Una nueva forma de amar

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Una nueva forma de amar

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:54 pm

Capítulo 23
Una luz destellante impedía que abriera mis ojos y un dolor fuerte en el pecho era lo único que sentía. Lentamente fui abriendo mis ojos, encontrándome con una mascarilla en mi rostro. Levanté mi mano con dificultad y me quité la molestosa máscara, luego desvié mi mirada hacía la ventana y vi a poncho apoyado en esta.
- Quiero ir al baño- musité mientras me movía en mi sitio, con el objetivo de poder levantarme… pero no pude
. - ¿dulce ?
- ¡Quiero ir al baño!- exigí esta vez
- dulce , que bueno que ya despertaste- dijo algo conmocionado.
- Si, si, desperté, perfecto- dije débilmente- quiero ir al baño- seguí insistiendo, mientras trataba de levantarme.
- Espera- puso sus manos en mis hombros- iré a buscar una enfermera, no te muevas- frunció el ceño hacía a mí, yo bufé.
- Bien, no me moveré, pero anda y rápido- murmuré antes de que él me diera un beso en la frente y saliera de la habitación.
Cuando él salió, caí en la cuenta de una gran pregunta, ¿Cuántos días llevo aquí? Y esa gran duda fue a causa de lo barbón que estaba poncho, ¿Estuvo mucho tiempo aquí?
El carraspeo de mi padre, me saco de mis pensamientos. Se acercó a mí con paso débil, vi su rostro, estaba pálido y más barbudo que poncho, incluso se veía mucho más viejo… oh reberte…
- Hola dulce- dijo en un susurro.
- Hola reberte
- Es bueno verte despierta otra vez… pensé que…
- Oh vamos, soy fuerte… he salido de peores.
- No dulce , esto fue mucho peor- murmuró con tristeza- un paro cardiorrespiratorio, no es muy fácil de sobrevivir.
- Paro cardiorrespiratorio- arrastre cada palabra.
- Señorita espinoza , que gusto verla despierta- interrumpió en esa escena una señora regordeta de cabello oscuro.
- Quiero ir al baño- recordé mi urgencia.
- Bien, necesito que ustedes dos salgan, revisare a dulce.
Luego del incómodo análisis de mi cuerpo hecho por la pesada enfermera, me encontraba en los brazos de poncho la cual me llevaría al lavado.
- Te espero afuera, me gritas cuando acabes ¿sí?- yo asentí y me encerré.
Me miré en el espejo, una casi esquelética imagen de mí, el pelo un poco más largo, mis brazos morados por las inyecciones, era como una verdadero fantasma, un alma errante.
-Sí que te salvaste de una buena dulce… Poncho ya he terminado- dije abriendo la puerta
- Bien…- me tomó nuevamente en sus brazos.
- poncho…
- ¿Qué?- preguntó deteniéndose en el camino.
- Gracias- besé su mejilla.
***
- ¿Ya me puedo ir?- pregunté ansiosa
- dulce solo despertaste hoy en la mañana, no te darán el alta tan rápido- bufó mi padre
- Bueno… ¿Ya me puedo ir?- pregunté nuevamente al notar que habían pasado un par de minutos.
- ¡No! Y si sigues preguntando te pondré cinta de conducto en la boca.
- Ok…- lo mire con el ceño fruncido- ¿Papá?
- ¿Qué?- preguntó exasperado mientras que seguía concentrado en su periódico.
- ¿Cómo esta ella?
- ¿Quién?
- anahi…- susurré y un nudo se formó en mi garganta al nombrarla
- Creo que no muy bien… tuvo un leve desorden emocional y psicótico- frunció la boca- la tienen con psicóloga y Jane la está cuidando hasta que cumpla los dieciocho y bueno… según me dijo la psicóloga de anahi … está así por dos razones- tragó saliva- la primera por enrique y el pasado que la golpeo tan de repente, y la segunda…
- Por mi culpa- susurré.
- Lo siento dulce, no creí que terminarías tú también…
- Cállate, no quiero hablar de ese tema- desvié mi mirada hacía la ventana.
***
Sé que es una locura lo que voy a hacer pero no aguantaba más acostada en aquel lugar. Me quité las agujas de mis brazos y baje al piso, con dificultad, caminé hasta el interruptor y vi mi ropa envuelta en unas bolsas junto con la chaqueta de poncho, Hoy es mi noche de suerte.
Me vestí rápido, cuidando de no tocar mucho mi herida y mis costillas magulladas. Una vez lista, me coloqué la chaqueta con capucha y salí de lo más normal de la habitación.
Los pasillos estaban medio desiertos pero al llegar a Urgencias, noté que todas las enfermeras y doctores estaban allí. Me camufle entremedio de la gente hasta llegar a la puerta.
Puse mi mano en la barra y escuché claramente:- ¡La paciente de la habitación 53 ha desaparecido!
Cerré la puerta tras de mí, sonreí y de inmediato sentí la libertad.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Una nueva forma de amar

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:54 pm

Capítulo 27
Mientras caminaba a paso lento y torpe, me di cuenta que no estaba en Dallas , si no que en DF mexico bufé a mis adentros pues mi intención era caminar hasta la casa de mi abuela pero está claro que mi cuerpo no me dejaría hacerlo.
Al seguir mi camino, me di cuenta de otro punto importante, debe ser alrededor de las 12:00 am, pues las calles estaban un poco repletas de pandilleros, prostitutas, niños y un sinfín de gente que viene y va. Camine hasta llegar a una esquina, me giré levemente y hacía mí venían un par de pandilleros. Oops!…
- ¿Teni fuego?- preguntó uno acercándose a mí.
- a ver veamos lo que este Oops dejo en su chaqueta- contesté sin nervios, no estaba dispuesta a pelear en condiciones como esta.
Revise los bolsillos, pero preferí quitármela para que se dieran cuenta que estaba malherida, saqué las porquerías que tenía, desde cigarrillos, monedas, dulces, chicles y por último un encendedor, todo esto lo tomé y se los entregué' a mi no me servía para nada, pero sí me quede con un dulce de manzana.
- Oh… gracias pero solo queríamos fuego- agradeció uno de los muchachos.
- Descuiden, no necesito eso- dije poniéndome la chaqueta y quejándome a la vez
. - ¿Te paso algo?- murmuró el primero más preocupado de lo normal.
- Estoy bien, bueno no tan bien… acabo de escapar del hospital- reí y ellos me miraron sorprendidos.
- ¿Estás loca?
- No lo sé… pero tengo una buena causa- sonreí y me percaté que ellos habían notado que era mujer.
- Si quieres te podemos llevar- comentó uno de los tipos mostrando unas hermosas motos rockeras.
- Pero donde voy es un poco lejos… si quieren me encaminan hacia allá
- ¿Dónde es?- preguntó el chico rubio que me había pedido fuego.
- Dalla…
- ¿Qué acaso vas por un hombre?- los dos rieron
- La verdad… voy por una chica- me sonrojé y sentí miedo de que algo me hicieran, digamos que hay gente que no acepta las condiciones sexuales diferentes
Entonces vamos- me sonrió el castaño- se lo que se siente ir por una chica, y escaparse por ellos es una buena causa.
- Gra… gracias- agradecí y subí en la moto del primer chico.
En el camino a Dallas , les conté un poco de mi vida y de los últimos acontecimientos que me tenían en aquella situación, me identificaron de inmediato que era del FBI por la fama que tengo para pelear, pero les dije que no andaba buscando problemas y que cualquier cosa que necesitaran me buscaran que yo con gusto les tenderé la mano. A nadie le hace mal tener santos en la corte.
Horas más tarde nos encontrábamos en la entrada de la ciudad, insistí en que me dejaran allí y yo seguiría mi camino, pero los muy porfiados me llevaron hasta la casa de mi abuela.
- Creo que tengo algo de dinero aquí- murmuré palpando mis bolsillos y efectivamente tenía algunos billetes.
- ¡Hey! No te estamos pidiendo nada, solo gracias por no arrancar de nosotros al hablarte, mucha gente cree que todos somos unos ladrones asaltadores de bancos y todas las tonteras que inventa la gente con dinero.
- Si, Mike tiene razón- susurró el rubio- solo queríamos asegurarnos que nuestra nueva amiga llegar a salvo a la casa de su doncella… suena extraño-rió.
- Muchas gracias chicos, los abrazaría pero me duele todo…- me excuse con pena
- Ya te cobraremos sentimientos.
- No olviden buscarme cuando lo necesiten- los apunte con el dedo índice y ellos asintieron- muchas gracias.
- De nada dulce.
Lentamente ellos se fueron alejando, nunca en la vida había conocido gente tan buena y tan… ¿Solidaria?, por un lado me dio pena no pasarle dinero por el aventón, pero si ellos insisten no puedo hacer anda ¿O sí?
Y allí me encontraba yo, frente a la casa de mi abuela, viaje muchos kilómetros para llegar aquí y no pienso irme. Hablaré con ella. Tengo que hacerlo y si no quiere verme más… me iré de su vida para siempre.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Una nueva forma de amar

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:54 pm

Capítulo 24
narrado por dulce
La casa tenía las luces apagadas, por lo que supuse que todos dormían, me metí por el patio hasta llegar a la parte trasera de la casa, mire hacía las ventanas e identifiqué la mía, estaba entre escalar por las enredaderas o solo caminar hasta la habitación de mi abuela y lanzarle piedras a su vidrio.
Opté por la primera opción, pues la segunda opción estaba claro que mi abuela me mandaría directo al hospital. Con cuidado comencé a ascender por las enredaderas, las costillas me dolían mucho más de lo normal y mis manos comenzaron a debilitarse, pero aun así no me dejaría caer. Una vez en mi ventana, la abrí con mis uñas y entré lo menos ruidosa posible pero no lo logré pues caí de lleno al piso, donde sin poder evitarlo solté un quejido y un leve sollozo.
- ¿Quién anda allí?- escuché una voz asustadiza acompañado con la luz de mesa encendida, Oops! ella está aquí, en mi cama.
El nerviosismo comenzó a apoderarse de mí y mi cuerpo estaba inmóvil, Oh mi Dios, ¡dulce! Reacciona… vi como sus pies caminar por alrededor de la cama, allí quise morirme cuando vi sus pies, frente a mí. ¡Ahora te las das de miedosa! ¡Después de escapar del hospital no te atreves a levantar la cabeza! Reclamó mi otro yo.
Lentamente subí mi cabeza, y allí la vi, tan hermosa como siempre, tan ella. Sus ojos parpadearon por varios segundos y poco a poco se fue alejando de mí hasta chocar con la muralla
- Tú… ¿Qué haces aquí?- preguntó en un susurro.
Me levanté como pude del suelo, otro quejido salió de mi boca al estirarme completamente, estaba segura que si tenía otro movimiento brusco se me terminaría abriendo la herida. Me quede estática en ese lugar, no me movía, solo la miraba directo a los ojos, no sabía ni siquiera que decirle. Se me había olvidado todo.
- Hola…
- Vete- susurró- Vete.
- ¿De verdad quieres eso?
- Por favor, vete.
- Dijiste que te prometiera si iba a volver… inconscientemente lo cumplí, estoy aquí.
- Se lo pedí a Ethan… no a ti- lágrimas comenzaron a salir de sus ojos, no podía seguir mirándola mientras lloraba, pero aun así mantuve la vista en alto.
- Creo que fue una mala idea venir.
Me di media vuelta y caminé hacía la ventana, ¿Cómo fui tan tonta por creer que ella quería verme? O ¿Qué quería hablarme?, obvio que no lo haría, la había hecho sufrir por una mentira, una gran mentira. Puse mi pierna en el marco de la puerta, cuando sentí que mi estómago era oprimido, el dolor era mucho más agudo y mis costillas clamaban liberación pero conscientemente, no quería que ese dolor cesara, pues era ella la que me detenía.
- No… no, no, no, te vayas, no te vayas, por favor.
Saqué mi pierna del marco de la puerta y me giré para encontrarme con anny , con mi hermosa anahi, mi bonita Ella extendió los brazos y me abrazó desde la cintura, yo también le abracé, no pude resistirme
- No, no quiero que te vayas, no quiero.
- anny...- susurré y la pegué más a mí, no podía creer lo que estaba pasando ¿Ella me estaba… perdonando?
- Por favor no me dejes, yo… yo…
- ¿Tú qué?- la separé de mí por unos segundos, y mis ojos se aguaron al verla tan indefensa.
- Yo te amo dulce.
Mi boca se abrió más de lo normal y mi corazón comenzó a palpitar más rápido que de costumbre. ¿Me ama? ¡Dijo que me ama!
- Y yo a ti anny
La abracé nuevamente, mis lágrimas comenzaron a salir sin permiso, no creí en ningún momento que esto iba a ocurrir, ella con sus pulgares acaricio mis mejillas mientras que secaba las gotas saladas, apoyé mi cabeza en su hombro y me largué a llorar, no sabía si era de felicidad o… a lo mejor estaba soñando.
- Esto debe ser una broma- susurré y solté un brazo de su cintura- yo aún estoy postrada en aquella camilla- lloré.
- tú crees que esto es un sueño pero esto es real- tomó mi mano y lo puso en su pecho. Sentí como su corazón estaba latiendo, latía igual de fuerte que el mío- dulce, al principio me costó asimilar las cosas… y me di cuenta que te necesito y te amo como nunca lo he sentido por alguien… lo siento si te trate mal… si me excedí con mis golpes, pero me sentí

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Una nueva forma de amar

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:54 pm

Capítulo 25
Estábamos acostadas en la cama, anny con su cabeza semi apoyada en mi pecho y brazo, y yo le acariciaba el cabello. Esto era increíble, me había perdonado y eso me tenía contenta. Sí que valió la pena arrancarse del hospital. Aunque me dolía absolutamente todo, igual dejé que anahi se apoyará aún más en mí.
- ¿Cuándo despertaste?- preguntó mientras acariciaba mi abdomen.
- Mmm… ¿De verdad quieres saberlo?- dudé.
- Pues claro- me miró con esa expresión de ternura que me mata.
- Bueno… desperté esta mañana…
- ¡Qué!- se levantó en la cama y me miro acusadoramente- tú tienes que estar allí… tuviste un paro cardiorrespiratorio y…
- Prefiero estar contigo- la interrumpí, sentándome al mismo tiempo. Ella se sonrojó.
- Cállate- se sonrojó aún más, me acerqué a ella y besé su frente.
- Me gusta cuando te sonrojas- besé su mejilla.
- dul.. esto es extraño- me tomó las mejillas y chocó con mi nariz- e incluso me asusta.
- Si tienes miedo… imagínate yo- me acerqué a ella para juntar nuestros labios pero ella se alejó, yo hice un leve puchero.
- Me da miedo si… nos hacen algo… ya sabes…- bajó la vista- hay personas que pueden hacernos daño.
- Yo te cuidaré siempre- besé la comisura de sus labios y luego su labio inferior- O acaso se te olvidó la golpiza que le di a Zayn- inquirí levantando una ceja, ella rió.
- Como olvidarlo, sí que lo dejaste mal, a los días después me pedía disculpas y todo
- Yo soy fuerte- levanté mi brazo izquierdo y traté de marcar el músculo.
- Eres una ególatra- golpeó mi pecho, yo me quejé- Lo siento, lo siento.
- Eso dolió- me incliné levemente y le robé un beso. Y luego otro y otro.
- dulce... te quiero- dijo en medio de un beso.
- Y yo te quiero a ti, anny bonita- murmuré y ella sonrio tierna
En un abrir y cerrar de ojos, ella se encontraba a mi lado acariciándome y yo sobre ella besándola. Sus labios se movían junto a los míos como verdaderos engranes que encajaban perfecto. Mis besos bajaron por su mejilla hasta llegar a su cuello. Un gemido salió de su garganta cosa que me volvió loca al sentirlo en mi oído.
- anny…
- ¿Qué?- preguntó un poco jadeante y mirándome fijo
. - Te amo- dije y la besé nuevamente.
La temperatura en la habitación fue aumentando y que decir en nosotras, no sabía si seguir, mi cuerpo estaba realmente adolorido pero la verdad es que no quería detenerme y creo que ella menos.
Sus manos se encargaron de quitar mi chaqueta y camisa dejando al descubierto solo en vendaje que me rodeaba parte de un pecho y el torso. Yo me deshice de su blusón y con agilidad, mordisquee y pellizqué cada uno de sus pezones haciendo que gimiera más fuerte. No me di ni cuenta cuando ella estaba jugueteando con el broche de mis pantalones, me los quitó completamente y jugueteó por encima de la ropa interior, haciéndome gemir.
Bajé por todo su cuerpo y me dediqué a juguetear con sus pantaletas, hasta sacársela por completo. Acaricié su zona y sin darle aviso alguno, lamí su entrepierna. Ella enterró sus manos en mi cabello, dando leves jalones.
Introduje uno de mis dedos y seguí allí, lamiendo y jugueteando con el dedo dentro de ella, sus gemidos estaban invadiendo la habitación mientras que su cuerpo se tensaba lentamente. Introduje un segundo dedo y con suaves masajes en uno de sus pezones, ella llegó al tan deseado clímax.
Ella quedó tendida, jadeante y sonrojada sobre la cama, me acerqué a ella a horcajadas y besé su rostro entero hasta llegar a su boca. anny sonreía mientras yo hacía eso. Tomó mis mejillas y me besó.
- Te amo- susurró
- Y yo a ti- sonreí sobre sus labio

