. Cuando Anahí salió del baño Dulce se encontraba de espaldas a esta colocándose la camisa. -Dul…
-¡Dime princesa! Se volteó sonriéndole con la camisa puesta. Anahí también sonrió y supo que las cosas seguirían igual que siempre.
-Quiero algo de comer, tengo mucha hambre. -Sonrió sentándose en la cama. Dulce caminó hasta ella parándose en frente y muy suavemente tomó su rostro y le dio otro beso y luego otro y otro. Anahí sonreía.
-¿Aun tienes hambre? -Anahí rió.

Admin
Admin

Mensajes : 6482
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Soccer, games and love

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 9:36 pm

-Es hambre de comer otras cosas… Aunque podría seguir besándote… Y hasta otro masaje te puedo dar…-Se ruborizó y Dulce la tomó de la mano poniéndola de pie.
-Ven niña atrevida, vamos por algo al lobby.
-¿Al lobby? ¿Así?
-¿Que tiene? Te vez hermosa.
-Estamos en piyama Dul.
-¿Y? nadie nos conoce además que importa. -Anahí lo pensaba y Dul la aló despacio y la llevo hasta la puerta.
-Tú lo dices porque eres la chica sexy y siempre te ves bien.
-Yo lo digo porque es la verdad. Tú me gustas así, en piyama o con ropa elegante o como sea porque eso no es quien eres, sigues siendo tú aunque no lleves nada puesto. Ah y se me olvidaba, amor, sexy es un estado de ánimo. Si te sientes sexy, te ves sexy.
-Vanidosa.
-Pelioncita.
-¡Hey! -Anahí iba a protestar y Dulce la besó y luego salió con ella de la mano hasta el lobby donde tomaron algunas cosas de comer y dieron un paseo por el exterior apreciando la vista. Dulce y Anahí reían de todo se sentaron cerca de la piscina a comerse las cosas que tomaron. Anahí tenía muchas ganas de besar a Dulce pero no sabía si Dulce quería que eso pasara en público o no. Realmente esa parte la preocupaba mucho. Dulce veía a Anahí un poco distraída.
-¿Que sucede princesa?
-Es que…
-Dime lo que sea.
-Es que no sé si tu quieres que nos besemos y eso en público y pues la verdad… Muero por tenerte más cerca y apoderarme de tu boca. -Dulce sonrió y se acercó más tomándola por la cintura besándola. Se separaron sonriendo y Anahí tomó una de las fresas de su plato y se la dio de comer a Dul en su boca ambas reían y terminaron besándose y comiéndose la fresa. Dulce acariciaba su rostro mientras la besaba.
-¿Anahí? -Preguntó sorprendido el joven detrás de ellas. Inmediatamente ellas se separaron y lo miraron. El chico estaba realmente sorprendido.
-Fer… -Pronunció casi en un susurro inaudible.
-¿Qué haces aquí? Más bien… ¿Qué haces con ella? ¿Besándote? -El joven estaba sorprendido y en shock.
-Yo… Anahí no sabía que responder.
-Todo es mi culpa. -Se apresuró Dulce a responder. -Yo le pedí que me acompañara a este viaje, necesitaba una asistente y cuando me la encontré en un café accedió. -Fernando las miraba sin poder creerlo.
-¿No deberías estar en Londres? Nuestros padres deben saberlo. -Sacó su teléfono y Anahí se apresuró quitándoselo de la mano.
-No Fer, por favor, no le digas a nuestros padres. -Lo miraba asustada. -Es la primera vez en mi vida que estoy viviendo una aventura como esta. Tu puedes ir donde desees pero yo no, por favor, mi vuelo a Londres sale el sábado. Prometo que estaré bien Fer por favor.
-No le pasará nada Fernando.
-¿Tú por qué la estabas besando? -Dulce miró a Anahí y ella habló.
-Hermanito ¿Besándonos? Jajaj imposible como crees.
-No soy tonto. Así que no me vengas con cuentos. Yo sé lo que vi y me lo vas a explicar todo o llamo a Papá. -Anahí suspiró. Pero Dulce se le adelantó.
-Yo la besé y ella no pudo reaccionar porque tú nos interrumpiste, eso es todo. Yo he tomado demasiado y no vi bien lo que hacía, yo estaba aquí con un chico y no sé en qué momento llegó Anahí. Lamento que pensaras mal… Aun estoy mareada es solo que me has dado un gran susto. -Fernando no muy convencido asintió.
-Bueno… De todas maneras es mi hermana y a ella solo le gustan los chicos… Yo pensé que tu…
-Claro, no tienes que pensar cosas que no son, te dije que fue un accidente.
-De todas maneras hermanita… Jack quiere salir contigo y le dije que estabas libre y le di tu número...
-Claro Jack… Hace mucho que espero a que me invite a salir…
-Y que me dices tú Dulce, ¿Saldrías conmigo mañana? Te aseguro que beso mejor que mi hermana. -Anahí lo quería fulminar con la mirada.
-Nadie dijo que yo te besaría. -Sonrió coqueta y Anahí la miró incrédula. -De todas maneras mañana viajo así que será en otra ocasión. -Culminó encogiéndose de hombros.
-Que lastima, yo que estaré aquí por una semana de vacaciones… Vine con unos amigos… Hemos llenado todo el hotel y si tu quieres podemos…
-Yo subiré a mi habitación, si me disculpan… -Anahí le devolvió el teléfono a Fer y caminaba de prisa. Dulce se dio cuenta de que estaba molesta.
-Voy a dormir Fernando, hablamos luego. -Dijo esto y corrió hasta el ascensor evitando que se cerrara. Anahí no la miraba y ella solo se quedó en silencio hasta que regresaron a la habitación. -Vamos Any, no estés molesta.
-No estoy molesta, solamente coqueteaste con mi hermano...
-Solo le sonreí. ¿Y que tal con ese Jack? ¿Cómo es eso de que estabas loca porque te invitara a salir?
-Jack no es nadie.
-Tu hermano no es nadie, solo te quiero a ti. Además no quería meterte en problemas.
-No, si no eres mi novia… Solo me besaste por accidente.
-¿Querías que le dijera que eres mi novia?
-Sí, si quería. –Contestó molesta y Dulce la miró sorprendida.
-No hay problema, de una vez llamamos a tus padres y a la prensa. -Dijo molesta.
-Pues sí, porque no quiero compartirte. -Dijo molesta y luego comenzó a llorar.
-Any… No llores, vale nos asustamos pero tranquila yo estoy aquí y te quiero. -La abrazó. -Princesa.
-Le coqueteaste y eres mi novia. -Decía llorando como bebé.
-Bebé, yo solo te quiero a ti, no dudes de eso. Además es tu hermano jamás me fijaría en él.
-Promételo. -La miró a los ojos.
-Lo prometo. -Al decir esto Anahí comenzó a besar a Dulce y la llevó hasta la cama.
-Hey tranquila amor. -Dulce se separó un poco para mirarla a los ojos y Anahí se sonrojó mordiendo su labio. Dulce sonrió. -¿De verdad quieres hacer esto?
-¿Hacer que exactamente? -La miraba como una niña pequeña que realmente no sabía lo que Dulce estaba hablando. Dulce sonrió tomándola de las mejillas y dándole un corto pero tierno beso.
-Vamos a dormir ¿de acuerdo? -Anahí asintió y ambas se acostaron en la cama quedándose profundamente dormidas.
Al día siguiente fueron a la entrevista y sección de fotos. Anahí quería tomar la mano de Dulce y besarla pero sabía que allí estaba la prensa y aun no habían decidido qué hacer con su amor. Así que se mantuvo distante y eso Dulce lo notó. En uno de los recesos que le dieron se acercó a ella.
-Hey baby, ¿Qué ocurre? ¿Por qué estás aquí tan alejada? Antes te integrabas más.
-Solo estoy pensando y un poco preocupada.
-¿Por qué? -Anahí miró a su alrededor a todas las personas que allí se encontraban. Dulce comprendió que era lo que sucedía. -¿Es por esto? -Dulce la tomó de la cintura y la besó por unos minutos.
-¡Dulce! -La miró sorprendida cuando se separaron.
-¿Qué? -Preguntó con una sonrisa en los labios.
-Te amo Dul. -Dijo sonriendo con seguridad.
-Si tú no tienes miedo, yo no tengo miedo. Y si yo no tengo miedo, tú no tienes por qué tener miedo princesa. -Dulce dio un tierno beso en la mejilla de Anahí sonriéndole.
Minutos más tarde ya Dulce había terminado y se acercó a Anahí.
-¿Lista para regresar a casa? -Anahí sonrió.
-Lista para regresar a tu casa, a la casa de mi novia famosa.
-Mmm quiero comerte a besos cuando me sonríes así.
-Ya no me mires así y vámonos que hay que tomar otro vuelo… -Lo dijo sin ánimo.
-Lo siento princesa, voy a tratar de que no tengamos que tomar más aviones.
-Ojala. Aunque suene aburrida solo quiero estar en tu cama, jugar Mario Bross y ver películas contigo todos los días que nos restan. -Dulce rió.
-Ahí salió mi Any bebé. -Ambas llegaron al taxi y se subieron en él rumbo al aeropuerto. -Mi vida no te prometo que podamos hacer eso pero lo intentaré.
-Lo sé… Pero ya solo con estar contigo estoy feliz. -Dulce se volteó a verla y la besó.
-Te quiero muchísimo baby.
Horas más tarde llegaron al apartamento y en menos de un segundo cuando Dulce fue a la habitación Anahí ya estaba dormida. Esta sonrió observándola.
-Si te pudiera tener así, para mí toda la vida… -Dulce suspiró y se acostó a su lado quedándose dormida.
A la mañana siguiente Anahí fue la primera en despertar y comenzó a besar los hombros de Dulce para despertarla. Besó su cuello y Dulce sonreía entre dormida y despierta.
-Despierta bella. -Anahí seguía acariciando a Dul hasta que despertó.
-Mmm me gusta despertar así. -Dijo volteándose boca arriba mirando a Anahí con los ojos entre abiertos y cerrados por el sueño. Anahí sonreía al mirarla y le dio un dulce beso en los labios.
-Vamos dormilona que tenemos mucho por hacer. -Al decir esto Dulce abrió los ojos sorprendida.
-¿Qué cosas tenemos que hacer?
-Quiero ir al museo de arte. -Dulce hizo una mueca. -Vamos no me digas que realmente es cierto eso de que no te gusta.
-Mmmm solo tu arte me gusta. -Dijo sonriendo y Anahí también sonrió.
-¿Y los perros? -Dulce mordió su labio y negó con la cabeza. Anahí entrecerró los ojos.
-Tendré que sacarte de mi lista de amores platónicos. -Se separó de Dulce levantándose de la cama y Dulce con ella.
-¿Qué? -Anahí estaba sonriendo pero Dulce no podía verla ya que estaba de espaldas a ella. -Pero Any, no es justo, eres muy caprichosa y no me convencerás de tener un perro. -Dijo seria.
-¿No? -Preguntó Anahí indignada.
-No, no lo harás. -Dijo seriamente.
-Pensé que podríamos llegar a un acuerdo… Somos pareja ¿no? Y tú quieres tomar todas las decisiones no es justo.
-¿Justo? ¿Justo es que siempre quiera complacerte?
-Sí, porque me quieres. -Dulce sonrió.
-Nena caprichosa. Ven aquí. -Dulce se acercó a Anahí quien ya tenía una trompa de enojo y la tomo por las mejillas y la besó.
-No creas que con eso me contentarás… -Dulce volvió a sonreír.
-Me manipulas eeeh pero… para la princesa de la casa todo lo que pida. -Dulce hizo una mueca de “no tengo remedio” y Anahí sonrió. En ese momento tocaron la puerta de Dulce. -Abre tú amor en lo que me pongo algo de ropa y voy al baño. -Anahí asintió y le dio un pequeño pico en los labios.

