Un amor inevitable

Página 1 de 6. 1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:08 pm


Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:09 pm

Un Amor Inevitable
http://www.youtube.com/watch?v=NbKUmGBoK28
Personajes:
Anahí: Castaña de 25 años, mejor amiga de Christopher, simpática y divertida. Se enamorará por completo de la novia de su amigo y con ello vendrán los problemas.
Dulce: Pelirroja de 22 años, novia de Christopher, por el cual siente un gran cariño, cariño que ella pensaba ser amor pero poco a poco se dará cuenta de que realmente por quien siente amor no es por él…
Christopher: Chico cariñoso de 20 años, mujeriego, le cuesta enamorarse y por fin lo ha hecho. Después de 1 mes con Dulce decide presentársela a sus amigos, que desde hacía mucho querían conocerla; lo que nunca imaginó fue que su mejor amiga, Anahí, fuera a enamorarse de ella.
Maite: Amiga y compañera de piso de Anahí con 3 años más que ella (28). Es la más seria y coherente de todos.
Christian: “El gracioso” (27 años), siempre te saca una sonrisa aunque serio en los momentos necesarios.
Alfonso, más conocido como Poncho: Es el más grande (28 años) de los chicos y el más serio, aunque cuando hay una fiesta es el primero en celebrar

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:09 pm

Capítulo 1
- Bueno, ¿qué?
- ¿Qué de que? – Dijo Christopher frunciendo el seño sin entender lo que Anahí quería decir –
- ¿Cuándo nos la vas a presentar? ¡Llevas un mes con ella y aún no sabemos ni como se llama!
- Annie tiene razón, ya es hora de que nos la presentes, ¿no crees? – Dijo Maite apoyando a su amiga-
Christopher había ido de visita a casa de Anahí y Maite ya que estaba prácticamente al lado de la suya. Y volvían a la discusión de casi todos los días:
- ¿Por qué tanto interés?
- Pues porque todas tus novias no han durado más de 4 días, y con ella llevas ¡UN MES! –Anahí puso todo su interés en recalcar esas dos palabras- Dinos al menos su nombre…
- Dulce, se llama Dulce… -Dijo Christopher-
- Bonito nombre, pero ¿entonces? ¿Cuándo nos la presentas?
- Bff… - Christopher resopló nada satisfecho – No voy a conseguir que me dejéis en paz hasta que no os la presente, ¿verdad?
Ambas asintieron con una sonrisa de victoria, sabiendo que ya lo habían convencido.
- Esta bien… - Aún no muy seguro de lo que iba a decir – Esta noche… -Anahí y Maite escuchaban atentas a Christopher, esperando a que acabara la frase- …la traeré para que la conozcáis… ¿Vale?
- ¡¿Está noche!? – Maite se levantó rápidamente del sofá- Esta bien, preparé una riquísima cena, con su vinito y… ¡Ah! Hay que avisar a los demás… Uff… cuantas cosas… -Agobiada, moviéndose por todo el salón del apartamento –
- ¡No importa! ¿Para que estoy yo? – Dijo Anahí con una sonrisa de oreja a oreja-
- ¿Tú? – Dijo Maite mirando seriamente a Anahí - ¡Si ni si quiera sabes cocinar!
Si las miradas matasen Maite ya estaría muerta y enterrada por Anahí – Pero si sé telefonear y varias cosas más, yo te ayudaré…
- Bueno… ¿seguras que queréis que la traiga esta noche? La puedo traer otro día, no importa…
- ¡No! –Dijeron ambas a la par-
- Si lo dejamos para otro día seguro que ese día no llega nunca – Contestó Anahí seriamente- Además, me muero por conocerla, tengo mucha curiosidad por saber quien y cómo es…
- Esta bien entonces… esta noche vendré con ella, sobre las… ¿nueve?
Maite miró su reloj y rápidamente contestó- Mmm… no, mejor a las diez, necesito tenerlo todo en perfectas condiciones…
- Vale, pues… ¿hasta las diez entonces?
- Si –Dijeron ambas a la par con una sonrisa- Ponte guapo… -Añadió Anahí burlona-
- Lo haré, no quiero desentonar con ella -Contestó mientras le picaba un ojo a su amiga-
Christopher se fue del apartamento y Maite comenzó con su tarea de cocina. Anahí la miraba sin hacer nada, cosa que realmente le incomodaba.
- ¡Maite carai! Yo también quiero ayudarte…
- Tienes razón… no puedes pasarte la tarde ahí sentada… - En la cocina, sin mirar a Anahí –
- Ya, lo que tu digas… - Obviando el comentario de Maite – Bueno ¿qué? ¿Qué hago?
- Pues mira… para empezar puedes llamar a los demás, no pretenderás que cenemos solas… ¿no?
Diez minutos más tarde Anahí ya había llamado a Christian y Poncho y nuevamente estaba sin hacer nada.
- Mai….
- ¡¿Qué!? – Haciendo cosas desde la cocina –
- ¡Que me aburro! ¡Dime que puedo hacer!
- ¡Nada! No sabes cocinar y por el momento no hay nada más que hacer, así que búscate algo interesante y… ¡déjame hacer mi trabajo en paz!
- Muy bien, te dejo hacer tu trabajo bien – Mirándola mal – Me voy de compras…
- Pues si mira, buena idea… - Dejó todo lo que estaba haciendo en la cocina y salió al salón – ¿Qué vas a comprar?
- Ropa, obviamente – Sonriendo - ¿Por qué?
- Pues porque aún estoy esperando mi regalo de cumpleaños… - Mirándola mal – Así que ya sabes… tienes trabajo –Sonriendo victoriosa y volviendo a la cocina –
- Está bien… te traeré un regalito… - ¬¬ - ¿Algo más, chef?
- No, por ahora no… ¿llevas tu móvil?
- Si, claro, ¿Por qué?
- Por si necesito algo más… -Volteándose y guiñándole el ojo con una sonrisa burlona–
- Vale, si necesitas algo me llamas… yo me voy ya… - Se fue hasta la puerta-
- ¡Annie! -gritando desde la cocina-
- ¿¡Qué!? –gritando desde la puerta-
- ¡No vuelvas tarde, que necesito tu ayuda para recoger la casa!
- Vale, mamá… - En tono burlón-
- ¡Y no me llames vieja!
Anahí salió del apartamento sin poder evitar reírse. Estuvo fuera prácticamente toda la tarde, ya que en casa no hacía nada. Regresó a las 8, cuando apenas faltaban 2 horas para la cena. Cuando entró:
- ¡Te dije que no volvieras tarde!
- ¡No volví tarde! Aún faltan 2 horas para la cena…
- Está bien… -sin ganas de discutir- ¿Me trajiste algún regalito?
- Si, ya te dije que lo iba a traer… te traje uno para ti y otro para mi… -Con una sonrisa-
- A ver, sorpréndeme… -Mirando atentamente pero impaciente-
Anahí sacó dos hermosos vestidos- Para esta noche… ¿Te gustan? –Sonriendo-
- Me encanta… -Mirándolos con una sonrisa de oreja a oreja-
- ¿Pues sabes qué? Te dejo elegir el color que quieras… -Uno era azul celeste y el otro lila no muy oscuro-
- Pues… - Maite miraba seriamente los vestidos como si de esa elección le dependiera su vida- Me quedo con el… lila… -Agarrando ese vestido-
- Bien… -Sonriendo- Sabía que elegirías ese…
- ¿Qué? –Sin entender-
- Pues que te compré a ti uno lila porque yo quería el azul para mi y sabia perfectamente que tu elegirías el lila… -Sonriendo con el vestido azul entres sus manos-
- Definitivamente me sorprendes… eres astuta… -Ambas se rieron-
- ¿Qué tal la cena? – Mirando a la cocina -
- Preparada, solo falta recoger la casa y poner la mesa...
- ¡Y vestirnos! No te olvides de ese detalle –Riéndose-
- Tienes razón –Riéndose también – Pues venga, vamos a empezar…
Y así fue… recogieron la casa y pusieron la mesa, después se vistieron, peinaron y maquillaron. Faltaban 15 minutos para la cena y sonó el timbre. Atrás de la puerta aparecieron Christian y Poncho.
No muy lejos del apartamento, Christopher ya había pasado a buscar a Dulce a su casa, iban en el auto:
- Oye mi amor… ¿Crees que les caeré bien?
- Claro que si… -Sonriendo aunque sin quitar la vista de la carretera- Pero prepárate para el interrogatorio de Annie y Mai.
- ¿Interrogatorio? –Frunciendo el seño, sin entender lo que quería decir con esa misteriosa palabra-
- Si, probablemente te harán miles de preguntas sobre nosotros, sobre ti o… sobre tus exnovios, de ellas puedes esperar lo que sea – soltando una pequeña carcajada-
- Estaré preparada para cuando llegue ese momento, gracias por avisarme –Riéndose-
En la casa ya estaban todos esperando la llegada de Christopher con su esperada acompañante. Pasadas las 10 en punto, como habían quedado, sonó el timbre y todos se miraron…
- ¡Yo! ¡Voy yo! – Dijo Anahí levantándose lo más rápido posible del sofá para ir a abrir
Sin pensarlo dos veces y sin que nadie se lo impidiera Anahí fue a abrir la puerta, pero antes se acomodó el pelo delante de un espejo que había camino a la puerta. Abrió y se encontró cara a cara con unos intensos ojos cafés, definitivamente esos ojos no eran los de Christopher. Después de largos segundos mirándolos, se dispuso a subir la vista a la cara para así reconocer a una chica de 20 y pocos años, pelirroja, con los ojos más bonitos que había visto en su vida, ligeramente bronceada y hermosa, sorprendentemente hermosa. Anahí salió de su transe cuando escuchó un “ejem” por parte de su amigo Christopher.
- Annie, está es Dulce… -Sonriendo

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:09 pm

Capítulo 2
- Encantada… -Dijo Dulce con una sonrisa - Christopher habla mucho de ti…
Anahí, que por fin había conseguido dejar de hipnotizarse con los ojos de Dulce le contestó:
- ¿Si? Bueno pues… espero que lo que diga sea bueno -Sonriendo-
- Claro que si, no hay un día que no te nombre…
-Ah, ¿si? –Mirando sorprendida a Christopher- Bueno pues… pasad y ahora me cuentas que tanto dice de mí… - Sonriendo y haciéndose a un lado para que ambos pasaran -
Christopher y Dulce entraron en la casa, pasando así a presentarse con los demás. Detrás de ellos se quedó Anahí quien, intentando que no se notara mucho, analizaba a Dulce de arriba a bajo… Se acababa de dar cuenta de que no solo era hermosa por su cara, que era lo poco que había conseguido observar minutos antes, si no que también tenía un cuerpo especialmente perfecto, como si quien la creara hubiera puesto todo su esmero en ella. La minifalda que llevaba (Dulce) marcaba especialmente su trasero, de una forma muy sensual, también dejaba ver la mayor parte de sus muslos y sus largas piernas ligeramente bronceadas.
- ¿Annie? – Maite se acercó disimuladamente a su amiga mientras los demás seguían saludando a Dulce - ¿Estás bien?
- ¿Qué? Si si, claro… estoy perfectamente… -Mirando a Dulce- Oye Mai, ¿te puedo hacer una pregunta?
- Si, pero en la cocina – jalándola de la mano y metiéndola en la cocina- Así de paso me ayudas a sacar la comida
- Vale… ¿De qué color son los ojos de Dulce?
Maite dejó todo lo que hacía- ¿Qué? – Sin entender esa pregunta - ¿Que de qué color son los ojos de Dulce? –Asimilando la pregunta que su amiga le había hecho. Anahí asintió- ¡Y yo que sé! ¡No me fijé en sus ojos! ¿A que viene esa pregunta?
- Pues no sé… cuando la miré a los ojos no supe identificar de qué color eran…
- ¿Y desde cuando tú te preocupas por el color de ojos de las novias de Christopher? –Mirándola seriamente-
- No me preocupo, solamente me interesa saber cuál es el color, nada más… -Intentando justificarse de alguna manera-
- No sabía que eso fuera tan interesante… Pero bueno, da igual… mejor ayúdame a sacar las cosas – Cargando a Annie de platos –
Ambas sacaron la comida, todos ya estaban sentados y en medio de una conversación. Anahí se sentó en frente de Dulce, ya que era el único sitio libre pues Maite se había sentado al lado de Christopher. Una vez sentadas intentaron meterse en la conversación.
- Oye Dulce y ¿cómo conseguiste atrapar a Christopher por más de un mes? – Soltó Christian en tono burlón – Lo máximo que duró la anterior fue una semana – Christopher lo miró realmente mal -
- ¿En serio? – Dulce miró a Christopher sorprendida – No sabía que tenias fama de mujeriego cariño – Soltando una pequeña carcajada –
- Bueno… - Balbuceaba Christopher sin saber que decir –
- Christian has conjugado muy bien el verbo tener… - Todos miraron a Anahí - Christopher TENÍA – Recalcando esa palabra- fama de mujeriego, pero me parece que ahora que te encontró a ti eso de ir de flor en flor se le ha acabado… - Mirando a Dulce con una sonrisa –
Christopher le sonrió en señal de agradecimiento – Eso espero… -Dijo Dulce riendo –
- ¿Y cuantos años tienes? – Preguntaba curioso Christian-
- ¿Cuántos me echas? –Respondió la pelirroja con otra pregunta-
- Pues… no sé, unos… ¿24? –Preguntó indeciso Christian-
- ¿Tan mayor me ves? –Riendo- 22, tengo 22 años…
- ¡¿Sólo?! Aparentas más… -Christian sorprendido-
- Si, suelen decírmelo… -Riendo-
- Oye Dulce, tu cara me suena de algo… -Dijo Poncho sorprendiendo a todos- Tu trabajas en una tiendita de CD’S que está cerca de aquí, ¿verdad?
- Si, trabajaba ahí hasta hace como dos meses…
- ¿Trabajabas? –Soltó la incómoda pregunta Maite –
Dulce miró a Christopher por un momento, estaba claro que esa pregunta le incomodaba bastante.
- Mai, creo que esa pregunta no tiene por qué contestarla… - Anahí salió en defensa de Dulce, mirando mal a Maite-
- Si, trabajaba ahí hasta hace unos meses pero después me despidieron… - Explicó Dulce – Sin motivo, solamente el dinero no les llegaba para mantener a tantos empleados…
- Perdona si te molestó la pregunta… de verdad, no quise incomodarte… - Dijo Maite realmente apenada –
- No importa, tranquila, pregunta lo que quieras – Sonriendo de medio lado, arrepintiendo de eso último que había dicho –
- Y… ¿Dónde vives? –Se atrevió a preguntar Anahí – Christopher me dijo que no vivías muy lejos de aquí
- Así es, vivo a dos manzanas de aquí… pero como me despidieron no me llega para pagar el alquiler así que me voy a tener que mudar a uno más barato…
- Yo le ofrecí que se viniera a mi casa, pero se niega rotundamente… -Comentó Christopher-
- ¡Puedes venirte a vivir con nosotras! –Soltó Maite de improvisto- Hay un cuarto vacío, y así nos saldrá más barato el alquiler… siempre es mejor pagarlo entre tres que a la mitad, ¿no? –Sonriendo-
Anahí casi mata a Maite, ¿cómo la iba a invitar a vivir ahí? ¿! Con ella!?
- No, de verdad que no quiero causar molestias…
- No causas molestias, al contrario, nos vas ayudar económicamente ya que pagaremos menos – Riendo –
- Mi amor piénsatelo, sabes perfectamente que no te puedes permitir tu apartamento… si lo vendes y vienes a vivir aquí te vendrá muy bien…
Dulce sentía que estaba entre la espada y la pared- Bueno… lo pensaré..
- Vale –Sonreía Maite – Por cierto… ¿sabes cocinar? –Anahí miró mal a Maite, sabía lo que iba a decir -
- Pues… no soy una chef pero si, sé… -Desconcertada sin saber por qué hacia esa pregunta –
- Bien –Sonreía Maite – Hacia tiempo que necesitaba a alguien que me ayude en la cocina…
- Yo te ayudo – Dijo Anahí seria – Pero no a cocinar –Riendo-
- Pues por eso –Seriamente Maite –
Continuaron hablando de varios temas distintos, Dulce y Christopher se besaban a veces y eso provocaba una sensación extraña en Anahí… Harta de ver los besos se levantó:
- Voy al baño, creo que voy a vomitar… -Todos la miraron sorprendidos-
Sin más Anahí se fue al baño y detrás de ella fue Maite.
- ¿Qué te pasa? –Ya dentro del baño –
- Me da náuseas ver a esos dos todo el día besándose, ¡derraman miel!
- ¿Por qué? Hacen una muy bonita pareja… -Con una sonrisa-
- ¿Bonita pareja? –Con cara repulsiva – Me parece que esa pareja no va a llegar muy lejos, es mi amigo y lo quiero mucho pero Christopher no es hombre de una sola mujer…
- ¿Por qué piensas eso? De todas formas eso no a ti no te importa, son cosas de ellos…
- Si, si me importa porque… porque…
- ¿Por qué?
- ¡Porque si! Porque es mi amigo y… no sé…
- Annie, ¿no crees que hoy estás muy rarita? Desde que Dulce llegó no haces más que mirarla… en serio, ¡me das miedo!
- ¿¡Qué!? Tu estás loca… -Mirándola mal- La miro de la misma forma que te miro a ti…
- Está bien, lo que tu digas… yo me voy, te dejo que vomites tranquila –Dicho esto Maite salió del baño-
Maite salió del baño y dejó a Anahí sola, pensando: ¿Se puede saber que te pasa con ella? –Regañándose a sí misma- Solo es una novia más de Christopher, ¡una más! Ni si quiera la conoces… Pero… que ojos más bonitos…
En el comedor continuaban con distintas conversaciones pero Dulce no entraba en ninguna de ellas, ya que pensaba: Que chica tan extraña, es realmente guapa… pero … ¿por qué se habrá ido así?
Christopher interrumpió sus pensamientos:
- Voy a ver que tal está Annie…
Dicho esto se levantó y fue hasta el baño:
- ¿Annie? ¿Estás bien?
- ¡Si! –Desde dentro del baño- Solo me sentó mal la cena… -Salio del baño-
- ¿Segura que solo es eso?
- Claro que si… -Sonriendo-
- Oye… ¿Qué te parece Dulce? Por fin la conociste, ¿no? Dime algo de ella…
- Pues…, me cae bastante bien, se nota que es muy buena persona y encima es bastante linda… -Sonriendo-
Sonriendo- Que bien… Bueno, ¿vamos? –Refiriéndose a volver a la mesa-
- Eh… no, me parece que yo me voy a dormir ya…
- ¿Ya? Bueno pero… ¿te vas a despedir?
- Si claro, como no - ¬¬ -
Anahí fue con Christopher hasta el comedor donde estaban todos comiendo.
- Bueno, yo me voy a dormir ya porque no me encuentro muy, bien…Dulce un placer conocerte y piénsate lo de vivir aquí… -Sonriendo- Mai… ¿te ayudo en algo?
- No, mejor te voy a ayudar yo a ti…
Dicho eso jaló a Anahí del brazo y la llevo hasta su cuarto.
- ¿En que me vas a ayudar?
- ¿Cómo que te vas a dormir ya? ¡¿Desde cuando te pierdes una fiesta!?
- Mai de verdad… no tengo ganas de discutir… -Tirándose en su cama-
- Yo tampoco, pero es que hoy estás de lo más extraña…
- Simplemente no tengo ganas de ver a la parejita feliz besándose, ¡me dan náuseas!
- ¡Hace 8 horas te morías de ganas por conocerla!
- Si, de conocerla, no de ver como se besan
- Uff… está bien Annie, lo que tú digas… Espero que mañana estés de mejor humor… Hasta mañana
Maite salió del cuarto dejando sola a Anahí. Maite volvió al comedor:
- Oye Maite, ¿crees que Anahí está incómoda porque estoy yo aquí? ¿O por la invitación que me hiciste? – Preguntó apenada Dulce-
- No, tranquila… es solo que se siente mal
- Si mi amor, de hecho yo hablé antes con ella y le pareció una genial idea lo de venir a vivir aquí, no te preocupes…
La cena siguió durante una hora más y después cada uno se fue a su casa. Anahí desde hacía un buen rato se había quedado dormida pero la despertó su teléfono, era un mensaje. Abrió los ojos poco a poco y buscó el dichoso aparato; una vez encontrado alargó la mano y leyó el mensaje.
SMS: Soy Dulce, tal vez no sea la mejor hora para mandarte un mensaje pero quería saber si ya te encontrabas mejor… Te preguntarás como tengo tu número, me lo ha dado Christopher. Y también te quería hacer una pregunta… ¿estas de acuerdo con que Maite me haya invitado a vivir con vosotras? No quiero incomodarte… Un beso.

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:09 pm

Capítulo 3
Anahí leyó una y otra vez el mensaje para estar segura de que había leído correctamente y que no estaba soñando. Al final se decidió a responderle:
SMS ANAHÍ: Me alegra que le hayas pedido mi número a Christopher, ahora cuando no lo localice a él te puedo llamar a ti (Icono de risa). Si, estoy mejor… supongo que la cena me sentó mal, nada más. Y por supuesto estoy de acuerdo con la invitación de Mai, no me incomodas para nada…
Minutos después le llegó la contestación de Dulce:
SMS DULCE: En ese caso creo que voy a aceptar la invitación, mañana las llamo y les digo cuando me instalo…
El corazón de Anahí empezó a latir mucho más rápido de lo normal, sin saber el motivo.
SMS ANAHÍ: Está bien, mañana se lo diré a Mai y esperaremos tu llamada (Icono de sonrisa). Hasta mañana, un beso grande!
Después de mandar ese mensaje Anahí se acostó nuevamente, nerviosa porque llegara el siguiente día… Aunque aún no lograba entender cuales eran los motivos de sus nervios.
Al día siguiente Anahí se despertó a medio mañana, sobre las 10 y salio de su cuarto. A fuera se encontró, como siempre, a Maite viendo la tele.
- Buenos días bella durmiente… - Maite la miraba desde el sillón con una sonrisa - ¿Está usted de mejor humor?
- Si... – caminando hasta la cocina para coger café- Oye, ¿ha llamado alguien?
- No, ¿por qué?
- Porque anoche hablé con Dulce…
- ¿Anoche? – Caminando también hasta la cocina- ¿Cómo? ¿Cuándo?
- Después de la cena
- ¿¡Cómo?! – Repitiendo insistidamente la pregunta-
- Pues le pidió mi número a Christopher y me mandó un mensaje para ver como estaba…
- ¿Y? –Sabía que había algo más-
- Me dijo que si, aceptaba la invitación de vivir aquí y que hoy nos llamaba para avisarnos cuando venía
- ¿Si? ¡Que bien! –Con una sonrisa- ¿Y tu estás de acuerdo con que venga?
- Si, claro… así ya no me molestarás con que no te ayudo en la cocina –Con una risa nerviosa-
- Ya… -Mirando como se tomaba el café nerviosa –
Maite iba a decir algo cuando el teléfono de Anahí sonó. Ella fue hasta la mesa donde estaba el móvil y contestó:
- ¿Bueno?
- ¿Anahí?
- Si, soy, ¿Quién habla?
- Soy Dul, ayer te dije que…
- Ah si si, hola Dulce… -Sin dejarla acabar- Ya le dije a Mai que aceptaste venir aquí y le encantó la idea
- Que bueno, yo hablé con Christopher y me dijo que él me ayudaba a trasladar las cosas, ¿Cuándo crees que puedo mudarme?
- Pues cuando quieras… Mai y yo no tenemos planes hoy, así que si quieres te puedes venir hoy
- Está bien, entonces voy a llamar a Christopher para que venga a recogerme y me ayude a ir para allá
- Vale, entonces te esperamos… -Sonriendo tiernamente sin darse cuenta –
- Oye Annie que… gracias
- ¿Por qué?
- Por dejarme compartir piso con vosotras, en serio lo necesitaba… gracias…
- No me tienes que dar las gracias, la idea fue de Mai – La sonrisa fue siendo más amplia y Maite se daba cuenta de ello-
- Bueno… entonces también dale las gracias a Mai – Soltando una pequeña carcajada-
- Se las daré –Riendo-
- Bueno… -Intentando pensar algo para decir – voy a llamar ya a Christopher…
- Vale, yo prepararé tu cuarto… -Sonriendo- Hasta ahora…
Dicho esto colgó sin quitar la sonrisa, dejó el móvil en la mesa y levantó la mirada para encontrase con la de Maite.
- Era Dulce
- Si, eso ya lo sé
- Me llamó para decirme que iba a llamar a Christopher para que le ayude a traer las cosas, se viene a vivir aquí hoy
- Eso también lo sé.
- Vaya, eres adivina – Fingiendo estar sorprendida–
- Annie… ¿qué te pasa con ella?
- ¿Con quien?
- ¡Con Dulce!
- Nada… ¿Por qué? –Caminando hasta el cuarto de Dulce – Oye, me tienes que ayudar a sacar las cosas de este cuarto
- Si, claro, yo te ayudo. ¿Pero puedes contestar a mi pregunta?
- Mai no me pasa nada, de verdad… Y ahora déjate de alucinaciones y ayúdame.
- Está bien…
Maite dejó de hablar del tema y ayudó a Anahí a preparar el cuarto. Después de 20 minutos acabaron.
- Bueno, voy a prepararme… -Dijo Anahí caminando rápido hasta su cuarto –
- ¿Prepararte para qué? –Mirándola como caminaba rápido-
- Pues para cuando venga Dulce… -Sacando ropa de su armario- ¿Te gusta esta camisa? No, muy informal… -Respondiéndose ella sola - ¿Me traes el maquillaje del baño?
- Annie… ¿te vas a maquillar? –Sin moverse, solo mirándola- ¡Que va a venir Dulce, no Shakira!
- Ya lo sé – Mirándola mal – Pero tengo que estar presentable, ¿no? –Señalándose a si misma –
- A tus novios los recibías así… -Mirándola mal-
- Mai, déjame, ¿vale? ¿Todo lo que hago está mal?
- No, todo no, solamente lo que haces con respecto a Dulce. Y tampoco es malo, solo extraño.
- ¿Cuándo vamos a dejar este tema? Llevamos 1 día y medio hablando de esto…
- Tienes razón, no voy a preguntarte nada más… Cuando quieras contarme lo que…. Bueno, mejor dicho –Rectificando la frase- , cuando SEPAS que es lo que te pasa, me lo cuentas… Te dejo maquillarte tranquila…
Maite salió y Anahí sé quedó en su cuarto pensando…: Tal vez Mai tenga razón, no sé lo que me pasa… Pero no creo que sea para tanto, solo me cae bien y ya está… Olvídate Annie, es una amiga más y ya.
Pasada una hora Maite y Anahí esperaban ansiosas (sobre todo Anahí) la llegada de Dulce. De repente sonó el timbre.
- ¿Quieres ir a abrir tú? – Le preguntó Maite a Anahí-
Maite fue a abrir la puerta. Al abrirla vio a alguien con una caja en las manos, caja que no permitía que se le viera la cara hasta que la hizo a un lado.
- Hola… -Dijo Dulce con una sonrisa-
- Trae, que te ayudo… -Maite agarró la caja y se hizo a un lado para que Dulce pasara-
- Christopher está subiendo las demás cajas… -Dijo algo asfixiada-
- Pues no sé como va a conseguir subirlas… -Soltando la caja en el suelo- ¡Pesa muchísimo!
- Ya, es que tengo muchas cosas –Riéndose-
- Hola Dulce… -Dijo Anahí caminando hasta la puerta para recibirla con una sornisa-
- Hola… -Sonriendo-
- ¿Te ayudo a subir las cajas? – Se ofrecía Anahí mientras Maite miraba la escena-
- No, pesan demasiado… Christopher ya me está ayudando
- Bueno pero Christopher no es Hulk y seguro que necesita ayuda.
- Annie… pesan mucho… -Dijo Dulce intentado convencerla-
- Ya, lo supongo, pero tenemos ascensor –Riendo-
Antes de que ninguna de las dos pudiera salir por la puerta, apareció Christopher con 3 cajas y la soltó lo más rápido posible en el suelo.
- Bueno, ya está todo… - Sin ni una gota de sudor pero si con la respiración acelerada-
- ¿Pudiste tu solo con todas las cajas? –Dijo Dulce sorprendida, mirando a su novio
- Claro mi amor, tienes un novio fuerte… -Riéndose y dándole un beso-Ese beso no le agradó para nada a Anahí, así que se volteo y se llevo una caja hasta el salón. Maite fue con ella.