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Una nueva forma de amar

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:54 pm

Capítulo 29
Al despertar me encontré con el dulce rostro de anny apoyado en mi pecho, sonreí ampliamente y acaricie con cuidado su mejilla. Se veía tan tierna, nunca me imagine que pasaría algo así, ni menos despertar al lado de ella, completamente desnuda. Me removí un poco en mi lugar, con la disposición de salir de la cama, necesitaba ir al baño; pero los brazos de Anahí me oprimieron causando un quejido en mí.
- Preciosa debo ir al baño- susurré en su oído. Ella sonrió supongo que es porque le dije hermosa.
- Lo prometes- inquirió abriendo sus ojos y mirándome fijo, yo le sonreí.
Ella sonrió de vuelta y yo con cuidado salí de la cama, busqué mi camisa, mis pantaletas y una vez solo vestida con eso, entre al baño. Al salir me dirigí casi corriendo a la habitación, y al entrar allí la vi, aún acostada.
- Eres una perezosa- dije en su oído, ella solo rió, se giró y me abrazó de inmediato del cuello.
- Muy perezosa, no quiero ir al instituto hoy, quiero quedarme contigo- sonreí como boba y me acerqué a ella para besarle esos finos labios que tan amo.
- Debes ir, solo te queda una semana y luego chao instituto, hola vida de vagos- anny rió.
- Aun así, no quiero ir- murmuró e hizo un leve puchero, cosa que me enterneció.
- Tendrás que hablar con mi abuela para convencerla, ella tiene tu tutela- tragué un poco de saliva.
- Yo le doy permiso para no ir- murmuraron desde mi espalda.
Rápidamente me enderecé y vi a mi abuela con los brazos cruzados, me miraba sin expresión alguna marcada en su rostro, ¿Estará enojada? capaz que sí, escapar del hospital, Obvio que esta enojada contigo dulce. Pensé. Mi abuela aún seguía con los brazos cruzados, miró a anny, ella se tapo hasta la cabeza. Aún estábamos en paños menores así que era obvio que ella estaba pensando en... bueno... cosas.
- Saliste en la tele Dulce- comentó sin ánimo- ¿Cómo te escabulliste en medio de tanta gente?
- Ahí esta la clave, había mucha gente, era fácil escapar- respondí. !Ni siquiera sabías que había gente o no! Fue pura suerte, gritó mi subconsciente.
- Sabía que vendrías pero no el mismo día que despertaste- dijo en tono de regaño. anny asomó su cabeza por las sábanas y me sonrió.
- Quería ver a anny- comencé a hablar mientras la miraba directo a los ojos de Puente- quería hacerle saber lo mucho que me importa.
- Si, si claro- rió- levántense par de sucias, anoche no dejaron dormir.
El comentario y la posterior risita de mi abuela, me hizo sonrojar a más no poder, miré a Anahi y puedo jurar que estaba más roja que yo. Jane siguió riendo hasta que nos dejo solas, me senté en la cama y reí por lo bajo al sentir las manos de Anny cruzar por mi cintura.
- La sucia de mi abuela nos estaba escuchando- susurré
- las sucias somos las dos, vamos a ducharnos- besó mi mejilla desde atrás.
Aunque ella aún estaba desnuda, no le dio pena que yo la mirara de nuevo. Tomó mi mano y nos dirigimos al baño, quitó mi camisa y yo quité mis pantaletas. Sonreímos mutuamente y nos metimos juntas a la ducha, ella encendió la regadera y de inmediato salió el agua helada, ella pegó un leve saltito.
- Está heladísima- retrocedió un poco y chocó con mi cuerpo- ups, lo siento- se giró y me miró con preocupación al notar que me había quejado
- Descuida, ya se me pasará el dolor- murmuré, ella pasó sus manos por mis vendas y con cuidado las quito.
- Luego te pondré nuevas- comentó al terminar de quitar la tela, me miro y acarició la herida con cautela- lo siento mucho.
- No lo sientas, no tuviste la culpa.
- Pude haberlo detenido- susurró con tristeza, de inmediato levanté su mentón.
- No digas que fue tu culpa, ni nada de eso, estoy contigo y eso es lo que cuenta ¿Si?- besé cortamente sus labios.
- Si

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Una nueva forma de amar

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:54 pm

Capítulo 30
- ¿Qué te pondrás eso?- preguntó anny entrando a la habitación solo envuelta en una toalla
- Tengo toda mi ropa aquí, nunca me llevé mi maleta- susurré terminando de colocar mis pantalones- necesito ayuda con la venda- la miré compasiva.
Se acercó a mí y tomó los implementos para curar mi herida y luego vendarme. Me quejaba un poco al sentir el contacto del alcohol sobre la herida, pero aguantaba apretando mi quijada. Luego de curarme, me vendó y me miro de pies a cabeza.
- Cuando preguntaba si te pondrías eso, me refería a que si te pondría salgo más... femenino.
- No creo que sea muy bueno que...
- Quiero salir contigo de la mano, pero no quiero salir con Ethan... quiero salir con dulce- me miró y levemente se ruborizó.
No sabía muy bien si hacerlo o no. Estaba acostumbrada a actuar como Ethan a su lado y en la calle. Pero ser dulce con anahi de la mano, es... nuevo.
- Dame una camiseta de las tuyas, pero me quedaré con el pantalón, me gusta- la abracé desde la cintura y la pegué a mí- ¿Qué pasa si esta cosa desaparece?- dije en tono burlón mientras jugueteaba pasando mi dedo índice por el borde de la toalla.
- Me has visto mucho ya- se sonrojó- mi ropa esta aquí- apuntó con su mentón un armario- deja vestirme y salimos ¿Sí?
- Claro- besé sus labios y la solté levemente- dame la camiseta y salgo de la habitación para que te arregles.
- Bueno- me entregó una camiseta color azul, que venía muy bien con mis pantalones anchos. Al colocármela me miré al espejo y me sorprendí con lo acinturada que me veía- te ves hermosa- escuché de repente en mi oído e inevitablemente me sonrojé.
***
- ¿Qué tú eres qué?- preguntó sorprendido christian ,yo solo sonreí.
Con anny estábamos en el parque en donde nos habíamos metido al lago y de la nada habían aparecido maite y chritian en escena, interrumpiendo nuestra muestra de cariño y descubriendo que yo era mujer.
- Para que vean lo engañados que nos tenía a todos.
- Lo hice para protegerte- bufé mirando a otro lado, si era verdad que los había engañados pero por una parte fue lo mejor ¿No?
- Y agradezco eso- me abrazó y besó repentinamente mi mejilla.
- No puedo creer que me hayas engañado... ni que me diera cuenta- llevó sus manos hacia su cabeza- actúas muy bien dulce-dijo chris
. - Demasiado bien- comentó maite- No creí que fueras... bueno... diferente anahi.
- Ni yo- murmuró- pero ya ves, uno puede cambiar por la persona que amas.
Yo sonreí como boba al escucharla decir eso. No creí que fuese tan fácil para ella decir las cosas así como así. La miré directamente mientras ella reía con los bobos comentarios de christian y las respuestas improvisadas de maite. De repente ellos se quedaron callados al notar que los miraba sonriente.
- ¿Qué pasa?- preguntó anny sacándome de mis pensamientos.
- No pasa nada- aparté un mechón de pelo de su rostro y besé levemente sus labios- solo recordaba los tiempos en los que yo... reía de la misma manera con mis amigos.
- ¿Qué pasó con ellos?- preguntó christian acostándose en las piernas de su novia.
- Se alejaron de mí por lo que hacía- apreté mis labios con mis dientes- pero bueno... ¿Quién los necesita ahora?- pasé mis manos por mi cabello.
- ¿Me tienes a mí?- inquirió con tono de bebé anahi. Yo sonreí.
- Si... te tengo a ti.
- Esto es extraño pero no quiere decir que no lo acepte- susurró maite besando a Cristián
. - Yo soy feliz con que anahi sea feliz y te advierto dulce, te golpearé si le haces algo- añadió.
- No querrás que te deje como zayn- dije en tono burlón, anahi rió.
- Mejor... le digo a christian que te golpee- corrigió nerviosa.
- No, no, a mi no me metas, no quiero quedar con un brazo roto.- dijo chris asustado - todas rieron con lo que dijo cris

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Una nueva forma de amar

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:55 pm

Capítulo 31
La semana pasó demasiado rápido, anny estaba más que estresada y para lo único que me tomaba en cuenta era para discutir, pero luego se arrepentía y me pedía perdón. La comprendo yo estaba igual de estresada cuando salí del instituto, pues los profesores se esmeran con que los alumnos se vayan estresados del establecimiento y que mejor que poner toda la semana exámenes.
Y hoy era el día en el que ella se graduaba, eran las 10 de la mañana y aún no decidía como ir, si como niño para que tanto ella como yo estuviésemos cómodas o como niña...
Tenía tendida sobre mi cama un vestido que me había comprado a petición de mi abuela, era de color rojo y muy apegado al cuerpo, y en un lado, mi terno negro.
- dulce.. hey ¿Y aún no estás lista?- entró de repente anahi a mi habitación, haciendo que pegara un leve salto.
- Ni me he duchado aún...- la miré y mordí mi labio inferior, se veía tan sexy con solo toalla...
Se acercó a mí y miró hacía donde estaba mi gran dilema, luego me miró a mí e hizo una mueca.
- ¿Con qué iras?- murmuró.
- Pues... no lo sé...- pasé mis manos por mi cabello y lancé un pesado suspiro.
- Me gustaría que fueras con el vestido... pero no puedo negar que extrañaré besarte después de recibir mi diploma- desvió su mirada hacia a mí y me sonrió con un poco de picardía, yo no pude evitar sonrojarme- además, me encanta como se te ve ese terno en ti, te ves... sexy- arrastró la última palabra y se acercó a mí para luego plantar un suave beso en mis labios.
- Ven acá- la agarré de la cintura haciendo que ella me abrazara por el cuello- la sexy aquí es otra- dije en su oído y mordí tentativamente su lóbulo.
- Mmm... es injusto tú estás con más ropa que yo- me miró a través de sus largas pestañas y sin decir nada más, besando mi cuello desabrochó mi camisa a cuadros.
- Si, sigues así no dudaré en llevarte conmigo a la ducha- susurré sobre sus labios, ella rió.
- Bien, entonces vamos.
Jaló de mi brazo y nos dirigimos hacia el baño. Terminé de quitarme la ropa y me metí junto con ella a la regadera. Al principio salía helada pero luego la fui regulando mientras ella me restregaba la esponja en la espalda.
- Esto es divertido- dijo ella dibujando con su dedo índice sobre la espuma que había quedado en mi espalda.
- ¿Soy tú mesa de dibujo?- dije en son de broma mientras me giraba y posaba mis manos en sus caderas- porque si es así, que hermosa artista me ha tocado-murmuré y la pegué a mí.
- Mmm... ¿Tú crees?
- Si lo creo- reí y me acerqué levemente para pegar mis labios con los suyos.
***
Me encontraba frente al espejo del primer piso, arreglándome la corbata y los últimos retoques del traje. De repente me quedó pegada mirando mi reflejo junto al de anny, sonreí ampliamente y ella me devolvió la sonrisa.
- Te ves guapa dulce- dijo ella arreglando las solapas de mi saco.
- Tú no te quedas atrás, linda- acaricié desde sus hombros hasta sus manos, para terminar entrelazándolas.
Y no era mentira, su vestido negro la hacía lucir mucho más curvilínea y madura, su cabello ligeramente tomado y sus labios rosados. Me incliné un poco y sin esperar más, la besé. Era inevitable no besarla, es... realmente bueno.
- Bien mi bella dama- forcé la voz un poco y sonó como antes- es hora de irnos.
- Si- tomó mi brazo y salimos de la casa, junto a mi abuela quién también iría, según ella para vigilarnos.
***
narrado por anahi
Mientras nos dirigíamos al instituto, miraba a dulce de reojo, se veía tan... bien. Su pelo bien peinado con la chasquilla levantada y la parte de atrás ligeramente alisada. Se parecía bastante a un cantante de rock vestida y peinada así. Di un leve suspiro y luego la volví a mirar. Ella me sonreía y yo no pude evitar sonreír también. ¿Cómo era posible que ella causara tanto en mí? ¿Cómo lo hace para tenerme en sus pies? y aunque al principio lo negaba profundamente, estoy enamorada de esa chica que al principio era un chico. La volví a mirar y me dio por enumerar lo que más amaba de ella. 1.- Sus labios.
2.- Su sonrisa.
3.- Su risa.
4.- Lo atenta que es conmigo a pesar de lo mal que me he portado con ella esta última semana.
5.- Lo cariñosa que puede llegar a ser.
6.- Sus caricias.
7.- Su rudeza, pero a pesar de eso, sé que ella es mucho más sensible que yo, pero también sé que su modo de vida no le permite darse los lujos de llorar.
8.- Lo sincera y honesta que es conmigo.
9.- Su sobreprotección.
10.- En fin, amo todo de ella, hasta cuando se viste como hombre, la amo más.
Un aclaramiento de garganta me sacó de mis pensamientos, ya habíamos llegado al instituto, y de inmediato me tensé. No sabía si era a causa que me graduaría por fin o porque estoy con dulce. No quería que la insultaran por ser como es y tampoco quería que me insultaran a mí por amarla.
- anny ¿Estás bien?- preguntó dulce mirándome desde cerca, muy cerca.
- Si, estoy bien- sonreí y luego me sonrojé al tenerla tan cerca.
- Entonces vamos- besó mis labios y bajó del auto para ayudarme a bajar.
Durante el trayecto, se nos acercó chrisian y maite a saludarnos. Actuaron normalmente al notar que dulce venía como Ethan y a ninguno de los dos les complicó tanto decir su antiguo nombre. Al llegar al gimnasio, dulce me dio un fuerte abrazó y luego me soltó dándome por último un beso en la frente.
- Te estaré mirando desde aquí- susurró sobre mis labios. Yo asentí junto con una sonrisa- Te amo.
- Y yo a ti.
- Pero miren a quién tenemos aquí, al rompe huesos- apareció de la nada zayn yo de inmediato lancé un bufido, dulce ni lo tomó en cuenta.
- Bien amor, éxitos- besó mis labios y por último lanzó una mirada a mi exnovio- Espero no romper otro brazo hoy día- lanzó en tono burlón, yo solo reí.
- Él que lo hará seré yo- empujó levemente a dulce , de inmediato me asuste pues la había empujado desde la herida y la verdad es que no se veía nada contenta.
- No ando buscando problemas, quiero ver la graduación de mi novia tranquilo y si sigues molestando no responderé por mis actos.
- ¿Crees que te tengo miedo?- encaró a dulce con una voz distinta, como haciéndose el superior.
- Deberías tenerlo muchacho- apareció de la nada mi... papá.......

