Un amor inevitable

Página 2 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:14 pm

Capítulo 24
- Bueno… hacer, hacer no hice nada… Solo hablé…
- ¿Hablaste? –Cada vez más nerviosa- ¡Dime ya! ¿Qué le dijiste?
Maite le contó con pelos y señales todo lo que había hablado antes con Dulce.
- ¡¡¡Pero, ¿tu estás loca?!!! ¿¡Cómo le dices eso!? ¡Se suponía que nadie sabía lo “nuestro”!
- Joder Annie… yo solo quería ayudarlas. No aguantaba más con la boca cerrada, sin poder abrirle los ojos… Creo que ella lo que necesitaba es que alguien, aparte de ti, le dijera a la cara de una vez las cosas…
- Seguro se enfadó… -Caminado por la habitación-
- No… te aseguro que no
- No tenías que haberle dicho nada, ¡joder! Voy a hablar con ella…
- Ya, ¿y que le vas a decir?
- ¡No sé!
sin dejar que Maite pudiera decir algo más salió del cuarto. Pero al salir no encontró a nadie en el salón, así que decidió ir a su cuarto haber si allí la encontraba. Tocó tres veces, despacio, temerosa, y por fin abrió. Al entrar vio a Dulce acostada en su cama escribiendo algo.
- Hola… -Dijo en un pequeño hilo de voz Anahí-
- Hola… -Contestó Dulce, cerrando la libreta-
- ¿Qué escribías? –Preguntó curiosa Anahí-
- Nada…
- Ya…, entiendo… si quieres te dejo sola para que acabes… -Haciendo el ademán de salir por la puerta-
- No. –Dijo Dulce, consiguiendo que Anahí volviera a entrar- Estaba… escribiendo dos cartas. –Anahí cerró la puerta y puso toda su atención a Dulce-
- ¿Dos cartas?
- Si, de despedida…
- ¿Dos? –Repitió la pregunta-
- Si, una para Christopher y… otra para ti. Voy a entregar solo una…
- ¿Y cual vas a entregar? –Preguntó temerosa y deseosa de que su nombre no fuera el pronunciado-
- Aún no lo sé…
Silencio- Ya… -Cambió de tema- Yo venía para hablar de lo que Mai te dijo hace rato…
- ¿Lo sabe? –Se incorporó, sentándose en la orilla de la cama-
- …. Si… -Dijo en un hilo de voz-
- ¿Todo?
- Todo, desde el principio… Perdóname, no debería habérselo dicho… es que yo necesitaba desahogarme, se lo dije mucho antes de…
- Annie, está bien, no pasa nada –Con una sonrisa de medio lado-
- Entonces… ¿no te enojas?
- No, está bien. Lo entiendo… yo también habría necesitado contárselo a alguien… -Ahora su cara había cambiado a un tono más triste-
Anahí entendió perfectamente porqué ese cambio de Dulce:
- ¿Habrías? –Se sentó a su lado- Necesitas contárselo a alguien… Esto no me lo puedes contar a mi pero… ahora la tienes a ella… –Soltando una pequeña carcajada- se lo puedes contar a ella. Te aseguro que aunque sea mi amiga es muy objetiva… -Riendo-
- ¿Y que importa que sea amiga tuya? –Riendo-
- Pues… por si me quieres insultar o desahogarte por lo agobiante que puedo llegar a ser…
- Nunca podría hablar mal de ti, Annie. –Mirándola tiernamente- De verdad, hasta ahora… no te he encontrado ningún defecto.
Esa última frase de la pelirroja había puesto muy nerviosa a Anahí, pero intentó ocultarlo:
- En ese caso creo que te voy a llevar al oculista –Riendo nerviosa- Tienes que estar ciega si no me encuentras ningún defecto… tengo… -Haciendo el ademán de contar sus defectos- más de 1000 defectos…
- Yo no los veo… por ahí dicen que cuando te enamoras esa persona no tiene ningún defecto… -Acariciándole suavemente la cara-
- Pues si, tal vez sea eso… -Sonriendo tiernamente, casi emocionada por las palabras de Dulce-
- Oye… ¿te puedo hacer una pregunta? -Dijo la pelirroja-
- Si, claro… dime
- ¿Hace cuanto Mai y tú no trabajan?
Anahí soltó una carcajada- Larga historia… Mai se lió con un chico y él era dueño de una tienda… nos metió a trabajar allí, pero el chico quería una relación seria y Mai no… entonces pasaron algunas cosas y nos echó a las dos…
- ¿Las echó por qué? Lo personal no tiene nada que ver con lo profesional, y aún así el problema era con Mai, no contigo… ¿no?
- Pasa que Mai le dijo cosas, él le respondió con groserías, yo me enfadé y le eché un jugo por encima…
- ¿En serio? –Sorprendida aunque riéndose-
- Si –Aún riéndose-
- No conocía esa parte agresiva tuya…
- Ya ves, hay cosas que no sabes de mi… -Silencio-
- ¿Me das un beso? –Casi le rogó Dulce-
Anahí, después de que una sonrisa bastante amplia se le dibujara en la cara, agarró ambas mejillas de Dulce y le dio un largo beso, aunque sin profundizarlo.
- Y dos… - Dijo Anahí, volviéndola a besar- Y tres… -Otro beso- Y todos los que quieras…
- Annie… Perdóname…
- ¿Por qué?
- Por todo… nunca quise que sufrieras con esto, no era mi intención… no es fácil para mí, lo último que quería era que…
- Ya… –Poniendo su dedo índice en los labios de la pelirroja para callarla- Sé perfectamente que tu intención nunca fue hacerme sufrir, esto es difícil para los tres pero… Dul, entiéndeme tu a mi también… necesito de una vez por todas que este triángulo se acabe, uno de los tres tiene que salir perdiendo y eres tu la que elige quien…
- No soy capaz de hacerlo… no puedo.
- Tienes que hacerlo, tienes que poder… ya no tiene caso alargar esto… -Dulce se quedó callada- Dul… si tu no entregas una de esas dos cartas seré yo misma la que decida…
- No, no quiero perderte…
- Pero tampoco lo quieres perder a él… -Nuevamente Dulce se quedó callada- Pero… deberías hacerte una pregunta… ¿No lo quieres perder como tu novio o… como tu amigo?
- Es muy importante para mí.
- Ya, es importante para ti porque fue con el que perdiste la virginidad, ¿pero y ahora? ¿qué es para ti ahora?
- Joder… -Suspiró- No lo sé… -De repente, Dulce recordó algo- Annie… hay algo que aún no sé…
- ¿Qué cosa?
- La otra vez no quisiste contarme quien fue tu primera vez… -Anahí se puso nerviosa- ¿Por qué?
- Por nada, Dul creo que me voy ya… -Levantándose- Mai me estaba esperando para ir a… a no me acuerdo donde.
- Annie… -Se levantó y la agarró muy suavemente del brazo- Creo que tienes la suficiente confianza en mi como para contármelo…
- No es cuestión de confianza…
- ¿Por qué? Digo… todos conocemos la típica historia del novio que al final solo quiere echarte un revolcón y dejarte tirada…
- Pero es que no es eso Dulce, no tienes ni la mínima idea de lo que es…
- Vamos, seguro que no es tan grave…
- Dulce…
- ¿Entonces qué fue? –Sin ni si quiera dejarla hablar- ¿La tenía pequeña? –Soltando una pequeña carcajada-
- ¡Joder Dulce! –Dulce dejó de reírse- Me violaron…
- ¿Qué?

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:14 pm

Capítulo 25
Anahí se sentó en la cama, nerviosa, mal.
- Es broma… ¿verdad? – Le preguntó incrédula Dulce desde arriba-
- No, no es broma… me violaron cuando tenía 17 años… -Dulce se arrodilló, para estar a la altura de Anahí y poder mirarla bien-
- ¿Quién? –Preguntaba la pelirroja totalmente blanca, nunca se habría imaginado eso-
- Un ***** de la prepa… Éramos novios, pero yo aún no estaba preparada y…. –Con lágrimas en los ojos, sin poder acabar la frase-
- Que estúpida soy … -La abrazó- Perdóname… no sabía que…
- No importa –Abrazándola aunque sin llorar- Es normal, nadie se imagina que sea algo así…
- ¿Lo denunciaste? –Se separó para mirarla a los ojos-
- Al principio no, estaba enamorada y… no quería… -Silencio- Pero después se lo conté a Mai y casi me obligó a denunciarlo… Y gracias a ella salí adelante, en serio… soy quien soy gracias a Mai…
- Conoces a Mai hace mucho, ¿verdad? –Con una sonrisa de medio lado-
- Desde primaria… igual que a Christopher. -También sonriendo, mientras se secaba las lágrimas- Si hay alguien que me conoce es ella…. y Christopher.
- Oye, Annie... –Pensando algo-
- Dime…
- ¿Por qué tú y Christopher solo sois amigos? –Anahí no entendió la pregunta- Quiero decir… os conocéis desde chiquitos, ¿por qué nunca habéis sido algo más que amigos?
- Pues por eso, nos conocemos desde chiquitos y somos como hermanos, los dos sabíamos muy bien que no podíamos tener nada… nos queremos demasiado…
- Ya… y ¿Poncho y Christian?
- A ellos los conocí más tarde, me los presentó Christopher… Poncho es el hermano de una exnovia de Christopher… -Riéndose-
- ¿En serio? –Riéndose también? ¿Y porqué te lo presentó a él? Digo… lo normal es que te presente a su novia, no al hermano…
- Porque Poncho quería… -Haciendo gestos con las manos-
- ¿Quería? –Sin entender los gestos-
- Ya sabes… yo le interesaba…
- ¿Qué? ¿Poncho? –Riéndose-
- ¿De qué te ríes? –Mirándola mal- ¿Tan raro es que yo le guste a alguien?
- No, lo raro es que a Poncho le guste una mujer…
- ¿Qué?
- Pues eso, en la cena… Pensé que era homosexual, igual que Christian… y que eran pareja…
- ¿Qué eran qué? –Riéndose- Christian si, es homosexual pero… Poncho… ¡A Poncho le gusta más una mujer que comer! –Riéndose-
- Ya… si tu lo dices… -Nada convencida-
- ¿Sigues creyendo que es homosexual?
- Si, mi instinto de mujer me lo dice…
- ¿Tu instinto de mujer?
- Si
Se rió- Vale, lo que tu digas… pero yo te aseguro que Poncho es heterosexual.
- Annie… ¿Dónde esta Poncho ahora?
- De vacaciones
- Ya, ¿y con quien?
nahí se quedó callada por un momento- Con Christian…
- ¿Eso no te dice nada?
- ¿Qué? ¡No! Están de vacaciones juntos, ¡pero como amigos! De verdad Dulce… no creo que ellos dos…
- Pues yo si lo creo.
- Pues crees mal cariño…
- Lo que tu digas –Riéndose-
- Oye, Dul… no quiero agobiarte… pero…
- Necesitas una respuesta –Acabó la frase ella misma- Lo sé, dame un poco de tiempo para decidirme que carta entregar… por favor.
- Vale… -Sonriendo- Otra cosa…
- Dime…
- ¿Christopher se creyó todo el cuento de la apuesta? –Riéndose-
- No sé, pero parece que si –Riéndose también-
- ¿Sabes de que me he dado cuenta? Eres muy buena mintiendo…
- ¿Y eso? –Riéndose-
- Pues las mentiras te salen como por arte de magia… en serio, me sorprendes. A mi no se me da bien mentir…
- Ya, me he dado cuenta… -Dulce se rió- Dul… -Le agarró tiernamente la mano-
- ¿Qué?
- ¿Te apetece ir a cenar a un restaurante? O… a caminar por la playa… no sé…
- Annie… le dije a Christopher que saldría con él…
- Ah… -Le soltó despacio la mano-
- No lo puedo dejar plantado otra vez… me encantaría ir contigo pero… no puedo, perdóname…
- No, está bien… no pasa nada… -Se levantó- Entonces… le voy a decir a Mai si le apetece salir…
- Pero no te enojes… -Levantándose también-
- No me enojo… -Dándole una sonrisa de medio lado, algo falsa- Ya te dije que está todo bien…
- Vale…
- Vale…
Anahí salió del cuarto y fue al salón, donde estaba Maite.
- Mai, nos vamos.
- ¿Qué? –Mirando la telenovela-
- ¡Que no vamos! Venga, vístete…
- ¿Qué dices Anahí? –La miró- Estoy viendo mi telenovela... ¡Hasta dentro de una hora no voy a ningún lado!
- ¡Que te vistas te dije! Deja grabando la telenovela y ya…
- No es lo mismo verla grabada que en su horario normal… La quiero ver ahora.
- ¡Y yo quiero un viaje a Hawai! Maite, por favor, vístete y vámonos… -Jalándola del brazo-
- ¿Pero a donde? –Sin levantarse-
- A dar una vuelta, de fiesta… o a cenar, ¡no sé!
- ¿Y no puede ser dentro de una hora?
- ¡No! –Volviendo a jalar de ella- ¡Por favor!
- ¿Pero tú no estabas hablando con Dulce? Sal con ella y déjame a mí ver la novela…
- Si, ESTABA –Recalcándo con énfasis ese verbo- hablando con ella… y no, ella va a salir con Christopher… así que vámonos.
Por fin se levantó- Está bien… -Anahí sonrió- Pero con una condición…
Se le quitó la sonrisa- ¿Cuál?
- Vamos a comer sushi… -Con cara de glotona-
- Está bien, pero vístete reina… ¿o vas a ir así? –Mirándola de arriba a bajo, riendo-
- No, perame…
Maite se fue a vestir y 5 minutos después Dulce salió por la puerta, ya vestida.
- ¿Ya te vas? –Le preguntó Anahí, desde el sofá-
- Si… ¿Y tú?
- Si, estoy esperando a que Mai se vista…
- Vale… bueno, me voy… Christopher me espera a bajo…
- Pásalo bien…
- Tu también…
Dulce se dirigió a la puerta y salió. Veinte minutos después Anahí ya estaba harta de esperar a Maite:
- ¡Mai! –Gritando desde el salón- ¡No te voy a esperar toda la vida reina!
- ¡Ahí voy! ¡Espérame 10 minutos más plis! –Gritando desde el cuarto-
Anahí esperó 10 minutos más pero nada, Maite no salió, así que fue a su cuarto. Al entrar vio a Maite ya vestida pero sentada en la cama y mirando a la pequeña televisión que tenía:
-¡Maite!
Maite se sobresaltó por el grito.
- ¡Llevo media hora esperándote y tú aquí viendo la telenovela!
- Perdóname… -Levantándose y apagando la televisión lo más rápido posible- Es que… Luisa Fernanda se le declaró a Juan Gabriel…. Era muy emocionante Annie, no podía perdérmelo…
Mirándola mal- ¿Sabes qué? Ahora, ya que salimos, te voy a llevar al psiquiatra… ¡estás loca!
- No estoy loca…
- Bueno, ¡vámonos ya!
- Vale, vale… -Saliendo lo más rápido posible por la puerta de su cuarto-
Ambas salieron del apartamento. Primero fueron a dar una vuelta por el centro, a mirar ropa y simplemente caminar pero no compraron nada, ya que su economía no estaba como para gastar. Maite llevaba mucho tiempo insistiendo en que tenía hambre así que Anahí por fin cedió a ir al restaurante.
- Pagas tu… -Dijo Anahí, mirándola mal-
- Gracias amiga… -La miró mal-
- Tú insistías en venir a comer sushi, así que tú lo pagas…
Ambas se sentaron en una mesa libre, el mesero se acercó y pidieron la comida. De repente, mientras comían:
- Annie… -Maite estaba totalmente blanca- No mires a la puerta…
Esa frase sirvió para que Anahí mirara y se encontrara a Dulce entrando en el restaurante acompañada de Christopher.
- Mierda… -Dijo en bajo-

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:14 pm

Capítulo 26
- Joder… -Agachando un poco la cabeza para que no las viera- Te dije que venir a comer sushi no era buena idea…
- No, no lo dijiste… -Mirándola mal-
- Pero lo pensé… ¿Qué hacemos ahora?
- Comer – Metiéndose un trozo de comida en la boca- Por mucho que te escondas te van a ver…
- Mai… Vienen hacia aquí… -Viendo como el mesero les indicaba una mesa justo detrás de ellas-
Maite fue a decir algo pero no pudo ya que Christopher dijo:
- Vaya, que casualidad...
Anahí levantó la vista y se encontró cara a cara con Christopher y Dulce. Christopher traía una sonrisa de oreja a oreja y Dulce una cara de sorpresa.
- No sabía que ibais a venir aquí a cenar… -Dijo Dulce, mirando a Anahí como pidiendo perdón-
- No, yo tampoco lo sabía… -Contestó Anahí-
- Pues… mejor, así cenamos los cuatro juntos –Propuso Christopher, con una sonrisa de oreja a oreja-
- Claro… -Contestó Maite con una sonrisa de medio lado, ya que Anahí no había respondido.
Christopher se sentó al lado de Maite, así que Dulce se vio obligada a sentarse al lado de Anahí. El mesero se acercó a ellos y pidieron su comida. Maite y Christopher compartían una conversación pero Dulce y Anahí estaba en completo silencio. De repente Anahí dijo:
- Voy al baño… -Anahí se levantó bajo la fija mirada de Dulce-
Un minuto después Dulce también se levantó y dijo:
- Yo también voy al baño, ya vuelvo…
Dulce fue al baño, al entrar se encontró a Anahí mirándose al espejo, simplemente eso.
- ¿Qué haces aquí? –Le preguntó, sorprendida-
- Quería ver como estabas… sé que te molestó mucho que nos sentáramos con vosotras a cenar…
- No, no me molestó que os sentarais con nosotras a cenar… me molestó que entraras en este restaurante con él de la mano, parecíais una pareja feliz… y no, ni si quiera me molestó… me dolió, es distinto.
- Perdóname… de haber sabido que ibas a estar aquí con Mai no habría venido…
- No se trata de eso Dulce…
- ¿Entonces de que se trata?
- Se trata de que ibas con él, de la mano… -Suspiró- Dulce… -Se apoyó en la puerta del baño- Ibas cogida de SU mano, no de la mía… -Dulce guardó silencio- No puedo seguir más así Dul, lo siento pero no… necesito una respuesta… -Dulce iba a hablar pero ella continuó- Es que no me puedes pedir que sea capaz de ver como caminas con él de la mano, no me puedes pedir tiempo para eso…
- Pero es que yo ahora no tengo una respuesta… Necesito tiempo…
- ¿Más tiempo? ¿Para qué? Siento que juegas conmigo…
- No juego contigo Annie… -Se acercó a ella, agarrándole las manos- Nunca jugaría contigo, no sería capaz de hacerte daño aposta… no digas eso…
- ¿Entonces que estás haciendo? ¿No te das cuenta Dulce? Estás conmigo así –Mirando sus manos entrelazadas- pero también lo estás con él… o él o yo–Soltó sus manos- No puedes tener ambas cosas…
- Ya, ya sé que no puedo tener ambas cosas Annie, pero creo que te he demostrado que te quiero… -Pegando su frente a la de Anahí- Estoy enamorada de ti Annie… -Poniendo ambas manos en las mejillas de Anahí-
- No es suficiente Dul… -Alejándose- ¡No es suficiente que me digas esto si después te vas con él a pasear agarrada a su mano!
- Pero es que no puedo llegar con él y decirle: Perdóname pero te dejo por tu amiga… ¡no puedo hacer eso!
- No, no quiero que hagas eso. Quiero que vayamos las dos y le digamos que estamos enamoradas, ¿serías capaz de hacer eso Dulce? ¿Serías capaz de ir con él ahorita agarrada a mi mano y decírselo? –Dulce agachó la mirada, en silencio-
Esa no era la respuesta que Anahí esperaba, no esperaba un “Sí” pero tampoco ese silencio…
- No sería capaz de hacerle daño Annie… ¿Tienes la menor idea de cómo se pondría si hacemos eso?
- Si, claro que sé como se pondría pero ¿qué propones entonces?
- No sé, pero no quiero hacerle daño…
- ¡Pero es que me estás haciendo daño a mí! Con esta situación lo único que consigues es eso, dañarme…
- Joder… -Dulce se alejó de Anahí, nerviosa- Es que no puedo más con esta situación… ¡haga lo que haga daño a alguien! –Con lágrimas en los ojos-
- Dulce… cuando te conocí me “juré” protegerte, cuidarte… pero es que no te puedo proteger de ti misma… ¿no te das cuenta de que te estás haciendo daño a ti misma?-Dulce no decía nada, simplemente escuchaba de espaldas a Anahí- Dul… -Se acercó a ella- Las dos sabemos muy bien que es lo que quieres… haz lo que sientes, por una vez piensa en ti, no pienses en él…
Se volteó, con los ojos húmedos- No puedo pensar en mi sabiendo que después de tomar la decisión Christopher va a estar totalmente hundido…
- Ya, y para que el no esté hundido es mejor que la que esté hundida seas tu… ¿no? Las cosas no son así, llevas toda tu **** sufriendo, es hora de que seas feliz, conmigo…
Sin más Dulce abrazó a Anahí, necesitaba hacerlo, sobretodo en ese momento. Casi si pensarlo, de su boca salió:
- Joder Annie…. –Abrazándola- Te amo…
- Yo también cariño… -Suspiró- yo también… -Mientras le acariciaba el cabello-
Poco a poco se separaron y se quedaron muy pegadas, mirándose fijamente, con la respiración agitada. Dulce, sin dudarlo se acercó peligrosamente a los labios de Anahí, pero esta se alejó despacio.
- Dulce… no es el momento… -Dijo Anahí, a duras penas ya que deseaba ese beso con todas sus fuerzas-
- Me da igual…
Dulce agarró a Anahí de la nuca y la atrajo con decisión, atrapándola con sus labios en un apasionado beso, necesitado por ambas. Cuando el beso estaba en su mayor plenitud alguien entró en el baño, ambas se separaron rápido y miraron a la puerta. Ese alguien era Christopher

