Un amor inevitable

Página 3 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:18 pm

Capítulo 50
Maite estaba en un problema. Tenía que juntarlos a todos y eso era imposible. Aún así, fuera como fuera, tenía que intentarlo:
- Annie… -Entró en el cuarto de Anahí-
- Te dije que no te vo…
- No es eso. –Sin dejarla acabar- Es que… Chris llamó…
- ¿Chris? ¿Chris mi Chris? ¿Chris, Christian? ¿Christian, nuestro Christian? –Sorprendida-
- Si Annie, ese Chris... –Se rió-
- ¡Por fin! –Feliz- ¡Hacía mucho que no llamaba!
- Pues si….
- ¿Y? ¿Qué pasa?
- Pues… que… quiere venir a almorzar con Poncho…
- Ah, bien. –Sonriendo ampliamente- Nos hace falta compañía…
- Annie… quiere que almorzemos todos… juntos…
Se le quitó la sonrisa- ¡¿Todos!? –Maite asintió- No se puede Mai… Christopher no va a venir, y aunque venga… ¿te imaginas como sería la situación?
- Si, me lo imagino pero… hace mucho tiempo que no estamos juntos y que no vemos a Chris y Poncho…
- Ya, pero podemos ir a comer a un restaurante, sin Christopher…
- No sería lo mismo…
- Vale, pues almuercen ustedes, yo y Dulce no.
- ¿Sabes lo que significa: TODOS? –Anahí fue a contestar pero ella continuó- En ese “todos” estais incluidas tú y Dulce.
- Mai… -Suspiró- No quiero que me haga daño y mucho menos hacerle más daño a él…. Esa cena solo lo empeoraría todo…
- A lo mejor sirve para que hable contigo…
- ¿Qué hable conmigo? –Se rió irónica- Lo único que va a hacer es insultarme… y para escuchar sus idioteces me quedo en mi cama. Además… Dulce está pasando por un mal momento…
- Eso le puede servir para animarse…
- ¿Animarse? Todo lo contrario…
- Joder Annie… no seas tan negativa.
- No soy negativa, soy REALISTA –Dijo con énfasis y muy despacio-
- Vale… vamos a hacer una cosa, yo llamo a Christopher y le pregunto si quiere venir, si me dice que si le digo que solo si os trata bien y si me dice que no pos comemos sin él… ¿va?
- No sé Mai… no estamos para fiestas…
- No es una fiesta, es un almuerzo así que no hay nada más que hablar… -Sacando su móvil y marcando el número de Christopher-
- ¿Maite? –Respondió Christopher al otro lado de la línea-
- Si –Sonrió- ¿Cómo estás?
- Bien, mejor… ¿para que me llamas? No es que me moleste, solo por saber… -Explicó para evitar mal entendidos-
- Pues… sé que tal vez es una locura y si me cuelgas lo voy a entender…
- Me das miedo… -Se rió- ¿Qué pasa?
- Chris me llamó…
- ¿Está vivo? Que sorpresa… -Volvió a reírse-
- Pos si, está vivo y… quiere venir a almorzar, a las tres, todos..., juntos… -Christopher guardó silencio- ¿Qué me dices?
- Sabes perfectamente mi respuesta
- ¿Hasta cuando vas a estar así? –Anahí escuchaba atentamente-
- Hasta que no me duela mirarlas a la cara.
- Pero podrías arreglar las cosas, ¿no crees? Ellas no se merecen como las estás tratando…
- Y yo no me merecía que me engañaran…
- Ya te pidieron perdón… miles de veces…
- Eso no significa que las pueda perdonar… y tu ya lo sabes Mai, no sé porque me estás diciendo esto ahora…
- Porque creo que ahora es el momento de que soluciones las cosas… -Christopher fue a hablar pero ella continuó- No te pido que las veas a diario, solo que las perdones… y si necesitas tiempo para normalizar las cosas pues les pides tiempo, pero perdónalas…
uspiró- Está bien… iré… solo por un rato…
- Vale –Con una sonrisa de lo más amplia- Te espero aquí a las tres… -Anahí se sorprendió al escuchar eso. Maite colgó-
Maite se volteó para mirar a Anahí con una sonrisa.
- ¿Y? –Preguntó nerviosa Anahí-
- Viene a las tres.
- ¿En serio? –Realmente sorprendida-
- Si. –Sonriendo- No sé como pero lo conseguí…
- Pues que bien, pero ahora hay un problema…
- Ya, la comida, no sé que voy a hacer… hay muy poco tiempo -Caminando hasta la cocina-
- No, no es la comida... –Caminando detrás de ella-
- ¿Entonces? –Aún así continuó su camino a la cocina-
- Dulce…
- El almuerzo la puede ayudar a animarse
- Pero es que no es solo lo de su papá…
Se volteó para mirarla- ¿Entonces qué es? –Anahí guardó silencio- Si no me dices lo que es no puedo aconsejarte…
- Es una tontería, da igual.
- Pues vale… como quieras –Harta de pedirle que se lo contara-
- Voy a comentarselo, a ver que dice...
- Vale.
Anahí, nuevamente, fue al cuarto de Dulce. Tocó y abrió despacio. Al entrar se dio cuenta de que Dulce estaba en la misma postura que antes, pero esta vez estaba dormida. Se sentó a su lado, mirándola con una sonrisa. Al sentarse Anahí movió la cama y eso provocó que Dulce se despertara.
- Perdón, no quise molestarte… -Se disculpó Anahí-
- No pasa nada… -Respondió Dulce- ¿Qué haces aquí?
- Pues… venía a contarte algo… -Dulce la miraba, esperando a que se lo contara- Chris llamó y quiere venir a comer a las tres todos, juntos… -Dulce fue a hablar pero Anahí continuó- Mai llamó a Christopher… y él le dijo que si iba a venir…
- ¿Va a venir? –Sorprendida-
- Si, Mai lo convenció…
- Tienes claro que no vamos a ir, ¿verdad? Solo va a venir para echarnos en cara lo que pasó…
- No, dice que quiere arreglar las cosas…
- ¿En serio? –Cada vez más sorprendida-
- Si, yo me quedé igual que tú… -Se rió- Bueno… ¿qué me dices?
- -Suspiró incorporándose- No sé Annie… no me apetece mucho…
- ¿Y que piensas hacer? ¿Pasarte todo el día tirada en esta cama? No…
- Pero…
- Pero nada. –No la dejó acabar- Decidido, estaremos en el almuerzo.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:19 pm

Capítulo 51
- No creo que sea buena idea…
- Mi amor… él ya dijo que quiere arreglar las cosas, eso es lo que queríamos, ¿no?
- Pues si, pero me parece que es muy temprano como para que él quiera arreglar las cosas… se me hace muy raro
- Pues si, a mi también pero ya, no nos vamos a echar atrás…
Volvió a echarse hacia atrás, apoyando su cabeza en la almohada—Está bien… iremos…–Anahí sonrió-
- Y… ¿Cómo estás? –Poniendo su mano en el muslo de Dulce- No me gusta verte así…
- Estoy bien… nada más que lo de mi papá me dejo… mal… y encima lo que pasó en la ducha…
- En la ducha no pasó nada…
- Si, si pasó… -La miró-
- No tiene importancia… ya te dije que no te claves con eso Dul…
- Demasiado tarde…
- Vamos a ver cariño… -Quitó su mano del muslo de la pelirroja y la cogió de la mano- Te acabas de enterar de lo de tu papá, estabas nerviosa, rabiosa, enojada… Pasó así y punto… Ya me pediste perdón y yo te perdoné… ya está, no pasa nada.
Por fin le sonrió, aunque de medio lado- Gracias…
- No me las tienes que dar… -Sonriendo-
- Oye… -Comenzó Dulce, en tono meloso- ¿Me apapachas?
- Ven aquí anda… -Abriéndose de brazos, soltando una corta carcajada-
Dulce, con una sonrisa, se acostó al lado de Anahí, recostando la cabeza en su pecho mientras esta la abrazaba.
- Es que si no te lo digo no me apapachas… -Le reprochó Dulce medio en broma medio en serio, ya cómoda-
- Bueno… estaba despistada –Se rió- Ahora te apapacho todo lo que quieras… -Acariciándole la espalda por encima de la ropa-
Estuvieron un rato más así, en silencio y abrazadas, hasta que Anahí dijo:
- Dul…
- ¿Qué?
- ¿Qué vas a hacer con lo de tu papá?
- Pues se va a morir, no soy médico para curarlo…
Se incorporó- ¡No hables así! –Le dio un golpecito en el brazo- Me refiero a si no vas a ir a verlo o… a hablar con él, no sé… -Mirándola desde arriba-
Suspiró- No lo sé… no sería capaz de verlo Annie… no después de saber que él está así por mi culpa…
- ¡Dulce! En serio… ¡me voy a enojar ya! ¡Te he dicho miles de veces que NO –Recalcó con énfasis- es culpa tuya!
- Si lo es… -Respondió muy calmada-
- ¡Dios! –Hizo el ademán de levantarse-
- No, no te vayas… -La agarro del brazo, consiguiendo que volviera a acostarse-
- Estoy harta de que te eches la culpa
- Lo hago porque es culpa mía
Se volvió a incorporar, mirándola- O te callas o te juro que te doy una cachetada –Mirándola mal desde arriba-
- ¿Una cachetada? –Sonrió pervertidamente- Dámela… -Sonriendo y volteando la cara de forma que quedaba su mejilla enfrente de Anahí-
- Eres… mala…. -Mirándola, sin mover la mano-
- ¿Ah, si? –La miró sin dejar de sonreír- ¿Por qué?
- Porque sí, eres mala… -Ahora fue ella la que recostó su cabeza en el pecho de Dulce- Pero yo te quiero igual… -Soltó una carcajada-
- Lo sé -Dijo muy segura de sí misma, riéndose-
- Eres una creída
- Bueeeno... ¿algo más que me quieras decir?
- No -Riéndose-
Estuvieron en silencio por un tiempo, hasta que Dulce dijo:
- Annie…
- ¿Qué? –Recostada en su pecho-
- No quiero estar aquí cuando mi papá se muera…
La miró- ¿Dónde quieres estar?
- Lejos, dónde no me puedan llamar para darme la noticia…
- ¿Huir?
Suspiró- No…
- Si y no voy a dejar que hagas eso… si tu papá se muere lo vas a superar… no pienso dejar que hagas lo mismo que hiciste cuando pasó lo de tu hermana.
- ¿Por qué siempre tienes que sacar ese tema?
- Porque si… no entiendo como es posible que después de siete años sigas culpándote…
- Si lo hago es porque es mi culpa y ya, estoy harta de acabar hablando siempre de lo mismo – Quitó a Anahí de encima suya y se levantó-
- Dulce… -Se levantó también. Dulce la escuchaba de espaldas- Perdóname, hoy tenemos el almuerzo… no quiero que estés enojada conmigo…
Se volteó- No estoy enojada contigo… pero no quiero hablar siempre de lo mismo…
- Pero es que huyendo del tema no solucionas nada…… Cariño… -Se acercó a ella- cuando tu papá… se muera… -Le costó pronunciar esas palabras- yo voy a estar aquí para consolarte… no tienes porque alejarte del mundo para sufrir tu sola…
- Ese es tu problema… -Anahí no entendió eso- Yo no soy como tú Anahí, yo no necesito que la gente venga a consolarme cuando estoy mal... Yo sola me basto para salir adelante
- Si, ya veo cual es tu forma de salir adelante…
- Annie… olvidemos este tema de una vez…
- Está bien, haz lo que te de la gana… -salió del cuarto, pegan un portazo-
- Annie… -Salió detrás de ella-
Maite escuchó el portazo que había dado Anahí así que salió de la cocina para ver lo que pasaba.
- Mi amor… no te enojes, solo que no quiero hablar más de esto…
- ¡Nunca quieres hablarlo! –Se volteó, mirándola- ¡¿Por qué te empeñas en hacerte daño!?
- ¡Anahí ¡Mi hermana está muerta y mi padre lo va a estar dentro de 2 días! Y todo por mi culpa… ¡¿Cómo no quieres que me haga daño!?
- Te lo repito por milésima vez… ¡NO es culpa tuya!
- Oigan… ¿por qué no se tranquilizan un poco? –Interrumpió Maite-
- ¡Ah, ¿no?! ¿¡Entonces de quien coño es la culpa!? -Continuó Dulce-
Suspiró, intentando calmarse- Tuya no…
- No entiendes nada Anahí… -Dicho esto caminó hasta la puerta-
- ¿Y ahora a donde vas? –Caminando detrás de ella-
- ¡Lejos de aquí, donde no te escuche decirme lo mismo de siempre!
- Si, ¡vete a hundirte tu sola! ¡¡Masoquista!! –Gritó con rabia. Dulce la miró de forma que hasta miedo daba-

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:19 pm

Capítulo 52
- Bueno… me parece que vamos a tranquilizarnos todas un poquito… -Dijo Maite, intentando poner calma- Después es el almuerzo y es mejor que haya un buen ambiente… -Sonriendo-
- Yo no pienso estar en ese ridículo almuerzo… -Dijo Dulce-
- ¿Cómo que ridículo? –Saltó Anahí- ¡Aquí la única ridícula eres tú! –Respiró hondo, intentando no decir más groserías- Ya veo todo lo que te importa que Christopher nos perdone…
- ¡Joder Anahí! ¡Son muchas cosas juntas! Mi papá, mi hermana, Christopher, tú, yo, la cena, el trabajo, la casa… ¡déjame en paz! -Ahora sí salió de la puerta, pegando un gran portazo y sin escuchar ninguna contestación por parte de Anahí-
- Vale… no entiendo nada… -Dijo Maite, mirando a Anahí-
Después de pensarlo por un tiempo Anahí dijo:
- Joder… -Caminando hasta la puerta-
- ¡¿Y a donde vas ahora!? –Preguntó Maite, quien estaba totalmente perdida en la discusión. Anahí no contestó- ¿Os espero para la cena?
- ¡Si! –Dijo antes de cerrar la puerta-
Anahí salió corriendo, no sabía por qué pero no podía dejar que Dulce se fuera así… de alguna u otra forma tenía razón en algunas cosas. Pocos metros más lejos de la salida del edificio la vio caminando lentamente. Continuó corriendo hasta que, ya casi detrás, dijo:
- ¡Dulce!
Dulce se volteó, mirándola sorprendida.
- Perdóname… -Dijo simplemente, ya que su respiración no le permitía pronunciar más palabras-
Dulce supuso que Anahí quería decir algo más así que dejó que la castaña calmara su respiración y continuara hablando.
- Sé que son muchas cosas juntas… y lo de tu papá solo empeoró las cosas… -Dulce no dijo nada, así que ella continuó- Tal vez me pasé un poco… pero tú ya sabes lo que yo pienso y… si te digo lo que te digo es porque te amo y me duele verte así… Me da mucha rabia que te hagas daño tu misma… -Dulce volvió a guardar silencio, aunque continuaba mirándola fijamente- ¿No vas a decir nada? –Dulce se quedó callada nuevamente- Llegué hasta aquí corriendo, casi me da un paro cardíaco ¿y te quedas callada?
Dulce soltó una pequeña risa, agarró la cara de Anahí y la besó. El beso no fue para nada pasional, simplemente la besó para callarla.
- Buena respuesta… -Dijo irónica Anahí después del beso-
- Parecías un loro…
- Estaba intentando arreglar las cosas…
- No tenías que arreglar nada cariño… -La agarró de la mano- Todo, absolutamente TODO –Recalcó con énfasis-, lo que dijiste ya lo sabía…
- ¿Entonces por qué te fuiste así?
- Porque no tenía ganas de pelear más… Pero ya… vamos a dar una vuelta - Intentando caminar, jalándola de la mano-
- Tenemos que ir a ayudar a Mai con lo del almuerzo... –Jalando al lado contrario para no caminar-
Dejó de jalar y suspiró- El almuerzo…
- Si, el almuerzo. Y vamos a ir –Dulce rodeó los ojos- No te entiendo… -Le soltó la mano- Te juro que intento entenderte y ponerme en tu lugar… pero es que no me entra en la cabeza que seas así.
- ¿Así como?
- Así… -Señalándola con la mano- Te destruyes a ti misma, no lo entiendo.
- ¿Qué tiene que ver eso? Estamos hablando del almuerzo…
- ¿No se supone que quieres arreglar las cosas con Christopher? ¿Por qué no quieres ir?
- Porque sé que no va a arreglar nada, todo lo contrario.
- ¿Si no vas como lo sabes?
- Porque si Annie, lo sé…
- Pues a mi me da igual, tu vas a ir al almuerzo, conmigo. Y ahora vamonos… -Dio dos pasos y se dio cuenta de que Dulce se quedó allí parada- Dulce, vámonos. –Volvió a repetir, estirando la mano-
Volvió a suspirar- Está bien… -Caminando y agarrándole la mano-
Y así, agarradas de la mano, volvieron al apartamento. Al entrar se dieron cuenta de que Maite estaba aún en la cocina, así que fueron hasta allí.
- ¿Necesitas ayuda? –Dijo Anahí, con una sonrisa-
Maite se volteó parar mirarlas, sorprendida:
- Me sorprendéis… ¿ya está todo solucionado?
- Si –Se rió Dulce-
- ¿Bueno, qué? ¿Necesitas ayuda si o no? Yo tengo dos manos libres –Dijo Anahí, ofreciéndose a ayudar con una sonrisa-
- Tuya definitivamente no. –Contestó burlona Maite-
- Entonces te ayudo yo –Dijo Dulce con una sonrisa-
- Está bien –Respondió Maite, sonriendo también-
- Ah, ¿ella si y yo no? –Fingiendo estar molesta mientras Dulce buscaba un delantal-
- Pues si, porque ella si sabe cocinar, tu no.
- Te recuerdo que ella quemó la cena TRES –Recalcó con énfasis- veces.
- La diferencia es que ella quema la cena y tú la cocina…. –Esa frase provocó la risa de Dulce-
Anahí se rió falsamente mientras Maite y Dulce volvían al trabajo.
- ¿Y yo qué hago? –Preguntó aburrida Anahí-
- Mirar –Respondió Dulce-
- ¿A ti? –Se rió pervertidamente-
Dulce la miró, sonriendo de la misma forma, pero antes de que pudiera decir nada Maite dijo:
- ¡No! No quiero oír la salvajada que le vas a contestar… -Anahí y Dulce se rieron- Uff… que difícil va a ser vivir con dos lesbianas que, además, son novias…
- Tu no te preocupes Mai, si te pones celosa te podemos hacer un hueco en la cama…-La miró con una sonrisa pervertida-
- ¡No, por dios! –Contestó rauda ella, con expresión de asco. Dulce se reía-
Después de estar por un rato más riéndose cada una volvió a su trabajo. De un momento a otro Maite dijo:
- Oigan, había pensado que mañana podríamos salir las tres a lo de buscar trabajo.
- Buena idea. –Contestó rauda Anahí- Cuanto antes mejor