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:10 pm

Capítulo 4
- ¿Te ayudo a algo más o te dejo instalarte? – Le dijo Christopher a Dulce-
- No, gracias mi amor –Sonriendo tiernamente- Ya me quedo yo instalando con ellas…
- Vale, entonces después te llamo, bye –Se despidió con un beso- ¡Hasta luego chicas! –Despidiéndose de Anahí y Maite-
Dulce fue hasta el salón con las demás.
- Dulce, tu cuarto es ese… - Maite señalaba el cuarto del fondo- ¿Te ayudo a instalarte?
- Si, la verdad es que necesito ayuda… -Riendo apenada-
- Entonces te ayudo, no te preocupes – Sonriendo –
Maite ayudó a Dulce a instalar su cuarto mientras Anahí las observaba. ¿Las observaba? Rectifico: Mientras Anahí observaba a Dulce y pensaba: Dios… yo creo que tiene el mejor trasero del mundo… -Mirando disimuladamente el trasero de Dulce- ¡Anahí, por Dios! ¡¿Que cochinadas piensas?! ¿Y esas piernas? Son… increíbles, perfectas, sensuales, bronceadas, largas, probablemente suaves, torneadas y… miles de adjetivos más… Además tiene unos labios muy sexys, seguro que saben a fresas… Pero, Anahí, ¿realmente estás pensando a que saben los labios de la NOVIA de tu MEJOR AMIGO? –Se preguntaba a sí misma-
Al cabo de 1 hora habían acabado:
- Bueno… yo creo que así está bien… -Maite se tiró cansada en el sillón-´
- Uff… hoy no he parado… -Dulce se tiró al lado de Maite-
- Tengo una idea… ¿vamos a cenar a algún restaurante? -Propuso de súbito Maite-
- ¿No es muy temprano para cenar? –Comentó Anahí mirando su reloj-
- Pero antes de cenar podríamos ir a dar una vuelta por el centro… -Resolvió rápidamente Maite-
- Buena idea, yo invito – Dijo Dulce muy convencida –
- No, invito yo… - Se negó Anahí-
- No, invitó yo… es lo mínimo que puedo hacer por agradeceros que me dejéis quedarme aquí… -Maite y Anahí se quedaron calladas- Así que no hay nada más que hablar, yo invito y punto. Vámonos.
las tres se fueron a dar una vuelta por el centro y cuando anocheció fueron a cenar a un restaurante, no muy caro ya que su economía no se los permitía. En el restaurante continuaron hablando:
- ¿Y vosotras cuantos años tenéis? Aún no lo sé… -Dijo insegura Dulce-
- Pues yo soy la más grande, tengo 28 – Respondió muy segura de sí misma Maite-
- Y yo tengo 25… -Contestó apenada Anahí-
- ¿En serio? Pues Maite, a ti te hubiera echado 25 y a ti Annie 23…
- ¡Gracias! –Muy contenta Maite- Definitivamente hoy me has subido la moral –Con una sonrisa de oreja a oreja- Oye Dulce, te tengo una preguntita…
- Claro, dime… -Mientras comía-
- ¿Antes de Christopher estuviste con alguien más?
- Pues… no, solo con Christopher… es… una larga historia. ¿Y vosotras?
- Bueno, yo si he estado con varios chicos pero creo que ninguno se ha llegado a enamorar de mi, o será que yo los asusto… -soltando una pequeña carcajada-
Dulce en realidad por quien tenía curiosidad de averiguar era por Anahí, así que no hizo mucho caso a la respuesta de Maite y se apresuró a preguntar a Anahí:
- ¿Y tú, Annie?
Maite miró a su amiga seriamente- Pues…. Yo… definitivamente no he tenido suerte en el amor… -Con una sonrisa de medio lado – Por mi vida si han pasado varios chicos pero todos han sido un desastre...
- Tranquila… seguro que te llega tu príncipe azul… - Dijo Dulce intentando animar a la castaña-
Instintivamente Anahí pensó: ¿Príncipe? ¿Azul? ¿No puede ser una princesa roja? Tú, por ejemplo… ¡Qué! ¿¡Pero que dices Anahí!? –Se regañaba a sí misma-
Maite, al ver que su amiga no respondía al comentario de Dulce lo hizo ella:
- Si, lo mismo le digo yo… -Sonriendo- ¿Verdad, Annie? –Dándole un pequeño codazo para que saliera de sus pensamientos-
- ¿Qué? –Mirando desconcertada a ambas-
- Que yo también te digo lo mismo… - Dijo Maite entre dientes, molesta porque no estaba atenta a la conversación-
- Ah, si… Mai siempre me dice lo mismo… -Respondió aunque sin saber de que hablaban-
- Bueno… yo voy a ir a pagar la cuenta, ahora vuelvo y nos vamos –Se levantó Dulce de la mesa caminando hasta la caja para pagar-
- ¿Se puede saber que te pasa? –Preguntó rápidamente Maite en cuanto Dulce se levantó- Ah, es verdad… perdona, te había dicho que no te iba a preguntar… -Molesta-
- Mai, tienes razón, ¿vale? Ni si quiera yo misma sé lo que me pasa, ¡así que no me preguntes porque no lo sé!
Esa última frase la había dicho con un tono de voz bastante alto, tan alto que Dulce lo escuchó; así que pagó rápido y se acercó hasta ellas.
- ¿Va todo bien?
- Si, todo bien… -Contestó ágilmente Anahí- ¿Nos vamos? –Levantándose-
- Si, claro… -Respondió desconcertada Dulce mientras miraba a Maite en busca de alguna respuesta, pero no la encontró-
Llegaron al apartamento en silencio, Dulce no se atrevía a decir nada ya que no sabía porque habían discutido las dos amigas. Una vez dentro Anahí se fue a su cuarto y Dulce aprovechó ese momento para hablar con Maite:
- Oye Mai… ¿Qué pasó? ¿Alguna pregunta que hice la incomodó o algo?
- No, para nada. Solamente que… Annie siempre ha sido muy independiente, le gusta tener todo bajo control y cuando eso no ocurre la situación se le va de las manos y se pone nerviosa… ¿Me explico?
- No –Respondió rápidamente Dulce, quien tenía cara de no haber entendido absolutamente nada-
- Mira, ¿sabes qué? ¿Por que no vas tú a su cuarto y que ella te lo explique?
- ¿Crees que no le incomodara que entre en su cuarto?
- Dulce… a ver si lo entiendes de una vez, a ella no le incómoda tu presencia, ¿ok? –Con una sonrisa- Ni a ella ni a mi, al contrario.
- Gracias… - Dijo Dulce agradecida-
- No tienes que darlas y ahora ve a su cuarto, seguro que ella te lo puede explicar mejor que yo…
Dicho esto Maite fue camino a su cuarto, dejando sola a Dulce en el salón, pensando en si entrar o no en el cuarto de Annie. Hizo varios intentos de tocar su puerta y entrar pero al final decidió sentarse un poco a pensar que hacer: Vale Dulce, entras y ¿qué le dices? ¿¡No tienes las cosas bajo control!? Annie no va a entender nada con esa pregunta… Tienes que ser más concreta… ¡No me puedo creer que esté “practicando” como empezar una conversación con una amiga…! Da igual, venga Dulce… -Se levantó mientras se animaba en silencio a sí misma- Simplemente toca, abre y di lo que te salga, no lo pienses…
Dulce entró, pero… se le olvidó tocar la puerta y encontró a Anahí cambiándose. Acabó de entrar en el cuarto, cerró rápidamente la puerta y se volteó.
- ¿Dulce? –Preguntó sorprendida Anahí al verla ahí, de espaldas a ella- Tranquila, puedes mirar… solo estoy en ropa interior… -Sonriendo-
- Perdón, no sabía que te estabas cambiando…
Aún de espaldas Dulce pensaba: ¡Y lo de tocar a la puerta! ¿Se te olvidó? Eres tonta, definitivamente eres tonta, Dulce... –Mientras se volteaba-
- Ya te dije que no pasa nada… -Sin quitar la sonrisa y poniéndose un corto camisón- ¿Ves? – Señalándose a sí misma con el camisón- Ya está, arreglado… -Sonriendo- Bueno… dime, ¿Qué te trae por mi cuarto? – Sentándose en el filo de la cama con su ya rutina sonrisa frente a Dulce -
- Pues… ya sabes que no me gusta incomodarte y…
- No me incomodas para nada –Sin dejarla acabar- Te lo he dicho varias veces
- Y… -Sonriendo, como pidiéndole a Anahí que la dejara acabar. Eso también provocó una sonrisa más amplia en Anahí - como antes vi que tuviste algún problema con Maite pues… no sé si tal vez fue porque te incomodó alguna pregunta que te hice…
Anahí se quedó en silencio uno segundos, tenía que buscar una buena respuesta pero… no la tenía, no tenía respuesta para eso… Solo podía negarlo y rezar para que no le preguntara el motivo.
- No, no me incomodó ninguna pregunta que hiciste…
- ¿Entonces? ¿Qué pasó?
Anahí volvió a guardar silencio, mientras pensaba: ¡Mierda! ¿Por qué me fallas ahora diosito? ¡¿Qué le digo!?
- Buena pregunta –Dulce frunció el seño, sin entender lo que Anahí quería decir con esa respuesta- Te explico… Maite y yo discutimos constantemente, y ya llega a un punto que a veces no sabemos por qué discutimos, supongo que será la convivencia que a veces aburre… -Fingiendo una sonrisa y poniendo toda su fe en que le creyera-
- ¡Menos mal! –Ahora era Anahí la que frunció el seño- Yo no quise irme a vivir con Christopher precisamente por eso… La convivencia muchas veces aburre y eso podía hacer que nuestra relación se enfriase… veo que hay alguien que piensa igual que yo… -Sonriendo-
- Si… supongo… -Su sonrisa se había borrado de su cara-
- Bueno… te dejo que descanses, buenas noches… - Dicho esto salió del cuarto de Anahí-
Anahí se acostó cansada en su cama, mientras continuaba dándole vueltas a la cabeza: Christopher, Christopher, Christopher… ¿¡Tenías que nombrarlo!? ¿Y a mi qué que vuestra relación se enfríe? ¡No me importa, al contrario! –Respiró hondo tratando de calmar sus pensamientos- No puedo estar pensando esto… es Christopher, ¡es mi mejor amigo! ¿Cómo me podría alegrar de que su relación con Dulce se enfriase? Precisamente por eso… porque eres tu, Dulce… Dulce, Dulce… Dios, ¿¡qué me pasa contigo!?
En el otro cuarto estaba Dulce, pensando: Que vergüenza… no me puedo creer que haya entrado así y que la haya visto… ¿en ropa interior? –Recordando el momento de su entrada al cuarto- Que sexy estaba así… Espera, espera… ¿¡Sexy!? ¿¡Que piensas Dulce!?

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:10 pm

Capítulo 5
Al día siguiente, como ya era habitual, la primera en despertarse fue Maite y seguidamente se levantó Dulce.
- ¡Buenos días! – Dijo Maite sonriente- ¿Qué tal dormiste en tu nueva cama?
- Genial, me encanta ese colchón… ya necesitaba uno nuevo –Riéndose-
- ¿Ves? No era mala idea que te mudaras aquí – Sonriendo- Oye, ¿qué pasó anoche con Annie?
- ¿Anoche? ¿Con Annie? ¿Por qué? –Nerviosa, ya que pensaba que Anahí le había dicho que la había visto semidesnuda-
- Pues porque me dijiste que ibas a ir a hablar con ella, ¿no? ¿Qué pasó?
- Aaah… pues me dijo que ustedes dos estaban continuamente discutiendo y que a veces no sabía ni por qué…. –Maite se quedó muda, sin palabras. Eso hizo que Dulce lo explicara mejor- La convivencia, que… aburre, eso dice ella…
- Ya, claro… la convivencia… la convivencia CONMIGO - Con cara de asesina-
- ¿Dije algo malo? –Mirando la cara de Maite-
- No, tu no, tranquila… -Sonriendo falsamente- ¿Sabes qué?
- ¿Qué? –Contestó Dulce con miedo de Maite-
- La convivencia se hace aburrida cuando se sigue una rutina… ¿Y qué es lo que hay que hacer para que no sea aburrida? Romper la rutina – Se contestó ella sola- ¿Y como se rompe la rutina? Haciendo cosas nuevas – Se volvió a responder a si misma – Como por ejemplo… -Se dirigió al aparato de música, lo encendió y lo puso a todo volumen- ¡Despertar a la bella durmiente temprano y con música a todo volumen!
- ¡Mai! ¿Qué haces? –Gritaba Dulce entre la música para que se le escuchara-
Y en menos de 3 minutos Anahí abrió la puerta muy enfadada.
- ¡¿Se puede saber que pasa?! ¡¿Qué es esa ***** música tan temprano!?
- Pues… - Maite apagó la música- Estoy rompiendo la rutina de que siempre te levantes igual, hay que hacer la convivencia menos aburrida, ¿no? – La miró mal-
Anahí al principio no entendió lo que quería decir Maite, hasta que recordó lo que le dijo a Dulce la noche anterior... Fue a abrir la boca para decir algo pero Maite la interrumpió:
- No, no me digas nada. Mejor ven…
Dicho eso la jaló del brazo y se la llevó al cuarto para hablar con ella. Fuera del cuarto se quedó Dulce sin entender nada y pensando: Es imposible que se aburran juntas… ¡Están locas! –Riéndose-
- ¿No se te podía haber ocurrido nada mejor que decirle a Dulce? –Le reprochaba Maite ya dentro del cuarto-
- Mai lo siento… no se me ocurrió nada más que decirle… Además, ya me diste mi merecido… -Sonriendo, intentando convencerla-
- Si, ya te di tu merecido, tienes razón pero… Annie no te entiendo, ¿qué te pasa con ella?
Anahí suspiró- Mai, de verdad… no me vengas otra vez con esas… Ya te dije que no lo sé – Sentándose en la cama-
- Está bien Annie… no te digo nada más
- Gracias… -Con una sonrisa de medio lado-
Después de que las amigas se arreglaran salieron del cuarto con una sonrisa.
- ¿Ya? – Preguntó sorprendida Dulce-
- ¿Ya qué? –Respondió Anahí con otra pregunta-
- ¿Ya se arreglaron? En serio… me sorprenden –Riéndose-
La conversación fue interrumpida por el móvil de Dulce.
-¿Bueno? ¡Mi amor! – Con una sonrisa- Si, dormí muy bien… Está bien, ¿en una hora entonces? Vale, te espero… Bye – colgó con una sonrisa-
Anahí observó atentamente la conversación de Dulce, estaba claro que iba a salir, iba a salir con Christopher… Y lo que aún más claro estaba era que cuando Dulce hablaba con Christopher inmediatamente sonreía, se notaba que lo quería de verdad…
- Voy a salir con Christopher… -Explico Dulce con una sonrisa-
- Que bien, diviértete – Dijo Maite-
- ¿Diviértete? No, nos vamos todas juntas –Con una gran sonrisa-
Esa invitación no le gustó para nada a Anahí, pensaba: ¿Ir con ellos? ¿A ver como se besan? ¿Cómo derraman miel? No, gracias.
- A mi me encanta la idea – Maite ahora tenía una sonrisa de oreja a oreja-
- ¿Y tu Annie? –Mirando a la castaña pensativa-
- Eh…. Gracias por la invitación Dul pero… no tengo ganas de salir
- Venga mujer, lo vamos a pasar bien… -Intentaba convencerla Dulce-
- No, de verdad… gracias pero no… - Se negó rotundamente-
- Está bien… - Se dio por vencida Dulce-
- En ese caso yo me quedo con ella… no quiero que se quede sola – Se arrepintió Maite-
- ¿Seguras que no queréis venir?
- No, mejor vete tu con tu novio… - Anahí no se dio cuenta de que lo había dicho hasta que lo hizo, y rápidamente tuvo que ponerle una excusa a esa frase ya que Dulce la miró sorprendida- Digo… para que estés tranquila con el, vosotros también necesitáis un tiempo a solas…
- Vale… -No muy convencida- Entonces me voy a vestir… - Dicho esto fue camino a su cuarto-
Maite fue a decir algo pero Anahí la interrumpió rápidamente.
- No, no me digas nada, ya lo sé.
- Estás loca… definitivamente con la llegada de Dulce a ti se te cayeron varios tornillos de tu cabecita…
- ¡Encima no te rías de mí!
- No me rio… es la verdad…
- Está bien – Zanjó la conversación Anahí – Gracias por quedarte conmigo – Regalándole una tierna sonrisa a su amiga-
- No tienes que darlas… además, ¿qué iba a hacer yo al lado de la parejita? Sobraría…
Al cabo de 10 minutos Dulce salió vestida y maquillada.
- Bueno… me voy ya, ¿seguras que no queréis venir? –Maite y Anahí negaron con la cabeza- Vale pues… hasta después –Se despidió con una sonrisa-
Anahí vio como Dulce salía por la puerta mientras pensaba: Está preciosa… que pena que se haya puesto así para él y no para mi… ¿Qué? Pero ¿qué digo? ¿Qué me pasa?.
En otro lado estaba Dulce con Christopher, abrazados y sentados en la hierba de un parque:
- ¿Y como te va con Mai y Annie? – Preguntó Christopher mientras le daba cortos besos en el cuello-
- Muy bien – Contestó fría Dulce-
- Mi amor… ¿te pasa algo? –Dejando de darle besos-
Suspiró- Es que… -Se volteó para mirar a Christopher- Annie está muy rara conmigo… creo que en realidad no le pareció buena idea lo de compartir piso con ellas…
- Dul, te aseguro que Annie está totalmente de acuerdo con eso y le caes genial, de echo me lo dijo… así que quédate tranquila
- No sé… -Nada convencida-
- Bueno ya, olvídate de ellas por una hora y disfruta conmigo, ¿si? – Dándole un corto beso en los labios-
- Vale, perdóname… -Dándole otro beso, pero este mucho más profundo y apasionado que por supuesto fue correspondido por Christopher-
En el apartamento estaban Maite y Anahí. Anahí llevaba mucho rato en silencio, dándole vueltas a la cabeza; hasta que por fin dijo:
- Mai…. Tengo un problema…
Maite dejó todo lo que estaba haciendo y rápidamente se acercó a su amiga con la esperanza de que por fin le contaba lo que le pasaba.
- ¡No sé que me pasa!
- ¿Qué?
- Pues eso, que… ¡no sé que coño me pasa con Dulce! Ese es mi problema…
- Annie… -Intentando no ser brusca con su amiga- Eso ya lo sabíamos… sabíamos que tenías un SERIO problema cuando veías o hablabas con Dulce… y también sabíamos que no sabes lo que es, por eso es un problema…
- Es lo que yo acabo de decir en cortas palabras – Mirándola mal-
- Ya, pero más detalladamente – Riéndose- Pero… no sé, tal vez solo es que te cae mal…
- ¿Mal? –Riéndose- Mai… es todo lo contrario… -Mai la miró sin entender nada- ¿Sabes qué? Creo que tú no has comprendido ni la mitad de la historia…
- Pero Annie, yo en realidad……
- Pero nada –Sin dejarla acabar- Olvídalo …

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:10 pm

Capítulo 6
Ya había pasado una semana, las chicas a veces salían juntas, Christopher iba a diario al apartamento a visitar a Dulce, cosa que le molestaba bastante a Anahí. Ahora estaba Anahí acostada en su cama, deprimida y pensando:
No puede ser… Anahí, a ti siempre te han gustado los hombres, ¡eres heterosexual! Dulce… Dulce no puede gustarte, ¡es imposible! ¡No puedes quererla! No… No… No… - Se repetía a sí misma tratando de convencerse pero mientras lo hacía solo se le venía a la cabeza la imagen de Dulce sonriendo- ¡Dios! ¿¡Qué ***** me pasa!?
Y para complicar más la situación entró Dulce en el cuarto:
- Annie… ¿puedo pedirte un favor?
- Si, claro… ¿Qué pasa?
Sentándose en la orilla de la cama- Maite salió…
- ¿Si? ¿A dónde fue? No me dijo que fuera a salir…
- La llamó alguien, no sé quien, y me dijo que iba a salir… -Anahí asintió con la cabeza- Bueno, verás…
Dulce empezó a levantarse poco a poco la camisa, despacio… de una forma que estaba haciendo a Anahí excitarse solamente con mirarla, casi se estaba quedando sin respiración. Cuando Dulce ya se había quitado la camisa le explicó:
- Ayer fui con Christopher a hacerme un tatuaje… - Se apartó un poco el sujetador, sin sobrepasarse, para que Anahí viera que en un poco más arriba de su pecho izquierdo había un plástico pegado con un nombre tatuado, nombre que no pudo leer bien - Y… quería ver si me podías ayudar a curarlo, yo lo estuve intentando pero es muy incómodo…
- Si... -Intentando apartar la vista del tatuaje y mirándola a la cara- Si... claro… ¿Tienes la crema?
- Está en el baño
- Ya vengo…
Dicho eso se levantó y fue al baño para coger la crema, mientras pensaba: ¿El nombre de alguien tatuado? ¿En el lado izquierdo del pecho? No soy una experta en tatuajes pero creo que eso se hace cuando alguien se muere…
Sus pensamientos fueron interrumpidos por Dulce que le propuso algo:
- Oye Annie, mejor lo hacemos en el salón, estaremos más cómodas…
- ¿Lo hacemos? –Pensó pervertidamente Anahí- ¡Vale, voy! – Respondió gritando desde el baño- ¿Cómo puedes pensar ese tipo de cosas, Anahí? –Pensando-
Fue hasta el salón y vio a Dulce sentada cómodamente en el sofá, se acercó tímidamente a ella y se sentó a su lado, muy pegada a ella, tanto que sus muslos se rozaban. Poco a poco acercó su mano al plastiquito transparente de Dulce y sin pronunciar ni una sola palabra lo quitó despacio, intentando no hacerle daño.
Ahora sí, pudo leer el nombre: Alejandra. Dejó el plástico encima de la mesa y agarró la crema, ahora venía lo realmente complicado: masajear la parte alta del pecho de Dulce. Cogió la crema, puso un poco en su dedo índice y tímidamente llevó su dedo hasta el lugar del tatuaje, masajeándolo despacio, con delicadeza aunque sin dejar de pensar en quien era Alejandra y por qué se lo había tatuado.
Dulce notó lo pensativa que estaba Anahí así que decidió decirlo:
- Era mi hermana…
- Esta vez eres tu la que ha conjugado mal el verbo… -Sonriendo y comprendiendo lo que Dulce quiso decir- ES tu hermana. - Corrigiendo a Dulce-
- Si, ES… -Sonriendo-
Anahí continuó extendiendo la crema suavemente y de pronto Dulce dice.
- Cuando yo tenía 15 años ella me…
- No hace falta que me lo cuentes – Interrumpiéndola, dejando de extender la crema y mirándola a los ojos, muy cerca-
- Pero quiero hacerlo, necesito… hacerlo. No se lo he contado a nadie, ni si quiera a Christopher…
Anahí dejó la crema y volvió a colocarle el plástico a Dulce para ponerle toda su atención:
- Está bien, si quieres contármelo te escucho…
Dulce tragó a duras penas saliva y comenzó con la dura historia:
- Cuando yo tenía 15 años, ella tenía 20… Siempre me acompañaba en las mañanas al colegio ya que su trabajo estaba muy cerca… Además de ser hermanas éramos amigas, nos lo contábamos todo… o eso pensaba yo… -Ahora los ojos de Dulce se llenaron de lágrimas. Anahí, sin saber que otra cosa hacer apoyó su mano en el muslo de la pelirroja en señal de apoyo- Un día nos contó que tenía novio y parecía muy contenta… Pasados unos meses ella estuvo un tiempo extraña con todos, pero no le di importancia, pensé que sería una tontería… Una mañana… cuando me estaba acompañando al colegio un auto se paró delante de nosotras, y de él se bajo un extraño hombre con una capucha y una pistola en la mano… Sin más disparó al hombro izquierdo de mi hermana y seguidamente volvió a disparar, pero esta vez en el estómago… Después se montó en su auto y sin ni si quiera mirarme a la cara se fue, así, sin más… -Sin poder contener las lágrimas. Anahí, sin poder evitarlo llevó despacio su mano a la mejilla de la pelirroja y la acarició, secándole las lágrimas- ¿Sabes quien era? Su novio… Ahora está preso… -Mirando fijamente a la cara de Anahí mientras lloraba - ¿Y sabes por qué lo hizo? Porque mi hermana lo dejó…, el la maltrataba y yo no me había dado cuenta…
- Ven aquí…
Sin más, Anahí jaló del brazo de Dulce y la abrazó como nunca había abrazado a nadie: necesitaba cuidarla… no le iba a permitir a nadie que la lastimara. Era como si tuviera un cartel pegado que pusiera: Frágil, que había cuidarlo para que no se rompa…
- No fue culpa tuya, ¿me escuchas? – Sintiendo como sus ojos también se llenaban de lágrimas- No podías imaginarte tal cosa, solo eras una mocosa…
- Pero si yo…
- Pero nada… - Sin dejarla hablar y abrazándola-
Dulce decidió callarse y abrazarla, abrazarla, llorar y desahogarse… sobretodo eso, desahogarse, necesitaba hacerlo desde hacía muchos años. No sabía por qué pero Anahí le transmitía mucha confianza. Se sentía protegida cuando la abrazaba, más fuerte… era muy extraño.
Después de varios minutos se separaron mientras ambas se secaban las lágrimas. Anahí preguntó de súbito:
- ¿Por qué no se lo habías contado a nadie? – Dulce fue a responder pero Anahí le hizo otra pregunta- ¿Por qué no se lo has contado a Christopher?
- No sé… nadie me había transmitido tanta confianza como para contarlo… no lo sé… Además, sé que si se lo contara a Christopher se quedaría blanco, no sabría que hacer… -Soltando una pequeña carcajada-
- Si, en eso tienes razón, se quedaría más blanco que la leche –Riéndose-
Mientras Anahí se reía pensaba: Nadie me había transmitido tanta confianza como para contarlo… -Recordaba las palabras de Dulce- Eso quiere decir… que tú le has transmitido confianza para contártelo… Bien Annie, eso es bueno… - Se animaba a sí misma- ¡¿Y eso qué!? ¡Solo sois amigas!
- Gracias por escucharme Annie…
- No, gracias a ti por contármelo…
Ambas se quedaron mirando fijamente por un tiempo, en silencio… Les encantaba mirarse a los ojos y no hablar, solo eso… mirarse; ninguna sabía porqué pero si, definitivamente les gustaba hacerlo. Al final, para romper el silencio, Anahí se vio obligada a decir:
- Venga, ponte la camisa que va a llegar Mai y ¿qué va a pensar al vernos así? –Riéndose y levantándose-
- Si, tienes razón… -Riéndose y levantándose también-
- Bueno… yo me voy a duchar – Dijo Anahí buscando un motivo para quedarse sola unos minutos, necesitaba analizar todo lo que había pasado-
- Vale… -Dijo Dulce sonriendo mientras veía como Anahí se alejaba camino al baño-
Esta vez fue Dulce la que se quedó sola y pensativa en el salón: Me encantó abrazarla… ojalá pudiera estar haciéndolo todos los días…. De repente, un pensamiento pervertido inundó su cabeza: Se fue a duchar… en la ducha, desnuda… -Sonrió pervertidamente imaginándolo- ¿¡Qué!? ¡¡Dulce!! No puedes estar imaginando este tipo de cosas… y menos de Anahí... ¡una mujer! A mi me gustan los hombres, a mi me gusta Christopher, estoy enamorada de él, exacto… Y sin pensarlo agarró el teléfono para marcar a Christopher:
- Hola mi amor, te echo de menos bebe… ¿quieres que nos veamos?
Por otro lado, en la ducha, estaba Anahí pensando: Definitivamente Dulce es impredecible… jamás pensé que hubiera pasado por una historia así… No hay día que no sepa algo nuevo de ella… -Sonriendo- Además, ese tatuaje le quedaba muy sexy… ¿Y el abrazo? Ojalá tuviera una máquina del tiempo para estar repitiéndolo minuto a minuto… sería genial… -Dio un largo suspiró- Vamos Anahí, admítelo ya, te gusta, la quieres… no puedes continuar negándolo…

