Un mundo contigo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un mundo contigo

Mensaje por Admin el Miér Abr 13, 2016 12:05 am


Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mundo contigo

Mensaje por Admin el Miér Abr 13, 2016 12:06 am

CAPITULO 1
El sol entraba por la habitación, el aire ralo del fresco día inundaba el aroma de ese cuarto de hotel, y otra vez Dulce amanecía sola, otra vez su cuerpo desnudo amanecía entre las sábanas de una cama extraña…otra vez!!…su mente repetía una y otra vez mientras acariciaba su costado solitario, otra vez se volvía a repetir mientras abría con casi complicidad sus dos ojos para observar el espacio vacío en esa amplia cama, se paró sin mucha prisa y desnuda caminando en círculos alrededor de la cama recogía las prendas que en la noche anterior de pasión dejó regadas por todo el lugar, su sonrisa regreso de improvisto al recordar lo casi salvaje y animal que resultó ser su acompañante nocturna…dio un vistazo a la habitación y al sol mañanero y se decidió a ducharse, se dio una mirada en el gran espejo que estaba detrás de la puerta del baño y admiró su cuerpo del que estaba muy orgullosa, se esmero acariciando su abdomen plano y su senos medianos y dio un par de palmadas a su trasero paradito y con esa mirada de admiración y picardía que hacía que sus ojos marron oscuro brillaran más de lo normal, se apresuró a meterse en la ducha….no duró mucho en el baño pues ya iba tarde para un nuevo día en el taller, anoche no había llamado a su padre diciéndole que no llegaría a dormir, pero él más que nadie sabía que si una niña la entretenía en la noche pues no llegaría de seguro, así que no le preocupaba mucho, pero llegar tarde al trabajo eso si que su padre no le perdonaba, se puso rápido su ropa con el cuerpo aún mojado porque no pudo encontrar la toalla, pero no le importo y con sus vaqueros rotos y la camiseta sin mangas y los converse salió de allí a toda prisa….cerró la puerta de la habitación y la sonrisa volvió a sus labios al recordar como aquella mujer la tuvo contra esa misma puerta y a punto de hacerle el amor sin ni siquiera haber entrado a la habitación, movió un poco su cabeza para quitarse la sonrisa boba y se dispuso a caminar por el corredor con dirección al elevador, llegó al lobby y se despidió de Oscar el recepcionista que muy bien ya la conocía, él le regresó el adiós y ella se dispuso a salir del lugar. Camino sin prisa hasta llegar a la parada del bus, busco en su bolsillo su móvil y le marcó a su padre.
Felipe: Hola?
Dulce: papá tan temprano y tan serio?
Felipe: hija, a estas horas llamas?....son las 7 de la mañana donde te metiste anoche?
Dulce: nada papá conocí a una niña bonita y bueno pues me quede con ella, pero tranquilo papá que estoy ya de camino a casa
Felipe: ya mi amor, pero por favor con cuidado y yo te dejo tu desayuno listo, que me tengo que ir al taller temprano
Dulce: pa y el bobo de Juan no ha despertado aún?
Felipe: tu hermano ya se fue a trabajar
Dulce: vaya que bueno que no me quería cruzar con él
Felipe: no se hasta cuando ustedes van a seguir en esa indiferencia
Dulce: nada papá vale? mira ya tengo que tomar el bus, nos vemos al rato, te quiero viejo, chao
Dulce mintió, el bus no estaba ni cercano a llegar, pero esa conversación con su padre, no la quería tener, su hermano, su hermano Juan, un leve suspiro salió de su boca recordando cuando los hermanos eran inseparables y hacían todo juntos y no dejaban que nada ni nadie los separara, bueno hasta que su hermano empezó a trabajar en el banco y cambió y se convirtió en el hombre con la frase favorita: “la gente es el juez de tus actos”…esa frase que cuando la escucho de la boca de su propio hermano le causo sufrimiento, su hermano que fue al primero al que le confesó su sexualidad, ahora se había convertido en una persona superficial y de apariencias, que se avergonzaba de su hermana lesbiana y su padre mecánico, el cambio de actitud del hermano de Dulce había sido el punto crucial y detonante de dejarse de tratarse y comunicarse, cada uno por su lado llevaba su vida, sin mucho interés por saber la vida del otro, y eso se había puesto peor desde que Juan se hizo novio de Karina una niña de buena posición social que era más superficial que el roce de la piel; al recordar esto Dulce no pudo evitar sentir un pequeño vacio en el estómago, un trago de saliva amargo y un desazón en el corazón, su familia no era perfecta pero la separación con su hermano causaba dolor a su padre, que como todo padre no veía la mala actitud de su hermano y la vergüenza con la que su hijo evitaba hablar de su padre mecánico, pero bueno eso era otra historia, y a Dulce lo único que le importaba ahora era sacar adelante su carrera para poder ampliar el negocio familiar…el taller “del Prado” y continuar con la afición de hija y padre en reparar y convertir autos comunes y corrientes en monstruos de la automotriz.
El bus se apareció desde la distancia y Dulce casi lo pierde al no estar concentrada en el lugar en el que estaba y es que su mente volaba, no sólo en los sueños de su padre, la antipatía de su hermano pero el recuerdo de la hermosa mujer que anoche se apoderó de su cuerpo y de sus deseos, y de la que ahora sólo conservaba su nombre...Dulce se miró los dedos de la mano y recordó como sus manos anoche recorrieron el cuerpo de esa mujer, recordó los sabores y olores, que ni una ni mil duchas podían borrar, estaba extasiada por aquella noche de pasión, pero más que un fantástico sexo fue el encuentro con un ser que le hizo sentir quizás más de la cuenta…..se sobó los labios con dos dedos tratando de todavía no perder el tacto de aquellos besos trasnochados mientras esperaba en la cola a que subiera toda la gente al bus, se subió al bus y buscó el asiento más alejado de la puerta y pegada a la ventana apoyó su cabeza y casi sin querer recordó la noche anterior.

Flashback
Dulce no tenía muchas ganas de salir, pero a insistencia de su amigo Poncho, decidió salir, se encontraron en un bar al que le encantaba ir a Poncho, era pequeño pero acogedor, con la luz necesaria y el ambiente idóneo para ligar….se sentaron ambos en la barra y de primeras empezaron a beber unas cervezas, Dulce miraba con picardía y con mucho afán a las mujeres que por casualidad sorprendía mirándola, era algo natural aquello, Dulce sin quererlo tenía un atractivo y un magnetismo que la hacía atraer a las personas casi sin esfuerzo, ella sabía de su don y nunca lo había desaprovechado, al contrario lo utilizaba y manejaba como el mejor de sus aliados…mientras casi terminaban con sus primeras cervezas, Poncho le dio un codazo a Dulce para enseñarle a una mujer hermosa que acababa de entrar en el bar….inmediatamente Dulce no despegó su mirada de aquella mujer tan hermosa que sin afán de nada causaba la admiración de muchos entre ellos el de Dulce que no pudo evitar quedar hipnotizada por semejante belleza y ángel…Poncho quedo también rendido a los pies de semejante diosa, y es que era comparable con aquellas diosas que narra la mitología griega, una mujer esbelta, pero de curvilínea figura, de unas piernas larguísimas que parecían no tener fin, una sonrisa primaveral, unos ojos mar que llamaba a perderse en ellos, una piel blanca pero sin llegar a la palidez, un cabello sedoso rubio que caía hasta los hombros en ondas delicadas, y esa boca tan hermosa y voluptuosa que llamaba a gritos a besarla…una diosa como bien lo había pensado Poncho, y como Dulce también se la había imaginado, Poncho no le perdió la vista a esa mujer y si bien se sentó con sus amigos lejos de ellos, no perdía oportunidad para buscar su figura entre la gente, Dulce era más disimulada pero también deseaba verla en cualquier recoveco de su aparente despistada mirada.
Dulce no era de las mujeres que esperaba mucho, ni que rogaba por un poco de atención ni de afecto, ella era siempre la dominante en la situación y la que ponía las reglas del juego a cada una de sus conquistas, pero esa mujer misteriosa que cautivo su mirada y atención la ponía en desventaja, no sólo por su aparente indiferencia a pesar de haberse encontrado un par de veces en la barra y el baño, pero Dulce era demasiado orgullosa y dignataria para perder su tiempo con mujeres que no desean ser conquistadas, así que ni bien pasada la media noche Dulce ya tenía entre sus brazos a una hermosa morena que le rogaba a gritos entre caricias furtivas y besos robados que la llevara a la cama, por su lado Poncho perdió la cordura en el alcohol y le salió lo desinhibido y atrevido y con las ganas que le cargaba su diosa, se lanzó a piropearla, pero grave error, la diosa no estaba sola y el piropo no fue nada delicado ni romántico pero grosero y poco pudoroso, y los amigos de la diosa casi lo levantan del suelo al captar semejante irreverencia….Dulce que aunque estaba entretenida con su morena no pudo evitar informarse del percance y cual flecha salió al alcance y socorro de su casi hermano y mejor amigo.
Dulce: tranquilo mi chavo no hay porque llegar a la violencia – Dulce lo sujetó del brazo al desconocido que ya se dirigía al rostro de su amigo –
Desconocido: es un impertinente y atrevido no merece menos y tu quién eres su defensora? – bajó el brazo y observó con detenimiento a la mujer enfrente de él que de femenina sólo tenía la voz y la cara angelical –
Dulce: vale vale, esta borracho, déjalo, yo me lo llevo, y señorita disculpe la impertinencia de mi amigo – tomó a su amigo que sólo balbuceaba sílabas sin sentido y lo acomodó en su hombro, mientras no perdía de vista a la mujer/diosa que causó todo esto con su desmedida belleza –
Dulce se alejó de la diosa y sus odiosos amigos y con Poncho apoyado de su hombro, regresó a la barra en busca de su conquista pero la morena había desaparecido, así que sin más perder el tiempo, decidió llevar a su amigo a su casa, lo acomodó mejor en su hombro y cuando ya estaba afuera a punto de tomar un taxi, Poncho reaccionó y de la peor manera, los diablos azules le cruzaron los circuitos y despotricó contra su amiga y al final ella termino siendo la causante de que él no hubiera podido conquistar a la diosa, Dulce era buena amiga pero no era una santa para dárselas de mártir, le lanzó un par de palabras subidas de tono a su amigo y termino por mandarlo al demonio y así ella regresó al bar a bajarse un poco la rabia que discutir con su amigo le había causado….se volvió a sentar en la barra y esta vez, sin proponérselo la diosa cambió su indiferencia y ahora la miraba con afán y muy detenidamente, Dulce por supuesto no desaprovecho la oportunidad y cuando los amigos guardaespaldas de la niña tuvieron un descuido ella se acercó y con un trago y una sonrisa de medio lado y el encanto que poseía logró sentarse a su lado y compartir una copa, la cual se hicieron 3, 4 , y 5, la diosa estaba a gusto con Dulce, y Dulce, sólo le robaba sonrisas y risas, casi sin proponérselos, los amigos/guardaespaldas, perdieron interés en la diosa al verse vencidos por una mortal con mucho encanto, y se perdieron por el bar a tratar de conquistar simples mortales.
La noche se hacía corta y el bar se iba vaciando, pero Dulce y la diosa seguían en su mundo de camaradería, tanta fue el entretenerse que ninguna se molestó en decir sus nombres, simplemente disfrutaban de la compañía, aunque en realidad Dulce deseaba algo más con aquella mujer, la diosa, se dio cuenta de la hora y lo avanzada de la noche así que sin ser grosera, pidió marcharse a Dulce, ella por supuesto aceptó y salieron del bar, Dulce no llevaba un jersey y sólo con su camiseta sin mangas el frío de la noche la hacía tiritar, lo que percató en un solo momento la diosa y rodeó a la menuda mujer con su abrazo, lo que causó en Dulce una electricidad que la hizo encender el fuego en su cuerpo, y el deseo que tenía reprimido….llegaron hasta la esquina de cualquier lugar y Dulce paró un taxi para que se fuera la mujer, le abrió la puerta y la hizo colocarse en el interior, cerró la puerta pero antes de que el coche partiera, la diosa abrió la ventanilla y la llamó.
Diosa: no se tu nombre…- le dijo casi en un suspiro –
Dulce: me llamo Dulce y tu?
Diosa: yo me llamo Anahi, gracias Dulce por la compañía – le lanzó una mirada matadora y Dulce supo que era el momento de actuar o si no se arrepentiría toda su vida –
Se acercó para despedirse con un beso en la mejilla, bueno al menos eso pensó Anahi, lo que no esperó fue que Dulce ya tenía trazado el plan, y no pensaba dejar ir a esa mujer sin haberla hechizado primero con uno de sus besos, Dulce se acercó lo suficiente al rostro de Anahi y apretó con sorpresa los labios de Anahi, no hubo resistencia así que no perdió tiempo e hizo lo que mejor sabe hacer, llenó el beso de deseo y lujuria que trasmitió con su lengua al interior de la boca de Anahi, la diosa no entendía que pasaba pero le agradaba demasiado ese contacto húmedo y delicado de aquella mujer, el contacto de los labios de una mujer, el contacto que nunca imaginó que tendría y que nunca buscó, pero ahora se daba y su mente volaba mientras su lengua quería entregarse….Anahi paró el beso de golpe, y le pidió a Dulce que subiera al coche con ella, Dulce sólo soltó esa mirada pícara y la sonrisa de medio lado y subió, donde no desaprovechó la oportunidad de seguir embriagando a su nueva conquista con besos cargados de lujuria y pasión…. Anahi no sabía bien que estaba haciendo pero no perdió el tiempo en dudas y mirando fijamente a Dulce le preguntó
Anahi: vamos a tu piso – los ojos de lujuria y pasión, y todas las ganas que los besos de esa mujer produjeron, no los pudo controlar y salieron en palabras que jamás pensó que diría –
Dulce: vamos a un hotel – la diosa asintió y con esa venia le dijo al taxista a dónde dirigirse –
El camino al hotel ninguna habló, ese ambiente reducido del taxi sólo se lleno de respiraciones aceleradas y besos candentes, y roces más que indecentes, las manos de Dulce ya no se controlaban pero descubrían la piel debajo del vestido negro que llevaba la diosa, y Anahi sin perder mucho tiempo tampoco, se entretenía subiendo cada vez más la camiseta de aquella mujer….parecieron cortos los minutos que demoraron al hotel, pero al fin llegaron, Dulce conocía muy bien el lugar, la rutina de salir a ligar y llevarse a una mujer nueva a la cama no era una novedad era su modus operandi, nada de relaciones ni ataduras, sólo un buen sexo con una mujer que probablemente no vuelva a ver jamás, el recepcionista del hostal la miró con ojos de éxito a Dulce como dando el visto bueno por la nueva conquista y entre miradas cómplices, Dulce llevó a su nueva conquista al mismo cuarto de hotel de tantos encuentros y al que siempre pedía , su número preferido…el 21…no bien terminaron de subir las escaleras, Anahi ya estaba encima de Dulce y a mordiscos y besos ardientes, caminaron hasta la puerta del cuarto, pero Anahi con todo el fuego quemándola por dentro, un fuego y deseo casi animal que no había sentido jamás con un hombre ahora la tenían al borde de la locura y sabía que su única medicina y salvación sería hacerle el amor a aquella mujer….arrinconó a Dulce contra la puerta de la habitación y casi con locura empezó a desabrochar la correa y el botón del vaquero de esa mujer, allí en medio del pasillo de aquel lugar Anahi quería comerse a su presa ya!, Dulce con mayor experiencia de su dominio y como a ella le gustaba llevar las riendas de todo, la calmó un poco y por fin entraron en la habitación y ni bien cerraron la puerta de aquel lugar Dulce se deshizo del vestido de Anahi y lo lanzó por los aires y ella por su parte con desesperación le arrancó la camiseta del cuerpo y con la misma velocidad sus vaqueros, y ella misma se deshizo de su sujetador y de sus bragas mientras Dulce ayudaba quitándose la suya, y así entre desnudándose y pasos cortos llegaron desnudas hasta la cama y allí Dulce tomó las riendas de la situación y colocó a su amante debajo de ella y se apoderó del control de todo el espectáculo.
Anahi parecía un caballo desbocado, su cuerpo convulsionaba con las caricias a veces dulces y otras bruscas de su amante, se rendía a las sensaciones que esa mujer provocaba y a la lujuria que sus besos y mordiscos en su cuello y en sus pechos provocaba….Dulce no perdía el tiempo y con mucha maestría lleno la boca de Anahi con nuevos besos, besos de diferente sabor a los anteriores, besos mucho más desinhibidos y salvajemente extasíantes, la saliva que con su lengua dejaba ya había dejado marcas por todo el pecho, pezones y abdomen de Anahi, pero es que su premio y la culminación de sus deseos estaba más al sur y Dulce era muy impaciente, así que descendió por sus caderas mientras con sus manos pellizcaba los pezones, los gemidos de Anahi eran ensordecedores y delirantes, Dulce no paró y bajo más y más hasta llegar al sur y al lugar del nacimiento de toda la pasión y placer que una mujer puede generar, y se perdió en ese lugar, olió y se embriagó, saboreó y se encaprichó, sintió y se enloqueció, y ahí a punta de lengüetazos, y hasta mordiscos, y succiones apretadas y sonoras, le robó un orgasmo demasiado escandaloso que sólo del éxtasis pudo expresar un gracias a la amante que la hizo gozar y casi enloquecer….las siguientes horas Dulce se dedicó a darle placer a Anahi y aunque Anahi era una amateur en este arte de dar placer a una mujer lo intentó y no falló ya que ambas quedaron rendidas del desgaste totalmente desnudas, Dulce totalmente rendida boca abajo y Anahi apoyada en su espalda totalmente agotada….
Fin de Flashback

Dulce no sabía en qué momento Anahi se había ido de su lado, normalmente era ella la que se marchaba y dejaba a su amante preguntándose si fue verdad todo lo vivido, Dulce nunca pedía teléfono ni dirección ni daba mucha información de su vida ni quería saber tampoco de la vida de sus amantes, ella era clara en lo que quería….satisfacer su deseo carnal y seguir adelante con su vida el día después….bastante vacía y despreocupada pero así manejaba su vida porque para ella era la forma más segura de jamás enamorarse y volver a sufrir el dolor del desamor cuando te rompen el corazón como lo sufrió ella cuando su primer y único amor jugó con sus sentimientos y la dejó muy mal; pero anoche, anoche, fue una noche diferente, aquella noche dejó muy intrigada a Dulce, la compañía de esa mujer la sintió diferente, se entregó de manera diferente a como lo hacían otras, y ella también se dejó al sentir sin proponérselo, simplemente se dejó llevar, y esto último causaba temor en Dulce….miró por la ventana del bus como tratando de buscar respuestas en las calles vacías pero era absurdo, la ciudad no te da respuestas de sensaciones…..ya estaba cerca al lugar donde debía bajar, jaló el cordón y se movió del lugar que la acompaño y cobijó en sus recuerdos y sus disyuntivas, y esperó a que el bus parara para bajar….bajó con calma y empezó a caminar y mientras lo hacía trataba de no pensar y de arrepentirse de quizás tal vez haber preguntado el número de móvil, o quizás?.....nahh se decía a si misma, era mejor no haberlo hecho se decía mientras caminaba hasta la puerta de su hogar.
Anahi estaba sentada en su cama, en aquella cama inmensa que ocupaba sólo una pequeña parte de la inmensidad y amplitud de su dormitorio que era del tamaño de un piso, sobó un poco su cabello y luego se dejó caer otra vez en la cama, estaba dispersa, tenía la mente demasiado nublada y confundida, no entendía que había pasado anoche ni como dejó que pasara, no entendía nada, pero no podía dejar de recordar cada detalle y sonreír, le había gustado cada detalle, cada sensación, cada sentir, todo había sido maravilloso y eso era lo que más le aterraba – me gusto, demonios me gustó – se dijo a si misma en voz alta y no lo podía creer pero era cierto, le gusto mucho más de lo que pudiera imaginar y pensar – pero que me pasa esto no es real – se seguía diciendo tratando de convencerse que todo lo vivido fue sólo eso una curiosidad cumplida, sin más significado, se toco con dos dedos los labios y no pudo evitar cerrar instintivamente los ojos y volver a recordar todos los gemidos y suspiros que esa boca liberó frente la rendición a los besos de aquella mujer, de esa mujer, que de femenina al verla no tenía nada, pero que tenía un magnetismo y atractivo casi desquiciante, y que a pesar que aquella noche llevaba los pantalones más rotos que pudo encontrar y esa camiseta toda caída que no dejaba ver su silueta en lo más mínimo su mirada fue la protagonista, esos ojos marrones tan hermosos y ese cabello sedoso castaño oscuro que la hacía verse tan angelical….nada de femenina con ropa pero desnuda era la mujer más femenina que haya visto en su vida, las siluetas de su cuerpo parecían dibujadas por pincel y sus pechos perfectos para ser cobijados entre las manos, su sexo tan húmedo…Anahi se paró de la cama hasta con susto de recordar tanto detalle del cuerpo de esa mujer con morbo y con un deseo latente que hizo latir su entrepierna y acalorar todo su cuerpo, se quedó frente a la cama hasta que el toque en la puerta la saco de sus pensamientos.
Anahi: adelante – se abrió la puerta y entró una mujer mayor con cara de bonachona –
Cristina: buenos días mi niña, ya es tarde vamos vístete que hay que desayunar con los padres.
Anahi: si Nana, yo ya bajo si? – lo dijo con una mirada de cariño a esa mujer –
Cristina: no demores niña que tu madre se enoja
Anahi: no te preocupes ya bajo – le regaló una sonrisa y un beso en la mejilla y vio salir a su Nana de la habitación –
Ni bien termino ese encuentro Anahi se desnudo deprisa y se metió a la ducha y trató de dejar escurrir los deseos y la lujuria que el recuerdo de aquella mujer le provocaba con el agua, tenía todas las esperanzas que esos deseos y recuerdos se diluyeran como gotas de agua y todas pasaran por el drenaje, pero por más que sus deseos de olvidar fueran inmensos no lograba quitarse de la mente a esa mujer y sus caricias, sólo le quedaba el recurso de que jamás la volvería a ver…salió de la ducha y se cambió rápido para ir al encuentro de sus padres, en la mesa donde se encontraban sus hermanos y padres, todos con una sonrisa la esperaban.
Susana: Hijita, ayer llegaste muy tarde no te sentí…a qué hora fué? – Anahi trató de disimular la incomodidad que le causó la pregunta, pero más trató de disimular todos los recuerdos que le asaltaron en la mente –
Alma: si hermanita dónde estabas anoche, no saliste con Diego no? – la mirada de su hermana la penetraba pero Anahi no se dejaría incomodar –
Anahi: no hermanita no salí con Diego, salí con unos amigos, pero no te preocupes Diego sabía que salía con ellos.
Santiago: uyyy esto me huele a guerra de hermanitas….Alma deja en paz a la cerebrito, casi nunca sale y si lo hace sólo lo hace con su noviecito, se reveló por primera vez la señorita perfecta – la miró esbozando una gran sonrisa a la primogénita de la familia –
Anahi: gracias hermano pero no necesito que me defiendas y si mamá llegué tarde pero no pasó nada, sólo se me fue la hora.
Alma: y quién dijo que paso algo?
Alejandro: bueno hija ya siéntate que hay que aprovechar que hoy estamos todos juntos, ven siéntate a mi lado y porque no me cuentas como va todo con Diego….será que habrá boda pronto?
Anahi: ayy papá por favor, déjame terminar la carrera primero no?....estoy muy joven todavía.
Alma: corrección hermanita yo estoy joven….tu ya no tanto.
Susana: ya ya ya….callense las dos y a desayunar, y ya tu hermana sabrá cuando casarse y eso no nos importa a nosotros.
Santiago: corrección mamá si nos importa, porque Dieguito es la mano derecha de papá y su asesor, así que si es importante mamita.
Anahi: saben que?...estoy cansada y no tengo apetito, cuando se cansen de hablar de mi vida desayunare con ustedes hasta entonces, déjenme en paz – Anahi se paró de la mesa de prisa, pero su padre fue a su encuentro y la agarró del brazo en el pasillo –
Alejandro: princesa que pasa?, son sólo comentarios tontos de tus hermanos tu sabes que sólo lo hacen por tener algo de qué hablar, yo no te presiono para nada, tu decidirás que hacer con tu vida cuando quieras, nunca me has dado problemas mi amor, ven cariño – su padre la reconfortó contra su pecho, y Anahi se refugió en sus brazos y no pudo evitar que un par de lágrimas salieran de sus ojos – pero porque lloras mi amor?....si no quieres desayunar con nosotros está bien pero no te pongas así si?
Anahi: estoy bien papá, es sólo que no sé a veces me gustaría hacer algo espontáneo y diferente, no ser tan predecible como siempre
Alejandro: ay mi vida, es que hay personas que son alocadas y espontáneas y hay otras como tú que son analistas y responsables pero no tiene nada de malo, es sólo tu forma de ser…mira mi amor, vamos regresemos a la mesa y desayunemos en paz, te prometo que no dejare que nadie te moleste si?
Anahi: gracias papi, te adoro
Alejandro: y yo a ti mi princesa – le dio un beso en la frente a su primogénita y abrazados regresaron a la mesa donde casi en silencio terminaron el desayuno –
Anahi era una mujer muy responsable para sus 23 años ya estaba a punto de terminar su carrera de derecho y convertirse como su padre en un abogado de mucho prestigio en el país, pero lo que más deseaba Anahi era convertirse en una luchadora social, usar su profesión para luchar por la justicia y las libertades, eso que siempre había visto de su padre un hombre justo y honesto que por el cariño y admiración de la gente había logrado convertirse en el diputado consentido de México, y ella su hija mayor era la mayor admiradora de los logros y carrera de su padre y verlo así luchar por un país y por el bienestar de éste es que ella se inspiro en ser su sucesora en su labor, y porque no quizás algún día también convertirse en alguien del gobierno, pero por ahora sólo quería terminar su carrera y forjarse su camino desde abajo, como ella decía aunque de abajo no tenía nada, porque a Anahi nunca le había faltado nada, su familia era de buena posición económica y Anahi nunca conoció ni de lejos la necesidad de los de abajo, pero aún así ella veía en ellos los más sufridos su deseo de pelear, Anahi era muy diferente a Dulce, que aunque de la misma edad no tuvo ni tiene las oportunidades de la otra, Dulce sólo ha sabido luchar y desde muy pequeña desde cuando su madre murió a sus cortos 6 años, dejándolo sólo a su padre con dos hijos, un padre que hasta ese entonces se dedicaba a correr autos, tuvo que dejar esa vida para criar a sus hijos y tratar de sacarlos adelante, y así lo hizo, con el esfuerzo y ayuda de muy pocos y su taller de mecánica; un taller al que Dulce siempre le tuvo amor porque desde niña andaba encantada de andar embarrada desde la punta del cabello hasta los pies con grasa de motor, y es que era su afición sentir el ronroneo de esos motores que su padre arreglaba con tanta pasión y es que su padre como buen corredor adoraba los carros de carreras aunque ya no pudiera conducirlos al menos le quedaba la satisfacción de construirlos, allí en ese ambiente entre grasa, y suciedad y autos creció su hermano Juan y ella, a veces faltándoles cosas materiales pero llenos del amor de su padre que al final logró que sus dos hijos tuvieran una profesión, Juan el mayor, ya había terminado la profesión que lo llevo a las inversiones y al mundo de los negocios y las relaciones, tanto así que lo había alienado el dinero al punto de no querer ser más el hijo de un mecánico, Dulce era diferente y amaba ese taller y los carros y a su padre por sobre todo, por lo que estudiaba mecánica y ya a punto de terminar tenía el sueño de hacer crecer el negocio y que su padre al fin pueda descansar de tanto trabajar.
Anahi de tanto pensar salió de su casa para tratar de buscar un poco de aire, necesitaba respirar un poco y tratar de apartar de su mente de Dulce – por Dios que dirá mi familia si se entera que me enrolle con una mujer? – se decía mientras sacudía la cabeza dentro de su auto que no había podido mover un centímetro del garaje al encontrarse totalmente absorta en sus pensamientos, su preocupación era sincera, era realista y angustiante, la tenía de mal humor y de muy pocos ánimos y aunque era un día sábado no tenía ganas de nada ni de ir al club con su madre como lo solía hacer o salir con su novio, estaba desconcertada, pero no sabía si era por la vergüenza o si era por la duda….pero cual duda?...se repetía mentalmente, duda a que?, Anahi no lo sabía y no quería sentirse así, arrancó el auto y salió de allí, mientras manejaba sin rumbo fijo se preguntaba angustiada – porqué lo hice?, porqué dejé que me besara?, porque tuve sexo con una mujer?, porqué no la detuve? – pero sus preguntas resonaban solitarias en su mente, no había respuesta, o al menos ella no la quería encontrar, había mucha duda y aunque si lo admitía que si estuvo con la sangre un poco embriagada por el alcohol, ella no perdió en ningún momento la razón ni la voluntad, todo lo hizo con mucho discernimiento, supo lo que hacía y no lo detuvo, pero otra vez la inundaba la misma pregunta…pero y por qué?.
Dulce recién había terminado de ayudar a su padre a reparar un chevrolet camaro, unos cuantos ajustes aquí y allá para hacer de esa hermosa máquina un monstruo de velocidad y potencia, a Dulce le gustaban los autos con demasía como a su padre, así también como la velocidad al correrlos, y aunque ese camaro les quedo de maravilla ella prefería su fiel y siempre atento mustang al que apodaba de cariño Dylan, era un mustang GT del ’68 al que le había puesto esfuerzo, noches de desvelos y mucho dinero, para convertirlo de un lindo minino casi destruido a una pantera ruidosa y fortalecida, con acabados dignos de un rolls roys, el auto quién lo viera decía que era precioso, era el hijo de Dulce como ella solía llamarlo y lo cuidaba más que un hijo, lo usaba poco más que para ir a la universidad y algunas salidas pero no más, y no era por no quererlo mostrar pero por temor a que le pudiera pasar algo, y además en la tugurizada cuidad de México, el espació para estacionar era bastante reducido pero cada vez que podía lo sacaba y lo llevaba a dar una vuelta y lo exhibía con orgullo, ese día con un sol de medio día bastante abrazador para sólo ser aún abril necesitaba despejarse y es que su padre ya había notado que aunque su hija estaba haciendo un buen trabajo con el camaro, estaba con la mente dispersa y es que Dulce estaba un poco pensativa, y no era para más su mente estaba en Anahi, y aunque sabía que sería poco probable que la volviera a ver, no podía evitar casi inconscientemente a veces esbozar una sonrisa y una risita pícara al recordar su encuentro pasional….tan dispersa estaba que su padre le pidió que dejara el taller y que fuera a dar una vuelta, que se despeje un poco y hasta quizás ir a ver a su amigo Poncho, ella no le dio más vueltas y le pareció fantástica la idea…Felipe su padre adoraba a su hija y como tal, sabía todo de ella y sabía muy bien que algo rondaba por su cabecita, como también supo antes que ella le dijera que era lesbiana, la verdad, claro que se sintió mal y hasta llego a culparse por su inclinación por no haberla expuesto a un ambiente más femenino, pero ya sabemos cómo los padres siempre se culpan y otros culpan solamente, en este caso Dulce fue la que ayudo a su padre a entender que no era la culpa de nadie simplemente como era ella y ya…Dulce tomo un baño y salió casi enseguida montada en su querido Dylan a buscar a su amigo Poncho que lo más probable era que siguiera durmiendo, puso primera y arrancó ensordeciendo a todos con sus bien afinados buffers, estaba ya metida en la avenida y vio desde lejos que el semáforo estaba por cambiar a rojo así que apretó el acelerador y al ritmo de la música de AC/DC que sonaba en su radio y el ronroneo de sus buffers, corrió para alcanzar la luz, cuando ya estaba casi terminando de cruzar la intersección y de sentirse otra vez victoriosa al haberle arrancado con su velocidad un minuto más al tiempo de pronto sintió un jalón y luego una vuelta y su cuerpo sujetado por el cinturón se apretó al asiento y las manos le temblaron al agarrar el timón, su querido Dylan había sido golpeado cual cobardía por detrás, y ese golpe estremeció hasta la última fibra de su cuerpo y de su corazón.
Cuando el coche dejó de vibrar, Dulce aún con el shock del golpe en el cuerpo, se deshizo del cinturón y salió del coche con el corazón en la mano, pues no era para menos, su hijo metálico acababa de ser herido y eso dolía, ya afuera fue a inspeccionar los daños sin darse cuenta que con el golpe había golpeado su frente contra el timón y tenía un pequeño corte que le hacía sentir un cierto calor en la piel, pero no le dio importancia hasta que no viera y revisara su preciado auto, le dio un par de vueltas y cuantifico los daños físicos a su coche y los emocionales a su alma al ver a su Dylan con toda la parte trasera golpeada por un costado y casi irreconocible, pero aún así el valiente metálico aún ronroneaba….al ver a su hijo herido se lleno de ira y con la mirada concentrada en el otro auto que estaba al otro lado de la vía fue a buscar al causante de su desgracia y dolor, cruzó la avenida y a todos los curiosos y llegó hasta el otro lado para enfrentar al desgraciado que había causado semejante daño mientras más se acercaba pudo ver que el otro auto era un mercedes descapotable que había quedado rezagado y pegado al costado de la vereda y que estaba destrozado todo por delante, pero no pudo hallar con la mirada al conductor, hasta que alguien por detrás la sujetó del brazo y la hizo voltear, y qué impresión le causó el encuentro a Dulce que a las justas sólo pudo decir – Tu? –

