Un mundo contigo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Un mundo contigo

Mensaje por Admin el Miér Abr 13, 2016 12:10 am

Anahi: si mamá mucho calor y ya elegí el vestido que me gusta….
Susana: cual hijita
Anahi: el que tengo puesto….y ya me tengo que ir mamá, que dejé unos pendientes, gracias mami nos vemos más tarde en la casa vale? – le decía esto a su madre mientras se sacaba de mala gana el vestido que tenía puesto, que no le gustaba en lo más mínimo pero necesitaba terminar lo que empezó con Pilar y lo necesitaba ya! –
Como dijo Pilar la estaba esperando con una gran sonrisa apoyada a su coche, al que ni bien llego Anahi y partieron a toda velocidad al departamento de ésta, mientras iban por la avenida Pilar no podía controlar sus manos y con lo excitada y prendida que andaba Anahi ella tampoco y aprovechaban cada momento para besarse y tocarse en lugares muy eróticos, cuando en una luz roja Pilar frenó de golpe haciendo que Anahi casi se choque con el tablero del carro, pero al levantar la vista pudo ver ese coche, aquel coche, si ese coche, se repetía en su mente para tratar de corroborar y aseverar que lo que veía era lo correcto, aquel coche negro, con esas líneas rojas, con ese ronroneo en su motor y como olvidar la conductora de esa máquina, que fue testigo de tantos arrebatos de pasión entre esa misma conductora y la Anahi de ahora que estaba a punto de ser devorada por Pilar, trató de mirar con más detenimiento quien era quien manejaba pero no se veía bien, hasta que la luz cambió y al pasar a su costado, Anahi pudo reconocer, esos hermosos ojos marron, era ella no había duda era Dulce

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mundo contigo

Mensaje por Admin el Miér Abr 13, 2016 12:10 am

CAPITULO 9
Era ella no había ya más duda era Dulce, pero que hacía ahí se preguntaba Anahi, que hacía en el DF?, no entendía nada…estaba segura que Poncho le había dicho que ella ya no vivía allí, pero entonces que paso?, se seguía interrogando mientras su amante se impacientaba por hacerla salir de su absorta trifulca mental, lo que provocaba una gran molestia a su amante descuidada por el estado de shock en el que quedó Anahi al presenciar a esa mujer…..a Dulce…..esa mujer….y en su mente se repetía…..esa mujer, su Dulce…….esa Dulce que en ese momento se encontraba manejando por el Distrito Federal, esquivando coches, y tratando de reconocer la ciudad que había dejado hacía 3 años, una ciudad que en estructura no había cambiado casi nada, pero que en ambiente, en gente y en atmósfera había cambiado demasiado para su gusto, recién había llegado pero ya estaba extrañando Guadalajara y la cierta tranquilidad que le daba conocer todo y a todos, y no sentirse casi esquiva tratando de alejar recuerdos de ciertos sitios, y una que otra anécdota pero aún así tratando de olvidar o mejor tratando de no recordar y casi sin darse cuenta llegó al lugar que siempre dijo que sería el primero al que regresaría cuando volviera al DF, ni bien llegó frente a la que fue su casa no pudo evitar derramar un par de lágrimas, esa casa que la albergó durante casi toda su vida ahora lucía deslucida, descolorida y muy maltratada, como si de verdad estuviera abandonada, pero Dulce no entendía por qué estaba así su casa, si ella bien recuerda Poncho le había dicho que se había vendido, pero al parecer nadie se atrevió a habitarla, y ahora al estar frente a ella Dulce recordó todo, lo bueno, lo malo, lo feo, lo bonito y lo más hermoso….el amor….el amor que hubo en esa casa.
Pilar: que te pasa Annie?....estas toda distraída quieres tener sexo o no? – le decía a Anahi mientras dejaba su cuello donde se había prendido a besos –
Anahi: claro que quiero Pili, como voy a decir que no a una sesión de sexo contigo mujer por Dios ni que estuviera enferma – lo dijo con toda la voz de seguridad pero, en realidad su amante tenía toda la razón, ella aún seguía en esa esquina y rememorando ese auto y a ella….a Dulce –
Pilar: pero entonces pon empeño que parece que no quie…- Anahi no dejó que terminara de decir nada, y con todas sus fuerzas, la volteó en la cama y quedando encima de ella, la miró con lujuria, con deseo y con todo lo que la pasión puede provocar en un cuerpo y la beso tan ardientemente que Pilar soltó un gemido sentido y sonoro al aire –
Anahi: y aún sigues diciendo que no quiero?
Pilar: shhh cállate y hazme gemir de placer….uhmmmmmm….ahhhhh si así…..ahhhhh
Anahi regresaba a su papel de dominante y de amante casi salvaje, y es que en ese cuarto no cabía la dulzura ni caricias tiernas, ahí sólo había sexo y más sexo, pero nada de amor o cariño, Anahi comenzó a dar de nalgadas a la mujer desnuda que tenía debajo y comenzó a llamarla de los miles de colores de los que se puede vestir las putas más corrientes, pero eso a Pilar le encantaba, le gustaba y la excitaba, y Anahi lo sabía y así con esas ganas y las suyas sumadas, le gritaba las cosas más sucias y poco decentes que se le vinieran a la mente….
Anahi se dio una mirada en el espejo encima de la cama y pudo ver el cuadro deplorable en el que se reflejaba, estaba con la camisa a medio abotonar con uno de sus pechos asomándose por encima del sujetador, con todo el labial corrido, sin pantalón y sin bragas, con la mano toda mojada por todos los fluidos de esa mujer, y esa imagen reflejada, la quiso detallar, pero le dolió, y hasta asco le causo, que tuvo que bajar la mirada y observar a la mujer que le acababa de dar un glorioso orgasmo tirada aún con los tacones puestos , y las bragas a media pierna y con el sujetador aún puesto, y no lo podía creer, en que se había convertido? Pensaba y le dolía, aún con la respiración jadeante y mirándose la mano empapada no entendía ya lo que hacía, cuando de pronto siente como unos labios húmedos y ávidos de dar pasión, la empezaron a besar por el cuello terminando de sacarle la camisa y el sujetador, y aunque no quería sentirse así otra vez….vacia….se dejó seducir y calentar, y de las maneras más retorcidas y las maneras que de sutilidad no llevaban nada Pilar le dio sexo, caricias brutas, ásperas, era lo común y cotidiano a lo que Anahi estaba acostumbrada, tanto que Anahi ya había olvidado cómo era ser tratada y como tratar con cariño a alguien en la cama, ni siquiera con Lorenzo, el sólo la estocaba como un animal y ella sólo disfrutaba, pero eso era todo, y mientras su amante la hacía gemir y sudar de placer, al mirar su mano apoyada en la cama mientras su amante le daba el sexo oral más espectacular, deseó que volvieran los besos y caricias….como lo hacía Dulce, pensó.
Sentada sobre la cama, de espaldas al cuerpo desnudo de esa escultural mujer que casi 10 años menor que ella la había extasiado y agotado en un par de horas de sexo, Anahi se miró las manos y estaban todas temblorosas, al igual que sus piernas y pensó que de verdad esa niña había querido destruirla en la cama, pero ella debía ir donde su novio, se lo había prometido, y así tendría que ser….se paró con mucho cuidado tratando de no despertar a Pilar, y volteando a verla, se deleito, con el cuerpo tan espectacular que tenía que apenas cubiertas sus piernas por la sábana blanca era el deseo, sueño y fantasía de muchos y ella tenía la potestad de tenerla cuando quisiera y eso la hacía sentir con un cierto sentimiento de satisfacción y victoria, pero otra vez regresaba el vacío…poseer su cuerpo, su sexo, sus labios, sus pechos, pero que más?....se preguntaba, como ella se decía, nadie la poseía a ella, nadie poseía a Anahi Puente… su cuerpo habrá sudado encima y debajo de muchos cuerpos, pero nada más, nadie la poseyó ni en cuerpo ni mucho menos en alma, al menos nadie como lo hizo Dulce, y eso la confundía, y no entendía como después de tanto tiempo aún Dulce estaba tan presente– es que aún la amo? – se pregunto en un susurro, pero no hubo respuesta, y su amante casi se despierta, por lo que dejó de admirarla y comenzó a recoger toda su ropa, y a salir del cuarto y en el salón a vestirse cuando de pronto la imagen impecablemente desnuda de Pilar se asomó y la sorprendió en el umbral del dormitorio mientras la miraba como se cambiaba.
Pilar: ya te ibas y sin despedirte? – le dijo mientras se acercaba a ella, y posar sus brazos alrededor de su cuello – creo que me merezco un beso porque me he portado bien no?
Anahi: - Anahi esbozó una sonrisa discreta y le dijo – has sido muy buena niña, pero esta mujer se tiene que ir, se me ha hecho tarde, te llamo si?
Pilar: pensé que te había dejado exhausta y ya no irías donde ese estupido y te quedarías conmigo
Anahi: pues piensas mal pequeña, mi novio me espera y yo cumplo lo que prometo – se acercó para darle un beso y ella movió la cara – no empieces Pilar, el es mi novio y pronto mi esposo, y eso tu bien lo sabes
Pilar: claro que lo sé Annie, tu tampoco eres exclusiva en mi cama
Anahi: lo ves entonces nos entendemos bien…chao preciosa – le dio un beso pequeño en los labios y deshaciendo el cruzado de sus brazos en su cuello se dispuso a salir -
Pilar: espera espera Annie…..es que mujer ya te vas a casar y se que esto va a acabar y yo no puedo negar que tu eres muy buena en la cama y pues te voy a extrañar, y pues quiero aprovechar todo el tiempo que me queda contigo cariño – la miró tiernamente mientras aún sostenía su mano para evitar que se fuera –
Anahi: no te preocupes cariño que aunque me case, tu y yo siempre nos encontraremos, tu crees que puedo renunciar a tan buen sexo? – lo dijo mientras separaba su mano de la de Pilar –
Pilar: lo dices de verdad cariño? – la mirada de emoción y ternura que le dio esa mujer a Anahi la delató completamente y ahí supo Anahi que esa relación o lo que fuera que tenían entre ellas debía terminar….o todo acabaría mal –
Anahi: claro cariño, y ahora si me voy, te llamo si?
Pilar: ok te espero, chao preciosa – lo dijo dándole un beso intenso –
Dulce se preguntaba qué cara pondría su amigo cuando la viera, pero la emoción ante presentarse frente a su amigo era más por volver a ver a la pequeña Dulce que desde su bautizo no había vuelto a ver hace casi 2 años, se apuró a guardar, unas cajas que aún seguían en su coche a pesar de ya ser casi una semana que se había mudado, las cargó y las puso en el suelo donde había una que otra caja más, lo único que Dulce tenía bien puesto en ese nuevo hogar era el colchón en el suelo y la cafetera, el resto que no era mucho aún seguía en cajas, y es que aún no estaba segura de quedarse, por esa misma razón de Guadalajara sólo había traído ropa para trabajar y sus herramientas, y el resto quedó en la otra ciudad, donde ni siquiera se había atrevido a entregar el piso por su inseguridad de quedarse en el DF….su nuevo piso era pequeño pero tenía dos dormitorios, pensando que debía tener un cuarto extra para cuando viniera Max a visitarla….a la empresa ya se había presentado y ya conocía todo y hasta su oficina ya la tenía asignada pero trabajar en serio recién empezaría al día siguiente con un proyecto que no era de su rama de trabajo pero que el jefe le exigía que cumpliera era algo de una investigación legal acerca de unos accidentes y para eso debía instruir a los abogados acusadores acerca del funcionamiento, ensamble y demás de los motores de un coche específico, a Dulce no le agradaba la asignación pero igual debía acatar órdenes así que sólo esperaba que ese trabajo se diera rápido y que el abogado no sea un cabeza de corcho y que entendiera todo pronto para no pasarse la semana de profesora…ese día sería su último día de descanso se podría decir por lo cual decidió utilizarlo para llamar y hablar casi horas con Max, a quién lo noto un poco triste pero no le dijo nada especifico y con Teresa…esa mujer siempre andaba loca pensaba Dulce, para luego ir a buscar a su amigo Poncho que hasta ahora no sabía de su regreso a la ciudad y por lo tanto quería darle una sorpresa…termino de bajar las últimas cajas y tratando de darse un descanso se tiró sobre el colchón que acomodado en el centro de la habitación sólo tenía al frente un televisor y una silla con toda la ropa doblada y nada más, Dulce vio el espectáculo de su habitación vacía y se convenció que debía comprar algunos muebles, pero ese día no lo haría, y al dar una vuelta casi violenta para pararse se golpeó la parte de atrás de la cabeza con la mesa de noche y maldijo a todos, los santos, diablos y todo lo que se pudiera maldecir y luego se echo a reír y recordó cuantas veces se había golpeado la frente arreglando los motores cuando estaba debajo de ellos, y no pudo evitar recordar cómo Anahi hacía que ella se golpeara casi a propósito, y como ella salía corriendo para atraparla y hacerla pagar su travesura para que al final terminaran las dos llenas de risa en el suelo y llegando al pacto de besos para la reconciliación por la pequeña travesura.vaya tiempos aquellos pensaba Dulce – pero son pasado y yo ya la olvide – se dijo en voz alta como para tratar de convencerse de que aquello era cierto cuando sabía muy bien, que tanto tiempo sin poder encontrar una pareja era porque Anahi nunca había salido de su corazón ni de su mente, pero para Dulce….Anahi ya no era nada.
Dulce: buenos días por favor me puede decir si la familia Herrera Perroni vive aquí? – lo dijo tratando de modular su voz a través del intercomunicador para que no sea reconocida –
Maite: si es la familia Herrera Perroni que desea?
Dulce: estoy buscando al Señor Alfonso Herrera
Maite: si es mi esposo, ha pasado algo?
Dulce: no sólo dígale que su mejor amiga Dulce está en la puerta esperando
Maite: AHHHHHHH!!!!.....DULCE!!!!!.....te abro sube sube….Mi Amoooor!!!! – sonó el sonido típico del portero eléctrico y Dulce entró al edificio y se dirigió al 3er piso donde Poncho emocionado esperaba a su amiga con la pequeña Dulce en brazos –
Poncho: no lo puedo creer amigaaaa!!! – se abalanzó sobre ella y le dio un abrazo fuerte mientras la pequeña Dulce trataba de zafarse del apretón que le estaban dando –
Dulce: ya va amigo….tranquilo que me asfixias a mi y a tu hija – su amigo se separó y la invitó a pasar a la casa – wow como has cambiado todo el lugar, esta muy diferente.pero se ve muy bien tu casa, se siente ese calorcito a hogar tan placentero – le dijo a su amigo mientras observaba todo el piso cambiado –
Maite: pero ven para aca y dame un abrazo ingrata….- le dio un abrazo y un beso sonoro en la mejilla – prometiste venir y sólo para el bautizo…eres una rompe promesas
Dulce: lo siento May es que el trabajo, las mujeres y las obligaciones….jajaja
Poncho: yaaa…especialmente las mujeres no?....ven para acá y toma a tu ahijada, que quiero que se grabe bien este encuentro, espérame que traigo la cámara y lo inmortalizo – Dulce sujetó a la pequeña Dulce en sus brazos y ella sólo le regalo sonrisas y un abrazo con sus pequeños brazos, lo que lleno a Dulce de ternura, la pequeña la saludó con un beso y se la llevó a su habitación donde le enseño los diferentes muñecos del color del arcoíris que ella llamaba sus “pucos”, Dulce se quedó entretenida jugando con la niña hasta que Poncho los interrumpió con la foto y luego para cenar todos juntos –
Poncho: y mujer a que debemos tu visita?....será que te casas?
Dulce: JAJAJAJA…..no….y no creo que pase tampoco….jajajaja….me vine a trabajar aquí
Poncho: no manches, NO MANCHES!!!!....NETA?….pero es que no me lo creo…quiere decir que te quedas?
Dulce: si no me botan del trabajo pues si…me quedo
Maite: ay que alegría…..mujer te puedes quedar aquí hasta que encuentres donde vivir, tendrás que compartir el cuarto con la pequeña Dulce pero no creo que te moleste ni a ella, que le encanta la compañía
Dulce: muchas gracias por el ofrecimiento pero ya tengo un piso, no es muy grande pero es suficiente para mi
Poncho: o sea que ya tenías hasta piso y ni una llamada a tu amigo para advertir tu venida?
Dulce: no te enojes, quería dar la sorpresa….
Maite: y vaya que sorpresa
Poncho: te he extrañado tanto pulgosa, que bueno tenerte cerca otra vez, y espero que vengas a ver a tu ahijada seguido
Dulce: bahh eso no lo dudes, la voy a engreír a morir
Maite: que!!! eso si que no…bueno los dejo me llevo a la niña que ya debe dormir – Maite se levantó de la mesa y se llevó a la niña en brazos después de despedirse de todos –
Poncho: ok amor…. – le dijo a su esposa mientras se levantaba de la mesa y la besaba en los labios - ven vamos Dulce sentémonos en el salón – le dijo a su amiga y ya sentados le dijo – y Dulce que fue de Teresa y Max

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mundo contigo

Mensaje por Admin el Miér Abr 13, 2016 12:11 am

Dulce: ufff…eso fue lo que no me animaba a venirme, pero al final ella me convenció y prometió dejar al niño que venga a quedarse conmigo unos días, y bueno yo no voy a dejar de ir allá a verlo
Poncho: vaya que bueno, y cuando empiezas a trabajar?
Dulce: mañana mismo

Poncho: entonces creo que no podremos tomarnos unas cervezas no?
Dulce: otro día quizás, estoy algo cansada….
Poncho: pero cuando llegaste mujer?
Dulce: hace una semana, ….si ya sé que debí venir más antes….pero estaba presentándome en el trabajo y consiguiendo el piso y todo
Poncho: esta bien te perdono….pero igual no voy a olvidar que una semana después me entero que estas aquí, ingrata bien dicho lo dijo Maite, pero lo importante es que ya estás aquí…y mujer fuiste a tu casa?
Dulce: ir a mi casa….bueno a la que era mi casa si, si fui y sigue deshabitada sabes?
Poncho: si, si lo sé, no hace mucho que fui a verla, fui con la pequeña Dulce y me encon….no nada
Dulce: con quién? Vamos dime Poncho quien estaba rondando mi casa..bueno mi ex casa
Poncho: no es de importancia…
Dulce: Poncho..
Poncho: ok…pues, me encontré con Anahi….me dijo que dio ahí por casualidad pero estoy casi seguro que ella no llego por casualidad, porque los del barrio me dijeron que su auto más de una vez iba por ahí y se quedaba un rato y luego se iba….pero la verdad no entiendo para que ir hasta allí….y bueno ese día me trajo de vuelta a la casa, hasta cargó a Dulce, fue raro verla hacer algo así, cuando la vi casi me caigo de la impresión, está mucho más hermosa que antes, si Dulce disculpa se que debo odiarla por lo que te hizo….pero es que sigue siendo una diosa…y está más delgada pero más hermosa, ahora tiene el cabello más rubio, esta hermosa
Dulce: - todo lo que le decía su amigo, aunque lo hablaba como un tema pasado y olvidado, no entendía Dulce porque le causaba tanto malestar – no tienes porque odiarla…ella no te hizo nada a ti….así que….
Poncho: Dulce tu eres como mi hermana, soy un estúpido no debí ni hablarle…no sé….yo
Dulce: tranquilo amigo….esta bien….ella ya es pasado, no hay nada que hablar, ni reclamar ni nada, yo hice mi vida lejos de ella y ella también o no?
Poncho: si….bueno….se va casar, eso me dijo….
Dulce: lo ves….ella ya hizo su vida y yo la mia….
Poncho: con Lorenzo….
Dulce: - Dulce se quedó callada unos segundos para tratar de asimilar – no importa con quien sea….ese ya es tema pasado y muerto…déjalo ahí en el pasado que es donde debe quedar
Poncho: tienes razón pero sabes que me llamo la atención?
Dulce: Poncho….
Poncho: es que es una duda más que todo….cuando me traía para la casa una mujer la llamo y sonaba bastante cariñosa, no sé, si es mi vena chismosa pero podría apostar que ella tiene algo con ella, o sea algo íntimo…tu sabes
Dulce: ya Poncho deja de hablarme de ella, que poco me importa saber si le es fiel a su novio o no, o si lo ama o no, ella es pasado ok?
Poncho: si, si, si disculpa amiga, es que el chime a veces me domina
Dulce: si ya me di cuenta…******* mira la hora, me tengo que ir, mañana vengo un rato por la tarde vale?
Poncho: ven cuando quieras, Maite no trabaja y casi todo el día lo pasa en casa con la pequeña, así que ella siempre estará aquí – se pararon los amigos del sofá y se dieron un abrazo, esperaron por Maite para despedirse y Dulce entró un momento a la habitación de la pequeña para darle un pequeño beso en la frente, y después de las despedidas Dulce partió rumbo a su nuevo hogar –
Anahi tenía un malestar, en realidad no lo sabía distinguir entre si era un malestar o era algo más pero había un sentir como un presentimiento metido en el cuerpo, estiró la mano por la cama y se encontró con la espalda desnuda de Lorenzo, y se juntó a él y lo abrazó y le dio un beso haciendo que éste se despertara y se volteara para darle un beso y le agradeciera por la noche que habían tenido…una noche más de sexo entre los novios, una noche más en la que Lorenzo se convencía que Anahi era una diosa en la cama y que a esa diosa quería como esposa….Anahi se sentía agotada y es que los últimos días había estado dobleteando con Pilar por las tardes y con Lorenzo por las noches y su cuerpo definitivamente estaba agotado tanto que no tenía nada de ganas de levantarse de esa cama, pero ese día, esa mañana tenía que encontrarse con el equipo de trabajo en su próxima demanda a una automotriz, lo que era una cuenta millonaria por lo que tenía que trabajar casi excelentemente para no perder la cuenta, y porque ganar un caso así significaría su solidificación en su trono de socio principal, se acurrucó al pecho de Lorenzo y casi sin querer abrir los ojos vio el reloj despertador separándose de Lorenzo de un brinco – estoy tarde!!, porque no me despertaste – gritaba Anahi por toda la habitación mientras buscaba desesperada su ropa –tengo que estar en el estudio en 30 minutos que tengo que ir a la planta ensambladora….Lorenzo no te rías es en serio – seguía gritando mientras Lorenzo sólo se reía de la mujer que casi como loca corría desnuda por todo el dormitorio buscando sus prendas, hasta que al final el decidió ayudar y despedir a su novia a la puerta con un beso para que ella parta a su departamento a cambiarse, mientras Lorenzo quedaba totalmente satisfecho y feliz de saberse dueño de esa mujer tan impresionante.
Secretaria: Anahi, los señores de la ensambladora te están esperando para llevarte a la planta
Anahi: no me digas nada Sara, se que estoy tarde, sólo dime si luzco bien
Sara: bellísima, están en tu oficina
Anahi: gracias hermosa – y le lanzó una sonrisa pícara, a la que había sido su secretaria desde hace un año y con la cual también tuvo un asunto de cama, pero que a diferencia del resto, había terminado muy bien y ahora eran muy amigas – Buenos Días Señores, soy la Abogada Anahi Puente, disculpen por la demora – los dos hombres en sus 50 y 60 años la miraron de pies a cabeza y ahí supo Anahi que su secretaria no le había mentido y estaba bellísima, se saludaron protocolarmente y casi de inmediato partieron a la planta
El camino a la planta, iba revisando su móvil, encontrando llamadas incontables de Pilar y mensajes picantes de su novio, y por ahí una que otra llamada de “amigas” que deseaban un reencuentro, mientras hacía esto los señores no dejaban de reojo mirar a la escultural rubia, que con un atuendo de falda y saco blanco marcaba su figura más que como si estuviera desnuda, la pequeña camiseta de seda roja, hacia un contraste casi exquisito con su piel blanca y con ese labial rojo carmín que sólo llamaba a desbaratar y desparramar en un beso intenso….los hombres no se cansaban de mirarla mientras Anahi muy consciente de esto sólo se sonreía mientras no movía la mirada de su móvil, pasaron quizás 50 minutos o un poco más de una hora pero ya habían llegado a la planta, y los dos caballeros peleándose por el puesto de quien llevaría a mostrarle la planta a la bella abogada, terminaron por ir los dos juntos a cada lado de la alta y espigada abogada.
Señor 1: mire abogada a la derecha suya encontrará el área de investigación del uso de hidrógeno combustible
Señor 2: y a su izquierda está donde se tratan los motores para los efectos corrosivos
Señor 1: y a su costado esta el área de diseño de estructura y viabilidad de los cambios climáticos a los fluidos de los motores
Anahi: muy bonito todo y muy moderno señores pero al grano, con quién voy a trabajar o el equipo que va a mostrarme lo que me interesa
Señor 1: si, si claro abogada siga por aquí, ya la está esperando
Anahi: es una sola persona?
Señor 2: si abogada, es experta en lo que es funcionamientos y perfeccionamiento del performance de los motores, ella será la más indicada para lo que usted necesita
Anahi: es una mujer?
Señor 1: asi es abogada pero no se deje impresionar porque es una mujer….es una profesional muy capaz y tiene unas credenciales impresionantes
Anahi: bueno, entonces que esperamos preséntemela
Señor 2: claro aquí esta….entre por aquí abogada…ella es Dulce – cuando escucho el nombre, Anahi paró y alertó todos sus sentidos, y le entro una curiosidad tremenda de ver quien era esa tal Dulce, cuando termino de cruzar la puerta se encontró con ella con quien jamás pensaría encontrarse – ella es la Abogada Puente, con ella vas a trabajar en los próximos días….abogada ella es Dulce Espinoza– Dulce la miraba atenta y le estiraba la mano mientras Anahi se quedó estática sin saber que hacer ni que decir -
Dulce: Buenos Días Abogada – le dijo volviéndole a estirar la mano –
Anahi: ahh si…..mucho gusto señorita – estrecho la mano con la de ella, y sintió un estremecimiento que le hizo soltarle la mano casi de inmediato –
Señor 1: bueno abogada, las dejo para que conversen lo que tienen que hacer….Dulce por favor explícale a la señorita abogada todo lo que quiera saber….permiso
Anahi: adelante…gracias – la puerta se cerró y las dos mujeres quedaron en ese cuarto blanco, adornado con nada más que una gran cartilla de partes de motor y dos computadoras y la gran mesa de vidrio donde Dulce estaba sentada y donde tenía libros, su portatil, y muchos papeles regados encima – que sorpresa, yo pensé que ya no vivías en el DF – le dijo a Dulce mientras ésta se acomodaba en la silla en que estaba sentada –
Dulce: no sabía que tu supieras que yo no vivía en el DF – la miró atenta y con total frescura mientras juntaba unos cuantos papeles –
Anahi: Poncho me lo dijo, un día que me encontré con él – le decía mientras ponía su portafolio encima de la mesa al otro extremo de Dulce –
Dulce: ahh si si me dijo que te vio, pero ahora estoy aquí….te molesta?
Anahi: no no para nada, sólo que me sorprendió verte
Dulce: como a mi me sorprendió que me dijeran que le das vueltas a mi casa, para que vas por ahí?
Anahi: - la pregunta la tomó totalmente por sorpresa y los nervios le jugaban mal – quien…no no para nada, yo rondar tu casa?....no una vez me perdí y di por allá cuando me encontré con Poncho pero no, para que yo querría ir a tu casa, es absurdo no crees?
Dulce: como tu digas….empezamos a trabajar? – la frialdad y la seriedad y total desinterés que le causaba a Dulce, tomaba por sorpresa a Anahi, no entendía como no causaba ningún efecto en ella su presencia, una presencia que había pulido finamente con los años y que ahora resaltaba así sea en un elevador, pero al parecer para Dulce ella no existía –
Anahi: claro, a trabajar – le dijo mientras se quitaba el saco y lo colgaba del respaldar del asiento y tomaba asiento en la silla, para luego comenzar a sacar los papeles que llevaba en el portafolio y ponerse las gafas, cuando de pronto sonó el móvil de Dulce –
Dulce: Hola?....hola preciosa, como esta todo?.....pues tranquila entonces, ya sabes como es eso…uhmhum, pues no te desveles sabes que eso no hace bien….no yo si todo bien, si no te preocupes que voy a comer bien….uy Tere disculpa que te vaya a cortar pero estoy trabajando….si yo te llamo después…dile a mi campeón que lo extraño vale?....dale un beso de mi parte y otro para ti hermosa y paciencia si?....ya…claro que si….chau – colgó la llamada mientras Anahi no pudo evitar escuchar la conversación y se preguntaba…quien era esa Tere? Y su campeón?....se seguía preguntando, se revolvía la cabeza imaginando que había alguien que la esperaba en Guadalajara, y su campeón?....se volvía a preguntar…aún no podía atar cabos, pero de lo que si estaba segura era que Dulce tenía a alguien que la esperaba, aunque no estaba segura si era su pareja….pero se decía a si misma….le dijo paciencia….será paciencia para encontrarse?....las dudas la inundaba que no prestó atención que Dulce le estaba hablando –
Anahi: lo siento Dulce….estaba pensando en otra cosa…me decías?
Dulce: seguro en tu boda no?....Poncho me dijo
Anahi: no en otras cosas
Dulce: bueno igual no me importa, pero por favor algo más de atención no te vendría mal, entonces por donde quieres empezar, por el motor, o por el sistema hidráulico o el sistema antiblock – la miraba atenta y fijamente que totalmente descolocaban a Anahi –
Anahi: lo que sea más fácil si?
Dulce: perfecto, entonces el sistema antiblock
El resto de la mañana, Dulce se dedico a explicarle el modelo y funcionamientos de las diferentes partes del motor y sus sistemas alternos y a mostrarles las posibles fallas que a veces pasan desapercibidas en los controles de calidad y seguridad pero que son muy influyentes en el bienestar del conductor, Anahi de rato en rato se quedaba prendada de la boca de Dulce al enseñarle en una pizarra de acrílico los sistemas y demás, y la seguridad con la que hablaba y su boca al moverse como se le arrugaba un poco el labio inferior y como sacaba y ponía la tapa del marcador con la boca, Anahi estaba prendida de ella, y es que después de esos años Dulce había cambiado, ya no parecía la loca rocanrolera de los vaqueros rotos y de los cabellos desordenados, ahora llevaba el pelo mas corto pero la parte del centro aún tenía un tamaño medio, pero estaba tan finamente acomodado que parecía pintado en su cabeza, ahora usaba pendientes y su ropa era impecable, una camisa ceñida a su silueta y unos pantalones de vestir que le quedaban muy bien en conjunto se le veía bien, ya no estaba tan delgada pero su figura era estilizada y mucho más femenina de lo que recordaba Anahi, la miraba y le encantaba como de rato en rato se remangaba la manga de la blusa que llevaba, y como ponía la mano en su cadera cuando terminaba de explicar algo, Anahi la estaba detallando pero lo que siempre le gusto y que ahora era mucho más hermoso que antes eran esos ojos marrones que la miraban sin cesar, pero en los que no podía encontrar ninguna chispa ni nada, sólo indiferencia y nada más, y le dolía aquello….tantas veces había imaginado volver a ver a Dulce y hasta guardaba la esperanza de que alguna chispa todavía existiera pero ahora al verla reconocía que ella ya había seguido con su vida, pero nunca pensó que ese detalle llegara a afectarla tanto, y en ese momento reconoció que aún había algo…pero Anahi se preguntaba si podría ser aún amor.