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:11 pm

Capítulo 7
Cuando Anahí salió de la ducha se encontró a Dulce vestida para salir, cosa que le extrañó bastante.
- Voy a salir con Christopher- Explicó rápidamente-
- Ah…. – Dijo simplemente-
- Quieres… ¿venir conmigo? Será divertido y…
- No – Sin dejarla acabar- Gracias pero no.
- Está bien… - Estuvieron en silencio por un tiempo – Tiene que estar al llegar… -Anahí asintió, sin saber que más decir-
El teléfono de Dulce sonó y ella contestó bajo la fija mirada de Anahí, mirada que le ponía bastante nerviosa.
- ¿Si? Ok mi amor, ya bajo…- Colgó- Era Christopher, me tengo que ir…
- Vale… pásatelo bien…
Dulce se le quedó mirando por unos segundos, cosa que extrañó bastante a Anahí
- ¿Pasa algo? – Preguntó Anahí-
- No… nada… Me… voy….
Dicho esto se volteó y salió por la puerta. Una vez fuera se apoyó en la puerta y dio un largo suspiro: ¿Qué me pasa? – Se preguntaba a sí misma- Es tan linda y con esa toalla, toda mojada, estaba tan… sexy… No, no me puede estar pasando esto… no ahora… no con una mujer… Dulce, ¡tienes novio! – Regañándose a sí misma-
Sin más, Dulce fue a fuera del edificio, donde Christopher le esperaba.
- Hola mi amor –Dándole un beso que intentó profundizar, pero Dulce no le dejó- ¿Todo bien?
- Si… ¿A dónde vamos?
- Pues te tengo una sorpresa… -Sonriendo-
- ¿Cuál? –Montándose en el auto, de copiloto-
- Las sorpresas no se dicen, ya verás – Aun con su sonrisa-
En el auto iban en silencio, ninguno de los dos decía nada.
- Oye mi amor, estás muy callada… ¿Qué te pasa?
- Nada… sólo que hoy no me encuentro muy bien…
- ¿Por qué? ¿Qué te pasa? ¿Quieres que te lleve al hospital?
- No, tranquilo… solo estoy candada, nada más…
- ¿Segura?
- Segurísima, tranquilo… -Sonriendo mientras le acariciaba la cara, mirándolo fijamente-
- ¿Qué pasa? –Mirando a Dulce por el rabillo del ojo-
- Nada –Sonriendo y quitando su mano de la cara de Christopher- Solo te miraba…
- Hoy estás muy extraña… -Riéndose- Ya estamos llegando… -Sonriendo-
- ¿A dónde?
- Ya verás…
Cinco minutos más tarde ya habían llegado.
- Mi amor… esto es tu casa… -Saliendo del auto y mirando la casa de Christopher-
- Si… -Sonriendo y también saliendo del auto-
- ¿Y para que me traes a tu casa?
- Ahora veras, ya te dije que es una sorpresa… ¿Vamos? –Agarrándole la mano-
Dulce agarró la mano de Christopher y entraron en la casa. Al entrar vio que todo estaba oscuro, solamente iluminada con velas y habían pétalos de rosas por el suelo que formaban un caminito hasta la cama.
- Dul… - Agarrándole la cara y pegando sus frentes- Yo… te amo, nunca había estado enamorado y ahora compruebo que es verdad eso que dicen de que tienes mariposas en el estómago… -Sonriendo- Y creo que nuestra primera vez, juntos, no fue muy romántica que digamos… y bueno.... quería prepararte esto para que…
Sin más Dulce lo besó apasionadamente, se le acaba de declarar y era lo mínimo que podía hacer, el problema es que no sabía si lo hacía porque tenía ganas de hacerlo o simplemente por eso, porque era lo mínimo que podía hacer… En menos de 2 minutos estaban sentados en la cama aún besándose y recorriendo el cuerpo del otro con las manos. Dulce cada movimiento lo hacía con agresividad, necesitaba demostrarse a sí misma que le gustan los hombres, no las mujeres. Todo iba bien hasta que Christopher, ya sin camisa ninguno de los dos, se acercó a su cuello para besarlo y seguidamente darle pequeños mordiscos, Dulce sin proponérselo empezó a imaginar que quien estaba ahora devorando su cuello no era Christopher, sino Anahí… Cuando se dio cuenta de ello se separó rápidamente de Christopher mientras buscaba su camisa.
- Mi amor… -Respirando agitado por la excitación que tenía- ¿Qué te pasó?
- Lo siento… de verdad – Poniéndose la camisa- Perdóname, pero no… no puedo… -Agarrándose la cabeza confundida-
- ¿Qué? Pero ¿qué pasa? – Levantándose y acercándose a Dulce-
- No sé… no… no puedo…
- ¿No puedes qué? ¿Qué pasa? –Agarrándole la cara para que le mirara a los ojos-
- Gracias por todo esto, de verdad… esta súper romántico pero… no puedo, hoy no, perdóname… -Intentando caminar hasta la puerta-
- Pero Dulce… No puedes dejarme así… - La agarró suavemente del brazo y la volteó- Explícame, ¿qué te pasa? Nunca te había pasado esto…
- Cariño, de verdad, déjame… -Soltándose de su mano- necesito estar sola… Lo siento…
- Pero déjame que te lleve al apartamento o algo…
- ¡Joder, que no! –Cuando se dio cuenta de que le había gritado era demasiado tarde para no hacerlo- Perdóname… necesito estar sola, ¿ok?
Y ahora sí, consiguió salir de casa de Christopher pero dejando dentro de ella a un Christopher confundido y… a mitad de la excitación. Ahora fuera de la casa, Dulce caminó unos metros, donde Christopher no pudiera encontrarla y sin más se sentó en la acera, con las piernas encogidas y la cabeza apoyada en ellas; pensando: No puede ser… esto no me puede estar pasando a mí… Anahí…. –Imaginándola sonriendo- ¿¡Que me pasa contigo!? No, no puedo sentir nada por ti, es imposible… yo estoy… enamorada… -Diciendo esa palabra despacio, como asimilándola- de Christopher, si…, así es… -Intentando convencerse a sí misma- Pero ¿qué digo? Esto es absurdo… No acostumbro a tener “sueños” eróticos con mis amigas… me gusta, no puede ser otra cosa… ¡Pero no, no puede ser! ¿Y Christopher? Ay Dulce… ¿porque no te quedaste a vivir tú solita en tu casa? ¡Así te hubieras evitado todo esto! –Regañándose a sí misma- ¡No puedes querer a la mejor amiga de tu novio! Y sobretodo… ¡¡no puedes querer a una mujer!! – Ahora, después de intentar retenerlas, varias lágrimas salieron de sus ojos-

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:11 pm

Capítulo 8
Por otro lado Maite ya había llegado al apartamento y Anahí estaba realmente nerviosa porque Dulce no llegaba.
- ¿Y si le pasó algo?
- ¿Qué le va a pasar? A ver Annie… que salió con el novio, ¿no se te ocurre nada que pueda hacer con él?
- Si, claro que se me ocurre… -Mirándola realmente mal-
Pasada una hora Dulce aún no había llegado y Anahí estaba a punto del colapso.
- Mai… la voy a llamar
- ¿Qué? ¡No! ¿Cómo crees? A lo mejor los interrumpes…
- Me da igual… -Sacando su teléfono-
marcó el número de Dulce pero esta no contestó, cosa que consiguió poner a Anahí aún más nerviosa.
- No contesta… -Caminando por toda la casa-
- Pues claro que no contesta, ya te dije que probablemente estén en la intimidad…. –Soltando algunas carcajadas-
- ¿Te callas? –Fulminándola con la mirada- Vale… si ella no contesta pues llamo a Christopher, el tiene que saber algo de ella…
- Annie…
- ¡Déjame!
Dicho esto llamó a Christopher.
- Hola bebe, ¿cómo estás?
- Más o menos… oye, ¿puedes pasarme a Dulce? No me contesta el teléfono y necesito hablar con ella…
- Pero ¿no está contigo?
- No, se fue hace mas de 2 horas… se suponía que tiene que estar ahí…
- Pues no, aquí no ha vuelto y precisamente por eso te llamaba…
- Ok, yo voy a salir a buscarla… tu espérate ahí por si acaso valla para allá
- Pero… ¿qué pasó? Por algo se tuvo que ir así, ¿no?
- Nada…. Realmente no lo sé… -Anahí se quedó en silencio- Voy a buscarla, si va para allá avísame…
- Vale...
Colgó y rápidamente miró a Maite…
- No estaba con Christopher… el pensaba que estaba aquí, pero no… ¿Ves? Le tuvo que haber pasado algo... Christopher iba a salir a buscarla…
- Creo que ambos estáis exagerando demasiado las cosas… seguramente salió a dar una vuelta o se encontró con una amiga o…miles de cosas más
- ¿Sabes qué Maite? No sé ni para que te cuento las cosas… ¡últimamente no haces más que llevarme la contraria!
- ¡Te llevo la contraria cuando es necesario y creo que tengo razón!
- Vale, no quiero discutir… -Dijo Anahí, mientras se sentaba en el sofá-
Pasada media hora, cuando Anahí ya había perdido la esperanza de que Dulce volviera, la puerta se abrió y detrás de ella apareció Dulce. Estaba realmente pálida y con los ojos hinchados como si hubiera llorado.
- Dulce… -Anahí se levantó rápidamente del sofá- ¿Estás bien? –Mirándola de arriba a bajo, en especial la cara-
- No… -Respondió fríamente Dulce, pero sin mirar a Anahí-
- Dulce… ¿quieres que te haga un té o… algo? –Se ofreció Maite, realmente preocupada por su aspecto-
- No… -Volvió a contestar fríamente Dulce sin mirar a ninguna de las dos- Voy a mi cuarto…
Y sin más Dulce se metió en su cuarto.
- ¿¡Ves!? No estaba bien… -Le reprochó Anahí a Maite-
- Vale… -La miró mal-
- Voy a llamar a Christopher…
llamó a Christopher:
- Acaba de llegar…
- ¿Cómo está? ¿Dónde estaba?
- No sé… solo vino y se metió en su cuarto…
- Ok, voy para allá…
- ¡No!
- ¿Qué? ¿Por qué?
- Porque no –Se negó Anahí- Creo que lo menos que necesita ella ahora mismo es verte, cuando ella quiera ya te llamará… Pero ¿qué pasó? ¿por qué está así? ¿qué le hiciste?
- ¡Nada! No le hice nada… Bueno… dile que necesito hablar con ella, por favor…
- Esta bien, se lo diré… -Colgó-
En su cuarto, Dulce, estaba realmente confundida…pensando: ¿Qué me pasa? Solo deseo abrazarla y explicarle lo que me pasa pero no, no puedo… Yo quiero a Christopher, pero… ¿y ella? ¿¡Qué siento por ella!? No me puede estar pasando esto… no, tengo que hacer algo… necesito pensar… lejos de aquí…
Afuera del cuarto estaba a Anahí sola decidiendo en si entrar o no al cuarto de Dulce. Por fin, se levantó y fue hasta la puerta, tomó una gran bocanada de aire y entró sin llamar. Lo que no esperaba era encontrarse a Dulce haciendo las maletas.
- Dulce, ¿qué haces? –Acercándose sorprendida a ella-
- Las maletas… -Respondió secamente Dulce mientras se secaba las lágrimas que aún caían por sus mejillas-
- ¿Cómo que las maletas? ¿Te vas? – Solamente de pensar que eso pudiera pasar a Anahí le faltaba el aire-
Dulce dejó de guardar ropa en la maleta y levantó la cabeza- Si… - Por fin sus miradas se juntaron-
- ¿A dónde? ¿Por qué? ¿Qué te hizo Christopher? ¿Pasó algo?
- No… Christopher no hizo nada…
- ¿Entonces? ¿Qué pasa? –Acercándose a ella-
Dulce se quedó callada, bajó la mirada al suelo y dejó que algunas lágrimas más salieran.
- Sea lo que sea lo puedes arreglar sin tener que irte… -Alentó Anahí a Dulce ya enfrente de ella-
Dulce miró nuevamente a Anahí mientras negaba con la cabeza y sus lágrimas seguían saliendo.
- Dulce… no te vayas… -Acariciándole la cara mientras le secaba las lágrimas- Por favor…
Sin más Dulce se lanzó a los brazos de Anahí dejando caer sus lágrimas, como si ella tuviera un escudo que la protegiera de todo. Anahí la pegó lo más que pudo a ella con su mano derecha mientras le acariciaba el cabello con la izquierda, solamente quería cuidarla, protegerla, quererla, amarla…. ¿Quererla? ¿Amarla?
Maite interrumpió- Perdón… -Ambas se separaron despacio- Dul, te traje un tila… ya sé que me dijiste que no la querías pero… creo que te va ayudar a tranquilizarte…
- Gracias… -Agarrando el vaso y secándose las lágrimas- Creo que tienes razón, me va a ayudar… -Sonriendo para agradecerle de alguna manera a Maite-
- Dul… -Miró las maletas- ¿Y esas maletas? ¿Te vas?
Dulce miró por varios segundos a Anahí, quien solamente con la mirada le rogó que no lo hiciera así que ella respondió rápidamente:
- No, no me voy…
Anahí miró a Dulce con una sonrisa de oreja a oreja, como si se hubiera llevado un premio, Dulce le respondió de la misma forma mientras que Maite las miraba detenidamente

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:11 pm

Capítulo 9
- Ah… -Contestó Maite sin entender las miradas de ambas- Bueno… yo me voy para que sigan hablando… -Salió del cuarto-
- Me alegro de que te quedes… -Dijo Anahí con una sonrisa. Dulce no supo que contestar a eso- Oye… Christopher me dijo que necesitaba hablar contigo, que lo llamaras…
- Christopher… -Suspirando- Ok, después lo llamo….
- Bueno… yo… voy con Mai, seguro que tu necesitas descansar…
- Annie, una vez más gracias… -Mirándola fijamente a los ojos-
- No tienes que darlas… -Respondiendo de la misma forma a esa mirada- Bueno… que me voy… -Sonriendo salió por la puerta-
En cuanto salió del cuarto Dulce se sentó en la cama mirando fijamente la puerta por la que acaba de salir Anahí y pensando: Decidí quedarme, ahora no me voy a echar para atrás… Es tan… dulce, capaz de convencerme de cualquier cosa..., solamente con abrazarme me tranquiliza…. ¡Esto no es normal!
Fuera del cuarto, apoyado en la puerta estaba Anahí, respirando bastante rápido y pensando: Casi se me sale el corazón cuando me dijo que se iba, no sé como pero la convencí… Dios, si se va… ¿Qué haría yo sin ella? Es tan frágil… ¿por qué estaría así? ¿Qué le habrá pasado? Si no es Christopher entonces ¿qué es? No sé, no me importa… solo me importa el abrazo… -Se le dibujó una sonrisa en el rostro- la sentí tan… mía, solo mía… ojalá algún día llegué a ser realmente mía… Ay Dulce… -Suspirando- Es inevitable enamorase de ti…
De un momento a otro se dio cuenta de que aún estaba ahí parada y se alejó rápidamente de la puerta por si acaso Dulce saliera. Caminó hasta la cocina y se encontró allí a Maite.
- Hola…
- ¡Hola! –Mirando sorprendida a Anahí- ¿Qué le pasaba a Dulce?
- Pues… no lo sé…
- ¿¡No lo sabes?! Si estabais abrazadas…
- Si, estábamos abrazadas pero no lo sé… no quiso decirme, solo se desahogó
- Seguramente se habrá peleado con Christopher… -Juzgó Maite-
- No – Negó rauda Anahí-
- ¿Y tu como lo sabes?
- Porque me lo dijo
- Pero no me habías dicho que…
- Si –Interrumpiéndola- No me dijo lo que le pasaba pero si me dijo que no era por Christopher.
- Ah… -Comprendió por fin Maite-
De repente, Dulce salió. Anahí y Maite la miraron.
- Me voy a duchar… -Explicando tímidamente-
- Vale… -Respondió Maite con una sonrisa-
Dulce se metió en el baño.
- Oye... ¿quieres un café? -Le propuso Maite a Anahí con una sonrisa-
- Normalmente me ponen muy nerviosa pero... por un día no pasa nada –Riéndose-
Y así fue, Maite le dio el café y ambas se sentaron a tomarlo. Al cabo de 15 minutos Dulce salió del baño con una toalla amarrada a su cuarto que dejaba ver gran parte de su muslo y el pelo suelto, aún mojado. Anahí al ver tal paraíso se quedó hipnotizada, mirándola de arriba a bajo. Maite se dio cuenta:
- Annie… -Pasando su mano por delante de la cara de Anahí- Planeta tierra llamando a Anahí… ¿Hola? –Dulce continuó su camino nuevamente hasta su cuarto-
- ¿Qué? –Saliendo del paraíso al que había entrado por unos minutos-
- ¿Qué mirabas?
- ¿Yo? ¿Mirar? Nada.
- Ya, claro… nada…
- ¿Qué insinúas?
- Nada, ¿debería insinuar algo?
- No –Se apresuró a contestar-
- ¿Estás bien?
- Perfectamente.
- Vale, tal vez debería hacer una pregunta más directa… ¿estás bien con Dulce?
Por otro lado, Dulce entró en su cuarto y aún con la toalla amarrada a su cuerpo llamó a Christopher, se merecía una explicación aunque aún no sabía qué le iba a decir…
- ¿Diga? –La voz de Christopher sonó bastante triste y deprimida-
- Soy yo…
- ¿Dulce? – Ahora su voz sonaba mejor, parecida a la de siempre- Mi amor… ¿cómo estás? Ya pensaba que no llamabas… ¿Qué pasó? No entiendo… ¿Hice algo mal? –Preguntaba varias cosas a la vez, nervioso-
- No… tú no hiciste nada… Soy yo…
- ¿Cómo que eres tú?
Respiró hondo- Cariño… sabes que te quiero con todo mi corazón, ¿verdad? – Ahora sus ojos se llenaron de lágrimas, tenía la voz rota… le costaba bastante hablar-
- Si, claro que sé que me quieres… ¿Qué pasa? Me estás asustando… ¿Estás bien?
- Nada, no pasa nada… -Secándose las lagrimas a duras penas- Solamente que últimamente estoy sensible y… ayer me puse nerviosa, no sé que me pasó… perdóname.
- Por supuesto que te perdono princesa, pero ¿estás llorando? ¿Qué pasa?
- No… no estoy llorando… ayer hacía mucho frió y parece que cogí un resfriado, pero estoy bien, solo un poco afónica…
- ¿Segura? Si quieres paso por ahí y te llevo al médico, no me importa…
- No… -Sonriendo y pensando: Siempre tan atento- De verdad, estoy bien… tú quédate ahí y descansa, mañana hablamos… ¿Vale?
- Vale… Dul… te amo, no lo olvides…
- No, eso es imposible olvidarlo... -Nuevamente con la voz rota y con las lágrimas cayendo por sus mejillas- Hasta mañana…
Dicho esto colgó y dejó que, por fin, sus lágrimas salieran a su antojo, quería llorar, necesitaba llorar.
A fuera del cuarto, en el sofá:
- ¿Con Dulce? ¿Por qué esa pregunta?
- Porque me interesa saber como van las relaciones sentimentales de mi mejor amiga…
Anahí pensó rápidamente: Espera, espera… dijo… ¿Relaciones sentimentales? ¿Acaso sabía lo que sentía por Dulce? ¿¡Maite era adivina!?
- ¿Relaciones sentimentales? –Preguntó atorada Anahí- No creerás que a mi… -Haciendo gestos con las manos- a mi… Dulce, me… no… que… -Maite la miró sin entender nada- ¿Como sabes que… yo… siento… siento… algo por… Dulce?
- Las relaciones sentimentales englobado todo: amistad y amor…. Amiga… he hecho de todo para que te dignes a decirme lo que ya sabes que sientes por Dulce y por fin, aunque ingenuamente, lo admitiste…
- ¿Cómo? ¿Tú lo sabías?
- ¡Pues claro! No quería decirte nada hasta que tú no tuvieras la suficiente confianza de contármelo… pero ya vez, te lo tuve que sonsacar.
- ¿Como….? –Preguntó incrédula Anahí-
- Solo hay que ver como la miras… como la cuidas, como te preocupas, como te comportas cuando estas con ella… Nunca te había visto así con nadie… Ahora, cuando salió del baño, ¡casi te la comes con la miraba… tienes que ser más discreta! –Riéndose-
- Es que… no sé que me pasa, cuando la veo me quedó como boba mirándola… -Bastante sonrojada por todo lo que le dijo Maite-
- Ya, me he dado cuenta… -Poniéndose más seria- Pero Annie… sabes que no puede ser, ¿no?
De repente, los ojos de Anahí se llenaron de lágrimas,.
- Si Mai, lo sé… ella… es de Christopher y ya está…
- Annie… no quise hacerte sentir mal, pero no quiero que te hagas ilusiones…
- Pero ¿por qué? ¿por qué no puede ser? –Secándose las lágrimas-
- ¿Tú crees que Dulce pueda sentir algo por ti? ¿Lo más mínimo? Si es así… merece la pena que lo intentes, pero si no… hazte a un lado cuanto antes…
Anahí iba a decir algo pero fue interrumpida por Maite, que quería continuar hablando.
- ¿No te has parado a pensar que… tal vez Dulce haya vuelto así por ti?
- Mai… -Ansiosa por hablar-
- Te vuelvo a decir que no quiero que te hagas ilusiones pero… -Volviéndola a interrumpir- Dulce también te mira de una forma especial, conmigo no se comporta de la misma forma que contigo y se preocupa mucho por ti, acuérdate del día de la cena que te mandó un mensaje… o de lo preocupaba que estaba por saber si estabas incómoda con su presencia…
Ahora sí, Maite dejó a Anahí realmente muda. Todo lo que Maite le había dicho era cierto.
- Bueno… tu píensalo, ¿ok? Yo me voy a dormir…
Maite se fue a dormir y seguidamente Anahí se fue a su cuarto también, se tiró en su cama y se puso a pensar: ¿Y si Maite tiene razón? ¿Y si Dulce siente algo por mí? No… seguramente esto es una locura, no quiero hacerme ilusiones para que después me duela más…Pero… si no es por Christopher entonces ¿por qué Dulce estaba así? Y si es así, si Dulce siente algo por mí… ¿Qué pasa con Christopher? Es mi amigo, mi mejor amigo