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Una nueva forma de amar

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:55 pm

Capítulo 32
- Enrique .....- escuché el susurro de dulce, sobre mi oído, en esos momentos no sabía que hacer. Sabía que en algún momento se agarrarían y además... ¿Qué rayos
- ¿Qué haces aquí?- pregunté haciéndome la dura, cosa que no podía por el hecho que estaba demasiado nerviosa.
- ¿No puedo ver a mi hija graduarse?- contestó con otra pregunta. Miré por mi hombro a duce y ella tenía su rostro endurecido, las arrugas en su ceño demostraban lo molesta que estaba y que decir de sus ojos, lo miraban con odio. Luego miré hacia otro lado y vi como Zayn se alejaba de nosotros a paso lento
- Tú deberías estar bajo siete llaves en un calabozo- dijo entredientes dulce . Estoy segura que se pondrán a discutir.
- La conducta es muy recompensada cuando se esta en uno de esos centros- contestó de lo más pacífico mi padre... ¿Qué rayos?
- Y no me perdería por nada la ceremonia pero veo que esta más que bien acompañada- frunció el ceño. No había algo más desagradable para él ver a dos mujeres o dos hombres besándose. Mi papá es la típica persona que no tolera ni menos comparte aquella idea del amor igualitario.
- anny me iré con mi abuela... nos vemos al final- murmuró dulce y por último me dio un beso en la mejilla, dejándome con las ganas que fuese en la boca.
dulce se alejó hasta que se me perdió de vista, estoy segura que fue al tocador a refrescarse un poco o a lo mejor salió un momento del gimnasio para fumarse un cigarrillo
- Que bueno- mascullé y comencé a caminar hacía el escenario, no quería ni verlo ni menos quería hablar de mis tendencias con él, pero me agarró del brazo
- anny tu eres una mujer y ella también, por favor ¿Porqué me haces esto?
- Sabes lo que significa amor- inquirí molesta y zafándome de su agarre- que pena que no lo sepas, la verdad que mi mamá te abandono por no saber
- No juegues con fuego puente- me miró con los ojos oscuros y un tanto agresivos.
- ¿Por qué me golpearas?- me atreví a decir- pues si es así, hazlo y demuestra lo mal padre que has sido durante años.
Lo miré determinante sabía que lo que decía era hiriente pero verdad... Es enrique el Oops! que casi mata a la chica que me ha enamorado con cada gesto que hace enamorarme de ella completamente
Salí hecha una bala del lugar y caminé hacia el tocador. No estaba dispuesta a mirarlo más, una sensación de odio me había producido haber recordado la imagen de dulce tendida en el suelo. Al llegar entré directo al baño encontrándome con dulce mirándose en el espejo.
- El baño de hombres está al otro lado- cerré la puerta con pestillo y me acerqué a ella. dulce soltó una pequeña risita con lo que había dicho.
Se giró sobre sus talones y ella ya me tenía entre sus brazos, estrechándome cada vez más y pegándome más a su cuerpo.
- Trataré de hoy no meterme en problemas para que tu día sea especial- susurró sobre mis labios.
Me sonrió levemente y volvió a tomar mis labios en un pasional beso. Bajó sus manos hasta mis muslos e hizo leves círculos sobre la tela y yo, pasé mis manos por debajo su camisa para luego subirlas a sus pechos. Un leve gemido salió de su boca y apretó mis piernas un poco más. Pero no todo duraba para siempre pues, aparecio maite preguntando si estaba todo bien
- Si... estoy bien- me miré al espejo y tanto yo como dulce nos arreglábamos nuestras prendas.
Cuando sentimos que maite se fue, miré a dulce y reír un poco, pero luego esa risa fue callada por un nuevo beso.
- ¿Qué has hecho conmigo puente?- susurró sobre mis labios yo solo sonreí.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Una nueva forma de amar

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:55 pm

Capítulo 33
narra dulce
Desde lejos miraba como anahi se sentaba junto a maite y christian , de vez en cuando, ella desviaba la mirada hacia a mí, descubriendo que yo también lo hacía.
- Adivina a quién he pillado en la entrada- murmuró mi abuela. Yo la miré impaciente.
- A enrique- me miró asustada, yo solo le sonreí para tranquilizarla. - Lo sé... también lo vi y digamos que estaba apunto de golpearlo... pero por respeto a anahi no lo hice.
- Según él, por buena conducta, pero mirando a mi alrededor me di cuenta que esta más vigilado que nunca- murmuré y miré hacia el escenario, ya estaban terminando
- después de aquí nos iremos a festejar, Abue.
- Ya muero de hambre- susurró mi abuela haciéndome reír.
Como ya todo empezaba a llegar a su fin, anahi fue una de las últimas a las cuales llamaron y entregaron su diploma. Me sentí de inmediato feliz con solo ver su sonrisa y su expresión de "Mírenme Oops estoy recién graduada y ahora puedo vagar todos lo días" Bueno... esa fue mi impresión.
La ceremonia, terminó y caminé, en realidad corrí hacía ella. Al estar al frente de ella, la abracé fuerte y la levanté del suelo.
- Felicidades hermosa- dije bajándola y luego planté un suave beso en sus labios- Ahora viene la universidad
. - ¡Ah no!- manifestó con el ceño fruncido, yo la miré confundida, ella solo río ante mi expresión- Quiero vacaciones, nada de estudios por un año. - No sería nada de mal un año sabático- la abracé nuevamente y me incliné para poder besarla un sentí como alguien se aclaraba la garganta. Era christian..
- Felicidades hombre- saludé a christian con un gesto masculino, él rió- Y también felicidades para ti maite- me miró con una gran sonrisa, yo me acerqué para abrazarla también, pero me alejó- Uhm.
- anny se pondrá celosa así que no- mueve sus manos de un lado a otro, pero sé que detrás de esas palabras quería decir algo más. Miré a anny quien me miraba de la misma confundida.
- ¡Querida!- gritaron desde mi espalda era Jane, se acercó a anahi y la abrazó para después, llenar su rostro de besos- Muchas felicidades, cariño.
- Gracias Abue- dijo ella cariñosamente, rara vez escuchaba decir así a anny y al ver a Jane tan contenta, me percaté de que le gustaba.
anny se despidió de todos sus compañeros y noté que se ponían de acuerdo para algo, me despedí con una señal de manos de christian pues, antes de que puente llegará a mi lado, jaló a su amiga y masculló un "estúpida" que hasta yo misma pude escuchar o diferenciar por el movimiento de sus labios. Me giro sin hacer más y junto con mi abuela nos dirigimos al auto.
- ¿Qué ha pasado?- preguntó de repente la mujer.
- Nada- sonreí.
- A mi no me engañas- frunció el ceño- Algo paso con la chica que esta ahora con anahi.
- No pasa nada Jane- besé su frente, ella bufó.
- Seré vieja pero no tonta.
- Eso lo tengo claro- reí.
A los pocos minutos que llegamos al auto con Jane, llegó anahi con una sonrisa forzada, supongo que ella también notó aquella reacción de su "mejor amiga".
- ¿Nos vamos?- inquirí con una sonrisa, ella me miro confundida.
-a donde ?
- A celebrar- dije abrazándola, ella sonrió- A un restaurant.
- Ya- murmuró alegre y se paró en puntillas para besarme, pero algo nos detuvo, otra vez
. - ¿No te despedirás de tu padre giovanna?
- Claro... Adios enrique-movió su mano de un lado a otro y subió al auto, dejando al hombre con los brazos estirados.
- ¿Crees qué es muy fácil recuperar a un hijo?- lo miré con indiferencia- si la respuesta es sí, te informó que estás muy equivocado.
Sin esperar respuesta me subí al asiento del piloto y arranqué para después de minutos llegar al restaurante más elegante de monterey
~*~
- ¡Estoy cansadísima!- suspiré mientras me dejaba caer a la cama- y me duele la garganta.
- Yo igual- a horcajadas se subió encima mío- Oye...
- ¿Qué pasa?- corrí un mechón de pelo que molestaba en su rostro.
- Disculpa a maite, no quiso hacerlo- murmuró y me miró junto con una leve sonrisa.
- amor da igual
- A mi no me dio igual- frunció el ceño- fue una grosera.
- anny, de verdad no importa- traté de tranquilizarla pero no, ella estaba realmente molesta.
- ¡Si importa dulce, se suponía que nos apoyaba y tú solo la estabas felicitando, no tenía porque alejarte de ese modo, christian también la regaño.
- Lo único que me importa eres tú- dije mirándola directamente a los ojos- yo te amo y lo único que me interesa es tu seguridad, no me importa lo que puedan pensar de mí, solo me preocupas tú, y lo que tú digas de mí.
-dulce-con carita de tierna que derritio a dulce
- Te Amo- me giré y quedé encima de ella- te amo mucho.
-yo tambien te amo no sabes cuanto
De a poco me acerqué a ella y besé con ternura sus labios, solo era un mágico beso donde disfrutamos de la otra y donde supe, que a pesar de que anny defiende nuestra relación, sentí su miedo en aquel beso.
- dulce..- dijo después de que me separara un poco.
- ¿Dime?
- ¿Me puedo ir contigo a mexico?

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Una nueva forma de amar

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:55 pm

Capítulo 34
vida nueva , mexico df-narra dulce
- Y bien... he aquí mi magnífico departamento- musité mientras tomaba las maletas de Anahi y la dejaba a un costado de un sofá.
- Habías dicho que esto era pequeño- murmuró y miró todo a su alrededor- eres una mentirosa.
- No soy mentirosa- fruncí el ceño hacía ella- compré uno nuevo, te dije que quería que vivieras como una princesa conmigo- me crucé de brazos y levemente mis mejillas se comenzaron a calentar.
- Eres tan atenta- caminó hacia mí y me abrazó desde la cintura
- no me digas que te has enojado- buscó mi mirada y enarcó una ceja- anny...
- Es imposible enojarme contigo- la abracé desde la cintura y la alcé un poco en el aire- te amo mucho como para hacerlo.
- Lo sé- sonrió y me besó. La deje en el suelo y ella siguió besándome
- ¿Puedo recorrer el apartamento?
- Claro- planté un suave beso y luego la solté.
Como toda una niña pequeña comenzó a ver todo, partió por las habitaciones y terminó con la sala de estar, abrió las persianas que cubrían los ventanales y una gran sonrisa formó en su rostro. Había comprado aquel departamento por el hecho de que la panorámica que mostraba aquellos ventanales era espectacular y porque de verdad quería que anny estuviera en un lugar con mejor ambiente, me había trasladado de bento juarez hacía, ciudad de mexico y la verdad es que creo que fue el mejor cambio que pude hacer
Caminé hacía ella y la abracé desde la espalda. Posé mi mentón en su hombro y sentí de inmediato su rico perfume a fresas.
- Hueles muy bien, anny bonita - besé sonoramente su cuello, sentí que ella rió y no pude evitar sonreír.
- Me regalaste tú el perfume ¿Recuerdas?- se giró y me abrazó desde el cuello.
- Si que lo recuerdo- sonreí y aparté un mechón de pelo de su rostro- ¿Tienes hambre?
- Mucha- hizo un puchero, yo solo reí. - Bien entonces a comer- tomé su mano y salimos del apartamento.
Subimos al ascensor y aún de la mano esperamos en bajar, no me importaba si decían algo los que entraban a la cabina, pues, no los conozco y ni pienso conocerlos tampoco. Al salir, nos dirigimos a mi auto y nos fuimos directo a un restaurante.
- Esto es muy bonito- murmuró mientras nos sentábamos y un mesero se nos acercó para entregarnos la carta. - Es uno de los mejores restaurantes de ciudad de mexico- comenté y luego le sonreí- ¿Qué vas a pedir?
- Pues, no lo sé- ojeó la carta y luego se llevó uno de sus dedos a los labios- ¿Me ayudas?
Por un momento creí que lo había dicho con algo de inocencia, pero al verla detenidamente me fije que me estaba ¿Provocando? Lentamente mis mejillas se tiñeron de rosa y no pude evitar toser de mentiras.
- Bueno... puedes pedir Spagetti con salsa blanca y champiñones, o Lasaña, o cualquier tipo de carne acompañado con algo o no se...- desvié mi mirada hacia la ventana y luego la mire. Me sonreía divertida. Me encanta que diviertas anahi
- Yo creo que pediré... Spagetti con salsa blanca.
El mesero se acercó a nosotras y ordenamos nuestros pedidos, a los minutos después llegaron lo que queríamos y una botella de vino caro junto al pedido. - Yo no pedí eso- le dije decidida, no pagaría una botella de más de 50 dólares
- La han enviado los chicos de allá- dijo con una sonrisa coqueta hacía anahi y luego apunto una mesa, donde había dos tipos de infarto, pero por una extraña razón no me sentí tan ¿Atraída?, vi como anahi los miraba y luego tomó la botella.
- Ya que ellos lo pagaran- ladeó un poco la botella, la alejó de la mesa y la dejó caer
- no te preocupes, te daré una buena propina después de esto- le sonrió al mesero quién la miraba sorprendido.
El muchacho se marchó en busca de los implementos para limpiar, al alejarse miré a los chicos de la otra mesa y miraban igual de atónitos a Mi chica. No pude evitar soltar una carcajada.
- Eso a sido muy grosero de tu parte- murmuré llevando un trozo de lasaña a la boca.
- No tenían porque hacerlo- imitó mi acción- si quieren coquetear que vengan aquí y den la cara, aunque no les tomaría atención porque estoy interesada en solo una chica- me miró como si estuviese escudriñando en mis ojos, una sonrisa boba se formó en mi rostro.
- Estás más cariñosa que de costumbre- comenté con una sonrisa burlona.
- Siempre he sido así contigo- frunció el ceño y luego sonrió- Bien... me has pillado- mordió su labio inferior- hay algo que siempre he querido hacer y......
- ¿Qué pasa?- fruncí el ceño algo confundida, al ver que ella sacaba un papel de su bolsillo.
- Mira...- me entregó el papel y era algo sobre un casting, la miré de inmediato- harán una novela y necesitan gente para... cantar y tú sabes que... bueno...
- tu quieres estar ahi
- Si- un leve tinte rosa cubrió sus mejillas
- tú sabes que mi sueño es cantar... y bueno creo que es una buena oportunidad.
- Entonces ve- sonreí ante su nerviosismo- tú sabes que yo te seguiré y apoyaré en todo- posé mi mano sobre la suya, para así poder acariciar sus nudillos- así que mañana mismo vamos al casting.
- Es en una semana- rió y noté que tenía los ojos cristalinos- eres la mejor dulce.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Una nueva forma de amar

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:55 pm

Capítulo 35
-¡DULCE! Deja pintarte- gritó desde un punto de la casa.
Yo me encontraba escondida en el armario de la habitación que por el momento, nadie usaba. Escondida por la razón que Anahi, quería maquillarme. Odiaba y odiaré el maquillaje siempre, por lo que opté en correr y esconderme.
Últimamente anahi, ha estado mucho más ¿Hiperactiva?, ¿Juguetona?, ¿Amorosa? Y eso de verdad me divertía mucho. Sentí que los gritos de anahii se apagaron y me tensé al escuchar el rotundo silencio.
Después de unos minutos, decidí abrir la puerta, tomé un costado de la puerta corredora y la abrí un poco. Me asomé para ver si no había nadie y la abrí un poco
-¡Así que aquí estabas!
-aaaaaaaaaaaahhhhhhhhh-El grito de anny me dejó con el corazón en la garganta, me tiré hacía atrás, chocando con la pared de madera del armario y golpeé levemente mi cabeza.
-¡Oops!!- mascullé llevando mis manos hacía mi cabeza.
anahi abrió la puerta un poco más y me miró con un puchero, luego sonrió un poco maliciosa al notar que la miraba algo asustada. Levantó sus implementos de maquillaje y los meneó en su lugar.
-Te has escapado de mí- murmuró con inocencia- eres malvada.
-Yo creo que no es buena idea- miré el estuche de sus cosméticos- si quieres practica con tu mano pero con mi cara no…
-Te dije que si te encontraba te pintaría, he ganado- sonrió.
-Uhm… es verdad, pero…- me reincorporé y traté de levantarme para correr, pero ella rápidamente me sostuvo por la cintura haciendo que callera al suelo
-No te hagas la difícil- murmuró molesta y luego me soltó- ya vete, ya no quiero seguir jugando.
Una mano invisible apretó mi corazón, Oh mi Dios, odiaba verla con ese rostro, entre enojada y triste. Me acerqué a ella y la abracé desde la cintura, pero como respuesta tuve un leve empujón.
-No creas que con un abrazo harás que se me quite el enojo- se cruzó de brazos y se giró, dándome la espalda.
-Está bien, puedes maquillarme- lancé un leve suspiro, ella se giró y me miró con duda- hazlo antes de que me arrepienta.
Veinte minutos más tarde, Anahi me llevaba a un espejo, me había peinado mi cabello corto y maquillado suavemente. Con desgano me miré al espejo y abrí mis ojos, creí que haría algo más exagerado, pero me equivoqué. anny me miraba desde atrás con una sonrisa e incluso percibí un saltito de emoción.
-Estás hermosa dulce- sonrió y me giró para abrazarme.
-Bueno… creo que sí- me sonrojé levemente.
-Bien ahora cámbiate de ropa que saldremos.
-¿Salir?- miré a través de la ventana y la noche ya había caído en ciudad de mexico
-Si, salir- tomó mis hombros y me guió hasta la habitación- ponte más bonita de lo que eres- susurró sobre mi oído, besó mi mejilla y me dejó marcando ocupado en frente del armario.
-Bien…-suspiré y abrí las puertas del mueble.
Busqué unos pantalones ajustados negros, una camiseta blanca, una chaqueta del mismo color que mis pantalones y mis zapatillas Vans blancas. Luego de arreglar los últimos toques de la chaqueta y quitarme un poco de delineador en los ojos salí y vi a anahi ya vestida. Con sus pantalones ajustados de mezclilla que marcaban muy bien su bonito cuerpo y su chaqueta blanca semi abrochada que dejaba ver su top negro.
-Listo…- murmuré mientras me acercaba a ella y la tomaba por la cintura.
-Bien- sonrió- vámonos- tomó mi mano y me jaló hasta salir del departamento.
Caminamos hacía al ascensor y esperamos hasta llegar al estacionamiento, le pregunté cuál de mis dos amores podríamos usar, si mi moto o mi auto, frunció su ceño y me eché a reír al notar su molestia al nombrar amor a dos cosas inanimadas.
-La moto- murmuró, yo me acerqué a ella y besé sus labios, robándole aquel beso. Al subir, anahi se agarró de mí y partí hacía la dirección la cual ella me había dado. Conduje hasta llegar al destino y estacioné en su aparcamiento, al sacarme el casco noté en donde estábamos. Una disco gay.
-¿Qué esperas?- dijo anahi con una sonrisa, me jaló del brazo y me encaminó hacía la entrada