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mundo contigo

Mensaje por Admin el Miér Abr 13, 2016 12:11 am

Dulce: a veces al momento de ensamblar el engranaje, la máquina lo desvía uno o dos milímetros que en la mayoría de veces no causa efecto pero en un motor con una dirección hidráulica, causa un desbalance lateral que hace que los frenos del lado afectado tenga una respuesta retardada a los del otro lado lo que en un momento de freno en seco produzca que el coche vire para el lado afectado aumentando las probabilidades de que la dirección se rompa y el coche se volteé….Anahi me estas entendiendo? – la miró detenidamente al encontrar a Anahi mordiendo la punta del bolígrafo y con la mirada totalmente perdida en sabe Dios que? –
Anahi: claro que si…pero la verdad Dulce es que ya estoy cansada porque no vamos a comer algo
Dulce: - Dulce se quedo en silencio sin saber que responder y sólo atinó a voltearse y colocar los marcadores a un costado del pizarrón y dándole la espalda a Anahi le dijo – yo sólo quiero terminar rápido con esto, quiero empezar a trabajar en lo que me compete y no perder el tiempo explicándote cosas que ni siquiera prestas atención – se quedó quieta cuando sintió que Anahi se acercó y le tocó el brazo para que volteara y así lo hizo
Anahi: si te presto atención pero mi cerebro necesita azúcar para no agotarse, vamos a comer si? – Anahi le lanzó la mirada más dulce que Dulce pudiera recordar, y con ese toque que estremeció todo su cuerpo y esa mirada dulce, Dulce se dijo en su interior “estás frita”, y si estaba literalmente frita, los encantos de Anahi eran demasiado a lo que ella podía resistir –
Mientras caminaban por el pasillo, Dulce por detrás de Anahi podía fijarse en el contoneo rítmico de las caderas de Anahi y de cómo esa falda ceñida a su cuerpo marcaba esas hermosas pompas donde tantas veces ella se quedó dormida y que alguna vez no se canso de pellizcar y morder, sólo que ahora Anahi estaba distinta, tenía en su aroma una sensualidad y sexualidad que abrumaba, Dulce conoció a una Anahi tímida que fue cambiando a una depredadora pero ahora era como la abeja reina, todos quienes pasaban a su lado retorcían los ojos para verla, y paraban su paso para contemplarla, una diosa demasiado sexy y hermosa, Dulce trataba de mantener la vista abajo para no mirar eso que le provocaba un cosquilleo en su abdomen bajo, pero ya casi no se podía controlar, había luchado contra su cuerpo y sus reacciones desde que la vio entrar en ese cuarto, y mientras se quedaba tan atenta mirándola fijamente, no podía creer como había cambiado tanto Anahi pero al mismo tiempo seguía siendo la misma….el paso de Anahi se aceleró y Dulce trato de seguirle el paso cuando ella de pronto se paró y Dulce se le vino encima haciendo que se choque con Anahi provocando que sus manos rocen y el trasero de Anahi se pegue sobre manera al abdomen bajo de Dulce y los pechos de Dulce en la espalda de Anahi, ambas mujeres reaccionaron al instante, no tanto por el percance pero por las sensaciones que sentir sus cuerpos tan cerca les había provocado…Anahi se disculpo al igual que Dulce y entre disculpas y perdones, las mujeres se miraron de frente y se quedaron en silencio….Dulce contemplando esos ojos azules y esos labios apetecibles que ahora pintados de ese rojo tan intenso sólo llamaban a besarlos, y en ese momento cuando sintió casi la necesidad de acomodar su cabello y de mirarla con ternura se dio cuenta Dulce que seguía perdidamente enamorada de esa mujer al frente suyo, y no podía evitarlo y la separación y el tiempo y la distancia no habían hecho nada con ese amor como una vez se lo dijo Teresa y como ella misma lo sabía pero se negaba a aceptar, y ahora Anahi la miraba también con detenimiento perdiéndose en esos ojos marrones tan intensos y siguiendo la respiración de Dulce en cada movimiento de su pecho y el triángulo perfecto que dibujaban las líneas de su boca con su nariz y con las ganas casi desquiciantes de besarla se fue acercando hasta que un empleado la tomó por el brazo y le pregunto a que buscaba, el encanto se perdió, las dos se desconectaron y Dulce aprovechando la interrupción se disculpo y entró al baño.

Parada frente al espejo Dulce trataba de echarse agua para despertar del hechizo del que Anahi era culpable, se miraba y no entendía como esa mujer había logrado despertar todo lo que ella quería y necesitaba que estuviera dormido, pero no, todo volvió como un boomerang a golpearle en la cabeza y no lo soportaba, Dulce se paró firme frente al espejo y se trataba de convencer – aquí no pasa nada, ella ya no es parte de mi vida, ella es nadie, no me afecta, no la quiero, demonios no la quiero!!! – pero por más que se lo repetía mirándose fijamente en el espejo, era absurdo ella ya estaba hechizada o quizás nunca dejó de estarlo, se apoyó contra la pared y se dejó caer hasta el piso y se lleno de angustia, pero también las malditas mariposas en el estómago parecían querer atravesarle el vientre para salir de su cuerpo, y allí sentada se dijo a si misma que el problema no era que todavía la amara el problema era que no la había sacado de su sistema, y que si volvía a estar con ella volver a hacerle el amor, allí quedaría el encanto, Dulce pensaba que el hechizo era carnal, que lo que deseaba de esa mujer era su cuerpo y poseerla, nada más y eso buscaría y así por fin sacarla de su vida…se acomodó la ropa y salió del baño decidida.
Una semana pasó entre venidas e idas, el trabajo y compartir con Anahi se trato de hacerse lo más ameno, aunque Dulce mantenía siempre su distancia, Dulce pensaba que debía poseer a esa mujer para por fin sacársela de la mente, pero casi una semana había pasado mejor dicho 4 días para ser exactos y ella no había podido hacer nada, y es que Anahi estaba muy por encima de ella en seducción, Anahi ya no era la mujer tímida, ávida de poder de antes, ahora ya tenía el poder y no sólo en lo laboral pero también en lo sentimental, y eso pensaba Dulce que era su mayor desventaja Anahi había logrado lo que Dulce antes dominaba….toda esa semana Dulce trato de idear el plan para hacerla caer, con mucha sutileza pero cuando estaba a punto de hacerlo o era la llamada del novio o del padre o de la amiga y terminaba quitándole el valor y por consiguiente todo, y al final no llegaba a nada, pero el tiempo se agotaba, esta noche debían terminar todo pero Dulce inexplicablemente ese día y esa noche estaba de lo más lenta, de lo más ineficiente y hasta Anahi lo había notado pero no había dicho nada, y es que Dulce pensaba que de esa noche no podía pasar porque sino ya no tendría oportunidad.
Anahi: estas bien Dulce, se te nota un poco pálida
Dulce: no sólo estoy cansada, mira la hora que es?...tu no tenías que regresar a tu estudio?
Anahi: no Lorenzo se ha encargado de mis otros casos y yo sólo estoy con éste porque de verdad ya quiero terminar esto no pensé que nos fuera a llevar casi una semana
Dulce: tanto me odias que te quieres deshacer de mi compañía tan pronto? – el comentario tomo por sorpresa a Anahi, especialmente después de la actitud fría que Dulce había llevado todo este tiempo juntas ahora Dulce le coqueteaba y muy descaradamente –
Anahi: no no para nada Dulce, yo jamás podría odiarte, es sólo que pensé que tu estabas apurada con esto, pero creo que esto no se puede terminar hoy y creo que lo podemos terminar mañana te parece?
Dulce: me parece perfecto…..mira son las 6 porque no vamos a comer algo….yo invito – la miró con picardía mientras Anahi totalmente desconcertada respondía –
Anahi: vale, pero no he traído coche
Dulce: pero eso no es problema vamos en el mío, recordaremos viejos tiempos subidas en el viejo Dylan
Anahi: Dylan?....todavía lo tienes que maravilla
Dulce: jamás me podría deshacer del mayor recuerdo de mi padre
Anahi: bueno entonces dejemos esto como está y vamos a esa cena
Dulce: no tienes que llamar a alguien, marcar tarjeta con tu novio?
Anahi: no Dulce, somos muy independientes y no creo que haya problema que vaya a cenar contigo no?
Dulce: claro tienes razón es una cena – repetía esto mientras en su mente maquinaba el plan para por fin deshacerse y sacarse del sistema a Anahi, sería esta noche pensaba –
Las dos mujeres tomaron sus cosas y Dulce con lo galante que siempre ha sido la acomodó en el asiento de copiloto, y pronto partieron al lugar que Dulce había decidido llevarla, en el camino, hablaron de muchas cosas, más de la vida de Anahi, sus planes y ascensos en el estudio de abogados, y hasta el incomodo tema del matrimonio con Lorenzo, pero que Dulce llevó de la manera más natural e incluso se atrevió a insinuarle que le tenía que invitar, pronto llegaron al lugar que Dulce había decidido, un restaurante pequeño pero al que ambas mujeres conocían bien y al que cuando eran pareja solían ir a menudo para celebrar, para improvisar o simplemente sólo por ir, y ahora estaban otra vez en el mismo lugar donde muchas anécdotas se habían tejido….Anahi vio con sorpresa el lugar al que la había llevado Dulce, pero no dijo nada y con la total elegancia que siempre la había caracterizado meneaba su espigada figura hacia la entrada del lugar casi con nostalgia de no estar sosteniéndole la mano a Dulce….se sentaron en la mesa más alejada de la entrada, y sin preguntar Dulce pidió el vino preferido de Anahi, a lo que esta sonrió complaciente de que aún recordara sus gustos, pronto empezó la comida y las risas recordando anécdotas traviesas en ese mismo lugar, Anahi se sentía muy cómoda recordando todo pero muy confundida por la casi camaradería con la que le hablaba Dulce, como queriendo retomar los recuerdos y volverlos a hacerlos renacer, lo que no espero para nada Anahi pero sin querer estar fuera de lugar respondió tal como Dulce quería, y es que lo que quería Dulce era meter a esa mujer en su cama para poder por fin sacarla de su vida y de su cuerpo, y eso lo planeaba haciéndola sentirse nostálgica y así amansar su voluntad a la de ella, cosa que estaba haciendo muy bien, tanto así que las copas se hicieron botellas y las horas se convirtieron de noche a media noche, Anahi no quería ver el reloj, estaba pasando un buen rato y se sentía muy a gusto después de mucho tiempo con una mujer que no sólo la buscaba para ir a la cama o con Lorenzo que siempre terminaría en una sesión de sexo, le agradaba ese contacto amical, coquetería y picardía casi natural en Dulce, con el que se sentía de lo mas confortable y casi otra persona.
Anahi: ufff creo que se nos pasó la hora
Dulce: tienes toda la razón, y creo que ya nos están viendo con cara de váyanse – lo dijo dándole una vista al mesero que estaba más que impaciente porque se movieran de la mesa –
Anahi: ya…pues nada….a partir se ha dicho – se paró y sintió un gran mareo, no se había dado cuenta que había tomado muchas copas – uyyy creo que bebí de más
Dulce: eso parece – dijo Dulce tendiéndole la mano para que se apoyara en ella –
Anahi: gracias Dulce – lo dijo mirándola a los ojos fijamente –
Dulce: bah….considéralo la celebración por el reencuentro, al final una historia como la nuestra merecía un recordar no?
Anahi: - bajó la vista y con mucha congoja sólo sonrió y asintió con la cabeza – vamos?
Dulce: claro vámonos
Dulce casi sin proponérselo, y con los pocos centímetros de altura más que Anahi, pasó su mano y brazo por sus hombros y la abrazó para ayudarla a salir del lugar, no lo hizo con intensión de nada, pero logró provocar en ella misma y en Anahi un estremecimiento que casi no la deja moverse, pero al final se sobrepuso y sacó a Anahi fuera del restaurante y la acomodó en el asiento, donde se dieron una mirada casi cómplice que duro una eternidad, al menos para ellas se sintió una eternidad aunque en realidad sólo fueron unos segundos, pero segundos que marcaron en Dulce la necesidad de concluir con su propósito porque lo que más deseaba en ese momento era por fin dejar atrás a Anahi Puente.
Anahi: Dulce…te puedo pedir un favor?
Dulce: - Dulce con una cara de sorprendida pero intrigada le respondió – claro que pasa mujer?
Anahi: maneja despacio que estoy un poco mareada y no quiero enfermarme si? – se lo dijo a Dulce clavando la mirada en sus ojos marrones y tomando su mano con la suya, lo cual tomó con total sorpresa a Dulce –
Dulce: ah…ah…si si…claro….ire despacio….uhmmm…pues…..sigues viviendo donde tus papas? O ya vives con tu novio?....digo para saber dónde te llevo…claro…
Anahi: - esbozó una sonrisa casi cómplice – no ni vivo con mis padres ni con mi novio, vivo sola y yo te indico como llegar, mi depa queda en Polanco.
Dulce: no sé porque no me sorprende – lo dijo terminando de colocarse el cinturón y mirando al frente –
Anahi: porque lo dices? – le dijo con un tono algo molesto –
Dulce: será porque es la mejor zona de la ciudad, una abogada como tu no podía vivir en otro sitio no?
Anahi: voy a hacer como que no escuche nada, tu sabes bien como soy Dulce – le dijo un poco indignada – el depa fue un regalo de mi padre, y no porque quedara en Polanco no lo iba a aceptar – suspiró resignada –
Dulce: - volteó y observó el seño fruncido de Anahi mirando al frente y viendo ese gesto que tanto le encantaba cuando se enojaba sonrió y con la mano le volteó la cara por el mentón para que la mirara de frente – no te enfades aunque enfadada te ves mucho más guapa, no lo decía por ofender, es sólo que cada uno tiene su lugar no? – le guiño el ojo y se dispuso a encender el coche, dejando a Anahi embobada por tan tierno gesto y semejante coquetería –
Anahi: - se quedó en silencio mientras el coche viajaba lento como ella había pedido, nadie hablaba, sólo las miradas fijas al frente aunque de rato en rato Anahi miraba de reojo a Dulce – puedo prender el estéreo?
Dulce: claro hermosa – Anahi prendió el estéreo y encontró que había un CD metido en el reproductor y decidió tocarlo cuando de pronto empezó a sonar una música tipo punk, –
Anahi: vaya si que has cambiado de gustos musicales, el punk?
Dulce: jajajaja, me lo regalo mi chica y pues después de escucharlo varias veces te llega a gustar, además no podía sacarlo del reproductor sino ella se molestaba, así que creo que ese CD esta ahí años – Anahi estaba de todos los colores, Dulce no había mencionado nada de una pareja, y en ese desbaraje mental en el que estaba recordó rápidamente el nombre de Teresa y Max, y entonces pensó que Dulce otra vez regreso a lo de siempre, a su vida de cama en cama y se llenó de rabia – estas bien Anahi te quedaste callada
Anahi: no pasa nada, es sólo que la música es algo juvenil no crees
Dulce: jajaja pues si un poco, pero es lo que escuchaba mi chica, supongo que a los jovenes de su edad les gusta no?
Anahi: - ya no había color en el rostro de Anahi que no se pintara, estaba rabiosa, y pensaba que Dulce se había vuelto una asalta cunas, y que seguro ahora sólo salía con “niñas” – pues sí supongo, mejor pongo el radio – movió el sintonizador buscando algo que escuchar pero la rabia no la dejaba ni concentrarse en algo que le gustara hasta que termino por apagar el estéreo –
Dulce: nada que te guste supongo no? – no hubo respuesta y Dulce sólo sonreía por la escena que acababa de ver y se repetía en su mente “celos?” le causaba una sensación casi gratificante en el cuerpo cuando de pronto vio un lugar del que no pudo dejar pasar sin parar – Anahi te acuerdas? – le dijo mientras le señalaba el cartel de un bar bastante bullicioso –
Anahi: - ella volteó la mirada y vio por la ventana el lugar ese….aquel bar – como olvidarlo, pero si esta igual, hace tanto que no venía por aquí…..vaya cuantos recuerdos no?
Dulce: si….entramos?......pero que digo que tonta, hay que trabajar mañana y….
Anahi: sólo un rato si? – le dijo cortando su palabrería –

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mundo contigo

Mensaje por Admin el Miér Abr 13, 2016 12:11 am

Dulce se bajó rápidamente del coche y dando la vuelta en un segundo estaba frente la puerta de Anahi ayudándola a bajar, esta se paró rápido para alcanzar a la emocionada Dulce que ya estaba a un par de pasos lejos de ella cuando el mareo le regresó y los tacones altos no la ayudaban y se balanceó en la acera a punto de caer pero siendo evitado por Dulce que se apresuró a sostenerla y se empezó a reír – es que llevas los tacones demasiado altos….jajaja – lo decía sin percatarse que Anahi se había quedado totalmente muda y fija en la cara de Dulce que mantenía los ojos cerrados por lo gracioso de la situación mientras Anahi estaba perdida sintiendo los brazos de Dulce en su cintura, sus pechos chocando y ella casi flotando, hasta que Dulce abrió los ojos y se encontró con Anahi a centímetros de su cara, con la respiración agitada, con sus manos apoyadas en sus hombros y totalmente sexy con esa cara de espanto pero de deseo y ahí en ese instante Dulce supo que era el momento, era su oportunidad para cumplir su teoría de sacar a Anahi de su cuerpo y de su vida, y sin previo aviso y con el nerviosismo de un adolescente, se apresuró a besar los labios de Anahi, en un beso demasiado suave para considerarlo un beso, fue un roce simple, el cual no fue correspondido, lo que hizo que Dulce se alejara de la boca de la mujer y la mirara de frente pero ella aún no habría sus ojos por lo que esperó sin soltarla ni sostenerla, hasta que ella abrió sus ojos poco a poco, y fue ella quien sin previo aviso ni nada, se abrazó del cuello de Dulce y le devolvió el beso.

Admin
Admin

Mensajes : 3134
Fecha de inscripción : 26/01/2015

Ver perfil de usuario http://anahiydulcemarifans.foroac.org
Volver arriba

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mundo contigo

Mensaje por Admin el Miér Abr 13, 2016 12:11 am

CAPITULO 10
Dulce no sabía que hacía esa mujer, pero sólo se dejó besar…se dejó atrapar por ese beso fuerte, duro e intenso, que llevó a las lenguas a desatarse en una pelea de gustos y tactos, lo que prendió a Dulce en un segundo y que pudo adivinar que Anahi sentía lo mismo porque las manos de ella acercaban cada vez más y más la boca de Dulce a la de ella, como buscando más profundidad o más calor, y Dulce por su parte no controlaba ya sus manos, sentía como el calor la inundaba y los flashes de todas las veces de cuando vio a Anahi desnuda la inundaba y deseaba aún con más fuerza verla otra vez desnuda, la llenaba de curiosidad y de morbosidad como el sexo con un hombre la había convertido ahora en la cama, y con ese pensamiento apretaba con fuerza las pompas de Anahi y buscaba sacar la franelilla de seda que llevaba fuera de la falda, sin pensar que estaban en medio de la acera al frente de un bar dando un espectáculo bastante caliente a lo que los hombres y mujeres del bar empezaron a silbar y dedicar adjetivos morbosos acerca de la pareja que se quería comer allí en medio de ese lugar, Dulce sólo se pudo sonreír al escuchar lo que decían y luego Anahi la siguió y con las frentes aún pegadas y con dos sonrisas inmensas, Dulce propuso continuar el espectáculo en un lugar más privado como su piso que estaba muy cerca de aquel bar….así que en cuestión de segundos las dos mujeres se subieron al coche, y aún Dulce sorprendida de lo estaba a punto de hacer y Anahi aún no convencida de lo que estaba a punto de hacer, llegaron en minutos al depa de Dulce, que estratégicamente lo único que tenía bien armado era el colchón en el piso, pero en ese momento era lo único que necesitaba, abrió la puerta del piso e hizo entrar….Anahi al momento de entrar se fijó que el regreso de Dulce era reciente porque aún las cajas de mudanza estaban por toda la casa, y nada estaba en su lugar, Dulce cerró la puerta mientras observaba como Anahi analizaba todo el piso con una vista de niña curiosa que trataba de descubrir que pasaba entre esas paredes.
Dulce: si no estás segura de esto….yo te llevo a tu casa – Anahi la miró extrañada….”ay si supiera”, pensó Anahi –
Anahi: shhhh, no digas más – acortó la distancia y con una mano asegurando la nuca de Dulce, le dio un beso que borró cualquier duda, y que mostró todo el deseo que esa mujer llevaba encima –
Dulce correspondiendo al mismo deseo, la tomó por la cintura y levantándola del sitio la movió hasta chochar con una pared que ella no recordaba que estuviera allí pero que en vez de estorbar la ayudó para poder apoyar a Anahi sobre ella y poder subir la falda apretada que llevaba
Dulce: uhmmm mujer…..me haces difíciles las cosas con esta falda tan apretada – le dijo al oído a Anahi mientras trataba de subir la falda por los costados –
Anahi: shhh cállate y rómpela si es necesario – el comentario sorprendió demasiado a Dulce, y es que no conocía esa faceta agresiva de Anahi, pero no le disgusto pero la calentó más –
Después de tanta pelea y por ahí un sonido de cuando la tela se rasga, Dulce pudo subir hasta la cintura la falda de Anahi encontrándose que ésta no estaba con bragas y eso casi la vuelve loca
Dulce: mujer no llevas…uhmm…..bragas…..ahhhh
Anahi: jamás….me pongo…….uhmmm cuandoo….uhmmm…..deja de preguntar…..y ponte a trabajar…..
Dulce obediente de lo que la mujer le decía y sintiendo la humedad su sexo apretado a su cintura como le mojaba la camisa que llevaba puesta, la llevó así, con las piernas de esa mujer cruzadas en su espalda y maniobrando a través de los obstáculos que se le ponían en frente hasta el dormitorio, mientras no perdía el tiempo de quitarle la franelilla de seda, y Anahi sin dejar de tomar con fuerza y apretar a su pecho el rostro de Dulce que se perdía buscando la mayor cantidad de piel suelta lejos del sujetador, con pasos cortos y torpes Dulce llevó a Anahi hasta el colchón donde la tiró sin ternura ni nada….ni bien Anahi cayó en ese lugar se descontroló y lo único que la dominaba era la pasión desbordante, y el deseo casi animal por sentir a Dulce otra vez, a probarla otra vez, y tocarla con todo su ser...Anahi se desabrochó con rapidez y bajó el cierre de la falda y palpando los costados de esta y percatándose que estaba de verdad rota, en un rápido movimiento se deshizo de ella mientras Dulce se entretenía saboreando los pechos de Anahi que ya había logrado sacar por encima de la copa del sujetador y que el tacto de esas masas de carne y su sabor estaban volviendo loca a Dulce, mientras Anahi entre gemidos logró voltear a Dulce quedando encima de ella sentándose con las piernas abiertas sobre su abdomen y arrancándole los bonotes de la camisa se la sacó de un jalón y el sujetador sufrió la misma suerte, dejando el torso desnudo de Dulce al total alcance y deseo de esa mujer que por más que quisiera Dulce no podía reconocer, ella se sentía demasiado excitada por su cuerpo hermoso, por su toque sensual pero estaba también horrorizada por la poca sutileza y nada de ternura con lo que la tocaba y pensaba como un hombre pudo haber transformado a una amante tan dulce y tierna que era Anahi en ese ser que veía al sexo como un trámite más de lujuria, y se sintió hastiada de que esa mujer la tocara, y casi usando la fuerza la separó de su cuerpo
Dulce: basta…..Anahi…..basta por favor – Anahi aún estaba prendida del cuello de Dulce y no escuchaba lo que ella le decía mientras que su mano seguía entretenida en desabrochar el pantalón de ésta – ANAHI HE DICHO QUE BASTA!! – lo dijo sujetándola por los brazos y separándola de su cuerpo y mirándola con asco a los ojos – he dicho que basta Anahi – la colocó fuera de su cuerpo y Dulce se paró del colchón –
Anahi: - Anahi no entendía que estaba sucediendo, ella se sentía súper excitada y sabía que Dulce también lo estaba pero no entendía su actitud y porque detenía todo – que pasa Dulce?, que sucede? – la miraba extrañada
Dulce: sólo vístete y vete, esto no está bien, y además yo pensé….no nada
Anahi: - Anahi se sentía demasiado avergonzada, nunca nadie la había botado de una cama, y se sentía hasta humillada y le causaba mucha más vergüenza, con sus brazos trató de cubrirse los pechos, y acomodarse el sujetador mientras buscaba su falda para taparse – no entiendo…..no pensaste que?
Dulce: - Dulce buscando una camiseta en una de las cajas en la habitación se la puso y le dio la espalda a Anahi – nada Anahi, no pensé nada….eso es lo que paso, que no pensé y esto no está bien, lo nuestro se acabo hace tiempo y tu te vas a casar….y aunque yo….no nada…tuve una idea equivocada cuando te vi, pero ahora me doy cuenta que eso fue un error – mientras le decía esto podía sentir como los ojos se llenaban de lágrimas –
Anahi: no dime que pensaste Dulce?.....Dulce te estoy hablando si quiera voltea a verme si?
Dulce: - volteó hacia Anahi y con la luz de la luna iluminando su cara y haciendo brillar sus ojos casi llenos de lágrimas – nada Anahi pensé, lo que no debí pensar….quise hacer algo….pero no puedo…y al estar así me doy cuenta que la Anahi de antes ha desaparecido…jum….no pensé que el toque de un hombre te transformaría pero me equivoque ….yo sólo sentí….no no no nada si?....vístete que te llevo a tu casa
Anahi: - acomodándose la falda se paró del colchón y se acercó hasta Dulce, hasta quedar muy cerca a ella – y que esperabas Dulce…..cuando tu te fuiste me quitaste todo…la ternura, la dulzura, todo, sólo quedo la Anahi deseada por su cara y cuerpo bonito, no quedo nada más, la dura, la posesiva, la dominante, la que se lleva a cualquiera a la cama para humillarlos y así conseguir más poder, el poder que nunca pude tener contigo, porque aún amándote y tu disque amándome, me dejaste Dulce…..TU ME DEJASTE….y hasta ahora ni siquiera se porque me abandonaste Dulce, y quieres que sea la misma?....claro que cambie, porque tu me quebraste el corazón, porque tu mataste a la Anahi de ese entonces – las lágrimas le salían como ríos y Dulce sólo escucho atenta y con perplejidad –
Dulce: por favor Anahi, no me vengas ahora a decir que yo soy la culpable de que ahora seas una puta….yo jamás te engañe, yo jamás te mentí, algo que no puedo decir de ti – se movió del frente de Anahi y se dirigió a la puerta del dormitorio recogiendo su camisa – gracias por romper mi camisa –le dijo enseñándole la camisa –
Anahi: perdón de que hablas?....yo engañarte? No entiendo nada Dulce….yo nunca te engañe….yo te amaba….te adoraba….y me mataste cuando me abandonaste y sin decirme nada ni darme explicaciones, dejándome en el limbo, ni siquiera tuviste la decencia de darme mis cosas a mi mano, sino que se las mandaste a mi hermano como si yo hubiera sido un trapo sucio, o un mueble viejo, yo Dulce, lloré hasta casi enfermar porque me separaste de tu lado cuando murió tu padre, tanto que me tuvieron que sedar por días, por eso no pude estar contigo en su funeral, y tu nunca fuiste a buscarme….yo me cansé de hacerlo, pero me entere que la casa estaba en venta, el móvil desconectado, busque a Poncho y el no me quiso decir nada de ti…y me quedé así con la punzada en el pecho de no perderte y sin saber porque, y sin saber que error había cometido – Dulce no podía creer lo que Anahi le decía –
Dulce: y que hay de Lorenzo ahhh??.....corriste a sus brazos no?, ni bien ya no sabías de mi fuiste directito a sus brazos…que bonito amor decías tenerme Anahi – se lo decía mientras las lágrimas también brotaban –
Anahi: - Anahi no entendía, como pudo saber de Lorenzo – no me vengas con eso Dulce, estaba muerta por dentro y fue el único que me apoyo cuando me dejaste, me abandonaste y el estuvo allí, y me apoyo, y aunque al principio lo tuve como un apoyo después le tomé cariño y nos hicimos novios, acaso tu no has tenido a nadie en tu vida, que me dices de Teresa? – Dulce no entendía como ella pudo saber de Teresa –
Dulce: no te metas con ella, que ella es una mujer completa, y muy buena
Anahi: así tan buena y completa que la dejaste en Guadalajara?.....vaya tu manera de querer no?....huyes de todas no?
Dulce: cállate que tu no sabes de lo que hablas y quiero que te vayas de mi casa, retírate por favor – se lo dijo tomándola por el brazo llevándola hasta el salón, a lo que Anahi respondió zafándose de su brazo –
Anahi: no me voy, NO ME DA LA GANA….y si dices que soy una puta pues vamos a sacarle provecho al apelativo…que esta puta no se va a ir de aquí hasta no conseguirte en la cama – lo hizo acercándose a Dulce robándole un beso que le costó una mordida en el labio – auchhh eres una salvaje – le dijo limpiándose la sangre del labio –
Dulce: vete Anahi – se lo decía volviéndola a tomar del brazo pero ella no se dejaba y se volvía a soltar –
Anahi: no me voy he dicho y se necesitaran muchas más como tu para que me saquen – le decía cruzando sus brazos sobre su pecho que estaba sólo cubierto por su sujetador –
Dulce: como quieras – Dulce se abalanzó sobre Anahi y con la ventaja de ser más alta la levantó del piso para llevarla hasta la puerta a lo que Anahi luchaba dando golpes y patadas, logrando que con una de esas le diera en la nariz de Dulce provocando que la soltara y se alejara bastante adolorida – auch creo que me rompiste la nariz, demonios mujer estas loca
Anahi: lo siento Dulce, déjame ver por favor…..Dulce por favor, fui una estúpida, sólo déjame ver y te prometo que me voy….- lo hizo acercándose a ella y haciéndola sentar en una de las cajas le vio la nariz – ay mujer no me acordaba lo cobarde que eres, si no es nada – le dijo dándole una sonrisa y acercándose peligrosamente más a su cara mientras miraba con detenimiento esos ojos marron que la miraban, y podrían haber parecido horas las que se quedaron contemplándose, pero en realidad fueron segundos, en los que Dulce sin dejar la vista fija en esos ojos azules le acomodo el mechón de pelo sostenido en su rostro y con un roce casi casual tomándola del mentón la acercó a su boca y a sus labios, y así volvía a besar a la mujer que según ella la engaño, que la había hecho sufrir, que la mantuvo en un segundo plano por años, que nunca le dedico tiempo ni vida, y aún asi y con todo eso, se dejó llevar, por el fuerte batir de sus latidos en su pecho, por el aroma que esa mujer emanaba, por esos labios carnosos que la llamaban pero más que por todo eso, por esa mirada que no había cambiado y que seguía siendo la misma de esa primera noche que se amaron.
El beso ya no estaba cargado de pasión lujuriosa, pero de mucha ternura, fue un beso que recordó muy suyo, un beso que Dulce aplaudió regalándole el baile de su lengua para celebrar lo acostumbrado de ese beso a la ternura, algo que derritió a Dulce y que liberó a Anahi, si Anahi se sintió liberada en ese tacto en ese beso y en ese sentir, su piel respondía sin palabras, y su alma se quería salir en un suspiro, lo que sentía ya no tenía sentido no tenía razón sólo era el más simple y honesto de los sentires y eso la llenó, como en años no lo había logrado….y así en ese encuentro casi casual de sus bocas las dos mujeres dando pasos lentos llegaron otra vez al colchón, mientras sus bocas nos se separaban Dulce recostaba a Anahi muy delicadamente en el colchón y con mucha suavidad sobaba su cabello y sólo sostenía su rostro mientras su cuerpo y peso se acomodaba al de Anahi debajo suyo, el beso no dejó las bocas, Dulce por no dejar de sentir esa ternura tan particular de esa mujer y Anahi por dejar esa ternura que pensó perdida, así que con cuidado Anahi muy despacio logró sacar la camiseta de Dulce y ella por su parte volvió a desabrochar la falda de Anahi y bajó el cierre, y llevando sus manos a la espalda de Anahi desabrochó el sujetador y mientras traía el sujetador hacía adelante no perdía el tiempo para acariciar la piel de Anahi, a lo que ésta respondía con un enternecimiento que pensó que ya no poseía, liberando leves suspiros y gemidos, mientras Dulce seguía con la pelea de esa falda tan ajustada que era tan difícil de sacar pero que Anahi con una sonrisa cómplice ayudo a sacar quedando exquisitamente desnuda, a lo que Dulce no pudo evitar pero contemplar.
Dulce: eres mucho más hermosa – le decía a Anahi mientras la miraba arrodillada frente a ella – eres una mujer demasiado hermosa Anahi
Anahi: - Anahi sólo podía regocijarse con las palabras de Dulce que no venían solas pero acompañadas de una mirada tierna y avergonzada – y tu eres mucho más hermosa también – le dijo dándole una sonrisa y mirada tierna mientras acariciaba con los dedos su rostro –
Y con ese compartir de piropos las dos mujeres volvieron a besarse y Anahi dándole la vuelta a Dulce, bajó sus manos por su torso hasta llegar al broche del pantalón y abrirlo y metiendo su mano dentro encontrándose con unas bragas totalmente mojadas, lo que le hizo mostrar una sonrisa tonta mientras Dulce se entretenía dándole besos a su cuello y oreja, Anahi con total delicadeza bajo junto con las bragas todas las prendas hasta sacarlas del cuerpo de Dulce, y completamente desnudas las dos por fin se sintieron causando en ambas un cosquilleo generalizado que no hizo más que avivar la pasión y bajando Dulce del cuello de Anahi se concentró en los pechos perfectos de ésta y como calzándolos con sus manos los sostuvo delicadamente mientras su boca se dedicaba a rozar sus pezones erectos, y con la lengua acariciarlos para por fin terminar por morderlos y succionarlos con la mayor sensualidad posible para hacer de cada momento un recuerdo eterno, mientras las manos de Anahi subían desde las pompas hasta enredarse en el cabello de Dulce, adornando el momento con gemidos pacientes y expresivos de lo que esas caricias estaban provocando…Dulce no podía abandonar esos pechos perfectos que tanto había extrañado, que tanto había añorado volver a tocar y que ahora los volvía a sentir suyos y con ese sentimiento de pertenecía y de nostalgia dejó de besar esas masas de carne y se enterró en el medio de ellos y sintiendo la suavidad de esa piel y queriendo llevarse en sus fosas nasales hasta el último átomo de aroma de esa piel y como si un cachorro buscara caricias Dulce se abrazó a Anahi y sobando su cara en el pecho la levanto del colchón quedando las dos sentadas frente a frente y con la mirada clavada en la de Anahi y con las manos sosteniendo su cintura y Anahi sosteniendo su cara, se miraron sin decir nada, y es que ya todo estaba dicho, esas mujeres aún se amaban, jamás habían dejado de hacerlo y el cariño por más escondido que haya estado volvía a salir a flote, Anahi acariciaba la mejilla de Dulce y se acercó para dar pequeños besos en sus mejillas, ojos, nariz, frente y por último terminar en su boca, un roce simplemente pero que Dulce correspondió plenamente bajando su mano rozando toda la espalda de Anahi hasta llegar a sus pompas que también tocó con delicadeza sólo rozando la piel, lo que provocó en Anahi que liberara un suspiro que provocó que se abrazara a Dulce y la llevara a echarla otra vez sobre el colchón y se quedara mirando su rostro detenidamente mientras Dulce mantenía los ojos cerrados, para abrirlos poco a poco quedando las dos miradas ancladas en verse.