Admin
Admin

Mensajes : 6482
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Soccer, games and love

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 9:37 pm

-Anahí al llegar a la puerta y abrirla se encontró con un mensajero. -Paquete para Anahí Puente.
-¿Qué? Pero…
-¿Es aquí o no es aquí?
-Pues sí… pero…
-Firme aquí. -Anahí firmó y el mensajero le entregó una caja con agujeros y se marchó. Anahí observó la caja sin saber de qué se trataba y luego la caja comenzó a moverse. Anahí la colocó en el suelo.
-¡DULCE! -Gritó Anahí pero Dulce ya había hecho todo y estaba en una esquina de la sala escondida viendo lo que hacia Anahí. Anahí levantó la tapa con cuidado y al ver lo que había dentro su cara era de sorpresa, alegría, emoción. Sonrió y tomo en sus manos el pequeño cachorro que estaba dentro de la caja. Es hermoso. -Este movía la colita muy feliz. Anahí lo abrazó y lo colocó en el suelo luego sintió las manos de Dulce abrazarla desde atrás por la cintura. Dulce colocó su cabeza en el hombro de Anahí luego de darle un pequeño beso en el mismo.
-¿Te gustó la sorpresa?
-Me encantó. -Respondió acariciando las manos de Dulce sobre su abdomen y volteó dándole un beso en los labios. -Eres increíble.
-La increíble eres tú. Que has traído felicidad a mi vida. -Decía susurrando con sus frentes pegadas. Un pequeño ladrido las hizo separarse y mirar el cachorrito. -Y tú no te pongas celoso. -Dijo Dulce señalándolo y Anahí rió mientras el cachorrito corrió a esconderse.
-Déjalo solo es un bebé.
-¿Lo vas a defender? -Preguntó indignada. Anahí sonrió y la besó.
-No te pongas celosa. Además él será nuestro bebé.
-Pues no sé a quién se parece. Porque tú eres hermosa y yo obvio que también.
-¿Obvio? -Preguntó sonriendo. –Ok, entonces esta chica obviamente sexy vanidosa es y será solo mía ¿ok?
-Ok. -Dulce sonrió y Anahí la besó.
-Estoy tan enamorada de ti…
-Y yo de ti. -Contestó sonriendo.
-¿Cómo se llama?
-¿Cómo quieres llamarlo?
-Sparky.
-Pues será Sparky entonces, princesa.
-Dul no puedo creer que compraras un perrito.
-Buenooo me pusiste una lista como de 7 cosas por las cuales no estaría en tu lista de amores y pues… Estoy intentando mejorar algunas. Aunque no me gusten tanto…
-Te amo. Pero sabes que solo bromeo, no tienes que complacerme en todo.
-Debería grabar eso para futuras ocasiones. -Dulce le sonrió. Anahí golpeo su brazo y luego la besó, era un intenso beso que duro unos minutos. -¿A qué hora es la exposición de arte?
-No Dul, hoy quiero complacerte a ti. ¿Qué cosas te gusta hacer?
-Estar contigo, no importa lo que hagamos.
-Dios te adoro bebé. -Anahí se volteó y la besó intensamente. Colocando sus manos alrededor de su cuello. Ambas cayeron sobre el sofá entre besos. El teléfono de Dulce comenzó a sonar y Anahí hizo una mueca contra sus labios. Parece que la felicidad no es completa.
-No contestaré. Hoy soy solo tuya.
-Hoy, mañana y todos los días eee jaja. No importa bebé contesta.
-Nop, hoy estaremos relajadas las dos. -Anahí sonrió y el celular de Dulce dejo de sonar y comenzó a sonar el de Anahí y Dulce la miró extrañada. Anahí tomó el celular y vio la pantalla.
- Es Fernando. ¿Será que pasó algo? ¿Me dejas contestar?
-Claro. -Anahí puso el teléfono en altavoz.
-Hola Fer.
-¿Any ya estás en Londres?
-No, claro que no. Aun me quedan un par de días…
-Papá y Mamá están volando para allá en este momento. Quieren darle una sorpresa a la tía.
-¿QUÉ? -Gritó alarmada y miró a Dulce.
-Así que no sé qué excusa inventaras pero… Estas en problemas jovencita.
-Fer, o Dios. Van a matarme.
-Yo cumplo con informarte, debo colgar que el entrenador ya me está llamando.
-Gracias hermanito.
-Te amo, pórtate bien. -Y colgó.
-¡Dul! -La miró asustada y Dulce estaba llamando a alguien mientras Anahí la miraba sin saber qué hacer.
-Marcus, necesito urgente 2 pasajes a Londres que salgan ya… Sí Marcus, es realmente urgente. Ok, ya voy de camino al aeropuerto. Gracias Marcus. -Colgó y miró a Anahí. -Vamos princesa que ya Marcus nos está comprando los pasajes. -En ese instante recibió un texto. -El vuelo sale en una hora. Al menos tenemos todo en maletas. Voy a darme un baño súper rápido. Llama al hotel de perros para que cuiden a Sparky y ten todo listo para irnos. -Anahí la miraba asustada. -Bebé, llegaremos primero que tus padres ¿Sí? -Anahí solo corrió a donde estaba Dulce y la abrazó fuertemente. -Todo estará bien. Tranquila princesa, lo prometo.
-Te amo. Gracias.
-No llores y mejor recoge todo. -Dulce le sonrió y ambas rápidamente hicieron sus cosas.
Minutos más tarde tomaron su vuelo y Anahí estaba muy nerviosa.
-Dul, nunca le he mentido a mis padres.
-Hey, tranquila todo va a salir bien. -Dulce tenía su mano entrelazada a la de Anahí y la apretó suavemente.
Horas más tarde iban en un taxi rápidamente a la casa de la tía de Anahí.
-Apúrese señor, que si no llego a tiempo mi padre va a matarme.
-Señorita el tráfico esta pesado.
-Any.
-¡No Dul! Tengo que llegar a tiempo ¿no lo entiendes? -Dijo desesperada.
-Lo entiendo pero debes calmarte. -Cuando llegaron a la casa de la tía de Anahí vieron a sus padres bajarse del auto.
-Ven hay una entrada trasera. -Las chicas corrieron con sus pequeñas maletas y lograron entrar por la puerta trasera que daba a la cocina.
-¿Francesca como estas? -Se escuchó preguntar a Marichelo la madre de Anahí.
-Bien… -La miró confundida.
-¿Dónde está Anahí?
-Aquí estoy madre, que sorpresa que viniste. -Dijo abrazándola y haciéndole señas a su tía Francesca para que no dijera nada.
-¿Anahí te estás divirtiendo con Francesca? Sé que Londres no te agrada mucho pero…
-Tranquilo papá que he pasado las mejores vacaciones. ¿Recuerdan a Dulce? -Dijo señalándola y Dulce se acercó, estaba alejada en una esquina en la gran sala.
-Señorita Espinosa que sorpresa. ¿Qué hace usted por acá? No me diga que entrevistando a mi hija.
-No, señor Puente tranquilo. Anahí y yo… -Anahí la interrumpió.
-Somos grandes amigas papá y ya que ella estaba en Londres decidimos compartir un rato.
-Me parece bien hija. -Dulce saludo a sus “suegros” y le dio una tímida sonrisa a Anahí. Unas horas más tarde las chicas salieron a dar una vuelta y distraerse. Una vez estuvieron alejadas de la casa Dulce besó intensamente a Anahí y comenzó a darle muchos besitos.
-Extraño besarte casa segundo.
-Yo también Dul, lo siento tanto.
-¿Esto quiere decir que nuestras vacaciones terminaron? -Preguntó Dulce un poco triste. -Yo pensé que duraría más… Que podríamos…
-¿Dul, que te he dicho? Vivamos el ahora. Tú y yo en Londres a la luz de las estrellas. -Anahí sonrió y Dulce volvió a besarla.
-Lo intento pero no me deja de preocupar que pasará con nosotras.
-Lo que tú quieres que pase. Yo estoy dispuesta a gritarle al mundo que te amo. -Dulce la miró y sonrió.
-¡Te amo! -Gritó y todos la miraron.
-¡Dul! -Anahí reía. No seas loquita.
-Se siente bien gritarlo, inténtalo.
-¡Te amo Dulce! ¡Te amo con todo mi corazón! –Gritó mirando al cielo.
-¿Qué dices Anahí? -Preguntó esa familiar voz. Anahí se volteó inmediatamente.
-¡Papá, mamá! Los miró asustada.
-Dulce entrelazó su mano a la de Anahí fuertemente. -Nosotras tenemos una relación. -Ellos las miraban sorprendidos.
-¿Es broma? -Preguntó su madre.
-No mamá. Yo estoy muy enamorada de Dulce.
-¡Pero qué dices jovencita! -Gritó su padre.
-La verdad.
-Esta mujer, sin duda tiene la culpa. Anahí tu no eras así. ¡Esta mujer es la culpable! -Gritó su madre. Su madre intentó golpearla y fue Dulce la que se interpuso y recibió la cachetada. -Anahí vámonos a casa ¡AHORA!
-No mamá, no me iré a ningún lugar si no es con Dulce.
-¡Anahí no me hagas rabiar!
-Vámonos Dulce. –Dijo Anahí halando a Dulce, quien no se movía aun incrédula.
-Si te vas con ella te olvidas de que tienes familia.
-Any… -Intentó Dulce detenerla.
-No Dulce, no me iré con ellos. Yo te amo y estar contigo es lo único que deseo. -La miró y luego miró a sus padres. -Lo siento. -Haló a Dulce y caminó con ella lejos de allí mientras escuchaba los gritos de su madre. Caminaron un rato y luego se sentaron en un banco. Anahí comenzó a llorar.
-Lo siento bebé, todo esto es mi culpa. –Dulce la abrazaba consolándola.
-No Dul, tu eres mi vida y no tienes la culpa de nada. -Dulce le secaba las lágrimas a Anahí. El teléfono de Anahí comenzó a sonar insistentemente. -Es Fer…
-¿Quieres responder?
-¿Para qué me grite?
-No sabes que es lo que te dirá. -Anahí suspiró y contestó la llamada.
-Anahí. –Dijo al contestar la llamada.
-¿Que es lo que sucedió? Nuestra madre esta histérica y no sabe donde estas. ¿Te fuiste de la casa? Me dijo algo como que eres… que andas con una mujer…
-Fer, Dul y yo somos pareja y nuestros padres no lo entendieron. Quisieron separarme de ella y yo… -Anahí comenzó a llorar más fuerte.
-Hey princesa no llores, todo mejorará. Nuestros padres te aman y tarde o temprano lo entenderán.