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:19 pm

Capítulo 53
Maite y Dulce se encontraban, ahora, amoldando la masa para unas croquetas y de repente sonó el móvil de Dulce. La pelirroja miró a Anahí, en señal de que no iba a contestar.
- Contesta… -Respondió Anahí a esa mirada, mirándola de forma asesina-
- No puedo… -Mirando sus manos, las cuales estaban llenas de la masa de las croquetas-
Anahí se acercó rauda a Dulce, cogió un trapo y le limpió rápidamente las manos.
- Nada de excusas, contesta. –Maite no entendía nada-
- Annie… por favor… -Agarrando el teléfono, pero sin contestar-
- Contesta. –Repitió-
Dulce, después de suspirar, le dio al botón verde, contestando.
- Mamá… -Sabiendo ya quien era-
- Hija por dios… -Respondió la mamá al otro lado de la línea- te suplico que no me vuelvas a colgar…
- Está bien, no te cuelgo…
- ¿Dónde estás viviendo?
- En España, en el centro…. ¿Por qué? ¿Qué quieres?
- ¿Cómo que qué quiero? ¡Tu papá se está muriendo! ¿No vas a venir a verlo a México? –Dulce guardó silencio- ¡No seas tan egoísta Dulce! –Eso le dolió a Dulce, quien ya tenía lágrimas luchando por salir- Solo te pido que vengas a verlo… quiere despedirse de ti.
- Mamá, entiéndelo… NO PUEDO –Recalcó con énfasis-
- ¡¿Pero por qué no puedes!? ¿Qué te hicimos nosotros para que te fueras así?
- Nada, ustedes no me hicieron nada…
- ¿Entonces?
- Entonces nada…
- Dulce…. Tu hermana está muerta, ¡acéptalo de una vez…!
- ¡No hace falta que me lo recuerdes! –Caminando hasta el salón, nerviosa. Anahí la siguió mientras Maite las miraba- ¡Sé mejor que nadie que mi hermana está muerta!
- Siento habértelo dicho de esa forma Dulce, pero…
- ¡Pero nada! –La interrumpió- ¡Mi hermana está muerta y mi padre lo va a estar dentro de unos días! Lo siento, pero no pienso ir a despedirme de él porque no, no soportaría otra despedida…
- Dulce…
- Mamá… –Nuevamente la interrumpió- Os quiero con todo mi corazón… pero no puedo ir, perdóname… -Dicho esto colgó-
Dulce, después de colgar, se sentó en el sofá, mal. Anahí la miraba de pie, esperando a que le dijera algo.
- No puedo … -Dijo Dulce con la voz rota-
Anahí, sin decir nada se sentó a su lado, mirándola.
- Me dijo egoísta… -Ya alguna lágrima empezaba a salir. Anahí agarró su mano- Quiere que vaya a despedirme de mi padre… pero no puedo ir a ver como se muere…. -Anahí no hablaba, ahora tenía sus manos en la cara de Dulce, secándole las lágrimas- no puedo… -Repitió- Annie…¿Qué hago?
- Cariño… -Con sus pulgares en la cara de Dulce- Tu ya sabes lo que yo pienso… -Dulce fue a hablar pero ella continuó- Tu mamá te entiende a ti, pero ¿tu la entiendes a ella? Dul… Asesinaron a su hija, su otra hija se marchó por más de 7 años y ahora su marido se va a morir… ¿Cómo crees que tiene que estar?
- Mal… -Respondió Dulce-
- Y tu papá… -Continuó ella- Lleva muchísimos años sin verte, tal vez necesita despedirse de ti… tal vez necesita decirte algo… ¿Alguna vez les diste la oportunidad de que hablaran contigo? –Dulce negó con la cabeza, entre lágrimas- Pues tal vez es eso lo que ellos necesitan… sobretodo tu papá que sabe perfectamente que no te va a volver a ver…
- Vale, tienes razón en todo… pero es que yo no podría soportar estar a su lado ahora, mientras se está muriendo por mi culpa, ¡no puedo!
- ¡¡Qué no es por tu culpa!! –Respondió gritando, quitando las manos de su cara-
- Está bien, ¡por lo que sea! –Intentando no discutir- El punto es que no podría estar ahí… ¡me destrozaría aún más! –Anahí fue a hablar pero la pelirroja continuó- Llevo toda mi puta vida huyendo de la imagen de mi hermana entre mis brazos, muerta... ¡y esto sería como volver al pasado!
- No, no es volver al pasado… Tu hermana ya está muerta, Dulce.
- Otra vez… -Se levantó- ¡¿No pueden dejar de recordármelo a cada momento!?
- Déjame acabar la frase… -Levantándose también- Tu herma está muerta… -Repitió- Pero tu papá no, tienes la oportunidad de pedirle perdón y hablar con él, por última vez… ¿La vas a dejar pasar?
- De cualquier forma ya llego tarde… habría que llegar hasta México, y de aquí a allá son más de 16 horas…
- No, no es tarde… tenemos tiempo de ir al aeropuerto y coger el primer avión que salga para México…
Se volteó, mirándola- ¿Y el almuerzo? ¿Y Christopher?
- Tu papá es mucho más importante que el almuerzo y que Christopher.
- ¿Vendrías conmigo?
- Por su puesto… si quieres, claro…
- Claro que quiero… pero ¿con qué dinero?
Buena pregunta la de Dulce. Anahí no había pensando en eso, así que improvisó:
- Con el poco que nos queda… esto es importante, ya nos buscaremos la vida…
- Annie… ¿Me estás hablando en serio?
- Completamente…
- Esto es una locura…
- Lo sé…
- No, me niego… casi no hay dinero… si nos lo gastamos en el viaje no vamos a tener para pagar el alquiler… Vamos a acabar durmiendo debajo de un puente… -Anahí guardó silencio, Dulce tenía toda la razón- Me despido de él por teléfono y ya…
- No, pero yo quiero que vayas allá y lo veas… tienes la oportunidad y esta si que es la última.
- Pero si no hay dinero no puedo hacer nada…
Ambas se quedaron calladas por un tiempo, hasta que a Dulce se le ocurrió algo:
- Espérate… -Buscando su móvil-
- ¿Qué vas a hacer?
Dulce no contestó, marco un número de teléfono y habló.
- Mamá…

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:19 pm

Capítulo 54
- Hija... me sorprende que me llames…
- Perdóname por todo lo que te dije… Voy para allá…
- ¿En serio? –Ahora su voz sonaba feliz- ¿Vas a venir?
- Si… quiero despedirme de papá… -La madre de Dulce iba a hablar pero ésta continuó- Solo hay un problema…
- ¿Cuál?
- Me da vergüenza decirte esto pero… No tenemos dinero para pagar el pasaje…
- ¿Tenemos? ¿Quién más va a venir?
- Pues…. Anahí...
- ¿La amiga con la que hablé?
- Si, esa misma, pero… no… no es mi amiga, es mi novia… -Anahí se sorprendió-
- Tu… noviA.. –Recalcó esa “a”-
- Si… -Soltó una pequeña carcajada- Es una larga historia…
- Bueno… pues no te preocupes, yo pago el billete tuyo y el de tu… de... Anahí…-Rectificó-
- ¿De verdad?
- Claro que sí hija
- Gracias má… ¡te quiero! Vamos a hacer las maletas, adiós –Colgó, mirando con una sonrisa a Anahí-
- ¿Qué? –Dijo Anahí con la boca abierta-
- ¿Cómo qué? Estamos tardando en hacer las maletas… -Sonriendo-
- ¿Nos vamos? –Acercándose a ella, sonriendo ampliamente -
- Nos vamos… -La abrazó- Gracias… -Mientras la abrazaba-
- No me las tienes que dar… -Se separó- pero pérate… no creo que sea buena idea que tu mamá me pagué a mi el pasaje.
- Si, si que lo es.
- No… ni si quiera me conoce…
- Es tu suegra –Se rió-
- No me puedo creer que se lo hayas dicho así…
- De alguna forma habría que decírselo… mejor por teléfono…
- Pues vamos a hablar con Mai y a hacer las maletas… -Sonriendo-
fueron lo más rápido posible a la cocina.
- Mai no nos esperes para el almuerzo –Dijo Anahí-
- ¡¿Qué!? –Paró en seco todo lo que hacía- ¡¿Cómo que no!? ¡Ya hice casi TODO!
- Lo siento Mai…. –Dijo apenada Dulce-
- Nos vamos a México…. –Aclaró Anahí-
- ¡¡¡¿A México!!!? ¿¡Pero estamos locos!? ¡¿Cómo esperáis que mañana comamos!?
- Mai… vamos a visitar al papá de Dulce, está enfermo… -Dijo Anahí, mirándola realmente mal-
A Maite le cambió totalmente la cara con eso que había dicho Anahí.
- Y no te preocupes por el dinero… su mamá nos paga el viaje… -Aclaró Anahí-
Miró a Dulce- Perdón…
- No te preocupes, está bien…
- Pues eso, que nos vamos, tenemos que preparar las maletas… -Caminando hasta su cuarto. Maite fue detrás de ambas-
- ¿Y el almuerzo?
- Cena tu con ellos… nosotras no podemos Mai…
- Todo hombres… Dios, que aburrimiento… -Se rió- ¿Cuándo volvéis?
Anahí miró a Dulce, esperando su contestación.
- No lo sé… -Contestó la pelirroja-
- Vale... ¿os ayudo?
- ¿Puedes?
- Claro… ya tengo dos almuerzos menos que hacer –Se rió-
Maite las ayudó a ambas a hacer las maletas. No se llevaron muchas cosas, ya que no tenían tiempo y pensaban estar poco. Una hora después ya lo tenían todo.
- ¿Os acompaño al aeropuerto?
- No, tú te tienes que quedar aquí para acabar la cena, no te preocupes Mai. –Dijo Dulce-
- Vale… pues cuando lleguen allá me llaman…
- Si… -Dijo Anahí, abrazándola- No te preocupes que yo te llamo –Separándose, sonriendo-
- Más te vale –La miró mal, aunque con una sonrisa-
- ¿Nos vamos? –Dijo Anahí, mirando a Dulce-
Dulce suspiró- Si… Adiós Mai… - la abrazó-
Maite no se esperaba que la pelirroja la fuera a abrazar, aún así le correspondió al abrazo y le dijo:
- Suerte… -Sonriendo-
- Gracias… -Separándose y sonriendo también-
Anahí y Dulce salieron del apartamento, con sus maletas. Llegaron hasta el estacionamiento, metieron las maletas en el maletero y, sin decir nada durante todo ese tiempo, entraron en el coche.
- ¿Estás bien? –Preguntó Anahí, mirándola-
La miró- Más o menos…
Le agarró la mano- Todo va a salir bien…
- No, nada va a salir bien…
Dulce tenía razón, así que Anahí no respondió. Dulce arrancó el coche y se dirigieron al aeropuerto; una vez allí, se sentaron a esperar que su vuelo llegara. Mientras esperaban el móvil de Dulce sonó, era su madre.
- Hola má…
- Dulce… -Dulce la escuchó llorar-
- ¿Qué pasa? –Se puso nerviosa-
- Ya no hace falta que vengas…

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:19 pm

Capítulo 55

- Tu papá… se murió – Lloraba más y más-
- ¿Qué? –Automáticamente sus ojos se llenaron de lágrimas- No, no es cierto…
- Dulce, ¿qué pasa? –Preguntó Anahí, nerviosa por ver la expresión de Dulce-
- Si, si es cierto Dulce…
- ¿¡Pero no estaba bien!? –Dulce se puso en pie, gritando y llorando, sin importarle estar un aeropuerto lleno de gente-
- No Dulce, estaba mal… MUY mal… y… no aguantó más…
- Pero… -Ya llorando- ¿Por qué no le dijiste que yo lo iba a ver? Tal vez así hubiera sido fuerte… -Anahí se puso en pie, preocupada ya que, más o menos, entendía lo que pasaba e incluso ella también estaba a punto de llorar-
- Claro que se lo dije Dulce… y se puso muy contento… -Su madre también lloraba- Te juro que hacía mucho tiempo no lo veía tan contento… pero hija… el ya llevaba mucho tiempo mal, no pudo aguantar…
- No es justo…
- No, no lo es… Pero Dulce, solo te quiero pedir una cosa… no vuelvas a desaparecer, por favor… -Dulce no dijo nada, lloraba en silencio mientras Anahí la miraba-
- Adiós mamá… -Dicho esto colgó-
Seguidamente se dejó caer sobre los sillones del aeropuerto, llorando, con ambas manos tapándose la cara. Anahí se arrodilló para quedar en frente de ella, mirándola, mientras algunas lágrimas también salían de sus ojos.
- Dulce… -Poniendo su mano en el muslo de la pelirroja, mirándola tristemente-
La miró, con la cara llena de lágrimas- Otra vez Annie… ¡voy a pasar por lo mismo otra jodida vez!
- No… -Le agarró la cara para que la mirara- No voy a dejar que estés sola, que te hundas… no voy a dejar que lo hagas… no otra vez…
Y sin más la pelirroja la abrazó, llorando, sin importarle que la gente las mirara.
- Vas a salir adelante… -Decía Anahí, mientras la abrazaba-
- No sé si pueda... –Llorando-
Anahí al escuchar eso se separó y, mirándola, le dijo:
Apuntándole con el dedo, como si de una amenaza se tratara- Si, prométemelo… -Dulce se dispuso a secarse las lágrimas, sin contestar- Dulce, prométemelo.
- No te puedo prometer eso, porque sé que no voy a ser capaz de cumplirlo…
- Si, si que vas a ser capaz de cumplirlo…
- No… -Contestó a la vez que negaba con la cabeza-
Bajó por fin el dedo y suspiró- ¿Qué hacemos ahora? –Sentándose el sillón, secándose las pocas lágrimas que salieron de sus ojos y mirándola-
Se secó las lágrimas- Tu no sé, yo quiero ir a coger aire… -Levantándose-
- Voy contigo… -Levantándose también y agarrando ambas maletas-
uspiró- Annie… quiero estar sola….
- Precisamente sola es cómo no voy a dejar que estés…
- A mí me da igual si me dejas o no, yo me voy –Caminando dirección a la puerta-
- Ah, ¿te vas? –Caminando detrás de ella con las maletas- ¿Y cómo llego yo a casa con estas maletas?
Dulce se paró en seco, buscó algo en su bolso y se volteó.
- Toma… -Dándole un billete de 20 € - Coge un taxi… -Se volteó, dispuesta a seguir caminando-
- ¿Qué te cuesta llevarme a casa? –Caminando detrás de ella- Así no gastaríamos más dinero…
- ¡Joder Anahí! –Grito en medio del aeropuerto, volteándose- ¿¡No puedes entender que quiero estar SOLA?! –Recalcó con énfasis-
- ¡¿Y tú no puedes entender que no voy a dejar que estés SOLA!? –Recalcó también, en su mismo tono-
Suspiró- Está bien…. Perdóname… te llevo a casa… -Agarrando una de las dos maletas que Anahí cargaba-
- Me llevas a casa y te quedas allá, conmigo… -La miró de forma amenazante. Dulce fue a hablar pero Anahí continuó- ¿Vale? –En tono amenazador-
Volvió a suspirar- Vale…
En otro lado, ya era la una, Maite había acabado de hacer el almuerzo y se estaba vistiendo. De un momento a otro sonó el móvil:
- ¿Bueno?
- Hola… -Maite identificó la voz de Christopher al otro lado de la línea-
- Hola… -Sonrió-
- Quería saber si podía ir antes para allá… creo que es mejor que hable con ellas antes de que estén allá Chris y Poncho…
- ¿Con ellas? ¿Quiénes?
- Anahí y Dulce… -Respondió como si fuera lo más obvio-
- ¡Ah! No, ellas no van a estar…
- ¿Qué? ¿No que si iban a estar?
- Al final no…
- ¿Por qué?
- Dulce recibió una llamada de su mamá… al parecer el papá estaba muy mal… y se tuvo que ir a México…

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:19 pm

Capítulo 56
- ¿De su mamá? –Se sorprendió bastante- Hasta donde yo sabía ella no se llevaba bien con sus padres… por algo que aún no me ha contado…
- Pues no sé… yo sé mucho menos que tú….
- Vale… de igual forma… ¿puedo ir antes?
Maite se quedó en silencio por un momento, pensando: ¿Para qué querrá venir antes? Va a estar solo conmigo… voy a estar sola con él… No sé si será buena idea… Al ver que Maite se quedó en silencio, Christopher aclaró:
- Como estás sola tal vez te viene bien que te ayude a colocar la mesa o… no sé…
- Claro, ven cuando quieras… yo ya estoy acabando de vestirme… -Respondió, intentando aparentar tranquilidad-
- Vale… -Sonrió- Me visto y voy para allá…
- Aquí te espero… - y, sin más, colgó-
Maite estaba nerviosa. Iba a estar sola con Christopher, por poco tiempo, pero iba a estar sola con él…
En el aeropuerto, Dulce ya había arrancado el coche y ninguna decía nada. Hasta que:
- Podrías ir al funeral…
- No -Respondió simplemente-
- ¿Por qué?
- Porque no
Suspiró- Está bien…, como quieras… -Mirando por la ventanilla-
Continuaron el camino, en silencio. En el apartamento, Maite ya estaba vestida, con un traje poco informal pero bastante provocativo; tocaron la puerta y ella fue a abrir, sabiendo ya quien estaba al otro lado.
- Hola… -Dijo sonriente, mirando a Christopher-
Christopher se quedó parado por un momento, en silencio, observando lentamente el cuerpo de Maite. Cuando se dio cuenta de que estaba en un transe, la miró y dijo:
- Hola… -Sonriendo también y dándole un beso en la mejilla-
- ¿Cómo estás? –Dejando pasar a Christopher y cerrando la puerta-
- Perfectamente, no me duele nada –Sonriente-
- No, me refiero a lo otro…
- Ah… -Se le quitó la sonrisa- Pues… bien, ya sabes… -Sonrió de medio lado para mas convicción- Lo superaré…
- Me alegro de que estés bien...
- Yo también –Soltó una pequeña carcajada- Oye… - Nuevamente la miró de arriba abajo- Estás preciosa…, ese vestido te queda muy bien…
Maite se enrojeció y bajó la cabeza- Gracias…
Se produjo un incómodo silencio después de esa frase así que Maite se dirigió a la cocina.
- ¿Me ayudas a ir poniendo la mesa? –Dijo por el camino-
- Claro… -Fue detrás de ella-
comenzaron a poner la mesa entre bromas. Por otro lado, en el coche, aún en silencio, Dulce dijo:
- ¿Y qué vamos a hacer ahora con el almuerzo? –Preguntó Dulce-
- Pues no sé… de seguro cuando lleguemos ellos estarán ahí… y Maite nos preguntará porqué volvimos…
- Yo no tengo ganas de almorzar… -Concentrada en la carretera-
La miró- Yo tampoco… Pero va a estar Christopher, y seguro quiere hablar con nosotras…
Por fin, la miró- A mi me da igual que él quiera hablar con nosotras… hoy le toca esperar a él, ya hablaremos otro día…
- ¿Y hoy qué vamos a hacer?
Volvió su mirada a la carretera- ¿Con qué?
- Con la cama… no podemos dormir en el salón…
- Pues te duermes en tu cuarto, que para algo lo tienes… -Contestó secamente-
Volvió a mirarla- Pero es que yo quiero dormir contigo… -Dijo la castaña con voz melosa-
La miró, no muy bien- Y yo quiero estar sola…
Eso le molestó a Anahí, así que sin más contestación volteó la cabeza, volviéndola a la ventana. Dulce se dio cuenta y, procurando no perder la visión de la carretera, puso su mano en el muslo de Anahí.
- Cariño… perdóname… estoy nerviosa con esto de mi papá… entiéndeme…
La miró- Si, te entiendo… pero no lo pagues conmigo, yo no tengo la culpa, solo intento ayudarte…
- Ya, lo sé, perdóname… -Mirándola con la carita más dulce que pudo poner en esos instantes-
Anahí la miró seria por un tiempo, intentando ser firme y resistirse a esa cara, pero era imposible para ella, así que al final acabó sonriendo:
- Si es que es casi imposible enfadarse contigo cuando me pones esa cara… -Dijo sonriendo, agarrando ambas mejillas de Dulce y dándole un corto beso en los labios –
Ya más tranquilas, continuaron el camino al apartamento. Mientras, Christopher y Maite ya habían colocado la mesa y de pronto tocaron la puerta.
- Yo voy… -Dijo Maite, caminando hasta la puerta-
Se dirigió a la puerta y la abrió, detrás de ella aparecieron Poncho y Christian, sonrientes.
- ¡Hola! –Dijo Maite feliz, abrazando a Christian-
- Veo que me echaste de menos… -Riéndose y abrazándola-
- Pues claro menso… -Separándose y abrazando ahora a Poncho-
Después de los abrazos entraron en el apartamento y saludaron a Christopher. Poncho dijo:
- ¿Anahí y Dulce?
- No están –Dijo Maite-
- ¿Dónde están? ¿En un hotel haciendo cochinadas? –Dijo Christian burlón-
Maite lo miró de forma realmente asesina, ya que Christopher estaba presente y estaba muy claro que ese comentario le había desagradado bastante.
- Perdón… -Se disculpó por fin el moreno-
- ¿Pero entonces donde andan? –Preguntó más seriamente Poncho-
- Pues… a Dulce la llamó su mamá de México porque su papá está enfermo y tuvieron que irse volando… nunca mejor dicho –Se rió-
- En ese caso… ¿cenamos? –Propuso Christian, mirando con cara de goloso la mesa-
- Está bien… -Aceptó Maite con una sonrisa-
Se dispusieron a cenar, Christopher llevaba todo el rato totalmente callado, solo abrió la boca para saludarlos. Ya que todos estaban callados, Maite sacó conversación:
- ¿Dónde anduvieron todo este tiempo?
- De vacaciones -Contestó Poncho-
- ¿Dónde? –Preguntó por fin Christopher-
- En la playa –Respondió Christian, acompañado de una carcajada-
Tras esa frase hubo un gran silencio, silencio que fue interrumpido por la puerta. Todos miraron hacia la salida y vieron a Anahí y Dulce entrando, con sus maletas, cosa que les sorprendió a todos.
- ¿Qué pasó? –Dijo Maite sorprendida, levantándose de la mesa y caminando a donde estaban ellas-
Anahí miró a Dulce, esperando a que ella contestara.
- No es el momento de hablar de eso –Dijo por fin Dulce, caminando hasta el comedor-
Dulce saludó a Christian y Poncho con un beso en la mejilla, hasta que llegó el turno de Christopher, lo miró y le dijo:
- ¿Te saludo o me vas a insultar? –Esa pregunta sorprendió a Christian y Poncho-
- No vine a pelear… -Dijo sorprendentemente Christopher-
- Yo tampoco, por eso te pregunto para evitar discusiones –Respondió rauda-
- ¡Chris, Poncho! –Dijo Anahí, interrumpiendo la incómoda discusión, saludando con un feliz abrazo a Poncho y Christian-
- No abraces tanto que Dulce se pone celosa… -Dijo en tono burlón Christian-
Nuevamente ese comentario estaba totalmente fuera de lugar, así que rápidamente Anahí cambió de tema:
- Bueno… Dulce y yo nos vamos al cuarto, estamos cansadas…
- Ay no… Quédense a comer con nosotros… -Dijo Christian- Annie… hace semanas que no te veo y te tenemos que contar muchas cosas…
Anahí miró a Dulce. De repente la pelirroja dijo:
- Quédate tu a comer Annie, yo me voy a dormir…-Caminando al cuarto-
- NO –Dijo seriamente Anahí, consiguiendo que Dulce parara en seco-
La miró- Pues ven, me da igual… yo me voy a dormir… te espero en el cuarto… -Entrando en su cuarto, cabizbaja-
Anahí suspiró y se volteó, mirándolos nuevamente
- Bueno, ¿comes? –Dijo sonriente Christian-
- Está bien… -Aceptó por fin Anahí- Primero voy a hablar con Dulce, ya vuelvo… -Entrando en el cuarto

