Todo acerca de... mi madrastra

Página 1 de 4. 1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Todo acerca de... mi madrastra

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 10:20 pm


Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Todo acerca de... mi madrastra

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 10:21 pm

Capítulo 1
Es una tarde lluviosa y demasiada húmeda y el frio no se podía resistir en la ciudad de Ohio, USA El verano había terminado dándole paso a las hojas de otoño. Salgo del aeropuerto y veo a lo lejos a mi Mejor Amiga Maite
-Dul– dice al agitar su mano, y una gran sonrisa camino un poco de prisa hasta que solo estoy a un metro de ella
–no has cambiado nada Maite-digo al abrazarla efusivamente
–te extrañé mucho Dul, mira lo hermosa que estas, has cambiado mucho y te has puesto muy guapa, – dice al sacudir mi largo y rojizo cabello que me llega hasta la mitad de mi espalda
–creo que sí… - digo al sonreír
–Ya no eres la morena loca e inquieta que conocí, ahora luces tan madura y pelirroja… - dice al tomar mis maletas
–La vida no es fácil, nos hace madurar tarde o temprano – digo al bajar la mirada
–en eso tienes razón, ahora explícame el motivo por el cual tuve que venir a recogerte, sabes que no me molesta, pero por qué tu padre no envió a uno de sus chóferes o por qué no vino tu madre - dice al colocar las maletas en la parte de atrás de su auto
–Porque mi padre murió antes de ayer y no quería que uno de los chóferes me viniese a buscar, mamá también llega hoy – digo al colocarme unas gafas oscuras
–Dul lo siento tanto – dice al abrazarme
–No te preocupes, tú sabes la relación que mantuve con mi padre – digo seria al soltarla
–Sí, sé que ustedes no se llevaban nada bien y es comprensible, él no fue buen padre, aunque gracias a él tienes lo que tienes – dice al abrirme la puerta
–gracias – digo al cerrar la sombrilla y sentarme – yo necesité a un padre, no al dinero que mandaba cada mes, me gradué en Oxford, pero jamás tuve de él ni siquiera un “te quiero” lo vi unas 8 veces desde el divorcio – digo al colocarme el cinturón
–Lo sé, pero aun así era tu padre y de seguro te duele – dice al encender el motor
–no, cómo me va a doler algo que jamás conocí, vine porque mi madre me dijo que lo hiciera – digo al cruzar mis brazos
–A pesar de todo tu madre hablaba bastante con él y con tu madrastra– dice al acelerar
- ¿Cuál de todas? – digo al bostezar
– con la última creo, vamos Dulce solo has tenido 3 madrastras– dice al sonreír
– A la primera la conocí, con la segunda hablé solo una vez por teléfono y de la última no sé ni su apellido – digo al mirar las calles de Ohio– no ha cambiado mucho desde que me fui – digo al esbozar una media sonrisa
– no, pero hay nuevos antros, cafés y un nuevo centro comercial – dice al girar y sonreírme
– Eso imaginé… - digo al ver algunos niños correr en las aceras emocionados por la lluvia
– en estos seis años solo he visto a tu madre 3 veces, la última vez me dijo que estaba súper ocupada con un desfile de moda en Londres – dice al detenerse en un alto
– Sí, eso fue hace 7 meses, la verdad está muy ocupada, hoy llega si no es que ya llegó de Paris – digo al suspirar
– Entiendo… y dime cómo te ha ido en tu empresa – dice al acelerar
– bien, no me puedo quejar… financieramente todo está bien, pero sentimentalmente no, en estos últimos años he sido bastante promiscua, me aburro fácilmente de las mujeres y no es porque le tenga pánico al compromiso, si no que la verdad no encuentro a esa persona que me haga sentir bien y que yo la haga sentir bien – digo al bajar la cabeza
– te entiendo, yo también he tenido una vida loca, solo logro concentrarme en el trabajo – dice algo seria, como si estuviera triste
– Lo sé, me pasa lo mismo, sufro de insomnio, necesito pastillas para poder dormir, puedo estar rodeada de cientos de personas y aun así el aire huele a soledad – digo al notar que hemos llegado
– Así es, así es mi querida Dul, bajemos – dice al apagar el motor.
Salgo del auto sin la sombrilla, necesito sentir las gotas de lluvia por alguna razón que no comprendo, me quito los guantes y los coloco en el bolsillo de mi abrigo, camino despacio hacia la entrada del cementerio que se encuentra repleta de personas, reconozco a uno de los guardaespaldas de la familia y me le acerco
– Señorita Espinoza, qué gusto volver a verla – dice Frergus amablemente
– Lo mismo digo, vine con Maite – digo al tomar la mano de esta
– entiendo… puede pasar – dice al correrse para que podamos pasar.
A pesar de la gran multitud puedo ver a los lejos un gran círculo de personas debajo de una tienda negra, que supongo que rodean el ataúd ¡Que hipócritas! Pienso al caminar despacio, no llevo prisa, mi padre no fue una gran persona, para él “1. Era él 2. Era él y 3. Era él” no era afectuoso con nada ni con nadie, con mi madre fue la única con la quien se casó por la iglesia, su primera esposa era 10 años más joven que él, era muy hermosa, pero su defecto era la avaricia. Su segunda esposa era 14 años más joven que él, por lo que me comentó mamá se conocieron en Francia y se casaron al mes, pero al año se divorciaron ¿por qué? Yo no sé, después de un tiempo dejó de ser un “Don Juan” para concentrarse en los negocios, sinceramente a mí me daba igual lo que hiciera con su vida, pero me daba cierto alivio saber que estaba soltero, sus esposas anteriores eran unas arpías que solo querían su fortuna, ósea mi dinero.
De la tercera no sé mucho, lo único que me comentó mamá es que esta era sumamente joven, pero a pesar de su edad era muy madura, según ella esta si había embobado a papá, debido a que este se veía enamorado, se veía feliz; sé que ese comentario lo dijo algo dolida, a pesar de todo ella seguía amándolo como la primera vez. Desde que tuve uso de razón supe que lo único que recibiría de papá era su dinero, soy su única hija, por tal razón se supone que soy su heredera universal, después de algunos años dejé de esperar su cariño o compresión al enterarse de mi sexualidad, comencé a disfrutar de su dinero, por alguna razón empecé a pensar que su fortuna era solo mía y de nadie más, creo que con el tiempo me he vuelto avara o de seguro solo protejo mis intereses de las brujas que eligió como esposas.
Sé que esto sonará raro, pero mientras más me acerco al ataúd, la lluvia se intensifica, tanto yo como y mi amiga Maite estamos totalmente empapadas, me encanta esta sensación al sentir las gotas sobre mí, es como si dejara caer un gran peso y el estrés desapareciera momentáneamente, al estar lo suficientemente cerca del gran circulo todos me miran, sé que la mayoría supondrían que no vendría, pero me da igual lo que piensen, son más falsos que mi propio padre.
Mi madre se acerca a cubrirme con una sombrilla
– Mi amor por fin llegas, pescarás un resfriado – dice al secar algunas lágrimas
– El vuelo se retrasó un poco – digo con desgano al caminar
– Pensé que de verdad no vendrías – dice al caminar de prisa detrás de mí
– Casi no lo hago, pero quería ver EL TEATRO QUE ARMARÍAN TODOS – digo en voz alta para que todos puedan escucharme
–Dulce María hazme el favor de bajar la voz – dice mi madre en tono bajo al mirar a su alrededor
– por favor madre, sabes que no miento, estas personas que ves aquí lloran hipócritamente, cuando papá casi cae en quiebra ninguno estaba a su lado, dicen que lo extrañarán por ser una buena persona, cuando él jamás hizo algo bueno por alguien, imagino que la más hipócrita de todos debe ser ella
– digo al señalar a una joven cabizbaja sentada muy cerca del ataúd, no podía observar bien su rostro no solo porque tenía la cabeza agachada sino también por el sombrero negro que carga
– ¡PUEDES CALLARTE! – dice al levantarse y mirarme enojada.
¡Qué hermosa es! Sus ojos a pesar de estar hinchados de tanto llorar, tienen un brillo que no podría describir, lo único que puedo decir es que son hermosos y más porque nunca había visto tal cosa era un azul perfecto y totalmente hermoso. Su rostro está bañado por algunas pecas que la hacen lucir muy tierna y angelical, sus facciones son muy finas, pero qué decir de sus labios, son 1 poco delgados, pero tentadores, se ven tan suaves que quisiera, mejor dicho que moriría por probar ¡qué demonios me pasa! Ella es mi madrastra, se ve que tenemos la misma edad, no creo que pase de los 23.
Ella sigue mirándome de la misma forma, mientras deja caer una lágrima, no debo dejarme engañar por su rostro inocente y por algunas lágrimas baratas, mamá dijo que lo embobó, así que no debo dejarme engañar
– QUIEN ERES TÚ, PARA DECIRME LO QUE TENGO Y NO TENGO QUE HACER – digo al sostenerle la mirada que solo yo puedo, no dejaré que me intimide con su supuesta mirada de dolor
– ¡TU PADRE MURIÓ MUESTRA RESPETO! Tu madre siempre alardea que has ido a las mejores academias y a la mejor universidad, supongo que ahí debieron enseñarte buenos modales, si es así utilízalos – dice roja del coraje
– sí me los enseñaron, pero los utilizo con quienes se lo merecen, ni tú ni estas personas se merecen un poco de educación, estoy segura que estabas con mi padre por su dinero, no me sorprende que lo hayas asesinado, no hagas papeles de buena esposa y tú qué sabes qué es el respeto, por dios solo te acostabas con él – en ese instante siento mi rostro girar unos 90 grados y un ardor se hizo presente en mi mejilla derecha
– COMO TE ATREVES… tú… tú solo estabas en Londres disfrutando de su dinero, él no fue buen padre, pero te dio una buena educación, lo mínimo que podías haber hecho era aunque sea llamarlo una vez al mes… y si me acostaba o no con él no es tu problema… - dice en tono bajo, como si quedara sin voz
- ¡BASTA! Anahí tranquilízate y principalmente tú Dulce –dice mi madre muy enojada
- ¿Que me calme? Ella me abofeteó es una…. – digo sin terminar la oración al ver como Anahí se cae al suelo desmayada
– No le hagan caso, está fingiendo – digo al tomar el brazo de mi madre
– No está fingiendo Dulce, Anahí es hipertensa – dice al soltarme y correr hacia ella
– Yo… yo no sabía – digo al dilatar mis pupilas y sentir cómo se hace un nudo en mi garganta...
– Dul debes calmarte – dice Maite al tocar mi hombro, siento la mirada de todos sobre mí, pero no siento mis piernas, solo observo como uno de los guardaespaldas trae alcohol para despertarla, toco mi cabeza y parpadeo varias veces hasta reaccionar y correr hacia donde está ella.
Quito a mi madre y tomo a Anahí entre mis brazos, su sombrero negro cae haciéndome notar aquellos cabellos rubios– Anahí… - digo al golpear sus mejillas (no tan fuerte) tomo la botella de agua de mi madre y la rocío un poco en su rostro hasta verla abrir los ojos y toser un poco - ¿estás bien? – digo al perderme en su mirada, es muy hermosa y se ve tan frágil
– sí… estaré… estaré mejor… cuando me sueltes – dice al mirar a otra dirección
– por mi muérete – digo irritada al soltarla y acercarme al ataúd – no fuiste una buena persona y lo peor que hiciste fue enamorarte de arpías como esta – digo al señalarla y salir de ahí.
Al parecer ha dejado de llover, camino rápido hasta llegar a la salida, me siento muy enojada ¡qué le pasa! Quién demonios se cree… estoy segura que se comporta de esa manera tan altanera porque está segura que papá le dejará todo. Siendo sincera conmigo misma no me interesa el dinero, tengo mi propia empresa, no me hace falta nada, pero no dejaré que la bruja esa se salga con la suya, pienso al patear una pequeña piedra
– Dulce, respira hondo, estás muy exaltada – dice Maite preocupada
– no la viste… ¡es una actriz! No dejaré que toque ni un centavo, si logro quedarme con todo, lo donaré a cualquier fundación… ella no se quedará con lo que no le pertenece –digo al apretar fuerte mis puños
– no te diré mi opinión, porque no quiero discutir, mejor vamos a la mansión, tu madre me dijo que tanto ella, tú y la señora Anahí tienen que asistir a la lectura del testamento, se hará en el estudio de la mansión – dice al suspirar
– No le digas a esa bruja señora, más señora creo que es una…. – digo al ser interrumpida
– sé que estas enojada, no conozco a esa señora y es señora porque es la viuda de tu padre, no tiene ni una pizca de malicia y siendo sincera veo por qué tu padre se enamoró de ella, es muy hermosa
– arggg… No seas Oops!, es muy hermosa lo acepto, pero detrás de esa carita de “yo no rompo ni un plato” se esconde un monstruo cegado por la avaricia – digo al tener entre mis manos su abrigo
– la ira no te deja ver más allá, te conozco Dul y sé que a ti te importa un bledo ese dinero… no sé ni por qué estás así – dice enojada al caminar hacia el auto
– porque odio la hipocresía y por qué sé que después que mi madre le pidió el divorcio, él buscaba un poco de afecto, aunque sea fingido… y me molesta que ella haga como que lo amó, cuando solo quiere su dinero –digo al subir al auto
–te aconsejo que te calmes y que esperes la lectura del testamento, si tu padre le deja una gran parte de dinero, déjalo así, porque así él lo quiso, tú tienes tu empresa, no necesitas nada, no pelees…. – esta vez soy yo la que la interrumpe
– Si mi padre, me deja más dinero que a ella, lo donaré a una fundación y regresaré a Londres y si le deja más que a mí, lucharé por todo y cuando lo consiga lo donaré y regresaré a Londres – digo al quitarme las gafas
– y si lo reparte en partes iguales – dice al encender el auto
– iremos a corte… le quitaré todo y lo donaré – digo al cruzar mis brazos – hay niños que necesitan más ese dinero que ella – digo al tratar de calmarme

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Todo acerca de... mi madrastra

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 10:21 pm

– eso es cierto… relájate, de todas formas si pelearas o no con ella, regresarás a Londres y dejarías a un abogado encargado de todo o me equivoco – dice al levantar una ceja
– te equivocas, me quedaría aquí a hacerle la vida de cuadritos hasta que por orden del juez o mutua me entregue todo – digo sin mirar nada fijo
– puedes quedarte en un hotel si quieres, así no tendrás que verla – dice al acelerar
– no, me quedaré en la mansión ¡que se aguante! – digo al mirarla
Al terminar de hablar nos quedamos en silencio, ella sabe que realmente estoy molesta, me conoce desde pequeña, llego a ser en algunas ocasiones algo caprichosa y orgullosa. Y tengo un monstro dentro de mí que siempre sale, al que todos temen y veo que nadie quiere que salga.
Muero por llegar a la mansión, a pesar de tener demasiadas habitaciones, lo que siempre me gustó de ella, era mi antigua habitación y el jardín. Mi habitación era amplia, tenía mi piano y un bello balcón con vista al jardín, este estaba rodeado de lirios y de una que otra rosa blanca, al verlo me daba tanta serenidad y alegría que era sorprendente, por unos instantes de verdad que era feliz
Al llegar a la mansión somos recibidas por mi antigua nana, su nombre es Ana
– Mi niña, mire lo grande y bella que está – dice al abrazarme fuerte
– Gracias, nanny – digo al besar su mejilla
- ¿Dónde está su madre y la señora Anahí? – Dice al buscarlas con la mirada
– En el cementerio, esa mujer es una arpía – digo al sentarme el sofá
– Señorita Maite no la había visto, es un gusto volverla a ver – dice al sonreír
– Lo mismo digo señora Ana, bueno ya me tengo que ir – dice May al despedirse
– Te llamaré luego adiós May – digo al besar su mejilla – ella es una bruja nanny – digo al suspirar
- no digas eso mi niña, la señora Anahí ha levantado todo en esta casa, desde que su madre se fue, el jardín decayó, la señora Anahí plantó rosas blancas, rojas y algunas margaritas que son sus preferidas, cuidó de Roberto hasta que murió… su padre sufría del corazón, la señora lo cuidaba día y noche sin dormir, tuvo que encargarse de la empresa y de los otros negocios sola, al morir su padre la señora no estaba en la casa, había salido a Ucrania por negocios que su propio padre le dijo que fuera, regresó en la noche, cuando se lo dije se desmayó debido a su presión, no dejaba de llorar… - en eso la interrumpo
- ¡OH qué mujer tan abnegada! No le creo ni una sola palabra, esa mujer es una excelente actriz... todos le creen por su carita de niña buena y porque es muy hermosa, pero yo no lo haré – digo al levantarme
– su padre la amaba, porque de sus dos anteriores matrimonios, fue la única que se preocupó por él…
- no quiero saber nada más, esperaré hasta la lectura del testamento, después de ahí tomaré una decisión – digo al tomar mis maletas y subir las escaleras
- ¡Niña! El cuarto que usted ocupaba ahora lo ocupa la señora Anahí – dice nanny al tratar de detenerme
- ¡esto es lo último que me falta! ¡Argggg! No se supone que ella duerme en la habitación de mi padre – digo al tratar de controlarme y rascar mi cabeza
– Ellos… niña esto no es de mi incumbencia, pero… ellos… - dice al mirar ambos lados
- ¿ELLOS? – Digo enojada, cosa que hace que mi nanny se asuste – lo siento ¿ellos? – digo al levantar una ceja
– A pesar del amor de su padre hacia ella, su enfermedad le impedía tener grandes emociones, él nunca la tocó – dice al bajar la cabeza
– Lo que me faltaba “una viuda virgen” – digo sarcásticamente
– Sé que no me creerá, pero creo que la señora aun es virgen – dice en tono bajo
– jajajaja, eso sí que me da risa, tú quieres que crea que no es una estafadora, por dios abran los ojos, esa mujer de virgen no tiene ni un pelo, con cuantos no se habrá revolcado y mi papá le creyó… ¡qué Oops!! De seguro le daba asco que mi padre la tocara, él podía ser fácilmente su padre… la entiendo – digo al subir y dirigirme a mi habitación
– niña… yo le arreglo una de las habitaciones de huésped, además usted no se quedará mucho tiempo – dice suplicante
– Esta es mi habitación y aquí dormiré, si a ella no le gusta pues que se largue – digo al abrir la puerta y quedar sorprendida.
Anteriormente mi habitación era de un azul algo oscuro y ahora sus paredes son blancas, la cama es un poco más grande, hay un librero, las cortinas son blancas, hay un libro en la mesita de noche que lleva por título “corazones a la distancia” también hay una pequeña chimenea, aunque sea mi piano sigue ahí, para resumir diría que la habitación se siente cómoda y huele a ella, mi mal humor se desvanece, le pido a nanny que por favor me deje sola.
Cierro la puerta y dejo las maletas ahí, observo que la cama también tiene sábanas blancas y una bata negra se encuentra en una de las sillas cerca del librero, en la mesita de noche tiene dos fotografías, una donde está con Roberto y otra donde está abrazada a mi padre – no me engañarás… - digo en tono bajo al sentarme en la cama.
En esas fotografías se ve tan feliz, tan llena de vida que en cierta forma me da algo de envidia, me acuesto y me acerco a su almohada que huele a flores frescas, huele a ella, y lo peor es que al sentir ese aroma mi cuerpo se estremece, cierro los ojos y sin querer me quedo dormida.
Después de algunas horas abro los ojos y la encuentro parada en el marco de la puerta, lleva puesta una camiseta rosa de tirantes y un pantalón blanco holgado, su cabello lo lleva al descubierto, y realmente su cabello rubio era hermoso y largo parecía un ángel mirándome desde ahí…
– No quise despertarte, sé que esta es tu habitación, dormiré en otra – dice al tomar su libro
– Espera… - digo al tomar su brazo – no me quedaré mucho tiempo, esta habitación ahora es tuya – digo al levantarme aun somnolienta
- ¿vas a comer? – dice sin mirarme
–No, creo que ya es tarde, estoy cansada – digo al soltar su brazo
– Está bien, sé que estabas molesta y es… - la interrumpo colocándole un dedo en sus labios
– la habitación te quedó preciosa, lo que dije e hice hoy... no fue por dolor si es lo que piensas, solo fui sincera, no permitiré que te quedes con algo que no es tuyo, te daré una mensualidad muy buena y te dejaré la mansión lo demás irá a una fundación – digo al tomar mis maletas
– no me importa el dinero, haz lo que quieras con él, mañana se leerá el testamento y yo me iré – dice al darme la espalda
– ojalá sea verdad, nos ahorraríamos disgustos – digo al salir.
Esta es la segunda vez que estoy cerca de ella y me siento tan débil, es como si ella controlara cada parte de mi cuerpo…
Entro a una de las habitaciones y me saco la ropa, me coloco una playera blanca y un bóxer negro para luego acostarme, en estos momentos no quiero pensar solo quiero dormir, ya que mañana será un día muy pesado, pero su imagen se apodera de mi mente… estoy comenzando a creer que esa mujer embruja a la gente.
Al día siguiente…
Despierto al sentir bruscos movimientos en la cama
- qué… demonios… pasaaa - digo al bostezar
– niña el abogado de su padre lleva una hora esperándola, su madre llegó hace 30 minutos, por favor baje – dice nanny al mirarme tiernamente
– está bien… ¿Por qué me miras así? – digo al frotar mis ojos
– Porque a pesar que demuestre ser muy dura y algo fría tiene corazón, gracias por dejar a la señora dormir en su habitación – dice al sonreír
– hoy se irá de esta casa, ella misma me lo dijo… al parecer tu “señora” se irá para nunca volver – digo al levantarme y estirar mi menudo cuerpo
– eso no pasará – dice en voz baja antes de salir
–“eso no pasará” qué quiso decir – digo al fruncir el ceño y caminar hasta el baño.
Humedezco mi rostro y cepillo mis dientes antes de bajar, al hacerlo todos se encuentran sentados tomando té o café
– Buenos días hija – dice mi madre al besar mi mejilla
– no sé qué tienen de buenos, pero bueno… usted debe ser el abogado así que comencemos, debo tomar el vuelo de regreso a Londres en dos horas – digo al sentarme
- ¿te irás? – dice mi madre al mirarme al igual que Anahí, que aún está en pijama al igual que yo
– Sí, la “señora” Anahí me dijo que se iría así que no tengo nada que hacer aquí, todo lo donaré a una fundación – digo sin mirarla
– Como digas – dice mi madre sin querer discutir
–Comencemos – dice al abogado al abrir su portafolio y sacar unos papeles – leeré el documento, podrán opinar después que haya terminado – dice al colocarse sus anteojos – “Yo, Roberto Espinoza en mi sano juicio y junto con dos testigos he decidido repartir mis bienes de esta manera:
A mi ex esposa Larissa le dejo la casa de la playa en Miami que siempre adoró, a mi querida Ana le dejo una casa en San Petersburgo.
A mi esposa Anahí le dejo la mitad de la empresa al igual que todo lo que poseo. Anahí sé que te dejaré una gran responsabilidad, no me creas loco por favor, sé por qué lo hago, cuida a mi Dulce como me cuidaste a mí.
La otra mitad será tuya Dulce, me imagino la expresión de tu rostro, muy dentro de ti pensaste que no te dejaría nada y todo se lo daría a la “estafadora” de mi esposa, no pasé mucho tiempo junto a ti, pero eres mi retrato… Sé lo que piensas y lo que harás.
Toda mi fortuna la dejo en sus manos, pero como nada es fácil en la vida, esto tampoco lo será, para que ambas puedan disfrutar de su parte deberán no solo vivir en la mansión, sino también unirse en matrimonio, si no lo hacen perderán todo.
De seguro será un poco difícil para ti Anahí, pero sé que para ti no Dulce, una vez me confesaste tus preferencias sexuales. Anahí sé que eres orgullosa, tu padre está muriendo y tú sola no podrás pagar su estancia en el hospital privado y menos sus medicamentos… te pido que por favor te cases con mi hija, solo tendrán que soportarse por un año, luego podrán decidir qué hacer.
Para tu mala fortuna hija, conozco a todos tus socios y si no cumples con lo que te pido quedarás en la ruina, la boda deberá celebrarse en la iglesia de San Agustín un domingo en menos de un mes… imagino que lucirás hermosa Anahí y tú no te quedarás atrás Dulce, sé que no me comprenderán en estos momentos, después lo harán, al cumplir un año de estar juntas Vladers (abogado) les leerá otro documento.
No sé cómo me enamoré de ti Anahí, pero sé que lo mismo le sucederá a mi pequeña Dulce, los quiero y por no más adiós."

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Todo acerca de... mi madrastra

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 10:21 pm

Capítulo 2 Negación.
Al terminar de leer el abogado nos mira un poco nervioso, como esperando que lo golpeemos y digamos que impugnaremos el testamento
– mi padre era un demente, cómo se le ocurre hacerme esto, si no me caso con “esta” perderé todo por lo que he luchado todos estos años – digo sin poder detener las lágrimas – ESTA MUJER SE HIZO PASAR POR VIRGEN, SOLO PARA QUE MI PADRE NO LA TOCARA Y PODER QUEDARSE CON SU FORTUNA – digo al mirarla llorar - TE SALIÓ EL TIRO POR LA CULATA, ME CASARÉ CONTIGO PORQUE NO PERDERÉ MI EMPRESA, PERO SABES ESPERARÉ CON ANSIAS NUESTRA NOCHE DE BODAS, ESE DÍA ME DARÉ CUENTA QUÉ TAN VIRGEN ERES – digo al limpiar mis lágrimas y subir las escaleras lo más rápido que puedo.
Siento como todo mi mundo se cae en pedazos y lo peor es que mi padre es el responsable de ello, hace minutos atrás estaba feliz, me iría de aquí y seguiría mi vida normal, ahora tengo que casarme con esa bruja y soportarla un año. Me encantan los retos y este lo superaré, ella es hermosa y afirma ser virgen, eso lo veremos… Subo a mi habitación y enciendo un cigarrillo – mi padre… está…. demente – digo agitada
– Hija tienes que calmarte – dice mi madre al limpiar sus lagrimas
– Por qué siempre tuvo que arruinar mi vida, ahora tengo que casarme con esa loca – digo al cerrar los ojos para no llorar
– sé que no es justo pequeña, pero tienes la opción de decir que no – dice al acariciar mis cabellos
– perdería todo por lo que luché y no le daré ese gusto… él quiere que me case con su “Anahí” lo haré, pero por un año esa mujer sabrá qué es el infierno, aunque mi padre se revuelque en la tumba – digo al terminarme el cigarrillo y encender otro
– ella no tiene la culpa Dulce… él tenía mucha razón eres su retrato, él sabía cómo reaccionarías, el padre de Anahí está en coma y su madre en un sanatorio mental, esa joven tiene la misma edad que tú, pero mientras tú ibas a Oxford, ella tenía que estudiar, trabajar y cuidar a sus padres. No sé cómo conoció a tu padre, después de un tiempo él no era el mismo, estaba muy enamorado de ella, creo que ella aceptó ser su esposa no solo porque lo quería sino también por lo de su padre, no cierres tus ojos, si no quieres hablarle no lo hagas, cásate con ella, sopórtala el año y todo habrá acabado, no tienes por qué hacerle daño – dice mi madre en tono suave al tocar mi mentón
– solo te diré que me casaré con ella, pero de ahí a creer que no es un oportunista, ¡ja! Esa mujer es la más z**** que he conocido y además es astuta la muy…
- no seas grosera, te dejaré sola para que pienses, organizaré todo… piensa bien lo que harás para que después no te arrepientas – dice al besar mi frente
– De lo único que me arrepiento es de saber que ese hombre es mi padre – digo al comenzar con otro cigarrillo
- y deja de fumar – dice antes de salir.
No puedo pensar ni siquiera en dormir, en menos de un mes me casaré con una mujer que no amo y que odio hasta la última célula de mi cuerpo, esperaré hasta que nos casemos y después sabré que hacer.
Me quedo todo el resto de la mañana en mi habitación, aunque sea mi enojo ha desaparecido
– Hola… - dice May al entrar – tu madre me dijo que hablara contigo, sé que todo lo que te está pasando es muy difícil, confió en ti y sé que no serías capaz de hacerle daño o sí – dice al sentarse junto a mí
– no lo sé May… mi vida se ha convertido en un infierno, ahora entiendo por qué nanny me dijo que ella no se iría, ella sabía la jugarreta de papá ¿Cómo podré soportarla un año? – digo al notar que he terminado las 3 cajetas de cigarrillo
– Sé que eres fuerte, pero será más difícil si se la pasan discutiendo – dice al tomar mi mano
– es que no puedo estar junto a ella sin querer decirle todo lo que pienso, no quiero que llegue el día de la boda, tendré que decirle que le seré fiel y que la amaré hasta que la muerte nos separe – digo al secar mis lagrimas
– no pienses en eso, piensa en la empresa de tu padre, tendrás que administrarla ¿Qué pasará con tu empresa? – dice al soltarme y mirarme con ternura
– tendré que administrarla junto a ella y mi empresa tendré que decirle a Charles (vicepresidente) que se ocupe de ella, hasta que vuelva – digo al levantarme
– Bajemos a comer, no te preocupes, tu nanny me dijo que la señora Anahí tampoco ha salido de su habitación – dice al levantarse
– Me daré una ducha, espérame abajo – digo al entrar al baño
– Está bien Dul, pero animo – dice al salir.
Me saco la ropa y me doy una refrescante ducha que logra relajarme un poco, al salir me seco el cabello y me coloco una camiseta de tirantes azul oscuro y un pantalón gris holgado, me peino un poco y salgo de mi habitación.
Al estar en el pasillo me detengo frente a su puerta y toco unas dos veces
– Voy – dice entre sollozos
– tenemos… tenemos… que…. hablar – digo al notar que está en toalla y sus hermosos cabellos dorados están pegados a su hombro por estar humedecidos
– Deja que me ponga algo…– dice sin mirarme
– Está bien, te esperaré aquí – digo al darme la vuelta y ella cierra la puerta.
La pregunta del millón qué demonios le voy a decir, nada se me ocurre, no puedo disculparme, pero entonces qué le diré, pienso al rascar mi cabeza, ya sé, le diré que me dé un informe de la empresa, quiero saber cómo va todo.
Al rato ella abre la puerta y quedo atónita por lo que veo, lleva puesta la bata negra, mejor dicho la sexy bata que deja al descubierto sus blanquecinos muslos
– Pasa – dice al sentarse en la cama, cierro la puerta cosa que la pone nerviosa
– no vengo a demostrar si eres virgen o no, vine a pedirte el informe del rendimiento de la empresa, quiero saber cómo estamos financieramente, quienes son nuestros socios, nuestros clientes, quiero saber todo – digo al sentir el aroma de las flores y ver la puerta hacia el balcón abierta
– ese informe puedo dártelo mañana, si quieres podemos ir a la empresa y hacer una junta para informarles a los socios que las acciones de tu padre fueron divididas en dos, al pasar el año te daré todo lo que tu padre me dejó – dice al bajar la mirada
– ya no me importa nada, haz lo que quieras con ese dinero, ahora solo quiero que pase el año y volver a Londres – digo al caminar hacia el balcón y ver el hermoso paisaje, la luna está ausente, sin embargo las estrellas brillan como nunca, el jardín está completamente iluminado, se ve realmente hermoso
– como quieras, cuando nos casemos te pediré que por favor… – dice al apretar los puños y bajar la voz
– Cuando nos casemos tú serás mi esposa y dormiremos aquí como la feliz pareja que somos – digo al darme la vuelta y mirar lo roja que está
– no llores… de nada sirve llorar en estos momentos, mi padre decidió nuestro destino, bajaré a comer, que duermas bien – digo al tocar su cabeza y sentir como quita mi mano
- ¡no me toques! lárgate de mi habitación, no dormiré contigo ¡NO SOY LESBIANA! – Dice irritada
– Al parecer a papá no le quedó claro… - digo al salir
Bajo a comer junto con May, En la mansión todo está en silencio, ninguna de las empleadas dice algo de seguro es por nanny, termino de comer y me despido de ella, no tengo ganas de hablar con nadie, subo a mi habitación y al pasar por su puerta escucho sus sollozos, hago una mueca y entro a mi habitación...
Llevo 3 semanas viviendo este infierno, las cosas en la empresa van bien, el trabajo logra hacer que no piense en toda esta locura, hace una semana Anahí se fue a París por un negocio, ya no la escucho llorar por las noches, hay ocasiones en que la insulto para sentirme bien, pero para mi sorpresa ya no baja la cabeza sino que también me responde como la primera vez, en pocos días será la boda, para ser exacta en 3 días nos casaremos, últimamente lo único que libera mi estrés, es el trabajo, el cigarrillo y fastidiarla.
Ya no le molesto por sentir enojo si no porque me divierte verla roja del coraje, se ve tan hermosa cuando está así, pero tengo que olvidarme de tantas cursilerías o si no caeré a sus pies.
Por la empresa se rumorea que ambas matamos a mi padre para poder casarnos, es lo más absurdo que he podido escuchar, yo enamorada de esa estafadora… JAMÁS, lo único que me ayudará a soportar el año es el saber que ella no será feliz, tenía pensado hacer lo que me aconsejó mi madre, ella en su mundo y yo en el mío, sin embargo suena mejor fastidiarla, aunque sea tendré algo de diversión.
Estas semanas han sido algo difíciles, mi madre se ha encargado de organizar todo, a la boda solo asistirán unos familiares de la bruja, Maite, mi madre, nanny y Vladmar (abogado) el vestido que utilizaré es de color negro con tirantes, la verdad es muy sencillo, no quise nada llamativo, me casaré con una arpía, a la cual no le creo ni un padre nuestro, para qué utilizar algo llamativo, además Dulce María Espinoza Saviñón se ve sexy sea con lo que sea pero, ¿qué utilizará ella? No lo sé, no le he preguntado a mi madre y sinceramente no me interesa.
Salgo de la oficina un poco tarde
– Ya son las 10:00PM – digo al tomar el ascensor
– Espere… - dice una dulce voz que se me hace conocida – gracias, ya voy un poco… tarde – dice Anahí al verme con aquellos ojos que me dejaron atontada
– No tenías por qué darme explicaciones…- digo al colocarme mis gafas y mirar a otra dirección
– no te las estaba dando, solo pensé que había sido otra persona – dice al colocarse una boina, luce divina, lleva puesto un suéter negro de esos de cuello de tortuga, un pantalón y un delgado abrigo negro…
Hay veces que llego a pensar que si ella no fuera mi madrastra, quizás me hubiera enamorado locamente al verla
– Mañana me iré a Italia para cerrar el trato con el señor Toscanni, regresaré el día de la boda, no te preocupes que no te dejaré plantada – dice al sonreír con cierto cinismo.
Me alegra que por fin saque las uñas y revele su verdadero rostro
– ¡Ja! Me da igual lo que hagas, por mí puedes morirte, de seguro irás a revolcarte con tu amante – digo al sonreír, noto que levanta su mano para abofetearme, sin embargo la detengo
– no tientes tu suerte ahora Anahí… Dios no me dio mucha paciencia y no querrás saber qué sucede si la acabas – digo al salir del ascensor. Noto que Fernando ha llegado así que me subo a la camioneta
– buenas noches señorita, espero que haya tenido buen día – dice amablemente al abrirme la puerta
– Desde que llegué a Ohio todos mis días son negros Fernando y más si estoy cerca de esa mujer – digo al ver que Anahí se sube en el asiento de copiloto
– Buenas noches señora Anahí tuvo buen día – dice al colocarse el cinturón de seguridad
– No puedo decir que fue malo y tampoco que fue bueno, fue un día bastante normal – dice al mirarme por el retrovisor
– mañana quiero que me lleves a las 8:00AM al aeropuerto, regresaré para la boda – dice al quitarse la boina y recoger su hermoso cabello
– Entiendo, espero que tenga buen viaje – dice al sonreírle en forma muy cariñosa
– Mejor bésense… - digo entre dientes algo molesta
– Me habló señorita – dice Fernando algo nervioso
– Nada que te importe, solo conduce rápido – digo al cruzar mis brazos
- por qué eres tan grosera – dice Anahí al voltearse
– Y tú por qué eres tan arpía – digo al esbozar una gran sonrisa
– Arggg… te odio – dice al voltearse muy enojada, me encanta hacerla temblar del coraje
Al llegar a la mansión ninguna de las dos bajamos a comer, yo porque tengo que revisar algunos papeles en el estudio y ella no sé por qué. Me quedo toda la noche en el estudio hasta sin darme cuenta quedarme profundamente dormida.
Al abrir los ojos en la mañana noto la cobija azul que mamá me regalo cuando tenía 7 años, me levanto y arreglo mis mangas hasta mi codo para luego salir del estudio y ver a nanny darle algunas instrucciones a dos de las empleadas
– buenos días mi niña, la señora Anahí salió muy temprano al aeropuerto – dice al sonreír
– está bien, llama a la empresa y dile a Emily que le diga a Rachel que venga por el informe que necesitaba, está en el estudio, hoy no iré a la oficina, me siento muy cansada – digo al subir las escaleras.
Al llegar a mi cuarto me quito las botas y el pantalón, quedándome solo con la camisa y con las bragas blancas, me acuesto en la cama y duermo algunas horas.
Prefiero dormir así no pienso, Anahí ha cambiado demasiado, ahora es un poco más fuerte, aunque siempre cae en mis provocaciones, espero no caer en las suyas… tendré que volver a ser fría con ella, mientras más jugamos al gato y al ratón noto una de sus virtudes, como que cocina delicioso, varias veces la he escuchado cantar en la ducha, canta hermoso y también algunas veces la eh visto bailar, pero eso ya no me importa.
Despierto molesta
– tengo que controlarme, no puedo seguir así, esa mujer es como un virus, quiere acabar conmigo y si sigo pensando tanto en ella lo logrará – digo al sentarme en la cama y cubrir mi rostro con mis manos. Después de ese momento de estrés logré recuperarme, ya no pienso en ella, puede ser porque lo estoy superando o porque estas dos noches que ella ha estado fuera he ido a varios bares donde he conocido lindas chicas que me la han quitado del pensamiento mientras tenemos sexo. En el día trabajo y en la noche salgo con algunas de las chicas, mamá, nanny y sobre todo Maite están molestas por lo que hago, a veces creo que se comportan como si le estuviera siendo infiel a esa, solo logran enfurecerme y que no les preste atención.
Escucho a lo lejos una voz familiar así que poco a poco abro los ojos
- ¡DESPIERTA! – Dice mi madre al jalarme
- ¡hey! Cálmate… no ves que duermo – digo al mirarla y colocarme la almohada en la cabeza
– Dulce Espinoza hazme el favor de levantarte, llegarás tarde a tu boda – dice mi madre al sentarse en la cama, dilato mis pupilas al recordar que hoy es domingo
– Por favor dime que hoy no es domingo – digo en tono bajo y suplicante
– Hoy es domingo y tienes que ir a casarte a menos que la dejes plantada – dice al quitarme la almohada
–Eso sería divertido, pero perdería todo – digo al sentarme en la cama
– date una ducha, ahí está el vestido – dice al señalarlo – Nos vemos abajo – dice al besar mi frente
– Está bien – digo al levantarme con desgano.
Entro al baño y me ducho de prisa, aun no puedo creer que estoy a menos de una hora de casarme con ella, anoche llegué muy tarde y no recuerdo ni la mitad de lo que sucedió. Salgo envuelta en una toalla negra y comienzo a colocarme mi ropa interior que también son de color oscuro, me siento en el taburete que se encuentra frente al tocador
– hoy cometeré un suicidio – digo al sacar mis cosméticos, delineo bien mis ojos para que pueda notarse aquel obscuro
Al terminar de colocarme el labial, mi nanny toca la puerta para preguntar si necesito ayuda y le respondo que no, recojo mi cabello para resaltar mi flequillo, me coloco el vestido y por último las sandalias negras de alto tacón, me miro por última vez en el espejo y salgo de mi habitación.
Al bajar las escaleras observo que todos se quedan en silencio, supongo que es porque luzco hermosa para ir a mi propio funeral
– Mi amor luces perfecta – dice mi madre al abrazarme
– gracias, ahora vámonos... mientras más demoremos es peor, quiero acabar con esto lo más rápido posible – digo al salir y subirme a la camioneta
- señorita Dulce, Alan las llevará a la catedral, yo iré a recoger al aeropuerto a la señora Anahí– dice Fernando sin mirarme
– Está bien – digo al buscar su mirada