Admin
Admin

Mensajes : 3134
Fecha de inscripción : 26/01/2015

Ver perfil de usuario http://anahiydulcemarifans.foroac.org
Volver arriba Ir abajo

Admin
Admin

Mensajes : 6482
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Soccer, games and love

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 9:37 pm

Si ella te quiere y tú la quieres yo te apoyaré siempre. Sabes que te amo demasiado y que cuentas conmigo para lo que sea. Aunque me hayas robado a la mujer de mi vida eeehh no creas que no me duele. –Dijo Fernando en broma riéndose, logrando que Anahí sonriera también.
-Te amo Fer. Sé que llegara una chica y te robará el corazón.
-Llego hace muchos años… Lo que sucede es que yo no soy muy bueno para ella… Y es mejor que consiga alguien que esté siempre para ella.
-¿De qué me estás hablando? ¿Estás tomado? Suenas mmm como…
-Maite es la chica…
-¿QUÉ? -Gritó Anahí.
-Ya sé… Es tu mejor amiga y tengo prohibido fijarme en ellas… Es solo que hoy la vi y… Olvídalo háblame de ti. ¿Cómo te sientes?
-Hermano lo único que te pido es que no la lastimes sabes que ella es especial.
-Lo sé…
-Yo estaré bien… Bueno en lo que cabe… No sé que pase con mi vida de ahora en adelante… Quiero abrazarte.
-Te amo a ti pequeña, yo también quiero abrazarte pero todo estará bien. ¿Dónde estás?
-En Londes, sentada en un banco junto a Dulce.
-Sabes que lo que necesites puedes llamarme. Mis padres cancelaran todas tus tarjetas pero usa la que tienes mía por eso no te preocupes. ¿Tienes donde vivir?
-Con Dulce… -Anahí volteó a ver a Dulce dudosa mientras esta la miraba expectante sin saber que decir o que hacer. Ya que no escuchaba nada de lo que le estaba diciendo Fer.
-Ok. Solo cuídate mucho Sis. Te llamaré mañana para saber cómo va todo. En cuanto vuelvas me llamas para verte.
-Okok. -Colgaron el teléfono y Dul abrazó a Anahí.
-Vamos a algún hotel princesa, ya es tarde.
-Dul, ¿ya no volveré a ver a mis padres?
-Claro que los veras Any solo dales tiempo mi vida.
-Te amo Dul.
-Y yo a ti preciosa pero vámonos de aquí que es tarde y no quiero que nada más pase hoy. -Las chicas se fueron y pasaron la noche en un hotel Dulce abrazó a Anahí toda la noche. Al día siguiente regresaron al apartamento de Dulce.
-Dul.
-Dime Any.
-¿Me podre quedar aquí por un tiempo en lo que busco algún apartamento? -Dulce la miró.
-Amor pensé que viviríamos juntas ahora. -La miró Dulce con una sonrisa.
-¿Tú estás segura de eso?
-Completamente ¿Lo estás tú?
-Completamente mi chica sexy. -Dulce se acercó a Anahí y la besó tiernamente. -Lo que no sé es como llevaremos nuestra relación, tu viajando mucho y yo estudiando.
-¿No eres tú la que me dices que no me preocupe por eso? -Anahí sonrió. -Haremos del tiempo maravillas ya lo veras. A demás ¿Cuánto falta para que termines?
-5 meses.
-Pues el tiempo pasa volando. En un abrir y cerrar de ojos vas a estar graduada y podrás trabajar y ya veremos cómo manejamos el tiempo.
-Por eso te adoro, siempre tomas las cosas muy relajada. -Dulce sonrió.
-Voy a prepararnos algo de comer.
-Te sigo ahora.
-No hace falta descansa, enciende la tele que ya vuelvo para que veamos alguna peli o algo. -Anahí encendió la tv y las imágenes que presentaba en noticiero la dejo impactada. Eran fotos de ella y Dulce besándose. Había fotos de ellas en Costa Rica y de ellas en la sección de fotos en Vancouver.
-Dul… Debes ver esto. -Dijo casi en shock. Dulce se acercó a Anahí y vio todas las imágenes. -Bueno al menos mis padres ya sabían la verdad… o algo parecido a la verdad pero… ¿Amor tú estabas lista para esto? -Dulce miró a Anahí súper sorprendida.
-Si no lo estaba tendré que estarlo.
-¿Lo negaras?
-Jamás. Yo te amo y si el mundo ya lo sabe mejor… Me evita tener que contárselos.
-¿Estas molesta?
-No Any. -Dulce acarició su rostro. -No te preocupes por esto. –Terminó señalando la Tv.
-¿Y tus padres?
-Quizás me hubiese gustado contárselos y que no se enteraran de esta forma… -El teléfono de Dulce comenzó a sonar y esta hizo una mueca contestándolo. Anahí atentamente escuchaba.
-Sí Marcus lo acabo de ver. Yo… Sí siento no habértelo dicho antes. No, no perjudicará nada… Sí pero… Bueno tengo derecho a tener una vida… Pues tendremos que lidiar con eso… Ok, arréglalo. Está bien, allí estaré. -Dijo esto último y colgó el teléfono.
-¿Qué te dijo? -Dulce sonrió.
-Bueno… Luego de regañarme me dijo que tengo que hacer una conferencia de prensa esta tarde y hablar sobre esto…
-¿Qué les dirás?
-Que te amo profundamente.
-Hablo en serio…
-Y yo también… No sé exactamente qué voy a decir pero no tienes de que preocuparte. Yo te amo y eso es lo que basta. Le guste a quien le guste. Ven mejor vamos a desayunar fuera.
-Voy por mis cosas. -Las chicas salieron y mientras daban un paseo se tomaban de la mano y se daban besitos.
-Creo que ese lugar es tranquilo y se ve bonito. -Dulce señalo un local.
-Donde tú digas mi amor.
-Sí pero sabes que me gusta complacerte princesa.
-Pues este lugar es perfecto. -Dulce sonrió. Minutos después las chicas desayunaron, fueron de compras y luego regresaron a su apartamento.