Admin
Admin

Mensajes : 3134
Fecha de inscripción : 26/01/2015

Ver perfil de usuario http://anahiydulcemarifans.foroac.org
Volver arriba

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mundo contigo

Mensaje por Admin el Miér Abr 13, 2016 12:11 am

Dulce: Anahi yo….
Anahi: shhhh no digas nada….y sólo hazme sentir – Dulce no necesito escuchar más y colocándola a su costado la empezó a besar –
Pasó su mano por toda su silueta que era dibujada por la luz de la luna, y que no mostraba más que una escultural mujer, y llegando hasta su pierna la montó sobre la suya y entrecruzando las piernas de ambas se logró engranar al perfecto espacio que su cuerpo le brindaba al de Anahi y así acariciando y llenando de besos a Anahi y perdiéndose en recordar a punta de besos todos los lugares más precisos del cuerpo de ésta, Dulce llegó bajando desde la línea de su cuello y hombro, pasando por los pechos y el abdomen plano de Anahi que no se quedo ni un centímetro sin un beso llegando al abdomen bajo donde Dulce se apoyó y acarició con sus labios, su boca y simplemente su piel, pasando sus mejillas por esa fina capa de vellos que le hacían caricias en sus mejillas para luego besar esos lugares tan sensibles entre las piernas, que lograron que Anahi temblara y gimiera por sentir cada vez más, hasta que por fin Dulce pudo llegar al lugar donde la haría sentir cada vez más y más, y con su nariz como guía pasó entre sus labios mayores como abriendo la ruta llevándose consigo el olor a hembra de esa mujer poseída por las contracciones involuntaria de su cuerpo al tacto de Dulce, así con su nariz Dulce continuó una y otra vez hasta que su mano pasó a relevar y con total delicadeza sobó esa grieta sin quedarse quieta en ningun lugar mientras Dulce miraba desde abajo como Anahi enloquecía con el tacto, como se contorneaba y mantenía los ojos cerrados y como buscaba con sus manos apretarse con más fuerza los pechos, así que sin hacerla esperar mas empezó con su lengua a continuar el camino en esa rajita llegando con la punta a casi tocar el clítoris que causaba un gemido cortado en Anahi, así continuo Dulce hasta que Anahi casi ruega que la haga suya y con ese pensamiento en si se lanzó con toda la boca y toda la fuerza de su lengua a acariciar, chupar y succionar ese pedacito de carne mientras que con un dedo primero y luego dos se introdujera en el calor de ese espacio muscular entre sus piernas que parecía abrirse a su caricia, para luego aprisionar sus paredes para que esos dedos no salieran y en ese juego de mete y saca y las caricias a su clítoris, lograron que en poco tiempo Anahi se viniera en un glorioso orgasmo que no sólo la dejo jadeante pero totalmente obnubilada por lo maravilloso que Dulce la había hecho sentir, y que no necesito de palabras sucias, caricias rudas ni nada, más que un poco de amor….si “amor” se repitió Anahi en la mente, Dulce la hizo sentir amada como no se había sentido en el tiempo que habían estado separadas y ahora sabía que ni todo el sexo del mundo se podía comparar con lo que en esa noche había pasado en ese colchón porque en ese colchón no hubo ni una pizca de sexo pero se hizo el amor….y como buscando su recompensa Dulce buscó la boca de Anahi para besarla con cariño y así en caricias interminables y Anahi queriendo demostrarle a Dulce que ella aún llevaba esa ternura que ella le acaba de demostrar, se propuso a enseñarle a la mujer de la que se había enamorada años atrás, y dándose nada más que cariño y amor esas mujeres se hicieron el amor innumerables veces como para recuperar el tiempo perdido, unas veces más tiernas y amorosas que otras pero todas llenas de mucho amor, hasta que las fuerzas, y el cansancio las venció quedando las dos juntas abrazadas con las manos entrelazadas.
El sol penetraba por la ventana del dormitorio y Anahi, se despertaba acurrucada al pecho de Dulce, y mientras abría los ojos no le cabía en el pecho la sensación que amanecer abrazada a ella le traía, la paz, la tranquilidad, la sensación de pertenencia, y separándose delicadamente de ella, se zafó de su abrazo y quedándose apoyada un rato la observo mientras dormía y entendía como era estar al lado de quien verdaderamente amas, y todo volvió, los desayunos descalzas en el taller, las miradas de horas después de hacer el amor, las cosquillas, el calentar los pies en la cama, las caricias en la espalda para despertar, las albas que las sorprendía abrazadas, y todo volvió y sintió como que todo era igual que antes cuando de pronto vio la hora en su reloj – carajo – se grito a sus adentros era tarde y debía irse a cambiar a su casa para ir a trabajar, aunque ese día estaba más emocionada que nunca porque iria a trabajar al lado de ella de esa mujer que ahora observaba dormir y que había cambiado físicamente en cuerpo haciéndose más hermosa pero que en esencia era su Dulce, la mujer de su vida….se paró despacio del colchón y recogiendo sus cosas y buscando un papel de su portafolio, le dejó una nota a Dulce en la almohada, y en total silencio salió del piso con una gran sonrisa en la cara.
Con la mano trataba de buscar ese cuerpo cálido que la noche anterior se había enternecido en sus brazos y que había vuelto a ser la mujer que tanto amaba, pero contrario a lo que esperaba no encontró a su lado a nadie, sólo el espacio vacío de la sábana arrugada y el frío de la mañana se hizo sentir en su brazo haciéndola abrir sus ojos casi por inercia, miró casi con ganas de equivocarse en su sentir, pero vio lo que temía su costado vacío y se volteó en el colchón para no ver más que su lado estaba vacío, pero al tratar de recordar aquella noche cogió la almohada de su costado y la abrazó sintiendo un pequeño papel pegado en ella, y con total curiosidad separó la almohada y vio un post-it amarillo pegado en la tela, y ahora con una sonrisa del tamaño del mundo leyó lo que la nota decía “soy tu aire”, y después de aquella pequeña frase, tiró la almohada por los aires y con una gran carcajada se tapó con la sábana hasta la cabeza y sin dejar de reir y de sentirse plena, la emoción y la alegría no le cabía en el cuerpo y es que esa pequeña frase no era una frase del azar, tenía mucho significado para ella, y casi sin querer debajo de esa sábana recordó su primer aniversario con Anahi y el testigo inmutable de esa frase.

FlashBack
Era sábado y a Dulce le tocó trabajar hasta tarde en un proyecto particular a las afueras del DF, Dulce se había ido a regañadientes porque ese día cumplían un año de relación con Anahi, por lo que deseaba más que nada en el mundo pasar ese día pegada y super melosa con su mujer, pero el dinero que ese proyecto significaba no le venía nada mal y después de haberlo conversado con Anahi, ese día partió muy temprano a trabajar, llegando ya entrando la noche a casa….Dulce estaba deseosa de llegar al hogar y celebrar su día con una noche de amor que deseaba con el alma pero al llegar a la casa sólo encontró una casa a oscuras, y todos sus habitantes bien resguardados en sus respectivos lugares, Dulce sintió algo de decepción pues pensó que Anahi haría algo especial por la fecha pero no fue así todo el lugar a oscuras, ninguna cena romántica ni nada, nada absolutamente nada, y eso la impresiono y la acongojó después que ella el día anterior había preparado un día especial por su día, pero ni modo se dijo en su mente, se metió en la cocina tomo un poco de jugo y con lo cansada que iba subió a su habitación a descansar, encontrándola esta con seguro, lo que la sorprendió mucho más porque eso no era lo común en Anahi así que dio un par de golpes y Anahi le gritaba de su interior que esperara, eso molesto a Dulce, y la hizo sentir insegura de que quizás Anahi estaría escondiendo algo, y se preocupo, por lo que insistió con la tocadera de la puerta hasta que Anahi le pidió casi en un suplico que cerrara los ojos, Dulce muy obediente lo hizo y entró a la habitación a tantas siendo sorprendida por un beso apasionado y un “feliz aniversario mi amor, abre tus ojitos”…Dulce apresurada abrió los ojos encontrando toda su habitación llena de post-it pegados por todas las paredes, la cama, el ordenador, todo sitio y Anahi con una gran sonrisa le decía – léelos y sabrás lo que soy para ti – y volteando a Dulce para que empezara a leer los post-it camino por toda la habitación recogiéndolos y leyendo los papelitos que repetían la frase “te amo” pero al llegar a la cama estos formaron una frase que se leía: “no me digas que se puede vivir sin mi…porque yo se que sin ti no puedo y no quiero irme de ti porque siento que…”, Dulce con desesperación buscaba el último papelito que daba final a la frase, pero no lo hallaba y con total decepción miró a Anahi y le dijo – he fallado, creo que lo he hecho mal me falta un papelito – y Anahi con una sonrisa franca le dijo – no has fallado mi amor el último papelito esta donde debe de estar….en mi corazón – y dejando descubrir su pecho Anahi le dejó ver el último post-it pegado en su costado izquierdo en el lugar de su corazón que decía “soy tu aire” y Dulce tomando el último papelito, le dijo muy segura a su mujer – si mi amor eres mi aire, mi agua, mi vida y mi propia carne, porque si no fuera así entonces como sería yo – y después de eso le siguió un abrazo y un beso que se convirtió en la entrega de amor de las dos amantes, que sólo se amaron para dejarse saber que en esa cama ya no había dos cuerpos si no uno solo.
Fin de FlashBack

Dulce aún con la sábana se regocijaba y no podía dejar la sonrisa tonta que llevaba en la cara, y se decía a sus adentros “aún recuerda, aún me ama”, y se sentía estúpida diciéndolo, pero a la vez se sentía plena, pero se carcomía ahora pensando, la responsabilidad, la vida y la realidad también se colaron en su mente….Anahi a punto de casarse….y ella….y Dulce….seguia siendo la nada….eso provocó una punzada en sus adentros, pero la satisfacción y la plenitud que la llenaba casi opacaba esa punzada pero no desaparecía, y en ese momento y en ese sentido se quedó un momento con la sábana sobre la cara hasta que se dio cuenta de la hora, y ese día era de trabajo, y mirando el reloj en su muñeca y dando un grito casi desaforado, se dio cuenta que iba 1 hora tarde al trabajo, y dando un brinco fuera del colchón se metió a la ducha y a trabajar.
Anahi estaba arreglando todo su portafolio con una gran sonrisa, y es que la noche que había pasado con Dulce había sido fantástica, aún estaba a tiempo para llegar a la planta así que se permitió un café de camino, se sentó en una mesa frente a la puerta de un café y se dedicó a ver a las personas que entraban y salían y en su mente repasaba cada detalle y momento de la noche con Dulce, y en su interior se volvía a sentir como en aquellos tiempos cuando Dulce era la mujer de su vida y su única inspiración y razón de existencia, y se sintió algo infantil al recordar lo dependiente que fue de ella y de su vida, y cosas tristes también llenaron su mente pero no se dejó opacar el sentimiento y en ese momento se le vino a la mente…la gran pregunta que aún no tenía respuesta….porqué Dulce la abandonó?....y es que aún no lo sabía y aunque la noche anterior todo fue casi mágico, esa pregunta aún no era respondida y aunque tanto tiempo después no le importaba mucho saber porque, pero si deseaba saber la razón aunque esta ya no sea importante y mientras pensaba eso….su mente se perdía un poco en pensar si Dulce habría entendido el papelito que dejó en su almohada, y le causó risa que ella Anahi Puente, regresara otra vez a las muestras casi adolescentes de romanticismo, pero en vez de causarle ridiculez la hizo sentir honestamente satisfecha y emocionada, pero el sentimiento no duró mucho cuando su móvil empezó a sonar.
Anahi: Hola? – contestó sin mirar quien era sólo respondió –
Pilar: Srta. Puente el Lic. Lorenzo Almarza quiere hablar con usted – a Anahi esto le parecía demasiado extraño, Pilar llamando de parte de Lorenzo?...era demasiado extraño
Anahi: si claro Pilar comunícamelo
Lorenzo: mi amor…donde te has metido?....desde ayer que te trato de ubicar y nada, el móvil apagado o que se yo, fui a tu depa y nada, hasta a la casa de tus papas fui, y nada mujer donde te has metido, que esta pasando? – Anahi recién entró en razonamiento, que por estar con Dulce se había desentendido del mundo –
Anahi: ohh si mi amor, perdón, es que en la planta no hay señal y bueno se me hizo tarde y regresé bastante tarde al depa, pero no entiendo porque me haces llamar con Pilar?
Lorenzo: pensé que estabas molesta conmigo y por eso ella me hizo el favor de llamarte, supuse que si era algo del estudio si contestarías
Anahi: ahh bueno mi amor no te preocupes, esta todo bien – todo bien? Se preguntaba Anahi – yo te llamo más tarde si?
Lorenzo: ok mi amor, nos hablamos entonces te amo
Anahi: claro….yo…te llamo chao – Anahi se congeló cuando escucho el te amo….ahora en esa situación y después de haber vuelto a sentir a Dulce, decirle a Lorenzo que lo amaba…ya no le salía tan natural ni tenía sentido y hasta incluso le causaba dolor –
Lorenzo: espera mi amor Pilar quiere hablar contigo, adiós mi amor
Pilar: alo?
Anahi: que pasa Pilar?
Pilar: como que pasa Annie?.....desde ayer que me tienes abandonada, me muero de ganas de estar contigo
Anahi: pero tu estas loca?....Lorenzo te puede escuchar…
Pilar: no te preocupes estoy en otro lado, es que te necesito cariño, soy adicta a ti y al estar entre tus piernas….vamos Annie….dime algo erótico….caliéntame con tus frases cochinas si?
Anahi: estas loca Pilar?....estoy en un sitio público, no puedo…mira nos vemos más tarde, vas a mi depa en la noche, vale?
Pilar: aishhh….esta bien, voy a tu casa a las 10 chao.
Anahi estaba desquiciada ciertamente, tenía una amante que se había tomado atribuciones de novia, un novio que pronto sería su esposo, y por último Dulce…..- ay Dulce que voy a hacer contigo – Anahi se lo dijo en un susurro mientras le daba el último sorbo a su café y se disponía a salir para partir a la planta.
Dulce ya no sabía que hacer, quería matar a todos los semáforos, transeúntes, y coches lentos de la ciudad, iba demasiado tarde y el tráfico no le ayudaba, al final termino llegando a la planta, casi 2 horas tarde, cuando pasó por la oficina de su jefe inmediato, la mirada fría que le lanzó casi la petrifica, pero sin hacer mucho caso siguió de frente hasta su oficina para dejar sus cosas y luego encaminarse al salón donde seguro ya estaría Anahi esperándola, subió las gradas y viendo de reojo las ventanas del salón donde estaba Anahi la pudo observar concentrada viendo y revisando papeles y gráficos, estaba hermosa pensaba Dulce, aunque sólo le pudiera ver el rostro desde donde estaba, terminó de subir las gradas y acomodándose la camisa color cielo que llevaba y los pantalones de vestir y tratando de ordenar su cabello que aunque corto aún llevaba un mechón bastante largo, tocó abrió la puerta del lugar encontrándose de primera con los ojos atentos de Anahi a ella.
Dulce: Buenos días abogada – la miró pícaramente mientras dejaba sus cosas en cima de la mesa de vidrio –
Anahi: Buenos días Ingeniera, se le pegaron las sábanas? – le dijo guiñándole el ojo mientras se paraba de su silla para acercarse a Dulce –
Dulce: digamos que más que las sábanas diría que fue una notita la que se me pegó en el trasero – Anahi no pudo contener la risa y le lanzó una risa mientras se acercaba a su oído –
Anahi: y te gusto la notita? – le dijo en un susurró –
Dulce: me encantó pero me hubiera gustado encontrarla con mis propias manos en el cuerpo de quién la debía portar – le dijo mirándola pícaramente acercándose mucho a su boca –
Anahi: eso se puede solucionar no crees – y en ese juego de palabras, las dos mujeres estrecharon un beso tierno, muy suave que fue interrumpido por los ruidos de la puerta al abrirse – y como le decía ingeniera, creo que hay que revisar más esos informes de seguridad
Señor 1: interrumpo?....disculpe abogada, es que hay una persona que la busca, dice que viene de su estudio