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mundo contigo

Mensaje por Admin el Miér Abr 13, 2016 12:07 am

CAPITULO 2
Dulce: Tú?
Anahi: estas bien?, estas sangrando, yo yo….no no sé que me paso, no te vi, perdón, pero estas sangrando vamos a urgencias o algo.
Dulce: no nada, nada – se sujetó la cabeza y cuando quitó la mano se fijo de la sangre que tenía en ella y tocándose la cara, se percató que tenía un corte en la frente –
Anahi: estas sangrando vamos a sentarnos…alguien puede llamar a una ambulancia o algo? – se libraba en gritos mientras nadie le hacía caso, tomó a Dulce por el brazo y la llevo a que se sentara en la acera –
Dulce: yo yo….no puedo ver sangre, yo…- no termino de decir la frase y todo se volvió negro, Dulce se había desmayado, y es que muy valiente la chica parecía pero cuando veía sangre, se le iba la vida del asco y el temor –
Anahi asustada y con toda la gente al lado gritando que se había muerto y todo, entró en pánico y llamó a su padre casi desesperada.
Anahi: papaaaa, maté a una chica, la mate! Papá!!!
Alejandro: tranquila hija, como que mataste?, donde estas?, que paso?...hijaaa háblame!!!
Anahi: papá choqué el coche y la chica del otro coche, le sale sangre de la cabeza y no reacciona, papá la maté fue mi culpa, papá que voy a hacer? – su llanto era desgarrador, y es que escuchar un padre a su hijo llorar le mueve hasta los hilos más cuerdos del ser –
Alejandro: no te preocupes mi amor, yo voy donde estas dime donde estas!!!!.....Anahiii!!
Anahi: papá espera, ella se esta despertando, sólo se desmayo, espera…- sujetó a Dulce por el rostro y acercándose mucho a ella le pregunto – estas bien? Te duele algo, estas mareada, quieres vomitar, puedes ver bien, puedes caminar?, respóndeme por amor a Dios!!!!!
Dulce: tranquila mujer, te respondo si dejas de hablar, si estoy bien, sólo que le tengo asco a la sangre y la verdad que me impresioné mucho pero estoy bien, y deja de gritarme – se trató de parar pero al intentarlo le vino un mareo, al parecer el golpe había sido severo –
Anahi: no puedes pararte ves?, vamos a urgencias, papá estas ahí me escuchas??
Alejandro: si mi amor aca estoy, ya escuche que ella se despertó pero escuché también que aún no está bien?
Anahi: si papá, la voy a llevar a urgencias si? Pero que hago con el auto, el choque fue fuerte, espero a la policía?
Alejandro: no te preocupes cariño que en este instante mando a Diego a que se encargue lo de la policía tu lleva a la chica esa al hospital, me llamas me dices donde estas y yo voy a tu encuentro si cariño?....y tranquilízate que yo estoy contigo y todo va a salir bien si princesa?
Anahi: gracias papá, entonces tomo un taxi y te llamo chau papá – colgó el móvil y sintió un poco más de tranquilidad –
Con la ayuda de los mirones que estaban allí parados, subieron a Dulce en un taxi y con Anahi a su lado sujetando su cabeza, se percato que no estaba bien, comenzó a hablar incoherencias y esto preocupó mucho a Anahi, pensando que quizás tendría un golpe mucho más profundo que un simple corte en la frente, así que le gritó al conductor que se apurara y llegara lo más pronto posible a urgencias….no demoraron mucho en llegar y el conductor ayudo a bajar a Dulce y la ingresaron inmediatamente para revisarla y curarla, mientras Anahi se quedaba rezagada por el cuestionamiento de las enfermeras.
Enfermera: cuántos años tiene la señorita?
Anahi: no lo sé quizás 25 no lo sé
Enfermera: cuál es el nombre de la paciente?
Anahi: ehh….se llama….Dulce si Dulce.
Enfermera: Apellido?Anahi: no lo se….
Enfermera: sabe usted algo de la paciente?
Anahi: mire señora, tuvimos un accidente en coche vale?, se golpeó la cabeza y está hablando estupideces usted cree que me voy a poner a preguntarle, su edad, su color preferido, su signo zodiacal y demás para llenar su pu.ta encuesta?...me puede decir como esta??
Enfermera: es usted algo de ella?
Anahi: le estoy diciendo que nos chocamos, y la estoy trayendo aquí
Enfermera: entonces no le puedo informar de su estado, eso sólo se le dice a los familiares.
Anahi: por un demonio – golpeó con su puño la mesa de la recepción, mientras susurraba un par de groserías mientras la enfermera se metía dentro de los cuartos de exanimación
Anahi: papá papá!!!! Alo!!!!
Alejandro: si mi vida, donde estas?
Anahi: estoy en el hospital Angeles del Pedregal , ven pronto por favor, esta gente es de lo más ineficiente y ruda y no me quieren dar información
Alejandro: Esta bien princesa estoy en camino si?
Anahi: ok papá te espero
Anahi, se sentó en la salita de espera, en espera de su padre o de noticias de Dulce, pero ni uno ni otro se dio, estaba bastante impaciente e intranquila, le preocupo mucho que ella hubiera empezado a hablar incoherencias, tenía miedo que algo más podría tener, y en su mente la carcomía la culpa, por haber estado manejando tan distraída justamente absorta en pensarla justamente a ella, y que al final terminara estrellándose contra ella, sin buscarlo y como si fuese un capricho del destino de que se tendrían que volver a encontrar, tanto había deseado no volverla a ver que el destino le revota en la cara con sus verdaderos deseos de volver a verla y volverla a sentir – pero que digo, que estoy pensando? – se reprochaba mentalmente de aquella ensoñación, volver a querer verla?, pero porque?, y otra vez regresa el por qué?, y otra vez esa sonrisa casi inconsciente al recordarla…era tan diferente la chica de anoche, totalmente dominante a esta chica totalmente indefensa al saberse herida y con un pánico atroz a la sangre, era casi como imaginarse a dos personas diferentes en un mismo cuerpo y vaya que cuerpo….pensó Anahi y un suspiro otra vez dejó escapar al recordar el cuerpo que anoche aprisionó entre sus brazos y que rozó morbosamente su piel y que abrigó por pocas horas el suyo, estaba preocupada por su salud, pero le fascino haberla tenido abrazada en el taxi, mientras acariciaba su frente y eso le fascino y eso era más aterrador que saberla herida.
Alejandro llegó al hospital y de frente se dirigió a su hija y la abrazó contra su pecho y le dio el apoyo y fuerza que necesitaba, y claro quién no iba a conocer a Alejandro Puente el diputado más querido de México, a nadie paso desapercibido, no sólo por los guardaespaldas que lo custodiaban pero porque era un hombre muy sencillo y asequible a todos, hubo por ahí sonrisas al verlo, y por supuesto todas las puertas del hospital se le abrieron informándole que Dulce estaba bien, que no había daño interno sólo el corte y un desbarajuste mental transitorio por el golpe y que no pasaría a más, al escuchar aquello alivió a los dos Puente, tanto a padre como a hija y como buen diputado que era le dieron permiso para que pasara a ver a la joven, Anahi se apresuró a entrar al pequeño cuarto donde habían colocado a Dulce, y se impresionó mucho al verla, no por el golpe ni nada, pero porque era demasiado hermosa esa mujer, una cara angelical que mataría a cualquiera y ahí toda dormida podría enternecer a cualquier ser con un poco de corazón en el cuerpo, se acercó sigilosamente y se puso a su costado y no pudo evitar tocar su mano, la rozó a penas y la electricidad volvió a correr por su cuerpo como cuando sintió el primer beso de aquellos labios que ahora yacían cerrados y distantes, pero la ternura que le provoco esa mujer la tenía casi inconsciente y con la misma decisión que la llevó a rozar su mano, la llevó a rozar su rostro y hasta a querer besarla, pero justo cuando se debatía entre hacerlo y no entró su padre a la habitación.
Alejandro: hija, Diego me dice que lo de los coches ya está arreglado, que la policía no hizo un reporte ni nada, pero que según lo que la gente vio fue culpa de ella y no tuya
Anahi: no papá, eso no es cierto, fue mi culpa, estaba distraída y me pasé la luz en rojo
Alejandro: pero princesa…
Anahi: nada papá, fue mi culpa y yo debo correr con todos los gastos de la reparación
Alejandro: Bueno mi amor – agarró fuerte la mano de su hija y se quedó viendo junto a ella a la imagen que esa mujer dibujaba – vaya si que es muy hermosa, a pesar de la hinchazón del golpe y todo tiene un rostro hermoso – Anahi, quería gritarle que sí a su padre que era una criatura hermosa pero por supuesto no podía descubrirse ante él –
Anahi: es normal papá una chica guapa nada más
Alejandro: jaja ay mi princesa es que tú la miras como una amiga o una competencia, yo la miro como mujer y es verdaderamente hermosa, pero no se me ponga celosa mi princesa que tu lo eres mucho más – besó en la mejilla a su hija mientras la abrazaba –
Aquellas palabras de su padre no podían dejar de retumbar en los oídos de Anahi, mirarla como mujer, y es que ella la miraba así?, como mujer?, si, era cierto…y le parecía una mujer demasiado hermosa, y con un atractivo especial, pero era una locura pensaba….
Alejandro: hija, yo no he visto las cosas de esta chica pero yo creo que hay que avisarle a algún familiar de ella no crees?
Anahi: claro papá, déjame que revise sus cosas y seguro que en su móvil debe tener el número de su casa, no te preocupes papá yo lo hago
Alejandro: entonces hazlo de una vez mi amor, que seguro deben estar preocupados, mientras tu haces eso yo voy a hacer unas llamadas que no dije a nadie donde iba – se le acercó a su hija y le dio un beso en la frente y salió del lugar
Anahi, busco con cautela la bolsa transparente que estaba debajo de la camilla y buscó el móvil, mientras buscaba entre la ropa, los zapatos y algunas pertenencias que al parecer estaban en sus bolsillos, encontró el móvil, lo prendió y buscó algún número que tuviera de título casa, o algo….y así fue encontró el número y de allí mismo marcó, el sonido al otro lado de la línea indicaba que el teléfono sonaba pero nadie contestaba, intentó un par de veces más pero nadie contesto…así que siguió buscando hasta que encontró un número que tenía como título “hermano” así que no dudo en marcarle, el teléfono no tardó mucho en sonar y alguien respondió.
Juan: ahora que quieres Dulce?
Anahi: Hola?....tu eres hermano de Dulce?...- su voz temblaba un poco, el tono del hombre al otro lado de la línea sonaba bastante irritado –
Juan: tu no eres Dulce….que haces con el móvil de mi hermana, y porque me llamas?...eres una de sus putitas?...mira que conmigo no vas a conseguir dinero, así que mejor cuelga – el tono y la manera de hablar de ese hombre, incomodaba y hasta ponía en el cuerpo de Anahi cierta ira que no sabía disimular –
Anahi: mira, yo sólo estoy haciendo un favor, ni soy puta, ni quiero tu dinero, sólo te llamo para decirte que tu hermana esta en el Hospital Angeles del Pedregal porque tuvo un accidente y adiós grosero
Juan: espera, espera, no cuelgues…me disculpo…pensé que….no nada gracias por llamar yo me encargo de todo y gracias otra vez…y disculpa…adiós – su voz cambió totalmente, hasta se podría decir que algo de sentimiento expresó en las palabras, pero Anahi se consternó al desinterés del hermano de ni siquiera preguntar por la salud de ella –
Anahi colgó el móvil, se acercó a la camilla y se agachó para poner el móvil en la mesa al costado de la camilla, y no pudo evitar, mirar de más cerca esa cara angelical, esa cara que la noche anterior le había regalado las más hermosas miradas de pasión y las sonrisas de medio lado más sexys que jamás había admirado en una mujer, no pudo contener ese deseo casi paralizante e incontrolable de rozar con sus dedos el perfil de su mejilla, y lo hizo, el toque fue suave y casi complaciente, pero lo que sintió Anahi en las entrañas no era nada complaciente pero enloquecedor y el deseo de volver a tocar en la intimidad a esa mujer y volver a perderse entre gemidos y caricias en los brazos de aquel ser que parecía apaciblemente dormido pero que despierto era un vendaval de sensaciones, era desesperante….la mirada de Anahi era de ternura hacia esa mujer, tanto fue su ensimismamiento hacia ella que ni siquiera se percató que Dulce empezó a abrir los ojos y con ellos, a mover su mano para retirar la de Anahi.
Dulce: que pasó? – trató de sentarse pero colocando una mano en su cabeza, y dibujando una expresión de dolor en su rostro, mostró el gran dolor de cabeza que llevaba –
Anahi: quédate quieta, que seguro si te mueves te dolerá la cabeza – caminó un par de pasos hacía atrás para salir de la mirada penetrante que esos ojos marron le lanzaban –
Dulce: pero dime que paso?....que hago aquí?....pero dónde estoy?
Anahi: tuviste un accidente no recuerdas?...y bueno te desmayaste y como tenías la herida en la frente y estabas hablando incoherencias pensé que sería algo grave y te traje al hospital, pero dicen que no es nada y la herida ya te la curaron y bueno solo hay que esperar para que te den de alta – sus palabras salían apropiadamente, pero sus pensamientos no seguían lo que decía, sólo recordaba la suavidad de la piel de esa mujer
Dulce: ok…si ya, ya recuerdo….pero entonces que pasó con mi coche, donde se quedó, tengo que salir de aquí tengo que ir por mi coche, tengo que avisarle a mi padre – trató de pararse, pero la línea de suero que salía de su brazo izquierdo no la dejó moverse, así también como los mareos que aparecieron con tan sólo el intento de pararse –
Anahi: tranquila no te muevas, tu coche y el mío están bien, y llame a tu hermano para avisarle que estas aquí, seguro que no tarda en venir…
Dulce: mi hermano?....joder a él tenias que llamar? – se llevó la mano a la cabeza – joder la cabeza se me va a reventar, que no me metieron algo para el dolor?...
Anahi: yo creo que sí pero déjame que llame a alguien y te pongan algo más – se dio media vuelta para salir de la habitación cuando Dulce le dice –
Dulce: no no esta bien, yo puedo aguantarlo, pero de verdad me quiero ir de aquí, donde esta mi ropa porque estoy con esta bata?
Anahi: - volteó hacia ella y la miró fijamente – te he dicho que no te puedes mover, y te vas a ir cuando el médico lo ordene ok?
Dulce: - esbozó una sonrisa esas que destemplaban a Anahi y le dijo – vaya no eras tan dominante anoche? – la cara de Anahi cambió a un color rosado y luego al incriminante rojo de vergüenza a lo que sólo pudo agachar la cabeza – mujer no es para tanto sólo era un comentario, que no te de vergüenza, la pasamos bien o no?
Anahi: - no sabía dónde meter su cabeza, ni como quitarse el sonrojo – mira Dulce, lo que pasó anoche, pues fue de anoche y ahora estamos de día y ya, y tu tranquilízate si?
Dulce: o sea que tengo que esperar hasta la noche para repetir?
Anahi: que!!!...no no, esté digo….a lo que me refería es que no volverá a suceder, los tragos la situación y bueno todo, pues….nada no volverá a suceder vale?....y por favor te pediría que guardaras discreción acerca de ese tema si?
Dulce: ok guardaré discreción…si tu prometes arreglar mi coche – lo dijo en tono de broma pero Anahi, nunca evidenció ese tono y respondió con molestia –
Anahi: o sea chantajista?....la culpa fue tuya por andar volando por las calles en vez de manejar – el tono de enojo ahora era evidente y a la defensiva se dejaba escuchar –
Dulce: mira princesa…tu te pasaste una luz roja, yo sólo cruzaba la avenida y tu te aventaste a mi coche así que tu tienes la culpa, pero igual no importa, no me voy a pelear contigo de culpas porque me duele la cabeza, además yo jamás te chantajearía con eso guapa, porque la verdad que lo de anoche no fue tan espectacular para usarlo cómo chantaje….
Anahi: - su cara se llenaban de distintos colores que se intercalaban para convertirse en una gran rojo masivo que inundaba sus mejillas y orejas que dejaba entrever su enojo – eso no decías anoche cuando me pedías más y más
Dulce: más y más me pedías tu cariño, si parecía que era la primera vez que gozabas en la cama, que con las simplezas que hacía tu ya volabas
Anahi: por favor, yo volar?....estaba fingiendo…
Dulce: vaya entonces que buena actriz eres mujer porque juraría que tu cuerpo me decía otra cosa – le lanzó una sonrisa a quemarropa y Anahi quedo muda e indefensa –
Anahi: no sabes de lo que hablas, anoche fue nada….fue un desfogue y nada más…
Dulce: vaya me habían dicho muchas cosas en la cama, pero jamás me habían llamado un desfogue….pero bueno siempre hay una primera vez, y bueno guapa si quieres desfogarte otra vez, pues no dudes en buscarme que yo te hago el favor… - su sonrisa era coqueta y soberbia y su mirada acompañaba sus palabras –
Anahi: - apartó su mirada porque se sentía débil y sin voluntad – pensé que no era la gran cosa
Dulce: por eso lo digo nena, estoy haciendo sólo un trabajo altruista por tu bien….jajaja – su mirada no se despegaba de la de Anahi que tímidamente trataba de salir de ese hechizo pero poco podía – a poco no tienes ganas de besarme? – Anahi volvió a erizarse y sonrojarse, y es que un beso era lo que había querido darle desde que la vio –
Anahi: no nada que ver
Dulce: ah sí?....entonces porque no te acercas y me lo dices más de cerca o me tienes miedo?
Anahi: ja miedo yo? Nada que ver – dio 2 pasos hasta ponerse al costado de la camilla y Dulce aprovechó para tomar su mano –
Dulce: y si te acerco más – la jaló de la mano para luego subir por su brazo y bajar su cuerpo hasta estar cerca de su rostro – y yo me acerco así? – Acercó su rostro y su boca a su oído y le susurró – te pillé Anahi, te mueres por darme un beso
Anahi escuchó esas palabras, y el aliento de esa mujer erizó su espalda y le hizo sentir el pequeño calor que se iba incrementando en su entrepierna y deseaba más que nadie gritarle que si, que se moría por darle un beso, se separó un poco de Dulce y mirando fijamente sus ojos y sus labios sentía que estaba a punto de perder la cordura, esa mujer le causaba un delirante deseo que la hacia perder la cabeza, y sin poder frenar nada cerró los ojos casi por instinto y dejó que el magnetismo de esa mujer y su piel la atrajeran cual imán a sus labios cuando de pronto sintió como abrían la puerta del lugar, haciéndola saltar de esa cercanía y casi letanía.
Anahi: Diego?....que haces aquí? – se alejó de la camilla y se acerco para abrazar a su novio –
Diego: vine a hacerte compañía y a terminar de ver todo este asunto que tu papá tuvo que irse de urgencia, algo de una llamada del partido o algo así.
Anahi: pero y no se despidió, porque no se despidió
Diego: no lo sé cariño, pero que no hay ni un beso a tu novio? – la tomó por la cintura y la acercó a su cuerpo y le plantó un beso torpe en los labios –
Dulce: cof cof…la enferma está presente….hola
Diego: - se separó de Anahi y con una sonrisa se dirigió hasta la enferma – vaya lo siento, pensé que todavía dormías….mi nombre es Diego Linares – estiró la mano y estrechó la de Dulce – me da gusto que ya te encuentres bien, y bueno ya que despertaste, debemos hablar del accidente, por lo que dicen los testigos tú tienes la culpa por pasar casi en rojo y a toda velocidad por la avenida, así que….
Anahi: nada Diego….yo tuve la culpa, me pasé la luz en rojo, estaba distraída pensando cosas que no me fije que la luz aún no había cambiado y me la pasé
Diego: pero mi amor…
Anahi: pero nada, yo estuve ahí yo sé lo que paso y te digo que yo tengo la culpa….Dulce no te preocupes, yo me encargo de todos los gastos de la reparación, ok?
Dulce: gracias Anahi, pero la culpa fue de las dos y lo correcto es que yo me encargue de reparar mi coche y tu te encargues del tuyo, no me tienes que pagar nada, además mi coche sólo lo toca mi padre y yo, no confío en nadie más.
Diego: eres mecánica o algo así?
Dulce: algo así, por lo que te digo que no te preocupes por mi coche y nada….
Anahi: esta bien, pero al menos deja que yo pague los gastos del hospital
Dulce: no gracias, yo lo puedo hacer…
Diego: pues demasiado tarde, ya todo esta cancelado, y el médico ya te dio de alta, seguro que ya vienen a sacarte el suero así que no puedes hacer nada, y más bien te esperamos a que te cambies y te llevamos a tu casa…no mi amor?
Anahi: si claro
Dulce: no se preocupen, yo llamo a mi padre y el me viene a recoger
Anahi: no creo, yo llamé a tu casa y nadie respondió aunque tu hermano dijo que el se encargaría
Dulce: a vale, si eso te dijo mi hermano, seguro que nadie viene, pues ni modo, me iré con ustedes
Diego: genial, te esperamos afuera, vamos mi amor?
Dulce, observó como Anahi salía del cuarto de la mano de su novio, y vio como esos ojos dibujaban cierta tristeza, aunque no entendía por qué pero tampoco quiso imaginarse ni ponerse a pensar el por qué….la enfermera vino y le quitó todas las mangueras y Dulce al fin pudo cambiarse, se dio una mirada en el espejo y casi salta de la impresión al ver sus ojos todos moreteados como si le hubieran dado de puñetazos, y el corte de casi 5 cm cubierto por un par de gasas, en conclusión su aspecto era desastroso y eso le causó una pequeña sonrisa al recordar que jugaba a la coqueta descarada con Anahi cuando la cara le daba más para jugar a dar susto….se arregló lo mejor que pudo aunque no se podía hacer mucho, sacó todas las cosas de la bolsa plástica donde las pusieron y mientras lo hacía se reprochaba un poco el no haber aclarado la broma de la reparación del coche, sentía cierta molestia al haber hecho entrever que buscaba algún tipo de beneficio con el hecho de ocultar su noche pasional, aunque ahora ella entendía muy bien el por qué de guardar discreción, ella tenía novio y una vida casi familiar con él, por supuesto un desliz de una noche no podía poner en riesgo esa relación y Dulce lo entendía también, algo que a ella también le convenía porque así no saldría de su estrategia de vida y de sexo sin compromiso que había manejado tan bien por tanto tiempo, aunque aun no podía adivinar porque sintió esa incomodidad cuando vio como el novio la beso, pero no se dejo atormentar mucho por esa duda y sin más que pensar salió de ese cuarto y de ahí al coche de los novios, rumbo a su casa.
Anahi se sentía un poco confundida, ella había hecho un trato aunque fuera de boca que el secreto de la noche anterior se haría a cambio de la reparación del auto, pero al final Dulce salió con otra cosa y eso la descuadraba y la dejaba intrigada, no entendía la situación ni si era algo verídico toda la situación o si sólo era la estrategia de algo más profundo y elaborado, al final de cuentas ella era la hija de un diputado, se repetía Anahi mientras miraba por el espejo retrovisor la mirada perdida de Dulce a través de la ventana… llegaron todos en silencio a la casa de Dulce, ella agradeció el servicio, y quedó con Diego que se llamarían para coordinar el recojo de su amado Dylan….Diego y Dulce se dieron un apretón de manos y de lejos le hizo un adiós a Anahi que no se bajó del auto, Anahi le dio una última mirada a Dulce y el auto partió, Diego hablaba pero ella no decía nada, estaba confundida, intrigada y mas que eso tenía cierta nostalgia por alejarse de Dulce, pero no entendía por qué, una noche de sexo y un accidente era lo único que tenían en común, pero entonces se preguntaba Anahi que es lo que le pasaba?
Diego: vaya día no mi amor? – movió la mano de la palanca de cambios para tomar la de su novia, lo que sacó a Anahi de sus pensamientos –
Anahi: ahhh si si, un día agitado
Diego: pasa algo mi amor, estas distraída
Anahi: no, no nada cariño, es sólo todo el trajín del hospital y todo y tu sabes recién estoy asimilando que estuve en un accidente
Diego: si mi amor tienes razón a cualquiera pondría nervioso un accidente, pero felizmente que la chica está bien y todo está bien, ahora sólo tienes que descansar
Anahi: si sólo quiero mi cama para descansar
Diego: bastante entretenida la chica no?
Anahi: quien?
Diego: Dulce mi amor
Anahi: ahh si, bueno supongo, no traté mucho con ella
Diego: bueno a mi me pareció simpática, aunque qué lástima
Anahi: lástima por qué?
Diego: que acaso no te diste cuenta?....era lesbiana, y aunque la ropa lo gritaba no lo quise creer porque tu sabes ahora todos se visten tan raro, pero cuando estábamos saliendo, me fijé como le lanzaba unas miradas a una enfermera y ella le respondía con coquetería, y ahí no hubo dudas….es lesbiana
Anahi: así que una enfermera no? – de pronto Anahi sintió en el cuerpo una rabia delicada pero inquietante –
Diego: si mi amor, pero bueno es su vida, pero de verdad que desperdicio con lo bonita que es, cualquier hombre la hubiera deseado
Anahi: si bonita – su tono de voz era casi a suspiro, aunque trató de disimularlo con un tono de reclamo –
Diego: perdón mi amor, pero nadie tan hermosa como tú, no te vas a enfadar mi amor por favor, sólo fue un comentario
Anahi: no te preocupes amor, yo entiendo, yo también estuve admirando a un medico muy guapo que estaba allí
Diego: que!!!!
Anahi: era broma mi amor
Diego: más te vale – tomo la mano de su novia y se la acercó hasta la boca donde le dio un beso mientras le lanzaba una mirada tierna y enamorada mientras acariciaba con sus mejillas la suavidad de la piel de la mano de su novia – te amo pequeña
Anahi: yo también – lo dijo con sentimiento y mirándolo a los ojos pero, aunque de verdad lo sentía, el erizar de su piel regresó cuando Dulce chocó en su mente otra vez.
La puerta del taller que da al interior de la casa estaba abierta y desde el umbral de esa puerta Dulce veía como su padre al ritmo de los rolling stones le ponía empeño a un motor que era un experimento para un nuevo motor de carreras, la música estaba a todo volumen, por lo que Dulce entendió que su padre no haya escuchado el teléfono….se acercó sigilosamente y se puso detrás de ese hombre que de joven físicamente tenía poco pero de espíritu era todavía emprendedor, y lo abrazó por la espalda causando la sorpresa y risa de su padre que conocía muy bien los juegos y cariños de su hija, y con una gran sonrisa en la cara su padre volteó a ver a su hija, encontrándose con el cuadro de un rostro moreteado y desfigurado por la hinchazón y una gran herida en la frente de su hija.
Felipe: pero que te paso – sus ojos no se podían abrir más de la impresión al ver a su hija maltratada –
Dulce: nada viejito, tuve un accidente, pero no paso nada grave

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mundo contigo

Mensaje por Admin el Miér Abr 13, 2016 12:07 am

Felipe: pero como un accidente, como que nada grave….si te tajearon la cabeza, porque no me llamaste, donde has estado, un accidente en el coche??....pero estas bien tu cuerpo como esta – comenzó con las manos a palmear todo el cuerpo de su hija como buscando daño mientras Dulce se reía de la actitud de su padre –
Dulce: nada papá, lo único fue el golpe en la frente que me provocó el corte pero nada más, de Dylan no puedo decir lo mismo
Felipe: - se abrazó fuerte a su hija y no pudo evitar soltar una lágrima – y que importa el auto hija, si te hubiera pasado algo a ti me moriría, me moriría, si tu sabes que eres mi princesa, mi vida cariño, por favor a Dylan lo repararemos pero si te pasaba algo a ti….ayy no se que sería de mi vida sin ti – el par de lágrimas se hicieron muchas más y eso enterneció a Dulce, que no dejaba de abrazarse a su padre –
Dulce: ya papá no llores más, estoy bien
Felipe: pero porque no llamaste, yo debí estar contigo en el hospital, porque no me avisaste, si te hubiera pasado algo más y yo hubiera sido el último en enterarme me hubiera partido el alma
Dulce: lo se papá pero es que me desmaye y la chica del accidente llamó por teléfono a Juan, pero al parecer el no te aviso ni tampoco fue por mi al hospital
Felipe: Juan?...y no me llamo?...pero…- la mirada de tristeza y decepción por su hijo se veía en sus ojos y eso le dolía a Dulce y no lo podía permitir –
Dulce: papá pero seguro que te llamo pero como estabas con la música alta no escuchaste
Felipe: si debe ser eso, si si….pero que haces aquí princesa ve a descansar que yo te llevo algo de comer a la cama, que quiero que descanses y te olvides de todo, ya mañana averiguaré donde está Dylan….ay hija te adoro tanto – la abrazó con más fuerza y la mando a descansar –
Dulce tomo un baño, comió lo que el padre le trajo a la cama y aunque no tenía mucho apetito lo hizo para no desairarlo, y al poco rato con todo lo que paso en el día se recostó en su cama y trató de dormir, dio mil vueltas a la cama, trataba de acomodarse lo mejor posible donde el cuerpo no le doliera y más que eso la cabeza, pero no era el dolor lo que la tenía sin poder lograr el descanso, pero su mente no se alejaba más allá de la imagen de Anahi, y aunque al verla en esa habitación de hospital, la sorprendió pero también le causo mucho gusto, verla preocupada por ella y a centímetros de besarla le encanto, pero Dulce aún no entendía esa atracción, normalmente era ella quien causaba la atracción pero ella de sentirse atraída y conectada a una mujer, no pasaba al menos no desde el tiempo que andaba con ella…ella, esa mujer que ni se atrevía a nombrarla, no por no poder olvidarla pero por temor a que su nombre traiga con él recuerdos y cosas que ella prefería dejar atrás, no lo hacía no la nombraba ni mucho menos la pensaba, pero a veces regresaba a su mente y le hacía recordar lo que no debía volver a suceder en su vida…no podía volver a enamorarse, jamás…se revolvía en la mente esa atracción casi magnética que tenía por Anahi, hasta su nombre le sonaba espectacular, sus ojos azules que la penetraban, su sonrisa, toda ella que la hacía perder la cabeza con desear volver a tocarla y hacerla suya, pero no, se repetía en la mente no podía pasar otra vez nunca más….se acomodó en la cama y con la mirada fija en el techo se dijo en un susurro – lo mejor es no volverla a ver jamás – estaba decidida a hacerlo y con esa frase y pensamiento termino por caer rendida en un sueño.
Él hablaba y hablaba, su mano en su pierna sutilmente daba pequeños toques como para llamar la atención de su novia, pero Anahi estaba en otro mundo, en otro planeta, su mente volaba muy lejos de aquella sala, las risas y charlas se escuchaban tan lejanas cuando sólo estaban en la cocina, pero ella no estaba simplemente no estaba en ese lugar en esa sala y en esa casa, su cuerpo físicamente pero su mente estaba en aquella cama con Dulce, en su mente acariciaba cada uno de sus cabellos castaños, y contemplaba su dormir, aunque estuviera tan lejos de distancia, Anahi no conocía su casa ni su habitación ni su vida, pero se sentía tan cercana a ella sin siquiera conocerla más allá del aspecto intimo y sexual, y eso causaba temor, había miedo en su corazón, ella era la hija perfecta, dedicada, estudiosa, responsable y con una vida intachable, casi aburrida como diría su hermana menor, tan enfrascada en sus estudios y en su vida perfecta, que le costaba salir de ese cuadrado mundo, pero aquella noche, que conoció a Dulce no supo que le paso, que chispa la hizo reaccionar de esa manera, pero era extraño, de primera que haya aceptado a salir con un par de compañeros de la universidad, chicos que eran sus amigos pero que no conocía bien, pero lo hizo, y si no lo hubiera hecho jamás habría conocido a Dulce, a esa mujer que rompió el esquema y que sacó a Anahi de su sistema.
Diego: amor estas bien? – pregunto Diego agarrándole la mano y mirándola a los ojos –
Anahi: estoy bien amor, por qué lo dices?
Diego: llevo rato tratando de llamar tu atención pero al parecer tu no has estado prestando atención a nada de lo que he dicho no?
Anahi: - se vio descubierta Anahi así que no se esforzó por mentir – si mi amor, lo siento, de verdad estoy cansada y aún sorprendida por todo lo que paso hoy, no soy buena compañía esta noche perdóname por favor.
Diego: lo siento mi amor, soy yo quien debe disculparse, debí traerte de inmediato a descansar y no aburrirte con mis charlas, me despido de tus papás y te dejo descansar
Anahi: gracias mi amor, mañana hablamos vale?
Diego se despidió como dijo, le dio un beso a su novia y sin imaginarse que el no sería con quien ella soñaría esa noche, se marcho de la casa que mas parecía casa suya porque siempre estaba allí como un agregado más a la familia Puente, casi hijo lo consideraba Alejandro y Susana que con ansias contaban los días para que ese muchacho se convirtiera oficialmente en el yerno, pero Diego de muchacho no tenía nada, ya era todo un hombre, con sus 30 años había hecho lo que muchos no hubieran conseguido en toda su vida, y eso era lo que más le gustaba a Anahi, y por eso ella creyó enamorarse de él, aunque en sus 5 años juntos aún no estaba segura de si lo que sentía por el era verdaderamente amor o simple admiración, y esos sentimientos encontrados aunque ya casi olvidados, salieron otra vez a la luz cuando Dulce la hizo sentir mujer entre sus brazos, algo que su novio jamás pudo hacer, jamás la hizo vibrar como Dulce lo hizo, ni siquiera cercano al cosquilleo minúsculo que con el roce de la piel lograba Dulce…extraño pero muy cierto, y eso no la dejaba descansar a Anahi, y con esa duda constante descansó su cabeza en la almohada y se dejó dominar por las ensoñaciones de aquella mujer y descansó.
Los toques en la puerta sonaban atormentantes como el de una persona necesitada y casi desquiciada de encontrar a otra al otro lado de la habitación, Dulce se paró despacio y abrió con cuidado para encontrarse de frente con su mejor amigo…si Poncho.
Poncho: diablos… mujer, si que fue fuerte lo de ayer, mírate la cara, pareces un boxeador vencido – tomó por el hombro a su amiga y la dirigió hasta la cama –
Dulce: - se acercó a mirar la hora en el reloj y se fijó que eran las 8 de la mañana – que haces aquí tan temprano?
Poncho: parece que sigues enfadada conmigo después de lo de la noche del viernes no?
Dulce: no nada que ver amigo….si me encanta que me puteen en medio de la calle, sólo por dar la mano a mi mejor amigo – le lanzó una mirada sarcástica bastante apabulladora –
Poncho: lo siento Dul, se que me pasé, el alcohol, pero perdóname si?...y bueno como ya se que me perdonas, dime que demonios le pasó a Dylan, y que te pasó a ti?, tu papá no me dijo nada
Dulce: y tu como sabes que le paso algo a Dylan
Poncho: pues será porque esta afuera, recién lo ha traído una grúa….se quedó sin culito el compañero.
Dulce: que lo trajeron?...pero como?....yo tenía que llamar para coordinar, no entiendo nada…
Poncho: pues no sé amiga, abajo estaba tu papá recibiéndolo y hablando con un señor bien pijo
Dulce: que???!!! En este momento bajo…
Salió disparada de su habitación y con los pantaloncillos cortos con los que dormía y totalmente descalza, bajó hasta el taller, donde su padre seguía conversando con el señor pijo que había mencionado Poncho y se acerco a ellos.
Diego: Hola Dulce, mejor dicho buenos días, ya te traje tu vehículo como prometí – le extendió la mano y le dio una gran sonrisa –
Dulce: gracias….
Diego: Diego….me llamo Diego
Dulce: gracias Diego, pero no entiendo, pensé que tenía que llamarte yo…
Felipe: nada mi amor, él llamó a la casa preguntando por ti, y bueno yo le dije que estabas descansando y me dijo que traería el auto el mismo
Poncho: hola yo soy Poncho mejor amigo de la accidentada
Diego: hola Poncho, yo soy Diego, novio de la otra accidentada
Poncho: vaya eso es lo que pasa por dejar a las mujeres manejar…jajajaja…ouch Dulce
Dulce: estupibeces hablas nada más no?
Felipe: mi hija sabe manejar muy bien, corre autos de carrera como afición, lo heredo de mí
Diego: vaya…que interesante, pues cuando todo esto pase, espero que vuelvas a las pistas aunque sólo sea por afición
Dulce: claro que lo hare, y muchas gracias Diego por traer el auto hasta aquí
Felipe: si gracias, y que pasó con tu novia ella está bien?
Diego: si está en casa con su familia, yo sólo vine a hacer esto y pues me regreso para allá que los suegros esperan
Dulce: pues entonces ve tranquilo, que nosotros nos ocupamos de todo, no vaya a ser que los suegros te crucifiquen por llegar tarde no? – el tono en la voz de Dulce cambió y se noto –
Poncho: si te sonó a que te esta botando no lo es, mi amiga Dulce a veces tiene personalidades partidas o malpartidas….
Diego: jajaja, no que va, si se nota que ella es muy centrada, pero bueno si me tengo que ir, un gusto volverte a ver – estrechó la mano de Felipe y Poncho y le dio un beso a Dulce y se despidió de ellos –
Felipe: pero hija que pasó, porque tan a la defensiva con el muchacho ese, vino a hacer un favor, y tu de grosera
Dulce: grosera nada, fue una broma que no me salió bien nada más
Poncho: si nada más
Dulce: tu cállate Poncho
Poncho: ok ok…mejor me voy Felipe que si no tu hija me come
Dulce: si hazlo….
Felipe: chao muchacho y regresa más tarde que seguro ya está de mejor humor
Poncho: lo haré, chao Felipe, chao renegona…jajajaja….
Felipe no entendía bien porque su hija se comportó de esa manera, ni porque fue tan grosera con alguien que fue tan amable con ellos, pero no se imaginaba, ni en su más imaginativa fantasía que tenía que ver con Anahi.
Anahi despertó, aún cansada, si contaba las horas de ensoñación habría descubierto que durmió más de doce horas, algo extraño en ella que normalmente sufría de insomnio y dormía con mucho trabajo 5 o 4 horas, pero anoche fue diferente y con el recuerdo de Dulce logró robarle más horas a la noche de sueño y termino sintiéndose muy renovaba muy a pesar de todo, se dio un baño rápido y bajó con todos a desayunar, era un día domingo bastante soleado y de un clima fantástico, la primavera estaba a toda su expresión y eso fascinaba a todos menos a Anahi, que seguía con la cabeza hecha un nudo, se sentó a la mesa con toda la familia, y al poco rato llegó su novio que con una sonrisa amplia y limpia como las que siempre le daba, se abalanzó a besarla y a saludar a toda la familia, para después sentarse al lado de la mujer que quería como esposa.
Alejandro: como te fue Diego
Diego: bien bien Alejandro, esa familia es muy simpática, y aunque creo que desperté a la accidentada, hice la entrega y todo bien
Anahi: accidentada?....a donde fuiste tan temprano amor?
Alma: ayy no ya empezaron con el amorcito y la meloseria, mamá puedo disculparme e ir a desayunar a la cocina?
Susana: nada de eso no empieces hija, comamos como una familia por favor
Diego: no empiezo nada cuñadita, mi amor fui a dejar el auto donde Grace, la llamé temprano y su padre me dijo que lo llevara de inmediato y así lo hice porqué mi amor?
Anahi: yo quería ir contigo
Susana: y para qué hija?, todavía que te chocó quieres ir a verla?
Alejandro: por favor cariño, ya Anahi me dijo que la culpa fue suya, además la chica termino en el hospital
Anahi: si papá, además Diego, yo quería ir para ver como seguía
Diego: como yo la vi estaba demasiado bien, hasta gastó un par de comentarios algo sarcásticos graciosos y hasta me enteré que corre autos, fue una visita entretenida, pero si quieres que te lleve para que la visites, lo hago mi amor
Anahi: no no no hay necesidad, con que tú me digas que estaba bien pues me basta
Alejandro: claro princesa, tu no tienes que ver ya nada con ella, de los autos ya me encargo yo
Susana: si hijita y ahora desayunemos tranquilos y pasemos un día entretenido si?
Santiago: entretenido con Anahi de interprete lo dudo…..jajaja
Alma: punto para Santi…jajajaja
Anahi: ya cállense si?
Alejandro: ya a desayunar
El día se mezclaba con los vientos de la tarde, y arrastraba el sol a casi lo que era la hora de que éste se dispusiera a ocultarse, la música salía casi aullante del taller donde padre e hija, habían estado desde que se marcho Diego, tratando de revisar y diagnósticar daños precisos en la carrocería y en general de todo el hijo metálico de Dulce, más o menos ya habían descubierto y analizado todo el plan de ataque para arreglarlo así que decidieron dejar todo como estaba para empezar desde mañana todo el trabajo de transformación del niño lastimado, a Dulce ya la barriga le rugía y Felipe no quedaba atrás, no habían comido nada desde la mañana y necesitaban alimento para continuar, Felipe, sugirió que sería pizza lo que les quitaría el hambre y eso le encanto a Dulce que era una fanática de las pizzas y de las pastas, mientras su padre llamaba a la pizza, ella se quedó haciendo unas anotaciones en una libreta para contabilizar el presupuesto de la reparación cuando su padre de pronto la llama con un grito – te buscan en la puerta!!! – Dulce se extraño, porque Poncho entraba a todo sitio como en su casa, si fuera él ya habría entrado, pero entonces quién era – ya voy papá – gritó de vuelta y por las hendijas de la puerta metálica que cerraba el garaje-taller trato de ver quién era, pero no pudo ver bien así que decidió dar la vuelta e ir por la puerta del frente, tomó un trapo en las manos y con todo la playera llena de grasa y con el trapo sobándose las manos tratando de sacar la mayor cantidad de grasa de ellas, llegó hasta el salón y lo miró a su padre haciendo un gesto de “quién es”, el sólo sonrió y le levantó un dedo como en aprobación, a lo que ella no entendió nada y sólo abrió la puerta encontrándose con la imagen, de una diosa, si otra vez una diosa se cruzaba en el camino de Dulce

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mundo contigo

Mensaje por Admin el Miér Abr 13, 2016 12:07 am

CAPITULO 3
Se quedó parada un momento mirando aquella imagen, sin poder decir nada, porque no entendía que estaba pasando, pero fue ella quién se atrevió a hablar.
Anahi: hola Dulce, veo que estas mejor – se acercó para darle el beso correspondiente en la mejilla pero Dulce se retiró –
Dulce: no, no Anahi, estoy sudada y toda cochina, he estado trabajando todo el día, te puedo ensuciar – le estiró el brazo para que estrechara su antebrazo en vez de su mano que también estaba sucia –
Anahi: - le dio una sonrisa franca y tierna y se acercó más a ella y no sólo besó la mejilla la abrazó también, lo cual tomó desprevenida a Dulce, que tuvo que corresponder el abrazo –
Dulce: mira lo siento, ya te manché la ropa, perdón, no debiste hacer eso Anahi
Anahi: no te preocupes Dulce, la ropa se lava, y me vas a dejar aquí afuera?
Dulce: perdón pasa, pasa, estás en tu casa – la hizo pasar y le pidió que se sentara en el sofá donde su padre estaba leyendo el periódico – creo que ya conoces a mi papá el te abrió la puerta.
Anahi: si si, y el si me dio la mano
Dulce: jajajaja es que la que trabajó todo el día fui yo, el sólo daba órdenes
Felipe: como debe ser, cariño, jajajaja, no Anahi?
Anahi: si señor
Felipe: nada de señor, llámame Felipe, te ofrezco algo?, acabamos de pedir una pizza, porque no te quedas y comemos juntos vale?
Anahi: no no como cree no quiero incomodar, yo sólo vine a saber cómo seguía Dulce
Dulce: papá Anahi es la otra accidentada
Felipe: mira tu, con razón mi hija no se enfado con el choque, que si yo me chocara con una niña tan bonita como tú, me dejo chocar las veces que quieras, jajajaja
Dulce: ya empezaste papá, mira que acaba de llegar y si tu sigues así se va a querer ir
Anahi: gracias por lo de bonita, pero usted no se queda atrás, tiene una hija muy bonita tambien
Felipe: uy creo que estoy sobrando aquí no?
Dulce: nada de sobrar papá, ella es la novia de Diego, el muchacho que trajo el auto en la mañana
Felipe: ayy perdón perdón, Anahi, yo pensé que…..mejor olvida lo que dije y mejor me voy a lavar un poco para esperar la pizza, con permiso Anahi
Anahi: siga usted – miró como se alejaba el hombre avergonzado –
Dulce: Anahi disculpa a mi papá, el sigue esperanzado en que siente cabeza, y también se emociona con las mujeres bonitas
Anahi: entonces ya sé de donde sacaste el encanto no?
Dulce: uhmm entonces te parezco encantadora?...jajajaja…..- la cara de Anahi se iba poniendo cada vez más roja – si Anahi y no te pongas roja, el encanto es heredado
Anahi: bueno yo sólo vine a ver como estabas, pero mejor me voy – se paró del sofá para salir, pero Dulce la sostuvo del brazo delicadamente, quedando muy cerca de su rostro –
Dulce: ya escuchaste a mi papá, quédate por la pizza y ya después te vas si?...o tienes que hacer algo más – Dulce se iba a acercando más y más a Anahi –
Anahi: no no…no…tengo que ….hacer nada más, bueno si….ayy, tengo que llamar a mi casa – se movió de enfrente de Dulce y se colocó a su costado mientras buscaba el móvil
Dulce: bien…entonces, mientras tú haces tus llamadas y todo, yo me doy un baño vale?
Anahi: claro si si…ve a ducharte…yo me quedo aquí esperando la pizza
Dulce: gracias no tardo
Anahi quedó hipnotizada por el momento que no se culmino, y la cercanía que otra vez volvía a sentir, tanto había dudado en venir a buscarla, y la tonta excusa que dio en su casa, “ ir a recoger unos formularios a la casa de un compañero de la Uni”, si la hubieran conocido bien, nadie hubiera creído semejante falsedad, Anahi, dejar un trabajo a última hora, pero más a pesar de eso, Anahi no tenía amigos, salvo un par que eran los mejores amigos que tenía pero vivían fuera del país, en su carrera apenas conocía a unos cuantos, que eran más compañeros que amigos pero que en algunas oportunidades habían salido a bailar y es que era difícil entablar amistades cuando eres hija de un político tan conocido, pero bueno se decía en la mente, valió la pena, la cara de preocupación y nostalgia que tuvo todo el día le cambió en un dos por tres, al ver otra vez a Dulce, al volverla a tener cerca, y las sensaciones que esa cercanía le provocaban, bien valía la pena de mentir a todos, especialmente a su novio que se quedó bastante preocupado…el tiempo paso lentísimo, los 30 minutos que demoró Dulce en ducharse y cambiarse, la volvieron loca a Anahi, y aunque el papá de Anahi era la persona más simpática del mundo, a quien ella quería al lado era a Dulce y nadie más…Dulce llegó y se unió a los preparativos para comer la pizza y poner una película en el televisor, a pedido de mayoría se eligió una de suspenso, Anahi hubiera preferido su elección una romántica casi melosa, pero estaba en casa ajena y de cierto modo le agradaba la idea de ver una película de suspenso, porque así al menos podría agarrarse de Dulce cuando sienta miedo…se sentaron en el sofá, y por su puesto Dulce y Anahi estaban una al lado de la otra, y el tacto casi furtivo de las pieles de sus brazos causaba cierto estremecimiento en ella, el aroma a lavanda que desprendía la piel de Dulce, la embriagaba y casi extasiaba, se sentía contenta sólo el estar así. Anahi sabía que ella atraía a Dulce, pero ella era demasiado indiferente, la hacía sentir algo interesada pero no podía distinguir si de verdad era un gusto por parte de ella o era el encanto que tenía Dulce por naturaleza, trato de imaginarse que era eso, así también ella no pensaba cosas que no debía por ella… Anahi necesitas una amiga y ella es lo más parecido a eso no te confundas….se repetía mentalmente mientras, la mirada de Dulce y Felipe miraban atenta a la película.
Las horas pasaron rapidísimas, y se les fue volando, entre risas después de la película y anécdotas del padre y de Dulce, estaban encantados todos con la compañía, pero ya pasaba de las 10 y Anahi tenía que regresar, al día siguiente había universidad y todos debían descansar, Anahi se despidió de Felipe, y prometió regresar, Dulce acompaño a Anahi hasta el taxi que había pedido para ella y en la puerta de él Anahi pidió su teléfono, para estar en contacto, así lo hizo Dulce y con un beso en la mejilla se dijeron adiós, Dulce ya regresaba a su casa cuando una mano le toca el hombro.
Juan: una nueva conquista hermanita o es sólo una putita de las que te gustan
Dulce: cállate imbécil, y que haces aquí, pensé que estarías follándote a tu puta cara
Juan: no te permito que hables así de Karina, es mi novia, y pronto mi esposa, así que mucho cuidado
Dulce: para lo que me importa tu noviecita arribista
Juan: no te permito que…
Dulce: no me permites que?...el único que me prohíbe algo es mi papá, tu no eres nadie
Juan: como no se te removió el cerebro con el accidente
Dulce: así que tú sabías todo y ni siquiera te dignaste a llamar a mi papá
Juan: para que?...para que le dijeran que por culpa de una mamaba o unas tetas bonitas perdiste el control del coche? Por favor
Dulce: no te metas en mi vida hermanito, y para tu información, las tetas bien valían la pena.
Juan: zorra
Dulce: aguantado
Felipe: ya basta, que con sus gritos todos los vecinos van a salir a ver tanto escándalo
Juan: tu hija pues Felipe, que no sólo le basta ser lesbiana pero también es una escandalosa, para que nos avergüence aun más
Dulce: cállate malnacido
Felipe: cállense los dos, Juan entra de una vez a la casa, y tu hija tranquilízate por favor
Dulce: papá es un imbécil, yo no sé porque lo sigues defendiendo, si tanto le da asco mi vida y vergüenza, pues que se largue, que se alquile un depa en Polanco, pobre no quiere ser pues que se vaya
Felipe: ya hija, es tu hermano, y molestarte así no te va a hacer bien si?
Dulce: sólo por ti papá, porque sino ya le hubiera dado unos cuantos golpes a ese imbécill
Anahi quedo con una gran duda después de ese día que visito a Dulce, y esa duda la hacía pensar que quizás lo que deseaba de Dulce no era nada sexual, pero su compañía, y su encanto le hacía que en su mente le jugara esos juegos descabellados de lujuria, que no era más que el deseo de tener a una mujer como amiga, alguien a quien contarle de novios, de familia, y de cosas personales, y eso era todo, eso le inspiraba Dulce una extrema confianza y eso deseaba, nunca lo tuvo y lo deseaba ahora que necesitaba alguien con quien desfogar sus sentimientos y mente, así que se convenció que todo era una confusión y que quería a Dulce como amiga, cultivar esa amistad y olvidar aquella noche que sólo fue una curiosidad, por la mezcla del alcohol y de la personalidad encandilante de Dulce, pero no volvería a pasar, no sólo porque aún deseaba estar al lado de Diego pero porque deseaba algo más con Dulce que simplemente un lazo carnal de una noche pero algo más profundo, una amistad sincera…todo estaba decidido, frecuentaría a Dulce y se haría amiga de ella, y eso era exactamente lo que faltaba en su vida, alguien así que le diera un giro a su vida, eso era lo que esperaba, a una Dulce en su vida. Al día siguiente llamó temprano a Dulce para ir al teatro, grave error de Anahi, Dulce era más de películas y deportes no de cosas culturales, por lo que ella no acepto pero en lugar de eso la invitó a verla correr, iría con su padre a una carrera de amateurs y le gustaría que fuera, por supuesto Anahi aceptó y en las largas horas de la tarde se encontraron y disfrutaron entre risas, y chistes de Felipe, la participación de Dulce en una carrera que si bien no gano, se celebró como si lo hubiera hecho, era lunes pero celebraban todos como un viernes, por supuesto el alcohol, no ayudo a nadie, ni a Dulce ni Anahi ni a Poncho, y otra vez, salió Dulce al rescate de su mejor amigo de ponerse medio cariñoso y algo ridículo con Anahi, la misma diosa que hace un par de días casi le cuesta una remodelación de su cara, pero al final todo termino ameno, Anahi no se había divertido tanto en mucho tiempo, no quería separarse de los causantes de su alegría y mucho menos de Dulce pero era hora de partir, así que Dulce se ofreció a acompañarla.
Caminaron hasta llegar a una avenida donde pudieran encontrar un taxi, en el camino iban hablando de nada y de todo, las risas eran incontenibles, y el encanto de Dulce era cada vez menos intimidante y más apremiante ante la timidez de Anahi, se sentían más cómodas, todo esté tiempo y ninguna de las dos había hablado de aquella noche, de esa noche de pasión, que las consagró en una relación muy confusa y aún no aclarada, hasta que Dulce tuvo que hablar del tema.
Dulce: Anahi, mira, no quise tocar antes el tema pero, lo que pasó entre nosotras yo…
Anahi: no digas nada, lo que paso simplemente paso, pero no volverá a repetirse no?
Dulce: no claro que no….yo no tengo relaciones, para mi es una noche y nada más y tu fuiste eso, no que no estuviera bien y la pasé bien, pero involucrarme no me gusta ni lo deseo, pero disfruto mucho de tu compañía pero no quiero que se malinterprete eso

Anahi: no sabes el peso que me quitas de encima, yo también disfruto mucho de tu compañía, de tu familia y de tu amigo Poncho que recién he conocido, pero me agrada, y todo lo tuyo me agrada, aún no conozco a tu hermano pero ya será más adelante, pero de verdad me gustaría ser tu amiga…claro si tu lo deseas también
Dulce: - le dio una sonrisa de medio lado de esas que sabía dar muy bien y le dijo – a mi también me gustaría tu amistad, prometo controlar mi coquetería contigo, es que mujer eres muy hermosa, y bueno a veces me ganan las hormonas, pero ahora que sé que quieres ser mi amiga y yo también pues no voy a hacer nada que la malogre trato?
Anahi: - ambas estiraron sus manos y las estrecharon y quedaron – amigas entonces, sabes?, eres la primera amiga que hago desde el cole
Dulce: vaya que honor, tu eres la primera amiga mujer que tengo, me llevo mejor con los hombres, las mujeres son muy complicadas….ouch….bueno espero que tu no tanto….ouch…deja de pegarme que si no ya no soy tu amiga….jajaja
Anahi: esta bien, pero yo no soy complicada, sólo que no me comprenden
Dulce: ok entonces incomprendida amiga, vamos a tomar ese taxi si?
Anahi: Ok
Desde esa tarde, Dulce y Anahi, se prometieron amistad, Anahi sentía que eso era lo que faltaba, que las confusiones eran simplemente eso confusiones, amigas como ella no había tenido y tomando en cuenta la manera como se conocieron no ayudaba mucho, pero al final todo estaba claro, de ambas sólo deseaban la amistad y nada más, por su parte Dulce, le pareció de maravilla, si bien le gustaba físicamente Anahi, eso era todo, no compartía sentimientos ni nada, el sexo fue bueno pero no fue fantástico, y además a ella no le faltaba sexo, pero si le faltaba una amiga, y eso nunca había tenido, y le agradaba la idea de tener una, por lo que puso todo su empeño para bajar las revoluciones a su coquetería que era casi incontrolable con las mujeres porque le salía natural, pero con ella haría el esfuerzo, porque de verdad deseaba una amiga, y una con la que se compenetrara tan bien como Poncho….y así fue la “amistad” fue creciendo, Dulce después de la Uni paraba casi todo el tiempo en el taller, quería terminar de arreglar su coche y Anahi sin mucho tiempo libre, ya sea por el novio, el trabajo, la Uni y la familia siempre se hacía de un espacio para ir a ver a Dulce, se quedaba horas viendo como Dulce arreglaba con tanta pasión ese auto al que acariciaba como si fuera un niño y le hablaba como si tuviera vida, le encantaba esa actitud de Dulce, Poncho también se volvió un conocido y casi formaron un trío, Poncho era siempre el que salía con las ideas de irse de caminata y de fiesta siempre que podía, y Anahi iba cambiando en eso, la niña que solo conocía el mundo al lado de su novio y de ahí a casa, había cambiado, y ahora disfrutaba de muchas más cosas de su edad y de las nuevas amistades de las que contaban….dos meses ya habían pasado desde esta peculiar amistad, Dulce ya se había convertido casi en confesora de Anahi, y sabía casi todo de ella y Dulce con un poco más de precaución también había confiado mas en ella y le contó de su familia, de su única relación y muchas cosas más, con ese conocimiento llego también el conocer a Juan, el hermano que sin mucho tratarlo Anahi no le gustaba, y Diego, que siempre fue un chico muy amigable, y aunque era muy simpático de trato y a Dulce le agradaba, sentía cierto rechazo hacía él, no estaba segura la causa pero algo le evitaba sentirse completamente cómoda con él, lo que no importaba mucho, porque muy pocas veces, estuvieron juntos, Diego trabajaba y mucho por lo que no había tiempo, Dulce ya era conocida en la casa de los Puente y aunque a Susana no le gustaba mucho esa amistad, al resto de la familia le agradaba que la primogénita al fin tuviera una amiga y que le hiciera tanto bien, y es que desde que Anahi conoció a Dulce, su humor cambio, rara vez estaba de malas, siempre sonreía y casi nada le afectaba, hasta la relación con el novio mejoró, porque su humor siempre era bueno, lo mismo pasó con Dulce, de todo reía, y siempre corría a hablarle a su amiga de cualquier cosa cuando no estaban juntas, una relación normal de amistad, llena de camaradería y confianza.
Dulce: Holaaaa….me escuchas Anahi?
Anahi: si si te escucho….porque hay tanto ruido?
Dulce: estoy en la casa de Poncho hay una barbacoa, quieres venir?
Anahi: no Dulce, mañana tengo examen y no he estudiado lo suficiente, pero diviértete y mándale mis saludos a Poncho vale?
Dulce: claro mujer nos llamamos entonces chao
Poncho: que dijo?
Dulce: que no puede venir, que tiene examen
Poncho: lástima, pero divirtámonos o no podrás divertirte sin tu siamesa…..jajajaja
Dulce: ay cállate, claro que sí y dame esa cerveza
Poncho: oye Dul
Dulce: que pasa?