-Dulce se encontraba en la habitación guardando algunas de las cosas que compraron cuando siente unas manos introducirse dentro de su camisa y acariciar su abdomen. Sintió el cuerpo de Anahí pegado al suyo y besos de esta por todo su cuello. -Any… Anahí tomó la camisa de Dulce y se le quitó. Dulce aún estaba de espaldas a esta y Anahí la volteó mirándola a los ojos. Dulce sonrió al mirarla y Anahí la besó. Anahí suavemente hizo un recorrido por la piel desnuda de Dulce. Con sus dedos acarició su abdomen, subió a sus pechos y los acarició por encima del sujetador. Se acercó más a Dulce y lamió su cuello. Dulce se estremeció y Anahí sonrió junto a su piel la cual comenzó a darle cálidos besos. Posó sus manos en la espalda de Dulce y le desabrochó el sujetador. Dejó de besar su cuello para separarse y observar a Dulce semi desnuda. Dulce sonrió y Anahí no apartaba la vista de sus pechos. Dulce se acercó y la besó. Quitó la camisa de Anahí casi sin dejar de besarla mientras Anahí apretaba la espalda de Dulce hacia ella para mantenerla unida a su cuerpo. Dulce intentó quitar el sujetador de Anahí pero esta se separó sonriendo y Dulce hizo una mueca de enojo. Anahí la besó en los labios y mientras lo hacía desabrochaba el jeans de Dulce y lo deslizaba por su piel. -No se vale, tienes mucha ropa. Susurró Dulce y Anahí sonrió dándole un leve empujón para hacerla sentar en la cama. Dulce sonreía mientras la observaba. Anahí se quitaba su jeans despacio y moviendo sus caderas en un suave movimiento. Mirándola a los ojos todo el tiempo.
-Ya no tengo tanta ropa. -Dulce sonreía mientras Anahí se acercaba a ella y la besaba en los labios recostándola en la cama.
-Y quiero que tengas mucho menos. -Susurró Dulce contra sus labios.
-Déjame disfrutar primero de mi chica sexy. Que me muero de ganas. -Dijo esto en su oreja y la mordió suavemente. Fue bajando con sus besos por toda su piel, desde el cuello fue bajando, hizo una parada en los pechos de Dulce los cuales observó y deposito pequeños besos para luego jugar con ellos en su boca con sus labios y su lengua. Subió y la besó. -No sabes cuánto he deseado tenerte entre mis brazos.- Dijo un poco agitada sobre Dulce con una pierna entre las de Dulce y otra a su lado.
-Te amo. -En un momento Dulce la volteó quedando esta debajo de Dulce sonriendo. Dulce devoraba su cuello y su boca mientras desesperadamente buscaba el cierre de su sujetador en la espalda. Anahí sonrió contra sus labios y le susurró.
-Dul, está al frente. -Dulce se separó de su boca y la miró con una sonrisa.
-Lo siento. -Dijo divertida mientras abría el cierre y removía el sujetador de sus pechos. Dulce los acarició suavemente temblando. Anahí sonreía, no estaba clara si Dulce temblaba por la excitación o por estar nerviosa. Dulce miró a Anahí a los ojos y al ver la sonrisa de Anahí ella también sonrió dándole un intenso pico. -Estoy un poco nerviosa. -Admitió y Anahí la volvió a besar pagándola a su cuerpo sintiendo su piel junto a la de ella. Se sentó en la cama con Dulce de frente a ella aun besándola.
-No estés nerviosa chica sexy, tú deseas esto tanto como yo. -Anahí se colocó detrás de Dulce y besó su hombro, su piel mientras sus manos acariciaban los senos de Dulce. Dulce arqueó un poco su espalda y su cabeza. Anahí devoró su cuello y bajó su mano hasta la braga de Dulce y metió su mano muy despacio por dentro de la misma acariciando su intimidad suavemente. -MMm eres solo mía chica sexy. -La besó en los labios mientras seguía acariciándola.
-Solo tuya Anahí. Princesa… -Dulce se volteó un poco y con sus manos buscaba quitar las bragas de Anahí y así lo hizo. Anahí recostó a Dulce nuevamente y comenzó a bajar sus bragas muy despacio. Dejando pequeños besos en sus piernas. -Ven aquí. -Anahí se acercó a Dulce y esta la haló para besarla y unirla a su cuerpo. -Te amo princesa. -Dulce besó su cuello y la volteó para poder devorar con su boca sus pechos, su piel. Anahí suspiraba mientras Dulce se acercaba peligrosamente a su intimidad. Dulce depositó varios besos sobre esta y con sus manos comenzó a darle placer a Anahí. Su boca se le unió y los gemidos de Anahí inundaron la habitación hasta llegar al preciado orgasmo. Dulce subió y besó a Anahí. Esta sonrió contra sus labios y abrazó a Dul.
-Amor, es tu turno. -Anahí volteó a Dulce y se subió sobre ella sentándose cerca de su intimidad y devorando su cuerpo. Así jugaron y se entregaron la una a la otra durante horas hasta que llegó la hora de ir a la conferencia de prensa. -¿No estás cansada bebé?
-Dulce sonrió.
-Realmente quiero seguir haciéndote el amor. Pero debo dar la conferencia de prensa. -Respondió con una sonrisa a Anahí que se encontraba sobre ella dándole besitos en los labios.
-Quiero tenerte así todos los días.
-Y yo bebé pero en cuanto vengamos de la conferencia podremos seguir en lo nuestro. -Dulce sonrió besando su nariz.
-¿Vengamos? ¿Quieres que vaya? O sea ¿puedo ir?
-Eres el amor de mi vida claro que quiero que vengas conmigo. ¿O pensabas dejarme sola y que me comieran los tiburones? -Hizo puchero.
-Claro que no, yo voy contigo hasta el fin del mundo. Es solo que no sabía si podía ir… Tú sabes por todo…
-Enfrentaremos todo juntas amor, ya salimos de tus padres y hermano ahora nos queda el mundo.
-Te amo Dulce.
-Y yo a ti bebé. Ahora a vestirnos que nos queda una larga noche. Prometo que cuando todo acabe nos escapamos a una playa desierta y haremos el amor toda la madrugada.
-Jajaj ay Dul, tú con tus locuras.
-Y tú eres la niña más hermosa que he conocido en mi vida.
- Sabes que no es cierto. Estas acostumbrada a ver miles de modelos y gente importante…
-Uff ellas son realmente feas a tu lado te lo aseguro. Tú eres mi diosa. -Dulce besó la besó. -Y te lo demostraré esta y cada una de las noches que pase a tu lado.
-Ve a ponerte sexy mi chica. -Dulce sonrió y dándole un beso en los labios se levantó y arregló.

Admin
Admin

Mensajes : 6482
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Soccer, games and love