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mundo contigo

Mensaje por Admin el Miér Abr 13, 2016 12:11 am

Anahi: y le dijo quién era? – se alejó de Dulce y se colocó nuevamente en su sitio mientras con intriga no entendía quien venía a verla –
Lorenzo: hola mi amor….- Lorenzo entró por la puerta de improviso, y con una palmada en la espalda del Señor 1 le dio las gracias por el anuncio, dejando a Dulce sin habla parada a un costado de la mesa –
Anahi: ho…ho…hola….Lorenzo – titubeaba porque la sorpresa era demasiada, nunca pensó que Lorenzo fuera a buscarla, y con la misma sorpresa recibió el beso que su novio le dio en los labios, que hace unos segundos antes, habían estado sobre los de Dulce, Dulce por su parte sentía que la sangre le hervía y que más que eso deseaba salir de ese lugar lo más rápido posible –
Dulce: cof cof – Anahi se separó de Lorenzo, y acomodándose su traje sastre color azul miró a Dulce como disculpándose – Lorenzo mi amor, ella es Dulce Espinoza, y es quién me esta ayudando con la parte técnica – Lorenzo se alejó de Anahi y se acercó a Dulce y le extendió la mano a la que Dulce estrechó –
Lorenzo: mucho gusto Lorenzo Almarza – Dulce sintió el apretón de mano y deseo arrancarle la mano en ese apretón –
Dulce: mucho gusto….pero bueno, yo los dejo solos
Anahi: NOOO!!....digo no Dulce por favor, queremos terminar esto rápido, y pues hay que trabajar, no no no te vayas, más bien Lorenzo mi amor, fue muy lindo verte pero de verdad tengo que terminar esto….
Lorenzo: ahh si claro mi amor, yo sólo quería verte como me tienes abandonado, pero claro yo entiendo, será mejor que me vaya para no interrumpir, nos vemos en la noche mi amor te amo
Anahi: si en la noche….uhm hum – otra vez esa dificultad para decirle aunque sea un “también”, Anahi esperó que Lorenzo se despidiera de ella y de Dulce y cuando ni bien termino de cerrar la puerta del lugar, se lanzó y se acercó y se sentó al lado de Dulce – yo no sabía que el iba a venir, no te quise incomodar
Dulce: incomodar Anahi, que me vas a incomodar, él es tu novio y tiene todo el derecho de verte cuando quiera y donde quiera no? – lo dijo con un tono serio y muy cortante – y más bien pongámonos a trabajar si? – le dio una mirada confusa y comenzó a ordenar sus papeles –
Anahi: - Anahi estaba totalmente desconcertada, no entendía nada, ni la actitud ni nada, y con esa confusión y casi rabia, con la mano tomó por el mentón a Dulce y la hizo que volteara a verla – que no vas a decir nada?
Dulce: - molesta por el gesto que le hizo Anahi respondió – que quieres que te diga Anahi?, que te grite y te cele porque tu novio vino?, que crees que esta pasando aquí?....anoche la pasamos bien y ya….el detalle de la notita fue tierno, pero nada más, que quieres que venga ahora y te diga que te adoro, que te amo y que no puedo vivir sin ti y te ruegue que canceles tu boda para que regreses conmigo?.....
Anahi: no es que yo pensé, es que anoche, tu y yo…..
Dulce: nada Anahi, tu y yo no somos nada, lo que tuvimos fue hermoso hasta que duró pero es pasado, y si….anoche pues tu eres una mujer sexual y yo también, paso lo que tenía que pasar pero al final no significa nada mujer, y ahora que quedo todo claro, podemos trabajar?
Anahi: - Anahi miraba a Dulce y no podía creer como esa mujer que tenía al frente había cambiado tanto, mejor dicho había regresado a ser la Dulce de aventuras de una noche y nada más, pero no la podía culpar ni juzgar porque ella misma era una farsa – tienes razón, a trabajar que quiero terminar esto hoy para no volver a este lugar tan detestable
Dulce: me parece perfecto, entonces manos a la obra
El resto del día, la tarde y las primeras horas de la noche se la pasaron trabajando, Anahi haciendo preguntas técnicas a Dulce acerca de especificaciones de la construcción de un motor y ésta a su vez respondiendo con la total profesionalidad, pero sin dejar escapar ninguna muestra de sentimiento hacia ella, Dulce parecía hecha de piedra, ni una sonrisa fuera de lugar, ni una respuesta mal entendida ni nada, hasta que así llegó el final del día y las dos mujeres satisfechas habían logrado su cometido, terminar todo ese día para no tener que volver a verse las caras, Dulce estaba recogiendo sus cosas mientras de reojo miraba como Anahi guardaba todo en su portafolio, miraba como el anillo con una piedra inmensa brillaba en su dedo, y le dolió en el alma el hecho de que ese anillo estuviera allí, pero lo suyo solo era pasado, así que dejándola de mirar juntó sus papeles y acercándose a la puerta, desde allí le dijo a Anahi – fue un placer volverte a ver, cuídate mucho y felicidades por tu matrimonio, adiós – y dando media vuelta salió por la puerta sin dejar que Anahi dijera nada, y caminando sin voltear a ver, deseando que ella estuviera siguiéndola llegó hasta su oficina y entrando y dejando sus cosas en su escritorio, volteó de golpe para ver el umbral de la puerta donde no había nadie, y con resignación sólo se sentó en su escritorio, y con la poca voluntad que aún llevaba, recogió sus cosas y salió del lugar directo a su auto, y siendo viernes maquinó en su mente ir a Guadalajara y pasar un tiempo con Max y con el nuevo bebé, así que subió a su auto y poniendo el estéreo a todo volumen prendió el coche, pero al fijarse en el horizonte vio a alguien que se acercaba a su coche, Dulce no veía bien de lejos así que no podía distinguir figura ni facciones pero cuando ya estuvo más cerca se dio cuenta que era Anahi.
Dulce: - se bajó del coche y le dio encuentro a la mujer – que sucede, me estabas esperando? Tan irresistible soy que ahora me vas a acosar? – le dijo con una sonrisa en el rostro
Anahi: ya quisieras….es sólo que mi coche no enciende y como eres la única que queda todavía, quiero saber si me puedes llevar a la ciudad
Dulce: - Dulce la miró de pies a cabeza y le dijo – no….
Anahi: no?
Dulce: lo siento no puedo, voy a viajar y llevarte a la ciudad significa que me tengo que desviar, yo de aquí me voy
Anahi: ah perdón entonces no te preocupes, voy a llamar a un taxi, adiós y que la pases bien en tu viaje – le dijo mientras se daba la vuelta y se alejaba del lugar –
Dulce: espera…..- le grito y corriendo la alcanzó tomándola por el brazo – quizás lo de tu coche no sea nada, déjame revisarlo
Anahi: no no te molestes, no quiero retrasarte en “tu viaje”
Dulce: ya….no seas sarcástica y déjame ver si puedo hacer algo – se acercó al coche y abriendo el capot, trató de revisar lo que podía, y después de varios intentos de encender el coche, este no logró prender – vaya si parece que tu coche esta muerto, vamos entonces –
Anahi: vamos?.....pensé que te desviaba de tu camino, no te preocupes llamo al taxi y ya esta
Dulce: ya no seas niña Anahi y sube a mi auto si? – la miró con intensidad y Anahi no peleó más y sacó sus cosas de su coche y se encamino al coche de Dulce –
Las dos mujeres se sentaron sin dirigirse la palabra, Dulce manejaba con cuidado pero a cierta velocidad, los árboles pasaban, las vistas pasaban, y el tiempo pasaba también pero ninguna se dirigió la palabra, el camino a la ciudad era largo, casi una hora pero ninguna de las dos parecía ceder y dar el primer paso para hablar, pero al final Dulce tuvo que ceder su silencio porque en verdad no sabía donde estaba la casa de Anahi.
Dulce: uhmm Anahi, se que vives en Polanco pero donde?
Anahi: perdón es…- Anahi le indicó por donde ir y a 1 hora y media de haber dejado la planta, por fin llegaron a la casa de ella pero Anahi se encontró con quién no se esperaba estacionada en la puerta del edificio – Dulce….sigue de frente por favor – Dulce no era tonta y se había fijado que había una mujer esperando en un auto –
Dulce: que pasa mujer esa no es tu casa, o bueno tu depa? – lo dijo en un tono burlón porque se dio cuenta que no quería que aquella mujer la viera –
Anahi: por favor Dulce no hagas preguntas y sigue de frente por favor – le decía mientras se agachaba en el asiento del copiloto para no poder ser vista –
Dulce: como quiera la señorita – y así pasando la puerta principal del edificio Dulce llegó hasta la otra cuadra donde se estaciono – bueno a que va todo esto Anahi, yo no voy a ser tu alcahueta en nada, si quieres te dejo aquí y te vas caminando a tu casa
Anahi: de verdad que no te reconozco, has cambiado demasiado, no te das cuenta que no quiero ver a esa persona?
Dulce: pues si no quieres verla, pues te hubieras bajado, y la mandabas a su casa, simple
Anahi: es que tu no la conoces es demasiado insistente y hoy no tengo ni la fuerza, ni los ánimos, ni nada, hoy no ha sido un buen día anímico y….nada….yo no tengo porque explicarte nada
Dulce: pues no, no tienes que explicarme nada pero no entiendo porque hoy ha sido un día anímico tan desastroso si hoy hasta tu novio te vino a ver? – Dulce quería sacar los sentimientos de Anahi sobre la mesa y para eso trataba de llevarla al límite –
Anahi: te haces la tonta o que Dulce?....acaso no te das cuenta de todo lo que has causado en mi con tu presencia, con nuestro reencuentro?....que acaso no sabes? – por más que Anahi trataba de guardar las apariencias y llevar una actitud fría frente a todo, pero sus sentimientos la delataban y la atormentaban –
Dulce: no, no sé Anahi que es eso que te he causado? – la miró atenta mientras Anahi trataba de ocultar su rostro y sus lágrimas –
Anahi: - de pronto Anahi volteó y con todos los ojos llenos de lágrimas miró de frente a Dulce y tratando de esconderse en esos ojos marron se acercó de improvisto y la besó, un roce simplemente pero que causó más llanto en Anahi al separarse – no sé Dulce, yo te pensé olvidada, en el pasado, pero al verte, al entregarme a tus brazos y a tus caricias…yo yo….pensé que era sólo el extrañar tu cuerpo, pero no sé, te quiero junto a mi…..yo no sé…..estoy demasiado confundida….QUE HAS HECHO CONMIGO DULCE….DIME POR FAVOR!! – y con los ojos llenos de lágrimas le pedía a Dulce una respuesta, una explicación pero ella no la tenía y al ver a Anahi llorar de esa manera le hacía enternecer el corazón –
Dulce: - se acercó a su rostro y lo sostuvo con las dos manos y mirándola tiernamente, la acercó a ella y la besó en un beso más profundo pero igual de tierno que el anterior y casi en un susurro le dijo – yo tampoco se que me paso contigo…..pero quiero que entiendas que yo no he venido a destruir tu vida ni lo que has construido, yo no busco nada Anahi…lo nuestro fue hermoso cuando pasó pero ya es pasado….y lo que paso anoche quizás no debió pasar pero se dio y tal como te dije que dejaras nuestra historia en el pasado, lo mejor es que esa noche también la dejemos en el pasado– y acercándose la volvió a besar pero en su mejilla –
Anahi: llévame contigo Dulce
Dulce: a donde hermosa?
Anahi: no te ibas a ir de viaje?
Dulce: pues si a Guadalajara
Anahi: entonces llévame contigo a Guadalajara…..pero que digo….seguro tu vas a ir a ver a tu novia y yo metiéndome…..olvida lo que dije
Dulce: NOOO!!!....jajaja….Anahi yo no tengo novia, bueno termine con ella antes de venir pero sin ganas de volver, eso se termino….y pues si quieres ir a Guadalajara pues vámonos, pero te advierto que yo no regreso hasta el lunes temprano
Anahi: sólo llévame contigo, como antes hacías y me sacabas de mi realidad
Dulce: - Dulce lo pensó un rato pequeño y al final se decidió por llevarla con ella - ya…pero esa falda apretadita no te va a funcionar, necesitas más ropa….
Anahi: vale…..- miró a Dulce fijamente y volviendo a perderse en esos ojos cafes le dijo – gracias por todo….de verdad por todo.
Las dos mujeres regresaron al piso de Anahi y por la puerta del estacionamiento, entraron casi como ladronas y Anahi pudo sacar algo de ropa en un bolso, y llamó a Lorenzo para darle una excusa tonta, pero que en los labios de Anahi sonaba muy convincente, y a Pilar ni siquiera la llamó la dejó allí aún esperándola en la puerta del edificio, las dos mujeres partieron, Dulce ni siquiera recogió ropa pues aún tenía casi todas sus cosas en Guadalajara así que sin previo aviso las mujeres partieron a Guadalajara, en el camino poco pudieron hablar porque Anahi se quedó dormida casi no mucho después de dejar el DF….Dulce iba con su mente divagando, no lograba entender todo lo que había pasado, Anahi le reclamaba y ella no entendía, que pretendía ella se iba a casar y Dulce no iba a hacer nada por evitarlo ni cambiarlo, ni siquiera sabía porque estaba llevando a esa mujer a Guadalajara, que pretendía no se lo imaginaba, pero tampoco se lo quería preguntar, se sentía confundida, a gusto con ella al lado, pero sumamente angustiada por volver a sufrir…el cansancio también ya estaba agotando a Dulce, por lo que prendió el estéreo con un volumen bajo para que Anahi no se despertara y en radio empezaron a tocar aquella canción, era casi las 2 de la mañana con más de dos hora aún de viaje y esa canción la tocaban en la radio, sólo pudo agachar la cabeza y sonreír ♪♫ me gustas mucho como te vistes y como andas ♫♪ me gusta tu pelo, tu cuerpo ♪♫ me gustaría poderte bañar, también secarte y volverte a enjuagar ♫♪ porque me gustas mucho, me gustas mucho nena ♪♫...casi no podía controlar la carcajada que quería salir de su boca, y es que esa canción con la que tantas veces había sido la banda sonora de una noche sensual de sexo con Anahi y con la que Anahi le había hecho un striptease que termino en un accidente, no podía contener la risa al recordar todo eso, y una vez más en su mente se decía – definitivamente el destino no quiere que nos olvidemos – y es que era algo tan extraño, una canción tan movida y de cierta forma sensual que sonara en una radio a las 2 de la mañana era casi insólito….ese momento de gracia le dejó la sonrisa para las casi dos horas de viaje que faltaban llegando a Guadalajara y a su depa casi a las 5 de la mañana, trató varias veces de despertar a Anahi pero esta estaba como muerta, así que con total habilidad la cargó en sus brazos donde ella se acurrucó como bebé y la metió en el piso y muy delicadamente la colocó en la cama, y regresó a cerrar el coche y sacar las cosas, cuando volvió al dormitorio la encontró enroscada adueñándose de casi toda la cama así que con mucha delicadeza, le quitó los zapatos de tacón, y tratando de luchar otra vez con esas faldas tan apretadas que se ponía le pudo sacar ésta de color azul así también la chaqueta y la dejó descansar en sus bragas y la blusa pegada que llevaba y tapándola como arropando a un bebé no pudo evitar acariciar su rostro y darle un beso cálido en la frente para luego alejarse de ella e irse a instalar a descansar en el sofá del salón donde ni bien se echó se quedó dormida.

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mundo contigo

Mensaje por Admin el Miér Abr 13, 2016 12:11 am

Anahi se despertó asustada, si asustada, encontrarse en un cuarto extraño y una cama extraña no era lo suyo, mucho menos quedarse dormida, si bien sus noches de encuentros con extraños era normal ella nunca se iba algún sitio que no fuera un hotel o su depa, pero ahora no sabía bien donde estaba, hasta que la mente le dejo de jugar amnesias y recordó que estaba con Dulce y que estaba en Guadalajara, así que sin más se paró de la cama y se percató que no llevaba su falda y estaba en bragas, mejor dicho en tanga, y tratando de buscar algo y quitándose la blusa toda arrugada, miró en la ropa que estaba colgada en el armario encontrando una camiseta lo bastante grande para cubrirle algo, mejor dicho para cubrir casi nada, pero así era Anahi, y saliendo de la habitación buscando a Dulce, se encontró con la imagen tierna de una mujer de 30, bastante alta, retorcida en un pequeño sofá en una pose que de sólo mirar se notaba incomoda, pero al parecer a ella no le importaba pues estaba completamente dormida, se acercó más para detallarla y vio esos pequeños boxers que se ponía para dormir y la típica tanktop que usaba para dormir, y Anahi se sintió otra vez en casa, se sintió en su lugar, y eso la asustó tanto que se alejó de la vista de Dulce, camino hacia la cocina y busco algo de comer, pero no había nada, más que café que se puso a reposar, y una caja de cereal, y desde allí miraba a Dulce aún dormir y aunque le encantaba lo que veía, se repetía en la cabeza que no podía regresar atrás, que ya su vida estaba decidida y encaminada, se casaría con Lorenzo y entraría al partido político popular de México, un partido conservador y que no sería capaz de aceptar a una abogada bisexual en sus líneas, o como se tomarían en el estudio donde había logrado la sociedad principal que su abogada más ilustre se acueste con mujeres…- ufff nadie se puede enterar, se vendría abajo todo – se dijo en un susurro mientras veía las gotas de café caer, pero lo que no sabía Anahi que el mejor chisme llevado en el estudio era porque siempre terminaba cambiando de practicantes y secretarias, y porque siempre eran mujeres y porque ninguna salía contenta del puesto, que ya casi a gritos se decía en el estudio que Anahi era una come coños y que a todas las usaba para luego botarlas, casi todo el mundo lo sabía, casi todos lo sabían pero el casi casamiento con Lorenzo, lograba de alguna forma calmar el chisme y mantener la apariencia de una buena jefa y abogada, aunque el mismo Lorenzo ya lo empezaba a dudar…Anahi se sirvió una taza de café y se acercó hasta Dulce y sentada en el respaldar del sofá la observó dormir, buscando aquellas arruguitas que ya se mostraban en su piel por el sol, como no recordaba que sus pestañas fueran tan largas o como le quedaba ese corte divinamente y la hacía verse mucho más hermosa e imponente, o como aún se notaba que se mordía el labio al dormir, tantos recuerdos pensaba Anahi cuando de pronto casi sin quererlo Dulce abrió sus ojos encontrándose con la primera vista de una mujer con una camiseta que a las justas la cubría frente a ella con una taza de café.
Dulce: buenos días – se movió para levantarse cuando sintió un gran dolor en la espalda – ayyy ya recordaba porque no dormía en sofás mi espalda demonios – Anahi sólo la miraba con una gran sonrisa –
Anahi: quieres café y un analgésico?....o prefieres que te ceda la cama para que puedas seguir durmiendo – le dijo extendiéndole la taza –
Dulce: graciosa, pero unos masajitos no me vendrían mal….y lo de la cama….bueno la podemos usar para otras cosas no crees? – le dijo a Anahi cogiendo la taza de café y rozando su mano mientras lo hacía –
Anahi: ay cállate que este viaje es de abstracción no de placer – le decía seria a Dulce aunque en su mente se moría por aceptar su propuesta –
Dulce: bueno entonces mujer vas a tener que ponerte algo más porque esa camiseta no te tapa casi nada y desde donde estoy veo tu culito respingón….auch….porque me pegas, acaso es mi culpa que te pongas algo que no te tapa y todavía trayendo tanga?
Anahi: ya para, y apúrate que tengo hambre y en tu casa no hay nada más que un cereal pasado y café que te lo estas tomando tu
Dulce: vale mujer, vale vale, te duchas tu primero o yo? O las dos?
Anahi: para Dulce quieres?
Dulce: entonces voy yo primero?
Anahi: no yo voy primero – le decía a Dulce mientras veía como esta se levantaba del sofá con su boxers pegados – wow mujer se te ve mejor en la mañana definitivamente
Dulce: que…que…que paso?....que se ve bien – decía Dulce tocándose todo el cuerpo –
Anahi: pues tu cuerpo….de donde salió ese culito, y esos músculos mujer, o haces mucho ejercicio o tienes mucho sexo? – la miró de frente para avergonzarla –
Dulce: hago mucho ejercicio y tengo demasiado sexo….así que creo que los dos han contribuido – le respondió a Anahi dejándola con la cara totalmente roja, y sin poder responder se fue al baño – hay toallas debajo del lavado….me escuchaste!!!! – no hubo respuesta pero Dulce pensó que si la había escuchado –
Todo se veía bien por Guadalajara, las dos mujeres estaban a gusto aunque la incomodidad aún rondara su ambiente pero si lo estaban mientras que en el DF la comodidad era lo último que faltaba…Lorenzo esta vez no creyó la excusa tonta que le dio su novia y muy preocupado, llamó a Pilar para conversar, eso descolocó a Pilar sabiendo que esa reunión de trabajo no tenía nada y temiendo que sea de lo que ella pensaba le dio miles de excusas para no ir a la cita, al final la cita no se concreto pero Pilar se quedó muy intranquila y como loca llamo a Anahi para avisarle o advertirla pero el móvil sonó, sonó, sonó y nadie contesto hasta que al final se apagó, Pilar andaba como loca tratando de hallar a Anahi pero ella ni enterada de que algo podía suceder en el DF…mientras tanto Lorenzo no se quedó tranquilo y con toda la preocupación en su cuerpo fue a hablar con los padres de Anahi.
Lorenzo: Alejandro no se que pasa con Anahi pero esta última semana ha estado muy distante y difusa y bueno este viaje intempestivo, que aunque me dijo que iba a hacer algo, ya corroboré que no es así, que no tiene nada pendiente….no sé, tengo miedo…y si el matrimonio es demasiado para ella si….se está echando para atrás?....no sé Alejandro.me preocupa
Alejandro: mira hombre….yo no sé que decir – se paró del sofá y se acercó a la ventana dándole la espalda a Lorenzo – Lorenzo debe ser la presión del matrimonio…tu sabes nervios
Susana: si hijo….nervios….tenle paciencia y porque no mejor, no no es una tontería
Alejandro: habla mujer no te quedes en medias palabras que quería decir?
Susana: bueno…esta bien….quizás sea bueno pensar en adelantar la fecha de la boda….
Lorenzo: adelantarla?....pero si sólo faltan un par de meses…..no es mucho tiempo
Alejandro: mi mujer tiene razón….Lorenzo, la solución a la indecisión de Anahi es presionarla con la fecha adelantada de la boda
Lorenzo: yo no creo que sea la solución, creo que la presionaría mucho más y no quiero perderla
Los padres de Anahi temiendo que una “Dulce” haya causado otra vez las dudas en su hija, se sentían impotentes y preocupados por lo que casi obligaron a Lorenzo de que adelante la boda, al siguiente mes, y que se excusara en un viaje un traslado que al final no se concretaría, Lorenzo escuchaba atento y no quería aceptar semejante propuesta, claro que se quería casar pero no apresurado ni a costa de mentiras, pero sus suegros no le dejaban más opciones que aceptar.
Alejandro: Lorenzo, tienes que hacernos caso, mi hija es difícil, y si dejas pasar esta oportunidad con ella, estoy segura que con el pasar del tiempo se llenará de más duda, es mejor rápido así no tiene tiempo de echarse para atrás
Susana: es cierto hijo, debes adelantar la boda
Lorenzo: es que…..yo….
Alejandro: si de verdad quieres a mi hija y no la quieres perder adelanta la boda o si no la perderás – la mirada intensa de Alejandro a su yerno casi lo fulmina –
Lorenzo: si es así no me queda mucha opción….entonces que así sea y que la boda sea el próximo mes
Susana: eres muy inteligente hijo, no te vas a arrepentir
Alejandro: créeme que no lo harás
Los suegros y el yerno se quedaron conversando un rato más, tratando de idear el plan ideal para convencer a Anahi para que aceptara la boda rápida, era casi maquiavélico la unión entre estos personajes mientras Anahi ajena a toda ésta confabulación aún se hallaba entre la confusión de lo que Dulce la hacía volver a sentir

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mundo contigo

Mensaje por Admin el Miér Abr 13, 2016 12:12 am

CAPITULO 11
Guadalajara era un nuevo aire, la tensión entre ambas mujeres era casi nula, y así ya estaban casi listas para comenzar su día
Anahi: y a donde vamos a ir? – le decía a Dulce mientras subía al coche –
Dulce: vamos a ir a visitar a una amiga y a Max – le terminaba de decir mientras se aseguraba el cinturón de seguridad –
Anahi: no se molestarán de que vaya yo?...- hablaba Anahi mientras buscaba su móvil en su bolso –
Dulce: no te preocupes….
Anahi: vaya no me acuerdo haber apagado mi móvil – lo decía mientras lo encendía –
Dulce: lo hice yo, no se cansaba de llamar una tal Pilar y tu estabas en el baño así que termine por apagarlo, lo siento…pero me harto
Anahi: no te preocupes yo tampoco hubiera contestado igual – le dijo mientras se sorprendía como ponía su mano muy cerca a la de ella –
El trayecto hasta la casa de Teresa demoro casi 30 minutos, ella vivía muy cerca a la playa, por lo que Dulce aprovecharía para sacar un rato al niño y junto con Anahi llevarlo a algún sitio a pasear, cuando llegaron Anahi se sorprendió del lugar una pequeña casa con tejas muy simpática que invitaba a entrar.
Dulce: llegamos….ummm – tomo aire profundamente – me encanta el olor a mar a ti no?
Anahi: vaya, bueno…hace bastante que no vengo a la playa, creo desde que….desde que vinimos aquella vez juntas
Dulce: vaya….bastante tiempo mujer, pues entonces regresaste a la playa, justo conmigo, ven baja y entremos a la casa
Anahi: vale
Las dos mujeres se bajaron del coche y Dulce apresurada tocó la puerta de la casita, toco una vez, dos, y al parecer nadie vendría abrir, así que sacó su móvil y se dispuso a marcar el teléfono de Teresa cuando en ese momento le abre la puerta una Teresa destruida, con los ojos hinchados, el cabello alborotado, con la cara demacrada y con una clara señal de que no dormía hace días y que la estaba pasando bastante mal.
Dulce: mujer que te paso? – le dijo a la mujer estrechándola en sus brazos –
Teresa: ayyy Dulce, no sabes lo que estoy pasando….noooo puedo más – y en los brazos de su amiga y en la puerta de la calle se lanzó a llorar la mujer, Dulce con toda delicadeza la metió a la casa y la llevó hasta la cocina donde la sentó en una silla mientras hacía entrar a Anahi que no hallaba que hacer ni que decir, y la dejó parada al lado de la puerta
Dulce: pero que ha pasado mujer porque estas así? – le dijo arrodillándose a su altura y tomando su rostro entre las manos mientras la vista de Anahi no se despegaba del cuadro –
Teresa: si supieras, el bebé….
Dulce: pero que pasó con el bebé, el día que me llamaste no me dijiste nada, esta bien el bebé?
Teresa: si si, el esta bien la que esta mal es Paola, tu sabes lo sensible que estaba con el embarazo, y bueno la primera semana en el hospital fue tranquila porque el bebé estaba atendido por las enfermeras y bueno, pero apenas pisamos la casa Paola, se deprimió, que esta muy gorda que no es una buena madre, que no tiene leche, y a mi me trae loca Dulce, voy a explotar
Paola: TERESA!!!!....el niño esta llorando otra vez…..no sé que tiene…..ahhhhhh – se sentía su voz entrecortada acompañada de un llanto – TERE!!!!!.....ayúdame por favor TERESA!!!!!
Teresa: ya va!!!!.....ya va mujer!!!!!....ves lo que te digo Dulce, ahora no sólo me tengo que hacer cargo de el bebé, de Max, sino también de Paola que es mucho más exigente que ellos dos, siento que voy a colapsar, si sólo tuviera un momento de paz….siento que no voy a soportar, peleo con Paola cada 5 minutos, y se pone a llorar y yo me siento mal, y otra vez lo mismo y lo mismo, no duermo desde que el bebé esta acá porque si no es el niño que se despierta, es Paola que llora y que se desespera porque el bebé no deja de llorar, estoy agotada, y lo peor de todo es que mi pobre Max, ya ni se de su vida, anda sólo metidito en su habitación y cuando puede me ayuda pero se que todo esto le esta afectando y yo…ahhhhh – otra vez la mujer se lanzo en llanto mientras Dulce la abrazaba para consolarla mientras Paola seguía gritando que el bebé estaba llorando, Dulce no se percató que Anahi fue donde Paola y tratando de ayudarla se encargó de el bebé que estaba llorando –
Dulce: mujer tranquila, ya ves….el bebé dejó de llorar, voy a ir a ver a Paola si? Tu quédate aquí – Dulce se movió de la cocina y se fue a la sala donde estaba todo hecho un desastre y todo regado donde Paola también luciendo un desastre hablaba con Anahi que tenía en sus brazos al pequeño Julian que en sus brazos dejó de llorar – no sabía que estabas aquí
Anahi: parece que necesitan ayuda, el bebé parece tener hambre, eso es todo
Paola: es lo que le digo a Teresa, Julián sólo tiene hambre, solo llora y tiene hambre, Dios cuando va a dejar de comer….por Dios….ahhhhh – la mujer empezó a llorar otra vez y no se percato que Dulce estaba a su costado –
Dulce: tranquila Pao, así son los bebes, muy molestosos, pero sólo tienes que tener paciencia y no dejar que todo lo haga Teresa, esta bien que ella ya tiene experiencia con Max pero eso no la hace una experta si?
Paola: Dulce?.....pero cuando llegaste….no estabas en Guad….y quien es ella
Anahi: hola me llamo Anahi amiga de Dulce – le estiro la mano a la que Paola estrechó –
Paola: Anahi?....Dulce es “TÚ” Anahi?
Dulce: es mi amiga Pao si?, y te voy a ayudar
Teresa: que vas a hacer? – Teresa se apareció por detrás de Dulce –
Dulce: me voy a llevar a Julián y Max a dar un paseo mientras ustedes dos se quedan solas y disfrutan de estar solas como pareja, ordenan un poco esto y se asean que no sé que parecen ok?
Paola: pero Dulce, el niño come cada 3 horas y los pañales….
Dulce: nada Pao, necesitan tiempo para ustedes y que ustedes estén bien ok?, si no esto no va a funcionar
Teresa: gracias Dulce
Paola: esta bien – ni bien se dijo eso el bebé empezó a llorar otra vez y el llanto de Paola y los gritos empezaron otra vez – es que seguro la leche estaba muy fría y ahora le duele la barriguita, te dije Teresa que la leche la calientes, y ahora, quien lo va a callar
Teresa: yo todo yo, que acaso no es también tu hijo, tu sólo te sientas y lo haces dormir y le das de comer mientras yo tengo que hacer todo y…