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Todo acerca de... mi madrastra

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 10:22 pm

– Con su permiso – dice al retirarse.
No sé por qué sospecho que Fernando está enamorado de Anahí quizás son amantes, me imagino que ella juega con él
– Mi niña, déjeme darle la bendición – dice nanny al sonreír
– Gracias – digo al besar su mano
– no se preocupe todo saldrá bien – dice al retirarse
- ¿qué sucede? – Dice mi madre al sentarse a mi lado
– Nada – digo sin mirarla
– mmm... Dulce, bueno vámonos – dice al cerrar la puerta.
En el camino ni mi madre ni yo decimos nada, no porque no tengamos nada que decir si no porque ella me conoce, sabe que estoy pensativa y que no debe interrumpirme
– Dulce hemos llegado – dice mi madre al bajar, ni siquiera me había dado cuenta que habíamos llegado a la catedral, bajo del auto y siento la mirada de todos
– Dulce luces hermosa – dice May al tomar mi mano y darme una vuelta para ver aquel vestido que traía puesto
– Gracias – digo al sentirme nerviosa
– Los primos de Anahí están adentro – dice mi madre al jalarnos
– Tranquilízate que aún no llega – digo al caminar por la alfombra roja ya dentro de la iglesia
– acabo de hablar con Fernando ya vienen en camino – dice mi madre al pararme en el altar – quédate aquí y no te muevas - dice al irse con May
Al estar parada ahí siento como mi vida pasa por mis ojos en segundos, miro al padre que me regala una sonrisa así que me le acerco
– Padre sé que este no es el momento, pero traigo un dilema que no me deja en paz – digo al bajar la mirada
– Hija no tienes por qué preocuparte, respira hondo, no pienses solo escucha a tu corazón – dice al tocar mi hombro
– Eso creo – digo al tratar de relajarme.
Tengo que dejar de pensar en tonterías, no puedo ser flexible con ella, ella no debe engañarme como lo hizo con mi padre
– La novia ha llegado – escucho decir a lo lejos a mi madre, no quiero ni verla así que le doy la espalda
– Solo será un año – digo al derramar una lagrima de la impotencia que siento, escucho la melodía de boda y bajo la cabeza.
Las personas murmuran cosas que no puedo escuchar, cada vez sus pasos se escuchan más cercanos, hasta que siento su aroma a mi lado, el padre no dice nada por algunos segundos hasta que comienza con el clásico “hermanos hoy estamos reunidos para celebrar…” no me atrevo a verla a los ojos, permanezco mirando al suelo, pensando en el calvario que viviré a su lado “ella es una mentirosa y muy buena actriz” observo que todos quedan en silencio hasta que ella dice “acepto” pero no un acepto firme y seguro si no uno inseguro, casi se queda sin voz, a pesar que no la estoy viendo sé que está mordiendo su labio inferior para que nadie escuche su llanto, el padre me pregunta cosas que no puedo entender y creo que tampoco lo quiero hacer, otro silencio se hace presente hasta que mi madre se acerca a mi oído y me dice que diga acepto, subo la mirada y miro al padre una lagrima se escapa de mis ojos para luego decir en tono bajo un “acepto”, por último dice que nos podemos besar.
Cierro los ojos y giro hasta estar frente a ella para luego abrir los ojos y notar que no trae un vestido blanco si no un traje negro muy ajustado , su cabello lo lleva recogido, y de sus ojos furtivas lagrimas caen, me acerco a su rostro y…
-Jamás besaría a una bruja como tú – digo antes de salir de la iglesia.
Le digo a Alan que me lleve a la mansión, no sé por qué todos pensaban que la besaría por favor, Dulce María Espinoza nunca se rebajara a hacer santa estupidez, nanny me miró como si estuviera decepcionada, pero no sé por qué no lo pueden entender, no soporto a mi madrastra y creo que jamás lo haré.

Admin
Admin

Mensajes : 3134
Fecha de inscripción : 26/01/2015

Ver perfil de usuario http://anahiydulcemarifans.foroac.org
Volver arriba Ir abajo

Re: Todo acerca de... mi madrastra
Mensaje por Admin el Jue Oct 08, 2015 7:16 pm

Capítulo 3: Confusión.
Al llegar a la mansión corro al estudio donde me sirvo una copa de vodka, enciendo la radio y escucho algunas canciones que logran calmarme, mientras me sirvo una copa detrás de la otra, quiero embriagarme hasta olvidar mi nombre, me siento y cierro los ojos hasta que escucho una melodía que hace que me paralice.
Llegas de repente a mi vida,
Y Escasamente te conozco,
Sé de ti
Yo no sé qué tengas en la mente,
Pero te advierto
Que algo raro pasa en mí.
Dime de dónde vienes
De qué extraño mundo eres tú,
Y sin pedir nada a cambio
Tú te entregas como nadie.
Le das luz a mis días intrusa,
Tan solo eres una intrusa,
Que me ha robado el sueño
Y le ha devuelto
La esperanza al corazón.
Intrusa, tan solo es una intrusa,
Que me ha robado el alma
Tan solo es una intrusa...
Llegas y me cambias el destino
Rompiendo los esquemas de
La vida de antes de ti
Sanas con tus manos mis heridas
Y con tus labios borras
Cada cicatriz.
Ah, dime qué es lo que quieres,
No puedo librarme de ti
Ya, ya no tengo defensas
Y es que eres como nadie
Le das vida a mis días.

Intrusa, tan solo es una intrusa,
Que me ha robado el sueño,
Y me ha devuelto
La esperanza al corazón.
Intrusa, tan solo eres una intrusa
Que me ha robado el alma.
Intrusa, tan solo eres una intrusa,
Que me ha robado el sueño,
Y le ha devuelto
La esperanza al corazón.
Intrusa, tan solo es una intrusa,
Que me ha robado el alma...
Tan solo es una intrusa...
Al terminarse la canción, tomo la radio y la estrello contra la pared – ESO ERES… ERES UNA INTRUSA… ME ESTÁS ENLOQUECIENDO, PERO JURO QUE NO ME VERÁS LA CARA DE TONTA, AUNQUE ME ENAMORE DE TI, JAMÁS TE LO DIRÉ… - tomo el vaso y también lo estrello contra la pared, tomo la botella del escritorio y empiezo a beberla, camino hasta el sofá color marrón y siento como dolorosas lagrimas salen de lo más profundo de mi corazón, odio estar aquí y tener que estar con ella y lo que más odio es que cuando estoy tan cerca de ella soy tan débil, a veces creo que ni se da cuenta y otras que tiene un plan para hacer lo mismo que hizo con mi padre, por eso tengo que ser fuerte y tratarla como lo que es, como una intrusa.
Después de un rato me termino toda la botella, me acuesto en el sofá y escucho a lo lejos y no muy claramente la voz de mi madre, creo que está enojada, pero sin querer mis parpados se sienten pesados haciendo que pierda el conocimiento.
Al día siguiente…
Abro los ojos perezosamente y logro sentarme
– qué dolor… - digo al tocar mi cabeza
– Date una ducha, después hablamos – dice mi madre desde el marco de la puerta
– No quiero hablar, quiero unas aspirinas – digo al levantarme y hacer una mueca al tocar mi nuca
– No lo volveré a repetir – dice al salir
– y a esta qué le pasó – digo entre dientes al caminar despacio, aun me siento mareada. Al salir del estudio observo a nanny arreglar algunos cuadros – nanny por favor consígueme un vaso de agua y unas aspirinas, tengo la cruda de mi vida – digo al subir las escaleras
– Se la llevo en un momento señora Dulce – dice al bajar la cabeza, acaso me ha llamado “señora” ¡¡Dios!! ¡¡Que le pasa!!
– Nanny por qué me llamas así – digo al detenerme y mirarla
– tanto su madre como yo, siempre la hemos tratado como una niña, por eso usted se comporta así, ahora es una mujer hecha y derecha, además ya está casada – dice al darse la vuelta
– Sí con una verdadera arpía… yo aun así quiero ser tu niña – digo al bajar y tomar su brazo
– Si me permite decirle… - coloco mis dedos en sus labios
– shhh, sabes que eres como mi madre – digo al mirarla
– Usted se está comportando como una niña berrinchuda, deje de ser tan caprichosa, no luche con usted misma y abra los ojos – dice al acariciar mis mejillas y retirarse
– Los tengo bien abiertos… - digo en voz que da al subir las escaleras.
Al caminar por el pasillo me quito los zapatos y me detengo en su puerta, la abro lentamente hasta ver cómo se quita la toalla para colocarse su ropa interior
– Wow – digo al ver su escultural cuerpo, su espalda está hermosa, tiene unas curvas maravillosas, aunque quiero cerrar los ojos y decir que no está hermosa, es imposible es la mujer más hermosa que he visto.
Cierro la puerta lentamente y camino a mi habitación
– por qué la deseo tanto… - digo al cerrar la puerta y comenzar a quitarme el vestido – su piel se ve tan suave, quisiera recorrerla, memorizar cada centímetro de él, cada lunar, quisiera tantas cosas, pero es imposible – digo al estar completamente desnuda y entrar al baño
Abro la regadera y trato de relajarme, pero es imposible, a veces ciento que la odio y otras que la deseo, siento una cierta envidia sobre mi padre y aun no sé por qué. Salgo de la ducha y me coloco un suéter negro y un pantalón de mezclilla, para luego bajar.
Al bajar me encuentro a mamá sentada tomando un té de limón, lo supongo por su peculiar aroma
- ahí está tu agua y tus aspirinas, quieras o no hablaremos – dice enojada al señalar el vaso y las aspirinas en la mesa
– Te escucho – digo al sentarme y tomarme las aspirinas

– ayer avergonzaste a Anahí, ni el padre ni sus primos tenían que enterarse que ustedes no se llevan bien, el padre quedó sorprendido de tu actitud, sus primos son grandes empresarios, son odiosos, avaros y no la ayudan con el cuidado de sus padres – dice sin mirarme
– ah son avaros, es que ella no lo es, ella es tan inocente, no mata ni a una mosca la pobre – digo lo más sarcástica que puedo
– Ella no es como ellos… - dice al mirarme
– no madre, ya te dije que ella es maravillosa, es divina, es la mujer más encantadora que he conocido – digo con cierta sinceridad
-Dulce solo quiero que la respetes, ella no se mete contigo, déjala en paz - dice al mirar a Fernando que al parecer no ha tenido un buen día y me observa como si me odiara
– Y a ti qué te pasa – digo al levantarme
– No sé por qué usted la trata así, no ve que ella sufre, ella tiene sentimientos – dice al bajar la mirada
– veo que todos piensan que ella es la reencarnación de la madre teresa… ella es mi esposa y la trataré como me dé la gana – digo al tratar de salir
– estas fiestas la pasaremos en familia, iremos a la casa que tenemos en Canadá, no hagas planes porque irás – dice mi madre al levantarse
– Como digas… - digo al caminar hacia el comedor.
Me siento y llamo a nanny
- ¿quiere desayunar? – Dice cabizbaja
– Sí, quisiera unos hotcakes, huevos revueltos, un vaso de jugo de tomate y una taza de café – digo al buscar su mirada
– enseguida…- dice al retirarse. Tanto mamá como nanny están enojadas conmigo, sé que no podré contentarlas, solo se quedaran tranquilas hasta que trate bien a la “linda” de Anahí, pero cómo hacerlo, esa mujer me pone estúpida o me molesta
– Buenos días – dice Anahí al sentarse, lleva puesto un suéter blanco y un overol, su cabello lo lleva recogido
– señora, veo que ya despertó ¿se siente bien? - dice nanny preocupada
– no te preocupes, después de aquella copa y las aspirinas dormí como un bebé, el insomnio cada vez es peor ahora tengo que tomar pastillas para poder dormir – dice lo último con voz queda
– Debe ser la conciencia – digo al mirarla
– La tuya o la mía – dice al mirarme retadoramente
– Yo no tengo nada sucio en mi mente – digo al sonreír
– Ah es que verme desnuda a hurtadillas no es sucio – dice molesta
– Yo no te estaba espiando – digo nerviosa al ver la manera en la que me está mirando nanny
– al cerrar la puerta te escuché… no lo vuelvas a hacer o no respondo – dice sin titubear
– eres mi esposa, tengo derecho a ver tu cuerpo y más… esta noche veremos qué tan virgen eres – digo seria al mirarla
– Ya te lo dije, no me vas a tocar, no me gustan las mujeres… - dice un poco más tranquila, pero decidida
– ah no te quieres acostar conmigo, pero con el chofer sí… mejor dicho con Fernando sí – digo irritada
– yo no tengo que darte explicaciones, pero te las daré, yo no me acuesto con Fernando… ya me cansé de tus abusos, por favor eres una chiquilla, sí, te digo chiquilla, porque para tus 23 años de edad así te comportas…. TÚ NO ME AGUANTAS, PUES YO TAMPOCO, sin embargo hago un esfuerzo por hacerlo – dice al levantarse
– Yo no soy una chiquilla y te lo demostraré – digo al levantarme y acercarme hacia ella.
Cada paso que doy es como si me moviera lentamente, mi corazón está acelerado y es lo único que puedo escuchar
– demuéstratelo tú misma, no quiero que me toques, este año que pasaremos juntas, trataré de tener un poco de paz y esa paz la obtendré si no te me acercas, tú mantente en tu mundo de fantasías y chiquilladas, que yo estaré aquí en la realidad, yo no quería casarme contigo, sin embargo lo hice… y no hago tantos dramas como tú – dice al darse la vuelta
- ¡ERES UNA INTRUSA! Hablas como si me conocieras, no sabes nada, no sabes qué es la vida, ni siquiera qué es el amor, porque a mi padre no lo amaste… admite que tú me odias como yo te odio a ti – digo dolida por sus palabras
– conozco lo que tú quieres que conozca de ti, eres caprichosa, orgullosa, por todo haces berrinches, eres una persona solitaria, no porque no tengas amigos si no que tú misma los alejas… te equivocas porque sí conocí el amor, tu padre me lo mostró y no te odio, lo que siento por ti es… es lástima, tarde o temprano quedarás sola – dice al salir. (Zas en toda la boca)
Me quedo parada un rato sin saber qué decir o hacer, lastimosamente ella tiene razón, todo este tiempo me he comportado como una niña caprichosa, me duele admitirlo, mas es así, no salgo con mis amigos por estar todo el día trabajando, solo tengo sexo con chicas, jamás he hecho el amor, nunca he amado a alguien, porque tengo miedo que jueguen con mis sentimientos, es cierto yo solo les muestro a las personas lo que yo quiero que ellos vean de mí…
Desde ese día en adelante todo cambió, ya no nos insultábamos, ni siquiera nos mirábamos, yo desayunaba, almorzaba y cenaba en restaurantes junto con Maite, para no verla, en las juntas tratábamos de hablar lo menos posible. Cuando nos topamos en la empresa un silencio incómodo se hace presente, a veces tengo ganas de insultarla, pero nada sale de mi boca, en estos dos meses que llevamos juntas, ambas hemos cambiado, ya no se cohíbe en una junta, ni en nada de lo que hace, cada día me demuestra el por qué papá la eligió como su esposa, trato de negarlo, pero no puedo, además de hermosa, tiene demasiadas cualidades, es cariñosa, amable, paciente, tierna, comprensiva, orgullosa cuando quiere y siempre tiene una sonrisa en su rostro, si quería o no el dinero de la familia lo disimula bien, como lo dije desde un principio, es muy buena actriz.

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Todo acerca de... mi madrastra

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 10:22 pm

A pesar de ya no tener problemas con Anahí (“sentimentalmente”), financieramente ambas lo tenemos, al dejarle mi empresa a Charles, este hizo lo que quiso con ella hasta el punto que la quebró, al enterarme casi muero, mis sueños, esfuerzo, todo se fue con esa empresa, ahora dependo de la de mi padre.
Algunos socios al enterarse de la jugada maestra que nos hizo mi padre decidieron retirarse, necesitamos un nuevo socio que cubra las acciones de los demás y un buen cliente para no caer en quiebra.
Despierto temprano, hoy no iré a la oficina, últimamente he trabajado demasiado, ya falta poco para navidad, mientras más pasan los días más es mi confusión, ya no sé si la odio o si siento algo más, sea lo que sea jamás se lo diré, mi orgullo es demasiado grande para confesarle algo a la mujer que se supone que odio más que nada en este mundo.
Me coloco un suéter negro, pantalón y botas negras, al salir me encuentro a mamá, nanny y a Anahí adornando el árbol
– buenos días ¿saldrás? – dice mi madre al tomar dos bolas azules con un toque en plateado
– Creo que no, May salió con sus padres a Los Ángeles por las fiestas – digo al ver a Anahí con el angelito en la mano y le pido a nanny que me traiga un café
– Recuerda que salimos mañana – dice al colocar las bolas en el árbol
– Te quemarás las manos – digo al fastidiar a Anahí
– Y tú la lengua – dice al sonreír, la ignoro y trato de no quemarme con el humeante café que me trae nanny
- le hablaste a mi tía sobre el trato que le ofrecí a Daniel (su esposo) – digo al sentarme en el sofá
– sí, dice que Dani quiere hablar contigo sobre eso, le mencioné que te casaste, ella no sabe lo del testamento ni que Roberto era el esposo de Anahí, si se entera de todo dudo que Daniel acepte ese contrato, sabes que es muy religioso, no sé ni cómo no se alarmó cuando tu tía le dijo que te casaste con una mujer – dice pensativa
– debe ser porque mi tía le habrá dicho que soy su única sobrina, sabes bien que si ella le pide la luna, él ve como se la baja, pero si ambos se enteran lo del testamento y que estoy casada con la viuda de mi padre, no habrá trato y la empresa necesita a Daniel como socio, uno de los más importantes socios ya se retiró al enterarse lo que hizo mi padre, si no conseguimos que Daniel firme y no conseguimos un buen cliente, caeremos en bancarrota – digo al suspirar - ¿qué haremos? – Digo al bajar la cabeza
– Hagamos un trato – dice Anahí al agacharse y quedar a mi altura
- ¿qué trato? – digo sin mirarla
– tú y yo somos como el agua y el aceite, pero esta empresa era el sueño de tu padre, una de las cosas que él más amaba, no quiero que la empresa caiga en quiebra, al ir con tu tía no mencionaremos nada acerca de que estuve casada con tu padre y menos lo del testamento, actuaré como si fuera tu esposa, tendremos que actuar como un matrimonio feliz – dice la rubia un poco insegura, creo que ella misma no cree lo que está diciendo
– jajajaja ¿actuarás? Ah cosa nueva – digo al sonreír
– no discutiré contigo aceptas o no – dice al levantarse
– Está bien, de todas formas solo serán uno días – digo al levantarme
– Pronto será navidad y ustedes seguirán peleando, no lo puedo creer – dice mi madre al suspirar – aunque sea se llevarán bien por unos días – dice al sonreír
– solo es un trato Maribel, no pienses que me llevaré bien con la enana de tu hija después de eso – dice Anahí al tratar de colocar el ángel, pero no alcanza la punta del árbol
– Yo no he dicho nada – dice mi madre al reír
– eso es verdad, yo no me llevo con las arpías roba fortunas – me acerco a la rubia sin que se dé cuenta - no tienes que decir nada mamá tu intención la puedo oler a un kilómetro de aquí – digo algo al sujetar a Anahí por la cintura y elevarla para que coloque el ángel
– no se molesten, es solo que trabajan juntas, viven juntas, por favor traten de llevarse bien, no les pido que sean amigas, pero hagan un esfuerzo y más tu – dice al señalarme y quedar sorprendida por lo que he hecho
– Mamá ella y yo no nos podemos llevar bien, yo jamás podría confiar en ella… - digo al mirarla
– Tú no confías en nadie…– dice al suspirar
– y menos en ti – digo al encender las luces
– Luce precioso – dice nanny al entrar.
Ninguna de las tres dijimos nada, yo porque sin querer le di rienda suelta a mis impulsos, Anahí (no sé por qué) al momento de tocarla sentí que tiritó, pero después se mantuvo tranquila, creo que mamá no dijo nada, ya que estaba muy sorprendida, pero sé que se alegró.

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Todo acerca de... mi madrastra

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 10:22 pm

Capítulo 4. Aceptación
Me despierto en la madrugada, no he podido dormir de solo pensar que tendré que fingir amarla, hasta qué punto he llegado, primero me caso y ahora finjo amor hacia ella he caído muy bajo esta vez, sin embargo debo hacerlo para levantar la empresa. Doy vueltas una y otra vez hasta que escucho una suave melodía, la reconozco de inmediato es una antigua canción que me encantaba tararear cuando era un poco más joven, en ese entonces buscaba a quien dedicársela, pero nunca encontré a la persona indicada – veo que tú tampoco puedes dormir – digo al dar un ligero bostezo y volver a cerrar los ojos.
En la mañana… Despierto temprano y termino de arreglar mis maletas
– Buenos días – dice mamá al verme bajar
– Bueno días – digo al terminar de abotonar mi blusa blanca
– ¿desayunarás? – dice al leer el diario
– sí, yo misma iré hacerme algo – digo al caminar a la cocina y ver a Anahí prepararse unas tostadas, mientras bailaba al ritmo de una canción, mueve sus caderas y su trasero de una manera tan…
– Mi niña buenos días – dice nanny al lado mío
– ahhh!! Nanny me vas a matar de un susto – digo al dar un saltito y colocarme la mano en el pecho
– Lo siento – dice al sonreír
– buenos días Dulce… – dice Anahí al apagar la radio y salir, creo que también se asusto
– Quiero un café – digo sentarme en la mesa y entrar inconscientemente en mis cavilaciones....¿Qué me está pasando? Ayer la ayude a colocar el ángel y hoy me quedo como tonta viéndola bailar, aunque para ser sincera cualquiera se hubiera detenido a mirarla, a pesar que solo llevaba puesto una camiseta de tirantes blancas y un pantalón holgado rosa, se veía sexy, esos movimientos tan provocativos y altamente sensuales me hicieron desvariar, juro que quiero ser dura con ella, quiero ser fría, pero hay momentos en que la quiero besar para ver si se me pasa esta locura. No sé qué hacer, no me quiero enamorar, quiero odiarla, mas ahora todo es diferente, al llegar a Canadá deberé “fingir” que la amo y no sé si simplemente seré sincera por una vez conmigo misma o de verdad trataré de fingir.
Mi cabeza es una telaraña de pensamientos y cada uno de ellos tiene nombre y apellido “Anahí Puente”
Siento como alguien me toca al hombro así que salgo de mis pensamientos
- ¿ah? – digo al notar que me he tomado la taza de café sin darme cuenta
– Ya es hora de partir – dice mamá al colocarse unas gafas color marrón
– Está bien – me levanto aun pensativa y me despido de nanny que pasará las fiestas con su familia en la casa que les dejo mi padre
Subo las maletas a la camioneta y me coloco mi iPod, los chóferes tienen todos estos días libre, por tal razón mamá manejará, Anahí está a su lado leyendo uno de sus libros, cierro los ojos y trato de disfrutar el viaje hasta el aeropuerto, donde nos espera nuestra avioneta privada.
Mi Tía Catalina y Daniel construyeron una casa en Ontario al sur de Canadá, donde siempre pasan sus vacaciones junto a mi odioso primo Christopher, es un odioso, no lo soporto, espero esta vez no volver a pelear con él, desde pequeños siempre competimos en todo, yo siempre le ganaba en cosas materiales (autos, departamento, empleos, universidad, etc.) Lo que él no sabe, es que yo hubiera dado todas esas cosas para tener lo que él tiene “un verdadero padre” pero con el tiempo entendí que nadie escoge a sus padres, desde ese momento deje de competir con él y empecé hacer yo misma, desde entonces no nos hablamos.
Al llegar al aeropuerto nos demoramos un poco, al parecer a mamá se le quedo su abrigo favorito, así que tuvo que comprar otro, después de eso nos subimos a la avioneta, en el camino Anahí y mamá platicaban sobre un libro “que mi esposa” (que raro suena ok sigamos) quería leer, según ella el libro era el mejor ya que había escuchado que su escritor favorito lo había escrito basándose en una historia real de amor, el nombre del libro es “Fiebre de Verano” mi madre le dijo que hablaría con algunas amigas de ella que también le encantaban leer novelas de amor, algunas de ellas podría conseguírsela, Anahí se emocionó al escuchar eso, es tan madura pero a la vez tan niña pero bueno, lo otro no lo escuche, ya que el sueño me venció.
Al llegar a Ohio trataré de encontrar ese libro, no leo frecuentemente, pero quiero saber que tan bueno es y a la vez lograría fastidiar a Anahí. Cada día que pasa peleamos menos y más nos acercamos… y eso me asusta.
Después de algunas horas llegamos a al aeropuerto, donde nos esperan mi tía y Christopher, al parecer Daniel tenía cosas que hacer. Mamá es la primera en saludarlos, siento latir mi corazón muy rápido ya que la farsa está por comenzar.
- Dulce mira lo hermosa que estas, has cambiado tanto – dice al abrazarme efusivamente, sé que debo haberla sorprendido la última vez que nos vimos, tenía 16
– gracias… - digo nerviosa al mirar de reojo a Christopher que no deja de mirar a Anahí
– Tía te presento a mi esposa Anahí– digo al tomar la mano de esta
– ah mucho gusto, así que eres la nueva integrante Espinoza – dice mi Tía al abrazarla
– Si… - dice Anahí nerviosa al mirarme
– Este es mi hijo Christopher – dice al señalarlo
– hola, mucho gusto, me puedes decir Chris– dice mi primo al besar su mano
– Me alegro que hayas aprendido modales – digo en voz baja
– los aprendí primero que tu – dice al sonreír
–YA… dejen de pelear, tanto se extrañaron – dice mi tía al levantar una ceja
– Vamos… - digo al caminar con Anahí de prisa, esta solo sonreía por la pequeña discusión.
Al salir nos subimos a la camioneta, Christopher conducía, mi mamá iba al lado de él para hacerle plática y mi tía iba junto a nosotras
– y dime Dulcesita como se conocieron – dice curiosa
– Si Dulce cuéntale – dice Anahí mirando por la ventana
– Pues… es muy larga la historia – digo al mirar al suelo
– el viaje también – dice mi tía al mirarme, como si buscará algo más que una simple historia de amor
– nos conocimos en el funeral de un amigo, cuando la vi pensé que era una chica odiosa, no nos llevábamos muy bien, pero poco a poco – digo al sentir mis manos sudadas
– pero poco a poco nos dimos una oportunidad para conocernos y… - dice Anahí al mirarme fijamente, nunca había visto ese gesto en su rostro, entre pensativa y serena
– y en ese tiempo nos dimos cuenta que no éramos tan diferentes y creo que ambas nos enamoramos sin darnos cuenta – digo sin dejarla de mirar
– Eso muchas veces ocurre, cuando le dije a Daniel que te casaste con una mujer casi muere, pero luego lo entendió, además eres mi única sobrina – dice al sonreír
Mi madre voltea y le doy una mirada de “te lo dije” me siento un poco incomoda no tanto por mi tía si no por el Oops! de Christopher que no deja de preguntarle cosas a Anahí, supongo que quiere iniciar una competencia, pero esta vez no funcionara…Trato de dormir, al parecer todavía falta mucho para llegar, quisiera recostarme en algo, pero no encuentro nada
– Ven… - dice Anahí en tono bajo, mi tía nos mira, así que no puedo decir nada
– gracias… - digo con voz tranquila al recostarme en su hombro y cerrar los ojos.
No sabía que sentiría al estar tan cerca de ella y ahora todo cobra lucidez, su cuerpo me reconforta, su aroma embriaga mis sentidos y su voz es muy arrulladora. En segundos me quedo dormida ¿Dónde quedo el enojo? No lo sé ¿Dónde quedo la razón? Tampoco lo sé, al estar junto a ella nada es lógico, sé que es mi madrastra y tengo que odiarla por ser una oportunista, pero estoy llegando a creer que nunca la odie y que un nuevo sentimiento se está despertando entre nosotras.
Al abrir los ojos me doy cuenta que hemos llegado, el lugar es una especie de bosque espeso donde solo se encuentra un establo y la enorme casa, algo cubierta por la nieve
– Hemos llegado – susurra al ver que estoy despierta
– Ya veo – digo antes de salir del auto
– Vamos a dejar las cosas, para que luego conozcan todo – dice mi tía muy entusiasta
– Está bien – digo al bajar mis maletas
– Deja que te ayude – dice Christopher al pedirle las maletas a Anahí
– Yo las llevo – digo al quitárselas
– No puedes ni con las tuyas – dice al esbozar una sonrisa algo retorcida
– no es tu problema… vamos – digo al mirar a Anahí y entrar a la casa. Esta es bastante espaciosa y muy cálida
– Vengan, les mostraré sus habitaciones – dice mi tía al subir las escaleras
– Esta es tuya Maribel – dice al abrir la puerta de la izquierda
– Esta es la de Chris – dice al señalar la puerta de al lado
– Esa de allá es la mía – dice al señalar la de al final
– Y esta de aquí es la de ustedes – dice al abrir la puerta a la derecha muy cerca de la de ella
– Eh gracias – digo al entrar y colocar las maletas
– los dejaré para que se acomoden, nos vemos abajo – dice al cerrar la puerta
- ¿qué haremos? – dice Anahí al sentarse en la cama
– Yo dormiré en el sofá – digo al señalar el sofá de color verde oscuro
– Está bien – dice al comenzar a sacar su ropa.
Estos serán los días más largos de mi vida, de eso estoy segura, dejo que Anahí acomode sus cosas y bajo a la sala
– Dul, Daniel llega mañana – dice mi tía al encender el árbol
– Ok – digo sin ánimos algunos
– Te sucede algo – dice al mirarme como si tratara de leer mi alma
– eh no… - digo al mirar a otra dirección
– Está bien, le decía a tu madre que por favor que no se alejaran mucho, podrían perderse en el bosque y más ahora que habrá ventisca – dice al caminar a la cocina.
Tanto ella como mi madre prepararan la cena, ambas están emocionadas por volverse a ver después de tanto tiempo y más por ser víspera de navidad, Christopher salió a cortar un poco de madera para la chimenea y Anahí esta aun en el cuarto, bueno eso creo. Salgo a ver un poco el área para encontrarme a Anahí y a Christopher riendo de lo lindo
– interrumpooo... – digo con cierto coraje y una sonrisa que ni ellos se la creyeron
– para nada, Chris me decía que de pequeños ustedes competían en todo y me mostró una foto tuya donde tenías el rostro cubierto de pastel – dice al sonreír, es la primera vez que la veo sonreír de esa manera, ni siquiera sabía que al sonreír se le formaban unos coquetos hoyuelos
– Si eso fue en mi cumpleaños número 16, la última vez que estuvimos todos juntos – digo aun sorprendida por su bella sonrisa
– Dulce te molesta si le muestro a Anahí el lugar – dice al extender su brazo
– Claro que nooo adelante, yo iré a dormir – digo enfadada por cierta razón que no quiero admitir.
Ella me mira como esperando que yo dijese algo, pero me doy la vuelta y vuelvo a entrar a la casa, solo que al entrar a mi habitación azoto la puerta. Esa mujer es una cualquiera en todo el sentido de la palabra, primero es coqueta con Fernando y ahora con ese idiota! acaso quiere acabar con mi familia, ya embrujo a mi padre, conmigo está a punto de hacerlo… olviden que dije eso, sin embargo aún no está satisfecha con eso así que tiene que embrujar a mi primo.
Cualquiera diría que estoy celosa, pero no es eso, es solo que mi padre solo tiene dos meses de haber muerto y ya ella está tratando de hacer su vida con el primero que se le cruce, y eso que me dijo el primer día que yo no conocía el respeto, el burro hablando de orejas… ¡ja! y así tuvo el descaro de decirme que amó a mi padre, por un momento le creí, que tonta fui.
Después de dar algunas vueltas en la cama, tomo una posición fetal y logro descansar, no me siento cansada físicamente, pero si mental.
Después de algunas horas logro despertar por el bullicio que se escucha a fuera, me coloco de vuelta las botas y salgo a ver cuál es el alboroto. Al bajar veo que todos se quedan en silencio y mi tía se acerca algo preocupada…
- ¿qué sucede? – digo al rascar mi cabeza y buscar con la mirada a mi madre que aun discute con Christopher
- Dul, lo que sucede es que… - dice al bajar la mirada, como si buscara las palabras adecuadas – lo que sucede es que Chris salió con Anahí, a enseñarle el lugar y… - dice al jugar con sus dedos
- ¿Y? – digo al levantar una ceja
– Y no sabemos dónde está tu esposa – al escuchar eso, me quedo petrificada, en otra ocasión hubiera saltado de alegría, estoy enojada con ella por su forma de ser, pero tampoco le deseo algo tan malo ¿o sí?
Miro a Christopher que está un poco nervioso
- ¿Qué le hiciste? –oh oh mi monstro interno está a punto de salir, pienso así al tomarlo por su abrigo.
– Yo… yo no… le hice nada – dice al bajar la mirada
– te conozco demasiado bien, algo tuviste que hacerle o decirle, es imposible que ella se haya perdido cuando tú le tenías el ojo tan puesto…
- ¡¡DULCE!! Suéltalo – dice mi madre suplicante
– algo tuvo que hacerle, desde que llegamos no le quitaba el ojo Y DE LA NADA LA VA A PERDER EN EL BOSQUE – digo furiosa