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:19 pm

Capítulo 57
Dentro del cuarto, Dulce se había metido en la cama con ropa y todo.
- Dulce… ¿no te vas a poner el pijama?
- No, no tengo ganas –Respondió con los ojos cerrados-
Suspiró- Como quieras… -Silencio- ¿Por qué no vienes a comer con nosotros? Te vendría bien pensar en otra cosa…
- No, no tengo ganas –Repitió-
- Si quieres me quedo contigo, no me importa…
- Annie… -La miró- Me da igual si te quedas o te vas, pero hazlo ya, quiero dormir…
- ¿Te da igual?
- Si –Afirmó Dulce, sin dudas, volviendo a cerrar los ojos –
Anahí volvió a suspirar, estaba perdiendo la paciencia y lo menos que necesitaba Dulce ahora era pelear.
- Vale –Dijo, para evitar discusiones- Me voy, si quieres algo ya sabes dónde estoy...
Se dio la vuelta y caminó hasta la puerta, una vez en frente de ella volvió a voltearse para decirle:
- Dulce, yo te amo… y lo menos que quiero es que estés así… -Dulce no contestó, así que ella continuó- Si necesitas desahogarte, llorar o… no sé…
- Estoy bien –Dijo únicamente-
- Lo que tú digas… -Se dio por vencida la castaña-
Anahí, nuevamente, se volteó para, esta vez sí, salir por la puerta.
Al salir, Anahí se vio obligada a sonreír, ya que todos la miraban.
- Annie, acompáñame a la cocina… -Dijo Maite, levantándose- Faltan tus platos… -Dijo eso como excusa-
Anahí asintió con la cabeza y ambas caminaron en silencio hasta la cocina; una vez allí:
- ¿Qué pasó? –Maite volvió a preguntar-
- Su papá se murió… -Dijo Anahí, con la voz algo rota-
Definitivamente esa noticia sorprendió a Maite, hasta tal punto de dejarla sin palabras.
- No sé qué hacer ni qué decirle… está fatal, pero no me deja ayudarla…
Nuevamente Maite se quedó callada, cosa que desesperó a Anahí.
- ¡Mai, dime algo!
- ¡Pos no sé! Es que… Por una parte tienes que darle un poco de tiempo… hace menos de una hora que su papá se murió, apenas lo está asimilando…
Maite fue a continuar hablando, pero Anahí la interrumpió:
- No, no lo está asimilando… se está hundiendo a sí misma y se piensa que tratándome mal va a lograr alejarme de ella… pero no, no lo va a conseguir…
- Yo solo te digo que una cosa es ayudarla y otra agobiarla… dale un poco de tiempo, nada más…
- Sé lo que hago…
- ¿Si sabes lo qué haces entonces para que me preguntas?
La miró mal- Para saber tu opinión…
- Ya, claro… -Anahí fue a hablar pero ella continuó- Lo que tienes que hacer ahora es dejar que ella esté sola un ratito y tú, mientras, comes con nosotros… que a ti también te viene bien distraerte un poco…
- No sé… tal vez debería ir con ella…
- No, deberías dejarla respirar un poquito…
- ¡Oye! Que a ti te agobie tener un novio no significa que yo la agobie –La miró mal-
- No sé como Dulce te aguanta, de verdad… -Se rió-
- Oye… -Se dispuso a cambiar de tema- ¿Qué tal con Christopher?
- ¿A qué te refieres?
Maite sabía perfectamente a lo que la castaña se refería, pero prefirió fingir y comenzar la tarea de buscar los platos que, supuestamente, habían ido a buscar.
- Sabes perfectamente a lo que me refiero… ¿no ha vuelto a pasar nada?
- No –Dijo únicamente, continuando con su tarea de los platos- y no va a pasar nada más.
- ¿Sigues con eso?
- Si
- Mai… -Agarrándola del brazo y volteándola, interviniendo en su tarea con los platos- Deberías de quitarte ya ese escudo que tienes… necesitas con urgencia una relación seria y sabes perfectamente que Christopher es a quien quieres… Lucha por él… -Maite se quedó callada- Ábrele tu corazón… y… si quieres, las piernas también –Riéndose-
- ¡Anahí! –La miraba sorprendida mientras la castaña se reía a carcajadas- Definitivamente… creo que tienes un SERIO –Recalcó- problema con el sexo… ¿Dulce no satisface tus deseos sexuales?
Ahora era Maite la que se reía y Anahí la que la miraba mal.
- Sí, me satisface y mucho…
- Pues no se nota… -Continuaba riéndose-
- Vamos a llevar ya los platos porque al final vamos a acabar peleando… -Dijo seria, cogiendo los platos-
- Ay dios… –Le dio un cariñoso beso en la mejilla- No te enfades, solo es una broma…
- Sé que es una broma, pero te pasas –Fingiendo seriedad ya que, después del beso de Maite, una tierna sonrisa luchaba por salir-
- Vale, lo siento… -Enseñándole la lengua, con una sonrisa. Anahí, por fin, también sonrió-
Por fin cogieron los platos y volvieron al comedor con los demás, Anahí se sentó en frente de Christopher. Maite se integró en una de las conversaciones, mientras que, Christopher y Anahí compartían cortas y disimuladas miradas.
Un rato después ya habían acabado de cenar y Christian aprovechó ese momento para hablar:
- Oigan… ahora que estamos todos juntos, pues a mí y a Poncho nos gustaría decirles algo…
- Espérate –Anahí no lo dejó acabar y miró a Maite- ¿Qué hay de postre? –Le preguntó, con una sonrisa glotona-
- Pastel de chocolate –Dijo Maite, sonriendo ampliamente-
- En ese caso… voy por él y mientras nos lo comemos nos cuentan que pasa… -Dijo, levantándose y caminando hasta la cocina-
Anahí fue a la cocina, abrió la nevera y sacó el pastel. Sorprendentemente para ella, al voltearse, vio que Christopher estaba detrás.
- Christopher… ¿qué quieres?
- Hablar contigo…

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:20 pm

Capítulo 58
Anahí volvió a meter el pastel en la nevera.
- Me sorprende que por fin te hayas dignado a hablar conmigo… -Dijo Anahí. Christopher fue a hablar pero ella continuó- De cualquier forma no quiero discutir, si vamos a hablar, hablemos pero tranquilos…
- Eso es lo que quiero…
- Bien… Comienzo yo…
- Desde el principio… -Pidió Christopher
- De acuerdo… -Respiró hondo- Yo empecé a enamorarme de Dulce sin previo aviso, no pude evitarlo, fue… inevitable… Sabía perfectamente que ella era inalcanzable para mí y que tenía que olvidarla… lo intenté, te juro que lo intenté, pero… no pude resistirme y… la besé…
Christopher tragaba saliva a duras penas, ya que quería hablarlo pero no estaba seguro de poder aguantar toda la explicación sin que alguna lágrima saliera de sus ojos.
- Todavía no sé cómo, ni por qué, pero ella me respondió al beso… Y fue ahí cuando empezó algo entre nosotras, no sé el qué, pero algo nos unió… Aún así intentamos alejarnos, por ti, por no hacerte daño, eso era lo último que queríamos… pero no pudimos… Estuvimos a punto de decírtelo en varias ocasiones pero Dulce tenía miedo de tu reacción, te quería mucho y… no quería herirte…. –Largo silencio. Anahí, al ver que Christopher no hablaba ella continuó- Nunca quisimos que te enteraras de la forma en que te enteraste pero… de alguna u otra forma tenía que ser… -Christopher volvió a guardar silencio, así que nuevamente, Anahí continuó- Era muy difícil mentirte cuando me preguntabas por ella… me dolía engañarte, pero no podía hacer otra cosa… no quería hacerte daño…
Anahí decidió callarse, ya había hablado demasiado y supuso que Christopher tendría que decir algo. Sorprendentemente para ella, Christopher únicamente preguntó:
- ¿Cuándo te acostaste con ella?
Silencio, Anahí estaba asimilando la pregunta- ¿Eso qué importa ahora?
- Mucho, importa mucho.
- Christopher… ¿¡solo te importa cuando me la follé!? -Ahora era Anahí la que se había puesto nerviosa y había fallado a su “promesa” de hablar tranquilos- ¡Joder! Te acabo de contar la historia con detalles, te he pedido perdón MILES y MILES –Recalcó con énfasis- de veces, ¡¿y solo me preguntas cuando me la follé!?
- Anahí… cálmate, ¿vale? Yo te estoy hablando bien…
- Me estás hablando bien, ¡pero tu actitud me tiene harta! –Los gritos de Anahí se escuchaban en el comedor- ¡Sí, me follé a tu novia! ¿Qué más da cuando haya sido? Ya sabes que te puso los cuernos, ¿por qué no te preocupas por cosas más importantes?
- ¡¿Más importantes!? –Gritó, a la par que se reía sarcásticamente-
- ¡Sí! –Respondió ella, también gritando- ¡Dulce y yo, más que follar, lo pasamos mal!
- Si, se nota… -Volvió a reírse sarcástico-
- Pues si… lo pasamos igual o peor a como lo estás pasando tu…
- Mira Anahí… -La apuntó con el dedo- ¡No tienes ni ****** idea de cómo lo estoy pasando yo! ¡Te aseguro que tú no has sufrido ni la mitad de lo que yo sufrí y sufro!
- En eso creo que te voy a dar la razón… porque eres tan idiota que te emborrachas para olvidar tus problemas, ¡y con eso lo único que consigues es pasarlo aún peor!
La agarró del brazo- ¡No me insultes!
- ¿La verdad duele? –Lo miraba desafiante-
Maite, Christian y Poncho, quienes habían estado escuchando la discusión desde el comedor, fueron a la cocina.
- Me estás haciendo daño… -Se quejó Anahí-
- Christopher… -Decía Maite, desde atrás- Deberías calmarte… y soltarla…
Christopher no escuchaba, solo miraba de forma amenazante a Anahí. Para empeorar las cosas, apareció Dulce.
- Se oyen los gritos desde el cuarto, ¿qué pasa? –Entrando en la cocina, detrás de Maite-
Dulce no se había dado cuenta de lo que pasaba hasta que Maite se hizo a un lado y vio a Christopher apretando fuertemente el brazo de Anahí. Dulce caminó rauda hasta ellos, se puso en medio de ambos y empujó a Christopher.
- ¡¿Qué coño haces!? –Empujándolo-
- Dulce... –Dijo Anahí, desde atrás y agarrándola del brazo para evitar que lo empujara nuevamente-
- ¡No me toques! –Dijo nervioso Christopher-
- ¡Entonces tú no la toques a ella! –Contestó rauda Dulce-
- Me sorprendes Dulce... –Dijo Christopher, más calmado-
- Tú sí que me sorprendes a mi… jamás pensé que llegaras hasta este punto… -Más tranquila-
- ¡No te hagas la víctima por dios!
- No, no soy la víctima… aquí la única víctima eres tú… y vas a seguir siéndolo toda tu vida si continúas así… ¡Me das pena!
- ¿¡Te doy pena!? –Volvió a reírse sarcástico- ¡Tú me das asco, zorra!
Rápidamente Dulce movió su mano, dejando una fuerte y ruidosa cachetada en la mejilla de Christopher. Cachetada que, incluso, había conseguido voltearle la cara y dejarla rojiza. Con esa cachetada todos se habían quedado sorprendidos, pero aún así se produjo un largo silencio.
Christopher levantó nuevamente la vista y miró de forma realmente inquietante a Dulce; la pelirroja le respondió la mirada de la misma forma. Antes de que ninguno de los dos pudiera hacer algo, Anahí intervino, colocándose en medio de ambos.
- Esto ya se nos está yendo de las manos… cálmense… los dos… -Intentando poner calma-
- ¿Calma? –Habló Christopher- ¿Después de esto? –Señalando su mejilla enrojecida- ¡Y una mierda! –Gritó, acercándose bruscamente a Dulce-
Christopher agarró a Dulce de ambos brazos y la empujó contra la pared, consiguiendo que Dulce se golpeara fuertemente la cabeza y emitiera un gritito de dolor.
- ¡Christopher, suéltala! –Decía Anahí, nerviosa-
- ¡Suéltame!… me estás haciendo daño… -Se quejaba Dulce-
La situación estaba cada vez más tensa, y no había forma de tranquilizarla. Hasta que:
- ¡Christopher ya vale! –Dijo Maite, tirando fuertemente del brazo de Christopher, consiguiendo así que soltara a Dulce

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:20 pm

Capítulo 59
En cuanto Dulce quedó liberada de Christopher, llevó la mano a su cabeza, en señal de dolor.
- ¡Nos vamos ya! –Decía Maite, jalando a Christopher-
Maite continuaba jalando a Christopher, pero éste era más fuerte que ella; así que pidió ayuda:
- ¡Poncho, ayúdame!
Poncho agarró a Christopher y, acompañado de Maite y Christian, salieron del apartamento. Anahí se acercó lo más rápido posible a Dulce, ayudándola a sentar en una silla.
- ¿Estás bien? –Preguntó, realmente preocupada y llevando su mano a la cabeza de Dulce-
- No… me duele… -Con expresión de dolor-
- Voy por hielo….
Anahí fue rápidamente al congelador, sacó algunos cubitos de hielo, los puso en una bolsa y volvió nuevamente a donde estaba Dulce; colocándole el hielo donde se había golpeado la cabeza.
- ¿Así estás mejor? –Preguntó, sosteniendo el hielo con firmeza en la cabeza de la pelirroja-
- Si… -Recostó su cabeza en el vientre de la castaña, ya que Anahí estaba de pie- Me dio un buen golpe… -Soltó una pequeña carcajada-
- Pues a mí no me hace nada de gracia… -Acariciándole el cabello con la mano que tenía libre- Acabamos peor de lo que ya estábamos…
- Era él el que estaba agarrándote… solo te defendí…
- Gracias, pero no debiste pegarle…
Se separó, mirándola desde abajo- Él no debió insultarme, ni a ti ni a mi…
- Lo sé, pero igual yo también me pasé un poco…
- Dijeras lo que le dijeras no tenía porque agarrarte de esa forma y mucho menos insultarte…
Anahí solo suspiró, ya que no sabía que contestarle. En otro lado, ya habían conseguido calmar del todo a Christopher, así que Christian y Poncho decidieron irse. Christopher y Maite estaban solos, sentados en un parque.
- Te pasaste 8 pueblos… -Dijo Maite, sin mirarlo-
- Lo sé… -Admitió él- Me puse muy, pero MUY –Recalcó- nervioso…
- Demasiado...
- Bueno… pero ellas también se pasaron…
Lo miró- Anahí no usó las manos contigo…
Suspiró- Lo sé… ya te dije que me puse muy nervioso… Lo siento…
- No es a mí a quien tienes que pedirle perdón…
- Pero sé que a ti te molestó…
- Si, definitivamente no esperaba que te pusieras así…
- Yo tampoco…
En el apartamento, Dulce ya estaba mejor del golpe y había convencido a Anahí para que guardara de una vez el hielo. Ahora estaban ambas tumbadas en el sofá, la castaña recostada sobre el pecho de la pelirroja y abrazada a su cintura.
- ¿Cómo estás? –Preguntó de súbito Anahí-
- ¿De qué exactamente?
- De lo de tu papá… -Respondió claramente-
- Mal –Contestó sincera-
- ¿Tu mamá te ha vuelto a llamar?
- No sé…
Se incorporó, mirándola desde arriba- ¿Cómo que no sabes?
- Pues no, no sé… tengo el móvil apagado…
- ¿Y a qué esperas para encenderlo?
- A que pase algo de tiempo…
- ¿Piensas volver a alejarte de ella?
- Si –Respondió rauda-
Anahí fue a hablar pero la pelirroja ya sabía lo que iba a decir, así que contestó:
- Porque si, porque si antes me dolía verla y me recordaba a mi hermana ahora también me recordará a mi papá y me dolerá el doble…
- ¿Y a ella? ¿No crees que a ella también le dolerá tener una hija y no poder verla? –Dulce se quedó callada- Eres lo último que tiene Dulce…
- A mí no me tiene desde hace años…
- Si, si te tiene. Que no estés a su lado no significa que no te tenga… es distinto.
- De cualquier forma ya está decidido y no quiero que intentes convencerme de lo contrario… -Se levantó-
- Vale… no te convenceré de nada, haz lo que quieras, pero quédate acá conmigo… -Agarrándola del brazo, impidiendo que caminara- Quiero darte mimitos… -Sonriendo tiernamente y jalando del brazo de Dulce suavemente, consiguiendo así que volviera a sentarse-
- Buena idea… -Dijo Dulce sonriendo- Los necesito más que nunca… -Mirando los labios de la castaña, mientras que en su cara se había dibujado una sonrisa algo pervertida-
Anahí, quien comprendió perfectamente esa cara de Dulce, dijo:
- Te dije mimitos… -Se rió-
- Los mimitos se pueden transformar en otra cosa… -Aún con la misma sonrisa y acercando su cara a la de Anahí-