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mundo contigo

Mensaje por Admin el Miér Abr 13, 2016 12:12 am

Dulce: YA BASTA!!!!.....LAS DOS BASTA!!!!....denme las cosas del bebé que me lo llevo y a Max también y arreglen sus cosas las dos calmadas, vamos Anahi – le dijo a Anahi que no soltaba a el bebé de sus brazos – Teresa donde esta Max?
Teresa: en su cuarto
Ni bien termino Teresa de arreglar las cosas del bebé en un bolso y tratar de consolar a Paola que pensaba que era una mala idea dejar ir al bebé, despidió a las dos mujeres y a sus dos hijos…Dulce muy precavida colocó el asiento del bebé y a Max al lado de éste que vigilaba atento al pequeño niño mientras le sostenía el biberón frente a la mirada atenta de Dulce hacia su campeón y admiraba como su hijo había madurado tanto en tan poco tiempo al atender perfectamente a su hermanito mientras que Anahi se fascinaba viendo como Dulce le brillaban los ojos al ver con orgullo a ese muchachito que tenía sentado en el asiento de atrás, a Anahi le gustaba lo que veía ese instinto maternal que tenía Dulce, esa manera tan particular de solucionar las cosas, y que quizás ahora con su pequeña intervención había salvado una pareja, en poco rato llegaron a la playa donde le gustaba ir con Max y aunque estaba con un poco de viento, igual decidieron bajar, Anahi miraba desde donde estaba sentada a Dulce jugar con el niño, como un niño más corrían de un lado al otro con la pelota y en otros momentos se revolcaban en la arena, mientras que Anahi no perdía de vista al pequeño Julián que parecía sólo necesitaba salir de esa casa de gritos para estar mejor y en ese momento sólo dormía, la tarde se extendió y ya hacía un poco más de frío así que todos decidieron ir a un lugar a comer, en el trayecto Max le hacía señales a Dulce y entre ellos se reían de sus señales en clave mientras Anahi divertida no entendía nada, hasta que llegaron al lugar donde comerían todos juntos como si fueran una gran familia.
Anahi: y Max como te va en la escuela?
Max: soy el mejor en deportes, y en lengua, pero las matemáticas me traen fatal
Dulce: hey…no me vas a descuidar las matemáticas que mira que no te llevo al DF para vacaciones
Max: he dicho que me traen fatal pero no que lo haga mal
Anahi: bien dicho – ni bien dijo eso el bebé empezó a llorar y Dulce decidió llevárselo para darle de comer dejando a Max y Anahi solos –
Max: - Anahi estaba absorta viendo la imagen tan bonita que hacía Dulce acurrucando a ese niño mientras le daba el biberón y la llenó de ternura esa vista hasta que fue interrumpida por Max – y tu que eres de Dulce? – la pregunta fue directa y tomó por sorpresa a Anahi –
Anahi: y que eres tú de ella?
Max: yo soy su hijo y ahora responde que eres tú? – la respuesta del niño la tomó por sorpresa y hasta titubear –
Anahi: somos amigas Max….y como es eso de que es tu mamá
Max: yo no he dicho que sea mi mamá he dicho que soy su hijo, yo la quiero como hijo y ella me quiere como hijo, se entendió?
Anahi: si ahora lo entiendo
Max: y que quieres con Dulce?, porque eso de amigas no te lo creo….se nota que se miran diferente
Anahi: perdón?....como que quiero con ella?
Max: si tu no la miras como amiga y ella no te mira como amiga….han tenido sexo?
Anahi: - Anahi casi escupe la comida de la boca ante semejante pregunta – pero que preguntas son esas?
Max: como veo que no respondes, tendré que pensar que si, entonces te vuelvo a preguntar la quieres a ella?
Anahi: - Anahi estaba roja, verde, de todos los colores, ese niño en un par de preguntas había logrado ponerla incómoda y no sabía que hacer, más que decir la verdad – si la quiero, pero aún no sabemos donde ese querer nos va a llevar….respondí a tu pregunta?
Max: si lo hiciste….y ahora yo te digo, no la hagas sufrir, que te las verás conmigo, vale?....me pasas el kétchup?
Y así ese niño en unos cuantos minutos logró sacarle más de lo que ella podía afrontar a revelar, le sacó los sentimientos que tenía para Dulce, algo que ni ella misma se atrevía a confesarse, y con ese pensamiento sostenido en su mente, terminaron la comida el bebé no molesto y todos entre juegos y risas, sonrisas y demás pasaron un día familiar, una cena como nunca que los llevó a entregar a los niños a sus madres, ni bien llegaron a la casa de Teresa el cambio era evidente, la casa ordenada y limpia, Paola descansando y Teresa con una sonrisa de oreja a oreja que mostraba que la reconciliación fue recompensada, Max estaba complacido de ver a su madre otra vez bien y que ya no haya caos en esa casa, Dulce prometió regresar al día siguiente a llevar a los niños otra vez para que ellas vuelvan a estar tranquilas y así siendo casi cerca de las 10 de la noche Dulce invitó a Anahi a una caminata por la playa, que comenzó como muy casual, y que termino que a medio camino las mujeres unieran sus manos y agarradas de las manos y abrazadas terminaran el trayecto, sin saber porque de pronto lo habían hecho, pero agarradas de las manos, se subieron al coche y sin soltarse las manos y mirándose de rato en rato de manera cómplice mientras llegaban al depa de Dulce.
Ni bien entraron al depa, Anahi sentía la necesidad de besar a esa mujer y de hacerla suya, de sentirla en sus brazos y dibujar con besos las contracciones perfectas de sus músculos que se contraían al tacto y al placer, pero Dulce parecía no estar muy convencida de hacerlo y sentadas en el sofá aún con las manos enlazadas empezaron a tomar una copa de vino.
Anahi: que paz se siente aquí no?
Dulce: si, yo creo que es el hecho de estar cerca de la playa, la playa siempre es relajante
Anahi: yo creo que es el ambiente, aquí nadie me conoce, no tengo que cuidarme de no comportarme mal, aquí sólo soy una más en el DF soy la hija de un ex Diputado.
Dulce: puede que tengas razón, pero no tendrías porque cuidarte de algo si tu no haces nada malo no crees?
Anahi: estas insinuando que yo hago algo malo?
Dulce: yo no he dicho eso Anahi, no malinterpretes – Anahi se paró del sofá soltando la mano de Dulce y se paró frente a la ventana que daba a la calle – no te enfades mujer si? – le dijo abrazándola por detrás sujetando su cintura y dándole un beso en su cuello, al que Anahi respondió cerrando los ojos y abrazándose más a la los brazos que la rodeaban, y en silencio se quedaron –
Anahi no podía contener más las ganas de besar a Dulce y volteando buscó su cara arrimada a su cuello y buscando su boca la besó tiernamente, Dulce se dejó completamente al sentir de besarla y sentirla en sus labios y acomodándola al frente suyo se entregó mucho más al beso, que ya no sólo compartía los labios pero las lenguas en un enredo de toques que se recorrían palmo a palmo en tactos y revolucionaban esas bocas con movimientos desbocados, el deseo de esas dos mujeres se trasmitía en cada revuelta de esas lenguas, en cada toque, de las manos….Dulce acercaba cada vez más el cuerpo de Anahi al suyo y dando pequeños pasos empujaba a esa mujer hasta hacerla chocar con la ventana provocando que las dos mujeres salgan de su ensoñación.
Dulce: - la mirada atenta que le dirigía a Anahi era perturbante, pero ella no se dejó intimidar – Anahi….no se que me pasa contigo?
Anahi: - respondiendo con la misma mirada intensa le respondió – y que pasa con nosotras?...no puedo Dulce….no puedo no desear sentirte, no puedo no soñarte
Dulce: Anahi yo….yo no sé si quiero sentir todo esto…..yo no sé si esto es lo que quiero… - bajó la vista y se dio media vuelta dándole la espalda – tu engaño….tu traición fue suficiente para mi para querer desterrarte de mi corazón y mi mente – con las manos empuñadas y cerrando los ojos hablaba Dulce tratando de contener las lágrimas –
Anahi: - Anahi escucho sus palabras pero no entendía nada y eso se reflejo en su rostro que se cargo de incomprensión – de que hablas Dulce….que engaño, que traición?
Dulce:….estoy cansada Anahi….de verdad no quiero discutir….- abrió sus ojos lentamente y colocando sus manos en su rostro le dijo – dejémoslo todo como esta….tu en tu vida y yo en la mía…me daré un baño….tu puedes ocupar la cama yo dormiré en el sofá – y empezando a andar Dulce se comenzó a alejar de Anahi cuando la mano de ésta la sostuvo por el brazo –
Anahi: Dulce por favor explícame lo que dices….quién te engaño? Por favor dime….y te prometo que me iré de tu vida…. – Dulce tocó la mano de Anahi encallada en su brazo y volteó delicadamente y mirándola a los ojos se quedo un par de segundos –
Dulce: Lorenzo….yo te vi con él, después de la muerte de mi papá, vi como te besaba….y entendí porque querías que yo fuera un fantasma en tu vida…yo no encajaba en tu triunfo pero él si…….en ese momento decidí irme del DF…..y ya Anahi déjalo así….el amor no es suficiente….te lo dije una vez y ahora lo repito….no fue suficiente para tus ambiciones, ni suficiente para mis ahhelos….pero ya es pasado…dejémonos ir vale? – y sacando la mano de su brazo siguió caminando rumbo al baño dejando a una Anahi perpleja –
Anahi se quedó parada allí, sin poder asimilar, que tantos años había culpado a Dulce de abandonarla cuando quien la abandono hace mucho tiempo fue ella misma….se movió del lugar donde había quedado sin moverse y se decidió a irse de ese lugar, entro al cuarto para buscar su bolso y metiendo la ropa que el dia anterior había dejado regada se encontró con la billetera de Dulce, y casi con una culpabilidad se decidió a abrirla, encontrándose con la primera vista de un papelito pegado….”soy tu aire”……Anahi cerro el objeto con rapidez y llevándose la mano a la boca para tratar de ocultar y esconder el casi llanto que estaba por salir de su boca, se dio media vuelta y salió del cuarto….se apresuro hasta la puerta de salida y con la cara ya de llanto se detuvo….y frunciendo el seño miró de frente a la puerta entreabierta y casi corriendo volteó y se fue directo al cuarto de baño que abrió sin preguntar, e inundándose del vapor del pequeño compartimiento se dispuso a vociferar.
Anahi: YO TE ESPERE…..TE ESPERE Y LLORE, Y MALDIJE EL DIA QUE TE CONOCÍ, Y MALDIJE HABERME ENAMORADO DE TI…Y JURÉ JAMÁS VOLVERTE A PENSAR, Y AHORA VUELVES A DESTRUIRME LA MENTE Y MI VIDA?.....NO SÓLO ME DEJASTE PENSANDO LO QUE HAYAS PENSADO QUE TENÍA CON LORENZO…..pero y lo que tu me hiciste que?.....decirle a mi hermano a mi propio hermano que no me querías ver más….que me despreciabas….que nuestra relación era nada…..y todavía me reclamas de Lorenzo….quizás me equivoqué en querer olvidar mi dolor con las caricias de él….pero quien me puede juzgar cuando estaba casi muerta por tu desaparición….QUIEN?
Dulce: - Dulce cerró el agua de la ducha…y jalando la cortina, vio a una Anahi con los ojos hinchados de tanto llorar, con el pecho que subía de arriba abajo, con jadeante respiración y con una cara de desesperación, tomó una toalla y envolviéndola en su cuerpo salió de la ducha y se acercó a Anahi – para esto Anahi, por favor…….lo nuestro ya es pasado y así debe quedar…
Anahi: nooo, no quiero….3 años Dulce, tratando de entender porque me dejaste, y ahora resulta que lo hiciste porque pensaste que te traicione?.....cuando la que lo hizo fuiste tu al dejarme por telegrama hablado dejado a mi hermano?
Dulce: - se acercó más a ella y mirándola de frente, sabiendo que lo que les pasó y lo que las separó fue un mal entendido, y sabiendo perdido tanto tiempo sin ella, con resignación le dijo – yo no te dejé, le dije a tu hermano que necesitaba un tiempo, pero le di mi teléfono y el lugar donde estaba para que si podías perdonarme por lo que te hice lo hicieras, quise ir a buscarte a tu casa pero tu hermano me dijo que lo mejor era alejarme de ti….y como tonta lo creí y después lo de Lorenzo me termino por decidirme de alejarme de ti……….en conclusión Anahi, fuimos engañadas, manipuladas quizás, pero ya no hay marcha atrás, nuestro tiempo paso, y aunque hubo un día en el que yo te quise siempre…ahora hay dolor….lo siento – se movió del costado de Anahi y la dejó parada en el umbral de la puerta del baño, y tratando de aguantar las lágrimas se fue al dormitorio y en su camino sentía los sollozos de Anahi y no pudo más –
Dulce se dio media vuelta y como dominada por una fuerza que ni ella conocía y con la mirada inyectada de ansias, regresó al baño y volteándola al tomarla del brazo….le miró de frente y perdiéndose en sus ojos azules le dijo – Te Amo Anahi – y sin dejar que ella dijera nada, la acercó a su cuerpo y la besó con intensidad pero con mucho amor, entre los labios se compartían los permisos de poseerse en ese beso, Anahi se recargaba en el cuello de Dulce y ésta se aferraba más a la cintura de Anahi y en ese beso que se hizo cada vez más profundo, más sentido y más amoroso se quedaron allí hasta que la respiración se hizo corta y necesaria, y separándose para poder recuperar el aliento, no dejaron de mirarse, contemplarse, Dulce acariciaba la mejilla de Anahi y ésta acariciaba su espalda hasta que logró hacer caer la toalla que llevaba puesta y mirándola con picardía y amor, la tomó por la mano y caminando la dirigió hasta la habitación….Dulce se dejó dirigir y caminando desnuda de la mano de su Anahi se acercaron hasta la cama y paradas allí una frente a la otra, Anahi otra vez volvió a acariciar su rostro y con total delicadeza, y frente a la mirada vigilante y contemplante de Dulce se quitó la camiseta, para luego seguir con el broche del pantalón y quedando en ropa interior frente a una Dulce que no se atrevía si a seguir contemplando o lanzarse a sentir la miraba absorta…Anahi tomó por la mano a Dulce y echándose ella primero en la cama y acomodándose, con una mirada de dar permiso le rogó a Dulce que se acomodara encima de ella…Dulce acercándose y sintiendo el tacto de ambas pieles sintió que la piel se le erizó y así en esa posición apoyada con un brazo sobre la cama y con un muslo entre las piernas de Dulce, acarició su piel empezando por su rostro bajando por la línea de su mentón con su cuello para luego con el tacto de dos dedos llegar hasta el nacimiento de sus pechos que siguió bordeando por donde el encaje del sujetador bordeaba para luego seguir por sus costados y luego al abdomen….Anahi sólo pudo cerrar los ojos al dejarse llevar por ese tacto tan delicado…la mano de Dulce llegó hasta las caderas de Anahi y siguiendo su paso y caricia se continuo por el muslo de Anahi y se encalló en la rodilla de Anahi y sujetando la pierna de esta de allí la colocó engranando sus caderas, haciéndola sentir como sus pompas eran acariciadas por la piel de las piernas de Anahi y allí en ese momento….Anahi abrió los ojos y mirándola de frente la tomó por el rostro y la llevó hasta su labios y abrazándose a su espalda se perdió en ese beso, ese beso lleno de sentimiento, cariño y pasión que ahora dominaba y direccionaba las caricias elegantes que se perdían entre desabrochar el sujetador y bajar las bragas de Anahi que al final de varios besos tiernos terminaron a los costados de la cama.
Anahi se apretaba a la espalda de Dulce y Dulce se perdía en las succiones al cuello, clavícula y nacimientos de los pechos de Anahi y finalmente los pechos de Anahi, Dulce se aferraba a ese tacto de la boca con ese pedacito de carne excitado y parado que adornaba cual cereza los pechos de Anahi y a pequeños mordiscos y succiones ocasionaba los mas deliciosos gemidos que Dulce haya podido recordar de una mujer, y siguiendo en el trámite de caricias atrevidas, apretones a las pompas de Dulce, los besos furtivos y el hilo de saliva que dejaba Dulce bajando de los pechos hasta el ombligo de Anahi se derrochaba en querer poseer esa piel, Anahi no dejaba de pellizcar las pompas de Dulce y arañar su espalda como resultado de las sensaciones incontenibles que las caricias tan precisas que Dulce derramaba y cuando ésta llego al sexo de Anahi y cuando tomo entre los dientes los pequeños vellitos que adornaban ese lugar causo un cierto dolor y deseo y mucha excitación frente a particular caricia y dejando que Dulce dominara con caricias, caricias que cambiaron de simples roces a que con la punta de la lengua fuera cual curiosa abriéndose paso por el camino de olores de mujer deseosa y con esa guía Dulce llegó con la punta de su lengua endurecida hasta encontrar la apertura de su vagina, a ese hoyo que se sentía caliente y de un sabor exquisito y con su lengua buscando la apertura y con las manos abriendo más las piernas de Anahi, Dulce penetró a Anahi con la lengua, primero despacio logrando que se contorneara y se levantara de la cama al tacto para luego seguir con embestidas más profundas y sentidas que terminaron por enloquecer a Anahi que buscaba acercar más y más su sexo a la boca de Dulce, quién se dio paso de esa cuevita hacia el clítoris que ya excitado se dejaba ver entre los pliegues de piel que cubrían ese órgano de placer y llegando hasta él lo apretó entre los labios lo que provocó que Anahi temblara y gimiera intensamente, casi gritando, lo que dio carta blanca a Dulce para seguir con esas caricias y en ese afán de acariciar a ese botoncito se halló también en la labor de empezar a penetrarla con dos dedos que se movían rítmicamente a las caricias que le daba al clítoris pero que luego se volvieron más frecuentes e intensas, que provocaron gemidos sonoros y sintiendo como sus dedos eran aprisionados en ese túnel musculoso y sintiendo la cantidad de fluidos que emanaban de aquel lugar y el extendido y prolongado gemido le comunico que Anahi había llegado intensamente al orgasmo, Anahi aún con los ojos cerrados y la respiración jadeante jaló a Dulce hasta su boca y la besó con intensidad.

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mundo contigo

Mensaje por Admin el Miér Abr 13, 2016 12:12 am

Anahi: mi amor….como te he extrañado…..eso estuvo….ufff….
Dulce: - Dulce esbozó una sonrisa mientras seguía acomodada en el pecho de Anahi para luego apoyar su mentón y buscar la mirada de ésta – Te Amo Anahi
Anahi: y yo te amo a ti mi amor y quiero ahora demostrarte cuanto
Dulce: demostrarme?, no crees que tenerte aquí, así a mi lado para mi es la gloria? – ni bien termino de decir eso Dulce, Anahí le dio la media vuelta en la cama y se quedó mirando esos ojos marron que tanto enamoraban a Anahi –
Anahi: no es suficiente….tenerte aquí….necesito que sientas con todo mi cuerpo que nunca te he dejado de extrañar y amar….- y estampando un beso en los labios de su mujer, la prendió con un par de contorneos de su lengua dentro de su boca, logrando suspiros y gemidos en casi segundos de empezar su tarea –
Anahi puso empeño en lo que hacía y con maestría acaricio la piel y rincones de su mujer y la besó, sólo hizo eso beso, la piel de Dulce, beso sus pliegues sus valles, sus quebradas y explanadas, todo el territorio de la piel de esa mujer debajo suyo, camino con los dedos sobre los pezones y pechos altaneros parados esperando caricias, a los que luego llego la boca de Anahi buscando dar caricias y muchos besos, los cuales fueron de agrado para la piel y la excitación de Dulce que ya se hacía sentir, bajó por sus costados con las manos y tocando con las palmas todo lo que se aproximara sin dejar de sentir todo, especialmente esas sensaciones que sólo provocaban Anahi, y así continuando acarició sus muslos, sus rodillas que se encargó de besar y siguiendo así hasta sus pies que uno a uno de sus dedos lleno de besos y caricias, sin perder de vista la cara de Dulce que con los ojos cerrados y mordiéndose el labio inferior mostraba como le gustaba todo lo que hacía Anahi….Anahi alejándose de los pies de su amada y regresando con la carretera de besos llegó hasta el interior de sus muslos que succiono lo que provoco unos saltitos sutiles y gemidos cortados en Dulce lo que gusto y fascino a Anahi que no se quiso mover del lugar para seguir sacando esos grititos y estremecimiento a costa de caricias, y así entre juego de besos y caricias, se metió con sus dedos y con un poco de presión y abrió el camino entre sus labios mayores a lo que Dulce casi convulsiona, la lengua de Anahi le siguió el camino recorriendo pero sin concentrarse en nada hasta que encontró su pedacito de carne que succiono y de un lado al otro lo movía con la velocidad perfecta para causar la estimulación perfecta y con dos dedos de su mano derecha la penetró para en un ritmo conjunto de su boca y dedos mantuvieran un nivel de excitación que gradualmente iba subiendo de intensidad y velocidad hasta que Dulce estuvo a punto de correrse lo que sintió Anahi al sentir como sus dedos eran cada vez más aprisionados por lo que con rapidez salió de ese lugar tan caliente y húmedo y con la necesidad de ella también llegar al ritmo de su mujer se entrelazó entre las piernas de Dulce y en una tijera perfecta se empezó a contonear frotando su clítoris y sexo mojado contra el de Dulce que estaba más que sensible y sujetando una de las piernas de Dulce para acoplarse perfectamente en el lugar y con movimientos cada vez más fuertes y rápidos y con sudor ya cayendo por la espalda de Anahi y el gritó al sentir que iba a explotar y a los segundo Dulce se vino acomodándose para apretar los pechos de Anahi mientras lo hacía mientras ésta no dejaba los movimientos de cadera, que a pesar de haber causado a las dos mujeres orgasmos intensos no dejaba de moverse casi por inercia y esto ya estaba otra vez prendiendo a Anahi que sujetándose con fuerza a las pompas de Dulce que iban y venían y el sudor que ya se sentía en la piel de sus pompas pellizcó con fuerza esas masas de musculo e incrustando sus uñas llegó a otro orgasmo mientras Anahi no dejaba de contonearse y viendo los ojos cerrados de Dulce aún sujetada a la pierna de Anahi y dando su último esfuerzo continuó el masaje de su clítoris con el sexo de Dulce hasta que logró ella también alcanzar su segundo orgasmo que agotada después de gemir su ultimo alcance, se echó sobre Dulce totalmente satisfecha, agitada y cansada.
Dulce: ahh me….uh ha….encanto…mi …..ah ha….mi amor?
Anahi: me encantó preciosa, fue espectacular pero ahora quiero que me beses – y acercándose a la boca de Dulce se besaron con ternura y se abrazaron –
Dulce: ufff mi amor me has agotado….o será que ya estoy vieja? – Anahi acurrucada a su pecho se sonreía –
Anahi: no estás vieja mi amor, si no que yo me he vuelto más exigente
Dulce: entonces quiere decir que tendré que regresar al gimnasio para satisfacerte
Anahi: pues si….pero irás conmigo porque no quiero que te entretengas viendo a nadie
Dulce: esta bien celosita hermosa…..
Anahi: sabes que?
Dulce: dime preciosa
Anahi: me encanta cuando me dices mi amor
Dulce: mi amor….y a mi me encanta cuando me lo dices tú
Anahi: mi amor….amor tengo una confesión que hacerte
Dulce: uyy dime amor
Anahi: yo malogré mi coche ayer, quería que me llevaras y no supe como hacerlo, y bueno yo lo estropeé
Dulce: ya lo sabía tontita, me di cuenta que le faltaban un par de cables de las bujías y como eso no se cae con facilidad, así que era más que claro que lo habías hecho tu
Anahi: - se movió de su pecho y apoyando su codo en la cama la miró sorprendida – y sabiendo eso, igual me ibas a dejar botada ahí hasta que viniera un taxi?
Dulce: te hacía sufrir para que me desearas más…..jajaja….ven aquí preciosa y dame un beso – y acercándose a ella la besó quedando otra vez Anahi encima de Dulce –
Anahi: no se vale, o sea que todo este viaje fue planeado para meterme en tu cama?
Dulce: yo no planeé nada, todo se dio mi amor, y hasta ahora no sé por qué el destino se empeña en juntarnos
Anahi: porque tenemos que estar juntas…- le daba besos por toda la cara – y tener…muchas…..Camilas…..y Maximilianos…..
Dulce: para para para Anahi…..estas hablando en serio? – miraba atenta a Anahi –
Anahi: no sé Dulce, pero es que cuando estoy contigo siento que es donde debo estar, que es a tu lado donde me siento que soy parte de algo y después cuando regreso a mi realidad…yo….no sé….
Dulce: no digas nada Anahi, por favor no digas nada más
Anahi: pero mi amor
Dulce: shhh no arruines el momento por favor……déjame vivir estos días como si de verdad nos pertenecieran si? – Anahi se quedó en silencio para luego asentir con la cabeza, y una lágrima correr por su mejilla –
Las dos mujeres se quedaron abrazadas entre caricias nuevas y besos de estreno volvieron a hacerse el amor, hasta que el sol las abrigo y las fuerzas las dejaron….durmieron hasta medio día y como en los viejos tiempos se despertaron a punta de besos y caricias, y con un “Buenos Días Mi Amor” emprendieron su día, el último día pensaba Dulce mientras abrazaba a Anahi en la cama, el último día que la tendría en sus brazos pues Dulce ya había tomado una decisión, si bien la verdad ya había salido a flote, ese detalle no cambiaba nada….estaban juntas pero al mismo tiempo separadas….porque nada era igual… su Anahi era una mujer exitosa con una vida impecable ante todos, un novio, un próximo matrimonio, a punto de entrar en la política y un apellido que le seguía abriendo puertas, ella no podía pedirle que dejara todo eso por ella, no podía y si al final no le pedía que dejara eso entonces en donde quedaría ella se preguntaba Dulce, y volvía a recordar como vivió tanto tiempo en la sombra de su novia, la novia fantasma y la mujer que nunca podría tomarla del brazo porque no era nada, Dulce sentía que volver a ese papel de anonimato ya no era algo con lo que podría vivir, ni resistir….las dos mujeres se levantaron y abrazadas y entre besos lograron vestirse y salir de la casa para ir donde Teresa, que cuando llegaron la encontraron con mejor semblante, pero aún se le notaba agotada, pero la que estaba con la alegría en el cuerpo era Paola, que no sólo saltaba de la alegría pero que hasta les esperó con Julián en la puerta y con Max para que se los llevaran, Teresa sonreía y se notaba en su mirada que Paola había exigido mucha intimidad y ahora iba por más de eso, así que las dos mujeres con sonrisas entredientes y llevándose a los dos niños salieron a un día en la playa.
Dulce abrazaba por la espalda a una Anahi tendida en la toalla extendida en la arena mientras veían como Max correteaba escapando de las olas y regresaba a capturarlas, mientras Julián dormía plácidamente, Anahi se sentía tan protegida con Dulce al lado, tan querida tan suya, que no quería que ese día acabara, porque sabía que el día de mañana cuando ambas regresaran al DF todo cambiaría, Anahi estaba segura que Dulce se alejaría de ella y es que la conocía mejor que nadie en el mundo y sabía que ella no iba a interponerse entre sus planes de futuro, Anahi sabía muy bien que ese día sería el último juntas y quería llevarse de ese día todo lo que pudiera en su memoria para rememorarlo cuando la necesitara para recordar y sentirse otra vez amada, cada vez que Max venía a contarles algo que encontró en la orilla las dos mujeres reían juntas y hasta Anahi que le había corrido a la maternidad ahora deseaba con muchas fuerzas ser madre, pero más que eso deseaba que Dulce fuera con ella la madre de una criatura, pero sabía que eso no podía ser, que ella ya tenía el pie dentro de lo que sería su futuro y ahora a estas alturas no podía dejar eso….Anahi se ocupó de Julián de cambiarlo y de darle de comer y una Dulce admirada y enternecida miraba la habilidad innata que tenía Anahí para hacerlo y deseaba en su ser que ella fuera la madre de sus hijos, aunque los deseos a veces no se hagan realidad, el día se hizo tarde y la tarde casi noche por lo que recogieron todo y se fueron agarradas de la mano y con los dos niños a comer algo y luego a casa, pasaban de las ocho de la noche cuando dejaron a los niños con sus madres, y vinieron las invitaciones a pasar pero Dulce y Anahi no querían perder más tiempo de estar juntas, así que sólo se despidieron, se abrazaron y Dulce prometió regresar pronto y Anahi sólo asintió sabiendo que eso no se volvería a dar, Max se abrazó de Anahi y en su oído le susurro – soy feliz porque la quieres – y con esa frase Anahi casi rompe en llanto al darse cuenta que le fallaría a ese niño cuando se enterara que ella no sería para Dulce, después de abrazos que eran eternos se fueron las dos mujeres que llegando al depa morían por volver a sentirse suyas, y así lo hicieron las ropas volando, los gemidos de orquesta y las caricias de vicio, y los besos caprichosos y los orgasmos de gloria, las mujeres degustaron del mejor banquete de amor que se haya preparado, pero ninguna pudo digerir la despedida y el adiós definitivo, quedando las dos abrazadas mirándose deseando que nada de ese sueño terminara, pero la primera en romper el encanto fue Dulce que dejó la cama y a ese mujer que jamás volvería a ser suya, para prepararse para el viaje, dejando a una Anahi inmersa en el aroma que Dulce dejó en esa cama y cerrando los ojos y apretando la sábana dejó caer varias lágrimas y sollozos que Dulce detrás de la puerta del dormitorio escuchó y compartió y se contagió, llorando y sollozando al compás de Anahi, pero era así como debía pasar, y esa historia así llegar a su fin.
El camino de regreso al DF corrió en un silencio sepulcral, Anahi sujetada como imantada a la mano de Dulce, que de rato en rato acercaba a su rostro para sobarla con sus mejillas y darle un pequeño beso mientras Dulce miraba a Anahi con mucha ternura por su gesto, el regreso se hizo más rápido de lo que Dulce sintió la ida, tanto que sintiendo que sólo había sostenido la mano de Dulce por dos segundos y ya estaban frente al depa de ella, con la oscuridad de la noche invadiéndolas y la luz de la luna expectante, Dulce miraba tiernamente a Anahi y apagando el coche se quedó frente a la puerta que daba entrada al edificio donde vivía Anahi…nadie aún se atrevía a hablar y Anahi tampoco parecía quererse soltar de la mano de Dulce.
Dulce: - miró con dulzura a Anahi y mirándola de frente y acariciando su mejilla le dijo – es lo mejor mi amor….se hace tarde y más tarde entramos a trabajar las dos – Anahi la miró convencida de lo que decía era cierto pero no podía soltarse de su mano –
Anahi: no quiero irme, no quiero separarme de ti….quizás podamos ver la forma no sé.juntas pensaremos en algo, yo que sé de alguna manera se puede lograr….por favor – la miraba a Dulce con los ojos llenos de lágrimas mientras le pedía que no se terminara –
Dulce: no hagas esto más difícil mi amor….yo no voy a soportar…por favor….sólo quiero que estes bien y seas feliz
Anahi: feliz Dulce?....sin ti seré feliz?.....y es que pensé que lo era pero sin ti no puedo ser feliz
Dulce: pero conmigo tampoco acaso no lo ves?.....tu mundo gira muy lejos del mío y yo yo no soporto estar en el tuyo….lo intentamos cariño….lo hicimos y mira como terminamos…
Anahi: ahora es diferente todo es diferente ahora, somos más maduras, podemos afrontar todo
Dulce: yo no aguantaría más mi amor, escúchame Anahi – la miró a los ojos apartó unas lágrimas de sus ojos y sostuvo con su mano su rostro para que la viera – cuando conocí a Teresa me enamoré….pero no de ella, me enamoré de su hijo….y por ese niño al mes de salir con Tere le propuse casarnos y ella sabiendo que no la quería acepto, la relación no era mala, salíamos, el sexo era bueno, pero lo mejor de todo es que yo tenía a Max al lado, pero era egoísta de mi parte mantener una relación donde lo único que me unía a ella era su hijo, y así fue, un día regresé a casa y ella me esperaba para decirme que no aguantaba más vivir con alguien que no la amaba, yo traté de convencerla pero era verdad lo que decía, y al final me dijo que me quería pero que yo nunca la querría a ella y eso le dolía, así salí de su vida, para encontrar a una verdadera amiga, y sabes que me dijo cuando me mude de la casa?
Anahi: que te dijo
Dulce: “Dulce no puedes vivir tu vida sin ti”…..se me quedó grabado sabes?, y es que tenía razón, yo no podía enamorarme de nadie, ni formar un hogar con nadie porque mi vida y mi corazón lo dejé aquí en el DF el día que te encontré en tu oficina con Lorenzo encima tuyo a punto de follarte – Anahi abría los ojos como plato y sentía esa punzada de dolor y culpa – y ahí fue cuando decidí irme a Guadalajara y dejarte atrás pero también dejé atrás mi vida y mi corazón.
Anahi: pero ya te explique
Dulce: eso no importa ahora
Anahi: perdóname yo debí ser más insistente, no debí dejarme llevar por lo que mi hermano me dijo….
Dulce: todo esta bien mi amor…- soltó la mano de Anahi y se acomodó en su asiento y se quedó mirando al frente a la nada – así sucedió y no podemos hacer nada por cambiarlo, si fue una injusticia, si fue una confabulación si fue el deseo de tu familia de verme lejos de ti, o que se yo o mi inmadurez, mi alejarte por el dolor de mi padre?....no lo se Anahi…suena injusto pero fue lo que nos pasó y eso ya quedó atrás pero las consecuencias de lo que eso provocó….ya no podemos cambiar nada…..- volteó para verla de frente – yo te amo Anahi y eso no creo que cambie pero nuestras vidas si lo han hecho y no van de la mano con el amor que nos profesamos

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mundo contigo

Mensaje por Admin el Miér Abr 13, 2016 12:12 am

Anahi: dios….perdimos 3 años de nuestras vidas por malentendidos y….- se tomó el rostro con las manos y se lanzó a llorar desbocadamente –
Dulce: no llores por favor – la tomó de las manos y la acercó a su pecho – no llores mi amor, separarnos quizás fue lo mejor, igual quizás nuestra relación no hubiera dado para más
Anahi: - se separó de su pecho y la miró con rabia – porque dices eso, si nos amamos
Dulce: mi amor – le tomó el rostro y la hizo que la viera fijamente – yo estaba cansada…no de ti ni de tu amor, pero sí de la situación….cansada de ver como subías en la vida, como eras exitosa y yo me alegraba por tu triunfo, pero me sentía la mujer más miserable de la tierra al no poder estar a tu lado celebrándolo, poder salir y mostrar el orgullo que tomar de la mano a la mujer que triunfaba y fanfarronearla y decir que era MI MUJER, me cansé Anahi de ser la novia fantasma, el hogar del que no podías hablar, la novia que no era novia y que tenía que chuparse todos los coqueteos de todos tus compañeros de trabajo en soledad y en silencio, porque sólo éramos amigas…
Anahi: pero….las cosas son diferentes ahora….yo…..
Dulce: tu ahora tienes más poder, a punto de despuntar en la política en el partido más conservador de México, si se enteran que estas con una mujer, todo se viene abajo y aunque me digas que puedes sacrificar todo eso por nuestra relación, yo no puedo permitirte que hagas eso, no quiero ni puedo, porque no podría vivir con eso en mi mente en mi vida, ser la causante de tu desmorone…..Te Amo Demasiado Anahi para dejar que arruines tu vida y futuro por mi….yo sé que a Lorenzo no lo amas, y lo sé porque también sé que muchas mujeres has metido a tu cama, y no tengo que ser adivina para saberlo pero solo leer tu cuerpo para saber que muchas mujeres después de mí te han tocado, y no lo reprocho ni nada, algo en ti estaba vacio y lo quisiste llenar de esa manera pero si ahora me pidieras que sea tu amante….quizás hace 3 años hubiera aceptado, no importarme vivir en la sombra y ser la que sólo te visita unas noches, pero ahora, como tu dices, madura y con la cabeza bien fría es que te prefiero de otro a compartida….
Anahi: por Dios Dulce yo jamás te pediría eso….yo
Dulce: no digas nada Anahi y sigamos nuestro camino….éste fin de semana fue mágico, y me terminé de convencer que te amo con todas mis fuerzas, pero el amor no lo es todo, y dejemos nuestra historia así….terminarla de ésta manera, sin peleas, sin reclamos ni nada, sólo con todo el amor que nos profesamos si? – acercó su rostro y besó la frente de Anahi, mientras ésta no dejaba de llorar –
Anahi: yo…
Dulce: shhh mi amor, sólo dame un beso y no olvides este gran amor que tuvimos – se acercó y se besaron intensamente, con un dolor indescriptible que traiciono a Dulce y le provocó las lágrimas más amargas, se quedaron abrazadas un rato hasta que Anahi con toda la respiración cortada de tanto sollozo tomó su bolso y aún abrazada a Dulce abrió la puerta del coche y salió corriendo dejando a Dulce con los brazos estirados apoyada sobre el asiento donde hasta hace un segundo estuvo Anahi –
Dulce cerró fuertemente los ojos y no los abrió hasta que sintió que la puerta del edificio se cerraba y casi en un movimiento de milisegundos prendió el coche y partió a toda velocidad sin saber a donde ir, corría por las calles desoladas de madrugada en México y con los ojos empañados y agotados de tanto llorar sólo pensaba en ella, en Anahi y con golpes al volante y al tablero del coche gritaba – TE AMO ANAHI…..TE AMOOOO – mientras seguía golpeando todo el tablero, y de tanto golpe hizo que se encendiera el estéreo logrando que Dulce se calmara al escuchar esa canción –♪ No hay nadie llenándome los ojos de amor ♫ – y se preguntaba como el destino se confabulaba en su contra hasta para hacerla escuchar aquella canción que muchas veces borracha en la playa canto llorando por ella por la misma mujer que ahora la hacía sufrir el mismo dolor y así con la melodía y ya más tranquila comenzó a cantar casi a gritos – ♪ SACANDOME DEL POZO EN DONDE ESTOY ♫…ANAHI TE AMOOOOO….♪NO ENCUENTRO LA FORMA DE VIVIR SI TU NO ESTAS ♫…PAPAAAA PORQUE…snif snif….sólo quiero ser feliz….♫ no me quiero acostumbrar a no tenerte junto a mí ♪ – la canción siguió sonando pero ya Dulce sólo la escuchaba hasta que llegaba al lugar donde su historia de amor se vivió, al frente de la que era su casa aparcó el coche y se bajó y acercándose a la puerta se arrodilló frente a ésta y se echó a llorar descontroladamente, y a sollozar como una niña, como una viuda, como el día en el que perdió a su padre, y hoy día lloraba como la mujer que perdía al amor de su vida tratando de convencerse que era lo mejor, pero cada vez que lo recordaba y le venía a la mente el fin de semana que habían pasado, lloraba cada vez más fuerte y la rabia le llegaba como sangre a las manos y de un solo brindo se paró y comenzó a patear la puerta de la casa deshabitada y a patadas y puñetazos y gritos de dolor termino por romper la puerta y se abrió y logró entrar a la casa que de suya ya no tenía nada, lo único que había en su interior era telarañas, mucho polvo y sólo recuerdos, y caminando entre más llanto llegó a la habitación que fue de su papá y luego a la que fue la suya y tratando de recordar como olía esa habitación cuando Anahi la llenaba de su aroma, trataba de recordar como era despertar con ella por las mañanas y sólo observarla, trataba de recordar como era ser feliz y con ese último tratar de recordar se sentó en el piso para luego tumbarse en el suelo y llorar hasta quedarse dormida de tanto tratar y no poder hacer nada al final.