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mundo contigo

Mensaje por Admin el Miér Abr 13, 2016 12:07 am

Poncho: es más una pregunta que otra cosa
Dulce: ok suéltala
Poncho: desde que eres amiga de Anahi, no te he visto que ligues con chicas??....estas en huelga o algo….
Dulce: huelga yo???.....tu sabes bien que no puedo vivir sin sexo….le he bajado un poco las revoluciones porque bueno no se porque pero siempre tengo mis noches ardientes
Poncho: bueno es que como casi siempre salimos con Annie, no te he visto ligar con nadie
Dulce: es por respeto a Anahi, no quiero que se incomode mientras estoy de conquista, prefiero hacerlo cuando ella no esta
Poncho: vaya, y eso como cuando, porque sola no sales o si?
Dulce: - se quedó mirando fijamente a su amigo, le dio un sorbo a la botella de cerveza y no supo que responder, 3 meses era amiga de Anahi y en tres meses no recordaba ningún ligue – no no que va claro que si, es más mira te apuesto que ahora en esta fiestecita me ligo a una, tu elige y se va conmigo a la cama
Poncho: ayy Dulce, a veces pareces hombre, que insensible, pero ya que estamos apostando, lígate a esa rubia de allá que dicho sea de paso es una prima segunda, y si no puedes me das tu estéreo, que tal?
Dulce: pues vale – se dieron las manos para cerrar el trato y Dulce quedó encargada de ligarse a la rubia –
Dulce, inició sus tácticas de conquista, pero cada vez que intentaba acercarse a la mujer, algo en su estómago se lo impedía – nervios? – se decía mentalmente, estaba dubitativa de intentar algo, pero más que eso se sentía incómoda haciéndolo, era extraño, pero cada vez que volteaba la vista para ver a su amigo el le recordaba la apuesta con una mueca, así que ni modo, debía conquistarla porque no quería perder su estéreo, que absurdo pero por un estéreo se llevaría a esa mujer a la cama, se acercó despacio y con mucha delicadeza, y fingió por casualidad un tropiezo casual mientras agarraba otra cerveza, la rubia volteó y vio a Dulce de frente y eso bastó, Dulce lo sabía su mirada ya había encandilado a esa mujer o al menos había plantado curiosidad, jugo a esconderse de la rubia, para aumentar el suspenso y deseo, hasta que sintiera que era necesaria su presencia, y así fue, la rubia buscaba con la mirada a Dulce, y llego a desesperarse al no encontrarla hasta que la cazadora se hizo presente y la presa cayó redondita dentro del saco de sus encantos, hablaron de todo, y Dulce lanzo, sonrisas a quemarropa y sutiles mordidas de labio inferior y guiños coquetos, palabras dulces por aquí y bien colocadas por allá y la rubia estaba totalmente destruida por el encanto de Dulce, sólo ahora faltaba el contacto físico, esto sabía bastante bien Dulce que si no se hacía de la manera adecuada podía asustar a una presa, y si se hacía demasiado bien, podía llegar a hastiar, debía ser precisa y en eso ella era experta, los roces casuales, esos que nunca percibes si estas consciente, pero cuando uno tiene la cabeza hechizada son los más evidentes, primero las manos un roce sincero, pero matador, los susurros en el oído que dejan escapar un aire escalofriante por toda la espalda y no podía faltar, las cosquillas o los roces por la cintura, si esos salen bien, Dulce tenía todo ganado, y sólo faltaba la cereza al pastel.
La rubia, siguió todos los pasos, los encantos, las palabras, los roces, todo la condeno, estaba lista para la estocada final, el beso, el beso que la haría rogarle a Dulce que se la lleve a la cama, pero el beso no podía ser en cualquier sitio, debía ser discreto pero lo suficientemente apasionado para que deseara el resto de pasión que en una cama le podía dar, y así fue la rubia se dejó guiar como borrego por Dulce, el lugar indicado fue un rincón del salón lo suficientemente discreto, pero nada escondido, un par de susurros en el oído y el rocé casi involuntario de los labios de Dulce deliraron a la rubia, y luego la típica mirada de aprobación que buscaba Dulce y ya estaba, el beso estaba consumado, la lengua le daba ese toque de ardor que necesitaba para prender a esa mujer y todo estaba dicho, la fiesta era una cosa muy aparte de lo que ellas estaban viviendo, Dulce ya tenía a su presa ahora sólo faltaba sacarla de allí a un lugar más privado decía ella….la rubia asintió y aceptó fue a buscar su bolso, desde el otro lado del salón su amigo le daba el signo de aprobación y su cara de tristeza al verse vencido….Dulce esperó pacientemente a su presa, pero esa sensación del estómago desde que empezó toda su travesía se hizo más intensa, pero no le quiso hacer caso, porque ahora lo más importante no era su dolor físico pero la satisfacción de sus instintos y deseos, la rubia no demoró mucho y las dos juntas salieron de allí en dirección al hotel.
Ni bien termino de cerrar la puerta de la habitación, Dulce ya estaba encima de la mujer, le quitó la blusa mientras la atraía hasta la cama, le siguió los vaqueros y en ropa interior la tendió sobre la cama, ella por su parte se quito su camiseta y los vaqueros también y se tendió encima de la rubia, la besó despacio empezando por el nacimiento de sus pechos, y con los dedos estimuló sus pezones que saltaron al contacto, pasó su lengua por el encaje del sujetador, y por encima besó a los pezones primitivos, la rubia sólo observaba y se dejaba poseer por la experta, la respiración se aceleraba y con ella el calor de los cuerpos, pero Dulce iba despacio no tenía apuro, sólo lo hacía despacio, con una lentitud desquiciante y delirante, metió sus manos debajo del sujetador y masajeó los pechos alternándose con pellizcos a los pezones mientras subía más su cuerpo para alcanzar con un beso ardiente la boca de su amante, lo logró lo hizo, tenía a su presa debajo de ella y estaba a punto de devorársela, la rubia sin saber que hacer sólo atinaba a soltar grititos y suspiros, y uno que otro palmazo al trasero de Dulce, pellizcaba su espalda y mantenía los ojos cerrados de placer….Dulce pasó sus manos por la espalda de la rubia y desabrochó el sujetador, y lo lanzó a los aires sin dejar descuidada la boca de la rubia, ni su cuello que llenó de saliba de tanto beso apasionado y lengüetazo abusivo, sus manos con total soltura y libertad se apoderaron de sus pechos los cuales se rindieron y dejaron que en suplantación viniera la boca de la experta y a mordiscos, succiones y besos se pusieran duros como piedra, la mano de Dulce bajaba por el abdomen de la mujer y llegaba por encima de las bragas a sentir la humedad de esa zona, y con dos dedos sobre la tela empezó a frotar su clítoris, lo que provocó un estremecimiento generalizado, que se expresó en gemidos tímidos, que se volvieron escandalosos cuando la presión se hizo más firme y rápida, la rubia estaba a punto de explotar, pero Dulce no quería que esa mujer llegara al orgasmo sin antes haber sentido la boca de su amante en su sexo….
A Anahi la cama le parecía amplia, más amplia de lo normal, las vueltas de su cuerpo alrededor de las sábanas y de su costado vacio la volvían loca, no sabía si era soledad lo que sentía o una terrible nostalgia de no haber despertado con alguien al lado, lo de anoche no se lo esperaba, la tomó totalmente por sorpresa….Anahi estaba más confundida que nunca pero no sabía por qué si bien lo de anoche no se lo esperaba, era algo que tenía que suceder, porque Diego hizo eso?....porque ahora?...se preguntaba confundida cuando de pronto alguien toca a su puerta.
Anahi: adelante
Santiago: y como estas hermanita? es domingo sabes no?....día familiar desde temprano, vamos baja a desayunar, Diego ya está abajo
Anahi: Santi??....
Santiago: que pasa Annie?
Anahi: no nada…no pasa nada
Santiago: estas paranoica Annie?....vamos que tu prometido te está esperando abajo con el resto, acaso no estás contenta, te vas a casar y con un hombre, que déjame decir como hombre que soy que es único y raro
Anahi: yo sé, lo sé es sólo que tengo una cosa aquí – se señalo el estómago – que no sé, es como una angustia
Santiago: que angustia ni que nada son nerviosos tontita, te vas a casar y eso asusta a cualquiera, pero ya, deja eso ahí, vamos a desayunar que ya tengo hambre vale?
Anahi: si si, ya bajo
Se vistió rápido, se trató de arreglar lo mejor posible, para su novio, ahora su prometido, la noche anterior, no fue normalidad, y entre risa y risa, Diego le sacó un anillo y delante de su perro Marlon y la Nana le entregó un anillo, allí en ese lugar tan antiromantico de la cocina, allí donde ella estaba descalza y poco arreglada, en conclusión nada de romance pero muy espontáneo, ella recibió el anillo y hasta recordó el beso y la emoción de la Nana y hasta de Marlon pero no recordaba haberle dicho que si, ya después de todo eso todo era borroso, sus padres viniendo a felicitar, la Nana, los hermanos, y ella sólo pensando en Dulce, en cómo se lo diría a ella.
Comió con todos, las fotos de rigor para guardar el momento más allá de la memoria, el anillo al que su madre le daba brillo con mirarlo tanto de la emoción, todos felices, Anahi, sonriente pero nada más falsa su sonrisa, deseaba con toda el alma poder sentirse emocionada, pero toda la situación la agarró desprevenida, sabía que debía casarse en algún punto de su vida, que lo más probable era que debía ser con Diego pero ella veía ese momento lejano, pero no, había llegado y estaba frente a ella.
Susana: y para cuando tienen decidido la fecha?
Diego: uhmm eso no lo sé, yo le dejo la decisión a la novia, mi amor tu qué dices? – dijo dirigiéndose a Anahi –
Anahi: yo….este….yo….creo
Alma: que no sea en invierno, porque no quiero que me arruinen mi viaje a Londres, por favor Annie.
Santiago: ay Almita como que una boda de un día vaya a arruinar tus vacaciones mujer
Alejandro: ya no empiecen…hija para cuando quieres que sea la boda?
Anahi: yo…es que….quisiera terminar y graduarme, no se la verdad…
Susana: pero mi amor acabas de empezar el semestre cuando quieres casarte entonces?
Diego: Susana, Alejandro, he esperado casi 5 años de mi vida para hacerla mi esposa que esperar unos meses más no me matará, yo estoy de acuerdo con ella, que se gradué y nos casaremos, está bien mi amor? – le dijo a Anahi mirándola con ternura –
Anahi: si si, es mejor que me gradué
Alejandro: entonces esta dicho, después de que se gradué mi princesa se casará, Susi empieza a organizar todo que sólo tenemos 6 meses
Alma: o sea que igual me arruinan las vacaciones…..mamaaaa no es justo
Diego: yo creo que un brindis viene bien no?
De camino a su casa, Dulce iba pensando en detalles, cosas pequeñas que habían hecho de su vida lo que era ahora…Romina…le parecía mentira que ahora si podía pronunciar su nombre sin sentir como los recuerdos se avalanchaban para regresar a la mente a atropellos, Romina por fin había dejado de causar daño en su memoria y en su alma, por fin podía decir que había dejado atrás el recuerdo de ese primer amor, y hasta recordarla ya no era un martirio ni un sufrimiento y con una sonrisa amplia y las manos en los bolsillos recordaba aquel último día en que la vio.

Flashback
Dulce caminaba tranquila con la sonrisa más amplia que podía dibujar en su rostro….hoy cumplía un año de relación con Romina…Romina, Romina y Romina….se repetía mentalmente mientras la sonrisa se iba creciendo….para Dulce Romina era su vida, la mujer para toda la vida y lo más importante el amor de su vida o a sus cortos 16 años así lo pensaba, y le causaba hasta una leve carcajada pensar que habían sido compañeras de curso y que nunca se hubiera imaginado que ella sería ahora la mujer que ocupaba ahora su mente, y su corazón y por la que daría su vida….Dulce seguía con un paso calmado quería llegar rápido a la casa de Romina pero no quería hacerlo demasiado deprisa, en su mano llevaba una bolsa de regalo y en la otra unos globos metálicos con una carita feliz, sabía como a Romina le gustaban los globos metálicos, por lo que pensaba que aquel detalle le encantaría….estando casi a una cuadra de la casa de su amada, trataba de acomodar el uniforme y limpiarse la mano del sudor de los nervios que tenía, estaba ansiosa porque Romina viera el anillo que le había comprado y que tenía grabado su nombre, era tanta su emoción que sentía que iba a vomitar de los nervios, pero ya estaba cerca de la casa de su novia, esa mujer que la hizo sentirse verdaderamente una mujer en sus brazos y que le quitó la virginidad mucho antes de siquiera saber que aquella parte de su cuerpo provocaba tantas sensaciones….todo lo hizo con Romina, y todos los primeros de Dulce fueron con ella….la primera mujer de la que se enamoraba, por quién confirmo que era lesbiana, la primera que le hizo el amor, la primera que le sostuvo la mano por la calle, en general Romina hizo de Dulce la primera, y así Dulce quería quedar como la primera en la vida de Romina y la última porque esta convencida de que ella sería la última….ya al frente de Romina, no tocó la puerta ni nada, Dulce sabía que en ese momento Romina estaba en sus clases de piano y que la casa estaba sola y con ese saber ideo todo un plan para decorar todo el cuarto de Romina y esperarla en su cama….Dulce sacó la llave debajo de la maceta en la puerta de entrada y abrió la puerta, entró despacio y a través del pasillo se dirigió hasta la última puerta que era la de su amada, cuando de pronto escuchó ruidos, jadeos y gemidos…Dulce trato de pensar, trato de no oir, pero lo peor pasaba por su mente, las peores imágenes pasaban por su mente, tanto imaginó y tanto pensó que no se atrevió a abrir la puerta, se decía a si misma que quizás habría una explicación, una razón, una manera, pero cuando por inercia comenzó a alejarse de la puerta y a tratar de controlar las lágrimas, ésta se abrió, encontrándose con una Romina sólo cubierta por una bata de seda, la caras de las dos mujeres estaban frente a frente y Romina solo atinó a cerrar la puerta rápidamente y abrazar a Dulce sin dejar que esta pudiera reaccionar
Romina: mi amor, que haces aquí?...me habías dicho que venías por la noche – sostenía a su novia por sus hombros mientras la miraba a la cara –
Dulce: - con un tono monótono y sin derramar una lágrima miraba a su novia – pensé que estabas en tus clases de piano….porque estas con esa bata….y porque escuche gemidos que venían de tu habitación
Romina: ayy mi amor de que hablas – le decía mientras trataba de arreglarse el cabello mientras no se movía del frente de la puerta – no hubo clases de piano hoy…y bueno….ay mi amor me da pena….pero es que te extrañaba y bueno me puse a ver una porno….no te enojes mi amor….
Dulce: - Dulce no podía creer el cinismo de su novia, y lo caradura que podía ser, y siguiéndole el juego le dijo – asi?....una porno?....y que tal si la vemos juntas, y así ya no me extrañas ni nada, y la pasamos bien….es nuestro día al final no?
Romina: ahhh claro mi amor….pero es que …..mi habitación esta desordenada….espera que la arreglo y entras, porque no me das esos globos…y esa bolsa y me esperas en el salón si?
Dulce escuchaba y escuchaba lo que Romina le decía pero aún seguía con la mirada fija en la manija de la puerta de esa habitación, y demasiado tonta hubiera sido si creía todo lo que le decía su novia, así que ni bien termino de hablar su novia, y soltando los globos y la bolsa de regalo, tomó por el brazo a Romina y la movió del frente de la puerta y a la fuerza abrió la puerta, encontrándose con una mujer en ropa interior recogiendo su ropa que al ver a Dulce como pudo cubrió las diminutas prendas y con cara de sorpresa se movió y salió corriendo pasando por el costado de Dulce…..Romina sostuvo a Dulce por los brazos para luego abrazarla y decirle y repetirle miles de veces que la perdonara, que fue un momento de debilidad pero Dulce simplemente no escuchaba nada, estaba allí parada sin poder reaccionar y tratando de darle un nombre al rostro de la mujer que acababa de salir, recordó que era la profesora de piano, que era la mujer con quién 3 veces por semana ensayaba por dos horas, dos horas en las que Romina le exigía a su novia con fuerza que no interrumpiera con llamadas al móvil ni nada….ahora todo caía en su lugar, 4 meses de clases de piano y su novia no sabía ni la clave de sol, y ahora recién como estúpida se venía a enterar de la verdad….con ambos brazos, separo a Romina de su cuerpo, y la miró detenidamente mientras las lágrimas corrían como acompañantes

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mundo contigo

Mensaje por Admin el Miér Abr 13, 2016 12:07 am

Dulce: sólo dime porqué….es que acaso, yo no lo he dado todo por ti?...me pediste que me pinte el cabello y lo hice, que usara maquillaje y lo hice, que no te llamara a cada momento y lo hice, que te dejara salir a las fiestas sola y lo hice, hasta me cambié de curso por ti….sólo dime porqué?
Romina: - la miraba detenidamente a Dulce y alejándose de ella con un par de pasos, la encaró – Mi amor, es que yo….es que tu hablabas de hijos, de familia, de una vida juntas, sólo tengo 17, quiero experimentar la vida….y tu….pero yo te amo
Dulce: - Dulce no podía creer lo que escuchaba – así me amas?....engañándome?....tu eras mi vida Romi….mi vida….yo yo…
Romina: yo yo nada Dulce, no te das cuenta que con todas tus atenciones me terminaste por asfixiar?....si Dulce….ya ni el sexo era bueno….que lo hacíamos cada vez que tu podías, por favor Dulce, tus llamadas constantes, me cansaste, pero porque te amo, seguía en esta relación…
Dulce: - las lágrimas eran ríos en su rostro, el sollozo era casi asfixiante – tu….noooooo, yo sólo te di lo que tu pediste….no nooooo – se sujetaba con las manos la cabeza para tratar de encontrar sentido en todo lo que decía su novia –NOOOOOOOOOOOOOO!!!!!......me mataste Romina, me mataste…..DIMEEE!!!! – agarró a Romina por los brazos y empezó a zarandearla – dime QUE TIENE ELLA QUE NO TENGA YO…..DIMEEEEE!!!!
Romina: me haces daño Dulce….
Dulce: DIME!!!!!!
Romina: déjame…..suéltame…….
Dulce: DIMEEEEEEEEEEEEE!!!!
Romina: - con su vista inyectada de rabia y de dolor por la tortura – PORQUE ES TODA UNA MUJER….PORQUE EN LA CAMA ME HACE GOZAR…..PORQUE TU ERES SÓLO MI NOVIA PERO ELLA ES UNA VERDADERA AMANTE!!!!.....YAAAAAAAAAAAA….ahí lo tienes
Dulce: - soltó a Romina, y recogiendo la bolsa de regalo que dejó en el piso, salió corriendo de esa casa –
Dulce corría y corría sin rumbo hasta que llegó a la estación del metro, bajó las gradas corriendo, empujando a todos y a todo y llegando al gran pasadizo que llevaba a donde estaba el tren, dejó de correr de golpe y se apoyó contra la pared y arrastrándose hasta el piso se abrazó a sus rodillas y sentada en el piso lloró y lloró, mientras sujetaba con rabia y la bolsa de regalo, hasta cuando puedo tranquilizarse un poco y sacó el estuche de la bolsa y abriendo la cajita observó los dos anillos, los tomó en su mano y parándose de improvisto, corrió hasta el andén donde en ése instante estaba llegando un tren y con un ademán de su brazo y con toda la fuerza que poseía y un gritó de dolor, la hizo lanzar los anillos a los rieles, mientras el viento que producía el tren en movimiento acompaño el rostro de dolor que a esa niña la inundaba que paradita allí, apretó los puños y susurró – nadie se volverá a burlar de mí…..jamás me volveré a enamorar – y con esa frase que dijo entre dientes, y con el anunciar de la campañilla que indicaba que la puerta del metro se cerraría, entró al vagón y partió de ese lugar dejando a Romina en el pasado.
Fin del Flashback

Dulce movía la cabeza ahora recordando todo aquello, y no podía más que sonreír y es que ahora, ya no sentía nada, ni rabia, ni dolor, ni nada, y aunque estaba segura que su vida no era la mejor, y que los 16 no había habido dejar escapar la oportunidad de que una mujer se la llevara a la cama y que con eso había logrado la mayor experiencia como amante, pero había dejado de lado el derecho de alguien de robar su corazón, y aunque así lo había hecho por años ahora que conocía a Anahi Romina nunca había vuelto aparecer en su mente hasta ese momento, y que su modo de vida y de conquista ya tampoco era tan esencial para ella que todo había pasado a ser pasado y eso le agradaba, Anahi le había hecho mucho bien a su vida, le había dado una frescura agradable….Anahi, Anahi, Anahi, se repetía en la mente, y es que su nombre le encantaba como sonaba y aunque en algún momento Anahi quiso que la llamara “Annie” como su familia lo hacía, Dulce no lo quiso hacer porque su nombre era demasiado bello como para acortarlo y estropearlo con un diminutivo, a Dulce le encantaba decirle Anahi porque le encantaba, lo hallaba tan romántico y tan cautivante y sexy que hasta se atrevía a darle entonación… se tocó con las dos manos en el pecho, y sintió un pequeño dolor, será un infarto se preguntaba, será que la rubia de anoche me hizo algo?....al recordar a la disque prima de Poncho, y todo lo que hicieron en ese cuarto de hotel, no pudo evitar sentir un cosquilleo lujurioso pero no la llenó, aunque no podía negar que no le molestaría volverla a ver, porque esa presa en la cama no estaba nada mal…aunque Anahi se filtro en un par de momentos a la mente, pero porque?....siguió caminando hasta llegar a su casa, y al entrar su papá como era sabido, la miró condescendiente
Felipe: y quien fue la víctima ahora?
Dulce: nadie pa….una chica que conocí en la barbacoa de Poncho
Felipe: y será que ella es LA chica?
Dulce: vaya papá si que alucinas desde temprano, no papá…una amiga más….nada más, me voy a duchar vale?....si viene Anahi le dices que suba al cuarto y que me espere
Felipe: vas a salir?
Dulce: si le prometí que la llevaría a la carrera de botecitos de papel
Felipe: jajajaja, eso es cosa de niños hija como la vas a llevar ahí?
Dulce: papá es diversión nada más, además me gusta la comida que ponen allá
Felipe: ok hija, yo le digo entonces que te espere
Dulce se metió al baño, enjabonando todo su cuerpo, sintió una electricidad en su intimidad, algo totalmente natural cuando uno se acaricia pero lo que le sorprendió no fue la electricidad, pero el pensamiento de quién lo provoco, Anahi era la que estaba en su mente mientras se tocaba el cuerpo con jabón, eso era nuevo, no le había pasado, se decía a si misma que era probable que sea porque anoche no quedó satisfecha con la presa, pero porque con Anahi, pero ella imaginaba que era lógico, Anahi era muy bella y excitaría a cualquiera, pero a ella que era su amiga?....trató de sacarse todo el jabón del cuerpo y enjuagar todos sus pliegues, y con mucho cuidado de tocar su sexo, porque se sentía demasiado sensible allí con todo lo que le pasaba en la mente y la buena noche de se.xo que tuvo, así que se enjuagó el cabello, salió de la ducha, buscó la toalla y no la pudo encontrar, - demonios este estúpido de Juan las uso todas – abrió la puerta del baño y desde allí se podía ver el cesto con las toallas al lado de la puerta del cuarto de su hermano que quedaba al frente del suyo, no había nadie en casa más que su papá así que con el agua escurriendo por su cuerpo se fue de puntillas hasta el cesto, sacó una que no estuviera mojada y cuando se disponía a envolverla en su cuerpo, la puerta de su cuarto se abre, mostrando la figura de su amiga Anahi, que se quedó estática mirándola totalmente desnuda, Dulce trató de jalar la toalla pero se enredó con todo y volteó el cesto de las toallas que cayó a los pies de Anahi golpeándole el pie, haciéndola perder el equilibrio, quién tratando de buscar de donde agarrase termino por sostenerse de la toalla de Dulce jalándola a ella también al piso, quedando las dos mujeres una encima de la otra a centímetros de rozar sus bocas…la respiración de Anahi se aceleró al sentir el cuerpo mojado de Dulce la electricidad se hizo presente otra vez he hizo que los pezones de Dulce se pararan y presionaran contra la camisa de su amiga, nadie decía nada, Dulce cada vez más excitada desnuda encima de su amiga y Anahi visiblemente agitada solo miraba la cara de Dulce, los segundos pasaron, sólo fueron segundos pero para las dos mujeres parecieron eternidades, la primera en reaccionar fue Anahi, que se movió debajo de Dulce para que se parará y se cubriera con la toalla, ninguna habló, Dulce sólo hizo un ademán de entrar a su cuarto y Anahi sólo se decidió a bajar al salón.
Se sentó en el sofá y esperó, mientras lo hacía Felipe le ofrecía de todo a Anahi, pero ella con el encuentro que tuvo no estaba de apetito, en su mente remontaba cada momento y no pudo evitar recordar cómo se conocieron, y como ese cuerpo desnudo que acababa de ver, no había cambiado en nada al que vio en esa habitación de hotel, recordó como le encantó la feminidad de esa figura, que contrastaba con la vestimenta de la dueña, recordó todo…toda la noche de pasión que vivieron, que pensó había dejado en el pasado, y mientras lo hacía sentía un calor en su entrepierna y un palpitar, que totalmente la sorprendió descaradamente y sin defensas….espero todo lo que pudo esperar, sabía que no se podía ir de allí sin antes hablar con Dulce y aunque no deseaba hacerlo debía decirle a su amiga la buena nueva, o mejor dicho simplemente la nueva noticia en su vida, no estaba segura como Dulce tomaría semejante noticia, pero más que eso Anahi no sabía porque tenía tanto miedo en decirle aquello, eran amigas y la una debía estar alegre de la otra por las buenas cosas que les sucediera en la vida, pero Anahi sentía un nudo en la garganta y un frio que le recorría el cuerpo, pero que no llegaba a enfriar ese palpitar entre sus piernas, que no dejaba de latir a pesar de que Dulce ya no estaba cerca, pero no pudo evitar preguntarse e imaginar que sería otra vez besar aquellos labios y volver a ser poseída por esa mujer.

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mundo contigo

Mensaje por Admin el Miér Abr 13, 2016 12:07 am

CAPITULO 4
Dulce: Anahi, perdón por lo de arriba, yo no sabía que estabas allí
Felipe: que pasó algo?
Anahi: nada Felipe…Dulce hay algo que quiero conversar contigo, te parece si damos una vuelta?
Felipe: uy parece serio
Dulce: basta papá…si claro Anahi, déjame que tome las llaves de Dylan, y nos vamos
Felipe: no regresen muy tarde ok?
Anahi: no te preocupes Felipe, sólo será un momento
Las dos mujeres, se mantenían en silencio y la tensión en el aire era desesperante, Dulce, no estaba segura de que estaba pasando, pensó que lo que les paso con anterioridad no era una cosa demasiado grave, pero sabía que había algo más pero no sabía que era?...se alejó un poco de la avenida por la que iba manejando y saliendo por una calle llegó a una plaza, donde paró el auto y esperó que fuera Anahi la que hablara pero ella no decía nada y la situación ya casi desesperaba a Dulce
Dulce: bueno ya que no vas a hablar, yo diré, mira Anahi, tu sabes que desde que decidimos ser amigas, yo prometí no comportarme contigo en plan de conquista, y lo que paso hace rato no era una estrategia ni nada…tu sabes eso, lo que paso fue un accidente, yo no sabía que estabas ahí, no quiero que lo tomes como una lanzada ni nada, la verdad que me da mucha pena que me hayas visto desnuda, me disculpo de verdad, pero no quiero que estemos así por una insignificancia….tierra hablando a Anahi….me puedes decir algo por favor?
Anahi estaba perdida en sus pensamientos, estaba perdida en Dulce específicamente, lo que le decía ella ya lo sabía, Dulce había sido muy respetuosa con ella desde que decidieron ser amigas, muy buena amiga, y compañera pero nada de insinuaciones ni comentarios con sentido escondido, y eso le pareció de una persona muy madura y respetuosa, y eso le dio cierta libertad de actuar y nada de comprometer sentimientos absurdos y confusos, ese contacto casi tácito entre ambas, le había dado casi la seguridad a Anahi que Dulce era su amiga y nada más, y que no había ni gustos ni nada entre ellas, hasta hace un momento, cuando sintió el cuerpo de Dulce otra vez, su desnudez la embriago y la hizo delirar, el contacto tan cercano de su cuerpo sin ninguna protección la hizo tiritar, y no podía dejar de pensar en eso, pero la taladrante idea de que se casaría y formaría un hogar con Diego, era importante también pero ahora pasaba a segundo plano, pero ahora Dulce le decía que para ella no fue nada….sentía la cabeza reventar, pero más que nada necesitaba una amiga con quién conversar y la única que tenía era Dulce y a ella no le podía decir sus dudas y temores
Anahi: perdón Dulce, estoy con la cabeza en otro sitio
Dulce: Anahi…no te tomes tan serio lo que paso antes, yo te prometo que no fue intencional, sé que me consideras un ser super sensual pero te juro que no lo hice con ánimos de seducirte ni nada
Anahi: jajaja que chistosa, mira ser super sensual no te creas el centro del universo, que no es por ti que estoy así
Dulce: uffff pero que bueno amiga, porque de verdad me estaba preocupando…nuestra amistad puede mucho más que roces impúdicos….jajajaja
Anahi: gracias por hacerme reír….
Dulce: pero entonces mujer dime que te tiene así?
Anahi: anoche…yo….
Dulce: uy yo también te tengo que contar que anoche fue espectacular…
Anahi: así a ver cuéntame?
Dulce: no primero tu…y yo le sigo
Anahi: no no dime tu primero y después lo mío que no es tan importante
Dulce: bueno a tanta insistencia….tuve un encuentro del 3er tipo con una prima lejana de Poncho, pero no sabes mujer….tuvimos una noche digna de película porno, y lo mejor de todo es que estoy pensando seriamente en volverla a ver….no sé sentí algo peculiar por ella quizás pueda empezar algo que lleve a algo serio…no lo sé….lo voy a intentar, quizás salga bien no?
Anahi: - se quedó callada, pensar en algo serio? Se repetía Anahi, Dulce nunca había escondido ni mentido acerca de sus conquistas, pero nunca le había dicho que buscara algo serio, esa mujer la “prima de Poncho” había marcado algo en Dulce que nadie hizo antes, y eso a Anahi le hizo sentir un dolor, ya no era el nudo en la garganta pero un dolor en el estómago, cierto sudor frio acompañando y una mirada casi en blanco – no estarás hablando en serio no?
Dulce: que porque? Tu y Poncho siempre me dicen que debo buscar a alguien pues creo que ella puede ser ese alguien
Anahi: y seguro te despertaste con ella, y le dijiste buenos días no?
Dulce: no precisamente mujer, tu sabes que le tengo terror a las vistitas de la mañana, la dejé en el hotel, pero tengo su teléfono y la voy a llamar
Anahi: y tu crees que ella te va a contestar después que la dejaste tirada en una cama de hotel?
Dulce: bueno, después de lo que me grito anoche….yo creo que SI – la sonrisa pícara recordando el hecho se dejó salir, pero con ella también apareció la cara de desconcierto de Anahi –
Anahi: bravo….tu todo lo arreglas con sexo, tu nunca vas a cambiar Dulce, crees que tratando a una mujer así vas a conquistar su corazón?....tu actitud es de lo más hiriente
Dulce: ok…vale….tranquilízate mujer, eres mi amiga o mi juez, es una buena noticia que yo quiera buscar una relación y tu sólo me recriminas, deberías felicitarme porque por fin tomé la decisión de buscar a quien querer….vaya pareciera que estuvieras celosa o algo – la mirada de Anahi, se puso fija y los ojos se abrieron más de lo normal, no esperaba eso, ni mucho menos de su amiga –
Anahi: que te pasa, claro que no….además aunque quisieras ya no se podría porque muy pronto seré una mujer casada
Dulce: - el comentario tomó por sorpresa a Dulce, que aún mantenía una sonrisa en la cara, y que pensó que todo era una broma – ya ya mujer no es para que te empieces a inventar cosas vale?
Anahi: no es invento….anoche Diego me propuso matrimonio, y yo acepté….y bueno estamos conversando para cuando debe ser la boda – Dulce estaba con la mirada fija en su amiga y en los labios de ella al pronunciar esas palabras, y quedó muda, la sonrisa desapareció y el chiste y humor de todo aquello se esfumo, quedando un gran silencio en el auto – Dulce….no me vas a decir nada?
Dulce: ahh si claro….digo….pues que vaya….casarte…estas joven aún…pero supongo que era lógico no? Tanto tiempo con Diego….pues supongo que estoy feliz por ti amiga…es algo muy…bueno en tu vida creo….digo…claro claro es algo hermoso en tu vida….
Anahi: vaya con ese entusiasmo….creo que el matrimonio no es algo bueno
Dulce: NOOO, como crees perdón es que me agarraste en frio….claro que sí….estoy muy feliz contigo…déjame que te dé un beso y un abrazo futura señora de Diego Linares…- se acercó a su amiga y le dio un abrazo fuerte y sincero….de verdad deseaba su felicidad, pero no entendía porque se sentía tan desolada –
Anahi: - Anahi recibió el abrazo, y se quiso perder en él, era una buena noticia el matrimonio pero no entendía porque no podía sentirse lo suficientemente feliz como debería ser…se separó un poco del abrazo de su amiga y la miró de frente – creo que nuestras vidas están empezando a cambiar no?
Dulce: vaya que si….nos vamos de aquí?....celebramos tu matrimonio?
Anahi: otro día, tengo que regresar a casa, sólo vine a darte la noticia
Dulce: vale entonces te llevo
Los días después de esa confesión siguieron iguales, al menos para el resto, la familia de Anahi, emocionada aún por la noticia, Diego más amoroso con su prometida, y Anahi aún sin saber porqué no podía demostrarse tan feliz como el resto, por su lado Dulce, decidió llamar a la rubia, que para ese entonces ya había averiguado su nombre Daniela, por su puesto el primo lejano aun guardaba recuerdo de los nombres de algunos de los miembros de su familia, pero más que eso era la interrogante y casi curiosidad infantil de saber si de verdad Dulce sería capaz de llamar a la rubia, incluso Dulce también se sorprendió al marcarle a esa chica, pero al final lo hizo, claro que ella recordaba bien a Dulce, y más que eso recordaba bien lo que le hizo en la cama y no dudo en decirle que sí a la propuesta de salir, claro que esa salida de salida tuvo poco, al final terminaron en el mismo hotel haciendo lo que Dulce dominaba, Dulce no era una muy buena jugadora en el sentido de cómo llevar una relación, nunca había puesto empeño en gustarle a alguien, ni ser sensible ni nada, ella era nos acostamos si quieres y si no pues habrá otra pero con Daniela se veía forzada a hacerlo pues de verdad quería llegar a algo más que sexo, pero en el camino que iban no sería muy fácil…mientras Dulce trataba de luchar con su modus operandi, Anahi y ella se alejaron un poco, no por deseo propio pero por las nuevas situaciones que tenían, Dulce en su afán de convertirse en novia, y Anahi tratando de dar gusto a su familia en tomar un rol más de una futura esposa y no de novia, pero ambas mujeres estaban demasiado perdidas en sus nuevas funciones, Dulce tratando de dar la mano para caminar con Daniela y Anahi tratando de sentir mariposas en el estómago pensando en el vestido de novia….pero nada todo fracasaba y ellas estaban más alejadas, sus encuentros se redujeron de verse casi todos los días, a simples mensajes de texto cuando había tiempo, todo había cambiado y ninguna de las dos sabía por qué?
Felipe: hija…mi amor....me puedes pasar esa llave que está en el suelo?
Dulce: toma pa…
Felipe: hija te has enfadado con Anahi?
Dulce: no pa porque?
Felipe: eran casi inseparables y ahora hace casi un mes que no viene a la casa
Dulce: no nada que ver, es sólo que ella está ocupada con terminar todo lo de la Uni y además lo de la boda que ya no tiene tiempo, y bueno yo tampoco he podido ir a verla por Daniela…
Felipe: ahh si verdad Daniela…ya es tu novia?
Dulce: bueno ella dice que si, pero yo no recuerdo habérselo propuesto, ni ella decírmelo, pero supongo que sí….yo no se mucho de estas cosas pa, supongo que si…si soy su novia.
Felipe: jajajaja….ay hija me parece que te están viendo la cara
Dulce: la cara de que pa….
Felipe: de tonta hija…de tonta…
Dulce: que tu crees que ella está saliendo con otras?
Felipe: más de lo que tu sales con otras?
Dulce: papá no digas eso en voz alta que mira que Daniela se aparece de la nada y me dice hasta de que me voy a morir
Felipe:….ayyy tonta hija mía…Daniela, te usa, puede ser que si sienta algo por ti…pero lo que más le gusta es el status que le has dado
Dulce: que status papá
Felipe: mi amor…tú eras la soltera codiciada del entorno, la inalcanzable, con la que nadie podría estar, y Daniela sin mucho esfuerzo logró eso, aunque tú la adornes con quien se te cruce, pero ella es la única con derecho de decir que es tu novia…y eso le ha dado poder, si ya sé que me dirás, pero que poder papá?...el poder de la envidia…muchas mujeres la envidian, y eso le fascina a Daniela
Dulce: - lo vio a su padre que salió debajo del coche que arreglaba, y con una gran carcajada se agachó hacia él – JAJAJA….papá ves demasiada televisión jajajaja….creo papá que debes crear un club de fans hacia mí….jajajaja
Felipe: ríete todo lo que quieras pero yo sé de lo que hablo, sólo ten cuidado que esa chica no te vaya a absorber, y regresa a arreglar ese Peugeot, que lo necesito para el viernes
Dulce: si mi jefe
Dulce no le dio importancia a las palabras de su padre, Daniela la hacía sentir bien, la engreía, la mimaba, y hasta de cierta forma la atendía, a quien no le gusta que la traten asi? Pues creo que nadie respondería negativamente, pero Felipe llevaba mucha verdad en sus palabras, Daniela estaba absorbiendo a Dulce, poco a poco, pero lo estaba logrando, los amigos de Daniela eran los nuevos amigos de Dulce, más no los de Dulce para con Daniela, al contrario, las pocas amistades de Dulce detestaban a la chica, hasta el mismo padre de Dulce se vio rezagado en la competencia de atenciones, y ni que decir de Anahi, Daniela se había encargado que ni siquiera la pensara, las pocas llamadas y mensajes que compartían las aún amigas, eran tan secos y tan diplomáticos que aburrirían hasta a un muerto, pero Dulce no veía nada de eso, o quizás era que no lo quería ver, Daniela ocupaba un lugar que Dulce nunca había tenido ocupado por eso no lo sentía diferente ni desagradable al contrario, le parecía interesante, pero todo estaba cambiando y cambiaría aún más.
Las hermanas casi nunca platicaban, sus conversaciones siempre terminaban en peleas aniñadas y gritos de atención, pero verlas conversar era una cosa muy rara y de mucha preocupación o al menos así lo veían sus padres pero Alma estaba verdaderamente preocupada por su hermana, la había estado observando todo el mes que había pasado desde el compromiso y su hermana estaba muy distante, no sólo con la familia pero con su novio, algo que no era natural en ella porque aunque siempre entre hermanos se llevaran como perros y gatos, se tenían un genuino amor que los hacía estar siempre juntos, pero todo este tiempo que pasó no era así….Alma observaba a su hermana desde lejos, la miraba como pasaba las hojas del libro que estaba leyendo, como si sólo las pasara sin prestar atención a lo que estaba escrito, la expresión de su cara era particular, como explicar, era una expresión vacía, si vacía; y es que no había nada reflejado en esa cara, que distinta al rostro de su mamá que en todo este tiempo no había dejado de exponer una sonrisa y la total complicidad y satisfacción que ver los detalles de la boda todo la hacía hasta más radiante y feliz, pero la novia, la protagonista de semejante acontecimiento se le veía apagada, y gris….Alma se acercó por detrás de ella y con un susurro en su oído trato sacarla de sus pensamientos.
Alma: a veces es mejor no pensar
Anahi: que?, de que hablas, que haces detrás de mí espiando? – se volteó algo molesta para buscar la mirada y el rostro de su hermana –
Alma: nada de espiar, llevas horas aquí en el jardín, y todos adentro buscándote como locos, quieren saber algo del color de las invitaciones o que se yo
Anahi: diablos….no me dejan en paz con esas cosas, pareciera que me fuera a casar el mes que viene y no dentro de 6 meses
Alma: corrección hermanita 5 meses….y si tu sabes como es mi madre de precavida, quiere tener todo listo con anticipación aunque creo que exagero un poco esta vez, pero que se le va hacer eres la primogénita, y la única que creen que se casará porque lo que soy yo?...jamás…y Santiaguito…ese primero muere antes de comprometerse.
Anahi: así que soy la única esperanza de la familia?
Alma: así es….pero Annie…..no nada olvídalo
Anahi: no dime por favor, mira que conversar contigo es cosa rara y esto me está gustando
Alma: jajaja, no creas que se hará costumbre es solo que….
Anahi: vamos dime, que pasa?
Alma: como sabes que Diego es el indicado…o sea…como sabes que con el quieres compartir el resto de tu vida?
Anahi: - se quedó callada, porque era la primera vez que alguien le había preguntado tan certeramente lo que estaba haciendo y si era lo correcto…pasaron unos segundos hasta que por fin pudo contestar – Alma…no lo se…..de verdad que no lo se….no sé si es el indicado….pero como saber si de verdad lo es – Anahi se paró de la silla de metal que la cobijó en su lectura y la cabeza le daba vueltas….no sabía nada….no sabía que hacía –
Alma: - se paró a su lado y la abrazó para volverla a sentar, su cara era de confusión y miedo y trató de confortarla – Annie, tranquila, fue una pregunta estúpida la mía, es sólo que quería saber que se sentía estar enamorada – Anahi volteó su rostro y miró fijamente a su hermana, dejándose envolver por el color azul de sus ojos –
Anahi: enamorada?....yo…
Alma: si perdón, es que yo nunca me he enamorado y bueno sólo quise saber….pero tranquila estas muy estresada por todo, creo que necesitas un buen descanso
Anahi: - ella seguía enfocada en los ojos de su hermana, que con tanta inocencia pregunto algo tan cierto “enamorada” – Alma yo….
Santiago: que tanto hacen aquí cotilleando, Annie mi mamá
Anahi: si ya se me anda buscando…pero la verdad que ahora no tengo ganas estoy cansada, hoy domingo me gustaría despejarme un poco de todo….
Santiago: vaya vaya, que pasó aquí….que le hiciste Alma que la princesa esta de mal humor
Alma: por qué yo siempre tengo que ser la culpable, estaba hablando con ella tranquila sólo hice un par de preguntas tontas y nada más
Santiago: uyy hermanita si era de sexo, equivocaste la persona nuestra hermanita es más cuadrada que te apuesto que de la posición de misionero no ha pasado con Diego, es más yo creo que Diego hasta le pide permiso para tocarla….jajajajaja – su hermano se junto a las otras dos y jaló una silla de metal y se sentó entre ellas –
Anahi: que gracioso hermanito, mejor no te respondo eso
Santiago: no puedes responder porque es cierto….jajaja
Alma: ay ya cállate Santi, no estábamos hablando de eso….yo sólo quería saber como sabía ella que Diego era el hombre con el que quería compartir su vida….
Santiago: ayyy típica conversación de viejas….pero Almita yo siendo hombre tengo la respuesta….porque lo ama….simple
Anahi: y que sabes tu de amor Santi, si creo que nunca has tenido novia…más que amigas de la noche y con beneficios
Santiago: ay hermanita….claro que me he enamorado…pero nadie se entero porque mis papas lo mantuvieron en secreto porque era una locura según ellos, pero bueno…
Alma: ay me intrigas….cuéntanos…
Santiago: una chica que conocí en Londres cuando me mandaron a terminar el bachillerato allá, la conocí allí, y me enamoré así de simple al principio no sabía bien que sentía, mi atracción era evidente y la de ella también pero después fue algo más, así como ese beso que te hace flotar, o ese silencio que no es incomodo pero lo dice todo porque hasta con la mente te hablas, bueno tantas cosas, las mariposas y todo….
Anahi: pero entonces que pasó?
Santiago: era mi maestra de idiomas, y estaba casada y con un hijo
Alma: orale…que fuerte…por eso no terminaste el bachillerato y te trajeron al internado no?
Santiago: pues si
Anahi: pero no se volvieron a hablar ni nada
Santiago: lo intenté, pero ella simplemente me sacó de su vida cuando me vine, y ya….
Anahi: y porque no luchaste?
Santiago: era casi una crío, mi amor era fuerte pero las dudas de ella y el temor de dejar una familia por mí no le pareció una buena idea y al final termino eligiendo a su familia, y yo respeté su decisión, aunque casi me muero de dolor, pero el tiempo me ayudo…y no me reprocho nada, porque al menos tuve el chance de sentir ese amor que inspira pintores y autores a crear….a mi me inspiro a querer volver a sentir igual…y quién sabe quizás la vuelva a buscar….
Alma: wow….hermanito….no sabía que tenías sentimientos….jajaja
Anahi: que lindo Santi….a mi me gustaría….no nada