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:20 pm

Capítulo 60
Poco a poco Dulce pegó su frente a la de Anahí, mirando sus labios.
- Además… -Continuó- Estamos solas, hay que aprovechar… -Sonriendo, con la respiración agitada y sin quitar la vista de los deseosos labios de la castaña-
- Maite tiene que estar al llegar… -Ahora ella estaba igual que Dulce: con la respiración agitada y con su mirada en los labios de la pelirroja-
Dulce no aguantó más y la besó, cortamente ya que dijo:
- Nos da tiempo antes de que vuelva… -continuó besándola-
ambas se dejaron llevar. Anahí llevó ambas manos a las mejillas de Dulce para profundizar el beso, jugando con la lengua de la pelirroja. De repente, se separó un momento para decir:
- ¿Y si viene con Christopher? –Dijo en un susurró, ya que estaba a milímetros de los labios de la pelirroja-
- No va a venir con Christopher… -Volviéndola a atrapar en un beso-
Anahí correspondió al beso, pero a los pocos segundos, nuevamente, se separó:
- ¿Y si viene y nos ve besándonos? La cosa se va a poner aún peor y…
- Anahí… -Sin dejarla acabar- Cállate y bésame de una puta vez… -Dijo Dulce salvamente a consecuencia de la excitación que tenía-
La agresividad con que Dulce había pronunciado esa frase, sin saber por qué, había excitado aún más a Anahí; sonrió y la volvió a atrapar entre sus labios. Poco a poco la castaña hizo para atrás a Dulce, posicionándose ella encima y así tener el control.
- ¿Dónde quieres que te bese? –Preguntó Anahí, sonriendo pervertidamente-
Muy cerca, en el parque, Maite y Christopher estaban en silencio, simplemente mirando el suelo.
- Creo que me voy a ir ya… -Dijo Maite, levantándose del césped-
- ¿Por qué? –Se levantó también-
- Porque creo que necesitas estar solo y voy a ver qué tal están aquellas dos…
- Ellas estarán bien, yo no…
- Precisamente por eso, no estás bien y necesitas estar solo para pensar como les vas a pedir perdón
- No les voy a pedir perdón –Respondió raudo- Son ellas las que me engañaron a mí.
- ¡Christopher! ¡No hay nada que justifique la reacción que tuviste con Dulce! ¿Te das cuenta de que le pegaste a una mujer?
- No le pegué, solo la empujé…
- ¡Lo que sea! Lo mínimo que puedes hacer es pedirle perdón
- No lo haré…
- Así lo único que demuestras es inmadurez
- ¿Inmadurez? –Se rió irónico- Para la edad que tengo considero que no soy inmaduro…
- Tienes razón, tal vez la palabra sea otra: Orgulloso.
- ¿Y ahora por qué soy orgulloso?
- ¡Por no aceptar ni pedir disculpas!
- ¡Ya te dije que no puedo perdonarlas!
- Christopher… no te están pidiendo que vayas a pasear con ellas, ni que hagas como si esto no pasó… solo te piden que las perdones, nada más. Ellas saben perfectamente que necesitas tiempo para asimilarlo, pero perdónalas…
- Yo iba con toda mi intención de arreglar las cosas, pero la conversación empeoró y…
- Acabaste estampando a Dulce contra la pared. –Terminó ella la frase- Así que acepta sus disculpas y pide disculpas. –Christopher fue a hablar pero ella continuó- Y ahora me voy a casa… ve con cuidado y si quieres algo, ya sabes, me llamas… ¿vale? –Christopher afirmó- Adiós… - lo besó en la mejilla y se marchó-
En el apartamento: Anahí estaba sentada sobre el vientre de la pelirroja, con ambas rodillas a los lados; cosa que, a ser posible, las excitaba aún más.
- ¿Dónde quieres besarme? –Dulce le siguió el juego, de la misma forma-
- Pues… -Acercando sus labios peligrosamente al cuello de la pelirroja- Creo que este es uno de tus sitios favoritos… -Comenzó a darle cortos besos en el cuello, besos que en pocos minutos se convirtieron en placenteros lametones, acompañados de mordiscos que le dejaban el cuello enrojecido a Dulce-
- Veo que me conoces bien… -Dijo entre suspiros-
Mientras Anahí se entretenía en el cuello de Dulce, ésta acariciaba la parte alta de los muslos de Anahí, cerca del trasero.
- Te conozco demasiado… -Subiendo sus besos a los labios de Dulce-
- ¿Sí? -Entre besos- ¿Cuánto?
- Lo suficiente como para saber que te mueres de ganas de que haga esto… -Se quitó lentamente la camisa, sin dejar de mirarla ni un momento-
En pocos segundos también le quitó la camisa a Dulce. La pelirroja, repentinamente, dijo:
- ¿Sabes? Creo que el sillón es un poco incómodo… ¿vamos a la cama? –Dijo con una sonrisa pervertida, a la par que soltaba una risita-
- Totalmente de acuerdo contigo… -Quitándose de encima del vientre de Dulce, levantándose- Vamos… -Extendiendo la mano con una sonrisa, mano que Dulce agarró para levantarse-
En pocos minutos entraron en el cuarto y, ágilmente, Anahí empujó a Dulce sobre la cama, quedando en la misma postura de antes. Dulce apartó algunos mechones de cabello castaño que caía por la frente de Anahí, la agarró de ambas mejillas y la besó apasionadamente.
De repente, escucharon como alguien entraba en el apartamento, reconocieron la voz de Maite diciendo:
- ¡Volví! ¡Niñas, ¿dónde andan!?
- Mierda, Mai… -Quitándose, nuevamente, de encima de Dulce-
Anahí buscó las camisas, pero recordó que estaban en el salón. Así que lo único que se le ocurrió fue:
- Dulce, abajo –Levantando la sábana de la cama-
- ¿Qué? –Dijo Dulce boquiabierta-
- Que te metas abajo, ¡venga!
- ¿Estás loca? –Poniéndose en pie, riéndose, pensando que era broma-
- Dulce, va en serio, ¡métete debajo de la cama!
Sin más, Dulce recostó su cuerpo encima del frío suelo y, con cuidado no golpearse la cabeza, se metió debajo de la cama. El tiempo que Dulce tardó en meterse debajo de la cama fue el tiempo que Maite tardó en abrir la puerta

Admin
Admin

Mensajes : 3134
Fecha de inscripción : 26/01/2015

Ver perfil de usuario http://anahiydulcemarifans.foroac.org
Volver arriba

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:20 pm

Capítulo 61
- Ho… -Maite se dio cuenta de que Anahí estaba en sujetador- ¿Qué haces así?
- Pues… me estaba cambiando… - Caminando hasta el armario para buscar una camisa-
- ¿Te estabas cambiando o estabas aquí con Dulce?
- ¿Aquí? ¿Con Dulce? ¿Acaso la viste salir?
- No…
- ¿Está aquí? –Preguntó, mirando la habitación-
- Pues… no…
- Entonces no estaba aquí con ella… -Se puso una camisa-
- Ya, claro… -Sin creerse nada-
- ¿No me crees? –Fingiendo sorpresa-
- Pues no… Sé perfectamente donde escondías a tus novios: debajo de la cama, pero ahora mismo no tengo ganas de agacharme para comprobar que, efectivamente, Dulce está debajo de ella y, probablemente, semidesnuda… -Caminó hasta la puerta mientras Anahí la miraba boquiabierta- ¡Adiós Dulce! –Dicho esto salió-
En cuanto la puerta se cerró Anahí empezó a reírse y Dulce salió de debajo de la cama.
- ¿Escondías a tus novios debajo de la cama? –Totalmente seria, parecía que eso le había molestado-
- Pues… si… -Se rió-
Dulce no se reía, al contrario, la miraba totalmente seria.
- Dulce, eso fue hace años… –La miró mal-
- Hace años, pero fue…
- No me puedo creer que estés celosa… -Acercándose a ella, con una sonrisa de lo más amplia-
- Es que a saber con cuantos hombres te has revolcado en esa cama… -Miro la cama con repulsión- Solamente de pensarlo me hierve la sangre
- No seas tontita… -Agarrándola de la cintura con una tierna sonrisa- Si te hubiera conocido antes no me habría acostado con nadie más que no fueras tú…
- Ya… -Evitando mirándola a los ojos-
- Dulce… -Llevó su mano al mentón de la pelirroja y lo levantó, consiguiendo así que la mirara- Llevo toda mi vida buscando el amor de mi vida, esa persona que me ame de verdad y que no me lastime… que me cuide y me dé mimitos… Saber que cada mañana cuando despierte voy a tenerla a mi lado… Y sé que ya lo encontré….
- ¿Ah, sí? ¿Y quién es? –Fingiendo no saber-
- Pues… -Entrelazó sus manos con las de Dulce- Es una chica… -Siguiéndole el juego-
- ¿Una chica? –Dándole suaves caricias en las manos, sonriendo- No sabía que te gustaran las mujeres…
- No, no me gustan las mujeres… me gusta ella…
- ¿Y quién es?
- Pues… tú la conoces…
- ¿Sí? –Abrió la boca, fingiendo estar sorprendida- Ya sé… Mai, seguro… -Anahí se rió- Es que es evidente… se te salen los ojos de órbita cuando la miras…
- Ya… es que es inevitable mirarla… -Riéndose, siguiéndole el juego-
En cambio, a Dulce no le gustó nada eso que había dicho y, nuevamente, estaba totalmente seria; le soltó las manos a Anahí.
- No me lo puedo creer… ¿otra vez? –Dijo Anahí riéndose- Va a resultar que tu eres más celosa que yo…
- Tengo motivos para estarlo… -Respondió la pelirroja cortante-
Dejó de reírse- No, no los tienes…
- Si, los tengo porque acabas de decir que es inevitable mirar a Mai…
- En primer lugar: Lo puedo haber dicho porque es realmente fea, o porque es realmente guapa… -Ahora la conversación parecía un disputa por conseguir que la otra le diera la razón- y en segundo lugar: Te dije que no me gustan las mujeres, solo tú.
- Es evidente que Mai es guapa, así que está claro por qué lo dijiste…
- Eso era solamente una broma. –Respondió rauda- Maite solamente es mi amiga, y si, es evidente que es muy guapa…
- Lo que me faltaba… -Se volteó, harta de esa conversación-
- Por dios Dulce… -Agarrándola del brazo, consiguiendo así voltearla- Es muy guapa, pero es mi AMIGA. –Recalcó, despacio-
- Es tu amiga, pero es guapa… ¿Y si un día acabas con ella en la cama?
Anahí no pudo evitar reírse- ¿Qué tonterías estás diciendo? Nunca acabaría en la cama con Mai, porque TE AMO. –Dijo despacio, recalcándolo con énfasis, como si eso sirviera para que Dulce lo entendiera mejor- A ti, no a ella. -Dulce guardó silencio- Te dije que eres el amor de mi vida… -Volvió a agarrarla de la cintura- ¿eso no es suficiente motivo como para continuar con lo que estábamos haciendo? –Dijo sonriendo pervertidamente, mirando los labios de la pelirroja-
- Está Mai ahí fuera… -Sentía como le faltaba la respiración, mientras que, sus ojos también miraban los labios de Anahí-
- ¿Y qué? –Rozando sus labios con los de Dulce, pero sin atraparlos, solo quería provocarla-
- Que te voy a hacer gritar… -Susurrando, ya que estaba tan cerca de Anahí que no le hacía falta subir el tono de voz- Y te va a escuchar…
- Que me escuche… -Bajó provocativamente sus manos hasta el trasero de Dulce, presionándolos y consiguiendo así pegarla más-
- Estás loca…
- Si, lo estoy… -Poco a poco, sin despegarse de Dulce, la fue empujando hasta la cama-
- ¿Y si entra? –Sin poder evitar caminar hacia atrás-
- No va a entrar…
De repente, Maite volvió a entrar, con un teléfono en las manos.
- Siento interrumpir. –Sin sorprenderse al verlas de esa forma, acercándose a ellas-
Ambas se separaron rápido, mirando a Mai de forma asesina.
- Mai... ¿qué quieres? –Dijo Anahí, mirándola mal-
- Hola Dulce –Sin contestar a la castaña, mirando a Dulce con una sonrisa-
Dulce, quien aún estaba sin camisa, buscó alguna prenda para taparse pero no la encontró. Estaba roja de vergüenza.
- Mai… -Anahí estaba perdiendo la paciencia-
- ¿Puedes venir un momento? –Le pidió Maite a Anahí-
- Pues… no, estaba haciendo algo… importante…
- Ya, pero es que esto es MÁS importante… -Dulce observaba con atención-
- ¿Tiene que ser ya?
- Si, tiene que ser ya, ven…
Suspiró- Está bien… -Miró a Dulce- Dul, ya vengo… -Dedicándole una sonrisa pervertida-
Anahí y Maite salieron del cuarto. Caminaron hasta el sofá y se sentaron en él:
- ¿Qué pasa? ¿No queda café? – Preguntó Anahí, burlona-
- No, es aún más grave…
- Ay ya, no dramatices tanto que seguro es una tontería… Dime, ¿qué pasa?
Levantó el brazo, de forma que Anahí viera el móvil- ¿Sabes quién es?
- Pues no, no lo sé, no soy adivina… pero si es Christopher lo mandas a la mierda de mi parte….
- Que Christopher te llamara sería el menor de tus problemas… -Anahí empezó a preocuparse-
- Déjate de rodeos ya Mai… dime, ¿Quién es? ¿Qué pasa?
- Es… Charlie…

Flash Back:
(Capitulo 12)
- … ¿por qué llevas un año sin sexo? – Anahí la miró sorprendida, y Dulce se sintió en el compromiso de explicarse mejor- Quiero decir… está claro que los chicos con los que te has cruzado son imbéciles por dejarte pasar pero… ¿por qué tu no has buscado a otros chicos? Aunque no sea serio, así… como Maite.
- Pues porque ya estoy mayorcita para ir de flor en flor como hace Maite, por eso nos peleamos constantemente… [...]
- Vale, y ¿entonces por que no has buscado a alguien así?
- Claro que lo he buscado, he buscado insaciablemente pero cada vez que pienso que lo he encontrado me clavan un puñal por la espalda… -Suspirando- Charlie, me puso el cuerno con su ex novia, por eso… desde que cortamos no he vuelto a estar con nadie… no quiero que me hagan daño, más no.
Fin del Flash Back

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:20 pm

Capítulo 62
Anahí se rió- Muy graciosa Mai –Continuaba riéndose-
- Annie… es en serio, lo tengo al otro lado de la línea, está esperando por ti…
Dejó de reírse- Mai… no juegues con esto… -Molesta-
- No juego con nada, ¡contesta!

Anahí cogió el teléfono, pero en lugar de contestar, le preguntó a Maite
- ¿Para qué llamó?
- No sé… me preguntó por ti y ya…
Anahí respiró hondo y contestó:
- ¿Bueno?
- Anahí, por fin…
- ¿Qué quieres? –Maite escuchaba con atención la conversación-
- Hace mucho tiempo que no hablamos…
- Si, gracias a dios.
- Princesa… mi intención nunca fue…
- No me llames así. –Sin dejarlo acabar-
- Está bien, Anahí… mi intención nunca fue herirte…
- ¿Ah, no? –Se rió irónica- ¿Entonces cuál fue intención? Si mal no lo recuerdo me estabas poniendo los cuernos
- Sí, pero…
- ¡Charlie! –Sin dejarlo acabar- No dejé que me lo explicaras en su momento así que ahora, después de más de un año, tampoco voy a dejar que me lo expliques. Yo ya pasé página, haz tu lo mismo… –Dicho esto colgó-
Rápidamente le devolvió el móvil a Maite.
- ¿Qué quería?
- No sé, casi no lo dejé hablar… Si vuelve a llamar le dices que me deje en paz…
- Si, yo se lo digo, pero es mi móvil… -Mirándola mal- ¿Cómo consiguió mi móvil?
- ¿Te acuerdas que me cambié el número?
- Si
- Pues… le di el tuyo por si me quería llamar… todo eso antes de que pasara lo que pasó….
- Qué bien… -Nada contenta-
- Lo siento… pero si te sigue molestando me lo pasas que le dejo las cosas claras…
- Creo que con lo que le dijiste no va a volver a llamar –Se rió-
- Eso espero –Riéndose-
- Oye… ¿Qué tal Dulce?
- ¿Exactamente de qué?
- De todo…
- Del golpe en la cabeza bien, lo demás mal…
- ¿No va a ir al funeral?
- Pues… no, no quiere…
- Por cierto, siento haber interrumpido…
- ¿Cómo sabías que escondía a mis novios debajo de la cama? –Recordó, riéndose-
- Tal vez lo parezca, pero no soy ni tonta ni sorda, ¿te crees que no escuchaba?
Se sonrojó- Nunca me dijiste nada…
- Claro que no, ¿qué quieres que te diga? –La miró mal-
- Tienes razón –Volvió a reírse- Oye… ¿y Christopher qué tal?
- Pues… mal, pero se merecía que Dulce le pegara la cachetada, se estaba pasando…
- Sí, pero… tiene que estar sintiéndose fatal…
- Eso no le sirve de excusa para tratarlas como las trató… y mucho menos para hacerle lo que le hizo a Dul
En ese momento Dulce, quien todavía estaba dentro del cuarto, salió con una camisa de Anahí puesta.
- Me cansé de esperarte… -Dijo mirando a la castaña, riendo-
Anahí se levantó, boquiabierta aunque con una sonrisa-¡Amonos! –Mirándole la camisa, fijamente-
- ¿Qué? –Se miraba a sí misma, tratando de averiguar que tanto miraba Anahí- Ah, si… cogí una camisa tuya que, por cierto, me queda súper apretada… ¡Llevas, mínimo, dos tallas menos que yo! –Riéndose-
- ¿Pero qué dices? Te queda PERFECTA –Recalcó Anahí con énfasis, sin dejar de observarla-
Dulce se dio cuenta de que Maite la estaba mirando de la misma forma.
- Y… -Continuó Anahí- Te diría algo pero está aquí presente Maite… -Sonriendo pervertidamente-
- ¡Ay no! –Maite se levantó boquiabierta- ¡¿Siempre estáis pensando en lo mismo!? –Dulce y Anahí se rieron- Al final va a ser cierto que tienes un problema con el sexo… -Refiriéndose a Anahí- ¡pero porque eres ninfómana! –Dijo eso medio en serio, medio en broma-
- ¡¿Qué soy qué!? –Respondió enojada, eso ya no tenía nada de broma-
- NINFÓMANA –Contestó Maite de forma lenta y clara-
- ¡Y habló la que se acuesta con el primer tío que se encuentra por la calle!
- Dios… -Dijo Dulce, poniéndose en medio de ambas- ¿Siempre se pelean por lo mismo?
- ¡Empezó ella! –Reprochó Anahí-
- ¡Yo te lo dije en broma, si tú te diste por aludida por algo será!
- ¡Chicas, ya! –Gritó Dulce, tratando de poner orden- ¿No se dan cuenta de que están peleando por una tontería? Está claro que ni Annie es ninfómana –Miró a Maite, ni Maite se acuesta con el primer tío que se encuentra por la calle… -Miró a Anahí-
- Ah, ¡¿la defiendes a ella!? –Dijo Anahí, aún más enojada-
- No, no la defiendo a ella… -Mirando seriamente a Anahí-
- ¡Si, la estás defendiendo a ella!
- Solo estoy diciendo la verdad… nunca la he visto entrar aquí con un chico que no sea Christopher, así que eso demuestra que no se acuesta con el primero que se encuentra…
- ¡¿Ves!? ¡La defiendes!
- ¡También dije que tú no eres ninfómana!
- ¡Pero te estás poniendo de su lado!
- ¿Sabes qué? Como quieras… no tengo ganas de discutir… -Caminando hasta su cuarto, mientras que por el camino se quitaba la camisa-
Maite observaba con atención- ¿Y ahora que vas a hacer? –Preguntó Anahí, caminando detrás de ella-
- Cambiarme esta camisa que me corta hasta la respiración para poder salir ­ Poniéndose una camisa que cogió de dentro del armario-
- ¿Salir? ¿A dónde vas a ir?
Caminando hasta la puerta del apartamento- A respirar aire, ya que aquí ni respirar se puede…
Dulce se dirigió a la puerta y salió, sin ni si quiera mirar atrás. Maite miró a Anahí y, seguidamente, se metió en su cuarto, sin decir nada.
Ya estaba anocheciendo y Anahí continuaba en el salón viendo la tele, sin noticias de Dulce. En ese momento Maite salió del cuarto, vestida como para salir. Ni si quiera miró a Anahí, cogió sus cosas y se dirigió a la puerta; Anahí no pudo resistirse a preguntar:
- ¿A dónde vas?
Maite paró en seco, se volteó y la miró.
- Me voy a dar una vuelta por la calle, a ver si me encuentro a algún chico que esté bueno y me lo traigo a la cama –Respondió a forma de venganza por la discusión anterior-
- Mai…
- Tengo prisa, adiós.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:20 pm