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 9:37 pm

Horas después estaban en la conferencia de prensa.
-Se que todos están reunidos aquí con miles y miles de preguntas para mí. Pero les adelanto que no responderé ni una sola. Solo quiero decirles unas palabras y lo demás se los dejo a su imaginación. -Los periodistas asintieron sin estar muy conformes. -El amor es el sentimiento más puro y noble que existe. Todos ustedes se han enamorado, una o más veces en la vida. -Dulce hizo una pausa sonriendo. -Puedo decir hoy que me he enamorado, que he conocido a la persona más especial del mundo. Con ella he vivido muy poco tiempo pero sí, el suficiente para saber que mi corazón le pertenece. Con sus locuras, con sus regaños, sus sonrisas, sus palabras, ella ha llenado mi corazón. Quizás cometimos errores pero nos amamos inmensamente y soy feliz. Y ella es feliz a mi lado. No importa si el mundo lo puede entender o no, pero para el amor solo se necesitan dos personas y Anahí y yo nos amamos. -Dulce se volteó y estiró su mano hacia Anahí quien estaba oculta detrás del escenario. -Ven aquí mi vida. -Anahí se acercó dudosa y todos los flash la iluminaron. -No voy a ocultar mi amor por ti. Porque es lo más grande que tengo. -Ambas estaban tomadas de las manos y se miraban fijamente. -Te amo Anahí Puente.
-Y yo te amo a ti Dulce. -Dulce se acercó y la abrazó. Los flashes las iluminaban y luego ambas tomadas de la mano salieron del lugar.
Dulce estaba manejando y se detuvo en un lugar un poco oscuro, tanto ella como Anahí se bajaron del auto.
-Esto no será fácil… -Susurró Dulce recostada del auto.
-La prensa te comerá viva.
-Lo sé. -Hizo una pausa y la miró a los ojos. -Pero te amo. -Anahí la miró y entrelazó su mano a la de ella.
-Podremos con esto Dul. Nuestro amor será más fuerte que todo. -Dulce sonrió.
-Te amo mi niña.
-Yo más a ti mi chica sexy. -Se acercó a Dulce y la besó en los labios.
Ambas se fueron a buscar a Sparky y luego se fueron a su casa. A la mañana siguiente todos los periódicos y en la Tv hablaban de la conferencia de prensa que había dado Dulce y no fue lo que ellas pensaron. Todos o la mayoría de los medios no las estaban criticando sino al contrario, apoyando su decisión de amar. Porque al fin y al cabo el amor es amor.
-Debes ver esto. -Dijo Anahí mirando la tele.
-Dime que no me están despedazando. -La miró temerosa.
-Al contrario.
-¿Qué? -Saltó el sofá y quedo al lado de Anahí viendo la tele. -Wao. -Dulce respiró.
-Ves, todo está saliendo bien. Solo había que confiar. Lástima que no pase lo mismo con mis padres… Anahí bajó la cabeza y Dulce la abrazó.
-Bebé, podríamos hablar con ellos de nuevo y… -Anahí alzó la vista y la besó.
-No Dul, como dijiste hay que darles tiempo y no todo nos podía salir perfecto. Al menos ahora podre besarte cuando quiera y donde quiera porque todos lo saben. Saben que nos amamos. –Sonrió.
-Sí. -Dulce se acercó lentamente a ella y la besó. -Creo que he tenido un pase especial. -Anahí la miró confundida. -He pasado de no estar en tu lista de amores platónicos a ser el amor de tu vida. -Dulce sonrió divertida para hacer sonreír a Anahí.
-Tú eras del top de mis amores platónicos.
-¿Ah sí? -La miró curiosa. ¿Y quiénes eran los demás? -Anahí negó.
-No te lo voy a decir.
-¡Anda! ¡Dime! Quizás te cumpla tu sueño y les hagamos entrevistas, eso sí, será solo eso porque no pienso compartirte ni dejarte con ellos sola.
-Yo solo quiero saber cosas de ti, de nadie más. Y solo quiero estar contigo con nadie más. -Dulce sonrió y le acarició el rostro.
-Que iba a pensar yo que en un juego de soccer iba a conocer al amor de mi vida.
-Debo darle crédito a mi hermano por ser un conquistador y buen jugador. De no ser por él no estaríamos aquí.
-Quizás… Pero el destino se encargó del resto. -Dulce le dio un tierno beso en los labios.
-El amor es tan extraño… - Se recostó de Dulce y esta la abrazó.
-¿Por qué lo dices?
-Porque podemos pensar mil maneras de encontrar a esa persona que amaremos, podemos imaginar mil maneras de cómo llegara a nuestra vida, de cómo será, de cómo nos tratará y la verdad es que el amor llega de golpe, sin pensarlo, sin proponértelo y llega con tal fuerza que no te queda más que aceptar que estas irremediablemente enamorada. -Dulce sonreía al escucharla. -Y por más que lo imaginemos siempre la vida nos sorprende, a veces te envía a alguien que no estaba en tu lista de amores platónicos o en mi caso alguien que solo soñabas tener pero que sabía que era casi imposible.
-Nada es imposible si lo deseas con el corazón. -Anahí sonrió acariciando las mejillas de Dulce.
-Te amo. Eres mucho más linda de lo que imagine. Así creída, juguetona, aventurera, odiosa a veces, maniaca del ejercicio y obsesionada con tu cama. Eres más de lo que en sueños buscaba, más de lo que podía imaginar. Eres… -Anahí suspiró. -Eres el amor de mi vida.
-Me harás llorar baby. No sé qué decir luego de todas esas palabras tan tiernas que me has dicho.
-No digas nada. Solo bésame. -Dulce sonrió y cuando estaba a punto de besarla retrocedió. Anahí la miró sorprendida.
-No soy todas esas cosas que dices. -Protestó Dulce. Y Anahí sonrió.
- ¿Y decides protestar antes de besarme? Cuando ya estaba a punto de devorar tu boca. -La miró coqueta.
-Es que…
-¿Qué?
-Te amo.
-Ven aquí que… Quiero besarte.
-Y yo hacerte mía para siempre. -Dulce la haló y la besó intensamente. -Salimos de viaje en una hora.
-¿Qué? -Anahí se puso triste.
-Te prometí toda una noche de hacer el amor en la playa. -Anahí comenzó a reir.
-No quiero ir a la playa. Te quiero aquí y ahora. -Dulce sonrió divertida.
-¿Ah sí?- Sonrió Dulce coqueta.- Me saliste muy mandona señorita Puente.
-Pero así me quieres. Así que apaga tu teléfono que esta noche te quiero solo para mí. -Dulce sonrió y colocó sus brazos alrededor del cuello de Anahí.
-¿Solo esta noche? -Le preguntó coqueta.
-No, te quiero para mí siempre. Y si me sigues dando largas me iré y te dejare sola. -Dulce rió y comenzó a besar a Anahí.
-Entre risas y besos Dulce le susurró. -Estas como desesperadita.
-Cállate Dul. Que bastante te has tardado. -Anahí y Dulce reían mientras besaban todo su cuerpo y hacían el amor intensamente.
Minutos después…
-Chica sexy…
-Dime amor. -Anahí estaba recostada sobre el cuerpo de Dulce ambas abrigadas con una sabana, abrazadas. Dulce besó su cabeza.
-¿Cuándo te enamoraste de mí?
-Desde que te vi.
-No es cierto.
-Sí lo es, recuerdo que pensé que eras súper bonita pero que eras solo una niña y no me podía fijar en ti.
-¿Ahora no te parezco tan niña, no? -Anahí levantó su rostro para mirarla divertida.
-No, no lo eres. -Dulce se acercó y besó sus labios. -Pero aun así siempre voy a intentar protegerte y cuidarte porque te amo.
-Yo te amo más. -Le dio un beso en el cuello y se recostó sobre ella nuevamente.
……………………………………………
Al día siguiente…
-Dul…
-Dime preciosa.
-A veces quisiera solo tomar tu mano entre las mías y sentir que esto es realmente real, que estamos juntas y que nada ni nadie podrá separarnos. A veces solo quisiera eso apretar tu mano y sentir que estas aquí que eres para mí. -Dulce la miró sin saber que decir. Se encontraba colocando a Sparky en una jaula para llevarlo al hotel de perros. Al escuchar que Anahí había comenzado a decir todo eso la miró y escuchó atentamente. Al Anahí terminar Dulce se sentó en el sofá junto a ella y tomo sus manos.
-Amor, estoy aquí, estoy contigo y nada ni nadie nos va a separar. Yo te amo, tú me amas. No tienes que preocuparte de nada. Yo estoy y estaré contigo siempre. ¿Qué es lo que te preocupa bebé?
-Todo lo que pasará con nosotras de aquí en adelante. -Dulce sonrió tiernamente.
-Pues de aquí en adelante seremos felices por siempre. Hasta que te canses de mí y me dejes. -Dulce hizo una mueca de tristeza.
-Eso sería imposible. –Respondió Anahí acariciándole su rostro.
-Nunca se sabe cuando aparezca un Brad Pitt.
-No importa yo tengo a Dulce María para mi solita. A mi chica sexy. -Anahí la haló hacia ella besándola. Entre besos le dijo. -¿Qué hay si eres tú la que me deja? ¿La que se fija en una Megan Fox?
-Eso sería imposible.
-¡No te copies de mi respuesta!- Reclamó Anahí.
-No me copio, de todas formas ¿Y si lo hago que me harás? -Se acercó a ella seductoramente rosando sus labios. Anahí sonrió y se acercó a la boca de Dulce mordiéndole suavemente su labio inferior.
-Podría morderte. -Susurró cuando dejo de morderle el labio.
-Eso no sería castigo, seria… placer. -Anahí se sonrojó.
-¡Dulce! -Sonrió mordiendo su propio labio y Dulce la tomó del rostro e hizo que dejara de morderse, sonriendo.
-Te quiero. -Susurró antes de besarla.
-Quiero que siempre sea como ahora. -Dijo separándose mirándola a los ojos.
-¿A qué te refieres?
-A esto, a tú y yo. A nuestros juegos, a nuestras peleítas, y tus coqueterías, a mis niñerías, quiero que esto siempre sea así. Que me enamores cada día y que seas mi amiga, mi amor, mi amante, mi vida, mi todo. -Dulce sonrió y la abrazó.
-Estas como sentimental hoy pequeña.
-Un poco quizás. Pero prométeme que siempre será así.
-No puedo prometértelo chica vanidosa. -Dijo en un tono de creída tratando de ponerse lo más seria posible. -Lo más que puedo hacer es entregarte mi vida e intentar ser perfecta para ti. -Terminó de decir esto con una sonrisa mientras Anahí la miraba divertida.
-No quiero que seas perfecta. Quiero que seas tú ah y que me sedas tu cama claro está. -Dulce comenzó a reír.
-¡Todo menos mi cama!
-Y luego dices que no eres obsesiva.
-Contigo sí. -Se acercó a ella y le dio un suave beso en la comisura de los labios. Casi tocando su labio. Mientras hacía esto acarició su espalda acercándola a su cuerpo. Roso sus labios por su cuello

Admin
Admin

Mensajes : 6482
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Soccer, games and love