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mundo contigo

Mensaje por Admin el Miér Abr 13, 2016 12:13 am

CAPITULO 12
Anahi estaba parada mirando la vista de la ciudad y como la mañana hacía ver las cosas más claras pero también te amarraba a la necesidad de hacer las cosas como se debía, Anahi estaba perdida en esa vista y con los brazos cruzados frente a su pecho, trataba de hallar las razones que aún la mantenían parada frente a esa ventana y en esa oficina cuando de pronto siente como el abrazo de unos brazos fuertes y el aroma de la colonia varonil de Lorenzo la rodeaba y la estremecía con dolor.
Lorenzo: porque tan pensativa mi amor?...no te fue bien en tu fin de semana con tu amiga? – le dijo cerca de su oído mientras seguía compartiendo la vista de su novia –
Anahi: si me fue bien es sólo que….no nada mi amor, que tal todo aquí?
Lorenzo: perfecto mi amor….pero tengo algo que decirte – Anahi escucho eso intrigada separando el mentón de su novio que se había encajado en su cuello –
Anahi: que pasa? – le dijo terminando de darse la vuelta y poniéndose de frente a él –
Lorenzo: no me mires así mi amor, no es nada malo…sólo que me han ofrecido una asesoría al departamento legal de una multinacional en Shanghái – Anahi buscaba en los ojos de su novio la broma pero no la encontraba, dándose cuenta que era cierto lo que decía –
Anahi: como?
Lorenzo: si mi amor, es una gran oportunidad, sólo es una asesoría pero significa que estaré fuera del país por unos meses, y bueno por eso quería decirte para adelantar la boda
Anahi: la boda?....pero si sólo ya faltan 2 meses….que tanto la quieres adelantar?
Lorenzo: para dentro de 2 semanas?
Anahi: - se alejó de frente de su novio y empezó a caminar en círculos por la oficina – estas loco, mi madre…necesito tiempo para terminar las cosas….no puede ser así de improvisto
Lorenzo: vaya Anahi pareciera que no te quisieras casar conmigo….es un par de meses que la estamos adelantando, yo hable con tu madre y tu padre y les parece bien que se adelante la boda en vista de mi trabajo, lo único que serían menos invitados nada más….
Anahi: así que hasta con mis padres ya hablaste….por lo que veo yo no tengo ni voz ni voto en esto no? – se paró frente a la puerta de su oficina y miró a su novio – quiero estar sola Lorenzo, y si ya decidiste que nos casaremos en dos semanas pues que bien….ahora déjame sola que tengo que trabajar – Lorenzo miró preocupado a su novia, y al momento de pasar al lado de ella le quiso robar un beso pero ella le volteó la cara y salió sin eso y casi después de que saliera ella azotó la puerta del lugar –
Poncho miraba de lejos como Dulce jugaba con la pequeña Dulce como si fueran iguales y abrazándose del brazo de su esposa le robaba un beso en la mejilla y le susurraba en el oído – sería una excelente mamá – le decía a su esposa, y es que Dulce era como una niña cuando estaba con la pequeña Dulce que casi no se notaba la diferencia de quien jugaba con quién, pero es que así era Dulce una niña en el cuerpo de una mujer, divertida, juguetona, irreverente y traviesa, y mientras memoraba esas cualidades en su mente Poncho también pensaba como Anahi podía dejar ir a semejante mujer que hubiera dado su vida por hacerla feliz, y aunque trataba de entender las razones que Dulce le había explicado le parecía un precio demasiado alto que pagar…la felicidad por un asiento en el congreso….se repetía en su mente y le parecía absurdo que la gente pensara que el éxito era más importante que el amor y la felicidad…Poncho abrazado a su esposa, no lo entendía y es que como el mismo lo vivía prefería su vida en familia a el gran puesto que le ofrecieron en Canadá, y eso se decía no lo arriesgaría por nada, por eso se le hacía tan difícil pensar que Anahi si pudiera.
Maite: ya Dulce….mucho juego por hoy…ya tiene que dormir, no puedo permitir que me la malcríes – le dijo a Dulce mientras cargaba a la pequeña Dulce –
Dulce: ok, entonces las dejo en sus tareas de madre e hija – le dio un beso a Dulce en la frente y se despidió de la pequeña – Maite me puedes prestar a tu esposo para tomar una copa aquí en el bar de la vuelta…te prometo que sólo será una – la miró a May con su cara de cachorro arrepentido y no hubo reclamo
Maite: ayyy Dulce con esa cara quien te puede decir que no….vale…vayan pero no vengan muy tarde si?
Dulce: te lo prometo hermosa, sólo una copa y una plática….gracias…
Los dos amigos salieron del piso y caminando entre bromas llegaron al bar, que para ser un día miércoles estaba bastante lleno pero, igual encontraron lugar en la barra para sentarse y pedir unas cervezas mientras miraban alrededor.
Poncho: te acuerdas mujer?....como salíamos en cacería a los bares….tu siempre encontrabas pareja….yo como siempre sólo como un perro….
Dulce: jajaja….pues para estar sólo como un perro Maite y tu hija están bastante bien
Poncho: uhmmm si no me puedo quejar tengo una familia hermosa y una amiga igual de hermosa
Dulce: gracias por lo de hermosa, pero ya no tengo el ligue de antes….te acuerdas como las mujeres se me tiraban?
Poncho: no has perdido el ligue mujer, es sólo que ya no quieres mirar….tu mirada se quedo en una que no lo merece
Dulce: por favor Poncho no empecemos, era lo mejor que podíamos hacer….ok?
Poncho: no has sabido nada de ella….cuanto ha pasado?....una semana?
Dulce: 8 días para ser exactos y no….no he sabido nada…un día quise verla de lejos en su trabajo….pero al final perdí la confianza y me fui sin entrar ni nada….
Poncho: vaya mujer estas mal….creo que aunque me duela voy a tener que decirte que te regreses a Guadalajara
Dulce: no creas que no lo he pensado….y me ha rondado mucho la cabeza estos días, extraño mucho a Max y bueno Guadalajara me hace bien, aún no he entregado el depa de allá, así que puede ser, no sé todavía
Poncho: estas esperando por ella no?
Dulce: esperar que?....ella se va a casar y lo decidió ella, sea por que quiere a ese estupido o porque es un paso más en su futuro igual lo hará este yo aquí o en Guadalajara
Poncho: tienes razón amiga…oye hay una morena que te esta viendo con deseo…quieres que me vaya y te deje…
Dulce: no….Poncho, no me dejes sola ni menos con una morena, quiero olvidarme de las mujeres por un tiempo….al menos hasta que pueda superar lo de Anahi si?
Poncho: vale pero que no demore mucho mujer, que tu no puedes estar sola para siempre
Dulce: si lo sé, pero sólo dame tiempo si?
Poncho: lo sé, esta bien – y dándole una palmada al hombro de su amiga, y dándole el último sorbo a su cerveza, los dos se fueron juntos de ese bar cada uno a su lugar uno junto a su familia y la otra a un departamento vacío que también llevaba el recuerdo de ella –
Anahi entró apresurada a su hogar, mejor dicho la casa de sus padres, le dio una sonrisa a su nana y siguió de frente hasta el jardín de la casa….era un domingo y la familia Puente estaban reunidos….Anahi fue directo por el pasillo como una flecha hasta el la mesa arreglada en el centro del jardín donde estaban todos a punto de desayunar.
Susana: hijita….llegaste temprano….ven siéntate…- su madre se paró de la mesa para saludar a su hija pero la mirada atenta de Anahi no era para ella sino para su hermano que estaba al otro lado de la mesa –
Anahi: hola mamá…hola papa, hola Alma…..- se dirigió a todos pero quedó con la mirada clavada en su hermano – hola Santiago….hasta que por fin llegaste de tu viaje – la mirada penetrante y casi helada sorprendió a su hermano –
Santiago: si llegué ayer….pero que pasa mujer?....porque esa cara?
Anahi: quiero hablar contigo Santiago….te espero en el estudio…
Alejandro: pero hija espera después del desayuno
Anahi: lo siento papá esto es urgente…Santiago te espero – y dando media vuelta se dirigió cruzando el jardín y entrando a la casa directo hasta el estudio –
Santiago, no sabía que pasaba, no entendía nada…..y todo lo tomó por sorpresa, con cautela se paró de la mesa y caminó casi con temor hacia el lugar donde su hermana lo esperaba, volteó su rostro para mirar a su familia aún sentada en la mesa, se movió despacio, los pasos cada vez más cortos y su mirada fija en el aquella puerta entreabierta al final del pasillo y casi con temblor en el cuerpo se paró al lado de la puerta y terminándola de abrir se metió en el lugar.
Santiago: que pasa hermanita que tanto misterio y suspenso es éste? – Anahi estaba sentada en un sillón frente a una mesa de café que daba a un costado del escritorio, y con la mirada dirigida casi sin parpadear miraba el gran retrato familiar que era el cuadro principal de toda la familia, Anahi al escuchar la voz de su hermano volteó despacio –
Anahi: - con la vista de regreso en el retrato empezó a hablar – recuerdas cuantos años teníamos cuando hicieron esa pintura?....yo tenía 9, tu 7 y Alma 3…si que éramos felices…aún recuerdo como ese día jugamos con todas las pinturas del artista….y como se tuvo que repetir este cuadro porque no podíamos quedarnos quietos…..ayyy aquellos días cuando entre nosotros lo único que importaba era jugar, reír y ser felices….dime si te acuerdas Santiago….- quitó la vista del cuadro y la enfocó en su hermano que aún seguía parado frente a la puerta

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mundo contigo

Mensaje por Admin el Miér Abr 13, 2016 12:13 am

Santiago: si me acuerdo Annie….como no me voy a acordar, si le escondimos las pinturas al artista….y cuando las encontró estaban todas mezcladas….como olvidar ese día…..pero no entiendo Annie…a que viene todo esto? – se movió de la puerta y se sentó al lado de su hermana que sólo lo miraba intensamente –
Anahi: como era no Santiago….el pasado?....que hubiera pasado si esa anécdota, o esas travesuras no las hubieran robado….si ese tiempo nos lo hubieran arrebatado de las manos….dime que hubiera pasado?
Santiago: - con la mirada totalmente desconcertada, no entendía lo que su hermana quería decir – no se Annie…..quizás ese retrato se hubiera hecho en menos tiempo….o no hubiéramos pasado un dia tan ameno….tan feliz….
Anahi: exacto….felices…..fuimos felices…..como yo lo fui con Dulce
Santiago: de que hablas Annie….que tiene que ver Dulce con todo esto….no entiendo nada…para que metes a Dulce en la conversación…pensé que ya te habías olvidado de ella….que pasa Annie que es todo esto?
Anahi: - sin hacer caso a lo que su hermano decía ella seguía con su discurso – Dulce me hizo feliz…..fue la época más feliz de mi vida….es más podría decir que fue la única época que fui feliz……y lo estropee….gracias a la familia que me dijo amar y que sólo buscaba mi felicidad….
Santiago: Anahi de que demonios hablas….que te pasa? – se paró del sofá y caminó hasta la puerta – creo que necesitas ordenar tus ideas….no te entiendo….
Anahi: fui feliz…..muy feliz….
Santiago: ANAHI!!!....que te pasa????
Anahi: es muy simple Santiago….sólo quiero que me digas algo…..porque lo hiciste?
Santiago: de que hablas….hice que?
Anahi: así que Dulce ya no me quería ver mas?....asi que Dulce quería hacer su vida lejos de la mía no?.....cuantas mentiras Santiago – se paró del sofá y se acerco a su hermano con pasos firmes – Dulce nunca me abandonó…..tu me hiciste pensar y a ella que no nos queríamos….
Santiago: no no Anahi eso no es así….yo…yo….
Anahi: que me vas a decir….que no fuiste tu…MALDITO MENTIROSO – se acercó hasta su rostro y le gritó en la cara –
Santiago: basta Anahi…..era por tu bien – Anahi seguía a centímetros de su rostro –
Anahi: mi bien?....eres un pobre diablo….no sólo lograste separarme de la mujer que amaba si no que nos robaste tiempo de nuestras vidas……y ahora que vas a decir?
Santiago: Anahi por favor no hagas esto, nosotros somos hermanos…….yo….es que…
Anahi: es que qué…..ustedes mi propia familia destruyó mi vida….primero en aceptar esa estúpida mentira mantenida para guardar las apariencias por papá cuando lo único que yo hice fue vivir para ustedes para complacerlos…..nunca pude agarrar de la mano a mi novia para ir al cine por mi padre…..por complacer a mi padre…..me hice novia de Lorenzo por satisfacer a mi madre…..y tu….el encargado de separarme de Dulce… - Anahi se fue alrededor del escritorio para quedar con las manos apoyadas sobre él – hice felices a todos , pero y mi felicidad?....quien me devuelve la felicidad con Dulce, quien me devuelve esos 3 años que pude ser feliz….tres años que me quitaste Santiago.
Santiago: cállate Annie…..era por tu bien…..mi ma….digo ella era una persona mala, no era alguien que te mereciera
Anahi: - se quedó callada ante escuchar eso –
Santiago: Annie háblame por favor – Anahi aún con la mirada perdida y con el habla enmudecido –
Anahi: Santiago dime que hizo mi mamá……carajo Santiago dime!!!!!
Santiago: Annie entiende que era por tu bien……
Anahi: - Anahi miraba casi con indignación lo que su hermano le decía – por mi bien?.....y quien decide que es mi bien?.....YO….SANTIAGO….yo era la que tenía que decidir….yo y nadie más…..pero tu me quitaste eso….me quitaste los años que estuve separada de Dulce…..con que derecho jugaste con mi vida, con mi felicidad? – los ojos se le llenaron de lágrimas y empuñando las manos…..se golpeó sus muslos para tratar de liberar la indignación – DEMONIOS….AHHHHHHH!!!!!!......que acaso no hice todo lo que me pidieron?...la mejor hija, la estudiante ejemplar, la profesional modelo, la abogada exitosa…y tu….me pagas así…..y mi mamá…..que pasó…explícame Santiago….tu y mi madre se juntaron un domingo y planearon doparme con narcóticos para luego convencerme que ella me dejó?.......vaya ya me imagino, la sonrisa de satisfacción de ambos al ver su plan consumado y realizado con éxito…..DEMONIOS…..sabes que hiciste Santiago…..me dañaste a mi….y dañaste a Dulce…..y gracias a eso….soy la mujer más vacia por dentro que existe…..gracias hermano….muchas gracias – las lágrimas continuaban saliendo mientras Santiago sólo observaba y trataba de entender como fue que ella se enteró de todo eso que el pensó olvidado y enterrado en el pasado. se acercó a su hermana, y tomando su mano trató de darle algo de consuelo pero sólo logró que ella la quitara con violencia.
Santiago: Anahi….deja ya el llanto….era lo mejor…..nosotros te hicimos un bien…además ahora estas con Lorenzo…y se van a casar….es lo más importante
Anahi: en eso tienes razón Santiago….me casaré con Lorenzo y llevare la vida que todos desean para mí….y sabes que….lo hare pero no por ustedes ni por el daño que me hicieron….pero porque no me queda más porque el daño que causaron me hicieron perder a Dulce para siempre – Anahi se movio del escritorio y pasando al costado de su hermano le susurró – eres un Puente, pero mi hermano ya no….porque no puedo perdonarte –
Anahi camino despacio hasta salir de ese lugar, y cerrando la puerta detrás de ella no volteó a ver a su hermano, ni todo el caos que los gritos, lo ojos hinchados, ni a las miradas indiferentes de Anahi, ella solo salió de ese lugar…caminó hasta esta muy cerca de su madre y mirándola inquisitivamente, la invitó a que la acompañara, pero esta sospechando que sería un debate, sólo se quedó atrás ….a cada paso que golpeaba los pisos de mármol que dirigían a la puerta principal de la casa, sentía como ese ruido retumbaba en sus oídos, los tacones golpeando esa piedra, y el sonido la ensordecía, la hacia sentirse devastada, agobiada y desesperada, el dolor en el pecho otra vez, ese sentimiento otra vez….ese vacio, combinado con el dolor, el asco, la indignación….su familia no era lo que pensaba y en su mente se repetía como pudo hacer eso su madre….su propia madre, se imaginaba y repetía, sintió un pequeño jalón antes de llegar a la puerta principal de la casa y volteó casi por inercia encontrándose con la cara compasiva de su Nana que sólo la miraba con amor – ya sabes la verdad no mi niña? – le dijo la señora a Anahi….y Anahi no lo podía creer, todos sabían, y ella fue la única estúpida que no supo nada.
Anahi: tu sabías? – la miró apartando su mano de su brazo –
Nana: si lo sabía…y te lo quise decir muchas veces….pero no pude, no tuve el valor, y tuve temor….perdóname niña….pero yo te diré todo lo que quieras saber –Anahi seguía con la vista en esa mujer que hasta hace un momento era la mujer que mas respeto merecía pero en ese momento ya no la reconocía más –
Anahi: que acaso hay más? – la miró con ojos de desesperación y decepción –
Nana. Hay mucho que hablar….vámonos de aquí…..- y tomándola de la mano la jaló para salir de esa casa –
Anahi totalmente desconcertada…por lo que estaba sucediendo sólo atinó a seguir a la mujer, y dejando atrás los gritos de su padre y la mirada atenta de su madre, salió de esa casa, sin rumbo….ambas mujeres se subieron al coche….Anahi no decía nada y la mujer sentada a su lado, sólo se frotaba las manos, como para esconder su nerviosismo, y la cabeza baja como pensando o quizás analizando….no pasaron más de 20 minutos y Anahi sin saber que hacer o a donde ir, se arrimo al costado de la calle y se estaciono, y con los brazos extendido sobre el volante y la vista fija en un punto de la distancia solo espero, pero la Nana….tampoco hablo.
Anahi: - Anahi puso sus dos manos en el volante, y mirando hacia la distancia pero sin fijarse en nada, empezó a hablar – que esta pasando Nana?
Nana: mi niña….mi pequeña…..perdóname – la mujer con la cabeza baja y con ambas manos entrecruzadas y sobándoselas como para tratar de ocultar su nerviosismo volteó a ver a Anahi – sólo te pido que me perdones niña.
Anahi: por favor Nana, sólo dime la verdad – puso sus manos en su regazó y volteó su rostro y mirada para dirigirla a la mujer que sólo trataba de esconder su rostro y lágrimas
Nana: - se acomodó el rostro, secó sus lágrimas y mirando fijamente a Anahi le dijo – sabes?...he trabajado mucho tiempo con tu familia….yo te he criado, te vi crecer, te vi convertirte en la mujer que todos admiraban, te vi triste, te vi feliz y te vi enamorada…..te conozco Anahi y supe….cuanto sufriste por Dulce….y por ese dolor yo te pido perdón….porque debí hablar antes, y no hasta ahora
Anahi: basta Nana….dime que sabes…..DIME LA VERDAD – la fuerza y voluntad se iban poco a poco del cuerpo de Anahi y con ellas venía el dolor y la rabia –
Nana: tranquila mi niña - tomó su mano entre las suyas y siguió hablando – se que hice mal – soltó la mano de Anahi y sujetándose la de ella empezó a hablar – cuando tu te juntaste con Dulce a pesar de la oposición y maldición de tu padre, yo entendí que tu amabas de verdad, y lo vi con felicidad pues mi niña era feliz al lado de quien amaba….y nunca te juzgue…y sufrí mucho cuando te fuiste….pero cuando las cosas se arreglaron y veía como Dulce te adoraba y era tan buena chica….supe que habías tomado una buena decisión, por eso cuando tu hermano y tu mamá hicieron eso, yo quise decírtelo pero….
Anahi: al grano Nana, dime que sucedió – volteó su cuerpo y totalmente de frente la enfrentó –
Nana: esta bien….yo sólo….tienes razón – apoyó sus manos sobre su regazo y empezó a hablar – cuando el papá de Dulce falleció, yo fui al entierro y tu hermano también fue…Dulce me agarró cariño…porque cuando tu regresaste con tu familia y la trajiste a ella a la casa, todos la atacaban y bueno se pegó a mi y yo la pude conocer como tu novia y supe que era una mujer de oro, pero bueno….cuando fui al entierro escuche como Santiago le decía que tu no fuiste por la situación y por lo que ella te hizo…cuando en realidad tu estabas dopada sin saber de nada, pero yo no lo tomé a mal pues pensé que lo hacían para no causar más daño…
Anahi: no lo puedo creer…- cerró los ojos fuertemente tratando de no recordar –
Nana: yo no te dije nada, porque lo tome como algo circunstancial….pero al poco tiempo escuche como tu hermano y madre hablaban de Dulce….y como pensaban o mejor dicho planeaban aprovechar esa oportunidad de que ella se alejó de ti para separarlas….y fue ahí que yo me interesé en el tema…y supe que tu hermano te dijo que Dulce te había abandonado…cuando no fue cierto….ella muy a pesar de su dolor, te llamo, yo fui testigo de las llamadas, pero no me dejaron que te las pasara….o como ella vino hasta aquí trayendo tus cosas y quiso verte pero tu hermano le dijo que tu no podías, y al final el te dijo esa gran mentira de que Dulce ya no te quería a su lado….eso no fue cierto…y tu madre….
Anahi: - sus ojos cerrados derramaban lágrimas que no podía contener – que hay con mi madre….que pasó con ella?
Nana: ella se entero de los problemas económicos de Dulce y que su casa estaba en venta…y bueno ella la compró….con el propósito…de desaparecerla, de destruirla para que así no quede ningún recuerdo de Dulce….y eso lo sabía tu padre porque el mismo hizo los tramites legales y no hizo nada….pero al final no sé porque no destruyó la casa….supongo que fue porque tu iniciaste una relación con Lorenzo o que se yo….
Anahi: no lo puedo creer – estiró su cuerpo y se abrazo a la mujer que aún llevaba sus manos sobre su regazó – mi familia….
Nana: hija…cuando tu te fuiste de la casa, tu padre se destruyo, bebía demasiado, tu madre nunca en casa y quien se encargó de todo fue Santiago, el puso en su lugar todo y se juro a si mismo que su familia volvería a ser la de antes…..y lo hizo…el fue que propició que tu te amistaras con tu padre y todo, yo supongo que por eso quería a Dulce fuera de la figura porque al final de cuentas….fue por ella que tu te decidiste a partir….pero sólo el te puede decir sus razones para lo que hizo….
Anahi: la casa….todo…me quisieron quitar todo…..Nana….vivo una vida que no me hace feliz, que no me complace, una vida que no es mía pero el anhelo de mi padre, los sueños de mi madre….yo sólo quería que ellos estuvieran orgullosos pero a que costo?....la infelicidad?
Nana: hija…yo se que tu te has reencontrado con Dulce…lo sé porque ella misma me lo ha dicho….se que te sorprenderá pero ella me llama de vez en cuando y me contó….si tu amas a Dulce lucha por ella y por su amor y su vida juntas….
Anahi: luchar porque?.....ella no quiere regresar conmigo….y yo no tengo nada que sea mio que ofrecerle….puedo tener un buen trabajo y dinero pero no tengo la libertad de hacerla mi mujer frente a todos…..y eso no le puedo ofrecer……..Nana….yo si no soy abogada….no se que hacer….no se hacer otra cosa….- golpeo con los puños el volante y grito – NADA Nana….soy NADA….como lo fui cuando no le di su lugar en mi vida, cuando la aparte por mi éxito….cuando la obligue a ser parte de mi familia cuando sabía que eso le dolía, cuando no la apoye con lo de Felipe…..cometí muchos errores y ahora los estoy pagando – el llanto era descomunal, su Nana sólo la miraba y lloraba en silencio junto a su niña –
Nana: tu crees que es demasiado tarde?
Anahi: es lo que debo de pagar, por no haber luchado por ella en su momento, por haberme dejado llevar por lo que mi hermano y madre hicieron….porque ella merece a alguien mejor que yo….merece a alguien mejor que una estupida cobarde….
Nana: niña no digas eso….por favor….
Anahi: es la verdad….una cobarde
Nana: aun puedes arreglar todo
Anahi: no Nana….mi familia consiguió lo que quería….me separo de la mujer que amo…..lo lograron con sus intrigas y confabulaciones, y los aplaudo por eso….ahora sólo me queda seguir con lo que empecé casarme con Lorenzo….y tratar de olvidar a Dulce
Nana: no lo hagas cariño….no la hagas sufrir más
Anahi: mas la haría sufrir a mi lado….con mi familia, tratando de destruirnos….la amo demasiado para permitir que le hagan daño por mi culpa….es mejor así que yo quiero que ella sea feliz aunque no sea conmigo así sea a costa de mi felicidad…la amo Nana pero el amor no es suficiente...y ella misma me lo dijo...