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mundo contigo

Mensaje por Admin el Miér Abr 13, 2016 12:07 am

Santiago: pero nada que Annie, tu te vas a casar con el hombre que amas, eso es felicidad, aunque con esa cara larga pareciera todo lo contrario….verdad Annie, hace tiempo que Dulce no viene a la casa?....están enfadadas?....o esta celosa?....jajaja
Alma: celosa?....que tienes Santi….Dulce es su amiga….
Santiago: de verdad hermanita que eres bien lenta y ciega….todos sabemos bueno excepto mis padres que Dulce es gay….y como te miraba Annie….la verdad yo pensé que en una de esas no se aguantaba y se te lanzaba a besarte….JAJAJAJA
Anahi: cállate Santi….Dulce me respeta mucho y es mi amiga….y no la veo mucho porque esta de novia, y la pareja la consume y bueno yo con mis cosas tampoco tengo tiempo
Santiago: vaya….así que novia….pues era de esperar, con lo buena que esta….yo también la he visto con lujuria un par de veces…ouch….ALMA!!
Alma: pervertido….es gay y tu vienes con eso….
Santiago: pero no deja de ser mujer no?.....bueno vamos adentro?....mi madre ya debe estar desmayada de tanto buscarnos….vamos??....Annie….vamos?
Anahi: si si ya voy déjame un segundo que termino esta página y voy….ok?
Santiago: como quieras
Los hermanos menores regresaron a la casa, atravesando el gran jardín, Anahi no quiso acompañarlos, y es que quería volver a escuchar en su mente lo que su hermano le había dicho de Dulce….Dulce? mirarla con ojos que no sean de amigas?....Anahi no lo podía creer, eso era casi un imposible, Dulce era coqueta e insinuadora pero jamás se le había escapado ni en sus grandes borracheras una caricia o frase que la delatara hacía ella, será posible eso?...se preguntaba Anahi una y otra y otra vez, y se repetía y lo volvía a revolver y repetir en su mente, imposible terminaba por concluir, Dulce ahora estaba de novia y ella a punto de casarse se decía mentalmente, pero todo se volvía contra ella, cuando no pudo y simplemente no le salió decirle a su hermana que amaba a su novio, pero porque?....Anahi sentía que si lo amaba, quizás no ese amor romántico como lo describió su hermano pero alguna variación de ese tipo de amor, pero jamás había sido levantada en peso por un beso, ni nunca había sentido las mariposas, ni las ganas incontrolables de querer estar con esa persona…estaba confundida muy confundida, ella sabía que casarse con Diego era lo mejor, era un hombre maravilloso y que la adoraba pero que hay acerca de ella, Anahi quería ser feliz, y se preguntaba si lo lograría con él, necesitaba a una amiga con quien hablar, pero dudaba que Dulce sería la indica al menos después de lo que su hermano le dijo, no quería complicar la relación de amigas….pero también pensaba que estaba el otro lado….Dulce tenía chica ahora y eso desviaba toda posibilidad de sentimiento o pensamiento hacia ella, y de verdad necesitaba hablar con su mejor amiga.
Dulce: papá….hey….FELIPE!!!!....papá me escuchas? Te estoy hablando?
Felipe: perdón hija, estaba con los audífonos
Dulce: bueno pa, voy a ir a buscar a Dani, quiere ir a ver no se que animales no se donde y bueno pues la voy a llevar
Felipe: bueno hija que te diviertas viendo no se que animales de no sé donde jajajaja
Dulce: ya no te burles que quizás termine gustándome y me animo a dejarte como especie casi en extinción….JAJAJA – bajó hasta el suelo, donde su padre estaba tirado metido debajo de un auto, para despedirse, cuando escucha unos tacones que se aproximan al costado del coche…la imaginación de Dulce voló, y esas piernas que vio le encantaron, y se paró de prisa para darle frente a la belleza – en que te puedo servir guapa?...
Anahi: gracias por lo de guapa…
Dulce: hola cariño…tanto tiempo que no venías a visitar – se acercó a ella y la abrazó con mucha ternura y con todo el sentimiento de haberla extrañado – mira papá mira quien se digno de venir a vernos
Felipe: Anahi hija….como estas – se paró del piso y Anahi se acercó para abrazarlo pero él no la dejó – no no cariño no te acerques que mira como estoy seguro te ensucio
Anahi: como que ese ha sido un impedimento para que me robe un abrazo tuyo – y ni bien termino de hablar se lanzó a los brazos de Felipe y lo apretó con fuerza –
Felipe: vaya si que me has extrañado niña….pero me encanta que estés acá, Dulce vamos a los helados con la hija prodiga?
Dulce: jajaja bien dicho pa…pero no puedo….tu sabes los animales de no sé donde con Dani
Felipe: ahh lo había olvidado
Anahi: que animales?
Felipe: la novia hija
Dulce: papá!!!.....voy a ir a ver unos animales con Dani…como sus amigos son cuidadores o que se yo de animales y ella zoologa, pues vamos a ir a verlos creo….bueno no sé pero tengo que ir…tu sabes obligaciones de las novias….
Anahi: yo que venía a pasar un rato con ustedes, pero bueno
Felipe: pero nada mujer, que te quedas acompañando a este viejo decadente, y me pones al día de todo esté tiempo de desaparición vale?
Anahi: ok….
Dulce: voy a tratar de no demorarme mucho y quizás todavía alcancemos esos helados…bueno me voy, chau preciosa, chau viejo decrépito….muaksss
Anahi se quedó con Felipe hablando de todo, ella le contó todo el pandemonio que era su casa con la ansiedad de la madre por la boda, y la locura del padre por mimar al futuro yerno, todos estaban felices le decía, todos son felices volvía a repetir en cada frase que acompañaba sus anécdotas prematrimoniales, le hablo de la universidad y de cosas sin importancia, y Felipe no se quedó atrás, le conto como iban las cosas en la casa, el taller y su propia vida, su hijo Juan ya se había decidido en irse del hogar con la novia, a Felipe no le agradaba la idea pero no podía hacer nada era la decisión de su hijo y el no podía meterse, mientras Dulce, trabajando como siempre le decía – tu sabes hija Dulce es mi fortaleza y me ha ayudado mucho en el taller – Dulce era la hija que mantenía a ese hombre a flote, pero que también temía perder en manos de la novia….en las manos de Daniela, Felipe le contó como esa mujer estaba tratando de absorber a su hija, y como casi lo estaba logrando – Dulce no es la misma hija – le decía a Anahi, le contaba como casi todas las noches las pasaba fuera de la casa, como casi ya no iba a correr autos, ni nada, todo era Daniela, Daniela y Daniela, los gustos de Dulce no eran de importancia en esa relación sólo importaban los de Daniela que se imponía con bravura y entereza y lograba lo que quería y Dulce no se daba cuenta, o simplemente no lo importaba, Felipe siguió horas hablando de su hija y de lo detestable que encontraba que su hija en un mes haya caído en los brazos de esa mujer y lo que temía era que terminara por de verdad quitársela.
Anahi: Felipe como vas a decir eso?....nadie te puede quitar a tu hija, es tu hija y siempre lo va a ser
Felipe: es que si conocieras a Daniela, me entenderías, cuando Dulce duerme en casa, Daniela la llama temprano, para decirle que se debe poner ese día, porque también esa es otra, Daniela le dice que usar todos los días, y si no lo hace le hace un berrinche, y como casi toda la ropa de Dulce esta donde la novia, pues lo hace
Anahi: que!!!...como me vas a decir eso?.....Dulce mi amiga, la que podía todo y hacía todo a su antojo, la que le encantaba dominar e imponer?....me cuesta creer que haya cambiado tanto en tan poco tiempo
Felipe: yo no se si mi hija esta enamorada y por eso no reacciona….aunque...lo dudo…
Anahi: porque lo dudas?
Felipe: porque cada vez que tiene oportunidad, bueno tu sabes cómo es Dulce “inquieta” bueno…tu sabes
Anahi: sale con otras chicas a parte de la novia?
Felipe: si….por eso digo que no creo que esté enamorada, quizás la tenga dominada con el sexo, pues la verdad no sé, pero cada vez me siento más alejado de mi hija, y ahora Juan también se va a ir…me siento más solo que nunca
Anahi: yo te voy a venir a visitar si?....
Felipe: gracias hija, no sabes cómo me hubiera gustado que….no nada
Anahi: no Felipe dime
Felipe: bueno pero no lo tomes a mal…son cosas de un viejo….sólo que me hubiera gustado que Dulce y tu….hubieran sido pareja….si si ya se una tontería pero es que soy un viejo tonto
Anahi: - se quedó callada, escucho con atención, y una opresión en el pecho regresó, como cuando le dijo a Dulce que se casaría, pero no entendía por qué? – no lo quiero ofender…pero si que es una tontería….pero bueno….será que Dulce demorará mucho?
Felipe: mira la hora que es hija, es tardísimo….Dulce seguro que ya no regresa, se quedará con Daniela….es mejor que salgamos a buscarte un taxi vale?
Anahi: no no vine en mi coche…
Felipe: así que desapareció la fobia a manejar?
Anahi: si un poco, manejo lento….pero ya manejo sola
Felipe: si que Dulce lo hizo bien entonces….te prometió que volverías a manejar y lo cumplió
Anahi: creo que sí, aunque nunca terminamos las terapias….
Felipe: pues si…- salieron a la puerta de la casa y se despidieron con un beso – chau hija, y regresa a visitar si?
Anahi: lo prometo….cuídate Felipe….y dile a Dulce que me llame que quiero hablar con ella, la tengo que hacer abrir los ojos acerca de la novia no crees?
Felipe: eso espero….chau guapa…ehh espera Anahi…olvide preguntar algo
Anahi: dime
Felipe: me dijiste que todos estaban felices con tu boda pero no pregunte por ti…tu estás feliz con tu decisión?
Anahi: - sólo eludió la pregunta – otro día hablamos eso vale?...chao
Veinte es poco, parecían haber pasado 50 animales de la misma clase y especie, para Dulce todos eran iguales, para Daniela ver tanto animal junto era hasta cierto punto excitante, pero para la pobre Dulce era molesto y hasta deprimente ver como los pobres animales eran examinados a través de rejas y atormentados con juegos absurdos, pero más que eso Dulce quería regresar a casa, quería volver a ver a Anahi, desde la última vez que se vieron hace casi 3 semanas ella había cambiado, había perdido peso y estaba más espigada, pero más hermosa también, una sonrisa se dibujo en el rostro de Dulce cuando recordó el día en que se conocieron y como Poncho y ella coincidieron que esa mujer era una diosa, y ahora después de tiempo que la ve, no puede pero confirmar aquel adjetivo…Anahi era una diosa…Dulce trato de mantenerse lo más al margen posible de las actividades de su novia, mientras acariciaba y mimaba a animales que Dulce ni sabía que existían, pero era la novia y debía estar con ella acompañándola, pasaron un par de horas, mejor dicho casi 4 horas y Dulce estaba desesperada por irse, Daniela notó su ansiedad y a punta de caricias furtivas y calientes quiso apaciguar a su novia, y lo hizo con bastante éxito, porque Dulce era fácil, y no muy diferente a los animales que estudiaba Daniela, ella sabía que le gustaba a Dulce y se lo daba para contentarla, bastante primitivo pero Dulce en ciertas cosas lo era bastante….Dulce se sintió con un gran peso fuera de ella cuando finalmente Daniela le dijo que ya era hora de irse, Dulce apurada la recogió pero como Daniela no era tonta sabía muy bien que Dulce se traía algo por lo que con dosis de caricias lujuriosos y besos muy húmedos, Dulce no pudo zafar de los brazos de su opresora, quedándose con ella hasta el amanecer….aún a Dulce no le agradaba amanecer con alguien al lado, así que siempre que podía trataba de despertarse antes que Daniela para irse sin que ella se diera cuenta, para Dulce esas horas de andarse de caricias tiernas en la cama, no eran algo agradable ni bonito pero meloso e innecesario…como decía siempre ella “la cama es para el sexo y dormir…nada más”…llegó rápido a su casa y buscó a su padre con desesperación, para preguntar de Anahi, que hicieron que hablaron que pensaron, pero Felipe no estaba, más sólo le dejó una nota a su hija dándole el recado de Anahi que la llamara.
Susana: mi amor, vas a ir a la universidad?
Anahi: si mamá, sólo es una clase pero de ahí paso por el estudio de papá vale?
Susana: no mi amor, tenemos que ir a ver las telas para el vestido y el modelo mi amor, que ya hablé con un diseñador para que te hiciera un modelo único para ti
Anahi: - la cara de Anahi que se acababa de colocar una fresa en la boca, mostró el desencanto de las palabras de su madre – mamá no puede ser otro día de verdad tengo que hacer cosas hoy
Susana: tu que crees señorita que un vestido se hace en un mes, se tiene que hacer ahora, para que se le den los últimos arreglos en los siguientes meses
Anahi: ya va mamá….pero es que…de verdad…..
Susana: pero nada de nada….que….acaso…
RING RING RING….bendito móvil pensó Anahi
Anahi: mama perdón tengo que contestar….Alo?!
Dulce: que ya no reconoces mi número brujita?
Anahi: amiga…wow…que bueno que llamas
Dulce: vaya tanta emoción me halaga….mi papá me dejó una nota diciendo que te llamara que pasa mujer?
Anahi: nos encontramos ahora…para conversar?
Dulce: vale, no tengo nada en la Uni y papá no esta así que tampoco nada en el taller…vale te voy a buscar o cómo?
Anahi: nada voy hasta tu casa ok?
Dulce: estupendo nos vemos entonces bonita…chao
Anahi: chao preciosa…
Susana: quien era?

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mundo contigo

Mensaje por Admin el Miér Abr 13, 2016 12:08 am

Anahi: Dulce….esta con una crisis existencial…y pues voy a ir a su casa a hablar con ella
Susana: que le cure la crisis su familia, tu tienes que hacer cosas más importantes, no que ibas a ir a la Universidad?
Anahi: si madre, pero mi amiga es más importante…te prometo que después me encuentro contigo para ver lo del vestido
Susana: estas prometiendo Anahi, te espero en la boutique de Franco
Anahi: ok….adiós señora….
Anahi, salió cual rayo en plena tormenta en busca de su amiga, esa llamada no sólo le había levantado el ánimo pero de verdad la había sacado de una conversación con su madre que la tenía demasiado estresada…el camino se hizo demasiado largo, era un trayecto largo pero en ese momento lo sintió Anahi mucho más largo, eran sus ganas de estar con su amiga eran tantas que no hallaba el momento de estar otra vez como antes a su lado y olvidarse de todo por al menos unas horas….llegó a la casa y Dulce ya la esperaba en el umbral de la casa, estaba hermosa pensaba para sus adentros, definitivamente ese día su novia no le había dicho que ponerse, porque era la misma Dulce que hace un mes era su inseparable, esos mismos vaqueros rasgados, la camiseta y el peinado, que más parecía despeinado, pero esa sonrisa de medio lado y el brillo de sus ojos marron aún seguían intactos.
Dulce: hola preciosa
Anahi: hola desaparecida….ayer te esperé y nunca llegaste
Dulce: lo siento, pero digamos que tuve unos contactos en Houston, pero tan molesta estas que no me abres la puerta para subir a tu coche?
Anahi: lo siento, me distrajiste con tu Houston
Dulce: bueno vale, entonces para que soy buena
Anahi: para perderme
Dulce: que!!!....como es eso
Anahi: estoy harta con toda la presión de la boda y todo, me siento asfixiada, necesito un poco de paz y olvidarme de todo al menos por unas horas, por favor si?
Dulce: pues señorita ha venido al lugar indicado con la persona indicada, te voy a hacer olvidar todo muñeca, pero primero yo manejo sino no voy a ningún lado – tomó la mano de Anahi y se la llevó a la boca y le plantó un beso –
Anahi: bueno, pero sólo porque eres tu – se bajó del asiento del conductor y cruzando al frente del auto cambiaron de sitios, Dulce acomodó a Anahi e incluso le colocó el cinturón de seguridad –
Dulce: así bien segura quiero que vayas, no quiero que te pase nada linda – le guiño el ojo y colocándose su cinturón le dio una última mirada a Anahi –
Anahi: y a donde vamos mujer
Dulce: sorpresa preciosa
El auto partió como un rayo, dejando leves marcas en el pavimento del chirrido que dieron las llantas al acelerarse, Anahi no sabía que tenía planeado Dulce, pero no le importaba, ella sabía muy bien que Dulce era experta en hacerte salir del mundo y regresar a veces hasta con sólo unas palabras, así que no había temor ni nada, sólo el deseo de que ese día sea inolvidable…y vaya que lo sería.
Las imágenes pasaban rápidamente por la ventana, a Dulce le encantaba la velocidad, y los coches eran su mejor complemento en esa afición, a Anahi al principio no le agradaba esa sensación de sentirte casi salir del asiento con cada freno intempestivo pero con el tiempo eso se había hecho parte de su vida y le encantaba, y como lo había extrañado el tiempo que habían estado distanciadas, Dulce sólo sonreía al ver en la cara de Anahi la mezcla de temor y satisfacción por la velocidad, pero lo que más le agradaba es que iba aferrada de su brazo mientras ella hacía los cambios….el camino fue en silencio y sólo la música de AC/DC las acompaño, de rato en rato Dulce daba un pequeño aullido al compas de un coro que le encantaba y Anahi solamente sonreía por eso, y así sin palabras llegaron a un campo, donde había bastante gente, y donde todos estaban bien animados, en una especie de feria…Dulce no dijo nada, sólo aparcó el coche e hizo bajar a Anahi.
Anahi: que es todo esto…dónde estamos?
Dulce: estamos en una feria….no se nota?
Anahi: ya va si….pero que es todo esto….
Dulce: también hay una exhibición de un circuito de motos….mejor dicho una pequeña carrerita
Anahi: o sea me trajiste a que viera motos?
Dulce: bueno si…y a pasar un rato en la feria…y a ver a Poncho
Anahi: Poncho?
Dulce: el va a correr en la carrerita de motos
Anahi: ja….si como no si él no sabe ni manejar un bicicleta
Dulce: jajajaja, claro que sabe….y motos es lo que maneja mejor, dejo de correr hace tiempo porque tuvo un accidente y bueno no se animaba a volver a las carreras…pero ya ves regreso…es su pasatiempo pero es bastante bueno en esto
Anahi: mira tú…lo conozco hace tiempo y no sabía eso…que sorpresa….entonces quiere decir que estamos aquí como animadoras?
Dulce: jajaja….bueno si quieres ponerte una faldita y agarrar unos pompones yo no me quejaría para nada….es más voy a ir a buscar la faldita más pequeña que haya para que te pongas preciosa…..
Anahi: ya no seas payasa…y vamos a buscar a Poncho
Dulce: mira como me emocionas y luego me bajas de una…mala – puso su cara de perro sufrido lo que le costó un golpe – ouchhhh porque me pegas?
Anahi: por pervertida…y vamos a buscar a Poncho – Dulce le abre la puerta del coche cuando Anahi pega un grito – mujerrr!!!!....pero si es todo tierra
Dulce: pues si es una feria?
Anahi: pero mira como estoy Dulce, con los tacones y el vestido…
Dulce: ay mujer, mira preciosa tengo unas zapatillas en el maletero y bueno el vestido está muy sexy y me parece muy apropiado para la ocasión….
Anahi: como me voy a poner zapatillas con el vestido?...estas loca?
Dulce: ya Anahi no te hagas la estrecha…aquí nadie te conoce – Dulce abrió el maletero y le extendió a su amiga un par de zapatillas de lona – toma mujer póntelas
Anahi: bueno al menos no están tan rotas como toda tu ropa
Dulce: estas criticando mi estilo?....
Anahi: no amiga, pero la ropa rasgada sólo te queda a ti….gracias….mira me quedan bien no?
Dulce: todo te queda bien a ti….y ahora si estas a mi altura…jajaja….vamos a buscar a Poncho preciosa…si?
Anahi: vamos
Salieron del estacionamiento, en busca de su amigo, todo estaba lleno de gente, algunos con la familia otros con sólo los hijos y otros simplemente solos en busca de alguien que les haga compañía, Anahi estaba con Dulce y sentía que no necesitaba a nada ni nadie más a su lado, las amigas trataron de buscar a Poncho pero la cantidad de gente era tal que hasta sorprendió a Dulce para no ser fin de semana, de tanto buscar terminaron encontrando sólo un lugar para ver la carrera al menos lo verían a su amigo encima de una moto, mientras esperaban la carrera Dulce no quiso hacer comentarios de nada, ni de la razón por la cual Anahi había recurrido a ella por la necesidad de esa salida de la realidad, Dulce se preguntaba que era esa cosa que tanto atormentaba a su amiga que necesitaba esta escapada, pero no quiso ser imprudente y sólo se decidió por esperar a que su propia amiga sea la que le diga el porqué?....entre tanto y tanto Dulce le robaba sonrisas a su amiga, con preguntas tontas, chistes sin gracia, y comentarios pícaros de cómo le quedaban las zapatillas…pero así era Dulce, la persona más natural y agradable, de esas personas que el encanto les sobraba y causaba la mayor comodidad en el resto, tanta era la atención de Anahi en su amiga que ni se dio cuenta que Poncho las había visto y se acercó a saludarlas.
Poncho: y ustedes perdidas, bien divertidas están no?
Dulce: jajaja, pero mírate hombre….si con ese traje pareces Evel Knievel….jajaja….no te aprieta los *******…jajajaja
Poncho: ya graciosa….me gusta el blanco y que?
Anahi: JAJAJAJA….amigo pero que trasero tienes….con ese traje todo apretado recién te lo aprecio…
Poncho: bueno van a elogiar mi trasero o me van a dar suerte, que ya me toca
Dulce: si si perdón señor nalgon, jajaja….mucha suerte, no te caigas ni nada si? Que no quiero que me ensucies a Dylan con la sangre que seguro se te desparrama
Anahi: rómpete una pierna….ahh no eso es para los actores….entonces mucha mierda?....si si mucha mierda….no ese es para los….
Poncho: ya gracias….son tan lindas amigas….oigan mujeres de la mala vida…después de la carrera, nos vamos por unas cervesas, que hay un puesto en la feria que te dan la cerveza por barril…vale?
Dulce: claro que si amigo….claro si sales de la carrera vivo….
Anahi: ya Dulce que parece nervioso de verdad….suerte Poncho y te esperamos aquí
Dulce: suerte…
Poncho: gracias, y nos vemos…que ya me están llamando….besos chicas…ahh y por cierto Anahi…que buena combinación hiciste hoy con las zapatillas y el vestido….jajaja
Anahi: ves Dulce…luzco fatal
Dulce: no le hagas caso lo hizo para molestar….y tu nunca te vas a ver fatal….eres muy hermosa Anahi, que lo último que te van a ver es lo que llevas puesto
Anahi sólo sonrío y se sonrojó un poco con el comentario de su amiga, pero le encanto lo que le dijo, hacía mucho tiempo que Dulce no le daba piropos ni nada, para no confundir las cosas decía ella, pero como extrañaba aquellos comentarios coquetos, y como la hacían sentir….la carrera salió excelente, al parecer Poncho no había perdido el don ni la habilidad, y junto con sus amigas se fueron a celebrar en la misma feria que tenía de todo, desde juegos mecánicos hasta tiros al blanco, y como no podía faltar un bar, donde los tres amigos se encontraron, donde Poncho fue bañado por un barril de cerveza por su triunfo y donde la gente se unió y donde todos brindaron por algo o por nada, sólo había que brindar, entre idas y venidas Dulce se encargo de hacer pasar un rato especial a Anahi, la hizo bailar encima de la mesa, también la baño con cerveza, y hasta la hizo cantar el himno de la cerveza, el cual sólo lo conocía Dulce por supuesto, pero al final la mayoría de los comensales terminaron por aprender, Anahi estaba pasando un momento divertido y especial, pero la feria también tenía su final, y aunque el móvil de Dulce no había dejado de vibrar desde que llegaron a la feria, ella lo tenía totalmente olvidado y hasta lo apagó, era Daniela por supuesto que se dispuso a reventarle el aparato con mensajes, llamadas y demás pero Dulce no quiso saber nada de ella al menos por ese día, estaba divirtiéndose con su amiga como hacía mucho que no lo hacían y no quería que ese día acabara, pero aunque estaba distraída en todo y en todos, no podía dejar de pensar en la razón de Anahi por buscar un día de dispersión y de escape…las cervezas ya habían subido a las cabezas de todos, pero aún así Anahi no se atrevía a hablar….la feria ya anunciaba que el bar se cerraría, pero Poncho embriagado por su triunfo y por mucha cerveza las invitó a una fogata que se haría allí mismo donde todos los que todavía estaban parados seguirían bebiendo y escuchando música, las dos chicas no demoraron y aceptaron la proposición y así en casi 8 horas de fiesta en la feria el bar cerro para dar inicio a la fogata con la luna iluminando el gran campo vacio, y las 20 o 25 personas que quedaban alrededor de una gran hoguera improvisada.
Las horas ya no tenían representación en el reloj, ni a Dulce ni a Anahi les importaba el tiempo, pero estaba oscuro a su criterio debían pasar de las 10, a Anahi el móvil también se lo reventaron con llamadas, pero ella no se preocupo de nada, ella sabía muy bien que había faltado a la cita con su madre, una cita que había prometido ir, pero no le importaba más, no fue a la Universidad ni nada, y poco importaba todo eso ahora, las risas y carcajadas que Dulce y todos a su alrededor le habían robado, y que le tenían el estómago resentido de tanta contracción, era lo que prefería a volver a su realidad, a los preparativos de una boda de la que no estaba segura ni siquiera si la hacían feliz.
Dulce: la estas pasando bien?
Anahi: si muy bien gracias Dulce….de verdad que necesita una desconexión y lo lograste, me siento tan….tan….a gusto contigo…ya ni sé porque nos distanciamos
Dulce: la verdad que yo tampoco…me hacía falta estar así contigo….- estiro su brazo y lo pasó por los hombros de Anahi y la abrazó –
Anahi: ay Dulce, como me gustaría quedarme aquí para siempre
Dulce: y quien te lo impide preciosa? – la separó de su cuerpo y la miró fijamente –
Anahi: todo me lo impide….tengo que regresar a mi realidad y a hacer lo que todos quieren menos yo – sus miradas no se desprendían la una de la otra –
Dulce: y que tal si dejas de hacer lo que todos quieren y haces lo que tu quieres
Anahi: y es que ni siquiera se lo que quiero
Dulce: - se acercó a su amiga y le susurró en el oído – quieres ser feliz – se separó de ella y le dio un beso suave en su mejilla, y se paró a buscar más cervezas –
“Ser feliz”….”Ser feliz”, se repetía una y otra vez, en su mente….su amiga la conocía tan bien, eso era exactamente lo que quería, ella quería ser feliz, pero entonces donde estaba la felicidad que tanto añoraba?, se preguntaba Anahi, mientras miraba como de lejos Dulce, recogía un par de botellas y compartía una carcajada con el hombre que se las entregó, y de pronto volteó y se encontró con la mirada de Anahi y le lanzó una sonrisa y un beso volado, y en ese instante Anahi sintió lo que nunca había sentido antes, mariposas, mariposas revoloteaban en su estómago, y esa sensación de plenitud que viene de las entrañas y te hace estremecer…Anahi no le quito la vista a Dulce mientras ésta seguía en una pequeña charla con el hombre….trató de calmar un poco las sensaciones que iba sintiendo, y como tratando de evitar sentir las mariposas, se apretó fuerte el abdomen, como para controlar lo que sea que allí adentro le hacía sentir de esa manera, pero era absurdo e inevitable, lo que sentía ya lo sentía, y no era nuevo, desde que conoció a Dulce, su presencia la había hecho sentir algo especial, y aunque se repitió y mintió de manera descarada que lo que pasó entre ellas fue un error, ahora no lo podía negar, las mariposas de las que su hermano hablaba, ese sentir de necesitar a alguien aunque sea sólo su mirada para estar bien, el beso que te haga temblar, eso todo eso lo había sentido ya….con Dulce.

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mundo contigo

Mensaje por Admin el Miér Abr 13, 2016 12:08 am

Dulce: porque me miras asi?...tengo la cremallera abierta? – bajó la vista para verse la cremallera del vaquero – pues nop no la tengo…que pasa mujer porque me miras así?
Anahi: no nada, es sólo que estoy muy feliz de que seas mi amiga…eso es todo…te quiero mucho Dulce….y gracias, gracias por todo – Dulce se acercó hasta ella con una mirada tierna que totalmente descolocó a Anahi, pero lo único que pudo hacer fue aferrarse al abrazo de su amiga y desear que ese contacto no acabara –
Dulce: - con su boca pegada a su oído le susurró – yo también te quiero pequeña, fuiste lo mejorcito que apareció en mi vida – se separó de ella y con una gran sonrisa y trayendo la botella de cerveza le chocó la mejilla – salud por nosotras tontita
Anahi: - cerró los ojos instintivamente como esperando que quizás Dulce se acercara un poco más para darle un beso quizás, pero no pasó sólo el frio de la botella de cerveza que mojó su mejilla – salud amiga…salud – le dio una sonrisa y juntas le dieron un sorbo a la cerveza mientras miraban como Poncho bailaba en la mitad de la reunión.
Mientras se perdían mirando a Poncho hacer el ridículo con un baile aún no inventado, a un ritmo aún no descubierto, Dulce sólo reía y reía de la diversión, y de rato en rato le daba miradas a Anahi….y ésta totalmente seria sólo miraba a Poncho, pero lo que seguía sintiendo en su estómago era mayor, las mariposas ya no lo eran más pero gigantes olas de sensaciones que la hacían temblar, se quedaba detenida mirando a Dulce detallándola, su cabello castaño que con la luz de la fogata se hacía brillante y sus ojos marrones brillaban con descaro, sus manos que aprisionaban esa botella eran perfectas, delgadas con algunas venitas marcando el camino de su sangre a través pero hermosas, sus brazos, los vellitos que se iluminaban con la luz, era un monumento, y Anahi la detallaba y no se cansaba
Dulce: vamos a bailar??....hey mujer vamos a bailar? – Dulce estaba parada frente a Anahi con la mano estirada, para que se parara y con una sonrisa del tamaño del mar –
Anahi: bailar?....pero si sabes que soy un desastre bailando
Dulce: bahh no me dejes con la mano estirada y ven a bailar que yo te guío…si?....además todos están borrachos para darse cuenta que lo hacemos mal o bien – esa mirada de Dulce mataba a Anahi y no pudo negarse más –
Anahi: está bien pero no te quejes si te piso o algo ok?
Dulce: prometido señorita pisa callos
Anahi se paró y con una sonrisa acompaño a Dulce al centro de la reunión donde se había improvisado una pista de baile, llena de piedras y mucha tierra pero pista de baile al fin, Poncho se puso a un costado y con aplausos enérgicos las animó a menear las caderas, Dulce seguía todas las direcciones de su amiga y al ritmo de algún tipo de música tropical, se movía al compás, Anahi un poco más tímida sólo se meneaba de un lado al otro viendo como Dulce se le pegaba más y más para hacer sus figuras de baile, lo que causó un estremecimiento en toda su piel y un enrojecimiento en su rostro que la delató totalmente, pero Dulce sólo la abrazó y le susurró en el oído – espero que así no bailes en tu boda sino Diego no se casa – Anahi sintió como si le hubieran tirado un balde de agua fría…porqué tenía que hablar de él y de la boda, era un momento de ellas porqué?...Anahi se preguntaba y detestó lo que hizo Dulce, y su cara lo demostró, y todo su cuerpo lo expresó, se separó de Dulce y se fue del lugar, quedando todos con la duda de que había pasado, Poncho cesó con las palmas y Dulce se quedó parada allí sin entender nada, para cuando pudo reaccionar Anahi estaba bastante lejos de allí así que Dulce salió corriendo a alcanzarla, hasta que la logro alcanzar y tomar por el brazo y Anahi sólo se abrazó y lloró en el hombro de su amiga.
Dulce: que pasa pequeña? Que es lo que pasó allá? Que es lo que te atormenta tanto?
Anahi: - con la cara aún escondida en el cuello de su amiga y con los sollozos más fuertes que nunca sólo atinó a esconderse aún más en esa piel suave y mezclarse con ese olor tan fresco a brisa –
Dulce: Anahi cariño que pasa? – la separó de su cuerpo y sostuvo con sus dos manos su rostro y la miró de frente –
Anahi: - totalmente perdida en la mirada de su amiga, Anahi no deseaba que terminara ese momento pero tenía que hablar – lo siento Dulce, es que no sé bailar, ni para mi boda
Dulce: - abrió sus ojos y dibujo una sonrisa de payaso y lanzó la gran carcajada al aire – ay pequeña por eso te fuiste?....y para que estoy yo?....yo te enseño, es más ven para acá que ahora mismo te enseño – la acercó a su cuerpo y acomodó los brazos de su amiga alrededor de su cuello y abrazándola por la cintura la pegó más a ella –
Anahi estaba que no daba razón de sí, y se aferró más al cuello de su amiga y se quiso perder en el vaivén de la respiración de ambas y en los latidos del corazón de Dulce, nadie decía nada y Dulce solo susurraba una melodía que la hacía moverse al compas, en un suave meneo, Anahi estaba totalmente absorta en ese sentir que le encantaba y con los ojos cerrados deseaba que no acabara, cuando siente que Dulce se separa de ella.
Dulce: ya ves no fue tan difícil….ya estas lista para tu boda – se acercó y le dio un beso en la frente –
Anahi: - Anahi se separó rápido de Dulce al escuchar su frase y con una cara evidente de molestia le dio la espalda – mi boda mi boda mi maldita boda….estoy harta de escuchar que todos hablen de mi boda, que puta ensoñación tienen con mi boda, yo ni si quiera…uffff nada me quiero ir Dulce…llévame a mi casa por favor
Dulce: - Dulce se quedó extrañada por el comentario de su amiga, y ella no pararía hasta que le dijera que estaba pasando realmente – tu ni siquiera que?....
Anahi: nada Dulce….nada….llévame a mi casa si?
Dulce: no Anahi, he sido paciente todo el día en no preguntarte porque me buscaste hoy, pero tu no me dices nada, y yo también quiero saber qué demonios esta pasando aquí?...que te pasa…acaso no eres feliz con tu boda
Anahi: - otra vez escucho eso de su amiga…felicidad…volteó y se acercó a ella como desafiante y a centímetros de su cara le dijo – no Dulce no soy feliz con mi boda….yo yo….
Dulce no dejó que Anahi hablara más e hipnotizada por esos ojos azules que la miraban con tanta ternura se dejó llevar por algo que había tratado de olvidar y enterrar, y casi sin darse cuenta acortó la distancias entre sus bocas y le regaló el roce de sus labios, un roce casi casual, pero muy sentido, era un mero roce de los labios, un beso totalmente inocente e infantil pero Dulce sintió todo en ese roce, y el calor del cuerpo que lo acompañaba lo sintió aún más, pero la boda golpeó su mente y se separó bruscamente y miró a Anahi con mucha duda y miedo...

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mundo contigo

Mensaje por Admin el Miér Abr 13, 2016 12:08 am

CAPITULO 5
Anahi: porque te separas?....que pasa?
Dulce: no está bien…tu eres mi amiga…y….y….y te….vas….a casar….yo
Anahi: dime Dulce que no sientes por mi nada más que una amistad, dime que no sientes por mi nada como mujer….sólo dime eso y aquí no paso nada… - la mirada fija en su amiga, era desquiciante y casi penetrante –
Dulce: yo yo….no….sé…..Anahi porque me haces esto….yo
Anahi: demonios Dulce dime que sientes por mi verdaderamente o te juro que no me vuelves a ver en tu vida…..DIME!!!!
Dulce: *******….Anahi no me hagas esto!!!!
Anahi: DIME DULCE……HABLA - cruzó los brazos en su pecho y la miró con mayor intensidad – DIME!!!! DULCE…..POR DIOS HABLA DE UN VEZ!!!!....y te juro que no te molestare más
Dulce: CARAJO……..YO….YO…..******* TE QUIERO MALDITA SEA…..te quiero Anahi y creo que fue desde la primera vez que te vi….YA ******* LO DIJE....ufff y ahora que vas a hacer – se acercó dos pasos a Anahi –
Anahi: esto – de un solo paso acortó la distancia y le plantó un beso apasionado a Dulce
Las bocas de las dos amigas, se perdían en las sensaciones, ya no había temor, no había nada en la mente de Anahi ni de Dulce, al fin se entendían en algo más que no era palabras, sus cuerpos se abrazaban fuertemente mientras sus bocas luchaban con no dejar escapar ni un solo suspiro de esas cavidades, Anahi se aferraba más al cuello de Dulce y ésta juntaba por la cintura más su cuerpo, el aire alrededor se lleno de deseo, las lenguas estaban desbocadas dentro de esas bocas y los minutos pasaban y Dulce luchaba con sus instintos por no tocarla toda y desnudarla ahí mismo y hacerla sentir lo que tanto tiempo atrás ella sentía, por su lado Anahi se sentía en el cielo, tanto tiempo tratando de descifrar porque no podía sentir con Diego, y todo era porque Diego no era Dulce esa mujer que convertía lo más insignificante en una sensación astronómica…el beso era delicioso, y su ensimismamiento lo decía todo pero la falta de respiración les iba a costar un desmayo por lo que se separaron para tomar un poco de aliento, quedando apoyadas en sus frentes con los ojos cerrados.
Anahi: casi había olvidado lo bien que besabas
Dulce: y yo lo bien que sabía esa boca tuya
Anahi: - abrió los ojos y la vio a Dulce aún con los ojos cerrados – abre tus ojos hermosa y mírame y dime que esto no es un sueño
Dulce: - abrió sus ojos y se encontró con esas ojos azules que la observaban con emoción – no es un sueño pequeña, y que alegría siento que no lo sea….ven aquí y desármame a besos – la acerco otra vez a su boca y otra vez se perdieron en un beso mucho más intenso y fogoso que el anterior, esta vez las manos de Dulce perdieron el rumbo y se fueron a los costados de las caderas de Anahi y con total sutileza empezaron a subir el pequeño vestido que llevaba Anahi –
Anahi: - Al sentir el toque de las manos de Dulce y el calor inundar su cuerpo se separó de la boca de su amiga y con la respiración agitada le dijo – vámonos de aquí
Dulce con una sonrisa a esa proposición la tomó de la mano y casi corriendo se fueron de ese lugar, no sabían a donde ni que hora era ni nada, el mundo exterior podía esperar lo que quisiera, pero ellas dos no podían esperar más por sentirse plenamente….Dulce no soltaba la mano de su amiga ahora convertida en algo más, y aunque le costaba maniobrar en el auto con una mano, se negaba a soltarla, en su interior sentía el temor que si lo hacía todo se desencantaría y todo terminaría y ella no permitiría que eso pasara… Anahi miraba de reojo a Dulce, y le causaba cierta inquietud casi infantil el imaginarse que pasaba por la mente de ella, que pensaría, y porque sonreía tanto pero le encantaba, verla sonreír y que esa sonrisa fuera por ella…cada rato aprovechaban las dos un freno intempestivo, esos frenos que disfrutaba mucho Anahi, para darse besos furtivos y pequeñas caricias en el cuello que les prendían todos los sentidos y que apuraban el paso de Dulce el hotel preferido, mejor dicho al hotel de conquistas… cuando llegaron a la puerta del lugar, Anahi cambio su mirada y su expresión totalmente, soltó la mano de Dulce y se quedó con la mirada fija en la nada
Dulce: que pasa?....ya no quieres estar conmigo?...- tomó por el mentón a Anahi y le volteó el rostro hacía ella –
Anahi: todavía me preguntas?....claro que quiero estar contigo….pero me traes aquí?....el lugar de tus horas de sexo con extrañas….en este lugar me quieres hacer el amor?....- la cara de Anahi más que de molestia era de decepción, ella de verdad pensó que Dulce no la trataría como una presa más pero al parecer estaba equivocada –
Dulce: - ella sólo atinó a bajar la cabeza, y se dio cuenta de su error – lo siento, tienes razón, tu no eres una más, tu eres más que todas ellas juntas, y eres ninguna a la vez, tienes razón, lo siento…soy torpe con esto de demostrarle a alguien que es especial…perdóname por favor – su mirada seguía baja hasta que sintió como Anahi le levantó el rostro y con una gran sonrisa la recibió para darle un beso tierno –
Anahi: lo sé, buscaremos el lugar adecuado otro día vale? – le dio otro beso tierno –
Dulce: no Anahi….no otro día….y no es porque me muera de ganas de estar contigo pero porque este día ha sido perfecto….y tiene que terminar de la mejor manera….y ya sé donde te voy a llevar
Con esa promesa partieron de la fachada de ese hostal al lugar donde Dulce se entregaría a Anahi no por satisfacer su placer, pero porque quería sentirse parte de ella y que ella también se perdiera en aquella sensación….llegaron al lugar que jamás imagino Anahi que Dulce la traería
Anahi: que estamos haciendo aquí?
Dulce: a este lugar nunca he traído a una mujer….tu serás la primera en compartir mi cama
Anahi: ni siquiera Daniela…nunca se ha quedado a dormir en tu casa?
Dulce: no se porque tienes que traer a Daniela a la conversación pero no….nadie Anahi… mi casa la respeto, y “amiguitas” como dice mi papá, nunca han venido aquí….ni Daniela…y ahora te traigo a ti…y no porque le haya perdido el respeto a mi casa ni nada…. porque tú eres la única que tiene el derecho de venir aquí….
Anahi: - las palabras de Dulce casi le roban un par de lágrimas, pero no quiso arruinar el momento con llantos, así que se acercó tiernamente y le dio un beso – gracias…por hacerme sentir tan especial….
Agarradas de la mano, y tratando de no hacer mucho ruido para no despertar a Felipe, entraron a la casa tratando de ir rápido hasta la habitación de Dulce, pero eso era casi imposible, porque el camino hasta el lugar estuvo lleno de besos y caricias y palabras tiernas al oído, Dulce totalmente hipnotizada por su “mujer” y Anahi embriagada por todo lo que Dulce la hacía sentir, caminaron hasta la puerta del cuarto y entraron al lugar que las cobijaría mientras se convertían de amigas a amantes….Dulce cerrando la puerta detrás de ella, se quedó parada viendo a Anahi frente a ella mirándola, sin decir nada sólo mirándola con las manos cruzadas frente a su abdomen y con ese vestidito café que le quedaba tan bien, Anahi le correspondía la mirada y sin perderse de ella, comenzó a bajar el cierre al costado del vestido para luego empezar a bajar los tirantes mientras la mirada atenta de Dulce la seguía en cada movimiento, para luego acercarse lentamente y antes de que terminara de bajar el tirante que faltaba, le susurró – déjame que yo te ayudo – y con esa frase el segundo tirante bajó y con el Dulce deslizó todo el vestido hacia abajo hasta hacerlo caer al piso dejando a la vista el hermoso conjunto de ropa interior azul que tenía pequeñas florecitas bordadas color rosa como adorno, y en ese momento Dulce descubrió su nuevo color favorito…”azul”…Anahi con la sonrisa en el rostro miró la expresión delicada y de admiración a lo que veía de Dulce, y le encantó, sostuvo su rostro con las dos manos y le dio un beso simple y delicado, para luego separarse y sacarle la camiseta que llevaba quedando tonta al ver que Dulce no llevaba nada debajo más que la piel, la primera impresión de verla sin nada la sorprendió pero luego la analizó, encontrando un par de lunares coquetos cerca a sus pezones que le causaron gracia y excitación….pero no hallaba que hacer, sólo se quedó quieta sin saber qué hacer a lo que Dulce con una sonrisa de medio lado y con total dirigió una de las manos de Anahi y la posó encima de uno de los pechos, a lo que Anahi respondió apretándolo con temor pero lo hizo con mucho instinto y con una curiosidad natural, Dulce sólo se sonrió y trajo la otra mano de ella y la posó sobre el otro pecho, Anahi se ruborizó un poco por este gesto, pero el rubor cambió casi de inmediato, al dejarse llevar por las sensaciones que tocar a Dulce en lugares tan suyos la hacían sentir, si bien tocarse en la intimidad y en general tener intimidad no era nada nuevo para ellas, y que sus cuerpos desnudos no eran una sorpresa ni nada, pero ahora era diferente, aquella vez se entregaron por el puro y más carnal de las sensaciones, sólo hubo un placer adornado con mucha lujuria y deseos de satisfacción personal a costa del sudor de otro cuerpo, pero ahora era diferente, no era ni satisfacción, ni deseo lujurioso, ni la perversión de la carne, pero era el deseo de entregarse a algo más, entregarse al sentir para ser más francos, al sentir de otra manera en el caso de Anahi y al sentir de nuevo en el caso de Dulce.
Dulce con sus pechos atrapados por las leves caricias de Anahi, se decidió a abrazar a ésta y con las manos ya en su espalda desabrochó el sujetador y con la misma delicadeza que le quitó el vestido lo hizo con el sujetar que desprendió de una sola del cuerpo de Anahi…los dos torsos desnudos a un paso o menos de distancia se contemplaban, Anahi expectante de lo que haría Dulce y Dulce sin saber si lanzarse o esperar para hacerlo con delicadeza….al final Dulce se decidió por esperar y acercándose al oído de Anahi le dijo – quieres bailar? – a Anahi le pareció la pregunta por demás extraña en ésta situación pero sin decir nada, asintió con la cabeza, e inmediatamente después Dulce la abrazó por la cintura y dirigió los brazos de Anahi alrededor de su cuello y haciendo un vaivén delicado escondió su rostro en el cuello de Anahi y sin besarlo lo acariciaba con la piel y toque de sus mejillas, de su nariz y su frente, mientras Anahi se perdía en esa caricia inesperada y totalmente nueva…el vaivén continuaba y las caricias en el cuello continuaban e iban ascendiendo para lo que Anahi instintivamente cerró los ojos y se dejó al sentir mientras sentía los pezones de Dulce endurecerse y enterrarse en su piel, mientras ella seguía en el trámite de no besar a Anahi pero acariciarla con su rostro, la nariz de Dulce se chocó con la de Anahi y con los labios casi rozándose le susurró – me jugaría la vida por hacerte mía – Anahi sin separarse de ese casi contacto le respondió – y que esperas para empezar a apostar tu vida – y con esa respuesta, Dulce se lanzó al beso, un beso lleno de pasión pero también de sentimiento, de cariño, y amor….las lenguas se enredaban una con la otra, los pechos subían y bajaban agitados, estrujándose y encallándose los unos contra los otros, mientras las manos de Dulce bajaban por la espalda de Anahi hasta sus pompas que apretaba con firmeza pasando por debajo del encaje de sus bragas para sentir la piel erizada de aquel lugar y Anahi apretaba la nuca de Dulce para lograr más cercanía….poco a poco Dulce fue empujando a Anahi hasta hacerla caer encima de la cama, y con una caminata de gata la acomodó y dejó caer su peso encima de la ahora su amante, y dándose un espació posó sus manos sobre los pechos de Anahi, los cuales reaccionaron de inmediato y se brindaron y perdieron en el toque de aquellas manos que ya no daban toques tímidos pero eran pellizcos y estrujes valientes y fuertes, sin dejar en ningún momento el beso y la boca de Anahi….esa boca que la tenía al punto del desmayo, esa lengua que la tenía al punto de la locura, pero la abandono en contra de su voluntad, por la necesidad de sentir más….de sentir mucho más esa piel, y así lo hizo Dulce, saltó de su boca para bajar por la línea de su mentón hasta la oreja que lleno de besos pequeños y líneas de saliva por su lengua, hasta morder y besar el lóbulo de la oreja lo que enloqueció a Anahi que se aferró con más fuerza a la espalda de Dulce y lanzó un leve gemido al aire, la boca y la lengua de Dulce continuaron y de la oreja bajo al cuello que con besos simples pero cargados de deseo, succionaron ese lugar y pequeñas marcas de pasión dejaron en su recorrido mientras ya casi desquiciada Anahi se perdía en el tacto de las pompas de Dulce que apretaba con vehemencia y desesperación, queriendo desgarrar y hacer más huecos de los que ya tenía esos vaqueros…Dulce no se inmutaba con nada ni con el sentir de las manos de Anahi casi queriendo arrancarle la piel de toda la pasión, porque Dulce estaba entretenida en el camino que había entre los pechos que observaba y respiraba que lleno de saliva y de más deseo, a lo que no pudo más Anahi y desprendió sus manos del trasero de Dulce para agarrarse con fuerza de la sábana en los costados de su cuerpo porque sentía que flotaría con tanta sensación, Dulce sólo seguía y ni se percataba que esa mujer estaba a punto de explotar con tanta sensación, y se lanzó a lamer cada pezón dando pequeños círculos a sus alrededores para luego tocarlos con la punta de la lengua y después succionarlos y morderlos con la misma avidez que un niño pequeño prueba un dulce, pero este dulce era más dulce que todo lo que había probado Dulce y le encantaba, Anahi totalmente mareada de tanta pasión sólo atinaba a agarrarse con más fuerza de la sábana y a dar gemidos más sonoros pero muy gratificantes para los oídos de Dulce que no perdía tiempo ni paciencia y seguía con su lucha por poseer esos pechos redondos y paraditos.
La lengua de Dulce parecía tener vida propia, y hacía dibujos con los pezones y eso enloquecía a Anahi que sólo atinaba a aferrarse más a la cama y suplicarle a Dulce – te…ne…ce..sito…..haz….me…tu..ya…por…favor – esas palabras para Dulce era música, eran las mejores palabras que había escuchado y con la mano que tenía libre bajó por su abdomen y pasó su mano por encima del encaje de las bragas y se dirigió de frente al centro, lo que provocó un pequeño suspiro y estremecimiento en Anahi, pero Dulce no se amilanaría sólo siguió tocando por encima de la tela para luego regresar al borde de la prenda y meter la mano entre las bragas, jugando con los deseos de Anahi, despues de besar el abdomen de Anahi, regreso y posó su mano en la intimidad de Anahi y causó un estremecimiento provocó que todo su cuerpo se levantara y con ello un gemido más sonoro….esa era la señal de Dulce, y lo que más deseaba era oler, beber y sentir la intimidad de esa amiga a quien más que nada en la tierra deseaba llamarla su mujer, y con ese pensamiento decidió ir más al sur, y con la mano firme sin dejar de moverse en su ranura, bajó con besos por todo su abdomen, y con la lengua le dio caricias a su ombligo que también causó estremecimiento…el jadeo era desquiciante, y casi ensordecedor las dos mujeres estaban casi sordas de pasión, poco a poco Dulce siguió descendiendo y fue llegando al comienzo de sus bragas y con las dos manos bajó la prenda de encaje y así totalmente desnuda la pudo sentir al fin…pero Dulce quería ver a su diosa en toda su Gloria, así que se levantó y se arrodilló frente a su “mujer” y la observo, como el pecho subía y bajaba sin cesar, como con sus manos se apretaba sus pechos y como su centro se contoneaba para sentir un contacto, y mirándola así se sonrió, a lo que Anahi correspondió y sentándose en la cama se lanzó a besar a esa mujer con mucha intensidad y en esa posición desabrochó el vaquero de Dulce y con la ayuda de ésta se lo quitó así también como las bragas y las dos totalmente desnudas sentadas y abrazándose en el centro de la cama se besaron mientras Dulce deslizaba su mano por la entrepierna de Anahi que se encontraba con las piernas abiertas a la espera de ese contacto, y cuando hubo ese contacto Anahi se desplomó sobre la cama y abrió aún más las piernas y dijo.