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:11 pm

Capítulo 10
Ahora era ella la que tenía el control.
Disfrutando cada momento.
Muy despacio.
Sin prisa.
Anahí estaba posicionada encima de la pelirroja, besándola, acariciando delicadamente su suave cuerpo, por fin era suya, inevitablemente suya.
Ambas únicamente en ropa interior.
Compartiendo intensas miradas, muy cerca. Anahí se dispone a besarle el cuello, dando placenteros lametones y excitantes mordiscos que hacían estremecer a Dulce. Notó como la pelirroja agarraba suavemente su cabeza, acariciándole el cabello y emitiendo pequeños gemidos, gemidos que hacía excitar aún más a Anahí y le hacían saber que Dulce quería más, necesitaba más.
Poco a poco, complaciendo a la pelirroja, Anahí empezó a bajar sus besos por el pecho derecho de Dulce, aún con el sujetador puesto. Tímidamente llevó su mano hasta la espalda de Dulce, desabrochando el sujetador mientras la miraba intensamente a los ojos. Sin dejar de mirarla le quitó el sujetador para después tirarlo en algún lugar no identifica de la habitación y volvió a besarla lentamente, excitando a Dulce con cada movimiento de sus labios. Y nuevamente, la castaña bajó sus besos por el cuerpo de Dulce, haciendo lo mismo que antes pero esta vez llegando hasta sus pechos. La miró con una sonrisa como pidiéndole permiso y Dulce le contestó con otra sonrisa, así que Anahí bajó por primera vez su mirada fija a los pechos de la pelirroja. Eran redondos, rellenitos, bronceados al igual que todas las partes de su cuarto, en resumen: perfectos. Después de observarlos por un momento empezó a besarlos, lamerlos y succionarlos. Dulce, con cada contacto de los labios de Anahí con su cuerpo se estremecía hasta más no poder; estaba realmente excitada, nunca se había sentido igual. Una pequeña mordida de Anahí hizo que Dulce emitiera un tímido gemido. Poco a poco Anahí continuo bajando a la parte clave, bajó lentamente su mano y acarició el sexo de Dulce por encima de la tanga, eso hizo que la espalda de la pelirroja se arqueara ligeramente, de tal forma que Anahí lo notó; así que subió hasta encontrarse cara a cara con ella:
- ¿Estás bien? – Preguntó burlona, con una sonrisa pícara-
- Perfectamente… -Respondió Dulce con otra sonrisa-
- Si quieres puedo parar, tal vez esto es demasiado excitante comparado a lo que estás acostumbrada…
Sonrió- No, no quiero que pares y… tampoco estoy acostumbrada a esto, pero me gustaría acostumbrarme… -Robándole beso bastante apasionado aunque corto-
- Cariño… yo estoy aquí y tenemos toda la vida por delante… te puedes acostumbrar… -Sonriendo tiernamente-
- ¡¿Annie!? ¡¿Hola!? ¡Anahí!
Maite interrumpió el erótico sueño de Anahí dándole flojos cachetones en la cara para que se despertará.
- ¿Qué? – Se despertó Anahí aún dormida y mirando para todos los lados, intentando identificar si lo que había pasado era un sueño o realmente era cierto-
- ¡Llevo media hora despertándote! ¡Ya pensé que te había pasado algo!
- Maite… estaba en un momento muy importante, espero que me hayas interrumpido para algo de mucha gravedad… -Mirándola mal-
- ¿Momento importante? ¿Interrumpido? –Preguntó sin comprender Maite- Solo estabas durmiendo…
- Soñando Mai, estaba soñando…
- Ah… soñando, ¿Y que soñabas? -Anahí, se puso automáticamente roja- Ya me imagino lo que soñabas… -Riéndose-
Roja como tomate- Bueno… ¿Qué? ¿Qué quieres?
- ¿Vamos a la playa?
- ¿¡Qué!? O sea… ¡¿me despiertas para preguntarme si quiero ir a la playa!?
- Va Dulce –Sabiendo que con ese nombre la convencería fácilmente-
- ¿Dulce? –Dejando de gritar y sonriendo- En ese caso… -Se levantó rápido de su cama y fue hasta el armario, de él sacó dos bikinis- ¿Cuál?
Anahí tenía en las manos dos bikinis, uno verde, bastante bonito y el otro azul celeste, del mismo color que sus ojos. Sin dudarlo, Maite contestó:
- El azul, sin duda…
- Vale… tirando el verde al suelo. Y ahora… ¿qué hago con mi pelo? –Mirándose al espejo- Tengo que estar presentable pero no me lo puedo planchar para ir a la playa…
- Annie… solamente péinate y vete a la playa a lo natural, sin maquillaje ni nada, te aseguro que eso nunca falla… -Sonriendo-
- Ya, claro… me lo dice la que todas las semanas tiene un hombre en la puerta de casa…
- Mira, ¡¿sabes qué!? –Realmente enfadada- ¡Solo quiero ayudarte con Dulce, así que si no quieres que lo haga dímelo, pero no hace falta que me digas esas cosas!
- Mai… perdóname, de verdad… estoy nerviosa y lo dije sin pensar… en serio amiga –agarrándole las manos- perdóname, quiero que me ayudes con ella, necesito que lo hagas…
Suspiró- Está bien… solo porque me lo pides así… -riéndose- Venga anda, que te ayudo a elegir la ropa de hoy.
En otro cuarto, Dulce también estaba realmente nerviosa por saber que ponerse.
- Vale… ¿qué me pongo? –Mirando por quinta vez su armario- ¿Qué bikini? ¿Azul, rojo, negro? ¿Mini falda, vestido, pantalón corto? Y ¿¡que camisa?!
Al final se decantó por el bikini negro bastante sexy, el pantalón corto y una camisa blanca, camisa que transparentaba el bikini negro.
Al cabo de 10 minutos estaba lista, con todo guardado y preparado. Salió de su cuarto y al no ver a nadie en el salón fue al cuarto de Maite, allí tampoco vio a nadie así que, finalmente aunque dudándolo, fue al cuarto de Anahí. Esta vez tocó tres veces, despacio, temerosa y abrió lentamente la puerta.
Al entrar encontró la habitación patas arribas, todo tirado, Anahí guardando cosas no visibles a la vista de Dulce en su bolso y Maite en el armario lanzando ropa al suelo. Ninguna de las dos había visto a la pelirroja.
-Hola… - Dijo Dulce, mirando sorprendida a Anahí y Maite-
Anahí se volteó y vio a Dulce, ahí, parada en la puerta de su cuarto realmente preciosa y sorprendentemente sexy.
- Ho… hola… -Dijo balbuceando Anahí mientras miraba de arriba a bajo a la pelirroja-
- Pensaba que íbamos a la playa, no de viaje… -Riéndose y mirando toda la ropa por el suelo- ¿Problemas en elegir la ropa para ir a la playa?
- No –Se reía Maite- Lo que pasa es que Annie me pidió que la ayudara a elegir una camisa y claro… nos pusimos a mirar en el armario y como tiene tanta ropa pues… no podemos elegir…
- Ah… -Continuaba riéndose Dulce- Pero… ¿Para qué quieres elegir otra camisa? –Mirando a Anahí- Estás preciosa así…
Cuando Dulce se dio cuenta de lo que le acababa de decir a Anahí no pudo hacer nada para borrar sus palabras, era demasiado tarde. En estos momentos lo que más deseo es tener una máquina del tiempo para borrar estas palabras… Aunque creo que aunque volviera atrás miles de veces diría lo mismo… es inevitable decirlo, es la verdad, está preciosa, realmente preciosa –Pensaba-
Anahí se quedó de piedra, no supo que contestar a ese piropo de la pelirroja…. Por otro lado, Maite las miraba fijamente, como analizando cada mirada o movimiento, parecía tener que encontrar un diagnostico a esa situación. Rápidamente Dulce quiso restar importancia a su comentario diciendo:
- Como siempre…
¿Cómo siempre? Vamos Dulce, has empeorado las cosas… ¡acabas de decir que siempre estás preciosa!
- Quiero decir… - Tragando saliva a duras penas- Siempre estás guapa no es nada nuevo, ¿no? Te lo deben decir a menudo… y bueno…. La camisa esa te queda bastante bien, creo innecesario que busques otra…
Anahí se quedó callada, mirándola realmente sorprendida. Y Maite, una vez acabó de analizar los gestos y palabras de Dulce, concluyó su diagnostico científico. Dulce no aguantaba más esas mirabas, estaba realmente roja a consecuencia de la situación en la que estaba.
- Bueno que… os espero fuera porque… se me olvidó que tengo que coger una cosa… la… la… crema solar, si, eso… Hasta ahora…
salió corriendo del cuarto de Anahí, como si en lugar de un cuarto estuviera saliendo del más oscuro de los lugares. Dentro de la habitación, en cuanto Dulce salió, a Anahí se le dibujó una sonrisa en los labios.
- Ya la viste, ¿no? –Preguntó Maite, segura de que Anahí entendía lo que pasaba-
- Si, la vi en un compromiso del que no sabía como salir… Es normal, siente que lo mínimo que puede hacer es hacerme piropos…
- ¿Qué? Pero ¿qué dices? ¿¡Estás ciega!? –Anahí la miró sorprendida, sin saber lo que su amiga decía- Vamos a ver Annie… ¡que te dijo que estabas preciosa! Te podría haber dicho que estabas guapa, o simplemente que la camisa te quedaba bien, pero no, te ha dicho que estás PRECIOSA – Recalcando esa palabra- Además… ¿no te diste cuenta de lo nerviosa que se puso?
- ¿Qué insinúas? –Preguntó incrédula Anahí-
- Hasta un ciego se daría cuenta de lo que pasa… -Anahí la seguía mirando sin saber a lo que se refería- Annie… ¡le gustas!
- ¿Qué? Que más quisiera yo… Que no Maite, estamos viendo fantasmas donde no los hay… creo seriamente que esto se nos está yendo de las manos, especialmente a ti, deberías ir a un psicólogo, en serio… Que una amiga te diga que estás preciosa no es raro…
- Hoy lo confirmo: ¡eres tonta! De verdad amiga, ¿Cuándo te he fallado? Confía en mi, estoy 100 por 100 segura de que esa sexy pelirroja, sexy para ti –Añadió para aclarar malentendidos- esta loquita por ti…
Anahí se quedó unos segundos callada, pensando en esa posibilidad…
- Mai… yo no sé, no creo… ella es heterosexual y yo… yo…
- ¿Y tu qué? Tu también lo eras y mira lo que te ha pasado… nada es imposible Annie, eso lo sabes bien…
A los 10 minutos salieron del apartamento, cogieron el coche de Dulce y fueron a la playa que estaba a media hora. Al llegar extendieron las toallas en la arena. Maite, sin vergüenza se quitó rápidamente la ropa y se quedó en bikini. Dulce y Anahí, aún en ropa, estaban realmente vergonzosas; Maite lo sabía, por ello dijo:
- Bueno, ¿qué? ¿Os vais a quedar todo el día con la ropa puesta? Para eso nos podíamos haber quedado en casa…
- Tienes razón… -Dijo Dulce levantándose de la toalla- Además, me muero de ganas por meterme a bañar… -Quitándose la camisa despacio, tan despacio a Anahí le dio tiempo de analizar músculo a músculo el abdomen de Dulce-
- Muy bien, ¿y tu Annie? –Viendo como miraba hipnotizada a Dulce- ¡Annie!
- ¿Qué? –Se sobresaltó por el grito de Maite-
- La ropa…
- Ah… si… -Levantándose también y quitándose lentamente la camisa-
Dulce observó esa imagen, era la primera vez que le veía en bikini y definitivamente lo que tenía delante era un paraíso… Maite miró, sin ninguna mala intención, a Dulce de arriba a bajo, empezando por las piernas. Y al llegar a su pecho observó el tatuaje de la pelirroja.
- Oye Dulce… ¿Y ese tatuaje?
- El tatuaje… -Repitió Dulce, mirando a Anahí- Pues… una larga historia…
- Larga historia que veo que te incómoda que te pregunten…
- Un poco… -Admitió Dulce-
- En ese caso no te preguntaré… -Sonrió comprensiva Maite- Puedo llegar a ser muy curiosa, pero en cuanto veo que la pregunta hace daño me callo…
Dulce se quedó callada, no supo que contestarle. Para evitar la incomodidad que se respiraba en el ambiente, Anahí dijo:
- Mai… ¿me echas la crema por la espalda?
- Si, claro…
Maite se agachó y, aposta, apoyó una mano en la arena.
- ¡Que torpe! Se me ha llenado la mano de arena… -Sonriendo falsamente a Anahí- Dulce, ¿se la echas tú? -Dándole la crema a la pelirroja-Yo voy a lavarme la mano en el mar… -Dijo Maite alejándose hasta la orilla

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:11 pm

Capítulo 11
Anahí se quedó blanca, en cuando estuvieran solas iba a matar a Maite.
- Eh… si, claro… claro que si… ¿Te importa que yo…? –Le preguntó tímidamente a Anahí-
- No, no me importa…
Poco a poco Dulce se agachó y se colocó a un lado de la cintura de Anahí. Lentamente echó la crema en la espalda de Anahí aunque sin tocarla. Después de intentar perder tiempo acabó de echar la crema, tapó el bote, respiró hondo y se dispuso a extenderla. Apoyó suavemente su mano derecha en el centro de la espalda de la castaña y poco a poco, usando ambas manos, extendió la crema. Subió a los hombros de Anahí, allí los masajeó suavemente y empezó a bajar sus manos por la espalda de Anahí, volviendo al centro y disponiéndose a bajar más abajo. Anahí estaba realmente nerviosa, el simple contacto de las manos de Dulce con su cuerpo provocaba que el calor subiera considerablemente. Dulce continuó extendiendo la crema llegando hasta la cintura de la castaña, produciendo así que la piel de Anahí se erizara a simple vista, tanto que Dulce lo notó pero no le dio importancia. Deseando acabar ya con su trabajo, Dulce dijo:
- ¿Así está bien?
- Si… gracias –Contestó Anahí tímida-
Dulce se quitó del lado de Anahí y se sentó en su toalla mientras Anahí se incorporaba para mirar el mar, buscando a su amiga.
- ¿Y Mai? – Le preguntó a Dulce ya que no encontraba a Maite por ningún lado-
- Mmm… -Mirando la orilla de la playa- Pues… no sé, no la veo…
- ¿A donde habrá ido?
- No sé, a lo mejor fue a comprar agua, o un helado o… yo que sé… -Soltando una pequeña carcajada-
Estuvieron por un tiempo en silencio, ninguna de las dos sabía que decir hasta que Dulce, después de pensarlo varias veces, propuso:
- ¿Te apetece un baño? –Con una sonrisa de oreja a oreja, mirando el mar-
- ¿Qué? –Miraba incrédula Anahí a Dulce, aunque con una sonrisa-
- Que si te apetece bañarte… el agua debe de estar espectacular…
- ¿Espectacular? Mas bien fría –Negando con la cabeza-
- ¿Cómo que no? ¡Vamos! –Levantándose y extendiéndole una mano a Anahí para que se levanté-
- Que no Dulce, de verdad que no… -Negándose aunque agarrando la mano de Dulce y poniéndose en pie-
- Vamos… ¿vas a dejar que me bañe sola?
- Por supuesto, sabrás cuidarte muy bien… ¿O prefieres que una adulta te acompañe para que no te hagas daño? –Se burló de ella refiriéndose a su edad-
- ¡Oye! Que yo, ¡mental y físicamente estoy a tu misma altura o por arriba!
- Si, ya claro… -Se reía-
- Ah, ¿no me crees? –Anahí negó con la cabeza mientras se reía- Vale, muy bien… te lo demostraré.
Dicho esto y casi sin pensárselo, agarró a Anahí por la cintura, elevándola pocos centímetros del suelo y llevándosela lo más rápido posible al agua. Debido a lo rápido que iba y a que la fuerza se le había agotado, ya en la orilla, dejó caer bruscamente a Anahí al agua.
- ¡Mierda! ¡Está congelada! – Miraba a Dulce desde el agua, mientras la pelirroja se reía a carcajadas- Ah, ¿si? Te querías mojar, ¿no? Pues…
Dicho esto agarró a Dulce de la manó y la jaló con todas sus fuerzas, lo que no pensó era que al jalar de esa forma Dulce iba a caer encima suya… Dulce cayó como una caja de sardinas encima de Anahí, quedando cara a cara, casi con las frentes pegadas. Al caer ambos cuerpos quedaron pegados, tantos que parecía una sola persona… los pechos de una se rozaron con los de la otra, consiguiendo así la excitación de ambas.
- Ya estás mojada… -Dijo Anahí en un corto hilo de voz, ya que esa cercanía con la pelirroja la tenía bastante excitada-
Para mayor comodidad, e intentar vencer a la excitación, Dulce se apoyó en la arena con sus dos manos a ambos lados de la cabeza de Anahí, consiguiendo que su peso no cayera en Anahí. Sorprendentemente Dulce, con el comentario de Anahí, pensó: Oportuno comentario el tuyo… es imposible no estar mojada estando encima de ti… ¿¡Qué!? ¡Dulce, ¿qué tipos de pensamientos son esos?!
Pero gracias a Dios, logró no pensar nuevamente en alto y se quedó así, simplemente cara a cara con Anahí, observándola fijamente. Tan pegada a ella que ambas notaban la respiración agitada de la otra. Por primera vez las miradas de ambas bajaron a sus labios, deseando probarlos, averiguar por fin a que sabían… pero no pudo ser ya que Maite, sin esa intención, interrumpió el deseado momento.
- ¿¡Dónde estáis!? –Gritando desde la toalla, buscando con la mirada a la castaña y la pelirroja-
Maite llevó su vista hasta el mar y allí se encontró con lo que menos esperaba: Dulce encima de Anahí a orillas del mar.
- Parece que ya hemos encontrado a Mai… -Dijo Dulce casi susurrando mientras sonreía-
- Si… -Contestó simplemente Anahí también con una sonrisa-
Poco a poco, aún mirando los labios de la castaña, Dulce se levantó.
- ¡Mierda, Maite! –Se dijo Maite a sí misma- ¡Te has complicado la vida para que esto suceda y ahora interrumpes!
Para calmar la situación, Dulce, ya de pie y extendiendo nuevamente la mano a Anahí para que se levantara, dijo:
- ¿Te retractas de lo que dijiste? –Riéndose-
- Mmm… -Agarrando una vez más la mano de Dulce y levantándose- Si, pero te digo que no estas por arriba… solo a mi misma altura –Riéndose-
- Está bien… me conformo con eso… -Con una amplia sonrisa-
Ambas fueron hasta donde estaba Maite mirándolas. Anahí miraba a su amiga bastante mal.
- ¿Dónde estabas? –Preguntó Dulce- Desapareciste de un momento a otro – Soltando una pequeña carcajada-
- Pues… aprovechando que tu le ibas a extender la crema a Annie aproveché para ir a comprar unos helados… -Con cara de glotona- Y… ¡Aquí están! –Con una sonrisa de oreja a oreja-
- Dime que es de chocolate… por favor…. –Rogó Anahí-
- Claro que si, el de chocolate especialmente para ti… -Riéndose y dándole el helado-
Cada una agarró su helado y se sentaron en las toallas para comerlo. De repente Dulce soltó de súbito:
- ¿Por qué te gusta tanto el chocolate? –Sonriendo a Anahí, viendo lo feliz que se comía el helado-
Anahí iba a contestar a la pregunta de la pelirroja pero Maite se adelantó:
- Pues porque es el sustituto del sexo… -Riéndose-
Anahí se quedó con la boca abierta y toda roja, realmente sorprendida y avergonzada por el comentario de su amiga.
- ¡Maite! – Le gritó Anahí-
- Ohhh… perdón, pero es la verdad amiga…
- Ah, la verdad, ¿no? ¡Pues cuenta también tu verdad reina! ¿¡Hace cuanto no te pegas un buen revolcón!?
- Hace mucho menos que tu, ¡te lo aseguro!
- ¡Sabes perfectamente que no, Maite!
Dulce observaba la discusión con la boca abierta, como si fuera un partido de tenis: cuando una hablaba miraba para ella y en cuanto la otra contestaba miraba hacia el lado contrario.
- ¿¡Pero como que no!? ¡Tu ultimo novio, Charlie, te dejó hace más de 1 año y desde entonces nada de nada!
- ¿¡Y tú hace cuanto que no tienes novio!? ¡Creo que serio no has tenido ni uno y tienes 28 años!
- ¡Pues no, no he tenido ningún novio realmente serio pero por lo menos en menos de un año me he acostado con 3 chicos! ¿Y tú con cuantos? Ah… es verdad, ¡con ninguno! ¡Llevas un año sin sexo!
Bola y set para Maite, ahora sí, eso último hirió bastante a Anahí. Además de estar roja por la vergüenza que sentía de si misma al llevar un año sin sexo, Maite, su supuesta mejor amiga, la acababa de dejar en ridículo delante de Dulce…
- Mai… ya te pasaste…
se levantó y con lágrimas en los ojos le aventó el helado a Maite.
- ¡Comete tu **** helado de chocolate!
Maite se levantó bruscamente y con ella también se levantó Dulce, la cosa se estaba poniendo realmente fea.
- Os estáis pasando… ¿no creéis? Ya basta… -Poniéndose en medio de ambas-
- ¡Annie no deberías de desperdiciar este helado de chocolate, puede venirte muy bien para sustituir lo que llevas un año sin probar!
- ¿¡Sabes por donde puedes meterte el helado!?
- ¡Si! ¡Por el mismo sitio que hace un año que a ti no te entra nada!
- ¡Que ya está! –Gritaba Dulce en medio de ambas-
Ya cansada de esa vergonzante pelea, Anahí, secándose las lágrimas, se volteó y se fue, no sin antes decir:
- ¡Vete a la mierda! – Caminando hacia el lado contrario de que estaba Maite-
- ¡¿A tu cuarto!? ¡No, gracias! –Le gritó mientras Anahí caminaba-
Dulce se volteo mirando como Anahí caminaba en dirección a ninguna parte. Después se volteó y miró a Maite.
- Tenéis un serio problema con el sexo… creo que ambas deberías tranquilizaros y hablarlo…
- ¿Yo? ¿Problema con el sexo? Para nada, la única que tiene un problema con el sexo es ella ¡que no sabe ni lo que le gusta!
- ¿Qué? –Preguntó incrédula Dulce-
- No debí decir eso… -Se puso nerviosa, más de lo que ya estaba- Nada…
- Maite… Anahí es… ya sabes… -haciendo gestos con las manos- es… le gustan las…
- No –Respondió rápido- Anahí es heterosexual. Estoy nerviosa y solté lo primero que se me vino a la cabeza… ¿Sabes qué? Me voy… -Recogiendo sus cosas-
- No deberías irte Maite… -Mirando como recogía sus cosas- Deberíais hablar…
- Me pasé, nos pasamos, lo sé, pero ambas somos muy orgullosas… En estos momentos las dos sabemos que cada una necesita su espacio para tranquilizarse… estamos acostumbradas.
- O sea que... ¿estas peleas son comunes? –Sorprendida-
- Si, sobretodo si se trata de sexo –Soltando una pequeña carcajada- Ya te acostumbraras… Bueno, me voy…-Ya con todo guardado- Deberías ir a hablar con ella… -Mirando a Anahí sentada a orillas del mar- Seguro que le hará bien tenerte al lado ahora…
- ¿Tú crees?
- Si, lo creo… -Sonriendo- Nos vemos en casa, hasta luego…
Maite se fue y Dulce se quedó sola ahí, observando a lo lejos a Anahí mientras pensaba en qué hacer. Después de estar por más de 10 minutos se acercó lentamente a ella, caminó hasta su lado y ahí se sentó mirándola. Anahí estaba realmente mal, esa discusión la había dejado peor de lo que realmente parecía.
- ¿Estás bien? –Preguntó Dulce agarrando la mano de Anahí-
Anahí simplemente la miró con los ojos llenos de lágrimas y negó con la cabeza. Seguidamente Dulce la atrajo hasta sus brazos y la abrazó mientras con su mano derecha le acariciaba suavemente el cabello. Tímidamente Anahí pasó sus manos alrededor de la cintura de la pelirroja, abrazándola. Anahí a veces también necesitaba un abrazo y Dulce supo cuando dárselo.
- No me gusta verte llorar… -Le susurró al oído Dulce-
Anahí no contestó, simplemente la abrazó. Después de varios largos segundos abrazados se separaron quedando muy cerca, no tanto como antes pero cerca.
- Perdóname… -Dijo Anahí secándose las lágrimas-
- Annie… ¿Me estas pidiendo perdón por llorar?
Se quedó callada por unos segundos, dándose cuenta de ello- … Si, supongo… supongo que si… -Dulce soltó una carcajada- Exactamente ¿qué es lo que te hace gracia? –Mirándola mal por un momento aunque con una sonrisa en sus labios-
- Que me pidas perdón por llorar, ¿te parece poco ese motivo? –Sonriendo-
- Mmm… No, supongo que no… -Riendo. Anahí no sabía como pero Dulce siempre conseguía sacarle una sonrisa-
- Pero… ¿me explicas por qué estas llorando?
Ahora sí, Anahí la miró seria, mal
- ¿Te parece poco motivo –Repitiendo la misma pregunta que Dulce había hecho antes- todo lo que Maite me dijo? ¡Me dejo en ridículo!
- No, definitivamente no me parece poco motivo… De hecho si mi mejor amiga me hubiera hecho eso mi mano no hubiera tardado ni 2 segundos en voltear su cara… y..
Antes de que Dulce pudiera continuar la frase Anahí la interrumpió:
- Vaya, así que eres agresiva… Cada día descubro alguno nuevo de ti…
- ¿Agresiva? Para nada –Se defendió- La palabra correcta sería impulsiva… Me muevo mucho por impulsos… -Anahí asintió- Y… -Sonriendo, dándole a entender que continuaba la frase de antes- de todas formas creo que si llevas más de un año sin sexo es porque creo que todos los hombres con los que te has topado son unos idiotas… hay que ser muy imbécil para dejar pasar a alguien como tu…