Capítulo 63
Ni si quiera la dejó hablar, se dio nuevamente la vuelta y se fue. Maite salió el apartamento y al salir por la puerta principal se encontró con Christopher.
- ¿Preparada?
- No –Se rió-
- Confía en mí… te lo vas a pasar bien –Sonriendo, mientras ambos comenzaban a caminar-
- Las montañas rusas siempre me marean…
- Pero en el parque de atracciones hay más cosas que montañas rusas, no te preocupes que te vas a divertir.
- Si tu lo dices… -Riéndose-
Por otro lado, Anahí ya se estaba desesperando, cogió el móvil y llamó a Dulce. Cuando sonó el contestador automático se dio cuenta de que, como ya le había dicho, Dulce tenía el móvil apagado.
Pasadas dos horas, ya era casi media noche, tocaron la puerta. Anahí, quien ya llevaba una hora caminando por toda la casa, fue a abrir angustiada. Detrás de la puerta apareció Dulce, despeinada, con la camisa y el pelo mojado y, claramente, borracha.
- Dulce… -Dijo Anahí boquiabierta, realmente sorprendida por el estado en el que estaba Dulce-
Dulce apenas podía mantener la cabeza recta y, sin más, dejó que su cuerpo callera. Milagrosamente Anahí la sostuvo en el aire, cerró la puerta con el pie y la llevó al sofá, tumbándola ahí.
- ¿¡Qué te hiciste!? –Le preguntó gritando, de pie y mirándola realmente enojada-
Dulce, con los ojos cerrados, simplemente se rió; estaba demasiado borracha.
- ¡Apestas a alcohol! –Dulce seguía riéndose- Dios… -Anahí suspiró, sin saber muy bien que hacer- Te tienes que duchar…
Por fin la miró - ¿Qué es eso? –Riéndose cada vez más-
Anahí observó que, cuando Dulce la miró, tenía los ojos rojos… cosa que no le gustó nada.
- Dulce… ¿qué te tomaste? –Temiéndose lo peor-
- No me acuerdo… -Continuaba riéndose-
- ¡¡¡¿Cómo que no te acuerdas!!!? –Realmente enojada-
- No sé… -Riéndose-
- Vamos a la ducha –Agarrándola de ambos brazos, intentando levantarla-
Parecía que el ataque de risa iba cesando- ¿A dónde? –Intentando ponerse en pie-
- A la ducha… -Repitió, ayudándola a mantenerse recta-
- ¿Y por qué no vamos a la cama y hacemos el amor toda la noche? –Pegando su frente a la de Anahí, casi sin abrir los ojos-
- Apestas a alcohol… -Dijo Anahí, respirando el aliento de Dulce y separándose – Vamos… -Agarrándola de la cintura, ayudándola a caminar-
- ¿A la cama? –Dijo la pelirroja, aunque sin abrir los ojos-
- No, a la ducha
- La ducha también es un buen es lugar para…
- ¡Dulce! –Sin dejarla acabar-
En el parque de atracciones, Christopher y Maite, estaban disfrutando al máximo. Se habían montado en casi todas las atracciones, excepto la montaña rusa y, ahora, habían ido a comer algo:
- Con tanta emoción me dio hambre… -Dijo Maite, riéndose mientras se llevaba a la boca un trozo de su comida-
- A mí también –Contestó Christopher, de la misma forma-
Se produjo un largo silencio, silencio que era bastante incómodo.
- Oye… -Christopher se dispuso a romperlo- Que… tenías razón, voy a pedirles perdón y de una vez por todas arreglar las cosas…
Sonrió- Me parece bien… -Sin darse cuenta, le agarró la mano- Es lo mejor que puedes hacer ahorita, créeme…
- Lo sé… Gracias… -Sonriendo-
- No me las tienes que dar…
Maite comenzó a darle tiernas caricias en la mano y, debido a que Christopher miró su mano cubierta por la de Maite, ella se dio cuenta de lo que estaba haciendo.
- Perdón… -Avergonzada, nerviosa-
En el apartamento, Anahí llevo como pudo a Dulce hasta el baño. Una vez dentro la ayudó a meterse en la bañera, con ropa y todo, ya que sabía que si la desnudaba Dulce diría muchas más tonterías. Dulce se sentó, apoyando su cabeza en la pared de la ducha, mientras que, Anahí, abrió el grifo y la empapó con agua fría, sin piedad.
- ¡Ah! –Se quejó por el frío la pelirroja, abriendo por fin los ojos- ¡Está congelada!
Anahí no contestó, continuó mojándola de arriba abajo. Hasta que:
- ¿Podrás ducharte sola?
- Tal vez… pero preferiría que me ducharas tu –Sonriendo-
Sonrió falsamente- En ese caso… cuando termines me avisas –Caminando hasta la puerta del baño- , ¡te espero a fuera! –Saliendo del baño-
Anahí salió y, en menos de cinco minutos, Dulce ya la estaba llamando.
- ¡Annie!
La castaña, con una toalla en las manos, entró al baño. Al entrar se encontró a Dulce aún con la ropa puesta, aunque aparentemente se había lavado el pelo.
- ¿Te duchaste con ropa?
- Si… no tenía ganas de levantarme y quitarme la ropa… -Dijo, mirándola aún sentada-
Anahí ni si quiera contestó, simplemente la agarró de ambos brazos y la ayudó a levantarse, tapándola con la toalla. Dulce, como pudo, salió de la bañera ayudada por Anahí.
- Vete a cambiar… te voy a preparar una café o un tila, lo primero que encuentre… -Saliendo del baño, camino a la cocina-
Dulce salió del baño y se dirigió a su cuarto, una vez allí se quitó la ropa y se puso el primer pijama que encontró sin ni si quiera peinarse. Seguidamente salió del cuarto y fue a la cocina.
- Siéntate… -Le dijo Anahí de espaldas, ya que estaba ocupada con el café-
Dulce, sin contestar, se sentó en la silla. Anahí acabó de hacer el café, lo sirvió en un vaso y se lo dio.
- Lo odio… -Dijo Dulce agarrando el vaso, refiriéndose al café-
- Bien, por lo menos te acuerdas de que lo odias… -Sentándose una silla en frente de la pelirroja- Tómatelo.
Sin discutirlo más Dulce se tomó el café, poco a poco, con cara de asco.
- Todito… no quiero que dejes ni una gota… -Decía Anahí, mirando con una sonrisa a Dulce, ya que las caras que ponía eran muy graciosas-
Por fin Dulce se acabó ese horroroso café y dejó el vaso encima de la mesa, con repulsión.
- No entiendo para que me hiciste tomarme eso…
- Porque te va a ayudar a quitarte la borrachera que traes… -Cogió el vaso para limpiarlo-
- Si tú lo dices…
La miró- Ahora te mantienes en pie, no hueles a alcohol, tienes los ojos abiertos, te acuerdas de que no te gusta el café y no te estás riendo…. Hace media hora eso era imposible, así que definitivamente la ducha y el café hicieron efecto...
Soltó una pequeña carcajada- Vale… -Aceptando que Anahí tenía razón-
Anahí acabó de limpiar el vaso, se sentó nuevamente en frente de Dulce y la miró para decirle:
- Ahora no, porque ya es tarde y tu todavía está mal, pero mañana vamos a hablar… -Apuntándola con el dedo, en tono amenazador-
- Vale… pero…
- Pero nada… –Levantándose- Me voy a dormir… y tú deberías hacer lo mismo… -Saliendo de la cocina-
Dulce se levantó, siguiéndola.
- ¿Dónde vas a dormir? –Preguntó la pelirroja-
Se paró, mirándola- En mi cama, necesitas descansar
- Puedo descansar contigo también…
- Yo también necesito descansar… hoy prefiero dormir en mi cuarto…
Sin dejar que Dulce pudiera decir algo más, se metió en su cuarto

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:20 pm

Capítulo 64
En el parque de atracciones, Maite y Christopher habían terminado de comer, y Christopher propuso algo:
- ¿Nos vamos a tomar algo?
- No, nada de alcohol. –Dijo tajante Maite, mirándolo mal-
- Vale, alcohol no, pero podríamos ir a dar una vuelta… no sé… -Caminando por el estacionamiento, camino al coche-
- No sé... tuve una fuerte discusión con Annie y prefiero ir ya a casa… no quiero empeorar más las cosas…
- ¿Te peleaste con Annie?
- Si…
Soltó una pequeña carcajada- Por lo de siempre, ¿verdad?
- Pues… -Se rió- si, por lo de siempre… -Admitió-
- Echo de menos esos momentos… -Maite lo miró, no entendió lo que quiso decir- Cuando tu y Annie se peleaban por quien se había acostado con más chicos… -Maite se rió- No sé… cuando nos pasábamos el día juntos… ya sabes… los viejos tiempos… -Suspiró- Ya nada es como antes…
- Podría ser como antes, si tú quisieras….
- Es difícil… -Llegaron al coche, se pararon para continuar hablando-
- Nadie dijo que fuera fácil, pero vale la pena… y lo sabes…
- No estoy tan seguro de eso… ¿Para qué vale la pena? ¿Para verlas besándose? No, gracias…
- No, para, como tu dijiste, volver a estar como estábamos antes… siempre juntos…
- Eso ya es imposible
- No, no lo es
- Sí, sí que lo es… porque las cosas han cambiado… -Maite se quedó callada- Bueno, ¿qué? ¿Vamos a tomar algo? –Sonriendo, intentando convencerla-
- No... de verdad no… prefiero irme a casa, además estoy cansada y…
- Vale, vale… -Sin dejarla acabar sonriendo- Como quieras… Te llevo a casa
- Vale… -Sonriendo-
Entraron el coche y arrancaron, camino al apartamento. En poco tiempo llegaron.
- Pues… ya estamos… -Dijo Christopher, mirándola con una sonrisa-
- Gracias por traerme –Sonriendo también- y espero que no te haya molestado que…
- No, tranquila. –Sin dejarla si quiera acabar- Está todo bien, lo entiendo…
Hubo un corto silencio, silencio que Christopher rompió.
- Pero… a cambio podrías darme algo… -Con una sonrisa de lo más amplía-
- Lo que quieras… - Con miedo de lo que Christopher pudiera pedirle-
- ¿Me das un abrazo? –Dijo, abriéndose de brazos con una sonrisa-
Se rió- Claro –Abrazándolo-
Se abrazaron por un corto tiempo, Maite fue la que rompió el abrazo, ya que tenerlo tan cerca la ponía nerviosa. Lo que ella no sabía era que, al separarse, se iba a quedar cara a cara con Christopher, muy cerca, casi respirando su mismo aire. Por primera vez los ojos de Christopher bajaron a los labios de Maite, no sabía por qué, pero deseaba besarlos.
Maite estaba nerviosa, muy nerviosa, así que rápidamente se alejó, saliendo del coche. Christopher ni si quiera intentó ir a buscarla, ya que estaba muy confundido.
Maite entró en el edificio lo más rápido posible, y, aún con la respiración agitada, subió al apartamento. Entró, estaba todo oscuro, hasta que de repente la luz se encendió y, a lo lejos, estaba Anahí, mirándola. Maite no le dijo nada, fue hasta la concina. Anahí la siguió.
- ¿Dónde estabas? –Preguntó Anahí-
- En la calle –Respondió ella, fingiendo estar tranquila-
- ¿Sigues molesta por lo de antes? –Maite no contestó- Me pasé, te pasaste, lo siento…
Suspiró. La miró-Tienes razón… nos pasamos, perdóname tu a mi también… -Anahí le sonrió-
Anahí se dio cuenta de que Maite continuaba intranquila.
- ¿Qué te pasa?
- ¿A mí? Nada… -Caminando hasta el salón-
- ¿Dónde estuviste? –Siguiéndola-
- En… el parque de atracciones… -Anahí la miró extrañada, sabía perfectamente que no le gustaba- Con…. Chris…
- El loco de Christian… -Se rió- Seguro que se…
- No, no fue Christian… -Sin dejarla acabar-
- ¿Christopher? –Preguntó asombrada-
- Sí… me llamó y me invitó… no pude negarme…
- Bien, ¿Y? ¿Qué pasó?
- Pasó… que… -Anahí escuchaba atenta- Pues… todo iba bien, hasta hace ratito…
- Me tienes en ascuas… ya dime
- Me pidió un abrazo… -Anahí sonrió tiernamente- Y… cuando nos separamos…
- Se besaron –Dijo, con una amplia sonrisa-
- ¡No! –Dijo rauda Maite- Casi, pero no…
- ¿Casi? –Se sorprendió-
- Si…
- ¿Ya viste? Él también…
- Él nada… -Sin dejarla acabar- Simplemente nos quedamos pegados después del abrazo, nada más…
- Si solo hubiera sido eso él se habría reído… ¿lo hizo?
- Pues… no, no lo hizo pero…
- Pero nada Mai, tal vez le gustes…
- Tal vez esto sea una locura…
- Tal vez puedan ser ambas cosas… Normalmente el amor es una locura... –Maite guardó silencio, pensando- Bueno… tu piénsalo, no pierdes nada en intentarlo…
- Lo pensaré, aunque creo que es imposible… -Esta vez fue Anahí la que se quedó callada- ¿Pasó algo?
- ¿A qué te refieres?
- A Dulce, a ti… a la pelea que tu vieron por mi culpa…
- Pues… llegó hace ratito…
- ¿Qué? –Se sorprendió bastante- ¿Hace rato? ¿Tan tarde? ¿Ella sola?
- Si… borracha…
- ¿¡Borracha!? –Se sorprendió aún más- ¿Llego tan tarde y borracha?
- Sí, pero es que no sabes cómo estaba… Estaba… fatal, no podía mantenerse en pie, no podía abrir los ojos, no sabía que se había tomado, no paraba de reírse…
- ¿Pero solo tomo alcohol?
Anahí guardó silencio un momento, intentando entender a lo que Maite se refería, pero no lo logró:
- ¿Cómo que si solo tomó alcohol?
- Sí, eso… como llegó tan mal a lo mejor no solo bebió si no que también…
- No, -Dijo rauda, comprendiendo por fin lo que Maite quería decir- no se drogó, simplemente se emborrachó…
- ¿Estás segura?
- Si, completamente. Cuando se duchó y se bebió el café se puso mucho mejor… así que que no pudo haberse drogado…
- Eso tú no lo sabes… Ni si quiera ella lo sabe, no se acuerda… ¿no?

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:21 pm

Capítulo 65
- Pues no, no se acordaba porque aún estaba borracha… pero estoy segura de que no se drogó, ni fumó, ni nada por el estilo…
- Vale, lo que tú digas. ¿Y por qué?
- ¿Cómo que por qué?
- ¿Por qué se puso así?
- No lo sé Maite… no he podido hablar de ella, pero probablemente fue por lo de su papá y por lo de su hermana… estoy casi segura…
- Tienes que hablar con ella…
- Lo sé… -Se levantó- pero ahora me voy a dormir, estoy súper cansada por tu culpa…
- ¿Por mi culpa? –Se levantó también, para hablar mejor-
- Si, no podía irme a dormir sin saber dónde te habías ido o si estabas enojada…
Maite sonrió y, seguidamente, abrazó a la castaña, dándole un tierno beso en la mejilla. Segundos después se separaron:
- Venga anda, vete a dormir… -Dijo Maite-
- ¿Y tú no te vas a dormir? –Preguntó Anahí-
- Todavía no, no tengo sueño…
- Vale, pero Mai… si es por lo de Christopher no te…
- No es eso –Sin dejarla acabar-, simplemente no tengo sueño…
- ¿Segura?
- Que si… -Sonriendo-
- Vale… pues me voy a dormir, buenas noches.
Anahí le dio un beso en la mejilla a modo de despedida y se fue a su cuarto a dormir. Por otro lado, Dulce llevaba todo el tiempo dormida. Mientras que, Maite, fue a la cocina, se preparó un café y se lo tomó, pensativa. En otro lado, Christopher también se había ido a su casa.
Al día siguiente la primera en levantarse fue Dulce, ya estaba mucho más sobria, pero con dolor de cabeza. Tenía frío, así que se puso su albornoz y, seguidamente, se dirigió a la cocina para tomarse un caliente vaso de leche. En ese mismo momento se levantó Anahí, bostezando y con los pelos alborotados.
- Buenos días… -Dijo Dulce desde la cocina, con una tierna sonrisa por verla así-
- Bue… nos… días… -No se había dado cuenta de que Dulce estaba ahí, así que se colocó rápidamente el cabello-
Sin decir más Anahí fue a la nevera para coger la leche.
- ¿Dormiste bien? –Preguntó Anahí de espaldas, preparándose el vaso de leche caliente-
- Más o menos… -Silencio- Habría dormido mejor si hubieras estado conmigo en la cama… -Añadió sinceramente-
- Ya… -Dijo simplemente, sentándose en frente de Dulce para tomarse la leche-
Dulce se llevó la mano a la frente, pues le dolía la cabeza. Anahí se dio cuenta de ello y dijo:
- ¿Resaca?
Soltó una pequeña carcajada- Eso parece…
Anahí no se rió, continuó con su expresión seria y, simplemente, continuó bebiéndose la leche. En silencio, ambas se terminaron el vaso de leche.
Anahí se levantó- ¿Terminaste? –Preguntó, para llevarse el vaso y así limpiarlo-
- Si -Contestó Dulce-
Anahí cogió el vaso de la pelirroja y se dispuso a limpiarlo. Dulce se levantó y, mientras Anahí limpiaba, se acercó a ella, abrazándola por la cintura.
- ¿Y tú? ¿Dormiste bien? –Preguntó al pelirroja, melosa, dándole cortos besos en el cuello-
- No, no dormí bien –Contestó fría, acelerando el proceso de lavar los vasos-
- ¿Ves? Tú también me echaste de menos… no entiendo porque no viniste a mi cama…
- No fue por eso por lo que dormí mal… -Acabó de lavar los vasos y se separó de la pelirroja- De hecho… si hubiera dormido contigo habría dormido aún peor.
Dulce no comprendía esa reacción por parte de Anahí.
- ¿Por qué? ¿Qué te hice? –Preguntó confusa la pelirroja-
- Nada, a mi no me hiciste nada… Te lo hiciste a ti misma –Respondió, cruzándose de brazos-
- ¿Es por lo de ayer?
- Si, es por lo de ayer. Tenemos que hablar
- Pues vas a hablar con la pared, porque yo no voy a hablar de ello.
dejando a Anahí con la palabra en la boca, se volteó, dispuesta a ir a su cuarto.
- ¡¡Dulce!! –Caminando detrás de ella, gritando, realmente enfadada por esa reacción de Dulce-
Dulce ni si quiera contestó, se metió en su cuarto y pegó un fuerte portazo. Anahí, en menos de diez segundos, abrió con rapidez la puerta.
- ¡Te estoy hablando!
- ¡Pero es que yo no quiero hablar!
- ¡Me da igual lo que quieras!
Los gritos despertaron a Maite, quien rápidamente fue al cuarto de Dulce.
- ¡¿Qué pasa!? –Gritó Maite, intentando que se le escuchara-
- Nada Mai, déjanos solas –Pidió Anahí, más calmada-
- ¡No, no nos dejes solas! –Pidió totalmente lo contrario la pelirroja-
Para desgracia de Dulce, Maite hizo caso a Anahí y salió del cuarto, dejándolas solas. En cuanto Maite cerró la puerta, Anahí preguntó:
- ¿No se suponía que no bebías? -Dulce no contestó- Me habías dicho que, solamente con una copa, te ponías fatal… ¡¿por qué te emborrachaste!? -Volvió a subir el tono de voz-
- ¡Porque me dio la gana, déjame en paz!
- ¡No, no te dejo en paz!-Respiró hondo, tratando de calmarse- ¿Solo bebiste? Dulce, ¿qué te tomaste?
- ¿Cómo que si solo bebí? ¿Qué me quieres decir?
- Pues… no sé… ¿tomaste algo más que no fuera alcohol?
- Anahí… ¡¿Estás insinuando que me drogué?! –Se puso aún más nerviosa-
- ¡No, no estoy insinuando nada...! ¡Solo te preguntó!
- ¡Pues no, no me drogué!
- Vale… -Se quedó más tranquila-