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:14 pm

Capitulo 27
Christopher había visto el beso, lo había visto todo. Automáticamente sus ojos se llenaron de lágrimas y, después de mirarlas a ambas, se fue. Anahí y Dulce se quedaron allí paradas, sorprendidas y mirando la puerta… sin saber que decir o que hacer. De repente, Maite entró en el baño.
- ¡¿Qué pasó!? ¡Christopher salio como alma que lleva el diablo llorando y golpeando todo!
- ¿Para donde se fue? –Preguntó Dulce-
- No sé, solo se fue, sin decir nada…
- ¿Pero qué pasó? ¿Para que vino al baño? -Preguntó ahora Anahí-
- Porque estaban tardando mucho y como Dul se fue sin decir nada fue haber si estaban bien… -Explicó Maite- Intenté que no fuera pero…
- Annie, hay que buscarlo, como está y después de lo que vio… es capaz de hacer cualquier cosa…
- Está bien, vámonos...
- ¿Qué? ¿Pero que vio? ¿Qué pasó? –Maite no entendía nada-
- Voy a pagar la cuenta, cojan las cosas… -Dijo Dulce saliendo del baño-
- Annie… ¿Qué pasó?
- Nos vio… -Agarrándose la cabeza nerviosa-
- ¿Cómo que os vio?
- ¡Nos vio Mai, nos vio! ¡Besándonos!
- ¿¡¡Qué!!? Jder… mira que os lo dije… os iba a pillar… ¿¡Tienes idea de cómo tiene que estar!?
- Si Mai, ¡tengo idea de cómo tiene que estar! ¡No me regañes tu también, joder!
- Vale, ¡vámonos ya! -Zanjando la conversasión-
Anahí y Maite salieron del baño, cogieron las cosas y esperaron a Dulce. En pocos minutos Dulce salió y las tres salieron del restaurante; Dulce estaba muy nerviosa.
- ¡Mai, ¿para dónde fue?! –Preguntaba casi a gritos Dulce-
- ¡Joder! ¡Que no lo sé! ¡El salió del restaurante y fue para allá –Señalando su derecha- pero no vi más nada!
- Dul… tranquilízate… -Dijo Anahí-
- ¡No, no puedo tranquilizarme! ¡Seguro cogió el coche y quien sabe lo que le puede pasar! ¿¡Ya viste!? Esto era lo que yo no quería que pasara… ¡Joder!
- ¡No es culpa mía! –Se defendió Anahí-
- Bueno, ¡ya! –Intentó poner calma Maite- Hay que pensar donde puede estar… ¿Cuándo se pone nervioso o está mal a donde va? –Le preguntó a Anahí-
- No sé… -Pensando- le gusta ir a caminar a la playa, sobretodo de noche….
- También puede haber ido al parque… -Dijo Dulce-
- Vale, yo iré a la playa… y vosotras id a ese parque… ¡Si lo encuentran me llaman! –Maite se alejó camino a la playa-
- ¿Crees que esté en el parque? –Preguntó Dulce a Anahí-
- No sé, solo se trata de ir… -Caminando-
Dulce caminaba y miraba de reojo a Anahí, quien buscaba algo desesperadamente en su bolso. No pudo aguantar la curiosidad y preguntó:
- ¿Qué buscas?
Anahí por fin lo encontró- Esto… -Sacó un paquete de cigarros y un mechero-
- -Se paró en seco- ¿Fumas? –La miró sorprendida-
- Cuando estoy nerviosa… -Agarrando un cigarrillo-
- ¿Pues sabes qué? –Mirando como Anahí encendía el cigarro-
- ¿Qué? –Pregunto Anahí sin mirarla, ocupada con el cigarro-
- Que delante mía no vas a fumar… -Le quitó el cigarro de la boca y lo tiró al suelo-
Anahí se quedó con la boca abierta mirando el cigarro en el suelo.
- Dulce… ¿Se puede saber que acabas de hacer?
- Tirar el cigarro al suelo –Respondió con tranquilidad mientras volvía a caminar-
- ¿¡Por qué!? –Levantando por fin la vista del cigarro y mirando a Dulce-
- Ya te dije: porque delante mía no vas a fumar… -Anahí iba a hablar pero ella continuó- Y me da igual como te pongas, –Apuntándola con el dedo, en tono amenazador- en mi presencia ningún cigarro… -Y continuaba caminando-
- Dulce… -Empezó a caminar también, detrás de Dulce-… ¡es MI cigarro! ¡¿Qué te importa a ti si yo fumo o no!?
- Mucho, me importa mucho, así que ni probarlo…
- ¿Qué? –La miraba sorprendida, casi riendo- Pero… que no eres mi madre, puedo fumar si quiero…
- No, no puedes fumar si quieres. Ya te dije que en mi presencia no... –Caminando, sin mirarla-
- Pero… -Ya riéndose- Dulce, tu no eres nadie para decirme si puedo o no fumar…
- Si, tienes razón –Se volvió a parar en seco- por ahora no soy nadie para decírtelo pero me da igual, en mi presencia no fumas y punto. –Anahí fue a intentar hablar pero Dulce la volvió a interrumpir- Y ahora si no te importa dejamos el tema del cigarro para otro día, quiero encontrar a Christopher… -Volviendo a caminar-
- Vale… -Callándose y caminando-
Estuvieron caminando unos minutos en silencio, aún faltaba bastante para llegar al parque.
- Dul… siento que Christopher se haya enterado así…
- No es culpa tuya Annie, perdóname por lo de antes…
- Ya, pero… esto era lo que yo quería evitar… si se lo hubiéramos dicho ahora se sentiría un poquito mejor…
- Lo sé… al fin y al cabo tenías razón. Más bien perdóname a mí por ser tan cobarde… Lo que no sé ahora es como va a reaccionar…
- Mal, muy mal...
Y así, otra vez en silencio, llegaron al parque. Estuvieron buscando por todo el parque, estaba muy oscuro, pero no vieron a Christopher. Decidieron sentarse un rato a esperar alguna llamada de Mai.
- ¿Crees que esté bien? –Preguntó preocupada Dulce-
- Si… Christopher se sabe cuidar bien, por muy loco que esté…
- Ya, pero y si no está aquí ni en la playa… ¿Dónde está?
- Aún no sabes si está en la playa… tranquilízate… -Agarrándole tiernamente la mano, con una sonrisa de medio lado- Va a salir todo bien…, te lo prometo.
- Gracias Annie…
- ¿Gracias por qué?
- Por aguantarme después de todo… por estar aquí –apretando su mano- y por no dejarme cuando no quería hablar con Christopher…
- Dulce, te amo, nunca podría dejarte… no sería capaz…
De repente:
- Qué bonito… -Con aplausos falsos-
Anahí y Dulce miraron hacia atrás y se encontraron ahí parado a Christopher

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:14 pm

Capítulo 28
Las dos se levantaron rápido, nerviosas, no sabían que decir.
- Veo que también la trajiste a nuestro sitio… -Mirando a Dulce-
- Christopher… -Intentó hablar Dulce-
- ¡¿Qué!? –Sin dejarla hablar- ¿Qué me vais a decir? ¿¡Qué antes no os estibáis besando!? ¿Qué excusa vas a inventar ahora, Anahí? –La miró- Que ciego estaba… yo pensando que tal vez había otro… pero no, me equivoqué, no se trataba de otro… si no de OTRA… y esa otra no era más que mi amiga Anahí… –Dijo esas palabras con ironía- ¿¡Cómo pudiste ser capaz de hacerme esto!?
- Lo siento… -Dijo Anahí mirando a Christopher- Mi intención nunca fue que esto acabara así… pero me..
- Ya claro –Sin dejarla acabar- Te enamoraste, ¿no? –Riéndose falsamente-
- Christopher… aquí no venimos a pelear… queremos aclarar las cosas… -Dijo algo calmada Dulce
- ¡A ver pensado eso antes de ponerme los cuernos! ¿Qué Anahí? ¡¡Folla bien!?
- ¡Joder Christopher! –Soltó Anahí- Eres mi mejor amigo, esto me costó mucho… ¡y lo menos que quería era hacerte daño!
- ¡Me das asco! –Dijo Christopher. Cosa que le dolió a Anahí-
- ¡Christopher! ¡Bájale! ¡A ti nadie te está insultando! –La defendió Dulce-
- ¡Definitivamente prefiero que me insulten a que me engañen como me engañaron!
- Ya, entonces ¡¿Yo también te doy asco!? –Preguntó nerviosa Dulce-
- Si, me da asco. ¡Las dos!
- ¡¿Pues sabes qué!? –Dijo de repente Anahí, muy enojada por lo que Christopher le había dicho- ¡Si, folla muy bien y te aseguro que le gustó mucho más lo que yo le hice a lo que le hiciste tu! –Dulce la miró sorprendida- Ah, no… -Se rió falsamente- ¡que no le hiciste nada!
Christopher se puso aún más nervioso con eso pero prefirió callarse ya que si hablaba iban a acabar muy mal. Dulce habló:
- Ninguna de las dos quisimos hacerte daño… incluso nos negábamos a que pasara algo entre nosotras. Si no te dije nada hasta ahora es precisamente por eso, no quería hacerte daño… -Christopher soltaba carcajadas irónicas- Pero me enamoré de ella y no pude hacer nada al respecto…
- ¡¿Y todas las veces que te pregunté que le pasaba a Dulce!? –Le reprochó a Anahí- ¡¿Cómo pudiste ser capaz de callarte!? ¿¡De engañarme!? –Anahí se calló- ¿¡Y tú te llamabas amiga!? Para tener amigas como tu, mejor no tenerlas… -Miró a Dulce- No quiero saber nada más de ti –Miró a Anahí- ¡y de ti menos! ¡Para vosotras no existo!
se volteó, golpeando los árboles y todo lo que se encontraba a su paso. Dulce miró sorprendida a Anahí, de repente Anahí dijo:
- Dul… por favor, un cigarro… -Rogándoselo- Uno solo, lo necesito, urgente… -Pidiéndolo como si de ese cigarro dependiera su vida-
- Está bien, uno solo… y te dejo porque parece que te vas a morir si no te lo fumas… -En tono burló pero sin reirse, intentando calmar un poco el ambiente-
- Probablemente… -Sacando el cigarro del bolso y sentándose-
Dulce se sentó al lado de Anahí, mirándola.
- ¿Qué? –Dijo Anahí por fin con el cigarro encendido y notando que Dulce la mirara-
- ¿Eres consciente de lo que le dijiste?
- Si, soy consciente… y no sé ni como lo dije, así que no me lo recuerdes… -Dulce la seguía mirando, sorprendida- Dul… tampoco fue para tanto lo que le dije –Mirándola mal-
- No… Solo le dijiste que follo bien y que tu me lo hiciste mejor que él… Nada más –Irónica-
- ¿Me pasé un poco verdad?
- Bastante –Soltando una carcajada-
- Bueno… el también se pasó, así que… ya estamos a mano... Además, lo que dije es verdad –Sonriendo pervertidamente, Dulce también le sonrió de la misma forma pero no contestó- ¿No vas a decir nada? –Riendo-
- ¿Y que quieres que te diga? –Riendo- Pobre Christopher, no puedo contestarte a eso ahora… -Riendo-
- Bueno vale, no me contestes…
Se quedaron en silencio por un momento, de repente Dulce dijo:
- No sabía que fumaras… -Mirando atentamente como tragaba el humo del cigarro-
- Ya te dije que lo hago solo cuando estoy nerviosa, una vez al mes…
- Está bien… -Silencio- No fue para tanto… -Anahí la miró, sin comprender lo que Dulce decía- Pensé que iba a ser mucho peor, que Christopher iba a ser otras muchas cosas pero no, para lo que yo tenía pensado… no fue tanto…
- Si me hubieras hecho caso antes no habríamos llegado hasta aquí Dul… teníamos que haberlo dicho desde un principio…
- Ya lo sé…, todo esto es culpa mía… -Automáticamente sus ojos se llenaron de lágrimas, cosa que Anahí notó-´
Apagó rápido su cigarrillo y lo tiró a algún lugar no identificado- No quise decir eso, perdóname… esto no es culpa tuya, ¿me escuchas? –Levantándole el metón- No es culpa de nadie… pasó así y punto…
- Ya, pero…
- Pero nada… -Sin dejarla hablar- Olvídate de lo que dije… -Le acarició tiernamente ambas mejillas, con una sonrisa-
- ¿Por qué sonríes? –Secándose las pocas lágrimas que salieron de sus ojos y sonriendo a consecuencia de la sonrisa de Anahí-
- Porque fuiste valiente… Se lo dijiste en la cara, todo...
- Ya era hora de hacerlo… tenias razón, tenía que pensar en mí un poco, yo también me merezco ser feliz… contigo…
De repente, el móvil de Anahí interrumpió la interesante conversación.
- ¿Bueno?
- Annie, no lo encuentro… lo he buscado por todos lados… en la playa, en su casa…
- Mai… -Intentando hablar-
- No no, pérate… -Sin dejarla hablar- también fui al hospital que estaba cerca por si acaso y nada… yo ya no sé donde pueda estar… creo que voy a ir a…
- ¡Mai! -Gritando para que la escuchara-
- ¿Qué? –Sobresaltada por el grito de Anahí-
- Ya lo encontramos, ya hablamos con él y ya se fue…
- ¡¿Qué!? ¿¡Y tú para qué quieres un teléfono móvil reina!? ¡Joder! ¡Estaba súper preocupada!
- Ya, perdóname…
- Bueno, ¿qué paso? ¿Cómo estaba?
- Eso mejor que te lo cuente él…
- ¿Qué?
- ¿Estás cerca de la playa?
- Si
- Pues vete para allá, está cerca de las barquitas, donde siempre… ¿te acuerdas?
- Si si, claro que me acuerdo… ¿pero como sabes que va a estar allí?
- Lo sé, confía en mí… Vete allí y habla con él… ahora eres la única que lo puede calmar
- Vale…
- Mai…
- ¿Qué?
- ¿Recuerdas lo que hablamos la última vez? –Dulce no entendía nada de la conversación-
- Annie, eso ya te dije que…
- Déjame hablar –Sin dejarla acabar- Olvídate de Dulce y de lo que él sienta, simplemente déjate llevar, piensa en lo que tu sientes… consuélalo, lo necesita.
- ¿Por qué me dices esto? ¿Por qué ahora?
- Porque ahora es el momento, es hora de que te atrevas a hacer lo que hace años no hiciste… Siempre me das consejos, es hora de que yo también te los dé, así que… ya sabes lo que tienes que hacer… -Maite fue a hablar pero nuevamente Anahí no la dejó- Y ya está, no quiero que me digas nada más… te vas para allá y punto. Suerte, ¡te quiero! –Colgó-
Anahí colgó y seguidamente guardó el móvil bajo la fija mirada de Dulce.
- ¿Me perdí algo? –Dijo Dulce, sorprendida por la conversación-
- Muchas cosas… demasiadas como para contártelas ahora…
- Tenemos toda la noche, puedes empezar…
Sonrió pervertida- Esta noche no la vamos a emplear en hablar… -Guardando el móvil y levantándose-
Anahí le extendió la mano para que se levantara-¿Ah, no? –Sonriendo igual mientras agarraba la mano de Anahí, levantándose- ¿Entonces?
- Pues… -Pasó su mano alrededor de la cintura de Dulce y la pegó a ella- tenemos la casa sola toda la noche… ¿Se te ocurre algo para entretenernos?

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:14 pm

Capítulo 29


- Pues… Ahora mismo no, no se me ocurre nada… -Fingiendo no saber- ¿Qué podríamos hacer?
- ¿No sabes?
- No… -Contestó Dulce, aunque sonriendo-
- Vale… -Miró a su alrededor- te voy a refrescar la memoria…
jaló del brazo de la pelirroja, llevándola hasta el árbol más cercano y pegándola a él, con ambas manos a los lados de la cabeza de Dulce.
- ¿Aún no se te ocurre nada?
- No… -Volvió a responder Dulce-
Anahí agarró ambas manos de Dulce sonriendo pervertidamente y llevándolas hasta su cintura, muy cerca de su trasero. Después de esto pego su cara a la de ella, rozando sus labios con los de la pelirroja.
- ¿Te vas acordando de algo? –Con la respiración-
- Si, algo se me viene a la cabeza… pero no estoy muy segura… -Ella también con la respiración agitada-
- Entonces te enseño de una vez que lo que podríamos hacer…
Anahí atrapó por fin a Dulce con sus labios… ese beso era apasionado, mucho más que todos los anteriores. Anahí no duró ni 4 segundos en los labios de Dulce y bajó a deborar su cuello con mordiscos y placenteros lametones.
- ¿Qué tal va tu memoria? –Paró y la miró-
- Mi memoria no sé pero o nos vamos a casa ya o…
- …¿o? –Sonrió pervertidamente, retándola-
- O vamos a acabar mal… -Bajó un poco más sus manos, tocándole el trasero a Anahí-
El roce de las manos de Dulce en su trasero la incitó a seguir- ¿Ah, si? –Se volvió a entretener en el cuello de la pelirroja- ¿Cómo de mal?
- Muy mal… -Contestó Dulce casi sin respiración-
- Suena bien…. –Subió sus manos hasta los botones de la camisa de Dulce y, mientras seguía devorándole el cuello, empezó a desabrocharle el primer botón-
- Annie… -Intentando separarse de ella pero no podía ya que estaba acorralada en el árbol- Estamos en un parque…
Paró toda acción en seco y la miró sonriendo- ¿Ya se te ocurrió algo que podamos hacer en casa?
- Si, muchas cosas…
- Entonces ya estamos tardando en irnos… -Se separó- ¿Tu coche?
- Me parece que vamos a tener que ir a caminando…
- ¿Qué?
- Christopher me trajo en su coche, el mío esta en casa…
- ¿Tienes idea de todo lo que hay que caminar? Vamos a tardar años luz en llegar...
- Si, pero para algo están los taxis, ¿no?
- Me sorprende tu inteligencia… –Riendo- Venga, vamos que me muero de ganas por llegar…
pero apenas cuando iban a empezar a caminar hasta la carretera el teléfono de Anahí sonó. Ella se paró en seco y vio en la pantallita el nombre de Maite.
- Dime Mai, ¿qué pasa?
- Christopher… -Maite lloraba-
- ¿Qué paso con Christopher? ¿Por qué lloras? –Dulce se puso nerviosa-
- No sé… estaba mal, estaba borracho, llorando… intenté ayudarlo y me empujó… -Seguía llorando- No sabes todo lo que me dijo Annie…
- ¿Pero el donde está?
- En la playa, Annie…. Estaba como loco, yo no sé lo que le pueda pasar… estaba borracho…
- ¡Pero no se puede quedar ahí solo, tienes que sacarlo de ahí!
- Annie, ¿Qué pasa? –Preguntaba nerviosa Dulce. Anahí le hizo una señal de que esperara-
- ¡Ya te dije que intenté ayudarlo y me empujó! No quería que lo ayudara, me empezó a gritar como loco… ¡No podía hacer nada!
- Vale, ¿tu estás en la playa aún?
- Cerca…
- Entonces vamos para allá, no podemos dejar a Christopher ahí solo…
- Está bien, entonces las espero aquí… -Colgó-
Rápidamente Anahí guardó el móvil en el bolso y miró a Dulce.
- ¿Qué pasa? –Dulce estaba de los nervios-
- Creo que vamos a tener que dejar lo de casa para otro día… hay que ir a la playa, Christopher está mal…
- ¿Cómo que esta mal? ¿Qué le pasó?
Anahí le contó, cogieron el taxi y llegaron en menos de 15 minutos a la playa. Se encontraron con Mai, quien continuaba llorando… Anahí abrazó a su amiga por unos segundos, después se separaron:
- Deja de llorar ya… -Secándole tiernamente las lágrimas con los pulgares- Ya hablarás con él otro día… -Dulce aún no entendía que era lo que Maite tenía que hablar con Christopher-
- No Annie, ya te dije que no voy a hacer nada… las cosas se van a quedar como están.
- Ya hablaremos esto otro día… ¿Dónde está?
- Os llevo con él… pero se va a poner aún más nervioso…
- Da igual, vamos a ir a hablar con él si o si…
Y así fue, las tres fueron hasta donde estaba Christopher. Él estaba realmente mal, borracho.
- Christopher… -Dijo Dulce, acercándose a él-
Christopher se volteó- La que faltaba… ¡¿Las tenías que traer a ellas!? –Gritándole a Maite- ¡Joder! –Balanceándose para los lados a consecuencia de la borrachera-
- Christopher, estás borracho… vamos a llevarte a casa… -Intentando agarrarlo del brazo
- ¡Qué me sueltes! –Soltándose bruscamente- ¡No me toques!
- Solo queremos ayudarte. –Dijo Anahí- Ve como estás…
- ¡Si estoy así es por tu jodida culpa! ¡Si tú nunca te hubieras metido entre ella y yo ahora yo no estaría así! –Anahí se quedó callada- ¡Ni si quiera sé como tienes la cara de venir aquí! ¡Lárgate! –Se acercó bruscamente a ella-
- No me voy a ir… -Con la mirada gacha- Eres mi amigo y no te puedes quedar aquí…
- ¡¿Tu amigo!? –Ya enfrente de ella- ¡Y una mier*da tu amigo! ¿¡No pensaste en tu amigo cuanto te la follabas a ella!?
- ¡Christopher! –Gritó Dulce, Christopher la miró- Si, Anahí y yo nos acostamos...
Dulce iba a continuar hablando pero Christopher la interrumpió:
- ¡Claro, si me ibas a poner los cuernos era mejor hacerlo a lo grande, ¿no?! ¡Con mi amiga!
- Solo vinimos a ayudarte, no a pelear… -Dijo Anahí en un hilo de voz- Esto nos está doliendo a las dos… y te estás pasando…
Christopher se volvió a voltear para verla- ¿¡Os está doliendo!? ¡Te aseguro que tu no estás sufriendo ni la mitad de lo que sufro yo! –Sus ojos se llenaron de lágrimas- Perdí a una amiga y a mi novia al mismo tiempo… -Silencio- ¿¡Estáis juntas!? –Preguntó a gritos-
Ambas se miraron, pera esa pregunta no tenía espuesta… realmente no sabían si estaban juntas o no.
- Ya… -Christopher supo la respuesta solo con esas miradas- ¿Pues sabes qué? –Miró a Dulce- Espero que dentro de una semana no te arrepientas de esto… Tú y yo sabemos que solamente te acostaste con ella por experimentar, por saber lo que es estar con una mujer… -Eso le dolió a Anahí-
Anahí ya no podía con esa situación, todas las cosas que Christopher estaba diciendo le estaban doliendo demasiado… Sus ojos estaban llenos de lágrimas y ella luchaba por que no salieran.
- ¡No te quiere! –Christopher se volteo, mirando a Anahí- ¡No siente una mierda por ti! ¡Solo fuiste un juego sexual para ella, Anahí! ¡Te utilizó!
Anahí ya no podía mirarlo, ni a él ni a Dulce, su mirada estaba clavada en el suelo… Aún así se armó de valor para decir:
- ¿Y a ti si? –Levantó por fin la cabeza, con lágrimas saliendo de sus ojos- ¿¡A ti si te quiere!? ¡Ni si quiera se quiso acostar contigo!
- Esa es la diferencia… ¡tu para ella solo fuiste sexo! Yo, más que eso…
- ¡Joder, ya! –Dijo Dulce- ¡Estoy harta de este tema! Christopher vete a tu casa ya, necesitas un baño de agua fría… ¡estás borracho!
- Los borrachos siempre decimos la verdad…
- Que tu pienses algo no significa que sea verdad… –Respondió rápido Dulce- vete ya a tu casa…
- Antes quiero saber algo… -Se acercó a Dulce- ¿Cuándo te estabas acostando con ella en quien pensaste? ¿En ella o en mí?
- En tu abuela Christopher, ¡pensé en tu abuela! –Respondió harta Dulce- ¡Lárgate ya!
Christopher volteo hacia Anahí con una sonrisa- Ya sabes la respuesta, ¿no? Si no responde por algo será… Adiós amiga… -Dijo esa última palabra con ironía-
Por fin Christopher se fue, pero antes se paró delante de Mai, quien había estado viendo toda la discusión.
- Perdóname por lo de antes… estoy nervioso... –Mai asintió con una sonrisa de medio lado-
Ahora sí, Christopher se fue. Anahí miró a Dulce mientras se secaba las lágrimas que salían de sus ojos.
- Annie… -Dijo Dulce, intentando acercarse a Anahí-
- No, ahora no… -Con la voz rota, a duras penas-
se volteó, pasando por delante de Maite y, con una mirada, le pidió que fuera con ella y así fue, Maite se fue con Anahí, dejando a Dulce sola.