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Todo acerca de... mi madrastra

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 10:22 pm

– solo discutimos, le dije que por que se casó contigo, si tu no amas a nadie más que a ti misma, ella se molestó y se fue… estaba enojado otra chica más que me rechaza por ti, al parecer se perdió - dice al empujarme
– ah se perdió… PERO QUE DEMONIOS TIENES EN LA CABEZA Oops!, ANAHÍ NO ES DE LAS CHICAS QUE YO CONQUISTABA EN MI ADOLESCENCIA, ELLA ES DIFERENTE….- digo al cerrar los ojos y tratar de calmarme
– Eso lo sé… - dice en voz baja
– Iré a buscarla – digo al tratar de salir
– Dulce, habrá una tormenta, no quiero… - la interrumpo
– No la dejaré allá afuera… - digo al colocarme el abrigo
– Te acompañaré – dice Christopher al tomar mi brazo
– Iré sola, ya hiciste bastante – digo al soltarme y salir.
Trato de caminar rápido mientras observo las huellas en la nieve, por suerte todavía no habido ventisca que cubra estas. Cada vez me adentro más al espeso bosque, me coloco los guantes y sigo caminando, el sol se está ocultando cosa que me indica que tengo poco tiempo para encontrarla.

Las huellas de Christopher terminan al frente de un viejo roble, me agacho para ver donde siguen las de Anahí - si sigo adentrándome más al bosque, también me perderé, pero no puedo dejarla aquí afuera – digo al seguir su huellas un poco de prisa.
Llevo caminando dos horas, ya oscureció y al parecer las huella han desaparecido, me detengo un rato para descansar
- ¿Dónde demonios estas? – digo desesperada, tanto la noche, como el clima me impiden poder encontrarla, sin embargo no me daré por vencida tengo que hacerlo, ahora por fin entiendo que bruja o no, papá la amaba y en cierta forma quiso que cuidara de ella y así debo hacerlo, aunque sea en estos momentos.
Me recuesto a un árbol y cierro los ojos, cuando era muy pequeña, como unos 7 o 8 años, me escape de la cabaña , había discutido con mi padre, porque nos dejaría a mamá y a mi solas en Noche Buena para poder ir a tender un negocio, cerré los ojos y corrí lo más que pude, corrí tan rápido que al abrir los ojos, me encontraba muy lejos de la cabaña, sin darme cuenta me había internado en el bosque, era de noche y empecé asustarme, todo era oscuro, hacía frío, así que lo único que hice fue recostarme a un árbol y comenzar a tararear una canción de navidad, estaba muy nerviosa, pero esa melodía era lo único que impedía que llorara, comencé a tararearla alto, lo más que pude, hasta que sentí como algo me abrazaba, mi padre me dijo, que pudieron encontrarme gracias a que no había ventisca, pudieron ver mis huellas y al final, escucharon mi tarareo, por eso pudieron encontrarme.
Me levanto aun sin abrir mis ojos, a ver si puedo escuchar a Anahí tararear, pero no escucho nada, así que grito varias veces su nombre y comienzo a correr sin detenerme hasta que me tropiezo con una roca y caigo al suelo, miro a mi alrededor y escucho algo extraño, no lo escucho muy claro, sin embargo sospecho que es ella.
Sigo la dirección de su tarareo hasta que la encuentro recargada a un árbol, sus mejillas están bañadas de lágrimas y sus ojos están cerrados
– Anahí… - digo al tocar su hombro, ella pega un saltito, para luego abrazarme
– yo… yo… - dice sin dejar de llorar
– Tranquila, estoy aquí….- digo al acariciar su espalda
– sé lo que sucedió, hable con el Oops! de Christopher – digo al separarme un poco de ella – ambas estamos perdidas y por el constante viento, supongo que habrá tormenta.
Nunca la había visto así, tan frágil, como si necesitara un abrazo fuerte – vamos… no quiero pasar la navidad aquí – digo al tomar su meñique, eso fue raro, en eso damos la vuelta y nos detenemos donde me caí – hace años atrás había un lago cerca de aquí, si lo encontramos, estaremos un poco más cerca de la casa – digo al mirarla, está un poco más tranquila, pero aun así no dice nada.
Suelto su meñique, pero estoy constantemente vigilando que siga detrás de mí, después de una hora de dar vueltas en círculos, por fin encuentro el lago – vamos… está congelado, no pasará nada – digo al comenzar a caminar, ella solo asiente con la cabeza y sigue caminado.
Arreglo bien mi bufanda, debido a que las fuertes ventiscas han dado comienzo, es muy difícil seguir así – tendremos que volver o caminaremos en círculos – digo al voltearme y no ver a Anahí – ANAHÍ!!!! – trato de caminar, pero no logro moverme ni ver nada – Anahí donde estas… - camino y con mucho esfuerzo trato de regresar – ANAHÍ!!!!!..JODER!!! – digo al ver como cae al agua helada, al parecer el hielo aun no esta tan congelado como pensé.
Antes de acercármele busco una rama caída para que se pueda agarrar, la ventisca cada vez es más fuerte, impidiéndome ver muy bien, le acerco la rama y le digo que la sujete, ella lo hace, pero con suma lentitud, jalo lo más fuerte que puedo – ya… falta… poco – digo al seguir jalando hasta ver que la he sacado – estas bien – digo al levantarla
– te… ten…tengo… frí… frío – dice al temblar con los ojos un poco cerrados
– Es normal, tenemos que refugiarnos, hasta que la ventisca pase y quitarte esa ropa – digo al abrazarla
– co… co… como me… me… encontraste – dice al abrazarme fuerte
– Es una larga historia, vamos… - digo al tomar su mano.
Sé que muy pronto ella no podrá caminar, si no la llevo a un lugar cálido puede morir de hipotermia, dejé de rezar hace mucho tiempo, creí que Dios no me escuchaba o que no existía – Dios yo sé que soy muy terca, nunca quiero aceptar mis culpas… pensé que no existías, pero por favor no quiero que ella muera, he tratado de negarlo, sin embargo esto se sale de mis manos, yo… yo creo que la quiero y no quiero que muera – digo al ver como ese brillo azul en sus ojos va desapareciendo – por favor, ayúdame… - digo al tomarla por la cintura hasta levantarla y colocarla sobre mi hombro – no dejaré que mueras… -digo al caminar lentamente, la ventisca ya no están fuerte y logro ver a lo lejos una casa o un establo, la verdad no puedo distinguir bien que sea.
Anahí pesa demasiado, siento como mis piernas tiemblan, además tengo mucho frío, jamás imagine tener tanto coraje o valentía por alguien y menos por ella. Trato de no pensar si está viva o muerta, solo que tengo que llegar a ese lugar y luego me daré cuenta – vamos Annie, se fuerte, ya estamos llegando – digo al sentir como la nieve llega hasta mis rodillas – dime algo… Annie – digo al no sentir su respiración
– co… co… como… tu… tu…. Me… me… encontraste - dice en voz baja, imagino que se desmayara por su presión o por el frío
– Cuando estés bien, te lo diré… - digo al abrir la puerta del establo, porque eso es lo que parece.
Al entrar todo está muy oscuro, supongo que lleva años abandonado, bajo a Anahí y me acerco a su pecho para ver si aún respira – hierba mala nuca muere eh – digo al sonreír, no hay nada con que la pueda cubrir, la ventisca no es tan fuerte como hace unos minutos, pero aun así no encontraría el camino – tengo que quitarte la ropa – digo antes de quitarle el abrigo – un día mamá me dijo que si alguien caía en agua helada, había que calentar el cuerpo, pero ni no había con qué, entonces lo más factible sería… - digo al terminar de desvestirla.
Aun respira, pero no pareciera que estuviera viva, a pesar de tenerla desnuda delante de mí, ningún pensamiento impuro aparece por mi mente, me saco la ropa y me acuesto encima de ella – lo más factible es el calor de otro cuerpo – digo al abrazarla y colocar encima de mí, mi propio abrigo – cuando te conocí me sentí suspendida en el aire sin saber a dónde ir, no me gusta admitir mis debilidades, pero tú eres una de ellas, sé que jamás sentirás algo por mi… puede que así sea mejor – digo al acariciar sus heladas y pálidas mejillas - quiero que seas fuerte, como lo hiciste aquel día en el cementerio… quiero que seas valiente… quiero volver a discutir contigo, quiero verte roja del coraje al ofenderte… - digo al tomar su mano y besarla – por favor…. – digo al recostarme en su pecho y llorar como una pequeña niña, tenía tantos años de no llorar así, esta vez no lloraba porque alguien no saciaba mi capricho, esta vez lloraba porque de verdad estaba amando a alguien por primera vez.
Cierro los ojos y siento sus brazos en mi espalda, su cuerpo está tomando calor, esbozó una sonrisa y trato de descansar.
Al día siguiente…
Abro los ojos y noto que ya es de día, su cuerpo ha vuelto a tomar su color natural, su respiración es tranquila y luce muy hermosa, sonrío levemente y beso su frente
– Veré si están aquí - escucho una voz familiar y mis ojos se enfocan en la puerta
– Du… ¿Dulce? – dice Christopher al tratar de armar las palabras
- ¿Dónde está? – dice mi madre desesperada al entrar – DULCE!!… que le hiciste a Anahí – dice mi madre al empujarme
– Nada… - digo al cubrirme con mi blusa
– Anahí ¿estás bien?… - dice mi madre al tocar sus mejillas
– ah… ¿Dónde estoy? – dice al abrir paulatinamente los ojos
– En un establo abandonado – dice Christopher al voltearse al notar su desnudez
- ¿Qué hago desnuda? – dice al cubrirse con mi abrigo, ambas me miran con cierta furia en los ojos
–Dulce ahora mismo me dices que le hiciste a Anahí – dice mi madre al tomarme del brazo y levantarme
- ¡QUE ME HICISTE! – dice Anahí al abofetearme
– que te hice… SALVE TU **** VIDA…. Eso hice, ayer cuando te perdiste en el bosque, te encontré recostada a un árbol muerta del miedo, decidí que cortáramos camino por el lago, sin embargo la ventisca me impedía ver algo, te dije que regresáramos… - digo al tocar mi enrojecida mejilla y acercármele para mirarla a los ojos - al voltearme, no estabas, te busque y te vi como caías al agua, al parecer el hielo en esa zona estaba algo frágil, te saque con una rama y luego tuve que cargarte hasta aquí – digo al dejar caer una lagrima – si no te hubiera quitado la ropa y me hubiera colocado encima de ti para darte calor corporal, hubieras muerto… - digo al quitarle mi abrigo – TE HICE UN FAVOR…NO SE PARA QUE DEMONIOS TE SALVE… LO QUE MÁS ME DUELE ES QUE TU DESCONFIES DE MI – digo al mirar a mi madre y salir de ahí ante la mirada atónita de los tres.
No sé cómo ambas pudieron pensar que le hubiera hecho daño, sé que muchas veces la amenace con hacerlo, sin embargo jamás lo haría sin su permiso, le salve la vida y me lo agradece con una bofetada… aunque la quiera, me quedo muy claro que ella siempre será mi madrastra… mi estúpida madrastra, a la que obvio amaré en silencio.

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Todo acerca de... mi madrastra

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 10:22 pm

Capítulo 5:

En estos momentos me siento sumamente irritada, a noche recé por ella, cuando no rezo ni por mi madre, dije tantas cursilerías, casi me congelo… y ella así me lo agradece…bravo Dulce María, eso te pasa por hacerte la buena.
Toco mi mejilla y trato de tranquilizarme
- ¿están bien? – dice mi tía al abrazarme y besar ambas mejillas
– Eso creo… feliz navidad – digo al besar su mejilla
– ¡FELIZ NAVIDAD! ¿Dónde está Anahí?– Dice al buscarla con la mirada
– Está adentro con mamá – digo al meter las manos en los bolsillos
- ¿qué tienes? No me digas que nada, tu tono de voz es muy peculiar – dice al mirarme con cierta ternura, como si a través de sus ojos me dijese “puedes confiar en mi”
– es solo que estoy exhausta, tuve que luchar con la ventisca… tuve que luchar con muchas cosas en una sola noche – digo al suspirar
– está bien, pero esa mejilla está más colorada que la otra, cosa que te delata… ¿pelearon? – dice al quitarse un guante y rellenarlo con nieve para colocarlo en mi mejilla
– Si… no quiero hablar de eso ahora mismo ¿nos podemos ir?– digo casi suplicante, no quiero ver a Anahí no quiero hablar con ella, no quiero pensar en ella, mejor dicho no quiero saber que existe
– está bien… me imagino que tu madre, Anahí y Chris nos acompañaran después – dice al ver a Christopher salir
– supongo que si… - digo al tratar de sonreír, pero no puedo, no es que me quiera hacer la ofendida.... es solo que algunas personas somos algo orgullosas y cuando llega ese alguien a nuestras vidas, nos hace sentir vulnerables, por primera vez estaba haciendo algo bien, algo por la persona que amo y ella me lo agradece así…
– vamos… te prepararé un baño caliente, para que después te acuestes a descansar – dice al sonreír.
Mi tía es muy intuitiva, aunque el mundo se esté cayendo a sus pies, ella siempre trata de mantener su sonrisa, cuando era pequeña solía decirme que a veces una sonrisa puede sanar corazones, quizás eso hizo Anahí
– Daniel llamó, dice que vendrá un poco tarde… a ver si es que llega – dice en tono triste
- ¿están peleados o es que no quiere hacer el negocio? – digo nerviosa, ya que este es una de las soluciones al problema de la empresa
– él quiere hacer el negocio… su sueño siempre ha sido ser socio del imperio Espinoza, pero al parecer tiene otros negocios que no puede posponer – dice al esbozar una media sonrisa
– Entiendo… - al parecer Daniel ha ganado mucho dinero en estos últimos años, tiene tantos negocios, que ya no se ocupa de su familia… así mismo era papá.
Durante los 30 minutos que caminamos, platicamos de cosas sin importancia, ella porque no quería incomodarme con el tema de Anahí, y yo no quería hacerlo con el tema de Daniel.
Al llegar a la casa mi tía me prepara un baño caliente que logra relajarme un poco, mas no logra tranquilizar mi carácter impulsivo y orgulloso.
Al salir siento como mis amígdalas están un poco inflamadas, al parecer he pescado un resfriado, mi roja nariz me delata “Y así me lo agradeces” son las palabras que se repiten constantemente en mis cavilaciones, trato de no pensar, no obstante esa bofetada pasa por mis ojos, una y otra vez, haciendo que me enfurezca cada vez más.
Me coloco un suéter rojo y un pantalón de mezclilla para luego bajar, los sonoros estornudos, se hacen presentes sin que pueda evitarlos
– Veo que pescaste un resfriado – dice mi tía al beber un taza de café
– Eso creo… tía gracias por tu hospitalidad, pero debo irme – digo al intentar subir las escaleras
- ¡Dul! No sé por qué estas molesta, pero supongo que esa molestia tiene nombre “Anahí” deberías esperar a tu madre… - no la dejo continuar
– No las quiero ver a ninguna de las dos… - digo al sentir un fuerte ardor en la garganta
– pero lo vas a tener que hacer, por esa puerta no saldrás hasta que hables con tu madre – dice algo molesta y autoritaria
– pero…pff. Está bien… - digo en tono ronco, al subir las escaleras.
Alisto mis maletas y me coloco un abrigo negro (bastante grueso) me siento en la cama y escucho la voz de mamá
– Mi “Pequeña” lo siento… - dice al abrazarme
– ¡Suéltame! – digo al separarme
– Dul… - la interrumpo
- COMO ES POSIBLE QUE PENSARAS ESO DE MÍ… - digo al sentir el mismo ardor un poco más fuerte
– varias veces dijiste “comprobaré que tan virgen eres” al verte encima de ella…. ¡POR DIOS, QUE PODRÍA PENSAR! – dice algo alterada por mi tono de voz
– aunque ese hubiera sido el caso… YO SOY TU HIJA, NO ELLA… - digo al respirar agitada
– eres mi hija y te amo… pero no dejaré que te conviertas en una violadora, Anahí no recuerda mucho… - dice al sentarse en la cama para calmarse
– ah no recuerda… ¡NO RECUERDA QUE LE SALVE LA **** VIDA! – digo molesta al tocar mi garganta, me quito el abrigo, hace un poco de calor, debe ser porque estoy molesta
– hija, discúlpame, confió en ti y sé que si estas tan molesta es porque tienes la razón – dice en un tono más calmado
- ¡CLARO QUE LA TENGO! – digo al mirarla fríamente.
Nunca le había hablado así a mi madre, a pesar de ser algo rebelde en mi adolescencia, ella siempre me comprendía, más que madre e hija somos amigas, pero me dolió que dudara de mí
–Anahí dormirá en mi habitación – dice al mirarme algo apenada
– que no se preocupe, hoy mismo me iré de aquí… no permaneceré ni un minuto más cerca de ella – digo al tomar mis maletas y cerrar la puerta con fuerza. Al bajar las escaleras noto que viene subiendo y al verme baja la mirada - ¡ME ARREPIENTO DE HABERTE SALVADO! Ojala… ojala te hubieras muerto – digo dolida, me mira como si la hubiera tocado y se sintiese sucia
– ¡aléjate de mí! – Dice nerviosa
– no te preocupes… ¡YA ME VOY! – Digo al terminar de bajar las escaleras y dirigirme a la puerta
- ¡ANAHÍ! Espera… - dice mi mamá al bajar las escaleras de prisa – ¿Y Daniel? – dice al levantar una ceja.
Es cierto si no cierro ese trato quedaré en la ruina, eso sí que sería cómico, arruinada y casada con una ¡ARPÍA! roba fortuna a la que por desgracia amo, “que irónica sería la vida”
– Tienes razón… - digo al dar un hondo suspiro
– Quédate hasta que él llegue – dice mi tía al salir de la cocina
– solo hasta que él llegue… - digo al colocar mis maletas un poco cerca de la escalera, subo mi vista y me topo con esos ojos , esos hermosos ojos azul cielo que muy a mi pesar, me hacen fantasear, pero también hacen que una furia terrible contamine mi sangre tanto como lo hace el amor que siento por ella.
Ella me lanza una mirada de reproche y sube de prisa a la habitación - ¿Qué le hiciste Dulce? – Dice Christopher al esbozar una sonrisa cínica
– Lo que tú no hubieras hecho por cobardía – digo al arreglarme las mangas hasta el codo, siento un calor terrible, tanto mi temperatura como la furia interna aumentan cada vez más
- entonces abusaste de tu propia esposa, mientras estaba inconsciente… no te culpo la condenada esta ¡BUENÍSIMA! – dice al sonreír de manera descarada, lo miró algunos segundos hasta cerrar fuerte mi puño derecho y darle un golpe en toda la nariz
- ¡ESTAS LOCA! – Dice al cubrir su ahora sangrante nariz
- ¡DULCE! ¿Qué hiciste? – Dice mi madre al verlo en el suelo
– Lo golpee…- digo al sacudir mi mano, por el impacto doloroso del golpe que le di
- ¡Eso Veo! – Dice enojada
– ves por qué me quería ir… por culpa de él tuve que salir y buscar a “esa” no todos tenemos tu mente morbosa – digo al dirigirme a la cocina por un poco de hielo para mi mano – quiero irme de aquí… - susurro al abrir el refrigerador
- ¿Por qué lo golpeaste? – Dice mi tía al levantar una ceja
– siento todo esto Tía, pero tarde o temprano esto pasaría, nunca nos hemos llevado bien, él envidia todo lo que tengo por más simple que sea… y se atrevió hablar así de ella… - digo al toser un poco y colocarme en la mano una compresa fría
– Chris es muy caprichoso, no sabe que es perder, lastimosamente cada vez que está a tu lado lo hace, de una forma o de otra – dice al acercarse y ver mi mano – trata de entenderlo, Daniel no hace más que hablar bien de ti, a pesar que te casaste con una mujer te tiene en un pedestal, tienes tu propia empresa y eres buena en ello; él quería que Chris fuera igual, sin embargo este prefirió la abogacía – dice al suspirar
– ok… mientras no estemos cerca, no pasará nada, solo esperaré a Daniel y me iré – digo al sentir más agudo el ardor en la garganta y un pinchazo en la espalda
– Te ves un poco pálida – dice mi tía algo preocupada
– no te preocupes, es por la exaltación de hace un rato, estoy bien – digo al salir.
No quiero que nadie se entere que tengo fiebre o mi madre no me dejará partir, siento mucho calor, pero solo debo esperar a que Daniel llegue y luego me largo de este infierno
Subo a mi habitación y lavo mi rostro – tengo que irme… - digo al tomar una toalla y secarlo.
Salgo afuera un rato a tomar un poco de aire fresco hasta que veo a Daniel llegar - ¡por fin! – Susurro casi sin voz
- ¡FELIZ NAVIDAD! – dice al abrazarme efusivamente
– feliz navidad… - digo en tono bajo al sentir la vista borrosa
– ¡Dul, estas hirviendo! – Dice preocupado
– no te preocupes… cerremos el trato – digo antes de sentir los parpados pesados y cerrarlos por un instante.
Abro los ojos con mucha dificultad para luego intentar pararme de la cama y sentir mis piernas débiles, pierdo el equilibrio y caigo… caigo en unos brazos reconfortantes
– No me toques… - digo con voz queda
– tu madre te dijo que si alguien caía en agua helada… - dice al dejar caer una lagrima - había que calentarlo y si no había con que, lo más factible sería… - dice al acostarme en la cama – lo más factible sería el calor de otro cuerpo… es lo único que recuerdo – dice al limpiar sus ojos y mejillas para luego tomar mi mano
– lárgate… me estresas, me tienes harta – digo con los ojos entre abiertos. ¡Ahora se da cuenta que la salve! Pues que tarde es…
Trato de no cerrar los ojos y la vuelvo a mirar
– vete… ¡LARGATE! – Le grito al tocar mi garganta, en sus ojos puedo ver que se siente culpable, pero ya es tarde, en ese momento entran mi tía y Daniel – cerremos el trato… ya me… ya me quiero… ir - digo débilmente
– cuando te recuperes, te prometo que lo cerraremos, hable con tu esposa… no te preocupes por el cliente, ya lo conseguí – dice al sonreír
– Entonces… ya me quiero ir… - digo antes de volver a cerrar los ojos.
Por lo poco que pude escuchar decir al doctor, al parecer “el simple resfriado” que pensé tener, se convirtió en una seria bronquitis casi aguda.
No sé cuánto días han pasado, pero estoy segura que fueron varios, cada día me siento mejor, estos últimos días he notado a Anahí algo distante y pensativa ¿Qué estará pensando? No lo sé, lo que sí sé es que viene a visitarme cuando estoy dormida, lo sé porque su aroma aún está en la habitación.
Ayer vi algo extraño en sus ojos, estaba parada en el marco de la puerta observándome, se veía confundida, al mirarme se asustó y negó con la cabeza para luego salir corriendo ¿será que habrá recordado todo? ¿Habrá recordado mi confesión? ¿Sabrá que la amo? ¿Aunque lo sepa lo negaré hasta el final?

Admin
Admin

Mensajes : 3134
Fecha de inscripción : 26/01/2015

Ver perfil de usuario http://anahiydulcemarifans.foroac.org
Volver arriba

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Todo acerca de... mi madrastra

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 10:23 pm

Capítulo 6
El año nuevo lo pasé en cama, a pesar de estar recuperándome prefería mil y una vez, estar en aquella pequeña habitación cálida, antes de estar cerca de “esa” gracias al cielo Christopher partió ayer rumbo a Los Ángeles, yo debería hacer lo mismo, sin embargo mamá dice que aún estoy delicada “estas un poco pálida, deja de ser tan testadura” dice cada vez que le suplico que puedo comer sola.
Desde lejos observo como Anahí ríe traviesa de nuestras pequeñas discusiones, para serles sincera esa mujer al reír detiene el tiempo y el espacio, su risa logra despertar en mí, cosas nuevas, cosas que no entiendo, pero me gustan; lastimosamente por orgullo o por miedo a un rechazo, prefiero callar, prefiero seguir actuando que la odio, aunque el fondo me esté muriendo por ella. Esa “arpía” como suelo llamarla se está apoderando de cada rincón de mi alma, de mi corazón y de mi cuerpo… cuando discutimos, me siento viva, me gusta ver como enciendo esa chispa en sus ojos, amo cada vez que hace esa mueca de molestia cada vez que le digo “bruja” u otro de mis “cariñosos” apodos.
Daniel y mi tía han salido a buscar algunos víveres, tanto mamá como Anahí piensan que sigo dormida, pero no aguanto un día más en esta cama, me duele la espalda, sin olvidar el trasero, tengo un poco de hambre y no llamaré a mamá para que venga alimentarme o me pondrá el babero, la muy graciosa…
Me doy un baño caliente que me hace sentir mucho mejor, para luego colocarme un suéter celeste y un pantalón holgado de color blanco, por último las calcetas negras y bajo casi en puntillas para no hacer ruido.
Camino hasta la cocina y me preparo un sándwich de jamón y queso, me sirvo un poco de leche – me muero de hambre… - digo al terminar, lavo el vaso y el pequeño plato, no quiero que se enteren de mi breve almuerzo. Antes de subir las escaleras escucho las voces de mi madre y de Anahí acercarse – si Maribel si me ve… me mata – digo al mirar ambos lados un poco nerviosa – donde me escondo… - digo al respirar algo agitada – aquí estará bien… - digo al esconderme detrás del enorme sillón.
Mi madre siempre ha sido una mujer bastante calmada, risueña y dueña de una gran paciencia que a veces logro acabar; cuando me enfermo ella suele ser algo “extra – cariñosa” ósea sobre protectora y si logra verme sin calzado y levantada, es capaz de lincharme…
Siento como mi pequeño corazón late a mil, no hace calor, mas estoy sudando como si fuera en verano
- ¡ay pequeña! – dice mi madre al sentarse en el mismo sillón donde estoy escondida
– creo que fui injusta con ella… ella me salvo y me dijo cosas que no recuerdo muy bien, pero sé que fueron dulces, ella jamás me perdonará… pero no le rogaré – dice Anahí al dar un hondo suspiro
– quisiera decirte que mi Dul no es así de rencorosa, sin embargo ustedes no se llevan muy bien que digamos y con esa bofetada… cavaste tu tumba – dice en tono juguetón lo último
– desde que me case con Espinoza y la conocí, ya mi tumba estaba cavada – sé que en estos momentos está haciendo esa mueca de molestia que me enloquece
- pero a ver dime que fue lo que ocurrió, sé que si le pregunto a Dulcesita no me dirá – dice mi madre curiosa
– No recuerdo mucho, solo podría decirte que no era la Dul que conozco – lo dice pensativa y a la vez con ese tono que indica duda
– Al parecer ya llegaron – dice mi madre al levantarse
– Vamos ayudarlos – dice Anahí al colocarse el abrigo
– Vamos – dice mi madre al imitar el acto y salir con ella
– Esta es mi oportunidad… - digo al subir las escaleras a toda velocidad.
Me acuesto en la cama y me cobijo – ¿sabrá todo? –digo pensativa.
Si llegase a preguntarme algo, tranquilamente le diría que el frío la hizo alucinar “Dulce María Espinoza, enamorada de una oportunista… JAMÁS” lucharé con este sentimiento hasta el final o hasta no poder más y entregarme rendida a sus brazos.
Ese día transcurrió normal “luces mucho mejor, mañana nos podremos ir” fue lo que dijo mamá en la tarde al alimentarme con todo y babero “¡NO SOY UNA BEBÉ!” dije molesta ante la carcajada de mi tía y Daniel, Anahí solo sonreía desde el marco de la puerta “Y tú de que te ríes” dije al lanzarle una mirada fría de reproche “no hables, descansa” dijo en tono suave “no eres mi madre” dije algo calmada, pero sin quitarle la mirada “soy tu esposa… no tu madre” dijo al bajar la mirada, tanto mamá como yo, nos dimos una mirada de “¿WHAT?” mis tíos solo la miraron sorprendidos, era la primera vez que decía algo así “!que linda!…Ja! Desde cuándo” dije al reír con cierto sarcasmo que pude notar como subió enseguida la mirada, ambas somos iguales… solo que ella siempre cae en mis provocaciones “Desde que me paré aquel día en esa iglesia y dije acepto” fue lo único que dijo antes de irse.
Ese fue el fin de la discusión, sé que calló por Daniel y por mi tía, al llegar a Ohio, la riña seguiría…
Antes de dormir hable con Daniel y cerramos el trato, en unos días él iría a la empresa a presentarme al nuevo cliente, la empresa volvía a la normalidad, sin embargo las cosas con Anahí seguirían ¿igual?
Al día siguiente…
Me levanto totalmente restablecida, tanto el dolor en la espalda como el de la garganta, desaparecieron. Me baño y me visto de prisa, no quiero permanecer ni un minutos más en Canadá
– Buenos días – digo al bajar con mis maletas
- ¿desayunaras? – Dice mi tía al beber una taza de café
– No, no tengo apetito - -digo al colocarme los guantes y la boina negra
- ¿tan mala fue tu estadía aquí? – Dice al levantar una ceja
– claro que no, este lugar es precioso, sabes muy bien que tu compañía es la mejor… Pero quiero regresar a Ohio, quiero ir a la empresa y distraerme – digo al sonreír
– no quieres estar con ella ¿verdad? – dice mi tía en tono bajo
– no te preocupes por mi matrimonio, el durara… aunque sea un año – digo al besar su frente en señal de despedida y salir. Al salir Daniel me ayuda con las maletas, me siento adelante, ya que ella esta atrás
– Vamos… - dice Daniel al encender el auto
– por fin…- susurro al sonreír.
Antes de llegar al aeropuerto paramos a comprar combustible, bajo a comprar 4 cajas de cigarrillos, son lo único que me tranquilizaran para no matarla, mamá compra una revista de moda y Anahí unos chocolates “Ojala que te atragantes” fue lo único que le dije antes de salir, desde lejos escuche sus insultos…insultos obvio de niña chiquita, pero no me importo
Lo que quedaba de camino transcurrió normal, Daniel y yo hablábamos de algunos negocios, mientras que Anahí y mamá hablaban de moda o baile… la verdad yo que sé, pero de algo estaban hablando
Al llegar al aeropuerto la despedida no se hizo esperar, Daniel me dijo que me apoyaría en todo y que a pesar de nuestras peleas, Anahí y yo hacíamos linda pareja, escuche a lo lejos a Anahí decir entre dientes “no ves bien…” no dije nada, no quería discutir enfrente de él, si abría la boca se enteraría de todo y no me conviene.
Al subirme en la avioneta me coloco unas gafas oscuras y mi iPod, en el camino no quiero discutir, ya tendremos tiempo al llegar… ya tendremos tiempo…
Llegamos en la noche (10:45PM), Alan fue a recogernos
– deja de fumar… me molesta el humo – dice Anahí al quitarse los anteojos molesta, anteriormente no la había visto con gafas, pero estas no opacan su belleza
- ¡Me vale! Acostúmbrate. – digo al dar una calada y soltarle el humo en el rostro
– ERES….UNA… BESTIA… - dice irritada al toser
– Mira quién habla…- le digo con una de mis descaradas sonrisas
Así las pasamos todo el viaje de regreso a la mansión, mamá al principio se molestó, pero luego no paraba de reír
– BRUJA –digo al bajar del auto
– Enana – dice al lanzarme esa mirada de furia que me encanta.
Antes de subir a mí habitación saludo a nanny y le cuento todo lo que ocurrió en nuestro viaje, ella se sorprendió y una mirada de cierta desconfianza me lanzo, no le dije nada debido al cansancio. “Al parecer fumar no fue tan buena idea” ya que siento una leve punzada en la espalda.
Al entrar a mi habitación doy un hondo suspiro – hogar, dulce hogar – digo al sentarme en la cama y tomar mis medicamentos
– dame las cajetas de cigarrillos – dice mi madre algo enojada
- ¿por qué? –digo tranquila, sin querer pelear
– te vi con la mano en la espalda… si quieres enfermarte de nuevo hazlo, pero en esta ocasión no te dejaré levantar por un mes de la cama y todos los días vendré a darte la comida… y será liquida – al oír esas palabras, le di las cajetas de cigarrillo, no quiero volverme a sentirme mal y menos que mamá me vuelva a tratar así…
Me saco la ropa y me coloco solo una camiseta gris, abajo solo dejaré las bragas, antes de dormir le pido a nanny que me traiga una jarra de agua y un vaso, supongo que me dará sed en la madrugada.
Horas después…
Doy vueltas en la cama, no logro conciliar el sueño… por último me coloco boca arriba y cierro los ojos, esta vez al parecer el sueño está llegando.
Escucho de repente como la puerta de mi habitación se va abriendo lentamente, no le prestó atención, de seguro es mamá que quiere vigilar por un momento mi sueño, como lo hacía cuando era pequeña, pero ese aroma… ese aroma no es de mi madre… ese aroma es de… es de Anahí.
Escucho su respiración cada vez más cerca, no abro los ojos, no quiero pelear y menos ahora que estoy a punto de quedarme dormida, sé que esta junto a mí, así me lo indica su aroma y mi corazón, me muevo un poco, cosa que la hace retroceder, sé que mi semblante parece sereno, como si estuviera totalmente dormida, quisiera levantarme y preguntarle “QUE DEMONIOS HACES EN MI RECAMARA” pero por alguna razón no lo hago, siento que de nuevo esta junto a mí, su aroma cada vez se hace más fuerte, como si se acercara… ¿se está acercando? mi corazón late de prisa y…
Y siento el leve rose de sus húmedos labios sobre los míos, me quedo quieta por un momento, quisiera entreabrir mis labios y besarla, ¿Y besarla? Sin embargo uno de sus rubios cabellos, me causa cierto cosquilleo en la nariz, haciendo que me mueva.
A los breves segundos escucho el sonido de la puerta cerrarse, entonces abro mis ojos aun somnolienta y me doy cuenta que se ha ido ¿Por qué habrá venido? ¿Por qué me beso? Por qué ese fue un beso ¿verdad? ¿Por qué me deje besar? ¿Qué demonios está pasando?