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Una nueva forma de amar

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:55 pm

Capítulo 36
narra dulce
Cuando ya estuvimos dentro, tomadas de la mano nos acercamos a la barra. Ella pidió una bebida para empezar al igual que yo.
- No creas porque ahora eres mayor, podrás reventarte con alcohol- murmuré recordando que yo lo hacía cada vez que salía de parranda.
- Tranquila, no me pasará nada- sonrió.
Me giré sobre los talones y observé el ambiente, parejas bailando con grandes sonrisas en sus rostros, otras besándose y otras hablando feliz de la vida. Sin preocupaciones, cada una en su mundo.
- ¿Quieres ir a bailar?- me preguntó mientras dejaba el vaso en la barra.
- Está bien- sonreí.
Me llevó hasta la pista de baile, daban música variada desde el más vulgar reggaetón al más clásico lento. anahi bailaba y reía ante mis ridículos pasos, no era muy buena bailando y este día no sería la excepción para ser un desastre. De repente colocaron un reggaetón y anny comenzó a mover las caderas al son de la música, se giró y se acercó más a mí, puse mis manos en sus caderas y apoyé mi mentón en su hombro, donde dejé pequeños besos desde su oreja a su cuello.
-Sí que sabes bailar esto- susurré sobre su oído, ella se giró y abrazó mi cuello.
-jajjajajja pues , con usted todo se puede
- Me cansé- murmuró cerca de mis labios, me incliné un poco y besé sus labios
- Yo también.
Quince minutos más tarde, nos encontrábamos en uno de los sillones con una botella de vodka encima de una mesita. Entre besos y tragos, nos fuimos embriagando gradualmente y me di cuenta que anny estaba más ebria que yo. anny se subió encima de mí y comenzó a besarme efusivamente, pasé mis manos por su cintura y acaricie su espalda. La separé un poco de mí y ella me sonreía bobamente.
- Quiero ir al baño- se levantó y me dio un corto beso.
- Aquí te espero- sonreí y mientras veía como ella se alejaba me serví otro vaso de trago.
~*~
Inquieta miré mi reloj y noté un retraso bastante prolongado de anahi, treinta minutos…
Me levanté con dificultad y caminé entre la multitud que bailaba eufórica. De repente tomaron mi brazo y una chica más baja que yo me jaló para bailar con ella. Me disculpé con una sonrisa en el rostro y seguí mi camino, debía encontrar a anny.
Como no sabía mucho de cómo era el lugar, me tardé demasiado en encontrar el baño por lo que tuve que preguntarles a varias personas para poder llegar.
Al entrar al espacioso baño, escuché la risa de anny provenir de uno de los cubículos. Fruncí el ceño al escuchar el silencio y luego un gemido ahogado. Un escalofrío recorrió mi espina dorsal, en pensar lo peor del mundo. Caminé con paso un poco más seguro y abrí la puerta del baño donde provenían los gemidos. Toda la borrachera que pude haber tenido se desvaneció y la ira creció en mí.
anahi me estaba engañando…
Estaba sin camiseta y con los senos al aire, me estremecí en mi lugar y la ira siguió aumentando. Agarré su brazo haciendo que se soltará de la otra tipa. Ella me miró sorprendida y con enojó al ver que le había quitado toda a diversión de la noche.
- Ponte la camiseta ¡Ahora!- le grité a puente.
anny me hizo caso mientras que la otra se arreglaba su ropa y se alejaba del lugar. El baño estaba vacío, se podía sentir la tensión entre las dos.
-Eres una aguafiesta- musitó terminando de colocarse su camiseta, me giré y una punzada llegó a mi corazón.
- ¿Te das cuenta lo que acabas de hacerme, no?
Ella masculló entre dientes, se notaba que el alcohol le había hecho un gran efecto en ella por los movimientos torpes y muecas de risa contenida.
- No somos nada- dijo de la nada- no eres mi novia para gritarme así. Ni mi mamá.
Dicen que los niños y los borrachos decían la verdad, y en este caso no sería la excepción. No somos nada… Tomé su mano y la jalé hasta salir entre medio de la multitud, anahi iba a tropezones pero poco me importó, quería llegar a casa rápido. Le puse el casco a anny, quién se estaba quedando dormida, subí a la moto y ella hizo lo mismo se agarró de mi cintura y apoyó su mejilla sobre mi espalda. Me sacudí un poco no quería que me tocará, menos ahora.
~*~
Estacioné la moto y la tomé en brazos, sus condiciones de caminar no estaban favoreciendo en nada. Subí al ascensor y al llegar al departamento abrí la puerta me dirigí a “nuestra habitación” y literalmente la tiré a la cama. Estaba realmente enojada, dolida, pasada a llevar… tomé una almohada y un cubre cama y me fui al sofá, no pasaría la noche con ella. Ya no quería ni siquiera mirarla. Maldita sea. Me saqué los pantalones y me acosté sobre el sofá, ganas de llorar no me faltaban… pero no lo hice me contuve y lentamente me fui quedando dormida.
Me desperté alrededor de las cinco de la mañana, aun el cielo estaba oscuro al igual que el departamento. Prácticamente había dormido solo dos horas y mi cuerpo no me dejaba seguir con el hábito, por lo que me levanté y me dirigí a la cocina a tomarme un vaso de leche.
Aún creo en eso de que la leche ayuda a dormir, por lo que optó en seguir creyéndole. Lamentablemente aquello no me resultó en lo absoluto. Me recosté nuevamente en el sofá con la intención de seguir durmiendo, pero no lo logré hasta dos horas después.
~*~
Abrí mis ojos de golpe a causa de los ruidos que provenían desde la cocina. Restregué mis ojos y con pereza me levanté del sofá. Caminé unos cuantos pasos y espié por la puerta, que era lo que estaba haciendo.
Se preparaba un café, ella se giró y vi su rostro, pálido y nauseabundo. Te lo mereces por beber tanto, pensé. Entré a la cocina, tomé una taza para servirme también café.
-¡Qué bueno que ya despertaste!- me sonrió ampliamente- buenos días dulce- se acercó a mí para un abrazo pero yo no se lo correspondí.
- Umh… buenos días- musité bebiendo de mi café.
-que bueno amor
¿Esto era en serio? ¿Es necesario que finja que nada ha pasado? ¿Acaso está loca o qué?
Una mueca extraña se formó en su rostro y luego sus ojos mostraron confusión. Se había dado cuenta que yo no estaba nada de humor
- ¿Por qué has dormido en el sofá?- preguntó acercándose nuevamente a mí para mirarme a los ojos.
- ¿Y aún lo preguntas?- ¿Cómo se atreve a preguntarlo? Apreté mis puños alrededor de la taza, bebí lo último que quedaba y la dejé sobre el lavado.
- ¿Qué hice?- inquirió en un susurro, me giré para mirarla y llevó una mano a su cabeza- no recuerdo nada…
- Qué mal, no?- mordí mi labio inferior para no gritar cualquier cosa, ya no quería seguir mirándola como actuaba, sé que se acuerda, no es tan fácil perder el conocimiento con unos cuantos tragos.
Caminé hacía “nuestra” habitación y cerré la puerta de un golpe, no estaría ni un minutos más dentro de ese departamento, viendo como su actuación seguía, tomé mi ropa y me la cambié rápidamente, tenía que salir y más encima renovar contrato, no tenía nada mejor que hacer que ir donde mi padre y volver a trabajar, al fin y al cabo lo que hago no era tan malo y dándome cuenta de las cosas que están pasando era el mejor lugar donde podía estar. Además… lo necesitaba para tener mi arma de servicio y poder cuidar así, aunque me duela, a anahi. Sobre todo ahora que le dio eso de la audición.
-¿A dónde vas?- preguntaron de repente, terminé de colocarme mi camiseta del Liverpool y me giré para mirarla.
- Donde se me pegue la gana- respondí seca, estaba demasiado molesta.
- No me trates así- se abrazó ella misma- ni siquiera sé lo que pasó anoche, ni siquiera sé porque no dormiste conmigo, ¿Qué hice mal?
- ¡Qué no hiciste puente!- grité con pena- te esperé treinta putos minutos, estuve sentada como una Oops esperando a que llegaras, pero ¿qué me encuentro?- respiré hondo y traté de seguir- a ti y a otra tipa un poco más Oops! en el baño, pero sabes, no sé para qué te recriminó estas cosas- llevé una mano a mi frente y sentí tambalearme- si no somos nada… tienes razón, no somos nada- terminé de decir y más molesta aún, me fui del departamento.
Pegué un gran portazo y aunque no debía manejar en condiciones de enojo mi moto, de todos modos lo hice.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Una nueva forma de amar

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:55 pm

Capítulo 37
-¿dulce llegó enojada! ¡Escóndete poncho- gritaron desde unos pasillos.
Una leve sonrisa salió, para reprimir una risa, pues sí, siempre cuando me veían por aquí era para pelear con él o con mi padre. Seguí caminando hasta llegar a la puerta del despacho de mi padre. Di tres toques en ella y su típico “pase” resonó desde dentro.
Al abrir, me lo encontré hundido en su gran silla y entre sus manos un gran expediente. Desvió sus ojos hacía a mí, lanzó la carpeta sobre el escritorio y...
-Hasta que apareces- frunció su ceño- ¿Crees que es bonito ver como tu hija desaparece?- me miró mal cuando yo reí por el regaño.
-Pero ya estoy aquí- murmuré aun divertida, no sabía que era lo que me divertía si por dentro estaba hecha un desastre.
-Mujer obstinada- remarcó- No sabes lo preocupado que estaba- se levantó de la silla y caminó hacia mí con los brazos extendidos.
Sabía que estabas con tu abuela y es mejor que estuvieras allí que en una helada sala de hospital.
Cuando hubo separarse de mí, se sentó nuevamente en su silla y tomó los expedientes. Su ceño se frunció nuevamente.
-¿Ha pasado algo?- preguntó mientras separaba algunos papeles.
-¡Qué!- me sorprendí, mi papá nunca había dicho que no, ni menos en una situación así.
-Que no- me miró decidido- te dije que ya no trabajarías más aquí.
Mañana mandaré tu solicitud para que entres a la universidad. ¿Teatro verdad?
- no papa yo quiero seguir en esto
-No dulce ya has estado más de 10 veces en un hospital y la última vez casi te me mueres.
-¡Vamos! ¿No necesitas a alguien para entrenar a los novatos?
-Bueno- susurró- si es así, tendrías que trabajar con poncho
-Genial- mascullé- Bueno… si eso significa poder usar mi arma de servicio será… bueno…
Mi papá me miró nuevamente y dejó un nuevo contrato sobre el escritorio, lo firme sin antes leerlo y luego lo dejé sobre unos libros. Me despedí de él y caminé hasta a zona de entrenamiento, donde vi a poncho sin camiseta practicando sobre un saco, boxeo.
Caminé hacia un costado del salón y no vi a nadie más allí, de seguro ya se habían ido todos. Miré una de las bancas y había una top corto negro, vendas para boxeo y los guantes. Me quité mi camiseta y me coloqué el top, luego las vendas y finalmente los guantes.
Me acerqué al saco haciendo que poncho se detuviera y me mirara con ilusión.
-Oh Oops! Dulce!- caminó hacia mí y me abrazó desde la cintura.
-Me estas dejando toda sudada- me quejé mientras lo alejaba de mí. Mas él no me soltó.
-Me tenías preocupado- se separó por fin de mí- ¿Qué haces aquí?
-Trabajaré contigo- golpeé mis puños- así que, qué mejor que no practicar un poco- inquirí arqueando una ceja.
Al principio todo era suave, sin grandes golpes ni nada pero en un movimiento brusco yo le propine un fuerte golpe en la quijada.
-¿Quieres hacerlo rudo?- meneó su cabeza, yo reí- bien hagámoslo a tu estilo.
¡Por fin, acción!, todas las tensiones se estaban yendo de mi cuerpo, mientras poncho lanzaba un golpe me hacía una pregunta donde yo no dudaba en responder.
Su pregunta me desconcentro y un golpe me llegó de lleno en mi estómago, haciendo que me arqueara levemente por el dolor, digamos que aún no estoy bien
- No te preocupes, ya pasará- sonreí a medía y lancé un golpe que le llegó al pecho- anny… está bien- lancé otro pero esta vez al saco, no me quería desquitar con él
- supongo que ahora debe estar en su Oops! audición- lancé uno más fuerte, poncho agarró el saco y yo seguí golpeando.
- Ayer… me… ayer me la encontré besándose con otra chica- golpeé más fuerte- y lo peor de todo es que dijo que no éramos nada, pero en parte tiene razon no -golpeando el saco mas fuerte
Me detuve, estaba cansada, demasiado agotada para seguir. poncho me miraba desde detrás del saco, temblé un poco al recordar cómo se besaba con otra, fue mucho más duro que ver a poncho besándose con una estúpida que odiaba en secundaria. La diferencia no era tanta. Pero lo de anahi claramente me había afectado triplemente por el amor que le tengo a ella es superior al de poncho
Unos aplausos se escucharon detrás de nosotros, me giré y vi a un grupo de chicos mirándonos con admiración. poncho los saludó y me alcanzó una toalla.
- Chicos ella es dulce su nueva instructora.
- Hola- saludé meneando mi mano de un lado a otro.
- Hola- saludaron ellos mirando de inmediato mi abdomen
- ¿Qué le pasó allí?- preguntó una de las chicas que estaban entre ellos.
- Marcas de guerra- dije tristemente- ¿Alguna pregunta?
- ¿Cuántos años tiene?- preguntó otro chico.
- 19- y así se la pasaron, preguntando hasta que se nos dio la hora de entrenar.
En mitad de un entrenamiento con una chica, mi celular vibró, me disculpé con ella y saqué mi celular. Me alejé y noté que era un mensaje de anny.
Por favor, dime dónde estás, estoy muy preocupada. anny.
Me demoré alrededor de 10 minutos en contestar, aunque no lo admitiera, saber que le preocupaba me hacía feliz.
Estoy trabajando, nos vemos en la noche.dulce

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Una nueva forma de amar

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:55 pm

Capítulo 38 (1/3)
Guardé mi celular y me acerqué nuevamente al entrenamiento. La chica que estaba practicando golpes conmigo se acercó a mí y me entregó unas vendas.
- Me gustaría tener un round contigo- me miró directo a los ojos, que bonitos ojos tiene…
- No creo que sea muy buena idea- murmuré, estaba ya cansada y me dolía la cicatriz- estoy un poco delicada…
- Lo supuse, tienes miedo- me miró esta vez desafiante, yo reí.
- No te tengo miedo si es lo que crees- negué con la cabeza
- ¿Kick boxing o boxeo?
- Kick boxing.
Me coloqué nuevamente las vendas y luego los guantes, debo reconocer que el kick boxing no lo práctico desde que salí de allí y ya casi no recordaba mucho. La chica comenzó a moverse sobre la plataforma que estaba a un lado del gimnasio y yo le seguí de la misma manera.
El contorno de la plataforma se rodeó por los demás chicos que estaban a supervisión de poncho, hasta él disfrutaba del espectáculo. La castaña que estaba al frente mío lanzó el primer golpe a mi quijada que claramente yo esquivé.
- Eres buena- dijo entre una risa.
- Decían que era la mejor- actué rápido y en un abrir y cerrar de ojos, ella estaba en el suelo
- Eso ha sido trampa- se levantó y me dio un puñetazo en mi abdomen.
- Sí que quieres jugar rudo- negué con la cabeza.q
Veinte minutos más tarde, la castaña estaba sobre el suelo jadeando, con los brazos extendidos y completamente empapada de sudor. poncho me entregó una toalla y se horrorizó si es así decirlo al ver mi abdomen.
- Oh… esto no debió haber ocurrido- pasé mi dedo por sobre la cicatriz, sacando un poco de sangre- dame una venda poncho- murmuré pacífica.
Él me la entregó y envolví rápidamente la venda sobre mi torso, haciendo que la sangre parara de salir. La chica que hace unos momentos yacía en el suelo, estaba a mi lado con cara de arrepentimiento.
- Lo siento de verdad…
- No te preocupes- le sonreí, su expresión se suavizó- esto pasa casi siempre.
- No en serio, discúlpame, yo insistí en que practicáramos de esa forma…
- No te preocupes, de verdad no pasa nada.
- Bueno…- dijo no muy convencida.
- Hey de verdad tranquila- levanté su mentón y un leve sonrojo se formó en sus mejillas- por cierto… he sido una grosera ¿Cómo te llamas?
- emma roberts - sonrió haciendo que por una extraña razón yo también lo hiciera.
- Bien, creo que todo ha terminado por hoy chicos- anunció poncho dándole a cada uno una toalla- a las duchas, nos vemos mañana.
Todos asintieron, emma se despidió de todos, inclusive de mí. Luego se giró y comenzó a caminar algo ¿coqueta? No sé cómo definirlo así que diré que caminaba coqueta.
- Que cuerpazo- masculló mientras la seguía mirando.
- Eres un cerdo- negué con mi cabeza.
- No me dirás que no es bonita dul- rió- no lo puedes negar.
- No lo niego, es bonita- tomé unos guantes y los guardé en el gran conteiner del gimnasio.
- Como no, si te la comías con la mirada
- ¿Eres Oops o qué?- fruncí el ceño- tú sabes de quién pertenece mi corazón…
- Es broma dulce- volvió a reír- Mmm… oye me das un minuto para hablar- inquirió cuando me giré sobre mis talones para mirarlo.
- Claro, habla.
- Bueno… tú sabes que no nos estuvimos llevando bien en este tiempo, y ahora que trabajaremos juntos, me gustaría que nuestra relación… fuese más amistosa, como hace un momento que todo fue muy divertido.
- ¿Dices algo así como amigos?- enarqué una ceja y una leve sonrisa se formó en mi rostro- no sería mala idea
. - ¿De verdad?
- Si, ¿Por qué no? Hay que dejar el pasado atrás- una sonrisa triste se marcó en su rostro. - Supongo que será así