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:14 pm

Capítulo 30
Dulce se quedó un rato más en la playa, mirando el mar, simplemente eso… Por otro lado Anahí se fue al apartamento con Maite, estaban ambas sentadas en el sofá, supuestamente viendo la tele pero ninguna de las dos la miraba.
- ¿Estás bien? –Le preguntó Maite a Anahí-
- No, no estoy bien… De hecho estoy mal, muy mal…
- Annie… -Suspiró- Christopher estaba borracho, no hagas caso a nada de lo que dijo…
- Si, estaba borracho pero tenía razón en todo…Todo esto es culpa mía, tal vez Dulce solo quería experimentar… tal vez no me quiere…
- ¡Si te quiere! Y te lo ha demostrado Annie…
- ¿Me lo ha demostrado? Si… -Irónica- ¿Cuándo? ¡¿Cuándo Christopher dijo que para ella solo fui sexo y se quedó callada?! –Maite guardó silencio- Joder Mai… si de verdad sintiera algo habría contestado…, ¿no?
- A lo mejor no quería hacerle más daño a Christopher…
- Ya, y para no hacerle daño a él me hace daño a mi, ¿no? Que bien… -Irónicamente-
Ambas se quedaron en silencio por un tiempo hasta que Anahí dijo:
- ¿Y tú como llevas lo de Christopher?
- Annie… no llevo nada, no le voy a decir nada… ¿vale?
- ¿Pero por qué no? Estas enamorada de él…
- ¡Y él está enamorado de Dulce! Para pasarlo mal prefiero quedarme como estoy…
- Mai…-Suspiró- Tienes 28 años… llevas toda tu vida de "flor en flor", acostándote con chicos que no significan nada para ti… ¿No tienes ganas de tener algo serio? ¿Estable? Con alguien que te quiere y a quien tu quieras…
- No, así estoy bien…
- Ya, claro… Eso no te lo crees ni tu… Mai, sabes perfectamente que con quien quieres algo serio es con Christopher… ¡llevas toda tu vida deseándolo!
- Si, Annie… pero como tu dijiste: Cuando tienes algo serio, las dos personas tienen que sentir algo por el otro… ¡y Christopher no siente nada por mi, joder! ¿No te entra en la cabeza?
- ¡Lo que no me entra en la cabeza es que puedas decir eso sin ni si quiera intentarlo!
- No vale la pena intentarlo… si lo intento pierdo su amistad…
- ¿Para qué conformarte con su amistad si puedes tener más que eso?
- No, no puedo tener más que eso. –Intentó zanjar la conversación levantándose y caminando hasta la cocina-
- Vale –Se levantó y fue detrás de ella- ¿y qué pretendes hacer toda tu vida? ¿Ir acostándote con el primero que se te cruce?
- Annie… ¿por qué no me dejas en paz? ¡Si me quiero acostar con el primero que encuentre lo hago y punto!
- No te dejo en paz porque lo que estás haciendo es una tontería ¡joder! No sé como puedes llevar toda tu vida así… si nadie que…
- ¡Anahí! –Sin dejarla hablar- Yo no soy como tu, a mi me agobia tener a alguien al lado todo el día controlándome… en cambio tu necesitas tener al lado a alguien que te quiera, siempre, necesitas una raíz para anclarte al suelo…
- No, lo que pasa es que yo busco cosas serias, ¡no relaciones esporádicas todos los meses! ¿De qué te sirve eso?
- ¡Pues de echar una buena revolcada que te quite el mal humor! Sin tener después ningún compromiso, libertad… ¡se llama así!
- Ya, libertad…
- Si, libertad… las relaciones me agobian, me asfixian…
- ¿Cómo lo sabes? Nunca has tenido una…
- Ni falta que hace… solamente de pensarlo me dan náuseas…
- Pero si fuera Christopher las cosas cambiarían, ¿no?
- ¿Pues dejar el tema Christopher de una vez?
- No, ¡no puedo! En serio Mai… no te entiendo –Apoyándose encimera de la cocina, mirándola- ¿Te has acostado con alguna mujer? –Hizo esa pregunta totalmente seria-
- ¿¡¡¡¡Qué!!!? ¿Yo? –Sorprendidísima-
- Si, tú… Te pregunto por si acaso…
- ¿Por si acaso qué? –Mirándola con la boca abierta-
- Pos para si Dul no me quiere echo un revolcón contigo un par de veces al mes… así me quito el mal humor… -Eso también lo dijo muy seria-
- ¡Anahí! –Mirándola sorprendida, separándose de ella-
Anahí empezó a reírse.
- ¡No tiene ni ****** gracia! ¡Joder! Pensé que iba en serio…
- ¡Tenias que haber visto tu cara! –Riéndose-
- Dios… está loca… -Salió lo más rápido posible de la cocina, huyendo de Anahí-
- Bueno pero… -Saliendo también de la cocina- Eso también sería libertad, ¿no? ¿Eso no es lo que buscas?
- Si, pero con un hombre que no sea mi mejor amiga… -Mirándola mal-
Empezó a reírse otra vez- Tu cara…. En serio, parecía que habías visto un fantasma…
- Preferiría ver a un fantasma antes que a ti en mi cama…
- ¡Oye! -Riéndose-
De repente escucharon como la puerta se abría y atrás de ella apareció Dulce. Anahí dejó de reírse, se puso totalmente seria. Dulce miró para ella y le dijo:

- Puedes seguir riéndote… Aunque yo en estos momentos es lo menos que haría…
Anahí se quedó mirando para ella unos segundos, después sorprendentemente le dijo:
- Dulce… ¿sabes qué? –Antes de esperar a que respondiera ella contestó- Vete a la mierda. –Con una falsa sonrisa-
caminó hasta su cuarto y se metió en él, no sin antes pegar un fuerte portazo. Dulce, sin mirar a Maite fue a la cocina a por un vaso se agua; Maite fue detrás de ella.
- Deberías hablar con ella… -Le aconsejó Maite-
- Si, lo sé, pero ahora no.
- ¿Por qué?
- Porque son las 4 de la mañana y tengo sueño… de hecho no sé que hacíais aquí las dos riendo… -Maite fue a hablar pero ella no la dejó- No, no me lo expliques… ¿Sabes algo de Christopher?
- No, desde que se fue no hemos sabido nada más de él…
- Vale, pues… me voy a dormir… -Caminando hasta su cuarto-
Nuevamente Maite la siguió.
- Dulce… -Dulce se paró y, de espaldas, la escuchaba- Que… sé que esto para ti es difícil y que no tienes a nadie a quien contárselo… pero yo estoy aquí, para escucharte… Tu también necesitas desahogarte y a veces no lo puedes hacer con Anahí… si quieres contarme lo harta que estás de ella te prometo que no lo diré nada…
Dulce se volteó, para mirarla- Créeme que si hubiera sabido antes que tu sabías todo… ya te habría vuelto loca –Sonriendo- Pasa que ahora son las 4 de la mañana y tengo sueño… pero empezaré a desahogarme contigo, tenlo por seguro…
- Vale, solo quería que lo supieras…-Sonriendo- Oye… ¿estás bien?
- Pues no…
- Ya, ya lo sé… pero me refiero a si te sientes mal… te noto rara…
- Solo estoy cansada… necesito dormir…
- ¿Segura?
- Si… me voy a dormir ya…. Y tú deberías hacer lo mismo…
Dulce se metió en el cuarto. Pero Maite, en lugar de irse a su cuarto fue al de Anahí. La encontró de espaldas, cambiándose.
- Joder Dulce… te he dicho miles de veces que toques la puerta…
- No, no soy Dulce.
Se volteó- Ah. Mai…. Perdona… ¿qué pasa?
- Pues que noté a Dulce rara… como mal…
- Si, Mai… está claro que tiene que estar mal…
- Pero no me refiero a lo de Christopher… la noté distinta, como que se encontraba mal… me dijo que estaba cansada pero… creo que le pasa algo más…
- ¿Estaba mareada?
- No sé, estaba rara…
- Mai… es normal que esté rara, ¿puedes decirme otra cosa que no sea rara?
La miró mal- Creo que se encuentra mal… deberías ir a hablar con ella o a ver como se encuentra…
uspiró- Está bien… en un rato voy…
- Pues… yo me voy a dormir…
- Buenas noches…
Maite salió del cuarto y se metió en el suyo. Anahí acabó de ponerse el pijama y, después de pensárselo varias veces, fue al cuarto de Dulce. No tocó, entró despacio y vio todas las luces apagadas. Se acercó a la cama y se dio cuenta de que Dulce estaba acostada con la misma ropa, boca a bajo y ni si quiera estaba tapada… cosa que le extrañó. Se sentó en un lado de la cama y la llamó:
- Dul…
Dulce no le contestó, así que llevó su mano a la mejilla de Dulce para acariciarla, pero al hacer eso se dio cuenta de algo:
- ¡Dulce!
Dulce estaba ardiendo y toda mojada. Anahí encendió rápidamente la luz e incorporó a Dulce.
- Cariño… -Apartándole el cabello y acariciándole la cara, intentando que se despertara- Vamos, despiértate… -Moviéndole la cara-

Capítulo 31
Poco a poco Dulce fue abriendo los ojos, confundida.
- ¿Estás bien? –Mirándola preocupada-
- Si… no sé que me pasó… me quedé dormida…
- Estás ardiendo en fiebre… -Levantándose y buscando en el armario de Dulce- Y estás toda mojada, tienes que cambiarte…
Dulce no contestó, casi no tenía voz. Anahí encontró una camisa de tiros y un short.
-Venga… -Se acercó otra vez a Dulce, con la ropa en la mano- Te tienes que cambiar… -Levantándole la camisa-
Anahí le sacó la camisa y seguidamente le puso la otra, después le quitó el pantalón y le puso el short. Todo eso lo hizo con ayuda de Dulce.
- Así vas a estar mejor…
- Tengo frío…
- Ya, pero no te puedes abrigar… si no te sube la fiebre. Voy a buscar algo para bajarte la fiebre, acuéstate… ya vengo… -Antes de salir le dio un tierno beso en la frente-
Anahí salió del cuarto, estaba nerviosa, no sabía que hacer así que fue al cuarto de Maite.
- Mai…. –Le encendió la luz-
- ¿Qué pasa? –Media dormida.
- Dulce… la encontré en su cama desmayada y ardiendo en fiebre…
- ¿Qué? –Se levantó-
- Ya conseguí despertarla y le cambié la ropa, pero no sé que hacerle para la fiebre…
- Le das una pastilla de esas que me tomo cuando tengo fiebre…
- ¿Nada más?
- Si se pone peor hay que llevarla al hospital…
- Vale, yo voy a hacer lo que me dijiste y si se pone peor te aviso…
- Está bien, yo voy a estar en el salón…
- ¿No te vas a dormir?
- Prefiero esperar a ver si se mejora o qué…
- Vale... –Sonriendo-
Anahí cogió el termómetro, la pastilla con un vaso de agua y volvió a entrar en el cuarto.
- ¿Cómo estás? –Dejando las cosas encima de la mesita-
- Tengo frío… -Volvió a repetir Dulce, casi tiritando-
- Toma… -Le dio el vaso de agua con la pastilla- Tómate esto, te vas a sentir mejor…
Dulce agarró el vaso de agua, su mano le temblaba pero consiguió tomársela sin problemas.
- Y ahora acuéstate, ya verás como se te pasa…
- Annie… -Acostándose- Acuéstate conmigo, por favor… tengo frío…
- No puedo… te puede subir la fiebre
- Por favor…
Dulce se lo pidió con una mirada a la que Anahí no pudo negarse.
- Está bien… -Suspiró-
Y, sorprendentemente, Anahí empezó a desvestirse, quitándose el corto camisón que llevaba. Dulce observaba cada parte del cuerpo de Anahí, como si fuera la primera vez… Era impactante verla ahí, quitándose la ropa para meterse en su cama.
Ya en ropa interior se acostó al lado de Dulce, pasando su mano alrededor de la cintura de la pelirroja y pegándola a ella, para darle calor.
- ¿Así estás mejor? –Susurrándoselo al oído-
- Si…
- Te vas a poner bien… -Le dio un tierno beso en la mejilla-
- Annie… -De espaldas a ella-
- ¿Qué? –Acariciándole el cabello-
- Antes…
- Shh… -Sin dejarla acabar- Ahora no es el momento de hablar nada…
- Gracias por cuidarme… -Se volteó, quedando muy pegada a ella-
- No tienes que darlas… -Susurró, ya que estaba muy cerca-
Dulce se acercó para besarla pero Anahí se alejó.
- ¿Qué pasa? –Dijo Dulce, mirándola preocupada-
- Nada… duérmete, tienes que descansar…
- ¿Por qué no me besas?
- Dulce… duérmete.
- Contéstame…
- Tenemos que hablar… –Dulce iba a hablar pero ella no la dejó- No, ahora no… tienes que descansar, estás enferma.
Se incorporó, apoyando la cabeza en su mano para ver mejor a Annie- Sé que tenemos que hablar, pero más enferma me voy a poner si no me explicas porque no me quieres besar…
- ¿Me quieres? –Preguntó de súbito Anahí-
- Te amo. –Respondió sin dudarlo Dulce-
- Pues podrías haber dicho eso cuando Christopher dijo que para ti solo fui sexo, ¿no?
Suspiró hondo- No tenía caso que lo dijera Annie… las cosas se iban a poner peor, él se iba a poner peor… No quería hacerle daño…
- Pero es que me hiciste daño a mí…
- Escúchame... -Le agarró ambas mejillas- No fuiste un juego sexual para mi, te amo… No me voy a arrepentir de lo que pasó, no te utilicé, mientras hacíamos el amor pensaba en ti, no en él y… si, tu lo haces mucho mejor que él. –Sonriendo- Annie… te amo, no lo dudes por favor…
Eso bastó para quitarle a Anahí todas las dudas y en pocos segundos atrapó a Dulce en un tierno beso, corto, pero tierno. Dulce con eso no se conformó, así que la volvió a besar pero esta vez más profundamente.

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:14 pm

Capítulo 32
- Perate… -Anahí se separaba sonriendo-
- ¿Qué pasa?
- Que no me puedes besar así… -Sin quitar la sonrisa-
- ¿Por qué? –No entendía-
- Pues porque estás enferma y me lo puedes pegar… -Riéndose-
- ¿Perdón? –Fingiendo estar molesta- ¿No me vas a besar? –Anahí negó con la cabeza, sonriendo- - Muy bien... –se volteó otra vez, volviendo a la postura del principio-
Nuevamente Anahí pasó su mano alrededor de la cintura de Dulce, pegándose a ella, pero esta vez empezó a besarle el cuello.
- ¿No que no me ibas a besar? –Dijo Dulce, con la respiración agitada-
- Me refería a que no te iba a besar en los labios… -Dando pequeños mordiscos en el cuello de Dulce-
- ¿Y así pretendes que me duerma y descanse?
- Tienes razón… -Dejando de besarle el cuello- Además tengo que salir a decirle a Mai como estás, si no va a entrar y nos va a interrumpir… -Alejándose del cuerpo de la pelirroja-
- No, no… -Agarrándola del brazo- Aún tengo frío… -Riendo-
- Ya, claro… -Riendo, sin creérselo-
- Duérmete conmigo, por favor… -Casi rogándoselo-
- Te estás aprovechando de que estás mala… -Mirándola mal-
- ¿Yo? ¿Aprovechándome de qué?
- Pues mira, me tienes en tu cama, en ropa interior, besándote y abrazándote…
- Bueno pero eso no es aprovecharme de ti… -Riendo- Entonces, ¿qué? ¿Te acuestas conmigo? Por fa…
Suspiró- Un rato no más, hasta que te quedes dormida…
Anahí volvió a colocarse en la misma postura de antes, Dulce se sentía así tan bien… podría pasarse horas así.
- Dul… -Dijo Anahí, acariciándole el brazo-
- ¿Qué? –Respondió, con los ojos cerrados-
- Aún tenemos una charla pendiente… para mañana…
Abrió los ojos- ¿Malo?
- No… -Sonriendo-
- ¿Entonces no me preocupo?
- No, puedes estar tranquila…
- Vale… -Volviendo a cerrar los ojos, sonriendo-
Y, por fin, Dulce se quedó dormida, así… en los brazos de Anahí. Varios minutos después Anahí se levantó con cuidado de la cama, sin despertarla y salió del cuarto. Se olvidó de que estaba en ropa interior y al salir se encontró con Maite, quien la miró sorprendida.
- Vaya…. ¿Pero no estaba enferma? Me sorprendéis en serio, no sabía que ardiendo en fiebre podía…
- Mai... –Mirándola mal y sin dejarla acabar- No pasó nada de eso…
- ¿Entonces que haces en ropa interior?
- Pues… nada, una larga historia…
- Ya… ¿Y que tal está?
- Parece que mejor…
- Bien, en ese caso me voy a dormir porque estoy súper cansada…
- Vale, pero… Mai, deberías pensarte lo de..
- No. –No la dejó acabar- Ya te dije que no va a pasar nada con Christopher, es mi amigo y no va a pasar nada más que eso… -Zanjó la conversación metiéndose en su cuarto-
Anahí ya se iba a meter en su cuarto pero se dio cuenta de que no había cogido su camisón, así que tuvo que volver a entrar en el cuarto de Dulce. Entró en silencio, recogió el camisón del suelo, se lo puso y cuando ya se iba a dar la vuelta Dulce dijo:
- No te vayas… -Anahí se volteó, mirando a Dulce-
- ¿Estás despierta?
- Más o menos… -Soltando una carcajada, aunque cansada- Quédate aquí a dormir conmigo…
- Dul, la cama es pequeña… estás enferma, tienes que descansar y conmigo ahí no vas a poder dormir bien…
- Te aseguro que si estás conmigo abrazándome voy a dormir mucho mejor…
- ¿Estás segura? No quiero que mañana te despiertes aún peor por mi culpa…
- ¿Despertar contigo a mi lado? No me podría pasar nada mejor…
Nuevamente, esa frase convenció a Anahí.
Respiró hondo- Está bien…
Anahí volvió a meterse en la cama, pero esta vez con el camisón.
- ¿Esta vez no te quitaste camisón? –Dijo Dulce riéndose pervertidamente-
- No –Mirándola mal aunque riéndose- Definitivamente eres una pervertida…
- No… pero es que si te acuestas conmigo y con el camisón tal vez me suba la fiebre…
- Ah, bien, entonces me levanto y te dejo dormir sola… -Haciendo el ademán de levantarse-
- No, no… -Agarrándole la mano y consiguiendo que se volviera a acostar- Está bien, dejo que te duermas con camisón…
- ¿Perdón? –Riéndose- ¿Me das permiso para dormir en camisón? ¿Y tú quien eres para decirme como dormir? Si quiero dormir en pijama duermo en pijama y si quiero dormir desnuda pues duermo desnuda…
A Dulce se le dibujó una sonrisa pervertida- ¿Y quieres dormir desnuda?
- ¡Dul! ¿No se supone que estás enferma?
- Si, pero eso no quiere decir que no me…
- Vale, cállate. –Sin dejarla acabar, imaginando lo que iba a decir- Me quedo a dormir contigo con una condición…
- ¿Cuál?
- Que te duermas… En serio, tienes que descansar porque si no te vas a empeorar…
- Vale, ahora yo me duermo con una condición…
- ¿Cuál?
- Adelántame algo de lo que quieres hablar… -Ya totalmente seria- Por favor…
- No… Es que no hay nada que adelantar Dul… solo te digo que no es malo, ahora duérmete…
- Está bien, me conformo con eso… -Sonriendo- Pero… -Acercando su cara a la de Anahí- ¿Me das un beso de buenas noches?
Sin más Anahí agarró ambas mejillas de la pelirroja y le dio un apasionado aunque corto beso.
- ¿Y como pretendes que me duerma después de este beso? –Riéndose-
- Tu me pediste un beso, ahora te atienes a las consecuencias y te duermes –Riéndose también-
Estuvieron por un rato más comentando cosas hasta que por fin Dulce se quedó totalmente dormida

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:14 pm

Capítulo 33
A la mañana siguiente la primera en despertar fue Dulce, quien abrió poco a poco los ojos y se encontró con el bello panorama de tener a Anahí a su lado, durmiendo. Definitivamente esa escena, esa idea de tener todos los días a Anahí a su lado, despertándose… era realmente tentadora. Miró su reloj y se dio cuenta de que era casi mediodía así que decidió despertarla.
- Annie… -Con la cabeza apoyada en su mano y acariciándole tiernamente la cara a Anahí- Despiértate…
Poco a poco Anahí fue abriendo los ojos, encontrándose cara a cara con Dulce… parecía un sueño.
- Buenos días… -Dijo Dulce con una tierna sonrisa-
- Buenos días… -Respondió Anahí, de la misma forma- Me encanta despertar así…
- ¿Así como? –Dándole caricias en la cara, sin quitar la sonrisa-
- Contigo, mirándome, acariciándome…
- A mi también… -Con una sonrisa más amplia y quitando su mano de la cara de Anahí- Oye… ¿te puedo decir una cosa?
- Si... -Media dormida aún-
Ahora su sonrisa era pervertida- No sé si te lo dije anoche pero… ese camisón te queda realmente sexy… -Pasando la mano que ya estaba libre a la cintura de Anahí-
- Pues no, no me lo dijiste anoche… -Con una risa nerviosa, ya que esos tipos de comentarios por parte de Dulce la ponían nerviosa- pero gracias... ¿Estás mejor? –Tocándole la frente-
- Si, muchísimo mejor… ya no tengo fiebre..
- Tienes razón, parece que la pastilla surgió efecto…
- No, lo que surgió efecto fue que durmieras conmigo toda la noche…
- Ya, claro… -Irónica- ¿Qué hora es? –Mirando su reloj- ¡Dios, que tarde es! –Fue a levantarse-
- No, no, pérate… -Agarrándola consiguiendo que no se levantara- Tenemos que hablar, ¿no?
- Si Dul pero ahora no… es tarde…
- Pero yo quiero saber ya lo que quieres decirme, por favor…
Suspiró y se incorporó, para hablar más cómoda- A ver…
- Annie… -Sin dejarla a acabar e incorporándose para ponerse a su misma altura- Si es lo de anoche… ya te dije lo que sentía y porqué no le contesté a Christopher…
- No, no es eso… Escúchame… Nos besamos, nos abrazamos, nos amamos..., hacemos el amor, discutimos, nos reconciliamos… pero ¿qué somos? -Silencio- Sé que es temprano, lo de Christopher apenas acaba de pasar pero… quiero saberlo, ¿qué somos?
En Dulce se dibujó una sonrisa, cosa que sorprendió bastante a Anahí.
- ¿Quieres que te conteste? –Preguntó Dulce-
- Si, claro que quiero que me contestes… -Respondió Anahí, como si fuera lo más obvio-
- Vale, pero ahora no te voy a contestar…
- ¿Cómo que no?
- No, te contesto esta noche… -Levantándose de la cama-
- ¿Qué? –Sin entender nada, viendo como Dulce se levantaba-
- Annie… yo confíe en ti, ahora te pido que tú confíes en mi…
- Si, yo confío en ti… -Levantándose también- Pero quiero que me contestes…
- Esta noche, te lo prometo… solo tengo que arreglar algunas cosas…
- ¿Algunas cosas? Déjame adivinar… ¿esas cosas tienen que ver con Christopher? –El tema estaba poniendo de mal humor a Anahí-
- ¿Qué tiene que ver Christopher en esto?
- Pues no sé, tal vez tengas que ir a pedirle permiso de si puedes estar o no conmigo… -Dulce iba a hablar pero ella continuó- No, perate… tal vez vas a acostarte con él para saber si sientes más con él o conmigo y así decidir…
- Anahí… ¿qué dices? –Realmente sorprendida con todo lo que estaba diciendo Anahí-
- Que tonta soy… no sé como pude pensar que esto cambiaría…
Dicho esto se dirigió a la puerta para salir pero Dulce la jaló del brazo.
- Solo te dije que esperaras a esta noche porque tenía que hacer algunas cosas, ¡no que me fuera a acostar con Christopher!
- ¿Entonces a qué tengo que esperar? Vamos Dulce… estoy completamente segura de que vas a ir a hablar con él…
- ¿Sabes qué? –La soltó- Piensa lo que quieras….
Y ahora, dicho esto, la que salió fue Dulce, pegando un fuerte portazo que Maite escuchó.
- ¿Todo bien? –Preguntó Maite, viendo en las condiciones que salía Dulce del cuarto-
- Perfectamente… -Sonriendo-
- ¿Estás mejor? Annie me dijo que estabas enferma…
- Si, estoy mucho mejor… Gracias… -Silencio- Mai, necesito tu ayuda…
- ¿Para qué?
Dulce no pudo contestar a eso ya que Anahí salió del cuarto, hecha una furia:
- ¡Dulce! ¿¡Cómo te atreves a dejarme con la palabra en la boca!? ¡Te estaba hablando!
- Exacto, estabas: pasado. Ya te dije que pensaras lo que quisieras, no hay nada más que hablar…
- ¡¿Por qué siempre hay que hablar cuando tú lo digas!? –Maite no entendía nada-
- Annie… no quiero pelear, ya te dije: piensa lo que quieras.
- Pues si, ¡pienso que siempre tiene que ser lo que tu digas! ¡Y pienso que no sientes nada por mí, que estás jugando conmigo como si de un muñeco se tratara!
Respiró hondo, intentando obviar los comentarios de Anahí y relajarse- Mai… ¿puedo hablar contigo?
- Si… claro…
- ¿Vamos al cuarto? Aquí como que hay moscas…
Se fueron al cuarto dejando a Anahí con la boca abierta y gritando.
- ¡Joder Dulce! ¡Qué te estoy hablando! –Dulce no le contestó ya que cerró la puerta-
Ya dentro del cuarto:
- Uf… cuando se pone así es insoportable… -Dijo Dulce-
- No la conoces aún… -Se reía Maite- Pero… ¿qué pasa?
- Pues mira… quiere saber qué somos y yo le quiero preparar una sorpresa esta noche… para eso necesito tu ayuda. Obviamente no le puedo decir nada y… por eso se puso así.
- Cuenta conmigo, yo te ayudo en todo lo que necesites… -Feliz, como si la sorpresa fuera para sí misma-
- Solo necesito que entretengas a Annie y que esta noche, cuando yo te llame, le digas que tiene que ir al hotel Meliá, lo demás lo preparo yo…
- ¿Un hotel? –Con una sonrisa bastante amplia- Le va a encantar…
- Pues si, le va a encantar si es que no decide matarmea antes… Ya viste como está Mai, cálmala o algo… por favor, tengo que ir a prepararlo todo y con ella así no voy a poder…
- Está bien, no te preocupes… me la voy a llevar de compras, para que se compre algo bonito para esta noche…
- Perfecto, muchas gracias –Sonriendo ampliamente-