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mundo contigo

Mensaje por Admin el Miér Abr 13, 2016 12:08 am

Anahi: hazme tuya mi amor….quiero sentirte….hazme tuya.
Con esa afirmación, con ese mi amor a Dulce se le lleno el corazón, y con ese mi amor, quiso que en ese momento Anahi supiera a través de su boca en su intimidad que para ella ese lugar sería su nueva casa, y que vivir entre sus piernas sería su política de vida de ahora en adelante, y con esa nueva política, su boca llegó a su sexo y con su lengua recorrió toda esa hendidura que estaba adornaba por un pequeño manto de vellos que no hicieron más que encantar a Dulce, y con la lengua dando caricia a toda la extensión de esa grieta, termino por pararse en el lugar de su botoncito que sin dudarlo lo atrapó con su lengua y al que luego succiono causando que las caderas de Anahi se elevaran al cielo y sus músculos se tensaban y con ellos sus piernas se abrazaran a la espalda de Dulce, mientras ésta introducía un dedo para luego seguirle otro y con los dos dedos en un mete y saca acariciando las paredes de su vagina y la lengua con succiones que no cesaban, y las piernas de Anahi cada vez más apretadas a la espalda de Dulce se sintió un largo gemido y las uñas de Anahi llevarse con ella un poco de piel y con todo esto al final un gran suspiro y el cese de las contracciones….Dulce se movió de su lugar de entretenimiento y subió por el abdomen los pechos y llegó hasta la boca de Anahi donde le dio un beso mientras abrazaba con fuerza su cuerpo y le susurraba que la quería que la quería y la quería….palabras que Dulce no había pronunciado desde hace mucho y que nunca pensó volver a pronunciar, pero era necesario y era inevitable no hacerlo en ese momento, pero lo que en realidad coronó ese momento fue que Anahi le respondió de igual manera – Te quiero mi amor, te quiero – podía sentirse más feliz Dulce?....ella misma pensó que no pero cuánto dura la felicidad…es acaso eterna?....pero en ese momento ni a Anahi, ni a Dulce les importaba la duración de la felicidad, ni lo efímera que es ésta a veces lo único que importaba era mirarse de frente y entre caricias, regalarse miles o millones de besos, y mientras Anahi hacía su magia también en el cuerpo de Dulce, y la hacía delirar con un placer más intenso y llegar al climax unas cuantas veces y en viceversa muchas veces más, quedaron dormidas una frente a la otra con las frentes pegadas y con las manos entrelazadas.
La luz a veces estorba, y cuando lo único que quieres es seguir durmiendo, es bastante molesta, Dulce se decía mentalmente esto mientras sentía un calor y un peso en su espalda, volteó la cabeza hacia el otro lado encontrándose con Anahi echada de costado con uno de sus brazos abrazando la espalda de Dulce….la primera reacción de Dulce era salir corriendo…era obvio, Dulce detestaba ese despertar y las “vistitas de la mañana”, como ella decía “la cama es para el sexo y dormir para nada más”, y en esa cama ya había habido sexo y ya se había dormido, entonces que más?...las vistitas?...se preguntaba Dulce, pero como nunca, y después del pensamiento inicial de pánico y de querer salir de allí, se quedó mirando a Anahi, como sus cabellos rubios brillaban y se volvían aún más rubios con la luz del sol, como todo su torso desnudo era más bello en la mañana, como su boquita se acomodaba entreabierta a la almohada, como su brazo no había dejado de abrazar a Dulce, como todo era demasiado hermoso para dejarse escapar…Dulce aún de barriga se arrimó y busco ponerse más cerca de Anahi, y comenzó a acariciar su rostro, caricias leves, y comenzó también a acomodar el cabello que tenía sobre el rostro, y literalmente…”se enamoro”….no había dudas, Dulce sentía otra vez por otra mujer lo que juró no volver a sentir, AMOR, ese amor que pensó desterrado de su corazón y olvidado en un cajón, ese amor caprichoso que no acepta razones y que hace lo que se le da la gana con los corazones otra vez había sido desatado, y era para la persona que ahora estaba a su lado y que no le causaba pánico ni nada, pero sentía una hermosa paz y felicidad sentirla tan cerca y que despertara a su lado….y su frase de la cama sólo para sexo y dormir se fue a la basura, si sólo la pudiera tener en su cama pues haría un campamento en esa cama con tal de que ella nunca se moviera de ella, y se quedaran así por toda la vida, se acercó delicadamente y le dio pequeños besos en ambos párpados cerrados lo que provocó que Anahi abriera los ojos lentamente.
Dulce: buenos días princesa…buenos días hermosa – una gran sonrisa acompañaba a esas palabras –
Anahi: - abrió poco a poco los ojos mientras estiró su brazo para atraer más a Dulce y abrazarla – buenos días señorita…- se acercó más aún y le dio un beso dulce –
Dulce: que tal amaneciste? – miró fijamente a Anahi mientras acomodo su rostro en la almohada para quedar frente con frente –
Anahi: que tal amaneciste tú?
Dulce: me siento una mujer nueva, pero no sé porque me siento mucho más cansada….- una sonrisa picara se dibujo en su cara –
Anahi: uhmm yo también soy una mujer nueva, y yo si sé porque te despertaste más cansada….será porque – bajó su mano acariciando su abdomen – anoche alguien – su mano seguía bajando hasta llegar al monte de venus – no se cansó de hacer esto – metió su mano entre las piernas de Dulce, lo que hizo que ésta temblara –
Dulce: amor, saca esa….man…o….de…ahí…..que no….me vooooy….a…controlaaarrr…..dios mujer….- la mano de Anahi se movía entre su clítoris y bajando por toda la hendidura –
Anahi: ok mi amor…..saco la mano – sacó la mano de la entrepierna de Dulce y esta se quedo mirándola sorprendida –
Dulce: no vas a terminar?....- la miró con duda –
Anahi: sólo si me das un beso y me vuelves a llamar “amor” que me encanta como lo dices y me gusta más que me lo dediques a mí
Dulce: - se quedó mirándola después de que ella habló, y se acercó muy cerca de su boca – mi amor, mi amor, mi amor mil y una veces mi amor, amor amor amor, mi amor…..ahora si puedes seguir?
Anahi: - se sonrió y se acercó y antes de besarla le dijo – ay mi amor tan desesperada y a mi también me encanta decirte mi amor – se acercó a sus labios y se besaron tiernamente, para luego apasionarse y empezarse a tocarse en aquellos lugares donde el deseo nace cuando de pronto la puerta de la habitación se abrió de golpe –
Dulce con el golpe que abrió la puerta se paró de un solo brinco, y trató de esconder a Anahi con su cuerpo mientras sujetaba una sábana a la altura de su pecho, y con la vista totalmente perdida, y asustada, y con los ojos mucho más abiertos que de costumbre, mientras Anahi con la almohada sujetándola contra su cuerpo y tratando de ocultarse detrás de Dulce y la cara totalmente metida en su espalda, y con los ojos cerrados para no ver quién había entrado
Dulce: qué demonios haces aquí?....
Daniela: que qué demonios hago aquí soy tu novia….yo preocupada como una estúpida y tu revolcándote con una puta – Dulce trató de tapar más con su cuerpo a Anahi para que Daniela no viera su cara, pero ella sólo quería descubrir quién era –
Dulce: no hables estupideces, ella no es ninguna puta….ni nada, y espérame abajo que vamos a hablar….
Daniela: - se acercó a la cama para tener más visibilidad de Anahi pero ella estaba ocultando su rostro con la espalda de Dulce y la almohada – hablar dices?....que me vas a decir que no es lo que parece?.....y todavía en tu cama, en tu casa, donde nunca me has traido a mi?....eres una estupida Dulce….
Felipe: no te voy a permitir que le faltes el respeto a mi hija Daniela, podrá ser su novia pero es mi hija…..así que te pido de buena manera que te vayas de mi casa….- entró por el umbral de la puerta y se puso al costado de Daniela, y con un brazo levantado señalándole la salida –
Daniela: no me voy….ella es mi mujer y me debe una explicación, y quiero saber quién es esa puta que está detrás – se acercó hasta la cama y donde Dulce y Anahi seguían refugiadas, y trató de jalar la sábana que Dulce tenía tratando de tapar su cuerpo y el de Anahi – quién es esa puta, porque la escondes Dulce, quiero saber quien se está metiéndose entre nosotras
Dulce: carajo Daniela, deja esto, sal de aquí, me cambio y conversamos, nuestra relación… tú sabías que no estaba bien, por favor Dani, sal de la habitación y yo hablo todo lo que quieras contigo por favor
Daniela: esta bien – comenzó a regresar hacia el umbral de la puerta alejándose de la cama mientras que Dulce trataba de acomodarse para pararse y cubrir más a Anahi cuando, Daniela regresa de un salto y jala la sábana que tapaba a las dos mujeres y la cara de Anahi aún refugiada en la almohada se quedó en shock – CARAJOOOOOO!!!! Dulce si es la putita de tu amiga no?....yo sabía que esa estupida era una come coños, y que te quería para ti, maldita sea, YO LO SABÍA!!!!....*******, sal de ahí estúpida y defiéndete como mujer – se abalanzó sobre la cama, tratando de tomar por el brazo a Anahi.
Dulce: - se interpuso entre las dos mujeres y casi levantándola en peso empujó a Daniela, y con la ayuda de Felipe que la sostuvo en el aire – carajo que te pasa enferma, si es ANAHI!!!, la mujer que quiero….de quien estoy enamorada, si es ella, que vas a hacer ahora, golpearme, joderme la vida?....pues hazlo, eso no va a borrar que yo siga enamorada de esa mujer, que es la mejor mujer que en el mundo te podrás topar y también es mi mejor amiga, quería hablar contigo pero ahora no quiero nada contigo Daniela….nada me entiendes?....
Daniela: desde cuando me engañas con esta…ahh?…dime Dulce desde cuándo?....maldita Anahi…vas a ver, te voy a hacer pagar haberte metido con mi mujer….vas a ver
Dulce: papá por favor llévatela te lo ruego
Daniela: - se movía en el aire mientras Felipe se la sacaba de la habitación – me las vas a pagar – gritaba mientras Felipe la alejaba de la habitación –
Dulce: - Dulce aún con la impresión volteó y miró de manera consoladora a Anahi – mi amor estas bien? – se arrodillo en la cama y tomó el rostro de Anahi que estaba bañado en lágrimas –
Anahi: me tengo que ir Dulce…me fui desde ayer y nadie sabe nada de mí….después hablamos si? – Dulce quiso darle un beso pero ella simplemente volteó la cara –
Dulce: mi amor que pasa?...yo se que todo esto fue demasiado, pero que pasa? – le volvió a levantar el rostro para que la mirara, pero Anahi se zafó bruscamente dejando a Dulce arrodillada en la cama y ella se dedicó a recoger su ropa y a cambiarse –
Anahi: Dulce, esto me superó….perdóname, yo debo….ay no sé….tengo que ir a casa y ordenar mis ideas si?...- se termino de cambiar mientras Dulce estaba inmóvil y con la vista en la nada, totalmente desnuda sentada sobre la cama, y una lágrima inconsciente rodó por su mejilla –
Dulce: que significa ordenar tus ideas Anahi?, te arrepientes de todo esto?...de cuando me dijiste que me querías, de cómo me hiciste el amor, de cómo me tocaste de cómo me besaste, de despertar conmigo?....dime Anahi….esas ideas tienes que ordenar y olvidar? – se paró de la cama y buscó también su ropa y en casi segundos ya tenía la ropa encima –
Anahi: - se quedó paralizada con todo lo que le dijo Dulce, pero Anahi estaba muy confundida con todo lo que había pasado, las amenazas de Daniela, el escuchar que Dulce estaba enamorada de ella, todo era demasiado para ella – no no….Dulce por favor dame un poco de espacio para pensar si?....yo yo….
Dulce: dime que no te hago feliz Anahi…..dime que no te hice subir al cielo con mi amor, dímelo, dime que no eres feliz a mi lado….dime Anahi…..carajo HABLA Y DIME QUE ESTO FUE UN ERROR – Anahi se quedó más quieta y calló - DIME!!!!
Anahi: por favor Dulce, dame sólo un espacio para ordenar todo, sólo te pido eso….
Dulce: lárgate Anahi….
Anahi: pero Dulce – se acercó para tomar su mano pero Dulce la rechazó –
Dulce: LARGATE ANAHI…..sal de mi casa y de mi vida….soy yo la que dice que todo esto fue un error….FUE UN ESTUPIDO ERROR, y sabes algo…se feliz con Diego – pasó por el costado de Anahi y salió de la habitación dejándola a ella totalmente impotente y sin saber que hacer –
Bajó por las escaleras y llegó al salón donde su padre le dijo que Daniela no se había ido y que estaba afuera esperándola y que amenazaba con destrozar su coche si no salía, Dulce con todo lo que había vivido en su habitación y el poco apoyo mejor dicho el apoyo nulo de Anahi, ya no pensaba y no quería saber de nada así que salió como estaba, descalza y sin una chaqueta y se dio de a gritos con Daniela un par de minutos, terminando con un sonido del portazo de las dos puertas del coche y los chirridos de las llantas al salir acelerando del lugar, mientras todo esto sucedía Anahi seguía estática en la habitación y se preguntaba, que había pasado, como una mañana tan linda y una noche mucho mejor se había convertido en ese caos y horror…Anahi dejó caer su bolso al piso y con él se dejó caer, mientras escuchaba los gritos de Daniela y Dulce fuera de la casa y después los portazos y luego los chirridos de las llantas y con esos chirridos ella regresó a la realidad …se ha ido con ella en el coche?...se pregunto mentalmente Anahi y rápidamente cogió su bolso y bajó de prisa al salón para saber que había pasado.
Anahi: se fue?....se fue con ella?
Felipe: si hija….espero que esto se arregle….esa chica nunca me gusto, y esto no ha hecho más que comprobarlo…pero tu estas bien hija? – se acercó a ella y le tomó la mano –
Anahi: si si estoy bien pero porque Dulce se fue con ella…porque….
Felipe: yo creo que se la ha llevado a conversar a otro sitio, para no hacer mas escándalo… pero a pesar de todo hija, estoy feliz….
Anahi: feliz por qué?
Felipe: por ustedes pues tontita?...no sabes lo que deseé que ustedes estuvieran juntas.
Anahi: - la mirada de Anahi se apagó en un segundo – si pero yo lo arruiné todo
Felipe: pero porque lo dices hija?
Anahi: es que después que te llevaste a Daniela, Dulce quiso confortarme y yo sólo la rechace y le dije que necesita un tiempo para ordenar mis ideas, ayyyy ni siquiera sé porque lo hice….soy un estúpida, le hice creer que me arrepentía de todo lo que pasó entre nosotras….y ahora la arrojé a los brazos de Daniela – se sentó en el sofá y con las manos en la cara se echó a llorar –
Felipe: pero hija porque hiciste eso?
Anahi: porque soy una tonta, porque cuando escuche que Dulce le decía a Daniela que estaba enamoraba de mí, me entró pánico….nunca nadie me había dicho eso, ni Diego, y escucharlo de ella que me mueve tantas cosas en mi interior, me dio miedo de no estar a la altura de lo que ella siente por mí, y cuando quise decirle algo, me salió la estupidez de decirle que me diera espacio….soy una estúpida – Felipe se quedó a su lado y la abrazó
Felipe: hija….tú estás enamorada de mi hija?
Anahi: si creo….ay no sé Felipe
Felipe: si no lo sabes es mejor que te alejes, pero si lo sabes y tienes miedo, sólo tienes que enfrentarlo….es difícil decir que uno está enamorado cuando nunca lo has sentido porque es un sentimiento muy fuerte y poderoso, pero una vez que lo sientes y lo dejas en libertad y que domine tu vida, sólo te va a hacer una mejor persona
Anahi: - se paró del sofá y lo miró de frente – SI…
Felipe: si que?
Anahi: estoy perdidamente enamorada de Dulce, y me siento fatal de que se haya ido con esa bruja, no quiero que ella la toque ni nada, no quiero que nadie la toque pero yo, que voy a hacer?

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mundo contigo

Mensaje por Admin el Miér Abr 13, 2016 12:08 am

Felipe: esperar….o se llevó el móvil?
Anahi: no, no se lo llevó….entonces que hago….en mi casa no saben de mi desde ayer, pero no me quiero ir por si es que regresa Dulce, no quiero que piense que estoy huyendo de todo
Felipe: ve a tu casa, te cambias explicas donde estas y regresas yo no dejaré que ella se vaya ok?
Anahi: gracias Felipe
Anahi tomó el móvil y se dispuso a llamar a casa, y como era de esperarse su madre le dijo su vida, y su padre, casi lloraba de lo preocupado que estaba, y ni que decir del prometido, ese comportamiento no era lo normal en Anahi, la joven que siempre obedecía y hacía lo que era mejor, lo que era permitido y demás ahora no sólo se escabullía de su familia, mentía y además de eso era amante de una mujer, Anahi se repetía todo aquello en la mente mientras miraba como las imágenes regresaban y regresaban a su mente mientras el taxi se acercaba cada vez más a su casa…el camino fue corto o al menos eso sintió ella, y en casi 30 minutos llegó hasta su casa y dando un gran respiro y tomando una bocanada de aire se bajó del taxi y abrió la puerta de la casa y dirigiéndose por el gran jardín llego hasta la puerta principal de la casa y se introdujo en el salón donde toda la familia estaba reunida cosa extraña para ser un miércoles, los hermanos de Anahi alrededor de Diego y sus padres con una cara de preocupación fidedigna.
Diego: mi AMOR!!!...donde te has metido, mi amor, me preocupe demasiado pensé que te había pasado algo – Diego corrió al encuentro de su novia que estaba parada totalmente estática –
Anahi: estoy bien, pero porque tanto alboroto
Susana: tanto alboroto?....escuchaste Alejandro lo que dijo tu hija?....”tanto alboroto”…estamos desde ayer preocupados hasta las lágrimas porque no sabíamos nada de ti, no contestabas el móvil, y te desapareciste como si te hubiera tragado la tierra…..DONDE ESTUVISTE!!!!?? – se acercó hasta estar casi al frente de su hija y con una gran preocupación en la cara y con un par de lágrimas en las mejillas no pudo rendirse ni soportar no abrazar a su hija que pensó perdida o secuestrada –
Anahi: perdón mamá – le decía a su madre mientras le correspondía el abrazo – perdóname, dejé olvidado el móvil en un lugar, perdóname por favor ya no llores te lo ruego – trató de separar a su madre de su cuerpo para tranquilizarla cuando su padre se acercó a ella y tomándola de un brazo la jaló hasta el estudio, donde cerró la puerta y se quedó a solas con ella –
Alejandro: en este momento, ahora mismo me dices donde te metiste Anahi Puente.
Anahi: papá estuve con Dulce, fui a una carrera y después hubo un show y nos quedamos juntas y el móvil lo dejé en el coche y ya no pasó nada, perdóname por no llamar, no pensé que se preocuparían tanto – miró a su padre fijamente y se sentó en el sillón frente al gran escritorio –
Alejandro: - su padre se paró frente a ella y en un ademán casi invisible a la vista humana, el aspa que hizo la mano de Alejandro en el aire fue imperceptible hasta que la palma de la mano de su padre chocó con fuerza contra la mejilla de Anahi – me crees un estúpido o que?....nunca te he tocado y nunca pensé hacerlo pero el cinismo con el que me mientes me causa asco.
Anahi, se quedó estática, con una mano sujetándose la mejilla, enrojecida y caliente donde el golpe había caído, sentía dolor pero lo que más sentía era decepción, ella nunca pensó que su padre hubiera podido nunca hacerle algo semejante, usar la violencia para regañar una actitud suya, Anahi no se sentía en sus cabales después de semejante demostración de intolerancia, y de frustración por parte de su padre, así que se paró con la vista inyectada de rabia y con la mano aún sujetando su mejilla miró a su padre con rabia y mucho dolor le gritó
Anahi: y que quieres que te diga?, eso fue lo que paso si no me quieres creer allá tu, pero tu no me vuelves a levantar la mano, por más padre mío que seas, te juro que me dejo de llamar tu hija si lo vuelves a hacer
Alejandro: ahora la de las amenazas eres tu no?.....no pensé Anahi que tu, mi hija, en la que vi mi mayor logro como padre, mi primogénita, la que continuará mi trabajo con la nación, tu en quien tanto confiaba y adoraba me mires de frente y me mientas así
Anahi: y que te hace pensar que te miento tan descaradamente….ahhh dime padre, vamos dímelo?
Alejandro: - se acercó hasta su hija y otra vez levantando la mano pero no para dar un golpe pero para agarrar a su hija otra vez por el brazo, la condujo hasta el pequeño baño dentro del estudio donde la encaró frente al espejo señalándole dos pequeñas marcas en su cuello que por más excusa que se quiera inventar no se podían ocultar como moretones – que me vas a decir de esos chupetones que tienes allí, que te los hizo Dulce?
Anahi: - trató de mirarse con detenimiento las marcas, pero era cierto lo que decía su padre, fue Dulce, ni siquiera Anahi se acordaba de aquello, pero las marcas no se podían borrar eran demasiado obvias, muy cerca una de la otra y casi en la base del cuello – yo papá, es que….yo….
Alejandro: con quien engañas a Diego….seguro que tu alcahueta es Dulce, estoy seguro que ella te ayuda a verte con ese malnacido que quiere destruir tu relación perfecta con Diego
Anahi: relación perfecta?....tu que sabes de cómo es mi relación con Diego?....tu no sabes nada de mi relación, lo único que tu sabes es que Diego es el yerno que deseas pero que hay acerca de mi….que hay acerca de MI FELICIDAD Y DE LO QUE YO QUIERO – salió del baño con las lágrimas cayendo y se sentó en el sofá para seguir llorando –
Alejandro: - su padre la vio llorar y no supo que hacer, se acercó hasta ella y se arrodillo en el piso y sujetó las manos de su hija – hija es normal ponerse indecisa cuando ya se va uno a casar, pero no debes buscar respuesta a eso en otro hombre, Diego te ama y te adora, es un buen hombre, responsable y sólo quiere hacerte feliz
Anahi: pero que hay de las mariposas, de las sonrisas tontas, de los besos que te elevan del suelo, que hay de eso papá?
Alejandro: de que estas hablando hija?....esas son cosas de adolescentes, eso no se encuentra en un amor maduro, de personas adultas…eso es de niños
Anahi: estas muy equivocado papá, eso se vive siempre, y yo lo estoy sintiendo, y me hace muy feliz, y me hace sentir como nunca me he sentido, siento plenitud en mi alma, y no lo quiero perder, me niego a perderlo porque estoy segura que si no lo tomo ahora no volveré a tener
Alejandro: pero escúchate hija, lo que hablas no tiene sentido…..haber dime qué hombre te ha convencido de semejante estupidez y mentira….seguro que sólo va detrás de tu posición y de tu dinero, mi amor…..yo soy hombre y los hombres son capaces de hacer eso y más por atrapar a una mujer, te hacen sentir lo mejor del mundo pero sólo es una mentira, es una táctica.
Anahi: y quién te ha dicho a ti que es un hombre.
Alejandro: no me vayas a mentir que los chupetones son golpes con la puerta del coche, quien más te podría hacer eso….ni que una m….mujer……MUJER?!!

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mundo contigo

Mensaje por Admin el Miér Abr 13, 2016 12:08 am

CAPITULO 6
Anahi: y que tal si fuera una mujer quien me hizo sentir todo eso
Alejandro: mierdaa…..yo sabía que esa amistad con esa anormal de Dulce te iba a traer problemas, seguro una de sus amigas raras te engatusó, maldita sea, se aprovecharon de ti de mi hija pura, de mi hija intachable, seguro que una de esas marimachas amigas de Dulce lo hizo no?
Anahi: papá….como puedes hablar así….eso no se pega, ni se engatusa….se es o no así…nunca pensé que fueras tan intolerante… yo que te admiraba por tu imparcialidad frente a temas de gobierno y ahora no eres más que una mente cerrada
Alejandro: mente cerrada me dices……ERES MI HIJA….Y AHORA ME DICES QUE ERES LESBIANA?...tu no eres asuntos de gobierno…..como quieres que sea imparcial eres mi hija y ahora me dices que te acostaste con una mujer…..como quieres que reaccione que te celebre, que haga una fiesta y te prenda velas, noooooooo…..MI HIJA UNA LESBIANA… carajo la voy a matar a Dulce si no me dice quien te convirtió en esta anormalidad
Anahi: - Anahi no podía creer lo que escuchaba de la boca de su padre, la poca tolerancia que gritaba y pregonaba parecía que no era de el padre que ella tanto adoraba y que ahora aborrecía – con Dulce no te metas, y ella no tiene nada que ver en esto, es más te prohíbo que hables de ella
Alejandro: pero que estúpido fui…..claro, que amiga ni que amiga…..es Dulce no?.....Dulce es tu amante…..Carajoooooooooo!!!.....y yo que le tenía lástima a esa chica, mientras ella se dedicaba a seducirte y pervertirte…..te juro que me las va a pagar – sea acercó a su hija con los puños apretados y tratando de controlar su ira –
Anahi: no jures nada Alejandro, que te juro que entonces no vuelves a saber de mí y sí es Dulce…a ella la amo…y nada de lo que digas o hagas podrá hacer que cambie mis sentimientos hacia ella….viví demasiado tiempo engañándome, mintiéndome para no causar decepciones en ustedes….en TI….pero de que me sirvió…soy feliz con ella y si te gusta o no…NO ME IMPORTA…porque por primera vez y última vez te lo diré que esta vez la que elige soy yo y es a Dulce a la que elijo para ser feliz – miró a su padre con una mirada casi asesina y sin dejar que él le contestara salió del estudio y con premura se fue hasta su habitación
Todos desde el salón vieron como Anahi subía con toda prisa hasta su habitación, y detrás de ella su padre con lagrimas en los ojos la observaba desde el pasillo como se alejaba en lo alto de los escalones, todos estaban desconcertados, nadie sabía nada y Alejandro tampoco quiso hablar, sólo atinó a tomar un vaso el cual lleno de whisky y se lo bebió de un sorbo mientras su mujer lo increpaba de que sucedía con su hija, pero el simplemente estaba como ausente, sin pronunciar palabra y con la mirada totalmente perdida en la nada.
Dulce sentía un dolor profundo, sentía otra vez dolor, ese dolor que había jurado no volver a sentir por amor, y ahora en menos de un día había pasado del la felicidad más grande al dolor más asfixiante, su mente volaba al igual que la aguja del velocímetro del tablero del coche, estaba a más de 100 y Daniela con cara de asustada aferrándose al asiento y con el cinturón bien sujeto a su cuerpo le gritaba a Dulce que bajara la velocidad, pero Dulce no escuchaba, su mente no estaba allí, ella sólo aceleraba y aceleraba, sin ni siquiera fijarse si las luces estaban rojas o verdes, si había un coche al frente o no, su mente sólo pensaba en Anahi, y como la hiso sufrir, hasta que Daniela, tomó uno de los brazos de Dulce y viró con fuerza el timón perdiendo el control del vehículo….el auto cual serpiente se movía en el pavimento, Dulce sujetó con más fuerza el timón que temblaba al compás de las llantas chirriando pero al final pudo controlar el vehículo sin salirse de la vía, pero Dulce no iba a parar, el coche aún mantenía la velocidad, mientras Daniela se aferraba con las dos manos puestas en el tablero del coche.
Dulce: pero que demonios te pasa loca, nos quieres matar?.....casi me haces accidentar
Daniela: para Dulce por Dios, para el puto coche….estas como loca manejando y tengo miedo….por favor
Dulce: o sea ahora me quieres dejar ir, no que yo no te podía dejar, no que tu nunca me ibas a dejar?....ahh?
Daniela: por favor Dulce tengo miedo por favor
Dulce: esto es lo que me gusta Daniela, esto….la velocidad, y lo hago muy bien no te parece?....mira como esquivo los autos….esto es excitante – lo decía mientras pasaba de carril en carril –
Daniela: DULCE POR FAVOR!!!!......me vas a matar, si tu te quieres morir pues muérete pero yo no quiero ni mucho menos morirme en tus manos
Dulce: - Dulce escucho el comentario de Daniela, y de pronto cayó en la realidad, que estaba haciendo? Poniendo en riesgo su vida y la de Daniela por qué?, dio un freno fuerte y se arrimó al costado del camino y Daniela salió del auto y vomitó al costado del auto, Dulce bajó del coche y se acercó a ella para ayudarla – estas bien?...perdóname Dani, te llevo a tu casa, y hablamos después que ahora no tengo cabeza para hablar si? – miraba a Daniela con cara de susto y culpa –
Daniela: yo irme contigo Dulce?.....vete a la ******* Dulce….yo no me vuelvo a subir a tu coche ni voy a ningún lado contigo, vete y jódele la vida a Anahi, pero a mí no te me acerques, estás loca Dulce, pudiste matarte y a mí por nada, por no saber controlar tus emociones, vete al carajo Dulce, y no te molestes por ir a mi casa por tu ropa, que yo misma te la traigo, pero no quiero volverte a ver me entiendes?....
Daniela se paró del pavimento donde quedó estaba y se alejó de Dulce y del coche y con desesperación y casi corriendo tomó un taxi y se alejó del lugar mientras Dulce se quedó con la mente totalmente ofuscada, y casi desesperada, no entendía bien que había hecho pero definitivamente había hecho una estupidez y una locura que pudo costar vidas, vidas que no le pertenecían a ella, y con el total desasosiego que sentía en el cuerpo, se arrodillo en el pavimento y se echó a llorar como una niña, lloró por mucho rato, hasta que una patrulla se estacionó detrás de su coche.
Quería llorar, pero ni las lágrimas ya le salían de toda la impotencia que su padre le había causado con toda esa palabrería barata, mientras sentía el corazón casi salir del pecho, mientras pensaba en Dulce y en su padre, sacaba la ropa de los cajones y la metía como cayera en la maleta, cuando de pronto la puerta de su habitación se abre.
Santiago: que haces Anahi, que paso?....Diego está tratando de tranquilizar a mamá que está bastante histérica y Alma tratando de hacer que papá hable pero él no dice nada que pasó hermanita, porque haces esa maleta?
Anahi: me voy Santi, ya no me puedo quedar más en esta casa, no puedo vivir bajo el mismo techo de una persona tan intolerante como mi padre
Santiago: de que hablas Anahi, pero que paso?
Anahi: paso que me enamoré Santi….sólo pasó eso
Santiago: tiene eso algo que ver con los chupetones que llevas en el cuello?
Anahi: si tiene que ver
Santiago: y Diego?
Anahi: a él no lo amo…..y aunque quise negar que estaba enamorada de alguien más, ayer no pude negarlo más….estoy enamorada Santi y siento todo eso que dijiste esa vez que conversamos, siento las mariposas, las ganas casi desquiciantes de estar con esa persona, de que esa persona despierte a mi lado todas las mañanas, que sólo sean sus besos los que me alimenten que sólo yo sea quien le quite la ropa, que su nombre y su cara sea lo ultimo y primero que vea en mi día….
Santiago: pero cuál es el problema entonces, cásate con ese chico, en vez de Diego, porque papá esta así como esta
Anahi: porque me enamoré de alguien que él jamás aceptaría como pareja para su hija
Santiago: ayy ni que fuera una mujer por Dios
Anahi: exacto
Santiago: exacto que?
Anahi: hermanito…..estoy enamorada de una mujer….estoy enamorada de Dulce
Santiago: QUE!!!! Como que de Dulce, eso no puede ser….ustedes son….o por Dios, no no lo puedo creer….tu hermanita, la mujer perfecta, no es tan perfecta al final, ya decía yo que ella te miraba diferente….pero no pensé que tu le correspondieras….uffff…..wow…..y ahora que va a pasar Annie?
Anahi: no lo sé hermanito, pero anoche fui la mujer más feliz de esta tierra, y aunque una estupidez mía hizo que Dulce pensara que no la quería, estoy dispuesta a demostrarle que la adoro y que la amo cueste lo que cueste
Santiago: me enorgullece tu valentía hermana, quizás si yo hubiera tenido la mitad de valentía que tienes hoy, no hubiera perdido el amor….te felicito, y cuentas conmigo para lo que quieras…te quiero mucho hermanita – los dos hermanos se abrazaron y Santiago ayudo a su hermana con su maleta a bajarla y el mismo se ofreció a llevarla donde Dulce
Cuando Santiago bajaba con la maleta, la mirada de Diego era desconcertante y rápidamente se acercó a Anahi y le dijo que en ese momento se la llevaba a su departamento, pero Anahi sólo le sonrió le dio un beso en los labios y le dijo que no lo amaba y que buscara una buena mujer que lo amara como ella no podía y que ahora se iba a la casa de su verdadero amor….la cara de Diego estaba pálida y sin expresión lo que le dijo Anahi lo tomó por sorpresa y prácticamente lo mató, Alma y Susana escucharon también lo que le dijo y quedaron igual de sorprendidas y no entendían nada, Susana no dejaba de llorar y Santiago para tratar de tranquilizarla sólo le dijo que Anahi estaría bien, cuando iban saliendo ambos hermanos Alejandro se paró del sofá donde se había arrinconado y le grito a Anahi – espero que no te arrepientas – Anahi lo miró con la misma intensidad y le dijo – nadie se arrepiente de amar – y sin esperar respuesta ni nada salió de esa casa que la había cobijado por más de 23 años, esa casa que ella llamaba hogar pero que ahora era el infierno….mientras Santiago conducía hacia la casa de Dulce, no decía nada, sólo de rato en rato miraba a su hermana, que dejaba liberar unas cuantas lágrimas, y sólo atinó a sostener la mano de Anahi y decirle que todo estaría bien, que todo iba a estar bien, aunque ni el mismo sabía como todo estaría mejor…llegaron a la casa de Dulce y Felipe ayudo a Anahi con la maleta y sin preguntar nada la abrazó y le dio la bienvenida a su casa, Santiago saludo a Felipe y ambos intercambiaron unas pocas palabras de agradecimiento y Santiago prometió regresar a visitar y se retiró despidiéndose de su hermana con un abrazo eterno y un beso en la frente y prometió estar siempre pendiente de ella.
Felipe: Anahi, vamos entra a la casa ya, estas en buenas manos aquí, y tu hermano regresara a visitarte
Anahi: quiero esperar a regrese Dulce….tengo miedo Felipe, que le pase algo, o que ya no me quiera más
Felipe: ella va a regresar cariño, no le va a pasar nada, tiene más vidas que un gato
Anahi: pero yo la conozco, cuando ella está enojada, triste, maneja como loca y tengo miedo
Felipe: no me preocupes a mi también por favor no va a pasar nada, sólo ha llevado a Dani a su casa, por favor Anahi entra a la casa y esperemos adentro si?
Anahi: está bien…..- Anahi paró el paso y escuchó a lo lejos las bocinas de la policía, y mientras estas es hacían más cercanas más se hinchaba su corazón de dolor – Felipe escuchas eso…..FELIPE es la policía, es la POLICIA!!!
Felipe: tranquila hija que seguro no es aquí….tranquila por favor – Felipe miro con temor tratando de equivocarse en lo que decía –
Anahi: noooo Dulce…..por favor – lo dijo sujetándose las manos mientras miraba por la esquina de la cuadra que una patrulla volteaba –
Felipe se abrazó a Anahi y cerrando los ojos deseo que esa patrulla no parará en su casa, deseó con todo el corazón y con cada fibra de su cuerpo, pero eso no pasó, la patrulla paró frente a la casa y Anahi se desató en llanto, pensando lo peor, mientras un policía bajó de la patrulla y se dirigió a los dos
Oficial: buenas noches, esta es la casa de Dulce Espinoza?
Felipe: si oficial, ella es mi hija
Anahi: TE LO DIJEEEE FELIPE, YO TENÍA MIEDO….NOOOOOO – se sujetó el rostro con las manos mientras su corazón parecía dejar de latir –
Felipe: tranquila Anahi el oficial no ha dicho nada por favor cálmate
Oficial: su hija la encontramos al costado del camino ruta 20 que lleva a la gran vía
Anahi: NOOOOOOOOOO….
Felipe: tranquila hija por favor…..siga oficial
Oficial: estaba muy desencajada, y consideramos que no podía manejar, y ella misma nos dio su dirección y la trajimos hasta aquí, está dentro de la patrulla
Felipe: Dios Santo…..gracias Dios, gracias oficial
Anahi, no termino de escuchar eso, y se apresuró a ir hasta la patrulla, y vio a Dulce recostada en el asiento como dormida, y sin pedir permiso a nadie abrió la puerta y se abalanzo sobre ella y la abrazó con fuerza mientras lloraba y le gritaba que era una tonta, y le gritaba también que la amaba, y que jamás se alejaría de ella y que ella era su mujer para toda la vida, Dulce que a las justas entendía palabra por tanto sollozo, correspondió el abrazo y separándola de su cuerpo la sentó en el asiento
Dulce: que me dices Anahi?
Anahi: que…snif snif…que…te….snif snif….amo….te snif snif….amo
Dulce: carajo……porque me haces sufrir tanto mujer……yo también te amo – se acercó a ella y la besó con todo el amor que llevaba dentro –
Oficial: cof cof….ya puede salir señorita, no olvide de ir a recoger su coche en cuanto pueda – las dos mujeres se miraron y se sonrieron por la interrupción –
Dulce: si oficial, y gracias….vamos mi amor salgamos de la patrulla, vamos a la casa si?
Anahi: vamos mi amor – salieron de la patrulla agarradas de la mano y abrazadas, Dulce le dio la mano al oficial y se despidió de él y con las manos aún enlazadas y sujetadas por la cintura abrazaron a Felipe y entraron todos juntos a la casa…Dulce no se quería separar de Anahi pero necesitaba entender como es que Anahi había regresado…
Dulce: pero que estás haciendo aquí mi amor….no es que no me guste….pero es que no entiendo nada, yo pensé que….
Anahi: me fui de mi casa amor….
Dulce: QUE!!! Como así….
Anahi: por dos marcas que dejaste en mi cuello, me delataron de nuestra noche desenfrenada de amor y no pude más y dije la verdad acerca de que no amaba a Diego y que no me casaría con él
Dulce: wow….de verdad dijiste todo eso?
Anahi: si….y le dije a mi padre que estaba enamorada de ti, y como no quiso comprender y ni siquiera quiso tratar de hacerlo…me fui de mi casa, porque por primera vez en mi vida hice algo que quería y no lo que el resto quería…..y ese algo que quería y que quiero en mi vida eres tu mi amor….- Dulce no podía creer lo que escuchaba, ella que pensó que Anahi habia jugado con ella, y que la había utilizado, había arriesgado su vida familiar, por estar con ella –
Dulce: mi amor yo….no sé qué decir….
Anahi: di que me amas igual y que no me vas a dejar nunca, y que juntas haremos que funcione
Dulce: te amo princesa, y sólo voy a dedicar mi vida a hacerte feliz mi amor…. – ambas se fundieron en un beso tierno, mientras la mirada atenta y llena de felicidad de su padre no las dejaba de admirar
Dulce: - Dulce se separó del beso y miró de reojo a su padre – este papá….podrías darnos algo de privacidad por favor
Felipe: les doy toda la privacidad del mundo, fuera de mi salón por favor….vayan a otro lugar tórtolas