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mundo contigo

Mensaje por Admin el Miér Abr 13, 2016 12:13 am

Nana: estoy contigo mi niña….para lo que necesites si? – le dio un abrazo fuerte que duro una eternidad en su sentir –
Anahi: - se secó las lágrimas, ayudo a secar las de su Nana y se acomodó frente al volante – te llevo a la casa?
Nana: no hija a tu casa ya no regreso….que tu madre seguro ya puso mis cosas en la calle al verme salir contigo…ella sabia que yo tenía conocimiento de todo y ya debe estar pensando que te dije toda la verdad…llévame a un cuartito que tengo en el centro….ahi me quedaré para luego regresarme a mi pueblo, tengo dinero ahorrado y puedo dedicarme a mis plantas….y con mi sobrina mantener mi pequeña finca….
Anahi: estas segura Nana
Nana: si niña…es algo que llevo pensando hace tiempo….pero antes de irme tenía que decirte la verdad….
Anahi: gracias Nana…
Nana: Cristina….puedes llamarme Cristina
Anahi: gracias Cristina
Anahi llevó a la mujer hasta donde le indicó, se despidieron muy sentidamente una de la otra y dándole la bendición Cristina le susurró al oído a Anahi antes de partir – que ironia no hija?…la condena de sentir más de la cuenta – Anahi se quedó pensando en esa frase y respondiendo al beso que Cristina le dio la vio partir hasta que desapareció en la lejanía….Anahi se repetía que ironia….no amar cuando se puede y amar cuando no se debe…..se sentó en su coche, y tratando de analizar que haría con su vida, llegó a su casa, donde una Susana y Alejandro estaban todos discutiendo en el salón de la casa por saber quien fue el que develó el gran engaño, y Anahi mirándolos a la distancia como se repartían culpas, le dio asco….ver a su familia luchar por averiguar quien fue el más corrupto….Anahi entró, no dijo nada, ni vio a nadie, sólo dijo – no esperen que regrese a esta casa nunca más….me caso en una semana y ese será el último contacto que tendré con ustedes….no quiero saber más de todos ustedes, en especial de ti Santiago – y terminando de decir esa frase….se dio media vuelta y salió del lugar y de esa casa, con el corazón encogido, la rabia casi asfixiante, la impotencia y frustración atragantándola con el aire y el corazón que con cada latido se destrozaba más.
Anahi miraba el calendario y no podía creer que ahora sólo faltaran 4 días para su boda, un matrimonio que era un trámite nada más para sus aspiraciones profesionales pero que cada día le dolía más especialmente con los compromisos, las cenas de felicitaciones, las listas de regalos, las cartas de felicitación, la alegría cínica de su madre, el orgullo patético de su padre, y el cada vez más encariñamiento de su novio, cosas que mas que alegrarla y hacerla sentir bien la hacían sentirse hastiada y al punto del asco, y pensando esto frente al calendario colgado en la parte posterior de la puerta del dormitorio de Pilar, aún no entendía como terminaba siempre cayendo en la cama de ella, no entendía como Pilar lograba siempre salirse con la suya y ella en su cama la figura, Anahi vio la hora en el reloj de su muñeca y dándose cuenta que era hora de partir para dormir algo y despertar en un depa que si era el suyo, levantó toda su ropa, y salió de aquel lugar, sin decir adiós sin dejar una nota, salió de allí deseando que esa noche de sexo la animara un poco, pero en vez de hacerlo la deprimió más, Anahi no dejaba de pensar en Dulce y eso la carcomía y la hundía, el trabajo en el estudio decayó muchísimo a causa de su poco interés en algo, casi todos los días se escapaba de la oficina para irse y mirar por horas la casa que una vez fue su nido de amor, y que ahora era sólo un inmueble abandonado y deshecho, ya no hallaba consuelo en nada y todo lo que se entero de su familia, agravaron más la situación tornando la relación fraternal casi en un trámite diplomático de un hola y adiós, si es que siquiera había ganas, todo era detestable para Anahi su ánimo en la oficina se había transformado en un gruñir, nadie quería ya tratar con ella excepto Pilar y por su puesto su novio, porque aunque ella juraba y perjuraba que nada había cambiado, la verdad es que todo había cambiado….Anahi llegó a la oficina como siempre y como ya era regular en estas últimas semanas, no saludo a nadie, y como un rayo se fue de frente a su oficina, llamó por el teléfono interno a su secretaria para que le diera los pendientes del día y no volvió a escuchársele la voz, cuando una voz familiar la sacó de sus pensamientos vagos y abstractos.
Alma: - abrió la puerta sin tocar haciendo a Anahi saltar de su silla – hola hermanita
Anahi: que acaso no te han enseñado a tocar?....o la clase de modales y urbanidad también la desaprobaste? – le dijo dirigiendo una mirada fría a su hermana –
Alma: parece que no estamos de humor?
Anahi: que quieres Alma
Alma: parece que no…..
Anahi: si no has venido a decirme algo, entonces te retiras, que tengo mucho trabajo
Alma: uyyyy si mi perro de caza…..lo siento hermana?.....Annie?
Anahi: QUE QUIERES?.....o ya tampoco español entiendes
Alma: tranquila Anahi sólo quiero decirte algo, no te vengo a condenar ni a buscar pelea….
Anahi: vas a hablar o no?
Alma: ok ok…..Annie dentro de dos días te casas y aunque has estado de un humor insoportable, las chicas del bufete y unas amigas mías, te hemos organizado una despedida de soltera…..no digas nada Anahi ya se lo que vas a decir….pero vamos mujer tu genio es insoportable y a pesar de que muerdes y ladras a todo el que se te acerca igual las chicas le han puesto empeño para organizar esto….y bueno….es esta noche…..
Anahi: no voy a ir….
Alma: Annie vamos…..no pienses en ti por una vez en tu vida…..piensa en el esfuerzo que le hemos puesto todas a pesar de que ahora contestas patadas….vamos mujer
Anahi: - Anahi la miró atenta, y aunque quiso decirle en su cara tantas cosas, sabía que su comportamiento, y carácter había estado demasiado agrietado y amargo, y al final de todo se habían tomado el esfuerzo – esta bien….pero no me quedo mucho que tengo que trabajar
Alma: un día antes de tu boda vas a trabajar?
Anahi: quieres que vaya o no?
Alma: claro claro….si si…..ya entonces, te paso a buscar a tu casa a las 10
Anahi: a las 11
Alma: ok hermanita todo sea porque vayas….chao – y con un beso se despidió –
Poncho miraba a Dulce atenta en un programa en la televisión que ni siquiera estaba en español y hasta donde el recordaba Dulce sólo hablaba Español y ese programa era en alemán, pero ella seguía con la mirada fija en el televisor, porque en realidad no estaba viendo nada, pero pensando y eso se preguntaba su amigo Poncho.
Poncho: en que piensas amiga?.....porque no me vas a decir que ahora sabes alemán?
Dulce: jajaja no – se arrimó en el sofá para que su amigo se sentara a su lado – No no se alemán todavía pero puedo aprender no?
Poncho: claro que si…pero ahora se que no lo sabes…..
Dulce: y a que va todo esto?
Poncho: desde hace una hora que miras ese programa que para tu información está en alemán
Dulce: que? no no como en alemán es en español
Poncho: no, es alemán…..
Dulce: diablos….disculpa Poncho
Poncho: porque te disculpas…hace días que estas así dispersa….que pasa Dul?
Dulce: es que hable con Cristina…la Nana de Anahi…..y bueno me dijo que se casaba en una semana
Poncho: que! en una semana….pero que paso? No era meses?....
Dulce. No me dijo porque sólo que adelantaron la boda….supongo que están apresurados por casarse….quizás hasta Anahi fue la que pidió que se adelantara….no lo sé
Poncho: entonces que vas a hacer?
Dulce: hacer?....nada…
Poncho: porque no hablas con ella….quizás como lo están haciendo es un error….no lo sé
Dulce: error fue haber aceptado esos años viviendo en la sombra, dejar que su familia me tratara como basura, dejar que siempre fuera la última en su vida….eso fue un error y no lo volveré a cometer aunque sufra, me muera, y desespere….no lo hare…ya pasara…el tiempo me ayudará…y si no quizás deba regresarme a Guadalajara, allí tengo a Max y a Tere y al nuevo bebe….es como mi familia
Poncho: hey hey y nosotros que?....somos tu familia también
Dulce: lo se….lo se….pero la distancia creo que me hará bien….como dicen no?...corazón que no ve corazón que no siente
Poncho: no te apresures mujer….y mejor…ya vete a tu casa que ya es tarde….van a ser las 12…pero si quieres te puedes quedar a dormir
Dulce: no no gracias…mañana tengo pendientes….tienes razón es hora de partir….y gracias Poncho ...por aguantarme en mi etapa de autismo jajaja….
Poncho: ya tu me aguantaste durante años en esa etapa mia…es lo que menos puedo hacer ahora…
Dulce: gracias amigo – se levantó del sofá y caminando con su amigo a la puerta, se despidieron en un gran abrazo –
El reloj marcaba las 11 y 15 y Anahi estaba lista esperando a su hermana, con las ganas que llevaba encima de no salir a ninguna parte, Anahi maquinaba en su mente que podría zafarse de la noche si reclamaba la impuntualidad de la hermana, así que poniéndose frente a la puerta, dio dos pasos haciendo menear su corto vestido verde agua y tensar los músculos de las piernas de esa mujer alta que caminaba decidida a despedir a su hermana al escuchar el timbre pero cuando casi llega a la puerta tropezó con una pequeña cerámica en el piso y casi pierde el equilibrio, y después de las correctas y apropiadas lisuras recogió el objeto, dándose cuenta que era una rueda, la rueda de una moto…..Anahi se agachó y encontró el resto del adorno y se quedó con él en las manos y sentada en el piso volvió al momento cuando fue entregado….y regresó casi 6 años atrás cuando en esa feria Dulce se había ganado esa motito para ella, la feria donde se dieron el primer beso de amor, y no pudo evitarlo….Anahi lloró, sin importarle el maquillaje, el insistente timbre de la puerta, y las ganas locas de ir a buscar a Dulce, y lloró sólo lloró…sentada en el suelo con la motito sin ruedita en su mano y ajustándola a su pecho, Anahi no sabía cuanto tiempo había pasado pero los golpes en la puerta cesaron, así también como el tocar del timbre, y al fijarse en el reloj era casi ya las 2 de la mañana, y un aguacero con sus gotas golpeaban las ventanas, y se dejó adormecer hasta que de golpe y sin pensarlo se paró y salió de su piso sin dirección.
Dulce estaba en su rutina de leer el libro más aburrido que tuviera para tratar de cansar la mente y lograr el sueño, era ya casi común el insomnio y eso le estaba costando concentración en el trabajo así que al método del aburrimiento había recurrido para lograr su adormecimiento, pero esa noche en particular, la técnica habitual no estaba funcionando, nada salía como ella quería y el libro que decidió aburrido ahora resultaba muy ameno y no podía dejar de leerlo , y sentada en su sofá abrigada por una manta y alumbrada por una tenue luz de lámpara seguía ávida a terminar ese libro esa misma noche, cuando de pronto sintió que llamaban a su puerta con desesperación, Dulce extrañada preguntó pero al otro lado de la puerta nadie respondió, así que Dulce no quiso ni volver a preguntar porque eso le parecía demasiado extraño, especialmente en un día de lluvia donde nadie se dignaría a salir en semejante lluvia por lo que regresó a su sofá pero de pronto el toque desesperado volvió y eso molestó y alerto a Dulce que tomando su libro de cubierta dura…salió decidida a darle el golpe de su vida al que estuviera del otro lado si se atrevía a molestar otra vez, cuando abrió la puerta no pudo contener lo que sentía al ver esa imagen que el libro cayó al piso al primer intento de moverse, su cuerpo temblaba, su vista se nublaba y su corazón se aceleraba…pero es que nunca esperó que fuera ella….que fuera Anahi en su puerta.

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mundo contigo

Mensaje por Admin el Miér Abr 13, 2016 12:14 am

ULTIMO CAPITULO
Dulce: - y vino el abrazó ese abrazo que era intenso, como tratando de dar calor y en el que se dejaba la vida – Anahi que haces aquí y mojada de esta manera, y…que ha pasado contigo….te ha pasado algo?....estas bien?
Anahi: - ella no decía nada sólo miraba a Dulce con ternura y no se soltaba de su cuello donde había enredado sus brazos – déjame esta noche quedarme contigo….sólo contigo y volver a sentir que tipo de mujer era en tus brazos – y con esa frase clavó sus labios como estacas en los labios de Dulce de una manera dolorosa, asfixiante y penetrante, pero por demás placentera y gratificante –
Las palabras sobraron en ese momento, Dulce con ternura levantó a Anahi del suelo y en brazos la llevó hasta su dormitorio donde la sentó en la cama….nadie hablaba sólo se miraban y sonreían con dolor, Dulce miró con dulzura a Anahi y sin decir nada le bajó el cierre del vestido y sin dificultad deslizó la tela fuera del cuerpo de ella, igual hizo con las medias nylon, para luego seguir con las bragas y el sujetador, y colocándole una toalla, se dedicó a secar el cabello de Anahi con suavidad, sin dejar de mirarla – estas empapada mujer y no quiero que te resfríes – le dijo Dulce mientras seguía en su afán de secarle todo el cuerpo para luego pasar a sus pies que secó con ternura y con la misma dulzura se quedó viendo a esa mujer desde abajo, y tomando uno de sus pies en sus manos empezó a besar desde los dedos, luego por el empeine para luego subir por la pierna hasta llegar a la rodilla, donde frenó y con los labios aún en contacto de la piel de Anahi miró hacía ella como pidiendo permiso de avanzar a lo que Anahi respondió asintiendo con la cabeza, y así Dulce arrimando la tela de felpa de la toalla la movió de los muslos y siguió subiendo a lo que Anahi respondía tirando su cabeza hacia atrás, mordiendo su labio inferior y cerrando los ojos fuertemente, mientras el toque seguía ascendiendo caracterizado de besos sutiles y dulces, que seguían hasta su entrepierna donde de pronto se detuvieron y con delicadeza Dulce se deshizo con una de sus manos del dobles de la toalla y ésta por gravedad cayó a los costados de sus caderas y encima de la cama, y de pronto el cuerpo de Anahi se encontraba completamente expuesto, desnudo, sólo iluminado por la tenue luz de la pequeña lámpara de ese dormitorio…Dulce se quedó sin moverse y su mirada iba de arriba abajo recorriendo las curvas del cuerpo de Anahi que dibujaban sombras en cada acercamiento de la mano de Dulce, que sin tocar demasiado sólo tocaba aquellos lugares que sabía eran suyos….la piel de Anahi y ella así sentada en esa cama no decía nada, ni se movía sólo su piel reaccionaba y se erizaba….Dulce bajó hasta casi tocar los labios de Anahi y susurró – hoy te amo – y con esa afirmación se apresuró otra vez a besar sus labios, que esperaban entreabiertos a los de Dulce, y fue un beso de esos que más que otra cosa llevaba resignación y amor, ese amor resignado a perderse en la memoria y ser un recuerdo en la distancia…ese amor que ahora se escondía en sus miradas arrepentidas.
Dulce dejó la vida en ese beso…le entregó todos los recuerdos hermosos que su mente se encargo de aprisionar entre las celdas de su memoria, y Anahi se entrego al roce tan particular de la lengua de Dulce, a ese remolino que en su boca provocaba, como el calor de esas bocas entrelazadas se reflejaba casi parejo al de sus entrepiernas, como cada caricia era el ejemplo vivo de cómo esas dos mujeres se amaban con la vida….Anahi se separó contra su voluntad de esa boca…de esas sensaciones y es que el dolor la apartaba de ella, el sufrimiento y el sentirla tanto pero no poder tenerla.
Anahi: - con las manos sosteniéndose de los hombros de Dulce pero a la vez separándola miró a una Dulce expectante de no saber que pasaría…Anahi con ya lágrimas en los ojos le dijo – que debo hacer?...volverme indiferente?...no hablar más ya del pasado?...Dulce….es mi última noche…y lo que veo es que se me paso ya la edad y el alma entre los dientes….dime qué debo hacer?...que sola no sé ni cómo pensar….ayúdame….
Dulce se quedó callada…y sólo vio a Anahi y no dijo nada…y poniéndose a un paso de distancia y alejándose de ese cuerpo esculturalmente desnudo, Dulce se paró frente a Anahi y la continúo mirando, segundos fueron, pero los suficientes…para que Anahi supiera que Dulce no iba a volver con ella y que esa noche sería la última noche que se haría mujer entre los brazos de ella….Dulce con la mirada fija en Anahi se quitó la camiseta y luego los bóxers que llevaba para dormir y se quedó igual de desnuda que su mujer, las dos frente a frente con el silencio y la luz de separación y con sus cuerpos gritándoles que se amaran en esa habitación….Anahi se paró de la cama y siguiendo con la mirada a Dulce la abrazó, fuerte, tratando de que su piel se fundiera con la de Dulce y se hicieran una y así, no separarse jamás…pero eso no paso…y Dulce buscando un poco de sosiego, se separó de Anahi y le volvió a susurrar – hoy te amo…mañana tu ya no – con esa frase, Dulce dejó rodar una lágrima y Anahi dejó rodar más de una y aunque lo que escuchaba era demasiado doloroso para ambas, ninguna de las dos se despidió en ese momento pero se miraron para encontrarse en otro beso, esta vez un beso conciliador.
Dulce empujó con delicadeza el cuerpo de Anahi hasta encontrarse con la cama, sin dejar su boca, y esa humedad tan particular que Anahi llevaba en los labios….Dulce puso a Anahi sobre la cama se separó un poco de su cuerpo y separándose también de su boca, miró como los ojos de Anahi permanecían cerrados, y de allí bajó hasta su cuello, que acaricio con su aliento mientras el tacto de las yemas de sus dedos bajaban tocando la punta de su pezón que se levanto y se erizo….el rosado de ese pequeñito pedacito de carne reaccionaba muy lejos de la voluntad de Anahi…ese roce siguió bajando hasta los costados de sus caderas, acariciando con inocencia las prominencias de esas figuras que en Anahi se dibujaban en su torso tan delgado y que con el contraste de la piel tan blanca de Anahi era como una meseta de tentaciones que llamaban a las caricias, caricias que Dulce no demoró en dejar caer….el toque ya no era de las yemas de los dedos pero de toda la mano que mientras se desvivía tocando, se llevaba con ella en pequeños estrujos y caricias los accidentes de los contornos de ese cuerpo….subió otra vez por toda la piel y encallando sus manos en los dos pechos y con el pulgar jugando con el pezón erecto se lanzó Dulce a buscar otra vez esa boca….con esa humedad particular….mientras su pierna como tanteando buscaba abrir el camino al pecado entre las piernas de Anahi….y se dejó llevar y tocar y sentir por esa humedad que se traducía ya a ríos de fluidos…a calores asfixiantes pero necesitados…la piel gritaba en caricias, las uñas encalladas de Anahi en los hombros de Dulce y en las nalgas de esta también….mientras Dulce, bajaba y subía de la boca de su amada a su cuello que dejaba besos, estrujes y saliva en el trayecto, y sus manos que ya no apretaban pero estrujaban los perfectos contornos y formas de los pechos de Anahi que se acercaban más y más al torso desnudo de Dulce que por la respiración jadeante parecía querer enterrarse en la piel de Anahi con cada embestida de sus pechos agitados….Anahi sólo sentía y en cada beso dejaba ir una lágrima que corría por su mejilla y aunque Dulce con la excitación sentía todo el ardor que el deseo de poseer a una mujer puede provocar, sentía también como sus lágrimas se perdían en su rostro y se mezclaban con las de Anahi en cada instante que se dejaban descuidar en el llanto….y si lloraban….pero ninguna quería dejarse ir, sus cuerpos se dominaban todo y los gemidos no eran mas que la huelga en la que se ponían para enfrentar lo que el día siguiente les traería pero en ese momento, se pertenecían y mientras esa pertenencia se hacia concreta, la boca de Dulce ya se mezclaba entre la piel tan suave y rosada de cada centímetro erizado de los pezones de esos pechos que una vez ella llamo suyos, y los beso y los acaricio como si fueran delicadas piezas de porcelana, y los tomó entre sus manos para dirigirlos a su boca a su mordisco y a su caricia…eran suyos se repetía Dulce en su mente mientras una lágrima salía de sus ojos cerrados mientras trataba de recordarlo….Anahi se arqueaba en la cama tratando de controlar su delirio en movimientos casi retorcidos por la excitación y las sensaciones pero sus manos no se habían atrevido a liberar la piel escondida debajo de sus uñas con las que apretaba con fuerza la espalda de Dulce…no quería dejar de aferrarse como si fuera posible que si la soltará ella se iría…y siguiendo el camino de las sensaciones, de esas caricias, Anahi rogó un beso…que Dulce siguiendo el jalón de las manos de Anahi llegó hasta su boca y otra vez en esa danza de lenguas, el calor y humedad que se cocinaba entre sus entrepiernas, se sintió más franco y desquiciante…la pierna de Dulce sobaba ese lugar, ese camino y esa perdición y no quería dejar de hacerlo pues sentía todo lo que una mujer desea cuando quiere ser poseída….y en esos movimientos Anahi le susurró a su oído a Dulce – hazme tuya por favor….sólo tuya – y Dulce sujetando con los dientes unas ganas inmensas de gritar, y apretando los ojos con fuerza para no llorar, regresó a besar los labios de los que aún no sabía de donde salía tanta humedad.
Dulce aferrada al cuerpo de la mujer que más amaba y que no quería dejar de besar, la apretó más a ella así como su pierna se juntó más a su intimidad, continuando con el frote que no había cesado, acompañando y mojando con lágrimas la piel de las mejillas de Anahi pero a pesar de todo eso el beso no paraba…ese beso que quería llevarse todo en él, el dolor, la pasión, el recuerdo y aquel momento también….Anahi se dejaba llevar, y de su boca salían pequeños suspiros, y Dulce siguiendo sus instintos bajó por la prominencia de su mentón y llegó hasta su cuello y a besos siguió el camino hasta sus pechos que fueron otra vez invadidos por esa boca pero que ahora sólo con la lengua movía de un lado al otro aquellos pezones erectos de pasión y deseo, y con las manos buscaba acariciar su abdomen y pasar sobre su monte de Venus mientras su pierna seguía en la presión en ese lugar, a lo que Anahi sólo podía responder con caricias en la espalda de Dulce y con gemidos sentidos que hablaban de todo lo que sentía con esa mujer, su boca cedió paso y se traslado hasta el abdomen de Anahi que temblaba de necesidad e impaciencia llegando a su ombligo donde la lengua jugó el papel de saborear ese pequeño orificio y con la misma lengua seguir recorrido hasta la pequeña mata de vellos que adornaban el monte de Venus de Anahi donde primero aspiró el aroma a mujer para luego lanzarse a mirarlo…se quedó unos segundos frente a ese lugar, y mirando esos vellos castaños y la brillantez de ese lugar, recordó cuantas veces había despertado a besos a Anahi acariciando y besando ese lugar, y otra lágrima se volvió a concentrar en sus ojos pero no dejó que saliera y tomando aire y abriendo las piernas de Anahi separándolas de su centro dio vista de su hermoso sexo…todo rosado y brillante por la excitación y empinando su lengua se decidió a abrir esos labios que ansiosos recibieron las caricias, subió y bajo innumerables veces, como no atreviéndose a hacer algo más, pero lo que quería llevarse guardado cual huella digital en su lengua era toda la anatomía de aquel estrecho lugar…tanto que los gritos de Anahi eran demasiado sonoros y desquisiantes, Dulce no reconocía si era placer o si era llanto pero aún así no quería parar, porque no habría otra oportunidad, Anahi no sería nunca más suya y eso le dolía y con esa convicción se lanzó a penetrar a Anahi con su lengua primero despacio luego con más frecuencia y fuerza, porque quería que sintiera que era ese pequeño pedazo de músculo que la penetraba el mejor instrumento para poseerla y que nadie le haría el amor como ella se lo estaba haciendo en ese momento y eso lo supo porque el temblor en todo el cuerpo de Anahi era evidente, lo que esa lengua en su vagina estaba logrando era glorioso, pero también doloroso….Anahi que arqueando su espalda y pegando más su pelvis a la boca de Dulce se entregaba al placer y al amor que esa lengua la hacia sentir, las envestidas con la lengua eran más y más seguidas que enloquecían a Anahi que ya sólo gemía de satisfacción lo que aprovechó Dulce para reemplazar su lengua por sus dedos que entrando más profundamente causaron un gemido prolongado y sentido que se iba entrecortando conforme las envestidas eran más rápidas y cortas…Dulce sin apurar sintió el interior de esas paredes musculares y comenzó a tantear como dando caricias por dentro y sobando también el interior y embistiendo con fuerza no dejaba de moverse mientras con su lengua seguía analizando la anatomía del clítoris de Anahi que con cada succión y jalón provocaban más electricidad en el cuerpo de Anahi con cada frotada que con estas se hacían más húmedas las ganas, y las paredes de la vagina de Anahi empezaban a tensarse y a apretar a los dedos de Dulce que seguían en su mete y saca, con la lengua seguía dominando el trocito de placer hasta que el orgasmo se hizo sentir con la cantidad de fluidos que Anahi desbordaba y el grito – Te Amo Dulce – entre dientes y gemidos.
Horas pasaban, y las mujeres no dejaban de demostrarse que esa noche era suya, y que a esa cama no le quedaría más duda de que ellas dos se amaban, fueron horas que ninguna de las dos se dejó vencer por el sueño, el cansancio y las ganas, y aún enroscadas debajo de las sábanas le robaban el último suspiro a sus jadeantes respiraciones, quedando Dulce exhausta apoyada sobre el abdomen de Anahi que en un movimiento ondulante de arriba abajo mecía su alma y su cuerpo.
Dulce: fue tu despedida? – aún con la cabeza apoyada en el abdomen de Anahi y con la vista directa del mentón de Anahi sólo observaba – que pasó hoy Anahi?
Anahi: - Anahi recobrando su postura y levantando la cabeza para mirar a Dulce en su abdomen y con una mano tomando su cabello la miro detenidamente – traté con más pena que gloria olvidar tu espalda….pero mi cuerpo en otros brazos terminaban siempre por trazar tu mapa y siempre regresaba al comienzo de tus pasos ….tu nombre ayy tu nombre….ese nombre quebró el silencio tantas veces…escapándose de madrugada mientras dormida y por error le suplicaba a otro cuerpo que te regresara, pero no pasó por eso dedique mis días y mis noches a odiarte…pero aunque lo intente nunca pude ni siquiera guardarte rencor ….y ahora…así….en tus brazos y en tu cama otra vez….como me encantaría darle marcha atrás a mi reloj…porque no se que hacer ahora…dime donde voy a guardar todas las caricias, en que silencio voy a esconder tanto amor…
Dulce: el mago no? – dijo Dulce mientras se acomodaba para subir hasta estar a la altura de Anahi y de su boca, no dijo nada, sólo selló sus labios con un beso…un beso lleno de dolor pero de gloria –
Anahi: - se separó de los labios de Dulce y sosteniendo su rostro con las dos manos la miró con dolor – si el mago aún lo leo…y no me calles con un beso, sólo dime que hago aquí….
Dulce: - Dulce miró intensamente a Anahi pero no dijo nada…y sólo se acercó y la volvió a besar y cerrando su boca y callando su voz se quedó abrazada a ella –
La dos mujeres se quedaron abrazadas y aunque ninguna deseaba ser vencida fue Anahi la que termino vencida y totalmente dormida mientras Dulce acurrucada en su pecho miraba a la distancia sus ojitos cerrados y esa expresión de paz en la cara, le dio un beso en la nariz y se paró de la cama, se vio el cuerpo agotado y colocándose una camiseta se sentó en el filo de la cama y observó a Anahi reposar, mientras Dulce la cubría delicadamente su cuerpo desnudo con una sábana, y en ése momento deseó que la vida se detuviera y se guardara esa imagen y ese momento para siempre, porque así la quería recordar en paz y en su cama, Dulce no quería recordar nada más ni lo malo de antes ni lo bueno tampoco pero ese momento de paz….y a Anahi en su cama como si ese fuera su lugar aunque sea por esa noche….Dulce se paró de la cama y frente a Anahi dormida empezó a detallarla como si en eso se fuera su vida.
Dulce: Se que no supe hacerte feliz y aunque hubieran pasado mil años, las palabras que te quiero decir, lo que siempre me hiciste sentir no habría salido de mis labios. No sé porque todo me callo, no sé porque no puedo decirte que no te cases y te quedes conmigo, será porque no quiero que después me tengas lástima….no se porque llevo todo esto tan adentro, pero algo que si puedo decirlo muy alto es que fuiste todo mi alimento, y nuestro momento aunque fue el mejor ya pasó…espero que algún día lo logres entender que mi amor siempre esperara por ti y que siempre estará entero, sólo me queda decirte que hermoso fue, ese flotar por tu sudor, el volar sobre tu piel, sentir tu mano apretando y tu cuerpo asfixiando una última vez, tu aliento incendiando mi entraña, tus besos ahogando mi paz, aunque ahora ya sólo nos quede el silencio total….Adiós Anahi…deseo que logres felicidad…ADIOS - tomó el papel entre sus manos, dejándolo en la mesa de noche al lado de la cama –
Dulce no dijo más….se colocó un pantalón y dándole un beso en la frente a Anahi se fue del lugar, a la siguiente hora Anahi despertó y buscando su costado lo encontró vacio, se arrimó en la cama y abriendo los ojos a la fuerza y con desesperación encontró la cama sosteniendo sólo su cuerpo, se envolvió una sabana alrededor de sus pechos y saliendo de la habitación fue a buscarla por todo el piso…buscó cada rincón, cada lugar en ese piso y Dulce no estaba, y ya convencida de que Dulce no estaba, regresó a la habitación y desde la puerta pudo ver el papel que Dulce le había dejado…lo leyó con detenimiento, y arrugando parte de este y mojándolo con lágrimas se reencontró con el sentir y con Lorenzo, ella otra vez regresaba a su realidad donde no tenía lugar Dulce.
Anahi se vistió y esperó a que Dulce regresara, no quería irse sin verla una vez más, pero ella no lo hizo, se hizo noche y ni luz de ella, Anahi no había ido al estudio ni había dicho a nadie donde estaba, al día siguiente sería su boda y seguro todos la buscaban pero ella sólo esperaba a Dulce que no aparecía, se quedó hasta que pudo y al final se rindió y en la madrugada del día de su boda Anahi se marchó del depa de la mujer que ella amaba…si ya lo podía decir ya no era un convencer de que no era algo de bien…ella la amaba y no quería separarse de ella, pero necesitaba saber que ella se quedaría a su lado, que la apoyaría si dejaba todo…pero Dulce no volvió…y la nota dejó todo bien claro…Anahi debía seguir con sus planes y su vida y Dulce con la suya y su vida…todo estaba dicho, todo estaba jugado…y ambas habían perdido.
Poncho: y que más pasó?
Dulce: nada sólo la dejé allí en la cama y la nota acompañándola…no podía quedarme…despedirme de frente…simplemente no podía – Dulce le decía a su amigo mientras se llevaba a la boca un sorbo más de cerveza de la botella que llevaba horas sosteniendo –
Poncho: cuando se casa?...
Dulce: mañana
Poncho: mañana?.....wow que rápido que pasa no? – la miró a su amiga con ternura y se termino la 6ta cerveza – creo que ya debemos irnos…desde que hora estamos?
Dulce: desde la mañana?....que hora es?
Poncho: las 10
Dulce: wow si que es tarde….Poncho no me dejes…no quiero ir al piso…por favor….seguro que su olor sigue allí….no voy a poder dormir ni nada….dios….que va a ser de mi vida….que voy a hacer?....- enterró su rostro entre sus brazos cruzados encima de la barra y se echó a llorar por enésima vez en ese día –
Poncho: no entiendo….eres tonta o que?...sufres por ella, porque la vas a perder….pero le dejas claro que la vas a amar siempre….y después te pones así porque no puedes dejarla…porque eres una estúpida….haz algo…haz algo por ese amor…mierda mujer despierta de una vez….si no lo hace ella pues hazlo tu…
Dulce: - levantó su rostro y limpiándose las lágrimas con los antebrazos miro a su amigo – hacer que?
Poncho: pues no dejar que se case
Dulce: y que hago la rapto…para que no se case?....y después que?....vivir otra vez en la sombra de su éxito?....no pude Poncho NO PUEDO….vivir una vida doble….eso no es para mi…estoy demasiado vieja para irme ocultando de todos….soy lo que soy y me enorgullezco…y creo que lo que merezco es alguien a mi lado que también este orgullosa de eso no crees?
Poncho: pero es que acaso ella te ha dicho que te mantendría en el anonimato….acaso ella a insinuado siquiera eso?
Dulce: no hace falta Poncho…ella va a entrar a la política….es socia principal de su estudio….tu crees que hubiera logrado todo eso siendo una lesbiana? – pidió otra cerveza y miró con rabia la botella vacía que aun sostenía en la mano –
Poncho: no lo sé y eso tu tampoco lo sabes….pero siquiera te has dignado en preguntarle?....acaso lo has hecho?