Admin
Admin

Mensajes : 3134
Fecha de inscripción : 26/01/2015

Ver perfil de usuario http://anahiydulcemarifans.foroac.org
Volver arriba

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Todo acerca de... mi madrastra

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 10:23 pm

Capítulo 7 ¿Sera Amor?
Me quedo un par de minutos sentada en la cama, tratando de buscarle la respuesta a esto ¿Me habrá besado? Es la pregunta que resuena en mi cabeza, pero no tiene lógica si lo hizo “ella no me soporta, como yo a ella” - debió ser solo mi mente jugándome una mala pasada – digo antes de volverme acostar.
Al día siguiente…
Me levanto temprano para ir a la oficina, me ducho en un dos por tres y me coloco mi ropa de la misma manera (una blusa blanca de botones ajustada, 1 chaleco azul oscuro, también ajustado a mi cuerpo, pantalón de igual color y botas negras) Al terminar de maquillarme, me recojo mi largo cabello - ¿Qué sucedió anoche? – Digo al tocar mi labios – fue tan real… sin embargo tuvo que ser un sueño, ella jamás se atrevería a besarme – digo al colocarme mi abrigo – pero entonces… ¿por qué siento su sabor sobre mis labios? – digo al colocarme unas gafas oscuras y salir de mi habitación
Al bajar hallo tanto a mi madre como a “esa” desayunando
– Buenos días mi amor – dice mi madre al besar mi mejilla
– hola… – digo al quitarme el abrigo y sentarme
– se dice buenos días – dice Anahí sin mirarme al tomar su café
– ah no te había visto, es que eres tan insignificante… – digo al sonreír y pedirle a nanny que me traiga un café
- yo tampoco te hubiera visto si no fuera por las botas de tacón alto que llevas… - dice al sonreír la muy descarada
– ¡YA! Déjenme desayunar en paz… -dice mi madre molesta
– Lo siento Maribel– dice Anahí algo avergonzada
– llamó tu tía dice que Daniel llega hoy – dice mi madre al probar bocado
– está bien… hoy revisaré algunos pendientes – digo al mirar a Anahí que luce calmada, de seguro todo fue un sueño, esa mujer es demasiado orgullosa para dejar caer sus “principios” e ir a besarme
– señora pudo dormir bien… anoche la vi un poco nerviosa – al escuchar eso fijo mi vista en ella
– El insomnio es terrible, pero después de esa copa, pude conciliar el sueño – dice al sonreír
– gracias… - digo al beber mi café.
Hay dos opciones: 1- que la muy sinvergüenza me beso y lo disimula bien… pero ¿por qué? 2- que todo fue un sueño y estoy buscando una aguja en un pajar.
Al terminar de beber mi café beso la frente de mi madre y salgo hacia la oficina, en el camino “ella” y Fernando dialogan sobre el arte contemporáneo y algunos tipos de bailes Dios hasta ahora me doy cuenta que ama el Baile, pero, prefiero no intervenir en esta ocasión, tengo cosas más importantes en que pensar…
Al llegar a la oficina le pido a Karla (secretaria) que por favor no me pase ninguna llamada, a menos que sea Daniel. A penas llego me sirvo una copa y trato de relajarme, a pesar que todo apunta a que anoche no sucedió nada más que un “Oops!” sueño, sigo pensando que ella me besó
Me quedo un rato sentada bebiendo algunas copas hasta que Karla me avisa que Daniel llego – hazlo pasar – digo al salir de mis pensamientos
– Buenos días – dice Daniel al entrar
– Buenos días – digo al levantarme y abrazarlo
– Acabo de saludar a tu esposa, se veía pensativa, creo que ni me escucho – dice al sentarse
– no hablemos de ella… hablemos del nuevo cliente – digo al sentarme y desabotonar dos botones de mi blusa, hace un poco de calor
– él es sumamente joven, tiene 20 años, quiere conocerte esta noche en club 207 – dice alegremente
- ¿por qué ahí? – digo al arreglar mis mangas hasta el codo
– porque su esposa es latina y le encanta ir a ese club a bailar música tropical, quiere que asistas con Anahí, cuando le dije que estabas casada con una mujer, la idea le encanto… tu tía y yo, también iremos, espero que dejen sus peleas por un momento, necesitamos a Damián… - dice al servirse una copa de aquella botella de tequila
– está bien… - digo al suspirar
– no te preocupes, Catalina y yo pasamos por esa etapa, había días que quería ahorcarla, pero al ver esa sonrisa tan maravillosa que tiene… (Suspiro) el enojo se iba y solo quedaba el gran amor que le tengo… - dice al dar otro hondo suspiro
– Entiendo… - digo al levantarme – trataré de no matarla, aunque será imposible… - digo en voz baja
– ¿decías? – Dice al rascar su castaño cabello
– Nada… digo que entonces nos veremos allá – digo al sonreír
– Nos veremos allá entonces… a las 10:00PM – dice al levantarse
– Ok – digo al estrechar su mano
– Nos vemos – dice antes de salir.
-¡Lo que me faltaba! – Digo al salir de mi oficina – y esas flores – digo al ver a una joven con un enorme ramo de rosas rojas – es para la señora Espinoza – dice al sonreír de forma coqueta
– ¿para mí? – digo al fruncir el ceño
– No… para su esposa – dice al entregármelas
– Ah ok – digo con desgano al tomarlas.
Camino de prisa por aquel pasillo que conozco muy bien
– la señora se encuentra ocupada con el… - dice su secretaria al detenerme
- ¡NO ME INTERESA! – digo al abrir la puerta sin ni siquiera tocar
– María, cuantas veces te he dicho… - dice Anahí sorprendida al verme
– Tenemos que hablar… – digo sin mirar al joven de mensajería
– volveré… volveré… más tarde – dice nervioso al verme
– Está bien – dice ella al levantarse
– Toma… - digo al entregarle las flores
– Son bellísimas… - dice al sonreír, para después fruncir el ceño
– ni pienses que yo te las traje… de seguro fue uno de tus amantes – digo al sentarme y reír irónicamente
– sabía que un detalle así no podría ser tuyo… eres muy ani… - la interrumpo
– si hablamos de animales… no vine a discutir, solo vine a decirte que a las 10:00PM tendremos que ir al club 207 a conocer al nuevo cliente y a su esposa… tendremos que actuar como una pareja, ya hasta me has pegado tus malos vicios “actuar” – digo al levantarme y darme la vuelta
- ¡NO TE SOPORTO! – Dice furiosa
– Nos vemos en la noche… - digo antes de salir.
El día transcurrió un poco lento, revise algunos papeles sin importancia, ni siquiera salí a almorzar
– De quién habrán sido esas flores…- digo al cerrar una carpeta color marrón - ¡DE QUIÉN! – Digo al golpear el escritorio – no tengo por qué molestarme, bien sabía que tarde o temprano uno de sus amantes aparecería… - digo al levantarme y mirar desde mi ventana el atardecer
– señora… - dice Karla tímidamente al tocar la puerta
– Pasa – digo sin quitar la vista de la ventana
– ya me voy, se le ofrece algo… - dice en tono bajo, pero aun así la pude escuchar
– Quiero que me averigües quien le trajo esas flores a Anahí – digo al apretar mis puños
– ah esas flores las envió el señor Daniel, a usted le envió unas también con una botella de vino, hace más de una hora le dije que habían llegado, pero me dijo que no la molestara – dice con cierto dolor en sus palabras
– lo siento… esa mujer pone mi vida de cabeza – digo al voltearme
– hasta mañana… - dice antes de cerrar la puerta.
Tomo mi abrigo y salgo de la oficina – la insulte y no… eso no quita que sea una… - digo al tomar el ascensor. Al llegar al estacionamiento me encuentro con Alan – y Anahí? – digo al subirme a la negra camioneta
– Su esposa salió con su madre de compras… - dice al encender el auto
– está bien… - digo al colocarme mi iPod.
No quiero pensar, pero esa mujer se apodera de mi mente de una manera casi adictiva, me estoy haciendo adicta a pelear con ella, a verla diariamente, me estoy haciendo adicta a su aroma, a sus ojos, a esos gestos que hace cuando lee algún libro o revisa algún documento… me estoy haciendo adicta a ella.
Al llegar a la mansión saludo a nanny y subo a mi habitación
– Mi niña quiere un té de limón – dice nanny al entrar
– no… voy a dormir un rato, gracias – digo al sacarme la ropa – dile a Fernando que le doy la noche libre – digo al buscar mi camiseta blanca favorita
– le diré… - dice antes de salir.
Veo el reloj (7:00PM) para luego acostarme a dormir…
En mi mente vuelve la escena de anoche, ese aroma que tiene su cuerpo es tan… es tan dulce, pero a la vez excitante, sus labios queman los míos, si hubiera abierto mi boca, aunque sea un poco me hubiera dado cuenta si era un sueño o no…
- ¡DULCE! – dice mi madre al jalonearme
– Ya… ya… cálmate – digo frotar mis ojos
– son las 9:15PM ¡levántate! – dice antes de salir.
Me levanto aun somnolienta y entro al baño – estoy a punto de enloquecer… - digo al abrir las llaves de la tina, dejando que el agua caliente fluya – espero no tener que bailar… eso sería lo peor… - digo al sacarme la camiseta y las bragas blancas. En segundos el cuarto de baño queda inundado por el vapor del agua caliente – espero que esto me relaje… – digo al entrar en la tina y tomar la esponja de color rosa. Me quedo ahí algunos minutos hasta que noto la hora y salgo de prisa - ¿qué me pondré? – Digo al abrir el armario - ¿falda o pantalón? – Digo al secar mi cabello - pantalón… - digo al sacar un jeans algo agujereado – esto estará bien – digo al sacar un top negro – no me pondré nada especial, solo quiero cerrar el trato y ya… - digo al colocarme aquellas botas de tacón. Al terminar de peinarme y maquillarme, me coloco una chamarra blanca para luego bajar.
Al bajar me siento en la sala a esperar a Anahí
– Todavía no baja… - digo al bostezar
– No, su madre la está ayudando – dice nanny al sentarse a mi lado
– A veces mi madre se olvida que soy su hija… - digo al hacer una mueca
– no diga eso, su madre la adora…. espero que esta noche trate bien a la señora Anahí… - dice de forma suave al sonreír
– No te prometo nada, ella siempre logra hacer algo que me impacienta… - digo al tocar mi cabeza
– Ahí viene – dice nanny al subir la mirada – luce hermosa… - dice en tono bajo al sonreír
– eso lo… dudo - digo al mirar lo hermosa que luce, lleva puesto un jeans negro, un top de igual color que deja ver un poco, sus pechos debido al escote y aquel cabello largo de oro
– Vámonos… - dice al colocarse una chamarra negra
– hasta que al fin… - digo al salir y subirme a la camioneta.
El camino es muy silencioso, ambas estamos sentadas en la parte de atrás, no puedo dejar de mirarla, se ve hermosa, además de sexy, sus ojos van fijos en la ventana hasta que en un instante, nuestras miradas se cruzan
- ¿qué? – Dice al levantar una ceja
– Qué de qué – digo al mirar a otra dirección
– No me fastidies, no tengo humor – dice al cruzar sus brazos
– ah es que yo si… no sabes el infierno que es estar a tu lado – digo al ver desde lejos aquel parque al que iba de pequeña
– por primera vez estamos de acuerdo… es fastidioso estar al lado de una enana quejosa - dice al suspirar y sonreír
– Sí, es muy difícil estar al lado de una bruja sin escrúpulos como tú… timaste a mi padre, pero no lo harás conmigo – digo al salir
– Ahí están… - dice mi tía al verme
– hola… - digo al abrazar a Daniel
– Anahí ¿cómo estás? – dice mi tía al besar su mejilla
–bien y usted – dice al imitar la acción
– Bien, espero que ya no peleen – dice mi tía al abrazarme
– Ya no… - digo besar la frente de esta
– Eso me alegra – dice al sonreír
– Entremos… - dice Daniel al tomar el brazo de mi tía
– Si… - digo al hacer una mueca y tomar la mano de Anahí al entrar.
El lugar está lleno tanto de latinos, la música está un poco pegajosa ♪ Si yo me vuelvo a enamorar, tendré cuidado al entregar mi corazón, sin esperar que alguien me ame, de verdad, las puertas yo las abriré, los sentimientos, los guardaré, cuando alguien se los gane, confieso que se los daré…♪
– Buenas noches – dice Daniel al detenerse en una de las mesas
– Buenas noches – dice un chico rubio de ojos grises al levantarse
– Esta es mi esposa Catarina– dice al señalarla
– Mucho gusto – dice mi tía al tomar su mano y sonreír
– Supongo que tú eres Dulce – dice el chico al mirar a Anahí
– Como me confunden con esa… - digo en voz baja – ¡auch! – digo al sentir un pisotón de parte de Anahí ¿me pisó?Pero que atrevida
– No, soy Anahí – dice al darle la mano

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Todo acerca de... mi madrastra

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 10:23 pm

– OH disculpa, entonces tu eres Dulce – dice al darme la mano
– Así es – digo al sonreír y tocar un poco mi pie
– Esta es mi esposa Jazmín – dice al señalar a una bella joven de piel bronceada, cabello negro rizado y ojos pardos
– Mucho gusto – dice al tomar mi mano
– el gusto es mío… ella es mi esposa por desgracia –esto último lo digo en voy baja- Anahí – digo al señalarla
- mucho gusto – dice al tomar la mano de esta
– Lo mismo digo – dice Anahí al sentarse
– hoy no quiero que hablemos de negocios, de eso hablaremos mañana, los invite porque quiero conocerlos un poco mejor y para que todos pasemos un rato espectacular – dice al sonreír.
Hablamos de todo un poco, nos comenta que conoció a Jazmín en un viaje de negocios a Colombia “fue amor a primera vista” dice al tomar su mano y besarla, se ve que ambos están muy enamorados “y ustedes” dice Jazmín al mirarnos “nos enamoramos a primera vista, pero fuimos muy orgullosas para reconocerlo” dice Anahí al mirar a otra dirección “es muy difícil bajar tu orgullo por una persona…” digo al mirarla “eso es cierto, que tal si bailamos” dice Damián al levantarse junto con su esposa “yo…” digo al rascar mi cabeza “vamos, es fácil… solo déjate llevar” dice Jazmín al tomar mi mano “eso es lo que no quiero” pienso al levantarme.
♪ Al conocernos me prometiste, darme tu amor para toda la vida, pero muy tarde me he dado cuenta…♪
Los seis caminamos hasta la pista – esta que está sonando es un merengue algo viejo, puedes tomarla por la cintura si quieres, solo déjense llevar por el ritmo – dice Jazmín al colocar la mano de Damián en su cintura.
♪ Que me engañabas, que me hablabas mentiras… dejaste que de ti me enamorara y me acostumbrara solamente a tu cariño…♪
Tanto mis tíos como Damián y su esposa se mueven al ritmo cálido de la canción
♪ Y ahora estoy pagando mi condena, tú no debiste estar conmigo siendo ajena… ♪
– vamos…es fácil bailar esto - dice Anahí al tomar mis manos – cierra los ojos… - dice al cerrar los suyos
– Ahora me mandas… - digo al hacer una mueca
– Solo cierra los ojos… - dice molesta
– está bien… - digo al cerra
– es muy fácil… al cerrar los ojos, podrás dejarte llevar un poco mejor y tomarás el ritmo de la canción, se supone que el caballero debe guiar a la dama, pero en esta ocasión es diferente, así que yo lo haré… - dice a al acercarse un poco más y colocar su mano en mi cintura
– deja de darme lecciones baratas de baile… se bailar perfectamente soy latina...– digo al quitar su mano de mi cintura y sostener la suya - además tome clases de baile- ¿Por qué le dije eso? Acerco solo un poco nuestros cuerpos y empezamos a bailar.
♪Ay no ves cuanto me hiere tu traición, yo que soñaba con hacerte solo mía…♪
La manera en la que se mueve es tan… es tan sensual, como mueve sus caderas, sus ojos están cerrados, siento que estoy sudando, al darle la vuelta, vuelvo a sujetar su cintura, la música es muy contagiosa, aquel ritmo tropical está embriagando mis sentidos, al igual que su movimientos ¿Acaso estaré excitada?
♪ ¡que lastima me da! Aun corre por mis venas, las llamas de pasión que me dejaste…♪
La canción seguía y por un momento nuestros cuerpos, olvidaron el lugar donde estábamos, el orgullo se había evaporado, ambas estábamos sudando y poco a poco nos íbamos acercando…
♪ dejaste que de ti me enamorara y me acostumbrara solamente a tu cariño y ahora estoy pagando mi condena, tú no debiste estar conmigo siendo ajena ♪
Cierro los ojos y me dejo llevar por el ritmo de la canción, acerco un poco más nuestros cuerpos hasta que puedo aspirar su perfume
– No te acerques… tanto… - dice con la voz entrecortada
– Como… como si quisiera… - digo al sonreír
- ¿por qué eres así? – dice sin dejar de moverse
– porque no me agradas, porque odio tener que fingir… - digo al abrir los ojos y toparme con el azul de los suyos
– Eres insoportable… - dice al detenerse
– ¿y tú no? – digo al suspirar y sonreír
– Iré a sentarme…. – dice al quitar mi mano de su cintura
– entiende… yo jamás podré sentir otra cosa por ti que no sea odio…- digo al bajar la mirada
- ¡Eres Una Estúpida! – dice al pisarme e irse
- ¡auch! – digo al sentir el punzante dolor en mi pie
- ¡BRUJA! – digo al sostener mi pie. Pero que se ha creído esa mujer… ¿la mamá de tarzán?
Me acerco a Daniel y le digo que Anahí no se siente bien
– está bien… nos vemos mañana – dice al sonreír
– ok… - digo antes de salir del lugar.
¡La detesto! ¿Quién la entiende? Le salvo la vida, me comporto de forma tierna con ella y que recibo una buena bofetada y ahora ¡me pisa! Y dice que yo soy una bestia…
Al salir noto que está sentada al lado de Alan
– Vamos… - digo al subir y quitarme la bota del pie derecho
– No puedo creer que haya bailado… - la interrumpo
- ¡CALLATE! Lo que queda de camino, no quiero oírte… - digo al acariciar mi lastimado pie.
Al llegar a la mansión ella corre a su habitación y azota la puerta
- ¿Qué le hiciste? – Dice mi madre al quitarse los anteojos
– tendrás que cambiar esa frase… ¡no la soporto más!– Digo al sentarme en el sofá blanco de la sala
– Damián nos invitó a bailar “como de decirle que no” estábamos bailando y ella me pidió que no me acercará más y así lo hice, comenzamos a discutir y la muy… - digo al mirar mi pie – me dio tremendo pisotón… de aquí a que se acabe el año, estaré en el hospital, primero me abofetea y segundo me pisa… la próxima vez es capaz de arrollarme – digo enojada al suspirar – la próxima vez que me bofetee o me pise haré lo mismo – digo al levantarme
- ¿le pegarás? – dice mi madre al dilatar sus pupilas
– si ella lo hace, si – digo al hacer una mueca de dolor a tocar mi pie
– Traten de arreglar sus problemas, antes de que se maten – dice al ver mi enrojecido pie
– ella no me matará a mi… yo lo haré – digo al subir las escaleras
- a veces pienso… que ojala fueran amigas – dice mi madre en tono bajo
– NO DIGAS TONTERÍAS… prefiero morir antes que ser amiga de ella – digo al hacer una mueca de dolor.
Entro a mi habitación y me saco la ropa – pobrecito… - digo al acariciar mi magullado pie – no sé cómo puedo sentir esto por ella… - digo al colocarme un bóxer negro y una camiseta de tirantes rosa. Me tomo mis pastillas y me acuesto a dormir.
En toda la noche no me desperté…
Al día siguiente…
Me levanto lo más temprano que puedo, no quiero verla, aun me duele un poco el pie. Al terminar de vestirme bajo al comedor y me despido de nanny
– Vamos… - digo al mirar a Alan
– y la señora… - dice al subir a la camioneta
– No está despierta… vámonos – digo al subir y colocarme unas gafas oscuras.
Al llegar a la empresa me encierro en mi oficina, más que molesta con ella, estoy molesta conmigo misma, si le quitamos lo “arpía” sería una gran mujer, pero lastimosamente no lo es, aun no entiendo por qué la amo, no entiendo por qué me hace sentir de esta manera…gracias a Dios no sabe el poder que tiene sobre mí.
La mañana transcurre normal, cerramos el trato con Damián y almuerzo con un nuevo cliente, todo está volviendo a la normalidad, menos mi relación con ella, a pesar que la ame, es una tortura estar a su lado, es tan insoportable, tan malcriada e impulsiva… que logra irritarme con facilidad “polos opuestos se atraen” – blah… - digo al suspirar y levantarme del escritorio.
Salgo de mi oficina y camino hacia la de ella
– La señora Anahí no está… - dice María al detenerme
– y donde está la “señora” si se puede saber – digo al levantar una ceja
– Salió con su madre a tomar un café – dice sin mirarme
– al de la esquina… - digo al mirar mi reloj de pulso (2:30PM)
– Eso creo… - dice al ordenar unos papeles
– gracias… - digo al caminar de prisa hacia mi oficina y tomar tanto mi abrigo como mi portafolio.
¿Qué tanto hablarán? Pienso al tomar el ascensor, últimamente he leído a escondidas, algunos libros de poesía donde describen el amor, como un sentimiento tan maravilloso y fugaz, que todos deberíamos probar… bueno eso dicen los escritores; hablan del amor como la sensación más irracional, fantástica e inigualable del mundo, invitando al lector que quiera probarlo, aunque sea un instante. Yo ya lo siento y no le veo nada de fantástico e inigualable, siento que cada día me hago vulnerable y que si no pruebo ese néctar prohibido que son sus labios, moriré…
Sé que muchos de ustedes pensarán que debo dejar caer mi orgullo y confesarle mis sentimientos, pero deben entender que eso es casi imposible, yo no quería casarme con ella “Y lo hice” no quería amarla “Y lo hago” cada cosa que mi padre pensó, se está realizando…
De alguna forma él sabía que terminaría amándola locamente y muy a mi pesar lo hago… cierro los ojos y quisiera despertarme, ver que nada de lo que está ocurriendo es cierto, pero al hacerlo solo hallo su imagen en mi mente, recordándome que cada día, cada instante este sentimiento por ella crece, más y más…
Al salir del ascensor me tropiezo con un joven, cosa que hace que mi portafolio caiga y se abra, haciendo que algunos papeles revoloteen por el aire, debido a la helada brisa - ¿qué más podría pasar? – digo molestar al agacharme y recoger mis papeles, en eso escucho voces familiares y alzo la vista.
Entonces ahí hallo el por qué la amo, camina pausadamente, mientras ríe alegre con mi madre, sus hermosos cabellos rubios se encuentran traviesos revoloteando en el aire, sus ojos cobran de manera sorprendente ese brillo, ese brillo fantástico que me causa calma y que a la vez me estremece, su sonrisa cobra vida, jamás la había visto reír de aquella manera, están…tan... hermosa
Me doy de cuenta que al ver sus ojos puedo ver el mundo a través de ellos, que por más furiosa que este, si ella sonríe de esa manera el mundo se detiene, siempre pensé que no había nada más bello, que la luna o las estrellas, sin embargo me equivoque, ningún astro puede igualar su belleza.
Siempre me he sentido sola a pesar de estar rodeada de personas, pero al estar junto a ella, aunque sea discutiendo, me siento completa, siento que tengo todo… tengo que callar por mi bien, ella jamás me amara, solo ama el dinero y a ella misma.
Termino de recoger mis papeles y me escondo para que no me vean, tomo un taxi y me dirijo a casa – aló May
– sí, ¿cómo te sientes? te ocurre algo
– mejor… no, solo te llamaba para que me hicieras un favor
– dime a ver si te puedo ayudar
- hay un libro que quiero que busques
- si claro... ¿cómo se llama?
– Fiebre de verano… al parecer el libro es muy famoso y difícil de encontrar
– no te preocupes, veré que hago, creo que escuché mencionar por ahí ese titulo
– está bien, nos vemos
– ok… bye – digo al colgar.
Al llegar a la mansión me dirijo a mi habitación sin saludar a nanny, me saco la ropa y tomo un bolígrafo y un papel.
Cada día se apodera del más simple de mis pensamientos, está en todo lo que hago, siento y digo…
Me encanta cuando los cálidos rayos de sol, la iluminan de una manera sobrenatural, al soplar la brisa, sus cabellos cobran vida moviéndose al compás del viento, algunos pegan en su rostro, mientras ellas los toma de manera sutil para colocarlos detrás de su oreja y otros revolotean traviesos en el aire, nunca imagine pensar de esta forma de una mujer y menos de mi propia madrastra.
Quisiera, desearía no sentir esto por ella, cientos, miles, millones de veces me hecho la misma pregunta ¿dónde queda la razón? Cuando siento esas ganas locas de besarla, o sencillamente abrazarla para refugiarme de esta soledad en sus reconfortantes brazos, ¿Dónde queda la razón? Cuando al estar junto a ella un día malo no cuenta ¿Dónde queda la razón? Cuando me pierdo en ese azul cielo que son sus ojos ¿dónde queda la razón? Cuando dejo atrás mi soberbia y quiero regalarle una estrella ¿dónde queda la razón? Cuando guardo en mi memoria cada gesto que hace, simplemente ¿Dónde queda la razón? Cuando le doy rienda suelta a mis sentimientos y me enamoro más de ella.
Al terminar de escribir me acuesto un rato en la cama y me quedo dormida.
Horas después…
Despierto un poco sudada – otra vez soñé con ella… – digo al frotar mis ojos y dar un leve bostezo - ¿Cuándo saldrás de mi mente y de todo mi ser? – digo al volver a cerrar los ojos.
Entonces vuelvo a escuchar como la puerta se abre lentamente, solo que esta vez no estoy dormida, su aroma llega hasta mi nariz haciendo que un suspiro espontáneo se escape de mis labios, escucho sus pasos mi corazón se acelera…
Entonces la siento junto a mí, pellizcó levemente mi pierna, para cerciorarme que no estoy dormida, de pronto escucho su respiración ¿se está cercando? ¡NO FUE UN SUEÑO! Anahí me besó… pero que descarada… lo sabía, buena actriz tenía que ser.
Sus labios vuelven a besar los míos, me quedo quieta y respiro profundo, para aparentar que estoy dormida, abro un poco mis labios y la beso con suavidad, ella se detiene y yo hago un ruido como si roncara, rasco mi cuello y vuelvo hacer el mismo ruido, ella vuelve acercarse y roza mis labios con sutilidad.
Sus labios son húmedos y sumamente deliciosos, le correspondo el beso con tranquilidad, siento que estoy en un mundo jamás imaginado “como no estar feliz” llevo “soñando” deseando este momento tantas veces y por fin se me cumple, quisiera abrazarla y profundizar más este deleite, pero se daría cuenta que no estoy dormida… ambas somos muy tercas y ninguna diría la verdadera razón por la que nos estamos besando, yo no le diré que la amo y ella no me dirá lo que siente o piensa, sé que no es amor… de seguro solo me desea.
Ella se separa de mis labios y sale de mi habitación – no fue un sueño… ella me beso aquella noche… al parecer si dejo caer sus principios – digo al saborear mis labios, su sabor aun esta en ellos.
La pregunta que más me interesa y sé que a ustedes, también ¿por qué viene a hurtadillas a mi habitación y me besa? No creo que sea amor ¿o sí?