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mundo contigo

Mensaje por Admin el Miér Abr 13, 2016 12:08 am

Y con la venía del padre de Dulce, las dos nuevas amantes y ahora enamoradas, se dirigieron entre besos y caricias al dormitorio de Dulce, donde ni bien cerró la puerta Anahi se lanzó a los brazos de Dulce para fundirse en un beso intenso y lleno de amor, las sonrisas de los labios no desaparecían y las palabras de amor sobraban, Dulce abrazando a Anahi por la cintura, la cargó hasta colocarla en la cama, y mirándola a los ojos se levanto un poco – eres hermosa Anahi – se acercó y se fundió en otro beso más intenso pero lleno de sentimiento, de mucho amor, de mucha pasión, Anahi no quería separarse de los labios de Dulce pero sentía la necesidad que esa boca recorriera el resto de su cuerpo, pero también la necesitaba en su boca, pero al final termino cediendo a que Dulce bajara de su boca por su cuello donde recordó las marcas – amor no me vayas a dejar más marcas por favor – Dulce se sonrió y le susurró en el oído – sólo las necesarias para que sepan que eres mía – y con esa frase Dulce se lanzó a morder el cuello de su mujer, y a besarlo con devoción y con la lengua dejar carreteras de saliva en el trayecto, mientras Anahi arqueaba más su espalda para dar más espació a más caricias, mientras sus manos se aferraban a la espalda de Dulce y con rapidez buscaban subir la camiseta pero la intensidad de los besos de Dulce no la dejaban ni coordinar sus movimientos y al final termino rindiéndose ante semejantes caricias y perdió el total control de sus manos que como dos desbocadas ya no sabían dónde colocarse, sólo se dejó llevar y Dulce la llevó con ella, con total ternura y suavidad como en motivo de celebración y de no dejar que el momento se fuera rápido pero que pasara más lento cada vez, se deshizo del mismo vestido que la noche anterior había hecho volar por los aires, y esta noche otra vez volvía a separar de ese cuerpo espectacular de la que ahora era su mujer, y otra vez a encontrarse con el conjunto de ropa interior azul que ahora no paró a detallar pero sólo se apresuró a quitar, el tiempo se repetía mentalmente Dulce, el tiempo ya no importaba, las dos mujeres completamente desnudas se dedicaban sólo a besarse, Dulce totalmente absorta en besar la boca y el cuello de Anahi mientras esta sólo respondía con gemidos suaves y con decisión buscaba sacar la camiseta de Dulce, que al final la alejó de su piel y aprisiono con una mano un pecho de Dulce y con la otra se encallaba en la espalda de ésta, un cuadro perfecto dibujaban los dos cuerpos fundidos, las sábanas blancas contrastaban perfectamente todo el sentimiento que en esa cama se desataba…el resto de prendas que faltaban volaron por los aires y el dibujo aun perfecto de dos cuerpos amantes seguía en exposición en esa cama, que parecía la pintura de éxito de una exposición...esa noche se entregaron otra vez en cuerpo y en alma, las dos mujeres vivieron y sintieron el amor en toda su expresión acompañado de la sensación casi mágica de saberse una al lado de la otra.
Otra vez el sonido de la mañana les llegaba….Anahi llevaba mucho rato despierta y se sobaba con delicadeza el abdomen, tratando de apabullar el sonido que su estómago vacío propagaba, el día anterior no había probado bocado, y las emociones y energías gastadas habían sido casi extremas, pero aún así, a ella no le importaba el hambre ni el grado de desasosiego que llevaba en el alma por haberse separado de su familia porque ahora estaba con ella, con la mujer que había logrado que se sentía ser parte de un plan mayor, sentirse parte de alguien, parte de un futuro que al lado de Diego le costaba imaginar, ahora en esa cama echada acariciando delicadamente la espalda de Dulce, podía imaginarse toda una vida con ella, podía imaginarse un mundo con ella… - Un Mundo Contigo – casi en susurró se escuchó de sus labios y con esa frase y muchos momentos felices en su mente no pudo evitar sonreírse y con esa sonrisa poco a poco se fue acercando y se echo encima de la espalda de Dulce que yacía boca abajo al lado de Anahi y la abrazó.
Dulce: uaohhh…..que pasó mi amor? – bostezaba Dulce mientras trataba de sujetar el brazo que rodeaba su espalda y dándose vuelta exponiendo su pecho desnudo la miró coquetamente –
Anahi: no pasa nada, sino que no me pude esperar ni aguantar las ganas de abrazarte y decirte que te amo mi amor….sé que no tengo experiencia en esto de amar, pero estoy segura que este amor es el más grande que existe – se echó sobre Dulce y buscando su boca le dio un beso profundo lleno de sentimiento –
Dulce: yo también te amo….y con algo de experiencia puedo decir que esto que siento por ti es amor verdadero…te amo pequeña TE AMOOOOO!!!!
Anahi: shhhh mi amor no grites – le dijo mientras colocaba dos dedos sobre su boca – tu papá se despertará…no vez que aún es temprano?
Dulce: perdón mi amor….pero entonces que hace mi súper mujer despierta, sigamos durmiendo mi amor, a menos que quieras hacer – beso con pasión sus labios – algo – continuó el beso pero con mayor intensidad – mucho más – la mano de Dulce ya casi llegaba al monte de venus de Anahi – entretenido
Anahi: uhmm mmi amor claro que quiero….pero….- casi no podía hablar por las caricias que Dulce ya propinaba a su sexo – es que….mi….tengo…..ayyyyy….olvidalo mi amor…sigue….
Dulce: - Dulce subió de improviso su mano y dejó de besar a Anahi – no mi amor dime
Anahi: DULCE!!!!....no me vas a dejar asi….
Dulce: primero me dices que me ibas a decir…y no grites mi amor que despiertas a mi papá
Anahi: te estás vengando no?
Dulce: puede ser – se dio media vuelta en la cama quedando encima de Anahi – o de repente lo hago para que te vuelvas loca de pasión por mi….
Anahi: ay ni que fueras tan irresistible
Dulce: pero si te beso aquí – beso su mentón – y quizás aquí – besó su cuello muy cerca de su mentón – o si beso aquí – besó debajo de su oreja – o quizás si bajo hasta aquí – besó su clavícula – y si bajo un poco más aquí – besó el nacimiento de sus pechos – y puedo seguir más al sur mi amor hasta que me digas que me ibas a decir que sino no termino de hacer nada
Anahi: uhmmm….mi amor…..porque eres así……uhmmmmm
Dulce: dime Anahi….dime
Anahi: - Dulce dejó de besarla y la miró de frente - estoy loca de pasión por ti mi amor..pero
Dulce: pero que?
Anahi: pero también tengo hambre….de comida mi amor….
Dulce: JAJAJAJA….- se lanzó hacía el costado y echándose a su lado continúo carcajeándose – ay mi amor porque no dijiste nada antes, yo también tengo hambre…vamos a comer sin hacer mucho ruido y nos preparamos algo vale?
Anahi: vale pero primero dame un beso y algo que ponerme que en sabanas no bajo
Dulce: - se acerco le dio un beso y le lanzó una mirada pícara – entonces desnuda bajarás que ese traje te queda muy bien
Anahi: Dulce…..
Dulce: ya mi amor…..no se enoje mi princesa – Otro beso vino y muchos más y casi 40 minutos después recién pudieron despegarse de esa cama y salir del dormitorio para bajar a la cocina, donde siguieron con la dosis de besos y donde se alimentaron a la boca.
Felipe: y que van a hacer ahora? – Miró de frente a las dos nuevas amantes que estaban al otro lado de la mesa –
Dulce: a que te refieres con “ahora” papá?
Felipe: Anahi, tú tienes que terminar tu carrera, y tu Dulce, ya sólo te falta unos cuantos meses no quiero que se entretengan tanto con su relación que dejen de estudiar
Anahi: para nada Felipe, a mi me falta sólo un par de meses y me graduó, y aunque su hija me traiga loquita, no voy a descuidar la Uni estando tan pronto de terminar y espero que esta preciosura – le dio un beso en la nariz a Dulce – tampoco se descuide sino la castigaré
Dulce: así y como me castigarás – lo dijo mirando a Anahi con intriga –
Anahi: pues te irás a dormir con Dylan – la miró con picardía y le guiño un ojo –
Dulce: que!!!....no pues con esa amenaza, ahorita mismo me voy a la Uni a terminar mis pendientes – se acercó a su boca y le dio un beso tierno –
Felipe: jajajaja….excelente hija, creo que haremos un buen equipo….jajaja, pero eso sí ni crean que mi casa se convertirá en su hotel eso si que no, hasta que yo no vea un compromiso serio entre ustedes las dos dormirán en cuartos separados
Dulce: QUE!!!!.....estás loco papá?
Anahi: un compromiso serio?
Felipe: a ver Dulce….que es Anahi para ti?
Dulce: como que que es? Papá es la mujer de mi vida – lo dijo mientras miraba fijamente a Anahi –
Felipe: eso ya lo sé….pero dime acaso es tu novia?
Dulce: bueno….no se lo he preguntado, pero no crees que es obvio que sí, y será mi esposa también
Felipe: pues entonces dícelo mujer
Dulce: - Dulce con toda la cara sonrojada tomó la mano de Anahi que sólo podía mirar a Dulce con los ojos casi llenos de lágrimas – mi amor, se que yo no puedo darte todo a lo que estas acostumbrada, pero te prometo que amor, y felicidad nunca te faltarán estando a mi lado, Anahi Puente quieres ser mi novia y futura esposa?
Anahi: - con las lágrimas cayendo por sus mejillas y con una sonrisa amplia y llena de alegría – si mi amor….mil y una veces si quiero ser tu novia, tu esposa, tu todo….
Dulce: y ahora me puedes besar? – Anahi se lanzó a darle un beso intenso que se acompaño con un abrazo eterno frente a la mirada más que complacida de Felipe, que sólo podía mirar con satisfacción y alegría a esas dos mujeres que se amaban con locura y de las que estaba seguro que se pertenecían juntas para siempre.
El tiempo es cómplice de fechorías, de mal entendidos, de recuerdos, de momentos y de dejar pasar sufrimientos, pero el tiempo no es cómplice de la felicidad, el tiempo y la felicidad no van de la mano, es más, la felicidad es menguada con el tiempo, pero Dulce y Anahi, fuera de cualquier pronóstico, no fueron otras víctimas del casi traicionero tiempo, al contrario se solidificaron en una relación muy sólida casi como el acero, y aunque no faltaron los problemas comunes y corrientes de las parejas, ellas lograron con éxito acoplar sus vida a sus diferencias y a sus actividades, logrando casi un equilibrio, y que en casi 6 meses de relación había funcionado muy bien….Dulce se graduó y la primera en la fila para felicitarla fue Anahi al lado de Felipe, Anahi por su parte también se graduó y aunque en su ceremonia de graduación estaba la mujer que amaba, su hermano, su hermana y su nana, pero no estuvieron presentes las personas que le dieron la vida y que la habían inspirado por tanto tiempo a ser lo que era….las relaciones familiares en la familia Puente, después de la partida de Anahi, se habían vuelto casi insoportables, el patriarca de la familia no lo calentaba ni el sol y el mal humor era ya su estado de ánimo habitual, la madre de Anahi se había dedicado casi a vivir en el club y a prestarle menos atención a Alejandro al cual ya había empezado a detestar, casi tanto como aborrecía la nueva vida de su hija mayor, e incluso se había dispuesto a tomar clases de tenis casi todos los días pero extrañamente por más de llevar casi 4 meses de clases, su juego no había mejorado casi nada aunque las horas de clases habían aumentado casi en el doble…en los 6 meses que Anahi llevaba separada de su familia sólo había hablado una vez con su padre, donde él le dejó claro que nunca aceptaría su nuevo estilo de vida y que jamás aceptaría a Dulce como su pareja pero más que eso le dejó muy claro que deseaba discreción en ese estilo de vida, que él era un hombre público y que no quería escándalos mediáticos por causa suya, Anahi se sentía muy culpable por el daño que causó en su familia y no deseaba causar más daño así que la relación suya con la de Dulce se mantuvo siempre en un perfil bajo, mejor dicho en un perfil demasiado bajo, ante el mundo Dulce y Anahi eran las mejores amigas, pero nada más, esta situación a Dulce la ponía mal, al tener que soportar las miradas de deseo hacia su novia por hombres en la oficina y ella sin poder hacer valer su posición de total dueña de esa mujer, pero ellas hicieron un trato y sabía que Anahi lo hacía por su padre por lo que Dulce, tenía que comerse su orgullo, celos, y aparentar una amistad verdadera.
Anahi: mi amor hoy voy a llegar tarde, tengo una cena con los socios del buffete, y quien sabe de repente me quieran hacer socio junior – Dulce escuchaba la voz a través del teléfono y casi no podía creer que otra vez le decía lo mismo –
Dulce: otra vez mi amor?....ya van 3 días seguidos que me duermo sin verte y me despierto sola porque sales demasiado temprano
Anahi: mi amor esto es algo importante, si me hacen socio junior me aumentarían el sueldo y así podría ayudarte a cumplir tu sueño de ampliar el taller, es algo bueno para las dos mi amor
Dulce: y si me llevas a tu cena?....es que mi amor te extraño demasiado, además no me gusta como ese Lorenzo te mira
Anahi: jajaja, mi amor eres hermosa cuando me celas, pero no mi amor, no te puedo llevar, como que te presentaría, señores socios ella es mi novia?....sabes que no puedo mi amor, y por Lorenzo no te preocupes que sólo tengo ojos para ti mi vida
Dulce: si ya se….que soy la novia fantasma en tu vida, lo había olvidado Anahi, ya va no te preocupes, me tengo que regresar a trabajar que el jefe de planta detesta que hable por el móvil mientras trabajo y no le puedo decir que no me joda que estoy hablando con mi novia porque ahhh verdad no tengo novia al menos no una que se llame Anahi….pero que importa no mi amor, lo que importa es que en las cuatro paredes de mi casa si lo seamos no?...bueno me tengo que ir chau…que te vaya bien en tu cena….adiós
Anahi: Dulce no te pongas así por favor…..Dulce…..alo!!!.....DULCE!!!
La cosas en la relación se habían logrado complicar…la vida de Dulce había dado un giro de 180º, ya no era sólo Anahi su mayor preocupación pero su papá también que en un examen médico de rutina, le encontraron tumores malignos en el hígado y que por más que Dulce había gastado sus ahorros en las mejores quimioterapias, la salud de su padre no hacía más que empeorar….la vida de Dulce se despedazaba y caía a pedazos mientras que Anahi casi ajena al dolor de su mujer y amante había logrado ser socio junior a casi 3 años de haber empezado en el bufete, la relación con su padre había mejorado bastante, se encontraban muy seguido en el estudio de abogados donde trabajaba Anahi y compartían incluso ciertos atractivos políticos que su padre emocionado impulsaba a su hija a concluir, Susana mucho más relajada que antes y con unas clases diarias de tenis y squash repartía su tiempo en casa con un Alejandro mucho más relajado y sus casi 8 horas de deporte en el club, pero aún así no había logrado mejorar su juego, algo raro se preguntaban sus hijos, pero ella sólo decía que era una aprendiz muy lenta y con poca facultad y que sólo sería cuestión de tiempo, casi todo en la casa Puente había casi retornado a una normalidad, hasta había domingos que compartían todos otra vez como familia, lo que no mejoraba era la casi densa y tensa relación en la que se había convertido la vida de pareja con Dulce que agobiada por los problemas de salud de su padre y de dinero, cada vez menos compartía tiempo con la ahora distante Anahi…Dulce sabía que Anahi la amaba pero nada era igual…3 años de relación y ya nada era como debía ni mucho menos como Dulce lo soñó e imagino el día que le prometió a Anahi que se encargaría de hacerla feliz….y hasta Dulce empezaba a dudar si Anahi era verdaderamente feliz a su lado…Dulce maldecía al tiempo…ese tiempo que le quitaba vida a su padre y que la alejaba de Anahi mientras ésta alababa al tiempo, ese tiempo que le parecía escaso para sus ambiciones de éxito y ese tiempo tan bien usado para haber logrado la sociedad en tan poco, Anahi disfrutaba trabajando casi 24 horas al día mientras Dulce también en un trabajo que le demandaba casi todo el día y las visitas al médico y los cuidados en casa de su padre, y todo consumía su vida y deseaba que hubiera un hombro a su lado que la sostuviera…y aunque no le faltaba el de su amigo Poncho, Dulce deseaba el de su mujer, el de su novia, el de su Anahi, pero éste siempre estaba sujetando otros hombros, menos el suyo… especialmente porque ya no era la Anahi comprensiva de antes, era la Anahi ambiciosa, ostentosa y “soltera”….porque ante sus colegas Anahi era soltera y eso mataba a Dulce….que después de 3 años de relación aún se privaba de decirle “mi novia” cuando llamaba a Anahi al trabajo….

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mundo contigo

Mensaje por Admin el Miér Abr 13, 2016 12:09 am

Anahi: mi amor voy a ir a la casa de mis papas y pasar un día familiar, vamos mi amor? – le dijo a Dulce mientras se llevaba una manzana a la boca mientras Dulce sentada en la mesa de la cocina sólo levantó la vista y la miró con desilusión –
Dulce: me sorprende que me preguntes
Anahi: que pasa Dulce, otra vez con el mal humor, yo se que lo de tu papá te tiene mal pero no te desquites conmigo ok?....sólo quiero pasar un domingo contigo y mi familia sólo eso, ni que fuera una cosa de otro mundo – Anahi seguía hablando sin ni siquiera mirar de frente a Dulce –
Dulce: pues si lo es Anahi, es una cosa de otro mundo, porque cuando pongo el pie en esa casa, tu padre empieza a beber, tu madre a lanzar sus comentarios sarcásticos de mi ropa, de mi pelo, de mi trabajo y de mi todo, y me hacen sentir una basura pero aún así voy a tu casa – Dulce se paró de la mesa y se acercó a Anahi para que la mirara de frente – me quedo a tu lado a pesar de los ataques y demás de TU familia, la única persona que de verdad me quiere en esa casa es tu Nana y el maldito perro, y hasta dudo que tú me quieras allí, porque ni una sola vez me das mi lugar a tu lado, no evitas los insultos ni comentarios hirientes simplemente te callas y me dices que son bromas….pues fíjate algo Anahi….estoy harta de que no me des un lugar en tu vida….hasta cuando voy a ser la estúpida novia fantasma, son 3 años Anahi, quiero poder salir contigo agarrada de la mano, tomar un café y besarte en público, ir a la playa contigo, quiero casarme contigo y formar una familia por los mil demonios, quiero una vida contigo no el chiste de vida que vivimos, en el que nunca te veo, porque siempre estas trabajando, quiero poder hacerte el amor toda la noche y no apurada por hacerte llegar porque ya vas tarde, carajo Anahi hasta cuando esto…..mi papá esta enfermo y sabes que tengo que ayudarlo más que nunca y tu no me apoyas en nada, no quiero dinero ni nada quiero a mi mujer a mi lado dándome un hombro una mano sólo eso pido.
Anahi: - Se alejó de la mirada inquisidora de Dulce y se salió de la cocina y se sentó en el sofá del salón – Dulce por favor no empieces otra vez con lo mismo – Dulce la siguió y parándose al lado de Anahi la observaba mientras hablaba – a mi familia le cuesta aceptarte pero al menos ya puedes entrar en mi casa, y ya sabes que me debo asentar bien en el estudio para revelar que soy gay y también sabes que no podemos hacer nada público por mi papa…y lo de tu papá sabes que he estado allí? Porque dices que no
Dulce: a ver Anahi cuando fue la última quimioterapia de mi papá? – Anahi volteó a ver a Dulce y dudó al tratar de buscar la respuesta mientras miraba desde abajo a una Dulce erguida e imponente –
Anahi: por favor Dulce yo no llevo las cuentas de eso….hace un mes que fuimos al hospital…
Dulce: ayer Anahi….ayer fue la quimio, ayer que vine sola del hospital con mi padre viniéndose en vómitos y con apenas fuerzas, me canse de llamarte para que fueras a ayudar en el hospital pero te valió madre…
Anahi: - se arodilló en el sofá para estar a la altura de Dulce y trato de dar un abrazo a Dulce pero ésta no la dejó – no me valió madre, pero es que vi las llamadas perdidas pero no pensé que fuera algo importante
Dulce: claro Anahi porque yo dejé de ser importante en tu vida….y mis cosas dejaron de ser importantes no?
Anahi: no digas eso, claro que eres importante en mi vida…yo te amo
Dulce: yo también te amo Anahi – bajó la cabeza y casi resignada tomo con las manos el rostro de Anahi – te amo tanto Anahi que no me ha importado ser el ser invisible en tu vida, pero ahora yo también quiero que tu hagas algo por mi
Anahi: y que es eso que quieres mi amor
Dulce: quiero formar un hogar contigo….quiero una familia, quiero hijos, la casa, el perro
Anahi: - Anahi se sorprendió ante lo dicho y separó el rostro de las manos de Dulce y la miró con indignación – Dulce de que hablas, tenemos 26 años estamos muy jóvenes para eso, hay que disfrutarnos como pareja aún no crees?
Dulce: exacto – Dulce se alejó de Anahi y del sofá – disfrutarnos como pareja…..pero que pareja Anahi….tu haces todo sola, y yo siempre me quedo esperando…y nada…yo ya…. – Dulce se acercó
Anahi: tu ya que….habla claro Dulce – desde el sofá y a una Dulce más distante la miró fijamente –
Felipe: hijaaaaaaaaaaaaaaa!!!!
Dulce: YA VOY PAPA!!!!....hablamos cuando regreses de lo de tus padres, tengo que ir a atender a mi papá – se dio media vuelta para subir por las gradas –
Anahi: Dulce espera….
Dulce: que? – le respondió a Anahi sin ni siquiera voltear –
Anahi: te amo eso nunca ha cambiado, te amo con toda mi alma si?....vamos a solucionar todo vale?
Dulce: - bajando la cabeza casi resignada, sintiéndose derrotada por el mundo de Anahi y al que nunca llegaría a pertenecer, y casi en un susurro le respondió – yo también te amo, pero el amor no lo es todo…mándale saludos a tu Nana – y terminando esa frase la imagen de Dulce se perdió mientras subía los escalones –
Anahi tomó su auto, y mientras manejaba hacía la casa de sus padres, iba pensando en lo último que le dijo Dulce “el amor no lo es todo”….le costaba aceptar que todo lo que Dulce le había dicho era cierto, que ella se había encargado de rezagar tanto a Dulce de su vida que casi nadie sabía ahora de su existencia, si alguien le preguntaba quién era Dulce ella sólo contestaba una amiga lejana, a eso se había reducido Dulce a una amiga y además de eso lejana, pero en sus adentros también justificaba su actuar, al éxito que llevaba en su profesión, que se había convertido en socia junior en sólo dos años claro que con algo de ayuda de su padre y apellido pero lo había logrado a sus 26 años, era exitosa y le encantaba serlo, y aunque Dulce no formara parte de ese éxito porque no la podía presentar como su novia, pero de cierta forma ella estaba siempre presente en cada éxito, Anahi siempre llevaba una foto de Dulce y ella juntas en su carpeta de presentaciones y cada vez que tenía una presentación la besaba y así perdía los nervios, pero una foto no era suficiente, al menos para Dulce que ni sabía de la existencia de ese ritual de su novia…Anahi llegó a la casa de sus padres y como antes era recibida con un abrazo generoso de parte de su padre y un beso sincero de su madre y las bromas casi cotidianas de sus hermanos, el día iba regularmente como debía entre risas, bromas, alguna acotación de Alejandro de lo buena abogada que era su hija, y de los planes políticos que nunca faltaban para con su hija, pero Dulce ni la relación con ella nunca salía a relucir, ni nada, sólo era importante ella y solamente ella.
Felipe: hija no me siento muy bien
Dulce: es que has vomitado demasiado….mejor te llevo al hospital, allá te ponen un suero y no te deshidratas
Felipe: no hija por favor no más hospitales, sólo ayúdame a llevarme al baño por favor…hija?
Dulce: que papá?
Felipe: estabas discutiendo con Anahi no?
Dulce: no te preocupes papá, estupideces solamente
Felipe: yo sé que no sólo son estupideces, ten paciencia hija, ella te ama, es sólo que a veces el poder y el éxito te ciega un poco, pero ya verás que pronto volverá a ser la Anahi de siempre
Dulce: ayyy papá, que más daría porque fuera la Anahi de antes, pero cada vez lo veo más lejano y difícil, ha cambiado mucho y hay veces que ya no reconozco a la mujer que duerme a mi lado
Felipe: no digas eso hija, ella te ama, yo lo sé y tu también
Dulce: no te preocupes por eso papá ya arreglaremos nuestras vidas ahora lo importante eres tu ok?
Felipe: y hablando de mi cómo has hecho con las cuentas del hospital hija, yo he sacado las cuentas y sé que ya has agotado tus ahorros en mi tratamiento
Dulce: papá porque te preocupas por tonterías, todo está cubierto, Juan y Anahi me están ayudando a pagar todo no te preocupes más
Felipe: ay qué bueno hija, ves yo sabía que tu hermano no se iba a desentender y Anahi siempre ha sido un ángel….ahora llévame al baño mi amor que tengo ganas otra vez de vomitar
Dulce: vamos papá
El sol ya se ponía y la brisa ya empezaba a enfriar el ambiente, pero Anahi no deseaba entrar al comedor aún permanecía en el jardín pensando, en las cosas que Dulce le había dicho, y como su relación había cambiado desde que ella había logrado ascender casi meteóricamente en el estudio de abogados, pero sabía que algo de razón llevaba, sola con una taza de café observaba el cielo que ya empezaba a llenarse de estrellas mientras recordaba la primera vez que fueron a la playa con Dulce, y como hicieron el amor bajo las estrellas porque no había dinero para tomar hotel así que durmieron en la playa, pero fue el mejor paseo a la playa que haya recordado Anahi, aunque éste había estado lleno de necesidad porque faltaba el dinero, pero no importo porque la emoción de Dulce por pasar el día en la playa con su amor fue suficiente y al final con todas las falencias se convirtió en unas minivacaciones inolvidables, al menos así lo recordaba Anahi ahora que miraba el cielo recordando ese par de días frente al mar, desde ese entonces hasta ahora habían pasado casi 3 años y no habían vuelto a salir de vacaciones, quizás eso era lo que les faltaba se preguntaba Anahi mientras tomaba su café
Alma: porqué tan pensativa Annie?
Anahi: nada sólo recuerdo días que fueron inolvidables
Alma: así que días
Anahi: nada unas vacaciones en las que me fui con Dulce a la playa, y todo lo que pasamos, pero como nos divertimos y como fueron las mejores vacaciones que tuve en mi vida
Alma: vaya que lindo hermanita….te puedo hacer una pregunta Anahi?
Anahi: dime que pasa Alma?
Alma: cuando te fuiste de la casa, y le dijiste todo eso a papá, y a Diego, no sentiste en algún momento que pudieras estar cometiendo un error?, que si las cosas no funcionaban con Dulce o que si era un capricho o algo que no era verdadero podías perder a tu familia?
Anahi: vaya que si lo pensé, ufff mientras hacía mi maleta, pensaba en todas las posibilidades, pero al final de todas esas suposiciones siempre estaba la cara de Dulce sonriéndome con esa media sonrisa y mirándome con esos ojos marrones hermosos, y no me quedó duda, que si perdía a mi familia era porque no me amaban como decían, pero yo estaba segura que amaba a Dulce
Alma: Annie….aún la amas con esa intensidad para mandar todo al diablo por ella?
Anahi: la amo más hermanita….la amo mucho más que en ese entonces
Alma: que bueno Annie….sabes amores como esos, jamás deben perderse….jamás…como me gustaría encontrar uno así
Anahi: algún día hermanita….y aférrate a él con los dientes porque son únicos
Alma: vale….y Annie como es el sexo con una mujer?
Anahi: ay por Dios….como me preguntas eso…..te pasas – se carcajeaba mientras su hermana se ruborizaba por haberse atrevido a hacer esa pregunta, cuando el móvil de Anahi empezó a sonar –
Anahi: dime mi amor?....que?.....donde?.....si si ya salgo para allá, pero tranquilita si?....yo salgo de inmediato….mi amor por favor tranquila si?.....te amo por favor tranquila, si chau
Alma: que pasó? Era Dulce?....le pasó algo a ella?
Anahi: su papá….se descompensó y lo tuvo que llevar al hospital….hermanita despídeme de todos tengo que ir volando al hospital, chau chau
Alma: mándale mis saludos y mi apoyo si?....
Anahi: lo haré chau – le dijo a su hermana mientras se alejaba en el jardín para ir a buscar su auto en la cochera

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mundo contigo

Mensaje por Admin el Miér Abr 13, 2016 12:09 am

CAPITULO 7
El camino al Hospital, le trajo muchos recuerdos a Anahi, el accidente que sufrió y que la unió a Dulce y como desde ese momento ella ya se había enamorado de ella y como las cosas se dieron en ese entonces, y no pudo evitar al recordar y sonreír que gracias a ese accidente se volvieron a encontrar y pudieron dar vida a ese amor que hasta ahora perduraba… apretaba el acelerador para tratar de ganar tiempo y por la premura de llegar al lado de su chica, había escuchado a Dulce bastante angustiada por el móvil y eso le desgarraba el alma, porque sabía que para Dulce su padre era su vida y que si le pasaba algo ella sufriría mucho y porque ella también temía lo peor porque a pesar que Felipe no era oficialmente nada de ella, Felipe había sido como un padre el tiempo que ella se alejo de su familia y porque siempre apoyo la relación con Dulce, y porque simplemente era un buen hombre…llegó al hospital y lo primero que hizo fue buscar a Dulce pero no la vio en la sala de espera, cuando de pronto la vio salir de un cuarto diminuto de donde prácticamente la botaban, y donde habían muchos médicos y enfermeras gritando y poniendo muchos aparatos y cables….Anahi no pregunto nada sólo se acercó a Dulce y la abrazó mientras ella lloraba como una niña en su pecho, y a las justas podía susurrar – se me muere – y en ese momento entendió que los médicos estaban tratando de reanimar al hombre, y que Dulce estuvo presente en aquel momento….Anahi llevó a Dulce a sentarse en la sala de espera y no la dejó de abrazar y besar en la frente hasta que sus lágrimas cesaron, una enfermera salió de ese cuarto y llamó a Dulce.
Enfermera: señorita, su padre está muy delicado, se le logró reanimar pero su salud es muy frágil y aún está en riesgo de sufrir otro paro respiratorio, yo con mucho pesar le recomendaría que se vaya preparando para lo peor
Anahi: - al escuchar semejante declaración, no pudo evitar sentir como el corazón se le encogió y como Dulce regresó a las lágrimas con mayor intensidad, y sólo la abrazó – señora enfermera, podemos pasar a verlo?
Enfermera: sólo familia directa
Anahi: ella es su hija y yo como si fuera una
Enfermera: bueno pueden pasar pero una por una por favor
Anahi: gracias….amor…quieres entrar? – Dulce sólo asintió la cabeza, los sollozos no la dejaban pronunciar palabra, y aunque quería entrar al cuarto, Anahi no la podía despegar de su abrazo – mi amor dijo una por una, no podemos entrar juntas
Dulce: no puedo amor, no puedo ir sola por favor no me dejes
Anahi: esta bien mi vida, déjame que vea que nadie nos mire y entramos juntas vale?
Dulce: gracias mi amor
Las dos mujeres esperaron a que nadie las viera, y en ese lapso Dulce logro tranquilizarse, y cuando pudieron entraron al cuarto, donde Dulce otra vez volvió a los llantos y no se quiso separar de la mano toda hinchada de su padre por las veces que habían intentado colocarle una vía, Dulce abrazada a la mano de su padre y besando su frente le rogaba que no muriera, que lo necesitaba y que no podría vivir sin él, para Anahi era difícil ver semejante imagen, ver a la mujer que amaba sufrir de esa manera, le partía el alma, y porque sabía que era poco probable que Felipe lograra superar ese estado….se quedaron un buen rato, tanto que Dulce se quedó dormida apoyada en la cama sujetando la mano de su padre mientras que con la otra se aferraba a la de su novia….Anahi poco a poco se zafó de la mano de su novia y la despertó y la convenció de comer algo habían pasado toda la noche en el Hospital….mientras Anahi prácticamente obligaba a Dulce a tomar un café trató de animar un poco a Dulce haciéndole recordar su viaje de vacaciones y como deseaba ir de vacaciones ahora con ella y quizás cuando mejorara Felipe con él más
Anahi: no te parece una excelente idea?....podemos ir a la playa, seguro que a Felipe le va a caer muy bien un poco de brisa marina
Dulce: si supongo….
Anahi: mi amor sube los ánimos, hay que pensar positivo, Felipe va a salir de esta, él es un hombre muy fuerte, se que lo logrará….mi amor no crees que debes llamar a tu hermano, el debe saber que tu papá esta en éste estado, para que lo venga a ver
Dulce: no lo creo conveniente
Anahi: como que no mi amor es su hijo tiene derecho
Dulce: no tiene derecho a nada ese malnacido que desde que se largo de la casa no se volvió a preocupar por mi padre, y cuando le dije del cáncer lo único que dijo fue que eso pasaba en la gente vieja….
Anahi: mi amor eso no me habías dicho…yo pensé…como lo vino a ver cuando empezó la quimioterapia yo pensé que el se interesaba….
Dulce: a ese imbécil no le importa nadie sólo él….además ahora aunque quisiera no podría venir
Anahi: porqué dices eso?
Dulce: por cosas mías
Anahi: dime Dulce tu me ocultas algo, dime por qué?
Dulce: eso no importa ahora, el no estuvo en nada, que más da que venga o no ahora
Anahi: mi amor es hijo de tu padre y tu hermano no le puedes quitar el derecho de ver a su padre
Dulce: no puede venir no entiendes
Anahi: no te inventes excusas Dulce tienes que llamarlo y si no lo haces tu lo hago yo
Dulce: demonios Anahi no puede venir…porque no puede no entiendes?
Anahi: dame tu móvil que yo lo llamo
Dulce: NO PUEDE ANAHI!!!....porque….porque….está en la cárcel – bajó la cabeza y miró su café con tristeza – hizo un desfalco en el banco y lo descubrieron, por eso cuando vino a ver a papá cuando empezó la quimioterapia fue porque al día siguiente era su juicio, y le dieron 15 años
Anahi: que!!!!....desfalco?.....pero el estaba con Karina….para que robar dinero….y porqué no me lo dijiste
Dulce: porque Karina no era la niña de dinero que pensaba Juan, su familia estaba en la quiebra, y desfalco el banco justo por eso, para ayudar a la familia de su noviecita que al final le pagó con una patada en el trasero….y porqué no te lo dije porque cada vez que quería hablar contigo de algo o tenías reunión hasta tarde, o era la visita a los padres, o era una cena de negocios y yo estaba más preocupada por papá que andar buscando tiempo para decirte que mi hermano es un malnacido
Anahi: pero quizás yo hubiera podido asumir su defensa quizás yo hubiera podido tomar su caso, no sé Dulce
Dulce: el no quiso que nadie se enterara, le daba vergüenza, tu sabes lo que le rogue para que viniera a ver a papá, y sólo cuando ya no tuvo más tiempo lo vino a ver
Anahi: pero mi amor porque no me dijiste nada, era demasiado para ti, tanta presión yo pude ayudarte en algo….no sé algo
Dulce: ayudarme en qué?....has cambiado mucho Anahi….aún recuerdo como antes me hablabas de tus planes de ser una defensora de los derechos humanos, de los más necesitados, toda una altruista y me hablabas con tanta pasión de eso y mírate ahora, eres una bella abogada hambrienta de poder, que sólo toma casos que tengan más de 6 cifras, donde quedo la Anahi que quería llevarse de encuentro al mundo por la justicia?
Anahi: no me hables así Dulce, no te desquites conmigo….
Dulce: sabes que…..ufff nada….voy a ver a mi papá….me puedes invitar el café?
Anahi: que te pasa…claro que si – vio como Dulce se paró de su asiento y se dirigió al pasillo para luego perderla de vista, Anahi notó en la figura que se alejaba por el pasillo que su novia había perdido peso, tomó el móvil en la mano y se fijó que no era suyo sino de Dulce cuando de pronto le entró una llamada de un número desconocido –
Anahi: Hola?
Desconocido: buenos días señorita Espinoza, le hablamos del departamento de cobranzas del hospital oncológico Angeles del Pedregal.
Anahi: si dígame que pasa?
Desconocido: bueno sólo para recordarle que su cuenta esta vencida y el monto adeudado ha sido congelado y que sino paga lo que se debe, se tendrá que derivar al hospital público a su padre y mandar a cobranza a su cuenta vencida.
Anahi: - Anahi no entendía nada de lo que le hablaba ese hombre y trató de indagar que era eso de lo que hablaba – disculpe me puede decir cuánto adeudo?
Desconocido: si como no….según mis registros son 144,500 pesos, donde se ha incluido la última quimioterapia que recibió hace dos días
Anahi: ohh vaya gracias, yo arreglo esto pronto
Desconocido: gracias que tenga buen día
Anahi se quedó de una pieza al escuchar la cifra que Dulce debía en el Hospital, pero lo que más le impactó es que ella no supiera nada de esto, que ella no supiera de los problemas económicos que atravesaba su novia, y lo de su hermano, era como si Anahi no hubiera estado presente en esa familia, como si se hubiera convertido en una extraña, y eso le dolía, y en ese momento se dio cuenta que distanciada había estado de la vida de su pareja, y que egoísta que había sido al no estar con ella cuando más la necesitaba, se paró de la mesa del cafetín y se fue donde su novia y mientras lo hacía pensaba que ahora se encargaría ella de arreglar las cosas de dinero y todo, así tuviera que pedirle a su padre dinero o tomar mano del fideicomiso que le dejó su abuelo, pero tenía que solucionar, no podía permitir que Dulce cargara con tanta presión y ella no hiciera nada – desde ahora en adelante todo va a cambiar – se dijo en casi un susurro Anahi mientras caminaba hasta el cuarto donde estaba Dulce encontrándose con Poncho.
Anahi: hola amigo
Poncho: hola Anahi, tanto tiempo…que lástima que una situación así nos tenga que volver a reencontrar
Anahi: si no lo sé….pero eso cambiará y verás como volveremos a irnos de parranda los tres juntos
Poncho: uy eso va a estar difícil….porque Maite esta embarazada y no la puedo dejar sola
Anahi: Maite está embarazada?
Poncho: si tiene 5 meses, pensé que Dulce te lo había dicho, si casi todos los días se la pasa llevando a Maite a todos lados, no sé si lo hace porque me quiere mucho o porque ella desea esa barriga, pero bueno…pensé que te lo había dicho
Anahi: no no….pero igual que gusto amigo – le dio un abrazo y lo felicitó – entonces no saldremos de parranda pero si una barbacoa antes de que nazca el niño
Poncho: niña….es un niña….y cuando quieras, sólo que se mejore Felipe para ir todos juntos como una familia
Anahi: si como una familia – una familia…lo que tanto deseaba Dulce, ahora entendía porque Dulce le había hablado de formar una familia, añoraba lo que ahora su amigo Poncho ya tenía, Anahi no pudo evitar sentirse una tonta, una insensible, todo lo que había perdido con su mujer por sólo pensar en trabajar y trabajar, pero eso cambiaria se repetía en su mente mientras caminaba hacía el cuarto de Felipe con Poncho a su lado, encontrándose con Dulce que esperaba frente a la puerta del cuarto como terminaba el médico de examinar a su padre –
Dulce: hola amigo….de verdad que te necesitaba a mi lado
Poncho: pero que pasó flaquita?
Dulce: es que le cayó mal la quimio,
Poncho: yo te dije que debiste dejarlo en el hospital un día, si hubiera ido contigo no hubiera dejado que el viejo te terqueé y se hubiera quedado
Dulce: si lo sé pero el yo no podía más con los hospitales…y tu sabes mi viejito por ahorrar la estadía en el hospital, quería salir de inmediato – Anahi escuchaba aquello y quería caer ahí mismo y llorar, no podía creer que su mujer que la mujer que más amaba haya estado pasando penurias por la falta de dinero que a su familia y a ella le sobraba y que quizás si Felipe se hubiera quedado en el hospital después de la quimio quizás ahora no estaría en éste estado –
Anahi: mi amor voy a aprovechar que Poncho esta acompañándote y voy a la casa a darme un baño cambiarme y traerte ropa si?
Dulce: no Anahi tu tienes que ir a trabajar, yo me puedo quedar sola tu ve a hacer tus cosas, yo puedo con esto no descuides tu trabajo por mi
Anahi: - la sujetó de la mano y la miró de frente – a la única que he tenido descuidada es a ti, y no me voy a separar de ti ni un minuto…voy a llamar al trabajo a excusarme el tiempo que sea necesario pero yo voy a estar contigo y con Felipe me entiendes mi amor?
Dulce: si mi amor…..gracias
Anahi: nada de gracias, es mi deber estar al lado tuyo apoyándote en todo vale?....toma tu móvil lo dejaste en la cafetería – le entregó el móvil y con él se acercó y le dio un beso sentido en sus labios, se despidió de Poncho y se fue del Hospital
El agua tibia recorría su piel, y ella se dejaba acariciar por las gotas que tocaban su cuerpo, en su mente no podía creer lo absorta que había estado en su vida que prácticamente había dejado de lado a Dulce, a sus cosas, a sus anhelos, sus sufrimientos, su problemas, Dulce había afrontado todo lo de su padre sola y eso la hacía sentir demasiado mal a Anahi, pero se volvía a repetir en su mente que ahora todo cambiaria, que todo estaría mejor, se sobaba el cuerpo con la toalla mientras secaba las últimas gotas de agua que aún humedecían su piel cuando sintió el timbre, se colocó de prisa la toalla alrededor de su cuerpo y pensando que podría ser alguna vecina preguntando por Felipe o el mismo Poncho, bajó deprisa y abrió la puerta sin ni siquiera preguntar quien era llevándose una gran sorpresa
Anahi: hola Lorenzo que haces aquí?
Lorenzo: como que hago preciosa….supe que llamaste para pedir un par de días libres por asuntos familiares y pues vine a ver si podía ser de ayuda en algo.
Anahi: vaya gracias, pero mira que descortés pasa por favor, disculpa la facha pero estaba saliendo de la ducha – se movió detrás de la puerta tratando de esconder un poco su cuerpo y lo hizo pasar a su compañero de trabajo –
Lorenzo: no te apenes por tu apariencia mujer, que eres bellísima, pero bueno eso tu ya lo sabes
Anahi: déjame que me cambie de ropa y bajo a charlar contigo dame un segundo
Lorenzo: vale tranquila tómate tu tiempo – la miro con picardía y con mucho deseo mientras Anahi se dirigía a su dormitorio a cambiarse de ropa, no demoró mucho y bajó con una ropa deportiva –
Anahi: ya estoy
Lorenzo: no te demoraste nada, estuve entretenido viendo las fotos de la pared, me sorprendió mucho que esta fuera tu dirección, pensé que vivías con tu padre el gran diputado Alejandro Puente.
Anahi: no hace años que vivo aquí con….
Lorenzo: con tu novio?
Anahi: no no tengo novio…vivo con….una amiga y su padre
Lorenzo: a vaya, interesante
Anahi: es justo su padre el que se puso mal, tiene cáncer y bueno y por eso pedí unos días libres para acompañarla en todo
Lorenzo: oh cuanto lo siento, entonces supongo que estarás por irte al hospital no?
Anahi: pues sí sólo vine por un baño y una muda de ropa para ella
Lorenzo: bueno entonces me retiro dile a tu amiga que espero que se mejore su padre y bueno espero que regreses pronto al estudio que mira que te extrañamos mucho…y en especial yo te extraño – la mirada que le lanzó a Anahi era por demás obvia de lo que esa mujer le provocaba a ese hombre –
Anahi: - Anahi se ruborizó y se sintió un poco incomoda por el comentario, pero le agradó la idea de saber que era objeto de deseo de alguien, la hacía sentir sexy y eso le gustaba – gracias y prometo regresar pronto a trabajar vale
Lorenzo: vale – se acercó a su rostro para darle los respectivos besos cuando de pronto
Anahi se encontró con que su compañero de trabajo le estampó un beso en los labios, Anahi no sabía que hacer porque se sentía muy bien, y se dejó ceder y abrió su boca para dejar entrar la lengua de ese hombre y que se enredara con la de ella en un beso por demás caliente, Lorenzo sujetó por la cintura a Anahi y la atrajo más a él, pudiendo ella percibir, la excitación que crecía entre las piernas de ese hombre, y ella misma se excitó, hacía tanto tiempo que no sentía un tacto intimo que todas sus hormonas se prendieron de deseo, Dulce hace mucho que no la tocaba y ella tampoco la buscaba para hacerlo y no pensó que ese tacto íntimo le fuera tan necesario hasta este momento donde se dio cuenta que necesitaba de la intimidad sexual que su pareja ya no le daba, pero entonces recordó a Dulce su rostro, su llanto y casi batallando se alejó de Lorenzo