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mundo contigo

Mensaje por Admin el Miér Abr 13, 2016 12:14 am

Dulce: ya no quiero hablar del tema Poncho….ya tomé una decisión y no voy a cambiar de parecer
Poncho: entonces si ya has tomado una decisión que hacemos acá?...porque ******* estas sufriendo?....porque lloras como estúpida….es tu decisión no lo dijiste?....pues asume las consecuencias de eso…y por una puta vez….sigue adelante joder….- Poncho mirando con rabia a Dulce, termino de hablar y se paró del asiento que lo mantuvo en la barra y se fue al servicio –
Dulce miró como su amigo se perdía entre la gente y se dirigía al baño, mientras sus palabras le retumbaban en la cabeza “porque ******* estas sufriendo?”….era cierto porque sufría si la decisión fue suya….si el deseo de dejar todo donde estaba era suyo….Dulce se dio cuenta en ese momento que las buenas decisiones en su relación con Anahi siempre las había tomado Anahi, y todas las malas y estúpidas las había tomado Dulce…empezando por dejar que Anahi la ocultara, de ocultarle sus pesares, de dejarla…pensaba Dulce mientras sostenía su botella de cerveza con fuerza logrando que sus dedos se pusieran blancos de la presión que ponía en ese pedazo de vidrio…y mientras más lo pensaba más era la presión en esa botella y más rabia se dibujaba en su rostro…y casi como relevación le vino a la mente…las últimas palabras de su padre…esas palabras que no escuchó ella pero que Poncho le dijo….”la voluntad de tu padre era que amaras, y amaras a esa mujer que él también quiso como una hija”…esa mujer se repetía Dulce…esa mujer que estaba a punto de perder, que estaba a punto de dejar ir….Dulce esbozó una sonrisa coqueta, y un brillo en sus ojos cafes se expresó, dejó la botella a un lado y esperó con impaciencia a su amigo, hasta que llegó y a rastras se lo llevó del bar.
Dulce: tu crees que funcione?....
Poncho: si no funciona me dejare de llamar Alfonso Teodoro Herrera…
Dulce: no me digas eso por favor….que por dejarte de llamar Teodoro…vas a hacer que nada funcione – se sonrió con su amigo que apoyado como ella en la pared de ese salón le daban el último sorbo a esa cerveza que ya estaba caliente –
Poncho: no seas tonta….Teodoro es un nombre de historia y…si me gusta como para perderlo…así que todo va a funcionar..
Dulce: espero tonto
Poncho: ya verás que si…oye Dulce y como abriste la puerta de la casa?
Dulce: ja…el otro día ya la había abierto mágicamente a patadas…jajaja….
Poncho: a bueno pero que hacemos aquí…
Dulce: quería brindar con papá y que me aconsejara y ya vez lo que salió del consejo…además tu sabes que ésta casa es mi historia y mi vida….Poncho tu crees que es una locura lo que vamos a hacer?
Poncho: ayyy claro que no….una locurita nada más….
Dulce: y a todo esto que hora es?
Poncho: las 5 de la mañana casi….
Dulce: tardísimo señor…..y tu todavía no has hecho lo principal…y no he llamado a Teresa….y tu no has llamado a Maite….diablos….alguien hoy definitivamente nos mata….
Poncho: ya va ya va…..entonces terminamos esta y me voy a cumplir el encargo – le dijo sonriendo a Dulce que ya se ponía de pie –
Anahi entró triunfal por la puerta de la casa de sus padres mientras todos le gritaban de todo mientras ella subía apresurada a su cuarto donde el vestido estaba extendido sobre la cama, y la maquilladora y estilista la esperaban para arreglarla, Anahi no escuchaba a nadie, ni los reclamos de su madre por desaparecer el día anterior a la boda, o los de su hermana por dejarla plantada ni nada, ella estaba como un ser inerte….su cuerpo estaba presente en esa casa y lista para casarse pero su mente estaba con Dulce…muy lejos de allí.
Susana: mira la hora que es?....donde demonios has estado metida?....seguro que esta…..
Anahi: - Anahi volteo para enfrentar a su madre que le gritaba desde el umbral de la puerta – no digas nada madre…y te conviene callar…porque tu no tienes ni el derecho ni la moral para reclamarme algo….me voy a casar Susana…y punto….y por favor te retiras de mi habitación…deseo ducharme
Susana: - las palabras de su hija la hirieron, pero no la hicieron olvidar que la boda seria dentro de 5 horas y a ellas les faltaba mucho – no hay tiempo Anahi, te tienen que….
Anahi: ME VOY A DUCHAR!!!!!!!....- el grito que le dio a su madre asusto a todos los presentes en esa habitación – acaso no escuchaste cuando lo dije antes? – su madre solo asintió con su cabeza y salió de la habitación y detrás de ella le siguió todo el séquito de estilistas y modistas –
Anahi se sentó en la cama y acarició con una mano el vestido….lo miraba y lo admiraba…de verdad era hermoso….pero el dolor….porque tanto dolor….sentía que el corazón le latía solo por inercia y compromiso….pero sin sentimiento ni razón…Anahi agachó la cabeza para fijarse en los detalles del hermoso vestido blanco, y mirando fijamente ese blanco casi resplandeciente, los ojos se le llenaron de lágrimas, se llevó la mano a la boca para tratar de acallar su llanto, pero su cara deformada por ese llanto tan sentido y las lágrimas que caían sobre la tela blanca y su mano, no dejaban de humedecer….Anahi se paró de pronto y dándole la espalda al vestido se miró en el espejo de su tocador…el vestido que llevaba puesto dos días seguidos aún….lo llevaba bien puesto, le quedaba bien….se acercó despacio hasta estar a centímetros del espejo y acercando su rostro lleno de lágrimas miró sus ojos y como sellos en sus pupilas estaba ella….Dulce…..tatuada hasta en su mirada….no pudo evitarlo y con rabia, dolor y desesperación tomó por los tirantes el vestido y arrancándolos con furia rompió el vestido, quedando en su ropa interior frente al espejo con la cara empapada en lágrimas y pasándose las manos por su abdomen, remembró las caricias de Dulce, el toque de sus manos, el roce de sus labios en su ombligo, su lengua dibujando caricias….y no pudo más se arrodillo en el piso y con las manos se cubrió el rostro y se echó a llorar, el sollozo era desgarrador, era agotador y doloroso….se quedó allí casi media hora en la misma posición y llanto…tomo un sorbo de aire y levantando su rostro y su cuerpo, secando sus lágrimas con sus antebrazos….se paró derecha y se metió en el baño…con la decisión en la mente…y la convicción de casarse con Lorenzo….y olvidar…olvidar a Dulce.
Alejandro: - tocaba con desesperación la puerta – hija…se nos esta pasando la hora….ya estas lista? – seguía tocando la puerta con insistencia a pesar de no obtener respuesta, hasta que de pronto ésta se abre y aparece ante su vista su hija toda de blanco – mi amor estas bellísima – el vestido blanco de satín que brillaba lo necesario, los adornos de encaje y flores que se sujetaban a un hombro, el cabello rubio alzado en una coleta donde se sujetaba el velo y el maquillaje perfecto que disimulaba tan bien esos ojos hinchados de tanto llorar, el collar y los pendientes de diamantes de la abuela….un ángel…una diosa como hubiera pensado Dulce –
Anahi: estoy lista…ya vámonos
Alejandro: el fotógrafo esta listo para las fotos con la familia cariño
Anahi: no quiero fotos padre….
Alejandro: pero hija…
Anahi: pero nada….NO QUIERO FOTOS – el tono, la mirada, el gesto….era de un desagrado total –
Alejandro: como tu digas hija…- Alejandro asintiendo con la cabeza y estirándole el brazo la acompaño hasta llegar al salón –
Mientras Anahi bajaba las gradas, su madre, hermana y hermano se quedaron sin palabras…al verla bajar del brazo de su padre, como iluminada por el sol, toda ella brillaba…pero brillaba su belleza pero su alma estaba gris y opaca con la tristeza que cargaba, estaba bellísima y hasta un ciego hubiera recobrado la vista ante semejante belleza, pero también un ciego hubiera visto sin ver que era la mujer más infeliz de la tierra….la familia Puente se junto en el salón y a pesar de la negativa de su hija, se retrato una foto familiar, a la que todos sonrieron excepto ella…no había motivos por los que sonreir…Alejandro orgulloso subió a su hija al coche que la llevaría a la iglesia…Anahi trataba de convencerse en trayecto que lo que hacía estaba bien, pero en realidad sentía que le estaban arrancando el corazón del pecho…el coche paró y Anahi miró a través de la ventana, y vio la entrada de la iglesia adornada con flores, todos los invitados ya estaban dentro, pero el novio aún no llegaba así que en vez de dar una vuelta más en el auto, Anahi salió del coche hacia la sacristía, a esperar que Lorenzo llegara.
Dulce: Poncho!!...me escuchas?....- Dulce gritaba por el teléfono mientras manejaba a velocidad a Dylan –
Poncho: si te escucho mujer no me grites…y bájale el volumen al estéreo que soy yo el que no te escucha con tanto ruido…
Dulce: cual ruido es AC/DC….pero bueno ok le bajo – movió su mano de la palanca de cambios y le bajo el volumen – ahora si dime amigo…ya esta listo?
Poncho: hice lo que me dijiste pero eso no va a durar mucho…es más ya lo están solucionando
Dulce: pero que te dije?....la moto la dejaste ahí?....
Poncho: claro mujer pero una moto como que no evita que salga un coche…sólo lo demora
Dulce: demonios Poncho….yo estoy aún lejos…y como cuanto tiempo lo demorara?
Poncho: no lo sé…media hora?....Dulce ya llamaron a la Grúa y mi pobre moto se la van a llevar….eso no estaba en el trato….
Dulce: Poncho…tu cállate y cuando la muevan y se la lleven a tu “querida moto” sigues el auto por favor…y a ver si haces algo para retrasar al maldito coche….que estoy como a 40 minutos…
Poncho: joder mujer pero donde te fuiste?....va va…esta bien….
Dulce: hiciste lo otro por si es que falla el plan A?
Poncho: sip…lo dejé listito…tu amigo es eficiente…
Dulce: si no llego a tiempo….no serás muy eficiente….
Poncho: vale mujer….apúrate….porque acabo de ver doblar la grúa por la esquina….vamos apura mujer
Dulce: ok ok…y Maite?
Poncho: ella ya está allá….ya arreglo todo y para cuando lleguemos todo estará listo…no te preocupes….mujer apresúrate que la grúa ya llego….
Dulce: ok ok….- Dulce apretó con fuerza el acelerador, mientras iba esquivando los autos que se le atravesaban –
Dulce iba manejando como loca….por las calles, fueron varios los semáforos que se pasó en rojo, varios coches que le gritaron su vida por la ventana al rebasarlos con imprudencia…pero lo que tenía que hacer era demasiado importante…y mientras apretaba el acelerador y con una mano maniobraba el volante, su rostro llevaba una sonrisa de victoria y en su mente sólo llevaba el pensamiento de Anahi…metió la mano en el pequeño bolsillo del chaleco que llevaba puesto y sacó el anillo…y lo puso frente a su vista y mirando a la inscripción la detalló “Un Mundo Contigo”…esbozó una sonrisa y se dijo – ayúdame destino – y con esa frase al aire, apretó aún con más fuerza el acelerador…y casi cortando nada de distancia a la luz que estaba en amarillo, se lanzó a apretar mas el acelerador, pero no alcanzó la luz y se la pasó en rojo cuando de pronto la sirena de la patrulla detrás de ella…Dulce se quería morir, no sólo iba tarde pero ahora si estaba sentenciada…lo pensó dos veces y entre la decisión de parar y seguir adelante decidió parar, esperando lo peor…
Oficial: - una pelirroja era la mujer que se acercaba desde la patrulla hacia el auto de Dulce, una mujer muy bella podía ver Dulce mientras veía como se acercaba por el espejo retrovisor – licencia y registración…
Dulce: - Dulce busco los papeles que le pedía y sacándolos de la gaveta se los entregó y la oficial sacándose las gafas de sol…Dulce reconoció a la hermosa pelirroja – René?
Oficial: - se quedó callada, mientras leía sorprendida el nombre de la licencia – Dulce?
Dulce: mujer eres tu….ayy no sabia que eras policía….wow….pero que bien que estas vaya tiempo que ha pasado no?
René: cuando me dejaste entre a la academia
Dulce: mujer lo siento….es que yo….
René: no te preocupes favor que me hiciste….en la academia conocí a mi esposa
Dulce: vaya…wow…pues entonces que felicidad
René: y bueno porque estas corriendo como loca…
Dulce: René preciosa de verdad tengo que llegar rápido….la mujer que amo esta a punto de casarse y tengo que evitarlo…
René: wow….Dulce enamorada?....vaya vaya….pero lo siento te tengo que poner la multa…y hacerte bajar del coche para ver si no estas bajo efectos de sustancias y demás
Dulce: - Dulce abrió los ojos como platos…y le dirigió un grito – QUE!!!!....NOOOOOOO
René: - la mujer se sonrió ante la cara de espanto y sólo se rió – es broma mujer….toma tus papeles….dime donde es la dichosa boda…que yo te escolto para que llegues rápido
Dulce: ayy mujer eres un amor….eres un angel….
Dulce le dijo donde era la boda…y partiendo deprisa se fueron los dos autos…….Anahi estaba mirando a la nada sentada en esa silla casi ya 40 minutos esperando a Lorenzo…tanto tiempo tuvo que hasta pensó cancelar todo….pero cuando iba a tomar la decisión su padre se le acercó diciéndole al oído que Lorenzo ya estaba en el altar….Anahi tomando aire, se paró de la silla que la acompaño y acomodándose el vestido, su maquilladora dándole unos retoques al maquillaje y su madre y hermana regresando a la iglesia…su padre le dio el brazo a su hija y salieron de ese lugar para ponerse al frente de las puertas de la iglesia…Alejandro miró a su hija con la vista al frente y le dijo – vas a ser feliz hija mía – Anahi volteó miró a su padre casi con asco y sólo atinó a decirle – acabemos con esto de una vez – y con esas palabras las puertas de la iglesia se abrieron, y la música empezó a sonar y Lorenzo con una gran sonrisa esperaba a Anahi en el altar, la iglesia no estaba casi llena, amistades, familiares y algunos políticos eran parte de los invitados, y todo parados viendo como Anahi del brazo de su padre pasaba por el centro de la iglesia, se admiraban de la belleza de esa mujer y de lo radiante que se le veía con el vestido blanco…Anahi agradecía que el velo le estuviera tapando la cara porque frente a tanta sonrisa de complacencia ella no tenía nada en la cara que expresar más que dolor y pena, se fue acercando al altar y Lorenzo recibió a Anahi, estrechó la mano de Alejandro y levantó el velo de Anahi, y con una sonrisa le dijo a su futura esposa – estas demasiado hermosa mi amor – Anahi trato de esbozar una sonrisa en agradecimiento a su comentario pero se quedo a la mitad y sólo quedo un gesto extraño en su rostro, y sujetando la mano de su futuro esposo, se arrodillaron frente al altar y la ceremonia se dio inicio.

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mundo contigo

Mensaje por Admin el Miér Abr 13, 2016 12:14 am

Dulce: Poncho ya empezó?
Poncho: si mujer te demoraste demasiado….pero no hace mucho empezó….el padre sigue hablando del amor y no se que tonterías….y tu porque llegas con la policía?
Dulce: no importa…vale?...hiciste lo otro no?
Poncho: si mujer puse el papelito en el cojín de los anillos
Dulce: QUEEEEEEEEE!!!!!!!!!!!!!!!.....que te pasa?...como lo pusiste ahí…con todo lo que me he demorado fácil ya lo sacaron….
Poncho: no lo pensé mujer, yo….diablos no se me ocurrió eso….Dulce yo….
Dulce: *******….
Poncho: entra Dulce entra a la puta iglesia y sácala…..
Dulce: tu sabes que no quería hacer escándalo….
Poncho: entonces que?....que se case?….- Dulce escuchó a su amigo y sin pensarlo más corrió de su lado y se metió a la iglesia –
Anahi escuchaba todo lo que el padre decía y bendecía pero su mente y su corazón seguían en esa cama, en esa habitación donde por última vez se entregó al amor, de rato en rato volteaba y miraba a la iglesia y miraba a Pilar sentada al lado de su hermano, sonreírle….y Anahi sólo pensaba y deseaba que todo terminara pronto…Lorenzo estaba nervioso, hasta Anahi que estaba poco interesada lo veía, se notaba su emoción y nerviosismo, y en ese momento Anahi pensó que quizás las cosas no irían tan mal al lado de ese hombre….sólo quizás….el padre seguía hablando de las bendiciones del matrimonio, del amor y Anahi pensaba el amor que no compartía con Lorenzo…el amor que decidió dejar con Dulce….Anahi no pensaba en nada…sólo en Dulce tanto que no se dio cuenta que el padre ya se encontraba en ese momento del matrimonio donde se pregunta la pregunta fatalista de “el que se oponga a esta unión que hable ahora o calle para siempre”, Anahi cerró los ojos esperando que alguien gritara, que Dulce apareciera…pero el tiempo propuesto para ese momento pasó y nadie se apareció ni dijo nada, ni interrupciones, ni siquiera una respiración fuera de protocolo, todo seguía perfecto y en ese momento el padre continuó con los votos, por supuesto el primero fue Lorenzo....Anahi escuchaba como Lorenzo profesaba, respeto, amor, y estar siempre al lado de Anahi y ella sólo pudo cerrar los ojos mientras él lo hacía tratando de imaginar que quien se lo decía era Dulce, y el “yo te acepto como esposa” fue la estocada...Anahi apretó más los ojos, y en eso sintió como tomaba su mano para ponerle el anillo…abrió los ojos lentamente y se encontró con la cara de felicidad y satisfacción de Lorenzo y su dedo adornado por el anillo que le acababa de poner Lorenzo…ahora era el turno de ella, Anahi empezó a repetir lo que el padre le decía, ella todo lo decía tal cual, hasta que termino, y tomó la mano de Lorenzo entre las suyas, y la niña de los anillos se acercó con la almohadilla donde esta el anillo y Anahi se fijó de algo que tenía pegado al costado, como una etiqueta se veía…Anahi siempre fue curiosa y al momento de recoger el anillo jaló esa como etiqueta y esta se le quedó en la mano….y la leyó “Soy Tu Aire”…Anahi se quedó fría con eso en la mano, ni siquiera tomó el anillo sólo levanto la vista buscando a Dulce….buscándola en toda la iglesia, en los costados de las bancas, a los lados del altar….Lorenzo miraba a Anahi con extrañeza por su actitud, y la tomó por el brazo y le susurró – mi amor debes ponerme el anillo para que el padre nos declare marido y mujer – Anahi no hizo caso alguno a lo que Lorenzo le dijo y buscando aún con su mirada con la pequeña etiqueta en la mano dirigió su mirada a la entrada de la iglesia donde vio la imagen de Dulce…parada en el medio de la puerta, acercándose poco a poco con una gran sonrisa, vestida con una pantalón blanco y una chaleco también blanco ceñido a su cuerpo, Dulce se iba acercando al altar y a Anahi se le dibujo la sonrisa más sincera que pudo expresar, y el corazón le latía a mil que casi sentía que se le iba a salir del cuerpo…Lorenzo volteó a ver a quien miraba Anahi y como lo hizo él lo hicieron también los invitados y se encontraron con una Dulce asustada de lo que estaba a punto de hacer pero segura de que era lo que quería.
Dulce: - todos miraban como ella se acercaba al altar pero nadie se atrevía a decir nada, Lorenzo no entendía nada y sólo se quedó mirando sin pensar…Dulce se acercó hasta el altar, y Anahi bajando el par de escalones que la separaban de Dulce se puso frente a ella – Anahi….perdóname pero esta historia sin ti o sin mi no tiene gracia…hoy te amo….y hoy te pido que te vayas conmigo si aún crees que tenemos tiempo para vivirlo juntas… – le dijo guiñándole el ojo y con una gran sonrisa –
Anahi: todo el tiempo del mundo mi amor – y sin decir más Anahi se acercó más a Dulce y abrazándola por el cuello le dio un beso, que le devolvió la vida a Dulce, que quiso que no terminara nunca –
Allí en mitad de la iglesia y al frente de todos, ellas se devoraron a besos, todos susurraban pero ellas sólo lo disfrutaban cuando de pronto Lorenzo tomó a Anahi por el brazo y la separó de Dulce – que ******* estas haciendo Anahi? – Anahi lo miró con rabia por haber cortado su momento y poniéndole el anillo en la mano le dijo – no me caso….y vete a la *******– y con esa frase y una gran sonrisa buscó la mano de Dulce y levantándose el vestido salió corriendo por el pasillo mientras ambas mujeres reían complacientes y felices, ya estaban por llegar a la puerta de la iglesia cuando Alejandro le gritó a su hija – TE VAS A ARREPENTIR!!! – Anahi escucho eso y paro se en seco y volteó a ver a su padre y con total seriedad y rabia y le grito – YA TE LO DIJE UNA VEZ, Y TE LO VUELVO A REPETIR, NADIE SE ARREPIENTE DE AMAR – y dejando a su padre parado con la vergüenza encima, el susurro y cotilleo de todos con Lorenzo sentado en las gradas del altar llorando, Pilar con los ojos abiertos como platos y Susana llorando como loca, se fue….Anahi salió de esa iglesia de la mano de Dulce y con una sonrisa hermosa, con una luz radiante envolviéndolas, y llegando al frente de Dylan, se volvieron a besar con amor, pasión con todo lo que sentirse juntas las hacía sentir…Poncho las miraba de lejos, y se acercó a ellas y las apresuró a subir al auto mientras las dos mujeres no podían dejar de decirse cuanto se amaban…Poncho dejando su coche a cargo de René la nueva amiga, se subió a Dylan y piloteando se llevo a los dos mujeres lejos de esa iglesia y de los invitados curiosos y los familiares furiosos.
Anahi: mi amor….mi amor….dime que todo esto no es un sueño, dime que de verdad me tienes en tus brazos? – le decía a Dulce mientras se abrazaba a su pecho –
Dulce: si mi amor…no es un sueño…te estoy raptando de tu boda…jajajaja….no te diste cuenta? – se reía sonoramente casi carcajeándose, sin saber si era por la alegría o por los nervios que recién le llegaban al cuerpo –
Anahi: mi amor…después de esa nota yo pensé que…
Dulce: nada mi amor…..fui una tonta….y estoy cansada de tomar malas decisiones en mi vida…tu eres mi vida y simplemente no puedo vivir si no es a tu lado….se que es egoísta de mi parte haberte expuesto de esa manera frente a todos, pero era así o no era…..y gracias a Dios tu aceptaste venirte conmigo….
Anahi: y como sabías que aceptaría?
Dulce: bueno digamos que sabia que estabas loca por mi…y bueno que mi notita te haría cambiar de opinión…además mi amor….si soy irresistible…..- se sonrió levantándole el mentón para atraer su boca a la suya –
Anahi: presumida….pero si mi amor estoy loca de amor por ti….pero la cara de espanto de mi madre, de mi padre y de Lorenzo fue de película….me da pena Lorenzo pero no puedo vivir sin ti mi amor…pero ahora donde me llevas amor? – le dijo mientras se acomodaba en el pecho de Dulce –
Dulce: es una sorpresa…pero algo si te puedo adelantar
Anahi: que mi amor?
Dulce: que hoy tu vas a tener tu luna de miel porque la vas a tener – y con esa última frase se besaron con intensidad y a fuego en el asiento, al punto de calentar hasta el motor del coche –
Poncho: mujeres ardientes, déjense de besar como locas…..las estoy viendo por el retrovisor….va….ya…..paren el cochondeo descarado…..DULCE!!!!....diablos….DULCE!!!!! no le arrugues el vestido mujer…..ANAHI!!!!!!.....no no no le arranques los botones…..diablos….PAR DE CACHONDAS!!!!
Las dos mujeres no pudieron evitar seguir besándose y haciéndose muchas cosas más a pesar de los gritos de advertencia de Poncho, que tuvo que parar el coche a un lado del camino y tratar de disimular el porqué de las ventanas empañadas, mientras él le daba vueltas al coche tratando de disimular el movimiento particular de esa máquina de un lado al otro, pero era lógico esas mujeres se amaban, y nadie podría evitar que se amaran.
Después de casi 4 horas, las novias satisfechas, y alborotadas llegaron al lugar, y Dulce tapándole los ojos a Anahi y Poncho ayudándola recogiéndole el vestido, la sentaron en una silla, y haciéndole que abra los ojos, Anahi se encontró en donde menos se lo imaginaba, estaban en la playa, Maite con la pequeña Dulce la miraba atenta al igual que Max con el pequeño Julian en brazos de Teresa y Paola a su lado, y su Nana Cristina que las esperaban en una improvisada ceremonia y el juez o mejor dicho jueza, una antigua conquista de Dulce las esperaba atentas para que se acercaran
Anahi: mi amor que es todo esto?
Dulce: perdóname mi amor por no haberlo hecho como debía…pero….te casarías conmigo?
Anahi: - le dio una sonrisa amplia y trato de contener las lágrimas y la besó –
Dulce: - se separó del beso y limpiando las lágrimas tratando de no arruinar aún más el maquillaje – eso es un si? Mira que todos pusieron mucho esfuerzo para hacer todo esto
Anahi: claro que si mi amor….es lo que más deseo….
Las dos mujeres se besaron y colocándose en frente de la jueza y después de unas palabras y de ponerse los anillos que Dulce llevaba en el bolsillo de su chaleco fueron declaradas esposas…lo siguiente fue una fiesta, inolvidable al lado de la gente que más que nadie deseaba su felicidad, y entre buenos deseos y felicidad alrededor de ellas una nueva historia nació entre ellas, una nueva vida, y vivieron felices para siempre…..
Felipe: y donde quedo yo mami?
Anahi: mi amor tu viniste después a hacernos mucho más felices….
Felipe: no es justo…
Anahi: porque mi amor….
Felipe: Max estuvo, Julián y Dulce y porque yo no….
Anahi: pero mi amor tu estuviste para lo mejor parte no?
Felipe: cual mejor parte?
Anahi: eso te lo contaré cuando seas más grande ok?
Felipe: esta bien…
Dulce: ENANO!!!....ya es hora de dormir campeón
Felipe: aishh maaaa….un ratito más….mami me esta contando su historia
Dulce: otra vez Anahi?
Anahi: mi amor..el quiere….
Dulce: habrás evitado los detalles para mayores de 18…
Anahi: claro mi amor…como crees
Felipe: ay más entonces que contar?
Anahi: ves lo que hiciste mi amor…ahora?
Dulce: si hay más que contar campeón pero para eso te faltan como 14 años…asi que ahora a dormir que mañana vamos a ir a visitar a Max ok?
Felipe: yeeee vale….puedo dormir con ustedes?
Anahi: claro mi amor…
Dulce: NOOOOOO
Felipe: porque no?
Dulce: porque tu mami y yo tenemos que hablar de algo importante, pero te prometo que mañana si ok?...ve anda dale un beso a tu madre….
Felipe: uhmmm no es justo….bona nit mami…
Dulce acostó al niño y regresó donde Anahi que la esperaba con una interrogante que se mostraba en su rostro.
Anahi: mi amor y que es eso que tienes que hablar de importante que no dejaste que Felipito se quede a dormir con nosotras?
Dulce: pues comerte a besos….uhmm y algo más…..- Dulce se lanzó a besar a su mujer y colocándose encima de ella la besó con pasión y lujuria – uhmm mi amor
Anahi: dime…ahhh…dime….
Dulce: no quieres tener otro Felipito?
Anahi: de verdad mi amor?
Dulce: uhmhum….uno que salga rubio como tu….
Anahi: pero con tus ojos ok?
Dulce: ok preciosa…..y que te parece si empezamos la creación de ese bebe ahora mismo uhm
Anahi: me parece perfecto…..
El tiempo a veces cómplice a veces enemigo, pero también gracias al tiempo, las historias se escriben, gracias al tiempo, los amores se prolongan y se hacen eternos, y también gracias al tiempo Anahi y Dulce seguirán escribiendo su historia, sellando cada momento con amor y fuerza.

FIN.

Admin
Admin

Mensajes : 5725
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario http://wnlesb.foro-blog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mundo contigo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.