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Todo acerca de... mi madrastra

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 10:23 pm

Capítulo 8
Al salir de su habitación, me dirigí a la mía aun consternada por lo que acababa de suceder, me recosté en mi cama y entonces me puse pensar….yo pensar, ups perdón ¡Hola! Soy Anahí y ahora seré yo que les cuente.
“Cuando te conocí me sentí suspendida en el aire, sin saber a dónde ir… ”Son las palabras que me persiguen constantemente… y no dejan que mi cabecita descanse,
Quiero que me guarden un secreto ¿sí? Necesito confesarles algo que lleva atormentándome varios días, sé que puedo confiar en ustedes. Digan que si, por favor!! Si es así, continuemos
Aquel día en la casa (Canadá) ella enfermo y al hacerlo, me preocupe mucho, su fiebre era alta, le detectaron bronquitis, se veía muy indefensa, y tan linda pero aun así me sentí sucia de solo imaginar que colocara sus manos en mi cuerpo, algo que me dijo mi mami “no dejes que nadie te toque ahí“ así que obvio estaba nerviosa. Mientras Maribel dormía, al igual que los demás, velé sus sueños, balbuceaba mi nombre “como siempre para maldecirme y decirme cosas feas“ pero a duras penas la escuche decir aquellas palabras que me hicieron recordar todo “no me gusta admitir mis debilidades, pero tú eres una de ellas, sé que jamás sentirás algo por mi… puede que así sea mejor”
Recordé como me cargo y le pidió a Dios que me salvara, yo creo que Diosito la escuchó, esa mujer a la que yo creí un ser sin alma y sin corazón tipo “GRINCH”, me había salvado la vida y para darle el toque de gracias, me hizo la más importante de las confesiones “sé que jamás sentirás algo por mi… puede que así sea mejor” me sentí tan mal, me sentí culpable, ella me había salvado y mi premio por hacerlo fue aquella tremenda bofetada dejándole su cachetito todo rojo, Quería disculparme, pero como hacerlo si siempre terminamos discutiendo, esa mujer logra impacientarme de una manera única y total, hace que muestre una cara que realmente no soy.
¿Cómo me habrá encontrado? Lo único que hice fue tararear aquella vieja melodía que cuando era niña, esperé que alguien me la dedicara, pero ese alguien nunca llego…no sé, a lo mejor tenía cosas que hacer, pero ¿me habrá escuchado? ¡Baaah! Eso es imposible, no creo que ella conozca la canción ¿o sí?.. Bueno sigamos
Aquella vez en el establo recuerdo como la vi desnudarse, su cuerpo calientito calentó el mío, la escuche llorar aun dormida, la abracé un poco, pero por alguna extraña razón me sentí bien en ese abrazo, me gusto su aroma, me sentí protegida.
Siento que ella sabe que estoy arrepentida, pero si me disculpo ella no me perdonará, es muy orgullosa… en eso nos parecemos, es mejor seguir manteniendo mi postura de mujer fuerte.
Hay ocasiones que siento, que en vez de disgustarnos al discutir ambas adoramos hacerlo, me gusta la forma en que sus ojos, se topan con los míos demostrándome esa furia que lleva por dentro, por algo Maribel dice que es como un lobo salvaje.
Esa enana o hada logra hacerme perder la paciencia en un dos por tres, pero quién diría que detrás de esa coraza, se esconde una tímida joven de gran corazón… “eso pienso y creo“
Al principio me dio un poco de “asquito” saber que una mujer estaba enamorada de mí y no cualquier mujer si no la que más “odio”. Pero al ir pasando los días esa confesión resonaba una y otra vez en mi cabeza, comencé a bajar un poco la guardia, como aquel día “soy tu esposa… no tu madre” mi cabeza era un mar de pensamientos “prejuicios VS ¿amor?” aunque no entienda que pasa seguiré intentando
Al regresar de Canadá todo empeoro, nuestras discusiones eran más fuertes, me moría por gritarle “soy una bruja, pero esta bruja te robo el corazón” sí. Así de mala, pero sé muy bien que ella jamás lo admitirá y yo tampoco… Olviden lo que dije…
Aquella noche me di un cálido baño para relajarme, me coloque solo mi ropa interior y mi bata negra (favorita) “sé que saben que noche” espere que todos estuvieran dormidos y fui a su habitación, “los impulsos me ganaron” por primera vez sentí algo extraño al verla así tan angelical, su flequillo cubría un poco sus ojitos, se veía muy linda, estuve un rato viéndola desde el marco de la puerta hasta que no resistí más y me acerque. Estuve algunos minutos observándola, no quería que se despertara, cerré mis ojos y sentí su respiración agitada ¿estará despierta? Pensé al retroceder al verla moverse, pero al rato me di cuenta que “no” volví a cerrar mis ojos y me acerque a sus labios “sé que esto es pecado” pero al probar sus labios, sentí mi corazón detenerse ¡Quería que me respondiera! Sus labios, son tan suaves, nunca imagine pensar de esa forma en una mujer, sin embargo al probar sus labios me di cuenta que la deseo, no sé si la ame… “no creo amar a una mujer ¿o sí?”
Sus labios me parecieron exquisitos, pero tuve que irme, ella empezaba a despertarse
Al día siguiente trate de actuar como si nada, al verla bajar me sentía un poco nerviosa, pero creo que pude fingir bien, me molesto cuando tomó asiento y solo dijo “hola” a su mamá y a mí me había ignorado. Se atrevió a decirme “Insignificante” ese comentario me dolió ¡no entiendo por qué me dolió! ¡Pero me dolió!
Trate de defenderme, pero sus insultos siempre duelen más que los míos, logre tranquilizarme hasta que la señora Ana dijo “señora pudo dormir bien… anoche la vi un poco nerviosa” trate de comportarme como si nada, aun así mi corazón latía rápido, no sé cómo pude mantener la calma… cuando sus ojos me observaban como si buscara una respuesta.
En el camino hacia la oficina pude despejar un poco la mente, no sabía que Fernando fuera amante al arte contemporáneo y menos del baile, ya que a mí me fascina, algo que Dulce no sabe. Por el retrovisor pude verla algunas veces, se veía pensativa ¿sabrá que la bese? Fue lo primero que se me cruzo por la mente, pero es imposible… ella estaba dormida ¿verdad?
Al llegar me encerré en mi oficina a pensar ¿qué sucedería si viene a reclamarme? Fue la pregunta que transcurría una y otra vez por mi cabeza, mientras hablaba con Vars (el chico de mensajería) dijo que había llegado un encargo para mí, pero una de las secretarias lo había tomado. De un instante al otro, vi como la puerta se abría, sospeche que era María, ella siempre es un poco despistada y no suele tocar la puerta, me molesté un poco, pero mi sorpresa fue mayor cuando vi a Dulce con un ramo de rosas rojas en la mano.
Lo primero que pensé fue ¿se me va a declarar? Ooh por Dios, Pero al ver esa mueca de molestia, la idea se esfumó. El pobre de Vars casi tembló al verla tan furiosa, supongo que pensó “es mejor decir aquí corrió, que aquí estuvo” o ¿murió? No recuerdo, al salir el joven rubio, ella me entregó las flores, no pude evitar sonreír ¿por qué sonreí? Luego fruncí el ceño “no puedo ser débil” después de una pequeña y usual discusión, me di cuenta de su enojo, pensó que “mi amante” me había enviado flores, pero la muy “tonta” para no decir otra palabra, no leyó la tarjeta donde decía claramente que las había enviado Damián, el nuevo cliente…
Me da mucho coraje que me trate como una cualquiera, cuando yo… pues la verdad yo nunca… nunca hecho el amor, Espinoza y yo jamás pudimos por su enfermedad, pero ella no entiende eso…
Estaba tan enojada que sin querer me puse a llorar, a llorar como una niña pequeña, me duele que me trate así… me duele tener que admitir que deseo a una mujer…
A veces creo que Maribel tiene cierto instinto materno conmigo, no tenía ni 10 minutos de estar llorando, cuando María entraba (sin tocar) para a visarme de la llegada de mi “suegra” apenas que entro me abrazó fuerte y me pidió que perdonara a Dulce “ella no sabe lo que hace…” fueron sus palabras al arrullarme prácticamente en sus brazos, le dije sinceramente que me dolía que me tratase así, ella solo alcanzó a negar con la cabeza, mientras secaba mis lágrimas “vámonos de compras” fue lo que dijo al tomar mi bolso.
No pude negarme, necesitaba aire fresco, además “esa” me aviso que saldríamos en la noche junto a sus tíos y el nuevo socio.
Maribel es una excelente mujer, ya sé por qué Espinoza la amó tanto, me hizo sentir bien por algunas horas, siempre terminamos hablando de una forma u otra de Dulce. Siempre habla de cuando Dulce era pequeña, ahora comprendo cómo me encontró aquella vez en el bosque, ella también se perdió cuando era pequeña, lo que ayudó a encontrarla fue ese tarareo casi nervioso “igual al mío” aunque no quiera admitirlo, cada vez que Maribel me cuenta algo de Dulce, me sorprendo inmensamente, para ser tan pequeña y delgada, tiene una tenacidad increíble…
En cierta forma entiendo el rencor que le tiene a Espinoza a pesar de haber sido algo descuidado con ellas, ella así lo quería, pero al enterarse él de sus preferencias sexuales, todo cambió.
“La abandonó, cuando ella más lo necesitó”
Ese día compramos ropa como para 3 meses, jamás salgo a comprar tanta ropa, pero esta vez hacerlo, cambio un poco mi ánimo. Al llegar a la mansión era un poco tarde, por lo que pude escuchar de parte de nanny que Dulce estaba durmiendo, aproveche esto para leer un libro “el escritor trata de explicar el comportamiento humano, cuando se está enamorado” entendí algunas y otras “me hice la loca” a las dos horas, me duche y le pedí a mi “suegra” que me ayudará a escoger mi atuendo.
Me demoré un poco a propósito, sé que a Dulce no le gusta esperar, ella cree que no cae en mi provocaciones, sin embargo sí, sí que lo hace…
Al bajar la hallo sentada en el sofá con cara de pocos amigos, trato de ignorarla y antes de entrar a la camioneta, escuché un “hasta que al fin” no sé por qué me senté en la parte de atrás, pero no pude evitarlo…
Lucía preciosa, estando casi toda vestida de negro, sus obscuros ojos se notaban un poco más, preferí mirar hacia la ventana “hay que evitar las tentaciones” sentí su penetrante mirada en mi “por favor no me mires” suplicaba en mi interior, es que cuando esa mujer me mira de esa forma, desnuda mi alma y toca mi corazón… ¡Dios, no! Creo… creo que me estoy enamorando de ella ¡De una mujer! ¡DE DULCE!!!! Giré mi rostro y nuestras miradas se cruzaron, sentí como en mi garganta un nudo se formó, solo atine a decir “¡QUÉ!” ella siguió mirándome de igual manera y dijo “¡QUÉ DE QUÉ! Para luego mirar por su ventana, creo que está nerviosa “no me fastidies, no tengo humor” dije al cruzar mis brazos y bajar la cabeza, a veces cuando la miro tan fijamente siento que puede leer mi alma.
Otra vez discutimos solo que esta vez dijo algo que me hirió un poco “si, es muy difícil estar al lado de una bruja sin escrúpulos como tu… timaste a mi padre, pero no lo harás conmigo” a pesar de su “amor” sigue creyendo que todo lo hago por dinero… ¿Cuándo uno ama lastima? Ella dice hacerlo, pero me lastima sin pudor alguno.
Al entrar al club la música era muy contagiosa, nos encontramos afuera con sus tíos, caminamos un poco y nos encontramos con Damián y su esposa. Damián pensó que yo era Dulce, cosa que a ésta le molesto, me irrité mucho al escuchar lo que dijo “como me confunden con esa…” no pudo terminar la frase, porque le di tremendo pisotón, no sé cómo no clave mi tacón en su pie… Comenzaron a hablar de todo un poco, pero sobre todo “amor” nos hicieron una pregunta, que no sé si conteste con honestidad o solo para salir del paso “nos enamoramos a primera vista, pero fuimos muy orgullosas para reconocerlo” no sé si Dulce me miro o no, no quise mirarla en ese momento, estaba muy enojada aun por su comentario.
En minutos la música se puso muy pegajosa, Jazmín (esposa de Damián) nos invitó a bailar, cosa que puso nerviosa a Dulce. Ambas estábamos nerviosas, la música tropical siempre me ha gustado, pero nunca pude bailar alguna pieza hasta ese momento, le di algunas instrucciones para que se relajara, pero lo único que dijo “deja de darme lecciones baratas de baile, soy latina, además se bailar perfectamente… tome clases de baile” fue lo que dijo al colocar su mano en mi cintura, no quería pelear, solo cerré los ojos y me deje llevar.
La música me hacía vibrar y esos movimientos que ambas dábamos eran un poco sensuales, cerré los ojos, no quería saber “que era el orgullo” quería bailar al ritmo de mi corazón, porque esa enana loca ahí había puesto sus iniciales…
Nos fuimos acercando poco a poco, hasta que estuvimos tan cerca que podíamos aspirar nuestros aromas, ella estaba tan… tan cerca, sus labios estaban muy cerca de los míos “no te acerques… tanto…” fue lo único que pude decir, mi respiración era agitada, estaba excitada con sus movimientos, anteriormente me había excitado, pero jamás de esa forma y menos con una mujer, abrí mis ojos para ver sus labios “mmm… lucen tan deliciosos… como saben” ella también estaba nerviosa, lo supe por su agitada respiración “como… como si quisiera…” fue lo que dijo al sonreír, su sonrisa es hermosa… me estoy enamorando de ti Dulce y ni cuenta te das.
“¿Por qué eres así?” dije tratando de buscar una respuesta lógica, sin embargo sabía que no la obtendría “por dos razones” 1. Su orgullo 2. En el amor no existe la lógica “porque no me agradas, porque odio tener que fingir…” eso último fue lo único que sonó sincero “eres insoportable…” respondí molesta al ver sus ojos, mientras ella miraba los míos “y tú no?” dijo tranquila al suspirar y sonreír levemente “iré a sentarme” le dije al detener mis movimientos y quitar su mano de mi cintura, sabía que si no me iba, volveríamos a pelear “como solía decir mi madre: palabras sacan palabras” “entiende… yo jamás podré sentir otra cosa por ti que no sea odio…” al decir eso sentí una aguda punzada en mi pecho.
Me dolieron mucho sus palabras…
Y el orgullo terco volvió “¡Eres Una Estúpida!” dije al pisarla y darme la vuelta para irme, debí haberle dado una bofetada… en esta ocasión sí la merecía.
No sé cómo no lloré, de seguro fue por la rabia que sentí, me subí a la camioneta junto con Alan, este quiso preguntarme “el por qué” de mi estado, pero no pude pronunciar palabra, cuando la vi casi cojeando “no puedo creer que haya bailado…” no pude terminar la oración, me había interrumpido muy molesta, mientras acariciaba su magullado pie “¡CALLATE! Lo que queda de camino, no quiero oírte…”
Decidí no seguir peleando, el camino se hizo largo, ambas estábamos molestas…
Al llegar a la mansión subí de prisa a mi alcoba, quería dormir, no quería pensar, no quería saber nada de Dulce María Espinoza.
Al día siguiente me levante un poco tarde, no quería verla…
Platique un rato con Maribel, quedamos de ir a almorzar, el día en la oficina se me hizo largo y aburrido, aunque sea las cosas en la empresa van mejorando, pero entre Dulce y yo no hay cambio alguno, cada vez es peor…
Tenía unos papeles que darle para que los firmara, mas Maribel llego en ese momento y tuve que ir a almorzar, en todo el trayecto hasta el café; no dije nada, trataba de no pensar, pero era imposible, esa mujer me ha enloquecido, solo quiero verla, aunque sea para pelear.
Ni Maribel ni Ana sospechan lo que ocurre, ellas piensan que ambas estamos así porque no nos soportamos… si supieran…
No pude comer más que algunas galletas y un cappuccino, mi “suegra” entendió, no nos demoramos mucho. Al ir llegando a la empresa Maribel recordó que me había comprado una blusa, al igual que a Dulce, así que nos dirigimos hacia el estacionamiento.
Al llegar una helada brisa nos sorprendió y al parecer también a Dulce, que estaba algo molesta recogiendo algunos papeles, voltee hacia otra dirección y sentí su mirada, no pude evitar sonreír… ambas nos queremos, nos deseamos, pero el orgullo puede más…
Sé que la quiero, sin embargo jamás admitiré que la amo, al culminar el año, me iré lejos para no verla nunca más… para poder olvidarla.
Maribel se despide apenas entramos a mi oficina, sé que dijo otras cosas, más no pude escucharla, mi mente estaba teniendo una lucha campal…
Tenía que revisar algunos papeles, pero no pude hacerlo, en mi mente solo estaba su imagen, haciéndome recordar que ahora era ella la dueña de mis pensamientos y sentimientos. Aún no sé cómo no he enloquecido, tengo la necesidad de volver a besar sus labios… me estoy haciendo adicta a su sabor, me estoy haciendo adicta a sus ojos obscuros como la noche, simplemente me estoy haciendo adicta a ella… a mi esposa.

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Todo acerca de... mi madrastra

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 10:23 pm

Al salir de la oficina me dirigí al hospital Nijinski a visitar a mi padre, desde hace 5 años está en coma, después de haber sido atropellado, nunca encontraron al conductor que lo hizo. Cuando voy a visitar a papá, siento que él me escucha y me apoya incondicionalmente – papá te acuerdas que te dije que me casé con Dulce… pues resulta que me he enamorado de ella, no te preocupes jamás estaré con ella… no es de Dios amar a una mujer, eso lo sé… - dije al besar su pálida mano – ella y yo no estamos hechas para amarnos, cuando termine el año, ella se irá a Los Ángeles y yo me iré a Paris a seguir mis estudios de psicología – dije al besar su frente – ya me tengo que ir… espero que despiertes pronto, te amo – digo al secar con el dorso de mi mano algunas fugases lágrimas, para luego salir de tan tétrico lugar.
En el camino Fernando no dice nada, es raro en él, siempre tiene algún tema interesante que debatir, pero a veces uno necesita un poco de silencio para poder pensar, para poder analizar las cosas de otro punto de vista…
Al llegar a la mansión, todos estaban en sus habitaciones, no quise comer, el apetito cada día es menos, me saque la ropa y me coloque solo mi bata negra, para luego acostarme y leer un poco.
El escritor sigue con la misma cantaleta “que el amor es algo maravilloso e irracional” hasta ahora no le veo lo maravilloso, esto que siento por ella siempre será algo… malo, algo que jamás debí sentir. Cierro el pequeño y amarillo libro para luego apagar la luz, al intentar acostarme recuerdo aquella noche donde probé sus labios, mi cuerpo se siente flotar y unas ganas terribles por volverlo hacer surgen de la nada.
Me quito mis pantuflas rosas y abro la puerta sigilosamente, miro ambos lados y abro su puerta (su puerta está al frente de la mía) al abrirla la hallo “profundamente dormida” camino casi en puntillas hasta su cama y muerdo mis labios al ver los suyos… sé que esto está mal, pero que puedo hacer, la tentación me gana.
Observo sus finas facciones hasta que me acerco a su rostro, rozo sus labios con sutilidad, su sabor es tan delicioso… quisiera… quisiera saber que se siente… ¿esto? Me esta… me está respondiendo… OH no sus labios se están fundiendo con los míos ¿ya sabrá la verdad? Pienso al separarme de sus labios y ver como da un leve ronquido para después rascar sus cuello y dar otro ronquido “al parecer está dormida” me está respondiendo inconscientemente… vuelvo acercarme a su rostro, se ve tan hermosa…
Vuelvo a besarla solo que esta vez siento lo húmedo que están sus labios, quisiera abrazarla y profundizar más este deleite… pero está dormida, se daría de cuenta y como explicarle lo que estoy haciendo… ella supondría que lo hago por deseo o por dinero… ¡ay mi Dul! Si supieras…
Sigo besando sus labios ¡Dios esto es tan rico…! Quisiera saber cómo se sentiría su lengua junto a la mía, pero sería muy arriesgado, le doy un último beso y me separo de sus labios para salir de su habitación…
¿Por qué la besé? Porque la quiero ¿por qué entro a su cuarto a hurtadillas en la noche? Porque es la única forma de no ahogarme… con este sentimiento. Ella jamás sabrá de mis labios que la amo, de todas formas ella me lo impide y mi orgullo también…
Lastimosamente seguiré siendo su madrastra de día, pero de noche… de noche las cosas cambian… de noche sus labios serán míos…

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Todo acerca de... mi madrastra

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 10:23 pm

Capítulo 9
3 semanas después…
Me levanto de mi escritorio y camino hacia la ventana, fijo la vista en el urbano y casi ní veo paisaje, trato de ordenar mis pensamientos – me he vuelto dependiente a ti… - digo al soltar un profundo suspiro – trato de sacarte de mi vida, pero siento que al hacerlo, muere algo dentro de mi… - digo al hacer una mueca y tocar mi nuca.
Desde aquel segundo encuentro, ella siguió visitándome en las noches (por dos semanas) habían veces que no respondía a sus besos, que deseaba abofetearla y largarla de mi habitación, de mi vida y de mi corazón, mas no pude… no pude evitar sentirme bien, cuando en esas anheladas noches, sus labios rozaban casi tímidamente los míos, para luego culminar en uno de esos besos donde se entrega hasta el alma… no sé si ella sepa o no que finjo estar dormida, solo sé que al probar sus labios, estos queman mi piel.
Era irónico vernos discutir en el día, sin embargo cuando el sol se ocultaba, las cosas cambiaban, éramos dos almas esclavas de nuestros impulsos, tal vez de nuestro corazón, cuando en aquellas frías noches ella aparecía e inundaba mi habitación con su aroma, todo era diferente, el enojo, el orgullo, todo desaparecía, solo quería perderme en sus labios, quería dejar de pensar por un momento, quería confesarle en mis besos, lo que no pueden pronunciar mis labios.
Me exasperaba que en las mañanas al desayunar, se comportara como “aquí no ha pasado nada” delante de mi madre y de nanny se hacía la digna ¿esa mujer no sabe qué es tener vergüenza? en ciertas ocasiones llegue a levantarme de la mesa, no soportaba su falsedad, pero yo tampoco me quedaba atrás. A pesar de las cosas que decía de ella, en las noches esperaba ansiosa por sus besos, por esos hondos suspiros que dejaba escapar de sus labios antes de irse, por su aroma, ósea por ella.
Tanto ella como yo éramos hipócritas sí, porque esa es la palabra correcta para definir lo que estaba pasando entre nosotras: “hipocresía”, llego un momento que no pude mirar a mi madre a los ojos ¿cómo hacerlo? Me daba vergüenza mirarla y tener que decirle cientos de barbaridades de “esa mujer” cuando en la noche me besaba con la que decía odiar, creo que mi madre lo notó, aunque nunca me pregunto ni me ha preguntado nada.
Al parecer tenía razón, Fernando está enamorado de Anahí, lo sé por la forma en que la mira y le habla. He llegado a pensar que son amantes y que le veían la cara a papá “y hasta a mí” sin embargo hay veces que noto que Anahí no sé da cuenta de sus “indirectas” o se hace la que no se da cuenta.
Sinceramente ya no sé qué pensar…
Al pasar las dos semanas, tome la decisión de ignorarla y creo que ella lo notó, discutíamos demasiado, ya no me enojaba tanto el hecho “de que sea oportunista o no” me exasperaba el hecho de que ella tenía (y tiene) la osadía de decirme que no le gustan las mujeres, pero y entonces ¡¡¡¿POR QUÉ DEMONIOS ME BESA?!!! Estuve en dos oportunidades a punto de gritarle, que sabía muy bien lo que ella hacía en la noche y que esperaba una respuesta de su parte, más me he contenido… me he contenido porque temo que el día en que le haga esa pregunta deje de seguir visitándome en las noches y ya siento que no puedo vivir sin sus besos, o pudiera ser que yo también al enfrentarla termine por confesarle lo que siento.
Damián pesco un resfriado y no pudo a ir a Bucarest a cerrar un importante trato con un nuevo cliente, yo tenía que arreglar algunas cosas, así que Anahí tuvo que ir a Nueva York a hacerlo.
Esta semana he sentido su ausencia y aunque me duela admitirlo, la extraño demasiado, sin darme cuenta me volví dependiente a ella, siento que la necesito como necesito respirar…
Me quito de la ventana y vuelvo a sentarme
– ¿podré seguir callando esto? - digo al tocar mi pecho
– creo que no… - dice Maite al entrar
– yo… - digo al rascar mi cabeza y bajar un poco la mirada
- ¿yo? – Dice al sonreír y mirarme
– yo… yo… - digo al bajar la mirada y mover mis dedos nerviosamente
- ¿qué es lo que te atormenta? ¿Qué es lo que estas callando? – dice al cruzar sus brazos y levantar una ceja
– Nada… - digo sin mirarla, May es mi mejor amiga desde pequeñas es obvio que sabe que es lo que me sucede
- ¿nada? Te conozco como la palma de mi mano, algo te está pasando, dime qué es – dice un poco preocupada y con una sonrisa curiosa
– creo… creo que… creo que me enamoré… me enamoré de la persona incorrecta y no sé cuánto más lo pueda ocultar – digo al mirarla mientras que esta solamente sonreía
– últimamente no has salido, así que supongo que conozco a la chica, debe ser alguien de la empresa, porque aquí te la pasas metida – dice pensativa
- ¿sabes? No sé qué hacer, este sentimiento me está matando – digo al cubrir mi rostro con mis manos
– ya veo, estoy segura que esto que diré, te sonará absurdo, pero es la única respuesta lógica que halle…te enamoraste de tu madrastra ¿verdad? – dice al levantarse y caminar hasta mi – al parecer no es tan absurdo lo que dije ¿verdad? – dice al colocarse en cuclillas y quitar mis manos del rostro
– respóndeme ¿estás enamorada de la señora Anahí? – Dice al tocar mi mentón - ¿estás enamorada de tu esposa? – dice al verme a los ojos
– si… May- digo al morder mi labio inferior y dejar caer algunas lágrimas – me enamoré de ella… y no logro sacarla de aquí – al señalar mi corazón – la trato mal, le he dicho hasta de lo que se va morir… me desespera, pero aun así la quiero – digo al abrazarla – tengo miedo… tengo miedo de que sea una oportunista… y al entregarle mi corazón lo bote… lo bote a la basura como un traste viejo – digo al sentir como acaricia mi espalda
– shhh… tranquila ¿ella sospecha algo? – dice al acariciar mi espalda y nuca
– No… no creo, hay algo peor – digo al separarme de su abrazo y levantarme
- ¿peor? – dice al levantarse y fruncir el ceño
– si… - digo al secar mis lágrimas y mirar hacia la ventana – hace una semanas atrás, después que volvimos de Canadá… ella…(suspiro) ella entró a mi habitación y me besó, pero no le correspondí, pensé que había sido un sueño, sin embargo dos noches después me di cuenta que no era así – digo al voltearme y mirarla – lleva semanas yendo a mi habitación, solo que desde el segundo encuentro, yo… yo le correspondo y finjo estar dormida… por favor no me mires así May– digo al notar su gran asombro
– ustedes ya… - dice al levantar una ceja y hacer unos ademanes con sus manos
– ¡NO! Ya te dije que solo nos besamos, ella piensa que le correspondo inconscientemente – digo algo sonrojada
– Ah ya… me has dejado… wow – dice al rascar su cabeza y cubrir su boca – ustedes se odian, no se soportan, a veces están a punto de matarse… ¿cómo es posible que se besen? – dice al sentarse y pasar una mano por su rostro, como si tratara de buscar una respuesta “lógica”
– No me preguntes eso, porque desde que descubrí que la amo… me hago la misma pregunta (y otras más) – digo al sentarme y suspirar
– tu… ella… ella… tu ¿ella también te ama? – dice al levantarse y servirse una copa de tequila
– no… no lo creo, quizás me desee… ¿sabes? Me obstina que delante del mundo, ella diga que no le gusten las mujeres y en las noches vaya a besarme – digo al servirme una copa también
– mira, yo no podría decirte si te ama o no, pero no debes molestarte ¿cuántas veces no me has dicho que la odias Que no soportas su cercanía… tú y ella son iguales, tarde o temprano sabrás que es lo que siente, como tu mejor amiga te digo que trates de calmarte y que le bajes un poco a esa soberbia que tienes, si no lo haces terminará matándote, tanto a ti como a ella – dice al terminar su bebida y levantarse
– una cosa es decirlo y otra hacerlo – digo al servirme otra copa
– el tequila no te va a dar las respuestas que necesitas… ya me voy, solo quería saber cómo estabas, por cierto me saludas a tu mamá – dice al besar mi frente
– Te acompaño hasta el ascensor – digo al arreglar mis mangas
– Está bien – dice al abrir la puerta y salir. -Piensa muy bien lo que te dije y por favor no tomes – dice al caminar y presionar el botón del ascensor
– No te prometo nada, pero trataré – digo al esbozar una media sonrisa
– Algo es algo – dice al despeinar mi cabello
– no… hagas… eso Maite!!!– digo al ver como el ascensor abre sus puertas y Anahí queda delante de nosotros
- ¿te sucede algo? – Dice ella preocupada al fruncir el ceño
– nada… nada que te importe ¿te puedes quitar de mi camino? – Digo al recobrar mi postura
– eres una persona tan… tan odiosa, pedante y amargada que… que… ¡me estresas!- dice irritada
- no… - dice Maite al tratar de calmarnos, sin embargo la interrumpo
- ¿amargada? ¿YO SOY LA AMARGADA? ¡POR DIOS! si la amarga eres tú, más odiosa no puedes ser… si sigues así no encontrarás a nadie quien te ame... – digo en tono iracundo al mirarla “quien la ve piensa que es un angelito” sin embargo es de esas personas “tira la piedra y esconde la mano”
– Pues hay muchos… hay muchos que me quieren así – dice al bajar la mirada
- ¿Cómo Fernando? – digo al cruzar mis brazos
– COMO ÉL – dice de forma altanera al mirarme
– lo sabía… sabía que eras… - digo al apretar fuerte mis puños – después te llamo Maite – digo al besar su mejilla y caminar deprisa hasta mi oficina
– NO QUIERO QUE NADIE ME MOLESTE – digo al azotar mi puerta – yo aquí extrañándola, sintiéndome…- digo al servirme una copa de tequila- arggg ESA MUJER ES UNA CUALQUIERA, yo sabía… YO SABÍA QUE ERAN AMANTES– digo al estrellar el vaso contra la pared - ¡QUE SE VAYAN AL INFIERNO LOS DOS! – digo al tirar todos los papeles de mi escritorio
- ¡¿QUÉ DEMONIOS TE SUCEDE?! – Dice al entrar y azotar la puerta - ¿quién te crees que eres? Ah RESPONDEME... – dice al levantar una ceja
– No tengo que responderte nada, vete de aquí… si no te vas ahora mismo, esto no terminara bien – digo al intentar retener las lagrimas
– Esto no comenzó bien Dulce, es imposible que acabe bien – dice al soltar un bufido más de cansancio mental que físico.
Sabía que tarde o temprano ella haría algo que me demostraría la clase de persona que es
- ¡LARGATE! – digo al limpiar mis ojos y mejillas
– NO ME IRÉ… ¡ESTOY HARTA! Estoy harta que siempre digas que soy una cualquiera, que yo sepa la que se acostaba con la primera mujer que veía eras tú – dice al cruzar sus brazos
- ¿cómo te atreves? – digo al acercármele
– lo mismo me pregunto yo… ¡POR DIOS DULCE MADURA! Ya no eres una niña, compórtate de acuerdo a la edad que tienes… de todas formas si me acuesto o no con Fernando… ¡NO ES TU PROBLEMA! – dice al hacer ademanes con sus manos, sus mejillas están coloradas, al igual que sus orejas
– yo no me la tiro de virgen y mucho menos de Santa… tienes razón, si te acuestas con él es tu PROBLEMA, pero entonces quítate esa mascara de niña buena y muéstrale al mundo la clase de víbora que eres – digo al empujarla – no hagas papeles de doncella, cuando eres… CUANDO ERES UNA CUAL… - no termino la oración por que una de mis mejillas se encuentra adolorida por la bofetada que me acaba de dar, toco mi enrojecida mejilla y le devuelvo la bofetada - ¡QUE SEA LA ÚLTIMA VEZ QUE ME TOQUES! –Digo al ver como se toca su mejilla izquierda - ¡ERES UNA ESTÚPIDA! ¡POR MI VETE AL DIABLO!
-Quieres que las personas sean honestas y tú misma no lo eres… - dice al limpiar algunas lágrimas y darse la vuelta
– AH QUIERES HABLAR DE “HONESTIDAD”… hablemos entonces, te aseguro que yo no soy ni la mitad de falsa ni buena actriz que eres tú – digo al tomarla del brazo
- ¡SUELTAME! no sabes lo que dices – dice al intentar soltarse
– ah no sé lo que digo… porque ahora alucino, porque ahora estoy loca ¿verdad? – Digo en tono sarcástico al jalonearla – de todas formas quiero que me expliques… (Respiro) quiero que me expliques ¿Por qué demonios vas a mi habitación en las noches y me besas? – Digo ante su mirada atónita
– yo… - dice en tono enervador.

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Todo acerca de... mi madrastra