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Una nueva forma de amar

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:56 pm

Capítulo 39 (2/3)
Conduje hasta llegar al edificio, ya estaba menos tensa gracias al exhaustivo entrenamiento y la agradable conversación que entablé con la castaña ondulada de bonitos ojos. emma. Me estacioné y con casco en mano, me dirigí al ascensor; para por fin llegar a mi departamento a descansar.
Al entrar encontré todo oscuro, solo la poca luz que había, provenía de un camino de velas encendidas que se dirigían al comedor. Dejé mi casco sobre una mesa de té y caminé hacía allí. Solo guiada por aquellas luces. Mi cuerpo se paralizó y una sonrisa estúpida se formó en mi rostro.
Una mesa totalmente ornamentada con velas, copas y rosas. Y no eran cualquier tipo de rosas, eran de las azules. Mis favoritas. Me giré sobre mis talones y no encontré a anny, en ninguna parte. Volví al living y allí la encontré, acurrucada sobre el sofá, vestida con un diminuto vestido de seda, tacones negros y el pelo ondulado. Miré el reloj y noté lo tarde que había llegado a casa, de seguro me estuvo esperando mucho tiempo. Me acerqué a ella y me arrodillé hasta quedar hasta la altura de su rostro, Planté un suave beso en su frente, la tomé entre mis brazos y me dirigí hasta la habitación.
- ¿dulce?- susurró, incliné mi cabeza hacia abajo y sonreí.
- Aquí estoy, lamento llegar tarde.
Se abrazó mucho más a mi cuello y sentí como sus labios rozaban esté con su suave sonrisa.
- Perdóname…- musitó.
Llegué a nuestra habitación y al solo cruzar el umbral de la puerta, sentí mi cuello mojado por sus lágrimas. No, no, no, por favor no llores. La dejé sentada sobre la cama y me arrodillé de inmediato, tomé sus mejillas y sequé sus lágrimas.
- No llores por favor.
- Perdóname dul , de verdad no quise hacer ni decir eso- su llanto se hizo más fuerte y más apenado, mi corazón literalmente se apretujó.
- anny…
- De verdad no quería, no sabía lo que hacía ni menos lo que decía. No quise herirte, saber que estabas enojada conmigo me tuvo mal todo el día. Entonces pensé en algo para remediarlo- se restregó los ojos y trató de seguir, dejando de lado el llanto- no soy la mejor haciendo cosas, traté de cocinar algo para tener nuestra primera cena romántica, pero luego recordé que a lo mejor no volverías, que te irías y volverías al otro día.
Sus brazos me rodearon y lentamente el llanto comenzó a salir de nuevo, acaricié su espalda en suaves frotadas mientras ella lloraba desconsolada. Recargué mi mejilla en el hombro de ella y comencé a llorar. No siempre debo hacerme la fuerte, según me decía ella, y bueno aquí me tienen llorando sobre su hombro.
- Lamento mucho no haber llegado a probar tu comida…
- dulce- me miró- ¿Estás… llorando?
- No… solo me entró una basura en el ojo- reí.
Juntó su frente junto a la mía y secó mis lágrimas, sabía que eso no se lo creería.
- Perdó…
No dejé que siguiera hablando, pues, mis labios estaban junto a los suyos. Tomé sus mejillas y profundicé más aquel beso. La necesitaba y ella me necesitaba a mí, podía sentirlo. Me separé levemente de ella y aparté unos mechones de pelo que estorbaban en su rostro. Me sonrió como solo ella sabía hacerlo, me acerqué nuevamente a ella y atrapé sus labios en ahora, un apasionado y efusivo beso. Mis manos que estaban en sus mejillas bajaron por su espalda, haciendo que su cuerpo se pegara más al mío, a pesar de que estaba arrodillada.
Me levanté con sus labios aún sobre los míos, tomé sus manos y lentamente nos fuimos recostando sobre la gran cama de dos plazas. Solté sus manos y las posé sobre sus muslos, haciendo que quedaran descubiertas al quitarle la tela de esa zona. Ella jugueteo con mi camiseta hasta que me la quitó, su lengua aún seguía guerreando con la mía y sus manos ahora estaban sobre mis pechos. Mordisquee su cuello provocando que ella gimiera. Una sonrisa de placer se formó sobre su piel y seguí dándole más y más mordiscos y besos húmedos.
-dulce- gimió
- ¿Mmh?- musité mientras mis manos terminaban de quitarle el vestido.
- Quiero que seas mi novia- atrapó mi labio inferior.
Mis manos se detuvieron y una sonrisa se formó por inercia, la besé con ternura y nuevamente una lágrima recorrió por mi mejilla.
- Yo también quiero que seas mi novia- murmuré.
- Te amo- me besó nuevamente.
- Te amo más.
Ahora sí, ella era mía y yo suya. Nuestros labios danzaron mientras nos demostrábamos amor y nos entregamos placer. Y no hay que dar tanto detalle para decir que fue lo que vino después. Definitivamente la mejor reconciliación de todas.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Una nueva forma de amar

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:56 pm

Capítulo 40 (3/3)
Desperté a causa de un grito proveniente desde afuera. Me levante rápido y sin antes salir, me coloqué una camiseta larga y mi ropa interior. Corrí hacia el lugar donde provino el grito y sin darme cuenta mi dedo meñique del pie, se golpeó con uno de los muebles.
- ¡Por la Oops!!
Me tiré al suelo y con un puchero en mi rostro miré a anahi. Ella cortó de inmediato el teléfono y corrió hacía mí.
- ¡Linda! ¿Estás bien?
- Me golpeé en el dedo- tomé mi pie entre mis manos, ella hizo lo mismo y comenzó a masajearlo
- Nanai…- murmuró, produciendo que un escalofrío recorriera por mi espina dorsal.
- Allí- mascullé un poco sonrojada, anny sonrió y de repente pasó su dedo causándome cosquillas.
- ¡Oye!- reí y aparté mi pie.
- Dicen que la risa es uno de los mejores remedios- se arrodilló a mi lado y se inclinó hacía mi rostro.
- Mi mejor remedio es tu amor- tomé su mejilla y la acerqué a mí, para darle su beso de buenos días.
- Buenos días, amor- murmuró sobre mis labios, sonrojada
. - Buenos días, hermosa. ¿Qué ha sido ese grito?- pregunté mientras me levantaba del suelo y la ayudaba.
- Bueno es que… ¡Tengo el papel principal!- pegó un leve salto.
La abracé desde la cintura y entre besos la felicité, se veía tan contenta con haberlo conseguido que hasta yo me puse feliz. Era su gran sueño cantar frente al público y aparecer en una novela sí que era lo que más ella esperaba. Me tomó de la mano y me guío hasta el comedor, sirvió el desayuno y yo me dispuse a comer, sabía que ella no era buena cocinando, pero se notaba que había practicado porque sinceramente sus panqueques estaban muy ricos.
- ¡Te quedaron excelente Amor!- la alabé.
- ¿De verdad?
- Si- llevé a mi boca un trozo más de panqueque con manjar- ¿De qué se tratará la novelaa?
- trata de un colegio, cuya fama trasciende las fronteras del país. Ostenta un elevado nivel de formación, pero lo que lo hace verdaderamente codiciado, es que allí los alumnos se aseguran los contactos sociales apropiados para el futuro. En efecto, la mayor parte del alumnado pertenece a la clase alta del país, o bien son hijos de importantes empresarios y políticos.los cuales cuatro son los protagonistas de esta novela la cual forman un grupo llamado rbd con formado por mia, miguel , roberta diego , giovvanni y lupita . mia , migue , roberta y diego Los cuatro tienen sus cualidades y defectos, y cada uno de ellos pretende imponer su pensamientos. Así surgen amistades, odios, amores, lealtades y traiciones.
- ¿O sea que cantarás?
- Claro- respondió con un brillo singular en sus ojos, ¿orgullo?
- Me alegra mucho que hayas quedado, bonita.
- Gracias- sonrió.
El desayuno siguió tan amena que no quería dejarla sola durante el día, debía ir a trabajar para poder subsistir y poder darle la mejor comodidad a ella. Mi celular sonó y conteste al segundo tono. Era poncho. Me informó que hoy debía estar allí a las 12 de la mañana, miré el reloj y solo me quedaba media hora.
- ¿Qué paso?- me preguntó mientras retiraba los platos y los llevaba a la cocina.
Me levanté y me dirigí hasta donde estaba ella, lavaba los platos. La abracé desde la espalda y la pegué mucho a mí cuerpo.
- Era poncho, me llamaba para decirme que debo estar con él a las 12.
- ¿Por qué debes ir?
- Pues…
- No me dirás que volviste donde tu padre…- se giró y me miró con el ceño fruncido, no le podía mentir, no a ella.
- Si…
- ¡Pero dulce! ¡No que querías alejarte de ese mundo de una vez por todas!- me gritó. Abrí mis ojos de par en par, Oh Dios está enojada.
- Sí… pero no estaré haciendo lo que hacia antes
- ¿Cómo?- me miró un poco esperanzada.
- Estoy a cargo de los entrenamientos de los novatos, poncho y yo, fuimos excluidos de nuevos casos, mi padre no quiere que nos pase nada más.
Noté como su enojo se alejaba de su rostro y este se dulcificaba, suspiró aliviada y luego me abrazó
. - No quiero que nada malo te pase…
- Te prometo que nada malo más me pasará.
- Tomaré tu palabra como hecho- separó su cabeza de mi pecho y me sonrió- de verdad no quiero verte tirada en el suelo…- su mirada se desvió hacía el suelo y su cabeza de nuevo se plantó en mi pecho- no lo soportaría.
- Amor- tomé sus mejillas- ya nada malo me pasará, te lo prometo.
Me incliné levemente y la besé, un beso lleno de promesas y amor. Era obvio que ya no correría el mismo riesgo que antes, no podía y no debía. Por mí y por ella

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Una nueva forma de amar

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:56 pm

Capítulo 41
Los días siguieron igual que siempre, sin grandes problemas ni malos entendidos.
Esta mañana amaneció fría, palpé la cama y sentí mi lado derecho vacío, bufé para mis adentros y abrí los ojos. anny ya se había ido. Como había conseguido el papel principal, prácticamente pasaba día y noche en salas de estudios y en un foro, incluso le pidieron que se quedara durante dos meses en aquel alojamiento de golf pero ella se negó rotundamente. Como consecuencia de haberse negado, debe levantarse temprano y partir a grabar.
Debía reconocer que estaba orgullosa por ella, estaba cumpliendo uno de sus sueños pero también debo reconocer que extraño verla dormir junto a mi lado y despertar yo primero que ella.
Me levanté y miré de inmediato la ventana, ahora sé porque hacía tanto frío… además de que estaba abierta estaba lloviendo a cantaros. Caminé en dirección al baño y me di una ducha rápida para luego hacer lo que uno siempre hace, cepillarse los dientes y el cabello. Me dirigí nuevamente a mi habitación y saqué ropa abrigadora, una casaca de cuero para que no se traspasara el agua pues seguramente anni se llevó el Jaguar. ¿Cómo aprendió a manejar? No tengo ni idea.
Una vez lista bajé por el ascensor y busqué mi moto, me monté en esta y por último me metí a las atestadas y mojadas calles de Mexico en la mañana de un día jueves.
Al llegar al departamento del FBI me fijé que no había ningún ser viviente por ningún lado, fui hacía recepción y solo una de las secretarias nuevas estaba allí. Caminé hacia el gimnasio y solo vi a poncho¿Ok? ¿Hoy nadie se asomará por aquí?
- ¿Ha muerto alguien?- pregunté con ironía cuando dejé mi casco cerca de las cosas que tenía ocupado a poncho
- Hola dul, pensé que tú tampoco vendrías.
- La responsabilidad en mí no se quita, poncho- fruncí el ceño. - ¿Qué ha pasado?
- Supongo que es por la lluvia que nadie ha llegado- bufó-nadie ha justificado ausencia hasta ahora.
- No hay algo que más me irrite que lleguen tarde.
Y eso era cierto, uno debe tomarse la responsabilidad de llegar temprano cuando se es importante y creo que es importante que ellos se presenten a la hora en un lugar como esté, aquí no quedan personas mediocres que se dejan estar.
- Sé lo que te enoja dul, no tienes por qué repetírmelo.
Los minutos pasaron y uno por uno iban llegando, todos empapados y con el sueño aún pegado en su rostro. Ni un lo siento dijeron solo se pararon en fila india y nos miraron con algo de ¿miedo?
- Me gustaría escuchar excusas- dije cruzándome de brazos.
- Por mi parte yo me quedé dormido y ningún taxi estaba disponible- habló uno de los chicos, yo lo miré y fruncí el ceño.
- ¿Acaso no conocen el nombre despertador?
- De verdad lo sentimos dulce- murmuró emma mirándome directamente a los ojos, fruncí más el ceño.
- ¿De verdad no captan en donde están parados?
- No seas exagerada- bufó una chica rubia, ahora sí que no me callo.
- ¡Ustedes no pueden llegar aquí tarde y dar excusas mediocres, deben llegar como sea al lugar donde se comprometieron llegar, es algo que se llama responsabilidad y en una institución como esta, está muy remarcada esa palabra!
- Eres un amargada- sentenció un rubio llamado Tomás- Claro como tu padre es el jefe de aquí nos puedes mandonear como quieras.
poncho me miró fugazmente y tomó mi brazo en señal de que me calmara, sabía que si alguien tocaba un tema así yo iba a reaccionar mal, sobre todo si lo decían de mala manera.
- Si crees que entré por regalías aquí, estás muy equivocado- me zafé del agarré de poncho y me dirigí hacía una de las camisetas de entrenamiento, me la cambié rápido y volví a mi lugar- tienen solo cinco minutos en cambiarse-sentencié.
La advertencia no logró entrar a sus duras cabezas mediocres, se demoraron lo que se les plazco y definitivamente yo no tendría mucha compasión.
- Diez minutos tarde… ¡Afuera!
Todos me miraron con algo de miedo, observaron a través de las puertas y ventanas de vidrio, y luego me miraron a mí.
- Dije afuera.
Apenas todos salieron, cerré la puerta con candado y luego se las entregué a poncho, en un vistazo rápido pude notar que estaban con algo de frío, sonreí victoriosa y luego ordené que salieran del tejado y comenzaran a correr. Ninguno hizo caso, me metí yo debajo de la lluvia y jalé conmigo a poncho.
- Mira poncho, son unas verdaderas gallinas e hijos de papi y mami, ¿Y decían que entré aquí por regalía?-grité con ironía poncho rió. - Si le tienen miedo a la lluvia no me quiero ni imaginar cuando tengan en frente a un cadáver o cinco tipos apuntándote en la cabeza. - ¿Ustedes como creen que yo me hice esto?- subí mi camiseta y mostré mi cicatriz- o esto- mostré algunas líneas que tenía en mi espalda.
Con poncho seguimos hablándoles sobre nuestras anécdotas tragicómicas de todas las cicatrices que teníamos en el cuerpo. Esto creo que hizo que ellos reflexionaran las cosas y comenzaran a correr y hacerme caso en todo.
- Bienvenidos a mi mundo chicos…

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Una nueva forma de amar

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:56 pm

Capítulo 42
Gustosa y contenta conmigo misma, me dirigí a las duchas del establecimiento mientras los otros se despedían de poncho.Sé que con esto me agarraran odio pero de la misma forma que me entrenaron a mí, los entrenaré a ellos.
Me desprendí de mi ropa y caminé por las frías baldosas hasta llegar a la primera regadera, abrí el grifo y allí me quedé hasta sentir unos pasos detrás de mí y un leve respingo.
- Eres realmente malvada.
Desvié mi mirada y vi en la regadera de al lado, a una espectacular figura femenina. A emma
- Me gusta que respeten los horarios- dije desviando mi mirada hacía la muralla. No era que me molestara su presencia… pero solo verla con bikini me ponía nerviosa.
- De eso me di cuenta- bufó.
- Uhm ¿Estás enojada conmigo?- pregunté con un tono burlón, ella me miró mal.
- Fuiste una verdadera perra afuera, ni me dejaste explicar porque llegué tarde
-¿Me has dicho perra?- la miré molesta.
- ¡Sí! Perra- sentenció.
Impulsivamente la acorralé entre mis brazos al mismo tiempo que tomaba sus muñecas. Forcejeó un poco pero mi fuerza le impidió hacer más.
- ¡Suéltame!
- Me has dicho perra… muy bien actuaré como una- apreté un poco más sus muñecas y un quejido salió de sus cuerdas vocales.
- Me haces daño…
Solo bastaron esas tres palabras para soltarla, mi intención desde un principio era no meterme en problemas ni menos dañar a alguien. De repente su mano fue directo a mi mejilla haciendo que esta ardiera un poco. emma iba a comenzar a correr cuando la tomé nuevamente de las muñecas y sin saber por qué lo hice, la besé. Solté sus manos y leves golpes me separaron de ella, una nueva bofetada me impulso a enredar mis manos en su cabello y besarla nuevamente.
Forcejeo por unos minutos hasta que se calmó y siguió el beso. Cerró los ojos y se dejó llevar por aquello que ni podía explicar, aquello que sabía que estaba mal y yo seguía. No conseguía explicarme, pero ella me recordaba a anny en ese beso. Sus piernas se enredaron alrededor de mi torso y nuevamente la señal de alerta recorrió por mi cuerpo.
- No puedo… no puedo hacer esto.
Me separé de ella bruscamente. Su pecho subía y bajaba al compás de su agitada respiración, me estremecí al ver sus ojos confundidos y distantes. Igual a los de anni. Me di media vuelta y caminé fuera del baño para dirigirme a los vestidores. Me vestí lo más rápido que pude mientras que la sensación de culpabilidad ascendía desde mi corazón al cerebro. ¡Mi Dios que acabo de hacer!
Al salir por fin de los vestidores, me dirigí hacía donde estaba poncho junto a ella
- Adiós dulce- se despidió poncho con la mano- nos vemos mañana.
- Mañana es sábado… no creo que venga- mascullé, la verdad debía venir pero después de lo que hice no tenía muchos ánimos de aparecerme por aquí.
- Bueno… nos vemos el lunes…- me miró extrañando al ver que tomaba mi casco y salía de allí sin despedirme de nadie más.
Monté en mi moto y me fui directo a un bar, recuerdo que pedí un par de copas y de allí me borré.