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 9:37 pm

y se separó con una sonrisa.
-Me gustas tanto, quiero comerte jajaj. -Dulce también rió.
-No sabía esa faceta tuya de devoradora.
-Aun no has visto nada. -Sonrió coqueta y Dulce sonrió.
-Te amo amor.
-Yo más.
-Sí ya sé que tu más. -Anahí la miró sorprendida y Dulce comenzó a reír.
-¿No era esto lo que querías? Que peleáramos y nos amaramos. -Anahí se paró del sofá caminando lejos de Dulce. -¿Any?
-Acabas de decir que yo te quiero más. -Cruzo sus brazos e hizo puchero.
-¡Pero bebé! Yo te quiero de aquí hasta nunca acabar.
-No. -Protestaba y Dulce se acercaba a ella con una sonrisa.
-¿Más allá de nunca acabar? -Anahí no la miraba y tenía cara de berrinche. Dulce sonreía acercándose una vez más. Una vez llegó a ella colocó sus manos en el rostro de Anahí para que la mirara. -Te quiero más de lo que jamás soñé querer a alguien, te quiero desde que te vi por primera vez y me saliste hostil, te quiero desde que vi tu hermosa sonrisa y jamás dejo de tenerla en mi cabeza, te quiero más de lo que debería, quiero todo de ti, quiero complacerte en todo y darte todo de mi. -Anahí la miró sonriendo.
-Te me pusiste sentimental… -Dijo divertida, burlándose.
-Niña caprichosa.
-Obsesiva.
-Sexy.
-Sexy tu. -Anahí le sonrió y colocó sus manos alrededor del cuello de Dulce. -Pensándolo bien quiero menos peleítas y más besitos.
-Y yo quiero hacerte el amor.
-Y yo quiero que me lo hagas. -Sonrió coquetamente.
-Mi niña… Jamás pensé que viviría un amor así de bonito.
-Yo quería que fueses tu solo tú.
-Nunca se sabe donde podrías conocer al amor de tu vida.
-Yo en la Tv a los 15 años. -Dulce sonrió.
-Yo en un estadio de Soccer a los 23 años y es una linda rubia de ojitos claros, labios perfectos, sonrisa perfecta, un poco consentida y de un gran corazón.
-La mía es sexy, es romántica, un poquito vanidosa, un poquito tímida, tiene unos ojos caramelo y unas pequitas que adoro. -Anahí le sonrió y Dulce la miraba embobada. -Y adoro como me mira, me mira como si fuese especial, como si fuese única, como si fuese solo suya.
-Eres mía. Solo mía. Como yo lo soy tuya. Ahora solo quiero besarte toda la vida.
-Y yo quiero besarte toda la vida.
-Y acariciarte.
-Y que me acaricies. -Cerró los ojos y sintió las manos de Dulce pasearse por su piel. Sintió sus labios en su cuello y la atrajo hasta ella besándola. -También amo como me besas.
-Es como subir una montaña rusa, es como volar.
-Te amo boba.
-Te amo tonta.
-¿No íbamos a dar un paseíto por tu rica cama? -Dulce sonrió.
- Ahora es nuestra cama.
-Estaba segura que sederías ante mí.
-Jajaj y luego dices que yo soy la vanidosa.
-Lo eres y así me gustas. Tal y como eres.
-¿Eso quiere decir que ya no tengo que complacerte? -Sonreía sujetándola por la cintura.
-Me gusta que me complazcas. Pero más me gustas cuando esta tu cuerpo pegado al mío. -La aló hacia ella y la besó. Entre risas y besos se tumbaron sobre la cama e hicieron el amor toda la tarde.
-Bebé, te tengo una sorpresa.
-¿A mí? -Preguntó Dulce sonriendo.
-Sí… Yo también quiero darte sorpresitas. Vamos a bañarnos y vestirnos.
-Mmm pero yo te quiero así. -Dulce la haló sobre ella y la besó.
-Sí pero en 2 horas tenemos que estar listas.
-Ooooh entonces nos da tiempo de pasarla bien antes. -Sonrió coqueta.
-Dul, pervertida.
-Pervertida tú, yo no dije nada, pensé en jugar Mario Bros.
-Sí claro, Mario Bros. -Anahí hizo una cara de “ya te creí” y Dulce comenzó a reírse.
-Buenooo una ducha juntas no suena mal… -Anahí besó su nariz y se levantó de la cama desnuda caminando sexymente hasta la puerta del baño, Dulce la observaba sin respirar.
-Anahí se volteó y le sonrió. -¿Te piensas quedar ahí como boba o vendrás a acompañarme? -Dulce sonrió y se paró rápidamente de la cama pegándola a la puerta dándole un intenso beso.
Horas después…
-¿Que hacemos en un estadio de soccer?
-No es cualquier estadio de soccer es el Bernabeu. -Anahí sonreía mientras estaban entrando en él.
-Ya sé cuál es, preciosa.
-Pues pensé que te gustaba…
-Sí me encanta el soccer. Y amo este estadio porque fue donde te conocí. ¿Oye y tú sabes jugar?
-Por supuesto, yo antes de tener una barbie en mi mano ya Fer me estaba enseñando a patear el balón. -Dulce comenzó a reírse. -¿De qué te ríes?
-Es que bebé, tu eres súper delicadita y no te puedo imaginar jugando soccer. -Anahí la miró mal.
-Hello soy la hermana del mejor jugador de España, es obvio que se jugar. -Dulce se rió y tomó a Anahí por la cintura mirándola coqueta de frente.
-¿Ah, sí? ¿Es obvio? -Anahí sonreía coqueta. -¿Tan obvio como que estoy loca por ti?
-Sí, así de obvio. -Dulce rió y la besó.
-¿Y me vas a decir que es lo que hacemos a estas horas aquí?
-Bebé dije que te tenía una sorpresa. Mejor entremos al campo.
-¿Nos dejan pasar a estas horas?
-Amor, deja de preguntar y vamos. -Anahí la haló para que entraran al campo.
-Está oscuro. -Susurró Dulce mientras caminaban y no veía el camino.
-¿Tienes miedo de lo que pueda hacerte en la oscuridad? -Dulce sonrió aunque Anahí no lo notó.
-Por mi hazme todo lo que quieras jajaj. -Anahí la arrinconó contra una de las paredes y la besó intensamente. Mientras entre caricias y besos apasionados las chicas se divertían juntas.
-Vamos chica sexy.
-No puedo saber por dónde voy.
-Dul…
-¿Sí, princesa? -Ambas estaban tomadas de la mano.
-¿Si te pidiera algo muy loco aceptarías?
-Por ti lo que sea. ¿Pero qué tan loco es? -Preguntó Dulce besando la mano de Anahí. Aun están en la oscuridad pero por la textura del suelo se encontraban ya sobre el césped. En el cielo había pocas estrellas y solo había un poco de luz sobre sus rostros.
-Es algo muy loco quizás apresurado pero te quiero en mi vida para siempre. -Dijo Anahí mirándola a los ojos.
-Me estas asustando.
-¿Te quieres casar conmigo?
-¿QUÉ? -Preguntó en shock y en ese instante las luces del campo se encendieron y en las pantallas apareció la pregunta “¿Quieres ser parte de mi vida para siempre?” “cásate conmigo”. Dulce estaba en shock. -¿Casarnos? -Susurró y ya para ese entonces sus manos se habían separado. Anahí la miró con una sonrisa que poco a poco se borró de su rostro. -Si apenas eres una niña… Y tus padres… Y nuestras vidas… Y… -Dulce la miraba aterrorizada. La miró a ella y luego a la pregunta parpadeante.
-No digas nada más que ya lo entendí todo. -Respondió Anahí con dolor en su corazón, conteniendo las lágrimas.
-Yo no… yo no puedo casarme… yo… -Dulce realmente no se esperaba esta sorpresa y los ojos de Anahí ya estaban aguados.
-No es necesario que sigas por favor… Ya lo entendí. Los amores platónicos eso son… Solo platónicos. Fui ingenua… demasiado ingenua y en este momento debo ser la persona más tonta del mundo. -Se dio la vuelta y comenzó a caminar lejos de Dulce.
-¡Any! ¡Princesa! -Dulce volteó su rostro a las pantallas que destilaban fuegos artificiales mientras parpadeaba la pregunta. Cerró los ojos confundida.
………………………………………………………………………
-¿Any qué pasó? ¿Por qué lloras? -Preguntó Fernando quien la esperaba en la entrada para felicitarlas.
-Sácame de aquí, por favor sácame de aquí. -Se tiró sobre su pecho abrazándolo. Ambos se subieron al auto y Fernando no sabía qué hacer o que decir.
-¿Quieres que vaya por tus cosas?
-No. Yo iré por ellas, pero no hoy. -Contestó seriamente conteniendo las lágrimas.
-Yo hable con papá y mamá… Ellos están confundidos pero no creo que se opongan a que regreses a la casa.
-Ya no importa nada… Donde me lleves realmente no importa solo quiero estar lejos de todo y pensar.
-¿Crees que Dulce se asustó?
-Te agradecería que no toquemos el tema. Solo te diré que ella me ve como una niña y que esto que vivimos fue… -Hizo una pausa conteniendo las lágrimas. -Fue solo… -Lágrimas caían por su rostro. -Fue un tonto amor de navidad… Fue solo esto. Nuestro amor “Soccer, Games and Love” Nos divertimos como nunca pero ella no está dispuesta a llevar esto más allá.
-Quizás te apresuraste.
-¿Ah sí? ¿Cuánto tiempo crees que se necesita para saber si quieres a esa persona por el resto de tu vida a tu lado?
-No lo sé… Quizás una mirada, quizás un segundo, quizás meses, quizás años… Todos somos distintos y tú y ella han pasado por muchas cosas… Muchos sustos… Yo te ayude hacer esta locura porque pensé que…
-Ya no importa nada Fer.
Horas más tarde…
-Se escuchaba el timbre una y otra vez. En plena madrugada. La madre de Anahí estaba harta de escuchar el timbre y se levantó de mal humor. Al abrir la puerta su cara no era sin duda de una persona feliz. -¿Qué quieres a esta hora?
-Quiero hablar con Anahí señora.