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:15 pm

Capítulo 34
Después de que Dulce y Maite planearan las cosas salieron del cuarto.
- ¿De qué hablaron?
- De tu mal humor –Contestó Dulce, molestándola-
- Dulce… Tú lo de ir a la mierda aún no te lo has tomado en serio, ¿verdad?
- Pues no, porque eso significa ir a tu cuarto y…
- ¡Bueno ya! –Intervino Maite antes de que Dulce acabara la frase y Anahí pudiera contestar- Annie… necesito que vengas conmigo…
- ¿A dónde?
- A comprar y a hablar, necesito hablar contigo…
- Mai hoy no puedo, tengo algo que hablar con Dulce… -Mirándola mal-
- Ya te dije que no vamos a hablar nada, puedes pensar lo que quieras… -Repitió Dulce-
- No te entiendo Dulce… ¡¿Y luego me dices que no quieres dejar las cosas así!?
¡Yo te dije que las cosas las hablábamos esta noche! Te montaste una película tu solita…
- En serio… -Volvió a intervenir Maite- ¿Se van a pasar la vida peleando? Lo digo para ya que voy a salir me compro unos tapones y así no las escucho…
- Pues me compras unos a mi, así no la tengo que escuchar a ella… -Dijo Dulce-
- ¡Pero, ¿qué te pasa!? –Contestó molesta Anahí- No me quieres escuchar, ¿verdad? Pues bien… no me vas a escuchar… -Agarró a Mai de la mano- Vámonos…
Dulce le hizo un gesto a Maite, como de que la tranquilizara pero Anahí se dio cuenta:
- ¿Qué se traen?
- ¿Qué? –Dijo Maite, sonriendo falsamente-
- ¡¿Que qué se traen!?
- Nada –Dijo Maite- Vámonos –Jalando de su mano-
- Si, nos vamos después de que me expliquen que pasa…
- No pasa nada Anahí –Dijo seria Dulce- En serio, no seas tan paranoica…
De repente el teléfono de Dulce sonó. Ella sin dejar de mirar a Anahí contestó:
- ¿Bueno? … Christopher…
Anahí se volteó, dispuesta a marcharse pero Dulce la agarró del brazo, consiguiendo que se parara.
- Si, yo también tengo que hablar contigo… ¿A ti que más te da eso?… Ya, ya lo sé y me siento culpable por eso pero no puedo hacer nada más que pedirte perdón…-Anahí observaba atenta la conversación- Christopher, hoy no puedo… ¿Puedes dejar de decir eso?... Tú no sabes lo que siento… No jugué con ella… No…No es solo eso… Haz lo que te dé la gana… - Dicho esto colgó-
- ¿Qué quería? –Preguntó Anahí-
- Nada…
- Quería verte, ¿verdad?
- Si…
- Y nuevamente no le dijiste lo que sentías… bien Dulce, bien… -Irónica, volteándose-
- Annie… ya te digo a ti lo que siento, ¿para qué quieres que se lo diga a él?
- ¡Pero es que las palabras se las lleva el viento, Dulce! –Se volvió a voltear, nerviosa- ¡No me demuestras nada, que me digas a mi lo que sientes no sirve de nada!
- No quiero pelear… no quiero que sufra…
- Estoy harta, ¿¡el no puedo sufrir y yo si!?
- No pretendo eso…
- Pues lo estás consiguiendo… -Se volteó nuevamente- Vámonos Mai…
Anahí sacó casi a la fuerza a Maite del apartamento. Esa discusión incitó aún más a Dulce para hacer lo que tenía planeado, así que sin más agarró las cosas que necesitaba y salió camino al hotel.
Maite y Anahí pasaron el resto del día en el centro, caminando sin comprar casi nada, hasta que:
- Annie… te tienes que comprar este vestido… -Mirando un hermoso vestido con una gran sonrisa-
- ¿Qué? ¿Para qué? Esto es como para una cena… y yo hasta hora no tengo nada planeado…
- Bueno, pero tal vez te surge de improvisto… y para esos casos hay que estar preparada. Anda, cómpralo…
- Está bien, lo compro, pero Mai… necesitamos buscar trabajo… si continuamos comprando así no nos va a dar ni para pagar el apartamento…
- Si, tienes razón, pero hoy no es el momento para hablar de eso… Pruébatelo.
Anahí obedeció a Maite y fueron a los probadores. Anahí se puso el vestido.
- ¿Qué tal? –Decía mirándose al espejo, esperando una respuesta por parte de Maite –
- Perfecto, genial, increíble… -Con la boca abierta- En serio, preciosa... Le va a encantar…
- ¿A quien le va a encantar?
- Mierda… -Pensó Maite- ¿Qué? A nadie…-Contestó-
- Mai… ¿qué te traes?
- Ya te dije que no me traigo nada con Dulce… –Maite metió la pata-
- ¿Dulce? ¿Qué tiene que ver Dulce con este vestido?
- ¿Dulce? ¿Dije Dulce?
- Si, ¡dijiste Dulce!
- No, escuchaste mal... –Riéndose nerviosa- Dije que… que… pos que… que…
- ¡Ya Maite, dime que pasa!
- No puedo. Tu solo cómprate el vestido y vámonos a casa a prepararte... Maite, lo tuyo no es la mentira… -Pensaba-
- ¿Prepararme? ¿Para qué? Mai… ¿qué me vas a hacer? –Riéndose-
- Yo no te voy a hacer nada idiota… -Mirándola mal-
- Pues entonces no entiendo nada…
- Annie… -Mirando su reloj- Es tarde, cómpralo y vámonos…
- ¿Tarde para qué? ¿Irnos a donde?
- Deja de hacer preguntas y haz lo que te digo…
nuevamente Anahí obedeció a Maite, compró el vestido y se fueron al apartamento, donde ya no estaba Dulce.
- ¿Y Dul?
- No sé, habrá salido…
- ¿A dónde?
- ¡No sé! Vete a duchar.
- ¿Qué? ¿A duchar? ¿Para qué Maite?
- Pues para que te duches…
- ¿No te irás a meter en la ducha conmigo verdad? –Riéndose-
- En serio, desde que pasó lo que pasó con Dulce tienes las hormonas muy revolucionadas… -Riéndose-
- Pero en serio… ¿Para qué quieres que me bañe?
- Solo haz lo que te digo, dúchate…
- Está bien… -Caminando hasta la ducha- Pero sigo sin entender por qué tengo que hacer todo esto…
Anahí se metió a duchar y ese fue el momento en que Maite aprovechó para llamar a Dulce.
- Me costó mucho convencerla pero ya se está duchando… ¿tu como vas?
- Bastante atrasada –Se escuchaban ruidos-
- ¿Qué haces?
- Pues la tercera cena…
- ¿Cómo la tercera cena?
- Si, las dos anteriores se me quemaron…
- ¿Pero tú no sabías cocinar?
- Dije que algo sabía pero parece que ni eso… -Riéndose-
- Si quieres voy y te ayudo…
- No, tú tienes que quedarte ahí con Annie, yo ya veré que hago…
- Está bien, ¿te queda mucho?
- Mmm… si, bastante. Pero me las apañaré… tu ayúdala a vestir y prepararse, yo te llamo cuando pueda venir para acá.
- Vale pero no tardes mucho porque Annie ya sospecha algo…
- Lo haré lo más rápido posible, hasta después –Colgó-
Al cabo de 20 minutos Anahí ya había salido del baño, con una toalla amarrada a su cuerpo.
- Menos mal que Dulce no estaba aquí porque si no se caía de espaldas al verte… -Riéndose-
- Ya ves… -Riéndose-
- Venga, vamos a peinarte y maquillarte.
- ¿Peinarme? ¿Maquillarme? ¿Para qué?
- Deja de hacer preguntas y ven... –Jalando de la mano de Anahí y llevándola hasta el cuarto-
- Mai… yo sé que te traes algo…
Maite no contestó, simplemente se dispuso a hacer su trabajo de peluquera. Una hora más tarde Anahí ya estaba peinada y maquillada, solo le faltaba ponerse el vestido.
- Estás preciosa…
- Si, preciosa –Mirándose al espejo- ¡pero aún no entiendo para que tengo que estar preciosa!
- No hace falta que entiendas nada… Toma, -Dándole el vestido- póntelo. Te espero fuera.
- ¿Ponérmelo? ¡¿Para qué?! –Maite cerró la puerta, dejando a Anahí con la palabra en la boca-
Al salir, Maite volvió a llamar a Dulce.
- Solo le queda ponerse el vestido…
- ¿Ya? Joder…
- Está siendo muy difícil que no sospeche nada, Dulce…
- Está bien, cuando se ponga el vestido le dices que venga para acá, pero no le digas a qué… simplemente dile que venga al hotel Meliá, piso 6, habitación 347
- Vale, se lo diré… Suerte.
- Si, la voy a necesitar… -Riéndose-
En pocos minutos Anahí salió de su cuarto, con el vestido ya puesto.
- Hermosa… -Decía Maite, sonriendo y mirándola de arriba a bajo-
- Si, gracias, pero… ¿y ahora qué?
- Y ahora vas al hotel Meliá, piso 6, habitación 347
- ¿Hotel? ¿Habitación 347? ¡¿Para qué!?
- No más preguntas. –Jalando de Anahí, llevándola hasta la puerta- Divierte… - le dio un pequeña empujoncito y cerró la puerta-
Anahí no entendía nada, aún así fue al hotel ya que supuso que todo eso tenía que ver con Dulce. Cogió un taxi y en menos de 15 minutos llegó al hotel, cogió el ascensor, subió al piso 6 y buscó la habitación 347. Respiró hondo, se acomodó el cabello y tocó la puerta.
Después de largos segundos detrás de la puerta apareció Dulce.
- Hola… -Dijo Dulce sonriendo y haciéndose a un lado para que Anahí entrara- Estás preciosa… -Mirándola desde atrás y cerrando la puerta-
Anahí se volteó para mirarla, sorprendida.
- ¿Qué es esto?
- Esto es a lo que tenías que esperar…

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:15 pm

Capítulo 35
- Perdóname… no imaginaba que…
- Da igual –Sin dejarla acabar-, no nos vamos a pasar la noche pidiéndonos disculpas–Sonriendo-
Con una sonrisa bastante amplia- Tú también estás preciosa…
- Menos mal, pensé que no te darías cuenta de que me puse este vestido solamente por ti… -Riéndose- Pero… hay un problema
- ¿Cuál?
- La cena… -Anahí soltó una pequeña carcajada- En serio, intenté hacerla más de 3 veces, pero… no hubo forma de que quedara comestible… -Riéndose- Así que te vas a tener que conformar con una pizza…
- La cena es lo de menos… -Silencio- Dulce…
- Dime
- Yo pago la pizza.
- No –Se negó rotundamente- yo prepararé esto y yo pago la cena.
- Tú ya pagaste el hotel, y la verdad es que no sé de donde sacaste el dinero… así que la pizza la pago yo.
- El hotel no me costó nada –Sonriendo- el jefe de este hotel es amigo mío y me reservó esta habitación gratis. Así que la pizza la pago yo.
- ¿Gratis? –Sorprendida- De igual forma debería pagarla yo…
- ¿Vamos a pasarnos la noche hablando de quien debe pagar la pizza? –Sonriendo- Anda, ven… -Agarrándola de la mano y llevándola hasta el sofá-
Ambas se sentaron el sofá.
- Toma –Dulce sacó de debajo de un cojín una carta-
- ¿Qué es? –Cogiéndola-
- Pues… me dijiste que las palabras se las lleva el viento… y como las palabras escritas no se las puede llevar el viento, te escribí lo que siento…
Anahí sin más se dispuso a leer.
Nunca había sentido por nadie lo que siento por ti. Ahora entiendo por qué la gente dice eso de: La vida da más vueltas que una noria… Y es que nunca imaginé que fuera a enamorarme de una mujer. Pero eso no importa, te amo. No siento nada por Christopher, no lo quiero, no lo necesito, no lo echo de menos, no de esa forma… Sé que debería haber hecho esto mucho antes pero… más vale tarde que nunca.
Por primera vez en toda mi vida sé lo que realmente quiero, y lo que quiero es a ti. Quiero despertarme todas las mañanas y tenerte en mi cama, abrazada a mí. Quiero cuidarte cuando estés mal, secarte las lágrimas y decirte que todo va a salir bien. Quiero que me cuides, que me protejas. Quiero caminar por la calle agarrada a tu mano y besarte en un parque o en la playa, bajo la luna llena o bajo la lluvia. Quiero hacerte mía, amarte como nadie lo hizo antes, recorrer cada noche tu cuerpo como si fuera la primera vez. Quiero hacerte temblar con el simple contacto de mi mano en tu muslo. Quiero subirte todas las noches al cielo y que veas las estrellas conmigo. Quiero hacerte feliz. Quiero que seas mía, solo mía.
Anahí acabó de leer la carta. Se había quedado sin palabras.
- Annie… - Dulce agarró ambas mejillas de la castaña y la miró fijamente- ¿Quieres estar conmigo? ¿Quieres ser mi novia?
Ahora sí el corazón de Anahí se aceleró, la sangre corría por sus venas como si de una carrera se tratara, sentía que en cualquier momento alguna de esas venas podía estallar. Llevaba mucho tiempo esperando esa propuesta por parte de Dulce pero nunca se había parado a pensar en como reaccionar.
- O me contestas o te juro que me desmayo aquí mismo… estoy súper nerviosa… - Dijo Dulce, riendo nerviosa-
- Lo noto… -Refiriéndose a que Dulce tenía las manos en sus mejillas y notaba como temblaba-
- ¿Qué me dices?
Sin más Anahí atrapó a Dulce en un apasionado beso, necesitado por ambas.
- Te amo… - Dijo Anahí entre besos, con la respiración agitada-
Pocos segundos después se quedaron sin respiración y Dulce fue la que se separó.
- ¿Eso es un si? –Sonriendo-
- Si… -Dijo Anahí, volviendo a besarla-
Dulce correspondió al beso pero esta vez llevó su mano hasta el muslo izquierdo de Anahí, acariciándolo. En pocos minutos la mano de Dulce estaba en la parte alta del muslo de Anahí, cerca del trasero y por dentro del vestido.
- Dul… -Se separó, mirándola- Nos estamos adelantando al postre… - Se rió-
- Siempre me gusta comerte antes el postre... –Intentando besarla-
- Pero yo tengo hambre… -Volviendo a separarse, para molestarla-
Sacó un poco su mano, volviendo a la parte baja muslo de Anahí- Me puedes comer a mi… yo estoy muy buena… -Sonriendo pervertidamente y besándole el cuello-
- Si, eso no lo dudo… -Riendo nerviosa, por el contacto de los labios de Dulce en su cuello- Pero… -Le agarró la cara y la levantó, para que dejara de devorarle el cuello- quiero comida.
- ¿Me vas a dejar así? -Quitó su mano del muslo de Anahí-
- Tenemos toda la noche por delante…
- Por eso, tenemos que aprovecharla al máximo…
- Dulce… ¿me estás proponiendo estar toda la noche…. –Haciendo gestos con las manos, gestos que Dulce entendió perfectamente-
- ¿No crees que sería un gran reto? –Riendo pervertidamente-
Por otro lado Maite, después de dudarlo mucho, llamó a Christopher.
- ¿Bueno? –La voz de Christopher sonaba descompuesta, mal-
- Hola…
- ¿Mai?
- Si… quería ver como estabas…
- Mal, estoy mal…
- Ya, lo supuse… no sé ni para que te pregunto… -Silencio- Christopher no puedes estar así… ¿Por qué no te vienes un rato? Ellas no están…
- Porque no quiero tu caridad…
- No es caridad, eres mi amigo, quiero que estés bien… -Maite oyó como Christopher suspiraba, intentando no llorar- Vamos… ven, lo necesitas.
- ¿Seguro que ninguna de las dos está?
- Segurísima.
- ¿Y no van a volver?
- No.
- Está bien… en un rato estoy allá –Colgó-
Maite se puso nerviosa, lo había invitado, estaba sola. Tenía que ponerse alguna ropa decente. Buscó en su armario y al final se decidió por un vaquero y una camisa, ni muy formal ni muy informal, normal.
Pocos minutos después tocaron la puerta, era él. Fue nerviosa a abrir. Detrás de la puerta apareció un Christopher hundido, con los hinchados de llorar y realmente mal.
- Hola… -Dijo Maite sorprendida aunque tratando de disimular-
- Hola… -Dijo entrando con la cabeza gacha-
- ¿Quieres algo? –Cerrando la puerta-
- Una cerveza… -Sentándose en el sofá-
- ¿Cuántas llevas hoy? No, cerveza no.
- Si no me vas a dejar tomármela, ¿para qué preguntas?
- Tienes razón, no sé para que pregunto… ¿Refresco, agua, café o zumo?
- Agua…
- No, agua no, café mejor… -Christopher la miró mal-
- Si no me vas a…
- Ya lo sé. –Sin dejarlo acabar- ¿Para qué pregunto? –Acabó la frase ella misma-
Christopher miraba a Maite mientras preparaba el café. Maite se dio cuenta.
- ¿Qué me ves?
- Después de tantos años sigo sin entender por qué esa obsesión con el café… ­-Soltando una pequeña carcajada-
- ¿Obsesión por qué? El café es para ti, no para mí…
- Vale… -Riéndose-
- Bueno… -Dándole el café- por lo menos esto sirvió para que te rieras un poco…. –Sentándose a su lado-
- Gracias Mai…

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:15 pm

Capitulo 36
En el hotel:
- Creo que sería una muy buena forma de celebrar que estamos juntas… -Anahí se acercó peligrosamente a sus labios- Pero después de cenar… -Levantándose y riendo, para provocarla-
Se levantó también- Suena muy bien…
- ¿El qué? –No entendió a que parte se refería-
- Que estamos juntas… suena bien –La agarró de la mano- Eres MI novia…
- Si, pero antes de que festejemos te tengo que aclarar algunas cosas.
- ¿Sobre qué?
- Sobre nuestra relación.
- ¡Amonos! –Riéndose- ¿Ya vas a poner condiciones o cosas así?
- No, advertencias… -Bastante seria-
- Pues venga, dime… -Sin dejar de reírse-
- Solo es una… y es que soy MUY celosa, así que puedes tener MUCHO cuidado con lo que haces. –Recalcando esas palabras con énfasis, diciéndolas despacio como si eso serviría para que Dulce las entendiera mejor-
- Uf… ¿eres celosa? No me gusta tener novios… novia en este caso -Rectificó- celosa… me agobian.
- Pues si me quieres te vas a tener que aguantar y si no aún estás a tiempo de arrepentirte. –Bastante seria, algo enojada-
- Cariño… -La agarró de la cintura, pegándola un poco a sí- No vas a tener ningún motivo para ponerte celosa y obviamente no me arrepiento…, te amo -Le dio un corto beso en los labios- Y ahora voy a pedir la pizza, entre antes la pidamos antes acabaremos… -Sonriendo pervertidamente-
Dulce pidió la pizza, Anahí se sentó en el sofá y aprovechó ese momento para llamar a Maite.
- ¿Sí? –Contestó Maite-
- ¡Hola! -Con voz bastante alegre-
- Hola... –Identificando la voz- ¿Te lo estás pasando bien? –Riéndose-
- Si, bastante… Mañana te cuento –Riéndose- ¿Y tu? ¿Qué haces?
Maite se fue a la cocina, dejando a Christopher solo por un momento- Pues… Christopher está aquí…
- ¿Christopher? –Dulce al escuchar ese nombre miró para ella- ¿Qué hace ahí?
- Lo llamé, supuse que estaría mal y…
- Ya… -Sonriendo- Bien, poco a poco Mai, así es…
- ¿Qué? Annie… no lo hice con ninguna segunda intención, es mi amigo y...
- Vamos Maite –Sin dejarla acabar- No soy tonta… Las dos sabemos que te morías de ganas por estar a solas con él… -Dulce se sorprendió a escuchar eso- Más bien no pierdas el tiempo hablando conmigo y haz lo que tienes que hacer… -Dicho esto colgó-
Dulce ya había colgado el teléfono hace un rato y ahora estaba sentada al lado de Anahí mirándola con la boca abierta.
- Mai... –Haciendo gestos con las manos- Christopher… ¿A Mai Christopher… le…
- Si... –Con una sonrisa bastante amplia por ver a Dulce balbucear- Desde que eran unos mocosos…
- Pero… ¿alguna vez pasó algo?
- No, Mai aún no se ha atrevió a decírselo…
- ¿Por qué?
- No sé… Cuando lo conoció Christopher no era una persona de relaciones largas, igual que ella, así que… no sé por qué.
- En serio…, no lo sabía…, lo debe de haber pasado mal cuando yo…
- No, –No dejo que acabara la frase- Maite ya estaba acostumbrada a conocer a las novias de Christopher, y tu no ibas a ser distinta.
- ¿Y por qué no me lo contaste antes?
Silencio- Pues… -Silencio- No sé, creo que no se ha dado el momento o… simplemente la conversación no ha salido.
- Deberías haberme lo dicho…
- ¿Para qué? Si te lo hubiera dicho te habrías puesto “celosa” y con eso así lo único que habría conseguido es que te pegaras más a él…
- Ya, así que es por eso… -Soltó una carcajada- ¿De verdad crees que si me lo hubieras contado me habría puesto celosa?
- Si –Contestó muy segura de sí misma Anahí-
- Pues no. Para dejar una relación hacen falta motivos y eso era un motivo...
- A veces para dejar una relación no hace falta tener motivo…
- ¿Entonces por qué habría de haberlo dejado?
- Porque no tenías motivos para seguir con él…
Esa interesante conversación fue interrumpida por la puerta.
- La pizza… puntual como deseábamos –Dijo Dulce, sonriendo y levantándose-
Dulce pagó la pizza y la llevó a la mesa. Ambas se sentaron a comer.
- Dul…
- ¿Qué? –Comiendo-
- ¿Y si esto no sale bien?
- Bueno… ya sé que la cena me salió algo mal pero… la pizza esta buena, ¿no? Y tenemos la habitación para nosotras solas… tampoco salió tan mal…
- No, no es la pizza, ni la habitación… - Me refiero a lo nuestro… ¿y si sale mal?
Dejó de comer- ¿Por qué iba a salir mal?
- Por Christopher…
Largo silencio- Annie… Christopher no se va a meter entre nosotras…
- Si Dulce, si se va a meter y lo sabes… Va a seguir jodiéndonos con que para ti solo fui sexo y que no me quieres… y..
- Da igual lo que él diga… -Sin dejarla acabar-
- No, no da igual lo que diga si tú te quedas callada. Así lo único que haces es darle la razón…
Suspiró- ¿Vamos a volver al mismo tema? Siempre acabamos hablando de lo mismo…
- Lo siento…
- Está bien, mañana hablo con él… pero ahora –Cogió la mano de Anahí, que estaba encima de la mesa- disfrutemos de la noche y olvidémoslo… Casi no has probado la pizza y se supone que tienes hambre…
- Es que estoy pensando en muchas cosas… -Agarrando su porción de pizza y comiendo el primer trozo-
- Olvídate ya de Christopher…
- No, no es él.
- ¿Entonces?
- Tenemos que buscar trabajo urgente… Casi no nos llega para el apartamento y si queremos comer tenemos que trabajar.
- Si, tiene razón… pero olvídate de todo ahora, por favor… Y come… ¿Prefieres que saltemos al postre? –Sonriendo pícaramente- Por mi no hay problema…
En el apartamento, Maite había propuesto ver una película y Christopher aceptó.
- Pero de miedo no… -Advirtió Maite-
- ¿Por qué? Si tienes miedo yo estoy aquí… -Sonriendo-
Con esa frase Maite se puso automáticamente roja. Pero intentó ocultarlo lo mejor que pudo.
- Ya… ¿y qué pretendes? ¿Qué me abrace a ti como una niña pequeña cuando tiene una pesadilla?
- No, pero puedo abrazarte como amigo si tienes miedo…
- No –Se negó Maite- … De miedo NO –Recalcó con énfasis esa palabra-
- Está bien… ¿entonces de qué?
- ¿Amor, desamor?
- NO –Dijo raudo- en estos momentos eso es lo último que deseo ver…
- Vale, entonces ¿comedia?
- Si, definitivamente esa es la mejor elección…
- Pues… tú vete poniendo la película, yo voy a por unas cervezas.
- ¿No decías que para mí nada de cerveza?
- Te veo bien, una no te va a emborrachar…
Una hora más tarde Maite se dio cuenta de que, después de tomarse dos más, estaba totalmente equivocada, ya que Christopher estaba diciéndolo todo tipo de cosas:

- ¿Sabes? En realidad siempre he pensado que estás MUY –Recalcando esa palabra- buena. Para mi eras como esa amiga sexy de las películas, la típica mejor amiga que te pone mucho…
Maite estaba totalmente roja, pero a la vez muy sorprendida.
- Christopher… estás demasiado borracho… Deberías ir a darte una ducha fría, muy fría…con urgencia.
- De hecho alguna vez tuve sueños eróticos contigo… y precisamente era en una ducha –Acercándose a ella-. ¿No te gustaría cumplir mi sueño?
Se levantó, alejándose de él- Me gustaría que estuvieras sobrio, eso me gustaría…
Si, Maite soñaba con que algún día eso pasara… pero en su sueño Christopher no estaba borracho.

Se levantó- Vamos… -Le agarró de la cintura, pegándola a él- Los dos sabemos que tu me deseas tanto como yo a ti …
Christopher miraba de forma muy excitante a Maite, tanto que esta no le podía mantener la mirada. La forma en que la pegaba a ella era tan sensual que hasta las rodillas le temblaba.
- Estás borracho… -Volvió a repetir Maite en un hilo de voz, ya que casi no podía hablar-
- Lo deseas Maite, tienes la oportunidad…. ¿la vas dejar pasar?
Maite se olvidó de si Christopher estaba borracho o no, no le importaba… Así que un rápido movimiento lo atrapó en un beso desesperado, necesitado.

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:15 pm

Capítulo 37
Únicamente con ese apasionado beso la temperatura de ambos había subido considerablemente. Maite sacó con rapidez la camisa de Christopher y él hizo lo mismo con la de ella. Pocos segundos después Christopher se dispuso a devorar el cuerpo de Maite. El cuerpo de ella estaba tan pegado al de Christopher que notaba la erección de él. Maite tubo la “valentía” de bajar su mano y comenzar a desabrocharle el pantalón. De repente, Christopher dijo:
- Dulce… -Subiendo sus manos a ambos pechos de Maite sin dejar de besarle el cuello-
Fue ahí cuando Maite paró en seco y se alejó bruscamente de Christopher. Buscó su camisa y se la puso. Con los ojos húmedos a consecuencia de las lágrimas que luchaban por salir, recogió la camisa de él y se la lanzó a la cara bruscamente:
- ¡Vístete y lárgate!
- Maite… -Agarrando la camisa, pero sin ponérsela- Perdóname, no quise decir su nombre… vamos… -Agarrándole la mano, intentando acabar lo empezado-
- ¡Qué te pongas de una puta vez la camisa y te salgas de esta casa ya! –Contestó salvajemente-
Christopher obedeció: se puso la camisa y se abrochó el pantalón, pero en lugar de salir le dijo:
- Mai… esto no tiene por qué acabar así.
Maite caminó a la puerta, la abrió con fuerza y dijo:
- ¡Vete!
Ahora sí, Christopher obedeció a ese mandado y salió por la puerta. En cuanto Christopher atravesó la puerta Maite la cerró con brutalidad, queriendo tirarla abajo.
En el hotel, aún estaban cenando ya que se habían entretenido hablando:
- Oye… ¿por qué cuando te despidieron de la tienda de discos no le pediste a tu amigo el jefe del hotel que te metiera a trabajar aquí? De limpiadora o algo…
- Porque no necesito la caridad de nadie…
- No es caridad, es tu amigo y se llama ayuda.
- No necesito ayuda de nadie…
- Ya, ahora entiendo… eres de las típicas personas que piensan que pueden con todo y que no necesitan nada de nadie.
- Annie… no sabes lo que dices, y este tema no me gusta nada así que dejémoslo.
- ¿Qué hay de tus padres?
Dulce la miró- Desde que pasó lo de mi hermana no los volví a ver. Me alejé de ellos…
- Claro, porque pensabas que era mejor tragarte el dolor tu sola, ¿no? En ocasiones hay que aceptar la ayuda de la gente…
Dulce cansada de la conversación se levantó, llevando los platos y cubiertos a la cocina. Anahí fue detrás de ella.
- ¿Dónde están ahora?
- No lo sé.
- ¿Hace cuanto no hablas con ellos?
- Desde que pasó lo que pasó. Este tema no me gusta Anahí, ya está. –Fregando los platos-
- Está bien, ya… -Apoyándose en la encimera, mirándola- ¿Te despediste de ellos? –Continuó-
- No. –Dulce dejó de fregar y fue hasta el salón-
- ¿No te buscaron? –Caminando detrás de ella-
- Si.
- ¿Tienes la menor idea de cómo tienen que haberse sentido? Perdieron a dos hijas a la vez…
- ¡Anahí, ya lo sé! –Respiró hondo- No quiero hablar de este tema ahora…
- Que te alejes de ellos no significa que la vayas a olvidar a ella… Por muy lejos que estés no vas a olvidar a tu hermana.
- No, no la voy a olvidar pero verlos a ellos lo único que hace es que me acuerde más de ella y eso me duele… Así que cuanto más lejos de ellos esté mejor.
- No es justo.
- ¿Quién eres tu para decidir lo que es justo y lo que no?
- Pues en estos momentos soy una persona objetiva que vive la historia desde a fuera y opino que lo hiciste y haces NO –Recalcando esa palabra con énfasis- es justo.
- Todo no es justo. –Sentándose el sofá cansada de esa discusión- Annie… creo que no estamos aquí para hablar de mi relación con mis padres, ¿no?
- No, por ahora en eso estoy de acuerdo contigo –Sentándose a su lado- Estamos aquí para estar juntas –Agarró su mano- y conocernos más… Y yo como tu novia –Sonrió- te digo que no está bien lo que estás haciendo con tus padres.
- Vale, ya me lo dijiste y ahora dejemos el tema. No voy a cambiar la relación con mis padres. Relación que no existe… -Aclaró-
- Existía y tu la rompiste –Volvió a discutir- Y lo que tu hiciste no es justo…
- Lo que le hicieron a mi hermana tampoco es justo… -Esa conversación empezaba a ser muy pesada para Dulce, recordar esos momentos lo único que conseguía era ponerla mal- Y no es justo porque yo estaba a su lado y no me di cuenta de lo que en realidad pasaba.
- Tus padres no tienen la culpa de eso, no puedes pagarlo con ellos. –Silencio- ¿Y sabes lo que tampoco es justo? Que lleves toda tu vida culpándote por algo que en realidad no es culpa tuya… -Dulce bajó la cabeza- Dulce… -Le agarró el metón, levantándole otra vez la cabeza- Tenías 15 años, no podías saber que la maltrataban.
- Era mi hermana Anahí, me lo contaba todo, ¿por qué no me contó eso? Si lo hubiera dicho a tiempo… -La voz se le quebraba a causa de las lágrimas- podríamos haberlo denunciado y ella estaría conmigo…
Precisamente por eso, porque eras su hermana pequeña… decírtelo solo sería causarte dolor y tal vez ponerte en peligro. Estoy completamente segura de que ella te amaba y lo menos que quería era hacerte daño…igual que a tus padres. –Dulce lloró en silencio, dejando que sus lágrimas salieran mientras Anahí la miraba- Tienes que llamarlos Dulce.
- No puedo…
- Está bien… -Secándole las lágrimas con sus pulgares- Ahora no, pero prométeme que lo harás cuando estés preparada… -Mirándola fijamente- Prométemelo.
- Te lo prometo… -Dijo en un hilo de voz-
- Ven aquí anda… -La abrazó- En vez de una celebración parece que estamos de funeral… -Soltó una pequeña carcajada, eso también provocó una risita en Dulce-
- Y todo por tu culpa… si hubieras dejado este tema antes no estaríamos así…
- ¿Y qué? –Se separó, mirándola con una sonrisa- Estamos abrazadas… ¿Qué tiene de malo? –Con una sonrisa más amplía-
- Si, pero podríamos haber estado de otra forma en lugar de abrazadas… -Ya sin lágrimas, sonriendo más pervertidamente-
- ¿De qué otra forma? –Fingiendo no saber-
- Pues… haciendo otras cosas…
- ¿Qué cosas?
- Anahí… -Mirándola mal-
- No, es que no sé a que cosas te refieres… -Riéndose, molestándola- ¿Me podrías enseñar a que cosas te refieres?
Dulce sonrió pervertidamente por un tiempo y después dio comienzo a la clase:
- En primer lugar… -Se levantó y, desde abajo, se quitó el vestido, cosa que sorprendió a Anahí- esta prenda nos estorba a las dos… -Extendió la mano para que Anahí se levantara y quitarle así, muy despacio, su vestido-
Seguidamente Dulce echó a Anahí sobre el sofá y se puso encima de ella, acariciándole la parte alta del muslo.
- A continuación creo que a tu cuello le falta algo de color… seguro que mis labios le pueden dar un tono más rojo…

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:15 pm

Capítulo 38
Dulce comenzó besar, morder y lamer de forma muy placentera el cuello de Anahí, consiguiendo así dejarle el cuello rojo y una excitación incontrolable.
- ¿Alguna recomendación más, profesora? –Dijo Anahí de forma sensual, cosa que sin saber por qué, excitó a Dulce-
- Si, definitivamente esta prenda también sobra… -Llevando su mano hasta el broche del sujetador de Anahí- Todas las prendas sobran… -Susurrándole eso al oído para después besarle el lóbulo de la oreja-
Mientras volvía a besarla consiguió quitar por fin el sujetador de Anahí, lanzándolo a algún lugar del salón.
- ¿Sabes? Me excita mucho tenerte como profesora… -Dijo Anahí, llevando ambas manos al trasero de la pelirroja- Tengo una profesora que está muy buena… -Apretándole las nalgas, pegándola a ella lo más posible-
Con esa frase Anahí consiguió incitar aún más a Dulce, de forma que ésta comenzó a besar y lamerle los pechos, dando excitantes mordiscos en sus pezones. Anahí estaba apunto de empezar a delirar, era inevitable no volverse loca con eso. De repente Anahí agarró la cabeza de la pelirroja, mirándola.
- A ti también te sobra esta prenda… -Anahí llevó su mano hasta el broche del sujetador de la pelirroja, desabrochándolo y quitándolo- Me encantan… -Mirando los pechos de Dulce, mordiéndose el labio inferior con deseo-
Dulce sin más la besó despacio, provocándola con cada movimiento de sus labios. Un mordisco en el labio inferior de Anahí fue lo que provocó que ésta le diera la vuelta a Dulce, quedando ahora ella encima de la pelirroja.
- Hoy soy yo la que te va a llevar a ti… Te debo una… -Con una sonrisa de lo más amplía, aunque pervertida-
empezó a acariciarle muy despacio y provocativamente el muslo, desde la parte más baja a la alta, llegando al trasero, repitiendo los movimientos una y otra vez mientras la besaba. Poco a poco y sin dejar de besarla Anahí llevó su mano hasta la zona más íntima de Dulce, allí donde sabía perfectamente lo que tenía que hacer para llevarla al cielo. Debido a ese movimiento Dulce ahogó un pequeño gemido en la boca de Anahí, arqueando un poco la espalda. Anahí se separó de Dulce, mirándola con una sonrisa y haciendo a un lado la tanga de Dulce.
- ¿Preparada?
- Y ansiosa… -Respondió con sinceridad la pelirroja-
Anahí buscó el clit de Dulce y comenzó a mover sus dedos en círculos, eso sin dejar de mirarla. Anahí observaba con detenimiento cada expresión de Dulce, mirarla mientras la masturbaba era realmente excitante. Veía como Dulce cerraba los ojos y daba pequeños gemidos. Pero Dulce necesitaba más:
- Annie… más… necesito más… -Asfixiada a consecuencia de la excitación-
Anahí comenzó a bajar, besando todo lo que encontraba a su paso y quedando frente al tanga de Dulce. Sin decir nada le bajó el tanga hasta las rodillas para tener más libertad. Poco a poco empezó a besar y lamer el clit de Dulce. Sin más volvió a subir, quedando cara a cara con ella y besándola. De un momento a otro la penetró con dos dedos, Dulce se separó de ella y dio un gran gemido de placer, gemido que hizo sonreír a Anahí. Ésta continuó con su trabajo, alternando los movimientos y consiguiendo que Dulce llegara al clímax.
Dulce respiraba agitada, intentando volver a su estado normal mientras que, Anahí recostada en su pecho, trazaba las líneas sus pechos, sin dejar de sonreír.
- ¿Qué tal el viaje al cielo?
- Increíble… -Soltando una pequeña carcajada, aún asfixiada- Vi las estrellas…
- De eso se trataba… -Dándole un corto beso en los labios-
- Bueno pero… esto todavía no ha acabado…
Sorprendentemente para Anahí, la pelirroja le dio la vuelta, volviendo a quedar ella arriba.
- Nos queda tiempo para subirte a ti también a las estrellas… -Sonriendo pervertidamente-
De repente el teléfono de Anahí sonó.
- No contestes… -Dijo Dulce, besándola-
Anahí intentó concentrarse en el beso pero el sonido del teléfono no se lo permitía.
- Son las 2 de la mañana… si llaman a esta hora es porque es importante…
- De seguro es Mai para ver que tal va todo Annie… no contestes… -Intentando volver a besarla-
- No no, pérate…
Hizo a un lado a Dulce y, alargando la mano, cogió el móvil.
- ¿Bueno?
- Hola, ¿Anahí Puente?
- Si, soy yo… ¿Quién habla?
- La llamamos del hospital Central, ¿es usted familiar de Christopher?
Anahí se puso nerviosa y se levantó, cosa que le sorprendió a Dulce- No, no soy familiar soy su amiga pero es como mi hermano… ¿qué pasa? –Dulce se levantó también-
- Pues verá… su amigo esta ingresado en la UVI, iba muy borracho y se calló por las escaleras, se llevó un golpe muy fuerte en la cabeza.
- ¿Está bien?
- Está delicado, como ya le dije el golpe fue muy fuerte. La llamo para ver si puede avisar a los familiares para que acudan al hospital.
- Su familia está en otro país, pero ahora mismo voy yo.
- Está bien señorita, entonces la espero aquí para darle más detalles. Es en la tercera planta, sector B… Hasta ahora.
Anahí colgó, totalmente blanca.
- Annie… ¿Qué pasó? –Anahí se sentó sin contestar- Annie dime… ¿qué pasa?
- Christopher…
- ¿Qué? ¿Qué le pasó?
- Está en el hospital… parece que se calló por las escaleras y tiene un golpe muy fuerte en la cabeza…
- ¿¡Qué!? Joder… ¿pero está bien?
- ¡No sé! –Nerviosa y volviéndose a levantar, marcando un número en su móvil. Todo esto desnuda-
- ¿A quien vas a llamar?
- A Mai, se supone que ella estaba con él…
Mientras Anahí llamaba Dulce fue buscando su ropa y poniéndosela.
- ¿¡Quién!? –Respondió Maite de mal humor, media dormida -
- Mai soy Annie, ¿qué pasó con Christopher?
Maite abrió rápido los ojos- ¿Cómo los sabes?
- ¿Saber qué?
- Pos lo que pasó…
- ¡No sé lo que pasó, por eso te pregunto!
- Pues… -Maite le hizo un resumen de lo ocurrido- Y ya… le dije que se fuera, bueno… casi lo eché. ¿Por qué?
Suspiró- Está en el hospital…
- ¡¿Qué!?
- Si… iba muy borracho y se cayó por las escaleras…
- Joder…
- Dulce y yo vamos al apartamento para cambiarnos y después vamos al hospital, ¿te vienes?
- Si, claro, ¿en qué planta está?
- En la tercera, sector B.
- Vale, aquí las espero. –Colgó-
Dulce, ya vestida, le dio el sujetador a Anahí.
- Toma anda… vas a coger una gripe si te quedas así… -Con una sonrisa de medio lado-
Anahí se lo puso, pensativa.
- Cariño… siento que esto acabe así…
- Tú no tienes la culpa.
- Ya, pero preparaste esto para las dos…. y joder… justo Christopher tenía que ponerse así hoy...
- No importa… -Le dio un corto beso- Lo disfrutamos igual… -Sonriendo- Y además estamos juntas… -Entrelazando sus manos con las de Anahí, sonriendo tiernamente-
- Exacto… -Sonriendo también- Eres MI novia… -Riéndose-
Sin más Anahí la besó despacio, sin intención de más… pero Dulce si quería más e intentó profundizar el beso. Anahí se separó.
- Me voy a acabar de vestir… -Alejándose un poco de ella, riendo- Si te sigo besando no te suelto…
- Vale vale, me porto bien… -Riendo-
Anahí acabó de vestirse y se dirigieron a la puerta.
- ¿Ya te dije que estás hermosa con ese vestido? –Dijo Dulce, pasando su mano alrededor de la cintura de la castaña-
- Creo recordar que si… -Con una sonrisa bastante amplía-
Cogieron el ascensor y salieron por la puerta principal del hotel.
- Por favor… dime que tienes el coche… te lo suplico….
- Pues… si, tengo el coche… -Anahí sonrió- Pero… -Anahí dejó de sonreír- Te llevo en coche si me das un beso… -Sonriendo-
Anahí agarró ambas mejillas y le dio un beso, largo pero sin profundizar.
- Me encantas… -Dijo Anahí cuando se estaba separando de Dulce-
- Tu a mi también, preciosa. -Soltando una pequeña carcajada-
Entre comentarios y besos llegaron al coche y se dirigieron al apartamento. Por el camino:
- Dulce… ¿crees que esté bien? –Refiriéndose a Christopher-
- Espero que si… -Silencio- ¿Siempre ha tenido ese problema con el alcohol?
- Muchas veces se emborrachaba pero nunca le había pasado nada… hasta hoy… y Mai está muy mal…
- ¿Pero qué pasó?
- Pues… -Se lo contó todo- Y eso dejó destrozada a Mai… estoy segura de que tiene que haberlo pasado muy mal y más ahora.
Suspiró, no sabía bien que decir- Nunca quise que esto acabara así…
- No es culpa tuya…
- Si, es culpa mía. Debería haber sido valiente y habérselo dicho en la cara… por mí está así de mal.
- Dulce, no puedes cargar con la culpa de todo… Esto tampoco es culpa tuya, al igual que lo de tu hermana…
- No quiero volver a hablar de lo de mi hermana…
- Vale, lo siento…