narrado por Anahi
Había llegado por fin a casa después de un tedioso y una buena cena con mi compañero de trabajo. Al entrar noté que estaba todo oscuro y el departamento un poco frío, dejé mi bolso sobre una mesa ratona y me aventé al sofá, estaba realmente cansada y lo único que quería era irme a dormir. Me levanté del sofá y caminé hacía donde debía ir, ¡A la cama con dulce !, sonreí al pensarla. Últimamente he estado muy poco tiempo con ella, pero creo que me comprende… solo creo…
Al entrar a la habitación encendí la luz y no vi nada de lo que yo esperaba. dulce no estaba. Me devolví a la sala y no había ninguna nota ni nada de ella hacía mí. Tomé mi celular y le marqué, no me gustaba cuando estaba fuera a las tantas de la noche ni menos día viernes.
Mi nerviosismo incrementaba más iban pasando los minutos, no pasaban ni cinco y yo ya tenía la mirada pegada en el reloj de la sala. Eran las dos de la mañana y no había ninguna señal de ella, ninguna señal de mi dul. Marqué nuevamente a su celular y decidí pasarme los últimos minutos en hacer eso, hasta que llegó.
Entró por la puerta y apenas estando adentro, la cerró y se dejó caer… ¡Está ebria! Me acerqué rápidamente a ella y al momento de tratar de ayudarle, me empujó…
- No… no te me acerques- murmuró casi llorando.
-dulce...
Eso me había desconcertado ¿Qué no me acerque por qué?, mi corazón dio un vuelco al verla llorar, no me gustaba que llorara pues, era tan fuerte que me causaba un poco más depresión que ella estuviera mal, que llorara frente a mí, que llorara con tanta pena como lo hacía ahora.
- ¿Qué pasa dulce?- me acerqué nuevamente a ella con el objetivo de abrazarla, cosa que cumplí.
- Lo siento… lo siento de verdad- dijo con dificultad por culpa del alcohol que adormeció su lengua y su llanto.
- ¿Qué has hecho?- mi corazón se estrujó con solo verla a los ojos y darme cuenta que algo malo ha hecho- ¿Has matado a alguien?
- No… algo mucho peor- me miró con el ceño semi fruncido. Me alejé un poco de ella.
-¿Algo mucho peor? ¿Qué has hecho? - Al soltarla ella cayó de inmediato al piso, quedando en posición fetal.
- Te besé en otros labios.
- ¿Qué?- susurré, no entendía nada ¿Qué me besó en otros labios?
- Pensándote llegué a besarte en otros labios.
Al igual como yo lo había hecho, ella también lo hizo. Un suspiro ahogado salió de mi boca y una lágrima recorrió mi mejilla, ahora entendía porque ella estaba tan mal cuando paso lo de la disco, ahora entendía porque su reacción; pero lo que no entendía era porqué dice eso de te besé en otros labios.
- ¿Por qué lo has hecho?
- ¡Porque te extraño maldita sea!
- Y porque me extrañas estarás besuqueándote con otras personas- le reproché, sabía que estaba ebria pero no me importaba si decía algo más, dicen que los niños y los ebrios dicen la verdad.
- ¡No pretendía hacerlo!- lloriqueó- no quería hacerlo, pero te vi, te vi en ella. ¡Te extraño anahi! Hace dos semanas que ya no te veo, hace dos semanas que no te veo ni llegar ni irte de casa… ya ni salimos ni nos besamos. Ni pasamos tiempo juntas. Por eso he dicho que te he besado en otros labios, porque en ella te vi y no pude aguantar.
Cierta parte de lo que decía es verdad… hace dos semanas que no la veo del todo, mi dul. te he descuidado…
- Vamos a la cama Dul- murmuré, no quería hablar ahora
- No quiero ir a la cama- se alejó de mí y con dificultad se levantó del piso.
- Vamos Dulce
- ¿No me dirás que me extrañas?- me miró directo a los ojos, de repente lágrimas inundaron sus mejillas.
- dulce vamos a la cama por favor, mañana hablaremos
. - ¡Claro que no me extrañas! Si andas de cita con el tal dereck- manifestó con voz iracunda. ¿Cómo supo de él?
- Si te extraño dulce, por favor vamos a la cama- rogué.
- ¡Vete a la cama sola!- lloró más fuerte y se secó las mejillas con furia.
Vi como lentamente se alejaba y se acercaba a la puerta, trató de abrirla pero yo la retuve, sabía que escaparía de esto, que saldría y que tomaría su moto para irse a tomar más de lo que hizo hace un rato
. - Déjame salir- murmuró bajito- por favor- se apoyó en la puerta y lentamente se dejó caer de rodillas.
- No te dejaré ir a ninguna parte, a la cama dulce maria - ordené con la voz temblorosa mientras que me arrodillaba y la abrazaba- por favor, vamos a la cama, juntas, como debe ser siempre.
La ayudé a levantarse y con dificultad la dejé en la cama. La desvestí levemente y noté que su herida estaba con vendas. ¿Qué te paso dulce? Definitivamente esto también he de ser mi culpa. Le coloqué su pijama mientras que sus ojos estaban cerrados. Había algo cómico en esto y eso era que dulce tocaba la cama y se quedaba dormida de inmediato, además de que era una odiosa cuando se emborrachaba.
La miré dormir por unos minutos y me di cuenta de que si me extrañaba, sus manos me buscaban bajo las sábanas al mismo tiempo que su rostro y cuerpo se estremecían. Creo que esto tendré que solucionarlo si o si.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Una nueva forma de amar

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:56 pm

Capítulo 43
Narrador Externo.
La ojiverde despertó con una horrible jaqueca molestando su sien, se giró en la cama y una punzada en su corazón fue lo que siempre ocurría en las mañanas. anny no estaba junto a ella. Aunque no quería admitirlo, cada vez se hacía más daño con aquella imagen, sabía que solucionar sus problemas peleando y bebiendo no le traería respuesta pero se sentía tan vacía que ya casi, no le importaba nada.
Los minutos pasaron y ella siguió allí, mirando la nada mientras que su mano izquierda acariciaba el espacio vacío. Nunca en la vida se había sentido tan miserable como ahora, ni la pérdida de su madre y hermana la habían dejado tan mal como lo era tener un corazón roto. A pesar de que anny no había hecho nada durante dos semanas para que ella estuviera mal, ese nada la estaba matando. Puente no estaba haciendo nada por salvar la relación, al contrario se dedica a las grabaciones y pasar tiempo con ese tal dereck que por casualidad se enteró de su existencia un día que vino al departamento a preguntar por ella y hablarle a dulce como si ella fuese la mejor amiga de anahi y no como la persona a que anny pertenece. A ella.
Se levantó de la cama con pereza y se dirigió directo al baño, hizo sus necesidades y por último se duchó para después comer, dependiendo la hora, si su desayuno o almuerzo.
Al terminar todo se fue de vuelta al dormitorio y se acostó, aparte de sentirse mal por haber besado a otra chica pensando en anny , su cuerpo no estaba reaccionado bien por el efecto secundario que había dejado tanto el alcohol como el entrenamiento.
Se tapó la cabeza y allí se quedó hasta que volvió a dormirse.
~*~
narra Anahi
Sentada en uno de los sillones esperaba a que los demás terminaran para ella poder grabar, estaba entre ansiosa y preocupada, había hecho una reservación en uno de los restaurantes que dulce siempre hablaba y que la llevaría algún día. Lamentablemente, ese sueño de dulce por llevarla había sido arruinado con las grabaciones y poco tiempo que ella tenía.
Mientras esperaba, mensajeo a dulce _ pero no tuvo respuesta, marcó a su celular y tampoco. - Oops! Dulce, contéstame. -
-¡Hola anahi!
Un chico llegó a interrumpir su faena, anahi levantó la vista y sonrió al ver quien era
- Hola dereck
- ¿Qué tanto haces?- preguntó mientras le arrebataba el celular de sus manos, anny se colocó nerviosa en un santiamén.
- No hago nada- estiró la mano y trató de quitarle el aparato, pero él se levantó del sillón y lo alejó de ella- dámelo dercke
- Nou- corrió hasta el otro extremo de la sala y se dedicó a leer en voz alta- Espero que estés bien, te amo mucho dulce, no creí que fueras tan cariñosa con tu mejor amiga- dijo burlesco
- Dame- le quitó el celular mientras que sus mejillas comenzaban a arder- a ti no te incumbe como trate a las personas que me rodean- masculló.
Al momento de alejarse, dereck tomó la muñeca de anahi y la apoyó contra la pared, ella lo miró sorprendida
- ¿Qué haces?
- Ya no aguanto más anahi, me has gustado desde el día en que te vi pasar por esa puerta y cada vez me gustas más con tus tonterías y cada detalle que te figura.
El corazón de ella saltó produciendo una sensación inquietante. Miró a los ojos a dereck y él la miraba de la misma forma que dulce le miraba. La boca de él estaba a punto de rozar los labios de ella pero una patada en la entrepierna lo hizo caer al piso.
- No juegues conmigo dereck, no confundas amistad con querer.
- ¡Oops!!- masculló mientras se retorcía en el piso.
anahi se alejó de él y guardó su móvil en el bolsillo, ya era su turno de actuar. - ¡Tarde o temprano tú serás mía!
La tarde pasó tediosa para anahi, tener a dereck pisándole los talones todo el día, la ponían nerviosa y no podía negar que ese atractivo chico tenía ese algo que a ella le gustaba. Negó con la cabeza al recordar lo de algunas horas atrás al sentir que sus mejillas tornaban nuevamente a un color escarlata. Algo anda mal en ti anahi, pensó.
Se subió al auto y condujo hasta llegar por fin al estacionamiento del edificio. Se encaminó hasta el ascensor y por fin estaba introduciendo la llave en la cerradura. Al abrir la puerta se encontró a dulce en el sofá viendo televisión con una manta tapándola, sonrió al verla por último levantada.
- He llegado- dijo ella mientras la abrazaba desde el cuello y plantaba un suave beso en la mejilla.
- Ah… hola, llegaste temprano- murmuró al mismo tiempo que tomaba el control remoto y apagaba la tele- me iré a dormir, buenas noches.
- Espera un momento jovencita- dijo risueña, a dul no le hizo gracia lo de jovencita por lo que enarcó una ceja por inercia- hoy saldremos.
- No tengo ganas de salir- trató de soltarse del agarre de anahi pero no pudo- no quiero ir a ninguna disco ni nada, quiero quedarme aquí y poder dormir.
- Has dormido todo el día- anny la soltó y caminó para ponerse al frente de dulce.
- Cómo lo sabes- inquirió ella mirándola directo a los ojos.
- Porque hoy no me contestaste el celular ni los mensajes.
- Ok… pero igual me iré a dormir- se levantó del sofá pero anny la retuvo con un abrazo.
- Tú misma dijiste que ya no salíamos como antes y ahora que quiero salir tú me dices que no.
- Ok, ok, me iré a vestir- bufó y se apartó de ella para poder ir a vestirse.
- Oye dul.
- ¿Qué? -
Te amo.
dul se giró y miró a anni apenada, se acercó a ella y sin decir nada, tomó su boca en un beso tímido.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Una nueva forma de amar

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:56 pm

Capítulo 44
anny conducía muy concentrada mientras que dul estaba perdida buscando la pista entre las calles para descubrir a donde la llevaría la rubia. Estaba realmente intrigada pues anahi no le dio ni señal de donde irían, si a un lujoso lugar o una disco. Odio las discos, se dijo a sí misma.
-¿A dónde me llevas?- preguntó dulce, ya no aguantaba más la incertidumbre.-¿Quieres que haga detener el auto y te saque la información a cosquillas?- dijo dulce con la ceja alzada y una leve sonrisa curvando sus labios.
-No… cosquillas no- detuvo el auto en señal que ya habían llegado- impaciente, mira hacia afuera.
dule frunció el ceño para luego girar su cabeza, una sonrisa alegre se formó en sus labios para luego lanzar una leve carcajada. Miró a anny y sin dar aviso, le plantó un suave beso en sus labios, provocando que ella se sonrojara.
-Supe que este lugar es tu favorito- murmuró mientras acariciaba la mejilla de dulce_.
-¿Quién te lo dijo?- preguntó con una sonrisa tonta.
El ánimo de dulce había sido recobrado con solo mirar el letrero del restaurante, “Mickey Mantle” un concurrido lugar ornamentado con recuerdos deportivos de diferente índole. Desde Futbol a Béisbol. Estaba más que claro que aquel lugar, era el favorito de dulce por el motivo de la comida americana y su fanatismo por el deporte
Al momento de bajar, dulce arregló un poco su chaqueta de cuero y esperó a que anny se situara a su lado.
-Creo que el ánimo volvió- comentó la rubia mientras entrelazaba los dedos con dulce, ella sonrió.
-Hace mucho que no venía, gracias- se inclinó levemente y plantó un suave beso en los labios de anny.
Tomadas de la mano se acercaron a la puerta del recinto y entraron sin mayores problemas. Al ya estar adentro, se fijaron en un grupo de chicos amontonados frente a un televisor plasma, dulce supuso que ya estaban dando un buen partido de futbol americano o básquet. Juntas se dirigieron a la barra del lugar y esperaron a que fueran atendidas, mientras tanto dulce se pegó en el televisor.
-¿Se les ofrece algo?- preguntó un joven muy bien presentable.
-dulce- musitó anny mientras le daba un fuerte codazo en las costillas.
-auch que paso anny
-Ordena tú que no sé lo que sirven aquí- murmuró muy cerca de sus labios.
-Ok… Hola wiliams- saludó ella con una sonrisa amigable, el chico sonrió de la misma manera.
-No te había reconocido, hace mucho que no te veía.
-Demasiado, estaba en Dallas ¿Sirve de excusa?
-y poncho-musito el
-Supongo que bien, ayer estuve con él ya sabes… trabajo- bufó, williams rió.
-¿Una amiga?- preguntó luego de fijarse en anny
-no .. es mi novia anahi
Las mejillas de puente tomaron un color rosado muy particular en ella, miró a dulce y notó que ella la miraba con una gran sonrisa, produciendo que ella también
-si mi novia-mirando a anahi
-Tendrás que cuidarla mucho dulce- murmuró su amigo- ya hay un par de buitres mirándola.
-no te preocupes que esta en las mejores manos - riendo
-Me sé cuidar sola- dijo anahi en un tono suficiente, dulce enarcó una ceja.
-Sabes que no- musitó dulce algo molesta, anahi rió.
-Claro como siempre quieres tener todo bajo control- sonrió y luego planto un suave beso en su mejilla.
Luego de esa breve plática, ordenaron lo típico que se servían en un lugar como ese. Papas fritas acompañadas por hamburguesas, una bebida o una cerveza. Caminaron hasta hallar una mesa desocupada y se acomodaron en esta mientras que todos gritaban eufóricos por el punto ganado por New York Knicks. anahi miraba a dulce expectante y algo alegre, por fin había hecho que ella sonriera como tanto amaba.
-¿Qué me ves?- preguntó dulcre después de beber de su cerveza, anahi sonrió.
-Como sonríes, hace mucho que no sonrías de esa manera.
-Gracias por traerme aquí, me gusta este lugar.
-Ya me di cuenta- anahi deslizó una mano por sobre la mesa para así poder tomar la de dulce- Lo siento si descuide nuestra relación… pero nunca imaginé estar separada de ti
-Perdóname a mí por no ver las cosas bien, sé que es tu sueño y yo… solo pensaba en mí y no en ti. Te extrañaba mucho.
Se quedaron mirando por eternos minutos donde se interpretaba el amor que se tenían con solo una mirada. Sin embargo, su momento feliz fue interrumpido por un par de chicos que dulce encontró bastante familiar.
-Hola… disculpa tu eres dulce ¿verdad?- la cuestionada asintió- muy bien, pues espero que nos recuerdes, estamos cobrando sentimientos.
Una amplia sonrisa se formó en los labios de dulce, se levantó de la silla para así abrazar a los dos chicos que permanecían parados al lado de la mesa. Por otro lado, anny miraba confundida la escena ¿De dónde conocía esos chicos?, se preguntó.
- Como no recordarlos- murmuró después de haberse separado- ¿Cómo han estado?
- Muy bien gracias- respondió el rubio- ¿Ella debe ser tu doncella?- levantó las ceja en forma pícara, dulce y anahi se sonrojaron.
- Así es- la miró con ternura- ella es anahi, mi doncella.
- Creo que si valió la pena el viaje- comentó el castaño algo divertido.
- anny ellos son Mike- refiriéndose al castaño- y él es Matt.
- Un gusto chicos, tomen asiento- murmuró anahi amable.
Rápidamente entablaron una agradable conversación en la cual Anahi nunca se sintió dejada de lado. Nunca imaginó que terminaría riéndose a carcajadas con unos desconocidos. De pronto la conversación se centró en una situación en la que involucraba a dulce y no pudo evitar interesarse en el tema.
-Juraba que me iban a asaltar- rió dulce mientras bebía de su trago.
-¿Por qué?- preguntó la castaña algo intrigada, Mike rió.
-El día que conocí a estos chicos fue el mismo día que escapé del hospital.
-La vimos a lo lejos y nos dio por ayudarla sin saber cuál era su problema por lo que optamos a solo preguntarle si tenía fuego.
anahi sonreía embobada mientras ellos relataban lo ocurrido. Ella nunca se había imaginado que dulce arriesgaría tanto por llegar tan luego donde ella ni que lo hiciera netamente por amor. Sintió levemente cuando una mano estrujó su estómago y entendió que dulce realmente la amaba, y que ella de igual manera la amaba con toda su alma
-Me agradaron mucho tus amigos- murmuró anahi después de entrar al departamento.
-Me alegra mucho, son unos buenos chicos- comentó para luego lanzarse al sillón- estoy cansada.
-Yo igual- musitó la castaña mientras se acercaba a Dulce se sentó en el suelo y luego apoyó su cabeza junto a la de Dulce
dulce levantó su mano y acarició con ternura la mejilla de su tan amada novia, luego se acercó un poco a ella y tomó en un suave beso los labios de ella.
-vamos a la cama -dijo anny
-No tengo planes de dormir ahora- musitó con la voz gruesa, anny sonrió coqueta.
anny se levantó del suelo para después sentarse sobre dulce, con manos ágiles quitó la chaqueta de ella para así poder mirar mejor el escote que formaba los primeros botones de su camisa
-Esto estorba- murmuró con ansiedad la rubia