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 10:24 pm

Capítulo 10...
Bajo del avión y vuelvo a pensar en ella – te extraño tanto, me hacen faltas tus besos, el aroma de tu cuerpo… me haces falta tú, Dulce – digo al soltar un fugaz suspiro y tomar mis maletas.
Esta semana fue eterna sin ella, hable todos esos días con Maribel, más la voz que deseaba escuchar era la de Dulce… si hubiera tenido que permanecer un minuto más en Nueva York “hubiera enloquecido” trate de tomar esos días como reposo mental, sin embargo su imagen aparecía constante en mi mente, solo tenía que cerrar los parpados y podía ver sus obscuros y profundos ojos mirarme, tocaba mis labios y aun podía sentir el sabor de los suyos…
Por más que trate de odiarla, no puedo, Dulce se ha convertido en mi vida, la necesito como necesito respirar…
Sigo caminando hasta que veo a menos de 3 metros a Maribel y a Fernando
- ¡Annie! – dice ella al abrazarme y darme un beso en la mejilla - ¿cómo estuvo el vuelo? – dice al darle las maletas a Fernando
– mmm… bien – digo al sonreír
– ese “bien” no me convence ¿te sucedió algo en el camino? – dice al fruncir el ceño
– no… para nada, es solo que no me gusta viajar mucho y menos estar tanto tiempo en un país extranjero (si como no… ¡¡no soporto estar lejos de su hija!!)
– Entiendo… vámonos, supongo que necesitas descansar – dice al caminar
– No me siento cansada, llevaré estos papeles a la empresa y después iré a ver a papá – digo al bajar la mirada “no me gusta la manera en la que me está mirando Fernando”
– Está bien, entonces nos veremos en la mansión, quedé con una amiga en ir a almorzar y voy tarde – dice al detener un taxi
– Nos vemos – dice al besar mi mejilla e irse.
-Necesita descansar, puede dejar los papeles para otro día – dice Fernando al abrirme la puerta
– No estoy cansada, necesito entregarle estos papeles a Dulce e ir a ver a mi padre – digo al sentarme y colocarme el cinturón de seguridad
– Estos días la señora a estado irritable, peor que cuando usted está… - dice al entrar
– Cuando es que Dulce no está irritable… - digo al hacer una mueca y cruzar mis brazos
– creo que ni siquiera la extraño… no sé cómo puede tratarla así - dice al mirarme fijamente
– De seguro lo hizo, pero su orgullo le impide reconocerlo… – digo en tono bajo al mirarlo y notar que esta algo ido
– Fernando ¡¡¡FERNANDO!!! - Digo al agitar mi mano frente a su rostro
– yo… lo… lo siento, me decía – dice al rascar su cabeza y encender el auto
– Nada… por cierto no quiero que me esperes, puede que me quede un buen rato, así que lleva mis maletas a la casa – digo sin mirarlo.
Desde hace 3 semanas he notado a Fernando algo extraño… ¿qué le pasará?
Lo que resta del camino permanecemos en silencio, en estos momentos no quiero hablar, solo quiero ver a Dulce, aunque sea para pelear.
Al llegar a la empresa, siento mi corazón algo desbocado “ni siquiera me despido de Fernando” al entrar me saludan las chicas de recepción, solo esbozo una media sonrisa (como señal de saludo) y tomo el ascensor.
Antes de irme sentí a Dulce “extraña” para ser especifica me ignoraba ¿por qué? No lo sé, tengo la leve sospecha que sabe muy bien lo que hago en las noches y si tengo razón… bueno ojalá que no tenga razón, porque no sé qué le diría.
Subo la mirada y me doy cuenta que estoy llegando a mi destino, me quito las gafas y me observo unos instantes – estoy bien… – digo al sonreír algo nerviosa y escuchar ese característico sonido que hacen los ascensores antes que se abran las puertas. Al abrirse intento salir, pero unos cautivantes ojos obscuros hermosos hacen que sienta cierto estupor al darme cuenta de quién era la dueña de aquella hermosa mirada
- ¿te sucede algo? – Digo preocupada al ver que casi no respiraba
- nada… nada que te importe ¿te puedes quitar de mi camino? – dice de forma grosera como siempre.
Odio cuando arruina los bellos momentos
- eres una persona tan… tan odiosa, pedante y amargada que… que… ¡me estresas! – digo realmente irritada, si tan solo se hubiera quedado callada… pero no! Tenía que abrir la boca y arruinar el momento
- ¿amargada? ¿YO SOY LA AMARGADA? ¡POR DIOS! si la amarga eres tú, más odiosa no puede ser… si sigues así no encontraras a nadie quien te ame... – esas últimas palabras sí, sí que dolieron…
A veces se deja cegar por el orgullo y no mide sus palabras, bueno ninguna de las dos lo hace
– Pues hay muchos… hay muchos que me quieren así – digo al bajar la cabeza un poco molesta, estos son los momentos que tengo ganas de gritarle que sé muy bien que me ama, pero si lo hago lo negará hasta el final, así que no perderé mi tiempo
- ¿Cómo Fernando? – dice en tono altanero al cruzar sus brazos y levantar una ceja “¿celos?”
- COMO ÉL – digo lo más tranquila que puedo para ver su reacción
- lo sabía… sabía que eras… - dice al apretar sus puños y mirarme con cierta decepción.
No sé qué decirle, más que molesta se ve desilusionada, se despide de su amiga y se va gritando cosas que no alcanzo a entender
– creo que lo que le dije le entro por un oído y le salió por el otro – dice su amiga al negar con la cabeza
- ¿ah? – Digo sin entender
– nada… adiós - dice al entrar al ascensor.
Entro a mi oficina y me quito el abrigo – debe estar pensando que me acuesto con Fernando… si es así, es capaz de botarlo – digo al colocar los documentos en mi escritorio – entre él y yo no ocurre nada… debo hablar con ella – digo al salir y dirigirme a su oficina
– Por favor no entre – dice Karla nerviosa
– Ella y yo tenemos que hablar – digo al escuchar sus gritos – que nadie nos interrumpa – digo antes de girar la perilla y encontrarla tirando todos los documentos de su escritorio
- ¡QUÉ DEMONIOS TE SUCEDE! –digo al azotar la puerta y cruzar mis brazos - ¿quién te crees que eres? Ah RESPONDEME... – digo al levantar una ceja, no sé qué vaya a ocurrir, pero todo tiene un límite y Dulce ha colmado el mío
- no tengo que responderte nada, vete de aquí… si no te vas ahora mismo, esto no terminara bien – dice al morder su labio inferior, como si tratara de no llorar “debe estar pensando lo peor de mi… ¡cosa nueva!”
- esto no comenzó bien Dulce, es imposible que acabe bien –digo al soltar un bufido y bajar la mirada
- ¡LARGATE! – dice al limpiar sus ojos y mejillas “¡OH no, está llorando!”
- NO ME IRÉ… ¡ESTOY HARTA! Estoy harta que siempre digas que soy una cualquiera, que yo sepa la que se acostaba con la primera mujer que veía eras tú – digo al recordar las historias que me contaba Maribel acerca de sus aventuras
- ¿cómo te atreves? – dice al hacerse la digna “y dice que yo”
- lo mismo me pregunto yo… ¡POR DIOS DULCE MADURA! Ya no eres una niña, compórtate de acuerdo a la edad que tienes… de todas formas si me acuesto o no con Fernando… ¡NO ES TU PROBLEMA! – digo al mover mis manos para tratar de calmarme, mas es imposible, sé que aunque le explique ella seguirá pensando que soy una cualquiera
- yo no me la tiro de virgen y mucho menos de Santa… tienes razón, si te acuestas con él es tu PROBLEMA, pero entonces quítate esa mascara de niña buena y muéstrale al mundo la clase de víbora que eres – dice al empujarme, quisiera decirle más de cuatro cosas, pero a ninguna de las dos nos conviene - no hagas papeles de doncella, cuando eres… CUANDO ERES UNA CUAL… - no la dejo continuar, levanto mi mano y la abofeteo “¿cómo se atreve? ¿Y así dice amarme?” noto como toca su mejilla y me mira con cierto odio, por alguna razón su mirada me petrifica, mi respiración se agita más de lo normal y la veo aproximarse “¿Qué hará? Pienso al ver como levanta su mano y me abofetea
- ¡QUE SEA LA ÚLTIMA VEZ QUE ME TOQUES! – Dice realmente molesta, toco mi mejilla y cierta ira retenida se enciende en mí.
-¡ERES UNA ESTÚPIDA! ¡POR MI VETE AL DIABLO! Quieres que las personas sean honestas y tú misma no lo eres… - digo al tratar de retener algunas lágrimas e intentar salir. Si seguimos juntas es muy posible que nos matemos
– AH QUIERES HABLAR DE “HONESTIDAD”… hablemos entonces, te aseguro que yo no soy ni la mitad de falsa ni buena actriz que eres tú – dice al tomarme fuertemente del brazo
- ¡SUELTAME! no sabes lo que dices – digo al intentar soltarme, pero es inútil, a pesar de su tamaño es más fuerte que yo
– ah no sé lo que digo… porque ahora alucino, porque ahora estoy loca ¿verdad? – Dice sarcásticamente al jalonearme – de todas formas quiero que me expliques… quiero que me expliques ¿Por qué demonios vas a mi habitación en las noches y me besas?
Aquella pregunta resonó una y otra vez en mi cabeza, todo este tiempo ella supo que iba a su habitación… todo este tiempo ella me… - yo… - digo al tratar de encontrar las palabras adecuadas… me había descubierto ¿cómo decirle lo que siento? – yo… pues… - digo en tono enervador al sentir su mirada, levanto la vista y me topo con sus hermosos ojos, que a pesar de todo me miran con cierto deseo, cierro mis ojos e impulsivamente me acerco a su rostro hasta probar sus labios “extrañe tanto esto…” pienso al colocar un brazo alrededor de su cuello “vamos, respóndeme” pienso al besar con vehemencia su labio inferior “de verdad que está molesta” pienso al intentar separarme, pero ella coloca sus manos en mi cadera, acorralándome en la puerta, mientras comienza a besarme con cierta ansiedad y deseo, trato de relajar mi respiración, pero es imposible, me gustan sus besos y más la forma en que está acariciando mis piernas…
Mi lengua comienza a entablar una “seria conversación” con la suya hasta sentir como me toma por los muslos, haciendo que mis piernas actúen solas y rodeen su cadera, se separa de mis labios para adueñarse de mi cuello – ahhh!!! - suelto un gemido al sentir su lengua en mi cuello y un poco más abajo.
Rodeo su cuello con mis brazos, ella baja sus manos hasta mis glúteos y comienza a acariciarlos – mmm… - digo antes de abrir los ojos y ver los suyos “¡Dios es tan hermosa!” vuelvo a acercarme a su rostro y la beso con pasión, con esa pasión retenida que ahora no puedo controlar. Ella me responde de la misma manera, sube sus manos hasta abrazarme y llevarme hasta el escritorio.
Separa de forma brusca mis piernas, colocándose en medio, para luego quitar con cierta rudeza mi saco, mientras seguimos besándonos, adentra su mano en mi falda y acaricia mi entrepierna cosa que me hace temblar - ahhh… - suelto otro gemido al sentir como su otra mano masajea uno de mis senos descontroladamente…
De un instante a otro empieza a desabotonar de forma desesperada mi blusa, mientras besa mi cuello y acaricia mis piernas – mmm… ahhh… - nunca me había sentido de esta manera, nunca me había sentido tan excitada, pero sus besos y caricias me llevan a otro mundo. Muerdo su labio inferior y noto como tira detrás del escritorio mi blusa
– te deseo… yo te… - dice al cerrar los ojos y volver adueñarse de mis labios “Dios su sabor es tan… es tan delicioso” de la nada siento esa sensación de calor recorrer mi cuerpo, mis manos comienzan a desabotonar su blusa desenfrenadamente, acaricio su nuca y espalda – yo… yo también… te… te deseo – digo al bajar las manos y acariciar tímidamente sus sexys senos, su respiración se agita un poco más y puedo sentir su pezón endurecerse al tacto.
Ella se separa un poco y baja la mirada (sé muy bien lo que mira) acaricia mi espalda, cosa que hace que cierre los ojos, un fugaz suspiro se escapa de mis labios, sus manos son suaves y cálidas, desabrocha mi sostén y lo saca.
Cierra los ojos y vuelve a besar de manera fogosa mi cuello, mientras sube un poco más mi falda para acariciar mis muslos, muerdo mi labio inferior y comienzo a temblar, sus manos se acercan cada vez más a mi sexo. Desabrocho y saco su sostén, ella baja un poco y empieza a besar, lamer y a succionar mi seno derecho, mientras acaricia el otro – ahhh…Dul… - toco su nuca con insistencia cosa que llama su atención, la acerco a mi rostro y la beso con desesperación, poco a poco siento como me va recostando y una de sus traviesas manos se cuela por el interior de mi falda y acaricia mi sexo por encima de la braga, de forma vacilante dejo sus labios, para bajar a sus pechos y comenzar a besar, lamer, succionar y morder sus erectos pezones – ahhh… Annie… - deja escapar un gemido al morder sus labios.
Después de deleitarme un poco con sus pechos, vuelvo a sus labios, solo que ella se separa, me levanto un poco y noto como se saca rápidamente el pantalón y las botas, por alguna razón mi corazón se acelera, ella vuelve a mí y me besa con ansiedad, yo le respondo solo que esta vez no cierro los ojos.
Vuelve a recostarme, mientras besa mi cuello y acaricia mis piernas “¿esto es lo que quiero?” pienso al ver como besa y lame mi vientre, mi respiración se agita un poco más, trato de no temblar, mas es imposible, sus manos acarician mis caderas y deslizan mis bragas hasta más abajo de mis rodillas. En ese instante dilato mis pupilas y empiezo a respirar por la boca, ella baja su mano hasta mi húmedo e inexplorado sexo y masajea con furor mi hinchado clítoris – ahhh… - suelto un gemido al tocar su cabeza, ella levanta la vista y vuelve a besarme, solo que esta vez no le respondo de la misma manera, al parecer ella no lo nota y baja a mi cuello, mientras abre un poco más mis piernas “no… no puedo” pienso al dejar caer una lagrima y empujarla
– ¡no! - digo al bajar del escritorio y subirme la braga, ella frunce el ceño para luego bajar la mirada “supongo que está pensando el porqué de mi actitud” busco mi sostén y me lo pongo, ella camina hasta uno de los sillones y se sienta, mientras cubre su rostro con sus manos.
Me coloco mi blusa y bajo mi falda “lo siento… pero no puedo” pienso al tomar mi saco y abrir la puerta. Al salir Karla y María me miran pasmadas, como si vieran a un fantasma, me coloco el saco y limpio mis ojos
– ¿está bien? – Preguntan ambas al unísono
– Eso… eso creo – digo con la mirada baja al caminar.
Entro a mi oficina y me siento en uno de los sillones
– perdóname… perdóname Dulce… no pude – digo al sollozar y abrazar mis piernas – tengo… tengo miedo mi amor… - digo al mecerme – yo… yo quiero que mi primera vez sea maravillosa, con la persona indicada… pero a veces siento… a veces siento que solo nos une un fuerte deseo… - cubro mi rostro con mis manos y rompo en llanto – no sé qué hacer… - digo al tratar de no llorar, sin embargo no puedo retener las lágrimas.
La quiero, pero no sé si este lista para hacer el amor con ella…
No sé si algún día esté lista para hacer el amor con una mujer…

Admin
Admin

Mensajes : 3134
Fecha de inscripción : 26/01/2015

Ver perfil de usuario http://anahiydulcemarifans.foroac.org
Volver arriba Ir abajo

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Todo acerca de... mi madrastra

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 10:24 pm

Capítulo 11
Escucho la puerta cerrarse y trato de encontrarle una explicación a todo esto
- ¿por qué no me dejó hacerle el amor? – Digo al abrazar mis piernas - ¡no entiendo nada! – Grito, furiosa a la nada al no obtener respuesta - ¿por qué te fuiste? ¿Qué es lo que sientes por mí? ¡Dios, Anahí me estas matando! – digo al tocar mi cabeza y tratar de no llorar. Y con mis manos presionar mi largo cabello. En estos momentos no me importa si es oportunista o no, solo quiero saber que siente por mí, quiero saber por qué me detuvo, simplemente quiero una explicación – ¿habrá sido una provocación? - digo al cerrar los ojos y soltar un profundo suspiro. Me quedo ahí un rato para tratar de aclarar las ideas - ¿quieres enloquecerme? Si es así lo estas logrando – digo al levantarme y colocarme la ropa – esa mujer cada día hace algo que logra desconcertarme más y más… - digo al tomar mi saco de la silla y salir.
Al salir noto la mirada estupefacta de Karla
– ya me voy… si quieres puedes irte – digo al meter una de mis manos en el bolsillo del pantalón- ¿tienes cigarrillos? – le pregunto sin mirarla
– Si… - dice al sacar uno de su bolso y dármelo
– Gracias… no te preocupes – digo al sacar de mi pantalón un encendedor de plata que tienes mis iníciales – nos vemos mañana… - digo al darme la vuelta
– Mañana es sábado… - dice en voz baja
– tienes razón… nos vemos el lunes entonces – digo con el cigarrillo en los labios aun sin encender.
Camino hasta el ascensor y presiono el botón, saco mi celular y lo apago, no tengo ganas de hablar con nadie. Entro al elevador y siento cierta debilidad en mis piernas - ¡POR QUÉ TUVE QUE ENAMORARME DE TI ANAHI PORQUE!!!! – Digo al dejarme caer y golpear el piso, para luego cubrir mi rostro y romper en llanto - ¡me estas enloqueciendo! Estas acabando con mi vida… aunque no quiera eres dueña de mi vida, de mi alma y de mi corazón ¿por qué me haces esto? – digo al sollozar y darme cuenta que las puertas se han abierto dejándome al frente de algunos empleados que supongo que han escuchado todo.
Me levanto y limpio mis ojos - ¡que miran! ¡Nunca han visto a alguien llorar! – digo al salir y encender mi cigarrillo. Camino hasta la camioneta y observo a Alan tirar su cigarrillo al verme
– Buenas tardes señora Dulce– dice al abrirme la puerta
– Buenas tardes… – digo en tono lánguido y taciturno al sentarme.
En el camino le pido a Alan que se detenga en un supermercado para comprar una caja de cigarrillos y una botella de Vino Tinto. Al llegar a la mansión canto a todo pulmón una canción que le pedí a Alan que subiera el volumen, me bajo casi tambaleando, en pocos minutos me había bebido más de la mitad de la botella, al entrar nanny y mamá se encuentran en la sala platicando y callan al momento de verme llegar
– ♪ Cuando… cuando me… me besas… un premio nobel… un premio nobel le regalas aaaaa mi boca ♪
- ¿Dulce estas ebria? – Dice mi madre al levantarse
- ¿yooo? Noup… - digo al sonreír y darle otro trago a la botella - ♪ cuando… cuando te beso… todo… todo un océano… me corre… me corre por las venas…♪ - digo al trastabillar y subir la escalera
- ¡Dulce cállate! – dice mi madre enojada
- ♪ cuando… cuando me besas…. Cuando me besas se prenden… se prenden todas las estrellas en la aurooooooraa!!! – digo al tocar mi cara y comenzar a llorar
- ¡hija que tienes! – dice mi madre preocupada al subir las escaleras
– nada… no… no te preocupes… tuve… tuve un mal… un mal día – digo al sacar un cigarrillo de mi bolsillo y colocarlo en mis labios y volver a llorar, no sé por qué demonios cuando tomo lloro pero ahora creo que si se él porque
– ¡dame eso! – dice al intentar quitarme el cigarrillo
- ¡no! Esto es lo único que no me hace enloquecer – digo al encenderlo y darle una calada – no… no quiero… que nadie… que nadie me… me moleste – digo al dilatar mis pupilas para tratar de ver el camino hacia mi habitación, pero el piso se mueve constantemente- ¡que rayos! –Digo al sujetar mi cabeza - ¿por qué demonios el piso se mueve? – digo con los ojos entre abiertos
– El piso no se mueve Dulce… estas mareada – dice mi madre al tomar mi mano
– no… no es cierto – digo al caminar y darle otro trago a la botella –veen mami baila conmigo ♪ cuando te beso… cuando te beso te abres y cierras como… como alas de mariposa… y bautiza… y bautiza tu saliva mi ilusión… y me… y me muerdes… me muerdes hasta el fondo la razón… y un gemido… y un gemido se desnuda y sale de tu voz…♪
.- no Dulce- dice mi madre con el ceño fruncido-
.- vete...vetee pues!! – Le digo mientras la aviento afuera de mi habitación pero la vuelvo a regresar- No No te vayas no me dejes – con lágrimas en los ojos y soltar un suspiro
– Vamos… - dice mi madre al abrir la puerta de mi habitación – acuéstate… - dice al quitarme la botella y el saco – mañana es un día importante y despertaras con una terrible jaqueca – dice al sentarme en la cama y sacarme las botas
– te… te quiero mamá – susurro al dejarme caer en la cama y cerrar los ojos
– Yo también Dulce– dice al besar mi frente y a cobijarme.
Al día siguiente…
Abro los ojos con dificultad - ¡ay!!! – digo al cerrar los ojos y sujetar mi cabeza - ¡pero qué demonios! – Digo al lograr sentarme y escuchar a alguien tocar la puerta – pasa… - digo frotar mis ojos
- ¿cómo te sientes? – dice mi madre al darme un vaso de agua
– Mal… me duele la cabeza – digo al tomar el agua
– Lo sé… pero eso te pasa por estar bebiendo – dice hacer una mueca
– No hables tan fuerte… -digo al cubrir mis oídos
– no estoy gritando… supongo que no sabes qué día es hoy – dice al servirme un poco más de agua y sentarse a mi lado
– no… y creo que no me interesa – digo al cubrir mi cara
– ¡ay Dulce! definitivamente en que mundo vives… hoy es tu cumpleaños – dice mi madre al besar mi frente
– ah, hoy es mi cumpleaños – digo sorprendida ¿cómo es posible que lo olvidara? De seguro fue por el estrés y por haber tomado
– May te estuvo llamando, pero tenías el celular apagado – dice al levantarse – date una ducha, te sentirás mejor – dice al darse la vuelta y salir.
Me levanto de la cama con sumo desgano y entro al baño – no recuerdo ni como llegue aquí – digo al humedecer mi rostro y sacarme la ropa. Después de cepillar mis dientes, abro las llaves y dejo que el agua fría humedezca por completo mi cuerpo – salte de mi cabeza Anahí Por favor… - digo al tomar el shampoo y comenzar a lavar mi cabello…
Al terminar de bañarme, me siento al frente del tocador y peino mi húmedo y largo cabello – hoy es mi cumpleaños… no me siento alegre… ni siquiera me importa la fecha… - digo al dejar caer mi blanca toalla y comenzar a colocarme mi ropa interior de color negro.
Camino hasta el armario y escojo una camiseta gris, me coloco un bóxer del mismo color y salgo de mi habitación. Al bajar me encuentro con nanny, mamá y Anahí
– Buenos días – digo al bajar la mirada para no verla
– ¡Feliz cumpleaños mi niña! – dice nanny al acercarse y besar mi mejilla
– Gracias – digo al esbozar una media sonrisa
– Anímese, hoy cumple 24 primaveras – dice al sonreír
– no puedo alegrarme a pesar de la fecha… no me siento bien – digo al caminar hasta la cocina y prepararme un café y unos huevos revuelto que acompaño con algunas tostadas - aunque sea no perdí el apetito –digo antes de salir de la cocina.
Me siento en el comedor donde esta Anahí bailando con los ojos cerrados muy entretenida, comienzo a comer sin mirarla hasta que escucho como acomoda la silla y se va. Al terminar de comer me dirijo al estudio y sonrío al ver el piano blanco que era de papá, me siento en el taburete y acaricio las teclas de este, sin producir sonido alguno - ¿cuánto tiempo sin tocar? Creo que unos 8 años – digo al sentir una gran emoción, de volver a estar sentada en este lugar, este fue mi primer piano, con el que aprendí a tocar – siempre lograste calmarme cuando más lo necesite… no sé qué hacer o que pensar… ella va y me dice que esta con Fernando, me besa… - digo al cerrar los ojos y soltar un suspiro – me acaricia y luego se va sin darme una explicación… no sé si quiere enloquecerme o de verdad no fue su intención – digo al levantarme y caminar hasta el escritorio – mi vida es un fiasco… - digo al ver la nueva radio – no te había visto – digo al encenderla – Dios… sé que siempre nos escuchas, pero quisiera que me dijeras que está pasando, vivo diariamente una terrible angustia, si me ama, si no, si quiere mi dinero, si me desea… (Suspiro) siento que en cualquier momento voy a enloquecer y me va importar un bledo todo e iré a decirle lo que siento, estoy tan confundida… - digo al escuchar la canción de anoche.
♪ Cuando te beso todo un océano me corre por las venas, nacen flores en mi cuerpo cual jardín y me abonas, y me podas soy feliz ♪
Me siento y suelto un leve suspiro…
♪ Y sobre mi lengua se desviste un ruiseñor y entre sus alitas nos amamos sin pudor, cuando me besas un premio nobel le regalas a mi boca ♪
-¿Por qué? ¿Por qué no me dejaste estar contigo?
♪ Cuando te beso te abres y cierras como alas de mariposa y bautiza tu saliva mi ilusión y me muerdes hasta el fondo la razón y un gemido se desnuda y sale de tu voz, le sigo los pasos y me dobla el corazón, cuando me besas se prenden todas las estrellas en la aurora ♪
Me sirvo un poco de agua, ya que el solo aroma del alcohol me causa náuseas…
♪ Y sobre mi lengua se desviste un ruiseñor y entre sus alitas nos amamos sin pudor, cuando me besas un premio nobel le regalas a mi boca ♪
Eso es cierto, por más confusa o enojada que este, sus besos siempre me hacen sentir de una manera inexplicable… esa sensación es tan única y maravillosa que dejo atrás mi orgullo y mis miedos, cuando estoy con ella nadie más existe solo ella y yo.
♪ cuando te beso tiembla la luna sobre el frío y se reboza…♪
Me levanto y apago la radio
- ¿qué tienes? – Dice mi madre al entrar
– Nada, es solo el estrés del trabajo, extraño Los Ángeles… extraño mi antigua vida – digo al levantarme
– peleaste con Anahí otra vez ¿verdad? – dice al sentarse
– Algo así, pero no hablemos del tema o me dará más jaqueca de la que ya tengo – digo al tocar mi nuca
– está bien ¿saldrás? – Dice curiosa
– No… no me siento bien y si lo hago terminaré bebiendo y acostándome con alguien que de milagro sabré su nombre… necesito pensar, necesito aclarar mis ideas y así me sentiré mejor – digo al levantarme
- ¿a dónde vas? – dice al fruncir el ceño
– A mi habitación, dormiré un poco – digo al besar su frente y salir.
Subo las escaleras y observo venir a mi Hermosa rubia, la miro fijamente, sin embargo no logro decirle nada y más porque lleva la mirada baja y camina de prisa, poco le falta para correr… Hago una mueca y entro a mi habitación a descansar un rato.
Dos semanas después…
Estas últimas semanas han sido más que difíciles, no puedo dormir a menos que tome algunas píldoras, he perdido el apetito, lo único que logra sostenerme es la empresa. Ya no peleamos, no nos hablamos, ni siquiera nos miramos, podemos estar juntas en una habitación por horas e ignorarnos, sin ningún tipo de miramientos.
No puedo negarles que la extraño, extraño sus besos, extraño aquella sensación mágica que recorría mi cuerpo al unir mis labios con los suyos, extraño aquel encuentro clandestino en las noches… la extraño demasiado, pero no sé qué hacer, ella me evade y yo también.
Tanto nanny como mamá lo han notado, creo que prefieren mil veces que peleemos a que estemos de esta manera, ya mamá no habla tanto con Anahí, esta de milagro pronuncia un audible “hola o buenos días” se la pasa encerrada en la oficina o en su habitación, ya ni siquiera habla con Fernando y este lo ha notado.
No niego que me alegra que lo ignore, Anahí es mi esposa, la mujer que amo y por más que pelee o trate de huirle a este sentimiento; no puedo, cada día logra asombrarme con cada cosa que hace, anteriormente no sabía mucho sobre la administración que requiere una empresa y más una tan importante como es la nuestra. Pero hoy día todo es diferente, tiene un cierto encanto que logra hacer que tengamos nuevos clientes, a pesar de nuestras diferencias y confusiones delante de nuestros clientes y socios sabemos disimular muy bien el caos que llevamos por dentro “tranquilidad externa tormenta en el alma”
He llegado a pensar que hay dos opciones para su actitud: 1- que me desea con locura y fue a mi oficina a provocarme, a demostrarme que por más que peleemos, ella tiene el control sobre mí. Y de la otra opción no estoy tan segura y de solo imaginarla entro en estado de shock.
Me levanto y me coloco mi saco
- ¿ya se va? – Dice Karla al entrar
– Sí, mira la hora que es… - digo al ver el reloj (8:30PM)
– ya termine de arreglar los archivos, en especial el documento del señor Bernardo, el señor Daniel llamo hace unas tres horas diciendo que regresa pasado mañana y que logro convencer al señor Mauricio de cerrar el trato – dice al sonreír y darse la vuelta
– Gracias… mi esposa ya se fue – digo al bajar la mirada
– Sí, hace una hora se despidió y se fue – dice antes de salir.
¿Hasta cuándo seguiremos así? Es la pregunta que constantemente vaga por mi mente…
Alan tiene el día libre, así que preferí tomar un taxi antes que llamar a Fernando, no lo soporto, no sé ni por qué no le he botado, debe ser porque sé que necesita el empleo y hasta no encontrar pruebas que demuestren que es amante de Anahí no puedo hacer nada. Al llegar a la mansión todo está en silencio
– Buenas noches mi niña – dice nanny al dirigirse a su alcoba
– buenas noches ¿y mamá? – digo al subir un escalón
– salió en la mañana hacia Ucrania, tenía una presentación de primavera y verano, vuelve mañana en la tarde – dice amablemente
– ok, voy a descansar – digo al ver el reloj (9:25PM)
- mi niña no me gusta verla así, no come, casi no duerme, usted y la señora Anahí están igual, hace un rato sufrió otro de sus desmayos – dice algo agobiada
- ¿otro? – digo preocupada
– si, en esta semana es el tercero, el doctor dice que es por no comer y por no descansar adecuadamente… me alegra que aunque sea se haya preocupado – dice al sonreír cosa que me pone nerviosa
- ¿yo preocupada? Para nada… por mi puede desmayarse todos los días, me da igual lo que pase en su vida – digo seria al subir las escaleras, evitando tener que mirar a nanny, ya que sé que si me quedo me dirá otro de sus largos sermones y no tengo ánimos de escucharlo.
Al pasar por su habitación siento aquel aroma floral que indica que le primavera ha llegado, su luz está apagada, supongo que duerme o está viendo desde el balcón aquel hermoso paisaje que yo también disfrutaba en noches como esta.

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Todo acerca de... mi madrastra

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 10:24 pm

Entro a mi habitación y me saco la ropa, para luego tomar una rápida ducha que logra aclarar un poco mi mente
– Y si me detuvo… y si me detuvo porque de verdad es virgen – digo al sentarme en la orilla de mi cama, mientras seco mi cabello – ella… ella temblaba, al acariciar su entrepierna ella temblaba…. ¡Dios será que es virgen! – digo al dilatar mis pupilar y sentir mi respiración agitarse – y si ella de verdad es una doncella… yo… ¡OH Dios! Pero no puede ser, ella estaba tan excitada como yo… sus besos eran muy apasionados, se fuera virgen se hubiera comportado algo torpe, sin embargo sus besos y caricias me encendieron de una… - digo al colocarme una camiseta de tiras de color blanca y un bóxer negro – ella no puede ser virgen, de repente temblaba por el frío, aunque con esas caricias… - me levanto y vuelvo a mirar el reloj (10:38PM) apago la luz y me acuesto.
Doy vueltas en la cama tratando de quitarme de la mente, la idea de que sea virgen, pero esta sigue presente y además cada vez que cierro los ojos puedo recordar su hermoso cuerpo, su piel tan suave y cálidas, sus gemidos y la forma en la que consintió mi cuerpo con sus caricias no se comparan a ninguna otra, he tenido varias experiencias y está a pesar que no se completo fue totalmente diferente, sus labios me trasmitieron esa pasión que sé que lleva por dentro, me transmitió su calor, sus besos quemaron mi piel y sé los míos también lo hicieron.
Me levanto de la cama de un respingo y con la respiración agitada
– te necesito – digo al caminar hasta la puerta y abrirla sigilosamente “espero que nanny no me vea” pienso al abrir lentamente su puerta y encontrarla escasamente arropada, lleva puesta una playera blanca algo ajustada y un bóxer del mismo color “cuantas veces no fuiste a mi habitación y me viste “dormir” ahora me toca a mí” me acerco de puntilla hasta su cama y sonrió al ver su cabellos rubios regados en la almohada y su angelical rostro – eres muy hermosa – digo en voz queda al sentarme a su lado y mirarla.
Acaricio su fino rostro con el dorso de mi mano, hasta que fijo mi vista en sus labios, en esos labios que supieron consentir muy bien a mis pechos, cierro los ojos y me acerco poco a poco a su rostro “quiero ser fuerte, pero esto puede más” pienso al rozar sus labios y cerrar mis ojos, escucho como deja escapar un suspiro y corresponde a mi beso.
Anteriormente nos besábamos con un poco de pasión, pero nuestras lenguas no hacían su aparición… esta vez todo es diferente
Bebo completamente esa miel que es el sabor de sus labios, puedo sentir ese calor entre mis piernas que terminara por extenderse por todo mi cuerpo “debo detenerme” pienso al darle un último beso y levantarme. Si seguíamos besándonos de aquella manera, aunque me rogara que no le hiciera el amor, no la escucharía, tarde o temprano sé que estaremos juntas, no podemos cubrir el sol con un dedo aunque queramos.
Al llegar a mi habitación me siento flotar y me acuesto, esta vez no necesito pastillas para poder conciliar el sueño, no hay mejor medicamento que sus besos. Cierro los ojos y duermo toda la noche pensando en sus labios, en sus caricias, en su cuerpo… simplemente duermo pensando en ella.
Desde esa ocasión en adelante era yo la que la visitaba cada noche, poco a poco las cosas se fueron calmando, las peleas volvieron, todo volvió a la normalidad, aunque aún tengo la duda de que si es virgen o no.
Tarde o temprano sé que sabré la verdad, me siento bien al probar sus labios, aunque ahora siento que necesito más que “simples” besos, necesito sentir su cuerpo junto al mío.
¿Creen ustedes que algún día podamos estar juntas?
Un mes después…
Me levanto un poco temprano, estas últimas semanas han sido bastantes “normales”, ustedes saben “discusiones, besos nocturnos y más discusiones” me pregunto diariamente ¿Cuándo terminará todo esto? Me divierte pelear con ella, ya no nos enojamos, lo disfrutamos, he tratado de dejar el orgullo atrás (solo un poco), aunque no les niego que más que orgullo tengo… tengo miedo, tengo mucho miedo que termine lastimándome, nunca lloré por ninguna mujer y por ella lo hago…
Fernandito, el taradito no puede disimular lo que siente por ella, no sé si ella no se da cuenta o que… trato de controlar mis celos, pero cuando noto que la está mirando… Arggg quisiera partirle la cara, Anahí es solo mía… MÍA y de nadie más…
Después de bañarme y vestirme (chaqueta de cuero, top blanco, jeans y unas botas marrón) me acerco al espejo y delineo mis ojos, para que se noten un poco más, me coloco un labial rosa (que es casi del color de mis labios) peino mi cabello y salgo. Realmente Dulce María Espinoza hoy se ve demasiado sexy
Al bajar la escalera encuentro a mamá desayunando, busco a Anahí, pero no la encuentro
– Buenos días mamá – digo al besar su frente y sentarme
- ¿Cómo dormiste? – dice al beber su té de manzanilla
– Bien, últimamente el insomnio a desaparecido, aunque en la empresa hemos estado ocupados, cada día llegan más clientes importantes, Daniel ahora mismo está en Sofía (Bulgaria) cerrando un trato – digo al servirme el café
- ¿y cómo te fue en Madrid? No me contaste – dice al sonreír
– Bueno no tuve mucho tiempo para visitar la ciudad (ya que solo estuve 4 días) pero me encanto, quisiera volver algún día – digo probar mis tostadas francesas
- deberían tomarse unas vacaciones… ayer hablé con Anahí y la pobre se ve cansada, no sale a divertirse, de la oficina a la casa y viceversa – dice al hacer una mueca
– “pobrecita Anahí” uno de estos días no me sorprenden que ustedes la nominen al premio nobel de la paz… según ustedes Mahatma Gandhi le queda chico – digo al ver a la susodicha bajar
– Buenos días, siempre hablando tan bien de mi… - dice al hacer una mueca y sentarse
– Solo digo la verdad… - digo al notar que trae gafas y me mira fijamente
– Si hablamos de verdades… - dice al bajar la mirada con cierta sonrisa pícara en sus labios
– jajajaja… eres la mujer más sinvergüenza que he conocido, me hablas de verdades… pues yo puedo decirte muchas (como cuando comenzaste a ir a mi habitación…) – digo al mirarla retadoramente y esbozar una media sonrisa
- ah sí… pues yo también puedo decir otras… - dice en tono bajo para que mi madre no escuche, cosa que me hace sonreír - eres una enana latosa y orgullosa, no sé cómo tu madre te aguanta… – dice al mirar a mamá
– Puedo ser una enana latosa, orgullosa, lo que tú quieras… pero no ando detrás de la fortuna de nadie – digo al besar la frente de mamá, que mueve la cabeza negativamente – nos vemos en la noche – digo al sonreír
– acuérdate que tengo una cena con la señora Lee para lo del desfile en Tokio – dice al levantarse y besar mi frente
– Entonces nos vemos mañana – digo al caminar
– No esperarás a Anahí – dice al fruncir el ceño
– mmm… no, que la lleve su aman… perdón que la lleve Fernando – digo al salir.
No sé cuánto tiempo más soporte esta situación, no me gusta tener que mentirle a mamá, pero no me atrevo a confesarle lo que siento por Anahí, el amor que siento por ella, ha doblegado un poco el orgullo, sin embargo no es suficiente para que haga una confesión de esa magnitud.
Al salir noto a Fernando algo afligido
– Buenos días señora – dice al mirarme con recelo
– No sé qué tienen de buenos… - digo al voltearme
– No quiere que la lleve – dice al fruncir el ceño
– No… - digo al voltearme – llevarás a Anahí… - digo al mirarlo a los ojos con cierta frialdad
– Entiendo… -dice al bajar la mirada y esbozar una media sonrisa
– Alan, vámonos – digo al subirme a la camioneta.
No soporto a ese tipo… Quién se cree él muy Oops, Oops!, Oops!, Indigente, Cabeza de no sé qué asshh!!!
En el camino a la oficina trato de no pensar y así lo hago, al llegar a mi oficina noto a May hablando muy a gusto con Karla
– cof… cof… Buenos días – digo al sonreír
– Buenos días señora Dulce – dice Karla al mirarme
– Buenos días, te estaba esperando – dice May al besar mi mejilla
– Ya veo, entremos – digo al girar la perilla
– Y qué haces aquí tan temprano – digo al quitarme la chaqueta y sentarme
– Tengo una semana de vacaciones y mis padres quieren que los acompañe a San Petersburgo, específicamente a la casa de unos viejos amigos, los padres de Angelique – dice al bajar la cabeza
- ¿vas a ver a Angelique? – digo al levantar una ceja
– Sí, llevo años huyéndole, pero creo que es hora de enfrentarla – dice al soltar un suspiro y acomodar su bolso
– no soy muy buena consejera y lo sabes, pero creo que deberías decirle el por qué le huiste todos estos años – digo al cruzar mis piernas
– sé qué debo hacerlo, pero como decirle “te hui todos estos años, porque siempre estuve y aún estoy enamorada de ti, no soportaba cuando hablabas de alguien más, por eso preferí dejar de verte… nunca te dije nada, porque tuve miedo a que me rechazaras” – dice al soltar otro suspiro y bajar la cabeza
– Aunque no lo creas, terminarás diciéndoselo, llegará un momento que no podrás más con ese sentimiento y se lo dirás – digo al levantarme y mirar hacia la ventana
– estas apunto de decírselo ¿verdad? – dice al mirarme
– Si… no sé cuándo, pero cada día siento que falta muy poco para que lo haga… este sentimiento me está consumiendo – digo al soltar un suspiro
– bueno mi vuelo sale en media hora, solo vine a despedirme y a darte esto – dice al entregarme un obsequio
– No tenías por qué… - digo sorprendida
– Te debía tu regalo de cumpleaños – dice al sonreír – ábrelo Duuul– dice al levantarse
– Está bien – digo al romper el papel como esas niñas traviesas que desean saber qué es lo que hay adentro
– ¡wow!… gracias – digo al ver el título del libro “Fiebre de Verano”
– Me costó conseguirlo… pero ahí lo tienes – dice al sonreír
– Muchas gracias May – digo al abrazarla
– De nada, para que son las amigas – dice al despeinarme
– no hagas eso… aaa!!!- digo al reír
– Después que me vaya quiero que leas la primera hoja y deséame suerte porque la necesitare – dice al besar mi mejilla
– Te deseo la mejor de la suertes – digo al despeinar su cabello mientras esta reía por aquel acto
– lo mismo digo… nos vemos – dice antes de salir.
Sonrió al ver el libro, sé que Anahí ha intentado conseguirlo, pero es muy difícil hallarlo, no hace mucho averigüe que es el último de la colección del autor, abro el libro y leo un pequeño mensaje “para mi más fiel lectora” y más abajo se encuentra la firma del autor
– Jajajaja… te luciste May – digo sonreír y levantarme – Karla, mi esposa llegó – digo al abrir la puerta
– no ¿desea que la llame? – dice al mirarme
–… - niego con la cabeza y me dirijo a la oficina de Anahí
– Buenos días señora – dice María un poco nerviosa
– Buenos días – digo al girar la perilla
– La señora Anahí no ha llegado – dice sin mirarme
– lo sé… por nada del mundo le comentes que estuve aquí, tú no has visto nada ok – digo en tono serio al mirarla fijamente
– Está bien – dice al bajar la mirada.
Al entrar dejo el libro en su escritorio y salgo de inmediato
– acuérdate no has visto nada – digo al cerrar la puerta
– yo no... Yo no he visto nada – dice al mirar a otra dirección
– Bien – digo al darme la vuelta y regresar a mi oficina.
Al mediodía salí almorzar con el señor Kárp, que es uno de los nuevos clientes, al regresar me encontré con Anahí en el pasillo, me miro por algunos segundos para luego esbozar una sonrisa, supongo que sabe que fui yo, me imagino que María no pudo quedarse callada, bueno que más da…
Lo que resta de la tarde me la paso revisando algunos papeles junto con Karla – iré a archivarlo – dice al levantarse con algunas carpetas
– Mira la hora que es – digo al notar que son las 11:45PM
– aló Alan, ven a buscarme
– voy para allá
– Ok te espero – digo al colgar