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:15 pm

Capítulo 39
En silencio llegaron al apartamento, al entrar buscaron a Maite. Anahí vio encima de la mesa una notita que decía: Tardabais mucho… decidí irme antes, os espero allí.
Suspiró- Ya se fue…
- ¿A dónde? –Preguntó Dulce-
- Al hospital… seguro que estaba de los nervios…
- Pues si… yo también estoy de los nervios así que voy a cambiarme… -Metiéndose en su cuarto-
Anahí también se metió en su cuarto para cambiarse. Al cabo de 10 minutos salió ya vestida pero Dulce aún no había salido, así que se sentó en el sofá a esperar, impaciente. Minutos más tarde Dulce salió:
- Perdona que tardé… es que tuve un problema…
- ¿Cuál? –Levantándose-
- Antes de irnos del hotel se nos olvidó cancelar la habitación y tuve que llamar… -Anahí asintió- ¿Vamos?
- Si, quiero saber ya como está…
volvieron a coger el coche pero esta vez para ir al hospital. Pasaron el camino en silencio hasta que llegaron al hospital. Subieron a la tercera planta, sector B y allí se encontraron con Maite sentada en una de esas sillas verdes. En cuanto las vio Maite se levantó y abrazó a Anahí, sin llorar pero con la cara totalmente descompuesta.
- ¿Cómo está? –Preguntó Dulce, observándolas a ambas abrazadas-
- No lo sé… no ha salido nadie a decirme… -Se separó- Y ya me estoy desesperando… o sale ya o entro yo….
Justo en ese momento un doctor salió y las tres se acercaron a él.
- ¿Familiares de Christopher?
- Si, nosotras… -Contestó rauda Maite- ¿Cómo está?
- Aún no lo sabemos, estamos haciéndole pruebas pero al caer se llevó un fuerte golpe en la cabeza… -Las tres se quedaron calladas- ¿Quién es la señorita Anahí?
- Yo –Contestó ella- ¿Por qué? ¿Pasa algo?
- No, no se preocupe. Solo es que me tiene que firmar acá… -Dándole un documento y un bolígrafo- como familiar o amiga de él…
- Si, claro… -Firmó-
- Otra cosa… ¿Quién fue la que lo vio por última vez?
- Yo –Respondió Maite-
- ¿Usted vio como caía por las escaleras? Si viera como cayó nos serviría mucho para diagnosticar mejor lo que tiene…
- No… El estuvo en mi casa y después se fue…
- ¿Y no sabe si después puede haber estado con alguien?
- No, no lo creo…
- Está bien… voy a continuar haciéndole pruebas, en un rato salgo a decirles algo.
- ¿Podemos pasar a verlo? –Dijo Dulce-
- No, ahora no, como ya le dije: estamos haciéndole pruebas.
- Vale… -Respondió poco convencida ella-
El doctor volvió a dentro y Maite volvió a sentarse. Dulce dijo:
- Oigan… voy a por agua, ¿quieren algo?
- Si, un café… muy cargado por favor… -Dijo Maite-
- ¿No crees que te vendría mejor una tila? – Propuso Anahí-
- No, un café.
- Está bien… -Aceptó Dulce- ¿Tu quieres algo? –Le pregunto a Anahí-
- Agua… ¿te acompaño?
- No, tu quédate con ella para que hablen… ahora vuelvo… -Con una sonrisa de medio lado-
Dulce se iba a ir pero antes Anahí le dijo:
- ¿Y mi beso? –Con una sonrisa de lo más amplía-
Dulce se volteó sonriendo también y le dio un corto beso en los labios, cosa que le sorprendió bastante a Maite. Y ahora así, se fue. Anahí se sentó al lado de su amiga:
- ¿Estás bien?
- No… -Admitió sin mirarla- Si no hubiera dejado que se fuera…
- No, no es culpa tuya. Echarlo era lo más normal, se pasó… no podías imaginar que fuera a caerse por las escaleras…
- ¡Estaba borracho! Todo lo que pasó fue por eso, porque estaba borracho… ni si quiera sé como pude dejar que pasara algo… ¡soy *****!
- Algún día tenía que pasar…
- Si, ¿pero tenía que ser cuando estaba borracho?
- Mai… llevas muchos años aguantando el deseo que sientes por él y ya hoy no aguantaste… tarde o temprano tenía que pasar y tuviste la mala suerte de que fue cuando estaba borracho…
Maite cambió de tema- Veo que todo salió bien… –Refiriéndose al beso y a lo que Dulce había preparado-
- Si, definitivamente muy bien… -Sonriendo- Estamos juntas…
- ¿En serio? –Sonrió, por fin la miró- Me alegro… ya era hora de que dieran el paso… -Silencio- Siento haberte estropeado la noche… -Suspirando-
- ¡No digas tonterías! No pasa nada… el poco tiempo que tuvimos lo aprovechamos así que no te preocupes –Sonriendo y picándole un ojo, cosa que hizo que Maite por fin se riera-
- Pero… -Volvió al tema de Christopher- Me extrañó muchas cosas que me dijo…
- ¿Quién? –Sin darse cuenta de que había vuelto a lo de Christopher-
- Christopher…
- ¿Por qué?
- Pues… -Le contó todo lo que Christopher le había dicho-
-FlashBack-
- De hecho alguna vez tuve sueños eróticos contigo… y precisamente era en una ducha –Acercándose a ella-. ¿No te gustaría cumplir mi sueño?
Se levantó, alejándose ahí de él- Me gustaría que estuvieras sobrio, eso me gustaría…
Si, Maite soñaba con que algún día eso pasara… pero en su sueño Christopher no estaba borracho.
Se levantó- Vamos… -Le agarró de la cintura, pegándola a él- Los dos sabemos que tu me deseas tanto como yo a ti …
-Fin del FlashBack-
- Pero… -Prosiguió Maite- eso era a consecuencia de la borrachera… seguro.
- Los borrachos siempre dicen la verdad…
- No creo en eso. Que lo diga la gente no significa que sea verdad…
- Pues yo si lo creo… y tal vez lo que te dijo Christopher sea verdad

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:15 pm

Capítulo 40
Poco rato después Dulce volvió de la cafetería, con las dos botellas de agua y un vasito.
- Mai… no habían cafés… -Dándole el vaso- Así que te traje una tila… -Miró a Annie sonriendo y le picó el ojo-
- Ya, claro… no había café… -Mirándolas mal, sin creerse nada-
- Bueno… tú una vez me diste una tila porque pensabas que me iba a ayudar, ¿no? Pues yo ahora hago lo mismo… Y para ti el agua… -Dándole la botella a Anahí, sonriendo-
Dulce se sentó al lado de Anahí.
- ¿No ha salido? –Refiriéndose al doctor-
- No… y parece que esto va para largo… -Respondió Anahí-
Anahí y Dulce se tomaron el agua, Mai la tila y aún no había salido el Doctor.
- ¿Y si entramos? –Propuso Dulce-
- Nos echarían… -Respondió con total certeza Anahí-
La respuesta de Anahí le quitó toda la esperanza a Dulce y volvió a callarse. Varios minutos más tarde el teléfono de Dulce sonó. Ella lo miró por un momento, sorprendida por el nombre que aparecía en su pantallita Anahí se dio cuenta de eso.
- ¿Qué pasa?
- Nada… ahora vengo…
Dicho esto se levantó y se alejó un poco, para hablar con más intimidad.
- ¿Mamá?
- Dios… por fin…. Llevaba años intentando dar con tu teléfono hija… ¿cómo estás?
- Bien…
- Hacía tanto tiempo que no escuchaba tu voz… -Al otro lado de la línea la voz de la mamá de Dulce sonaba rota, realmente emocionada por hablar con su hija- No entiendo por qué te fuiste así… llevo tantos años buscándote… No sé nada de tu vida… Necesitamos verte…
Dulce no aguantó más y colgó, lo menos que deseaba ahora era estar dándole explicaciones. Hablar con su madre lo único que conseguía era recordarle a su hermana y eso era lo que ella no quería. Anahí se acercó a ella:
- ¿Estás bien? ¿Qué pasó?
- Nada… -Aún de espaldas, secándose las pocas lágrimas que salían de sus ojos-
- ¿Quién era?
- Nadie… -Se dio la vuelta, mirándola-
- Es más que obvio que esa llamada te dejó mal, Dulce. Cuéntame… ¿Quién era? ¿Qué pasó?
Suspiró- Mi mamá…
- ¿Te llamó? –Sorprendida-
- Si… pero le colgué… -Bajando la mirada-
- ¿Qué? ¡¿Por qué!? –Levantándole el metón para que la mirara- Lleva años buscándote, no se vale que le cuelgues…
- En este momento no estoy para darle explicaciones…. Y mucho menos para recordar lo de mi hermana…
Suspiró- Lo sé… pero tienes que hablar con ella…
- No… no quiero hablar con ella. Y Annie, de verdad… si quieres hablamos esto, pero en otro momento… por favor…
- Vale, lo hablamos en otro momento… pero lo hablamos.
- Que si… -Con una sonrisa de medio lado, intentando convencerla- Te lo prometo…
En ese momento el doctor salió y las tres se acercaron a él.
- Ya le hicimos las pruebas necesarias y no tiene nada grave. Solo fue el golpe… aún así se va a quedar la noche aquí y mañana le damos el alta.
- ¿Puedo entrar a verlo? –Preguntó Maite-
- Aún no, lo tenemos que subir a una planta… en cuanto lo llevemos le aviso y sube.
- Vale…
El doctor se volvió a retirar y ellas se volvieron a sentar, mucho más tranquilas. Estuvieron un buen rato en silencio, hasta que Maite dijo:
- Oigan… -Las miró- Creo que es mejor que vosotras no entréis a verlo… se va a poner más nervioso...
- Yo quiero verlo... –Dijo Dulce-
- Pero él no quiere verte a ti… -Respondió duramente Maite- Espero que no te moleste Dulce, lo digo por su bien…
- No… igual y si tienes razón… -Suspiró- Lo menos que quiere ahora es ver nuestras caras…
- Exacto… deberíais ir a casa a descansar… -Propuso Maite-
- ¿Y tú? –Preguntó Anahí-
- Yo me quedaré aquí a dormir… -Respondió ella-
- ¿Tú sola?
- Si…, quiero quedarme con él. Además… las interrumpí, lo menos que puedo hacer es dejar que os vallais…
- Vale… -Aceptó Anahí- ¿Quieres que traigamos algo para comer?
- No, no tengo hambre… Si pasa cualquier cosa las llamo
- ¿Segura que te quieres quedar sola?
- Si, no te preocupes.
- Está bien, como quieras… -Anahí y Dulce se levantaron- Entonces nos vamos a casa… Cuídate Mai…
- Que si… -Sonriendo para tranquilizarla-
Anahí y Dulce salieron del hospital, ninguna muy segura de haber dejado sola a Maite. Iban caminando por el estacionamiento:
- ¿Seguro que Christopher está bien? –Le preguntó la pelirroja a Anahí no muy segura-
- Pos… el doctor dijo que si… -Caminando-
Llegaron al coche y entraron en él. Se colocaron el cinturón y Dulce arrancó.
Suspiró- Estoy súper cansada… -dijo Anahí, sacando un poco la cabeza por la ventanilla-
La miró por el rabillo del ojo con una sonrisa- En ese caso esta noche te dejo dormir… -Anahí se rió- Yo también estoy súper cansada…
- Oye… -Anahí la miró- ¿Qué vamos a hacer esta noche?
- Pues… dormir, ¿no? –Riéndose-
- No me refería a eso… -Con una sonrisa bastante amplia- Me refiero a como vamos a dormir… Yo quiero dormir contigo pero la cama es muy pequeña…
- Ya lo tengo todo pensado… -Sonriendo, sin mirarla-
- ¿Qué? –La miró incrédula, sonriendo también- ¿Y qué has pensado?
- Ya lo verás… tu no te preocupes que esta noche duermes conmigo…-La miró un momento y le picó el ojo-

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:16 pm

Capítulo 41
En poco tiempo llegaron al apartamento. Una vez allí ambas se pusieron el pijama y después:
- Bueno… ¿cuál era tu brillante idea para dormir? –Preguntó Anahí-
- Pues podríamos juntar las dos camas…
- Ya, claro… pero es que no hay hueco para meter dos camas en una misma habitación…
- Ya había pensando en eso… -Le sonrió- Podemos sacar los colchones y dormir en el salón.
- Si, eso es buena idea para hoy… -Se sentó cansada el sofá- ¿Y mañana? Tendremos que hacerlo otra vez… y así todas las noches. Además… ¿Vamos a dormir en el salón?
- Annie… -Se sentó a su lado- No sé… podríamos ir a comprar una cama más grande…
- ¿Si? –Irónica- ¿Y con que dinero? ¡No tenemos! Además… En esta maldita casa no hay hueco para una cama tan grande…
- Relájate… Ya buscaremos una solución…
- ¿Cuándo la vamos a buscar? No llegamos a fin de mes, casi no hay para pagar la casa… cualquier día de esto tenemos que dormir debajo de un puente…
- No exageres. –Mirándola mal- Es cierto que estamos un poco justas de dinero pero tampoco para no poder pagar la casa…
Suspiró cerrando los ojos y recostando su cabeza en el respaldo del sofá- Sea como sea tenemos que buscar una solución…
- Si, en eso estoy de acuerdo contigo. Pero ¿qué te parece si colocamos la cama y nos acostamos a pensar algo? –Sonriendo, intentando animarla- Venga…, relájate… -Palmeándole el muslo-
- Está bien… -Volvió a la posición anterior- Vamos a colocar los colchones….
colocaron los colchones, cogieron dos almohadas, un par de mantas y se acostaron. Anahí abrazada a Dulce, recostada en su pecho.
- Dul…
- ¿Qué? –Contestó ella con los ojos ya cerrados-
- Tenemos que buscar trabajo… -Dulce se quedó en silencio- Igual si hablas con ese amigo tuyo del hotel nos pueda meter a trabajar de limpiadoras o…
- No. –Se negó rotundamente, abriendo los ojos- Ya te dije que no quiero la caridad de nadie.
- No es caridad, es ayuda. Necesitamos trabajo.
- Si, necesitamos trabajo. Pero el trabajo se busca, no se pide.
Suspiró, no quería discutir- No deberías de ser tan orgullosa…
- No soy orgullosa, simplemente prefiero hacer las cosas por mi misma, no necesito la ayuda de nadie…
- Tal vez los demás sin necesiten tu ayuda…
- ¿Por qué dices eso?
Se incorporó, mirándola- Por tus papás. Te necesitan Dulce….
- ¿Por qué siempre acabas hablando de ellos?
- Porque tu nunca lo haces… -Colocó el codo en la cama y recostó su cabeza sobre su mano, mirando a Dulce-
- Tu tampoco me hablas de tus padres y no te digo nada… -Mirándola desde abajo-
- Nunca me has preguntado. –Respondió rauda-
- ¿Quieres que te pregunte?
- ¿Quieres preguntarme?
- Si
- ¿Entonces a qué esperas? –Sonriendo, ya que habían hecho un duelo con esas rápidas respuestas-
Se rió- ¿Cómo es tu relación con tus padres?
- Mala, pésima. –Respondió sinceramente-
- ¿Qué? –Pregunto incrédula- ¿Entonces para qué me estás diciendo que yo debo recuperar la relación con mis padres cuando tu eres la primera que no lo hace?
- Porque es distinto…
- ¿Y por qué es distinto?
- Porque mis padres me echaron de casa…
En el hospital ya habían subido a Christopher a un cuarto. Avisaron a Maite y ésta entró al cuarto. Se encontró a un Christopher pálido, en la cama.
- Hola… -Con una sonrisa de medio lado, acercándose a la cama-
- Hola… -Mirándola-
- ¿Cómo estás?
- Me duele todo…
- Es normal. Entre la borrachera y la caída…
- ¿Qué pasó?
- ¿No te acuerdas de nada?
- No…
- ¿Nada de nada? –Sorprendida-
- No… solo recuerdo que vimos una película y me ofreciste una cerveza, a partir de ahí mi memoria está en blanco… ¿Por qué? ¿Dije muchas tonterías?
- No… no te preocupes. –Maite estaba contenta de que no se acordara de nada-
En el apartamento, Dulce aún no salía de su asombro:
- ¿Qué? –Se sorprendió mucho- ¿Por qué?
- No lo sé. Simplemente me echaron… el día que cumplí los 18 mi papá me dio dinero y me dijo que me fuera de casa, que no quería saber nada más de mi… Pero en lugar de marcharme a otra ciudad me fui a vivir con Mai, ¿y si sabes en qué me gasté todo el dinero que me dio mi papá?
- ¿En qué?
- En cigarros y ropa –Se rió-. Mi padre no me dejaba comprar ropa y esa era la única forma que tenía de joderlo… y bueno, los cigarros me relajaban… ahí fue cuando empecé a fumar…
- ¿Y no has vuelto a saber nada de ellos?
- No. Ni si quiera sé si están vivos… o están en otra ciudad o… no sé… Pero me da igual… Definitivamente no voy a ser yo la que los busque…. -Silencio- Dulce… -La cogió de la mano- Te digo esto para que te des cuenta de que yo no tengo papás porque ellos se alejaron de mi… pero tu tienes la oportunidad de estar con ellos. No merecían que te fueras así…
- Mi hermana tampoco merecía morir así…
- Tus padres no tienen la culpa de eso. El que lo hizo ya lo está pagando.
- Eso no me la va a devolver… -Automáticamente sus ojos se llenaron de lágrimas- ¿De qué me sirve que ese ***** esté encerrado entre rejas si ella no está conmigo?
Definitivamente eso dejó sin palabras a Anahí, ya que Dulce por una parte tenía razón.
- Vale, tienes razón, pero tus padres pasaron por lo mismo… y encima vas tú y desapareces sin decir nada…
Se secó las lágrimas- A mi también me dolió alejarme de ellos, pero tenía que hacerlo… necesitaba… -Intentando buscar las palabras adecuadas- no sé, necesitaba…
- Necesitabas estar a solas para poder culparte por la muerte de tu hermana… -Acabó ella la frase- No fue culpa tuya Dulce.
- Yo podría haber evitado que ella muriera…
- No. Ni si quiera lo pienses…
- Si yo…
- Dulce, ¡no! –Intentando callarla- Ni si quiera pienses en esa posibilidad, ¿vale? –Definitivamente esa conversación estaba logrando poner de los nervios a Anahí-
- Es que es verdad. Si hubiera tenido el valor de ponerme delante de esa pistola sería yo la que estuviera muerta, no ella…
Respiró hondo, angustiada- No quiero que vuelas a decir eso, ¿me escuchaste? –En tono amenazador-
- No, no lo volveré a decir pero tampoco podré dejar de recordarme que fui una cobarde…
- ¡Joder Dulce! –Ya nerviosa por ese tema- Tenías 15 años, todo pasó muy rápido…
- Ya, pero…
- Pero nada. ¿Habrías sido capaz de dar tu vida por la de tu hermana?
- Si, definitivamente habría preferido morir que cargar con este dolor toda mi vida… El pensar que fue culpa mía me mata.
- Me falta el aire pensando que podrías haber sido tu a la que dispararon… -Dejó caer su cabeza sobre la almohada-
- Pero no lo hicieron... –Ahora fue ella la que se incorporó para mirarla-
- Gracias a dios…
Dulce observaba a Anahí desde arriba, la luz de la luna que entraba por la ventana la iluminaba y así se veía mucho más preciosa. Era delirante verla acostada en su misma cama, con el cabello castaño despeinado y ese camisón tan sexy.
- Me gusta esta sensación…
Anahí la miró sorprendida, ya que había cambiado de tema sin previo aviso.
- ¿A que te refieres?
- Me encanta saber que a partir de hoy, cuando despierte, voy a poder verte acostada a mi lado todas las mañanas… y voy a poder abrazarte, y besarte…
Le sonrió tiernamente- Te amo tanto… - levantó un poco la cabeza para darle un corto beso en los labios.
- Yo también… -Acariciándole tiernamente la cara-
Poco a poco Anahí, entre caricias, fue cerrando los ojos y quedándose dormida. Cosa que provocó que, en pocos minutos, Dulce también se quedara dormida, recostada en su pecho y abrazándola por la cintura.

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:16 pm

Capítulo 42
A la mañana siguiente Anahí se despertó, miró a su lado y se dio cuenta de que Dulce ya no estaba en la cama. Hasta que:
- ¿Cómo durmió la princesa? -Dijo Dulce desde la cocina, con su albornoz puesto y sonriendo-
La miró sonriendo- Creo que fue la noche en la que mejor dormí…
- Me alegra escuchar eso… -Sentándose en el colchón, a su lado, con una sonrisa-
- ¿Y tú?
- Espectacularmente bien… -Puso su mano en el muslo de Anahí y la miró sería por un momento-
- ¿Pasa algo?
- Si. –Respondió ella- Maite llamó…
- ¿Christopher?
- Si… al parecer armó una gran bronca porque no quería quedarse el hospital, se arrancó el suero y le tuvieron que dar un calmante…
Suspiró- No deberíamos haberla dejado sola…
- Fue ella la que quiso quedarse con él… De todas formas Christopher está bien, solamente se puso un poco nervioso, nada más.
- Vale, después vamos al hospital… -Se levantó- ¿Y mi desayuno? –Bromeando-
- Allí, en la mesa –Se levantó también, con una sonrisa-
- ¿En serio? –Sorprendida- Era una broma…
- Pues ya vez, la broma se te hizo realidad…
Se acercó a Dulce con una tierna sonrisa- Si es que es inevitable amarte tanto… -La agarró de la cintura y la pegó lentamente- Eres perfecta… -Acariciándole la cara-
En el hospital Christopher ya se había despertado y se encontró con Maite mirándolo.
- Hola… -Dijo algo serio- ¿Aún sigues aquí?
- Si, claro… no iba a dejarte solo… -Sin darse cuenta le agarró tiernamente la mano-
- Mai…
- ¿Qué?
- No tengo a nadie… -Sus ojos se humedecieron-
- ¿A qué te refieres?
- A eso, no tengo a nadie… Solo te tengo a ti…
- No digas eso… -Llevó su mano a la cara de Christopher-
- Es verdad… ¿Quién va a venir a visitarme? Nadie, solo tu… Mis padres no se preocupan por mí, y no tengo más familia…
- ¿Y Chris y Poncho? ¿Y Annie y Dul?
- Chris y Poncho están de viaje, hace mucho que no sé nada de ellos… Y a ellas ya las perdí… -No pudo evitar que las lágrimas salieran-
Maite odiaba ver así a Christopher, verlo llorar, mal, la mataba…
- Christopher… no las has perdido. Ayer vinieron a verte, estuvieron aquí hasta que el doctor nos dijo que estabas bien… pero para que no te pusieras nervioso al verlas se fueron…. –Christopher se quedó en silencio, así que ella prosiguió- Ellas están esperando a que las perdones, te quieren y no van a dejar que te pase nada… Por muy mal que las trates no vas a conseguir que se alejen de ti.
- ¡Pero es que no puedo perdonarlas! Me duele mirarlas a la cara…
- Es que es imposible que no te duela verlas juntas. Esto está muy reciente aún… necesitas tiempo… necesitáis tiempo… -Rectificó-
- Tú lo sabías, ¿verdad?
Maite se quedó en silencio por un tiempo- Si… -Dijo por fin- Pero no podía decirte nada Christopher, entiéndelo…
- Si, te entiendo… no te preocupes… -Silencio- Mai, gracias…
- ¿Por qué?
- Por estar aquí y cuidarme… después de lo mal que te traté…
- Eres mi amigo, te quiero, -Le dolió pronunciar esas palabras- no hace falta que me des las gracias…
- ¿Están juntas? –Preguntó de súbito-
- ¿Quiénes?
- Anahí y Dulce, ¿están juntas?
- Christopher… -Silencio- ¿Eso que importa? –Intentando no decírselo, no quería hacerle aun más daño-
- Si, importa y mucho. ¿Están juntas?
- Si… -Admitió por fin-
- ¿Oficialmente?
- Eso parece…
- ¿Desde cuando? –Continuó preguntando-
- Desde anoche…
En el apartamento, Dulce se había quedado sin palabras. La miró con una sonrisa bastante amplia y le dijo:
- Solamente te preparé el desayuno… -Soltó una carcajada-
- Por eso... –Robándole un beso-
Anahí profundizó el beso usando su lengua y jugando con la de Dulce. La pelirroja se separó:
- Venga, cómete el desayuno porque si te sigo besando vamos a acabar mal… -Soltó una pequeña carcajada-
- Eso suena bien… -Metiendo su mano por dentro del albornoz de Dulce, sonriendo pervertidamente-
- Si, definitivamente es tentador… -Agarró la mano de Anahí y la sacó del interior de su albornoz- Pero no tenemos tiempo…
- Vale… -Se dio por vencida, separándose- ¿Tu ya desayunaste?
- No, no tengo hambre.
- ¿Cómo que no? Tienes que comer.
- No tengo hambre Annie, en serio… Come tú, yo me voy a duchar.
- No es bueno que te quedes sin desayunar... –Sentándose en la mesa-
- Tampoco es bueno que no me duche…
- Ya, pero si no desayunas te puedes marear.
- Y si no me ducho puedo apestar… -Se rió, cosa que hizo reír a Anahí- Así que me decido por la ducha.
- Como quieras… -Llevándose a la boca el primer bocado de la rebanada de pan-
Dulce se acercó por detrás a Anahí y le dio un provocativo beso en el cuello, seguido de una corta mordida, cosa que excitó a Anahí.
- Me voy a duchar… -Le susurró al oído, de forma realmente perturbante-
Dulce se alejó por el pasillo, camino al baño. Sin ni si quiera pensarlo Anahí dejó su desayuno y fue al baño. Entró sin llamar, abrió la mampara de la ducha, encontrándose cara a cara con Dulce desnuda. Después de sonreír pervertidamente se metió en la ducha, con ropa y todo. Dulce había conseguido lo que quería.