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:11 pm

Capítulo 12
Anahí se quedó sorprendida con ese cumplido por parte de Dulce, en ningún momento esperaba que la pelirroja le fuera a decir algo así.
- Es una manera de verlo… - Sonriendo- Gracias… -Agachando la mirada, tímida-
- No tienes que darlas y no, no es una manera de verlo… es LA MANERA POSITIVA– recalcando esas palabras- de verlo…
- Con tanta positividad no vas a llegara a ningún lado pelirroja…- ¡¿Pelirroja!? ¿¡Le acabo de decir pelirroja!? –Pensaba Anahí-
- Y tu con tanta negatividad tampoco…. –Sonriendo-
- Entonces nos encontraremos en “ningún lado”… -Riéndose-
- Será un placer –Riéndose también-
Ya empezaba a anochecer y había una puesta de sol realmente hermosa.
- Dulce… -Dulce la miró- ¿Qué tal con Christopher?
Dulce suspiró- Bien, supongo que bien…
- ¿Supones? –Dulce se quedó callada-
- Uff… -Levantándose- Mira que hora es… ya es tarde, creo que deberíamos irnos… -Intentando evadir el tema-
- Está bien… -Levantándose también- Pero… -Dulce la miró esperando a que acababa la frase, pero Anahí se arrepintió de hacerlo- Nada, da igual…
- ¿Segura?
- Si, solo era una tontería…
- Está bien… vámonos entonces.
Volvieron al apartamento en el coche de Dulce, en silencio… sin decir mucho, solo pequeños comentarios. Hasta que Dulce, de repente, se atrevió a preguntar:
- Oye Annie… a lo mejor esto es un poco fuerte pero… ¿por qué llevas un año sin sexo? – Anahí la miró sorprendida, y Dulce se sintió en el compromiso de explicarse mejor- Quiero decir… está claro que los chicos con los que te has cruzado son imbéciles por dejarte pasar pero… ¿por qué tu no has buscado a otros chicos? Aunque no sea serio, así… como Maite.
- Pues porque ya estoy mayorcita para ir de flor en flor como hace Maite, por eso nos peleamos constantemente… somos muy distintas pero creo que eso es lo que nos une – Sonriendo- Yo no soy como ella, yo necesito estar con los pies en la tierra y al lado de una persona que realmente me lo de todo…si no, no vale la pena…
- Vale, y ¿entonces por que no has buscado a alguien así?
- Claro que lo he buscado, he buscado insaciablemente pero cada vez que pienso que lo he encontrado me clavan un puñal por la espalda… -Suspirando- Charlie, me puso el cuerno con su exnovia, por eso… desde que cortamos no he vuelto a estar con nadie… no quiero que me hagan daño, más no.
- Y… -Estaban en un semáforo, por fin Dulce pudo mirar a Anahí- ¿aun tienes la esperanza de encontrarlo? ¿Tienes ganas de buscarlo?
Rápidamente, Anahí pensó: En realidad creo que ya lo encontré… pero es un amor imposible, inevitable pero… imposible. Lo tengo delante de mí y tiene los ojos más hermosos que he visto en mi vida…
Sin embargo, en lugar de decir eso, bajó la mirada y respiró hondo.
- ¿Annie? –La pelirroja esperaba ansiosa la respuesta de Anahí-
Anahí levantó nuevamente la mirada para encontrarse con la de Dulce… y al mirar sus ojos se armó de valor para decir:
- En realidad creo que ya lo he encontrado…
Dulce se quedó blanca, definitivamente eso le causó el mayor de los dolores… ¿Estaba enamorada? ¿¡De quien!? El semáforo se puso en verde y tuvo que volver a arrancar el coche, pero para hablar más tranquilas decidió estacionar el auto en el primer lugar que vio libre.
- Pero… es imposible, tiene pareja y yo tampoco quiero hacerle daño…
- Annie… nada en esta vida es imposible… Solo improbable…
- Esto si es imposible…, definitivamente un amor imposible…
- Deberías de luchar por lo que amas…
- Que fácil es decirlo… -Negando con la cabeza-
- ¿Puedo saber de quien se trata?
Anahí pensó por un momento quien decirle, no podía decirle que era ella… Al final, para evitar complicaciones, dijo:
- No la conoces…
- ¿La?
- A la persona…- Respondió rápidamente, dándose cuenta del error que había cometido-
- Ah…
- Pero bueno… creo que tú no deberías preocuparte tanto por mi –Sonriendo- Tu ya encontraste el amor y a tu príncipe azul… ¿no?
De repente el móvil de Dulce sonó y en la pantallita del móvil aparecía: Christopher. Pantallita que Anahí vio y dijo:
- Valla… que casualidad… lo nombramos y “aparece” -Sonrío aunque falsamente-
- ¿Bueno? –Contestó Dulce- Hola cariño… ¿ahora? Es tarde… -Anahí observaba atentamente la conversación- Aún no he llegado a casa y ya es de noche… Si, ya sé que hace días que no nos vemos pero ya te dije que es tarde… No, no tengo ganas… No, no me pasa nada, solo estoy cansada… Está bien, pero no te enfades… Vale, te quiero… Adiós.
Anahí la miró atentamente.
- ¿No vas a salir?
- No
- ¿Por qué?
- Pues porque tengo mucha curiosidad de saber como vais a actuar tu y Mai ahora… -Riendo-
Se rió- Así que… ¿prefieres quedarte en casa?
- Si, prefiero quedarme contigo…
Dulce pensó: ¡Mierda! ¿¡Por qué **** piensas en alto!?
- Quiero decir… contigo y con Mai… -Intentando arreglar la frase-
- Vale… -Sonrió Anahí, feliz por que Dulce prefería quedarse con “ellas”-
- Bueno... ¿volvemos a casa? –Anahí asintió con una sonrisa-
Dulce arrancó el coche y se dirigió al apartamento. Por el camino Dulce pensaba: ¡Está enamorada! ¡ENAMORADA! –Repitiendo esa palabra, intentando asimilarla- ¡¿Pero de quien?! No puede ser… no, ¡no puede estar enamorada!
A su vez, Anahí iba pensando: Ay Dulce… -Mirándola disimuladamente por el rabillo del ojo- Si supieras que esa persona de quien estoy enamorada eres tú… -Suspiró- Pero es que es cierto… es inevitable enamorarse de ti pero también es imposible estar contigo… eres la novia de Christopher, mi mejor amigo, no quiero hacerle daño…
- Pues ya está, llegamos… -Dijo Dulce con una sonrisa mientras aparcaba-
Cuando Dulce acabo de aparcar ambas se bajaron del coche y entraron el edificio. Subieron en el ascensor hasta el apartamento y una vez allí Anahí con sus llaves abrió la puerta. Al entrar vieron a Maite sentada en el sillón leyendo una revista; rápidamente se levantó y se acercó a Anahí.
- Annie… -Ambas se acercaron poco a poco- Perdóname, definitivamente me pasé…
- Perdóname tu a mi también… nos pasamos las dos… -Sonriendo-
- Tienes razón… -Sonriendo y abrazando a su amiga-
Ambas se abrazaron mientras Dulce las miraba con la boca abierta.
- ¿Y ya está?
Maite y Anahí se separaron y miraron a Dulce sin entender lo que quería decir con esa pregunta.
- ¿Ya se perdonaron? ¿Ya está?
- Pues si, ¿que mas quieres? –Maite miró mal a la pelirroja-
- No hay día que no me sorprenda, en serio… -Riéndose, mientras se sentaba en el sofá –
Justo en el momento en que Dulce se sentó en el sofá tocaron la puerta.
- Hoy te toca abrir a ti… -Le dijo Maite a Anahí-
- Siempre abro yo –Mirándola mal-
- ¿Se van a volver a pelear? –Preguntó incrédula Dulce-
- ¡No! –Contestaron ambas-
- Está bien, abro yo… -Se dio por vencida Anahí-
Anahí fue hasta la puerta y abrió. Detrás de la puerta apareció Christopher con un ramo de flores y una sonrisa de oreja a oreja

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:11 pm

Capítulo 13
- Hola Annie… -Dándole un tierno beso en la frente- ¿Dulce está?
- Si, claro que está… -Haciéndose a un lado bastante deprimida y dejando que su amigo pasara-
Christopher entró y detrás de él fue Anahí con la mirada clavada en el piso. Él mantuvo su amplia sonrisa y caminó hasta la sala donde se encontró a Maite y Dulce hablando. Maite miró a Christopher y eso hizo que Dulce mirara también.
- Cariño… -Se levantó- ¿Y esto? –Mirando el ramo de flores con la boca abierta-
Rápidamente Maite busco a su amiga con la mirada y la encontró justo detrás de Christopher con los ojos húmedos y bastante triste.
- Pues… como no tenías ganas de salir de casa he venido yo hasta tu casa… -Sonriendo- Y bueno… te traje este ramo de flores … ¿Por qué? ¿No te gustan? Un poco cursi, ¿verdad? –Decía preocupado-
- No, para nada es cursi… -Agarrando las flores con una sonrisa- Me encantan… gracias – Dándole un corto beso en los labios que Christopher profundizó-
Ese beso le dolió a Anahí, le dolió mucho, mucho más que todo lo que Maite le había dicho horas antes… Cerró fuertemente los ojos, forzándolos a que se tragaran todas las lágrimas que luchaban por salir.
Christopher estaba profundizando demasiado el beso y Dulce se vio en la obligación de separarse, aunque con una sonrisa. Definitivamente la pelirroja tenía un buen lío en su cabeza y en su corazón… con eso, Christopher le había ganado parte de su corazón pero y ¿Anahí? Ella también estaba en otra parte de su corazón…
- Bueno, ¿qué? Vente conmigo a dar una vuelta…. –Le rogaba Christopher a Dulce- Vamos… por favor… -Agarrándola de la mano-
- Mi amor… es tarde…
- ¿Y eso qué? Vamos a dar un paseo por la playa… y a ver las estrellas, ¿qué me dices? –Con una sonrisa-
- Ok… pero solo un ratito, ¿está bien?
- Vale –Sonriendo-
De repente se escucharon desde la calle varias bocinas sonando.
- ¡Mierda! ¡Me dejé el coche en doble fila! Mi amor te espero abajo, ¿vale? -Dulce asintió- ¡Adiós chicas! –Despidiéndose de Anahí y Maite y saliendo corriendo por la puerta-
- ¿Les importa si voy con él…? –Preguntó a ambas, aunque únicamente mirando a Anahí-
- No, para nada… puedes irte tranquila… -Respondió Maite, ya que Anahí únicamente la miraba desde lejos-
- ¿Annie? –Preguntó la pelirroja a Anahí ya que su respuesta era la que realmente le importaba-
Si Anahí se lo hubiera pedido, la pelirroja se habría quedado allí, con ella… Sin embargo Anahí le dijo:
- Pásalo bien… -Dijo simplemente, a duras penas ya que le estaba costando demasiado aguantar el llanto.
- Está bien… -Contestó Dulce- De todas formas no volveré tarde…
caminó hasta la puerta pasando por el lado de Anahí, mirándola a los ojos; en ese momento Anahí cerró los ojos, no podía mantenerle la mirada sin derramar una lágrima… Sin más Dulce salio y en cuanto la puerta se cerró Anahí se sentó en el suelo, apoyada en la pared que había a su espalda y dejando que por fin las lágrimas salieran sin compasión. Maite, rápidamente y sabiendo que eso sucedería, se sentó al lado de su amiga y la abrazó.
- Mai… ya no tengo ninguna duda, la quiero…. Estoy enamorada de ella… -Llorando en el hombro de Maite, sin ninguna intención de frenar sus lágrimas-
- ¿Estás segura? –Le preguntó Maite a Anahí-
- Desgraciadamente si…. ¿Por qué me tuve que enamorar de ella? ¡¿Por qué?! –Maite no contestó a esas preguntas, simplemente la abrazó y dejó que llorara-
Pasados algunos minutos Anahí se separó, ya más desahogada y secándose las lágrimas.
- No soporto ver eso… Me mata ver como lo besa… ¡No puedo! –Poniéndose nuevamente nerviosa-
- Annie… -Agarrando a su amiga del metón, intentando que la mirara a los ojos- Relájate, ¿vale? Y escúchame… No sé si Dulce siente lo mismo que tu, pero estoy completamente segura de que algo siente por ti…
- No, no siente nada por mi… ¿No viste lo feliz que puso cuando Christopher le trajo las flores?
- Si, claro que lo vi… Pero…
- ¡Pero nada! –Sin dejarla hablar- Esto se me está yendo de las manos… simplemente tengo que olvidarla y ya está…
- Annie, de verdad creo que…
- Que nada… -Levantándose- Mai, gracias, de verdad gracias, pero no quiero hacerme ilusiones así que… prefiero olvidarla y ya está…
- Como quieras Annie… -Levantándose también- ¿Crees que puedas olvidarla?
- Por supuesto, la voy a olvidar… -Muy segura de sí misma- Y… te tengo que contar algo…
- ¿Qué?
- Pues… es que hice algo…
- ¿Hacer? ¿Qué hiciste?
Anahí le contó a su amiga lo que le había dicho a Dulce en el coche.
- ¿Estás loca? ¿Cómo le dices eso? –Sorprendida-
- Pues… no sé Mai… es verdad, estoy enamorada… no quería mentirle…
- De todas formas le mentiste… -Anahí la miró sin comprender así que ella explicó- No le dijiste que esa persona es ella…
- Exacto, no le dije que es ella… pero eso no es mentir, simplemente no contarlo todo…
- Está bien… -Sin ganas de discutir- Me voy a dormir…
- Si, yo también…
Ambas se fueron cada una a su cuarto, Maite se quedó dormida en un momento pero Anahí no, Anahí no podía para de llorar y de pensar: ¿Olvidarla? ¡Es imposible! ¿Por qué no puedo ser yo la que regale flores? ¿¡Por qué no puedo ser yo la que la bese!? ¿¡Y por qué no puedo ser yo la que pueda hacerla suya, amarla, entregarse a ella…!? –Entre más lo pensaba más lloraba-
Casi se estaba quedando sin aire, necesitaba salir y tomar agua, mucha agua. Salió de su cuarto y tuvo la tentación de ir a mirar si Dulce ya había vuelto… Así que se dirigió al cuarto de Dulce y, despacio, entró pero como se imaginaba en el cuarto no había nadie, Dulce aún no había vuelto. Retomó su camino hasta la cocina y bebió una gran cantidad de agua, pero eso no le sirvió para dejar de llorar ya que parecía que al beber el agua se habían creado más lágrimas.
Se sentó en el sofá derrotada, dejando que la oscuridad de la noche la absorbiera mientras sus lágrimas salían sin compasión de sus ojos. De repente, en medio del llanto, la puerta se abrió sin que ella se diera cuenta y atrás de la puerta apareció Dulce, quien nada más entrar escuchó los llantos de alguien. Rápidamente encendió la luz y vio a Anahí sentada en el sofá llorando… Al notar que la luz se encendía Anahí se sobresaltó y miró hacia la puerta, donde encontró a Dulce mirándola.
- Annie... ¿Qué te pasa? ¿Por qué lloras? – Acercándose a ella y sentándose a su lado- Tienes los ojos hinchados… -Acariciándole la cara y secándole las lágrimas con sus dedos pulgares- y la boca seca… -Mirando sus labios y acercándose a ella inconscientemente-
Ahora las miradas de ambas eran intermitentes entre sus labios y sus ojos, la lejanía de sus caras se iba acortando, tenían las frentes pegadas y la respiración bastante agitada.
- No soporto verte llorar… - Casi susurrando-
Anahí, quien hasta ahora no había dicho nada, levantó tímidamente su mano izquierda y acarició suavemente la cara de Dulce, provocado que la piel de la pelirroja se erizara considerablemente; tanto que Anahí se dio cuenta y por ello sonrió. Dulce por el nerviosismo de la cercanía también sonrió, pero ahora su mirada estaba fija en los labios de Anahí. ¡Dios! deseo tanto probarlos… -Pensó la pelirroja-
Milagrosamente, parecía que Dios había escuchado ese ruego por parte de Dulce, ya que Anahí se fue acercando poco a poco a sus labios, decidida a atraparlos.

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:12 pm

Capítulo 14
Anahí ni si quiera lo pensó… simplemente quería besarla, necesitaba hacerlo. Despacio y con miedo a ser rechazada acercó sus labios a los de la pelirroja, quien también poco a poco acercó los suyos a los de Anahí. En pocos segundos Anahí atrapó por fin los labios de Dulce, sin prisas al principio pero al notar que ella se lo correspondió desde el primer momento la intensidad fue subiendo. Anahí pasó sus manos alrededor del cuello de la pelirroja, mientras que Dulce agarraba a Anahí de la cintura, intentando pegarla más a ella.
Era imposible explicar lo que ambas estaba sintiendo con ese beso, era mágico…realmente mágico.
Anahí tomó la iniciativa de profundizar más el beso usando su lengua, que fue muy bien recibida por Dulce ya que jugó con ella incansablemente. Dulce levantó un poco la camisa de Anahí, acariciándole suavemente la cintura y consiguiendo así que a Anahí se le erizara la piel. La pelirroja fue echando hacia atrás a Anahí para posicionarse encima de ella sin dejar de besarla, mientras su mano empezaba a recorrer el cuerpo de la castaña, aunque sin sobrepasarse de ninguna forma. Poco a poco ambas notaron que les faltaba el aire y se vieron obligadas a separarse lentamente. Dulce llevó su mano derecha a la cara de Anahí, mano que antes estaba en el muslo de la castaña, y la acarició suavemente.
- Así está mejor… -Sonriendo y refiriéndose a que Anahí ya no lloraba-
Anahí simplemente sonrió y le robó otro beso, aunque este fue corto. Ninguna de las dos sabía que más decir, solamente se miraban… De un momento a otro Dulce pensó en Christopher… acababa de besar a la mejor amiga de su novio, había besado a una mujer y lo más importante: Había besado a alguien que no era Christopher. Dulce se quitó de encima de Anahí, sentándose nuevamente en el sofá; Anahí se dio cuenta de la descompuesta cara de Dulce, se incorporó y le dijo:
- Dulce, perdóname… no debí…
- No –Sin dejarla acabar- Perdóname tu a mi… -Dicho esto se levantó y se fue a su cuarto-
Anahí se quedó viendo como Dulce se metía en su cuarto con la cabeza gacha. Aún no se creía lo que acababa de pasar, la había besado…. ¿Estaba soñando? Necesitaba contárselo a alguien, así que sin más se fue corriendo rápido hasta el cuarto de Maite; entró y encendió la luz.
- ¿Se puede saber quien ***** encendió la luz? –Decía Maite abriendo un ojo, media dormida-
- Mai… no sabes lo que me acaba de pasar… -Tirándose en la cama con su amiga muy feliz- Aún no me lo puedo creer… fue tan mágico, tan especial que… parece un sueño, de verdad, no me lo creo…
- Annie… ¡son las 4 de la mañana!
- Si, el mejor día de toda mi vida… -Sonriendo-
- ¿Qué? ¡¿Pero qué dices!? Déjame dormir… -Volviendo a cerrar los ojos-
- No… ¡Mai escúchame carai! – Maite volvió a abrir los ojos- Dulce volvió…
- ¿¡Y por eso es el mejor día de toda tu vida!?
- ¿Me dejas acabar? –Mirándola mal- Nos besamos…
- Si, ya claro… Y yo soy Hawaiana… -Cerrando otra vez, los ojos, sin creerla-
- Mai… de verdad, nos besamos…
- ¿¡¡Qué!!? –Maite se incorporó rápidamente-
- ¡No grites! –Anahí le tapó la boca-
- ¿Me estás hablando en serio? –Con la voz más baja aunque con la boca abierta-
- Totalmente en serio… aún no me lo creo…
- Pero… ¿Cómo?
Anahí le contó exactamente todo lo que había pasado, con pelos y señales… Maite estaba realmente impresionada con la historia.
- Pero… ¿Y Christopher?
Anahí casi se había olvidado de ese gran detalle…. Por eso Dulce se había ido así…
- No sé Mai… Christopher no sé… ahora mismo solo me importa el beso y no me arrepiento, volvería a hacerlo miles de veces más… Dulce me devolvió el beso, eso debe significar algo, ¿no?
- Si, claro que debe significar algo pero… tal vez signifique mucho menos de lo que es Christopher para ella… -Eso le dolió a Anahí- Annie… de verdad que no quiero quitarte la ilusión del beso ni hacerte sentir mal pero… no deberías hacerte ilusiones por ahora, solo fue un beso..
- ¿Solo? Para mi es un GRAN paso, más de lo que me esperaba…
- Si, para ti si, pero tal vez para ella no…
Anahí suspiró- ¿Y qué hago Mai?
- Hablar con ella… mañana.
- ¿Cómo hablar con ella? ¿¡Y qué le digo!?
- Pues no sé Annie… creo que deberías declararte de una vez por todas…
- ¿Qué? Vamos a ver… ¿Me estás proponiendo que le diga: Dulce perdona, pero estoy enamorada de ti? ¡No puedo hacer eso!
- ¿Y que piensas hacer entonces? ¿¡Sufrir más!? Dulce te correspondió al beso, como tú dices: Si lo hizo por algo fue, ¿no? Ahora es el momento de decirle que te enamoraste de ella desde el primer momento en que la viste… Vamos, no pierdes nada
- Si, ¡la pierdo a ella!
- ¡Ya la besaste!
Anahí respiró hondo- Mai… no sé, esto es muy complicado…
- Esto es complicado desde el principio… pero tú no decides de quien enamorarte… Así que creo que es mejor que nos durmamos ya, porque tu estas muy cansada y tenemos que descansar… si no, mañana no nos vamos a levantar…
- No creo que pueda dormir…
- Pues tienes que dormir… no pretenderás ir a hablar con Dulce mañana teniendo unas ojeras de caballo, ¿verdad? –Sonriendo-
- Para eso ya está el maquillaje… -Con una sonrisa de medio lado-
- Oh, es verdad… se me olvidaba que tienes que estar maquillada para hablar con tu “Rojita” –Riéndose-
- ¡No te burles de mí! – Aunque riéndose- Y no le llames rojita –Mirándola mal-
- Está bien, no la llamo rojita si tú te duermes ya.
- Vale, me duermo pero aquí –Acostándose sin pudor en la cama-
- ¿Qué? –Incorporándose y mirándola mal- O sea… ¿encima tengo que compartir MI cama contigo?
- Para eso están las amigas, ¿no? –Riéndose-
Maite no contestó a eso, cerró los ojos y en pocos minutos se quedó dormida; en cambio Anahí no conseguía dormir, su cabeza daba demasiadas vueltas.
Por otro lado, Dulce estaba realmente confundida, no entendía nada, no sabía que pensar y mucho menos que hacer.
Entre dudas y pensamientos ambas consiguieron dormirse aunque muy poco.
A la mañana siguiente las tres se levantaron casi a la misma hora y sin decir mucho estaban desayunando. Anahí y Dulce intercambiaban miradas pero ninguna de las dos se decía nada. El silencio era algo que Maite odiaba así que se vio obligada a romper con él.
- Bueno… Qué linda mañana, ¿verdad? –Sonreía Maite-
- Si… -Contestó Dulce sin ganas mientras se comía sus cereales-
- Y… ¿tienen hacer algo hoy? Podríamos salir de compras… -Propuso Maite con una sonrisa de oreja a oreja-
- No, pero no me apetece salir de compras…-Se negó Anahí-
- A mi tampoco… -Dijo desganada Dulce-
- ¿Qué? Dulce, yo no sé si tu eres fan de comprar pero Annie… -Mirándola sorprendida- ¡Tu eres una comprador compulsiva! ¿Cómo no tienes ganas?
- Pues no Mai, no tengo ganas… ¿Vale? -Con tono amenazador-
- Vale, vale…
De un momento a otro el móvil de Dulce sonó, pero Dulce estaba tan metida en sus pensamientos que ni lo escuchó.
- Dul… tú móvil… -Le dijo Anahí-
Dulce salió de sus pensamientos y respondió al móvil bajo la fija mirada de Anahí.
- ¿Bueno? –Suspiró- Christopher… -Se levantó y se alejó un poco para hablar con él más tranquila-
Maite aprovechó ese momento para hablar con su amiga.
- Annie… yo me voy a ir a comprar y te voy a dejar el día libre para estar con ella y que solucionéis las cosas, ¿vale?
- ¿¡Qué!? No Mai, por favor… no me dejes sola con ella…
- ¿Por qué no? A lo mejor lo que ambas tenéis es tensión sexual no resuelta, como la peli –Soltando una carcajada-
- Mai… lo que yo siento por Dulce no es únicamente atracción sexual, ¿Vale? –Mirándola mal- Si simplemente fuera eso yo no estaría así, ¿no crees?
- Bien, ahí quería llegar yo… Tu estás mal, y Dulce también… si Dulce está mal también es por algo, ¿no?
- Si, Dulce está mal porque le puso el cuerno a su novio, con una mujer por la cual no siente nada y que a la vez es la mejor amiga de su novio… ¿te parece poco motivo para estar mal? Dulce no siente nada por mi, punto. –Intentando zanjar la conversación-
- Punto y coma –Maite quería continuar la conversación- Vamos Annie, tu también has llegado a pensar que Dulce siente algo por ti…
- Si, confieso que alguna vez se me pasó por la cabeza pero ahora he cambiado de idea… No siente nada, para ella fui solo un beso, simplemente eso… un beso, por experimentar… -Diciendo eso a duras penas-
- ¡Pero mira como está hablando con Christopher! –Señalando a Dulce hablando por el móvil- Se nota que no tiene ganas de escucharlo…
- No, se nota que se siente culpable porque le puso el…
- ¡No! –La interrumpió- No me salgas otra vez con esas… Yo me voy a comprar y te dejo sola con ella... –Levantándose y cogiendo su bolso- Y como no te declares tú, yo misma le informaré de tus sentimientos hacia ella…
- No serías capaz… -Mirando a seriamente a Maite-
- Ah, ¿no? ¿Quieres ponerme a prueba? Deberías pensarlo… yo no pierdo nada con decírselo.
- Está bien… Se lo diré yo, no sé como pero… lo haré…
- Muy bien, ahora… me voy.
- ¿Ya?
- Si, ya… Annie, ataca… –Riéndose-
- Estás loca… -Mirándola mal-
- Vamos, no me digas que no te mueres de ganas por volver a la vida sexual que tenías hace un año…
- Mai... –Mirándola mal- ¿Qué problema tienes tú con mi vida sexual?
- Ninguno, solo que necesitas echar una buena revolcada de una vez por todas. Ya verás como así se te quitará el mal humor…
- Gracias amiga…. –Mirándola aún mal-
- Lo digo por tu bien –Sonriendo- Me voy… -Se volteó y salió-
Dulce vio como Maite salía, cosa que le sorprendió pero no dijo nada hasta que, al cabo de 10 minutos más, acabó de hablar con Christopher.
- ¿A dónde fue? –Sentándose otra vez con Anahí-
- A comprar… ya que nosotras no quisimos acompañarla va ella sola…
- Ah… -Dijo simplemente Dulce-
- ¿Era Christopher? –Se atrevió a preguntar-
- Si, era él… Solo quería saber si llegué bien anoche… -Anahí simplemente asintió-
Estuvieron por un tiempo en silencio, ambas le daban vueltas a la cabeza… una tenía en su cabeza a dos personas y la otra estaba pensando en como declarase. Al final, Dulce dijo:
- Annie… -Suspirando- Tenemos que hablar…