Admin
Admin

Mensajes : 6482
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Soccer, games and love

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 9:37 pm

-Ven en la mañana. -Intentó cerrar la puerta pero Dulce la detuvo.
-Señora, necesito hablar con ella ahora. Por favor.
-Ella no quiere hablar contigo. Le diré que viniste. Ahora vete de mi casa o llamaré a la policía. -Dulce suspiró.
-Dígale que lo siento. -Su voz se escuchó quebrada. -Y que realmente la amo. Que solo me asuste, pero que la amo y que lamento todo lo que sucedió.
-Ok, vete ya. -Dulce se retiró y la madre de Anahí cerró la puerta. Al cerrarla Anahí que estaba detrás de la puerta se tiró en los brazos de su madre a llorar. -No sé lo que pasó pero deben resolver esto. Si tú la quieres y ella te quiere… Deben resolverlo. -Respondió a su abrazo consolándola.
Al día siguiente Dulce fue nuevamente a la casa pero nadie le respondió y Anahí no respondía su celular. Solo llamó 2 veces y no insistió más. Intentó distraerse pero no dejaba de pensar ni un solo minuto en Anahí. En la tarde ya no aguantó más y le volvió a marcar. Esta vez tuvo más suerte y Anahí respondió.
-Hola…
-Princesa por favor discúlpame, vamos hablar, necesito verte. -Se escuchaba con la voz quebrada y ganas de llorar. Anahí no dijo nada, solo hubo un silencio. -Tú sabes que eres todo para mí por favor déjame verte, déjame hablarte, explicarte.
-Dulce… Yo necesito pensar.
-Princesa, yo soy una tonta, perdóname.
-Iré al apartamento por mis cosas…
-¡No! Por favor no hagas esto, te lo suplico. -Dulce comenzó a llorar.
-Tú no estás segura de nuestra relación…
-No lo tomes de esa forma. No es eso lo que sucede.
-De todas formas necesito tiempo… -Dulce cerró sus ojos con dolor.
-¿Antes de ese tiempo puedo verte?
-Creo que iré esta tarde por mis cosas…
-Voy a salir a una reunión pero te suplico no te marches sin que hablemos.
-Adiós Dulce…
-Te amo, no lo olvides. -Anahí se quedó callada y colgó el teléfono.
…………………………………………………….
Pasaron algunas horas y Anahí regresó al apartamento de Dulce para recoger sus cosas. Estaba sola en la casa empacando y tomó en su mano su foto con Dulce la cual estaba en el buró. -“Te quiero pequeña”. -Susurró leyendo la inscripción en la foto. -Creo que después de todo no era cierto… -Dijo colocando la foto sobre el buró.
-Si te quiero, jamás dudes de ello. -Habló Dulce en la puerta, Anahí se volteó mirándola unos segundos y luego siguió su labor. Tomó el maquillaje, algunos accesorios y los empacó en la maleta. Sin hablarle ni una sola palabra. Dulce la observaba sin saber que hacer o que decir. -No quiero que te marches…
-Es mi decisión.
-Tú eres lo único importante que tengo, no te marches. -Anahí miró a Dulce quien tenía los ojos aguados y la voz quebrada. -Yo realmente lo siento.

-Yo lo siento más… -Bajó la mirada. -Yo pensé que te habría gustado eso… -Continuó empacando. -Pero me equivoque. No querías formalizar nada conmigo. -Una lágrima cayó de su rostro a la maleta pero Dulce no lo notó.
-Any, no es eso. -Se acercó a ella y la abrazó. Anahí no le devolvió el abrazo. -Yo no me lo esperaba… Fue realmente una sorpresa y no supe que hacer, que decir. Tú sabes que yo te quiero en mi vida, tú lo eres todo para mí. Eres quien me da paz y alegría. Yo no quiero perderte por mis tonterías, por mis miedos… -Se separó para mirarla a los ojos. -Yo siempre he querido complacerte en todo… Es solo que eso de casarnos me asusta demasiado. Hace solo semanas que nos conocemos y aunque daría todo lo que tengo por ti, me aterra la idea de casarme, de perderte… Todas las parejas que conozco cuando se casan comienzan a tener problemas, se confían, dejar de enamorar, se dejan de amar… Pelean y se divorcian. Yo no quiero eso contigo. Yo contigo lo quiero todo y quiero hacerlo bien. Quiero conocer a tus padres y que conozcas a los míos. Quiero que termines tu carrera y que cumplas cada uno de tus sueños. Que no por ser mi esposa te limites y no quiero limitarme. Quería que no fuera algo apresurado. Pero yo te amo Anahí y no, no soy perfecta. Más bien soy una idiota. Si tú quieres casarte nos casaremos. Fue extremadamente linda la sorpresa que me diste y sé que no reaccioné de la manera correcta o de la que esperabas pero tú eres mi todo. Por favor no me dejes. -Del rostro de Dulce comenzaron a caer lágrimas, lágrimas que Anahí secó y luego le dio un pico a Dulce en los labios. -¿Eso quiere decir que me perdonas?
-Eso quiere decir que te amo pero… Necesito pensar.
-¿Pensar? ¿Pensar que cosa?
-Si puedo perdonar tu rechazo… Y si alguna vez me veras como lo que realmente soy, una mujer y no como una niña. -Dulce comenzó a llorar más fuerte en el suelo. -Dul… No me hagas esto, no quiero verte así.
-Perdóname, por favor perdóname. -Anahí bajo y se sentó en el suelo con ella.
-Me dolió y me duele que no quisieras casarte conmigo.
-Me da miedo el matrimonio pero yo te amo. Si es importante para ti casarte o te gustaría, hoy mismo me caso pero no te marches. Fui una tonta perdóname.
-No es que sea importante casarme, es que simplemente pienso que es algo muy lindo y me rechazaste, pensé que te gustaría mi sorpresa que por primera vez seria yo la que hiciera algo bonito por ti. Fer revolucionó a todos para que me dejaran hacer eso en el estadio… Para eso y otras cosas más…
-Lo siento, lo siento.
-¿Y qué me dijiste? “Eres una niña para casarte”
-¡Tienes 21 y yo 24! -Anahí suspiró.
-Mejor no lo arregles… -Intentó ponerse de pie pero Dulce no la dejó.
-Me enamore de ti aunque tengas 21 aunque tengas 15 aunque tengas mil. Te amo y no quiero perderte, sé que te lastimé pero te ruego me perdones.
-No puedo Dulce. Y dudo que algún día me case contigo si es que en algún momento volvemos a estar juntas. -Dulce la miró sorprendida.
-La cague lo sé, pero…
-Sí, y quiero irme, quiero salir de tu apartamento y llorar. -Dulce volvió a abrazar a Anahí.
-No quiero que te vayas, si sales de aquí te perderé para siempre y no quiero eso. -En ese momento como en un celaje apareció Sparky en el cuarto corriendo hacia Anahí colocando sus patitas sobre esta intentando lamerla. Movía su colita rápidamente y esto hizo a Anahí sonreír.
-Bebé, mamá te ha extrañado. -Dijo Anahí tomándolo en sus brazos besándolo y acariciándolo.
-Nuestro hijo te extraña.
-¿Ahora es nuestro hijo? -Preguntó Anahí casi sonriendo.
-Pues sí, nos consolamos mutuamente. Aunque me mordió. Yo creo que él se intuyó que te había hecho algo.
-¿Mordiste a Dulce, amor? -Le habló al cachorrito y este la miraba expectante. -Pues muy bien. -Terminó sonriendo.
-¿Muy bien? ¿Le aplaudes que me muerda?
-Sí, yo también te hubiese mordido después de lo que me hiciste.
-Aun puedes morderme… Puedes morder mi boca. -Se acercó más a Anahí, mientras Sparky correteaba por la habitación. -Puedes morder mi cuello, puedes morder… -Estaba a milímetros de su boca. -Morderme a mí. Pero no te vayas nunca. -La miró a los ojos y luego unió sus frentes cerrando los ojos. -Soy una idiota, soy demasiado idiota. -Culminó esto y Anahí la besó tiernamente.
-Eres una idiota… MMM Muy idiota. -Anahí seguía besándola y la recostó del suelo. -Eres tan idiota que no sé cómo no puedo dejar de besarte, de quererte, de amarte.
-Baje de nivel… De chica sexy a idiota pero si me besas soy todo lo que quieras. -Anahí sonrió, lamió los labios de Dulce y se separó poniéndose de pie.
-¿Qué pasó? -Preguntó Dulce sin entender aun en el suelo.
-Nada… Ya me cansé de besarte. -Dulce la miró sorprendida.
-¿Qué? ¿Me vas a dejar con las ganas?
-No sé de qué me hablas.
-Hablo de que te amo y te deseo y quiero estar contigo. -Anahí se encogió de hombros. -¿Esa es tu forma de castigarme? ¿Sin hacer el amor por un día? -Anahí rió.
-Buenoo podría ser por siempre… Aunque nadie dijo que sería un día… Tengo planeada una abstinencia total hasta que te hayas redimido. –Dulce la miró sorprendida.
-¿Qué tengo que hacer?
-Mmmm no lo sé… Lo pensaré. Ahora debo irme chao…
-¿Qué? ¿Seguirás viviendo aquí verdad?
-Esa también será parte de mi abstinencia. -La cara de Dulce era de shock.
-¡Any! -Anahí se volteó tomó su maleta y caminó hasta la puerta sonriendo de espaldas a Dulce. Dulce corrió y se posó delante de la puerta impidiendo que Anahí saliera. -Te secuestraré. -Dejó salir de su boca agitadamente y Anahí sonrió.
-Creo que este ha sido un buen susto. ¿No?
-¿Cómo? No entiendo. -Anahí besó a Dulce atrayéndola hacia ella y ambas cayeron sobre el sofá.