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Todo acerca de... mi madrastra

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 10:24 pm

- ¿quieres que te lleve? – digo al colocarme la chaqueta
– no se preocupe… me vienen a buscar – dice al sonreír
– está bien, gracias por quedarte hasta tarde, debiste haberte ido hace mucho – digo apenada
– No se preocupe – dice al tomar su bolso
– Vamos – digo al subirme al ascensor.
Al bajar un auto negro (mercedes Benz, modelo antiguo) se estaciona y suena el claxon
– hasta mañana señora Dulce – dice Karla al quitarse las gafas
– Hasta mañana – digo agitar mi mano.
Espero unos 30 minutos hasta que Alan llega
– Buenas noches señora – dice al abrirme la puerta
– buenas noches… - digo al soltar un leve bostezo y sentarme – vámonos – digo al cerrar los ojos por un momento y quedarme profundamente dormida.
-Señora, señora, señora ¡SEÑORA!!! – dice Alan al sacudirme
– mmm… cuál es tu escándalo… - digo al bostezar
– Hemos llegado – dice para volver a fumar un cigarrillo
– Ah ok – digo al frotar mis ojos y bajar del auto con desgano.
Al subir las escaleras observo mi reloj
– 12:56PM – digo al bostezar y caminar hasta mi alcoba – me siento exhausta… – digo al mira la puerta de mi hermosa Rubia. Al llegar a mi habitación me saco la ropa, quedando solo en ropa interior – que duermas bien Annie– digo al a cobijarme y cerrar los ojos.
Al día siguiente…
Me levanto un poco tarde
- ¿irás a trabajar? – dice mamá al sentarse al lado mío
– Sí, es solo que ayer tuve que revisar algunos documentos y llegue tarde – digo al frotar mis ojos y levantarme
– entiendo, te venía avisar que nanny irá, llega mañana y yo llegaré pasado mañana de Paris, tengo que ir hablar personalmente con Monique (modelo) – dice al levantarse
– me estas tratando de decir que estaré sola con “esa” – digo al dilatar mis pupilas
– te la pasas todo el día en la oficina, llegas solo a dormir, ni te darás cuenta que están solas, además solo será por hoy – dice al hacer una mueca
– Como digas – digo al caminar hasta el baño
– Espero encontrar a Anahí viva cuando vuelva – dice al fruncir el ceño
– No te prometo nada… - digo sonreír
– Te cuidas y recuerda que te amo – dice al abrir la puerta
– Yo también te amo mamá – digo al humedecer mi rostro.
Después de bañarme y vestirme salgo directo a la oficina, no tengo mucho apetito y además tengo mucho trabajo por hacer.
Al llegar noto a Anahí hablar con el señor Kárp
– Buenos días – digo al sonreír
– Buenos días señora Dulce – dice al estrechar mi mano
– Buenos días Dul… Dulce– dice algo sonrojada
– Le decía a su esposa que no tengo queja del servicio, ha sido excelente, los recomendaré con mis amigos, tu padre no se equivocó al dejarte la empresa, eres toda una Espinoza – dice el castaño hombre al sonreír
– para nosotros lo más importante son nuestros clientes, si usted está satisfecho, nosotros lo estamos – digo al tocar su hombro
– Bueno debo retirarme, tengo que viajar a Hong Kong, por cierto hacen una muy linda pareja – dice al sonreír
– pues… pues gracias – digo al notar lo sonrojada que esta Anahí
- adiós – dice al irse
– Tengo trabajo por hacer – dice al darse la vuelta e irse
– ay Anahí… - digo al hacer una mueca y caminar hasta mi oficina.
- Por favor, no quiero que nadie me moleste, a menos que sea urgente – digo antes de cerrar la puerta, tomo asiento y entro en mis cavilaciones.
-Mamá no está, nanny tampoco, creo que ya es hora que Anahí y yo hablemos, necesito saber qué es lo que piensa y por qué me detuvo aquella vez… ¡OH Dios, ya llego el momento! Espero que no terminemos peleando, ya no tengo ganas de discutir, solo quiero saber si me quiere, aunque sea un poquito.
Lo que resta de la mañana y de la tarde no logro encontrármela por los pasillos, trato de concentrarme con algunos documentos, que debo revisar y firmar, sin embargo no puedo, estoy a punto de sufrir un colapso nervioso, nunca le he confesado a nadie lo que siento, no por miedo, si no porque nunca sentí algo así por alguien y me aterra la idea de que al confesarle lo que siento solo me diga que me desea… me aterra la idea de un rechazo.
Nunca había pensado esto, pero para confesarle a alguien tus sentimientos, se requiere de mucho valor y más se necesita para escuchar la respuesta…
Después de leer la misma revista de finanzas unas 20 veces, me levanto y comienzo a caminar de un lado a otro
– Anahí, tenemos que hablar… yo….quería… quería decirte… que yo… pues… ¡Demonios! No puedo – digo al sacar de una de las gavetas mi cajeta de cigarrillos Annie...Anahí… yo… - digo al encender el cigarrillo y darle una calada – no creo que pueda decir algo coherente con estos nervios que me están matando… - digo al dar otra calada – no hay apuro… debo tomar las cosas con calma, cuando esté lista para decirlo, lo diré y punto – digo al sentarme y encender otro cigarrillo – es que de solo saber que no hay nadie en la casa… - digo al levantarme y servirme una copa de tequila
– señora Dulce, ya me voy – dice Karla al entrar
– Hoy te vas temprano – digo al sonreír
– Son las 10:30PM señora – dice al fruncir el ceño
– Son las 10:30PM - digo al dilatar mis pupilas, estuve todo este tiempo tan concentrada en saber que decirle que no mire el reloj
– Va a llamar a su chofer – dice al tomar su bolso
– No, tomaré un taxi – digo al tomar mi saco y salir.
En vez de tomar el ascensor, bajo por las escaleras – puede que no te diga lo que siento, pero aunque sea probaré tus labios – digo al esbozar una gran sonrisa – nos vemos mañana – digo al despedirme del guardia de seguridad. Camino unos 5 minutos por la acera hasta que logro detener un taxi, es la primera vez que el cigarrillo, no me quita los nervios, cuando estaba en la universidad, recuerdo que en los exámenes finales siempre me causaban insomnio y ansiedad, lo único que lograba que no enloqueciera era el cigarrillo, en un día me fumaba más de 5 cajetas, sin embargo en esta ocasión no sirven de nada, lo único que puede calmar esta ansiedad es ella.
Al llegar a la mansión ciento ese dulce aroma que producen las flores al llegar la primavera, al entrar todo está en silencio y oscuro, subo las escaleras casi corriendo y me detengo en su puerta
– yo… – digo al entrar en mi habitación – voy a enloquecer… - digo al caminar hasta el baño y humedecer mi rostro – tengo que calmarme – digo al quitarme las sandalias y arreglar mis mangas hasta el codo – esto es una tortura… - digo al soltar un suspiro y sentarme en la cama – solo tú puedes acabar con esta locura, con esta ansiedad… solo en tus labios obtendré esa tranquilidad, esa mágica sensación que necesita mi cuerpo – digo al levantarme y abrir la puerta.
Me detengo en su puerta y la abro lentamente, al entrar la hallo a cobijada y con los ojos cerrados, pareciera que estuviera dormida, me acerco y me siento a su lado “parece un ángel” pienso al acariciar sus mejillas, mientras observo sus rosados labios y aspiro su dulce aroma combinado con el aroma de las flores, suelto un hondo suspiro y me acerco lentamente a su rostro “como no amarte” pienso al cerrar los ojos y rozar nuestros labios, coloco mi mano en su mejilla y la siento corresponderme el beso.
Beso su labio inferior y siento una de sus manos en mi nuca, cosa que me hace abrir los ojos y toparme con el azul de los suyos
– yo… - digo estupefacta por su acción
– shhh… - dice al sonreír de esa forma tan bella y especial, amo cuando sonríe así, porque de la nada aparecen esos lindos hoyuelos que le dan una apariencia tan tierna… acaricio sus mejillas y vuelvo a cerrar los ojos, vuelvo a entrar a ese mundo mágico e inexplicable, a ese mundo maravillo al que solo pertenecemos ella y yo.
¿Será que esta vez sí haremos el amor?

Admin
Admin

Mensajes : 3134
Fecha de inscripción : 26/01/2015

Ver perfil de usuario http://anahiydulcemarifans.foroac.org
Volver arriba Ir abajo

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Todo acerca de... mi madrastra

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 10:24 pm

Capítulo 12
Estas últimas semanas me han servido, para pensar un poco mejor las cosas, dejé de ir a su alcoba por miedo a que se repitiera lo que sucedió en su oficina, sin embargo ahora es ella la que me visita en las noches. He tratado de no responderle, pero es imposible, al mínimo contacto con su piel, mi cuerpo siente maripositas, sus besos son exquisitos, esa mujer tiene una maestría única para deleitar mis labios, que no puedo rechazarla… por más que trate de negarlo la quiero y mucho, pero tengo tanto miedo a que todo esto sea solo un capricho, un capricho de mi cuerpo que al final complazca y me de cuenta que solo fue eso… solo deseo y termine arrepintiéndome el resto de mi vida.
Últimamente Fernando se a comportado extraño, hay ocasiones que dice cosas sin sentido alguno, he optado por no prestarle atención, pero como hacerlo si solo pienso en Dulce, pienso en esos ojos obscuros y profundos que tiene, al mirar sus ojos siento como si viera mi reflejo en obscuro cielo, , su aroma me hace perder la poca razón que me queda, su sonrisa es tan calida y sincera, me gusta la forma en que besa mi frente antes de irse en las noches… hay ocasiones que me pregunto ¿cómo sería si de verdad fuéramos un matrimonio? ¿Cómo se sentiría despertar todas las mañanas con ella a mi lado? Al cerrar los ojos e imaginármelo, siempre hay algo que hace que los abra y me de cuenta que es otra la realidad, Dul ha sido muy promiscua y puede que solo sea otra obsesión para ella, puede ser que solo le interese por este juego clandestino que tenemos.
Ya no sé que pensar, me siento tan confusa… ESTOY CONFUNDIDA!!
Hace una semana se había ido a España a cerrar un trato con el señor Morientes, esos cuatro días la extrañe mucho, necesitaba sus besos, escuchar su voz, su aroma, necesitaba volver a ver sus ojos, esos hermosos ojos que a veces siento que brillan un poco más al verme… simplemente la necesitaba a ella.
Al bajar las escaleras la hallo hablando de mí con Maribel, como siempre “halagando” mi forma de ser, trato de no mirarla, anteriormente podía mirarla fijamente y no sentir más que rabia, pero ahora al mirarla siento que no puedo mentir, al ver sus ojos… al ver sus ojos puedo ver su alma.
Al sentarme le noto mirarme fijamente, así que trato de esquivar su mirada - Buenos días, siempre hablando tan bien de mi… - digo al bajar la mirada y servirme el té
- solo digo la verdad… - dice tranquila al mirarme
- si hablamos de verdades… - digo al bajar la mirada y sonreír con cierta picardía
- jajajjaja… eres la mujer más sinvergüenza que he conocido, me hablas de verdades… pues yo puedo decirte muchas – dice al sonreír y mirarme retadoramente, me encanta cuando comenzamos estas “tontas” discusiones, es como si buscáramos cualquier motivo para poder hablar
- ah si… pues yo también puedo decir otras… - digo en tono bajo al sonreír, sin darnos cuentas ambas estamos coqueteándonos, ella sabe que yo iba a su habitación y también sabe que yo sé que va a la mía - eres una enana latosa y orgullosa, no sé como tu madre te aguanta…- digo al mirar a Maribel para no levantar sospechas
- puedo ser una enana latosa, orgullosa, lo que tu quieras… pero no ando detrás de la fortuna de nadie – dice al levantarse y besar la frente de su madre, a pesar que sé que es un tonto juego, también sé que una parte de ella aun cree que soy una estafadora.
Bajo la mirada y trato de seguir comiendo, sin embargo no puedo y menos al escuchar la breve conversación que tiene con su madre
- no esperaras a Anahí – dice Maribel al fruncir el ceño
– mmm… no, que la lleve su aman… perdón que la lleve Fernando – dice al salir. Otra vez con la cantaleta que soy amante de Fernando, a veces pienso que Dulce o es despistada o los celos la tienen mal, yo quiero mucho a Fernando, pero como si fuera mi hermanito, es una gran persona y un buen amigo, pero jamás podría verlo de otra forma y menos ahora cuando trato de descifrar mis sentimientos por ella.
Después de cepillarme los dientes, me coloco una vincha (negra) y le pido a Fernando que me lleve a la empresa. En el camino comenzamos hablar del periodo azul de picasso y de algunas obras de van Gogh como noche estrellada, por alguna razón después de algunos minutos me quede en silencio, Fernando hablaba y yo solo asentía.
Mi mente estaba tratando de encontrar la respuesta que tantas veces he buscado, sin embargo fue otro intento en vano, hay cientos de razones por las cuales puedo decir que es amor y otras muchas por las que puedo decir que solo es deseo. Al llegar me despido de Fernando y camino algo pensativa – Buenos días María – digo al sonreír y verla algo nerviosa, mas no le presto atención y entro a mi oficina.
Al entrar coloco mi portafolio en el escritorio y tomo asiento, ayer deje algunos documentos pendientes y necesito revisarlos, tomo un lápiz y noto un libro rojo que llama mi atención, al tomarlo leo el titulo de este y siento mi corazón acelerarse – wow – digo emocionada al abrirlo y leer un pequeño mensaje “para mi más fiel lectora” y más abajo se encuentra su firma, me levanto de un respingo y abro la puerta
– María quería saber si… - esta no me deja terminar
– yo no se nada… y le aseguro que no he visto nada – dice al negar con la cabeza algo nerviosa
– este libro no pudo haber llegado volando hasta mi escritorio, hoy en día la tecnología a avanzado, pero no tanto – digo al levantar una ceja
– señora si le digo me pudo meter en problemas – dice al mirar a ambos lados
– no diré nada, te lo prometo… es solo que he querido leer este libro hace mucho y ahora entro a mi oficina y lo encuentro en mi escritorio, además esta autografiado por el autor – digo al sonreír – espera… fue Dulce ¿verdad? – pregunto curiosa
– si… - dice al bajar la mirada
– tranquila, no diré nada – digo al entrar a mi oficina y esbozar una gran sonrisa – que lindo detalle Dul… - digo al abrazar el libro y sonreír y brincar como Niña por la oficina
Nunca imagine ni en mis más locas fantasías que Dulce pudiera tener un detalle así conmigo, eso significa que de verdad me ama, pero ¿yo la amo?
Después de algunas horas salí a almorzar y al regresar me encontré con Dul en el pasillo, no pude evitar sonreír al verla, ella también lo hizo para luego caminar hacia su oficina. Cada día la veo más segura de si misma, me alegra que haya madurado, en cierta forma creo que ambas lo hemos hecho de una forma o de otra.
Lo que resta de la tarde termino de revisar algunos documentos y voy a cenar con el señor Miyagi, que es un antiguo cliente y amigo de Espinoza. Al llegar al restaurante ya el asiático hombre me esperaba
– Buenas tarde señor Miyagi – digo al inclinar un poco mi cabeza
– Buenas tardes Espinoza–san – dice al sonreír – pensé que vendría con su esposa – dice al indicarme que tomara asiento
– ella no pudo venir, tenía otros compromisos – digo al ver el menú
– entiendo, la cite en este agradable lugar, no para que charláramos de negocios, confío en usted, es solo que la última vez que hablamos, se veía un poco triste, su esposo antes de morir me dijo que la ayudara y la apoyara en todo y así lo haré… le pido que confié en mi, si tiene algún problema trataré de ayudarla – dice al sonreír
– gracias, es muy amable de su parte… solo que el problema que tengo no lo puede solucionar usted, si no yo misma – digo al beber un poco de agua
– es por su esposa… - dice en tono bajo
– si, es por ella… somos tan diferentes que a veces no sé que pensar con respecto a ella – digo al soltar un suspiro
– cuando dos cosas son diferentes, suelen atraerse – dice al beber un poco de sake
– eso he oído ¿cómo podría usted diferenciar el deseo del amor? – digo al pedir sushi
– sé a lo que se refiere, el deseo es un anhelo momentáneo, mientras el amor no lo es… el amor es más complejo, es un sentimiento tan puro, profundo e inexplicable que aunque busquemos, diccionarios o enciclopedias no lograremos encontrar un solo significado que diga exactamente lo que las personas sienten al estar enamoradas… ¿usted que siente por su esposa? O ¿qué cree sentir por ella? – Dice al probar su arroz
– no lo sé, a veces siento que la amo, otras que la deseo enormemente… no logro definir mis sentimientos hacia ella – digo al probar mi sushi
– no busque tanto la respuesta, le aseguro que esta llegará sola… más bien usted ya la sabe, es solo que se niega aceptarla, quizás sea por temor a la misma – dice al sonreír
– quizás – digo al soltar un suspiro.
Al terminar la cena nos despedimos con un apretón de manos y prometió volver a invitarme, solo que esta vez Dulce debía ir. Al llegar a casa son las 9:45PM le pregunto a Alan por Dulce y dice que aun no lo ha llamado, supongo que se quedo a revisar algunos documentos.
Entro en mi habitación y aspiro el aroma dulce de las flores, me saco la ropa para luego darme un baño caliente, que logra relajar mi cuerpo de una forma sorprendente. Al salir del baño me coloco una camiseta de tirantes rosa y un boxer negro – a que horas llegarás Dul… - digo al colocarme las gafas y acostarme en la cama para leer un rato mi nueva adquisición.
Después de unas dos horas paro de leer y bajo al living a ver si ya llego – Alan, ¿Dulce ya llegó? – digo al ver el reloj
– no… supongo que se quedará en la oficina – dice al darle una cala a su cigarrillo
– no creo… ella… olvídalo – digo al darme la vuelta y regresar a mi habitación
– ella no puede quedarse en la oficina… se supone… se supone que cada noche… ¡ah estoy diciendo estupideces!!! – digo al sentarme en la orilla de la cama - ¿será amor lo que siento por ti? – digo al abrazar el libro y cerrar momentáneamente los ojos hasta quedarme dormida.
Una hora después…
Después de dar algunas vueltas en la cama logro despertar – habrá llegado – digo al salir de mi habitación y entrar en la suya. La hallo escasamente arropada y balbuceando cosas que no logro entender – debe estar cansada – digo al acercarme y arroparla – te… amo… An… Annie – dice al cubrir su rostro con su mano
– yo… - digo al levantarme y bajar la mirada – yo… - digo al dar dos pasos y notar en el piso un papel celeste que llama mi atención.
“Cada día se apodera del más simple de mis pensamientos, está en todo lo que hago, siento y digo… Me encanta cuando los cálidos rayos de sol, la iluminan de una manera sobrenatural, al soplar la brisa, sus hermosos cabellos dorados cobran vida moviéndose al compás del viento, algunos pegan en su rostro, mientras ellas los tomo de manera sutil para colocarlos detrás de su oreja y otros revolotean traviesos en el aire, nunca imaginé pensar de esta forma de una mujer y menos de mi propia madrastra. Quisiera, desearía no sentir esto por ella, cientos, miles, millones de veces me hecho la misma pregunta ¿dónde queda la razón? Cuando siento esas ganas locas de besarla, o sencillamente abrazarla para refugiarme de esta soledad en sus reconfortantes brazos, ¿Dónde queda la razón? Cuando al estar junto a ella un día malo no cuenta ¿Dónde queda la razón? Cuando me pierdo en ese azul cielo que son sus ojos ¿dónde queda la razón? Cuando dejo atrás mi soberbia y quiero regalarle una estrella ¿dónde queda la razón? Cuando guardo en mi memoria cada gesto que hace, simplemente ¿Dónde queda la razón? Cuando le doy rienda suelta a mis sentimientos y me enamoro más de ella.” Al terminar de leer siento como una lagrima se desliza por mi mejilla
– yo… yo también te amo Dulce – digo al limpiar mi ojos con el dorso de mi mano y acercarme de nuevo a ella – yo también te amo mi amor – digo al quitarle la mano del rostro y besar brevemente sus labios – que duermas bien Dul – digo al besar su frente y salir de su cuarto.
Él señor Miyagi tenía razón, dentro de nuestro corazón siempre sabemos que sentimos por una persona, desde un principio supe que la amaba solo que tenía miedo de aceptarlo, ese día tenía miedo de entregarme a sus brazos y al final tener que arrepentirme…
Me acuesto en la cama y antes de cerrar los ojos vuelvo a pensar en ella…
Al día siguiente me levanto temprano, antes de irme a la oficina nanny me a visa que tiene que irse de viaje a visitar a su hija que acaba de ser mamá y también me comenta que Maribel se irá a Paris, a pedirle a una modelo que la ayude en su desfile en Japón, cosa que me dice “estaremos solas” trato de no mostrarme nerviosa, pero es en vano ¿cómo no sentirme nerviosa cuando estaré sola con Dulce?
En todo el trayecto hacia la empresa no dije ni una sola palabra, ni siquiera me despedí de Fernando, mi cuerpo estaba presente, más mi mente no. Al llegar a la oficina le pido a María que no me pase ninguna llamada, ahora mismo no tengo cabeza para pensar en otra cosa que no sea en Dulce…
No tiendo a beber, sin embargo en esta ocasión haré una excepción – ¿Cuándo acabara esta locura? – Digo al tomar mí bebida
– señora Anahí, acaba de llegar el señor Kárp, quería ver a la señora Dulce, pero esta no a llegado
– ok – digo antes de levantarme y abrir la puerta.
Al salir saludo al amable señor
– es bueno tenerlo de vuelta señor Kárp – digo al sonreír
– dígame Jason por favor, quería ver a su esposa para agradecerle todas las atenciones que a tenido conmigo, pero me han dicho que no a llegado – dice al rascar su cabeza
– no se preocupe, por ahí debe estar llegando, anoche tuvo que quedarse hasta tarde revisando algunos documentos, así que hoy se levanto un poco más tarde – digo al verla llegar
- Buenos días – dice al sonreír
– Buenos días señora Dulce– dice Jason al estrechar su mano
– Buenos días Dul… Dulce – digo algo nerviosa
– le decía a su esposa que no tengo queja del servicio, ha sido excelente, los recomendaré con mis amigos, tu padre no se equivoco al dejarte la empresa, eres toda una Espinoza – dice el castaño hombre al sonreír
– para nosotros lo más importante son nuestros clientes, si usted esta satisfecho, nosotros lo estamos – dice al tocarle el hombro
– bueno debo retirarme, tengo que viajar a Hong Kong, por cierto hacen una muy linda pareja – dice al sonreír
– pues… pues gracias – dice al mirarme
- adiós – dice Jason al irse
– tengo trabajo por hacer – digo al darme la vuelta y entrar a mi oficina.
Si Dulce no se atreve a decirme lo que siente por mi, entonces tendré que hacerlo yo ¿pero como hacerlo? No puedo ni mirarla más de 10 segundos seguidos y ahora tener que decirle que también la amo…
Lo que resta de la tarde me la paso revisando y firmando algunos documentos, sé que si no lo hago enloqueceré, nunca he confesado mis sentimientos a nadie, siempre se me han declarado y a la hora de responder siempre he dicho “a excepción de Espinoza” “es muy lindo de tu parte, pero yo no siento lo mismo… lo siento mucho”
Pero con Dulce es tan diferente, no sé cómo decirle que la amo demasiado, que cuando no va a mi habitación me desespero, como decirle que necesito sus besos como necesito el aire… como decirle que este sentimiento ha doblegado a mi orgullo, que me a hecho olvidar los prejuicios y que cada día esto crece más y más y que es una tortura no poder decirle lo que mi corazón grita en mí.
Al terminar de ordenar los documentos, tomo mi bolso y salgo de la oficina
– hoy se va un poco más tarde – dice María al recoger sus cosas
– tenía trabajo pendiente – digo al ver el reloj (8:57PM)
– hasta mañana – dice al sonreír
– hasta mañana, por cierto mi esposa ya se fue – digo al bajar la mirada
– no, aun esta en su oficina – dice al apagar el computador
– esta bien, nos vemos mañana – digo al caminar hacia el ascensor
– ojalá no te quedes tan tarde… muero por volver a besarte – digo al hacer una mueca y subirme al elevador.
Al salir de la empresa decido no llamar a Fernando y tomar un taxi, camino un poco para despejar la mente hasta que detengo. En el camino recuerdo el primer día que la vi en el cementerio, recuerdo su altanería y egocentrismo, nunca pensé que llegaría el día que necesitara tenerla a mi lado para sentirme viva, siempre pensé odiarla, quizás nunca lo hice, quizás solo fingí para no tener que admitir que amaba a una mujer.
Al llegar a la mansión me sirvo una copa de vino tinto y camino hasta mi habitación, me saco la ropa y me coloco un camisón algo corto de color rosa, me coloco mis pantuflas del mismo color y camino hacia el balcón – quisiera saber que pasará después que culmine el año… - digo al mirar el cielo que se encuentra repleto de estrellas – te amo Dul…- digo al soltar un leve suspiro y recoger mi cabello antes de acostarme – creo que hoy tampoco vendrás – digo al hacer una mueca y cerrar los ojos.
Dos horas Después…
Escucho pasos a fuera de mi habitación y abro los ojos – veo que ya llegaste – digo al frotar mis ojos y sonreír. Espero algunos minutos para ver si entra a mi habitación, pero al intentar levantarme, ella abre la puerta así que cierro los ojos. Siento su mirada en mí, cosa que me hace sentir un poco nerviosa, las escucho acercarse y sentarse a mi lado “veo que hoy si no pudiste faltar” pienso al sentir como acaricia mis mejillas, sin querer empiezo a temblar, mas ella no se da cuenta.
La escucho dar un hondo suspiro y siento su aroma cada vez más cerca, hasta sentir sus labios rozar los míos con cierta timidez, coloca una de sus manos en mi mejilla y profundiza el beso, no me resisto más y le correspondo. Besa mi labio inferior con pasión “no puedo más” pienso al colocar una mano en su nuca, cosa que hace que abra los ojos, nuestras miradas se cruzan haciéndome tiritar un poco
– yo… - dice estupefacta por mi acción
– shhh… - digo al sonreír y volver a besarla con pasión, esta vez si estoy lista a demostrarle que la amo, hay ocasiones que las palabras sobran y son los hechos los que cuentan.
Dulce Expectativa -
Tomo su rostro entre mis manos y la beso lentamente, no hay apuro, quiero grabar en mi memoria su sabor, siento como desliza una de sus manos por mi cuello, mientras la otra acaricia de forma suave mi espalda - te amo – susurro en su oído, mientras la recuesto en la cama y beso su cuello, unas de mis manos acaricia sus muslos, mientras la otra su mejilla – yo… yo también… te amo – dice al separarse de mis labios y darle pequeños besitos dulces a mi cuello, mi piel se eriza un poco y bajo la mano hasta uno de sus senos – ahhh… - suelta un gemido al temblar, abre los ojos y vuelve a besarme con desesperación, sus manos palpan mi pecho hasta desabotonar desenfrenadamente mi blusa y sacármela.

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Todo acerca de... mi madrastra

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 10:24 pm

Uno mi mano con la suya, mientras beso y lamo su cuello, acaricio su pierna y subo un poco su camisón hasta ver su blanquecino vientre – eres tan… tan hermosa – digo al notar que la luz de la luna ilumina su cuerpo, ella solo sonríe y se ruboriza un poco. Beso sus hombros, mientras ella desabrocha y saca mi sostén, (aventándolo lejos) – sube los brazos – digo en tono bajo al perderme en el hermoso azul de su mirada, ella obedece y saco su camisón.
Al sacarlo noto sus desnudos y sus hermosos senos, que en segundos devoro sin compasión, puedo escuchar sus sutiles gemidos que incrementan mi excitación. Después de un rato bajo hasta su vientre que se encuentra un poco sudoroso por la pasión, beso y lamo aquellas pequeñas gotitas que brillan como perlas, haciéndola que tiemble un poco, beso sus piernas, mientras deslizo sus bragas hasta sacárselas. Dilato mis pupilas al verla completamente desnuda (que monumento de mujer) ella me jala un poco y me besa con furor haciendo que nuestras lenguas se unan en una danzan apasionada y algo salvaje.
Abrazo su cuerpo y siento como sus piernas rodean mi cintura – te amo – dice al besar de forma fogosa mi cuello, mientras acaricia uno de mis senos – ahhh… - suelto un gemido al sentirla desabrochar mi pantalón, ahora es ella quien me recuesta y baja hasta mis senos.
Los besa, succiona y muerde haciéndome soltar otro gemido – ya… sácame el pantalón… – digo un poco agitada, ella se sonroja y baja a mi vientre donde besa mi ombligo y lame algunas gotas de sudor, siento su mano bajar mi cremallera, mientras acaricio su nuca y espalda. La muy traviesa vuelve hacer el recorrido para luego deslizar de forma lenta mi pantalón, al igual que mi braga.
Me acerco a su rostro y besos sus húmedos y apetecibles labios, coloco mis manos en su espalda y damos un pequeño giro quedando yo encima de ella.
Coloco varias almohadas en su cabeza y nuestras miradas vuelven a cruzarse, esbozo una leve sonrisa, mientras mis manos acarician su vientre – te amo Anahí – digo al unir nuestros labios y besarla de forma apasionada, quiero que sienta a través de mis besos lo mucho que la amo y deseo.
Beso sus mejillas, frente, pómulos, mentón y por último beso brevemente sus labios para bajar a su cuello (le doy unos cuantos mordiscos y una que otro lamida) mientras acaricio su entrepiernas, la siento temblar y veo como muerde su labio inferior para no gemir. Sigo bajando hasta sus pechos donde me deleito un rato y me dedico a prodigarle caricias que la hacen gemir, mientras masajeo su hinchado y húmedo clítoris – mmm… Dul… - dice al respirar agitada y clavar sus uñas en mi espalda.
Beso su vientre e introduzco dos dedos en su vagina, cosa que la hace soltar un fuerte grito, que hace que me detenga y salga de ella
– tu… - digo al ver mis dedos algo manchados de sangre – eres virgen… - digo al cubrir mi boca y mirarla con incredulidad – era verdad… - digo al verla limpiar sus ojos – no llores… perdóname… - digo al besar todo su rostro y beber sus lagrimas hasta llegar a sus labios esos hermosos labios, – te amo – digo al acariciar su clítoris en forma circular, para estimularla un poco y contrarrestar el dolor.
Sigo besándola hasta que siento su humedad y aumento un poco mis caricias – ahhh… - suelta un gemido al clavar un poco más fuerte sus uñas y asi poder Besar su cuello
– sigue… - dice al morder su labio inferior, aumento la velocidad y siento como se aferra un poco más a mí, al dar pequeños saltitos.
Beso uno de sus senos, mientras acaricio el otro – ahhh…Dul… ¡DUL! - dice al despeinar mi cabello y meter sus dedos dentro de el, entro en ella delicadamente y le susurro al oído lo mucho que la amo, ella empieza a morder el lóbulo de mi oreja, mientras me pide en tono bajo y casi suplicante que aumente un poco la velocidad, sonrió levemente y beso su cuello antes de complacerla.
Al aumentar el ritmo de mis caricias, ella comienza a besar mi cuello con ansiedad, beso su hombro y entro un poco más en ella – Ahhh!! – suelta un gritito al mover sus caderas al compás de mis caricias – por… por favor… no…no te… no te de… detengas – dice al jalar un poco de aire y besarme con desesperación. Coloco una mano debajo de su cabeza y beso su cuello y hombros, ella empieza a dar pequeños saltitos que me avisan que esta por llegar, bajo hasta sus senos; succiono, beso y muerdo sus hermosos pezones – ahhh… - dice al pronunciar palabras que no logro entender, el tono de su voz es un “poco” excitado, aumento más el ritmo, haciendo que arquee su espalda – Aaahhh!!!! Dulce!!!!!– siento su vagina contraerse y apretar un poco mis dedos – Dul… yo… yo te amo – dice al besar mi sudoroso rostro – yo también… - digo al salir de ella y quitar algunos cabellos dorados que están pegados a su rostro por el sudor, para asi besar brevemente su labios y luego su frente.
Ella se acuesta para tratar de recuperar un poco el aliento, me acuesto a su lado y no puedo evitar excitarme al verla así… así desnuda, esa mujer a la que tantas veces le grité que era “una cualquiera” me había entregado lo más preciado para ella, me había entregado su virginidad (que estúpida fui) ninguna mujer me había entregado algo así, algo tan importante y sagrado. No me aguanto más y me acomodo entre sus piernas, ella abre los ojos un poco sorprendida, pero aun así rodea mi cuello con sus brazos, coloco mis manos en sus caderas y empiezo aquel placentero movimiento que a los minutos se vuelve frenético, provocándonos deliciosos choques eléctricos en nuestros húmedos sexos, ella una vez más se aferra a mi espalda, beso sus senos que se mueven al compás de nuestro ritmo, para luego besar su labios y beber esa miel que es el sabor de sus besos ¡Dios, amo a esta mujer!!! - Ahhh… Annie – digo al morder su labio inferior y moverme un poco más rápido – Dul… ¡DULCE!! – dice al jalar un poco mi labio inferior y morderlo.
Doy pequeños mordisco a su cuello para luego besar su mentón y sus labios, ella muerde mi oreja y ambas damos pequeños saltitos, acaricia mi espalda y muerde mis erectos pezones causando en mí, una mayor excitación – Aaahhhh!!!! Annie…- digo al sentir mis músculos tensarse, al igual que una fuerte corriente eléctrica recorrer mi cuerpo – Aaahhhhh!!! Dul… - para mi sorpresa Anahí no se detiene aun, seguía moviendo sus caderas frenéticamente, mejor dicho ninguna de las dos deteníamos aquel exquisito movimiento que nos llevo a otro delicioso y maravillo orgasmo – Aaahhhhh!!!!! – gritamos ambas al sentir tanto amor en el aire.
Me quito de encima para que pueda tomar aire “wow” pienso al tratar de recuperar el aliento
– te amo – dice al besar mi rostro y quitar algunos mechones que están pegados por el sudor
– yo también te amo – digo al acariciar sus mejillas y besar su frente, ella se acuesta en mi pecho y ambas quedamos vencidas por el cansancio.