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:21 pm

Capítulo 66
- Pero dime, ¿qué tomaste?
- ¿Eso qué importa?
- Mucho, importa mucho… Dime…
Se sentó en la cama- Una botella de whisky…
- ¿Estás loca? ¿No aguantas ni dos tragos y te bebes una botella?
- Otra de ron… y… un trago de tequila… -Admitió-
- ¡¿Qué!? ¡¡Dulce!! –Se sentó a su lado, enojada-
- No me regañes… -Pidió, casi en súplica-
- Está bien, no te regaño, pero explícame por qué coño te pusiste como te pusiste…
- No sé… No lo sé… -Repitió- Pasé por delante de una tienda, entré, vi las botellas y… ni me lo pensé…
- ¡¿Pero por qué?! –Se levantó otra vez, nerviosa- ¡Sabes perfectamente que beber no te sirve para olvidarte de nada!
- Pues sí, lo sé pero… prefería estar ebria, para no pensar en lo de mi papá, ni en lo de mi hermana… en nada, no quería saber nada de nadie…
- ¡Dulce por dios! Estabas en un estado deplorable… ¿¡Preferías estar así!?
- ¡Sí! –Se levantó. Nuevamente esa conversación se estaba convirtiendo en discusión- Porque así al menos no me daba cuenta de lo que pasaba, ni de lo que hacía… no pensaba en nada ni en nadie…
- ¡A ti lo que te pasa es que eres una egoísta! –Dulce fue a contestar pero Anahí continuó- Tu no te dabas cuenta de lo que pasaba, ni de lo que hacías… ¡Pero yo sí! ¡Fui yo la que tuvo que cogerte en el aire para que no te calleras al piso! ¿¡No te das cuenta que verte así me hace daño!? –Dulce guardó silencio, no supo que contestar a eso- Te podrían haber pasado muchas cosas… podrías haberte caído por las escaleras como Christopher o, peor aún, de camino a casa te podría haber atropellado un coche… ¡¿Eso no te importa!?
- ¡Pues no, no me importa! Me da igual que me atropelle un coche, caerme por las escaleras o cualquier otra cosa… ¡Todo me da igual!
- Qué bien… -Irónicamente- ¡Acabo de descubrir que además de estar loca eres masoquista! Respiró hondo, tratando de calmarse- ¡¿Entonces también te da igual que me duela verte así!?
Suspiró- Annie… -Intentando que la situación se tranquilizaste-
- ¡Annie nada! –Sin dejarla acabar, ella no quería tranquilizarse- ¡Te da igual todo, ¿no?! Pues bien, ¡haz lo que te dé la puta gana!
caminó hasta la puerta, dispuesta a salir, pero, antes de que pudiera hacerlo, Dulce la agarró del brazo, volteándola.
- ¡Dulce, déjame! –Intentando soltarse-
- ¡No quiero que te vayas así!
- ¿Qué más da? ¡Te da igual todo, ¿no?!
- ¡Anahí! –Ese grito bastó para que Anahí dejara de intentar soltarse y para que se callara- Tú sí que me importas…, de hecho, eres lo único que me importa… ahorita, eres lo más importante que tengo…
- Esa frase bonita ahora no te va a servir de nada… ¡ya estoy harta de que te destruyas a ti misma!
- ¡¿Y qué esperas que haga!? ¡Se acaba de morir mi papá!
- ¡Salir adelante, eso quiero que hagas! ¡No es normal lo que hiciste anoche, joder! –Dulce guardó silencio- ¡Estoy harta de esto! –Gritó- ¡¡HARTA!! –Gritó con más énfasis-
Y, ahora sí, Anahí salió del cuarto, pegando un portazo. Anahí salió del cuarto, realmente enojada, encontrándose a Maite en el sofá, quien la miraba realmente sorprendida.
- ¡Nada! ¡No me digas nada! –Pidió, casi exigió, Anahí-
- … Vale… -Contestó Maite, mirándola-
Anahí se sentó al lado de Maite, sin decir nada.
- Annie… -Empezó Maite-
- Te dije que no me dijeras nada… -La miró de forma asesina-
- No tiene nada que ver con Dulce…
- ¿Entonces?
- Charlie, volvió a llamar…
En ese momento salió Dulce del cuarto, lo había escuchado.
- ¡¿Quién llamó!? –Preguntó, mirando a Anahí-
La castaña se levantó- ¡¿Qué te importa!?
- ¡¿Charlie es el idiota que te puso los cuernos!?
- ¡Sea quien sea a ti no te importa!
- Si, si me importa –Respondió, sorprendentemente sin gritar- ¿Y cómo qué volvió a llamar? ¿Ya había llamado antes?
Anahí estaba en un problema
- ¡Nadie dijo volvió! –Mintió Anahí- Maite simplemente me dijo que Charlie había llamado… ¿También estás sorda?
- Estaré loca y seré masoquista, ¡pero no estoy sorda!
- Quién sabe, a lo mejor ahora descubres que, además tener un problema con el alcohol, también tienes un problema en los oídos… -Maite se sorprendió-
- Voy a fingir que no escuché eso… -Dijo Dulce, obviando el comentario de Anahí- Sé perfectamente lo que escuché… ¿quién está mintiendo ahora, Anahí? –Anahí se calló- ¿Sabes qué? Haz lo que te dé la gana…
Dulce fue a la cocina, sin dejar que Anahí contestara nada más. Maite se levantó, se acercó a Anahí y le dijo:
- Te pasaste miles de pueblos… Solamente se emborrachó un día, no tiene por qué tener ningún problema con el alcohol… -Anahí fue a hablar pero ella continuó- Esta vez fuiste tú la que le mintió y creo que ella merecía una explicación por lo de Charlie
- Ya, ya lo sé…
- ¿Entonces a qué esperas para ir a pedirle perdón?
- ¡¿Yo!? Joder Mai… después de lo que hizo creo que es ella la que tiene que pedirme perdón a mi…
- No seas orgullosa… -La miró mal- Venga, vete a pedirle perdón
- Siempre tengo que ir yo…
- ¡Anahí, vete!
- ¡Vale…! –Aceptó por fin-
Anahí caminó despacio hasta la cocina, pensando en qué decirle. Una vez allí:
- Dul… -Dulce estaba sentada en la mesa, con la mirada perdida en el suelo y un vaso de agua en la mano- ¿podemos hablar?
La miró- ¿Ya estás más tranquila?
- No, pero creo que me pasé
- Pues si no estás más tranquila no, no podemos hablar… -Se levantó, dispuesta a salir de la cocina-
- Vale, sí, estoy más tranquila… -Poniéndose delante, impidiendo que se fuera-
- Bien… hablemos…
- Antes de que me digas nada… Charlie me llamó ayer, le dije que me dejara en paz y ya, de ese tema no hay más…
- Pero te volvió a llamar hoy…
- Si, no sé para qué… y… perdóname por lo que te dije, me pasé…
- Pues sí, te pasaste… Pero bueno, da igual… Yo también te quería pedir perdón por lo de ayer…
- Bien, ahora solo quiero una cosa…
- ¿Qué cosa?
La apuntó con el dedo índice- No te vas a volver a emborrachar más… no te vas a tomar ni una copa de vino… ¡nada!
Se rió- Vale…
- ¡Prométemelo! –Aún apuntándola con el dedo-
- Que si… ¡te lo prometo! –Sonriendo-
Seguidamente Anahí la abrazó, después de todo lo ocurrido necesitaba hacerlo

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:21 pm

Capítulo 67
Mientras se abrazaban, Anahí le dijo:
- Tú también eres lo más importante para mí… -Refiriéndose a lo que Dulce le había dicho anteriormente-
Se separó un momento para mirarla, sonriendo tiernamente- Te amo… -La besó-
Anahí correspondió al beso profundizándolo y pasando sus manos alrededor del cuello de la pelirroja. Ninguna de las dos quiso llegar a más, pues no era el momento, así que poco a poco se separaron, quedándose con las frentes pegadas, sonriendo. De un momento a otro, a Anahí se le quitó la sonrisa, cosa que preocupo a la pelirroja:
- Ey… -Acariciándole tiernamente la cara - ¿Qué pasó?
- Nada… que me acordé de cómo estabas ayer y es que… me dolió mucho verte así Dulce… de verdad, estabas… ni si quiera te mantenías en pie…
- Cariño, perdóname… Te juro que no va a volver a pasar…
- Eso espero…
Estuvieron un momento en silencio, Dulce acariciaba tiernamente la cara de Anahí. De repente esta recordó algo:
- Dul… ¿te puedo hacer una pregunta?
- Claro, dime, ¿qué pasa?
- ¿Te acuerdas de que te dije que a mí no me gustaban las mujeres, solo tú…?

-Flash Back-
- Pues… -Entrelazó sus manos con las de Dulce- Es una chica… -Siguiéndole el juego-
- ¿Una chica? –Dándole suaves caricias en las manos, sonriendo- No sabía que te gustaran las mujeres…
- No, no me gustan las mujeres… me gusta ella…
-Fin del Flash Back-

- Si, me acuerdo... ¿qué pasa?
- ¿A ti te gustan las mujeres o… solo te gusto yo?
- Pues… -Dudó por un momento- Definitivamente esa es una buena pregunta… -Soltó una pequeña carcajada- Hasta ahora la única mujer en la que me he fijado es en ti, pero… no sé, tendría que probar con otra mujer para saberlo…
La miró de forma asesina- Tu pruebas algo con otra mujer y te volteo la cara… -Algo molesta-
Se rió- Solo era una broma…
- No, Dulce… -Apuntándola con el dedo- Ni se te ocurra probar nada con nadie… ¡te mato! Lo que quieras probar lo pruebas conmigo, que para algo estoy…
- Pues sí, pero el chiste es probarlo con otra que no seas tú… -Molestándola-
- Dulce... ¿Quieres tener la cara del mismo color de tu pelo? Como sigas diciendo esas cosas lo vas a conseguir… –Mirándola realmente mal, cada vez más molesta-
- Oh, perdón… fuiste tú la que sacó el tema…
- Pues sí, pero… pero… -Dulce la había dejado sin palabras- ¡Pero te estás pasando! –Dijo por fin-
- Vale… pero cariño, ahora en serio… -Dejó de reírse- No te preocupes, no voy probar nada con nadie que no seas tú… -Acercándose a ella con una sonrisa-
- Más te vale...
- Oye… ¿ahora te puedo pedir algo?
- Después de eso debería decirte que no, pero bueno… vale, pídeme lo que quieras…
- Llama al tal Charlie ese…
- ¿Qué? ¿Para qué?
- Pues para ver que quiere… si te llamó será porque quiere algo, ¿no?
Anahí guardó silencio por un corto tiempo, pensando. Hasta que al final dijo:
- Vale, lo llamo con una condición… -Sonriendo coqueta-
- A ver… cuéntame, ¿qué condición? –Sonriendo pervertidamente, pensando saber lo que Anahí quería-
- Si yo llamo a Charlie… tú llamas a tu mamá…
Automáticamente a Dulce se le quitó la sonrisa, eso no era para nada lo que ella esperaba. Antes de que Dulce pudiera hablar, Anahí dijo:
- Cariño… por favor, me pongo en su lugar y tiene que estar destrozada… ha perdido a toda su familia en menos de siete años, eres lo único que tiene y no quieres hablar con ella…
Dulce se lo pensó por un rato.
- Vale, pero… la llamo para despedirme.
- No –La miró mal- No te vas a despedir
- Si, si lo voy a hacer.
- No, no lo vas a hacer.
- Vale, no lo hagas… entonces yo llamo a Charlie pero para irme de copas con él…
- Sabes perfectamente que no lo harás, lo odias… -Sentándose en la silla, mirándola realmente tranquila-
- Cariño… -Se inclinó, acercando su cara a la de Dulce- Por ti hago lo que sea… y si tengo que irme de copas con Charlie para que tú llames a tu mamá pues... lo hago…
- No, no lo haces…
- ¿Lo quieres probar?
- Puede…
- Vale… ya vengo…
sin dejar que Dulce dijera nada más, salió de la cocina, llegó al salón y le dijo a Maite:
- Mai, ¿me dejas tu móvil?
- ¿Para?
- Voy a llamar a Charlie…
- ¿A Charlie? –Se sorprendió-
- Sí, ¿me lo das?
- Sí, claro… -Dándole el móvil- pero ¿qué pasa?
- Nada, ¡luego te cuento! –Caminando nuevamente hasta la cocina-
Nuevamente fue a la cocina, donde Dulce la esperaba, aún sentada.
- ¿Estás segura de que quieres que lo llame? –Preguntó Anahí, ya en frente de ella con el móvil en la mano-
- Si, llámalo… a ver si es verdad… -Dijo Dulce, divertida, pensando que no lo haría-
- Vale, como quieras…
Anahí comenzó a marcar el número y, antes de darle al botón verde, miró a Dulce. La pelirroja no dijo nada así que Anahí apretó el botón verde y se llevó el móvil al oído. Charlie contestó:
- ¿Bueno?
- ¡Hola Charlie! –Sonrió-
- ¿Anahí?
- Si, la misma –Se rió-
Dulce imaginaba que Anahí no iba a ser capaz de llamarlo, pero al ver que ocurrió todo lo contrario se levantó rauda y le quitó el móvil de las manos, colgando. Anahí la miró sonriendo, cruzándose de brazos.
- Te dije que era capaz de llamarlo

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:21 pm

Capítulo 68
- No te vas a ir de copas a ninguna lado… ¿Vale? –Dijo Dulce, en tono amenazador-
- ¿Tú vas a llamar a tu mamá? –Dulce guardó silencio- En ese caso me temo que si, voy a ir con el de copas…
- ¡Vale! –Se rindió por fin- Llamaré a mi mamá…
- Bien –Dijo Anahí con una sonrisa de lo más amplia-
- Si, bien, pero ahora lo llamas y le dices que te deje en paz… -Dándole el teléfono-
- ¿Ya? –Dijo sorprendida, cogiendo el teléfono-
- Pues claro que ya…
- Y después llamas tú a tu mamá...
- Que si, venga, llama –Ansiosa-
Anahí marcó nuevamente el número. Charlie volvió a contestar:
- ¿Bueno?
- Charlie…
- ¿Anahí? ¿Me colgaste?
- No, es que se colgó, lo siento…
- Ah, no pasa nada… Se me hace raro que me llames, ¿quieres que hablemos?
- Si
- Bien, empiezo yo
- No, no, empiezo yo Charlie… lo que te voy a decir es muy cortito…
- No, déjame empezar a mí por favor…
- Vale…
- Ni si quiera voy a tratar de explicarte lo que pasó, sé que no me quieres escuchar. Solo quería decirte que Maite me contó que andan mal de dinero y que necesitan trabajo…
- ¿Qué Maite te contó qué? –Sorprendida. Dulce escuchaba atentamente-
- Sí, me lo contó, porque me puse pesado y le pregunté por ti… El caso es que yo estoy viviendo en Canarias, dirijo una empresa de cosméticos y… no sé, tal vez te interesaría venir a trabajar como secretaria, no sería muy complicado, solo papeleo… ya sabes…
- ¿Trabajar? –Dulce no entendía nada-
- Si, trabajar. El otro día casi no me dejaste hablar…
- Pues… la verdad es que me vendría muy bien… pero yo estoy en Madrid…
- Lo sé, no te preocupes por eso… Tengo varios apartamentos repartidos por la ciudad y te podría dejar uno…
- Muchas gracias Charlie, pero… yo tengo aquí mi vida…
- Pero no tienes trabajo… Además, te puedo dejar alguna semana libre para ir a visitar a Mai… -Anahí fue a hablar pero Charlie continuó- Mira, mejor no me contestes hora, piénsatelo y me llamas….
- De acuerdo…
- ¿Qué me querías decir?
- Nada… era una tontería… Cuando sepa la contestación te llamo, adiós. –Colgó-
Anahí dejó el móvil encima de la encimera y, seguidamente, se sentó en la mesa, todo esto seguida de Dulce.
- ¿Qué pasó? –Preguntó Dulce, ansiosa por saber-
- Me ofreció trabajo…
- ¿Qué te ofreció qué? –Eso no le gustó-
La miró- En Canarias…
- ¡¿En dónde!? –Eso le gustó aún menos-
- En Canarias… -Repitió- Está muy bien… es de secretaria, no tendría que trabajar mucho, solo papeleo y por lo menos lo conozco a él… -Dulce negaba con la cabeza mientras Anahí intentaba convencerla- Además me presta un apartamento para vivir… -Dulce se rió irónica- Es la única oferta de trabajo que tenemos… está muy bien y además me presta el apartamento…
- ¡Sí, pero es en CANARIAS! –Gritó Dulce-
- Los fines de semana podría venir… o tú podrías ir… los vuelos no están muy caros…
- ¿Y vernos tres veces al mes? ¿¡Durante cuánto tiempo!? ¡¡NO!!
- Dulce… es una buena oferta…
- ¡Anahí! ¡Ese tío lo único que quiere es tenerte cerca para volver a conquistarte!
- Solo me ofreció trabajo Dulce, tranquilízate…
- Me tranquilizaré cuando me digas que no vas a aceptar –Anahí guardó silencio- ¡Anahí!
- ¡Joder Dulce! Déjame pensar un poco… es una buena oferta, sería una estupidez desperdiciarla así como así…
- Vale, ¿no la quieres desperdiciar? –Se levantó-
- No…
- Pues ven –Agarrándola de la mano, intentando levantarla-
- ¿A dónde? –Sorprendida, levantándose-
- Aunque me joda tienes razón, es una muy buena oferta y hay que aprovecharla… -Caminando hasta el salón-
- ¿Y? –Preguntó, sin saber que quería decir Dulce-
Ya en frente de Maite- Ella es la persona adecuada –Mirándola, sonriendo-
- ¿Qué? –Preguntó Maite, sin entender nada-
- ¿Qué? –Preguntó también Anahí, mirando sorprendida a Dulce- ¿Ella?
- Si –Dijo Dulce, con una sonrisa de oreja a oreja-
Maite se puso en pie, asustada- ¿Yo? ¿Adecuada? ¿Para qué? ¡No me gustan las mujeres! ¡Olvídense del trío ese!
Anahí y Dulce se rieron.
- ¡No se rían! –Gritó Maite-
- ¡Es que no tiene nada que ver con hacer un trío! –Dijo Anahí riéndose-
- ¿Ah, no? –Respiró hondo Maite, agradecida porque no se tratara de eso-
- No –Dijo Dulce, riéndose-
- Bueno, ya… ¿Para qué soy buena? –Intentó cambiar de tema Maite-
- ¿Lo eres o lo estás? –Continuaba Anahí con la broma, riéndose-
Después de esa frase, Anahí fue fulminada por una mirada de Dulce, quien no se reía y esa broma no le hacía nada de gracia.
- Es una BROMA –Aclaró Anahí, mirando seriamente a la pelirroja-
- Después se pelean –Interrumpió Maite-, ¿me explican para qué soy buena?
- Te gustaría trabajar, ¿verdad? –Comenzó Dulce-
- ¡Sí, claro! –Contestó feliz Maite-
- Bien, ¿de secretaria?
- Genial
- ¿En Canarias?
- Perfec… ¿¡Qué!? ¡¿En Canarias!?
- Si… ¿no te apetece? –Con una sonrisa de oreja a oreja, intentando convencerla- Tiene un clima perfecto, muchísimas playas y además te dejan una casa… ¡Es perfecto!
- Si, es perfecto pero es CA-NA-RIAS –Recalcó lentamente, intentando que Dulce lo comprendiera-
- Te vendría bien cambiar de lugar, así conoces gente nueva, no sé… -Continuaba la pelirroja, tratando de convencerla-
Anahí miraba con una divertida a Dulce, quien estaba poniendo todas sus ganas en que Maite aceptara.
- ¿Pero esto por qué? –Preguntó Maite, mirando a Anahí-
- ¿Qué? –Respondió Anahí con otra pregunta, quien acababa de salir de su transe-
- Porque nos viene bien trabajar –Respondió Dulce-
- Exacto, pero acá, no en Canarias... –Maite se negaba- ¿Cómo consiguieron la oferta?
- Pues… Charlie –Dijo Anahí-
- ¿Charlie? –Preguntó sorprendida Maite-
- Sí, me estaba llamando para decirme que tenía un puesto para mí como secretaría…
- ¿Para ti? Dulce, ¿no que el puesto era para mí? –Preguntó Maite, mirando mal a Dulce