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:12 pm

Capítulo 15
Anahí se puso realmente nerviosa, se levantó y llevó su plato a la cocina para fregarlo, intentando ganar algo de tiempo mientras pensaba qué hacer o qué decir.
- Annie… yo… -Mirando a Anahí de espaldas, viendo como fregaba nerviosa los platos- Yo quiero a Christopher, yo estaba enamora de él…
Anahí no quería continuar escuchándola, ya sabía lo que le iba a decir y prefería no escucharlo, no quería sufrir. Cerró el grifo del agua, se secó las manos y, con lágrimas en los ojos, se volteo para irse a su cuarto. Al ver eso Dulce se levantó rápido y la agarró suavemente del brazo, volteándola despacio para verla a los ojos.
- Déjame acabar… por favor… -Respiró hondo- Yo estaba enamorada de él, pero… llegaste tu y me lo removiste todo… No sé, no sé que siento ahorita por él... no lo sé… –Agarró la cara de Anahí y pegó su frente con la de ella, muy cerca, mirándole los ojos- Solo sé que si estoy así de cerca de ti mi corazón va a más de 1000 por hora…
Definitivamente eso no era lo que Anahí esperaba, Anahí esperaba una disculpa y un adiós pero… eso no era un adiós, todo lo contrario.
- Ayer… cuando nos besamos… -Dulce continuó hablando, aún con sus manos en la cara de Anahí- Era como… ¿como cuando haces paracaidismo? ¿Que cuando aterrizas tienes el corazón tan acelerado que se te va a salir del pecho? Pues así estaba yo… -Sonriendo, eso también provocó una tímida sonrisa en Anahí-
Se quedaron calladas por un segundo, Anahí sabía que ahora le tocaba a ella hablar pero… no sabía como empezar ni qué decir.
- Dulce…yo… -Separándose un poco para verla bien a los ojos- Yo… Lo siento pero… -Agachó la mirada, suspiró y la volvió a levantar para mirarla a los ojos, sin miedo- yo me enamoré de ti desde el primer momento en que te vi… no se cómo pero… me enamoré. Y esto me duele, no sabes cuanto… -Con lágrimas en los ojos- Me duele porque tú tienes novio, porque lo quieres y… porque ese novio es Christopher. Si no fuera él, las cosas cambiarían un poco pero… es así… -Sonriendo de medio lado mientras algunas lágrimas salían de sus ojos- tu estás con Christopher, eres de él, y yo… yo… yo no sé que lugar ocupo en esta historia… pero era inevitable enamorarse de ti…
Después de esa declaración Dulce se había quedado sin palabras, casi sin respiración. Soltó lentamente la cara de Anahí y se volteó, pensando que contestarle; Anahí se quedó detrás de ella, simplemente mirándola.
- Annie… yo… no sé que hacer… no sé que siento, no sé… -Se volteó para volver a mirar a los ojos- No sé que decir…
- Entonces no digas nada...
Y en menos de dos pasos, sin pensárselo, Anahí había atrapado a Dulce con sus labios. Esta vez lo hizo de una forma apasionada, rápida, sin miedo. Dulce correspondió al beso de la misma forma y poco a poco ambas acabaron tumbadas en el sofá sin dejar de besarse, Dulce encima de Anahí besándole el cuello y Anahí quitándole la camisa a Dulce. Segundos más tarde ambas estaban ya sin camisa y la temperatura estaba demasiado alta. Dulce iba a desabrochar el sujetador de Anahí cuando ella la paró y le dijo:
- Espera, espera… -Con la respiración agitada y sonriendo-
Dulce paró toda acción en seco y la miró, temerosa porque pensó que sería capaz de dejarla en ese grado de excitación
- ¿Vamos a la cama? –La miró riendo-
- Genial idea… -Con una sonrisa pervertida-
Dulce se levantó, y riendo, jaló a Anahí del brazo. Entre besos ambas entraron en el cuarto de Anahí. Anahí acorraló a Dulce en la pared y, mientras la besaba, llevó su mano a la espalda de la pelirroja para desabrocharle el sujetador; por fin quitó esa prenda que tanto sobraba entre ambas.
Hasta ahora Anahí llevaba el control de todos los movimientos y eso no era lo que quería Dulce, así que se dio la vuelta, dejando a Anahí pegada en la pared y sin dejar de besarla le quitó el sujetador. La pelirroja empezó a besar y morder el cuello de Anahí de una forma muy excitante, tanto que a la castaña se le escapaban gemidos de placer. Sin perder tiempo, Dulce bajó sus besos a los deseosos pechos de la castaña, lamiendo todo lo que encontraba a su paso.
Poco a poco, y sin dejar de besarse, se deshicieron de la poca ropa que les quedaba. Una vez libres de ropa Dulce empujó suavemente a Anahí a la cama, colocándose encima de ella mientras la besaba despacio, excitándola cada vez más.
Anahí intentaba tocar el cuerpo de Dulce, pero esta no la dejaba… en cada intento que hacía Anahí por moverse Dulce le agarraba las manos. Cuando Dulce volvía a entretenerse en los pechos de Anahí, la castaña dijo:
- Dul… déjame tocarte… -Entre pequeños gemidos, a consecuencia de lo que Dulce le hacía-
- No… -Subió un poco para mirarla con una sonrisa traviesa- Vas a disfrutar lo que hace un año no pruebas…
Dicho esto comenzó a bajar sus besos, llegando hasta el abdomen de la castaña y jugando allí un poco con su ombligo; poco a poco bajó más, hasta el punto clave, ahí dejó algunos besos y volvió a subir para decirle:
- ¿Te gusta bailar? – Con una sonrisa traviesa y colocándose encima de ella-
- Me encanta… -Sin entender muy bien lo que Dulce quería hacer pero con una sonrisa bastante pervertida-
Y poco a poco Dulce empezó a moverse, rozando su clit con el de Anahí. Anahí, con una sonrisa, la siguió, moviéndose al mismo ritmo que Dulce y consiguiendo así llegar a un punto de excitación incontrolable.
Era como un sueño; la única persona inalcanzable para Anahí estaba encima de ella, dándole el mayor de los placeres que ella podía sentir.
Varios minutos más tarde los movimientos fueron reduciendo su velocidad y Dulce aprovechó ese momento para llevar su mano hasta la parte íntima de Anahí, atreviéndose a masajearla suavemente pero sin dejar de mirarla. Anahí soltó un gemido, cosa que le hizo saber a Dulce que necesitaba más. Dulce complació a Anahí y metió dos dedos, moviéndolos lento al principio y rápido después, alternando los movimientos. Minutos después Anahí llegó al clímax, así que Dulce, poco a poco sacó sus dedos y se acostó al lado de Anahí, mirándola con una sonrisa mientras la castaña volvía a respirar normal.
- Wow… -Dijo Anahí riendo-
- ¿Qué? –Mirándola con una sonrisa-
- Fue increíble… -Sonriendo-
- Ya te dije que ibas a disfrutar de lo que hacía un año no probabas… -Con una sonrisa más amplia-
Se acercó para besarla- Pues… -Recordó su erótico sueño- podríamos acostumbrarnos a esto, ¿no crees?
Cuando Anahí estaba a punto de besarla, Dulce se separó. Esa última frase le recordó algo: Christopher.
- Dul… ¿Qué pasa? –Viendo como se alejaba y se incorporaba- ¿Dije algo malo? ­Incorporándose también-
- Christopher… eso pasa.
Suspiró- Christopher… -Se repitió a sí misma- Cariño… -Le agarró la cara para mirarla de cerca- Yo ya te dije que lo siento… ¿Y tú?
- Yo… -Mirándola fijamente a los ojos, como si intentara adivinar algo- Yo no sé lo que siento Annie… -Suspiró-
Eso le dolió a Anahí, no sabía por qué pero esperaba algo más…
- Te quiero a ti… pero también lo quiero a él… -Anahí asentía con la cabeza y algunas lágrimas en los ojos- Joder... Entiéndeme… esto no es fácil…
- Si, te entiendo perfectamente, yo siento lo mismo… -Levantándose de la cama y recolectando su ropa por el suelo- Es mi mejor amigo, esto también me duele a mi… -Dijo sin mirarla-
Anahí acabó de recolectar su ropa y salió del cuarto sin decir nada. Dulce se quedó dentro con la cabeza gacha y enfadada con sí misma por dejar que eso acabara así

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:12 pm

Capítulo 16
Anahí se metió en su cuarto y de ahí no salió en todo el día; Dulce, por otro lado, se duchó y se pasó la tarde en el salón, esperando a que Anahí saliera del cuarto. Christopher llamó miles de veces a la pelirroja pero ella no contestó, no podía hablar con él ahora, no sabría que decirle.
Cuando ya casi se estaba haciendo de noche Maite entró por la puerta del apartamento, y vio a Dulce sentada en el sofá con la tele encendida pero sin mirarla.
-¿Dulce?
Dulce no le oyó, por ello no le contestó. Maite soltó las bolsas en el suelo y se acercó a ella.
- ¿Dulce? – Ahora sí, Dulce la vio- ¿Pasó algo?
Suspiró- No…
El teléfono de Dulce sonó nuevamente y en su pantallita aparecía: Christopher. Dulce le dio al botón de colgar y apagó el teléfono con la mirada bastante triste.
- Dulce… ¿Estás bien?
- Si…. Supongo que si…
- ¿Segura? –Mirándola realmente preocupada-
- Si… -No muy segura-
- Vale… -Nada convencida- Oye, Christopher me llamó… quería saber por qué no le cogías el teléfono y donde estabas…
- Ah… -Dijo simplemente- Si te vuelve a llamar dile que me deje el teléfono en casa y que salí…
- Vale, se lo diré… ¿Y Annie?
Miró seria el cuarto- Pues… en su cuarto.
- ¿Le pasa algo?
- Eso mejor pregúntaselo tú… Yo me voy a dar una vuelta –Levantándose-
- ¿A dónde? ¿A estas horas?
- Si, necesito coger aire…
- Vale, pero ¿segura que estás bien?
- Que si, de verdad… -Dándole una sonrisa, intentando convencerla-
Dicho esto Dulce se fue del apartamento y Maite entró en el cuarto de Anahí. Al entrar se encontró a Anahí acostada en la cama, tapada hasta la nuca y con la cabeza debajo de la almohada.
- ¿Annie? –Acercándose con miedo a ella- ¿Estás bien? ­–Sentándose a un lado de la cama- Anahí… -Anahí no contestaba así que le quitó la almohada de encima de la cabeza; al hacerlo se dio cuenta de que Anahí tenía la cara llena de lágrimas- ¿Qué pasó? –Preocupada-
- Dulce… -Dijo simplemente y se abrazó a su amiga llorando-
- ¿Dulce? ¿Qué pasó con Dulce? –Abrazándola-
Anahí le contó, con pelos y señales, todo lo que había pasado. Maite estaba realmente sorprendida:
- ¡Ámonos…! que rápida me saliste, ¿no? –Riéndose- Veo que te tomaste en serio lo de atacar…
- ¡Maite! –Enfadada-
- Vale, vale… -Callándose y poniéndose seria- Pues… ella también estaba realmente mal…
- ¿Qué? ¿Mal? ¿Por qué?
- Parece que Christopher lleva todo le día llamándola pero ella no le quiere coger el teléfono, y ahora salió.
- ¿Salió? ¿A dónde?
- ¿Podrías no repetir siempre lo último que digo? -¬ ¬-
- ¡Ay, ya! ¡Dime! ¿A dónde fue?
- No sé, me dijo que necesitaba coger aire.
- Pero ¿cómo? ¿Ella sola?
- Pues si Annie, ella sola…
- ¿Y si le pasa algo? ¿Y si se quiere ir como la última vez? –Comenzó a angustiarse- Si ella se va yo no sabría que hacer Mai…
- Annie… solo salió a dar una vuelta, ¿vale? No seas paranoica…
- La última vez me dijiste lo mismo y mira lo que pasó…
- Annie… se acaba de ir, ¡no seas exagerada y espérate a que vuelva!
- Como lo pase algo…
- ¡Que no le va a pasar nada! ¡Carai! - Levantándose- Yo llevo todo el día fuera y aún no te has molestado ni por preguntarme que he hecho… ¿Por qué la proteges tanto?
- Porque… no sé Mai, porque… siento que tengo que protegerla, que es muy frágil… ¿Me entiendes?
- No –Mai la miraba con cara de no haber entendido absolutamente nada-
Respiró hondo- No sé, no sé por qué… Pero bueno, da igual, cambiemos de tema… Oye… ¿tu sabes algo de Chris y Poncho? Hace mucho que no los veo…
- Pues si, están de vacaciones.
- Que suerte tienen algunos… ¬¬ Bueno… Cuéntame… ¿Qué te compraste? –Sonriendo-
- Pues… muchas cosas –Con una sonrisa de oreja a oreja- Ya verás, te va a encantar…
Maite salio del cuarto y fue a recoger todas las bolsas que había traído para enseñárselas a Annie. Pasadas tres horas habían acabado de observar y probarse toda la ropa con detenimiento. Y cuando ambas estaban en salón Dulce entró. Maite y Anahí miraron para ella pero Dulce no dijo nada, simplemente se dirigió a la cocina para beber agua.
- Ve a hablar con ella… -Le dijo en bajo Maite a Anahí-
- ¿Cómo que hablar con ella? ¿Y que quieres que le diga? –Hablando en bajo también para que Dulce no escuchara-
- Pues lo que sea… pero habla con ella, venga…
Suspiró-Está bien…
Anahí se levantó y fue hasta la cocina; Dulce estaba de espalda bebiendo agua:
- Dul…
Dulce nada más escuchar su voz sabía que era ella, Anahí estaba detrás suya llamándola… Se volteó rápido y la miró.
- ¿Qué?
Realmente Anahí no sabía que decirle, así que lo único que le salió fue:
- ¿Estás bien?
- No… -Simplemente dijo eso, mirándola fijamente a los ojos-
- Dulce… yo no quise ser… -Buscando la palabra adecuada para decir- muy… bruta con lo que te dije… sé que a ambas esto nos duele, sobretodo a ti que tienes que tener la cabeza hecha un lío y pues…. Yo me puse nerviosa porque… pues no sé, ya sabes… esto es difícil y… -Diciendo muchas cosas, todo lo que se le venía a la cabeza, sin parar-
- Annie… -Con una sonrisa de medio lado, intentando que se callara- Lo sé, está todo bien… te entiendo perfectamente… Perdóname tu a mi, antes no era el momento de decirte lo que te dije… Nada más que Christopher lleva llamándome todo el día como intenso y no… no puedo contestarle, ¿qué le digo? No sería capaz de mirarlo a la cara ahorita…
Anahí se quedó callada, realmente eso no tenía respuesta… ¿Qué le contestaba?
- Y tu… -Continuó Dulce- Te miro y… se me pone chinita hasta la nariz… -Sonriendo, cosa que hizo que Anahí también sonriera- Pero también quiero a Christopher, he pasado muchas cosas con él… -Respirando profundamente y apoyándose en la pared de la cocina- Nunca había estado tan confundida en toda mi vida…
Cuando Anahí iba a contestar a eso Maite la interrumpió.
- Perdón… -Mirándolas a ambas, especialmente a Anahí- Pero…
- Mai, estamos hablando… ahora te tomas tu café, perate por fa… -Le rogó Anahí-
- No, no es mi café… -Miró a la pelirroja- Dulce…
- ¿Qué?
- Christopher te busca…
Detrás de Maite apareció Christopher, mirando seriamente a ambas.
- Ya era hora… ¿¡Se puede saber donde estabas!? ¡Llevo todo el **** día llamándote! –Realmente enfadado

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:12 pm

Capitulo 17
Dulce se puso realmente nerviosa, al igual que Anahí. Abrió la boca pero de ella no salió ninguna palabra.
- Fue culpa mía –Salio sorprendentemente Anahí en defensa de Dulce- La obligué a venir conmigo de compras… casi la saqué a la fuerza y se dejo aquí el móvil… Ya sabes como soy…
Dulce miró sorprendida a Anahí, la estaba defendiendo con Christopher…
- ¿Es eso cierto? –Quiso corroborar Christopher, mirando serio a Dulce-
- Si, si, claro… -Afirmó Dulce-
Suspiró, más tranquilo- Está bien…. –Miró a Maite y Anahí- ¿Me podrían dejar hablar un minuto con ella?
- Por supuesto… -Maite salió lo más rápido posible de la cocina-
En cambio, Anahí se había quedado parada mirando a Dulce y cuando se dio cuenta de ello miró a Christopher, le dio una pequeña sonrisa y salio de la cocina. Dulce se quedó allí, apoyada en la pared y mirando temerosa a Christopher, en cambio Christopher la miraba fijamente, sin miedo.
- Llevas unos días muy rara conmigo… Mi amor… de verdad que si yo estoy haciendo algo mal… -Agarrándole las manos- Dímelo por favor… me lo dices y lo cambio… -Dulce negaba con la cabeza, aunque sin mirarlo a los ojos- Si, de verdad… siento que en lugar de ir para adelante vamos hacia atrás y eso no es bueno. Cariño… -Agarrándole la cara- ¿Qué pasa?
Anahí y Maite observaban, a escondidas y sorprendidas, la escena.
- No estás haciendo nada mal… ¿vale? Ese no es el problema… No tienes que cambiar nada. –Quitando las manos de Christopher de su cara-
- ¿Entonces qué pasa? ¿Por qué te alejas? –Volviéndole a agarrar la cara y pegándose a ella- ¿Por qué estás tan fría conmigo?
- Christopher, cariño… de verdad… -Alejándose de él y caminando hasta el otro extremo de la cocina- Hoy no tengo ganas de hablar de esto, estoy muy cansada.
- ¡Siempre estás cansada para verme! ¡Siempre estás cansada para hablar! ¡Siempre evades el tema! ¡¡¿Se puede saber que pasa!!? –Gritando nervioso- No puedo más con esto, ¡necesito que me expliques de una ***** vez que es lo que está pasando!
A fuera de la cocina, en la puerta:
- Christopher se está pasando un poco, ¿no? –Comentaba en bajo Anahí-
- Imagínate lo que debe de estar pasando Annie… entiéndelo –Intentaba darle la razón a Christopher-
Dulce, ya con los ojos húmedos y la voz rota, dijo:
- Christopher… yo te quiero, ¿vale?
- No, ¡no vale! El otro día no quisiste hacer el amor, ¡nunca me habías hecho eso! ¿¡Qué pasa!? –Anahí al escuchar eso se sorprendió bastante-
Respiró hondo, intentando calmar sus lágrimas e intentar hablar- No puedo más…
Sin más se volteó y, dejando que sus lágrimas salieran, se fue de la cocina, pasando por delante de Anahí y Maite. Los tres fueron detrás de ella, y en medio del salón Christopher jaló a Dulce del brazo, volteándola sin hacerle daño.
- ¡Quiero que hablemos esto hoy! No pienses solo en ti, ¡yo también estoy pasándolo mal!
- ¡Christopher! –Se soltó de él llorando- En este momento en quien menos pienso es en mi, ¡¿vale!? ¡¡¡Déjame en paz!!! ¡No puedo más! ¡Esto me supera!
- ¡¿El que te supera!? ¿¡Alguien me puede explicar de una vez lo que pasa!? –Mirando a Anahí y Maite-
- No, no te podemos explicar que pasa –Respondió rápido Anahí- Pero si te puedo decir que ahora te vayas a tu casa, ve como esta Dulce… Esta discusión no da para más, es mejor dejarlo para otro…
- ¡No lo voy a dejar para otro día! –Interrumpió Christopher nervioso- ¡Estoy harto de dejar esto para otro día! ¡Quiero las cosas claras y las quiero ya! –Volviendo a mirar a Dulce-
Dulce no le respondió, se sentó en el sofá, apoyando la cabeza en su mano y llorando, tapándose la cara. Maite se sentó a su lado e intento consolarla, no sabía que otra cosa hacer.
- ¡Pero vamos a ver, rey! ¿¡No estás viendo como está!? –Ahora la que se puso nerviosa fue Anahí- ¡¡¿No ves que le estás haciendo daño?!! Este no es el momento ni las formas de discutir nada con ella…
- ¡Estoy harto de esperar!
- ¡Pues te toca esperar más!
- Annie… -Respiró más tranquilo Christopher- ¿Alguna vez has estado enamorada? –Anahí se quedó callada y disimuladamente miró a Dulce, quien también la miró- ¡No! –Se autocontestó Christopher- ¡Entonces no tienes ni la mínima idea de lo que yo estoy sintiendo acá! –Poniendo su mano derecha en su pecho izquierdo- También tengo corazón, ¿sabes? –Mirando a Dulce- ¡Esto me duele! ¡Y no aguanto más!
- ¡Esté o no esté enamorada no hay que ser “Cupido” para darse cuenta de que Dulce lo está pasando realmente mal! Si de verdad la amas como dices deberías marcharte a tu casa, calmarte y cuando estés tranquilo venir a HABLAR –Recalcando ese verbo- tranquilamente con ella.
Christopher sin más, y dándole la razón a Anahí, se fue hasta la puerta, la abrió y salió pegando un gran portazo. Anahí se apoyó en la mesa y respiró cansada, dando gracias a dios porque Christopher se había ido.
Dulce continuaba llorando, Anahí y Dulce se miraran y Maite se dio cuenta de eso:
- Creo que les voy a dejar solas para que hablen…. Y me voy a fuera a ver si alcanzo a Christopher para calmarlo…
Se levantó y se fue a, como dijo, buscar a Christopher. Sin dudarlo Anahí fue al lado de Dulce, se sentó y la abrazó intentando calmarla.
- No puedo más Annie, de verdad… no puedo mirarle a la cara… ¡me siento una basura! –Llorando y abrazándola-
- No, no eres una basura, ¿vale? Simplemente estás confundida… Es normal… Pero también tienes que entenderlo Dul… -Sin dejar de abrazarla y acariciándole el pelo- Es normal que se ponga así, sin motivo te estás alejando de él….
- No Annie…. –Se separó para mirarla a los ojos, muy pegadas- Si hay un motivo… y ese motivo eres tú… Me estoy enamorando de ti…
A Anahí se le había parado el corazón, ya no respiraba, todo bombeo de su corazón se paró, la sangre dejó de correr por su cuerpo y se quedó blanca… Parece que Dulce se dio cuenta de que había dejado sin palabras a Anahí y continuó ella hablando.
- Nunca le había contado a nadie lo de mi hermana… poca gente lo sabe; cuando te abrazo siento que me proteges, que en lugar de tus brazos alrededor mío tengo un escudo protector; que… cuando te veo me tiembla hasta el pelo… -Con una sonrisa tierna- Cuando estoy así de cerca… -Pegando del todo su frente con la de Anahí y mirando sus labios- lo único que quiero es besarte… -Agarrándole la cara, acariciándola suavemente y rozando su nariz con la de Anahí-
- Entonces… -Mirando deseosamente sus labios, ya con la respiración agitada. Se atrevió a llevar su mano hasta el muslo de Dulce, acariciándolo provocativamente- ¿a que esperas para hacerlo? –Con una sonrisa pervertida-
Sin pensarlo dos veces Dulce besó a Anahí despacio, provocativa y sensualmente, acariciando tiernamente sus mejillas. Anahí correspondió al beso, pero era un beso tranquilo, mezclado con las lágrimas de Dulce… ninguna de las dos quería profundizarlo, no era el momento de dar rienda suelta a la pasión.
Poco a poco se separaron, dándose cortos picos.
- ¿Sabes qué? –Dijo Anahí con una sonrisa picarona mientras le secaba las pocas lágrimas que le quedaban-
- ¿Qué? –Con una sonrisa en los labios-
- Besas muy bien… -Robándole un corto beso-
- ¿Solo muy bien?
- Vale, espectacularmente bien…-Riéndose-
- Así está bien… -Riéndose- Y… -Se acercó a su oído y le besó el lóbulo de la oreja- ¿Solo hago eso bien?
- Que pervertida eres… –Anahí se separó riendo, sabiendo perfectamente a lo que se refería la pelirroja-
- En ese aspecto no me conoces bien… -Riéndose- Pero… -Se volvió a acercar peligrosamente a Anahí- ¿Me vas a negar que lo hago bien? –Con una sonrisa picarona, rozando su nariz con la de Anahí-
- No, definitivamente no te lo puedo negar… -Riéndose y pegando su frente a la de Dulce-
Ambas notaban como su respiración iba aumentando su velocidad y eso no era bueno. Sabían perfectamente que sin continuaban un segundo más así, con ese acercamiento, no iban a poder parar.
- Oye… -Anahí se separó, alejándose lo más posible de ella- Yo te quería preguntar una cosa… -Anahí se acordó de algo y eso le sirvió para poner una excusa a su alejamiento-
- A ver… pregunta…
- Sé que había conseguido que te olvidaras un poco de eso pero quiero saberlo… Antes Christopher dijo que… ya sabes –Haciendo gestos con las manos- que no habías querido… hacer el amor con él…. ¿Eso es cierto?
Dulce tragó saliva nerviosa- Si… -Dicho agachando la cabeza- Pero… eso fue cuando yo quería irme…
- Por eso querías irte… -Intentando comprender lo que aún no había entendido-
- No exactamente pero… algo así…
- ¿Cómo algo así? Explícame… -Poniendo toda su atención a Dulce-
- Pues… pasó que el me había preparado algo súper romántico, porque nuestra primera vez fue un poco… improvisada… -Soltando una pequeña carcajada- Nada romántico y pues… quería recompensármelo.
- ¿Y?
- Cuando… nos estábamos besando y bueno, el ya me había quitado la camisa… me besó el cuello pero… yo imaginé que no era él quien lo estaba haciendo…
Eso le interesó aún más a Anahí- ¿Cómo que imaginaste que no era él quien te estaba besando? ¿Entonces? Según tu imaginación… -Sonriendo- ¿Quién estaba devorando tu cuello? –Poniéndole un toque de humor al asunto-
- Tu… -Dijo tímidamente-
- ¿Yo? –Dijo fingiendo estar sorprendida-
- Si, tu… y no te hagas la tonta que ya te lo imaginabas… -Mirándola mal-
- Si, me lo imaginaba pero… quería que lo dijeras… -Riendo-
- ¿Y para que?
- Pues porque eres extraña… -Dulce la miró sin comprender- Hace 3 minutos eras una pervertida… y ahora, cuando lo dijiste, la timidez pudo contigo…
Dulce se quedó pensando un rato en que Anahí tenía razón, nunca se había parado a pensarlo.
- Pero bueno da igual, es una tontería… -Anahí le quitó importancia al asunto- Realmente lo que ahora me importa es… ¿Qué vas a hacer? ¿Qué va a pasar con nosotras?... ¿Qué va a pasar con Christopher?...
Dulce suspiró- No lo sé… Annie… ya sabes lo que siento y…
- No Dulce… -Interrumpiéndola- No sé lo que sientes. Me acabas de decir que te estás enamorando de mi… pero enamorarse solo se hace de una persona… y tu me estás diciendo que también lo sientes por él, ¿entonces qué?
- Entonces no sé… No sé lo que siento, no sé lo que me pasa…
- Está bien… Pues… -Se levantó- Cuando sepas lo que sientes me buscas… y ya sabes donde encontrarme… -Zanjó la conversación metiéndose en su cuarto