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mundo contigo

Mensaje por Admin el Miér Abr 13, 2016 12:09 am

Anahi: no no Lorenzo, por favor, para para, yo…
Lorenzo: que pasa mujer, tu sabes muy bien que me gustas, hace años, y nunca me diste chance pero que me hayas correspondido al beso me dice que tu también sientes gusto por mi, por qué no disfrutarnos si nos deseamos
Anahi: es que tu no entiendes Lorenzo, discúlpame si?....tengo que ir al Hospital, cuando regrese al estudio hablamos de esto si?
Lorenzo: vale mujer, pero te puedo decir algo?
Anahi: dime
Lorenzo: besas deliciosamente rico….ahora si me voy preciosa, y te voy a extrañar hasta que te vuelva a ver – se acercó y esta vez sólo le dio un pequeño beso, casi un roce de los labios y salió de esa casa con una cara de victoria
Dulce no podía alejar la vista de su padre y de su inerte posición en la que se movía su pecho al compás de una máquina y los aparatos que de rato en rato daban pequeños bips, al compas de sabe que combinaciones de sonidos programados en una computadora; le partía el corazón observar como su padre un hombre lleno de vitalidad ahora estaba postrado en una cama y ella no podía hacer nada por cambiarlo, se sentía sola más sola que nunca, porque su padre que siempre había estado allí, ahora estaba postrado en un hospital…. para ella ahora él la necesitaba a ella y ella sin poder contar con alguien que la apoyara y que le diera algo de consuelo, estaba sola y eso le dolía – pero tienes a Anahi – se repetía en la mente, pero donde estaba Anahi, esa Anahi que estuvo ausente desde hace meses, casi años desde que se convirtió en una abogada imponente, donde estaba esa mujer de la que se enamoró, esa tímida mujer que la primera vez que le hizo el amor le araño la espalda y casi la loquea con sus buenos dados besos, donde quedó esa mujer que buscaba sonrisa en los rincones que le encantaba bañarse con ella, que no dejaba que se fuera a dormir sin antes haberle dicho que la amaba, que se metía debajo del carro sólo para robarle un beso, donde quedó esa mujer?....eso se preguntaba Dulce y no lograba entender en que momento la perdió y dejó en su reemplazo a ésta mujer frívola que sólo hablaba de su trabajo, de sus ambiciones, de sus proyectos y de sus éxitos sin compartir nada más que no sea ya suyo, ya Dulce ni siquiera recordaba cuando fue la última vez que la pudo tocar en la intimidad como a ella le gustaba, tomando su tiempo y haciendo la sentir, ya ni se acordaba porque las ultimas veces fueron encuentros sexuales fugaces de te hago llegar lo más rápido que puedo porque no tengo tiempo o tengo que dormir, o simplemente no hay ganas….Dios se gritaba en la mente Dulce, no hay ganas?, se volvia a repetir en la mente, donde quedó esa Dulce Espinoza ese ser sexual que agotaba a mujeres con noches de sexo casi pornográficas, donde quedó la Dulce que buscaba a su mujer en cada rincón de la casa para tocarla en lugares indebidos para que después ella venga corriendo a rogarle que termine lo que dejo a mitad, donde quedó el te amaré por siempre y te haré feliz….ella lo sabía ella también había fallado en su promesa de hacer feliz a Anahi, pero aún no sabía que era peor haber fallado a su promesa o haber descuidado a su padre por haberla amado tanto.
Anahi: Poncho, donde esta Dulce?
Poncho: sigue en el cuarto no ha querido salir, y yo la verdad Anahi, la veo mal, se que quiere ser fuerte, pero tiene muchas cosas encima, las deudas, el taller, lo de su hermano, la casa, es demasiado
Anahi: si lo sé, y yo estado muy distante de ella, y sin saber nada, pero no te preocupes yo ahora voy a estar con ella y si tengo que dejar mi trabajo para que ella este más tranquila así lo haré
Poncho: vaya mujer no es para tanto, mira ahora que Dulce ya no trabaja, necesitan ese dinero más que nunca
Anahi: Dulce no trabaja?
Poncho: no me vengas Anahi, que acaso no sabes que tu mujer no tiene trabajo, hace más de 6 meses que la despidieron, por pedir tantos permisos para ir con Felipe al hospital….Diosss mujer tu vives con ella o eres una inquilina más en la casa, porque la verdad, yo se más de su vida
Anahi: por favor Poncho no me digas más, yo….no….sabía….es que ella….no me dice nada…y desde que su papá se enfermo, hablamos poco, más es lo que discutimos y yo también…
Poncho: por Dios, Anahi esa mujer que esta allí dentro sufriendo como loca por su padre, te ama hasta dar la vida por ti, sabes que antes que su papá se enfermara ella estaba ahorrando porque iba a comprar una empresa pequeña ensambladora de motores de carrera, porque la iba a repotenciar y ella estaba segura que con esa empresa iba a salir adelante más rápido que con el taller y así te podría dar la vida a la que estabas acostumbrada, ella sólo pensaba en eso, hasta que paso lo de su papá y usó el dinero para su tratamiento y todo
Anahi: Poncho no me digas más por favor – las mejillas de Anahi estaban totalmente mojadas de todas las lágrimas que derramó mientras su amigo le contaba todo lo que Dulce había hecho por ella y no pudo evitar recordar cuando Dulce le pidió que le ayudara a juntar el dinero para el taller y ella le dijo que no podía porque a las justas le alcanzaba para mantener una buena apariencia frente a los abogados…Anahi se sintió tan mal, que sintió hasta nauseas de sólo recordar su frívola actitud – yo Poncho….he sido una egoísta, y hasta ahora me doy cuenta, por favor no me recrimines más, que ya bastante mal me siento
Poncho: tu no tienes que pedirme nada a mi Anahi pero hacerla sentir a esa mujer que está allí adentro sufriendo como loca, que no está sola y que te tiene a ti para cuidarla y que todo estará bien
Anahi: tienes razón yo tengo que hacerla sentir querida….yo la amo y tengo que demostrárselo – se paró de su lugar y fue directo a donde Dulce, y sin que nadie se diera cuenta entro al cuarto y abrazándola por detrás, le dijo que la amaba y que no se separaría de ella nunca, y que juntas saldrían adelante y que Felipe se mejoraría para verlas formar una familia, a Dulce se le ilumino la cara al escuchar eso y besó a su mujer casi hasta sentir que le trasmitía el alma en ese beso y Anahi le correspondió de la misma forma y así abrazadas se quedaron en aquel lugar esperando.
Creo que ya había hablado del tiempo y lo antipático que éste es con la felicidad, pero no me equivoco, el tiempo, a veces maldito y otras veces bendito….Felipe mejoraba poco a poco, lo crítico ya había pasado hace semanas, pero por su debilidad y susceptibilidad a infecciones, los médicos no dejaban que el hombre se fuera del hospital, y así un mes pasó desde el susto que les dio a sus dos hijas, pues así las consideraba a las dos mujeres que acompañaban sus días, y el ya se sentía mucho mejor, entre la estadía casi eterna de Dulce en el hospital y las escabullidas de Anahi, que cada vez se deslindaba mas del trabajo y de Lorenzo al cual después de ese encuentro de besos que tuvo, ella le dejó las cosas claras y que no tendría nada nunca con él y aunque él aparento entender, sus atenciones con ella dejaban escapar las intenciones de volverla a poseer aunque eso no pasaría al menos de parte de Anahi, ella ahora estaba interesada en estar al lado de Dulce, y en escaparse cada vez que podía para estar con Dulce y Felipe aunque sea para verlos un rato y darle un beso y un piropo a su novia, se veían los tres las caras todos los días a casi todas las horas, Dulce volvía a sonreír, la relación con Anahi había mejorado y hasta se podría decir que habían recobrado esa chispa del inicio de la relación, y el amor aún continuaba intacto y la felicidad parecía volver a asomarse a sus vidas, pero las preocupaciones de Dulce no habían terminado, a punto de perder la casa de su padre para pagar la deuda del hospital, y sin un trabajo y sin nada de dinero, se sentía agobiada, pero Anahi le daba fuerzas y el estado casi mejorado de su padre le daban aún esperanzas de que todo mejoraría.
Anahi: mi amor hoy voy a ir al hospital sólo en la tarde porque tengo que ir al juzgado ok?
Dulce: no te preocupes mi amor, yo te espero, y después nos venimos juntas a la casa esta bien?
Anahi: me parece fantástico, y entonces me haces esos masajes que me prometiste ayer y no me diste
Dulce: porque no me dejaste, porque alguien anoche estaba demasiado bella, sensual y extremadamente sexy con ese traje de Eva que te queda tan bello, que no pude resistir a querer quitártelo con los dientes
Anahi: pervertida, pero es cierto literalmente me lo quisiste quitar con los dientes, mira como me dejaste estas marcas aquí y aquí también, ahora voy a tener que usar un suéter de cuello alto para disimular, pero me encanta que me hagas el amor mi amor, y si me quieres dejar mil marcas pues déjamelas que yo encantada – se paró de la cama y jaló a Dulce que estaba parada frente al espejo, y la trajo a la cama haciéndola caer sobre ella –
Dulce: parece que alguien se quedo con hambre?
Anahi: uhmm no sabes mi amor, estoy hambrienta….quieres que me ponga mi traje de Eva?
Dulce: eres el pecado mujer…..como me tientas….sabes que tengo que ir al hospital
Anahi: mi amor un ratito, uno rapidito, mira que Felipe no se va a mover a ningún lado, él va a saber entender que nos estemos amando
Dulce: ayy que fácil que soy
Anahi: por eso te amo….
Anahi se dio vuelta para colocarse sobre Dulce y empezó con la carrera de besos que iban suaves y despacio por toda la cara de su amada, acompañado de te amos en susurro que no se cansaba de decirle mientras sus manos con mucha habilidad y experiencia desabrochaban la camisa que llevaba Dulce dejando al descubierto un sujetador blanco que no demoró también en sacarlo dejando el torso desnudo de su amante, Dulce por su parte no perdió el tiempo y mientras se escondía a besos en el cuello de Anahi se deshizo del pantaloncillo corto del pijama que llevaba Anahi y arrimaba con delicadeza la camiseta que cubrían sus pechos para luego pasar a ellos a punta de besos y succiones, dejando marcas de sugilaciones en cada espacio que recorría desde su cuello hasta sus pechos, mientras tanto Anahi hacía de lo suyo desabrochó el botón del vaquero que llevaba Dulce y con maestría lo jaló dejando al descubierto una ropa interior negra con un dibujo de hello kitty que le robó una sonrisa a Anahi – porque te ríes? – pregunto Dulce, Anahi se acercó a su oído y le dijo – porque siento que le estoy haciendo el amor a una nena – Dulce la miró y con esa sonrisa de medio lado y sus ojos marron clavados en ella le dijo – entonces hazme tuya pedófila – no termino de hablar Dulce y Anahi ya estaba devorando los pechos de Dulce desmedidamente, como queriendo comérselos a besos, apretó las pompas de Dulce y bajó con besos apresurados y necesitados de encontrar la fuente de deseo descendiendo por el abdomen y los costados de Dulce, batiéndose y tratando de controlar la marcha frente a los contoneos que Dulce daba frente al sentir del toque de su amante, Anahi llegó al centro y jalando a Dulce por las piernas acercó su se.xo a su boca y con la lengua dura y parada penetró a su mujer, y con pequeños movimientos dentro de su vagina logró que Dulce se desquiciara de excitación, Anahi seguía con su mete y saca de la lengua, y con su dedo corazón buscaba su agujero más pequeño y estrecho donde metió el dedo y con mucha delicadeza y con ritmo lo metía y sacaba, ella sabía que eso le encantaba a Dulce así que no lo dejaba de hacer mientras su lengua seguía con las penetraciones, Dulce ya estaba a punto de llegar cuando Anahi se detuvo y salió apresurada de esa cuevita tibia y se vino con la lengua como bandera a ******* y destornillar a lengüetazos ese trocito de carne que vibraba con cada toque y que hacía que Dulce gritara en gemidos ensordecedores por todo el placer que estaba recibiendo y así en pocos minutos de tanta estimulación Dulce se corrió en un descomunal orgasmo que baño toda la boca, cara y mano de Anahi que gustosa bebía de esos líquidos y sabores de su amada, Anahi busco la boca de su mujer y en un beso húmedo y muy caliente, no dejaban de tocarse, tanto que ninguna de las dos se percato que casi había pasado una hora, y que el móvil de Dulce no dejaba de sonar.
Dulce: uhmmm amor….espera mi amor….uhmmm….espera….el móvil
Anahi: mi amor no contestes, no me dejes así mira que te necesito….mi amor
Dulce: - trataba de alejar a Anahi mientras con un brazo alcanzar el móvil que estaba en la mesa de noche – mi amor…puede ser del hospital….uhmmmm
Anahi: esta bien sólo porque tienes razón – se movió de encima de Dulce y se echó a su costado, acomodando su cabeza en el pecho de Dulce y con una mano acariciando su abdomen –
Dulce: Dulce Espinoza con quien hablo?....que!!....pero a que hora – Dulce se paró de golpe sin importar que Anahi estaba aún apoyada en su pecho – pero porque no me llamaron – Anahi miraba con mucha duda, porque no entendía nada – noooooo no me diga eso….noooooo – Anahi no entendía nada y las lágrimas de Dulce corrían por su rostro – voy ya voy..
Anahi: que pasó mi amor, porque lloras?
Dulce: mi papá….mi papá……
Anahi: - volteó a Dulce para que la mirara de frente y se percato que ella sólo tenía los ojos cerrados y seguí repitiendo papá – que pasó?!
Dulce: está muerto
Anahi: QUE!!!! – quiso abrazar a Dulce pero ella no la dejo y se paró casi como una rayo de la cama y se puso rápidamente su ropa mientras Anahi la miraba sin entender o sin querer entender lo que le acababa de decir, y vio como sin decirle nada salió del cuarto –
Anahi trato rápidamente de ponerse ropa, y salir al encuentro de Dulce que había salido como una loca sin decir una palabra del lugar pero cuando llego al salón ella ya se había ido, salió hasta la calle a ver si aún estaba allí pero no había rastro de Dulce, se acomodó las zapatillas que llevaba en la mano y paró un taxi, le dijo donde ir y partió hacia el hospital…el camino hacia el hospital fue difícil, doloroso, y muy desconcertante, no entendía porque Dulce se había marchado así, pero no la podía culpar ni nada, ella sufría por su padre que era su pilar y eso no lo entiende nadie por más que se intente, así que supuso que era una reacción normal de ella y de su dolor…el taxi llego más rápido de lo pensado, y Anahi entro de frente al lugar donde quedaba el cuarto de Felipe, pero se fijo que la cama estaba tendida y que no había nadie, y fue en ese momento que cayó en realidad que Felipe de verdad estaba muerto, que no fue un chiste, ni una broma, ni nada, Felipe de verdad ya no estaba más con ellas, y fue ahí cuando el dolor también la invadió y no pudo aguantar arrodillarse en el piso y llorar apoyada a la puerta de esa habitación ahora vacia, cuando sintió el abrazo de alguien que por atrás suyo trato de ayudarla a levantarse.
Anahi: déjeme aquí por favor necesito llorar por favor….
Poncho: Anahi no te hace bien estar aquí, vamos a la sala de espera – Anahi reconoció la voz de su amigo y se abrazó a su pecho y continuó llorando mientras el la llevaba a la sala de espera –
Anahi: Poncho como sabías?....como llegaste aquí?
Poncho: vine a ver al viejo temprano antes de ir a trabajar, y visitándolo le dio un paro respiratorio y no lo pudieron sacar
Anahi: pero te hablo te dijo algo, se despidió?
Poncho: se fue tranquilo Annie….me hablaba de ustedes, y de cuanto se querían y que estaba seguro que si le tocaba irse su hija quedaría en buenas manos….no llores mujer el se fue tranquilo
Anahi: pero….y Dulce?.... viste a Dulce?
Poncho: si, si la vi, estuve con ella en la morgue del hospital, me grito que me fuera, que quería estar sola con su padre…y pues yo vine a buscarte porque supuse que tu estarías aquí….pero creo que no llegaron juntas no?
Anahi: ella me dejó sola es que recibió la noticia y como autómata se salió de la casa sin decirme nada….ay yo no sé Poncho, que va a ser de Dulce sin su padre, ella lo adoraba…y yo….

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mundo contigo

Mensaje por Admin el Miér Abr 13, 2016 12:09 am

Poncho: yo se que también tu lo querías Annie, pero nada, tu al lado de ella la ayudaras a superar el dolor, sólo tenle paciencia si?....porque seguro que te bota de su lado….ella es así no le gusta que le vean sufrir….pequeña seca esas lágrimas que Dulce te necesita fuerte si?
Anahi: gracias Poncho
Poncho: no hay de que….esperemos a Dulce aquí a que salga de la morgue y conversamos todo si?
Anahi: pero hay que arreglar todo lo del sepelio, el entierro hay que avisarle a Juan….ay yo no sé
Poncho: no te ocupes de eso ahora Annie, todo lo haremos juntos para que Dulce sólo se ocupe de llorar a su padre si?
Anahi: Gracias Poncho….de verdad gracias
Los dos amigos se quedaron esperando a que Dulce saliera de la morgue, lo que demoró casi cerca de dos horas, Anahi se impacientó demasiado y más de una vez quiso entrar a ese lugar a buscarla, pero Poncho que llevaba un poco más de serenidad y calma en el asunto se lo prohibió y le explico que mejor era dejarla sola….el tiempo pasó y al final termino saliendo con una cara casi desfigurada del dolor, el llanto y la casi apabullante resignación que significaba asumir que tu padre haya fallecido….Dulce vio a Poncho y a Anahi y simplemente no dijo nada, sólo se sentó a un lado de ellos y se abrazó a Poncho y continuó llorando, Anahi se quiso acercar para abrazarla pero ella se quitó del medio y no quiso recibir el abrazo, Anahi se sorprendió de la reacción pero no quiso hablar nada de aquello ni tampoco intentar volver a hacerlo, solo se quedó allí cerca a los amigos pero sin tocar ni decirle nada a su novia…Poncho y Dulce se dedicaban a hacer todos los trámites burocráticos que significaban sacar al cuerpo del hospital, y los arreglos con la funeraria y demás, Dulce ya había dejado de llorar pero su impresión y semblante era desgarrador, su impresión era de dolor y de mucho sufrimiento pero se comportaba totalmente valiente y fuerte, hablaba con templanza y firmaba los papeles que necesitaba sin inquietarse pero Anahi sabía que su novia sufría que todo era una máscara y una actuación, Anahi quería estar con su novia en todo, pero cada vez que lo intentaba lo único que recibía era frialdad y casi indiferencia, por lo que Anahi se sentía más sola que nunca por lo que busco algo de consuelo en su familia, de los cuales solo su hermano Santiago vino a apoyarla Dulce no se daba por entendida que Anahi estaba allí con ella y para ella….
Anahi: no entiendo Santi, me trata totalmente fría, he querido acercarme darle mi hombro para llorar pero me rechaza y yo no entiendo por qué?
Santiago: Annie, dale tiempo esta impresionada con todo esto, dale tiempo sólo ten paciencia vale?
Anahi: me siento mal, siento que no puedo hacer nada, y que aunque quisiera hacer algo ella no me deja
Santiago: tranquila ok?....todo mejorará…mira allí viene con Poncho – Dulce se acercaba agarrada del brazo de Poncho hacia donde estaban los dos hermanos y ni bien Dulce se fijó que Santiago estaba con Anahi se alejó de Poncho y se fue lejos de ellos
Poncho: hola Santiago, hace bastante que no te veía, no te fijes en Dulce, esta un poco fuera de ella hoy día y creo que es comprensible
Santiago: no te preocupes Poncho, yo comprendo, vine por mi hermana, ella tampoco debe estar sola…Felipe era muy querido para ella también
Poncho: si lo sé….Anahi ya estamos terminando con los papeleos, será cuestión de 1 hora y ya la funeraria se llevará el cuerpo
Anahi: gracias Poncho si no fuera por ti, no se que hubiera sido de nosotras
Poncho: no te preocupes, pero será mejor que ya vayas a casa, que te lleve tu hermano que yo me ocupo de Dulce si?
Anahi: no no me quiero ir de su lado, no me digas eso por favor
Santiago: Annie creo que Poncho tiene razón…mejor te llevo a casa, y esperas por Dulce si?
Anahi: ya lo dije Santiago, no me voy a ir lejos de Dulce y eso no lo voy a negociar, me quedo y punto y si quieren que me vaya que me lo diga ella misma – terminaba de decir esas palabras a los dos hombres que la rodeaban cuando Dulce se aparecía por detrás de ellos –
Dulce: si quiero que te vayas – le dijo con la mirada fija en Anahi y con una voz sin matices y totalmente sería y dura –
Anahi: - cuando miro a Dulce dirigirse a ella quiso a acercarse pero como todo el día, ella retrocedió y no dejo que llegara hasta ella – mi amor pero yo me quiero quedar contigo, apoyarte y estar contigo, se que me necesitas por favor que pasa?
Dulce: quiero que te vayas Anahi
Anahi: pues no me voy a ir, aquí me quedo contigo – se acerco y agarrando a Dulce desprevenida, la abrazó con mucha fuerza y la dio un beso en el cuello, pero Dulce no movió un solo músculo más que el gran jalón que le dio al brazo de Anahi para separarla violentamente de su cuerpo –
Dulce: QUE ACASO NO ENTIENDES QUE QUIERO QUE TE VAYAS!!!!
Anahi: pero mi amor porque quieres que me vaya?
Dulce: que acaso no te parece poco todo lo que has provocado
Anahi: - la mirada de interrogación de Anahi era obvia – lo que he provocado?, pero que he hecho mi amor?, sólo he tratado de apoyarte y estar contigo mi amor que pasa?
Dulce: que pasa Anahi, pero que pasa? Todavía preguntas…TU EVITASTE QUE ESTUVIERA CON MI PADRE!!!....YO DEBÍ ESTAR CUANDO MI PADRE AGONIZABA….yo debí ser quien sostenía su mano cuando el partía, pero no no estuve, porque me quedé contigo, porque tu hiciste que me quedara en casa, porque tu….porque….quizás si hubiera estado al lado de mi padre no hubiera pasado nada….TU ME SEPARASTE DE MI PADRE EN SU ULTIMO MOMENTO….TU ANAHI TU – las lágrimas corrían cual ríos por las mejillas de Dulce mientras la mirada triste, acongojada y desolada de Anahi observaba y escuchaba todo aquello que decía Dulce –
Anahi: no digas eso por favor, como yo podría haber sabido que eso iba a pasar mi amor, por favor no me digas eso no por favor
Dulce: por tu egoísmo…..por tu puto egoísmo murió mi padre sin tenerme al lado, porque si tu me hubieras dejado llegar temprano….pero no preferiste hacerme perder el tiempo – Anahi se acercó para abrazarla y tratar de calmarla, pero Dulce la separó violentamente casi haciéndola caer – NO ME TOQUES….Y LARGATE….NO TE QUIERO VOLVER A VER….TU MATASTE A MI PADRE….TU ANAHI……VETE – se acercó a ella tratando de empujarla pero Santiago se interpuso y la sostuvo mientras Poncho trataba de tranquilizarla –
Anahi: no mi amor….por favor…..yo te amo…..Dulce!!!!.....déjala Poncho está dolida…..mi amor reacciona…..yo te amo – le gritaba a Dulce mientras Poncho la sujetaba y ella se llenaba de lágrimas –
Poncho: Anahi vete por favor, ella no está bien….Santiago llévate a tu hermana por favor
Anahi: no me voy…..ella es mi mujer y con ella me voy a quedar
Dulce: TE ODIO ANAHI TE ODIO…..PAPÁ!!!!!!!!!!!.......NOOOOOOO!!!!!.....SUÉLTAME PONCHO SUELTAME!!!! - las lágrimas eran demasiado sonoras, demasiado desgarradoras, demasiado dolidas, al final Anahi acepto irse del lugar para no perturbar más a Dulce, y a pedido de su hermano, Anahi se fue a la casa de sus padres.
El dolor de perder un padre o una madre debe ser demasiado desgarrador, pero quien puede decir “te entiendo”, si en verdad no ha vivido la experiencia, y de seguro Anahi no podía decir eso, es más ni siquiera se atrevía ni podía decirle a Dulce que todo estaría mejor porque ni ella sabía si las cosas mejorarían o cuanto demorarían para mejorar, sólo sabía que la mujer que amaba por sobre todas las cosas sufría casi condenadamente y ella sufría por verla así, pero a pesar del sufrimiento entendía que Dulce haya reaccionado de la manera que lo hizo, por lo que acepto casi con culpa de marcharse del lado de su mujer e irse con su hermano, mientras en su mente solo albergaba la necesidad de trasmitirle su amor para hacerla sentir mejor aunque eso era imposible, pero ella lo intentaba y lo pensaba, Anahi no se dio cuenta en que momento llego a la casa de sus padres ni en que momento su hermano la dejó en su habitación lo único que sabía era que ya estaba en su cama, y que unas píldoras su madre le había dado para ayudarla a descansar lo que casi había logrado inmediatamente después de colocar la cabeza en la almohada….
Lejos de allí, Poncho aún trataba de consolar a su amiga, que irreconociblemente seguía vociferando contra la que había jurado amar hasta la muerte, Poncho no encontraba la razón de su rabia, pero tampoco quería ayudar a acrecentarla por lo que no nombraba a Anahi para nada…..todos los trámites habían sido concluidos, y con ellos días…Felipe yacía en un féretro y a minutos de ser enterrado, Dulce estaba abrazada de su amigo Poncho mientras, los pocos vecinos, y amigos de Felipe la seguían a sus espaldas, ella lloraba desconsoladamente mientras terminaban de tirar lo que quedaba de tierra encima de esa caja de madera, todos se acercaron a verla y a darle las condolencias mientras que Santiago desde lejos esperaba para poder acercarse.
Santiago: lo siento mucho Dulce – le decía esto mientras abrazaba a la desconsolada Dulce –mi familia quiso estar aquí pero bueno….tu entenderás…Anahi no ha estado muy bien y mis padres pensaron que era lo mejor que no viniera y bueno como terminaron las cosas la última vez que se vieron yo también consideré que era lo mejor
Dulce: - Dulce lo miraba atenta mientras el daba su discurso y disculpas, y condolencias, pero no podía creer que ella su mujer no estuviera a su lado, claro que entendía que la última vez no salió nada bien, pero dos días desaparecerse y ni una llamada de nada?, eso no lo podía entender – no te preocupes Santi, Poncho ha estado conmigo en todo y ha sido mejor así yo creo
Santiago: bueno entonces me retiro y para lo que necesites no dudes en llamarme si?
Dulce: gracias pero no necesito nada…mis saludos a tu familia – Santiago le dio la espalda y con un gesto de su cabeza se retiro del lugar dejando a Dulce con una rabia inmensa –
Poncho: tranquilízate Dulce, se que te molesta
Dulce: molestarme es poco…no sólo se aparece sólo sino que todavía me da una excusa estúpida de porque ella no pudo venir y para colmo la hipocresía de decirme que le busque cuando quiera….no te parece demasiado caradura?
Poncho: un poco….pero de verdad no entiendo porque Anahi no vino….yo misma hable con su Nana dándole todos los detalles….de verdad no entiendo
Dulce: yo si lo entiendo…Anahi, no me quiere más….se canso de mi y de mi pobre vida, y de todo de mí….bahhh…
Poncho: no digas eso Dulce, ella te ama….si la hubieras visto como estaba ese día que murió tu papá….ella sólo quería estar contigo y tu sólo la apartaste y hasta ahora no entiendo porque, ella sólo quería apoyarte y tu la corriste y de esa manera….se que no he hablado contigo de esto pero fue demasiado….ella también estaba sufriendo ella quería a Felipe.
Dulce: cállate Poncho…tanto lo quería que ni a su entierro vino….
Poncho: bueno no diré nada….nos vamos?
Dulce: a dónde Poncho….ya no tengo casa
Poncho: como que no tienes casa?
Dulce: ya entregué las llaves al banco….esta mañana fui al banco a entregarlas, pero al menos ya no hay deudas
Poncho: QUE!!!....yo pensé que todavía se podía hacer algo….pero y tus cosas y todo….
Dulce: me han dado dos días para sacar todo y ya….lo único que me queda de recuerdo de mi papá es mi Dylan
Poncho: entonces que no se hable más, te vas a mi casa, y como sea nos acomodamos, tu eres mi familia Dulce – cogió el rostro de su amiga entre sus dos manos – mírame Dulce, tu me ayudaste cuando más lo necesitaba y ahora estoy yo para hacerlo, vamos a recoger la camioneta del Rulo y ahí metemos tus cosas y las guardamos en el depósito del papá de Maite y ya después pensaremos que hacer vale?
Dulce: gracias Poncho….gracias de verdad.
La suave caricia de un tacto conocido tocaba la frente de Anahi, ella reconocía el tacto y la reconfortaba tanto sentirlo….no quería abrir los ojos sólo quería seguir sintiendo ese tacto, era ella se decía en la mente, es ella se volvía a repetir, es mi Dulce, mi amor, y mientras seguía sintiendo ese tacto, sentía que todo lo que había pasado, Felipe, el hospital, la muerte todo absolutamente todo era un sueño y que todo estaba bien, lo sentía en el corazón y casi convenció a su razón de que así había sido, pero cuando abrió los ojos fue a su hermana a quien se encontró acariciando su cara y de un solo golpe se paró quedando sorprendida que se encontraba en su habitación y rodeada de todas las cosas que la acompañaron desde niña en esa habitación, fotos, dibujos, adornos y el color palo de rosa de las paredes y se sintió inmensamente triste y adolorida, tanto que tuvo que sujetarse el pecho con su mano porque sentía que el corazón se le iba a partir.
Alma: hermanita estas bien?....Annie no me asustes porque te tocas así el pecho, te duele algo? – tomó la mano de su hermana y la sujetó entre las suyas y acercándose a ella la miro de frente para buscar la razón porque lloraba tan desconsoladamente –
Anahi: Dulce….Alma….donde esta Dulce…..Alma perdió a su papá…..Dulce….donde esta Dulce? – abrió los ojos y miró a su hermana tratando de ocultar la mirada y no fijarla en ella – que pasa? Alma donde esta Dulce?...tengo que ir donde ella, tengo que estar con ella no puede estar sola tengo que acompañarla en el velatorio – trató de pararse de la cama pero su hermana no la dejó –
Alma: Anahi….al papá de Dulce lo enterraron ayer.
Anahi: que!! Tan rápido?....pero si se ha muerto recién ahora….como….
Alma: Annie….tu recién despiertas después de 3 días
Anahi: que!!!.....pero como…..yo en que momento…..porque no me despertaron…..nooooo
Alma: estabas muy afectada por todo y mi mamá te dio unos calmantes que te durmieron, y como cada vez que despertabas, despertabas llorando y gritando, mi mamá tuvo que llamar al médico que te sedó hasta hoy….
Anahi: noooooo…..mi amor….nooooooo DULCE!!!!......- se sujetó el rostro con las manos mientras lloraba descontrolada –
Alma: tranquilízate hermanita….Santi fue al entierro y bueno….Dulce le dijo…que….
Santiago: me dijo….- decía su hermano mientras se aproximaba de la puerta hasta el pie de la cama donde Anahi seguía llorando sin levantar la vista – me dijo que no te quería volver a ver….que no soportaría volver a verte y que era mejor que tu siguieras tu vida y ella la suya – el tono de su voz era duro y serio, y aunque era una mentira lo que decía a una Anahi frágil como el papel, eso sonaba muy verdadero y sólo causo que llorara más – Annie tienes que olvidarte de ella, ella nunca fue para ti, ni tu para ella….una relación que causaba tanto sufrimiento en la familia y que no podía vivir en la claridad del mundo no podía ser buena, es mejor así, te dolerá y vaya que yo se de eso, pero al final el dolor pasará y te darás cuenta que todo fue lo mejor

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mundo contigo

Mensaje por Admin el Miér Abr 13, 2016 12:09 am

Anahi: - se limpió con las manos la cara, y trató de esconder sus desdichas pero era demasiado obvio y levantando la vista y mirando de frente a su hermano le dijo – júrame que lo que me dices es verdad y que eso fue lo que te dijo ella
Santiago: así es Anahi, es más mira tu closet, todas tus cosas están allí…ella me las entrego
Anahi no soportó más y cayó otra vez en llanto y a gritos pidió que sus hermanos se fueran de su lado, se sentía devastada y destrozada, no sabía si el dolor que sentía por perderla era más fuerte o el dolor de no haber estado con ella en el entierro era más profundo, pero así fuera uno u otro, ella se sentía morir, y no podía entender como un amor tan fuerte como el de ellas había desaparecido así de rápido en cuestión de días…años de relación se repetía entre gritos ahogados en la almohada….años de relación…exactamente 3 años 7 meses y 21 días….
Los días después de eso pasaron bastante opacos, y tristes, Anahi en más de una ocasión quiso llamar a Dulce, y lo hizo pero el teléfono de la casa y del móvil estaban desconectados, lo que fortaleció mucho más lo que su hermano le dijo que Dulce quería alejarse de ella, pero esa noche mientras todos dormían se escabullo fuera de la casa y tomando su auto manejó rápidamente hasta la casa de Dulce, y ni bien llegó vio que todo estaba apagado y el auto de ella no estaba, supuso que estaría en el taller pero el taller estaba vacío y cerrado y varias herramientas no estaban aunque ella pensó que quizás las había colocado en otro lugar y que por la ventana por donde se asomaba no se podía verlas, se acercó a la puerta y golpeó varias veces pero nadie salió, decidió entonces sentarse al pie de la puerta y esperar a que Dulce regresara, pero las horas pasaron y el frío apremió y nadie llego por lo que Anahi se decidió a pararse cuando vio en el piso un cartel volteado, el cual decidió dar vuelta por pura curiosidad encontrándose con un “EN VENTA” y un número telefónico….Anahi no lo podía creer, Dulce estaba vendiendo la casa de su padre, no pudo evitar y derramar las lágrimas más agrias y acida a la vez por sus mejillas sentía que esa lagrimas carcomían la piel de sus mejillas y que la saliva que pasaba por su garganta era más áspera, se volteó de frente a la puerta y comenzó a golpear con fuerza la puerta y a patearla hasta casi romperla mientras el llanto, sollozos y gritos de “Dulce, Dulce y Dulce” la acompañaban pero nada, ni el grito, ni el escándalo lograron abrir esa puerta ni que Dulce apareciera, resignada se dejó caer al piso y arrodillada pronunció casi un ineludible “te amo, y te odio Dulce”, y con la total vehemencia de sus palabras se paró, se secó las lágrimas y subió a su auto y partió de ese lugar, tratando de dejar todo atrás…después de esa noche Anahi trato de olvidar todo y seguir con su vida y al día siguiente se fue directo al estudio de abogados donde trabajaba y todos con sorpresa la recibieron, pero quien mejor y más feliz de su regreso estaba era Lorenzo, que sin pensarlo ni nada, se abalanzó sobre ella y al frente de todos la abrazó y la levantó en el aire y le dio un beso en los labios y le susurró que la extraño mientras Anahi sólo se dejo llevar y no rechazó nada mientras escuchaba de fondo como todos aplaudían y daban su aprobación a lo que veían, mientras Anahi aún no entendía si lo que hizo estaba bien o simplemente tenía que ser así.
Poncho: mujer hasta cuando vas a seguir así?....porque no vas a buscarla?
Dulce: no nada….15 días desde lo de mi padre y ella tampoco se ha ocupado en buscarme, tu que crees que signifique eso
Poncho: pero quizás si fue a buscarte, pero no te encontró en la casa, y tu móvil desconectado
Dulce: pero si le di a Santi el teléfono de aquí, cuando le llevé las cosas de ella
Poncho: y acaso te consta que él le haya dado el teléfono?....mira que como te quiere esa familia no me sorprendería que no le haya dado nada
Dulce: tu crees?
Poncho: mira Dulce, ahora que estás ya más tranquila y todo, y que ya sé que no piensas que ella tuvo la culpa de lo de tu papá, quiero confesarte algo
Dulce: que?
Poncho: el día que murió tu papá, yo estaba conversando con él, y bueno el me decía que se sentía feliz por tu relación con Anahi, y que eso era lo que lo mantenía en vida porque quería ver esa relación consumarse ya sea en un matrimonio o en una familia, me hablaba con ilusión de conocer los nietos que Anahi le daría, me repetía que serían muy lindos por lo bella que ella era y todo….estaba feliz por ti Dulce, pero lo más importante que me dijo era que él se sentía feliz porque sabía que si él se iba tu no estarías sola y que Anahi te cuidaría….y que por eso no tenía miedo de irse de este mundo porque sabía que tu quedarías con ella – Dulce mientras escuchaba la declaración de su amigo, no pudo evitar las lágrimas que caían por su rostro –
Dulce: porque no me dijiste esto antes?....yo yo…hubiera….
Poncho: nada mujer…..tu estabas totalmente trastornada, creo que ahora era el momento adecuado…..la voluntad de tu padre era que amaras, y amaras a esa mujer que él también quiso como una hija….la mujer con la que él se imagino tener nietos y todo….tu la amas…ve a buscarla, mira es medio día….seguro está teniendo su refrigerio, ve a buscarla al estudio, y dile cuanto la amas y haz feliz a tu padre desde el cielo si?
Dulce: carajo hermano….tienes toda la razón, préstame las llaves de tu moto, que mi Dylan esta sin gasolina….vamos Poncho no lo pienses tanto esto son cuestiones del corazón – su amigo le dio una gran sonrisa y le lanzó las llaves de su poderosa moto…mejor dicho de la scooter que usaba para trabajar, pero que corría a gran velocidad –

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mundo contigo

Mensaje por Admin el Miér Abr 13, 2016 12:10 am

CAPITULO 8
Anahi miraba a través de la gran ventana de su oficina que daba una perfecta mirada a la ciudad que desde un 25 piso era impresionante, y así mirando al horizonte y al sol que ya se posicionaba en la mitad del cielo y el azul de éste que casi contrastaba perfectamente con lo gris de los edificios que se hallaban amurallando el centro de la ciudad…Anahi sólo pensaba mientras se abstraía en esa vista, y el recuerdo y pensamiento de Dulce saltó escabulléndose entre la nostalgia, y la añoranza….y otra vez se apoderó de la mente de Anahi, como tantas veces había aparecido mientras se encontraba acompañada sólo por la soledad, aún tenía muy palpables y frescos todos los momentos vividos con ella, los primeros meses de noviazgo, el conocerse en cada aspecto a veces de la manera más áspera pero también de la manera más casual y tierna, y al final todas las maneras dejaron de importar cuando lo desconocido dejó de causar temor pero curiosidad y ansiedad por saber todo de ellas y descubrirlo cada vez con más complicidad…. pero todo aquello quedó atrás….Anahi volteó del ventanal y se concentró en los papeles de un juicio a puertas que aún no tenía organizado, por lo que comenzó a leer declaraciones tras declaraciones cuando recordó la foto que solía llevar en su portafolios y que ahora la había rezagado al fondo del cajón, y casi sin pensarlo metió la mano en el y la buscó y cuando casi la alcanzaba sintió golpes en la puerta
Anahi: adelante – dijo firmemente, cerrando el cajón del escritorio –
Lorenzo: hola preciosa…lista?
Anahi: lista?
Lorenzo: claro, ya pasa del medio día vamos a comer algo, que no te has dado cuenta que el estudio esta desierto, todos estaban hambrientos hoy y se han ido….o es que mi diosa terrenal, no necesita comida para vivir – se acercó hasta apoyar su cuerpo en el borde del escritorio quedando al costado de Anahi que lo miraba complacida –
Anahi: claro…vamos….se me fue la hora, pero que bueno que llegaste que esta diosa si necesita comida para vivir
Lorenzo: perfecto aunque yo tenga otro tipo de hambre, pero no importa
Anahi: como que otro tipo de hambre…que….- no termino de hablar cuando Lorenzo la levantó de su asiento y la acercó a su cuerpo y a sus labios y le dio un beso muy ardiente
Lorenzo: este tipo de hambre mujer – el beso continuo aún con mayor intensidad, Anahi solo cedía y cedía, no sentía simplemente no reaccionaba….su cuerpo no se reprochaba lo que hacía, y Anahi sentía dolor, un dolor en el pecho mientras Lorenzo apretaba más su cuerpo contra el suyo, ese tacto tan opuesto al de Dulce le dolía….era un dolor generalizado, pero no entendía que ese dolor lograra separarla de ese cuerpo masculino y forzudo, y de pronto su cara….la cara de Dulce se dibujó en la cara de Lorenzo…..y eso la asustó logrando separarse de Lorenzo –
Anahi: espera…Lorenzo yo….tu y yo….
Lorenzo: ya lo sé no somos nada, pero es que tu no me dejas ser nada….yo quiero todo contigo mujer….déjame demostrarte que se querer y se querer bien, bien sabes que tu me interesas desde hace tiempo, y cuando esa vez me dejaste besarte no pude dejar de desear volver a hacerlo y no voy a perder mi oportunidad otra vez – Lorenzo se volvió a lanzar a su labios tomando otra vez por sorpresa a Anahi que al igual que antes no pudo controlar, ni dominar, ni desatar alguna reacción….se sentía vacía, pero sus labios, su lengua parecía reaccionar a las caricias de ese hombre que para ese momento eran más que atrevidas, Anahi sabía que estaba en ese lugar, pero de pronto sentía como si salía de su cuerpo y miraba toda la escena desde otro ángulo, como si estuviera desde lo alto se imaginaba besando a ese hombre….pero no reconocía su cuerpo como suyo, ni Lorenzo manoseando todo su cuerpo como si fuera una muñeca…..hasta que Anahi sintió un ruido y como la puerta de su oficina se cerró y eso hizo que regresara a su cuerpo y reaccionara separándose de él –
Anahi: espera….Lorenzo – se movió del escritorio tratando de ver que había causado el ruido – creo que alguien nos vio…la puerta se cerró
Lorenzo: imposible mujer, no hay nadie, yo mismo me fije que todos habían salido…además tu oficina es la última del corredor, nadie habría podido llegar hasta aquí sin haberlo sentido, seguro fue el viento que cerró la puerta
Anahi: puede ser, pero….por favor Lorenzo que no se vuelva a repetir esto por favor si?....y vamos a comer por favor
Lorenzo: como diga mi diosa, pero prométeme que después del trabajo aceptaras una cena conmigo….sin compromiso….sólo cenar, conversar, y prometo no propasarme como ahora…..aceptas?
Anahi: - Anahi lo pensó antes de responder, pero al final termino por acceder – esta bien
Lorenzo: excelente, entonces nos vamos a comer señorita, aunque debe arreglar esa falda que se nota que hubo un pervertido que le quiso pasar mano…jajaja
Anahi: ayy loco
Lorenzo: si pero loco por ti – y así acomodándose la ropa, y acompañado de un beso tierno en la mejilla los dos amigos salieron del piso 25 para irse a comer –
El viento ya no parecía golpear, y ya no se sentía tan cálido como antes, lo sentía frío, lo sentía casi helado y acompañado de las lágrimas que brotaban sin cesar, era aún más frío, Dulce sentía que el viento ya no acariciaba pero cortaba la piel, pero el dolor ya no le importaba, el dolor de haber visto hasta la que hace una hora consideraba su mujer, con un hombre a punto de follársela como una vil puta, le dolía inmensamente más, le dolía tanto que sentía que el pecho se le cerraba y el aire entraba con dificultad, ella seguía con furia manejando por las calles del DF, aunque sin importar si había algo delante o no o si una luz le indicaba parar o no, ella sólo manejaba sin control y con la imagen clavada en lo más profundo de su mente como ese hombre tocaba a Anahi con descaro, sin ninguna delicadeza pero con total lujuria y ella le correspondía de la misma forma con la misma lujuria y deseo, después que tantas veces yo la traté con ternura, se repetía Dulce en su mente….tantas veces que sólo la toqué con amor y dulzura…se volvía a repetir, a Dulce le parecía absurdo como esa imagen pudo haberse dado, como ese encuentro pudo haberse dado….sólo han pasado 15 días….gritaba con voz en cuello mientras tocaba la bocina a quienes no se percataban de su apurada carrera, Dulce no podía creer que en 15 días Anahi la haya cambiado por él….por un hombre….volvía a gritarse, y es que de tanto gritarlo llego a la conclusión en su mente que no fue cuestión de 15 días, ella siempre sospecho del deseo de Lorenzo por su mujer…bahh mujer de nadie….pensaba, Lorenzo siempre quiso poseer a Anahi y Dulce lo sabía y estaba segura que esto que había visto no era nuevo y estaba casi convencida que venía de antes, que las reuniones hasta tarde, que las cenas, que los viajes, que todo era seguro con él y que le había esta viendo la cara de estúpida y ella como tonta, tratando de buscar algo mejor para las dos y sufriendo por su padre sola….su mente hablaba, Dulce ya no pero su mente repetía, incriminaba, y vociferaba por la mujer que ella pensó era el amor de su vida pero que ahora era una zorra más, y volvió a sentirse como aquella vez cuando Romina le dijo que no era suficientemente mujer para ella, noooo se decía Dulce, el dolor esta vez era diferente, era muy diferente, ahora le sangraba el corazón, ahora deseaba de verdad morir, y no volver a mirar, a respirar, a sentir, pero por más que aceleró al tope la pequeña scooter, no era una moto de carreras y por más que busco estrellarse con algo, parecía que Dios o su padre quizás movían todos los obstáculos así como cambiaban todas las luces, haciendo que ella llegara sin un rasguño a la casa de Poncho, el hogar que su amigo le había prestado los últimos 15 días.
Poncho: y que tal te fue? – le gritó a Dulce mientras la veía pasar al frente de la cocina sin dirigir palabra – Dulce te estoy hablando – seguía gritando mientras ella se metía a su cuarto y azotaba la puerta – DULCE!!! – Poncho salió de la cocina y se acercó hasta la puerta y la tocó – Dulce estas bien?....dime mujer que pasó – llamó pero no respondió, así que decidió entrar, y al abrir la puerta encontró a una Dulce en posision fetal en el piso llorando como una niña pequeña abrazada con fuerza a sus rodillas con los ojos cerrados, susurrando “perdónala papá” – que paso? Mujer – se sentó con ella en el piso y la abrazó hasta que se calmó un poco y pudo hablar –
Dulce: pasó ella Poncho….pasó que mi padre estaba equivocado….Anahi nunca fue para mí, nunca, y más me enamoré como una estupida de ella, cuando ella no sentía nada por mí, y hasta ahora dudo que…..ufff….ayy amigo, me quiero morir….papáaaaa!!!!! llévame contigo por favor!!!!
Poncho: que dices mujer, como vas a decir eso, morirte pero porque?....que pasó Dulce – agarró de los brazos a su amiga y la enfrentó a su mirada pero ella seguía con los ojos cerrados – mírame Dulce….carajo mírame – ella abrió los ojos y se abrazó otra vez a su amigo – pero que pasó pequeña – le decía mientras acariciaba su espalda –
Dulce: me engaño Poncho, la encontré en su oficina con un tipo que se la estaba follando, eso pasó Poncho, sabe Dios desde cuando me habra estado engañando con ese tipo y yo…y yo….ayyy mi padre que la imagino su nuera y la madre de sus nietos…..DIOSSSSSS……PAPAAAA!!!!! perdónala porque yo no puedo….NO PUEDOOOOO!!!!!! – las lágrimas salían con más fuerza y Poncho no podía creer lo que su amiga le acababa de decir, no podía creer lo que escuchaba, pero el dolor era tan palpable, que él mismo sufría –
Poncho no llevo cuenta de cuánto tiempo había estado abrazando a Dulce ni en que momento ella dejó de llorar pero se había quedado totalmente dormida en su pecho, así que acomodándose un poco levantó a su amiga en brazos y la acostó en la cama, y mientras acariciaba su mejilla y el mechón de pelo que caía sobre su rostro, se preguntaba como alguien podía hacerle tanto daño, siendo ella una mujer con todas sus letras, simplemente Poncho no entendía como Anahi le pudo haber hecho eso, y en ese momento y en ese lugar juro al cielo a Felipe que no permitiría que a su amiga nadie la volvería a hacer sufrir…..mientras Poncho velaba el sueño y la tranquilidad de su amiga, por otro lado de la ciudad estaba Anahi muy complaciente con Lorenzo, y aunque no cedió a sus insinuaciones, el cariño y apego que él deseaba no desapareció y que no sólo que hasta incrementarían hasta casi doblegar su voluntad y el amor por Dulce….Anahi estimaba a Lorenzo pero ni siquiera llegaba a quererlo, ella amaba a Dulce, pero ella la había abandonado, sin ni siquiera darle chance de que hablaran ni nada, sólo desapareció sin pensar en ella y en su dolor, y ese dolor parecía disminuir cuando Lorenzo la trataba bien y la hacía sentir querida y quizás sea eso se preguntaba Anahi, quizás sea eso lo que la llevaba a dejar que ese hombre intentara poseerla de la manera que sólo lo había hecho por más de 3 años Dulce, y como iban las cosas lo seguiría haciendo.