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:21 pm

Capítulo 69
- Bueno…. –Dulce comenzó a balbucear y Anahí se rió- Era para ella pero… creo que a ti te vendría mejor… porque… no sé, creo que… lo harás bien –Finalizó-
Anahí, soltó algunas carcajadas más y dejó de reírse- Mai… -Empezó Anahí, dispuesta a aclarar las cosas- Charlie me llamó y me ofreció el puesto pero está muy lejos, apenas empecé mi relación con Dulce y pues… irme para allá solo sería perder tiempo… Es un muy buen puesto y pensamos que sería una tontería desperdiciarlo, por eso te lo ofrecimos a ti… Necesitamos el trabajo…
- Eso es… más o menos… lo que dije yo… -Dijo Dulce-
- Si, lo mismo… -Irónicamente, riéndose-
- Pero está muy lejos… -Dijo Maite-
- Puedes probar un mes y si no te gusta pues lo dejas…
- No sé…
- ¡No se habla más, si! –Finalizó Anahí- Voy a llamar a Charlie y le voy a dar la noticia –Sacando el móvil-
- Vale… al fin y al cabo me vendrá bien cambiar de lugar por un tiempo… -Se dio por vencida Maite-
Anahí marcó el número de Charlie y, antes de que le diera al botón verde, Dulce dijo:
- Pon el altavoz… -En tono amenazador-
- Vale… -Se rió-
Ahora sí, le dio al botón verde, y, en pocos segundos, él contestó:
- ¿Annie? Que rápido te decidiste… -Se rió-
- Sí, bueno… quería proponerte algo…
- Qué bien, yo también quería proponerte algo…
- ¿Ah, sí? Pues dime
- No, no, dime tú.
- Vale. Bueno… lo que pasa es que yo tengo aquí mi vida y pues… no me apetece irme tan lejos a trabajar, entonces se lo propuse a Maite y aceptó encantada…
- ¿Maite?
- Sí, Maite –Dulce y Maite escuchaban atentamente-
- Pero… ¿por qué no te vienes tú? –Dulce garraspeó, algo molesta-
- Ya te dije… -Miró a la pelirroja- tengo aquí mi vida
- Pero de igual forma, si Maite viene acá te quedarías sin “tu vida”… porque ella y Christopher son tu vida… ¿Tienes a alguien más en tu vida?
Dulce, sin previo aviso, le quitó el teléfono a Anahí de la mano y le dijo:
- Vamos a ver rey… Anahí tiene NOViA, si, escuchaste bien: ¡NOVIA! –Repitió- Y no va a ir a Canarias porque no le sale del CULO, ¿vale?
- Dulce… -Anahí la miraba sorprendida, casi riéndose-
- ¿Novia? –Dijo Charlie- Mira niña, vete a un manicomio y pásame a Anahí, ¿sí?
Dulce se rió irónica- ¿Ir a tu casa ahora? No, gracias… pero tú te vas a la ******* ¿Si? –En el mismo tono de él-
- ¿¡Pero quien coño eres tú!? –Gritó Charlie-
- ¿Quién?
- ¡Tú! ¿¡Además de idiota estás sorda!?
- Perdón, no te escucho… -Fingiendo no escuchar- Mejor hablamos en otro momento, ¿sí? –Volvió a imitar su tono y colgó-
Dulce, después de colgar, respiró hondo, satisfecha de haberse desahogado. Maite la miraba con la boca abierta, al igual que Anahí, quien la miraba de la misma forma pero algo más divertida.
- Toma… -Dijo Dulce, con una sonrisa, dándole el móvil a Anahí-
- Pero… Dulce… -Balbuceaba Anahí- ¿Estás loca? –Preguntó, riéndose-
- Probablemente, pero me desahogué –Dijo con una amplia sonrisa-, necesitaba hacerlo y él era el adecuado –Se rió-
- ¿Pero por qué? El pobre no te hizo nada… -Preguntó Anahí, sin entender muy bien el motivo de por qué Dulce había hecho eso-
- ¿Cómo que no? ¿Al el que coño le importa si tienes a alguien más en tu vida? Además… se estaba poniendo muy pesado con eso de que fueras tú para allá…
- Ya, claro… -Sonrió- A ti lo que te pasa es que estás celosita… -Dijo coqueta, acercándose a ella-
- Bueno... un poquito…. –Sonriendo también, pasando ambas manos alrededor de la cintura de Anahí-
Pasó ambas manos alrededor del cuello de la pelirroja- Me gusta que te pongas celosa…
- ¿Por qué? –Casi rozando sus labios con los de Anahí, olvidándose de que Maite estaba ahí-
Anahí sonrió pervertidamente, sonrisa que Maite observó. Cuando la castaña iba a contestar, Maite dijo:
- ¡¡¡Hola!!!! –Gritó desde atrás- ¡Estoy aquí!
Ninguna de las dos se molestó en mirarla, así que Maite tomó la iniciativa de acercarse a ellas. Ya a un lado:
- ¡¡¿Hola?!!–Repitió Maite, mirándolas de cerca-
Por fin, ambas la miraron:
- ¿Podrían separarse? Me ponen nerviosa…
- ¿Nerviosa? ¿Por qué? –Dijo Anahí, sonriendo pervertidamente-
- Anahí… empiezo a pensar que tu fantasía sexual es hacer un trío conmigo… -Dijo Maite, mirándola mal-
Dulce la soltó, fulminando a la castaña con la mirada.
- ¡No! –Dijo rauda Anahí- Cariño… sabes que solo es una broma, no seas tontis… -Pegándose nuevamente a ella-
Dulce la miró seria por un instante, así que Anahí continuó:
- ¿Y sabes por qué me gusta que te pongas celosa y así, toda enojada?
Anahí sonrió pervertidamente y se acercó al oído de la pelirroja para susurrarle:
- Me pone mucho verte así…
Esa frase, y la forma en que lo dijo, consiguió que la piel de Dulce se erizara considerablemente, tanto que Anahí lo notó. Maite, cansada de mirar esa escena:
- ¿Saben qué? Sí, me voy a Canarias cuanto antes… -El móvil aún estaba en las manos de Anahí sí que se lo quitó- Voy a hablar con Charlie… creo que os va venir tener la casa sola algunos meses para descargar la tensión sexual acumulada… -Se rió-
Maite se metió en su cu

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:21 pm

Capítulo 70
- ¿Ya se te fueron los celitos? –Dijo Anahí, sonriendo, aún con sus manos alrededor del cuello de Dulce, intentando besarla-
- Más o menos… -Volteándole la cara-
- ¿Más o menos? –Se rió- Anda, bésame… -Agarrándole la cara de ambas mejillas, intentando besarla-
- No… -Volviéndole a voltear la cara, sonriendo-
- Ah, ¿no? –Sonriendo, sabiendo perfectamente lo que Dulce se proponía-
- No… -Repitió, con una sonrisa más amplía-
- Entonces te beso yo
sin dejar que Dulce pudiera decir nada, la atrapó con sus labios, besándola. Pocos segundos después Dulce se alejó.
- ¡Dulce! –Se quejó Anahí, dándole un golpito en el brazo-
- ¿Qué? –Dijo, riendo-
- ¡Bésame! –Casi exigió, riendo, pegando sus labios a los de la pelirroja-
Dulce no hizo nada, simplemente se quedó mirándola, con una sonrisa. Cosa que molestó aún más a Anahí.
- Dul, en serio, bésa…
Antes de que Anahí pudiera acabar la frase, Dulce la atrapó entre sus labios, besándola de forma realmente apasionada. Anahí, raudamente, correspondió al beso de la misma forma, usando su lengua, estaba ansiosa por besarla. En poco tiempo la temperatura había subido considerablemente, Dulce tenía sus manos en la cintura de Anahí, levantándole poco a poco la camisa.
- Va a salir Mai… -Dijo Anahí, entre besos, con la respiración agitada-
- Me da igual… -Quitándole de una vez la camisa-
Seguidamente la pelirroja bajó sus besos al cuello de Anahí, dispuesta a devorarlo. De repente:
- ¡Annie! –Gritó Maite, desde el cuarto-
Rápidamente Dulce dejó a salvo el cuello de Anahí. Sorprendentemente para la pelirroja, Anahí sonrió pervertidamente y le dijo:
- Vamos al baño… -Agarrándola de la camisa, tirando de ella-
- ¿Al baño? –Se sorprendió, sin poder evitar caminar hasta él, ya que Anahí estaba jalando-
- Sí, estoy harta de que nos deje a la mitad…
- Annie… estás loca… -Llegando al baño-
- Lo sé… -Entrando en el baño y cerrando la puerta con seguro-
Anahí apoyó a Dulce contra la puerta y, en un rápido movimiento, le quitó la camisa.
- Annie… nos va a pillar...
- Me da igual… -La miró, muy cerca- Te necesito, aquí y ahora…
Antes de que Dulce pudiera contestar, Anahí dijo:
- Además… esto le da más morbo… -Pegó su cara a la de Dulce, quería respirar su mismo aire, estaba muy excitada- ¿no crees? –Estaba tan cerca que no la podía mirar a los ojos, miraba fijamente a sus labios-
- Anahí… para esto ahora porque no voy a ser capaz de pararlo antes de que Maite entre…-Dijo con la voz cortada, a consecuencia de la excitación-
- No hace falta que pares nada… -La besó de forma realmente apasionada aunque corta, usando su lengua- Esta vez lo vamos a acabar…
Seguidamente Anahí volvió a besar a la pelirroja, esta vez en un largo beso, también apasionado. Escucharon como Maite salía del cuarto, pero no le dieron importancia y continuaron con los besos. Ahora, todo estaba demasiado subido de tono y, sin ni si quiera quitarle el sujetador para acabar antes, Dulce llevó su mano al pantalón de Anahí, desabrochándolo.
- ¿Estás segura? –Preguntó la pelirroja, antes de hacer nada-
Anahí, en lugar de contestar, llevó también su mano al pantalón de Dulce, desabrochándolo con brutalidad.
- ¿Tú qué crees? –Preguntó Anahí, sonriendo pervertidamente-
- Que estás loca… -Respondió la pelirroja, bajándole los pantalones-
Anahí se acercó peligrosamente al cuello de Dulce, mordiéndolo, para decirle:
- Y eso te encanta… -Metiendo sensualmente su mano en las braguitas de Dulce-
Dulce, al sentir la mano de Anahí en su sexo dio un pequeño gemido, gemido que fue callado por los labios de Anahí.
- Sh… no grites… -Dijo Anahí, empezando a masajear excitantemente el clit de Dulce y llevando la mano libre a la boca de la pelirroja, callándola-
- Imposible… -Dijo muy bajo, como pudo, ya que la mano de Anahí le impedía hablar y la excitación estaba consiguiendo que le faltara el aire-
Dulce, a modo de venganza y aprovechando que su mano ya estaba dentro del tanga de Anahí, metió sin previo aviso ambos dedos en el sexo de Anahí. La castaña no lo esperaba y no pudo evitar gritar, esta vez ese gemido se escuchó más.
- Shh… cariño, no grites… -Dijo la pelirroja, sonriendo pervertidamente-
- Te vas a enterar... –Anahí entró en Dulce, provocando que la espalda de la pelirroja se arquera-
Y así, picándose la una a la otra, llegaron al clímax, intentando gemir lo menos posible. Anahí se apoyó en la puerta, al lado de Dulce, intentando llevar a la normalidad su respiración.
- ¿Viste? No nos pilló… -Dijo Anahí, soltando una pequeña carcajada, asfixiada-
- No sé… con los gritos que pegaste es muy difícil no haberte escuchado… -Se rió, de la misma forma-
- Tu también gritaste reina… -Con la respiración más calmada, abrochándose el pantalón-
- Pero menos que tú… -Se rió, mirando a Anahí quien ahora se dirigía al espejo- ¿Y ahora cuál es tu brillante idea para salir de aquí sin que Maite vea que salimos las dos juntas? –Buscando su camisa en el suelo, poniéndosela-
- Pues… no sé… Podemos decirle que te sentías mal, no sé… -Acomodándose el cabello, sin darse cuenta de que no tenía puesta la camisa-
- Ya, claro… y tú, muy generosamente, te quitaste la camisa para que yo me sintiera mejor, ¿no? –La miró mal, riéndose-
- Mierda… -Se rió, mirándola a través del espejo- Se quedó a fuera la camisa…
Dulce se quedó por un momento viendo la silueta de Anahí a través del espejo, pensando algo. Hasta qué:
- Cariño, ¿sabes qué? –Sonriendo pervertidamente, acercándose a ella desde atrás-
- ¿Qué? –Contestó ella, sonriendo la misma forma, viendo como se acercaba a sus espaldas-
La pelirroja, ya detrás, la abrazó por la cintura, le apartó el pelo que le tapaba la oreja y le susurró:
- Estás muy buena… -Le besó el lóbulo de la oreja- Y eres preciosa… -Bajó sus besos al cuello de la castaña- Y Te amo… -Le dio un pequeño mordido- Y te comería entera…

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:21 pm

Capítulo 71
Anahí veía, a través del espejo, como Dulce la besaba, eso era aún más placentero. Pero fueron interrumpidas por Maite, quien continuaba buscándolas:
- ¡¡¿Hola!!? –Gritando desde algún lugar de la casa –
Anahí suspiró, volteándose, quedando cara a cara con Dulce.
- Vamos fuera anda… que al final Maite nos va a pillar –Se rió-
- Sí, pero… antes te quería decir algo…
- ¿Algo más? –Sonrió-
- Si –Se rió-
- Pues creo que no estoy en condiciones de hablar nada ahora… -Señalándose a sí misma, refiriéndose a que estaba en sujetador- Te propongo algo… Salimos de aquí, nos inventamos cualquier cuento y nos vamos a dar un paseo, tranquilas, a hablar y que llames a tu mamá…
Dulce fue a contestarle pero, como ya sabía lo que le iba a decir, Anahí dijo:
- Me da igual lo que digas, la vas a llamar…
- Vale… ¿cómo salimos de aquí?
Se quedó pensando un momento- Tengo una idea… tú sales primero, la entretienes hablando de lo que sea… yo salgo, voy a mi cuarto, me pongo una camisa y ya… -Sonriendo-
- Mai no se lo va a creer…
- Da igual, Mai no es tonta y creo que ya sabe lo que estamos haciendo… pero por intentar que se lo crea no perdemos nada –Se rió-
Dulce fue la primera en salir, se llevó a Mai a la cocina y comenzó a hablar con ella. A continuación salió Anahí, fue a su cuarto, se puso una camisa y rápidamente se dirigió a la cocina.
- ¡Hola! –Dijo sonriente-
- Hola –La miró Maite- ¿Qué tal en el doctor?
- ¿El doctor? ¿Qué doctor?
- Annie… ya le conté que tuviste que ir al doctor… -Dulce le picó disimuladamente el ojo-
- ¡Ah! Si, el doctor…. –No sabía muy bien de que doctor hablaban-
- ¿Qué te dijo?
- Me dijo… pues… me dijo que…
- Ya le dije que te dolía el estómago… -Añadió Dulce-
- Ah, sí, el estómago… pues nada, me dijo que habré tomado algo en mal estado… nada grave…
- Ah… bueno, hablé con Charlie
- ¿Sí? ¿Qué dijo? –Preguntó Anahí-
- Pues lamentándolo mucho chicas… no me voy a Canarias…
- ¿Por qué? –Preguntó Dulce-
- Pues… me dijo que no me preocupara, que iba a trasladar la empresa aquí y que las dos teníamos trabajo…
- ¿Cómo? -Anahí sonrió ampliamente- ¡¡¿Tenemos trabajo!!? ¡¡¿Aquí!!? –Feliz-
- ¡¡Si!! –Respondió Maite, también feliz-
- Si si, que bien –Interrumpió Dulce-, pero ¿cómo que va a trasladar la empresa aquí?
- Pues sí, me dijo que le vendría bien a la empresa tener más tiendas y que abriría una aquí, en Madrid… él mismo vendrá a organizarla…
- ¡Qué bien! –Dijo Anahí, feliz-
- ¿Cómo bien? –Dijo Dulce, mirándola mal- No me hace nada de gracia que ese tío venga aquí… a trabajar con ustedes…
- Ay cariño, ya párale con los celos… -Dijo Anahí, cansada del tema- Charlie solo nos ofreció trabajo…
- Vale, si quieres le paro con los celos, pero hay otro problema
- ¿Cuál? –Preguntó Maite-
- Ustedes dos tienen trabajo, yo no… y yo también tengo que pagar el alquiler…
- Eso no es problema… -Contestó Anahí- Yo te puedo pagar el alquiler –Dulce fue a hablar pero ella continuó, sabiendo ya lo que la pelirroja iba a decir- Y si tu orgullo no te lo permite pues te lo puedo pagar por un tiempo hasta que encuentres algo…
- NO… -Se negó Dulce rotundamente-
- También podrías pedirle trabajo a Charlie… -Propuso Maite-
Dulce se rió irónica- Ni loca…
- ¿No? Y ¿por qué? –Preguntó Anahí-
- Pues por dos claros motivos, el primero: Porque en cuanto lo vea le volteo la cara. Y el segundo: Aunque le pidiera trabajo es más que obvio que después de lo que le dije no me va ni a saludar… -Respondió Dulce, como si fuera lo más obvio-
- Bueno… por ahora Mai y yo tenemos trabajo, no hace falta que tú trabajes… además, después de todo lo que ha pasado creo que te va a venir bien estar descansado un tiempo… -Dijo la castaña-
- No. –Volvió a negarse Dulce- No voy a permitir que estéis pagando el alquiler y, mientras, yo aquí acostadita… Ya buscaré trabajo…
- Vale, como quieras, pero mientras lo buscas tú no pagas nada… -Intentaba convencerla Anahí-
- Anahí… -Intentaba hablar Dulce-
- Dulce, ya está –No la dejó acabar-, no pagas nada y punto.
Antes de que Dulce pudiera decir nada, Anahí la agarró del brazo, diciéndole.
- Bueno, vámonos a dar un paseo. –Ambas de pie-
- ¿Se van? –Preguntó Maite, mirándolas-
- Si Mai, nos vamos a dar una vuelta –Sonrió Anahí, caminando de la mano con Dulce hasta la puerta- ¡Hasta luego! –Saliendo del apartamento-
- Pues qué bien… -Maite se sentó en el sofá, desganada-
Maite se aburría, así que decidió llamar a Christian, este contestó:
- ¡Hola Mai! –Feliz de escuchar a su amiga-
- ¡Chris! ¿Qué tal?
- Muy bien, aquí, trabajando
- ¿Trabajando? –Sorprendida-
- Si… con Poncho…
- ¿Con Poncho? –Más sorprendida aún-
- Así es, en Barcelona…
- ¡¿En Barcelona!? –Maite no entendía nada-
- Sí, eso era lo que queríamos decirles…. Aceptamos una muy buena oferta de trabajo aquí…
- Ah… ¿Por cuánto tiempo?
- No sé, es indefinido, ya sabes… -Hubo un incómodo silencio- Mai… perdona por haberme ido sin avisarte pero intentamos hablar con vosotros y nunca se dio el momento… Lo siento…
- No, está bien, perdóname tú a mí porque casi ni les dejamos hablar… De cualquier forma… cuando me vaya de vacaciones a Barcelona ya tengo donde quedarme, ¿no? –Riendo-
- Claro, tenlo por seguro –Riéndose- Oye, te tengo que dejar porque como entre el jefe y me venga hablando con alguien a modo personal me vas a tener otra vez en Madrid… -Se rió-
- Vale vale, hasta otro día, ¡Te quiero! –Colgó-
Después de pensarlo un tiempo decidió llamar a Christopher, necesitaba aclarar las cosas después de ese casibeso