Admin
Admin

Mensajes : 6482
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Soccer, games and love

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 9:37 pm

-Te amo Dulce y creo que ya tú también tuviste tu escarmiento.
-Estar sin ti no fue fácil. Soy una tonta te juro que intentaré hacerte lo más feliz que se pueda, quiero hacerte inmensamente feliz mi princesa.
-¿Entonces cuando es la fecha de la boda? –Dijo seriamente intentando no reír.
-Hoy en la noche, deja textiarle a Marcus para que prepare todo. -Anahí sonrió y la besó. -Yo no estoy o no estaré de acuerdo en muchas cosas contigo pero te adoro. No quiero perderte nunca y si quieres boda tendrás boda nena caprichosa.
-No quiero boda, te quiero a ti y si no crees en eso de casarte te complaceré pero solo por esta vez.
-No, te complaceré yo a ti.
-Yo solo pensé que podría ser romántica también.
-Ya Marcus está organizando todo.
-Si no te vi escribirle.
-Lo hice, lo hice desde el día que me dejaste en el campo de soccer. Yo te amo y no te perderé por mis miedos o mis supersticiones. Tú y yo no seremos como las demás parejas. Puede que nos conozcamos hace poco pero nuestro amor es más grande que el de todos.
-Tonta te amo. Pero tienes razón en eso de hacer las cosas bien… De que nuestras familias estén bien y podamos ser realmente felices. Y no es que necesitemos de su aprobación pero si me gustaría conocer a mis suegros y mamá dijo que si tu eres la persona que yo quería que me aceptaba tal cual era y también a ti. Eso sí dijo que jamás volvieras de madrugada o ella te golpearía. –Anahí y Dulce rieron.
-Yo te amo mucho más princesa. Mucho más. Y dile a mi suegrita que aunque me golpee siempre lucharé por nuestro amor. Y que a pesar de nuestras peleítas y malos entendidos nuestro amor será invencible. Nos casaremos cuando planeemos la boda porque yo te amo y si tú quieres boda, boda vamos a tener. Porque tú eres lo más lindo que he conocido en la vida y mi corazón te pertenece y te pertenecerá por siempre. Lo importante no es siempre estar de acuerdo en las cosas es poder decir lo que pensamos y sentimos y que el amor pueda más que cualquier circunstancia. No siempre todo será color de rosa, ni siempre habrá un felices por siempre. En la vida hay situaciones, circunstancias por las cuales hay que atravesar, lo único importante es que las atravesemos juntas y luchemos por nuestro amor. Porque a pesar de los mal entendidos o problemas, el amor lo puede todo, absolutamente todo. Te amo.
Meses después…
-Te dije que me debías un partido de soccer. -Dijo Dulce sonriendo mientras caminaban. Llenas de cajas tanto ella como Anahí.
-Y este realmente me gustará jugarlo. -Dulce sonrió mientras abrió la puerta para dejar entrar a Anahí primero. -Eres demasiado especial Dulce.
-No, tú lo eres. Y tu hermano es un amor por aceptar.
-¡Hey! Cuidadito que me pongo celosa.
-Sabes que solo tengo ojitos para ti princesa. -Contestó Dulce mientras iba por el pasillo y pasaban enfermeras y doctores a su lado.
-¿Bebé estaba todo listo verdad?
-Sí, se supone que ya los niños estén en el salón y gracias a Fer llegaron a tiempo las mega pantallas.
-Mi hermanito es increíble y vendrá a jugar también con nosotros pero más tarde primero debía entrenar. -Cuando las chicas atravesaron la última puerta estaban en un salón lleno de niños esperándolas. Unos en camillas, otros de pie con respiradores, yesos, distintas condiciones. Unos en el suelo sentados como indios y pantallas alrededor del salón.
-¡Llegamos con los juegos! -Gritó Dulce y todos gritaron, aplaudieron y rieron.- Les trajimos la última versión de FIFA es la que está por salir, FIFA 2015 y en su portada pueden ver que hay un súper jugador de soccer. ¿Lo conocen? -Dulce comenzó a repartirle los video juegos y los controles.
-¡Es el Niño Torres! -Gritó uno de los chicos.
-¡Así es! -Dijo Anahí. -¿Y saben qué? -Los chicos la miraban expectante. -¡Es mi hermano! Y en unas horas estará aquí con ustedes jugando al XBOX y tomándose fotos. ¡Y todo lo que quieran! -Los niños rieron y aplaudieron. -Para las niñas que no les guste el soccer también tenemos otros juegos, mas de niñas. -Dijo Anahí guiñándole un ojo a una de las niñas de allí. -¡Lo que queremos es que se diviertan! -La niña se levantó del suelo y corrió a abrazar a Anahí y luego todos los niños hicieron lo mismo tanto con Dulce como con Anahí. Y estas terminaron en el suelo riendo.
Pasaron las horas jugando al XBOX con los chicos en el hospital y cuando llego Fer todos los niños estaban impresionados y lloraban de la emoción. Anahí estaba pensativa en una esquina mientras los veía reír y observaba a su hermano jugar con ellos. Maite también estaba allí jugando con los chicos. Todos reían y Anahí se sentía llena, completa y feliz. Pensando en esto sintió como alguien la abrazaba por detrás.
-¿En qué piensas bebé? -Era la voz de Dulce y Anahí se volteó sonriéndole.
-En lo feliz que soy a tu lado. -Dulce sonrió y le acarició el rostro.
-Yo estoy inmensamente feliz aquí contigo, un día cualquiera logrando sonrisas en las caras de estos niños. Te amo por ser mi cómplice en todo, mi compañera, mi esposa.
-Eso último suena fuerte. -Anahí sonrió.
-¿Ahora no quieres que te diga así? -Dulce sonrió divertida.
-No, me encanta que lo digas pero me hace sentir más grande de lo que soy.
-Siempre serás mi pequeña. Mi bebé consentida, caprichosa, la cual amo con todo mi corazón. Y a la cual le gustan los video juegos. Aun estoy dudando si juegas soccer o no. -Dulce rió y Anahí la miró indignada.
-Ya verás. ¡Fer! -Gritó Anahí y Fernando volteó a verla. -Pásame el balón. -Fernando sonrió y como estaba de pie jugando con el balón se lo lanzó con una pequeña patada. Anahí lo recibió con los pies y comenzó hacer malabares con él. Lo pasaba de un pie a otro, lo elevaba y se lo pasaba por la cabeza y rodillas. Luego lo elevó nuevamente y de una patada en el aire lo metió profundamente en una pequeña maya de soccer que había en el salón. Dulce se quedó con la boca abierta al igual que los niños. -¿Qué dices ahora amor?
-Que me he vuelto a enamorar. -Dijo casi en shock y Fer, Maite y Anahí comenzaron a reírse. Dulce tomó un balón a su lado y un marcador y se acercó a Anahí. -¿Puedo tener tu autógrafo? -Anahí rió por las ocurrencias de Dulce.
-Claro, ¿qué le escribo?
-Para el amor de mi vida. De tu princesa. -Anahí sonrió y le dio un pequeño beso en los labios a Dulce. Separándose y dejándola con las ganas de más. Firmó el balón y le guiño un ojo.
-Ahora eres mi estrella de soccer, mi amor platónico. -Decía mientras caminaban al descapotable de Dulce. Luego de despedirse de los niños.
-No soy tu amor platónico, soy tu amor real. -Dijo saltando la puerta subiéndose en el auto. Dulce sonrió y se subió también.
-Sí eres mi Anahí.
-Y ahora para nuestra luna de miel ¿no?
-Contigo siempre estoy de luna de miel. -Sonrió Dulce coqueta mientras conducia a velocidad sintiendo el aire en su cuerpo. Ambas se cocaron sus gafas de sol.
-Anahí alzó las manos. –¡SOY FELIZ! -Gritó riendo. Y tú estás loquita chica sexy.
-Por ti, mi niña, mi mujer. -Anahí la miró sonriendo y le dio un intensó beso en los labios. Ahora se dirigían a lo es su nueva y antigua vida, a hacer lo que han hecho siempre, reír, vivir, disfrutar y amar. Amarse la una a la otra, sin miedos, sin restricciones. Solo vivir, soñar, reír y disfrutar de esta vida, de esta nueva vida, porque cada día te da la oportunidad de comenzar de nuevo para ser feliz.



FIN

Admin
Admin

Mensajes : 6482
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Soccer, games and love

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.