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mundo contigo

Mensaje por Admin el Miér Abr 13, 2016 12:10 am

Maite: Estas segura Dulce?
Dulce: si preciosa….ya no puedo seguir viviendo con ustedes, y ya pronto nacerá la bebé y necesitan el cuarto
Poncho: ya te he dicho Dulce que el cuarto no es problema, la bebe dormirá en nuestro cuarto al menos hasta que tenga 15 años….ouch mi amor….
Dulce: jajajaja
Maite: como que 15 años?
Poncho: mi amor yo quiero tener bien vigilada a mi hija tu sabes tanto pervertido en la internet no no tengo que cuidarla
Dulce: jajaja
Maite: el pervertido parecerás tu durmiendo con tu hija hasta los 15 años….perdón Dulce, igual aunque nuestra hija no va a dormir hasta los 15 con nosotros, por el bien de Poncho y de nuestra casi nula intimidad, igual te puedes quedar hasta cuando desees, ya nos podemos acomodar
Dulce: gracias May, pero también quiero tomar ese puesto de trabajo que me ofrecieron en Guadalajara, si todo va bien, quizás hasta me pueda quedar definitivamente allí
Poncho: que!! Eso si que no…y tu sobrina ni siquiera la vas a visitar?
Dulce: jajaja…uno: mi sobrina todavía no ha nacido, falta un mes todavía, dos: claro que voy a venir a verla y ustedes también ir a visitarme, en Guadalajara hay playa saben?, y tres: jamás me alejaría de ustedes que son la única familia que tengo, jamás – lo dijo mientras acariciaba la barriga inmensa de Maite y se abrazaba a los dos mejores amigos que pudo tener –
Poncho: mira Dulce que si no vienes a vernos, te juro que de las orejas te traigo y le digo a tu papá que te jale los pies mientras duermes
Dulce: jajajaja prometido amigo…
Maite: y cuando te vas?
Dulce: mañana
Poncho: vaya tan rápido….y tus cosas que quieres que haga con ellas? Te las llevarás?
Dulce: no no quiero llevármelas, llevan demasiado recuerdos que no quiero….quiero empezar de nuevo vale, lo único que llevare de mi vida de aquí será a Dylan que es el mejor recuerdo de mi padre que puedo tener
Poncho: tienes razón, entonces mujer? Celebramos tu partida mañana?
Dulce: claro que si….si Maite nos da permiso claro
Maite: a ti Dulce todo el permiso porque se que eres muy responsable pero a Poncho no sé, pero como es tu última noche en el DF pues vayan que yo me ocupo de cuidar mi barriga….
Dulce: eso sí que no…celebramos todos o ninguno, Maite tu también, porque no vamos al autoshow y vemos unas carreras y comemos algo ahí y pasamos un buen rato
Poncho: me parece genial
Maite: acepto y me encanta
Dulce: entonces a celebrar se ha dicho
A la mañana siguiente la despedida entre medios llantos, entre excusas de basurita en los ojos, y abrazos eternos y sentidos, Dulce se despidió de sus amigos, y prometió llamar y estar siempre en contacto y venir a conocer a la pequeña bebé cuando naciera, y así los dos esposos vieron partir a Dylan y perderse en el horizonte, a lo que ellos desearon que sea un nuevo comienzo de su amiga y esperaban con el corazón que su padre desde el cielo la cuidara y que la vida y el amor la dejara de maltratar en lo que el amor se trataba, mientras Dulce se alejaba de la ciudad que la vio nacer, crecer y enamorarse, y sufrir, pensaba que ahora todo sería diferente y que la nueva vida en Guadalajara sería de lo mejor…..Anahi en esos mismos instantes sentada en las sillas alrededor de la mesa del jardín pensaba justo en aquella mujer que ese día decía adiós al DF, Anahi no sabía porque sentía una gran presión en el pecho y más específicamente en el corazón, no sabía que le causaba esa angustia y pena, todo estaba bien, o al menos todo parecía bien, Lorenzo había pedido formalmente querer ser su novio y ella aunque lo había dudado demasiado….termino aceptando, al principio pensó que 2 meses era algo apresurado de aceptar a alguien en su vida como pareja después de lo de Dulce, pero quien le ponía límites ni fechas de caducidad a las cosas, cuando a veces estas se estropeaban antes de probarlas u otras no tenían ni siquiera ese límite, y al final Lorenzo parecía quererla sinceramente y era bueno…ella lo estimaba quizás un poco más que unos meses atrás, pero en ese instante mientras leía uno de sus resúmenes de un gran caso que tendría que defender dentro de dos días en la corte no pudo evitar recordar a Dulce, el caso era de un corredor de carros que se accidento a causa de una confección de la pista de carreras y ahora demandaba, y mientras leía el caso Anahi recordaba la velocidad y los vértigos que le hacía sentir Dulce en su auto, y la primera vez que la vio correr en una pista, trató de no pensar mucho más en eso, pero a cada página que volteaba y leía la recordaba y le dolía, y suspiraba al cielo, y con mucha terquedad se volvía acomodar y acomodar las gafas que de chuecas y de mal puestas no tenían nada, pero era un tic que tenía ella cuando se sentía impotente, nerviosa y miedosa, pero todo esos sentimientos, no sabía porque los sentía ahora que ya su vida parecía estar regresando al cause que su familia y padres deseaban tanto.

-----------------------------------------------------------
♫♪feliz cumpleaños feliz, Feliz cumpleaños mi princesa Anahi, feliz cumpleaños a ti♪♫ – se escuchaba el cántico desde el salón del gran departamento, mientras Anahi agudizaba su audición desde el baño, se apresuró a terminar el baño y tomar una bata y bajar a ver de donde provenía el ruido, cuando salió del baño y se dirigió al salón encontró 4 hermosos globos inmensos, un gran cartel que decía “feliz cumpleaños mi amor” y un inmenso ramo de rosas rojas que tapaban la cara de quien ella ya sabía quien era, a quién moviendo delicadamente el arreglo buscó la boca para besar apasionadamente a su novio.
Lorenzo: uhmmm feliz cumpleaños mi amor, y si así me agradeces todos los días serán tu cumpleaños – le decía a su novia mientras la miraba con mucho cariño –
Anahi: gracias mi amor, y tu sabes muy bien que yo soy muy agradecida así que no es novedad que te agradezca así – se paró de puntas y volvió a besar a su novio que soltó las flores, los globos y cargó por la cintura a su novia y entre besos se la llevó al cuarto donde le hizo el amor hasta que las fuerzas le ganaron y hasta que su novia quedó exhausta –
Anahi: mi amor…despierta….amor?....
Lorenzo: - la mano de Anahi mecía delicadamente a su novio para despertarlo – uhmm mi amor…un ratito más si?...mira que me dejaste muerto…has drenado mis fuerzas y todo lo demás
Anahi: ay no seas cochino, y párate que voy llegar tarde a mi cena de cumpleaños y eso no es propio de mi y si saben que estuve contigo es una mala impresión para los suegros y eso no te conviene mi amor
Lorenzo: - Lorenzo de un solo salto se paró de la cama y voló hasta el baño mientras le regalaba a su novia una gran sonrisa – lo que usted diga mi jefecita….te amo
Anahi: y yo a ti, y apúrate que te tienes que ir a cambiar….
Lorenzo: YO NO SÉ PORQUE NO ME DEJAS VIVIR CONTIGO, ASÍ TODO SERÍA MÁS RÁPIDO Y FÁCIL – le gritaba desde el baño a una Anahi que se acomodaba el cuerpo desnudo con una bata de ceda –
Anahi: porque ya te lo dije mil veces, me gusta mi privacidad, y cuando ya decidamos a comprometernos me tendrás que ver la cara a toda hora, así que no quiero que te aburras antes de tiempo
Lorenzo: JAMÁS ME ABURRIRIA DE TI MI AMOR, Y SI COMPROMETERNOS SIGNIFICA CASARNOS PUES HAGÁMOSLO, MI AMOR NO TE PARECE BIEN 3 AÑOS DE NOVIAZGO, YA TENGO 36 Y TU MI AMOR YA 30 CASÉMONOS Y VEAMONOS LAS CARAS A TODA HORA – la propuesta de Lorenzo, agarro de sorpresa a Anahi, si bien casarse ya lo habían hablado varias veces y ella siempre había sido la que no estaba segura, la que quería esperar, ya se daba cuenta que era tiempo de formalizar, aunque eso significaría dejar su otra vida de lado –
Anahi: lo hablamos luego si Lorenzo
Lorenzo: VALE MI AMOR….TE AMO!!!
Anahi dejó partir a su novio y se quedó pensativa después de la propuesta más antiromántica del mundo y tan graciosa que le había hecho su novio, pero ese no era el problema pensaba Anahi mientras se miraba en el espejo mientras se maquillaba perfectamente su rostro para la cena familiar que tendría en casa de sus padres por su cumpleaños, se miraba y se definía todos los contornos de su rostro con un sutil maquillaje mientras trataba de no hacerlo muy cargado ni grotesco, y en uno de los roces del pincel con las sombras cafes que eligió para hacerlo, la atacó a quemarropa y sin aviso el color cafe brillante y tan penetrante que recordaba de los ojos más bellamente cuidados de Dulce, esos ojos color marron que la cautivaron desde el día uno que la vio y la mirada que extraño cuando su historia termino y ahí frente al espejo se preguntaba donde estaría y que sería de su vida y si aún la recordaría, cuando el sonido de su móvil la sacó de sus pensamientos, miró en la pantalla y vio el nombre de Pilar y suspiró antes de contestar.
Anahi: hola preciosa
Pilar: hola hermosa….feliz cumpleaños mi amor….ya tienes 30….ya me falta poquito para alcanzarte – la sonrisa boba de Anahi se dibujo en su rostro, y es que esa niña la tenía mal –
Anahi: poquito pequeña? Con tus 19 no crees que te falta bastante?
Pilar: bueno yo cuento más los años de experiencia que de tiempo, y en eso casi te alcanzo
Anahi: bueno entones señorita con experiencia, muchas gracias por saludarme por mi cumpleaños
Pilar: y tu crees que sólo quiero saludar mi amor, quiero verte, quiero entregarte tu regalo en persona
Anahi: Pili sabes que no puedo tengo cena con mis padres y voy a estar toda la noche con Lorenzo
Pilar: otra vez con excusas tontas?....yo sólo quiero darte mi regalo no quiero raptarte para convertirte en mi esclava sexual
Anahi: uhmm que mala suerte, bueno entonces, donde te veo?
Pilar: abre tu puerta cariño que te estoy esperando, un beso preciosa.
Anahi aún con la sonrisa tonta, se amarró la bata de seda y salió del cuarto de frente a la puerta de la casa, y de un solo jalón la abrió encontrándose a una Pilar hermosa, con una abrigo negro hasta medio muslo con tacones altos y con la sonrisa más pícara que hayan dibujado los pintores, y allí parada en la puerta se abrió el abrigo negro dejándole ver a Anahi que no llevaba nada pero absolutamente nada encima a lo que Anahi respondió con un beso apasionado cerrando la puerta del departamento y empujando a la menuda mujer contra la puerta y besando cada rincón de esa piel dorada y con la otra mano desatando el moño en el que llevaba enredado el cabello, pues Anahi con los años y con la variedad de amantes mujeres que había tenido había descubierto que le encantaba halar el cabello de sus amantes, y adoraba llevar el control del sexo y hasta hacerlo algo rudo, le fascinaba y a Pilar también le encantaba esa necesidad casi animal de Anahi por poseerla y castigarla delicadamente, y así Anahi poniendo a Pilar.
Esa mujer que sólo hace unos cuantos meses no era más que su pasante en el estudio, una de tantas que habían pasado como practicantes de derecho por el estudio más prestigioso de México y que casi todas las mujeres que habían pasado por practicantes suyas también habían terminado como practicantes de pasiones y lujurias en su cama, no importaba si eran heterosexuales, lesbianas o bisexuales, todas o mejor dicho casi todas habían caído a los encantos de Anahi y terminaron en su cama, hasta que apareciera una nueva una fresca una más bonita, sensual o más inteligente y ella cambiaría de compañera sexual, esto que había sucedido en repetidas ocasiones por no decir numerosas, desde que cumplió un año de noviazgo con Lorenzo, y en su mente casi retorcida de Anahi esto no era engañar porque sólo lo hacía con mujeres, no se acostaba con hombres sólo con mujeres así que no lo consideraba engaño, sólo un momento de relax y diversión como ella lo llamaba y se lo decía a sus amantes….y así con su sistema casi infalible de surtidor de amantes, muchas o mejor dicho demasiadas amantes habían pasado por su cama y sus brazos, y ahora era Pilar la que gozaba de ese privilegio…mientras Pilar se dejaba poseer por su jefa, y perdía casi la razón con cada caricia, y es que Anahi con tanta amante había casi perfeccionado el arte de dar placer a una mujer, pero había fallado totalmente en el arte de amar a una mujer, por lo que era ruda, dominante y poco delicada al momento de hacerlas sentir placer, a ella le encantaba que gritaran de placer pero que no la abrazaran después del acto o que se quedaran mucho más de lo necesario….
Pilar: ahora me toca a mi preciosa – le decía esto a Anahi mientras se acomodaba para echarse sobre ella, pero ella no la dejó –
Anahi: en otra oportunidad mi vida, tengo que ir a mi cena y ahora me tengo que bañar toda – le dijo a la joven mientras se paraba de la cama para irse a la ducha –
Pilar: como tu quieras, pero dime algo Annie?
Anahi: que?
Pilar: te gusto mi regalo? – le dijo mientras se acercaba a ella que estaba parada en el umbral de la puerta del baño –
Anahi: me encanto preciosa, digno de una putita tan rica como tu – y terminando de decirle eso le estampó un beso y llevándosela hasta el baño la volvió a poseer en la ducha y Pilar también la hizo gozar a ella –
La brisa del mar era exquisita, y eso era lo que más adoraba Dulce de Guadalajara, la playa, poder venir cuando quisiera y ver el mar y sentir la arena, aunque fuera invierno a ella le encantaba y siempre que podía lo hacía, y que mejor ahora que venir al mar si tenía la compañía de Max, ese chiquillo que le robaba sonrisas a cada momento y que le alegraba hasta el día más gris
Dulce: Max no corras tan lejos….mira que tu madre me mata si te pasa algo….ven para acá – le gritaba al niño que como loco corría detrás de un perro que nadie sabía de dónde había salido, un niño que para sus 10 años tenía la energía de uno de 5 –

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mundo contigo

Mensaje por Admin el Miér Abr 13, 2016 12:10 am

Max: ya voy jefa, ya voy…..- le decía a Dulce mientras se acercaba a ella –
Dulce: ya vámonos si?...mira que se está haciendo tarde y tu madre me mata si te llevo y se fija que no tienes suéter – le dijo mientras le desordenaba el cabello –
Max: vale vámonos, pero si me prometes que harás ronronear a Dylan para mí
Dulce: jajajaja te lo prometo campeon…vamos
Dulce adoraba la compañía de Max, el chiquillo que había aprendido a querer como un hijo suyo y que adoraba sacar a pasear y a jugar, y aunque la relación con su madre había terminado hace mucho, habían quedado ellas como grandes amigas y Max como casi su hijo y confidente, a Teresa la mamá de Max le agradaba que compartiera con él, porque Max no sólo miraba a Dulce como una amiga, una madre, una tía pero como un ejemplo y buscaba y deseaba convertirse en mecánica como ella y hasta quizás un corredor de autos como ella, pero tendría que esperar como le decía Dulce que primero los estudios y después lo otro y así lo había hecho…era un niño estupendo y muy aplicado e inteligente.
Dulce: mujer ahí te traigo a tu retoño – le dijo a Teresa y dándole un beso en la mejilla, estirando el cuello para ver a la otra mujer en el comedor y decirle – hola Paola!!!
Paola: hola Dulce – le grito la mujer desde el comedor –
Teresa: Max sube a lavarte y a ponerte el pijama – le dijo a su hijo mientras le daba un beso –
Dulce no le habrás dado nada de comida basura no?
Max: ayy mamá como crees Dulce sería incapaz….- le guiño el ojo a Dulce, cayendo en cuenta su madre quién le ordeno de un grito que subiera a asearse –
Teresa: Dulce cuantas veces te voy a decir que no quiero que coma comida chatarra
Dulce: lo siento pero me pone su carita y no aguanto….perdón – poniendo su cara de cachorro arrepentido –
Teresa: ayy mujer y tu me pones esa cara y yo tampoco ya puedo regañarte…bueno vamos a sentarnos al salón – le decía a Dulce mientras Dulce se acomodaba en el sofá al frente de un gran televisor –
Paola: DULCE!!!!….ya me tienes el presupuesto para arreglarme el auto que te dije? – volvía a gritar la mujer desde el comedor –
Dulce: siiii – respondía Dulce en un grito igual de intenso –
Paola: entonces ya voy para que me lo enseñes – los ruidos anunciando que la mujer se acercaba hizo que Dulce posara su mirada en el camino hacia el salón –
Teresa: - mientras esperaban que la mujer se acercara, Teresa se le acerco al oído y le dijo – no le vas a decir que esta muy gorda, mira que esta muy sensible por favor Dulce – le dijo casi en un susurro para que no escuchara Paola –
Dulce: - Dulce asintió con la cabeza, pero cuando vio a Paola cruzar al salón se quedó con la boca abierta – wow mujer pero que paso contigo….es que acaso vas a tener quintillizos….mira que si no es así vas a tener el hijo de un dinosaurio….pero que barriga, estas inmensa
Paola: ves, que te dije Teresa estoy hecha una ballena, ayy no, si este embarazo me va a dejar destruida, ayy no….
Teresa: Dulce que te dije!!! – le dijo a Dulce en tono de regaño mientras se acercaba a la mujer embarazada para ayudarla a sentarse –mi amor….no estás gorda, estas reteniendo líquido nada más….mi amor…Pao no llores por favor
Dulce: lo siento….- lo dijo mientras escondía una sonrisa burlona – lo siento Pao, es sólo que como no vengo mucho debe ser eso…
Paola: viniste hace una semana…..ayy noooo mi amor….que van a decir de mi…liberen a Willy….
Dulce: JAJAJAJA…..esa estuvo buena, aunque Willy es una orca…pero como ballena por ahí van de grandes…
Teresa: DULCE!!!....
Dulce: ayyyy lo siento….creo que mejor me voy…..subo a despedirme del niño y me voy – lo dijo mientras escuchaba como Teresa consolaba a Paola y la otra seguía repitiendo que era una ballena –
Dulce: - subió las gradas hasta el cuarto del niño que estaba metido en el ordenador jugando – ya me voy campeón – le dijo mientras le volvía a desordenar el cabello –
Max: dame mi beso Dulce, y no olvides que prometiste llevarme al partido – le dijo mientras se paraba de frente del ordenador –
Dulce: claro que sí, el martes vengo, te cuidas y a ver si bajas y le das una mano a tu madre con Paola que esta llorando, dile que esta hermosa o algo así
Max: le volviste a decir gorda
Dulce: noooo como crees….bueno sólo le dije que estaba inmensa y que iba a tener el hijo de un dinosaurio pero nada más
Max: jajajaja
Dulce: pero es que de verdad en una semana se ha puesto inmensa
Max: eso dijiste la semana pasada
Dulce: es que también estaba inmensa pero ahora está más inmensa
Max: jajajaja….ya va….yo voy a consolarla
Dulce: gracias campeón y no olvides que te quiero mucho
Max: y yo a ti
Cuando Dulce empezó la relación con Teresa, de lo primero que se enamoró fue del niño que para ese entonces recién había cumplido los ocho años, y era un niño demasiado inteligente y vivaz, y desde la primera vez que Teresa se lo presento Dulce se enamoró, y con las ansias que ella tenía por ser madre, Max fue el bonus en la relación de Teresa y ella, y aunque la relación duró a penas un año, porque como le dijo Teresa a Dulce, no la quería, sólo amaba y quería a su hijo y esa no podía ser una relación de pareja, es por eso que al final ambas decidieron terminar la relación y mantener a Dulce como una madre sustituta y casi la mejor amiga de Max, y gracias a él ellas también se convirtieron en mejores amigas….después de ella Dulce tuvo más que relaciones aventuras, no muchas mujeres como las tenía antes pero encuentros fugaces que por más que ella deseaba entregarse más a la relación siempre terminaban por aburrir y hastiar, y es que no lograba entregarse completamente y es que ella misma no sabía que le pasaba, porque no podía dar el todo en la relación, aunque una vez Teresa se lo dijo en una de tantas las veces que había terminado relaciones de un mes o de semanas, “tu no te entregas porque no has dejado atrás el pasado”, y muchas veces Dulce pensó que era así, pero otras no lo pensaba y suponía que sólo era porque no había encontrado a la mujer que de verdad la hiciera entregar todo, pero esa mujer llegaría?, se preguntaba una y otra vez Dulce y con el tiempo había llegado a pensar que esa mujer no existía, aunque ahora salía con una joven casi 10 años menor que ella, y que le había llenado la vida de detalles bonitos pero Dulce aún no estaba segura si Sofía era la indicada que tanto había estado buscando.
Anahi: si mi amor ya estoy llegando a la casa de mis papas, si mi amor estoy en el auto, no te preocupes no voy a llegar tarde, tu sabes que soy puntual, Lorenzo ya estoy llegando no me molestes más si?...ok entonces nos vemos chao – Anahi colgó el móvil mientras se estacionaba frente aquella casa….la casa que era de los Espinoza–
Cada vez que Anahi quería pensar o buscar alguna inspiración o simplemente quería alejarse de todo iba a ese lugar, iba a esa casa….esa casa que hacía años que estaba vacía y ella se enteró el día que vino una noche a rogar y tocar esa misma puerta que con los años se había terminado por arruinar, la casa donde ella y Dulce fueron felices, se decía a si misma que así debía quedar esa casa, vacía y a pesar de todos los años que había venido aquí y sólo se quedaba frente a la casa y trataba de recordar lo que la felicidad simplemente como tal significaba, eso la hacía sentir casi mágicamente bien, y en esa noche en particular en la noche de su cumpleaños en la que se sentía más que perturbada, y porque sospechaba que Lorenzo le propondría matrimonio y eso era algo que no podía posponer más, eran ya 3 años de relación y era el siguiente paso, y para mantener su puesto de socio del bufete ella debía mostrar una madurez personal y sentimental de acuerdo con su nuevo estatus que tan nuevo no era, ya iba a cumplir 8 meses en su nuevo cargo, pero sabía que necesitaba ganarse el respeto del resto de los socios y casándose con Lorenzo sería un buen paso aunque eso arruinara su vida de aventurillas con sus practicantes, y las noches de orgías que más de una vez había organizado en su departamento con sus antiguas amantes y las nuevas, pero se decía a si misma que algo debía sacrificar para seguir subiendo con éxito, aunque aún mantenía en secreto un departamento que ella estaba segura que le podría todavía servir como lugar de nidito de amor para la amante de turno…a veces cuando venía a esta casa se preguntaba en que se había convertido su vida, en qué tipo de persona era ahora y cada vez que se hacía esa pregunta terminaba por no responderla porque sabía que la respuesta no le gustaría, ella creía que lo mejor de ella se había ido con Dulce y ahora quedaba esto una mujer sólo hambrienta de éxito, pero sin nada que la haga sentir plena aunque tuviera todo, belleza, dinero, un novio guapísimo, una familia envidiable, un trabajo perfecto, y una vida sexual demasiado envidiable, pero aún así se sentía vacía, pero con el tiempo el sentimiento había pasado a formar parte de su vida y ya casi no la afectaba, excepto cuando venía a esta casa, la casa de su pasado y que guardaba tantos gratos recuerdos entre sus paredes, tantas risas, llantos, alegrías, tanto vivido, y en esa casa en donde se volvía a sentir vacía como esa casa totalmente vacía.
Lorenzo: Buenas noches con todos, yo sólo quería hacer un brindis aprovechando que toda la familia está reunida, y a los que aún no me conocen soy el novio más afortunado de la tierra que tiene a la novia más hermosa del mundo…Anahi, bueno en esta noche y tomándome más del tiempo que debo para un brindis quería decirle a mi hermosa novia – Lorenzo sacó una cajita negra del bolsillo de su jersey y con la mirada fija en Anahi le dijo –Anahi Puente te casarías conmigo? – Mientras hacía esto terminaba su declaración con una rodilla en el piso y la mirada fija en Anahi y la mano extendida con el anillo en la mano –
Anahi: - todos miraban a Anahi y ella ya sabiendo que esto sucedería, simplemente le dio trámite a lo que correspondía seguir y haciendo que Lorenzo se parará le susurró en el oído – si acepto mi amor…y ahora ponme el anillo – y con esas palabras y la gran sonrisa de Lorenzo, le puso el anillo, todos gritaron se abrazaron y felicitaron a los prometidos, y como era de esperar la fiesta y celebración de cumpleaños se extendió hasta largas horas de la noche donde Lorenzo termino totalmente ebrio y bueno Anahi termino encontrándose con una vieja amiga amante en la fiesta con la que no dudo en darse un reencuentro como debían en uno de los baños de la casa.
La familia Puente estaba más que emocionada y feliz del reciente compromiso de la hija mayor, y como ya había sucedido, los Puente no querían tomar riesgos de que Anahi huyera o se arrepintiera o encontrara a alguien que la hiciera terminar el compromiso por lo cual acordaron que la boda se haría dentro de 3 meses, tiempo suficiente que la madre pensó que serviría para organizar la boda y el vestido a pedido de la madre y de la misma Anahi se compraría hecho para ahorrar tiempo, y así en una noche y un día se planeo que todo se haría en 3 meses y Anahi dejó claro que ella era una mujer ocupada y que de todo se ocupara su madre y hermana y Lorenzo bueno pues Lorenzo tampoco haría nada más que presentarse el día de la boda a la iglesia, todo esta dicho y sentenciado como algunos dicen, Anahi estaba de cierta forma contenta por el compromiso y la próxima boda pero más que por el hecho de unirse a un hombre por toda su vida era el hecho de poder cumplir sus deseos de imponer una nueva imagen en el estudio y así consolidar su posición como Socia principal y también en su nueva imagen dentro del partido popular donde su padre era parte esencial y donde deseaba que su hija inicie su vida política.
Dulce: Hola?...Teresa?
Teresa: si Dulce, como estas?
Dulce: bien bien que pasa porque me llamas a esta hora y que no se te escucha nada
Teresa: es Paola, ya esta por dar a luz y la estoy llevando al hospital y necesito que te quedes con Max
Dulce: vale vale no hay problema, paso por tu casa entonces
Teresa: Gracias, yo te llamo cualquier cosa vale?
Dulce: vale y suerte con Moby Dick
Teresa: tarada…chao
Dulce llego rápido a la casa de Teresa, Max ya la esperaba con un plato gigante de cereal, porque sabía que Dulce adoraba el cereal de animalitos, los dos como niños comieron el cereal frente al televisor y vieron caricaturas hasta que Max se quedo dormido, Dulce lo llevo cargado hasta su cuarto algo difícil ya que era un niño grande y pesado pero Dulce con los años había adquirido músculos en su cuerpo menudo que le permitían levantar al niño, ya eran las 7 de la mañana y ella no pudo dormir nada, estaba esperando noticias de Teresa cuando el móvil suena, pero no era Teresa si no Sofía
Sofía: Hola mi amor, te fui a buscar temprano a tu casa y no estabas, donde andas, no me estarás engañando no? – ay ya empezó pensaba Dulce mientras escuchaba a su novia –
Dulce: no mi amor, estoy donde Teresa cuidando a Max, que ella esta en el Hospital con Paola que ya va a dar a luz
Sofía: wow, que lindo, entonces a que hora vas a ir a tu casa para vernos?
Dulce: no lo sé tengo que esperar que me diga Teresa algo no puedo dejar a Max solo
Sofía: yo no sé hasta cuando vas a cuidar a ese niño, es el hijo de tu ex no tuyo
Dulce: no empecemos con eso, para mi Max es como mi hijo así que no empieces que te cuelgo
Sofía: lo siento mi amor, entonces te puedo ir a ver a donde Teresa, es que te extraño
Dulce: bueno pero me llamas primero
Sofía: que acaso tienes a otra metida ahí, o es que te estas revolcando con la misma Teresa?
Dulce: por Dios mujer, deja la paranoia, lo decía por si es que salgo con Max, me llamas si? Chao…
Sofía demasiado niña para Dulce pero a la vez demasiado mujer, ya había llegado al límite de todas sus relaciones, ya hasta Dulce se había dado cuenta que las cosas se estaban poniendo difíciles con la chava y sus celos, y niñerías que no hacían más que hartarla, y llegaba el tiempo….el tiempo límite de sus relaciones, dos meses era lo máximo que lograba con alguna mujer después de Teresa, aunque ella misma sabía que con Teresa no llego ni al mes pero por Max se logró un gran año, lleno de muchas infidelidades y peleas, pero eso es otro tema, ahora Dulce estaba que se debatía entre dejar a su niñitamujer o quedarse con ella y tratar de mejorar, aunque eso era algo que ella misma sabía que no resultaría, quizás debía poner distancia pensaba, no hacía poco que le habían ofrecido a Dulce irse a trabajar a una corporación automotriz como diseñadora y realizadora de nuevas tecnologías automotrices en el DF, era una gran oportunidad, pero ella no estaba segura de aceptar por no querer separarse de Max, pero ahora que Sofía se estaba poniendo más cargosa quizás irse sería lo mejor, aunque significara que vería a Max con menos frecuencia, aunque Guadalajara no esta tan lejos del Distrito Federal, eran solo 6 horas en auto pensaba Dulce, pero aun no había tomado la decisión y se sentía muy indecisa de hacerlo aunque eso significara un mejor trabajo y sueldo pero para Dulce era más importante su tranquilidad, la paz, y su hijo.

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mundo contigo

Mensaje por Admin el Miér Abr 13, 2016 12:10 am

Sólo había pasado una semana desde que Lorenzo había pedido su mano y Anahi se sentía demasiado estresada con las constantes llamadas de su madre para preguntarle del pastel, de las invitaciones, de la decoración, tanto que otra vez se encontraba frente a esa casa en plena mañana sentada dentro de su coche mirando la casa vacía, cuando de pronto miró una figura familiar acercarse por la calle con una niña en sus brazos y que se posó frente a la casa, a Anahi ese hombre se le hacía muy familiar pero no lograba reconocerlo, ni mucho menos tener amigos con hijos no recordaba tener, y como la curiosidad a veces es tan imperiosa, hizo que Anahi bajara del coche y le preguntara a ese hombre quien era.
Anahi: disculpe?....disculpe…- le decía al hombre mientras se acercaba – es usted dueño de la casa?...disculpe?
Poncho: - Poncho volteó al sentir una voz tan familiar, que casi lo hace saltar del susto cuando al voltear reconoció que esa voz era de quien el sospechaba que era – Anahi ya no me reconoces?
Anahi: - Anahi al reconocerlo, se abalanzó sobre su amigo y lo abrazó fuertemente y le dio un beso sentido – Dios Poncho cuanto tiempo, pero que haces tu con barba, no te reconocí, y mira que has ganado kilitos, y tu niña es tu hija?
Poncho: si es mi hijita, ya tiene 3 añitos, y no hables mal de mi barba que a mi mujer le encanta y en los kilitos, en eso estamos trabajando, pero tu mujer mírate – le estiro el brazo para darle una vuelta sobre el sitio – estas mucho más hermosa de cómo recordaba, definitivamente a ti los años te han hecho mucho más hermosa, estas preciosa y con esa ropa toda fina, eres toda una dama mujer, pero que hace una mujer tan distinguida por estos lugares? – a Anahi la cogió de sorpresa la pregunta, así que evito responderla –
Anahi: gracias por lo de bonita, bueno tu sabes que he sido hermosa, es sólo que últimamente me he dedicado más a mi apariencia tu sabes, en mi mundo de negocios la apariencia es muy importante
Poncho: pero vaya si que estas mucho más bella, pero no me has respondido que estas haciendo por estos lugares?
Anahi: ahh es que estaba buscando una casa que iba a ser subastada y bueno creo que me perdí y terminé aquí y tu que haces por aquí?
Poncho: siempre vengo a esta casa, cuando me acuerdo de Dulce y la extraño, vengo hasta aquí y recuerdo todas las travesuras que hicimos en su casa, y lo bien que la pasábamos, sabes me sorprende que siga vacía, supe que la compraron hace años pero nadie la viene a habitar, me parece muy extraño, pero también lo encuentro mejor, porque así puedo venir cuando quiera y recordarla sin que piensen que soy un raro o algo…Dulce!!!!....mi amor no te muevas….Dulce regresa!!! – al escuchar el nombre, todo el cuerpo se le erizo a Anahi, no podía creerlo, la pequeña se llamaba Dulce igual que ella, igual que su Dulce, pensaba Anahi –
Anahi: se…se s..se llama Dulce…..como…
Poncho: como su madrina
Anahi: Dulce es la madrina? Vaya y…
Poncho: y viene a verla cada vez que puede aunque hace más de un año que no la ve, pero siempre hablamos por internet y mira a su ahijada y la pequeña Dulce la conoce bien a su madrina hasta reconoce su voz, cuando habla por teléfono, la quiere mucho
Anahi: vaya que gusto, que bueno…que bueno que este bien
Poncho: si esta bien, aunque a veces la extraño pero esta mejor allá
Anahi: allá…
Poncho: vive en Guadalajara, le fue bien allí y le encanta la playa así que no creo que regrese, y estoy yo pensando seriamente en mudarme con ella para allá, estoy seguro que Guadalajara es mejor cuidad que el DF al menos para criar a la pequeña Dulce
Anahi: claro….claro que si…
Poncho: y tu?....ya veo el anillote….te casas mujer?
Anahi: si en unos cuantos meses
Poncho: que bueno mujer supongo que ya veré las fotos en la socialité del periódico no?
Anahi: no creo, yo deseo una cosa muy privada y así se hará
Poncho: y el afortunado no será Lorenzhar
Anahi: si….pero tu como sabes….
Poncho: no sé supongo que lo debí oír por ahí, o a Santiago mencionarlo
Anahi: a Santiago?....te has visto con mi hermano?
Poncho: un par de veces después que Dulce se fue, por casualidad y creo que el me mencionó que estabas saliendo con Lorenzo, si….bueno Lorenzo no es un nombre muy común así que supongo que se me quedo grabado
Anahi: si claro….eso debe ser
Poncho: bueno yo me voy, Dulce tiene que comer y tomar su siesta, fue agradable encontrarte Anahi, nos vemos – se acercó a darle un beso cuando la pequeña Dulce que tenía en los brazos, se lanzó y también le dio un abrazo, quedando Anahi totalmente sorprendida pero muy a gusto – lo siento, los niños son impulsivos
Anahi: no, no te preocupes, no me molesta, sigues viviendo donde siempre?....yo te llevo en el coche mira que el sol esta fuerte y la nena esta cansada
Poncho: ok gracias
Anahi se llevo en su coche a la pequeña Dulce y a Poncho, de rato en rato miraba por el espejo retrovisor como esa niña acurrucada en el pecho de su padre, la había hecho brincar el corazón cuando la abrazó, se sintió tan bien abrazando a esa pequeña niña, y más le encanto que se llamara como ella, Anahi llevaba una sonrisa tonta mientras trataba de volver a recrear el abrazo de esos pequeños bracitos que hace un momento se colgaron de su cuello, cuando su móvil empezó a sonar, así que puso el altavoz para hablar
Anahi: Hola?
Pilar: hola preciosa – cuando Anahi reconoció la voz trató de tomar el aparato pero no podía mientras manejaba, así que lo dejó así como estaba y trato de disimular –
Anahi: ahh hola Pilar, como estas linda, mira ahora estoy manejando y no puedo hablar, te llamo más tarde?
Pilar: estas bien Annie?....mira que yo te p..
Anahi: nada nada Pili, estoy bien, te llamo vale?....te llamo más tarde
Pilar: con quién estas?....Lorenzo esta aquí con quien estas Anahi?
Anahi: te llamo más tarde linda, o si no conversamos en la oficina chao
La cara de Anahi estaba roja como un tomate, y la mirada de Poncho era de confusión, era obvio que él se había dado cuenta que Pilar era algo más, pero al final no era su problema así que no le dio importancia y le dio direcciones a Anahi como llegar hasta su casa, se despidieron amigalmente y Anahi no pudo evitar darle un beso a la pequeña Dulce en la frente y despedirse con cierta tristeza pero sin saber por que?
Teresa: por qué tan pensativa mujer?
Dulce: no yo pensativa, no para nada
Teresa: la que acaba de ser mamá por segunda vez soy yo y no estoy tan tensa como tu, en que piensas tanto mujer?....es acaso Sofía?
Dulce: noo….bueno Sofía….no pero no es eso…igual creo que terminaré con Sofía, ya me tiene hasta los ovarios con sus celos y sus cruzadas de todo, me trauma a veces….me asfixia también
Teresa: y no llego al límite de los 2 meses no?
Dulce: no pues no….no lo hizo, pero no es eso lo que me tiene así, es sólo que…
Teresa: habla mujer…
Dulce: nada mujer vamos a ver a tu beba y después hablamos
Teresa: nada de nada, habla Dulce que para eso somos amigas….dime que pasa
Dulce: ya va, es que me ofrecieron un puesto en el DF que es bastante bueno, buen dinero, buena posición y todo, es un gran avance en mi carrera pero no sé si aceptar o no
Teresa: como que no sabes mujer, tienes que aceptarlo, es algo bueno para ti, a ojos cerrados di si Teresa
Dulce: es que….y….Max?
Teresa: ayy Dulce, Max no te va a dejar de querer porque te vayas un poco lejos, además tu puedes venir a verlo cuando quieras, y si quieres yo lo puedo mandar contigo unos fines de semana, yo se como lo quieres y como el te quiere yo jamás intentaría separarlos ni dejaría que te olvides de él si te vas
Dulce: pero es que no sé…
Teresa: no hay nada que pensar Dulce, tu tienes que aceptar ese trabajo, si no ahí si no te dejo volver a ver a Max
Dulce: vaya mujer si que eres exigente….te prometo que lo voy a pensar seriamente vale?, quiero hablarlo con Max también si?
Teresa: como quieras pero ya te voy diciendo que es lo que pienso, y ahora vamos a ver a la beba que tengo miedo que Paola le este metiendo la mamadera por el hueco equivocado
Dulce: jajaja….que buenas madres son ustedes….jajaja…vamos vamos
No hubo necesidad de pensar mucho, después que Dulce termino con Sofía, tuvo que salir casi corriendo de Guadalajara por el gran apego que esta niñata había tomado con ella, es más se estaba convirtiendo casi en una acosadora, y Dulce tuvo que adelantar todo, por escapar de ella, Max estaba triste por la partida, pero como prometió siempre regresar y también permitir que el siempre vaya al DF se quedó un poco más tranquilo, todos los amigos de Guadalajara le hicieron una fiesta de despedida donde no falto los tequilas, la cerveza, y mucho baile, que era lo que Dulce disfrutaba más y al final terminaron celebrando con un baño en la playa….Dulce montada en su Dylan se despidió de todos y Max le regaló una foto para que colgara del retrovisor para que siempre estuvieran juntos y así fue….y así Dulce partió dejando Guadalajara y la ciudad que la había ayudado a curar heridas y a olvidar y que la había hecho recobrar una familia junto con Teresa y Max y a la que ahora tenía que dejar, para regresar al lado de su otra familia su gran amigo Poncho…..mientras en otro lado de la ciudad Anahi andaba demasiado atareada con los preparativos para la boda, su madre la había llevado desde la mañana a que se probara vestidos, vestidos, y muchos más vestidos, Anahi ya estaba cansada y agotada, pero como decía “hoy se elige el vestido o se elige”, y la madre manda, y aunque estuviera muy cansada o agotada tenía que elegirse hoy, mientras estaba acomodándose un vestido recibe un texto de Pilar…”cariño que bien que te queda el blanco”….Anahi volteó por todo el vestidor para buscar la mirada indiscreta de Pilar pero no halló a nadie cuando recibió otro texto….”quieres que nos escapemos para que te quite ese vestido con los dientes?”….Anahi buscaba con detenimiento cada rincón pero no encontraba a nadie cuando de pronto sintió esas manos tibias abrazarla por la cintura, era Pilar decía ella cuando va a voltear para darle el beso se encuentra con la cara sonriente de Lorenzo.
Anahi: mi amor, que haces aquí?
Lorenzo: que?...y quien más podría estarte abrazando?
Anahi: no claro tu nadie más mi amor, pero que haces aquí, si mi mamá te ve te mata ya sabes lo supersticiosa que es
Lorenzo: si ya lo sé, pero me moría de ganas de verte y besarte – le dio un beso en los labios muy sutil – y volverte a besar – le dio otro beso más intenso, mientras acercaba su cuerpo más al de ella – y tocarte y uhmmm mi amor, vámonos de aquí y te quito ese vestido en un instante si?
Anahi: no puedo mi amor, mi mamá….mira te prometo que me desocupo de esto rápido y me voy a tu departamento y nos quedamos haciendo lo que más te gusta hasta mañana si?– Lorenzo la vio con picardía y con esa mirada brillante de lujuria –
Lorenzo: uyy mi amor me parece perfecto entonces me voy rápido para preparar todo en el departamento y te espero mi amor – se acerco otra vez a sus labios y la besó intensamente para luego perderse entre las puertas del vestidor
Pilar: pensé que nunca se iba a ir – la voz de su amante la tomó totalmente desprevenida, causando una gran impresión en Anahi – no te asustes mi amor, sólo soy yo
Anahi: Pilar que haces aquí, alguien nos puede ver y eso no te conviene ni a ti ni a mi, mira si quieres nos vemos más tarde.
Pilar: ja tu crees que soy tonta mi amor – se acercó y comenzó a levantar la tela del vestido de novia que llevaba puesto Anahi hasta poder meter su mano en su entrepierna – escuche muy claro como le dijiste a Lorenzo que esta tarde era para él, así que a mi no me vas a dejar plantada así que ahora mismo te vienes conmigo y me recompensas por lo abandonada que me has tenído y si te dejo con fuerzas pues te vas donde tu noviecito
Anahi: estás loca Pili, no puedo, ahora imposible, tengo que estar en esto – mientras Anahi trataba de hablar, la mano de Pilar acariciaba el clítoris de Anahi causándole casi una explosión que no podía controlar – y mi mamá, no puedo mujer por favor…ahhh….Pili…no sigas por favor….
Pilar: si no te vas ahora mismo conmigo, te juro que te hago el amor aquí mismo y no me va importar quien esté al otro lado de la puerta – decía esto mientras apretaba más y más su mano contra sus bragas –
Anahi: uhmm….ya…..ahhhh…uhmmmm…..ya para…..porfavor….uhmmmm…..ahhhhh…..ya Pili te prometo….pero ahhhh….para por uhmmmm favor…..
Pilar: esta bien, te espero en mi auto, no me gusta esperar Anahi, no demores – le dio una sonrisa pícara y lamiéndose los dedos salió de ese lugar –
Susana: hija ya? – le dijo su madre jalando la puerta que cerraba el gran vestidor lleno de espejos –.....ayyy mi amor estas preciosa…..este te queda lindísimo….ayyy Anahi porque estas con toda la cara roja?...que pasa contigo, mucho calor….

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mundo contigo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.