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Una nueva forma de amar

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:57 pm

Capítulo 44
El rubor en sus mejillas y la seductora sonrisa de dulce, hicieron que anahi sonriera con malicia contenida. Se levantó del sofá y a jalones, llevó a dulce a la habitación y allí se encargó de quitar entre besos, la camisa a cuadros de dulce
dulce comprendió en ese momento que anny estaba demasiado juguetona y se convenció que eso le gustaba de sobremanera, los tiempos de antes habían vuelto para quedarse.
Las ágiles manos de dulce se encargaron de despojar tanto los pantaloncillos cortos y camiseta de la rubia, dejándola solo con su bonita ropa interior de encaje azul marino

Nunca me cansaría de verte- susurró dulce sobre sus labios, anahi sonrió.
-ni yo amor- admitio la rubia
dulce tomó a anahi entre sus brazos y la situó con delicadeza sobre la amplia cama. Terminó por quitarse sus pantalones y gateando se acomodó sobre su amada rubia. Tomó sus labios en un pasional y primitivo beso que le demostraba a ambas que tanto darían por la otra.
- Te amo anny- musitó y luego besó sus labios.
- Y yo a ti dulce, más que mucho.
Una agradable sonrisa se formó mientras tomaba sus manos y entrelazaban sus dedos, se acercó un poco más y junto sus labios una vez más. Liberó unas de sus manos y con un poco de desesperación desabrochó el brazier de ella para luego liberar sus tan exuberantes senos. dulce bajó sus besos con tortuosa sensualidad hasta meter en su boca uno de los endurecidos pezones de la rubia. anny gimió con infinita placidez.
Los gemidos y bramidos de anahi inundaron la habitación al momento de que dulce prestó atención a un pecho y su delicada entrepierna.
-d.du..dul...- suspiró para luego encontrar su boca invadida por la de ella.
La mano izquierda de ella se encargó de moldear y pellizcar su pezón al mismo tiempo que su mano derecha se apoderaba y masajeaba su feminidad. De pronto, Anaho sintió la magnífica intrusión de dos largos dedos de Dulce dentro de ella y la insistente presión que hacía su palma sobre ella.
Suavemente, dulce fue depositando suaves besos por lo largo de su cuerpo hasta llegar a su feminidad. Miró a anny con ojos de lujuria y con sus dedos aun haciendo magia sobre ella, pasó su lengua de forma devastadora sobre su entrepierna. anahi gimoteó ante la caricia de su lengua.
- Oh Dios…- masculló entre un gemido.
dulce siguió succionando provocando que anny se extasiara por completo y una leve tensión se apoderada de todo su cuerpo. Sus músculos se contrajeron y no pudo evitar estallar en un placentero clímax. Dulce sonrió vigorosa.
Se apartó un poco de ella y subiendo con lentitud, llegó a sus labios y la embriagó con su propio sabor. Luego se tumbó a su lado y en un movimiento rápido la abrazó para acercarla más a ella.
- Esto es injusto- farfulló anahi. dulce dejó su suave caricia y la miró con el entrecejo fruncido.
anahi sonrió de lado y en un abrir y cerrar de ojos, se encontraba sobre dulce reclamando sus labios.
-Siempre eres tú la que entrega caricia, te toca recibir.
La ojiverde se sonrojó gradualmente mientras que los labios hacia lo suyo con los de ella y sus manos quitaban las molestas prendas de ropa que quedan sobre ella.
Gimió al sentir los temblorosos dedos de anahi sobre su cuerpo, pellizcando y masajeando cada seno mientras su boca se encargaba de regar besos desde su mejilla, cuello y finalmente sus senos. Lanzó un grito cuando dos dedos de ella invadieron su interior, causando que dule temblara bajo su efecto. anny sonrió con picardía y presionó la palma sobre su húmeda feminidad.
- a.an.anny… tú me quieres matar…- masculló al mismo tiempo que sus manos apretaban las sábanas- ¡anahi!
Los intrusos labios de la rubia dejaron su boca y rozaron la feminidad de dulce. Suavemente su lengua la acarició teniendo como consecuencia una leve sacudida de su cuerpo. Sus dedos friccionaban con lentitud y su lengua parecía torturar a dul con cada movimiento, dul sentía que en cualquier momento moriría ante aquello.
anny, siguió con su faena con mayor rapidez, levantó un poco la vista y miró a dulce disfrutar con solo su toque. Sonrió complacida. Sus dedos aumentaron la fricción y rápidamente llevó a dul a las nubes. Su cuerpo se tensó y en un desgarrador orgasmo, gritó entre dientes su nombre.
El cuerpo jadeante de dulce yacía sobre la cama con una tonta sonrisa en el rostro. anahi se acercó a ella y besó con ternura sus labios, sonrió de igual manera y luego se abrazó a su cuerpo que aun temblaba a causa del reciente clímax.
- Creo que alguien dormirá bien esta noche- susurró sobre su oído, dulce volvió a sonreír
- Ven aquí
dulce la envolvió en sus brazos mientras besaba su rostro, anny rió por lo bajo.
- ¿Por qué te ríes?- murmuró dulce besando suavemente sus labios. - Te ves contenta.
- Lo estoy… tú igual te ves contenta- apartó un mechón de pelo de su rostro y luego sonrió.
- Soy feliz contigo- se acomodó en su pecho- Te amo dulce
- Te amo mucho más, no te imaginas cuanto

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Una nueva forma de amar

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:57 pm

Capítulo 45
Ella se encontraba tarareando una canción que anny había cantado durante el fin de semana. No sabía el nombre pero el hecho de que su rubia la interpretara, la tenía en un ensimismamiento bastante agradable.
- Te ves contenta- murmuró poncho
dulce se dio media vuelta y le sonrió ampliamente. poncho la miró extrañado, no veía esa sonrisa desde hace mucho tiempo, la última vez que logró ver aquella sonrisa fue cuando estuvieron juntos. Él suspiró con nostalgia.
- Lo estoy- murmuró mientras veía los nuevos implementos que habían llegado- ¿Debemos empezar con tiros?- dijo tomando un rifle, poncho asintió- no creo que estén preparados para esto…
- Creo lo mismo pero según reberte ya están listo, vio el último entrenamiento y ya sabes como él es, cree que todos son como nosotros…
- Ojala que ninguno se termine matando- frunció el entrecejo y luego sonrió- no sería nada cómico que ocurriera algún accidente.
- Cuando me hablas de accidentes me recuerda el año que entraste aquí por primera vez.
- ¿Aún lo recuerdas?-preguntó algo entretenida, él asintió
- Tú no me querías dejar hacer nada, siempre provocaba algún problema.
- Solo quería protegerte, eras tan inocente y pequeña… y ahora mírate- rió haciendo que dul también lo hiciera- tan fuerte y tan…
- Grosera.
dulce y poncho se giraron para mirar quien lo había dicho, dul bajó la cabeza al notar que era emma a la cual se le podía percibir que estaba muy molesta con ella. La castaña dejó una caja sobre la banca y luego la miró de soslayo.
- Bien yo iré a ver a los chicos.-dijo poncho
poncho se levantó y caminó hacia el grupo de jóvenes que intercambiaban algunas anécdotas, dul lo maldijo entre dientes, no quería quedarse con ella a solas, ni menos si ella estaba molesta. Decidió levantarse e ir a dejar los implementos en el salón de pruebas pero una mano la detuvo.
- Quiero saber por qué lo hiciste.
El pulso se le aceleró con el ligero toque y con la pregunta de la castaña, se giró en su lugar y la miró directo a los ojos. Tragó saliva antes de hablar.
- No creo que sea bueno hablar de eso ahora…- tomó algunos rifles y se encaminó hacía la nueva sala.
- ¡Yo creo que sí!
El gritó de emma hizo que los demás dejaran su conversación y se centraran las miradas en ellas dos. Al darse cuenta la castaña y dul se sonrojaron un poco más emma por lo que optó en tomar la caja que traía las municiones para los rifles a postón.
- Sígueme, no creo que sea muy agradable hablar con tanta gente mirando- murmuró dul hacía emma, ella asintió.
dul caminó seguida por la castaña que trataba de imitar su paso rápido y ponerse a la par. La ojiverde desvió su mirada hacia ella y volvió a fruncir el ceño al notar que toda la seguridad que emma impregnaba se estaba desvaneciendo. Espinoza se adentró hacía la nueva sala de entrenamientos de tiro que estaba totalmente remodelada, dejó los rifles en una caja especial y luego esperó a la castaña apoyada en la pared. Emma se acercó a ella y dejó la caja al lado del contenedor de rifles. Respiró hondo y decidió hablar.
- Me gustaría saber por qué…
- Fue un impulso- la interrumpió dul , emma la miró aturdida- de verdad lo siento, no quería incomodarte.
- Im… impulso- susurró.
La castaña bajó la mirada, se sentó rápidamente en una de las sillas del lugar y luego llevó una mano a su pelo. Se sentía realmente tonta y lo peor de todo era que no entendía su propia reacción.
- Lo siento mucho emma no quise hacerlo pero si no hacía eso te hubiese golpeado y esa no era mi intención.
- ¡Hubiese sido mejor el golpe!
dulce miró como emma se alejaba, se sentía culpable ante lo sucedido que optó por tomar su brazo y detenerla. Ella se giró provocando que dulce se helara al notar que emma lloraba. Oops!.
- e…emma
- Suéltame- trató de zafarse pero no pudo- por favor…
- No llores, no me gusta que las chicas lloren- suplicó.
dulce no entendía mucho lo que ocurría era tan cerrada en esos temas que al sentir los brazos de emma alrededor suyo; comprendió que había cometido un grave error.
- Lo siento mucho de verdad, pero no puedo…
- Y yo creí… creí- dulce cerró los ojos para esperar el balde de agua que se avecinaba- creí que te gustaba…
- emma lo siento.
- Vale… ya no importa- se separó de dul y secó sus lágrimas con rabia- que importa lo que sienta una patética como yo…
- No digas eso- dulce la miró a los ojos y secó un par de lágrimas que recorrían las mejillas de ella- Nunca digas que eres patética, no lo eres y de verdad lo siento por haberte ilusionado- suspiró- pero yo… ya tengo novia.
- Oh… qué afortunada es- bajó la mirada y se alejó un poco de ella- me siento una tonta…
- Hey, Hey ¿Qué te dije?- dulce frunció el ceño haciendo que anny se sonrojara un poco.
- Ya entendí…
- Oye… de verdad lo siento…
- Ya no importa… oye…- se sentó nuevamente en la silla y se restregó los ojos.
- ¿Ahm?
- Tú crees que en un futuro… ¿Tenga alguna oportunidad?
dulce soltó una leve sonrisa y luego se reprimió a ella misma, esa misma pregunta le recordó a poncho cuando ella era más pequeña, en ese entonces él tenía 15 y ella 11.
- Quizás- murmuró al mismo tiempo que miraba a emma y sonreía.
- Bien creo… que iré a buscar lo que queda, poncho me dijo que le ayudara…
Pero al momento de que emma se levantaba y caminaba hacia la entrada para ir a buscar aquellas cosas, un tipo entró en la habitación.
- dulce , ha llegado algo para ti- la susodicha se giró en su lugar y miró detalladamente al tipo, era Mark el encargado de ver quien entraba y salía del lugar.
- ¿Para mí?
- Sí, toma- él entregó el sobre y luego se marchó.
dul miró en sobre y se sentó en una silla, buscó un lugar por el cual romperlo y sacó las primeras hojas. Mientras tanto eso sucedía, emma dejó la sala y se dirigió al gimnasio.
Las manos de dul temblaron al mirar detenidamente la hoja, más bien era papel foto donde estaba impresa una imagen de dul y anny juntas en un parque, sacó la siguiente foto y era lo mismo, ella junto a su novia de la mano en un estacionamiento. Un sudor frío recorrió su espina dorsal al llegar a la última foto, era la última salida de ellas dos al Mickey Mantle donde se mostraba su tierno beso fuera del local. El pulso se le aceleró al ver que caía un papel desde el sobre, lo recogió y leyó la inscripción.