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:22 pm

Capítulo 72
- ¡Mai! –Respondió Christopher al otro lado de la línea, feliz- Qué alegría que me llames… -Parecía no haberle dado importancia al casibeso-
- ¡Hola! –Sonrió ampliamente, después de esa frase- Oye que… ¿te apetece ir a dar una vuelta? Hoy creo que no es mi día y necesito salir….
- Claro que sí. Pasó a buscarte, ¿en una hora te va bien?
- ¿Puede ser en media hora? Yo me visto rápido y entre menos tiempo mejor…
Se rió- Perfecto, en media hora paso por ti. ¡Te quiero! –Colgó-
Maite guardó el teléfono.
- ¿Te quiero? –Hablando ella sola- ¿Me dijo… ¡Te quiero!? –Asombrada por esa despedida-
Y así, entre pensamientos, se fue a vestir. En poco tiempo estaba preparada, así que se sentó a esperar la ansiosa llegada de Christopher. En otro lado, Anahí y Dulce ya estaban sentadas en un bar. El camarero llegó:
- ¿Qué desean?
- Un whisky para mí –Dijo Anahí-
- Otro para mí –Pidió Dulce-
- No, para ella un refresco –Dulce la miró-
- ¿Un whisky y un refresco entonces? –Preguntó el camarero-
- Si, así es –Concluyó Anahí-
- Bien, ahora se los traigo –Alejándose de la mesa-
- ¿Un refresco? –Dijo Dulce, mirándola mal-
- Si, un refresco, ¿ya te olvidaste de la promesa que me hiciste? Nada de alcohol…
- Pero por un simple trago no me va a pa…
- Dulce, no. –Sin dejarla acabar-
Suspiró- Está bien….
- Bueno… -Sonrió, agarrándole la mano por encima de la mesa- Cuéntame, ¿qué querías decirme?
Sonrió- Bueno, en realidad no quería decirte nada… solo agradecerte…
- ¿Agradecerme? ¿Por qué? –Dándole tiernas caricias en las manos-
- Porque… si estoy así es gracias a ti… porque si tu no hubieras estado conmigo me habría hundido…Sé que aún no estoy bien pero… podría haber estado mucho peor de no haber sido por ti… Y… en tan poco tiempo me has demostrado muchas cosas…
- Ah, ¿sí? ¿Qué cosas? –Sonriendo tiernamente-
- Que me amas de verdad…. -El camarero llegó así que Dulce soltó la mano de Anahí y guardó silencio-
Ese gesto por parte de Dulce había molestado a Anahí. En cuanto el camarero se fue, Anahí dijo:
- Dulce… lo sigues haciendo…
- ¿Cómo?
- Nada, perdona que te interrumpí, continúa… -Poniéndole atención-
Dulce no le dio importancia así que continuó.
- Pues eso… que contigo me siento cuidada, protegida, amada… nunca me había sentido así con nadie…
Anahí, en silencio, bebió un sorbo de su whisky.
- ¿Qué me ibas a decir? –Preguntó Dulce-
- ¿Yo?
- Sí, tú. Me dijiste que lo seguía haciendo… ¿qué quisiste decir?
- Vino el camarero y me soltaste la mano…. Lo sigues haciendo, sigues “ocultándote” cuando sales conmigo…
Dulce suspiró- No… sabes perfectamente que no es así y creo que te lo he demostrado…
Se hizo para atrás apoyándose en el respaldo de la silla- Si, me lo has demostrado… soltándome la mano cuando se acerca el camarero –Irónica-
- No sé por qué lo hice… te solté para que pudiera poner los vasos, no sé Annie… fue acto reflejo… creo que no tiene tanta importancia…
- Dulce –La miró-, ¿tú te avergüenzas de estar conmigo?
- ¿Qué? Cariño… ¿Qué te pasa? –Se rió-
- No me pasa nada, solo quiero que me conteste… -Seria-
- ¡Pues claro que no me avergüenzo! Te amo… ¿no me crees? –Preguntó-
- No es eso… solo que… no sé…
- Vale, te lo demostraré… -Sin dejarla acabar-
Dulce se subió a la silla, gritando:
- ¡Ey! ¡Atención por favor! –Moviendo los brazos para llamar la atención de las personas que estaba allí-
- Dulce… -Mirándola desde abajo, sorprendida y sonrojada- ¿Qué haces?
- ¡Quiero decir que estoy enamorada de está preciosidad de mujer que está aquí sentada! –Señalándola. Anahí agachó la cabeza, riéndose nerviosamente, más roja que un tomate- ¡Me da igual lo que piensen todos ustedes! La mayoría pensará que estoy loca, ¡y me da igual! ¡Porque la amo! Anahí… -La miró- ¡Te amo! –Gritó.Anahí la miró totalmente roja, riéndose- Bueno…ya pueden continuar con lo que hacían… -Se rió, bajándose de la silla mientras todos la miraban-
- Estás loca… -Dijo Anahí, aún con la cabeza algo agachada pues todos la miraban-
- ¿Te basta con eso? –Riéndose-
- Esto no era necesario… -Se rió, nerviosa-
- Sí, sí que lo era. Y esto también es necesario…
Dulce agarró ambas mejillas de Anahí y le dio un tierno y corto beso. En otro lado, Christopher ya había llegado y, ahora, estaban él y Maite en el coche.
- ¿Anahí y Dulce salieron? –Preguntó él-
- Si… como siempre… -Suspiró-
La miró por el rabillo del ojo- ¿Qué te pasa?
- Pues… que es difícil… ya casi no paso tiempo con Annie… la echo mucho de menos en ese sentido…
- Pero vives con ella, ¿cómo la vas a echar de menos?
- Si, vivo con ella pero ya no es como antes… Ahora se pasa el día con Dulce, o en su habitación o salen o se pelean… Además, ya ni siquiera sé cuando es oportuno interrumpirlas… más de una vez las he pillado… -Haciendo gestos con las manos-
- ¿En serio? –Se rió-
- Si… sobretodo por eso es difícil convivir con ellas… No sé como lo hago pero siempre las interrumpo cuando están… en… intimidad –Dijo, riendo-
- ¿No has hablando con Annie?
- Pues no, ¿qué quieres que le diga? Oye Annie… estoy celosa de que pases tanto tiempo con Dulce… ¿¡Cómo le voy a decir eso!? –Se rió-
- ¿Estás celosa? –Se sorprendió- Mai… tú… a ti te… las… te… -Balbuceando-
- ¡Claro que no! –Negó rápidamente- Me refiero a que ya casi no pasa tiempo conmigo, antes nos pasábamos al día juntas y ahora… cuando tiene un tiempo libre…
- Vale, pero no hace falta que le digas: Estoy celosa. Simplemente dile que la echas de menos… que quieres que te dediques algo más de tiempo…
- ¿Tú crees?
- Sí…
- Pues eso haré…

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:22 pm

Capítulo 73
En el bar, la gente continuaba mirándolas.
- Todo el mundo nos mira… -Agachando la cabeza, riéndose-
- Que nos miren… -Se rió- Espero que no dudes más de mi…
Dejó de reírse y se puso algo más seria- No lo haré cariño… -Le agarró la mano, sonriendo tiernamente- Te lo prometo….
- Anda, vámonos al parque… -Miró a la gente, riendo- Porque me parece que la gente nos va a seguir mirando por un buen rato… -Levantándose-
- Vale, nos vamos –Levantándose también-, pero en el parque llamas a tu mamá….
- Que si… pago yo –Buscando en sus bolsillos-
- No, pago yo… -Buscando en su bolso-
- ¿Por qué? Pago yo, no se hable más. –Continuaba con su tarea-
- Pago yo porque tú no trajiste dinero –Ya con el dinero en la mano, mirándola riendo-
- Bueno… -Se rió- vale, esta vez pagas tú, pero la próxima yo…
- Dios… -Poniendo el dinero encima de la mesa- ¿Cómo puedes ser tan orgullosa?
- ¿Orgullosa? –Se sorprendió- ¿Por qué?
- Da igual… -La agarró de la mano- vámonos –Jalando de ella, de forma que empezaron a caminar-
fueron hasta el parque. En otro lado, Christopher y Maite fueron a las afueras de Madrid, donde se veía un hermoso paisaje. En toda la tarde ninguno de los dos había sacado el tema del casbeso, Maite estaba ansiosa por hablarlo, pero no se atrevía. Ahora estaban ambos sentados en un banco, admirando el paisaje.
- Me encanta venir aquí… -Maite echó la cabeza hacia atrás, respirando hondo- Me relaja mucho…
- A mí también…. –Mirándola desde arriba, sonriendo-
- Si tuviera coche vendría todos los días…
- También puedes llamarme a mí y proponerme venir…
- ¿Vendrías? –Lo miró, volviendo a la postura inicial-
- Claro que vendría, me encanta este lugar
- En ese caso… te llamaré más a menudo… -Sonrió-
- Eso espero… -Sonrió también-
- Oye… ¿Cuándo vas a hablar con ellas? –Refiriéndose a Anahí y Dulce-
- Pues… cuando pueda…
- Si quieres, les puedo decir que quieres hablar con ellas…
- Aún no… -Bajó la cabeza- prefiero esperar hasta estar seguro de que las cosas no van a acabar como acabaron la otra vez…
- Vale, como quieras…
Estuvieron un rato más en silencio, hasta que Maite dijo:
- ¿Sabes? Anahí y yo tenemos trabajo… -Sonrió-
- ¿En serio? –Maite asintió, aún con la sonrisa en los labios- ¿De qué?
- Creo que de secretarias…
- ¿Crees? –Se rió-
- Sí, bueno, no sé… -Christopher frunció el ceño- ¿Te acuerdas de Charlie?
- ¿El que le puso los cuernos a Annie? –Soltó una pequeña carcajada-
- El mismo –Riéndose-
- Sí, me acuerdo... ¿qué pasa con él?
- Pues… habló con Annie y le ofreció un trabajo en Canarias…
- ¿En Canarias? –Se sorprendió-
- Sí, pero no te preocupes que no nos vamos para allá… al final el tal Charlie este va a trasladar una tienda aquí, en Madrid…
- ¿Y Dulce?
- Pues… dudo mucho que a Dulce le dé trabajo… -Se rió-
- ¿Por qué?
- Es una larga historia… -Riéndose- Da igual…
En ese mismo momento el móvil de Christopher sonó, el contestó.
- ¿Bueno? Hola preciosa, ¿cómo estás?
- ¿¡¡¡Preciosa!!!? –Pensaba furiosa Maite, mirándolo atentamente-
- Pues no, ahora no puedo, estoy con una amiga… Si, una amiga –Se rió-, es como mi hermana, no te preocupes –Le sonrió a Maite. Esta le devolvió la sonrisa, pero más falsamente- ¿Esta noche? Claro que me apetece… -Sonrió pervertidamente- ¿Tú casa o la mía?
- ¡¡¿¿Cómo que tú casa o la mía!!!? –Continuaba pensando Maite, cada vez más enojada y sorprendida con esa conversación- ¡¡¿Con quién coño está hablando!!!?
- De acuerdo, mi casa entonces… hasta luego, ¡te quiero hermosa!
Christopher colgó, sonriendo. Maite no entendía nada, estaba rabiosa por dentro.
- ¿Algo que contar? –Preguntó Maite, fingiendo serenidad-
- Sí, bueno… no sé… -Suspiró- Era Daniela…
- Daniela… -Repitió-
- Es…
- Tú novia –Acabó ella misma la frase-
- No, no es mi novia…. –Corrigió- Es simplemente… una distracción…
- ¿Una distracción? –Se sorprendió, cada vez estaba más molesta- No sabía que jugaras así con la gente…
- Joder Mai… no juego con nadie, simplemente intento olvidarme de todo lo ocurrido, de Dulce… Ya sabes, un clavo saca otro clavo… Y yo necesitaba con urgencia un clavo nuevo…
- No me parece nada justo lo que haces…
- Nos lo pasamos bien los dos, no tiene nada de malo.
- Si, si tiene algo de malo… para ti ella es simplemente un juego, una distracción… -Repitió, sarcásticamente- Pero ¿y tú para ella? Tal vez sienta algo más por ti…
- Ambos sabemos lo que buscamos, y lo que buscamos es simplemente pasárnoslo bien…
- Que sabrás tú… -Negando con la cabeza, mirando a otro lado-
- Lo sé Mai, no siente nada por mí.
Lo miró- ¿Acaso se lo has preguntado?
Christopher guardó silencio, gracias a eso Maite supo la respuesta.
- No… no me gusta que juegues así con la gente…
- ¡¡Y a ti qué más te da con quien juegue!! –Levantándose- ¡No te importa con quién me acueste!
Se levantó- ¡Sí, sí que me importa! ¡¡Es muy duro estar enamorada de alguien que no te ama, Christopher!! –Gritó con rabia-
- ¿Y eso qué tiene que ver ahora? –No entendía nada-
Maite había metido la pata, hasta el fondo.
- Mai… -Se tranquilizó un poco- ¿Por qué dices eso?
- Por nada… mejor me voy… -Dándose de la vuelta, dispuesta a irse-
- Pero ¿A dónde vas? Estamos en las a fueras de la ciudad, no tienes como irte… -Mirándola desde atrás-
- Bien... –Aún de espaldas- ¡Llévame a casa!!
- Vale. –Se acercó a ella por atrás- Te llevo a casa siempre y cuando me expliques que quisiste decir con eso…
Maite se volteó- Nada, no quise decir nada, simplemente… es así, es difícil…
- ¿Tú estás enamorada? –Mirándola fijamente a los ojos, cerca-
Maite lo miró, se le pasaron miles de cosas por la cabeza, hasta que al final se decidió por:
- No entiendes nada… -Se volteó, con los ojos llenos de lágrimas-

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:22 pm

Capítulo 74
- Si me lo explicas lo puedo entender… -Dijo Christopher-
- ¡No! –Se volvió a dar la vuelta, mirándolo con lágrimas- ¡No entenderías nada!
- Lo que no entiendo es tu reacción… ¿porqué te pones así?
Suspiró- me voy… -Volviéndose a dar la vuelta-
- Mai… no te puedes ir –Caminando detrás de ella- ¿Qué pasa? ¿Qué dije?
- ¡Nada! ¡Déjame en paz! –Acelerando el paso, secándose las lágrimas-
- Te dejo cuando me digas que hice…
- ¡¡Que no hiciste nada!! Me voy, ¡¡adiós!!
- ¿Cómo te vas a ir?
- ¡En taxi! –Se paró-
- ¡Estamos en las afueras de Madrid!
- Me da igual, ¡lárgate! –Volviendo a caminar-
- ¡Haz lo que te dé la gana! –dejó de seguirla-
En otro lado, Dulce y Anahí ya estaba en el parque de siempre, sentadas. Anahí miraba fijamente a Dulce con una tierna sonrisa.
- ¿Qué me ves? –Dijo Dulce, nerviosa por la mirada de Anahí, sonriendo-
- Nada, ¿no te puedo mirar?
- Sí, claro que me puedes mirar… lo que no puedes es comerme con la mirada –Se rió-
- Nadie había hecho por mí lo que tu acabas de hacer... –Refiriéndose a lo ocurrido en el bar-
- Mejor, eso quiere decir que soy la primera…
- Primera y última…
- ¿Última?
Suspiró con una sonrisa- Si, como ya te dije… estoy segura de que eres el amor de mi vida… sé que en mi vida no va a haber nadie que no seas tú…
- Eso espero… -La miró celosamente-
- ¡Te amo! –Gritó mientras se reía-
A la par que gritó se echó sobre Dulce, quedando ella arriba, mirándola con una sonrisa:
- ¡¡Yo también!! –Le gritó la pelirroja, riendo desde abajo, pasando sus manos alrededor de la cintura de Anahí-
Seguidamente Dulce empezó a besarle el cuello, sin sobrepasarse, pero excitándola.
- Dul… no te creas que con esto me voy a olvidar de que tienes que llamar a tu mamá...
Dulce simplemente sonrió y le dio un corto mordisco, mordisco que hizo que Anahí se separara.
- ¿Qué pasa? ¿No te gusta? –Preguntó Dulce, con una sonrisa de lo más amplia-
- Sí, claro que me gusta…
Después de esa frase Dulce intentó volver al trabajo, pero Anahí le agarró la cara, haciendo que la mirara.
- Pero tienes que llamar a tu mamá… -Dulce fue a hablar, pero ella continuó- Y no es el sitio apropiado para estas cosas… -Miró a su alrededor-
- ¿Y desde cuando a ti te importa el sitio? –Sonriendo pervertidamente, subiendo un poco su mano, intentando llegar al trasero de la castaña-
- ¡Ey! –Llevó su mano hasta atrás, agarrándole la mano a Dulce- Pórtate bien…
- Vale… -Levantó los brazos, en señal de portarse bien- Pero con una condición… -Sonrió-
- A ver… -Sonrió también- ¿Cuál es tu condición?
- Dame un beso… -Aún con la sonrisa en los labios, acercando su boca a la de Anahí-
- Vale, pero… -Puso su mano en la boca de Dulce para que la dejara hablar- uno cortito…–Dulce asintió, ya que no podía hablar- ¿Te controlas? –Se rió. Dulce volvió a asentir-
Anahí quitó por fin la mano y, antes de poder besarla, Dulce atrapó sus labios, de forma realmente loca. Era imposible que Anahí evitara el beso, así que sin ni siquiera dudarlo lo correspondió de la misma forma. Dulce volvió a llevar sus manos a los muslos de Anahí, acariciándolos.
De repente, fueron interrumpidas por alguien:
- Hola… -Con la boca abierta, mirándolas-
Se dejaron de besar y Anahí levantó la vista, intentando averiguar quién había interrumpido. Cuando observó por completo a la persona se trataba de una niña, de no más de 8 años, rubia, de piel blanca y preciosos ojos azules.
- Hola… -Respondió Anahí, con el seño fruncido-
Anahí no supo bien por qué, pero esa niña le resultaba familiar, como si la conociera de toda la vida.
- ¿Son novias? –Preguntó la niña, mirando a ambas con la boca abierta-
Anahí miró desde arriba a Dulce, se rieron, y volvió a mirar a la niña.
- Pues…. Si, somos novias… ¿por qué?
- Porque yo tengo novio –Respondió la niña con una sonrisa de oreja a oreja, aparentemente orgullosa de ello- Pero todavía no le he dado ningún beso… -Se entristeció- ¿Cómo se hace?
Anahí se quitó de encima de Dulce para poder hablar mejor con la niña.
- ¿Y por qué nos preguntas a nosotras? –Preguntó Dulce, casi riendo-
- Porque… -La niña hacía señas con las manos- Ustedes se besan… y yo quiero aprender… Pero… ¡con lengua como ustedes no! –Puso cara de asco-
- Pues… podrías pedirle un beso a tu novio… -Propuso Anahí con una sonrisa. Esa niña era adorable-
- Pero… ¿y si me lo da con lengua? –Puso cara de asco- ¿Los besos con lengua…como son?
- Pues… son… besos –Respondió Dulce, riéndose-
- ¿Y es lo mismo besarse con un chico que con una chica? –Continuaba con las preguntas la niña- ¿Os habéis besado con algún chico?
Anahí se rió- ¿Cómo te llamas? –Prefirió Intentó cambiar de conversasión-
- Paula –Respondió la niña con una sonrisa, orgullosa de su nombre-
- ¿Paula? –Anahí, se puso nerviosa- Y… ¿cuántos años tienes?
- Siete, y pronto ocho –Volvió a responder la niña feliz-
- ¿Siete? –Anahí se puso aún más nerviosa, Dulce lo notó-
Anahí miró a Dulce, sorprendida. Después volvió a mirar a la niña para preguntarle:
- ¿Y tú mamá?
- Allá –Respondió Paula, señalando a lo lejos a una joven mujer, rubia, distraída-
- No me lo puedo creer… -Anahí se levantó, nerviosa, sorprendida. Dulce también se levantó- ¿Cómo se llama? –Le preguntó-
- María, ¿la quieres conocer? –Preguntó Paula feliz-
- Annie… ¿qué pasa? –Preguntó Dulce, sin entender nada-
- Espérate… -Anahí se agachó, poniéndose a la altura de Paula- ¿Puedes decirle que venga?
- ¡Sí! –Respondió la niña feliz- ¡Ya vengo! –Corriendo en dirección a su madre-
En cuanto se quedaron solas, Dulce preguntó:
- ¿Qué pasa? –Volvió a preguntar la pelirroja-
Anahí volvió a ponerse de pie, estaba blanca- Creo que acabo de encontrar a mi hermana y mi sobrina…
- ¿Tienes una hermana? ¿Y una sobrina? –Dulce no entendía nada- ¿No sé supone que tus papás te echaron de casa a los 18 años?
- Sí, me echaron, pero yo tengo una hermana… y poco antes de que me echaran nos enteramos de que mi hermana estaba embarazada… De todo esto hace 7 años Dulce… esa niña tiene 7 años… y mi hermana también se llama María… -Se volteó, puesto que vio que Paula se acercaba agarrada de la mano de su madre- ¿Qué hago? –Cada vez más nerviosa-
- Primero tranquilizarte…
- No puedo… -Moviendo la mano, abanicándose-
- Si, si puedes, relájate… ¿Quieres ver a tu hermana?
- Sí, claro que quiero… es muy importante para mí…
- ¿Entonces cuál es el problema?
No les dio tiempo de hablar más, pues Paula dijo desde atrás.
- Ella, ella quería verte…
- Paula, te he dicho miles de veces que no está bien molestar a la gente… -La voz de la mujer era bastante dulce- Perdón por las molestias…
Inesperadamente Anahí se dio la vuelta y se topó con los oscuros ojos azules de su hermana, era ella, simplemente con mirarla a los ojos lo supo.
- ¿Anahí? –Sorprendida y emocionada, no se creía que tuviera a su hermana ahí en frente-
- María… -Con lágrimas en los ojos, había echado tanto de menos a su hermana…-
Rápidamente las dos hermanas se abrazaron. Mientras se abrazaban, Paula se acerco a Dulce para preguntarle:
- ¿Se conocen? –Sorprendida-
Se agachó, poniéndose a la altura de la niña- Pues me parece que sí…
- Se llama Anahí, ¿no?
- Así es… -Dulce sonrió-
- ¿Y tú? ¿Cómo te llamas?
- Dulce, Dul para las amigas –Le picó un ojo, con una sonrisa en los labios-
- ¿Somos amigas? –Preguntó la niña con una amplia sonrisa-
- No sé, dime tú… -Extendiéndole la mano- ¿Somos amigas?
Agarró la mano de Dulce- ¡Sí! –Feliz-
Las hermanas se separaron, tocándose por todos lados, era increíble verse después de tanto tiempo.
- ¿En serio eres tú? –Preguntaba María, asombrada-
- Sí –Respondió Anahí, riendo, secándose las lágrimas-
- Dios… ¡cómo has cambiado niña! –Mirándola de arriba abajo, riendo-
- Tú, al contrario, no has cambiado nada… -Se rió-
- Mira Paula… esta es tú tía… -Sonriendo-
- ¿Mi tía? –No entendió- ¿Es tu hermana?
- Así es –Contestó María, con una sonrisa-
- ¡Qué bien! –Dijo la niña, feliz. Anahí sonrió- ¿Entonces ella también es mi tía? –Señalando a Dulce, quien ya estaba de pie-
- No, ella es… es… -María intentó explicarlo, pero no sabía quién era-
- Es… algo así… –Acabó la frase Anahí -
Rápidamente María miró a su hermana con el seño fruncido.
- ¡Es que son novias mamá! –Dijo Paula, para aclarar-
Anahí y Dulce se miraron, con miedo de la reacción de María

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor inevitable

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.