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:13 pm

Capítulo 18
Por otro lado, Maite había alcanzado a Christopher y se habían ido a tomar un café. Christopher seguía dándole vueltas a lo que acababa de pasar:
- Pero Mai… tu tienes que saber que es lo que le está pasando a Dulce, vives con ella…
- Christopher, de verdad, no lo sé… -Se maldijo por ir a buscarlo, ahora tenía que inventarse miles de cosas- Y si, yo vivo con ella pero pos… nos conocemos de poco, no hay tanta confianza conmigo para contarme esas cosas…
- Está bien, contigo tal vez no tiene tanta confianza, pero con Annie si… ella tal vez si sabe lo que le pasa…
Maite pensó: Si, definitivamente Anahí lo sabe mejor que nadie- Lo sepa o no creo que no deberías ni preguntárselo, ella no te lo va a decir… pase lo que pase a quien le corresponde hablar contigo es a Dulce, a nadie más…
Christopher suspiró cansado, Maite intentó decirle algo más para tranquilizarlo.
- Christopher, no te preocupes… seguro es una tontería, Dulce es muy sensible y se lo toma todo muy a pecho… estoy segura de que no es nada importante…
Maite sabía perfectamente la gravedad que tenía el asunto pero no podía decirle nada, se suponía que estaba ahí para ayudarlo y tranquilizarlo, no para ponerlo aún peor.
Dulce pasó toda la noche sin dormir, pensando en lo que iba a hacer con respecto a Anahí y Christopher. Al día siguiente estuvo toda la mañana mirando de reojo a Anahí pero sin decirle nada. Cuando acabaron de comer Anahí se metió en su cuarto y, después de pensarlo por más de una hora, Dulce quería tomar una decisión y lo iba a hacer ya. Entró en el cuarto de Anahí sin llamar, con decisión.
Al entrar vio a Anahí recostada en la cama con un libro en las manos.
- Si, claro, puedes pasar –Dijo Anahí irónica- Veo que le has cogido gusto entrar a mi cuarto sin llamar, ¿eh? –Sonriendo-
- Tengo que hablar contigo. –Dijo la pelirroja seriamente-
La miró a los ojos por unos segundos, intentando adivinar que quería decirle- Está bien… -Cerró el libro y se levantó- Te escucho entonces… -Mirándola fijamente, imaginando de lo que se trataba y con miedo de que lo que fuera a decir sea malo-
- Llevo toda la noche sin dormir, y la verdad es que ya no aguanto más con esta situación… quiero tomar una decisión ya… -Anahí simplemente asintió, deseosa de que Dulce dijera por fin lo que iba a hacer- Sinceramente no me veo contigo de pareja, no me creo capaz de caminar contigo, una mujer, por un parque mientras las gente me mira… Si, es cierto, cuando te veo deseo besarte, abrazarte… hacerte mía, pero… nunca antes he estado enamorada de una mujer y nunca lo voy a estar… -Anahí sentía como con cada palabra de Dulce su corazón se partía en miles y miles de pedazos- En cambio, Christopher, desde que lo conocí siempre me ha dado todo lo que tiene, siempre me ha apoyado y no se merece que lo engañe… mucho menos contigo. Creo que lo que siento por ti solamente es deseo sexual y punto… Christopher merece que lo quiera, que esté con él…
Ambas se quedaron calladas. Anahí con la mirada en el piso intentando contener las lágrimas y Dulce simplemente esperando a que ocurriera algo.
- Y… ya está, quiero acabar con esto… -Intentó zanjar la conversación Dulce-
Sin más Dulce se volteó para irse pero Anahí empezó a hablar con seguridad, sin romperse.
- Yo también tengo que hablar, ¿no? –Dulce se paró y, de espaldas, la escuchaba- En primer lugar… ¿por qué no me ves contigo? ¿Por qué soy una mujer? ¿O porque soy amiga de Christopher? Creo que lo único que te importa en estos momentos es lo que la gente pueda pensar por saber que te enamoraste de una mujer –Sin dejar que ella contestara continuó- En segundo lugar… tienes razón, Christopher no se merece que lo engañes pero… cariño, –Esa palabra la dijo con ironía- ya lo engañaste, ¿te olvidaste de lo que pasó entre nosotras? En tercer lugar… ¿Deseo sexual? Vaya, envidio tu capacidad de desamorarte… ¿Cómo lo haces? Hace un día me dijiste que te estabas enamorando de mi y ahora… ¿Deseo sexual? –Se rió irónica- Si, tenemos atracción sexual… tuvimos sexo, pero no fue simplemente eso, hicimos el AMOR Dulce, el AMOR… -Recalcando esa palabra- Las dos sabemos muy bien que no fue un revolcón más, que lo que tuvimos significo algo y fue mágico…Y en último lugar… ¿Christopher se MERECE –Recalcando esa palabra- que estés con él? ¿Simplemente vas a estar con él porque se lo merece o porque realmente lo quieres?
Dulce no sabía que contestar a nada de eso, Anahí la había dejado sin palabras…
- Annie… -Aún de espaldas, sin mirarla a la cara- No quiero hablarlo más, ya tomé una decisión y la voy a mantener…
- Por su puesto, en ningún momento pretendía convencerte de nada, simplemente hacerte ver que te estás poniendo una venda en los ojos para obviar lo que sientes por mi… -La agarró suavemente del brazo y la volteo despacio, viendo así que Dulce tenía lágrimas saliendo de sus ojos- Sabes perfectamente lo que sientes pero prefieres no verlo, está bien, es tu decisión… la respeto. Y como te respeto a partir de este momento no voy a intentar ningún tipo de acercamiento contigo… -Soltándole el brazo- Eso sí, te pido por favor que no traigas aquí a Christopher... –Caminó hasta la puerta de su cuarto, la abrió y se quedó a un lado de ella, “invitando” a Dulce a que saliera de su cuarto - yo no me desamoro tan rápido como tu… -Silencio- No tengo nada más que decirte… así que si tú tampoco tienes nada más que decir… por favor, sal de mi cuarto.
- Annie… -Caminó hasta la puerta y se paró en frente de ella- No quiero que esto acabe así… -Cerró nuevamente la puerta-
- Ah, ¿no? ¿Y entonces que propones? Vamos a ver Dulce, a ver si lo entiendes…–Respiró hondo, para intentar tranquilizarse pero no sirvió de nada- ¡Que estoy enamorada de ti! ¿¡Lo pillas!?¡Me duele! ¡Me duele haberle hecho esto a mi amigo! ¡Me duele que no aceptes lo que sientes por mí! ¡Joder!
- Pero…
- ¡Pero nada! –Sin dejarla acabar, realmente nerviosa, gritando- ¿¡Sabes por qué llevaba más de un año sin sexo, sin nadie!? ¡Precisamente por esto! Me enamoran, se acuestan conmigo y adiós… Llevaba más de un año evitando sufrir, y lo estaba consiguiendo hasta que te conocí a ti… ¡y no quiero, joder, no quiero! Porque..
- ¡Annie! –Gritando más que ella, para que se callara y la dejara hablar- Creo que ha habido un malentendido… yo no me “acerqué” a ti por experimentar lo que era estar con una mujer o por acostarme contigo… de verdad que esa no era mi intención… y mucho menos hacerte daño…
- Ah, ¿no? ¿¡Entonces cual era tu jodida intención!? ¡Porque si, me estás haciendo mucho daño… nunca había pasado tanto tiempo llorando!
Maite, estaba escuchando desde el primer momento la discusión, creía que se les estaba yendo de las manos y que tenía que entrar a calmarlas pero… ¿Qué iba a decir? Se suponía que ella no sabe nada…
- Yo también estoy mal con esto…
- ¡Dulce! Esto es un triángulo, ¿vale? Tú eres la cúspide de él, tú eliges a quien quieres… ¡y lo elegiste a él! Ahora mismo siento que jugaste conmigo…
- ¡No jugué contigo Annie, por dios! ¿¡Cómo puedes decir eso!? ¡Y te aseguro que estoy sufriendo igual o más que tu!
- Te lo repito: ¡Tu eres la que eliges! Él y yo nos tenemos…
- ¡Anahí! –Sin dejarla acabar- ¡Yo no elegí esto, yo no elegí querer a dos personas! Y aunque sea así… ¡elegir a una persona significa dejar a otra! ¡Me duele!
- Dulce, ¡Vete ya! –Abriendo nuevamente la puerta- Quiero estar sola…
- ¡Y yo quiero que hablemos!
Ambas continuaron gritándose, Maite no aguantó más y decidió entrar al cuarto.
- ¡Ey! –Poniéndose en medio de ambas- ¿¡Se puede saber que pasa!? –Mirándolas a ambas-
- Dulce… por favor… -No pudo más y su voz empezó a romperse, mientras sus ojos se llenaban de lágrimas- Vete…
- Quiero que hablemos esto
- ¡Hoy soy yo la que no puede más! –Dejando que sus lágrimas salieran- ¡Lárgate ya!
- No… -Se negó Dulce-
- ¡¿Pero que ***** quieres!? –Dándole un golpe con rabia a la puerta- ¿¡No crees que ya me has hecho bastante daño!?
- Anahí, cálmate… -Intento calmar Maite-
- Está bien… ¿quieres dejar las cosas así?
- Quiero respirar y que me dejes sola de una **** vez, solo eso.
- Perdóname…
Dicho esto Dulce salió del cuarto y Anahí se abrazó desesperadamente a su amiga llorando. Maite la abrazó, intentando calmarla.
- Mai… -Intentando explicarle lo que había pasado mientras la abrazaba-
- Ya sé lo que pasó, lo escuché todo… Annie, tarde o temprano tenía que pasar…
- ¿Pero por qué tiene que ser tan difícil? –Llorando-
- Porque en esta relación no hay dos personas Annie, hay tres… Y no pueden ganar los tres

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:13 pm

Capítulo 19
- ¿Y qué hago ahora Mai? La amo…. ¡la amo!
Se separó de ella para mirarla- Por esto te dije que no te hicieras ilusiones Annie, ve como estás… -Secándole las lágrimas- Llevas semanas llorando a diario, eso no es bueno amiga… te vas a enfermar…
- ¿Por qué siempre me salen mal las cosas? Da igual lo que sea… hombre o mujer, ¡todos me utilizan!
- Amiga, ven… -Sentándola en la cama, intentando calmarla- Realmente creo que Dulce no te utilizó en ningún momento… tienes que te entenderla…
- ¡Si yo la entiendo! Pero ¿y a mi? ¿¡Quien me entiende a mí!?! ¡Joder! Que también es mi amigo, yo también lo engañé… esa parte también me duele a mi…
- Si, pero mira… tranquilízate y escúchame, ¿vale? Vamos a poner las cosas en su lugar y voy a intentar que entiendas a Dulce. –Suspiró- Tú, ahorita, solo por lo que sientes por Dulce estás muy mal, ¿verdad? –Anahí asintió como si fuera obvio- Pues Dulce siente lo mismo, está igual de mal que tu… pero a ello tienes que sumarle que también lo quiere a él y… además, súmale que se siente culpable por ponerle el cuerno… Es totalmente normal que Dulce esté así de confundida… y te aseguro que ella está igual o peor que tu, lo que pasa es que tu eres más sensible que ella... ¿Me entiendes?
- Si Mai, te entiendo, sé que me pasé con ella pero estaba nerviosa…
- Ya lo sé, pero ahora lo que tienes que hacer es tranquilizarte…
- Si, me voy a tranquilizar pero ya está decido… Ella ya me dijo que quería acabar con esto, pues así será… no intentaré nada más. –Maite soltó una carcajada cosa que le molestó bastante a Anahí- ¿Se puede saber de qué coño te ríes?
- Pues…. De que eso no te lo crees ni tu. Las dos sois muy impulsivas…. Y en menos de una semana estoy completamente de que ya os habréis vuelto a revolcar…
- Maite… tengo mi orgullo, y por muchas ganas que tenga de hacerlo… me voy a aguantar, ¿vale? Soy fuerte y puedo hacerlo.
- Si tú lo dices…
Dulce, por otro lado, salió del cuarto y se tiró en su cama, simplemente a llorar. No quería hacer nada más que eso. Su teléfono interrumpió el llanto:
- ¿¡Bueno!? –Contestó molesta por la interrupción-
- Valla… ¿te molesta que te llame?
Dulce reconoció rápidamente la voz de Christopher al otro lado de la línea.
- No no… para nada… perdóname.
- ¿Podemos hablar?
- Si, claro
- Por teléfono no…
- Está bien
- ¿Puedes venir a mi casa?
- Claro, dame una hora y estoy allá.
- De acuerdo, acá te espero…
Fue bastante corta y Dulce no tenía ganas de ir a su casa pero… tenía que hacerlo. Por otro lado Anahí y Maite estaban aún en el cuarto, hasta que el teléfono de Anahí sonó.
- ¿Diga?
- Annie…
- ¿Christopher? –Sorprendida-
- Si, tengo que hablar contigo… necesito un consejo…
- ¿Un consejo? Dime a ver… -Pidiendo en silencio a Dios que no tuviera nada que ver con Dulce-
- Llamé a Dulce para que viniera a mi casa y así hablar con ella… -Una vez más, Dios le falló-
- Bien, ¿Y a mi que me importa? –Molesta-
- ¿Qué te pasa?
- Nada, nada… perdóname. Dime, ¿qué tengo que ver yo en eso?
- Pues… sé que tú estás mucho con ella, tal vez sabes que le pasa…. ¿por qué está así conmigo?
Eso le dolió, le dolía saber que el motivo por el que Dulce estaba así con él era ella… Incluso por un momento se le pasó por la cabeza contarlo, desahogarse de una vez… pero no lo hizo.
- No lo sé… Vas a hablar con ella, ¿no? Ella te explicara lo que le pasa….
- Vamos Annie, la conoces… sé perfectamente que no me va a decir lo que realmente le pasa… probablemente me pedirá perdón y ya… no me contara nada. Solamente le dará vuelta al asunto.
- Pues si, parece que es un poco cobarde para decir lo que realmente pasa… -No pudo frenar ese impulso y soltó esa rabiosa frase-
- ¿Cobarde? ¿Decir qué? Annie… sé que tú lo sabes. Sea lo que sea no me mientas, por favor…
Una vez más Anahí pensó en decirlo todo, pero no podía… por muy cobarde que fuera Dulce no podía “traicionarla” de esa manera y… tampoco se veía capaz de decirle eso a su amigo. Aún así, dijo:
- Christopher… sea lo que sea no puedes preguntármelo a mi, si no a ella…
- Pero…
- Pero nada –Interrumpiéndolo- No insistas más, ¿vale? Si de verdad pasa algo te lo dirá…
- Vale…
- Por cierto… ¿Dulce a qué hora iba a ir a tu casa?
- Ahora, me dijo que en una hora estaba aquí…
- Ah… vale, bueno… te dejo que me voy a ir con Mai de… de compras, Bye… -Colgó-
- ¿Nos vamos de compras? –Preguntó feliz Maite-
- No –Le contestó Anahí- Era una excusa para que no preguntara nada más…
- Ah… ¿y que te dijo?
- Nada, me preguntó si yo sabía lo que le pasaba a Dulce… y de verdad, moría de ganas de contárselo…
- Ni se te ocurra decirlo Anahí….
- ¿Por qué?
- Porque no… no puedes hacerlo… Serías como… -Buscando las palabras correctas- Las típicas mujeres celosas y rencorosas de las telenovelas… -Riéndose-
- No, ¡que horror! –Riéndose- Mai… -Poniéndose más sería- Dulce va a ir a casa de Christopher…
- ¿Y?
- ¿Tienes idea de lo que puede pasar?
- Annie… ¿no que la ibas a olvidar?
- Si, pero… que la olvide no significa que no me duela…
- Ah, ¿no?
- No y punto. –Zanjando la conversación-
Anahí se quedó pensando por un tiempo, hasta que se levantó:
- Ahora vengo
- ¿Qué? Pero ¿A dónde vas? –Viendo como Anahí salía del cuarto-
Anahí salió del cuarto y encontró a Dulce ya saliendo por la puerta.
- ¡Dul!

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:13 pm

Capítulo 20
Dulce, rápidamente se volteo y la miró sorprendida.
- ¿Qué? –Volviendo a entrar y cerrando la puerta-
- ¿Vas a salir?
- …. Si… Christopher me.... me llamó para que fuera a su casa a hablar…
- Ah… -Fingiendo que no lo sabía- Yo quería hablar contigo pero… si vas a salir no importa… -Volteándose-
- No, no… -La agarró del brazo-
Aún de espaldas Anahí sonrió al notar la mano de Dulce agarrando su brazo, sabía que se había “prometido” olvidarla pero… no podía dejar que fuera a casa de Christopher, sería como darle permiso para que se revolcara con él.
- Pero… Christopher se va a enojar si te quedas aquí… -Volteándose para mirarla-
- Me da igual…. Si tú quieres hablar, hablamos.
- ¿Segura?
- Segurísima…
- Está bien… -Con una sonrisa de medio lado- Entonces… ¿nos vamos?
- ¿Irnos? ¿A dónde?
- ¿Cómo a donde? –Con una sonrisa más amplía- Dul… tu y yo nunca nos hemos ido SOLAS –recalcando esa palabra- a tomar algo… para todo hay una primera vez, ¿no? Además…con unas copitas siempre es más fácil hablar… -Ya riéndose-
- Annie… -Riéndose también- Nos acabamos de pelear… ¿Este cambio a que se debe?
- A que tienes razón, las cosas no pueden acabar así… vamos a hablar…
Dulce se le quedó mirando con una tierna sonrisa ya que no supo que contestar.
- Venga… vamos…
Anahí agarró su bolso, jaló a Dulce del brazo y ambas salieron. Dulce de lo que no se dio cuenta fue de que se había dejado el bolso. Maite, quien desde que Anahí había salido del cuarto, estaba escuchando la conversación de ambas.
- Pero, ¡¡ ¿cómo que se fueron!!? ¿¡Y Christopher!? Mierda… ahora va a venir aquí a buscarla ¿y yo? ¿¡Qué le digo!? Pero… ¡¿No estaban peleadas!? –Gritaba ella sola, desahogándose-
Por otro lado Anahí y Dulce salieron del edificio, y entre risas, fueron al bar más cercano para, como Annie había dicho, tomar algo. Se sentaron una de las mesas libres y pidieron dos tequilas.
- Annie… a mi siempre los tequilas me sientan mal, así que solo voy a tomar uno, ¿vale?
- ¿Qué? ¿Uno solo? Ah claro… eres chiquita para aguantar tres o cuatro… -Burlándose de ella, intentando molestarla-
- ¿Aún sigues con eso? ¿Sabes qué? Después de esta me pido otra…
- Ya, claro… seguro que no lo aguantas –Riéndose-
- Anahí, ¿estás intentando emborracharme?
- ¿Yo? ¿Para qué quería yo emborracharte? –Apoyando sus manos en la mesa y acercándose a Dulce-
- Pues… no sé, ¿tal vez para aprovecharte de mi? -Siguiendo el juego de Anahí y acercándose a su cara-
- Cariño…-Con su pie, por debajo de la mesa, rozó el de Dulce- No me hace falta emborracharte para aprovecharme de ti… -Sonriendo pervertidamente-
- ¿Perdón? –Se separó, fingiendo estar molesta- En ningún momento te aprovechas de mi…. –Tomando un sorbo de su tequila- En cualquier caso… soy yo la que me aprovecho de ti…
- Ya claro… vamos Dulce… -Se volvió a poner en la misma postura que antes- Sabes perfectamente que si te toco –Agarró la mano de Dulce y la acarició suavemente- te derrites… -Con una sonrisa victoriosa, mirando el brazo de Dulce erizado-
- Te lo tienes muy creído, ¿no? –Riéndose y soltando la mano de Anahí, nerviosa-
- Bastante… -Riendo y bebiendo un sorbo de tequila-
- Bueno… cuéntame, ¿que querías hablar?
- Pues… creo que deberíamos de hablar bien las cosas, ¿no crees? –Antes de que Dulce contestara ella siguió- Antes me pasé mucho contigo, lo siento… pero estaba muy mal y muy nerviosa, en serio… no sé que me pasó, perdóname…
- No, no tienes que pedirme perdón… tenías razón en todo lo que dijiste, absolutamente todo. Y… más bien perdóname tu, la mayoría de las cosas que dije no las sentía realmente, simplemente quería acabar con esto como fuera… Es muy difícil…
- Pero… -Le agarró otra vez la mano, esta vez sin ninguna intención- ¿realmente quieres que esto que hay entre nosotras, que no sé lo que es, acabe? –Entrelazando su mano con la de Dulce-
Dulce observó detenidamente su mano entrelazada con la de Anahí mientras pensaba la respuesta:
- No, no quiero que acabe… pero debe acabar…
- ¿Y por qué debe acabar?
Dulce iba a hablar pero Anahí la volvió a interrumpir.
- Dulce… ¿por qué esto no puede ser? La única razón por la que no puede ser es por tu cobardía… Cariño, es normal que tengas miedo, yo también lo tengo…
- Annie…
Dulce buscó palabras para contestarle, pero no las encontró… se quedó sorprendentemente muda; cosa que Anahí notó.
- Perdón… -Soltándole nuevamente la mano- Te estoy agobiando… solo quería abrirte los ojos… -Silencio otra vez…
- No, no me estás agobiando, tienes toda la razón… Soy una cobarde. No soy capaz de mirar a los ojos a Christopher y decirle que estoy enamorada de otra persona, que lo engañé y… que esa persona es su mejor amiga… Me da mucho miedo su reacción Annie, ya viste como se puso el otro día…
- Yo también tengo miedo, estoy traicionándolo como amiga pero… esto se trata de amar a una persona o respetar a un amigo… yo ya lo engañé, no lo respeté... así que solo me queda amar a una persona…
- Pero…
- Pero nada –Interrumpiéndola- Otro motivo por el que esto no puede ser es la gente… ¿qué más da lo que diga la gente? Somos libres, si quiero te beso en el parque, en medio de la calle, en la playa o… -Miró a su alrededor y se acercó nuevamente a Dulce- en un bar mientras nos tomamos unos tequilas…
Anahí se acercó, decidida a besar a Dulce pero esta se separó despacio.
- Annie perdóname, pero… aquí no puedo…
- ¿Sabes qué? –Anahí se levantó- Se me acaba de ocurrir una cosa… -Sacó de su bolso dinero, ni si quiera lo miró y los puso encima de la mesa, para pagar el tequila- ¿Vamos?
- ¿Irnos? ¿A dónde? ¿Y los tequilas? –Levantándose aunque sin saber a donde iba-
- Tu solo ven... –Agarrando suavemente la mano de Dulce-
- Annie… ¿Qué vas a hacer? –Mientras caminaba y soltaba la mano de Anahí-
- Te voy a enseñar a caminar por la calle, de la mano, conmigo… -Se pararon- Si quieres, claro…
- Annie… no sé…
- Venga, vamos a intentarlo… Por favor… -Rogándoselo-
Respiró hondo- No sabré hacerlo…
- De eso se trata… voy a enseñarte, ¿recuerdas? –Agarrándole la mano con una sonrisa-
Al agarrarle la mano, Anahí se dio cuenta de algo:
- Dul… Estás temblando… -Con una tierna sonrisa- Relájate ¿vale? Solo vamos a caminar por la calle de la mano mientras nos mira la gente, no a tirarnos de un 5º piso…-Sonriendo-
- Perate… -Soltándole la mano-
- No mas excusas… -Echándole una mirada asesina-
Sin decir nada Dulce agarró temerosamente la mano de Anahí, entrelazó su mano con la de Anahí y poco a poco, ambas empezaron a caminar. Sorprendentemente para Dulce la gente que pasaba nos la miraba, simplemente caminaban.
- ¿Ves? Nadie nos mira… -Dándole suaves caricias en la mano­- Es totalmente normal que dos mujeres vallan agarradas de la mano por la calle…Estamos en el siglo 21 cariño –Soltando una pequeña carcajada-
Ya del todo tranquila- ¿Cómo lo haces? –Parándose en medio de la calle, aunque aún agarrada de la mano de Anahí-
- ¿Cómo hago que? –Con una sonrisa en los labios-
- Tranquilizarme de esta forma… hace 2 minutos tenía un horroroso pánico y ahora… -Buscando las palabras, nuevamente sin encontrarlas-
- ¿Y ahora? –Preguntó Anahí, deseosa de que acabara la frase-
- Ahora no tengo miedo… podría pasar por delante de una iglesia agarrada a tu mano sin miedo a que me discriminen…
- Esto solo era la parte fácil… ahora viene la complicada…
- ¿La complicada? ¿Cuál?
- Ya lo verás… -Sonriendo y volviendo a caminar-
- Pero quiero que me digas… -Mientras caminaban-
- Tu solo camina, ya lo verás…