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:16 pm

Capítulo 43
- Se te olvidaba esperarme… -Dijo Anahí sonriendo pervertidamente-
- Ya no se me va a olvidar más… -Mirándola de arriba a bajo. Definitivamente ver el agua caer por su cuerpo era realmente excitante- Estás muy sexy así… -Pasando su mano alrededor de la cintura de Anahí-
- ¿Si? Pues…. –Empezó a levantarse el corto camisón- Creo que lo estaría aún más sin ropa, ¿no crees? –Aún con la sonrisa pervertida en sus labios-
Dulce acabó de quitarle el camisón, dejando a Anahí únicamente en ropa interior.
- Me encanta esta idea de ducharnos juntas… -Llevando lenta y sensualmente su mano al broche del sujetador de Anahí-
- Pues a mi teniéndote así… -Mirándola de arriba a bajo, desnuda- Me dan ganas de hacer algo más que ducharnos… -La pelirroja le quito por fin el sujetador-
Dulce sonrió y llevó su mano a la cara de Anahí, apartándole el cabello mojado que caía por su cara para después besarla. En pocos minutos el beso estaba bastante subido de tono, Dulce tenía a Anahí apoyada en la pared de la ducha.
Anahí se separó un momento- ¿No decías que no teníamos tiempo? –Con la respiración bastante agitada-
- A la mierda el tiempo… -Bajo sus mano hasta el trasero de Anahí, quién aún tenía el tanga puesto, apretándolo para pegarla aún más a ella y continuar besándola-
Anahí pasó sus manos alrededor del cuello de la pelirroja, los pechos de ambas se rozaban y eso conseguía que la excitación subiera. Poco a poco, sin dejar de besarla, Dulce empezó a bajarle el diminuto tanga a Anahí. Una vez quitado lo hizo a un lado con el pie.
- Ahora si estamos a igualdad de condiciones… -Dijo Dulce, bajando sus besos por el cuello de Anahí-
La pelirroja le devoraba el cuello y mientras lo hacía acariciaba el cuerpo de la castaña, llevando la mano cerca de su zona íntima y volviendo a subir, provocándola.
- Por dios…. Hazlo ya… -Casi suplicó Anahí, entre gemidos-
Dulce acató la orden y llevó su mano a la intimidad de Anahí. Poco a poco empezó jugar con el clit de la castaña, moviendo sus dedos en círculos. Anahí agarró la nuca de Dulce, pegando su frente con la de ella y mirándola fijamente a los ojos. Esa mirada excitó a Dulce así que penetró a Anahí con dos dedos, de improvisto, consiguiendo que Anahí emitiera un grito realmente placentero para la pelirroja. Anahí casi no tenía aire y, definitivamente ver a la castaña gritando de placer era perturbante para Dulce. Todavía más si observaba como caía el agua por su cuerpo, eso la hacía aún más sensual. Anahí sabía que iba a llegar, estaba conciente de ello, pero no quería hacerlo sin antes…:
- Di mi nombre…
- ¿Qué? –No comprendió lo que Anahí pretendía-
- Que digas mi nombre… -Repitió entre gemidos-
- Anahi… -Dijo ella por fin, acelerando el movimiento de sus dedos-
Y, como Anahí sabía, en pocos segundos llegó al clímax. Dulce relantizó sus movimientos y, lentamente, salió de ella, apoyando ambas manos a los lados de la cabeza de Anahí, mirando con una sonrisa a la castaña respirar agitadamente, con los ojos cerrados y el agua cayendo por su cara.
- ¿Estás bien? –Preguntó Dulce, soltando una carcajada-
Anahí abrió los ojos con una amplia sonrisa- Por un momento pensé que me asfixiaría… -Se rió, aún con la respiración algo agitada-
- Aguantas muy poco… -Se rió-
- ¿Perdón? –Abrió los ojos como platos-
- Pues eso, que aguantas poco… tienes que practicar más…
Se rió- Pues… ya sabes, tenemos que practicar más… –Le picó un ojo y esquivó sus brazos, alejándose de ella-
- ¿Ya te vas? –Mirándola de espaldas, desnuda-
- Claro, ya conseguí lo que quería… además te tienes que duchar – Salió de la ducha riéndose-
Anahí salió de la ducha y agarró una toalla para secarse.
- Dul… -Desde a fuera de la ducha, secándose-
- ¿Qué? –Respondió-
- Cuando salgas saca mi ropa… -Riéndose-
- De acuerdo. –Riéndose-
Anahí salió del baño, con la toalla amarrada a su cuerpo y Dulce se quedó dentro, duchándose.
En el hospital:
- ¿Desde anoche? ¿No que habían venido a verme?
- Es… una larga historia.
- Ya…
Silencio- Christopher no te mentí, ellas estuvieron aquí… ¿No te acuerdas que ellas salieron antes de que tu vinieras a casa?
- Si
- Pues fue ahí cuando… -Haciendo gestos con las manos- ya sabes…
- Vale… te creo Mai… Otra cosa…
- Dime
- ¿Pasó algo más en el apartamento? –Maite se quedó callada- Después de que viéramos la película… no me acuerdo absolutamente de nada, en serio.
- Pues… no, no mucho… te tomaste varias cervezas, te emborrachaste y te fuiste…
- ¿Nada más?
- No, nada más…
- ¿Y no te dije ninguna tontería? –Soltó una pequeña carcajada-
- No… bueno, las de siempre… -Riéndose-
- Ah, las de siempre… -Riéndose-
En el apartamento Anahí estaba acabándose el desayuno. De repente el móvil de Dulce sonó y como ella era la que estaba cerca lo agarró. En la pantallita aparecía un número que no estaba grabado en la agenda, así que ella contestó.
- ¿Bueno?
- ¿Dulce?
- No… ella no está, ¿quién habla?
- ¿Y tú quien eres?
- Perdón, pero ¿quién es usted?
- La mamá

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:16 pm

Capítulo 44
- ¿Tú quien eres?
- Pues… soy… Anahí, la… soy la… -Se había puesto nerviosa, no sabía que decirle- amiga… amiga, si, amiga… de su hija…
- Ah… oye por favor dile que me llame, me urge hablar con ella…
- Si, no se preocupe yo se lo digo… ¿A este número?
- No… al que tiene en la memoria con mi nombre, lo que pasa es que llamé desde número desconocido haber si así me respondía…
- No se preocupe señora, la va a llamar… -Muy segura de ello-
- Eso espero… gracias, adiós…
- No tiene que darlas, bye… -Colgó-
Puso el móvil nuevamente encima de la mesa, quedándose pensativa. En ese momento Dulce salió de la ducha, nuevamente con su albornoz puesto.
- ¡Me dejaste sin toalla! ¿Querías volver a verme desnuda o qué? –Sonriendo pervertidamente-
- Bueno… no te miento si te digo que no me habría importado –Se rió-
También se rió- ¿Qué tal el desayuno?
- Riquísimo… Gracias… -Le sonrió-
- No me las tienes que dar –Le picó un ojo, sonriendo también- Voy a vestirme, ahora vengo… -Haciendo el ademán de caminar hasta su cuarto-
- No no, espérate… -Dulce se detuvo y la miró- Tenemos que hablar…
- ¿Pasa algo?
- Si… -Mirando el móvil- tu mamá llamó…
Suspiró- ¿Otra vez?
- Si…
- ¿Hablaste con ella?
- Poquito pero si… me dijo que la llames urgente…-Dulce se quedó callada- ¿No la vas a llamar?
- No… -Volteándose y caminando hasta su cuarto-
- ¿Cómo que no? –La siguió- Tienes que llamarla…
- No, no tengo que llamarla… -Abriendo su armario-
- Dul... tal vez sea algo urgente…
- No, no es nada urgente, simplemente quiere darme una de las charlas sentimentales sobre la muerte de mi hermana y ¿sabes qué? … -La miró- No me apetece.
- Pero a ella si le apetece verte.
- A mi también me apetece ver a mi hermana y no puedo
- ¡Pero es que no fue culpa de ella!
Suspiró- Anahí… no quiero volver a hablar de esto, ya está.
- No, no está... Te lo voy a decir muy claro Dulce… -La apuntó con el dedo- O la llamas tú o seré yo quien la llame… -Dulce fue a hablar pero ella no la dejó- ¡Y me da igual como te pongas! Llámala y si no, atente a las consecuencias –Dicho esto salió del cuarto, cerrando la puerta-
- No, ¡Anahí ven acá! –Salió del cuarto, abriendo con brusquedad la puerta- ¡Ni se te ocurra llamarla! –Ahora era ella la que la apuntaba con el dedo-
- Si no lo haces tú lo haré yo…
- ¡Pero ¿por qué!? Joder…. –Respiró hondo, intentando calmarse- ¿Por qué tanta pesadez con qué la llame? ¡No entiendo por qué te empeñas tanto en que lo haga!
- Ya te dije… sé lo que es estar sin papás… y tu tienes la oportunidad de estar con ellos, ¡es una tontería lo que estás haciendo! Además, a ti lo único que te pasa es que no has superado la muerte de tu hermana
- Te equivocas, la muerte de mi hermana está más que superada
- De nada te vale hacerte la dura conmigo Dulce… ¡Las dos sabemos perfectamente que te levantas pensando en ella, comes pensando en ella y duermes pensando en ella!
- Anahí, si pretendes que la olvide no lo vas a conseguir…
- No, no pretendo que la olvides… ¡simplemente te digo que tienes que superarlo de una vez! Olvidarla y superarla es distinto…
- ¡Está superado!
- Ya, ¿entonces por qué no quieres ver a tu madre?
- Porque me recuerda a ella y me hace daño, ¡ya te lo dije!
- ¡¿Y eso es tenerlo superado!?
- Vamos a ver Annie… ya han pasado 7 años…
- Precisamente por eso: han pasado 7 años y aún te sigue doliendo ver a tu mamá… cariño –Le agarró ambas manos- eso no es tenerlo superado…
- Pero es que es normal que me duela…
- Si, es normal que te duela 1 año, incluso hasta 2, después de la muerte de tu hermana… ¡no 7 años después!
Suspiró, soltando las manos de Anahí- Está bien, la llamaré.
- ¿En serio? –Sonrió-
- Si… ahora en el cuarto la llamo…
- Vale… -Con una sonrisa de lo más amplía-
- Me voy al cuarto…
- Suerte… -Dicho esto le dio un corto beso en los labios-
Dulce se volteó, para ir a su cuarto.

- Dulce…
- ¿Qué? –La miró-
Cogió el móvil de encima de la mesa- El móvil… -Dándoselo-
- Ah, si… -Sonrió nerviosa, agarrando el móvil-
Ahora sí, y con el móvil en la mano, Dulce se metió en su cuarto. Anahí fue a recoger los platos del desayuno. Mientras tanto, Dulce soltó el móvil en la cama. Hablando sola:
- Lo siento Annie… pero no, no la voy a llamar… no puedo…
Varios minutos más tarde Dulce salió del cuarto y se encontró a Anahí, ya vestida, en el sofá viendo la tele. Anahí, en cuanto la vio, se levantó:
- ¿Qué tal?
- ¿Qué? –Sin comprender a lo que se refería-
- Hablaste con tu mamá, ¿no?
- Ah, si…
- ¿Segura?
- Si, si. –Respondió con más seguridad, tratando de convencerla- Ya hablé con ella…
- Bueno, ¿y qué tal?
- Pues… bien, como te dije solo quería darme un charla sentimental…
- Pero no le cortaste, ¿no?
- No… esta vez la escuché hasta el final… -Le sonrió- Como me dijiste…
- Bien… -Le sonrió también-
- ¿Vamos ya?
- Si, ya hablé con Mai y le dije que íbamos para allá…
- Vale, vámonos… -Sonriendo-
Salieron del apartamento, se montaron en el coche y fueron camino al hospital. En el trayecto:
- ¿Qué te dijo? –Preguntó Anahí-
- ¿Quién?
- Tu mamá… -Contestó como si fuera lo más obvio-
- Ah… pues nada, ya sabes… que quería verme, que me echaba de menos y pos… eso…
- ¿La vas a ver?
- Annie… no me agobies, ya hablé con ella… poco a poco, ¿vale?
- Vale… Perdóname… Estoy orgullosa de que te hayas atrevido a hablar contigo… -Mirándola con una tierna sonrisa-
Dulce le respondió con otra sonrisa y volvió a mirar la carretera, conduciendo. En pocos minutos llegaron al hospital, allí saludaron a Maite y se sentaron a esperar a que el Doctor saliera.
- No debiste quedarte aquí sola Mai… -Le dijo Anahí-
- Si, debí… Estoy bien, no te preocupes….
- Igual ahora, en cuanto salga el doctor, te vas a casa para descansar, ¿vale?
- Vale…
- ¿Has comido? –Le preguntó Dulce-
- Pues… no, la verdad es que no… -Respondió ella-
- En ese caso voy a comprarte algo para que comas, tienes que estar muerta de hambre...
- Vale, gracias… -Agradeció Maite-
- ¿Me guardas el móvil Annie? –Dándole el móvil a Anahí- Con tanta prisa se me olvidó el bolso…
- Si, claro… -Guardándolo en su bolso con una sonrisa-
Dulce se alejó por el pasillo, camino a la cafetería. Y de repente el móvil (de Dulce) volvió a sonar. Anahí contestó:
- ¿Diga?
- ¿Dulce?
- No, ella no está.
- Ah… ¿eres Anahí, otra vez?
- Si, soy yo… usted es la mamá, ¿cierto? –Sonrió-
- Si
- Dulce me dijo que la llamó y…
- ¿Qué? –Sin dejarla acabar- No me ha llamado… de hecho estoy esperando a que me llame…
- ¿Qué? –Se puso en pie, enojada-
- Cuando la veas, por favor, dile que me llame… es muy urgente…
- Si, no se preocupe… -Colgó sin ni si quiera dejarla acabar-
- ¿Qué pasó? –Preguntó Maite desde abajo, sentada-
- La mato… ¡te juro que la mato!

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:16 pm

Capítulo 45
- ¿Qué? –Maite no entendía nada- ¿Quién era? ¿Qué pasó?
- Nada, tu espérate… -Se sentó, más tranquila-
- ¿A qué?
- A nada, déjame que sé lo que hago…
La miró como si estuviera loca- Vale…
Al poco rato Dulce volvió, con un bocadillo envuelto en una bolsa de plástico y un refresco.
- Aquí tienes Mai… -Dándole la comida y la bebida- No había otra cosa...
- Muchas gracias… -Sonriendo-
- No tienes que darlas –Le sonrió también y se sentó en la silla, al lado de Anahí-
Estuvieron un rato más en silencio hasta que Anahí dijo:
- Oye cariño… ¿tu mamá no te dijo nada más? Se me hace raro que después de 7 años solo te diga eso… ¿no?
- Bueno... poco a poco, supongo que después de tantos años es dificil saber como reaccionar cuando hablas con ella
- Claro… es que debe de ser muy difícil pasar siete años buscando a tu hija después de haber perdido a otra… -Maite no entendía nada-
- Si… pero ya te dije mis motivos… De todas formas ya le pedí perdón y ella lo entendió…
- ¿Si? Que bueno… -Sonrió falsamente- Pues que bien… -Estuvieron un rato más en silencio hasta que Anahí no aguantó más- Oye Dul… ¿y tú cuantas madres tienes?
Dulce la miró como si estuviera loca- ¿Qué?
- Eso… ¿a cual llamaste? Porque… -Sacó el móvil de Dulce- la mamá con la que yo acabo de hablar estaba súper preocupada porque su hija Dulce todavía no la ha llamado. Así que… ¿tienes otra madre que yo no conozco?
Le quitó el teléfono de las manos- ¡¿La llamaste!?
- ¡No! –Respiró hondo, intentando tranquilizarse y no gritar- No, no la llamé… -Repitió más tranquila- tenía la suficiente confianza en ti y pensaba que no me habías mentido… pero ya veo que me equivoqué
- Annie…
- ¡Annie nada! –Volvió a gritar, sin dejarla acabar y se levantó- Mai… ¿por qué no vamos a la cafetería? Así te acabas allí tu comida y yo me pido algo…
Maite se levantó con la comida en las manos.
- ¡Anahí! –Se puso en pie y acercándose a ella - ¿Te importa dejarme hablar?
- Si, me importa.
Le agarró la mano- Por favor… -Rogó-
- Dulce, me vas a decir lo mismo de siempre y ese cuento ya me lo sé de memoria… ¿vale? -Soltó su mano- Lo importante es que me mentiste y así una relación nunca empieza bien…
Dicho esto se volteó y, con Maite a su lado, caminaron a la cafetería. Dulce volvió a sentarse en la silla, mientras que, Anahí y Maite, en la cafetería:
- Annie… ¿Qué pasó? –Preguntó Maite-
- Es una larga historia… -Con la mirada perdida-
- Si, pero es que no entiendo nada de lo que acaba de pasar… ¿No sé supone que estaba todo bien con ella?
- Pues si, eso se suponía… -La miró- Todo estaba bien, de hecho estaba muy bien…
- ¿Entonces? –Anahí suspiró- Anahí… ¿te importa contarme de una vez lo que pasó, por favor?
Anahí le contó por fin a Maite lo que había pasado, incluida la historia de su hermana.
- Ya, lo sé… -Dijo Anahí, antes de que Maite hablara- Sé que no es tan grave... pero me mintió joder…
- Si, te mintió pero… pues no sé Annie, también tienes que entenderla…
- La entiendo Mai, te juro que la entiendo, pero ya sabes por lo que yo he pasado… ella está pasando casi por lo mismo y lo hace porque quiere, es una tontería… -Maite la miraba, mientras se comía el bocadillo- sólo quiero que sea feliz… Además, creo que hablar con la mamá la va a ayudar a superar la muerte de su hermana… -Maite se quedó callada- Podría haberme dicho que no lo quería hacer… pero no, me mintió… ¡y encima con detalles!
- Vale… ¿y qué vas a hacer?
- No lo sé… -Respondió rauda- Es una tontería, pero quiero que sé de cuenta de que si no habla con su mamá ahora… se va a arrepentir.
- Pero eso es su problema, Annie… ahí no te puedes meter
- No, no es su problema, también es el mío… porque yo no quiero que esté mal.
Maite suspiró- Pues… lo único que te puedo decir es que hables con ella… no puedes hacer otra cosa…
- Eso haré…
En otro lado, el doctor ya había salido, le había explicado que Christopher estaba mejor y que en poco rato le darían el alta.
- ¿Puedo entrar a verlo? –Rogó Dulce-
- Si, claro…
Dulce fue hasta la habitación que el doctor le indicó y entró allí. Christopher la vio entrar y simplemente pronunció:
- Joder… -Mirando a otro lado-
- Hola… -Acercándose a un lateral de la cama- ¿Cómo estás?
- Pues estaba bien hasta que entraste por esa puerta… -La miró- ¿Qué haces aquí?
- Solo quería ver como estabas…
- Bien, ya me viste… ahora te puedes marchar…
- Christopher… ¿en serio quieres que esto acabe así? –Christopher no contestó- … no sé como pedirte perdón… ¿qué quieres que haga para que me perdones?
- Nada, hagas lo que hagas no te voy a perdonar
- Nunca quise hacerte daño…
- ¡Dulce!..¡Nunca quieres hacer daño, pero al final siempre lo acabas haciendo! -Dulce bajó la cabeza-
- No vine a pelear, solo a saber como estás… -Lo volvió a mirar-
- Ya te dije que estoy bien y que te puedes ir
- ¿Por qué no dejas de lado tu orgullo? Te he pedido perdón miles de veces…
- ¡Porque no es cuestión de orgullo! Se trata de que me hiciste daño, hasta hace 2 días estábamos juntos y ahora no me puedes pedir que te perdone y sea tu amigo… porque no, no puedo…
- Ya, sé que necesitas tiempo pero mínimo podrías perdonarme el que te haya engañado… -Christopher guardó silencio- Yo te quiero y siempre me vas a tener aquí para lo que necesites y…
- Si. –No la dejó acabar- Me quieres, pero no de la forma que a mi me gustaría… Vas a estar ahí siempre, pero no de la forma que a mi me gustaría... y mucho menos para lo que necesite -Ahora fue Dulce la que se cayó- Y ahora…déjame, por favor…
Dulce asintió con la cabeza, se volteó y, sin decir nada, salió por la puerta. Al salir se dio cuenta de que Anahí y Maite estaban ya sentadas en las sillas.
- ¿Cómo está? –Preguntó Maite-
- Bien, de lo de la cabeza bien, pero… -Miró a Anahí, volvió a mirar a Maite y suspiró- Bueno… no quiere escucharme, sigue igual…
- Tienes que darle tiempo…
- Lo sé…
- Bueno… yo voy a dentro, a ayudarlo a vestirse… las dejo solas… -Levantándose-
Maite se metió en la habitación, dejando solas a Dulce y Anahí. Dulce miró a Anahí y dijo:
- ¿Ahora si me vas a dejar hablar?
Anahí la miró- Si.