“Ustedes sabrán que hacer”.
Sin pensarlo dos veces, tomó su celular y marcó el número de su novia. - ¡anny !
Gritó al mismo tiempo que sentía desde la otra línea su llanto

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Una nueva forma de amar

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:57 pm

Capítulo 46
- Ven a buscarme- pidió con dificultad- por favor.
- ¿Estás en el estudio?- preguntó mientras guardaba las fotografías en el sobre y emprendía su rumbo fuera de la sala.
- No… estoy en el Central Park.
- Quédate allí, yo te buscaré.
- Ven rápido por favor- murmuró ella entre un sollozo, el corazón de dulce se estrujó.
- No te mueves de allí ¿Entendido?- su voz tembló al entrar al antiguo gimnasio a recoger sus cosas.
- dulce_...
- Dime.
- Te amo.
- Yo a ti, anny
Al momento de cortar lanzó una mirada fugaz a poncho y corrió fuera del lugar. Mientras corría se colocó su chaqueta de cuero, sus gafas y finalmente el casco para así montar su moto e irse rápidamente al parque.
~*~
No demoró más de diez minutos en llegar, se había saltado todos los semáforos rojos con el objetivo de no demorarse más allá de lo normal, no soportaba escuchar llorar a su rubia y lo peor de todo era que la habían hecho llorar.
Estacionó la moto frente a una tienda y corrió con el casco en la mano lo más rápido que pudo hasta llegar al centro del parque, donde a los lejos pudo ver a anny sentada con la espalda apoyada en el árbol en el que las dos solían sentarse para estar juntas.
Volvió a correr hasta llegar a su lado, apenas se encontró con anny se arrodilló en el suelo y la estrechó entre sus brazos. Las manos de anahi la rodearon rápidamente y un leve sollozo inunda los oídos de dulce .
- No sigas llorando por favor- murmuró dulce alejándose un poco de ella para secar sus lágrimas.
- Me amenazaron, dulce- lloriqueó y secó con rabia sus lágrimas.
La mandíbula de dulce se tensó y sus labios se plegaron en una dura y fina línea. Su ceño se frunció desmesuradamente y un ahogado suspiro salió de sus cuerdas vocales.
- ¿Quién?- preguntó en un susurro.
- El director de la novela- la mira con desesperanza, dulce acarició su mejilla.
El tema era más delicado de lo que dulce imaginaba, las fotos que llevaba guardadas en su chaqueta llegaron a su mente y la palabra amenaza consolidó su suposición, esa amenaza tenía que ver con ella.
- Tranquila, saldremos de esta.
dulce se sentó al lado de anahi con la intención de apoyarse en el árbol y así poder abrazar mejor a puente. Al apoyarse, la rubia se apoyó rápidamente en el pecho de dulce como si se estuviera cobijando contra el enemigo.
Nuevamente el llanto invadió el lugar, rubia se preocupó y miró a anahi de inmediato, le dolía verla así.
- Me… me podrías explicar lo que pasó desde un principio, por favor-inquirió después de minutos, ya la intriga e incertidumbre le estaba comiendo las entrañas.
anny la miró detenidamente, en donde pudo notar la irritación en su voz y la desesperación es sus ojos. Esto no estará bien… no terminará bien, pensó ella con nostalgia mientras sus ojos se llenaban de lágrimas de rabia al empezar a relatar lo sucedido esa mañana.

fash black
Ella se encontraba dando los últimos toques a las canciones que aparecerían en aquella novela, estaba contenta consigo misma y con todo lo que la rodeaba pues, dereck había dejado de pisarle los talones y con dulce ya se habían arreglado del todo.
Ya estaba en una de las últimas canciones, mientras cantaba recordó a dulce gracias al famoso tarareo que ella hacia todas las mañanas antes de irse o en las tardes cuando anny llegaba. Sonrió mientras interpretaba la canción haciendo que los que estuvieras a su alrededor también sonrieran.
- Te ves contenta anny, me alegra que ya no estés tan estresada- murmuro angeli la chica de pelo rojo compañera de serie de rebelde.
- Lo soy- murmuró y tomó su celular entre sus manos, ningún mensaje de dulce pensó y un leve puchero se formó en sus labios.
- Uh, ¿Tu novio no te ha mandado mensajes?
- ¿Cómo sabes que tengo novio?- cuestionó anny con una ceja enarcada, nadie de allí sabía que tenía novio o en este caso novia.
- Se te nota, en la forma en que te brillan los ojos con solo decirlo, ¿Puedo saber quién es?
- Nop, es un secreto- anny sonrió al notar que roberta se había rendido en seguir preguntando. Pero la verdad era que angeli sabía muchas cosas que anny no se imaginaba de que alguien del lugar supiera.
Estaba a punto de seguir con la siguiente canción cuando de la nada, apareció dereck junto con el director de la novela. anny tembló interior mente al notar la mirada del director sobre ella, quien tenía el entrecejo fruncido.
- puente, ven ahora- dijo en un tono autoritario que la hizo temblar, ahora, externamente.
- Bueno…
Ella echó un vistazo a sus compañeros de trabajo y notó la mirada cómplice que se habían lazado entre angeli y dereck
anny caminó detrás del director con la cabeza agacha y preguntándose que había hecho mal. No quería ni pensar algo malo por lo que agitó la cabeza y levantó el mentón para observar la espalda del hombre que tenía al frente.
El rubio la hizo entrar a una oficina, que supuso era la de él, sin grandes rodeos pidió que se sentara y se pusiera cómoda. Mientras anny miraba atenta al directo, dereck entró a sus espaldas y cerró la puerta con pestillo.
- ¿Tú sabías que una relación homosexual es mal visto en un chica ?- preguntó el director sin grandes rodeos, anny sintió que la sangre se drenaba de su cabeza.
- ¿Relación homosexual?- murmuró ella confundida, tratando de sonar casi ofendida, pero le duele el corazón con solo negar en pensamientos a dulce.
- ¡No te hagas más señorita! Sé que estás enredada con la hija de un jefe policial del FBI, dulce spiniza o me equivoco- grita el hombre que está sentado al frente de ella, lágrimas pinchan sus ojos pero logra contenerlas, ¡Oops!!, piensa con amargura.
- Era por eso que me rechazabas ¿verdad?- habló esta vez el pelinegro- es realmente triste que una chica tan deliciosa sea lesbiana.
- ¿Y si lo fuera qué? ¿En qué les afecta a ustedes?- escupió con rabia, habían investigado sobre ella y la verdad la idea le irritaba.
- Eres chica de televisa es poco ético y moral, además estas recién iniciando ¿Quieres que te pisoteen o te apunten con el dedo diciendo, “miren ella es la que da un buen ejemplo a las niñas, maldita lesbiana”?
anny sintió que su mundo se desvanecía con lo último que había dicho e inevitablemente un par de lágrimas lograron salir.
- Lo estamos haciendo por tu bien anny .
- Esto es ridículo- musitó la rubia dolida- ¡Tú por eso llegaste a mi departamento! A solo joderme la existencia como lo haces ahora- gritó hacia dereck, él rió con hipocresía.
- Qué puedo decirte, hago mi trabajo-.
- Es por eso que te daré un ultimátum, o terminas con espinoza o tu carrera se jode con solo un click.
El director dio vuelta su computadora y le mostró a la rubia fotos comprometedoras de ella y dulce. Los ojos de anny se aguaron una vez más, eso era extorción.
- Nadie te aceptaría en ningún lugar porque yo mismo me encargaré de que eso suceda, el video musical que habíamos grabado se borra, la película se cancela y tú te fuiste al Oops! con tu sueño- rió irónico, anny explotó en llanto- tienes solo dos días para decidir, pues al tercero se lanza la película. Además para que tu video sea lanzado y tu carrera empiece tendrás que ser novia de dereck- El susodicho sonrió con vigor.
fin flash

Al terminar de contar dul apretó sus puños y lanzó un fuerte golpe al piso, provocando un leve corte producido por una piedra. anny cerró los ojos y lágrimas salieron sin remedio
- Esos hijos de Oops!- masculló dul para luego gritar fuerte y romper en llanto.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Una nueva forma de amar

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:57 pm

Capítulo 47
anny se miró al espejo y se fijo en el maquillaje corrido que manchaba sus mejillas. Abrió el grifo y lavó su rostro con el objetivo de quitar los restos de labial y delineador; se miró una vez más provocando que la angustia y la pena se vieran reflejadas por las lágrimas que comenzaban a cubrir su rostro.
- ¿De verdad quiero esto?- murmuró.
Definitivamente estaba entre la espada y la pared, pues por un lado se encontraba su sueño de surgir en su nueva carrera musical y por el otro lado, estaba aquella chica que hizo un brusco cambio en su vida, la que logró enamorarla profundamente. Y esa chica era dulce
- Dos días es muy poco tiempo- pensó en voz alta- Esto es muy injusto.
No quería decidir algo erróneo, no quería desaprovechar su oportunidad y sin duda alguna, no quería perder a dulce. Lo peor de todo era que debía decidir sola, tratar de tomar la mejor decisión sin dulce.
- Lo que decidas yo entenderé- recordó las palabras dichas por la ojiverde en el parque. - ¡Maldita sea!- gritó.
Al salir del baño se encontró a dulce mirando el paisaje que mostraba el gran ventanal del departamento, miró detenidamente sus facciones que mostraban absoluta neutralidad, su cabello claro se veía de un color rojizo gracias al crepúsculo y su mirada perdida hizo que anny se estremeciera por dentro. Lentamente se acercó donde ella y pudo notar de inmediato las diminutas lágrimas que recorrían las mejillas de ella.
- ¿dulce?
La nombrada se giró y rápidamente secó las molestas lágrimas que para ella misma demostraban debilidad.
- ¿Qué pasa?- preguntó en un susurro.
- Solo te miraba- dijo para luego acercarse más a dulce.
Un silencio eterno se formó entre las dos, ninguna se atrevía a decir algo, ni siquiera tenían el ánimo suficiente para poder ejecutar algún movimiento brusco.
- Iré a la cama ¿Me acompañas?- inquirió dulce después de un bostezo, claramente estaba cansada de todo.
- Si- asintió la rubia mientras se acercaba a ella y plantar un suave beso en sus labios.
~*~
La rubia abrazaba a dulce desde el torso mientras que ella acariciaba el brazo de anahi con suma suavidad. Ya había pasado al rededor de una hora y ninguna de las dos podía dormir tranquila.
- No quiero dormir; sé que mañana al despertar todo será una pesadilla- murmuró anny.
- Se optimista y disfrutemos estos dos días ¿Qué te parece?
anahi se sorprendió un poco ante la naturalidad de las palabras pero ella no se percató del trasfondo que le quiso dar dulce, solo quería disfrutar sus últimos días juntas pues dul sospechaba que luego de eso no se verían más.
- Es difícil ser optimista en estos momentos dulce- la reprendió.
- Lo sé- murmuró para después girarse y quedar frente a ella- pero inténtalo por mí ¿sí?
- De acuerdo- dijo después de acurrucarse contra su pecho y besar tiernamente la comisura de sus labios.

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Una nueva forma de amar

Mensaje por Admin el Mar Abr 12, 2016 11:57 pm

Capítulo 48 Fin de temporada
Al día siguiente, anahi se levantó con todo el ánimo del mundo; despertó a dulce y sin dar mayor información la llevó a un lugar nuevo. dulce miraba aún adormilada las calles por las cuales anahi iba conduciendo por lo que provocó que nunca se percatara a donde se dirigían.
- ¿A dónde me llevas?- preguntó entre un bostezo.
- Sorpresa.
dulce enarcó una ceja para luego acomodarse en la silla del copiloto y dormirse; el sueño aun hacia estragos por el hecho que dulce se desveló mirando a puente dormir.
Luego de treinta minutos de viaje, anny aparcó en el gran estacionamiento y despertó a dul con unos cuantos besos.
- Hemos llegado.
dulce abrió los ojos de par en par al notar en donde se encontraban, estaban frente al parque de diversiones "Six Flags México". Miró a anny aturdida mientras que ella la observaba con una gran sonrisa en el rostro.
- Ni loca me subo a eso- murmuró al mismo tiempo que miraba atenta la montaña rusa "The Comet"- Tú sabes que me dan miedo esas cosas.
- Lo sé, pero quería que ese miedo se fuera- dijo anahi con una amplia sonrisa- Vamos o si no... no me subiré contigo al Carrusel.
- Que chistosa...
Sin ninguna escapatoria, dulce terminó aceptando la invitación de anahi a aquel lugar y con solo cruzar el umbral quiso devolverse a causa de las mariposas de miedo que invadieron su estómago.
- ¿Me harás subir a todo esto?- preguntó dulce con la voz entrecortada, anny nuevamente rió.
- Mmm... creo que si.
- Todo menos The Comet, por favor.
- ¿Miedo?
- Mucho...- reconoció dulce.
anahi se posicionó delante dulce, tomó sus manos y sonrió en señal de tranquilidad. dulce se sonrojó levemente.
- Está bien me subiré a los que pueda, no prometo nada.
- Genial.
- Odio la facilidad que tienes en hacerme cambiar de opinión- frunció el ceño divertida.
- Lo siento- rió la rubia.
Con la mano tomada, la rubia guió dulce a tirones hacia una infinidad de juegos adrenalínicos que ella misma trataba de evadir pero anny no se lo permitía.
La mayor cantidad del día se la pasaron de juego en juego y la mayor parte del día dulce se la pasó sentada por culpa de los constantes mareos que le daban. Por más que se negara a seguir subiéndose, anahi se las arreglaba para seducir a dulce y lograr que se subieran juntas.
- Vamos amor....dul... el último- murmuró con voz tierna la castaña.
- A no... te dije todos menos esa cosa monstruosa que esta allí- masculló al mirar la montaña rusa- no me hagas subir aquí...
- Hazlo por mí...
anny miró directamente a dulce a los ojos, provocando que ella se derritiera por dentro y sin poder evitarlo más asintió con la cabeza. Rendida.
- No me mires así... me dan ganas de besarte aquí mismo...
- ¿Por qué no lo haces?
- No quiero que tengas más problemas...- susurró al mismo tiempo que quitaba un mechón de pelo de su rostro- no sabes como deseo en este momento ser hombre y no mujer.
La rubia sonrió con algo de amargura y como para amortiguar la pizca de tristeza del momento, se acercó a ella y besó con ternura su mejilla.
- Te amo.
- Yo también te amo.
Tomadas del brazo se encaminaron hasta la fila del "The Comet" y en tan solo cinco minutos ya se encontraban, al inicio de la fila, esperando su turno. Cuando por fin paró el carro que les tocaba, dulce quiso desfallecer y desaparecer de la faz de la tierra, las piernas le temblaban y no podía hacer ya nada pues, ya se encontraba sentada con el cinturón y el asiento ajustados.
- Me quiero bajar- murmuró con la quijada temblando, anahi tomó su mano y entrelazaron sus dedos.
- Es solo un juego amor , no pasará nada.
- Claro no pasará na... ¡Oops!!- gritó al sentir que el juego empezaba a moverse- esto no puede estar pasando...
- ¡dulce! Abre los ojos, esto es muy divertido- rió la rubiaa, dulce quiso golpearla en ese momento.
- Todo abajo es divertido, aquí arriba no es divertido nada, anny- la regañó.
El juego se detuvo en un punto y dulce sintió que esa parada era para llegar al fin del mundo.
- ¡anahi!
- ¡Qué!
- Me quiero mor...
Y no pudo terminar su frase porque lo único que pudo hacer después, fue gritar y apretar la mano de anny lo más fuerte que pudo. Al finalizar el juego, dulce soltó por fin la mano de ella y luego cerró los ojos fuertemente.
- Casi me dejas sin mano- comentó anahi al mismo tiempo que bajaba del juego.
- Lo siento- susurró.
anahi se dio media vuelta y no encontró a dulce por ningún lado, asustada corrió hasta fuera del juego y la buscó con la mirada. Al acercarse a uno de los senderos, rió bajito al ver a dulce sentada en una banca con las manos en la cabeza.
- ¿Por qué te arrancaste amor?
dulce alzó la cabeza y con los pómulos rojos por el termino usado al final, sonrió ampliamente haciendo que anahi también lo hiciera.
- ¿Estás bien?- dijo para luego sentarse al lado de ella.
- Sí... solo que... casi muero allí.
- Mejor vamos a casa.
- Gracias.
~*~
El último día para pensar en la mejor manera de decidir bien por ella y aún no sabía que realmente hacer, durante todo el día estuvo sumergida en un análisis profundo mientras que trataba de pasarlo bien con dulce en lo que restaba del día en el Central Park.
- Esta noche cenaremos fuera- dijo dulce, se acomodó sobre las piernas de anahi y luego sonrió.
- Pero primero debo hacer algo- susurró al mismo tiempo que acariciaba las mejillas de dulce. No quiso dar mayor datos de lo que haría pero sabía que si lo hacía rompería en llanto y no podría volver a mirar a dulce a los ojos, al fin y al cabo pensaba que nunca más lo haría.
- Bien entonces te esperaré en el restaurante ¿Qué te parece?
- Me parece bien, entonces nos veremos allí- inquirió con una sonrisa.
dulce le devolvió la sonrisa tristemente aquella tarde iba a ser, quizás, la última tarde que estuvieran así... juntas. Rápidamente se levantó y sorpresivamente, tomó las mejillas de anni y besó sus labios con dulzura y con algo de nostalgia. dulce al principio, no correspondió el beso por el hecho que le supo a despedida, pero su necesidad por estar siempre con ella ganó y siguió el beso con la misma intensidad.
- Te Amo.
anny no respondió.
*~
Sentada en la mesa más alejada de aquel caro restaurante, esperaba a que su amada anahi apareciera por ese umbral, mientras esto ocurría, pidió uno de los mejores vinos del menú y se dedicó a esperar junto a la compañía de un buen vino.
Cerró los ojos por unos minutos y luego los abrió con mayor tristeza, algo dentro de ella le estaba oprimiendo y solo para hacerse la fuerte se mantuvo firme, sin derramar ninguna lágrima. Miró su reloj y comprobó el pequeño retraso de la rubia. Solo quince minutos, pensó y tragó saliva.
Llamó una vez más al mesero y pidió algo simple para cenar, aunque debía esperar a su "cita" el hambre era lo único que decía que ella aún estaba viva y debía comer para seguir estándolo.
Cuarenta y cinco minutos más tarde, miró su reloj una vez más. Recién se estaba acabando el vino y comenzaba a revisar la cuenta para pagar. Mientras miraba las diminutas burbujitas que se formaban en el fondo de la copa con vino blanco, reflexionó que sería muy egoísta de su parte retener a una oruga y privarla de su metamorfosis, anny era esa oruga que deseaba ser una linda mariposa. De una simple cantante de ducha a una gran estrella. Eso quería ser anahi puente, cosa que dulce nunca podría darle.
- Ella tiene que decidir dulce, no tú- susurró y terminó por completo su copa de vino.
-Una hora y media. - Señorita vamos a cerrar.
- Oh disculpe- musitó.
Tomó su abrigo de franela, su bolso de mano y caminó fuera del restaurante. Miro a su alrededor y luego su reloj.
- Bien... creo que ya has decidido.
Se acercó con algo de dificultad a su moto, se quitó los zapatos de tacón que se había colocado especialmente por ella y finalmente se colocó su casco para luego marcharse de allí.
anahi nunca llegó.
fin de temporada

Admin
Admin

Mensajes : 5509
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Una nueva forma de amar

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.