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:13 pm

Capítulo 21
En otro lado, el móvil de Dulce ya había sonado más de 20 veces… Maite observaba fijamente la pantallita del móvil donde ponía: Christopher.
- Christopher… perdóname, no puedo contestar… -Hablando con el móvil- Pobrecito carai… a saber donde están esas dos locas…
Anahí y Dulce llegaron a un parque, donde habían muchas parejas en el césped, abrazadas, besándose o simplemente hablando.
- Annie… ¿qué hacemos aquí?
- Pasear… -Sentándose en el césped- Además… me duelen los pies, estoy cansada de caminar…
- Pero… aquí hay mucha gente… -Sentándose al lado de ella, mirando a su alrededor-
- Ya, ya lo sé… -Echándose- Pero aún así es muy tranquilo… todos están con su pareja, nadie molesta… Mira… -La agarró del brazo y la jaló, echándola hacia atrás para que se acostara en el césped a su lado- Así se está se bien… -Sonriendo-
- Si, bastante… pero ya dime… -Incorporándose un poco para poder verla-
- ¿Qué te diga que? –Mirándola desde abajo-
- La parte difícil
Se incorporó, acercándose a los labios de la pelirroja- Bésame como lo besabas a él…
- ¿Cómo sabes qué…
- Me lo contaba, –Sin dejarla acabar- me decía que os pasabais aquí la tarde juntos… -Pegando su frente a la de Dulce- Bésame.
- No puedo… -Separándose-
- Dulce… -Agarrándole la cara y volviéndola a pegar- Estoy aquí, contigo… no va a pasar nada cariño… Si puedes, vamos… -Pegando sus labios a los de Dulce- Bésame… -Susurró-
Ese susurro fue lo que incitó a Dulce. La pelirroja atrapó lenta y temerosamente los labios de Anahí en un corto beso; fue un corto beso pero muy significativo para ambas, aunque… para Anahí no fue suficiente.
- ¿Viste? No se calló el mundo… no pasó nada… -Sonriendo- Aunque… el beso podría haber sido mucho mejor…
- Annie… -Miró a su alrededor- ¿No crees que pides demasiado? –Riéndose-
- No –Riéndose también- Vamos, bésame decentemente…
- ¿Y si no lo hago?
- Pues… si no lo haces tu lo haré yo, y te aseguro que lo mío no va a ser un simple besito… -Sonriendo pervertidamente-
- No serías capaz…
- ¿Ah, no? ¿Quieres probar de lo que puedo llegar a ser capaz? –Se acercó a sus labios-
- Annie…
- ¿De verdad crees que no soy capaz? -Interrumpiéndola-
- De verdad creo que estás loca… -Con una risa nerviosa-
- Si, loca, … pero entonces ¿qué? ¿Me besas o te beso?
- No te voy a besar otra vez…
- Está bien, entonces te beso yo….
Anahí agarró a Dulce de la nuca y, mientras la atrapaba con sus labios, tiró de ella hacia atrás, haciendo que cayera encima. Ahora sí, se besaban con pasión, ambas sumergidas en un intenso beso… Anahí había conseguido que Dulce se olvidara de la gente y lo diera todo en ese beso, acariciándole la cintura.
En poco tiempo ambas se habían quedado sin aire y se vieron obligadas a separarse.
- ¿Esto era un beso decente? –Preguntó Dulce con una sonrisa desde arriba-
- Aja… -Asintió Anahí sonriendo aún con sus manos alrededor del cuello de Dulce- pero… ¿cómo que era? Esto aún no ha acabado…
Dulce la miró sin entender lo que Anahí había querido decir, así que… la castaña para enseñarle a que se refería acercó peligrosamente su boca al cuello de Dulce, dispuesta a devorarlo.
- Annie… ¿Qué vas a…
Dulce no acabó la frase, ya que notó como Anahí besaba su cuello de forma realmente excitante.
- Estamos en medio de un parque Anahí…
- Eso lo hace más excitante, ¿no crees? –Dando placenteros lametones en el cuello de Dulce- Por cierto… -Dejó de besarle el cuello y se acercó a su oído- ¿Alguna vez te he dicho que estás muy buena? –Mordiéndole el lóbulo de la oreja-
Ese susurro excitó mucho más a Dulce, consiguiendo que el aire le faltara.
- Annie… -Le agarró la cara, intentando que parara- Estamos llegando muy lejos, no vamos a poder parar…
- Tienes razón… este no es el lugar… -Dulce respiró aliviada, Anahí por fin lo había entendido- ¿Vamos a algún baño? –Propuso pervertidamente-
- Annie… ¿no se supone que yo soy la pervertida? –Soltando una pequeña carcajada, aún encima de ella-
- A veces si, pero sacas mi lado pervertido… -Riéndose, algo roja por la situación-
- ¿A veces? Perdona, soy pervertida siempre… ¡pero no delante de media ciudad! –Riéndose-
- Bueno… de todas formas esto solo era una “prueba”, para que vieras que si puedes hacerlo…, si quieres puedes… -Acariciándole la cara tiernamente-
- Si, tienes razón, en esto si quiero puedo pero… con Christopher…
- No –Sin dejarla acabar- Olvidémoslo… no pensemos en él ahora… ¿vale?
- Vale… -Con una sonrisa- Annie… ¿te puedo hacer una pregunta?
- Claro, ¿qué pasa?
- ¿Cómo pudiste aguantar 1 año sin sexo? –Riéndose- Por lo que veo sin él te mueres…
La miró mal- Ya te dije que lo de antes solo fue una broma…
- Ya, claro… una broma… -Se acercó a su cara- ¿Me vas a decir que no te excitaste? ¿Ni un poquito?
- No, no te lo voy a decir… -Con una sonrisa y su frente pegada a la de Dulce, notando como su respiración se agitaba- Definitivamente es imposible negarlo… pero creo que tienes razón –Se alejó un poco- Si continuamos así… no vamos a poder parar…
- ¿Entonces que propones que hagamos? –Quitándose de encima de Anahí, para estar más cómoda-
- Pues… podríamos hablar.
- ¿Hablar de qué?
- ¿A qué edad y con quien fue tu primer beso? –Soltando una carcajada-
Por otro lado Christopher, ya desesperado fue a buscar a Dulce al apartamento. Golpeo fuertemente varias veces la puerta y Maite se vio obligada a abrir. Christopher sin pedir permiso entró en la casa, fue hasta el cuarto de Dulce y no encontró a nadie; así que, seguido de Maite, fue al cuarto de Anahí. Allí tampoco encontró a nadie, así que nervioso dijo:
- ¡¡¡¿Dónde coño está!!!?
- No está…
- ¡¿Cómo que no está!? ¿¡¡ A donde fue!!?
- No sé…
- ¡Joder! –Dándole un golpe a la mesa y sentándose en el sillón-
- Deberías tranquilizarte… -Sentándose a su lado-
- ¿¡Cómo quieres que me tranquilice si otra vez me dejó plantado!? ¡Hace 3 horas me dijo que iba para mi casa y todavía estoy esperando! –Maite se quedó callada- Salió con Anahí, ¿verdad?
- ¿Qué? –Nerviosa, sin saber qué decirle-
- Pues eso, que si salió con Anahí, otra vez.
- No… no sé, yo llegué y ellas ya no estaban…
En el parque:
- ¿Y esa pregunta? –Riéndose-
- Vamos a hablar, ¿no? Pues… en lugar de hablar de tonterías mejor nos conocemos más la una a la otra –Sonriendo- Contéstame.
- Pues… fue con un compañero del colegio, a los 12 años –Riéndose- ¿Y tú?
- A los 11, con mi primo –Riéndose-
- ¿Con tu primo? –Sorprendida-
- Si –Aún riéndose- Ya sabes…, los niños… que nos da por experimentar lo que es un beso –Riéndose-
- Ah… -Ya riéndose- ¿Y besaba bien? –Acercándose pervertidamente a sus labios-
- Si, la verdad es que si… -Mirando los labios de Dulce con una sonrisa-
- ¿Mejor que yo? –Robándole un beso hot-
- Nadie besa mejor que tu… -Dándole otro beso con la misma intensidad-
Christopher estaba aún en el apartamento de las chicas, algo más tranquilo:
- Bueno… ¿mejor por qué no me cuentas donde están los locos de Christian y Poncho? –Cambio de tema Maite- Hace mucho tiempo que no los veo…
- Yo tampoco… Creo que aún estan de viaje los dos juntos
- ¿Juntos? ¿Todavía?
- Si…
- Ah… -Se quedaron callados por un tiempo- Christopher…
- Dime
- Tú quieres mucho a Dulce, ¿verdad?
- Si Mai… -Contestó sin dudar- Por primera vez en toda mi puta vida me he enamorado…
- Me alegro… -Contestó en un hilo de voz-
- ¿Y tú?
- ¿Yo qué? –Respondió con otra pregunta-
- ¿Qué tal esta tu corazón? ¿Estás con alguien? Hace tiempo que no hablo con ninguna de las dos de esto….
Anahí y Dulce, en el parque, continuaban con las preguntas.
- ¿Y tu primera vez? –Preguntó curiosa Anahí- ¿A qué edad, donde y con quien?
- A los 18... con Christopher…
- ¿Con Christopher? –Preguntó sorprendida- Pero…. ¿no…
- Si. –Sin dejarla acabar respondió- Hace 2 meses que estamos juntos, pero ya nos conocíamos de antes y… -Haciendo gestos con las manos. Anahí entendió perfectamente. Y fue en un baño... Por eso la otra vez quería preparar algo romántico… ¿Y tú primera vez?
- Uff… -Miró su reloj- Mira que hora es… es mejor que nos vayamos ya a casa, Maite tiene que estar impaciente por saber a donde fuimos… -Levantándose-
- Pero contéstame… -Levantándose también-
- Otro día… Mejor vamonos ahora… -Caminando-
- No –La agarró suavemente del brazo y la volteo- ¿Por qué no me lo quieres contar hoy?
- Porque no… vámonos… -Casi rogándoselo-
- Está bien… pero me lo cuentas otro día…
ambas entre risas y besos volvieron camino al apartamento. Mientras, en el apartamento:
- Pues… mi corazón está solo, solo pero bien…
- ¿Y Annie?
- Annie… -Se quedó callada-
- ¿Annie? –Esperando a que acabara-
- Annie está enamorada...
- ¿Si? –Sorprendido- ¿De quien? Hacía mucho tiempo que no estaba con nadie… ¿lo conozco?
- No, no la conoces…
- ¿La? –Aún más sorprendido-
- A... la… la… persona, claro… LA persona…
- Ah…
De repente, Anahí y Dulce entraron por la puerta entre risas, sin saber que ahí estaba Christopher. Ambas se quedaron perplejas al ver a Christopher ahí sentando al lado de Maite; Dulce casi se había olvidado de la “cita” que tenía con él.
- Por fin… -Dijo Christopher, mirando a Anahí y Dulce-
Se levantó rápidamente y caminó hasta Dulce.
- ¿¡Dónde estabas!? –Le preguntó nervioso a Dulce-

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:13 pm

Capítulo 22
- Christopher… -Intentó calmarlo Dulce- Tuve que… que…
- ¿¡Que qué? ¿¡Qué excusa me vas a poner hoy!? ¡Me dejaste PLAN-TA-DO! –Recalcando con énfasis esa palabra-
Anahí escuchaba como si los gritos de Christopher también fueran para ella.
- Si, ya sé… pero escúchame, ¿vale? Yo ya iba a salir para ir a tu casa… y… y.... por el camino me encontré con… con… pues con…
- Conmigo. –Finalizó por fin la frase Anahí- Yo llevaba un día bastante mareada, Maite no estaba y Dulce iba saliendo así que le pedí que me acompañara al hospital… estaba muy mareada y me daba miedo ir sola por si me ponía peor.. Y como ella tenía coche pues… -Christopher escuchaba atento esa explicación, pero parecía que no era suficiente así que Anahí añadió más detalles- Cuando llegamos al hospital me metieron a hacer pruebas y le pedí que entrara conmigo para no quedarme sola… Te intentó llamar pero ya sabes que en el hospital no hay señal… -Christopher se quedó en silencio, no muy seguro de esa explicación- De hecho, si quieres, tengo aquí… -Buscando en su bolso- Las recetas de lo que el doctor me mandó, por si no me crees… -Rezando a Dios para que no la dejara sacar las recetas que no existían-
- No, está bien… -Sin dejarla que sacara las recetas- Te creo Annie… - Por fin, Dios no le falló- y no es eso… -Miró a Dulce- Sea por lo que sea nunca tienes tiempo para verme… Así que quiero que de una vez me digas ya que es lo que está pasando. No más mentiras, la verdad.
- Christopher…
- ¡No! –Sin dejarla si quiera empezar- No quiero que des más vueltas, la verdad ¡ya!
Maite y Anahí observaban con detenimiento, Anahí en primera fila al lado de Dulce y Maite sentada en el sofá.
- ¿Saben? Creo que deberían de dejar esto para otro día… -Propuso Maite, intento calmar las cosas-
- ¡Que no, joder! –Contestó Christopher- Siempre dejamos esto para otro día. ¡Quiero que me digas ya lo que pasa! –Mirando muy enfadado a Dulce
Dulce no contestaba, solo bajaba la mirada con los ojos bastantes húmedos.
Christopher agarró fuertemente a Dulce del brazo- ¿Hay otro?
- Christopher… Suéltame –Intentando soltarse-
- ¡No! –La apretó un poco- Dime, ¿¡hay otro?!
- Me haces daño Christopher, suéltame…
- Christopher… le estás haciendo daño -Dijo Anahí-
- ¡¿Hay otro?!
Anahí lo jaló del brazo, lo suficientemente fuerte como para que la soltara- Esta no es la forma, ya te dijo que le estás haciendo daño…
- Está bien…-Christopher se alejó, respirando hondo para tranquilizarse- Está bien, pero Dulce… necesito que me digas ya que pasa… Joder… ¡estoy enamorado de ti! Y el no saber que te pasa, no verte, no poder besarte… me duele…
Anahí volteo para ver como estaba Dulce y, como se imaginaba, Dulce estaba llorando… esa situación la sobrepasaba. Anahí se sentía culpable porque, en cierto modo, ella era la culpable de todo… Si ella no hubiera dado el primer paso ahora no estarían como están y si ella no le hubiera pedido que se fuera con ella ahora no estarían así.
- Christopher… la culpa es mía –Dijo por fin Anahí. Dulce la miró rápidamente, sorprendida-
- ¿Qué? –Preguntó incrédulo Christopher-
- Si –Sonrió falsamente- Hice una apuesta con Dulce, le dije que no era capaz de estar más de una semana sin nada de nada… ya me entiendes… Y veo que se lo tomó bastante en serio…
- ¿Annie? –Dijo Dulce totalmente sorprendida- ¿Qué dices? –Se acercó a ella para mirarla de cerca-
- Vamos Dulce, no te hagas… Además, no voy a dejar que cargues con algo que no es tu culpa… -Esas palabras significaban algo y Dulce lo sabía-
- ¿Eso es cierto? –Preguntó Christopher mirando a Dulce-
- Si, totalmente cierto –Afirmó Anahí, en lugar de Dulce- Así que no te enojes con ella… ella te quiere, no lo dudes –Le sonrió, cosa que le costó bastante en esos momentos-
- ¿Por qué no me lo dijiste antes? –Le preguntó Christopher-
- Porque si tu lo sabías era hacer trampa… Pero bueno, ya me tragué mis palabras Dulce –La miró- Eres capaz de estar una semana sin nada de nada, felicidades –Sonrió- ya puedes revolcarte con él todo lo que se te pegue la gana, la apuesta ha acabado. –Nuevamente, esas palabras iban con doble significado-
- ¿Qué? –Preguntaba la pelirroja, desconcertada-
- Y ahora me voy… Mai, ¿vienes conmigo? Por favor… –Casi le imploró a su amiga-
- Si, claro…
Anahí y Maite se metieron en el cuarto, Dulce aún no salía de su asombro. Dentro del cuarto:
- Annie… ¿qué acabas de hacer? –Preguntó sorprendida Maite-
- No lo sé… -Dijo Anahí abrazando a Maite, llorando- Todo esto es culpa mía Mai, si yo no me hubiera enamorado no habría pasado nada… Así que la que tiene que sufrir soy yo, no ella…
- ¿¡Pero se puede saber que tonterías estás diciendo!? -Se separó rápido, para mirarla a los ojos- Te he dicho miles de veces que no eliges de quien enamorarte… y lo hecho está hecho, la amas y ella a ti también, ¡joder!
- Ella tiene que estar con Christopher… son el uno para el otro… y Christopher ya lo dijo, está enamorado de ella…
- Annie… como ya te dije: Los tres no pueden ganar, uno tiene que perder… y es a él al que lo tocó perder… ¡Dulce está enamorada de ti!
- Eso no lo es todo… Tu llevas toda tu vida enamorada de él y aquí estás, ni si quiera te has atrevido a decírselo…
- Exacto, esa es la diferencia… tu ya te atreviste a hablarle, a besarla, le hiciste el amor… la enamoraste, ¡Anahí jo*der! Ahora no te puedes echar para atrás…
- ¿Y tú por qué no le hablas? ¿Por qué no haces todo lo que yo hice?
- Porque lo mío es distinto… Nunca se fijaría en mi…
- Ya, ¿y por qué es distinto? ¿Por qué le llevas 8 años?
- Porque está enamorado… tu misma lo dijiste.
- Las cosas cambian, puedes hacer que cambien…
- Estamos hablando de ti, no de mí –Se sentó en la cama-
- Es hora de que también hablemos de ti…
De repente y sin llamar, Dulce entró en el cuarto.
- Annie tengo que hablar contigo.
- ¿Y Christopher? –Preguntó Anahí mientras se secaba las pocas lágrimas que salían por su rostro-
- Le pedí que se fuera…. Mai, ¿nos dejas solas?
- Si, claro… -Maite se dispuso a salir-
- No –Se negó Anahí- Maite, no te vayas… -Maite se paró en seco- No hay nada que hablar Dulce… déjame sola, por favor…
- ¡Y una mierda! –Contestó nerviosa- ¡Vamos a hablar ahorita si o si!
Anahí y Maite se quedaron sorprendidas con esa reacción por parte de Dulce.
- Bueno… yo salgo… ­Maite se dispuso a salir nuevamente por la puerta-
- ¡Que no Maite! –Maite se volvió a parar en seco, aunque cerca de la puerta-
- Mai, vete, por favor… -Maite volvió a caminar hasta la puerta-
- ¡Maite quédate aquí! –Maite se volvió a parar-
- ¡Joder! – Dijo harta Maite- ¡Parezco un robot! O entro o salgo… ¡pónganse de acuerdo!
Ahora, Anahí y Dulce contestaron a la vez:
- ¡Quédate!
- ¡Vete!
Maite, cada vez más cansada de esa situación dijo:
- Si, a eso le llamo yo ponerse de acuerdo… -Irónicamente, mirándolas mal-
Sin más, Dulce caminó hasta Maite y dándole un pequeño empujoncito la sacó del cuarto para seguidamente cerrar la puerta con fuerza. Nuevamente se acercó a Anahí.
- Antes de que tomes ninguna decisión quiero que hablemos… por favor…

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:13 pm

Capítulo 23
- No hay nada de que hablar Dulce… yo tengo la culpa de que los tres estemos así, y no quiero que tu sufras de esta forma, así que… tu tienes que estar con él, lo quieres… Y esto, lo de hace rato… -Refiriéndose a lo que ocurrió en el parque- Fue una locura…
- Anahí… escúchame bien –Le agarró de ambas mejillas para que la mirara a la cara- En primer lugar nada de esto es culpa tuya, nadie tiene la culpa… no puedes decidir de quien te enamoras… En segundo lugar lo quiero, si, pero estoy enamorada de ti… Y en tercer lugar… tienes razón, lo de antes si fue una locura pero porque las dos estamos locas… locas y enamoradas –Sonriendo ya con su frente pegada a la de Anahí- No quiero que te alejes… no quiero estar con el si eso significa perderte a ti…
Anahí se separó rápidamente, sorprendida por eso que acaba de decir Dulce.
- ¿De verdad?
Definitivamente si, había sonado muy bien pero… Dulce no estaba totalmente segura de lo que acababa de decir.
- ¿Dul? ¿Lo dices en serio? –Dulce suspiró, cosa que hizo entender a Anahí- Ya… -Se quedó en silencio por un tiempo- Dulce… yo tampoco puedo estar así… -Se separó del todo de la pelirroja- O él o yo…
- Annie… no me hagas esto… no puedes hacerme elegir…
- Lo siento… pero no puedo más en esta situación…
- Joder… -Respiró hondo- Yo te quiero Annie…
- ¡Pero también lo quieres a él! –Poniéndose cada vez más nerviosa-
- He vivido las cosas más importantes de mi vida con él… no puedes pedirme que no lo quiera…
- Está bien… lo eliges a él –Caminando hasta la puerta-
- ¡No! –La jaló del brazo, volteándola-
- ¡joder Dulce! –Se soltó bruscamente- ¡No lo puedes tener todo! ¡O él o yo, es simple!
- ¡Y una mierda es simple! ¡No es simple Anahí! No lo es…
- Mira… -Respiró hondo, tranquilizándose- Sea simple o no… estoy harta, ¡o él o yo! Yo no puedo pedirte que no lo quieras pero tu a mi tampoco puedes pedirme que sea capaz de ver como lo besas o de saber que eres suya, porque no… ¡no puedo! ¿Tan difícil es de comprender?
- ¡¿Y tan difícil es de comprender que me estás poniendo entre la espada y la pared!?
- Si, lo comprendo perfectamente y lo siento, pero no puedo más… Estoy harta de tener que inventar historias cada vez que salgo contigo… -Dulce se quedó callada- Dul… ¿nunca has oído eso de: dos son pareja y tres son multitud? Pues eso… ahora somos tres y… las cosas entre tres nunca acaban bien, ¡este triángulo se tiene que romper ya! Y si tengo que ser yo la que lo rompa… lo haré.
Y sin más Dulce se volteó, saliendo del cuarto y pegando un fuerte portazo. Al salir, Dulce se encontró cara a cara con Maite.
- ¿Todo bien? –Preguntó curiosa Maite-
- Perfectamente –Contestó muy fría Dulce mientras se sentaba en el sofá-
- ¿Algo que quieras contarme? –Sentándose al lado de la pelirroja, mirándola fijamente… nuevamente parecía que estaba analizando cada movimiento de Dulce-
La miró seria- ¿Algo que deba contarte? –Respondió ella con esta pregunta, desafiándola con la mirada-
- Depende de lo importante que sea para ti el verbo deber… ¿Debes contarme algo?
Dulce ya se había perdido en esa conversación, realmente no entendía ni de lo que estaba hablando. Pero gracias a Dios, Maite cambió de tema:
- ¿Un café? –Aún mirándola-
- No, lo detesto… -Respondió cortante-
- Ya... –Se levantó y fue hasta la cocina- ¿Anahí? –Le preguntó mientras se servía el café-
- ¿Anahí qué? –Contestó Dulce mirando como se servía el café-
- Pues que… -Acabó de servirse el café y volvió al lado de Dulce-¿Qué si estás “perfectamente” –Esa palabra la dijo en tono irónico- por algo que tiene que ver con Anahí?
- Si… -Confesó por fin-
- Ya… -Tomó un sorbo de café- En ese caso, voy a darte un consejo… -Dulce puso toda su atención a Maite- Déjate de tonterías ya… -Dulce se quedó sorprendida con ese comienzo- Cógela de la mano, vete a casa de Christopher y dile de una vez que estás locamente enamorada de ella…
Dulce estaba realmente boquiabierta, ¿Maite lo sabía? ¿era adivina? ¿Cupido del amor? ¿Algo parecido?
- Si sigues dándole tantas vueltas lo único que vas a conseguir es perderla y... tú no quieres eso. Christopher… lo entenderá, después de decirte de todo pero… lo entenderá…
Dulce se mantenía callada, aún sorprendida… y de todas formas Maite no esperaba que dijera nada.
- Ah… y otro consejo… Cuando por fin te decidas a decírselo a Christopher… simplemente cállate y asiente con la cabeza, en esos momentos contestarle sería como un suicido… -Riéndose, aunque Dulce no se reía- Y… ya lo último… date prisa porque Christopher ya se imagina algo; es mucho mejor que se lo digáis vosotras antes de que él lo averigüe…
- ¿Cómo lo sa….
- Eso no importa –Respondió rápida Maite, sin dejar que acabara la pregunta- Si quieres toma mis consejos… yo ahora me voy con Annie… –Se levantó- a ver que tal está…
Sin más Maite se metió en el cuarto dejando a Dulce totalmente desconcertada… Al entrar se encontró con Anahí limpiando, cosa que le indicó que estaba nerviosa.
- Annie…
- Dime –Mientras limpiaba, sin mirarla-
- Te aconsejo que te relajes y vengas aquí a hablar conmigo… -Sentándose en la cama mientras la miraba-
- Estoy muy relajada, ¿qué te hace pensar que no lo estoy? –Haciendo más cosas-
- Cuando estás nerviosa te pones a limpiar…
La miró- Está bien, no… no puedo relajarme –Volviendo a limpiar-
Se levantó y la agarró del brazo- Me estás poniendo nerviosa a mi... –Mirándola mal- Estate quieta y cuéntame que pasó.
Anahí le contó todo lo que había pasado, con pelos y señales. Pero… Maite no entendía algo:
- Y… ¿Cuál es el problema? ¿Por qué estás nerviosa?
- ¿Cómo que cuál es el problema, Mai? –Imitando su voz, nerviosa- ¿Tú eres tonta?
- Pues no, no soy tonta. Pero tampoco entiendo dónde está el problema… Le dejaste las cosas claras de una vez por todas…
- Si, pero… ¿Y si lo elige a él?
- No lo va a elegir a él –La miró mal- Está clarísimo que te quiere a ti…
- Ya, vale. Pero también hay otro problema…
Maite suspiró, cansada del tema- A ver… ¿Cuál?
- Si se decide a hablar con Christopher, y decirle que me quiere a mí y todo… ¿Qué va a pasar con Christopher? –Maite se quedó callada- Joder… es mi amigo, lo quiero, no quiero traicionarlo… y no quiero que esté mal…
- Annie… ya es demasiado tarde para eso, el ya está mal y ya lo traicionaste… ahora no pierdes nada…
- A él, lo pierdo a él…
- Pero vamos a ver… si lo vas a perder, ya lo perdiste porque ya lo traicionaste… y de todas formas, si de verdad es tu amigo, si de verdad quiere a Dulce… lo entenderá…
- No sé…
- Bueno, ahora mejor… escúchame, te tengo que contar algo…
- ¿El qué?
- Tiene que ver con Dulce…
- ¿Con Dulce? Dime, ¿qué pasó?
- Pues… antes te pido que no me mates…
- Mai… ¿qué hiciste?

Admin
Admin

Mensajes : 3134
Fecha de inscripción : 26/01/2015

Ver perfil de usuario http://anahiydulcemarifans.foroac.org
Volver arriba

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 6. 1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.