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:16 pm

Capítulo 46
Dulce se sentó en la silla, al lado de Anahí.
- No podía llamarla Annie, entiéndeme… no puedo…
- Si, te entiendo… pero me mentiste Dulce. Si simplemente me hubieras dicho que no querías pu…
- ¿Me habrías escuchado? –No la dejó acabar la frase- Sabes perfectamente que no, Anahí. Me habrías vuelto a decir que tenía que llamarla… y no habrías descansado hasta que lo hiciera…
Anahí suspiró- Si, tal vez si tengas razón en eso, pero lo digo por tu bien… -Le agarró la mano- Mantener a tus padres alejados de ti sin ningún motivo es una tontería…
- No, no es sin motivo…
- Si, si lo es. Tienes que superar de una vez la muerte de tu hermana Dulce…
NSoltó la mano de Anahí- No quiero volver a hablar de esto…
- Esquivar el problema no lo soluciona, solo lo alarga…
- No te pongas filosófica conmigo Anahí…
- Está bien… haz lo que quieras, pero tarde o temprano te darás cuenta de que yo tenía razón… -Se levantó-
Se levantó también- Pero no quiero que estés enfadada conmigo… -Acercándose a ella-
- Demasiado tarde… -Se alejó un poco-
- Te amo… -Volviendo a acercarse-
- Me mentiste –Volvió a alejarse-
- Pero te amo… –Consiguió por fin agarrarla de la cintura- perdóname… ¿si? –Mirándola a los ojos, con una sonrisa-
Anahí intentaba ser firme ante esa sonrisa y negarse, pero no pudo, era imposible-
Se rindió, sonriendo también- No sé como lo consigues pero siempre acabas convenciéndome…
- ¿Entonces me perdonas? –Con una sonrisa considerablemente amplía-
- Si… -Dulce fue a besarla pero ella se hizo un momento para atrás- pero te juro que como me vuelvas a mentir…
- Que si… -Sin dejarla acabar la frase- No te voy a volver a mentir, te lo prometo… Y ahora… -Volvió a acercar su cara a la de Anahí- ¿Me das un beso?
- Pues… -Se separó de Dulce, caminando al lado contrario- No…
- ¿Qué? –Mirándola sorprendida, aunque con una sonrisa-
- Que no, no te beso –Repitió, riéndose- Es tu castigo por haberme mentido… -Le enseñó la lengua en señal de venganza, riéndose-
- No sabía que fueras vengativa… -Fingió estar sorprendida-
- No sabía que supieras mentir… -La miró mal- Hasta donde yo me había quedado lo de mentir no era tu fuerte, ¿no?
- Pues… no…
- Ya, de hecho lo hiciste muy mal. –Se rió-
- Tú te lo creíste…
- Ya… -La volvió a mirar mal-
- ¿Pero en serio no me vas a dar ni un beso? –Acercándose nuevamente a ella-
- Que no… -Se alejó- y ya déjame que estamos en un hospital… -Se rió nerviosa-
- Pues cuando me pidas un beso no te lo voy a dar… -Se sentó en la silla resignada-
Anahí se sentó a su lado y cambió de tema:
- ¿Qué te dijo Christopher?
Suspiró- Que no nos podía perdonar… que necesitaba tiempo...
- ¿No nos quiere ver?
- No… ni si quiera sé lo que estamos haciendo aquí, cuando salga y nos vea acá sentadotas se va a poner más nervioso…
- Pues a mi me da igual como se ponga, yo me voy a quedar aquí…
- Vamos a empeorar más las cosas…
- No vamos a empeorar nada, no lo vamos a dejar solo… -Dulce no contestó a eso-
En pocos minutos Maite apareció por el pasillo con Christopher a su lado. Anahí y Dulce escucharon como Christopher pronunciaba un:
- Joder… -Volvió a repetir-
Anahí y Dulce se levantaron, acercándose a él. Ya en frente de él Anahí extendió su mano para tocarle el brazo pero éste se soltó bruscamente.
- Ni se te ocurra tocarme… -Anahí alejó su brazo- ¿Qué coño haces aquí?
- Ver como estás… -Respondió ella- Eres mi amigo, yo sol…
- ¿Tu amigo? –Se rió falsamente, sin dejarla acabar-
- Si, eres mi amigo y te quiero. –Contestó ella- No quiero que esto acabe así… Llevamos juntos desde que éramos unos mocosos…
- Haberte pensado eso antes de follarte a mi novia... –Miró a Dulce. Anahí guardó silencio- ¿Por qué no me dejáis en paz las dos? –Caminado, intentando dejarlas atrás-
- Porque nos necesitas… -Respondió Dulce-
- ¿Os necesito? –Respondió Christopher, riéndose falsamente- ¡Yo no necesito a nadie! –Dicho esto se alejó por el pasillo-
- Voy con él... –Dijo Maite-
- ¿Te esperamos? –Le preguntó Dulce-
- No... lo voy a acompañar a su casa, no quiero que esté solo… -Respondió-
- Vale… -Dulce sonrió-
Maite corrió detrás de Christopher para alcanzarlo.
Dulce miró a Anahí- Y tú y yo… -Se acercó a ella agarrándola de ambas manos- ¿Por qué no nos vamos a dar una vuelta? –Sonriendo-
- Porque no… -Respondió Anahí desganada, a la par que negaba con la cabeza y se alejaba de Dulce-
- Mi amor…. –Volvió a acercarse a ella, agarrándole la cara para que la mirara- ¿Qué te pasa?
- Me duele estar así con él… -Sus ojos se humedecieron-
- Lo sé... a mi también…. –Seguidamente la abrazó- Pero no podemos hacer nada… él no quiere vernos.
- Me da igual… -Se separó un momento, secándose la lágrima que había conseguido salir de su ojo- Yo voy a hablar con él…
- ¿Ahora?
- No… ahora solo empeoraría las cosas, pero voy a hablar con él se ponga como se ponga

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:16 pm

Capítulo 47
- Vale, pero ahora no pienses en él… ¿Qué te apetece que hagamos?
- Que hablemos… -Respondió seria- Tenemos muchísimas cosas de las que hablar…
- ¿No puedes dejar de pensar en eso?
- No, siempre me dices lo mismo y al final nunca lo hablamos…
- Vale, está bien… tienes razón… pero lo del trabajo habrá que hablarlo con Mai también, ¿no?
- Si, pero también hay que hablar más cosas… yo le voy a mandar un mensaje a Mai para decirle que tenemos que hablar con ella y ahora tú y yo nos vamos a ir a casa a hablar –Agarrándola de la mano, jalando de ella para caminar-
- ¿Y tiene que ser en casa? –Caminado, agarrada a la mano de Anahí-
- Si, porque también tenemos que limpiar…
- ¿¡Limpiar!? –Se soltó de su mano, mirándola incrédula- Es broma, ¿verdad? –Se rió-
- No chiquita… hay que limpiar… ¿quieres que te coma el polvo?
- Pero es que no me gusta limpiar…
- Bueno ya… vamos a casa y punto –Volvió a agarrarla de la mano-
- Vale, pero limpiamos otro día…
- No. –La miró mal-
- Vale… -Aceptó por fin, no muy convencida-
En el coche Anahí le mandó el mensaje a Maite y, en pocos minutos, llegaron al apartamento.
- Creo que me siento algo mal… -Dijo Dulce, entrando por la puerta-
- Ya, claro… tu lo que quieres es no limpiar –La miró mal, riéndose-
- Tal vez… -Riéndose y cerrando la puerta-
- Está bien... –Sentándose en el sofá- Hoy no limpiamos…
- ¿Te he dicho que te quiero? –Se rió, sentándose a su lado-
- Que morro tienes… -Mirándola con una sonrisa y riéndose-
- Bueno… ¿Qué quieres que hablemos?
- Pues… como lo del trabajo no lo podemos hablar hasta que venga Mai vamos a hablar de tus papás… -Dulce suspiró- Ni si quiera te voy a pedir que la llames, mándale un mensaje si quieres… pero contacta con ella. Está insistiendo mucho, dice que es algo urgente… ¿y si tal vez pasó algo?
- ¿Qué va a pasar? No pasó nada…
- Eso tu no lo sabes… ¿qué te cuesta mandarle un mensaje y preguntarle qué pasa? No te cuesta nada…
- Pues que seguro después me va a llamar y no va a descansar hasta que le contesté… ­Apoyando su cabeza en el respaldo del sofá-
- ¿Y cuando te vas a dignar a contestarle?
- Por ahora no tengo planeado hacerlo… -Cerrando los ojos-
- ¿Ah, no? ¿Entonces cuáles son tus intenciones? ¿Alejarte de ellos para siempre?
- No… -La miró- mi intención es olvidar el pasado completa y eternamente…
Silencio-… El pasado hay que usarlo como trampolín, no como sofá…
Soltó una pequeña carcajada, mirándola extrañada- Que filosófica estás últimamente, ¿no? –Riéndose- A ver… ¿qué me quieres decir con esa frase?
Se rió- Pues eso, el pasado está para usarlo como trampolín y pasar página, no para sentarte y lamentarte de lo sucedido…
- Precisamente eso es lo que intento hacer, pasar página.
- Si, pero olvidando el pasado y esa no es la forma.
Largo silencio- Me da igual, no la pienso llamar… -Se levantó, harta de esa conversación-
- Dulce, ven aquí, estamos hablando -Mirándola desde abajo-
- No quiero hablar más de esto
- Vale… -Se levantó- pero tu madre no va a descansar hasta que le cojas el teléfono…
- Tarde o temprano se cansará de llamar…
De repente, en ese mismo momento, el teléfono de la pelirroja sonó. Miró la pantallita y suspiró.
- Es ella, ¿verdad?
- Si…
- Vamos, contéstale… -Intentando acercarse a ella- Dulce, por favor…
- No…
- Si… -Cogiendo el móvil de entre sus manos y llevándolo al oído de la pelirroja- Venga, por favor…
Por fin, Dulce suspiró y le dio al botón verde, contestando a la llamada:
- ¿Bueno? –
- Hija… -La madre de Dulce suspiró, angustiada- Por fin…
- ¿Qué quieres? –Preguntó de súbito, quería hacer la conversación lo más corta posible-
- Hablar contigo, verte… saber como estás…
- Bien, estoy bien…
- ¿Dónde vives? ¿Qué es de tu vida? Dulce… te necesitamos…
Dulce intentó quitarse el móvil de la oreja pero Anahí le hizo una señal como de que aguantara hasta el final.
- Estoy bien mamá… -Volvió a responder-
- Está bien… -Suspiró- Tu padre necesita verte hija… -Su voz empezaba a romperse-
- ¿Mi padre?
- Si… tu padre… tu padre… tu padre está muy enfermo Dulce…
- ¿Qué?
- Si… poco después de que te fueras él cogió una depresión muy fuerte, más adelante le diagnosticaron un cáncer, parecía que estaba controlado pero ya sabes como son estas cosas... el cáncer se expandió… -Dulce escuchó como su madre lloraba- Dulce… no… no le queda mucho tiempo… No quería decirte esto por teléfono pero… no qui…
Dulce no aguantó más y lanzó el teléfono contra el suelo, enfurecida, con los ojos llenos de lágrimas.
En otro lado, Maite había acompañado a Christopher hasta su casa.
- Mai, muchas gracias por cuidarme… -Agradeció Christopher, quien estaba recostado en el sofá-
- No tienes que darlas… -Sentada a un lado del sofá, mirándola con una sonrisa de medio lado- ¿Qué tal estás?
- Mucho mejor gracias a ti… -Sonrió, agarrándole tiernamente la mano-
Maite se puso nerviosa y soltó la mano de Christopher.
- Nunca más voy a dejar que te emborraches en mi presencia… -Sonrió nerviosa-
- Lo siento...
- ¿Cuántas te habías tomado antes?
- ¿Qué? –No entendió la pregunta-
- Pues eso… en casa solo te tomaste tres… te tomaste más antes, ¿verdad?
- Si…
- ¿Cuántas?
Suspiró- Bastantes…
- ¿Por qué bebes de esa forma?
- Porque me olvido de las cosas…
- ¿De qué te sirve? Al fin y al cabo cuando vuelvas a estar sobrio recordarás los problemas… -Christopher fue a hablar, pero ella continuó- Además te sientes mucho peor…
- Ya, pero puedo hacer tonterías y luego no acordarme… esa es la parte positiva…
Eso le dolió- Tal vez no te acuerdas pero por esas tonterías puedes dañar a la gente… -Se levantó-
- Mai… -Se incorporó, sentándose en el sofá- ¿Dije algo el otro día que te hiciera daño

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:17 pm

Capítulo 48
- No… -Respondió Maite con una sonrisa, sonrisa que le costó poner mucho en esos momentos- Bueno… yo me voy a ir ya para el apartamento, estoy cansada y Annie quería hablar conmigo… ¿Podrás cuidarte solo?
- Si… pero ¿de verdad que no te dije nada grosero?
- Que no… -Le volvió a sonreír- No te preocupes…
- Vale…
- Si quieres cualquier cosa me llamas que vengo…
- Si, gracias –Sonrió-
- Cuídate… -Se acercó a su cara y le dio un tierno beso en la mejilla- Te quiero…
- Yo también… -Sonriendo-
Maite salió de la casa de Christopher lo más rápido posible, quería escapar de allí.
En el otro apartamento Anahí no entendía la reacción de Dulce.
- Cariño… -Intentando acercarse a ella- ¿Qué pasa? ¿Qué te dijo?
- ¡¡Joder!! –Gritó con rabia, golpeando la mesa cercana a ella, llorando-
- ¿¡Qué pasa!? –Gritando ella también, como si eso sirviera para que contestara-
- ¡¡*********!! ­–Continuaba gritando, sin contestarle a Anahí-
- ¡Ey! –Consiguió por fin agarrarla de ambos brazos- Tranquilízate…
- ¡Todo es culpa mía! –No hacía caso a Anahí-
- ¡Dulce! –Le agarró la cara intentando que la mirara y así tranquilizarla- Relájate… -Por fin parecía que Dulce la miró y se tranquilizó un poco- ¿Qué pasa? –Acariciándole las mejillas-
- Mi papá… -Dijo entre llantos-
- Tu papá… –Repitió Anahí- ¿Qué le pasó?
- Está mal… está… está mal… -Entre sollozos-
- Ven acá… -Jaló de ella hasta el sofá y se sentó allí con ella- ¿Por qué está mal? ¿Qué le pasa?
- Tiene un cáncer… Annie… -La miró, con miles de lágrimas saliendo de su cara- se va a morir….
- No, no digas eso… -Secándole las lágrimas con los pulgares- Ya veras que se va a poner bien…
- ¡No! –Se levantó- No se va a poner bien, ¡se va a morir, ella me lo dijo! ¿Y sabes por qué? ¡Por qué yo me fui!
Se levantó también- ¿¡Por qué te empeñas en qué todo es culpa tuya!? No es culpa tuya Dulce…
- ¡Si, si lo es!
Suspiró-No lo es… y… sé que es difícil pero cariño, tranquilízate…
- ¡No me puedo tranquilizar!
- No… ¡es más fácil echarte la culpa, ¿verdad?!
- Joder Anahí… -Se volvió a sentar en el sofá, escondiendo la cara bajo sus manos- Primero mi hermana… ¿y ahora mi papá? –Anahí se sentó a su lado- No sé si voy a poder soportar perderlo a él también… -La miró, llorando-
A Anahí le dolía verla así y lo peor de todo es que no podía hacer nada, solo consolarla.
- No…, no lo vas a perder… -La abrazó-
Estuvo por un tiempo abrazándola y, durante el abrazo, le dijo:
- Y si eso pasa…. Dulce, no te puedes hundir… -Dulce solo lloraba- Yo estoy aquí contigo, no voy a dejar que te hundas…
En ese momento Maite entró por la puerta, Dulce se separó de Anahí y se secó las lágrimas.
- ¿Todo bien? –Preguntó Maite, dejando su bolso en la mesa-
- Si… -Respondió Anahí, ya que Dulce no lo hizo-
- ¿Seguras? –Mirando al suelo, donde estaba el móvil de Dulce-
- Si, todo bien Mai… -Repitió Anahí-
Dulce estaba ahora de pie y de espaldas, secándose las lágrimas e intentando tranquilizarse.
- ¿Cómo está Christopher? –Intentó cambiar de tema Anahí-
- Pues… de lo de la cabeza bien… -Se sentó al lado de Anahí- ¿De qué teníamos que hablar?
Interrumpió Dulce- Voy un momento al baño… -Aún de espaldas y con la voz rota- Ya vuelvo…
En cuanto Dulce entró en el cuarto:
- ¿Qué pasa? –Preguntó Maite-
Anahí suspiró, sin contestar.
- ¿Annie? –Deseando una respuesta por parte de la castaña-
- Pues… se acaba de enterar de que su papá tiene un cáncer muy fuerte y… no le queda mucho tiempo…
- Joder… -Maite se había quedado casi sin palabras y eso fue lo único que le salió- La pobre… su hermana y ahora…
- Ya, lo sé… pero creo que ahora necesita estar un ratito sola…
- Bueno… ¿De qué teníamos que hablar?
- Tenemos que buscar trabajo Mai… dentro de poco no vamos a poder pagar el alquiler…
- Si, tienes razón, pero va a ser difícil encontrar algo…
- Ya, igualmente hay que intentarlo y con urgencia…
- Vale, pues mañana salimos a buscar trabajo pero yo ahora me voy a dormir…
- No sé ni como tienes los ojos abiertos, seguro que no has dormido en toda la noche…
- Algo dormí pero si, tengo sueño… -Se rió- Me voy a dormir, si pasa algo me avisas
- Vale –Le sonrió-
Maite se metió en su cuarto y Anahí, después de esperar un buen rato a que Dulce saliera, decidió entrar al baño. Al entrar se dio cuenta de que Dulce se estaba duchando. Nuevamente, y sin pensárselo dos veces, abrió la mampara.
- ¿Estás bien? –Dulce estaba apoyada en la pared de la ducha, mientras caía agua por su cabeza-
- No… -La miró-
Anahí entró en la ducha y cerró la mampara. Automáticamente se empapó, cosa que no le importó.
- Pensé que me ibas a avisar cuando te fueras a duchar para ducharnos juntas… –Dijo ella, intentando sacarle una sonrisa a la pelirroja, y lo consiguió- Dulce… -Le agarró la cara, apartándole el pelo mojado que caía por su frente- No voy a dejar que te encierres en ti misma…
- No voy a poder aguantar otra pérdida más… -Agachó la cabeza, nuevamente sus lágrimas luchaban por salir-
- Dios… -Suspiró- No soporto verte así y es que… no sé que decirte…
Volvió a levantar la cabeza- No hace falta que digas nada…
la besó, pero esta vez ese beso era extraño, salvaje, loco… Anahí lo notó. Dulce la estaba besando con rabia, como intentando desahogarse y eso no le gustaba. Aún así correspondió al beso; Dulce la pegó a la pared y empezó a besar y morderle el cuello con brutalidad.
- Dul…
Dulce no respondía, estaba fuera de sí, ahora sus manos estaba en el trasero de Anahí, apretándolo contra sí. De un momento a otro tiró de la camisa de botones de Anahí, quitándola de la forma más salvaje posible. Anahí no entendía lo que estaba pasando…. esa no era Dulce. La forma en que la tocaba le recordaba al chico que la había violado antes, lo hacía con brutalidad.
- Dulce…
Dulce tiró del pantalón de Anahí, consiguiendo así desabrocharlo. La pelirroja estaba rabiosa, necesitaba hacerla suya, no sabía por qué, pero lo necesitaba. Anahí estaba cada vez más nerviosa y angustiada:
- ¡Dulce! –La separó por fin- ¿Se puede saber qué coño te pasa? –Con la respiración agitada porque, aunque eso no le gustaba, la había dejado excitada-
Por fin Dulce se dio cuenta de lo que había hecho, se separó.
- Perdóname… No sé… no sé que me pasó, perdóname… -Volvió a repetir, saliendo de la ducha

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:17 pm

Capítulo 49
Dulce Salió de la ducha, cogió una toalla y, mientras se la amarraba al cuerpo, salió del baño, lo más rápido posible. Sin embargo Anahí se quedó bajo el grifo, mirando el suelo de la ducha y sin saber muy bien que hacer. Varios minutos después, con ropa incluida, salió de la ducha. Al salir se dio cuenta de que no tenía toalla y tuvo que salir totalmente empapada, encontrándose con Maite.
- ¿Qué haces así? –Mirándola de arriba a bajo- Normalmente la gente se baña sin ropa…
- ¿Tú no te ibas a dormir?
- No puedo dormir de día… Toma anda, así te vas a congelar… -Dándole una toalla- ¿Qué te pasó?
- Nada… -Tapándose con la toalla, secándose- ¿Dónde está Dulce?
- Se fue a su cuarto, no dijo nada. ¿Me explicas que pasó?
- Me voy a cambiar… -Caminando hasta su cuarto-
- Vale, pero después me cuentas…
Anahí entró en su cuarto sin contestarle. Al entrar se desnudó para poder secarse mejor y, seguidamente, se puso uno de sus camisones, sin darse cuenta de que se había olvidado de la ropa interior. En pocos minutos volvió a salir con la ropa empapada en la mano, caminando hasta la cocina. Maite la siguió.
- ¿Y bien?
- Mai, ¿qué quieres? –Sin mirarla, metiendo la ropa en la lavadora-
- Que me cuentes lo que pasó…
- Nada no pasó nada, ¿vale? –Acabó su trabajo y la miró-
- Ya, claro… -Cruzándose de brazos- A mi no me mientes…
Suspiró- Mai, no te lo puedo contar, da igual… voy a hablar con ella –Anahí se dirigió al cuarto de Dulce-
- Anahí… -Anahí se paró, de espaldas- ¿Pretendes hablar con ella o provocarla para acabar en la cama? –Se rió-
- ¿Perdón? –Se volteó, sorprendida- ¿Por qué dices eso?
Maite dirigió la mirada al camisón de Anahí, consiguiendo así que ésta también lo hiciera y se diera cuenta de lo que pasaba:
- Eh… con las prisas no me di cuenta de que no me puse la… ropa interior… -Dijo vergonzosa. Maite continuaba riéndose- ¡No te rías! Es verdad…
- Vale vale… -Fue bajando la intensidad de su risa-
- Me voy a cambiar… -Dirigiéndose ahora a su cuarto-
- Está bien… -Soltando una pequeña carcajada-
Anahí volvió a meterse en su cuarto, se quitó el camisón, se puso la ropa interior y volvió a ponerse el camisón. Nuevamente salió de su cuarto y esta vez se dirigió directamente a la habitación de Dulce. Entró y se encontró a Dulce acostada en la cama con la mirada fija en la pared.
- Dul… -Apoyada en la puerta, mirándola. Dulce no contestó- Perdóname por haber reaccionado así pero… -Cerrando la puerta y sentándose en la orilla de la cama-
- No, perdóname tu a mi… -Contestó sin dejarla acabar y aún sin mirarla- No sé que me pasó…
Se quedó callada por bastante rato- ¿Qué te pasó? Esa no eras tú…
- Ya te dije: no sé lo que me pasó… -Continuaba sin mirarla-
- ¿Por qué no me miras?
- Porque no entiendo qué es lo que me pasó hace rato… no lo entiendo… -Volvió a repetir-
- Dulce… -La tocó por el hombro- No te claves con eso, ya está… no pasa nada…
- ¡Si, si que pasa! –La miró por fin- Te diste cuenta de cómo me puse Annie… eso no es normal, no lo es… -Anahí guardó silencio- Déjame sola… -Volviendo a su posición inicial-
- ¿Segura que quieres quedarte sola?
- Si, por favor…
Suspiró- Está bien… -Levantándose- Si me necesitas ya sabes donde encontrarme…
Anahí salió del cuarto de Dulce, con la cabeza gacha. Al salir se encontró, nuevamente, con Maite mirándola.
- ¿Qué?
- ¿Qué de qué?
- ¿Qué pasó?
- Mai… nada, ¿vale? Ya está… -Caminando hasta la cocina-
- Es que no entiendo porque no me lo quieres contar… -Caminando detrás de ella-
- Porque no, esto no.
- ¿Por qué?
- ¡Porque no! ¡Por UNA –Recalcó con énfasis- sola cosa que no te cuente el mundo no se va a caer!
- Precisamente por eso… siempre me lo cuentas todo, ¿por qué esto no?
- Porque no… -Sirviéndose agua en un vaso-
Maite fue a hablar pero Anahí no la dejó y, ya nerviosa contestó:
- ¡Maite, ya está! ¡Déjame! –Caminando hasta su cuarto-
Anahí se metió en su cuarto, no sin antes pegar un fuerte portazo. Maite recibió una llamada:
- ¿Bueno?
- ¡Qué onda Mai!
- ¿Chris?
- ¡Sí!
- ¡Hola! –Feliz por escuchar a su amigo- ¿Dónde se metieron? ¡Hace muchísimo que no sé de ustedes dos!
- Pues justo para eso te llamaba… ¿qué tal si quedamos para almorzar todos juntos? Cómo en los viejos tiempos… -Se rió-
- ¿Todos? ¿Juntos?
- Si, ¿por qué? ¿Pasa algo?
- Si, muchas cosas…
- ¿Cuáles?
- Pues mira, en resumen: Christopher y Dulce lo dejaron porque Dulce se acostó con Anahí ; Anahí y Dulce están juntas y Christopher acaba de salir del hospital…
- ¡¿Qué!?¿Dulce es homosexual? ¿¡Anahí es homosexual?! ¡¡¿Qué le pasó a Christopher!!?
Se rió- ¿Ves? Han pasado muchas cosas… pero bueno, ya veré si puedo conseguir que se junten todos… tu ven después con Poncho… ¿a las 3 te va bien?
- Perfecto…. Mai…
- Dime.
- Poncho y yo también tenemos muchas cosas que contarles…
- Bien, así no nos aburriremos –Volvió a reírse- Te veo luego… bye. –Colgó-

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.