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Todo acerca de... mi madrastra

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 10:25 pm

Capítulo 13
Al día siguiente… (Espectativa Dulce)
Despierto con los primeros rayos del sol, debido a que este pica fuertemente mis ojos – mmm… - digo al palpar la cama en búsqueda del cuerpo de mi rubia, sin embargo no la encuentro, frunzo el ceño y froto mis ojos -Annie… - digo al sentarme en la cama y no verla - estoy desnuda y en su alcoba así que no fue un sueño… - digo al tomar la sábana y cubrir mi cuerpo, para luego levantarme - ¿dónde estará? – digo al cubrir mi rostro, debido a la luz del sol.
Caminos unos tres pasos y la hallo parada en el balcón, lleva puesta aquella (sexy) bata negra que me encanta, entro al baño, humedezco mi rostro, cepillo mis dientes y me coloco una bata blanca para luego salir. Camino tímidamente hacia ella y musito un “buenos días” al bajar la cabeza
– ¡ahhh! Me asustaste, buenos días – dice al tocar su pecho
– Lo siento, no fue mi intención – digo sin mirarla ¿cómo mirarla a los ojos? Ella camina hacia mí y toma mi rostro entre sus manos
- ¿qué tienes? – Dice preocupada
- ¿qué sucedería si una chica se enamora profundamente de ti?
– Pues… pues depende… - dice al peinar algunos mechones de mi cabeza
– ¿depende de qué? – Digo al mirarla fijamente
– depende… depende si esa chica eres tu – dice al acariciar mis mejillas y esbozar aquella bella sonrisa (donde su hoyuelos se hacen presente)
- ¿qué sientes por mí? – digo al cerrar los ojos por sus caricias
– No crees que anoche te lo demostré… - dice al rodear mi cuello con sus brazos y besar mis mejillas
- … - no digo nada, solo coloco mis manos en su cintura y dejo escapar un suspiro
– pero aun así quieres saberlo de mis labios ¿verdad? – dice al besar mi cuello
– Si… - digo al abrir los ojos y notar que esta sonrojada
– alguien me dijo, que por más que el ser humano quiera explicar en pocas palabras lo que se siente al estar enamorado… es imposible, Dul yo jamás había sentido algo así por otra mujer, ni por ningún hombre, ni siquiera por tu padre… derribaste mis prejuicios, te adueñaste de mi vida, de mi alma y sobre todo… sobre todo de mi corazón – dice al dejar caer una lagrima – Cuando veo… cuando veo tus ojos, me siento desnuda, haces que pueda ver tu alma, que pueda ver lo que sientes y piensas, cuando veo tu ojos siento algo aquí – dice al tocar su estómago – y aquí – dice al tomar mi mano y colocarla en su pecho - no puedo estar sin ti – dice al acercarse a mi rostro y frotar su nariz con la mía – te amo Dul– dice al cerrar sus ojos y besar lentamente mis labios
–Yo también te amo – digo al darle un beso de piquito y abrazarla fuertemente
- ¿tienes hambre? – Dice al acariciar mi cabello
– sí, un poco – digo al hacer un puchero que hace que se ría
– Yo también, vamos – dice al sujetar mi mano
- ¿me harás el desayuno? – digo al sonreír
– Si… ya verás que te va a gustar – dice al darme un piquito
– Espera… - digo al detenerla
- ¿qué? ¿Qué pasa? – Dice al fruncir el ceño
– esto… - digo al tomarla por la cintura y besar sus labios de forma apasionada, uno mi lengua con la suya haciendo que ambas se enfrenten en una batalla campal y salvaje, tomo un seno y lo aprieto un poco, la a recuesto a la pared y acaricio sus muslos
– va… vamos… vamos a comer… tendremos… tendremos tiempo para esto – dice al intentar recuperar el aliento
– Esta… está bien – digo al tocar mi nuca. Y recoger mi cabello así hacerme una cola de cabello
Bajamos las escaleras y me siento para verla cocinar
- ¿qué quieres comer? – dice al sacar del refrigerador (huevos, leche, uvas y algunas fresas)
– pues… - digo al ver sus blanquecinos muslos, que me hacen recordar esa vez que la vi bailar de aquella forma tan sensual que…
- ¡¡¡DUL!!!! – la oigo decir, cosa que hace que salga de mis cavilaciones
- ¿ah? – digo al rascar mi cabeza
- ¿qué quieres desayunar? – dice al partir una fresa y darme la mitad
– a ti… perdón eh huevos y tostadas – digo al tocar mi nuca, ella ríe de buena gana y besa mis labios brevemente
– Está bien – dice al buscar la sartén.
Me quedo ahí viéndola cocinar, observo atenta como rompe los huevos y hace el café
– Wow – suspiro al ver como los revuelve, mientras se mete una uva a la boca, me levanto sin pensarlo y la abrazo por detrás, beso su cuello y le susurro un te amo
– Dul… quédate… quédate quieta… harás que se quemen los huevos – dice al sonreír
– Está bien – digo al abrir el refrigerador y servirme un vaso de jugo de Naranja
- ¿iremos a la oficina? – dice al servirse un vaso de leche
– tengo algunos pendiente, pero ¿tú quieres ir? – digo al tomar dos uvas
– Bueno yo también tengo cosillas que hacer… pero me hubiera gustado quedarme – dice al morder su tostada
– de todas formas hoy llega nanny… aun no podemos confesarles lo que sentimos – digo al soltar un suspiro – me da mucha pena con ellas, después de todas las cosas que nos dijimos – dice al hacer una mueca
– Lo sé, por ahora será mejor que nadie lo sepa – digo al morder mi tostada y probar mis huevos
- ¿están ricos? – dice al tomarme por la cintura
– están… deliciosos, pero no más que tus labios – digo al robarle un beso
– Mmm… lo mismo opino – dice al sonreír, si ella es feliz, yo lo soy, cada vez que sonríe algo dentro de mí se enciende
– Sube a ducharte, yo lavare los trastos - digo al partir una fresa y darle la mitad
– No… - dice al rechazarla
- ¿no quieres? – Digo al fruncir el ceño
– La quiero de tu boca – dice al jalarme y besarme de forma dulce y apasionada
- ¿ves? De esa forma sabe mejor, iré a ducharme – dice al beber un poco su café
– Está bien – digo al sonreír y beber el mío.
Ella sube a bañarse y yo termino de desayunar, para luego lavar los trastos
– Buenos días mi niña – dice nanny detrás de mi
- ¡Ahhh! La mie***– digo al dar un salto y colocar una mano en mi pecho
– No quise asustarla – dice al sonreír
– Lo sé, pero lo hiciste sales por todos lados- digo al guardar la leche
– Quise venir más temprano, pero tuve que esperar a que mi yerno despertara y me llevara al aeropuerto – dice al prepararse un té
– No te preocupes, no me molesta hacerme el desayuno – digo al tocar mi nuca
– La señora aun duerme… - pregunta en voz baja
– Creo que sí, la verdad no me interesa – digo al rascar mi cabeza y salir de ahí.
Al subir las escaleras entro en el cuarto de Anahí y la hallo desnuda buscando que ponerse
– yo… - digo con las pupilas dilatadas al ver su cuerpo, ese cuerpo que hice mío anoche – llegó nanny – digo al tragar saliva
– está bien… te gusta este – dice al mostrarme un juego de falda y saco color azul marino – o este – dice al mostrarme otro juego, solo que este es de color negro y es con pantalón
– te ves hermosa en lo que te pongas, pero me gusta más el de la falda – digo con cierta picardía
– Me lo imagine… - dice al negar con la cabeza y sonreír
– Iré a ducharme – digo antes de cerrar la puerta.
Me quito la bata y me doy una rápida y refrescante ducha, para luego colocarme mi ropa (una chamarra negra, T- shirt blanco, jeans y unas tacones altos negros) me delineo los ojos y me coloco un labial rosa (un poco más oscuro, tirando a rojo) al terminar de peinarme, salgo de mi habitación.
Al bajar Anahí se encuentra sentada hablando con nanny
– y ese milagro que me esperaste – digo al levantar una ceja
– me entretuve hablando con nanny… no tengo por qué esperarte – dice al levantarse
– No sé ni por qué te hablo – digo al salir y pedirle a Alan que nos lleve
– Te doy lo que resta de la semana libre – digo al mirar a Fernando
– Pero… - lo interrumpo
– Sé que me lo agradeces, no te preocupes, nos vemos la otra semana – digo al subirme a la camioneta “que tipo más necio y tarado, ya sé qué tipo de cabeza tiene de puercoespín, jaja su cara de tristeza, idiota”
– Buenos días – dice Alan al subir
– Buenos días –contestamos ambas
– Ayer almorcé con el señor Miyagi, dice que la próxima vez que cenemos quiere conocerte - dice al cruzar sus piernas y ver por la ventana
– ah sí… si tengo tiempo iré, si no tendrás que volver a ir sola – digo al ver por la ventana

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Todo acerca de... mi madrastra

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 10:25 pm

– Tendrás que sacar tiempo… - dice mientras “disimuladamente” toma mi mano
– si quiero no lo hago… no me fastidies – digo al mirar por la ventana y apretar un poco su mano.
Al llegar a la empresa me dedico a terminar de firmar algunos documentos y llamo a Daniel
– Aló Daniel ¿cómo estás?
– bien y tú
– bien, gracias a Dios
– me alegro ¿cómo esta Anahí?
– Esta muy bien ¿y mi tía?
– está bien, ahora mismo está en Londres, en una conferencia de doctores
– ah que bien, quería saber el motivo de tu llamada
– ah sí, te llamé ayer para decirte que hoy en la noche, el señor Kárp nos invitó a su restaurante italiano a cenar
– ah ya, ahí estaremos
– entonces nos vemos en la noche
–ok, que tengas buen día
– lo mismo digo
- bye - digo al colgar y quitarme la chamarra.
Salgo de mi oficina y camino hasta la de Anahí – Buenos días María – digo al mirarla fijamente
– Buenos días señora Dulce… yo… yo no he dicho nada – dice nerviosa al bajar la cabeza
– Tranquila… ella está ahí – digo al tocar mi nuca y mirar una de mis uñas
– Si… - dice sin mirarme
– ok… - digo al tocar
– Pase – giro la perilla y la hallo revisando algunos papeles
– Te han dicho que te ves hermosa con gafas – digo al cerrar la puerta con llave
– Mmm… no, eres la primera – dice al quitárselas y sonreír
– Llamé a Daniel, dice que hoy tenemos una cena con el señor Kárp – digo al acercarme y sentarme en sus piernas
– Que bien, aunque sea podremos “fingir” – dice al colocar sus manos en mi cintura y besarme la nuca
- ¿sabes? Hubo algo que no terminamos – digo al mirarla
– ¿ah no? ¿Qué no terminamos? - dice al hacerse la desentendida
– Aquel día en mi oficina… no terminamos algo – digo al levantarme
– no recuerdo… haber refréscame la memoria – dice al sonreír con picardía y levantarse
– Ok – digo al tirar todo del escritorio y tomarla por la cintura hasta sentarla en el – haré que recuerdes – digo al besarla con ansiedad y separar sus piernas – Ya recuerdas… - digo al besar su cuello, mientras una de mis manos se desliza dentro de su falda y acaricia su entrepiernas
– No… - dice al temblar
– Ok… - digo al masajear uno de sus senos para luego sacar de forma brusca su saco – aun no recuerdas… - digo al besar su cuello, mientras desabotono su blusa y me saco la playera
– no… - dice al acariciar mi nuca y besarme tan lentamente que al separarse de mis labios tiene que chasquear sus dedos para que salga de aquel trance… de aquel trance de cual ella es culpable – te amo – digo al tomar su rostro y besarla, la voy a recostando lentamente, mientras ella desabotona mi pantalón e intenta bajarlo
– señora Anahí acaba de llegar el señor Marcos y la señorita Victoria llamó hace unos minutos para avisar que acaba de llegar de Italia – dice María por el intercomunicador
– Ah… esta… está bien – dice al acariciar mi firme abdomen – dile… dile que me espere un momento – dice al mirarme – el trabajo llama… en otra ocasión será – dice al besar mis labios y abotonar su blusa
– Algún día te haré el amor en esta oficina – digo al abrochar mi pantalón
– Lo sé… - dice al peinarme un poco
– Ya lo verás – digo al tomar mi playera y colocármela – nos vemos en la casa – digo al darle un piquito y caminar hasta la puerta
– te amo y gracias por el libro – dice al colocarse el saco
– lo sé… de nada – digo al abrir la puerta y caminar hasta mi oficina – Karla tráeme el archivo del señor Kárp – digo al entrar al abrir la puerta
– Señora – dice al entrar
– Dime – digo al sentarme
– Puedo – dice al mostrarme su pañuelo
– Si… - digo al fruncir el ceño, ella se acerca y limpia un poco mi boca
- ¿qué tenía? – Digo al levantar una ceja
– un poco de labial corrido – dice al bajar la mirada
– ah ya… - digo nerviosa al bajar la mirada
– Aquí está el archivo que me pidió – dice al dejarlo sobre mi escritorio e irse.
Abro la carpeta y llamo a Gester (un viejo amigo y dueño de una floristería)
– Aló Gester
– si ¿Dulce?
– sí, la que viste y calza, quiero que me traigas a la empresa un ramo de margaritas
– jaja… otra conquista
– no, es para mi esposa
– que bien, por fin alguien pudo conquistar a la gran Dulce María Espinoza
– si…
- que quieres que diga la tarjeta y adonde la mando
– "te amo Angelita....Dulce" y la traes a la oficina de papá, piso 12, que pregunten por mí y las pago, después que se las lleven a su oficina
– no te preocupes, las flores corren por mi cuenta, esa chica debe ser muy especial para que te tomes el detalle de enviarle flores, dime como se llama
– Anahí Puente
– ok, bueno en una hora a la señorita Anahí le llegaran sus flores
– muchas gracias amigo
– tranquila, por ahí quisiera verte
– me llamas y salimos
– me parece bien, bueno que tengas un buen día
– lo mismo digo eh
– bye
– Bye – digo al colgar.
Espero que te gusten las flores – digo al sonreír y comenzar a revisar los documentos. Lo que resta de la mañana y de la tarde no me encuentro con Anahí, ya que esta salió a almorzar con el señor Marcos y otros socios, al terminar de firmar los documentos que cierran el trato con el señor Kárp, llamo a Karla
– Dígame – dice al entrar
– Quisiera saber cómo se llama el hospital donde está internado el padre de mi esposa – digo al colocarme la chamarra
– espere un momento y se lo averiguo - dice antes de salir
- ¿Qué habrá causado que quedara en coma? – digo al rascar mi cabeza
– está en el hospital Nijinski, está muy cerca de aquí – dice Karla por el intercomunicador
– gracias, ya me voy, si quieres puedes irte – digo al abrir la puerta – hasta mañana – digo al caminar
– Mañana es sábado señora, usted no viene los sábados – dice en tono bajo
–Tienes razón, nos vemos el lunes – digo antes de presionar el botón del ascensor
– María, mi esposa ya se fue – digo al ver el reloj (6:38PM)
– Sí, salió un poco más temprano, iría a comprar un vestido – dice al recoger sus cosas
– Ah ok – digo al entrar al ascensor
– Amo a Anahí y creo que debo apoyarla… por qué nunca hablará de su madre – digo al rascar mi cabeza y salir.
Me despido del seguridad y tomo un taxi – lléveme al hospital Nijinski – digo al oler mi playera y notar que el aroma de Anahí se adhirió a mí – te amo Angelita – digo al recordar la noche anterior, nunca había temblado al estar con alguien, pero esa mujer me hizo temblar y sentirme como una primeriza
– Hemos llegado – dice el conductor al detenerse
– ah… gracias – digo al pagarle y bajarme. Entro al hospital y me acerco a la recepción donde me atiende una linda rubia de ojos verdes
– Buenas tardes, en que puedo ayudarla – dice de forma coqueta
– Eh… quisiera ver al señor Puente– digo al mirar a otra dirección
– Es su pariente – dice al buscar el nombre en su computador
– Sí, es mi suegro – digo al rascar mi cabeza
– Bueno aquí tengo que la única que tiene autorización de verlo es la señorita Anahí Puente, su hija – dice al mirarme

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Todo acerca de... mi madrastra

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 10:25 pm

– Lo sé, es mi esposa – al decir esto, ella dilata sus pupilas y se sonroja un poco – solo quiero verlo, ella siempre viene… usted entiende – digo al tocar mi nuca
– Está bien, yo misma la llevaré – dice al hacerme una seña que la siga.
Tomamos el ascensor y nos detenemos en el piso 5, sala 3
– aquí es, no se demore mucho, no quiero tener problemas con el doctor – dice al darse la vuelta
– Espere… - digo al detenerla - ¿cómo quedo en coma? – digo al sujetar su brazo, cosa que la hace temblar
– pues… lo que… lo que sucede… es que… es que él señor… su suegro fue… fue arrollado… el golpe fue tan fuerte… que quedo en coma… nunca encontraron… al culpable – dice al soltarse
– gracias… - digo al entrar en la habitación y ver al rubio hombre cubierto por varios aparatos - ¿quién podría a arroyar a un hombre y darse a la fuga? – digo al hacer una mueca y sentarme – siempre escuche en la tv que las personas en estado de coma, pueden escuchar y si usted lo está haciendo… quisiera decirle que amo a su hija como jamás he amado a alguien, ella logra en mi cosas que (risa) que nadie puede lograr, ambas somos muy orgullosas, pero el amor fue más fuerte, ella me entregó anoche algo muy sagrado y que demuestra que de verdad me ama… ahora creo que de verdad ella no se casó con papá por dinero – digo al suspirar – no le niego que tengo aun cierta espinita dentro de mi… ella sabe que la amo, yo la adoro, pero no sé qué haría si me llegase a enterar que de verdad es una oportunista… creo que mi mundo caería ante mis pies – digo al soltar un bufido – pero sé que ella jamás haría algo así… no después de lo de anoche – digo al levantarme – aún hay dudas dentro de mí, pero el amor que siento por ella aplaca todas esas cosas… ahora solo quisiera saber ¿por qué ella no habla mucho de su madre? Es raro, mi mamá me mencionó que estaba internada en un hospital psiquiátrico, pero nunca escuche a Anahí decir que iría a visitarla – digo al tomar la mano del hombre – su hija es lo más importante en mi vida, quiero que ahora que ambas sabemos que nos amamos, compartamos todo, hasta nuestros problemas… no sé por qué ella se queda callada… (Suspiro) ahora me tiene a mí, quiero apoyarla en todo – digo al soltar su mano – bueno ya se me está haciendo tarde, en otra oportunidad vendré a verlo, ojalá despierte pronto, ella sería feliz si usted despertara – digo al suspirar y darme la vuelta.
Al salir del lugar tomo otro taxi y le pido que me lleve a la mansión, mañana hablaré con Anahí, quiero saber por qué no visita a su madre, se me hace muy extraño que nunca la mencione, de seguro debe ser doloroso para ella decir que su madre perdió la razón. Al llegar subo a mi habitación de prisa, ya son las 7:30PM y la cena es a la 8:00PM me doy una rápida ducha y me coloco un vestido azul marino de tirantes, que me llega más abajo de las rodillas, me coloco unas sandalias de tacón del mismo color y me siento frente al tocador para peinarme y maquillarme.
Al terminar me doy una última miradita en el espejo y sonrío por lo que veo, bajo las escaleras
– Mi niña se ve hermosa – dice nanny al sonreír
– gracias… - digo al sonrojarme un poco
– Pensé que nunca llegarías – dice Anahí al salir de la cocina, luce hermosa, trae puesto un vestido negro que deja sus hombros al descubierto y su largo le llega a media rodilla (el vestido logra resaltar su figura, debido a lo ajustado que esta) su cabello al descubierto
– no tengo humor… vámonos que no quiero llegar tarde – digo al darme la vuelta
– si lo hacemos es por tu culpa – dice al caminar
– No me fastidies y camina rápido – digo antes de subirme a la camioneta
– luces hermosa y gracias por las flores – dice al darme un beso y tomar mi mano
– tú no te quedas atrás… sé que son tus favoritas – digo en voz baja antes que Alan entre
– Vamos al restaurante Pullini – digo al mirar por la ventana.
A pesar que no le puedo decir lo mucho que la amo, sé que ella lo sabe, me gusta cuando presiente que quiero decírselo o besarla, pero el momento no es adecuado y toma mi mano como diciéndome “lo sé” ¡ay Annie, te amo tanto! Al llegar al restaurante soltamos nuestras manos y veo a lo lejos a Daniel llegar
– Buenas noches – digo al abrazarlo
– luces preciosa y tú también Anahí – dice al besar mi mejilla y la de mi rubia
– Entremos – dice al sonreír. Al entrar decimos nuestros nombres y el mozo nos lleva a nuestra mesa, donde ya no espera el señor Kárp
– Buenas noches – decimos los tres
– Buenas noches – dice al levantarse y estrechar la mano de Daniel para luego besar las mejillas de nosotras.
Tomamos asiento y nos dan las cartas que están en italiano
- ¿quieres que ordene por ti? – le pregunto a Anahí en tono bajo
– No… no te preocupes, tome un curso de italiano hace dos años – dice al sonreír –
-ahhh ok – digo al pedir una copa de vino tinto
– Pensé que se había ido a Hong Kong – digo al beber un poco de agua
– Tenía que ir a cerrar un trato muy importante, pero mi hija se me adelanto, por cierto mi hijo menor cenará con nosotros, pero otra vez se le hizo tarde – dice la negar con la cabeza
– Entiendo… - digo al tomar por debajo de la mesa la mano de Anahí que al hacerlo me sonríe con ternura y yo hago lo mismo
– Buenas noches, disculpen la tardanza… - dice un apuesto joven castaño de ojos azules al sentarse
– No te preocupes, acabamos de llegar – dice Daniel al degustar su vino
– Es que tenía más de dos años de no visitar Ohio – dice al mirarme fijamente
– Roger te presento a la hija del difunto Espinoza, Dulce Espinoza, y su esposa Anahí y él es Daniel otro socio de la empresa
– Mucho gusto – dice al estrechar la mano de Daniel y besar mi mano
– es un gusto poder conocerte finalmente, el imperio Espinoza es reconocido internacionalmente, conocí a tu padre, él y papá me enseñaron todo lo que sé hoy día, sin embargo nunca tuve el privilegio de poder conocerte hasta ahora - dice al sonreír
– Eh… bueno dicen que el mundo es un pañuelo – digo al mirar a Anahí que aprieta fuerte mi mano
– Es un gusto conocerla – dice al besar la mano de Anahí y volver a mirarme.
Gracias a Dios el mozo llego con la cena, creo que Anahí esta algo celosa, pero eso está bien, así ella sentirá en carne propia lo que siento cuando el idiota de Fernandito la mira y le habla con ternura. A pesar que ignoro a Roger, este no ha dejado de mirarme ni un segundo, no niego que es un hombre bastante apuesto y hasta podría decir que su sonrisa es linda, pero no me gustan los hombres, he salido anteriormente con uno que otro para probar algo diferente, pero por más lindos, tiernos, apuestos, que sean simplemente no me gustan, no como pareja.
Al terminar de comer, le pido a Anahí que me acompañe al tocador – permiso – decimos ambas al levantarnos
– veo que Roger quedó prendado contigo – dice con cierto tono de molestia
– jajajaja ¿estas celosa? – digo al caminar hacia la parte de atrás del restaurante
– No… no ibas al baño – dice al fruncir el ceño
– no, cuando era pequeña papá me traía a este restaurante y antes de irnos caminábamos hasta aquí, en esta terraza veíamos por algunos minutos las estrellas, aquí le confesaba “cuando no estaba hablando por teléfono” mis sueños, le decía que algún día quería ser una gran empresaria como él – digo al tomar su mano y ver como la luna sale de la penumbra, dándole a la noche un toque romántico y encantador
– Y ahora cuáles son tus sueños – dice al abrazarme y acariciar mis mejillas
– tengo todo lo que quiero, soy una importante empresaria, tengo salud, buenos amigos y tengo al frente de mi lo que más amo en este mundo – digo al colocar mis manos en su cintura y soltar un suspiro – solo desearía estar así siempre, no tener dudas, que nunca exista un pero… quisiera tenerte siempre cerca de mí, poder ver cada día tus ojos al levantarme y acostarme – digo al colocar mi cabeza en su hombro – “pero” lastimosamente dicen que la felicidad no es para siempre – digo al besar su cuello
– No digas eso… por más que peleemos, por más dudas que hayan, yo sé que te amo más que a mi vida y sé que tú también me amas, por más grande que sea el orgullo sé que esto que sentimos derrumbará todo… - dice al mecerme entre sus brazos y besar mis labios con ternura
– Te amo Angelita – susurro al cerrar los ojos y dejarme embriagar por su aroma
– Yo también te amo lobita – dice al besar mi frente – nos deben estar esperando – dice al acariciar mi espalda
– no importa… no cambiaría este momento por nada en el mundo –digo al tomar su rostro y besarla apasionadamente
– yo tampoco – dice al besar mi frente, mejillas, nariz y por último mis labios
– Vamos – digo al sonreír y tomar su mano.
Al volver a la mesa hablamos de negocios un par de minutos, hasta que Daniel avisa que debe irse, ya que mañana irá a Colombia a visitar a Damián y a su esposa
– fue un placer conocerte Dulce – dice Roger al besar mi mano
– lo mismo digo… espero volver a verlo señor Jason – digo al estrechar su mano
– Así será – dice al besar la mejilla de Annie
- ¿por qué no me dijiste que irías a Colombia? – Digo al mirar a Daniel
– se me había olvidado, solo estaré una semana, Damián quiere lo vayas a visitar – dice al sacar de su bolsillo las llaves del auto
– Nunca he ido a Colombia, sería bueno ir un par de días, pero ahora mismo no, tenemos mucho trabajo – digo al tocar mi nuca
– Eso lo sé, pero también te mereces unas vacaciones, esta será la quinta vez que iré a Cartagena – dice al sonreír
– te lo mereces… dile a Damián que antes que termine el año, prometo ir, aunque sea unos días – digo al ver a Alan llegar
– Está bien, cuando llegue te llamo – dice al abrir la puerta de su auto
– Está bien, me saludas a mi tía – digo al besar su mejilla
– ok, te cuidas – dice al besar mi frente
– tú también – digo al caminar.
Al subirme a la camioneta noto a Annie algo cansada – ven – digo en tono bajo para que Alan no me escuche, ella se acerca y se a recuesta a mi hombro a dormir un rato, al verla así tan tierna e inocente, le doy gracias a Dios por darme el privilegio de poder haber conocido el amor, de poder haber encontrado alguien como ella, cierro los ojos y sin querer también me quedo dormida.
-Señora hemos llegado – escucho decir a Alan tímidamente al detener el auto
– Está bien – digo al frotar mis ojos
– Despierta… - digo al mover a mi rubia
- ¿ah? – dice al abrir los ojos
– Llegamos… - digo antes de salir del auto y subir a mi habitación, donde me saco el vestido y me coloco una camiseta rosa de tirantes dejando abajo mis bragas
– Ya vas a dormir – dice Anahí al entrar
– sí, estoy algo exhausta y tú también lo estas – digo al bostezar
- ¿puedo dormir contigo? – dice al cerrar la puerta
– Claro que si… pero dormirás así – digo al señalar su vestido
– no… ¿me ayudas a quitármelo? – dice al voltearse para que baje la cremallera del mismo
– Ok – digo al hacerlo lentamente y encontrarme con su cabellera dorada y quitarla lentamente para ver aquella espalda nívea
Ella se quita el vestido y toma de una de mis gavetas una playera blanca, la cual a mí me queda algo holgada, pero debido a sus atributos, a ella le queda ajustada y sexy. Me acuesto en la cama y doy un leve bostezo
– Que tengas dulces sueños – dice al acostarse en mi pecho y besar brevemente mis labios
– tú también Annie – digo al abrazarla y dormirme así, junto a ella, no importa si hacemos el amor o no, lo único que cuenta es poder tenerla así, junto a mí, saber que ella me ama y que pase lo que pase siempre será así… bueno eso creo…
Al día siguiente…
Me levanto un poco tarde y al abrir mis ojos me quedo estupefacta
– Yo… yo puedo explicarte…- digo nerviosa al ver a mamá –
-.estás bien? – dice al fruncir el ceño, veo a mi alrededor, mas no encuentro a Annie
– Si… tuve una pesadilla – digo al rascar mi cabeza
– eso pensé, llegué hace media hora… estoy orgullosa de ti, pensé que al volver iba a encontrar a Anahí muerta o violada – dice lo último en tono jocoso
– Cómo crees… no la soporto, pero tampoco le deseo la muerte, además lo único que quiero es que se acabe el año – digo al levantarme

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Todo acerca de... mi madrastra

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 10:26 pm

- eso lo sé - dice al hacer una mueca
– y como te fue – digo al caminar hasta el baño
– muy bien, convencí a Monique, por cierto te manda saludos
- ¿cómo esta Ceci? (amiga de Monique) – digo al humedecer mi rostro
– Dulce, no seas descarada – dice mi madre molesta
- ¿por qué? – digo al cepillarme los dientes
– Engañaste a Monique con Ceci, no sé cómo hoy día aún se hablan, mejor dicho no sé por qué aun preguntan por ti – dice al negar con la cabeza
– yo no engañé a nadie, nunca tuve nada serio con Monique (como decía una vieja amiga, solo era un quita frío) y con Ceci mucho menos… nos veíamos de vez en vez, el trabajo de las dos no les permite tener una relación seria, así que solo se conforman con una noche…yo no quería nada serio, ellas tampoco, así que nos las pasábamos bien – digo al sacarme la ropa
- ¿cuándo sentarás cabeza? ¿Cuándo te enamorarás? – dice al levantarse
– puede que algún día te de la sorpresa… digo al mirarla
– Ojalá… iré a visitar a Karina (amiga) – dice al salir.
Abro las llaves y me doy una ducha rápida, le diré a Annie que salgamos a comer, quiero pasar todo el día junto a ella…
Al salir me coloco mi ropa (jeans, un top rosa, mis Tacones y una chamarra blanca) al terminar de arreglarme (peinarme y maquillarme) bajo las escaleras y llamo a nanny antes que se vaya
- ¿A dónde vas? – digo al levantar una ceja
– Al jardín, su madre salió a almorzar con una de sus amigas – dice al darse la vuelta
– Está bien – no me atreví a preguntarle por Annie, sería muy sospechoso, supongo que debe estar en su habitación leyendo el libro que le regalé.
Decido ir al estudio a tocar el piano, tengo tiempo que no lo hago, al intentar abrir la puerta escucho voces, abro un poco la puerta y veo a Annie hablar con una chica castaña
– Annie no lo puedo creer, te casaste con su hija… - dice la joven algo incrédula
– sí, él quería que nos casáramos – dice ella con la mirada baja
– ese tipo es un Oops!, primero se acuesta con tu madre y la vuelve loca, arroya “sin querer” a tu padre y te casa con su hija… ese hombre estaba demente – dice la chica enojada – no sé cómo se atrevió a decir que te amaba, ese hombre no amaba ni a su madre ¿ves? Mejor que te casaste con él… él muy ingenuo pensó que lo amabas jajajaja… pensó que no sabías nada de lo que había hecho… ahora eres dueña de todo, el muy **** ya pago lo que hizo, debe estar pudriéndose en el infierno… si la tal Dulce es lesbiana, enamórala también y así te quedas con todo – dice al sonreír.
Al escuchar eso siento como algo dentro de mí se rompe, mi pecho se aprieta y de mis ojos dolorosas lagrimas comienzan a brotar sin cesar – ella… ella me engaño… se casó con papá por venganza… me enamoró y me entregó su virginidad para que me confiara – digo al cerrar los ojos y no poder retener las lágrimas – todo fue mentira… ella solo quiere el dinero… como pude creerle… yo lo sabía… sabía la verdad y me negué aceptarla – digo al caer al piso y romper en llanto – yo le entregué mi corazón… siempre lo supe… - digo al limpiar mis ojos – todas esas palabras… todo fue actuado… como pudo… como pudo hacerme esto – digo al levantarme y abrir la puerta – así que te casaste con mi padre por venganza – digo al mirarla fijamente, tanto ella como su amiga me miran pasmadas – siempre lo supe… sé lo dije a todos y nadie quiso creerme… ¡ERES UNA ZO***!!! QUIERES DINERO… TEN TU COCHINO DINERO – digo al sacar de mi cartera algunos billetes y tirárselos en la cara.
– Dul… Dulce déjame explicarte… mi amor yo te amo – al escuchar esas palabras, la miro fijamente, levanto mi mano hasta abofetearla...
¿Será que Toda esta Farsa por fin ha acabado? ¿Si es a si realmente me ha roto el corazón...

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Todo acerca de... mi madrastra

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 4. 1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.